• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Half Title
 Obras del autor
 Title Page
 Preface
 Introduction
 Los principales factores del desarrollo...
 Intervencion - Guerra Hispano-...
 El canal interoceanico
 El tratado Herran-Hay
 Actitud agresiva del presidente...
 El tratado Hay-Bunau Varilla, de...
 Los tratados Cortes-Root y Cortes-Arosemena,...
 Las modificaciones del senado angloamericano...
 Nuevamente en el ministerio de...
 Appendices
 Index














Group Title: Colombia y los Estados Unidos de América
Title: Colombia y los Estados Unidos de América
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081319/00001
 Material Information
Title: Colombia y los Estados Unidos de América El canal interoceánico. La separación de Panamá. Política internacional económica. La cooperación
Physical Description: lv, 442 p., 1 l. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Uribe, Antonio José, 1873-1942
Publisher: Imprenta nacional,
Imprenta Nacional
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1931
Copyright Date: 1931
 Subjects
Subject: Foreign relations -- Colombia -- United States   ( lcsh )
Foreign relations -- United States -- Colombia   ( lcsh )
Panama Canal (Panama)   ( lcsh )
Relaciones exteriores -- EE.UU -- Colombia
RELACIONES EXTERIORES -- COLOMBIA -- ESTADOS UNIDOS   ( renib )
RELACIONES EXTERIORES -- ESTADOS UNIDOS -- COLOMBIA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Panama
Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: Por el doctor Antonio José Uribe ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081319
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP3459
oclc - 01610084
alephbibnum - 000127471
lccn - 32001214

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Half Title
        Page i
    Obras del autor
        Page ii
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Introduction
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
        Page xxxiii
        Page xxxiv
        Page xxxv
        Page xxxvi
        Page xxxvii
        Page xxxviii
        Page xxxix
        Page xl
        Page xli
        Page xlii
        Page xliii
        Page xliv
        Page xlv
        Page xlvi
        Page xlvii
        Page xlviii
        Page xlix
        Page l
        Page li
        Page lii
        Page liii
        Page liv
        Page lv
        Page lvi
    Los principales factores del desarrollo de los Estados Unidos de America
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Intervencion - Guerra Hispano-Americana
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El canal interoceanico
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El tratado Herran-Hay
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Actitud agresiva del presidente Teodoro Roosevelt
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    El tratado Hay-Bunau Varilla, de 1903
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Los tratados Cortes-Root y Cortes-Arosemena, de 1909
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Las modificaciones del senado angloamericano en 1921 al tratado de 1914
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
    Nuevamente en el ministerio de relaciones exteriores. Discursos canjeados entre el ministro plenipotenciario señor Hoffmann Philip y el autor de este libro
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Appendices
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
    Index
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
Full Text



























Colomibia
y -los
Estados UnIidos deC Amrieca





















UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIB RARIES









THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.
















-I

"'o 'A n a n"ul a
"*aU *'soag pjOI|a9
r* pu!.n
;uno*ujA












COLOMBIA

Y LOS


ESTADOS UNIDOS DE AMERICA


EL CANAL INTEROCEANICO.
LA SEPARACION DE PANAMA.
POLITICAL INTERNATIONAL ECONOMIC.
LA COOPERATION.





POR EL DOCTOR


ANTONIO JOSE URIBE
Ex-Ministro de Estado,
President de la Comisin de Relaciones Exteriores del Senado,
Miembro Fundador del Instituto Americano de Derecho Internacional,
President de la Sociedad Colombiana de Derecho Internacional,
Profesor de Derecho Internacional Pblico y Privado y
de Historia Diplomtica en la Universidad Nacional,
Ex-Embajador y Ministro Plenipotenciario, .
Miembro de la Academia Diplomtica Internacional de. Paris
y de la Corte Permanente de Arbitraje de'La Haya.


BOGOTA
IMPRENTA NATIONAL

1931






















COLOMBIA
Y LOS

ESTADOS UNIDOS DE AMERICA




















OBRAS DEL AUTOR





JURIDICAS, ECONOMICS Y POLITICAL

Estudio sobre las Servidumbres, segn los Cdigos Civil y de Minas
de Colombia y la Legislacin general comparada (Bogot, 1894). Repro-
ducido en Chile y en el Uruguay.
Cdigo de Minas Colombiano, concordado y anotado por Fernando
Vlez y Antonio Jos Uribe (Medelln, 1904).
Tratado de Derecho Civil Colombiano, por Edmond Champeau y An-
tonio Jos Uribe (Pars, 1899).
El Recurso de Casacin (Bogot, 1900).
Derecho Mercantil Colombiano (Berlin, 1908). Traducido a various
idiomas.
Opsculos Jurdicos-Alegatos. (Bogot, 1906 a 1911).
Anales Diplomticos y Consulares de Colombia. Seis volmenes (Bo-
got, 1900 a 1920). Contiene la historic diplomtica de la Repblica en
un siglo: 1820 a 1920, obra calificada por el clebre publicista francs T.
Funck Brentano, Profesor en la Escuela de Ciencias Polticas de Pars,
como monumento a la vez de ciencia y de patriotism, que despertar la
admiracin de todos."
Libro Azul, sobre el Canal y la separacin de Panam (Bogot, 1904).
Anales de la Comisin Legislativa (Bogot, 1910).
La Reforma Administrativa en Colombia: studio de los principles
problems colombianos sobre organizacin poltica, relaciones exteriores,
hacienda pblica, finanzas, instruccin pblica, obras pblicas, el departa-
mento de guerra, la enseanza agrcola, colonizacin, inmigracin, misio-
nes, y otros (Bogot, 1917), 2W edicin.
La evolucin del Derecho Civil (Bogot, 1916).
Crdito, Moneda y Bancos: Junta de Conversin.-Bancos de Emisin.
Banco de la Repblica.-Establecimientos Bancarios.-Instrumentos nego-
ciables, etc. (Bogot, 1926).
El Program Conservador: en Blgica, en Chile, en Colombia (Bo-
got, 1924).
Cuestiones Internacionales, Econmicas, Polticas y Sociales: Limites
con Venezuela, Ecuador, Per, Brasil, Panam, Nicaragua.-Poltica Inter-
nacional econmica.-La Sociedad de las Naciones.-Unin Panamericana.
La cuestin social.-Habitaciones obreras.-La reform escolar y universi-
taria, etc. (Bogot, 1926).














La Unin Interparlamentaria y los progress del Derecho Internacio-
nal (Bogot, 1926).
Colombia y los Estados Unidos de Amrica.-El Canal Interocenico.
La separacin de Panam.-Poltica international econmica.-La coope-
racin (Bogot, 1931).
Colombia y el Per.-Las cuestiones de lmites y de libre navegacin
fluvial (Bogot, 1931).
Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Costa Rica, Nicaragua y Pana-
m.-Las cuestiones de limits y de libre navegacin fluvial (Bogot, 1931).
Labor Parlamentaria, I: Reforma Penitenciaria.-Politica Sanitaria.
Exploracin y explotacin de las riquezas naturales.-Ferrocarriles y em-
prstitos, etc. (Bogot, 1926).
Labor Parlamentaria, II: La defense social.--Explotacin de las ri-
quezas naturales.-La industrial siderrgica.--Sociedad Geogrfica.-Aca-
demias Nacionales.-Centros de Historia (Bogot, 1927).
Labor Parlamentaria, III: El Ilustrsimo seor Bernardo Herrera Res-
trepo.-El Colegio de San Bartolom.-La defense social.-El doctor Luis
M. Isaza.-El R. P. Mario Valenzuela.-Cuestiones Internacionales: el
tratado de 1928 sobre cuestiones territoriales entire Colombia y Nicaragua;
el Pacto antiblico mundial de 1928; los Tratados sobre extradicin entire
Colombia y Chile y Panam, con Suecia, sobre relaciones comerciales, y
con Costa Rica, sobre ttulos acadmicos.-Cuestiones sobre Instruccin
Pblica: Academias Nacionales y Departamentales, Sociedad Geogrfica,
Bellas Artes, Bibliotecas Pblicas, Museos, Observatorios, Educacin anti-
alcohlica, Fomento del ahorro escolar, Seminarios de Misiones, Congreso
Mdico, Instituto Nacional de Radium.-Estudio y explotacin del territo-
rio national (Bogot, 1928).
Labor Parlamentaria, IV: La Academia Nacional de Ciencias.-La Aso-
ciacin Nacional para el progress de las Ciencias.-El Tratado de 1928
sobre limits y navegacin fluvial entire Colombia y el Brasil.-El Papado
ante el Derecho Internacional; fin de la "cuestin romana"; los Acuerdos
de Letrn (Bogot, 1929).
Labor Parlamentaria, V: Cuestiones Internacionales: el Cdigo Busta-
mante, de Derecho Internacional Privado.-Cuestiones Econmicas: Papel
moneda, Junta de Conversin, Banco de la Repblica, El Consejo de la
Economa Nacional.-Cuestiones Internacionales: La poltica exterior de
los Estados Unidos de Amrica (1796-1930), Influjo benfico del restable-
cimiento de la cordialidad entire Colombia y aquella nacin, Arreglos con
el Per, Brasil y Nicaragua, El Petrleo.-Cuestiones Constitucionales:
Condicin jurdica de los extranjeros en Colombia: Derogatoria de los ar-
ticulos 11 a 14 de la Constitucin Nacional.-Estudio y Explotacin del
Territorio Nacional: El Archipilago de San Andrs y Providencia.-Cues-
tiones sobre Instruccin Pblica: Condicin legal de los maestros de es-
cuela Primaria, Escuelas Normales, Libertad de ensefianza.-Cuestiones
Jurdicas: El proyecto de Cdigo Judicial; sus antecedentes. La labor de
la Jurisprudencia. Bogot, 1931).











OBRAS SOCIALES


La educacin popular cristiana (Bogot, 1916).
Federico Ozanam, apstol de la Ciencia, la Fe y la Caridad (Bogot,
1916).
Memoria Histrica del cincuentenario de la Sociedad de San Vicente
de Pal. 1858 a 1907 (Bogot, 1908).
Fernando Bruntiere y su obra (Bogot, 1910).
El primer Congreso Pedaggico Nacional (Bogot, 1919).
San Vicente de Pal, patrono y modelo (Bogot, 1923).
Boletn de la Sociedad de San Vicente de Pal. Veinte volmenes
(Bogot, 1911 a 1931). Contiene la historic y el anlisis de las principles
obras de la accin social catlica, en favor de las classes desvalidas, en el
mundo, y especialmente en Colombia, de 1833 a 1931.
El fomento de las Misiones y la Colonizacin (Bogot, 1924).
Instruccin Pblica.--Disposiciones vigentes.-Exposiciones de moti-
vos. Contiene: la Ley orgnica de 1903.-El Decreto reglamentario, de
1904.-Enseanza de la agricultura.-Tcnica industrial, commercial, de mi-
nera, de bellas artes, de higiene, odontolgica, de ciegos y sordomudos.
Educacidn fisica.-Institutos, Liceos, Asambleas y Congresos pedaggicos.
Pensiones y jubilaciones.-Profesores extranjeros (Bogot, 1927).


PARA PUBLICAR


Curso de Derecho Internacional Pblico.
Curso de Derecho Internacional Privado.
Discursos Acadmicos y Parlamentarios.
Artculos y discursos (filosficos y politicos).













COLOMBIA

Y LOS


ESTADOS UNIDOS DE AMERICA


EL CANAL INTEROCEANICO.
LA SEPARACION DE PANAMA.
POLITICAL INTERNATIONAL ECONOMIC.
LA COOPERATION.





POR EL DOCTOR


ANTONIO JOSE URIBE
Ex-Ministro de Estado,
President de la Comisin de Relaciones Exteriores del Senado,
Miembro Fundador del Instituto Americano de Delecho Internacional,
President de la Sociedad Colombiana de Derecho Internacional,
Profesor de Derecho Internacional Pblico y Privado y
de Historia Diplomtica en la Universidad Nacional,
Ex-Embajador y Ministro Plenipotenciario,
Miembro de la Academia Diplomtica Internacional de Paris
y de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.














BOGOTA
IMPRENTA NATIONAL


1931























PROLOGO


Si bien la idea de construir un Canal que uniese el
Ocano Atlntico con el Pacfico, al travs de la Amrica
Central, surgi desde el descubrimiento del Nuevo Mundo
por Coln, y durante siglos fue objeto de exploraciones y
diversos studios, la labor poltica, legislative y diplom-
tica de los Gobiernos, por una parte, y los studios y traba-
jos tcnicos, por otra, verdaderamente importantes y tras-
cendentales, se realizaron sobre todo en los ltimos cien
aos, en que la cuestin de la apertura de la grande va
acutica adquiri los caracteres de problema de primer or-
den, en lo poltico y en lo econmico, para diversos Esta-
dos, y, al fin, para beneficio de la humanidad entera.
Graves sucesos ocurridos con este motivo, durante los
ltimos treinta aos, hicieron de la historic del Canal de
Panam una de las pginas ms notables y trescendentales
de la historic diplomtica del mundo, que interest, con sus
futuros desarrollos, grandemente a la historic de la civili-
zacin en general.
Al autor de este libro, por un raro privilegio, le ha to-
cado intervenir, active e incesantemente, en el asunto, des-


~5f~S~S~S~S2~5~~









PROLOGO


de que, el 12 de enero de 1901, dio, como Ministro de Rela-
ciones Exteriores de Colombia, las instrucciones a que de-
ba ajustarse la negociacin diplomtica para construir el
Canal, hasta el moment en que, el 15 de julio de 1931, es-
cribe la ltima pgina de esti obra, destinada a transmitir
a la posteridad la historic fiel y complete de aquellos gra-
ves sucesos, y al sostenimiento imperturbable de la poltica
international que, desde la Ctedra de la Universidad Na-
cional, planted y expuso, en torno de estos problems, el 15
de septiembre de 1897, en la conferencia que forma el pri-
mer captulo de este libro, o sea el anlisis de los principles
factors en el desarrollo de los Estados Unidos de Amrica,.
poltica explicada, practicada y sostenida, a veces en prolon-
gados y tempestuosos debates, sin el menor desvo, desde
entonces hasta ahora, en el Ministerio, en la Cmara de Re-
presentantes, en el Senado de la Repblica, en Legaciones
y Embajadas, en la Comisin Asesora de-Relaciones Exte-
riores, en los Consejos del Gobierno, en la Prensa y en la
correspondencia epistolar, con absolute uniformidad de
pensamiento y de accin, al servicio de los ms altos inte-
reses de la Patria y en homenaje a los tutelares principios
del Derecho y la Justicia, as como a la solidaridad, coope-
racin, cordialidad y buen entendimiento entire las na-
ciones.
Conviene observer que casi todos los personajes que en
los Estados Unidos de Amrica tomaron parte active en
estos sucesos, como los seores Roosevelt, Hay, Knox, Taft,
Wilson, Bryan, Harding, Lodge, y otros, as como quienes
en Colombia tuvieron, en los ltimos treinta aos, partici-
pacin ms o menos active en diferentes episodios de estos
acontecimientos, como los seores Marroqun, Martnez
Silva, Concha, Herrn, Pal, Luis Carlos Rico, Caro, Reyes,
Corts, Jorge Holgun y Surez, han desaparecido de la
escena de la vida.
Esta es por tanto una historic en much parte hecha y
en todo caso vivida por quien ahora la describe, teniendo en


VIII










PROLOGO


cuenta lo que deca Fustel de Coulanges-el gran maestro
y renovador de esta ndole de estudios,-que "la Historia no
es ciencia fcil, y no se hace sino con los textos que forman
su trama; no es la acumulacin de acontecimientos, sino la
ciencia de las sociedades humans. Una larga y escrupulosa
observacin de detalle es la nica va que puede conducir
a la exacta apreciacin del conjunto. Para un da de snte-
sis son indispensables muchos aos de anlisis."
Y como escriba Albert Sorel, justificndolo admirable-
mente con el ejemplo, y refirindose especialmente a la
historic diplomtica, que en ella es necesario consultar dos
classes de fuentes: la primera, compuesta de documents
diplomticos propiamente dichos, o sean los tratados, pro-
tocolos, notas, instrucciones, despachos e informes, que son
las piezas de Estado, los textos que se quiere esclarecer,
los materials del edificio que se desea construir; y la se-
gunda fuente, compuesta de los documents personales, las
correspondencias ntimas, los recuerdos de los actors y de
los testigos. En la primera encontramos las piezas de la
negociacin, en la segunda a los negociadores. La primera
nos da la diplomacia official, la segunda la diplomacia per-
sonal. En la primera tenemos los negocios de Estado, en
la segunda los hombres de Estado. Los negocios sin los
hombres son letra muerta; y el objeto del historiador es
justamente hacer comprender los negocios haciendo revivir
a los hombres.
Principalmente despus de la muerte del seor Roose-
velt, en 1919, la literature poltica, jurdica y diplomtica
relative a las cuestiones sobre el Canal y la separacin de
Panam se ha enriquecido grandemente con la publicacin
de autobiografas, biografas, histories y studios crticos
sobre los estadistas angloamericanos ya nombrados y sobre
sus amigos y contemporneos, con la aparicin de su volu-
minosa correspondencia ntima y con otros papeles y docu-
mentos de valor inapreciable, que arrojan nueva luz sobre
la verdadera naturaleza de aquellos graves sucesos. Para









X PROLOGO

escribir este libro, su autor ha tenido la fortune de poder
analizar aquellos preciosos materials, aun los ms recien-
tes, y, cuando ya todos los actors y los testigos han ha-
blado, y, casi todos, enmudecido para siempre, decir una
ltima palabra, en homenaje a la Verdad, a la Justicia y a
las naciones principalmente interesadas, que lo son Colom-
bia, los Estados Unidos y todos los dems pueblos de Am-
rica.

ANTONIO JOS URIBE
Bogot, julio: 1931.























INTRODUCTION


I


A fin de apreciar debidamente los sucesos de orden
international ocurridos durante los primeros treinta aos
del siglo XX, relatives al Canal Interocenico de Panam,
conviene conocer, siquiera sea en sus rasgos esenciales, la
historic diplomtica de las negociaciones relatives a aquella
colosal empresa en los dos ltimos tercios del siglo XIX.
La idea de encontrar una va natural o de crearla arti-
ficialmente, por el centro del Continente americano, que
acortase el paso a las Indias Orientales, surgi desde el
descubrimiento del Nuevo Mundo por Coln.
Ya en 1529 Alvaro de Saavedra, cumpliendo rdenes
concretas de Carlos V, levantaba los primeros plans de un
canal por Panam, mientras Pedrarias y Antonelli hacan
lo propio para otro por Nicaragua, y el Adelantado Anda-
goya formulaba un presupuesto de la obra y tomaba las
medidas del ro Chagres, que haban de utilizar, siglos des-
pus, franceses y norteamericanos. Andagoya, sin embar-
go, era contrario a la empresa, pues, segn l, no exista en
Europa monarca con poder y tesoros suficientes para reali-
zarla. A lo cual replicaba ms tarde el historiador Gomara,


~SiS~S~,6~S~6~








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


dirigindose valientemente al Emperador: "Dadme quin
lo quiera hacer, que hacer se puede; y no falte nimo, que
no faltar dinero... Para la riqueza de las Indias y para un
Rey de Castilla, poco es lo imposible"...
Antes, en 1524, Hernn Corts haba escrito a Carlos V
que la unin del Atlntico con el Mar del Sur "vala ms
que la conquista de Mjico." El portugus Antonio Galvo
le aseguraba, cuatro aos ms tarde, que era possible abrir
un canal por los istmos de Mjico, Nicaragua o el Darin
meridional. Balboa construy un camino carretero al tra-
vs del Istmo, que fue la base del florecimiento de la anti-
gua Panam y de las exploraciones subsiguientes. Pero
fueron sin duda los ingenieros flamencos que envi Felipe
II los primeros que, basados en un studio serio, juzgaron
practicable un canal por el Istmo del Darin; mas este mo-
narca desech el proyecto, por razones de poltica interna-
cional, cohonestadas con la frase blblica: "El hombre no
separar lo que Dios uni."
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII se repitieron las
recomendaciones que aventureros y exploradores presen-
taban a sus respectivos gobiernos. Guillermo Patterson,
colonizador escocs del Darin, muy interesado en la obra,
indicaba a Inglaterra, en 1694, que el Canal "asegurara las
leaves del Universo, capacitando a sus poseedores para dar
leyes a ambos mares y para ser rbitros del comercio del
mundo."
En suma, las numerosas exploraciones hechas durante
este perodo, permitieron descubrir, a lo largo del istmo que
une la Amrica del Norte y la del Sur, ocho rutas posibles:
la de Tehuantepec, por el istmo de este nombre, en la parte
ms estrecha de Mjico;-la ruta de Honduras, de la baha
de este nombre, en el mar Caribe, a la baha de Fonseca, en
el Pacfico;-la de Nicaragua, por el ro San Juan y el lago
de Nicaragua;-la de Chiriqu, de la laguna de este nom-
bre, del lado del Atlntico, al golfo Dulce, en el Pacfico;-
la ruta de Panam, que une las ciudades de Coln y de
Paam, atravesando el macizo de Culebra;-la de San









INTRODUCTION XIII

Blas, en el golfo de este nombre, en el mar Caribe, a la des-
embocadura del ro Chepo, en el Pacifico;-la de Caledo-
nia, a travs del istmo del Darin;-y las diversas rutas del
Atrato, del nombre de este ro, cuyo curso deba utilizarse
en un trayecto ms o menos largo.
En el curso del siglo XVIII, Inglaterra, consciente de la
importancia que tendra desde el punto de vista poltico
aquella va acutica, dispute a Espaa la posesin del Istmo
americano. Sus esfuerzos fracasaron sin embargo. Despus
de las grandes luchas de la Revolucin francesa y del Im-
perio, que le aseguraron el dominio del mar, su atencin
se torn nuevamente del lado de la Amrica Central. Ella
ensay intilmente an aduearse del territorio en que se
presuma que sera construido el future canal. Un nuevo
adversario se le enfrent: la joven Repblica de los Esta-
dos Unidos de Amrica, quien, despus de haberla obli-
gado a renunciar a su idea de supremaca, deba, medio
siglo ms tarde, obtener el reconocimiento de dicha supre-
maca para ella misma.
Bolvar comision despus al ingeniero ingls Lloyd y
al sueco Falmark, para que explorasen el Istmo y propusie-
sen la va ms practicable. Lloyd present a la Sociedad
Real de Londres el informed de sus trabajos, pero no obtuvo
el apoyo necesario para realizar la obra.
A partir del segundo cuarto del siglo XIX, hasta 1850,
son muy notorious el esfuerzo de la Gran Bretaa para asegu-
rarse el predominio sobre un possible canal interocenico en
el Continente americano, y al propio tiempo la preocupa-
cin de los Estados Unidos para impedir este predominio.
En las instrucciones que el seor Henry Clay, Secretario
de Estado, dio a los Delegados de los Estados Unidos al
Congress Panamericano reunido en Panam en 1826, se
indica cul debera ser la poltica de aquel Gobierno en re-
lacin con el Canal:
"Si la obra se ha de realizar algn da en condiciones
tales que el paso de los buques de alta mar pueda asegu-
rarse de ocano a ocano, su beneficio no debe apropiarse








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


exclusivamente por ninguna nacin, sino que debe exten-
derse a todas las parties del mundo, salvo el pago de una
just compensacin o de peajes razonables."
El 3 de marzo de 1835 el Senado americano adopt
una Resolucin para invitar al Presidente a fin de que abrie-
se negociaciones con la Amrica Central y la Nueva Gra-
nada, para proteger, por disposiciones convenientes, a los
individuos o las compaas que quisiesen emprender la obra
de unir los ocanos Pacfico y Atlnticc, por medio de un
canal martimo a travs del Istmo americano, y tambin
de asegurar, de manera definitive, el derecho igual a na-
vegar el Canal por todas las naciones, mediante el pago de
peajes razonables para cubrir el inters y la amortizacin
de los capitals necesarios a la empresa. El seor Carlos
Biddle, nombrado por el Presidente Jackson para hacer el
studio de las diversas vas proyectadas, inform en sep-
tiembre de 1836, y el Presidente, segn lo dijo al Congreso
de 1837, se convenci de que "la probabilidad de una eje-
cucin prxima de la va propuesta, no era suficiente para
autorizar negociaciones con ninguna de las potencias ex-
tranjeras sobre esta material "
A pesar de ello, la Cmara de Representantes aprob,
el 2 de marzo de 1839, una resolucin en el mismo sentido
de la anterior. El Gobierno de Washington envi un nuevo
agent al Istmo, el cual rindi informed favorable a la va de
Nicaragua, pero no se mostr partidario de que se empren-
diese la obra, cuyo costo estim en 25.000,000 de dlares,
con motivo de las revoluciones de la Amrica Central y por
el desarrollo econmico nulo de aquella comarca.
El 21 de julio de 1849 el seor Mlijah Hise, Encargado
de Negocios de los Estados Unidos en la Amrica Central,
celebr, sin instrucciones para hacerlo, un Tratado con Ni-
caragua, en virtud del cual los Estados Unidos adquiran
el derecho de construir un Canal interocenico por aquel
territorio y la facultad de fortificarlo y de estacionar tropas
a 10 largo del la va. Los Estados Unidos por su parte se
comprometan a "garantizar, proteger y defender la Rep-


XIV


-7 '








INTRODUCTION


blica de Nicaragua en cuanto a la posesin y al ejercicio de
su soberana en todo el territorio national."
La nueva Administracin del General Taylor no aprob
la actitud del seor Hise, lo retir y nombr en su reem-
plazo al seor E. G. Squier. La poltica del nuevo Presi-
dente qued consignada en su primer Mensaje al Congreso:
"En el caso en que el Canal interocenico se construya,
bajo la proteccin comn de todas las naciones para su
igual provecho, no sera just ni razonable que una gran
potencia martima gobernase esta comunicacin; ninguna
potencia debe ocupar una posicin tal que quede en capa-
cidad de ejercer tamaa influencia sobre el comercio del
mundo, que result para ello un verdadero control, ni que
pueda interceptar una va de semejante importancia, que
debe quedar a disposicin y para el uso de la humanidad
entera."
El seor Squier celebr, el propio ao de 1849, un Tra-
tado con Nicaragua, en virtud del cual el Gobierno de los
Estados Unidos adquira el derecho de libre trnsito por
aquel territorio, y se comprometa a garantizar la soberana
de Nicaragua sobre la zona del Canal que se construyese y
a garantizar su neutralidad. El Gobierno de Washington no
juzg acceptable el Tratado Squier, que jams fue ratificado.
Inglaterra, fiel a su poltica traditional, deseosa de do-
minar todas las grandes vas comerciales martimas, trataba
de asegurarse establecimientos en la Amrica Central, que
le permitiesen dominar las desembocaduras del future ca-
nal en ambos ocanos. Si su poltica hubiese prevalecido,
la grande va acutica habra sido un canal ingls. Los Es-
tados Unidos comprendieron el peligro que esto les traera
consigo: la prdida de la mayor parte de las ventajas que
esperaban obtener con el Canal. Su trfico por l quedara
a merced de un Gobierno extranjero, el cual podra abrirlo
o cerrarlo a su antojo, poniendo as en peligro las comuni-
caciones con,una parte del territorio de los Estados Uni-
dos. Estos, demasiado dbiles an para dominar el Canal,
no vieron otro medio de conjurar el peligro que obtener la








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


neutralizacin de la va future, ponindola bajo la protec-
cin de las grandes potencias. Inglaterra se asoci a esta
idea: su alejamiento del Istmo le hacia difcil la lucha con-
tra los Estados Unidos, quienes podran, sin atacarla abier-
tamente, suscitarle en aquella region constantes dificulta-
des. Por otra parte, deseaba tambin que el Canal se abrie-
se lo ms pronto possible, y comprenda que era difcil
asegurar los capitals necesarios para una obra magna tan
aleatoria: la neutralizacin del Canal era una garanta bas-
tante para atraerlos; adems, por su posesin de Jamaica,
dominaba la boca del Canal, cualquiera que fuese el trazado
que se eligiera, sobre el mar Caribe, y el podero de su flota
le permita asegurar una ventaja anloga del lado del Pac-
fico. Este conjunto de circunstancias y de intereses con-
dujo a la celebracin, en 1850, del Tratado Clayton-Bulwer,
que satisfaca los intereses de los Estados Unidos, y en vir-
tud del cual ambos Gobiernos declararon que "ninguno de
los dos deba jams obtener o mantener para s un control
exclusive sobre el Canal martimo que proyectaban, y que
ninguno de los dos podra construir fortificaciones para go-
bernar dicho Canal o sus vecindades, ni ocupar o fortificar o
colonizar ni tomar o ejercer dominio alguno sobre Nicara-
gua, Costa Rica, sobre la Costa de Mosquitos, ni sobre ningu-
na parte de la Amrica Central." Segn el artculo 8", "como
los Gobiernos de los Estados Unidos y la Gran Bretaa, al
celebrar este Convenio, desean, no solamente tender al
logro de un objeto particular, sino tambin establecer un
principio general, convienen por el present en extender
su proteccin, por estipulaciones de tratados, a cualesquiera
otras comunicaciones practicables, sean por canal o por fe-
rrocarril, al travs de los istmos que unen la Amrica del
Norte a la del Sur, y especialmente a las comunicaciones
interocenicas que sean practicables ya por canal o por
ferrocarril, que actualmente estn en proyecto por la va
de Tehuantepec o por la de Panam." El Senado ratific el
Tratado el 22 de mayo de 1850, por 42 votos contra 11.
Entre los hombres de Estado que votaron en favor del


,c

1- '









INTRODUCTION XVII

pacto se encontraban Clay, Webster, Seward, y Cass. Las
ratificaciones se canjearon el 28 de julio de 1850.
Este clebre Tratado, que deba durar hasta el fin del
siglo XIX, fue objeto de vivas controversial en la opinion
pblica del pueblo angloamericano, y de largas discusiones
sobre su interpretacin exacta y su duracin, entire el Gabi-
nete de Washington y la Cancillera britnica.
El fin de la guerra de Secesin marca el principio de,
una nueva orientacin en la poltica americana a propsito
del Canal. Como se ha visto, en las anteriores negociacio-
nes no se concedi ningn privilegio exclusive sobre el
trnsito por las vas existentes o que se abriesen, sino que,
por el contrario, se afirmaba el deseo de una neutralidad
absolute. Para lograr este objeto, los Estados Unidos ha-
ban ido hasta separarse de la doctrine de Monroe y haban
entrado en una alianza complicada con la Gran Bretaa,
cuando celebraron el Tratado Clayton-Bulwer. Su triunfo
en la guerra de Secesin despert en los Estados Unidos
un sentimiento de confianza en sus propias fuerzas, y este
sentimiento hizo aparecer una poltica exterior de ms vas-
tos horizontes y ms agresiva. Los hombres de Estado del
perodo que se inicia entonces, pedirn, en su mayor parte,
que los Estados Unidos tengan el control sobre el Canal
que pueda abrirse a travs del Istmo, cualquiera que sea la
va escogida al efecto.
El General Grant, que se posesion de la Presidencia
el 4 de marzo de 1869, era uno de los partidarios ms con-
vencidos de las nuevas ideas. No abrigaba duda alguna so-
bre la posibilidad de hacer el Canal, pero tema que Eu-
ropa se anticipase a los Estados Unidos en la realizacin
de la empresa, y consideraba "como de grande importancia
poltica que ningn gobierno europeo poseyese el Canal";
quera, segn su propia expresin, "un Canal americano, en
el suelo americano, que perteneciese al pueblo americano."
En 1879 se reuni en Pars, bajo la presidencia del Al-
mirante Ronciere le Noury, un Congreso Internacional para


Colombia y los Estados Unidos--II








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


estudiar las diversas vas de un canal interocenico en Am-
rica. All se congregaron 136 Delegados, entire eminentes
ingenieros del mundo, como Fernando de Lesseps, quien
se haba inmortalizado con la construccin del Canal de
Suez; Fabre, que estaba construyendo el tnel de San Go-
tardo; Dirks y Conrad, directors de grandes empresas
hidrulicas en Holanda; Selfridge, jefe de una comisin
exploradora angloamericana; Eiffel, Wyse, Reclus, y otros.
Colombia estuvo representada por el ilustre ingeniero
Pedro J. Sosa, explorador panameo.
Catorce fueron los proyectos presentados para un ca-
nal con esclusas, a saber: uno por Thehuantepec, cuatro por
el lago de Nicaragua, dos por el Choc, uno por el Darin
y otro por Panam; cuatro para un canal a nivel, de ellos
uno por San Blas, uno por el Choc, otro por el Darin,
entire Acand y el golfo de San Miguel. Y el ltimo por el
Istmo, entire la baha de Limn y la de Panam, con lon-
gitud de 75 kilmetros, presentado por Wyse, Reclus y
Sosa.
Tras largo debate, el Congreso aprob el proyecto de
estos eminentes ingenieros para "la construccin de un ca-
nal uniform, del golfo de Limn a la baha de Panam."
Como los dos Tratados que en 1869 y en 1870 se cele-
braron entire Colombia y los Estados Unidos, para la aper-
tura del Canal, no alcanzaron la aprobacin legislative, en
1878 el seor Luciano Bonaparte Wyse obtuvo de Colom-
bia una concesin para construirlo por la va de Panam.
Con este objeto, de octubre de 1880 a enero de 1881, el
clebre ingeniero francs Fernando de Lesseps, constituy
la "Compaa Universal del Canal de Panam," cuyo pro-
grama se resuma en esta formula: "Un canal sin esclusas,
construido en doce aos de trabajo, con un costo de mil
doscientos millones de francos."
En febrero de 1889, cuando ya tena construidas las
dos terceras parties de la obra, la Compaa se declar en
quiebra, despus de haber gastado 441.000,000 de francos
en Pars y 903.000,000 en el Istmo. En 1894 se organize la


XVIII









INTRODUCTION


Compaa Nueva del Canal de Panam, con un capital no-
minal de $ 35.000,000, que adquiri los derechos, trabajos y
documents de la antigua Compaa. Muy poco pudo ha-
cer la Nueva, y sus principles esfuerzos se encaminaron
a obtener de Colombia la prrroga de la duracin de la con-
cesin y a negociar sta con los Estados Unidos.
El President Hayes, en su mensaje de 8 de marzo de
1880, al Congreso de los Estados Unidos, declar:
"La poltica de este pas quiere un canal bajo el control
americano. Los Estados Unidos no pueden consentir en
abandonar ese control a ninguna potencia europea, ni a
una combinacin de potencias europeas. Si los Tratados
existentes entire los Estados Unidos y otras naciones, o si
los derechos de soberana y de propiedad de otras naciones
entraban esta poltica, deben tomarse medidas convenien-
tes para establecer, por justas y liberals negociaciones, un
sistema americano, de manera compatible con los derechos
de las naciones interesadas... Un canal interocenico al
travs del Istmo americano cambiara de manera esencial
las relaciones geogrficas entire las costas del Atlntico y
del Pacfico de los Estados Unidos y el resto del mundo. El
Canal llegara a ser la gran ruta ocenica entire sus costas
del Atlntico y las del Pacfico, y formara virtualmente
una parte de la frontera martima de los Estados Unidos.
Nuestro slo inters commercial es ms grande que el
de todas las otras naciones; sus efectos, en cuanto a nues-
tro poder y a nuestra prosperidad como nacin y en cuanto
a nuestros medios de defense, a nuestra unidad, a nuestro
pas, a nuestra seguridad, son de inters vital y primordial
para los Estados Unidos. Ninguna otra gran potencia, en
circunstancias semejantes, dejara de afirmar su derecho
de control sobre una empresa que afecta tan ntimamente
sus intereses y su prosperidad...; es el derecho y el deber
de los Estados Unidos afirmar y mantener dicho control y
una autoridad superior tal sobre cualquier Canal inte-
rocenico que atraviese el Istmo americano, porque es el
nico medio de proteger realmente nuestros intereses na-
cionales."









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


El President Garfield acept los puntos de vista de
sus inmediatos predecesores, y en su Mensaje inaugural, de
4 de marzo de 1881, dijo:
"No sostendremos ninguna poltica estrecha, no bus-
caremos ningn privilegio particular o exclusive sobre nin-
guna ruta commercial, pero estimo que es el derecho y el
deber de los Estados Unidos afirmar y mantener un control
parti-uiar capaz de proteger nuestros intereses nacionales
sobre todo Canal interocenico al travs del Istmo ameri-
cano.
El Secretario de Estado que deba negociar con la
Gran Bretaa la abrogacin del Tratado Clayton-Bulwer,
fue el seor James G. Blaine, el inspirador de la poltica
panamericana. Repudi toda intencin de parte de los Es-
tados U. .dos para interponerse en la organizacin del Ca-
nal considerado puramente como empresa commercial, ni en
su uso en tiempo de paz, "pero en lo que concierne al con-
trol poltico de semejante Canal, considerado como distinto
de su administracin y de su parte commercial, dijo, el Pre-
sidente de los Estados Unidos cree de su deber hablar fran-
camente y con precision. Durante una guerra cualquiera
que sea en que los Estados Unidos se vean comprometidos,
el paso de los buques de guerra de una nacin hostile a tra-
vs del Canal de Panam seria tan inadmisible como el paso
de tropa's armadas de una nacin enemiga por las vas f-
rreas que unen los puertos del Atlntico y del Pacfico de
los Estados Unidos. Los Estados Unidos deben insistir
sobre sus derechos para tomar todas las precauciones nece-
sarias contra las eventualidades de un trnsito por el Istmo,
que eventualniente pudiera utilizarse de manera ofensiva
contra sus intereses, por mar o por tierra. Un acuerdo entire
los Estados europeos para garantizar conjuntamente la neu-
tralidad y controlar de hecho el carcter poltico de esta
gran va commercial, alejada de Europa, vecina de los Esta-
dos Unidos, que forma esencialmente una parte de nuestra
frontera martima, que debe ser prximamente un medio










INTRODUCTION


esencial de transport entire los Estados del Atlntico y los
del Pacfico, ser considerado por el Gobierno americano
con muy seria atencin."
Tanto Mr. Blaine, como Secretario de Estado del Pre-
sidente Garfield, como Mr. Frelinghysen, Secretario del
President Arthur, sostuvieron con Lord Granville una
discusin tendiente a afirmar el derecho de los Estados
Unidos a desligarse pcticamente del Tratado de 1850;
mas sin xito. El nuevamente elegido, el Presidente Cle-
veland, partidario resuelto de la antigua poltica interna-
cional, de moderacin y de reserve, repudi francamente la
poltica de sus inmediatos antecesores, respect del Canal,
y en su Mensaje de 8 de diciembre de 1885 dijo:
"Un largo perodo ha mostrado la sabidura y la pre-
visin de nuestros predecesores, quienes much antes de
que el trfico martimo se hubiese cambiado y ensanchado
por el progress modern, proclamaron la importancia vital
del trnsito interocenico a travs del Istmo americano, y
consideraron que esta cuestin sera un progress conside-
rable para el uso comn de la humanidad. Para alcanzar
tal objeto, los esfuerzos de mi Administracin se emplearn
teniendo siempre en cuenta los principios sobre los cuales
conviene permanecer unidos y que fueron precisados de
manera perfect por el seor Cass, quien en su carcter de
Ministro de Relaciones Exteriores, en 1858, deca: 'Lo que
los Estados Unidos piden a la Amrica Central, adems de
la felicidad de los pueblos que la habitan, es la seguridad
y la neutralidad de las vas interocenicas que la atra-
viesan.' "
En consonancia con estas ideas, el Presidente Cleve-
land orden a su Secretario de Estado, Mr. Bayard, que
hiciese saber a las potencias europeas que los Estados Uni-
dos volvan al principio de neutralidad absolute de los ca-
nales interocenicos, cualesquiera que ellos fuesen, a la ga-
ranta colectiva de esta neutralidad y al respeto a los Tra-
tados existentes. El nuevo Ministro de los Estados Unidos









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


en Londres protest, en nombre de su pas, su fidelidad al
Tratado Clayton-Bulwer.
De 1885 a 1900 el Gobierno angloamericano no hizo
ninguna nueva tentative para modificar o abrogar el Tra-
tado de 1850. Durante esos quince aos, los sucesores de
Garfield y de Arthur, que aprendieron a ser prudentes por
el fracaso de estos ltimos, permanecieron fieles a la pol-
tica del Presidente Cleveland, quien durante su segunda
Presidencia, de 1893 a 1897, conserve respect del Tratado
Clayton-Bulwer la misma poltica que haba seguido en el
cuatrienio de 1885 a 1889. Consider aquel Tratado en ple-
no vigor, y persisti en mirarlo, a pesar del cambio efectuado
en la opinion pblica angloamericana, como un contrato
esencialmente ventajoso para los Estados Unidos, puesto
que ligaba las manos de Inglaterra sin imponer ninguna
carga particular al Gobierno de Washington.
En las elecciones presidenciales de 1896, el partido re-
publicano incluy en su plataforma una resolucin para
pedir que el Canal de Nicaragua fuese "construido, posedo
y explotado por los Estados Unidos." Triunfante el candi-
dato republican, seor Mac. Kinley, no hizo alusin algu-
na a la cuestin del Canal, ni en su Alocucin inaugural,
ni en su primer Mensaje annual de diciembre de 1897. Pero
la guerra hispanoamericana agit de nuevo la atencin del
pblico sobre este particular. El largo viaje que hubo de
hacer, al principio de las hostilidades, la nave de guerra
Oregn, para trasladarse de San Francisco a las Indias
Occidentales, hizo patente la necesidad de una va de co-
municacin ms rpida por el Istmo. Despus de la guerra,
los nuevos intereses adquiridos por los Estados Unidos en
el Pacfico, con motivo de la anexin del Hawaii y de las
Filipinas, agregaron a las razones estratgicas razones pol-
ticas y econmicas. El Presidente Mac. Kinley se consti-
tuy en el campen de estas ideas, en su Mensaje de 7 de
diciembre de 1898, en el cual dijo:
"La construccin de un canal interocenico es hoy ms
que nunca indispensable para la comunicacin pronta y r-


XXII









INTRODUCCION


pida entire nuestras riberas orientales y occidentales, exi-
gida por la anexin de las islas Hawaii y la perspective de
la expansion de nuestra influencia y de nuestro comercio
en el Pacfico. Nuestra poltica national exige ahora ms
imperiosamente que nunca que dicho canal sea dominado
por nuestro Gobierno."
Este lenguaje recibi la aprobacin del pas, fuera de
un pequeo nmero de miembros del partido demcrata,
y las Cmaras Legislativas aprobaron por gran mayora
resoluciones por las cuales se declaraba nulo el Tratado
Clayton-Bulwer. Este era el resultado lgico del triunfo
obtenido en la guerra contra Espaa, que hizo desaparecer
los ltimos vestigios de la antigua animosidad entire el
Norte y el Sur, consolid la Unin y marc una nueva
ra en la historic poltica de los Estados Unidos. La ad-
quisicin de las posesiones coloniales de Espaa los hizo
entrar en una vasta competencia por la supremaca colonial
y el comercio universal. Despus de haber, durante cerca
de un siglo, apartado las potencias europeas del Hemisferio
occidental, ellos mismos adquiriran posesiones en el Hemis-
ferio oriental. En los 25 aos anteriores a Mac. Kinley, el
Departamento de Estado haba por lo general desempe-
ado un papel secundario; pero aquellos sucesos hicieron
tomar una nueva orientacin a la Gran Repblica. El Ejr-
cito y la Marina pasaron a ocupar el primer plano, que desde
entonces absorben anualmente en los presupuestos canti-
dades que se elevan a muchos centenares de millares de
dlares. Las nuevas posesiones estimularon vigorosamente
el desarrollo de .la costa del Pacfico e hicieron indispen-
sable la construccin inmediata del Canal, cuyo nico obs-
tculo haba sido el Tratado Clayton-Bulwer. Si despus
de la guerra de la Independencia, Inglaterra haba sido ene-
miga traditional de los Estados Unidos, durante el con-
flicto con Espaa, el Gobierno britnico, a diferencia de los
dems de Europa, manifest vivas simpatas por la Unin
angloamericana, sin duda porque comprendi que haba
llegado el moment de adoptar una nueva poltica con los
Estados Unidos, poniendo fin a su rivalidad en las aguas


XXIII








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


de las Antillas, rivalidad muy difcil de mantener, desde
que el podero de Inglaterra haba declinado en esta parte
del mundo, en tanto que el de los Estados Unidos haba
crecido en proporciones enormes.
Con todo, la parte del Mensaje de 7 de diciembre de
1898, relative al Canal, despert las susceptibilidades del
Gobierno ingls, quien pidi explicaciones al Secretario de
Estado angloamericano. El seor John Hay, quien para
entonces desempeaba ya aquel alto encargo, contest di-
ciendo que "el Presidente no tena en manera alguna la in-
tencin de ignorar la Convencin Clayton-Bulwer, y que
observara lealmente las estipulaciones del Tratado; pero
que en virtud del poderoso sentimiento national en favor
de la construccin del Canal de Nicaragua y las pocas pro-
babilidades de ver la obra realizada por esfuerzos privados,
el Gobierno de los Estados Unidos estaba listo a empren-
derla, l mismo, despus de haber recibido los poderes ne-
cesarios del Congreso. Con tal fin, el Gobierno se propona
obtener, por amistosas negociaciones, el consentimiento de
la Gran Bretaa a una modificacin del Tratado Clayton-
Bulwer que, sin afectar el 'principio general' formulado en
dicho Tratado, permitiese realizar el gran objeto para el
mayor beneficio del comercio del mundo."
Con motivo de las negociaciones iniciadas al efecto, el
5 de febrero de 1900 el Secretario de Estado Hay y el Mi-
nistro de la Gran Bretaa, Lord Pauncefote, suscribieron,
en Washington, un Tratado en virtud del cual los derechos
de sus respectivos Gobiernos fueron nuevamente definidos.
Por este pacto, los Estados Unidos adquiran el poder de
construir el Canal o de permitir su construccin por los
particulares, y de establecer las reglas relatives a su explo-
tacin y a su administracin. En cuanto a la neutralizacin
del Canal, las Altas Partes contratantes adoptaban las re-
glas del Tratado de Constantinopla, de 29 de octubre de
1888. Estaban de acuerdo para invitar las dems naciones
a fin de garantizar con ellas la neutralidad.


XXIV









INTRODUCTION


El Senado se clausur, en junio de 1900, sin ratificar el
Tratado, y la Gran Bretaa extendi el perodo de ratifi-
cacin hasta el 4 de marzo de 1901. A la reapertura del
Congress, en diciembre de 1900, el Tratado relative al Canal
fue objeto preferente entire las cuestiones que deban dis-
cutirse. El 13 de diciembre, el Senado adopt una modifica-
cin del seor Davis, segn la cual los cinco primeros incisos
no seran aplicables "a las medidas que los Estados Unidos
creyeran necesario tomar para asegurar, por sus propias
fuerzas, su defense o el mantenimiento del orden pblico."
Dos das despus, el Senador Foraken propuso la insercin
de las palabras: "la cual Convencin queda abrogada," des-
pus de las palabras "Tratado Clayton-Bulwer," en el pri-
mer artculo, y la supresin entera del -artculo 3', relative
a la garanta conjunta de las dems naciones. Estas dos
modificaciones fueron adoptadas, y el Tratado, as modifi-
cado, se aprob el 20 de diciembre de 1900.
El Gobierno ingls rehus aceptar la Convencin as
modificada, y prefiri conservar "sin modificacin las clu-
sulas del Tratado Clayton-Bulwer," segn nota del Marqus
de Lansdowne a Lord Pauncefote, el 22 de febrero de 1901,
por lo cual se reanudaron las negociaciones, que fueron inte-
rrumpidas por la muerte del seor Mac. Kinley; pero como
el nuevo Presidente, seor Roosevelt, era an ms exigente
que su predecessor, pronto se continuaron las negociacio-
nes, y el 18 de noviembre de 1901 se suscribi, en Washing-
ton, un nuevo Tratado Hay-Pauncefote, que fue el triunfo
definitive de los Estados Unidos contra Inglaterra. En efec-
to, el Tratado de 1850 qued abrogado, y de l no qued
sino el vago y poco comprometedor recuerdo del "principio
general de neutralizacin," que haba sido la causa principal
del Tratado Clayton-Bulwer. En el prembulo de la se-
gunda convencin Hay-Pauncefote se declar que este
principio no se modificaba, pero como no se estipul una
garanta colectiva de neutralidad, los Estados Unidos que-
daron prcticamente encargados de asegurarla, ellos solos.
Inglaterra les reconoci el derecho de construir el Canal,


XXV









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


de administrarlo, de explotarlo y de mantener la polica a
lo largo de toda la va acutica. Los Estados Unidos se
obligaron a admitir en un mismo pie de igualdad las naves
de todas las naciones y a adoptar las reglas en vigor para
el Canal de Suez; pero aun en esto, lograron prudentemente
series modificaciones. En tanto que la primera Convencin
declaraba que "el Canal sera abierto, tanto en tiempo de
guerra como en tiempo de paz, a los buques de comercio y
de guerra de todas las naciones," la Convencin final declar
simplemente que "el Canal ser libre y abierto a los buques
de comercio y de guerra de todas las naciones" que obser-
ven aquellas reglas, sin la adicin de las palabras "en tiem-
po de paz como en tiempo de guerra." La modificacin del
Senador Davis no fue incorporada en el nuevo Tratado,
pero el artculo 4" estipula que "ningn cambio de soberana
territorial ni ninguna relacin international del o de los
pases atravesados por el Canal podr afectar el principio
general de neutralidad, ni las obligaciones de las Altas Par-
tes contratantes." Esta segunda convencin Hay-Paunce-
fote responda enteramente a los deseos de la opinion p-
blica angloamericana, y la ratificacin se vot por el Sena-
do, sin discusin, el 16 de diciembre de 1901.


II

En el mes da mayo de 1898, a raz de la declaracin de
Sguerra de los Estados Unidos contra Espaa, casi toda'la
prensa de Colombia, especialmente la de la capital, aplau-
da la actitud de los Estados Unidos. Por nuestra parte, pu-
blicamos, en uno de los diarios de esta ciudad, una series de
artculos relatives al punto terico de la intervencin en De-
recho Internacional y a la conduct poltica sobre el parti-
cular observada en otros tiempos por el Gobierno de
Washington en relacin con diversas potencias y con las
antiguas colonies espaolas de Amrica, y finalizamos aquel
trabajo con estas palabras:


XXVI









INTRODUCTION XXVII

"Quienes en esta lucha se han puesto del lado de Es-
paa, es, no hay que dudarlo, porque con ello creen defen-
der los principios del Derecho, baluarte de los pueblos
dbiles; porque defienden los fueros de su religion, de su
raza y de su lengua, y porque, celosos de la propia nacio-
nalidad, hacen desde ahora cuanto pueden por defenderla
de una poltica extranjera de conquista y de expansion sin
limits.
Resumiendo todo lo expuesto hasta aqu, result:
1P Que, conforme a los principios del Derecho Inter-
nacional, no son admisibles las razones expuestas en el
Mensaje del Presidente Mac. Kinley para justificar la in-
tervencin armada en los asuntos de Cuba; 2" Que la doc-
trina del Mensaje, si se aceptara, sera por todo extreme
peligrosa en sus aplicaciones futuras, muy especialmente
para las Repblicas suramericanas, y sobre todo para Co-
lombia, por la excepcional situacin de nuestro territorio."
Concluida la guerra, pareci convenient, en agosto de
1899, a la luz de los hechos cumplidos, que cambiaron sus-
tancialmente el mapa poltico, completar aquel trabajo con
dos nuevos captulos sobre las operaciones blicas y sobre
las consecuencias de la guerra misma, apreciadas desde el
punto de vista de la poltica international, captulos que
concluyeron as:
"Las deliberaciones entire los diplomticos ingleses y
americanos del Norte sobre caducidad del Tratado Clayton-
Bulwer, nica garanta de nuestra soberana en el Istmo de
Panam, y, en general, las tendencies del partido imperia-
lista de los Estados Unidos, hoy dueo del Gobierno, jus-
tifican los temores que manifestbamos al principio de la
guerra hipano-americana, en el sentido de que, despus de
Espaa, los principalmente amenazados ramos nosotros,
por la excepcional situacin de nuestro territorio."
Por ltimo, el 23 de febrero de 1903-es decir, nueve
meses antes de la secesin de Panam-agregamos:










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


"Ahora, volviendo sobre lo que escribimos en 1898,
acerca de la intervencin angloamericana en Cuba, sanos
permitido afirmar que nuestras previsiones se han cum-
plido. En efecto, nosotros no dudbamos, ni era possible
dudar, del triunfo de los americanos sobre los espaoles;
seguros estbamos tambin de que la administracin anglo-
americana en Cuba hara progresar la Isla; pero veamos
claramente que sta quedara bajo el protectorado anglo-
americano, y juzgbamos peligrosa, especialmente para
Colombia, la doctrine sobre intervencin proclamada en el
Mensaje del Presidente Mac. Kinley, que muchos rganos
de la prensa de los Estados Unidos invocaron despus, a
propsito de la guerra civil que acaba de terminar en Co-
lombia.
Nosotros estamos convencidos de que en la Gran Re-
pblica del Norte se ha refugiado el espritu de la libertad,
y que ese gran pueblo est llamado a realizar los ms gran-
des progress en el mundo. Colombia tiene vnculos muy
estrechos que la ligan felizmente al Gobierno de la Unin.
El Tratado de 1846, celebrado entire la Nueva Granada y
los Estados Unidos, es, siempre que se le interpreted correc-
tamente, una preciosa garanta para Colombia. Nosotros
somos partidarios no slo de que tal pacto se mantenga en
vigor, sino de que da por da se hagan ms cordiales, nti-
mas e indisolubles la amistad entire los dos pueblos y las
relaciones entire los dos Gobiernos. De aqu el que seamos
decididos partidarios de que Colombia contrate con el de
los Estados Unidos, sobre bases de equidad y justicia, y con
la salvaguardia de nuestra soberana, la construccin del
Canal interocenico al travs del Istmo de Panam."
Teniendo en cuenta las negociaciones entabladas para
la abrogacin del Tratado Clayton-Bulwer, se impona para
el Gobierno de Colombia el envo a Washington de una
Misin a fin de que, de acuerdo con los vehementes anhelos
expresados por todos nuestros hombres de Estado en los
ltimos setenta aos del siglo XIX, se asegurase la apertura


XXVIII









INTRODUCTION XXIX

del Canal por nuestro territorio. De aqu el que, el 12 de
enero de 1901, al da siguiente de haber tomado posesin
I/por primer vez del Ministerio de Relaciones Exteriores,
encabezramos las instrucciones dadas al seor doctor Car-
los Martnez Silva, para el desempeo de aquel delicado
encargo, como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipo-
tenciario, con las siguientes palabras:
"La ms grave, delicada y trascendental cuestin que
hoy debe resolver el Gobierno colombiano en sus relaciones
con otros Gobiernos, es la cuestin del Canal de Panam,
que actualmente se discute en el Congreso de los Estados
Unidos.
Usa conoce perfectamente las opinions del Jefe de la
Repblica y del Consejo de Ministros sobre aquel asunto,
y, por lo mismo, es innecesario que me detenga a consig-
narlas en este Memorandum. Usa est penetrado de la
necesidad de procurar por todos los medios que estn a su
alcance y dentro de las facultades del Gobierno, que se
adopted definitivamente el Istmo de Panam para la aper-
tura del Canal Interocenico. Conseguir esto, en las me-
jores condiciones para la Repblica, es el objeto principal
de la honrosa misin que el Poder Ejecutivo ha confiado
a Usa.
Es muy probable que el Gobierno americano haga a
Usa exigencias extraordinarias, de las cuales Usa natu-
ralmente ir dando oportuno aviso al Gobierno, usando del
cable, a fin de que Usa pueda obrar, en los casos ms deli-
cados, con especiales autorizaciones previas del Gobierno,
por lo grave que sera, dado el double carcter de que va in-
vestido Usa, una promesa aun cuando fuese ad refe-
rendum.
Para el mejor desempeo de esta misin, tengo el gusto
de enviar a Usa dos notas originales del Ministerio de Ha-
cienda que anuncian la remisin de various documents re-
lativos al Canal, junto con los documents que en las mis-
mas notas se mencionan.









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Procurar asimismo enviar a Usa datos sobre las islas
Mangles, reconocidas como del dominio de Colombia por
el rbitro que fall la cuestin de lmites entire esta Rep-
blica y la de Costa Rica (1).
En la Memoria presentada por este Ministerio al Con-
greso Nacional de 1896, encontrar Usa datos relatives al
territorio de la Mosquitia, el cual puede ser material de las
conferencias de Usa con el Gobierno ante el cual va acre-
ditado."
Para redactar estas instrucciones, tuvimos en cuenta
todo lo que precede.
Al propio tiempo que dirigamos, desde el Ministerio
de Relaciones Exteriores, con el inteligente y patritico
concurso de nuestro ilustre Plenipotenciario en Washing-
ton, las negociaciones diplomticas encaminadas a lograr la
apertura del Canal Interocenico por el Istmo de Panam,
en las mejores condiciones para la Repblica y en armona
con las instrucciones que quedan transcritas, publicbamos,
en los primeros meses del mismo ao de 1901, el artculo
que aparece en las pginas 630 a 636 del primer tomo de
los Anales Diplomticos de Colombia y que figure en las
pginas 55 a 61 del present libro.
Y conjuntamente con ello, con el objeto de pro-
vocar en la opinion pblica ilustrada el studio formal de
todo lo relative al Canal y al Ferrocarril de Panam, que
eran objeto de las negociaciones diplomticas, reproduji-
mos, al fin del mismo primer tomo de los Anales Diplom-
ticos, el Tratado Clayton-Bulwer de 1850, la Convencin
Hay-Pauncefote de 5 de febrero de 1900, y las diversas le-
yes y contratos sobre el Ferrocarril y sobre el Canal de
Panam (1).

(1) Esto lo decamos doce afos antes de que Nicaragua hubiese cedido
a los Estados Unidos, con la aprobacin del Senado angloamericano, las
islas Mangles, que fue lo que constituy luego nuestra principal cuestin.
tanto con aquel Gobierno como con el de Washington.
(1) Anales, in fine, Documentos, pginas I a LXIX.


XXX









INTRODUCTION


Con el mismo propsito de ilustrar la opinion pblica
sobre estos importantsimos asuntos, reprodujimos, en las
pginas 933 a 942 del tomo II de los Anales Diplomticos,
la admirable nota que Mr. Lansdowne, Ministro de Rela-
ciones Exteriores de la Gran Bretaa, dirigi, el 22 de fe-
brero de 1901, a su Embajador en Washington, Lord Paun-
cefote, sobre el origen del Tratado Clayton-Bulwer, de 1850,
sobre su alcance y sobre las razones que el Gobierno de la
Reina tena para no admitir las modificaciones introducidas
por el Senado angloamericano al Tratado de 5 de febrero
de 1900; el texto de la Ley Spooner, expedida en junio de
1902, que autoriz al Presidente para negociar con Colom-
bia y con la Compaa del Canal de Panam el derecho de
dominio para construir dicha va interocenica, y, en su
defecto, para adquirirlo de Costa Rica y Nicaragua, as
como el texto del segundo Tratado Hay-Pauncefote, que
abrog el de 1850 (1).
Pendientes las negociaciones, renuncimos el _iniste-
rio de Relaciones Exteriores, el 24 de septiembre de 1901,
Yy a comunicrsero al seor doctor Martnez Silva, nos con-
test:

Segunda Conferencia Panamericana-Correspondencia particular.
Mjico, noviembre 4 de 1901
Seor doctor don Antonio Jos Uribe-Bogot.
Mi muy querido amigo:
Empezar por decirle que he deplorado profundamente la sepa-
racin de usted del Ministerio, en donde su presencia era garanta
de seriedad, de orden, de consagracin a las tareas administrativas,
de moderacin y justicia. La labor de usted en aquel puesto ha sido
inmensa y fecunda; pero temo que gran parte de ella se pierda
ahora, dndose la preferencia por el Gobierno a los asuntos de pol-
tica internal.
Con la salida de usted del Ministerio pierdo la ltima esperanza
que tenia de llegar a un arreglo de la cuestin Canal. Veo que ese

(1) Anales Diplomticos, Tomo II, in fine, Documentos, pginas 1' y 2*


XXXI










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


asunto ni lo entienden ni lo quieren entender en Colombia, funda-
dos en deplorables ilusiones y en un desconocimiento absolute de
los hechos que se relacionan con el problema; y lo ms grave del
caso es que no va a haber oportunidad de corregir el error que se
cometa. Es ya sabido oficialmente que el Tratado entire Inglaterra
y los Estados Unidos (2) se ha concluido sobre la base de dejar a
este ltimo pais el control del Canal y la garanta de su neutralidad;
y asegurado este punto, el Gobierno americano har lo que le con-
venga. Si Colombia, como me parece indudable, no se allana a con-
diciones aceptables, el Congreso adoptar la va de Nicaragua, aun-
que cueste ms, y nos dejar con un palmo de narices, aguardando
a que los franceses nos saquen del atolladero. Vendrn entonces las
quejas y lamentos y las consiguientes recriminaciones. Yo he hecho
cuanto a mi alcance ha estado-y a usted le consta-para prevenir
este mal; pero mi celo ha sido desfavorablemente interpretado, y
slo ha servido para acarrearme insultos y diatribas.

Quisiera decirle otras muchas cosas, pero no tengo tiempo ni
nimo. Me consume la tristeza!
Me repito suyo afectsimo,
Carlos Martnez Silva

Requeridos amablemente, algunos meses despus, por
el seor doctor Felipe F. Pal, entonces Ministro de Rela-
ciones Exteriores, para que, en asocio de ciudadanos emi-
nentes, disemos concept sobre el modo como debieran
continuar dirigindose las negociaciones en Washington, lo
emitimos, muy extenso y razonado, con fecha 2 de junior
de 1902, comenzando por hacer la historic de todas las ne-
gociaciones relatives al Canal, desde el ao de 1835 (1), el
anlisis comparative de los various contratos celebrados al
efecto y estudiando el problema por su aspect politico y
financiero, empezando por las siguientes palabras:

"En mi opinion, dijimos entonces, para resolver con-
venientemente el negociado del Canal, es necesario, ante
todo, estudiarlo con serenidad patritica e inspirndose en

(2) El segundo Tratado Hay-Pauncefote, de 18 de noviembre de 1901.
(1) Vase en el tomo II de los Anales Diplomticos, pginas 943 a 955.
y en las pginas 64 a 81 de este libro.


XXXII









INTRODUCCION


"los saludables principios de una poltica eminentemente
prctica, sobre la base de la realidad de las cosas, abando-
nando la poltica de imaginacin o sentimental, que tntos
estragos ha causado a la Repblica, no slo en los asuntos
domsticos, sino en los negocios internacionales. Creo,
adems, fundado en lo que adelante se dir, que esta es
una cuestin que ha de resolverse pronto, plantendola tal
como es en s, sin esquivar responsabilidades, ineludibles
para los hombres de Estado que tienen a su cargo la deci-
sin del punto. El sistema tan socorrido de los aplazamien-
tos indefinidos sera en este caso de los ms perniciosos
resultados...
Si se tiene en cuenta el inters que los hombres de
todos los partidos han mostrado, a lo largo de toda la his-
toria national, en asegurar la apertura del Canal interoce-
nico al travs del Istmo; si se tiene en cuenta adems el
desarrollo inmenso que adquirirn con la apertura del Canal
las vastas, ricas y desiertas regions a l inmediatas, no
menos que el Departamento del Cauca (1); la opinion tan
acentuada entire los habitantes del Istmo en favor de la ne-
gociacin, y el provecho pecuniario que, ya en forma de
pago en globo de una suma anticipada, ya en forma de una
renta annual, puede obtenerse del concesionario, nadie vaci-
lar en admitir que el Gobierno est en la imperiosa obliga-
cin de hacer toda clase de esfuerzos, y aun de sacrificios
de otro orden, para lograr que el Canal se abra por el Istmo
de Panam, en las mejores condiciones posibles para la Re-
pblica.
No debe olvidarse tampoco que, siendo, como es, due-
o Colombia de aquella garganta, la ms adecuada para la
apertura del Canal que debe unir los dos Ocanos, entire
sus deberes, como miembro de la Sociedad de las Nacio-
nes, est el de facilitar, hasta donde lo permit la integridad
de su soberana, la ejecucin de esta obra, tan important

(1) Que es lo que efectivamente ha ocurrido.


Colombia y los Estados Unidos-III


XXXIII










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


a los intereses del comercio y de la civilizacin del
mundo" (1).
Y ms adelante agregmos:
"El 10 de febrero de 1884 el doctor Rafael Nez de-
ca, en su artculo A propsito del Canal, publicado en La
Reforma Poltica en Colombia:
Segn el Standard, de Londres, el Ministro de Relaciones Exte-
riores norteamericano, que reemplaz a Mr. Blaine despus de la
muerte del Presidente Garfield, ha continuado oficialmente haciendo
mrito de los arguments aludidos por aquel estadista para reivin-
dicar el derecho' exclusive de garantizar la neutralidad del Canal
panameo.
El Gabinete de Washington se ha considerado y se consider
autorizado, por la doctrine Monroe, para no permitir intervencin
europea en todo cuanto a esa garanta de neutralidad concierna, y
la nota de Mr. Blaine-de 24 de junio de 1881-que todos conocen,
formula esa manera de ver en trminos demasiado perentorios, para
que haya sobre el particular el menor lugar a dudas. La insistencia
a que hemos aludido sobradamente lo prueba.
No hay un pais de Europa que se atreva a romper hostilidades
con los Estados Unidos, porque, adems de que todas esas potencias
dependent industrialmente de la Gran Repblica, y en especial los
ingleses, ninguna de ellas puede debilitarse empendose en guerras

(1) Pueden calcuiarse, en efecto, por las cifras del siguiente cuadro,
las inmensas ventajas que han resultado de la apertura del Canal para el
comercio del mundo.

ESTIMADAS EN MILLAS

DISTANCIAS Por el Cabo Por el ECONOMA
de Hornos Canal de
o Suez. Panam.


De Nueva York a San Francisco..... 13,000 5,200 7,800
De Nueva York a Yocohama ........ 13,000 9,700 3.300
De Nueva York a Panam................ 10,800 2,000 8,000
De Nueva York a Manila................ 13,000 9,000 4,000
I)e La Habana a San Francisco..... 11,000 5,000 6,000
De San Francisco a Londres............ 16,000 9,000 7,000


XXXIV









INTRODUCTION XXXV

lejanas de magnitude. Se lucha con las montoneras de Arabia y con
los aramitas y los dbiles soldados del Celeste Imperio, cuando ms;
pero al coloso de este Continente se le tiene profundo respeto. La
political international europea es de desconfianza reciproca, y nin-
gn Gobierno de aquellos se resuelve a ensanchar sus lados vul-
nerables.
Nada serio tenemos, pues, que esperar de Europa para la defense
U de nuestra jurisdiccin en el Istmo; y si llegare el caso remoto de
Sun Tratado colectivo, esa jurisdiccin quedaria reducida a triste
formula, porque de facto el Gobierno de Panam seria absorbido por
las potencias asociadas.
Si esto era as en 1884, qu deber pensarse hoy, des-
pus de la inmensa expansion territorial de los Estados Uni-
dos, de la abrogacin del Tratado Clayton-Bulwer y del
extraordinario alcance dado a la doctrine de Monroe por el
President Roosevelt, en su Mensaje de 3 de diciembre
ltimo?"
El 22 de enero siguiente se firm en Washington el
Tratado Herrn-Hay "para la construccin de un Canal
interocenico entire los Ocanos Atlntico y Pacfico," y el
Excelentsimo seor Vicepresidente de la Repblica, don
Jos Manuel Marroqun, encargado del Poder Ejecutivo,
convoc el Congreso a sesiones extraordinarias, que co-
menzaron el 20 de junio de 1903, para someter, como lo so-
meti, a su consideracin el pacto firmado en Washington,
con el siguiente Mensaje:
"El Ministro de Relaciones Exteriores os presentar el
proyecto de Convenio propuesto por el Gobierno de los
Estados Unidos de Amrica, os expondr los antecedentes
y dar las explicaciones que en orden al Convenio sobre el
Canal puedan parecer interesantes.
Creo inoficioso manifestaros que una vez que he de-
jado recaer sobre vosotros toda la responsabilidad que trae
consigo la decision sobre este asunto, no pretend hacer
pesar mi opinion acerca de l. Siempre que he dado ins-
trucciones a nuestros Representantes en Washington, les
he ordenado que expresen terminantemente mi resolucin
de someter el studio y decision de este gravsimo asunto,
en su esencia y en sus detalles, al Supremo Congreso.









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Por fortune, para tratar con el Gobierno de la Unin
Americana sobre el negocio del Canal, los das presents
son ms propicios que aquellos en que vindonos anegados
en un pilago de dificultades y de peligros, no podamos
trabajar por nuestros intereses con serenidad y desembara-
zo. Por otra parte, despus de largos aos en que esta cues-
tin se haba estado tratando de un modo vago y sin pre-
cisar condiciones, hoy se nos present de manera que la
discusin sobre ella no puede dejar de llevarnos a resulta-
dos y conclusions prcticos y positivos. Ha sido indispu-
table triunfo diplomtico nuestro el que el Senado y el Go-
bierno norteamericanos declared, no obstante los ingentes
esfuerzos hechos en contrario, la sunerioridad de la va co-
lombiana" (1).
Nombrados en aquellos mismos das Ministro de Ins-
truccin Pblica, con el objeto principal de queatendida
nuestra intervencin activa anterior en lo concerniente al
Tratado sobre el Canal, pudisemos tomar, como miembros
del Gabinete, parte en la discusin suscitada en las Cma-
ras, en la sesin del 10 de julio de 1903 pronuncimos, ante
el Senado de la Repblica, un largo discurso para explicar
los orgenes de la negociacin y el Tratado mismo, con la
siguiente exposicin preliminary:
"Hemos venido a explicar la conduct del Gobierno
en la cuestin del Canal y a procurar que, merced a un de-
bate elevado, se descarten las cuestiones de la poltica in-
terna, que acaloran los nimos y perturban el criterio, para
apreciar asuntos a los cuales van vinculados los ms altos
intereses patriots. El Gobierno tiene conciencia de la rec-
titud de sus procedimientos, y slo pide que la ms augusta
corporacin de la Repblica se gue en esta vez y siempre
por un criterio en que se consulten nicamente los intere-
ses del pueblo colombiano que represent.
El Gobierno quiere que las Cmaras Legislativas cola-
boren con l en la fecunda obra de afianzar una poltica
amplia y elevada que, sobre la base fundamental de la
(1) Libro Azul, Apndice, p. 85.


XXXVI









INTRODUCTION XXXVII

conservacin del orden, d por resultado el reconocimiento
y la efectividad de los derechos de todos los colombianos,
y el que se funde un verdadero rgimen administrative que,
como sucede ya en las principles naciones de la Amrica
Latina, no slo le asegure la paz, sino que haga entrar a Co-
lombia en una poca de progress efectivo y duradero.
Muchas y muy hondas son, Excelentsimo seor, las
dolencias que atormentan a la Nacin colombiana; muchos
y muy graves los problems que debemos resolver todos;
pero en presencia de obra tan difcil, el nimo se consuela
al ver que, en este recinto no ms, hay muchos meritorios
ciudadanos que, con su patriotism y sus luces, contribui-
rn eficazmente a dar acertada solucin a las grandes cues-
tiones nacionales.
Seguro estoy de que todos y cada uno de vosotros ri-
valizaris en servir con sabidura y cordura a esta tierra
desolada, que clama por la conciliacin, y que, por piedad,
os demand, si no remedio, a lo menos un lenitivo para sus
hondos padecimientos.
El Gobierno, a pesar de las dificultades de la comuni-
cacin con el Exterior y de las an mayores de la guerra,
hizo todo cuanto era possible hacer en la grave cuestin del
Canal: durante ms de un ao estuvo discutiendo las bases
de la negociacin, con el objeto de obtener las mayores
ventajas posibles para Colombia; consult la opinion de
muchos hombres ilustrados, pertenecientes a los various par-
tidos polticos; quiso conocer la opinion predominante en
Panam; explore el nimo de los Gobiernos extranjeros
que principalmente podan interesarse en la cuestin, y,
despus de agotados todos estos medios, orden a su Ple-
Snipotenciario que firmase, reiterndole lo relative a la con-
dicin previa e indispensable de que el Tratado, antes de
ratificarse, debera ser aprobado por el Congreso de Colom-
bia, conforme al Derecho Pblico de este pas.
Ahora lo enva a las Cmaras, respetando en absolute
la amplia libertad de accin que ellas tienen para estudiar
y resolver el asunto. Al Congreso de Colombia le toca as









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


decir la ltima palabra en esta grave cuestin, ya agotada
en todo el mundo, comoquiera que ella se ha discutido en
las principles Cancilleras de Europa y en algunas de
Amrica; la diplomacia y la prensa universales han anali-
zado el Tratado: todos esos studios nos son conocidos y se
le han presentado al Senado; el mundo ya no tiene una pa-
labra ms que agregar sobre el asunto; le toca al Congreso
de Colombia pronunciar esa ltima palabra. De aqu que
este debate sea o deba ser tan solemne; los Gobiernos y los
principles rganos de la prensa universal lo siguen con
grande inters, y, por el cable, saben hora por hora el curso
de la discusin que se ha iniciado.
Por desgracia, el debate, que ya cuenta various das, ha
rodado sobre cuestiones de mera forma; y el tiempo, tan
precioso en estos moments, se malogra en discusiones aca-
loradas y estriles. Levantemos la visual y vamos al fondo
de la cuestin que se discute, teniendo por norma slo el
bien de la Patria" (1).
Siguise lugo un ardiente debate, que dur various
das, en el cual se examine la cuestin por todos los aspec-
tos posibles, y en l nos esforzmos por demostrar que la
cuestin estaba agotada, en el mundo entero, y que una
improbacin del Tratado sera de las ms fatales conse-
cuencias para la Repblica; pero, a pesar de ello, como se
sabe, el 12 de agosto siguiente, el Senado, a propuesta del
honorables Senador Caro, improb el proyecto de ley res-
pectivo, en primer debate, por unanimidad.
Lo que a esto se sigui, es demasiado doloroso y muy
sabido por todos (2).
Sobre ello ha escrito recientemente el ilustre interna-
cionalista espaol doctor Camilo Barcia Trelles, Profesor

(1) Vanse, Anales del Senado, 1903, pginas 110 y siguientes, los
discursos que entonces pronuncimos en defense del Tratado de. aquel ao,
y que aahora reproducimos en las pginas 95 y siguientes de este libro.
(2) Hace seis aos, a nuestro regreso de una Embajada al Per, es-
cribamos:
"El 5 de enero de 1925 el barco que nos condujo desde el Callao
entraba en aguas de Balboa, en Panam. Al contemplar esa luminosa ma-


XXXVIII











INTRODUCTION


en la Universidad de Valladolid y una de las grandes auto-
ridades del mundo cientfico:
"Uribe pronostic lo que deba suceder en el ao de
1903, poca en que los hombres de Washington consuma-
ron el despojo panameo; en das de penosa recordacin
para Espaa, cuando el Presidente Mac Kinley provo-
caba un conflict que haba de desenlazarse en el Tratado
de Pars de 1898, Antonio Jos Uribe afirmaba, con vision
certeramente proftica, que Santiago de Cuba y Cavite ha-
ban de repercutir forzosamente en las fronteras colombia-
nas. Por eso Uribe defendi la conveniencia de aprobar el
Tratado Herrn-Hay, cuya ratificacin fue negada por el
Senado de Colombia; aquella negative orient a los Esta-
dos Unidos decididamente por el camino de las realizacio-
nes positivas; por eso vino la secesin panamea y, con
ella, la extension de la soberana norteamericana a la zona

nana el panorama magnfico de aquella garganta nica en el universe, el
paisaje admirable a que dan singular decoro las pequeis islas apostadas
en la boca del Canal interocenico y las hermossimas obras construdas
en la Zona, pensando en que todo aquello fue nuestro, que pudo y debi
continuar sindolo, que-veinte aos atrs-hicimos, en el Parlamento
colombiano, esfuerzos sobrehumanos para evitar su prdida, nuestros ojos
de patriots amantsimos se llenaron de involuntarias lgrimas...
Y lugo, a orillas del Canal, contemplando, desde el tapiz formado
por las verdes praderas que lo circundan, el desfile majestuoso que por
sus aguas hacen los barcos que van del Pacifico al Atlntico y de ste al
mar de Balboa, admirbamos las maravillosas obras con que la ingeniera
modern ha realizado el mayor esfuerzo que en su gnero se ha hecho en
el correr de los siglos, la grande va acutica que Bolivar mismo trat de
llevar a cabo, para la reunin, en el Istmo, de los dos ocanos, en obsequio
de la humanidad civilizada, de todas las razas, de todos los pueblos.
Balboa y la Zona del Canal son verdaderamente admirables, por su
belleza, por las grandiosas obras construidas para unir los dos mares; por
los hospitals que, compuestos de various pabellones, ofrecen campo, con
sus tcnicos insuperables, al alivio y a la curacin de las dolencias huma-
nas; por los muelles gigantescos y los imponentes edificios destinados a
la administracin de la Empresa; por sus hotels magnficos; por sus
lindos prados, bosques y jardines; por las maravillosas obras para captar
las aguas del Chagres y purificarlas en los filtros de Miraflores, que pro-
veen las poblaciones de la Zona y la ciudad de Panam de la mejor agua
potable del mundo; por su alumbrado elctrico, tan intenso como arts-
tico; por la ausencia complete de todo lo que pueda ser nocivo al hombre,
y por el conjunto de elements armnicos, en fin, que hacen all grata la
vida, en donde antes ejercan imperio incontrastable la desolacin, la
enfermedad y la muerte"...


XXXIX









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


del Canal. Es incuestionable que, de prevalecer las adver-
tencias profticas de Uribe, el curso de la historic centro-
americana hubiese cambiado de rumbo; Panam sera hoy
una Provincia colombiana."
Desde aqu, a travs de los mares, enviamos nuestro-
testimonio de profundo agradecimiento, por sus nobles pa-
labras, al insigne jurisconsulto y publicista espaol.

III

Proclamada en Panam, el 3 de noviembre de 1903, la
separacin del Istmo, tres das despus, el 6, el Gobierno
de Washington reconoci la independencia de la nueva
Repblica. Tres das ms tarde, lugo de or una Junta de
notables reunida en el Palacio de San Carlos, el Consejo
de Ministros de Colombia, en una sesin que dur desde
las ocho de la noche hasta las dos de la maana, deliber
sobre la actitud que debera asumir nuestro Gobierno,
segn las sugestiones hechas, entire las cuales figuraba la
declaracin de guerra, que naturalmente impugnmos con
vigor, y en el acta del Consejo dejmos la siguiente cons-
tancia:
"El Ministro de Instruccin Pblica manifest que,
como los hechos de que se trata son de importancia extra-
ordinaria, al fijar la linea de conduct que ha de seguirse
en tan grave caso,.es forzoso obrar con suma prudencia, no
reida con la energa que el Gobierno debe desplegar, po-
niendo en salvo la dignidad national, pero sin olvidar que
la condicin en que se halla colocada la Repblica exige
todo gnero de sacrificios para evitar que nos veamos com-
prometidos en una guerra international, que sera para Co-
lombia su ruina definitive y para los Estados Unidos el me-
jor medio de adquirir a Panam y todo lo ms que de este
pas quieran exigir. Opin el mismo seor Ministro que,
dadas las circunstancias, todo debe confiarse a la obra de:
una active, inteligente e ilustrada labor diplomtica."









INTRODUCTION XLI

Y continumos luchando para evitar tamao desastre,
como habra sido aqul, logrando que el Cuerpo Diplom-
tico extranjero acreditado en Bogot, compuesto de hom-
bres eminentes, de los cuales hoy slo sobrevive Sir George
Welvy, se presentara en corporacin al Palacio de San Car-
los a pedir que se desistiese de aquel propsito, que alen-
taba la opinion pblica, excesivamente exaltada.
De conformidad con la tesis sostenida en aquella me-
morable sesin del Consejo de Ministros, nos dedicmos a
publicar, para conocimiento de los Gobiernos extranjeros,
de los principles rganos de la prensa de Europa y Am-
rica y de los expositores de Derecho Internacional, el Libro
Azul, que contiene todos los documents diplomticos so-
bre el Canal interocenico y la separacin del Istmo, volu-
minoso libro que logrmos hacer circular por todo el mun-
do ilustrado en los primeros meses del ao siguiente, en
1904 (1).
IV
El rgimen politico que se estableci lugo en el pas,
n-' oblig a muchos a permanecer por various aos alejados
de la vida pblica. Refugiados en la ctedra de la Univer-
sidad Nacional, nuestra ms viva preocupacin fue enton-
ces, como ha sido hasta ahora, estudiar detalladamente,
con nuestros discpulos, los problems de esta ndole, en el
anlisis de la poltica exterior de los Estados Unidos, du-
rante un siglo, respect de toda la Amrica y especialmente
de Colombia, con motivo de las varias aplicaciones de la
doctrine de Monroe y de la poltica imperialista en los l-
timos aos. As hemos procurado contribuir a former la

(1)) En las pginas 801 a 887 del tomo IV de los Anales Diplomticos
de Colombia publicmos el extenso Mensaje de 20 de julio de 1904 dirigido
por el Excelentisimo seor don Jos Manuel Marroqun, Vicepresidente de
la Repblica, encargado del Poder Ejecutivo, al Congreso Nacional de aquel
ao, sobre las negociaciones relatives al Tratado Herrn-Hay y a la nega-
tiva del Senado, as como la Memoria del Ministro de Relaciones Exteriores
sobre aquellos sucesos. En el tomo V de los mismos Anales Diplomticos,
pginas 6 y s., se encuentra lo ocurrido despus sobre este particular, hasta
el 4 de agosto de 1915. Vanse especialmente las pginas XVI a XIX de
dicho tomo V, in fine.









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


conciencia jurdica de la Nacin, por medio de ms de mil
alumnos que han pasado por esos claustros, muchos de los
cuales son hoy honra y prez de la Repblica y han venido
contribuyendo con su patriotism y con sus luces a la acer-
tada dilucidacin de estos graves asuntos, ora en el Senado
de la Repblica, ora en la Cmara de Representantes, ora
en la Magistratura y en la Diplomacia, as como en los prin-
cipales rganos de la prensa national.
Para poder trazarse una lnea de conduct acertada en
las relaciones con los Estados Unidos, necesario era y es
conocer el desarrollo de su poltica interior, de su vida eco-
nmica, industrial y commercial, que influyeron e influyen
en la orientacin de su poltica international; desenterrar
del studio de su historic las causes de la evolucin mara-
villosa de aquel pueblo que, desarrollndose de una manera
continue, con una fuerza de expansion irresistible, logra en
ciento cuarenta aos hacer de una comunidad costanera en
el Atlntico, de menos de 4 millones, una nacin continen-
tal y un poder imperialista y colonizador de 123 millones
de habitantes; contemplar su desenvolvimiento, completa-
mente lgico, en que, persiguiendo siempre un mismo ob-
jetivo, presentido y sealado por la larga vision de sus
hombres de Estado, al travs de todas las vicisitudes de la
vida national, en el curso de los sucesos, amoldados por
aqullos a sus aspiraciones polticas, se convierte en el ma-
yor poder politico, econmico e industrial del mundo.
Proclamada la independencia de la metrpoli, el ca-
mino que deba seguir la nueva Repblica se seal desde
el principio por dos grandes hechos: la institucin de un
gobierno que asegurase la unidad national y la coloniza-
cin y organizacin de un vasto territorio al Oeste,-que ha
sido el factor ms important de la historic angloamericana,
pues que le permiti extenderse ms all de los montes
Alleghanis, despus a travs del Misisip y por sobre las
montaas Roqueas, hasta el Pacfico,-y ms tarde, por
la expansion hacia el Sur, para dominar el golfo de Mjico
y las vas interocenicas.


XLII









INTRODUCTION


El primer fin lo realizaron por medio de la Constitu-
cin de 1787, reafirmada vigorosamente por el Presidente
Jackson, en 1832, al sofrenar con energa el movimiento
insurreccional de la Carolina del Sur, que desconoci las
leyes sobre aduanas expedidas por el Congreso de la
Unin; por la valerosa y admirable actitud del Presidente
Lincoin, al vencer, de 1861 a 1865, la poderosa revolucin
separatist, y, finalmente, por la guerra contra Espaa, en
1898, que acab de extinguir los ltimos vestigios del ren-
cor entire los Estados del Sur y los del Norte y prob al
mundo cun profunda es la unidad moral con que el pas
apoya al Gobierno en sus relaciones con el extranjero,
como lo haba evidenciado ya en 1895, al rodear unnime-
mente al Presidente Cleveland en su actitud respect de
la Gran Bretaa, a propsito de las cuestiones territoriales
con Venezuela. A este mismo fin se encamin la obra ad-
mirable de John Marshall-la ms grande figure histrica
del derecho americano, quien, como Presidente de la Cor-
te Suprema, hoy el ms poderoso Tribunal judicial del
mundo, "clave de nuestro edificio poltico," como lo llam
Washington,-durante 34 aos, de 1801 a 1835, por medio
de una series de sabias decisions, reafirm la autoridad fe-
deral y contribuy grandemente a former el sentimiento
national.
Al propio tiempo que esto aconteca, se iniciaba la series
de actos, pacficos o blicos, para obtener, por compra, por
anexin o por conquista, los territories de la Luisiana, en
1803; de la Florida, en 181; de Tejas, en 1845; de Califor-
nia y Nuevo Mjico, en 1848; de Alaska, en 1867; de Tuitila
en las islas de Samoa, en 1896; del Hawaii, Puerto Rico,
Filipinas y la isla de Guam, en 1898, y las Antillas danesas,
en 1917. As, partiendo de las antiguas trece colonies bri-
tnicas, la gran Repblica se compone hoy da de 48 Esta-
dos, various Territorios y numerosas posesiones coloniales,
en ambos ocanos.
Como es bien sabido, la poltica del imperialismo se
caracteriza, tanto en Europa como en Amrica, por el de-


XLIII









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


seo de adquirir territories y preponderancia en la poltica
exterior y en la poltica colonial, por la glorificacin de la
raza, animada por "un destino manifiesto," por el menos-
precio de los Tratados y de los principios abstractos de de-
recho absolute, ante las necesidades y conveniencias prc-
ticas, no menos que por la alta consideracin del ejrcito y
de la marina de guerra. Las causes profundas del imperia-
lismo angloamericano, que se hizo sentir principalmente
desde la administracin de Mac. Kinley, estn en la his-
toria misma de aquel pueblo, en los progress extraordina-
rios de la nacin en el orden demogrfico, econmico y
poltico, sobre todo en los ltimos treinta aos. La pobla-
cin en 1800 era de poco ms de 4 millones; de 9 millones
y medio en 1823, en el moment de la proclamacin de la
doctrine de Monroe; de 32 millones en 1860; de 76 millones
al expirar el siglo XIX, y hoy asciende a 123 millones.
Durante todo el siglo pasado, los Estados Unidos suminis-
traron a Europa muchas de las materials primas indispensa-
bles a la vida humana y al desarrollo de la industrial mo-
derna. Hoy da es la mayor nacin exportadora de trigo, de
algodn, de petrleo, de cobre y la mayor productora de
hierro, de carbn y de ganado, en el globo, al paso que la
industrial americana produce casi todos los artculos que
consume el pueblo. Una nacin en estas condiciones, no
poda, como antes, encerrarse en el Continente y mirar con
indiferencia lo que pasa en las dems parties del mundo.
Comprendi que su podero obligaba. Su fuerza le ha crea-
do un derecho; el derecho se ha convertido en pretensin,
y sta en un deber de intervenir, siquiera sea opinando, en
todas las grandes cuestiones que afectan a la humanidad
de nuestros das (1).
Tal era, sustancialmente, la situacin a mediados de
1903, cuando en los Estados Unidos y en Colombia se tra-
taba de perfeccionar el Tratado Herrn-Hay, sobre aper-

(1) Prueba de ello ha sido la humanitarian intervencin que e,' estos
mismos dias ha realizado el Presidente Hoover, para lograr, como ha lo-
grado, una moratoria general en el pago de las deudas internacionales, a
fin de atenuar la grave crisis econmica que afecta al mundo.


XLIV









INTRODUCTION


tura del Canal interocenico. Al lado de la cuestin cons-
titucional, la acertada solucin de aquel problema exiga la
apreciacin de todos estos otros factors, pues no es possible
hacer buena poltica sin conocer u olvidando la Historia.

V

Como las leyes morales no se violan impunemente, ni
por los individuos ni por los pueblos, por ms poderosos
que stos sean, el mismo Presidente Roosevelt, a pesar de
sus mpetus imperialistas, si bien lleg a vanagloriarse de
haber tomado el Istmo de Panam, contra la fe de los Tra-
tados, comprendi el mal que por otra parte aquello haba
causado a los Estados Unidos, desde el punto de vista de la
opinion pblica en la Amrica Latina, que era preciso tran-
quilizar a todo trance. Con ese objeto envi al eminente
internacionalista seor Elihu Root, Secretario de Estado, a
representar a los Estados Unidos en la tercera Conferencia
de las Repblicas Americanas, celebrada en Ro de Janeiro
en 1906, y, en la sesin inaugural del 31 de julio, hablando
en nombre de su patria, dijo:
"No queremos otras victorias que las de la paz, ni ms
territorio que el nuestro. No aspiramos a otra soberana
que a la soberana sobre nosotros mismos. Consideramos
la independencia e igualdad de derechos del ms pequeo
y dbil miembro de la familiar de las naciones con ttulo al
mismo respeto que el ms grande de los Imperios; y con-
sideramos la observancia de este respeto como la garanta
fundamental de los dbiles contra la opresin de los fuer-
tes. No reclamamos ni queremos otros derechos o privile-
gios o poderes que nosotros no podamos conceder libre-
mente a cada una de las Repblicas americanas. Queremos
aumentar nuestra prosperidad, extender nuestro trfico,
acrecentar nuestra riqueza, en conciencia y en verdad; pero
nuestra concepcin del verdadero camino para alcanzar
estos fines no es la de abatir a los otros y aprovecharnos de
sus ruinas, sino ayudar a nuestros amigos en el esfuerzo


XLV









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


hacia una prosperidad comn y un engrandecimiento co-
mn, a fin de que, unidos, lleguemos a ser ms grandes y
ms fuertes."
Este mismo mensaje de paz, de solidaridad, de coope-
racin; esta doctrine de simpata y de buena inteligencia,
de bondadosa consideracin y de obligacin honrosa-que
eran la franca repudiacin del imperialismo y la proclama-
cin enftica del panamericanismo,-la fue predicando el
ilustre estadista, en nombre de su Gobierno y de su pas,
por casi todas las naciones de la Amrica del Sur, hasta to-
car en Cartagena, en septiembre de aquel ao, en donde
manifest "el sincero deseo de que todas las cuestiones
pendientes entire la Repblica de Colombia y los Estados
Unidos de Amrica pudiesen arreglarse pacficamente, con-
forme a un espritu de amistad, de mutua estima y de
acuerdo con el honor de los dos pases," lo que culmin en
los Tratdos celebrados en febrero de 1909 en Washington,
entire el referido Secretario de Estado y los Agentes Diplo-
mticos de Colombia y Panam, Tratados que entonces
combatimos, ya en cuanto dejaban indecisa una parte de
la lnea de frontera entire Colombia y la vecina Repblica,
ya por lo exiguo de la indemnizacin pecuniaria en ellos
reconocida, ora por las cargas onerosas e indeterminadas
que en material de responsabilidades y deudas contramos,
ora por un amplio y equvoco derecho en favor de los Es-
tados Unidos al uso de todos los puertos de la Repblica
que estuviesen abiertos al comercio, como lugares de re-
fugio.
Fracasados aquellos pactos, ya al final de la nueva ad-
ministracin, la del Presidente William H. Taft, vino como
Plenipotenciario a Colombia el seor James T. Dubois,
quien, en febrero de 1913, present un Memorndum de
arreglo director de la grave cuestin pendiente entire las dos
Repblicas; pero como tampoco satisfaca los anhelos na-
cionales, hubo asimismo de rechazarse por el Gobierno y
por la opinion pblica de nuestro pas, tanto ms cuanto
que, el 4 de marzo siguiente, se inauguraba la presidencia


XLVI









INTRODUCTION XLVII

del ilustre estadista seor Woodrow Wilson, apstol de la
justicia y del derecho, cuyo primer paso, secundado por el
Secretario de Estado, seor William Jennings Bryan, fue
acreditar ante nuestro Gobierno, como Plenipotenciario de
los Estados Unidos, al seor Thadeus A. Thomson, con
quien, desde fines de aquel mismo ao, y como miembros
Sde la Comisin Asesora del Ministerio de Relaciones Exte-
riores, discutimos y tuvimos el honor de celebrar, en asocio
del seor Ministro y de nuestros colegas, el Tratado de 6
de abril de 1914. Suscrito el pacto, tocnos a sus negocia-
dores sostener el largo y ardiente debate que por cerca de
cuarenta das se suscit en el Senado y en la Cmara de
SRepresentantes, hasta que fue elevado a ley de la Rep-
blica. Al cerrarse el ltimo debate, conclumos con las si-
Sguientes palabras:
"El Tratado de 6 de abril resuelve, en pocas y sencillas
estipulaciones, el ms arduo y trascendental de nuestros
problems internacionales. Es una negociacin difana,
neta y precisa, que satisface ampliamente el objeto con que
se celebr. Fue el resultado de detenidas, patriticas e ilus-
tradas deliberaciones, que ha merecido el asentimiento casi
unnime de la Nacin, y no slo tiene el carcter de una
estipulacin bilateral entire dos Estados de este hemisferio,
sino que ha adquirido las proporciones de un pacto de alt-
Ssimo inters continental.
En vano se han dirigido contra l los ms vigorosos y
redoblados ataques; en vano se ha reconstruido toda la his-
toria de las negociaciones con la Compaa Francesa, desde
el primer contrato de concesin para la apertura del Canal,
con el propsito de sugerir dudas acerca de los peligros que
entraa el actual pacto con los Estados Unidos. De esos
ataques el Tratado ha salido victorioso, pues han puesto en
evidencia que los negociadores colombianos tuvieron en
cuenta para celebrarlo todos los antecedentes histricos,
polticos, jurdicos, geogrficos y econmicos cuyo exacto
conocimiento implicaban las estipulaciones de aquel grave
y trascendental Convenio international. Nada, felizmente,









COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


ha escapado a su previsin, iluminada por el ms acendrado
patriotism. Lo que no conste en las clarsimas y precisas
clusulas que constituyen el Tratado de 6 de abril, en vano
se invocar contra Colombia, como se ha pretendido en este
debate, aludindose a numerosos contratos anteriores de
otra ndole, que caducaron, o por su propia naturaleza, o
por la accin del tiempo, o por la fuerza misma de los acon-
tecimientos. Esas largas disquisiciones carecen en absolute
de fundamento y slo son prueba de una erudicin pret-
rita. Y si hasta hoy, despus del prolongado debate sobre
todas y cada una de las clusulas, permanece inconmovi-
ble, puede asegurarse que nuevos y ms vigorosos ataques
contra l no harn otra cosa que patentizar an ms el acier-
to con que se procedi al ajustarlo, la necesidad y conve-
niencia de sus estipulaciones, la propiedad y exactitud tc-
nica de sus trminos y el armonioso conjunto de todas las
parties que lo constituyen.
Quienes tuvimos el honor de celebrarlo, lo hicimos
puestos los ojos en Dios, contemplando la suerte, el pro-
greso, la seguridad y la dignidad de Colombia. Tenemos la
conciencia satisfecha, y aguardamos tranquilos el veredicto
justiciero de la historic" (1).
Desde la expedicin de la Ley de 9 de junio de 1914,
que en Colombia aprob el Tratado, tocnos, en la Comi-
sin Asesora, durante siete aos, segn aparece en los once
primeros volmenes de las actas de aquella ilustrada cor-
poracin, una active y prolongada intervencin, en asocio
del Gobierno y de nuestra Legacin en Washington, para
que el Senado angloamericano aprobase aquel instrument
diplomtico.
Durante los ocho aos de su gobierno, el Presidente
Wilson, con alteza de miras y con positive inters, que ha
ligado nuestra gratitud, trabaj constantemente para obte-

(1)) Vanse todos los discursos que entonces pronunciamos en el Se-
nado, en defense del Tratado, en las pginas 639 a 662 de La Reforma
Adminsitrativa en Colombia, que aparecen asimismo en las pginas 186
a 203 de este libro.


XLVIII








INTRODUCTION


ner del Senado la aprobacin del Tratado de 1914; pero sus
esfuerzos se estrellaron contra la minora republican de
aquella corporacin, que no quiso aprobarlo sin enmien-
das, y que aplaz la consideracin de estas mismas hasta
que se inaugurase un gobierno de su propio partido. El
President Wilson express repetidas veces, en cartas, dis-
cursos y mensajes, la necesidad de hacer justicia a Colom-
bia, reparndole en lo possible el agravio, para restablecer la
cordialidad de relaciones no slo con nuestro pas sino con
la Amrica Latina, herida con el despojo de Panam, y de-
fini el panamericanismo como "una unidad en el mundo
de los negocios, de copartcipes espirituales que se hallan
juntos porque piensan juntos, en conformidad de simpa-
tas y de ideales. Separadas estas naciones, quedaran su-
jetas a las entrecruzadas pendientes de la confusion pol-
tica en un mundo de rivalidades hostiles; unidas en esp-
ritu y en propsitos, no pueden llamarse a engao respect
de su pacfico destino. Esto es panamericanismo. Nada
del espritu de imperio existe en l. Es la encarnacin efec-
tiva del espritu de la ley, de independencia, de libertad y
de mutua ayuda."
Inaugurada, el 4 de marzo de 1921, la Administracin
republican del Presidente Warren G. Harding, cinco das
despus dirigi un expresivo Mensaje al Senado, para pe-
dirle la pronta y favorable aprobacin del Tratado pen-
diente con Colombia, y as pudo decir, en aquella corpo-
racin, el Presidente de la Comisin de Relaciones Exte-
riores, seor Henry Cabot Lodge:
"Cuatro gobiernos, de diversos partidos, entire ellos el
del seor Roosevelt, encargados de nuestra poltica exte-
rior, han considerado de la mayor importancia que nues-
tras relaciones con Colombia vuelvan a un pie de buena in-
teligencia y amistad, para renovar nuestras antiguas rela-
ciones con aquel pas. La ratificacin del Tratado pendien-
te la solicita el Presidente como parte de una poltica ms
amplia, que cree ha de resultar ventajosa para los Estados


Colombia y los Estados Unidos-IV


XLIX








COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Unidos y para todo el Continente americano. Consider
que esta poltica es correct, que nos conviene para nuestra
seguridad, para nuestra defense, para la seguridad del Ca-
nal, que es uno de nuestros puntos militares ms vulnera-
bles. Creo que ser convenient no slo para los negocios
sino para los ms importantes intereses de los Estados Uni-
dos y de todo el Continente americano, en el que tenemos
grandes intereses, que debemos proteger eficazmente. Por
eso apoyo al Presidente en una poltica international ms
elevada en la Cancillera de Washington, de la cual ste es
el primer paso."
Sabia poltica, ciertamente, que el Secretario de Esta-
do, doctor Carlos E. Hughes, ex-Presidente de la Corte
Suprema y candidate, en 1912, a la Presidencia de la Re-
pblica, supo poner en prctica, durante ms de cuatro
aos, para restablecer, sobre bases de igualdad, equidad,
dignidad y justicia, la armona entire los Estados Unidos y
los dems pueblos del Continente, esforzndose, adems,
porque terminen, en forma decorosa y amigable, las con-
troversias pendientes entire algunas de las Repblicas de la
Amrica Latina.
Sabia poltica, hemos dicho, pues para todos es obvio
que estas naciones, que poseen un territorio inmenso, lleno
de infinitas riquezas, que comprende todas las zonas y tie-
ne todos los climas, que encierra la ms extensa y maravi-
llosa red fluvial del globo, poblado por noventa millones
de habitantes, en much parte de una raza homognea e
inteligente, de lengua y religion casi uniforms, comunidad
de origen, de tradiciones, instituciones y aspiraciones, con
una ansia grande de progress, que diariamente crece con
la inmigracin de otros continents, con los modernos sis-
temas de comunicaciones, martimas, fluviales, frreas,
automoviliarias, areas e inalmbricas, bajo la accin sani-
taria de la modern salubridad pblica, y con el desarrollo
creciente de la instruccin, de la agriculture,. el comercio y
la industrial, que tras un siglo de luchas por darse una ade-
cuada organizacin poltica, econmica y social ha consti-









INTRODUCTION LI

tudo numerosos Estados en donde dominant la estabilidad
y el orden, y son asilo de la Libertad, scenario inmenso
para el trabajo de la humanidad atormentada de las anti-
guas monarquas, de los ya derruidos Imperios del orbe.
Despus de la gira que en 1913 hizo por la Amrica del
Sur el ilustre Roberto Bacon, ex-Secretario de Estado y
Embajador de los Estados Unidos en Pars, en nombre de
la Fundacin Carnegie para la Paz Internacional, deca:
"Pas ya la poca en que la mayora de estos pueblos,
en su laboriosa construccin de una estructura gubernamen-
tal, que tropezaba con dificultades enormes, eran inestables
y vacilantes y se hallaban expuestos a caer de un moment
a otro. En la actualidad las ms importantes Repblicas se
encuentran firmemente establecidas, y no viven ya a la
sombra de dictaduras, ni de gobiernos inconstitucionales, o,
para usar de las palabras de Mr. Root, 'ya han pasado de la
condicin de militarismo, de la condicin de revolucin, a
la condicin de industrialismo, a las sendas del comercio
afortunado, y estn hacindose grandes y poderosas nacio-
nes.' Con este desarrollo han venido el progress material y
la prosperidad, atrayendo la atencin del mundo hacia la
Amrica del Sur y asegurando su creciente grandeza en lo
future. Estas grandes naciones latinoamericanas avanzan
por la senda del progress tan rpidamente como hayamos
avanzado nosotros en cualquier perodo de nuestra histo-
ria; la civilizacin de sus centros ms importantes puede
compararse con ventaja a la ms vieja civilizacin de Eu-
ropa; el desarrollo material rpido de estos maravillosos
pases, no ha embotado en manera alguna su altivo idea-
lismo, y en ninguna parte pueden encontrarse hombres ms
dispuestos y capacitados para laborar en un fin comn y
humanitario. Todo cuanto sea sugerente de progress so-
cial encuentra inmediatamente eco en sus simpatas."
As es en verdad, y a ello debe agregarse que las Uni-
versidades de la Amrica Latina han formado en estos pue-
blos, por medio de la enseanza clsica, una alta cultural,










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


en lo general ms complete y armoniosa que la de los an-
glosajones, ms especializada y prctica.
No es por tanto aventurado afirmar que si el siglo XIX
fue el siglo del desarrollo, de la prosperidad, de la grandeza
y del podero de los Estados Unidos, el siglo XX lo ser el
de la Amrica Latina, y que, dentro de treinta o cuarenta
aos, con todos los elements que la civilizacin ha acumu-
lado para el progress human, las naciones de este hemis-
ferio llegarn al mismo esplendor en que hoy se encuen-
tran los anglosajones del Norte. De aqu que los grandes
estadistas de la parte ms septentrional del Continente
comprendan que, en vez de la poltica del imperialismo, lo
que hoy conviene a la Unin Americana es acentuar la po-
/ ltica de un sano panamericanismo, sobre la base de la igual-
Sdad jurdica de todos los Estados, de la solidaridad y de la
cooperacin y mutua asistencia internacionales (1).

VI

El Senado angloamerican, despus de prolongado y
ardentsimo debate, aprob al fin, el 20 de abril de 1921,
con once enmiendas, el Tratado de 1914. Sometido de nue-
! vo a la consideracin del Congreso colombiano, tocnos,
i como Presidente a la vez de la Comisin de Relaciones

(1)) En este mismo orden de ideas se expresaba el Presidente Calvin
Coolidge, el 8 de abril de 1926, en cl discurso inaugural del Primer Con-
greso Panamericano de Periodistas: "Estoy seguro, dijo, de que de este
Congress resultar una mejor comprensin de nuestros intereses y que
pronto quedar establecido el principio de que todos los pauses del Hemis-
ferio occidental no formamos en realidad sino un solo pueblo, que se em-
pea en propsitos comunes, animado por unos mismos ideales y unido
por destinos comunes."
Por su part el Secretario de Estado, Mr. Kellogg, aadi: "Ao tras
ao la misin encomendada a la Repblica Norteamericana se hace ms
evidence. Amrica est llamada a dar ante el mundo, destrozado an por
la lucha, ejemplo de unidad, y a iniciar una nueva ra en las relaciones
internacionales. Os habis reunido para discutir problems profesionales,
y entire ellos no olvidaris seguramente el valioso servicio que la prensa
de las dems Amricas est llamada a prestar para el triunfo de la paz y
de la amistad international. A vosotros os est encomendada la labor de
interpreter la mente y el espritu de las naciones del Continente y de
ensear a cada una de ellas cun intimamente unidos estn sus intereses
con el resto de la comunidad, y cun estrechamente depend el progress


LII










INTRODUCTION LIII

Exteriores del Senado y de la Comisin Asesora del Mi-
nisterio, redactar el informed sobre el proyecto de ley que
deba aprobar las modificacioens y sotener, en ambas C-
maras, el debate, hasta lograr, el 22 de diciembre del mis-
mo ao de 1921, adelante la expedicin de la ley respec-
tiva, como aparece en las pginas de este libro.
I/ Pocos das ms tarde, el 4 de enero de 1922, nos encar-
gmos nuevamente del Ministerio de Relaciones Exterio-
res, con el fin principal de celebrar, como celebrmos, el
Tratado sobre lmites y navegacin fluvial con el Per, y
de adelantar las gestiones necesarias y complicadas para
' obtener el canje de las ratificaciones del Tratado con los
Estados Unidos. El 7 del mismo enero, en el saln de gala
del Palacio de San Carlos, cambimos, con el Excelentsimo
seor Hoffman Philip, Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de los Estados Unidos y Decano del Cuer-
po Diplomtico, los discursos que aparecen en las pginas
325 a 328 de este libro. En ellos, por ambas parties, qued
muy definida y precisa nuestra intervencin en el asunto,
hasta restablecer la cordialidad de relaciones entire los dos
pueblos y los dos Gobiernos.


de uno del progress de todos los dems. Vuestro privilegio es el de impri-
mir en el alma de vuestros pueblos la conviccin de que servirn mejor
sus propios intereses, contribuyendo a la prosperidad de sus vecinos. Tra-
bajemos para que cada da aumente el deseo de una ms amplia y ms
grande cooperacin entire las Repblicas del Continente, para la resolucin
de sus problems. Yo no conozco una misin ms alta ni ms noble, entire
las que pueden ser encomendadas a los hombres."
Ms expresivo an estuvo el Presidente Hoover, en el viaje de "buena
voluntad" que hizo antes de su posesin por varias naciones de la Amrica
Central y de la Amrica del Sur, proclamando la poltica de sincera coo-
peracin y de generosa amistad hacia todos los pueblos del orbe y parti-
cularmente hacia las naciones del Continente americano, en lo cual ha
abundado el Subsecretario de Estado senior Castle, en el discurso que pro-
nunci el 4 de julio de 1931, con motivo de las solemnes festividades cele-
bradas para conmemorar el centenario de la muerte del ex-Presidente Mon-
roe, cuya clebre doctrine explic en el sentido de la confraternidad de
todos los pueblos de Amrica y en la obligacin en que todos ellos estn
de prestarse mutua ayuda contra cualquiera possible agresin de otros
Continentes.









LIV COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS

El mismo da en que empez a regir la Ley 22 de 1921,
es decir, el 1" de marzo de 1922, en el saln de gala del
Palacio de San Carlos, tuvimos el honor de canjear solem-
nemente el Tratado, modificado, de 6 de abril de 1914,
con el Excelentsimo seor Philip, con los discursos que
se vern en las pginas 335 y 336 de esta obra.
As se restableci la cordialidad de relaciones-que
nunca debi haberse interrumpido-entre los dos Gobier-
nos y los dos pueblos (1). As, despus de los 76 aos trans-
curridos desde 1846, se cerraba el ciclo del Canal inter-
ocenico, una de las ms importantes pginas de la histo-
ria diplomtica del mundo.
El 20 de marzo nos comunic la Legacin colombiana
en Washington que el Presidente Harding haba sancio-
nado, ese mismo da, la ley en que figure la partida votada
por el Congreso de los Estados Unidos para pagar a Co-
lombia el primer contado de cinco millones de dlares,
dentro de los seis meses siguientes al canje de las ratifica-
ciones del Tratado.
De esta suerte qued despejado el campo de nuestras
relaciones internacionales, tan gravemente comprometidas
con el mundo entero, y muy especialmente en Amrica,
desde el 3 de noviembre de 1903. As terminaba la larga
lucha de 25 aos a que, con unidad absolute de pensamien-
to, de miras y de propsitos-sin que hayamos tenido que
retirar ni rectificar una sola lnea,-en la Prensa, en el
Parlamento, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en
la Ctedra y en la Comisin Asesora, consagrmos todos
nuestros esfuerzos, primero a advertir al pas los peligros
que corra con motivo de la guerra de 1898 contra Espaa,
a propsito de la ocupacin de Cuba; despus a procurar
la celebracin de un Tratado que asegurase, en condicio-

(1) De cmo influy esto para el arreglo rpido y satisfactorio de
todas nuestras dems cuestiones internacionales pendientes y en nuestro
desarrollo econmico, puede verse en las pginas 366 a 368 de este libro.









INTRODUCTION


nes favorables para la Repblica, la construccin del Ca-
nal interocenico a travs del Istmo colombiano; a tratar
de impedir lugo que se negase intempestivamente aquel
pacto; ms tarde a la celebracin de un arreglo director y
decoroso con el Gobierno de Washington, que permitiese
restablecer la cordialidad de relaciones entire las dos na-
ciones, y, por ltimo, a perfeccionar y a hacer que se cum-
pliesen sus trascendentales estipulaciones, que han sido y
sern fecundas en saludables consecuencias para Co-
lombia.











COLOMBIA

Y LOS

ESTADOS UNIDOS DE AMERICA







CAPITULO I

LOS PRINCIPLES FACTORS DEL DESARROLLO DE LOS ESTADOS
UNIDOS DE AMERICA (1)

Para el studio de la historic diplomtica de Colombia, es nece-
sario conocer a fondo la historic political, internal y externa, reli-
giosa, econmica, administrative y fiscal de los Estados Unidos de
Amrica, cuyo maravilloso desarrollo y poderio han hecho de aquella
grande, sabia y pujante democracia, nica en la historic, un factor
de primer orden, cuya accin pesa hoy grandemente y, en pocos
aos, est llamada a influir de modo decisive en los destinos del
mundo.
Como todo Estado se compone de dos elements naturales, el
territorio y la poblacin, y de un factor politico, el gobierno, desde
estos tres diversos puntos de vista debemos considerar, aunque sea
brevemlente, la gran nacin angloamericana.
I.-El territorio de la Unin ocupa la part central de la Am-
rica del Norte, entire los dos ocanos, con una superficie de siete mi-
llones setecientos mil kilmetros cuadrados, que se extienden desde
el litoral atlntico hasta los montes Alleghanys, el valle del Misisipi
hasta las montaas Rocallosas, y lugo hasta el litoral pacifico. Por
sus extremidades meridionales, al sur de Tejas y de La Florida, des-
ciende casi hasta el trpico; por el Norte va hasta los Grandes Lagos,
en el limited con el Canad. Con el territorio de Alaska, adquirido en
1867, pasa de nueve millones de kilmetros cuadrados, o sea una
superficie casi igual a la de Europa. La inmensidad de este terri-
torio y su favorable clima han sido factors esenciales en el des-
arrollo, el poderio y el papel de la gran Repblica.

(1) Conferencia dictada en la Facultad de Derecho y Ciencias Politicas
de la Universidad Nacional, el 15 de septiembre de 1897.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Puede decirse que los Estados Unidos son un mundo en si mis-
mos, por la abundancia y variedad de sus recursos naturales, que
los han convertido en la ms rica nacin del globo y les han permi-
tido establecer las ms variadas industries. Sus llanuras inmensas
y sin obstculos se prestan admirablemente al cultivo en grande y
al establecimiento econmico de las vias frreas, que completan una
admirable red de vias navegables, para facilitar la exportacin de
los products del suelo y del subsuelo, as como sus multiples caidas
de agua los proven de una fuerza elctrica incomparable. Son los
mayores productores de algodn y de maz y uno de los mayores
productores de trigo y otros cereales. Con excepcin de uno o dos
minerales de poca importancia, los Estados Unidos produce todos
los que son necesarios para la industrial, en proporciones extraordi-
narias: el sesenta por ciento de la produccin mundial del cobre; el
cuarenta por ciento del carbn y el hierro (2). Este conjunto de cir-
cunstancias ha hecho de aquel pas el ms propicio para la coloni-
zacin europea, que ha sido quiz la fuente principal de su engran-
decimiento.
En la formacin territorial de los Estados Unidos es preciso
tener en cuenta la series de actos, pacficos o blicos, iniciados en
1803, para obtener, por anexin o por conquista, la expansion hacia
el Sur y hacia el Oeste, no menos que su dominio insular.
En aquel ao adquiri de Francia el territorio de la Luisiana;
en 1819 compr La Florida, a Espaa; en 1845 se anex a Tejas; en
1848, a California y Nuevo Mxico; en 1867 compr a Rusia el terri-
torio de Alaska; en 1896 adquiri a Tuitila, en las islas Samoa (3).
II.-No menos prodigioso ha sido el desarrollo de la nacin en
el orden demogrfico. En 1776, o sea en el moment en que procla-
maba su independencia, la poblacin de las trece antiguas colonies
britnicas era apenas mayor de dos millones de almas. Las dos ter-
ceras parties de estos habitantes eran de raza inglesa, una sexta es-
taba representada por escoceses, una dcima era de raza alemana, y
el resto, de indgenas y de origenes diversos. En 1790, la poblacin
ascenda a 3.600,000, en nmeros redondos; en 1800, a 5.300,000; en
1810, a 7.200,000; en 1820, a 9.600,000; en 1830, a 12.860,000; en 1840,
a 17.069,000; en 1850, a 23.191,376; en 1860, a 31.443,321; en 1870, a
38.558,371; en 1880, a 50.155,783; en 1890, a 63.069,756; y hoy, es
decir en 1897, puede calcularse en 71.000,000 (4).

(2) Hoy produce, adems, el setenta por ciento del petrleo que se
extrae en el mundo.
(3) En 1898, el archipilago de Hawai, Puerto Rico y las Filipinas,
y, en 1917, las Antillas danesas, San Juan, Santa Luca y San Thomas.
(4) En 1930, la poblacin es de 122.000,000.










PRINCIPLES FACTORS DE LOS ESTADOS UNIDOS


A la inmigracin deben los Estados Unidos principalmente su
prodigioso desarrollo. Desde fines de la guerra de independencia, o
sea durante los sesenta aos transcurridos de 1781 a 1840, los inmi-
grantes no llegaron a un milln. De 1840 a 1880 desembarcaron en
los Estados Unidos 9.438,000 extranjeros, de los cuales las nueve d-
cimas parties eran europeos, arrojados a sus playas por las terrible
hambres de Irlanda y por la revolucin de 1848 en Alemania, atrai-
dos por las grandes ventajas que les ofreca la explotacin de un
continent an virgen. De 1880 a 1897 desmbarcaron cosa de
8.000,000 de inmigrantes, casi todos originarios de Europa, no ya,
como en las anteriores pocas, principalmente germanos, escandina-
vos y anglosajones, sino en su mayor parte de la Europa latina y
eslava. Los inmigrantes de los primeros periodos se radicaron como
colonos de aquella tierra virgen; los de la ltima etapa han querido
principalmente aprovechar el alto nivel de los salaries, y en vez de
dirigirse a las tierras an vacantes del Oeste, se han acumulado en
los puertos del Atlntico o en los grandes centros industriales y mi-
neros, lo que ha provocado, en los ltimos aos, una crisis de asi-
milacin, que obliga a los poderes pblicos a restringir la inmigra-
cin, para defender las fuentes mismas de la vitalidad moral y na-
cional. Esto y la existencia de ms de ocho millones de negros cons-
tituyen, desde el punto de vista tnico y social, dos graves problems
para los Estados Unidos (5).
Las caractersticas del pueblo angloamericano han sido, princi-
palmente: la energa fsica del esfuerzo, que domina toda su psicolo-
ga; el espritu de iniciativa, la ausencia de temor al riesgo o al fra-
caso, un valeroso optimism, inteligencia precisa y concrete, o sea
marcado espritu prctico, enemigo de todo dilettantismo; exaltacin
permanent de la voluntad, subordinacin de la inteligencia y dis-
minucin de la sensibilidad, cualidades que, puestas en juego en un
campo de accin inmenso, lo han llevado a realizar las ms extra-
ordinarias empresas, todo templado por "el espritu de religion,"
como fuerza directive, como necesario contrapeso a la intensidad
del esfuerzo material, a la spera lucha por el desmedido desarrollo
econmico, o sea la inspiracin moral en que se apoya la accin.
As, Washington, en su alocucin inaugural de 1789, deca: "Mi
primer acto official ser dirigir una ferviente oracin al Sr Todo-
poderoso que rige el Universo, que preside los Consejos de las na-
ciones y cuyo socorro providencial puede suplir todas las debilida-
des humans; le pedimos que su bendicin haga servir a la libertad
y a la felicidad del pueblo de los Estados Unidos el gobierno que

(5) De 1897 a hoy, la inmigracin puede calcularse en 24.000,000 de
habitantes. El nmero de negros es ya de 12.000,000.











COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


este pueblo ha instituido." En su despedida, en 1796, agreg: "La
religion y la moral son los apoyos necesarios de la prosperidad de
los Estados. Nadie puede llamarse patriota si pretend derribar estas
dos columns del edificio social." Las mismas ideas han profesado
sus sucesores, quienes han reconocido que la civilizacin de aquella
poderosa nacin, como la de todas las del mundo, tiene por bases
principles las creencias y las prcticas religiosas del pueblo (6).
III.-Proclamada la independencia, el 4 de julio de 1776, estall
la guerra de emancipacin, a que pusieron trmino la victoria de
Yorktown, el 19 de octubre de 1781, y el Tratado de paz celebrado
con la Gran Bretaa, el 3 de septiembre de 1783. El nuevo Estado
surgi con la definitive aprobacin, el 1' de marzo de 1781, de los
Artculos de la Confederacin, sustituidos en 1787 por la Constitu-
cin que hoy rige, que consolid la Unin, y al amparo de la cual ha
prosperado la Repblica, cuyos caracteres esenciales son: la forma
federal del Gobierno, con poderes separados, en que la autoridad del
gobierno central, rigidamente presidential, sirve de contrapeso a la
de los gobiernos de los Estados; la Declaracin de los Derechos, que
determine las libertades civicas que el gobierno debe respetar; la
organizacin judicial independiente, con la fuerza necesaria para
proteger el pueblo en su conjunto contra toda usurpacin del poder
por parte de las legislatures, y el ciudadano contra toda violacin de
sus derechos, ya por los legisladores, ya por el Poder Ejecutivo; y la
forma republican del gobierno, que la Constitucin establece y ga-
rantiza a todos los Estados de la Unin. El nico poder que puede
cambiar o restringir estos principios esenciales es el pueblo mismo.
IV.-Los principles sucesos que despus han contribuido a de-
finir la fisonomia y el desarrollo de los Estados Unidos, han sido:
la guerra declarada en 1812 a la Gran Bretaa, con motivo de las
agresiones de este pas en la guerra commercial con Napolen I, en
perjuicio de la marina mercante y el comercio de los Estados Uni-
dos, lo que contribuy a fortalecer la Unin; la actitud del Presi-
dente Jackson, en 1832, al sofrenar con energia el movimiento insu-
rreccional de la Carolina del Sur, que desconoci las leyes sobre
aduanas expedidas por el Congreso de la Unin; la colonizacin y
organizacin de un vasto territorio al Oeste-que ha sido el factor

(6) Asi, el Presidente Coolidge ha dicho recientemente: "No conozco
ni energa moral ni mejor apoyo para nuestra forma de gobierno, que los
que vienen de la religion." Y ms recientemente an, el Presidente Hoover,
al asumir, el 4 de marzo de 1929, el mando supremo, declar: "Lo asumo
con sentimientos de profunda humildad, implorando el socorro de la Divina
Providencia, pues sin la ayuda de Dios no podria desempear las graves
y agobiadoras funciones a que me habis llamado."











PRINCIPLES FACTORS DE LOS ESTADOS UNIDOS


ms important de la historic angloamericana, pues que le permiti
extenderse ms all de los montes Alleghanys, al travs del Misisipi
y por sobre las Montaas Roqueas, hasta el Pacifico-; la guerra
con Mxico, que estall en 1846, con motive de la anexin de Tejas,
y que concluy con el Tratado de paz celebrado el 2 de febrero de
1848, en Guadalupe Hidalgo, en virtud del cual el vencido cedi a
los vencedores a California y a Nueva Mxico, y reconoci, como
frontera al suroeste de Tejas, el Rio Grande; la guerra civil o de
secesin, motivada por la esclavitud de los negros, que estall en
1861, que enfrent, en lucha formidable, los Estados del Sur con-
tra los del Norte, que se disputaban adems la explotacin de las
llanuras del Oeste, y que no termin sino el 26 de abril de 1865; la
maravillosa Reconstruccin y el period de Recuperacin, que prc-
ticamente terminan en 1880, y, por ltimo, el period de admirable
progress de los ltimos diez y siete aos, en el cual el Estado florece
en el comercio, en la industrial, en el desarrollo de las escuelas y de
las universidades, en todo el pais, no menos que en la ciencia, que
se manifiesta en numerosas invenciones y descubrimientos (7).

V.-La instruccin pblica, a cargo principalmente de los Mu-
nicipios y de los Estados, ha adquirido extraordinario esplendor y
eficacia, con el magnifico concurso de la iniciativa privada. La es-
cuela primaria, la enseanza normal y secundaria, la tcnica y pro-
fesional, han tenido en aquel gran pais un desarrollo inmenso. Si en
los primeros aos que siguieron a la independencia, el pueblo se
preocup principalmente por su bienestar y por su desarrollo econ-
mico, bien pronto dio grande impulso al cultivo del espiritu, para
elevarse a la dignidad de sus antepasados que ilustraron la ciencia,
el arte y el pensamiento. Ello explica el prestigio de los studios
cientficos y literarios, el celo generoso de los millonarios, la multi-
plicacin de las universidades y de los colegios, que pueden consi-
derarse como escuelas de cultural liberal y, frecuentemente, desinte-
resada, en las cuales se ha formado una plyade de hombres emi-
nentes: novelistas, como Washington Irving, Fenimore Cooper,
Nathaniel Hawthorne, Edgar Allan Poe, Harriet Beecher-Stowe,
William Dean Howels, Francis Bret Harte, George W. Cable y

(7) Posteriormente son de notar los siguientes importantisimos su-
cesos: la guerra contra Espaa, en 1898, que termin con el Tratado de
Paris, de 10 de diciembre del mismo afo; la anexin de Hawai, en 17 de
julio de 1898; la separacin de Panam,, el 3 de noviembre de 1903; la
inauguracin, en 1914, del Canal interocenico, y la guerra contra Ale-
mania y Austria-Hungra, de 1917 a 1918. El desarrollo de los Estados
Unidos durante los primeros treinta aos del siglo XX ha sido asombroso.
Hoy da son el mayor poder politico, econmico y financiero del mundo.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Thomas Nelson Page; filsofos, como Waldo Emerson y Henry
James; oradores, como Henry Clay y Daniel Webster; historiado-
res, como George Brancroft, William H. Prescott y Henry Adams;
poligrafos, como Benjamn Franklin, Henry D. Thoreau, James
Russell Lowell, Henry Adams y Margaret Foulton; humoristas,
como Wendell Holmes y Mark Twain; poetas, como Henry Wods-
worth Longfellow, Greenleaf Whittier, James Russell Lowell, Allan
Poe, Waldo Whitman, Sidney Lanier, William C. Bryant y Joaqun
Miller (8). La figure ms popular y ms representative de la ciencia
americana es Thomas A. Edison, el rey de los inventories en el pais
que ha dado tntos, como Fulton, el inventor de la navegacin a
vapor; Morse y su telgrafo; Elias Howe y su mquina de coser;
Graham Bell y su telfono (9). Henry Hobson Richardson ha sido
sin duda uno de los grandes arquitectos del mundo. Entre los pin-
tores figuran, entire otros, Durand, Colle y Huntington; entire los
escultores, French y Saint Gaudeus, y, finalmente, msicos como
Teodoro Thomas.
Al desarrollo de estas multiples manifestaciones espirituales ha
contribuido la labor de numerosas sociedades y revistas literarias y
cientficas. La prensa diaria es, por lo general, ante todo noticiosa y
mercantil, sin que falten, sin embargo, grandes y excelentes diarios
que tratan, con elevacin de miras, profundidad y acierto, los ms
trascendentales problems nacionales e internacionales.

VI.-Los estadistas angloamericanos consideran generalmente a
Samuel Adams y a Benjamin Franklin como los precursores de la
nacin; a Jorge Washington, como el padre de la patria; a Alejandro

(8) Posteriormente conviene anotar, entire los novelistas ms distin-
guidos, a Hamlin Garland, Owen Wister, Mary E. Wilkins, Edith Wharton,
O. Henry, Meredithi Nicholson, Robert Herrington, Booth Tarkington,
Frank Norris, Thodore Dreiser, Stewart Edward White, Zona Gale, Jack
London, Willa Cather, Edgar Watson Howe, Upton Sinclair, Dorothy Can-
field, Joseph Hergesheimer y Sinclair Lewis; entire los polfgrafos, a Waldo
Franck; entire los poetas, a William Vaughan Moody, Edgar Lee Masters,
Edwin Arlington Robinson, Amy Lowell, Robert Frost, Carl Sandburg,
Vachel Lindsay, James Oppenheim, Sara Teasdale; entire los dramaturgos, a
Mary Austin y Eugenis O'Neill. En lo que va corrido del siglo XX, la lite-
ratura angloamericana marca una nueva ra y un cambio de orientacin,
que se caracteriza por la franqueza del anlisis, la intensidad del tono y el
espritu crtico y satrico de las obras an prosa, y en el dominio de la
poesa, ha producido una cosecha de obras originales que no cede en nada
a la produccin actual de ninguna otra nacin.
(9) A ello deben agregarse, principalmente, la lmpara elctrica in-
candescente, el fongrafo, la mquina de escribir, la rotativa, el linotipo,
el monotipo y el cinematgrafo.











PRINCIPLES FACTORS DE LOS ESTADOS UNIDOS


Hamilton y Jaime Madison, como los fundadores de la nacionalidad;
a Toms Jefferson, como el representante del espritu democrtico;
a Juan Marshall, Daniel Webster y Andrs Jackson, atribuyen haber
consolidado la nacin en la ley y en la opinion pblica, y a Abraham
Lincoln se le venera como el defensor y el conservador de la unidad
national.
VII.-Los programs de los grandes partidos politicos en que se
divide la opinion son muy semejantes, pero de procedimientos muy
diversos. El republican es el de la produccin organizada, de la
prosperidad, de la riqueza adquirida; defiende el federalismo contra
el regionalismo, la discipline y el orden contra las fantasas indivi-
duales; el proteccionismo, que permit al pas un nivel de prosperi-
dad ms alto que el de Europa. Este partido prevalece en los campos
y en las aldeas, por oposicin a las grandes ciudades cosmopolitas;
es tradicionalista y esencialmente anglosajn y protestante. El par-
tido demcrata represent la protest de las minoras deprimidas, los
aislados contra los organizados; el liberalism econmico contra los
grandes negocios. El partido demcrata, cuyo inspirador fue Jeffer-
son, predomin durante la primera mitad del siglo XIX; despus ha
prevalecido, con intermitencias, el partido republican, cuyo verda-
dero inspirador fue Hamilton.



I.-Aun cuando la poltica exterior de los Estados Unidos no ha
desempeado hasta ahora sino un papel secundario en la evolucin
national, tiene sin embargo gran significacin e importancia, sobre
todo para las repblicas hispanoamericanas, y sealadamente para
Colombia (10).
Ya, en conferencias anteriores, hemos hablado detenidamente
del reconocimiento, desde 1822 hasta 1826, de la independencia de
las naciones hispanoamericanas; del origen, alcance y diversas apli-
caciones de la Doctrina de Monroe, de 1823, que ha sido el eje de las
relaciones internacionales de los Estados Unidos; del Congreso Pan-
americano de Panam, en 1826; de la anexin de Tejas, en 1845; del
Tratado con la Nueva Granada, en 1846, sobre el Istmo de Panam,
y del Tratado Clayton Bulwer, de 1850; de la diplomacia americana
en la intervencin de las potencias europeas en Mxico, en 1861; de

(10) Despus de la guerra contra Espaa, en 1898, y como factor del
imperialismo, principalmente del imperialismo econmico, el desarrollo de
la political exterior ha sido muy grande. Los principles cnones de dicha
poltica son hoy da el panamericanismo y el predominio en el mar Caribe,
"caribian policy."











COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


la guerra de secesin, de 1861 a 1865; de la cuestin del Alabama,
en 1864; de la cuestin de Cuba, desde 1822 en adelante; de la com-
pra de Alaska, en 1867; de la cuestin del Canal interocenico; de
la Conferencia Panamericana de 1889, asi como de su intervencin
en la diferencia de lmites, en la region de la Guayana, entire Vene-
zuela y la Gran Bretaa, en 1896 (11).

II.-Por lo que hace a las relaciones diplomticas entire la Re-
pblica de Colombia y los Estados Unidos, oportunamente hemos
hablado, desde esta ctedra, de la misin inicial de don Manuel To-
rres en 1822, y de las de sus sucesores, el doctor Jos Mara Salazar,
don Alejandro Vlez, don Domingo y don Joaqun Acosta, General
Pedro Alcntara Herrn, doctor Rafael Rivas, don Victoriano de D.
Paredes, don Jos Manuel Hurtado, General Herrn, doctor Manuel
Murillo Toro, General Eustorgio Salgar, General Santos Acosta, doc-
tor Santiago Prez, doctor Carlos Martin, doctor Felipe Zapata, doc-
tor Justo Arosemena y General Ramn Santodomingo Vila. Hemos
hablado tambin de las misiones diplomticas de los Estados Unidos
en nuestro pas, comenzando por el nombramiento, en 1820, del Co-
ronel Carlos S. Tood, seguido del primer Plenipotenciario, seor
Ricardo C. Anderson, y de sus sucesores, Beauford Watts, William
H. Harrison, Thomas P. Moore, J. C. Pickett, Roberto B. Mc. Afee,
James Semple, William M. Blackford, Benjamn A. Bidlack, Toms
M. Foote, Yelverton P. King, James S. Green, James B. Bowlin,
George W. Jones, Allan A. Burton, Isaac E. Morse, Peter J. Sulli-
van, Stephen A. Hurlbut, William L. Scruggs, Ernesto Dickman,
George Manney, Luther F. Mackinney y otros.
III.-El studio del Derecho Internacional conventional entire
Colombia y los Estados Unidos completar la material que estamos
exponiendo, o sea el anlisis del Tratado de paz, amistad, comercio
y navegacin de 1824, sustituido por el de 1846; la Convencin Con-
sular de 1850, la Convencin sobre pago de reclamaciones por los
sucesos de 15 de abril de 1856, ocurridos en Panam, y el Pacto
adicional de 1864; el Protocolo sobre cementerios, de 1870; el sobre
patentes de navegacin, de 1879; los dos del propio ao, para fijar
el sentido del articulo 35 del Tratado de 1846, y, finalmente, la Con-
vencin sobre extradicin de reos, de 1888 (12).
Repetimos que para poder trazar una lnea de conduct acertada
en las relaciones con los Estados Unidos, es necesario conocer el des-

(11) As como los sucesos posteriores que hemos mencionado en la
nota de la pgina 59
(12) Adems, el Tratado de 6 de abril de 1914, modificado en 1921 y
canjeado el 19 de marzo de 1922.












PRINCIPLES FACTORS DE LOS ESTADOS UNIDOS


arrollo de su poltica interior, de su vida econmica, industrial y
commercial, que han influido e influyen en la orientacin de su poli-
tica international; desenterrar del studio de su historic las causes
de la evolucin maravillosa de aquel pueblo que, desarrollndose de
manera continue, con una fuerza de expansion irresistible, logra, en
ciento veinte aos, hacer de una comunidad costanera en el Atln-
tico, de menos de tres millones, una nacin continental de ms de
setenta millones de habitantes (13); contemplar su desenvolvimien-
to, completamente lgico, en que, persiguiendo siempre un mismo
objetivo, presentido y sealado por la larga vision de sus hombres
de Estado, al travs de todas las vicisitudes de la vida national, en
el curso de los sucesos, amoldados por aqullos a sus aspiraciones
polticas, se convierte en uno de los mayores poderes politicos, eco-
nmicos e industriales del mundo (14).


(13) Hoy, en 1930, ascienden a 122.000,000.
(14) En los ltimos veinte aos, los Estados Unidos han creado o
puesto en prctica un nuevo mtodo de produccin, que los ha convertido
en el pas econmicamente ms poderoso del orbe. Esta nueva concepcin
de la produccin ha transformado la industrial angloamericana, merced al
maquinismo llevado al extremo, a fin de ahorrar la obra de mano; al
taylorismo, es decir, al aprovechamiento intenso del trabajo obrero; a la
estandarizacin y produccin de masa, sin lo cual el peso del maquinismo
y el del salario anularan la produccin; y a la contraccin financier .de
las empresas, a fin de poder darles una direccin de conjunto, necesaria
si se quiere producer en masa. Aprovechan adems no slo la unidad pol-
tica en su inmenso territorio, sino tambin la continental, contrapuestas
a la multiplicidad de nacionalidades y de civilizaciones diferentes que divi-
den' los pueblos de Europa. La abundancia de sus riquezas naturales ha
venido siendo cada da mayor. Hoy produce el cincuenta y cuatro por
ciento del cobre de toda la tierra, el cuarenta y cuatro por ciento del carbn,
el cincuenta por ciento del hierro, el cincuenta y tres por ciento del acero,
el sesenta y tres por ciento del algodn, y el sesenta y uno por ciento del
maz. La misma abundancia se observa en la adquisicin y la posesin de
los objetos utilizados para el confort de la vida corriente. Slo les falta,
como complement, o ms bien como contrapeso del maquinismo, des-
arrollar la buena calidad en los objetos industriales en que no es possible
la estandarizacin, o no es convenient, en los que exigen multiplicidad
de models. Los Estados Unidos han creado un nivel de vida superior a
todo lo que el mundo haba conocido antes, y sta es una de sus grandes
contribuciones a la civilizacin humana, al propio tiempo que tienen ms
de la mitad del oro que circula en el mundo y que se han convertido en
los acreedores y banqueros del universe. Si hasta a fines del ltimo siglo,
el Este jerca un predominio indiscutible, hoy da el centro de gravedad
est al oeste de los montes Alleghanys, en el valle del Misisipi, que es el
verdadero corazn econmico y moral del pas, en donde se encuentran las
ciudades ms prsperas y los Estados ms ricos. En suma, puede asegu-












COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Nuestra situacin geogrfica, a la cabeza de la Amrica del Sur;
nuestro dominio sobre el Istmo y sobre el future Canal de Panam,
nos colocan en condiciones singulares respect de los Estados Uni-
dos. Nuestra poltica para con ellos ha de ser siempre, como ha sido
hasta ahora, y con mayor razn en lo future, de cordial inteligencia
y cooperacin, de mutua estimacin y confianza.


rarse que en la actualidad hay dos civilizaciones distintas: la de la vieja
Europa y la de la joven Amrica, a la cabeza de la cual se hallan los
Estados Unidos. Si stos logran establecer, por m'edio de la alta cultural
del espritu en las masas, el equilibrio entire las fuerzas morales e intelec-
tuales y el desarrollo material y econmico, y, por una poltica compren-
siva y generosa, que respete la igualdad jurdica y la soberana de las
veinte Repblicas restantes del Continente, y por una obra de mutuo res-
peto y cooperacin econmica, acentuada en equitativos pactos del comer-
cio, verificar la unin complete de este hemisferio, el podero del nuevo
mundo ser incontrastable y, en pocos afios ms, la gran democracia ame-
ricana tendr, sin contradiccin possible, el cetro de la civilizacin contem-
pornea.
Comprndenlo asi los Gobiernos de Europa, y por eso, en Memorndum
de fecha 17 de mayo de 1930, el seor Briand, Ministro de Relaciones Exte-
riores de Francia, se dirige a los representantes de los 26 Estados euro-
peos, miembros de la Sociedad de las Naciones, invitndolos para que se
renan en Conferencia, en el mes de septiembre prximo, en Ginebra, a
deliberar sobre la manera de establecer "un rgimen de Unin Federal
europea" de solidaridad conventional, sobre la base de la conciencia en
la unidad geogrfica y moral del antiguo Continente, que asegure la coor-
dinacin de las actividades propiamente europeas de la misma Sociedad de
las Naciones, con un rgano representative y responsible, bajo la form
de comit politico permanent, y una Secretara que asegure el funciona-
miento de la institucin, en la cual el problema econmico debe quedar
subordinado al problema politico, que d a Europa su estructura orgnica.
El campo de cooperacin europea debe comprender el studio de la eco-
nomfa general de los pueblos que la compoinen, de la coordinacin de sus
grades obras pblicas, vas automoviliarias, canales, ferrocarriles, avia-
cin, correos, telgrafos, telfonos y radiodifusin, de los mercados euro-
peos, cuestiones monetarias, emigracin intereuropea, higiene, cooperacin
intellectual, relaciones Interparlamentarias, etc. En una palabra, unirse
para vivir y prosperar, agrupando las fuerzas materials y morales, en be-
neficio tanto de la comunidad europea como de la humanidad. Empresa
sta no ciertamente irrealizable, pero si muy ardua y dilatada, cuya sola
iniciacin ha despertado graves impugnadores en la prensa alemana, en la
opinion inglesa, as como en la prensa italiana y en la prensa rusa, que no
ve en la federacin europea sino una forma "de ofensiva contra la Unin
sovitica," un esfuerzo para former un "bloque econmico y politico" con-
tra la Unin de las Repblicas Soviticas.

















CAPITULO II


INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA

Bogot, agosto 20 de 1899.
En el mes de mayo de 1898, a raz de la declaracin de la guerra
entire los Estados Unidos y Espaa, publicmos, en uno de los dia-
rios de esta ciudad, las tres primeras parties del studio que se leer
en seguida, relatives al punto terico de la intervencin en Derecho
International y a la conduct poltica sobre el particular observada
en otros tiempos por el Gobierno de Washington en relacin con
diversas Potencias y con las antiguas colonies espaolas de Amrica.
Concluida la guerra, nos ha parecido convenience, a la luz de
los hechos cumplidos, completar aquel trabajo con dos nuevos capi-
tulos sobre las operaciones blicas y sobre las consecuencias de la
guerra misma.
Estos sucesos, que cambiaron sustancialmente el mapa poli-
tico, son de tnta importancia, que constituirn en lo future uno de
los ms notables captulos de la historic universal y, desde el punto
de vista del Derecho de Gentes, son de la mayor trascendencia. Im-
porta, por lo mismo, abarcarlos en un solo cuadro, que permit ms
tarde su studio.
I.-Por intervencin se entiende, en Derecho Internacional, la
ingerencia de un Estado en los negocios interiores de otro, con el
objeto de imponerle su voluntad. Puede ser diplomtica o inter-
vencin armada. La ltima siempre, y la primera en algunos casos,
atacan el derecho esencial de la soberana.
Es esto lo que actualmente ocurre entire los Estados Unidos y
Espaa? Si, como los hechos lo comprueban y como terminantemente
lo dice el Jefe de aquel pas.
Cules son las razones en que se apoya dicha intervencin?
El Mensaje del Presidente Mc Kinley las enumera de este modo:
"Las razones para tal intervencin pueden compendiarse breve-
mente, asi: Primera. En favor de la causa de la humanidad, para
poner fin a las barbaridades, derramamiento de sangre y horrible
miseria existente all ahora, y que los contendores estn imposibili-
tados de hacer cesar o mitigar. No es respuesta decir que todo esto
pasa en otro pas que pertenece a otra nacin, y es, por lo tanto,











COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


ajeno a nuestra incumbencia, pues tal cosa si es de nuestro deber
especial, porque precisamente los acontecimientos tienen lugar a
nuestras mismas puertas. Segunda. Debemos prestar a nuestros ciu-
dadanos aquella proteccin a sus vidas y a sus propiedades que nin-
gn Gobierno all puede darles, ni les dar, y para terminar el estado
de cosas que les priva a ellos de la proteccin local. Tercera. Nues-
tro derecho de intervenir puede justificarse por los muy serious per-
juicios al comercio, trfico y negocios de nuestro pueblo, y por la
absurda destruccin de propiedades y devastacin de la isla. Cuarta.
La ms important, porque el estado de cosas present en Cuba es
una amenaza perenne para nuestra paz, e impone a este Gobierno
enormes gastos por el conflict que se libra en una isla tan cercana
a nuestras costas y con la cual tiene nuestro pueblo muy valioso
trfico y relaciones mercantiles; cuando por tal causa la vida y liber-
tades de nuestros ciudadanos estn en peligro constant, sus propie-
dades destruidas y arrojadas a la ruina, en donde las naves mer-
cantes estn expuestas a la capture y se les apresa a nuestras puer-
tas por naves de guerra de nacin extranjera; cuando carecemos de
poder para impedir las expediciones filibusteras que llevan a irritar
las diferencias y a producer nuevas querellas."
Son o n justificativas de la conduct del Gabinete de Wash-
ington las anteriores razones, aun suponiendo que el Gobierno de
Espaa sea el de una nacin brbara, que en sus procedimientos en
Cuba viola las reglas ms elementales de moral, desoyendo los dic-
tados de la clemencia, y dando de barato que la conduct de los
americanos del Norte sea la ms humana para con los indios y los
negros que habitan el territorio de la Unin, y que sus leyes sean
las ms perfectas para evitar los frecuentes linchamientos, o sea la
justicia ejercida, no por la autoridad pblica, sino por las turbas en-
furecidas y extraviadas?
Se sabe que en Derecho de Gentes, por falta de ley positive, la
opinion de los publicistas, de quienes permanentemente se ocupan
en el studio y en la solucin de los problems internacionales, es
poco menos que decisive para apreciar un hecho que afecte los inte-
reses de los Estados. Por ello analizaremos la parte transcrita del
Mensaje presidential con lo que, sobre las intervenciones en general,
dice el eminente professor de la Facultad de Rennes, en su reciente
obra sobre Derecho Internacional Pblico, corroborado por las opi-
niones de muchos otros publicistas, asi franceses como ingleses, ale-
manes y aun norteamericanos (1).

(1) Vase: R. Pidelivre, Droit international public ou des gens,
tomo I, pginas 267 y siguientes. 1894.










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


A tres hiptesis principles, dice el ilustre expositor, pueden
reducirse los casos de intervencin: Primera. Para obligar a un Go-
bierno a respetar las leyes de la humanidad; Segunda. Con motivo
de las revoluciones sociales o polticas en un Estado extranjero;
Tercera. Para defender en el Exterior los derechos o los intereses
de los nacionales o correligionarios.
Como se ve, ellas coinciden con las que hace valer el Mensaje
del Presidente Me. Kinley, y aun las comprenden todas, porque la
cuarta razn del Mensaje est virtualiente contenida en la segunda
y en la tercera, que hablan de la amenaza que constitute para la
paz de la Unin la guerra cubana y el perjuicio que con la misma
sufre ei comercio de los Estados Unidos.
Y vamos por parties.

Es legtima la intervencin para obligar a un Estado a respetar
las leyes de la humanidad?

Supnese, en este caso, que en un Estado extranjero se cometen,
con el consentimiento o la tolerancia de las autoridades locales,
actos que se consideran como contrarios a los derechos de la huma-
nidad. Las Potencias extranjeras, de civilizacin ms avanzada, a
quienes repugnan estos especiculos, tendrn derecho de intervenir,
esto es, de usar de su influencia material para imponer al Estado
inhumano o brbaro un cambio en sus costumbres o en sus insti-
tuciones? No lo creemos. Los actos de inhumanidad, por odiosos
que sean, en tanto que no constituyan un ataque a los intereses
inmediatos y a la seguridad de las naciones, no bastan para autori-
zar la intervencin; cualesquiera que sean la grandeza y la mora-
lidad del fin que se busca, la independencia de los Estados se opone
a toda ingerencia extranjera. Muy especialmente en este caso, la
intervencin es inadmisible. En derecho, un Estado no puede eri-
girse en juez de la conduct de los otros, porque la facultad de admi-
nistrar justicia implica una superioridad que, en principio, ningn
Estado puede atribuirse. En efecto, reconocerle este poder seria, so
pretexto de humanidad y de civilizacin, abrir ancho campo a la
arbitrariedad y a la ambicin de los gobiernos, y preparar la con-
quista de los dbiles por los fuertes.
No todos los autores son de esta opinion; pero las razones de
los que de ellas se apartan no son convincentes en manera alguna.
Todos los Estados, dicen, tienen inters en que se respete la ley so-
cial; deben, pues, tener derecho de castigar a los que la violent. Mas
es fcil responder que el derecho de castigar supone en quien lo
ejerce autoridad sobre el castigado, y que esta autoridad no pertenece










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


ni puede pertenecer a ningn pas. Agrgase que de la misma ma-
nera que un particular tiene el derecho y el deber de penetrar en un
domicilio privado para impedir que en l se cometa un crime, asi
un Estado tiene derecho a intervenir en el gobierno interior de otro
en favor de la causa de la humanidad. Pero la comparacin, en
nuestro concept, est muy lejos de ser exacta: primero, porque el
ciudadano que penetra en casa de su vecino para impedir un crime,
represent en esta circunstancia la autoridad soberana de la Nacin,
cuyo oficio es prevenir y castigar las infracciones cometidas en su
territorio, en tanto que no hay soberana anloga sobre los Estados,
ni Potencia en el mundo que pueda prevalerse de ella para imponer
su voluntad; segundo, porque el particular no viola los derechos de
ningn soberano, puesto que la casa que invade est sometida a la
autoridad del Estado en nombre del cual obra, en tanto que el Estado
interventor arrebata la soberania local, nica que tiene derecho de
juzgar los actos de sus nacionales. Se alega, finalmente, el perjuicio
cierto que result para las Potencias civilizadas, del espectculo de
crimenes cometidos por naciones brbaras, que sublevan su concien-
cia y, por un noble sentimiento, se decide a reprimirlos. Slo gra-
dualmente y por el impulso lento de las ideas civilizadoras se revela
a los pueblos la nocin de lo just. No se consider, aun por los
hombres ms civilizados de su poca, como una obra piadosa la de
arrojar los herejes a las llamas? Y ha ratificado la posteridad aquel
juicio? La verdad es que ningn Estado puede erigirse en juez de la
moralidad de otro. So pretexto de justicia y de humanidad, no pien-
san sino en satisfacer sus intereses y sus miras ambiciosas; y el
ms just reproche que puede hacerse a la doctrine de la interven-
cin es que confunde la legitimidad del fin con la de los medios,
ofreciendo a los gobiernos una ocasin demasiado propicia para di-
simular, con la apariencia de obras de moral y de equidad, determi-
naciones las ms egostas, y las ms injustificables violaciones (2).
Segn Bonfils, "una intervencin de esta clase es ilegitima, por-
que supone en cada Estado el derecho de castigar a los otros; es la
negacin de la independencia. Ningn Estado tiene el derecho de
erigirse en juez de los dems. Los crmenes cometidos por un pueblo
dentro de su territorio, por horrorosos que sean, no lesionan los dere-
chos de otros. La esclavitud de los negros es una violacin de los
derechos de la humanidad. Habrian podido, por esto, Francia e
Inglaterra, unirse, hace algunos aos, para obligar a los Estados Uni-
dos, a Espaa y al Brasil a que proscribiesen esa institucin? Asi,
la no intervencin es un deber para todos los Estados; este deber

(2) Pidelivre, op. cit., tomo I, pgina 320.











INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


no lo respetan los politicos, cuando les impide realizar sus clculos
interesados o ambiciosos" (3).
Segn Pradier-Fodr, "intervenir en los negocios de otro, sin
haber sido invitado, no es derecho de ningn Estado. Hablar de un
derecho de intervencin para reivindicarlo o para impugnarlo, es
abusar de la palabra derecho. El deber de no intervencin se impone
a todos los Estados. El pretendido derecho de intervencin no ha
sido ideado sino para paliar, con sutiles consideraciones, verdaderos
atentados de los gobiernos fuertes contra los pueblos dbiles. No
hay, no puede haber derecho de intervencin; porque no hay derecho
contra el derecho. El derecho es la independencia respective de los
Estados; la intervencin es la violacin de la independencia" (4).
Heffter dice: "La conduct de un Gobierno, por ms censurable
que sea, no da derecho a los otros para intervenir mientras no se
ataque o se amenacen los derechos de ste; porque ningn soberano
puede erigirse en juez de los dems" (5). En el mismo sentido se
expresan Despagnet y Georges Bry (6).
Es legtima la intervencin que tiene por objeto reprimir una
guerra social o poltica que estalle en el territorio de un Estado
vecino?
No la admitimos sino cuando los movimientos interiores que
agitan el Estado salen de sus fronteras; cuando se establece en l
una propaganda para difundir en los pauses limtrofes doctrinas
subversivas, y, con mayor razn, cuando el Estado vctima de la
guerra trata de fomentar en territorio extrao anlogas conmocio-
nes, enviando hombres, armas y dinero para ello. Pero en tal caso
se trata, no de una intervencin de parte del Estado amenazado, sino
del ejercicio del derecho de conservacin. Cuando en 1792 la Con-
vencin Nacional Francesa declare en un clebre decreto que con-
cedera socorros a los pueblos que quisiesen sacudir el yugo de la
tirana, y dio a sus Generales orden de poner fuerzas militares a su
disposicin, atac evidentemente la independencia de sus vecinos y
justific la intervencin de stos por su conduct poltica. Del pro-
pio modo, la Pentarquia de 1815, que se haba erigido en Tribunal

(3) Bonfils, Manuel de Droit International public, deuxime d.
(1898), pginas 159-60.
(4) Pradier-Fodr, Trait de Droit International public europen et
amricain, tomo I, nmero 355.
(5) Heffter, Le Droit International de 1'Europe, traduccin francesa
de Bergson, con notas de Geffcken, pargrafo 46.
(6) Frantz Despagnet, Cours de Droit International public, nmeros
196 y siguientes.-Bry, Prcis lmentaire de Droit International public,
deuxime d., pginas 170 y siguientes.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


supremo de Europa, arrogndose el derecho de intervenir en los ne-
gocios internos de cada Estado, para asegurar en l el mantenimiento
de un gobierno monrquico, desconoci flagrantemente el principio
de soberana que deca defender.
Pero cuando una revolucin no sale de los limits del territorio
national, nada puede legitimar la intervencin diplomtica o armada
de las Potencias extranjeras. Si stas temen la difusin de ideas
subversivas en el espritu del pueblo, que las combatan en su propio
territorio, oponindoles una propaganda contraria; pero la lucha
debe ser en el terreno meramente terico. Por lo dems, el temor del
contagio revolucionario no puede conmover sino a los gobiernos
despticos e injustos, jams a las naciones libres y felices.
Segn Calvo: "Tanto las facciones como las revoluciones y las
guerras civiles que suscitan, deben nacer y morir en el seno del mis-
mo Estado en que estallan. Sus efectos, por ms lamentables que
sean casi siempre, deben quedar como ocultos y extraos, as a los
ojos como a la accin de las dems naciones" (7).
Vase en la obra del publicista norteamericano Lawrence
(Beack) sobre Derecho Internacional (8), cmo los Estados Unidos
rechazaron, persistent y formalmente, toda intervencin de los Go-
biernos extranjeros en la guerra civil de 1861 a 1865, aun la simple
mediacin de Francia, Rusia e Inglaterra.
A este propsito, dice Bonfils: "Si una parte, una fraccin de
un Estado, provincia, vasalla o colonia se levanta y quiere fundar
un Estado independiente, el Estado extranjero que intervene en su
favor ejecuta un acto de hostilidad contra el Soberano (suzerain)
o la metrpoli, y se coloca fura del derecho en tiempo de paz. Se-
mejante intervencin puede explicarse desde el punto de vista de la
poltica, pero no se justifica a la luz del derecho" (9).

Es legtima la intervencin para proteger en el Extranjero los
intereses o los derechos de los nacionales?
Seria ocioso citar ms autoridades en el mismo sentido, y no
seria difcil copiar notas oficiales del Gobierno de Washington.
Sobre este punto dice Pidelivre:
"Es un derecho y un deber para el Estado proteger sus nacio-
nales en el Extranjero. Esta proteccin les es debida, no slo cuando

(7) Calvo, Le Droit International thorique et pratique, 5e. ed., tomo I,
pargrafo 86, pgina 240.
(8) Lawrence, Commentaire sur les lments dn Droit International
et sur, l'hist. des progress du Droit des Gens, de H. Whealon, tomo II,
ch. I, pginas 475 y siguientes.
(9) Bonfils, op. cit, nmero 313, pgina 157.











INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


sufren malos tratamientos o perjuicios provenientes del Gobierno,
tales como vejmenes, procedimientos arbitrarios, denegaciones de
justicia emanadas de las autoridades locales, violacin de las insti-
tuciones o de las formulas establecidas en su favor, sino tambin
cuando los perjuicios y tratamientos injustos son obra de particu-
lares, si el Gobierno, no haciendo nada para oponerse a ello, se cons-
tituye en cmplice de los autores. Pero en todos estos casos, el Es-
tado lesionado en la persona de sus nacionales tiene derecho a
intervenir?
"No lo creemos. El Estado dispone de otros medios para ejercer
la proteccin. Encontrar, ante todo, apoyo en las autoridades lo-
cales mismas, tratando de que se les haga justicia a sus nacionales,
por las vas ordinarias, haciendo uso de los medios reconocidos al
efecto por las leyes a todos los habitantes del pas; si no, se dirigir
al mismo Gobierno, por conduct de los Agentes Diplomticos, ex-
pondr sus quejas y pedir explicaciones, a las cuales, segn los
casos, pueden seguir las transacciones, arbitrajes, retorsiones y aun
la declaracin de guerra. Pero todo esto no es intervencin; y la
intervencin propiamente dicha, cuya necesidad o utilidad no se
impone en presencia de tan diversas medidas como las que se ofre-
cen a la eleccin de los reclamantes, debe tambin condenarse en
estos casos. Adems, la intervencin que responded al inters legi-
timo que todo Estado tiene de proteger a sus nacionales en el Exte-
rior, no produce jams resultados satisfactorios: desacredita intil-
mente el pas que la sufre, excita el odio de los nacionales contra
los extranjeros, y sirve admirablemente a la poltica de las dems
Potencias, que explotarn estos legtimos resentimientos para ejer-
cer influencia sobre el Gobierno ofendido, y preparar, en detrimento
del ofensor, la realizacin de miras ambiciosas."
Como se ve, en esto slo se trata de la intervencin de un Go-
bierno para proteger los intereses de sus nacionales en el Extran-
jero, cuando tales intereses se afectan durante el estado de paz, y
no cuando los perjuicios provienen del estado de guerra. En este
ltimo caso, si los perjuicios que sufren los extranjeros los experi-
mentan, no por pertenecer a determinada nacionalidad, sino por lo
anmalo de la situacin, que perjudica a todos los habitantes, cual-
quiera que sea el pas de su origen, seria monstruoso justificar la
intervencin. La guerra es un caso fortuito y de fuerza mayor, que
no es possible evitar: ningn Gobierno en el mundo puede garantizar
a los extranjeros residents en su territorio, paz absolute e indefi-
nida, asi como no puede garantizarla a los nacionales, y como no


Colombia y los Estados Unidos--2










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


garantiza la vida de los que penetran al pais contra las epidemias
que diezman las poblaciones, ni puede evitar en absolute que la
langosta devaste las propiedades.
El extranjero que voluntariamente se establece en un Estado
se sujeta, por el mismo hecho, a sufrir las consecuencias de lo que,
en el orden econmico, politico y social, ocurra para todos alli, ya
sea favorable a su prosperidad, ya adverso a su bienestar y a su
fortune. Pretender otra cosa seria asegurarse un paraso, libre de
revoluciones y dems inevitable desgracias.
Si Cuba es un pueblo atormentado an por la guerra civil, el
extranjero, de cualquier procedencia, que all se traslada, debe
saber que las revoluciones son posibles y las guerras desastrosas.
Cuando estallen, cmo pretender que el Gobierno de la Isla se cruce
de brazos para que la represin de los insurrectos no perjudique a
los extranjeros? Y lo que de Cuba se dice hoy, debe entenderse dicho
de toda la Amrica espaola, y aun del mundo entero.
Con la misma lgica con que Mr. Mc. Kinley intervene en Cuba
para que la guerra civil no perjudique a los americanos del Norte,
pudieron intervenir, sin queja de parte de los Estados Unidos, las
Potencias europeas, en la costosisima guerra de secesin que tntos
estragos caus a los europeos. Es que el motivo alegado en el Men-
saje no puede ser ms especioso y atacable a la luz de los principios
del Derecho de Gentes.
Muy grave es el que, sobre todo en los pueblos de la Amrica,
se deje correr en silencio la teora de Mc. Kinley sobre intervencin,
de tal modo que, como se ha pretendido con la doctrine de Monroe,
quede como un principio de Derecho Internacional pblico ameri-
cano. Maana podr estallar una guerra de separacin en alguna de
estas Repblicas, guerra que, como ha sucedido en Cuba, sea fomen-
tada por los ciudadanos de los Estados Unidos, a fin de prolongarla.
El Gabinete de Washington dir lugo que "es preciso evitar la efu-
sin de sangre"; que "carece de poder para impedir las expediciones
filibusteras"; que "debe prestar a sus ciudadanos aquella proteccin
a sus vidas y sus propiedades que ningn Gobierno all puede dar-
les, ni les dar"; que su "derecho de intervenir puede justificarse
por los muy serious perjuicios al comercio de sus nacionales"; y que,
en consecuencia, intervene para ordenar que cese la guerra, que el
Gobierno desocupe el territorio en donde estn los rebeldes, a fin de
que formen casa aparte; sin perjuicio, por supuesto, de que, si a los
Estados Unidos les conviene, quede como una nueva estrella del pa-
belln americano. Bella teora, sin duda!
II.-Procurando ceirnos a la cita o insercin de documents
oficiales, porque ellos hablan con la mayor claridad y elocuencia, y
porque conviene, en lo possible, evitar que estos asuntos se traten










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


con la exaltacin originada por la pugna de intereses, de simpatas
y aun de opinions polticas, veamos: 19, cules son las doctrinas
que el Gabinete de Washington ha sostenido acerca de la possible
ingerencia de otros Gobiernos en las guerras civiles de los Estados
Unidos; 29, cul ha sido su linea de conduct en las guerras intes-
tinas de los pauses de la Amrica espaola.
1' De todos son conocidos los innumerables desastres que pro-
dujo la guerra de secesin, tan costosa, debido principalmente al
singular podero de los Estados del Sur. Los confederados tenan
un vasto territorio de tres mil millas de costas, en las cuales estaban
various de los principles puertos y ciudades de los Estados Unidos;
sostenian un ejrcito regular, con grandes provisions dc armas y
municiones; posean casi todos los fuertes y casi todos los arsenales
de su territorio; haban atacado a Fort Sutmer, cuya guarnicin
capitul formalmente; eran nueve Estados con poblacin de ms de
cinco millones, que se declararon independientes, con una Constitu-
cin y un Gobierno propios, el cual empez por votar dos millones
de dlares para la creacin de una escuadra (10).
La Gran Bretaa y Francia reconocieron a los insurrectos el
carcter de beligerantes en guerra civil, como era de rigor hacerlo,
dadas aquellas circunstancias, que lo justificaban en conformidad
con los ms rigurosos principios del Derecho de Gentes; pero no
pretendieron en manera alguna intervenir en la lucha, a pesar de los
perjuicios que ocasionaba al comercio de esas naciones.
Sin embargo, qu dijo el Gobierno americano?
En nota de Mr. Seward al Ministro de la Unin en Londres, se
expresaba as:
"Los Estados Unidos se hallan en posesin plena y exclusive
del territorio que adquirieron legtimamente. Estn en paz con todo
el mundo, como, con excepciones de poca importancia, lo han estado
siempre. Viven bajo las obligaciones del Derecho Internacional y
de los tratados con la Gran Bretaa, ahora como antes; e insisted
en que la Gran Bretaa permanezca amiga suya, como hasta aqui
lo ha sido. En virtud de estos antecedentes, la Gran Bretaa es ajena
a los partidos y secciones de este pas, sean leales a los Estados
Unidos o n, y no le es dado, obrando en derecho, limitar la sobe-
rana de los Estados Unidos, ni conceder ni reconocer derechos, inte-
reses o facultades a ningn partido, Estado o seccin, en contradic-
cin a la INTEGRA soberana de la Unin Federal. Lo que ahora se
ve en este pas es la ocurrencia (que de ningn modo le es peculiar,

(10) Vase: Pomeroy, Lectures on International Law in time of Peace,
pargrafo 233.











COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


sino frecuente en todos los pauses, y an ms frecuente en la Gran
Bretaa que aqu) de una insurreccin armada que atenta al tras-
torno de un Gobierno regularmente constituido y establecido. Por
supuesto, el Gobierno emplea la fuerza para reprimir la insurrec-
cin, como lo hacen todos los Gobiernos en iguales casos. Pero estos
incidents no constituyen, en manera alguna, un estado de guerra
que menoscabe la soberana del Gobierno, creando secciones belige-
rantes y facultando a los Estados extranjeros para intervenir u obrar
como neutrales entire ellos o para echar por tierra, bajo cualquiera
otra forma, sus legitimas obligaciones para con la Nacin en medio
del momentneo disturbio de sta. Cualquiera otro principio opuesto
a ste, conducira a todos los Gobiernos a ser juguetes del azar y del
capricho, y llevara la sociedad humana a una guerra perpetua" (11).
Y al Ministro en Paris le deca:
"No es cierto, como piensan las naciones extranjeras, que haya
guerra en los Estados Unidos, y si no la hay, no pueden existir dos
beligerantes (12). En los Estados Unidos slo puede existir un poder
politico, que es el reconocido por las naciones extraas. El hecho
de una sedicin armada no constitute mutacin alguna al carcter
national, sus derechos y responsabilidades, y al carcter, derechos y
responsabilidades de las naciones extranjeras. Es verdad que tal
insurreccin puede convertirse en revolucin, y esta revolucin aca-
bar con el Estado anterior y dividirlo en various otros independientes,
y entonces, si stos prosiguen su lucha, ser cuando exista un estado
de guerra que puedan apreciar todas las naciones interesadas. Mas
esto es slo possible despus de que la revolucin haya llegado al
triunfo" (13).
En nota de 18 de septiembre de 1861, Mr. Adams, Ministro de
los Estados Unidos, deca:
"Esto es lo que infiero de las conclusions deducidas de la ver-
dadera amistad international: cuando tiene lugar una insurreccin

(11) Vase: Bello, Obras completes, tomo X, pginas 373 y 374.
(12) Sin embargo, vase lo que dice el Conde Russell, calificando
aquella guerra:
"La historic de las naciones modernas no ofrece ejemplo alguno de
otra insurreccin contra un Gobierno central tan ampliamente extendida,
tan pronta en sus efectos por la preparacin tan acertada, organizada en
forma de gobierno civil, con todo su engranaje, en poqusimo tiempo, con
representacin national, nilitares y generals de reputacin conocidisima,
ejrcitos perfectamente equipados, que lugo conquistaron importantes for-
tificaciones."
(13) Vase: Montague Bernard, A historian account of the Neutra-
lity of Great Britain during the Amerioan Civil War, pgina 136.










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


contra el Gobierno de un Estado, el primer deber de los Gobiernos
que viven en paz y amistad con aqul, es abstenerse cuidadosamente
de todo acto que pueda tener la ms minima influencia en el resul-
tado de la lucha."
Todava en 1867 sostenia Mr. Seward que:
"Todas las naciones que han deseado cumplir con los deberes
de justicia y amistad con un pais perturbado temporalmente por una
insurreccion, se han abstenido de conceder los privilegios de beli-
gerante antes que lo haya hecho el Estado afligido con la misma.
La nacin que obra de otro modo se convierte en aliada de los
revolucionarios, y, por lo tanto, puede en justicia declarrsela res-
ponsable de tal situacin."
En resume, el Gabinete de Washington sostiene la doctrine de
que no le es lcito a ningn Gobierno en el mundo ingerirse, ni aun
para reconocer la beligerancia a los insurrectos, en las guerras ci-
viles de la Unin.
2' Cul ha sido la linea de conduct de aquel Gobierno en ma-
teria de intervencin en las guerras civiles de Espaa y sus colonies
americanas?
Esta conduct ha sido varia: cuando le interest, por motivos
comerciales o de anexin, entonces intervene, como lo ha hecho aho-
ra en Cuba; cuando esos intereses no existen, o existen slo en un
future remoto, proclama su amistad con Espaa y declara que el
Derecho Internacional ordena observer la ms estricta neutralidad
y el respeto absolute por la soberana de un Estado amigo que trata
de reprimir una rebelin en sus dominios.
Vase, si no:
En extensa comunicacin fechada en Washington el 18 de mar-
zo de 1820, por el Representante colombiano en aquel pais, seor
don Manuel Torres (uno de nuestros diplomticos ms notables), y
dirigida al Secretario de Estado Mr. Adams, despus de manifestarle
todos los horrores de la larga lucha de diez aos sostenida por Ve-
nezuela y la Nueva Granada contra el Gobierno espaol, y de llamarle
la atencin al hecho de que las antiguas colonies estaban poco me-
nos que librcs e independientes, le deca:
"En estas circunstancias, con arreglo a mis instrucciones, me
veo en la necesidad de solicitar, a nombre de mi Gobierno, del Pre-
sidente de los Estados Unidos, un suplemento de veinte mil fusiles,
en el modo y bajo las condiciones que parezcan ms propias al Pre-
sidente. Con esta asistencia quedar asegurada la independencia de
la Repblica de Colombia, y probablemente la del resto de la Amrica
espaola tambin. Mi Gobierno pone la mayor confianza en la buena










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


disposicin del Presidente y en la amigable interferencia de Vuestra
Excelencia acerca del xito de esta solicitud. Tambin est mi Go-
bierno persuadido de que la conduct de los Estados Unidos quedar
plenamente justificada proporcionando esta asistencia a un pueblo
vecino que, sin ms recurso que la justicia de su causa y su valor,
pelea por los mismos derechos por los cuales los americanos del
Norte pelearon heroicamente hace cuarenta aos."
Vase la respuesta dada por el Gobierno americano, respuesta
que abunda en platnicos deseos en favor de nuestra emancipacin,
y que, por su importancia, nos permitimos transcribir ntegramente:
"Washington, 30 de marzo de 1820.
"Al seor Manuel Torres.
"Seor:
"La memorial de usted, de 18 del corriente, en la cual propone
que el Gobierno de los Estados Unidos ntre con usted en un con-
trato para suministrarle cierto nmero de armas, con la mira de fa-
cilitar la inmediata terminacin de la guerra en Venezuela y Nueva
Granada, y la extension de la causa revolucionaria del Per y M-
xico, ha sido sometida a la consideracin del Presidente de los Esta-
dos Unidos.
"El me ordena asegurar a usted, en contestacin a esta solicitud,
que el inters que toma por el pais de usted y su causa, y que ha
manifestado repetidas veces y recientemente al mundo, permanece
el mismo, y que sus deseos por la pronta terminacin de la contienda
en que est empeado, de una manera que asegure la libertad y
seguridad de aquellos pauses, no pueden dejar de adquirir seriedad
en proporcin que el curso de los acontecimientos se aproxime y
haga ms probable ese feliz resultado. Pero como el primer Magis-
trado de la Nacin ha observado y contina observando el principio
de imparcial neutralidad en esta guerra, consider la obligacin como
indispensable para l de abstenerse de suministrar a cualquiera de
los partidos en la contienda que se sostiene, ayuda alguna que en
iguales circunstancias l creyese que le tocaba negar al otro partido.
Tal es la neutralidad; y de esa posicin asumida y declarada no
puede desviarse, siguiendo los principios de la Constitucin de los
Estados Unidos, sino autorizado o con la sancin de la Legislatura.
"El Presidente siente satisfaccin en la creencia de que esta con-
ducta, hasta ahora firme y francamente seguida por los Estados Uni-
dos, ha sido y continuar siendo, en sus efectos, ms benfica a la
causa de Sur Amrica que una conduct de active intervencin, ya
descubierta o disfrazada hacia el lado de sus revoluciones. Y si en
algn tiempo el deber del Gobierno americano de conservar esa acti-
tud pudiera haberse hecho questionable por consideraciones de










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


poltica o de simpata just y natural respect de los sufrimientos de
los compatriotas de usted, l la consider ahora ms clara e inequ-
voca, puesto que el conflict se aproxima a su fin en la direccin
de sus propios sentimientos, cuando la debilidad ms evidence de
un partido y el sealado suceso y prosperidad del otro, marcan un
perodo en que la interposicin de un tercer partido, hasta entonces
neutral, sin parecer generosa al partido opuesto, sera, si no intil,
innecesaria a los ltimos fines del partido favorecido.
"Soy, con distinguida consideracin, de usted muy obediente
servidor,
"John Quincy Adams" (14).
Y la lucha de diez aos, y la guerra a muerte, y Boves y Morillo,
y todo lo que refiere nuestra historic national, no permiti invocar
"la causa de la humanidad" para dar, al fin de la guerra, unos pocos
fusiles. El Derecho Internacional lo prohiba. Porqu? Porque fal-
taba aquella cuarta razn, la ms important que, segn el Mensaje
del Presidente Me. Kinley, hay para justificar ahora la intervencin
en Cuba: "el valioso trfico y las relaciones mercantiles" con el pue-
blo de la Isla, o bien la conveniencia de la anexin que teme y contra
la cual protest el representante de Cuba en Norte Amrica.
Sbese cmo, debido principalmente al Gobierno de los Estados
Unidos, se frustraron las generosas aspiraciones del Libertador res-
pecto al Congreso de Panam, llamado a iniciar y a asegurar para
la Amrica una poltica de fecunda confraternidad. Recurdese lo
ocurrido en la desmembracin del territorio mexicano; y, por lo que
toca a la libertad de Cuba, igase un testimonio de la mayor excep-
cin, el del seor Representante de la Isla en esta capital:
"Otra (de las faltas de los Estados Unidos), y la ms dolorosa
para los cubanos, fue la oposicin que hicieron a los planes de Bo-
lvar, cuando el Congreso de Panam, para evitar que se diera liber-
tad a los esclavos en las Antillas. Estos setenta aos de nuestro duro
coloniaje se los debemos a los Estados Unidos" (15).
Si no nos engaamos, estos antecedentes sirven: 1', para que los
suramericanos podamos apreciar cul es el criterio con que, en cada
caso especial, se tratan en Washington los asuntos politicos que nos
conciernen; 2', cmo se ha de apreciar la actual intervencin en
Cuba; 39, qu peligros (salvo en cuanto las fuerzas ponderadoras de
las rivalidades de los europeos puedan evitarlos) nos amenazan en
el porvenir.

(14) Anales Diplomticos de Colombia, tomo I, 1878, pginas 115
y 116.
(15) Rafael M. Merchn, en el Repertorio Colombiano, volume
XVIII, pgina 72.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Los pueblos dbiles no tienen en sus relaciones con los fuertes
otro medio de afianzar sus derechos que invocar de los segundos
el respeto a los principios sobre los cuales reposan esos derechos.
Tarea suicide es, en consecuencia, aprobar, siquiera con el silencio,
la conduct de los poderosos que conculcan, por sus propios inte-
reses, esos principios.
III.-Hemos dicho que los Estados Unidos sostuvieron tradicio-
nalmente la doctrine expuesta por Mr. Adams de que "cuando tiene
lugar la insurreccin contra el Gobierno de un Estado, el primer
deber de los Gobiernos que viven en paz y amistad con aqul es
abstenerse de todo acto que pueda tener la ms mnima influencia
en el resultado de la lucha; que, de acuerdo con esta doctrine, im-
pugnaron el reconocimiento de la beligerancia hecha por algunas
Potencias europeas en favor de los separatists en la guerra de se-
cesin; que, de conformidad con ella, se abstuvieron de auxiliar a
Bolvar para la emancipacin de las colonies espaolas, y que, fun-
dados en la misma, se encerraron en una persistent negative de reco-
nocer la beligerancia a los insurrectos cubanos en la primera, larga
y tremenda guerra contra Espaa.
A ello se contest, a fin de justificar la intervencin actual, ci-
tando una nota de Mr. Fish, de 1869, al Ministro americano en Ma-
drid, Mr. Silkes, en la cual le dice que es un deber para los Gobiernos
ordenar a sus ejrcitos en campaa que observen los principios que,
para mitigar los rigores de la guerra, han adoptado las naciones
cristianas; y otra, dirigida poco despus por el mismo Secretario al
seor Lpez Roberts, Ministro de Espaa en Washington, en la cual
le cita la opinion del publicista Riquelme, acerca de la intervencin
de un Estado extranjero en las guerras civiles de otro, por razones
de humanidad, o cuando el Estado que intervene ha sido positiva-
mente perjudicado en sus propios intereses con motivo de tales
guerras.
Esto prueba todo lo contrario de lo que se desea demostrar, y
prueba precisamente lo que es evidence, o sea que, a pesar de los
horroles de la primera guerra cubana, los Estados Unidos no inter-
vinieron en ella.
Y no slo no intervinieron, sino que, como queda enunciado, se
denegaron, ao por ao, a reconocer el carcter de beligerantes a los
revolucionarios.
En efecto, tanto en su Mensaje de 1869 como en los de 1870 y
1875, el Presidente Grant fue explicit sobre el particular. Citaremos
nicamente, para no extendernos demasiado, lo que dijo en 1870,
dejando a Mr. Mc. Kinley mismo que ms adelante nos copie las
hermosas palabras pronunciadas en 1875 por su ilustre antecesor.










INTERVENCION.--GUBRRA HISPANO-AMERICANA


El 13 de junio de 1870 decia el General Grant:
"Las cosas no han cambiado, y la lucha cuenta ao y medio de
existencia. La insurreccin no avanza, queda reducida a un sistema
irregular de hostilidades ejercidas por partidas de hombres mal ar-
mados vagando por los bosques y regions menos habitadas de la
isla. Redcese su accin a atacar los convoyes y los destacamentos
pequeos de tropa que encuentran, y a quemar las plantaciones y
fincas de los que no simpatizan con su causa. Un reconocimiento
en las circunstancias actuales, no justificado por la necesidad, es una
GRATUITA manifestacin de apoyo moral a la rebelin."
El Senador Summer se expresaba entonces as:
"Puede haber insurrecciones que no equivalgan a una seminde-
pendencia. A los hngaros, cuando se sublevaron contra el Austria,
no se les reconoci, aunque pusieron grandes ejrcitos en campaa
y los mandaba Kossuth. Los polacos, en sus luchas contra Rusia, no
lo han sido tampoco por Europa, que se conmova, sin embargo, con
su desdicha, ni los rajahs, ni los cipayos, que un da hicieron tem-
blar el Imperio Britnico.... Los insurrectos cubanos estn en ar-
mas, si, pero dnde estn sus ciudades, sus plazas fuertes, sus
provincias? Dnde reside su Gobierno? Dnde estn sus, puertos,
sus tribunales de justicia, sus juntas de press? Dnde est el hecho
de la beligerancia? Se dice que una nacin independiente puede
reconocer la beligerancia cuando le plaza, es verdad; una nacin
independiente puede hacer lo que quiera y cuando quiera, lo que
le permitan sus fuerzas; pero a cargo de hacerse de ello responsible
si con tal acto perjudica a otro. Reconocer la beligerancia donde nc
existe, es un crimen"
Todo el que conozca la historic de los Estados Unidos en sus
relaciones internacionales sabe que siempre fue, desde Washington
hasta Cleveland (salvo la conduct observada con Mxico), la de la
neutralidad, tanto en las guerras civiles de naciones extraas como
en las guerras de unos Estados contra otros. Basta, para convencerse
de ello, leer la proclama de Washington fechada el 22 de abril de
1793, a propsito de la guerra de las Potencias coaligadas contra
Francia; las de Jefferson y Madison, para impedir, en diversas po-
cas, que los ciudadanos americanos atacaran territories sometidos al
Gobierno espaol; las de Van Buren, Tyler, Johnson y Grant, en las
guerras civiles o perturbaciones del Canad; las de Taylor, Fillmore,
Grand y Cleveland, en las guerras de Cuba; la del mismo Grand, en
la guerra franco-prusiana; las de Pierce y Buchanan, respect de
Nicaragua.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Fue esta conduct de neutralidad y de respeto a los intereses
de los dems Estados la que mantuvo la Unin alejada de las luchas
sangrientas que durante el present siglo han agitado el mundo, la
que ensanch su comercio, consolid su poderio y le mereci el res-
peto y las simpatas del orbe. Fue ella tambin el principal funda-
mento en que se bas la demand entablada ante el Tribunal arbitral
de Ginebra en 1871, Tribunal que conden a la Gran Bretaa a pagar
a los Estados Unidos la suma de quince millones y medio de dlares
por la sola circunstancia de no haber impedido que de los astilleros
ingleses saliese el buque Alabama, que, perteneciente a los confede-
rados, hizo grandes estragos en la marina del Norte. Asi, con todo
este rigor, entiende el Gobierno de Washington las reglas de la neu-
tralidad que para con l deben observer las Potencias extranjeras
en las guerras civiles de la Unin.
Pero es el mismo Presidente Mc. Kinley quien va a ensearnos,
con las palabras de su Mensaje de 3 de diciembre ltimo, qu ca-
rcter revisti, a su juicio, la primera guerra de Cuba, y cul fue,
hasta ahora, la conduct de los diversos Gobiernos de los Estados
Unidos en material de reconocimiento de beligerancia y de interven-
cin armada.
En el Mensaje citado decia:
"Precisa considerar formalmente si la insurreccin cubana posee
sin dispute los atributos de Estado, sin los cuales no puede invocarse
en su favor el reconocimiento de la beligerancia. La posesin, en
suma, de los requisitos esenciales de soberania, y la direccin de la
guerra, de acuerdo con los principios reconocidos al efecto, son, para
determinar el problema de la beligerancia, factors no menos im-
portantes que las influencias y consecuencias de la lucha en la pol-
tica internal del Estado reconocedor.
"Las sabias declaraciones del Presidente Grant en su memorable
Mensaje del 7 de diciembre de 1875, son singularmente aplicables a
la actual situacin de Cuba, y ser saludable recordarlas hoy. En
aquella ocasin hacia siete aos que un conflict ruinoso devastaba
la isla vecina. Durante ese tiempo continue sin atenuacin una indi-
ferencia complete a las leyes de la guerra civilizada y a las justas
demands de la humanidad, a tal punto que motiv manifestaciones
de condenacin de las naciones cristianas. La desolacin y la ruina
extendanse por aquella comarca productora, afectando por manera
enorme el comercio de todas las naciones comerciales, pero ms que
de ninguna otra el de los Estados Unidos, por razn de la proximi-
dad y de ser ms cuantioso nuestro trfico (16). En aquella sazn

(16) Y, sin embargo, Grant no se atrevi a intervenir.











INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


el General Grant profiri estas palabras, que entonces, como ahora,
resume los elements del problema:
'Siendo, en mi opinion, impracticable e indefendible el recono-
cimiento de la independencia de Cuba, la cuestin que surge despus
de aqulla- es el reconocimiento de derechos de beligerantes a las
parties contendoras. En un anterior Mensaje al Congreso he tenido
ocasin de tratar ese punto, llegando a la conclusion de que el con-
flicto de Cuba, si bien terrible y devastador en sus incidents, no se
ha elevado a la temerosa categora de guerra.... Es possible que se
aduzcan, en defense del susodicho reconocimiento, actos de esta na-
turaleza, realizados por las Potencias extranjeras o por Espaa mis-
ma. Pero hoy, como en su historic pasada, los Estados Unidos deben
evitar cuidadosamente todos los falsos espejismos que pudieran
arrastrarlos a los laberintos de una ley dudosa y de questionable
correccin, atenindose rgida y severamente a la regla de conduct
que siempre les ha guiado, o sea la de hacer slo aquello que ES
JUST, HONROSO Y BIEN MIRADO.
'Adems, la beligerancia es un hecho. La mera existencia de
cuerpos armados contendientes y sus conflicts ocasionales no cons-
tituyen guerra en el sentido que va indicado. Aplicando al estado
actual de Cuba los principios reconocidos por los publicistas y tra-
tadistas de Derecho Internacional (17), y observados por las nacio-
nes dignas, honradas y poderosas, cuando se hallan exentas.de m-
viles de sensibilidad o de egosmo, o de cualesquiera otros impulses
indignos, no me es dado encontrar en la insurreccin la existencia
de una sustancial organizacin poltica, real, palpable y manifiesta
al mundo con forma y capacidad para desempear las funciones
ordinarias de gobierno hacia su pueblo y con relacin a los dems
Estados: con tribunales para la administracin de justicia, habita-
cin local, organizacin, fuerza, materials y ocupacin de territorio,
en tal manera que eleven la contienda de la mera categora de una
insurreccin, con escaramuzas ocasionales, ponindola al nivel te-
rrible de una guerra, como la pondra el reconocimiento de la beli-
gerancia.' "

(17) Ya se ve, pues, que la opinion preestablecida de los publicistas,
la de los autores de Derecho Internacional, sirve no slo, como dijimos al
principio, para apreciar la conduct de los Gobiernos en las reciprocas rela-
ciones de los pueblos (lo cual ha tratado tambin de impugnarse), sino,
como se desprende del document official de Mr. Mc. Kinley, para deter-
minar la conduct misma de los Gobiernos, cuando ellos quieren ajustarla
a los severos dictados de la justicia. Por eso empezamos por invocar la
opinion de los publicistas a que el ilustre Grant se referia; y ella, entonces
como hoy, y ahora ms que antes, por las circunstancias menos justifica-
tivas, condena la intervencin.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Apoyado en las razones de justicia y de decoro de que hablaba
el President Grant, el mismo Mr. Mc. Kinley concluy su Mensaje
de diciembre, asi:
"Por estas razones, creo que el reconocimiento de beligerancia
a los insurrectos cubanos es hoy indiscreto, y por tanto inadmisible."
Y sin embargo, cuatro meses despus, el 12 de abril, ya no slo
hay razones para reconocerlos como beligerantes, sino para justi-
ficar plenamente la intervencin armada! Y esto cuando la guerra
parecia tocar a su trmino, cuando el General Blanco atenuaba el
rigor de los medios que anteriormente se emplearan, cuando se
haba decretado el armisticio, y cuando la ley sobre la autonoma
haba de hacer libres, sin orgias democrticas, a los cubanos, que por
ese seguro medio se habran puesto en camino de la Repblica!
Este proceder del Presidente Mc. Kinley, este repentino cambio
en la poltica del Gabinete de Washington, no se explica sino porque
sin duda se vio con claridad que iba a desaparecer la feliz coyuntura
de extender el dominio o la decisive influencia, cuando menos, pero
en forma de verdadero tutelaje, sobre la preciosa Antilla. Si, los
americanos del Norte quieren que Espaa abandon a Cuba, pero n.
quieren la Repblica de Cuba.
Bien claramente lo dice el Mensaje presidential del mes de abril;
tan claramente, que no se explica cmo los que desean la efectiva
independencia de la Isla no lo han comprendido an:
"La verdadera cuestin, dice Mr. Mc. Kinley, en lo que concierne
al reconocimiento del derecho de beligerancia, es saber si la comu-
nidad que la reclama es o n independiente, sin sombra de duda.
"Desde el punto de vista de la oportunidad, no consider opor-
tuno para el Gobierno americano reconocer actualmente la indepen-
dencia de la intitulada Repblica de Cuba.
"Este reconocimiento no es necesario para que los Estados Uni-
dos puedan intervenir con el objeto de pacificar la Isla. El ligar el
pas por el reconocimiento de un Gobierno cualquiera en Cuba, po-
dra colocarnos en condiciones embarazosas de obligaciones inter-
nacionales para con la entidad reconocida. Si interviniramos as,
nuestra actitud quedara sometida a la aprobacin o desaprobacin
de ese Gobierno, y exigira de nosotros que nos sometisemos a su
direccin, y que asumisemos para con l meramente las relaciones
de un amigo y de un aliado."
N, el Presidente no quiere esto ltimo; sera muy poco: l no
quiere comprometerse desde ahora para lo que habrn de hacer en
lo future; los mejores jueces de lo que conviene a Cuba no son los
cubanos sino los americanos del Norte; el mejor Gobierno de la Isla











INTERVENCION.-GUERItA HISPANO-AMERICANA


no es el que los insurrectos desean darse; ser el que convenga al
Gabinete de Washington establecer all.
Por tanto, ya que esto es clarsimo, no ser aventurado afirmar
que quien desee ver convertida en una realidad la Repblica de Cuba,
no podr menos de protestar contra la intervencin armada de los
Estados Unidos, que no slo prolonga y acrecienta la triste situacin
de los reconcentrados, sino que impide, quiz para siempre, o por lo
menos deja incierta la independencia efectiva de la Isla y su consti-
tucin como pueblo libre y soberano. Quien ame a Cuba no puede
apoyar ahora a los Estados Unidos, porque es conciliar cosas incom-
patibles.
Para todo el que sigue con inters la poltica exterior de los
Gobiernos, es notorio el cambio fundamental que en los ltimos
aos se ha realizado en la de los Estados Unidos. La poltica de dig-
nidad y honradez (dignity and honesty) de los tiempos de Jorge
Washington, que tnta grandeza dio a aquel pueblo, ha venido mo-
dificndose desfavorablemente. De ah el que la conduct de neutra-
lidad aconsejada y practicada por los padres de la patria se haya
al fin cambiado por la poltica de conquista, como la llama hoy,
refirindose a la intervencin en Cuba, el Senador americano
Stewart.
Cleveland supo, con energa que le honra, resistir a la borrasca
de los codiciosos que bramaban a las puertas de la Casa Blanca.
Por eso su nombre es el ltimo eslabn de la cadena de los Presi-
dentes que conservaron vivas las tradiciones de los fundadores de
la Gran Repblica.
Mr. Mc. Kinley no pudo o no quiso resistir a la tentacin o a la
tormenta. Le hara o n bien con ello a su patria? Si se escuchan
el clamor que en todo el mundo se levanta contra los Estados Uni-
dos y el himno que en favor de Espaa se entona asi en toda Europa
como en la Amrica latina, no hay duda de que el triunfo material
habr de ser funesto para el porvenir de la Unin. De hoy ms, muy
probablemente, no bastar el modesto ejrcito (25,000 hombres) des-
tinado slo a conservar el orden; ser preciso, en esta actitud de
desafio a las grandes Potencias, organizer y sostener los numerosos
ejrcitos permanentes que, como otros tantos cnceres, devoran la
Europa (18); acaso tambin esto mismo prepare inesperadas conmo-
ciones internal.

(18) Sabido es que despus de que se escribieron estas pginas, el
Gobierno de los Estados Unidos, especialmente bajo las dos administracio-
nes de Mr. Roosevelt, ha seguido la poltica del imperialismo, que ha exi-
gido un grande aumento en la marina de guerra y en el ejrcito, el cual
se compone actualmente (1917) de 106,774 hombres, en el interior, y de
30,179 en las colonies y en la zona del Canal.










COLOMBIA r LOS ESTADOS UNIDOS


Quienes en esta lucha se han puesto del lado de Espaa, es, no
hay que dudarlo, porque con ello creen defender los principios del
Derecho, baluarte de los pueblos dbiles; porque defienden los fue-
ros de su religion, de su raza y de su lengua, y porque, celosos de la
propia nacionalidad, hacen desde ahora cuanto pueden por defen-
derla de una political extranjera de conquista y de expansion sin
limits (19).
Se ha dicho por los rganos de la prensa favorables a los Esta-
dos Unidos que, aun cuando las intervenciones no pueden justifi-
carse de un modo general, la del present caso es ms que plausible,
porque se trata de apoyar el partido just; que motivos especiales
sancionan aquel acto, porque se trata de conferir la libertad a los
oprimidos que por ella luchan, y que no es el primer caso de esta
naturaleza que se present en la historic.
Fcil seria, aunque demasiado largo y enojoso, tratar aqu de
las varias intervenciones que los Gobiernos europeos han realizado
en este siglo, para imponer, por la fuerza de las armas, su voluntad
a otros Estados; pero ello a nada conduce: las violaciones del De-
recho Internacional no destruyen los principios que regulan las
mutuas relaciones de los pueblos (20). Asi como en el Derecho Penal
y en el Derecho Civil la violacin de la ley no extingue su imperio,
asi el Cdigo de las naciones no pierde su fuerza porque los Gobier-
nos que se separan de sus prescripciones lo violent en provecho acci-
dental de sus peculiares intereses. El predominio de la ley penal y
de la ley civil se conserve en cada sociedad por los que, en virtud
de comisin pblica, administran en ella la justicia; el predominio
del Derecho Internacional lo restablecen la opinion de los contem-
porneos y la Historia que, segn la expresin de Schiller, "es el
tribunal del mundo."
En lo que hace a las razones que ahora se dice justifican a los
Estados Unidos, bastar citar lo que, en brillante polmica, sostenida
en 1847 entire El Araucano y El Mercurio de Chile, escribi en el
primero de dichos peridicos, el ilustre Bello, quien, despus de me-
dio siglo y con aquella elevacin moral que en todas sus obras res-
plandece, hace oir su autorizada voz, que ha quedado para perdu-

(19) Recurdese que esto lo escribamos en 1898, es decir, ms de
/ cinco aflos antes de que, alegando razones anlogas a las que se hicieron
Svaler para la ocupacin de Cuba, se llevase a cabo el despojo de Panam.
/ \ (20) Las nicas intervenciones que podran justificarse serian la de
las Potencias catlicas en los asuntos italianos, con el fin de obtener la
/ libertad absolute del Pontificado, y la de las Potencias cristianas en los
asuntos de Turqua, para impedir atroces matanzas como las que el fana-
tismo musulmn ha hecho recientemente en los indefensos armenios.
5wi\










INTERVENCION.-GUERRA MISPANO-AMERICANA


rable enseanza de la Amrica latina. Los prrafos que se vern en
seguida-y que reproducimos in extenso por ser poco conocidos-
resumen, con un valor de absolute actualidad, lo mismo que ahora
se ha dicho, y lo resuelven con argumentacin tan poderosa que,
estamos de ello seguros, no quedar ningn espritu imparcial que
no ceda hoy, como en Chile cedieron entonces, ante la fuerza avasa-
lladora de aquel raciocinio incomparable:
"No convenimos en que el principio de intervencin sea el prin-
cipio por excelencia de la poca, un principio sagrado y cristiano,
como lo califica El Mercurio. El que apele al testimonio de la his-
toria echar de ver que jams hubo tiempo en que se mirase con
ms recelo que en el nuestro este pretendido principio, ni en que sus
aplicaciones hayan concitado ms odiosidad y reprobacin.
"Hemos visto opinions aventuradas en material de intervencin,
pero que se acerque, ni de lejos, a la de El Mercurio, no recordamos
ninguna. El principio de El Mercurio, principio que, segn l, estaba
reservado para la sabidura de nuestro siglo (y pudo haber dicho
con igual fundamento para la sabidura del ao 1846), es que toda
Potencia extranjera puede intervenir en las contiendas interiores de
un Estado, apoyando con sus armas el partido just.
"Para que se comprenda lo inaudito y monstruoso de semejante
doctrine, es preciso no confundir el supuesto derecho de interven-
cin con el de la guerra. Un Estado puede hostilizar en defense y
vindicacin de sus propios derechos; y como todo Estado es juez en
causa propia, sucede muchas veces que, de buena o mala fe, reclame
derechos de que carece, y empue las armas para sostenerlos; pero,
al hacerlo, el principio que invoca es el de su propia conservacin
y seguridad, que le autoriza para recobrar o retener lo suyo em-
pleando la fuerza.
"Ms all cesa el derecho de guerra.
"Donde terminal el derecho de guerra es donde principia el de-
recho de intervencin, si existe; en virtud del cual un Estado se
arroga un arbitraje armado para dirimir de su propia autoridad una
contienda en que se ventilan derechos ajenos. Este es el principio
que El Mercurio defiende; este derecho de arbitraje armado es el
descubrimiento modern que proclama como benfico a la humani-
dad, como precioso y sagrado, y el que nosotros, al contrario, insis-
timos en mirar como una de las ms peligrosas armas que pudieran
franquearse a los Estados poderosos contra los dbiles. Quiere un
Estado arrancar a otro Estado cuyas fuerzas no le imponen respeto
una concesin important? No tiene ms que intervenir: declararse
rbitro en una contienda de partidos; si no los hay, suscitarlos; y
hacerse lugo pagar la intervencin. Tal es el orden de cosas que










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


El Mercurio mira como una condicin de existencia para las nacio-
nes, y que se felicita de ver establecido en el mundo.
"Pero El Mercurio, se dir, no admite la intervencin como un
derecho general y absolute; l no la reconoce sino cuando poderosos
motivos la legitiman y grandes intereses la mandan (21). Y quin
juzgar de lo poderoso de esos motivos? Quin mide la magnitude
de esos intereses? La nacin interventora, por supuesto. Y quin
nos garantiza que ella no calificar de grande todo inters suyo, y
de poderoso todo motivo que pueda direct o indirectamente con-
ducir a su propio provecho?
"Tan errneo y funesto es el principio proclamado por El Mer-
curio, tan odioso por su naturaleza, tan alarmante y amenazador a
la seguridad general de las naciones, que ni aun los Estados que
prcticamente han obrado conforme a l, han osado enunciarlo a las
claras. Las Potencias que de hecho han intervenido en los negocios
de otras, han pretendido justificar su conduct a los ojos del mun-
do, no apoyndola en un derecho general, sino en circunstancias
particulares y excepcionales.
"Las consecuencias que resultaran de este inaudito Derecho de
Gentes se presentan por si mismas a la vista. Aun concediendo en
el Gabinete interventor bastante conciencia para no prestar su apoyo
sino a una causa just, que es conceder bastante; y concediendo,
adems, que no fuese capaz de engaarse en su juicio, que es llevar
las concesiones, no slo ms all de lo verosimil, sino de lo possible;
aun en estas suposiciones la intervencin, como la entiende El Mer-
curio, reduciria las Repblicas americanas, y todos los Estados de
la misma categora, a una dependencia humillante respect de las
naciones poderosas. Contra toda providencia de sus Gobiernos ha-
bra siempre un recurso, una apelacin a la Europa. En todas nues-
tras cuestiones interiores tendramos que reconocer tantos tribunales
supremos como Estados hubiese en el mundo bastante fuertes para
extender el brazo de su justicia hasta nosotros; y despus de some-
ternos a su arbitraje, tendramos, adems, que pagarlo. Esto es
suponiendo rbitros imparciales e infalibles, que no quisiesen apro-
vecharse de la ocasin, favoreciendo, no a la causa ms just, sino
a la que les halagase con mayores ventajas.
"Qu sera, pues, en la suposicin contraria, que por desgracia
es la ms conforme a la experiencia del gnero human en todos los
siglos? Faltaran a la ambicin o a la codicia pretextos plausibles
para paliar la iniquidad, dado que quisiese buscarlos? Esos arbi-
trajes forzados, esas intervenciones armadas, se han mirado hasta

(21) Es el mismo Bello quien subraya.











INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


ahora como un abuso de la fuerza; segn El Mercurio no son ms
que el ejercicio legitimo de un derecho sagrado.
"Que una intervencin pueda producer alguna vez resultados
benficos, nada prueba; las ms inicuas conquistas han mejorado
alguna vez la condicin de los vencidos; y no por eso mirar nadie
-como un derecho de los Estados poderosos el subyugar a los dbiles
a pretexto de hacerlos felices. Cul haya sido el verdadero espiritu
de las conquistas y las intervenciones que se ha procurado paliar
con motivo de religion o de beneficencia, bien claro lo dice la his-
toria. El pueblo que por sus propios esfuerzos no acierta a ser inde-
pendiente y libre, difcilmente deber estos bienes a la proteccin
,extranjera.
El Mercurio imputa a la no intervencin las desgracias de Es-
paa, despedazada por la guerra civil; qu hubiera hecho un ejr-
cito extranjero, sino despedazarla ms? En cuanto a la Polonia tira-
nizada, que tambin se enumera entire los malos efectos del mismo
principio, El Mercurio olvida que las desventuras de aquel heroico
pueblo, y su muerte poltica, se deben a la intervencin. La inter-
vencin autoriz en l las disensiones civiles; la intervencin hizo
sentar sobre su vacilante trono favorites indignos; la intervencin
corrompi, esclaviz, desmembr la Polonia.
"Las antiguas intervenciones, segn El Mercurio, eran funestas,
porque se dirigan a sofocar la libertad; las modernas, inspiradas
por los grandes intereses de la justicia y la conveniencia de los pue-
blos, son legitimas y benficas. Excelente distincin si hubiese un
tribunal supremo para juzgar acerca de la justicia y conveniencia
alegadas en las intervenciones, y un poder moderador que circuns-
cribiese las operaciones de los interventores a su legitimo objeto, y
no les permitiese abusar. El Mercurio, que mira con tnto desdn
las que llama abstracciones, es el que olvida constantemente, en sus
raciocinios, lo prctico y experimental. Dar a los poderosos el dere-
-cho de intervenir en negocios ajenos, bajo la condicin de consultar
la justicia y la conveniencia, cuando por la naturaleza de las cosas
no puede tocar sino a ellos el distinguir lo just de lo injusto y lo
-conveniente de lo pernicioso, es no conocer ni a los hombres ni a
los gobiernos. La generosidad, el desprendimiento, no han sido nun-
-ca virtudes polticas, y los personajes que dirigen los gabinetes se
avergonzaran de observer en su conduct privada las reglas que
aplican a la direccin de los grades intereses nacionales. Si hay en
political verdades trilladas y vulgares, son stas, por ms que El
Mercurio las califique de abstracciones."


Colombia y los Estados Unidos-3










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Resumiendo todo lo expuesto hasta aqui, result:
1" Que, conforme a los principios del Derecho Internacional, no
son admisibles las razones expuestas en el Mensaje del Presidente
Mc. Kinley para justificar la intervencin armada en los asuntos de
Cuba;
20 Que la doctrine del Mensaje, si se aceptara, seria por todo ex-
tremo peligrosa en sus aplicaciones futuras, muy especialmente para
las Repblicas suramericanas, y, sobre todo, para Colombia, por la
excepcional situacin de nuestro territorio;
3' Que los Estados Unidos han sostenido siempre que no les es
licito, por ningn motivo y en manera alguna, a las dems Potencias
intervenir en las guerras civiles de la Unin;
4' Que en las luchas de emancipacin de las colonies espaolas
de Amrica, el Gobierno de Washington se deneg formalmente a
auxiliar, de ningn modo, a los revolucionarios, por ser ello con-
trario a las reglas de amistad y neutralidad internacionales;
59 Que, de acuerdo con la political aconsejada por el fundador
de la Gran Repblica, la conduct hasta ahora de los Estados Unidos
fue (salvo el deplorable caso de Mxico) la del respeto a los intereses
de los dems Estados en sus asuntos domsticos;
60 Que, de acuerdo con esa linea de conduct political, se dene-
garon a reconocer la beligerancia a los insurrectos cubanos en la
primera guerra civil contra Espaa, ms larga y desastrosa que la
actual;
79 Que, si como acaba de decirlo, fundado en la verdad hist-
rica, el seor Delegado de Cuba en Colombia, "a los Estados Unidos
deben los cubanos estos setenta aos de duro coloniaje," la actual
intervencin no les promete realizar los deseos de constituirse en
Estado independiente y soberano, porque el Gobierno interventor
esquiva ligar a su pais con promesa semejante.

IV.-Hasta aqui habiamos escrito en mayo de 1898. Ahora com-
pletaremos el anterior studio sobre la intervencin armada con al-
gunas lines relatives a la guerra que se declare entonces, y al re-
sultado de ella (22).
El 19 de abril de aquel ao, el Congreso de los Estados Unidos
acord una resolucin, aprobada el dia siguiente por Mr. Mc. Kinley,
en virtud de la cual debia exigirse del Gobierno de Espaa "aban-


(22) M. Antoine Pillet public, en la Revue de Droit International
Public (tomo V, 1898, pginas 66 y siguientes), un notable articulo (Re-
cherches sur les droits fondamentaux des Etats dans Iordre des rapports
international et sur la solution des conflis qu'ils font naitre), en el cual
desarrolla la tesis de que entire los Estados hay una verdadera sociedad










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


dono inmediato de su autoridad y de su Gobierno en la isla de Cuba
y el retiro de sus fuerzas de tierra y de mar de Cuba y de las aguas
de Cuba." Se dio adems al Presidente de la Repblica "la orden y
los poderes para emplear todas las fuerzas de tierra y de mar de los
Estados Unidos y de llamar al servicio la milicia de los diversos
Estados en la proporcin en que fuese necesario para dar pleno efec-
to a lo resuelto."
El mismo dia 20, el Ministro de los Estados Unidos en Madrid,
General Woodford, present al Gobierno de la Reina un ultimatum,
de acuerdo con la resolucin del Congreso, por el cual se conceda
un plazo de tres das, o sea hasta el medioda del 23 de abril, para
que se diese una respuesta plenamente satisfactoria al Gabinete de
Washington. No aguard el de Madrid la notificacin del ultimatum,
y, antes de recibirlo, orden a su Ministro en Norte Amrica, seor
Polo de Bernab, que pidiese sus pasaportes y se retirase al Canad
con todo el personal de la Legacin. El mismo dia dirigi una nota
al Ministro americano, en la cual se le deca que se consideraba como
una declaracin de guerra la resolucin del Gabinete de Washington,
y en consecuencia, el de Madrid rompa las relaciones diplomticas
con los Estados Unidos. El General Woodford pidi sus pasaportes
y se retir a Pars, despus de confiar al Embajador de Inglaterra la
proteccin de los intereses americanos en Espaa.
Asi comenzaron las hostilidades. En la maana del 19 de mayo,
el Comodoro Dewey, con su buque almirante y cinco cruceros prote-
gidos, el Baltimore, Olympia, Raleigh, Concord, Boston y Petrel,
entr en la baha de Manila y delan r de Cavite, sorprendi y des-
truy, en dos horas de combat, la flota del Almirante Montojo, com-
puesta de los buques Reina Cristina, Don Juan de Austria, Ulloa,
Isla de Cuba, Isla de Luzn y Marqus del Duero, todos de madera,
mal protegidos e insuficientemente armados. La lucha era del todo
desigual; en ella perecieron 400 y quedaron heridos 600 marines
espaoles.

international, y que, por tanto, as como en la sociedad civil todos los
miembros de la comunidad tienen inters y aun derecho de conservar el
orden, reprimiendo todo atentado que lo turbe-sobre todo si constitute
un ataque a las leyes de la humanidad-as los Gobiernos de los pueblos
civilizados deben intervenir para evitar los actos de crueldad o de barbarie
que en un pas se cometan, lo que justifica las intervenciones en Turqua,
que deberian ser ms eficaces para proteger a los cristianos brutalmente
sacrificados por el fa'natismo y el odio de los turcos. Pero es de notar que
esas intervenciones han sido colectivas, de varias Potencias europeas y sin
otro inters que el de restablecer el orden. La intervencin particular de
los Estados Unidos y el Tratado de paz con Espaa demuestran que aquel
caso no puede justificarse con la teoria de M. Pillet.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Para defender el puerto de Santiago de Cuba sali de Cabo
Verde, bajo las rdenes del Almirante Cervera, el 29 de abril, una
escuadra compuesta de los cruceros acorazados Cristbal Coln,
Vizcaya y Oquendo; de los contratorpederos Plutn, Furor y Terror,
y de los torpederos Ariete, Azor y Rayo. La escuadra pudo penetrar
a la baha de Santiago, en donde qued encerrada poco despus, con
motivo del hundimiento que en la boca del canal hicieron los ame-
ricanos del Merrimac, buque cargado de carbon.
Los americanos sitiaron por mar y por tierra la plaza de San-
tiago, bombardearon los puertos de San Juan de Puerto Rico, Ma-
tanzas, Aguadores, Jaragua, Cabaas, Saboney y Manzanillo, y de-
clararon bloqueado el litoral septentrional de Cuba, desde Crdenas
y Bahiahonda hasta Cienfuegos.
El 4 de julio, a las nueve y media de la maana, sali de la
bahia de Santiago la escuadra espaola en direccin al Oeste, y fue
perseguida por la del Almirante Sampson, compuesta de los acora-
zados Indiana, Iowa, Texas, Masachusetts, Oregon y Glowcester,
que en veinte minutes de combat destruy completamente aqulla:
el Almirante Cervera qued prisionero con 1,300 hombres, despus
de haber perdido 600 marines. Los americanos perdieron slo uno
y tuvieron dos heridos.
El 17 de julio, la ciudad de Santiago, bombardeada por los ca-
ones del Almirante Sampson y sitiada por tierra por las fuerzas
del General Shafter, hubo de capitular con 20,000 soldados al mando
del General Toral.
A las rdenes del General Miles, various cuerpos desembarcaron
el 25 de julio al sur de la isla de Puerto Rico.
La guerra era insostenible. El 27 de julio, M. Cambon, Ministro
de Francia en Washington, entabl negociaciones en nombre del
Gabinete de Madrid, con el Secretario de Relaciones Exteriores de
Washington, y el 12 de agosto siguiente se firm un protocolo en
virtud del cual Espaa renunci a la soberania de Cuba y cedi a
los Estados Unidos, a ttulo de dominio, la isla de Puerto Rico y una
del archipilago de Ladrones, en el Ocano Pacifico. Respecto de
las Filipinas, se estipul que la ciudad, la bahia y el Puerto de Ma-
nila seran ocupados por las fuerzas americanas, hasta la conclusion
del Tratado de paz, que debia determinar la suerte del archipilago,
su administracin y su gobierno.
Al da siguiente de firmado el armisticio, despus de un recio
combat de tierra, el Gobernador de Manila entreg la ciudad.
As concluyeron las operaciones blicas. Espaa, para combatir
la insurreccin de sus colonos y para resistir a los Estados Unidos,
gast 1,897.000,000 de pesetas, y sacrifice ms de 100,000 soldados.










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


Finalmente, el 10 de diciembre se concluy en Paris el Tratado
de paz, que confirm las declaraciones hechas en el protocolo de
Washington respect de Cuba, Puerto Rico y una de las islas del
archipilago de Ladrones, y estipul la cesin de las Filipinas a los
Estados Unidos mediante el pago de veinte millones de dlares, que
representan los gastos hechos por el Gobierno espaol en edificios,
caminos, etc.
Este Tratado se aprob, sin modificaciones, tanto por el Con-
greso de los Estados Unidos como por las Cortes espaolas, y entre-
gados los veinte millones de dlares, precio de la cesin de Filipi-
nas, en abril del present ao, doce meses despus de iniciadas las
hostilidades, se restablecieron las relaciones diplomticas entire los
dos Gobiernos.
Considerando la guerra desde el punto de vista del Derecho de
Gentes, es de notar que las hostilidades comenzaron sin que mediara
declaracin formal de guerra.
Una declaracin de esta clase es important para fijar con pre-
cisin los derechos de los beligerantes, sobre todo en cuanto a legi-
timidad de las press, asi como los deberes de los neutrales. Por
eso casi todos los tratadistas la consideran necesaria. No es sta,
sin embargo, la prctica de Inglaterra, que, duea casi por complete
de los cables telegrficos y con una marina de guerra en todos los
mares, se aprovecha de ello para sorprender a sus enemigos antes
de que una solemne declaracin los ponga en actitud de defense.
Pero lo que es de notar principalmente en la guerra hispano-
americana es que el Congreso de los Estados Unidos si juzg nece-
saria la declaracin algunos dias despus de que ya haban comen-
zado las hostilidades contra Espaa. En efecto, el 25 de abril, ambas
Cmaras adoptaron la siguiente proposicin:

"Se declara que existe y que ha existido, desde el 21 de abril,
inclusive, guerra entire los Estados Unidos de Amrica y el Reino de
Espaa."
De este modo se le dio efecto retroactive a la declaracin, lo
que parece injuridico. Sin duda ello no tuvo otro fin que el de legi-
timar la capture de ocho navos mercantes espaoles apresados cerca
de Mxico, antes de aquella fecha (23). En rigor, conforme a los
principios, estas press debieron declararse nulas, pero no lo consi-
der asi el respective Tribunal americano, fundado en el efecto re-
troactivo de la declaracin de guerra.

(23) Buenaventura, Pedro, Matilde, Miguel, Jover, Catalina, Satur-
nina, Sofa y Canelita.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


Otra particularidad digna de notarse en esta material es que el
Decreto del Gobierno espaol (de 24 de abril), por el cual se reconoce
el estado de guerra, declar que dicho estado "originaba la caduci-
dad de los Tratados de paz y amistad de 27 de octubre de 1795, del
protocolo de 12 de enero de 1877 y de todos los dems convenios,
tratados o convenciones hasta hoy en vigor entire los dos pases."
La guerra entire dos naciones pone trmino a ciertos tratados, pero
no a los que se celebran justamente en previsin de la guerra misma.
A pesar, pues, de lo absolute de la declaracin contenida en el De-
creto, juzgamos que no por ello quiso el Gobierno de Espaa desli-
garse de los compromises contraidos al adherir a las convenciones
que reglamentan la guerra, tales como la de Ginebra de 22 de agosto
de 1864, para aliviar la situacin de los heridos y de los enfermos,
y la de San Petersburgo de 11 de diciembre de 1868, sobre balas
explosives. En cuanto a los dems pactos, parece que ellos eran
demasiado gravosos para los espaoles, y asi el Gobierno se apre-
sur a declararlos caducados, pues la guerra lo autorizaba para
hacerlo.
Por lo dems, tanto el Gabinete de Washington como el de Ma-
drid declararon que en la guerra "observaran, con la ms estricta
fidelidad, los preceptos del Derecho de Gentes," asi en la lucha con-
tinental como en la guerra martima.
Y efectivamente, fuera de los casos que lugo mencionaremos,
ambos contendores respetaron dichas reglas o preceptos en lo con-
cerniente al plazo que debe concederse a los buques enemigos que
se encuentren al tiempo de comenzar las hostilidades en aguas del
otro beligerante, a fin de que puedan seguir a su destino; a la pro-
teccin de los ciudadanos pacficos que, al tiempo de estallar la
guerra, se encontraban en territorio de la otra parte; al tratamiento
de los combatientes durante la lucha y despus de ella, sobre todo
de los prisioneros, enfermos, heridos y muertos; a la ocupacin de
territories enemigos (24) y, finalmente, a la suspension de armas y
al armisticio que fue preliminary del Tratado de paz de 10 de diciem-
bre de 1898 (25).
El Gabinete de Madrid se quej, con razn, de que el 23 de mayo
dos buques de guerra americanos penetraron en la bahia de Guan-
tnamo, enarbolando pabelln espaol. Entre los medios prohibidos

(24) La prensa ha dicho, sin embargo, que las tropas americanas,
compuestas sobre todo de voluntarios indisciplinados, han cometido atro-
pellos graves en Puerto Rico, despus de la adquisicin de esta isla.
(25) Vanse ms detalles sobre estos diversos puntos en la crnica de
Louis le Fur, publicada en la Revue Gnrale de Droit Inteinational Public,
tomo V (1898), pginas 625 y 749, tomo VI (1899), pginas 55 y 196.
En cuanto a la ocupacin de Manila, un da despus de firmado el proto-










INTERVENCION.-GUERRA HISPANO-AMERICANA


como prfidos en las guerras internacionales figure el del empleo
de pabelln falso, segn la mayora de los expositores. No sin mo-
tivo, pues, aquel hecho arranc protest enrgica del Gobierno de
Espaa, en circular al efecto dirigida a las Potencias neutrales.
En ella se quejaba, adems, de los bombardeos sin aviso previo
y de la destruccin de las lines telegrficas internacionales. Aun
cuando tiende a prevalecer la teoria de que, cuando el bombardeo
se dirige contra las fortificaciones de una ciudad, debe el sitiador,
por humanidad, dar aviso previo, la Declaracin de Bruselas, el Ins-
tituto de Derecho Internacional y las Instrucciones americanas de
1863 para los ejrcitos en campaa, reconocen la legitimidad de la
prctica contraria. Asi, el bombardeo de San Juan de Puerto Rico,
de 11 de mayo, por la flota del Almirante Sampson, no constitute
en rigor una violacin del Derecho de Gentes. Respecto a la destruc-
cin de los cables submarines, la Convencin de Paris de 14 de
marzo de 1884 adopt varias reglas para protegerlos en tiempo de
paz-bajo penas severas,-pero dej a los beligerantes en complete
libertad (articulo 15), salvo, por supuesto, en cuanto ello pueda
perjudicar a los neutrales.
La clebre Declaracin de Paris de 1856, considerada en justicia
como uno de los mayors progress del Derecho Internacional, de-
clar abolido el corso, libre la mercanca enemiga conducida a bordo
de buques neutros y la neutral a bordo de buques enemigos, y obli-
gatorios los bloqueos slo en el caso de que fuesen efectivos.
Ni los Estados Unidos ni Espaa haban adherido a la primera
parte de la Declaracin, porque, careciendo entonces de marina de
guerra suficientemente poderosa, no quisieron renunciar al derecho
de armar en corso buques mercantes. Bien pudieron, en consecuen-
cia, ocurrir los dos beligerantes a este medio. Sin embargo, una pro-
clama del Presidente Mc. Kinley, de fecha 26 de abril, declare for-
malmente que en la guerra contra Espaa los Estados Unidos adhe-
ran a esas reglas, que textualmente insert en la dicha proclama,
como obligatorias para las fuerzas navales de la Unin. Por su par-

colo de Washington, de 12 de abril de 1898, debe teinerse en cuenta que,
aun cuando el Gobierno americano telegrafi oportunamente al Jefe de la
escuadra la suspension de hostilidades, la noticia lleg despus de que el
Jefe espaol defensor de la plaza haba capitulado. Sin embargo, esa cir-
cunstancia debi tenerse en cuenta por los comisionados de Paris que dis-
cutieron el Tratado de paz, pues es claro que, antes del armisticio, los
ejrcitos americanos apenas habian ocupado a Cavite en todo el archipi-
lago filipino. En ese Tratado. no obstante, como lugo lo veremos, no se
discutieron las cosas a la luz de los principios de justicia, sino que el
vencedor impuso sus condiciones al vencido.










COLOMBIA Y LOS ESTADOS UNIDOS


te, el Gobierno espaol, en su Decreto de 24 del mismo abril, mani-
fest su adhesin formal a las tres ltimas reglas de la Declaracin.
de Pars. En cuanto al corso dijo:
"El Gobierno de Su Majestad estima que es indispensable hacer
a este propsito las ms express reserves a fin de conservar nuestra
libertad y nuestro derecho absolute de ponerlo en prctica en el
moment y en la forma que se consider ms oportuno. Por ahora,
el Gobierno de Su Majestad proceder a la inmediata organizacin
de un servicio (de cruceros auxiliares de la marina military que se
formar con los barcos de nuestra marina mercante que se estimen
ms tiles, y que cooperar brillantemente con nuestra marina de
guerra, bajo cuya jurisdiccin quedar sometido."
Este servicio difiere no poco del antiguo corso, ejercido por
particulares, mediante letras de marca dadas por un Soberano.
Acerca del contrabando de guerra, el referido Decreto del Go-
bierno espaol declare (articulo 6') que no se reputarian como tales
sino "los instruments, utensilios, municiones u objetos que sirvan
para la guerra."
El rompimiento de las hostilidades entire dos o ms pauses crea
una situacin juridica especial entire las Potencias neutras, es decir,
entire las que permanecen indiferentes a la contienda, sobre todo
en las guerras maritimas. La mayor parte de los Gobiernos de Eu-
ropa y de Amrica y algunos asiticos, como el Japn y la China,
se apresuraron, a raz de la guerra hispanoamericana, a hacer decla-
raciones de neutralidad, en las cuales prohibieron a sus respectivos
nacionales toda ingerencia.
La nocin de la neutralidad international se acenta ms y mis
cada dia en el sentido de que ella obliga a los Gobiernos y a los
particulares de los pauses neutros a una absolute prescindencia en
la lucha entire los beligerantes.
Hasta hace poco, segn casi todos los expositores, un Estado no
dejaba de ser neutral sino por actos u omisiones culpables de su
propio Gobierno: los actos de los particulares, ya en el sentido de
alistarse bajo las banderas de uno de los combatientes, ya en el de
auxiliarlo con buques, armas, municiones, viveres o dinero, no com-
prometan al Estado. En las ltimas guerras, pero sobre todo en la
guerra hispanoamericana, las prcticas internacionales han tendido
a abolir, en lo general, esta diferencia, en el sentido de prohibir
tanto la accin pblica como la accin de los particulares.
Asi, casi todos los Gobiernos prohibieron, en sus proclamas de
neutralidad, el alistamiento de sus nacionales en cualquiera de los
dos ejrcitos contendores. El Derecho Pblico interno de cada pas




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs