• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Preambulo
 Documentos
 Notas
 Index
 Back Cover














Title: diplomático mexicano en París (don Fernando Mangino, 1848-1851)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081313/00001
 Material Information
Title: diplomático mexicano en París (don Fernando Mangino, 1848-1851)
Physical Description: Book
Creator: Mangino, Fernando
Publisher: Secretari´a de Relaciones Exteriores, Departamento de Informacio´n para el Extranjero,
Publication Date: 1948
Copyright Date: 1948
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081313
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aap0849 - LTUF
01558147 - OCLC
000124885 - AlephBibNum

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preambulo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Documentos
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Notas
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Index
        Page 119
        Page 120
    Back Cover
        Page 121
Full Text


ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC MEXICANO


SEGUNDA SERIES


NUMERO 6


UN DIPLOMATIC

MEXICANO EN PARIS
(DON FERNANDO MANGINO, 1848.1851)


COMPILATION. PREAMBULO Y NOTAS DE
RAFAEL HELIODORO VALLE






PUBLICACIONES DE LA SECRETARIA
DE RELACIONES EXTERIORES
DEPARTAMENTO DE INFORMATION PARA EL EXTRANJERO
MEXICO
1948
X
327.72
X 277o

















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES







THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.












UN DIPLOMATIC
MEXICANO EN PARIS





































































IMPRESO EN MEXICO, EN LA COOPERATIVE DE
TALLERES GRAFICOS DE LA NATION














ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC MEXICANO
FUNDADO EL 20 DE ENERO DB 1923
PRIMERA SERB
(Totalmente agotada)

la diplomacia mexicana, Revista hist6rica.
Director, Antonio de la Pefia y Reyes, 1923.
Noticia histdrica de las relaciones political y comerciales entire Mixico y el Japdn
durante el siglo XVII, por Angel N6fiez Ortega, 1923.
Incident diplomdtico con Inglaterra en 1843.
Advertencia de Antonio de la Pefa y Reyes, 1923.
Los relaciones entire Mexico y Perui. La misidn de Corpancho.
Introducci6n de Genaro Estrada, 1923.
El Decreto de Colombia en honor de don Benito Judrez.
Advertencia de Antonio de la Pefia y Reyes, 1923.
Personas que ban tenido a so cargo la Secretaria de Relaciones Exteriores desde
1821 basta 1924.
El reconocimiento de nuestra Independencia por Espania y a anidn de los praises
hispanoamericanos.
Introducci6n de Antonio de la Pefia y Reyes, 1924.
Don Manol Eduardo Gorostiza y la Cuestidn de Texas. (Documentos hist6ricos.)
Noticia bibliogtrfica de Antonio de la Pefa y Reyes, 1924.
Ledn XII y los poses hispanoamericanos.
Pr6logo de Antonio de la Peia y Reyes, 1924.
Notas d dd on Juan Antonio de la Puente. (Ministro de Mexico cerca de Napo-
le6n III.) Advertencia de Antonio de la Pefia y Reyes, 1924.
La anexidn de Centroam&rica a Mixico. (Documentos y escritos de 1821.) Tomo
I. Prefacio y compilaci6n de Rafael Heliodoro Valle, 1924.
La Concesidn Leese. (Documentos oficiales.) Estudio critico-hist6rico de Fernando
Iglesias Calder6n.
Advertencia de Antonio de la Pefia y Reyes, 1924.
El Tratado Mont-Almonte. (Documentos.)
Introducci6n de Antonio de la Pefia y Reyes, 1925.
El Doctor Vicente G. Quezada y sus trabajos diplomiticos sobre Mixico.
Noticias recopiladas y comentadas por Fernando Gonzalez Roa, 1925.
Lord Aberdeen, Texas y California. (Documentos.)
Introducci6n de Antonio de la Pefia y Reyes, 1925.
Diario de un escribiente de Legacidn, por Joaquin Moreno. (Oficial de las Lega-
clones de M6xico en Paris y Roma, 1833-1836.)
Introducci6n de Genaro Estrada, 1925.
Las relaciones diplomdticas de Mixico con Sadamirica. (Documentos.)
Pr61ogo de Jesis GuzmAn y Raz Guzmin, 1925.
El Bardn de Alleye de Cyprey y el Baeo de las Delicias. (Documentos.)
Introducci6n de Antonio de la Pefia y Reyes, 1926.
El Congress de Panamd y algunos otros proyectos de unidn hispanoamericana.
Prblogo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1926.
Los precursores de la diplomacia mexicana. Por Isidro Fabela, 1926.









4 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

Breves notas histdricas sobre las relaciones entire Mdxico y Venezuela.
Por Manuel Landaeta Rosales, 1927.
El Tratado de Paz con Espata. (Santa Maria Calatrava.)
Pr6logo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1927.
La primer guerra entire Mdxico y Francia.
Pr6logo de Antonio de la Peia y Reyes, 1927.
La anexidn de Centroamerica a Mdxico. (Documentos y escritos de 1821-1822.)
Tomo II. Compilaci6n de Rafael Heliodoro Valle, 1927.
Don Juan Prim y su labor diplomdtica en Mdxico.
Introducci6n de Genaro Estrada, 1928.
La insubsistencia de una Convencidn de Reclamaciones.
Pr6logo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1928.
Las relaciones entire Mixico y el Vaticano. (Documentos.)
Estudio preliminary y notas de Joaquin Ramirez Cabafias, 1928.
La labor diplomdtica de don Manuel Maria de Zamacona, como Secretario de
Relaciones Exteriores.
Pr6logo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1929.
Las memorial diplomafticas de Mr. Foster sobre Mexico.
Pr6logo de Genaro Estrada, 1929.
Comentario de Francisco Zarco sobre la Intervencidn Francesa (1861-1863).
Pr6logo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1929.
Algunos documents sobre el Tratado de Guadalupe y la situacidn de Mdxico
durante la invasion americana.
Pr6logo de Antonio de la Pefia y Reyes, 1930.
Un esfuerzo de Mixico por la Independencia de Cuba.
Pr6logo de Luis Chivez Orozco, 1930.
El emprdstito de Mdxico a Colombia. (Documentos.)
Introducci6n y notas de Joaquin Ramirez Cabafias, 1930.
Las relaciones diplomiticas entire Mdxico y Holanda.
Introducci6n de Manuel Mestre Ghigliazza, 1931.
La gestidn diplomdtica del doctor Mora.
Advertencia de Luis ChAvez Orozco, 1931.
Bosquejo histdrico de la agregacidn a Mixico de Chiapas y Soconusco y de las
negociaciones sobre limited entabladas por Mixico con Centroamerica y Gua-
temala. Por Andris Clemente Vazquez, 1932.
Un program de political international.
Por Juan Francisco de AzcArate, 1932.
Altamirano y el Bardn de Wagner. Un incident diplomdtico en 1862. (Docu-
mentos.) Recopilaci6n de Joaquin Ramirez Cabafias, 1932.
Un siglo de relaciones internacionales de Mexico, a travds de los Mensajes Presi-
denciales.
Pr61ogo de Genaro Estrada, 1935.
La anexidn de Centroamdrica a Mdxico. (Documentos y escritos de 1822.) Tomo
III. Compilaci6n de Rafael Heliodoro Valle, 1935.

SEGUNDA SERIE
La Misidn confidential de don Jesis Terdn en Europa, 1863-1866.
Pr61ogo de Gabriel Saldivar, 1943.
Bolivar en Mexico.
Compilaci6n y notas de Rafael Heliodoro Valle.
La anexidn de Centroamdrica a Mixico. (Documentos y escritos de 1823.) To-
mo IV. Compilai6n de Rafael Heliodoro Valle, 1945.
La anexidn de Centroamerica a Mixico. (Documentos y escritos de 1823.) To-
mo V. Compilaci6n de Rafael Heliodoro Valle, 1945.
Correspondencia inddita de Manuel Crescendo Reids. (Recopilaci6n y semblanza
biografica, notas y comentarios de Carlos A. Echinove Trujillo, 1948.)







HISTORIC DIPLOMATIC


SEGUNDA SERIES


NUMERO 6


UN DIPLOMATIC

MEXICANO EN PARIS
(DON FERNANDO MANGiNO, 1848-1851)



COMPILATION, PREAMBULO Y NOTAS DE
RAFAEL HELIODORO VALLE









PUBLICACIONES DE LA SECRETARIA
DE RELACIONES EXTERIORES
D EPARTAMENTO DE INFORMATION PARA EL EXTRANJERO
MEXICO
1948


ARCHIVO


MEXICANO





















PREAMBULO


















En los anales de la diplomacia mexicana, la figure de don
Fernando Mangino1 llama la atenci6n por los largos servicios
que prest6 a la patria, sin haberse distinguido por la audacia
para encumbrarse y por la intriga para que no se le postergara.
Le toc6 vivir una de las 6pocas mis dificiles e inseguras de
Mexico; le faltaba, seguramente, ese impetu que la ambici6n
infunde a quienes procuran sobresalir a todo trance; y, aunque
no carecia de perspicacia en la observaci6n de los acontecimien-
tos politicos y era prudent al narrarlos, vivi6 en ese angulo de
mediocridad en que se acomodan los que rehuyen disputar con
los codiciosos y disgustar a quienes en el solio ostentan ingenio
versktil y don de mando.
1 El primer Mangino lleg6 a Mixico aproximadamente en 1785: don
Jose Rafael Mangino, quien tuvo un hermano, don Fernando Jos6, y tres
hijos: Jos6 Maria, que fu6 coronel del ej6rcito; Rafael, que era president
del Congreso de Mexico al cefiirse Iturbide la corona, y Fernando Mangino
y Mendivil, padre de Fernando Mangino y Lardizibal. Parece que Mangi-
no y Miendivil estuvo inodado en el complot monirquico que propendia a
entronizar a un principle de Orleans en Mexico. La casa en que vivi6 don Jose
Rafael Mangino es la que hoy sirve al Hotel Arronte, en Puebla. y original-
mente fue de los Mendivil. Fernando Jose Mangino redact6 los estatutos
de la Academia de San Carlos y fue superintendent de la Casa de Moneda
en Mexico. (Datos que me comunica mi amigo el genealogista don Ignacio
G. B. de Miranda.)
Fernando Mangino y LardizAbal esti aludido en Un essai d'empire au
Mexique, por E. Masseras, Paris, S. Charpentier -Editeur, 1879, p. 157, en esta
forma: "Las tropas francesas empezaron a salir del pais en julio y habria
que aclarar esta afirmaci6n: Asi como lo habia comprobado el Mariscal
(Bazaine) los balcones del Palacio habian permanecido cerrados, mientras
que al pie de ellos desfilaba la retaguardia del ejercito frances, retirindose
de M6xico. Pero detras de uno de esos balcones que desde el ingulo de la
plaza penetra sobre la calle que conduce al camino de Puebla, se hallaba
el Emperador, teniendo a su lado a su secretario particular el Sr. De Man-
gino (muerto en 1875 en Paris, donde se habia vuelto colaborador de La
France. Por l1 he sabido este detalle). Desde un rinc6n de la cortina, levan-
tado de modo que se pudiera ver sin ser visto, seguia la march de las tro-
pas. Cuando las iltimas filas pasaron dej6 caer la cortina.
-Al fin, ya estoy libre -dijo, volviendose hacia el senior De Mangino."







10 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

Los informes que el senior Maugino envi6 a la Secretaria
de Relaciones, en los dias en que fue proclamada la Segunda
Repfiblica Francesa, demuestran que era epistol6grafo puntual,
y que no se le escapaban esos detalles que s61o sabe captar a
tiempo quien tiene que presentar, desde lejos, un panorama
objetivo de hombres e ideas, y todo eso que va dentro de la
trama de los dias dando contorno y color a los acontecimientos.
El senior Mangino se inici6 en las labores burocrAticas en
1812; y, cuando M6xico se emancip6 del regimen espafiol, fu6
nombrado official tercero de Justicia y Negocios Eclesiasticos,
desde la creaci6n de la Secretaria del Despacho hasta 1825.
Poco despu6s de haber salido para Roma, fue despojado vio-
lentamente de su empleo; pero mis tarde se le nombr6 secre-
tario de la Legaci6n en Londres, y el 5 de febrero de 1832 de
la de Francia, quedando como encargado de negocios interino,
al nombrarse con igual rango para Berlin a don TomAs Mur-
phy: su sueldo seria de 3,000 pesos anuales, como secretario,
pero percibiria 5,000 mientras legaba el Ministro. Las instruc-
ciones que se le dieron no podian ser mas concretas: al recibir
su credencial se pondria de acuerdo con el senior Murphy, para
anunciar al gobierno de Francia su nuevo cargo, pidiendo
audiencia para que la presentara; y se haria cargo del archi-
vo de la agencia y recibiria de Murphy todas las instruccio-
nes para que se diera cuenta del estado y giro de los negocios
y del m6todo que, reglamentado por la Secretaria de Relacio-
nes, deberia observer en el despacho de la correspondencia y
en otros trabajos peri6dicos, recomendados por el gobierno.
Agregaban las instrucciones que, como todos los negocios que
habia que ventilar con el gobierno francs dependerian del
tratado de amistad, comercio y navegaci6n que estaba nego-
ciando el senior Manuel Eduardo de Gorostiza, mantendria co-
rrespondencia constant con 61 y no daria paso alguno de im-
portancia sin su conocimiento y acuerdo. Todavia mis:2 para
uniformar la categoria y nomenclatura de los agents mercan-
tiles de la Repilblica, y a ejemplo de lo hecho en Inglaterra,
expediria titulos provisionales de vicec6nsules a las mismas
personas que habian servido en Francia como agents, y para
2 Para mayores detalles, leer Las primeras negociaciones comerciales entire
Mexico y Francia, por Carlos Bosch Garcia, en El Siglo de Torre6n, 30 de
noviembre de 1946.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 11

ello consultaria al senior Murphy, ya que conocia a todos; y
acto continue pediria la venia del gobierno francs para los
nombramientos y, al comunicarlo a los interesados, les anuncia-
ria que oportunamente les haria saber las instrucciones a que
debia cefiirse el cuerpo consular, ateniendose entretanto, para
el desempefio de su comisi6n, a las prevenciones y 6rdenes que
habian recibido; si lo estimaba indispensable, nombraria algu-
nas personas con igual caracter en otros puntos, en donde no
hubiera agents consulares.
Desde Londres el senior Mangino acus6 recibo de su nom-
bramiento el 14 de mayo, y el 18 de junio di6 aviso de haber
sido presentado por Murphy al conde Sebastiani, Ministro de
Negocios Extranjeros; y el 27 de julio, que el rey Luis Felipe
le recibiria en las Tullerias el 21, en audiencia particular, pre-
sentndolo el mariscal bar6n de Athalin, introductory de emba-
jadores. El rey le recibi6 con suma afabilidad y agrado; le
habl6 de Mexico vivamente interesado, y deplor6 no haber
podido visitarlo cuando estuvo emigrado en La Habana;3 pero
que habia visto en dicha ciudad, con much gusto, los regi-
mientos de Puebla y de Mexico, y elogi6 su discipline, subor-
dinaci6n y buen porte. A la vez pidi6 a Mangino que hiciera
present a su gobierno la simpatia particular que sentia por
M6xico, y los votos que formulaba "por la tranquilidad, conso-
lidaci6n y prosperidad de esa hermosa y rica parte del Nuevo
Mundo".' Al siguiente dia, Mangino recibi6 una carta del
mariscal Athalin, participindole que la reina, los principles y
las princess le esperaban en Saint Cloud, el 24 a las 8 de la
noche; y fue presentado a ellos y a Mme. Adelaida, acogi6ndole
con "amabilidad, sencillez y finura tanto ellas como el duque
de Orleans", sosteniendo larga conversaci6n.
Parece que Mangino fue llamado por Relaciones en 1834,
pues desde Filadelfia avis6 que habia llegado del Havre y
esperaba proseguir su viaje a Veracruz. Ya en la capital, Re-
laciones le comunic6, el 22 de julio, que el Presidente de la
a Eso acaeci6 el 27 de marzo de 1798, al llegar Luis Felipe en compafiia
de sus hermanos, el duque de Montpensier y el conde de Beaujolais (Los
principles de Orledns en La Habana, por el conde de San Juan de Jaruco, en
Diario de la Marina, 15 de enero de 1947).
4 El General Jose Maria Tornel public Luis Felipe, Rey de los fran-
ceses (El Siglo XIX. 30 octubre y 2 y 3 noviembre 1862).







ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


Repiblica habia nombrado segundo contador de la Contaduria
General de Propios a otra persona, puesto que Mangino tenia
en propiedad; pero que no habia querido perjudicarle, sino
que continuara prestando servicios en la carrera diplomAtica,
pues habia dispuesto que permaneciera como agregado al De-
partamento del Exterior de la Secretaria, con el sueldo que
disfrutaba en su anterior empleo, y que le tendria present para
darle otro que tuviera igual o mayor dotaci6n. El 23 de agosto
volvi6 a ser nombrado secretario de la Legaci6n en Paris, con
1,500 pesos para viAticos y el anticipo de un tercio de la suma
de 1,000. El ministry en Francia era don Francisco Maria
Lombardo. Ya en Veracruz, le orden6 Relaciones, el 22 de
noviembre, que no se embarcara en el paquebote que salia
para Francia el 30, sino que esperara 6rdenes en el puerto o
en otro sitio pr6ximo a 6ste; y dos dias despubs se acept6 la
renuncia que don Lorenzo de Zavala habia presentado como
ministry en Francia, y se le pidi6 que entregara al senior Man-
gino, por inventario formal, el archive de la Legaci6n y todo
lo que a ella perteneciese, debiendo presentarle como encar-
gado de negocios interino, dindole tambien a reconocer a los
c6nsules y los vicec6nsules. Asi lo hizo Zavala el 24 de marzo
de 1835, y el 26 entr6 Mangino en funciones, teniendo poderes
para ratificar el tratado de amistad, comercio y navegaci6n.
S61o fue recibido por el rey el 12 de mayo de 1835, presentado
por el conde Saint Maurice, y despu6s salud6 a la reina, las
princess y los principles.
Mangino habia ya emprendido las gestiones previas a la
ratificaci6n del tratado con Francia, cuando el gobierno dis-
puso, en 1836, nombrar encargado de negocios al senior Luis
Cuevas, y asi continue como secretario de la Legaci6n; pe-
ro Cuevas regres6 a M6xico en 1837, y Mangino le reemplaz6
interinamente hasta 1838, en que el senior Miximo Garro
(que se hallaba cesante en Europa despu6s de haber sido
ministry en Londres) recibi6 el nombramiento de plenipo-
tenciario en Paris y Mangino volvi6 de nuevo a la secretaria.
Se hallaba en esta capital en 1841, pues el 24 de aquel mes el
Secretario de Relaciones, don Jos6 Maria Bocanegra, le advirti6
no haber anunciado su disposici6n para regresar a Francia, a
pesar de que desde octubre dej6 de ser diputado al Congreso








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 13

de la Uni6n, y esperaba le dijese si estaba listo para volver a
Paris. El 16 contest Mangino que se hallaba dedicado al arre-
glo de asuntos particulares, para poder asegurar su subsistencia
en Europa, "mientras duran -decia- las actuales escaseces
del erario national, pues deseo aliviarlo por mi parte, desem-
pefiando aquella comisi6n diplomitica sin sueldo alguno y sin
mis recompensa que el honor que me result de estar empleado
en la referida legaci6n y de ser iitil a mi patria sin gravamen
del tesoro pfiblico". El secretario Bocanegra le pidi6 el 21 de
diciembre que fijase la fecha de su salida; y, el 27, Mangino
le contest que lo haria dentro de cuarenta o cincuenta dias,
porque esperaba el restablecimiento de la salud de su sefiora;
pero que en ese tiempo le era impossible arreglar sus negocios
privados y se veria en la necesidad de regresar tan s6lo con el
sueldo que habia disfrutado hasta entonces, y sin que le propor-
cionasen los vifticos. El 28 de enero de 1842 pidi6 su pasa-
porte para retornar a Paris.
En noviembre de 1842 dirigi6 una amplia exposici6n a la
Secretaria de Relaciones, en la que daba a conocer sus servi-
cios en la carrera diplomitica durante 30 afios; y afirmaba en
tercera persona: "Por tanto, no puede ver, sin dolor, que los
jefes de legaci6n que tiene hoy la Repfiblica en Europa, y que
en 1830 estaban bajo las 6rdenes del infrascrito, como official
y agregados, cuando 61 era ya secretario, hayan logrado ser
ministros plenipotenciarios, mientras que el exponente, con
mayor antigiiedad, todavia no ha salido ni aun a encargado
de negocios propietario. Cierto es, pues, que, ya por injusticias,
ya porque la suerte haya sido mis propicia a aquellos diplo-
miticos, el exponente ha sufrido una verdadera posterga; y
como el pfiblico no conoce las causes que la han originado, unos
la atribuirin a ineptitud, y otros, acaso, a mal manejo." En la
misma exposici6n solicitaba el nombramiento de ministry ple-
nipotenciario en B61gica, apoyado en la recomendaci6n que le
habia dado el senior Garro; pero, hecha la consult al Senado,
desatendi6ndose la recomendaci6n de Garro, fue nombrado el
general Juan N. Almonte, aunque el Senado no aprob6 tal nom-
bramiento. El 15 de noviembre de 1842 recay6 un dictamen
de J. Rafael Larrafiaga, sobre su exposici6n, y en ella hablaba
6ste de la conveniencia de establecer la legaci6n en B6lgica, ya







14 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

que habia c6nsules belgas en la capital, Veracruz y Tabasco;
afirmaba que "los servicios de Mangino siempre han merecido
la aprobaci6n del gobierno", y que habia sido postergado, ya
que el senior TomAs Murphy, ministry en Londres, era official
de dicha legaci6n cuando Mangino era el secretario, y que el
senior Garro era simple agregado a la Legaci6n en Paris, lo mis-
mo que el senior Ignacio Valdivielso, que era ministry en Ma-
drid, y que habia pasado a la legaci6n en Roma, en 1824, como
iltimo agregado, mientras Mangino era el official mayor. En el
tiempo en que habia sido diplomatico, bien podria ser (afia-
dia) official mayor segundo del Ministerio de Justicia, si no se
le hubiera despojado de su empleo, el cual se le ofreci6 retener,
asi como sus ascensos; y que tambi6n se le habia privado de
ser segundo contador de propios, nombramiento que obtuvo en
1832. Larrafiaga sugeria que no s61o se le nombrara plenipo-
tenciario en B61gica, sino tambi6n en Holanda.
Mangino se hallaba en Paris, en su mismo puesto de
secretario de la legaci6n, el 14 de febrero de 1846, al anun-
ciar que el dia 2 habia muerto el senior Garro, que lo habia
comunicado al Ministro de Negocios Extranjeros, M. Guizot,
y que asumia el puesto de encargado de negocios interina-
mente, mientras era nombrado el ministry en propiedad. Al
mismo tiempo pedia al Secretario de Relaciones Exteriores
que, como un acto de equidad y justicia, se le diera tal nom-
bramiento, ya que tenia 34 afios de servicios, 23 de ellos en la
diplomacia, habiendo sido secretario de legaci6n durante 18,
de lo cual resultaba que era el decano en esa clase y uno de los
tres empleados mis antiguos que habia en Europa. "Mis m&-
ritos, aunque reconocidos siempre por las diversas administra-
ciones de la Repfiblica --decia- no han bastado, sin embargo,
hasta ahora, para proporcionarme el ascenso a jefe de legaci6n,
porque cuando ha ocurrido alguna vacant no he hallado apoyo
ni valimiento en el gabinete mexicano. Esta falta de protecci6n
me ha hecho frecuentes y no merecidas postergas en mis ascen-
sos... No s6 si mi silencio sera la causa de tanto atraso, porque
jams he pedido adelanto alguno, ni menos he importunado al
Ministerio con quejas y con reclamos." Terminaba diciendo
que confiaba en que no se le creyese animado "de un repren-
sible espiritu de empleomania". El Secretario de Relaciones,







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 15

senior Castillo Lanzas, al referirse a tal solicited, le contest el
13 de abril del mismo afio que, al dar cuenta de ella al Presi-
dente de la Repfiblica, 6ste le habia ordenado decirle que,
mientras las relaciones entire Mexico y Francia continuaran en
el mismo pie en que se hallaban, no estimaba convenient pro-
ceder a nombrar ministry plenipotenciario; pero que, cuando
llegara el caso de hacer tal nombramiento, se tendrian en con-
sideraci6n sus m6ritos y servicios...
El 28 de noviembre de 1846, Mangino fue nombrado en-
cargado de negocios efectivo en Prusia, dandole Berlin por
residencia y el sueldo de 5,000 pesos anuales, segdn se lo
anunci6 el Secretario de Relaciones, don Jos6 Maria Lafragua.
Al acusar recibo de tal nombramiento, desde Paris, el 20 de
enero de 1847, expresaba su agradecimiento.
Al fin fue nombrado encargado de negocios en Francia,
seguin el oficio que el Secretario de Relaciones Exteriores, don
Luis de la Rosa, le dirigi6 desde Quer6taro el 11 de marzo de
1848, y le recomendaba que convenia much "a Mexico apa-
rentar los mis vivos deseos de anudar las antiguas relaciones
con Francia; mas es indispensable guardar la mis prudent
reserve y disimulo". De la Rosa le comunic6 que, por nota
reservada de la legaci6n en Londres, el gobierno sabia que se
estaba trabajando "con ahinco en Europa y especialmente en
esa corte para el establecimiento de una monarquia en M6xico,
y las simpatias que por este plan tiene Luis Felipe, que se
lisonjea de ver sobre el trono que piensa erigirse a su hijo el
duque de Montpensier y a su esposa la duquesa"; y, al expre-
sarle su extrafieza por no haberle comunicado nada "sobre
asunto tan important y de tal trascendencia", le pedia que
acudiera a todos los medios posibles para hacer una investi-
gaci6n.
Los informes que sobre political europea, y especialmente
sobre acontecimientos de Francia, envi6 Mangino a Relaciones
(y que integran y avaloran este volume) correspondent a
1848.* En ellos aparecen noticias muy importantes acerca de
Copia de los documents originales que figuran en este volume me
fue proporcionada por mi amigo Luis ChAvez Orozco. a excepci6n de los
Ndms. II. XXI y XXII. que se encuentran en el Archivo General de la Se-
cretaria de Relaciones de Mdxico, en el expediente 1-131-58-53. que es el
personal de Mangino.








16 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

uno de los periods mis hist6ricos de Francia. Le toc6 pre-
senciar la caida de Luis Felipe y el advenimiento de la Segunda
Repiblica Francesa; asi como las primeras actividades de los
obreros, que, en reuniones piblicas y hasta acudiendo a las ar-
mas, exigian un cambio en el regimen social. Mangino hablaba
en uno de sus informes sobre la propaganda comunista, y di6
noticia sobre el establecimiento del "income-tax", como una
novedad entire los impuestos fiscales. Era natural que no disi-
mulase en su correspondencia la alarma que le sobrecogia
frente a las reivindicaciones de los obreros, ya que, por su edu-
caci6n y sus antecedentes familiares y politicos, pertenecia a
la clase social con poderio y privilegios.
El 3 de febrero de 1851, el Secretario de Relaciones, don
Mariano Yajez, comunic6 a Mangino que el Presidente de la
Repiblica tenia noticias minuciosas de la conduct que habia
observado, "en el desempefio de la important comisi6n que se
le confiri6 para la adquisici6n de armamento destinado al ej6r-
cito de la Repiblica, y que habia observado que, muy lejos de
sujetarse V. S. a las instrucciones precisas y terminantes que
se le han transmitido, las ha traspasado en algunos casos, olvi-
dado en otros, y en los mis ha obrado segin le ha parecido
oportuno, con lo cual ha desvirtuado el asunto y ha causado
males de trascendencia". Aunque el Secretario de Relaciones
no le precisaba cargos, si se apresur6 al mismo tiempo a des-
tituirlo como encargado de negocios, nombrando en su lugar,
provisionalmente, al secretario don Francisco Serapio Mora,
a quien debia entregar la legaci6n; y a la vez le ordenaba que,
luego que recibiera esa nota, cesaba en la comisi6n del arma-
mento y en el cargo relative a la compra de miquinas para
construir armas portAtiles, debiendo entregar al senior Ignacio
Valdivielso los documents y los fondos relacionados con tal
asunto, y regresar al pais para responder de su conduct ante
la Suprema Corte de Justicia. El Secretario Yafiez reiter6 estas
informaciones al dia siguiente al Ministro de Negocios Extran-
jeros de Francia. Pero llama la atenci6n que el 25 de marzo
siguiente Mangino haya anunciado a Relaciones que le habian
conferido la condecoraci6n de la Legi6n de Honor, con el grado
de comandante. Dos afios despu6s, el 8 de julio de 1853, su
apoderado en esta capital, senior Manuel Ponte, elev6 a Rela-








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 17

ciones un escrito, afirmando que Mangino habia sido destituido
por el Presidente Arista "sin motivo justificado y sin las f6r-
mulas legales, quedando reducido a una situaci6n poco deco-
rosa", y que por ello se veria obligado a pedir su jubilaci6n
y a que se le pagara el sueldo de 1,400 pesos, que le correspon-
dian desde que fue separado del servicio. El 18 de julio recay6
acuerdo de Relaciones, asegurando que Mangino habia come-
tido faltas en el desempefio de su cargo diplomatico, en relaci6n
con la comisi6n de armamento, y que el Gobierno debia decla-
rar si tal acusaci6n era o no just, y si afectaba a su caracter
diplomitico o s6lo se referia a dicha comisi6n particular, sobre
todo lo cual habia datos suficientes en la Secretaria de Gue-
rra; pues los que habia en poder de Relaciones eran incom-
pletos para formarse una idea cabal de los manejos de Mangino
en aquel asunto. El 22 de julio, Relaciones se dirigi6 a Guerra,
pidiendo los datos necesarios para resolver la solicitud elevada
por Manuel Ponte.
Mangino fue nombrado c6nsul en Nueva York el 10 de
junio de 1855, en sustituci6n de don Joaquin Castillo, quien
pasaba a reemplazar, como secretario de la Legaci6n en los
Estados Unidos, a don Angel Iturbide. Al expedirse el nom-
bramiento, se le hizo la promesa de que, en premio a sus ser-
vicios, se le nombraria plenipotenciario, en el caso de que
hubiese una vacant. El 7 de agosto se hallaba en esta capital
y se le comunic6 que la nueva comisi6n no perjudicaba el de-
recho que tenia a recibir la pension que se le habia concedido,
como ex encargado de negocios en Francia. Al acordarse que
se daba por terminada la de don Manuel Robles Pezuela como
ministry en WAshington, el 19 de diciembre de aquel afio, el
Secretario de Relaciones Exteriores, senior Arrioja, despues de
elogiar los servicios, el patriotism y lealtad de Mangino, le pro-
metia tomarlos en consideraci6n para conferirle otro nombra-
miento; pero el de c6nsul de Nueva York fue revocado sin que
tomase posesi6n.
Mangino se hallaba en M6xico en 1860 y era ministry ple-
nipotenciario en receso, a la vez que consejero del Supremo
Gobierno. El 24 de mayo pidi6 a Relaciones que su hijo Fer-
nando Mangino y Larrea, quien deseaba ingresar en la carrera
diplomAtica y se habia educado en Europa, fuese nombrado







18 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

official de la Legaci6n en Madrid. Al siguiente dia, habi6ndose
torado en cuenta la recomendaci6n suscrita por el general
Almonte, ministry en Paris, se accedi6 a su petici6n, sin dar
sueldo ni asignaci6n alguna al nuevo diplomitico, firmando el
nombramiento el Secretario de Relaciones, senior Mufioz Ledo.
Es possible que Mangino fuera amigo del general Almonte
y de algunos de los mexicanos que, desde 1841, trabajaban en
Europa por la sustituci6n del regimen republican en M6xico;
pues el hecho es que obtuvo el rango de enviado extraordinario
y ministry plenipotenciario del Imperio en Portugal, habien-
do salido de M6xico para Lisboa en 1866.' En 1873 mu-
ri6 Mangino en Paris, cuando ya habia sido derrumbado en
M6xico y en Francia el mundo imperial que le habia aluci-
nado, si bien pudo lograr que se realizara su suefio de tener la
mis alta categoria diplomitica, como un tardio premio a los
servicios que habia prestado en forma tan modest, y en des-
agravio a las postergaciones a que fue sometido por los diversos
gobiernos, en los mis azarosos lapsos de vida political mexi-
cana; quizi porque carecia de ese instinto que permit hacer
anticipaciones y seguir con final perspicacia los vaivenes de los
acontecimientos y las mudanzas de las opinions humans, y
ser algo mas que un funcionario de casaca dorada y espadin.
Porque, a decir verdad, no tenia Mangino el ojo clinic que
sondea el vasto mundo en que se mueven intereses que son mis
ondeantes que las ideas y que las formas del pensamiento poli-
tico, que en cada convulsion social adquieren nueva densidad
especifica.
Mexico, D. F., 22 de febrero de 1947.


5 El Pdjaro Verde, 24 enero 1866.






















DOCUMENTS
















DOCUMENT NUM. 1


Sobre los ataques de Miguel Che-
valier en la pigina editorial del Jour-
nal des Dibats, de Paris (lo de mar-
zo de 1848).

Legaci6n de la Reptiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 19 de marzo de 1848.
Exmo. Sefior:
La noticia que ha recibido ese Supremo Gobierno, y que
V. E. sirve transcribirme en su nota reservada niimero 2 de 11
de enero filtimo, sobre el empefio con que se trabaja en Paris
para hacer career que M6xico necesita ser regenerado por la
invasion americana, es un aviso dado (puedo asegurarlo a
V. E., sin temor de equivocarme) por persona que no conoce
ni los hombres, ni las cosas de Francia.
Todos los articulos editoriales que, relativamente a M6-
xico, public el Diario de los Debates, son emanaciones es-
pontineas de Mr. Michel Chevalier, colaborador de ese peri6-
dico, dictadas por sus simpatias o por sus convicciones perso-
nales, sin que las opinions o la influencia de Luis Felipe hayan
tenido la menor ingerencia en lo que ese escritor ha dicho en
favor o en contra de nosotros.
Mr. Chevalier fue acogido en los Estados Unidos, con
demostraciones de aprecio, cuando tuvo que emigrar de Fran-
cia, huyendo del ridicule en que cay6 aqui el sansimonismo,
de cuya secta era 61 uno de los principles ap6stoles. Mr. Che-
valier permaneci6 bastante tiempo en dichos Estados y aun
adquiri6 alli propiedades territoriales. Esto explica su afecto
a aquella naci6n. Se traslad6 en seguida a la Repiublica, por







22 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

los afios de 1831 o 32: recorri6 el pais, pero sin encontrar la
hospitalidad o buen recibimiento que tuvo en el Norte. De ahi
su resentimiento contra nosotros. A su regreso a Paris, en 1836,
empez6 a maltratarnos en el Diario de los Debates. Yo lo-
gr6 impedir, en aquella 6poca, que continuara publicando una
series de articulos en que, si bien hablaba en t6rminos favora-
bles del clima, aspect y producciones de M6xico, denigraba,
sin embargo, el caricter y costumbres de sus habitantes. Al afio
siguiente ocurri6 un motivo de disgusto entire 61 y el Sr. Minis-
tro Garro, y desde entonces volvi6 a ocuparse de escribir contra
nosotros en el Diario de los Debates.
Este peri6dico, y toda la prensa de Francia, se han decla-
rado a favor de los Estados Unidos en la present injusta gue-
rra que nos hace el Gabinete de WAshington, por las razones
que otras veces he tenido el honor de referir al Supremo Go-
bierno mexicano, a saber: que aqui han abrazado la causa de
la Uni6n Americana, porque, sobre ser esa naci6n la aliada
intima de los franceses, el Gobierno y el pueblo de Francia
necesitan fomentar tan estrecha liga, para poder contar con el
auxilio de la marina americana, en caso de un rompimiento
entire Inglaterra y la misma Francia. Esta, aun cuando su Go-
bierno se halle en los mejores t6rminos con el britinico, jams
desperdicia ninguna de las ocasiones que se le presentan para
hacer oposici6n a su vecina Inglaterra (que) es la enemiga
natural de los americanos: los ingleses tienen cuantiosos inte-
reses en M6xico: la influencia britinica es mas preponderante
en la Repfiblica, que la que en ella ejercen los franceses. De
consiguiente, al simpatizar ahora 6stos con los americanos, lie-
van el double objeto de cultivar su antigua y buena amistad con
la Uni6n y de tratar de incomodar a los ingleses, por los que se
tiene aqui la misma antipatia que por los mexicanos. La Fran-
cia, pues, nos hostiliza moralmente, en oposici6n a la Ingla-
terra.
El Gobierno del ex-Rey Luis Felipe tenia que luchar con
mil embarazos, con mil cuestiones vitales, que absorbian todo
su tiempo, toda su tranquilidad, principalmente en los iiltimos
afios de su existencia. No es de career que en esos moments se
ocupara de pensar en la necesidad que habia de que la inva-
si6n americana regenerase a M6xico.







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 23

Repito, por lo tanto, a V. E. que la noticia comunicada al
Supremo Gobierno carece de todo fundamento. Ella prueba la
vulgaridad de la persona que la di6, o mis bien su deseo de
hacerse pasar por hombre iniciado en los secrets de la alta
political del antiguo Gabinete de las Tullerias.
Same permitido manifestar a V. E., franca y respetuosa-
mente, el sentimiento que me ha causado su nota a que tengo
el honor de contestar, porque ella me hace ver que el actual
Supremo Gobierno mexicano, que se halla compuesto de ilus-
tradas personas, como V. E., aprecia un aviso que no eman6
del Agente de la Repdblica en Francia, cuando la noticia se
refiere, precisamente, a un asunto cuyo asiento estaba en esta
naci6n, en Paris mismo, ante los propios ojos del representante
de M6xico, que no habia sabido abrirlos o que los cerraba
p6rfidamente para no instruir a su Gobierno de lo que aqui se
tramaba contra la independencia de su pais.
iDoloroso si, Sefior Exmo., que no se haga justicia a los
sentimientos de un Jefe de Legaci6n, que no se tenga entera
confianza en su patriotism, en su celo, en su actividad en el
desempeiio de los sagrados deberes que le impone la alta y
delicada misi6n con que lo ha honrado su Patria! Y no es me-
nos de deplorarse el prurito de algunos de los representantes
de la Reptiblica en el exterior, de transmitir a ese Supremo
Gobierno ciertas noticias alarmantes y con alusi6n a paises
cerca de los cuales no estin acreditados, por residir en ellos
una Legaci6n mexicana, que vigila los intereses, la indepen-
dencia, la dignidad de la Repdblica. RefiBrome, por ejemplo,
al parte que el Sr. D. Juan Nepomuceno Pereda di6 desde
Bruselas, el afio pasado, al Ministerio del cargo de V. E. sobre
los deseos de intrigas de Luis Felipe en favor del estableci-
miento de una monarquia en M6xico. Por fortune, tuve cono-
cimiento, con toda oportunidad, del aviso que enviaba nuestra
Legaci6n en la B61gica, y pude oficiar al Supremo Gobierno,
asegurAndole, con razones fundadas, que no existia aqui pro-
yecto alguno que tendiese a erigir un trono en la Repfblica.
jNo seria mis ventajoso a la naci6n que sus empleados en el
exterior tuviesen cierta franqueza, cierta fraternidad, no ya
en beneficio privado de ellos mismos, si algunos son enemigos
de la concordia, individualmente hablando, sino en provecho del







24 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

mejor servicio de las Legaciones, y que prescindiendo de todo
principio de rivalidad, de antipatia, se comunicasen mutua-
mente todas las noticias, todos los datos que con respect a
Mexico adquiriesen en los lugares de su residencia, para que
se averiguara el origen, los fundamentos, la verosimilitud de
las species, antes de participarlas vagamente, ligeramente, al
Supremo Gobierno, a fin de no alarmarlo sin motivo justificado?
Mucho es de desearse que se pueda verificar asi en lo
sucesivo.
Entretanto, cumplir6 religiosamente con la orden que me
da V. E. para que siempre que haya algo de importancia con
este Gabinete, sea referente a Inglaterra o a los Estados Uni-
dos, lo comunique yo, bajo de reserve, a V. E. y a nuestra Le-
gaci6n en Londres.
Sirvase V. E. aceptar las reiteradas seguridades de mi
alta consideraci6n.
Dios y Libertad.

(firmado) Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repiiblica Mexicana.
















DOCUMENT NUM. 2


El secretario de Relaciones Exte-
nores, don Luis de la Rosa, anuncia
a Mangino su nombramiento de en-
cargado de negocios en Francia, y le
recomienda evadir la satisfacci6n ofre-
cida por el senior Pacheco y averiguar
sobre el proyecto frances de una mo-
narquia en Mexico (11 de marzo de
1848).
N. 4
Reservada.

Quer6taro, mnarzo 11/ 48.

Al senior D. Fernando Mangino, Encargado de Negocios
en Paris:

Por este paquete recibira V. S. su nombramiento de encar-
gado de negocios. Al expedirlo el Supremo Gobierno ha tenido
present los buenos servicios de V. S. y si no lo habia man-
dado antes era por creerlo innecesario; pero, ademis de las
razones que V. S. expone en su nota de 27 de noviembre, con-
viene much a M6xico aparentar los mis vivos deseos de anu-
dar las antiguas relaciones con Francia; mas es indispensable
guardar la mas prudent reserve y disimulo.
En una nota reservada que con esta fecha le dirigi a V. S.
avisindole la l1egada del senior Bar6n Goury du Roslan y de
la nota que pas6 a este Ministerio, el president me ordena pre-
venir a V. S. evada con habilidad la satisfacci6n ofrecida por
el senior Pacheco siempre que Mr. Guizot toque este punto.
Para esto, puede decir V. S. que espera instrucciones o que en-







26 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

tiende que el gobierno de M6xico se ha reservado terminar ese
negocio con el representante de Francia. Como el actual gabi-
nete no sabe los t6rminos en que el senior Pacheco ofreci6 la
satisfacci6n pedida por la Francia ni el caricter de las confe-
rencias que este senior tuvo con el senior Bermidez, por haber
quedado los archives en la capital, no puede dar a V. S. ins-
trucciones positivas sobre este asunto y solamente le reencarga
evada la cuesti6n sin contraer ningin compromise. Hay ade-
mis para esto la circunstancia factible, segin V. S. lo comunica
en su citada nota, de que Mr. Guizot dice que Bermidez no
estaba autorizado y los temores que tiene de que el actual go-
bierno no se consider comprometido.
Por notas reservadas de la Legaci6n de Londres, sabe el
Supremo Gobiero que se trabaja con ahinco en Europa y es-
pecialmente en esa Corte para el establecimiento de una mo-
narquia en M6xico, y las simpatias que por este plan tiene
Luis Felipe, que se lisonjea de ver sobre el trono que piensa
erigirse a su hijo el Duque de Montpensier' y a su esposa la
Duquesa. Su Excelencia extrafia que V. S. no le haya comuni-
cado nada sobre asunto tan important y de tal trascendencia;
y espera investigue de cuantos modos le sugiera su viveza todo
lo que haya, sin omitir diligencia de ninguna clase, y lo parti-
cipe con escrupulosa minuciosidad y a la mayor brevedad al
E. Sr. Mora, nuestro Ministro en Londres, de quien recibiri
V. S. instrucciones sobre este punto.
Por otros conductos ha sabido el gobierno que los sefiores
Valdivielso2 y Loperena son activos agents de ese inicuo pro-
yecto y recomiendo a V. S. vigile la conduct de esos sefiores.
Tambi6n es sobremanera urgente indague V. S. la in-
fluencia que Luis Felipe pueda tener en la political de Espafia
especialmente sobre el establecimiento de la monarquia, pues
el ser una princess espafiola la destinada al trono hace sospe-

1 En mayo de 1838 el Principe de Joinville. tercer hijo de Luis Felipe,
iba a bordo del navio de guerra frances Hrcules rumbo a Mexico, y se le
di6 a un magnifico baile en el edificio de la Real Factoria en La Habana.
Lleg6 hasta Veracruz a bordo de uno de los barcos de la flota comandada por
el Almirante Baudin, y se sabe que era el possible candidate frances al trono
de Mexico.
2 Archive de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Expediente 1/131
/5853.







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 27

char obren de acuerdo las dos potencias, habiendo ademis mu-
chas razones para career que Espafia se deja dominar en todo
por la Francia, circunstancia muy perjudicial a los intereses de
Mexico.
D. yL.
Luis de la Rosa.















DOCUMENT NUM. 3


El nuevo cuerpo diplomitico de la
Repfblica Francesa (15 de marzo de
1848).

Legaci6n de la Repfiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 15 de marzo de 1848.
Nuevo arreglo del Cuerpo diplomitico francs.
Exmo. Sefior:
Los diplomiticos que se hallaban acreditados por el ex-
Rey Luis Felipe I cerca de las cortes europeas han sido com-
prendidos en la destituci6n general de empleados franceses, de
que se ocupa el Gobierno provisional de esta Repiblica.
El actual Ministro de Negocios Extranjeros nombr6 una
comisi6n compuesta de antiguos servidores de la oficina de su
cargo, presididos por Mr. Deffaudis, para que propusiera la
nueva plant del future Cuerpo Diplomatico. Conforme a lo
consultado por dicha junta, constarA 6ste en lo sucesivo de En-
viados Extraordinarios, Ministros Plenipotenciarios, Encarga-
dos de Negocios, Secretarios de Legaci6n y aspirantes a la
carrera, segin verA V. E. en el impresito que tengo el honor
de incluirle.
El Gobierno de la Repdblica Francesa acreditard Enviados
Extraordinarios en Inglaterra, Rusia, Austria, Espafia, Roma,
NApoles, Constantinopla y los Estados Unidos, con un Secreta-
rio de Legaci6n y dos o tres aspirantes, segin la importancia
de los trabajos de esas misiones. En las cortes secundarias de
Europa, en el Brasil, no habra mAs que Ministros Plenipoten-
ciarios con un Secretario y un aspirante. En las de tercer orden,








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


y en todas las nuevas Repiblicas americanas, un Encargado
de Negocios, C6nsul General, con un aspirante, que seri a la
vez Canciller del Consulado.
Mr. Lamartine se ocupa actualmente, con la referida co-
misi6n, de la elecci6n de los individuos que tiene que destinar
el Gobiero a sus Misiones en el exterior, y se asegura que la
provision de esos empleos se completarA antes de la reuni6n
de la Asamblea Nacional.
Tengo el honor de comunicarlo a V. E. para su debida
inteligencia, renovindole la expresi6n de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repiblica Mexicana.
















DOCUMENT NUM. 4


El Ministro de Negocios Extranje-
ros. M. Arago, aclara que no aludi6
a Mexico en el discurso que dirigi6
a los ciudadanos de los Estados Uni-
dos en Paris (25 de marzo de 1848).

Legaci6n de la Repfiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 25 de marzo de 1848.

Discurso de Mr. Arago
a los ciudadanos de los Estados Unidos residents en Paris.

Exmo. Sefior:
Los ciudadanos de los Estados Unidos, residents en esta
capital, se presentaron a cumplimentar al Gobierno Provisio-
nal en los t&rminos que refiere el adjunto impreso. Mr. Arago,
al contestar esa arenga, pronostic6 a los concurrentes que las
estrellas del pabell6n americano se aumentarian todavia pro-
digiosamente.
Semejante proposici6n, sentada en una circunstancia semi-
oficial, implicaba ticitamente (o a lo menos daba lugar a que
se interpretase) la aprobaci6n que merecian al Gobierno Pro-
visional de Francia los proyectos de extension de los Estados
Unidos a costa de M6xico, o bien con perjuicio de Inglaterra,
si la Repfiblica americana se extendia por su parte Norte, limi-
trofe a las posesiones britanicas.
Esa proposici6n, pues, exigia que pidiese yo una explica-
ci6n al Gobierno francs; pero, no pudiendo solicitarla oficial-
mente, por la irregularidad de mi posici6n diplomatica, y como








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 31

de pedirla de un modo oficioso me exponia yo a que no me
contestase el Ministerio, o a que, si lo hacia, fuese evasiva-
mente, tome el partido de encargar a un amigo de Mr. Arago
preguntara a 6ste a quien habia aludido su frase. Esa persona
me asegur6, a pocos dias, que Mr. Arago habia estado muy
distant de hacer alusi6n a M6xico, ni a Inglaterra, pues que
sus palabras se habian referido a las sabias instituciones que
rigen en la Uni6n Americana, y por medio de las cuales se
habia acrecentado su poblaci6n, de un modo tan considerable,
que de los trece Estados que existian inicamente en 1776 ha-
bian nacido otros tantos, que se multiplicarian aim, con la pro-
digiosa emigraci6n que acudia a aquella tierra de Libertad.
Esta explicaci6n, dada por un hombre tan respectable co-
mo Mr. Arago, me pareci6 franca y disip6 las sospechas que
me hizo concebir su ya mencionado discurso a los ciudadanos
americanos.
Sirvase V. E. aceptar los testimonies de mi alta conside-
raci6n.
Dios y Libertad.

Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repfiblica Mexicana.















DOCUMENT NUM. 5


Informe sobre los graves disturbios
politicos en Francia y la situaci6n de
otros paises europeos (28 de marzo
de 1848).

Legaci6n de la Repfiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 28 de marzo de 1848.
Resefia political.

Exmo. Sefior:
En mi anterior resefia nimero 28 de 29 de abril tiltimo,
tuve el honor de manifestar a V. E. el satisfactorio resultado
de la elecci6n de diputados de Paris para la Asamblea Nacio-
nal Constituyente.
Tambien sali6 victorioso en los Departamentos el Partido
de los republicans moderados: es decir, que triunf6 la gente
ilustrada y sensata, no obstante los infatigables esfuerzos de
los clubes revolucionarios, las intrigas de la demagogia desen-
frenada y las amenazas de los comisionados del Ministro Ledru-
Rollin.
Algunas de esas operaciones electorales fueron muy refii-
das, sin embargo: los abusos, la violencia, la ilegalidad, los
des6rdenes sangrientos que reinaron en ellas dieron por resul-
tado el nombramiento de ciertas personas indignas, por sus
antecedentes y opinions comunistas, de representar a la na-
ci6n, aunque, afortunadamente, esos casos ban sido aislados y
en nuimero insignificant.
La mayoria de los electores di6 su voto a la minoria de
los miembros del Gobierno provisional, lo que ha probado que








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


el verdadero pueblo, la universalidad de la Francia, y no una
fracci6n del populacho de Paris, se hall animada en favor de
la causa del orden, que ha estado sosteniendo la parte sana del
Gobierno.
Los nombres de various artesanos distinguidos salieron
triunfantes de la urna electoral, y fueron recibidos con general
aplauso del pdblico, asi como algunos de los antiguos diputa-
dos, de todas opinions, dos obispos y otros individuos c6lebres
del Clero, entire ellos el insigne Lacordaire, elocuente y fil6sofo
predicador de la Orden de Santo Domingo.
Si se consider que estas elecciones no se han circunscrito
a una votaci6n parcial, emitida por un solo cuerpo privilegia-
do, o nombrado ad hoc, sino que ha sido una votaci6n universal
a la que todas las classes y condiciones de la sociedad fueron
convocadas, y las cuales concurrieron a ejercer sus derechos,
poseidas de tanta prudencia, de tanta imparcialidad, de tanto
acierto, no menos que de la entereza y de la independencia ne-
cesarias para rechazar las sugestiones, amenazas y violencias
de los sat61ites del Ministro Ledru-Rollin, se conoceri facil-
mente el grado de moderaci6n y de buen sentido que poseen
las masas del pueblo francs, cuyos esfuerzos en bien del orden
son las mejores garantias contra la adopci6n del sistema te-
rrorista.
El dia 4 del mes que finaliza se verific6 la inauguraci6n
de la Asamblea Nacional Constituyente, cuyo primer acto fue
consagrado a confirmar, en el seno de esa augusta corporaci6n,
por unAnimes y entusiastas aclamaciones, el establecimiento del
sistema republican en Francia. La Asamblea entera sali6, en
seguida, al p6rtico de su Palacio, para anunciar a los parisien-
ses esa misma aclamaci6n, tan solemne cuanto espontinea, de
parte de todos los representantes de la naci6n. El impreso nd-
mero 1, del mAs pequefio de los siete paquetes de diaries de
Paris que tengo el honor de enviar hoy a ese Ministerio, ins-
truird a V. E. de todos los detalles de tan majestuosa ceremo-
nia. Compuesta la CAmara, en su gran mayoria, de personas
moderadas, partidarias del orden, de la paz y del progress, las
elecciones de su Presidente, de sus Vice-Presidentes, Secreta-
rios y cuestores recayeron, como era consiguiente, en diputados








34 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

que profesan esos mismos principios, y la Asamblea qued6 de-
finitivamente constituida el dia 5 del mes que acaba.
El Gobierno depuso en manos de la Representaci6n Na-
cional los poderes con que la invisti6 la revoluci6n de febrero,
y di6 cuenta al mismo tiempo de su conduct administrative,
en los t6rminos que leeri V. E. en las tiras impresas niimeros
2 y 3. Los peri6dicos de Paris, pero con especialidad La Presse,
criticaron juiciosamente esas memories ministeriales, en los
niumeros de los dias 8 y 9 del corriente.
La Asamblea nombr6 el dia 19 el nuevo Poder Ejecutivo
de la Repdblica, compuesto, por ahora, de seis individuos,
que son: los sefiores Arago, Gamier, Payes, Maru, Lamartine
y Ledru-Rollin, quienes nombraron a su vez a los nueve Minis-
tros del Despacho.
Antes de que la C&mara procediera a la elecci6n de los
miembros del Gobierno, Mr. Lamartine pronunci6 un discurso
en favor de los actos del Ministerio de Mr. Ledru-Rollin. Esta
defense, y la especie que verti6 en ella, significando que no se
prestaria a entrar en ninguna combinaci6n de Poder Ejecutivo
en que no se hallase el mismo Mr. Ledru-Rollin, produjeron
los mis desventajosos efectos al prestigio del orador. Asi, el
hombre en quien se fundaban las esperanzas de la Repiiblica,
el emblema de la moderaci6n, el dechado de los pensamientos
nobles y generosos, el candidate universal que en las eleccio-
nes de diputados obtuvo tres millones y medio de sufragios,
divididos en distintas ramas, el idolo, en fin, de la revoluci6n
de febrero, que antes de abogar por Mr. Ledru-Rollin habria
sido nombrado unanimemente el primero de los miembros del
Gobierno, apenas sac6 600 votos, saliendo en cuarto lugar.
El repentino, inesperado e incomprensible consorcio de
Mr. Lamartine con Mr. Ledru-Rollin, es un arcano que preo-
cupa sobremanera a Paris, a la Francia, a la Europa, y tanto
mis, cuanto que no ha podido ocultarse al primero de esos
individuos que, al identificarse con el segundo, no s61o perde-
ria una grandisima parte de su propia popularidad, sino que
se cargaria, ademis, de la profunda repugnancia que la Asam-
blea, la Guardia Nacional, la Francia y la Europa enter
sienten contra Mr. Ledru-Rollin. Mucho se ha comentado y
discutido la inexplicable alianza de esos dos campeones poli-







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 35

ticos, tan opuestos en principios como en acci6n: unos la in-
terpretan como un rasgo de generosidad de parte de Mr. La-
martine hacia un enemigo derrotado: otros la atribuyen a un
acto de political de ese alto personaje, que cuenta poder domi-
nar por ese medio la facci6n anarquista. No falta quien la
achaque a la interceptaci6n de una carta que cay6 en manos
de Mr. Ledru, y en la que Mr. Lamartine aseguraba al Du-
que de Burdeos que en cumplimiento de compromises anterio-
res no cesaba de trabajar en favor de la causa de la legitimidad:
pero, de todas estas y otras muchas species con que se pretend
explicar la conduct de Mr. Lamartine, la mis general esti
fundada en la debilidad e inconsistencia de su caricter indi-
vidual, que Mr. Ledru ha logrado minar, ya por intimidaci6n
o bien por promesas demasiado capciosas y acaso por una habil
persuaci6n.
No obstante esas conjeturas, bien o mal fundadas, la Asam-
blea Nacional nombr6 a Mr. Lamartine miembro de la Comi-
si6n de Poder Ejecutivo: mas, por el corto nunmero de sufragios
que le concedi6, y por el lugar que en ella le design, parece
que la Cimara quiso darle a entender que accedia, aunque con
repugnancia, a la combinaci6n que 61 mismo le propuso. Asi,
la Asamblea sacrifice su antipatia por Mr. Ledru-Rollin a la
elevaci6n de Mr. Lamartine al Gobierno, sin quedar por eso
satisfecha de haber creado una buena administraci6n de la
Repfiblica.
Los sucesos posteriores ban justificado suficientemente la
convicci6n en que dej6 a la Representaci6n Nacional el poco
acertado nombramiento que hizo de los miembros del Poder
Ejecutivo.
Sabido era en Paris que la mayor parte de las providencias
emanadas del Ministerio del Interior no eran dictadas por los
individuos del Gobierno provisional que cre6 la revoluci6n de
febrero, sino por un comiti oculto, compuesto de anarquistas,
de comunistas, de jefes de facci6n, con los que parece estaba de
acuerdo Mr. Ledru, y quienes, apoyindose en la fuerza ar-
mada de los clubes, ejercian secretamente un veto absolute y
decisive sobre todos los actos del Poder legal, o reconocido por
la naci6n, e iniciaban ademis las medidas que debian tomarse
en Paris y en los Departamentos. Estos revoltosos, no contents







36 ARCHIVE HISTORIC DIPLOMATIC

con el orden y regularidad del actual Gobierno, preparaban
un golpe contra los Poderes Legislative y Ejecutivo.
Una ocasi6n favorable se les present para realizar sus
proyectos, y no la desperdiciaron. El dia 14 del corriente es-
taba designado para celebrar una fiesta patri6tica en honor de
la Repfiblica, y para cuya ceremonia habia convocado el Go-
bierno a todos los Departamentos de Francia, invitindolos a
que diputasen delegados, acompafiados de piquetes de su res-
pectiva Guardia Nacional. Todos los convidados se hallaban,
pues, en Paris el dia 13 por la tarde. Al obscurecer se fijaron
anuncios en las esquinas, firmados por el Prefecto de Policia
y por el Comandante General de la Guardia Nacional, parti-
cipando al pfiblico que la fiesta se diferia para el domingo
siguiente, dando a entender, con demasiada mala fe, que asi
lo habia determinado la Asamblea Nacional, cuando la Cima-
ra no tuvo participio alguno ni en la iniciativa de la fun-
ci6n, ni en sus disposiciones, ni en su retardo, debido uinica-
mente a la imposibilidad de terminar los preparativos: pero
el objeto fue indisponer contra la Asamblea al pueblo y a to-
das las personas venidas de los Departamentos para asistir a
la ceremonia. Asi, el domingo 14, en vez de ser un dia de re-
gocijo para el populacho de Paris, fue un dia de mal humor
contra la Asamblea Nacional. Esta habia fijado el lunes 15
para interpelar al Ministerio sobre la political del Gobierno
con respect a la nacionalidad de la Polonia y a la indepen.
dencia de la Italia. Los clubes y los peri6dicos revolucionarios
habian convidado al pueblo, desde el dia antes, por medio de
proclamas y de avisos, a que se reuniera en la plaza de la Bas-
tilla a las diez de la mariana del lunes, para llevar en masa a
la Cimara una petici6n en favor de la causa de aquellas na-
ciones oprimidas. El populacho concurri6 al llamamiento, y
se dirigi6 en column hacia el Palacio de los Diputados. De
las 20 mil personas que la componian, y que de buena fe sim-
patizaban por la Polonia, s6lo 200 6 300 conocian el verdadero
objeto de la reunion. El Gobierno y el Presidente de la Asam-
blea dictaron cuantas medidas precautorias creyeron necesa-
rias a fin de mantener el orden en el exterior de la Camara
y la seguridad e independencia de los representantes en el
interior de la sala. El edificio se hallaba rodeado de various








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 37

batallones de la Guardia Nacional amovible y sedentaria, que
cubrian tambi6n la plaza y el puente que conducen a 6l.
Luego que el General Courtais, Comandante en Jefe de la
Guardia Nacional, avist6 la column del pueblo que se acer-
caba a la Camara, se dirigi6 a encontrarla, dando amigable-
mente la mano a los que la capitaneaban, y puesto a la cabeza
de ellos se encamin6 al Palacio de la Asamblea. Un batall6n de
la Guardia amovible, que custodiaba el peristilo de la Cimara,
cal6 bayoneta para rechazar la invasion de los anarquistas:
pero el General Courtais mand6 entonces envainar la bayoneta
y abrir el paso a un grupo de cien personas que se decian por-
tadoras de la petici6n en favor de la Polonia. La multitud, vien-
do las puertas abiertas, y no encontrando una resistencia for-
mal, penetr6 en el Palacio, sin prestarse siquiera a escuchar
las palabras de los sefiores Lamartine y Ledru-Rollin, que sa-
lieron a arengarla. Corredores, salas de conferencia, tribunas,
todo fue invadido por los revoltosos, hasta el sal6n mismo de
las sesiones.
Los jefes de los clubes, entire ellos el diputado Barbes
que se uni6 a los motinados, se apoderaron de las tribunal
parlamentarias, y en ellas pidieron que la Asamblea declarase
la guerra a la Austria y a la Rusia, que se impusiese a los ricos
un pr6stamo forzoso de un miller de francos, que se declarase
traidor al que mandara tocar llamada convocando a la Guar-
dia Nacional, etc., etc. En fin, el clubista Hubert (uno de los
asesinos de Luis Felipe), en nombre del pueblo, declare disuel-
ta la Asamblea y proclam6 un nuevo Gobierno revolucionario,
compuesto, en parte, de algunos de los miembros del Poder
Ejecutivo nombrado cinco dias antes por la Representaci6n Na-
cional. El Presidente de ella, lanzado de su silla, acometido y
amenazado por la facci6n, se vi6 en la necesidad de firmar una
orden para que cesara la general que se estaba tocando ya en
todas las calls de Paris.
Los diputados, obligados a ceder a la multitud, a la vio-
lencia y a la fatiga fisica y moral contra los invasores, sus-
pendida la sesi6n por el Presidente, se retiraron con 61 a las
salas de conferencias.
Entretanto la Guardia Nacional de todas armas se habia
ido reuniendo en derredor del Palacio. Apoyada, pues, la Re-








88 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

presentaci6n Nacional por una fuerza de mis de doscientos mil
hombres, mand6 que entraran algunos batallones a desalojar
a los revolucionarios de las tribunas y del sal6n de las sesio-
-nes. Asi se verific6, en efecto, y la sesi6n continue ya sin temor
alguno.
La column de peticionarios, al salir de la Camara, se
dirigi6 a las casas consistoriales con el fin de instalar el Go-
bierno que ellos mismos acababan de proclamar: pero una par-
te de la Guardia Nacional, con dos baterias, fu6 en su segui-
miento, y apoderindose de aquel edificio, hizo prisioneros a
muchos de los jefes o directors de la asonada, entire los que se
hallaban los diputados Barbes y Albert, miembro, este iltimo,
del anterior Gobierno provisional.
Asi quedaron triunfantes la causa del orden y el imperio
de las leyes, merced a la uni6n, a la energia, al patriotism
y al buen sentido de la Guardia Nacional, del Ej6rcito y de la
poblaci6n.
Los diaries de Paris de los dias 16, 17 y siguientes im-
pondrAn circunstanciadamente a V. E. de todos los detalles de
este memorable suceso y de todas sus consecuencias.
No se puede comprender la facilidad con que un pufiado
de anarquistas logr6 invadir la Camara, no obstante la publi-
cidad que ellos mismos dieron a la manifestaci6n que prepara-
ban contra la Asamblea, escudados con el pretexto de promover
la independencia de Polonia. No puede tampoco explicarse la
apatia o la mala voluntad del Gobierno, que dej6 abandonada
la Representaci6n Nacional, sin dictar medidas eficaces para
protegerla.
V. E. leera en estos diaries las mutuas recriminaciones de
los Poderes Legislativo y Ejecutivo y de las autoridades subal-
*ternas. Todo eso no prueba mis que suma debilidad, desuni6n
y anarquia en unos y otros.
La Asamblea, sin gran confianza en la homogeneidad del
Gobierno, ni en las buenas intenciones y capacidad de muchos
de sus depositarios y agents, no se decide sin embargo, en las
critics circunstancias actuales, a encomendarlo a otros hom-
bres que pudieran ejercerlo con mas unidad de acci6n, con mis
lealtad, con mis franqueza, con mas energia, acierto y prove-
cho de la naci6n.







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 39

Dificil seri ya que los revoltosos traten nuevamente de
alterar el actual orden de cosas, porque el resultado del suceso
del dia 15 les ha dado a conocer la minoria en que se encuen-
tran, la energia y entusiasmo de la Guardia Nacional seden-
taria, la discipline y buen sentido de la amovible, la antipatia
de todo el vecindario y aun de la gran mayoria de los obreros
con quienes contaban, la uni6n sincera del Ej6rcito con esas
classes y la excelente disposici6n de los civicos de los pueblos
comarcanos, que espontaneamente volaron en masa a Paris en
defense de la Asamblea Nacional, a la primera noticia que
tuvieron del ultraje que se cometia con ella. Por otra parte, la
guarnici6n de Paris se ha aumentado de 46 mil hombres de
line que han ido entrando en esta capital, y los puntos circun-
vecinos a ella contarin ya en su seno various regimientos vete-
ranos con una fuerza de mis de 50 mil soldados. A la menor
serial de alarm y en el corto espacio de dos o cuatro horas,
el Cuerpo Legislativo puede contar con quinientos mil defen-
sores sinceramente decididos a sostenerlo y a salvarlo de cual-
quiera facci6n que atente a su soberania o contra su libertad
e independencia.
Los miembros del actual Poder Ejecutivo interino se ha-
Ilan tan desunidos como lo estaban los del Gobierno provisio-
nal. Mr. Lamartine y Mr. Ledru-Rollin forman la minoria con-
tra los sefiores Arago, Gamier, Payes y Maru. Los primeros
obran de un modo muy poco franco, mientras que los segundos
se manejan con lealtad, energia y patriotism. Semejante es-
tado de cosas es demasiado violent para que pueda prolon-
garse.
La naci6n quiere orden, paz, estabilidad; y al efecto apo-
ya al Gobiero con toda su fuerza fisica y moral. Por desgra-
cia, el Poder Ejecutivo no sabe sacar partido de tan favorables
circunstancias. La Francia esperaba que, despu6s de los sucesos
del 15, el Gobierno obraria con vigor y unidad, a fin de que
sus actos tranquilizasen hoy los inimos, inspirindoles al mismo
tiempo confianza y seguridad para lo future: mas las provi-
dencias tomadas hasta ahora s6lo se han reducido, en la rea-
lidad, a acumular en Paris el gran nimero de tropas de que
he hablado antes. Ojala que la presencia de tan formidable
fuerzas imponga respeto a la multitud de foragidos que han







ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


torado el titulo de obreros y que estin amenazando sordamente
las propiedades particulares de Paris desde la proclamaci6n
del sistema republican, cuyo establecimiento ha entorpecido,
en cierta manera, la acci6n de la mAquina judicial de Francia.
Todos los deseos del piiblico se concentran en un solo ob-
jeto, es decir, el de consolidar en Francia un Gobierno que
sostenga en6rgicamente a los buenos ciudadanos y que sea el
terror de los anarquistas. El pais quiere una Repfiblica bien
organizada y tranquila, que conserve la paz con todo el mundo,
y no una Repiblica, tal cual existe hoy, perturbada por corn-
plots y asonadas sucesivas y administrada por un Gobierno
poseido de reticencias, de pusilanimidad y de consideraciones
con el partido anarquista.
Aunque el Ministro de Hacienda dijo en febrero que el
Gobierno de Luis Felipe habia gastado a raz6n de un mill6n
cien mil francos diaries, a mAs del presupuesto decretado por
las Camaras Legislativas, mejores datos que los del Ministro
han aclarado posteriormente que aquella suma no ascendia mis
que a 760 mil francos diaries. El Ministro de Hacienda, al
presentar entonces su informed, asegur6 que, si la monarquia
hubiese durado algunos meses mis, la bancarrota de la Francia
habria sido inevitable. El Gobierno republican ha estado gas-
tando desde el 24 de febrero a raz6n de dos millones seiscien-
tos mil francos por dia, ademis de los recursos ordinarios, es
decir, tres veces mayor cantidad que la que gast6 el Gobierno
del Rey. La bancarrota, pues, de la Francia es aun mis cierta
en la 6poca present, sin que la inversion de los caudales pii-
blicos haya sido itil o ben6fica a la naci6n. El Gobierno ha
estado gastando 240 mil francos diaries en mantener a los obre-
ros sin trabajo, lo que hace ya una suma de 21 millones 600
mil francos hasta hoy. Mr. Ledru-Rollin se decret6 y ha estado
recibiendo un mill6n de francos semanarios para gastos secre-
tos de su Ministerio, y cuya inversion no podrA justificar satis-
factoriamente, segiin la opinion piublica. La cuenta de gastos de
mesa de los individuos que formaban la comisi6n del Gobierno
para la organizaci6n del trabajo de los obreros, ha importado
ya 350 mil franeos, esto es, 4,268 francos diaries. La mayor
parte de los objetos a que se han destinado los fondos piblicos
son semejantes a los que he citado, y sin embargo la Asamblea







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


Nacional no ha tratado todavia de poner t6rmino a tan escan-
dalosa dilapidaci6n.
Las interpelaciones de los diputados, dirigidas al Minis-
terio sobre los asunto de Polonia y de Italia, han proporcionado
a Mr. Lamartine una ocasi6n mis para obtener un nuevo triun-
fo parlamentario. Ese elocuentisimo orador, desarrollando su
eminent talent en toda su brillantez, ha declarado que el ac-
tual Gobierno de Francia no permitira que la Italia recaiga
bajo el yugo de que la han sacudido los gloriosos esfuerzos
de sus hijos. Esto es lo mismo que declarar, a la faz del mundo
entero, la dislocaci6n del Imperio de Austria. En cuanto a la
Polonia, Mr. de Lamartine, deplorando la fatalidad que ha
transformado en una guerra de razas la lucha patriota en favor
de la nacionalidad de ese desgraciado pais y que ha hecho por
consiguiente que los alemanes libres, que deberian ser los auxi-
liares de la Polonia, se hayan convertido en enemigos de ella,
ha asegurado que el Gobierno francs continuarai empleando
las mas eficaces representaciones y reiteradas instancias para
que las potencias que se interesen en la emancipaci6n de la
Polonia contribuyan con todos sus esfuerzos a salvarla y pro-
tejerla.
La Asamblea Nacional ha expedido un decreto prohibien-
do el regreso a Francia de Luis Felipe y de todos los miembros
de su familiar.
El Gobierno espafiol se ha visto en la dura necesidad de
enviar sus pasaportes a Mr. Bulner, Ministro de Inglaterra en
Madrid, fijindole un t6rmino de 48 horas para que saliera
de aquella capital. La parte tan active que tom6 ese diploma-
tico en las tentativas de insurrecci6n que estallaron, en Madrid
y en Sevilla, en los dias 26 de abril y 13 del corriente, obli-
garon al Gobierno espafiol a tomar semejante providencia. Mr.
Bulner esta ya en Londres, adonde ha Ilegado tambi6n el Con-
de de Mirasol, enviado por S. M. C. para dar explicaciones
sobre el asunto al Gobierno de S. M. B.
El Rey de Cerdefia continia sus operaciones militares con
buen 6xito y sus filas se engruesan cada dia con los desertores
del Ej6rcito austriaco.
El Emperador ha salido inopinadamente de Viena, con su
familiar, y se ha dirigido a Insbruck. La causa de su fuga ha







42 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

sido la dimisi6n del Ministerio, que no estaba de acuerdo con
las manifestaciones hechas por el partido ultraliberal en favor
de la convocaci6n de una Asamblea constituyente elegida por
medio del sufragio universal. Se dice que el Archiduque Juan
ha quedado a la cabeza del Gobierno.
El vecindario de Viena ha dirigido una petici6n al Empe-
rador invitindolo a que regrese a dicha capital. No se sabe
todavia cuil haya sido el resultado de esa demostraci6n po-
pular.
Un conflict muy sangriento estall6 en Nipoles el 15 del
corriente, entire las tropas y el pueblo, contra la Guardia civica
que sostenia la Representaci6n Nacional. Aunque el Rey ha
triunfado ahora, despubs de las mis horrorosas escenas de in-
humanidad y de barbarie, que V. E. leera en los diaries que
tengo el honor de remitirle, es muy probable que Fernando II
pierda su corona antes de poco tiempo, en cuyo caso nada di-
ficil serA que los napolitanos proclamen el establecimiento de
un Gobierno republican.
Los tumultos de Roma y los peligros que corri6 el Papa
de que el pueblo lo despojara de toda autoridad temporal, ban
cesado ya con el nombramiento de un Ministerio secular, que
ha ofrecido adoptar una political hostile a la Austria y conforme
con los deseos del partido liberal de los Estados pontificios.
Sirvase V. E. aceptar las repetidas seguridades de mi alta
consideraci6n.
Dios y Libertad.

Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.















DOCUMENT NUM. 6


Noticias concretas sobre la situa-
ci6n de Francia y censuras al regimen
que proclam6 la Repfiblica (29 de
marzo de 1848).

Legaci6n de la Repuiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 29 de marzo de 1848.

Resefia political.
Exmo. Sefior:
Proclamada la Repiiblica por una parte de la poblaci6n
de Paris, segin tuve el honor de avisarlo a usted en mi nota
niimero 12 de 28 de febrero filtimo, la Francia entera acept6
esa forma de gobierno no tanto por simpatia, sino como inico
medio que las circunstancias exigian para salvar a la patria,
por el moment a lo menos, del abismo en que hubiera podido
hundirla cualquier manifestaci6n de la mayoria de los france-
ses en contra del sistema democritico.
Todas las classes, pues, de la sociedad, todos los bandos
politicos, toda la prensa del pais, haciendo abnegaci6n com-
pleta de sus intereses, sacrificando sus mas intimas conviccio-
nes, se adhirieron uninimemente al orden republican, a fin
de former un centro de uni6n y de dar fuerza moral al Go-
bierno existente.
Sostenido asi por la universalidad de la naci6n, nada le
hubiera sido mis facil, ni nada le hubiera sido mis natural,
mis necesario, mis just, que conservar una perfect armonia
centre gobernados y gobernantes, hacienda efectivos estos iilti-
anos los principios evocados en la revoluci6n misma, es decir,







44 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

la libertad, la igualdad, la fraternidad, para conservar, para
afianzar la alianza del pueblo con el Gobierno, para restable-
cer por ese medio el orden, asegurar la tranquilidad, resucitar
la confianza piiblica. Por desgracia, el Gobierno Provisional
no ha sabido, o la mayoria de sus miembros no ha querido,
fomentar esa dichosa uni6n. La conduct del Gobierno, sus pro-
clamas, sus providencias, generalmente hablando, han tendido
hasta ahora, mAs bien a contradecir, que a hacer triunfar aque-
llos mismos principios.
El primer paso de los gobernantes, al comenzar su carrera,
fue el de entregarse en manos de la plebe, tratando de conci-
liarse su apoyo, con preferencia al de las otras classes de la
sociedad.
Semejante injusto comportamiento desagrad6 en extreme
al piublico, al ej6rcito y con especialidad a la Guardia Nacio-
nal, porque es evidence que sin su cooperaci6n el movimiento
de febrero no habria pasado de una mera asonada popular, de
la que habria quedado triunfante el trono de Francia. Pero, sea
por desconfianza, sea por political, o bien por miras particula-
res, el Gobierno Provisional ha desdefiado toda otra alianza que
no sea la del populacho de Paris.
Este es hoy, en consecuencia, el idolo de los gobernantes,
el soberano de la Francia, el emblema y personificaci6n de la
Repiblica, el tirano de todas las otras categories de la naci6n.
Y no es 61, por cierto, el que se apropiara el triunfo de febrero
entronizindose en el pais de un modo tan absolute, tan fratri-
cida: el Gobierno es el que lo ha proclamado h6roe, el que ha
declarado que la revoluci6n se hizo par le people et pour le
people (no en la acepci6n que debe darse a la palabra pueblo
en el sistema republican, sino en el sentido de plebe, popula-
cho'); el Gobierno es el que lo sostiene, el que lo consider, el
que lo halaga, el que lo adula, el que todo se lo sacrifice con
perjuicio de las otras porciones de la gran familiar francesa, de
la que los gobernantes no recelan o no aguardan lo que temen
o lo que esperan de la hez de la poblaci6n parisiense.
El Gobierno Provisional ha logrado asi dividir a la na-
ci6n en dos fracciones principles, la vencida y la vencedora,
clasificando esta iltima en dos categories, la sospechosa y la
favorite. La parte vencida comprende a todos los hombres que







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 45

no profesaban las doctrinas republicans antes del dia 24 de
febrero (lo que quiere decir casi toda la masa de la poblaci6n
francesa): la vencedora la forma la pequefia cantidad de per-
sonas de todas classes y condiciones que se mezclaron indivi-
dualmente en la revoluci6n: la sospechosa, la parte de esas mis-
mas personas que pertenece a lo que por lo comin se llama
gene decent. La favorite, la constitute esencialmente la plebe,
bati6rase o no en los dias 23 y 24 de febrero.
Esta se espanta, o la hacen que se espante, con la preten-
dida posibilidad de una contrarrevoluci6n: las otras temen la
repetici6n de las horrorosas escenas de 1793, o cuando menos
una prolbngada y destructora anarquia.
Los individuos que componen el Gobierno Provisional co-
menzaron sus actos reasumiendo las funciones de gobernantes
y las de ministros del despacho, y acaparando para si o para
sus allegados los mejores empleos del pais. Su misi6n, misi6n
transitoria, se limitaba inicamente a mantener la tranquilidad
piiblica, a administrar, para hacer respetar el actual orden de
cosas, y a reunir la Asamblea Nacional a la mayor possible bre-
vedad; pero, ensanchando los poderes que recibieron de una
parte del pueblo de Paris, y fijando una 6poca mis lejana de
la que era necesaria para la elecci6n y la reunion de los dipu-
tados (que posteriormente han retardado mAs de un mes), se
arrogaron, entretanto, la facultad de legislar, y semejantes a
un impetuoso huracin han derribado todo lo que existia ante-
riormente al 24 de febrero, sin levantar, sin plantear siquiera,
los cimientos del nuevo edificio social.
Innumerables ban sido, en consecuencia, las disposiciones
legislativas que han dictado y dictan diariamente, sin que las
presents circunstancias del pais lo exigiesen con tanta urgen-
cia que no pudiesen esperar a la reunion de la Asamblea.
Si entire las leyes que ha dado el Gobierno Provisional
algunas merecen los mayores elogios, por ser altamente ben6fi-
cas a la humanidad (como, por ejemplo, la abolici6n de la pena
de muerte en materials political, la manumisi6n de los esclavos
en las colonies francesas, la anulaci6n del arrest por deudas
se ve que harin siempre grande honor a los sentimientos filan-
tr6picos de los hombres que las decretaron, aun cuando no
hayan tenido autoridad legitima para ello), otras son de un







46 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

caricter tan desp6tico, de una naturaleza tan intolerante, tan
violent, tan incendiaria, que han asombrado y alarmado a la
naci6n y aun a la Europa entera.
La circular que dirigi6 el Ministro del Interior a los comi-
sionados del Gobierno en los Departamentos (los nuevos pre-
fectos) ha producido una indignaci6n y una alarma dificiles
de explicar. Mr. Ledru-Rollin declara en dicha circular que
esos comisionados deben ser esencialmente revolucionarios por
el hecho mismo de representar un Gobierno revolucionario, y
que en tal virtud deben revolucionar a los Departamentos: que
se considered investidos de la soberania de la naci6n: que sus
facultades, o poderes, son ilimitadas: que no dependent mis
que de su propia conciencia: que todos sus actos deben tener
por inico objeto la salud del pueblo: que excluyan de las futu-
ras elecciones a todos los ciudadanos que no eran dem6cratas
antes del 24 de febrero (que es igual a excluir a la inmensa
mayoria de la Francia): que considered el asunto de las elec-
ciones mis como la obra maestra de ellos mismos (de los comi-
sionados) que como un acto del ejercicio libre de la soberania
national: que trabajen para que los votos recaigan en operarios
j6venes, aun cuando sean ignorantes, pues que para legislar no
se necesita educaci6n ni dinero: que traten de someter a la
Francia al sistema de terror que rein6 en ella en 1793: que
dispongan a su arbitrio de la tropa national, de la de line, de la
magistratura, etc., etc., conforme veri usted detalladamente en
el adjunto impreso niimero 1.
El mismo Ministro del Interior comunic6 una orden reser-
vada a dichos comisionados, segin se ha descubierto despues,
para que publicaran proclamas an6nimas en todas las ciudades
y pueblos de Francia, protestando contra la proxima elecci6n de
diputados, de la que quiere apoderarse la aristocracia para
arruinar a los pobres labradores, que hace tanto tiempo se ha-
Ilan reducidos a la humillante condici6n de esclavos; y que
ademis se solicite, usando de amenazas, que se reserve la elec-
ci6n para mis adelante.
Los peri6dicos que sirven ahora de 6rganos del Gobierno
han declarado traidores a la patria a todos los franceses que no
profesen principios republicans.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 47

Todas estas disposiciones, y otras muchas que se han tora-
do por el Gobierno y por sus comisionados, no hacen otra cosa
sino atemorizar los Animos, escandalizarlos y, lo que es peor,
predisponerlos contra el sistema actual, en vez de acostumbrar-
los a 61, en vez de hac6rselo abrazar francamente por medio
de la suavidad, de la persuasion, de la tolerancia de los miem-
bros del Gobierno individual o colectivamente.
Verdad es. que algunos de ellos niegan su participaci6n
personal en esas medidas de intolerancia, de opresi6n, de ilega-
lidad y despotismo, principalmente Mr. de Lamartine, como
leera usted en el impreso nimero 2 que acompaiio, y aun el
Gobierno entero tuvo que dar una especie de paliativo a la
Francia para calmar la irritaci6n moral que le produjeron las
circulares de Mr. Ledru-Rollin. La tira inclusa, numero 3,
lo hart conocer asi a usted.
Mr. Louis Blanc public un cuaderno el afio pasado sobre
la organizaci6n del trabajo en Francia, promoviendo al mismo
tiempo la mejora de la condici6n de las classes obreras por
medio de asociaciones entire los operarios y los duefios de f&-
bricas y talleres. Uno de los principios que sent el autor en su
folleto, y que tanto halagaron a los trabajadores, es la obligaci6n
en que esti el Gobierno de procurarles obra todas las veces
que carezcan de ella. Como el mismo Mr. Blanc fue electo
miembro del Gobierno Provisional, todos los trabajadores acu-
dieron a 61, en los moments mismos en que se proclamaba el
sistema republican, pidi6ndole que pusiera en prActica las
doctrinas que contenia el panfleto. Los gobernantes accedieron,
en el acto, al deseo de los obreros, ya porque los intimidasen, ya
porque lo creyesen just, o ya por captarse el apoyo de esa
masa de gente, que no baja de 200,000 personas, y nombraron
una comisi6n permanent a efecto de que se ocupara de la solu-
ci6n de los grandes problems que interesaban a los artesanos
y trabajadores de toda especie. Estos designaron en seguida
sus respectivos delegados para que se entendiesen con la comi-
si6n del Gobierno, de la que fue aclamado president el mismo
Mr. Blanc, y mientras se estudian y debate las delicadas cues-
tiones que encierra este asunto tan complicado, que es lo que
ha producido hasta ahora la revoluci6n de febrero, el Gobierno
expidi6 un decreto disminuyendo las horas del trabajo diario








ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


de los obreros. No contents 6stos ain con tal gracia, piden
ademis el aumento de sus jornales, una parte en los beneficios
de sus patrons y una renta asegurada para la vejez, protestando
no trabajar hasta que no hayan obtenido esas concesiones. Los
duefios de los talleres se las niegan abiertamente, alegando por
causa la ruina inevitable de todos esos establecimientos.
Muchos de ellos ban sido cerrados ya por sus duefios,
tanto en Paris como en various Departamentos, dejando sin ocu-
paci6n a la gente que tenian empleada, toda la cual casi ha
venido a esta capital en busca de labor. El Gobierno ha man-
dado que se emprendan diferentes obras pTiblicas con el objeto
de proporcionarles el medio de que ganen su subsistencia sin
alterar el orden; pero, como son trabajos distintos de los de sus
profesiones, los rehusan, y prefieren permanecer ociosos para
poder concurrir a los Clubes (que se ban instalado en esta capi-
tal en nilmero de 80 a 100) o para recorrer los barrios y
calls de Paris, formados en numerosas columns, precedidas
de tambores y banderas, cantando himnos patri6ticos, victo-
reando la Repfiblica y aclamando la libertad.
El Gobiero los asiste con un franco diario por persona
a fin de tenerlos contents, y tambi6n para evitar que el ham-
bre los obligue a proveer a su mantenci6n por medio del pi-
llaje.
Tambi6n socorre diariamente a otra clase de gente muy
numerosa que encierra Paris en su poblaci6n; gente que no sale
de los antros en que se oculta sino en los dias de asonadas o de
revoluci6n: gente soez, brutal, impetuosa, ave de mal agiiero
que al parecer esparce el espanto entire los parisienses, pero
la que por fortune regresa a sus madrigueras tan luego como la
paz renace. Fiel a su costumbre, tom6 una parte active en
la construcci6n de las barricades de febrero, en la devastaci6n
interior del Palacio de las Tullerias y del Palacio Real, en el
incendio de la Quinta de Neuilly (propiedad particular de la
familiar de Orleins), en la destrucci6n de los caminos de hierro,
en la fuga de los malhechores y asesinos que se hallaban pre-
sos en las cArceles, y en otros actos de vandalism que ocurrie-
ron aqui a fines de aquel mes. Esos bohemianos, que es como
el pueblos los denomina, no han querido volver ahora a sus
escondrijos. Diseminados en la ciudad y provistos del cuantioso








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 49

armamento que robaron en el Arsenal, amedrentaban al vecin-
dario no menos que a los gobernantes. Estos tomaron el partido
de atra6rselos, preconizando su patriotism, su valor en el corn-
bate no menos que su moderaci6n despu6s de la victoria, y
lograron asi regimentarlos en 24 batallones, de a 800 plazas
cada uno, con el titulo de Guardia Nacional amovible, y pagada
con un prest. elevado, a raz6n de 11/2 francos diaries. De ese
modo se les ha encerrado en los Fuertes que circundan a Paris,
en donde a cada rato se sublevan contra sus jefes.
Asi, las sumas de dinero que gasta el Gobierno para man-
tener quieto al populacho son considerable. Mientras tenga
fondos el tesoro national para auxiliar pecuniariamente a esa
multitud de operarios sin trabajo, de vagos y de facinerosos,
nada habri que temer por la tranquilidad pfiblica ni por la
propiedad privada: mas sera impossible contener esa masa de
hombres hambrientos y decididos, cuando el Erario se halle
falto de recursos, y ese dia esti muy pr6ximo.
El Ministro de Hacienda ha presentado al Gobierno una
memorial sobre el estado del ramo. La deuda piblica ascendi6
en 19 de enero de 1848 a 5,179.644,730 francos, es decir,
912.329,328 francos mis que en 1847. La deuda flotante en
1831 import 250 millones. En 1848 asciende a 872 millones.
El Gobierno de Luis Felipe gast6 a mas de lo ordinario, en los
iltimos 9 meses de su existencia, 294.800,000 francos que tom6
del tesoro de las cajas de ahorros y de distintos pr6stamos. De
abril de 1847 a febrero de 1848 ascendi6 la suma de bonos del
tesoro de 86 a 325 millones. De los 355 millones depositados
en las cajas de ahorros en tiempo de la administraci6n anterior,
no hay hoy en cuenta corriente en el tesoro mis que 60 millo-
nes de francos. Los restantes fueron invertidos en rentas del
Estado y en acciones en curso en la Bolsa de Paris que es nece-
sario rescatar con prontitud. El presupuesto de gastos del
Gobierno en 1848 monta a 1,712.973,630 francos, es decir,
698.65,630 (sic) francos mis que en 1830. De 1840 a 1847
inclusive los gastos excedieron de 604.525,000 francos. El d6-
ficit del presupuesto del Gobierno en el corriente afio es de 48
millones sin incluir gastos extraordinarios, gastos suplementa-
rios, etc. A otro tanto asciende el deficit de los fondos pertene-
cientes a la deuda flotante, a las cajas de ahorros y a las obras








50 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

pliblicas. El Gobierno Provisional se ocupa de dictar las pro-
videncias necesarias para remediar esos males; pero esto ofrece
mayores dificultades que las que se terminaron en un principio,
porque los arbitrios propuestos por el Ministerio y por los
hombres mis versados en hacienda estan muy lejos de llenar
aquel objeto; y como cada dia disminuye la confianza pfiblica,
cada dia es mayor la crisis que conduciri infaliblemente a la
Francia, antes de poco tiempo, a una bancarrota inevitable.
Una de las providencias dictadas por los gobernantes, para
lisonjear al populacho fue la de mandar que se reformaran
los cuadros de la antigua Guardia Nacional. Esta hall various
inconvenientes en la media y dispuso representarlo asi res-
petuosamente al Gobierno, enviAndole una comisi6n compuesta
de algunas de las compafiias, de preferencia de las legiones de
Paris. La Diputaci6n se dirigi6 a la residencia del Gobierno,
en numero crecido, en verdad, pero sin armas, aunque iba de
uniform. El populacho tuvo noticia de la demostraci6n que
preparaban las tropas civicas y se reuni6 en la plaza del Palacio
para aguardar a la column de nacionales. Esta fue recibida
alli en medio de gritos, silbidos, dicterios y amenazas, acom-
pafiadas de victories a los gobernantes y de aclamaciones al
Ministro del Interior que determine la reform de los cuadros.
La multitud de plebe era tan compact que cort6 ficilmente la
cabeza de aquella column, impidiendo el paso a las filas que
no habian desembocado ain en dicha plaza. En esos moments
logr6 penetrar en ella el General Comandante en Jefe de la
misma Guardia Nacional seguido de su Estado Mayor, e invite
agriamente a los soldados ciudadanos a que se retirasen a sus
casas. Asi lo ejecutaron al instant con el mayor orden, silen-
cio y moderaci6n, no obstante la befa y risotadas de la plebe
que prodigaba al mismo tiempo mil aplausos al General. El
Gobierno sostuvo su decreto, como vera usted en el adjunto
impreso nimero 4.
Semejante desire hecho a la Guardia Nacional de Paris,
de un modo tan piblico, tan soez, tan inmerecido, suscit6 gran
descontento, gran fermentaci6n, much alarma en esta capital.
La plebe se junt6 a la mariana siguiente en cantidad de
150 a 160 mil individuos para l1evar una protest al Gobierno
contra la demostraci6n hecha la vispera por la repetida milicia







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 51

civica. Las tiras inclusas niimeros 5 y 6 instruirAn a usted cir-
cunstanciadamente de esa ocurrencia, asi como tambi6n de la
proclama del General en Jefe elogiando a aquel mismo popu-
lacho, y anunciindole que dentro de poco tiempo serA armado
por el Gobierno e incorporado a la Guardia Nacional de Paris.
Constando 6sta hoy de 176 mil ciudadanos honradisimos,
ilustrados y de buena crianza (sin incluir los batallones amo-
vibles), no ha podido menos que resentirse, que deplorar y
lamentar el anunciado refuerzo que va a recibir en su seno
y su proyectada amalgamaci6n con aquellos 160 mil vagos,
pillos y gente perdida en su mayoria.
No es menor el descontento que abrigan contra el Gobier-
no Provisional los 500,000 hombres de que consta el ej6rcito
permanent. Saben muy bien que se les ha confinado a los
Departamentos fronterizos por la infundada desconfianza que
inspira hoy la tropa de linea al populacho de Paris, y por la
antipatia que 6ste le ha declarado, olvidando los sentimientos
de humanidad, de verdadera fraternidad y aun de mansedumbre
que animaron en favor de la plebe a los 83 mil soldados que
se hallaban de guamici6n en esta capital en los dias 23 y 24 de
febrero uiltimo. El Gobierno se encuentra bastante embarazado
con la existencia de una fuerza armada tan respectable, tan bien
disciplinada y tan ofendida a la vez. La teme y querria licen-
ciarla; pero la consider necesaria para un caso imprevisto de
guerra y la mantiene sobre las armas, elogiandola, de tiempo
en tiempo, aunque de un modo que no pueda desagradar al
populacho.
Por todo esto se formarA usted una idea de la critical
situaci6n en que se halla la Francia, del sumo descontento que
reina en ella y de la extraordinaria desconfianza en que vive
toda la gente que no pertenece a la clase predilecta del Go-
bierno. De ahi el deseo, la urgencia, de emigrar de Francia,
la necesidad de vender fondos a cualquier precio en el exterior
o bien para esconderlo en las entrafias del pais: de ahi la obli-
gaci6n en que se ha hallado el tesoro de cambiar, en solo diez
dias, 210 millones de francs en plata. De ahi la escasez o, por
mejor decir, la falta absolute, de numerario: de ahi la deses-
timaci6n de los valores, la destrucci6n del cr6dito pfiblico y
privado, las suspensions de pagos del tesoro y de los particu-








ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


lares: de ahi las quiebras de las principles casas de banca
de Paris, la paralizaci6n del comercio, de la industrial, de la
agriculture, de las manufactures: de ahi la ruina de todas
las empresas, de todas las especulaciones, de todas las ramas
de la riqueza national: de ahi la aflicci6n, el trastorno, la
penuria, el pavor de las families y de ahi, en fin, el disgusto,
la zozobra, la incertidumbre, el miedo que dominant hoy a los
inimos de todos los franceses que no estAn comprendidos en la
fracci6n favorite y soberana, Arbitra actual de los destinos
de este pais.
Tal es, pues, el horroroso estado a que lo ha reducido la
revoluci6n politico-social de febrero; y en tanto es mas critical
la present situaci6n de la Francia, en cuanto a que, sobre no
ser ya ficil sistemar aqui en lo future un orden regular de
cosas, por haber saboreado el populacho la licencia y prepon-
derancia de que hoy goza, tampoco puede retrogradarse a lo
pasado. Si la Repiublica es impossible en Francia, mas lo es,
ain, el restablecimiento de la monarquia. El porvenir es tan
tenebroso, que no deja prever otra cosa mis que una espan-
tosa anarquia, cuyo t6rmino se hall fuera de todo cAlculo.
Sin embargo, todas las esperanzas, todos los votos, todos
los deseos, todas las ideas, todos los sistemas de la Francia, se
fundan hoy en la future Asamblea Nacional, hacia la cual
se dirigen tambi6n los ojos de la Europa entera. Mas hoy, que
de los trabajos de esa augusta corporaci6n depend que la na-
ci6n se salve del naufragio: hoy que, como nunca, son necesarios
los conocimientos de los publicistas, la experiencia de los hom-
bres de Estado, la practice de los legistas, la elocuencia, la
16gica, la filosofia de los oradores aguerridos en la tribune
parlamentaria: hoy que se require tanto tacto, tanta ilustra-
ci6n, tanta calma, tanta madurez, no s6lo para arrancar a la
Francia del borde del precipicio en que se encuentra, sino tam-
bi6n para constituirla s6lidamente a fin de que la Repiiblica
sea grande, fuerte, pr6spera, gloriosa; hoy, el Ministro del
Interior pide a los Departamentos que la elecci6n de diputados
recaiga en artesanos j6venes aim cuando sean ignorantes!
Una guerra exterior seria en la actualidad un gran bien
para este pais, porque ella obligaria a salir de aqui a esa mul-
titud de enemigos interiores que lo destrozan: pero ni hay Na-








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 53

poleones que los conduzcan a Arcola, ni fondos en el tesoro
con que alimentar los ej6rcitos. Por otra parte, la Francia quie-
re estar en paz con la Europa (como lo vera usted en el
impreso adjunto nimero 9, que contiene la circular expedida
por Mr. de Lamartine a los Agentes diplomaticos de la Repi-
blica acreditados cerca de los gobiernos extranjeros), y la Euro-
pa no pretend otra cosa mis que simpatizar con la Francia,
cuya revoluci6n ha influido de un modo tan eficaz en el logro
de las amplias concesiones que, en favor de la libertad, han
otorgado a los pueblos todos los monarcas de este Continente,
a excepci6n de Isabel II y del Emperador Nicolis. Asi lo vera
usted en la colecci6n que tengo el honor de enviarle del peri6-
dico La Presse, inico que manifiesta valor para hacer oposi-
ci6n al Gobierno Provisional. A este diario, pues, me remito
y en 61 hallarx usted la narraci6n de los inesperados y ripidos
acontecimientos que con espantosa velocidad se han sucedido
en estos iltimos 30 dias.
Sirvase usted elevar todo lo expuesto a conocimiento del
Exmo. Sr. President interino de la Repdblica, aceptando a la
vez las reiteradas protests de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.
Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.
















DOCUMENT N9 7


Entrevista con el Ministro de Ne-
gocios Extranjeros, M. de Lamarti-
ne, para aclarar una noticia sobre las
reclamaciones de los stbditos fran-
ceses en Mexico (19 de abril de 1848).
Legaci6n de la Repiiblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.
Paris, 19 de abril de 1848.
Reservado.
Entrevista con Mr. Lamartine.
Exmo. Sefior:
Anoche me asegur6 una persona, que parece bien infor-
mada, que el Gobierno provisional de Francia envia por el pa-
quete ingl6s una orden a Mr. Grury, previni6ndole se oponga,
a nombre de esta naci6n, a la entrega del dinero que el Gobierno
americano debe pagar a M6xico en clase de indemnizaci6n por
los territories cedidos en el tratado, hasta tanto que los cr6ditos
de los suibditos franceses contra la Repuiblica Mexicana no
hayan sido saldados definitivamente; y que igual orden se
comunicaba a la Legaci6n de Francia en Wishington con el
propio objeto.
Esta especie me pareci6 tan extrafia y tan ofensiva a la
respetabilidad de la naci6n mexicana que me fue muy duro
darle credito. Sin embargo, considerando que la media podria
haber sido iniciada por los comerciantes residents en M6xico
o aun acaso por el mismo Mr. Grury, interesado personalmente,
como Mr. Alleye de Cyprey y otros individuos residents en







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 55

Paris, en el pago de aquellos cr6ditos, me incline a pensar que
acaso podria tener algin fundamento esta noticia. Y como mi
deber exigia que en caso de ser cierta hiciera yo lo possible para
disuadir al Gobierno francs de levar adelante su media, y de
no lograrlo yo asi protestar solemnemente contra ella como
ofensiva en grado superlative a la dignidad de M6xico, y aun
en caso necesario pedir mis pasaportes para salir de Francia,
juzgu6 que las circunstancias requerian que salvando yo las
formas diplomiticas me avocase sin p6rdida de tiempo al Mi-
nistro de Negocios Extranjeros de Francia, con el objeto de
suplicarle me informase francamente de la realidad del hecho.
Esta mafiana, pues, estuve a ver a Mr. de Lamartine, quien
me recibi6 al instant y de la manera mis afable y comedida.
Abord6 desde luego la cuesti6n con 61 y me asegur6, bajo su
palabra de honor, que era la primer noticia que tenia no s6lo
del asunto, sino aun de los cr6ditos que algunos comerciantes
franceses alegan contra M6xico. Que 61 me aseguraba de la
manera mAs solemne y positive no haber firmado ni haberse
expedido por el Ministerio de su cargo semejantes 6rdenes a las
Legaciones residents en M6xico y en Wishington: que en su
concept eso habria sido una vileza que el actual Gobierno fran-
c6s esta muy lejos de cometer con ninguna naci6n y menos con
M6xico, atendido el estado politico en que se encuentra ese
pais. Me afiadi6, sin embargo, que se informaria de sus cole-
gas si tales 6rdenes habian sido comunicadas por alguno de los
otros Ministerios y que oportunamente me avisaria el resultado,
aunque 61 como gobernante me protestaba no haberse tratado
del asunto en los acuerdos de la actual administraci6n de la
Repiublica Francesa, o que si se habia hecho habia sido sin
darle conocimiento de la material.
Entonces le pregunt6 si me autorizaba a transmitir estas
seguridades a mi Gobierno y me respondi6 afirmativamente,
encargAndome al mismo tiempo manifestara yo al Exmo. Sr.
President de la Repiblica la buena disposici6n de la Francia
en favor nuestro, cultivando y estrechando las relaciones de
ambos paises sin que se hiciera ya aprecio de las exigencias
de Mr. Alleye de Cyprey, cuya conduct habia sido tan exc6n-
trica, tan reprensible, que el Gobierno provisional, lejos de
aprobarla, 61 (Mr. de Lamartine) me garantizaba personalmen-








56 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

te que Mr. Alleye no tendria empleo alguno en la actualidad
a pesar de las reiteradas instancias que estaba haciendo para
ser colocado nuevamente. Y por fin me insinu6 que, en el esta-
do de crisis en que se encontraba la Francia y aun la Europa
entera, no convenia a la political de esta naci6n que la ameri-
cana estuviese en una sola mano; y que por lo tanto Francia
estaba interesada en conservar la nacionalidad mexicana, en
cuyo obsequio no omitiria ninguna clase de esfuerzos morales
para conseguirlo.
Me apresuro a tener el honor de elevar todo lo expuesto
a conocimiento del Supremo Gobierno de esa Reptiblica, a fin
de evitar el disgusto que le causaria la publicidad que los fran-
ceses no dejarin de dar en M6xico a la especie de que me ins-
trui anoche, y la cual seri probablemente comunicada hoy como
positive por algunas personas que tienen relaciones mercantiles
con nuestro pais.
Yo creo firmemente que Mr. Lamartine me ha hablado
con el coraz6n en la mano y que por lo tanto, o no han sido
expedidas las 6rdenes ya mencionadas o que en caso contrario
habri sido de un modo reprochable, que facilitara aqui la anula-
ci6n de aqu6llas, si son ciertas, porque segiin todas las proba-
bilidades Mr. Lamartine sera electo Presidente de la Repfiblica
Francesa o continuard, cuando menos, de Ministro de Negocios
Extranjeros. Y sea de una u otra manera tendremos siempre
el apoyo de su desaprobaci6n a la media si el Gobierno me-
xicano no protest contra ella solemnemente, como debe hacerlo,
en el event de que tal resoluci6n se haya tomado furtivamente
por alguno o algunos de los muchos miembros de que se com-
pone el Gobierno provisional de Francia, cada uno de los cuales
se consider un dictador independiente.
Estar6 a la mira de todo, y oportunamente tendr6 el honor
de transmitir a V. E. el resultado, renovAndole entire tanto las
seguridades de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad
Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.














DOCUMENT N9 8


Mis noticias sobre la actitud de
M. Lamartine respect de las recla-
maciones de los comerciantes fran-
ceses contra M6xico (29 de abril de
1848).
Legaci6n de la Repilblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia
Paris, 29 de abril de 1848.
Reservado.
Exmo. Senior:
Refiri6ndome a mi nota reservada niimero 5 de 19 del co-
rriente, cuyo duplicado es adjunto, tengo el honor de partici-
par a V. E. que, temeroso yo de que Mr. Lamartine hubiera
olvidado comunicarme el resultado de las investigaciones que
me ofreci6 hacer con respect a las 6rdenes transmitidas a ]as
Legaciones de Francia en M6xico y en WAshington, para el ob-
jeto que dije a V. E. en mi citada nota, crei oportuno dirigirle
la que consta en la adjunta copia nimero 1.
Mr. Lamartine me contest lo que veri V. E. en la copia
niimero 2, que igualmente incluyo, y a eso repliqu6 en los
t6rminos que aparecen en la copia niimero 3, tambi6n adjunta.
Quedo, pues, en expectativa de la determinaci6n que pue-
da tomar, la que no presumo nos sea favorable, porque si Mr.
Lamartine, como individuo particular, no es hostile a M6xico,
como Ministro esta subyugado por la gravedad de la situaci6n,
y tiene, consiguientemente, que contemporizar con las exigen-
cias del dia.
Est6 V. E. persuadido de que, cualquiera que sea la con-
testaci6n que yo reciba, obrar6 con calma y prudencia, pero
tambi6n con decoro y entereza, para salvar, ante todas cosas,
la dignidad de mi Gobierno, conciliandola (lo que no consider







58 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

facil en las actuales circunstancias) con la conservaci6n de
nuestras relaciones diplomiticas con Francia.
Entretanto, me tomo la libertad de recomendar a V. E. se
proceda, sin p6rdida de tiempo, en el caso de que el Supremo
Gobierno lo juzgue convenient, a examiner la justicia y lega-
lidad de los reclamos de los negociantes franceses establecidos
en M6xico, y a liquidirselos, por medio de una junta, o comi-
si6n, compuesta de mexicanos y de franceses, para que se les
reconozcan definitivamente sus cr6ditos, y para evitar de ese
modo los efectos de la oposici6n puesta por el Gobierno fran-
c6s a la entrega total del imported de las indemnizaciones que
deben hacernos en dinero los Estados Unidos del Norte, si 6stos
acceden a los deseos de la Francia.
Dificil es prever la determinaci6n que el Gabinete de
Washington tome en este asunto, porque, si por un lado existen
cuantiosos y reciprocos intereses entire los Estados Unidos y
la Francia, una antigua y estrecha amistad que liga a ambas
naciones, una simpatia que se ha fortificado hoy con la frater-
nizaci6n de los dos pueblos, hermanos actualmente en institu-
ciones political, por otro lado existe, tambi6n, la consideraci6n
de que, si el Gobierno americano condesciende con las preten-
siones de la Francia, viola el tratado que acaba de celebrar con
nosotros, y por el cual se ha comprometido a enterar tal suma
integra de dinero anualmente, en esa capital, hasta concurrencia
de quince millones de pesos.
Lo probable seri que los Estados Unidos consulten su pro-
pio interns, ante todas cosas, para obrar en obsequio de 6l,
y en seguida veran si les conviene mejor contemporizar con la
Francia, o levar a efecto lo pactado con Mexico, sin querer
tender a las reclamaciones que se nos hagan por otra naci6n.
Para el debido conocimiento de V. E. tengo el honor de
remitirle, con esta nota, copia de una lista que existia en este
Ministerio de Negocios Extranjeros, muy antes de la iiltima
revoluci6n de Paris, de las cantidades de dinero que nos recla-
man los comerciantes franceses que se hallan en esa Repiiblica,
y cuya suma total asciende a un mill6n 180.274 p. que sera
probablemente por lo que haya mandado poner oposici6n en
Wishington, si no es que a ese dinero hayan cargado posterior-
mente los r6ditos respectivos.







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


Si ocurriese algo en el asunto, antes de la salida del pa-
quete me apresurar6 a comunicarlo a V. E. Si no, por la via
de Nueva York transmitir6 al Supremo Gobierno de la Repi-
blica la respuesta que me d6 Mr. Lamartine.
Cumpliendo con la orden que se sirvi6 V. E. comunicarme
en su nota reservada nimero 2 de 11 de enero iltimo, relative
a que participe yo a nuestro Ministro en Londres todos los asun-
tos de importancia que nos ocurran aqui, bien con relaci6n a
Inglaterra, o bien a los Estados Unidos, fui a casa del Sr. Mora
a instruirlo del present gravisimo negocio. S. E. me insinu6
que se apresuraria a ponerlo en conocimiento de Lord Palmer-
ston y me pidi6 una copia de mi iltima nota a Mr. Lamartine,
para mostrarla al Ministro ingl6s. Se la he dado, y supongo
que ya estari en Londres.
El Sr. Mora pretend que se sigan en este important ne-
gocio los consejos que sugiera Lord Palmerston. Sin sospechar
yo de parcialidad a este funcionario ingl6s (porque en la ma-
teria mis bien la tendri por M6xico), ignore hasta que punto
deba la Repdblica guiarse por las indicaciones del Ministro de
Negocios Extranjeros de S. M. B. Pero lo que si se es que la
Legaci6n mexicana en Francia, mientras no disponga otra cosa
el Supremo Gobierno, no esti subordinada a la que reside en
Londres, como parece pretenderlo el Sr. Mora.
En obsequio del buen servicio de la Repfiblica, me pres-
tar6 a adoptar algunas de las indicaciones del mismo senior, si
ellas me parecieren puestas en raz6n, porque, como la respon-
sabilidad de mis actos pesara siempre, y exclusivamente, sobre
mi, deseo conservar mi independencia diplomAtica para seguir
mis propias inspiraciones. Digo esto a V. E. porque temo que
el repetido Sr. Mora intent, por fines particulares, desconcep-
tuarme con el Supremo Gobierno mexicano.
Perd6neme V. E. que en esta nota haya yo descendido a
detalles personales, y sirvase aceptar las repetidas seguridades
de mi alta consideraci6n y particular aprecio.
Dios y Libertad
Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repiblica Mexicana.
















DOCUMENT NUM. 9


Informe sobre la manifestaci6n pd-
blica de los trabajadores en Paris y
la respuesta que les di6 la Guardia
Nacional, y la propaganda comunista
(29 de abril de 1848).

Legaci6n de la Repiiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 29 de abril de 1848.

Resefia political.
Exmo. Senior:
A pesar de que seria todavia muy aventurado el expresar
una opinion favorable sobre la march que es de esperar sigan
para en adelante los negocios piiblicos de este pais, no se puede
desconocer, sin embargo, que desde que tuve la honra de diri-
gir a V. E. mi Resefia del mes pr6ximo pasado se ha desper-
tado entire las personas sensatas un saludable espiritu de reac-
ci6n, lo cual ha dado lugar a que la mayoria de los miembros
que component el Gobierno provisional, y a cuyo frente se halla
el distinguido Mr. de Lamartine, se vea ahora en el caso de
combatir con mejor 6xito las muy opuestas tendencies de M.
Ledru-Rollin y de los dos o tres individuos que forman la mi-
noria. Con motivo de haber intentado 6sta un paso dirigido a
sobreponerse a aqu61la, se ha legado a conocer que el pueblo
de Paris en su generalidad de classes y categories no apetece
sino orden, progress y tolerancia para con todos, sin admitir
exclusivas teorias, ni violentas interpretaciones del orden de
cosas recientemente establecido. Asi es que la numerosa reu-
ni6n de artesanos, celebrada en el Campo de Marte, el 16 del







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 61

corriente, no hizo sino provocar una correspondiente manifes-
taci6n de parte de la Guardia Nacional de la capital y de sus
alrededores, imponiendo asi respeto y obediencia a los discolos
e inspirando confianza a los ciudadanos pacificos que no de-
seen otra cosa sino paz para seguir en el itil ejercicio de su
industrial. En efecto, tan noble ejemplo no podia menos de pro-
ducir el mejor resultado, tanto mis cuanto que, formados los
nacionales en infinitos batallones y encaminindose luego hacia
el Palacio y plaza del Ayuntamiento, en donde todavia perma-
nece el Gobierno Provisional, alli le protestaron en medio de
las mis vivas aclamaciones su amor al orden y su odio de los
principios comunistas, que por desgracia ban ido cundiendo
extensamente entire las classes del pueblo menos dispuestas al
trabajo y a un modo honrado de vivir.
Como posteriormente se ha celebrado tambi6n la fiesta
destinada a consignar la complete reconciliaci6n entire el ejer-
cito de todas armas y la Guardia Nacional sedentaria y m6vil
de Paris, ofreciendo con tal motive los reunidos en la capital
el sorprendente especticulo de tres a cuatrocientos mil hombres
armados, la causa del orden parece haber adquirido una nueva
prenda de estabilidad que se podra hacer valer, especialmente
si la Asamblea que debe reunirse el 4 del entrante mayo co-
rresponde a las esperanzas que muchos se complacen en con-
eebir de antemano. Hasta ahora s6lo me es dado anunciar a
V. E. con toda certeza que las elecciones de esta capital se ban
verificado en medio de la tranquilidad mis absolute, y su re-
sultado ha sido satisfactorio para los que, como he indicado
ya, abogan por la realizaci6n de un sistema a la vez liberal y
tolerante que evite en lo possible nuevos trastornos. Mas de los
Departamentos no se tienen todavia sino noticias contradicto-
rias; y, cuando se consider que los comisarios nombrados por
el Ministro del Interior, Mr. Ledru-Rollin, han recibido 6rde-
nes terminantes de prestar su apoyo tan s61o a los partidarios
mis avanzados y mis ac6rrimos de la revoluci6n, no es possible
calcular, en vista de semejante circunstancia, hasta qu6 punto
el resultado fuera de la capital seri conforme al que arrojan
las elecciones hasta ahora conocidas.
Debo hacer observer a V. E., sin embargo, que las dis-
posiciones del Ministro y las exigencias de sus comisionados







62 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

debieron parecer demasiado violentas, cuando en algunas ciu-
dades han producido el efecto de exasperar los Animos en
extreme, dando lugar a lamentables escenas. Varios de los mis-
mos emisarios del Gobierno han sido expulsados y aun han
corrido el riesgo de poner en peligro su vida; y si bien no hay
que sefialar, por fortune, ninguna desgracia de esta naturaleza,
lo ocurrido basta para indicar el espiritu de los pueblos, y de
aqui podri V. E. inferir que, si no en su totalidad, a lo menos
en una buena parte de los Departamentos las operaciones elec-
torales no se habrAn efectuado de acuerdo con las miras de los
funcionarios piiblicos enviados expresamente para influir en
ellas e imprimirles un color particular.
Por lo demas, y concretindome preferentemente a lo que
pasa en esta capital, tan vivo es el deseo de que renazca la
confianza y se repongan todos los ramos del comercio de la es-
pantosa crisis que estin atravesando, que el simple ejemplo
dado por Paris, en orden a elecciones, se cita con satisfacci6n
como una prueba de que todavia no debe desesperarse de un
porvenir mis risuefio, que repare algunos de los males creados
desde febrero a aca por un exagerado espiritu de innovaci6n.
Los fondos del Estado, que habian caido en una extraordinaria
depreciaci6n, hace dias son ya mis buscados: el numerario
vuelve a aparecer con mis abundancia, y el aspect de los
negocios en general present, en efecto, un caricter menos
sombrio. Pero, aun asi, seria poco cuerdo deducir de aqui
consecuencias que el menor acontecimiento imprevisto pudiera
destruir.
V. E. no ignora que el amor a la gloria y el deseo de con-
quista han sido siempre, y lo son mayormente en el dia, cua-
lidades tan peculiares de este pueblo, tan inherentes a sus in-
mensas masas y tan esparcidas aim en las classes regularmente
acomodadas, que no se pueden mirar, sin sumo recelo, espec-
ticulos semejantes al que refiero mas arriba, de centenares de
miles de hombres reunidos, entire los cuales la distribuci6n
de armas se ha hecho con tanta profusion, y, en algunos casos,
hasta me atrever6 a decir, con tan poco discernimiento. Si eT
ilustre Jefe del actual Gobierno Provisional, que sin duda reline
las simpatias de los hombres sensatos de todos los partidos,
logra que prevalezcan, a trav6s de la mas dificil de las situa-








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 63

ciones, los principios de moderaci6n y benevolencia con todas
las naciones con que inaugur6 su entrada en el poder, bien
puede vanagloriarse de haber hecho un insigne servicio a la
humanidad y dado especiales pruebas de su relevant talent
y acreditada energia. Pero aun quedan en pie, en diversos pai-
ses de Europa, cuestiones de un interns vital: la guerra sigue
devastando los campos del Reino Lombardo-V6neto, y los en-
cuentros entire considerable fuerzas austriacas e italianas son
cada dia mis frecuentes y en mayor escala; y si bien, al decir
de los peri6dicos piamonteses, el Rey Carlos Alberto prosigue
su march entire los dominadores de la Alta Italia en las alas
del triunfo, 6stos, seg6n las noticias mis fidedignas, no parecen
desistir de su empefio de conservar, a toda costa, la posesi6n
de aquel important territorio. Por lo mismo, es muy natural
que existan fundados temores de que la continuaci6n de la
lucha comprometa en iltimo t6rmino a las naciones de primer
orden en una line de conduct muy distinta de la seguida
hasta aqui. Por otra parte, la Alemania no cesa de estar entre-
gada a frecuentes convulsiones y des6rdenes, mientras la Pru-
sia, que se ha apropiado el derecho de marchar a su frente,
continue trabando con la Dinamarca la contienda sobre la con-
sabida cuesti6n de las Provincias de Schleswig-Holstein. Aun
se asegura que la declaraci6n de guerra entire los dos Estados
es ya official, lo que indicaria que han sido infructuosos los
esfuerzos de la Inglaterra y de otros Estados que habian ofre-
cido su mediaci6n, para l1evar a buen t6rmino un arreglo menos
desastroso para ambas parties. En vista de tan critics y mul-
tiplicados sucesos, V. E. juzgarA si hay motive para temer que
se perturbe y se modifique aquel equilibrio europeo que ha
sido la base sobre la cual las naciones del Continente habian
conservado sus mutuas relaciones de paz y amistad.
Tengo el honor de renovar a V. E. las seguridades de mi
atenta consideraci6n.
Dios y Libertad

Fernando Mangino

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repiblica Mexicana.















DOCUMENT NUM. 10


Noticias sobre la insurrecci6n de
40,000 trabajadores en Paris y e
lema de los anarquistas (29 de ju-
nio de 1848).

Ligation de la R1publique des Etats Unis Mexicains en
France. Paris, el 29 de junio de 1848.

Resefia political.
Exmo. Sr.:
El dia 23 del corriente estall6 en esta capital una formi-
dable y muy premeditada insurrecci6n contra el orden, contra
la Asamblea, contra la milicia, contra la propiedad, contra la
civilizaci6n y la sociedad en fin. La divisa de los anarquistas
era "Republique d6mocratique et socialist: Vainqueurs, le pil-
lage: vaincus, I'incendie".
El valor, el patriotism, la uni6n de la Guardia Nacional
y de la tropa de linea triunfaron, no obstante, de los insurgen-
tes, aunque la victoria se adquiri6 a costa de grandes y dolo-
rosas p6rdidas, sufridas durante cuatro dias de sangrientisimo
y no interrumpido combat.
Tiempo hacia ya que los revoltosos combinaban sus pla-
nes fratricidas, acechando una ocasi6n favorable para ejecu-
tarlos. El descontento que la reform decretada de los talleres
nacionales debia producer entire los obreros, que en ellos ha
existido desde la revoluci6n de febrero, fue una oportunidad
que no se desperdici6 para tremolar el estandarte de la re-
beli6n.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


Los cuantiosos grupos de obreros que se reunian en las
plazas de Paris, algunos dias antes del 23, para discutir aque-
lla media, acabando, unas veces, por declamar contra el
orden de cosas existente, otras veces, proclamando a Luis Na-
pole6n (que fue nombrado representante en 3 departamentos y
cuya elecci6n se rechaz6 por la Asamblea Nacional en obsequio
de la tranquilidad puiblica), otras veces, y casi siempre vito-
reando a los capataces de la asonada del 15 de mayo, que se
hallan press, eran anuncios inequivocos de la tempestad que
se preparaba en el horizonte revolucionario.
El Poder Ejecutivo, sin embargo, no tomaba medidas efi-
caces para conjurarla, y la tolerancia de tales reuniones faci-
lit6 a los anarquistas (si con ellos no estaban de acuerdo al-
gunos de los gobernantes) los medios de l1evar al cabo sus
proyectos. Desde las ocho de la mafiana del dia 23 empezaron,
pues, a levantar con toda libertad sus barricades de costumbre,
en los mismos sitios o plazas mis piiblicas en que se habian
estado reuniendo anteriormente. La autoridad no tom6, sin em-
bargo, media alguna hasta las 12 o la 1 del dia, dejando asi
cuatro o cinco horas a los insurgentes para que se fortificaran
como mejor les pareciese, sin que nadie se lo impidiera.
Al fin el toque de la general reuni6 a la Guardia Nacio-
nal sedentaria y amovible, la que al instant emprendi6 el
ataque de las barricades, y desde entonces empez6 la sangrien-
ta y desesperada lucha de que instruiran circunstancialmente
a V. E. los impresos que tengo el honor de acompafiarle.
Aunque los talleres nacionales contenian 160 mil traba-
jadores armados, solamente 45 mil tomaron parte en la insu-
rrecci6n. La Asamblea, el orden, la sociedad, estuvieron de-
fendidos, en el primer moment, por la milicia civic y por la
guarnici6n de Paris solamente, en nimero de 300 mil hombres
decididos y perfectamente de acuerdo entire si. Mas a pocas
horas, es decir, en la tarde, las garitas y caminos de hierro em-
pezaron a vomitar legiones de guardias nacionales de los pue-
blos circunvecinos y regimientos de line de todas armas, 6stos,
Ilamados por el Gobierno, las otras, venidas espontineamente
a la primer noticia de alarma y todos rivalizando de celo, de
entusiasmo y decision por la seguridad pfiblica y por la Repre-
sentaci6n Nacional. Noventa horas de horroroso combat, sos-







66 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

tenido tenazmente por uno y otro bando, fuertes los dos, uno
en nuimero, otro en posiciones, y ambos provistos de armas, de
p61vora y de balas, los insurgentes defendidos por sus barri-
cadas, las tropas del Gobierno apoyadas en su formidable ar-
tilleria, debian producer graves dafos y considerable mortan-
dad, como asi sucedi6, por desgracia de la especie humana.
A mAs de diez mil hombres se calcula que asciende el
nimero de heridos y de muertos. Entre los defensores del or-
den piblico se cuentan seis generals, various representantes de
la Asamblea, muchas personas de distinci6n que se hallaban
en las filas de la Guardia Nacional y, por iltimo, el ilustrisimo
Sr. Arzobispo de Paris, quien, guiado de su celo evang6lico
y de su caridad cristiana, hall la muerte encima de una ba-
rricada, a la que subi6 para exhortar a los insurgentes a que
depusieran sus armas fratricidas.
Los actos de ferocidad cometidos en estos dias por los in-
surgentes habrian horrorizado a los pasados siglos de barba-
rie. V. E. leerA en los diaries, que con esta nota, y por separado,
tengo el honor de remitirle hoy, multitud de detalles de este
g6nero que hacen estremecer a la humanidad.
La ineptitud, la apatia, la tolerancia de la comisi6n del
Poder Ejecutivo, y acaso la mala fe de algunos de sus miem-
bros, a pesar de las protests de civismo y los ofrecimientos
en6rgicos de Mr. de Lamartine (cuya voz ha perdido entera-
mente la influencia que antes ejercia en los animos), obligaron
a la Asamblea Nacional a constituirse en sesi6n permanent, a
investor de facultades dictatoriales al General Cavaignac, Dipu-
tado y Ministro de la Guerra, confiandole el ejercicio del Su-
premo Poder Ejecutivo de la Repdblica y a declarar a Paris
en estado de sitio. En consecuencia, la anterior comisi6n del
Poder Ejecutivo ces6 desde luego en sus funciones, con aplauso
general de los parisienses.
Obtenido el triunfo, restablecida, en lo que es dable, la
tranquilidad piblica y decretada la suerte de los insurgentes
por la Representaci6n Nacional, el General Cavaignac depuso
ayer tarde en manos de la misma Asamblea los poderes dis-
crecionales que de ella recibi6. La CAmara vot6 gracias a ese
Jefe, con uninimes aplausos, proclamandolo en seguida Presi-







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


dente del Consejo y concedi6ndole la facultad de nombrar los
Ministros del Despacho.
Ese general di6 cuenta a la Asamblea, en la sesi6n de
anoche, de la elecci6n que ha hecho de los miembros que van
a componer el nuevo Gabinete. Todos fueron aplaudidos por
la CAmara, a excepci6n de uno, Mr. Carnot, Ministro que fue
de Instrucci6n Pablica en tiempo del Gobierno provisional.
Los destinos de Francia estin ya en manos de esos hom-
bres, y de sus futures actos dependeri el giro favorable o ad-
verso, que tome el actual estado de la cosa piblica.
El Teniente General Cavaignac, antiguo Gobernador de
Argel, es republican de coraz6n, hombre integro, instruido y
capaz, tan claro y en6rgico en la tribune, como expert y arro-
jado en los campos de batalla.
Algunas personas lo tildan, sin embargo, de cierta timi-
dez o sensibilidad, que, dicen, no esta a nivel de la entereza
fisica y moral que exigen las actuales circunstancias de este
pais. El tiempo juzgarA pronto de sus actos administrativos,
como ha juzgado ya de los de su profesi6n military.
El estado de sitio continuara todavia, porque aun no esti
asegurada la tranquilidad piblica. Los insurgentes, en nimero
de 45 mil hombres, como he dicho antes, sin haber experimen-
tado una derrota absolute (porque sus muertos y heridos se
calculan en 1,500, y los prisioneros en 6,500) se han desban-
dado, y estin esparcidos, unos en various escondrijos de Paris,
y otros en los pueblos y campos de las inmediaciones. Mucho
hay, pues, que temer una nueva intentona de su parte, y nada
dificil seri que la otra facci6n, la mis considerable, de los
obreros de los talleres nacionales, que la Asamblea va a supri-
mir, venga en auxilio de sus camaradas.
No se ha podido, hasta el dia, averiguar cual haya sido
el partido, cuiles las personas, que han desembolsado el dinero
con que se hizo levantar la insurrecci6n. Grandes sumas han
de haberse empleado en esto, porque a todos los revoltosos se
les ha encontrado provistos de oro o de plata en mayor o menor
cantidad, pero siempre muy superior a la que ellos podian
haber ganado en sus talleres. La Asamblea ha nombrado una
comisi6n para investigar todos estos hechos, y es de esperarse
que pronto se descubra su origen.








68 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

La influencia moral que los resultados de esta insurrecci6n
van a ejercer en el porvenir de la Francia republican, y en la
suerte de la Europa entera, seran, sin duda, lo mAs beneficos
para los destinos de este Continente, y puede ser tambien que
para los del Nuevo Mundo, por todas las razones que por demis
estaria enumerar a la ilustraci6n y muy acreditada penetraci6n
de V. E.
Tendr6 el honor de participarle cuantos acontecimientos
importantes puedan ocurrir en lo sucesivo en esta Repiblica, y
entire tanto, ruego a V. E. se sirva aceptar las repetidas segu-
ridades de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

... Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.
















DOCUMENT NUM. 11


La continuaci6n del estado de sitio
en Paris y los problems del gobier-
no de Francia (30 de julio de 1848).

L6gation de la R6publique des Etats Unis Mexicains en
France. Paris, 30 de julio de 1848.

Resefia political.
Exmo Sr.:
La Repiiblica Francesa continfia gozando de la mayor paz
y tranquilidad, merced al estado de sitio en que aun permane-
ce Paris, y merced tambi6n a las facultades extraordinarias
con que todavia se hall investido el General Cavaignac, Pre-
sidente del Consejo de Ministros. El orden, pues, se consolida
mis de dia en dia. La mayor parte de los obreros ha empezado
ya a conocer toda la extension del crime que, a pretexto del
bien coming, cometi6 la parte de ellos mis alucinada y perver-
tida. La continuaci6n del trabajo produce ya algunas tran-
sacciones. Las fabricas se abren y los compradores aparecen
nuevamente. Los articulos de lujo son los que hasta ahora per-
manecen en complete estagnaci6n (sic); pero la calma y seguri-
dad de que hoy se goza aqui inspirarin confianza a los naciona-
les, volverA el dinero a la circulaci6n, regresarin los extranjeros
a Francia, y por consiguiente los artefactos parisienses, todos
de lujo, de molicie y de capricho, renacerin al instant para
satisfacer el gusto de la capital y aun el de Europa entera.
Los asuntos que mas han l1amado la atenci6n pdiblica en
este mes son, el estado de la Hacienda, el empr6stito propuesto








70 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

por el Gobierno y decretado por la Asamblea Nacional, la dis-
cusi6n y rechace de la proposici6n presentada a la misma CA-
mara por el diputado Proudhon, el ap6stol de los enemigos
de la propiedad, y, en fin, la discusi6n y arreglo o reform de
los clubes. Los adjuntos impresos nuimeros 1, 2, 3 y 4 ins-
truirAn circunstanciadamente a V. E. de esas tres importantes
materials.
El proyecto de constituci6n esta enteramente acabado, y se
ha aprobado ya en el seno de las diferentes comisiones de la
Asamblea Nacional. A mediados de agosto empezarA la discu-
si6n, que se cree durari cerca de dos meses, de modo que la
elecci6n del Presidente de la Repaiblica (que se supone recaera
en el General Cavaignac) no se verificara antes del mes de
octubre pr6ximo.
Esto es lo que por ahora ocurre digno de elevar a conoci-
miento de V. E. Tengo el honor de participarselo, renovandole
las seguridades de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

Fernando Mangino.
















Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Repi-
blica Mexicana.
















DOCUMENT NUM. 12


Entrevista con el Ministro de Ne-
gocios Extranjeros. M. Bastide, en
relaci6n con las reclamaciones fran-
cesas (30 de julio de 1848).

Legaci6n de la Repuiblica de los Estados Unidos Mexica-
nos en Francia. Paris, 30 de julio de 1848.

Muy reservado.
Exmo. Sefior:
Mi primer cuidado, despu6s de restablecidas nuestras rela-
ciones diplomiticas con la Repiblica Francesa, fue el de apre-
surarme a solicitar de este Ministerio de Negocios Extranjeros,
con la debida prudencia y dignidad, la contestaci6n a mi nota
de 27 de abril uiltimo, en que reclam6 contra la oposici6n man-
dada poner por el anterior Gobierno provisional de Francia a
una parte de las indemnizaciones pecuniarias que los Estados
Unidos debian enterarnos, conforme a uno de los articulos del
tratado de paz, insistiendo en que se revocase dicha orden, por
todas las equitativas razones que seria superfluo enumerar
aV.E.
Mr. Bastide me refiri6 francamente, en la conferencia que
tuvimos para tratar del asunto, que en el mes de marzo se
apersonaron a Mr. Lamartine tres o cuatro negociantes fran-
ceses, quienes, mostrando ciertos titulos comprobantes de unos
cr6ditos de gruesas sumas que tenian contra el Gobierno me-
xicano, aseguraron al Ministro que various siibditos ingleses ha-
bian ocurrido, en aquellos dias, a Lord Palmerston, en solicitud








72 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

de que ordenase a la Legaci6n britanica en WAshington secues-
trara todo el imported de la misma indemnizaci6n, para que
quedase alli en dep6sito y como garantia del dinero que M&-
xico les adeudaba, en cuya consecuencia los mismos comercian-
tes franceses pidieron a Mr. Lamartine que expidiera igual
orden, sin p6rdida de tiempo, a fin de evitar que fueran a parar
exclusivamente a manos de los ingleses los millones estipulados
en el tratado que estaba al punto de ajustarse entire M6xico y
los Estados Unidos: que el Ministro dispuso, en el acto, se diri-
giese una nota a la Legaci6n de Francia en WAshington, previ-
ni6ndole, no s6lo que informara de lo que ocurriese en el asun-
to, sino que indicara tambi6n, de acuerdo con el Secretario de
Hacienda de la Uni6n Americana, los medios que se pudiesen
emplear (si Ilegaba alli la oposici6n de Inglaterra) para apar-
tar de aquella suma la equivalent a la que algunos ciudadanos
franceses reclamaban a la Repiiblica Mexicana en pago de sus
respectivos cr6ditos, etc. Mr. Bastide me afiadi6 que esto pro-
baria cuin distant habia estado la Francia de pensar en infe-
rir un agravio a M6xico, puesto que el pedir aquellos informed
a Washington s6lo fue como media puramente precautoria
para impedir, si el caso legaba, que Inglaterra se apoderase
de la totalidad de los millones americanos.
Dije al Ministro que Mr. Grisrat me habia, tambi6n, ase-
gurado anteriormente que no se mand6 poner oposici6n a la
entrega a Mexico de la ya referida indemnizaci6n, sino que
iinicamente se habia preguntado al Gobierno americano si se
prestaria a conservar en su poder, como garantia de los acree-
dores franceses, una suma equivalent a la que 6stos reclaman
a M6xico, en cuyo event se negociaria con nosotros para in-
clinamos a consentir en cederla en pago de aquellos cr6ditos:
pero que yo observaba que todas estas explicaciones verbales
no estaban enteramente de acuerdo entire si, ni menos con el
tenor de la nota que me puso Mr. Lamartine, confesando (no
obstante las contrarias seguridades que me habia dado, de pa-
labra, pocos dias antes) haber prevenido al Ministro de la Re-
piublica en WAshington que, en el caso de que se ajustase el
tratado con M6xico estipulando indemnizaciones pecuniarias
por la cesi6n de territorio que hici6ramos a los Estados Unidos,
influyese con el Gobierno americano para que conservase en








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 73

su poder, como garantia de los acreedores franceses, una suma
equivalent a la que M6xico les adeuda. Que semejante com-
portamiento de la Francia, tan injusto, tan desusado entire las
naciones civilizadas, tan ofensivo a la dignidad de la Repiiblica
Mexicana, me obligaba a insistir en la solicitud que tenia yo
hecha para que se revocase la orden u oposici6n, si se habia
realmente enviado a la Legaci6n francesa en Washington, se-
gin el tenor de la nota que me pas6 Mr. Lamartine, o a que,
si no, me diera por escrito el Ministerio las mismas explicacio-
nes que despu6s me ha hecho verbalmente, a fin de que pudiese
yo transmitirlas a mi Gobierno en clase de declaraci6n leal,
franca, amistosa y solemne de la Francia, para destruir con
ella la impresi6n de sorpresa y de profundo sentimiento que
habria debido producirle la nota de Mr. Lamartine.
Mr. Bastide supuso que la multitud de ocupaciones, del
moment, de que se hallaba recargado el Ministerio, cuando
Mr. Lamartine se hallaba al frente de 61, no dieron tiempo,
probablemente, a que aquella comunicaci6n se redactase con
mis claridad y exactitud, pues que lo cierto era lo que acababa
de referirme con toda sinceridad, y que en prueba de ello ac-
cederia a mis deesos, repiti6ndome por escrito, aquellas mis-
mas seguridades para tranquilidad de mi Gobierno, y que lo
haria con tanto mayor gusto y confianza, cuanto que ya no
habria que volver a ocuparse del asunto, en atenci6n a que la
sincera y ben6vola reconciliaci6n que unia hoy fraternalmente
a M6xico y a Francia alejaba todo motive de recelos y de dis-
cordia, porque la buena fe de ambas naciones no daria ya lugar
a medidas precautorias, que la interrupci6n de sus relaciones
diplomiticas y la incertidumbre de un honroso y pr6ximo arre-
glo de sus diferencias, ocasionadas por el suceso del Bafio de
las Delicias, hubieran podido justificar, mayormente cuando se
trataba de poner en salvo los intereses de los ciudadanos fran-
ceses residents en M6xico. El Ministro concluy6 ofreci6ndome
que a los pocos dias me enviaria una comunicaci6n concebida
en los t6rminos que yo queria.
En estas circunstancias llegaron a mis manos las notas
muy reservadas de V. E. niimeros 10 y 11, de 12 de junio uil-
timo, relatives al asunto. Impuesto ya de cuanto V. E. desea, y
de todo lo que me ordena, que es lo mismo que he logrado







74 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

obtener de este Ministerio, y anhelando yo por participar hoy
a ese Supremo Gobiero la feliz conclusion de tan grave nego-
cio, que pudo haber tenido muy deplorables consecuencias pa-
ra M6xico, me pareci6 oportuno hablar a Mr. Le Vapeur para
que instase a Mr. Bastide a que me enviara su prometida nota,
con el objeto de que la insertase yo a V. E. por el present co-
rreo. Mr. Le Vapeur se prest6 a ello con la mayor voluntad y
ha tomado tanto empefio en contribuir al deseado t6rmino de
esta delicada ocurrencia (porque le supliqu6 no se pusiese en
camino para M6xico mientras ella no se resolviese honrosa-
mente para nosotros, a fin de que 61 legase a su destiny cuando
no tuvi6ramos ya queja alguna contra la Francia), que anoche
mismo vino a darme parte de haber desempefiado mi encargo,
y me ha asegurado que en su presencia repiti6 el Ministro la
orden para que se extendiese la mencionada nota: pero que una
grave y urgente cuesti6n, entire Francia y Dinamarca, que ab-
sorbe en estos moments toda la atenci6n de Mr. Ginpat (?),
acaso no le dejara hoy lugar para pensar en escribirme.
Aguardar6, pues, hasta la uiltima hora para cerrar este
oficio, que encaminar6 a V. E. por separado de mi correspon-
dencia de este dia, y, si no recibiese yo a tiempo la carta de
Mr. Bastide, tendr6 entonces el honor de transmitirla a V. E.
por la via de Nueva York, para que league cuanto antes a sus
manos.
Queda, pues, satisfactoriamente terminado este importan-
tisimo asunto, y s61o siento que, al tener yo el placer de anun-
ciarlo asi a V. E., no me sea dable instruirlo tambi6n de la
respuesta que haya recibido este Ministerio de la Legaci6n de
Francia en Washington, sobre todo, en la parte que haga rela-
ci6n al Secretario de Hacienda de los Estados Unidos, si al fin
Ileg6 a tratarse con 61 de los medios de evitar que los ingleses
se apoderasen del imported de las indemnizaciones. Continuar6
procurando averiguarlo, y si consigo saber algo me apresurar6
a elevarlo a conocimiento de V. E.
Espero que el Exmo. Sr. President constitutional de la
Repfiblica, a quien ruego a V. E. se sirva darle cuenta con este
oficio para su debido conocimiento y cumplida satisfacci6n,
tendrA a bien aprobar mi conduct en todo este negocio, puesto
que mis gestiones han tenido por principal objeto conservar








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


ilesos la dignidad de la Repiiblica Mexicana y el respeto y
consideraciones que merece el Gobierno Supremo de la misma.
Me es muy grato, Sr. Exmo., aprovechar esta oportunidad
para tener el honor de reiterar a V. E. las seguridades de mi
alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

Fernando Mangino.




























Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de los Esta-
dos Unidos Mexicanos.
















DOCUMENT N 13


Resefia sobre la situaci6n political
y econ6mica de Francia y otros pai-
ses de Europa (29 de agosto de 1848).
Legaci6n de la Repdblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.
Paris, 29 de agosto de 1848.
Resefia political.

Exmo. Sefior:
Sigue esta capital en estado de sitio, y por consiguiente el
general Cavaignac se halla ain investido de facultades extraor-
dinarias. El uso que hace de ellas es tan moderado, que sola-
mente los anarquistas resienten el efecto de ciertas medidas,
que, si bien parecen atacar la libertad, no comprenden mAs que
aquellos enemigos de la tranquilidad piblica, cuya audacia
exige esos medios transitorios, sin los que no podria afirmarse
el sistema republican. Por lo demAs, el Poder Ejecutivo man-
tiene el orden, respetando las garantias y derechos de los bue-
nos ciudadanos. Asi, todos los verdaderos amigos de las insti-
tuciones liberals, todos los republicans moderados y de buena
fe, todos aquellos, en fin, que desean la paz interior de este
pais, como base de su prosperidad, estin conformes, en cuanto
cabe, con el estado actual de cosas, que, aunque normal, ofrece
seguridad para lo present y da esperanzas y garantias para
lo future. En el adjunto trozo impreso, niimero 1, veri V. E.
como se explica sobre el particular el Diario de los Debates.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS


Los espiritus exaltados y los que promueven los trastornos,
para medrar por medio de ellos, declaman con calor contra
algunas providencias preventivas que ha torado el General
Cavaignac, para frustrar toda intentona de parte de los que de-
sean sumergir la Francia en un abismo que s6lo a ellos puede
ser provechoso.
La media que mis critical es la supresi6n de algunos
peri6dicos que nacieron en los primeros dias de la revoluci6n
de febrero, y que pretendian continuar sus predicaciones sedi-
ciosas, expresadas en el lenguaje descomedido, licencioso y des-
enfrenado que es caracteristico de esa clase de producciones. La
Gaceta de Francia ha sido tambi6n suprimida por el Ejecutivo,
a consecuencia de un articulo que tendia a excitar a la naci6n a
cambiar de sistema de Gobierno, lamando al trono de Francia
al Duque de Burdeos. Este diario es uno de los mis antiguos en
Paris y el mis constant defensor de los principios del Partido
legitimista.
Como los clubes han sido sujetos a llenar ciertas formali-
dades despu6s de la revoluci6n de junio, se hallan hoy, en su
mayoria, en la imposibilidad de continuar siendo el foco de las
sediciones, como lo fueron antes de aquellos sucesos que tanto
ensangrentaron a Paris.
Gracias a la political firme cuanto discreta del General
Cavaignac, y merced tambi6n a la cooperaci6n sincera y homo-
g6nea de la Asamblea Nacional Constituyente, la seguridad
adquiere cada dia mayores races y atrae poco a poco la con-
fianza piiblica. Asi es que las transacciones mercantiles vuelven
ya a tomar su curso ordinario, la industrial y comercio de lujo,
principal fuente de la riqueza de Paris, se ponen en movimien-
to, y la Bolsa, term6metro precise de la confianza general,
marca una mejora, o alza, en sus cambios.
Sin embargo de todos estos sintomas tan favorables a la
cosa ptiblica, el Gobierno teme que la miseria de los obreros los
obligue en el invierno (en que las necesidades de la vida se
multiplican) a pretender alterar la tranquilidad de esta capital
proclamando el comunismo, que hace grandes progress en una
parte considerable de la clase trabajadora. Si se consolida el
acuerdo que parece existir actualmente entire los Gabinetes








78 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

frances, ingl6s y ruso para conservar, a toda costa, la paz gene-
ral de la Europa, y si en los meses que faltan para el invierno
se conserve el orden que hoy reina aqui, es de esperar quo
todas o muchas de las families parisienses y extranjeras,
que emigraron en la 6poca revolucionaria de febrero y marzo,
regresarin a esta ciudad a pasar en ella la frigida estaci6n, y
su estancia fomentarx la industrial de lujo, las artes y el peque-
fio comercio, cuyo movimiento dara de comer a todas las classes
de operarios. Estos por otra parte han disminuido bastante, en
raz6n de la sentencia de destierro de los insurgents de junior
que han sido juzgados ya, de modo que es de presumir que los
temores del Gobierno sean unicamente el. efecto de su celo y
vehementes deseos de mantener la tranquilidad pfiblica para
que vuelva a arraigarse en la poblaci6n, a fin de que Paris sea,
como antes, el imperio de la civilizaci6n. A ello contribuirin
much las medidas financieras que esti tomando el hibil Mi-
nistro del Ramo, Mr. Gondchaux, casi contrarias a las del Go-
bierno provisional. En estos tiltimos dias inici6 un decreto que
impone una contribuci6n sobre las rentas, semejante a la
que pagan los ingleses con el nombre de income tax. Si se
puede cobrar aqui con la misma facilidad con que se recauda
en Inglaterra, y si el impuesto no es progresivo, sino que se
limited s61o a 20'3%, podri entonces convenir much a Francia
esta introducci6n britinica.
Dos grandes asuntos han tenido alarmada a la naci6n en
el present mes, a saber: la cuesti6n italiana, de que despu6s
hablar6, y la investigaci6n de los autores, promovedores y c6m-
plices del atentado de 15 de marzo y de la insurrecci6n de
junio. En los moments mismos en que acababa de sonar el
iltimo tiro de la insurrecci6n, la Asamblea Nacional se crey6
obligada de vengar las victims ilustres que se sacrificaron en
defense de la sociedad, y al efecto orden6 que una comisi6n
de representantes practicara nueva investigaci6n para descu-
brir a los insurgentes. El Presidente de la Comisi6n Investiga-
dora ley6 en esos dias a la Cimara el informed, o fruto, de sus
pesquisas. De ellas resultaron fuertisimos cargos contra Mr.
Ledru-Rollin, y sobre todo contra Mr. Louis Blanc, el preten-
dido organizador del trabajo, y contra Mr. Campidiere, ex-pre-
fecto de Policia, por complicaci6n de ambos en aquellos aten-







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 79

tados. Recomiendo a V. E. la lectura del informed y de las
piezas justificativas que se publicaron en los peri6dicos de Pa-
ris, que tengo el honor de remitir a V. E. por separado. El
adjunto trozo impreso nimero 2 le dart una idea de los hom-
bres y de las cosas de marzo y de junio. V. E. se sorprenderi
de que haya podido triunfar la sociedad de la conjuracion que
la atacaba, amalgam espantosa de socialismo y de mal6volas
presiones. Las revelaciones de esta indagaci6n son muy impor-
tantes para la historic, necesarias para la consolidaci6n de la
Repdblica Francesa y tiles para nuestra patria, a la que servi-
rAn de lecci6n para su porvenir. La Francia, Ilena de indig-
naci6n, ha acabado de conocer a los hombres de febrero que
querian dominarla, y puede decirse que la indagaci6n de la
Asamblea ha sido un tamiz por el que han pasado los ciudada-
nos, quedando en 61 la gente honrada y cayendo otra vez al
fango los que del fango habian salido.
Por las mismas piezas justificativas conocerA V. E. que el
Gobierno provisional estaba compuesto, como dije entonces al
Exmo. Sr. Ministro antecesor de V. E., de elements heterog6-
neos, sin unidad de voluntad ni de acci6n. Tres partidos lo
dividian, todos republicans, y tres hombres los representaban:
Mr. Lamartine, el moderado, Mr. Ledru-Rollin, el terrorist,
y Mr. Louis Blanc, el socialist, a cuyas tres fracciones hacia
la oposici6n, cuando le convenia, el partido de la Repdblica
roja, representada por Mr. Campidiere, Prefecto de Policia. Mr.
Lamartine, animado de su espiritu de conciliaci6n, queriendo
contemporizar con los unos y con los otros, ha sido victim de
sus buenas intenciones, pues ha perdido la inmensa popu-
laridad de que gozaba. Acaso recobrari alguna parte de ella,
ya que de la investigaci6n result que su c6raz6n obr6 con
tanta pureza como sus manos.
El 25 de corriente mes fue el dia sefialado por la Asam-
blea para abrir los debates de la repetidas investigaci6n. La
Camara se declare en sesi6n permanent a medio dia, y la dis-
cusi6n dur6 hasta las 6 de la mafiana siguiente, reinando en
toda ella el mayor orden y decoro; y, al terminar los discursos
de los oradores y las defenses de los acusados, el Presidente
ley6 una requisitoria del Procurador General de la Repiblica,
en que pidi6 la autorizaci6n de enjuiciar a Mr. Louis Blanc







80 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

y a Mr. Campidiere, por resultar indicios graves contra ellos,
tanto como autores, cuanto como c6mplices de los atentados.
La Asamblea concedi6 la autorizaci6n, y cuando la justicia fue
a aprehender a ambos reos ya se habian fugado. Mr. Louis
Blanc ha hecho publicar una carta, diciendo que se aleja de
Francia para protester contra el estado de sitio en que se hall
Paris; pero ofrece regresar a esta capital cuando league el dia
de juzgarlo.
La conduct del Gobiemo en este grave negocio ha sido
franca y firme, y las providencias tomadas, para conservar la
tranquilidad pfiblica y hacer respetar la Asamblea Nacional,
fueron tan several cuanto oportunas. Todo pas6, pues, con el
mayor orden.
El proyecto de constituci6n debia haberse leido ayer en
la CAmara; pero una indisposici6n del Presidente, Mr. Marrast,
relator de la comisi6n, lo ha diferido. El articulo que garantiza
a todo ciudadano la libertad del trabajo y de la industrial sus-
citara probablemente algunos embarazos al tiempo de discu-
tirlo; pero es casi seguro que semejante articulo seri eliminado.
La Asamblea va a ocuparse de la cuesti6n sobre si debe, o no,
levantarse el estado de sitio, para discutir con toda libertad,
dentro y fuera de la Cimara, el proyecto de Constituci6n. Como
el estado de sitio refrena la demagogia, y como todos los bue-
nos ciudadanos tienen puesta su confianza en el ejercicio de las
facultades extraordinarias de que se halla investido el General
Cavaignac, y como todos los deseos de aqu6llos son de que no
se retiren por ahora, obligaran a la Asamblea a declarar que
puede discutirse el proyecto no obstante el estado de sitio,
porque tambi6n opina la mayoria de la Camara por la conti-
nuaci6n del actual orden de cosas, convencida de que las liber-
tades de la Francia necesitan siempre del fuerte contrapeso de
las bayonetas para no degenerar en anarquia. Tal es la situa-
ci6n political en que hoy se halla este pais, despu6s de los suce-
sos de febrero.
Por los diaries americanos estari pronto en noticia de
V. E. la complete victoria obtenida por el General austriaco
Radetzki sobre el Rey Carlos Alberto, la ocupaci6n de casi
toda la Lombardia por las tropas del Imperio, la retirada del
Rey de Cerdefia a sus Estados del Piamonte con la parte







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 81

del ej6rcito que pudo salvar, y, en fin, los tratados que los ven-
cedores impusieron a los vencidos. Las CAmaras de Turin han
protestado contra semejantes violentas estipulaciones, y el jefe
de la escuadrilla que se hallaba en el AdriAtico ha seguido el
ejemplo que le di6 esa Legislatura. Venecia se ha reconstituido
bajo la forma de gobierno que tenia antiguamente, y al tomar
tal determinaci6n ha mostrado una resoluci6n digna de los
gloriosos tiempos de esa famosa Repdblica.
La poblaci6n de Milan se llen6 de furor al saber las con-
diciones del armisticio, que consistian nada menos que en en-
tregarla otra vez al despotismo austriaco. MilAn se halla hoy,
pues, sufriendo el yugo de sus antiguos opresores. Carlos Al-
berto se ocupa, en Alejandria, de reorganizar su destrozado
ej6rcito, y para consagrarse a ello exclusivamente ha dejado
el Gobierno al principle heredero.
Genova ha comenzado a fermentarse. El Gran Duque de
Toscana se maneja en medio de todos esos acontecimientos con
la dignidad y prudencia que siempre ha mostrado.
Los austriacos, dejindose levar del calor de sus triunfos,
tuvieron el arrojo de ocupar los Estados pontificios; y, mientras
el Cuerpo Diplomatico protestaba contra esa invasion, los habi-
tantes de Bolonia rechazaron a los austriacos de aquella ciudad,
que defendieron con todo el valor de la indignaci6n. El Papa
protest tambi6n inmediatamente. Se dice que la conduct del
General austriaco Welden ha sido desaprobada por su Gobier-
no: lo cierto es que las tropas invasoras han evacuado ya las
Legaciones, no sin haber irritado los espiritus en Roma, lo cual
contraria la neutralidad del Papa.
NApoles se preparaba a enviar una escuadra contra Sici-
lia; mas el Almirante Parker se opuso a la salida de esas fuer-
zas. Esto parece probar la decision de Inglaterra en favor de
la causa siciliana. ,Es muy probable que el Reino de Sicilia
venga a ser con el tiempo una provincia inglesa, disfrazada,
como el Portugal.
La Cerdefia y la Lombardia han solicitado se lleve a efecto
la intervenci6n ofrecida por el Gobierno provisional de Fran-
cia, pero el General Cavaignac manifest claramente a la Asam-
blea Nacional que la Repiiblica no intervendria sino moral-
mente, esto es, como mediadora. Como tal se ha asociado a








82 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

Inglaterra, y juntas ambas han mandado sus Plenipotenciarios.
Por lo que oi decir noches pasadas a Mr. Bastide, creo que el
Gobierno francs abriga poca esperanza de que la mediaci6n
pueda tener un 6xito feliz.
Las desgracias que ha sufrido la causa italiana s61o deben
atribuirse a que Carlos Alberto no supo aprovecharse a tiempo
de sus primeros triunfos, sino que, en espera de la adhesion de
todo el Lombardo-V6neto a su corona, descuid6 el proseguir
activamente la campafia. El Partido Republicano, y el otro que
estaba por adherirse al Piamonte, acabaron de hacer perder a
Carlos Alberto un tiempo muy precioso, distray6ndolo con cues-
tiones inoportunas. Finalmente, la cobardia de algunos de los
generals de Carlos Alberto, la traici6n de otros, y la impericia
military de casi todos ellos, han acabado por ahora a lo menos
con la libertad italiana. Esta guerra ha tenido muchisima ana-
logia con la de M6xico y los Estados Unidos.
En estos dias se ha hablado de una insurrecci6n que esta-
116 en Rusia; pero todavia no se confirm la noticia.
El Emperador de Austria se decidi6 por fin a regresar a
Viena en donde fue nuiy bien recibido. Segin cartas de 21 del
corriente, los obreros turbaron repentinamente la tranquilidad
de aquella capital, reclamando el salario que se les pagaba
antiguamente. A la salida del correo se estaba tocando la
general en las calls de Viena.
El c6lera-morbo, al empezar a disminuir su intensidad
en San Petersburgo, ha hecho su aparici6n en Berlin, y se teme
muy fundadamente que pronto penetre en Francia.
La insurrecci6n de Irlanda, que tantos temores causaba en
Inglaterra, como participari a V. E. nuestra Legaci6n en Lon-
dres, no ha sido mas que una ridicule parodia de la revoluci6n
francesa. El cabecilla de esa asonada, Mr. Smith O' Brien, esti
preso y seguramente sera considerado como loco. El comu-
nismo empieza a cundir en Inglaterra: un diario ha aparecido
ya alli propaganda y ensalzando tan perniciosos principios. To-
das las cosechas de papas se han perdido. Muy grandes serin
en el comercio las consecuencias de la falta de ese alimento, de
primera necesidad en Inglaterra y mis principalmente en Ir-
landa.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 83

Sirvase V. E. elevar todo lo expuesto al Exmo. Sr. Pre-
sidente de la Repiblica para su debido conocimiento, acep-
tando a la vez las repetidas protests de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

Fernando Mangino.































Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Repdblica
Mexicana.
















DOCUMENT N9 14


Transcripci6n de la nota del Mi-
nistro de Negocios Extranjeros, M.
Bastide, sobre el cese del bloqueo de
Buenos Aires por Francia e Inglate-
rra (9 de septiembre de 1848).

Legaci6n de la Reptiblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.

Paris, 9 de septiembre de 1848.

Circular del Ministerio de Negocios Extranjeros en Francia.


Exmo. Senior:

Mr. Bastide, Ministro de Negocios Extranjeros de esta
Repfiblica, me dirigi6 con fecha de ayer la circular que a la
letra copio:
"Monsieur. J'ai l'honneur de vous annoncer que le
blocus de Buenos Aires qui avait 6t6 6tabli le 24 septembre
1845 par les forces navales combines de France et d'Angle-
terre et auquel les forces anglaises avaient acc6d6 l'ann6e der-
ni6re, de concourrir, a et6 lev6 dans le courant du mois de juin
dernier par les forces navales frangaises; mais que celles-ci
ont maintenu le blocus des parties de la c6te du territoire
Oriental occupies par les troupes sous les ordres du G6n6ral
Oribe.








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 85

Je vous prie, Monsieur, de vouloir bien porter cette infor-
mation a la connaissance de votre Gouvernement.
Recevez, Monsieur, l'assurance de la consideration, etc.,
etc."
Lo que tengo el honor de transcribir a V. E. para el debido
conocimiento del Supremo Gobierno mexicano.
Sirvase V. E. aceptar las repetidas seguridades de mi alta
consideraci6n.
Dios y Libertad.

Fernando Mangino.



























Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Repfiblica
Mexicana.
















DOCUMENT N 15

Noticia official del Encargado de
Negocios de Francia de haberse pro-
clamado la Repiblica (26 de sep-
tiembre de 1848).
Legaci6n de la Repfiblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.
Paris, septiembre 26 de 1848.

Sobre proclamaci6n de la Repfiblica en Francia.

Exmo. Sefior:
Por las copias que V. E. se sirve remitirme con su nota
nimero 82 de 2 de agosto pr6ximo pasado, me he impuesto
de la comunicaci6n que dirigi6 a V. E. el Sr. Goury de Roslan,
notificAndole la proclamaci6n de la Repfiblica en Francia por
la Asamblea Nacional Constituyente; y quedo tambien ente-
rado de la contestaci6n que el Supremo Gobierno mexicano
crey6 convenient dar al mismo Encargado de Negocios: lo que
tengo el honor de decir a V. E. en respuesta, reiterindole las
seguridades de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.

Fernando Mangino.

Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Repiiblica
Mexicana.
















DOCUMENT N 16


Las labores de la Asamblea Nacio-
nal de Francia al discutirse la Cons-
tituci6n, y otros temas de political
europea (29 de septiembre de 1848).
Legaci6n de la Reptiblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.
Paris, 29 de septiembre de 1848.
Resefia.
Exmo. Sefior:
La Francia continia gozando de una tranquilidad, si no
real, aparente a lo menos, que es la Tinica que puede dar de si
la precaria situaci6n political en que se halla esta Repuiblica. El
orden se conserve, merced al estado de sitio: pero esto no cal-
ma ni puede calmar los animos, que permaneceran inquietos
en tanto que el pais no est6 legal y definitivamente constituido.
Desembarazada la Asamblea del desagradable asunto de
los autores y c6mplices de los atentados de mayo y de junior,
ha empezado a dedicarse al desempefio de la especial misi6n
que tiene recibida de la Francia, es decir, de decretar su ley
fundamental.
Antes de abrirse los debates del proyecto de Constituci6n,
algunos diputados objetaron que, hallindose Paris en estado de
sitio, no se gozaba de toda la necesaria libertad de pensamiento
para poder discutir la material, con la debida latitud y des-
embarazo, dentro y fuera de la CAmara. Varios oradores de
ella, y algunos periodistas de Paris, emitieron sus opinions,








88 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

en pro y en contra de esa proposici6n: mas el General Cavaig-
nac asegur6 a los representantes, en sesi6n piblica, que la salud
del pais dependia de la continuaci6n del estado de sitio, y en
consecuencia la Asamblea determine que no se levantara.
Entre los 26 articulos constitucionales votados ya, tres han
sido, hasta ahora, los que mas seriamente se han discutido, los
que mis han ocupado la atenci6n del piiblico, a saber: el
preimbulo (que al fin se suprimi6), la abolici6n de la pena
de muerte por toda clase de delitos, o por los politicos iinica-
mente, y la unidad de la Cimara, o su duplicidad. Los comu-
nistas y socialists estaban interesadisimos en defender el de-
recho que los ciudadanos tenian al trabajo, y pretendian que
la constituci6n se lo garantizase en el preambulo: los amigos
del orden y de la propiedad (que por fortune son muy nume-
rosos y superiores) se hallaban empefiados en combatir tal
doctrine, y al fin triunfaron de ella, demostrando y dejando
en su horrible desnudez los absurdos principios del comunismo.
El preimbulo, pues, de la Constituci6n, tal como ha sido de-
cretado, declara, entire otras cosas, "que la Rep6blica Francesa
debe protecci6n a la persona, familiar, religion, propiedad y
trabajo de los ciudadanos: que pone al alcance de ellos la ins-
trucci6n indispensable a todos los hombres, asistiendo a las
necesidades, procurAndoles ocupaci6n en los limits de sus re-
cursos, y da medios de existencia a los ciudadanos que no se
encuentran en estado de trabajar".
Los anarquistas y socialists deseaban que la pena de
muerte se aboliese completamente; mas, despu6s de una acalo-
radisima discusi6n, el articulo constitutional fue aprobado en
los t6rminos siguientes: "La pena de muerte queda abolida por
delitos politicos".
En cuanto a la creaci6n de una sola o de dos Cimaras
legislativas, el proyecto de Constituci6n decia: "El pueblo fran-
c6s delega el Poder Legislativo a una Asamblea inica". Este
articulo ha excitado sumo interns dentro y fuera de la Camara,
y los mis elocuentes oradores han hablado, para apoyarlo
unos, y los otros para atacarlo. Mr. Lamartine lo defendi6,
pronunciando un discurso, verdaderamente remarkable (sic),
lleno de entusiasmo y decision, que leeri V. E. en el adjunto
impreso. Mr. Odilon Barrot atac6 a Mr. Lamartine, y por con-








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 89

siguiente al articulo del proyecto, opinando por la creaci6n de
dos Cimaras. Perdi6 su causa, pero su elocuencia ha ganado
una de las mis bellas palmas, como lo observard V. E. en el
mismo impreso adjunto. El articulo, pues, se vot6 tal cual es-
taba redactado por la comisi6n de Constituci6n, por una ma-
yoria de 530 votos contra 289.
La Cimara aprob6 ayer tambi6n, aunque sin el deteni-
miento que hubiera sido de desear, los articulos importantisi-
mos que tratan del sufragio universal y director, del escrutinio
secret, y de los requisitos o condiciones necesarias para la
elecci6n e ilegalidad de los diputados.
A consecuencia de los nombramientos doubles que resulta-
ron en las primeras elecciones de representantes, se ha procedi-
do a cubrir los huecos que ellas dejaron en la Asamblea, y el
resultado de estas nuevas elecciones es verdaderamente origi-
nal y significativo. Es la personificaci6n de los partidos ex-
tremos en que se halla dividida moralmente la Francia: Luis-
Napole6n Bonaparte represent el de los imperialists; Mr.
Mol6, el de los monarquistas, y Mr. Raspail el del comunismo.
Ninguno el de los republicans moderados. A pesar de esto,
todos tres saludan y proclaman la Repuiblica. El primero fue,
al fin, admitido a ocupar su asiento en la Camara; pero ni su
aparici6n en ella, ni el discurso que pronunci6 al entrar en el
sal6n, haciendo su profesi6n de fe republican, y que leers
V. E. en los peri6dicos de esta capital, produjeron gran sensa-
ci6n en la Asamblea, ni aun en las galerias siquiera. Nadie ha
vuelto a ocuparse ya de este antiguo pretendiente a la corona
de Francia, y, en mi concept, la tranquilidad pilblica ha ga-
nado much con haberlo recibido en el seno de la Representa-
ci6n Nacional, porque, aparte de su persona, el caricter de
proscrito que tenia, inico m6rito que le ensalzaba, iba perdien-
do la popularidad de que ha gozado en estos ihltimos tiempos.
Los banquetes que prepararon la caida de Luis Felipe, y
de los que Mr. Odilon Barrot ha pagado tan amargamente la
iniciativa, han comenzado ya a tener lugar. En el ihltimo, que
se di6 en esta capital, para celebrar el aniversario del 22 de
septiembre de 1792, en que se proclam6 por primera vez la
Repiiblica Francesa, Mr. Ledru-Rollin, h6roe de la reuni6n,
pronunci6 un discurso, que ha sido altamente desaprobado







ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


por todos los hombres sensatos, no s6lo a causa de la invocaci6n
que hizo de los falsos principios de Cambon sobre economic
political, que a tantas faltas condujeron a su autor, sino por
haber proclamado tambi6n, Mr. Ledru-Rollin, el derecho al
trabajo, los pr6stamos forzosos, el papel moneda, la guerra uni-
versal y otros males semejantes que constituyen el risuefio por-
venir que promete a la Francia en nombre de la verdadera Re-
prblica. Por la lectura de semejante discurso podri V. E. juzgar
de las doctrinas de este imitador de los revolucionarios del
iiltimo siglo.
Dias pasados pens6 este Gabinete en enviar a los De-
partamentos various emisarios, tomados de la Asamblea Nacio-
nal, para que rectificasen y dirigiesen la opinion de las pobla-
ciones y campos de Francia. Muy mal recibida fue semejante
idea, no s6lo en el piiblico, sino tambien en la Cimara, lo
cual produjo una especie de crisis en el Ministerio. El General
Cavaignac, a pesar de merecer toda la confianza de la Asam-
blea, crey6 oportuno pedir a esa augusta corporaci6n que se le
ratificase por medio de un voto, lo que ella acord6 sin la menor
dificultad y por una gran mayoria.
Los diaries del Gobierno se empefian en declarar y per-
suadir que reina la mayor harmonia entire los miembros de la
administraci6n; pero la verdad es que no existe un perfect
acuerdo en el Gabinete, y por lo tanto es probable que de un
dia al otro ocurra alglin nuevo embarazo que ocasione la
mudanza de todo el Ministerio, o, cuando menos, el de una
parte de las personas que hoy lo componen.
Desde la fecha de mi iiltima resefia se ha complicado mis
la situaci6n exterior. El armisticio concluido entire el Rey de
Cerdefia y el Mariscal Radetzk termin6 el dia 22 del present;
pero ha sido prorrogado por un mes mis. Sin embargo de que
el Gobierno austriaco admiti6 la mediaci6n anglofrancesa, la
Italia no ha sacado todavia ningiin provecho de semejante me-
diaci6n. Todo depend de las condiciones que ponga el Empe-
rador. Se dice que en el Gabinete de Viena hay divergencia
en las opinions: unos ministros quieren sefialar el Mincio por
frontera; otros desean constituir el reino Lombardo-V6neto,
concedi6ndole una nacionalidad propia e independiente, y sen-







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 91

tar en el trono al Duque Rogier, principle italiano. No se sabe
adn cual sera el desenlace de esta important cuesti6n.
Venecia permanece todavia como Repdblica independien-
te; y, aunque la escuadra sarda se alej6 de aquellas aguas, la
ciudad no ha sufrido todavia invasion alguna de parte de los
austriacos. Los buques ingleses y franceses que navegan por
alli lo habrin, acaso, impedido. Los disturbios de Liburnia,
que se creian terminados ya, continian todavia, aunque sin ha-
ber ocasionado ningunos desastres que lamentar.
En los Estados pontificios no ocurre por ahora otra cosa
important que comunicar a V. E., sino que el Papa acept6 la
dimisi6n del Ministerio, encargando al mismo tiempo a Mr.
Ropi, antiguo Embajador de Francia en aquella Corte y amigo
intimo de Mr. Guizot, la formaci6n de un nuevo Gabinete, que
esti formado ya, y del que el mismo Mr. Ropi hace parte, como
Ministro del Interior.
El Rey de Napoles envi6, al fin, una expedici6n maritima
contra Sicilia. La escuadra bombarded a Mesina y efectu6 el
desembarque de los suizos, que fueron rechazados por los ha-
bitantes, sin embargo de la superioridad de los sitiadores. Los
mesineses tuvieron que retirarse al ver el incendio de la ciudad,
que hoy se halla reducida a cenizas por el incendio que oca-
sionaron las bombas de la escuadra napolitana, no obstante la
presencia de las de Inglaterra y Francia, frias espectadoras de
semejantes horrores. Los miembros del Gobierno provisional
de Mesina lograron refugiarse en un buque francs. Las des-
gracias ocurridas durante el combat y el nimero de muertos
de una y otra parte son incalculables. La Inglaterra y la
Francia han iniciado, aunque tarde, una segunda mediaci6n.
La Asamblea de Francfort se neg6 a sancionar el armis-
ticio concluido con Dinamarca: pero lo ha admitido en seguida
y esto ha causado la casi desorganizaci6n de la Dieta y la caida
del Ministerib. Varios facinerosos, disgustados con la media
de la Asamblea, acaban de cometer mil atrocidades, entire las
que se cuentan el suplicio y asesinato del principle Licknowsky,
representante del partido aristocritico en la Dieta, y el del
General Averwald, miembro igualmente de la Asamblea.
En el Gran Ducado de Bade (sic) ha habido un movi-
miento republican promovido por una porci6n de extranjeros








ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


refugiados. Las tropas que se enviaron de Francfort reprimie-
ron la insurrecci6n.
La Reina Victoria, al cerrar en persona el Parlamento, le
di6 parte de haber renovado las relaciones political de la Gran
Bretafia con la Francia, y anunci6, en seguida, que entire ambos
Gobiernos existia el mis perfect acuerdo.
La reaparici6n de Cabrera tiene nuevamente inquieto al
Gabinete espafiol. Ha habido ya various encuentros entire las
tropas y los facciosos y, aunque siempre en ventaja de las armas
de la Reina Isabel, todavia no se ha logrado aprehender a aquel
cabecilla.
En medio de las conmociones que afligen a la Europa, la
B61gica se muestra como linico ejemplo de orden y de paz.
Tranquilo y content el pueblo belga, goza de las instituciones
liberals que le ha procurado su filantr6pico y discreto Rey.
El c6lera-morbo sigue propagindose en Alemania y en las
ciudades anseiticas. Dias pasados se dijo que ya habia ocurri-
do un caso mortal de esa terrible epidemia en uno de los hos-
pitales de Paris: pero por la autopsia del cadaver parece que
el caso fue esporidico, y no espasm6dico o asiatico.
Sirvase V. E. poner todo lo que he referido en conoci-
miento del Exmo. Sr. President, y tenga a bien aceptar las
repetidas seguridades de mi alta consideraci6n.

Dios y Libertad.
Fernando Mangino.


Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.















DOCUMENT N9 17


Luis Napole6n, Alfonso de Lamar-
tine, Ledru-Rollin y el General Ca-
vaignac son candidates a la presiden-
cia de Francia (28 de octubre de
1848).
Legaci6n de la Repfiblica
de los Estados Unidos Mexicanos
en Francia.
Paris, 29 de octubre de 1848.
Resefia political.

Exmo. Sefior:
La Asamblea Nacional ha mandado levantar el estado de
sitio en que se ha hallado Paris durante estos iiltimos cuatro
meses. El General Cavaignac pidi6 a la Cimara que designase
una comisi6n para recibir las comunicaciones del Ejecutivo
relatives a la posibilidad, y aun a la oportunidad, de levantar
el estado de sitio. Nombrada la comisi6n y puesta en contact
con el Gobierno, present en seguida su dictamen, opinando por
la cesaci6n del sitio, no obstante la agitaci6n en que se hallan
los inimos, y sin embargo del peligro permanent que amenaza
la tranquilidad piiblica: mas, como el Ejecutivo asegur6 con-
siderarse suficientemente fortificado con las leyes ordinarias
para poder reprimir la anarquia, la Asamblea orden6, en con-
secuencia, la suspension del estado de sitio. El orden pfiblico
no ha sido turbado todavia con esta repentina transici6n, ni
hay tampoco temores de que se altere la tranquilidad de que se
goza aparentemente, a pesar de que ya comienza a notarse cier-
ta efervescencia con motive de la future elecci6n presidential.








94 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

La Asamblea ha acabado ya de discutir el proyecto de
Constituci6n y s61o falta revisarlo y reglamentar algunos ar-
ticulos para promulgarla. La cuesti6n que mas ha llamado la
atenci6n de la Francia en estos filtimos dias ha sido la de la elec-
ci6n del Presidente de la Repfiblica. La Asamblea decidi6 que
fuese direct, y por sufragio universal, a pesar de haber insis-
tido calurosamente el Gobierno en que el Presidente fuese nom-
brado directamente por la Cimara. Una notable mayoria estu-
vo en contra de esta opinion, en la que lucharon los mas
c6lebres oradores de la Asamblea, tanto del partido moderado,
como del de la montatia. Mr. Lamartine defendi6 con lucimien-
to la elecci6n direct y universal, alegando razones tan pode-
rosas en favor de ella, presentadas con tanta claridad y elo-
cuencia, que se gan6 casi toda la Camara, dejando reducido al
Gobierno a una insignificant minoria.
La conduct del General Cavaignac en este asunto ha sido
verdaderamente extrafia, porque estando convencido, seg6n 61
mismo manifest en la discusi6n, de que no debia ser la Asam-
blea la que eligiese al Presidente, en raz6n de no haber recibido
misi6n para ello, vot6 en contra de sus convicciones personales,
manifestando en seguida que al obrar asi fue porque 61 mismo
conceptu6 que la mayoria de la Camara estaria en oposici6n
a su voto, y que en consecuencia, y en raz6n de su posici6n,
crey6 oportuno quedarse del lado de la minoria. Semejante
procedimiento es tanto menos explicable, de un modo que haga
favor al General Cavaignac, cuanto que de esta cuesti6n de-
pendia el 6xito de la elecci6n de su persona para la pr6xima
Presidencia de la Repfiblica. Este incident, otras derrotas
que sufri6 el Ministerio en la Cimara, y mis que todo el deseo
del General Cavaignac de echarse en los brazos de la mayoria
a fin de asegurar su elecci6n para la Presidencia de la Repfi-
ca, ocasionaron naturalmente la caida de una parte del Gabi-
nete, es decir, de los Ministros del Interior, de Trabajos Pd-
blicos, de la Instrucci6n y hasta el de Hacienda. El General
Cavaignac reemplaz6 a los primeros con tres miembros de la
Asamblea, pertenecientes a la mayoria, Messieurs Freslon, Du-
faure y Vivien, antiguos diputados y los dos iltimos ex-Minis-
tros de Luis Felipe; el Prefecto del Departamento del Sena, Mr.
Trouv6 Chauvel ha ocupado el Ministerio de Hacienda. Los








UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 95

otros Ministros conservan sus carteras respectivas. Reconsti-
tuido asi el nuevo Gabinete, el Gobierno pidi6 a la Cdmara otro
voto de confianza, que le fue otorgado por una mayoria muy
considerable.
Despu6s de la cuesti6n sobre el modo de elegir al Presi-
dente, no ha ocurrido en la Asamblea mas que un asunto que
por su naturaleza interest vivamente al piiblico. V. E. sabe
muy bien que en Francia todo hombre l1amado al servicio de
las armas puede eximirse de 61 por medio de un reemplazante,
que paga, y present a la admisi6n de la autoridad respective.
El proyecto de Constituci6n suprimia esos reemplazos y obli-
gaba a todos los ciudadanos franceses a entrar personal-
mente en el ej6rcito, cuando les cupiera en suerte. Mr. Thiers
combati6 extensamente esa pretension con la madurez de ta-
lento y con la elevaci6n de ideas con que defiende su opinion
en toda especie de cuestiones. La Asamblea, no obstante el
empefio del General Lamoriciere, Ministro de la Guerra, en
que se adoptara el articulo del proyecto de Constituci6n, vot6
con una mayoria de 668 contra 140 por la continuaci6n de la
facultad del reemplazo, tal como ha existido hasta ahora en toda
la Francia. El discurso de Mr. Thiers es uno de los mis bri-
llantes, de los mis elocuentes y de los mis s6lidos que se han
pronunciado en esta Asamblea. No dudo que todos los paises
se aprovecharin de las ideas vertidas por el ilustre orador, para
servirse de ellas en cuestiones de ese genero.
Las grandes discusiones parlamentarias han concluido por
ahora, pues los articulos constitucionales que hay que votar
todavia son los que se han reputado como pertenecientes a leyes
organicas.
La lucha electoral para la Presidencia va a comenzar muy
pr6ximamente, puesto que la Asamblea ha decretado, ayer, que
la elecci6n se verifique el dia 10 de diciembre. El sufragio
universal ha aumentado las probabilidades en favor de Luis
Napole6n Bonaparte, que, aunque sin mis titulos que ser sobrino
del Emperador Napole6n (como 61 mismo lo manifesto a la
Asamblea en un pequefio discurso que ley6 dias pasados en
la tribune, y en el que anunci6 oficialmente su candidatura a la
Presidencia), encuentra la reuni6n de raras circunstancias que
le son muy propicias.







96 ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC

Todos los antiguos napoleonistas, una gran fracci6n del
ej6rcito, que apetece la guerra, las gentes de las provincias, y
con particularidad los campesinos, entusiastas de las glorias del
Imperio, una parte de la poblaci6n de Paris (la que se ocupa
del comercio al menudeo y muchos artesanos), los enemigos del
General Cavaignac, y aun los partidos legitimista y orleanista
(deseosos de precipitar la Repiblica) le dardn sus votos, que
se calculan ya en cosa de tres millones. El General Cavaignac
no sacard arriba de un mill6n de sufragios, porque no es cono-
cido ni esta querido en los Departamentos.
Mr. Lamartine aspirara a la Presidencia y trabaja para
ganar las simpatias de los electores, aunque proclamando pd-
blicamente que no apetece tan elevado puesto, que dice es muy
superior a sus d6biles fuerzas.
Mr. Thiers, que desde el afio de 1830 esta asestando a la
Presidencia de la RepAblica Francesa, hard lo possible, ayudado
de sus numerosisimos partidarios, para optar a ella: mas, si ve
que no llega a contar positivamente con la mayoria absolute
de votos, entonces, para no dar un golpe en falso, todo su par-
tido se declarard en favor de Luis Napole6n Bonaparte, de
cuya familiar es muy aliado Mr. Thiers. Posesionado de la
Presidencia Luis Napole6n, al instant nombrard a Mr. Thiers
President del Consejo y Ministro de Negocios Extranjeros, y
entonces 61 gobernard y dispondra las cosas para suceder a Na-
pole6n, concluidos los cuatro afios de su Presidencia.
Los republicans rojos, los socialists y los comunistas no
perdonarin medio de ganar la elecci6n en favor de sus candi-
datos Ledru-Rollin, Raspail, Prudhon, Blanqui, Barbes, etc., y,
como siempre obran activamente y de una manera compact,
contrariamente al abandon y desuni6n del partido moderado,
nada dificil seria que obtuviesen igual nimero de sufragios
que Luis Napole6n, Cavaignac, Thiers y Lamartine.
En este caso, es decir, si no hay elecci6n popular confor-
me lo require la ley, entonces la Asamblea nombrari al Gene-
ral Cavaignac por una inmensa mayoria de votos.
Tales son hoy las probabilidades del resultado de la pr6-
xima elecci6n del Presidente de esta Repdblica.
La vigilancia de la policia a que el Gobierno ha sujetado
a los clubes los ha nulificado. Los banquetes piblicos han subs-







UN DIPLOMATIC MEXICANO EN PARIS 97

tituido a los clubes tanto en Paris como en los Departamentos,
y, aunque en esas comidas se pronuncian arengas mAs o menos
exaltadas, no han alterado hasta ahora la tranquilidad de las
poblaciones.
Los dem6cratas revolucionarios de Francfort se han so-
segado un poco y de consiguiente el orden renace en aquella
ciudad.
Viena ha sido en este mes el teatro de escenas atroces de
crueldad. Al salir various regimientos austriacos con direcci6n
a la Hungria, los exaltados se opusieron a su partida y, despu6s
de haber logrado seducir uno de esos mismos cuerpos que
marchaba de vanguardia, atacaron los que formaban el centro,
asi como a todas las otras tropas que permanecieron fieles al
Gobierno, las derrotaron, cortaron el puente del Danubio, ase-
sinaron al Ministro de la Guerra y obligaron al Emperador a
huir de Viena con su familiar. La Dieta, dominada por los
estudiantes y por el populacho, manda en esa capital, la que
se encuentra sitiada por un crecido ej6rcito que defiende los
derechos del Emperador y que parece desea rendir la ciudad
sin que haya efusi6n de sangre.
Se cree que la Dieta solicitarA la mediaci6n del Archidu-
que Juan, Vicario del Imperio alemin, y que el Emperador la
admitirA con gusto. Esto sera el desenlace menos deplorable
que puedan tener los asuntos de Austria.
El Rey de Cerdefia no ha sabido aprovecharse de las criti-
cas circunstancias en que se hall el Imperio, pues, en vez de
volver a comenzar la guerra sin p6rdida de tiempo, permanece
en sus posiciones disciplinando su ej6rcito.
El Gran Duque de Toscana ha cambiado el Ministerio y
con ello ha contentado a los exaltados de Liburnia.
La Reina Victoria indultara la vida a Mr. O'Brien y de-
mis jefes de insurrecci6n condenados a muerte en Irlanda,
segin participari a ,V. E. nuestra Legaci6n en Londres.
El c6lera-morbo se declare en esa capital a principios del
mes que rige; pero afortunadamente no se ha desarrollado con
fuerza, a lo menos hasta antes de ayer. Sigue esa epidemia ha-
ciendo estragos en Rusia, Prusia y ha penetrado ya en Amster-
dam. Se teme que de un moment a otro estalle en Paris, y
sin embargo nada se ha dispuesto para ese caso, porque las







ARCHIVO HISTORIC DIPLOMATIC


autoridades se hallan exclusivamente entregadas a la political
y a la conservaci6n de la tranquilidad y del orden piblico.
Sirvase V. E. elevar todo lo expuesto al conocimiento del
Exmo. President y acepte las reiteradas seguridades de mi alta
consideraci6n.
Dios y Libertad.

Fernando Mangino.





























Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Exteriores de la Repiiblica
Mexicana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs