• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Discurso
 Símbolos de gloria y de unión
 La bandera de la Demajagua
 Relacion de los trofeos de las...
 Una opinión altísima
 Ecos del patriotismo Continental...
 Cubanismo-Hispanismo-Patriotis...
 Trmino de un debate
 Dos nobles y elocuentes ejempl...
 Al lector
 Obras de Mario Garcia Kohly














Group Title: Política internacional cubana
Title: Política internacional cubana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081307/00001
 Material Information
Title: Política internacional cubana (relaciones entre Cuba y España)
Physical Description: 210 p. : ; 18cm.
Language: Spanish
Creator: García Kohly, Mario
Publisher: Poligra´ficos
Poligráficos
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1900
Copyright Date: 1900
 Subjects
Subject: Relations -- Cuba -- Spain   ( lcsh )
Relations -- Spain -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
Spain
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081307
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP2943
oclc - 01598891
alephbibnum - 000126957

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Discurso
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Símbolos de gloria y de unión
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La bandera de la Demajagua
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Relacion de los trofeos de las guerras de independencia cubana, que figuraban en el Musco de Artilleria de Madrid
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Una opinión altísima
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Ecos del patriotismo Continental Americano
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Cubanismo-Hispanismo-Patriotismo
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Trmino de un debate
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Dos nobles y elocuentes ejemplos
        Page 207
        Page 208
    Al lector
        Page 209
        Page 210
    Obras de Mario Garcia Kohly
        Page 211
Full Text












POLITICAL INTERNATIONAL CUBANA
(Relaciones entire Cuba y Espafa)






MARI<


D GARCIA E
Embajador de Cuba en Eepaa


SOH L Y


Poltica


International


Cubana
(Relaciones entire Cuba y Espaa)















MADRID
TALERES POLIGRAIcos (S. A.)
Ferraz, 72.


r ~i ~p;3
30'







3 7 ?/


LAT!N
AMDnit'A













Discurso pronunciado en el homenaje
que las Cmaras de Comercio espao-
las ofrecieron al General Primo de Ri-
vera y al Lelo. Mario Garca Kohly, con
motivo de la concertacin del Tratado
de comercio Hispano-cubano.


SEORES:

Sean mis primeras palabras para procla-
mar toda la modestia de mi personalidad,
toda la ausencia de merecimientos y la ca-
rencia de ttulos que justifiquen, en la parte
que a m concierne, este magnfico home-
naje, en contrast con toda la grandeza, la
magnitude y la brillantez de l.
No obstante, lo acepto, por diversas razo-
nes sustanciales. Primera, porque declinn-
dolo de manera absolute en su carcter de
homenaje personal, lo recojo y lo recibo emo-
cionado para ofrecerlo, si me lo permits,
como una ofrenda de infinito amor para el
nombre sagrado de mi patria; para ofre-
cerlo, como un tributo de infinito amor, a
esa patria bendita y adorada de la que hace
ya tantos aos vivo materialmente ausente,







-6-


pero con el alma, el corazn y el pensamien-
to en ella puestos, sin ms anihelo que el de
su grandeza y sin otro ideal que el de su
gloria.
Lo acepto, tambin, porque, desvindolo,
como desviarse debe, de mi persona y de mi
nombre-que slo ha actuado en la negocia-
cin que realize el Tratado, como intrpre-
te fiel y ejecutor leal del pensamiento y del
designio del Primer Magistrado de la Nacin
cubana (que al concederme el alto honor de
su designacin y de su confianza para condu-
cir esta negociacin me otorg una honra
que obliga perpetuamente mi gratitud sen-
tida, y acrecienta, si es dable, mi fraternal
afecto-, porque desvindolo, repito, como es
de justicia, de mi persona y de mi nombre,
puedo reclamarlo, en nombre de la jus-
ticia, para que lo otorguis a las dos ilus-
tres personalidades, los dos estadistas, los
dos gobernantes y los dos patriots a quienes,
de modo preferente, deben Espaa y Cuba
reconocimiento eterno por la concertacin de
este Tratado: al general Gerardo Machado,
president ilustre de la Repblica de Cuba,
y al general Primo de Rivera, president ilus-
tre del Gobierno espaol.
Y si de alguna forma pudiera, finalmente,
aceptarlo para mi persona, nicamente lo re-
cibira como sancin valiosa o vigoroso es-
tmulo que me concede vuestro patriotism







-7-
para seguir colaborando, con todo el crecien-
te ardor de mi voluntad inquebrantable, pues-
ta al servicio de una conviccin firme, en el
alto empeo y en la gran labor de confra-
ternidad hispanoamericana.
Si ello es as, seores, yo declaro que he
puesto y pondr cada da con ms firme, n-
timo y convencido empeo todas las fuerzas
de mi pobre cerebro y de mi inmensa volun-
tad al servicio de la causa-que concepto
sagrada de afirmar tal confraternidad.
Consider este empeo como el apostolado
de mi vida. Y creo que realizndolo se pres-
ta un servicio efectivo a la patria cubana y se
labor por la afirmacin eterna de su perso-
nalidad independiente, con todos 'los atribu-
tos propios, todos los rasgos peculiares y
todos los elements caractersticos de una fi-
sonoma national propia y distinta, pero den-
tro del marco augusto de la raza, cuyas esen-
cias espirituales no deben desvanecerse, por-
que con ellas se disipara el alma misma de
la patria, cuya existencia independiente y li-
bre y cuya soberana grandeza es nuestro
ideal.
Mas yo debo decir que en la realizacin
de esa labor no ha existido otro mrito que
el que se deriva del cumplimiento grato y
fcil del deber. Yo debo declarar, porque a
hacerlo me induce y porque dicta mi palabra
un sentimiento de honestidad poltica, que







-8--


en la realizacin de esa labor, aqu, sobre el
suelo glorioso de la nacin progenitora, no
he tropezado con obstculo alguno que des-
truir, ni con escollo alguno que vencer, ni
con prejuicio alguno que salvar. Yo afirmo,
por el contrario, que slo he hallado, para
facilitar su xito, al par que manos francas
y fraternales que estrechar, altas inteligen-
cias para apreciar la idea conciliadora, rec-
tas conciencias para interpretarla, voluntades
honestas para recogerla y francos criterios
para practicarla. Pero, i ay !, seores, si en este
aspect ideal, sentimental, de principios, de
concepts abstractos, la gran obra de acerca-
miento e identificacin spiritual de Espaa
y 'Amrica, y de modo especial de Espaa y
Cuba, estaba franca y cumplidamente realiza-
da, yo debo manifestar, con esa sinceridad
amarga y dolorida que es en el orden de la
afeccin y de la amistad mii veces ms esti-
mable, ms necesaria y ms fecunda (por lo
mismo que es ms honrada y verdadera) que
la lisonja y el halago; yo tengo que declarar
que en el orden de las relaciones positivas,
en el orden de las relaciones econmicas, que
afirman con vnculos estables y permanentes
de intereses y de realidades los lazos sagra-
dos que el amor crea y que la sangre impo-
ne; en ese orden, repito, el ideal no slo no
corra parejas, sino marchaba en divorcio ab-
soluto con la realidad.







-9-
Qu imprevisin tan grave! i Qu dolo-
roso error!
Hoy, seores, y de modo especial despus
de la terrible conflagracin mundial que es-
tremeci a todas las sociedades de la tierra,
cuntas ideologas se han modificado al duro
contrast con la realidad I Hoy, por virtud de
las nuevas orientaciones de la existencia uni-
versal modern, todos los pueblos, con un
alto y previsor sentido de realidad y de expe-
riencia, proclaman y demandan que, sin per-
juicio de cultivar y de estrechar los vinculos
y relaciones del espritu, sean adems las re-
laciones econmicas, los tratados comercia-
les, los acuerdos y convenciones mercantile,
los que, en las efectividades prcticas de la
vida de relacin entire los pueblos, screen y
afirmen, de modo ms eficaz y permanent,
los vnculos ms ntimos.
Y nosotros, seores, advertamos con pro-
funda tristeza, como exponente de un sensi-
ble abandon o una sensible desatencin a
ese aspect fundamental y necesario de las
relaciones hispanoamericanas, que cuando ya
existan multiples nacionalidades independien-
tes de la Amrica, de las que fueron colonies
de la Corona de Castilla, que haban celebrado
el centenario de su independencia y de su
constitucin poltica, Espaa no haba con-
certado an un solo Tratado formal de co-
mercio que regulase, de modo permanent,







IO -

sus relaciones mercantiles con ninguna de
ellas.
Nosotros recordamos que cuando en los
aos de 1909 y 1910, un Gobierno cubano,
del que, por singular coincidencia", formba-
mos parte como miembros de su Gabinete,
el actual ilustre Jefe del IEstado cubano como
Secretario de la Gobernacin, el actual Se-
cretario de Estado desempeando la carter
de Hacienda, y el actual representante diplo-
mtico de Cuba en IEspaa desempeando la
de Instruccin Pblica, se ofreci a Espaa
la concertacin de un Tratado de comercio en
condiciones, debo decirlo lealmente, aun mu-
cho ms favorables para la ex-metrpoli de
las que ahora hemos podido mantener, a vir-
tud de altas razones de orden econmico, ese
Convenio fracas porque la fuerza podero-
sa de los interests creados, de privilegios y
de monopolios, se oponan, esforzada y vic-
toriosamente, a la concesin de las compen-
saciones que Cuba demandaba. Nosotros re-
cordbamos esos antecedentes, y nuestra alma
recoga la impresin de que todos los vncu-
los de la sangre, el idioma, la raza y la re-
ligin, noblemente invocados como histricas
y sentimentales razones de identificacin es-
piritual, eran ineficaces para la realizacin de
una obra efectiva de verdadera confraterni-
dad racial, ya que, sin una base de mutua,
honrada y cabal justicia en el orden econmi-







- II -


co podr hacerse obra aparente, artificial y
lrica, pero no labor slida, permanent y
firme, de relacin franca, constant y defini-
tiva entire los pueblos.
Ah Cuntas veces, seores, hemos asis-
tido con fervor, con el hondo fervor del cre-
yente, con la mstica uncin del devoto, a esa
bella solemnidad de la poesa, del patriotis-
mo y del amor que se llama la Fiesta de la
Raza, y cuntas veces nuestro espritu sala
de ella bajo una impresin desolada de de-
cepcin y de abatimiento!
Acudamos a aquella fiesta de santas evo-
caciones del pasado, de sublime exaltacio-
nes del recuerdo, de solemnes promesas al
present, de optimistas augurios al future.
Se ejecutaba un himno, se deca un soneto,
se recitaba una oda, se pronunciaba un dis-
curso. Y cuando abandonbamos el teatro o
lugar que haba sido por unas horas templo
y sagrario consagrado al culto del ideal al-
tsimo, cuando volvamos a nuestro hogar,
llevando en nuestros odos el eco de los acor-
des intensos y enardecedores de aquellos him-
nos, llevando en nuestro espritu el eco de los
efluvios y las palpitaciones sutiles y delica-
das del alma de un poeta, llevando en nues-
tro cerebro y nuestro pensamiento el eco de
los acentos inflamados y enardecidos del tri-
buno, pensbamos tristemente que, acaso,
todos habamos sido un poco actors o com-







12 -

parsas en una bella, delicada, potica, subli-
me, si se quiere, representacin lrica, pero
sin trascendencia positive y sin eficacia prc-
tica de ningn gnero y de ninguna especie.
Y he aqu, seores, permitidme decirlo,
la trascendencia y la eficacia positive y real
de la gran obra de confraternidad efectiva
hispanoamericana realizada por la personali-
dad ilustre en cuyo honor nos reunimos esta
noche, por la personalidad y por la accin de
Gobierno del seor General Primo de Ri-
vera.
Sabis, seores, en lo que consiste y lo
que caracteriza esa gran obra? Pues en subs-
tituir, o, por mejor decir, en completar el
solo aspect verbal y lrico, musical u orato-
rio del gran empeo de identificacin de Es-
paa con Amrica en una obra de hechos
prcticos y de realidades ciertas y tangibles.
Yo s bien-y no temis que incurra im-
prudentemente en esa falta-que en lo que
atae a las orientaciones ideolgicas de un
gobernante con relacin a los problems y des-
envolvimientos de la vida internal de su patria,
una elemental consideracin impone el silen-
cio y cohibe la palabra de quien ostenta una
representacin diplomtica ante ese Gobier-
no. Pero yo creo que en lo que afecta a esta
noble, alta, fecunda y honrada labor inter-
nacional americanista, no slo es lcito, sino
es obligado, para quien ostente una investi-







1 13 -
dura poltica americana sobre el suelo de la
nacin progenitora, sealar cuanto tiene y en-
cierra de trascendente y de patritica esa obra
y con qu eco cordial de aceptacin recoge
Amrica esa corriente amplia de verdadera
identificacin y amor.
Queris saber, seores, cmo se hace y
cundo se ha hecho poltica efectiva de con-
fraternidad hispanoamericana?
Se hizo al elevar la categora de la repre-
sentacin diplomtica de Espaa en Cuba
demostrando as, con relacin a nuestra pa-
tria, el maximum de consideracin y de inte-
rs y demostrando tambin el maximum de
solicitud a una colonia de ms de quinientos
mil honrados, dignsimos y patriots espa-
oles que en Cuba han creado un hogar y
constituido una familiar y que guardando en
el fondo de sus nobles almas un culto santo,
romntico e imperecedero a la patria de ori-
gen, son un factor valioso-y por valioso es-
timadsimo-scbre la tierra heroica donde
nacen sus hijos, y donde, acaso, dormirn
sus restos.
Se hace y se hizo poltica efectiva de con-
fraternidad hispano-americana, al acordar
un emprstito de cien millones a la Repbli-
ca Argentina, para que el dinero espaol
circle, como savia fecunda, en el poderoso
organismo de aquella gran Repblica, ex-







14 -
ponente magnfico de civilizacin latina, hon-
ra del Continente y de la Raza.
Se hizo poltica efectiva de confraternidad
hispano-americana con la cesin de dos cru-
ceros de guerra para la armada de ese mismo
pas para que en barcos de construccin es-
paola flmee la gloriosa bandera de las fran-
jas blanca y azules sobre los mares america-
nos, ostentando uno de ellos-por delicado ho-
menaje de la Argentina al genio de la Raza-
el nombre de Cervantes.
Se hizo poltica efectiva de confraternidad
hispano-americana, al concertarse el Tratado
con Cuba; Tratado que seala una efemr:-
*de gloriossima en la vida y la historic de
las relaciones polticas y econmicas entire
Espaa y Amrica, por ser el primer Tra-
tado formal de comercio que entire ambas se
celebra; Tratado que servir de ejemplo, de
precedent y de modelo de cmo deben ne-
gociar dos pueblos de la misma sangre, de
la misma mentalidad y la misma alma.
Se hizo poltica efectiva de confraternidad
hispano-americana en la concertacin del
Convenio de giros postales entire Espaa y
Cuba que hemos suscrito hace algunos das
y que contiene importantes clusulas en
acrecentamiento y para facilidad de las rela-
ciones econmicas entire ambos passes, y, de
modo especial, apreciables ventajas para el
pequeo comerciante, para el modesto in-







15 -
dustrial, para el humilde trabajador, para el
pobre emigrante que de Cuba quiere enviar
el fruto de su ahorro o el product de su la-
bor y su trabajo a su pueblo distance, a la
aldea remote, : la pobre cabaa donde aguar-
dan ansiosos el viejo padre o la madre an-
ciana, que saben que all en Cuba, sobre el
suelo privilegiado de nuestra noble, prdiga
y hospitalaria tierra, trabaja honradamente
el hijo que en el ejemplo de sus humildes
padres tuvo una escuela de laboriosidad y
virtud.
Ah! Y no se crea y no se piense que esa
labor efectiva, que toca a realidades y a inte-
reses, contradice o excluye la otra labor, al-
tsima y fundamental, de relaciones de es-
piritualidad y de cultural. No! Se hizo tam-
,bin poltica efectiva de confraternidad his-
pano-americana al crearse en el Ministerio
de Estado esa seccin de relaciones cultura-
les con Amrica, cuya aparicin coincide con
el surgimiento en Cuba de nuestra prestigios-
sima Institucin Hispano-Cubana de Cultura.
Se hizo poltica efectiva de confraternidad
hispano-americana el suscribir el Tratado de
Arbitraje con la Repblica de Chile; Trata-
do que es un modelo de amplitud de criterio
y elevacin de miras.
i No! Son perfect y cumplidamente com-
patibles; an ms, son necesaria y funda-
mentalmente complementarias, las relaciones







16 -
que tocan al inters y las que afectan al pro-
pio tiempo al ideal. Intereses e ideales, eso
es toda la vida. As, en la vida de los hom-
bres, como en la vida international de las na-
ciones. Que cuerpo y alma existen y ambos
son precisos a la existencia del human ser.
Burdo y grosero fuera el desdear la aten-
cin y el cuidado a la parte spiritual para
tender de modo exclusive al bienestar del
cuerpo. Pero sacrificando la salud del cuer-
po al cultivo nico del inmortal espritu, su-
cumbe el organismo y muere el hombre...
Del desarrollo de esa gran obra efectiva
de confraternidad hispano-americana, es, se-
ores, nuestro Tratado uno de sus captulos
ms luminosos y brillantes.
Cul era el estado de nuestras relaciones
econmicas precedentes a la concertacin de
este Convenio?
Me propongo, seores, abordar este peno-
so aspect, conciliando los respetos debidos
a la verdad, con las mayores delicadezas de
expresin.
Rega, desde la poca colonial, en Cuba,
con muy ligeras modificaciones acordadas du-
rante un perodo transitorio de Gobierno, una
legislacin arancelaria, que-debo decirlo
como un antecedente, no como un reproche,
que el reproche fuera, seores, indelicada y
descorts correspondencia a vuestra hidal-
gua en este acto-, una ley arancelaria, re-







17 -

pito, cuyo nico resultado y cuya nica efi-
cacia, fueran cual fuesen su inspiracin y su
finalidad, era impedir la creacin y el desen-
volvimiento de toda industrial en el territorio
de la Isla. Por esa ley, la material prima, in-
dispensable a las necesidades de una indus-
tria, pagaba, sistemticamente, ms derechos
de aduanas que el artculo industrial elabo-
rado, a su entrada en el territorio national.
Al amparo de esa legislacin, que s61o un
caso de inercia legislative poda y pudo man-
tener estacionario, Cuba tena que importar
numerossimos products y artculos de la in-
dustria extranjera que, con un margen lgico
de proteccin fiscal, habra podido producer
perfectamente, Mas, subsistiendo el rgimen
y prefiriendo tradicionalmente, por aficiones
seculares y por la lgica preferencia que a
los products de su origen deba dar el po-
deroso e importantsimo comercio importa-
dor espaol de ,mi pas, las procedencias e
importaciones espaolas tenan en Cuba un
mercado tan favorable y tan seguro, que,
cada ao, segn los datos estadsticos de
tiempos bien recientes, los products que
aquel mercado significaba podan calcularse,
aproximadamente, en la siguiente forma:
Valor annual de mercancas importadas por
Cuba de Espaa, 105 millones de pesetas.
Cantidad annual de carga conducida a Cuba
solamente en barcos mercantes de bandera








espaola: 61 millones de kilogramos de
carga.
Valor annual aproximado de los giros de
toda clase recibidos en Espaa, procedente
de Cuba, 215 millones de pesetas.
Y frente a estos datos, demostrativos, se-
ores, con la elocuencia supreme e irrebatible
de las cifras, de lo que nuestro mercado re-
presentaba para el suelo, la industrial y el co-
mercio de la nacin progenitora, la balanza
de nuestras relaciones mercantile, acusaba
una desigualdad tan grande y tan monstruo-
sa, que la suma total de nuestras exporta-
ciones para Espaa apenas alcanzaba a la
pobre cifra de 10 millones de pesetas.
Y es que (y este era, seores, el aspect
trascendental y grave del problema) esa des-
igualdad enorme en el balance de las rela-
ciones mercantiles, no obedeca a las leyes
eternas de la oferta y la demand; no res-
ponda, como acontece a veces, a las necesi-
dades que un mercado tiene de proveerse, fa-
tal e insustituiblemente, de gneros o produc-
tos de una determinada procedencia, y a la
ausencia, por parte del pas adquirente, de
artculos de otra clase que pudiera ofrecer a
su afortunado proveedor, en compensacin de-
bida de relacin recproca entire ambos.
Es que aquella desigualdad se estableca
sobre la base de una diferencia fundamen-
tal de trato; es que, mientras Cuba perma-


- I8 -







I9-
necia, impasible, sosteniendo sus aranceles
para artculos que no tenan el carcter de
necesarios y de exclusivos y que podan haber
sido objeto de una substitucin por los simi-
lares de otros pases, una poltica fiscal in-
exorable estableca, aqu, una barrera arance-
laria prohibitive para los dos grades produc-
tos fundamentals de la industrial cubana; es
que a nuestros azcares se cerraban definiti-
vamente las puertas del mercado espaol me-
diante un derecho arancelario absolutamente
prohibitivo de 85 pesetas oro los cien kilos,
y a nuestro tabaco se elevaban progresiva-
mente los deredhos de regalia hasta alcanzar
la cifra de 48 pesetas peso bruto.
Pero ved, seores, todo lo extrao, absur-
do y peligroso de semejante situacin. Qu
representaba ella? Un estado jurdico? En
manera alguna. Era nicamente una situa-
cin de hecho. Una situacin de privilegio
y de injusticia mantenida en precario. Un
estado de cosas que si Cuba, durante el r-
gimen colonial, no era apta a modificar, aho-
ra, duea de sus destinos y de su soberana,
poda suprimir en un instant con la sencilla
.modificacin de los preceptos de su ley.
Y yo os pregunto, seores, invocando vues-
tro recto criterio y vuestra honrada concien-
cia, si no os parece que, al no sentir influen-
ciados sus sentimientos politicos ms ntimos,
por esa injusta desigualdad de trato, ha mos-







- 20 -


trado mi patria la profunda firmeza de su
afecto y su amistad a la gran Madre hist-
rica ?
Pero tal situacin no poda subsistir, y la
previsin y la prudencia de un alto y bien en-
tendido inters econmico y politico aconse-
jaba imperiosamente su regularizacin. Y he
aqu la coincidencia spiritual con que dos
estadistas y con que dos patriots aprecian
la grave naturaleza del problema, advierten
la urgente necesidad de resolverlo y concier-
tan su voluntad y sus talents en la tarea de
solucionarlo sobre una double base de recpro-
ca equidad y de mutua justicia.
No hace, seores, todava tres aos, ascien-
de a la primera Magistratura national de
Cuba, por nuestra honra y para nuestra fortu-
na, el mandatario que tanto honor y gloria ha
dado al nombre de la Repblica cubana des-
de las cumbres de su administracin. El Ge-
neral Machado, hombre cuyo nombre ha pa-
sado ya los lmites de la patria cubana para
ser considerado en todo el Continente como
una de las figures ms importantes y pro-
minentes de la present historic americana.
Hombre cuyo nombre, traspasando el Atln-
tico, llega hasta Europa nimbado con una
aureola de prestigio y honra.
El General Machado, espritu constructive
y edificador, que ha transformado y va me-







21 -
jorando en todos los rdenes la vida pblica
del pas cubano, atendiendo a la satisfaccin
de sus necesidades y proveyendo a la resolu-
cin de sus problems, encuentra, seores,
aquella arcaica legislacin arancelaria que co-
hibe y paraliza las iniciativas industriales de
toda la nacin y encarga a una comisin de
competentes personalidades, bajo la presiden-
cia de una de las autoridades ms capaces y
respetables de mi pas en materials financieras
y en cuestiones arancelarias, el ilustre ex mi-
nistro de Hacienda y actualmente de Estado
doctor Martnez Ortiz, la confeccin de un
nuevo arancel.
Pero el ilustre General Machado compren-
de que una de las primeras fundamenta-
les disposiciones que haba de contener,
como en efecto consigna, la nueva ley aran-
celaria, es la de establecer un rgimen es-
pecial de represalia o prohibitivo para las
procedencias de aquellos pases que den a
nuestros products un trato de exclusion o de
rigor. Y en este caso era evidence que esa
media, contra nuestros deseos y nuestros
sentimientos, tena que ser aplicada a los pro-
ductos de origen espaol; y tal determina-
cin, impuesta forzosamente por un criterio
de elemental defense de nuestra produccin
y nuestra industrial, pugnaba con los ms
hondos y arraigados sentimientos del Gene-
ral Machado y con sus elevadas concepciones







22 -
respecto a la naturaleza de las relaciones de
nuestra patria con Espaa.
Y yo debo, seores, hacer-y permitidme
que lo haga-, un breve y leal studio psico-
lgico de las ideas y los sentimientos del jefe
insigne del Estado Cubano.
El General Machado es una de las glorio-
sas figures de nuestra guerra de emancipa-
cin.
Es un patriota que en los campos de Cuba
verti su sangre por la causa santa de nuestra
independencia national. Pero el General Ma-
chado tiene una concepcin del patriotism
demasiado alta, noble, generosa y pura, para
que pudiera nunca confundir y mezclar en
su alma el sentimiento excelso del amor a la
libertad de su pas con ningn sentimiento
msero de venganza y odio.
E1 General Madhado ama-y yo quiero que
Espaa entera as lo sepa-, ama a la glorio-
sa nacin progenitora y siente, sobre todo,
estimacin profunda por la admirable y Ine-
ritsima colonia espaola que en mi patria
vive.
Permitidme referiros una bella y elevada
frase suya que lo prueba. Hace muy pocos
das, ante una esplndida manifestacin na-
cional en que todos los elements que inte-
gran la poblacin de la ciudad de Camagey
aclamaban, entusiasmados, al Jefe de la Na-
cin, el General Machado pronunci un gran







23 -
discurso. Al advertir la presencia, en el con-
curso de numerosas representaciones de la co-
lonia espaola, mezcladas con elements de
otras diversas nacionalidades, empez su ora-
cin con esta frase: Cubanos, espaoles y
extranjeros...,, y al producirse un movimien-
to como de sorpresa por lo que pareci ex-
trao u original comienzo del discurso,
se express en estos trminos: He dicho, in-
tencionalmente, espaoles y extranjeros. Lo
he dicho, porque jams considerar extranje-
ros a los espaoles sobre el suelo cubano.
Y ese concept mismo lo ampl noblemente
en un discurso pronunciado en el Casino de
Matanzas, diciendo: No, yo nunca en Cuba
llamar extranjeros a los espaoles, que han
sido los padres de los hijos cubanos y son
los esposos de nuestras hermanas,.
Pues bien, seores, el General Machado
quiso conciliar, de la manera noble y franca
que cumple a su patriotism y a sus senti-
mientos, el double deber que su conciencia le
dictaba en defense de los intereses econmi-
cos de Cuba y en beneficio del afianzamien-
to del ideal glorioso de la Raza. Y al par que
constitua la Comisin destinada a revisar
nuestra caduca Ley arancelaria ofreca, en
gestin paralela y antes de que, votado el
nuevo rgimen fiscal, pudiera nunca pensarse
que se pretenda negociar con Espaa bajo
la coaccin de una legislacin arancelaria







-4 -
4-

hostil, las bases amplias, francas y liberals
para la concertacin de este Tratado de Co-
mercio, cuya importancia y cuya trascenden-
cia histrica proclamamos, emocionados y
conmovidos, hoy.
Y advertid, seores, la coincidencia espi-
ritual de dos pensamientos y de dos patrio-
tismos que, elevndose sobre mezquinos y
egostas intereses, s61o se inspiran en el ser-
vicio de sus patrias.
El General Machado y el General Primo
de Rivera conciben en la misma forma el
problema poltico y econmico que a ambos
se ofreca. Y coinciden en algo ms, .que era
esencialsimo. Coinciden no slo en apreciar
la reciproca necesidad de la concertacin del
Tratado, sino en apreciar la nica norma de
conduct y de criterio con que esa negocia-
cin poda ser conducida. Uno y otro esti-
maron que ese Tratado de Comercio entire
'Espaa y Cuba no poda conducirse y no
poda concertarse como una mera negocia-
cin de intereses distintos entire pueblos
que no tuvieran vnculos de relacin moral e
histrica. Y as hemos conducido el seor
President del Gobierno espaol y yo, como
intrprete del pensamiento altsimo del Ge-
neral Machado, esta negociacin. No fu ella
el regateo porfiado y mezquino de dos nego-
ciadores adversaries que aspiran, con todos
los recursos de la mala fe y con todas las ha-









bilidads de la argucia, a obtener en beneficio
propio el mximo de provecho, escatimando
la concesi6n ms leve a la otra parte. No.
Por encima de los opuestos intereses y des-
oyendo sus clamores egostas, fu nuestro
mutuo empeo conciliar caballerosamente el
anhelo justificado de nuestro propio pas y
el inters legitimo del pas amigo. Pensba-
mos en nuestras patrias y al propio tiempo
en el suelo fraternal.
Por ello, seores, este Tratado de Comer-
cio es, sustancialmente, un gran Tratado po-
ltico. No el Tratado convencional, protoco-
lar y formulario que en trminos diplomticos
se llama de amistad y que a veces apro-
vecha y utiliza la habilidad de una de las par-
tes contratantes para deslizar entire sus clu-
sulas alguna ventajosa a sus intereses mate-
riales. Este es un Tratado de amistad efecti-
va, porque sus clusulas estn saturadas de
lealtad y de afecto; porque un concerto con-
cebido y negociado en otra forma, hubiera
sido indigno del pueblo espaol y del pueblo
cubano. Porque el General Machado y el Ge-
neral Primo de Rivera advirtieron desde el
primer moment, con mirada profunda de es-
tadistas y con vision certera de patriots, que
un Tratado entire Espaa y Cuba no podra
concertarse con igual criterio que pudiera
aplicarse a un Tratado entire Espaa y la Re-
pblica de Liberia, o un Tratado entire Cuba







-26 -


y el Afganistn. Vieron algo ms: vieron,
con claridad difana y meridiana, la gran res-
ponsabilidad histrica que de esta negocia-
cin se derivaba. Porque un Tratado entire
Espaa y Cuba era, seores, algo que caba
en lo possible que no llegase a concertarse
nunca; que no fuese jams sometido a los
studios y deliberacin de las Cancilleras;
que no surgiese en el nimo de los gobernan-
tes y no deliberaran respect a l los diplo-
mticos de uno y otro pas. Pero lo que era
inconcebible, lo que habra sido inaudito, lo
que hubiera sido profundamente antipatri-
tico desde el punto de vista espaol, desde
el punto de vista cubano y desde el punto de
vista de los altos ideales y los grandes desti-
nos de la raza, es que, una vez iniciadas las
negociaciones, no hubiramos hallado trmi-
nos hbiles de inteligencia y comprensin re-
cproca y que hubieran culminado en un fra-
caso. Que hubiramos tenido que presentar-
nos, contritos y avergonzados, ante los pue-
blos del mundo americano, de nuestra raza y
de nuestra estirpe, para decir, ruborizados,
que, por cima de la grandeza de los senti-
mientos y de los ideales que nos unen, se al-
zaba la mezquindad de los intereses y los
egosmos que separan.
Esta es la significacin y la trascendencia
altsima de este Convenio commercial.
Por l reconocemos nosotros a casi todos







27 -

aquellos artculos de origen espaol en los
que prevalece su exportacin sobre la similar
de otros pases, el mantenimiento de los adeu-
dos aduanales vigentes al iniciarse las nego-
ciaciones.
Y ello represent, seores, en primer tr-
mino, y no slo, la cesacin de aquel estado
precario, de situacin de hecho, tan favorable,
pero tan injusta, tan frgil y tan deleznable,
tan arbitraria y tan inconsistent, que nada
garantizaba y que al primer soplo de una re-
forma fiscal se derrumbaba, para convertirse
en un estado jurdico, en una franca y honest
situacin de deredho, que libra a su exporta-
cin de todas las contingencies y de todos
los riesgos de lo provisional y lo inestable.
Pero, adems, represent, en una series de
artculs fundamentals de la exportacin es-
paola, algo transcendental, y es que le otorga
una situacin privilegiada, preferencial y casi
de monopolio, por algn tiempo al menos.
Por qu? Porque para esas procedencias
espaolas van a regir, segn las disposiciones
del Tratado, los mismos derechos que esta-
ban en vigor al iniciarse su concertacin, y
para los dems pases, con la excepcin de
los Estados Unidos, por nuestro Tratado de
reciprocidad, van a aplicarse las disposiciones
del nuevo arancel en sus columns mnima
o mxima, segn los casos.
Y como result que la column mnima







28 -

-que es la tarifa general-de nuestra nueva
ley, establece, en mltiples renglones, dere-
chos arancelarios ms elevados que los que
consignaba el arancel antiguo que se aplicar
a Espaa, sta, en tanto que Cuba no con-
cierte otros Tratados en los que asigne a otro
pas el trato de la nacin ms favorecida,
continuar disfrutando de un rgimen prefe-
rencial que la coloca en condiciones de com-
petencia ventajosa y favorecida sobre la im-
portacin similar de otros pauses. Quereis
unos ejemplos? Las aguas -minerales : por el
antiguo arancel, que seguir rigiendo para
las espaolas, entrarn libres de derecho en
Cuba. Las de otras procedencias, por la ta-
rifa mnima de nuestro arancel, pagarn cinco
centavos por botella. Los v!nos espaoles, en
ciertos casos, pagarn derechos muy inferio-
res de los que, mientras no se concierte con
los pases productores algn concerto co-
mercial que les d igual trato, abonarn esos
otros pauses.
Y yo quiero declarar, seores, que esas
ventajas excepcionales no las ha concedido
Cuba inconsciente, impremeditada o irre-
flexivamente. Lo ha hecho a plena concien-
cia y con pleno conocimiento de la importan-
cia de lo que otorgaba. Y dir ms: gozosa
de proceder as. Que nuestro empeo ha sido
defender nuestro derecho y nuestros intereses
en toda su justicia, pero mostrar nuestro des-







29 -
inters en toda su generosidad y su am-
plitud.
Igual criterio ha presidido, seores, a las
compensaciones recibidas por Cuba. Ninguna
de ellas afecta a ningn inters legtimo de
la economa national de Espaa. La reduc-
cin de los derechos arancelarios, llamados
de regala, al tabaco cubano y las several
medidas de garanta adoptadas para evitar
las falsas indicaciones de origen, no afectan
sino a la importacin de similares inferiores
de procedencias extranjeras que, usurpando
osadamente la denominacin de habanos,
deshonraban el nombre de nuestro excepcio-
nal product y depravaban el gusto de sus
consumidores. La devolucin de los derechos
de importacin a nuestro azcar cuando,
convertido en artculo industrial, se export
de Espaa, es media que s beneficial lgi-
camente-y es por ello que la solicitamos-a
la primera industrial de nuestro pas, contri-
buir poderosamente al desarrollo y la pros-
peridad de las industries espaolas derivadas
del azcar, que no podan, en el mercado uni-
versal, sufrir la victoriosa competencia de la
extranjera similar, por los altos precious del
azcar hispana. As, la industrial conservera
de Espaa, por ejemplo, podr alcanzar un
desenvolvimiento insospechado, y no se dar
el caso de que la pulpa esplndida y riqu-
sima de la fruta espaola tenga que expor-







30-
tarse al extranjero para ser convertida en
mermelada y regrese a Espaa como un ar-
tculo de importacin, pagando a su entrada
derechos de aduanas...
Seores: El Tratado de Cuba con Espaa
pone trmino a un rgimen de desigualdad
y de injusticia y crea un estado jurdico y
econmico de elevada, fecunda, provechosa
y mutua consideracin. Por ello, al pie de
ese Tratado no veais slo dos firmas fras y
protocolarias-una firma espaola y una firma
cubana-que lo suscriben y que lo autori-
zan. Ved dos manos amigas-una mano espa-
ola y una mano cubana-que se estrechan...
Yo declaro que guardar como un recuer-
do inolvidable de todo el process de estas ne-
gociaciones del Tratado, el de toda la caba-
llerosidad, la supreme delicadeza, el tacto ex-
quisito, la rectitud de criterio y la elevacin
de pensamiento, conciliador y comprensivo,
que el seor Presidente del Consejo de Mi-
nistros, en sus funciones de Ministro de (Es-
tado, ha mostrado de manera invariable, ar-
monizando siempre los intereses legtimos y
respetables de la industrial, el suelo y el co-
mercio espaoles con un sincero reconoci-
miento a los derechos e intereses, no menos
legtimos, del pas cubano. Y no miento, se-
ores, al deciros que uno de los motivos que
han 'hecho para mi espritu particularmente
grato este homenaje, era el que me ofreca







3i -
una ocasin propicia para proclamar estas
verdades y para decir muy alto, en nombre de
mi patria-y persuadido de interpreter cum-
plidamente los sentimientos ms sinceros e
ntimos del Honorable Jefe del Estado-, que
Cuba, su pueblo y su Gobierno, guardian y
guardarn una profunda estimacin y un
elevado aprecio por esa franca actitud y esa
leal conduct del seor Presidente del Con-
sejo.
Yo, seores, levanto mi copa y bebo en
ella, en su honor; en Ihonor del ilustre ne-
gociador, por Espaa, del Tratado con Cuba.
Brindo por Espaa, por la nacin madre fe-
cunda y gloriosa de veinte pueblos y crea-
dora eterna de una raza. Brindo, seores, por
la ventura, por la salud y por la gloria de la
persona augusta que rige sus destinos...














Smbolos de gloria y de unin "'


Complazco, honradsimo, los deseos de
el Diario de la Marina al escribir estas l-
neas, referentes al transcendental acto hist-
rico y poltico de la devolucin, por parte de
Espaa, a la Repblica cubana de las bande-
ras y dems recuerdos que de nuestras he-
roicas luchas por la Independencia ostenta-
ba el Museo de Artillera de Madrid; reli-
quias que al reintegrarse, por tan noble gesto,
a la veneracin perpetua y definitive del alma
cubana, dejan de ser trofeos de guerran para
convertirse en smbolo sagrado, al par que
de amor y de unin, de toda la gloria- y toda
la grandeza de dos pueblos y de una misma
raza.
Haca ya various meses que yo acariciaba
el proyecto de obtener la restitucin. La con-
sideraba-en el orden moral-como el hecho
ms trascendente y decisive que poda rea-
lizarse en abono de la realizacin de la gran
obra de confraternidad hispano-cubana, que,
por ardiente conviccin de mi espritu y por
dictados de firme patriotism, consider como

(x) Para el Diario de la Marinan, de la Habana.







34 -
base, la ms til y la ms fecunda, que puede
y debe realizar el santo anhelo de afirmar
nuestra personalidad tnica international.
Conoca los francos y elevados sentimientos
de afecto a Cuba y de altsima estimacin al
ilustre General Machado que profesa el seor
President del Consejo de Ministros. Saba
cunto deba y poda esperar, como parte de
xito en la empresa, de la buena, franca y
vieja amistad personal con que me honra el
General Primo de Rivera. Pero era preciso
que surgiese la ocasin oportuna. Acto de tal
naturaleza no poda producirse de improviso
y sin una elevada razn moral que lo gene-
rase satisfactoriamente. Deba ser el efecto de
una noble causa y el eplogo de un glorioso
prlogo. Qu causa mejor generadora de ese
efecto, qu origen productor de ese trmino,
qu factor determinante de ese resultado,
mejor y ms propicio, que el moment so-
lemne de cerrar, con el canje de las ratifi-
caciones respectivas, el ltimo trmite official
de las negociaciones para el Tratado de Co-
mercio felizmente concertado entire Cuba y
Espaa ?
Era esa la ocasin que impaciente aguar-
daba para realizar mi proyecto. Por ello, y
preparndolo, en el discurso que pronunci
en el Ritz, en el banquet con que las C-
maras espaolas de Comercio nos honraron
al President del Consejo y a mi-como re-







35 -
presentante del General Machado-, en nues-
tro carcter de negociadores del Convenio,
afirm que aquel acuerdo mercantil consti-
tua un gran Tratado politico, que sealaba
una efemrides en la historic de la vida de
las relaciones entire Espaa y Amrica, por
ser el primero concertado entire la nacin pro-
genitora y una de sus hijas emancipadas del
mundo americano, y alud a las nobilsimas,
trascendentales declaraciones polticas hechas
en Camagey y Matanzas por el insigne Jefe
del Estado cubano, respect a que los ele-
mentos espaoles no podan considerarse
como extranjeros sobre el suelo libre de la
patria cubana. El terreno estaba preparado.
iEl moment oportuno se acercaba.


Dos das antes del sealado para la efec-
tuacin del canje de ratificaciones, visit al
President, con objeto de formular personal-
mente la solicitud.
-Pasado maana representaremos el lti-
mo acto de nuestra querida y laboriosa obra
-me dijo el General, -iniciando la conversa-
cin.
---En efecto, y precisamente respect a algo
relacionado con ese ltimo acto, es que
,he venido a hablarle, a exponerle una idea
que creo revestir a ese acto de excepcional
grandeza, que constituira un gesto muy no-







36-
.ble, muy elevado y muy bello por parte de
Espaa y que Cuba apreciara en toda su in-
mensa significacin moral.
Adems-aad-, se trata de una gestin
respect a la cual debo repetir las mismas pa-
labras que, con relacin al Tratado, pronun-
ci en nuestro banquete : esta gestin per-
tenece al nmero de las que podan no haber-
se iniciado nunca, pero que, una vez formu-
lada, no puede fracasar, porque su fracas
significara una ausencia de aprecio o de com-
prensin de los sentimientos y hasta de los
deberes patriticos recprocos de uno y otro
pas, cuya comprobacin ser profundamen-
te dolorosa y decepcionadora para la parte
que recibiese de la otra tal testimonio de sus
sentimientos.
-El exordio es inquietante y comprome-
tedor-me respondi sonriendo y con su ha-
bitual y exquisite cortesa el Presidente-. Y
cul es el gesto que corresponde a esa suges-
tin... que no es possible rechazar?...
-Va usted a apreciarlo-respond-. En el
Museo de Artillera de Madrid se ostenta la
bandera que enarbol en la Demajagua el
Io de octubre de 1868, Carlos Manuel de Cs-
pedes: el Padre de la Patria, la primera glo-
riosa figure de nuestra gran Guerra de In-
dependencia, que comenz en Yara. Esa ban-
dera, en el Museo de Artillera, es un tro-
feo representative solamente de un momen-







37 -
tneo xito, de un xito episdico de las ar-
mas espaolas que combatan a nuestros Li-
bertadores. No puede tener para ustedes otro
valor histrico. En manos cubanas esa ban-
dera constituir una reliquia sacratsima, in-
mortal, que todo cubano venerara con un-
cin. No cree usted que sera una accin
inobilsima por parte de Espaa devolver esa
bandera al culto y a la veneracin de la Pa-
tria que ella simboliz? Yo, que conozco sus
sentimientos personales ms ntimos, no creo
,que para ustedes signifique un sacrificio des-
prenderse del trofeo de guerra. Y today
iCuba, en cambio, se sentira conmovida al
recibirlo, como un trofeo de amor...
Esa es, mi querido amigo, la gestin que
he venido a realizar y el noble gesto que de-
seaba sugerirle. Pasado maana celebrare-
anos el canje de ratificaciones de nuestro Tra-
tado. Por qu no complete y solemniza ese
acto devolviendo a Cuba la bandera de Carlos
.Manuel de Cspedes?
No me engaaba al decir que conozco los
sentimientos personales ntimos del Jefe ilus-
tre del Gobierno espaol. Disctanse como se
quiera y aprciense de diverso modo, segn
los puntos de vista de cada cual, las orien-
taciones polticas del Presidente del Consejo
de Ministros de IEspaa con relacin a los
problems de la vida internal de su patria. Lo
que sera vano e injusto discutir es su acen-







-38-
drado patriotism, su elevado espritu y su
gran corazn.
Cuando acababa de hablar al Jefe del Go-
bierno, no necesitaba escuchar su respuesta
para saber cul era ella. El Presidente estaba
tan emocionado como yo mismo. Estrechn-
dome las manos, respondi :
-Tiene usted razn, 'mi querido amigo, al
decir que no sera para m un sacrificio rea-
lizar ese acto que nos honra a todos. Yo aco-
jo el pensamiento como si fuera mo y con
todo mi corazn. Maana reunir al Consejo
de Ministros y dar cuenta de la idea, que
ser aprobada, porque no es possible que nin-
gn alma noble y patriota la rechac, y pa-
sado maana espero darle cuenta del acuer-
do del Consejo.

Antes de la hora de la apertura del Museo
de Artilleria, solicitaba hablar con su Direc-
tor. Me di a conocer, le refer la noble pro-
mesa del Jefe del Gobierno, le rogu me mos-
trara la bandera de Cspedes, a lo que acce-
di atentamente, y tuve entire mis manos la
gloriosa ensea.
i Pero qu impresin ms ntima, ms dolo-
rosa y desconcertadora me aguardaba en aque-
lla visit !... Yo debo de acusarme de una cul-
pa..., que cometemos casi todos los que resi-
dimos largo espacio de tiempo en una ciudad.
Mientras el turista que pasa en ella dos sema-







39 -
nas visit cuanto important, artstica, hist-
rica o arquitectnicamente, encierra, el resi-
dente habitual, perezoso o despreocupado, deja
pasar los meses y los aos sin conocer lugares
interesantsimos de la ciudad en que vive...
('Es este un ihecho universal? Respndan-
me lealmente. Cuntos cubanos no cono-
cen el Morro y la Cabaa que desde nuestro
Malecn contemplan cada da?) El hecho es
que yo no haba visitado ms que una vez el
magnfico Museo de Artillera de Madrid.
Fu en 1913, en la compaa del ilustre y por
m amadsimo e inolvidable General Jos Mi-
guel Gmez, a raz de haber l cesado en el
desempeo de nuestra primera Magistratura
national.
Lo visitamos, acompaados por el entonces
Director del Museo. Pero este funcionario,
que condujo al General por los salones ampl-
simos del gran Museo, donde las glorias de
la Historia espaola han acumulado recuer-
dos admirables de todas las pocas de la vida
del Mundo, desde la maravillosa tienda de
campaa de estilo moro que en 1535 llevara
Carlos V en su expedicin contra Tnez,
hasta el severo coche en que fu asesinado el
General Prim el 30 de diciembre de 1870, a
su salida del Congreso; desde la mascarilla
en bronce de Napolen I, hasta las urnas que
contuvieron los despojos de Daoiz y Velarde;
desde el magnfico can culebrina, ejemplar







-40-
nico y valiossimo en su gnero, forjado por
orden de Leopoldo de Austria para ofrecer-
lo a Felipe II, hasta el arcabuz rabe de pe-
dregal, que fu en su tiempo una de las joyas
ms preciadas de la Armera de Enrique III
de Castilla y Len; aquel funcionario, repi-
to, tuvo un rasgo de exquisite delicadeza, y
evit al General que pasara delante de las vi-
trinas donde se guardaban los trofeos de
nuestras guerras de Independencia.
Y yo pagaba cruelmente, en aquel momen-
to, -mi pereza de no haber vuelto a visitar el
histrico y glorioso edificio. Porque adems
de la bandera excelsa de Carlos Manuel de
Cspedes, cuya existencia en el Museo haba
sabido por labios de un muy querido amigo,
excelente funcionario de la Repblica y ver-
dadero patriota, el Sr. Jos Mndez Gracin,
actual CCnsul de Cuba en Madrid, adems
del Pabelln glorioso que tremolara el o1 de
octubre el bayams insigne y cuya devolu-
cin a Cuba haba obtenido, contemplaba,
entire otras reliquias sagradas del patriotism,
del herosmo y del sacrificio de tres genera-
ciones de cubanos, nada menos que la bande-
ra de Narciso Lpez y de Joaqun Agero;
la bandera que flameara por primera vez
sobre tierra cubana como ensea sagrada de
patria y libertad, y junto a ella, otras ban-
deras, otros estandartes, armas diversas, al-
guna perteneciente a la figure ms heroica







-41 -
del legendario Camagiey, a Ignacio Agra-
monte; otra de Oscar Cspedes, el hijo mr-
tir del padre mrtir; caones primitivos que
son ejemplares maravillosos, reveladores de
toda la abnegacin, de todo el arrojo, qu
digo de la santa locura con que aquellos pa-
triotas, con tales armas, desafiaban la muer-
te y conseguan la gloria...
Sal del Museo, adonde 'haba entrado ra-
diante de alegra, con el alma oprimida. La
bandera de Cspedes nos sera devuelta. Es
verdad. Se reintegraba a nuestra veneracin
y a nuestro culto aquel glorioso smbolo...
Pero, y los otros? Se separaba de sus com-
paeros, de la comn suerte y del comn
destino, la ensea venerable y prisionera...
Pero..., y la ,bandera de Narciso Lpez, y
la bandera de Bernab Varona, de Victoria
de las Tunas, y la de los expedicionarios del
vapor Salvador), y la de la Legin Colom-
biana y las otras que all quedaban?...


Visit nuevamente al general Primo de
Rivera.
-General-le dije-; la significacin que
para Espaa y para Cuba tiene el nobilsimo
acto de devolvernos la bandera de Cspedes,
es 'la de demostrar que entire nuestros pue-
blos no debe quedar huella de los pasados
dolores que el cumplimiento de nuestros







-42-
opuestos deberes y la defense de nuestros
opuestos ideales impuso a ambas patrias, si-
no, por el contrario, afirmar la sinceridad
de los vinculos raciales y espirituales que
nos unen con hechos positivos que demues-
tren la efectividad de tales lazos.
-Yo creo-respondi el Presidente-que las
guerras entire pueblos de una misma sangre
y una misma estirpe no pueden ser nunca
guerras internacionales; creo que la palabra
enemigo) que en el fragor de la lucha se pro-
nuncia, no puede borrar la de 'hermano, que
es la nica que correspond a hijos de pueblos
de la misma sangre. Por eso, los hroes que
esas luchas general, concluyen por ser comu-
nes a toda la raza, que los honra con el mismo
fervor con que en el seno de una familiar se
honra al miembro de ella que la enalteci,
aunque, occasional y transitoriamente, se le ne-
gara o combatiera en los pasajeros antagonis-
mos de la vida. No ha honrado Espaa y no
se dispone a honrar el nombre de Bolvar?
La bandera de Cspedes no estaba en el Mu-
seo como un trofeo de victoria contra un ene-
migo. Estaba como un recuerdo evocador de
pasados duelos. Aqu estaba con todo respe-
to y todo honor. Pero en manos cubanas es-
tar llena de veneracin, como una reliquia
gloriosisima. All es, pues, su lugar. La cede-
mos con verdadero amor, y sin que quede en
nuestra alma la ms leve amargura. Estamos,








43 -
adems, seguros de que Cuba sabr estimar
nuestro acto.
Conmovido ante estas frases, cuya grande-
za debe conocer todo cubano, respond :
-Pues bien, General. lEn el Museo de Ar-
tillera existen tambin otras reliquias sacra-
tsimas para Cuba, tan sagradas cual la ban-
dera de Cspedes; alguna acaso de ms im-
portancia histrica que ella, pues se trata de
la bandera de Narciso Lpez, la primera que
onde en el suelo cubano. Yo le pido a usted
que esas banderas no queden en las vitrinas
del Museo con la significacin evocadora de
dolores que usted tan noble y bellamente ha
expresado. Yo le pido a usted que todas las
banderas y todas las armas, en una palabra,
que todos los trofeos que existen en el Museo
de Artillera sean devueltos a mi patria, con
la alta y santa significacin que para ella ten-
drn siempre.
-Todos, todos, sin excepcin, sern devuel-
tos-respondi el General.
Nos estrechamos las manos. Ni uno ni otro
tena en los labios expresin adecuada a la
emocin que haba en nuestras almas.


El texto de la Real orden por que se rein-
tegran los gloriosos recuerdos de nuestras lu-
chas por la independencia, es bien conocido
en Cuba para que deba destacar la noble ele-







-44-
vacin de sus concepts. Estas lneas, escritas
a vuela pluma, bajo la fatiga agotadora de la
pleuresa que me ha abatido, son slo impre-
siones personalsimas referentes al aspect n-
timo-por decirlo as-del process que ha cul-
minado este gran acto histrico, cuya belleza
habr conmovido hondamente la conciencia
patritica cubana, tan sensible y tan delicada
para apreciar todas las cosas dignas, puras y
altas. Pero este relato ntimo fuera incomple-
to, y sobre todo injusto, si no expresara, al
par que la emocin que el noble gesto del Jefe
del Gobierno produjo en Espaa y en las re-
presentaciones americanas ante ella acredita-
das, la modestia ejemplar con que el Sr. Pre-
sidente del Consejo ha procurado rehusar los
testimonios de admiracin que su conduct ha
merecido.
Al da siguiente de nuestra primera con-
versacin-la referente a la bandera de Cs-
pedes-, se ofreca un banquet de despedida
al respectable ,Embajador de la Argentina, doc-
tor Carlos de Estrada, que tan buen nombre
ha dejado en Espaa. Aunque la noticia no
tena an confirmacin official (yo slo la haba
transmitido en un cablegrama, lleno de rego-
cijo y emocin, al gran patriota que rige los
destinos de Cuba, a mi ilustre y fraternal ami-
go el General Machado), era superior a mi
voluntad resistir a la tentacin de hacerla co-
nocer a mis compaeros de representacin







45 -
americana. La impresin que la noticia pro-
dujo fu inmensa. Todos, al felicitarnos, pro-
clamaron la altsima trascendencia que, no
slo para Cuba, sino para toda Amrica, en-
traaba la elevada accin, y yo quiero expre-
sar con cunta satisfaccin y gratitud pude
observer, una vez ms, la leal confraternidad
del sentimiento americano para Cuba. Todos,
sin excepcin, los representantes diplomti-
cos americanos sintieron honda emocin ante
el gran testimonio de cario ofrecido a Cuba,
y todos, con ferviente entusiasmo, a propues-
ta de los Sres. Ministros del Uruguay y Chile,
que lo sugirieron en bellsimas cartas, acor-
daron solicitar del Rey, para el Sr. Presiden-
te del Consejo de Ministros, el Gran Collar
de Isabel la Catlica, como testimonio unni-
me de reconocimiento y admiracin de todos
los representantes de la Amrica hacia el Jefe
del Gobierno espaol, por el gran acto de es-
pecial consideracin y afecto a Cuba), pero,
fundamentalmente, de respeto y amor a todas
las nacionalidades independientes de la Am-
rica.
El Collar, que el Monarca habra conce-
dido inmediatamente y con toda efusin, no
ha sido, sin embargo, otorgado. Por qu?
Yo he tenido la pena de rogar personalmen-
te a cada uno de mis dignsimos compaeros
de representacin diplomtica americana, que
desistiesen de presentar al Rey la solicitud,







-46-
que, por iniciativa de los Sres. Ministros del
Uruguay y Ohile, y por anhelo unnime del
Cuerpo, se iba a elevar al Trono. Esa es la
nica amargura que el acto nobilsimo de la
devolucin de los trofeos me ha causado. Pero
fu el ruego expreso del Presidente del Con-
sejo, casi dira el precio, que su modestia y
su nobleza me dirigieron, a cambio de la firma
del decreto.
Yo le suplico a usted, que es el nico que
podr obtenerlo de ellos y el nico que puede
autorizadamente hacerlo-ya que su voz es la
de Cuba-, que influya entire todos sus com-
paeros para que desistan de ese homenaje,
que sera para m un honor inmenso y que
agradecera con toda mi alma, pero que me
parece que quitara valor a la sinceridad y a la
efusin con que he procedido...,
Y como no todos mis colegas se sentan
decididos a desistir de lo que consideraban
una obligacin moral de solidaridad ameri-
cana, y se disponan a formular la solicitud
ante el Rey en la solemne recepcin del da
de su santo, la Real orden devolviendo los
trofeos no fu hecha pblica hasta dos das
`despus de la recepcin regia...
Verdad que esta elevadsima conduct me-
rece ser conocida y estimada? Hacerla p-
blica es, a mi vez, el precio con que me cobro
de la pena de haber tenido que rogar a mis
compaeros del Cuerpo diplomtico que re-







-47-
nunciaran a realizar un homenaje cuya estric-
ta justicia nadie proclama y reconoce como yo.


Y he aqu la historic, ntima y sencilla, de
la devolucin de esos trofeos sagrados del pa-
triotismo de los creadores de nuestra nacio-
nalidad, cuyo retorno a la patria har palpi-
tar de emocin no pocos varoniles corazones,
latir conmovidas muchas heroicas almas... y
derramarse dulcemente algunas lgrimas...














La bandera de la Demajagua`'


Con toda la serenidad con que deben deba-
tirse asuntos histricos, escribo estas lneas.
No consider que las afirmaciones que, tras
detenido y desapasionado studio, en ellas se
consignan sean irrebatibles, pero s las con-
sidero suficientemente slidas y lgicas para
autorizarme a formularlas y someterlas, como
una conviccin, al juicio de la crtica hist-
rica cubana...
La afirmacin que ellas establecen es sta :
la bandera gloriosa e inmortal que enarbol
en la Demajagua Carlos Manuel de Cspedes,
pl io de octubre de 1868, es la que, despus
de cincuenta y siete aos de estancia, como
trofeo de guerra, en el Museo de Artillera
de Madrid, se reintegra, por un acto fraternal
y elevadsimo del Gobierno espaol, a la per-
petua y definitive veneracin de la patria cu-
bana.
Cuando tuve el honor y la alegra de co-
municar al Jefe insigne del Estado cubano-a
nuestro ilustre General Machado-la devolu-

(I) Para el diario El Mundo, de La Habana.







-50-
cin de la inmortal ensea, la opinion p-
blica de mi pas pudo career, con apariencias
de fundamento, que mi despacho contena un
error. La bandera de Yara-publicaba uno
de los ms respetables y populares diarios de
La Habana-no es la que devuelve el Ga-
binete de Madrid. La bandera del Io de oc-
tubre-aada-es la que honra y blasona el
estrado presidential de nuestra Cmara de
Representantes. La ensea que nos devuelve
IEspaa ser una bandera perteneciente a al-
guna otra unidad libertadora...
Bastaba oponer a esta ltima afirmacin un
sencillsimo dato para desvirtuarla : la fecha
en que el pabelln que se nos reintegra fu
tomado. Esa fecha es del mes de enero de 1871.
Y en tal fecha no se batan ya las unidades
cubanas bajo el pabelln de Cspedes. En esa
fecha-desde I869-haba vuelto a enarbolar-
se en nuestros campos la insignia de Narciso
Lpez...
Pero, en efecto, la otra aseveracin, la re-
lativa a la existencia, oficialmente declarada
por un acta que suscriben figures excelsas y
gloriossimas de la historic cubana, patrio-
tas inmaculados e intachables, cuya memorial
y cuya palabra haban de ser para todo cu-
bano respectable y sagrada; esa aseveracin,
repito, tena una base tan slida, que pareca
justificar la negacin rotunda a la autenticidad
ofrecida de la ensea de Cspedes.







5s -
Same permitido, en gracia a la importan-
cia histrica que para Cuba el caso entraa,
razonar mi conviccin y aclarar concepts. El
error-como se ver-en nada amengua ni la
grandeza ni el prestigio de la tambin valio-
ssima reliquia patritica que, a mi juicio, fu
confundida con la que ahora va a reintegrarse
a Cuba, ni en nada afecta a la pureza de in-
tencin y a la rectitud de juicio de los grandes
y augustos hijos de Cuba que, rebosantes
de patriotism, incurrieron en l. No concibo
que pueda haber torpeza o maldad humans,
capaces de interpreter como una irreverencia
a esas figures sacratsimas de nuestra liber-
tad, este patritico y legtimo anhelo de reali-
zar un esclarecimiento histrico.




Evoquemos varias horas soiemnes de la his-
toria de Cuba.
El io de octubre de 1868 enarbol el in-
mortal Carlos Manuel de Cspedes, en la De-
majagua, la bandera de nuestra Independen-
cia...
El da II de abril de i369, la Cmara
Constituyente de la Revolucin cubana, re-
unida en Guimaro, acord que la bandera
que simbolizara desde aquel da a la naciente
patria, fuese la de Narciso Lpez y Joaqun
Agero...







-2 -

El da 21 de mayo de 1902, constituida i al
fin la Repblica sobre el suelo de la patria
libre, el representante por Camagey, General
Enrique Loynaz del Castillo, present y fu
aprobada la siguiente mocin :

Considerar vigente para siempre el honroso acuer-
do de la Constituyente de Guimaro, colocando en
lugar preferente la gloriosa bandera de Bayamo, como
homenaje de honor al gran ciudadano Carlos Manuel
de Cspedes y sus dignos compaeros del o1 de oc-
octubre de 1868.
Inquirir con la respectable viuda del hroe de Yara,
dnde se encuentra dicha histrica ensea, para dar
cumplimiento al referido acuerdo, y en caso de no
obtenerse la primitive bandeca, que se haga una idn-
tica y que, cuanto antes, como cuestin previa, se
ponga en prctica esta resoluci.n.

'El da 4 de julio de 1902 se levant un acta,
por la cual aparece que !a respectable dama
Sra. Ana Quesada, viuda de Cspedes, y el
Coronel Sr. Carlos M. de Cspedes (hijo),
entregan a la Cmara de Representantes, para
que el acuerdo de su gloriosa predecesora de
Guimaro pudiera ser cumplido, la bandera
de Yara, que siendo Presidente de la Rep-
blica el Padre de la Patria, remiti a su es-
posa el 18 de octubre del 7I, por conduct del
Coronel Po Rosado...
Ese acta, adems de la del ilustre patriota,
autor de la mocin-mi querido amigo el Ge-
neral Loynaz-, contena las firmas, a que me







53 -
he referido, de excelsas figures de nuestra d-
cada gloriosa.
Cmo no evocarlas ? Cmo no descubrir-
nos, emocionados, respetuosos y reverentes,
al pronunciar aquellos nombres? Manuel San-
guily, el verbo inflamado y magnfico del sen-
timiento revolucionario, espritu select que
transparentaba en su palabra la belleza supre-
ma de su alma y la pureza impecable de su
vida; Jos Lacret, el guerrero estoico que es-
cribi, con su sangre, como lema de su exis-
tencia, la sencilla y sublime divisa: Todo
por Cuba, y con ella acept insensible todos
los sufrimientos y resisti impasible a today
adversidad; Salvador Cisneros, el personaje
legendario en todas las luchas por nuestra in-
dependencia, el prcer republican y el noble
demcrata, encarnacin sagrada y venerable
de toda austeridad, cuya excelsa aristocracia
no estaba en los pergaminos de su preciada
alcurnia, sino en la augusta severidad de si
alma elevadsima. Ah! Qu grande, qu
bella, qu ejemplar es la figure de aquel pa-
triota insigne que cambi gloriosamente su
ttulo de Marqus por el de Ciudadano! Y
cmo es oportuno recordarle hoy, que, por
una reversin extrafia del sentido politico, sur-
ge algunas veces en algunos sectors sociales
de nuestra Repblica, y como expresin de
un snobismo aristocrtico, el triste anhelo de
invertir el alto ttulo de ciudadano por el de







54 -
cortesano y sbdito, arriesgando con ello su
condicin poltica cubana, al codiciado precio
de una regia merced...


Y sin embargo, el mismo sa nto fervor patri-
tico que inflamaba el alma de aquellos grandes
cubanos, al career .que realizaban el voto de los
constituyentes de la Asamblea de Guimaro,
les hizo incurrir en algunos errors y no de-
tenerse ante alguna consideracin que deba
imponerse avasalladoramente a sus preclaros
juicios.
El acuerdo de II de abril de 1869 fu que
la gloriosa bandera inicial de la epopeya re-
volucionaria se fijara perpetuamente en el saln
de sus sesiones, de la Asamblea de Guimaro,
y se considerase como una parte del Tesoro
de la Repblica...
Y ese acuerdo fu cumplimentado en el
acto. El da 12 de abril de 1869, son inves-
tidos Carlos Manuel de Cspedes como pri-
mer Presidente de la Repblica, y el General
Manuel Quesada como Supremo Jefe del Ejr-
cito en Armas. Y describiendo aquel acto,
dice Manuel Sanguily: En el testero, y su-
jeta a la pared, se vea la bandera con que se
pronunciara Cspedes.
Y si no hubiera de este hecho interesan-
tsimo-el cumplimiento inmediato del acuer-
do de la Asamblea de Guimaro-otros testi-







55 -
monios indiscutibles, la proclama del Presi-
dente de la Repblica nos la dara cabal. El
mismo 12 de abril, fechado en Guimaro, di-
rige Cspedes un manifiesto al pas. Y en l
se leen las palabras siguientes:

Rstame manifestar que se ha acordado asimis-
mo haya una sola bandera para dos defensores de
la libertad en el -territorio, y que sta sea la que
desplegaron Lpez y Agero y otros muchos mr-
tires, en prueba de gcatitud y veneracin a su memo-
ria y por haber sido, a mayor abundamiento, la
primera ensea de los que tuvieron la dicha de pre-
cedernos en la present tarea. La bandera levantada
en Manzanillo ondear perennemente en el Saln de
la Cmara de Representantes como un tributo de-
bido a los victoriosos acontecimientos que presidie-
ra y al recuerdo de los que murieron combatien-
do por su sostenimiento.

Pues bien; si la bandera de la Demaja-
gua deba quedar perpetuamente en el saln
de sesiones de aquella Cmara de Represen-
tantes; si su custodia eterna quedaba con-
fiada al patriotism y al 'honor de la Revo-
lucin; si ella perteneca y formaba parte
del Tesoro de la Repblica, cmo era po-
sible que esa bandera fuese sustrada del cam-
po de la revolucin, quitada del lugar de
honor en ,que deba ondear perpetuamente,
devuelta al Presidente Cspedes-sin revocar-
se el solemne acuerdo de la Asamblea que le
asign su honrosisimo destino-, y por aqul







-56-
enviada a su seora, para guardarla hasta me-
jores das?...
Es que no era esa, precisamente esa, la
nica bandera de la .que el Padre ilustre de
la Patria no poda disponer, porque no era
ya de l, porque no le perteneca, sino per-
teneca a la Nacin, como parte de su Tesoro,
destinada a blasonar eternamente-con bla-
sn de gloria-el recinto donde se dictaran
las leyes de la patria?...
Esta flagrante contradiccin entire el des-
tino noblemente asignado por los represen-
tantes de la Nacin a la bandera, y el que
apareca otorgndole la voluntad de su in-
signe creador, no acudi al espritu de aque-
llos grandes patriots que suscriben el acta...
Haba algo ms, que debi ser recordado.
Carlos M. de Cspedes y Cspedes, ilustre y
cultsimo hijo del mrtir de San Lorenzo, y
uno de los cubanos que con ms amor y ma-
yor competencia estudiaron los acontecimien-
tos politicos que culminaron en el Zanjn,
haba afirmado siempre que la bandera de la
Demajagua haba cado en poder de los es-
paoles. Su digno hermano, nuestro actual
Ministro en Pars, recuerda que C. M. Cs-
pedes as se lo haba dicho y as lo public
en algn peridico de La Habana: en La
Discusin cree que fu... Y exista, adems,
una consideracin que deba examinarse. La
carta que el fundador insigne de la Patria







57 -
dirigiera a su esposa por conduct del Coro-
nel Po Rosado, acompaando la bandera
(larga carta familiar referente a mltiples
asuntos), en su postdata se limitaba a decir
textualmente :
Te remito el puio de la espada del difunto pa-
triota y amigo Pedro Figueredo, para que lo pongas
a disposicin de su viuda.
Asimismo te mando mi bandera de Yara, pertene-
ciente a la Divisin de Bayamo, para que la guards
con cuidado religioso hasta mejores dias (i).

Pues bien; si aquella bandera hubiese sido
la de la Demajagua, la habra denominado,
como lo hace, y no con aquel nombre, Carlos
Manuel de Cspedes?
No se piense que esta observacin es bala-
d. Mi padre-dice el Coronel Carlos M. de
Cspedes-se complaca en unir el nombre
de esa histrica propiedad, cuna de nuestra
independencia, con el hecho de su levanta-
miento y la fecha gloriosa del o1 de octu-
bre (pginas 93, 103, 118, 147 y 188 de dicha
obra).
Y si de ello pudiera caber alguna duda,
vase el texto del manifiesto a que he alu-
dido antes, en que el 12 de abril de 1869 co-
munica Cspedes al pas cubano su exalta-

(i) As aparece en el libro escrito por el Coronel
Carlos M. de Cspedes, y se conserve original en el
Archivo del hijo del hroe.







58 -

cin a la primera Magistratura national. Dice
literalmente as :

cCapitanla General del Ejrcito libertador de Cuba.
Cbeme la grata satisfaccin y el inmenso regocijo
de participaros la realizacin de un suceso impor-
tante para el triunfo de nuestra santa causa, tan im-
portante, puede decirse, como el levantamiento veri-
ficado en la Demajagua, llamado comnmente el
uAlzamiento de Yara.

Finalmente, otro dato elocuente y signifi-
cativo demuestra que el Presidente de la Re-
pblica crea que el lugar que correspondia
a las banderas de la Patria era entire las filas
de sus libertadores.
IEl da 6 de julio de 1869 escriba, desde
Sabanic, la siguiente carta a la gran patrio-
ta Emilia Villaverde:

XC. Emilia de Villaverde.-Distinguida ciudadana:
He recibido la preciosa bandera que habis tenido la
amabilidad de enviarme, y al daros las gracias por
tan exquisite prenda, por esa demostraci6n de vues-
tra simpata y aprecio, penmitidme manifestaros el
dolor que me causa no poder en estos moments com-
batir con ella al frente de nuestros enemigos. Se-
parado de los campos de batalla por la voluntad del
pueblo libre de Cuba, que me ha destinado a prestar
mis servicios en la esfera civil, me veo privado por
esa circunstancia del envidiable placer de llevarla
personalmente a aquellos lugares donde, alentado con
su presencia y al estampido del can, hiciera su-
cumbir a los que oprimen nuestra patria.
Pero ya que la suerte me arrebata ese bien, y no








59-
queriendo que vuestra obra permanezca encerrada en
los ltmnites de un saln, la he dedicado a mis paisanos
y compaeros de armas, los bayameses, entregn-
dosela para que les sirva de gua en los combates.
Y contad, distinguida ciudadana, como yo tambin
cuento, con. la seguridad de que ellos la defendern
hasta derramar la ltima gota de su sangre, hacin-
dose dignos del tesoro que les he confiado.

La Division de Bayamo tremol esa in-
signia, y de ella deca Eduardo Agramonte
en 4 de octubre del 69, en un parte official al
Gobierno de la Repblica:

El C. General Luis Marcano, Jefe de Operacio-
nes en Bayamo, se dirigi el 7 de agosto pasado al
campamento enemigo de Campechuela, con objeto de
apoderarse de l; mas al llegar a la sabana de Bue-
navista, se encontr con una fuerte column ene-
miga. Inmediatamente despleg su fuerza en gue-
rrilla, rompiendo un nutrido fuego sobre el enemigo,
que, con bandera desplegada, avanzaba sobre los
nuestros. Hizo desplegar el General su estandarte, el
mismo que remiti al ciudadano Presidente la seo-
ra Emilia Casanova de Villaverde, y que aquel Ma-
gistrado confi a la column de Bayamo, y en el
mismo moment en que se despleg, vino abajo la
bandera espaola, por haber una bala herido de muer-
te al que la portaba.

***


Cincuenta y siete aos hace que en el Mu-
seo de Artillera de Madrid se ostentaba en
una vitrina una bandera cubana, con la si-







-6o -
guiente inscripcin: Bandera que alz en
Yara el rebelde Cspedes.
El catlogo del Museo aada ,lo siguiente:

,Cogida por el Brigadier Fajardo en una finca
prxima al ro San Pedro. Regalada por el Gene-
ral D. Antonio Caballero de Rodas.

Al sernos devueltas noblemente todas las
banderas y armas que, como trofeos de nues-
tras guerras heroicas de emancipacin, se
guardaban en el Museo, y negarse por al-
gunas personalidades y peridicos de nuestra
patria la autenticidad de la ensea, fueron
buscados los antecedentes que en los Archivos
militares pudieran conservarse relacionados
con la campaa en que la bandera fu to-
mada. Caso excepcional! Segn me explica-
ba el competent Director del Museo de Ar-
tillera, con relacin a ms de 20.000 reliquias
histricas de las que en aquel admirable
Centro se conservan, slo existe la transcrip-
cin, en los libros registros correspondien-
tes, de la Real disposicin que 'les di en-
trada, sin que el document original, primi-
tivo y autntico, sea conservado. De los con-
tados, de los poqusimos originales que se
conservan, firmado de manos, del General
Ros de Olano, Ministro de la Guerra en 18
de febrero de 1871, es el document que or-
dena la remisin al Museo de la bandera de







6i -
Carlos Manuel de Cspedes para figurar entire
las modernas glorias del Ejrcito espaol,
aceptando la proposicin formulada en tal sen-
tido por el ex Capitn General de la Isla de
Cuba, Caballero de Rodas, que comunica las
circunstancias en -que el Brigadier Fajardo
ocup la bandera.
Y la disposicin ministerial desvanece todo
possible equvoco.
Dicha Real orden, de 18 de febrero de 1871,
firmada, como queda dioho, por el Ministro
de la Guerra, General Ros de Olano, expre-
sa que el ex Capitn General de la Isla de
Cuba, Caballero de Rodas, entire los mlti-
ples objetos ocupados por sus tropas a las
huestes culbanas, ha credo que merecan ele-
girse para ser enviadas al Museo de Artille-
ra de Madrid, a fin de que figure entire las
modernas glorias del Ejrcito espaol, los cua-
tro siguientes: i.o, la bandera que alz en
Yara Carlos Manuel de Cspedes, ocupada
por fuerzas del Brigadier Fajardo ; 2.0, la ban-
dera de Victoria de las Tunas, tomada por el
Sargento Picazo a las fuerzas de Bernab Va-
rona (accin de guerra a la que el Gobierno
espaol concedi excepcional importancia);
3., la bandera de las expediciones del vapor
Salvador, tomada por fuerzas del batalln
de Simancas; y 4., un ejemplar interesant-
simo de can, de cuero y bronce, tomado por
fuerzas a las rdenes del Brigadier Lesca, en







-63-

las Villas. Con relacin a la bandera de Cs-
pedes, dice Caballero de Rodas:

,Es la bandera que alz en Yara el rebelde Cs-
pedes, al dar el grito de Independencia. Al acordar
la titulada Cmara Cubana los colors y formas del
pabelln insurrecto, distintos del que se trata, fu
ste remitido a la misma Cmara por el rebelde Fi-
gueredo, y recay un acuerdo para que se conser-
vara perpetuamente en el saln de sesiones, como
recuerdo glorioso. As consta en los documents
que ocup el Brigadier Fajardo, con otros muchos
del archivo de la referida Cmara, con la menciona-
da bandera y otros muchos efectos en una finca
prxima al ro San Pedro, de Camagey.

Cabe dudar an? Reconocido que es im-
posible que el Presidente Cspedes hubiese
enviado a su seora la bandera, que por so-
lemne acuerdo-que no aparece nunca revo-
cado-de la Cmara, deba guardarse perpe-
tuamente en ella, como parte del Tesoro de
la Revolucin, no era en la propia Cmara
donde deba custodiarse aquella sagrada in-
signia y al caer el archivo de ella en poder
de las fuerzas del General Fajardo, no deba,
fatalmente, con ese archivo, hallarse la ban-
dera ?
Pero, adems, cmo, de no haberse apo-
derado las tropas de Fajardo, junto con la
bandera, de la documentacin a que en su
informed alude Caballero de Rodas, habran
podido apreciar la significacin histrica de







-63 -
la gloriosa ensea? Cmo hubieran sabido
que era un acuerdo de la Asamblea de Gui-
maro, el que la haba reemplazado por la de
Narciso Lpez y Agero, y el que haba dis-
puesto que se guardase perpetuamente por
la Cmara? Y cmo, si no hubiese sido
por esa transcendental y gloriossima signifi-
cacin histrica, se habra dispuesto por el
Gabinete espaol que figurase en el Museo
de Artillera, considerando su capture entire
las modernas glorias de su Ejrcito ?
'Considero que toda duda se desvanece an-
te estos datos. Pero aun hay otro que, en es-
trecha relacin con ste, la hara disipar si
obstinadamente nos emperamos en des-
confiar a6n...
IEn la Historia de la Insurreccin de Cu-
ba), por Llofriu, en el Captulo destinado
al perodo de Gobierno del General Caballe-
ro de Rodas, y al referirse a las operaciones
militares realizadas bajo su autoridad, se in-
serta, con relacin a las del Camagey, el
parte official elevado a aqul por el General
Don Zacaras Gonzlez Goyeneche, Jefe de
las Columnas a cuyas rdenes operaba, man-
dando una Brigada, el Coronel Fajardo.
Y en ese parte official se dice textualmente:

El da 17 del mes de enero sali, con las fuerzas
de su mando, sobre el territorio conocido con el nom-
bre de Najasa, con objeto de recorrer las tres sierras
comprendidas en el nismo. La primer Brigada, al








-64--

mando del Coronel Fajardo, con una seccin de Ar-
tilleria y dos de Caballera, verific la operacin de
faldear la sierra de la derecha, llamada de Guaica-
namar, tomando el camino de Santa Cruz y pernoc-
tando en San Jos de Arroyo Blanco, Jimir, Sie-
rrecita y San Jos de Guaicanamar, hasta el 21, en
que lleg a Ciego Najasa.-Goyeneche, con la segunda
Brigada, a las rdenes del Coronel Chinchilla, pri-
mera guerrilla volante, y el resto de la Caballera
y Artilleria se dirigi, el mismo da 17, por el cami-
no de Jagey y Chorrillo, pernoctando hasta el 21
en Mamayanagua, Las Vueltas, San Fernando, Ca-
rrasco y Ciego Najasa.
La correspondencia del Marqus de Santa Luca
puso en conocimiento del Jefe de las fuerzas que el
Capitn General se hallaba en Arroyo Hondo, y con
el objeto de dirigirse hacia aquel punto, hizo que se
separaran las Brigadas, marchando la primera por
San Jos de Najasa para el Brazo, Sevilla, Palo Que-
mado y La Tena, y continuando l con la segunda
por Jicotea, To Pedro, Ojo de Agua, Borbolln,
Santa Lucia y Guimaro, para ver si al mismo tiem-
po era possible caer por frente y la retaguardia de
las trincheras construidas por los insurrectos en las
inmediaciones de la misma; pero no encontrndolos
en ella, y sabiendo que el Capitn General se ha-
llaba sobre San Miguel, con direccin a Nuevitas,
prosigui la march con las dos Brigadas hasta Tana.
Desde all sali la primera Brigada por Sevilla, a
caer a Sabanilla de Sibanic, en donde a Ja vez re-
unisele la primera Brigada, despus de haber re-
conocido las dos fuerzas en various puntos. En aqu-
llos observronse a cierta distancia partidas explo-
radoras de dos insurrectos, para enterarse de la mar-
dha de las columns; otras partidas, adems, in-
tentaron hostilizar las extremes vanguardias, com-
puestas de la primera guerrilla volante y contra-







-65-
guerrilla del orden, apoyndose en ligeros parapetos.
En este encuentro, y especialmente en el de San Jos
de Guaicanamar, apoderronse las fuerzas espaolas
de parte de la correspondencia del Marqus de Santa
Lucia, Presidente de la Cmara, que estuvo a punto
de caer prisionero, y de una bandera.


Cul es la bandera que honra el estrado
presidential de nuestra Cmara de Repre-
sentantes ?
Pudiera responderse: Siendo una ensea
de Cuba y de Cspedes, es una ensea de
gloria, -que merece la veneracin, el respeto
y el amor de todos los cubanos.
Siendo esa bandera perteneciente a la Di-
visin de Bayamo-podra agregarse-, fu
una bandera de honor y patriotism, porque
la tremolaron los heroicos hijos de la inmor-
tal Numancia de nuestras Libertades.
Pero creo que puede determinarse con toda
exactitud el origen de esta otra ensea ilus-
tre. Descartada la hiptesis de que pudiera
ser la bandera enviada por doa Emilia Vi-
llaverde al Presidente y remitida por l a la
Division de Bayamo, porque, partiendo de la
fecha de 'la respuesta de Cspedes a aque-
lla dama (6 de julio de 1869), ya esta bandera
deba ser idntica a la de Narciso Lpez; el
origen de aquella bandera debe buscarse en
la ipropia acta-que contiene la confusion de
ella con la de la Demajagua-levantada por







-66-


los ilustres cubanos que la entregaron a
nuestra Cmara de Representantes.
IEsta es la bandera-dicen-con que tres
aos antes y en este mismo dia (advirtase
que la carta de Cspedes a su seora es del
18 'de octubre, no del o1 de octubre de i871)
haba entrado en Bayamo la division de sus
hijos que, al mando de Pedro Figueredo,
contribuy a rendir la ciudad. Pues bien; la
bandera que al frente de los heroicos orienta-
les desfil, al conquistarse la inmortal ciudad,
no fu la bandera de la Demajagua, sino
la bandera de la Divisin de Bayamo, he-
cha en el intervalo de tiempo del dia o1 al 18
de octubre para aquellas fuerzas, y por ello
el Padre de la Patria la llama con tal nombre
al remitirla a su seora a Nueva York, envin-
do, juntos, los dos recuerdos que conserva-
ba del amigo querido y patriota excelso, Pe-
dro Figueredo, cuya muerte tan hondamen-
te impresionara y conmoviera a Cspedes.
Tenemos, pues, los cubanos, la double hon-
ra de poseer la bandera perteneciente a la
Division de Bayamo, vencedora el 18 de oc-
tubre de 1868, y la bandera de Cspedes, ini-
ciadora de la epopeya y tremolada en la De-
majagua el lo de octubre de 1868.
Designios providenciales! Cuando la
Asamblea de Guimaro decret la modificacin
de nuestra ensea y dispuso que la bandera de
Carlos Manuel de Cspedes enalteciera per-







-67-
petuamente el recinto del Poder Legislati-
vo Nacional, la organizacin de ese Poder
era unicameral. Establecida la Repblica, a
uno solo de nuestros Cuerpos Colegisladores
cupo la honra de poder cumplir el acuerdo
de nuestros primeros Constituyentes. Al ele-
girse por la Sra. Quesada, viuda de Cspedes,
la Cmara de Representantes para hacerle
entrega de la santa reliquia, el gran patriota
Manuel Sanguily, inclinndose respetuoso
ante su decision, express el dolor que le cau-
saba, como miembro del Alto Cuerpo Cole-
gislador a que perteneca, que aquel sagra-
do emblema no honrase el saln senatorial.
No habr llegado la hora de que, por pro-
videncial designio del destino, pueda ser cum-
plido en toda su integridad el elevado pen-
samiento que inspir el acuerdo de la Asam-
blea de Guimaro? Quera ella que la en-
sea de Cspedes blasonara siempre el recin-
to del Poder Legislativo de la Nacin, para
que los legisladores de la Repblica se ins-
pirasen en la grandeza, en el ejemplo, en la
enseanza y en el patriotism del primer ciu-
dadano de la patria.
SContine, pues, en nuestra Cmara la ban-
dera de Bayamo inspirando a nuestros Repre-
sentantes el fervor patritico que enardeci
el alma de los heroicos bayameses que la pa-
searon triunfalmente por su ciudad el 18 de
octubre de 1868, y ostente nuestro Senado la







-68-
bandera que enarbol Cspedes en la Dema-
jagua el o1 de octubre de 1868, proclamando
ante el mundo la libertad de Cuba.
Ambas enseas son igualmente santas, ve-
nerables y gloriosas para el alma cubana.
Permitidme decirlo con una frase inspira-
da y bellsima de mi querido amigo el digno
hijo del Mrtir de San Lorenzo, que, para
su honra, lleva el mismo nombre y la misma
sangre del Padre de la Patria :
Siempre proclamar que la bandera que
Cspedes envi a su esposa, para que la guar-
dase con religioso celo hasta mejores das,
ha ocupado honrosamente el puesto de la
capturada en accin de guerra, como ocupa
un soldado el lugar del compaero cado sobre
el campo de batalla...,















Relacin de los trofeos de las guerras
de independencia cubana, que figuraban
en el Museo de Artillera de Madrid
(con indicacin de los nmeros con que
aparecan en el Museo), devueltos por
el Gobierno de Su Majestad el Rey de
Espaa al de la Repblica de Cuba.


Nmero 2.625.
Primera ibandera cubana. Bandera del General
Narciso Lpez. Tomada por las fuerzas al mando
del General D. Jos de la Concha, en el sitio de las
Pozas, el 15 de agosto de 1851.
Nmero 2.619.
Otra bandera de las fuerzas del General Narciso
Lpez, tomada en la misma acci6n que la anterior.
Nmero 4.518.
Bandera del inmortal Carlos Manuel de Cspedes.
Tomada por el Brigadiar Fajardo. Remitida al Mu-
seo por el General Caballero de Rodas.

Nmero 4.519.
Bandera de la Brigada de Betnab Varona, en el
asalto a la ciudad de Victoria de Jas Tunas. Lleva








-70-

el lema bordado (Libertad o Muerte. Fu remitida
al Museo por el General Caballero de Rodas.

Nmeo 4.520.
Bandera de la expedicin revolucionaria del vapor
(Salvador. Capturada por el Batalln de Cazadores
de Simancas.

Nmero 4.632.

Bandera de 'la Legin Colombiana. Tomada en el
ao 1871 por tropas del Cuerpo de Artillera.

Nmeros 2.695, 3.548, 3.551.

Banderas cubanas.

Nmero 2.681.
Bandern cubano de raso azul y rojo. En el centro
lleva una cruz blanca, y en la parte superior de la
banda azul, una A bordada con seda blanca.

Nmero 3.562.

Banderin cubano de raso encarnado, con una cruz
blanca en el centro y -una D bordada con seda blanca.

Sin nmero.
Bandern inspirado en la bandera de Carlos Manuel
de Cspedes.

Nmero 4.922.

Pistola revolver que perteneci al excelso patriota
Ignacio Agramonte.

Nmero 4.538.

Obs de bronce de 12 centmetros de calibre, to-








7I, -

mado el zo de enero de 1871 en el vapor Hornetb>
por el Capitn de Artillera D. Miguel Guilleuma

Nmero 4.528.

Carabina que perteneci a Oscar Cspedes (hijo
del inmorta Carlos Manuel de Cspedes), capturada
por el Coronel de Artillera D. Sabas Marn. A 1871.

Numero 4.533.

Can de cobre y cuero (ejemplar admirable e in-
teresantsimno).

Nmero 4.517.

Can de cuero de 7 centmetros de calibre (inte-
resante y admirable como el anterior), tomado por
el General Lesca el ao 1871.

Nmero 4.666.

Dos pequeos caones de 3 centimetros de calibre.

Nmeros 5.464, 3.531, 4.537.

Madhetes cubanos.

Nmeros 5.838, 5.839.
Machetes cubanos que se cree pertenecieron al glo-
rioso iniciador de la revolucin de 1895, en Ibarra,
Antonio Lpez Coloma.

Nmeros 3.691, 3.588, 3.619, 3.527.

Sables cubanos.

Nmeros 3.587, 5.432.

Espadas cubanas.








72 -

Nmeros 7.711 7.712, 7.713, 7.714.
Fusiles, tercerolas y carabinas cubanas.

Nmero 4.580.
Trabuco.

Nmeros 6.665, 6.673.
Granadas de 6 y medio centmetros para ca6n de
dinamita.

Nmeros 6.660, 6.762.
Can Hochkiss y curea, correspondiente al mis-
mo can.














Una opinion altsima


Con la inmensa autoridad moral que le
otorga su condicin de ilustre representan-
te del ms alto de los Poderes espirituales de
la tierra, ha emitido su juicio-como suyo,
lleno de elevacin y de sinceridad-respecto
a la gran significacin que, como obra de
confraternidad, reviste la entrega a Cuba de
las santas reliquias de nuestros hroes y de
nuestros mrtires, el insigne decano del
Cuerpo diplomtico, monseor Federico Te-
deschini, Nuncio Apostlico de Su Santidad
y Arzobispo de Lepanto:

El rasgo del Gobierno espaol al dispo-
ner se restituyan a la Repblica de Cuba to-
das las armas y banderas que, como trofeos
de las guerras de independencia de la Gran
Antilla, se conservaban en el Museo de Arti-
llera de Madrid, encierra un gesto de tal no-
bleza spiritual y de tanto valor cvico, que
no puede ni debe pasar sin el merecido en-
comio, ni contemplarse sin admiracin, ni
traerse al pensamiento sin que de l surja una
notabilsima enseanza.







-74-
Gesto de nobleza spiritual he dicho. Y a
la verdad : gran nobleza es poner fin a las
guerras con la santa firmeza de un Tratado;
mayor aun, terminarlas con la proclamacin
de legtimos deredhos; pero incomparable-
mente ms noble es acabar con ellas, susti-
tuyendo al odio el amor, sealadamente si el
amor es un amor de familiar; y, en fin, sube
a la cumbre la nobleza, cuando se llega has-
ta a despojarse de los trofeos de la lucha y
hacerlos generoso objeto de don, encendien-
do con ellos nuevas y vivas llamas de fra-
ternidad y de amor.
Todo esto tiene, a no dudarlo, su aplica-
cin en el desenvolvimiento de las guerras
entire Espaa y Cuba. Los legtimos dere-
dhos de Espaa descubridora y colonizadora,
deredhos que tienen como fuente y garanta
la ley divina y humana al mismo tiempo, te-
nan que ceder su puesto en el andar de los
siglos y en fuerza de las mismas leyes, a un
nuevo derecho natural : el del desenvolvimien-
to national de la Isla de Cuba.
Ahora bien: Qu era sta para Espaa?
No otra cosa, en verdad, que la hija predilecta,
hecha ya adulta, enriquecida por Dios con ra-
ra abundancia de done de hermosura y fe-
cundidad, esmeradamente cultivada por la
Madre Patria con la efusin de sus aptitudes
y talents, engrandecida por la expansion de
su propia fuerza, con la correspondencia dili-








75
gente a tantos dones naturales y sobrenatura-
les, mediante el empleo sapientsimo de tan
various y tan apreciados talents.
Borrar, pues, los recuerdos de la sangre do-
mstica derramada, no s61o no es, ni puede
ser, algo que disminuya el prestigio de la ve-
nerable madre, sino, antes bien, es un gesto
sublime de su maternidad, ms segura de s
misma, ms cariosa, ms inteligente.
Hermosa cosa es, y por ley comn, hasta
contenida en los deberes cvicos, guardar ta-
les recuerdos; pero cuando una nacin y un
ejrcito tienen en toda la Historia acreditada,
hasta la saciedad, su bizarra, merced a sus
hechos, a su carcter, a su sangre, a su mi-
sin; acaso han menester de recuerdos y tro-
feos para afirmar su grandeza? Acaso los
necesitan hasta para disputar su gloria a los
mismos hroes de Homero?
Por eso si est bien y es altamente patriti-
co conservar esos recuerdos, es infinitamente
mejor y ms glorioso y noble poder conver-
tirlos en ascuas de un nuevo y ms acendrado
amor, poder afirmar que el valor y la gran-
deza que tales monumentos simbolizan, son
el valor y la grandeza de la madre en sus re-
laciones con las hijas, del maestro con sus
discpulos, del todo con la parte. Cun her-
moso, s, i oh !, cun hermoso es el abrazo,
el olvido de la gloriosa matrona que est tan
elevada, que nada pierde de su hidalgua,







-76-
otorgando lo que a los dems, sin dao pro-
pio, aprovecha; de la excelsa nacin catlica,
que sabe y puede aplicar an a las humans
contiendas los ideales de Cristo, en orden, no
s61o a la perfeccin del espritu individual,
sino tambin al ensalzamiento del mismo es-
pritu national; de la raza caballeresca, que
pone en la guerra y en todas sus consecuen-
cias, adems de la bravura, la virtud, y que
de cada golpe de espada sabe hacer un golpe
de yunque que, lejos de separar, une; lejos
de debilitar, consolida; lejos de apagar, en-
ciende, y reanima el rescoldo de amor frater-
nal, momentneamente escondido bajo las
cenizas de una contienda pasajera.
Gesto de valor es el de la nacin espa-
ola, porque es del nmero de aqullos que
se fundan en la seguridad, que la Historia s6-
lo a Espaa concede y garantiza, de que el
acto de reconocer el valor de Cuba, en vez de
disminuir el glorioso valor de Espaa, lo su-
blima y embellece. i Oh, Cuba, noble y va-
lerosa I, cuando en tu no larga carrera te vis-
te impulsada a tomar las armas, no fu cier-
tamente para ,herir con ellas a tu madre, sino
por el deseo de alcanzar de ella lo que nunca
llegan a comprender las madres; es a saber:
que no eras ya la unia que la miadre ve
siempre en su hija, sino la joven ya formada
y en disposicin de presidir un nuevo hogar.
Fuiste, Cuba, luchadora, intrpida y valiente;







77 -
pero aun ms fuste la discpula de tu maes-
tra, la progenie digna de la madre que te con-
cibi y de la que aprendiste a manejar las ar-
mas y a escribir con ellas las pginas de la
Historia. Tu gloria de hoy, i dh Cuba!, es la
gloria de siempre; la de tu cristiana, catlica,
caballeresca madre.
Valor, s; porque aunque de todas las gue-
rras surja la tendencia a conservar viva en la
memorial de los venideros los recuerdos de la
lucha de sus valerosos paladines, cuando, esa
lucha ha sido momentnea y entire series que
se amaban y el amor ha vuelto a florecer en
los campos de batalla, fecundado y robusteci-
do por la misma sangre derramada, no se pue-
den tolerar smbolos de odio, y las banderas
de combat deben convertirse, como en esta
ocasin, en banderas de paz y de concordia,
ahuyentando a la par toda sombra de temor
y pequeez, que nicamente puede albergar-
se en almas ruines.
Odio, frialdad, temor, distancia, contradic-
cin entire las palabras y los monumentos, en-
tre los propsitos y los hechos, afrenta a los
sentimientos unnimes, dominantes aquende
'"yallende los mares, menudencias recogidas en
el camino de los hroes y de los patriarcas,
salid, salid del pecho de la madre Espaa; id
desterrados del pueblo de las hazaas picas,
huid de las hogueras de amor que abrasan a
la madre y a la hija y que alimentan los ardo-







-78-
res de una y otra en el anhelo por el progre-
so de la familiar humana y por la elevacin de
la familiar hispana en Amrica.
Como representante del poder ms grande
del mundo; del poder que da y no pide cuen-
tas, que vence y rehusa victorias, que crea y
no tiene libros de haber, que recibe traicio-
nes y responded con abrazos; del poder que,
como nico trofeo, levanta una cruz de amor,
de perdn y de olvido, yo celebro el gesto cas-
tizamente espaol del marqus de Estella, y
congratulndome con l y con Cuba, con Es-
paa y con Amrica, hago fervientes votos
por que Cuba, 'inteligente, culta, catlica y ge-
nerosa; Cuba, hija de Espaa, y que, como
Espaa, aprecia y recuerda, reciba los tro-
feos, ponindose a la altura de los sentimien-
tos en que el caudillo espaol ha querido co-
locar a su amada nacin, y, a semejanza de
Espaa, cristiana y noble, lo enderece todo a
la gloria de Dios y ensalzamiento de la madre
patria.
(Firmado), Fe'derico Tedeschini, Arzobispo
de Lepanto, Nuncio Apostlico.












Ecos del Patriotismo Continental Americano
Voces autorizadas y serenas.

Tan grande y trascendental ha sido el ges-
to de la reintegracin definitive a la venera-
cin de Cuba de los trofeos sagrados de nues-
tras guerras de emancipacin, que ese hecho
ha producido una repercusin unnime en el
corazn de toda la Amrica, haciendo vibrar,
conmovido, el patriotism continental de to-
das las naciones del Nuevo Mundo.
He aqu cmo han recogido esa noble pal-
pitacin y cmo (han expresado ese bello lati-
do de confraternidad y solidaridad los ilustres
representantes oficiales de los pases herma-
nos de Cuba:


DEL EXCMO. SR. ODGEN H. HAM-
MOND, EMBAJADOR DE LOS ESTA-
DOS UNIDOS DE AMERICA

Es una fuente de muy gran satisfaccin
para m unirme con usted, en reconocimiento
de la gran accin del Gobierno de Su Ma-
jestad, al devolver a la Repblica de Cuba
todas las banderas y armas conservadas en el






8o -

Museo de Artillera como trofeos de vuestras
guerras de independencia.
Probablemente no haya ninguna otra na-
cin en el mundo que sea ms capaz de una
accin tan bella y corts como Espaa. To-
dos los pases se unen en el tributo a Espaa
en reconocimiento de esta gran manifestacin
fraternal de buena voluntad, y me regocijo
con ustedes, como receptores de esos precio-
sos recuerdos de vuestro pas.
Me aprovedho de esta ocasin para expre-
sar a usted, mi querido embajador, mis since-
ros recuerdos, y para su pas mi profunda ad-
miracin.
Crame, mi querido colega, como siempre,
su ms sincero amigo.
(Firmado), Odgen H. Hammond, Embaja-
dor de los Estados Unidos.
A. S. E. Mario Garca Kohly, Embajador
de Cuba.


DEL EXCMO. SR. HIPPOLYTO ALVES
DE ARAUJO, MINISTRY DEL BRASIL

Vengo a reiterar a V. E. las efusivas feli-
citaciones que ya tuve el placer de dirigirle con
motivo del noble acto del Gobierno espaol,
restituyendo a su gloriosa patria los trofeos
conquistadors en los campos de batalla, de que
fu teatro el sagrado suelo cubano y done el
herosmo de ambas parties no tuvo lmites.







Si -

Semejante acto causme el ms vivo entu-
siasmo v es merecedor de todos los encomios,
viniendo a hacer olvidar para siempre luchas
de otros tiempos, y siendo una hermosa ma-
nifestacin ms de traditional hidalgua de la
caballerosa Espaa. Esto tendr, ciertamente,
la ms grata repercusin en las tres Amri-
cas y contribuir a estrechar an ms los la-
zos que unen a esta gran nacin con tantas
otras oriundas del mismo tronco, cuyos hilos
tienen en sus venas la misma sangre y tanto
se enorgullecen de su raza y de su origen. Ac-
tos como ste, por su espontaneidad, eleva-
cin de sentimientos con que fu practicado
y la alta trascendencia poltica, much honran
a una nacin, y merecen los ms calurosos
aplausos del mundo entero.
Como iberoamericano de los ms fervientes,
no puedo dejar de expresar a mi querido ami-
go, por estas simples lneas, la grande satis-
faccin que me ha causado la restitucin a su
querida patria de tantos trofeos, verdaderas
reliquias que sern guardadas de ahora en
adelante con todo el cario y amor por los de-
nodados hijos de Cuba.
(Firmado), Hippolito Alves de Araujo, Mi-
nistro del Brasil.







- 82 -


DEL EXCMO. SR. D. GUILLERMO DE
TORRES, ENCARGADO DE NEGOCIOS
DE COLOMBIA

El testimonio de generosa amistad ofrecido
por parte de nuestra madre comn, es una elo-
cuente prueba de la nunca desmentida caba-
llerosidad espaola. Imposible me parece que
Espaa pueda avanzar ms en el camino de
la concordia.
El noble gesto del Real Gobierno espaol
no se limita, sin embargo, nicamente a Cuba;
se extiende a todo el mundo hispanoamerica-
no, porque son unos mismos los vnculos que
unen a nuestros pueblos, y porque esta ma-
nifestacin tan significativa como espontnea,
abarca la causa continental de nuestra liber-
tad poltica.
Espaa, Excelentsimo Seor, mantendr
eternamente obligada la gratitud de nuestros
pases. Ella fund, al calor de la sangre de
sus hijos heroicos, nuestra nacionalidad, do-
tndola con ese conjunto esplndido de bie-
nes inapreciables, como son su alma y su ge-
nio, su gloriosa historic, sus tradiciones le-
gendarias y caballerescas, su religion y su
lengua imperial. Y como si todo esto fuera
poco, devuelve con mano larga a uno de
nuestros hermanos, aquellos estandartes sim-
blicos, que si bien representan la legtima







83 -
aspiracin de un pueblo a organizarse libre-
mente, tambin son algo muy espaol, muy
de nuestra raza, porque Espaa est ligada
en forma indestructible a sus hijos de Am-
rica por medio de las armaduras, los pena-
chos y los corazones de los conquistadores.
El regreso de las banderas y armas cuba-
nas, es un bello mensaje de paz, de cario y
de generosidad. Es, sobre todo, un ademn
maternal. Recibmoslo con el respeto que
merece y conservmosle con la gratitud y ve-
neracin propias de nuestra estirpe.
Aclaradas y terminadas todas las viejas
cuestiones histricas y polticas, antes exis-
tentes entire Espaa y el Nuevo Mundo, es
necesidad del present, que nuestras relacio-
nes con ella, abandonen el carcter abstract
que hasta ahora puede decirse han conser-
vado, para tornarse en realizaciones concre-
tas. Grato es pensar que esta necesidad se
halla ya en el ambience, pues es notoria y
acentuada cierta recproca orientacin.
Un important movimiento de atraccin
commercial habr de iniciarse en la prxima
primavera, con motivo de la Exposicin Ibe-
roimericana de Sevilla. Esta ser un aconte-
cimiento trascendental, no slo por lo que
en s misma represent, sino principalmente
por las consecuencias prcticas que sin duda
habrn de sobrevenir en bien de Espaa y
de las jvenes naciones americanas. Impul-







84 -
sar este movimiento con un certamen de co-
mercio international y desarrollarlo por me-
dio de esfuerzos recprocos encaminados al
fomento y cultivo de estrechas relaciones co-
merciales, es encauzarlo por sus canales na-
turales, y sobre todo, hacerlo acorde con el
espritu y las necesidades de estos tiempos.
El fomento de relaciones econmicas entire
Espaa y el Nuevo Mundo, debe ser, pues,
material de studio por parte de nuestros
hombres de Estado, pues no slo la Amrica
brinda un vastsimo campo para ejercer acti-
vidades comerciales e industriales de toda n-
dole, sino que Espaa, mediante sus actuales
recursos, se halla en capacidad de vincularse
ms estrechamente a la Amrica por medio de
los emprstitos, de 'os Bancos, de las com-
paas de navegacin, de las sociedades in-
dustriales, de los tratados de comercio y de-
ms fuentes de expansion econmica.
Volviendo al punto principal que ha origi-
nado esta comunicacin, slo me resta decir
a V. E., que si para Cuba, es motivo de re-
gocijo el retorno al hogar de sus armas y
pendones, para la Repblica de Colombia,
que orgullosa ostenta el nombre del descu-
bridor de Amrica, no es menos grato y sig-
nificativo este acontecimiento, porque vue-
cencia conoce el hondo afecto de mi pas ha-
cia vuestra Isla, prspera y afortunada, pre-
ciada joya de la familiar hispanoamericana.







85 -
Dios guard a V. E. (Firmado), Guiller-
mo de Torres, Encargado de Negocios de
Colombia.


DEL EXCMO. SR. D. EDUARDO S. LE-
GUIA, MINISTRY DEL PERU

El gesto de la Nacin espaola, devolvien-
do a la Repblica de Cuba, en reciente oca-
sin solemne, los trofeos de la guerra de
emancipacin, asume los caracteres del ms
noble y elevado smbolo de la efectiva confra-
ternidad spiritual hispanoamericana. Una
estricta valoracin recproca de los factors
histricos que determinaron las desmembra-
ciones del tronco secular, nutre y fortifica,
da a da, la conciencia racial de nuestros pue-
blos, y es prueba de ello, entire otras muchas,
este generoso rasgo de la cordialidad espa-
ola, que de manera tan feliz ha sabido in-
terpretar el Gobierno de S. M. A base de esa
cordialidad, de esa estimacin mutua, .Espa-
a y Amrica se encaminan hacia la realiza-
cin de sus altos destinos ihumanos.
(Firmado), Eduardo S. Leguia, Ministro
del Per.







-86-


DEL EXCMO. SR. D. ENRIQUE GON-
ZALEZ MARTINEZ, MINISTRY DE
MEXICO
Al devolver los trofeos arrebatados a los
patriots cubanos en las guerras de Indepen-
dencia, el Gobierno espaol ha realizado un
acto que merece las simpatas del pas de us-
ted y las de todos los pueblos hispanoameri-
canos. Me complazco en career que el Gobier-
no de Espaa quiere simbolizar con este acto
su propsito de borrar huellas de odio en el
pasado, y su intent de former ambiente pro-
picio a una inteligencia future. Yo aplaudo
con fervor tan nobles miras, tanto ms, cuanto
que evocan en m un grato recuerdo, el del
Marqus de Polavieja, Embajador Especial
de este Reino en las fiestas del Centenario de
la Independencia Mexicana, quien entreg al
Gobierno de mi Patria, en aquella ocasin
solemne, el uniform de D. Jos Mara Mo-
relos, uno de los ms ilustres caudillos de
Mxico.
(Firmado), Enrique Gonzlez Martinez, Mi-
nistro de Mxico.

DEL EXCMO. SR. D. BENJAMIN FER-
NANDEZ MEDINA, MINISTRY DEL
URUGUAY
La noticia que usted me anticip, en hon-
rosa confianza, de la devolucin de la bande-








-87-
ra de Cspedes, se ha hecho pblica, y yo
cumplo ahora la promesa de comentarla con
toda la efusin y cordialidad que se merece.
'El 30 de noviembre ltimo, en un discurso
que pronunci en el Ritz, express el deseo
de que se borren de las nomenclaturas, mien-
tras no se borran de la historic, nombres que
recuerdan hechos, para todos desagradables,
aunque tengan apariencia de gloria; pero
agregaba: No hablo de los hechos de la in-
dependencia, al menos de aquellos que he-
mos depurado todos, convirtindolos en sm-
bolo de sacrificio para una transformacin
natural y necesaria.
Hace pocos das, al hablar de la nueva po-
ltica international, en el homenaje al Emba-
jador Estrada, record que mi pas, el Uru-
guay, renunci a cobrar al Paraguay la deu-
da de la guerra entire los dos pases y le de-
volvi los trofeos, para borrar an el recuer-
do del episodio desgraciado. Perdneseme el
que haga estas citas personales, porque la
intencin es dar ms valor a mi actitud para
reconocer y aplaudir el gesto magnnimo del
Jefe del Gobierno espaol, al sacar del Mu-
seo de Artillera, para devolverla a Cuba, la
bandera sagrada, la bandera hoy doblemente
consagrada, que Carlos Manuel de Cspedes
hizo flamear en Yara en 1868, como expresin
de los ideales que su patria deba an tardar
treinta aos en realizar. Un magnfico escri-







-88-
tor de Mjico ha dicho que la bandera de
la patria no es un smbolo sin alma, que la
bandera vive.
Cuando usted reciba la bandera de Cspe-
des, cuando ella se encuentre en manos cu-
banas, ha de parecer que el alma de Cuba
alienta en ese trozo de tela, que tantos ojos
de patriots vieron moverse en 1868, como
la expresin de su fe y de su esperanza.
Ninguna otra bandera podr representar
ms ni valer ms para Cuba y para los
cubanos; porque fu saludada en el mo-
mento de la exaltacin y en la despedida final
por los patriots de Yara, porque fu tro-
feo de la guerra de Independencia, y as vivi
sesenta aos en el Museo de Espaa; porque
voluntad y manos espaolas la devuelven a
Cuba con impulso de amor y de confraterni-
dad, en das de paz y de unin spiritual.
Yo s que esta reliquia no ser para los
cubanos lo que aquellas reliquias que Calvi-
no repudi en un famoso Tratado, porque
alejaban de las gracias espirituales. No; ellos
han de ver siempre en esa bandera el smbolo
con alma de que ihabla Gutirrez Njera, que
les evocar la idea y el sacrificio del pasado,
la consagracin del present en una victoria
que debe prolongarse en lo infinito y en paz
con la sincera reconciliacin y el cordial afec-
to de los hermanos.
Yo quisiera que esta bandera fuera entire,







-89-
gada a Cuba, envuelta, como abrazada, por
una bandera espaola, con laurel, olivo, y
rosas de Espaa, y que as la recibieran y
guardaran los cubanos. El simbolismo sera
complete: la Madre abrazada a la Hija, ga-
lardonada por el laurel, por la oliva y por las
rosas, expresin de triunfo, de paz y de sa-
crificio. Al verla as, parecera realizarse la
vision del poeta, en que las banderas se unen,
se compenetran, se funden como las clarida-
des de la noche cuando forman la totalidad
supreme de la luz, y entonces vemos que ya
no somos nosotros, que nos despojamos de
toda escoria, y .que asciende, purificado, lo
que nos exalta y glorifica a todos.
A todo lo que significa esa bandera, se agre-
ga el gesto singular y admirable del Jefe del
Gobierno espaol, que es un military. Hay
que pensar en que es un military, al mismo
tiempo que un Jefe de Estado, el que devuel-
ve la bandera.
Los militares aman los trofeos; deben
amarlos con una intensidad que los hom-
bres de paz difcilmente podrn sentir nun-
ca. Por eso vale ms esta resolucin, cuyo
carcter ha de apreciarse, no solamente en
Cuba, sino en toda nuestra Amrica espao-
la y dondequiera que haya espritus capaces
de reconocer la generosidad y magnanimidad
de estos actos.
Agrego profundamente conmovido, herma.







-90-
nado una vez ms, con los amigos de Cuba,
bajo los auspicios de Mart, mi aplauso a Es-
paa y a su Gobierno, al Embajador de la
Repblica hermana, por la suerte, noblemen-
te envidiable, que le cabe y merece de recibir
la gloriosa reliquia.
Que esta sea para Cuba augurio-de dicha,
prenda de fidelidad indeclinable a las tradi-
ciones de la magnfica progenie hispana, en
que tales rasgos se produce.
Benjamin Fernndez Medina (firmado y
rubricado), Ministro del Uruguay.

Copia de la carta dirigida por el seor Mi-
nistro 'del Uruguay, D. Benjamin Fernndez
y Medina, al Presidente del Consejo de Mi-
nistros con motivo de la entrega a Cuba, por
el Gobierno espaol, de la bandera de Yara.

Excmo. Sr. President del Consejo de Mi-
nistros. y Ministro de Estado, Teniente Ge-
neral, D. Miguel Primo de Rivera.
Madrid.
SSeor Presidente y querido amigo:
Acabo de enviar al Embajador de Cuba la
carta que en copia acompao, expresando mi
aplauso y mi emocin, ante el gesto magn-
nimo y nobilsimo del Gobierno espaol, de
devolver la bandera de Cspedes. A lo que
digo en esa carta, debo agregar para vuecen-
cia, una vez ms, las felicitaciones de un ame-







91 -
ricano que se identifica con todo lo que toca
a los pueblos de su raza, de un hombre capaz
de sentir en toda su intensidad el valor de es-
tos actos, que, como dijo un compatriota su-
yo, llevan consigo la emocin del corazn que
les ha dado vida.
Creo que todos nuestros pases, adems de
Cuba, deben agradecer y celebrar el magn-
fico rasgo de Espaa. Es una nueva y valio-
ssima expresin de los sentimientos de Es-
paa para sus hijas de Amrica. Si yo tuviera
voto para ello, propondra que en esta oca-
sin y con este motivo, recibiera V. E. el
Collar de Isabel la Catlica, en que todos
nosotros queremos poner una expresin de
nuestra comn gloria. As se consagraria en
parte la obra que viene celebrando V. E., de
hispanoamericanismo verdadero y fecundo.
Quiera aceptar mis agradecimientos, en el
carcter que invoco, al mismo tiempo que mis
felicitaciones y ese voto que no dudo ratifi-
carn todos mis colegas del Cuerpo diplom-
tico americano.
(Firmado), Benjamn Fernndez y Me-
dina.,







- 92 -


DEL EXCMO. SR. D. EMILIO RO-
DRIGUEZ MENDOZA, MINISTRY DE
CHILE

La idea generosa de que la bandera de
Cuba regrese envuelta en los colors es-
paoles a la tierra en que encendi la lucha
sagrada de la libertad, tiene tambin un sen-
tido emocionante: quiere decir que Espaa
devuelve espontneamente a la Isla a que se
abrazaba a morir-prendindose pasionalmen-
te del ltimo florn de la Corona de Isabel la
Catlica-las banderas que en demand de
la emancipacin poltica estamparon sus colo-
res augurales en las perspectives inflamadas
de Cuba.
Complete ese gesto nobilsimo la obra de
vinculacin spiritual, jurdica y econmica
que, sin hostilidad para nadie, viene reali-
zndose entire Espaa y Amrica.
Pero no es eso todo; rica en significacin
tica, esa resolucin, tomada con una sobrie-
dad que vela apenas la emocin solemne del
acto, equivale a decir que si est en definiti-
va fusionada la Historia de la Pennsula y
del Nuevo Mundo, es indiferente que la in-
signia animadora de Cspedes est en Ma-
drid, cerca de la casaca aportillada de Daoiz,
o en la Habana, junto al adusto Castillo del
Morro.
He ah la significacin transcendental de







93 -
este acto, que slo puede verse entire passes
en que la nobleza es un viejo abolengo co-
mn. Luego, nada ms lgico, que la estre-
lla de Cuba regrese a su maravilloso ambien-
te pictrico entire las barras de la bandera es-
paola; formarn as un solo smbolo, see-
ro del camino de la compactacin creciente
entire los intereses actuales y los problems
del future.
Tal es la apreciacin, digamos poltica, de
la devolucin de la gloriosa bandera.
Deba terminar aqu, mi querido Embaja-
dor, pero como toda carta debe tener algo de
ntimo, me siento inclinado a dejar constan-
cia de la curiosidad emocionada que me pro-
dujo el pendn de aquellos primeros insu-
rrectos que forman el friso inicial de la liber-
tad cubana; era entonces esa bandera la mis-
ma de mi pas, con la sola diferencia de que
la estrella, en vez de aparecer en campo azul,
como la de Chile, campeaba, en la de Cspe-
des, en cuartel rojo, smbolo de guerra a
muerte por la independencia.
Todava, una acotacin personal y termi-
no: era yo un muchacho cuando la ltima
guerra de la emancipacin cubana-la de Ma-
ceo-y entusiasmado con las cargas ecuestres
en que el centauro de bronce se estrellaba bra-
vamente con los tercios espaoles, escrib las
aventuras de un mudhacho chileno que se
escap de las petrinas de su madre para ir







-94-
a guerrear por Cuba libre, y que desapareci
tragado por la manigua, perfumada y palpi-
tante.
En fin, le renuevo mis felicitaciones por la
readquisicin fraternal de los trofeos que re-
cordarn a Cuba la iniciacin temeraria de la
gesta inmortal, cuando los machetes de la
zafra se convertan en sables de pelea; en
banderas emancipadoras las sedas de los to-
cados femeninos, y en caones el cuero rese-
co de las monturas. Ruda e indomable en la
guerra, del Campeador a hoy, Espaa ha te-
nido siempre los gestos hidalgos que caracte-
rizan las grande pginas de su magnfico
historical.
(Firmado), E. Rodriguez Mendoza, Minis-
tro de Ohile.

DEL EXCMO. SR. D. GUMERSINDO
DE TORRES, MINISTRY DE VENE-
ZUELA

Se debe cantar en un libro, cuyas pginas
sern himnos a la gloria de Espaa y a la de
su Rey, el eco de gratas resonancias inmorta-
les que en todos los corazones de la Amrica
hispana ha tenido el gesto esplndido y mag-
nfico del Monarca, quien, colocndose supe-
riormente a los hechos y muy por encima de
pasiones que en otros espritus y en otras po-
cas han ejercido perturbadora influencia,







95 -
opuesta a grandeza de concepts, entreg a
la hermosa nacin cubana los trofeos que tre-
molaron en manos de los heroicos hijos de la
Antilla, espaoles tambin, que un da ludha-
ron Ihasta ofrendar su vida por el ms elevado
ideal que puede tener un pueblo, porque la
independencia y la soberana national son co-
mo el concept de la dignidad de la persona;
aqullos forman la nacin y ste el hombre.
Soy un idealista que suea con destinos de
grandeza para Espaa y para los pases de
lengua espaola; creo firmemente que muy
grande sucesos nos esperan, y as, todo
cuanto tienda a unin, que es fuerza, entire
la Espaa de Europa y las Espaas de Am-
rica, merece en mi concept absolute y de-
vota atencin. Por eso, satisfecho plenamen-
te, aplaudo al monarca de rasgos avanzados
a su tiempo; a su Gobierno, de superior al-
cance poltico; al ilustre president Machado
y al embajador, quien en el pecho sentir su
corazn henchido del legtimo orgullo de ha-
berle correspondido tan grande honor al re-
presentar a su pas con inteligencia y patrio-
tismo.
(Firmado), G. de Torres, Ministro de Ve-
nezuela.







-96-


DEL EXCMO. SR. D. M. LASSO DE LA
VEGA, MINISTRY DE PANAMA

Identificado en un todo con usted acerca
de la importancia que no slo para Cuba, si-
no para todo Hispanoamrica reviste el no-
ble gesto del Gobierno de Su Majestad, de
devolver a aquella Repblica las banderas y
armas que como trofeos de las guerras de la
Independencia cubana conservaba en su Mu-
seo de Artillera, con el mayor placer he con-
signado en un breve artculo que titulo Es-
paa siempre noble, y que le incluyo, mis
sentimientos y los de mi pas acerca del sig-
nificado y alcance del referido acto.
Le reitero mis felicitaciones por este nuevo
triunfo, que por la valiosa intervencin de
usted acaba de obtener su hermosa patria,
que viene a afianzar la confraternidad hispa-
noamericana.
Con toda consideracin me es muy grato,
a la vez que honroso, repetirme de usted afec-
tsimo seguro servidor (firmado), M. Lasso
de la Vega, Ministro de Panam.

ESPAA SIEMPRE NOBLE

Si se abriera un concurso a travs de la
Historia entire las naciones progenitoras de
pueblos para discernir cul ha cumplido me-
jor sus funciones maternales, a Espaa co-








-97-
rrespondera, sin disputes, vacilaciones ni
regateos, el puesto de honor.
Y quin habra de ser el rbitro suficien-
temente capaz, imparcial y justiciero para
fallar tan delicada y compleja contienda? Sus
propias hijas, las mismas que han saboreado
las caricias, escanciado las amarguras y com-
partido los sacrificios que la madre les pro-
digara cual lote obligado del surgimiento de
ellas, tal as como acontece en el desarrollo de
la humana criatura desde su aparicin sobre
la faz de la tierra.
Qu important los ros de sangre, los ma-
res de lgrimas, el luto y la desolacin que la
conquista, la colonia y la independencia les
impusieron ? Ya duea de sus destinos, la
Repblica no ha sentado tambin sus reales
sobre pedestal amasado con idnticos ele-
mentos? Y las que aun no Ihan alcanzado el
ngulo de reposo indispensable para su arrai-
go y florecimiento, no sufren todava, en
pleno siglo xx, las mismas torturas, desan-
gres y desfallecimientos? No han de renegar
por ello de la vida autnoma ni del goce de
su libertad, ni han de renunciar tampoco a sus
esperanzas de redencin ni sus anhelos de
paz, de fraternidad y de progress.
Lo que importa establecer es si colocados
los dolores, trabajos y males sufridos en uno
de los platillos de la balanza y los beneficios
y provechos alcanzados en el otro, de qu







-98-
lado se desva el fiel. Aun haciendo abstrac-
cin de pocas y circunstancias que eximen a
Espaa de toda culpa, a ste se inclina in-
comparablemente ms cada da y aumenta el
desequilibrio.
Si alguna duda cabe sobre tal aserto, que
tiene la sancin de los hechos consumados,
all est la Amrica proclamndolo con voz
que repercute por todos los mbitos del orbe;
veinte naciones que comparten las delicias
de la civilizacin y que con rapidez crecien-
te, aprovechando las enseanzas y el ejem-
plo de su incomparable maestra, avanzan a
ganar puesto entire los pueblos en march.
El nobilsimo acto de devolver a Cuba el
Gobierno de Su Majestad las banderas y ar-
mas tomadas a los cubanos en las guerras
de independencia, rarsimo en el mundo, pero
muy propio de la hidalgua de Espaa, es la
mejor prueba de que sta conserve viva e in-
extinguible la llama del acendrado afecto que
inspir su fecunda accin civilizadora en el
Nuevo Mundo, es el mejor ments a los que
aun ponen en duda la sinceridad del hispano-
americanismo. Porque no es Cuba la nica-
mente agraciada con tal gentileza ; es el alma
misma de Amrica la que recibe aquel bau-
tismo de olvido, de reconciliacin y de con-
cordia, que tan slo puede ofrecer el corazn
de una verdadera madre.
Por eso, el alegre coro de alabanzas que







-99-
el agradecimiento pone en boca de las hijas
polticamente emancipadas del solariego ho-
gar, pero unidas a l por los dulces e indiso-
lubles lazos del ms santo de los amores.
En mi double carcter de americano y de re-
presentante de una nacin que tiene a honor
y a orgullo su ilustre abolengo hispano, rue-
go al distinguido colega y apreciable amigo
doctor Garca Kohly, que acepte a nombre de
su patria las entusiastas congratulaciones de
aquel pueblo hermano y el profundo regocijo
que lo embarga. (Firmado), M. Lasso de la
Vega, Ministro de Panam.


DEL EXCMO. SR. GENERAL D. JOSE
M. PERALTA, MINISTRY DE EL SAL-
VADOR
El gesto del Gobierno espaol al devol-
ver a Cuba los mal llamados trofeos, me-
jor dicho recuerdos,, de una lucha entire
hermanos que defendan ideales en pugna,
aunque igualmente elevados, al mismo tiem-
po que confirm la legendaria nobleza de los
ihijos de Espaa, acusa una mejor compren-
sin de la Historia y de los intereses de las
veinte naciones que hablan la sonora lengua
de Castilla, viniendo a ser tan digno rasgo
algo as como la aurora de un da esplendo-
roso en la vida de los pueblos hispanoameri-
canos.







I00 -

Porque las guerras que ensangrentaron el
suelo de Amrica en su justsimo empeo de
independizarse de la Metrpoli no fueron
sino episodios de la lucha heroica que el pue-
blo espaol sostuvo por la libertad a travs
de los siglos, ora acaudillados por Pelayo
contra el moro invasor, ora afilindose en las
huestes de Padilla para combatir el absolutis-
mo del Csar Carlos V, o levantndose en
masa para arrojar del suelo sagrado de la pa-
tria a los poderosos ejrcitos de Bonaparte.
Ha sonado la hora de la comprensin y de-
bemos career que el hispanoamericanismo en-
tra en una nueva era que promete ser fecun-
da en beneficios para los pueblos de habla y
sangre espaolas.
El reciente tratado commercial celebrado en-
tre Espaa y Cuba, a base de una bien en-
tendida fraternidad, inicia felizmente un cam-
bio radical en el rumbo de las relaciones de
la madre patria con sus jvenes hijas de
Amrica, y los hombres que supieron llevar-
lo a cabo, no slo son acreedores a nuestra
gratitud: merecen bien de la raza.
(Firmado), J. M. Peralta, Ministro de El
Salvador.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs