• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 La reforma de la constitucional...
 Innovaciones fundamentales
 Bases de la reforma
 La constitucion de 1924
 Index
 Back Matter






Group Title: reforma constitucional de Honduras
Title: La reforma constitucional de Honduras
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081305/00001
 Material Information
Title: La reforma constitucional de Honduras
Physical Description: 2 p. l., 7-155 p., 2 l. : ; 23cm.
Language: Spanish
Creator: López Pineda, Julián, 1879-
Publisher: Ediciones Estrella
Place of Publication: París
Publication Date: 1936
Copyright Date: 1936
 Subjects
Subject: Constitutional law -- Honduras   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Notes
General Note: "Erratas notables": slip inserted.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081305
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAQ8413
oclc - 01065800
alephbibnum - 000142259
lccn - 44044099

Table of Contents
    Half Title
        Page 5
        Page 6
    Title Page
        Page 7
        Page 8
    La reforma de la constitucional de Honduras
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Innovaciones fundamentales
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Bases de la reforma
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    La constitucion de 1924
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Index
        Page 157
        Page 158
    Back Matter
        Page 159
Full Text








ui Reform consiluoionel de 0oU1?Oas







JULIN LPEZ PINEDA
< #y-- - b 19 9










La Reform Conslit ioonal de Honauras













PARIS
EDICIONES ESTRELLA
J. Solsona, 9, rue Hall
1936













AUTOGnAPHEO












la Reforma consiliouional Ile lonluras







I.


MISSION DE LOS LEGISLADORES
CONSTITUYENTES


Se anuncia que una nueva Constitucin habr
de drsele a la Repblica.
Es decir, el Pueblo Hondureo ha decidido cons-
tituir de nuevo la Repblica.
Porque no est bien constituida segn la Carta
Fundamental de 1924.
Y es necesario rehacer esta Carta conforme a las
aspiraciones del Pueblo Hondureo.
Constituir una Repblica es organizarla en sus
bases fundamentals.
La reform que se anuncia ha de crear los r-
ganos de la Repblica y ha de asignarle a cada
uno de ellos su funcin.
Ha de establecer las instituciones y los princi-
pios del nuevo organismo.
La tarea de los legisladores constituyentes es de
las ms escabrosas y delicadas que los hombres
pueden asumir.
Las especulaciones de los filsofos y las luchas










JULIN LPEZ PINEDA 11


II.


CONSTITUTION DE LOS PUEBLOS ANTIGUOS


La constitucin primitive de todos los pueblos,
sin distincin de razas ni de lugares, fu la fami-
lia. Despus la tribu, reunin de families. Despus
el municipio, reunion de tribus.
La constitution de estas agrupaciones era muy
sencilla. El jefe de familiar, como el jefe de tribu,
como el jefe de municipio, en ejercicio del Go-
bierno, tenan por misin: mantener el orden in-
terno de la comunidad, dirigir el trabajo, distri-
buir los medios de vida y organizer y dirigir la
defense del grupo contra las agresiones de fuera.
Al evolucionar la sociedad, formando agrupa-
ciones ms extensas, el Gobierno de la comunidad
tuvo siempre las mismas funciones que el jefe de
familiar, de tribu o de municipio. Y estas funcio-
nes, que son de derecho natural, son las mismas
en las organizaciones de los diferentes pueblos en
la Edad Antigua, en la Media, en la Moderna y en
la Contempornea.
Pero si, en principio, las funciones son las mis-
mas, al reglamentarse su ejercicio, se han modi-










12 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


ficado profundamente, sustituyendo la igualdad
primitive con una desigualdad que ha dividido y
subdividido al pueblo en classes sociales, llegando
hasta a desconocerse la personalidad humana de
una gran parte de los miembros de la sociedad.
Desde que se introdujo el privilegio en la cons-
titucin de las sociedades humans a favor de
grupos difercnciados por los bienes de fortune o
por la carencia de stos, las funciones del Gobier-
no se desnaturalizaron, y la justicia natural fue
sustituida por la justicia legal. Fue sta la que
consagr el privilegio, es decir, la desigualdad de
los derechos humans.
Las constituciones de los pauses de la antige-
dad, aun las ms avanzadas como las democracies
de Grecia y Roma, consagraron la desigualdad de
derechos de los individuos de la especie humana.
Y no slo consagraron la desigualdad, sino que
desconocieron los derechos de una gran parte de
los series humans: los esclavos, los ilotas, los pa-
rias. Y a la clase social llamada plebe (jornaleros,
proletarios, comerciantes, artesanos) se le reco-
nocan derechos politicos, pero no se le permita
el ejercicio de cargos pblicos. Solamente los que
posean bienes podan aspirar a la magistratura.
En Grecia no fue sino por la reform constitu-
cional de Aristides que la clase plebeya (el pueblo)
tuvo acceso a los puestos pblicos. Esta reform
fue consagrada por el Partido Democrtico a cuya
cabeza figuraban Efialto y Pericles. La reform
constitutional de Pericles restringi el poderlo de
los ricos y proporcion a los pobres los medios de
adquirir riquezas y de educarse para intervenir en
los negocios del Estado.









JULIN LPEZ PINEDA 13


Con esta reform la democracia antigua lleg a
su ms alto grado de perfeccin. Sin faltar a la
verdad histrica, puede afirmarse que la democra-
cia liberal de los tiempos modernos no es superior
a la democracia de Pericles sino solamente en la
institucin del sufragio universal y en la libertad
de conciencia.
En Roma, la democracia era tambin un sis-
tema de privilegios para las classes sociales favo-
recidas por la fortune. La plebe, como en Grecia,
gozaba del derecho de ciudadana, pero no poda
intervenir en el ejercicio de la magistratura. Los
magistrados reunan al pueblo en asamblea para
que aprobara o improbara las leyes referendumm).
Pero esta intervencin que se le otorgaba al pueblo
no era otra cosa que malabarismo con el cual se
le daba la ilusin de un poder soberano. El pueblo
no tenia representacin en el Gobierno. La tuvo
cuando se instituyeron los tribunos de la plebe.
Pero esta institucin no les di a los plebeyos el
derecho de ejercer puestos pblicos. No fue sino
en las postrimerias de la Repblica cuando el po-
der de la plebe se impuso con Mario, General sur-
gido de ella y que lleg a ocupar la ms alta ma-
gistratura del Estado (Cnsul). Este triunfo de la
clase popular fue la iniciacin de la guerra civil
por la rivalidad entire Mario, representante del
pueblo, y Sila, representante de la aristocracia. La
Repblica fue ahogada en la guerra civil y en la
anarqua. Julio Csar recogi la herencia.
Indudablemente fue Pericles quien tuvo una
vision ms certera de la democracia en los tiempos
antiguos. Manteniendo la division de la sociedad
en las cuatro classes que haba establecido la Cons-









14 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


titucin de Soln, declare la igualdad de todas las
classes sociales ante la ley. Pero, comprendiendo
que esta declaracin habria de ser ineficaz si no
se le proporcionaban a la clase plebeya los medios
de hacer efectivos sus derechos, dict leyes de ca-
rcter social y econmico para remediar en parte
las desigualdades que resultaban de la posesin
de la riqueza y de la cultural por las tres classes
privilegiadas. Conforme a estas leyes, inici gran-
des trabajos financiados por los ricos para que los
pobres tuvieran ocupacin y la oportunidad de
elevarse por sus mritos y capacidades. Adems,
emprendi la construccin de numerosas obras de
utilidad pblica y de embellecimiento, por cuenta
del Estado, en las cuales los desheredados de la
fortune tuvieron oportunidad de trabajar, ganar
dinero y dar a conocer su habilidad tcnica y ar-
tistica.
El gran reformador ateniense fue el iniciador
afortunado de la economia dirigida, que es una
novedad de loi tiempos modernos. Comprendi
que la parte medular de toda constitucin social
consiste en proporcionarle al pueblo los medios de
ganar su pan material y spiritual. Que frente a
un pueblo satisfecho por la seguridad de su bien-
estar, los demagogos pueden desgaiitarse, sin en-
contrar odos dispuestos a escuchar sus palabras
mentirosas.
El Siglo de Pericles, tan cantado y sonado, tiene
su justificacin en la obra poltica, social, econ-
mica y artistica del insigne ateniense. No obstante
haber destinado tres mil talents a la construccin
de los grandes monumentos artisticos que son to-
davia gloria de la civilizacin griega, y por lo cual









JULIN LPEZ PINEDA 15


la demagogia impenitente le acus de malversa-
cin de los fondos pblicos, cuando esas obras
inmortales fueron terminadas, el Tesoro Pblico
tena en sus cajas una existencia de seis mil talen-
tos. Con lo que prob Pericles que una economa
national dirigida por el Estado en beneficio de
todos los habitantes de una nacin, y no en bene-
ficio de los privilegiados, es el mejor medio de
promover la prosperidad, de mantener la paz y
el orden y de enaltecer la dignidad humana por
el trabajo y la cultural.
En los ltimos tiempos, y principalmente ante
la crisis econmica mundial que comenzara en
1929 y que no terminal an, los estadistas van com-
prendiendo el fracaso de la economa liberal y
que, por consiguiente, es indispensable que el Es-
tado organic y dirija la produccin de riqueza,
controlando las fuentes de ella : agriculture, in-
dustria, cambios, comercio. Con diferentes ten-
dencias y matices, tenemos la economa dirigida
en Rusia, en Italia, en Alemania, en Turqua, en
Portugal, en Espaa, en los Estados Unidos, en
Mxico. Y los pases que mantienen su economa
en rgimen liberal, se han visto obligados a dictar
leyes que le dan al Estado una ingerencia cada
vez mayor en la direccin de la produccin nacio-
nal, como Inglaterra, Francia, Blgica, Holanda,
Suecia, Dinamarca, Tchecoeslovaquia, Polonia,
Suiza, Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, Ecua-
dor.
En rgimen liberal, el Estado no es sino un
agent de polica que tiene el deber de garantizar
y proteger al productor de riqueza. Este rgimen
ha hecho ilusoria la igualdad ante la ley y ha con-
vertido a los Gobiernos en verdaderas oligarquas.









16 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


El Estado, no solamente debe tener la obli-
gacin de garantizar la propiedad y el libre ejer-
cicio de la agriculture, el comercio y la industrial,
sino tambin la facultad de controlar la economic
national en todos sus aspects. Slo otorgndole
esta facultad, podria, en justicia, exigirsele la obli-
gacin de proporcionarles a todos los habitantes
el pan material y spiritual a que tienen derecho.
Organizada la produccin, mediante leyes justas
que consultaran los intereses del capital y del tra-
bajo, quedara, desde luego, establecida la igual-
dad ante la ley en el terreno prctico, en el terreno
de la realidad, porque todos los habitantes de la
Nacin tendran, no solamente la capacidad legal,
sino tambin los medios de ejercitar sus derechos.
El pueblo habra conquistado su bienestar, y nada
tendra que esperar de los redentores politicos que
hacen su fortune incitndole a la revuelta en
nombre de la libertad y del derecho.










JULIN LPEZ PINEDA 17


III.


CONSTITUTION DE LOS PUEBLOS MEDIEVALES


En la Edad Media el tipo de constitucin gene-
ralizado es el feudalismo. La organizacin feudal,
de origen germnico, tuvo su expresin ms aca-
bada en Francia y en Espaa.
El feudalismo no es sino la continuacin del
podero de las classes privilegiadas con la propie-
dad de la tierra y que constituan la aristocracia
de la antigedad, dominando sobre la masa des-
poseda. Pero en la antigedad hubo tiempos en
que una democracia conventional le daba al pue-
blo la ilusin de la igualdad ante la ley. En tanto
que, bajo el feudalismo, la aristocracia asumi un
poder absolute e indiscutido sobre la gran masa
de hombres sin tierra.
Las luchas polticas de la Edad Media se desar-
rollan entire unos nobles contra otros o entire el
poder real y la nobleza ensoberbecida. El pueblo
era vasallo del seor, y en gran parte estaba adhe-
rido a la tierra de ste trabajando para l.
La institucin del feudalismo era muy sabia en
cuanto mantena la complete sumisin del pueblo,










18 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


que se consideraba feliz de tener seguro el pan en
las mismas condiciones que las bestias, las cuales
trabajan para el dueo que les da la pitanza.
La constitucin feudal era muy sencilla y muy
prctica. Los aristcratas formaban una clase
social subdividida en categoras, segn sus ttulos
nobiliarios y segn la cantidad de tierra que po-
sean. Cada aristcrata tenia sus vasallos, pero a
la vez cada aristcrata era vasallo de otro ms
poderoso, escalonndose el vasallaje hasta llegar
a la cima que era el rey. Pero el rey puede decirse
que era un seor nominal, pues la soberana era
ejercida por la Gran Nobleza, acaparadora de la
tierra. Sin embargo, el vasallaje de los seores
consistia solamente en la obediencia debida al
seor ms fuerte. Era, podra decirse, un vasallaje
de carcter politico. En cambio los otros vasallos,
los que constituan la masa de hombres sin tierra,
los que vivan adheridos a la tierra del seor, los
habitantes de los centros de poblacin, artesanos,
obreros, artists, comerciantes, carecan de todo
derecho y no tenan ms que obligaciones, a saber:
labrar la tierra en beneficio del seor, seguir a
ste en la guerra, pagar los impuestos y obedecer
en toda empresa las rdenes del amo. Los campe-
sinos, adheridos a la tierra del seor, se llamaban
siervos de la gleba, y eran en realidad esclavos.
En la aristocracia medieval jugaba el clero cat-
lico un rol de primer orden. Los altos dignatarios
de la Iglesia eran potentados, grandes seores
feudales a quienes les rendan vasallaje los otros
seores, el pueblo y los siervos de la gleba. En la
constitucin feudal fue el clero una de las institu-
ciones bsicas, un organismo poderoso en la poli-










JULIN LPEZ PINEDA 19


tica, y cuya influencia dominadora en los nego-
cios pblicos se mantuvo inclume hasta la Revo-
lucin Francesa. Y aun ms all.
Las constituciones feudales variaban en sus de-
talles, segn el pas y segn las influencias hist-
ricas y de raza. Pero su fondo era el mismo en
todas parties. El fondo es la dominacin de la aris-
tocracia, propietaria de las tierras, sobre la masa
popular desposeda de bienes territoriales.
El fundamento jurdico del feudalismo es el do
ut facias. El seor daba la tierra, y el vasallo se
adhera al seor para servirle con su persona, con
sus intereses, con su familiar y con todos los hom-
bres adscritos a la tierra que reciba como feudo.
La Ley 1"., Tt. 26 de la Partida 4'., define asi el
feudo : Bien fecho que da el seor a algund
home, porque se torne en vasallo, e el faze ome-
nage de le ser leal.
Este hombre que reciba el feudo era vasallo
del dueo de la tierra, pero a la vez el seor de
todas las gentes que habitaban en el territorio feu-
dal y que, por lo mismo, pertenecan al seor en
calidad de siervos de la gleba o en calidad de ple-
beyos habitantes de las ciudades.
Algunos propietarios independientes se consti-
tuan voluntariamente en vasallos de un gran se-
or, otorgndole el dominio director de sus tierras
a condicin de que el seor los defendiese contra
las asechanzas de otros seores ms poderosos.
Segn las Partidas dar pueden o establecer
feudo los emperadores e los reyes e los otros gran-
des seores . Otros contina el texto pue-
den dar en feudo los arzobispos e los obispos e
los otros perlados de santa eglesia aquellas cosas
que los antecesores acostumbraron a dar.










20 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Un feudo solamente poda ser obtenido por los
nobles. Lo cual quiere decir que los plebeyos no
tenan derecho de gozar de la tierra sino que-
dando adheridos a ella en condicin de siervos.
La organizacin feudal tena carcter politico,
military, social y econmico, todo subordinado a
la dominacin de la nobleza sobre la masa que
careca de derechos politicos.
La tierra fue siempre la base de la soberana
ejercida por la nobleza y el clero en la sociedad
feudal. Pero como no todos los hombres labraban
la tierra, en las aglomeraciones urbanas se con-
centraron las fuerzas econmicas de la industrial
y el comercio, cuyo ejercicio dio lugar a la forma-
cin de una nueva clase social que se llam en
Francia el Tercer Estado o el estado llano. De esta
clase surgi otra, la de los ricos : industriales, pro-
fesionales y comerciantes. Tal es la clase social
que se llama burguesa, cuya influencia se ha he-
cho sentir desde la Edad Media, como poder eco-
nmico, pasando por el Renacimiento, hasta cons-
tituirse en poder poltico a fines del siglo XVIII
y principios del XIX, por el establecimiento de la
democracia representative, individualista y libe-
ral, que actualmente domina en las constituciones
de los Estados, sea cual fuera la forma de Go-
bierno.
En Francia, al final de la Edad Media, al estado
llano se le reconoci el derecho de enviar diputa-
dos a una asamblea que se denominaba Estados
Generales, que era convocada cuando el rey lo
tenia a bien y que se constitua con diputados de
las tres classes sociales entonces reconocidas : No-
bleza, Clero y Estado Llano. Los reyes de la Casa









JULIN LPEZ PINEDA 21


Valois reunan con alguna frecuencia los Estados
Generales, cuando las dificultades polticas y
financieras amenazaban la seguridad de la Mo-
narqua o del territorio.
Como se ve, la constitucin feudal, como la cons-
titucin de las sociedades antiguas, se fundaba en
el privilegio de clase. La gestin de los intereses
pblicos corresponda a la nobleza y al clero, en
tanto que la gran masa popular de la ciudad y
del campo careca de todo derecho politico, con
la nica excepcin, para el estado llano, en Fran-
cia, de hacerse representar en los Estados Gene-
rales. El ejercicio de este derecho abri el camino
a la Revolucin Francesa de 1789.









JULIN LPEZ PINEDA 23


IV.


CONSTITUTION DE LOS PUEBLOS MODERNOS



El movimiento de progress y de reform que se
conoce en la Historia con el nombre de Renaci-
miento se caracteriz, en lo politico, por la consti-
tucin de las grandes nacionalidades europeas,
mediante la concentracin del poder pblico en
las casas reinantes, ms bien dicho, en los Mo-
narcas.
En la Edad Media, el poder pblico era propia-
mente ejercido por los grandes seores de la no-
bleza, cada uno de ellos en su respective feudo.
Podra decirse que la Nacin era una federacin
de feudos a cuya cabeza se encontraba el Monarca,
un Monarca que en realidad slo ejerca una sobe-
rania nominal.
Del siglo XVI al XVIII se constituyeron las gran-
des monarquas, se unificaron las naciones euro-
peas, formndose las Potencias modernas en las
cuales el Monarca ejercia un poder absolute como
verdadero soberano.









24 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Pero esta constitucin concentrada del poder no
significaba la abolicin del sistema feudal. Signi-
ficaba solamente la restriccin del poder politico
de los seores feudales. La tierra continue siendo
patrimonio exclusive de la nobleza y el clero. La
sociedad continue dividida en tres estados : No-
bleza, Clero y Estado Llano.
Los hombres del estado llano, siendo vasallos
de los dueos de la tierra, eran libres para el ejer-
cicio de las industries y del comercio; y, aunque
pagaban fuertes impuestos, los ms inteligentes y
hbiles lograban acumular grades fortunes. Asi
el estado llano se subdividi en dos classes socia-
les : ricos y pobres. O como se dira en lenguaje
de hoy da : capitalistas y proletarios.
La agriculture era un monopolio de los seores
feudales, quienes la ejercan por medio de sus va-
sallos, los siervos de la gleba. Las industries, ex-
cepto las extractivas, eran ejercidas por el artesa-
nado, inclusas la arquitectura y las artes plsticas.
No existan las grandes industries de los ltimos
tiempos, y por lo mismo, no se conoca la desocu-
pacin. Todos los obreros encontraban trabajo en
los talleres o en las construcciones, y ganaban sa-
larios justos. De ah que no se conocieran los pro-
blemas sociales que hoy agitan al mundo.
Como se comprende, la constitucin de las mo-
narquas modernas se fundaba, como la antigua
y la medieval, en la desigualdad de los series hu-
manos en cuanto al disfrute de las riquezas natu-
rales y en cuanto a la capacidad poltica.
Desde los tiempos medievales, algunos vasallos
que se titulaban hombres libres para diferenciarse
de los siervos de la gleba excluidos de todo dere-









JULIN LPEZ PINEDA 25


cho, cultivaban por su cuenta la tierra de los se-
ores, la cual se les adjudicaba en dominio til
mediante el pago de un canon o censo. Tal era la
llamada propiedad villana. Tambin existia la pro-
piedad alodial, que se otorgaba por el rey, el clero
o los otros grandes seores, a ciertos individuos
que se distinguan en el servicio de las armas, o
bien era un derecho que se les reconoca a los ven-
cidos en la guerra, dejndoles una parte de sus
tierras para que pudieran continuar viviendo. Los
propietarios alodiales eran tambin considerados
como hombres libres, no obstante que, en la orga-
nizacin poltica, eran vasallos.
Todas las cargas para sostener el Estado pesa-
ban sobre los agricultores libres, sobre los indus-
triales (artesanos), sobre los obreros y los comer-
ciantes. No fue sino en el siglo XVIII que en cier-
tos pases, como en Francia, se establecieron al-
gunos impuestos director y generals que grava-
ban todas las fortunes y todas las actividades pro-
ductoras, lo cual dio origen a conflicts y a pro-
testas de la nobleza y el clero, classes sociales
privilegiadas que no pagaban antes ningn im-
puesto.
La constitucin de las nacionalidades modernas
no resolvi el problema del just aprovechamiento
de la riqueza por la igualdad de todos los series
humans ante la ley. En efecto, la sociedad con-
tinu dividida en classes dominantes y dominadas,
explotadoras y explotadas.
En el siglo XVIII la burguesia, constituida por
los profesionales de toda clase, abogados, mdicos,
banqueros, profesores, empleados, artesanos, cam-
pesinos ricos, habia alcanzado un gran desarrollo;









26 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


y, aunque no gozaba de ningn privilegio ni de de-
rechos politicos, su influencia era enorme en los
asuntos pblicos. Era la clase social madura para
la revolucin.









JULIN LPEZ PINEDA 27


V.


CONSTITUTION DE LOS PUEBLOS
CONTEMPORANEOS



La poca contempornea comienza, segn los
convencionalismos de la historic, al iniciarse la
Revolucin Francesa en 1789. Porque entonces
comenz en Europa la renovacin de los valores
politicos y sociales.
Propiamente la poca contempornea comien-
za en 1776, al proclamarse la independencia de
los Estados Unidos de Amrica, constituyndose
la primera Repblica democrtica. Pero es indu-
dable que fue la Revolucin Francesa la que pro-
clam los Derechos del Hombre y del Ciudadano,
consagrando as el principio de la igualdad ante
la ley y el de la libertad sin privilegios de clase.
No obstante el Imperio napolenico y la res-
tauracin monrquica, los principos de la Revo-
lucin Francesa continuaron en pie, evolucionan-
do hasta la constitucin, en 1871, de la Tercera
Repblica, que les dio vida en las instituciones y
en la prctica, despojados de utopismos.









28 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Todo el siglo XIX fue de luchas para el estable-
cimiento de la democracia representative, a base
de libertad y de igualdad ante la ley.
La democracia representative se ha venido
adoptando en todos los pauses civilizados, aun en
aquellos en los cuales se ha mantenido la monar-
qua.
Naturalmente, en las monarquias la igualdad
ante la ley es muy relative por cuanto existen cla-
ses privilegiadas por su tradicin nobiliaria.
No obstante, la constitucin de todos los Esta-
dos contemporneos es democrtica, pues en ella
se han consagrado los principios liberals, con
ms o menos restricciones. El eje de la constitu-
cin liberal es la libertad del individuo. La ley le
garantiza el ejercicio de la libertad a cada uno de
los miembros de la sociedad poltica : libertad de
pensamiento, libertad de conciencia, libertad de
trabajo, libertad de enseanza, libertad de indus-
tria, libertad de comercio, libertad de prensa, li-
bertad de adquirir bienes y de disponer de ellos,
libertad de trnsito, libertad de tomar participa-
cin en los asuntos pblicos, etc., con las limita-
ciones que la ley establece para mantener el or-
den, la paz y la armona social.
La democracia representative se organize me-
diante el sufragio universal. Como la soberana
reside en el pueblo, ste la delega en sus represen-
tantes para que la ejerzan en el Gobierno adminis-
trando los intereses de la Nacin en beneficio del
mismo pueblo.
El sufragio universal es el voto de todos los
series humans capaces de discernir. Es decir, no
es el conjunto de los miembros de una sociedad










JULIN LPEZ PINEDA 29


el llamado a ejercer el sufragio, sino nicamente
los capaces segn su desarrollo mental He ahi el
sufragio integral ertad de determiner..
Pero en la constitucin de los Estados democr-
ticos la capacidad de los electores se ha medido
por la edad y por el sexo. Los hombres de cierta
edad, dieciocho, veinte o veinticinco aos, aunque
sean analfabetos, se han considerado capaces de
discernir para la emisin del voto y capaces tam-
bin para ejercer funciones pblicas. En cambio,
se ha excluido, como incapaces, a las mujeres,
considerndolas una clase inferior de la huma-
nidad a causa del sexo, por ms que entire ellas
haya un porcentaje igual o casi igual al de los
hombres en lo que se refiere a su desarrollo men-
tal y su aptitud para discernir y para desempear
funciones pblicas.
Asi el sufragio universal se ha desnaturalizado
en las democracies representatives de tipo liberal.
No ha sido sino en el present siglo que el sufra-
gio universal ha venido consagrndose integral-
mente en algunos pases, reconocindole a la mujer
los mismos derechos polticos que al hombre. Y
se ha visto en la prctica que el reconocimiento
de los derechos politicos a la mujer no ha pertur-
bardo en nada el orden social, al contrario, ha con-
tribuido a consolidar la democracia y a darle ms
impulso al progress de los pueblos con el concurso
de la capacidad femenina.
La democracia liberal, es decir, la democracia
de tipo individualista, con sufragio femenino o
sin l, con el voto de los analfabetos o sin l, debe
considerarse como el supremo xito de la llamada
clase burguesa que comenz a constituirse en la










30 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Edad Media y que alcanz la plenitud de sus dere-
chos en el siglo XIX.
Al lado de la democracia individualista, ms
bien dicho, dentro de ella, se ha venido desarro-
llando la democracia socialist, la cual se est en-
sayando como rgimen poltico, desde 1918, en
Rusia, con la constitucin de la Unin de las Re-
pblicas Soviticas Socialistas.
Esta democracia socialist se funda en el dere-
cho que tienen todos los series humans al disfrute
de la riqueza national. Condena, por lo mismo, el
acaparamiento de los medios de produccin, los
cuales pertenecen a la sociedad y son administra-
dos por el Estado. Tal es el socialismo integral.
El sistema liberal es el Gobierno de una clase
privilegiada por el talent, por la educacin o por
la riqueza. Esta clase, en teoria, gobierna en bene-
ficio de todos los miembros de la sociedad. Pero,
en el hecho, y en virtud del principio de la libre
concurrencia, que conduce a la dominacin de los
ms fuertes, gobierna en beneficio de ella misma,
garantizando con la ley sus propios intereses.
En efecto, a la masa popular se le garantizan
los derechos que tiene la posibilidad de ejercer:
el derecho de votar, el derecho de participar en los
asuntos pblicos, el derecho de trabajar, etc. Pero
no se le garantizan los derechos para cuyo ejerci-
cio le faltan los medios : el derecho a la higiene,
el derecho a la instruccin, el derecho de crear
riqueza por medio de la industrial. Los individuos
de la masa popular son los pobres que venden su
trabajo o que cultivan en pequeo la tierra pro-
pia o ajena, para poder vivir une vida miserable,
sin atractivos, sin higiene, sin educacin, sin espe-










JULIN LPEZ PINEDA 31


ranzas. Desde el moment en que un individuo de
la masa popular adquiere una profesin, un em-
pleo bien remunerado o una propiedad, que le per-
mitan vivir con cierto desahogo, pasa a pertenecer
a la clase burguesa, y goza de la proteccin que la
ley otorga a los privilegiados de esta clase.
El rgimen liberal no ha abolido las classes so-
ciales, pero ha dado a los hombres la oportunidad
de salir de la clase popular para former parte de
la clase burguesa. Este ascenso no es el resultado
de la organizacin social, sino el resultado de la
organizacin poltica. En rgimen liberal se le dan
al individuo las oportunidades, pero no se le dan,
sino escasamente, los medios. De ah que para sur-
gir de la clase popular se necesita en el individuo
un poder de lucha excepcional.
El rgimen liberal ha consagrado la implacable
struggle for life, el principio de la lucha por la
vida, segn el cual no triunfan sino los fuertes, es
decir, los mejor dotados y los mejor preparados,
que son una pequea minoria en toda sociedad.
En rgimen socialist, en virtud de la organi-
zacin social, a base de leyes justas e igualitarias,
todos los miembros de la sociedad tienen garan-
tizados sus derechos, y cada uno de ellos dispone
de los medios indispensables para mejorar su con-
dicin fsica y mental y poder cumplir asi su des-
tino human. Es decir, se establece la igualdad
social que consiste, no en la libertad de luchar
contra el prjimo y de abatirle, sino en la libertad
de disponer de un minimum de bienestar por el
albergue, por la salud, por la nutricin, por la
cultural.
El sistema liberal puede conservarse en sus her-










32 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


mosos principios, reglamentndolos a base de jus-
ticia igualitaria. Dentro del sistema liberal se
puede establece- la democracia socialist, dictan-
do leyes para una ms racional distribucin de los
medios de vida, o sea organizando la produccin
de la riqueza de modo que todos los series huma-
nos tengan la capacidad de gozar de los produc-
tos segn sus necesidades.
El socialismo integral puede llegar a establecer
la igualdad social, haciendo de todos los series hu-
manos capaces de trabajar un ejrcito de prole-
tarios o funcionarios del Estado. Pero esta orga-
nizacin tiene el inconvenient fundamental de
matar la libertad econmica, o sea la libertad de
producer y de adquirir individualmente y para
provecho del individuo y de su familiar.
El socialismo integral no ha podido establecerse
en Rusia, a pesar de los grandes esfuerzos reali-
zados por la Dictadura del Proletariado. El Go-
bierno se ha visto en la necesidad de salirse del
principio estricto de la igualdad social, recono-
ciendo distinciones segn la capacidad de los tra-
bajadores y permitiendo la propiedad privada con
grandes limitaciones. Y es possible que, asi como
la Revolucin Francesa ha atemperado los prin-
cipios de la organizacin poltica, en el transcurso
de los aos, la Revolucin Rusa habr de atempe-
rar los principios de la organizacin social reco-
nociendo al individuo una relative libertad eco-
nmica.
En los ltimos tiempos todos los Gobiernos libe-
rales han adoptado principios socialists, traduci-
dos en leyes sociales que tienen por objeto mejo-
rar las condiciones de las masas populares, pro-










JULIN LPEZ PINEDA 33


porcionndoles medios ms eficaces para mante-
nerse en salud, para su desarrollo fsico, moral e
intellectual y para impulsar y proteger sus aspira-
ciones de progress.
Aun los pauses de rgimen liberal estricto, como
Francia, han adoptado numerosas leyes socialis-
tas, sobre todo para la organizacin del trabajo,
la proteccin de la infancia, la proteccin de los
pequeos agricultores y la proteccin de la salud.
En los Estados Unidos, pas de organizacin in-
dividualista por excelencia, como el nuestro, he-
mos visto el implantamiento de varias reforms
de carcter socialist, culminando con la reform
socialist de Roosevelt, que es un ensayo afortu-
nado de economa dirigida, desgraciadamente in-
terrumpido en su desarrollo por la rigidez de los
principios liberals de la Constitucin que garan-
tizan la libertad de industrial.
Esperamos que los legisladores de la Consti-
tuyente de Honduras han de responder a las ideas
expresadas en el decreto de convocacin, es decir,
han de suprimir los anacronismos de la actual
Constitucin y han de adoptar los principios que
den al Estado la facultad de organizer la econo-
ma national y los servicios pblicos a base de una
legislacin social just e igualitaria.











INNOVACIONES FUNDAMENTALS


I.


EL CONCEPT DE SOBERANIA


No es el caso de hacer una larga y erudita diser-
tacin, historiando el concept de soberana. Basta,
a nuestro objeto, precisar este concept como ex-
presin de la voluntad del pueblo.
La soberana, en principio, es la autarqua de
Aristteles, esto es, el poder colectivo de bastarse
a s mismo. As un pueblo que se basta a si mismo
es soberano, y como tal puede dictar l mismo las
leyes para el ordenamiento de la vida poltica y
social. Este poder de hacer las leyes no lo puede
ejercer el pueblo en masa, y ha venido en la his-
toria siendo usurpado o tomado por los individuos
ms fuertes por su inteligencia y sus recursos ma-
teriales. Pero el hecho es que las leyes siempre
han sido la expresin de la soberana, ora resida
sta en un monarca, como en las monarquas abso-
lutas ; ora en una asamblea aristocrtica, como en
el Consejo de los Quinientos en Atenas o el Sena-
do en Roma; ora en un Legislador autorizado










36 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


por la aristocracia, como Licurgo, Dracn y So-
ln ; ora en la representacin popular, como en
las democracies contemporneas.
Pero la soberana no es solamente el poder de
hacer las leyes, sino tambin el poder de ejecu-
tarlas o hacerlas cumplir y el poder de aplicarlas
para juzgar de los actos humans en conflict con
el orden social o con los intereses y derechos in-
dividuales.
De ah que la soberana se manifieste en tres
poderes supremos : el que da las leyes o Poder
Legislative; el que gobierna hacindolas cumplir
o Poder Ejecutivo; y el que las aplica para juzgar
o Poder Judicial.
Esta division de los poderes se perfil, tal como
ahora se reconoce en las constituciones, despus de
los trabajos de Montesquieu.
Entre nosotros se ha cometido el error de con-
siderar poder soberano slo al Congreso o Par-
lamento. En realidad, los tres poderes que consti-
tuyen los rganos del Estado son igualmente so-
beranos, como delegatarios de la soberania del
pueblo, y se diferencian solamente en sus funcio-
nes.
En una democracia como la hondurea y como
son todas las de Amrica y Europa, el nico so-
berano es el pueblo. Pero como ste no puede ejer-
cer directamente su soberana para constituir la
sociedad poltica llamada Estado, para dar las le-
yes, para gobernar conforme a ellas y para juz-
gar aplicndolas, la ejerce por medio de sus repre-
sentantes o delegados, quienes son los deposita-
rios de la soberania, la cual constitute asi el Poder
Pblico. Por eso se dice con toda propiedad que
el Poder Pblico emana del pueblo.










JULIN LPEZ PINEDA 37


En algunas constituciones se establece que la so-
berana reside en la Nacin, en otras se dice que
reside en la universalidad o en la generalidad de
los nacionales del Pais. Efectivamente, la sobera-
na reside en los nacionales o sea en el pueblo, to-
mado en su conjunto, con exclusion de los extran-
jeros que habitan en el mismo territorio. Puesto
que la soberana es la voluntad supreme del pue-
blo, no puede residir sino en el pueblo mismo.
La Nacin es el pueblo ejerciendo su soberana
sobre un territorio determinado. El territorio, in-
dispensable para el ejercicio de la soberana, es el
sustentculo de ella, pero no es la soberana. Por
lo cual es ms exacto decir que la soberana re-
side en los nacionales que constituyen el pueblo,
y no en la Nacin.
Decir que reside en la universalidad o en la ge-
neralidad de los nacionales es desnaturalizar la de-
mocracia, puesto que se establece una clase del
pueblo privilegiada, de la cual emana todo poder.
El pueblo es el conjunto de los series humans
que habitan en un territorio determinado, con ex-
clusin de los extranjeros. De suerte que los series
humans, hombres o mujeres, son miembros del
pueblo desde que nacen hasta que mueren, y cada
uno de ellos posee la soberana innata, que uni-
da a la soberana de los dems, expresada en los
comicios, constitute la soberana del Estado o sea
de la sociedad poltica.
Pero ocurre que algunos individuos, a causa de
su incipiente desarrollo mental, como los nios, o
a causa de enfermedades que turban su mentali-
dad, como los idiotas o los locos, o a causa de ha-
ber comprometido su libertad individual adhirin-









38 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


dose a comunidades religiosas o ejerciendo el sa-
cerdocio de alguna religion positive, carecen de
voluntad propia o la tienen muy debilitada o dis-
minuida para contribuir a la constitucin de los
poderes del Estado, y es por eso que se les consi-
dera incapaces, ya que la libertad de determinarse
es una condicin bsica del ejercicio de la sobe-
rana. Pero ellos no quedan sin derechos, porque
la ley regular los que correspondent a los nios, los
lisiados, las iglesias y las comunidades religiosas.
La exclusion de los incapaces para el ejercicio
de los derechos polticos no desnaturaliza la de-
mocracia. Pero si la desnaturaliza la exclusion de
los capaces, como ocurra en las democracies de la
antigedad, en las cuales la soberana era ni-
camente ejercida por ciertas classes sociales, que-
dando excluida la masa popular, bajo los nom-
bres de plebe, ilotas, parias, esclavos. Como ocu-
rre en ciertas democracies contemporneas, en que
se excluye del ejercicio de la soberana a las mu-
jeres, considerndolas incapaces exactamente co-
mo a los nios y a los enfermos mentales, prejui-
cio que viene de la constitucin de las democracies
surgidas a pesar de la dominacin clerical sobre
las conciencias.
Por lo expuesto, con ms exactitud y precision,
la ley constitutiva o fundamental de un Estado
debe expresar que la soberana reside en el pue-
blo o sea en los nacionales de un pais, y no en la
Nacin ni en la generalidad o universalidad de
los nacionales.
Este concept de la universalidad o generalidad
viene de Rousseau, quien en sus obras el Contrato
Social y el Origen de la Desigualdad entire los










JULIN LPEZ PINEDA 39


Hombres estableci que el origen de la sociedad
se encuentra en el consentimiento tcito de todos
los individuos que la constituyen, pero que la so-
ciedad political o sea el Estado se constitute por
la voluntad general del pueblo. La voluntad gene-
ral se manifiesta por el voto de la mayora abso-
luta de los que tienen la capacidad de votar. Este
concept de la mayora absolute de los capaces
es el que hemos adoptado nosotros en nuestras
constituciones, inclusa la actual que se trata de
modificar. Y la capacidad se ha determinado arbi-
trariamente, segn las conveniencias political de
la poca. Estas conveniencias political excluyeron
del ejercicio de la soberana a la mujer, por esti-
mar que su voluntad se hallaba supeditada al in-
ters religioso.
En nuestro Pas el inters religioso de ninguna
manera se opone al inters politico, ni constitute
un peligro para las instituciones del Estado. La
voluntad de la mujer es tan libre como la del
hombre. Y en cuanto a cultural, en nuestro Pais
el desenvolvimiento spiritual de la mujer, en ge-
neral, es el mismo del hombre. Y si la mujer no
ha tenido figuracin en la vida poltica, no es por
inferioridad spiritual, sino porque las leyes la
han mantenido al margen de la ciudadana.
Si la soberana ha de ser la expresin de la vo-
luntad del pueblo, es indispensable la igualdad de
derechos politicos de los hombres y de las muje-
res. Es tambin indispensable darles representa-
cin en los poderes del Estado a las minoras,
adoptando el voto proporcional, que es la ms jus-
ta y complete expresin de la voluntad popular.
La mayora absolute de Rousseau, es decir, la mi-









40 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


tad de los votantes ms uno, deja sin representa-
cin a una gran parte del pueblo, a la cual, desde
luego, se le desconoce el derecho de contribuir a la
constitucin de los poderes del Estado.
En resume, y concretndonos a Honduras, la
soberania integral reside en los hondureos; debe
ejercerse por los hondureos capacitados, hom-
bres y mujeres, mediante la eleccin de los repre-
sentantes del pueblo; y, al hacer esta eleccin, de-
be drsele representacin a la gran masa de elec-
tores, mediante el sistema proporcional del sufra-
gio.









JULIN LPEZ PINEDA 41


II.


LA REPRESENTATION PROPORCIONAL


El escrutinio por mayoria absolute de votos, en
las elecciones de Diputados, es de una simplici-
dad y de una comodidad asombrosas. Pero, a la
vez, es de una injusticia y de una desigualdad irri-
tantes, por ser contrario a la organizacin demo-
crtica de la Repblica.
Suponemos para el caso una eleccin en el De-
partamento de La Paz. Han de ser elegidos trees
Diputados. Supongamos que salen de las urnas
7.000 votos vlidos. Uno de los partidos obtuvo
4.800 votos, y gan as la eleccin con una mayo-
ra de 1.300 votos. Otro de los partidos alcanz
1.200 votos, y otro 1.000. El escrutinio mayorita-
rio le da los tres Diputados al partido que alcanz
4.800 votos, en tanto que los ciudadanos que vo-
taron por los otros partidos quedan sin represen-
tacin en el Congreso.
Con el escrutinio proporcional las minoras ten-
dran tambin representacin. Las cosas pasaran
as : El total de votantes, o sea 7.000, se divide por
el nmero de Diputados a elegir, o sea por 3. Te-









42 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


nemos un cociente de 2.333. Este cociente repre-
senta la cantidad de sufragios que cada ciudada-
no debe obtener para ser elegido Diputado por La
Paz. Ahora bien, el partido X obtuvo 4.800. Habr
ganado dos Diputados con 2.333 votos cada uno,
y le sobran 134 votos. El partido Y obtuvo 1.200
votos, y el partido Z 1.000. Juntando estas sumas
con el sobrante del partido X, tendremos un Dipu-
tado por las minoras, elegido por 2.334 votos. Este
Diputado seria el que aparece con 1.200 votos.
Para la aplicacin del sistema proporcional en
un Pas poco poblado como el nuestro, la Ley de
Elecciones debe establecer distritos electorales,
formados por uno, dos o tres Departamentos, con
una base mnima de 20.000 electores cada uno. Su-
.poniendo que Choluteca y Valle formaran un Dis-
trito Electoral, y se tratara de elegir dos Diputados
en Valle y tres en Choluteca, cada uno de los par-
tidos presentara, ante la autoridad y en el tiem-
po indicados por la ley, una lista de cinco Dipu-
tados, y conforme a estas listas se efectuara la
eleccin. Si los votos vlidos fueren 20.000 en to-
do el Distrito Electoral, dividiendo esta cantidad
por 5, nmero de Diputados a elegir, tendramos
un cociente de 4.000. Es decir, cada ciudadano, pa-
ra ser elegido, debe tener a su favor 4.000 votos.
Ahora bien, el partido X gan 16.000 votos, y, por
consiguiente, ha obtenido cuatro Diputados elec-
tos, en tanto que el partido Y, que alcanz 3.000
votos, y el partido Z que alcanz 1.000, han obte-
nido un Diputado electo. Las cosas pueden pasar
de otra manera, segn la cantidad de votos que
favorezcan la lista de cada partido. Pero en todo
caso, el pueblo tendr una representacin just.










JULIN LPEZ PINEDA 43


El sistema de representacin proporcional ha
sido objeto de largas discusiones. Pero los trata-
distas, en su mayor parte, lo aceptan como la ex-
presin ms just de la democracia representati-
va. Por otra parte, aceptada la justicia del siste-
ma, los tratadistas no han estado siempre de acuer-
do en cuanto a los procedimientos y detalles de su
aplicacin.
Algunos prefieren la forma uninominal, segn
la cual se presentan los candidates individual-
mente, y son declarados electos todos aquellos que
alcanzaren el cociente, adicionndose las fraccio-
nes a los candidates que hubieren obtenido ms
votos en escala descendente. Otros prefieren la
forma colectiva o de listas, que es, en nuestro con-
cepto, la ms prctica. Para este modo de eleccin
proporcional, es indispensable que la ley reconoz-
ca a los partidos como grupos eleccionarios y que
cada ciudadano pertenezca a alguno de ellos, lo
cual se observa, bajo el sistema mayoritario, en
todos los pauses, incluso en el nuestro, pues son
raros los ciudadanos que, al dar su voto, se apar-
tan de las listas que han presentado los partidos.
La ley establecera las condiciones en que un
grupo o partido tiene derecho a personeria electo-
ral.
La adopcin del sistema dara oportunidad a la
formacin de nuevos partidos en nuestro Pais, con
lo cual iria desapareciendo el caudillismo y se sua-
vizarian las pasiones political que ahora dividen
a los hondureos en bandos implacables cuya ni-
ca finalidad es la conquista de la Presidencia de
la Repblica.
Si la eleccin de Diputados lleva al Congreso la









44 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


representacin de todos los partidos, en propor-
cin a los adeptos con que cuente cada uno, nin-
guno de ellos se considerar vencido, y, en vez de
acudir a la revuelta. para satisfacer sus ambicio-
nes o para tomar la revancha, procuraria engrosar
sus filas conquistando nuevos adeptos para el
prximo debate electoral.
Como una consecuencia del sistema de represen-
tacin proporcional, en una democracia como la
nuestra, la eleccin de Presidente de la Repblica
debiera hacerse por el Congreso, pudiendo agre-
garse el concurso de compromisarios, como en
Espaa. Estos compromisarios son Diputados ele-
gidos en la misma forma que los otros y solamen-
te para que concurran con sus votos a la eleccin
del Presidente de la Repblica conjuntamente con
los Diputados al Congreso. Pero esta consecuen-
cia no es un postulado, y, desde luego, la eleccin
popular, direct y mayoritaria del Presidente de la
Repblica es compatible con el sistema de repre-
sentacin proporcional adoptado para la eleccin
de Diputados.
En Francia, la ley electoral de 12 de Julio de
1919, estableci, para la eleccin de Diputados, el
escrutinio de lista con representacin proporcio-
nal. Despus se prescindi de este sistema, y se
adopt el de mayora absolute en dos turnos. Pero
todos los aos se han presentado proyectos en la
Cmara de Diputados para volver al sistema de
representacin proporcional. Actualmente se est
discutiendo el asunto, y la Comisin Electoral de
la Cmara ha adoptado un proyecto en que se es-
tablece la representacin proporcional a base de
listas y estableciendo circunscripciones electorales










JULIN LPEZ PINEDA 45


con base mnima de 160.000 electores cada una. Pa-
ra constituir esta base, los Departamentos que no
la tengan se unirn a uno o ms Departamentos
vecinos formando una sola circunscripcin. Este
proyecto ser discutido el 13 del corriente mes
(Febrero) *) y, segn las publicaciones de prensa,
tiene todas las probabilidades de ser aprobado.
En Inglaterra, la Constitucin de 1867 estable-
ci que la eleccin de los miembros de la Cmara
Baja se hara segn las reglas de la representacin
proporcional. En Suiza se halla aceptado el siste-
ma proporcional de lista para la eleccin de los
miembros del Consejo Nacional, as como para la
eleccin de los Diputados de cada cantn. Y al
efecto, cada cantn o medio cantn constitute un
distrito o circunscripcin electoral. En Blgica,
por la ley de 1899, se estableci la representacin
proporcional, siguiendo el rgimen de Hondt, el
cual, en el Congreso de Amberes, haba tenido ya
una aprobacin unnime. Italia, en su reform
electoral de 1919 adopt el sistema proporcional
para la eleccin de Diputados, estableciendo que
cada circunscripcin se constitute por una sola
provincia o por dos provincias contiguas. Alema-
nia, en su Constitucin de 1919, admiti el sistema
proporcional para las elecciones del Reichstag y
de los miembros de la Dieta en los diversos pauses
que integran el Imperio. En Espaa, en 1921, se
present un proyecto de ley declarando ser in-


) La discusin se ha prolongado y al moment de dar a
la imprenta los originales de este libro no se ha resuelto an
la cuestin debido al obstruccionismo de los diputados ma-
yoritarios, que estn en minora.










46 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


dispensable y urgente llevar a la ley el sistema de
representacin proporcional >.
Como se ve, en las monarquas como en las re-
pblicas de ms avanzada cultural, el sistema de
representacin proporcional ha tenido acogida y
se ha convertido en ley.
Si es que los constituyentes hondureos tienen el
propsito de innovar siguiendo la trayectoria del
progress de las instituciones, entendemos que han
de dejar consignado en la Constitucin el princi-
pio de la proporcionalidad para darles represen-
tacin just a las minorias. Y la Ley de Elecciones
ha de ser reformada para adaptar sus disposicio-
nes al nuevo principio.









JULIN LPEZ PINEDA 47


III.


LIBERTAD DE INDUSTRIAL Y DE COMERCIO


En nuestras constituciones liberals, incluida la
actual, se ha mantenido el principio de la libertad
de industrial y de comercio.
Pero nos hemos olvidado de declarar, al mismo
tiempo y en el mismo articulo de la Ley Funda-
mental, las limitaciones a que debe sujetarse el
ejercicio de aquella libertad para favorecer los in-
tereses de la comunidad sin perjudicar los inte-
reses de los particulares.
Las limitaciones a la libertad de la industrial y
del comercio pueden ser de carcter financiero,
econmico y social.
Los monopolios en beneficio de personas o em-
presas particulares deben ser prohibidos. Ni por
excepcin, para favorecer las industries, son ad-
misibles dentro de un rgimen de igualdad demo-
crtica. Pero el Estado, para obtener recursos que
ha de emplear en beneficio de todos los habitan-
tes de la Nacin, tiene derecho de monopolizar
ciertas industries y ciertos comercios. Estos mono-
polios, en cada caso, sern objeto de una ley. La









48 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Constitucin establecer la facultad del Estado
para crear tales monopolios, y el legislator se en-
cargar de determinar, por la ley, cules son las
industries o los comercios que conviene monopo-
lizar. As seria possible estancar, no solamente el
aguardiente, sino toda la industrial del alcohol, que
es una de las ms vastas y de las ms producti-
vas.
Entre los instruments financieros del Estado
tienen un carcter fundamental la moneda y la
banca.
Segn los principios financieros universalmente
aceptados, aun en los pauses de organizacin rigi-
damente liberal, solamente el Estado tiene dere-
cho de hacer moneda y de ponerla en circulacin,
y esta facultad es indelegable. Por consiguiente,
ningn establecimiento bancario particular puede
emitir moneda metlica o de papel. Nuestra Ley
Fundamental debe consignar expresamente esta
limitacin de la libertad de industrial, y el legis-
lador har el ordenamiento bancario, deslindando
los derechos del Estado y los de la industrial parti-
cular de la banca.
Otra limitacin de la libertad de industrial nace
de la obligacin que tiene el Estado de impulsar
y proteger el desarrollo de la agriculture y las de-
ms industries. El Estado no podra cumplir esta
obligacin, en beneficio de la comunidad, sino
ejerciendo un efectivo control tanto en la organi-
zacin como en el funcionamiento de las empre-
sas. Naturalmente que este control no debe atentar
contra la libertad de los industriales en cuanto al
manejo de sus intereses y a la tcnica que cada
empresario desee adoptar para la organizacin,








JULIN LPEZ PINEDA 49


funcionamiento y seguridad de su industrial. La
Ley Fundamental debe establecer esta limitacin
de la libertad de industrial, y el legislator se en-
cargar de dar las leyes adecuadas a fin de des-
lindar y garantizar los derechos del Estado y los
derechos de los industriales.
Como una consecuencia de la facultad que se
le otorgue al Estado para intervenir en la organi-
zacin y funcionamiento de las industries y del
comercio, debe la Constitucin consignar expresa-
mente la obligacin que l tiene de promover el
desenvolvimiento de la economa national, organi-
zando el crdito agrcola, industrial y commercial,
creando escuelas tecnolgicas y de artes y oficios,
estableciendo granjas, talleres y fbricas models,
organizando el trabajo, rodeando de garantas al
capital y a las empresas, otorgando concesiones y
primas, legislando, en fin, sobre todas las materials
de carcter econmico y de carcter social rela-
cionadas con la economa.
Conforme al derecho de propiedad, reconocido
por la Constitucin, algunas personas naturales o
juridicas gozan de los beneficios que produce la
tierra y los dems elements que la Naturaleza
provee gratuitamente a la humanidad. Es decir, los
propietarios de esas riquezas naturales tienen el
privilegio de utilizarlas en su propio beneficio,
excluyendo a los dems series humans que tie-
nen sobre las cosas naturales el mismo derecho.
Siendo privilegiados los dueos de las riquezas
naturales, es lgico que den una compensacin a
las personas preteridas o excluidas en el goce de
su derecho. Es as que se justifican las limitacio-
nes al derecho de propiedad para beneficiary a to-









50 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


dos los miembros de la comunidad dndoles par-
ticipacin o hacindoles accessible la participacin
en el aprovechamiento de las riquezas naturales.
De ah que la Constitucin, al instituir el dere-
cho de propiedad, debe tambin establecer las li-
mitaciones de este derecho, consagrando la expro-
piacin por causes de utilidad pblica y consignan-
do expresamente que son de utilidad pblica las
obras o empresas de inters national, municipal
o social, como las que sean necesarias para el des-
arrollo de la vialidad, de la urbanizacin, de la
agriculture y de las industries.
El Estado, como administrator de los intereses
que son comunes a todos los hondureos, asume
tcitamente la obligacin de alimentar al pueblo
hondureo, sin distincin de classes sociales, ni de
confesiones religiosas, ni de partidos polticos, ni
de capacidades individuals. A todos les ha de ga-
rantizar un minimum de bienestar, segn sus ne-
cesidades.
Ahora bien, alimentar al pueblo no es solamente
proporcionarle a cada hondureo los elements
nutritivos del organismo, sino tambin los medios
para su educacin y su perfeccionamiento fisico y
mental. Cada hondureo debe gozar de los dere-
chos que son inherentes a su personalidad: de-
recho de nutricin, derecho de abrigo, derecho de
habitacin, derecho de asistencia para conservar
su salud, aparte de los otros derechos primordia-
les de vida, libertad e igualdad.
Pero el Estado no puede cumplir la obligacin
de alimentar al pueblo si no tiene la facultad de
intervenir en la organizacin y funcionamiento de
la economa national. Si el Estado no es, como









JULIAN LPEZ PINEDA 51


ahora ocurre, sino un simple espectador y agent
de polica de la produccin de riqueza, jams po-
dr cumplir aquella obligacin. Y tendremos siem-
pre la maldicin de la ignorancia, de la miseria y
del hambre. Y tendremos siempre la revuelta po-
ltica, que no ha sido otra cosa que el resultado
de la ignorancia y la miseria de las masas desam-
paradas, en cuyas ansias de mejoramiento encuen-
tran los ambiciosos de poder el acicate para con-
ducirlas a la matanza fratricida.
En nuestros prximos artculos insistiremos so-
bre estos asuntos fundamentals para la reform
constitutional que se intent con vistas a la reno-
vacin de las instituciones a fin de hacer posibles
la regeneracin y el bienestar del pueblo hondu-
reo.










JULIN LPEZ PINEDA 53


IV.


ORGANIZATION DEL BANCO CENTRAL


Por ley emitida el 18 de Octubre de 1891, se
estableci en Suiza el monopolio de los billetes de
banco. El articulo 39 de la Constitucin fue enton-
ces modificado asi:

El derecho de emitir billetes de banco y toda
clase de moneda fiduciaria pertenece exclusiva-
mente a la Confederacin.
La Confederacin puede ejercer el monopolio
de los billetes de banco por medio de un Banco del
Estado que funcionar bajo una administracin
especial, o bien conceder su ejercicio, bajo reserve
del derecho de compra, a un Banco Central por ac-
ciones, el cual seria administrado con el concurso
y bajo el control de la Confederacin.
El Banco investido del monopolio tendr por ob-
jeto principal servir, en Suiza, de regulador del
mercado de dinero y facilitar las operaciones de
pago.
El beneficio neto del Banco, deduccin hecha
de un inters o de un dividend equitativo para










54 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


el capital de dotacin o el capital-acciones y des-
pus de destinar las cantidades necesarias al
fondo de reserve, pasa a los cantones por lo menos
,en las dos terceras parties.
El Banco y sus sucursales estarn exentos de
toda clase de impuestos en los cantones.
La aceptacin obligatoria de los billetes de ban-
co y de cualquiera otra moneda fiduciaria no po-
dr ser decrelada por la Confederacin sino en
caso de necesidad en tiempo de guerra.
La legislacin federal dictar las disposiciones
relatives a la sede del Banco, a sus bases, a su or-
ganizacin y a la ejecucin de este artculo en ge-
neral.

Como se ve por la transcripcin que antecede,
hace ms de cuarenta aos que en Suiza se esta-
bleci el monopolio de la emisin de toda clase
de moneda fiduciaria, cosa que en muchos nacio-
nes no se ha realizado sino en los ltimos tiempos.
Y hay pases, como el nuestro, en los cuales los
bancos privados continan ejerciendo el derecho
de emitir billetes. Pero los legisladores de otros
pauses no han sido tan liberals como los nuestros,
que han concedido como una regalia a los bancos
privados el derecho de emitir, sin beneficio alguno
y sin ninguna compensacin para el Estado por el
privilegio que les otorgara. En cambio, los bancos
no suelen usar de liberalidad con el Estado cuan-
do ste se halla en dificultades y necesita dinero
para mantener el orden pblico o para acudir en
defense de los intereses vitales de la Nacin. Los
bancos se muestran duros y desconfiados, y opo-
nen toda suerte de obstculos para acordar un pe-









JULIN LPEZ PINEDA 55


queo prstamo, en billetes, al Estado hondureo.
que les ha obsequiado el derecho de emitir esa
moneda.
En Honduras los legisladores han contemplado
el problema bancario, algunas veces con certera
vision, y en otras ocasiones con criterio torcido
por la pasin poltica.
Ejemplo del primer caso: ~~--Decretodel Con-
greso que en 1891, en 1918 y en 1926 instituyeron el
Banco de la Repblica.
Ejemplo del segundo caso: el Decreto del mis-
mo Congress que en 1930 derog por inconstitu-
cionales los de 1891, 1918 y 1926.
La ley de 1926 autorizaba al Gobierno para con-
tratar con uno o ms bancos de los Estados Unidos
la fundacin del Banco de la Repblica. Error
gravsimo, pues un Banco privilegiado, una ins-
titucin de carcter pblico, no debe establecerse
con capital extranjero y menos con capital de ban-
cos sujetos a leyes de otro pas. El Decreto de 1920
autorizaba al Gobierno para entregar al extran-
jero una parte de la soberana national, sin com-
pensacin alguna, antes bien crendole obligacio-
nes al Estado por el dinero que el extranjero qui-
siera emplear en Honduras, a favor de privilegios
excepcionales y en beneficio del mismo extran-
jero.
La vision fue certera en cuanto al principio de
que solamente el Estado tiene la capacidad de re-
gular la circulacin de la moneda y de emitir mo-
neda fiduciaria, ejerciendo esta facultad por me-
dio del Banco de la Repblica.
El Decreto de referencia era inconstitucional por
cuanto atentaba contra la soberana de la Rep-










56 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


blica. Sin embargo, el Congreso no tom en cuen-
ta esa razn, sino la muy pueril de que no existe
expresa en la Carta Fundamental la facultad de
crear un Banco de la Repblica.
Como es sabido, el Congreso no es el llamado
a declarar la inconstitucionalidad de una ley. De
suerte que el Decreto de 1930 es tan inconstitucio-
nal como el otro. El Congreso de 1930 debi ha-
berse limitado a reformar la ley de 1926, hacin-
dola asi viable.
Un Banco Central, institucin rodeada de privi-
legios, no es un simple banco, sino un rgano del
Estado, que se destina al desempeo de un ser-
vicio pblico de vital trascendencia. Y no pierde
esta condicin aunque el Banco Central se halle
constituido exclusivamente con capital particular.
El Sr. Kmmerer, en su informed sobre la organi-
zacin del Banco Central de Chile (1926) dice asi:

< Sea cual fuere el carcter de un banco cen-
tral, siempre ser una institucin casi pblica, y,
cualesquiera que sean las dems funciones que
haya de realizar, siempre ser la principal de to-
das la de proteger el denominador de los valores
y la de mantener el mercado monetario en inte-
rs del pblico entero. Un banco que goce del mo-
nopolio de emisin de billetes, que guard en sus
arcas el grueso de las reserves de oro del Pas, que
acte como el depositario principal del Gobierno
y con el carcter de agent fiscal del mismo, y que
regule las tasas oficiales de descuento del Pas, es
ms que una institucin privada y ms que un ban-
co de los bancos. Es un depositario de la fe pbli-
ca, y ha de ser administrado con atencin prefe-
rente, no a las utilidades, sino al servicio pblico. >










JULIN LPEZ PINEDA 57


Entre nosotros existe el prejuicio de que no hay
suficiente honradez en los gobernantes para ga-
rantizar la existencia y el funcionamiento normal
de un Banco de la Repblica. La ingerencia del Es-
tado en el manejo de la institucin se ha consi-
derado peligrosa, por cuanto los Gobiernos po-
dran meter sus manos en la caja del Banco.
En pocas de disturbios politicos, el Gobierno
podra meter sus manos en las arcas del Banco
Central, como tambin en las de cualquier banco
privado. Sin embargo, en la prctica se ha visto
que, ni en los ms grandes apuros, han ejercido
violencias los Gobiernos sobre los bancos. Lo ms
que ha ocurrido es que los rebeldes de alguna fac-
cin en armas hayan exigido prstamos forzosos
a los bancos o hayan saqueado alguna de sus su-
cursales. Estos events ocurren en todos los pases
sujetos al rigor de las perturbaciones polticas o
sociales.
No es just el cargo de falta de honradez que se
hace a los Gobiernos.
Este criterio injusto respect a la honorabilidad
del Poder Pblico no es una excepcin, al contra-
rio, es comn en casi todos los pases latinoame-
ricanos. Y se ha justificado por la historic banca-
ria de algunas naciones de nuestra Amrica. Pero
la civilizacin y la cultural han hecho ya imposi-
bles las intromisiones ilegitimas del Poder Pblico
en las instituciones bancarias.
El Banco Central de Honduras habra de orga-
nizarse con todas las precauciones legales, a fin
de resguardarle contra los abusos del Gobierno,
asegurndole una efectiva autonomia en cuanto
al manejo de los intereses que estn a su cargo.









58 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Una ley cuidadosa y previsora evitara todo peli-
gro.
Entre nosotros, la institucin del Banco de la
Repblica siempre encontrar una oposicin for-
midable de parte de los intereses bien hallados
con la desorganizacin actual. Pero el legislator
debe ser implacable en defense de los intereses
de todos los hondureos. Por de pronto, lo indis-
pensable es que la Constitucin reconozca el prin-
cipio de la emisin de toda clase de moneda como
una funcin indelegable del Estado, dndole a ste
la facultad y la obligacin de hacer la reglamen-
tacin bancaria a base de un Banco Central.
Ahora bien, aunque el Banco Central es un ne-
gocio pinge para los capitalistas que quieran to-
mar acciones del mismo, no debemos esperar que
el capital particular acuda a darle vida a la insti-
tucin. Al contrario, los capitalistas, y especial-
mente los banqueros, le sern hostiles.
En tal caso, la institucin slo podra fundarse
con fondos propios del Estado. Para disponer de
estos fondos, sera indispensable que la ley creara
une renta destinada a cubrir totalmente el capital
del Banco. Con la garanta de esta renta podra
conseguirse tal vez un prstamo en el exterior,
a fin de acelerar la fundacin de este important
centro financiero.
La creacin de una renta para cubrir la totalidad
del capital, no cerrara las puertas a los capita-
listas particulares que estuvieren dispuestos a in-
vertir dinero en acciones. Al contrario, la ley de-
jara al pblico la posibilidad de comprar las ac-
ciones del Banco hasta en un cincuenta por ciento
del capital ;y acaso hasta en un setenticinco por










JULIN LPEZ PINEDA 59


ciento, porque asi se lograra eliminar la descon-
fianza de los timoratos y se suprimira el argu-
mento toral de los pesimistas y de los malinten-
cionados.
Por otra parte, los temores del pblico por la
possible intervencin ilegtima del Gobierno desa-
pareceran, en gran parte, dndoles participacin
en la Directiva del Banco a las diversas activi-
dades del comercio, de la industrial y del trabajo.
As podra haber tres Directores de parte del Es-
tado, dos de parte de las Cmaras de Comercio,
dos de parte de las organizaciones agrcolas e in-
dustriales, dos de parte de las organizaciones
obreras, de tal suerte que la influencia del Estado
en el gobierno de la institucin quedara contro-
lada por las fuerzas de la economa national en
ste representadas.









JULIN LPEZ PINEDA 61


V.


EL CRDITO TERRITORIAL


Propiamente el llamado crdito territorial no es
otra cosa que el crdito industrial. Significa, en
una palabra, poner en circulacin la riqueza inmo-
biliaria para el financiamiento de las industries.
Una institucin de crdito territorial otorga prs-
tamos a la industrial agrcola, a la industrial de las
construcciones, a la industrial de los transportes,
a la industrial minera, a todas las industries, bajo
la garanta hipotecaria de bienes inmuebles.
Entre nosotros es completamente desconocido
el crdito territorial, no obstante que nuestros es-
critores y estadistas le llaman a Honduras un pas
esencialmente agrcola. No se concibe un pas
agrcola sin crdito agrcola.
Nuestros agricultores e industriales trabajan a
merced de la usura ejercida sin freno por presta-
mistas sin conciencia que, adems de percibir un
inters exhorbitante, absorben la propiedad hipo-
tecada cuando el prestatario se halla en la impo-
sibilidad de pagar la deuda. El propietario, despo-
jado asi al amparo de la ley, desciende a la cate-









62 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


goria de proletario, de vago, de criminal o de poli-
tico, en tanto que el Estado pierde un productor
de riqueza y la familiar un broquel contra el
hambre.
La banca commercial existe, si bien funciona como
una explotacin particular de un reducido nmero
de capitalistas. Pero la banca industrial se desco-
noce por complete.
Lo cual significa para nuestro Pas el desastre
econmico.
Nuestra agriculture (inclusa la ganadera), que
debe ser la gran industrial national, se encuentra
totalmente desamparada. El Estado no le suminis-
tra ni los conocimientos o sea la tcnica, ni la
organizacin o sea el sistema de producer, ni el
capital o sea el crdito que moviliza la riqueza
inmobiliaria.
Si la nueva Constitucin de la Repblica ha de
responder a las urgencias vitales del Pas, debe
consignar la obligacin que tiene el Estado de or-
ganizar la agriculture y las dems industries, de
suministrarles la tcnica para la produccin y de
facilitarles la adquisicin del capital por medio
de las instituciones de crdito inmobiliario.
En otros pauses se han fundado instituciones de
crdito hipotecario de carcter particular, garan-
tizadas y fomentadas por el Estado. Pero ellas no
han llenado su misin sino en provecho de los
capitalistas que las financiaran. Porque se trata de
instituciones de mero lucro, cuya nica tendencia
consiste en aumentar sus ingresos a costa del sa-
crificio de los propietarios que hipotecan sus fin-
cas. Se observa que, despus de algunos aos, tales
instituciones se han enriquecido fabulosamente, en









JULIN LPEZ PINEDA 63


tanto que numerosos propietarios se han empobre-
cido agotados por la usura y por la implacable
codicia de Shilock.
Las instituciones de crdito territorial no deben
existir con fines de lucro. Y, como no habra capi-
talistas suficientemente tontos o singularmente
generosos que quisieran financial una empresa de
la cual no han de obtener mayores ganancias, nece-
sario es convenir en que las instituciones de esa
clase han de ser financiadas o apoyadas financiera-
mente por el Estado.
El legislator hondureo debe cuidar much de
que el Pas caiga en las redes de los financistas
extranjeros cuyo altruismo se propone redimir al
pueblo impulsando el desarrollo de la agriculture
y dems industries por medio del crdito inmobi-
liario establecido, se entiende, a base de concesio-
nes privilegiadas que ha de otorgarles el Estado.
En Cuba, bajo los auspicios y privilegios de una
concesin otorgada en 1910, se fund el Banco
Territorial de Cuba , institucin que el publicista
cubano Rafael S. de Calzadilla juzga as :

Con vanas y pomposas promesas de implan-
tar en nuestro pas el sistema de crdito foncier
(del fundo) del tipo francs, por virtud del cual
se daria en prstamo el numerario a los terrate-
nientes, a largos plazos (hasta de cincuenta aos
como en Francia), con mnimos inters y cuota de
amortizacin, pagaderos semestralmente, ya de-
jando sentir la accin benefactora del prstamo,
en el recto sentido jurdico de esta institucin,
como contrato de beneficencia en favor del terra-
teniente, o ya constituyndose en socio comandi-









64 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


tario del dueo del fundo, en protector de ste,
para obtener con el desarrollo del fundo, con la
nueva riqueza creada en su desenvolvimiento, una
ganancia legitima, un inters just, retirando pau-
latinamente y a largos plazos el capital, y perci-
bindolo con intereses, por amortizaciones peri-
dicas, enriqueciendo con su operacin al dueo de
la finca y, por consecuencia, al pais todo, que es
la esencia de la verdadera institucin del Crdito
foncier, se fund en Cuba la referida organiza-
cin. Mas, constituida bajo el rgimen anticubano
de la Ley Hipotecaria de 1893, que no es otro que
el al efecto inadecuado y viejo de Espaa de 1861
excepto en el procedimiento, su reform ms
trascendental), sin que fuera su objeto verdadero
la implantacin de la expuesta y benfica institu-
cin del Crdit Foncier de France en este pas, sino
la inicua explotacin de la usura con el terrate-
niente en penuria monetaria, el pobre negocio de
las iniciativas atrofiadas de lucrar con el infor-
tunio ajeno, cuid de consignar, como ley contrac-
tual de sus prstamos hipotecarios o usura puni-
tiva, la condicin resolutoria expresa del contrato
por la falta consecutive de pago de dos semestres
de intereses y amortizacin, con adulteracin de
las referidas esencia benfica del prstamo y na-
turaleza protectora del terrateniente, de las insti-
tuciones de crdito territorial, exigiendo en virtud
de aquella condicin, inexorablemente, de todos
sus contratantes el cumplimiento de lo impossible :
la devolucin del numerario prestado el segundo
ao de la constitucin del prstamo, por la reso-
lucin del contrato, con el item ms de los inte-
reses y amortizaciones vencidos y por vencer, hasta









JULIN LPEZ PINEDA 65


el complete y definitive pago, los provenientes de
la morosidad, con gastos y costas del process, sin
consideracin siquiera a su promesa y ofrecimien-
to, a todos hecho, de implantar el sistema de cr-
dito foncier, por virtud del cual (y de la ausencia
de otro medio de financiamiento) se firmaron por
los terratenientes todos sus contratos hipotecarios,
y le fueron adems concedidos todos sus privile-
gios. Y asi, por el desastre aterrador de sus milla-
res de procedimientos sumarsimos, promovidos
por consecuencia de dicha clusula y radicados
en los Juzgados de la Repblica, desde el segundo
ao de su fundacin, o sea desde 1912 en que em-
pez su labor de ruina y desintegracin social, y
en mayor volume, porque as lo demandaban las
inharmnicas conveniencias e intereses de sus capi-
talistas extranjeros (franceses), precisamente en
los periods de 1920 a 1922, de menor provision
pecuniaria y resistencia econmica en los terrate-
nientes, sus deudores, y, por nuestra desorganiza-
cin bancaria, en el pas todo, hasta hoy, pudiera
decirse que esa nefasta institucin ha tenido el ine-
vitable privilegio, consecuencia forzosa del rgi-
men vigente, agudizada por la extorsin del nume-
rario del extranjero respondiendo a conveniencias
extranjeras, y para su eterna fama, de crear el
Cementerio Territorial de Cuba, en el que, bajo
el epitafio de Ejecucin y Remate en sus tumbas
(las cartulas de sus processs, yacen las fincas
expropiadas a sus incontables victims, ayer con-
tribuyentes al Erario Nacional, a quienes arranc,
por la fuerza de la ley y en los tribunales del pais,
en nombre de la proteccin al crdito territorial,
el ms preciado bien que toda sociedad normal-
5









66 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


mente constituida y consciente debe defender en
sus components, la propiedad raz, para lanzar-
las hoy, convertidas en cargas pblicas, por con-
secuencia de tamaa iniquidad, a engrosar el
asombroso y creciente nmero de los que, ansio-
sos, recurren a las suertes de la burocracia o a las
vocingleras politiqueras, para la satisfaccin de
sus primaries necesidades, por no decir de los que
sufren las inclemencias de la pobreza o las angus-
tias de la miseria. Si se examinan los resultados
de las hipotecas aisladas constituidas por los par-
ticulares, en much menor volume, se observar
el mismo fenmeno de la prdida de la propiedad,
aunque en menor proporcin y con menor crueldad
alicada que en poder de los intereses extranjeros,
la manivela ejecutora de la hipoteca. >

El Sr. de Calzadilla terminal asi :

< El rgimen hipotecario vigente, pues, condu-
ciendo los inmuebles, en linea recta, hacia su pr-
dida o su estancamiento, es asi un rgimen disol-
vente de la sociedad y del patrimonio del native,
que ataca por sus cimientos, precisamente, lo que
debe defenders a toda costa : la propiedad raz
en poder de los naturales del pas y de los elemen-
tos que entire nosotros viven permanentemente y
aqu procrean sus families y contribuyen al soste-
nimiento de las cargas pblicas. Un sistema que
crea una sociedad de limosneros es una institucin
perniciosa para la conservacin de la nacionali-
dad.

Aunque bastante difuso el lenguaje del Sr. de









JULIN LPEZ PINEDA 67


Calzadilla, su juicio respect a las instituciones
bancarias de tipo foncier tiene la claridad nece-
saria para comprender el peligro que entraa una
legislacin imprevisora sobre tal material. Y hay
que consignar con gruesos caracteres, como un
alerta al patriotism hondureo, que todas las ins-
tituciones que se han fundado en Amrica, con ca-
pital particular, a favor de concesiones y leyes
complacientes, con el designio plausible de bene-
ficiar y proteger al propietario de bienes inmue-
bles, propiciando el desarrollo de la riqueza na-
cional, son del mismo tipo de la que describe el
citado autor cubano, aunque sean financiadas con
el dinero de los nacionales.
En Honduras no cabe otra solucin para el pro-
blema del crdito territorial que el establecimiento
de un Instituto Hipotecario financiado con fondos
pblicos, crendose, al efecto, una rent perma-
nente.
Tratando de la cuestin bancaria en articulos
que public El Cronista a principios de 1934, es-
cribimos lo siguiente:

Lo primero es una Ley de Instituciones de
Crdito, que instituya el Banco Central de Hondu-
ras y el Banco de Crdito Industrial, sealndoles
el rol que les corresponde en la vida financiera y
econmica de la Nacin y reglamentando los de-
ms institutes o establecimientos de crdito que,
en todos los pauses, constituyen los rganos de la
vida econmica.
Se dir que de nada serviria decretar una ley
en la cual se instituyeran los rganos centrales de
la Finanza y de la Economa hondureas, Banco








68 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Central y Banco Industrial, porque no hay dinero
para la organizacin y funcionamiento de esas
instituciones.
Es verdad que no hay dinero. Pero tambin es
verdad que los estadistas hondureos estn en la
obligacin de encontrar el capital que para tal
obra se necesita.
Precisamente, con la idea de sealar algn ca-
mino para la bsqueda de los fondos destinados
a las dos instituciones bsicas indicadas, hemos
insistido en las contribuciones directs.
Es relativamente fcil establecer una contribu-
cin general sobre la renta, una contribucin de
patentes, una contribucin de la cdula de iden-
tidad personal, las cuales producirian el dinero
suficiente para financial aquellas instituciones. >

El impuesto a la renta tal vez seria muy com-
plicado para Honduras. Pero, a cambio de l, po-
dra establecerse el impuesto sobre la propiedad
inmueble, tal como se halla establecido en Guate-
mala, donde el Erario percibe un tres por miller
sobre toda clase de inmuebles de la categora que
la ley indica. El product de este impuesto territo-
rial seria la renta destinada al Banco Nacional
Hipotecario o Banco de Crdito Industrial. Es na-
tural y lgico que los dueos de bienes inmuebles
contribuyan a la existencia de un institute que se
crea para beneficio de ellos mismos.
Para el financiamiento del Banco Central, que
principalmente beneficia al comercio y a las dife-
rentes profesiones, el impuesto de patentes y un
pequeo gravamen a los consumos serian muy
adecuados.










JULIN LPEZ PINEDA 69


Por virtud de una propaganda, a base de claras
explicaciones, los hondureos todos se daran
cuenta en seguida de que el sacrificio que se les
exige es convenient para su propio bienestar in-
dividual y para la prosperidad colectiva.
Por ahora solamente nos proponemos llamar la
atencin de los legisladores constituyentes sobre
la conveniencia de incluir en la Constitucin la fa-
cultad y la obligacin que tiene el Estado desorga-
nizar el crdito national en todas sus formas, a
base de aquellas dos instituciones centrales de ca-
rcter pblico.










JULIN LPEZ PINEDA 71


VI.


ASOCIACIONES COOPERATIVES


Entre los instruments sociales de la economa
sobresalen las asociaciones cooperatives, cuyo
xito no es ya una esperanza, sino una realidad
viva en todos los pases donde ellas se han im-
plantado.
Toda asociacin cooperative tiene los siguientes
caracteres :

1. Ayuda mutua de los asociados, mediante la
accin conjunta de ellos.
2. Supresin del lucro como finalidad econ-
mica.
3. Supresin de los intermediarios.
4. Capital variable e ilimitado.
5. Acciones de valor invariable pagadas por pe-
queas aportaciones.

Son las cooperatives instituciones de defense so-
cial que deben ser reglamentadas por el Estado y
gozar de la proteccin de ste.










72 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


En un tiempo las sociedades cooperatives se
consideraron como instruments del socialismo
que amenazaban el orden social capitalist. Y fue-
ron combatidas por el capitalism.
En cambio, los doctrinarios marxistas del socia-
lismo las consideraron como un invento de la clase
capitalist o burguesa para adormecer el espritu
socialist y revolucionario del pueblo.
El capitalism tena razn, por cuanto, en ver-
dad, las cooperatives son instruments de defense
social y, por consiguiente, de carcter socialist.
Pero no la tenia en cuanto a que son una amenaza
para el orden social capitalist.
Los socialists doctrinarios y radicales han cam-
biado de criterio, y ahora estiman las cooperatives
como uno de los ms valiosos elements para la
edificacin del socialism.
Los kolkhoz de la Rusia sovitica son asociacio-
nes cooperatives para la explotacin agrcola.
Existen actualmente ms de 240.000, y a ellas se
debe, en primer lugar, la colectivizacin de la agri-
cultura en la Unin Sovitica. Dada la organizacin
del Estado sovitico, las cooperatives estn regla-
mentadas bajo el principio comunista segn el
cual el Estado es el nico patron de los trabaja-
dores y el que administra y control las actividades
todas de la economa.
La organizacin agrcola sovitica comprende
dos grandes instituciones : los sovkhoz o fincas del
Estado y los kolkhoz o fincas cooperatives. Por
trmino medio, cada sovkhoz compriende 2.000 hec-
treas y cada kolkhoz 434 hectreas. Los sovkhoz
son alrededor de cinco mil, en tanto que los kolkhoz,
como ya se indic, son ms de 240.000 y represen-










JULIN LPEZ PINEDA 73


tan el mayor volume de la produccin agrcola
sovitica.
Aportamos brevemente estos datos slo para
poner de relieve la importancia prctica del coope-
rativismo.
En Alemania, desde a mediados del siglo XIX,
gracias a los esfuerzos de Guillermo Raiffeisen y
Schulze-Delitzsch, se establecieron las cooperatives
agrcolas de crdito, las cuales son ahora ms de
veinte mil. Ellas han logrado contrarrestar la usu-
ra, librando de este azote al campesinado.
En Alemania el cooperativismo en todas sus for-
mas se halla muy extendido. Existen cuatro gran-
des organizacines cooperatives : Unin de las
Cooperativas Centrales Agrcolas, Unin de las
Sociedades Cooperativas Raiffeisen, Unin Central
de las Sociedades Cooperativas Alemanas de Con-
sumo y Unin Nacional de las Sociedades Alema-
nas de Consumo, cada una de las cuales comprende
numerosas asociaciones urbanas y campesinas.
Entre nosotros es indispensable estimular el
espritu de asociacin para impulsar a las gentes
pobres a unirse en cooperatives. Y este estimulo
no debe consistir en prdicas altruistas y en ofre-
cimientos de apoyo y proteccin. Debe consistir en
una reglamentacin eficaz, en la cual no solo se
establezcan las bases y las condiciones de la orga-
nizacin, sino tambin los medios de que han de
disponer los hondureos para asociarse en coope-
rativas de produccin, de consumo, de crdito y de
ahorro.
Con pena hemos odo a algunos de nuestros es-
tadistas emitir juicios de este jaez : En nuestro
Pais no se necesitan reforms socialists. Lo nico









74 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


que se necesita es obligar al pueblo a trabajar e
infundirle principios de moral. Porque el pueblo
dispone de las tierras que quiera para cultivarlas.
Y, si vive en la miseria, es por su ancestral pereza.
A otro de nuestros estadistas le omos decir que
la corrupcin, la miseria y el desorden del pueblo
hondureo se deben al error de haber instituido la
enseanza laica.
Con dirigentes posedos de tales ideas nuestro
pueblo estara condenado a vivir eternamente en
el estado primitive en que se encuentra, a merced
de los redentores ambiciosos y crueles que le con-
ducen a la matanza colectiva ofrecindole liber-
tarle de la tirana y hacerle feliz.
No es cierto que el pueblo hondureo disponga
de tierras para sus cultivos y sus ganados. La be-
nfica y sabia institucin de los egidos no bene-
ficia a la masa del pueblo, sino solamente a unos
cuantos seores que tienen poder para servirse de
las mejores parcelas de la tierra egidal y acapa-
rarlas con exclusion de la masa desamparada, la
cual slo tericamente tiene el mismo derecho que
sus explotadores.
Con los terrenos llamados de comunidad ocurre
lo mismo. Los beneficiados son unos pocos.
Y las grandes extensions de tierra estn acapa-
radas por los latifundistas, que no las cultivan,
pero que las dan en arrendamiento a los hombres
sin tierra, obligndolos a pagar cnones exagera-
dos, hasta la mitad de las cosechas a veces.
La verdad cruda es que la gran mayora de
nuestro campesinado est constituida por siervos
de la gleba o por miserables jornaleros que no ga-










JULIN LPEZ PINEDA 75


nan al servicio del amo ni lo necesario para nu-
trirse.
Tal estado de cosas debe desaparecer, consig-
nando en la Constitucin los grandes principios
de reform social y econmica, a cuyo favor los
legisladores podrn organizer el Pais, habilitn-
dolo para la vida de justicia, de equidad y de segu-
ridad a que tienen derecho todos los hijos de
Honduras.
Las limitaciones del derecho de propiedad por
causes de utilidad pblica no deben concretarse a
las obras de carcter estadal o municipal, sino que
han de extenderse a las obras de carcter social y
econmico, entire las cuales las cooperatives ocu-
pan un lugar prominent.
Si se constituyen cooperatives para la produc-
cin agrcola, es indispensable que la ley les d
los medios de obtener la tierra y los dems instru-
mentos para producer. Y si es necesario disponer
de la tierra improductiva, para los cooperatistas
ansiosos de trabajar, la expropiacin del latifun-
dista debe hacerse en ejercicio de un derecho so-
cial, sin la indemnizacin previa que nuestras
leyes bizantinas exigen. La indemnizacin debe
reglamentarse de suerte que los productores coo-
peratistas puedan pagarla en cinco, diez, veinte o
treinta aos, para lo cual el Estado, por medio del
Banco de Crdito Agrcola, emitiria papeles repre-
sentativos del valor de la tierra expropiada, con
inters annual no mayor del tres por ciento y con
anualidades de amortizacin calculadas para ex-
tinguir la deuda en el plazo fijado.
Para estimular la produccin agrcola, el Esta-
do, no solamente debe facilitar el crdito por









76 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


medio del Instituto Hipotecario de que hablamos
en nuestro anterior articulo, sino que debe regla-
mentar las cooperatives de crdito agrcola, a la
manera de las Raiffeisen de Alemania, adoptadas
en muchos otros pauses.
Adems, debe el Estado reglamentar las coope-
rativas de consumo, rodendolas de proteccin
para que las masas consumidoras puedan defen-
derse contra la explotacin de los intermediarios,
poniendo en contact director a los consumidores
con los productores.
Por la defense de la masa popular, mediante
el cooperativismo, no entendemos la opresin de
los capitalistas, sean productores, banqueros, co-
merciantes o simples consumidores. Entendemos
que se trata nicamente de establecer el equilibrio
social por el uso equitativo de los medios de pro-
duccin, de consumo y de crdito, de tal suerte
que se elimine la servidumbre actual de la masa
y que se d a cada hondureo, grande o chico,
rico o pobre, poderoso o dbil, la posibilidad de
vivir sin ahogos y sin ignominia.
La ley ha de ser un resultado del principio de
igualdad que la Constitucin consagra. Y, por lo
mismo, ha de ser just, y para ser just debe evitar
toda opresin, sea political, sea econmica, sea
social.

Al tratar del cooperativismo hemos querido so-
lamente fijar ideas generals acerca de l, para
que se comprenda que, en la reform que se trata
de introducir en la legislacin del Pais, se dispone
de un precioso instrument de redencin social y
que debe aprovecharse por sobre todas las oposi-









JULIN LPEZ PINEDA 77


ciones y todas las protests de los intereses creados
a favor del desorden y la desorganizacin en que
hemos vivido desde la Colonia hasta nuestros
das.









JULIN LPEZ PINEDA 79


VII.


EL FANTASMA DEL SOCIALISM


La palabra socialismo es relativamente nueva.
Pero el socialismo es muy antiguo.
Todos los esfuerzos que se han hecho, desde la
ms remota antigedad, para organizer la socie-
dad humana sobre bases de justicia, caen dentro
de la concepcin del socialismo.
Los reformadores religiosos fueron a la vez re-
formadores sociales: Moiss, Man, Bhuda, Confu-
cio, Jess, Mahoma.
Los legisladores griegos: Minos, Licurgo, Soln,
Dracn.
Los filsofos antiguos: Pitgoras, Epicuro, Falea
de Calcedonia, Protgoras, Scrates, Platn, Aris-
tteles.
Todos los hombres de genio, preocupados de las
deformidades de la vida colectiva, han sido socia-
listas, por cuanto han propiciado la reform de la
sociedad para mejorar las condiciones de la exis-
tencia humana.
Minos de Creta instituy un comunismo aristo-
crtico. Licurgo, con un poco ms de vision, esta-









80 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


bleci tambin un comunismo de clase. Platn, en
su Repblica y en el Libro de las Leyes, plane
una complete organizacin comunista de los hom-
bres libres, divididos en classes sociales.
El Cristianismo fue en sus comienzos una revo-
lucin socialist. Jess anatematiz a los ricos y
exalt a los pobres, sublevndose su noble espri-
tu contra las desigualdades establecidas por los
hombres contrariando la Ley de Dios.
Los primitivos cristianos vivan en comunidades,
en las cuales se desconoca la propiedad indivi-
dual. Forma de organizacin socialist realizada
conforme a la Doctrina del Maestro.
En tiempos ms avanzados, San Clemente y
San Ambrosio proclamaron la comunidad de bie-
nes. Pelagio anatematizaba la sed de riquezas y
aconsejaba renunciar a ellas.
La insurreccin de los campesinos ingleses en
1381, pidiendo el reparto de tierras y la abolicin
de los privilegios de los nobles, fue un movimien-
to bien marcado de socialismo agrarista.
La revolucin de los anabaptistas, aunque de
carcter religioso, llev el socialismo a la prcti-
ca con Toms Mnzer, quien proclam la igual-
dad poltica absolute, la expoliacin de los pro-
pietarios y la comunidad de bienes, logrando es-
tablecer en 1524 una repblica comunista en Mul-
hausen.
Entre los escritores del Renacimiento se desta-
ca el ingls Toms Moro, Santo de la Iglesia Cat-
lica, autor del famoso libro tan difundido en su
tiempo, La Utopa, publicado en 1516, y en el cual,
bajo el disfraz de la fantasa, hizo una exposicin
complete del comunismo, reformando el comunis-










JULIN LPEZ PINEDA 81


mo de Platn, estableciendo la igualdad social y
dando la legislacin orgnica de la nueva socie-
dad.
A principios del siglo XVII, el monje benedicti-
no Toms Campanella escribi sus Cuatro Libros
de la Filosofa Real, uno de los cuales, La Ciudad
del Sol, describe una repblica comunista descu-
bierta en la imaginaria isla Tapobrana, tomando
como base las ideas de Moro modificadas sustan-
cialmente en parte. Esta obra revolucionaria al-
canz una enorme difusin, y ha inspirado indu-
dablemente a various reformadores sociales del si-
glo XIX.
En el siglo XVIII las ideas socialists se pre-
cisan en las obras de Morelly, Rousseau, Mably y
Brissot.
La Revolucin Francesa se hizo bajo la influen-
cia de los filsofos del siglo XVIII, principalmente
de Rousseau. Los dirigentes de la Revolucin, so-
bre todo los jacobinos, eran socialists. Y si en la
legislacin revolucionaria domin el liberalism,
las ideas socialists tuvieron sus representatives
en los ms altos cerebros de aquel gran movimien-
to de reform social y poltica. Mirabeau, Robes-
pierre, Saint-Just proclamaron su socialismo. Ro-
bespierre sostena que la sociedad tiene la obliga-
cin de asegurar la subsistencia a todos sus miem-
bros. La doctrine socialist de los jacobinos pro-
dujo el movimiento de los iguales encabezado por
Babeuf, que proclamaba la igualdad absolute, el
desconocimiento de la propiedad individual de la
tierra y la comunidad de bienes.
Desde la Revolucin Francesa comienza a de-
linearse el socialismo como un sistema de orga-










82 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


nizacin social bien definido. Es lo que se llama
el socialismo modern.
Pero la doctrine socialist que, en general, con-
siste en organizer la sociedad de suerte que todos
sus miembros disfruten de la riqueza segn sus
necesidades, tiene diferentes tendencies y matices
diversos.
Existe el socialismo integral o comunismo, se-
gn el cual todos los instruments de produccin
(tierra, mquinas, capital y crdito) pertenecen en
propiedad a la sociedad poltica llamada Estado,
y ste organize la produccin y dirige todas las
actividades sociales (trabajo, higiene, asistencia,
educacin, cultural) de suerte que todos los series
humans tengan la capacidad de vivir y perfec-
cionarse fisica y espiritualmente. El individuo no
es otra cosa que un trabajador, un funcionario del
Estado, que devenga un salario, con el cual paga
su habitacin, su abrigo, su alimentacin, su cul-
tura y sus diversiones.
Tal es el socialismo marxista que actualmente
se ensaya en Rusia.
Otra gran corriente del socialismo es la que, re-
conociendo el derecho de propiedad individual de
los instruments de produccin y de los produc-
tos, anatematiza la desigualdad en el disfrute de
la riqueza, y proclama una distribucin equitati-
va y just de los medios de vida y de cultural, pro-
piciando limitaciones al derecho de propiedad y a
la libertad de industrial y de comercio en benefit*
cio del conglomerado social. Para realizar este
ideal de justicia distributiva, el Estado asume la
direccin de la economa y de todas las activida-
des sociales. El Estado organize y control la pro-










JULIN LPEZ PINEDA 83


duccin, vela por la salud de todos los miembros
de la colectividad, difunde en ellos la cultural, les
proporciona los medios para una existencia digna
y los defiende contra los accidents del trabajo,
contra las incapacidades de la infancia y la vejez,
contra los elements aniquilidores de la energa
fsica y mental.
En nuestro Pas el socialismo ha inspirado rece-
los y temores. Es un fantasma que llena de pavor
a las gentes ignorantes y que sirve a los magnates
para mantener su dominacin sobre la masa ex-
plotada y desamparada.
Cuando, en cierta poca de transicin poltica,
se nos encomendara la direccin de un diario go-
biernista, el Sr. Ministro de Gobernacin nos di-
jo : El Sr. President quiere que usted dirija el
peridico, pero cuidado va usted a hablar en l de
cooperatives y colonies agrcolas . En aquel tiem-
po, comprendiendo que el terreno era estril para
una siembra socialist, hacamos tmidamente
nuestra propaganda de reform social proclamando
la necesidad de establecer el cooperativismo y de
crear colonies agricolas organizadas bajo el sis-
tema cooperatista. He ah el motivo de las sanas
advertencias del Sr. Ministro.
Ahora parece que ha cambiado el criterio de
nuestros dirigentes, que ya no ven en el socialis-
mo un fantasma aterrador, a juzgar por los trmi-
nos del Decreto de Convocacin para elegir Dipu-
tados a la Constituyente, asi como tambin por la
inspiracin revolucionaria de algunos artculos de
prensa en que se aboga por una reform radical
de la Constitucin, adoptando las conquistas so-
ciales alcanzadas en otros pases.










84 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Lo cual no nos sorprende, porque la capacidad
y la comprensin constituyen en Honduras la re-
gla general. Si el pueblo ha permanecido indife-
rente ante las reforms de carcter socialist, ello
se debe a la falta de vulgarizacin y difusin de
las ideas. Nuestros estadistas y escritores han de-
dicado sus talents a las luchas polticas con vistas
eleccionarias y de mando. No se han preocupado
de hacer compaas de reform social. Y, natural-
mente, el pueblo ha absorbido el virus de la poli-
tiqueria, y no se ha dado cuenta de lo que con-
cierne a sus intereses sociales.
Tenemos fe en que nuestros legisladores cons-
tituyentes han de encontrar el camino ms llano
para arribar al xito que el pueblo hondureo
tiene el derecho de esperar de ellos. Habrn obte-
nido tal xito si consignan en la Constitucin los
principios bsicos de la reform legislative que ha
de realizar en seguida el Congreso Nacional.










JULIN LPEZ PINEDA 85









VIII


DERECHOS DE LAS MUJERES



En nuestra legislacin se les reconoce a las mu-
jeres los mismos derechos civiles que a los hom-
bres. Conquista que todava no ha logrado Fran-
cia, no obstante su Gran Revolucin.
Pero nuestras mujeres no gozan de derechos po-
lticos. Segn la ley hondurea, las mujeres care-
cen del derecho de ciudadana, es decir, no son
capaces de desempear ningn empleo pblico ni
de elegir ni de ser elegidas para el desempeo de
ningn cargo de eleccin popular.
Es una inconsecuencia de la ley hondurea. Por-
que si la mujer es apta para ejercer sus derechos
y cumplir sus obligaciones en la vida civil, tam-
bin debe serlo para ejercer sus derechos y cum-
plir sus obligaciones en la vida poltica.
Pero no se trata de demostrar la capacidad pol-
tica de la mujer, que ya est demostrada hasta la
saciedad en la teora y en la prctica. Se trata de
que la ley la desagravie reconociendo en ella a un
sr inteligente de la misma naturaleza que el hom-










86 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


bre, otorgndole los derechos que en poltica le
correspondent.
En Paris, hace poco ms de un ao, un diario
conservador hizo una campaa para el sufragio
femenino, y demostr que actualmente los ms al-
tos representatives de la intelectualidad francesa
son mujeres.
El Profesor Duguit, cuyo texto de Derecho P-
blico ha sido adoptado en nuestra Facultad de Ju-
risprudencia y Ciencias Polticas, estima la nega-
cin del derecho del sufragio a las mujeres como
un absurdo que desnaturaliza la nocin del sufra-
gio universal. Dice: La mayora de los pases que
admiten el sufragio universal excluyen todava,
sin embargo, a las mujeres del derecho del sufra-
gio. No hay razn lgica para tal exclusion. No
puede esto explicarse sino por la persistencia de
un estado social anterior, en el cual las mujeres,
recluidas en las funciones de la economa doms-
tica, se consideraban como extraas a las cosas
de la vida pblica. Era la concepcin romana adop-
tada por el Cristianismo y que Esmein pretenda
explicar como consecuencia natural de la division
del trabajo entire los dos sexos. Mas esa concep-
cin, que ha persistido sobre todo en los pauses la-
tinos, no responded ya al estado moral y econmi-
co de nuestras sociedades >.
En nuestras democracies, constituidas segn los
principios de la Revolucin Francesa, la exclusion
de la mujer, tanto del ejercicio de los derechos ci-
viles como del ejercicio de los derechos politicos,
se ha debido principalmente al antagonismo entire
la concepcin democrtica y la concepcin reli-
giosa. El liberalism anticlerical ha temido una









JULIN LPEZ PINEDA 87


reaccin contraria a los principios de libertad y de
igualdad ante la ley, si las mujeres pudieran ser-
virse del voto para la constitucin de los poderes
pblicos. A causa de su sentimiento religioso, se
ha considerado a las mujeres adheridas al clero.
Temor que tuvo su razn de ser cuando las Igle-
sias estaban unidas al Estado y la supersticin re-
ligiosa dominaba en las masas. Pero ahora, sobre
todo en Honduras, la supersticin religiosa ha des-
aparecido tanto en los hombres como en las mu-
jeres, y el sentimiento religioso, que existe en am-
bos sexos, no influye para nada en las elecciones.
Prcticamente, en Honduras las mujeres ejercen
la misma actividad poltica que los hombres, en
las justas electorales. Ellas intervienen en las pro-
pagandas por medio de clubs, de manifestaciones
populares, de discursos y articulos de prensa, ha-
ciendo ostensibles sus opinions y alentando a los
hombres para que voten por este o aquel candi-
dato. Y jams se les ha ocurrido a las mujeres
hondureas intervenir en favor de candidates
reaccionarios o clericales.
En cuanto al cumplimiento de sus deberes cvi-
cos, las mujeres hondureas son tan activas, va-
lientes y abnegadas como los hombres. Algunas van
a la guerra y pelean con bravura o prestan sus
servicios en la Cruz Roja y en el aprovisionamien-
to de las tropas. Y no es siempre voluntariamente
que las mujeres hondureas cumplen sus deberes
en la defense de las instituciones y del orden p-
blico: generalmente, los jefes militares las obligan
por la fuerza (se entiende, a las mujeres humildes)
a moler maiz y a cocinar para el ejrcito en ar-
mas. Con qu derecho el Estado les exige estos










88 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


servicios si no les reconoce derechos politicos ?
Son acaso esclavas las mujeres ?
En nuestras guerras civiles hemos visto cmo las
mujeres constituyen un factor decisive. Aparte de
que se encargan del aprovisionamiento del ejr-
cito, son ellas los ms eficaces elements de infor-
macin para los jefes en campaa, y son ellas
quienes empujan y alientan a sus maridos, herma-
nos e hijos para que tomen las armas en defense
de la causa.
Antes de la guerra mundial (1914-1918) podra
quizs haberse sostenido con algn fundamento
que las mujeres no deban ejercer derechos de ciu-
dadania porque a causa de su sexo no poda exi-
grseles el cumplimiento de deberes cvicos. Pero,
como dice Prins, la guerra ha producido conse-
cuencias ineludibles que es preciso tener en cuen-
ta. Los sucesos nos han llevado. Las fuerzas colec-
tivas han participado por igual, sin distincin de
classes, en las luchas y en los sufrimientos: han
realizado la igualdad ante el deber y el sacrificio.
Reclmanlas ante el derecho, y protest alguna
prevalecer contra las dos formulas siguientes:
< El sufragio debe ser universal, es decir, conce-
dido a todos; el sufragio debe ser igualitario, es
decir, concedido a todos en las mismas condicio-
nes >.
Y el Maestro Posada describe: En rigor, consi-
derado el problema en principio, no es fcil opo-
nerse al reconocimiento del sufragio femenino, en
razn o merced a arguments fundados en la in-
capacidad poltica esencial de la mujer. No tiene
la mujer, no puede tener, la minima capacidad
moral e intellectual que para el ejercicio del sufra-










JULIN LPEZ PINEDA 89


gio se exige, por la formula ms restrictive, en el
hombre ? No implicara una grave contradiccin,
diramos, parodiando una comparacin clebre,
que pueda votar el analfabeto y nunca haya vota-
do Concepcin Arenal ? Es que la mujer, por
serlo, no tendr inters, como el hombre, y en cier-
tas relaciones, las que afectan a su sexo, ms que
el hombre, en la elaboracin del Derecho positive,
en las intervenciones del Estado, en la march eco-
nmica de la sociedad? Es que la mujer puede que-
dar indiferente ante la reform social y ante la
transformacin institutional de los Gobiernos ?
No parece possible hoy ya argumentar en pro de
una limitacin del sufragio por causa del sexo .

Pero sera fastidioso continuar citando autores.
Los expositores de Derecho Pblico de estos tiem-
pos estn todos de acuerdo en que se ha cometido
una injusticia excluyendo a la mujer del ejerci-
cio de los derechos politicos. Es que no solamente
se trata de una injusticia, sino tambin de una in-
juria, de una afrenta y un baldn para la Huma-
nidad. Porque tal exclusion significa desconocer
la naturaleza humana de la mujer, colocndola al
nivel de los brutos.
En la Constitucin de 1889, el Estado de Wyom-
ing, Estados Unidos, consagr asi los derechos de
la mujer: Los derechos de los ciudadanos del
Estado de Wyoming a votar y a desempear car-
gos no sern negados ni restringidos a causa del
sexo .
Han reconocido el sufragio femenino el Estado
de Washington, el de California, el de Oregn, el
de Arizona, el de Kansas, el de Alaska, el de Illi-









90 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


nois, el de Nevada y el de Montana, hasta 1914, en
los Estados Unidos de Amrica.
Espaa, desde 1924, acord el voto a las mujeres
viudas y solteras. La Repblica ha instituido la
igualdad de derechos politicos de los hombres y
las mujeres. Y en las recientes elecciones se ha
constatado el civismo y el criterio poltico de la
mujer espaola, a quien se debe principalmente
el sonado triunfo de las izquierdas, triunfo que
significa reform social, igualitarismo, justicia y
organizacin.
En Italia se reconoci la misma igualdad en
1919. En Alemania tambin en la Constitucin de
ese mismo ao.
La mujer en Inglaterra goza de los mismos de-
rechos que el hombre.
Una convencin suscrita en Montevideo por va-
rios pauses americanos reconoci la igualdad de
derechos de la mujer y el hombre. Y, en la Dci-
masexta Asamblea de la Sociedad de las Naciones
celebrada en 1935, cincuenta y tres Estados vota-
ron una resolucin reconociendo la igualdad de
derechos polticos para hombres y mujeres. Entre
esos Estados figure Honduras.
En nuestro Pas las mujeres se han resignado a
la inferioridad poltica, pasivamente, a causa de
la tradicin hogarea que nos dejara Espaa. Y a
causa tambin de que nuestras mujeres intelectua-
les jams se han preocupado de estudiar los pro-
blemas que ataen a la dignificacin de su sexo.
No ha habido entire ellas una representative que
reclame los derechos que les correspondent en jus-
ticia, al contrario, ha habido quienes hagan coro
a los sostenedores de la esclavitud de la mujer,










JULIN LPEZ PINEDA 91


que la adulan endiosndola como criatura divina
destinada nicamente al clido refugio del hogar
domstico y a las excelsas funciones de la mater-
nidad.
Si han obtenido nuestras mujeres los derechos
civiles, no ha sido esta conquista el fruto de sus
luchas, sino un regalo que les han hecho los hom-
bres.
Ocurre en Honduras un fenmeno raro. La mu-
jer es capaz de los mayores sacrificios por la Pa-
tria, es capaz de heroicidades que maravillan, de
abnegaciones que conmueven, pero no es capaz de
reclamar sus derechos, de protestar por la indigna
capiteminucin de que es objeto por parte de los
hombres, sus padres, sus hijos, sus maridos, sus
hermanos, a quienes consider y reconoce como
series superiores.
No protest tan siquiera contra los abusos de
estos series superiores que la toman, a la manera
de los antiguos griegos y romanos, como una sim-
ple mquina de hacer hijos y que, en muchas oca-
siones, ignorantes, burdos, viciosos, incomprensi-
vos, le llevan al hogar miseria, sevicia, taras, en-
fermedades, lgrimas y degradacin. Por qu no
piden a gritos la defense a que tienen derecho, en
nombre de la justicia, en nombre de la eugenesia,
en nombre de la dignidad humana y en nombre de
la Patria que march a su ruina por la liquidacin
de sus valores morales y fsicos ? Por qu no pi-
den, con todo el poder de sus lgrimas, un poco de
piedad a los legisladores exigindoles que organi-
cen los servicios sociales que han de protegerla
contra la brutalidad, la ignorancia, la corrupcin
y el vicio de los hombres ?










92 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Tenemos la esperanza de que la revision de
nuestra Ley Fundamental ha de sentar las bases
para una reform de la legislacin bizantina que
ahora rige como un anacronismo de la civiliza-
cin, a fin de organizer la sociedad hondurefia
conforme a los principios de la verdadera demo-
cracia que se concentran en esta sola palabra:
justicia.












BASES DE LA REFORM


I.

Las riquezas naturales de Honduras son pro-
piedad del Pueblo Hondureo. El Estado debe ad-
ministrarlas en beneficio de todos los hondureos.
Son riquezas naturales los elements que la Na-
turaleza provee sin la intervencin del trabajo hu-
mano, a saber : el aire, la luz, el calor, la tierra,
el agua y todos los objetos y fuerzas del suelo y el
subsuelo que la industrial del hombre puede utili-
zar para el sostenimiento y perfeccin de la vida.
Estas riquezas son de propiedad comn, y, den-
tro del territorio national, todos los hondureos
tienen derecho de servirse de ellas para su exis-
tencia y su mejoramiento individual y colectivo.
El Estado debe reglamentar el aprovechamiento
de las riquezas naturales en beneficio de todos los
hondureos.
El Estado reconoce el derecho de propiedad in-
dividual sobre las cosas naturales. Pero los que
puedan adquirir la propiedad han de compensar
este privilegio pagando contribuciones con cuyo
product el Estado deber tender a las necesida-
des materials y espirituales de los hondureos que
no gozan del mismo privilegio.










94 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


II.

El Estado reconoce la propiedad individual so-
bre las cosas producidas mediante la aplicacin de
las fuerzas fsicas y espirituales del sr human,
ya directamente, ya por medio de mquinas.
Los products que obtiene el intellectual, el agri-
cultor, el minero, el manufacturer, el construc-
tor, el qumico, etc., mediante su industrial, consti-
tuyen su propiedad. Pero el Estado que les garan-
tiza la produccin y el disfrute de los products
tiene derecho a una participacin en las utilida-
des de todas las empresas y de todas las activida-
des productoras.


III.

El Estado, como administrator de los bienes
comunes, tiene la facultad de organizer y dirigir
la economa national en beneficio de todos los
hondureos, y asume, por consiguiente, la obliga-
cin de alimentar al Pueblo Hondureo, sin dis-
tincin de class sociales, ni de confesiones reli-
giosas, ni de partidos politicos, ni de capacidades
individuals, realizando el principio : a cada cual
segn sus necesidades.
Alimentar al Pueblo no es solamente proporcio-
narle a cada hondureo los elements nutritivos
del organismo, sino tambin los medios para su
educacin, o sea para su perfeccionamiento fsico
y mental. De ah que cada hondureo tiene los si-










JULIN LPEZ PINEDA 95


guientes derechos inherentes a su personalidad:
derecho de nutricin, derecho de abrigo, derecho
de habitacin, derecho de educacin, derecho a
la salud, derecho al trabajo, derecho a la asisten-
cia en todos los aspects de su actividad social.


IV.

Para cumplir la obligacin de alimentar al Pue-
blo Hondureo, el Estado debe intervenir en la
organizacin y funcionamiento de las empresas y
del trabajo. La ley debe, por consiguiente, regla-
mentar la agriculture, las industries y el comer-
cio, garantizando la propiedad y la iniciativa indi-
vidual y respetando la tcnica y los procedimien-
tos peculiares de cada empresa o de cada produc-
tor. Debe, asimismo, reglamentar el trabajo, a fin
de evitar la explotacin del hombre por el hom-
bre.
La distribucin de la riqueza conforme al prin-
cipio < a cada cual segn sus necesidades es la
realizacin del derecho de igualdad social o eco-
nmica, que consiste en asegurar a cada hondureo
un minimum de vida y de cultural que corresponda
a las capacidades del individuo y a las condiciones
sociales del mismo. No son iguales las necesidades
que ha de satisfacer un artist, un periodista, un
escritor, un politico, un hombre de ciencia, un
funcionario, un agricultor, un artesano, un obrero,
un campesino, pero todos ellos tienen derecho de
servirse de los medios de vida y de cultural segn
las condiciones individuals de cada uno, satisfa-
ciendo con decoro sus necesidades respectivas.










96 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Realizando en la ley el citado principio es cmo
el Estado cumplir la obligacin de alimentar al
Pueblo Hondureo.


V.

La reglamentacin del Trabajo y del Capital es
indispensable para el funcionamiento de las em-
presas. Todos los hondureos tienen el derecho de
trabajar, y el Estado debe garantizarles el ejerci-
cio de este derecho en condiciones de seguridad,
de salubridad, de bienestar y de salaries justos.
Ninguna empresa puede organizarse ni desarro-
llarse sin capital. El Estado debe garantizar el
empleo del capital en condiciones remuneradoras
para el empresario, en condiciones de seguridad
y estimulo para las inversiones aplicadas a la agri-
cultura, a las industries y al comercio.


VI.

Bajo el rgimen individualista o liberal, la pro-
duccin de riqueza se halla exclusivamente a mer-
ced de la iniciativa particular, y el Estado tiene
por nica misin garantizar a los individuos en sus
personas, en sus propiedades y en sus empresas.
Este rgimen ha dado lugar al acaparamiento de
las tierras y dems medios de produccin por unos
cuantos capitalistas, en tanto que las grandes ma-
sas del Pueblo Hondureo, intelectuales, profesio-
nales, empleados, artesanos, obreros y campesinos,
carecen de los medios indispensables para la pro-










JULIN LPEZ PINEDA 97


duccin de riqueza; y quienes disponen de estos
medios no los utilizan en beneficio de la colectivi-
dad ni, tampoco, por lo general, en su propio be-
neficio por el desarrollo de la produccin. Los pro-
pietarios de tierras y ganados se quejan con justi-
cia de la inseguridad de sus bienes, a merced de
la rapia y la destruccin, porque el Estado-bajo
la organizacin individualista de la economia-es
incapaz de garantizar a los productores de rique-
za. De la desigualdad en el disfrute de la riqueza
nace la miseria de las masas, y en la miseria de las
masas desposedas se engendran la rapia y el es-
piritu de destruccin. De ah la necesidad de que
el Estado intervenga en la organizacin de la eco-
nomia, suministrando los medios de produccin
a los hondureos capaces de trabajar y propor-
cionndoles los conocimientos tcnicos para la or-
ganizacin administrative y financiera de las em-
presas. De ah la necesidad de reglamentar la asis-
tencia social que garantice a los trabajadores una
vida sin ahogos y sin la incertidumbre del pan
de maana. La organizacin dar la seguridad pa-
ra los propietarios y para los que no lo son. Para
obtener estos resultados es indispensable la expro-
piacin de aquellos bienes naturales que no se ha-
llan en explotacin por sus propietarios, para que
los utilicen los hombres deseosos de producer. Y
esta expropiacin de bienes muertos o improduc-
tivos debe hacerse indemnizando al propietario
por medio de bonos que devenguen intereses y que
han de ser redimidos en un plazo de diez a treinta
aos, mediante anualidades de amortizacin. La
indemnizacin previa es injusta tratndose de
bienes que nada le produce al propietario. Es










98 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


tambin indispensable la creacin y difusin del
crdito industrial para financial la agriculture y
las industries todas. Y la ley debe declarar de uti-
lidad pblica el fomento y desarrollo de la agri-
cultura y dems industries.


VII.

La libertad de industrial y de comercio se halla
condicionada a las necesidades de la organizacin
econmica en beneficio de la colectividad. Toda
actividad industrial y commercial es libre y es lici-
ta en tanto que no perjudique a la moral y las bue-
nas costumbres ni constituya un obstculo a la ac-
cin del Estado en cuanto a la organizacin de la
economa national y al mantenimiento de la au-
toridad y el orden pblico. Por razones financie-
ras y econmicas, el Estado tiene la facultad de
monopolizar ciertas industries y ciertos artculos
del comercio. La Constitucin no debe limitar ni
restringir esta facultad, dejando al legislator la
libertad de establecer los monopolios que las ne-
cesidades de la Repblica exijan.


VIII.

Aun en rgimen individualista o liberal es un
hecho reconocido que solamente el Estado tiene la
facultad de emitir moneda y de regular la circu-
lacin de sta. Delegar esta facultad es lo mismo
que delegar la soberana en una de sus manifesta-
ciones fundamentals. Casi todos los pauses han










JULIN LPEZ PINEDA 99


rectificado ya el criterio liberal en cuanto al dere-
cho de emitir moneda otorgado a los bancos parti-
culares, y han establecido bancos centrales de
emisin, que son verdaderos organismos financie-
ros del Estado aunque funcionen con capitals par-
ticulares, como ocurre con el Banco de Francia y
los Bancos de la Reserva Federal de los Estados
Unidos. La Constitucin debe consagrar el princi-
pio segn el cual el Estado tiene la facultad de
emitir moneda de toda clase, metlica y de papel,
instituyendo, al efecto, el correspondiente orga-
nismo bancario.


IX.

Bajo el rgimen liberal, los nios, las mujeres,
los ancianos, los invlidos y los trabajadores de
toda clase se hallan completamente desampara-
dos, y son victims en la gran batalla de la vida.
Las enfermedades, la mala e insuficiente alimen-
tacin, la inseguridad del pan cotidiano, el alco-
hol, el trabajo excesivo y la miseria ocasionan una
mortalidad de ms del cincuenta por ciento de los
nios hondureos y ms del veinticinco por cien-
to de los adults, sin contar los innumerables
muertos que deambulan como sombras, intiles
para el trabajo, quebrantados por los vicios, ro-
dos por las enfermedades, que no representan nin-
gn valor moral, social ni econmico.
Es necesario que la ley regule la asistencia re-
glamentando el Seguro Social en todos sus aspec-
tos y estableciendo con eficiencia los servicios de
Higiene y Sanidad, creando defenses firmes y un










100 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


ejrcito activo contra los males que abaten a la
sociedad y que minan a la Nacionalidad en sus
fundamentos.


X.

La inferioridad en que se ha mantenido a la mu-
jer en cuanto al ejercicio de los derechos politicos
es un absurdo y una flagrante injusticia. La mujer
es tan capaz como el hombre para determinarse
en las contiendas cvicas y para el ejercicio de
funciones pblicas. La incapacidad de las mujeres
es exactamente igual a la incapacidad de los hom-
bres. Ambas incapacidades tienen su origen en la
inferioridad mental y en la ignorancia. En igual-
dad de condiciones de inteligencia y de cultural, la
mujer y el hombre desempean en poltica el
mismo papel.
La Constitucin debe reconocer el principio de
la igualdad de derechos politicos del hombre y de
la mujer. Principio que ha sido ya adoptado y
practicado en numerosos pauses, aun en los mo-
nrquicos.
En las Conferencias de Montevideo (1934) various
pauses de Amrica subscribieron un convenio inter-
nacional en el que se reconoce la igualdad de de-
rechos politicos de la mujer y del hombre. Y la
Dcimasexta Asamblea de la Sociedad de las Na-
ciones celebrada en 1935 consagr el mismo prin-
cipio en una resolucin adoptada con la sola re-
serva de Blgica. Es decir, cincuenta y tres pa-
ses consagraron con sus votos la igualdad poltica
de la mujer y el hombre, entire ellos Honduras.











La Constitucin de 1924



con las adiciones, supresiones y
modificaciones hechas conforme
a las ideas de las pginas que
anteceden.




TITULO I.


LA NACION


Arto. 1. Honduras es una Nacin constitui-
da en Repblica democrtica y representative, li-
bre, soberana e independiente. Ningn acto, trata-
do, contrato, pacto, disposicin o ley puede afec-
tar o restringir la libertad, la soberana, la integri-
dad territorial o la independencia de la Repblica,
a menos que se trate de reconstituir pacificamen-
te la Repblica de Centroamrica. Ningn pacto
para la reconstruccin de la Repblica de Cen-
troamrica tendr validez sin la aprobacin del
Congress Nacional sujeta a referendum plebisci-
tario.

Arto. 2. La soberana reside en los hondure-
os, quienes la ejercen por medio de sus represen-
tantes en los Poderes del Estado.










102 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


Arto. 3. Los Poderes del Estado emanan del
pueblo. Los funcionarios que ejerzan estos Pode-
res no tienen ms facultades que las que expresa-
mente les da la ley. Todo acto que ejecuten fuera
de la ley es nulo y est sujeto a la sancin penal
correspondiente.

Arto. 4. La Repblica constitute un Estado in-
tegral de rgimen unitario. La ley determinar sus
limits territoriales y su rgimen politico, admi-
nistrativo y judicial.

Arto. 5. La capital de la Repblica se fija en
Tegucigalpa, y comprende las ciudades de Tegu-
cigalpa y Comayagela.

Arto. 6. El Pabelln de la Repblica tiene, en
sentido horizontal, dos fajas azules a los lados y
una blanca en medio con cinco estrellas azules de
cinco ngulos salientes en el centro de la faja
blanca. La Bandera de Guerra lleva, adems, el
Escudo en el centro de la faja blanca con las
estrellas azules en semicirculo debajo del Escudo.

Arto. 7. El Escudo de la Repblica tiene un
tringulo equiltero en cuya base hay un volcn
entire dos castillos, sobre los cuales est el arcoi-
ris, y debajo de ste, tras el volcn, se levanta el
Sol. El tringulo se halla sobre un terreno que se
figure baado por ambos mares. En torno del
tringulo hay dos elipses concntricas, y entire ellas
se lee en letras de oro : REPUBLICA DE HONDU-
RAS, LIBRE, SOBERANA E INDEPENDIENTE.
15 DE SEPTIEMBRE DE 1821. En la parte supe-










JULIN LPEZ PINEDA 103


rior, sobre la elipse, aparece una aljaba llena de
flechas, de la que penden sendos cuernos de la
abundancia que se extienden a uno y otro lado de
la elipse unidos por un lazo. Todo descansa sobre
una cordillera de montaas en las que aparecen
tres rboles de roble a la derecha, tres de pino a
la izquierda y, en distribucin convenient, dos bo-
cas de mina, una barra, un barreno, una cua, una
almdana y un martillo.




TITULO II.


LOS HONDUREOS


Arto. 8. Los hondureos son naturales o natu-
ralizados.

Arto. 9. Son naturales :
lo. Los nacidos en Honduras si el padre o la
madre, o ambos, son hondureos.
2*. Los nacidos en Honduras de padres extran-
jeros y los hijos de padre o madre hondureos na-
cidos en el extranjero, si optaren por la naciona-
lidad hondurea dentro de un ao despus de ha-
ber llegado a la mayoria de edad.

Arto. 10. Se consideran como naturales los hi-
jos de las otras Repblicas centroamericanas, do-










104 LA REFORM CONSTITUTIONAL DE HONDURAS


miciliados en Honduras, si ante la primera autori-
dad poltica departmental manifiestan su deseo
de ser hondureos. La autoridad referida puede
rehusar la nacionalidad a los indeseables.

Arto. 11. Son naturalizados :

lo. Los espaoles y latinoamericanos que
hayap residido sin interrupcin seis meses en Hon-
duras como vecinos de un Municipio, y que ante
la autoridad respective manifiesten su deseo de
ser hondureos.

2. Los dems extranjeros que, despus de
un ao de residencia continue en el Pas como ve-
cinos de un Municipio, manifiesten ante la autori-
dad referida su deseo de obtener la nacionalidad
hondurea.

3o. Los extranjeros que obtengan carta de na-
turaleza acordada por el Gobierno, sin el requisi-
to de la residencia o con dispensa de parte del
tiempo sealado en los nmeros anteriores.

Arto. 12. La extranjera casada con hondureo
es hondurea, salvo que en el acta matrimonial
declare su voluntad de conservar su nacionalidad
de origen.

Arto. 13. La nacionalidad hondurea se pier-
de :
lo. Por entrar al servicio de una Nacin ex-
tranjera en el ramo military o en el desempeo de
funciones que lleven aneja autoridad o jurisdic-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs