• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Pensando en Ruben Dario
 Responso pagano
 Apreciacion
 Sol del Domingo
 Intermezzo Tropical
 Varias
 Ofrenda Lirica
 Table of Contents
 Advertising






Title: Sol del domingo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081292/00001
 Material Information
Title: Sol del domingo
Physical Description: 7-253 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Darío, Rubén, 1867-1916
Publisher: Sucesores de Hernando
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1917
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: poesías inéditas de Rubén Darío.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081292
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000609376
oclc - 23830458
notis - ADD8526

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Pensando en Ruben Dario
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Responso pagano
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Apreciacion
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Sol del Domingo
        Page 33
        Page 34
        Sol del domingo
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        La gran Cosmopolis
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
        Dama
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        La caridad
            Page 49
            Page 50
        A Lucia
            Page 51
            Page 52
        A Francisca
            Page 53
            Page 54
        Para Mariano de Cavia
            Page 55
            Page 56
        Eva
            Page 57
            Page 58
        Soneto
            Page 59
            Page 60
        Bella cubana
            Page 61
            Page 62
        A una mujer
            Page 63
            Page 64
        Soneto
            Page 65
            Page 66
        Amor
            Page 67
            Page 68
        A Rubencito
            Page 69
            Page 70
        Babyhood
            Page 71
            Page 72
        El padre nuestro de pan
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        Mater Pulchra
            Page 77
            Page 78
        Cantares andaluces
            Page 79
            Page 80
        Los olivos
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Despedida
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
        Caminos
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
        Peregrinaciones
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Nemrod esta contento
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        A un poeta
            Page 101
            Page 102
        Sueños
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
        Epitalamio
            Page 107
            Page 108
        A Francisca
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        Fragmento
            Page 119
            Page 120
        Al recibir una carta de Buenos Aires
            Page 121
            Page 122
        A la Republica Dominicana
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
        A mi hijo Ruben Dario Sanchez
            Page 127
            Page 128
        Para mi hijito Ruben Dario Sanchez
            Page 129
            Page 130
        Vargas Vila en su libreria
            Page 131
            Page 132
        Sueno de misterio
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
    Intermezzo Tropical
        Page 137
        Page 138
        Mediodia
            Page 139
            Page 140
        Vesperal
            Page 141
            Page 142
        Cancion otoñal
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
        Raza
            Page 147
            Page 148
        Cancion
            Page 149
            Page 150
    Varias
        Page 151
        Page 152
        Brindis
            Page 153
            Page 154
        Poema del otoño
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
    Ofrenda Lirica
        Page 167
        Page 168
        Saludo a Ruben Dario
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
        Marcha heroica
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
        Responso a Ruben Dario
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
        Requiem
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
        Lazo funebre
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
        A Dario
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
        Responso a Ruben
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
        Las musas a Dario
            Page 209
            Page 210
        Epitafio
            Page 211
            Page 212
        Elegia a la muerte del maestro
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
        In memoriam
            Page 221
            Page 222
        La vuelta del condor
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
        Homenaje
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
        A Ruben Dario
            Page 233
            Page 234
        San Ruben Dario
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
        A Ruben Dario en su ultima peregrinacion
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
    Table of Contents
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Advertising
        Page 255
Full Text

Ruben barfo.


SSol del Domingo

i POESlfS INEbITfIS







MADIRID
Ubnrer de :& Viada de Pueyo.
Calle d- u Abada, 4um. 19

1I8 s5







FLORIA LU=RAES,
Date:



UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES



L B RI










SOh DEi DO $INGO


Poesfas intditas

DB

RUBEN ARIO
I-j- qo07


MADRID
If-rA DS LA ViDA DS lmUTO
Abada, 19
1917




r r.


p


/
E). $ (O EDA














ES PROPIEDAD


)IA~flI. -- Impeal de Lo Samsmus .1 Heiweade. QgIn m f3.


















PENSPNbO EN RUBMN bFRR(O









M tv q3 tv tv M tv 13 M M tv


Cinco dias hace que por el laberinto de la memo-
ria me asaltan, vivos unos y completes, otros des-
fallecidos y mutilados, este grAcil, dse brillante y ra-
ro, aquel misterioso y profundo, los versos que lei
siempre con avidez, que relei con delectaci6n, que
aprendi con entusiasmo, que estudi6 con respeto.
Viene una cstrofa y con ella un olvidado fragmento
de mi vida; pasa una imagen que, al sacudir las
alas, salpica de rocio de recuerdos la aridez de mi
espiritu; se acerca el ritmo extrafio de una estancia,
y en su rec6ndita sonoridad percibo la mifsica de
mis suspiros juveniles. ,Quien, por mas encallecido
y duro que se le haya puesto el coraz6n, no siente
alguna vez que un canto, un perfume, un color, una
palabra que recogieron los sentidos inesperadamen-









8 RUBEN DARIO

te, despiertan muchas cosas dormidas en el fondo
de la conciencia, y que por remotas, por abandona-
das, se creyeron muertas en la via crucis del olvido?
Tal acaba de sucederme: una noticia finebre
removi6 el arc6n de mis aiioranzas, en el cual mi
curiosidad sentimental anduvo removiendo la gui-
fiaperia literaria; y, buscando, buscando, he aqui
que entire los rasos chillantes, las bordaduras ama-
rillentas y los terciopelos chafados de los versos,
encuentro telas diafanas de poesia: las desdoblo,
las miro, las admiro, y siento que estin impregna-
das de aromas de antaio, de mirras de ilusi6n, de
fragantes liquenes de alegria y ensueflo. Ahora com-
prendo la sutil y melanc61ica verdad que, como en
minuscula caja de oro afiligranado, encerr6 el Rabbi
de Carri6n en la arcaica copla:

Cuando es ida la rosa,
que ya el verano sale,
queda el agua olorosa
rosada que mas vale.

Ya para mi sali6 el verano; ya es ida la rosa; pero
me ha quedado en el hueco de la mano el agua olo-









SOL DEL DOMNGO 9

rosa de los recuerdos, y en ella bafio mis pensa-
mientos como en linfas lustrales, y, a semejanza de
todos los hombres, sonrio ante las fugitives visio-
nes de los dias que fueron.






En una redacci6n de peri6dico, al caer de la tar-
de, nos dAbamos cita dos o tres amigos para char-
lar de literature, de arte, de mujeres bonitas y del
Iltimo escAndalo social. Entre murmuraci6n y mur-
muraci6n, entire pitillo y pitillo, entire chiste y chis-
te, se comentaba un libro, se leia en alta voz, se
discutia en voz mas alta aln, y se cambiaban im-
presiones sobre la 6pera, sobre el drama, sobre la
comedia representada o vivida. Los muchachos de
aquella epoca iha lovido desde entonces! te-
niamos en Mbxico un fervor casi frenetico por las
letras. Era la nuestra mAs que ocupaci6n, mAs que
Incllnaci6n: era vocaci6n, consagraci6n, devoci6n.
Y no s61o en mi pais, en muchos del Continente








RUsB DARto


parecia suceder lo mismo. La Amrica espanola co-
menzaba a experimental un ansia de producci6a
que se asemejaba a una fiebre de crecimiento. La
tendencia resultaba francamente revoludonaria, de-
ddidamente renovadora. Veintldnco ailos han pa-
sado ya. Vivia Julian del Casal.
Una de esas tardes, mientras, de bruces sobre la
mesa quintafiona, pergeiaba yo el articulejo cotl-
diano, oi los pasos de mis compafieros que venian,
no como era de costumbre, alborotando con sus
gritos la casa, sino con pausado caminar. Se perci-
bian el ruido lento de las pisadas en los peldafios
de la escalera, y una voz finica que hablaba ritmica-
mente. Levantd la cabeza. Entraron ellos. Manuel
Gutierrez Najera, rodeado de tres o cuatro amigos,
andaba y al mismo tiempo leia un volume ablerto
delante de sus ojos. El -Duque Jobs tenia un mar-
cado vicio de pronunciaci6n: tartamudeaba. Pero
su acento, bien timbrado, la suave inflexi6n de sus
entonaciones, poseian la secret virtud de la emo-
ci6 y la simpatia. Versos eran los que recitaba el
poeta, versos ficiles y sedeflos de una elegancda
final, de una sonoridad intense y aristocritica como








SO L DOMINOO 11

de clavicardio antiguo; era un canto columbino de
inefable y nueva ternura. La paloma decia:

Soy la promesa alada,
el iuamento vivo;
soy quien leva el recuerdo de la amada
para el enamorado pensativo.

Oyendo aquella fibula armoniosa, en la que los
vocablos mecidos por un ritmo apacible sonaban
como flores de cristal que estuviese balanceando
el cefiro; escuchando aquella silva primorosa hecha
con arrullos de torcaz en celo, quedAronse mis
veinte alios embelesados, como Schariar con los
cuentos de Scherezada.
Al concluir la lectura, en el gris verde de los ojos
de Outierrez Najera resplandecia el content. De
ahl en adelante no nos separamos hasta haber pa-
ladeado la iltima gota del vaso de poesia, al cual
acercamos las bocas sedientas. No sentimos conrer
las horas. Nos despedimos a media noche. Mis
pensamientos seguian batiendo jubilosamente las
alas. Presentian el salto del sol en los pAlidos car-
mines del Oriente. Un libro y un poeta me anuncia-









12 RUBMN DARIO

ban el dia. El libro evocaba la vision del cielo: se
Uamaba Azul.
El poeta tenia un nombre que, como lo dijo don
Juan Valera, sugeria con su extrafia mezcla judaica
y persica nebulosas fantasmagorias hist6ricas: se
Uamaba Ruben Dario.




Existencia azarosa, atormentada, desenfadada,
inquieta, la de este gran cantor. Siempre me inte-
res6 y siempre la persegui con minuciosas indaga-
clones. Los artists Contreras, Guerra y Zrraga me
narraban, anecd6tica y fragmentariamente, la vida
parisiense de Ruben Dario. El pintor Ramos Marti-
nez me describia la excursi6n a las Canarias en
busca de salud y reposo. Y Amado Nervo, que tie-
ne coraz6n de santo y paciencia de benedictino, me
ilustraba con suaves acuarelas la cr6nica delidosa
de su amistad con aquel intranquilo y luminoso
espiritu.
Ruben Dario cruz6 por el mundo como Pulgari-
Ilo por el bosque: persiguiendo, y seguro de dare








SOL DEL DOMMIOO 13

alcance, la remote lucecita del Ensueflo. Este hom-
bre, cuya vida interior fu6 tan intensa y tan per-
fecta, no supo orientar ni perfeccionar su vida ex-
terior. Era un nilo caprichoso, inexperto, y que, a
fuerza de avivar sus interns resplandores, quedaba
deslumbrado y sin distinguir con precisi6n la reali-
dad. Porque el sabia ver, con mirada muy pene-
trante, la naturaleza y la belleza; e1 sabia encontrar
el sonido invocado y profundo; 1l sabia reproducir
la maravilla del color y dar a las voces la inmensi-
dad de horizonte del simbolo y sacar las escondi-
das perlas del Ianto de los mares del alma. El mis-
mo se reconoce sensible, sensitive, sentimental.
Lo que tal vez no vi6 ni encontr6 Ruben Dario fuE
el aspect positive de las relaciones entire la socie-
dad y el individuo. Era un poeta altisimo, y su talla
spiritual le hacia mirar pequeflas y despreciables
e inutiles las ataduras con que la sociedad nos
amarra al mastil del deber. Por eso las rompl6, y
desde la orilla de la proa tendi6 las manos anhe-
lantes a las sirenas que le cantaban. Era un inadap-
tado, un irregular. Su sentido moral, quiza torcido,
pero superior, estaba mas allA del bien y del mal.








14 RUB9N DARIO

Iba, con sus errors, tropezando e hirlendose; pero
levaba en alto el brazo y empuflaba la antorcha de
su genio, que le alumbraba y esclareca las tinie-
bias lejanas. Se amurallaba en su ensimismamlento
y, como un seflor feudal, s61o tendia el puente
levadizo para que lo visitaran los caballeros del
ideal.
Asi lo vi a traves de las confidencias; asi quiero
verlo slempre, malherido y doliente, hurafo y pia-
doso, raro y noble.
La veste de su musa era blanca como la de Bea-
triz; el fango de la senda la habia manchado; pero
tocada de la celestial radiaci6n del Arte, fulgia
como estrella cada salpicadura.
Asi lo quiero ver, asi lo vere en sus versos mara-
villosos, en sus prosas magnificas: una inmortal
melancolia que mira de hito en hito el universe de
las cosas bellas, y que de cuando en cuando vierte
el alj6far de una lgrima para que no se marchite
jams la flor divina de la sonrisa.








SOL DEL DOMINGO 15

Muy en breve debo escribir mis impresiones,
dire mejor, las emocones de mis viajes fanthsticos
por la extensa comarca poetica de este soberano
de las letras. He paseado largamente por los jardi-
nes sonoros de las Prosas profanas, de los Cantos
de vida y esperanza, del Canto errant, y he corta-
do una rosa de la Pompadour, he besado un lirio
de la princess triste y he recogido devotamente el
bot6n de oro de la margarita deshojada, por una
muchacha histerica, -en una noche alegre que nun-
ca volverd,.
El maestro de la modern lirica castellana, el au-
daz capital que se parti6 a explorer las tierras vir-
genes del Arte, y que, a semejanza de los conquis-
tadores de Heredia, contempl6 en delos descono-
ddos nuevas constelaciones, necesita ser estudia-
do, analizado, glorificado en su obra, que tuvo el
poder milagroso de renovar y ampliar por modo
imperecedero el reino de la literature espaflola. La
critical de Rod6 y la de GonzAlez Blanco, siendo
definitivas, podrian completarse con observadones
personales.
Entretanto 'preparo el cordial homenaje de mi








16 RUBDN DARIO

admiraci6n, me complace que el brillante cortejo
de las estrofas pulidas y extraflas recorra, Uenin-
dome de afioradas mIsicas, el laberinto de la me-
moria.

Luis G. URBNA.


Habana, 1916

























RESPONSE PMMRNO




















2



















Ate ta ba rto d c rrada



La prosa de la existencia inquieta ha devorado
a un hombre que, por haber nacido bajo el pleno
y amoroso patrocinio de Apolo, parecia destinado
a alcanzar las cumbres de aquella noble, suave,
risuefa serenidad con que el poeta viejo contempla
lo que deja tras de si y saborea en vida los prime-
ros juidos de la posteridad. Ruben Dario ha jugado
con la vida como jugaba con la rima y el ritmo en
sus caprichos malabarescos; y la vida que em-
pleza por toleraros todo y concluye por no perdo-
narnos nada-se ha vengado del que la atropellaba
sin reparos, jinete en un corcel de luminosas cren-
chas y sonoro resoplar, que si no era el mismo Pe-








20 RUlMB DAR~O

gaso, por palafren digno de un rey de la poesia
espailola le tuvimos en ambos hemisferios del
planet.
Las espinas han podido mis que las rosas en las
sienes de Rubln Dario, y los Caballeros de la Qul-
mera se ban quedado sin un egregio paladin. Es
fama entire estos sofladores que al hacer el poeta, el
artist, el sembrador de ideas, el evocador de imA-
genes, su entrada triunfal en los campos de perenne
reposo que se extienden mas allA de la laguna Es-
tigia, le acompafian en fantastico cortejo las mfl-
tiples figures y representaciones de cuanto am6,
cre6, cant6, inspir6 e infundi6 tambien en los de-
mas, durante su paso por la tierra.
Si esto es como lo tengo aprendido en mis des-
ordenadas leccones con los Caballeros de la Qul-
mera, juro al Pindo que la entrada de Ruben en centro de las almas- dejara maravillados a todos los
inmortales, por muy hechos que esten a ver s6qul-
tos raros y heterogeneas cabalgatas.
ILo que gozarA con tal especticulo Victor Hugo,
el amador y forjador de las grande antithesis! Por-
que, 4c6mo dudarlo?, este semidi6s del Parnaso








SOL DEL DOMING 21

modern sera de los primeros en salir a dar la
bienvenida a quien fu6 rendido devoto de su nu-
men. Victor Hugo le ofrecera en copa de oro el
nectar de los dioses; no sin que este sumo agasajo
provoque un ir6nico mohin en la cara socratica de
Pablo Verlaine y en el semblante alucnado de Ed-
gardo Poe.
iSi fuera ajenjo! murmurari el autor de las
Fiestas galantes.
ISi fuera whisky susurrarA el poets de El
Cuervo.
Andres Bello ofrecera a Ruben Dario el laurel
clsico que regaron las aguas de Hipocrene. Don
Alonso de Ercilla, la refulgente espada con que
salud6, mAs que combati6, a los valerosos indlos
de Arauco. Sendas guiraldas de flores tropicales
le brindaran los dos Heredias: el que cant6 en cas-
tellano la grandeza del Nigara y el que ensalz6 en
francs a los conquistadores. .C6mo enumerar a
todos los ascendientes y hermanos del poeta? Al
frente del tropel hispinico Ird D. Luis de G6ngora.
Venid aci-dira el cordobes al americano-;
venid y dadme los brazos, hijo mio.









22 RUBMN DARIO

Y empezard el desfile del cortejo. iSingular, pere-
grino, tumultuoso y asombroso cortejo capitaneado
por el Genio y la Incoherencia!
Junto a las flautas de oro de los efebos delficos,
los clarines estridentes de Pizarro y las dollentes
chirimias de Atahualpa; junto a los violines que
acompafiaron las gavotas de Versalles y Aranjuez,
el palmoteo brutal de las sevillanas; en pos de las nueve Musas, una caterva
de mozas vocingleras, entire las cuales se veA a la
Gananciosa y a la Cariharta del patio de Monipo-
dio revueltas con la ,Grille d'Egout, y la d'Or., haciendo cabriolas cancanescas. IToda la
lira de la Poesia y toda la zambomba de la ba-
canal!
El poeta vendrA asentado en el mismo carro de
oro, tirado por tigres que el Genio dom6, en que
el divino Baco hizo su viaje triunfal a la India.
Detras del carro, las tres Gracias lanzando rosas y
jazmines sobre el poeta. Y en pos de las tres Ora-
cias, los siete Pecados Capitales con el acoso de
sus voces roncas.
Princesitas tristes, princesitas rublas, princesitas








SOL DEL DOMImOO 23

lejanas, desbojando las flores' de la Ilusi6n y el
Desengafio; caballeros velazqueflos atusindose el
bigote;, penitentes y encapuchados entonando el
men calpa del arrepentimiento; Cyrano de Berge-
rac dando el brazo a Agustin de Rojas; tilingos de
Buenos Aires leyendo a Ruben en La Nacidn y
trasnochadores de Montmartre brindindole la *61-
tima* botella de Champafla; ruisefiores del Gene-
ralife, y tras de ellos las urracas de la critical dca-
tera; cisnes arrogantes, los cisnes que ador6 el
poeta, y en pos de su cohorte majestuosa, otra de
gansos, los gansos que remedan ridiculamente a los
csnes del excelso cantor.
Asi como en los triunfos de los Cesares y caudi-
dos romanos no faltaba el voceador de imprope-
rios, a fin de que los vitores y loores no desvane-
cdesen al triunfador, tampoco faltarA en el glorioso
cuanto abigarrado sequito de Rubdn Dario la ralea
servi de sus imitadores, de estos que no han sa-
bido imitarle mAs que en sus licenclas capricho-
sas, en sus escapatorias a la turba regi6n de la
extravaganza, sin acertar a iluminar la imitaci6n
simlesca con un solo rayo de aquel numen que boy,









24 RUBtN DARIO

depurado por el Dolor y por la Muerte, entra en la
definitive y soberana esfera de la Gloria.
Tus hados, joh Ruben!, han querido que dejases
esta azarosa vida terrenal en el mismo afio que con-
memora secularmente la muerte de Cervantes y la
de Shakespeare. Tus hados, ioh inolvidable amigo
de ioda mi amistad, oh poeta digno de haber logrado
mayor y mAs serena fortune en esta vidal, iian dis-
puesto que entrases en la region de los tuyos como
entraron los padres de Hamlet y de Falstaff, de
Don Quijote y Sancho: con el tumultuoso cortejo,
ya sublime, ya prosaico, que acompaila a todas las
grandezas y todas las flaquezas de esta Humanidad
que ha tenido en ti admirable y envidiada, diver-
tida y dolorida representaci6n.
Siendo muy hombre, te acercaste a los dioses.
Ellos darAn a tu sombra y a tu fama la paz inmar-
cesible que no lograron tu espiritu y tu cuerpo en
sus turbulentas andanzas por este valle donde una
vislumbre de gusto y risa se paga con un raudal de
IAgrimas y penas.
MARIANO DE CAVIA.
Madrid, 1916.




"7~rjiB*:; ;-


IIPRRECIPC16H





















Un dia, como alguien hiclera notar a Ruben Dario
la maldad escondida entire algunas frases mias sobre
un poema suyo, murmur6, segin parece:
-Lo que me consuela es que el sabe mejor que
nadie cuan injusto es eso.
Y, a fe de hombre honrado, mi gran amigo tenia
raz6n. Porque si hay alguien en el mundo que ad-
mira su obra, que admira su esfuerzo y que admiral
so vida, soy yo. No tengo mAs que evocar las pr-
meras sensaciones de mi vida literaria, para sentir,
en el acto, todo lo que al autor de Azul le debe
ml alma. Il mismo ha contado, en mas de una oca-
si6n, c6mo nos conocimos. Fue aliA, en nuestra
Tierra Tropical, cuando el colegio acababa apenas
de abrinme sus puertas odiosas. !1 era ya celebre.









29 RUBNl DARIO

Cubierto de laureles, volvia de palses mas hospi-
talarios que el suyo propio, para dar a la juventud
centroamericana la magnifica lecci6n de su inde-
pendencia y de su riqueza intellectual. Don Juan
Valera lo habia consagrado. America today lo con-
sideraba como el mas joven, como el mis grande
de sus maestros. Y los adolescents iban a 61, le-
nos de entusiasmos, para ofrecerle sus primicias.
CEntre los que primero Ilamaron a mi puerta-ha
podido escribir-hallibase un chico de ojos sofia-
dores y de labios sensuales. El recibimiento que
aquel chico tuvo, los cronistas lo conocen. Mas lo
que el mismo Ruben ignora, es que antes de lamar
a su puerta, la mano en apariencia fire habia tem-
blado, como la de Heine al levantar el aldab6n de
la casa de Goethe, como la de Gautier al tirar de la
campanilla del cuarto de Hugo... iAh!, ison cosas
6stas que todos dejamos para las memories o para
los articulos necrol6gicos! Pero ya que una verda-
dera inmortalidad lo ha convertido en un ser excep-
cional, de esos que pueden saborear en vida los
anticipos de la eteridad, nada me es tan grato
como escribir, aprovechando su ausencia, en esta




I '.


SOL DEL DOMNUOO 29

pigina que e1 se ha reservado para sus intimas
devociones, las lines que los escritores guardamos
en general pan los entierros.
IRuben Dariol... Yo no se lo que tal nombre sig-
nifica para los literatos que ahora comienzan a dar
cuerpo a sus visions, pero estoy seguro de que
bace veinte aflos, cuando los adolescents de mi
generaci6n oian esas silabas sonoras y raras, que
parecen haber sido creadas de intent para la cele-
bridad, algo de profundamente grave agitaba nues-
tras almas. El dnico libro que entonces habia publi-
cado el gran poeta, era el legendario Azul, que no
tlene ni la profundidad, ni la intensidad, ni la sere-
nidad de obras suyas posteriores, y que, sin em-
bargo, nos hacia ya entrever los maravillosos hort-
zontes en los cuales, mas tarde, ha abierto sus alas
la musa castellana. Al lado del joven maestro, en
aquel entonces, otros bellos poetas cantaban. En
Mexico hallabase, en plena fuerza de produccl6n,
Outjerrez NAjera, y en Cuba agonizaba, como un
dios condenado a todos los dolores, Julian del
Casal Luego, dispersas, olanse en el vasto Conti-
nente las voces de Jose Marti, professor de lirismo;








30 RUIBN DARIO

de Perez Bonalde, descubridor de mundos wars;
de Doml." Estrada, despertador de almas; de
Francisco Gavidia, escrutador de arcanos. Ninguno
de estos series superiores ni de otros cuyos nom-
bres olvido, ejercian, empero, en nuestros circulos
el poder magico del cantor de Azul. ,Por que?..
Nadie, a la saz6n, hubiera podido decilo a punto
fijo. Nadie sabia sino una cosa, y es, que en aquel
tomito impreso en Chile y en el que veinte passes
veian un breviario, habia una riqueza inagotable
de imagenes, de ritmos y de novedades. Mas ahora,
considerando mejor a6n que la obra la personalidad
del gran poeta, comprendemos que si su influencia
era mayor que las demas, es porque su genio era
el inico que compendiaba todas las aspiraciones
ideales de un universe Avido de independencia es-
piritual y de perfecci6n artistic. Lo que nuestra ge-
neraci6n, cansada de la solemnidad clAsica, habia
entrevisto en el relampagueo de cien genios incom-
pletos, el nuevo ap6stol nos lo ofrecia complete y
compact, en un haz luminoso.
Aquella magnifica lecci6n salvadora era la que,
confusamente oida e instintivamente comprendi-








SOL DEL DOMINGO 31

da, nos hada a todos nosotros vasallos del joven
maestro.
Y cuando digo todos nosotros, no empleo una
formula vaga. Aun los que menos parecen deberle,
le deben, eutre los hombres de mi generaci6n, gran
pate del tesoro que poseen. Asi, por ejemplo...
IPero es tan penoso hablar de si mismo!... Ruben
Dario ha contado c6mo, habiendome encontrado en
camino de Madrid, pudo hacerme torcer el rumbo
baca Paris. lidad, algo mas me di6, algo que, ingratamente, he
olvidado mAs de una vez, y que es el fondo mismo
de ml alma. A e1 le debo, en efecto, la primera lec-
c6n fecunda de belleza. l me ensei6 a compren-
der que hay en el saber escribir algo que es mas
que saber, y algo que es mAs que escribir. Al salir
de los libros clAsicos, al escaparme de la ret6rica,
Azal fue el evangelio que me hizo sentir que, por
endma de todo, el Arte es una religion.


E. G6Mez CwuLo.






















SOL bEL bO/INGO














*

















Sol del domingo.





Sol del domingo... Rasgase como un largo velo
de tiempo y he aqui que se oye un cAntico de cam-
panarios: sois vosotras, campanas de Pascua Flo-
rida, campanas de la nifez.
Pues es dia de misa, y la madre es tempranera,
y la abuela, desde el clarin del gallo esta en pie,
con su vestido obscure de la iglesia. El sueflo ma-
tinal es tan grato, que el niflo no quiere dejar las
sabanas, en donde la cabeza sobre el brazo y el
muslo en flexi6n, se anda volando por el otro lado
de las cosas. Pero las flores de olor estan ya en los
floreros y el caf6 humeante. El cura estarA en la sa-








RUBEN DARIO


cristia poni6ndose la casulla. Y el nifto se viste con
su ropa limpia y oliente, y a poco va en la buena
compaflia a la visit de Dios, a punto en que las
campanas alegres, las campanas de Pascua Florida,
dicen la idltima estrofa de la Ilamada.
Sol del domingo... Y a la orilla del rio, con los
compafieros, dar un chapuz6n, desnudos como an-
guilas todos, alborotar el agua, y en el intervalo
order la naranja de oro o la uva de miel junto a los
Arboles. cDe qu6 se conversa? Se sigue el asunto
que en ramas cercanas discuten los pajaros; cosas de
political del aire, de la ciencia de las cometas o de
las artes de los trompos; murmuraci6n contra la tia
solterona y el maestro calvo; y el pufietazo que tal
di6 dejando cardenal en el p6mulo; o la escopeta
de papa y el caballo que vino de la estancia; o la
caja de mfisica que trajeron de Paris regalada por
el padrino; o la pelota de la cancha, o las piernas
de Juanita. Y luego lapidarse han los ramajes; sil-
base y gritase; se ensaya la voltereta o se ejercitan
los brazos en mutuos mojicones; o se cone por lar-
gas extensiones, hasta Ilegar a la casa, cansado el
pecho, roja la color, a recibir la reprimenda.








SOL DEE DOMINOO


Sol del domingo, se bueno siempre para los ni-
flos, para los viejos. Eres el que hace reir las casas
y los Arboles como con un brillo inusitado; el que
saca a los huCrfanos de sus habitaculos, en largas
filas, a ver la cudad, a respirar la salud de los jar-
dines y los campos. Se suave y de oro puro para
ellos; y para las viudas tristes y para los nifios po-
bres. Se propicio para los solitarios que piensan,
a orillas de los lagos, junto a los cisnes, en cosas
melanc6licas. T6 eres el hermoso sol, el sol del dia
del Senor. Tu estas guardado en el gran joyero que
el Principe de las cosas tiene en su empire, y no
sales sino una vez a la semana, cuando ella nace,
a vivir su existencia de seis dias, y para que salgas
a lucir en el puro azul, el Padre sagrado te confia
al orfebre mas entendido de su reino de arriba; 4se
te limpla, te pule, te brufie como a un escudo de
oro, y te lanza al espacio a que resplandezcas, sol
del domingo..., sol del domingo...














La gran Cosm6pols.


(f k do ft sdraed%)

lCasas de dncuenta pisos,
Servidumbre de color,
Millones de circuncisos,
Maquinas, diarios, avisos
Y dolor, dolor, dolor!...


jEstos son los hombres fuentes
Que vierten Aureas corrientes
Y multiplican simientes
Por su cicl6peo fragor,
Y tras la Qulnta Avenida
La Miseria estA vestida
Con dolor, dolor, dolor!...









40 RUBN DARIO

iS6 que hay placer y que hay gloria
Alli, en el Waldorff Astoria,
En donde dan su victoria
La riqueza y el amor,
Pero en la orilla del rio
Se quienes mueren de frio,
Y lo que es triste, Dios mio,
De dolor, dolor, dolor'...



Pues aunque dan millonarios
Sus talents y denarios,
Son muchos mds los calvarios
Donde hay que Ulevar la floor
De la Caridad divina
Que hacia el pobre a Dios inclina
Y da amor, amor y amor.



Ira la supreme villa
Como ingente maravilla
Donde todo suena y brilla








SOL DEL DOMINGO 41

En un amblente opresor,
Con sus conquistas de acero,
Con sus luchas de dinero,
Sin saber que alli esta entero
Todo el germen del dolor.


Todos esos millonarios
Viven en mnrmoles parios
Con residues de Calvaridos,
Y es roja, roja su for.
No es la rosa que el sol lleva
NI la azucena que nieva,
Sino el clavel que se abreva
En la sangre del dolor.



AIli pasa el chino, el ruso,
El kalmulko y el boruso;
Y toda obra y todo uso
A la tierra nueva es field,
Pues se ajusta y se acomoda
Toda fe y manera toda,









42 RU3BN DARIO

A lo que ase, lima y poda
El sin par tio Samuel.


Alto es 1, mirada fiera,
Su chaleco es su bandera
Como lo es sombrero y frac;
Si no es hombre de conquistas
Todo el mundo tiene vistas
Las estrellas y las lists
Que bien sabese estan listas
En reposo o en vivac.


Aqui el amontonamiento
Mat6 amor y sentimiento;
Mas en todo existe Dios
Y yo he visto mil carilios
Acercarse hacia los niflos
Del trineo y los armifos
Del anciano Santa Claus.


Porque el yanqui ama sus hierros,
Sus caballos y sus perros,








SOL DE DOMINOO 43

Y su yacht y su foot-ball;
Pero adora la alegria,
Con la fuerza, la armonia:
Un muchacho que se ria
Y una nifla como un sol.

















Damna.



A scm.a


Como son cosas de nifo
Y de visi6n y de ilusi6n
Recordar el parque Cousifo
Como una divina visi6n,



Recordar las frondas espesas,
La opulencia de los carruajes,
Y aquellas damas con sus trajes,
Que eran a mi todas marquesas.









46 RUbIN DARIO


Y no haberte visto, sellora,
Encarnac6n de poesia,
Saludarte en nombre del dia
Y besarte en nombre de aurora.



Brindarte por el sol y el agua
Y por el granizo y el trueno,
Una chispa de sol chileno
En un verso de Nicaragua.



Tti eres la luz y eres el temple
Cuando con tu manto chileno
Sabes hacer al hijo bueno
Y brindas belleza y ejemplo.



Perla pura entire perlas buenas,
Dulce belleza hecha de bien,
Tu beldad nos viene de Atenas,
Tu bondad deJerusalen.








LOS DEL DOMINOO 47

En ti veo paloma y honda,
Todo misterio y poesia,
La sonrisa de la Yoconda
Hecha por la Virgen Maria.



Si hay alguien que te llama bella
Buscando el adularte, dile:
- jYo soy la mas hermosa estrella
Sobre la bandera de Chile!















La Caridad.



iDad al pobre, dad al pobre
Paz, consuelo, alivio, pan!
IQue recobre
La esperanza y la alegria
Con la ayuda que le dan!


A las manos bondadosas
Desde el celo Dios envia
El perfume de las rosas
De la eterna Alejandria.


Dad limosna al que se agita
Por cruel miseria opreso;









50 RUB.N DARIO

A la triste cieguecita,
Dadle un besol


Damas bellas y adorables
Que vivis entire esplendores:
A las niflas miserable
Dadles pan y dadles flores


Bondadosas y discretas,
Dad un beso al pobre niflo.
iDios bendiga,
Dios bendiga las violetas
Que se arrancan del corpiflo
Para darse a la mendiga!


Si a los tristes dais consuelo,
Sensitivos corazones,
iTendreis alas en el cielo
Y en la tierra bendiciones!


















A Lucia.


Por Ubago.

Norte puro y belleza n6rdicamente pura,
Sabiendo la beldad de tu egregia escultura
Y de la maravilla que en tus ojos se fragua,
Dijame saludarte, hija de Nicaragua.



Yo queria que fuera en frances mi saludo;
Pero yo ante tus vates me reconcentro mudo.
Yo se hablar en la lengua de mi voz familiar,
La que es pan, agua, sal y llama del hogar.









52 RUBEN DARIO

jSabes tu el coraz6n que te busca y preflere?
En nuestra tierra, el beso, cuando se inicia, hblere.
No seria pedirte una cosa quimerica
Juntar tu amor de Francia a nuestro amor de Ame-
[rica.


Tenemos frases, besos y misterios y halagos,
Que dicen nuestras dudas y palabras y afanes;
Mas que tienen el alma de nuestros dulces lagos
Y el verso hecho de llamas que dan nuestros vol-
[canes.


Si, gentil, digna nifia de Francia:
Para el hombre que viene alia del mar...,
Cualquiera rosa leva su fragancia
En donde tenga que aromar y amar.


-*.--I '~


















A Francisca.




Ajena al dolo y al sentir artero,
Llena de la ilusi6n que da la fe,
Lazarillo de Dios en mi sendero,
Franasca SAnchez, acompaiame...




En ml pensar de duelo y de martirio,
Casi inconsciente me pusiste miel,
Multiplicaste petalos de lirio
Y refrescaste la hoja de laurel.








54 RUBEN DARIO

Ser cuidadosa del dolor supiste
Y elevarte al amor sin comprender;
Enciendes luz en las horas del triste,
Pones pasi6n donde no puede haber.



Seguramente Dios te ha conducido
Para regar el arbol de mi fe;
Hacia la fuente de noche y de olvido,
Francisca SAnchez, acompfiaame...


















Para Mariano de Cavia.


Maestro: te mando mi alma,
Te mando mi rosa, te mando mi amor.
Con un c6ndor vivo te mando mi palma,
Con una paloma te mando mi lor.




Por tu nacimiento me floreci6 un verso
Lleno de dulzura, y era tan profundo,
Que ya contenia todo el universe
Con que dominaras la lira del mundo.








56 RUBMf DARMO

Comprende que nunca cambiara mi alma
Por lo que en ti hubiera de ritmo y raz6n;
Laurel que me cubra, no vale tu palma,
Y es poco tu afecto por mi coraz6n.

















Eva.




Si eres tan bella y pura y misteriosa, pasa;
No seas ni el rubi, ni la rosa o la brasa,
Porque en tus tentaciones maravillosas, puedes
Cortarme en tus miradas, o meterme en tus redes.



Yo no se qu6 hay en ti de la noche estrellada,
Y ni se que hay en t de la mujer amada.

















Soneto.


Pasa que la idea azul do van las bandolinas
Se que pensar y hacer y bregar y solar,
Y salpicando con las espumas del mar
De tempestades infernales y divinas.





De mi triste corona, cuAntas son las espinas?
Pues una a una apenas me las puedo arrancar.
Recuerdas mis confianzas, pues las ruges, joh mar!
IY recuerdas mis penas, ruisefior, pues las trinas!








60 RU0BN DARIO

Voz de fuerza o dulzura en la gloria del dia,
Bajo los vastos delos, sobre los oceans,
Inclinemos la frente ante la Poesia.



Dejemos de palabras y gestos vanos,
Y puesto que el instant es bueno todavia,
Levantemos los ojos y juntemos las manos.

















BeUla cubana.




Cuando contemplas, cuando sonries,
Tu no haces nunca que obras preciosas,
Cuando sonries, los collbries,
Cuando contemplas, las mariposas.



.Por qud fecundas y por qu6 brillas,
Siendo la pMaida, la misterlosa,
Y slendo el liro, siendo la rosa
Y siendo reina de las Antillas?

















A una mujer.


JamAs he visto quien se entrega
Maravillosa y sobrehumana,
Siendo la maravilla griega
Y siendo la virgen cristiana.


Lenas de penas y de engaflos,
Y de amarguras y dolores,
Quisiera mandarte unas flores
Que contuvieran mis veinte aflos.


Veinte aflos magnificos, puros,
Quizas vagos, quizAs perversos,








RUBNM DARIO


Pero que irian con mis versos
Llenos de mis ojos obscures.


La vida pasa, pisa y vuela,
Haciendo la vida en concrete,
Dando los ojos de la abuela
Para la sonrisa del nieto.


Sonora, pura, bella, inmensa,
Permite al que siente y piensa
Magnificarte y ofrendarte,
En nombre del verso y del Arte,


Y pues eres una mujer
Que hay que admirar y que querer,
Que hay que admirar y que amar,
Que hay que buscar y que escoger,
Que hay que sentir y que estimar,
Que hay que vivir y que adorar,
Que hay que dormir y que besar,
Que hay que sufrir y contemplar.


















Soneto.


1Oh Dios! Jamas yo pienso
En este vivir asesino,
Hecho con la mujer y el vino
Y con este Dios tan inmenso.




Este camino tan extenso,
Que ni siquiera lo adivino;
Esta vifia aqui, y este pino
En la montafla en que yo pienso,









66 RUBtM DARIO

Y esta montaila de crystal,
Y esa reina del coraz6n,
Y esa princess del coral,



Y esa novia de la llusi6n,
Si son del bien o son del mal...
Y despu6s de todo..., isi son!...













Amor.


El amor estA en las rosas,
Las rosas son el amor,
Cupido anda entire las cosas
Y hace de ellas una flor.


A veces desplerta un nido,
Y a veces se va a vagar,
Y anda en el viento, en el ruido,
En el bosque y en el mar.


Hace despertar los tnuenos
Y hace rugir los leones,
Y forma jardines buenos
Dentro de los corazones.








68 RUBAN DARIO

Es la voz, la voz errante,
Que no encuentra su vocablo,
Y expresa al Angel flotante,
O expresa al pr6fugo diablo.


Se extenua, se propaga,
Se multiplica, se vierte,
Y es profunda, triste, vaga,
Toda vida o toda muerte.


Anda errante un silfo extrallo
Que lena mi alma invasora
Con las perlas de la hora
Y los diamantes del aflo.


Yo al slfo le he visto. Y es
Todo perlas y brillantes.
Las perlas se Ilaman: antes,
Y los brillantes: despues.

















A Rubencito.


Puesto que crees en Dios, hijo mio, retiene
Lo que hay en la profunda voluntad de inflnito,
Que el dolor o el amor nos explica en el grito,
Que en el suspiro espera o que en el Ilanto viene.




No aguardes que el inmenso clarin de oro truene;
A las nupdas del clelo con mis versos te invito,
No olgas a la faunesa que te lanza su grito,
NI al fauno extraordinario que su siringa suene.










70 RUBt DARIO

Pero march, hijo mio, con tu flauta y tu lira
Adonde Dios te lame y tu flauta te leve,
Lo que el Amor te d6 y la Vida te inspire.




Haz tus versos de noche, haz tus versos de nieve;
Ti tienes el poder de la lengua y la lira
Con el dactilo ductil y con la danza leve...














Babyhood.


A Jlks Beatr Bedo.


Concrecl6n de un jardin de amores,
Con tu faz de querubin serio,
Cual si supieras el misterio
De la humana flor de las flores;


Pronto estar8 s .L .a estacl6n
En que tu intudl6n adivine
A Dios, cuando el pajaro trine,
O palpite tu coraz6n.


Adivinando a Dios, o al dios
Que en tu meute y en tus senftdos,








72 RUBMN DARio

Por el dulce enigma de dos,
Te de el secret de los nidos.



Seas emperatriz future
Y un coraz6n sea tu imperio,
Por la beldad de tu terura
Y el cetro de tu cautiverio.



Y versos dulces sean dichos
En donde trisquen halagflefos
Los cervatillos de tus sueflos
Con las corzas de tus caprichos.



Y huelle tu tal6n de rosa
La arena de oro perfumado
Por los ungflentos de la Esposa
En los jardines del Amado.















El padre nuestro de Pan.


Padre nuestro, padre ambiguo
De los milagros eteros
Que admiramos los modernos
Por tu gran prestigio antiguo.


La ninfa junto a la fuente pasa
Y tiene en su blancura
Lo que inspire, lo que dura,
Lo que aroma y lo que abrasa.


Pues al ver la viva floor
O la estatua que se mueve,









74 RUN f DARO

Hecha de rosa y de nieve,
Nos toma el alma el amor.


Pan nuestro que estis en la tierra,
Porque el universe se asombre,
Glorificado sea tu nombre
Por todo lo que en 61 se encierra.


Vueivanos tu reino de fiesta
En que ti aparezcas y cantes
Con los tropeles de bacantes
Mancillando la floresta.


Hunde siempre violent y vivo
Y por tus Impetus agrestes,
En el cielo cueros celestes
Y en la tierra patas de chivo.


Danos ritmo, media y pauta
Al amor de tu melodia,









SOL DEL 0DOM OO 75

Y que haya al amor de tu lauta
Amor nuestro de cada dia.


Deudas que el alma amando trunca
Estin en tu disposid6n,
Y no le concedes perd6n
A aquel que no haya amado nunca.















Mater Pulchra.


A Nm"l J. smit ZdyW


Es Greca, es Roma. Clamides
Y togas. Es el tempo maravilloso. Es
El Parten6n, el temple de Apolo, las Piramides,
Las glorias hechas ruinas que volverAn despues.



Es el iguila enorme que levanta su vuelo
Ballada en la luz sacra de vasta poesia.
Y con todo, la herida de su materno duelo
Hace excamar a Cesar inundado de delo:
- iOh madrel Oh madrel iOh madrel iOh dulce ma-
[dre mia














Cantares andainces.


Mi nombre mire en la arena
Y no lo quise borrar,
Para dejarles mis penas
A las espumas del mar.


dDe d6nde vienes, mi vida?
Vida mia, ;ad6nde vas?
Ven a curarme esta herida,
Que no se derra jams.


Para qu6 tanto pensar,
Si en esta cosa tan pura
Saboreamos la amargura,
La amargura de la mar.








80 RUBDN DARIO-


Filomela esta dormida,
LQu6 te dijo su canci6n?
Canta s61o en esta vida
Una vez el coraz6n.


Vida mia, vida mia,
Qu6 divina esta la mar.
LC6mo no supe aquel dia
Que me habias de oividar?


Esta ardiendo mi incensario,
Es una copa de Ofir.
*Navegar es necesario*
Y es necesario vivir.


Me dan los vientos su aliento
Y sopla mi voluntad.
Sele td propicio, joh viento!,
A la barca de Simbad.














Los olivos.


A J. &

I

Los olivos que th Pilar pint6, son dertos.
Son paganos, cristianos y modernos olivos,
Que guardian los secrets deseos de los muertos
Con gestos, voluntades y ademanes de vivos.


Se han juntado a la tierra, porque es came de tierra
Su came; y tienen brazos y tienen vientre y boca
Que lucha por decir el enigma que encerra
Su ademan vegetal o su querer de roca.


En los Oetsemanies que en la Isla de oro
Fingen en torturada pasividad eterna








RUB.N DARIO


Se ve una muchedumbre que haya escuchado un
[coro
0 que acaba de hallar I'agua de una cisterna.


Ni Gustavo Dort mir6 estas maravillas,
Ni se puede pintar como Aurora Dupin
Con incomodidad, con prosa y con rencillas
Lo que bien comprendia el divino Chopin...


Los olivos que estan aqui son los olivos
Que desde las pristinas estaciones estan
Y que vieron danzar los Faunos y los chivos
Que seguian el movimiento que di6 Pan.


Los olivos que estan aqui, los ejercicios
Vieron de los que daban la muerte con las pledras,
Y miraron pasar los cortejos fenicios
Como nupcias romanas coronadas de hiedras.


Mas sobre toda aquesa usual arqueologia
Vosotros, cuyo tronco y cuya ramas son








sOL DEL DOMmwOO 83

Hechos de la sonora y divina armonia
Que puso en vuestro toro Publio Ovidlo Nass6n.


No hay religi6n o las hay todas por vosotros.
Las Americas rojas y las Aslas distantes
Uevan sus dioses en los tropeles de potros
0 las rituales caminatas de elefantes,


Que buscando lo angosto de la eterna Esperana,
Nos ofrece el naclente de una Inmediata aurora,
Con lo que todo qulere y lo que nada alcanza,
Que es la fe y la esperanza y lo que nada implora.

















Despedida.


Pas alrk Osmrro, W
Is desdim m Tmtr
Od*60. do Umns. Ake% Is
mod d- 5 do de id MI.


Al partir, just es que os diga
C6mo a mi no ha sido extrafila
Tierra en que renace Espafa,
Por hidalga y por amiga.




Frescos, fragantes y finos,
Nutridos de savia ardiente,
Hoy acarician mi frente
Los laureles argentinos.









86 RUBaN DARIO

Vuestros corazones son
Armoniosos y vibrantes
Por la sangre de Cervantes,
De Moreto y Calder6n.



Y fuera en vosotros mengua
Que desdeflarais un dia
Con vuestra propia bidalgula
Vuestra raza y vuestra lengua.



Mas no; lleno de frescor
Libre bajo el delo brilla
El Arbol cuya semilla
Plantara el Conquistador.



Vine, si, si venci yo
La victoria conseguis:
Estark en otro pals
Pero en otra patria ino!


f r^Jf -*? *^









SOL DEL DOMINOO 87

Aqui la musa divina
De Calder6n hall rosas;
Y tuvo palmas fastuosas
La de Tirso de Molina.



La Nila Boba en Castilla
Mas afamada no fue,
Ni la desventura de
Dofia Estrella de Sevilla.



Vuestro afecto se aquilata,
Y nuestro mental tesoro
Se ufana en bajel de oro
Sobre el Rio de la Plata.



Sabis honrar las brillantes
MAscaras, que mi alma adora,
Y a Talia vencedora
Coronada de diamantes.









RUBN DARSO


Que sois gentiles, es fama;
Mas vuestro afecto conquista
A la dama y a la artist
Como artist y como dama.



La noble sangre latina
Y la lengua castellana
Juntan con el alma hispana
La joven alma argentina.



Y, dichosa mensajera,
Yo voy a decir a Espaila
Que en nuestra cordial campafla
Flota una misma bandera.



Mantengamos ese fuego
Que caliente ambas naciones...
iY, hasta luego, corazones
Argentinos; hasta luegol















Caminos.




I


dQue vereda se indica,
Cual es la via santa,
Cuando Jesus predica
0 cuando Nietzsche canta?


II


dLa via de querer,
0 la via de obrar?
;La via de poder,
0 la via de amar?









RUBaN DARO


Ill


Embriagarse en el opio
Que las tristezas calm.
Set el mArtir de su alma
0 set el heroe propio.


IV

Martirizar la vida
Con pejuicio del juicio,
Y hacerla decidida
Para ir al sacrificio.


V

Tener la voluntad
Hecha de acero y oro;
Tener la honestidad
Como intimo tesoro.








soL Do. oomINoo 91



VI

0 bien ser el tirano
Que surge de repente,
Con la idea en la mente
O la espada en la mano.


VII

En la tierra o el mar,
Ser el conquistador
Que leva su esplendor
A matar y a aplastar.


VIII

Pues nuestro hombre de barro
Es en todo pais:
0 Francisco Pizarro
0 Francisco de Asis.








92 RUBf DARIO



IX

Juntas almas fervientes,
Han tenido igual vuelo:
Conquistar continents
0 conquistar el cielo.


X

Santidad y heroismo
Tienen el propio vuelo
Con el genio que vuela entire los dos:
Los Santos y los Heroes
Tienen el propio delo,
Y todos ellos buscan la direcci6n de Dios.















Peregrinaciones.


I

En un moment crepuscular
Pens6 cantar una cand6n
En que toda la esencia mia
Se exprimiida por mi voz:
Predicadones de San Pablo
O lamentaciones de Job,
De versiculos evangdlicos
O preceptos de Salom6n.
iOh, Diosl

oHada que vaga Compostela
Iba yo en peregrinac6n?
Con Valle-Incldn o con San Roque,








94 RUB1N DAlIO

LAd6nde ibamos, Seflor?
El perrillo que nos seguia,
,No seria, acaso, un le6n?
Ibamos siguiendo una vasta
Muchedumbre de todos los
Puntos del mundo, que liegaba
A la gran peregrinaci6n.
Era una noche negra, negra,
Porque se habia muerto el Sol:
Nos entendiamos con gestos
Porque habia muerto la voz.
Reinaba en todo una espantosa
Y profunda desolaci6n.
IOh, Dios!

IY ad6nde ibamos aquellos
De aquella larga procesi6n;
Donde no se hablaba ni oia,
Ni se sentia la impresi6n
De estar en la vida carnal
Y si en el reinado del lay!
Y en la perpetuidad del jobh?
iOh, Dios!








SOL DEL DOMINOO






Las torres de la cathedral
Apareceron. Las divinas
Horas de la mafiana pura,
Las sedas de la madrugada
SSaludaron nuestra Ulegada
Con campanas y golondrinas.
iOh, Dios!

Y janms habiamos visto
Envuelto en oro y albor
Emperador de aire y de mar,
Que aquel Seflor Jesucristo
Sobre la custodia del Sol,
IOh, Dios!
Para tu querer y tu amar.

Visi6n fue de los peregrinos,
Mas brotaron todas las flores
En roca dura y campo magro;








96 RUBaN DARIO

Y por los prodigies divinos,
Tuvimos pajaros cantores
Cantando el verso del milagro.
Por la calle de los difuntos
Vi a Nietzsche y Heine en sangre tintos;
Parecian que estaban juntos
E iban por caminos distintos.
La ruta tenia su fin,
Y dividimos un pan duro
En el rinc6n de un quicio oscuro
Con el marques de Bradomin.

















Nemrod est content.


Y el Sacro Santo Espiritu
Paloma se torn6.
Nemrod esta contento...
IQu6 diablo de Nemrod!




El tigre ruge: IVivo!
ISiento! brama el le6n,
Y la paloma arrulla:
- Arrullo, siento y soy!








98 RUB.N DARIO

La flecha va en el bosque;
Se hace el bosque feroz,
Nemrod estA contento...
IQu6 diablo de Nemrod!


Apolo es el arquero,
Hercules, vencedor,
Ichora, sacrifice;
Vitrifuli y Moloch.


Redimidos carnivores
Con civilizaci6n,
Imitamos alegres
El ejemplo del sol.
Nemrod estA contento...
iQue diablo de Nemrod!


El buey y el asno saben
Un secret los dos:
iEI cristo de las bestias
Ha sido el Mal Ladr6n!


~








SOL DEL DOMINO 99

La sangre de las bestias
Es roja bajo el sol;
La esencia de sus vidas
Cual las del hombre son;
El ojo del buey tiene
Inaudito esplendor.
Nemrod estA contento...
iQue diablo de Nemrod!




La lengua de las aves
Sabia Salom6n,
Mahoma de su yegua
Hizo consagraci6n.
Nemrod estA contento...
iQu6 diablo de Nemrod!




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs