• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Title Page
 Las colinas azules
 Corona
 Fidelidad
 Liberacion
 La forma entera
 El estado del alma
 Sepulcro
 Rumor de agua
 Piedra
 Begonias
 El vertice imposible
 Mediodia
 Adios
 La puerta cerrada
 Oracion
 ¿........?
 Cumbre
 Fauces
 Fruto cordial
 Musica
 La muralla maldita
 Ovejas bajo la luna
 Miramar
 El mal solsticio
 La ultima estrella
 El ocaso terrible
 Circulo
 Paz
 Frente al enigma
 Glicinas rojas
 La barca de ulises
 Alas protervas
 Angustia
 El asilo divino
 Desolacion
 Las islas desoladas
 La noche escarlata
 Cobardia
 Back Matter














Group Title: islas desoladas
Title: Las islas desoladas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081291/00001
 Material Information
Title: Las islas desoladas
Series Title: islas desoladas
Physical Description: 84 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Acosta, Agustín, b. 1886
Publisher: Imprenta F. Verdugo
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1943
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: Agustín Acosta.
General Note: Poems.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081291
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ABZ0538
oclc - 09788109
alephbibnum - 000352566

Table of Contents
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Las colinas azules
        Page 5
        Page 6
    Corona
        Page 7
        Page 8
    Fidelidad
        Page 9
        Page 10
    Liberacion
        Page 11
        Page 12-14
    La forma entera
        Page 15
        Page 16-18
    El estado del alma
        Page 19
        Page 20
    Sepulcro
        Page 21
        Page 22
    Rumor de agua
        Page 23
        Page 24
    Piedra
        Page 25
        Page 26
    Begonias
        Page 27
        Page 28
    El vertice imposible
        Page 29
        Page 30
    Mediodia
        Page 31
        Page 32
    Adios
        Page 33
        Page 34
    La puerta cerrada
        Page 35
        Page 36
    Oracion
        Page 37
        Page 38
    ¿........?
        Page 39
        Page 40
    Cumbre
        Page 41
        Page 42
    Fauces
        Page 43
        Page 44
    Fruto cordial
        Page 45
        Page 46
    Musica
        Page 47
        Page 48
    La muralla maldita
        Page 49
        Page 50
    Ovejas bajo la luna
        Page 51
        Page 52
    Miramar
        Page 53
        Page 54
    El mal solsticio
        Page 55
        Page 56
    La ultima estrella
        Page 57
        Page 58
    El ocaso terrible
        Page 59
        Page 60
    Circulo
        Page 61
        Page 62
    Paz
        Page 63
        Page 64
    Frente al enigma
        Page 65
        Page 66
    Glicinas rojas
        Page 67
        Page 68
    La barca de ulises
        Page 69
        Page 70
    Alas protervas
        Page 71
        Page 72
    Angustia
        Page 73
        Page 74
    El asilo divino
        Page 75
        Page 76
    Desolacion
        Page 77
        Page 78
    Las islas desoladas
        Page 79
        Page 80
    La noche escarlata
        Page 81
        Page 82
    Cobardia
        Page 83
        Page 84
    Back Matter
        Page 85
        Page 86
Full Text












I .. VII l
AI1
Ii
I < '


i JfZ/.Li ,-





"i -- ",




TuTS vOl UrE HAS BEEN
MCFRrr- RIMED
': P UNIVERSITY OF
itLOIUA LIBRARIES.


"I







AGUSTIN ACOSTA


LAS ISLAS DESOLADAS









HABANA
1943








LAS ISLAS DESOLADAS


S LAS COLINAS AZULES



DetrAs de ti, colina, arde un misterio intacto.
Vuelan hacia las cima nevadas las luclnagas.
LScbre mesetas ridas descansari mi espiritu?
No importa el vago azul que asume extraios tonos
de gasa transitoria en tu audaz oramento...
No me darn laurels las islas desoladas...
Barcas de doubles remos esquivaran naufragioa.
La luna hari mis d6ciles las olas alteradas.
SAlhajas ilusorias constelarin mi vida.
Detrs de ti, montaia, maduran los soll=zos
en cactos que ensombrecen inmemoriales fugas.
Los p jaroe planean sus raudos alborozos...
Acantilados srdos... Olas encadenadas...
El mar de plomo amplia sus fciles arruas...
Ya me darn laurels las islas desoladas...!








AGUSTIN ACOSTA

Pero no pretendiis arancarme una hoja,
pcrque las hojas son mi orgullo y mi corona...
La corona de gloria... la que me doy yo mismo...
que las otras... las otras... yo no las necesito...!








LAS ISLAS DESOLADAS


CORONA



Ya no quiro quo cant mi coraz6n. Ahora
sy como un irbol verde, avaro de sus hojas.
Otono oest Iegando, y quiro que mis ramas
soelayen el rigor d las noches heladas.
Miantras me queden hojas podri aotarme el frio:
las hoja* han de ser mi temura y mi abrigo.
Ahora canto tan 6blo mi ponsamiento. Afye
de mis mIs verdes hojas hecho savia y perfume.
Y s esparce en el aired mientra las hojas quedan
adhered al irboL A nadi e interea
c6mo siento la pena, el dolor, la algria.
A nadlo Ie interean mis concor maadans timas.
Cuando el irbol frutesca, dempojadme a mamalva:
yo no guard mis frutoe para hacer mrmelada..


-'7-







DESOLADAS


FIDELIDAD



So quiere mi innoble evuan...
Se quiere mi canto rastrro...
Yo substraigo mi coao6n
del espantoso estercolero.

Ah, mi primera comuni6n...!
Y la custodia y el madero...!
Yo soy field a mi coras6n,
a mi verano y a mi alro...
Yo soy un signo de pas6n
en un ocaeo vocinqlero.
No tocari mi pabell6n
el espantoso stercolero.

Dejadme do mito y do uncin...
Empecinado moquetero,
yo amo mi propia rebelb6n
y sigo mi propio sendero.


-9-


LAS ISLAS








LAS ISLAS DISOLADAS


IBERAC=ON



Abre la puerta, quo voy a sacar mis masinel
Abre la jaula, que voy a soltar mis lean o
Sueen ahora tan s6lo los blancs ardine.,
y que so estmje la noche n los altos balconies.

Ah las antiguas vidrieras de hazaia y de mitol
Ah las equivocas sombras que atisban la ruta!
Solo, en los altos balconies, podri to infinite
darme la clave qu enuncia la noche absolute.

Tal he de vr, por los impasibles confines,
c6mo retornan, soaando lo altos balcones,
hacia su casa de antaio mis negroa mastines,
hadca s jaula de siempre mis viejos loone.


-11-







Pages


2-


14


Missing
From
Original









LAS ISLAS DESOLADAS


LA FOEMA ETERA



Lar6 en la gorilla. Discuia
en ondas limpidas el agua.

Tenia el coraz6n ma turbio quo un pantano,
y sin mojar el c.erpo quise baiar el alma.

Onda -le dije- yo to mando:
mi pensamlento quiere sumergirse ^n tu agua:
aer la media formal del Universo. Soy
la forma entera y multiple del Univrso. Pira
tu curmo, tu amplitud, t circulo, tu brote.
To vo., y si no fuen par mis ojos, tu agq
sria vibraci6n do una fria caiente...
Luego, si res, eres tan 961o par mi alma...!


-15--







Pages
16-18
Missing
From
Original









LAS ISLAS DESOLADAS


EL ESTADIO DEL ALMA



Poeta: no as un circo el estadio del alma.
Estiis par la pirneta, por la rama tordda,
por el clown qu dice disparate: por todo
cuanto es also en la vida...

Embadurnis de pez la pcbre alma sencilla.
y proclamais imbciles a quien no la ve diifana...
No es el peplo elegant de la virgen desnuda,
no a la niebla sutil de las cumbres mas altas...

Es el frac de colors en el cuerpo qiboso...
Es el salto mortal... y es la innoble caida...
Dad al arte lo suyo, y dejad que las almas
cumplan dentro del arte su destino en la vida...


-13-








LAS ISLAS DESOLADAS


SEPULCRO



Todo lo di al olvido: todo.
Pas6 la palabra sagrada,
y yo, que no la conocia,
le dije: -pasa...

Todo lo di al olvido. Tuve
el eco, on mi, de la palabra;
y cuando quise retenerla,
para apresarla,
ya era otra cosa centre los hombres:
era de sal, y mi memorial
era de aqua.
Y tengo amarga la memorial,
amarga y salada:
la palabra sagrada so me hundib en la memorial,
y s6lo quedaron las tablas
del naufraqio maldito de aquel dia,
sobre el aqua que nunca supo
que era el sepulcro de la palabra sagrada,


-21--







LAS 'SLAS .DESOLADAS


RUMOR DE AGUA



Entr6 en la selva negra rompiendo todo obsticulo:
cards, juncos, espinas, trenzas de ramas speras.
Con los ojos crrados atravese la selva.

Abri los otros ojos on la selva, los ojos
de no se sabe qui6n, quoe levo en el espiritu.
No derrib6 un arbusto, no heri una sola rama.

Herir los grande arboles no lo intent iquiera:
Lacaso soy un d6bil augur de lo impossible?

Senti un rumor de aqua cerca de mi... Senti
que un resplandor hacia abrir mis ojo... Lenta.
serenamente, hundi los dedos on el aqua,
e hice una cruz de aqua fresca sobre mi frente...!


-23-








LAS ISLAS DESOLADAS


PIEDRA



Me arrodille sobre la piedra,
ante la piedra. El bosque era
todo de piedra.
Piedra y piedra
por todas partes... La corteza
de los rboles era de piedra,
y so petrificaba today
la Naturaleza.

Me arrodill. Dije el poema
mis alto en la vow mas baja:
el alma subi6 pr la escala
hacia el firmamento de piedra.

Negaci6n de todo... La obscure
veta alsaba la audaz column
hacia la cresta


-25-








AGUSTIN ACOSTA

de la montaAa enaltecida...
y mi oraci6n se hizo de piedra,
pero brill.
Piedra precidoa
de la oraci6n...! Abres en grietas
la dura pefia,
y sales al sol en agua,
y alegras la Naturaleza...
Piedra humilde de la oraci6n,
victoriosa sobre la piedra... I


-26-








DESOLADAS


BEGONIAS



Begonias... Begonias...
El muro de 6niz tortura el ocaso.
Begonias de rosa, de mrmol, de raso...
Ella v El suspiran... Lentas ceremonies
qulian su sospecha junto a las begonias.
Semiramis trunca, to oculta el ocaso...
Nino desmedrado. rostro de payaso...
lD6nde estin tus Ninives y tus Babilonias?
(Exprime, ch poeta, tus anchas begonias).
II

Ell y El suspiran, y entree ceremonies
mueren junto al muro de 6ni las begonias.
Antifax de purpura... Mitones de raso...
Subrayan los cantos firas acrimonias.
La pergola aploma su fresco fracaso
entire las begonias... begonias... begonias...


-27-


LAS ISLAS








AGUSTIN ACOSTA


m
Rey de no se sabe que alegres colonies!
Tu paso,
junto al muro de 6nix, dirn las begonias.
ZCarnaval? Qui6n sabe... EL aol on ocaso
sefala la ruta de Leucades...
Jonias
amargas y frias nos irren su vaso:
zumo de begonias.

IV

Musa: desde joven temi tu mal paso:
eras vulnerable a las ceremonies
del bardo que repta y obstruye tu paso...
Begonias... Begonias...
El sol es un viejo payaso
que siembra begonias... I


-28-
-L-









LAS ISLAS DESOLADAS


EL VERTICE IMPOSBLE



So ilumin6 mi vida. La voz dijo: ya es hora!
y la subvoz dijo: ya es tarde!
Se ilumin6 mi vida cuando todo era obscure;
y sin embargo, ya era tarde...

Tornara a iluminarse cuando la noche obscure,
quo esti mis alia del polvo,
abra las grietas igneas de su esfera callada:
y sera demasiado pronto...

0 tarde, o pronto, oh cielos...! No llegar el minute,
el v6rtice del tarde y del pronto?
Cuando ese instant league, Lqu6 seri nuestra vida?
Cuando ese sol alumbre, jqu6 sera de nosotros?


-29-








LAS ISLAS DESOLADAS


MEDIODIA



Todo dolor, oh alma, tiene au madrugada
y ms ncche. El naciente la perspective aclara,
y el ocaso nos hurta la dorada alegria.
Todo dolor, oh alma, no lleqa a la media
de como fue temido; porque lo que tememos
es peor que la muerte. Y el dolor es un sueio...

Todo dolor, oh alma, tiene ms madrugada:
En el naciente son las estrellas mas pilida.
Todo dolor, oh alma, tiene s noche negra;
y en la mis negra noche brillan ms las estrellas...!

Pero fuera del tiempo y fuera del espacio,
algun dia tendremos la ineable alegria...
Y ya no temeremos ni al dolor ni a la muerte...
Todo dolor, oh alma. tiene su mediodia...!


-31-








LAS ISLAS DESOLADAS


ADIOS



Ha caido una loaa
sobre mi coraz6n.
Ahora comprendo lo qu significa
decir adi6s.
No se debiera decir nunca
esa palabra de dolor...
Adi6s so6o se dice
a quien va junto a Dios.
Adi6s es rompimiento.
pero es tambi6n eternidad:
y reino alegre y claro
de la infinite paz.
Adios s6lo se dice
a quien mis nunca volvera...
Ah=ra comprendo lo quo significa
decir adi6s:
ha caido una losa
sobre mi corazon.








LAS ISLAS DESOLADAS


LA PUERTA CERRADA



No esti la Have de bronco
en la puerta de la mina.

(Qu6 hacs con hallar la puwta?
LQ6 logra buscando un guia?
Poder del suamo abreto
ya es cosa muerta on la vida.

No veris luz alli dentro:
la limpara quo encendia
su llama azul, es ahora
vaga sombra de si misma.
No esti la Have de bronco
en la puerta de la mina.

Es locura todo intent,
y tcdo empuje es desdicha.


-35-









AGUSTIN ACOSTA

Cuando una puerta se cierra.
audacia es volver a abrirla...
Y tiene pena de muerte
la osadia
que intent robar teoros
de las minas.

Marcha, pues, a cualquier part:
haz de tus recuerdos trizas,
y siembra en el manso viento
canciones de despedida,
para que tome la lave
a la puerta de la mina.









LAS ISLAS DESOLADAS


ORACION



Sefor: hazme ver siempre la vida
con ojos de perd6n
para toda saeta dura
que so clave en mi corazon.

Y que tocada de tu gracia,
mi mano concrete promesas de espiga;
y que como tu mano santa
cuanto toque bendiga.

Bendiga la luz y la sombra:
la luz del arrepentimiento
y la sombra del sacrificio
y del sufrimiento.

Ha que mi sonrisa coroner
el delicado monolito
que implora la imprevista gracia
de lo infinito.


-37-









AGUSTIN ACOSTA

Haz que el ruido de la maiana
me despierte, sin que me clave
sus garras un remordimiento.
Haz que alabe
tu grandeza en el suefio bueno
y en las horas malas;
en el irbol que vive quieto,
y en las alas
que se alejan haca la aurora.
Haz que mi pensamiento
arbol sea sobre la tiena
y ala en el viento.

Haz que el ensueio fructifque
y madure: to dari su grano.
Poderes para bendecir
suefa mi mano.

Buzo de almas, y on el mar,
todo lo hundido dar a fote...
Sefior: d6jame ser un poco
tu sacerdotel


-38-








LAS ISLAS DESOLADAS


La palabra to crea y el temor to etrnisa.
Sin el Verbo --IT mismol- no seias Quida arem...
Tengo el honor de la nevada y la ceniza,
y no s lo qu aspiras... y no a6 lo qu quimre...

Estoy atado a ti como un buey al arado:
rompo la tierra frtil sin mido y sin rencor
y descanso en el bello crop6culo morado
para empezar de nuevo mi labor.

Llenas todo mi espiritu, y libao y trofoo,
por encima de todo e bosa th ironia...
Te sueio on la espransa... Te sufro en el deeo...

Si to olvido un instant, em la mlancolia...
Odio el raonamiento del atoo;
y Ti eres, oh Dios, mi mu grande alegria...!


-39-









LAS ISLAS DESOLADAS


CUMBRE



Al llano dije un dia:
-La cumbre sera mia.
No sospechaba entonces
que la verdad decia.
Lo deseaba, pero,
cuanto impossible habial
El lano era tan dulce...!
La cumbre era tan fria...!

De pronto, sin quererlo,
vaqando el alma mia
por los obecuros cielos
de la melancolia,
subi, subi a lo alto,
y al punto mi alegria
gritaba: oh cumbre... oh cumbre...
Oh cumbre... oh cumbre mia.. .


-41-








AGUSTIN ACOSTA

El llano, muy abajo,
al ver que yo ascendia,
call6 c-mo asombrado.
El cielo sonreia,
como si deplorase
mi candida alegria.

Oh llano, oh cumbre, oh cielo...
Oh trigica ironia...!
Llegar a la alta cumbre
de la esperanza mia,
Ique puede dar al alma
de encanto y de alecria?
La cumbre es siempre spera... I
La cumbre es siempre fria.. .1


-42-








LAS ISLAS DESOLADAS


FAUCES



Yo no soy mis que un instinto
purificado. Una sombra
cuya luz de ayer apenas
dej6 un recuerdo en sus ojos.

Yo no soy mis quo un alert
en una obscura emboscada.
Yo no soy mis que un dolor
ignorant y presuntuoso.

Instinto: cortate el ala...!
Sombra: difunde tu manto...!
Alerta: las negras bocas
to estin esperando activas.
Dolor. aprmsura el golpe:
mata el dolor de ti mismo!


--43-








LAS ISLAS DESOLADAS


FRUTO CORDIAL



Tomad mi fruto. Soy como un arbol fecundo...
Al sol que dora el mundo florezco en emoci6n.
Habia muchas bocas hambrientas sobre el mundo.
Tomad mi fruto: en el esti mi coraz6n.

El coraz6n de ahora tendri su fruto nuevo:
el arbol que boy florece no es el arbol de ayer.
De mis profundo surge la rama que boy elevo;
y sin embargo, es siempre el mismo florecer.

Las bocas que se cierren quarden el viejo fruto;
las bocas que se abran recojan la emoci6n
actual, y a la manera de ofrenda y de tribute,
que una semilla prend- en cada coraz6n.

Con miles esperemos el adventicio fruto:
el irbol ain no tiene podrido el coras6n.


-45-








LAS ISLAS DESOLABAS


MUSIC



Musica, oh si... Sin music el Arte es coa vana.
El Arte ma todo musica: recorded a Plat6n.
Musica today musica de la primer mAana....
Misica de la estatua... Oh incauto Pgmalibn... I

Musica de la msica sonora... de la extraia
ierpe quo enrosca n musica el mito de Wotin...
De la madera dura que encuadra la montaa,
donde lo soles muerto, radiante virian...

Musica, oh si... Sin mAsica el Arte es coma muerta...
La music es el Art. Musica todo os.
Yo estoy n el umbral... Abrid, abrid la puerta...
Si sois artists purom la cerrar6is despu6s.


-47-








DESOLADAS


LA MURALLA MALDITA



Altol Yo estoy de centinela
en esta muralla maldita.

No llegaras a esto cuarteles,
oh pobre alma ingenua y mia!

Algo hay en mi que corta el paso
a todo advance de tu vida,
por esta send, hacia el misterio
de estos cuarteles. Mi garita
iene cien ojos, como Argoe;
alerta, a todas parties mira;
tiene doe cars, como Jano,
y conoce toda la vida.

No llegaras a estos cuarteles,
oh pobre alma ingenua y mia...
Alto! Yo estoy de centinela
en esta muralla maldita...!


--49--


LAS ISLAS








DESOLADAS


OVEIAS BAJO LA LUNA



Oveja bajo Ia luna...
Copos do luna en e prado
verde, color d aceituna...

El pmnsument casado,
andaba buscando una
vision. en el encantado
paisaje de campo y luna.

Ancha quietud salencios...
La noche, blanca de luna,
une a misterios de foes
ingenuidades do cuna.

Y mi coraz6n, cansado
de la vioja nocho bruna
de quo estuvo enamorado,


-51-


LAS ISLAS









AGUSTIN ACOSTA

rompe su ilusi6n de luna
en su mis oculto prdo...

nusiones in fortuna...
Copos de luna en el prado... I
Oveja* bajo la luna...!


-52-









LAS ISLAS DESOLADAS


MIRAMAR



Inm6viles, --erenoe- los pinos, alli abajo...
Las techumbres rosadas ccralizan lo azul:
un vago azul de tarde defalleciente y fria.
(Fria y desalleciente s va mi juventud.)

Tardes de Miramar, rurales y suntusas...!
Maravilloso y duke Versalles tropical...
Lila esponjoso y claro del cielo de la Habana,
y golfo azul plomizo de harina y de cristal...!

Ventanas, ojos duros, crrados al crepsculo:
a satos transpires vuestra iluminac6n.
Yo tengo doe ventanas de claridad celeste,
y en ellas asomado esti mi coraz6n... I


-53-








LAS ISLAS DbSOLADAS


EL MAL SOLSTICIO



Sobre el poniente... Sobre las ross ateridas,
el vindalo estaciona su finebre ilueta.
Estatuas desronadas pudren alma perdida...
El grave sueio rojo manumite al poeta.

Bajo las rosas blancas que un mal sobtido hila;
bejo el poniente, bajo las rosas dewojadas,
el coras6n complica su audacla y su cautola...
Bajo el poniente... Bajo las rosa danoladas...

Nevado aires cuajan los l6gamos palustre...
Las catedrales duermen sus rganos ilustre...
Sus p6rticos sin fausto clausuran las capila...

Oveja negras triscan micootas congeladas...
Y floreentes, sobre las nieves enlutadas,
imbar de sol constean las rosas amarillas...


-55-









LAS ISLAS DESOLADAS


LA ULTIMA ESTRELLA




Torna al ccaso, estrella radiant y querida...
Ve quo las nubes encienden antorchas seerfs:
hoscas rivals, ignorant la luz de tu vida.
Claros deadenes simulan las luces viajeras.

Torna a mi alma, estrella radiant y querida...
No mis alumbren mi alma las luces seferas...
Qubdate en ella riqiendo mi vida...
Huyan por siempre del alma las luces viajeras... I


-57-









DESOLADAS


EL OCASO TERRIBLE



No seri en vano tu aduso silencio...
Mientras las hojas so pierdan al atre,
no seri on vano tu adusto silencio.
Vox de carines aclaran la sombra:
voces de sangre, de luto, de miedo...
Los centinelas perforan la sombra,
madre del hondo misterio.
Arden miradas on todas las torres...
Mueren palan eon tode looo ecos...
Sangran tmores on todos los paso...
Modran infamias on todos lo beso...
No. No es el alba de lur quo adivinas:
ee un ocaso trnible y etero.
Dej a la u del spacio vaciol
Buca on ti mismo la hu de los muertos!
Mientra la noche so aduefe del mundo
no seri en vano tu adusto silencio.


-59-


LAB IBLAS








LAS ISLAS DESOLADAS


CIBCULO



Lo que so aleja esta mis cerca do noeotros,
porque a nosotrs vuelve todo.

Somoa un punto on una gran circunforncia:
todo esti dando vueltas.

Adorable esperanza que to acabas do ir:
ahora s quo aetis cerca de mi!

Dolor: el viaje ultimo acabas de emprender,
y siento que to acercas otra ves.

Decir adi6s, Lacaso no as dar la bienvenida?
Rueda que gira ripida, 4acaso no est fija?

Cuando lo que adoramos on la tiea sea polvo,
estari para siempre ms cerca do noeotro...


-61-








LAS ISLAS DESOLADAS


PAZ



Bien, i, mi estro(a dura... M corneta de aro...
Retoio do mis irboles... Fuea, vida, alud...
Mas, ino tongo derecho a tardes melanc6icas,
a un poquito de ocso, despus do tanta hls?

lCroee quo por mis parques no ruedan hojas ecas?
Confleso quo me hastia un poco el celo azul;
y que al bravo olaje en las rocas marinas,
(mi verso fu6 oleaje do amor y juventud),

prpero la caricia del mar mobre la arena;
al estruendo marcial el tranquil unrin...
Y a a rogant y torpe parbola do Nietsche
profero la soncilla palara de Jes... I


-63--









LAS ISLAS DESOLADAS


FRENTE AL ENIGMA



Duro es el irbol: no as de los qolpes de hacha.
Negra em la noche: no s de los altos luceros.
Viejo el barco: no s6 la traii6n de la racha.
Fuerte s el muro: no ae de los claros sender.

Ebrio al aviso quo atruena callando el munullo,
field a si mismo, mi viejo dolor so emborracha:
f~til pecado que apenas horada mi orgullo.
Seco esti el irbol: probemos los golpes de hacha.

No por la sombra produzco el reflejo tardio.
No por la angustia reclamo los vinos postrrom.
No necesitan de euforia mi tedio y mi hastio.
Negra es la noche? Robemos los altos luceros.

Fronts al enigma que obstruye los vuolos sumisos.
no smer ma la vo que deforme la tacha.


-45-









AGUSTIN ACOSTA

Oigo, no obd ant, la voz do lok recis avrits,
y on los cordaje anula ms fura la acha.

No es la esperanza fulgor qu me twom confado;
no me enanece lhuz do Ie lfaustos agiiaa.
Yo permanesco en la torr quo el sued o me ha dado.
Roto esta el muro: domino los claros *endro...









LAS ISLAS DEIOLADAS


GLIMAS ROJAS



AZorarAs las rojas glicinas on la puertas
ducales, donde escudos do herldica capcioa,
aristocratisaban fidelidades murta...
Silabari tu credo la tarde pesarosa.

Ah los mastines fscos... los ciervos deastados
y los halcones de las bizarras cetrrias,
en quo participaban principles y prelados...
Y los raptos superfluos... y las castas orgias...

Aioraras el turbio delete adormecido:
el cora 6n, hurano do su potrer latido,
encauzari en su arteria la sangre vigorosa...

Limosna de la vida sobre una raza muerta...
To cearAn las rojas glicinas n la puerta,
y extinguira tu ensuefio la noche doloroea.


-67-








LAS ISLAS DESOLADAS


LA BABCA DE ULSES



Iba hacia el faro rojo la blanca nave pra
one oslav6 el abimo del raudo maestrom.
En las hirvientes aquas la final arboladura
era un providencial estorbo a la aboerci6n.

Gaviota de mi alma sobre la nave pura
Ulises no desprende la mano del tim6n...
Vuelve la prra blanca hacia la roca obcura,
y que tus alas sean la nivea arboladura
gaviot, oh alma mia...!
El rojo pabell6n
de luz. sobre las olas en c61era, empurpura
la nave que se aleja: pero en la costa dura,
el albo eequife ancla a muerta tentaci6n...
Y oh ley desconocida... Sola, diifana y pura,
muestra la nave blanca su iesa arboladura,
y Ules ya ha quitado la mano del tim6n...








LAS ISLAS DESOLADAS


ALAS PROTERVAS



Alas protrvas... Dejad a la aurora mu encant...
Cantos obecurs... Huid de lo claro misterio...
Ah qolondrinas, metiforas vivas del ma bello canto...
Ah ruisesirea, c6mo os envidiaban los dulces salterios...!

Era en los tiempos alados del ala aquilina:
nupcas decia la niebla en loI himedos valles...
Alas protervas... Amad el escombro y la ruina...
Canto sin luna... No mas por el arto batalles.

Amordasadas, oh aves de luna y de olvido,
dad al poniente la lus de ideal trayectoria.
Eso tan 61 te el t ara de mmnnol oA pido.
(Callen extraias secuencias la misa ilusoria.)


-71-









LAS ISLAS DESOLADAS


ANGUSTIA



Hablen lo secos rostros... Cilicio y sayales...
Yo escalo el alto muro y riego mis rosals.

(Oh Dos, yo d-confio de tu honda intervaencn!)

Las sombas annegrocen los frido espaci:
los coraonm buenos deomiyanse reacias.

(Oh Dios, quidn propiciara ht dulce intervenci6n!)

Hablen los rostrcs j6venes... La Musica y la Danza...
Yo har6 los mundos nuevos de amor y de templanza.
oh Dios, hasta que advierta tu dulce intervenci6n...

Pero el corcel demcra su paso en la llanura,
y es el instant negro de la inmensa amarqura...

'Oh Dios... Oh Dios... Yo exijo tu urgent intervenci6n...


-73-








LAS ISLAS DESOLADAS


EL ASILO DIVINO



LD6nde esti Dioe? Y el oro lutral de la custodia
sci6 su vet antgua, msterowa, lejana...
jD6ndo est Dios? Y el canto do un pjaro en la slva
ray6 do amar el uroo crystal do la maana.

LD6ade estA Dice? Y un core de voce extinguidas
movi6 l lengua arm6nica de la posrr campana.
LDonde estA Dioe? Los angele dejaron nsu april
hbda la noche obscura de la trista humana.

IY Dios? ZY Dios? Oh Dios... ,C6mo e procio erte?
IFe de vida on la vida? jMis al1i do la muerte?
Toca sin tregua... Toca locamente, campana...

Que no quiero saber c6mo Dic sMir visto:
si en l magen do Cdsto,
o on la noche infinite de la tristeia humana.


-75-








LAS ISLAS DESOLADAS


DESOLACION



El retorno fu6 huraao, no obstante la tarde esplendente.
Yo venia do haber exprimido la noche en tu frente.
Inclinaron su adis lo rosales marchitos y ezhaustos.
Yo tomblaba al dolor quo exarcerban los dias infaustoe.
En el coro invisible que canta con voz inaudita
no vibrab la angustia quo esconde la nota infinita.
Era selva sin ruidos la noche mortal y silent.
Yo wmia do baber exprimido la noche on tu frente.

II

Ya no burlan mis pctros de antano la cumbre y el rio.
Ya la noche profunda me encoge de miedo y de hastio.
Catalso el slencio y lo torno capilla y santuario,
para abrir on la sombra abstraida mi viejo breviario.
ncorporo a la dulce penumbra la llama indecisa:
y en el caro, no s6 par qu6 core, se canta !a misa...
A a orilla me quedo del mundo, Dies mio... Dios m'o...!
Ya no burlan mis potros do antaho la cumbre y el rio.


-77-








AGUSTIN AtOSTA


III

Vaciaremos en cilices rotos la miel y 1]o vinos.
Que )os cdres gotten el polvo de secos camins.
No es possible sin luz salvadora rumiar el espanto,
si so intent captar el hechizo del cielo y del canto.
En el coro invisible quo canta con vo. inaudita,
ya aparece la angustia que exhale la nota infinita.
Apresemos, fugaces y audaces, los astros divinos:
Gotearemos d estrellas el polvo de obscures cameos.

IV

Oh que pronto, qu6 pronto fascina la llama en la cumbre...I
Oh que tarde en el msrdo santuario renace la lumbe... I
Sacerdote, prepara td mismo to mia y tu asote,
o se apaga td lama en la noche glacial, sacrdote...
Las verdades, erguldas al alba, boloan de fio.
Ya no burlan mis potros do antao la cumbre y el ro.
Era selva si ruidoe la nochoe ital y sluents.
Yo venia de habet exprido la anche h t fnrntbt.


-78-









LAS ISLAS DESOLADAS


LB ImLAS DGa~OADaU



Somhas afi, muy lejo... Mmdos imeplorado...
4C6mo sarn tus albas, oh clo, en la negrura
que nal a a t mlnBon do cosmoy ibmcdo.?
HIAit d* kroca
apenas dicen houeos boecaje L4a *dik*ma
jusga con ilencll ... MI eaait barca obscma
ama un teral que aceque la i~nc6gnIt fragncia.
Ah las vertiente Mbraca de espuma spladrosa... I
Y la ditancia...
Y la distanca...
Y la ditmucia...




Mi barca quiebra on albas la noche tmnebrcsa.
ACuando e azriba al nuevo contiente reacio?
Estr fratendad del mar y del espacio


-7s-










AGUSTIN ACOSTA


anula todo advance. Sombras alli, muy lejos,
abren grietas in6tiles a un fulgor que no existed
sino muy lejos...
Y ya la barca errant os un pasado trist
que lleva un cargamento de mundon ignorados
sobre estos silencioos mars deconsolados.



LC6mo serin his albas, oh cielo, en la negrura?
El aire huele a lluvias que enjuga la distancia.
juega con el silencio mi errant barca obscura.
Ni un astro en la tinlebla... Ni una duce fragancia...



Nace al alba translicida... Mundo desconsclado...
,Ad6nde, oh coraz6n, ad6nde hemos llegado?
Aqui ya no hacen falta escudcs ni banderas...
Aqui las aves huyen al sol de las miradas...
Por Dios..! Por Dios..! No msica..l Carne para las feras..!
Oh coraz6n, contempla las islas desoladas...


--8--








LAS ISLAS DESOLADAS


LA NOCHE ESCARLATA



NegrearAn en la hoar do angustia los cdelo vadcos.
Moatrn obre lechos de piedra Ios xuafi~ tardlos.
LQudn iri par las sndas caladas sombrando cancones?
LQui6n laz6 la palabra encendida quemando crspones?
Serpear, denrotro sumiso, la trist mirada,
hada dond. la noche indolents se ton alborada.
LEn qu6 mans de pledra ajustan las hachas de plata?
jQuiC n hari do los sigls do nieve la noche escrlata?
Vagarin, vagaran on la noche las largas siluetas,
eperando al quo r.nca descifra las clave secreta

II

Todo vuelvo a nosotros ungido con 61os de gloria,
a apagar an un Artico es(ueo la antorcha ilusoria.


-81-








AGUSTIN ACOSTA


Adelante! ser la palabra sin luz ni matices,
y la noche dari a hl hogueras sus verdes races.

Ya no mis, ya no mis sobre el muro palpite tu asombro,
si no quieres que el mundo recuerde -s entrafa do escombro.

Ve a la mina y al bosque, y ajusta las hachas de plata.
Date un golpe en el pecho y anuncia la noche escarlata.


-82-








LAS ISLAS DESOLADAS


COBARDIA



No. No mis on la somla me grites: Ya es tardel Ya es tarde!
En la sombre el inamo furto me tormn cobarde.

Eso tione tu owa en la noche letal: cobardia.
No pretendas que al dar tu palabra so apague la mia.

Si el camino en tinltbla ofusca tu afin de jornada,
Ide qu irre tu voa la anoche si no s nlamaada?

LCmo operas ortear huracane en barco sin quilla?
El valor un nauta que pierde de vista la gorilla.

Tal me dicen ls ojos quo vieron remote hlgare.
Tal me cuentan los viejoe marine do todoe los mares.

Detenese ee quebrar un impulso, borrar un sendero:
apagar en la noche del alma la luz de un lucero.


-43-








AGUSTIN ACOSTA


Si de dia sufriste el azote del sol y del viento,
no estA bien que en la noche as hinque tu extrafo lamento.

Rompe el aire de un golpe invisible que asombre el epacio:
en la noche es mis blanco y mAs bello t proplo palacio.

El pincel de la luna su 61eom genuine. extiende
sobre un cuadro que nadie lo compra ni nadie lo vende.

No. No mis en la sombra me griMt: Ya ee tardel Ya es tarde
En la sombras el antmo fuerte e terna cobarde.


-84-







































0 112
suYm Cosa
.s am J
%urau7So




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs