• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Algo de la sociologia colonial...
 El indicador de la evolucion -...
 El trabajo literario de Goicoechea...
 Goicoechea inicia "la aurora de...
 Como se traduce la influencia de...
 Las idea del Dr. Flores se adelantan...
 Espiritus gemelos - Antecedentes...
 Don Jacobo de Villa Urrutia y Don...
 Una pagina de novela colonial por...
 Ultimos datos sobre Villa Urrutia...
 La Gaceta cree que fue nuestra...
 Primeras pinceladas sobre el comercio...
 El primer problema politico economico...
 La feracidad de la tierra causa...
 La baratura de la vida y la miseria...
 El aislamiento de las poblaciones...
 Los inconvenientes del cultivo...
 El Dr. Esparragosa y Gallardo
 Nuevos datos biograficos de ese...
 La fe en la ciencia del Dr....
 Los primeros examenes de cirugia...
 Metodos, doctrinas e instrumentos...
 Matias de Cordova
 Las ideas de Cordova se ensaya...
 Se afirma que es la primera vez...
 El tema del concurso desagrada...
 Problema politico social del indio...
 El reverso de la medalla
 Otros asuntos de orden economi...
 Un articulo que nos da idea de...
 Simon Bergaño y Villegas
 Ideas avanzadas en materia de educacion,...
 En "evolucionado" de aquellos tiempos...
 Ideas sobre educacion religioso-moral,...
 Preparacion cientifico-literar...
 Garcia Redondo
 El problema del indio tratado por...
 Prosigue la elevada defensa del...
 Los Indios son la planta floreciente...
 El problema de los brazos y la...
 Estudios de historia natural
 Influencia de las expediciones...
 El naturalista Mociño
 Uno de los pintorescos relatos...
 El museo de historia natural y...
 Influencia de los naturalistas
 Otros prohombres de nuestra...
 Resumen
 Index






Title: Evolución de las ideas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081280/00001
 Material Information
Title: Evolución de las ideas
Alternate Title: La mentalidad colonial
Physical Description: 2 p. l., 7-296 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Rodríguez Beteta, Virgilio, 1885-1967
Publisher: Editorial París-América
Place of Publication: París
Publication Date: 1929
 Subjects
Subject: Intellectual life -- Guatemala   ( lcsh )
Civilization -- Guatemala   ( lcsh )
History -- Guatemala -- To 1821   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Virgilio Rodríguez Beteta.
General Note: At head of title: La mentalidad colonial.
General Note: "Libro premiado con medalla de oro por la Academia americana de historia de Buenos Aires."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081280
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000652042
notis - ADJ2041
oclc - 13551383
oclc - 23818558

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Algo de la sociologia colonial - Las tres potestades - El periodo de la evolucion es un rasgo especifico de la sociedad conlonial
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    El indicador de la evolucion - La reforma comienza por los estudios universitarios y de alli se transmite a toda la mentalidad colonial - El padre Goicoechea
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    El trabajo literario de Goicoechea se presta, en labios del periodismo, a la consideracion de los problemas fundamentales del reino
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Goicoechea inicia "la aurora de la filosofia" en Guatemala - Las doctrinas del reformista distan mucho de ser radicales
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Como se traduce la influencia de los nuevos estudios en la capital y en provincias
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Las idea del Dr. Flores se adelantan en esta "gurupera" del mundo a los sabios de Europa en muchas ideas sobre fisica y fisiologia - Construye por si mismo estatuas de cera para su clase de anatomia
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Espiritus gemelos - Antecedentes de la medicina colonial
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Don Jacobo de Villa Urrutia y Don Ignacio Ramirez
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Una pagina de novela colonial por escribir - El nacimiento d la gazeta
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Ultimos datos sobre Villa Urrutia y Ramirez
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    La Gaceta cree que fue nuestra universidad la primera en Aamerica que adopto el castellano como lengua oficial
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Primeras pinceladas sobre el comercio libre
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    El primer problema politico economico del Pais - La despoblacion - De lleno en el libre comercio - La brillante situacion de la agricultura en lo antiguo se ha perdido
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    La feracidad de la tierra causa de indolencia: El indio es el unico productor y trabaja a base de esclavitud
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    La baratura de la vida y la miseria de la vida
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    El aislamiento de las poblaciones ni caminos ni puertos
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Los inconvenientes del cultivo unico para la riqueza colectiva - Predice la desaparicion del cultivo unico de entonces
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    El Dr. Esparragosa y Gallardo
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Nuevos datos biograficos de ese gran sudamericano-guatemalteco
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    La fe en la ciencia del Dr. Esparragosa
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Los primeros examenes de cirugia - Las ideas mas avanzadas de la epoca sobre la materia
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Metodos, doctrinas e instrumentos quirurgicos. La ultima palabra de la epoca
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Matias de Cordova
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    Las ideas de Cordova se ensayaron
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Se afirma que es la primera vez que en hispano-america se aplican a los problemas sociales los consejos de la economia politica
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    El tema del concurso desagrada a muchos
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Problema politico social del indio de Hispanoamerica
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    El reverso de la medalla
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Otros asuntos de orden economico
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Un articulo que nos da idea de cual era el grado de la instruccion general
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Simon Bergaño y Villegas
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Ideas avanzadas en materia de educacion, libros, maestros, etc.
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    En "evolucionado" de aquellos tiempos y las ideas sobre educacion. Maximas audaces
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Ideas sobre educacion religioso-moral, sobre justicia social y democracia
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Preparacion cientifico-literaria
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Garcia Redondo
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    El problema del indio tratado por los prohombres de aquella epoca
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Prosigue la elevada defensa del primitivo dueño de estas tierras sin el no podriamos vivir
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
    Los Indios son la planta floreciente y las otras clases sus parásitos
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
    El problema de los brazos y la agricultura
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
    Estudios de historia natural
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Influencia de las expediciones de historia natural en Centro America
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
    El naturalista Mociño
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Uno de los pintorescos relatos del viajero naturalista Mociño
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
    El museo de historia natural y algo sobre el descubrimiento cientifico del quetzal
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
    Influencia de los naturalistas
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
    Otros prohombres de nuestra evolucion
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
    Resumen
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
    Index
        Page 294
        Page 295
        Page 296
Full Text
LA MENTALIDAD COLONIAL


E


VOLUCION


DE LAS


IDEAS


VIRGILIO RODRIGUEZ


BETETA,


DE LA SOCIEDAD DE GEOGRAFIA E HISTORIC DE GUATEMALA
Likro premiAo con MeJill di Oro por le Ac4lania Aawericam
Ae I Hisiorl it Bamsw Aires






RiI RIAL PARIS-AM TRICA
14-16, Boulevard Possaonnire PARIS 1949











UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES







THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.














EVOLUCION DE LAS IDEAS





LA MENTALIDAD COLONIAL


E


VOLUCION


DE LAS IDEAS

POR


VIRGILIO I.QDRIGUEZ
DE LA SOCIEDAD DE GEAG171 E STORIA


BETETA,
DE GUATEMALA


Libro premido con MedAlla Je Oro por la Acaduemi* American
Ae la Historia de Buenos Aires.


EDITORIAL


PARIS-AMERICA


14-16, Boulevard Poissonnirc PARIS 1929





7/12, 9?/


LATIN
AMEIUCA "







DE ESTE LIBRO SE HAN TIRADO QUINCE EJEMPLARES
EN PAPEL VELIN DE HOLANDA NUMERADOS
DE I A 15















Copyright 1929 by
VIRGILIO RODRIGUEZ BETETA











ALGO DE LA SOCIOLOGIA COLONIAL.-
LAS TRES POTESTADES.-EL PERIO-
DO DE LA EVOLUCION ES UN RASGO
ESPECI'FICO DE LA SOCIEDAD CO-
LONIAL.




Los diversos factors de toda clase, lo mismo del
/1 } orden social que del racial y politico (complejos y
muchas veces parad6jicos) que se mezclaron en el
vano intent de homogenizaci6n que se llam6 tsis-
tema colonials, fueron sometidos a la firula de los
tres poderes bisicos que inspiraron la obra de la
conquista y la colonizaci6n: la autoridad real, la
voluntad del conquistador y la propaganda del
fraile.. Pero en el antagonismo que surgi6 entire
J` los dos iltimos grupos, el principio de la autoridad
real gan6 terreno, acentuindose y cobrando el pri-
mer lugar indisputable como m6dula directriz del
organismo y alma de todas las manifestaciones de
la vida political, administrative y civil.
V Las razones de tal process estin a la vista.
k\ Como Espafia no podia por su propia fuerza de








EVOLUCION DE LAS IDEAS


Estado hacer la conquista de Am6rica, tuvo que
pactar con sus aventureros. Estos iban por su propia
cuenta ganando con su brazo la tierra en nombre
del Rey y una vez ganada, apelaban a 6ste para
que los consagrara en la posesi6n y disfrute de
todo lo ganado. Entre lo que ellos pretendian y
lo que queria restarles el Rey, se pas6 la lucha
de la colonia, sobre todo en los primeros dias cuando
no estaban asentados la conquista ni el sistema. Lo
que se produce despu6s, o sea la lucha, primero
entire los criollos y peninsulares, y finalmente entire
los criollos que se consideraban herederos legales de
los primeros conquistadores, y la Madre Patria, no
es sino el reflejo, prolongado en el tiempo, de ese
latente y eterno pleito. Pero se introdujo un tercer
factor en la lucha, que fu6 el cura o el fraile, repre-
sentantes de la religion. Sin ellos no hubiera sido
quizi possible ni el descubrimiento ni la conquista,
puesto que la idea de convertir gentiles fu6 lo que
mAs pes6 en el Animo de Isabel, para decidir la
empresa. Sin ellos no hubiera tampoco hallado
pretexto el conquistador en sus conquistas. La sed
de oro para mejorar fortune y la sed de sangre para
apagar el afAn caballeresco que borbotaba en las
venas del conquistador no hubieran encontrado discul-
pa sin la religion. Todo se hacia para convertir
gentiles al cristianismo. Hubo, pues, necesariamente
que abrirles paso al cura y al fraile, que a su vez
se apresuraron a tomar su puesto y a disputarle al
Rey y al conquistador la primacia en el dominio efec-
tivo, ya que no legal, de estas regions.







EVOLUCION DE LAS IDEAS 9
Cada uno buscando su propio interns y discul-
pAndose cada uno con lo que creia su mejor
derecho, el rey sus derechos sobre las regions
descubiertas y conquistadas, el conquistador el de-
recho a sacarle a sus conquistas el mejor fruto, y el
cura y el fraile el derecho a convertir a Dios los
millones de id61latras, se teji6 la estrecha trama en
que, encubiertamente, cada cual trataba de superar a
los consocios de aquella triple alianza.
De alli que cuando sobreviene el primer conflict,
las Leyes de Indias, los conquistadores hicieran
el movimiento mis fuerte de protest que registra
la colonia. Pero los frailes estaban ligados en esa
ocasi6n con los reyes, como andando el tiempo de-
berian ligarse con los criollos independientes contra
el rey. Las tres armas: rey, espada y cruz formaban
el misterioso tripode del que pendia la nueva ba-
lanza del sistema colonial. Cuando dos se echaban
de un lado el otro estaba perdido. Tal con el caso
que examinamos. Los conquistadores tuvieron que
tascar el freno y aceptar las Leyes de Indias,
inspiradas en la propaganda de los curas. Fueron
de verse, por ejemplo, en Guatemala, las cartas que
el soldado historiador Bernal Diaz escribi6 contra el
Padre Las Casas, con motive de esas leyes. Duras
hasta la crueldad, el conquistador se queja amarga-
mente contra el fraile intruso que quiere despojarle
de lo que legitimamente ha adquirido.
Triunfante esta vez la alianza ticita entire el rey
y los frailes, sobre 6stos se descarg6 la c61lera de los
conquistadores, que no podia alcanzar hasta el otro







EVOLUCION DE LAS IDEAS


lado de los mares. La lucha sorda y manifiesta se
produce en lo sucesivo entire estos dos competidores
que habitan el mismo suelo y que, naturalmente,
prefirieron buscar en el rey la decision de sus con-
tiendas. Se asienta de esa manera como (inica
possible regulaci6n de vida, la obediencia a S. M. y
el acatamiento a las reales disposiciones. La colonia
trata de saturarse de todas las influencias del espi-
ritu monArquico en cada moment. Felipe II sopla
sombriamente sobre los primitivos perdidos deste-
llos que hicieron pr6speros los primeros afios de
la colonia. En la Universidad y en los studios
quedaron impresas mis tarde las huellas de Carlos
el Hechizado, aquel que no encuentra forma de cele-
brar mejor su matrimonio que con un auto de fe
y una corrida de toros; y de la misma manera se
siente mis tarde el benefico influjo de la transforma-
ci6n bajo el reinado de Carlos III.
Los impulses y las letras renacientes en Espafia
al calor de las cAlidas llamaradas que llegaban
de Inglaterra y Francia, arrojaron sus rayos, aun-
que considerablemente debilitados por la distancia,
hasta estos remotisimos lugares y produjeron en el
reino de Guatemala una memorable y desusada
transformaci6n.
El fen6meno no es privativo de este reino. En
todas las colonies hispanas se produce con mis o
menos intensidad, viniendo asi a subrayar este he-
cho la unidad de desarrollo psicosocial de los pueblos
de la Am6rica Hispana. Resalta este hecho en el
cuadro generic de nuestras colonies, corroborin-







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS II
dose una vez mis la comunidad de ciertas condi-
ciones sociol6gicas que se traduce hasta en las vi-
braciones y jornadas de una misma mentalidad, que
puede llamarse especifica de la colonia.
Un nuevo soplo las anima y en cada una de
ellas registrase en el uiltimo tercio del siglo XVIII
y primeros afios del XIX el movimiento precursor
que contaminado de fisiocratismo y enciclopedismo
va derecho a la revoluci6n. SimultAneamente en
todas las colonies brilla una pl6yade de hombres
nuevos que hubierase dicho surgian por milagro:
ellos barrenan los viejos sistemas de studios, hacen
florecer las artes y llaman la atenci6n general ha-
cia el studio de las cosas fitiles, ya de agriculture,
ya de libre comercio, hiriendo de paso las necesi-
dades mas sentidas de las colonies. No son en-
ciclopedistas todavia ni revolucionarios, pero van
hacia ambas tendencies, que llenan ya el camino del
mundo; y como estos sencillos innovadores borran
el pasado, las colonies rebotan sobre el finico ca-
mino abierto, en donde las esfinges deslumbrantes
que han de dominar en el nuevo siglo se yerguen.
En Guatemala esta 6poca se caracteriza perfecta-
mente y forma ella la c6spide luminosa de la co-
lonia y el eslab6n que nos da la oportunidad de
salir de las sombras y buscar la civilizaci6n. Esta
6poca, citada ocasionalmente por nuestros historia-
dores, no ha sido hasta ahora estudiada en todo
el valor sociol6gico que le corresponde. Ella debe
ser considerada separadamente como un conjunto de
hechos y circunstancias que determinaron una nueva







12 EVOLUTION DE LAS IDEAS
vida y que marcaron una etapa en el tardo process
evolutivo del pais. Sin ella no hubiera sido possible
la Independencia. Los Pr6ceres son los hijos espi-
rituales, en un escal6n mis avanzado del tiempo,
de nuestros innovadores coloniales. A los munici-
pes de 1810o, a los hombres de 1821, no se les puede
comprender sin Goicoechea o sin Villa Urrutia; a
don Pedro Molina a Jos6 del Valle y a Barrundia no
se les puede comprender sin Flores, sin Ramirez y
sin Bergafio y Villegas.
Al studio de esta 6poca, sus hombres y sus doc-
trinas esta dedicado el present libro.
**

Este movimiento de evoluci6n cristaliz6 en dos
instituciones principalmente, la Sociedad Patri6tica
y el peri6dico o Gateta de Guatemala. En cuanto
a la primera, ya he dicho que s61o Guatemala y la
Habana tuvieron una sociedad de tal clase (i). En
cuanto a la Gateta, sucedi6 aqui lo que en todas las
demas colonies que tuvieron peri6dico y afin en las
inglesas: que pronto el grupo de gente verdadera-
mente culta rode6 al editor e hizo prosperar el pe-
ri6dico, convirtiendolo en una avanzada de generosos
ideales.
Mr. N. C. Tyler, professor americano, -escribe ha-
blando de anilogo fen6meno observado en las colo-
nias inglesas: lleg6 a ser de por si un factor literario verdadera-
(i) V6ase el studio sobre El Libro Colonial.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 13
mente important. No podia permanecer siendo un
mero diseminador de los rumors y conversaciones
ni un cartel de anuncios. El instinto de la discu-
si6n critical y audaz era fuerte afin entire aquellos
pigmeos periodistas y pugnaba por hallar expresi6n.
Ademis, cada publicista estaba rodeado de una ca-
marilla de amigos de active cerebro y cierta pro-
pensidad para la exteriorizaci6n; y estos amigos cons-
titufan una especie de colaboradores gratuitos, quie-
nes de various modos---en cartas, articulos, an6cdo-
tas, epigramas, poesias, pasquines, etc.--contribuian
a dar vivacidad y a6n valor literario al peri6dico.
Palabras tales parecen exprofesamente escritas no
s6lo para las colonies inglesas, sino para Guatemala.
S61o que aqui el grupo de gente culta era
reducidisimo y se confinaba a la capital y a
algunas ciudades de provincias en las cuaies no
podia former nficleo fuerte. Por eso tambien
nuestro peri6dico fui uno solo, a diferencia de las
colonies inglesas. La obra, por todo lo dicho, de
la evoluci6n, sus hombres y sus ideas, al producirse
en torno de la sociedad patri6tica y el peri6dico,
ha quedado en estas dos instituciones definidas; y
como cuanto se hacia en la primera se reflejaba
en el segundo, la Gateta nos permit por si sola
reconstruir esa 6poca, saber lo que aquellos prohom-
bres pensaban y propagaban, determinar la psicolo-
gia social del period mis fecundo y finico brillante
de la colonia, por el cual avanzamos tres siglos en
medio siglo y nos pusimos en ripido camino de
orientarnos hacia la civilizaci6n modern.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


EL INICIADOR DE LA EVOLUCION.-LA
REFORM COMIENZA POR LOS ESTU-
DIOS UNIVERSITARIOS Y DE ALLI SE
TRASMITE A TODA LA MENTALIDAD
COLONIAL.-EL PADRE GOICOECHEA.




Es el primero del grupo innovador, en cronologia
e importancia, el ilustrado (y hasta sabio puede lla-
mirsele para la 6poca) y bondadoso Liendo y Goi-
coechea. Habia nacido en Costa Rica, la provincia
mis apartada y meridional del reino, y aunque
vino a Guatemala muy joven, quizA alguna viva
impresi6n haya podido grabirsele del lamentable es-
tado de abandon de los puertos o regions que le
tocara atravesar, es decir, las dos terceras parties
del reino, en su viaje hasta la capital. Estudi6 en
nuestra Universidad conforme los viejos mitodos, y
saturado de latinismo y peripato, viaj6 por Espafia
a la edad en que el espiritu se entreabre como una
flor. Alli, a la vista de las instituciones docentes y







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 15
literarias que brotaban al conjuro de las nuevas
ideas llameantes sobre Europa y de las que Carlos III
y el grupo magnifico de sus colaboradores se hicie-
ron abanderados, su entendimiento tuvo un amanecer
en el que las viejas ideas se diluyeron como jirones
de pesadilla.
Alli vi6 con claridad meridiana el camino que
habia recorrido por entire los intrincados laberintos
de la entelequia obscura y vacia y el que se le pre-
sentaba para el porvenir, en done la ciencia y la
ilustraci6n se enderezaban por los sencillos linderos
de la naturaleza. Alli pudo comprender que todo
lo anterior, edificado a base de metafisica, era una
erudici6n y un alarde de energia cerebral embro-
Hladores del espiritu y desecadores de las hondas
fuentes de la verdad, formando juventudes marchi-
tas prematuramente, como un ramo de flores que se
quisiera alimentar con la humedad que destila la
losa de un sepulcro.
Reforz6 Goicoechea en Europa sus primitivos im-
pulsos, organize sus conocimientos y provisto de ele-
mentos que constituian un embrionario gabinete de
fisica, mecinica y quimica, asi como de una esfera
armilar, tablas y mapas de astronomia, matemrticas
e historic natural, regres6 a Guatemala. Le ayud6
en todo ello, a lo que parece, el Rector de la Univer-
sidad, DeAn Gonzalez Batres, quien antes habia de-
mostrado su entusiasmo por la ciencia construyendo
una maquina neumAtica de su invenci6n y trayendo
una eldctrica, asi como mAs tarde deberia demostrar
su veneraci6n por los grandes hombres de ciencia







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


erigiendo el busto del descubridor de la vacuna en
una especie de monument arquitect6nico de la 6po-
ca, la fuente monumental que hasta los terremotos
de 1917 hubo en la plazuela San SebastiAn.
Fu6 un golpe de maza descargado sobre el cora-
z6n de los viejos studios, que hizo estremecer el
edificio desde sus cimientos. Los sabios frailes y
doctors, duefios privilegiados de la ciencia, se indig-
naron. El pasado se resisti6 fieramente. Goicoechea
sufri6 burlas y anatemas de la ignorancia o el escep-
ticismo y hasta duras penitencias corporales. Pero
su firmeza y su constancia, amparadas por la fuerza
de su virtud, se abrieron paso y en Guatemala se
fundaron catedras de fisica experimental, geografia
fisica y astron6mica y mis tarde de geometria,
cuando en otras parties de America, (y hasta en vi-
rreinatos como el de Nueva Granada) ain no se
estudiaban ni las matematicas (i).
Nuestro ameno y erudito histori6grafo Dr. Sa-
lazar (Historia del Desenvolvimiento Intelectual de
Guatemala) llama a Goicoechea el Feijoo centro-
americano. Por la trascendencia de su obra, a quien
mAs le hallamos parecido en la America hispano-
colonial es al eminente eclesiAstico gaditano Jos6 Ce-



(i) En un luminoso informed (el de Moreno y Escand6n
al Virrey Messia de la Cerda, Marques de la Vega de
Armijo) se pide en 1760 que se establezca una Universidad
en Caracas, comenzado por las citedras de matemiticas
y medicine, eque no las habia en toda la Nueva Granada.>







EVOLUCION DE LAS IDEAS 17
lestino Mutis (i) llevado a la Nueva Granada por el
Virrey Messia de la Cerda, y quien empezando por
proclamar en una cAtedra la doctrine del movimiento
de la tierra alrededor del sol, entire el general escin-
dalo, fu6 poco a poco ganando adeptos y discipulos
hasta former enjambre brillantisimo de j6venes (Du-
quesne, Garcia Tejada, Padilla, Caicedo, Manrique,
etc.) que continuaran su obra (2).
No fu6 Goicoechea un innovador radical. En las

(1) Mutis (Jos6 Celestino), naci6 en Cadiz en 1732, tres
alios antes que Goicoecha. Se gradu6 de doctor en las Uni-
versidades de Sevilla y Madrid, Ilegando a ser uno de los
mis notables sabios de Espafia. Falleci6 en Santa Fe de
Bogota el i i de setiembre de 18o8, casi de la misma edad
que el sabio centro americano. Cuando 6ste trafa a Gua-
temala la primera esfera armilar, las primeras astron6-
micas y maquinas para explicar las leyes fisicas, Mutis
abria en el Colegio del Rosario de Santa Fe un curso de
Cosmografia. Ambos son, con el colombiano Francisco An-
tonio Moreno y Escand6n, jurisconsulto e historiador, y con
el padre peruano Francisco Xavier Luna y Pizarro, juris-
consulto y fil6sofo, tambi6n como nuestro Goicoechea, los
fundadores de en Centro y Sud Ameri-
ca. En lo que Mutis sobrepas6 los m&ritos cientificos del
centroamericano fu6 en su expedici6n botinica, hermoso monument de la ciencia sudamericana de aquella
6poca> y ante cuyas colecciones, reunidas y clasificadas por
Mutis y sus discipulos, cHumboldt se extasiaba3>. Mucho
antes de que tuvieramos conocimiento de tales tesoros dice
Humboldt, era cilebre en Europa el nombre de Mutis
debido, a la correspondencia, que sostuvo con Linneo> (VWase
J. Mancini, Bolivar, Paris, 1923).
(2) Hist. de la Literatura de Nueva Granada, por Jos6
Vergara y Vergara.







EVOLUCION DE LAS IDEAS


piginas de la Gateta consignanse sus principios y
conclusions filos6ficas. Fu6 un simple reformador
y preparador de la evoluci6n, pero como tal su m&-
rito es insigne y su labor de sin igual importan-
cia en Centro Am6rica. Con los exiguos elements
de que podia disponer y colocado 61 mismo, por espi-
ritu y por su condici6n de cl6rigo, en un terreno de
transici6n, avanza con audacia buceando por los do-
minios de la filosofia naturalista.
Admira tanto como la ciencia misma de Goi-
coechea, la bondad y tersura de su actitud, amable
a todos, como quien posee aquel don inestimable
en que un genial poeta contemporAneo de Hispano-
america, Amado Nervo, entrev6 la forma mis
avanzada y sublime de la caridad modern: no tanto
amar a los demAs, cuanto 'lograr, empresa que presu-
pone much mis disposici6n de sacrificio y sutileza
de espiritu, hacerse amar de los demis.
Asi aparece la figure de Goicoechea, serena y res-
plandeciente de bondad, a travis del viejo tamiz de
las muy coloniales piginas de la Gaceta.
Sus compafieros mismos de orden, dificiles de con-
tentar, llegaron a hacerle justicia, nombrAndole por
unanimidad ministry provincial: y un fraile, a quien
habia traido de joven y estudiante a estas tierras dijo,
al hacer su panegirico: tivo y sus palabras endulzadas con gracioso donaire,
abrieron siempre las puertas del consuelo a la viuda,
al huerfano y al pobre..... Era un hombre de jovia-
lidad pasmosa. AMin se cuentan sus an6cdotas, sus
adagios, sus inventivas, todas Ilenas de una ironia







EVOLUCION DE LAS IDEAS 19
inofensiva y deliciosa. En una composici6n po&tica
impresa en la Gareta y que circul6 much por aque-
llos tiempos se dice:

Es el Padre Goicoechea
por lo festivo del genio
por sus sales y agudejas
comparable con Quevedo.

Mas el sabio en Guatemala
con su peregrino ingemo
da campo a naturalera
y asi lldmase Cartesio.

De Estagira los secuaces
de sutileas maestros
por de pronto se enojaron
pero al fin, desengailados,
a Goicoechea siguieron:
o bien temiendo sus chistes

o bien sus luces bebiendo,
pues no hay hombre que resista
si no quiere ser jumento
a las armas que maneja
juntas Quevedo y Cartesio (i).

Esta mansedumbre y alteza de espiritu, que forman
el rasgo mis sugestivo del caricter de Goicoechea, se

(i) Estos versos son del Arzobispo Cassaux y Torres.








20 EVOLUCION DE LAS IDEAS
extienden hasta las cosas del culto y a las costumbres
religiosas de su orden. L&ense en una ordenanza
dada a sus compafieros duraf amonestaciones contra
el fausto y el lujo en los altares y fiestas de la iglesia:
qSera just dilatar la paga a los acreedores por
afiadir a nuestros retablos decoraciones, adornos y
muebles sobresalientes? Qu6 utilidad, que honor,
qu6 provecho, resultarA a unos pobres mendigos de
estas profusiones y aparatos de grandeza? Qu6 culto
hacia los santos ni qud bien spiritual hacia los
fieles sacaremos con estas insignias de vanidad y
fausto mundano?...> (1)
Jose Cecilio del Valle, que en aquella 6poca em-
pezaba a former su original talent de economist,
perteneciendo a la generaci6n que, con la Indepen-
dencia y la organizaci6n del pais, complete la obra
de la evoluci6n iniciada con Goicoechea, dedica va-
rias pAginas cinceladas en mArmol, como todos sus
bocetos de nuestros prohombres, presentados dentro
del marco del medio ambiente politico-social, al fun-
dador de los studios experimentales en Guatemala,
en el peri6dico de la 6poca de la Independencia, que
mis tarde estudiaremos, El Amigo de la Patria.
El infatigable Goicoechea, al termino de su provin-
cialato y a edad sumamente avanzada, se march a

(i) Biografia de Goicoechea por Fray Jos6 Sinchez, pu-
blicada bajo el nombre de cFlores Serdlicas en Centro Ami-
rica> en un periodiquito cat61lico titulado Guatemala, 1917, y la cual cito para que no se pierda la
noticia de este nuevo aporte bibliogrAfico a lo much que
se ha escrito sobre Goicoechea.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 21
catequizar indios a las montafias de Agalta (Hon-
duras). Valle nos da raz6n asi de la caridad pristine
de aquel espiritu superior:
Escitas que buscaban la filosofia en los bosques y
montafias, superior a ellos en conocimientos y con
miras mis grandes, hizo viaje a nuestros montes de
Agalta. Los eruditos de estrado, esos hombres que
agonizan el dia que no pueden visitar todos los
cuarteles de una ciudad, habrian muerto segura-
mente en las soledades de Agalta.
indios, pasaba dias mis deliciosos que en el ruido
de esta capital. Conservo como un tesoro las cartas
que escribia desde esas montafias c61lebres entonces
por su residencia. En ellas decia: cque nunca
habia repasado en su coraz6n con mas placer la
hermosa estrofa de Horacio: BEATUS ILLE QUI
PROCUL NEGOTIIS..... que la soledad le comuni-
caba a manos llenas el content: que su vida era
alegre, porque entire los cien aspects de las cosas,
las miraba por el fnico que podia ser fitil: que
ejercitado en trasegar corazones se valia de la llave
maestra de ciertas notas que rara vez le engafiaban:
que los vestidos de la naturaleza son sencillos, que
se deleitaba en contemplarla acechando los momen-
tos en que descubre algunas de sus travesuras, me-
ditando los apotegmas de Erasmo y las aventuras
del amor propio, y observando a los indios, vistos
por muchos, conocidos de pocos y denostados por
Paw, aquel extranjero atrevido que sin conocer la







22 EVOLUCION DE LAS IDEAS
Am6rica arroj6 aserciones desmentidas por la expe-
riencia>>.
*


La labor de propaganda cultural de Goicoechea
es intense y sin desfallecimientos. Su pseud6nimo
(el Viejo Licornes o solo Licornes) aparece en mu-
chas de las mis sabrosas piginas de la Gateta, (en
la que hay much de insipido). Fu6 el alma, por
muchos afios, de los studios en la Universidad y
protector de los trabajos e iniciativas loables de la
Sociedad Patridtica. Siempre estuvo al lado de los
que alentaban una idea nueva y en contra de los
celos y suspicacias de las autoridades y la clerecia,
que trataban de poner diques a la corriente de
innovaciones. Es una de las poderosas columns so-
bre que la Gateta edifica su laborioso camino de 23
ainos, y cuando ella sucumbia, de extenuaci6n y fati-
ga, inmediatamente ayuda al establecimiento de
un peri6dico de mis limitados fines, conforme los
terrores oficiales de la 6poca requerian, para que los
esfuerzos de la Sociedad Patri6tica contintien su
labor de estimulo pfiblico. Escribe una Memoria
sobre la mendicidad en el pais y los mis adecuados
medios de combatirla y dos afios mAs tarde com-
pleta e ilustra la Memoria de Mozifio sobre el cul-
tivo del Xiquilite y el afiil, con anotaciones. Apro-
vecha cualquiera ocasi6n para despertar el amor del
pais hacia sus benefactores y asi, al saberse la muerte







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 23
del que fuera Capitan General del Reino y luego
Virrey de M6xico, don Matias de GAlvez, pronuncia
sentidisima oraci6n en las honras que en el temple
de la Concepci6n se le hicieron. Las actas de la
Sociedad Patri6tica aluden a cada paso a sus dis-
cursos, extractindolos a veces. Autoriza con liberal
criterio muchas obras, informa luminosamente sobre
la historic de Juarros. A cada rato es el Mecenas
de los j6venes que se graduaban, y muchas tesis le
son dedicadas asi como exAmenes sobre las nuevas
materials de studio, atestiguAndose de esa manera
el triunfo del innovador en el coraz6n de la juven-
tud. Diecisiete dias antes, precisamente, de que le
sorprendiera la muerte, tuvo lugar un acto pfiblico
en el que el cursante, Francisco Beteta, hijo de don
Ignacio, sostuvo un examen en L6gica y Etica, acto
que le fu6 dedicado. Al leer la tarjeta de invitaci6n
al examen, el Arzobispo Cassaus y Torres le dedica
un Romance; y contest la una Protesta en dos dicimas. Ambas composiciones
poeticas figuran despu6s en la Gateta y Salazar des-
cribe el acto hablando de la emoci6n que se apoder6
del anciano ante aquel homenaje que se le consa-
graba cuando sentia ya los pies en el umbral mismo
del sepulcro (i).


(i) En su discurso le dice Beteta a Goicoechea:
objeto de la execraci6n pfblica de Guatemala. Fuiste ace-
chado, penitenciado; la juventud, no endurecida por la mano







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


Asi, con estas demostraciones de uninime tribute,
le llega el moment de dormirse para siempre. Ha-
bia sido docto y doctor (asi decia 61 aludiendo, siem-
pre con su incansable jovialidad, a la ocurrencia de
sus replicas peripat6ticas, que le pusieron varias erres
reprobindolo por sus doctrinas, durante un examen);
Te6logo, dos veces Lector jubilado, catedritico de
diversas materials, Ministro Provincial, evangeliza-
dor de Indios birbaros e imponedor de los nuevos
m6todos de studio.
En su oraci6n ffinebre se expresa asi uno de sus
panegiristas: tLas ciencias exactas que apenas eran
conocidas por su nombre en nuestras aulas, la Alge-
bra, la Geometria Especulativa y prActica, casi todos
los elements de las artes practices, los principios
mis tiles de la Botinica y Quimica y, finalmente, el
buen gusto en la elocuencia y en todas las ciencias,

del tiempo, recibi6 tus iitiles impresiones. Ces6 al fin la
voz de tus imprecadores y comenz6 la de la justicia.,
El anciano conmovido, y ya decr6pito, improvis6 una alo-
cuci6n en verso, glosando el salmon 13o, que dice:
ni altaneros los ojos se han erguido.
En las cosas muy grandes nunca anduve
ni en busca de milagros me entretuve.
dQu6 tengo yo, que no haya recibido?
No tengo, pues, raz6n de presumido;
padre, madre y hermanos me dejaron.
Pero tus tiernos brazos me ampararon;
Todo se lo debo a Goatemala,
de amarla como madre me hago gala>.....
(Salazar-Historia, etc).







EVOLUCION DE LAS IDEAS


se deben, sin dispute, en estos paises a nuestro amado
Doctor Goicoechea. El, posey6ndolas, di6 tambien
a conocer su valor a los demis> (i).











(i) Se hace necesario aqui advertir que no es mi animo
hacer la biografia de Goicoechea ni de ninguno de los pro-
hombres de aquel period, sino tan s6lo sefialar el lugar
que le corresponde a cada uno en el process de la evolu-
ci6n social de la colonia. Los datos biograficos que interca-
lo son por regla general los nuevos que he hallado en la
Gazeta, no citados antes por otros autores, a fin de com-
pletar el cuadro de esas biografias y preservar de p6rdida
tales datos. Algunos otros, que no son de la Gazeta, per-
tenecen a fuentes tampoco hasta ahora conocidas o muy po-
co conocidas y que, por tanto, conviene salvar para que
no les suceda lo mismo.
Quien quiera ver datos biogrificos extensos acerca de
Goicoechea puede acudir a la Biografla que escribi6 Jos6
C. del Valle citada y que Medina reproduce en la pigina
221 de su dlmprenta en Guatemala"; al Dr. Ram6n A.
Salazar, cDesenvolvimiento Intelectual de Guatemala"; Ba-
tres JAuregui, pigina 52r, y al Discurso en la colocaci6n del busto de
Goicoechea en el Templo de Minerva, de Guatemala, por
el Dr. Juan Padilla Matute. Muchas citas y articulos sobre
el mismo hay desperdigados en peri6dicos y revistas de
Guatemala, Costa Rica, etc.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


EL TRABAJO LITERARIO DE GOICOE-
CHEA SE PRESTA, EN LABIOS DEL
PERIODISMO, A LA CONSIDERACION
DE LOS PROBLEMS FUNDAMENTA-
LES DEL REINO.








El trabajo mis conocido de Goicoechea, probable-
mente el mejor, es la aludida Memoria sobre la Men-
dicidad. Extractos de ella conocemos por la Galeta,
y no s6lo es necesario salvar del olvido esta filtima
prenda literaria, sino que ella nos guiara para apre-
ciar mejor las ideas de Goicoechea.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 27
La GaTeta, al comentar la Memoria, sefiala como
el mal de fondo, la pobreza y mala organizaci6n agri-
cola. Hace ver los inconvenientes del cultivo fnico
entonces, el' afil. Sus palabras son la profecia de lo
que ain hoy mismo nos acontece, cuando apesar del
transcurso de cien afios de vida independiente, no
hemos salido del otro cultivo finico, el caf6, dejando
en rudimentarias proporciones los otros que con
tanto o mayor 6xito permitiria la feracidad de un
suelo que a sus condiciones naturales afiade la cir-
cunstancia de la fertilizaci6n natural continue por los
residues de las substancias volcinicas y el humus de
los bosques. Dice la Gajeta:
Un pais que funda su riqueza en el cultivo y
beneficio de un solo fruto, cuya naturaleza es tal que
require gastos crecidos, anticipaciones de dinero,
obras y operarios asalariados, etc., es precise que
tenga grandes propietarios. Se desdefian los demis
frutos que por exigir operaciones mis sencillas y
menos costosas darian ocupaci6n a la masa del pue-
blo, es precise que de los trabajos agrarios queden
sobrantes muchos brazos tiles. Si hay pocos que
paguen tributo a las obras de la industrial, y los ren-
glones principles que de ella se consume son traidos
de afuera: y si por otra parte, las necesidades comu-
nes del alimento, el vestido, el menaje, etc., son limi-
tadas y escasas, bien sea por el hibito o bien por la
misma miseria que aleja del pueblo toda idea de aseo
y comodidad, aquellos brazos tiles tendrin pocos
destinos en que ocuparse: de aqui naceri que se acos-
tumbren al ocio y que adquieran los resabios y vicious







EVOLUCION DE LAS IDEAS


que son consiguientes. Esta es una pintura de Gua-
temala, en donde la mendicidad es hija legitima de
las expresadas causes fijas y constantes fuera de otras
que son accidentales. A nuestras puertas Ilegan fre-
cuentemente hombres robustos, ninguno de los cuales
deja de saber alg6n oficio: no piden limosna: piden
trabajo en qu6 ejercitarse, y con que mantener una
familiar expuesta a perecer o a perderse. ,Cuil seri
el rico empedernido que niegue su socorro a estos
infelices afin en la duda de si imploran o no de vicio?
Porque es evidence que no todos los que aman el
trabajo pueden dedicarse a 6l: no hay ninguna pro-
porci6n entire los operarios y los consumos: un maes-
tro, el dia que no tiene que hacer, cierra el obrador y
despite a sus oficiales: e qu6 harAn estos ese dia, ga-
nando en los demis un journal que no les permit
ning6n ahorro...?
Si cada comunidad mantuviese a sus pobres, sin
ser estos onerosos a ninguna, se evitaria la mendici-
dad transe6nte. Mas para esto, era necesario que
sus causes fueran de tal modo locales, que tuviesen
su origen finico en aquella comunidad a cuyo cargo
debiera estar el remedio. Por el contrario, sucede que
las causes estin en las ciudades, y sus efectos se sien-
ten en los campos. Ya se ha dicho que una de ellas
y tal vez la primera, son los grandes propietarios,
los cuales por lo com6n no viven en sus haciendas.
8A cuintas families de arrendatarios ha dejado pere-
cer un gran senior? Y sin contarse los dolorosos efec-
tos del despotismo feudal en cuanto a la opresi6n y
vejaciones de todo g6nero, el principal dafio estA siem-







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


pre en pie, que es el trabajar centenares de hombres
para la comodidad de uno solo, el cual disfruta de
todos los regalos de la vida, mientras aquellos no
tienen que comer.
De aqui result que ni la agriculture ni la indus-
tria florezcan. Nunca las manos mercenaries, los
espiritus abatidos, ni los cuerpos desmalazados y
flojos de jornaleros hambrientos, las han hecho pros-
perar. Muchos de ellos se cansan de un trabajo que
no les da un premio correspondiente y le abando-
nan; en un afio menos abundante los campos se des-
pueblan, y la turbamulta de los necesitados corre en
tropel a las poblaciones grandes a arrancar el susten-
to que de justicia se les debe, y a arrancarle de aque-
llos mismos que son los primeros causantes de su
miseria.
En estas lastimosas circunstancias las costumbres
se estragan, se contrae el hibito de vaguear, y el que
un tiempo se hizo mendigo por necesidad, lo sigue
haciendo por vicio...
ConcretAndose al espeotkculo de los mendigos dice
en otra parte:
son los medios de destruir la mendicidad? se respon-
dia sin detenerse: los Hospicios. La Sociedad de
Soissons en 1779, ofreci6 un premio sobre esta misma
cuesti6n: iCudles son los medios de destruir la men-
diguej y de hacer tiles los pobres robustos? No dar
limosna y destruir los hospitals, dijo el Abate
Montliner y su Memoria fu6 premiada. Una para-
doja semejante en su rigor no puede sostenerse; pero







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


el premio adjudicado al author comprueba por lo me-
nos que la opinion p6blica ha decaido much sobre
la utilidad de estos establecimientos piadosos. En
contra de los hospicios se re6ne en la Memoria del
Dr. Goicoechea cuanto se ha dicho y puede
decirse: que multiplican los mendigos en vez de dis-
minuirlos: que son contrarios a la salud pfiblica y a
la moral: que son injustos e inhumanos: que perju-
dican a la poblaci6n y a la industrial, etc. Todo esto
esti bien s61lidamente demostrado, a pesar de que el
autor protest que su intent no es absolutamente
impugnar los hospicios, sino buscar remedio a los
inconvenientes que ellos ofrecen. En cuanto a los
hospitals, copiaremos lo que se dice en un libro
util, que tiene la felicidad de ser superior a la esfera
de los traductores de baratillo, y que por esto sin
duda no se ha vulgarizado; pero que entire tantos
f6tiles y despreciables que salen todos los dias en
idioma genizaro y mestizo, debiera traducirse por
quien le conservara todo su valor, como a la Histo-
ria Natural de Buffon, ya que por desgracia no te-
nemos otra mejor en nuestra lengua sobre el mismo
asunto......>
Por iltimo, refiriendose la GaTeta a la misma Me-
moria sobre la mendicidad, insisted en la necesidad
de curar esta no por los establecimientos de benefi-
cencia solamente sino por la radical mejora de los
medios de trabajo.
< sos establecimientos. El espiritu que los ha erigido
es sublime, es emanado de la misma Divinidad. Si







EVOLUCION DE LAS IDEAS


ellos son un mal, son un mal inevitable, especial-
mente los hospitals en las poblaciones grandes.
Pero lo cierto es que donde el pueblo los mira con
repugnancia o con aversi6n, en donde el jornalero
no quiere ser llevado al hospital sino en el filtimo
recurso, costAndole rubor y vergiienza el no tener
con que asistirse en su casa, alli hay mis amor al
trabajo, alli hay menos ociosidad, dedicindose todos
y afanindose para ganar no solo lo precise, sino
alg6n sobrante con que recurrir a los accidents for-
tuitos. El official suda y se ingenia ain en los ratos
de huelga: la mujer es hacendosa y por ningin
lugar se da entrada a los vicios que perturban el
orden dom6stico.
Hemos dicho cuiles son las principles causes de
la mendicidad en Guatemala y basta haberlas indi-
cado para conocer cuAles son los medios eficaces y
seguros de removerlas. Poner los consumes en pro-
porci6n con el n6mero de operarios, si se quiere que
no haya muohos de estos ociosos, porque es impossible
que deje de haberlos y cada vez habri mAs, si cre-
ciendo la poblaci6n no se aumentan los medios de
subsistir. A esto se dirigen los desvelos de la Real
Sociedad, dando fomento a los ramos de industrial
establecidos y procurando introducir otros nuevos.
A esto deben dirigirse los del Real Consulado para
proporcionar la salida y el consume de las manu-
facturas que se elaboran en el reino, y de las pro-
ducciones agrarias, propias de sus climas, que pueden
beneficiarse.
Pero como estos medics, aunque con el tiempo







32 EVOLUCION DE LAS IDEAS
surtirin todo su efecto, son lentos por si, y no pueden
por de pronto acudir al remedio del mal, en esta
Memoria se proponen arbitrios faciles y hacederos
para ocurrir al mantenimiento de los verdaderos po-
bres, evitando los perjuicios que causa la mala dis-
tribuci6n de la limosna.
Exhortamos a nuestros lectores a que mediten sobre
la estimaci6n que merecen la solidez de sus pensa-
mientos, los conocimientos pricticos de su autor y
el patriotism con que esta escrita>.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


GOICOECHEA INICIA &LA AURORA DE
LA FILOSOFIA> EN GUATEMALA.-
LAS DOCTRINAS DEL REFORMISTA
DISTAN MUCH DE SER RADICALES.




La labor de Goicoechea como reformista de nuestros
studios, la sintetiza y realza la Gateta con el si-
guiente titulo que estampa en la primera pigina
una de tantas veces, al comentar la vasta labor de
nuestro sabio: mala>. Nos dice alli que las conclusions defen-
didas por Goicoechea en la Universidad en el afio
de 1769 tuvieron el inmenso valor de preceder a
las que sobre el mismo asunto se habian escrito en
Espafia y que a pesar de haber merecido la aproba-
ci6n del Consejo de Castilla no llegaron a ejecutarse.
Las conclusions de Goicoecha, por el contrario,
lograron imponerse, viniendo ellas a romper una
tradici6n de siglos ien cuya virtud mientras otras
naciones buscaban con orden prictico y progre-
sivo los conocimientos 6itiles y s61lidos de que es







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


capaz el ingenio humano, trataban de determinar
la figure del mundo o descubrian en el cielo nuevos
luminares para asegurar la navegaci6n, nosotros
consumiamos el tiempo, como se consume todavia en
algunas casas de studios, desde Salamanca hasta la
Sonora, en vocear las Quididades del ente o el prin-
cipio quod de la generaci6n del verbow.
Aunque hay un extract de las proposiciones en
la ya citada obra del Dr. Salazar, creo necesario
insertar integramente el resume que trae la Gateta
y al cual, explica en una nota, le pondrA comentarios
mis tarde si es que antes alguno de sus corresponsales
no se le anticipa, porque se trata de que el lector
pueda formarse cabal idea de los principios filos6ficos
que operaron una revoluci6n en aquellos tiempos y
que, aunque hoy dia resulten infantiles, deben apre-
ciarse como el punto de partida de la evoluci6n en
los studios, que inspir6 la de las ideas coloniales.
La 16gica, la fisica y la metafisica son los tres
ramos que abrazan, dice la Gateta. Algunas de sus
proposiciones son dignas de la generaci6n present:
en otras se conoce que 61 fu6 el que di6 los primeros
pasos: sea que el hombre que abre una nueva senda
no puede Ilegar de un salto al t6rmino propuesto;
sea que de intent quisiese prestarse en algunas cosas
al genio de aquel tiempo, para introducir otras con
mayor facilidad. Porque en la naturaleza todo guar-
da un concurso constant. El espiritu como el
cuerpo tienen sus modos de obrar, siempre lentos
y graduales. Querer precipitar sus pasos es violen-
tarle: es disgustarle en medio de la carrera.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 35
De 16gica sienta, entire otras, estas proposiciones:
En la simple percepci6n de un objeto no cabe fal-
sedad. Los juicios o aquellos actos con que el es-
piritu percibe las relaciones de dos o mis ideas siem-
pre son afirmativos.
Trata de la Fisica con mas extension. Los series
sensibles, objeto exclusive de esta ciencia, son unos
compuestos, que se presentan a los sentidos variados
con diferentes formas: estos duros, aquellos fliidos;
unos densos, otros raros, sonoros, luminosos. Ex-
plicar estas propiedades y los elements que com-
ponen los cuerpos, y concluido esto hablar de aquellos
series que como la tierra, el agua, el aire, llaman
la atenci6n del fil6sofo con preferencia a otros
objetos, es el orden con que se entra a la ciencia
de la naturaleza.
Ni el agua, dice, como creia Thales, ni la tierra
como parecia a Pherecides, ni el aire como juzgaba
Anaximenes, ni el fuego seguin la opinion de Hypase,
ni todos estos cuerpos juntos son los elements de
los series fisicos. Todos los compuestos sensibles se
resuelven en el agua, tierra, sal, aceite y mercurio.
Estos son los simples elements de los cuerpos.
Los series fisicos obran en el orden sensitive: el
movimiento se propaga por las fibras nerviosas que
le componen: a este movimiento sigue la percep-
ci6n del alma: he aqui la sensaci6n. El objeto que
se nos present en esta no es la misma causa sensible,
sino el movimiento de los nervios sensitivos. Luego
ning1in accident es sensible por si mismo, ni ne-
cesario para que los pueblos sean sensibles. Y por







EVOLUCION DE LAS IDEAS


consiguiente las propiedades sensibles no son acciden-
tes absolutos.
La perfect dureza de un cuerpo consiste en el
enlace de sus particular trabadas y encadenadas, de
suerte que no dejen ning6n vacio. No se encuentra
en los cuerpos esta concatenaci6n perfect. Todos
son porosos. La fluidez no es otra cosa que la uni6n
leve de las partecillas que apenas se tocan en un
punto. El movimiento tr6mulo y acelerado de las
particular sulf ireas produce el calor; la quietud, la
carencia de fuego y clurtas particular salineas cons-
tituyen el frio. El olor es aquella sensaci6n que
causan las efluvios que exhalan las substancias sul-
fireas; y el sabor el producido por las particular
salineas que obran en el 6rgano del gusto..... El
sonido no es otra cosa que el movimiento vibratorio
de las parties minutisimas de un cuerpo, comunicado
al aire que circunda a 8ste, y Ilegando en linea recta
al 6rgano del oido. Del n6mero de vibraciones mayor
o menor en igual espatio de tiempo result el sonido
agudo o grave. De la correspondencia de vibracio-
nes que comienzan y acaban a un mismo tiempo nace
la consonancia. Y el eco no es mas que la reflexi6n
del sonido, que siempre retrocede formando un in-
gulo igual al que hizo en su incidencia. Esta misma
ley ofrece la luz refleja, cayendo en.un plano; pero
cuando pasa de ul medio raro a otro denso, se
quiebra acercindose a la perpendicular, y apar-
tindose de 6sta en caso contrario. La luz refleja de
distinto modo seg6n la escabrosidad, porosidad de
las superficies. Y en esta reflexi6n consiste el calor.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


La tierra se present redonda a los sentidos.
Pero ain no se ha descubierto si tiene la figure de
una esfera elevada en el ecuador, y aplanada en
los polos. Tocante a la formaci6n de los montes,
unos se formaron cuando Dios mand6 a las aguas
que se reuniesen en un lugar y otros despu6s del
diluvio. La inflamaci6n de las materials bituminosas
y sulffireas es la causa de los temblores..... El agua
es del todo incomprensible. Las lluvias y no el mar
dan nacimiento a las fuentes. Ni el sistema de Ga-
lileo ni el de Descartes, ni el de Newton explican el
prodigioso fen6meno del flujo y reflujo del mar; el
aire es un fl6ido elistico, comprensible, grave, que
con su peso eleva las exhalaciones de los cuerpos;
proposici6n muy sabia en estos tiempos, pero cuyo
descubrimiento cost mil penas a Galileo, Torricelli,
y Pascal en sus c6lebres experiencias del Puy de
Dome. A este prop6sito se promete dar una ex-
plicaci6n precisa de todos los meteoros que espantan
a la plebe y hacian temblar a nuestros mayores.
Y luego pasando a tratar del alma sensitiva: en
todos los animals, dice, se encuentra una substancia
fliiida y sutil, que se forma en el cerebro, de la san-
gre que circula por las arteries, y que propagada
por todos los nervios es el origen de las funciones
animals y naturales. Los movimientos voluntarios
se ejecutan con los nervios que traen su origen del
cerebro: y los necesarios por medio de aquellos que
nacen del cerebelo. En el cuerpo human s6lo los
nervios son capaces de sentimiento. Suscribiendo al
sistema de Descartes, sienta que el alma de los







EVOLUCION DE LAS IDEAS


brutos es corp6rea. Refuta la opinion de los es-
colAsticos que por un delirio propio de hombres que
abandonan la naturaleza por perderse en abstrac-
ciones initiles, creen que la podredumbre es la madre
de los insects. Concluye la Fisica y entra en la
Metafisica.
Descartes decia que Dios, el alma, y los principios
generals de las ciencias, debian ser los objetos de
esta parte de la filosofia, la obra mas sublime de
aquellos espiritus extensos, que abrazan todo el sis-
tema de la sabiduria y descubren relaciones que se
escapan al vulgo de la sociedad de las letras. No se
trata de este filtimo punto; pero se habla del alma
racional, y sus potencias, asentando que es un ser
invisible, spiritual, inmortal, y refutando los sis-
temas antiguos. Se exponen algunas proporciones
sobre la causa y el ente en general, y se concluye con
otras aserciones sobre la existencia y atributos de
Dios.
Tal es el resume que trae la Gateta de las ideas
nuevas con que nuestro Goicoechea introducia en
nuestros studios una revoluci6n y espantaba a sus
coloniales contemporAneos con las novedades cien-
tificas que estaban mas de moda en Europa.
Estas ideas llegaban a nuestros universitarios con
muchos afios de atraso, y cuando ellas mismas no
marcaban sino un primer jal6n en la rapida pen-
diente de los conocimientos y la filosofia que iban a
incendiar y transformar el mundo spiritual; pero
llegaban al fin.....






EVOLUCION DE LAS IDEAS


COMO SE TRADUCE LA INFLUENCIA DE
LOS NUEVOS STUDIOS EN LA CAPI-
TAL Y EN PROVINCIAL.






Aunque de 1769 datan las conclusions de Goi-
coechea que abrieron el campo a los studios de las
ciencias experimentales, no fu6 sino con el tiempo y
a costa de repetidos esfuerzos que estos studios
tomaron carta de arraigo. El Doctor y presbitero
don Sime6n Cafias, que por aquel tiempo, comienzos
del siglo XIX, era Rector de la Universidad y que
en la historic de la Repiblica es famoso por su
brillante petici6n contra la esclavitud, explica en la
Gafeta que no ha habido modo de que la clase
de matematicas prospere, unas veces por falta o
ausencia de maestros y otras porque los alumnos se
resisten a entrar a la clase.







40 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
Diserta con much oportunidad sobre las razones
que hacen a nuestros j6venes tan renuentes a los
studios experimentales y positivos, especialmente
las matemiticas, del todo ajenas al vuelo de la fan-
tasia y la imaginaci6n de que tanto gusta nuestro
caricter. Concluye proponiendo que se establezcan
dos premios en dinero para los alumnos que presen-
ten los mejores trabajos sobre tales o cuales temas
de las matematicas, para ver si en esa forma se logra
estimularlos.
El 7 de noviembre de 1803 tuvo lugar un acto
piiblico en la Universidad en que tomaron parte
cinco alumnos pertenecientes a las que entonces se lla-
maba <> y dedicado a las benem&-
ritas memories del primer Obispo de Guatemala, don
Francisco Marroquin y del CapitAn don Pedro Cres-
po SuArez, Correo Mayor; ca cuya liberalidad y
patriotism se debe el establecimiento dnico de es-
tudios generals> que hay en este reino. N6tese
que se dice ya como se decia antes, Universidad, etc.>
En ese acto los alumnos sostuvieron un examen
sobre lo siguiente: los teoremas y problems de
aritmetica que se contienen en los 5 primeros libros
del tratado 2 tom. i. del P. Vicente Tosca, y los
que trae de Geometria el P. D. Teodoro Almeida en
el tom. I de sus cartas. Asimismo ofrecen explicar
el modo de sacar la raiz cuadrada y c6bica y los
tratados de mecinica y estetica, contenidos en el
tomo IV de la obra que di6 a luz el Illmo. Sr. D.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


Antonio Malvin de Montazet, Arzobispo de Le6n
en Francia> (i).
De la misma manera, marcando los peldafios de
aquel lento process de evoluci6n encuintranse en las
restantes piginas de la Gateta consoladoras noticias
de exAmenes de fisica, mecanica, astronomia. La
fundaci6n y ripido progress de los studios m6dicos
y quir6rgicos, studios que entire nosotros tuvieron
un excepcional y hermoso florecimiento, serAn objeto
de los capitulos que dedicar6 a Flores y Esparragosa.
Entre tanto las provincias del reino no eran
ajenas al movimiento que se operaba en la capital.
La Gateta se ocupa frecuentemente con elogio de los
progress que se hacian sentir en el Colegio Semi-
nario de Le6n, capital de Nicaragua. He aqui, al
acaso, una muestra. En diciembre del propio aflo
hubo dos eximenes en matemiticas cuya material
arranca, con justicia, esta reflexi6n al editor: si
otras universidades, y afin algunas de las de mis
nombre se pusieran en comparaci6n con este colegio,
se veria la superioridad de 6ste>.
En las tarjas anunciando dichos actos y que la
Gateta reproduce, puede verse el siguiente frontis-
picio que da una cabal idea de las nuevas corrientes
por que iban entrando los espiritus en cuesti6n de
studios: hay alli algunos resabios de lo viejo, pero

(i) Por aquella 6poca, seguin lo veremos al tratar del
Dean Garcia Redondo, se daban ya classes en nuestra Uni-
versidad de Algebra, Geometria, Trigonometria plana y
esferica, y se publicaban en forma de libro las explicacio-
nes del maestro.







42 EVOLUCION DE LAS IDEAS
despunta tambidn la sintesis de la nueva aspiraci6n:

< dedicado a San Ramdn Nonnato,
Patrono titular de este Seminario,
en done la juventud aprende
las virtudes de la religion
y las ciencias del hombre.>

En ese examen dos alumnos demostraron iel tra-
tado de lines, el de superficies y el de s61lidos, segfin
el compendio del P. Almeida, anotando los defects
que padece su m6todo, seg6n la 16gica de Condillac.>
El otro examen fu6 de Algebra y en 61 los alum-
nos se comprometieron a satisfacer cuantas pregun-
tas se les hicieran sobre las siguientes cuestiones:
< diferencia de las cantidades positivas y negativas-
los signos y caracteres de esta arte, y la analogia que
tiene con las voces de las lenguas; en que consiste
la exactitud de aqu6lla y la confusion de 6stas.
Reducir, sumar, restar, multiplicar y partir cuales-
quier cantidad literales. Practicar las mismas opera-
ciones con los quebrados literales. Elevar a una
potencia dada cualquier monomio o polinomio y ex-
traer de los cuadrados sus races literales. Dar idea
de las ecuaciones en general, y del m6todo de tradu-
cirlas a expresiones simples. Resolver cualquiera
ecuaci6n del primer grado con una, dos o mis incon-
g6nitas. Resolver cualquiera ecuaci6n de segundo
grado con una, dos o mAs inc6gnitas. Resolver







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 43
cualquier problema en ntimeros y dar la formula de
61. Aplicar la Algebra a la 16gica, y el artificio de
las ecuaciones a un discurso 16gico, seg6n el arte de
Condillac.>






EVOLUCION DE LAS IDEAS


LAS IDEAS DEL DR. FLORES SE ADE-
LANTAN EN ESTA DEL
MUNDO A LOS SABIOS DE EUROPA
EN MUCHAS IDEAS SOBRE FISICA Y
FISIOLOGIA. CONSTRUYE POR SI
MISMO ESTATUAS DE CERA PARA
SU CLASE DE ANATOMI'A.




Es Goicoechea el primero y iinico del grupo brillan-
te de los que, dentro de las inmensas reducciones
necesarias de scenario, pudieramos llamar inuestros
enciclopedistas>, precursores de los pr6ceres de la
Independencia, que da sus frutos en la antigua
capital del reino, antes de la ruina y traslaci6n a
este valle de la Asunci6n de la Hermita. Cuando el
Dr. Flores se grad6a de m6dico y empieza a lucir,
la ciudad estaba precisamente acabindose de tras-
ladar. Coincidencia curiosa: La ciencia de Goicoechea
y sus innovaciones son el iltimo destello del floreci-






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 45
miento intellectual en la vieja ciudad que se perdia
para siempre. La ciencia de Flores es el agua bautis-
mal de la nueva ciudad. iQu6 evocative resultaria
pintar la march de aquellos nuestros dos primeros
sabios y maestros de generaciones, por el polvoriento
camino entire el valle de la antigua y el de la nueva
ciudad, el triste dia en que, con ligrimas en los ojos,
se han de haber arrancado de aquel lugar querido,
donde los mejores recuerdos de su juventud y sus
primeros anhelos por el adelanto del pais quedaban
sepultados! Ese doloroso kxodo se nos antoja un
subrayado del nexo de uni6n entire las gloriosas
tradiciones de la ciudad ida y las esperanzas de la
nueva, como en una santa preservaci6n de instintos
de patria que ya palpitaban en el ambiente.
Al Ilegar a Guatemala, Flores se consagr6 de lleno
a su profesi6n en la forma mas elevada: el tiempo
que sus enfermos le dejaban disponible lo dedic6 a
la citedra de Medicina y Cirugia, sobre las bases
que ya la 6poca exigia, y a juntar en torno suyo a
los j6venes mas entusiastas y brillantes que con los
afios continuarin y completarAn su obra. Asi vemos
en torno de el congregarse j6venes que como Pedro
Molina serian mis tarde orgullo de la medicine en
Guatemala, al par que fervientes patriots. Pero aun
mis, en torno de Flores se congregan sus propios
colegas, los m6dicos que como C6rdova y Esparra-
gosa, no desdefian rendir parias y calificar de maestro
a aquel hombre superior.
,Cuiles eran las ideas fundamentals de Flores?
Ya lo hemos insinuado: fu6 un clarividente, un








46 EVOLUCION DE LAS IDEAS
avanzado a su epoca y a su pais. El fragmento de
la siguiente carta que aparece en la GaTeta, dirigida
al Can6nigo Carbonell, otra personalidad de la 6poca,
nos darA una mejor idea de lo que yo pudiera decir.
Oigamos a Flores en sus propias palabras. Hablan-
do de la Fisica y despu6s de referirse a las curiosi-
dades cientificas que estaba presenciando en Europa
(a donde parti6 para ya no volver, en 1796, cuando
a6n la Gateta aparecia en sus primitivas formas)
afiade:
superiores hay una multitud de cosas curiosas que
seria muy largo el referirlas. Me limitard, pues, a
hablar con Ud. de la electricidad animal. Pero Ud.
no piense que es a la manera del magnetismo de
Mesme, la que tiempo hace qued6 abandonada como
una charlataneria. La electricidad animal de que
hoy se trata, es la electricidad de los nervios y del
cerebro. Los sefiores Galvani y Balli, doctors italia-
nos (en Italia se hacen los descubrimientos grandes)
han hecho y hacen experiencias curiosisimas y ori-
ginales sobre los nervios del cerebro. Disecan una
rana v. g. y le descubren los nervios crurales: los
arman con una hoja de estafio como se arma el cua-
dro de Franklin; y luego apoyando un extreme del
conductor sobre la armadura, y el otro sobre uno de
los m6sculos en que estos nervios se distribuyen,
se excitan estremecimientos y grandes movimientos.
Estas experiencias se han repetido y variado de mil
modos: se han hecho en piernas y brazos humans
que se han amputado en los hospitals. Pero, como







EVOLUCIO6N DE LAS IDEAS 47
sucede siempre, si estos datos dan un resquicio de
luz, por otra parte dejan mil dudas y tinieblas. Esta
ha sido una novedad que ha causado much ruido
y murmullo entire los fisicos. Hay much pro y
contra. Unos dicen que es otra clase de fliido y
no el elictrico: pero los italianos dicen que es la
misma electricidad: que el cerebro y los nervios se
deben considerar como una especie de electr6foros:
que los movimientos musculares son descargas que
vienen de dentro afuera y las sensaciones con-
mociones que van de afuera para adentro. He leido
con sumo gusto y vanagloria estos descubrimientos
porque son cabal y enteramente las mismas ideas
que yo me habia formado del uso del cerebro y de
los nervios y de los movimientos de los misculos.
Yo conozco a Ud. bien para persuadirme que lo
creert; pero si alg6n amigo lo dudase, Ud. no tiene
otra cosa que hacer sino pedir a Esparragosa, a
Carranza, a Soto, a Caceros, los papeles que les dict6
desde el aflo de 90 sobre estos puntos dificiles de
la fisiologia. En estos papeles leerA Ud. el elec-
tr6foro, las descargas etc., con otras cosas a que yo
me adelant6, guiado nada mas que por la analogia
y por la misma estructura de las parties, y por
la imposibilidad de poder explicar y dar ideas
claras con teorias viejas; de suerte que si como yo
he vivido en la cgurupera del mundo hubiera estado
en otra parte, yo hubiera hecho mis de una fachen-
dada.
Es asi como solamente guiados por la analogia e
impulsados por la imposibilidad de satisfacer con las







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


viejas explicaciones como se ha procedido siempre
para los grandes descubrimientos>.
Pero su afan de comunicar a sus discipulos el
maximum de sus conocimientos y de estimularlos en
la prictica de la sentencia que 61 mismo les predi-
caba: que el que deseara adelantar en la medicine
debia dedicarse al studio de la Anatomia y de la
Fisica>, le habia inducido en Guatemala a construir
tres preciosos maniquies de cera para mostrar a lo
vivo las visceras del cuerpo human y dar una per-
fecta idea del funcionamiento de los diversos 6r-
ganos. Sobre dichas estatuas asi como sobre
los cadAveres ejercitaron sus discipulos. Refiri6ndose
a esta ocurrencia, describe con sencillez mis tarde:
< leido lo que voy a referir. El famoso Abate Fon-
tana ha construido un aparato anat6mico de cera
completisimo, que se muestra en un sal6n de los de
el excelente gabinete del Gran Duque. Este aparato
se compone de 24 estatuas y un sinntimero de piezas
menores, en las que nada queda que desear para
imponerse de la estructura del cuerpo human. Han
convenido generalmente los profesores que las ceras
son un auxilio y alivio inapreciables para aprender
la anatomia que es lo mismo que yo he pensado:
porque digan lo que quieran, las disecciones de los
cadiveres, a mis de ser peligrosas y repugnantes, no
siempre son ficiles; y cuando se comienza a former
idea de una parte, es precise abandonar el cadAver y
hasta otro dia o dias procurar otro; lo que hace que
se olviden las cosas y la ciencia se vuelva muy larga







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


y muy dificil: lo que no sucede con las ceras, que
se pueden contemplar y mirar muy despacio sin
incomodidad> (i).
Y la GaTeta de 1797 confirm estas justas vana-
glorias> en el siguiente explicativo comentario:
cHasta aqui el Dr. Flores. Todos los asuntos sobre
que ha discurrido son 6itiles y curiosos; pero nosotros
s6lo hablaremos en particular de su sistema sobre
la electricidad animal y de sus estatuas anat6micas.
En estas dos cosas interest la gloria del autor. In-
teresa al lustre de la patria y honor suyo tener
profesores hibiles en todas las parties del mundo, y
cuAnto debe gloriarse principalmente del que se
forma por si solo, en el obscuro recinto de un ga-
binete aislado, en tierras que se creen tan distantes
de los conocimientos cientificos como de la que en
este siglo ha tocado la line fuera de la cual no es



(i) La descripci6n complete de estas estatuas, la filtima
de las cuales se perdi6 lamentablemente en el incendio del
edificio que ocupaba provisionalmente la Facultad de Medi-
cina despu6s de las terremotos de 1917 (el 23 de enero 1921)
puede verse en un document de la 6poca escrito por el
Dr. Esparragosa y encontrado en el Archivo de la Univer-
sidad por el Dr. Ram6n A. Salazar, quien lo di6 a cono-
cer a los estudiantes de medicine en una conferencia ante
. La trascribe el Dr. Francisco As-
turias en su erudita obra de tesis cina en Guatemala,. Tambi6n se trascribe en la acusiosa
obra Apuntamientos sobre la Historia Midica Quirsirgica
del Hospital General, por el ilustre cirujano y maestro Dr.
Juan J. Ortega (1924, Revista Studium).







50 EVOLUTION DE LAS IDEAS
dado al entendimiento human propasarse, sin
auxilios ni recursos algunos de los que comunican
las artes y las otras ciencias que tienen intimo paren-
tesco con las naturales y que a pesar de estos obs-
ticulos adelanta, se esfuerza y aspira a la perfec-
ci6n debi6ndolo todo al vigor de su alma y al tes6n
de su trabajo. Sin hacer un elogio del Dr. Flores,
aunque nunca habria motive para creerlo apasionado,
insertaremos en este papel algunas noticias que den
a conocer sus studios, su aplicaci6n y su verdadero
m6rito, para que sirvan, en especial, de comento a
los pirrafos anteriores de Fisica y de Anatomia.
El Proto-m6dico interino Dr. don Jos6 C6rdova se
ha encargado de damos un anAlisis complete del
sistema de la electricidad animal, de lo que adelant6
el Dr. Flores sobre 61, y de lo que dict6 a sus dis-
cipulos sobre esta parte delicada de la fisiologia. Y
el cirujano mayor del real hospital Dr. don Narciso
Esparragosa, tambi6n de hacer y comunicarnos una
descripci6n exacta de las estatuas anat6micas que
existen en la Universidad. El pfblico debe esperar
que los trabajos de estos dos distinguidos profesores
correspondan al just nombre que se tienen merecido,
y que extendi6ndose por la Europa en un tiempo en
que las ciencias se saben estimar con los que las
cultivan, redunden en honor suyo, del Dr. Flores, de
Guatemala y de las mismas ciencias>.
Cumpliendo lo ofrecido, mis tarde, la Galeta in-
serta el escrito del Dr. C6rdova al cual remitimos
al lector que tenga interns de conocer en detalle las
ideas del Dr. Flores sobre el interesante tema de la







EVOLUCION DE LAS IDEAS


electricidad animal, asi como la descripci6n de las
estatuas de cera hecha por el Dr. Esparragosa y que
Medina en su Imprenta en Guatemala reproduce (i).
Como bien se sabe, el m6rito de las primeras es-
tatuas anat6micas que admiraron a la Europa se
atribuye al Abate Fontana, a quien alude Flores y
a quien personalmente conoci6. Este fu6 el que hizo
en grande la fabricaci6n, lo que vali6le buenas retri-
buciones y haber sido nombrado Caballero del Sacro
Romano Imperio. Aun en la misma Europa existe
duda sobre quin sea el verdadero inventor, nos dice
un compatriota que estudi6 con cuidado el punto.
Bonouard, dice, ilustre historiador de la ciencia,
lo atribuye a Sinchez de Herrera, anat6mico espafiol,
pero del cotejo de fechas result que el m6rito le
corresponde a nuestro Flores> (2). Sin embargo, esta
aseveraci6ri, disculpable por lo patri6tica, no es exac-
ta. Mucho se ha dicho por nuestros entusiastas his-
tori6grafos que don Jos6 Flores fue el inventor de
las estatuas. Pero en un libro que me ha mostrado
mi ilustrado amigo el Ingeniero Fernando Cruz, se
encuentran los siguientes datos:
4Jacques d'Angoul8me, contemporineo del rey
Francisco I de Francia, fabric tres grandes figures
anat6micas que se exhibieron durante muchos afios
en el Museo del Vaticano. (Images ou Tableaux de
plate peinture, par Blaise de Vigenere. Paris 1570).

(1) Sobre esta descripci6n que hace Esparragosa, v6ase la
nota anterior.
(2) Tesis citada del Dr. Chdvez y Romero.






52 EVOLUCION DE LAS IDEAS
Zumbo, sacerdote siciliano, en 1701 perfecciona di-
oho arte; reinado de Luis XIV. (Dictionnaire des
sciences m6dicales. Paris 1819).
Un Cirujano y anatomista de Paris, Guillermo
Denoues, fu6 discipulo de Zumbo. En 1711 el Par-
lamento Francis reglamenta la exhibici6n y las de-
mostraciones que de sus piezas anat6micas hace.
Muri6 en 1723 (I).> Resulta pues hiperb6lico atribuir
a nuestro medico Flores la invenci6n de las primeras
estatuas anat6micas. El mismo no dice tal cosa en
sus cartas. Pero como es facil comprender, esta res-
tituci6n de las cosas a su lugar en nada menoscaba
el merito de aquel compatriota eminente que in-
vent6 hacer en Guatemala, lo que otros, seguramente
con mayores recursos, habian hecho en Europa. Y
en todo caso, es indudable que la gloria de haber
hecho esas estatuas por primera vez en Latinoam6-
rica, le corresponde integramente. Fuera de eso,
seria curioso establecer si las figures anat6micas de
aquellos europeos eran figures humans completes
como las de Flores.
Nombrado Protomedico y Catedritico de Prima,
dej6 entablados en la forma que he dicho los es-
tudios de Medicina y Cirugia, profesiones que se
seguian separadamente en aquel entonces. En 1782,
con posterioridad a la fabricaci6n de las estatuas,
public un librito sugiriendo un raro remedio o
especifico para curar el cancer. Sea cualquiera el
valor cientifico del descubrimiento ello fu6 que, tal

(i) Maurs Intimes du pass, por el Dr. Cabanis.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 53
vez por la novedad de la idea y la importancia del
asunto, fue reimpreso una vez en MNxico y otras seis
en diversas ciudades de Europa (i).
En la edici6n de M6xico se dice que ya el remedio
se habia experimentado. Grassete lo tradujo al
francs y Toscanelli al italiano.
En 1794 escribi6 y fue publicada por el gobierno,
una Instrucci6n sobre el modo de vacunar y curar
las viruelas acomodado a las costumbres y naturale-
zas de los indios, y dos afios mis tarde march
para EE. UU. y Europa. A prop6sito de aquella
instrucci6n me encuentro estos datos en un trabajo
reciente:
< Uno de los mayores m6ritos que deben recordar-
se como un dato hist6rico de importancia en la vida
del Sr. Flores fu6 el de haber combatido, ademis de
las enfermedades graves, que a diario se presentaban,
las dos iltimas epidemias de viruelas aparecidas en
los afios de 1780 y 1794, que amenazaban despoblar
el pais. Preconiz6 durante la filtima epidemia la va-
riolifaci6n, que consistia en inocular.el pus varioloso
del individuo atacado de viruela, de buena calidad,
varioloide, a un sujeto sano con el fin de producirle
una viruela atenuada y benigna que le librara de
volver a sufrir esta penosa enfermedad, m6todo que
desde los mis remotos tiempos se practicaba inocu-
lando los products variolosos de las costras diseca-
das o el pus mismo de las p6stulas para determinar


(I) Tesis citada del Dr. Ch6vez y Romero.







54 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
una viruela mas o menos atenuada que confiriera lo
que hoy Ilamamos inmunidad.
Con este fin, continuia, fueron publicadas aque-
Hlas instrucciones en que se dan todos los detalles
sobre la forma de aplicar el procedimiento y las me-
didas que habia que tomar para que el contagio no
pasara de unos lugares a otros. No pudo tener lar-
ga vida este procedimiento, pues en mis de una oca-
si6n produjo accidents muy graves y afin mortales,
por lo que su uso fu6 decayendo hasta desaparecer,
cedi6ndole el puesto que le correspondia a la vacuna-
ci6n Jennereana, como veremos mis adelante, (i).
El paso de nuestro compatriota por el extranjero
va levantando un rumor de honra y prestigio en tor-
no suyo y de Guatemala. Consagraba todas sus
horas al studio en los museos pfiblicos y gabinetes
mismos de los sabios. Hizo conocimiento con Lalan-
de, Lametrie, Laplace, Valsell, Montgolfier y con
los creadores de la quimica modern, Priestel, Ber-
tholet y Berenguer. Al visitar el gabinete de Fisica
de Paris, encuentra que no eran inferiores los apa-
ratos que sobre electricidad 61 habia construido y
dejado en nuestra Universidad (2).
Les somete a los Montgolfier los pianos de una
miquina de su invenci6n. Estando en Guate-
mala habia sido nombrado M6dico de Cimara

(1) Apuntamientos citados. Dr. Ortega, publicados en
Studium, revista de los estudiantes universitarios de Gua-
temala, 1924-25-26.
(2) VWase la misma carta a Carbonell.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 55
de Carlos IV., y viaja por cuenta de la Cor-
te para perfeccionar unos lentes tambi6n de su in-
venci6n. En todas parties se admira a aquel hombre
procedente de un obscuro lugar de America, que
esti a la orden del dia en todos los progress de la
ciencia y cuyo ingenio va mas alli a6n de los lin-
deros de la ciencia actual. Y mis a6n se asom-
bran de que estas apartadas colonies hispanas pue-
dan producer hombres de semejante capacidad. Asi
represent Flores la forma mis elevada del patriotis-
mo, dando por primera vez idea de la existencia de
Guatemala en EE. UU. y Europa y dando idea de
su patria atravis de la honra y prestigio que ema-
naban de su personalidad.
La Biblioteca Americana de Beristain, propugna-
dora del prestigio literario y cientifico de Espafia
y sus colonies, lo consagra asi: Este sabio serA
ilustre en los fastos de la humanidad por el celo y
aplicaci6n con que ha propagado a sus discipulos
la buena medicine, por viajes que ha hecho para
adelantar la botinica y por tres estatuas models que
ha trabajado> (i).





(i) Para mis datos sobre Flores, ademis de los trabajos
citados, v6ase el articulo biogrifico leido en la Sociedad
de Medicine de Guatemala y publicado en la Revista de
la misma por otro ilustre m6dico e histori6grafo el Dr. don
Mariano Padilla, que brill6 a mediados del siglo XIX.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


ESPIRITUS GEMELOS. ANTECEDEN-
TES DE LA MEDICINE COLONIAL.




Si Goicoechea es la figure fundamental en la evo-
luci6n de las ideas coloniales y su nombre Ilena me-
dio siglo en la historic de nuestro despertamiento
literario, Jos6 Flores es la segunda figure por lo que
respect a las influencias de su obra en el progress
de los studios, pero primera en el renombre que
merecidamente gan6 fuera de su patria. Esto quiere
decir que si bien la influencia en Guatemala del
Dr. Flores no fu6 tan extensa como la de Goicoechea,
porque se concrete a una sola rama de studio, la
Medicine y la Cirugia, en cambio en este ramo de
su especializaci6n su mirada clarividente, sus doc-
trinas nuevas y de un advance universal, sus varia-
dos y profundos conocimientos no s6lo en medicine
sino en fisica y mecAnica, le conquistaron prestigious
de sabio en circulos cientificos de Estados Unidos
y Europa. En tal sentido su caso es finico y el mis
alto ejemplo de hombre de ciencia que guard nues-







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 57
tra historic colonial. Sabio lo han consagrado auto-
res extranieros como Beristain de Sousa y en vida
las cartas de los sabios sus amigos con quienes se
familiarizaba, si es que el dicho de la Gageta y de sus
compatriotas, contemporineos y apologistas, pudiera
presumirse de parcial.
Hay un paralelismo misterioso en las vidas de
estos nuestros dos grandes hombres que pusieron
los cimientos de la evoluci6n intellectual en el antiguo
reino de Guatemala. Ambos nacen en las dos pro-
vincias extremes del reino, el uno en Costa Rica y
el otro en Chiapas, ambos ven de nifios y luego
guardian el recuerdo del estado de postraci6n de las
provincias, ambos dan de si y consolidan sus cono-
cimientos y distienden su espiritu en la contempla-
ci6n de lo que sucede en el extranjero. Ambos, en
virtud de esa amplia vision de cosmopolitismo, estin
en situaci6n de herir a fondo el vicio secular de
nuestro aislamiento. Para que nada falte en ese
cuadro de afinidades, hasta el destino pone su parte,
queriendo que ambos mueran el mismo afio, con
unos cuantos dias de diferencia.
Fueron grandes amigos. Se escribian con asidui-
dad cuando estaban ausentes y Flores fu6 el apode-
rado de Goicoechea cuando 6ste se hallaba en Europa.
Diez y seis afios de edad tenia el padre Goicoe-
chea cuando Flores naci6; y asi, cuando 6ste vino a
Guatemala y tras improbos trabajos en el studio
por si solo de la medicine se present solicitando el
titulo, puede Goicoechea ser su examinador con otros
dos te61logos nombrados por la Universidad, en la







58 EVOLUCION DE LAS IDEAS
cual un examen de tal clase venia a ser una cosa in-
s6lita, pues hasta entonces ni tenia citedra ni con-
feria titulos de medicine. Es verdad que a raiz de
la fundaci6n de la Universidad figure como cate-
drAtico y protom6dico a la vez, el Sr. Jos6 Salme-
r6n, pero los studios eran del todo rudimentarios.
Seg6n la ley universitaria de los tiempos de don
Carlos II, se concretaban a los libros de Galeno y
a dos disecciones anat6micas al afio. El protomedi-
co en esa 6poca tenia las atribuciones de conferir
grados de latinistas, romancistas, helenistas, alge-
bristas y destiladores, guia a los graduantes, seg6n el m6todo que habian
seguido en sus studios o a la rama de la ciencia a
que se dedicaban> (i).
*

Los conquistadores no trajeron m6dicos consigo,
aunque se preocupaban much de las enfermedades
que, decian, padecian los indios y cuyo contagio
era constant motivo de temor para aquellos, sien-
do 6sta una de las razones que daban cuando, con
much costo, traian sus mujeres de Espafia. El

(i) Vase la Tesis sobre la Historia de la Medicina
Patria por el Dr. Fernando Ch6vez y Romero en el acto
de su investidura de Dr. en Medicina. He creido necesario
conserve estos y los siguientes datos porque dicha tesis,
pacientemente escrita en 6 meses de consult a nuestros
archives, se conserve inedita, y para seguir mi prop6sito de
no intercalar en el studio de estos nuestros prohombres de
la colonia otros datos que los desconocidos hasta ahora o
que se originen de la Gaceta misma.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 59
Dr. Salazar nos cuenta de un famoso herbolario, ci-
tando a Remesal, que hacia las delicias de la nacien-
te poblaci6n alli por los afios de la primera ruina,
en 1541 (i). Los brujos indigenas, como hasta la fe-
cha, eran los principles m6dicos de la gente de co-
lor, y los parcheros, curanderos y barberos los de la
gente blanca. Fuentes y Guzmin nos cuenta (caso
que no he lefdo en ninguno de los que han escrito
sobre la material) de un negro que curaba admira-
blemente las cataratas con hojas de plAtano.
Los primeros m6dicos que vemos figurando en el
pais son el Sr. Diego L6pez Ruiz, que ejercia en
1618, Ilamado y sostenido por el municipio; y el
Dr. Bartolom6 Sinchez Parejo, en 1621, antes de la
fundaci6n de la Universidad. A Salmer6n le suce-
di6 en la citedra de medicine Miguel Fernindez,
graduado en la Universidad de AlcalA. Vino por el
afio de 1688 y pronto quiso pasarse a M6xico, pero
por su talent y por ser el 6nico professor que exis-
tia entonces, el municipio y una junta de particu-
lares lograron dotarle con 200 pesos al afio impi-
diendo su march.

(i) Remesal hace de dicho m6dico este felicimo re-
lato: cEnterr6 61 solo mis espafioles en un afio que habian
acabado en diez las guerras de Nueva Espafia. Y en este de
1541 se encarniz6 de tal suerte que no se le escapaba
enfermo que visitase. El 5 de agosto mandaron los ediles,
so grave penas, que no ejerciese mis la medicine y conmi-
nindolo con el destierro de la ciudad si visitaba a algfin
desgraciado.>







60 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
cen ver el aprecio o necesidad que de 61 tenian, nin-
gin discipulo aparece despu6s>> (i).
Hemos visto c6mo nuestro tip6grafo occasional,
cronista, poeta, protom6dico y linajudo don Crist6-
bal Hincapi6 Mel6ndez (2) ejerci6 tambi6n el ofi-
cio de m6dico y hasta recibi6 el encargo de escribir
,la ihistoria natural del reino, cosa que nunca lleg6
a hacer. Achacoso y sumamente pobre, lo que no era
en 61 ni en ninguno que a cosas de ciencia o literatu-
ra se dedicara, una novedad, solicit permiso para
abrir botica, de las cuales habia ya algunas desde
1700, y al morir el entonces propietario de la cAte-
dra de Medicina, Dr. Jos6 Medina, la solicit para
si.
El nombre de este catedrAtico Medina no debe
ser olvidado. De una informaci6n seguida ante el
protom6dico don Pedro Palacios aparece el siguien-
te caso inaudito: < to de un m6dico y dos cirujanos romancistas) y una
gran concurrencia, con instruments inventados por
il mismo demostr6 la circulaci6n de la sangre, en
el Hospital de la ciudad, haciendo al mismo tiempo
la transfusion de la misma en dos perros que vivie-
ron despu6s del experiment. Inyect6 ademAs en di-
versas venas, principalmente en la basilical y safe-
nal, substancias diversas, como purgantes, que al po-
co tiempo hicieron sus efectos. Informan los mismos
(los del jurado) que hizo diversas disecciones sobre


(1) Tesis citada.
(2) V6ase Mentalidad Colonial, El Libro.








EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


el cadAver, mostrando asi conocimientos sobre to-
das las parties del cuerpo human y las enfermeda-
des de cada uno de sus 6rganos; y en fin que hizo
experiments sobre toda clase de sangrias (i).
Tales son los antecedentes que conocemos del es-
tado de los studios m6dicos anteriores a la 6poca
de la evoluci6n (2).















(1) Tesis citada.
(2) Bastante se ha escrito sobre historic de la medi-
cina colonial; pero lo mis important encuintrase en el
peri6dico Los Anales de Medicina, que durante la primera
6poca de la RepTiblica de Centro America public el Dr.
Pedro Molina y en articulos publicados en los peri6dicos
contemporineos La Escuela de Medecina, y La Juventud
Mddica. Para mayores datos sobre la material debe consul-
tarse tambien a Salazar, en la obra citada, y en sus precio-
sas conferencias ante la Juventud M6dica, y a Batres Jiu-
regui.La Amirica Central ante la Historia. Deben tambien
consultarse la tesis del Dr. Asturias (Tip, Nacional, 1902)
y los Apuntamientos del Dr. Ortega.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


DON JACOBO DE VILLA URRUTIA
Y DON IGNACIO RAMIREZ




He hablado de los principles innovadores de los
studios. Ahora nos tocan los dos principles inno-
vadores en los diversos 6rdenes de la actividad colo-
nial, pues su esfera de acci6n no se limit a los estu-
dios sino a todos los campos de ideas, de trabajos e
iniciativas. Me refiero a Villa Urrutia y a Ramirez.
Exprofesamente he puesto estos dos nombres jun-
tos. La labor de ambos es tan intense y se encamina
a tan identicos prop6sitos, completAndose el uno
al otro, que no se les podria separar. Su radio de
acci6n es el mismo: Gobierno, peri6dico, Sociedad
Econ6mica. Son dos cerebros igualmente prepara-
dos en la vision del extranjero. Opinan lo mismo en
todas las cuestiones fundamentals. Probablemente,
de much mis edad Villa Urrutia que Ramirez,
podria decirse que 6ste es hechura moral e intellectual
de aqu6l. QuizA el discipulo haya superado en
brillos al maestro, ya que no en vano pertenece a una







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


generaci6n posterior, pudiendo asi recoger en plena
juventud los frutos sazonados de la primera 6poca
de renovaci6n a que Villa Urrutia perteneci6. El
paralelismo entire ciertos aspects de Goicoechea y
Flores es aqui notabilisimo. Villa Urrutia llega a
las mas altas dignidades del gobierno de la Nueva
Espafia. Ramirez Ileva su sed de innovaciones a la
Habana, en donde figure entire los tres hombres mis
preclaros de una 6poca de progress; y la muerte le
sorprende cuando iba a ser Ministro de la Corona.
Para que nada falte en el cuadro de estas estrechas
afinidades, Ramirez se casa en segundas nupcias con
una hija del Oidor Villa Urrutia. Asi como no po-
drian colocarse absolutamente dentro del mismo
cuadro Goicoecha y Flores, los dos reformadores, los
dos innovadores de los studios, los dos sabios, que
pusieron los fundamentos de nuestra evoluci6n, de
la misma manera no se pueden concebir, cuando se
estudia aquella 6poca a traves del tamiz de la critical
sociol6gica, a nihguna de estas otras dos figures de
hombres de acci6n, pensadores, organizadores de tra-
bajo y periodistas, fuera del mismo cuadro. Ni si-
quiera se podrian puntualizar en la Gateta los arti-
culos de uno y otro.
*

Villa Urrutia vino para felicidad nuestra con el
cargo de Oidor, en el iltimo decenio del siglo XVIII,
ya en la nueva capital. Espafol de origen, habia
nacido ocasionalmente en la colonia de Santo Domin-
go cuando era Oidor de esta Audiencia su padre.







64 EVOLUCION DE LAS IDEAS
Muy nifio pas6 a M6xico en compafifa de 6ste y alli
comenz6 su educaci6n; pero tuvo la suerte de que el
Arzobispo Lorenzana, nombrado Cardenal, se lo lie-
vara a Espafia entire sus familiares, cuando tenia
apenas diez y seis o diez y ocho afios. Pudo entonces
emprender los studios superiores en las Universida-
des de Toledo, Valladolid y sobre todo en la mis
c6lebre de Espafia y sus colonies y una de las mis
famosas del mundo, la de Salamanca. Recibi6 gra-
dos en las tres hasta los mayores de artes y derecho.
Su talent y su buen comportamiento fueron siempre
-dicen sus bi6grafos, sus coetineos y compatriotas
nuestros-las notas dominantes de su carrera.
Una vez recibido hizo oposici6n a varias citedras
en la Academia de Madrid, concurri6 a la fundaci6n
de una de ellas y se recibi6 de Abogado de los Con-
sejos. El afio 87 el Cardenal Lorenzana, que siempre le mir6 con predilecci6n>, le nombr6 Co-
rregidor y Justicia Mayor de la celebre ciudad de
Alcali de Henares y 6o pueblos de su partido. En el
ejercicio de aquel dignisimo cargo sali6 de la esfera
de los corregidores ordinarios: fund una escuela
de hilados que result sumamente 6itil, deline6 e hizo
constriuir un hermoso paseo, organize la policia, y su
casa formaban o perfeccionaban muchos j6venes que hoy
son el honor de la patria>. En una palabra y benefico, jams se borrari su memorial en aquel
vecindario>.
En 1793, cuando el padre del sefior Villa Urrutia,







EVOLUTION DE LAS IDEAS 65
del Consejo, Ministro celebrado por su pureza inco-
rruptible aun mis que por su saber, que a los sesenta
y siete aflos de vida y treinta de magistratura fu6
enterrado a expenses de la caridad>>, solicit su jubi-
laci6n, se le concedi6 y en premio a sus grandes
servicios se le di6 la plaza de Oidor en la Audiencia
de Guatemala a su hijo don Jacobo (i).
Tal el hombre que el gobierno y la sociedad de
Guatemala tuvieron la dicha de contar en su seno
por largos aflos. Pero aun mis: Villa Urrutia,
abogado, hombre de grandes iniciativas, organiza-
dor, estadista de primera, era, ademis, literato y
periodista de pura cepa. En el corto intervalo-dice
su bi6grafo-del reinado de Carlos III, en que tanto
fueron protegidas las letras, Villa Urrutia tom6 parte
en la redacci6n de los peri6dicos que se fundaron
durante aquel glorioso period: y especialmente en el que comenz6 con el titulo de
Correo de los Ciegos y continue con el de Correo
de Madrid, en el cual hay diferentes optisculos suyos
y muchas traducciones de varia literature>.
,Qu6 iba a hacer un hombre de semejante talla y
tales antecedentes en Guatemala? Lo que hizo: no
caber dentro de nuestras chinescas murallas, romper
el medio ambiente, fundar la Sociedad Econ6mica,
alentar a Beteta en la fundaci6n del peri6dico,

(i) En el libro de Batres Jauregui ante la Historia, T. II, pag. 527, hay una confusion al
hablar de Villa Urrutia, dici6ndose que fu6 nuestro don Ja-
cobo el que muri6 en aquel estado de pobreza. Fud su
padre.







66 EVOLUCION DE LAS IDEAS
colaborar 61 mismo en sus columns incansablemente,
fustigar tradiciones y prejuicios, reirse de la proso-
pop6yica majestad de los finchados doctors y de las
arrogantes cabezas vacias de nuestros arist6cratas,
hacer luz, tratar de levantar al pueblo ensefiindole
el amor a la instrucci6n y el cultivo de las riquezas
del suelo, desafiar a la Inquisici6n, desagradar a las
autoridades con sus articulos sobre libertad de
comercio....
**

Por coincidencia, una de esas que el destino su-
braya con misteriosa bastardilla, un aio despu6s o
quizA el mismo afio en que vino Villa Urrutia, 'lega
tambi6n a Guatemala un mozalbete de diez y siete
afios, don Ignacio Ramirez. aNo vendrian juntos de
Espafia, no serian parientes? ,No lo traeria consigo
Villa Urrutia? Nada he podido averiguar de los
antecedentes de Ramirez (i). Nuestros histori6grafos,
que s6lo incidentalmente se han ocupado de esta
6poca de la evoluci6n colonial, tan solo nos dan
unos cuantos datos, sacados de las actas de la primi-
tiva Sociedad Econ6mica, los que en la misma
Galeta public un autor que se firma I. B. (supone-
mos que Ignacio Beteta).
Algunos otros datos he podido yo obtener, bus-

(i) Sin ninguna raz6n que me abone, me inclino a career
que Villa Urrutia trajo a Ramirez. Los funcionarios es-
pafioles, como es bien sabido, traian, por lo regular, un
cortejo de amigos, parientes o protegidos.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 67
cando aqui y alli. Para preservar lo que la vieja
Gateta contiene acerca de todo este enjambre de
guatemaltecos, guatemaltecos por el nacimiento o por
la residencia, pero todos por su amor bien probado a
esta tierra, he transcrito una parte y luego lo segui-
r6 haciendo con el resto. Estos datos sobre Villa
Urrutia y Ramirez, con los obtenidos en las otras
fuentes mencionadas, intentan el primer bosquejo
biogrifico que hasta hoy se haya presentado sobre
personalidades tan ilustres de nuestra historic socio-
politica.








EVOLUCION DE LAS IDEAS


UNA PAGINA DE NOVELA COLONIAL
POR ESCRIBIR.--EL NACIMIENTO DE
LA GAZETA.





En 1793, cuando Beteta lanza la idea de un peri6-
dico, Villa Urrutia era ya Oidor de la Audiencia.
Estaba reci6n venido y por sus brillantes prendas de
toda clase tanto como por su antecedentes, empezaba
a elevarse al primer puesto en la consideraci6n y rango
sociales. La iniciativa de Beteta, ;no seria inspirada
por Villa Urrutia? Pensando en el asunto se ocurre
que mis bien ha de haber sido product de ambos.
Ambos eran hombres fuertes, de empresa, y a la
primera ocasi6n de hablarse, se han de haber enten-
dido. iA qu6 evocadora pAgina de novela, con pi-
tina de ciento treinta y tantos afios, no se prestaria la
escena aquella en que el noble sefior venido de las
Espafias, ya con renombre de posteridad por toda
una series de servicios prestados al Rey y a la rep6i-
blica de las letras, llevado por su instinto de curio-







EVOLUCl6N DE LAS IDEAS 69
sear estanterias de libros y respirar ambiente impreg-
nado de tinta de imprenta, que le era tan grato y
familiar, iria de visit a la tienda de nuestro modesto
impresor y librero, allA en la Calle del Sol!
Departiendo con interns creciente sobre cosas de
libros, impresos y literature, han de haberse adivi-
nado unidos por el hilo magnetico del entusiasmo
del progress. Me imagine a nuestro impresor, esti-
mulado por las cAlidas frases de su visitante, apre-
surAndose a mostrarle las maravillas que ha hecho
en material de fotograbados. De pie, tras el mostra-
dor, mientras Villa Urrutia, recostado del lado de
afuera, hojea los libros y confirm su sorpresa con
asentimientos de cabeza, Beteta ensefia sus hazafias,
el libro de la Jura de Carlos IV, Los Almanaques, la
Guia de Forasteros..... Sobre el mostrador se ve uno
que otro catecismo de Ripalda, rutilantes de rojo,
ejemplares de la novedad del dia, el para PArrocos>, tal cual almanaque de bolsillo so-
brante y que al dependiente le di6 pereza volver a
colocar en la tilichera. Atras de ambos interlocu-
tores, formando marco a sus figures que ponen una
luz de optimism en la semiobscuridad del ambiente,
hileras de catecismos, devocionarios, Curias y Febre-
ros, Aritm&ticas del Padre Padilla, alternando con
gruesas de lipices, pautas, y plumas de ave.....

(i) Esta es una nota puramente de curiosidad anti-
cuaria. La Calle del Sol se llam6 en la nueva Guatemala,
seg6n creo, a la que determine exactamente el curso del Sol
sobre la ciudad. Esta calle va hacia Levante y muere sobre
las puertas centrales y posteriores de la cathedral.







70 EVOLUCION DE LAS IDEAS
Villa Urrutia ha de haber notado que se deslizaban
por entire aquellos batallones que pedian a gritos ser
pasados a la reserve, uno que otro AdAn Smith,
alg6n Jovellanos y hasta quiza alg6n pirata Contrato
Social. Alli, sobre el dolorido mostrador ha de haber
centellado, al conjuro de la voluntad de aquellos dos
hombres en la plenitud de la edad, que a trav6s de
los mares venian a encontrarse, la primera chispa de
la Gateta de Guatemala....
Iniciador tambi6n Villa Urrutia o no de la Galeta,
lo cierto es que en 1796, en su calidad de Juez de
Imprentas, ha de haber patrocinado la idea de ensan-
char su program. El periodista colaborador del
Correo de los Ciegos y el Diario de Madrid vivia en
61 con mAs fuerza que sus otras personalidades. El
hispanoamericano Mercurio del Perz era el punto de
mira. Las fuerzas estaban compactadas. El mismo
n6cleo que daba impetus a la Sociedad Econ6mica
alimentaria el peri6dico en su nueva modalidad y
proporciones. Faltaba el hombre valeroso que qui-
siera echarse sobre sus hombros la tarea de escribir
por si mismo, seleccionar los escritos ajenos y cargar
con las culpas de todos. Alli estaban en acecho las
autoridades recelosas y la sociedad mojigata. Y
aquel hombre fu6 Ignacio Ramirez, que a la saz6n
contaba s61o 20 afios. Y s6lo un joven como Rami-
rez podia aventurarse en la peligrosa y magna em-
presa. Beteta tenia ya bastante que hacer con su
tienda, su imprenta, la impresi6n del peri6dico y con
ser el responsible official de la publicaci6n. Villa
Urrutia era alto funcionario. Todos los demis cola-








EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


boradores de la Sociedad Econ6mica y que se pro-
ponian serlo igualmente del peri6dico, no podian por
la misma causa.
Celebrado el triple contrato entire el impresor del
peri6dico, el director y el protector, con el respaldo
de las autoridades picadas de estimulo y con lo mis
granado en prestigious y saber con que contaba la
ciudad, Simbad el Marino se hizo al agua...
Cuantas veces sufri6 interrupciones la GaTeta,
Villa Urrutia acudi6 solicito en ayuda de sus amigos,
el Director y el Editor. En sus luchas con las su-
premas autoridades Villa Urrutia estuvo siempre al
lado de Beteta (i). La Sociedad resentida sefiala a
Villa Urrutia y a Ramirez como los principles ins-
tigadores de aquel vocero de ideas extrafias y per-
turbadoras del sosiego p6blico y privado; y el sonoro
Can6nigo Cerdin y Pontero fulmina sobre los dos
rayos y centellas de su double c61lera divina y humana.
La labor de ambos pr6ceres, como ya lo insinu6,
va inseparablemente unida no s6lo a la de la GaTeta
sino a la de la Sociedad Econ6mica, fundada por el
primero; de suerte que el que quiera formarse con-
cepto cabal del merito de la obra efectuada en
Guatemala por Villa Urrutia y Ramirez, debe tener

(i) Una prueba mis de la amistad que dispens6 al editor de
La Gazeta don Jacobo de Villa Urrutia se encuentra en las
siguientes palabras de don Manuel Beteta, hijo de don
Ignacio: c...Los sefiores de Villa Urrutia, personas ilustres
y benemeritas que han tenido la bondad de distinguirme
con su favor a mi y a mi familia...> (dedicatoria del acto
de Institute, 1817, que luego transcribir6).







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


en cuenta tambiin todo lo que la Sociedad Econ6mica
hizo en beneficio del pais. Acerca de esta benemrrita
instituci6n colonial, que tuvo el insigne m6rito de
injertar en el viejo Arbol un retofio joven y lleno de
savia que extenderia sus ramas sobre los primeros
albores de la Independencia, que acudi6 a despertar
las fuentes donde deberia encontrarse nuestra riqueza
s61ida y nuestro porvenir, la agriculture, la industrial,
el comercio y la instrucci6n pi'blica, estimulando con
premios en efectivo y con recompensas de alto honor,
al artesano, al introductory de nuevos cultivos, al en-
sayista de industries desconocidas en el pais y cultiva-
das con 6xito en lugares de condiciones y clima pareci-
dos a los nuestros, a los grabadores, a los amantes del
dibujo, la pintura y la escultura; acerca de esta
Sociedad que fabric el primer peldaflo de progress
general y que intent hacer la evoluci6n de los
recursos materials del reino para que fuera paralela
a ]a de las ideas, se ha escrito y publicado lo sufi-
ciente como para que yo tenga necesidad de decir
aqui mis. VWanse los folletos de las Juntas Ptibli-
cas de la Sociedad y las ya muchas veces citadas
obras del Dr. Salazar, Batres JAuregui, los articulos
de la revista El Porvenir, del Ateneo Centroameri-
cano y del de Guatemala, studios parciales de Jos6
Milla en op6sculos y peri6dicos de diversas 6pocas.
de Agustin Mencos, Salvador Falla, etc. etc.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


ULTIMOS DATOS SOBRE VILLA
URRUTIA Y RAMIREZ




Dijo el senior Villa Urrutia los discursos de aper-
tura, como Director de la Sociedad Econ6mica, en
las juntas de que hay noticia (5 antes de su ida a
M6xico). Tradujo en 1800 los rudimentos de gra-
mitica latina del curso de latinidad escrito en fran-
c6s por M. Rani6re, con objeto de simplificar ese
aprendizaje. Segdn se ha dicho en mi studio sobre
el libro colonial, el pseud6nimo de Don Jacobo
era Jaime Villa L6pez, y bajo este mismo pseud6-
nimo tradujo del toscano dos obras religiosas: El
Ejercicio Diario del Cristiano, del Arzobispo de Flo-
rencia, Antonio Martinni, y una Instrucci6n sobre el
Misterio de la Eucaristia como Sacrificio, en 141 pai-
ginas. Beristain dice que Villa Urrutia tenia tra-
ducida toda la obra (probablemente cuando ya esta-
ba en Mexico).
Desde 1803 es Decano de la Audiencia; y en las
Juntas de la Sociedad Econ6mica, estando ya au-







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


senate Villa Urrutia, se le llama con claridad mis de
una vez su fundador. Sali6 de Guatemala, victim
de las envidias e intrigas de tanta gente mediocre
como le rodeaba (i).
A pesar de su lucha heroica no consigue que se
levante la prohibici6n contra la Sociedad Econ6mica
a que en otro lugar he aludido, y cuando tiene lugar
la primera junta, despu,6s de restablecida, el 12 de
agosto de 181 1, ya se encontraba en Mexico a donde
habia salido con el nombramiento de Juez del Cri-
men, en 1805. De su brillantisima actuaci6n, field en
esto a la consigna que se habia trazado por vida, en
la Nueva Espafia, dan cuenta obras bien conocidas y
algunas de ellas famosas, como tMixico a traves de
los Siglos. No me compete, de consiguiente, hablar
de ella. (2)
*


(1) Discurso del Lic. J. Mariano Gonzilez ante la Socie-
dad Econ6mica, 25 de abril de 1852. De Gonzilez es la ma-
yoria de datos biograficos que se conocen sobre Villa Urru-
tia y que aqui se vulgarizan, por primera vez segin creo.
(2) Para realizar los meritos de esta ilustre figure de la
historic literaria de Espafia y su imperio colonial, s6lo
citar6 el siguiente hecho que trae Siglos,. Siendo Alcalde de Corte alli don Jacobo en 18o8,
combati6 ciertas pretensiones de la Junta de Sevilla y le
propuso al Virrey que con el objeto de resolver los negocios
a que aquellas pretensiones se referian, convocara una junta
de diputados para la instalaci6n de un gobierno mexicano
propio, y que mientras tanto el mismo Virrey formara un
gobierno provisional a fin de solucionar los diversos pro-
blemas suscitados. El Ayuntamiento acogi6 con calor la
propuesta asi como algunos de los concurrentes a la Junta,







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


Hay un dato curioso salvado, como tantos otros,
del olvido por Medina y que da idea de que se res-
petaba el derecho de propiedad literaria: don Ma-
nuel de Arevalo imprimi6 unos libritos de Villa Urru-
tia sin su permiso; el author reclam6 y Ar6valo tuvo
que dar satisfacciones y someterse a un arreglo.
Sobre el nombre complete de Villa Urrutia me en-
cuentro este detalle: al dar cuenta la Gageta de la
Junta de la Sociedad Econ6mica lo nombra Villa
Urrutia y Salcedo. Otro dato sobre el prohombre
colonial: en la tesis de don Manuel Beteta ante la
Universidad, en 1817, hay una pigina y dedicatoria
a don Jacobo. Por ese document, un ejemplar del
cual se conserve en poder del autor, venimos a saber
que don Jacobo estaba ya por aquel tiempo (1817) de
Oidor de la Real Audiencia de Barcelona, siendo el
Decano de ella, y que tenia en America dos hermanos,
don Antonio de Villa Urrutia, Regente de la Real
Audiencia de Guadalajara y que en el moment de
hacer don Manuel Beteta su examen de Instituta se
hallaba de paso en Guatemala, y don Ciro, Can6nigo
de la Catedral de M6xico. En dicha dedicatoria,
que imprimi6 en cuatro paginitas don Ignacio Beteta,
padre del sustentante, se recuerdan los insignes m6-
ritos de don Jacobo y especialmente todo lo que le
debi6 Guatemala. Se alude a la superioridad del
talent, del gusto y la literature> de los tres dedicata-

pero 6sta se decidi6 en el sentido del informed del Regidor
Aguirre, quien fu6 de opinion que se debia de obedecer a
la Junta de Sevilla.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


rios. Dice de don Jacobo: Quien podrA de nosotros,
no digo de la generaci6n present, pero aun de las
venideras, no hacer memorial de su persona? Los
servicios que hifo a este piblico permanecerdn siem-
pre vivos mientras dure entire los hombres la virtud
del agradecimiento y de la buena correspondencia.....
BastarA ahora recorder uno solo de ellos, aunque
todos los tengAis presents, y es el establecimiento de
la Sociedad Econ6mica: con la cual esta ciudad reci-
bi6 el beneficio de mejorar sus artes y darles un grado
de honor proporcionado. Pues antes de aquel esta-
blecimiento estaban del todo abandonadas y se exer-
cian con absolute descuido y rudeza..... En suma, el
Sr. don Jacobo fu6 el primero que comenz6 a propa-
gar en este reyno el gusto de las manufactures, de
las letras y de la filosofia, con su ejemplo y persua-
si6n, de palabra y por escrito.....>
Sobre los libros y publicaciones que hizo Villa
Urrutia en Espafia se encuentra una relaci6n en la
Biblioteca Hispanoamericana de Madrid, por Me-
dina, y en la pagina 402 de su Imprenta en Guate-
mala hay algunos datos biogrificos. Como lo vere-
mos al hablar del naturalista Mozifio, colaborador
tambien en la obra de nuestra evoluci6n, en 182o
vivia don Jacobo de Villa Urrutia en Barcelona ya
definitivamente radicado.
**

Voy, por iltimo, a trascribir los iltimos pArrafos
que me encuentro en la fitima pigina de La Ga-







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


Zeta del lunes 5 de Noviembre de 1804, firmados B.:
tuvo un acto de Cinones anunciado en los siguientes
t6rminos: Wenceslao de Villa Urrutia y la Puente,
en obsequio de la real y pontificia Universidad de
Guatemala, a quien debe sus primeros pasos en la
carrera de las ciencias, se presentari en su gimnasio
principal el dia 29 del corriente octubre a las nueve
de la mafiana, a ser examinado en los seis primeros
titulos de la obra de Instituciones Can6nicas del pres-
bitero Julio Lorenzo Selvagi, explicados en la citedra
de Prima de CAnones en el primer afio de su curso
de jurisprudencia, bajo la direcci6n de su catedrAtico
el Dr. don Bernardo Martinez.
Si el joven Villa Urrutia, que acaba de cumplir
los catorce afios, y ahora pasa a Mexico por la pro-
moci6n de su padre a aquella Audiencia, se hiciese
con el tiempo digno de la memorial de los hombres por
alguno de tantos loables caminos que hay para
merecerlo, esta noticia de su temprana aplicaci6n no
dejara de tener utilidad. Nosotros no diremos mAs
de su examen por motives de ternura bien notorious
(B.) ~.
Por esta noticia podemos reconstruir algunos otros
datos de la biografia del notable espafiol-guatemal-
teco. Si su hijo Wenceslao tenia catorce afios en 1804,
habiendo venido al pais Villa Urrutia en 1792 6 93,
es indudable que ya era casado 6ste a su llegada a
Guatemala. Por otra parte, don Alejandro Ramirez,
seg6n lo dije, se cas6 en segundas nupcias con una
hija de don Jacobo. Puede reconstruirse entonces








78 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
que cuando 6ste vino trajo consigo various hijos, en-
tre ellos un nifio, Wenceslao, de dos o tres afios, y
una hija mayor. La esposa de Villa Urrutia tenia
el apellido La Puente.
La inicial B., que firma esta noticia, corresponde,
sin duda, al editor, Beteta, que en una nota parecida
habia salvado tambi6n, segin dije, los mejores datos
biogrificos que se conocen del otro pr6cer, don Ale-
jandro. Venimos, pues, en conocimiento de que nues-
tra Universidad amamant6 a su seno, digamos asi, a
un hijo de Villa Urrutia, joven de precoces facul-
tades y digno heredero de tan ilustre progenitor.
Finalmente, al hablar de clos motivos de ternura bien
notorious> se confirman las razones de gratitud que
tenia el editor de La Gateta para con Villa Urrutia,
entire los cuales no ha de haber sido la menor su
decidida ayuda y cooperaci6n en todo lo que signifi-
cara progress para el peri6dico. El afin de Beteta de
salvar estos datos, por si alg6in dia la posteridad
quisiera aprovecharlos, para honrar la memorial de
estos hombres notables de la mis brillante 6poca
colonial, queda justificado una vez mis en las presen-
tes piginas.
*
*

En cuanto a Ramirez, es bien conocido el dato de
que en 18o01, al regresar de Jamaica (despu6s de 2
afios de ausencia que le costaron a la Gateta algu-
nas irregularidades en su publicaci6n) trajo precio-
sas colecciones de semillas de plants ex6ticas, como
Arbol del pan, cafia de otaithi, olivos y seigo de







EVOLUC16N DE LAS IDEAS


China, jambolang de la India, manzanas, mangos,
pimientos, etc. y algunas species de aves descono-
cidas en el pais. La Galeta nos habla varias veces
de ello explicando las plants que lograron repro-
ducirse y las que no. Fue Secretario y alma del bien
inspirado gobierno del General Mollinedo y Sa-
ravia, quien lleg6 hasta a alentar a la acaudalada
casa commercial de don Juan Bautista Irisarri, (es-
pafiol, padre de nuestro c61lebre literato don Antonio
Jose) en la introducci6n de mercaderias extranjeras.
Fu6 secretario tambi6n del Consulado de Comercio y
de la Sociedad Econ6mica. Habi6ndose casado la pri-
mera vez con dofia Josefa FernAndez y Escobar, al
enviudar se cas6, como ya lo dije, con una hija de
don Jacobo de Villa Urrutia, por lo que Cerdin y
Pontero al denunciar la Gateta llama a Ramirez
>.
Hasta los filtimos dias de la Gateta fu6 su fiel cola-
borador.
Si los m6ritos de Villa Urrutia como patriota y
literato son inmensos, no lo son menos los de Ra-
mirez, que en todo sigui6 las huellas de su suegro
ilustre y, podemos afirmar, padre spiritual; y asi
vemos que si en Guatemala presta tan grandes ser-
vicios como periodista y como funcionario, en Cuba,
cuando en 1816 es promovido para aquella Intenden-
cia, desempefia un papel de primer orden que viene
a ser la mAs digna continuaci6n y remate de su labor
entire nosotros.
VWanse en comprobaci6n los siguientes parrafos
de un critic e historiador cubano: cPor fin Ilega







80 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
una 6poca en que la colonia va a salir de los largos
dias de la infancia. Traspasando los limits de la
estrecha esfera de la administraci6n, ya se dispone
un gobernante a ejercer con inusitado celo y noble
entusiasmo la acci6n educadora que a los poderes
p6blicos incumbe en los paises atrasados. Es el
general de mAs grata recordaci6n entire nosotros, don
Luis de Las Casas, que inicia en 1790 la nueva era
de Cuba, era en que, despertando nuestras latentes
energies, desarrollAndose los dormidos germenes de
nuestra cultural, dan el consolador especticulo de un
pueblo que ansia entrar en la vida de la inteli-
gencia.....
Otro benemerito protector de la ensefianza es el
Intendente don Alejandro Ramirez, venido a Cuba
en julio de I816.
Como Director de la Sociedad Patri6tica promo-
vi6 la multiplicaci6n de las escuelas y el mejora-
miento de los profesores, cre6 la Secci6n de Edu-
caci6n y la dot6 de fondos y contribuy6 a establecer
y conservar las citedras nuevas o importantes, ade-
mis de la Academia de Dibujo que perpet(ia su
nombre.....
En el capitulo anterior hemos visto que la inicia-
tiva fecunda del General de las Casas, del Obispo
Espada y del Intendente Ramirez, y los esfuerzos
constantes de la Sociedad Patri6tica, algo contra-
riados, y del Colegio de San Carlos, mis felices,
traen a Cuba y principalmente a la Habana, los
primeros importantes elements de ilustraci6n y







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 81
cultural, en los treinta afios que corren de 1790o a
i82o> (I).


(I) Mitjans, obra citada.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


LA GACETA CREE QUE FUE NUESTRA
UNIVERSIDAD LA PRIMERA EN AME-
RICA QUE ADOPT EL CASTELLANO
COMO LENGUA OFFICIAL.





Ya hemos visto que una de las razones por las
que el Fiscal se quej6 contra don Jacobo de Villa
Urrutia y don Ignacio Ramirez, era la de sus articulos
contra la inveterada mania del latin (i) En latin se
ensefiaba, en latin se discutia, y ambos escritores
dedicaban paginas y mas piginas de la Gateta, ora
en serio ora en broma, a ridiculizar tal costumbre
que mantenia pospuesto y relegado a muy segundo
lugar el studio de la lengua patria. Esta era una do-
ble falta: de 16gica y buen sentido y de patriotism,
puesto que de esa manera, hasta en lo mis elemental
como lo es el idioma, se alejaba y olvidaba estimu-

(i) VWase cMentalidad Colonial, El Peri6dico>. V. Ro-
driguez Beteta, Casa Editorial, cParis-America^, Paris,
1927).







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 83
lar el sentimiento de nacionalismo. Villa Urrutia y
Ramirez abren desde el principio hasta el fin de la
Gateta su campafia enderezada a introducir la refor-
ma del castellano como lengua official en los studios,
y no es sino en el tercer aflo del siglo XIX cuando la
idea triunfa y el castellano se implanta en nuestra
Universidad.
V6ase el siguiente pasaje del nfimero 331, Tom. 70
de la GaTeta: tuvo lugar un acto mayor de leyes, el del Sr. don
Juan Jos6 Saravia y defendi6 el titulo 34 de la
partida 7.'. Por la mafiana di6 principio la fun-
ci6n con un elogio en castellano, celebrando la no-
bleza y m6rito personal de su Mecenas; sobre cuyo
particular le replicaron tres doctors a quienes con-
test6 y procur6 satisfacer el mencionado actuante,
no usando 6ste ni aqu6llos sino del citado idioma, en
el cual y en m6todo socrAtico se verific6 despu6s el
examen>. A continuaci6n dice que esto que a mu-
chos les parecera novedad no lo es, pues ya se han
desempefiado algunos ejercicios literarios en esta
lengua y l1a misma oraci6n prolusoria con que se
hace todos los afios la apertura de las classes fu6 en
castellano en el presente...> Sospecha la GaTeta que
sea nuestra Universidad la primera en Am6rica que
haya dado ese paso, pero lejos de elogiarlo tiene que
presentar disculpas: No nos consta que las demAs
Universidades hayan dado igual paso. Sin embargo,
lo creemos bastante autorizado con lo que se prac-
tica en los studios y academia de Madrid, donde
se estudia y diserta generalmente en lengua caste-







84 EVOLUCION DE LAS IDEAS
llana>. Y concluye con su habitual firmeza: faltase este apoyo quedaba siempre el de la raz6n
que manda con igual soberania sobre preocupaciones
y ejemplos>.
Por esa soberania de la raz6n fueron casi encau-
sados Villa Urrutia y Ramirez a quienes desde luego
su posici6n y rango ha de haberies librado de que la
cosa pasara de simple queja y amarga protest;
circunstancias que no militaron mas tarde en favor
del fogoso Bergafio y Villegas, obscuro>... (i).
La reform triunf6 del todo, y en los exAmenes
no se us6 ya mis el latin. En los dias 8 y 9 de
noviembre, sigue diciendo la Gateta, se tuvieron
los examenes tambi6n en castellano: fueron des-


(i) Aunque es de presumirse que la denuncia contra Villa
Urrutia y Ramirez no tuvo resultados, en los datos biogri-
ficos que acerca de ambos ley6 el Lic. don J. Mariano Gon-
zilez en la Junta PGblica de la Sociedad Econ6mica, de
25 de abril de 1852, se dice que dla envidia apoyada en la
arbitrariedad fu6 causa de la salida de Villa Urrutia de
Guatemala cana,. Es indudable que en las intrigas, de consiguiente,
contra el prohombre, entraron por much las quejas y rece-
los contra el periodista.
En el folleto que yo poseo de esa Junta Puiblica hay una
nota escrita de pufio y letra del ilustre mddico histori6-
grafo J Mariano Padilla, en que se dice que los datos bio-
grificos sobre Villa Urrutia estin en la memorial que ley6
don Antonio Juarros, Secretario de la Sociedad Econ6mica
el 12 de agosto de 1811, de suerte que a dste pertenecen
los preciosos datos biogrificos que al fin se publican del gran
hombre, y que dejo trascritos en los capitulos anteriores.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 85
empefiados con much lucimiento y celebrados por el
numeroso concurso que asistia a ellos, principal-
mente por las personas ilustradas e instruidas en
Fisica y Matemiticas>>.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


PRIMERAS PINCELADAS
SOBRE EL COMERCIO LIBRE



Muchos pirrafos podria seleccionar para ofre-
cerlos de muestra del estilo de Villa Urrutia y de
Ramirez. La reform en material de studios y la
necesidad del comercio libre parecen sus t6picos pre-
ferentes, y acabamos de ver que se salen con la suya
en lo que respect al castellano como idioma official
de la Universidad.
Los articulos de studios invocando las reforms
mis urgentes en nuestra Universidad, que deben atri-
buirse a alguno de los dos, con mis probabilidad a
Villa Urrutia, ya que, como he dicho, el esclareci-
miento de a quidn pertenece la paternidad se hace
dificil, pues hasta el Can6nigo que los denuncia los
envuelve en el mismo anatema y los hace career
coautores de los mismos articulos, podrian former
parte de los libros, dos o tres tomos, en que podrian
exhumarse y refundirse los restos mis aprovechables
de la GaTeta, coleccionando y preservando de p6r-
dida lamentable aquellas sesudas reflexiones de nues-
tros antepasados, como se propuso hacerlo la propia
Gateta con su Miscelinea.







EVOLUCION DE LAS IDEAS


Concluir6 el capitulo relative a estos ilustres espa-
fioles-guatemaltecos (mejor dicho hispanos, para
comprender bajo una sola denominaci6n a los naci-
dos en Espafia y America en tiempos de la colonia)
con el extract de un notable articulo (que a alguno
de los dos pertenece seguramente) en que se abordan
las materials que mis interesan entonces al des-
arrollo del pais y que ain hoy dia, por la doctrine
econ6mico-politica que proclama, podria ser apren-
dido con provecho por nuestros politicos y politicas-
tros de Centro Am6rica.
No habia cosa que pusiera mis en guardia a las
autoridades y aun a los simples celosos y leales
vasallos del rey de Espafia, que hablarles de
comercio libre. Y 6ste, ya digo, es el tema incesante,
muy quedamente esbozado al principio, mas tarde
proclamado en todos los tonos, disimuladamente pri-
mero, y poco a poco sin ambages, por medio de po-
lmicas, cartas y contracartas. La simple publica-
ci6n de un estado del Comercio de la Habana, en
el n6mero 127 del Tom. IIlI de la GaTeta y en donde
no se trataba sino de ,hacer ver el precio creciente
del azficar de Cuba mientras las colonies francesas,
por la insurrecci6n, dejaban de producirla, y la
elocuente desproporci6n entire la cantidad de barcos
norteamericanos y la de los europeos y espafioles
que entraban y salian de la Isla de Cuba, provoca
una tempestad. VWanse las siguientes explicaciones,
pocos nlr-eros despues: cHemos observado, como
habran advertido r..-estros lectores, un profundo
silencio sobre las quejas ontraquejas que se







EVOLUCION DE LAS IDEAS


han suscitado con motivo de los estados que dimos
al piblico en el n6mero 27, bien ajenos de la bo-
rrasca que iba a levantarse>. Y mis adelante: cPo-
driamos muy bien sostener (y no lo hacemos) la rec-
titud y sanidad de nuestra intenci6n en la publica-
ci6n de los referidos y contravertidos estados de la
Habana que en si mismos no expresan otra cosa que
el actual de aquella Isla. Dimoslo a secas y sin razo-
namiento alguno, y lo que es mis, sin noci6n ni espe-
cie que alumbrase la aprobaci6n por nuestra parte
del comercio de los angloamericanos. Nuestros lec-
tores quisieron meters a int6rpretes y h6telos aqui
por results formando dos partidos tan contrarios
como lo es el portugu6s y el castellano..... Cuando en
ellos se indicase que ha sido opinion barruntada, es-
taba muy remota a6n la consecuencia de que inten-
tisemos suscitar entire nosotros el deseo de igual per-
miso y beneficio. No son unas mismas las circuns-
tancias..... No tomamos partido en pro ni en con-
tra....>.
Asi hablaban Raminez, Villa Urrutia o alguno de
los otros sobre los que pesaba la responsabilidad
de voceros de la junta de redactores de la GaTeta,
desorientando al enemigo cons sus cazurrerias
mientras deslizaban el veneno. El problema
del libre comercio absolute era una mirada que lle-
gaba hasta el explayamiento de la Independencia.
CompArese el tono de esos primeros intentos de em-
bestida a los problems politico-econ6micos del
reino, con el amplio y rotundo del siguiente articulo.






EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


EL PRIMER PROBLEMA.POLITICO ECO-
NOMICO DEL PAIS.--LA DESPOBLA-
CION.-DE LLENO EN EL LIBRE CO-
MERCIO.--LA BRILLANTE SITUATION
DE LA AGRICULTURE EN LO ANTI-
GUO SE HA PERDIDO.




Al entrar a hacer el studio politico econ6mico de
la situaci6n de la colonia, el escrito mas concienzudo
y luminoso quizAs que he hallado en las paginas de
la Gazeta, es el que sigue (i). Los editors (Villa Urru-
tia y Ramirez) empiezan con toda 16gica, por el
principio: GC6mo a tan vasta extension de tierra
corresponde una poblaci6n tan exigua? El suelo,
continmian, es de una feracidad asombrosa, pero ,qu6

(i) Digo quizas porque, lo repito, ya no se tiene en
Guatemala una colecci6n complete del gran peri6dico
colonial y muy bien pudiera ser que en los nuimeros que no
he podido tener a la vista se encontraran articulos mejores.







90 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
importa esta feracidad si no se aprovecha, si no se
transform en riqueza que mejore las condiciones
de sus habitadores? Hiere asi la causa de causes:
el aislamiento, el eterno aislamiento, comenzando
por el de las f6rtiles tierras, aisladas de la mano del
hombre. Se refiere en seguida a las ventajas del
comercio libre y a lo que de 61 debe esperarse para
la resurrecci6n del reino, antes duefio de una agri-
cultura floreciente y ahora postrado y sin poder
salir del hondo abismo de inanici6n y miseria eco--
n6mica a que el aislamiento de las comarcas y las
regions entire si, el aislamiento en que se mantuvie-
ron nuestras costas y puertos, la habian hecho rodar,
mientras las colonies de products analogos pero con
mAs ficiles salidas y mejores comunicaciones con la
madre patria y con las otras colonies le habian arre-
batado el privilegiado puesto que antes ocupara. (i)
He aqui el triste process hist6rico de la decadencia
de nuestra agriculture y por consiguiente de la po-
breza end6mica de la colonia:
Las provincias comprendidas bajo la denomina-
ci6n de Reino de Guatemala componen un irea de
mis de 74 mil leguas geogrAficas. De camino de
tierra, desde los linderos que por el 0. le separan de
Nueva Espafia hasta los que le dividen por el S. E.
del distrito de Veraguas, se cuentan ochocientas. En

(i) Como mis adelante se vera, la causa de la ruina de
la industrial agricola del cacao fu6 la imposibilidad de com-
petir con Guayaquil, que Ilevaba a M6xico el cacao por mar
mientras nosotros teniamos que sacarlo por tierra, con un
cost much mayor.








EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 91
esta vastisima extension de tierras, f6rtiles todas y
frondosas como despues se dira, parece incredible que
apenas se numere un mill6n de habitantes, de todas
classes, y por desgracia es asi, seg6n los padrones
recientemente hechos en este Arzobispado, y sus tres
di6cesis sufragAneas.
Aunque se conceda que estos padrones no son
exactos, y por esta inexactitud se aumenten algunos
millares de almas al expresado n6mero, siempre re-
sultara una prodigiosa desproporci6n entire las tie-
rras y sus habitadores. En efecto, exceptuando algu-
nos parajes donde el comercio sostiene y fomenta la
poblaci6n, en todo el resto del reino el sol no alum-
bra mis que campos aridos, Ilanuras deliciosas y
montafias siempre floridas, pero desiertas. Si la
poblaci6n es una de las reglas fAciles y sencillas para
juzgar de la prosperidad relative de un pais, dcuil
serA la que goce Guatemala, deducida de estos cier-
tisimos principios?
Se dice que en otro tiempo fu6 much mis pobla-
do este reino. Algunos escritores ponderan la gran
multitud de gentes de que estaban .llenas estas pro-
vincias; y es creible que fuese asi segin la calidad
de sus terrenos. Pero, contrayindonos a las 6pocas
mis inmediatas, de las cuales hay mis seguras noti-
cias, lo cierto es que de 50 afios a esta parte, sin
haber decaido la poblaci6n en cuanto a los indios,
ha crecido much respect a los espafioles y demis
castas. En 1740, habia de aquellos 93 mil tributa-
rios. En el dia hay 16 mil. La afluencia de los
espafioles no es necesario decir que ha sido mayor en







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


este Reino, como en todos los de America, despubs
de abierto el comercio libre (i).
Antes de esta sabia concesi6n que di6 nuevo ser
a las colonies, estrechando sus vinculos con la me-
tr6poli, Guatemala en el tiempo de los galeones hacia
muy poco comercio con 6sta. En muchos afios cor-
tada por enemigos la navegaci6n de Honduras, tuvo
que llevar sus frutos hasta Veracruz en distancia de
mis de cuatrocientas leguas, y traer en otra igual
los retornos. Sin embargo, su trifico interior hubo
un tiempo en que fu6 much mas activo que al pre-
sente. Sus costas del Sur estuvieron pobladas:
haciase la navegaci6n de aquel mar llevando al
Peri los frutos de estas provincias; todavia hay mo-
numentos que acreditan la considerable extracci6n

(i) Desde 1764 se habia operado una radical innovaci6n
en material de comercio: se habian establecido comunica-
ciones mensuales con los puertos de America, se fu6 auto-
rizando gradualmente el libre trifico de los almacenes de de-
p6sitos marines de la metr6poli con los puertos de America,
se permiti6 la entrada en 6sta de extranjeros, con algunas
excepciones. Se suavizaron los m6todos de percibir las con-
tribuciones, y en virtd de todas esas sabias medidas del
tesclarecido despotismo> de Carlos III, el comercio de
Espafia con sus colonies se elev6 en diez aflos, de 148 millo-
nes y medio de reales a 1.104 millones. (Sobre el perfodo
brillante de este reinado, su vasta obra efectuada y lo que,
quedaba por hacer, v6ase La Historia Filos6fica de las dos
Indias, por el Abate Raynal, famoso enciclopedista que es-
cribi6 su Historia en que apostrofaba a pafioles3 para que continuaran por la hermosa senda de las
reforms, con datos que le subministr6 el prof6tico ministry
Aranda. Ginebra, 178o).








EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 93
que se hacia para aquellos reinos de aztlcar, de
hierro, de cacao y de otros renglones igualmente
preciosos. (i)
De todos ellos, el mis principal es el que daba el
nombre y celebridad a Guatemala y sus provincias,
el que hacia su verdadera riqueza: era el cacao.
LlevAbanse navios cargados de solo este fruto, que
se consumia en toda la Europa. No habia entonces
quien entrase a la competencia de l61 con estas pro-
vincias: ellas fueron las que extendieron el uso y
afici6n al chocolate, que ahora es un alimento de
primera necesidad tanto en el antiguo como en el
nuevo continente.-Pudieran alegarse innumerables
testimonios en prueba de la estimaai6n que todavia
conserve el cacao de Guatemala sobre el de las otras
parties donde despuds se ha extendido su cultivo.-
Los escritores extranjeros, aun los que se precian de
mis instruidos sobre el comercio de America, toda-
via estin en la inteligencia de que el cacao llamado
Caracas se lleva de Guatemala, invirtiendo los tiem-
pos y los nombres.
Al comercio de galeones sucedi6 el de los regis-
tros.-En esta 6poca ocurri6 la grande alteraci6n

(i) El siguiente hecho elocuentisimo tiene que ser a me-
nudo citado en estos studios: el el bilsamo del Salvador; pero como los comerciantes de la
madre patria creian que era un product peruano, porque
parecia llevarse del Perui, se le bautiz6, con el nombre de
6ste. El bilsamo iba por el mar Pacifico al Periu, desde.
El Salvador, y regresaba por el mar Pacifico desde El Perui
a Panami para ser alli enviado a Espafia (N. del A.).







EVOLUCION DE LAS IDEAS


que sobrevino a este comercio, y en especial al de sus
cacaos. Ya en otras diferentes parties de Am6rica se
habia propagado su beneficio; y la mayor facilidad
para la extracci6n por la comodidad e inmediaci6n
de sus puertos, hizo que Guatemala, no pudiendo
competir, cediese sus derechos.-Antes expendia sus
frutos con grandes ventajas aun recargados de precio
por los penosos transportes, porque no tenia concu-
rrentes. Despu6s que los hubo desmay6 y era natu-
ral que sucediese asi, seg6n todas las circunstancias.
UC6mo hubiera podido luchar con una compaflia
exclusive y poderosa, seg6n vino a ser la de Caracas,
que fuera de tener sus cacaos a la lengua del agua,
reunia todas las ventajas de este g6nero de estable-
cimientos, a que un particular no puede aspirar por
escasez de fondos y recursos? (1)

(i) La Real Compafia Guipuzcoana, fundada en 1728,
desarroll6 de una manera inusitada los elements de pros-
peridad de Venezuela. Funcion6 desde dicho afio hasta
1785, y a pesar de los excess y torpezas de sus agents,
transform en pocos afios las condiciones de la agricul-
tura y el comercio. Felipe V autoriz6 su fundaci6n, imi-
tando lo que los ingleses hacian en sus colonies orientales,
y puso el comercio de Caracas y CumanA en manos exclu-
sivas de un grupo, de comerciantes de las provincias vas-
congadas, a trueque de que la Compafiia formada por 6stos
armara a sus expenses un ntimero suficiente de barcos para
library la costa de pirates. La actividad de la raza vascon-
gada, energica, milenaria, establecida en America con la
conquista misma, hizo milagros en la provincia de Caracas
y regions vecinas, incrementando el caf6, el cacao, el tabaco
y el afiil, edificando casas y almacenes suntuosos done an-
tes s6lo habia guaridas de pirates, conquistando las selvas,







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 95
Otras causes concurrieron al casi total extermi-
nio de los cacaos en algunos parajes de las costas del
sur.-Se sabe que los filibusteros hicieron en ellas sus
entradas, talaron y saquearon sus campos y sus po-
blaciones poseidos de aquel frenesi que les di6 osa-
dia para tantas empresas desesperadas y arrojo para
superar obsticulos a las fuerzas del comfin de los
hombres.-Desde entonces la marina del sur se
abandon en este Reino: las gentes que poblaban las
orillas del mar se internaron; y aunque estos acci-
dentes fuesen temporales y tuviesen remedio, lo cier-
to es que no se aplic6 oportunamente, o por indolen-
cia o por falta de previsi6n.
Llegado el tiempo en que las otras colonies supie-
ron aprovecharse de la ventaja de su situaci6n y de
su suelo, cay6 Guatemala en un mortal paroxismo.
Dejironse perdidos en el campo los excelentes fru-
tos cuya extracci6n, aunque en pequefias cantidades,
aumentaba la masa de la riqueza: y el cacao lleg6
a sufrir igual suerte. Su decadencia fu6 mis lenta
y por grades casi insensibles. Pero al fin desapare-
ci6 totalmente nuestro comercio. Las fertiles pro-
vincias que lo produce, antes ricas, pobladas y

desecando los pantanos y sustituyendo las iridas sabanas por
campos bien sembrados y regados. V6ase Soraluce y Zubi-
zarreta, Historia de la Real Compafiia Guipuzcoana de Ca-
racas, Madrid, 1876, Rojas, Estudios Hist6ricos, pags. 145 y
siguientes, quien afirma que gracias a los esfuerzos de la
Compaflia, Puerto Cabello rivaliz6 desde entonces con los
mejores puestos de Costa Firme y Caracas gan6 el tftulo
de CAdiz Occidental.)







96 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
abundantes, vinieron al miserable estado en que las
vemos. (i)
Abandonados los cacaotales, se llev6 todas las
atenciones el afiil, fruto noble, que soporta los creci-
dos fletes de la tierra, y que hasta pocos afios hace,
no ha tenido competidores de empefio. Desde los
principios fuN uno de los ramos considerable de la
exportaci6n de este Reino; pero subordinado y no
exclusive como en la actualidad. Se extraia en
grandes porporciones para el Perui y para Mexico,
de donde pasaba a Espafia por segundas y terceras
manos, y todavia dejaba much utilidad.
Las Antillas no habian ain adoptado este fruto:
eran pequefias las cantidades que se Ilevaban de las
otras parties del continent: y tenia much estima-
ci6n porque llegaba a escasear en terminos que los
tintoreros se veian precisados a suplirlo con otros in-
gredientes, que no daban permanencia a los colors.
En 1740 se regulaba la cosecha annual de la tinta
por cuatro mi'i quintales. Subi6 poderosamente en
las expresadas circunstancias del comercio libre, y en
el dia se computa por 3.500 zurrones de a 250 libras
un afio con otro. Si por una parte ha sido visible
este aumento, por la otra ha acarreado crecidisimos
dafios. Exhaustos de todo, los campos que dan el
afiil apenas sirven para otra cosa. Aun los alimen-

(i) Como se ve, el autor no habla concretamente de la
introducci6n del cacao de Guayaquil a M6xico por mar,
causa de la ruina de nuestro cacao segin el especialista en
la material, el Dean Garcia Redondo, de cuya personalidad
nos ocuparemos mis adelante.







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS


tos de primera necesidad es preciso suministrarlos
muchas veces de otra parte. Debiera esto servir para
enlazar mutuamente unas provincias con otras por
medio de los cambios reciprocos (i). Pero no sucede
asi: cada pueblo esti como aislado de si mismo;
apenas tiene relaci6n con los que le rodean. En
donde se cosecha el xiquilite, suele carecerse de pan;
en donde hay abundancia de granos, faltan otros
muchos articulos que se adquiririan por medio de
ellos si se allanasen los indicados obsticulos. Ellos
mismos hacen que no se ponga cuidado en aumentar
las cosechas: ,para que se aumentarian si el afio que el
fruto excede del consumo regular es indispensable
abandonarlo a que lo reasuma la tierra, o sirva de
pasto a las aves? La abundancia en tal caso es perju-
dicial, porque la ocasiona el defecto de circulaci6n
que hace perder el valor a los frutos, y ocasiona la
miseria.
Basta la pintura anterior para former idea del
mezquino estado de este Reino; idea que se ratifi-
cari mas adelante y con el todo de las noticias que
se irAn aplicando. De ellas resultara que el verda-
dero comercio que se hace en la actualidad apenas
puede merecer este nombre, estando casi reducido al
cambio de las tintas por efectos en el finico mercado
de Cidiz: que el trAfico interior es desmayado, y

(i) Una vez mis el aislamiento, la eterna causa sefialada
como causa de causes en la historic de nuestras desgracias
hist6ricas (ya que no raciales) a trav6s de estos studios,
desde la introducci6n (VWase: Libro, Editorial Paris-America. 1927.)







98 EVOLUCION DE LAS IDEAS
muerto: de consiguiente que la agriculture, la pobla-
ci6n, la fuerza p6blica, todo debe estar extenuado o
inerte. Estas cosas son correlativas y mutuamente se
comunican el vigor o la flaqueza.
Un reino de tan vasta extension: un reino que
si no es el mejor de cuantos posee el rey en estos
dominios, refine cuantas proporciones son imagina-
bles para aventajarse sobre los mejores: un remo
donde se dan con profusi6n los frutos mas exquisitos
de todos los climas y que por ambos mares tiene
c6modos puertos para extraerlos: este reino, pues,
debiendo ser de los mis opulentos, es de los mAs mi-
serables de America. Para comprobar esta verdad
basta tender la vista sobre los objetos preciosos que
pudieran enriquecerle, y que hollamos con los pies, y
que aborta la naturaleza en tierras donde la mano del
hombre no se ha dignado todavia bajarse a co-
gerlos (i).
Las producciones de estos paises, si hubiesen de
clasificarse, formarian un catilogo inacabable. Las
principles, las que estin a la vista de todo el mun-
do, mezclando las de la naturaleza con las del arte,
son el oro, plata, hierro, cobre, afiil, grana silvestre,
caf6, t6, achiote, brasil, palo morado, palo campe-
che, guayacin, mangle, cedro, zarza, pimienta de

(1) El probiema sigue siendo, casi el mismo. El sistema
politico el mismo. La mentalidad de clos politicos, la
misma. La tierra ub6rrima y el pueblo paup6rrimo. El
estigma de las razas enfermas, que diria el sudamericano
Arguedas o de las razas inferiores, que diria Gumplowicks
(N. del A.)







EVOLUCI6N DE LAS IDEAS 99
chiapa, cebadilla, cacao, vanilla, tabaco, corambre,
conchas de nAcar y carey, bilsamo, liquidambar,
aceite de Maria, sangre de drago, lacre negro, age
para barniz, otro gran n6mero de gomas, brea, alqui-
trin, trementina, lona, azufre, sa'itre, az6car, cafia-
fistola, contrayerba, mechoacan, xalapa y otras dro-
gas medicinales, y sobre todo las manufactures de
algod6n, de s61o las cuales pudiera hacerse una
cuantiosa extracci6n para los reinos de la Nueva
Espafia y de la Nueva Galicia.
De todas estas producciones, a cual mis ricas, si
una mano industriosa supiese darlas su just valor,
s6lo la tinta afiil es quien la tiene. Se le suele agre-
gar alg6in poco de zarzaparrilla, y en menos can-
tidades el bilsamo. Todo lo demAs se desperdicia;
y de aqui la causa de la miseria en general.
a Pudiera caber en la imaginaci6n que un reino
que abastecia de cacao a la Europa, a M6xico y al
Peri, y de un cacao privilegiado por la naturaleza,
exquisite sobre cuantos produce los otros climas,
hubiese de mendigar este mismo fruto, pagArselo
a sus vecinos a un precio exorbitante, y carecer de 61
muohas veces? (i) Esto estA sucediendo a Guatemala,
donde en 18o leguas de costa del Sur, desde la Con-
chagua a San Antonio, no habia hace cien aflos mis

(i) En nuestros dias (primer tercio del siglo XX) se ha
dado el caso de que Guatemala tenga que importar de Fs-
tados Unidos el maiz, la sustancia prima del alimento de
sus habitantes originario prehist6ricamente de Guatemala
y cultivado aqui como el cultivo fundamental durante siglos.
(N. del A.)







100 EVOLUCI6N DE LAS IDEAS
que s6lo haciendas de cacaos, gruesas, pobladas, capa-
ces de abastecer a la mitad del mundo consumidor.
Sus duefios, por lo com6n indios, estaban ricos y
gozaban de todas las comodidades correspondientes a
su clase: en prueba de lo cual hay tradici6n de que
muchos de ellos servian en vajilla de plata, g6nero
de lujo tan raro entire las gentes como entire los
espafioles del tiempo de Witiza.>




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs