• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Puede ser Cuba independiente?
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV
 XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 Conclusion
 Apendice primero. Mina y contr...
 Apendice segundo. El mensaje






Title: Cuba puede ser independiente
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081273/00001
 Material Information
Title: Cuba puede ser independiente folleto politico de actualidad
Physical Description: ix, 11-149 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Ferrer de Couto, José, 1820-1877
Publisher: Impr. de "El Cronista,"
Place of Publication: Nueva York
Publication Date: 1872
 Subjects
Subject: Cuban question -- To 1895   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Don José Ferrer de Couto ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081273
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000608217
oclc - 24238040
notis - ADD7346

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Puede ser Cuba independiente?
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    I
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    II
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    III
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    IV
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    V
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    VI
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    VII
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    VIII
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    IX
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    X
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    XI
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    XII
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    XIII
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    XIV
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    XV
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    XVI
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    XVII
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    XVIII
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    XIX
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    XX
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Conclusion
        Page 123
        Page 124
    Apendice primero. Mina y contra-mina
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Apendice segundo. El mensaje
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
Full Text

y- ;; .2 -' *j, '
.. S ~.


C-


C U B A


PUEDE SE1R INDEPENDIENTE.







OLLETO POLITICO DE ACTUALIDAD


POR


DON JOSE FERRER DE COUTO,


JEFE DE ADMINISTRATION CIVIL, ETC.





TAMBIEN TRADUCIDO AL INGItS POR DON CARLOs KrRCHHOFF,

Ex-6Mnsul de Prusia en San Francisco (California), traductor
de las instrucciones consulares del nuevo imperio aleman,
redactor commercial de EL CRONISTA, etc., etc., etc.


*


NUEVA YORKE:
IMPRENTA DE EL CRONISTA. "
1872.


* A
.4


t~~'


B~q~.


i
~


*


" .~..
'

'a














CUBA

PUEDE SER INDEPENDIENTE.












CUBA



PUEDE SER INDEPENDIENTE.






FOLLETO POLTICO DE ACTITALIDAD


IDO~T JOSE FERI RER DEI COUTO,
JEFE DE ADMIJISTEACION CIVII, ete.


TAMBIEN TRADUCIDO ALf INGLES
POB
DON CARLOS KIRCHHOPP,
Ex-eonsul de Prusia en San Francisco (California), traudator
de las instrucoiones eonsulares del nuevo imperio aleman,
redactor commercial de EL CRONIBTA, etc., eto., eto.


NU'EVA YORK.
DIPRENTA DE "EL CRONISTA."
1872.























DEDICATORIIA.



A LOS AMERICANOS DEL NORTE:

A LOS DEL CENTRO : A LOS DEL SUR : A LOS CUBANOS LEA.LS,


A LOS CUBANOS INSURRECTOS.
Cuando invoco A todo el Nuevo Mundo, nada minos,
para dedicarle este trabajo, no debe ser poca la conflanza
que me alienta.
Y no se atribuya el hecho A presnntuosa vanidad; pues
quien ha empleado los veinticinco alios mejores de su vida
en estndiar las relaciones y los intereses del hemisferio de
4 Colon con todo el rest de la tierra, bien puede alzar la
voz donde blasonan de doctors muchds que no han saluda-
Sdo las ciencias de la vida, ni ann desde los umbrales del
aula en que la ensefian.
Si: invoco con justicia A todo el Nuevo Mando para de-
Sdicarle este trabajo en nombre de mi patria, porque A todo
el Nuevo Mando mas que a mi patria le convienen las con-
clusiones naturales que inspira este trabajo.
A la Am6rica del Norte, por las ventajas de su fisco y su
comercio, ya que se aventurase a prescindir del derecho y
la moral.
SA la America del Centro, por lo que le interest que la
v


C* Y










VI

moral y el derecho no pierdan sus fueros en el golfo me-
jicano.
A la America del Sur, por lo que atafie a sa interest la
independencia de la Am6rica del Centro.
A los cubanos leales, para que entiendan mejor el gran
servicio que est'n prestando al porvenir y a la gloria de
su patria; a sus relaciones mercantiles con la Am6rica del
Norte; A la consolidation de la America del Centro; A la
tranquilidad future de la Am6rica del Sur, y al derecho y
a la moral del Nuevo Mundo.
A los cubanosjnsurrectos, para que abran los ojos y de.
pongan an actitud; pues si cuatro anos de alteraciones y
barullo han hecho retroceder diez por lo m6nos el desar-
rollo acompasado de la isla, y la lucha puede Espafa pro-
longarla cuanto quiera, merced A los reocrsos de su fuerza
y su razon, mueho mas les valdra llegar al punto de sus
aspirasiones por el pacifico conduct de medio siglo de
progress, que retrogradar en veinte affos hasta los princi-
pios de la colonizacion, en quo hoy vegetan, por desgracia,
Hayti y Santo Domingo.
S Quereis las claves respectivas de estas proposiciones 9
Pues leed el folleto con espirita imparcial, que 61 las con-
tiene. He dicho.
JOBE FERRER DE COUTO.






















PROEMIO.



POOAS cuestiones de las que el mundo ha ventilado en las
edades pasadas y present han engendrado y nutrido tan-
tos errors como. 1 question de Cuba; no tan solo en la aca-
lorada fantasia de algunos de sus hijos, y en los cAlculos de
los que codician la posesion de aquella joya como un nego-
cio mAximo, sino en la mente de muchos y muy ilustrados
hombres imparciales, que no se han torado el trabajo
de estudiarla tan A fondo como la importancia del caso lo
require.
Nosotros, lamentando el desconcierto general que ha
prevalecido y prevalece en este asunto, hemos hecho en EL
CRONISTA cuanto abarca la humana voluntad, con una me-
diana pero incansable inteligencia, para encauzar la opi.
nion piblica por las corrientes de la Iz y la verdad; pe-
ro aunque nuestro trabajo nunca se ha cimentado so-
bre tierra movediza y deleznable, todavia nos falta much,
por desgracia, para aspirar al lauro de un triunfo tan com-
pleto y radical, como lo reclaman la conveniencia y el dere-
cho de todos los que en esta singularisima question se ha-
llan de nealquier modo interesados.
EL periodismo es entire todos los agents de la civiliza.
cion modern el mas impressionable y el menos subsistente:
n6 porque no suela producer sAbias lecciones, cuando se
ejerce la profession con fundamentos de s6lida virtud, fruta










TIII


algo escasa en esas tareas cuotidianas de la novedad y del
escAndalo; sino por la rApida transition de sus materials y
sns ndmeros, los cuales se multiplican y se suceden de tal
modo, que ap6nas dejan A la imaginacion mas sesuda y re-
posada el tiempo necesario A sa meditacion ni A su lecture,
de un dia para otro.
Y h6 aquf por que, con asombro de la lfosofia y del cri-
terio, se infiltran A veces en el sentimiento de las masas
las nociones mas err6neas, sobre las cuestiones mas con-
cretas y sencillas; pues por cada discurso desinteresada-
mente razonable que produce la verdad, amontona un mi-
Ilar el interns, pervirtiendo la conciencia de venales escri-
tores, que no tienen en cuenta para nada los males que
produce.
De estas nociones de moral y de justicia, que imperan
constantes en nosotros, naci6 el desee de prestar A esos
principios un servicio mas s61ido, m6nos perecedero que
nuestras tareas cuotidianas con relacion A lo de Cuba; y
como venturosamente acudi6 en nuestro abono Bl Emigra,
do, un peri6dico sensato de la desdichada emigracion de
aquella isla, que al fin ha comprendido la verdad y quie-
re propagarla entire los suyos, aprovechamos en seguida
la occasion para hacer este folleto; no sin consultar An-
tes la opinion que sus concepts inspirasen en el senti-
miento general de los lectores, dAndolo A luz en EL
CRoNISTA.
Con gran sorpresa nuestra vimos que una parte numero-
sa de la prensa americana extract y pnblic6 nuestro tra-
bajo en sus columnas, califficndolo de gran interns de ac-
tualidad; y A minos estimulos habria obedecido nuestra in-
tencion preconcebida para ordenarlo en la forma de folleto
y darlo A lua en las lenguas inglesa y espailola como asi
nos lo indican los juicios de esa porcion de la prensa ame-
ricana.
Ahora bien : siendo question tan important la de Cuba
para el interns general de esta nacion, error mas grave
fuera no estudiarla, que resolveria como hasta ahora la ha
resuelto la acalorada fantasia, por concepts arbitrarios;










IX

desnaturalizando la verdad y poniendo en inminente peli-
gro muchos y muy cuantiosos intereses.
Est6dienla, pues, sobre los datos de la ciencia, que asi
es como los hombres prominentes de una nacion civilizada
deben estudiar estas cuestiones. Y si despues de estudiar-
la y conocerla con la solidez que se require, hallan, tam-
bien cientificamente, mas razonable conclusion que la que
A nosotros nos ocurre, diganla francamente; que aqui esta-
mos para modificar nuestra opinion,.tan pronto como nos
demuestren que es err6nea.























IPUEDE SER CUBA INDEPENDIENTE 1


Bajo este epfgrafe, tan significativo, ha dado a luz El
Emigrado el articulo que vamos A copiar; y no lo ex-
tractamos porque nada hay en su discurso que no sea de
provecho. Dice asi:
Pocas cuestiones hay que mas vivamente preocupen el
espiritu plblico y el corazon de nuestros leetoree que la
que sirve de epigrafe A estos pArrafos desaliados, pero
sinceros; porque la posibilidad de la independencia cuba-
no ha sido para casi todos objeto de cariioso studio, de
profundas meditaciones, de ardiente deseo: causa de inasu
ditos sacrificios; pretexto de locuras her6icas y sublime;
base de titinicos trabajos, y aspiracion vehementisima de
todos los instantes.
Objeto, causa, base y aspiracion loha sido tambien pa-
ra nosotros; y no m6nos lisonjera, no m6nos exigente, no
m6nos firme, no m6nos pura ni constant que para cual-
quiera de los que nos honren, prestando su atencion A es-
tos renglones. Hoy la experiencia ruda, la Aspera ense-
fianza de los hechos han simplflicado grandemente la
solution del que todavia es problema para muchos. Estu-
diemos, pues, la question en sus aspects principles, y sir.
vanos lo ocurrido de faro luminoso que lleve a buen puerto
la opinion de los que a la salud de la pAtria sabemos pos-
poner todo sentimiento; de los que creemos que el deber
del cubano honrado consist en salvar A Cuba a todo tran-
ce, annque 61 perezca en la demand, 6 aunque le amar-
gue sus dias el patriotism vocinglero, que juzga por ex-
terioridades y desmaya ante la Ardua labor de examiner la
esencia de las cosas.









12

if Hemos dicho que la emigracion cubana, de la que nos-
otros somos fiel eco, se pregunta: & puede ser Cuba inde-
pendiente ? Ahora aiadiremos que esa pregunta, imper-
ceptible en los principios, porque la ahogaba el entusiasmo,
ha ido tomando cuerpo, hasta generalizarse, verse pronun-
ciada en alta voz, y former hoy la preocupacion mas legiti-
ma de cuantos se interesan de buena f6 por el porvenir de
nuestra amada isla. A esto, que es innegable, sin que con
descubrirlo alcancemos otro m6rito que el de hacer piblico
un hecho ya notorio, llaman tibieza algunos, cansancio
otros, falta de f6 los mis. Para nosotros no hay tal cosa.
Nosotros lo llamamos despertar de un letargo profando;
nosotros lo Ilamamos deseo nobilisimo de Ilegar a la ver-
dad por todos los caminos; nosotros lo aplaudimos, y sa-
ludamos con respeto al que, por afanarse en la obtencion
de la verdad, se aparta de las fdciles sendas que conducen
al castillo de naipes que se llama palacio de la populari-
dad.
Apartemos de nosotros con desden vacilaciones que
sientan mal en pechos varoniles, y abordemos de frente
esa, como todas las cuestiones.-&Puede Cuba ser index.
pendieute I -Vamos i examinarlo y fijar convicciones,
prest8ndolas el s61ido cimiento de una argumentacion in-
destructible.
Preguntarse si Cuba puede ser independiente, como se
lo preguntan ahora mismo casi todos nuestros hermanos,
vale tanto como poner en duda desde luego la posibilidad
de aquel suceso. Lo que lleva en si el sello augusto de la
verdad se impone por si propio, sin demostraciou de nin-
gun g6nero: 6s, porque existed; y existe porque es. A na-
die le ocurre ponerlo en tela de juicio. Pero cuando el
pensamiento vive, desatinado, de si propio, revolvi6ndose
en un circulo vicioso; cuando vislumbra la verdad y pare-
ce que no la busca sino para saber mejor c6mo evitarla;
cuando retrocede ante el examen 16gico de las consecuen-
cias a que le Ilevan las premises que 61 mismo ha sentado,
ent6nces puede decirse con certeza que ese pensamiento
tiene miedo de sus propias especulaciones; que ese pensa-
miento se oscurece a sabiendas; que la imaginacion y la
esperanza luchan por sopornar a! juicio severe; y que la
duda es el principio involuntario y tal vez incohsciente, de
una negacion que solo aguarda para establecerse A que un
espiritu osado la formule.
Pues bien: en esa agonia moral, fecunda en tormentos
mas que el inferno imaginado por el Dante, viven de
un afio acd nuestros hermanos. Apelamos A sa noble co-










S13


razon, llamamos 6 las puertas de su conciencia para pre-
guntarles si es asi. Y si es asi, resueltos, como estamos,
A llevar todo el peso de la cruz de la verdad que ha caido
sobre nuestros hombros debilisimos, concentrar6mos toda
nuestra energia para formular la negacion que los pobres
emigrados presentimos, y que ninguno en pfblico se atre-
ve A prondnciar.
Seamos sinceros, seamos francos, demos tregna al sen.
timiento, ahoguemos el deseo ante las exigencias de la ra-
zon, subordin6mosle para siempre a los consejos del bueno,
del sano patriotism; y aunnque la ingratitud y la calum-
nia ehvenenen nuestra existencia, neguemos de una vez lo
que no puede 16gicamente sustentarse.
No: Cuba no puede ser independiente; reconozcmos-
lo sin titubear, porque ese reconocimiento se ajusta A lo
que descabre todb criterio recto, y acaso evite todavia el
derramamiento de sangre preciosisima que cae en est6riles
campos de batalla, en vez de nutrir A la patria amada con
su sAvia fecunda y generosa.
"' L Qu6 elements tiene nuestra isla para conquistar su
independencia -Ningunos, en verdad, mas que el ind6-
mito valor de sus preclaros hijos. Pero el valor no basta
por si solo, cuando el adversario lo pose en grado igual,
y cuenta ademas con recursos de todo g6nero, con organi-
zacion inquebrantable, con tenacidad de prop6sito que no
cede A la nuestra. El valor salva la honra, y en Cuba la
honra estA salvada; pero el valor no basta para cambiar
la faz enter de una sociedad, para reconstituir las bases
de su vida piblica, pars llegar A la mayor edad political
y tomar puesto entire las naciones de la tierra.
"Valiente es JtIirland, valientes son los Estados del
Sur dt 5a Union Am cana, y sa valor military, probado en
cien ca. pos de batalla, no les ha conquistado la-indepen-
dencia porqne suspiran. El valor material se estrella con-
tra obsticulos materials; y cuando 6stos ban veucido,
hacese precise llamar A si al valor moral, harto m6nos fre-
cuente y mas sublime, para atajar los males que amenguan
A la patria. En el Yencimiento no hay deshonra, cuando
la resistencia ha sido gloriosa; y el valor estd, no ea con-
tentar nuestras aspiraciones, %ino en aphcarlo al mayor
bien del objeto que defendemos.
"Pero afn suponiendo que, en fuerza de prodigious, reca.
bAsemos de Espafia la independencia apetecida, & es segu-
ro que pudi6semos vivir como nation independiente I Con-
qnistar es dificil; pero mil veces mas dificil es retener
y conservar lo conquistado. Si damos de barato nuestra













independencia, & estamos ciertos de reunir la suna de ele-
mentos necesarios para utilizar nuestra conquista? Si nos
emancipamos de un gobierno secular, g sabr6mos y podr6-
mos gobernarnos por siglos A nosotros mismos I H6 ahi
otro aspect de la caestion que tampoco se resuelve en un
sentido favorable.
El curso de la revolution present y lo que sobre ella
hemos escrito en nuestros tres ndmeros pasados, con
aplauso de nuestros lectores, demuestran claramente que
no seria licito esperar tanta ventura. Naciendo con ele-
mentos prodigiosos, hemos visto la insurreccion apagarse
lentamente, y ha Ilorado sangre nuestro corazon cuando
considerAbamos que el mayor enemigo del 6xito eran las
ambiciones desencadenadas de nuestros caudillos, la mala
f6 de nuestros auxiliares, la falta de concerto en los subor-
dinados., la ausencia de respeto entire los' ignales, y la de
consideration para los inferiores. El m6rito ha sido pos-
tergado, con raras, muy raras excepciones, y exaltado el
don de intriga: el manejo de la cosa pdfblica ha corrido
a la ventura: las leyes que se hicieron no obligaron al po-
deroso, mientras pesaban de Ileno sobre el desvalido; y si
estos hechos incontestables han tenido lugar en la revolu-
cion en que mas abundantes eran nuestros recursosipro.
pios, I qu6 debe esperarse que ocurriera en circunstancias
normales, cuando en aquellas de peligro para la patria,
aquellas en que todo nos excitaba a aunar las voluntades
y A sintetizar las aspiraciones, no hemos tenido la magna.
nimidad de sacrificar nuestra ambicion A nuestro deber I
Pues esta es histbria de ayer, 6 mas bien, historic de hoy;
y al narrarla hemos procurado atemperar nuestros concep-
tos al espiritu de tolerancia, que es patrimonio de la ver-
dad.
Hasta aqui hemos demostrado, aunque con honda pe-
na, que nuestra isla de Cuba no puede por si sola emanci-
parse de la tutela espafiola; y que los sucesos mas recien-
tes inspirau muy legitimas dudas de que acertaramos
A cimeutar nuestra independencia, en caso de lograrla.
Mas I qu6 diremos si por nn instant nos paramos A consi-
derar los peligros que amagarian A Cuba, si mendigara del
apoyo extranjero ns indepqndencia I
Auxiliares de nuestra emancipacion polftica no se han
de buscar fuera de Cuba, porque no los hay, y los que
existen son 6 impotentes 6 nocivos. Y sin6, 6 qu6 pueblo
extrafio nos ha sostenido en la present insurreccion I Al-
gunos de la America del Sur, timidatnente en las esferas
S del gobierno. hasta el punto de ser as anxilio ineficaz;













y fnera de ella, con expresiones de simpatfa que han rego-
cijado nuestro corazon, pero que nada pesan en los resulta-
dos generals. Otros han contribuido aventureros mal
hallados con la paz del mundo, que han sido langosta de
la insurreccion. Y no hablemos de la America del Norte,
porque seria inperdonable la ceguera de los que aun creye-
sen en la buena f6 de su decantada amistad por el pueblo
cubano. Los Estados.Unidos, la iinica nacion que tiene en
America fuerzas suficientes para hacer respetar su volun-
'tad, la nacion tradicionalmente enemiga de Espafia, nos ha
mentido auxilios : no nos los ha dado. aQui6n cobij6 A nues-
tras juntas revolucionarias y ha permitido el paso a expe-
diciones militares, violando con una y otra cosa el derecho "
international en favor nuestro ? ; Ah, burla sangrienta del
destiny! 1 De qu6 nos ha servido lo primero, sino de ele.
mento constant de discordia, y qu6 nos ha valido lo se-
gundo, fuera de lucrarse con nosotros nuestros decididos
protectors?
Ya lo hemos dicho Antes de ahora, y en repetirlo sere
mos incansables: la protection de los Estados Unidos no
es mas que un medio de desangrar a Espaia y A Cuba.
para que, en un moment dado, pueda mas fAcilmente la
Union Americana apoderarse de la press que codicia.
.CuAndo, sin6, han hablado aqul los hombres pfiblicos, 6 ha
fulminado rayos la prensa en pr6 de la libertad cubana,
sin reserve tAcita 6 express ? El grann argument ha sido
siempre la posesion eventual de Cuba, como Have, del
golfo mejicano; y nunca se ha tratado de ayudarnos, sino
de destruirnos, hasta dejarnos A merced de la f6 pfnica de
nuestros generosos auxliares.
Llegara Cuba A ser independiente, y en breve t6rmino
veria puesto en accion A costa suya el ap6logo del lobo y el
cordero. 1 Enturbia tanto nuestra amada isla el agua del
golfo en que se bafia la Union Americana
Que la independencia en ningun caso la obtendrfamos
sino despues de sostener una lucha desesperada que, ann
resultando en el triunfo, daria cabo de nuestros recursos,
harto lo enseijan los acontecimientos actuales. Y si en la
lucha quedaba la patria desangrada, y expuesta en sn vida
interior a las convulsiones de la ambicion de sus mismos
caudillos, & c6mo, ni con qu6 hariamos frente A una segunda
guerra, no ya contra Espafia, sino contra la nacion mas pn-
jante de la Am6rica, nation cnya base de operaciones dis-
taria diez horas no mas de nuestras riberas ? O sucumbi-
riamos al empuje del modern Atila, 6 convertirfamos a la
patria en palenque cerrado en que viniera A luchar la in-












fluencia latina en Am6rica, contra la influencia sajona, per-
diendo en cualquier caso nosotros la libertad adquirida A
tanta costa.
l El problems de si puede ser Cuba independiente se re-
suelve, asi pues, en sentir nuestro, con este dilemma inevi-
table: 6 Cuba es Cuba, mas 6 m6nos rica en libertades,
pero conservando la fisonomia social que dentro de la grau
familiar latina constitute an idiosincracia, 6 de la anarquia
interior pasa A la esclavitud de un tirano extranjero, que
borraria su nombre, expulsaria A sus hijos, y la ofreceria en
pasto A la rapacidad de sus proc6nsules y en holocaust a
la civilization del Norte, que sustituye los caftones A
la constitucion, el revolver al arado, y el culto del degra-
dante interns material A la adoracion del Dios de los
cat6licos.
Mejor dicho, el problema no existe: Cuba si quiere ser
Cuba, no puede ser independiente.
Esta es la verdad, que escribimos con dolor profundo,
pero que nos dicta la razon amaestrada por los desengaiios.
Si nuestro criterio se extravia, vu6lvannos A poner nues-
tros hermanbs en el sendero de lo just, y enmienden nues-
tro error: lo qne nosotros buscamos es su mayor bief.
Pero si estamos en lo cierto, si hemos interpretado fiel-
mente, como en conciencia lo creemos, los sentimientos de
la emigracion, si hemos dado form y cuerpo a opinions
vagas 6 indecisas, separen de una vez su entendimiento de
los falsos patriots que se afanan por oscurecerlo, para
arrebatarles el fruto del trabajo diario con que se honran A
si propios y honran el nombre de su patria; y Iluevan so-
bre nosotros los dardos emponzofados de la maledicencia,
si en nosotros se fija para victim expiatoria de an acto de
valor civic que las almas gastadas no se atreverian a in-
tentar siquiera. Nosotros, humildes proletarios de la inte-
ligencia, modestos peonos del proggrso, nos contentamos,
con servir A Cuba por los caminos de la verdad, fuente de
todajusticia Ni nos arredra la impopularidad, ni la popu-
laridad nos desvanece, ni nos acobardan las amenazas: si
lo que propagamos es just, ello vencerA con el auxflio
de los buenos. Y ann que la predicacion no debiera ser
para nosotros sino manantial de sinsabores, aun nos
consolaria y fortaleceria la promesa divina: Bienaventu-
rados los que han humbre y sed dejusticia, porque ellos serdn
hartos."
Conocido el articulo allA va nuestra opinion. Diferi-
mos de El Emigrado en la conclusion absolute de su t6sis.
Cuba puede ser indreendiente: y A esta, que en nosotros pa-










17

record extrania afirmacion, siquiera est6 basada en propo.
siciones anteriores de nuestros trabajos periodisticos, de-
dicaremos una sarie de articulos desde la pr6xima semana,
con today la atencion que merece y con los mejores arga-
mentes que nuestra eg~agi ciencia uos aspire.























CUBA PUEDE SER INDEPENDIBEWTE.


I

Espaba colonizando el Nuevo Mundo, no ha intentado perpetnarse en sun
colonial ; sino en la historic de la civilization universal.-E.jemplos que
jastifican su conducta.--Males de la emancipacion premature de las
repfiblicas hispano-americanas.-Cuba comparada con las maismas.-
Sus progress con relation A la Peninsula.--Err6neo concept que se
alega en este caso--Rectificacion.-Orfgen de las ideas que airven de
fundamento 6 estos articu4os.-Comprobantes.-Invocacion a la impar-
lidad parajuzgar este tiabajo.

PUES qu6 : L se han figurado los cubanos sediciosos, 6
los que no lo son: concibese en sentido medianamente
recto; cabe en cerebro tal cual organizado, que a Espala
le haya ocurrido nunca atribuirse a perpetuidad y hasta el
dia del juicio aquella joya
i Qu6 desatino! iLas naciones que han tenido en el mun-
do misiones tan grande que cumplir como la nuestra, en
la bistoria de la civilizacion se perpetftan para sitmpre:
n6 en tales 6 ceales territories que no estAn dentio de sus
linderos naturales; pues en elios permanecen nada mis
el tiempo que el destino preceptua para que los pre-
senten la sociedad universal al nivel suyo, con el conve-
niente desarrollo y en ]a edad vitil de las naciones.
Tal hizo Roma; asi hizo Gr6cia: ni mas ni m6nos inten-
t6 hacer Cartago, sin la fortune de sus antagonists; y los
pueblos primitivos A quienes redujeron a colonies, de sus
manos salieron en sazon, a participar de la vida acompasa-
da de una fructifera y natural independencia.
Para esto di6 Espafna el gran contingent de sus hijos,
la sabia fecunda de su vida a la virgen Am6rica; para
crear tantas naciones como nacieron de su sangre.
Hubi6ranse precipitado minos A la emancipacion que -tan
tiernas ccdiciaron, y otro seria hoy sh destino, otra. su im-













portancia veidadera en el concerto general de los pueblos
que viven de si mismos.
Cuba, hermana menor de todas ellas, justifica amplia.
mente esta verdad. Dej6se estar amorosamente custodia
da bajo el seno de su madre, y en 61 alcanz6 mayor cultural,
riqueza mas valiosa, desarrollo mas perfect, porvenir har-
to mejor que el que a quellas les ha sonreido v les sonrie.
L!ena Espaia de ideas generosas, de sentimientos subli-
mes, de raudales de amor y de bondad, i con cuanta abne-
gacion, con qu6 carifio procur6 que aquella su hija predi.
lecta marchara por la senda de la civilizacion, a gran dis.
tancia delaute de ella misma!
En Cuba, Antes que en la peninsula espafola, se apli6c
el vapor.al trAfico en la tierra y per la mar: y Ilevando el
paragon de este acontecimiento afortunado al resto de la
America latina, I cuAntos anos Antes que per la repfiblica
mas civilizada, no corrieron por los campos y por las cos-
tas de nuestra isla las locomotoras del invento mas fith y
fecundo en bienes positives que han visto las edades
Dicen algunos que Cuba debe esta ventaja A su vecin-
dad con la Am6rica del Norte, y no al estado feliz en que
Espafia la mantuvo. Mlas cerca esta de este pais la repi-
blica de M6jico, y sin embargo, ann no hay alli ninguna
via ferrea terminada, ni los vapores que alimentat sa co-
mercio se han conAtruido en el pais, ni Ilevan siquiera su
bandera.
Y qu6; j fu6 exclusive de la Am6rica del Norte la apti-
cacion del vapor A las industries ? 1 No se propag6 en se-
guida A Inglaterra, A Bl6gica, a Francia, A Rusia, A Ale-
mania, a todo el viejo continente,con febril actividad y con
asombrosas perfecciones ? Y si apesar de esta verdad la
peninsula espaio1a concedi6 A su hija predilecta las primi-
cias de tan valiosa explotacion, A no result positive y com-
probado el amor que la tenia, el afan con que visiblemen-
te se esmeraba en procurar su desarrollo, para que Ilegase
a la 6poca de su emancipacion come modelo de eolunias
bien regidas, de pueblos pulcramente educados, de nacio,
nes en sazon, y bastante poderosas para serlo contra tode
linage de asechanzas I
Puede que algunos se figure que el espiritu de nuestros
arguments de hoy es forzado y transitorio, y que no est6
incrustado en el sentimiento national, como nosotros lo
decimos; .mas para deshacer tan grave error nos bastarA
acudir A nuestras mismas tareas de cerca ya de site afos
anteriores; y si coi ellas logramos demostrar que aquello
estaba en nuestra mente al tomar A nuestio cargo este pe-









21 .


Si6dico, y que el hecho se verific6 en conexion con el go-
bierno de Madrid, claro est& que la hip6tesis contraria
quedarA desvanecida totalmente.
Paes bien: nosotros al ponernos al frente de LA CR6NI-
CA, gloriosisima base y fundamento de EL CRONISTA, que
nunca por nuestra insuficiencia llegara A ser lo que ella
fu6, dimos a luz naestro program, y en e1 hay un parrafo
que dice lo que sigue:
4 La reincorporacion de Santo Domingo san antigua
" metr6poli, que fan artificiesamente la voz de alarm que
" enviaron ( la America espafola nuestros communes ene-
" migos, estaba fuera de la regla ordinaria, en la conduct
" general que Espafia se ha trazado ante todas las repf-
" blicas del nnevo continent. Alli vacilaba la existencia
" de un grupo de nuestra familiar, no solamente al mal6fi-
Sco Oimpulso de discordias interiores, sine per la amenaza
" sangrienta de un enemigo salvaje, que se aprestaba a des-
" truirla A sangre y fuego.
Espafia, la noble, la generosa Espatia, comprendl6 la
importancia estrat6gica de aquella comarca; no para an
< provecho, que ninguno le brindaba la reincorporaciof
que no fuera dispendioso; sino para el inmenso porvenir
DEL GRAN IMPERIO DE LAS ANTILLAS ESPAROLAS,
que el progress human en todas sus manifestaciones habria
Sde levantar, con el tiempo Y IrUY A GUSTO I)E EsPARA,
en el mundo de Colon, como ante el viejo continent. y no en
tan propicias condiciones, se levant la Gran Bretana."
Nuestres lectores nos harAn la justicia de career que en el
moment critico de hacer nuestio I.rograma en un perid-
dico auxiliado por el gobierno national, no iriumos 4 ba-
blar de motu propio, htbienoo aqui ent6nces un eselareci-
di-imo ministro, que rtpresentaba dignamente los intereses
espafioles.
No : no hablamos 6 la sazon por nuestra cents. Escri-
bimos lo que pensaba el gobierno de Madrid: lo que es-
tab& inscrustado en nuestios propios sentimientos, y io
que acariciaba con regocijo toda Espafa.
6 No encuentran, por acaso, las anteriores frases harto
explicitas los que intenten impugnar estos discnrs's ? Puas
oigan la ampliacion que recibieron en el articulo de fondo
de LA CR6NICA del 30 de diciembre de aquel afio: el de
3865, que fu6 en el que nos hicimos cargo del periddico.
Las Antillas tienen su destiny escrito con letras de oro
( en el gran libro de la humanidad. Su mission, como-cen-
tinelas y escudo del continent hispano anericauo, ha do
ser muy grande y muy gloriosa todavia, bajo la enseia










22


"de sus descubridores. Y cuando la mano de Dios lea
" trace nuevas sendas en la marcha de la civilization uni-
" versal : euando tengan cohesion sus fuerzas vitales con la
" mayor edad de su desarrollo, y con ellas y con lafranca ayuda
" de Espa ~a, QUE sE LA DARA ESPLENDIDA Y GENEROSA,
" puedan legar al fin natural de los pueblos que se educan
" para una nueva vida, ent6nces representaran dignamente
" la parte mayor de nuestra raza en la Am6rica espailola,
" y entrardn en el catdlogo de las NACIOIES INDEPENDIEN-
* TES, unidas con i'mperecederes lazos de verdadero amor a
" la INSIGNE MIATRONA QUE .ASi .LAS PRESENT AL
v MTUNDO."
Baste lo dicho como ex6rdio de la tarea que empren-
demos, y 16anla sin recelos ni preocupaciones los que
busquen la verdad de buena f6. La question qae se
ventila es demasiado important: trAtase nada m6nos que
de la vida 6 la muerte de un pais; y no son Arbitros algu-
nos contenares de hombres tercos de resolver con la pa-
sion, lo que debe fallarse tras muy maduro exAmen en un
congress de familiar, midiendo y pesando los intereses ge-
nerales que abarcan siempre estas cuestiones.


























Sfntesis del artfonlo anterior.-Sus oonseouenelas naturales no pueden
presoindir do ninguno de los pormenores que concurren & la formacion
ae sus premisas.-Aplicacion de este axioma al desarrollo de los pueblos
coloniates.-Desnaturalizacion de la politiea, y efectos lamentables que
esto produce al practicarla.-Aplicase tambien el argument al fin
principal de estos discursos.-Recelos de que sean est6riles ante ]a pre-
suntaosa sapiencia de la ignorancia positiva.-Firme resolution de con-
tinuarlos para luohar contra el error, ante la buena f6 de los lectores
que no lo exploten o sabiendas.

Resumiendo lo dicho en nuestro articulo anterior, que es
preambulo del desenvolvimiento de esta t6sis, aparecen
desde luego ya resueltas tres proposiciones importantes, A
saber : que las naciones colonizadoras no se perpet6an
ad eternum en los pueblos que somete la civilization A su
cuidado y no estfn dentro de los limits trazados por la
naturaleza A su propio territorio : que La Cr6nica, base y
fundamento de EL ORONITA, asi lo entendi6 y lo proclam6
cuando vino 6 nuestras manos; creyendo que las Antillas
tienen un inmenso porvenir como nacionalidad provide.
-cial, independiente y tal vez mixta, reguladora del equili.
brio do las razas en el nuevo continent: y que el gobierno
de Madrid ha estado y esta Ileno de esta idea; no en vir-
tud de un accident ocasionado por circunstancias mAs 6
m6nos favorable 6 aflictivas; sino por ese oficio eminen-
temente paternal que representan en el mundo los gobier-
nos; aun que el espiritu vulgar que se ha infiltrado en el
analisis crea y predique lo contrario, haciendo imposibles
la administration y el 6rden pfblico.
Buenas son las premisas, para que la consecuencia no
sea contraria A la afirmacion que sirve de tema a estos arti-
culos. Pero las relaciones que gaardan entire si los mas mi-
nimos detalles de un acontecimiento civilizador y humani-
tario, & pueden quebrantarse, por ventura, sin detriment










24

del 6xito final 6 que van encaminadas las mas laudables
especalaciones de los pueblos I
S o, senior : No hay poder humano que turbe impune-
mente la armonia de esas grandes concepciones que ema-
nan del espiritu de Dios; y entire el desenvolvimiento
acompasado de la naturaleza en sus multiples manifesta-
ciones, y la improvisacion de un estado artificial, hay la
misma diferencia que entire lo grosero y lo sublime: que
entire el feto inanimado y el hombre elevado A sa mas alta
perfection: es, en fin, el contrast mas e!ocuente y mas
severe con que se puede argiiir a la soberbia de algunos
insensatos, para que no reproduzcau la escena de Luzbe!,
con visible quebranto del progress del mundo y del des-
tino manifesto de su patria.
La political, permitansenos algunas digresiones importan-
tes al objeto, se ha hecho ya tan familiar con todo el mundo,
que no hay nadie que no la manosee y no la trate como la
cosa mas sencilla; y i oh prodigioso arcano de esa cien-
cia complica la! desde que asi la traen y la llevan, no hay
dia seguro de paz entire los hombres, ni hay rec6ndito
lugar que se halle exento de las conmociones mas peligro.
sas y nocivas.
Despojada del prestigio que tenia su importancia cnando
solo estaba al alcance de eminentes estadistas, encanecidos
en sa studio y abrumados con la experiencia de una vida
laberiosa y muy dilatada en sn servicio, el respeto que im-
ponia ent6nces A las masas inconscientes solo se puede
comparar a la procacidad con que hoy discuten y resuelven
sus mas Arduos problems los hombres m6nos reflexivos,
los espiritus mas incultos y vulgares.
L Qui6n no se siente hoy capaz de gobernar a la nation
que le di6 el ser, inspirAndose A lo sumo en el deseo de ha-
cer lo mejor, lo mas moral y mas honroso, para que su
cr6dite se extienda, su bien estar so perpetfie y se enno.
blezcan su fama y su prestigio ?
& Y cuantos ay no empuiaron con tan honrados fines
las riendas del Estado, ausiosos de acertar, y lograron so-
lamente caer desprestigiados del pedestal de aqtelia glo-
ria inverosfmil, done los hiciera enca'amar su ignoran-
c a, en hora funesta para ellos I
Screen todos cantos tratan la material, al aire libre 6 en
la cAtedra, en el parlamento 6 en los peri6dicos, que basta
conocer ciertas definiciones inconexas, adquirir una tintura
de tal 6 cual doctrine, aferrarse con entusiasmo A esta 6 a
la otra opinion mas 6 m6nos adecuada la naturaleza del
lugar donde se aplica, para dee'ararse peritos consume.













dos en el arte y no admitir las advertncias del mas leal
opositor, si tienden en lo mas minimo A destruir sus ilu-
siones.
Y he aquf por qu6 la digresion : porque nosotros que
afirmamos que Cuba puede ser independiente, despues de
haber estudiado profundamente esta complicadisima ma.
teria en todas sus manifestaciones, tememos tropezar con
esos doctors de la f6 del espiritu modern, pars los cuales
la 16gica del tiempo y de las cosas es pura y simp'emente
una preocupacion reaccionaria, y que echen abajo auestras
mas estimadas conclusions, si por acaso no concuerdan
con las suyas; aun cuando estas procedan nada mas de su
capricho, 6 de-una terquedad irreflexiva y visiblemente
exagerada.
SY tememos tambien que la inexperta muchedumbre, ya
igualmente adiestrada en el error de su suficiencia magis-
tral, porque en ella les conviene perpetuarla a sus dccto-
res, niegue nuestros arguments porque si : sin otra razon
ii mas exAmen ; como quien cree que los pueblos no tie-
Den mas alld que el de su actual generation, y que los
hombres se deben A si mismos, con preferencia al destino
future de su patria.
Sin embargo: nuestra mission debe cumplirse y se cum-
plird ahora, Dios mediante, hasta el punto 6 donde al-
cauce nuestro limitado raciocinio, que intentar a'go mis
tue a soberbia. Y pues dijimos que Cuba pude' ser inde-
pendiente y nos hemos propuesto demostrarlo, acometamos
de frente la question : A ver si aquellos de nuestros adver-
sarios que. persorialmente no la exploten, llegan al fin 4
compreuderla lo mismo que nosotros.
Como el abunto es tan complejo y nos hemos propuesto
examinarlo por todas las fases que se pueda examinar, no
debemos suponer que ningan lector inteligente quiera
verlo dilucidado de una vez en este articulo. Por esto y
porque otras materials del moment nos privan del espacio
que hoy necesitariamos para entrar mas a fondo en la
question, permitasenos dejarla en tal estado hasta el arti-
culo siguiente, que es de muchisimo interns lo que apla-
zamos.

























MI.


Carfcter prtctico-cientifico de la cuestion.-Argucias y errores.-Se desva.
necen y. se aclaran.-Los que se ]laman naturales de la isla.-Los ver-
daderos naturales. Los espanoles. Relaciones midtuas. Derechos
respectivos.-Aberraciones que resultan de near las unas y los otros.-
Aplicacion de las ideas generals de la sociedad a la familia.-Atributos
de la patria potestad. -Tiempo legal en quo prescriben.- Aplicanes
las reglas- al proyecto de Cuba independiente.-Diferentes opinions de
oportunidad y de sazon.-Inconvenientes practices de la independencia
premature, individual y socialmente.-Por qu6 Cuba, mas que ninguna
otra colonia, debe consolidar su situation y asegurar su porvenir, Antes
de hacerse independiente.-Eip6tesis favorables y adversas con rela-
cion al estado en que se ball y al estado & que propende.
Es eminentemente practice, siquiera est6"basada en las
soluciones mas cientificas, la question que nos proponemos
resolver; y tan refractaria los derechos qu e eatribuyen
algunos visionaries, que no podriamos avanzar ni siquiera
un solo paso en las demostraciones indispensables A su es-
clarecimiento, si Antes no procedi6semos francamente a
descartarla de todo g6nero de argucias y de errors.
Precisamente en la idea de n 'derecho ficticio ab-
surdo, inverosimil; en la idea de un derecho que es nega-
cion complete y absolute del derecho positive nue se pre-
tende proclamar, fund la generalidad de los cubanos se.
diciosos la legitimidad de su actitud para la rebellion q le
ban proclamado.
Dicen que la isla no es de-Espafia, sino snya, porqne
ellos son sus hijos naturales y los espafoles unos codicio-
sos y advenedizos extranjeros nada mis; y en tan pere-
grinos arguments se deslizan teorias de derecho tan nota-
bles, que basta su simple enunciacion para destruirlas y
anularlas ante la clara luz del bnun sentido.
Serian, en efecto, los cubanos los hijos naturales de la
isla, si fuesen los descendientes de los indios que encontra-
ron alli los espafioles. Pero como la raza indfgena se extin-












gui6 A los pocos aflo, en virtud de ser tan d6bil, y al sim-
ple contact de otra raza mas potente y en todos concepts
superior, result que los que hoy blasonan de ser duelos
de la isla por haber nacido en ella, no tienen ni pueden te-
ier en realidad mas derecho A poseerla que el que hereden
de sus padres; quiere decir, de los mismos espafoles A
quienes califican de advenedizos y codiciosos extranjeros.
Para despojar de todo argument metafisico una cues-
tion tan sencilla y tan concrete, bastarA considerar que si
bien hay en la isla muchas families, por el tiempo y por
sucesivas generaciones, materialmente desligadas de la
continuidad de su ascendencia, otras, y son las mis, no tie-
nen mas inmediato fundamento que el de mny laboriosos,
mny dignos y muy honrados espaioles; los cuales las han
creado, y viven toda-via, y estAri al frente de ellas.
'Pues bien : si la question del derecho se IlevAra por de-
ducciones metafisicas al terreno de una solution prActica
y formal, sancionando la teoria desorganizadora de ser la
propiedad exclusivamente del que ha nacido en ella, no del
que la ha concebido y la ha creado, L qu6 harian de sus pa-
dres los nacidos en la isla, hijos mediators 6 inmediatos de
espafioles, si 6stos, perseverando en su actitud de ahora,
defendieran no ya los derechos inconcusos de la patria po.
testa, sino los adquiridos sobre sus exclusivas propiedades,
6 fuerza de virtudes, de inteligencia y de trabajo 9
Tendria que suceder una de las dos aberraciones morales
y civiles que vamos A citar : 6 que los hijos ahogarian en
la sangre de sus padres los derechos.naturales y los dere-
chos adquiridos, 6 que, por un acto de piedad, siempre en
la hip6tesis de haber triunfado aquellos, se constituirian
los padres en tutela de los hijos; inventando asi contra
natural una situation anti-social, aflictiva y vergonzosa.
Como la sociedad es reflejo natural de la familiar, la cues-
tion del derecho aun se puede reducir A much mas clara
explicacion. & Es mas perfect A la posesion de la casa de
su padre el derecho que el hijo se atribuye porque ha Da-
cido en ella, que el del mismo padre que la hizo fabricar, y
que no quiere abandonarla hasta pasar A mejor vida ?
Dicen los que llevan hasta los iltimos extremes los arti-
ficios del discurso, que tambien tiene la patria potestad sus
limitaciones y su fin; y que si es cierto quo la sociedad hu.
mana se reflejaen ]a familiar, y que el simil de los padres y
los hijos es procedente en la question, tambien las leyes
naturales han previsto y resuelto en los c6digos de toda
nacion civilizada la emancipation del individuo, y que 6sta
deberA, Ior consiguiente, aplicarse A las naciones.









29

Con visos de 16gica aparece este discurso, y no dirAn los
adversarios de EL CRONISTA que no les damos armas con
que sustentar sus abs tracciones. Pero como en la question
que ventilamos no se niega, ni se ha negado nunca con
fundamentos razonables, que Cuba puede ser independiente
en su edad y en an sazon, todavia de las.riplica resultan
problems importantes, que es necesario resolver por de-
ducciones matemAticas,. y que desvian de las investigacio.
nes del derecho la question; haci6ndola tan absolutamente
prActica como nosotros la hemos proclamado a la cabeza
de este articulo I
SQui6n serA, en efecto, capaz de discernir y de fijar la
mayor edad de nna colonial, para elevarla A nation inde-
pendiente, sin recurrir a las operaciones matemLticas que
resuelven los grades problems econ6micos de sa natura-
leza y de su vida I
1 Bastara que jo proclame algun espirita exaltado 6
impaciente de Ilegar A la plenitud de una perfect li-
bertad, si otros espiritus mas reflexivos y mas avezados
al exkmen de las cosas, opinan y declaran que no hay
mas que uua illusion en el estado perfect que el otro ha-
bia creido I
Natural es en los hijos el deseo de figarar en el mundo
por si mismos y en estado independiente; pero tambien es
en los padres natural poner ns veto A una independencia
premature. I OCuntos hijos no maldicen la irreflexiva con.
descendencia de sus padres, que, por no refrenar an incli-
naciou, los han dejado salir al mundo Antes de tiempo, A
ser afcenta de la buena sociedad, y azote de las leyes, y,
baldon de la family I
La independencia'de los pueblos procedentes de colonies
de an nacion y de su raza, que es el estado hist6rico que al
de Cuba se le debe atribuir, require condiciones que la
hagan fitil, efeetiva y permanent, para si y para los otros
que con 61 estan relacionados en todas las esferas de la hu-
mana sociedad; de snerte que el hecho redunde en bienes
positives, no en desastrosas consecuencias que 1o desacre-
diten y lo annlen.
Y Cuba, mas quo ningun otro pueblo formado de espa-
fioles en el mundo americano, debe consolidar y fortalecer
la situation que lo eleve al estado de nacion independiente;
no para ser ludibrio 6 pasto de otra algaua; sino para pro-
teger a sus hermanas y para hacerse respetar con su orga.
nizacion, con au riqueza y con su juicio, con todos sus ele-
mentos materials y morales; ahuyentando los peligros
que hoy entrai an sa heterog6nea poblacion, los defectos












del carActer de an excesiva juventud y an falta de educa.
cion, de experiencia y de costumbres.
i Qu6 haria Cuba al conquistar su 'independencia, por
los medios y en las circunstancias con que los cubanos in.
surrectos la quieren conquistar? 6 Daria homogeneidad 6
los individuos que alli perseverasen; 6rden y cohesion A
sus partidos, que ya son consigo mismos intransigentes
prematuros; solution prActica y 6til al problema del tra-
bajo; fomento A es riqueza; estimulos a la necesaria inmi.
gracion; seguridad los capitals extranjeros y ventajas
al comercio universal, partiendo del estado que tienen hoy
todas esas relaciones de su vida, protegidas por Espaia, y
aumentfndolas en la just proporcion que de la felicidad
de su estado independiente esperaria naturalmente todo el
mundo ?
O abandonada, por causa de la lucha, de los elements
mas vitales y mas experiences que hay en su afortunado
territorio; con sus razas extranjeras pugnando por adquirir
un absolute; predominio con sus partidos dislocados; eman-
cipados del trabajo los mas fuertes instruments, y cega-
das asi las fuentes de su riqueza proverbial .'los capitals
huyendo A regions mas propicias, y dando otro espeotA-
culo como el de la'vecina Ifayti, S vendria, al fin, A some-
terse, rendida de cansancio, al pueblo mas vigoroso que la
quisiera conquistar, pasando, con una evolution tan degra-
dante, del carinosisimo regazo maternal 6 la servidumbre
do ent6nces si advenedizos ycodiciosos extranjeros, que la
tomarian como escala material para consumer la extinction
de la noble familiar hispano-americana, ya que A mas altos
fines 'no habia sabido consagrarse como nacion indepen-
diente o
; Oh! Cuando reflexionamos que Cuba puede serlo y que
sus propios hijos, los que mas lo desean y lo pregonan, lo
pueden con sus bechos estorbar, icon qu6 amarga ironia
se amontonan en nuestra mente los ap6strofes contra los
corruptores de la modern sociedad; los que predican el
derecho que tiene todo el mundo A traspasar los linderos
naturales de su honrada, siquiera sea modest, position,
para hacerse hombres politicos y conducir A su pais A tal
estado I
Mas no divaguemos, que es vast y compleja la material
que tenemos que tratar; y por hallarse en ejercicio de ar-
mas y de arguments su atribulada solutionn, no podemos
ni debemos diferirla, en cuanto el no hacerlo depend de
nosotros.


























IV.


Fundamentos positives que deben existir en cualquiera sociedad que aspira
a ser independiente.-Lucha transitoria.-Conformidad general.- La
otra fase, con sus inconvenientes desastrosos. Diversos caracteres de
unos pueblos a otros.-Lo de Italia Antes de su unidad.-Lo de Polonia
desde su desmembramiento.-Lo de Cuba en sOs fases antiguas y mo-
dernas.-CarActer de la coleotividad peninsular en dicha isla.-Idem de
la eoleotividad insular.-Difere la question de Cuba de la de MWjico y
el resto de n Am6rica.espafiola.-])emostracion.-Deducciones l6gious
a favor de estos disoursos.

Para determinar el moment positive y oportuno en que
una colonia formada de la misma familiar de la nacion quo
la cre6 ha llegado A la aptitud que necesita para etigirse
en estado independiente, es necesario, ante todas cosas,
qne el principio no admit discussion entire las grades co-
lectividades que la forman; siquiera haya alguna diver-
gencia de parte de la nation que la ha ci eado.
Esta no siempre se resign A limitar de buena gana la
extension de sus dominios; y en tal case poeas veces se
realize la emakicipacion de una colonial, sin que las armas
de la metr6poli tomen part en la question, con la mira de
estorbarlo. Pero cuando la unanimidad de pareceres da al
sentimiento general de la colonia la fuerza moral que ne-
cesita para no retrocedwr en su geition, la justicia se abre
paso, despecho de todos los esfuerzos que atajan su car-
rera, y el hecho se consume con el concurso de ambos be-
ligerantes, en cuanto la primer natural excitacion de las
pasiones se ha desvanecido, y el honor de las armas se ha
salvado.
No sucede lo mismo sino se verifica la primer condi-
cion que se ha insinuado : quiere deoir, si hay divergen.
cias poderosas que. establecen una profunda 6 insuperable











division entire las grandes colectividades que forman la co.
lonia; porque la divergencia se opone A la unidad que se
require para dar 6 un nuevo estado independiente la
fuerza y el prestigio con que necesita-presentarse ante los
otros; no debidndose suponer que sea consecuencia de un
capricho impertinente el acto repulsive de una parte del
pueblo interesado; sino de la mas profunda conviction de
ser premature la aspiracion 'de la otra parte, y de que
sus hechos no van por buen camino para llegar con feli-
cidad el noble fin que se desea.
Es necesario distinguir bien los accidents que caracte-
rizan la variedad de esta question. Si un pueblo subyugado
A gentle extraila pugna por recuperar su libertad, no es
natural que la gente que lo subyuga se identifique con los
que aspiran a lanzarla fuera de su propio territorio; pero
la unidad en el sentimiento y la intencion no puede faltarle
A aquella masa colectiva. En tal caso podrAn aun ciertas
conveniencias universales echar un velo muy tupido sobre
la unidad local y sobre la imAgen del derecho; que es, en
cierto modo, lo que con una parte de Italia ha sucedido
largo tiempo, y lo que on realidad estA -sucediendo con
Polonia;n mas siempre vendremos A parar en que la causa
es just aunque no sea convenient, y en que merecen el
respeto universal los que por un noble arranque de patrio-
tismo se lanzan A la lucha, contra la opresion que los ti-
raniza 6 los degrada.
Pero cuando no es la domination de gente extrafia la
que se intent sacudir, sino que por un c6mputo mal hecho
del tiempo y los recursos, se quiere romper la continuidad
de la familiar, siendo unfnimes los elements que la fqr-
man, y solo entire estos mismos divergente la opinion, en-
t6nces aquellos vestigios del derecho que pueden poner
limits A la patria potestad, en las colonies de la propia
familiar de la nacion que las ha creado y que aspiran a ser
independientes, siguiendo el simil de los hijos respect de
los padres, no pueden aplicarse ni tienen fuerza alguna,
por no ser la colonial en general la que desea emanciparse,
sino una parte de ella, con perjuicio de la ota y de la pa-
tria,
Aqui nos es forzoso volver A hacernos cargo, con la .ex-
tension natural A estas areas, de lo que represent en la
isla de Cuba la grande y poderosa colectividad de penin-
sulares que en ella se encuentra avecindada. Calificanla
algunos de extranjera, afiadiendo otros adjetivos much
m6nos apropiados; y es forzoso que el desvanecimiento
de un error de tanto bulto no quede pendiente del criterio













aislado del lector, para las consecuencias ulteriores del
discurso.
Tan fuera se ballan de la calificacion de advenedizos ex-
tranjeros los espafioles que hay en Cuba con respect 4 los
individuos que hoy existen y que en la isla han abierto sus
ojos A la luz, que ni siquiera el epiteto de compatriots am-
bulantes 6 industriales transeuntes se les podria aplicar sin
grave error y sin ofensa visible de la verdad y el buen sen.
tido.
& Los que hoy se Ilaman naturales de la isla, no han na-
cido, como lo hemos manifestado anteriormente, de padres
espafoles que han ido A ella a trabajar, y que antes 6 des-
pues de haber conseguido una fortune mas grande 6 mas
pequefa, han creado una familiar y con ella viven, y al
frente de ella estin, siendo parte de la misma los'que asi
los apostrofan,'y todos en comun los inicos habitantes pro-
pietarios de aquel priviligiado territorio I
En Mdjico, v. gr., y en todo el resto de la America espa-
fiola cuando proclam6 an independencia, podria justificarse
aquella frase A la sazon; no en los labios que mai la pro-
ferian, sino en los de los indios naturales, cuya tierra ha-
biamos ocupado y cuyas castas habiamos redimido, A costa,
sin embargo, de su infeliz independencia.
Todavia queremos conceder que los hijos nacidos de e.s-
pafioles en aquellas comarcas la profiriesen con cierta an-
toridad, si A los deberes que la naturaleza les imponia res-
pecto de sus padres, les pareci6 mejor anteponer la liber-
tad de la numerosa mayoria del pueblo de su patria. En
este caso el derecho a la emancipacion Aomo derecno era
inconcuso, pues se fandaba visiblemente en un derecho na-
tural; no en el del hijo que quiere Antes de tiempo eman-
ciparse de sus padres; sino en el del pueblo sometido por
la fuerza de las armas, 6 de una civilization preponde-
rante, a reglas, costumbres y gobierno con que no cong6.
nia y que rechaza.
Pero en.Cuba, donde no queda de los indios mas que la
historic natural de su extincion *; donde los blanco son
todos espafioles 6 descendientes de espaffoles, haciendo,

* Decimos historia natural de su extincion, porque los indios de las Anti-
las no se.han extinguido, como algunos lo creen y como el Padre Las Ca-
sas lo esoribi6, por causa de brutales hecatombes que no hubo; sino por el
consorcio con una raza superior, que en la mezela fu4 creando otros Abrea
mas fines A los suyos, que A la pobre y delicada humanidad de los indige-
nas. Sucedi6 en las Antillas con loI indios, lo que sucede con la mezela de
los balances y los negros, que al cabo de cuatro 6 cinco generaciones cuando
mAs, se pierden la calidad y el color de los segundos, por la supremacia ff-
siea y moral que infiltra en la snya nuestra raza.










34

por supuesto, la 16gica exception de las reminiscencias de
algunas families extranjeras que con nuestra poblacion se
han confandido y se han mezclado, el calificativo que A los
peninsulares se les dA es la frase mas exausta de sentido,
es la mas extravagant aberracion que se puede proferir,
viniendo de los que en realidad no existirian, 6 no estarian
en las Antillas araigados con la holgura que lo estan, a
haber sido sus padres merecedores del epiteto.
Porque, en efecto : la extranjeria, en el concept que al-
gunos cabanos la atribuyen a los peninsulares, presupone
en el pais done resident un estado eventual. 6 Y no es ne.
gacion de dicho estado el conocimiento perfect que so
tiene de que cuantos espafoles han ido de j6venes a Cuba
a trabajar, y han creado las colosales fortunes que alli
existen, en Cuba se han quedado, 6 se quedarAn hasta mo-
rir, ve!ando por el bienestar de las families que han creado
en la isla al compas de sn fortune, y por el brillante por-
a venir de esos mismos hijos desnaturalizados que llaman a
sus padres extranjeros I
Seria lujo de oratoria insistir sobre este punto, y por
consiguiente vendremos a parar, en que en Cuba no tiene
mas derecho A salirse con la suya la fraction que quiere
ser independiente acto continue, que la que aspira con f6
A perseverar en el regazo de la patria, desarrollando sus
recursos y adiestrAndose en la vida provincial, para ele-
varse a las altas esferas de sunsoberania, con las cohdicio-
ne. inherentes A-tan supremo rango.
La independencia de Cuba es precise que sea s6lida :
que estribe en el sentimiento general de todos los elemen-
tos del pals; con el convencimiento pr6fundo que result
de una aptitud perfect, 6 tan aproximada A la necesaria
perfeccion, que pueda simplemente con la practice mejorar
sus condiciones, sin ese eterno mal estar que otras inde-
pendencias prematuras se han creado.
He aqui la clave del hecho para que no sea transitorio :
para que no haga de aquella joya delicada otra Hayti, 6
un simple territorio -de la absarvente y poco escrupulosa
federation americana. & Y c6mo podra lograrse lo primero,
y conjurarse lo segundo ? Ya lo iran indicando nuestros
trabajos sucesivos.



























Dig sion importante.-Nuevo sesgo dado & la gestion de independencia de
Cuba por sus prohombres mas notables en este pats y en Inglaterra.-
La Autonomia.-Falibilidad humana.-Inconsecuenclas del espiritu y
consecuencias de la 16gica.--Puede ser Cuba hoy auton6mioa--Lo
que es la autonomia.-Lo que es la independencia.-Espafa con rela-
cijn & ambas gestiones.-Progresos de Cuba en su organization political
y administratlva.-Su influence en lo futuro.-Cuando Cuba pueda
ser auton6 mica tambien podrA ser independiente.-i Por qu6 la auto-
nomia y n6 la independencia l-Intencion velada que contiene esta
inesperada evolaoion.-Artificios infitiles.-Dilema contundente.

Onando un trabajo de esta indole despierta el inter6s
que el nuestro, al parecer, ha despertado entire la numerosa
colectividad A cuya clara inteligencia se dirige, es forzoso
no despreciar los accidents eventuales qie surgeon de los
aconteeimientos de cada dia, siempre que con ellos pueda
ilustrarse la question; pues de este modo se esclarece con
mas pantualidad, formando ni cuerpo de doctrine, sino
tan perfect como seria menester para anular la con.
troversia de antemano, que ( tanto no aspiran nuestras li-
iitadas dotes, a lo m6nos tan complete como correspond
A la variedad de los grande principios y de los cuantiosos
intereses comprometidos en la lucha cuya solution apete-
cemos.
Ahora mismo, por ejemplo, nos ha salido al paso en es-
tas cosas la evolucion mas inesperada, y ana deberiamos
calificarla de la mas inverosimil que se pudiera sospechar,
A los cuatro afos de una rebelion armada para lograr la
independencia cnya posibilidad analizamos, y por los horn.
bres mas caracterizados 6 influyentes que dentro y fuera
de la isla han trabajado en el asunto.
No es simplemente una illusion : no es ni siquiera nn in.
S forme equivocado el que nos obliga & dar hoy estos giros
al discurso. Es un nuevo plan preconcebido, aunque no












sabemos si estudiado en la just proporcion que es debida'
A su importancia, el que ha llevado A Europa nada m6nos
que 4 don Miguel Aldama, precedido por Fesser y Macias,
acompafado de Aguilera, y seguido de Joa6 de Armas y
COspedes, el Antes fiero opositor de toda transaccion mas
6 m6nos razonablet yque hoy es el autor del peligroso
salto atrAs que todos juntos se proponen.
Van a solicitor la autonomia de Cuba, los que con tan te-
naz resolution se habian aventurado 4 proclamarla inde-
pendiente : quiere decir, van A manifestar A la faz de todo
el mundo que fu6 un error su empresa, despues del sacri-
ficio de la vida de tantos millares de valientes que en ella
la inmolaron, y de la espantosa voraz desolacion de los
incendios con que la han iluminado en los campos de la
isla.
No condenamos la nueva actitud de esos prohombres
por lo que varia de la que hasta ahora habian teuido,
puesto que el error es patrimonio de nuestra pobre huma-
Snidad, y en todos tiempos sienta bien reconocerlo y recha-
zarlo. Pretendemos solameute que el cambio no se olvide,
para que sea un nuevo ejemplo de la falibilidad de nuestra
especie, y para que haga ver A nuestros mas intransigentes
adversaries que en political no hay verdades absolutas, ni
espiritus humans que no sean deleznables.
Por lo pronto es de una elocuencia extraordinaria la
brusca transition que se ha operado en las creencias de
aquellos individuos, y la debemos anotar de todos modos,
para que en su f6 inquebrantable no vuelvan a career en
adelante los que tan ciega adoracion les tribntaron.
Y ahora, analizando el punto objetivo de la evolution
que han realizado, vamos 4 ver si es oportuna, si esta
conftrme con los intereses de su patria la nueva aspira-
cion; porque la autonomia, revelando una aptitul per*
fecta 6 incontestable para gobernarse por si mismo el pne-
blo que la logra y la practice, revela igualmente y por lo
tento la misma perfection para disfrutar y practicar su in-
dependencia.
SEast Cuba hoy en el caso de ser pueblo auton6mico;
quiere decir, de no tener necesidad mas que de la bandera
y del nombre de Espafia para gobernarse por si misma y
administrar sus interests ?
Porque ent6nces la evolucion es excusada, y el nuevo
proyecto es un abturdo; pues ni A Espafta le puede con-
venir echarse A cuestas los inconvenientes del ensayo, sin
la necesaria autoridad para poderlos por si misma refre.
nar, ni los cubanos que aspiran A ser independientes, por












el estimulo que lleva en sf la novedad mas bien que por
el culculo, pues de 6ste parece que no se han ocupado
todavia, querran conformarse con ese estado mixto que ni
satisfaria de lleno su ambicion, ni tendria en si mismo las
condiciones esenciales para que fuese duradero.
La autonomia viene a ser una espedie de sitnacion con-
vencional entire dos pueblos que pueden igualmente se-
pararse. 6 estar juntos, sin peligro de sus respectivos in-
tereses; pueblos que siendo uno mismo por la sangre y
por la historic, y dos por la distancia nada mas entire sus
localidades, como le sucede al Canada con Inglaterra, tie-
nen ya de tal modo aseguradas y consolidadas sus md-
tuas relaciones y los intereses morales y materials de sns
sibditos, que nada tienen que temer de la forma del go.
bierno, ni de la dependencia 6 independencia de sus re-
laciones oficiales.
Cuando este caso 1ga, A la metr6polf no le es perjudi-
cial otorgar la autonomia; Antes le puede ser beneficioso
para limitar el circulo de sn administration; y ann es lo
ordinario y regular que la autonomia no se proclame, sino
que se practique andando el tiempo, como consecuencia
16gica de nna s6rie de reforms naturales, que sucesiva-
mente determine el desenvolvimiento acompaaado de los
pueblos.
La isla de Cuba es nn ejemplo de lo que acabamos de
decir. & 0 hay quien sostenga, sin passion y sin menoscabo
de la historic, que tiene hoy, administrativamente ha-
blando, el mismo estado que tenia hace un cuarto de siglo
lo mas 16jos
Ent6nces no habia en ella los que hoy funcionan ayun-
tamientos electivos, ni los tribunales de justicia eran alli
independientes, como ahora, de la autoridad civil; las
atribuciones locales no existian, sino que radicaban en un
centro, arbitro absolute de toda iniciativa; y ni la via con-
tenciosa funcionaba como ahora, ni habia el actual consejo
de administration, con el character de cuerpo consultivo de
los acuerdos superiores.
Todas las reforms someramente indicadas en esas po-
cas lines, se verificaron en Cuba en un period de tiempo
que para al caso no podia ser menor; con resultados prao-
ticos de tal naturaleza, que la esfera municipal se duplic6,
z hasta se hicieron ensayos provinciales de much tras.
cendentia, en las tres cabeceras de los departamentos de la
isla.
De aquf se deduce claramente la consecuencia favora-
ble que hemos establecido sobre el desarollo gradual de













las colonias, para Ilegar con el tierniio 6 gobernarse per sf
mismas. Asi lleg6 A su actual sazon el. Canad6, despues de
casi dos siglos de vida acompasada y asi habria llegado
Cuba con el tiempo, y no mas tarde; puesto que en un,
siglo escaso de existencia, que es lo que se debe atribuir
6 su progresivo desarrollo, ha alcanzado proporciones co-j
losales.
Pero cuando la sazon le Ilegara d Cuba de gobernarse
por si misma, lo mismo podria ser auton6mica que ser in-
dependiente, como le sucede al Canada. Y si en el eon.
cepto de los prohombres susodichos ha llegado, comoi
desde hace cuatro aflos lo sostienen con la lengua, con lasi
armas, con an accion y con los recursos pecuniarios, 4 por
qu6 aspiran A ser auton6micos, los que Antes querian ser;
independientes, siendo ignal la aptitud que se requierej
para lo uno y para lo otro I
La evolucien es positive : no hay nn solo iniciado en los
secretes de la agencia que ya no la conozca. EL CRONISTA
la sac6 A luz hace mas de una semana, y La Revolucion no
la ha negado. 4 Representa el sentimiento unanime de to-
dos los cubanos sediciosos ? Pues ent6nces, i por qu6 si-
guen gritando en la isla y escribiendo en sus peri6dicos'
viva Cuba indtpendiente ? 4 Es la expression ejecutiva del
sentimiento de unos pocos t Yen tal caso I qui6n garanti-
zarA la sumision de las masas disidentes ?
Podria suceder que fuese nada m6s un artificio, con quea
se trate de embaucar al gobierno de Espafia en los meses
del otofio, que son los mas propicios para enviar los reem-
plazos necesarios al ej6rcito de Cuba. Es esto Pues
convengamos en que no puede ser mas depresivo el con-A
cepto que han formado de nuestros gobernantes.
i Gestionan, sino, de buena f6 ? Pues ent6nces son il6gi.-
cos, y hacen traicion al sentimiento de los suyos, que quie-i
ren A Cuba iudependiente, n6 auton6mica.
A otras consideraciones no m6nos importantes nos lle-
varia este discurso, si lo quisieramos extender; pero no:
entra en nuestros planes ser difusos, sino escribir lo abso-
lutamente necesario para esclarecer estas cnestiones.
Resumiendo la idea supreme de este articulo, hd aqui el
dilemma en que se pnede condensar : O Cuba tiene .ya las
condiciones necesarias para gobernarse por si misma, y en
tal caso puede ser independiente, 6 ann no las ha logrado,
y el solicitar la autonomia, sino es una traicion, es un ab-
sardo.


























Reanfdase el diF urso pendiente de dos hip6tesis del artfculo II -Entre
conservarse 6 disolverse la prosperidad de Cuba hacie6dose indepen-
diente en sus actuales condiciones, lo segundo es lo cierto.-Atencion
de los cabanos emigrados & esta t6sis.-Demostraciones de la misma.-
Por qu6 y cuAndo podria la reptiblica de Washington apoderaree de
Cuba independiente.-Estadistica personal de la isla.-Descomp6nese
por razas.-Idem por nacionalidades.-Idem por partidos politicos.-
Idem por sexos.-Consecuencias naturales de estai operaciones mate-
mnAticas contra la oonsolidacion de Cuba independiente.
Con dos interrogates hipot6ticos dejamos pendiente del
discurso, en el articulo III de esta asrie, la solution cienti-
flca de la question que ventilamos. Uno planteaba el pro-
'blema de la conservation de Cuba independiente en sus
iactuales condiciones, con los elements desafines que cons-
tituyen su riqueza, y otro el de as natural disolucion,por
la heterogeneidad caracteristica de los propios ele-
Lmentos.
Excusado es decir que entire ambas fases nosotros vimos
imas clara la segunda, annque nos fuese mas grata la pri-
imera, y que a ella inclinamos el discurso; y como esta
!disposicion de nuestro Animo no serA propicia a muchos
sin mas aclaraciones, ni es tampdco dejando A la ventura
conceptos de semejante trascendencia como se ha de ven-
:tilar esta question, hoy vamos A argiiir con la estadistica
de Cuba para demostrarlos en cnanto sean demostrables ;
A ver si A fuerza de sinceridad y de trabajo podemos con-
seguir que impere la mas rigid verdad en la solution de-
finitiva de este ssunto.
SDificil es Itegar at punt objetivo de una empress tan
lcivilizadora y tan magnanima, hallandose de por medio el
interest individual y la impaciencia de masas imperitas,
Ilenas del sentimiento mas contrario. Sin embargo, pode-












mos decirlo con orgullo, de'esta vez nuestros tenaces ad.
versarios han puesto un par6ntesis, que honra su intelli-
gencia, A su ordinaria obcecacion; puesto que leen EL
.EONISTA con la atencion que coresponde al objeto que
tratamo* ; y ni una sola voz, ni la mas minima palabra,
han venido ann a interrumpir nuestros discursos.
Cuando son' de esta especie las colectividades, mncho
bueno se puede esperar de ellas;'y no vayan A career los
que a gran distancia de nosotros lean estos coneeptos, que
los cubanos emigrados no los leen y que en esto consiste
su pretendida tolerancia; pues solo en la ciudad de Nueva
York pasan ya de trescientos los que tienen la atencion
de acudir en busca del peri6dico, y de. toda la Union ame-
ricana nos llegan cartas an dia y otro dia solicitando la
sarie complete de los nuimeros, desde el primero en que
esta importantisima question se ha inaugurado.
Sentado este precedent, tan elocuente y tan honroso,
todavia tenemos que aiadir que crece de punto su impor-
tancia por el carActer de nuestros arguments, pues todos
han sido negatives de la proposition con que estAn enca-
ibezados. A inteligencias'm6nos claras y m6nos tolerantes,
,sobre todo, la consideration que acabamos-de escribir ya
:les habria hecho letirar sn atencion de este trabajo. La
conduct contraria prueba dos cosas que nos honran per
ligual A los lectores y A EL CRONISTA : A ellos porque han
sabido percibir la claridad a traves de las nebulosidades
del discurso; y A nosotros porque no ban puesto en duda
la sinceridad con que escribimos.
Ppes, como lo dejamos comprender, aun que no lo diji.
mos claramente en el articulo III de esta s6rie, tenemos la
evideficia de que si ahora se hiciese Cuba independiente,
el hecho no daria homogeneidad A los individuos que alli
perseverasen, ni 6rden y cohesion A sus partidos; que esto
sucede nada mAs donde los interests descansan en bases
s61idas y estAn desarrollados. Tampoco ]a independencia
que ahora se lograra resolveria en Cuba el problema del
trabajo con la conscrvacion de su riqueza, que es en lo que
se fund la verdadera importancia de la isla; ni habria
estimules alli para la necesaria inmigracion; ni se expon-
drian 6 una paralizacion irremediable ios capitales extran-
jeros, con la muerte progresiva de las especulaciones mer-
canti es, A que las arrastraria la merma instantAnea de sus
frutos.

'o se olvide qne esto folleto proceile do una sarie de artfiolos que a
ban publio:do en Er. CRO~siSTA.













Al contrario: la descomposicion de los heterog6neos
elements que hoy se halian agrupados en aquel riquisimo
pais bajo la salvaguardia de nuestra bandera national, se.
ria la primer consecuencia de la emancipacion; puesto
que se verificaria trash los 6dios de una lucha sangrienta
do cuatro afios, y en pos de medidas desorganizadoras 6
imprudentes que la desesperacion hizo adoptar, mas bien
que la tiencia ni que la filantropia. De aqui la question de
razas surgiria acto continue, y el peligro de que la repfl-
blica de Hayti se extendiera por el Este hasta San T6mas
y por el Oeste hasta el cabo de San Antonio, haria inda-
dablemente que ent6nces el pueblo americano terciara en
la question; 'no por el concept que los anexionistas se fi-
garan, porque este es anti-econ6mico y el pueblo sensato
de la Union es eminentemente practice; sino con miras
politico estrat6gicae, ya que las utilidades mercantile se
habrian para ent6nces agotado.
Para dar fuerza A la realizacion de esta siniestra perspec.
t'va de Cuba independiente en las actuales circunstancias,
sepase que la poblacion actual de la isla se compone de
un mil!on y cnutrocientas mil personas; de las cuales sete-
cientas mil pioximamente son de origen africano, y estAn
unidas como un Lolo individuo en el sentimiento de su
raza; y.que las setecientas ml restantes que forman la
poblacion blanca de la is;a, se descomponen de este modo:
70,000 eninsu'ares; 49,000 de islas Canarias; unos 50 fi-
lipinos; 500 puerto-riquelios; 2,600 ftanceses; 1,240 in.
gleses; 500 italianos; 450 alemanes, inclusos los de Pra-
sia; 150 portugueses; 100 de otraw naciones europeas;
2,500 norte-americanos; 3,420 de la Ame6ica espatola;
850 yucatecos; 33,234 asiaticos: 64 dominicanos y 25 bra-
si e0os. .
Estas cifias parciales arrojan un total' de 170,000 blan-
cos que no han nacido en Cuba ; y quedarian, por lo tanto,
en frente de los 700,000 individuos de la raza de color
530,000 insulares sobro poco mas 6 n.6nos, si de esta suma
no se hubiesen de hacer otras descomposiciones naturales
quo la dejaran notablemente reducida.
Por ejemplo: los distritos en donde los rebeldes se han
puesto- en armas contra Espafia, incluyeodo Sancti Spiri.
tus y las Villas que ya estAn pacificadas, tienen de pobla-
cion b'anca 307,359 personas : pero como de estas son pe-
ninsulares 6 extraojeras 36,384, resultan hijos del pais en
todos los distritos done ha habido insurreccion 270,975.
Atribuir A todos ellos espfritu rebelde, (uando los mis
y los mejores ban combatido y estAn combatiendo aun la













insurreccion al lado de las tropas espallolas, seria tan ab.
surdo como tener en el coneepto de leales A todos los naci-
dos en el pais que viven en las demas jurisdiceiones donde
la paz no se ha turbado; puesto que muchos han huido
al extranjero, y otros que no ban salido de la isla conspi.
ran sordamente contra Espaia.
Adoptemos, pues, el natural temperament de compen-
sar los leales de los distritos donde hay y haya habido in-
surreecion, con los rebeldes de los otros distritos que no
han dado muestras de fomentar ni acoger ningun distur-
bio, y podremos dejar como positive y subsistente el -nu-
mero de 270,000 naturales blancos de la isla que no quie-
ren desde ahora ser sfibditos de Espatia.
No pretendemos con este dato declarar que no quedarian
mas cubabos en la isla, si Bsta logrdra conquistar so inde-
pendencia en las actuales circunstancias, las cuales nopue-
den ser mas peligrosas, dado el espiritu y el n6mero de
sus habitantes de color; mas tampoco, nos nega: An los
mas osados que lo m6nos la mitad de los individuos insu-
lares que hoy estAn al lado nuestro,.no querria perseve-
rar en so pais; siquiera con el objeto de. librarne de la
safia de los que hoy son sus mas acerbos enemigos, y de
la question funestisima de razas, que mas pronto 6 mas
tarde estallaria.
Otro dato nos ofrece para este caso la estadistica que
no lo debemos desechar, y que niDgan extranjero se le
oculta de los que en la isla se encuentran arraigados, .
saber: la relacion de los sexos respectivoS de los blancos
y los negros que alli perseverasen.
La poblacion total de nuestra raza en toda la isla se en-
cuentra casi exactameite dividida por mitad entire hem-
bras y varones; pero en las gentes de origen africano va-
rian las proporctones de manera, que casi son dos varones
los que alli hay poI cada hembra. Agr6guese A este c6m-
puto la muy atendible circunstancia de quela mayor part
de la gente peninsular, canaria y extranjera que hay alli
ho sigue la misma proporcion entire Ambos sexos, pues
casi today pertenece al masculine, y vendremos A parar en
que la diferencia positive de los sexos de las razas es mu-
cho mas notable.de lo que Antes hemos dicho, y mas con-
trAria A la fuerza de los blancos que quedAran ahora en
Cuba independiente.
Para comprender mejor la relacion de estos guarismos,
concedamos que: fuesen aquellos 500,000 que no es poco
conceder; y esto teniendo en cuenta los yucatecos, los
chinos y algunos otros extranjeros de la mas baja calidad,













cnya adhesion A la repdblica no habia de ser mny "prove-
chosa.
Pues dejando todavia elevada a la mitad la relacion en-
tre Ambos sexos de los blaBcos que se quedfran en la isla,
y teniendo en cuenta que entire los negros no es asi, sino
que esta en la proportion de una hembra por cada dos va-
rones, vendr6mos a rarar en que los hombres blancos es-
tarian casi en la relacion de uno & trees ante los negres, y
que semejante situation en el nuevo estado de esa raza po-
tente y vigorosa, constituiria por si sola y cuando m6nos
una peligrosisima amenaza contra Cuba independiente,
que no la dejaria consolidar sus relaciones.
Es tan compleja esta question, tiene tantas y tales ra-
mificaciones en todas las fases de su vida y en todes las
esferas de su analisis, que a poco que se profundice se co-
noce que no la han pensado bien ni mal los que en ella se
han metido. Sigan, pues, con- la atencion que hasta aqui
nuestros lectores considerando estos dicursos; y si des.
pues que se concluyan, perseveran en career que son erra-
dos y que es mas razonable sn actitud, no sera nuestra la
culpa de que Cuba no league a ser nunca independieate;
sin embargo de que bien puede, signiendo otro camino, al-
Canzar ese t6rmino natural de las colonies que se forman
a gran distancia de su patria, como sacesivamente lo de-
mostrarx nuestro trabajo.

























VII.

Por qu6 la neostion de razas estallaria en Cuba independiente acto continue.
-fhiemplos elocuentes.-Uar6cter de los negros sometidos.-Caracter
de los negros en plena libertad.-Excesos brutales a que se han entre-
gado en los campos de la aorual insurrecoion.-Cuba en poder de lo
negros 6 en poder de los anglo-americanos, no seria Cuba.indepenjiente
que algunos apetecen.
No es artificioso ni arbitrario el faiesto vaticinio de que
la question de razas estallaria en la isla de Onba si ile.!
gara & ser independiente en sus actua!es condiciones; pues
ademis de que tal sucedi6 en la isla espafula, 6 de Hayti
Antes aun de constituirse en semejante situation, y,
solo aprovechandose los negros de la conflagracion general
que en Europa habia estallado contra Francia, lo mismo'
podemos decir que estb ocurriendo ya en los Estados del!
Sur de esta nacion, siquiera sea por ahora en un concept
algo distinto.
La pugna por la supremacia de tal 6 cual parcialidad
entire las grades colectividades de un pais organizado Ai
la modern, es natural y se esth verificando constante-j
meDte en las comarcas cuyos elementos son algo desafines,!
por su origen, sobre todo, 6 por la religion, 6 por los di-
versos sistemas de gobierno que dividen tambien sus opi-!
niones.
&De donde, ha nacido la catastrofe que humill6 h
Francia hace dos alos, sino de la gran question de razasj
que se disputan la supremacia en el viejo continent!
i Canal otra que la question de predominio de sus diversas.
religiones ha hecho de B61gica tantas veces un campo de
Agramante, ensan grentando las calls de sn hermosa ca-1
pital, y Ilevando el pugilato hasta el mismo parlamento I









46.


SY per qu6 otra cosa alguna estA Espafia como es~ia
deode hace sesenta y cuatro afios nada m6nos, sino por la
pugna establecida entire dos sistemas de gobierno, A cuyo
predominio sacrificarian sus parciales casi padiera decirse,
que hasta la existencia national, si el fiero carActer que
distingue A nuestra patria no la tuviera resguardada .para
siempre contra todo.proyecto que tienda A dividirla?
La question de supremacia entire las grandes colectivi-
dades de un pals organizado en las condiciones del espiritu
modern, es una circunstancia inseparable de su vida,
puesto que es la forma esencial de sn carActer.
Llvese, pues, A Cuba esta question, sin elements re-
Ipresivos; A nn estado de igualdad y libertad tan absolute
como el quo resultaria de Cuba independiente, cuando la
poblacion negra fuese superior alli A la blanca en tercio y
quinto, y digannos los mas inteligentes, los mAs hsbiles,
.los mas esforzados de nuestros enemigos, de qu6 medios
.se valdrian para tener A raya la natural aspiracion de una
mayoria potente y rigorosa, que desde el dintel de los co-
micios hasta los fltimos linderos de la fuerza material, dis-
pondria de los elements necesarios para ser duefa de si
misma y del gobierno de la patria.
i Que illusion tan pueril, sino fuera tan sangriento el fi-
taro desengaaio, se hacen los que se forjan una armonia
angelical en el nuevo estado que ambicionan Los que
screen que no habria mas que hacer que gritar viva Cuba
independiente desde el Morro de la Habana, para que lo
fuese ea realidad, sin nuevos peligros ni mas perturba.,
clones!
Los negros, es verdad, ban dado muestras en la isla de
ser d6 -iles y sumisos A la supremacia de los blancos, hasta
,el extreme, que parece iuverosimil, de que un solo mayoral
y cuatro 6 cinco capataces han sido suficientes para man-:
Itener su autoridad entire dos 6 tres cientos de aquellos in-
[dividuos.
Pero esto no ha dependido ni puede defender en abso.
luto sino de la condition en que hoy estan, y de la fuerza
constitutiva del gobierno y del pais. L Cr6en otra cosa
. nuestros ilusos adversaries ? Pues sino existiera Haf ti,
icon la historic del degiello general de los blancos que alli
habia cuando proclam6 su independencia, aun les invita-
ariamos A echar un vistazo A las maniguas que oeupan los
jfacciosos; donde, A pesar de lo que inflaye sobre la gente de
color que estA en armas la idea de que Espana es duefia
ana de toda la isla, no ha habido atrevimiento en qne
aquella no se haya ejercitado, con las mujeres y con los













niffos sobre todo : y esto no no3 lo enviaron & decir con la
exageracion de la distancia : lo hemos averiguado y hasta
casi lo hemos visto sobre el propio territorio, parti6ndonos
el alma los ayes de las victims *.
La divergencia en primer t6rmino, la lucha acto contf-
nuo, seria sin remedio el estado natural entire ambas ra-
zas. Y sino, vamos & ver: L no procede la actual lucha de
una divergencia secular, por mas que sea ridicule y.pueril,
entire peninsulares 6 insulares, que al cabo son en Cuba
los padres y los hijos ? Pues figdrense nuestros adversa-
rios cuAnto tardaria la gente de color en tomarlos por mo-
delo, para repetir con ellos una escena semejante, hasta
subyugarlos 6 extinguirlos.
Sentada la premisa de un degiiello general, 6 cosa asi,
que verificarian en los blancos los negros de Cuba inde-
pendiente, si 6sta logrAra constituirse en tal estado en sus
actuales condiciones, surge en seguida otra cuestion, que
hemos indicado Antes de ahora, en el dilema de extenderse
la republican de Hayti hasta el cabo occidental de San An-
tonio de nuestra gran Antilla, 6 pasar 6sta en segaida al
dominion de la republican de Washington.
Como quiera que foese, claro esta que Cuba no seria in-
dependiente, tal come deben desearla los cubanos y como
Espaia enter la querria en sn sazon; y paes las tenden-
cias de nuestro impiobo trabajo son las que sn epigrafe de-
clara, bien se deja conocer que necesitamos argiiir con la
extension que es convenient sobre esta nueva fase del
asunt6, para esclarecerlo en todo lo que sea necesario, y
que asi lo hemos de hacer en otro articulo.












El autor de estos artitilos, que es el editor y propietario de EL CnO-
NISTA, ha residido en Cuba ipuchos aaos; ha visitado todas los jurisdicciones
de la isla; ha registradp stus archives; ha recorrido los campos; ha vivido en
los ingenios, y ultimamnente estubo en la guerra de soldado, para investi-
garlo y saberlo todo por si mismo.




























VIII.


Ideas err6neas respect al interns de la republican de Washington con rela'
cion & Cuba.-Cargcter especulativo del pueblo americano.-Su dualis.
mo, en armonia con las opuestas condiciones A que aquel so subordina.
-Resultados contrarios que 61 hecho da de si entire lo que se propala y
lo que se obra.-Influencia de este dualismo enlo de Cuba, con asombro
de los que guian sus calculos por signos exteriores.-A la repdblica
de Washington le convene que Cuba sea de Espafia.-Demostraciones
econ6micas, sacadas de la balonza mercantil de este pals.-Lo que suce
deria ingresando Cuba en la Union Americana.-Demu6strase con
ejemplos practioos de otras islas semejantes en diversas situaciones y
da la repablica de Mijico.-Conveniencia de resolver estas cuestiones
por medio de ]a ciencia, transigiendo aparentenente con sentinientos
transitorios.-Desprestigio de las ideas de conquista, por los desastro-
sos resultados que produce las naciones que las usan.-Lo absurdo
del destino manifiesto.-En oqu caso exceptional optaxia por la anexion
de Cuba la federation americana.

Incurren en grave error los que suponen que la repfi-
blica de Washinton. tiene un inmediato y positive interns
en apoderarse de Cuba, arrancAndola de Espafia; y no es
de mre6os bulto el error de los que screen que los propios
motives que detienen A este pals en plantear la adquisicion
de dicha isla miodtras nosotros la tenemos, le aconsejarAn
perseverar en su actitad de ahora cuando sea indepen.
diente, si las actuales circunstancias de Cuba no han
cambiado para ent6nces de una manera extraordinaria.
El pueblo americano tiene dos condiciones esenciales de
ciracter, que establecen en sn espiritf un dualismo incom-
prensible para los que no lo estudian con gran meditacion.
Una es la del sentido eminentemente practico que lo dis-
tingue en su adcion ejecutiva, y otra la que depend de su
constitucion y de su grandeza material, la cual ejerce sobre
las masas inconscientes nn inflajo poderoso, haci6ndolas
ereer que no hay barreras en el mundo que a sus tenden-
cias pongan limits.













Por esto sucede con frecuencia que el gobierno y los pe-
ri6dicos de la repfiblica de Vashington dan expansion en
sus manifestaciones a las ideas mas absurdas y mas con-
trarias A los hechos que se proponen realizar; no porque
no comprendan la extravivgancia que las caracteriza, y los
inconvenientes politicos, sociales 6 econ6micos que su rea-
lizacion les produgera; sino porque conocen la indole del
pueblo que administran 6 que ilustran, y no quieren lie-
varle la contriria, puesto que al fin ha de someterse los
preceptos de la ley, en el momento critic de su action
ejecutiva, f;al como el gobierno se lo ordene y se lo acon-
sejen ent6nces los peri6dicos.
Estas dos condiciones esenciales del pueblo americano
constituyen un fen6meno para los que guian por signos
exteriores su observation y sus studios; y en la question
de Cuba, sobre todo, se ha manifestado con tal fuerza la
antitesis real entire la action y las palabras, que a miedo
muchas veces de 6stas 6 las otras entidades, a veleidades
s ospechosas, 6 simpatias 6 antipatias perscnales, se ha atii-
buido y se atribuye lo que no es ni ha sido mas que la con-
secuencia positive del gran sentido practice A que sus es-
peculaciones se sujetan, y con el cual ha de resolverse ir-
remisiblemente esta question, segun las fases sucesivas
que vaya presentando.
Para comprender mejor por qu6 le conviene A la re-
pfblica de Washington que Cuba sea de Espana, tanto
tiempo como Espania la sepa conservar, no hay mas que
echar una mirada A la balanza mercantil de esta nacion,
cuyos guarismos son de tal naturaleza, que por cualquier
lado. que se miren justifican lo que acabamos de decir, y
dan la clave de la conducts del gobierno americano en los
diversos accidents que ha producido aquel asunto.
En efecto : el total de lo importado y exporcado por la
repfblica del Norte con todo el continent americano y sue
islas adyacentes, mont6 en pesos la reseietable cantidad de
ciento noventa y un millones, en el afio econ6mico que
acab6 el 30 de junio de 1870.
Pnes ahora descomponiendo ese total en les ndmeros
parciales que lo forman, la isla de Cuba figure en primer
t6rmino por 71 millones, asi coio tambien por 11 millones
Puerto Rico, 6 sean 82 millones las dos Antillas espaffolas.
Sigue luego el vasto imperio del Brasil figurando en la ba-
lanza de esta tierra por 31 millones; Mfjico represent 19;
15 las posesiones inglesas de los tropicos; 12 entire las dos
repfiblicas del rio de la Plata; 10 Colombia; 9 entire Chile
y el Perfi; 4 entire Hayti y Santo Domingo; 3 Venezuela;














2 entire Santa Cruz y San Th6mas; otros 2 entire todas las
repiblicas de la America Central; y los restantes entree
Cayena, Martinica y los demas puntos que tiene Francia a
este lado del Oc6ano.
A primer vista cualquiera pensarfi que la riqueza ma-
terial de la isla de Cuba debe ser el estimulo mas fuerte
que haga codiciar su absoluta posesion A la repdblica del
Norte; pero considerando que aquella depend hoy, y de-
pendera aun por muchos afos, de la condition exceptional
de su trabajo, el cual donde quiera que ha torado otra
forma con los mismos elements, se ha hecho casi instantA-
neamente de todo punto improductivo, y considerando
tambien que las lejes de este pais no le permitirian con-
servar dicha isla con sus actuales condiciones reglamenta-
rias del trabajo, vendremos A parar en que 6 de la balanza
mercantil americana habria que eliminar la mitad de lo
que importa toda Amdrica, por el gusto peril de echarse
encima esta nacion una carga infructuosa, 6 que su buen
sentido prictico, estimulado por muy mas s6lido' inter6s,
ha de apartar A este pals de tal empresa, inclindndolo al
deaeo natural de que Cuba sea de Espaia.
Esta actitud, que en el comercio tiene una fuerza pode-
rosa y comprensible, puesto que los ochenta y dos millones
se multiplican y representan muchos mAs en los various em-
pleos y transacciones A quo con ellos se da vida, tambiea
en las esferas del gobierno estA muy justificada; pues pro-
cediendo la mayor part de aquella cantidad del azicar y
el tabaco de las Antillas espafiolas, que pagan unos im-
puestos crecidisimos al fiasco de la Union, los rendimientos
de otros cincuenta 6 sesenta millones que entran ahora
en las areas del tesoro desaparecerian en tal caso, pues
siendo Cuba una part integrante de este pais, tambien
seria libre cuanto a 61 trajera en adelante.
Que no traeria much, 6 mas bien que no traeria nada,
en dejando de ser part de los dominios espafoles, se puede
facilmente comprobar, no solo con las cantidades relatives
que hemos copiado de la balanza mercantil, teniendo en
cuenta la extension territorial de las respectivas comarcas
productoras,- sino por lo ocurrido en Santo Domingo y en
Jamayca, que son las mas afines y mas inmed.atas A la
nuestra.
La primera, Antes de hacerse independiente,.mpjor di.
cho, en 1790, cuyos datos tenemos a la vista, export de
sus products por valor de 27,828,000 pesos fuertes; y en
el afio de 1870, quiere decir, A los 80 de sn emanci-
pation, y ya repuesta del feroz sacudimiento que aquella le














produjo, no pudo contar mas que tres millones entire ex-
portacion 6 importacion; suponiendo que de los cuatro que
tiene sefialados con Santo Domingo en,esta balanza mer-
eantil le toquen dos, y otro que monte su comercio a otrai
comarcas. -
Pero dejando apart esa repfiblica, en virtud de la ca-
ta'strofe sangrienta que ]a question de razas le caus6, y
dando de barato que en Cuba no suceda un caso igual,
veamos lo que A Jamayca le ha ocnrrido sin proclamar su
independencia y solo por el hecho de haber desorganizado
su trabajo.
Con decir que Antos de haeerlo representaba sn propie.
dad mueble 6 inmueble 50;000,000 de libras esterlinas, y
que en 1850 ya no representaba sino 11;000,000 poco mis ;
que A los cinco anos de desorganizarse su trabajo se ha.
bian dejado sin cultivo 605 valiosas propiedades; y que su
poblacion desde ent6nces decreci6 en las mismas propor-
ciones en que ha aumentado la de Cuba,. poco tendriamos
que afadir, aun cunado nos propusi6ramos hacer muy di-
fuso este trabajo.
Y qu6 diremos de Ms1jico, la repiblica mayor de nuestra
raza, que al metlio siglo de coneolidar su intependencia, y
tenieudo mas de ocho millones de habitantes y un terri-
torio tan rico, tan feraz y tan exteiso, figure en fa balalize
mercantile de esta nacion, que es.el mercado natural de sus
products, con una suma lan exigua si A la de Cuba so
compare I
Diremos que Cuba in lependiente, Antes de hallarse en
su sazon y de trasformar radical y acompasadamente con
el tiempo su trabajo, seria un nuevo ejemplo de lo que ha
sucedido en toda la Am6rica espaiiola; y diremos ademds
que al pueblo de la repiblica del Norte no le conviene tal
percance, porque con 61 no solo perderia las ventajas de su
actual contratacion, sino un mercado de los mas producti-
vos y mas tiles A sus exportaoiones,
En este siglo, eminen emente utilitario, asi es como se
pesan y se miden las cuestiones. Las masas es verdad que
se pagan de la gloria, aunque aqui apenas se sabe todavia
definir esta palabra, 6 se dejan seducir por esas ten;lencias
de expansion y de dominion que algunos atribuyen A la
doctrine de Monroe; pero el sentido general de la nacion,
que es, segun lo hemos dicho Antes de abora, eminente-
Smente prActico, da otros giros mas fitiles A sus especula-
clones; busca otras soluciones que no arruinen su comercio;
y sin chocar ,ie frente con la criteria natural de tales 6
cuales sentimientos, mas 6 m6uos supaditados A un artifi-











53

cio transitorio, sigue imperturbable sn camino; oyendo con
igual tranquilidad las imprecaciones de los que se encuen.
tran chasqueados en sus proyectos ilusorios, como la casi
siempre muda aprobacion que al buen sentido le tributan
los vgrdaderos interests de.la patria.
Aquellos arranques de conquista ilimitada de otros
tiem!pos que las histories nos refieren, estan ya harto desa-
creditados tambien por las eusefianzas de la historic.
Cuando Roma no cabia ya en el mundo de su 6poca, el ca-
ballo de Atila clav6 las herraduras en los altares de sus
dioses; y cuando en los dominios espafioles no se ponia el
s"l jams, Espaila estuvo A punto de repartirse, hecha pe-
dazos, entire algunas naciones europeas.
Por eso a lo que lamen en America las masas in-
conscientes el destino manifesto, le suele interponer EL
CRONTSTA una vocal que hace mas grAfica la frase. Porque
I qu6 desatino mas manifesto ni mas absurdo puede darse que
el que resultaiia de la risible pretension de querer realizer
en todo un hemisferio republican, aquel empefio initil de
los tres g6nios de la guerra que hicieron 6poca en los fastos
imperiales del continent primitive ?
Pero la necesidad imperiosa que naciera de un aconte-
cimiento desastroso, 6 de un estado aairquico, 6 completa-
mente nulo, obligaria i la repfiblica del Norte a velar por
sus intereses en el golfo mejicano; y ent6nces, haciendo
caso omiso de los nfimeros de la balanza mercantil, que
habrian desaparecido 6 quedarian muy menguados, seria
cuando le conviniese hacer de Cuba un simple territorio,
matando su ilusoria independencia.
SY es esta ra degradante perspective que quieren para
su patria los cubanos I
Pero dejemos las consideraciones, que este articulo ya
es largo y no estA bien que se prolongue.
































IX.


No son absolutas las proposiciones anteriores, per causa del interns indivi-
dual--Otra fase de la cuestion.-Exigencias de la political personal del
president americano, echando & otra part artificial la responsabilidad
de una guerra desastrosa.-La mission de Cuba ante ]a Am6rica Espalio-
la.-Extrafia actitud de una parte de sdta en cuant3a Cuba.-C6mo las
Antillas podran ser respect al Nuevo MDudo, lo que es Inglaterra con
relacion al antiguo continente.-Caba fundida en la repiblica del Norte,
pondria en peligro la independencia de las repfiblicas hispano-america-
nas.-Diversos caracteres de la supremacia y el dominion de unos pue-
blos sobre otros.-Convencimiento prdvio que tieuen los cubanos
insurrectos del sacrificio de la Am6rica Espailola, si ellos se funden en
la Am6rica del Norte & trueque de salirse con la suya cortra Espafa.-
Esta solution rainosa puede evitarse ficilmente.

Cuando en nuestro articulo anterior nos echamos A de-
mostrar lo inconveniente que le seria al gran centro mer-
cantil de la reptiblica del Norte que Cuba dejara de ser de
Espafia por aoexarse A esta nacion, 6 por hacerse indepen-
diente, no dijimos que tales 6 cuales estadistas de la repfi
blica del Norte no se resolverian alguna vez 6 explotar 6
es favor el sentimiento instintivo de las masas para arran-
car de Espafia A Cuba.
Tenemos del oorazon human nociones suficientes para
comprender lo queen 61 influyen la ambition y la avaricia,
y no queremos ni.debemos hacernos ilusiones respeto .la
question que ventilamos;. potque, qui6n nos pnede ase-
gurar de que, 6 trueque de verse reelegido el actual presi-
dente de la nation americana en la pr6xima campafia elec-
toral, no sea capaz de sacrificar el interest de la reptblica A
sus personales y exclusivistas intereses ?













De estos ejemplos estiu Ilenas las histories; no ya donlJ
el aplauso se busca en los comicios,.sino done la supro.
macia individual la garantizan los can~ones; de suerte qua
si ahora Mr. Grant, 6 Mr. Greeley, 6 qualquier otro'candi-
dato, halagase el instinto de expansion territorial de las
inconscientes muchedumbres con el fin de ganar votos, no
nos deberia sorprender que en un moment de locura aco-
metiese de frente la question, aunque ella trajese mas tarde
en pos de si la ruina de su patria.
Los politicos de oficio en las repfblicas viven ante todo
para si, y despues para los otros; y si, blasonando de pa-
triotas y echAndosela de heroes con manifestaciones des-
lumbrantes, consiguen dominar la opinion p6blica, satisfa-
ciendo su interns, lo demas vendrd mas tarde, y para en-
t6nces habrA mil medios de atribuirlo a otras causes muy
distintas de las que en realidad lo produjeron.
Tiene, por consiguiente, otra fisonomia may diverse' de
la de nuestro articulo anterior la cuest;on que ventilamos,
y en ella la vamos hoy A analizar, para que por todas sus
fases se conozca. Al cabo, y segun lo hemos dicho en EL
CRONISTA muchas veces, Cuba esta en una situation ex-
cepcional, que la hace mediata 6 inmediatamente respon-
sable de sus hechos ante la Am6rica espafola, y no puede
ni debe resolver la mas trascendental de sus cuestiones sin
gran circunspeccion; no sea que doude se figure que ella
nada mAs se comproinete, haga surgir contra todos los
pueblos de su raza peligros inminentes, que nada sea c-
iaz de conjurarlos para en lo sucesivo.
Cuando cousideramos lo que le podria suceder A ia Am6
r:ca eepaiola si Cuba entrase A former part de la repd-
blica de Washington, y vemos las simpatias mas 6 m6nos
espontaneas, pero A todas luces evidentes, que aquella
prodiga A la nefanda insurreccion, cuyo fin no podria ser
otro si hoy triunfara que la anexion de Cuba A la Am6rica
del Norte, no sabemos c6mo discurrir ni qu6 pensar de tan
il6gica actitud; aunque acuda g sacarnos del abismo de
nuestras confusiones esa perturbacion desorganizadora y
general que predomina en los anales del siglo XIX, en me-
dio de su progress visible 6 incontestable.
Cuba, llave del seno mejicanc, escala natural entire los
istmos, medium del austro ail.septentrion del Nuevo Mando,
reina del mar de los Caribes y joya valiosisima entire todas
las islas que avanzan al Oceano, tiene en si tantos estimu.-
los para la gente codiciosa. por sa riqueza material, como
por la situation estrat6gica que ocupa paya el dominion de
todo el continent.













Estas maravillosas condiciones explotadas por si misma,
con la union de las otras Antillas sus hermanas levanta-
das en lo futuro a su nivel, cuando Cuba se levaute al re-
lativo nivel de-Puerto Rico, que ya ha llegado. casi al mid
ximum de su virilidad, uarian de ella una potencia respe-
table, cuyo dominion nadie se atreveria 6 disputar: como no
le disputan A Inglaterra una semejante position las uacio.
nes del viejo continent; antes a su modern grandeza
rinden parias, y la temen, y la admiral.
Pero 6sta no se improvisa, ni se obtieue de una situation
de vasallaje A un pueblo extrafo: se adquiere por conduct
de un desarrollo acompasado y natural, 6 la sombra de las
garantias poderosas'de ]a maternidad y con el concurso de
las evoluciones que el progress determine, lo mismo en los
pueblos que en los hombres.
Pues bien: no pndiendo hoy improvisarse en la isla de
Cuba nna nation independiente, con las condiciones que
require dicho estado en su important y codiciada situa-
cion, y no considerandose probable que los cabanos se ar-
iiesgran A correr por si solos el peligro de la supremacia
de los negros, como las gestiones de ahora en Washington
lo dejan percibir, claro se muestra el horizonte de su inme-
diata declinacion en territorio 6 Estado de la r6pdblica del
Norte.
SY qu6 garantias tendria ent6nces la independencia de
las demas repfiblicas, cnando sata se hubiese apoderado
del golf mejicano y de los istmos comp consecuencia na-
tural I I A d6ilde iria A parar M6jico I I A d6nde Velne-
zuela? j A d6nde por lo m6nos los puertos de Colon y
PanamA Y a donde el trAnsito del canal quet e proyecta
en Nicaragua, si sn ocupacion absolute habia de convenir
al monopolio absorvente de la raza anglo sajona I
Porque el dominion no se ejerce solo por la conquista y
por las armas: se ejerce por las imposiciones insolentes-de
una poderosa vecindad, tanto mas insoportable cuanto mas
irresistible, y tanto mas provocadora cuanto mas se la con-
cede.
Quiere decir que Cuba, al apresurar su independencia,
no solo la renunoia pi 6viamente para si, sano que va A
comprometer la de today la Am6rica latina. (Y hay, sin
embargo, en la America latina quien simpatiza con seme-
jante aberracion ... I Q : desoonsuelo !...
Y esto lo harian los cubanos insurrectos plenamente
convencidos de que lo que nosotros escribimos es lo que
habria de suceder : 6, lo que es lo mismo, cometerian A sa-
biendas el sacrifiio de Cuba y de la America espafiola, a












trueque de no ser hijos de sue padres, que esto quiere do.
cir hoy por hoy no ser de Espafia.
i Qu6 disparate, cuando es tan fAcil el camino que con-
duce A la independencia natural de una nacion, que no solo
podrA ser duefa absolute de sf misma, a despecho de la
Am6rica del Norte, sino la protectors natural de sus her-
manas!































Nuevas concesiones.-Si Cuba fuese independiente sin que los negros Ia
dominaran y sin que los norte-americanos la absorvieran.-Cnestion de
6rden pdblico y de riqueza material.-Le que harian los especuladores
extranjeros que boy resident en la isla.-Precedentes y consecuentes.-
Las actuales disensiones de los eubanos insurreetos dan una idea de lo
que serian en lo futuro.-Influencia del mal estar en la gestion de los
negooios.-Rentas y gastos naturales de Cuba independiente.-Compa-
raciones eoon6micas.-Ejeroito.-Marina.-Necesidades permanentes -
Dilema incontestable 6 Cuba independiente ha de ser una nacion rela-
tivamente poderosa, 6 no cumplira el destino quoe us condiciones le
sefialan.-En los nuevos giros de sn vida no podria alcanzar la situation
correspondiente al primer t6rmino del dilema.-Su declinacion y perpe-
tu acion en el segundo, constituiria en vasallaje de la Am6rica del Norte
A la Am6rica latina.-Prnebas hist6ricas.-Lo de Walker.-Por que fra-
cas6.-Restimen y deducion de lo contenido en este articulo.

No ban de decir nuestros lectores que, por sostener opi-
niones exclusivas, les vamos A near la posibilidad de que
Cuba llegne a ser independiente, sin mejorar las circuns-
tancias en que hoy vive, ni trasformar 6 aumentar su po-
blacion, ni sostener el trabajo organizado, ni conservar sa
actual riqueza : y que no obstante los inmensos perjnicios
materials que su independencia le prodnzca, no pueda
consolidar su nuevo estado, como el resto de la Am6rica
espafiola; ann a pesar del inconvenient peligroso que
ofrece la raza de color, y del no m6nos efectivo que en-
trafia la codicia de la repfiblica del Norte.
La esfera de lo possible es tan extensa, abarca tanto, que
todo lo que tiene relacion con el espiritu human cabe en
ella. Esto, unido A que nuestro actual trabajo constitute
nn verdadero estudio filos6fico, puesto que la filosofia es la
ciencia de extraer la verdad de las tinieblas de la ignoran-
cia y del error y hacerla evidence A todo el mando, nos












obliga i declinar nuestras creencias, dando cuauta elasti-
cidad tienen sus principios A las de nuestros adversaries,
para analizar juiciosamente en su terreno la question que
se ventila.
Dijo un fil6sofo una vez, con gran copia de ciencia y de
razon, que el barro de nuestra pobre humanidad es euma-
mente deleznable, y de tan liviana consistencia, que apenas
puede sufrir el soplo de la contradiction, sin que el golpe
de la ira lo quiebre y lo destruya.
Pues siendo esto asi y sabi6ndolo nosotros de memorial,
ea virtue de la experiencia que nuestro oficio nos ha pro-
ducido en tantos afios, claro estr que A todo hemos de
echar mano en este studio m6nos al sistema soberbio 6
intolerante de no aceptar otras hip6tesis que las que nos
parezean conducentes A una solution determiniada, deitro
del limite de nuestras opinions.
No, senior : aunque creemos con abundancia de razones
que si Cuba logrAra hoy su independencia no la podria
conservar, dado el carActer respective de las razas que for-
marian el nficleo de sn pueblo, y teniendo en cuenta las
especulaciones instintivas de su vecindad del septentrion,
todavia queremos conceder que, por un favor especialisimo
de la Divina Providencia, no disputaran los negros A los
blancos la supremacia de aquella nueva sociedad, ni A los
anglo americanos les ocuriera someteraa A su don iuio.
Hay circunstancias en la vida de los pueblos que cam-
bian radicalmente los giros de sus evoluciones, y las dos
hip6tesis que acabamos de sentar podiian realizarse, sin
que 6 milagro se tuvieran.
Convengamos, pues, en que Cuba puede Ilegar A ser in.
dependiente en sus actuales coudiciones por un golpe de
fortune, y en que paede tambien consolidar su nuevo es-
tado, como el resto de la America espahola.
Pero de aquf no se deduce ni se puede deducir que, por el
hecho de consolidar su independencia, consolide asi mismo
su actual prosperidad. Esto seria pedir gollerias al discurso,
cuando aquella depend no tan solo de la calidad esencial
de sn trabajo, incompatible A todas luces con la constitu-
cion qte regiria A Cuba independiente, sino de lo exiguo de
sus gastos oficiales : que 6 los habria de r'plicar para ser
considerada en la proportion en que hoy lo es, 6 habria de
descender y degradarse A la efimera situation de un pais
tolerado como nacion independiente, no porque sus con-
diciones lo abonAran, sino en virtud de esa convencion-
despreciativa que deja serto A Hayti y A otras comarcas de
igual naturaleza.













Cuba, elevada A la gerarqufa de nacion ind;pendiente,
tendria ante todas cosas que dar muestras de sensata en
su political y en sn administration; pero de un modo tan
prActico y visible, que 6 ninguno de sus pobladores extran-
jeros le ocurriera cambiar de situation, en virtud de los pe-
ligros que la novedad de otro modo entrafiaria.
Esto seria tanto mas necesario, cuanto que, habi6ndose
instantAneamente de quebrantar an production por el nue-
vo estado de los trabajadores, y necesitaudo en seguida
volverla A organizer, solo en virtud de una situation su-
mamente halagadora podrian alli perseverar los extranje-
ros industriosos y los capitals efectivos, que no reconocen
otra ley que la de su interns y su trabajo.
Y ahora preguntaremos, como por via de par6ntesis:
L han dado hasta aqui los hombres mas notables de la in-
surreccion de Cuba pruebas evidentes, 6 siquiera seiales
de esperanza de que asi habian de proceder en el gobierno
supremo de la islaI
Al contrario : divididos en fracciones personales, por un
powder efimero y en ciernes, que aun no ofrece otros goces
que los de satisfacer la vanidad, tales muestras han dado
del porvenir de su repiblica, que poco soe lega A aventurar
suponiendo que arderia en facciones constantes, como
Santo Domingo 6 Venezuela, ya que graciosamente con-
vengamos en que la catAstrofe de Hayti no se repita.
Dejando esto aparte y signiendo el hilo del discurso con
que nos hemos propuesto demostrar lo que oficialmente
gastaria la nueva nacion independiente, si habia de serlo
con provecho suyo y de las otras, considdrese A lo quo
montaria la instalacion y conservation natural de la repd-
b!ica con su poder ejecutivo, sus cAmaras,.su cuerpo di-
plomAtico, sa estado consular, su administration en todos
los ramos que design esta palabra, su ej6rcito efectivo, su
milicia national y su marina, sobre todo; pues siendo Cuba
una isla geogrAficamente situada en la position mas im-
portante de todo el Nuevo Mundo, bien se puede asegurar
que 6 ha de tener una marina poderosa, 6 no ha de gozar
resto de la America espafiola.
El presupuesto de los gastos ordinaries de la isla mont6
per todos concepts en el aio normal de 1866, la cantidad
de 26,852,673 pesos fuertes, 6 sean 27 millones mal con-
tados. Algo mas, es verdad, se recaud6, y gastos tenia 4
la sazon Cuba espaifo'a que Cuba independiente no ten-
dria; perQ i qu6 diferencia tan notable existe entire lo quo
se podria ehminar del presupuesto de Cuba independiente,













6 lo que tendria que anmentar en dejando de ser Cuba ea-
pafiola
Porque, supongamos, y es much suponer, que por ser
alli nnestra administration algo lujosa, la repfblica la ha-
bria de reducir en los ramos que hoy existen ; pero como al
mismo tiempo tendria que crear las obligaciones inherentes
6 un pueblo soberano dentro y fuera de sus limits, ven-
dremos A parar en que A lo m6nos resultarian duplicados
los gastos administrativos que hay ahora.
Puede que en el ejdrcito se hicieran economias mny
cuantiosas, y que los 8;000,000 de pesos con que figuraba
en el presupuesto de 1866 nuestro estado military, se redu-
jeran A cuatro por lo m6nos; pero como en aquella partida no
figuran los gastos de reclutamiento y enganche personal,
ni el cost primitive de las armas, ni 1o que el reemplazo
de los hombres significa, tambien debemos presumir que
los gastos en defliitiva pudieran compensarse, 6 que resul-
tAra una diferencia tan exigua que no mereciese la pena
de contarse.
Vieie en seguida la marina figurando por 4;000,000 de
pesos en el citado presupuesto, y aqui es donde toma un
ScarActer muy distinto la question; porque Espafia no ha-
bia de dejar su escuadra A Cuba; y Cuba, por las razones
quo hemos dicho, no podria vivir dignamente sin escua-
dra.
Consid6rese ahora lo que en los gastos represents la
adquisicion y conservation de ese importantisimo ele-
mento, y por cualquier lado que se examine esta question
es necesario convenir en que Cuba independiente necesita
gastar de cincuenta A sesenta millones de pesos cada aflo
en la vida normal de la repfblica, 6 dejar de ser un pueblo
liigoo de sus antecedentes con Espiaa y de la situation en
que Dios lo ha colocado.
Para lo primero es forzoso que duplique sus ingresos.
g Y c6mo ha de hacer este milagro atacando en sus insti-
tuciones su pingiie production Al contrario: las rentas de
Cuba independiente, solo por el hecho de serlo, mermarian
al pronto lo m6nos la mitad de lo de ahora; y en este caso
todos los elements que habrian de conservarla como nos-
otros la tenemos, desaparecerian con el prestigio que hoy
disfruta, por much que trataran de impedirlo sus nuevus
gobernantes.
Las consecnencias ent6dces serfan lamentables. Cuba
arrastraria la vida entire l8nguida y desastrosa de su inca-
pacidad, como la que arrastran Santo Domingo y Vene-
zuela y la supremacia sobre ella y sobre toda la familiar














hispano americana la ejerceria la Am6rica del Norte, sin
el respeto que hoy le impone la bandera que flota sobre
Cuba.
4 Lo dudan los lectores de EL CRONISTAI Pues recuer-
den el 6xito respective de las expediciones pirAticas de
Walker A la Am6rica Central; de las cuales la primer y
la segunda pusieron en gran peligro la libertad de aquellos
pueblos, y por haber teuido Espafia en Cuba lo que tenia
que perder, fue por lo que se iniciaron desde Europa las
gestiones que anularon la tercera, y qne dieron A Houduras
la gloria de la cuarta *.
En resftmen : Cuba podria ser ahora y perseverar inde-
pendiente, por consecuencia del milagro de que no se con-
virtiese acto continue en otra Hayti, 6 de que no la absor-
viese la America del Norte: pero muchos milagros habrian
de suceder para que, al realizarse y al perseverar aquel
suceso en las actuales circunstancias, no fuese en detri-
mento de Cuba y de toda la America espafiola.
Pues bien : pudiendo ser Cuba independiente con des-
tino mas noble, con una mission providencial para los pue-
blos de la raza de sns progenitores, & no abruma la con-
ciencia de nuestros adversaries el daho que hace a su pa-
tria su actitud, cuando tanto bien pueden hacerla para no
future no lejano En el articalo sigaiente ser6mos mas ex-
plicitos.
















El author hala con perfect conoelmiento de asusa; pues hallAndose
en Paris, cuando Walker fu6 la tercera vez a la Am6rioa Central, tom6 una
part muy active en las gestiones que se hioieron ent6noes en Europa, con
el impulse official del senor de Marcoleta, representante alli A la sazon de
Nicaragua.



























XL


De las demostraciones expuestas y de los herhos consum- dos se destaca el
or'gen verdadero de nuestras opiuiones.-Demostracion.-Estado mi i-
tar de Cuba al estallar la insurreccion.-Confianza de Espa!ia en la
lealtad de la isla.-Activisimas gestiones de los cons;pir dores, basadas.
en d'cha confianza.-Division territorial de la isla.-Parte leal.-Parts
insnrreeta.-Poblacion respective de una y otra.-Comparaoiones y
resdmen.-Verdadero caracter del espiritu piiblico en la isla.
Tan s6lidos son los arguments con que hasta aqui he-
mos procurado demostrar que la independeucia de Cuba
en sus actuales circunstancias la arrastraria A la mns la-
mentable postaacion en que se hubiese visto pueblo al.
gono, ora los negros la sometiesen A sn asqueroso predo.
minio, ora los yankees la tomaran para si, ora los blanco
logrAran gobernarla como se gobiernan las dos rep6blicas
Svecinas que son A Cuba mas afines en clima, terreno, y
poblacion, que no hay mas que echar una mirada A la ea-
tadlisticA y otra 6 la historic de sus alteraciones para for-
tificar nuestros reparos; no con estos 6 los otros acciden-
tes, mas 6 m6nos expresivos del espirita de aquella so-
ciedad, sino con las demostraciones m46os controvertibles
que puede dar de si la ciencia humana.
En efecto, las opinions de EL CRONISTA no son snyas;
son un palido reflejo nada mAs de la opinion mas general
y acreditada que en Cuba prevalecia y prevalece : y para
que no se diga que este aserto es arbitrario y que no lo
podriamos do ninguna manera- demostrar, dedicaremos
este articulo A su esclarecimiento con las pruebas positivas
que exige Fu importancia; quiere decir, con los ndmeros
que la estadistica contiene y con los hechos que la historic
patentiza.













Poco pensaba Espaia que en Cuba hubiera de ocurrir
to que ha ocurrido, A juzgar por las exiguas fuerzas mili-
tares que tenia en la isla al estallar la insurreccion. Al
contrario, hallindose empefado su tesoro con el Bauco de
]a Habana por una cantidad respectable de dinero, consu-
mida en las empresas dominicana y mejicana, habia for-
mad la intention el gobierno de Madrid de saldar su com-
promiso,'haciendo economics en el ramo de la guerra, que
era en Cuba el mas cuantioso y el m6nos productive.
Con este objeuo, pues, al ej4rcito de la isla no se le en-
viaban desde hacia much tiempo sus reemplazos natu-
rales; de suerte que siendo su plantilla ordinaiia de veinti-
cinco mil hombres sobre poco mas 6 m6nos, tenia escasa-
mente efectivos doce mil, cuando el grito mal6fico de Yara
hizo al gobierno de Espana comprender el grave error en
que incurriera.
Ni un soldado tenian las poblaciones de los carwpos,
desde Punta Maisi hasta el Cabo San Antonio, ni habia
guarnicion en las cabeceras de distrito que llegase siquiera
a la mitad de su ordinario contiugente; y como la isla es
tan extensa y son tan vastas sus atenciones militares, A
las plazas de guerra les sucedia lo que A las cabeceras de
distrito; tampoco tenian la mitad de la guarnicion indis-
pensable para hacer frente a un alzamiento.
Vino el de Yara y cogi6 A todo el mundo de sorpresa,
porque en seguida enderez6 su rumbo a la plaza de Bayamo
y la tom6; y la insurreccionse propag6 en el sentimiento
y en las obra.s de sus aficionados con la mayor impunidad,
desde un extreme al otro de la isla.
El caso no era para menos; pues tauto como Espafna
descansaba en la lealtad de Cuba, justamente, como los
hechos lo han probado y cada dia mas lo corroboran, los
sediciosos estaban trabajaudo en sa fatidica intention
desde algunos alos anteiiores, y todo lo tenian p:epa adlo
para lanzarse A pelear, como despues lo han dicho solem-
nem(nte en sus folletos.
Conviene much fijarie en el contrast de las disposi-
ciones y de los hechos resprctivos, para el mejor escare-
cimiento de la hibtoria; pues es evidence que si la mayo-
ria de aquellos insulares aspirase a emanciparse de nues-
tra nacionalidad, como todos los dias se pregona, habria
podido hacerlo ent6nces, sin que Epafia tuiera tiempo
de impedirlo.
Esto sentado, vamos A ver en la estadistica los funda-
mentos que tenia en Cuba la nefanda insuriecciou; pues
6 la 16gica no es 16gica, 6 habi6ndose establecido las pre-













misas de la argumentacion con la mayor puntualidad, las
consecuencias que resultan de este exAmen no pueden ser
mas naturales ni mas justificadas.
En tres departamentos y en treinta y dos inrisdicciones
estaba dividido A la sazon el gobierno de la isla : de aque-
llos es uno el oriental, que arranca de la line imaginaria
de Gibara ~ Manzanillo, pasando por Holguin y por las
Tunas y yendo terminar al Levante en Baracoa; otro el
central, que va desde la misma line imaginaria hAcia Po-
niente, atravesando el Camaguey y acabando en Cinco
Villas; y el tercero es el antiguo departamento occidental,
que abarca tado el resto de la isla, hasta el extreme final
de Vnelta Abajo.
Lo de Yara, ya lo dijimos, puso en armas en seguida el
departamento del Oriente, con las importantes excepcion-
nes de sus respectivas cabeceras, que alzaron pendones
por Espata, y de los muchos espafoles que vivian en el
campo'y que a las mismas cabeceras se retiraron en se-
guida. A poco secund6 el movimiento el CamagiiUy con
gran pujanza, dejando, no obstante, de nuestro lado las
ciudades de Puerto Principe y Nuevitas; y mas tarde al-
ganos msess, tambien la insurrection did de rechazo en
las montafas de las Villas, ya alli may desvanecida y en
exfguas proporciones.
Por aladidura result de la historic quo los insurrectos
han hecho esfuerzos inauditos para sublevar la Vuelta-
Abajo; pero en ella se encuentra el espiritu espalol tan
arraigado en los.hijos del pais, que cuantos faccios)s se
aventuraron A probar fortune en la comarca, perdieron alli
las i:usiones con la vida, impulsos de la lealta I de los
que eran en la sangre y en el nacimieuto sus hermanos.
Un estado de la poblacion de los distritos rebelados y
otro de los que permanecieron lea!es A la f6 de su patria
y sa familiar, ofreceran en este punto gran canudal de ilus-
tracion. Hagamoslos pues, como inconcusa demostrac:on
de nuestra t6sis, con las modificaciones que la mas several
imparcialidad nos aconseja en el trabajo.
Dijimos que el departamento oriental secund6 el grito
de Yara acto continue, y he aqui las jurisdicciones que lo
forman y el nimero de habitantes que tiene cada una. Ba-
racoa 10,800; Bayamo 31,336; Santiago de Cuba 91,351;
Guantdnamo 19,421; Holguin 52,123; Jiguani 17,572;
Manzanillo 26,493, y Tunas 6,823. Total ocho jurisdicoio-
nes con 255,919 habitautes.
Del departamento central no podemos considerar mas
que dos jurisdicciones completamente sublevadas, que son













Puerto Principe y Nuevitas; pues en todo lo demas, desde
Moron hasta el extreme oecidente de las Villas, naoi6 la
insurreccion con tan escasos elements, que ya estA pacifi-
cada, y cuando esta existia en su apogeo, ap6nas se atre-
vi6 a salir de las mas Asperas montadias, que en aquellos
distritos son enormes.
Puerto- Principe figure en la estadfstica inmediata
anterior A lo de Yara con 62,527 habitantes, y Nuevitas
con 6,376, 6 sean 68,903 entire las dos; con que agregando
esta suma A las de la part del Oriente, resultan 324,822
habitantes en las jurisdicciones sublevadas.
El hecho positive de haber secundado el movimiento
una parte de los campesinos de las Villas, nos obliga A ser
un tanto generosos con nuestros enemigos en las concesio-
nes que les hagamos en el c6mputo; tan generosos, que lea
demos por adicta A sn causa la mitad de la poblacion total
de otras seis jurisdicciones, incluyendo en ellas Sagna.
Al efecto s6pase que Cienfuegos tiene 54,034 habitan.
tes; Remedies 47,247, Sagua la Grande 51,986; Santa
Clara 52,644: Sancti Spiritus 45,707, y Trinidad 37,509.
Total 289,124. La mitad de esta suma es 144,562, que agre-
gada A la poblacion de los distritos insurrectos, da un con-
junto de 469,384.
Pero es el caso qne todas las cabeceras del territorio
puesto en armas, exceptuando Bayamo, se decidieron por
Espafia en la contienda, como era natural, viviendo en
ellas la gente mas distinguida, mas ilustrada y que mas
tenia que perder; y aun que sea positive que hubo cuan-
tiosas personales excepciones de frivola y disipada juven-
tud, estas no deben estimarse, puesto que tampoco estima-
mos las de los espafoles del campo A favor nuestro. De-
d6zcanse, pues, del conjunto de las sumas anteriores los
habitantes de dichas cabeceras, A saber : Baraoa 2,364;
Cuba 36,491; Guantamano 1,735; Holguin 4,954; Jiguani
1,347; Manzanillo 5,643; Tunas 1,840; Nuevitas 2,208 y
Puerto Principe 30,585, 6 sean en todos 87,167, y vendre-
mos A parar en que la poblacion maxima en que los insur.
rectos de Cuba apoyaron su representation y sus gestiones
no excedia de 382,217 almas, con las exageradas concesio-
nes que hemos hecho A su favor en esos nfxmeros.
i Qi6 diferencia en la partida que da de si Cuba Espa-
iola! Porque teniendo Bahia-Honda 12,773 habitantes;
Bejucal 23,748; CArdenas 50,465; Colon 64,217; Guana-
bacoa 26,213; Guanajay 39,843; Gilnes 62,462; Habana
190.332; Jaruco 37,571; Matanzas 79,913; Pinar del Rio
68.926; San Antonio 33,886; San Crist6bal 28,977; Santa













Maria del Rosario 8,046; Santiago de las Vegas 15,850,.6
Isla de Pinos 2,087, result que solo en los distritos donde
la insurrection no tuvo ,i"gun eco hay 745,289 almas.
Ahora agi6guense las 144,562, mitad de la poblacion de los
distlitos de las Villas y de Sagna, y las 87,167 que hemos
eliminado de las otras cabeceras, y result que la poblacion
do Cuba que no quiere ser ahora independiente sq compone
de 977,018 almas, contra 382,217 que al tiempo de estallav
la insurreccion parece como que opinaban lo contrario.
Algunos, porque los cubanos emigrados andan gritando'
y propalando por ahi que los alborotos de la isla consti-
tuyen una question de Cuba contra Espafia 6 vice-versa, lo
han creido sin mas examen ni consulta y se han puesto en
seguida de su lado por un impulso generoso. A estos les
recomendamos que lean EL CRONISTA y que compulsen los
datos cientificos que acabamos de exponer, para que en-
tiendan que no hay tal question de Cuba contra Espafia;
sino de una insiguificante y desatendada minoria de la lo-
calidad, que se ha sublevado contra la mayoria de sn tierra
y de sa patria.
Tememos cansar much A los lectores entrando hoy en
otras consideraciones importantes de que este trabajo no
puede prescindir, y asi los remitimos al ndmero siguiente,
que completarA el pensamiento de este articulo.


























XII.


Huevas probanzas.-ta poblacion insurrecta de Cuba no solo es la mas
exfgua sino que tambien .es la mas pobre.-Demostracion.-Division
territorial de la ila por secciones.-Tierras en caltivo--Idem sin culti-
var.--iqueza de las que pertenecen A leales.-Idem 6 dibtritos insur-
rectos.-Proporcion relative y absolute entire unas y otras.-Consecuen-
cia indeclinabla & favor de la lealtad de la mayor y mas valiosa part
de la isla.
No corresponderia bien nuestro trabajo al objeto que se
ha propuesto demostrar en el articulo anterior, quiere de-
cir, a la manifestation absolute y terminate de que la isla
de Cuba no aspira a separarse de Espafia por ahora, y si
dnicamente una exfgua minoria, que intent imponer eu
vo!untad a la isla y 4 todo la nacion, 6 faerza de perseve.
rar en el esoAndalo, sino amplidramos las pruebas emitidas
con los complementos conducentes A una demostracion in-
contestable. Reanudemos, pues, nucstra tarca, siempre
compulsando la estadistica, que es la ciencia del analisis
en la historia del progress 6 del atraso de los pueblos.
Dijimos, y lo hemos plenamente demostrado, que las
tres cuartas parties poco m6nos de la poblacion total de la
isla de Cuba esthn de acuerdo con uosotros; pero como
podria suceder sin ser milagro que aquellas no fuesen las
mas importantes ni mas ricas, pues muchas veces la mas
minima. cantidad es la mejor en la representation de una
colectividad determinada, se nos figure que no abusamos
de la paciencia de nuestros suscritores procediendo hoy A
demosti ar que no se verifica tal circunstancia en este caso,
sino muy al rev6s; pues los distritos sublevados en Cuba
contra Espafia no solo tienen una poblacion relativamente
exigua, sin.o que en riqueza material va'ea much m6nos
que los otros. Demostremos esta proposition con datos ab-













so'utamente positives, cii6ndonos A la misma operation que
pari los cleulos del articulo anterior hemos planteado.
El total de las caballerias de tierra del departamento del
Oriente, con la-agregacion de las de Puerto Principe y
Nuevitas, concediendo que todas estas son jurisdiccioues
completamente sublevadas, lo cual es much conceder, se-
gun lo que de Santiago de Cuba, GuantAnamo y Baracoa
sabe en contra todo el mundo, es de 272,741; y las Villas,
con la agregacion de Sagua, arrojan tambien la cautidad
de 190 036 caballerias. Dando de estas la mitad A las ju-
risdictiones sublevadas, el Area que se pudiera atribuir A
los rebeldes en el apogeo de su ya tan mermada insurreoc
cion, monta en caballerfas de tierra 367,759.
No dir6n nuestros contrarios que no andamos generosos
en la superlativa concession que les hacemos en cuanto a
territorio; pues coustando toda la isla de Cuba de 629,886
caballerias de tierra, result que es algo mAs de la mitad
lo que les dams.
Pero este dato, aun cuando fuese positive, que no lo ha
sido ni lo es, sino en virtud de la generosidad con que en
nuestro trabajo procedemos, abogaria en contra de las as-
piraciones de nuestros adversaries, en la misma propor-
cion que se demuestre con los nfimeros la menor riqueza
relative de tan vastos territories.
En efecto : en esas 367,759 caballerfas de tierra por
donde vagaron los facciosos cuando la insurrection estuvo
en auge, hay en cultivo de todo g6aero de frutos 16,809; y
como el total de las que se cultivan en la isla es de 54,102,
result que el territorio donde la insurreccion no tuvo eco,
aun con ser mas limitado, tiene en cultivo trees tantos y
medio mAs que aquel, si no nos engaa a a alitm6tica.
Debemos advertir que de las 16,809 caballerfas de tierra
cutivadas que A los distritos sublevados concedemos, 4,200
pertenecen A la mitad del cultivo de Sagua y delas Villas,
cuyos terrenos productores nunca los ha dominado la fac-
cion, y cuyos distritos ya 6stAn pacificados.
No se eche en saco roto esta advertencia; pues de ella
se puede deducir que las jurisdicciones donde el movie.
niento de Yara tuvo arraigo, se reduce A las de Oriente
con Puerto Principe y Nuevitas; cuya Area total de 272,741
caballerias de tierra, solo tiene en cultivo de todo g6nero
de fratos 12,609; el 5 por 100 de su total escasamente.
Tambien, separando el Area de las Villas y de Sagua, de
las jurisdicciones donde nunca ha penetrado poco ni much
la faction, sino para poner en evidencia la lealtad de sns
industriosos habitantesresulta que hay en estas 166,999













eaballerfas de terreno, de las cuales se cultivan 33,092; de
suerte que la proportion entire el terreno general y el calti.
vado de las jurisdicciones leales Espana es de un 20 por
100 poco m6nod.
Podriamos con esto dar por terminado -el andlisis de la
importancia respective de las juri;dicciones sublevadas y
leales, si no f.era por el ijemor de que Algnien nos puIiera
reargiiir, manifestando que puede ser mas rica una juris-
diccion quo tenga en cltivo m6jnos Area de terreno que
otra que tenga much mas, si valen tambien mas los frutos
de aquella que los de esta.
Sucede tal cosa con frecuencia en otras parties, y en la
isla de Cuba podria suponerse como regla general; ha-
biando quien tiene gran empefio en que prevalezca su ca-
pricho por encima de las proposicioies mas formnales. Pero
como nosotros.nos hemos empeflado en no dejar al aire
ersos diseursos, puesto que tienden a difundir y d propager
una idea salvadora, vamos a exponer la dltima prueba que
para afirmarlos nos acude, atajando de antemano aquella
replica.
Los products mas vaiosos que en Cuba se coPechan y
se explotan son el azdcar, ante todo, el aguardie:te, las
miles, la cera, el caf6 y el tabaco. Los demas no consti-
tuyen en rigor articulos de comeroio general, puesto que
son grants, viandas, legumbres, frutas y otros g6neros que
en la propia isla se consume.
Pues bien : en los articu'os quw acabamos de citar figu-
ran los distritos que a la insurreccion le concedemos con
los signientes resultalos : 6;197,783 arrobas de azucar,
desde blanco a raspadura, siendo las cinco sextas parties
de la tercera calidad, quiere decir, de mascabado, y solo una
duod6cima part de azdcar blanco; 27,971 pipas de aguar-
diente; 41,138 bocoyes de miel de caf a; 305,085 barriles
de miel de abejas; 30,377 arrobas de cerra; 445,439 arro-
bas de cafe, y 226,371 cargas de tabaco.
En las demas jurisdfcciones que perseveran con Espafia,
los products de la estadistica official que compulsamos
sbn asi: 36;422,876 arrobas de azdcar, de las cuales solo
trece millones son de mascabado y mas de diez y seis
millones son de azicar superior; 96,162 pipas de agnar-
diente; 340,357 bocoyes de miel de canla; 269,653 bari!es
de miel de abejas; 38,043 arrobas de cera; 296,103 arrobas
de cafe y 129,209 cargas de tabaco.
El resultado de esto es que los distritos leales produce
seis veces mas azdcar que los otros, y que la calidad com-
paiabiva de este fruto, quo es en la riqueza de la isla el













principal, eleva la diferencia 6 favor de los que se mantie-
nen por Espaia A otras seis veces mas, quedando cortos
en el cilculo.
En el aguardiente son tres veces mayors los product ,
de las jurisdicciones leales, y seis veces tambien mas gran-
des en ia rmiel, juntando la de caia y la de abejis y nivelan-
do la diferencia en sus valores. La cera da un cuarto nadi
mins de ventaja a favor de los leales; dos quintas parties
pioducen mi6os do.caf6, y casi una mitad tambien m6nos
de tabaco.
Pero contra la diferencia negative de.estos dos iltimos
reglones debemos hacar dos advertencias impoitantes, A
saber : quo los cafetales del distrito de Guantanamo se
han adherido y mantenido por si solos a favor de nuestra
causa, con muy contadas excepciones, y que el tabaco que
se cosecha en Vuelta-Abajo, quiere decir, en los districts
espafioles, es por regla general cinco 6 seia veces mas va-
lioso que el que se cosechaba en Vuelta-Ariba, 6 sea en las
jurisdicciones sublevadas; de suerte que la diferencia ne-
gativa traducida a pesos duros fi onzas de oro, es tres 6
cuatro tantos mis A favor nuestro.
De todo lo dicho se deduce que si la poblacion de las
jurisdicciones leales est~ en la proportion de tres a uho
con la de las jurisdicciones que suponemos insurrectas, la
riqueza es seis veces mayor en mas limitado territorio; y
para que se comprenda con esplenderosa claridad en qu6
consist tan extraordinaria diferencia, bastarAn los por.
menores del mas celebre de todos los distritos sublevados;
del quo tantas veces han Ilamado naestros ampulosos ene.
migos el rico y por excelencia civilizado Camagiiey; el cual
con tener una area de 82,409 caballerias de terreno, que lo
hacen el mas vasto de la isla, solo cultiva 1,318; de prados
artificiales tiene 5,478; son 37,960 de prados naturales, y
otros 37,647 son de bosques sombrios, de pelascosos eria-
les y de espesisima manigua, donde no halia nunca -pene-
trado huella humana, hasta que los insurrectos la convir-
tieron en su madriguera y su refugio.
Y hU aqui, digamoslo de paso, ya quo es oportuna la
occasion, en qu6 consist que no acaben los escandalos de
la isla, con la misma rapidez que acaba'ian en na terreno
qua fuese penetrable.
SSo nos figure que al leotor mas exigente no le debe que.
dar reparo alguno para comprend6r con cuanta d6sis de
verdad establecimos en el anterior articulo la proposition,
ya incontestable, de que lo de Cuba no es ni ha sido una
question de caricter general; sino la disidencia de unos














cuantos ambiciosos, que quieren saciificar exclusivamente
A se provecho el destiny future y glorioso de su patria.
Esto sentado y demostrado con razones y praebas sufi-
cientes, demos aqui al discurso algun -reposo, para conti-
niar por otra via mas franca esta question; que pues ya
debe excitarse la impaciencia, ansiosa de Ilegar A las de-
mostraciones de nuestra t6sis principal, just es que en el
articulo inmediato demos satisfaccion a nuestra obra, con
las consecuencias naturales que de los anteriores se
deducen.


4f


























XI.


Nuevas consideractones.-Prmrsonal de la insurreccion.-Lunar originario de
cada cabecilla,-Uarlos Manuel de C6spedes.-Francisco V. Aguilera.
-Los Figueredo. Peralta. Los Quesada. Los Agramonte.--Los
Agiiero.-Los Arango : su disidencia en la cnestion.-Los Varona.-
Sniguilf.-Los Cavada, los Villegas, Jesus del Sol y Villaamil.-Arre-
dondo y su catastkofe.-Goicuria, con sus antecedentes, sus compro-
misos y su fin.
Del curio de los anteriores raciocinios para demostrar
que Cuba no esta en armas contra E spaia, ni siquiera en
el camino de aspirar A una independencia premature, que
la arruinaria acto continue en cualquiera de las forms
que ya hemos insinuado, acuden & la mente ot as conside-
raciones importantes que no se deben eliminar de esta ta-
rea. No porque ellas determine la manera ni la oportuni-
dail de como y cuando puede ser Cuba independiente, que
es el punto objetivo A donde vamos; sino porque dan c n
mas fuerza a conocer otra proposition importantisima que
hemos sentado antes de ahora: aquella de que las opinio-
nes que en estos discursos emitimos no son nuestras, sino
de la poblacion general de la isla de Cuba, con muy raras
y desantorizadas excepciones.
Es de tal magnitude esta material, tierfe tanta y tan in-
fluyente conexion con la t6sis principal de que deriva, que
ann despnes de que este trabajo subyugase a las inteligen-
cias mas refractarias A la luz de la verdad, quedaria viva
la question de sentimiento a favor de una aspiracion co-
lectiva que no existe, pero que artificiosamente se ha infil-
trado en la creencia universal, y que es necesario desvane-
cerla A todo trance por las vias del andlisis, para que no
se explote en contra nuestra.
Hay digresiones, y esta es una, de cardcter tan luminoso,
tan indispensable y tan urgente. que A veces ocupan el













espiritu con fntimo interest y con absolute independencia
de la base del discurso, haciendo lo accesorio principal
en beneficio de la question que se ventila.
Por esto, pues, obedeciendo A los mandates de nuestra
obligacion, con un fin muy diverse del que la malicia nos
pudiera atribuir, reanudemos las probanzas de los dos 1il-
timos articulos, pasando una revista al personal mas dis..
tinguido que en la insurreccion ha figurado, para demos-
trar que no era forastero de los distritos insurrecto sino
en ellos nacido. Esto conso'idarA la actitud que atribuimos
al resto de la isla, y nos facilitarA desvanecer otras hip6te-
ris y destruir cargos injustos que hasta ahora con cierta
fortune han circulado de parte de nuestros detractors.
Figura el primero en su concept el c6lebre Carlos Ma-
nuel C0spedes; un abogado de Bayamo cuyas dotes cien-
tificas no vamos ahura a discutir; ni siquiera el estado de
sus intereses econ6micos, que dicen algunos que no era
muy boyante cuando di6 el grito de Yara. Lo que desea-
mos que conste es el pueblo de.]a naturaleza de Cirlos
Manuel C6spedes, para que se vca que este individuo no
tiene ninguna conexion con los distsitos que han perseve-
rado en Cuba leales A la patria de sus antecesores.
Lo mijmo le sucede a Francisco V. A guilera, el que se
titula vice president de la republica de odba con la mayor
formalidad : pues aunque es vistago de una ilustre rama
de espafioles, en 1I isla arraigados desde hace much
tiempo, 61 y todos los individuos de su larga parentela na-
cieron en los distritos donde estall6 la insurreccion, y A
ellos limitaron de ordinario su vida y sus negocios.
Tambien los Figueredo, del departamento del O iente,
siempre haa figurado en la escala relative de su importan-
cia personal deutro del Area concedida en este trabajo 4
los rebeldes, content's de no irla aA confundir en mas ex-
tenso circulo, con la de otras entidades por todos concepts
superiores.
Fuera de esos tries apellidos, no recordamos ningun otro
que merezca la pena de mentarse en la vasta extension
desde Yara I Baracoa: A no ser que citemos tambien A
Peralta, que fu6 de Holguin, y que de entire el valgo sal-
gin otros nombres m6nos importantes que 6ste todavia.
Del departamento Oriental al vastisimo potrero de las
ochenta mil caballeiias de tierra sin cultivo que so titula
el rico y civilizado Camagiiey, no hay mas que nn paso; el
cual lo daremos en seguida imaginariamente, para ver el
personal de los cabecilas que hubo alli capitaneando a los
facciosos.













FaB el primero Quesada, ~'quien en gracia de la s6ria
entonacion que hemos dado 6 esta tarea, no le llamaremos
el perfnclito, ni analizaremos las causes que lo han llevado
6 la faccion, hallandose fugitive y pregonado en edictos
oficialem, por un delito ordinario de'mal g6nero. Es natural
de Puerto Principe, lo mismo que su hermano, quo figara
igualmente como sofa-cabecilla, bien que lo hagan uno y
otro desde muy 16jos del campo de la lucha; por lo cual y
por las circunstancias de su naturaleza, sobre todo, result
que no tienen ni hau tenido ninguna relacion con los dis-
tritos espailoles; y que su f6 por la causa de Cuba inde-
pendieute es de tan rara cualidad, que bien podriamos du.
dar si consiste en sus respectivas opinions 6 en la respon.
sabilidad personal de su delito.
Tras de Quesada pondremos & Agramonte, con todas las
derivaciones snba'ternas de'su apellido y su familiar que to-
maron parte active 6 pasiva.en la faccion, y de las cuales
a!gunos individuos se han virado 6 nuestra banda, desen-
Sgafados y arrepentidos de lo absurdo de sus aspiraciones,
y otros han huido definitivamente a tierra extrafia.
Los Agiiero son tambien de importancia relativa en esa
malhadada insurreccion que ha puesto 6 Cuba a dos pasos
del abismo, del cual sus propios hijos contribuyeron y con-
tribuyen a salvarla. Pero los Aguero son tambien cama
giityanos, como los Queaada y Agramonte; de manera que
tampoco nos puede su rebeldia convencer de que represen-
tan en la aspiration intempestiva de Cuba independicnte,
A ningun distrito de la isla de los que perseveran con Es.

Los Arango han tomato igtialmeute part active en el
alzamiento de EU tierra, bien que nunea'en el concept
que lo hicieron los demas ; y como no fauron escasos los
parciales que acudieron al amor de su prestigio A udirse 6
la faccion camagiieyana, otra consecuencia importaute so
deduce de esta consideration; y es quq habia en aquella
un dualismo tan marcado de opinions, que biea pudi6ra.
mos apropiarnos de su fuerza lo m6nos la mitad, puesto
que los Arango nunca aspiraron A hacker la isla indepen-
iente; sino A obtener conuesiones liberals, en mas 6 m6.
nos c.ntidad y tambien ma4 6 m6nos oportunas, dentro de
la patria de sus progenitores.
De aquella inmensa y despoblada comarca de la isla
otro noble apellido di6 a la insurreccion ,u contingent :
aludimos A la familiar de Varona, de la cual alguuos j6ve-
nes de vida er ante y licenciosa se echaooa tambien A al-
borotar, mai ganosos de conjurar la miieria A que estaban


* ,













abocados ea. la repfiblica del Norte, que de hacer la ven-
tura de u patria.
Dicese per ahi que en la faccion eran valientes; ann-
que much es puede escatimar de su character A esta
noble calidad Lo cieito es que del teatro de la lu-
cha se escaparon A la primera coyantura que les hizo pro-
picia la occasion; y esto prueba que ademas de no haber
nacido en los distritos de la isla declarados por Espaia,
tampoco es muy sCli la su fB en la conveniencia de la causa
qae hbiaan abrazado,
i, Cmo, sino, se explicaria que, perseverando con las ar.
mas en la mano otros hombres m6nos conceptuados de va-
lor, los Varona anduviesen por tierras extranjeras, uno es-
peculando honradamente con la ciencia adquirida en las
aulas etpafolas, y otro explotando sus ridiculas hazanfas,
con las larguezas de algunos mentecatos ?
Seria difuso este trabajo si citAra a otras personas de
los distritos aludidos, a no ser que tomemos en cuenta al
imberbe Sanguili; un cadete atolondrado 6 seducido, que
se desert desde la Hrabana para unirse A los facciosos, y
que entire ellos logr6 tal cual celebridad, por haber tenido
A los primeros encuentros la desdicha de que una bala es-
pafola lo liiiara.
Vienen despues las Villas, quo es el linite A Occidente
por donde lograron los insurrpctos vagar mas de dos anos;
y en ellas los Cavada, los Villegas, el desdichado Jesus
del Sol y el todavia much mas desdichado Villaamil, son
los daicos nombres que han sonado como jefes. Naturales
todos ellos de aquella misma tierra que vi6 malograr sns
aventuras, except Villaamil, que naci6 A la otra banda
del Oc6ano, nos ofrecen un naevo testimonio de la unidad
de seutimientos que ha existido en los distritos de la mayor
par ialidad, segun se ha demostrado'en nuestro articulo
pentiltimo.
Se nos figura quo Arredondo procedia de la Habana;
para 6ite nada habia dado que decir de sa prestigio como
hombre de valer, hasta que, seducido por la creencia err6-
nea que A muchisimos engafia, de que en la isla es insur-
recta hasta la atm6sfera, se lanz6 a invadir y A querer suble-
var la Vuelta Abajo, 6 hizo nua expedition tan desastrosa,
que ni uno siquiera de los que la componian se pudo sal.

D De otro modo sali6 este pArrafo A luz on EL CRONISTA; pero derde en-
t6nces aci ha dado muestras Be;nbeta de ser much m6nos valieite de lo
que la farua le atribuye. Nosotros mismos hemos querido examinarlo con
las arwas; pcro el ha eludido el exmen, contentAndose con hacer use de
la pluma cuando ya el escribir no procedia.













var para contarla; bien entenrdido que aquel sangrierito
desenganfo se lo dieron los propios naturales de la isla.
En la esfera de los hombres importantes la sombra de
uno nada mAs se levanta A protestar de nuestra t6sis: la
del desventurado Goicuria, que por haber hecho casi for-
zosamente al Camagifey el fltimo viaje de su vida atribu-
lada, podria cualquiera sospechar que representaba en la
faccioni A la capital de Ja isla, donde se verific6 su naci-
miento .
Pero & qu6 representaba Goicuria en la aspiracion de
Cuba libre I Una reminiscencia de los proyectos de anec-
sion, acariciados en los tiempos de L6pez y Orittendem
para dar fuerza A los Estados esclavistas de la federation
americana. Lo que represent ann Macias, no en el tea-
tro de la lucha, aunque se title coronel, sino en el gritar
de los peri6dicos ingleses; muchos de los cuales si supie-
ran este dato, 6 si 61 no se mostrara tan ruumboso al re-
tribuirles la publication de las majaderias que escribe.y
describe contra Espatia, no se prestarian tan propicios 6
sus lucubraciones.
Goicuria (en paz descanse, que hoy no tratamos de
ofenderlo) no habia vuelto A su patria desde ent6nces, ni
estaba orientado del espiritu que en ella subsistia, sino
por interesadas y absurdas referencias. Fau, pnes, alla,
representante, cuando much, de sus antecedentes perso-.
nales, y compelido mAs que por su voluntad, por el presti-
gio de sus heehos anteriores. Conste esto para atajar
cualquier argument improcedente, y conste A los lecto-
res, ademas, que daremos fin A esta important digresion
en otro articulo.












No eabemos A punto ftio i era de la Habana 6 de Matanzsa; pero
Ambos casos dan lo miamo para la intention de eate disourso.






























XIV.

Relation entire la procedenoia .local y las ninclaoiones personales de la
gente baja que fu6 & la insurreccion.-Nuevas probanz'as de la absolute
divergencia de opinions entire los individuos de los distritos leales y
de las zonas sublevadaa.-Los incendios y su caracter en la lucha.-Su
significacion para estimar y deslind'ar la opinion piblica.-Sus resulta-
dos decisivos' favor de Espaia.-Fuerzas militares de oubanos espa-
soles contra Cuba independiente.-Los voluntarios.-Su fuerza nume-
ral.-Cu&ntos son peninsulares y cuAnt6s insulares, con pruebas
estadisticas. -Datos parciales del distrito de Matanzas. -Dilems
importantisimo para deslindar bien ambos campos y esclarecer de un
modn absoluto esta cuestion.-Caracter prominent de los jefes cuba-
nos de la militia voluntaria.-Idem de los tambien insulares que man-
dan tropas del eiercito.-Contraste con lo que sucedi6 en Mdjico.-Idem
eon lo ocurrido en la Am6rica del Sar.-Lo que de todo esto se deduce.
-Caracter de nuestras opinions.

Lo mismo que hemos dicho de los jefes del movimiento
extemporneo y alteroso de Cuba independiente, lo po-
driamos decir con mayor n4mero de daton respect 6 lo1
individuos inferiores de la insurreccion'en general; pues
aunque 6sta tenia en su apog6b una brigada que'se llam6
de Vuelta Abajo, siempre el ndmero de sus afiliados fu6
tan corto que nada hizo de provecho, hasta que se ex:tin-
gui6 completamente.
Convienen macho las aclaraciones. de esta especie en el
lugar en que se escriben, por razones oportunas al &xito
general -de la question; pues aunque no parece natural
que, faltando A la consigna del desatentado movimiento
los prohombres de las jurisdicciones mas ricas y mas civi-
lizadas de aquellosterritorios, hubiesen acudido ali las
mass en suficiente cantidad para dar tono local A la fac.
cion, todavia pudieran presumirlo algunos apreciadoree
obcecados, creyendo que an cAlculo estrat6gico no infs era


-'^*-- Wf '-' '













lo que habia limitado el terreno de la Incha A las jurisdic-
cioues sin cultivo, por ser para el caso mas propicias.
Pero un. argument nos ayuda al desprestigio de esta
hip6tesis, y es la 6rden general de incendio y destruction
que expidi6 el titulado president de la titulada repdblica
cubana, para avivar A ls morosos 6i unirse A su bandera,
y para quitar A Espafia en Caba todo linaje de recursos.
Si en la isla fuese insurrecta hasta la atmn6fera, como
algunos espiritus tenaces lo propalan, la insensata procla-
ma A que aludimos debi6 poner en evidencia la realidad
dle aquella frase. 1 Qua occasion mas propicia al entusias-
mo para dar fuego a Jo suyo y A lo ageno, aniquilando
adeinas al enem'g que aquella'en que asi se le ordena-
ba, queriendo con una extravagant imitacion, parodiar
A los heroes de Sagunto, los fugitives de Bayamo.
Pero los heheos, con elocuencia irresistible, acudieron
ea seguida A evidenciaer la realidad. Las jurisdicciones
mas ricas, mas populosas y mas civilizadas de la isla des-.
preciaron el mandate; y no.solo consolidaron asi su leal.
tad A la patria de sus nobles ascendientes, sino que se
aprestaron entusiastas 6 ]a lucha, engrosando cada cual
los batallones de sus voluntarios respectivos, y poniendo
los hombres A millares'en campaiia A favor nuestro.'
No hay para qud negar lo que decimos, ni siquiera es
possible disputarlo; siendo tan pfiblico, solemne y verdade-
ramente glorioso el proceder de los valientes escuadrones
de Guines, de los aguerridos batallones de honrados bom-
beros de la Habana, de las contra-guerrillas de cubanos
ospafioles que se constituyeron en servicio active perma-
nente desde las Villas hasta el extreme oriental de Bara.
Goa, y de todas las demas fuerzas ciudadanas que tan re-
sueltamente han contribuido A sostener estos cnatro afos
la bandera de Espania en laaisla de Cuba.
Puede que algunos se figure que estanos escribiendo A
nuestro antojo lo mas propic'o a esta area, sin dates con
que sea ficil demostrarlo ni documents en que se pueda
compulsar; pero como EL CRONISTA se ha propuesto no
aventurar de su consecha cosa alguna, sino acudir.al maite-
mAtico arsenal de la estadistica, que no tieue vuelta de
hoja, allA va lo que sobre este asunto ha averiguado, quc
es de imuchisimas importancia.
Hay de peninsulares en la isla 58,298 varones, de los
cuales deberemos suponer -que sean ninos y ancianos la
midad, incluyendo por afladidura A los inftiles para hacer
uso de las armas. De esto se deduce, con irresistible 16.
gica, quo la otra midad, tirando mucho,.es la quie figure en












los cnerpos voluntaries; quiere decir, 29,642 hombres es.
pafioles nacidos la otra banda del Oceano; y que como
dichos voluntarios asciendtn A mas de sesenta mil en today
la isla, pasan de 30,000 los insulares que figuran en aque-
Ilos batallones *.
A la mano tenemos otro libro mas terminante en la ma-
teria, que va A consolidar esta version de una manera irre.
futable. Es la estadistica parcial de los cuerpos volunta-
rios del distrito de Matanzas, uno de los de la isla donde
mas aglomerada se encuentra la poblacion peninsular; y
el cual, manifestando con nombres y apellidos y-con el pue-
blo de la naturaleza de cada uno, que hay en la jurisdiccion
2,933 hombres: alistados, revela ignalmente que 710 son
de la isla.
De este argument, annque se preste en cierto modo a
rebajar el c6mputo general que nos lo inppira, result el
siguiente dilemma, que-no puede recusarse: 6 hay en Cuba
60,000 voluntarios por lo.m6nos, como todos los dias to pro-
palan nue'stros contrarios en su abono, para dar mas im.
portancia a la faccion, en cuyo caso no es licito negar que
muchos mas de 30,000 son insulares; 6 todos son peninsu-
laras esos tan maldecilos voluntarios que ahogan en Cuba
el sentimiento national impregnado hasta en la atm6sfera,
y ent6nces plenamente se declara que no llega siquiera a
la midad, el total de los muchisimos advenedizos espanoles,
que dicen los innumerables emigrados que estan ariiados en
la isla contra ellos.
Afortunadamente podriamos sin trabajo y con mucbos
nombres propios. consolidar acto continue el primer caso
del dilema, pues solo de la Habana nos ocurre que vArios
jefes principles son de alli: el marquis de Aguas Claras,
Calderon, Ampudia, Olano, Sotolongo, y otros de no m6.
nos prestigio y nombradia que nos acudirian facilmente
A la memoria si 'quisi6ramos citarlos.
Pero viniendo A este camino, otra prueba elocuentisima
debemos tambien aprovechar, que form un contrast may
notorio con lo que en otras parties ha ocurrido de la Am6-
rica esipasola, at levantar su obediencia A nuestra pAtria.
Aludimos A los valientes jefes insulares del ejercito es-
pail~o que han tenido la fortune de asistir a e.a maldfica
campana que conmueve infitilmente la isla de Cuba, por
catida de algunos ambiciosos.

SDespues de haber publicado este artfculo en'EL CEONISTA hemos reei-
bido de la Habaua nuevos datoa, de los ouales result quo los volnutalios
dela isla son ya n1As de 80,000, y que los peninsulares forian an total de
28,000 esoasamente.












El general Ferrer, los bigadieres Ampudia, y Acosta y
Alvear; el coronel de igenieros Villalon, lo3 tenientes ea-
roneles Santelices, y Garcia, los comandantes Perez, Miche-
lena, D. Manuel Herrera DAvila y otros muchos que ahora
no podriamos citar, por la fragilidad de la memorial y por-
que compondrian una list interminable, son testigos elo.
cuentes de la imnpopularidad, la inconveniencia y el desmr6-
dito moral y material del movimiento que combaten.
En M6jico, v. gr., y en todos los paises hispano-america-
nos que se arrojaron A conquistar su independencia duran-
te el primer tercio de este siglo, los jefea y oficiales del
ej6rcto espatiol que de aquellos eran naturales, procedie-
ron de un modo muy distinto, y asi lo debemos declarar,
sin que por ello vayamos a hacer su apologia.
Capitanes del regimieato de la Reina fueron Allende,
Aldama y Abasolo; Iturbide se honrd con el entorchado de
brigadier entire nosotros, antes de hacerse emperador inme-
diatamente despues del plan de Ignala; .y D. Antonio L6-
pez de Santa Anna habia alcauzado del rey de Espafa
igual empleo, 6 era en nuestro ej6rcito lo m6nos coronel,
cuando se puso al servicio de la independencia de sn pAtria.
Necesitan nuestros lectores del continent hispano-ame-
ricano que agreguemos A esa lista los nombres de otros im-
portantes' caudillos que figuran en su historic Porque
Bolivar, Mosquera,. Castilla, y otros no m6nos reputa-
dos salieron del ej6rcitQ espaiol, y se pusieron en frente, de
sus antiguos'y valientes camaradas, por el. mismo con-
cepto.que en cnanto a Mejico hemos dicho.
i Qu6 pasa, pues, en Cuba, donde se pretend que es in-
surrecta hasta la atm6sfera, con los militares que estan en
igual caso, y que han hecho proezas de entusiasmoy de
valor, peleando al lado inestro en los cuatro afios de lncha
que Ilevamos ?
Pasa lo que nosotros hemos dicho y lo que tan abnndan-
temente se ha demostrado con los nfimeros: que alli no
hay.nada parecido A sentimiento national mas que en lo
que A favor de EspafBa se refiere: que Cuba es espaio.la,
con la minima exception de una insignificant y ya desa-
creditada minoria; y que las opinions que EL CRONsiTA
va emitiendo en este improbo trabajo so son de EL CRIOns.
TA': SON DE CUBA.





























SXV.


La actitud espaiola de la mayoria de Cuba no es mdnos question de conve-
niencia que question de se4timiento.--Progreso maravilloso de la isla en
los tltimos noventa aflos.-Comparaciones relatives del acrecentamiento
de la poblacion de Cuba y de la poblacion de la repfiblica de Washington.
-Inmigracion.-Extension territorial.-Contrastes positivos.- Conse-
cuencias favorables al bien estar hist6rico de Cuba.-Mas comparacio-
nes.-Cuba y Puerto Rico con relacion & Santo Domingo y a Jamayca.-
Los extranjeros residents en Cuba.-Sn carfctar en la cuestionjustifioa
la administration de Espafa en sus colonias.-Otros dontrastes y otros
datos.-Riquezas comparadas de Cuba y la repi.blica del Norte.-C6m.
puto de la extension territorial, de los habitantes respectivos y de la
riqueza que represent cada uno.-El estado actual de Santo Domingo
yde Jamayca destruye cualquiera replica fundada en la naturaleza
exceptional de las Antillas espa folas.

Ni otra cosa-podria suceder, en cuanto una aberracion
extraordinaria no se apoderase del espirita general de
aquel pais; pues aunque algunos ma16volos censores siem-
pre estAn deelamando contra el atraso moral y material 6-
que la administration de Espafia lo tiene reducido, tam-
bien es 6sta una proposicion que se debe esclarecer, para
que se vea la injusticia que contiene, y para quo se paten-
tice en otro concept la razon que asiste A los cubanos mas
numerosos, mas civilizados y mas ricos, para estar en la
lucha A favor nuestro.
Ningnn pueblo tiranizado y oprimido, como dicen algu-
nos que Espafia tiene A Cuba, progress en la forma y en
las proporciones que Cuba progress en los noventa ilti-
mos afios. Esto sentado en absoluto; pues si anadimos
que las condiciones climatdricas de la isla merman el ter-
cio de an inmigracion, todavia nuestro argument adqui-
rird una faerza prodigiosa en las comparaciones que vamos













d entabTar; siempre echando mano d la estadistica, para
que la faerza de estos discursos no decline.
Al tiempo de consumer an independencia la repfblica
'de Washington con 4;000,000 de almas A lo sumo,.tenia
Cuba 170,000 habitantes cuando mss; y en 1862, cuyos
datos oficiales compulgamos, y cuando habia acrecentado
sn poblacion este pafs i 31;000,000 de individuos, Cuba
tambien contaba ya con 1;400,000 habitantes pocos m6nos.
Ahora bien : para estimar lo que significant estos nime.
ros es forzoso establecer sus relaciones matemiticas; y
como de ellas result que a'los noventa aifos traseurridos
la repdblica de Washington multiplic6 por siete y tres
cuartos su primitive poblacion,.y por ocho y cuarto Cuba,
vendremos A parar en que la ventaja nos favorece en este
c6mputo de un modo absolute y sorprendente.
Y d6bese advertir'que en la federation americana no
tan solo se practice el aumento por los medios naturales
que los paises f6rtiles conceden A un pueblo morigerado en
sus costumbres y virtuoso.en las prActicas sociales, como
la repfblica de Washington lo fa6 en los cincuen ua aioa
primeros de sn vida,sino con el auxilio de la innumerable
inmigracion que de las naciones europeas llega aqui todos
los dias, y ademas con la vasta adquisicion de territories
que hicieron los trece Estados primitives, hasta llegar 6
los treiota y siete que tiene hoy, con la gente avecindada
en cada uno.
Cuba, en cambio, siempre sometida.6 la march acompa-
sada de su civilizacion y su trabajo y reducida. a sus natn-
rales limits, no ha podido dar el vuelo que di6, efectiva-
mente, este pais al acrecentamiento de sus' almas en los
dos filtimos conceptos. Y como la tirania, donde quiera
que se ejerza, no lleva sus consecuencia8 tan all que im-
ponga a la fuerza entire los sexos el decreto propagador de
nuestra especie, tal como. las sagradas letras lo consignan,
result quo el aumento de la poblacion de Cuba, por ter
tan superior al que obtuvo este pafs, revela un bien
estar en .la vida ce aquellos habitantes muy divers del
que nuestros 6mulos acusan, y del que permiten los go-
biernos opresorts y tir nicos.
Dicho bien estar se patentiza con otro dato que la esta-
distica revela, dado uoe la multiplication a'li de nuestra
especie se quiera atlibuir al influjo extraordinario con que
el clima y el terreno favorezcan el g6rmen de la vida en
los paises tropicales 6 en las Antillas 4 .lo mnos. Propo.
sicion que no se puede sustentar ante lo que en Santo Do-
Smingo y Jamayca estA pasando; como que. teniendo el











89

mismo clima y un suelo semejante entrambas islas & Cuba
y Puerto Rico, en ellas la poblacion ha deciecido de algun
tiempo A. esta parte en muy alarmantes proporciones.
Por consiguiente, el dato que vamos A citar es de una
importancia decisive en la question; como quo se refiere
A los once mil y doscientos extranieros quo estaban ave-
cindados en la isla cuando estall6 el motion de Yara, tan
contents y felices que aun en la isla perseveran; bien en-
tendido que 6,601, muchos mas de la mitad, han nawido A
esta banda del Ocario y de ellos 3,633 son naturals de
las reptblicas hispano americanas.
Esta aglomeracion de forasteros en la isla es una pro-
testa contra la falsa acusacion del caracte: que A su go-
bierno se atribuye; porque 1 qui6n pnede sustentar. que A
un pals tan oprimido por sistema, habian de acudir A ave-
cindarse con abundaucia relativamente tan pasmosa los
hombres mas libres de todo el universe ?
Donde el gobierno es opresor, eslo contrario lo que ocurre;
los naturales se van en monton A otros paises. No es 6ste
el motive principal que trade aqui A los irlandeses 3. Pues
de Cuba no habia sucedido que vinieran7 las gentes en
monton A averiudarse en este pals hasta que ocurri6 el
motin de Yara.
La riqueza fabu'osa de la isla, 6n relacion con la de la
gran federation americana, nos ofrece otios datos que de-
beros exponer y compulsar para aclarar mAs esta mate.
ria, y vamos A hacerlo.acto contfnuo.. Que pues es bar6-
metro del bienestar de un territorio la riqueza en que se
hallan sus vecinos, y de las condiciones esenciales de sa
administration y su gobierno depend en reilida'd que
aquella se acrecienie 6 se aniquile, ningun otro dato sert
tak oportuno como el que va a ocuparnos desde ahora.
Los products anuales que arrojaba en auba la esta-
distica de 1862 por todos los concepts de su riqueza in-
dustrial y material, son 305;919,875 pesos fuertes; y en
aquella misma 6pocala riqueza total (no los proda -tos de
la federation americana, que est;e dato no lo tenemos A la
mano) montaba 24,448;663,173 pesos. Calculando los.pro-
ductos de esta considerable cantidad al 7 por 100 cada
afio, para compararlos con los products de la is'a, result
que la rent de la riqueza general de la federation ameri-
-cana en el afio de 1862 se componia de 1,711;406,422 pe-
sos; algo m6nos del s6xtuplo de lo que Ouba producia.
Ahora consid6rese que la repfiblica de Washington tenia
veintidos veces mas poblacion que nuestra isla y ochenta
y seis veces mas de territorio, y se comprenderi la inmen-












sa ventaja que aboga en esta question A favor nuestro. Co-.
mo que de aquel c6mputo result que cada individuo produ.
cia en la federation americana 55 pesos poco mas, y en
Cuba 218.
No queremos llevar estascomparaciones al extreme de
la extension respective de entrambos territories; porque
habiendo dicho ya como de paso que la repiblica del
Norte es ochenta y seis veces tan grande como Cuba,
claro esta que la densidad. de la riqueza relative saldria
aqui tan mal parade, que hasta el hecho de exponerla se
podria tomar por un abuso.
Y qud: i supondrA algano que esto depend de las con-
diciones locales nada mas, y que con tal 6 cual gobierno
sucederia lo mismo en las Antillas ? Pues, lo repetiremos:
consfiltese A Santo Domingo 6 Jamayca, que son iguales
4 Cuba y Puerto Rico ; y si esto no precede por razones
que de ningun modo nos ocurren, consultese a Santo Do-
mingo nada mis en sus respectivas condiciones de colonia
dependiente de la corona de Castilla y de repfblica inde-
pendiente y soberana. .
No viven los pueblos de su riqueza nada mas : esto lo
sabemos de memorial hace muchos alos, conociendo lo que
vale la vida del espiritu, de cuya perversion tambien acu-
san A Espafa los que codician sus vastas posesiones; pero
como nada ha dle omitir esta tarea que sea procedente A
la question que ventilamos, dejaremos esta nueva proposi-
cion para otro articulo.





























XVI.


Otra fase.-Progieso intellectual de Cuba al nivel y aun superior & su ri-
queza.-Caricter hist6ri& de Espala en este punto importantisimo de
su sistema colonial.-Universidad de la Habana.-Sus asignaturas.-
Instituto superior de humanidades, dependientes de la Universidad.-
Cuerpo protesional de ambos planteles y juntas superior y local de
instruction pfblica.-La enseilanza de la isla casi exclusivamento ejer-
cida por cubanoi -Brillantes resultados que protestan contra la falta
de expansion en la vida del espiritu.-Ejemplos personales.-Compara-
clones elocuentes de civilidad y de instruccion.-Escuclas profesiunales
y preparatorias para todas las carreras.-Estado de la ensenanza en
Cuba comparado con el de la generalidad de la Am6rica espaiola.

La primer manifestacion de la vida del espiritu es el
estado intellectual que desarrolla en los pueblos la ense-
fianza; porque bien pnede una codiarca ser rica hasta un
extreme fabuloso, si la naturaleza la colma de todo g6nero
de bienes espontdneos, lo cual en Cuba no sucede, puesto
que su riqueza consist en su trabajo; y puede, sin em..
bargo, la cultural de la misma comarca ser tan infima, que
casi parezcan alli polos opuestos la 'iqueza y la cultural.
Tal, por ejemplo, sucedia en California cuando Ilegaron
A en colmo la explotacion y el laboreo de las minas. Lo
mas rudo ,del pueblo americano se aglomer6 en aquella
tierra, y no es licito dudar que .una rapida fortune com-
pensaba i cada individno su trabajo; mas en cambio tam-
bien es positive que alli la vida era un azar bajo el peso
del mas fuerte, y que la esencia de lajusticia y de la ley con-
sistia en la practica brutal, semi-salvaje, a que .llaman en
esta tierra ley de Lynch, para escarnio de la pfblica moral
y del progress.
Ahora bien : si la proposition que enoabeza estos ren-











92

glones no admite ningun g6nero de duda, y Ia inejor de las
Antillas, ademas de an riqueza extraordinaria, no cede en
estado intellectual A ningun otro pais del continent ame-
ricano, 4 no es forzoso deducir que la vida del espiritn
tiene en ella la expansion proporcionada a en civilizacion
y A su caricter, y que los cargos que se hacen contra Es-
paia en tal concept son viciosos y abusivos, puesto que
no tienen ninguna razon en que apoyarse I
Espana, que al hacerse se~iora de todo un nuevo mun-
do, ]o hizo en segnida participe de sn civilidad y sn saber:
que fund la mayor parte de los magnificos planteles de
enEeflanza que aun subsisten en casi toda la America lati-
na, y que di6 A los indigenas en ellos tanta y tan s6!ida
instruction que al cabo muchos fueron preceptores y hasta
rectores en los mismos, no podia hacer de Cuba en pleno
siglo XIX una excentrica exception; pues desde los pri-
meros rndimentos de la instruction elemental hasta el
doctorado en las carreras superiores, toda ensefanza se
puede en Cuba recibir, como es I )~uico y -notorio y como
no podrian negarlo ni siquiera los las discolos de nues-
tros adversaries.
Para corroborar nuestras ideas nada es tan convin-
cente como la" exposition official de los centros de ins-
truccion que hay en la isla; pues si con ellos demostramos
que, en efecto, abarcan todas las carreras profesionales y
cientificas 6 que el espiiitu human puede optar, y luego
con hourosos ejemplos personales damos testimonio de los
6pimos frutos que en la practice produce, sera necesario
convenir en que la r6plica A estas afirmaciones no podria
establecerse, sin atropellar una vez mas las consecuencias
de la 16gica.
Partiendo de una base que es tan fire -y entrando de
Ileno en la material, lo primero que salta a nuestros ojos es
la existencia de la universidad de Ia Habana, cuyas a- igna-
turas de faimacia, medicine, derecho cal.6nico y c'vil, am-
plia(ion y doctorado bastan para darnos una idea de la
instruction general que dicho establecimiento proporciona.
Tambien ee cnrs6 alli filosofia hasta el alo 1863; pero
un nuevo plan de estudios, expedido por el gobierno de
Madrid, separ6 este ramo de ensefianza de la snpeiior pro-
fesional, creandole ad woc nn institute. Por cierto que el
primer director, retribaido con sneldo, por supuesto, qne
coloc6 A sn frente el gobierno national, fu6 el comendador
de la 6rden de OCrlos III seflor don Antonio Bachiller y
Morales; hoy individuo prominent de la emigracion cn.
bana, que declama en Nueva York contra el constant ea-














clusivismo y la tenebrosa tirania que siempre ha ejercido
Espafia en Cuba.
Agregando ahora a esos datos algunos nombres propios
que con su ciencia los han ilustrado y los ilustran todavia,
se nos figure que nuestra proposition quedarA airosa en
cuanto a la Universidad de la Habana se refiere. Por
ejemplo : desde. el afio de 1842 hasta el de 1865, que es el
de la Guia deforasteros que estamos consultando, tomaron
en la capital de la isla de Cuba la borla de doctors, entire
muchas persouas mas 6 mrnos conocidas, las que. vamos A
citar, por el caraetsr que despues ban asumido dentro y
fuera de Espafa en los. acontecimientos nlteriores.
Don Federico Fernandez Vallin; don Ramon Zambrana;
don Joaquin Fabian Aenlle; don Ambrosio Gonzalez del
Valle; don Felipe Lima y Rent6; don Jos6 Igoacio Ro-
driguez; don Jos6 Manuel Mestre.; don Francisco F6sser
y Diago; don Antohiio Gonzalez Mendoza; don Jos6 Maria
C-spedes; don Jos6 Maria Trujillo; don Francisco Zajas
y Jimenez; don F6lil Giralt y Figarola; don Antonio
Mestre y Domnguez' don Luis Fernaiidez .de Castro;
doa Jesus Benigno G-tlvez y Alfonso, y don Federico
Echarte y G6mez.
Si fu6la de los individuos que acabamos de citar, algunos
de los cuales son agui dignos espejos de su ciencia y sus
studios, y no cambiarian lo que valen en sus respectivas
profesiones por lo que valen los mas acreditados de esta
repfblica modelo : si fu6ra de estos, volvemos a decir,
echamos una mirada A otros doctors .naturales de Cuba,
que ejercan aqui la medicine con general y justificada
aceptacion, dejando muy atrAs en los resultados prActicos
A todo el proto-medicato de la nacion americana; & con qu6
arguments se podria sostener la presion de un mal go-
bierno contra el desarrollo intellectual -de aquella isla, se-
gun alguuos incautos lo pregonan, difamando su propia
ilustracion y propalando una tirania imaginaria ?
Contested por nosotros los Arango, los Gonzalez Eche-
verria, los, Landeta, los GAlvez, los Illas, los Adolfo de
Varona, y otros muchos que habiendo venido aqui al acaso,
tal vez algunos.de ellos impregnados del error de una in-
suficiencia relative por exageradas relaciones, no solo en
breve tiempo se llevaron de calle la opinion de este pais,
conquistando reputaciones euvidiables, sino que A la vez
se debieron penetrar de que la aspiracion de fundirse en
la nacion amerieana para alcanzar mayor grado de instrue-
cion y de cultura,.es el absurdo mas complete que en OCba
pudiera acariciarse..













Para corroborar esta opinion esencialisima sobre el punto
parcial de la enseilanza,.no seria siquiera necesario acudir
A las demostraciones de la ciencia professional quo en las
catedras se adquiere, sine que basta el aspect general de.
los hombres bien edncados en las Antillas espanolas, para
entrar de Ileno en favorable parangon con los anglo-ameri-
canos que se encuentran en semejantes condiciones.
& Ceden lo nuestros A los otros, por ventura, en cortesia,
en talent, en instruccion, en las formas sociales. que exige
el trato human, ni en ningan otro accident de los que re-
velan la cultural del pueblo respective I
Pues de la tirania que sofoca y embrutece la vida del
espfritu no proceden semejantes resultados en ningun pais
del mundo; por much que pretendamos conceder A las
condiqiones naturales del suelo y de la atm6sfera para el
desarrollo espontineo del character, en lo que al pulimento
del individuo se refiere.
Y enti6ndase que esos felices resultados con que aquf y
en todas parties so demuestran, y la profnada solidez y el
extraordinario desarrollo que tiene en Cuba la ensenanza,
no consisten ya, aunque hayan consistido en otro tiempo,
en la calidad superlative de profesores forasteros; sino en
el magisterio que ejercian los propios hijos del pais antes
de que ocurriese Io de Yara.
La junta superior do instruction piblica de la isla en el
a6o A que aludimos se componia de tres secciones, y h6
aqui las personas que en ellas figuraban; don Ramon Na-
varro, natural de la Peninsula ; don-Joaqnin Santos Sua-
rez, de Trinidad de Cuba; seffor marquis de San Miguel,
de la Habana; don Pedro Agilero, ponente, con tres mil
pesos de sueldo, natural de Puerto Principe; don Francisco
Alvear, de la Habana; don Manuel FernAndez de Oastro,
de Santo Domingo 6 de la Habana, no estamos muy segu-
ros, aunque. podemos afirmar quo era de una de ambat
parties; don Jos6 Silverio Jorrin, de la Habana; don Flo-
rencio Y6benes, no sabemos de donde, pero aceptemos que
sea de la Peninsula; don Jos4 Maria del Castillo, de la
Habana; don Jos6 de la Luz Hernandez, tambien nacido
en la isla, don Jos6 Guillermo Diaz y don Ramon Hita,
ignoramos de qu6 part. Tambien es de la Habana don
Teodoro'Guerrero, ent6nces secretario de aquellajunta an.
prior, que ademas era jefe de seecion en el gobierno
supremo de ]a isl, con quii&entos pesos de s eldo me' .
sales.
Quiere deoir; que de los trece vocales de la junta supe-
rior de instraccion piblica en 1865, diaz habian nacido en













Cuba; mejor dicho : la direction de la ensefanza estaba
en las manos de los hijos del pais, con may raras excep-
ciones.
Ademas de la junta superior, tenian sus juntas locales
los pueblos de la isla, y he aqui los individuos que compo-
nian la'de la Habana. Don Domingo Garcia Velayos, can6-
nigo natural de Santiago de Cuba, con el cuantioso sueldo
correspondiente .as suagrada gerarquia; don Ramon Zam-
brana, habanero; don Jos6 Maria C6spedes, idem; 6ste
tambien disfrat6 siempre un sueldo pingiie en su calidad
de catedratico de nombramiento del gobierno; don Felipe
Lima y Rente, de la Habana; don Jos6 Maria de la Torre,
idemr; don Bernardo del Riesgo, no sabemos de qu6 part;
don Emilio Auber, francs; don Nicol s Azcrate, haba-
nero; don Jos6 Toribio de Arazosa, lo ignoramos; don
Antonio Ambrosio Ecay, de la Habana; don Juan Fran-
cisco Chaple, de algun punto de la isla; don Vicente Mar.
tinez Ibor, peninsular y don Jos6 de Villasante, idem, se-
cretario. Tambien aqui aparecen Ocho cubanos cuando m6.
nos de los trece individuos de la junta.
Prolija y enojosa seria la tarea de insistir en las demos-
traciones personales que pueden robustecer estos discur-
sos; mas no debemos omitir que de veintisiete profesores
que tenia la Universidad de la Habana en el afo de 1865,
-veinticuatro nada meios eran hijos del pais, retribuidos, se
entiende, con sueldos respetables. Entre ellos figuraban los
nombres de Jos6 Maria C6spedes, Giralt, Zayas, Gonzalez
de Mendoza, Jos6 Manuel Mestre, y no sabemos si algnn
otro de los que Inego se han tchado A declamar contra la
tirania, el exclusivismo, la ignorancia y todas esas tonte-
rias que de Espaffa se,refieren.
Quedamos, pues, en que la manifestation mas evidence
de la vida del espiritu no solo tiene en Cuba vasto campo,
sino que sn propagacion A la juventud escolar se encomen-
daba alas capacidades de la isla, desde la base elemental
de la ensefianza hasta las alas superiores.
Y para que se yea que no era aparente y rutinaria la
instruction, limitada al curso de las humanidades y A las
asignaturas de las carreras antedichas, convene declarar
que tambien hay en la isla escuelas profesionales y prepa-
ratorias para .todas las demas a que pueda aspirar la ju-
ventud en los diversos ramos de la vida de los pueblos.
Hay las profesionales para maestros de obras, de apareja-
dores, de agrimensores, de nfutica, de comercio, de ma-:
quinaria y de tel6grafos; y preparatorias de ingenieros de
caminos, canales y puertos, de ingenieros de minas, de in-













genieros de montes, de ingenieros industrials, de agr6no.
mos y de arquitectos.
Con esto y con la escuela professional de pintura, escul-
tura y grabados que tambien hay en la Habana, se nos fi-
gura que poco tiene que envidiar la isla de Cuba, en esta
was legitima ,y mas important manifestation de la vida
del espiritu, A la repiblica.mas civilizada.de todo el conti-
nente americano. Y en cambio, J cuintas repdblicas de la
Am6rica espafola se sentirin humilladas ante esta. leaf
exposition de la verdad, por verse mny a la zaga de Cuba,
tiranizada y oprimida, en el verdadero camino del progress
y de la civilization que produce la easefiana i...






























XVI.

Otra manifestoion de la vida del espiritu.-Armonfa del drden ffsico y
moral en la naturaleza humana.-Diversidad de caracteres y tenden-
cias aplicada al exdmen de la verdad social.-Errores politicos S fana.
tismos personales.-Su influencia en la question actual de Cuba.-Que-
jas ficticias.-Cuestion de derechos politicos.-Igualdad absolute de
peninsulares 6 insulares en las Antillas espafiolas.-Idem en la Penin-
sula.-Notoria injusticia de las quejas.-Su limitacion les quit la idea'
de character colectivo. Contrastan con el proceder de Espaia en
Cuba cuando mas alarde se hace de ellas.-Reformas hechas en la*
administration de dicha isla en los veinte iltimos aios.-Convocacion
de una junta informadora ante el gobierno de Madrid.-Influencia tras-
cendental de este paso en el 6rden politico de Cuba yPuerto Rico.-Pru-
dentisimes acuerdos del gobierno national, en consonancia con el
caricter de la mayoria de la junta.-Inoidentes pr6vios y consecuencias
naturales.-El espfritu pfiblico.-El espfritu impaoiente.-Inoportuni-
dad de la actual insurreccion, dado'el nuevo sesgo de la political espa
fola, de conformidad con los cubanos'reformistas.-7-Pactos y promeras.
-Falacia de algunos.-Recelos y natural recogimiento de *otros.-
Cambios radicales operados-en los mas.-L6gica con que se justifico
esta reaction. Argumentos contrarios. -La r6plica en el artioulo
siguiente.

A otras manifestaciones se ihclina la vida del espiritu,.
faera de la fundamental de la enseffanza; y una sobre todo
ha invadido impetuosa el earacter de la political modern,
con tantas y tan varias declinaciones, cuantas son n nchas
y distintas ignalmente las tendencies individuals de nues-
tra humanidad, retratadas enr los mWltiples rasgos del or-
ganismo fisico del hombre.
Dios, con magistral sabidurif, ha hecho visible la diver-
gencia universal de las pasiones, los seitimientos y el pro-
ceder natural de cada uno; manifestantio que asi como no
hay en todo el universe dos cuerpos ni dos fisonomias ab-
solatamente iguales, para que la responsabilidad personal












no se confunda en la unidad de nuestra especie, asf son
mtiltiples y various los rasgos de la vida moral de cada in-
dividno respect de los otros.
De estos principios eternos y absolutos, que no se han
cambiado ni se podran cambiar en todo el curso de los si-
glos, porque mejorar la obra de Dios es impossible si el
mismo Dios no la mejora, podria Aualquier just criteria
deducir que la verdad absolute de la forma social es un
arcano, fuera del 6rden natural de la familiar y de sus de-
rivaciones consiguientes en la ancha esfera de la vida de
los pueblos.
Y he aqui per qu6 6ls que blasonan de haber alcanzado
la verdad absolute en cuanto al 6rden politico y social de
'las naciones, son enrrealidad unos. fanAticos, adoradores
de si mismos mas bien que del hecho que pregonan ; pues
en la confusion de las pasiones del alma y de los extravios
de la mente, solo al fanatismo mas pertinaz y exagerado
se le puede ocurrir'la extravagancia de disputar para si
s61o el privilegio de invention de la verdad; siendo tan.
tae, tan contradictorias, tan desafines y tan vArias las ver-
dades relatives y aun los crasisimos errors que tambien
se pregonan en el concept de verdades incontrovertibles
y absolutas.
No se olviden estas definiciones, que sondde muchisimo
interest para lo que vamos 6 escribir, pesto que en uaba
penetr6 la divergencia de las aspiraciones encontradas que
han puesto on armas A una parte de sus hijos contra la
masa general de an patiia y. su nation; y en los extravies
de la mente y en el fatatismo personal se apoya el estado
de las cosas, mas bien que en ningun rasgo visible y de-
terminado de tal 6 onal necesidad de la vida del espiritu,
por todos igualmente -comprendida y prdclamada.
En efecto: una de las quejas que formularon desde haee
much tiempo contra Espaia algunas docenas de ambicio-
sos impacientes y alganos centenares de rudos ignorantes,
con el objeto de cambiar radicalmente el 6rden politico y
social de la isla de Cuba, era la que mas preotigio tiene en
las modernas sociedades, sinqque esto quiera decir que sea
la mejor ni ]a peeor. Alegaron que la isla carecia de dere-
chos cn el congress supremo de la patria; y como, en
efecto, no iban 6 61 sus diputados, ni la organizaci6n de
sus distritos era en un todo an!iogo al- sistema popular
que predomina en el espiritu modern, la queja tenia algu-
nos visos de razon, siempre que so quisiera prescindir de
ciertos rasgos muy notables de la localidad, que la ponen
en una situa-ion exceptional, 6 incompatible en muchisi.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs