• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Index
 Dedication
 Errata
 Introduction
 Proposición de ley del Excmo. señor...
 Sesión del Congreso de 23 de Marzo...
 Nuevos datos
 Instrucción para la limpieza y...
 Reglamento de los voluntarios de...
 Apendices






Title: Manual de instrucción militar y reglamento
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081266/00001
 Material Information
Title: Manual de instrucción militar y reglamento comentado para el instituto de voluntarios de la isla de Cuba
Physical Description: 6 p. l., 397, 4 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Spain -- Ministerio de la Guerra
Spain -- Ministerio de Ultramar
Cuba -- Congreso
Publisher: Impr. del Diario del ejercito
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1892
 Subjects
Subject: Armies -- Regulations -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Regulations   ( lcsh )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081266
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000600982
notis - ADC9990
oclc - 14870093
oclc - 24184138

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Index
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
    Dedication
        Dedication
    Errata
        Errata
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Proposición de ley del Excmo. señor General Pando
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Sesión del Congreso de 23 de Marzo de 1889
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Nuevos datos
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Instrucción para la limpieza y conservación del armamento
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Reglamento de los voluntarios de la Isla de Cuba, aprobado por R. D. de 7 julio de 1892
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Apendices
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
Full Text







* '^ -.


PARA EL


q.


INSTITUrO--' VOLUNTAIOS


DE LA


,-,, -~


SLA DE


C


HABANA
Imprenta del NASIO DEL W ,


"K 's*I
'4


UBA.


Comp


Ods t. s


I.
4


''


I


I 'I


re4
k..




- C- "





AINDIOFI



Dedicatoria.
Erratas.'
Introducci6n... ... ...... ...... .......... I 1
Proposici6n de ley del Excmo. seftor General
Pando......... ........... ..... ..... ... 5
Sesi6n -del-Congreso de 23 de Marzo de 1889... 11
Nuevos datos ................................ 15
Instrucci6n para la limpieza y conservaci6n del
armamento......................... ... 18
REGLAMENTO COMENTADO ....................... 29
Exposici6n....................... ......... 31
CAP. I.-Organizaci6n.......... ...... 34
: CAP. II.-Admisi6n de voluntarios.... 46
CAP. III.-Nombramientos de classes y
oficiales y Jefes.
Secci6n la.-Clases de tropa...... 53
,Secci6n 2a.-Oficiales ... ........ 56
Secci6n 3a.-Jefes.. ...... ...... 62
CAP. IV.- Vestuarij montura y arma-
mento.... ............... 64
CAP. V.-Banderas y estandartes...... 69
CAP. VI.-De la instrucci6n............ 70
CAP. VII.-Servicio, dependencia y lu-
gar en formaci6n............ 74
CAP. VIII.-Obligaciones en general y
de cada clase en particular. 88
Del voluntario ............ 92
Del cabo.......... ...... 96
Del sargento............. 99
De los furrieles y bandas.. 103
Del brigada .............. 104
Del official subalterno,.... 106
Del capitan.............. 106
De los Jefes............... 111
De los Ayudantes y Aban-
derados ................ 114
Del Capellan y del Medico 115
De los Veterinarlos....... 116
CAP. IX.-Subordinaci6n y penas...... 117
CAP. X.-Fueros, exenciones y recom-
pensas...... .. ........ 146










CAP. XI.-Licencias.................
CAP. XII.-Haberes y ccntabilidad.....
CAP. XIII.-Cuarteles.... .............
CAP. XIV.-Tratamientos y honors. ..
*CAP. XV.-Disposicicnes generales....
Apindice fim. 1.-Cuadro de inutilidades fisicas que
eximen del servicio ...........
Apendice ufm. 2.-Cartilla de uniformidad para el
Institute de Voluntarios.......
--.. Apendice nim. 3.-Reglamento sobre responsabili-
dad y resarcimiento por perdi-
da 6 inutilizaci6n de efectos y.
ganado en funciones del servi-
cio military.
Aphdice n6m. 4. -Instrucci6n tactica de los reclutas
de Infanteria y Caballerfa, Sec-
ciones, Compafila y Escuadr6n.
Aplindice nm. 5.-Prdctica de tiro................
Aphndice ium. 6.-Consejos de Guerra............
Apindice n6m. 7.-Procedimientos prdvios; para las
faltas, y gubernativos.........
Apndice nfim. S.,-Obligaciones desde el soldado a
Coronel................... ...
Ap6ndice n m. 9.-Competencia de la jurisdicci6n de
Guerra............... ... ...
Apndice nfim. 1O.-Ejecucion de las sentences. ....
Apindice nim. 11.-Ordenes civiles y militares......
Apndice iim. 12.-Medalla de constancia..........
Apindice ufim. 13.-Honores y tratamientos ........
Apindice im. 14.-Honores funebres..............
Ap6adice uim. 15. Leyes pena!es del C6digo de Jus-
ticia Militar *Tratado II.
Titulo I. Disposiciones generales.........
Titulo II. CAP. I.-De las penas..........
CAP. II.-Naturaleza y clasificaci6n de
las penas.................
CAP. III.-De la duraci6n de las penas..
CAP. IV.-Penas que llevan consigo
otras accesorias ...........
CAP. V.-De los efectos de las penas..
CAP. VI.-Efectos de las penas de la ley
coming .....................
CAP. VII.,-Efectos de las penas can6ni-
cas............. .......
CAP. VIII. -De la aplicaci6n de las pe-
nas.. ... ... .....de. .on -
Titulo III. De la-extinci6n de la responsabi-


J.


*166
168
174
177
178

181

191



203


225
241
247

255

289

329
341
346
349
.353
355


357
359

359
360

361
362

364

365

365









lidad penal................... 367
Titulo IV. De ]a responsabiida4 civil..... 368
TUuto V. Delitos cotitri La seguridadde la
Patria.
CAP. I.-Delitosde traici n............ 368
CAP. I.-Delitos de espionaje.......... 370
cAP. III.-Delitos contra el derecho de
gentes, devastaci6n y sa-.
queo......... ........ 371
Titulo VI. Delitos contra la seguridad del
Estado y del Ejdrcito
CAP. I.-Rebeli6h.... ................ 373
CAP. II.-Sedici6n. ................. 376
CAP. III.-Insulto A cen(inelas salva-
guardias y fuerza armada. 376 -
Titulo VII. CAP. I.-Insubordinaci6n
Secci6n la.- Insulto A superiores.. 377
Secci6n 2a.-Desobediencia ......... 379
Disposiciones comu-
S. las dos secciones
anteriores ........ 379
CAP. IL-.Extralimitaciones en el ejerci-
cio del mando
Secci6n la -Abuso de. Autoridad. 379
Secci6n 2a.-Usurpaci6n de atribu-
clones.. ............ 380
. itulo VIII. Delitos contra los fines y me-
dios de acci6n del Ejercito.
CAP, I-Abandono de servicio........ 380
CAP. II.-Negligencia.................. 381
CAP. III.-Denegaci6n de auxilio...... 381
CAP. IV.-Delitos contra los deberes del


.c ntin ela.................
CAP. V.-Abandono de destino 6 resi-
dencia.............
CAP. VI.-Delitos de deserci6n
Secci6n la.-Deserci6n simple.....
Secci6n 2a.-Deserci6n al extran-
jero................
Secci6n 3a.-Deserci6n con cir-
cunstancias califica-
tivas..............
Secci6n 4a.-Inducci6n, auxilio y
encubrimiento para
la deserci6n.......
t CAP. VII.-Inutilizaci6n voluntaria para
el servicio...............


382

382

383

384

384

385

385









CAP. VIII.-Celebraci6n de matrimonios
ilegales.................. 386
CAP. IX.-Delitos contra el honor mili-
tar.. ...................... 386
Titulo IX. Delitos contra los intereses del
Ejercito
CAP. I.-Fraudes........... .......... 388
CAP. II.-Falsificaci6n 6 adulteraci6n
de viveres para el Ejercito
y falta de suministro de los
mismos .................. 388
Zitulo X. Reincidencia en faltas graves.... 389
Titulo XI. Faltas y correcciones ..........
CAP. L.-Disposiciones generales....... 389
CAP. II.-Faltas graves................
Seccidn la.-Primera : deserci6n
simple................... ...... 391
Secci6n 2a.-Abuso de Autoridad. 392
Secci6n 3a.-De otras faltas gra-
ves......... ....... 393 /
CAP. III.-Faltas leves................ 396
Disposiciciones comu-
nes A los artfculos
anteriores.......... 397
Tarifa de precious de armas portAtiles de fuego
sistema Remington, y de sus piezas sueltas. 398




- A -


-. Pt:


?;


A los .Voluntarios de la Isla de Guba



LA REDACCO10A


del DIARIO DEL EJERCITO.


* .








:I*ArIr. A 19,,
ER.RATAS.

Pigs. lim. Ne. lber

5 37 a todos no es comidn.. todos nos es comun..
26 39 abturador ........... obturador ...........
55 15 asensos ...... ...... ascensos ............
57 26 harfamos............habriamos ........... ,
60 18 a...... ............. si......
62 15 arraige ............. arraigo.......... ....
79 16 potronos ........... patronos.............
83 24 suborbinase........ subordinarse .........
104 1 algunos y mdisicos... y milsicos algunos....
114 31 razonamientos....... rozamientos...........
116 26 Capitan ............ CapitAn General......
121 2 del artifulo,.10....... del tratado 1 ........
122 5 Oficiales Generales.. oficiales..... .........
183 5 corenas..... ....... c6rneas..............
20 amaos... .............ambos..................
214 38 inmedia ............ inmediata........ ....
216 9-10 prereptores ...... .... perceptores ........
217 24 dd que Ejrdto etrie....... del IjEreite qe st ......
223 6 sobreimiento........ resarcimiento........
239 1 esat ........... ..... esta ...............
2 tactiese ...... ....... tActicos ..............
3 conveniens ..... .... conveniente............
6 del.... .... ...... .... de .............. ....
266 20 declarar............ dedicar........ ....
31 Instituto ............ Instructor .
270 37 administrative ...... gubernativo..........
271 20 V. E. ........ ...... V. S. ......
276 4-5 debe esta llegar.. .. debe estar para llegar.
284 16 reglamentarios...... irreglamentaris .....
289 7 aconsejo............ aconseja ...... t.....
290 38 libieza ........ .. tibieza .. ... *. ........
295 2 ostuviesen.......... estuviese.............
304 3 eso.................. uso. ...... ..... ... .....
311 25 las tas............... las faltas...... ......
312 20 pronto..... .... . propio.........".....
348 12 disputaba........... disfrutaba ..........
369 44 pena de temporal... pme du tae timfl.......
386 14 acometa..... ...... cometa..........
390 10 represi6n............ reprensi6n..............
897 14 repr.esi6n.............. reprensi6n............





7-4







I .





INTROI)UCCION

El Diario del EjOrcito que asiduamente ha venido
ocupindose de las cuestiones que afectan al institute
de voluntarios, clamando por la implantaci6n de me-
joras y ventajas y por la necesidad de una reorgani-
zaci6n s61ida, no podia dejar sin exAmen detenido, el
nuevo reglamento, acerca del cual prodig6 tambidn
los esfuerzos con el fin de que se promulgase y de que
constasen en L1 los derechos demandados por la opi-
ni6n y la justicia.
Llegado aqul A esta Isla y puesto en vigor, era
ocasi6n de escudriflar un articulado para ver si satis-
facia. lo que se esperaba. Que no sucedi6 asi, lo
comprob6 la frialdad conque fu6 recibido, entire los in-
teresados, y la necesidad de inmediatas reforms,
cual la del fueroque suprimia, y que merced A gestio-
nes de los Coroneles y del Excmo. Sr. Capitin Gene-
ral don Alejandro Rodriguez Arias se restableci6 por
cablegrama.
Quedan adn en el nuevo reglamento muchos lu-
nares, que habrin de hacerse evidentes en el estudio
que de las modificaciones necesarias estA encomenda-
do A una comisi6n de Coroneles del institute, el que se-'
gin nuestrasnoticias; no tardarAmucho en tormularse.
Hemos de darlos A conocer cuando asi suceda; de se-
guro que entire ellas figure el otorgamiento de reales
despachos, que no se logra en el nuevo regfamento y
el derecho A ocupar destinos civiles, derecho adquiri-
do despu6s de multitud de aflos de servicio, que no se
comprende como ha sido pospuesto cuando anterior-
mente habia sido concedido en Cortes, y represent
una media equitativa; pues no se razona porque
causa ha de tener Inenos derecho A ocupar un destino
el que lo gana con servicios A la patria, que cualquier
advenedizo que lo consigue por favor 6 intriga.
Damos tanta importancia A este particilar,que nos
pareci6 impre cindible encabezar el libro con los an-
tecedentes que 6 1l se refieren, que consistent en la
proposici6n Pando dictando reglas para premier los .
ser'icios de los voluntarios, seguida de la discussion
que en el Congreso produjo y de las conclusions A









-2-
que se lleg6 en sesi6n d!l 20 de Marzo de 1889, favo-
rables A los intereses del patri6tico Instituto.
Aunque esa ley aprobada, fue pospuesta por el
Ministro Sr. Fabid, con un para en su dia que no lle-
g6 nunca, sirvi6 de base en el proyecto de reglamen-
to enviado a la aprobaci6n del Gobierno por el Excmo.
Sr. CapitAn General D. C4milo Polavieja, en el que
constaban esos derechos a destinos civiles al lado de
los RealesDespachos. Ello vendra, porque todo lo que
es just prospera al fin ) sale avante. Esperamos pues
el resultado satisfactorio de las gestioaes a que darAn
lugar las reforms al Reglamento que los Coroneles
propongan.
Despu6s y antes de comenzar el comento del ar-
ticulado nos pareci6 lItil insertar los datos que ya an-
tes habfamos publicado en el DIARIO DEL EJERCITO,
que comprenden un resume de los gastos oficiales
hechos por el institute, done se demuestra hasta que
grado lleg6 su desprendimiento en dpocas en que los
insurrectos sostenian aquf fratricida guerra, y cuanto
coadyuvaron los voluntarios A extinguirla. Y a conti-
nuaci6n nos pareci6 oportuno dar lugar a las reglas
dictadas por el Comandante de Ejercito CapitAn de
Artilleria D. Francisco Ceron, para la conservation
del armamento de los voluntarios, considerando que
este punto es de primordial importancia.
En cuanto al reglamento, nuestros comentarios
dan clara idea de lo que nosotros pensamos que fuera
practice para convertir A los voluntarios en verdade-
ras reserves de este Ejercito. Las consideraciones que
hacemos son hijas del mas acendrado cariflo hacia el
Institute que por su misma fuerza, nos obliga A hablar
con entera franqueza, poiiendo de relieve virtudes y
defects, para multiplicar aquellas aunque sean mu-
chas y anular los segundos por mas que sean pocos.
Asi se echarA de ver que en algunas parties cual
la relative A furrieles damos nuestra opinion leal y sin-
cera sin miramiento alguno, tal como entendemos de-
ben ser las cosas si se ha de llegar a un fin serio y
positive. Por cierto que la falta de conocimiento exac-
to de la organizaci6n del Instituto, que debieran echar
de menos los que en Madrid modificaron el proyecto
de Reglamento desde aqui remitido, se echa de ver
hasta en el detalle de comprender A los brigadas ea-
tre los que cobran sueldo, ademas de los furrieles y
cornetas. 4Es acaso que han de cobrarlo en lo sucesi-




;* -." ^ .'. ,.* '. r .*' .", t.'.-.r, *' 4 .. ,U .
* .




..-3-

vo? Porque en presupuesto, ni hasta ahora, suce-
dia asi.
Despuds de los comentarios' anfadimos abundan-
tes apendices, que constituyan un verdadero Manual
de InstrucciOn, tanto en lo que al servicio compete
como en lo relative a obligaciones, instrucci6n mili-
tar,.procedimientos, periasy castigos, recompensas,
etc., etc., de manera que en el texto de las pAginas
que siguen, encontrarAn los voluntarios todo lo que
necesitan saber para cumplir bien su misi6n elevada
y noble, encaminada at mayor prestigio de la naci6n
A que pertenecemcs.
Nos pareci6 convenient no involucrar en este
libro, el farrago de disposiciones, 6rdenes, circulares,
y demas jurisprudencia anticuada, porque s61o pro-
ducirfa el c6mbdo efecto de ocupar paginas, ahorran-
donos trabajo; A nada.-conducen, en raz6n A que
el nuevo reglamento resuelve de un modo official los
casos vulgares que ocirrir pueden, y para los mAs
complicados, dicho se esta, que se cuenta con los cen-
tros superiores. Etto, al mdnos, se adelanta con el
nuevo Reglamento, el que constitute por si una mejo-
ra grande que avaloraran ain mAs las reforms que
en 61 se introduzcan. Asi lo comprenden sin duda
los voluntarios de Puerto Rico, puesto que hemos
leido en la prensa de aquella Isla, que piden se haga
A ellos extensive el Reglamento de los de Cuba.
Por l1timo, si los pedidos que se nos hagan res-
pondan a las exigencias de una tirada, publicaremos
una Carttlla mAs compendiada adn que el libro pre-
sente y mAs econ6mica, a fin de que sirva para los
voluntarios rasos; ella quedaria reducida al Regla-
mento sin comentarios, aunque con modificaciones, y
A los apendices de Ordenanzas, instrucci6n y c6digo
de Justicia Militar que deban conocer.
R6stanos s61o, un innecesario recuerdo. El de que
este Diario, seguira siempre solicit, la march de
los asuntos que a los voluntarios ataften, impulsando
y apoyando lo que impulse y apoyo merezca.
LA REDAqCION.






5* . .-

-5-
"Proposicidn de ley del Excmo. Sr. General D. Luis
If. de Pando, dictando reglas para premier :
los servicios de los Voluntarios de Cubay Puer- .
to Rico.
AL CONGRESS. ,
Uno de los primeros, mAs sagrados d ineludibles
deberes de los pueblos es el de premier los grandes
servicios que en moments dificiles les prestan los
ciudadanos, movidos Anicamente por el magico re-
sorte del patriotism y sin otro estinulo que los que
nacen de la dignidad y el honor.
La benem&rita Instituci6n de Voluntarios de Cu-
ba y Puerto-Rico, nacida al primer asomo de peligro
para la integridad national en aquellos apartados "
territories Ospaloles, conservada v aumentada por
los masgenetisos impulses, hasta llegar A constituir
el mas invulnerable baluarte de nuestro poderio en
America, ha prestado, presta y estA Ilamada A prestar
servicios de tal magnitude, que no es fAcil empresa-la
de buscarle la recompensa merecida.
Sin embargo, algo puede y debe hacerse en su
obsequio; algo que si no un premio A que ninguno de
sus individuos aspira, constituya por lo menos un es-
timulo y demuestre una vez mas que la hidalga y ge-
nerosa naci6n espafola, jams mira con indiferencia
los sacrificios que por servirla y defenderla se imponen
voluntariamente aquellos de sus mAs esclarecidos
hijos.
Seguramente que ningdn espafiol que de honrado
entusiasta y leal se precie, podrA desconocer la alta
importancia de tales servicios y sacrificios tales.
Pero sign medio de este conitinuo batallar de la
political, que aqui absorve todas las facultades del es-
piritu, y con frecuencia dA lugar A que se olviden los -
altos hechos di abnegaci6n y virtud c vica que ljos ';
de la esfera de acci6n de estos partidos se realizan
en bien de aquello que A todos no es comdn y que to-
dos anteponemos a nuestros respectivos ideales, fuera
necesario recorder en este sagrado recinto, donde las
eyes se elaboran, los honrosos titulos de aquellos vo-
luntarios, bastaria trazar A grandes rasgos su brillan-
te historic que es la historic del valor llevado al he-
roismo, del desprendimiento elevado hasta la prodi- -
galidad, de la virtud realzada hasta el sacrificio.
2 2




-, 2- ." "A

....... ,.' . : .... _- . .- ., -' . .-. = ,... .,"... .









-6- -

Aunque en los afios de 1820 A 23, hubo en Cuba
Milicia national, dsta, ni por su organizaci6n ni por
el pensamiento que entraiaba, ni por los fines A que
respondia pudo considerarse como de indole andloga
A la de losactuales Voluntarios, cuyas primeras fuer-
zas se organizaron en la Grande Antilla al primer
chispazo de la insurrecci6n separatist, qjae conmovi6
aquella tranquila y morigerada sociedad en 21 de ma-
yo de 1850, con el desembarco de li expedici6n fili-
bustera acaudillada por Narciso L6pez.
HallAbase a la saz6n la Isla bajo el mando del es-
clarecido general don Federico Roncali, conde de Al-
coy, y siendo muy escasa su guarnici6n se agruparon
en torno de la Autoridad todos aquellos patriots A
quienes mas hondamente hiri6 en el fond. de su alma
el grito de fratricida lucha, organizindose inmediata-
mente con el simpAtico nombre de Nobles vecinos, cua-
tro batallones en la Habana, dos en S atiago de Cuba,
uno en cada una de las importantes poblaciones de
.Aatanzas, Trinidad, Puerto Principtf y Cienfuegos,
dos companies en CArdenas, una en Pinar del Rio y
otra en Manzanillo.
Estos cuerpos prestaron entonces servicios igua-
les, ya que no superiores, a los de la tropa veteran,
hasta que habiendo cesado por el comfin esfuerzo de
soldados y voluntarios, perfectamente dirigidos y
mandados por el Capitan General y demas autorida-
des y jefes superiores, las critics circunstancias.que
dieron lugar A la formaci6n de aqudllos, fueron disuel-
tos en 25 de Diciembre del mismo afio.
Pero aquel oportuno ensayo del General Roncali
dej6 muy elocuentemente demostrado que los volun-
tarios de la patria en Cuba, puestos siempre de una
manera incondicional al exclusive servicio de Espafta,
y ajenos en toda ocasi6n y circunstancias A los intere-
ses de partido, habian de constituir en todo tiempo
una inexpugnable barrera donde se estrellasen inde-
fectiblemente los criminals embates de los enemigos
de nuestro prestigio national y los perversos mane-
jos de los trastornadores del orden.
Asi lo comprendi6 sin duda alguna el celoso Ca-
pitan General D. Jose Gutidrrez de la Concha, cuan-
do en 12 de Enero de 1855, al tener noticia de la
expedici6n pirAtica que en los Estados Unidos se or-
ganizaba contra la Isla, public un bando apelando al
patriotism de todos los espafioles de 18 A 50 affos de





Y*:~ -.vg~i:
'1 ~ ~ .- -- .-


. --7-' "-7

edad residents en ella, para que acudiesea volunta;
riamente A tomar las armas y coadyuvar con el ejdr-
cito A la salvaci6n,de la patria amenazada.
Thmediatamente se reorganizaron las compalias
y batallones formados y disueltos cuatro aflos antes.
Y como el nfimero de los voluntarios alistados fuese
muy crecido, se organizaron en casi toda la Isla una
porci6n de cuerpos y fracciones sueltas, que desde el
primer moment rivalizaron en celo, discipline y bi-
zarria. asi-como en su constant afAn por distinguifse
en el desempefio de su patri6tica misi6n.
Acreditada una vez mas la excelencia de tal ins-
tituci6n, pas6 dsta por distintas organizaciones, pro-
gresando siempre, hasta que en los comienzos del afio
1869, con motivo de la Insurrecci6n de Yara, lleg6 al
mAs alto grado de su apogeo, labrando con el sudory
la sangre de sus afiliados, durante la lucha separatist
el nias elevado pedestal de su renombre y concuistan-
do con su ind6mita firmeza el mayor de sus titulos d
la gratitud national.
Movilizados en various puntos, y durante much
tiempo al lado de nuestros bizarros soldados, dis-
putandoles riesgos y privaciones, aquellos nobles
voluntarios, con su actitud imponente, con su des-
prerdimiento sin igual, con sus hechos nunca bien
encomiados, han realizado las mAs her6icas hazafas
y contribuido poderosamente a salvar aI Cuba de la
tremenda catAstrofe con que la amenazaban ilusos
extranjeros y esptireos hijos de aquella preciosa tie-
rra, que intentaban arrancar de los muros del Morro
y la Cabafia la gloriosa bandera espafiola, alli encla-
vada hace siglos.
Hoy cuenta el institute con 53,000 infants y 15
mil hombres montados, en que estAn dignamente re-
presentadas todas las armas 6 institutes militares, es
decir: con 70,000 hombres armados, equipados y sos-
tenidos de su propio peculio, disponibles siempre, lo
mismo para el servicio de guarnici6n que para el de
campafla, cuando fuere necesa io, que s61o cuestan al
Estado la exigua suma de 2C9.928 pesos, consignados
en presupuesto para el pago de sus haberes A furrie-
les y cornetas.
En cambio, los gastos que la institucidn ha oca-
sion ado y sufragandose ror si misma son tan enor-
mes, que difcilmente pcdieran calcularse.
Solamente las sumas que generalmente se cono-


I-.
.:..; -..,.i. L


'.'~~
'; --4

~-~fi
r.:
'&
i' :





r





-;...
e



I


:.i
5-
;i



LIC..
`.~i~r -
21



C
:
i!
i








:?
a









-8-
cen m.s, arrojan un total fabuloso, cuyo breve extrac-
to es el siguiente:
Pesos.

Coste del vestuario de la primitive orga-
nizaci6n en 1855................... 4,200,000
Modificaci6n y reform en 1860....... 720,000
40,000 fusiles Remington, adquiridos por
cuenta propia, A 22 pesos uno.. ..... 880,000
Gratificaciones A los movilizados en
1874..... ........................ 8.064,000
Haberes de banda y furrieles desde la
creaci6n hasta el afio de 1866, en que
principi6 A pagarlos la Hacienda.... 489,600

Total ...... 14.,60,60'0


Esto sin contar con el coste mensual de entreteni-
miento de cada batall6n, que aun sin incluir el ves-
tuario y equipo, que sufragan los individuos, se
calcula en 1,200 pesos en billetes, ni con las suscrip-
ciones colectivas hechas para el establecimiento del
cuartel de invAlidos, guerra de Africa, terremoto de
Manila, campafla de Santo Domingo, hospital de
Zaragoza, monument al marquis del Duero, inunda-
ciones de Murcia y Alicante, temporal de Vuelta-
Abajo y otras, ni tampoco con los donativos y sacrifi-
cios aislados y personales, que son cuantiosos 6
incalculables.
Puede, pues, asegurarse, sin temor 4 exageracio-
nes, que el institute de Voluntarios, ademAs de- las
privaciones, fatigas y penalidades A (l inherentes, y
del sacrificio de sus vidas que en holocaust de la pa-
tria han hecho sus afiliados, represent una suma de
50 millones de duros, product del trabajo, de la cons-
tancia y de la economic, donada por sus miembros en
defense de la mAs noble y sagrada de las causes.
Pues bien; la patria no puede permanecer indife-
rente A tantos esfuerzos y generosidad tanta, emplea-
das en su servicio.
Y aquellos honrados hijos del trabajo, sometidos
por su propia voluntad al rigorismo de las ordenanzas
militares, segdn los articulos 73 y 120 de su regla-
mento y orden de la Capitania general de 2 de di-







__ --


-9-
ciembre de 1872, considerados como reserves del
ejdrcito, consideraci6n que bien merecen por su disci-
plina rigurosa, su instrucci6n acabada y su noble es-
piritu miltar, tienen perfect derecho A que se les
otorgue alg.n aliciente mas que la medalla de cons.
tancia creada por Real orden de 23 de julio de 1882,
y que s61o pueden ostentar en sus pechos los que
cuenten diez aflos de inmaculados servicios en el ins-
tituto.
Es precise crear para ellos otras recompensas,
por mAs que su patri6tica abnegaci6n no las solicit
ni desee.
Fundado en estas consideraciones, y otras que
omite por no aparecer difuso, y deseando realzar el
brillo 6 importancia de aquel benemdrito institute,
otorgando nuevos premios a la inmaculada constancia
en 61, sin gravar en lo mAs minimo los fondos del
Estado, el diputado que suscribe tiene el honor de so-
meter a la aprobaci6n de la CAmara la siguiente.

PROPOSITION DE LEY.

Articulo 10. Los jefes y oficiales del institute de
Voluntarios de Cuba y Puerto Rico, al hallarse en
posesi6n de la medalla de constancia, que s61o se
obtiene A los diez aflos de servicios sin nota alguna
desfavorable, presentaran los despachos de sus em-
pleos, librados por el CapitAn general respective; A
dicha autoridad para su canje con Reales despachos
como tales jefes i oficiales del cuerpo, que S. M. les
otorga en premio a su lealtad, merecimientos y cons-
tancia.
SArt. 20. Los cmpleos que estos Reales despa-
chos represented, y los que despuds obtengan por sus
mnritos y servicios en el Instituto los individuos com-
prendidos en ellos, s61o podran anularse en virtud de
sentencia fire dictada por tribunal competent, 6
bien ror expresa orden de S. M., en cuyos unicos ca-
sos serAn recogidos y cancelados los titulos de su
otorgamiento.
Art. 30. Estos mismos jefes y oficiales podran
re tirarse, A solicitud propia, a los veinte aflos de ser-
vicio, conservando el uso de uniform y los fueros y
p reeminencias que segfn reglamento les corres-
pondan.
Art. 4. Lo mlsmo estos jefes y oficiales que los


;, -' ,". A '.





,- - /"




-10-

individuos de tropa que hayan adquirido 6 adquieran
.la medalla de constancia, al hallarse en posesi6n de
ella tendran derecho A obtener empleos civiles, poli-
ticos y administrativos en las mismas condiciones con
que seglia las leyes se otorguen A los del ejdrcito y
armada de las mismas classes a que ellos pertenezcan.
Art. 50. Por los Ministerios de la Guerra y Ul-
tramar se dictaran las disposiciones conducentes al
estricto cumplimiento de la present ley.
Palacio del Congreso, 20 de Diciembre de 1888.
-Luts MA. de Pando.




. -, .. ,. . .. -
v.w



-11-
SESION DEL SABADO 23 DE.MARZO.
Discusl6n del proyecto de ley, dictando reglas para
premiar los servicros de los Voluntarios de
Cuba y Puerto-Rico.
El senior Presidente: Abrese discusi6n sobre la
totalidad del dictAmen.
No habiendo ningin seflor Diputado que pidiera
la palabra en contra, se pas6 A la discusi6n por ar-
ticulos, y sin debate fud aprobado el primero que de-
cia asi:
"Articulo 1.0 Los jefes y oficiales del Instituto de
-Voluntarios de Cuba y Puerto-Rico, A los cinco aftos
de hallarse en posesi6n de la medalla de constancia,
que s61o se obliene A los diez aflos de servicios sin no-
ta alguna desfavorable, presentarAn los despachos de
sus empleos, librados por el capitAn general respecti-
vo, A dicha autoridad para su canje por Reales des-
pachos como tales jefes y oficiales del cuerpo, que Su
Magestad les otorga en premio A su lealtad, mereci-
mientos y constancia."
Se ley6 el segundo, que decia asi:
Art. 2.0 Los empleos que estos Reales despa-
chos represented, y los que despuds obtengan por sus
meritos y servicios en el Instituto los individuos com-
prendidos en ellos, s61o podran anularse en virtud de
sentencia firme dictada por tribunal competent, 6
bien por expresa 6rden de S. M., en cuyos finicos ca-
sos serAn recogidos los titulos de otorgamiento."
El sefior Secretario. (Alonso Martinez, don Vi-
cente): A este articulo hay una adici6n propuesta por
el seflor Martinez Aguiar, que dice asi:
"Los Diputados que suscriben rnegan al Congre-
so que se sirva adicionar el articulo segundo del dic-
tAmen de la Comisi6n referente A la proposici6n de
ley dictando reglas para premier los servicios de los
Voluntarios de Cuba y Puerto-Rico, con el siguiente
pArrafo:
"Los referidos despachos conferirAn A estos jefes
y oficiales las mismas preeminencias y derechos otor-
gados A los de milicias disciplinadas, que con el insti-
tuto de voluntarios constituyen las reserves del Ejer-
cito de aquellas Islas."
Palacio del Congreso 23 de Marzo de 1889.-Ma-
nuel Martinez Aguiar.-Fermin Calvet6n.-Gustavo






S* *..










-12-
Morales.-Anselmo de C6rdova.-Antonio Barroso y
Castillo.- Benedicto Antequera.- Primitivo Mateo
Sagasta."
El senior l'residente: La conisi6n manifestard si
admite 6 no la enmienda.
El senior Vdrgez: La Comisi6n tiene much gus-
to en admitirla."
Leida por segunda vez la adici6n, y hecha la pre-
gunta de si se tomaba en consideraci6n, el acuerdo
del Congreso fue afirmativo.
El senior Presidente: Abrese discusi6n sobre el
articulo con la emienda."
No habiendo quien pidiera la palabra en contra
se puso A votaci6n, y fue aprobado, en esta forma:
"Art. 20 Los empleos que estos Reales despa-
chos represented, y los que despu6s obtengan por sus
mdritos y servicios en el institute los individos com-
prendidos en ellos, solo podran anularse en virtud de
sentencia firme dictada por tribunal competent, 6-
bien por expresa 6rden de S. M., en cuyos inicos ca-
sos seran recogidos y cancelados los titulos de su otor-
gamiento.
Los referidos despachos conferiran a estos jefes
y oficiales las mismas preeminencias y derechos otor-
gados A los de milicias disciplinadas, que con el insti-
tuto de voluntarios constituyen las reserves del ejer-
cito de aquella islas."
Se ley6 el 30, que decia asi:
"Art. 30 Estos mismos jefes v oficiales podran
retirarse, A solicitud propia, A los veinte afios de ser-
vicio, conservando el uso de uniform y los fueros y
preeminencias cue segin reglamento les correspon-
dan."
El Sr. Secretario. (Alonso Martinez, don Vicen-
te): Hay una enmienda del Sr. Martinez Aguiar, que
dice asi.
"Los Diputados que suscriben ruegan al Congre-
so se sirva acordar que el art. 30 del dictamen de la
Comisi6n, referente a la proposici6n de ley dictando
reglas pare para premier los servicios de los volunta-
rios de Cuba y Puerto Rico, quede redactado en la
forma siguiente:
"Art. 30 Los jejes y oficiales del intituto de vo-
luntarios que con arreglo A la present ley obtengan
Real despacho, podrAn retirarse, a solcitud propia,




,- 0 8 R... _* .7 p : 1 ..





-13-
conservando el uso de uniform y los fueros y pree-
minencias que segun reglamento. les correspondan."
El seflor Presidente: La Comisi6n tiene la Pala-
bra y dirA si acepta 6 no la enmienda.
El sefior Pando: La comisi6n tiene el gusto de
aceptarla, y sustituira al articulo 3."
Leida por segunda vez la enmienda y hecha la
pregunta de si se tomaba en consideraci6n, el acuerdo
del Congreso fud afirmativo.
El seflor Presidente: Abrese discusi6n sobre el
articulo propuesto y aceptado por la Comlsi6n."
No habiendo ningdn seflor Diputado que pidiera
la palabra en contra, se puso a votaci6n, y fud apro-
boda en estos .trminos:
"Art. 20 Los jefes y oficialesdel Instituto de Vo-
luntarios, que con arreglo A la present ley obtengan
Real despacho, podrAn retirarse A solicitud propia,
conservando el uso de uniform y los fueros y preemi-
nencias que segdn reglamento les correspondan."
Se ley6 el 4(, que decia:
"Art. 4. Lo mismo estos jefes y oficiales que
los individuos de tropa que hayan adquirido 6 adquie-
ran la medalla de constancia y Rea;es despachos, ten-
drAn derecho a obtener empleos civiles, politicos y
administrativos, en las mismas condiciones con que
segtn las leyes se otorguen A los del Ejdrcito y Ar-
mada, de las mismas classes A que ellos pertenezcan."
BI senior Secretario (Alonso Martinez, don Vicen-
te): Hay una enmlenda del Sr. Martinez Aguiar, que
dice asi:
"Los Diputados que suscriben ruegan al Congre-
so se sirva acordar que en el art. 40 del dictamen de
la Comisi6n. referente A la proposici6n de ley dictan-
do reglas para premier los servicios de los volunta-
rios de Cuba y Puerto-Rico, se supriman las palabras
"y Reales despachos.
El seflor Presidente: La Comisi6n manifestarA si
acepta 6 no la enmienda:
El sefor Vergez: La Comisi6n la acepta.
El senior Presidente: Abrese discusi6n sobre ar-
ticulo con la enmienda."
No habiendo quidn pidiera la palabra en contra,
se puso A votaci6n, y fu& aprobado en esta forma:
"Art. 40 Lo mismo estos jefes y oficiales que los
individuos de tropas quehayan adquirido 6 adquieran
la medalla de constancia, tendran derecho a obtener


f









-14--
empleos civiles, politicos y administrativos, en las
mismas condiciones con.que segitn las leyes se otor-
guen a los del Ejercito y Armada, de las mismas cla-
ses a que ellos pertenezcan."
El senior Martinez Aguiar: Pido la palabra.
El senior Presidente: La tiene V. S.
El senior Martinez Aguiar: Para dar las gracias
A la Comisi6n por haber aceptado todas mis enmien-
das con las cuales se complete el propio pensamiento
que ha inspirado el dictamen, y consignar que las he
traido ante la CAmara por la circunstancia de encon-
trarme ausente do esta C6rte en los dias que se cons-
tituy6 y di6 dictamen dicha Comisi6n, pues de no
haber sido por tal motivo, las hubiera Ilevado al seno
de 6sta, la cual seguramente las habria admitido des-
de entonces con la buena voluntad de que hoy ha da-
do muestra.
Al Congress todo debo expresar mi agradeci-
miento por la significaci6n que tiene el acto que acaba
de realizar, de una alta demostraci6n de aprecio otor-
gada A los servicios de Voluntarios de Cuba y Puerto
iRico, cuyo nombre desde luego tomo, ya que me cabe
a honra de vestir su uniform, para asegurar que se
sentirAn reconocidos y satisfechos al cont6mplar co-
mo los sefiores Diputados les dedican su afectuosa
atenci6n y se ocupan en galardonar sus merecimien-
tos. Esta es, por si sola, una recompensa, seliores
Diputadcs, que ellos estimaran tanto como las mismas
distinciones y honors que se les concede en el pro-
yecto de ley."
Se ley6 el art. 50, que decia:
Art. 50 Por los Ministerios de la Guerra y Ulti a-
mar se dictarAn las disposiciones conducentes al es-
tricto cumplimiento de la present ley."
El Sr. President: Abrdse discusi6n sobre el
Art. 50."
No habiendo quien pidiera IP palabra en contra,
se puso A votaci6n, y fu6 aprobado'
El Sr. Secretario (Alonso Martinez, D. Vicente):
El proyecto de ley pasarA A la Comisi6n de correc-
ci6n de estilo.




.. -- .t- .. .., :




-15-

Nuevos datos.

El calculo que antecede y figure en la proposici6n
del General Pando, es muy corto. Son mayores los
gastos oficiales hechos por los Voluntarios; segdn se'
desprende de los articulos publicados en el Diario del
Ejdrcito, de 7 y 8 de Enero diltimo, donde se lee lo :
que sigue:
"Hace tiempo que venimos procurando acopiar .
datos acerca del Instituio, y vamos A empezar hoy ai
relacionarlos: aparte de las fatigas militares y de los
sacrificios que suponen en vidas y haciendas, es 16gi-
co que empecemos por indicar someramente los gas-
tos principles que la instituci6n ha sufragado de su
peculio particular para llegar A prestar servicios con
las armas en la mano.
Personas bien enteradas 6 informes numerosos
nos han conducido al siguiente estado que resume los
dispendios principles por los voluntarios hechos, con
cardcter official, pues aparte de ellos, hay otros muy
cuantiosos que no pueden precisarse por pertenecer a
la facultad privada que cada individuo tiene de ser
pr6digo en remediar males y tender A gastos de cor-
poraci6n, en lo cual fueron siempre espldndidos los
voluntarios,


RELACION de gastos aproximados al mi-
nimun, que han sido sufragadospor el
Institute de Poluntarios desde si orga-
nizaczdn.


ANUrS.


GASTOS. -


1855 Por el costo de vestuario, municiones arma-
mento, equipo pars la primers or-anizaoi6n
de todos los cuerpos que seformaron en la Isla $ 4,200.000
1860 Por la modificaci6n hechs al vestuario, arma-
mento y equipo................................. ,, 720.000
1869 Por el imported de 40.000 fusiles Remington,
& 22 pesos oro cads uno...........................,, 880.000

Suma y sigue.......... $ 5.800.000











-16-

ANOS. GASTOS.

Snma anterior....... $ 5.800.000.
Idem For imported de 40.000 uniforms & 10 pesos
en oro cada uno............ ..... ......... ,, 400.000
Idem For el imported de 40.000 fornituras 6 5 pesos
oro cada una; incluso la oficialidad........... ...,, 2C0.C0
Idem Por el gasto de la movilizaci6n de los batallo-
nes de la Habans I guarnecer las poblaciones
de la provincia de Pinar del Rfo................ ,, 360.000
1874 Por consecuencia de las movilizaciones del 10
y 5 por ciento con destino A operaciones de
campafa .................................,, 6,030.500
Idem Por el imported de los haberes de Bandas y
Furrieles, desde la creaci6n hasta el aflo de
1866, que principi6 la Hacienda A pagarlo... ., 489.600
1876 Por el imported gastado en la movilizaci6n de
los batallones de la Habana pars guaanecer
los fuertes y fincas azucarers de las Villas... ,, 360.000
1869 6 1891. Por el impor:e del gasto mensual de
los 60.000 hombres de que se compone el
Institute, por los concepts de limpieza y con-
servaci6n del armamento, reparaci6n del ves-
tuario, sombrero y demas equipo; incluso la
oficialidad, A 2 pesos en oro cada uno; 22 anos,, 31.680.000
1869 6 1891. Por el imported de los gastos para cl
sostenimiento de los 41 Batallones de infante-
ria, por los concepts de music, gratificacio-
ncs y material de oficinas, etc., 6 150 pesos
en oro cads uno; 22 anos........................,, 1.623.6 0
Por el imported de gastos andlogos de 13 Re-
gimientos de Caballeria 6 100 pesos en oro ca-
da uno; 22 salos...................................... ,, 343.200
Idem idem idem idem de 38 Escuadrones
idem 6 25 pesos oro cada uno; 22 aios....... 224.400
Idem idem idem idem de 62 Compafias suel-
tas, A 15 pesos oro cads uno; 22 afos........... ,, 641.520
Idem idem idem idem de 16 Secciones idem
a 10 pesos oro cads una; 22 afsos .............,, 42.240
Idem idem idem idem de una Brigada Monta-
da de Artilleria, 6 50 pesos en oro cada una;
22 afos................................,, 13.200

Total.................. ...... $ 47.208.260









-17-

SUSCRIPCIONES

de character pziblico en que han tornmado part

los voluntarios.


PHSOS.

Donado para estableeer el cartel de invdlidos........ 10.000
Id.ea pars la guerra de Africa. ............................. 273.045
Idem pars el terremoto de Manil ...... ....... ... .... 27.469
Idem para la guerra de Santo Domingo ............. 29640 ,
Idem para hacer un present de honor al Duque d
Tetui .................. ... ............................ .... 26.031
Idem para el Hospital de Zaragoza........................... 5.254
dem pars el mowumento del Marquds del Duero.. 4.646
Idem pars los inundados de Alicante y Marcia...... 116330
Idem pars los inutilizados en la campasia de Cuba... 17.872
dem para s reconstrucci6n de los departamentos
de Puerto Principe y Hogn......................... 8000
Idem para el temporal de la Vuelta Abajo.............. 3,300
Idem pars la instalaci6n del Oirculo Militar de la
Habana............. ......... .. ........... ...... 3180
Idem pars adquirir material da guerr* y reconstruc- -
ci6r de las fortalezas de la Haban.................. 35....344
Idem pars el monument de Crist6bal Col6dn.......... 1667
Idem para la inundadidn de Consuegra................ 1000

Total en ora ............ $ 62 778








Sd..









-18-
INSTRUCCIONES A LOS VOLUNTARIOS
PARA LA LIMPIEZA Y CONSERVAC16N DEL ARMAMENTO.
Por el Ccmandante do Ej6rcito, Capitan de Artilleria,
DON FRANCISCO CERON Y CUERVO.
La R. O. del 31 de Mayo del 1884, que dd reglas pa-
ra la conservaci6n del armamento en poder
de los cuerpos del Ejercito, es aplicable en su
esencia d los del institute de voluntarios; en
en ella estd inspirada esta cartilla, en la que
se ha procurado detallar prolifamente istas
reglas, con objeto de acomodarlas d la indole
especial del institute, para hacerlos fdcilmen-
te reallzables.

Apreciaci6n .iel estado de conservaci6n v limpieza
de un fusil 6 tercerola reglamentarios.

Un arma estard en buen estado de conservaci6n,
cuando todas sus piezas tengan las dimensions preve-
nidas (lo que determinalegalmente comoperito en los
Cuerpos, los maestros armeros examinados) ysus di-
ferentes 6rganos jueguen como es debido.
Para conocer el estado de limpieza de un fusil,
carabina 6 tercerola reglamentarios, se procede A
examinarla del modo siguiente:
Se observan sus parties exteriores: no ban de te-
ner las de acero 6 hierro manchas de herrumbre y
han de conservar el pav6n las que fueren pavonadas:
las maderas no ban de presentar manchas de hume-
dad 6 costras de suciedad.
Al montar el percutor y abrir el obturador se ha
de producer un ruido seco y metalico (han de cantor,
como se dice comunmente); si asi no sucede es sefial
de estar sucio el mecanismo interior.
Abierto el obturador; para examiner el interior
del cafi6n, se dirijirA el arma hAcia donde venga la
luz, y se mira por la recAmara. Esta parte ha de pre-
sentarse negra y con algtn brillo: el alojamiento don-
de entra el cord6n 6 cabeza del cartucho ha de estar
perfectamente limpio, y en sus aristas 6 esquinas no
ha de haber mellas 6 rebarbas; el extractor ha de




I - A . . " .
A 77


-19-
salir con facilidad y en su.alojamiento no ha de haber
-acumulaciones de un lodillo 6 pasta que forma el
aceite con la herrumbre. La parte rayada ha de apa-
recer brillante como la deja el paso de la bala, pero
este brillo no debe alcanzarse por el brultido, que ha-
ria desaparecer las rayas. No ha de presentar entor-
pecimientos el baiar el obturador y percutor y en
este Iltimo se ha de notar la suficiente fuerza.
La baqueta no ha de.tener herrumbre, ha de es-
tar limpia la rosca 6 tornillo que tiene en un extreme,.
no ha de presentar dificultad para desenroscarse y ha
de agarrar bien cuando se atornille en su lugar.
La bayoneta ademas de star limpia de 6xido, fi-
jandose en que no lo tenga el interior del cubo, ha
de conservar el pav6n, particularmente la hoja; y la
anilla ha de moverse con facilidad y ajustada.
Ninguna parte del arma ha de estar brufida, to-
das deben conservar el pav6n, en mejdr 6 peor esta-
do; si alguna de ellas se hubiese excesivamente lim-
piado hasta bacerlo desaparecer, debe volver 6
pavonarse por un armero inteligente; de no haber
posibilidad para ello, se dejard que poco a poco se
vaya tomando de color y se conservarA bien engra-
sada.


Reglas para la limpieza y conservacl6n del arma
y municiones en poder del voluntario.

El voluntario conservarA su armamento en el
buen estado que se ha descrito, observando los pre-
ceptos que se exponen A continuaci6n.
Todos los meses para presentarse a la revista que
se verifica en estos periods, practicard las operacio-
nes siguientes:
Quitar la grasa del exterior con un trapo bien
seco y limpio, siendo preferible los de lana.
Con una tira de lana 6 lienzo bien seco y limpio,
de dos 6 tres dedos de ancho y una cuarta poco mas
6 mnnos de largo, pasado hasta la mediania por la "
abertura ui ojal que tiene la cabeza de la baqueta v
arrollandolo sobre esta cabeza, se forma una especie
de escobilla con !a cual se limpia la parte rayada. Pa-
ra ello se introduce por la boca del arma, se sube y
baja la baqueta, para que toda aquella parte sea re-
corrida por la escobilla hasta Ilegar A la recAmara,





j7-1 : .* ^


~..*-~ Y~yl
.?
r-'
i
'-' '.


i









-20-
dandole al mismo tiempo vuelta de modo que gire un
poco; y se mudan los trapos hasta que salgan limpios,
las veces que sean necesarias.
Para limpiar la recamara se forma una escobilla
como la anterior, y cogiendo la baqueta por cerca de.
la cabeza, se introduce por ]a boca de la recAmara y
se frota bien sus paredes, especialmente la parte que
esta cerca de las rayas que forma un estrechamiento
a modo de embudo. Con un palito envuelto en una
tira de trapo, se quita con cuidado toda la suciedad
que haya en el alojamiento para la cabeza 6 cord6n
del cartucho y en el extractor.
Terminadas estas operaciones con una nueva es-
cobilla, que se humedece un poco en aceite, se engra-
sa ligeramente el interior del cafl6n, 6 sea recAmara
y parte rayada.
Las parties del percutor y obturador que rozan
con el caj6n del mecanismo se limpian y engrasan de
nuevo con unas gotas de aceite.
Se pasa un trapo por la bayoneta, para hacer de-
saparecer la grasa que tenga la hoja, el codillo, el
cubo por su parte exterior 6 interior y la grasa espesa
que hubiera en la anilla.
Y asi el arma esta dispuesta para ser presentada
en revista.
Terminada la revista, se engrasan con bastante
cantidad, interior y exteriormente todas las parties del
arma, dando tambi6n grasa A las maderas.
Cada voluntario ha de tener para su fusil 6 ter-
cerola una funda de franela, de lana 6 de lienzo fuerte
y tupido, que se cierre con una jareta por la culata.
Esta funda tiene por objeto (R. 0. de 31 mayo 1884)
preservar el arma del polvo, que depositAndose por
capas, seca la grasa y absorviendo la humedad es
causa de oxidaci6n, y tambi6n evitar que se introduz-
ca tierra, arena, caliza y otros cuerpos extrafios en
el interior del cafi6n, como ocurre con frecuencia al
arrimar las armas a las paredes.
No se usarA el tapabocas, que impide la renavo-
ci6n del aire y da lugar a que la humedad que conten-
ga el encerrado cuando se puso el tapabocas, se con-
dense, adhiriendose A las paredes del Anima y oxidan-
dolas.
El uso de grasas 6 aceites de mala calidad es
perjudicial para la conservaci6n del armamento: de
ningn modo empleara el voluntario, sebo, petr6leo





" ':



-21-
manteca de coco ni otras classes que no son de con-
fianza. Se recomienda el aceite depurado que se ob-
tiene del modo siguiente: se calienta much el aceite
comdn: se funde aparte en un cazo, plomo en la pro-
porci6n de un cuarto de libra 6 mas por cada libra de
aceite: se vierte el plomo derretido esparciendolo en
el aceite calentado: se recoge el plomo y se repite la
misma operaci6n dos 6 tres veces. Si no se tiene plo-
mo no se empleard el aceite crudo; sino que be freiran
en l algunos ajos 6 miga de pan y se colarA por un
lienzo tupido.
La limpieza debe ser mas esmerada despuds de
haber hecho fuego. Inmediatamente despuds 6 lo
antes possible sin dejar transcurrir veinte y cuatro ho-
ras, se empaparb6 bien el interior del cafl6n con acei-
te- y se pasarAn trapos con la baqueta hasta que el
caf6n y la recamara queden sin ningdn residuo.
Si un arma esta muy oxidada 6 sucia, pero que
al montar el percutor y abrir el obturador se oye bien
marcado el ruido producido por la acci6n de los mue-
lles, lo que indica que no hay suciedad en el interior
del caj6n del mecanismo, se procede A limpiarla del
modo siguiente: Se empapa bien en aceite com*n in-
terior y exteriormente y se dejan pasar uno 6 dos
dias para que el aceite ablande el 6xido. Se frota bien
el interior y exterior, como se ha dicho, con trapos
secos y limpios hasta hacer desaparecer la herrum-
bre. Se destornilla el tornillo de sujeci6n de la Have
de ejes-pasadores de obturador y percutor con lo cual
quedan libres estas piezas que tambien se sacan. Con
un palito empapado en aceite depurado y que no go-
tee se engrasan las piezas contenidas en ese caj6n,
procurando no poner much aceite. Se empapa bien
en aceite el obturador, percutor y ejes; se secan res-
tregandolos con un trapo seco y se untan ligeramen-
te con aceite depurado 6 frito, Antes de volverlas A
colocar en su sitio. Para efectuar esto se coloca pri-
mero el percutor y se le pasa su eie; se monta como
para hacer fuego. se introduce el obturador, colocan- -
dolo caido sobre la recAmara cerrAndola, se baja el
percutor y se tantea un poco hasta que el eje-pasador
del obturador pueda entrar con facilidad; no quedan-
do mas que poner la Have de ejes y sujetarla con su
tornillo.

8


I




,,





-22-
Si las armas ademas de estar oxidadas y slcias
no cantan al montar el percutor y abrir el obturador,
y estas piezas se mueven con dificultad, much 6 po-
ca, hay que desarmar el fusil, lo que no sabra hacer
el voluntario en la mayoria de los casos, estando ade-
mas prevenido que esta operaci6n la haga un maestro
armero (R. 0. 31 mayo 1884): el arma serA entregada
al Capitan'6 Jefe de la fuerza que providenciara lo
convenient.

Las tercerolas no tienen baqueta, y en su lugar
trajeron de fAbrica unos limpiadores compuestos de
una escobilla de cerda y un cord6n de cuero: limpia-
dores que no se conservan. Para sustituirlo se esco-
je un cord6n 6 cuerda fuerte de double largo que el
cafi6n y de un grueso algo menor que el del dedo me-
fiique, y en un extreme se envuelven y amarran con
hilos unas tiras de trapo seco y limpio, de modo que
formen un resalte suficiente A lenar el anima. Para
usarlo se introduce la otra punta en la recamara, se
saca por la boca y se hace que recorra el Anima va-
rias veces hasta que quede limpia la parte rayada.
Para la limpieza de la recAmara se emplearA un palo
redondo de un dedo 6 menos de grueso y una tercia
de largo, al que se forma con trapos una cabeza en
una extremidad y con ella se frotan bien las paredes
de la recAmara, insistiendo en que se cuide quede li-
bre de herrumbre y bien engrasada la parte mas
pr6xima a las rayas en que se estrecha formando un
embudo.

Se recomienda la adquisici6n de las baquetas
divididas en tres trozos que usa la Guardia Civil de
Caballeria en esta Isla y que puede llevarse en un
bolsillo.

Los cartuchos han de atenderse con el mismo
cuidado que las armas. El voluntario al prepararse
para la revista vaciarA su cartuchera 6 canana; si por
llevar much tempo de contenidos en ella hubieran
criado una costra de verdin, los engrasarA bien, con
cualquiera grasa, buena 6 mala, los pondrA al sol dos
6 tres horas de las del medio dia, los limpiara esme-
radamente con un trapo seco y sin darles mAs grasa,
los repondra en su sitio. No omitirs este cuidado ain
cuando est6n.limpios los cartuchos.




S*-




-23-
Pnvenclones al voluntario para el uso de su anna.

En el manejo del arma debe evitar los choques,
caidas y fuertes golpes en el suelo con la culata, pues
la mas ligera depresi6n 6 falta de rectitud en el Anima
del cafl6n aunque sea A la vista imperceptible cuando
no se tiene much prActica en la observaci6n de estos
defects, altera notablemente los resultados del tiro,
haciendo incierto los disparos. Las restantes parties
del arma padecen mas 6 menos en su colocaci6n y
ajuste por efecto de los golpes, y pronto se aflojan
con ellos los tornilk s, especialmente los que enros-
can en la madera. Todas cuantas prevenciones y ad-
vertencias se hagan sobre este punto, nunca serAn
excesivas, pues de su observancia depend principal-
mente el que el armamento se mantenga en buen es-
tado de servicio.
Nunca ban de emplearse esfuerzos violentos para
introducir el cartucho en la recAmara; los que presen-
ten resistencia superior A la que puede vencerse por
los medios naturales, seran devueltos ai CapitAn 6 Je-
fe de la fuerza.
Asi mismo se devclveiAn los cartuchos que esten
manchados commode herrumbre, golpeados,abollados6
deformados de algTin modo; que no han dispararse.
Si despues de un disparo la vaina vacia presen-
tara resistencia A la extracci6n, no se harAn esfuerzos
violentos para conseguirla, que seria possible hicie-
ran doblar, 6 deformarA el extractor; sino que se em-
plearA la baqueta.
Si algfin cartucho se degoliase en un disparo y
quedase alguna parte de Ia vaina adherida A la reci-
mara 6 Anima, se procurarA extraerla valiendose de la
baqueta; 6 con un pedazo de madera cortada en forma
de cincel para que no raye el Anima, se tratarA de le-
vantar los.bordes; de no conseguir resultado darA
cuenta el voluntario a su Jefe inmediato de tener el
arma encasquillada.
En instrucciin de tiros al blanco se consumirAn
los cartuchos mAs viejos, reservando los de fabrica-
ci6n reciente, como se habrd prevenido.
Modo de pasar la revista mensual de armas.

Los voluntaries presentaran su arma en revista;:
montado el percutor y abierto el obturador.





I~~~~: m'





V -?




-24-

El official que pasa la revista de armas se fijara
en las parties exteriores, para asegurarse del estado
de limpieza de todas ellas y hacer las advertencias
oportunas. Tomara las armas una A una, 6 si fuesen
muchas las que hubiere de revistar, elegirA algunas
de moment y a media que reviste, para examiner
el interior lo que efectuara dirijiendo el arma A la luz
y mirando por la recAmara; esta parte ha de aparecer
negra y con algdn brillo y la rayada ha de estar sin
mancha; como antes se ha descrito
Terminada la revista de armas pasara la de car-
tuchos; mandando abrir las cananas 6 cartuchras, ye
tomando alguno de cada una de elias para observer si
salen con facilidad; si no estan adheridos, y si presen-
tan manchas de verdin 6 de otra clause. No ha de to-
lerarse y debe impedirse el limpiar los cartuchos con
ninguna clase de polvos ni por ningdn medio que los
abrillante.
El uso de la funda para los fusiles y tercerolas e s
obligatorio. El Jefe de una fuerza de voluntarios pue-
de ordenar se presented estas funds en revista cuan-
do lo estime convenient para asegurarse de su exis-
tencia y del buen estado de conservaci6n para el ob-
jeto a que estan destinados.
Armas en dep6sito.

Generalmente y debido al movimiento de altas y
bajas que ocurren en los cuerpos de voluntarios, los
Capitanes y Jefes de fracci6n tienen un cierto ndme-
ro de armas en dep6sito, que nunca debia ser muy
creido.
El Jefe A Oficial que tenga este dep6sito es res-
ponsable de su conservaci6n y limpieza, que deberAn
hacer los furrieles 6 individuos de banda del modo
que se ha explicado.
Si son en corro nimero cada una deberA tener su
correspondiente funda. Si esceden de diez deben
empacarse en cajas bien cerradas con sus tapas colo-
cando las armas sin tocarse unas A otras, por lechos,
poniendo en el fondo de la caja un lienzo grueso que
puede ser un saco viejo, separando un lecho de otro
vor otro lienzo 6 saco y poniendo encima de todas un
lienzo; asi se evita el contact, se disminuye el voli-
men de aire contenido en el interior de .la caja y se
impide la entrada del esterior por las juntas de las




.- -'



-25-
tablas: Antes de empacarse deben ser engrasadas las
armas cuidadosamente y dejarles un exceso de grasa.
No es indiferente la grasa que se de al armamen-
to, una mala grasa como el aceite comdn sin depurar,
el sebo, ]a manteca de coco etc., es perjudicial A las
armas y provoca la oxidaci6n.
Se recomiendan las siguientes:
(1) Vaselina.......... 920 gramos 6 2 libras.
Parafina........... 80 gramos 6 3 onzas.
Total 1.000 gramos: cantidad siificiente para 100
fusiles.
Se derrite al fuego la parafina y en otro cazo se
calienta la vaselina hasta que se ponga como aceite:
se mezclan las dos sustancias y se deja enfriar la
mezcla agregando si fuera necesario.un poco mas de
vaselina 6 parafina; segdn la calidad de estas sustan-
cias, para que la mezcla no result ni tan espesa que
no pueda estenderse bien 6 ni tan clara que escurra;
teniendo en cuenta que la parafina espesa la mezcla y
la vaselina la aclara. Esta grasa no se enrancia ni se
pone Acida, no escurre y conserve bien las armas;
sirve para el interior del cafi6n y para las parties es-
teriores.
Tanibifn puede usarse la vaselina sola sin ning6n
aditamento.
Otra receta muy recomendable es la siguiente: se
disuelve como lo bacc el azdcar en el agua, 5 gramos
6 2 onzas de cera blanca en 75 gramos 6 30 onzas de
bencina del comercio y con una brocha suave im-
pregnada de esta mezcla se untan las piezas de hierro .
y acero del arma.
.Si no fuera possible proporcionarse ninguna-de
estas recetas puede recurrirse A la antigua grasa, de
armeros que se hace del modo siguiente:
Se derrite a fuego lento 250 gramos 6 media libra
de buen sebo y se cuela por un lienzo limpio poco tu-
pido. Se calientan 500 gramos 6 1 libra de aceite en
una basija capaz de resistir el calor, y se vierte 125
gramos 6 4 onzas de plomo que se habra fundido a t
parte; se saca el plomo despues que quede en el fon-
do, se vuelve a derretir y se vierte otra vez en el

[1] La vaselina se ended en las drogueria de la Habana en.latas
derde una libra, al precio de 75 centavos libra. La parafina, .es la
9 ra mineral de que estan he chas las bujis trasparentee.









-26-
aceite, repitiendo la opraci6n tres 6 cuatro veces. El
aceite asi depurado se mezcla con el sebo caliente re-
moviendo A la vez que se verifica la mezcla y dejan-
dola enfriar. Esta composici6n despuds de fria, forma
una pomada que debe conservarse (lo mismo que las
anteriores) en una caja cerrada para presevarla del
polvo-y en sitio fresco.
Empacadas como se ha dicho y engrasadas con
alguna de las composiciones anteriores se conservan
las armas sin otro cuidado por mas de un aflo, pero
no debe dejarse trascurrir un period mayor que este
tempo sin abrir los cajones, examiner las armas y re-
novar la grasa interior y esteriormente si del exAmen
resultare necesario.
Los cartuchos se deterioran en poco tiempo y con
suma facilidad debido al clima de la Isla. Es indis-
pensable examiner cada seis meses los que hayan en
dep6sito, y limpiarlos si fuese necesario como se ha
indicado anteriormente A los voluntarios pero dejAri
dolos muy seco, sin ninguna grasa que hace que crien
verdin, envueltos bien cada cinco en un papel, y to-
dos en un caj6n perfectamente cerrado y con lienzo
en el interior, en el fondo, tapa y costado;.
Como estA prevenido se consumirAn en el tiro al
blanco los cartuchos mis antiguos de la dotaci6n per-
manente, reservando los nuevamente recibidos para
reponer este donsumo.
Las armas que el Capitin haya recogido para su
recomposici6n 6 limpieza por no poder hacerlo los
voluntarios, serAn recompuestas 6 se limpiaran por
un maestro armero, y de no haber proporci6n para
ello se encomendarA este trabajo, a un mecAnico 6
cerrajero: haciendole las prevenciones siguientes.
Para desarmar las armas se empieza quitando la ba-
queta. Se desenrosca el tornillo de la Have de ejes
que estA en ]a cara izquierda del caj6n del mecanismo;
queda libre esta Have y se podran sacar el obturador
y el percutor. Para ello se montara el percutor, se
quitara el eje pasador del obturador y el abturador;
se bajarA el percutor para que el muelle real no este
forzado con lo que se podrA sacar facilmente el eje
del va'e y el percutor. Se separara la culata des-
tornillando el tornillo de la rabera que tiene el caj6n
del rmecanismo. Desenroscados los dos tornillos
pasadores que sujetan el guardamznte, pieza que
forma el fondo del caj5n del mecanismr, se podrA


' : ,*




* ,; '^^t. R,^ -;1c^ -^^^




-27-
separar y limpiar el muelle real, los muelles de dis-
parador y palanca, la palanca de retenida del obtu-
rador y el disparador, piezas todas que van montadas
en 61. Cuando se vuelva a colocar el guardamonte ha
de cuidarse que el muelle real quede centrado, pues
si se desvia A uno d otro lado se traba iimpide el
montar el percutor.
A la izquierda del caj6n del mecanismo y cerca
del cafi6n estA el tornillo del extractor 6 bota-cdpsula,
como acostumbran llamarlo los voluntarios; desenros-
cando este tornillo se sacara el extractor y se podra
limpiar su alojamiento de toda la basura que suele
acumularse en 61.
Se separa la cafla del cafi6n, quitando las abraza-
deras, para limpiar la parte del cafl6n en contact con
la cafla, y al volverlas A colocar se cuidara que la co-
rona que tienen impresa las abrazaderas quede A la
izquierda 6 sea del mismo lado que el extractor y que
monte sobre las abrazaderas el diente del muelle em-
butido en la cafla.
Si es absolutamente necesario, se quitara el alza,
no hacidndolo si no lo fuere.
El pav6n debe darse con arreglo A arte, no tole-
rAndose el que se de, quemando las piezas en una fra-
gua ni otros procedimientos viciosos que inutilizan las
armas.
Si hubiera necesidad de reemplazar algin tornillo
6 algunas piezas, sean de la clase que fueren, senci-
!las 6 complicadas, se pediran A la Maestranza 6 Par-
que de Artilleria mAs pr6ximo y de ningfin modo se
harAn A mano por ningdn operario, pues todas las pie-
zas del armamento estan hechs a maquinas, tinen
dimensions muy justas y son todas iguales, intercam-
biables, lo que no puede alcanzarse en un trabajo he-
cho A mano, sin plantillas ni escantillones. Por otra
parte los precious de tarifa de las piezas sueltas son
muy bajos, como puede verse en la tarifa official que
se acompafla. (1)
Si se perdieran obturadores, debe manifestarse si

(1) EstL dispuesto que las piesa sueltas so adquieran precise-
mente en las Maestranzas de Artilleria. Las tarifas se insertan al
final; vBase el indice.






*. -'
: ** ***. *.* .. .***..--. -:.:.A .1-:- :. .. :, .***** **- ^ i









-23---
son 6 n6 de media cafla, y lo mAs acertado es presen-
tar una muestra de la pieza pedida, que podrd ser la
defectuosa t1 otra de la misma clase de un arma igual,
6 una palanca de retenida. Si el pedido es de palan-
cas de retenida del obturador se habrA de espresar si
son anchas 6 estrechas, y enviar de muestra otra pa-
lanca 6 un obturador.




,....
...-
~ 4' "'
. c t,
~
. r
"; v~i:.'~
"
C
I,


REGLAMENTO



DE LOS


Voluntarios de la Isla de Cuba




Aprobado por R. D. de 7 Julio de 1892.


-




'*/ ...... "'" "* : < ** r,




-31-

EX.POICION

SESORA: La historic de los Voluntarios de Cuba
va estrechamente enlazada A los hechos mAs gloriosos
de nuestra dominaci6n en .aquella Isla. Durante el
siglo XVII fueron ya seflaladisimos los servicios pres-
tados A la Patria por hijos predilectos de la Grande
Antilla, que unidos en defense de la intregridad del
territorio y del Gobierno de la Metr6poli, constituye-
ron el primer niicleo de lo que luego lleg6 A ser pode-
roso instrument de orden, y eficaz garantla de vidas
y haciendas. Su valor, su decision, su entusiasmo por
la causa national, quedaron mas que nunca evidencia-
dos al poner sitio A la Habana las tropas inglesas en
1762. Despuds, con los nombres de Voluntarios de
mnerito, Honrados ciudadanos y Nobles vecinos,.enal-
tecieron siempre la bandera espaflola, bajo cuyos plie-
gues pelearon esforzada y lealmente.
Cercana esta todavia la dpoca de la lucha separa-
tista, tan pr6diga de sangre y de caudales. En ella
el concurso incondicional de los Voluntarios permiti6
al Ejdrcito, fiAndoles la guard de las poblaciones,
dedicarse especialmente A operar contra los insurrec-
tos en los campos. Justo es rendirles este tribute de
consideraci6n, de gratitud y de respeto.
Su organizaci6n official no correspondia, sin em-
bargo, A sus preciadas tradiciones; hasta 1856 no tu-
vieron reglamento que fijara sus preeminencias y de-
terminara su misi6n, antes sentida por su patriotism,
que definida en preceptos legales. Trece aftos mAs
tarde, en 1869, se les dot6 de nuevo reglamento. Pero
ni aqu6l ni 6ste obtuvieron otra sanci6n que la de ser
aprobados por la autoridad superior de la isla.
Y result, por consiguiente, -que 80.000 hombres,
que sin recibir sueldo.ni emolumento alguno, y ad-
quiriendo A costa propia vestuario y armamento, nada
cuestan personalmente al Estado, al cual tan expontAneo




"" ''i









-32-


auxilio prestan mediante su adhesi6n y su denuedo,
viven hasta la fecha mas como instituci6n de hecho que
de derecho, amparados s61o por disposiciones de ca-
rActer local, aun cuando su existencia estd reconocida
de una manera indirecta en diversas reales 6rdenes,
como la de 11 de enero de 1876, sobre sucesi6n de
mando en concurrencia de fuerzas del Ejdrcito, Mili-
cias y Volantarios, y en la ley de reclutamiento y
reemplazo, cuyo articulo 3.0 adicional dice que los
mozos a quienes tocare servir en los cuerpos'activos
del Ejercitos, y que Ilevaran un afio de alistados per-
teneciendo al de Voluntarios, podrAn ser destinados
por el Gobierno A extinguir su compromise en este
uiltimo.
Legitima es, pues, su aspiraci6n unanime A ver
consignados su deberes y derechos en un reglamento
que autorice V. M., y justificada esta la necesidad de
dictarlo, en bien del servicio y para precisar concre-
tamente su situaci6n legal.
Por todo ello, despuds de oido el Consejo Supre-
mo de Guerra y Marina, y en pleno el de Estado, de
acuerdo con este, y de contormidad con el Consejo de
Ministros, el Ministro de la Guerra, sin perjuicio de
lassucesivas modificaciones que en la organizaci6n del
institute se juzguen convenientes, tiene el honor de so-
meter a la aprobaci6n de V. M. el adjunto proyecto de
reglamento de los Voluntarios de la Isla de Cuba.
Madrid 7 de julio de 1892.-Selora,-A. L. R. P.
de V. M.-Marcelo de AzcArraga.


-------~~C0 ----










-33-





REAL DECRETO .


De conformidad con el dictamen emitido por e 1
Consejo de Estado en pleno, A propuesta del Ministro
de la Guerra, y de acuerdo con el Consejo deMinis-
tros, en nombre de Mi Augusto Hijo el Rey Don Al-
fonso XIII, y como Reina Regente del Reino,
Vengo en aprobar el adjunto reglamento del Ins-
tituto de Voluntarios de la Isla de Cuba.
Dado en Palacio A 7 de Julio de mil ochocientos
noventa y dos.-MARIA CRISTINA.-EI Ministro de la
Guerra, Marcelo de Azcarraga.












1 S --


<


' r




-r.





-34-


JREGLAM ENJTO

DEL


Instit to e Voluntarios de la Isla de Ouba,


CAPITULO PRIMERO.
ORGANIZACI6N.

ART. 10 La fuerza de voluntarios de Ia Is-
la de Cuba tiene por principal misi6n la defense del
territorio, ]a protecci6n de los intereses pfblicos y el
sostenimiento del orden, prestando sus servicios don-
de quiera que sean reclamados, bajo la dependencia
inmediata del Capitan general, como Inspector y Di-
rector general de dicho institute.
COIENTARIO.
Como punto esencial de organizaci6n, se profesa-
ba la tendencia en el proyecto de reglamento, que
desde aqui se remiti6 a Madrid hace un afio, de que
los Voluntarios de Cuba fuesen las tropas de reserve
del ej6rcito active, puesto que se reconoce indiscuti-
blemente que alli donde haya instituciones militares
permanentes tiene que haberlas de reserve 6 2a linea.
Esa denominaci6n no figure en el reglamento
aprobado, cosa sensible.
La denorninaci6n de re;ervas que facilitaria en
lo future el problema del ingreso en el servicio, esta
demas encomiar su importancia, aqui donde en el
moment en que estallase cualquier conflict, tendria
que acudir al sitio, casi la totalidad del ejercito active
y vendrian a ser los voluntarios los defensores y
guarnecedores de los pueblos que quedasen sin tro-
pas. Por otro lado, el considerar a los voluntarios
como tropas de reserve, facilitaria much su reorga-
nizaciOn y perfecci6n sucesiva, por que todas las mo-










-35-
dificaciones introducidas en el ejdrcito propiamente
dicha, y sus reserves de la Peninsula, serian extensi-
vas al institute, como reserves reconocidas.
AART. 20. Habrd un Subinspector con las
atribuciones que en este reglamento se consignan,
las que de ellas se driven y las que ejerza por dele-
gaci6n del Capitan general, a quien, cuando no exist
previo nombramiento del Gobierno, compete desig-
narlo de entire los oficiales generals que tengan su
destiny en la Habana.
COMENTARIO.
El cargo de Subinspector va hoy anexo al de 2.0
Cabo de esta Capitania General. Parece desprenderse
del texto de este articulo, que pudiera darse el caso de
que el Subinspector fuere otro Oficial General distinto
del 20 Cabo a juicio del Capitan General.
Bajo este concept pueden hacerse varlas consi-
deraciones. Si A los voluntarios, dados su considerable
nmmero y complicada manera de ser, ha de atender-
se con interns prolijo, no estA demas que tengan un
Subinspector propio, que de ellos exclusivamente se
ocupe; destino de much trabajo, y de importancia
suma.
Como tdrmino medio no exento de 16gica, se pro-
fesa por algunos la opinion, de que los voluntarios de-
ben estar afectos a los mandos superiores A que sus
cuerpos pertenecen. Esto es, los de infanteria al Sub-
inspector de infanteria, los de caballerfa, artilleria, in-
genieros, marina, estado mayor, a los de estas armas
y cuerpos. Eso seria en grado sumo convenient, no
s61o porque la division de funciones trae la mayor uti-
lidad practice, sino por la competencia innegable que
repesenta el mando especial.
Poique una de dos; 6 sobran esas denominacio-
nes, 6 si hay cuerpos nombrados de artilleria, de in-
genieros, etc., deben practicer el servicio de estas
institutos, para en el dia de maflana poder servirles
de auxiliar poderoso en la defense de plazas.

."









-36-
Este sistema facilitaria la enseflanza y el servi-
cio, porque en las grandes poblaciones, no se v6 difi-
cultad en que se prodigaran los regimientos de arti-
Ileria 6 ingenieros, que en vez de hacer guardias,
podrian practicar los ejercicios tdcnicos en las bate-
rias, los dias festivos. Ya en fecha atrasada asi se
hizo, y produjo entusiasta interns entire los volunta-
rios, lo que desde luego es natural; por que si se con-
sidera que en las principles ciudades la mayorfa de
los alistados pertenecen al comercio, claro es que ha
de series much mAs c6modo y asequible el practical
en dias de fiesta ese servicio especial, que el hacer
guardias perdiendo dias de trabajo. Hay afin otra
consideraci6n: la de que entire esos voluntarios de las
ciudades, hay muchos que cubren cupo y servirfan en
gran manera para que la instrucci6n military de arti-
lleria 6 ingenieros tuviese mas garantias de forma-
lidad.
ART. 30 La antigua plana mayor general del
institute, segin lo actualmente vigente, constara de
dos secciones en la forma siguiente:
la El Estado Mayor de voluntarios, denomina-
ci6n que se ha dado A la secci6n active de aquella,
que serA el encargado, en las formaciones y ejercicios
generals, del servicio que en anAlogos casos desem-
pefia el cuerpo de Estado Maycr del Ejercito; tenien-
do tambien A su cargo la instruction de expedientes y
demas comisiones que se les confieran que requieran
aptitudes especiales. ConstarA de un coronel, primer
jefe; un teniente coronel, segundo jefe; cuatro coman-
mandantes; ocho capitanes, y ocho primeros tenientes.
2a La Plana Mayor general, denominaci6n que
se ha dado a la secci6n pasiva, se hallarA constituida
por los jefes y oficiales que, ademAs de contar veinte
afios de servicios efectivos en el institute, sin nota
alguna desfavorable, y justificado su lealtad y patrio-
tismo, se hallen en edad avanzada 6 con achaques
que les inutilicen para el servicio activo. Siendo su
situaci6n pasiva y de reposo, no podian obtener as-
censos.










-37-.
COMENTABIO -
Segin bando publicado el dia 12 de Febrero de
1855, siendo CapitAn General el Excmo. Sr. D. Josd '
Gutidrrez de la Concha, se inici6 la organizaci6n del
Institute comprendiendo en 61 d todos los espafioles.
desde 18 d 50 aflos, que voluntariamente quisieran .
tomar las armas, contra la expedici6n piratica que
se preparaba en los Estados Unidos, y desde aquej .:
data la Plara Mayor; puesto que en la Orden General
del Ejdrcito de 22 de Febrero de 1855, se nombra co-
mo jefe de ella al coronel del Instituto Excmo. S. D.
Jacinto GonzAlez Larrinaga.
El cargo era por demas active; por cuanto en 26
de Mayo del mismo aflo, el General Concha nombr6 a
6ste coronel Subinspector interino del Instituto, quien
lo desempea6 hasta el 23 de Abril que se encarg6 el
General Brochero. En Julio del 56 volvi6 A sustituir
al General Brochero hasta Septiembre, y en 13 del
mismo mes del 57 volvi6 por tercera vez el Coronel.
Larrinaga A ser Subinspector interino hasta 30 de Oc-
tubre.
Tambidn en 8 de Abril del 63, por renuncia del
cargo de Subinspector, del General Brochero, se en-
carg6 interinamente de la Subinspecci6n el Coronel
de Plana Mayor Excmo. Sr. D. Agustin Valdds Ar6s-
tegui, Conde de Cafongo, tenlendo A la vez el mando
de los 4 batallones de la Habana, siguiendo en esos
cargos hasta 20 de Enero del 65 que hizo renuncia,
manifestAndole el CapitAn General lo satisfecho que
quedaba de lo bien que lo habia desempelado.
El ano. 61, en 26 de Octubre, se dispuso que la
orden de la plaza para el Instituto, la tomasen los Te-
nientes de la P. M. G. y que para ella se comunicase
A los Batallones.
En 18 de Octubre de 1875 dispuso el Excmo. Sr.
CapitAn General, que para premier servicios se con.
cediese el ingreso en este cuerpo a los Jefes y Oficia-

4


L'j:F
r(

~.:~~

-~~,




"~~~ -L"





--38-
les que Ilevasen 20 atos de servicio con abonos, sin
nota desfavorable y haberlos prestado especiaies; y
en 3 de Abril de 1884 se decidi6, que los Jefes y Ofi-
ciales de esta P. M. podian residir en cualquier plaza
de la Isla: El aflo 85 se le declar6 cuerpo privilegia-
do y preferente, debiendo ocupar puesto antes que
todos los otros del Instituto.
En 12 de Noviembre de 1885, el Excmo. Sr. Ca
pitAn General D. Sabas Marin, A consecuencia de ha-
berse creado una secci6n de P. M. llamada active, y
en vista de la comunicaci6n del Jefe de la P. MI. Ge-
neral en que hacia present la situaci6n an6mala en
que que quedaba aquella, mand6 que la secci6n active
se denominase Estado Mayor de Voluntarios y qe de-
sempeflase las funciones asignadas en orden de la
Capitania General de 30 de Diciembre del 82, y que
la secci6n pasiva se llamase P. M. General de Volun-
tarios, quedando en igual forma que cuando fud crea-
da en 1855, y con su carActer de preferencia. El Co-
ronel ler. Jefe de esta iltima recurri6 pidiendo en
nombre de todos los Jefes y Oficiales, se continuara
utilizando sus servicios, resolviendo el Capitan Gene-
ral que no obstante la formaci6n del E. M. y nombra-
miento de Comandantes Fiscales en los cuerpos, "en
los casos y circunstancias en que el CapitAn General 6
el Subinspectorlo creyeren oportuno, se les encomen-
dara la formaci6n 6 continuaci6n de los expedien-
tes, asi como el desempefio de cualquier comisi6n 6
servicio cuya importancia aconseje aprovechar los
mayores conocimientos y prActica que pos6en los que
componen tan distinguida corporaci6n."
Se v6 pues un deseo por parte de la P. M. G. de
conservar su carActer active 6 important con que se
inici6, y es lAstima matar ese espiritu. Si se crde
just asignarle mAs trabajo, mas servicio, no es diff-
cil conseguirlo, conservando el impulse que anima A
la corporaci6n, y sobre todo, haciendo que cl ingreso
fuese verdaderamente despu6s de 20 aftosde servicios,






a -
' ^


en cuerpo, no habiendo lugar A que se echase de ver,
que no era merecido el relative descanso.
ART. 4 Los jefes y oficiales nombrados. para el
servicio del institute, podrAn tener las tres situacto-
nes siguientes:
.1a La de efectivos de los cuerpos y fracciones
sueltas.
2a La de supernumerarios de los mismos.
3a. La de exccdentes.
Las dos primeras situaciones son de servicio, y
los que en ella se encuentren prestarAn el que les co-
rresponda segdn su categoria, pagando las cuotas que
anualmente se estipulen. La 3a.se concederA A peti-
ci6n propia A los que, contando por lo mdnos diez
afos de servicios efectivos en las filas, hubiesen ob-
servado durante elks conduct intachable. Mientras
los jefes y oficia!es se encuentren en esta situaci6n,
no prestarAn servicio alguno ni pagarAn cuotas, no
sirviendoles tampoco de abono el tiempo que perma-
nezcan en ella para ninguno de los efectos que se ex-
presan en este reglamento. Podrcn sus individuos
ser destinados A cuerpo cuando el CapitAn general lo
estime convenient, y solamente A este objeto tendrAn
ascensos.
C OMENTARIO.
Parece plausible que los excedentes puedan
ser destinados, y la redacci6n no es clara; pues el
decir solo d este objeto tendrdn ascensos, puede in-
terpretarse que lo consigan al ser destinados, cuando
lo que acaso quiere decir es, que los obtengan dentro.
de los cuerpos, 6 sea por servicios.
ART. 50 La organizaci6n de las fuerzas de las
distintas armas se sujeterd A las siguientes unidades y
fracciones tActicas. EnInfanteria, Ingenieros, Arti-
lleria A pie Infanteria de Marina: bata'lones, tercios y
companies y secciones sueltas. En Artilleria monta-
da: regimientos, brigades y baterias y secciones sueL-
tas. En caballeria: regimientos, escuadrines.y sec.
ciones sueltas. Las compafias, escuadronesy seccio-
nes sueltas se dividirAn en secciones y escuadras, su -
jetandose para esta division A la vecindad de los indi-
viduos en los poblados, siempre que sea possible, y en


a
.i :

:i

-r
'-lr,~:-,.; . ~- ----~r~i~L~


,
:~
-









-40-
los campos en to.ios los casos, no autorizAndose, par lo
que a las fuerzas a pie se refiere, organizaci6n algun a
de batall6n A compafiia en que las distintas fracciones
hayan de estar A mas de una legua de di'stancia de 1
punto sefialado como centro de la unidad. La dena
minaci6n de los cuerpos, cuyo ndmero para cada local
lidad serA determinado por el Capitan general, segdn
las circunstancias, serA la del punto de residencia de
la plana mayor del mismo, numerAndase par orden de
antigiiedad de su creaci6n, dentro de cada localidad,
los de una misma arma que tengan la propia denomi-
naci6n tactica.
COMENTARIO.
En cuanto A organizaci6n de las fuerzas, vea-
se lo que decimos al comentar el articulo 10 res-
pecto A la dependencia de las distintas armas.
ART. 60 La plana mayor de un batall6n, cual
quiera que sea el armi A que pertenezca, formado de
ocho, diez 6 doce compafiias miximan de las que po-
drAn tener constara de:
Un coronel, primer jefe.
Un teniente coronel, segundo id.
Dos comandantes, uno de ellos juez instructor.
On capitan, ayudaate secretario.
Un capital, primer ayudante.
Un primer teniente, segundo id.
Un segundo teniente abanderado.
Un capitan. (Supernumerarios por cada
Un primer teniente. dos compafifas de que
Un segundo id. conste el batall6n.
Un capellAn.
Un m6dico primero,
Un sargento brigada.
Un practicante sanitario de primera clase y dos
de segunda con asimilaci6n respective de sargento y
cabos.
Un sargento 6 cab: de cornetas, segda presu.
puesto.
Un armero.
ART. 70 En los batallones de cuatro a seis com-
paifias la plana mayor cons'arA de:
Un teniente coronel, primer jefe.
Dos comandantes, uno segundo jefe y otro juez
instructor.





. ..
*A


-41-
Un tapitAn, ayudante.
Un primer teniente, ayudante secretario.
Un segundo teniente, abanderado.
Tres capitanes, tres primeros tenientes y tres
segundos supernumerarios, si fuese de seis compaflias.
el batall6n, y dos de cada clase si fuese de cinco 6
cuatro compaflias.
Un capellAn.
Un mddico segundo.
Un sargento hrigada.
Un practicante sanitario de primera y otro de se-
gunda.
Un cabo de cornetas.
Un armero.
ART. 8 ." Un tercio de dos o tres companies
tendrA la plan mayor siguiente:
Un comandante, jefe.
Un primer teniente, ayudante.
Un capitAn. ")
Un primer teniente. Supernumerarios.
Un segurdo idem.
Un capellAp.
Un mddico segundo.
Un sargento brigada.
Un practicante sanitario de segunda.
Un armero.
ART. 90 Una compania suelta 6 formando par-
te de un cuerpo constara, cualquiera que sea el arma
A que pertenezca, de:
Un capitAn.
Dos primerostenientes.
Dos segundos id.
Cinco sargentos.
Trece cabos, uno-de ellos furriel.
Un corneta.
Y de ochenta A ciento veintisdis voluntarios. .
Las compafias sueltas tendrAn ademAs un primer
teniente y otro segundo supernumerarios, pudiendo
asimismo estar dotadas de un capellAn y un mddico
segundo, 6 en defecto de este, de un practicante sa-
nitario de segunda clase.
COMENTARIO.

En los a rticulos anteriores se fijan las plan-
tillas de Jefes, Oficiales, y tropa de infanteria de








-42-
las unidades, y convene sujetarse a ellas, obedecien-
do al plan formal que este reglamento inicia; por
ejemplo, el abuso de los supernumerarios se corta, li-
mitandolos A proporci6n prudencial y razonable.
ART. 10. Los cuerp:s, y adn las compaflias
sueltas A pid, podrAn tener banda de misica costeada
por los fondos de la compaflia 6 cuerpo, si asi lo acor-
dase la mayoria de los jefes y oficiales; pero debiendo
sujetarse siempre respect al personal 6 instrumental
A lo prevenid- para el Ejdrcito.
COMENTARIO.
Las bandas de mdsica costeadas por los cuer-
pos, constituyen un gasto no pzqueftl, y ademis
dificultan el servicio; pues con frecuencia el buen de.
seo y ]a emulaci6n de presentar numerosa mdsica,
obliga A recurrir A la engafiosa teoria de reclutar mis
mlisicos para un acto solo. En principio imparcial, ca-
be pensar si no seria mAs convenient que hubiera en
cada localidad important una buena misica perma-
nente para todos los cuerpos de voluntarios 6 bien una
buena mtsica por colectividad, esto es, mdsica de ca-
zadores, mtsica de linea, mdsica de artilleria 6 in ge-
nieros; con lo que, esas misicas competirian entire sf y
hasta con las del ejdrcito, y serian motivo de honra
y brillo para el institute.
ART. 11. Las seccionesde cualquiera de dichas
armas A pi6, constarAn de:
Un primer teniente.
Un segundo idem.
Un sargento.
Tres cabos.
Y veinte voluntarios, aumentAndose dos cabos
por cada veinte voluntarios, y pudiendo, alemis, te-
ner un practicante sanitario de tercera clase con la
asimilaci6n de cabo.
ART. 12. La plan mayor d2 un regimiento
montado de Artilleria, constarA de:
Un coronel.
Un teniente coronel.
D.s comindantes, un3 de ellos jaez instructor.




L' -' = -' . "' " -* -" .- '-* '-- .* '. "- '.." .' '" r. *'' -'. '
..- .. . .-. < _




-43-.- .


*1
I j-a


- "i


Dos capitanes, ayudantes.
Un capitan, ayudante secretario.
Dos primeros tenientes, ayudantes.
Un segundo teniente, portaestandarte.
Seis capitanes.
Seis primeros tenientes. Supernumerarios.
Seis segundos idem.
Un capellan.
Un m6dico primero.
Un veterinario primero.
Un sargento brigada.
Un practicante sanitario de primer y otro de
segunda.
Un sargento de trompetas.
Un armero.
ART. 13. La plana mayor de una brigada mon-
tada de Artilleria, constarA de:
Un teniente coronel, primer jefe.
Dos comandantes, uno segundo jefe y otro juez
instructor.
Un capital, ayudante.
Un primer teniente, ayudante secretario.
Un primer teniente, segundo ayudante.
Un segundo teniente, portaestandarte.
Tres capitanes.
Tres primeros tenientes Supernumerarios.
Tres seguridos id.
Un capellhn.
Un mddico segundo.
Un veterinario segundo.
Un practicante sanitario de primer y otro de
segunda.
Un sargento brigada.
Un cabo de trompetas.
Un armero.
ART. 14. Cada bacteria, ya sea de regimiento,
de brigada 6 suelta, estari dotada de cuatro. 6 seis
piezas, y constarA del siguiente personal:
Un capitAn.
Tres primeros tenientes.
Un segundo id.
Cinco sargentos.
Nueve cabos, uno furriel.
Un trompeta.
Cincuenta y cuatro voluntarios artiHeros.
Las baterias sueltas tendran, ademas, un primer


.-!








.---14 --
-44-
teniente y dos segundos tenientes supernumerarios,
pudiendo estar dotadas de capellan, veterinario ter-
cero y m6dico practicante, en los terminos que esta-
blece para las compaiias sueltas el art. 9.0
ART, 15. Una secci6n suelta de Artilleria mon-
tada constarA de:
Un primer teniente.
Un segundo idem.
Un sargento.
Dos cabos.
Un practicante sanitario de tercera.
Veinte voluntarios artilleros.
Si tuviera una sola piezai pero siendo dstas dos,
estard dotada de double personal en las classes desde
segundo teniente a artillero.
ART, 16. La plana mayor de un regimiento de
Caballerfa constar- de:
Un coronel.
Un teniente coronel.
Un comandante, juez instructor.
Un capitAn, ayudante mayor, secretario.
Un segundo teniente, portaestandarte.
Un capellAn.
Un medico primero.
Tres capitanes.
Tres primeros tenientes. Supernumerarios.
Tres segundos idem.
Un sargento brigada.
Un practicante sanitario de primer.
Un sargento de trompetas.
Un armero.
ART. 17. Un escuadr6n perteneciente a regi-
miento 6 suelto, constarA de:
Un comandante.
Un capitan ayudante.
Un primer teniente, idem.
Un capitin.
Tres primeros tenientes.
Tres segundos idem.
Un veterinario segundo.
Cinco sargentos.
Diez y siete cabo,, uno furriel.
Un trompeta.
Y de ochenta A ciento diez y nueve voluntarios.
Los escuadrones sueltos tendrAn un primer te-
niente y un segundo idem supernumerarios, pudiendo









--45-
estar dotados de capelldn y medico segundo 6 practi-
cante.
ART. 18. Para las secciones sueltas de Caballe-
ria, se observard lo prevenido para las de Intanteria.
COMENTARIO.
Es aplicable A las plantillas de cuerpos montados
cuanto decimos antes para las de infanteria.
ART. 19. Las plazas de ayudantes secretaries,
serAn servidas, siempre que sea possible, por capita-
nes 6 tenientes retirados de la respective arma del
Ejrcito, los cuales tendrAn tambidn el carActer de
instructors, siendo retribuidos por el cuerpo de la
manera que crca convenient, A menos que haya en
el mismo algin jefe 6 official que pueda desempefiar
dichos cargos.
COMENTARIO.
El cargo de ayudante Secretario, es de gran im-
portancia y require aptitudes especiales; por que
dadas las mXiltiples ocupaciones que generalmente
tiene el primer Jefe, por su posici6n, capital y arrai-
go, su hombre de confianza ha de ser el Secretario.
El mdtodo que se aconseja siempre qud sea. possible,
es el que efectivamente se sigue en la actualidad,
pues muchos cuerpos tienen Ayudantes procedentes
de Oficiales del ejdrcito retirados, 6 en situaci6n no
active, y los restantes pos6en ayudantes procedentes
de sargentos no menos versados en asuntos militares,
y que algunos ocupan en el Instituto plazas de Oficiales.
La clAusula de que los Ayudantes sean Capitanes 6
Tenientes, pudiera ser simplificada en el sentido, de -
que siempre sean Capitanes del Instituto; por que co-
mo han de tener constant relaci6n con los Capitanes
de Compaftia parece m.s adecuado ese empleo. 'No
hay dificultad alguna en ascenderlos A esa categoria,
asi como conceddrsela en voluntarios A los Oficiale s
retirados que desempeflen esos cargos y no la tengan.
ART. 20. Las escuadras de gastadores y bati-
dores se formarAn en los batallones, tercios, regi









-46-
mientos y brigada montada, A raz6n de cuatro hom-
bres por compaflia, escuadr6n 6 bacteria, quedando
aquellas afectas A la plan mayor del cuerpo 3 bajo la
inmediata dependencia del primer ayundante .6.ayu-
dante mayor. Dichas escuadras tendrAn un sargento
y tres cabos en los regimientos y batallones de mis
de siete compailfas, y solamente dos cabos en los de-
mas cuerpos.
COMENTARIO.
Debe tenerse cuidado en que los gastadores no
excedan de este ndimero; una escuadra de gastadores
excesiva con relaci6n al resto de la fuerza del Bata-
116n 6 compafia, causa mal efecto.
ART. 21. En todo cuerpo 6 tracci6n suelta del
institute, habrA una secci6n sanitaria que dependerA
del medico, donde lo hubiere, y constara de tres hom-
bres por compafiia, escuadr6n 6 bacteria y dos en cada
secci6n suelta.



CAPITULO SEGUNDO.

A DMISION DE VOLUNTABIOS.

ART. 22 Los altos intereses que estAn confiados
A este institute, exigen por parte de los jefes y auto-
iidades locales, que la mAs exquisite vigilancia y el
tacto mAs especial, presidan a la admisi6n de los in-
dividuos que han de nutrir las filas, no debiendo in-
gresar en 61, mas que los hombres que gocen de bue-
na reputaci6n y fama, y observen acrisolada condac-
ta. Para el ingreso en el institute se require reunir
tales circunstancias, y la de ser espafiol 6 naturaliza-
do de tal, tener aptitud fisica y haber cumplido la
edad de 17 afios, no excediendo de 50, residir en la
demarcaci6n A que corresponda el cuerpo A que se
desea pertenecer, y poseerrenta, ejercer oficio, indus-
tria 6 modo de vivir honroso, 6 hallarse bajo la tutela
de padres 6 parientes que le mantengan. El que se
aliste en los cuerpos montados, deberA acreditar ade-
mAs, que tiene caballo de su propiedad de buenas con-









-47-
diciones, itll para toda clase de fatigas, y recursos
con que sostenerlo.
COMENTARIO.
El institute de voluntarios, llamado A defender
en uni6n de sus hermanos, los cuerpos del ej6rcito ac-
tivo cuanto de mAs caro hay, cual es la tranquilidad, el
6rden y la integridad de la Patria en estas alejadas
tierras, debe y tiene que ser un conjunto intachable en
todo orden de considerations; porque mal podria
tender al cuidado de los altisimos intereses que se le '
confian si no fuera cual es, espejo de honradez y pa-
triotismo, individual y colectivamente.
Es esa, sin duda la mente que presidi6 A la
redacci6n de este articulo, y, por eso, recomienda vi-
gilancia esquisita y tacto especial en la admisi6n de
voluntarios.
Y en verdad que todo esmero en cumpiir dstas
prescripciones no sera bastante elogiado, A fin de evi-
Star que formen parte de su organismo, elements de
perturbaci6n 6 de peligro en las ocasiones que se ne-
cesite su esfuerzo contra los enemigos de la sociedad
6 de la integridad, si de una y otra los hubiere.
Por ello ademas de lo que es general en estos par-
ticulares, el reglamento exige que los admitidos cuen-
ten con recursos propios ui ocupaci6n honrosa, para
que los que carecen de aquellas circunstancias, no es-
condan la responsabilidad de su vida de vagancia, de-
trAs del uniform honroso del voluntario.
ART. 23 Estan excluidos del servicio en el insti-
tuto de voluntarios:
1 Los infitiles por entermedades 6 defects fisi-
cos que se declaran comprendidos en el cuadro de
exenciones para el servicio military. (*)
2 Los que hubiesen sufrido, estuvieran sufrien-
do 6 fuesen condenados A pena aflictiva, por sentencia
de los tribunales,
30 .Los que estuviesen baj la vigilancia de la

(*) Vdase el Apfndic! nfimero 1.









-48-
autoridad 6 por su mala condacta 6 desfavorables an-
tecedentes, no inspirasen confi.nza.
4 Los individuoi que pertenezcan t otro cuer-
po 6 institute armado, por la in.omnpatibilidad de am-
bos servicios, pues siendo en todos ellos de caracter
personal, no podrian acudir Allos dos, si las funciones
de los mismos, en un mismo dia y hora, asi lo exigie-
ran.
50 Los empleados de policia municipal y otros
que desempefien cargos analogos-y no estdn compren-
didos en el parrafo anterior.
60 El hijo menor de edad que no tenga el permi-
so de sus padres, abuelos 6 tutores, entendidndose da-
do el consentimiento, cuando aqul llevase seis meses
de servicios sin haber 6stos manifestado en forma su
oposici6n.
7 El individuo que por faltas cometidas y me-
diante formaci6n de sumaria 6 expediente gubernaii-
vo, hubiera sido expulsado del institute;
8 Tampoco serA admitido hasta pasado un afio
de su anterior baja, el individuo que la hubiese cau-
sado en el mismo cuerpo, 6 en otro cualquiera por al-
guna causa que no fuera enfermedad 6 inutilidad con-
traida en el servicio y comprobad i en expediente. El
que caus6 baja por este motive, como por pobreza
acreditada en expediente, tiene derecho, alser admiti-
do nuevamente, A que se le abone el tiempo que antes
sirvi6 en el Instituto.

COMENTARIO.
Escluye del servicio A los comprendidos en las
reglas que menciona, partiendo de las tres bases prin-
cipales siguientes: aptitud fisica, libertad individual y
goce pleno de derechos civiles; las cuales son tan ra-
zonables que solo encomio merecen.
La reglaSa requiere.ei su aplicaci6n,cuidado pro-
lijo, porque debe entenderse que la nueva admisibn
de individuos que hayan sido baja, solo podrA tener
lugar cuando los interesados, al verificarse aquella,
queden en aptitud moral para pertenecer al institute;
pues de otro modo, debe negarse.
ART. 24. PodrAn ser declarado excedentes,
aTin cuando no lleven el tiempo de servicio exigido A










-49-

los de esta clase, los empleados del Estado, Diputa-. -
oinnes nrovinciales v los oue eierzan cargros conceif-


les, quedando de hecho en las mismas condiciones y
desde el moment en que se hagan cargo de sus des-
tinos, los que fueran nombrados alcaldes presidents
de las corporaciones municipales, en los puntos en
que, por raz6n del empleo que tuvieran en el institute,
pudiera darse el caso de queen determinado moment
se hallaran investidos de la autoridad civil y military.
COMENTARIO.

Establece los casos en que podrAn ser declarados
excedentes los voluntarios. Nada tendriamos que ob-
jetar, si al final.no se estableciera incompatibilidad en-
tre los cargos de Alcaldes presidents y los jefes de
unidades, para que no se d6 el caso de hallarse un
mismo individuo revestido de la autoridad civil y mi-
militar.
No es facil esa contingencia que se preve en el
articulo; pero aun cuando en alguna ocasi6n se realiza-
ra, no se nos alcanza qu6 perjuicio pudiera haber en
ello; antes bien consideramos que habra beneficio, por
que en las ocasiones en que el funcionario civil y vo-
Juntario al propio tiempo, hubiera de hacer uso de las
facultades de ambas jurisdiciones,son aquellos precisa-
mente en que la primera delega en la segunda: esto es,
en las de des6rdenes ptiblicos. Por otra parte convie-
ne revestir A los Jefes de unidades del mayor presti-
gio possible dentro le sus demarcaciones, y ademAs esa
incompatibilidad, dard lugar A que algunos se retrai-
gan de aceptar los mandos.


ART. 25. Teniendo bien presents las preven-
ciones contenidas en los articulos anteriores, se pro-
cederA de la siguiente manera en la admisi6n de vo-
luntarios:
Ia Todo individuo que desee alistarse deberA so-
licitarlo del primer jefe del cuerpo, en instancia que
formulary en el papel sellado que corresponda, y en la
cual expresarA su domicilio; si es de menor edad,
acompatfarA el permiso de sus padres.
2a El primer Jefe solicitard de la autoridad de


~t

~


.r


"2

~ai
a B



-


..
--
Ir
r


;j

r;




- ~-i
















3.~
'i''
.r




:-,*' : .. .




-50-
policia correspondiente, dirigiendole el oportuno ofi-
cio, informes sobre el aspirante, en los que se haga
constar con claridad y precisi6n si reune las condicio-
nes exigidas en el art. 22 y no esti comprendido en
las exclusiones del artlculo 23.
3a Adquiridos estos informes y pasado el expe-
diente al capitin de la compafia, bacteria 6 escuadr6n
en que desee ingresar el aspirante, dicho capitAn da-
rd su parecer en papel separado, incluyendo todos los
datos que particular y extraoficialmente haya podido
obtener, y expresando si dicho individuo ha sido ex-
pulsado del institute 6 causado baja en el mismo cuer-
po 6 en otro en los doce meses anteriores, para to cual
se valdra de un registro donde anote nominalmente, y
por 6rden alfabetico, todas las bajas y expulsiones que
se publiquen en el Boletin Oficial, del Instituto.
4.a Si el jefe del detail tuviese que exponer
alguna observact6n, lo hard; y, en vista de todo, el
primer jefe, por decreto marginal, resolvera la admi-
si6n 6 la denegari.
5.a Decretada la admisi6n se dard orden al ca-
pitAn para la presentaci6n en la oficina del detail del
nuevo voluntario, y sera filiado bajo su firma, la de
dos testigos y la del jefe del detail; ley6ndosele en el
acto las disposiciones penales del C6digo de Justicia
military 4 que queda sometido, y cuya lectura se hara
constar en la filiaci6n. A continuaci6n se le entrega-
r6 un ejemplar de este reglamento para que no pueda
alegar ignorancia de los preceptos que contiene.
6.a El dia 1.0 de cada n.es, los cuerpos y frac-
ciones sueltas de la provincia de la Habana, elevaran
al Subinspector, para su aprobaci6n, duplicada rela-
ci6n de las altas y bajas ocurridas en el anterior,
practicando lo mismo las de las demis con los Gober-
nadores militares de las suyas respectivas, directa-
mente 6 por conduct de los Comandantes militares,
segin se hallen 6 no constituidas estas autoridades en
la demarcaci6n A que aquel corresponda.
7.a Los Gobernadores militares pasardn men-
sualmente al Subinspector de voluntarios una rela-
ci6n nominal de las altas y bajas que hubieran apro-
bado, A fin de que esta autoridad tenga noticia de las
alteraciones que ocurran en el personal del instituteo.
8a Aprobada el acta, se proveerA al voluntario
de la credencial correspondiente.
9a La Subinspecci6n publicarA en el Boletin Ofi-


^' "* ^










-51-
cial del institute todas las relaciones de altas que
apruebe, A fin de que si uno 6 yarios individuos ban
logrado ingresar burlando el cumplimiento de las pre-
venciones contenidas en los presents articulos, pue-
dan manifestarlo asi A aqu l cehtro el cuerpo donde
antes hubiese servido 6 cualquier individuo.
COMENTARIO.
Sintetiza los trdmites que han de observarse en la
admisi6n y prescribe que las instancias se redacten en
papel sellado de 12a clase 6 sea de35 cents, de pesos se-
gin el articulo 59 de la Instrucci6n para la Renta del
-Sello y Timbre del Estado, vigente en esta isla, cosa
que, apartAndose del proyecto de-reglamento, pues
que este prescribia el papel comun, nos parece un tan-
to perjudicial, atendiendo a que es regla general en el
Ejdrcito la exenci6n de esa contribuci6n para el solda-
do, la cual de otro lado, pudiera retraer A algunos que
deseen ingresar; porque de las mAs pequefias causes
dependent a veces los mayores efectos.
La regla 2a ordena que se recaben informes de la
policia y nos parece que en esto se restringe la infor-
maci6n, aunque luego se amplie en el trAmite del in-
forme del capitan; fuera natural acudir tambien A las
autoridades locales, 6 sea A los respectivos alcaldes de
barrio, por lo comln meior informados.
No dice la regla 3a en que papel emitir ~ su infor-
me el CapitAn, pero ha ser indudablemente en papel
comin, pues be otra suerte se bubiera prescrito en
el Reglainento lo contrario.
Tampoco expresa la regla 4a donde ni cuando ex-
tendera su .parecer el Jefe del Detall. Suponemos
que debe ser A continuaci6n del que el capitAn haya
redactado, cuando curse la instancia.
ART. 26 El Subinspector por sf, 6 A propuesta
de los Gobernadores militares, exigirA 6 propondra .lo
oportuno al CapitAn general, cuando juzgue que los je-
fes, capitanes 6 autoridades locales, olvidandose del
deber que les impone la confianiza que en ellos se de-
:-t


- I





- -.. .. 2



-52-
posita, no llenan su cometido en asunto tan delicado y
de tanta trascendencia como la admisi6n de volunta-
rios con la legalidad debida y ce!o que el interns de la
patria exige.
COMENTARIO.
Encomienda al Subinspector el cuidado de velar
desde lo alto de su puesto, la conveniencia de que no
se burle el precepto fundamental de evitar que haya
en el institute individuo alguno indigno de vestir el
uniform, y de esta manera, con el celo de los de aba-
jo y la inspecci6n superior de los de -arriba, puede
confiarse siempre en que ser voluntario, Ileva en si
una patente de honradez y patriotism.
ART. 27 Ningdn cuerpo nutrira sus filas espen-
sas de otros, pues, en terminos generals, los pases de
jefes, oficiales, classes 6 individuos quedarAn limitados
a los que sean consecuencia necesaria de ascensos 6
traslaci6n de domicilios, y aun en este caso con la res-
tricci6n, de que si regresaran A la demarcaci6n del au-
terior antes de cumplir un afio, volveran a ser altas en
el cuerpo de su procedencia.
COMENTARIO.
De igual modo que hallamos muy acertada la doc-
trina del articulo que precede, consideramos pertinente
y recomendable la de este; porque limitando los pases
A lo puramente indispensable y necesario, no se nutri-
rAn algunos cuerpos por las artes que tienen su asien-
to en simpatias personales, que si es convenientisimo
existan entire Jefes y subordinados, no deben en nin-
gfn caso servir para mermar efectivo A unos cuerpos
en-beneficio de otros.
Esto ha dado lugar a disgustos entire Jefes de
cuerpos, y conviene evitarlo, reduciendo las contin-
gencias de que se debilite el afecto que entire todos
debe existir.










.L*





~ 3 . ,* .. -




-53- .
CAPITULO TERCERO
NOMBRAMIENTOS DE CLASS, OFICIALES Y JEFPS *
Secci6nf 1
Clases de tropa
ART, 28 Siempre que ocurriese una vacant de
cabo, el capitan, por meJio del furriel, bajo la respon-
sabilidad de aquel si no diese orden, y de dste si no-la
cumpliese puntual y exactamente, explorarA la voln-
tad de los voluntarios de la escuadra que sepan leer y
escribir, y formando una lista, por antigtiedad, de los
que aspiren al ascenso, en la catil no podran figurar
los que no tengan buerr concept por su subordinaci6n
y puntualidad" en el servicio, y entire los que aspiren
al ascenso, elegira el capitan el que crea mas conve-
niente para los interests de la compaflia, puesto que
nadie mas interesado que el en que las classes contri-
buyan al mayor lucimiento de ella.
COMENTARIO.
El capitan se vale del furriel para hacer la esplo-
raci6n de que habla el articulo, por que esta es una
clase de carActer permanent y la que mejor conoce,
por su intimo contact con el personal de la compaftia,
sus aptitudes fisicas, intelectuales y morales, cosa que
no sucede con las demas.
ART. 29 Hecha esta elecci6n, y previa la venia de
su inmediato jefe, 'el capitan extendera el nombramien-
to dirigiendolo A quien corresponda para los demas
requisitos que se determined en este reglamento.
COMENTARIO.
No se dice en este articulo ni en el precedent, -J
donde ha de constar la exploraci6n prdvia que debe ha-
cer el capitin, los informes y la ,lecci6n. Segdn se
desprende todo ha de ser de palabra: .pero como con.
ese procedimiento es fAcil se produzcaf-rozamientos,
acaso fuera pertinente seguir en esto ua norma seme-
jante lo que se hace en el Ejdrcito regular, 6 sea le.
vantar acta motivada de la elecci6n, que firman con el


', .:



i: -; *









-54-
capitan los oficiales de la compaflia, y asi, cuanto hay
en el-sistema de elecci6n de propenso al agravio por
creencia, la mas veces infundada, de injusticia, se ob-
via con la garantia de las formalidades descritas y la
concurrencia de varias personas, que si algdn interns
tienen, es el del mayor brillo de la unidad colectiva A.
que pertenecen.
Tampoco se consigna quien es el inmediato Jefe
a quien ha de pedir la venia el capitan para extender
el nombramiente. Por analogia a los tramites regla-
mentarios en el Ejdrcito, ese Jefe inmediato es el del
Detail, y con 61, que registra en su oficina los nombra-
mientos, es con quien debe contar el capital.
ART, 30 La aprobaci6n de los nombramientos de
estos, corresponde al primer jefe del cuerpo en los que
sea dste, por lo menos, de la categoria de comandan-
te. En las compafiias 6 secciones sueltas, esta aproba-
ci6n es de la competencia de los comandantes milita-
res.
C )MEN TARIO.
Si dentro de cada unidad se reserve al Jefe prin-
cipal la facultad de aprobar los nombramientos de
classes de tropa, y es just y racional que asi se haga,
tanto por discipline cuanto porque sobre ei interns
del capitAn por su compaftia esta el del Jefe por el
todo de la unidad, no se nos alcanza que raz6n funda-
mental en punto a organizaci6n y otros extremes, pu-
do existir, para reservar A las facultades de los Co-
mandantes militares ,aprobar los nombramientos de
classes, en individuospara ellos totalmeptes descono-
cidos, en los casos que el jefe de la unidad no osten-
te, por lo menos, la categoria de Comandante.
ART. 31 Para el ascenso A sargento, se somete-
rd a exAmen de las obligaciones de esta clase, de la
tActica y docuinentaci6r. de la compafia, a los cabos
6 individuos que reunan mejores condiciones y lo de-
seen, eligiendo el capitAn entire los tres que la Junta
examinadora de oficiales, formada por toda la compa-
flia 6 secci6n, y presidida por un jefe del cuerpo, cuan-





, .. : . ..- . .-.' :..





-55-

do los tenga, 6 el que en su defecto se nombre por el
Subinspector, 6 Gobernador military design, como
mas aventajados, previa la venia de su inmediato je-
fe, que para este, como para todos los nombramientos
necesitara.

CO [E.rI'ARIO.

Defectuosa es la redaccion de este articulo que
no se entenderia sino supliendo lo que, tal vez por
errata de imprenta, omite: porque, en resimen,: no se
sabe, por el texto, lo que ha de hecer la Junta exami-
nadora 6 si el designn" se refieir6 A la junta 6 al Go-
bernador Militar; pero como el siguiente articulo acla-
ra el concepto,no hace falta mas comentario porlo
que a ia redacci6n se refiere.

ART. 32. Tanto para los asensos A cabo como a
sargento, en los que en igualdad de otras condiciones
se tendrA en cuenta la antigtiedad, serA. causa de
postergaci6n la comisi6n de faltas que perjudiquen a
la discipline, el abandon; escaso celo y poca puntua-
lidad en el servicio; pudidndose en casos determina-
dos por la reuni6n de condiciones de arraigo y
prestigio, que se harAn presents al Subinspector,
hacer recaer los riombramiencos de sargentos en sim-
ples voluntarios que figurasen en la terna a que se
refiere el articulo anterior.


ART. 33. La aprobaci6n de los nombramientos
de sargentos, corresponde al Subinspector, poniendo
antes en ellos el primer jefe 6 Comandante military el
requisite de consider digno al nombrado. La de los
cornetas y classes que cobran haber del Estado, co-
rresponde A la misma autorida., previo el compromi-
so de enganche 6 reenganche por tres aAos. que se
extenderA ante el jefe del detail, y se sobreentenderA
siempre, una vez que acepte y entire A servir la plaza
el interesado.

COMENTARIO.

La facultad que"estatuye este y el anterior articu-
lo de conceder el empleo de sargento a simples vo-
luntarios, se nos figure no muy justificada, pues no


I ,





.
1
--
c.,


$1-


.4P


.' i


'

"7
;?;

.
r .



-
J









-56-
puede darse el caso de que en una compaftia; y a ma
yor abundamiento si las vacantes de sargentos se cu-
bren, cual es natural, con cabos de toda la unidad 6
cuerpo, no haya individuos de esta clase con aptitud
para el ascenso. En la milicia, y milicia s6n 6 de-
ben ser los voluntarios, es principio vital que no se
pase de unos A otros empleos, sin haber practicido el
anterior. Y no vale aducir las condiciones de arraigo
y prestigio, porque dstas cualidades, muy recomen-
dables en el orden social, no llevan consigo el concep-
to de suficiencia military que se adquiere practicando
los empleos inferiores. Se puede ser muy prestigioso
y estar muy arraigado en una localidad, y sin embar-
go, no saber una palabra de los deberes del cabo y
resultar, por tanto, un mal sargento.
Aconsejamos, pu6s, valga por lo que valga, que
se piense maduramente la concesi6n que entrafia esa
facultad, que pugna con tod- principio de buena
organizaci6n.
En cuanto A la exigencia del reenganche, es una
variaci6n radical, en relaci6n con lo que hoy existe;
pero la consideramos convenient ,y 6til, puesto que
siendo plazas pagadas, i las que se refiere, 16gico pa-
rece que est6n ligadas por ese compromise, que aun-
que parezca penoso, ileva en cambio una ventaja, la
de que de ese modo no podrAn ser separados sin expe-
diente y dejarAn de estar en situaci6n indeterminada.

Secci6n 2V

Oficiales.
ART. 34. El nombramiento de los de esta clase
corresponde al Capitan general, previa propuesta del
Subinspector, A quien la habrAn dirigido nmo indica-
ci6n los primeros jefes de los cuerpos-6 fracciones, di-
rectamente 6 por conduct de los Comandantes y Go-
bernadores militares, quienes al cursarlas expondran
lo que estimen convenient respecto d las circunstan-
cias 6 condiciones de los propuestos. La demora de







A-w









-57-
-la formaci6n 6 remisi6n de estas propuestas indica-
dotas, no sera obstdcuio para que el Subinspector,
dentro de las condiciones que se exigen, las formule
con los datos que tuviese.
S COMENTARIO.
Perfecta hallamos la regla que estatuye este ar-
ticulo; pero mejor nos pareceria si se diese un plazo
cualquiera d los jefes de unidades para formular y re-
mitir al Subinspector las propuestas indicadoras, por-
que de otro modo-se corre riesgo de que no se cum-
pia siempre 1o que se desea, esto es, que parta la de-
signaci6n, de los primeros jefes de cuerpos 6 frac-
ciones.
ART. 35. .Para el ascenso a primeros y segundos
tenientes y capitanes, se atenderAl a la antigiiedad en-
tre los de la clase respective perteneciente a la com-
pafifa, explorando para ello la voluntad de los indivi-
duos dela clase inmediata inferior y de las siguientes,
si dstos renuncian. S6lo por circunstancias muy es-
peciales 6 por marcada conveniencia del servicio, que
el primer jefe justificar. en su indicaci6n y el Subins-
pector apreciard en su propuesta, podrA ser nombra-
do aquel A quien no le corresponda por antigiiedad,
6 un paisano.
COMENTARIO.

Con tras!adar aqui el comentario del articulo 33
hariamos cumplido la area que nos hemos. impuesto,
pues las razones alli expuestas encajan aqui justas:
pero como el particular es gt ave y esa gravedad crece
en proporcion a ia categoria del nombrado, queremos
repetir el consejo que alli consignamos, A saber: que
los jefes de cuerpo tengan cuidado en no proponer pa-
ra que desempeflen un empleo, A quien no haya servi
do el inferior. Ya es bastante la decision dentro de ca-
da grado para pasar al superior y no debe abusarse
de ella. .
Los jefes no deben olvidar que la designaci6n
cuando recae en la antigiiedad sin -defeetos, es ma-




.." :
*-.- A.... *---.,- ^ ..**.,*.**..-;; .*...*-.*_-/, .. ..- .* ;; ; ** .-t -:' ; m''.*.mm m mmt'.: =






-I.


-58-

nantial de satisfacci6n interior. As! como lo contrario,
es rio de males.
ART. 36. Al formular-a expresada indicaci6n,
tendran muy present los primeros je(es, si el candi-
Sdato posee condiciones de carActer y tacto para el
mando, expresando ademAs si cuenta con recursos pa-
atender al sostenimiento de su cargo, circunstancia
precisa para ser official de este institute.
COMENTABIOS.
Este articulo viene como de molde para ayudar-
nos A defender la tesis del comentario anterior. Por-
que, en efecto ;c6mo vA A informer un jefe que el can-
didato posee condiciones de carActer y tacto para el
mando si este candidate es un paisano? .d6nde y como
se acreditan sus cualidades sin las que no sa puede
otorgar empleo que Ileva consigo el mando de tropas?
En otro orden de consideraciones, los Jefes, que
son por decirlo asi quienes han de nombrar A los ofi-
ciales puesto que sus indicaciones serAn, por puntoge-
neral atendid.is, no deben tomar en consideraci6n, al
formular las propuestas, recomendaciones de ningu-
na especie, fuera de aquellas que surgeon de lai pren-
das personales de los interesados, y de este modo ten-
dran buenos oficiales y, consecuentemente un cuerpo
apto para su misi6n.
ART. 37. Para nombrar official un paisano se
forrward expediente, en el que ademas de practical
cuanto se previene para la admisi6n de voluntarios,
se haga constar si goza de credito 6 buena fama y re-
cursos bastantes pa:a sostener el prestigio y las car-
gas del puesto que se le sefiala.
COM ENTARIO.
El inico comentario que encaja aqui despu6s de
lo arriba expresado, es que no se forme el expediente,
esto es que los Jefes procuren no proponer jams pa-
ra official f un paisano.
Y si se forma expediente, que, ademAs de las con-






..-. .- / ~ l


-59- -
diciones que marca el articulo,:se atienda A reconocer
que el interesado posea los conocimientos militares .
indispensable.
De la contrario, ic6mo habia de poder practical
el servicio de official?
ART. 38. El nombramiento de oficia!es del Es.
tado Mayor, recaerd.
10 Si se trata de los primeros tenientes, en los
de su misma clase 6 superior que hallAndose sirviendo
en filas, en c6ncepto de efectivos 6 supernumerarios,
asi lo deseen y reunan la mayor aptitud y conoci-
mientos:
20 El de capitanes, mitad por antigiiedad, si no
existen causes de postergaci6n 6 circunstancias espe-
ciales, que apreciara la autoridad, aconsejasen pres-
cindir de aquella, entire los de la clase inferior del
mismo Estado Mayor, y la otra mitad en segundo tur-
no por elecci6n entire los del mismo 6 superior empleo
del Instituto en las condiciones expresadas para los
primeros tenientes.
COMENTARIO.
Ya hemos tratado de este asunto al comentar las
articulos anteriores pero rep&timos que tenemos por
perudicial todo lo que signifique salto 6 ascensos, sin
recorrer paso A paso las escalas.
ART. 39 A todo jefe ii official de voluntarios, '
desde coronel A segunido teniente, ambos inclusive, se
les proveerA del despacho correspondiente al empleo
obtenido. Estos despachos, aprobados por el CapitAn
general, serAh confirmados de real orden por el Mi- :
nisterio de la Guerra.
Los empleos que estos despachos representan, po-
4rAn anularse:
10 "?or sentencia firme dictada por tribunal corn-
petente.
20 Por resoluci6n del Ministro de la Guerra'
30 Por acuerdo del CapitAn General en determi-
nados casos y circunstancias que personalmente apre-
-ciara, dando cuenta despues al Gobierno de S. M.
COMENTARIO.
Notorias 6 importantes son las diferencias que se



i~a-


I -. - -




1 T





-60-
observan entire este articulo y las disposiciones conte-
nidas en su correspondiente del proyecto elevado al
Ministerio.
En este, es decir, en el proyecto, al Jefe fi ofitial
que estuviera en posesi6n de la medalla de Constancia
con mas otros cinco aflos de servicio sin nota alguna
desfavorable y de estos cinco afios, tres en el empleo
cuyo despacho se pretendiera, se les concedia el poder
obtener un Real despacho que llevaba consigo las ven-
tajas y preminencias siguientes; que recayera en ellos
en casos fortuitos y muy extraordinarios, en consi-
deraci6n A que no es fAcil ocurran, el mando de pla-
zas, segfn las prescripciones de la Real orden de 9 de
Diciembre de 1822; mandar tropas de diversos. cuer-
pos, en ocasi6n de reunirse en alternative con oficia-
les de fuerzas irregulares, y si fueran jefes, alternando
tambien con oficiales del ejercito regular segdrn Real
Orden de 11 de Enero de 1876, A bien queda aunque
con variantes consignado en el articulo 70 de este Re-
mento: suceder en mandos politicos a tenor de lo dis-
puesto en la R. O. de 4 Junio de 1846; asistir a los
Consejos de Guerra en los casos seflalados en la R. O.
de 7 Enero de 1868; optar Alas recompensasen carnpa-
fia, sefialadas en la Iostrucci6n de 14 Julio de 1837; es-
perar los honors fdnebres determinados en las Rea-
les Ordenes de 22 de Abril de 1779 y 3. del mismo
mes de 1798, y, finaliiente alcanzar derecho al fuero
de guerra cuando se licenciaran luego de haberser-
vido veinte afios, segun R. O. de 16 de Junio de 1860.
El reglamento, parco en lo de conceder derechos,
siquiera sean como los apuntados de escasa monta y
mas honorificos que positives, se content estatuyend o
qne los despachos sertn confirmados de Real Orden
por el Ministerio de la ,-uerra.
Pero no por ser escasas aquellas yentajas, pues se
reducian A conceder A los Voluntarios' despues de di-
latadisimos servicios v otras circunstancias, conside-






-. ., -










-61-

raciones de militares, no es menos sensible su supre-
si6n en el articulado de este-reglamento, porque acaso
significara desconocimiemo de los servicios presta-
dos ertesta Isla, en todas dpocas, por el Instituto de
Voluntarios.
Y es todavia mAs de lamentar, habida cuenta que
la cuesti6n entrafia una soluci6n del problema asaz
atendible de las reserves del Ejercito de Cuba, por
que siendo las milicias una verdabera reserve, desde
el moment que A los voluntarios se les equiparara a
ellas, adn cuando fuera pasando por cierta condici6n
-de los aftos de servicio-irian de hecho A former
parte de esas reserves.
Possible es que la omisi6n 'aya obedecido A que
se consider necesario el concurso- de las C6rtes para
poder decretar ihna media A la que se ayunta una re-
forma orgAnica de gran alcance y trascendencia. Nos
ayuda A creerlo, el texto de los cablqgramas recibi-
dos antes de llegar el reglamanto, los euales afirma-
ban que, en gracia A la premura, habia el ministry
aprobado y publicado aquello que estaba dentro de
sus facultades, reservando lo demas A la resoluci6n
de los Cuerpos colegisladores. Sin embargo, aquellos
estaban funcionando cuando se promulg6 el Regla-
mento y bien pudieron resolver ese punto importan-
tisimo.
No seria, por tanto, dificil que en la pr6xima,
campafta parlamentaria se presentara alguna propo-
sici6n de Ley respect A estos particulares y a los de
concesi6n a. los voluntarios de destinos civiles en
concurrencia con los licenciados del Ejercito, por lo
que atafte categories inferiores-A la de official, y de
la categoria asimilado para los Oficiales y Jefes.
SY como la opinion estA preparada y afn algo
mAs, porque no puede olvidarse que ya las 06rtes se'
ocuparon de el!o, por cierto para conceder y no ne-
gar, segia poIrAn ver nuestros lectores en el extrac-
to de sesi6n que insertamos al principio de esta obra,


I.r


i
;
--
.~ ~;
.~

-~t?- 1
- ` c ~=i~
il t. : g...
i. .~
.i .. -- .r.




.-' .




-62-
no sera hacerse ilusiones esperar que en breve plazo
el Institute de Voluntarios vera reconocidos en una
Ley, sus servicios, y recompensados ademas. Con lo
cual, por afiadidura, se dara un paso important y
beneficioso en el camino de las reserves en esta Isla,
Secci6n 3.
Jefes
ART. 40 Los nombramientos de jefes se haran,
en circunstancias oidinarias, por el CapitAn general a
propuesta del Subinspector 6 por conduct de los
Gobernadores militares; pero debiendo aquello. y es-
pecialmente el primer jefe, estar rodeados del presti-
gio que por la importancia y representaci6n del cargo
les corresponde, recaerAn en personas de intachable
conduct y fama, reconocida ilustraci6n, arraige y
ventajosa 6 desahogada posici6n social, sirviendo de
preferente recomendaci6n los servicios de alguna en-
tidad prestados anteriormente al Estado.
COMENTARIO.
Seguramente el espiritu de este articulo es que,
en circunstanciasordinarias, y entendemos por ordina-
rio lo normal, lo que debe servir de regla, el ascenso
a jefe, se provea entire la clase de capitanes de aquellos
que reunan, como seguramente reuniran, las circuns-
tancias que en el texto se determinan. Y no hemos
de ser remisos en aplaudir esta prescripci6n, pues de
ese modo se estimula la honrada ambici6n de llegar
a los altos puestos por medio del celo, la instrucci6n
y el entusiasmo.
Delicada es la misi6n de losjefes, porque apacte la
suficiencia military que deben poseer para poder exigir
a sus subordinados el cumplimiento de sus obligacio-
nes y dirijir el cuerpo de una manera arreglada a las
disposiciones vigentes y a los principios generals de
organizaci6n y gobierno, no es factor para desatendi-
'do, antes para tenido especialmente en cuenta, el que
consiste en el tacto para el mando que solo se adquie-
re con el mismo mando, pero empezando a ejercerlo
desde las escalas inferiores, fnico medio de adquirirlo




--- 1 : . .




--63--
Y por eso precisamente nos parece acertado el prin-
cipio que informa el articulo, 6 sea que por regla ge-
neral y fija, la escala de jefes se nutra en la de capita- .
nes, en las -circunstancias ordinarias que ya dejamos
definidas.
ART. 41. En circunstancias extraordinarias, 6
cuando por otras especiales, que personalmente apre-
ciar el Capitan general, dada la confianza que ha de
ift frarle siempre la persona que desempefle el cargo ,
de primer jefe. podrA dicha autoridad hacer recaer es-
tos nombramientos, sin previa propue3ta,.en los que,
con las condiciones expresadas en el articulo anterior,
lo consider mis convenient.
COMENTARIO.
No puede ponerse en duda que el capitAn general
cuando asuma la facultad de nombrar por si un pri-
mer jefe, lo harA siempre en los casos verdaderamen-
te extraordinarios, 6 especiales, que previene el arti-
culo y atepdiendo en primer.termino A las convenien-
cias del servicio y al mayor explendor del Instituto.
Por esta raz6n escusamos exponer nuestras opi-
niones contrarias, 6 informadas en los mas sanos prin-
cipios milit Ires, al ingreso en lo categoria de Jefes de
personas qus no hiyan servido en las inferiores; adn
cuando sus mdritos personales y servicios no militares
al Estado, les hicieran dignos de grandisima distinci6n
y recompensa.
ART. 42. El nombramiento de los jefes del Estado
Mayor tendrA lugar por ascenso y elecci6n en los dos
turnos-indicados para el de capitanes,-en condiziones *
analogas y dentro de las generates para el ascenso A
jefes.
COMENTARIO. ;
Expuesta nuestra doctrine en material de asdcensos
que mantiene la norma de la antigtiedad sin defects _
y solo por excepci6n muy justificada admit la elec-
ci6n escusamos, repetir en este articulo lo que hemos
dicho en otros acerca de este miimo asunto. Opina-
mos ademas que el ingreso en esa secci6n de Estado


-"f


I--x;~--a~n~-mau-ssiu.rr~-calF~- -- -----~---I~~-


'' ~'''~ -----C~-C~Y-












-64-
--6-1--

Mayor, dada la indole de su servicio, debiera ser pre-
via comprobaci3n de suficiencia te6rica y practice en
el servicio de cuerpo:
ART. 43. SerA.condici6n precise que los jefes y
oficiales, muy particularmente los primeros, residan
habitualmente en algin punto de la de demarcacion A
que pertenezca el cuerpo que manda 6 de que forma
part.
COMENTARIO..
Obedece la prescripci6n A la idea de que los Jefes
y oficiales se hallen. constantemente en contact con
su tropa, tanto para conocerla y darse A conocer, cuan-
to para que pueda ser utilizada en cualquier moment
sin demora alguna que proviniera de la ausencia de'
susrespectivos Jefes naturales.Tan de aplaudires este
concept previsor, que lo tenemos en la clase de los
fundamentals, y digno por consecuencia de extricto
y celoso cumplimiento.
CAPITULO CUARTO
VESTUARIO, MONTURA Y ARMAMEN'TO
ART. 44. El uniform de campafia, diario y ga-
la, y todo el complete equipo de hombre y caballo, se
determinara enuna cartilla de uniformidad*que podrA
ser variada por el Capitan general, A propuesta del -
Subinspector siempre que la conveniencia del servicio
6 razones muy atendibles lo reclamaren.
COMENTARIO.
Por separado publicam.s las cartillas de unifor-
midad vigentes y las modificaciones que han sufrido
haciendo alli los comentarios del caso.
En cuanto al equipo del caballo, para los volun-
tarios de Caballeria 6 Artilleria de campa-ia, cree-
mos, aunque no lo determine el Reglamento, que lo
ha de traer el que ingrese en el Instituto, puesto que
no se concede nada para montura, cifidndose at ad-
quirirlo a! modelo reglamentario en el Cuerpo A que
(*) V. el Apendice N? 2





V . t
/ ' !7


vaya A serv
dad.
ART. 4,
podrAn ser a
armamento
A los model
el fin de obti
el Ejercito,
raiento.
Si en cir
los almacene
A estos cuerj
Ordenanza y
Svigentes; yC
servaci6n-dle
exigirA large
contemplaci
Losarm
dividuos de t
en el institute
tonces sirvar
ci6n suelta q
A ser propie


Cuando
en la Habana
Por 6rde
de 17-de Feb
la unificaci6n
fracciones or
de la Isla, ca
mento que te
el Remingtor
debe constitu
que en el Eij
te pertuibaci
para ello las
nica de las al
sentAndose ei
tado de arma







^. '.. :


I.-


ir, A fin de que exist la debida uniformi-. -

5. Los jefes de los cuerpos y fracciones
lutorizadts para adquirir por su cuenta el
que necesiten para su fuerza, sujetandose
is qte en cada caso se determinarAn, con
ener mas rapidamente la uniformidad con .-
y facilitar en consecuencia el municiona-

rcunstancias .determinadas se facility por
es de Artilleria armamento y municiones
pos, se extraeran con las formalidades de
demAs que previenen las disposiciones.
n-piTnto tan interesante como es la con-
I primero y buen uso de las segundas, se
sponsabilidad A quien corresponda, sin
5n alguna.
amentos de propiedad particular de los in-
:ropa, pasaran a ser, al causar 6stos baja
o, de propiedad de los cuerpos en que en-
!, y si llegase disolverse el cuerpo 6 frac-
ue tenga armamento propio, pasarA dste
lad del Estado en el ramo de Guerra.
COMENTARIO.
los voluntarios posean un cuartel central .
i, podrd servir de armeria y dep6sito.
n del Excmo. seftor Gapitan General de
rero de 18S5-se dispone, que se proceda A
del armamento de todos los cuerpos y
ganizadas de Voluntarios y Bomberos
mbiando en Maestranza todo el arma,
;ngan en su poder de distintos sistemas y
i que no sea de calibre de 11 mm., el cual
lir su dotaci6n reglamentaria, lo mismo -
Srcito, con el fin de evitar la corsiguien-
.6n en el municionamiento, observando
reglas siguientes; 1a Cada uuidad orga-
ludidas, comislonarA un official que pre-
a la Maestranza de Artilleria, con un es-
mento y municiones y otro de fuerza dis-



*f ^ ^ . .a ~ c . ^ .;, ^ ^ : s ~ s a






. .- .


--66-
ponible, pueda recibir los fusiles Remington de 11 mi-
lin.etros y cartuchos de dotaci6n que le corresrondan,
entregando todo el que tenga el Cuerpo que repre-
seite, bien sea del Estado, bien de la propiedad del
Cuerpo 6 particular de los individuos del mismo,-me-
nos el Remington de 11 mm. que deberan conservar,
el cual se tendrA en cuenta para entregarle finicamen-
te el rcstante hasta el complete, quedando asi liqui-
dados. 2a A los comisionados, segfin se presented en
el referido establecimiento,se les, indicarA el dia en
que por turno les corresponda para verificar la
citada operaci6n. 3a Si algunos individuos no
estuviesen conformes con entregar el arms que
tuviesen comprada y la quisieran conservar en
su poder como de particular propiedad y fuese de sis-
tema caducado, quedard obligado a municionarse
por su cuenta, y armar la de bayoneta igual para que
no cause mal efecto'entre los del cuerpo de que forme
parte; y no siendo esto possible, unicamente podrA
usarla como particular, pr6via autorizaci6n de las
respectivas autoridades, no contando en este caso,
con ella, para la extracci6n en la Maestranza de las re-
glamentarias de que todos los individuos deben es-
tar pr6viamente armadoo, segin la unificaci6n acor-
dada. 4a En atenci6n d la escasa existencia de terce-
rolas, queda autorizada ia Maestranza para reformar
todas las que se hallan almacenadas y reciba en lo su-
cesivo de doce'milimetros, al calibre de 11 milimetros
con el fin de poder unificar tambidn las fuerzas monta-
das lo mAs pronto possible. 3a La Pirotecnia con tal
motive no confeccionari en lo sucesivo otra clase de
cartuchos que los de revolver Smith y fusil y terce-
rola de 11 mltrs. por ser las dnicas armas reglamenta-
rias para que deben facilitarse, tanto de dotaci6n per.
manente como para ejercicio y tiro al blanco.
Esta disposici6n se ha cumplimentado por algu-
nos cuerpos, pero hay muchos que ain no han hecho
el change de armamento, cosa esencial, pues de lo con.






4i -




'X


6* r f .'*

-67-- -
trario el dia que sean necesarios, careceran de muni-
ciones.
-Posteriormente el 26 de Ju'io de 1889, dispuso la
Capitania General lo que sigue: "A fin de que con la
debida anticipaci6n se hallen en disposici6n de entre-
garse por la Maestranza de artilleria las armas que
solicitan cambiar los cuerpos y tracciones del Institu-
to, el Excmo. sefior-Capitan General se ha servid:
disponer que los que hasta la fecha no lo hayan veri-
ficado lo soliciten de este centro por el conduct co-
rrespondiente; en la inteligencia de que hasta que no
recaiga resoluci6n que se les comunicard, no deben
presentarse en esta plaza los comisionados al efecto."
Por orden de Ia Capitania General de 13 de Agos-. .
to de 1876, se hizo extensive al Instituto de Volunta-
rios, la autorizaci6n para que los jefes y oficiales pu-
diesen adquirir por si las armas reglamentarias, fun-
dAndose en que al conceddrseles el uso del uniform
del Instituto era 16gico se agreguen las armas, pues
de otro modo resultaria aquel incomplete.
La circular de la Subinspecci6n General de Vo-
luntarios de T3 de Marzo de 1874, previene: que siem-
pre que los Cuepos adquieran armamentos se sujeten .
a los models reglamentarios en el Ejdrcito. -
El articulo que comentamos no tuvo por lo visto *
en cuenta estas prescripciones, cosa que debe aclarar-
se, porque la unificaci6n del armamento y que lo faci-
lite el Estado, son imprescindibles.
ART. 46. Sera del cuidado de los capitanes el
examiner las armas de la fuerza de. su mando, apro-
vechando para ello las ocasiones en que se reuna, y
de cualquier falta que notaren darAn cuenta al jefe in-
mediato para que se dicte la providencia oportuna;
en el concept, de que si la falta depend de descuido :
6'imprudencia del individuo, se subsanar A A.u costa,
y si de uso natural en acto justificado del servicio, se
dara cuenta al Subinspector para lo que correspond.
ART. 47. Los jefes de los cuerpos, como res-
ponsables del buen estado del armamento y municio-









-58- -
nes de los de su mando, verificaran tambien sus re-
vistas principio y final de cada asamblea men-
sualmente, mientras dsta dure, y cala dos meses
en el rest del aflo, hacidndose acompahtar, siempre
que esto sea possible, por un armero, para anotar las-
faltas y poder exigir la responsabilidad de ellas, asi
como ordenar lo convenient a su pronto remedio. *
COMENTARIO.
Las faltas de escasa importancia y que no requie-
ran otro procedimiento que su inmediato arreglo, de-
ben repararse por un maestro armero que podrAn fi-
cilmente contratar los cuerpos para esas pequefas re.
paraciones, limpieza etc., entendiendose que siempre
que haya que poner piezas estas han de proceder de la
.Maestranza.
ART. 48. Cuando se extravie 6 inutilice un ar-
mamento 6 cualquier otro efecto del Estado, que ac-
cidental 6 permanentemente tenga en su poder y res-
ponsabilidad un cuerpo 6 fracci6n del institute de
voluntarios, se procederA con arreglo a lo determina-
do en el reglamento de 6 de septiembre de 1882, mo-
dificado para esta isla por real orden de 30 de mayo de
1885, con la sola variaci6n de la falta de responsabili-
dad administrative que result para con el Estado, en
el caso de ser el armamento de propiedad particular.
El juez instructor que se nombre para instruir los
expedientes de esta naturaleza, podra ser del institute
S6 del Ejdrcito, que en cada caso apreciara la autoridad.
El armamento sobrante que tengan los batall-nes,
compafiias 6 seccienes sueltas, estara depositado en
los cuarteles, donde los haya, en las Comandancias mi-
litares, en las poblaciones donde haya fuerzas 6 en el
parque.de Artilleria, si fuera en la capital, siendo de
cuenta de los cuerpos los gastos de su conservaci6n.
Si en las lo:alidades donde resident fuerzas no hu-
biera cuartel, comandancia military 6 parque de Arti-
lleria, el armamento sobrante estara bajo la responsa-
bilidad de los capitanes de compafiia 6 comandante de
secci6n.
COMIENTARIO.
Deben evitarse los sobrantes en-esas coniicio-

(*) V. el Apendice N? 3





) i:

-* ^ ..' *'*^ *- 'ht lK










-69-
nes, delosque s61oseoriginan responsabilidades y gas-
tos de entretenimiento para los comandantes de Com-
paflias 6 secci6n, porque no poseen con frecuencia lu-
gar aprop6sito para tener las armas en dep6sito, ni el
personal para limpieza peri6dica.
Recomenddmos que se tenga present cuanto pre-
viene el Reglamento de 6 de Septiembre de 1882, cita-
do en el artfculo precedent y que insertamos al final,
tanto por lo que respect A la forma y tiempo en que
se ha de dar parte de los deterioros 6 pdrdidas de ar-
mas y efectos, cuanto A lo que atafie A que deben
acompanarse todos documents que se previenen,
ciflendose los estados de responsabilidad A los formu-
larios claros, concisos y prevenidos, determinandose
siempre con separaci6n los efectos que pertenecen al
cuerpo y los que son propiedades del Estado.

CAPITULO QUINTO
BANDERAS Y E3TANDARTES,
ART. 49. Los regimientos y batallones de todas
las armas, y la brigada montada de Artilleria de la
Habana, tendrAn el uso de bandera 6 estandarte segun
el cuerpo, previa concesi6n de S. M. el Rey, para los
que en la actualidad no gocen de ese honor.
ART. 50. Las banderas 6 estandartes se deposi-
taran en los cuarteles de los cuerpos que los tengan;
en casa del primer jefe 6 en la del Comandante gene-
ral 6 military, segun disponga el Subinspector 6 la au-
toridad military de la provincia.
COMENTARIO.
Mientras no se leve A cabo la construcci6n de los
cuarteles en todas las ciudades 6 puntos donde haya
cuerpos de voluntarios, falta que se hace sentir cada
dia, las banderas y estandartes de los cuerpos estarAn
como en la actualidad bajo la custodia de los Jefes de
Unidades que es Jo vigente, pero en el caso de disolu-
ci6n de un Cuerpo la bandera 6 estandarte deberA ser
entregado al parque de Artilleria y si en la Habana se
6











-70-

construye un gran cuartel, cosa que estA en proyecto,
en il tendrian puesto de honor las banderas de cuer-
pos actuales y disheltos

CAPITULO SEXTO.

DE LA INSTRUCTION.
ART. 51. Los cuerpos y fracciones sueltas reci-
birAn la instrucci6n en Asamblea, que dara principio
en 1.0 de noviembre de cada aflo y terminarA en fin de
febrero, eligiendo los dias de la semana que conven-
gan para que no se cause perjuicios A los voluntarios
que viven de su trabajo.
La orden de dar principio la asamblea la comuni-
carA cada afio el Subinspector, por medio del Boletin,
estando en la obligaci6n los primeros jefes y coman-
dantes de las fracciones sueltas, de dar aviso de cada
formaci6n A la autoridad military mAs inmediata con
24 horas de anticipaci6n.
ART. 52. La instrucci6n se sujetari a los princi-
pios de los reglamentos que rigen en el Ej6rcito, *
pero sin la precision de que los movimientos y su me-
canismo rayen mas allA de lo necesario. Lo principal
es conocer las propiedades y buen uso del arma que
se maneja; que el ginete tenga fijeza en los aires A ca-
ballo; que en los cuerpos pi6 como en los montados
se march en la formaci6u con soltura y desembarazo;
que se sepa tender la guerrilla, replegarla y adquirir
buenos tiradores, conlaprActica del tiro al blanco **.
AR. 53. Las classes de cabos y sargentos necesi-
tan mayor instrucci6n, y A este fin tendrAn academia,
por lo menos nna vez cada semana, alternAndo la en-
sefianza te6rica con la escuela prActica de gufas, en el
campo, A cargo del ayudante 6 de un official id6neo;
debiendo en lo possible tomar parte en estos ejercicios
todos los oficiales subalternos.
ART. 54 Los oficialestendrAn tambien academia
una vez por semana durante la asamblea, presidiendo-
la uno de los jefes del cuerpo, y procurAndose que las
esplicaciones te6ricas de un dia correspondan a las

(*) V. el Apendice N? 4
(**) V. el Apendice N? 5




-7 -- Z -- '. ;






-71-
practicas que deban tener lugar en el pr6ximo ejerci-
cio sobre el campo.
COMENTARIO.
Persigue este capitulo del reglamento el ob-
jefo muy laudable de elevar la instrucci6n m'litar
de los voluntarios a la mayor altura possible, atn cuan-
do no pretend, y es natural, Ilegar en este punto A la
s6lida instrucci6n del Ejdrcito regular.
Bajo este aspect nada mas que alabanzas merece
el articulado que regular la instrucci6n, pero sospecha-
mos que en la practice han de tocarse no pocas dificul-
tades.
No sera la menos enojosa la de reunir a los indi-
viduos de cada cuerpo, sobre todo A los del campo, en
la epoca de asamblea que se sefala*
Cierto que de Noviembre a Febrero es el mejor
tiempo, atendiendo A la temperature, para practical
ejercicios que produce fatiga; pero no lo es menos
que esos meses, son los de mayor actividad mercantil
y de labores agricolas, al punto de que consideramos
muy dificil lograr que los voluntarios asistan A las
asambleas. Y no serA, ciertamente por falta de volun-
tad, sino por imposibilidad econ6mica y material; por
que no parece just que se les obligue A perder un dia
de trabajo si se les cita para uno no festive; y los dias
de fiesta, aquellos en que las fincas no trabajen, que en
Ia mayor parte si lo verifican, tampoco result just a
nuestro ver, privarles de las pocas horas de esparci-
miento que en esa 6poca pueden procurarse.
A nuestro modo de entender, lo convenient serial
que se dejara a cada cuerpo en libertad de celebrar
las asambleas en la 6poca que mas fAcilmente se pu-
diera en cada localidaJ, porque lo esencial es que los
individuos se instruyan.
De igual suerte creemos que las academias que
se prescribed para las classes de tropa,tocarAn con las
mismas dificultades que la ensefiar.za general, por las
mismas causes.










-72-
En cuanto A las academics de oficlale., nos pare-
cen viables; y lo serian mas todavia, si por los jefes
de los cuerpos se utilizaran los servicios de oficiales
del Ejercito, como tenemos entendido se hace en algu-
nos. Acaso conviniera dar forma official A esta idea.
ART. 55. Los oficiales y las cases de las fraccio-
nes sueltas, concurrirAn a las academias de los cuerpos
mas inmediatos, y dondo no las hubiese las celebrarAn
bajo la direcci6n del comandante military 6 jefe que
este design.
ART. 56. Se prohibe terminantemente concurrir
en traje que no sea de uniform A los ejercicios que
se practiquen con armas. Los de las bandas de mu-
sica y cornetas se podran practicar de paisano.
ART: 57. El que mnile alguna fuerza revistara
los armanentos, antes de practicar cualquier ejercicio,
y muy minuciosamente si este fuese de fuego; en la
inteligencia, que se le exigirA responsabilidad por los
accidents que por falta de esta precauci6n ocurran.
COMENTARIO.
Es muy beneficiosa esta prescripci6n porque
tiende A evitar accidents, algunas veces desagrada-
bles en raz6n a los dafios que sufren las personas, y
A procurar la conservaci6n delarmamento; pero al pro-
pio tiempo quese dice que se exigira responsabilidadal
que descuide lasprecauciones, hubiera sido convenient
establecer cual es la eligible, es decir, cual la correc-
ci6n para dicha falta; aparte de que si result un deli-
to no haya esa necesidad por quedar estatuida en las
leyes penales, porque de otra suerte, puede muy bien
suceder que esa responsabilidad result ilusoria,
atendiendo A que no se puede 6-no se debe apli-
car una correcci6n, sin que se halle determinada ex-
presamente A "priori" para que no result arbitraria.
ART. 58. Terminado el period de asamblea, el
Subinspector, sin perjuicio de las revistas que duran.
te el y en cualquier 6poca puede pasar A los cuerpos,
revistard por si, 6 comisionando un jefe de Estado
Mayor, aquellos que A bien tenga; en este caso el jefe
nombrado deberA ser de superior graduaci6n al que
made el cuerpo que ha de revistarse, y cuando asi no








-73- *
fuese possible 6 convenient, serA dste. mandado para
los actos de revista por un jefe 6 capitAn que result
de inferior graduaci6n al de aqu61, no asistiendo por
consiguiente los de igual 6 superior.
En las provincias qae no sea la de laHabana,
estas revistas se pasarAn por los Gobernadores mili-
tares. pudiendo 6stos delegar en los Comandantes
militares 6 Jefes, dentro siempre de las condiciones
de jerarquia establecidas anteriormente. Del resul-
tado se remitirAn los correspondientes informes A la
Subinspecci6n, pasandolos este cehtro al Estado Ma-
yor del institute, para que enterado delde instrucci6n,
policia y discipline, pueda, cuando el Subinspector lo
consider oportuno, emitir los informes que se les
pidan, secundar con acierto sus 6rdenes y redactar,
bajo su direcci6n, la memorial que anualmente ha de
elevarse al CapitAn general, quien, cuando lo juzgue
convenient, la elevara 6 consultarA lo que proceda
al Gobierno de S. M.
ART. 59. Los primeros jefes de los cuerpos y
los comandantes de las-fracciones sueltas, son res-
ponsables de la instrucci6n de las fuerzas de su man-
do, y darn notoria muestra de poca aptitud y falta
de celo los que no las presented en buen pie, bajo este
concept.
IncurrirAn desde luego en esta responsabilidad,
los que de no haber podido reunir para instrucci6n la
fuerza de su mando una vez por semana, no hubiesen
tenido a lo menos doce reunions de las mismas con
tal objeto en los cuatro meses de asamblea.
A su vez, y para exigir A los subordinados la co-
rrespondiente re.ponsabilidad, haran Ilevar nota exac-
ta de los que, habiendo sido citados, falten A cada una
de dichas reuniones.
COMENTARIO.
Poco nos queda por decir al respecto de este ca-
pitulo.
Unicamente que fuera bueno substituir la frase
con que terminal el primer pArrafo del articulo 5S:
"as;stiendo por consiguiente los de igual 6 superior",
por la de "no, tomando puesto en formaci6n este."
En abono de esta substituci6n, podemos argiiir,
que asi como en la Habana no puede surgir inconve-








-74-
niente, ni rozamiento alguno, en los pueblos del inte-
rior es fAcil ocurran con lamentable frecuencia, por-
que en ellos, y en la mayoria de los casos, los Coman-
dantesMilitares, que serAn quienes-hayan de pasar las
revistas, son de categoria inferior A la de los Je-
fes de cuerpo, los cuales se escusarAn de asistir A las
revistas que se pasen A los organismos de su mando,
y no podrAn, por tanio, satisfacer la3 dudas que ocu-
rran y que se podr"an subsanar de palabra, para que
no fueran A parar a los informes oficiales, de donde,
si constant, surgirAn rozamientos.
Por otra parte, si el articulo 70 del Reglamento
otorga A los capitanes de Ejercito el mando de fuerzas
6 cuya cabeza haya jefes de Voluntarios, cuando se
trata de operaciones de guerra, no pareceria an6malo
que los jefes y oficiales de Ejirciio pudieran pasar re
vista a fuerzas mandadas por jefes de igual y superior
categoria sin que tuvieran que dejar de asistir dstos;
pues de este modo habria congruencia en lo dispuesto
por el Reglamento.

CAPITULO SEPTIMO.
SERVICIO, DEPZNDENCIA Y LUGAR EN FORMACION.
ART. 60. Siendo la principal misi6n del volun-
tario la defense del territorio, la protecci6n de los
intereses piTblicos y el sostenimiento del orden, pres-
tara el servicio de armas donde quiera que las cir-
cunstancias lo exijan y el Capitan general de la Isla
lo ordene.
COMENTARIO.
Ese mandate casi huelga. Sin necesidad de l1 los
Voluntarios han acudido A la primera inJicaci6n de la
autoridad al lugar del peligro, en defense de la patria,
aportando vidas y haciendas, donde y cuando quiera
las circunstancias lo han exigido; y ese impulse palpi-
ta hoy y siempre en sus pechos, porque corre por sus
venas sangre espafola, que se electriza al santo nom-
bre de la patria.







-75-
ART. 61. Las demas autoridades militares po-
dran, en sus respectivos distritos y en los casoi gra-
ves de incendios 6 otros en que peligre la propiedad
6 la tranquilidad pdblica, y no sean bastantes los
medios ordinarios de que dispongan, emplear el todo
6 parte de la fuerza de voluntarios existentes en la
localidad, dando cuentaseguidamente a la superioridad
del hecho, raz6n por que ha dispuesto de aqu6llas, y
servicios que han prestado, para que se anote-en'las
correspondientes filiaciones y se disponga lo demIs a
que haya lugar.
En los casos A que se refiere el pArrafo anterior,
el jefe i official que made la fuerza, se presentara a
la autoridad military tan pronto como tenga noticia
del suceso, y sin esperar aviso, A fin de recibir sus
6rdenes y disponer el inmediato cumplimiento de lo
que se le previniere.
En la plaza de la Habana no es necesaria la pre-
sentaci6n de los jefes en tales casos, mientras no sean
Ila-nados por el Capitan general, el Subinspector 6 el
Gobernador military.
COMENIARIO.
No obstante lo dicho en el comentario anterior en-
contramos tiles las aclaraciones que este contiene-
porque evitan dudas y vacilaciones,. hijas de la incer-
tidumbreque'se derivaria, si no estuviese previsto tan
claramente el puesto de cada uno en el moment de
acci6n y la persona A quien hay que acudir para que
reuna los esfuerzos de todos y los encamine A un mis-
mo fin.
ART. 62. Donde no hubiere comandante military
6 de armas, la autoridad local podrA, en caso indis-
pensable, reclamar tambint el auxilio de las fuerzas
del institute, justificando inmediatamente ante la au-
toridad military mAs pr6xima, para que llegue A cono-
cimiento del Subinspector, el empleo de aquellas y
sus resultados, bajo la responsabilidad que se exigirA
del menor abuso.
COMENTARIO.
Sonle aplicables los concepts del que antecede.
ART. 63. AdemAs del auxilio y servicios a que
por los articu'os anteriores estAn obligados los vo-








-76-
ulntarios, los residents en los campos, observaram
particularmente para mejor cooperar a la misi6n del
institute las prevenciones siguientes:
1.a Organizadas las fuerzas en los campos de
modo y forma explicada, los capitanes y subalternos
deben conocer la topografia del terreno, no solamen-
te en la residencia de sus individuos, si que tambien
la de los coiindantes y estar perfectamente enterados
de su conduct, usos, costumbres y modo de vivir
que tienen sus sobordinados, pidiendo inmediatamen-
te la separaci6n de los que por su mala conduct no
sean dignos de usar el honroso uniform del institute.
2a Los capitanes sefialarAn A los subalternos el
punto de reuni6n de toda la fuerza para las formacio-
nes y asuntos del servicio, a donde se dirigirAn los dias
y horas que.se les sefiale con las secciones 6 escuadras
respectivas, y los subalternos a su vez sefalarAn A los
sargentos, cabos y voluntarios el punto en que se han
de reunir en todo event, procurando sea el mAs cdn-
trico.
3a Todos los voluntarios residents en los cam-
pos, estAn en el deber de conservar, a toda costa, el
6rden y-Ia tranquilidad de sus demarcaciones, prestan-
do pronto y eficAz auxilio A las autoridades y obran-
do en conjunto por si cuando las circunstancias del
caso no den lugar a otra cosa.
4a En caso de inundaci6n, incendios, alarma en
las fincas, introducci6n de bandoleros, levantamiento
de partidas insurrectas, 6 que de cualquier otro modo
se altere el orden en los partidos ocupados por fuer-
zas de voluntarios, se pondrAn inmediatamente sobre.
las armas, y los mAs cercanos al lugar de la ocurren-
cia, darn inmediatamente aviso A sus jefes respecti-
vos y autoridades mAs pr6ximas, como asimismo A sus
compafieros en el transito, y todos por los medios mAs
rApidos, se dirigirAn A los puntos sefialados para la
reuni6n de las escuadras y secciones. Los oficiales
de 6stas con las fuerzas de las suyas 6 el mayor nime-
ro de individuos que puedan reunir, lo verificaran in-
mediatamente al sefalado para la compafifa 6 escua-
dr6n, siempre que Ia alarma dd lugar A esta reuni6n;
pero en el caso contrario de ser necesaria momentA-
neamente la fuer2a armada en el lugar de la ocurren-
cla, bien para la persecuci6n de bandoleros 6 partidas
armadas, se dirigiran todos A la vez por diferentes
puntos, con el fin de darles alcance y batirlos, desta,





-


-77-
cando inmediatamente algunos individuos para dar el
oportuno aviso su capitdn, como asimismo A las de-
mAs fuerzas que se encuentren por los caminos, indi-
cando el punto de la alarma y direcci6n que llevan los
perseguidos.
Los capitanes, A su vez, lo harAn saber A sus je-
fes y autoridades inmediatas, marchando, con las fuer-
zas que hayan podido reunir, hacia el punto done se
dirijan las demAs fuerzas de su compaflia 6 escuadr6n.
5a Siendo de todo punto impossible que en las lo-
calidades ocupadas por la fuerza de Voluntarios, pue-
dan introducirse partidas de bandoleros 6 insurrectos,
sin que se tenga inmediatamente conocimiento de
ello, y que en su fuga puedan ocultarse 6 evadir la
pronta persecuci6n, capture 6 detrota, que debe in-
mediatamente'seguir A su presentaci6n en los puntos
indicados, todos los jefes que manden fuerzas y demas
pequeflas fracciones en su persecuci6n, deberan des-
tacar por derecha 6 izquierda exploradores, procuran-
do sean los mAs conocedores y practices en el camino,
A fin de que abrazando por este sistema una gran ex-
tensi6n de terreno, puedan darse la mano los de una
fracci6n con otra, y combinarse de un modo tal, que
no quede punto sin reconocer, prActicando un especial
ojeo en los mAs quebrados y de dificil acceso, teniendo,
a la vez, la probabilidad de auxiliarse toda la. fuerza
al encontrar al enemigo.
6a Todos los jefes y oficiales y demAs individuos
de tropa que manden fuerzas en persecuci6n de ban-
doleros 6 insurrectos, 3 sean estos en ndmero consi-
derable, procuraran no fraccionar, fuera de lo conve-
niente, sus fuerzas.
7a En todas las alarmasy casos excepcioiales en
que tengan que ponerse sobre las armas los volunta-
rios para conservar el orden en los campos, los oficia-
les que estAn al mando de fracciones, reuniran las su-
yas y esperarAn las 6rdenes que les comuniquen sus
jefes respectivos y las autoridades militares, obrando
todos de comdn acuerdo para el mejor acierto de las
operaciones; pero en el caso de que las ocurrencias
no den lugar A esperar las ya citadas 6rdenes, obrarAn
con las fuerzas de su mando con entera decision, to-
mando las medidas que les dicte su prudencia y talen-
to military, dando inmediatamenteA sus superiors par-
te muy detallado de las operaciones que practiquen y
de sus resultados; debiendo tener present, que siem-


4 *. *







-78-
pre que las oircunstancias lo permitan, lo primero que
deben hacer es ponerse en comunicaci6n con la autori-
dad military mAs pr6xima, quien, con mayores conoci-
mientos, les dara las instrucciones convenientes, de
acuerdo con lo que aconseje el caso.
COMENTARIO.
Muy importantes son los preceptos que contienen
las siete prevenciones que abarca el anterior articulo y
ademAs esta sancionado por la prActica, que alli donde
se verific6 6 se inici6 la acci6n active de los Volunta-
rios contra el bandolerismo, tuvo aquel pronto ester-
minio, asi como contra los insurrectos en 6poca pasa-
da tambien fu6 eficaz en el campo, en operaciones y
en las grandes ciudades como dique que impuso res-
peto A los auddces separatists. El sistema que sucin-
ta y claramente sefalan esas prevenciones es digno
de encomio y debe atraer toda la atenci6n de los jefes
y oficiales de voluntarios. Nadie como ellos, en efecto,
puede conocer con todos sus minimos detalles la topo-
grafia de su demarcaci6n respective y los anteceden-
tes de los habitantes. Con un poco de vigilancia y con
la autorizaci6n important que el reglamento concede,
tienen en su mano una palanca poderosa para destruir
A los enemigos del orden, y sostener la tranquilidad y
elrespeto Ala ley. Pero hace faltamucho tacto alejercer
esas facultades, pues hay que huir de toda clase de
exageraciones. Nunca deben precipitarse los actos de
esa indole, sino ejercerlos cuando con sagacidad pre-
parada se puedan dar golpes seguros. Por el con-
trario, si el hecho punible hubiese ocurrido ya, en
tonces toda actividad es poca, toda energia y
tacto serAn justificables. El conocimieito de los
habitantes, da la manera de cumplir lo que en articu-
los anteriores se ordena, en cuanto A que los individuos
que pertenezcan al institute sean de honradez acriso-
lada. Para los voluntarios del campo, son muy mitiles
tambien las formaciones de instrucci6n y simulacros
de combat, porque levantan el espiritu de los pobla-




* _- - .. y.'. .*-- .. , .. .. , .-



-79-
dores de los lugares aislados y sirven de medio de con-
tacto entire los oficiales y sus sobordinados. A ellos de-
ben prestar calor los Comandantes militares, por cuan-
tos recursos tengan A su alcance, aprovechando las
fiestas y dias que no haya trabajo para organizer es-
cursiones que sirvan de expansion y de provecho.
ART. 64. A las paradas, procesiones, en que sea
costumbre 6 necesario honors a altas jerarquias, y
otras formaciones, concurrirAn los voluntarios, previa
orden 6 autorizaci6n segin el caso. A las festividades
notables podrAn tambien concurrir con la venia de la
autoridad military.
C )MESTARIO.
No debe abusarse de esta prescripci6n molestando
sin motives las fuerzas, coni formaciones que no esten
justificadas. En las fiestas de potronos de los pue-
blos, por ejemplo, puede hacerse una excepci6n, pre-
sentando con el mayor lucimiento possible las unida-
des, uniendo A los festejos religiosos otro de indole
military.
Asi, entire las comarcas vecinas, naceria una es-
pecie de emulaci6n, que debe procurarse no degenere
en rivalidad, y que bien condiicida daria lugar A que
todos se afanasen por presentar sus armamentos,
equipos, uniforms 6 instrucci6n en el mejor estado de
brillantez, porque hay que tener en cuenta que en los
pueblos del interior es donde m is meritorio y mAs di-
ficil se hace el organizer los cuerpos, compafia 6 sec-
ciones de voluntarios y donde sus servicios miyor
aplicaci6n pueden llegar A prestar en circunstancias
normales. Cuando una formaci6n de esas tenga lu-
gar es de buen efecto que los de una demarcaci6n in-
viten A los de otra A participar de su regocijo.
ART. 65. En los dias y horas que los Goberna-
dores y Comandantec militares y los Comandantes de
armas determine, y serAn los que se considered ne-
cesarios para el servicio de guarnici6n y del institute,
acudirA nn ayudante de cada cuerpo A recibir la orden
para llevarla seguidamente A sus jefes; si corres-
ponde d.espues. comunicarla A la fuerza present,
lo hard, asi como con la que reciba de susjefes, valien-








-80-
dose del brigada y furrieles, que la escribirAn A su
presencia. En donde haya mas de un cuerp: podrAn
turner en este servicio los ayudantes de los mismos,
comunicando la orden, el que le toque, a los brigadas
de los demAs cuerpos 6 furrieles que, en sustituci6n
de estos, concurran.
ART. 66. Para el servicio de armas, los cuerpos
v fracciones de voluntarios, dependerAn de la autori-
dad de la localidad, plaza y provincia A que correspon-
dan 6 en las que se hallen, 6 bien de los jefes A cuyas
ordenes estuvieren para un servicio6 facci6n determi-
nada. Organica y administrativamente dependent de la
Subinspecci6n del Instituto A la que Ilegaran en los ca-
sos prescritos en este reglamento 6 sus analogos por
conduct de los gobernadores y comandantesmilitares
siendo de la competencia de 6stos iltimos en las com-
paflias y fracciones que no tengan comandante de la
categoria de jefe, las funciones asignadas A los prime-
ros jefes de cuerpo en lo referente a nombramientos
de classes, autorizaci6n de las propuestas in'dicatorias
de nombramientos de oficiales y demas documents
que deban remitirse al superior.
ART. 67. Ain cuando segtinse expresaen el ar-
ticulo anterior, el Subinspector es el conduct por el
que los Gobernadores militares de las provincias de-
ben ordinariamente consultar las modificaciones en
asuntos de organizaci6n y propuestas, podran, sin
embargo, dirigirse directamente al capitAn General
en los asuntos cuya urgencia asi lo requiera.
ART. 68. La sucesi6n en el mando por vacant 6
ausencia en todas las classes, serA por el 6rden del in-
mediato empleo inferior y de la mayor antigiiedad en
ellos.
COMENTARIO.
EstA conform con nuestras ideas, respect A la
veneraci6n que debe profesarse al principio de anti-
giuedad que todos los voluntarios han de procuraga-
rantir, porque con 6l se afianza el respect a la insti-
tuci6n y es la base de los derechos faturos que por fin
han de ser sin remedio otorgados A los aflos de
servicios.
ART. 69. Corcurriendo dos 6 mas cuerpos, 6
fracciones distintas de ellos, 6 de uno s61o 6 fraccio-
nes sueltas A una misma formaci6n fi objeto que no










-81-
sea especial de cada cuerpo, tomara el mando el jefe
fi official de superior empleo, y conci r iendo dos 6
mArs de igual empleo, el mAs antiguo del mismo,
COMENTARIO.
Los preceptos de los dos articulos antecedentes
s6n tan dignos de encomio, como que se ciflen estric-
tamente al espiritu y letra de las Ordenanzas del Ejer-
cito, espiritu que ciertamente no se tuvo del todo en
cuenta al reglamentar los ascensos 6 provision de va-
cantes ocurridas en el personal de jetes, oficiales y
tropa.
Aqui conviene recorder que de dos con igual ge-
rarquia y anigiiedad, sera mas antiguo a los efectos
del mandg, el que lo fuere en el empleo antecedente y
si en este sucediera lo mismo, se ha de descender de
uno en otro hasta llegar a la fecha del ingreso en el
Institute y en ~!timo caso a la edad; pero esto no ha
de hacerse sino cuando concurran a un solo objeto
dos 6 mas fracciones distintas, porque si cada una tu-
viese un especial cometido, entonces los respectivos
comandantes conservarAn su mando independiente.
ART. 70. Cuando par raz6n del movimiento de
tropas, operaci6n de guerra 6 fracci6n especial, se
reunan contingentes de diversas classes sin jece de ca-
rActer general y responsable de plaza, linea, column
6 fuerza que, por la importancia de la operaci6n que
ha de practicar, requiera el auxilio de otras, y no se
halla previsto reuni6n que produzca previamente
mando especial, este se ejercera en harmonia con lo
dispuesto en la real 6rdendell de Enero de 1876, por
el jefe del Ejdrcito, cualquiera que fuera la categoria
de los otros cuerpos, y en segundo lugar por el de Mi-
licias, y no habidndolo de uno ni otros, por el capitan
de Ejercito, faltando 6ste, por el jefe de mayor em-
pleo de voluntarios, bombers 6 movilizados, segn
el 6rden de cuerpo expresado; en su defecto, por el
capital de Milicias, el subalterno de Ejercito, entran-
do A sucederle el de Milicias, sino resultan inferior en
dos empleos pues en este caso deberan tomar el mando
los capitanes de voluntarios, bombers y movilizados,
y finalmente, los subalternos de dichos institutes, se-











-82-
grin su categoria y orden establecido, en el concept,
de que la movilizaci6n no altera la condici6n de prefe-
rencia que les d6 el institute A que orgAnicamente per-
tenezcan.
CO MENTARIO.
Se introduce en el Reglamento A virtud de este
articulo lo que ya se dispuso en la Real Orden que se
invoca. Recomendamos al lector la lectura integra
de la parte expositiva de esta soberana disposici6n,
pues entendemos que ella es el mejor comentario, la
cual dice asi:
"E. S.: ConReal Orden de 10 de Julio iltimo se re-
miti6 A informed de este Consejo Supremo la adjunta
carta del Capitan General de la isla de Cuba, numero
1.078, de fecha-15 de Mayo filtimo, en la que propone
se dicten reglas fijas para la competencia del mando
superior de fuerzas de various institutes armados en
operaciones, puesto que no solo tienden A ofrecer un
orden de sucesi6n, en moments de guerra tan nece-
sario, sino A impedir desavenencias f.ciles de original.
-Pasado el expediente al Fiscal military, en censura
de 8 de Octubre, expuso lo que sigue:-El Fiscal mill.
tar dice:-Que la consult del Capitin General de la
isla de Cuba no es de facil soluci6n, y menos abste-
niendose como se abstiene de proponer preferencia
dentro de los institutes a que hace relaci6n.-Sin em-
bargo, la necesidad y el conocimiento de que el mando
en los casos de referencia debe recaer en el mas peri
to y no en el mas caracterizado, pueden servir de re.
gla prudencial para arbitrar manera que, sin menosca-
bo de la discipline, de satisfacci6n A dudas que, de otro
modo, sostendrian rivalidades siempre perjudiciales,
y que generalmente evitan los que dirigen el movf--
miento de las fuerzas ordenAndolas en forma, que al
concurso de las de diverse clase y organizaci6n resul-
tara Jefe con facultades para mantener superioridad y
conseguir buen 6xito de la empresa que reunidas hu-
biesen de acometer. Cierto es que las eventualidades





S- ..




-83-
de la guerra hacen muchas veces que inesperada apa.
rici6n de tropas permit la dispute del mando de ellas,
aparte de lo prevenido ya por Ordenanza, pues claro
es que hallAndose presernte Oficial General, Goberna-
dor Jefe de linea 6 de brigada, 6 tratandqse de la su-
cesi6n en el 6rden regular, no se ofrece duda, y queda
todo reducido a deslindar entire Oficiales, de Coronel
abajo, quien ha de colocarse A la cabeza de los cuerpos
6 fracciones y con responsabilidad, en tanto que juntos
hayan de combatir y bajo el mando de uno solo. Y de-
cimos combatir por que no propondremos declaraci6n
para el ordinario servicio, ni para cuando espresas dis.
posiciones determine autoridad indiscutible, sino para
lo imprevisto, cuando se reunan secciones de diverse
procedencia y el peligro comin obligue, 6 para el caso
de sucumbir los que principalmente estuvieran llama-
dos al mando, atendiendo que en la Antilla hay institu-
tos levantados en armas, A virtud de su patriotism,
sujetos A la Ordenanza. durante la movilizaci6n, y que
realmente es necesario que en concurrencia con los
del Ej6rcito permanent tengan marcada la condici6n
de su Jefe. Producira conflict de soguro la preferen-
cia absolute en favor de los que sirven en el Ejercito,
por aquello de haber de suborbinase A un Alfdrez un
Comandante de Voluntarios, por ejemplo, y por lo tan-
to parece convenient dar una regla general que faci-
lite derivaciones, atendiendo siempre A que la mayor
pericia ha de producer mejores resultados,y dando por
obviada toda cuesti6n en cuanto se rate de Oficiales
con Real despacho 6 empleo de Ejercito, pues en tal
caso el de mas antigiiedad tomar, el mando, aunque
pertenezca A fuerzas m6vites, 6 mejor dicho, volunta-
rios, bomberos 6 movilizados, entendiendose que los
del Ejercito prefieren siempre A los de milicia en igual-
dad de empleo, y dstos A los de bombers y volunta-
rios. Parecenos tambien que, como verdaderos facul"
tiv os en el arte de la guerra los Oficiales del Ejercito,
es convenient que influyan en el exito de las opera-










=84-.
clones, mas por su aptitud que por su empleo relativa-
mente A los que con ellos concurran A determinada fac-
ci6n, y en este sentido no vemos dificu!tad en que se
dividan como unidades capaces para el mando, las
classes que ordinariamente se llaman de Jefes y Oficia-
les, y que alli donde exista uno de los primeros del
Ej6rcito made A los demAs de milicias, bombers y
voluntarios, lo propio que cuando se rate de CapitAn
inclusive abajo, Y para que mas en concrete se apre-
cie la soluci6n, fijaremos reglas, en las cuales queda-
rA resuelta la consult en ese sentido:--1a Cuando en
el canmpo de las operaciones se reunan Jefes de Ejdr-
cito, milicias, voluntarios, bombers y movilizados,
tomarA el mando de la fuerza el de mayor empleoy an-
tigiiedad de Ejercito, aunque sirva en cualquiera de
dichos institutes, y le quedarAn subordinados los de-
mas de Comandante A Coronel, aunque tengan empleo
superior.-2a Cuando entire la clase de Jefes no le haya
del Ejercito tomarA el mando el de milicias; A falta de
6ste, el de mayor empleo de voluntarios, laego el de
bombers, y por fin el de movilizados.-3a Los oficia-
les del Ejercito de AlferezA CapitAn quedarAn subor-
dinados Ajefe de milicias, pero si s6lo concurriera Je-
fe de voluntarios, bombers, 6 movilizados, tomara el
mando con preferencia el CapitAn de Ej6rcito, y en su
defecto el de milicias.-4a Los subalternos de Ejercito
se subordinaran A CapitAn de milicias, pero si s6lo con-
currieran Capitanes de los demAs institutes, tomarA el
mando el Oficial de Ej6rcito, y en su defecto el de mi-
licias, sino resultare inferior en dos empleos, pues en
tal caso, el CapitAn de voluntarios no ha de subordi-
narse a Alferez de milicias y si s6lo A Teniente.--5a
Cuando no concurra ni Jefe ni Oficial de Ejdrcito ni
de milicias y no se de caso ya previsto en las anterio-
res reglas, tomara el mando el mAs caracterizado de
entire los de voluntarios,bomberos 6 movilizados,y por
este 6rden, 6 sea prefiriendo el de voluntarios., y des-









-85-
pues al de bombers, en el concept de que no perte-
nezcan orgAnicamente los movilizados A cuerpos de
voluntarios, pues en tal caso, la movilidad no altera su
condici6n.- 6a Las precedentes aclaraciones se obser-
varAn minicamente cuando por raz6n del movimiento
de tropas, operaci6n de guerra 6 facci6n especial se
reunan contingentes de diverse clase sin Jefe de qt-
rActer general y responsible de plaza, linea, column
6 fuerzas que por su importancia requieran el auxilio
de otras, y no reunion que produzca mando especial y
transitorio.-Como V. E. observarA, las precedentes
reglas se ajustan al principio de que, habiendo Jefe del
Ejdrcito, asuma el mando adn sobre los de empleo su-
perior de los institutes; que tratAndose s61o de Jefes
de voluntarios, bombers 6 movilizados, respond de
la fuerza, Capitan de Ej6rcito si lo hubiere; y que en
otros casos se subordine tan s61o la clase de subalter-
nos, bajando un grado en raz6n de pernetecer A miliclas,
y adn dos cuando se reuna Oficial de Ejdrcito, y los
demas de voluntarios, bomberos'6 movilizados.-Da-
da cuenta al Consejo, dict6 en su vista el acuerdo si-
guiente:-El Consejo ha revisado con detenida re-
flexi6n el parecer del Fiscal miiitar y no puede menos
de manifestar lo acertado del pensamiento, estable-
ciendo por base del proyecto los tres principios si-
guientes:-10 Que habiendo Jefe del Ejfrcito asuma
6ste el mando sobre el empleo superior de los del ins-
tituto.-20 Que si hubiese CapitAn de Ejercito respon-
da este de la fuerza,aunque hubiese Jefe de voluntarios
bombers 6 movilizados.-30 Que cuando no se hallen
en este caso, se subordine tan solo la clase de subal-
ternos, bajando un grado en raz6n de pertenecer A mi-
licias y adn dos cuando se reunan Oficiales del Ejer-
cito, y los demAs de voluntarios, bombers 6 moviliza-
dos. Bajo este concept, el Consejo cree y opina que el
Sr. Fiscal Miliar ha comprendido perfectamente lo di-
7

9 i~''










-86-
ficil de la resoluci6n, y no consider deber variar en
lo mas minimo los seis articulos de que consta el pro-'
yecto, y por lo tanto se adhiere al pensamiento pre-
sentado por dicho Fiscal.-Y de su acuerdo lo signifi-
co asi A V. E. para la resoluci6n de S. M.-Dios etc.
Madrid 30 de Octubre de 1875.-EL CONDE DE ViSTA-HER-
MOSA.
E. S.: Enterado el Rey q. D. g., de to expuesto A
este Ministerio por ese Consejo Supremo en su acorda-
da de 30 de Octubre 61timo, informando acerca de la
consult elevada por el CapitAn general de la isla de
Cuba en su carta nuim. 1.078, de 15 de Mayo del aflo
pr6ximo pasado, pidiendo se dicten reglas fijas para
la competencia del mando superior de fuerzas perte-
necientes A various institutosarmados. S. M. ha tenidoA
bien resolve, de conformidad conlo que se propone en
la referida acordada, disponiendo en su consecuencia
que se d6 traslado integro de ella al expresado Capi-
tin general para su inteligencia y cumplimiento, lo
cual se verifica en Real Orden de esta misma fecha. De
la de S. M. etc. Madrid 11 de Enero de 187~.-CEBALLOS.
ART. 71. Cuando los vo!untarios concurran con
tropas del Ejrcito para revistas, paradas 6 para cu-
brir una carrera, su primer 6 mis antiguo batall6n se
colocara inmediatamente antes del de Infanteria a que
corresponda el segundo lugar entire los de su arma; los
demAs cuerpos A pie del institute, forma rn A conti-
nuaci6n de las fuerzas A pie del Ejdrcito.
La artilleria y Caballeria de voluntarios A conti-
nuaci6n, respectivamente, de la del Ejdrcito de una
misma denominaci6n.
COMENTARIO.
No introduce novedad alguna en lo dispuesto an-
teriormente acerca de este particular.
Ahora bien; como en esto pudieran ocurrir du-
das, A pesar de estar perfectamente claro lo que quie-
re preceptuar el Reglamento, procurardmos ser un
tanto graficos para evitar aquellas.







4 - ^ '*



-87-
La infanteria como arma mAs antigua, tiene de-
recho A ocupar el primer lugar en toda formaci6n; y
asi, el cuerpo mas antiguo de ella forma en cabeza; A
este siguen los cuerpos de Artilleria, si no llevara
piezas, 6 Ingenieros; despues el primerbatall6n de vo-
luntarios de Infanterfa, esto es, antes del de esta Or-
ma del Ejercito a que correspond el segundo lugar;
siguenle los Institutos A pid del Eiercito, y A 6stos el
resto de los voluntarios de Artilleria, Infanteria d In-
genieros, en la forma que explica el articulo siguien-
te. La Caballeria y Artilleria, forman a continua-
ci6n de sus hermanas del Ejercito.
Conviene advertir que no se consider cuerpo
aquella fuerza que no alcance al nimero de dos com-
pafflas 6 escuadrories.

ART. 72, Entre los cuerpos de voluntarios, la
antigiiedad serA la que design el puesto de cada uno
para los casos a que se contrae el articulo anterior, y
en harmonia con lo que se observa en el Ejercito; la
artilleria A pie formarA despuds del batall6n mAs anti-
guo que asista A la formaci6n y los ingenieros despu6s
del segundo.
CO' EENTARIO.
Un ejemplo puede servir de comentatio.
En una gran parala en la Hibana, el orden de
formaci6n serA el siguiente:
Regimiento 6 batall6n de Inrfanteria del Ej6rcito,
Regimientos 6 Batall6n de Artilleria A pie, del Ejerci-
to; Regimientos, 6 batallones de Ingenieros del Ejer-
cito. El prime'- batall6n de Voluntarios de Infante-
ria. Infanteria del Ejdrcito. Artilleria A pid de
Voluntarios, Segundo batall6n de Infanteria de
Voluntarios, Ingenieros voluntarios. Resto de Ja
Infanteria de Voluntaries, Caballeria del Ejercito,
Regimientos de Milicias. Regimientos de Voluntarios,
Artilleria montada 6 de Montaf del jercito- Idem
de Voluntarios.
** 0

-Js









-88-
CAPITULO OCTAVO.
OBLIGACIONES EN GENERAL Y DR CADA CLASE EN PARTICULAR.
ART. 73. Desde el moment que ingresa en el
institute se halla sujeto todo individuo, desde coronel
a voluntario, A la fiel y rigurosa observancia de este
reglamento y demAs d.-beres de su cargo, no pudiendo
au!entarse por mas de veinticuatro horas sin la corres-
pondiente licencia, A excepci6n de los casos de reco-
nocida urgencia, y aun entonces ponidndolo en cono-
cimiento de su inmediato superior, para que, A su pe-
tici6n, se obtenga aquella. Cuando cambien de domi-
cilio solicitarAn su traslado al caerpo 6 fracci6n orga-
nizada en la localidad A que vayan A residir 6 su baja
en el institute.
COMENTARIO.
Excesivamente rigurosas nos parecen esas obli-
gaciones. No hay precisi6n de exigir tanto, en lo
que se refiere A ausencias, sobre todo si 6stas no son
de muchos dias y no se desatiende por ellas las ob!i-
gaciones del servicio. El Jefe, Oficial, case 6 volun-
tario tendra con frecuencia que ausentarse mAs de 24
horas de su residencia habitual para dedicarse a fae-
nas de comercio, de agriculture 6 de otra especie. Ese
plazo de 24 horas parece pues exagerado, y la obliga-
ci6n de sacar la correspondiente licencia, impractica-
ble y propensa A que no se cumpla, cosa que debe
evitarse y puede hacerse poniendo un plazo mAs largo
para exigir licencia, el de un mes por eiemplo, 6 el
de 15 dias, con la condici6n expresa de que por
ello no se deje de cubrir el servicio que corresponda
al interesado, por si mismo, esto es sin admitir susti-
tuci6n sea, Jefe, Olicial clase 6 voluntario; Real-
mente, con esa condici6n bastaba para que los que se
ausentaran quedasen obligados. En cuanto A los tras-
lados de domicilio, suponemos que se ha querido dar
A entender, cuando sea fuera de la demarcaci6n que
corresponda al cuerpo A que se pertenezca, per que
dentro de una misma poblaci6n, no se v6 necesidad
de llenar los requisitos que se mencionan.


I -I
^




-, .. E .'. .




-89--
Segdn el articulo 149, las licencias temporales
para dentro de la Isla han de ser solicitadas, por las
classes y los voluntarios, del ler. Jefe de su Cuerpo,
y las de Ia misma clase para fuera de la Isla, del
Subinspector.
Los Oficiales, para la Isla, si prestan servicio en
la Habana, del Subinspector; y de los Comandantes -
Generales y Comandantes militares, si lo prestan en
otros puntos de la Isla. Para fuera de la Isla han de
solicitar la licencia temporal, del Subinspector.
Y los Jefes, de la Subinspeccift para la Isla, y del
CapitAn General para fuera de ella.
Convenia que hubiera fijado el Reglamento los
casos de reconocida urgencia; pues de otra suerte, los
inmediatos superiores de aquel A quien le es urgente
el ausentarse por mrns de veinticuatro horas, es seguro
que veran este precepto segdn el criterio de cada uno,
resultando de aqui much variedad en la practice: no-
sotros creemos que es urgente por lo mdnos la ausen-
cia motivada por desgracias familiares 6 de pr6ximos
parientes, asf como la que exige en los negocios la
presencia del interesado.
ART. 74- Es obligaci6n en todos los individuos
del institute observer entire si, fuera y dentro del
servicio, los miramientos de tespeto, atenci6n y urba-
nidad que A cada uno son debidos, segdn su empleo y
categoria, y mas particularmente vistiendo el unifor-
me.
COMENTARIO.
Lo que previene este articulo es de suma impor-
tancia. Sin esa consideraci6n y respeto, sin esa for-
malidad estremada, no puede haber lazos de discipline
Sni espfritu military; el respeto a los superiores debe
prevalecer en todos los actos del servicio.
ART. 75. Los individuos de este institute, desda
voluntario A sargento, saludaran A todo Jefe t1 official
asi del institute como. del Ejdrcito, Armada, Milicias
, y Bomberos.



.. ,:-&








-90-
COMENTARIO.
El saludo es un signo esterior, que en la milicia,
no solo indica urbanidad sino q ue encierra la f6r-
mula de acatamiento, de respeto que hace el que
saluda al superior a quien rinde ese tribute de sumi-
si6n. Debe pues observarse rigurosamente tanto
dentro del institute como fuera de 61, tanto entire vo-
luntarios y sus Jefes y Oficiales, como entire dstos y
los del ejercito, de modo que sea verdaderamente re-
ciproco el agasajo; y los saludados, deben poner em-
peflo en contestar siempre al saludo, estableci6ndose
la correspondencia mAs exacta. Causa muy mal efec-
to y no debe tolerarse, el ver pasar un voluntario al
iado de un Jefe 6 Oficial, sea suyo 6 del ej6rcito, de
cualquier cuerpo, y no practicar aquel el saludo. Es
pues precise que esas prActicas he inculquen con
ahinco para que lo mismo entire Oficiales y Jefes del
ej6rcito y voluntarios que entire soldados y Oficiales
y Jefes de voluntarios 6 del ejercito, sea una verdad
el saluJo
ART. 76. Las autoridades civiles, segdn su'ca-
tegoria, las dignidades eclesiasticas y los c6nsules ex-
trangeros, serAn tambien objeto de atenci6n y respeto
por todas las classes del institute, saludAndolas, cuando
asi proceda, por el distintivo 6 signo de su autoridad
6 jerarquia.
COMENTARIO.
Es muestra de buena educaci6n, y no solo ha de
llevarse A cabocuando el habito, el bast6n 6 cualquier
otro distintivo se vea que represent el cargo de la
persona que se saluda, sino que solo por simple vista,
A las personas respetables, y A las seiloras sobre todo,
debe dejar:es la acera el voluntario.
ART. 77. El saludo lleva en si la cesi6n al supe-
rior del lugar preferente en el trAnsito por las calls y
lugares pfiblicos.
C)MENTARIO.
Encierra la idea de ceder el paso, la acera, el lu.
gar preferente, A la persona A quien se saluda.


*








-91-
ART. 78. En los jefes y oficiales el saludo serA
reciproco, y todo inferior lo hara al de mayor catego-
ria, aunque no pertenezca al institute del mismo
modo que seg~n lo prevenido, los de las demAs cor-
poraciones armadas lo haran A los de este institute
que les sean superiores en empleo 6 asimilAci6n.

COMENTARIO.

Vease lo que decimos en el comentario al articu-
lo75.
ART. 79. Es tambidn obligaci6n de todo jefe i ofi-
cial conocer las Ordenanzas generals del Ejircito, el
C6digo de Justicia military, la TActica de su arma, el
present reglamento y caantas disposiciones relatives
alservicio publique la Subinspecci6n; A cuyoefecto, el
cuerpo A que pertenezca le pasara un ejemplar de ca-
da nfmero del Boletin Oficial del institute, no sirvien-
dole jamAs de excusa la ignorancia, ni en descargo de
faltas cometidas, ni para eximirse del desempeflo de
alguna comisi6n 6 trabajo.
COMENTARIO
Al final de este libro encontrarAn los jefes y ofi-
ciales los conocimientos mAs precisos de entire los
mencionados: como medios de perfeccionarlos y ad-
quirirlos, les recomendamos las conversaciones mili-
tares con jefes y oficia'es del Ejercito, entire los que
deben buscar sus mejores amigos los voluntarios. No
estaria demAs que en la epoca de asambleas, se asig-
nase A cada cuerpo de voluntarios un jefe 6 capitAn
del Ejdrcito que diese conferencias acerca del servi-
cio, y guiase la instrucci6n prActica, y esto debiera.
hacerse de un modo official, sin que representase gas-
to alguno para los cuerpos de voluntarios; considera-
mos de importancia esta proposici6n y creemos debe
ser estudiada por la superioridad, en el bien entendido
concept, de que siempre esos actos habian de ser ba-
jo la presideneia del Coronel 6-Jefe del Cuerpo de
voluntarios. A mAs de un Jefe del institute hemos
oido abogar por que un sistema analogo se implant.






o

* ^ *' /' ** -* :-':: ~...




. .--- : '





-92-
ART. 80. Es asimismo obligaci6n de los jefes y
oficiales, asi efectivos como supernumerarios, y de to-
das las classes que contribuyan al sostenimiento de los
gastos y fondos del cuerpo, pagar puntualmente sus
espectivas cuotas.
COOMENTARIG
Estos gastos, pregonan hasta la evidencia lo
digno que es el institute de consideraci6n, respeto
y premio,,puesto que sus Jefes y Oficiales no se li-
mitan A prestar un servicio desinteresado, sino que
encima ponen dinero; costean gastos del cuerpo de.su
peculio; satisfacen cuotas proporcionadas A la gra-
duaci6n.
Despues de esa nueva virtud, digase si adn pare-
ce excesivo que se l es conceda al cabo de numerosos
afios de servicios y de desemb61sos, derecho A op-
tar A destinos civiles y Reales Despachos. No hay
raz6n alguna que sancione esa negative, y es de es-
perar que pronto cese la restricci6n, asi como la rela-
tiva al goce de fuero militAr. Y no se diga que hay
cuerpos civico-militares en la peninsula que no gozan
de ese beneficio, cual los forales de las Vascongadas-
y los mozos de escuadra 6 somatenes de Catalufla,
por que estos cuando prestan servicio cobran, y los
voluntarios lo prestan y PAGAN.

Del voluntc rio.
ART. 81. Para que el voluntario pueda desem-
peflar siempre el servicio A que se consagra, tendrA el
mayor esmero en el cuidado y conservaci6n de sus ar-
mas y municiones, y en que se hallen dispuestas, asi
como su vestuario y montura, si es de caballeria, para
cuando haya de acudir prontamente A las 6rdenes de
sus jefes.
COME TARIO.
Es el mejor medio de juzgar el eatusiasmo
de una tropa el aspect de su unitorme y armamen-
to; debe procurprse que las prendas se sujeten es-









-93-
trictamente al modelo reglamentario, porque no hay
cosa que cause peor efecto, que el ver en-una forma-
ci6n diferencias entire unos y otros hombres, por lo
que se refiere A equipo. En cuanto al armamento, debe
cuidarse como parte mas esencial; para ello sirven
cumplidamente, las precisas y concienzudas reglas del
Comandante CapitAn de Artillerfa D. Francisco Ce-
ron que hemos insertado al principio.
ART. 82. En las formaciones, ejercicios, demos
actos del servicio, y siempre quevista de uniform, se
presentara aseado y co:ocadas sus prendas de vestua-
rio y equipo con propiedad; y si fuere tambien de ca-
balleria presentarA su caballo limpio, sin adornos ex-
traflos ni la cola trenzada, y en estado que no desdiga
del buen aspect en formaci6n, debiendo cuidar de te-
nerlo siempre bien herrado para todo event.
COMENTARIO.
Concuerda con las aclaraciones que diams en
el anterior comentario.
ART. 83. RespetarA y obedecera A los cabos y
sargentos de su secci6n, compaftia bacteria 6 escuadr6n,
A todos los oficiales de su cuerpo y cualquier otro que
le mandare por raz6n del scrvicio A que se halle suie-
to, como tal voluntario.
COMENTARIO.
La seriedad en los actos del servicio es condici6n
imprescindible. Durante ellos no debe permitirse bro-
mas de ningdn genero. Hay que poseerse de la grave.
dad de los actos militares, por que si asi. no se hace,
surgeon faltas de discipline y se hace bufo lo que tiene
que ser dechado de tormalidad. La obediencia es pues
condici6n esencial, y sin ella no hay tropas posibles.
ART. 84. Pondra el mayor cuidado en adquirir
el conocimiento de los deberes que le correspondent en
el caso de ser empleado en servicio de guarnici6n 6
como movilizado.
COMENTABIOS.
Sin conocer las obligaciones se incurre A veces



** ,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs