• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Half Title
 Title Page
 Frontispiece
 Preface
 Libro primero. Formacion de la...
 Libro segundo. Difusion de la cultura...
 Libro tercero. Independencia de...
 Indice general
 Errata
 Back Matter






Title: Historia de la capitanía general de Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081264/00001
 Material Information
Title: Historia de la capitanía general de Guatemala
Physical Description: 11-542, 2 p. : illus. (incl. ports., maps, plans, facsims.) fold. plates (1 col.) ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Villacorta C., J. Antonio ( José Antonio Villacorta Calderón ), 1879-
Publisher: Tipografía nacional
Place of Publication: Guatemala, C. A
Publication Date: 1942
 Subjects
Subject: History -- Guatemala -- To 1821   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por J. Antonio Villacorta C.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081264
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000124372
notis - AAP0331
oclc - 01550634
oclc - 24184127

Table of Contents
    Cover
        Cover 1
        Cover 2
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Preface
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Libro primero. Formacion de la colonia
        Page 16
        Introduccion
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
        Estructura del sistema colonial Español
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Gobernadores de la Capitania general de Guatemala
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
        Formacion de ciudades y pueblos
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
        El Regimen municipal
            Page 112
            Page 112a
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
        Implantacion del sistema hacendario Español en la colonia
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
        Nuevas modalidades agricolas e industriales
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
    Libro segundo. Difusion de la cultura Española
        Page 189
        Page 190
        El idioma castellano y su paulatino esparcimiento
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
        Implantacion de la religion cristiana
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 224a
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
        La instruccion durante la colonia
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
        Literatura colonial
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
        Arquitectura colonial
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
        Las artes y las bellas artes durante la colonia
            Page 335
            Page 336
            Page 336a
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
    Libro tercero. Independencia de la capitania general
        Page 361
        Page 362
        Estado social finalizando la colonia
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
        Legislacion de Indias
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
        Catastrofes sismicas durante la colonia
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
        Derrumbamiento del sistema colonial Español
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
        Primeros movimientos revolucionarios
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
            Page 495
            Page 496
            Page 497
        Proclamacion de la independencia en Guatemala
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
            Page 502
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
            Page 508
            Page 509
            Page 510
            Page 511
            Page 512
            Page 512a
            Page 513
            Page 514
            Page 515
            Page 516
            Page 517
            Page 518
            Page 519
            Page 520
            Page 521
            Page 522
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
            Page 527
            Page 528
            Page 529
            Page 530
            Page 531
            Page 532
    Indice general
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
    Errata
        Page 543
    Back Matter
        Page 544
Full Text









tA la Antigua Guatemala




En el Cuarto Centenario del establecimiento
de la Ciudad en el Valle de Panchoy


1542-22 de Noviembre-1942


























HISTORIC DE LA CAPITANIA

GENERAL DE GUATEMALA






HISTORIC

DE LA

CAPITANIA GENERAL
DE GUATEMALA

POR

J. ANTONIO VILLACORTA C.


GUATEMALA, C. A.-NOVIEMBRE DE 1942













COPYRIGHT. 1942 BY J. ANTONIO VILLACORTA C.
PRINTED IN GUATEMALA


RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
CONFORME A LAS LEYES Y TRATADOS
INTERNACIONALES VIGENTES


G5933-1M-I 1-42 IMPRESO NUMERO 816

IMPRESO EN LA TIPOGRAFIA NACIONAL.-GUATEMALA, CENTRO AMERICA











#2


..


iii i
~ ,
: tt





r i' .-.- *
ti, Jnrru ..,. ~ i* i- a






~~~ *
~-, er4 r< >
aTy- -* *amrJif'm ^>9W
^^^^^^fi^


-'- A


Va -^-
4 -

, ^i- ..., u t *- ^ '*-* '- .> "'' -v i?
, ;,r


L. ci .. j-j


IGLESIA DE LA COMPARIA DE JESUS EN GU/.TEMALA, HECHA DECORAR A MEDIADOS DEL SIGLO XVIIl
POR D. PEDRO LANDIVAR Y CABALLERO. PADRE DEL EXIMIO POETA COLONIAL. RAFAEL LANDIVAR


emr*I-


;5~
3 *


uy RIiE-B^ ^

^^^^^ ^ a '
^*^^^* y^^


^*M f^*^S


)i^l 'grr^.^^
)^.I fcfaB5


k .


~..._~.--~-7 '


A-A.


I. V MA





























Fuente de Santa Marfa, en la entrada al camino que conduce a la cima del VolcAn de Agna


PROLOGO


Para former concept de lo que fui la obra colonial espafola
en America, es ahora necesario recurrir a una series de fuentes his-
t6ricas mis o menos aut6nticas, muchas veces contradictorias, y
escoger con sano criterio, auxiliindose de los eternos principios de
la L6gica, todo aquello que contribuya a explicar los innimeros pro-
blemas sociol6gicos que se presentan al abordar, para su convenient
difusi6n por la palabra o la imprenta, los hechos, sus antecedentes
y sus consecuencias, en el largo process gestativo colonial de las
naciones americanas, ahora independientes.
Esas fuentes son de varias species y condiciones, y pueden
agruparse en cr6nicas e histories generals, monumentos arqueol6gi-
cos de toda indole, y documents oficiales u oficiosos, que abundan,
por fortune ya clasificados, en nuestros archives: el General de la
Naci6n, el Colonial de la Secretaria de Gobernaci6n y Justicia, y
los particulares de la Curia Eclesiistica y centros culturales de indo-
les diversas.
Hemos procurado utilizar todos esos elements en la con-
fecci6n de la present obra, que denominamos "Historia de la
Capitania General de Guatemala", determinando con su propia
designaci6n su objeto, y los limits que circunscriben la exposici6n








IZ PROLOGO

escrita. Hemos estudiado tales elements, separande lo acceptable
de lo inaceptable que contienen, para formarnos concept clare y
precise de los fen6menos sociales que constituyeron la vida colonial
americana, en especial la que se refiere a la antigua Capitania Ge-
neral a que esti destinada, como continuaci6n de nuestro libro
anterior "Prehistoria e Historia Antigua de Guatemala", que concluye
en 1544, al instalarse en la poblaci6n de Gracias a Dios, Honduras,
la c6lebre Audiencia de los Confines; es decir, cuando por la propia
naturaleza de los acontecimientos cesaba la ppoca insegura y violent
de la guerra de la conquista, en la que predomin6 la voluntad firrea
del soldado, comenzando el imperio de la ley, que emanaba, ya no del
caudillo military, sino de la autoridad de los monarcas espafioles, en
forma de Reales Ordenanzas, Reales Cidulas, Recopilaciones de
Leyes, etcetera, constituyendo la. base de una organizaci6n compli-
cada y dificil de entender si no se le presta la atenci6n debida.
Son tantos y tan importantes los sucesos acaecidos durante los
doscientos setenta y siete afios que abarca el period colonial objeto
del present volume, o sea de 1544 a 1821, que no seria possible
ni convenient entrar en detalles pormenorizados al resefiarlos,
debiendo contentarnos con exponerlos a grandes rasgos, en forma
tan sucinta, arm6nica y complete, que bien podria ser comparada
tal vision a la que determinan las siluetas de las elevadas montafias
contempladas de lejos. No nos fu6 possible detenernos, aunque lo
hubi6ramos querido, en minucias, por mis interesantes que fueran,
y s6lo hicimos aprecio de lo que por una u otra causa determine
cambios apreciables en el modo de ser de una nueva entidad
ktnica, mezcla de aborigen y de europeo, a travis de cerca de tres
siglos, y en lugares geogrificos de distinta naturaleza de otros del
Continente americano. Tales detalles queden para las monografias
hist6ricas y la literature de entretenimiento y agradable difusi6n,
que explotan el episodio y la leyenda.
Hemos dado a cada fuente hist6rica que hubimos a la mano
el valor natural que le correspondia en buena 16gica, sin dejarnos sor-
prender por la manera de expresarse los autores, cronistas o histori6-
grafos, ni por la belleza del objeto conservado, la suntuosidad de la
obra arquitect6nica, o la edad y procedencia del document guardado
en los archives, que unos y otros pueden inducir a engafio si se les
consider como buenos al pie de la letra, sin tomar en cuenta las
pasiones humans, los interests creados y las otras muchas circuns-
tancias adversas que los desvirtian para el objetivo principal de la
historic, que es exponer un hecho verdadero y itil, de antecedentes
ciertos y consecuencias racionales.









PROLOGO


CONSTITVCIONES,

Y ORDENACIONES DE
ESTA PROVINCIA, DEL SANTISSIMO
Nombre de lefus de Guatemala; icchas,
y confirmadas porcl Difcretorio, y
Diffinitoriodeclia:
EN EL CAPITVLQ fO.POVINCIAL
quefs cehltbri la Cludad det (attmala, en 2dia del wet de
Febrero dt 66 d aris.
FOR L'AS QVALFS SE REVOCAN TODAS
BI impreso mas antigno de las demar hechas, y publicadas antes de dief dia. en
Guatemala, que se conserve el qual fue clceo .n Minifl;o Provincial de efl
en la Biblioteca Nacional. Provincia el Reverindo Padre Fr. Ci-rfloval Lopez:
Es dos afos posterior a la
introducci6n de la imprenta Siendo DiBnidoxes.Ap6flolicos, los' Reverendob
en i66o. Padres Fray Andres de Maeda, v Pray Francifco de
Pefia ldres perp tuos y enOiffinidores los Padres
Fray Ibfeph de Mdrera Lc&or iubilado, Fray An.
tonio de 2abala,*Fray lofcph.de Loyzaga. Fray lo-*
.feph de Guzian, yen Cufodio elPadre Fray Alon.
fo de Ortcla: Prefidiendo en todas las elecciones
N. M. R. P. Fray Pedro Maroto, Predicador
Secrctario General, y Comiffaio Vfirador,
de cflafobredicba Provincia.

En Gurtl all, Por loreph de Pin*d Ybarra, Inmpteffcr, y Mercader
de Librol, Aho do I 6 z .

Prosiguiendo el desenvolvimiento del plan general que desde
un principio nos trazamos al proponernos la composici6n de estas
obras, la present, como nuestra inmediata anterior, esti dividida
en tres libros o tratados generals, correspondiendo el primero, que
denominamos "Formaci6n de la Colonia", al primero de la Prehis-
toria "Formaci6n de los pueblos"; el segundo, "Difusi6n de la Cul-
tura Espafiola", a su similar "Difusi6n de cultures"; y el tercero,
"Independencia de la Capitania General", al l1amado "Colisi6n de
Civilizaciones".
El plan a que aludimos nos di6 magnifico resultado en la
exposici6n de la "Prehistoria e Historia antigua de Guatemala",
habiendo recibido de muchos hombres de ciencia de America y
Europa, aprobaci6n complete, en cartas y escritos periodisticos, que
conservamos en nuestro archivo particular con el carifno con que se
guardian joyas muy apreciadas; y tenemos la esperanza de que ese
mismo resultado se alcance en el present volume.
En el Libro Primero, "Formaci6n de la Colonia", resefiamos
lo que hemos creido pertinente para explicar la obra de Espafia en








PROLOGO


la parte material de su gran aventura, que a poco le cuesta la vida,
pues di6 a America su gente y con ella su valor y su inteligencia,
estableciendo en la grande extension del Nuevo Mundo sociedades
humans con modalidades propias y elements adecuados a su futu-
ro desarrollo; en el Segundo, "Difusi6n de la Civilizaci6n Espa-
fiola", exponemos la transmisi6n del alma y del pensamiento hispano
a pueblos de diferente cultural, en lenguaje, religion, ciencias, artes
y bellas artes, que una vez asimilados, coadyuvaron decididamente a
la formaci6n del alma y del pensamiento, es decir, de la parte espiri-
tual de las modernas naciones hispanoamericanas; y en el Libro Ter-
cero, "Independencia de la Capitania General", explicamos la gine-
sis, desarrollo y resultado del natural deseo de emancipaci6n que
tuvieron las colonies espafiolas en America, entire ellas nuestra
patria, Guatemala, cuando en virtud de leyes sociol6gicas compren-
dieron estas colonies la necesidad de obtener su libertad political,
aun por medio de las armas, ya que no les fu6 propicia para alcan-
zarla, la sola voluntad de la Madre Patria.
Por una circunstancia para nosotros feliz, la publicaci6n del
present libro coincidira con el cuarto centenario del estableciraiento
de la ciudad de Guatemala en el Valle de Panchoy, despubs de la
catistrofe del 11 de septiembre de 1541, en que conmociones sismi-
cas y copiosas lluvias arruinaron e inundaron la ciudad situada en
el Valle de Almolonga (hecho lamentable que relatamos en nuestra
obra anterior), y como en ista ocupa lugar preferente la antigua
capital del l1amado por antonomasia Reino de Guatemala, le dedica-
mos nuestro libro como aporte conmemorativo del cuarto centenario
de la fundaci6n de la Antigua Guatemala, que no podremos celebrar
en la forma que lo hicieron Bogota, Buenos Aires y Santiago recien-
temente, porque aquellas urbes aun viven como capitals y metr6-
polis de las Repfiblicas de Colombia, Argentina y Chile, y la Antigua
Guatemala, aunque habitada, perdi6 su categoria de tal por haberse
levantado otra ciudad del mismo nombre en el Valle de la Ermita
o de la Virgen, en 1776, en donde ahora progress a ojos vistas, como
capital de la Repfblica; conservindose solamente las monu-
mentales ruinas de templos y palacios en la vieja ciudad de Don
Alonso de Maldonado y del Obispo Marroquin, que la vieron nacer
en 1542, y del General D. Martin de Mayorga y el Arzobispo Cortes
y Larraz, que presenciaron su lamentable destrucci6n en 1773.

Guatemala de la Asunci6n, 1942.





































































Licenciado J. Antonio Villacorta C.






















LIBRO


PRIMERO


FORMATION


DE LA


COLONIAL































Primera Catedral de Guatemala, en Almolonga, z5I-41.


INTRODUCTION


SUMARIO: l-Descripoi6n deodgrfioe de la Capitania
General de Guatemala.
2-Sometimiento de sus pueblos al dominion
espatAo
3-Reyes easpafoles de la Cas de Austria.
4-Reyes espafloles de la Casa de Borb6n.
5-Disuui6n del sistema colonial.
6-Naciones hispanoamericanas.


l.-Descripci6n geogra- En la Relaci6n hecha por el Licenciado Palacio
fica de la Capitania al Rey D. Felipe II, "desta ciudad de Guatemala
General de Guatemala. a 8 de Marzo de 1576 afos", en la que describe
la Provincia de Guatemala, costumbres de los
indios y otras cosas notables, se lee: "Conocida cosa es que el imbito del
mundo, que segin la comiin opinion es de cinco miil seiscientas veinticinco
leguas, posee y gobierna V. M. la mayor parte, como consta por su posici6n,
porque sin esos vuestros reinos de Espafia, Italia y Flandes, hay a las islas
del Poniente, do vuestros ejircitos van ampliando V. R. Corona tres mil
cuatrocientas cinco leguas, regulados los paralelos y fecha la computaci6n
a las comunes espafioles, en que se incluye este distrito, que comienza de
los postreros t&rminos de Teguantepeque y acaba en los de Costa Rica; corre
de Sudeste-Noroeste trescientas y mas leguas. Esti dividido en trece pro-
vincias principles, sin otras mis menudas, que en ellas se incluyen, que
son: Chiapa, Soconusco, Suchitepiquez, Cuaahtewala, Verapaz, Izalcos, San
Salvador, San Miguel, Honduras, Choluteca, Nicaragua, Taguz-Galpa, Costa









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Rica, y en cada una de ellas hay y hablan los naturales diferentes lenguas;
que parece fue el artificio mas maiioso quel demonio tuvo en todas estas
parties para plantar discordia, confundiindolos con tantas y tan diferentes
lenguas como tienen". (1)
Cuando se escribi6 esa relaci6n, ya habia sufrido el territorio puesto
por el Rey en 1542 bajo la jurisdicci6n de la Audiencia de los Confines, des-
membraciones en sus extremes Noroeste y Sudeste, pues con motive de
haberse suprimido en 1563 la Real Audiencia de Guatemala, (2) agregindose
a la Nueva Eppafia las provincias que quedaban al oeste de la linea virtual
que remontaba el rio Ulia, tributario del Atlintico y su afluente el Santiago
y terminaba en el Golfo de Fonseca, quedando las del Este agregadas a la
de Panama, al restablecer la Audiencia de Guatemala en marzo de 1570,
se extendi6 su jurisdicci6n inicamente a las provincias de Soconusco, Chia-
pas, Guatemala, Verapaz y Nicaragua y a las Gobernaciones de Honduras
y Costa Rica, habiendo quedando sometidas a la de Mexico las provincias
de Yucatan, Tabasco y Cotzumel, y a la de Panami las de Veragua y el
Darien, que antes pertenecieron a la de los Confines. (3)
Al territorio asi reducido, lo circundan los dos grandes Ocianos, Ila-
mados en aquel entonces Mar del Norte, el Atlintico, y Mar del Sur, el
Pacifico; las provincias de la Nueva Espafia: Oaxaca, Tabasco y Yucatan;
y la de Veragua perteneciente a Panama, afectando la Capitania General
de Guatemala la figure de un triingulo cuyo virtice fuera el Cabo de Gra-
cias a Dios y la base el litoral del Pacifico desde el istmo de Tehuantepec
a Punta Burica, en Panama.
De las Provincias sujetas a la Audiencia de Guatemala, fu6 Chiapas
la mis occidental, recorrida de Noroeste a Sudeste por la Sierra Madre,
teniendo al Norte extensos valles que sirven de cuenca a grandes rios
con numerosos afluentes, como el Mezcalapa, que los espafoles llama-
ron rio Grijalva en su desembocadura. Al Sur de ella, se halla la ex-
tensa faja costera denominada por los indigena Xoconoxco, al Oriente
de la que se extendian las Provincias de Suchitepiquez, con ribera maritima
en el Pacifico, y la de Guatemala, que present extensas altiplanicies en el
centro, desenvueltas de Occidente a Oriente; y mis alli el firtil Valle del
rio Motagua, al Norte del que se encontraba la Provincia de la Vera Paz,
que los conquistadores viejos Ilamaban "Pais de la guerra", por los reveses
militares que les infligieron las tribus bravias del Lacand6n, Tezulutlin,
Mopin y el Chol; y a6n mis al Norte las de Itzi, que habitaban la region
del Peten o isla, en la laguna de Haltunna, y las praderas y tierras bajas
de aquella cilida comarca, en donde se reunen las aguas de los grandes rios
denoninados Chixoy (Las Salinas) y Cankuin (La Pasi6n) el primero pro-
cedente de las *ierras de los mames, y el segundo de la de los mayas, for-
mando ambos el gran rio Usumacinta, el mis misterioso de todos los de

(1) Colecci6n de Documentos Iniditos relatives al descubrimiento, conquista y organizaci6n
de las antiguas posesiones espafiolas de America y Oceania, sacados de los Archivos del Reino y
muy especialmente del de Indias, por D. Luis Torres de Mendoza. Tomo VI, pigs. 5 y siguientes.
(2) Real C6dula de 8 de septiembre de :563. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1512-327.
(3) Real C6dula de 28 de junio de 1568. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1512-346.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


Centro America, por haber tenido asiento en la extensa cuenca que fertiliza
con sus numerosos afluentes, la grandiosa civilizaci6n maya del Viejo Imperio.
Las antiguas provincias de Izalco, San Salvador y San Miguel, ocu-
paron el territorio bajo y caliente, en su mayor parte, que se extendia al
Sur de la de Honduras, de la que lo separaban las turbulentas aguas del
Rio Lempa o Lempat, y su afluente el Torola, rio que se torna en caudaloso
cuando bruscamente se dirige hacia el sur entire las tierras del antiguo Cus-
catlin y el Chaparrastique, para desembocar en el Ociano. Luego se sigue
la costa baja y ardiente hasta el Golfo de Conchagua, ancho seno del Pa-
cifico entire El Salvador, Honduras y Nicaragua. Al Norte del rio Lempa
una series de estribaciones orogrificas forma hasta el Mar del Norte la
antigua provincial de Honduras o de las Hibueras, con un litoral fertilisimo
regado por caudalosos rios, como el Chamelec6n, el Ulia, el Aguai. o Romano
y el Patuca, cuyos afluentes Ilamados Jalin y Guayape arrastran pepitas
de oro, y el enorme sistema fluvial del Wanks, Coco o Segovia (este iltimo
ya en la comarca de Taguzgalpa) extenso rio que la separa de la otra region,
habitadas ambas entonces por tribus salvajes y valientes, como los toacas
y los lencas, comarca denominada Tologalpa, ya en Nicaragua.
Al Sur de la Taguzgalpa hondurense se halla la riquisima region de
la Choluteca, regada tambien por grades corrientes como son el Goascorin,
el Nacaome, el Choluteca y el Negro.
Las dos provincias que quedaban al otro lado del Golfo de Fonseca
y de las altas montaias del Corpus, de Chile y de Dipilto, que recogen en
sus estribaciones las aguas que forman el Wanks, Coco o Segovia, que va
al Mar del Norte, se denominaban provincias de Nicaragua y Costa Rica,
la mis lejana de la antigua Capital del Reino. La de Nicaragua tambi6n
tiene costas en ambos Ocianos, Atlantico y Pacifico, conteniendo en su
interior la region de los grandes lagos: el Xolotlin (de Managua) y el Co-
cibolca (de Granada), enormes dep6sitos de agua dulce que se elevan poco
sobre el nivel del mar, pero cuya orientaci6n de Noroeste a Sudeste y sus
extensas y bajas riberas los hicieron desde la gentilidad a prop6sito para
servir de ruta lacustre a los numerosos pueblos, que habitaban su dos co-
marcas adyacentes y que mantenian en sus islotes lugares destinados al
culto de sus enormes idolos de piedra, de una factura fantistica por lo recio
de sus formas y lo grande de sus proporciones.
Toda la tierra centroamericana, cuyo sistema orogrifico desciende en
altura desde los elevados Cuchumatanes entire Chiapas y Guatemala hasta
las gargantas por donde se desliza el rio San Juan, desaguadero de los gran-
des lagos de Nicaragua, para alzarse de nuevo en Costa Rica por la sierra
de Talamanca, es de una prodigiosa exuberancia, no s61o por estar en plena
zona tropical, sino porque innumerables erupciones volcknicas la han fer-
tilizado de tal modo, que la selva se aduefia con facilidad de serranias y
planicies pobladas por bosques seculares, cuyas hojas al caer durante siglos
y siglos, han formado la capa de humus vegetal, donde prosperan desde la
pequefia plant rastrera que cubre los campos, hasta los arboles centena-
rios: ceibas, alisos, pinos, cedros, caobas, encinas, etcetera, que forman,









J. ANTONIO VILLACORTA C.


como en las planicies del Petin, de la Taguzgalpa y Totogalpa, mares de
verdura.
La tierra centroamericana es, ademis, eminentemente volcanica, ha-
biendo contribuido las erupciones de sus numerosos conos igneos a former
de lava las montafias rocosas y de arena y talpetate las capas de diversos
colors, que se estratificaron al caer unas encima de las otras. En la gen-
tilidad se conservaron, en forma de tradiciones legendarias, los recuerdos
de las grandes catistrofes eruptivas, y los espiritus de las montafias igneas,
Chicak (de Fuego), Janajup (de Agua), Pecal (Acatenango), Macamop
(Santa Maria) y Julisnap (San Pedro y Atitlin) al ser inquietados por Cap-
rakdn, produjeron terremotos. "Yo soy el Sol", decia en su inmenso orgullo
Gukup-Cakix; "Yo hago los montes y volcanes" decia Zipacnd; "Yo inquie-
to el cielo -decia Cap-rakdn- al mover y remover la tierra". (4)
Tal fu6 y es la comarca; veamos qu6 hicieron en ella hombres de
otra raza.



2.-Sometimiento de sus El descubrimiento de America, efectuado por
pueblos al domino espafiol. Col6n el 12 de octubre de 1492, di6 principio
a las atrevidas empresas de exploraci6n pri-
mero y de colonizaci6n despues, que realizaron por las islas de las Antillas
y el propio continent el Almirante, y otros navegantes insignes de la ipoca,
como Juan Diaz de Solis y Vicente Yafiez Pinz6n; Alonso de Ojeda y Diego
de Nicuesa, que entire 1506 y 1511, partiendo de la poblaci6n insular espafiola
de Santo Domingo, recorrieron los dos primeros el litoral maritime de Hon-
duras con rumbo a Yucatan, y los segundos la parte norte del Darien, en
donde fund Ojeda la Villa de San Sebastian y Nicuesa Porto Belo, asientos
espafioles en tierra firme centroamericana que se denominaba Castilla del
Oro, ahora Rep6blica de Panama.
Por entonces realize Balboa el portentoso descubrimiento del Ociano
Pacifico, el 25 de septiembre de 1513, casi en los propios lugares en donde
mas tarde fund Pedrarias Divila (1518) la villa de Panama, que seria el
asiento del gobierno de la Colonia y de donde partirian las expediciones de
conquista hacia el Noroeste por tierras de Costa Rica y Nicaragua.
De alli sali6 en 1519 una expedici6n por agua al mando del Licenciado
Gaspar de Espinosa que lleg6 al Golfo de Nicoya. El afio siguiente zarp6
otra vez de Panami, habiendo encontrado en el continent cerca de la isla
de Cebaco los dominios del c6lebre Cacique Urraca, que se defendi6 durante
muchos aiios de las incursiones guerreras Ulevadas contra 61 y sus aliados,
al mando de los no nienos celebres capitanes espaiioles: Hernando de Soto,
Francisco de Campafi6n, Hernin Ponce, Francisco Pizarro, future conquis-
tador del Imperio de los Incas en la America del Sur, y el mismo Pedrarias
Divila, hasta que cansado Urraca y abandonado de los suyos se retir6 a sus
montafias.

(4) Manuscrito de Chichicastenango. Edic. Villacorta. Guatemala, 1927. Segunda tradici6n.




- II I I I I









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Dos vecinos del Darien, Andr6s de Cereceda y Andr6s Nifo, fueron
a Espaiia a conseguir un permiso para emprender viaje a las Molucas, y en
la Corte se encontraron con un hombre influyente llamad, Gil Gonzilez,
natural de Avila, que entusiasmado vino con ellos al Dari6n en 1519 en busca
de los navios que a su trigica muerte dej6 Balboa, decapitado en Acla por
Pedrarias; y como este no quiso darselos, construyeron otros en la isla de
las Perlas, y embarcando su gente Gil Gonzilez abandon el 21 de enero
de 1522 el puerto de Panama; pero cuando habia recorrido unas cien leguas
marinas, se not6 que los buques estaban dafiados, por lo que arrib6 a la costa
de Burica y desembarcando en ella se intern con cien hombres por el
continent. (5)
Durante aquella temeraria expedici6n, llegaron los espaiioles por tie-
ira al Guanacaste, en donde su cacique Nicoya les inform que por Occidente
existia otro lamado Nicarao, rico en oro, y en busca de 61 y del codiciado
metal fueron los expedicionarios, y habiendo llegado a la poblaci6n de Ni-
caraoli, les recibi6 el cacique con placer, tanto que no cost6 much esfuerzo
que recibiera las aguas del bautismo. Dejaron aquellos territories Gil Gon-
zales y los suyos, internindose por occidente, en donde los indios niquiranos
con su cacique Diriaguen comenzaron a hacerles resistencia, al extreme de
verse obligados los espaiioles a abandonar aquellos lugares, pasando por los
dominios de Tendiri de los diriames, y desde Imbita poblaci6n principal de
los nagrandanos divisaron el lago Xolotlin o de Managua. Llegaron enton-
ces los espafioles por la tierra de los cholutecas y denominaron al golfo de
Conchagua golfo de Fonseca, en honor de Fray Juan Rodriguez de Fonseca,
President del Consejo de Indias, decidido protector de Gil Gonzilez, que
con los suyos estuvo de regreso en Panami en junio de 1523.
Serias dificultades surgidas con Pedrarias, obligaron a Gil Gonzalez
a embarcarse furtivamente en Nombre de Dios con rumbo a Santo Do-
mingo, llevando consigo el quinto del rescate, que correspondia al Rey,
que envi6 a la Corte con su amigo Juan P6rez de Rezibal, quien llevaba
ademis el encargo de obtener permiso para otra expedici6n; y cuando 6ste
volvi6 a lal Isla con los despachos reales para hacerla, reclut6 gente y buques
y parti6 de aquella ciudad insular a principios de 1524 con rumbo hacia
el Sur hasta llegar a la costa de Guaymura, en la rada que llam6 Puerto
Caballos, por haber arrojado al mar algunos de aquellos animals muertos
a bordo. Gil Gonzilez visit, entonces, el litoral del norte de Honduras y
Guatemala, habiendo fundado cerca de Manabique un establecimiento que
llam6 San Gil de Buena Vista, de efimera vida, y de donde se volvi6 a Puerto
Caballos, explorando el interior del territorio hasta los llanos de Olancho,
en donde tuvo noticias de que otros espafioles se hallaban en los lugares
recorridos por 61 dos aiios antes, en Nicaragua.
En efecto, tan luego como Gil Gonzalez Divila, en desacuerdo con
Pedrarias, abandon el Dari6n con rumbo a Santo Domingo en 1523, el Go-

(5) En su libro "Contribuci6n a la Historia de Centro America", Managua, 1939, don Sofonias
Salvatierra glosa la carta que Gil Gonzilez escribi6 a Carlos V en Santo Domingo a 6 de marzo
de 1524 dandole noticias de su viaje a Nicaragua, relaci6n que difiere un tanto de las descripciones
de los cronistas de la 6poca.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


bernador de Castilla del Oro envi6 a Nicaragua una expedici6n formal al
mando del Capitin Francisco Hernandez de C6rdova, con 6rdenes express
de fundar poblaciones para demostrar su posesi6n efectiva en aquellos te.
rritorios; y este Capitan asi lo hizo, llevando consigo en various buques nu-
merosa tropa, al mando de los capitanes Gabriel de Rojas, Hernando de
Soto, Andres de Garavito y Hernando de Sosa; y habiendo legado a terri-
torio de los Orotinas, fund la primer villa que lam6 Bruselas, penetrando
poco despu6s a territorio nicaragiiense, por el mismio camino que habia
seguido Gil Gonzalez, encontrando de parte de los natives bastante resis-
tencia. Avanz6 Hernindez de C6rdova por el interior de aquella comarca
a principios de 1524, fund la Villa de Granada a orillas del gran lago de
Nicaragua, en la que mand6 construir un temple y un fuerte, y armando un
pequefio bergantin que Ilevaba recorri6 el lago, descubriendo entonces el
Desaguadero, que poco despues se llam6 rio San Juan. HernAndez de C6r-
dova, ampliando sus conquistas, atraves6 el territorio de los Cholutecas, y
Ileg6 hasta Olancho, en donde supo que otros espaioles merodeaban por
aquellos lugares; y asi era en efecto, pues Gil GonzAlez, que por alli se
encontraba, como hemos dicho, capture en el pueblo indio de Toreba a
Hernando de Soto, a quien solt6 luego, pues otros peligros le amenazaban
por la costa del Norte.
Hernindez de C6rdova, tentado de grande ambici6n, quiso obrar por
cuenta propia en aquella conquista, prescindiendo de Pedrarias Divila, y
animado por agents de Hernin Cort6s, que por el afio 1525 se hallaba en
Trujillo, preparaba su rebeli6n contra el Gobernador de Castilla del Oro, pero
los partidarios de 6ste le prendieron tan pronto como Pedrarias con tropas su-
ficientes se dirigi6 a Nicaragua para castigar al rebelde, que fu6 decapitado
en Le6n, en los primeros dias de junio de 1526.
Ya por entonces Cort6s habia sometido a las armas castellanas el vasto
unperio mexicano, cuya ciudad principal Tenochtitlin o M6xico fu6 ocu-
pada, despues de la heroic defense de sus habitantes, el 13 de agosto de
1521, habiendo caido prisionero su hiroe el rey Cuauhtemoc, y ocupado
los espafioles en los afos subsiguientes los otros reinos o cacicazgos que
dependian de los sefiores de M.xico o que estuvieron sometidos por fuerza
a su dominion.
La presencia de Cortes en Trujillo en los tiempos en que Hernindez
de Cordova conquistaba Nicaragua, era el final de una de las empresas mis
atrevidas que Ilevaron a cabo los espaiioles de aquel entonces en Amirica.
En efecto: inquieto Cort6s por la arrogancia de algunos de los capi-
tanes que se habian distinguido en la guerra de conquista del imperio Azteca,
dispuso enviarlos lejos, y con ese objeto y con la mira de acrecentar sus
dominios organize dos expediciones, una por tierra que puso al mando de Pe-
dro de Alvarado a Guatemala, de la cual nos ocupamos con alguna extension
en nuestra "Prehistoria e Historia Antigua de Guatemala", y otra por mar
al mando de Crist6bal de Olid, para la conquista de Honduras, que con
cinco navios y un bergantin en que iban 370 hombres, zarp6 de Veracruz
a finales del mismo aio 1523, con rumbo a Cuba para aprovisionarse con-









J. ANTONIO VILLACORTA C.


venientemente, pexo el Gobernador Diegso Velasquez le indujo a que se
rebelara contra Cortis, quien a su vez lo habia hecho cinco afios antes
contra 1l.
Cuando Crist6bal de Olid lleg6 a Honduras, el 3 de mayo de 1524,
fund la villa del Triunfo de la Cruz, a poca distancia al oriented de Puerto
Caballos, en donde sus soldados comenzaron a sospechar de su deslealtad
hacia Cort6s. Cuando 6ste supo lo ocurrido mont6 en c6lera y organize otra
expedici6n, que puso al mando de su pariente Francisco de las Casas, para
que fuera a Honduras y capturase a Olid; y en efecto, las Casas se present
an Triunfo de la Cruz en actitud hostile, pero una tormenta di6 a trav6s con
sus naves, y Olid pudo tomarlo prisionero. A poco sus soldados se apode-
raron tambiin de Gil Gonzalez Divila en el pueblo de Choloma, por lo que
en poco tiempo Olid se encontr6 con dos importantes prisioneros, que llev6
consigo a Naco, poblaci6n donde estableci6 sus reales, y en donde pereci6
a manos de las Casas y de Gil Gonzilez, que una noche despu6s de cenar
le hirieron con sus puiales, proclamando la autoridad de Cortes, y otro dia
hicieron decapitar a Olid en la plaza del pueblo. Cortes vino entonces a
Honduras, realizando el estupendo e infitil viaje a traves de las selvas del
Pet6n y del Mopin.
Cuando la Audiencia de los Confines se estableci6 en Gracias, pobla-
ci6n espafiola de Honduras, fundada por Juan de Chivez en 1535, gober-
naba la provincia de Guatemala el Licenciado Alonso de Maldonado, la de
Honduras Diego Garcia de Cells y la de Nicaragua Rodrigo de Contreras,
tan cruel como Pedrarias. Cartago o Costa Rica fu6 separada de Castilla del
Oro en 1540.

3.-Reyes espafioles La unidad politico-religiosa de la Espafia del siglo
de la Casa de Austria. XVI, iniciada con tan buenos auspicios por los Re-
yes Cat6licos, iba a tener resonancia mundial con
sus legitimos sucesores, los dos primeros representatives de la Casa de
Austria': Carlos I y Felipe II, que ocuparon el trono durante aquel siglo del
Renacimiento, cuando los tercios espaiioles vencian en todos los campos
de batalla a los enemigos de la realeza y del catolicismo, y cuando heroicos
capitanes, que a su vez fueron grandes politicos, domeiaban los mis ague-
rridos imperios americanos, extendiendo el hispanismo por los confines oc-
cidentales del Pacifico, en las lejanas islas Filipinas.
Para comprender la formaci6n del sistema colonial espaiol en Ame-
rica, hay que formarse cabal concept del espiritu que prevaleci6 en la
Peninsula durante aquel largo period de la historic, en el que Espaiia ocu-
paba, por sus victorias y por sus hechos, el primer lugar en la Europa
renaciente.
El propio dia en que muri6 Isabel fue proclamada reina de Castilla
y de Le6n su hija Juana, casada con Felipe el Hermoso, heredero a su vez
del Emperador Maximiliano de Austria. Felipe falleci6 en 1506, dejando al
principle heredero Carlos, nacido en Gante seis aios antes, bajo la regencia
de su abuelo Fernando, Rey de Arag6n, que descendi6 al sepulcro diez









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


afios mis tarde, habiindose hecho cargo de la regencia de Castilla el Car-
denal Fr. Francisco Jiminez de Cisneros.
Cuando Carlos lleg6 a Espaiia
en 1517, moria el eminente Cardenal,
y desde aquel aiio Carlos I se dedic6
de Ileno a los multiples asuntos del
Estado, hasta su abdicaci6n en fa-
vor de Felipe II, su hijo, en 1556, i
siendo entonces Emperador de Ale-
mania, y conocido mejor en la histo-
ria con el nombre de Carlos V.
Felipe II es la figure mis dis-
cutida de la historic: para unos es
el gran rey que lev6 a Espafia, en
medio de tremendas conmociones
political, religiosas y guerreras, al
piniculo de su grandeza; para otros
fui el precursor de la decadencia
de aquella monarquia .en cuyos do-
minios no se ocultaba nunca el sol.
En Londres se le lamaba el Demo-
nio del Mediodia.
"Felipe II, dice un escritor Carlos I, Rey de Espafia y deIndias.- 1517-1556
espafiol, represent en la Historia el caricter que distingui6 a la masa
de poblaci6n espaiiola durante los siglos XVI y XVII; la aspiraci6n de
su antecesor de crear una monarquia con predominio universal, bajo el
cetro absolute de la Casa de Austria, y el prop6sito de consolidar la unidad
de la naci6n espaiiola, por medio de la guerra, de la political y de la religion.
Se dej6 conducir por las circunstancias de la apoca y por las exigencias a
que le obligaban la abrumadora carga del nombre de su padre y la herencia
de estados, guerras, intereses dinisticos y representaci6n politico-religiosa
que habia recibido; y acometi6 nuevas empresas que arruinaron y empobre-
cieron moral y materialmente a Espaiia, porque los espafioles, desde entonces,
en vez de ideales religiosos tuvieron temor a la Iglesia; olvidaron sus ideales
politicos al perder sus antiguas Cortes con representaciones gremiales y fue-
ros de municipios, y convirtieron en indiferencia su antiguo amor patrio, al
ver que los gobernantes se servian de la patria para fines opuestos de los
intereses de 6sta." (6)
Los sucesores de estos dos grandes monarcas, fueron: Felipe III, que
reemplaz6 a su padre en 1598 y que rein6 hasta 1621; Felipe IV, que ocup6
el trono espaiol hasta 1665, y Carlos II el Hechizado, que entreg6 junto con
su alma a Dios, el cetro de sus antepasados a los Borbones de Francia, en 1700.
"La dinastia austriaca, dice el masmo escritor, implantada al comen-
zar el siglo XVI, encontr6 a la naci6n con mis de diez y ocho millones de
habitantes, y un desarrollo industrial, agricola, commercial, maritime, artis-

(6) Historia Critica de Espaia, por el Doctor Manuel Rodriguez Navas. Madrid, 1899. pig. 289.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


tico, literario y politico a que no habia U1egado ain ninguna otra de las
grandes naciones que surgieron del caos de la Edad Media; pero al cabo
de dos siglos, esa dinastia se extingui6 miserablemente en Carlos II, que
entreg6 al primer Borb6n solamente unos seis millones de sfibditos (se re-
fiere a la peninsula), embrutecidos, arruinados, desarmados y hambrientos,
despues de haber perdido los Estados de Flandes, el Milanesado, el Franco
Condado, el Rosell6n, las Islas de Cerdefia, de Sicilia y de Ceilin, Goa,
Macao, y otras posesiones no menos importantes en Asia y America, el reino
de Nipoles y hasta Portugal." (7)
Entonces los dominios espafioles en America se habian extendido en
casi todo el continent, desde los confines septentrionales de la Alta Ca-
lifornia, Texas y Nuevo Mexico por el Norte, hasta las desoladas tierras de
la Patagonia por el Sur, except por la enorme cuenca del Amazonas y el
macizo de tierras del Brasil que avanza sobre el Atlintico, en cuyos lito-
rales, que se doblan en el cabo de San Roque, colonizaron los portugueses
con el nombre de Tierra de Santa Cruz.
Se habian formado ya los grandes niicleos de sociedades hispano-
americanas, constituidos por los extensos Virreinatos de la Nueva Espaina
en la America septentrional, y el de Lima en la del Sur, lo mismo que
varias Capitanias Generales, entire ellas la de Guatemala, figurando al frente
de las primeras, para su gobierno y administraci6n, fastuosos Virreyes, y
en las segundas Capitanes Generales, en lo judicial Audiencias, y en lo
religioso Arzobispos y Obispos. Habian surgido, ademis, en los mismos
sitios donde existieron durante la gentilidad grandes poblaciones indigenas,
o en otros lugares escogidos a prop6sito, ciudades y pueblos trazados con
las caracteristicas distintivas de los espafioles, cuyos edificios civiles y ecle-
siisticos, mis o menos monumentales, se alzaban limitando plazas cua-
drangulares en cuyo centro se construyeron fuentes para servicio de los
vecinos.
El Virreinato de la Nueva Espafia se habia constituido poco despubs
de la toma de Mexico por Hernin Cortis, y fu6 su primer Virrey el Licen-
ciado D. Antonio de Mendoza, que empez6 su meritisima administraci6n
en 1535. Partiendo de e1 hasta 1821, tiempo que subsisti6 el Virreynato,
ocuparon aquel puesto distinguidos letrados, Grandes de Espafia, Arzobis-
pos, Jefes Militares de alta graduaci6n, impulsando algunos el adelanto
de la Colonia, explotando otros en su propio beneficio sus enormes riquezas.
El Virreinato de Lima no pudo constituirse sino hasta que murieron
los principles conquistadores del imperio de los Incas: los Pizarros y los
Almagros, victims unos y otros de la guerra civil que desataron entire ellos
sus insanas ambiciones, y hasta que 1legaron clerigos enirgicos como el Li-
cenciado Pedro de la Gasca, que pacific la comarca.
Fueron menos importantes para Espaiia las Capitanias Generales, que
estuvieron en su mayor part supeditadas a los Virreyes en lo adminis-
trative y a los Arzobispos de Mexico y Lima en lo religioso, si bien los nom-
bramientos de los Capitanes Generales eran hechos directamente por el rey,

(7) Historia Critica de Espafia, por el Doctor Manuel Rodriguez Navas. Madrid, pig. 319.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


cuyas c&dulas debidamente controladas por la Casa de Contrataci6n de
Sevilla, les servian de just y legal titulo para ocupar sus destinos.
Las Audiencias se fueron formando paulatinamente durante el domi-
nio de los Austrias, asi: la de Mexico en 1527, Panama o Tierra Firme, 1535;
Lima, 1542; Guatemala, 1543 (8); Guadalajara: 1548, Santa Fe de Bogota:
1549; Charcas: 1551, Chile: 1565 y Buenos Aires: 1661.
Donde habia Audiencia habia Arzobispo u Obispo, Virrey o Capitin
General, y la n6mina transcrita revela la enorme extension territorial de los


162C. CC39, & 4 A


CHRONIC

SDE LA PROVINCIA ?
DEL SANTISSIMO |.
C NOBRE DE JESVS DEGVAT IMALA *
SDE EL ORDENDE N. SERAPHICO PA RE SAN
Francifco en el Reyno delay NuevaEfpa P.
DIVIDIDA EN DOS TOM S
C OMPVESTAPOR EL R. P. Fr. FRA CISCO
Vazquew Ledor Jubilado, Clificador d I Santo
0 "> Officio, Examinador Synodal de efle Obif do, P.
Sde la Provincia d San Jorge de Nxcaragua; Notari Apo.-
et/ tolico, Cuftodio, y Chronifta de cita.
a S ACALAALVZELM.R.P.Fr.JOSEPH ON- b.
<" S zaler Ptdicdor. Calificador del SantoOffic dela
quiflcion, Examiindor Synodal de efte Obi do,
P perpctuo,y regidavezMiniftroProvincialde efaPi Inds
-"i' QVIEN LA DEDICA
3/ A L ILLVSTRISSIMO Y REVERENDISS 0 jot
SA Seior Dodor, y Maeftro dos vezes Jubilad D.
Fray Juan BaptifaAlvarezde Toledo, delaR u-
larobleruancia de Nuefiro Seraphico Padre San Francico,
ca DigniffimoSeiiorObirpode Guatemala, yVerapaz.
del Confejo de fu Mageftad: Hijo, y Padre
amantiffimo de efta SantaProvicia &c. A9


%co bTOMO PRIMERO o
Con Prisilfhio iGfurnmala f 1 Ymprela dt S.Frarito
c. Aiioder .
cc C ) I^7 CC j C) c C.c' *


dominios espafioles y
de la organizaci6n gu-
bernamental de los re-
yes de la Casa de Aus-
tria, en America.


4.-Reyes espafioles
de la Casa de Borb6n.

La casa francesa
de Borb6n rein6 en Es-
pafia por cerca de dos
siglos y medio (1700-
1935), con las interrup-
ciones de la intromisi6n
napole6nica y la efi-
mera primera Repiibli-
ca. Sus monarcas ocu-
paron el trono, en el
orden sucesivo siguien-
te: Felipe V: cuarenta y
cinco afios; Fernando
VI: trece afios; Carlos
III: veintinueve afios;
Carlos IV: veinte afos
y Fernando VII: (9)
trece afios, tiempo es-
te filtimo por lo que se
refiere a la Capitania
General de Guatemala,
de la que dej6 de ser
soberano en 1821.
Felipe V recibi6


(8) Reales Cedulas de 7 de septiembre de 1543. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1511, 14 y 16.
(9) De 1808 a 1812 fu6 Rey de Espaia, y por consiguiente de la America Hispana, Jose Bona-
parte, sostenido por las armas francesas de Napole6n, habiendo estado en vigor la Constituci6n de
Bayona (*) pero no fue aceptado por el pueblo espafiol que con auzilio de Inglaterra arroj6 de su
territorio al Rey instruso.
(*) "Ensayo Hist6rico sobre el Derecho Constitucional de Nicaragua", por Emilio Alvarez,
Managua, 1936, pigs. 33 y 1 a 18 de la 2' part.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


una monarquia en plena decadencia: "Lleg6 al terminar la Casa de Austria
con Carlos II al mayor grado concebible de extenuaci6n, pues ni tenia ejer-
cito, ni marina, ni industrial, ni comercio: todos los organismos de aquella
sociedad estaban quebrantados, expirantes o muertos; no habia mis que
inmoralidad y la mis desenfrenada ambici6n en las classes elevadas: miseria
y embrutecimiento en el pueblo". (10)
La pureza de la religion y la majestad de la realeza habian sido la
supreme aspiraci6n de los reyes de la Casa de Austria. Todo lo sacrifi-
caron para mantener en sus dominios la unidad de la fe y el absolute res-
peto al cetro que empufiaban, y esos prop6sitos fueron traidos a las colo-
nias espafiolas en America; y Virreyes y Capitanes Generales cuidaron en
ellas de mantener inc6lumes los principios absolutistas de sus soberanos.
"Confundida la creencia religiosa con el vinculo politico -dice un
gran escritor-, tom6 cuerpo y vida el Estado-Iglesia de la Espaia del siglo
XVI. El hereje aparece no s61o como enemigo de la Religi6n, sino como
enemigo del Estado.
"El pueblo fue a la vez la grey; el Rey fue al mismo tiempo el pas-
tor. No era stibdito espaiol sino enemigo de Espafia el hereje; el que no era
cat6lico.
"Este concept explica la political espaiola de aquella poca. La ex-
pulsi6n de judios y moriscos equivalia al destierro de los enemigos del
Estado. La inquisici6n era el saneamiento contra conspiradores y descon-
tentos que ponian en peligro la vida del Estado. Tan national fue el sen-
timiento religioso, que la propagaci6n de la fe, a la vez creencia y patrio-
tismo, inspire los mis grandes negocios del Estado, y preocupaba honda-
mente a monarcas y principles; nobles y plebeyos; militares y sacerdotes." (11)
Ese cuadro sombrio se trasluci6 fielmente a las colonies espaiioles
de America, produciendo en ellas el estancamiento de toda actividad social,
siendo just reconocer, sin embargo, que en la Capitania General de Gua-
temala, se prendieron durante el fatal reinado de Carlos el Hechizado; y su
inmediato antecesor, dos antorchas, que disiparon algiin tanto las tinieblas
del period medioeval: la Imprenta en 1660 y la Universidad en 1681. En
otras poblaciones de America se habian establecido centros universitarios:
en Mexico en 1538, en Lima en 1551, en Santa Fe de Bogoti en 1573, en
C6rdova de Tucumin en 1613; en la Plata (Chuquisaca) en 1623, en el
Cuzco en 1690, y durante el period de los Borbones se abrieron en Ca-
racas en 1712; Santiago de Chile en 1738; La Habana en 1782 y en Quito
en 1791.
Durante el reinado de Felipe V no mejor6 la condici6n de la mo-
narquia espaflola. Casi todos los puestos importantes del servicio pfiblico
fueron encomendados a extranjeros, y la sangrienta y dilatada guerra que
sostuvo en defense del trono contra las ambiciones europeas que se coali-

(10) Historia Critica de Espafia, per el Doctor Manuel Rodriguez Navas, Madrid, 1898, pig. 318.
(11) "Ensefianza de la Historia en America", por el Dr. D. Felipe Barreda Laos, en "Nos-
otros". Afio II, julio de 1937. Buenos Aires. Suplemento al N9 16 dedicado al II Congreso Internacio-
nal de la Historia de America, pig. 94. Anales de la Sociedad de Geografia e Historia, T. XV, pig. 119.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


garon por el Tratado de la Gran Alianza, suscrito por Austria, Inglaterra,
Holanda, el Elector de Brandemburgo y various estados italianos, incluso los
del Papa, mantuvieron en constant intranquilidad a las colonies americanas,
pues buques de aquellas banderas rondaban sus puertos y capturaban los
navios que de America iban para Espaiia.
Fernando VI rein6 en paz, pudiendo "considerarse ese period, como
una estaci6n de descanso, donde la naci6n fatigada por las guerras en que
los reyes de la Casa de Austria y el primer Borb6n habian consumido sus
hombres y sus riquezas, se repusiera de tantas pirdidas y pudiera consa-
grarse al fomento de las artes."
Carlos III celebr6 con Luis XV el celebre "Pacto de Familia, por ei
cual se consideraba como enemigo de Francia y de Espafia al que lo fuera
de los Borbones reinantes en cualquiera de estas dos Naciones". (12
Un escritor del uiltimo tercio del siglo XIX expone un juicio muy
interesante de este reinado. Dice asi: "En este tercer period, una nueva
vida empieza para las colonies espafiolas en America: la nueva dinastia,
que vivificando hasta en cierto modo la agonizante Espaiia, contrae al mismo
tiempo relaciones y compromises politicos con las principles potencias euro-
peas, se ve forzada a salir del aislamiento en que la political austriaca habia
mantenido a la Peninsula y sus posesiones, y a levantar la especie de blo-
queo mercantil que habia sido su consecuencia. La ilustrada administraci6n
de Floridablanca, Ministro de Carlos III, prepare una series de reforms eco-
n6micas y en la legislaci6n mercantile que abre los puertos de la America
espaiiola al comercio del mundo. Estas reforms son de una trascendencia
incalculable, no s6lo desde el punto de v;sta econ6mico, sino desde el punto
de vista moral. Otro hecho importantismno de este period es la expulsion
de los jesuitas de todas las provincias americanas, preparada y dispuesta
por el c6lebre ministry de Carlos III". (13)
El desastroso Gobierno de Carlos IV, sucesor de Carlos III en 1788,
y de su Ministro Manuel Godoy, precipit6 la desintegraci6n de la monarquia
espaiiola, y di6 origen a la guerra de independencia americana, que se con-
sum6 durante el reinado no menos desastroso de su sucesor, Fernando VII.
Al decir desintegraci6n de la monarquia espafiola nos referim's, no
s6lo a la merma de su territorio en todos los continents, sino tambi6n
a las otras manifestaciones nacionales que levaron a la monarquia a increi-
ble grado de decadencia, tanto en sus instituciones civiles, political, penales
y religiosas, como en su posici6n international, que lleg6 tan a menos a la
muerte de Carlos II, que las potencias europeas de entonces pensaron for-
malmente en la repartici6n de Espafia, como lo pensara tambien Napole6n,
en 1808, inducido por el Principe de la Paz, para satisfacer insanas am-
biciones.
Aun en el idioma, en las ciencias y en las artes netamente espaiiolas,
se acentu6 aquella lamentable situaci6n, a pesar de los elements de pri-

(12) Historia Critica de Espaia, por el Dr. D. Manuel Rodriguez Navas. Madrid, 1898,
pags. 328-329.
(13) "Compendio de Historia de Amrica". poar J. Meza y Leompart, 1877. T. I, pig. 572.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


mera calidad en esos 6rdenes de ideas con que ha contado Espafia en todos
los siglos. Y esa decadencia tuvo sus naturales repercusiones en las co-
lonias, como lo veremos en el decurso de la present historic, por lo que
respect a la Capitania General de Guatemala, contrarrestadas en parte por
el espiritu altivo y las dotes de grande inteligencia de que el mestizo ha
dado mpestras en las diferentes epocas de la vida colonial e independiente,
sobre todo en esta iltima etapa, en que influencias de otra indole han orien-
tado mejor el desenvolvimiento cultural de las actuales repAblicas amer
ricanas.
Ello no significa que Espaia sea indigna del respeto que merece a los
americanos el sacrificio de su propia vida, para former su grande imperio
colonial en este Continente, cuna de diez y ocho naciones que alientan los
ideales generosos de la cultural que nos trajo. Nosotros apuntamos hechos
hist6ricos; nuestra propia historic modern es la reivindicaci6n de Espaia.



5.-Discusi6n del Cuando los espaioles emprendieron la conquista de
sistema colonial. las tierras insulares y continentales de America, estos
pueblos se hallaban en plena decadencia. Habian
existido en 6pocas mis o menos remotas grandes civilizaciones, como lo re-
velan las ruinas monumentales que se encuentran esparcidas por todos log
imbitos del Continente, sobre todo en Mexico, Centro America y la region
del Pacifico de la America del Sur, civilizaciones que habian desaparecido,
subsistiendo los descendientes de ellas sin former naciones, entregados a
luchas feroces los unos contra los otros, hablando diversas lenguas y prac-
ticando distintos ritos mis o menos absurdos y cruentos de religiones pri-
mitivas; por lo cual, a pesar de que defendieron tesoneramente sus parce-
lis, fueron vencidos y sometidos por las armas castellanas an lapso relati-
vamente corto, haci6ndose notables por sus brillantes episodios las luchas
por Tenochtitlin, ciudad principal de los aztecas, por Utatlin de los quiches,
y por el Cuzco de los incas.
Realizadas las conquistas del territorio y la pacificaci6n de sus pue-
blos, comenz6 Espafia la obra de civilizaci6n occidental en este Continente,
y al efecto trasplant6 a 61 cuanto pudo de sus instituciones civiles, penales,
administrativas, sus costumbres, su religion, su idioma, etcetera, que a traves
de los tres siglos de duraci6n de la colonia arraigaron profundamente en
la nueva unidad 6tnica salida del mestizaje, sin que por ello desaparecieran
los representatives de las razas indias, como sucedi6 en otros lugares en
que fueron exterminados completamente por los conquistadores.
Ficil es comprender por lo expuesto en pirrafos anteriores que si
Espaiia le di6 a America cuinto tenia de bueno y de malo, recibi6 de sus
colonies tambiin bienes y males, y no ha faltado escritor americano que
haga la minuciosa enumeraci6n de unos y de otros (14); asi como no ban
faltado apologistas de los espafioles, que justifican en todo la conquista y

(14) "Principios Criticos sobre el Virreynato de la Nueva Espafa y la Revoluci6n de Inde
pendencia". por Agustin Rivera. Lagos. Mexico, 1887.





I r.. u ,9.9 ,.,7 .99 93 .9 kl .9, .


G 0 1. if IF, D u Cp M-f-m.1, Ca

DA~~~CI CAIIPCH ""C A.TF
r X. Xn.. -.
M F X I U E


3HNDRYU CATAC AN




~'J ~.JLS Cecs *~''fpu ~ a~yelcoluniial
wZaR. .1 1 ALCC(lfiO I.415L .d11
d S Pjqo".[,VES Dz
Bf YF DE UI CAWPE CHE 4-rPln.WXc
!,& I.. TABASCO, C1APA ,
pI. /ONDUP/k/. YUCATAN


Ne A S 11pu I f cn
4" ho x" e tonllcr

u I
R C itf, e,~"
ho
~u :Huol~n~ms'




A

STn ( C
4-o'k,11A. sk MV..'ll 'I" A


Mapa de Bellin. Paris, 1764, refirirndose al aflo 1545.


V
(1












Ad
0
t.7


-IIJ


i L-


- --- -- --i----- -- --- --- ---- -- I
JJ OJ p, y, FF ~4 dr IJI ~L









J. ANTONIO VILLACORTA C.


aun las crueldades con los indios (15); pero ante los hechos consumados
no cabe sino establecer si estos han influido en alguna forma en pro del
progress general de los pueblos, y al hacer la liquidaci6n total de ello, el
saldo es favorable para Espafia, madre generosa de las diez y ocho repii-
blicas americanas que hablan su idioma y ocupan un poco mis de la mitad
del continent.
En la misma ipoca del descubrimiento de America, surgi6 la duda
entire la intelectualidad espafiola, sobre si habia habido derecho para con-
quistarla, porque la conquista se hace por medio de la guerra, que siempre
produce toda clase de males en el vencido.
Los pobladores del Nuevo Mundo no habian hecho mal alguno a los
europeos, cuando Col6n hall el continent americano, para que tuvieran
derecho a hacerles la guerra, pretext que no faltaba en Europa para pro-
digarla entire ellos.
Los viajes del Almirante tuvieron los caracteres de exploraci6n y
descubrimiento; pero desde el primero que hizo en 1492 dej6 formado en
Santo Domingo un niicleo de espafioles que serviria de asiento para exten-
derse por otros lugares. Los viajes subsiguientds, capitaneados por mari-
nos de renombre como los Pinzones y los Ojedas, o por aventureros que
buscaban riquezas que rescatar, y las expediciones formales de conquista
organizadas desde Santo Domingo para el Darien, Cuba y Mexico, y las
que se prepararon y partieron de Panamn sobre Centro y Sud America, y
de M6xico sobre Guatemala y Honduras, ya eran hechos hostiles de ver-
dadera conquista de territories ajenos, de las personas que los poseian y de
los bienes de 6stas, en nombre del Rey de Espaiia, que no habia recibido
agravio alguno de los americanos.
Con motive de las crueldades cometidas por los espafioles surgieron
defensores de los indios, que alzaron su voz hasta hacerse oir de los gran-
des dignatarios de la Corte y de los Reyes, que dictaron leyes para corregir
los desafueros, regulando los tributes impuestos y manteniendo el derecho
de unos y de otros, que es el fundamento de la armonia social; y el Padre
Fray Bartolomi de las Casas asent6 entonces los cinco principios siguientes,
que justificaban el derecho de conquista:
1I-"Todos los infieles de cualquiera secta y religion que fueren y por
cualesquier pecados que tengan, cuanto al derecho natural y divino y el que
Ilaman derecho de gentes, justamente tienen y poseen sefiorio sobre sus
cosas que sin perjuicio de otro adquieren, y tambiin con la misma justicia
poseen sus principados, estados, dignidades, jurisdicciones y sefiorios."
2-"Cuatro diferencias hay de infieles." (Sigue la enumeraci6n de
ellas.)
3 -"La causa iinica y final de conceder la Sede Apost6lica el Princi-
pado Supremo y superioridad Imperial de las Indias a los Reyes de Cas-

(15) "Breve Historia de M6xico", por Jose Vasconcelos. Mexico. 3 edici6n, 1937.










HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


tilla y Le6n, fue, la predicaci6n del Evangelio y dilataci6n de la fe y reli-
gi6n cristiana, y la conversion de aquellas gentes naturales de aquellas
tierras, y no por hacerlos mayores Sefiores ni mis ricos principles de lo
que eran."
4"-"La Santa Sede Apost6lica, en conceder el dicho Principado Su-
premo y Superioridad de las Indias a los Reyes Cat6licos de Castilla y Le6n,
no entendi6 privar a los Reyes y Seiiores naturales de las dichas Indias de
sus estados y sefiorios y jurisdicciones, honras ni dignidades, ni entendi6
conceder a los Reyes de Castilla y Le6n alguna licencia o facultad por la cual
la dilataci6n de la fe se impidiese, y al Evangelio se pusiese algin estorbo
y ofendiculo, de manera que se impidiese o retardase la conversion de aque-
las gentes," y
59-"Los Reyes de Castilla y Le6n, despuis que se ofrecieron y obli-
garon por su propia solicitaci6n a tener cargo de proveer como se predicase
la fe y convirtiesen las gentes de las Indias, son obligados de precepto divino
a poner los gastos y expenses que para la consecuci6n del dicho fin fueren
necesarios, conviene a saber para convertir a la fe aquellos infieles hasta
que sean cristianos." (16)
Tal el fundamento del derecho de conquista.
No falt6 quien negase rotundamente ese derecho, justificado en la
forma expuesta por las Casas, y su mis genial impugnador fue el P. Fr.
Francisco de Vitoria, que con su libro Relecciones conquist6 el titulo de fun-
dador del Derecho Internacional de aquella 6poca.
Decidido paladin de la libertad del indio amtricano, "para mantenerla
-dice un escritor moderno-, en toda su integridad, expone Vitoria y analiza
a su vez las reglas y principios de la Instituta y el Digesto por los cuales "el
esclavo no tiene dominio en las cosas"; sefiala, ademis, el verdadero alcance
juridico y filos6fico de la doctrine de Arist6teles sobre "los siervos por na-
turaleza", y acerca de la "servidumb,re civil y legal". Con franca actitud
spiritual sostiene la igualdad de "fieles e infieles" ante el derecho de gen-
tes: y proclama la "voluntaria elecci6n como fuente de la organizaci6n po-
litica de los pueblos, principio por el cual. segfin Vitoria "toda reptblica
tiene derecho a constituirse un senior, y para ello no es indispensable el
consvntimiento de todos, sino que es suficiente el de la mayor parte.
"Como tesis final sostiene Vitoria en la Releccion Primera que "los
indios, antes que llegaran a ellos los espafioles, eran verdaderos y perfectos
duefios de la tierra y objetos que poseian, tanto piiblica como privadamente."
Tesis de inmenso valor juridico que consagra el principio de libertad, apli-
cable al dominio y posesi6n de los indios sobre sus bienes".
En concept de Vitoria, "el derecho de hallazgo o descubrimiento no
puede constituir titulo suficiente de dominio, toda vez que dichos barbaros
eran entonces verdaderos duefios, tanto pfiblica como privadamente", y "no


(16) "Principios Criticos sobre el Virreynato, etc.", por Rivera. T. I, pig. 55.


__










34 J. ANTONIO VILLACORTA C.

puede fundarse en &l la posesi6n de los espaiioles, del mismo modo que no
se podria fundar la de los birbaros en el territorio espafol, si ellos nos
hubiesen descubierto a nosotros" dice el insigne clisico del siglo XVI. (17
Tal el fundamento del derecho de Independencia.




6.-Naciones his- La independencia de los Estados Unidos y la declara-
panoamericanas. ci6n de los Derechos del hombre, proclamados por
la Revoluci6n francesa, indujeron en 1792, a Juan
Pablo Viscardo, natural de Arequipa, a escribir la "Carta dirigida a los es-
pafioles americanos" en la que se lee lo siguiente:















-"V.

---- ----.. c





Paso de un rio en la epoca colonial de Guatemala. Lamina antigua.

"Hermanos y Compatriotas:
"La inmediaci6n al cuarto siglo del establecimiento de nuestros an-
tepasados en el Nuevo Mundo, es una ocurrencia sumamente notable, para
que deje de interesar nuestra atenci6n. El descubrimiento de una parte tan
grande de la tierra, es y seri siempre, para el ginero human, el aconteci-
miento mas memorable de sus anales. Mas para nosotros, que somos sus
habitantes, y para nuestros descendientes, es objeto de la mis grande im-
portancia. El Nuevo Mundo es nuestra patria, su historic es la nuestra, y
en ella es que debemos examiner nuestra situaci6n present, para deter-
minarnos por ella a tomar el partido necesario a la conservaci6n de nues-
tros derechos propios y de nuestros sucesores."
(17) "La Ciencia Espaiola en el Siglo XVI", por D. Francisco Jose Chaux, en la "Revista
Universitaria", Popayin, marzo de 1939, pigs. 18-19. "Nueva Historia de Espaila", por Mauricio
Legendre. Santiago, Chile, 1938, pag. 243.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


"Aunque nuestra historic de tres siglos aci, relativamente a las causes
y efectos mis dignos de nuestra atenci6n, sea tan uniform y tan notoria,
que se podria reducir a estas cuatro palabras: ingratitad, injusticia, servidam-
bre y desolaci6n, conviene, sin embargo, que la consideremos aqui con un
poco de lenitud."
"He aqui el reverse de la medalla, dice el historiador Carlos Pereira.
Los derechos del hombre proclamados por Francia se reasumen en tres
palabras: igaaldad, libertad y fraternidad. El contrasentido no puede ser
mis notorio. Francia ofrecia al mundo una nueva vida contraria comple-
tamente a la que en America llevaban los americanos, sintetizadas en las
cuatro palabras de la "Carta dirigida a los espaiioles americanos" del are-
quipano Viscardo y Guzmin." (18)
Con raz6n dicho escritor consider ese document como el Acta de
Independencia de la America espaiiola.
Al finalizar el siglo XVIII agitibase en el ambiente ilustrado de
la America Latina el deseo de la independencia. Ya habian aparecido en
Londres, Francisco de Mendiola, Luis Vidal y Antonio de Prado, que se
decian enviados por sus amigos de Mexico, Nueva Granada, Peru, Chile y
Tucumin, respectivamente, solicitando en Inglaterra ayuda para la inde-
pendencia; y el venezolano Francisco Miranda recorria las Cortes europeas
haciendo amistades con grandes dignatarios y aun sirviendo en el ejercito
de la Repiblica francesa para atraerse adeptos a la causa de la emancipa-
ci6n de su patria, hasta que en 1808 se cre6 en Caracas la Junta Conserva-
dora de los Derechos de Fernando VII (pues este monarca espaiiol estaba
cautivo en poder de Napole6n) y en 1811 un congress reunido en la misma
ciudad decret6 la existencia de los Estados Unidos de Venezuela, que ter-
minaron en 1812, cayendo Miranda prisionero de los espaiioles y escapindose
Bolivar, el que pronto seria el h&roe miximo de America, por su titinica lu-
cha con Espafia, que di6 por resultado el nacimiento a la vida independiente
de las naciones sudamericanas: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perfi y Bo-
livia, en el primer cuarto del siglo XIX. (19)
Entre tanto, un sacerdote, Miguel Hidalgo y Costilla, daba en la noche
del 15 al 16 de septiembre de 1810, en Dolores, la seiial de insurrecci6n al
pueblo mexicano, y al frente de hordas valientes pero indisciplinadas puso
en verdaderos aprietos a las autoridades espafiolas, hasta que derrotado y
fusilado recogieron su bandera otros heroes, que luchando y muriendo a su
vez, la transmnitieron como trofeo a Iturbide, el inclito de Iguala, en 1821,
aiio en que se consum6 la independencia del virreinato de la Nueva Espaiia.

(18) "Breve Historia de Amrica", por Carlos Pereira. Madrid, 1930, pig. 425.
(19) Historia del Mundo, por J. Pijoan. Tomo V. Barcelona, 1941. Cap. IV.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


En el de la Piata los ingleses, en guerra con Espaia, se apodera-
ron de Buenos Aires en junio de 1806, recuperindola los argentinos al man-
do de D. Santiago Liniers, lo que di6 a los sudamericanos la sensaci6n de su
fuerza para empresas mayores y el 25 de mayo de 1810 se form en aque-
lla ciudad la Junta Gabernativa Provisional del rio de la Plata, iniciando
a continuaci6n ruda campaiia en las Bandas y el Alto Peru, pues todos aque-
llos pueblos habian entrado en conmociones political, asumiendo su autono-
mia en 1811 el Paraguay, desarrollindose una series de acciones de armas que
culminaron con la reuni6n del Congreso de Tucumin, que hizo la decla-
raci6n de Independencia de las Provincias de la Plata, el 9 de julio de 1816.
En Chile los patriots habia sido destrozados en Rancagua (1814),
pero O'Higgins, que pas6 los Andes, recibi6 auxilios de Buenos Aires, y con
ellos vencieron en la batalla de Chacabuco, que les abri6 las puertas de San-
tiago, asegurando su libertad en los campos de Maipi.
Jose de San Martin y el Dictador de Chile O'Higgins, organizaron,
entonces, una expedici6n libertadora hacia el Peru, que se realize felizmente
en 1820, por mar en buques que mandaba el almirante Cochrane, y des-
pu6s de rvda campafia San Martin ocup6 Lima, asumi6 las funciones de
Protector y proclam6 la independencia del Peri, el 15 de julio de 1821.
Tal era a grandes rasgos la situaci6n de las antiguas colonies espa-
flolas en America en el aiio iltimamente citado: victoriosas en casi todas
parties las armas de los patriots, que recorrian de un confin al otro la vasta
extension del continent colonial espafiol, estableciendo gobiernos, insta-
lando congress, para la organizaci6n constitutional de las naciones ame-
ricanas que iban surgiendo a la vida independiente en medio de la voragine
guerrera en que sobresalieron genios tan completes en todo, como Bolivar,
Sucre, Paez, Naxifio y cien capitanes mis, que resarcieron a la America de
las derrotas de sus pueblos hacia tres centuries, cuando los espaiioles al
mando de Cort6s, Alvarado, Pizarro, Almagro y otros domefiaron a sus
reyes, Cuauhtemoc, Oxip-Queb y Atahualpa.
La Capitania General de Guatemala, tuvo tambi6n su ipoca de incer-
tidumbre y sufrimiento, pues los patriots, perseguidos y vejados, no cesaron
de agitar la antorcha de la redenci6n de los pueblos, que obtuvieron al fin el
memorable 15 de septiembre de 1821, proclamando en la ciudad de Gua-
temala la emancipaci6n de Centro America.
Al confirmarse en los campos de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824,
la independencia de Am6rica, comenz6 para sus pueblos la series de guerras
insensatas, sublevaciones de cuarteles y persecuci6n de los patriots, al ex-
treme que Bolivar, antes de morir en Santa Marta, perdon6 el mal que le
habian hecho sus enemigos; pero al mismo tiempo se luchaba por la De.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


mocracia, poniendo a salvo los principios republicans, y en todas las na-
ciones americanas aparecieron hombres de altas virtudes civicas y militares,
que contribuyeron con su actuaci6n, a consolidar sus intereses materials y
espirituales, lo que culmin6 en la formaci6n de la Uni6n Pan Americana con
asiento en Washington, hace medio siglo, y la reuni6n de una series de con-
gresos de esta indole que han producido opimos frutos.
"America consagr6 -dice el argentino Arturo M. Mafii-, su solida-
ridad espiritual en la Declaraci6n de Lima de 1938. Y aquella exterioriza-
ci6n de un estado de conciencia americano, fui ratificado con especial vi-
braci6n en la reciente conferencia de Panama". (20)
En ella se estableci6, como principio bisico: que las naciones del con-
tincnte "procuran con todos los medios adecuados, espirituales y materials
a su disposici6n, conservar y reforzar la paz y la armonia entire las repibli-
cas americanas, como requisite indispensable para cumplir con eficacia el
deber que les corresponde en el process hist6rico universal de civilizaci6n
y de cultural .


Blas6n del IImo. Sr. Dr. D. Juan Ortega y Montaiez,
XI Obispo de Guatemala.



(20) "Un Programa de Paz para la Escuela de America", por Arturo M. Marie. "La Naci6n",
Buenos Aires, 5 de diciembre de 1939. Reproducci6n en Revista de Educaci6n Publica, Guatemala, 1940.

































Templo y fuente de Patzfin, en el antiguo Corregimiento del Valle. Guatemala.


CAPITULO I


ESTRUCTURA DEL SISTEMA COLONIAL ESPANOL


SUMARIO: 1-Instituciones Reales: Real Conseio de Indias.
2-Casa de Contrataei6n de Sevilla.
3-Potestad regia en el Nuevo Mundo.
4-Instituciones can6nicas: el Patronato Real
en America.
5-Jurisdicci6n privativa de la Iglesia.
6-Instituciones de Gobierno: Audien-
cias, Gobernadores y Vasallos.



1.-Instituciones Reales: Cuando se verific6 el descubrimiento del Nuevo
Real Consejo de Indias. Mundo, apenas habia terminado para Espafia la
Edad Media, como product de la dominaci6n
romana primero, goda despues, y sarracena por iltimo, en una amalgama
de sistemas de gobierno que es necesario explicar, para comprender el im-
plantado en America.
En los reinos de Le6n y de Castilla el rey era la fuente y principio de
toda soberania, reasumi6ndose sus facultades en los cuatro derechos que,
como atributos, le reconocia el Fuero Viejo, a saber: "Justicia, moneda, fon-
sadera y sus yantares", correspondi6ndole la plenitud del poder pfiblico en
sus tres manifestaciones: legislative, judicial y ejecutiva; ejercitando la
primera por medio de fueros, privilegios y ordenamientos, la segunda por









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


si, siendo juez en todas las apelaciones, y la tercera por el mando superior
del ejircito.
Lo que se pudiera lamar administraci6n civil la ejercia el rey por
medio de los cancilleres, que eran a la vez secretaries de la Real Cimara.
Subsistia el almojarife para la percepci6n de las rentas y contribuciones y
el pago de las deudas del Estado, y el Tesorero Mayor o Contador Mayor.
a quien correspondia la supreme jurisdicci6n en material de hacienda.
Para los gobiernos locales servian al Rey los duques y los condes,
que tendian a gozar de cierta independencia, y para contrarrestarla, crearon
los reyes los oficios de adelantados con caricter military y los merinos ma-
yores y menores, con jurisdicci6n principalmente judicial y administrative.
Existian los consejos, cuyos alcaldes en algunos lugares del reino eran
electos por los propios cuerpos, y en otros los designaba el rey como alcaldes
de salario, que a veces se convertian en simples corregidores.
Habia un Consejo Real, formado por los prelados y ricos-hombres, y
servia al Rey para asesorarle en las cuestiones graves y dificiles de la go-
bernaci6n del reino.
Las cortes, cuyo establecimiento en los reinos de Le6n y Castilla,
databa del afio 1188, como una derivaci6n de los concilios hispano-g6ticos,
eran organisms en que concurrian la nobleza, el clero y el estado !lano,
como "los tres brazos del reino".
El primero lo formaban los infants, ricos-hombres, maestres de los
6rdenes militares, oficiales de la Corte y del reino, caballeros, y en general
nobles a quienes el Rey convocaba para determinado objeto.
El segundo lo constituian los arzobispos, obispos, prelados y abades
de monasteries principles.
El estado llano lo integraban los procuradores de ciudades y villas,
que tenian votos en Cortes, unas a titulo de cabezas del reino y otras como
cabezas de provincias. La manera de designer a los procuradores, era a
veces, por elecci6n, por insaculaci6n o por turno, y gozaban de las inmuni-
dades consignadas por Alfonso el Sabio en la Partida II, titulo XVI, leyes
2' y 4', estableciendo "que fuesen seguros ellos y sus cosas, desde que
saliesen de sus casas, hasta que volviesen a ellas, no atreviendose ninguno
a matarlos, herirlos, prenderlos, deshonrarlos ni tomarles cosa alguna por
fuerza".
Al advenimiento de los Reyes Cat6licos se reunieron en una sola co-
rona las de Castilla y Arag6n, con los reinos y sefiorios que a cada uno co-
rrespondian, formando la unidad political de Espafia, cimentando el poder
real, quebrantando la influencia de la nobleza en el Gobierno, incautindose
!a administraci6n de los 6rdenes militares, uniformando y vigorizando la
justicia real, favoreciendo a los letrados, y creando la Santa Hermandad,
instituci6n que mantenia armados a los pueblos para la persecuci6n de los
malhechores, y que constituia una especie de milicia adicta a los intereses
de la corona. (1

(1) "Historia del Derecho Politico Espafiol", por el Dr. Vicente Santa Maria de Paredes.
Madrid. 1893, pigs. 477 a 506 y 609.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Hemos dicho que el monarca espaiiol ejercia parte de su poder por
medio de cuerpos colegiados, entire los cuales figure el Consejo Real de In-
dias, creado en 1511, para asesorar al Rey en todos los asuntos que se re-
lacionasen con los multiples negocios que se presentaron con motive de la
conquista y colonizaci6n de America al principiar el siglo XVI, organismo
que reasumi6 en si todos los asuntos que atafiian al gobierno y que tuvie-
ran relaci6n con las Indias Occidentales.
Fui su primer Director el celebre D. Francisco Rodriguez de Fonse-
ca, "arcediano de Sevilla, eclesiistico active y ambicioso, elevado posterior-
mente a altas dignidades episcopales, y que con su sagacidad y capacidad
para los negocios supo conservar el gobierno de las Indias en todo aquel
reinado".
En Centro America recuerda el nombre de este personaje el Golfo
de Fonseca, formado por el Ociano Pacifico entire las costas de El Salvador,
Honduras y Nicaragua.
Eran tan enormes las facultades que ejercia este Consejo, que no ha
faltado escritor que diga: "era un Consejo Aulico, gigantesco y sombrio". (2)
Y asi era en efecto, puesto que ejercia en las colonies americanas las fun-
ciones que a los demis consejos correspondian en Espafia.
Se le organize en 1528, otorgindole el rey la superintendencia de
todos los asuntos de America. Era, dice un escritor nuestro, como el mi-
nisterio general de las colonies y a la vez un tribunal de apelaci6n de las
decisions de las Audiencias. Componiase de hombres entendidos y sagaces,
mirados con respeto, ya que ellos, previa consult al Rey, dictaban leyes,
ordenanzas, constituciones y reglamentos para las Indias; conocian de las
residencias y vistas; de los casos de segunda suplicaci6n; y de las causes
de fuerza contra las autoridades eclesiasticas, determinadas por las Reales
Audiencias.
"La Junta de Guerra del Real Consejo, era el tribunal mas elevado
en lo military, y ejercia vigilancia y jurisdicci6n sobre las flotas, armadas y
expediciones belicas que en el Nuevo Mundo se hacian. (3)
Se ha comparado al Real Consejo de Indias con el Prefecto Pretorio
de los romanos; pero en realidad aquel cuerpo espafiol fui mis poderoso
y tuvo mas influencia que el Consejo romano. El Supremo Real Consejo
extendia su poder sobre cuatrocientas mil leguas, en negocios de paz y guerra,
politicos, militares y eclesiasticos y de fuero mixto; sobre once Audiencias
y Cancillerias americanas; sobre la Casa de Contrataci6n de Sevilla; con-
sultando en lo temporal, la provision de Virreyes, presidents, oficiales rea-
les y gobernadores, corregidores y otros innumerables cargos, y en lo es-
piritual, un patriarca, seis arzobispados, treinta y dos obispados, doscientas
dignidades, trescientas ochenta canongias, y muchisimos cargos mis.
Apenas puede concebirse tan colosal jurisdicci6n.
"Como tribunal de alzada, s61o era competent el Supremo Consejo
sobre los negocios que, por su cuantia, no pasaban de diez mil pesos, pues
(2) "La America Central ante la Historia", por el Lic. Antonio Batres Jauregui. Guatemala,
1914. T. II. pag. 238.
(3) "Politica Indiana", por Sol6rzano, Libro V, Cap. XVIII, T. 2, pig. 414.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


excediendo de esa cantidad tenian que verse directamente, en primera ins-
tancia, por ese mismo Consejo. La gente desvalida que no pudiera rendir
la fianza de mil quinientas doblas que se fijaban como mrulta para ei caso de
que se confirmase la sentencia, hall6se desprovista de justicia. Resabio de
esa mala prictica, parece ser el dep6sito que hoy se require entire nosotros,
para introducir el recurso de casaci6n, y que se pierde si no procede este
iltimo arbitrio". ('4
Tal era aquel organismo complicadisimo, que decidi6 durante tres
siglos de la vida en todas sus manifestaciones de los pueblos americanos,
que estuvieron :ometidos a la corona espaiiola, entire ellos, la Capitania Ge-
neral de Guatemala, a la que se refiere especialmente esta historic.


2.-Casa de Contra- A raiz del descubrimiento de Amirica y de haberse
taci6n de Sevilla. establecido los primeros colonos en la isla Espaiiola,
preocup6 a los Reyes Cat6licos la regularizaci6n del
comercio de ultramar, para la recaudaci6n de los impuestos que causaban
!as mercaderias que de Espafia se enviaban a Santo Domingo y las que de
America eran recibidas en puertos de la Peninsula; y con tal motive se
dictaron algunos reglamentos mandando que toda persona o mercancia que
fuera en las expediciones que por entonces se organizaban, debian ser re-
gistradas ante un agent de la Real Hacienda, comprobar su exactitud en el
lugar de su destiny en Indias, confiscindose lo que apareciere como exceso,
y que toda transacci6n commercial se verificase ante el Tesorero, el Interven-
tor y un delegado del Almirante.
Asi se continue haciendo durante los primeros aiios, estableciindose
lo que se di6 en llam'ar el monopolio de Sevilla, en perjuicio de otros puer-
tos de mis importancia, como Cidiz, que tenia mejores condiciones para el
zarpe de las expediciones a las Indias Occidentales.
El 14 de enero de 1503, crearon los Reyes Cat6licos la Casa de Con-
trataci6n en Sevilla, y el 20 de mismo autorizaron sus ordenanzas. Se
habia calmado la admiraci6n que produjo el incredible descubrimiento de
las Indias Occidentales, y ya se imponia la necesidad de que un organismo
que dependiese del poder real se ocupase de todo aquello que contribuyera
a la mejor organizaci6n de las expediciones oficiales o particulares que fue-
sen a las Indias, y la recepci6n de los ricos products que era de esperarse
llevasen a la peninsula. No se habia descuidado el dictar leyes prohibitivas
para evitar se trasladasen al Nuevo Mundo, sin que los agents del Rey
lo supiesen, los aventureros que en nilmero considerable estaban dispuestos
a hacerlo, no permiti6ndolo en lo absolute a judios ni a moros.
"El Gobierno mir6 con ojos avarientos -dice un escritor norteameri-
cano-- todo lo que consideraba como especiales ideales suyos, y se reserve
la posesi6n exclusive de todas las minas, palos de tinte y piedras preciosas

(4) Batres Jauregui. Obra citada en nota anterior. "Principios Criticos sobre el Virreinato de
la Nueva Espaia, etc.", por Agustin Rivera. Lagos, Mexico, 1887. T. I, pag. 75.










J. ANTONIO VILLACORTA C.


que se Ilegase a descubrir; y aunque se concedi6 a los particulares que pu-
dieran buscar oro, fue sometiindolos a la exorbitante contribuci6n de las
dos terceras parties del que recogieran, lo cual posteriormente se redujo
a un quinto". (')
"La Casa de Contrataci6n fue el primer cuerpo administrative creado
en Espaila para cuidar los recientes descubrimientos hechos en America -
dice un escritor moderno- y como lo indica su nombre, era un estableci-
miento esencialmente mercantil; pero a deducir por el tenor de las primeras
ordenanzas, destinabasela a ser, sobre todo, una simple casa de comercio;
un centro para fomentar el trato de la Corona con las Indias; debia re-
coger en sus almacenes mercancias y abastos navales de toda clase, reque-
ridos para el trifico americano, y recibir en ellos todo lo que se trajera en
cambio a Espafia; sus funcionarios debian mantenerse en correspondencia
con los factors reales de las colonies, para estudiar con esmerada atenci6n
las necesidades de los nuevos establecimientos, las cosas mis propias para
embarque, y los bajeles que fuera mis convenient enviar. Tambiin en-
traba en sus atribuciones observer la situaci6n del mercado; comprar y
vender s6lo cuando en ello hubiere mayor ventaja para la corona; y lievar
registro sistemitico y pormenorizado de todas sus transacciones". (6)
La Casa de Contrataci6n fu6 una dependencia del Consejo de Indias,
se compuso al pxincipio de un Administrador, un Tesorero y un Contador,
y se estableci6 en el antiguo Alcizar de Sevilla.
"Fij6 primero su residencia en las Atarazanas o Arsenal de Sevilla;
pero en junio del mismo afio Isabel orden6 transferirla a los departamentos
del Alcizar Real ocupados antes por la Corte del Almirantazgo, y este edi-
ficio con ciertas adiciones que se le hicieron despuis del incendio de 1605,
continue albergando la Casa hasta el siglo XVIII."
Los funcionarios de ella trabajaban diariamente y fueron dictadas por
los Reyes en el decurso de los siglos muchas leyes para regular sus atribu-
ciones y funcionamiento, habidndose convertido muchas de ellas en la base
del Libro Noveno de las Leyes de Indias. "Poseia ademis una capilla pri-
vada, un capellin y una circel en el mismo edificio, con un carcelero que
desempefiaba las funciones de los bedeles ordinarios."
En 1514 se cre6 en ella el cargo de correo mayor, que cuidaba de la
remisi6n no s61o de la corespondencia entire Espafia e Indias, sino de los
correos intercoloniales, habiendo desempefiado ese cargo grandes de Espafia,
como el Conde Duque de Olivares en 1627, y el Conde de Ofiate en 1633.
La Casa de Contrataci6n de Sevilla instituy6 en el siglo XVI una ofi-
cina hidrogrifica y una escuela de navegaci6n, a cuyo frente figure en
1508 el celebre Americo Vespucci, y utiliz6 durante los siglos de su exis-
tencia los servicios de los grandes marines espafioles que fueron honra y
prez de sus gloriosas armadas.
Fu6, ademis, la Casa de Contrataci6n un tribunal de justicia, pues sus
(5) "Historia de los Reyes Cat61icos", por William H. Prescott. Madrid, 1846. T. III, pig. 249.
(6) "Comercio y Navegaci6n entire Espafia y las Indias", Clarence H. Haring. Edici6n espa-
fiola. Mexico, 1939, pigs. 28-33.






0 Azores ts A
CZML0 001

0ub 1 4
MAYAPAN-.UGATAN adomeV
Golfo do
Ga. mpeche Llrr


Tolu~, &A

AM~I'r~RICAP~R C
4111 I-. IV I& c.......
an. ...........
0 c ebulu ~0 AEI~C
G.Jo 'f 0 t r jrr ,

AEMALA H ONDURAS0 5 o M s S
01a,..k. v~j~ ,c~'- *33 4. 1da I'islaI1 EY ,2d-- i'd~ lje p 'rub- -- -- --------
g OI~Od0. Vaje detrIc~i~ 3.~na'qS ~+4+4*c +++ C # 11 ;Aje5 ldoeA.....~~~~~

M! A' RMERLCA
O E LA W 0 N D N11 A







MAR CA'S LLDE OR r
91/ o 88 86 84 a'-'as'*7'
cc* V. 10 o .1 I.v i aj It c a Cl' rl 3? n l 9S -* + + + ; A~ dl l5 l v l5'i .. .. .. .. .. ..



DE rosCONFJIt rAI
ICRACA E Lmaacs
MAPA JURISDICCIONALA



aT DAMN D l


qq 9Z 90 48 86 so 1 7 7 q 71y/ r










J. ANTONIO VILLACORTA C.


miembros actuaron desde muy al principio como jueces en casos que in
plicaban infracci6n a sus reglamentos o en litigios entire comerciantes y m;
rinos que hacian el comercio de Indias.
"A media que la Casa justificaba su existencia por el crecimieni
de las Indias, su jurisdicci6n adquiria bases mis precisas; a sus tres mien
bros se le design en adelante como jueces oficiales". '7
"Tenia aquella oficina la obligaci6n de adquirir cuantos datos pt
diera sobre todo lo concerniente a las colonies, y de informar al Gobiern
acerca de los intereses y prosperidad commercial de las mismas. Diironsel
facultades para despachar, bajo las condiciones prescritas, las licencias d
armar naves, para prescribir la direcci6n que 6stas debian llevar, y para su
ministrarles instrucciones sobre navegaci6n. Todas las mercaderias que s
trataba de exportar debian depositarse en el Alcizar, y alli habian de re
cibirse igualmente todos los cargamentos de retorno, y celebrarse los con
tratos para su venta. Igual autoridad se le di6 respect del comercio col
la costa de Berberia y con las Islas Canarias. Su inspecci6n se extend;
sobre todos los buques que salieran del puerto de Cidiz, de la misma ma
nera que sobre los que partieran de Sevilla. A estas facultades se juntabai
otras de caricter judicial, en virtud de las cuales conocia de los pleitos qu<
se originaran por consecuencia de los viajes particulares y del comercic
colonial. En el ejercicio de esta filtima autoridad, debian aquellos funcio-
narios asesorarse con dos jurisconsultos que percibian sueldo annual del
Gobierno.
"Tal fue la extensa autoridad que se di6 a la celebre Casa de la Con-
trataci6n, al tiempo de su organizaci6n primitive, y aunque posteriormente
se limitaron algfin tanto sus facultades, por la potestad que en grado de ape-
laci6n ejercia el Consejo de Indias, siempre continue siendo el principal
conduct por donde se dirigieron y gobernaban las relaciones mercantiles
con las Colonias". (8)
Otro aspect important de la Casa de Contrataci6n de Sevilla, fue
el manejo de los "bienes de difuntos", que lo tuvo hasta finales del siglo XVI,
en que le fue cedido dicho cargo a Juan Castellanos de Espinosa por la suma
de 133.000 ducados; y lo fue tambi6n la vigilancia sobre arenas, artilleria y
municiones destinadas a las Indias, que la tuvo durante mis de cien afios
hasta 1607, en que se estableci6 la Capitania General de Artilleria en Es-
pafia, que dependia de la Casa y del Consejo de Guerra.
Como se ve, esa instituci6n fue product de las ideas dominantes en
la epoca: el monopolio por el Estado del comercio de exportaci6n e impor-
taci6n de la Metr6poli con sus colonies, funesto sistema que despert6 la
ambici6n de las naciones enemigas ce Espaiia, y aun de audaces particula-
res, que se dedicaron a las correrias maritimas, para capturar las naves que
venian a America e iban de ella, cargadas con los products de toda especie,
dando ocasi6n a la pirateria en gran escala.


(7) Clarence Haring. Obra citada, pig. 52.
(8) "Historia de los Reyes Cat6licos", por William H. Prescott. Madrid, 1846. T. III, pig. 252.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


3.-Potestad regia Profundos cambios habian sufrido las instituciones
en el nuevo mundo. political de Espafia bajo el regimen de los Reyes
Cat6licos, que se acentuaron mis en el decurso de
los tres siglos subsiguientes, tiempo que dur6 el dominion colonial hispano
en el continent americano, pudiendo formarse de e1 los periods siguientes:
19-Del absolutismo bajo la monarquia de la Casa de Austria, de
1517 a 1700.
29-Del absolutismo bajo la monarquia de la Casa de Borb6n, de
1700 a 1812.
39-Del regimen constitutional bajo los Barbones (para nosotros los
centroamericanos), de 1812 a 1821.
Cada uno de ellos present ca-
racteres especialisimos en Espaiia, que
se reflejaron en sus colonies ame-
ricanas.
Al llegar a Espafia Carlos de
Austria, desaparecieron casi por com-
pleto las pocas libertades que aun sub-
sistian de las comunidades, y en de-
fensa de ellas se sublevaron los pue-
blos, que fueron vencidos en 1521 en
Castilla, y poco despuis en Valencia,
logrando los reyes de la Casa de Aus-
tria convertir a la nobleza de guerrera
en cortesana, al clero en sumiso auxiliar
de la monarquia, perdiendo el estado
llano por complete su poder politico
de antes. Carlos I abati6 a la nobleza,
expulsindola de las Cortes de Toledo
en 1538, Felipe II quebrant6 sus fue-
SFelipe II, rey de Espafia y de Indias.-1556.1598
ros, Portugal se separ6 Ie Espafia, Car-
los II dispuso por hereicia de la monarquia sin consultar a las Cortes, en
favor del Duque de Anjou, que fue Felipe V, y 6ste en las Cortes de 1713
impuso la Ley Silica, que fue revocada en 1789 por Carlos IV.
"La autoridad de los monarcas -dice un autor espaiiol-, es gran-
disima en esta ipoca, pues reinan seguin su voluntad y capricho, gobernando
el reino como patrimonio particular, asumiendo todars klas funciones del
poder, y ejerciindolas sin contemporizar con ninglin element social, salvo
el eclesiistico, al cual favorecen por el apoyo que les presta."
La potestad legislative la ejercian los reyes en forma de pragm;ticas,
reales c6dulas y autos acordados; la justicia por delegaci6n en corregidores
y alcaldes de casa y corte, que eran jueces ordinaries, cancillerias y audien-
cias como tribunales superiores, y la potestad ejecutiva por si, auxiliados
por Consejos, como el Consejo Real, sin el influjo de la nobleza, formindolo
Felipe II con s61o letrados, Felipe III lo divide en Salas, Felipe IV le delega









J. ANTONIO VILLACORTA C.


un inmenso poder, pues vigilaba el cumplimiento de las leyes en el reino,
visitaba las universidades y tribunales, procuraba el fomento de la agri-
cultura, el comercio y los intereses econ6micos y administrativos, concedia
licencias para la impresi6n de libros, velaba por la observancia de los Ca-
nones del Concilio de Trento, cuidaba de la extirpaci6n de los vicios piubli-
cos, podia avocar a si los negocios civiles y criminals, entendia en los re-
cursos de fuerza, de injusticia notoria, de segunda suplicaci6n, conocia de
los juicios de reversi6n a la corona, etcetera, etcetera.
Subsistieron supeditadas al rey: la Real Cimara de Castilla, que se
ocupaba de las causes del patronato real, concesi6n de oficios, de mercedes,
de titulos; el Consejo de Estado, y los de Hacienda, Guerra, Almirantazgo,
Cruzada, Inquisici6n y Ordenes Militares y los consejos provinciales de
Arag6n, Navarra, Italia, Flandes y de Indias.
El manejo de los negocios lo hacia el Rey por medio de su Secretario
de Desptcho y le representaban en provincias los Virreyes y los Gober-
nadores.
Decaen y desaparecen casi completamente bajo los regimenes aus-
triaco y borb6nico las Cortes, que no tenian raz6n de ser, puesto que se
consideraba la monarquia como patrimonio privado de los reyes, y ese abso-
lutismo subsisti6 hasta 1812, afio en que las Cortes reunidas en Cidiz pro-
mulgaron la constituci6n de la monarquia espaflola, de que nos ocuparemos
oportunamente. (1)
En el Nuevo Mundo se manifest la potestad regia con caracteres agra-
vados por la enorme distancia que separaba a las colonies de la metr6poli,
residencia legal y habitual de los monarcas y de las instituclones por medio
de las cuales ejercian sus reales atributos. Virreyes y Capitanes Generales
eran representantes de los reyes y en ejercicio de sus funciones cuidaban de
mantener el prestigio de la autoridad asi delegada, sin mis norma que el buen
criterio para interpreter las leyes que se dictaban en la Corte para gobernar
estos pueblos, en que las classes sociales se imponian, no s61o como product
natural de aquellos tiempos, sino como resultado de las conveniencias de
los mandatarios; de tal manera que si estos eran honestos, probos e incli-
nados por naturaleza a procurar el bienestar de sus gobernados, se notaba
algiin adelanto en la colonia; pero si por el contrario (y era lo mis co-
rriente), eran dispotas, voluntariosos y amigos de enriquecerse a costa de
los pueblos, pronto se manifestaba la decadencia en todas las actividades
sociales.
"En el organismo gubernamental ,de las colonies espaiiolas en Ami-
rica prevaleci6 el espiritu de intolerancia, de fuerza, sevicia y arrogancia,
con un fondo de cristianismo desnaturalizado, sin mansedumbre ni amor
-dice un autor nuestro, y continia-: Las causes que arruinaron a Espaiia
se infiltraron en los dominios de America. Venia desde su origen viciada el
alma iberica", y sin embargo, las propias circunstancias que dieron origen
a una nueva raza: la mestiza, produjeron en ista el amor a la libertad, como
(9) Obra citada del Dr. Santa Maria y Paredes.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA 47

reacci6n natural contra las tiranias, y su inclinaci6n a los ideales de la de-
mocracia, como resultado de las desigualdades sociales que martirizaban
almas y cuerpos; arraigindose tambiin muchos vicios por el ejercicio cons-
tante de las malas pasiones.
Los gobernantes nombrados por la Corona para la colonia de Gua-
temala, ostentaban los titulos de Gobernadores y Capitanes Generales, y eran
Presidentes de la Audiencia, con voz y voto en las decisions judiciales si
eran letrados. Como Gobernantes entendian en todo aquello que se referia a
lo administrative y econ6mico de la Colonia, y como Capitanes Generales
eran los jefes de la fuerza armada; y al concluir sus periods se les abria
juicio de residencia, que resolvia el Consejo Real de Indias.
El respeto irrestricto a la Sacra y Cesirea Majestad del Rey y a las
autoridades que gobernaban en su nombre, era principio fundamental de la
colonia, y no se concebia la existencia social sin que el monarca no fuera
el legitimo duefio y senior de cuanto en ella existia.
En Ciudad Real de Chiapas, Guatemala, Comayagua y Le6n residian
las Autoridades Superiores de las provincias respectivas, que eran gober-
nadas por un representante del poder real, cuyo nombramiento correspon-
dia al monarca, y en ocasiones al Gobernador de Guatemala.
En los pueblos de las provincias subsistieron los encomenderos, a
quienes por las Ordenanzas de Granada, de 1526, se les asignaba un grupo
de indigenas, encomendados a su cuidado para su mejoramiento civil y su
instrucci6n religiosa, pero con ese pretexto se les obligaba a trabajos for-
zados, lo que no era sino oprobiosa esclavitud.
Los indigenas encomendados, que se reputaban libres en derecho -
dice un author guatemalteco-, sus mujeres e hijos, sus families y los pueblos
mismos encomendados que componian la masa general, no tenian otros
jueces, otros superiores inmediatos, que los encomenderos espaioles, eleva-
dos a magistrados y sefiores de vasallos a quienes tributaban sus respecti-
vos siibditcs, y estaban sujetos en lo civil y criminal, en lo politico y eco-
n6mico, en sus personas, vidas y haciendas, sin otro recurso y apelaci6n en
caso de agravio y de queja, que a los adelantados y gobernadores de las
provincias primero, despues a las Audiencias, cuando las habia, a quienes
se manda por una Ordenanza de las Nuevas Leyes, que en esta clase de
juicios procediesen sumariamente, como por via de privilegio dispensado
en su socorro. (10)
Este sistema de encomiendas fui sustituido en 1535 por el de corre-
gimientos, que consistia en que las Audiencias nombraban delegados suyos
para que en los pueblos de indigenas corrigiesenr los excess cometidos por
estos, pero al mismo tiempo velasen por que se cumplieran las eyes protec-
toras de los indios, y ya en 1545 se habian dado en corregimiento algunos
pueblos de Honduras, y aunque al principio se reducia el oficio a la reco-
lecci6n de tributes, por real cidula de 8 de noviembre de 1550 se otorg6 a
los corregidores alguna jurisdicci6n, disposici6n que se incluy6 en la Re-

(10) "Memorias para la Historia del Antiguo Reino de Guatemala", por el Dr. D. Francisco
de Paula Garcia Pelaez. Guatemala, 1851. T. I. pag. 144.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


copilaci6n de Leyes de Indias bajo el nimero 3, Titulo 2, Libro 5, que dice:
"Nuestra voluntad es que los pueblos de indios encomendados sean puestos
debajo de la jurisdicci6n de los Corregimientos y Alcaldias Mayores, adju-
dicando a cada uno los pueblos mis cercanos, y damos poder a los corregi-
dores y alcaldes mayores para conocer civil y criminalmente de todo lo que
se ofreciere en sus distritos, asi entire espafioles, como entire espafioles e
indios, e indios con indios, y de los agravios que recibieren de sus encomen-
deros; y que se les de instrucci6n de lo que deban hacer, segiin lo mis con-
veniente a cada provincia". 1)


4.- Instituciones
Can6nicas: el Patro-
nato Real en America.


A pesar de las luchas del Pontificado y del Impe-
rio, que ensangrentaron mis de una vez los campos
y ciudades de Europa, los poderes temporal y ecle-


siastico del papado fueron


A DM I 0 ABLE.


Y PRODIGIOSAS VIRTU DES DE LA V.
Sicrva dc Dios

JD. ANNA GUERRA
DE JESUS.
SACADA DE LO.QUE ELLA MISMA
dex clfcito por ordcn d fus Confcfforc.
SLA DESCRIBE
EL P. ANTONIO DE SIRIA PROFESSOR
de la Compalia de Jcfus, y PrcfcEo de la muy illulf
trc, y Venerable Congrcgacion de la Annunciata
ita c cl Collcgiode la Companiia dc Jcfus de
Guatemala fu Coofeffor.
SLcA DEDICcA
od SNTO DOMINGO DE GVSMeN ES
claricido Patriarci dl I R eliior de Predicadcres.

Coan I/ic cia do lot Saprirr., tR Guatewiala,; ,p el r.
c/nto n d VeL'l io~ n 1 d o71r(..


(11) Nota anterior: ibid., pag. 147.


sumamente grandes en
los siglos XVI y subsi-
guientes, hasta 1870, en
que perdi6 sus Estados
Pontificios a ocupar
Roma las tropas de Vic-
tor Manuel de Italia.
Los Reyes Cat6-
licos manifestaron su
ardiente fe por la reli-
gi6n y su amor y su-
misi6n al Pontifice Ro-
mano. Lo mismo hi-
cieron los capitanes y
soldados que conquis-
taron America para los
monarcas espaiioles y
para el Jefe de la Igle-
sia Cat6lica.
Era tan acatado
ese poder, que Alejan-
dro VI pudo zanjar las
disputes de las Cortes
de Castilla y Portugal
en 1493, por la Bala
Interccetera, como auto-
ridad soberana, p a r a
dar legitimidad a las
empresas iniciadas por
Fernando e Isabel el
afio anterior con el des-









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


cubrimiento de America. Antes lo habian hecho los papas en favor de los
portugueses, dando a sus expediciones maritimas el caricter de cruzadas
Ello indica, y la historic de los pueblos cristianos de aquel siglo lo
confirm, que aun los reyes no creian segura la posesi6n de las tierras con-
quistadas si no obtenian la sanci6n de la Santa Sede. Ademis, el espiritu
de fanatismo y la intolerancia estaban tan generalizados entonces, que se
consideraba a los prelados y sacerdotes como la representaci6n de Dios so-
bre la tierra. Hernin Cortes, que habia vencido en Mexico, se postr6 de
rodillas ante los humildes frailes que llegaron despues y que el sali6 a
recibir a las puertas de la ciudad.
A cada hueste espaiiola acompafiaba por lo menos un capellin, que
cuidaba de las almas y plantaba la cruz en los propios templos de los id6-
latras; y asi encontramos a Fr. Bernardino Olmedo en el ejircito de Cortis,
al P. Juan Diaz en el de Alvarado y a Fr. Vicente Valverde en el de Pizarro.
Realizada la conquista acudieron los frailes de las dos principles 6rdenes:
franciscana y dominica, para eatequizar indios y fundar casas conventuales,
y en pos de ellos otros de otras 6rdenes ejerciendo las misiones para que
fueron establecidas en Europa.
Los Reyes Cat6licos y la Santa Sede crearon despues obispados, con
la jurisdicci6n eclesi-stica determinada por las reales cedulas y las bulas
pontificias respectivas, y cuando lo creyeron necesario erigieron arzobispa-
dos de acuerdo con el Derecho Can6nico de entonces, y de conformidad
con el se estableci6 el Real Patronato sobre la Iglesia de America, con la
jurisdicci6n privativa que a 6sta correspondia y el fuero eclesiistico que
le era inherente. De manera que se puede afirmar que al mismo tiempo
que el poder real adquiria inmensas extensions de territorio en el Nuevo
Mundo, e innumerables vasallos, el poder de la Iglesia se extendia en la
misma forma, no solamente sobre los conquistadores sino tambiin sobre los
pueblos conquistados. (12)
El Patronato, que consiste en la facultad de presentar un clirigo para
alguna iglesia o beneficio vacant, a fin de que se le di la instituci6n ca-
n6nica, fui ampliado en favor de los Reyes Cat6licos por la bula de Ale-
jandro VI que, al reconocerles el derecho de conquista y posesi6n en Ame-
rica, les impuso la obligaci6n de propagar el cristianismo entire los infie-
les; y de alli que los monarcas espaiioles se atribuyeran el dominio sobre
todo lo relative a la iglesia, reconocido expresamente por Julio II, en la bula
Univer.arlis Ecclesiac, de 28 de julio de 1508.
c.n virtud de ella, los reyes no s61o conservaban el derecho de pre-
sentaci6n, sino el de crear obispados y arzobispados, iglesias y parroquias,
el de fijar su jurisdicci6n eclesiistica y sefialar los limits a las respectivas
sedes episcopales, y aun podian enviar a sus di6cesis a los nombrados antes
de que se les consagrase, si asi lo consideraban necesario. Y lo que se hacia
respect de los altos prelados, tenian derecho para hacerlo con toda clase


(12) Reales Cedulas de 19 de junior de 1574 y de 29 de diciembre de 1593. Arch. Gral. del
Gob. Al. 23 1511-1513-205 y 424.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


de beneficios y puestos eclesiisticos, que despubs confirmaban las bulas
pontificias. Estaba tambiin sujeto a la Corona todo lo relative a la impo-
sici6n de diezmos y rentas eclesiisticas. Tal dualidad produjo en las co-
lonias continues conflicts entire la Iglesia y el Estado, pero se mantuvo el
poder absolute del rey por medio de sus representantes, que podian hacer
uso, llegado el caso, del recurso de fuerza para mantener las regalias; de
manera que la Iglesia en America siempre estuvo subordinada al monarca. (13)
En confirmaci6n de lo expuesto, transcribimos a continuaci6n lo que
escribi6 el Ilmo. Obispo de Quito, Doctor Gonzilez Suarez: "Las iglesias
de los dominios espafioles aunque unidas estrechamente con la Santa Sede,
y muy obedientes a la autoridad apost6lica, con todo, desde su fundaci6n,
se erigieron y gobernaron no por el derecho can6nico comfn, sino por un
derecho especial, que bien merecia ser lamado derecho hispanoamericano.
El punto mis notable de este derecho y el capitulo en que estaba toda la
sustancia de 61, es el patronato de los monarcas espaiioles, sobre todas las
iglesias de America. Se engafiaria gravemente el que pensara que el dere-
cho del patronato de los reyes de Espafia, sobre las iglesias de las Indias
Occidentales, era un derecho de patronato coming, fundado inicamente en
las reglas del derecho can6nico, pues era un patronato especial, fundado en
la edificaci6n y dotaci6n de las iglesias y conventos, y el sostenimiento del
culto, en la predicaci6n de la religion cristiana y en privilegios amplios he-
chos por la Santa Sede a los reyes de Espafia. Las concesiones del patrona-
to habian emanado de los papas Alejandro VI, Julio II y Clemente VII.
En virtud ce estas gracias y prerrogativas, los monarcas espaiioles, eran no
solamente patrons, sino unos como delegados de la Silla Apost6lica en
America". (14)
El Patronato real fui reglamentado por los Reyes Cat6licos, por Car-
los V y por Felipe II, de tal manera, que a la Iglesia en las colonies espafio-
las, solamente le quedaba libre la prictica de los sacramentos, pues antes
de ser remitidos a Ainmrica los breves, bulas y documents pontificios, eran
cuidadosamente examinados en la Corte, y los Virreyes, Presidentes y Au-
diencias s61o daban el pase a aquellos que aprobaba expresamente el Real
Consejo de Indias. Todo ello daba motive a disputes con el papado, hasta
que les puso fin Fernando VI por medio del Concordato de 1752.
Las cr6nicas de la ppoca dan cuenta de los conflicts entire. ambas
potestades, civil y eclesiistica, habidos en Guatemala. Durante la presi-
dencia del Licenciado Pedro Mayin de Rueda, que habia tomado posesi6n
de su cargo en 1589, siendo Obispo el Doctor Fr. G6mez Fernindez de C6r-
dova, y Guardiin del Convento de San Francisco Fr. Francisco Salcedo, trajo
consigo, en calidad de confesor, a Fray Diego Merchante, que pretendi6
pronto se le diesel la guardiania del citado Convento, y como no la obtuviese,
intrig6 para que los franciscanos entregasen al lego Alonso Duarte, que su-
ponia depositario de algunos secrets del Gobernador anterior Licenciado

(13) "Principios Criticos sobre el Virreinato de la Nueva Espaia", etc.. por Agustin Rivera.
T. I, pig. 75.
(14) Cita le Batres Jauregui en "La Amirica Central ante la Historia". T. II, pig. 343.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


Garcia de Valverde. Mayin de Rueda lo pidi6 asi y como se lo negasen,
mand6 rodear con tropas el convento y entrando en l6 violentamente, tuvo
un altercado con el Guardian Fr. Francisco, a quien puso manos, provocando
el escindalo consiguiente entire los vecinos de la ciudad. Intervino el Obis-
po en el asunto y llev6 a su palacio al lego, pero el Presidente, creyendo
burlada su autoridad, lo reclam6 y ante la negative de entregirselo, penetr6
a la residencia episcopal y extrajo al novicio, por lo cual el prelado declare
en entredicho a la ciudad, no sin que el Presidente dijese de l6 "que era
traidor y amparador de judios, que impedia el real servicio y el castigo de
los malhechores".
Otro caso que conmovi6 profundamente a la sociedad de la capital
del reino, fueron las dificultades surgidas entire el Capitin General D. Fran-
cisco Rodriguez de Rivas y el Obispo Fr. Juan Bautista Alvarez de Toledo,
con motive del traslado que de la ciudad pretendia este prelado se hiciese a
otro lugar, pues la habia destrozado el terremoto de 29 de septiembre de
1717, dia de San Miguel Arcingel, a lo que se opuso el Gobernante, agriin-
dose much las relaciones de ambas potestades, hasta que el rey conoci6
de ellas y di6 la raz6n al president.
Lo mismo pas6 en 1773, con motivo de los terremotos que destruye-
ron la ciudad de Guatemala, principalmente el que tuvo lugar el 29 de julio,
dia de Santa Marta, s6lo que entonces el Arzobispo Doctor D. Pedro Cortez
y Larraz era el que se oponia al traslado de la ciudad, que procuraba a toda
costa el Presidente D. Martin de Mayorga, habiindose formado los bandos
de terronistas y traslacionistas, legando las cosas a tal extreme que ya fun-
dada la Nueva Guatemala en el Valle de la Ermita desde 1776, el Arzobispo
permanecia en la Antigua, hasta que el rey aprob6 la conduct del Presi-
dente por cbdula de 1777, admitiendo la renuncia del Arzobispo, que antes
no lo habia sido, por lo que el Prelado no tuvo escripulo en excomulgar a
todo el que aceptase como Arzobispo al nuevamente nombrado Doctor D.
Cayetano Francos y Monroy. El senior Cortez y Larraz fui obligado a aban-
donar la silla arzobispal a finales de 1779, y6ndose a Espafa.


5.-Jurisdicci 6 n A pesar del Patronato real, la Iglesia Cat6lica de
privativa de la Iglesia. America ejercia sobre sus miembros la jurisdicci6n
jerirquica establecida por el Derecho Can6nico
que versa, como el Civil, sobre personas, cosas y juicios. Las personas
segin tal derecho, son cl6rigos y legos; los primeros estin consagrados, los
segundos solamente bautizados. Los preparados para el bautismo se con-
sideran catec6menos, los que no han recibido ni esa preparaci6n son in-
fieles.
La jerarquia eclesiistica consta de obispos, presbiteros y ministros.
Hay personas eclesiisticas, como frailes no ordenados y religiosas. (1.)
Solamente los clerigos pueden tener jurisdicci6n eclesiastica y auto-
ridad sagrada sobre sus sibditos. Los cl6rigos gozan de los privilegios de
(151 "Instituciones Can6r.igas", de Juan Devoti, Obispo de Anagni. Paris. 1874, pAg. 39
Y sigs.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


honor, de derecho y de exenci6n personal. El primero se contrae a ocupar
sitio preferente en el temple, el segundo a estar exentos de cargos pfblicos,
el tercero a estar sujetos solamente a jueces eclesiisticos.
Los obispos cuidan del culto divino, defienden la religion cristiana,
disponen las preces, examinan si hay delitos en material de fe, vigilan por que
los oficios divinos se celebren rectamente y se administren bien los sacra-
mentos, decretan estatutos para el buen gobierno de sus di6cesis, convocan
sinodos, confieren beneficios, etcetera.




















-w J


Una estancia en Cuajiniquilapa, provincia de Guatemala. LAmina antigna

Los presbiteros siguen a los obispos en el ejercicio de la jurisdic-
ci6n privativa, y ofrecen a Dios en el sacrificio de la misa el cuerpo mismo
y la sangre del Sefior y ungen a los enfermos, predican la palabra divina,
bautizan, oyen en confesi6n, absuelven de pecados e imponen penitencias.
El Pontifical romano resume asi las atribuciones de los presbiteros: ofrecer,
bendecir, presidir, predicar y bautizar.
Los ministros eran los ac6litos, exorcistas, lectores y hostiarios. Los
primeros auxilian a los Obispos y Presbiteros en los oficios divinos, los se-
gundos imponian las manos para ahuyentar al demonio de los posesos, los
terceros leian en la iglesia alguna parte de los libros sagrados, y los ilti-
mos custodiaban las iglesias, e impedian la entrada en ellas a los exco-
mulgados.
Para el gobierno de la Iglesia se estableci6 la jerarquia jurisdiccional,
teniendo como cabeza al Papa o Sumo Pontifice; seguian los Cardenales y
legados, patriarcas, primados y metropolitanos, cabildos de can6nigos, vi-
carios y parrocos.
Con estos ligerisimos apuntes ya nos podemos dar cuenta de c6mo

(16) "Instituciones Can6nicas", de Juan Devoti, Obispo de Anagni. Paris, 1874, pgs. 39 y sigs.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


se fu6 formando la Iglesia Cat6lica en America, y especialmente en lo que
fue Capitania General de Guatemala. (16)
Cuando don Pedro de Alvarado emprendi6 la conquista de los pueblos
indigenas de estas comarcas en 1524, traia consigo a los padres Juan Godi-
nez y Juan Diaz, que eran Presbiteros, y por consiguiente ejercian juris-
dicci6n religiosa sobre los espafioles que formnaban el ejircito invasor, pero
a su vez estaban sujetos a la del Obispo de Santo Domingo, sede creada
en 1511, hasta la erecci6n del Obispado de M6xico en 1527, al cual qued6
sujeta la parroquia de Guatemala.
A media que iba progresando la ardua tarea de catequizaci6n de los
indigenas centroamericanos, tarea que echaron sobre sus hombros los frai-
les de las 6rdenes de dominicos y ranciscanos, y se fueron formando las
provincias respectivas, se crearon los obispados de Nicaragua, con sede en
Le6n, en 1531, el de Guatemala, con sede en la ciudad de su nombre, en
1534, el de Chiapas, con sede en San Crist6bal, en 1538, el de Honduras, con
sede en Trujillo, despuis en Comayagua, en 1539, el de Verapaz, con sede
en Cobin, en 1559, cuyos prelados ejercian su respective jurisdicci6n en las
provincias delimitadas par las bulas de su erecci6n, pero a su vez quedaron
sujetos los obispados de Guatemala, Chiapas, Yucatan, Michoacin, Ante-
quera (Oaxaca), Tlascala (Puebla) y Filipinas al Arzobispado de M6xico,
que fue erigido en 1545. El Obispado de Honduras fue entonces sufraganeo
del Arzobispado de Santo Domingo, y el de Nicaragua del de Panama.
En 1743 se erigi6 el Arzobispado de Santiago de Guatemala, seia-
lindosele como sufragineos los obispados de Chiapas, Honduras y Nicara-
gua. El distrito o partido del Petin pertenecia a la di6cesis de Yucatan;
Soconusco a la de Chiapas; El Salvador a Guatemala, y Costa Rica a la di6-
cesis de Nicaragua. (17)
Tal fue la jurisdicci6n privativa de la Iglesia Metropolitana de Gua-
temala, aiin en tiempos posteriores a la independencia, efectuada en 1821.
Veamos algo de su fuero eclesiastico.
El Derecho Can6nico, que consider a la Iglesia como una instituci6n
distinta de la civil; tiene como esta sus magistrados con jurisdicci6n y au-
toridad para conocer y fallar en asuntos relacionados con las personas y
las cosas de su fuero y para juzgar y aplicar penas a los que incurren en los
delitos y pecados que determinan las leyes de la Iglesia.
Durante la colonia se hizo sentir con mas generalidad que ahora el
fuero eclesiastico sobre clirigos y sobre legos, cuya competencia se deter-
minaba por raz6n de domicilio, de contrato o de delito. Ante ellos se pro-
seguian causes de fe, del culto divino y de discipline eclesiistica, o sobre
asuntos matrimoniales, beneficiales, de diezmos y de funerales; de inmuni-
dad de la Iglesia, de enajenaci6n de sus bienes, de sus fueros y privilegios,

(17) "Las Luces del Siglo de la Iglesia Difundidas en el Emisoherio de Guatemala' en la
erecci6n de su Iglesia en Metropolitana, e Instituci6n de su primer Arsobispo el Ilmo. y Rmo. Sefor
Maestro D. F. Pedro Pardo de Figueroa del sagrado Orden de Misiones del SeSor San Francisco de
Paula del Consejo de S. M. en que se comprende una breve Relaci6n Hist6rica del Estado de esta
Iglesia hasta su feliz exaltaci6n; diligencias para esto hechas y resume de las festividades con que
se ha celebrado la concesi6n de esta Gracia. Dispuesto todo por el Lic. D. Antonio de Paz y Salgado,
Abogado de esta Real Audiencia". Aflo de 1743. 1









J. ANTONIO VILLACORTA C.


de sus derechos, vida e institutes de los clerigos; de viudez, de pupilos y
otras personas miserables, etcetera.
La Iglesia podia juzgar s61o asuntos de fuero interno y del externo,
y las reglas procesales comprendian a los clerigos y a los seglares, pu-
diendo imponer penas espirituales y temporales, y aun entregar al brazo
secular a los delincuentes, para los castigos cruentos.
Se establece en el Derecho Can6nico lo que es el delito y lo que es
el pecado, estando sujeto este exclusivamente a la potestad de la Iglesia. Todo
delito incluia el pecado, mis no todos los pecados eran delitos. La nomen-
clatura de unos y otros era la siguiente:
La apostasia o deserci6n de la iglesia cristiana, que se profesaba
por el bautismo; la herejia, o error intellectual voluntario del cristiano
en algfin punto de fe; el cisma o ruptura de la unidad de la Iglesia, pro-
fesando algunas de sus parties; la lectura de libros prohibidos, correspon-
diendo a la autoridad eclesiistica la calificaci6n y condenaci6n de las obras
consideradas como perjudiciales; la simonia o herejia simoniaca en que
incurria todo aquel que daba o recibia dinero u otra cosa precio-estimable
por una cosa spiritual, o anexa a ella; la maldici6n o blasfemia enunciativa
e imprecativa, que com'etia el que negaba a Dios algunos de sus atributos, o
prorrumpia contra el en sarcasmos o maldiciones; el sacrilegio, que es la
injuria a Dios por obra, como la profanaci6n de las cosas sagradas, herir
o golpear a los clerigos, etcetera; el perjurio, que cometia el que violaba
la santa fe del juramento; la adivinaci6n, o sea la prictica de la astrologia,
el augurio, el sortilegio o la adivinaci6n o magia por pacto con Satanis; el
estupro, el adulterio, el incesto, el sacrilegio en monja, el rapto, la sodomia
y la bestialidad, y por filtimo la usura, exigiendo cuando se cumplia el plazo
mayor suma de la que se habia prestado.
La Iglesia imponia castigo o penas corporales y espirituales a los
culpados. Entre las primeras existian desde tiempos antiquisimos: la fus-
tigaci6n, la reclusi6n en un monasterio o en una circel, el destierro y las
multas pecuniarias. Las penas espirituales o censuras eran de tres species:
excomuni6n, suspension y entredicho. La excomuni6n consistia en la ex-
pulsi6n del culpado del gremio de la Iglesia y era mayor o mortal y menor
o medicinal, la primera para los delitos y pecados graves, la otra para los
leves. Por el entredicho se privaba a muchas o a pocas personas de los
oficios divinos, de los sacramentos y de la sepultura eclesiastica, y podia
ser local, personal o mixta. La suspension se imponia a los cl6rigos, prohi-
bi6ndoles el uso de su jurisdicci6n y potestad eclesiistica. (8)
Ya se comprende, por la somera exposici6n que hemos hecho de este
asunto, el enorme poder de la Iglesia durante aquella 6poca. En nuestros
archives coloniales se encuentran causes de esta indole contra toda clase de
personas que incurrian en los delitos y pecados, cuya legislaci6n, concomi-
tante a la que regia en lo criminal segfn el fuero real, era un enorme
peso sobre la conciencia y los cuerpos, abrumada la primera y martirizados

(18) "Instituciones Can6nigas", de Juan Devoti. Paris, 1874, Libro IV, Tit. I, pig 324.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


los segundos por leyes procedentes del rigor romano y de la semibarbarie
de los godos.


6.-Instituciones de Las audiencias eran organismos judiciales que
Gobierno: Audiencias, conocian en primer grado de algunos asuntos, y
Gobernadores y Vasallos. en segundo o apelaci6n en la mayoria de los
casos, segin de las personas de que se tratara y
la cuantia de los negocios que ante ellas se ventilaran. En el primer caso
se tramitaban y fallaban los asuntos ante ellas, pero la decision final se
reservaba al Real Consejo de Indias, y en especialisimos a la supreme reso-
luci6n del rey, enviindose las actuaciones a la Corte, como se decia, lo mismo
que a los reos bajo partida de registro, si se trataba de asuntos criminals;
en el segundo caso procedian de jueces inferiores, como eran los goberna-
dores de provincias y jueces privativos eclesiisticos, militares o de hacien-
da, segin los casos.
-








--








*
Apaneca de los Izalcos, provincia de El Salvador. LAmina antigna

Formaban las Audiencias Oidores letrados, que habian estudiado el
complicado Derecho espafol de la ipoca en alguna de las cilebres Univer-
sidades, principalmente en la de Salamanca, famosa por los grandes maes-
tros que servian sus lecciones y por el nfimero de letrados distinguidos que
salian de sus aulas.
La Audiencia de los Confines, que se install en Gracias el 16 de
mayo de 1544, la formaron el Presidente (que fui el Gobernador de Gua-
temala), tres Oidores y un Escribano, que refrendaba con su firma las de
los miembros del Tribunal y daba fe delay autenticida de lo ctos- Al
Iprincipio vestian el traje que usaba la nobleza: calz6n corto, capa y espada.
Por c6dula de 21 de septiembre de 1546 se orden6 que usaran como simbolo
de poder, largas varas semejantes a las de los Alcaldes de Casa y Corte de









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Espafia. En 1581 vestian los Oidores birrete y garnacha, hibito talar negro,
con sobrecuello caido en las espaldas o sea toga romana. (19)
Se abria la Audiencia en el lugar destinado en el Palacio Real, todos
los dias hibiles a las ocho de la mariana, despuis de la misa que se oficiaba
en la capilla del tribunal; oian los Oidores lo que leia el relator y en
seguida procedian al studio y resoluci6n de los asuntos. Cerraban el tri-
bunal a las doce del dia.
En 1680, el Rey confirm la Constituci6n de la Real Audiencia de
Guatemala, por c6dula de 18 de mayo del citado afio. El Gobierno de la Co-
lonia qued6 a cargo del Presidente de la Audiencia, que era a la vez Go-
bernador y Capitin General del Reino, funciones que ejercia independien-
temente de la Audiencia, dejando a 6sta plena potestad judicial. Integraron
la Audiencia de entonces en adelante, el Presidente, cinco Oidores, que
fueron jueces de lo criminal, el Tesorero, el Alguacil Mayor, el Fiscal, el
Escribano y demis empleados de servicio, como Secretario, amanuenses, be-
deles y notificadores. Su jurisdicci6n se extendia desde los limits de Tierra
Firme por el oriented a los de la Nueva Galicia (Oaxaca) por occidente,
comprendiendo Chiapas, Soconusco, Guatemala, Verapaz, Hibueras, Cabo
Honduras, Islas de la Costa Norte, Nicaragua y Costa Rica. Por c6dulas
reales de 11 de marzo y 20 de junio de 1776 se cre6 el cargo de Regente de
la Audiencia, cuyas funciones fueron casi tan amplias como las de los anti-
guos presidents de las mismas.
Cuando se establecieron en America las Audiencias, compartian istas
las funciones de gobierno, guerra y hacienda, con los propios Gobernadores
y Capitanes Generales, y ain con los Virreyes, puesto que la Corona necesi-
taba contrarrestar las omnimodas facultades que se habian atribuido los
conquistadores.
Las facultades de los Gobernadores y Capitanes Generales, que, como
en Guatemala, no dependian de algiin Virreinato, sino directamente del
monarca, eran casi las mismas que las de los Virreyes, "ejerciendo la supreme
jurisdicci6n sobre los gobernadores y jueces eclesiisticos y seculares que
los obedecian y respetaban como a representantes de la majestad".
Las personas que en Guatemala elercieron la primera autoridad, reu-
nian las funciones de Gobernadores, Capitanes Generales y Presidentes de la
Audiencia, refiriindose la primera al gobierno administrative, econ6mico y
politico, por la segunda eran jefes de la fuerza armada de mar y tierra, y por la
tercera ejercian funciones judiciales. El nombramiento de estos altos funcio-
narios correspondia al rey, que lo hacia por medio de una real cedula, que les
servia de credencial bastante para que la Audiencia les reconociera como tales
en sesi6n solemne y plena. Generalmente acompafiaban a dicho document
las instrucciones que por escrito les daba el monarca para el mejor des-
empeiio de su cargo.
Procedian los Gobernadores y Capitanes Generales de alguna de las
Audiencias en que habian actuado como Oidores; pocas veces vinieron di-


(19) Batres Jauregui, "La America Central ante la Historia". T. II, pig. 240.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


rectamente de Espafia, y en otras ocasiones, las mis, habian ejercido cargos
de Gobernadores en alguna de las provincias que formaban la Colonia, o
en las otras espaiiolas en America.
Los Gobernadores y Capitanes Generales ejercian el poder por el
tiempo que determinaban las cedulas de su nombramiento, y el cambio de
ellos siempre fui un acontecimiento en la vida colonial, ya porque se es-
perasen las mejoras que se suponia traia consigo tal cambio en las malas
administraciones, que era lo corriente, o ya porque se sintiese la separaci6n
del poder de alguno de ellos que se habia hecho amar por sus virtudes.
Con meses de anticipaci6n a la l1egada de los Gobernadores a la ca-
pital del reino, se recibia en la Audiencia el aviso del Real Consejo de Indias,
de tal manera que las diferentes entidades del Gobierno, tanto administra-
livas como militares, eclesiasticas y municipales, preparaban los festejos de
recepci6n, en que se gastaban buenas sumas.de dinero, y se ponia en inu-
sitada actividad el vecindario, ansioso de presenciar la entrada de un Go-
bernador y su comitiva. Lo mismo se hacia cuando llegaba un nuevo Obispo,
o un Visitador.
Durante los reinados de Carlos V y Felipe II, es decir, en el siglo XVI,
los Gobernadores ostentaban el titulo de Licenciados o Doctores; Felipe III
y Felipe IV, nombraron generalmente titulos nobiliarios, y de 1685 en ade-
lante, figuran como tales Gobernadores militares de alta graduaci6n o prin-
cipes de la Iglesia.
Los hombres del siglo XVI salian del sistema feudal en que las classes
inferiores reconocian vasallaje a otras superiores, y estos a su vez a otros,
hasta reunirse el poder en el sefor feudal. Los Reyes Cat6licos terminaron
con ese sistema y exigieron el vasallaje de todas las classes sociales al mo-
narca.
En America vari6 much el nuevo sistema entire los habitantes de las
colonies, porque en ellas no existieron propiamente classes sociales, sino razas
distintas.
En efecte, los conquistadores, que eran vasallos del rey, se creian acree-
dores de iste a consideraciones de toda especie, hasta Ulegar a nulificar su
situaci6n de vasallaje. Habian expuesto su vida y sus haberes en con-
quistar tierras de infieles, y veian con malos ojos las disposiciones reales
que tendian a mermar en algo los derechos de conquista, que ejercian cruel
y despiadadamente sobre los indigenas conquistados, a los cuales los mo-
narcas deseaban poner bajo la protecci6n de la Corona. De alli el consi.
guiente malestar de los conquistadores y sus inmediatos descendientes, al
creerse defraudados en sus pretensiones de sefiorio sobre los americanos, que
tuvieron durante la colonia la calidad precaria de encomendados, casi de
siervos de la gleba.
Aument6 la dificultad el aparecimiento del mestizaje, por las unio-
nes de espafioles con indios, pues los products itnicos interrumpian na-
turalmente el orden de las cosas. Eran hijos de vasallos del rey y de vasallos
de espafiol, de tal manera que en el trato social las dificultades eran graves
y desde luego empez6 a dejarse sentir la malquerencia del mestizo hacia









J. ANTONIO VILLACORTA C.


el peninsular, odio que se manifest con toda acritud de unos y de otros
en diversas ipocas de la vida colonial.
Hemos querido presentar este complicado hecho en su aspect mis
general, pues cabe sefialar modalidades que tendian a modificar la estruc-
tura creada por la conquista, que como primer sintoma proclamaba la supe-
rioridad de la raza conquistador. No podemos referirnos en este pirrafo
a la condici6n del esclavo de raza negra, porque esa instituci6n reconocida
por las leyes de entonces ponia a sus individuos fuera de toda apreciaci6n
al respecto, puesto que el esclavo era cosa que pertenecia como tal a su
duefio, a quien la ley anmparaba en su posesi6n y dominion.
En la Capitania General de Guatemala subsistian tres razas: la blanca,
la cobriza y la negra, que dieron origen a una clase social numerosisima: la
mestiza. Los blancos se dividian en espaioles peninsulares y espafoles
criollos, segiin hubieran nacido en Espafia o en America de padres blancos.
Las razas de color las formaron los indios puros, los negros tambiin puros,
los mestizos, los mulatos y los zambos. Los mestizos procedian de la mezcla
de blancos e indios; los mulatos de blancos y negros, los zambos de negros
e indios.
Los espafioles europeos que se habian impuesto a los indigenas ame-
ricanos por la conquista, ocupaban casi todcs los principles empleos en la
administraci6n, la iglesia, la magistratura y el ejircito; ejercian casi exclu-
sivamente el comercio y eran duefios de grandes caudales, consistentes en
numerario, empleado en diversos giros, y en toda clase de fincas y pro-
piedades. Los que no venian con empleo dejaban su patria generalmente
muy j6venes y pertenecian a famnilias pobres. (2o) Los negros esclavos y los
zambos trabajaban para sus duefos. Los indios lo hacian para los enco-
menderos y ademAs pagaban tribute a la Corona. El mestizo se vi6 excluido
generalmente de las granjerias de los blancos, pero su suerte no fui tan
precaria como la de los indios puros, y en el crisol de la colonia se prepare
para un mejor destiny en la America independiente.
















Sello de la Hermandad de Difuntos de la Cofradia de Ntra. Sra. de
la Esclavitud, del convento de la Merced. Ciudad de Guatemala.
(20) "Principios Criticos sobre el Virreinato de la Nueva Espaiia", por Agustin Rivera.
T. I, pig. 85.































Restauraci6n possible del Real Palacio de la Ciudad de Guatemala.-1763-1773


CAPITULO II

GOBERNADORES DE LA CAPITANIA GENERAL

DE GUATEMALA


SUMARIO l1-Presidentes togados.
2-Gobernadores de capa y espada.
3-Jefes militares de alta graduaci6n.
4-Nueva organizaoi6n dada por la Ordenanza
de Intendentes.
5-Fianzas, iuiios de residencia. visitadores.
6-Modo de ser del Gobierno colonial espahfoL


1.-Presidentes togados. Los primeros Gobernadores nombrados por Car-
los V, para que presidieran, ademis, la Audiencia
de los Confines, tuvieron que afrontar en su actuaci6n la mis dificil de las
situaciones para un tribunal colegiado, cuyos Ministros reci6n legados de
Espafia, a excepci6n de su primer Presidente, Licenciado Alonso de Mal-
donado, Oidor de M6xico, desconocian las modalidades de las gentes que
poblaban el extenso territorio jurisdiccional en donde iban a ejercer actos
de administraci6n. Asi fui que, apenas instalada la Audiencia en Gracias,
se dej6 sentir la pugna con los espaiioles que habian realizado la conquista,
quienes, creyindose perjudicados por las Nuevas Leyes, pedian su deroga-
toria o por lo menos la suspension de ellas, y con los frailes dominicos, que
exigian su inmediato cumplimiento y la liberaci6n de los indios, el servicio









J. ANTONIO VILLACORTA C.


voluntario de istos, la tasaci6n de tributes, supresi6n de las encomiendas y
ia reducci6n de repartimientos. Lo primero que hizo la Audiencia, fu6 sus-
pender a D. Francisco Montejo en el Gobierno de Yucatan, Cotzumel, Chia-
pas y Honduras, conviniendose por iltimo, en que le quedase a Montejo
Cotzumel y Chiapas, reservindose el Tribunal la administraci6n de jus-,
ticia. (1)
Serias dificultades se suscitaron en Gracias entire Maldonado y el
Obispo de Chiapas Fr. Bartolomi de las Casas, que reclamaba el cumpli-
miento estricto de las leyes.
Maldonado ces6 en el ejercicio de su cargo en mayo de 1548, habien-
dole substituido el Licenciado D. Alonso L6pez Cerrato, que estuvo dispues-
to a hacer cumplir la nueva legislaci6n, decretando la libertad de los indios,
lo que agrav6 el descontento de los encomenderos, y provoc6 la insurrecci6n
de los hermanos Contreras en Nicaragua, que se alzaron contra el poder
espaliol, asesinaron al Obispo de aquella di6cesis Fr. Antonio de Valdivieso,
y apoderandose de algunos buques fueron con tropas a Panami, ocuparon
la ciudad, y cuando perseguian al Licenciado de la Gasca, que iba a em-
barcarse en Nombre de Dios, fueron vencidos.y muertos por los indios del
Darien.
En 1549 se traslad6 la Audiencia de Gracias a Guatemala, (2) desde
donde el Presidente Cerrato envi6 comisionados a Chiapas para revisar la
tasaci6n de tributes, lo que provoc6 penosos incidents, que logr6 solucio-
nar el comisionado D. Gonzalo Hidalgo de Montemayor, quien ayudado por
los dominicos, !lev6 a cabo la nueva tasaci6n con la mayor ecuanimidad
possible.
Substituy6 al Licenciado Cerrato el Doctor D. Antonio Rodriguez de
Quezada, en enero de 1554, que procedia de la Audiencia de Mexico, y a l1
le toc6 mitigar el malestar producido en el reino por la escasez de moneda
circulante, y habiendo fallecido en noviembre de 1558, le substituy6 el Oidor
ras antiguo de la Audiencia, Licenciado Ramirez de Quiii6nez. Este, que
era amigo de las aventuras militares, organize una expedici6n contra los
lacandones, que en 1555 habian dado muerte al misionero dominico Fr.
Domingo Vico, y alli fue, habiendo llegado a Topiltepec y Pochutla en
1559, :" de donde regres6 a Guatemala.
El 2 de septiembre de ese afio tom6 posesi6n el nuevo Presidente de
la Audiencia Licenciado D. Juan Nlfifez Landecho, habiindose conferido la
Gobernaci6n y Capitania General a la propia Audiencia, lo que di6 mar-
gen a continues desavenencias entire sus miembros, hasta que por cbdula
de 16 de septiembre de 1560 se refinen en Landecho todos esos cargos. Por
ese tiempo fueron sometidos los indigenas de la Nueva Cartago en Costa Rica
por su Gobernador Capitan D. Francisco Vasquez de Coronado, que fund
en el Golfo de Nicoya el puerto Landecho.
Se present en Guatemala en agosto de 1564, como Visitador y juez

(1) Real Cedula de 13 de septiembre de 1543. Arch. Gral. del Gob. Al. 23. 1511-19.
(2) Real Cedula de 16 de junior de 1548 y Carta de Maldonado de 21 de mayo de 1549. Arch.
Gral. del Gob. Al. 23-1511-70 y 143.
(3) Real Cedula de autorizac16n de 16 de marzo de 1558. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1511-236.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


residenciario de Landecho, el Oidor de la Audiencia de Bogota Licenciado
D. Francisco Bricefio, que en cumplimiento de las 6rdenes que traia, sus-
pendi6 las funciones de la Audiencia, quedando agregadas a la de Mexico
las provincias de Chiapas, Soconusco, Guatemala, Verapaz y Yucatin, y a la
de Panami, la de Honduras, Nicaragua y Costa Rica, hasta marzo del afio
1570, en que se install de nuevo la Audiencia de Guatemala en la ciudad de
este nombre, bajo la presidencia del Doctor D. Antonio Gonzilez, proce-
dente de la Cancilleria de Granada (Espafia), de donde fue Oidor, (4) pero
se redujo el territorio jurisdiccional, pues solamente se le asignaron las
provincias de Chiapas, Soconusco, Guatemala, Verapaz, Honduras, Nica-
ragua y Costa Rica; quedando a Mexico, Tabasco, Yucatin y Cotzumel y a
Panami Castilla del Oro.
En enero de 1573 substituy6 al Licenciado Gonzilez, el Licenciado
D. Pedro Villalobos, Oidor de la Audiencia de Mexico, que fue recibido con
much complacencia. Se ocup6 el nuevo Gobernante de mejorar las con-
diciones de la Colonia, abriendo caminos entire unas y otras provincias, y
promoviendo el comercio con el Virreinato del Peru y con la China, hacienda
fortificar algunos lugares de la Costa del Norte amenazada constantemente
por los pirates que infestaban el Mar Caribe, habiendose verificado du-
rante su administraci6n algunas calamidades, como los terremotos que arrui-
naron la ciudad de San Salvador y causaron graves perjuicios en la de
Guatemala.
En abril de 1577 Felipe II nombr6 sucesor de Villalobos al Licenciado
Garcia de Valverde, que procedente de Quito lleg6 a Guatemala en noviem-
bre de 1578, cuando estaba en lo mis algido la lucha entire el rey espaiol
e Isabel de Inglaterra, por lo que los pirates ingleses redoblaron sus ataques
*a las colonies, habiendose hecho notable por sus depredaciones William
Parker, que despues de haber tomado Santo Domingo se apoder6 en enero
de 1579 de Trujillo, en la Costa Norte de Honduras.
Tres meses despues visit las del Pacifico Sir Francis Drake, al frente
de cinco buques de la escuadra inglesa, y aunque se le persigui6, no le
dieron alcance las tres goletas que con doscientos hombres zarparon de Iz-
tapa con ese objeto.
Los iltimos afios del Gobierno del Licenciado Valverde fueron intran-
quilos, por la sistemitica oposici6n del Oidor de la Audiencia, Licenciado
Alvaro G6mez de Abaunza, que patrocin6 cuantas molestias pudo contra el
President, sobre todo por su ayuda personal a la fibrica del convento de
San Francisco de Guatemala.
El 21 de julio de 1589 tom6 posesi6n el nuevo Presidente de la Au-
diencia y Gobernador del Reino, Licenciado Pedro Mayin de Rueda, 5) que
pronto se vi6 envuelto en escandalosas dificultades con la comunidad fran-
ciscana, por lo cual se malquist6 la voluntad de los vecinos de Guatemala,
que elevaron sus quejas al Rey, el que orden6 que pasara a residenciar a

(4) Real Cedula de 31 de mayo de 1568. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1512-345.
(5) Real C6dula de 7 de enero de 1588. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1513-694.










J. ANTONIO VILLACORTA C.


Rueda el Oidor de la Audiencia de Mexico Doctor Francisco Sande, que
lleg6 a la ciudad capital en agosto de 1594, separ6 del Gobierno a Rueda,
reconcili6 a los miembros del tribunal, tratando poco tiempo despues de la
defense de las costas del Norte, pues con motivo de la guerra que sostenian
en Europa Francia e Inglaterra contra Espaiia, buques corsarios de las pri.
meras atacaban y saqueaban los puertos de America, como lo hicieron a
mediados de 1595 los franceses que con cuatro buques se presentaron ante
Puerto Caballos, y se proponian hacer lo mismo con San Pedro Sula, pero
fueron rechazados al desembarcar.
Habiendo sido nombrado el Doctor Sande Presidente de la Audiencia
de Nueva Granada, parti6 a su nuevo destino a fines de 1596, dejando la co-
lonia de Guatemala al mando del Licenciado Alvaro G6mez de Abaunza,
Oidor de su Audiencia, que gobern6 hasta 1598, en que lleg6 procedente del
Peru, de cuya Audiencia habia sido Oidor, el Doctor D. Alonso Criado de
Castilla, nombrado Presidente de la de Guatemala y Gobernador y Capitin
General del reino, y tom6 posesi6n de sus cargos el 19 de septiembre del
citado aflo. Poco despues se supo en Guatemala que habia muerto en El
Escorial Felipe II y que su legitimo sucesor era Felipe III. (6)
Durante el largo period del rey fallecido, florecJ6 en Espaiia la
literature, que lleg6 a gran esplendor con Fray Luis de Le6n, Fray Luis de
Granada y Santa Teresa de Jesus, sobresaliendo notables historiadores, como
el P. Juan de Mariana y Diego Hurtado de Mendoza, pero los dos aconteci-
mientos de mis importancia en el orden literario que se registraron durante
ese reinado fueron: la fundaci6n del Archive de Simancas y la creaci6n de
la Biblioteca de El Escorial, encomendada 6sta a los padres jer6nimos.
Sucesos graves ocuparon la atenci6n del nuevo Presidente, pues man-
tuvieron en continue zozobra a las autoridades coloniales las incursiones
de pirates franceses e ingleses, habiindose presentado de nuevo frente a
Puerto Caballos el famoso Antonio Scharley en 1600, al frente de buques
franceses.
El Capitin General, Criado de Castilla, orden6 el reconocimiento de
aquellas costas, para que se fortificasen los lugares mis a prop6sito, ha-
biendo enviado en 1604 una expedici6n con ese objeto, la cual visit el lugar
llamado Atique, donde mis tarde fui establecido el puerto de Santo Tomis
de Castilla, al que se orden6 se trasladasen los pocos vecinos que quedaban
en Puerto Caballos.
El Gobierno del Doctor Criado de Castilla termin6 en 1611.


2.-Gobernadores De 1611 a 1657, los Gobernadores del Reino de
de capa y espada. Guatemala fueron personajes que pertenecian a
6rdenes militares o que ostentaban titulos nobi-
liarios, y esto se debi6 al auge que tomaron en los reinados de Felipe III
y Felipe IV todas aquellas manifestaciones deslumbradoras de una osten-
(6) Real Cedula de 27 de septiembre de 1598. Arch. Gral. del Gob. Al. 23-1513-766.


(-'----9~~_9~--~ I-F~jR:~-I~=SZJ~L--~-~iS?--~li~lll~n*C I I I












J. ANTONIO VILLACORTA C.


tosa corte palaciega, tanto que hasta el trato official de Magnificos Sefiores
que se daba a los anteriores gobernantes se cambi6 por el de Ilustres. Se-
fores, como se ve en los documents de la 6poca.
Fu6 el primero de ellos el Conde de la Gomera, D. Antonio Peraza
Ayala Castilla y Rojas, que tom6 posesi6n de su puesto en Guatemala en
1611, y como no era letrado no tuvo voto en aquel tribunal. Pronto entr6
en dificultades con el Oidor de la Audiencia D. Pedro SAnchez de Araque,
lo cual motiv6 la llegada al pais del Visitador D. Juan de Ibarra.
A mediados de 1621 muri6 Felipe III, sucediindole su hijo Felipe
IV en el trono de Espaiia. Gobernando Felipe III se acentu6 la decadencia
political e international de aquella naci6n; pero fue el Siglo de Oro de la
literature espafiola, habi6ndose publicado en 1608 "El Ingenioso Hidalgo
Don Quijote de la Mancha", libro el mis notable que se ha escrito en len-
gua alguna.
Para substituir al Conde de la Gomera, titulo que se le confiri6 por
un pueblo que fundara con ese nombre en la costa de Escuintla, fue nom-
brado el Comendador de Hornos en la Orden de Alcantara, Doctor D. Diego
de Acufia, en 1626; dur6 su gobierno cinco afios y durante 61 hubo paz y
tranquilidad en la Colonia.
Le substituy6 el Caballero de la Orden de Santiago, Sefior de la Casa
y Villa de Lorenzana, Don Alvaro Quiii6nez y Osorio, que tom6 posesi6n de
su cargo en enero de 1634, ocupandose desde luego en aliviar la situaci6n
de los indigenas, para lo cual suspendi6 el sistema de las habilitaciones
que los amos les daban en dinero o mercaderias en adelanto a cuenta de
su trabajo.
Como se viera Felipe IV comprometido en la guerra con Francia y
Holanda, buques de estas naciones atacaron a las colonies espaioles en
America, por lo que dispuso crear la Armada de Barlovento, con objeto de
proteger al comercio maritime, escuadra que debia mantenerse con las
rentas proporcionadas por las colonies que tenian costas en el mar de las
Antillas. A pesar de ello, pirates franceses y holandeses asaltaron los puer-
tos del Norte de Honduras en 1640, sin que la creaci6n de dicha escuadra
mejorase las condiciones de seguridad de aquellas, y por consiguiente del co-
mercio que se hacia por dichos puertos.
El fraile irland6s Tomas Gage, que estuvo por ese tiempo en Gua-
temala, public poco despues en Londres el libro de sus viajes, y cuenta que
vivian en la capital del reino unas cinco mil families, que poseian en su
mayoria apreciables riquezas.
En 1639 fueron acordados nuevos impuestos, como el de papel sellado,
que agravaron la situaci6n econ6mica de la colonia, siendo los indigenas
victims de toda clase de vejamenes y exacciones, principalmente en los
obrajes o lugares en donde se preparaba la tinta de afiil, que eran sumamente
dafiosos para ellos.
Fue removido el Marques de Lorenzana en 1642, habiendo perecido
en un naufragio cuando, de regreso, se dirigia a Espaiia.
En marzo de 1642 se hizo cargo de la Gobernaci6n y Capitania General










HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


de Guatemala, como president tambien de la Audiencia, el Licenciado D.
Diego de Avendafio, antiguo Oidor de la de Nueva Granada, en la America
del Sur.
Varios asuntos ocuparon la atenci6n del Licenciado Avendafio, entire
otros la incursi6n de pirates holandeses en Trujillo. Aument6 el malestar
producido por la zozobra de tales peligros entire los vecinos de la capital, el
desacuerdo surgido entire el Presidente y el Ayuntamiento, que defendia
sus fueros con entereza.
Los pirates por su parte ya no se limitaban a desembarcaf y saquear
los puertos del litoral, sino que internindose pretendian ocupar el territorio,
siendo necesario organizer escoltas armadas para que cuidasen los convoyes
de mercaderias de Santo Tomis a Guatemala. Tambien el Licenciado
Avendanio orden6 se procediese a organizer la defense de Tos puertos, auxi-
liado por los comerciantes de la capital. La defense del pais estaba -dice
un historiador-, entregada completamente al cuidado de los particulares. Sin
soldados, sin armas, sin pertrechos, ni jefes militares, lo extrailo es que Es-
paiia haya conservado esta colonia, que tenia a muy poca distancia de sus
costas del norte enemigos audaces, ambiciosos, acostumbrados a la guerra y
a quienes habria costado m'uy poco apoderarse de ella.
Muri6 el Presidente Avendafio en Guatemala el 2 de agosto de 1649,
y se hizo cargo del gobierno, conforme a la ley, la Audiencia, que p.residi6 el
Oidor mis antiguo, Licenciado Antonio de Lara y Mongrovejo.
Durante su interinidad, Mongrovejo, de acuerdo con los Capitanes
Generales de Cuba y Santo Domingo, organize una expedici6n military para
recuperar la isla de Roatin, de que se habian apoderado los ingleses, y al
efecto, con cuatro navios de guerra, suficientemente equipados y dotados,
parti6 de Santo Tomis a mediados de 1650, y despues de corta campafia,
desembarc6 en aquella isla y derrot6 a los ingleses en various encuentros, lo-
grando asi recuperarla.
El rey nombr6 en substituci6n de Avendafio al Conde de Santiago
de Calimaya, D. Fernando de Altamirano y Velasco, que tom6 posesi6n de
Eus cargos en mayo de 1654, cuando la sociedad capitalina se hallaba di-
vidida entire los partidarios de las families de Padillas y Carranzas, cuyas
discordias dieron origen a una series de dificultades e intrigas que pusieron
en graves conflicts al Presidente, sobre todo cuando el hijo de iste, el
Adelantado de Filipinas, se inclin6 a los segundos y obtuvo de su padre
la orden para enviar al Castillo de San Felipe del Golfo al jefe del bando
contrario, D. Diego de Padilla, anciano respectable que sucumbi6 en aquel
mortifero clima. El Conde de Santiago de Calimaya muri6 poco despues,
por lo que el Gobierno de la colonia qued6 nuevamente a cargo de la Au-
diencia.
Estos interesantes episodios fueron inteligentemente aprovechados por
el escritor guatemalteco D. Jos6 Milla y Vidaurre, en su novela titulada "Los
Nazarenos", que es una de las obras mis acabadas en su ginero de la li-
teratura national.
El nuevo Gobernador, Capitin y Presidente, fui el Caballero de la









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Orden de Santiago, Alcalde propietario de los alcazares de Tafala, del
Consejo de Guerra y Junta de Armadas, General D. Martin Carlos de Men-
cos, que lleg6 a Guatemala en enero de 1659, y le acompafiaba el nuevo
Obispo nombrado para esta di6cesis, Fray Payo Enriquez de Rivera. Durante
su gobierno los ingleses se apoderaron del fuerte de San Carlos y saquea-
ron la ciudad de Granada, alli por el afio de 1665. Fu6 el General Mencos
uno de los mejores gobernantes que tuvo la Colonia en el siglo XVII.
Le substituy6 en el mando en enero de 1668 D. Sebastian Alvarez Al-
fonso Rosica de Caldas, Regidor de la Ciudad de Le6n, que procedente de
Espafia hizo el viaje por Veracruz y Oaxaca, habi6ndole recibido el Ayun-
tamiento de la capital con grandes festejos.
Continuando los preparativos de su antecesor, orgOniz6 Rosica de
Caldas una expedici6n a Nicaragua con objeto de examiner los trabajos del
Castillo de San Carlos de Austria, que el Gobernador de esa provincia, D.
Juan Fernindez de Salinas, hacia construir en el rio San Juan, y encontran-
do inadecuado el sitio donde se levantaba la fortaleza, eligi6 el Capitin Ge-
neral otro, y dejando instrucciones y elements, retorn6 a Guatemala.
Durante su ausencia los Oidores ganaron prosilitos, siendo. tan ti-
rantes las relaciones con la Audiencia, que estando de vuelta, el senior de
Caldas maltrat6 de hecho al Fiscal de ella, D. Pedro Miranda y Santillan,
a quien suponia autor de los memoriales dirigidos contra e1 a la Corte, todo
lo cual di6 por resultado que se nombrase como Juez Visitador al Obispo
de Guatemala, Doctor D. Juan Santo Mathia, en 1670. El senior de Caldas
muri6 en 1672.
El Juez en ejercicio del Gobierno tuvo que tender a la defense del
reino, pues los ingleses se apoderaron de la costa de la provincia de Ve-
rapaz, por la desembocadura del rio Hondo y del Wallis o Belice, en donde
establecieron, como en Yucatin, cortes de madera y palos de tinte, posesi6n
que consinti6 Espaila sin renunciar a su dominio y soberania en dicho te-
rritorio, en 1667 y 1670.
En este iiltimo afio el pirata Juan Morgan remont6 las aguas del
rio San Juan, y como su antecesor en correrias, Juan David, atraves6 el
lago, saque6 a Granada, y volviendo al Ociano hizo lo mismo con Portobelo
y atravesando el istmo cay6 sobre Panama y amenaz6 a los pueblos de
Costa Rica y Nicaragua.


3.-Jefes militares Cuando el rey tuvo noticia de tales incursiones, nom-
de alta graduaci6n. br6 como Gobernador y Capitan General de Guatemala
a un military de alta graduaci6n, el General de Arti-
lleria D. Fernando Francisco de Escobedo, Caballero gran cruz de la Orden
de San Juan y Baylio de Lora, para tender mejor a la defense del reino.
El General Escobedo lleg6 a Guatemala en febrero de 1672, y en
cuanto ocup6 su puesto se traslad6 a Nicaragua para visitar los trabajos de
fortificaci6n del rio San Juan, dictando las medidas conducentes para la
construcci6n del Castillo de la Inmaculada Concepci6n, retirado a veintiocho













































Gobernantes de Guatemala: I) Alonso de Maldonado (1544.48). 2) Alonso L6pez Cerrato (1548.54). 3) Antonio Rodrfguez de Quezada (1554-58).
4) Juan Nhifez Landecho (1559.64). 51 Francisco Brizeto (1564-70). 6) Antonio GonzAlez (1570-73)









J. ANTONIO VILLACORTA C.


leguas del Atlintico y doce del lago, en el sitio en donde desagua el raudal
de Santa Cruz. Tres aiios dur6 la fibrica del fuerte, que fue dotado con los
mejores elements de guerra de que se disponia por entonces.
Cuando volvi6 el General Escobedo a Guatemala, se ocup6 en procu-
rar el mejoramiento econ6mico de la colonia, daiada por la prohibici6n
que se hizo del comercio con La Habana, permiti6ndose solamente por el
puerto de Veracruz, a donde la "Compaiiia de Comerciantes de Sevilla" en-
viaba sus buques, monopolio que perjudic6 gravemente las rentas de la
colonia.
El General Escobedo dej6 el mando al Visitador Licenciado D. Lope
de Sierra Osorio en 1678, a consecuencia de sus dificultades con el Obispo
de Guatemala, Doctor Juan Ortega y Montafiez, habiendo regresado a Es-
pafia tres afios mas tarde, en un barco especialmlente enviado por el Gran
Maestre de Malta, pues habia sido nombrado el General Escobedo Gran
Prior de Castilla de dicha Orden.
En 1681 lleg6 a Guatemala como Presidente y Gobernador interino,
para concluir el juicio de residencia del General Escobedo, el Oidor de la
Audiencia de Mexico D. Juan Miguel Augurto y Alava, Caballero de la Or-
den de Alcantara, que fue substituido en 1683 por D. Enrique Enriquez de
Guzmin, que pertenecia a la misma Orden, y que patrocin6 decididamente
la mejora y ensanchamienfo de los tres hospitals que existian entonces en
la capital: el de Santiago, fundado para espafioles por el Obispo Marro-
quin, el de San Alejo, para indios, establecido por los' frailes dominicos, y el
*de San Pedro, creado por el hermano Pedro de Bethancourt.
Dos sucesos de alguna trascendencia tuvieron lugar durante la ad-
ministraci6n del Presidente Enriquez de Guzmin, cuales fueron: la expedi-
ci6n de los dominicos a tierras de los manch6s en 1685, y las nuevas in-
cursiones de pirates ingleses en ese afio. Enriquez de Guzmin renunci6 el
cargo en 1687 y al regresar a Espaia sirvi6 la plaza de Consejero de Gue-
rra en las Juntas de Indias y Armadas.
En 1688 Ileg6 a Guatemala el jefe de Artilleria de los Reales Ejircitos,
General D. Jacinto Barrios Leal, nombrado Gobernador, Capitin General y
President de la Audiencia, acompa iindolo various letrados para integrarla.
Habia hecho el viaje por Puerto Caballos y al visitar el Castillo del Golfo
Dulce, fueron victrmas el y su comitiva de los pirates, que los despojaron
de cuanto tenian.
Un aiio mis tarde, por "cosas muy ligeras e indignas de contarse
fueron creciendo grandes pleitos" entire e1 y la Audiencia, como dice el cro-
nista Fray Francisco Ximenez, afiadiendo Fuentes y Guzmin que "comenz6
el conflict por una centella amorosa que a un mismo tiempo ardia en el
coraz6n del Presidente y nacia en el del Oidor Valenzuela", lo que di6 lugar
a que Ilegase como Visitador el Licenciado D. Fernando L6pez Urzino y
Orbaneja, en 1691.
Absuelto del juicio de residencia el General Barrios Leal, fue repues-
to en sus cargos, y entonces dedic6 sus actividades a organizer la expedici6n
military para la reducci6n de los pueblos indigenas del Petin y Lacand6n, en









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


cumplimiento de la Real Cidula de 1693 que ordenaba a los Gobernadores
de Guatemala y Yucatan que combinasen sus fuerzas con tal fin; y al efec-
to prepare tres divisions de infanteria, para invadir aquellos territories: el
mismo Presidente por Ocosingo, el Capitin Melchor Rodriguez por Hue-
huetenango, y el Capitin Juan Diaz de Velasco por la Verapaz.
El General Barrios Leal, depositando el Gobierno de la colonia en
el Oidor Licenciado D. Jose Seals, se puso en march a principios de 1695,
y ocup6 a fines de enero el primer pueblo de los lacandones, que llam6
de "Los Dolores", en donde se le uni6 el Capitin Rodriguez; pero lo penoso
de la march por aquellas espesas y hiimedas selvas, enferm6 gravemen-
te al Presidente, que determine regresar a Guatemala, mientras las tropas
del Capitin Velasco, que habian penetrado por Verapaz, avanzaban unas
ochenta leguas al norte de Cafiab6n.


El 12 de noviembre de
1695 moria el Presidente Ba-
rrios Leal y le substituy6 inte-
rinamente el Oidor Scals, que
prosiguiendo la campaiia envi6
una column por Huehuete-
nango al mando del Capitin
Jacobo de Alcayaga y la otra
por Verapaz a la del Licencia-
do Bartolom6 de Am6zquita.
Estas expediciones fracasaron
tambi6n, pues el Capitin Juan
Diaz de Velasco, que mandaba
la vanguardia de las fuerzas
de Amezquita, pereci6 en una
emboscada a orillas del rio
Chajal, ya en el Petin, mien-
tras las tropas de Alcayaga
perdieron la ruta, pues ha-
biendo llegado por Huehuete-
nango al pueblo de Los Dolores,
remontaron el rio Lacand6n y
arribaron al Usumacinta, que
navegaron aguas abajo, sepa-
rindose asi de las tierras del
Petin, sin lograr su objetivo.
Los restos de ambas columns
retornaron a Guatemala a fi-
nes de 1696, abrumados de
fatiga. (7)


4'
The Englijb-American hit Trawil by Sea and Land:


40A NEW SVRVEY
OF THE

WEST-INDIA'SS
CONTAINING
AJournal! of Three thoufand and Three hundred Z
Miles withius tr nainLndof AM E RICA. 4
Whorin is let forth his Voyage from Spit to S'.IobV6r Vbu; 4
wNd from thoce to Zd.p.. to 71Ieifi, the City of r and Oil
Ibmwrdtomexure, Wob the defcriprtionof tluh rat 5 O(y.
as it wasin former tnoes, and alt atrss incline. a,.
LihR ris orney from ,arhroueh the Provinces of Gn."r.r, 04
Curu.4., FewT ?, e .U-,A.*. C ah j las n
Cb~epa TnIJ'r ,,.n bonu.r w..nd ,f,,nlD5 Itt
ladimnmr owa a Al.., ?.ul.A.IAwl.,da,
As alb hirs firngland wonderfull Converrion, 2nd Callhng oft tholr
tumore Pam to his Nartve Coun na Y.
With his retun throh the Proeoiormir,,.t".,nd C-fl Rit,
to N~ei, P--,r, fivkh C~*, H,.,.,, hh d~r
oaworsamal ddaagnrt l. 4did1 t-4l ,natn ..d joarny.
.4 1 0.
A New and exa& Ditcovery of the Spanilh Nlvigation to
tIhod Parts -And of their Doumitoss, Government, Rehgion, Forts,
Cattles. Pott, Havens. Commodiries, fasluoss,btlulvour of

Witha Grswmar, or fome fewRudimers of the Iax. Tonfgoc.
called, rneich,, or Pouoni
tIhe ,eeo dp-frff arnd.dnrr f T o s G Pembahon f 0
,h Wordfd at Acm in therC rss1 y of K .,. n, Anno Dom. 1649 ..i.
Lwdis. Printed by N Ce,,, andaretobe lbldbyNHp, nyl~ a'se the
C.AI- C~JrO; M I W. o....t t he Bible In ,ll~s
.:r.b :r. pe. ..i.........e. .'..

Edici6n Prinacipe del libro de Gage. z648


El nuevo Presidente de la Audiencia, Gobernador y Capitin General
de Guatemala, D. Gabriel SAnchez de Berrospe, leg6 a la ciudad el 25 de

(7) Informe dado por el P. Fr. Agustin Cano, sobre la entrada que por la Verapaz se hizo al
PetCn en 1695. Publicado en la "Sociedad Econ6mica" en 1875.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


marzo de 1696, y durante los primeros aiios de su administraci6n se realize
la sumis16n y conquista del Peten.
En efecto, don Martin de Urz6a y Arismendi organize en Yucatin
la tropa que deberia acompafiarle, y habiendo salido de Mirida, al frente
de ella, despues de una march sumamente penosa hacia el Sur, lleg6 a
orillas de la laguna del Peten, en una de cuyas isletas se levantaba la capital
de los Itzaes, iiltimo reducto de los mayas en la comarca. Arm6 en las
aguas una goleta que traia consigo y embarcando en ella ciento ocho sol-
dados y algunas piezas de artilleria, se acerc6 a la isla y destroz6 a sus
defensores, que en multitud de canoas le disputaron el paso. Logr6 desem-
barcar con su tropa y se apoder6 de aquella poblaci6n indigena y de los jefes
de la valerosa tribu, que durante cerca de dos siglos permanecieron inde-
pendientes de los espaiioles, a pesar de los esfuerzos que en diversas oca-
siones se habian hecho para someterlos, ya por miedio de la catequizaci6n
evangelica o ya por las armas.
Urzia permaneci6 durante algin tiempo en la comarca pacificando
los pueblos vecinos, y de conformidad con lo dispuesto por el rey de Es-
paiia, di6 cuenta al Gobernador y Capitin General de Guatemala del resul-
tado de su expedici6n.
Hay un libro interesantisimo, que relata con muchos pormenores to-
dos estos sucesos, desde que fue visitada la comarca por el celebre con-
quistador de Mexico Hernin Cortes en 1525, cuando este Capitin realize
su portentoso viaje de M6xico a Honduras, con la circunstancia muy especial
de que el author del libro, sin haber estado en el sitio de los acontecimientos,
los describe con una realidad digna de loa, sirvi6ndose finicamente de las
relaciones e informes que recibia el Supremo Consejo de Indias, del cual
fu6 Abogado y relator. (8)
Sanchez de Berrospe envi6 como Gobernador de la nueva provincia,
que debia quedar agregada a la Capitania General de Guatemala por dis-
posici6n del rey, al Capitan D. Melchor de Mencos, en 1699.
Graves disturbios ocurridos en la ciudad de Guatemala y las desave.
nencias entire el Presidente de la Audiencia y el Obispo, dieron motivo para
la venida del turbulento Visitador D. Francisco G6mez de la Madrid, origen
de una series de episodios a cuales mis edificantes, que relata minuciosa-
mente el cronista Fray Francisco Ximinez, testigo presencial de ellos. (9)
En marzo de 1701 se supo en Guatemala el fallecimiento del rey Car-
los II, ocurrido el 1 de noviembre del afio anterior. Las Cortes europeas
se disputaban la corona, mas al borde del sepulcro el rey nombr6 heredero
de sus dominios a Felipe de Anjou, principle de la Casa de Borb6n, que tom6
en Espafia el nombre de Felipe V.


(8) Historia de la Conquista de la Provincia de El Itzi, reducci6n y progress de la de El
Lacand6n y otras naciones de indios birbaros de las mediaciones del Reyno de Guatemala y las
provincias de Yucatan, en la America Septentrional, por D. Juan Villagutierre Soto Mayor, etc. 2'
edici6n "Biblioteca Goathemala", de la Sociedad de Geografia e Historia, dirigida por el Licenciado J.
Antonio Villacorta C., 1933.
(9) "Historia de la Provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala de la Orden de Predi-
cadores", compuesta por el R. P. Pred. Fray Francisco Ximinez. Edici6n de la "Biblioteca Goathemala",
de la Sociedad de Geografia e Historia, dirigida por el Licenciado J. Antonio Villacorta C. Gua-
temala, 1929-1933.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA 71

Aun gobernaba en Guatemala el senior de Berrospe, cuando en 1701,
el Visitador de la Madrid, que habia sido expulsado de Guatemala, invadi6
la Capitania General por Soconusco, auxiliado por el Obispo de Chiapas
D. Francisco Nifiez de la Vega, pero fue derrotado en Huehuetin, y huyen-
do la Madrid, fue capturado en Tabasco y llevado a M6xico.
Removido el Gobernador Berrospe en 1702, se embarc6 con rumbo
a Espaiia.

3A.-Gobernadores En mayo de 1702 lleg6 a Guatemala el nuevo Presi-
en el Siglo XVIII. sidente, Doctor D. Alonso de Ceballos y Villagutierre,
procedente de Guadalajara en la Nueva Espafia, en
donde era Oidor de la Audiencia. A Villagutierre acompafaba el Licenciado D.
Jose de Osorio y Espinosa, para continuar el process de residencia de Sanchez
de Berrospe, que habia dejado sin concluir el Visitador de la Madrid, y la


NOTICIA j
u,, u t


DE


TODAS LAS REGLAS MAS PRIN-
CIPALES DE LA
ARHI-IMETICA PRACTICE.
Co ftplede diefitar, noxa-
Io bw drmidAw ordisariwi, fm.
tiiAitu machcL dujcutofa,quec






CP liccia dB loDSupanicrs en deoadh. il
la Tmi p AdwiniftRa Tgvacio Ia-
cobo IteBeitri: A cAy4 Coftafe iMmprime.


'1. *









0!


,s.
S


prudent conduct
del nuevo juez res-
tableci6 pronto la
confianza piiblica y
la paz recientemente
alterada, pudiendo
dedicarse de 11 e n o
Villagutierre al des-
empeiio de sus difi-
ciles cargos, y se en-
contraba animado de
los mejores prop6si-
tos, cuando le sor-
prendi6 la muerte el
27 de octubre de
1703, habi6ndose en-
cargado del Gobier-
no de la colonia la
propia Audiencia,
presidida por ?1 Oi-
dor mis antiguo, Li-
cenciado D. Jer6ni-
mo Duardo.
El rey nombr6
entonces Gobernador
y Capitin General
de Guatemala a D.
Toribio de Cosio y


Campa, que tom6 posesi6n de sus cargos y de la presidenia del Real Tribunal
el 2 de septiembre de 1706, con beneplicito de los espaholes peninsulares y
criollos, si bien durante su gobierno se insurreccionaron los indios talaman-









J. ANTONIO VILLACORTA C.


cas en Costa Rica, y los tzendales en la provincia de Chiapas, desesperados por
los malos tratos de que eran constantes victims por parte de los espafioles.
La provincia de Costa Rica atravesaba por una situaci6n political y eco-
n6mica sumamente dificil, porque los gobernadores se habian concretado a
explotar inicuamente a los nativos, y esto hizo nacer el deseo de venganza,
a pesar de que misioneros franciscanos recorrian la comarca predicando el
Evangelio.
Para defender la poblaci6n de blancos de Terraba, fundada por Fray
Pablo de Rebullida en 1700, el gobernador Serrano Reina mand6 construir
el fuerte de Quebrada Honda, no sin antes haber luchado y vencido a zam-
bos y mosquitos de la costa, que habian saqueado las poblaciones del valle
del Reventaz6n; pero en 1709, gobernando aquellas provincias D. Lorenzo
de Granda y Balbin, se levantaron los talamancas al mando del cacique
Pablo Presbere, contra el cual se moviliz6 alguna tropa, que despues de
ruda campafia logr6 someterlos, capturando y dando muerte al jefe indio.
Aun mis alarmante que la de los talamancas fue la insurxecci6n de
los tzendales en la provincia de Chiapas. Desde 1708 se notaron sintomas
de rebeli6n entire las tribus indigenas, provocadas por el mal comportamiento
de las autoridades civiles y militares de la provincia, y por la codicia del
Obispo Fray Juan Bautista Alvarez de la Vega y Toledo, hasta que en 1711
se sublevaron los tzendales y atacaron en gran nimero las poblaciones de
Yaxaliin y Ciudad Real, defendida 6sta por su Alcalde Mayor D. Martin
de Vergara.
Tom6 tal incremento la insurrecci6n organizada por Juan Niiiez Gar-
cia, que el Capitan General del Reino, Cosio y Campa, crey6 necesario em-
prender personalmente la campafia contra ellos en 1712, y levantando tropas
en Guatemala, parti6 para aquella provincia al mando de ellas. Se libraron
entonces los sangrientos combates de Huistin, Oschuc y Cancuc, habien-
do ocupado, por filtimo, el Capitin General, Ciudad Real de Chiapas. Res-
tablecido el orden con la derrota y sumisi6n de los indigenas, volvi6 el
senior Cosio y Campa a Guatemala, y el rey le confiri6, para premier su vic-
toria, el titulo de Marques de Torre Campo. (10)
Don Toribio de Cosio y Campa gobern6 el reino hasta 1716, en que
fue nombrado Gobernador y Capitan General de Filipinas, para donde par-
ti6 despues de su juicio de residencia, que fue satisfactorio y cumplido.
El 4 de octubre de 1716 tom6 posesi6n el nuevo Presidente D. Fran-
cisco Rodriguez de Rivas, que empez6 su gobierno dictando disposiciones
encaminadas a favorecer a la clase indigena, como la que restituia a su.s pue-
blos a multitud de indigenas del Peten, que despues de la conquista eran
objeto de expoliaciones de parte de las autoridades de aquella provincia.
TambieA se preocup6 el Presidente de detener la plitora de frailes que "gra-
vaban el reino en lo temporal, fuera de que para construir los suntuosos
templos y vastos conventos se echaba mano de la clase indigena, que se

(10) Estos episodios fueron aprovechados por el escritor guatemalteco Lie. Agustin Mencos
Franco en su novela hist6rica "Don Juan Nfifiez Garcia", Guatemala, dos ediciones.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


obligaba a trabajar por exiguos salaries y se gravaba a los pueblos con
contribuciones para efectuarlos".
A instancia del Presidente Rodriguez de Rivas se dict6 la real orden
de mayo de 1717, en que se prohibia fundar nuevos conventos en las Indias,
lo que motive el desagrado del Obispo Alvarez de la Vega y Toledo, que
aprovech6 el malestar que produjo a los habitantes el terremoto de 29 de
septiembre de 1717, que destruy6 gran parte de la ciudad de Guatemala y
numerosos pueblos de la comarca, quedando tan dafiados sus edificios, que
parecia impossible su reparaci6n.
En tan lamentables circunstancias el Presidente Rodriguez de Rivas
despleg6 gran actividad en socorro de las victims; lo mismo el Obispo Al-
varez de la Vega, que deseaba se trasladase la ciudad a otro lugar. El rey
aprob6 la conduct del Presidente, opuesto a aquellas pretensiones, y este
procur6 se reparasen los dafios causados por la catistrofe. (11)
En diciembre de 1724 fue substituido el senior Rodriguez Rivas por
D. Antonio Echivers y Subiza. Dos importantes manifestaciones de pro-
greso caracterizan esta administraci6n: el aparecimiento del primer peri6-
dico centroamericano intitulado "Gazeta de Guatemala", en 1729, y la fun-
daci6n de la Casa de Moneda en la capital del reino, en 1733.
Algunos sucesos escandalosos se registraron durante la administra-
ci6n de este Presidente, debido a su caricter autoritario y caprichoso, como
el que provoc6 contra el Oidor de la Audiencia Licenciado Arana, a quien
atribuia morosidad en la tramitaci6n de un process incoado con motivo del
asesinato del bachiller D. Lorenzo de Orozco y dos criados suyos y por el
robo que se habia cometido de un dinero enviado de las Cajas reales a Ve-
racruz, y arbitrariamente el Presidente orden6 la prisi6n del Oidor y el em-
bargo de sus bienes. El prevenido se refugi6 en una iglesia de la ciudad,
y como sus compaiieros de Audiencia se opusieron a las pretensiones del
President, orden6 tambiin su reclusi6n y dispuso enviarlos al Castillo de
Omoa, pero el pueblo de la capital amotinado los arrebat6 a la escolta y
los llev6 a lugar seguro de asilo, por lo que el Presidente llam6 a otros le-
trados y organize nueva Audiencia, lo cual sabido en la Corte motive su
cambio en 1733. El senior Echevers y Subiza muri6 en diciembre del mis-
mo ano.
El nuevo Presidente fu6 el General D. Pedro Rivera y Villal6n, que
lleg6 a Guatemala procedente de Mexico y tom6 posesi6n de sus cargos el
12 de julio del citado aiio.
A pesar de que se esperaba un gobierno de paz y de justicia, el Ge-
neral Rivera y Villal6n tuvo dificultades con el Obispo Fr. Pedro Pardo y
Figueroa, por una cuesti6n baladi, cual fu6 el asunto de precedencia entire
los miemtbros de la Audiencia y los del Cabildo Eclesiistico, lo que di6 mo-
tivo para que el rey les recordase a ambas instituciones y a los dignatarios


(11) "Historia de la AmErica Central, desde el descubrimiento del pais por los Espaioles
(1502) hasta su independencia de Espaiia (1821), precedida de una "Noticia hist6rica" relative a
las naciones oue habitaban la America Central a la llegada de los espaioles". Obra continuada bajo
la administraci6n del senior General D. Jose Maria Reyna Barrios, en virtud de encargo official, por
Agustin G6mez Carrillo. T. III. Guatemala. Tip, Nac., 1895, pags. 125 y aiguientes.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


civil y eclesiastico el cumplimiento de sus deberes, en servicio de su Ma-
jestad.
Se hizo cargo del gobierno de la colonia, en su triple caricter de Pre-
sidente de la Audiencia, Gobernador y Capitin General de Guatemala, D. To-
mis de Rivera y Santa Cruz, el 16 de octubre de 1742, siendo de notarse
que dicho funcionario era oriundo del Peru, lo que indica que ya se ocupaba
a los americanos para los altos puestos del Gobierno.
Motivo de regocijo fue para los guatemaltecos que se erigiese en Me-
tropolitana la Catedral de Guatemala en 1743, habiendo sido su primer
Arzobispo Fr. Pedro Pardo de Figueroa, con jurisdicci6n sobre los Obispados
de Chiapas, Comayagua y Le6n.
Dos afios despues se supo en Guatemala que Felipe V habia fallecido
en el Buen Retiro, cerca de Madrid, el 9 de julio de 1746, a los cuarenta y
cinco afios de su reinado.
Felipe V era piadoso, melanc6lico y retraido, pero tuvo buenos minis-
tros, que procuraron restaurar la grandeza de Espafia y defender su extenso
dominio colonial.
A la muerte de Felipe V subi6 al trono Fernando VI, que al notificar
y Virreyes y Capitanes Generales el fallecimiento de su padre, les recomen-
daba hiciesen funerales sin ostentaciones dispendiosas.
El nuevo Rey nombr6 para substituir al senior Santa Cruz, como
Capitin General de Guatemala, a D. Jos6 Araujo y Rio, y durante su go-
bierno, inaugurado en septiembre de 1748, los ingleses continuaron apoyan-
do a zambos y mosquitos de la costa septentrional de Honduras, contra las
autoridades espafiolas del interior, habiindose apoderado, ademis, de Roatan
y del valle del Rio Tinto, en donde establecieron cortes de madera. El Pre-
sidente orden6 al Gobernador de Honduras que los desalojara de aquella
comarca, lo que se llev6 a cabo en 1751, y se preparaba una expedici6n a
Roatin, cuando se present en Guatemala el nuevo Presidente, Gobernador
y Capitin General nombrado por el rey. (12)



3B.-Gobernadores Era iste el Mariscal de Campo D. Jose Visquez
en la segunda mitad Prego Montaoz y Soto Mayor, que tom6 posesi6n del
del Siglo XVIII. gobierno de la Colonia el 17 de enero de 1752, y obe-
deciendo las instrucciones que habia recibido de la
Corte, dispuso lo conducente para dotar al pais de plazas fuertes en la costa
del Norte de Honduras, dando principio a la construcci6n del Castillo de
San Fernando de Omoa, cerca de Puerto Cortes, obra que dirigi6 el Inge-
niero military Francisco Alvarez, destinada a proteger la bahia en donde
serian armados los buques "que debian limpiar aquellas costas infestadas
de pirates". Para vigilar de cerca la construcci6n, Visquez Prego se dirigi6
a Omoa a principios de 1753, contrayendo en aquel insalubre clima la en-
fermedad que lo llev6 al sepulcro en la ciudad de Guatemala, el 24 de

(12) "Historia de la Anmrica Central, etc.", continuada por D. Agustin G6rez Carrillo. T. IIl
pigs. 208 en adelante.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


junio del mismo afio. Reemplaz6 interinamente al Mariscal Visquez Prego,
el Oidor de la Audiencia Licenciado D. Juan de Velarde.
Fue nombrado entonces Gobernador y Capitan General de Guatemala
el Mariscal de Campo D. Alonso de Arcos y Moreno, de la Orden de San-
tiago, quien tom6 posesi6n de sus cargos el 17 de octubre de 1754, haci6n-
dose notar este suceso por los festejos exagerados que se hicieron con ese
motivo, levando al retire de los conventos de monjas la algazara de bailes
y banquetes, con beneplicito de altos funcionarios civiles y eclesiisticos, ain
del Arzobispo D. Francisco Jose Figueredo y Victoria, lo que provoc6 en la
sociedad de aquel tiempo el consiguiente desagrado.
E 1 Mariscal d e
Arcos y Moreno falle- <
ci6 en Guatemala el 17 X.-

y se hizo cargo, por
segunda vez, del Go-
bierno de la colonial, el
Oidor decano de la
Audiencia D. Juan de
Velarde.
Habia fallecido
en Madrid en 1758 el
rey Fernando VI, suce-
diondole en el trono el
entonces Rey de Ni-
poles, que en Espafia
fu6 Carlos III. Fernan-
do VI fui bueno y pro-
fundamente caritativo
amigo de la paz, sobre
todo con Inglaterra, la
que por illtimo le arre.
bat6 Gibraltar. Cuan.
do muri6 el rey se en-
contraron en su tesoro
mis de cinco millones
de pesos, habiendo si.
do su Ministro el Mar- Parte central del Real Palacio de Guatemala, 1763-1773.
quis de la Ensenada, que procur6 el incremento de la marina, necesaria a
toda gran potencia colonial.
De Gobernador de la provincia de Nicaragua, en donde habia dado
muestras de caricter desp6tico y voluntarioso, fui elevado a Capitin Ge-
neral, Gobernador y Presidente de la Audiencia de Guatemala, el Mariscal
de Campo D. Alonso Fexrnindez de Heredia, que tom6 posesi6n de sus car-
gos el 14 de junio de 1761, y su recuerdo se asocia al del Palacio Real, que
fu1 reconstruido durante su administraci6n.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Grandes cuestiones ocuparon la atenci6n del Mariscal Fernindez de
Heredia, con motive de la guerra que la Gran Bretafia declar6 a los Bor-
bones, provocada por el tratado de alianza ofensiva y defensive que Carlos
III de Espafia celebr6 con Luis XV de Francia. Durante ella marines in-
gleses se apoderaron de La Habana, que no fu6 recuperada por Espafia
sino hasta que se convino la paz por los tratados de 1763.
Otro asunto que preocup6 al Presidente, fue el incremento que to-
maba la naciente colonia inglesa en Belice, sobre la costa oriental de Ve-
rapaz. A pesar de los esfuerzos que se habian hecho para evitarlo, Espafia,
obligada por las circunstancias, permiti6 a la Gran Bretafia proteger a los
colonos de Belice; pero tales derechos se convirtieron poco a poco en domi-
nio territorial. Sin embargo, por el tratado de 1763 se convino ain: "en que
los costefios ingleses de Honduras tuvieran libertad para cortar y exportar
palos de tinte, y ocupar sus casas y almacenes, pero que los espafioles ten-
drian la soberania en esos territories".
Entre tanto, el gobierno del Mariscal Hernndez de Heredia, que
cada dia se hacia mis intolerable, tocaba a su fin, pues aunque en 1764 muri6
en Zacapa, sin haber llegado a Guatemala, el Capitin de Navio D. Joaquin
de Aguirre y Oquendo, un aiio despues se present en la capital su legitimo
sucesor, el Mariscal de los Ejircitos Espafioles D. Pedro de Salazar y He-
rrera Natera y Mendoza, Comendador de Vinaroz y Bonicardo, Capitin de
Granaderos y Reales guardias espaiioles, que todos esos titulos ostentaba,
el cual tom6 posesi6n de sus cargos como Presidente de la Audiencia, Go-
bernador y Capitan General de Guatemala, el 3 de diciembre de 1765; y
conforme a las instrucciones que traia procur6 la organizaci6n del Ej6rcito
y la dotaci6n de las plazas fuertes del reino, tanto en las costas septentrio-
nales de Honduras como en las comarcas del rio San Juan, a cuyo efecto
dict6 las disposiciones conducentes a mejorar los armamentos de sus for-
talezas.
En el estado de las milicias que el Mariscal Salazar elev6 a la Corona
en 1767, dice que el ej&rcito colonial se elevaba a 30,714 hombres, entire
infanteria y caballeria, pero confiesa que, aunque el niimero de infants y
caballos era el que manifestaban los estados, no podia contarse con su
totalidad para expedici6n alguna, lo que revela la deficiente organizaci6n
de las fuerzas militares de entonces en la colonia.
Gobernando el Mariscal Salazar, se di6 cumplimiento en Guatemala
a la orden del rey Carlos III expulsando a los jesuitas, en julio de 1767.
En 1771 el Capitan General quiso cerciorarse personalmente de los
trabajos de construcci6n del fuerte de Omoa, bastante adelantados ya, y en
aquella insalubre comarca contrajo grave enfermedad, a la que sucumbi6
el 20 de mayo del citado afio, por lo que se encarg6 del mando politico y
military de la colonia el Oidor decano de la Audiencia Licenciado D. Juan
Gonzalez Bustillo.
El sucesor del Mariscal Salazar, fu6 el Capitin de Reales Guardias es-
pafioles y Mariscal de Campo de los reales ejercitos, D. Martin de Mayorga,
de la Orden de Alcantara, que lleg6 a Omoa en mayo de 1773 y a Guatemala









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


en junior, haciindose cargo de los mandos civil y military de la colonia.
Gobernaba la di6cesis el Doctor D. Pedro Cortis y Larraz, cuando se
verificaron los terremotos de ese afio, principalmente el fuerte temblor de
tierra de 29 de julio, dia de Santa Marta, que ocasionaron la destrucci6n
complete de la ciudad de Guatemala y su reconstrucci6n en el Valle de la
Ermita.
Ocupibase, en tan lamentables circunstancias, el senior Mayorga en los
preparativos para la formaci6n de la Nueva Guatemala, cuando fu6 nom-
brado Virrey de la Nueva Espafia en 1778, en donde muri6 el 29 de ju-
lio de 1783.
Cuando se retir6 del mando el senior Mayorga, se habian verificado
en el Continente sucesos de la mayor trascendencia, como la emancipaci6n
de las colonies inglesas de Norteamirica, cuya independencia proclam6
el Congress reunido en Filadelfia, el 4 de julio de 1776. La lucha de los
norteamericanos por su libertad influy6 decisivamente en el porvenir de las
colonies hispanoamericanas, que empezaron a agitarse tambien en reclamo
de su independencia.
Azarosa por demis era la situaci6n de la Capitania General de Gua-
temala, cuando tom6 posesi6n de su gobierno, el 4 de abril de 1779 el Co-
ronel D. Matias de Gilvez, pues con motive del apoyo que Carlos III y Luis
XVI prestaron a los norteamericanos, la Gran Bretafia les declar6 la guerra,
y marines ingleses se apoderaron de la plaza y fortaleza de Omoa el 20 de
octubre de 1779. El Capitin General de Guatemala reuni6 tropas y march
al frente de ellas por San Pedro Sula y prepare el asalto para recuperar
Omoa, lo que ocurri6 el 29 de noviembre del mismo aio, en que los ingleses
abandonaron el fuerte.
Con auxilio que entonces recibi6 de Cuba, el Coronel Gilvez se dirigi6
a la provincia de Nicaragua, pues supo que una armada inglesa se acercaba
a la desembocadura del rio San Juan; y asi fu6 en efecto, pues en marzo
de 1780 se presentaron en ese lugar site navios al mando de Horacio Nelson,
que atac6 el fuerte de la Concepci6n, defendido valerosamente por su Co-
mandante D. Juan de Ayssa.
Gilvez lleg6 a Granada y alli aument6 sus tropas con gente de Hon-
duras, Nicaragua y Costa Rica, y con ellas atac6 a los ingleses, que a su
impulse abandonaron el fuerte, diezmados ademas por las enfermedades en-
dimicas del lugar.
Despuis de esa victoria fue el Coronel Gilvez a la costa septentrional
de Honduras, para recuperar el territorio de Mosquitia y la isla de Roatin,
de que se habian apoderado los ingleses, y por San Pedro Sula lleg6 a Tru-
jillo en 1782, y en corta campafia, los seiscientos soldados guatemaltecos re-
cuperaron aquella isla. A fines de marzo volvieron al continent las tropas
de Gilvez, y limpiaron de enemigos la comarca con la toma de los fuertes
de Criba y de Quepriba, lo mismo que las costas orientales de Nicaragua.










J. ANTONIO VILLACORTA C.


Concluy6 la administraci6n del General Galvez en mayo de 1783, en
que fui a MIxico, a ocupar el cargo de Virrey de la Nueva Espafia. 13)



4.-Nueva organiza- Desde 1749 habiase establecido para las provin-
ci6n dada por la Orde- cias peninsulares del reino de Espafia la Orde-
nanza de Intendentes. nanza de Intendentes, substituyendo el sistema
de gobernadores, que se resentia de la falta de
una acci6n coordinada entire el poder central y el local, porque la autoridad
superior de los distritos aparecia disgregada en numerosas representaciones,
d6biles y faltas de respetabilidad, pues el sistema de corregidores no di6 el
resultado apetecido y istos tuvieron que cometer abuses como el Ilamado
de repartimiento, o sean las famosas habilitaciones, dando mercaderias a
cambio de trabajo; lo mismo que, como se habia encargado a los corre-
gido.res el cobro de los tributes, se prestaba esto a sinniimero de irregulari-
dades en contra de los contribuyentes. Por esos motives el Rey decret6 el
implantamiento de tales Ordenanzas de Intendentes en America el afio 1783,
si bien en la Capitania General de Guatemala se impuso mis tarde; pero
bajo ese sistema fueron nombrados los Gobernadores y Capitanes Generales
subsiguientes.







Ji














Una casa en Sonsonate, provincia de los Izalcos.--Lamina antigua

"El Estado de Honduras --dice un document de 1844-, tiene power
territorio el mismo que tuvo la Intendencia; y este el que tiene la di6cesis

(13) "Historia de la Amirica Central, etc.", continuada por D. Agustin G6mez Carrillo. T. IV.
Guatemala, 1897.










HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


eclesiistica de aquel obispado; pues las Intendencias se crearon con pre-
ciso arreglo a la extension de los obispados. Asi consta de la Ordenanza de
Intendentes de Nueva Espaiia de 4 de diciembre de 1780 en que se estable-
cieron aquellas plazas. En Honduras habia dos departamentos, el de Co-
mayagua, que era gobierno politico y military, y el de Tegucigalpa, que era
alcaldia mayor, ambos independientes entire si, y como estaban compren-
didos bajo un obispado, se form de ambos otra. Soconusco era un go-
bierno politico y Chiapas una alcaldia mayor, independientes entire si, y como
comprendidos bajo una di6cesis se form de ellos otra. San Salvador era
un corregimiento, y aunque incluido en este arzobispado, form por si solo
una intendencia. haciindose una excepci6n por sus circunstancias, asi como
se hizo con Veracruz, que se form con parte del Obispado de Puebla y el
de Oaxaca. En Guatemala no se cre6 Intendencia como correspondia, segfn
la Ordenanza, porque se habia experimentado en Mexico, que caus6 com-
petencia con el Virrey. Pero posteriormente se estableci6 en esta ciudad una
de provincia y no de ejircito, segin la real Orden de 25 de julio de 1805,
que circul6 impresa en primero de marzo siguiente." (14"
Sucedi6 en el mando al General Gilvez, el Brigadier D. Jose de Es-
tacheria, que de Gobernador de Nicaragua fue elevado a Presidente de la
Audiencia, Gobernador y Capitin General, en 1783, habiendose continuado
bajo su benefica administraci6n, iniciada el 5 de abril, las obras de utilidad
piiblica en la Nueva Guatemala.
En dicho afio fue firmado en Versalles el Tratado de Paz entire Es-
paiia, Francia e Inglaterra, reconociendo esta iltima la independencia de las
trece colonies norteamericanas, que poco mis tarde formaron los Estados
Unidos de America. En 1786 la Gran Bretaia reconoci6 la plena soberania
de Espafia en la Mosquitia, entregindole los various establecimientos que
ocupaba en' esa comarca.
En 1789 se supo en Guatemala que habia muerto el 14 de diciembre
del afio anterior, en Madrid, Carlos III, cuya labor administrative fue de las
mis fecundas para Espaiia, pues inspirado en los principios difundidos por
los enciclopedistas franceses, impuls6 la monarquia por send de progress,
lo que favoreci6 el espiritu de nacionalidad, tanto en la peninsula, como
en sus colonies ultramarinas.
Sucediendo a su padre, ocup6 el trono Carlos IV, que nombr6 para
el Gobierno de Guatemala al Teniente General D. Bernardo Troncoso Mar-
tinez del Rinc6n, que tom6 posesi6n de sus empleos en diciembre de 1789,
cuando Europa estaba conmovida por el comienzo de la Revoluci6n Francesa,
que tanta influencia tuvo en los destinos de la America Latina. Muerto Luis
XVI en 1793, Espaiia entr6 a la coalici6n contra la Repiblica francesa en la
lucha europea que por mis de cuatro lustros ensangrent6 aquel continent,
y unas veces aliada de Francia y otras en lucha con los ejircitos de Napole6n,
Espaia di6 ejemplo de como un pueblo defiende su libertad, lo que pronto
aprendieron a hacer los latinoamericanos.

(14) Miguel Larreinaga y Alejandro Marure: "Instrucciones para la Comisi6n guatemalteca de
limited con Honduras". Guatemala, 1844.









J. ANTONIO VILLACORTA C


Procedente de Panami, de donde habia sido Gobernador, lleg6 a Gua-
temala el Jefe de Escuadra de la Real Armada y Caballero de la Orden de
Santiago, D. Jos6 Domis y Valle, nombrado Presidente y Capitin General,
de cuyos empleos tom6 posesi6n el 25 de mayo de 1794. Su administraci6n
termin6 en 1801, en que fu6 sustituido por el Mariscal de Campo D. Antonio
Gonzilez Mollinedo y Saravia. Durante el gobierno de iste se desarrollaron
en Espaiia los sucesos que dieron por resultado la abdicaci6n de Carlos IV en
favor de su hijo Fernando VII, el entronamiento por el ejercito francis del
rey Jose Bonaparte, y la creaci6n de las Juntas Patri6ticas establecidas en
casi todos los pueblos de la Peninsula, que hicieron la guerra a los franceses.
Comenz6 entonces la insurrecci6n de las colonies americanas, siendo la pri-
mera la de Caracas, en 1810, siguiendo la de Dolores en la Nueva Espafia,
tambien en 1810, las que fueron pronto debeladas.
El 14 de marzo de 1811, tom6 posesi6n del Gobierno en Guatemala
el General D. Jos6 Bustamante y Guerra.
En ese afio estall6 en San Salvador el movimiento precursor de la
independencia de la Capitania General de Guatemala; se sucedieron los
disturbios de Le6n y de Granada, y un afio mis tarde fu6 descubierta en
Guatemala la l1amada conspiraci6n de Bel6n, lo mismo que la segunda in-
tentona de San Salvador, en enero de 1814, que produjeron persecuciones
y sufrimientos a los patriots centroamericanos, anciosos de la libertad de
la patria.
El General Bustamante y Guerra se desacredit6 pronto entire sus go-
bernados, por su proceder arbitrario y desp6tico, y en la propia corte por
su malifica influencia para los intereses de Espafia en esta colonia de Gua-
temala, que ain permanecia fiel a la Metr6poli, a pesar de que la guerra
por la independencia se proseguia heroicamente tanto en la Nueva Espaiia
como en los Virreinatos y Capitanias Generales de la America del Sur, su-
cedi6ndose los afios de 1808 a 1818, es decir, una d6cada, en una continua-
da series de jornadas gloriosas entire los ej6rcitos realistas y los de insurgen-
tes, unas veces vencidos 6stos, otras vencedores, los primeros sosteniendo
a toda costa el dominio espafol en tan vasto continent y los segundos tra-
tando de emanciparlo de un poder que ya se habia hecho intolerable por
sus injusticias y arbitrariedades, tanto mis sensibles cuanto que los repre-
sentantes de los reyes espafioles en America seguian abusando de un poder
ilimitado, que no eran capaces las leyes que se dictaban en la Corte a res-
tringir, debido en primer lugar a la propia naturaleza humana y en segundo
a la gran distancia que separa a la America de Europa, situaci6n que cos-
taba a estos pueblos enormes sumas de dinero y en species que les exigia
el Gobierno espafiol.
La administraci6n del General Bustamante y Guerra termin6 el 28
de marzo de 1818, dia en que entreg6 el mando al General D. Carlos de Urru-
tia y Montoya, que fue el iltimo gobernante nombrado directamente por el
rey de Espafia para esta colonia.
Los dos primeros afios del gobierno del General Urrutia y Montoya
pasaron sin que se alterase la tranquilidad piblica en la Capitania General









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


de Guatemala, a pesar de haberse presentado en el Realejo, Trujillo y Omoa
buques de insurgentes sudamericanos ofreciendo apoyo a cualquier movi-
miento emancipador.
Noticias Ilegadas a Guatemala a finales de abril de 1820, hicieron
conocer a las autoridades que el ejircito destinado a combatir en America
la insurrecci6n, se habia sublevado en Cabeias de San Juan, cerca de CQdiz,
a la voz del Brigadier Rafael del Riego, y que por aquel movimiento, Fer-
nando VII se habia visto obligado a restablecer el regimen constitutional,
convocando Cortes, en las que tendrian representaci6n las colonies ameri-
canas; y al efecto, partieron a Espafia dos diputados suplentes por la de Gua-
temala, mientras se podia elegir por los medios legales a los propietarios.
La situaci6n political del General Urrutia y Montoya se hizo insoste-
nible para 0l, pues le atribuian los espaiiolistas falta de energia para con-
trarrestar los avances de las ideas y deseos de independencia, que propa-
gados por los patriots, encontraban facil acogida en el pueblo, sobre todo
en los artesanos, por lo cual se vi6 compelido el gobernador, que ya entonces
se denominaba Jefe Politico Superior, a resignar el mando en el General
D. Gabino Gainza, espaiiol que ejercia el cargo de Inspector de Milicias,
y que habia combatido con las armas a los independientes en Chile, entrega
que se verific6 en marzo de 1821; y seis meses mis tarde, el 15 de septiem-
bre, se proclam6 la independencia de la Capitania General, en la ciudad
de Guatemala.

5.-Fianzas, juicios de Segin la antigua legislaci6n espafiola, habian dos
residencia, visitadores. recursos para garantizar el buen comportamiento de
los empleados; las fianzas y los juicios de residen-
cia. Las primeras se prestaban antes de que los Gobernadores Generales
y de provincia, corregidores y alcaldes con dep6sito de vara, etcetera, tomaran
posesi6n de sus cargos,
con objeto de que el
fiador respondiera pe-
cuniariamente por las
results del juicio,
cuando en 6ste no se
desvanecian los cargo
que por exacciones ile-
gales u otro motivo se
deducian al residencia-
S ...; -.\, do. El juicio de resi-
dencia se debia rendii
cuando la persona ce-
Puente sobre el rfo de los Esclavos, de fines del siglo XVI. Guatemala.
saba en el ejercicio de
su cargo, ya por la conclusion de su period o ya porque se le substitu-
yese sin haberlo terminado. De este juicio no estaban exentos ni los Vi-
rreyes.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Un historiador espaiiol se expresa asi del asunto de que nos ocupamos:
"Era el juicio de residencia una de las cosas que hubieran bastado casi
por si solas para obligar al Gobernante a marchar por el sendero del deber.
Era una apelaci6n al pueblo entero, para que presentase sus quejas contra
el Gobernante todo el que hubiese recibido injustamente de el algin daiio.
En e! moment que un Virrey cesaba en el ejercicio de sus funciones, se
anunciaba al pais entero el juicio de residencia por medio de rotulones, avi-
sos, asi como a voz de pregonero y con marcial aparato, invitando a todos
los que se juzgasen agraviados a que declarasen ante el Juez del p.roceso,
las quejas que tuviesen contra el que habia gobernado. Dificil era que te-
niendo que dar cuenta estrecha de su conduct y exponiindose a un severe
castigo y a la pirdida de sus bienes, se atrevieran los Virreyes a cometer
abuses notables de autoridad, ni actos de tirania y de despotismo, cuando
tenian ademis delante de si dos poderes respetables que les servian de
contrapeso, que eran como he dicho, la Audiencia, en cuyo respectable cuer-
po residia el poder judicial y el Ayuntamiento". (15)
Esto era quizi lo que se pretendi6 al establecer el juicio de residencia;
pero la realidad era otra en la mayoria de los casos. La enorme distancia
que habia entire las colonies hispanoamericanas y la Corte de Espafia hacia
ilusorias las disposiciones buenas que alli se dictaban para regularizar los
gobiernos establecidos en ellas, a donde no llegaba la vigilancia personal del
rey ni la de los cuerpos colegiados a quienes habia encargado el cuidado de
los gobiernos establecidos en las Indias Occidentales.
El reverse de la medalla en esta material la encontramos en la opinion
expuesta al respect por el Bar6n de Humboldt: "Al jefe (virreyes, gober-
nadores, etcetera), que renunciando a todo escrfipulo de pundonor va a
America resuelto a enriquecer a su familiar, no le faltan miedios para con-
seguir su objeto, favoreciendo a los particulares mis ricos del pais en la
distribuci6n de los empleos, en el reparto del azogue, y en privilegios en
tiempo de guerra para comerciar libremente con las colonies de las poten-
cias neutrales. De algunos afios a esta parte el Ministerio de Madrid ha
creido itil nombrar' hasta los mis pequefios empleos de las colonies; mas,
con todo, la recomendaci6n del virrey siempre ha sido de much importan-
cia para los pretendientes, principalmente cuando se trata de un empleo
military o de un titulo de Castilla, cosa que los espafioles americanos ambi-
cionan generalmente, ain mis que los europeos. Es cierto que un virrey no
tiene facultades para promulgar ordenanzas de comercio, pero puede inter-
pretar las 6rdenes de la Corte. puede abrir un puerto a los neutrales, in-
formando al rey de las circunstancias argentes que lo han movido a tomar
esta determinaci6n; puede protestar contra una orden aunque se la repita
7 acumular memories e informes; y si es rico y diestro, y se halla sostenido
en America por un asesor de entereza, y en Madrid por amigos poderosos,
puede gobernar arbitrariamente, sin temer la residencia, esto es, la cuenta

(15) Niceto de Zamacois: "Historia de Mexico". Tomo 10, Cap. 17, citado por Rivera:
"Principios Criticos, etc.". T. I, pig. 225.








HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


que se obliga a dar de su administraci6n a todo el que ha ejercido un em-
pleo de jefe en las colonies." 16)>
Lo que este sa6io alemin dice del Virreinato de la Nueva Espafia es
aplicable a lo que sucedia en la Capitania General de Guatemala.
Variaban las circunstancias de los juicios de residencia, si la trami-
taci6n la seguian los Visitadores, jueces nombrados especialmente por el
rey o por las Audiencias para averiguar los hechos, cuando las quejas lle-
gaban salvando los valladares de distancia y cuidado, a noticia de ellos,
que entonces si se extremaban las precauciones, como la de confinar al
enjuiciado a otro lugar mientras se tom'aban declaraciones; pero casi siem-
pre se suscitaban conflicts entire los amigos o partidarios de unos y otros.
El primer Visitador o Juez residenciario que lleg6 a Guatemala fue
D. Francisco de Ordufia, en 1529, gobernando la colonia en ausencia de D.
Pedro de Alvarado su hermano Jorge, que fue separado del mando y l6 y
sus partidarios se vieron perseguidos basta la vuelta del Adelantado en 1530.
El segundo fue el Lic. D. Alonso de Maldonado, Oidor do la Audiencia
de Mexico, que vino en 1536 para residenciar a D. Pedro de Alvarado por su
desobediencia en el viaje al Peru; pero Maldonado consinti6 en que se em-
barcara con rumao a Espafia, no sin embargarle sus bienes para garantizar
las results del juicio, que no pas6 a mis por haber el rey expedido la orden
de 22 de octubre de 1538, restituyendo al Adelantado en el Gobierno de la
colonia.
El tercero lo fu6 el Licenciado Francisco Bricefio, que lleg6 a Gua-
temala en 1563, para juzgar al Gobernador del reino Licenciado don Juan
Niifiez Landecho, que habia sido autoritario y tirano. Este fue separado del
poder y Bricefio qued6 como simple gobernador de Guatemala, provincia
que fue agregada a la Audiencia de M6xico, hasta 1570.
El cuarto Visitador fue el Doctor D. Francisco de Sande, Oidor de
la Audiencia de M6xico, que vino en 1594 a residenciar al Gobernador y
Capitin General, Licenciado Pedro Mayin de Rueda, por los escindalos que
produjeron sus actos arbitrarios con los franciscanos y el Obispo G6mez
Fernandez de C6rdova. La tradici6n dice que Mayen de Rueda muri6 de-
mente, como castigo divino a los sacrilegios que cometi6 entonces.
En 1614, el Gobernador D. Antonio Peraza Ayala Castilla y Rojas
entr6 en desacuerdo grave con el Oidor de la Audiencia, Licenciado Pedro
Sanchez Araque, dando lugar a que la de Mexico enviase como Visitador al
Licenciado D. Juan de Ibarra, que suspendi6 al Conde en sus funciones, y
con su conduct poco escrupulosa puro en peligro la tranquilidad piiblica,
al extreme que los bandos en que se dividi6 el vecindario de Guatemala se
armaron con inimo de refiir batalla, hasta que el rey puso fin al conflict,
desaprobando la conduct del Visitador y reponiendo al Conde en el Go-
bierno.
Fue el sexto Visitador el Obispo de Guatemala Doctor Juan Santo
Mathia, nombrado como tal para residenciar al senior de Caldas, D. Sebas-

(16) "Ensayq.Politico sobre la .Nueva Espala", por. el Bar6n Alejandro de. Humboldt. Lib.
6, Cap. 14. Sexta edici6n castellana. Mexico, 1941. T. IV, pig. 180.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


tiin Alvarez Alfonso Rosica, en 1670, que habia entrado en desacuerdo con
la Audiencia, a punto de vejar de hecho al Fiscal de ella, D. Pedro Miranda
y Santillin. El senior de Caldas falleci6 dos afos despuis en el Hospital
fundado por el hermano tercero Pedro de Bethancourt, debido a los sinsa-
bores que le produjera el juicio de residencia.
Disensiones surgidas entire el Gobernador de Guatemala, General
Fernando Francisco de Escobedo, y el Obispo D. Juan Ortega y Montafiez,
dieron motive a la llegada del siptimo Visitador en 1678, Licenciado Lope
de Sierra Osorio, que confin6 a Escobedo a Comayagua, pero mientras se
formaba el process, el residenciado recibi6 el nombramiento de Gran Prior
de Castilla por la Orden de Malta, de la cual ya era Caballero. Concluy6
el juicio en 1681 el Oidor de la Audiencia de M6xico D. Juan Miguel Augurto
y Alava, Caballero de la Orden de Alcintara, nombrado tambiin Visitador
para ese efecto.
En 1691 lleg6 a Guatemala, como Visitador del General D. Jacinto
Barrios Leal, el Oidor de la Audiencia de Mexico Licenciado D. Fernando
de Ursino y Orbaneja, para averiguar las dificultades surgidas entire el Pre-
sidente y la Audiencia, pero fue absuelto el Presidente y repuesto en sus
cargos.
Algunos des6rdenes ocurridos en Guatemala, como el motin de las
milicias del barrio de San Jer6nimo, y las desavenencias del Gobernador
D. Gabriel Sinchez de Berrospe con el Obispo Fray Andres de las Navas
y Quevedo, dieron motive para que el Consejo de Indias nombrase como
Visitador a D. Francisco G6mez de la Madrid, que lleg6 a Guatemala en
diciembre de 1699.
Entonces se formaron en la capital del reino dos bandos: el berros-
pista que sostenia al Presidente y el tequeli al juez residenciario. Sanchez
de Berrospe fue confinado al pueblo de Patulul y como la Audiencia exi-
giese al Visitador la exhibici6n de sus poderes y no los presentara originales,
ante la actitud hostile del vecindario se asil6 en el Convento de la Com-
paiiia de Jesus, de donde fue escoltado para Chiapas, mientras el Goberna-
dor Sinchez de Berrospe volvia a la ciudad de Guatemala en enero de 1700
y se hacia nuevamente cargo del Gobierno.


6.-Modo de ser del Go- Hubo modalidades especiales de la colonia, que
bierno Colonial espafiol. se deben exponer para mayor comprensi6n de
ese sistema de gobierno.
Los soldados espafioles que realizaron en el siglo XVI la conquista
de America, traian la organizaci6n military en boga entonces en Europa, lo
mismo que las armas que se usaban en las guerras del Viejo Mundo, cuya
superioridad a las de los indigenas les facility, ademis de su indiscutible
valor y osadia, la victoria mis o menos complete, segtn las circunstancias.
A media que se fue implantando el regimen colonial, e iban desapareciendo
por ley ineludible los invictos capitanes y soldados que Uevaron a cabo la
sumisi6n de estos pueblos, fueron dictindose disposiciones reconcentrando









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


el mando military en los Capitanes Generales, para mantener sumisas las co-
lonias, proveyindoseles de los elements necesarios, que se guardaban en la
Sala de Armas. En an document de 1534 se consigna la cantidad de ellas
que se recibieron de Espafia en Santo Domingo, para su distribuci6n entire
las autoridades coloniales que las necesitasen. T7)
Correspondia el
mando de la fuerza arma-
da en esta colonial al Ca-
2 pitin General del Reino,
que como hemos visto era
a la vez el Gobernador de
S ella y Presidente de la
Audiencia.
Durante el trans-
Scurso del tiempo que dur6
la colonial, se introduje-
Sron en la organizaci6n de
Slash militias y en la calidad
de los armaments las mo-
dificaciones que se adop-
o 8 taban en Espafia, por lo
que los datos que consig-
namos en este studio, se
refieren a distintas ipocas.
9 En la capital del
o reino se mantenian las
tropas necesarias de infan-
ARMAS ESPAROLAS DEL SIGLO XVI. I, Armadura. 2, Adarga. teria y de artilleria, cuyos
3, Ballesta. 4,Lanz6n. s5 Hacha de guerra. 6, Espada. 7, Ma components eran por lo
dentada. 8, Estoque. 9, Arcabuz. io, Pufal o daga. II, Ma de
armas. 12, Espada de barquilla. 13. Mandoble. 4, Alabarda. general gene espaiiola,
15, Carcaj.
pertenecientes jefes y ofi-
ciales a la clase privilegiada de la sociedad, con titulos o grades de jefes
de brigada, de batall6n, de regimiento, ayudantes de infanteria, oficiales
subalternos de caballeria, sargentos y cabos. La clase de tropa se lienaba por
el sistema de enganche, como tuando el Oidor de la Audiencia de los Con-
fines, Licenciado Ramirez de Qui3i6nez, levant banderas en 1545 en la ciu-
dad de Guatemala, para ir al Peri en auxiflo del Gobernador de la Gasca,
o cuando se trat6 de llevar la guerra en 1566 a los lacandones y demis indios
del Norte de la comarca, o cuando a finales del siglo XVII se hizo lo mismo
para reunir tropas destinadas a la conquista de los itzaes del Petin, por
el lado de Guatemala, mientras D. Martin de Urzfia y Arismendi lo haria
procedente de Yucatan.
En las provincias se mantenia tambiin fuerza armada al mando de
los Gobernadores de ellas, considerados como Comandantes generals de
(17) Colecci6n de documents in&ditos relatives al descubrimiento y conquista de las posesiones
espaiiolas, sacados en su mayor parte del Archivo de Indias, por D. Luis Torres de Mendoza. T.
I, pig. 36.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


provincia y sujetos al Capitin General del reino. En los puertos y lugares
fronterizos a comarcas habitadas por pueblos aun no sojuzgados, se mante-
nian destacamentos de pardos, que dependian asimismo del Jefe Superior
de la colonia.
En el afio 1768 se form en Guatemala un estado general de las armas
que entonces existian en el reino, figurando artilleria de bronce y de fierro,
cafiones pedreros, fusiles, tercerolas o carabinas, pistolas, espadas, mosque-
tes, etcetera, etcetera. El informed sobre milicias elevado al rey en 1769
por el Capitin General del reino, no es halagador, pero si sereno.
A media que se fueron necesitando se construyeron castillos o pre-
sidios en las costas del Norte, para defender la comarca de pirates ingleses,
franceses y holandeses, que hacian del mar de las Antillas el teatro de sus
aventuras, y que a menudo asaltaban las poblaciones maritimas de la colonia;
habiendo sido los mis importantes, el de San Felipe del Golfo Dulce, San
Fernando de Omoa, Granada de Nicaragua, Acoyapa, Concepci6n del rio
San Juan, el Peten y Sonsonate, en cuyos lugares se mantenian dep6sitos
de armas para que se acudiese pronto a los sitios en peligro; y como algunos
de estos lugares eran fortalezas con atalayas y resguardos, a ellos se envia-
ron los reos sentenciados a penas de presidio, muchos de los cuales sucum-
bian por la inclemencia de los mortiferos climas de aquellas costas. (18)
En 1745 el ingeniero real D. Luis Diez de Navarro, que visit la Capi-
tania General de Guatemala, present al Ministerio de la Guerra en Espaia
una descripci6n del reino y sienta la siguiente conclusion, que pinta. al vivo
la situaci6n de la coloia a mediados de siglo XVIII:
"He venido en conocimiento de que hay algunos Gobiernos y empleos
de Alcaldias mayores que no estin repartidas sus jurisdicciones bien, ya sea
porque en aquellos primitivos tiempos seria convenient lo que se ejecut6
para darle a los Gobiernos la mayor extension, o ya porque quien los arregl6
no tuvo la mayor atenci6n en el ahorro de la Real Hacienda y bien de los
vasallos; y siendo de mi obligaci6n hablar de todo, y en particular de cuanto
conduzca al Real Servicio y bien de estas provincias, digo, que en la de
Nicaragua se incluye un Gobierno que es de Le6n, y tres Corregimientos
que son Subtiaba, el Realejo y Matagalpa, la ciudad de Granada y villa de
Nicaragua de los que se podrian ahorrar dos en esta forma. El Realejo, Sub-
liaba y Le6n hasta la Cuesta de Matiare, hictera un Gobierno muy bueno y
bien reducido, que lo podri comprehender con facilidad el Gobernador, con
lo que se ahorran dos sueldos quedando en uno y mejor gobernado, ponien-
do sus tenientes en la Choluteca y el Gobernador tener su asiento en la ciudad
de Le6n. Seria de utilidad para quien lo gobernase, los vasallos de S. M.
estarian mis bien atendidos, y la Provincia mis bien defendida y seria Go-
bierno digno de que viniese a 61 un official de grado como Teniente Coronel,
o Coronel reformado.
"En la ciudad de Granada se pudiera poner otro Gobernador que

(18) "La Amrica Central ante la Historia", por Antonio Batres Jiuregui. T. II, pig. 255.
"Memorias para la Historia del Antiguo Reino de Guatemala", por el Dr. D. Francisco de Pauli
Garcia Peliez. T. III, pig. 86.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


comprehendiera dicha ciudad y su jurisdicci6n, y se le podria agregar el co-
rregimiento de Matagalpa y los Chontales y la Segovia, y la Alcaldia Mayor
de Nicoya, y poniendo sus tenientes en dicha Alcaldia Mayor y Corregi-
miento de Matagalpa quedaria este Gobierno tan bueno como el antecedente,
y se lograria la mayor sujeci6n en los vasallos de S. M.
"El Corregimiento de Matagalp'a es s6lo de indios: se han sublevado
catorce veces contra sus Corregidores y Tenientes, porque como son indios
salidos de las montafas inmediatas y vecinos a los Sambos Mosquitos, estin
como sin sujeci6n por ser el Corregidor solo, pues aunque tiene en sus in-
mediaciones alguna gente ladina, istos estin a las 6rdenes del Gobernador
de Le6n, y nunca atienden a socorrer a dicho Corregidor aunque les pida
favor en casos de necesidad, disculpindose con que no lo reconocen por su
superior; con cuyo motive no los puede obligar hasta que el Gobernador les
da su orden, y por esta causa se han visto muchas veces atropellados de los
indios los Corregidores. Esto no sucediera siendo este partido de la juris-
dicci6n del mismo Gobernador, pues todos estarian a las 6rdenes de su
Teniente.
"Del Gobierio de Costa Rica no digo nada, porque no encuentro raz6n
per donde poder aliviar a esta Provincia, y asi iri siempre en decadencia
como levo dicho, por la falta de comercios y dilatado de esta capital y de lo
demis pingiie del reino." (19)
En efecto: la division administrative de la Capitania General de Gua-
temala comprendia las treinta y dos provincias siguientes: Los cuatro go-
biernos provistos por el rey: Comayagua, Nicaragua, Costa Rica y Soconusco.
Las nueve Alcaldias Mayores: San Salvador, Ciudad Real, Tegucigalpa,
Sonsonate, Verapaz, Suchitep6quez, Nicoya, Amatique y el Real de Minas
de San Andr6s de Zaragoza.
Los diez y nueve Corregimientos: Totonicapin, Quezaltenango, Atitlin,
Sololi, Escuintla, Guazacapin, Chiquimula, Acasaguastlin, El Realejo, Ma-
tagalpa, Monimb6, Chontales, Quezalhuaque, Tencoa, Quep6, Chirip6, Paca-
ci, Ujarraz y el Valle de Guatemala.
En el aflo 1753 sufri6 alguna modificaci6n este complicado reparto,
pues del Valle de Guatemala se formaron dos Alcaldias Mayores, llamada la
occidental Santa Ana Chimaltenango, y la oriental Amatitlin Sacatepiquez
En 1821, al proclamar la Capitania General de Guatemala su indepen-
dencia, se encontraba dividida en quince provincias, de las que ocho eran
Alcaldias Mayores: Totonicapin, Sololi, Chimaltenango, Sacatepequez, Son-
sonate, Verapaz, Escuintla y Suchitep6quez.


(19) "Relaci6n sobre el Antiguo Reyno de Guatemala", hecha por el Ingeniero don Luis Diez
de Navarro en 1745. Guatemala. Imprenta Nueva de L. Luna, 1850.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Dos Corregimientos: Quezaltenango y Chiquimula; y cuatro Inten-
dencias: Le6n de Nicaragua, Ciudad Real de Chiapas, Comayagua de Hon-
duras, y San Salvador; y el Gobierno de Costa Rica, cuya capital era Cartago.
"Todo este reino-dice Diez de Navarro en su descripci6n citada-corre
de Poniente a Levante con poco mis de 600 leguas, y de Norte a Sur en
parties con 150, en otra 100 y en lo mis estrecho 60.
"Por parte del Poniente confina con el Reyno de Nueva Espaiia. Por
la parte del Norte con la Provincia de Tabasco y con la de Yucatan. Por la
parte de Levante y Sureste con la Provincia de Veragua y Tierra Firme, y
por la parte del Sur con dicho mar. Esti todo lo mis de dicho Reyno despo-
blado por la escasez de gente."


Blas6n de Don Pedro Rivera y Villal6n,
Gobernador de Guatemala. 1733.






























Restauraci6n possible del patio principal del convent de mercedarios, antes de 1773. Antigua Guatemala.

CAPITULO III

FORMACION DE CIUDADES Y PUEBLOS

SUMARIO: 1-Labor constructiva de Espafa.
2-Ciudades y pueblos en Costa Rica.
3-Poblaciones fundadas en Nicaragua.
4-La obra de urbanizaci6n en Honduras.
5-Ciudades fundadas en Ia Provincia de Chiapas.
6-Ciudades y pueblos de las Provincias de
Guatemala y El Salvador.

1.-Labor construe- Uno de los aspects mis interesantes de la domina-
tiva de Espaiia. ci6n espaiiola en el Nuevo Continente es el de la
enorme labor constructive de Espafia en AmBrica.
Asombroso es el esfuerzo que represent la fundaci6n y formaci6n de ciu-
dades, pueblos y villas al estilo europeo, por los conquistadores primero y
los colonizadores despuBs, en la mis grande extension de territorio que na-
ci6n alguna haya ocupado tras larga y tesonera guerra de conquista.
Cuando termin6 el period intense de esta, el Consejo de Indias pre-
par6 una series de instrucciones, que en Reales Cidulas se enviaban a Virreyes
y Gobernadores, como la de 10 de junio de 1540, que se remiti6 al Presidente y
al Obispo de Guatemala, encargando la reuni6n de caserios indigenas en pue-
blos, relevando a los naturales que le aceptasen de pagar tributes por un afio.
Desde antes se habian dado disposiciones semejantes para la Isla Es-
paiiola, y ya Las Casas lo habia puesto en prictica en la Verapaz, formando
en 1538 los pueblos de Rabinal, Cobin y Cahab6n, y los dominicos lo habian
hecho tambiin en Chichicastenango.


17,









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Los encomenderos recibieron con marcado desagrado esas disposicio-
nes; pero cuando estuvo al frente del Gobierno el Licenciado Cerrato y la
Audiencia habia dado pase a las instrucciones express de "que en estas
provincias se juntasen los indios en pueblos grandes, para ser mejor doc-
trinados, porque de estar derramados y apartados unos de otros, no lo po-
dian ser", encarg6 a Montemayor lo hiciese en la de Chiapas, y al Oidor
Ramirez de Quifi6nez en la de Guatemala. "El 21 de noviembre de 1558
el Rey dict6 otra cidula ordenando de nuevo al Presidente y Oidores de la
Audiencia que juntasen los prelados y religiosos principles para tratar con
ellos cierta mudanza de unos pueblos."
En la provincia de Chiapas habia fundado el pueblo asi denominado
el Capitin Diego de Mazariegos, "sacando los indios del peiol donde antes
vivian". Dos pueblos se juntaron en Ostuta, cinco en Iztapa, tres en Chamu-
la y cinco en Tespatlin, el Temastepec de Bernal.
En la comarca de Sacapulas, el Licenciado Ramirez de Quifi6nez hizo
que se reuniesen en la sierra de Chaul "a petici6n de los padres fundadores
del convento, los antiguos poblados de Huyl, Boob, I16n, Honcab, Chaxa,
Aguazac y Huiz y otros cuatro y cada uno de estos tenia otros poblezuelos
conjuntos como sufragineos". Anteriormente se procuraban reunir families,
ahora "ya son pueblos metropolitanos, y cabeceras de otros sufraganeos los
que se logr6 transportar para formarse otro todavia mayor, que ha debido
ser efectivamente grande".
"Al pueblo de Aguacatlin en la sierra de Nebaj se juntaron los de
Vaci, Chel, Zalchil, Cuchil, y otros mis de doce. Al pueblo de Cotzal se
reunieron los de Nimi, Chicui, Temal, Caquilax y otros muchos. En el Qui-
chi, que hoy se llama Santa Cruz, se juntaron Zaguaquib, Niab, Achavil,
Quichi-Tamub y otros muchos. En el pueblo de Santo Tomas se reunieron
Carrabarrancan, Chulinal, Huyla, Zicicastenango y otros muchos con los que
les estaban sujetos. En Zacualpa se congregaron Ahau-quich6, Niayb, Ca-
giiexquib, Rokehi y otros muchos con los de su jurisdicci6n. En Chichoy,
junto a la laguna, se juntaron cinco pueblos, entire ellos el de Amatitlin,
en el llano en que agora esti, que era parte de la estancia de un espafiol,
y hubo de comprarse. Lo mismo que en los demis pueblos de San Ant6n,
San Bartolomi, San Miguel, Chalxcua, San Pedro Xocopila y Cun6n, que
todos se formaron de muchos pueblos pequefios, y a donde se juntaron mis
fui en San Andris. Por ese estilo se formaron los pueblos de Comalapa,
Sololi, Alotenango, Quezaltenango, Totonicapin y otros, y que en much de
'ello intervino el Oidor Roxel." (1)
Cerca de la ciudad de Guatemala, los conquistadores vecinos de ella
habian asaltado por las noches los poblados comarcanos y formado los po-
blezuelos de Milpas Altas y Milpas Bajas desde Santa Lucia y Santo Tomis
hasta Pastores y Duefias. Almolonga y Jocotenango fueron formados con
los auxiliares tlascatlecas y cholulas que trajo consigo D. Pedro de Alvarado.
Remesal explica c6mo eran los poblados indigenas. Vivian, dice, "los
indios en su gentilidad en pueblos diferentes unos de otros, con diferentes
(1) "Memorias para la Historia del Antiguo Reino de Guatemala", por Garcia Peliez. Capitulo
XXIII. T. I, pigs. 171 y siguientes.









HISTORIC DE.LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


nombre, diferentes seiores, diferente gobierno, diferentes lenguas, y todo tan
distinto como una sefioria y reyno de otro; y la causa de no se ordenar los
pueblos por calls y barrios como en Europa, estaba aqui una casa, aculla
otra, y otro trecho otra, sin correspondencia alguna y por esta raz6n un lugar
de quinientos o menos de vecinos, que en aquellos tiempos era muy pequeio,
ocupaba una legua de tierra, de donde procedia ser ellos entire si poco so-
ciables". (2)
El Obispo Garcia Peliez explica c6mo comenzaron los padres a tratar
la junta de los pueblos, en virtud de la cedula real de 21 de noviembre de
1558, y disponerlos en forma de repfblica sociable. "Para esto hicieron
-dice- primero una plant, porque todos fuesen uniforms en edificar. Lo
primero dieron lugar a la iglesia mayor o menor conforme el numero de
vecinos; junto a ella pusieron la casa del padre; delante de la iglesia una
plaza muy grande, diferente del cementerio; enfrente la casa del regimiento o
consejo; junto a ella la circel; y alli cerca el mes6n o casa de comunidad,
donde posasen los forasteros. Todo lo demis del pueblo se dividia por cor-
del, las calls derechas y anchas norte a sur, leste oeste, en forma de cuadras."
"El orden que tenian para mudar los pueblos (en la provincia de Gua-
temala) era este. Lo primero: ellos y los caciques y principles miraban y
tanteaban el sitio nuevo, y si alguno de los antiguos le tenian acomodado
para juntar a l6 los otros, ordenaban 6ste. Hacian antes sembrar las milpas
junto al sitio, mientras crecian y se sazonaba el maiz, edificaban las casas,
y se enjugaban, y en estando las milpas para cogerse, alguin dia sefialado se
pasaban todos al nuevo sitio, con muchos bailes y fiestas, que duraban al-
gunos dias para hacerles olvidar sus moradas antiguas. Y quedaron los
religiosos tan grandes maestros en edificar pueblos y poblarlos de morado-
res, que si en la Nueva Espafa se guardara este orden, no se hubiera errado
tanto en la reunion de pueblos que se pretendi6 hacer, y el rey ahorrara
mis de trescientos mil ducados de los salaries que di6 a sus ministros, y la
tierra tuviera mis de un mill6n de moradores, que faltaron por quererlos
mudar de sus asientos, sin orden ni concerto y fuera de tiempo y raz6n." (3)
En los pueblos indigenas asi establecidos se impusieron autoridades
como en los de Espaia, con alcaldes, regidores y alguaciles, para el regi-
miento de los pueblos y administraci6n de justicia.
Despuis de la labor desarrollada por los espaiioles, vari6 completa-
mente el panorama: el mismo Remesal cuenta que en su tiempo ya habia
mis policia en las casas, "hicenlas de tapias y adobes; enjalb6ganlas y pin-
tanlas por dentro y fuera. Hay puertas y ventanas, corredores y soportales,
y muy al uso de Espaiia -agrega-, edifican ya los naturales de estas
fierras".
Felipe II, en Real Cedula de noviembre de 1591, se atribuye el sefio-
rio que en las Indias tuvieron los seiores reyes sus antecesores, por dere-
cho de sucesi6n, sobre la tierra realenga del continent.
En aquellos tiempos no faltaron varones ilustres que combatieron por
(2) "Historia General de las Indias Occidentales y especial de la Provincia de Chiapa y
Guatemala". por Pr. Antonio de Remesal. Lib. 8, Cap. 24.
(3) Garcia Pelies. Libro citado. T. I, pig. 175.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


escrito el pretendido derecho de los monarcas espaioles sobre las tierras de
que se despojaba a los indigenas, figurando en primer tirmino el Padre las
Casas; pero quien trat6 el asunto desde el punto de vista juridico, fui el
Padre Vitoria, que escribi6 su cilebre tratado De Indias, en 1532. El proble-
ma planteado por el Padre Vitoria se contraia a justificar en Amirica "el
derecho que asiste a las naciones mis civilizadas para gobernar pueblos de
evoluci6n inferior, sin quitarles su seiorio, pero arrogindose el privilegio
de jurisdicci6n con o contra la aceptaci6n de los naturales hasta que 6stos
se hayan bautizado y hayan abierto sus territories al comercio". 14)
El Padre Vitoria no admite, pues, los derechos ilimitados de Espafia
a la adquisici6n de tierras por derecho de conquista, y pudiera decirse que
radica todo su esfuerzo en la estipulaci6n de lo que era y no era just en
la adquisici6n del dominio de Indias por la guerra.


2.-Ciudades y pue- Los reyes de Espafia y sus Consejos iulicos tuvieron,
blos en Costa Rica. como era natural, especial interest en conocer la tierra
de America y la clase de gentes que la poblaban, y
con ese fin se dictaron disposiciones ordenando a Virreyes, Capitanes Ge-
nerales, Obispos y Jefes de las 6rdenes religiosas, que hiciesen descripciones
exactas y detalladas de cuanto pudiesen apreciar por si mismos en America,
en relaci6n con la parte geogrifica e hist6rica, usos y costumbres de los
habitantes; y ain mis, se designaron escritores a prop6sito, que con el
caricter official de Cronistas reales, recopilasen las descripciones que se
recibieran y compusiesen cr6nicas adecuadas, fuera de que cronistas reli-
giosos se ocuparon tambiin de esos asuntos. Nosotros tenemos de ello ma-
terial suficiente para establecer la forma y tiempo en que se fueron estable-
ciendo pueblos en localidades indigenas o fundando ciudades completamen-
te nuevas, pero hay cuatro documents de esos sumamente interesantes, es-
critos dos de ellos en el siglo XVI, otro a mediados del XVIII y el iiltimo ya
para finalizar la colonia, que nos servirin especialmente para la formaci6n
del present y de los siguientes capitulos.
La idea predominante entire los espanoles de entonces era de que
ellos y sus sucesores eran duefos por derecho de conquista de las tierras
y de los indigenas que las habitaban, y sufrieron su primera decepci6n
cuando los reyes de Espafia se atribuyeron la posesi6n y propiedad de tie-
rras y hombres, a pesar de las probanzas teol6gicas y juridicas que se hacian
en contrario. El Licenciado Cerrato, Presidente de la Audiencia de Gua-
temala, declar6: que todos los seiorios y posesiones de tierras y ejidos eran
y pertenecian en propiedad a Su Majestad, como rey y senior suyo.
Antes de esto, en Cabildo celebrado por el Ayuntamiento de Santiago
de Guatemala en 5 de diciembre de 1535, se dijo lo siguiente, como aparece
del acta respective: "Este dia el dicho senior Gobernador y justicias e re-
gidores dijeron que los tiempos pasados esta Cibdad seial6 para sus baldios
(4) Roberto Leviller en su studio "Derecho de los indios de America a sus tierras y titulos de
los Reyes de Espaia a la Conquista, segin el Padre Vitoria". Anales de la Sociedad de Geografia
e Historia de Guatemala. T. 15, pig. 108.





S90 588#8180
96. 91 Is I 6;2s-
VIRR Ei NATO "Ogg
DE IN DALGS I.
NUEVA E SPARt I uA AtL
so I Perm
V'E APAZ M*pU dyC A R
e dCAi ura C.ComoverseC.


0 V A A / a % % jh to
E~vrw O


Ele RELE V.. % L. yorn
QUZA4UO u ClAE~
LASI GAPITANIA GENERAL D E L Ode. VAL LB,






Ni A COTARCA i ORA
GUTML T U n cic 0



"GO^ BOT
MAPAawe- Dnr






EA GP.NT 165017 9 Sitam
9IqRaceul44@, p-Z 1 "40 LJLc
MAPEMAA DE 6 .1.1%;~u

LA GOAN AsGENEAL GOTA-R A U % RA
p~y~to:r~r~n 12 9OL.sc; M.dc81 tr~ N14 A 11 , ~L j~









J. ANTONIO VILLACORTA C.


en que pastan sus ganados los llanos del tianguesillo, e que no embargante
esto algunas personas compran los baldios diciendo, que fueron de los indios
antes de la guerra, e con eso toman plena posisi6n e propiedad, lo cual no
pueden hacer, porque los naturales perdieron las tierras de los dichos bal-
dios por la guerra que se les di6, e por la rebeli6n que promovieron, por ende
dixeron que mandaban e mandaron, que sefialaban e sefialaron agora nue-
vamente por baldios de esta cibdad, todas las tierras que estin vacas desde
el tianguesillo de esta cibdad, en redondo cinco leguas de la Cibdad a todas
parties, e mandaron que ningunos indios no los ocupen, ni ningunos espafio-
les no los compren dellos, so pena que hayan perdido lo que dieron por
ellas, e mandaronlo pregonar porque venga a noticia de todos". (5)
Los indigenas naturalmente se resistian al abandon de las tierras de
que los despojaban los castellanos, y se volyian en cuanto podian a ellas, por
lo cual Felipe II di6 la real Cidula de 8 de marzo de 1577, ordenando a la
Audiencia de Guatemala "que no consienta que los indios se vuelvan a los
sitios antiguos".
Casi todos los pueblos principles y ciudades de la America Central
fueron establecidos por los conquistadores a media que se iban consoli-
dando en las tierras conquistadas, es decir, en el siglo XVI, y en estos es-
tudios seguiremos en cuanto se pueda el orden cronol6gico de tales fun-
daciones.
En los archives de la ciudad de Cartago -dice Juarros- se encuen-
tran escrituras del afio 1522, lo que convince que esta ciudad fue la mis
antigua del reino.
Don Juan de Pineda, que escribi6 en 1594, describe asi esa ciudad:
"La Ciudad de Cartago, que por otro nombre se llama Costa Rica,
que es la que se a descubierto de treynta e cinco aios a esta parte y se a
poblado para la conquista de aquella tierra y se ha descubierto hasta Pa-
nami por tierra, esti asentada esta ciudad en una gavana, ques un llano
muy grande que tiene mas de doze leguas de largo y mas de seys leguas
de ancho; es tierra de buen temple y sana y se coje en ella todas las semy-
llas y cosas que siembran; cerca de aqui ay yndios de guerra belicosos; el
traje de ellos es de indios mexicanos, y la lengua ny mas ny menos; vase.
desde esta ciudad a Panami por tierra, y asi fue Juan Vazquez de Coro-
nado, governador que fue de Costa Rica y alcalde mayor de la provincia
de Nycaragua, proveydo por la Real Audiencia, quando fue a esos reynos
de Castilla a dar noticia a Vuestra Majestad de aquella tierra y Ilevo agui-
lillas y patenas y otras piegas de oro: y Vuestra Magestad le provey6 por
Adelantado della con la conquista, y por este camino que digo, los que pa-
saren y fueren per el an de yr de diez personas para arriba armados, y Ilevar
bastimentos para el camyno hasta Ilegar a los yndios que estan cerca de la
ciudad de Panama, que son de paz; abra en esta ciudad de Cartago mas
de ochenta espafioles." (06
(5) Garcia Peliez: "Memorias para la Historia del Antiguo Reyno de Guatemala". T. I, pig. 181.
(6) Descripci6n de la Provincia de Guatemala, por Juan de Pineda. Afio 1594. Ms. original.
Arch. Gral. de Indias Est. 58, Caj. 6, Leg. 28. publicado en Colecci6n de Libros y Documentos
referentes a la Historia de Amirica. T. VIII. Madrid, 1908; pig. 469. Anales de la Sociedad'.de
Geografia e Historia de Guatemala. T. I. pig. 327.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


Cartago fue capital de la provincia de Costa Rica, la mis oriental de
la Capitania General de Guatemala, de 1570 a 1821, y la jurisdicci6n de sus
autoridades se extendia entire ambos oc6anos, desde el rio Alvarado, que la
dividia de Nicaragua, hasta el rio Boruca, lindero con Tierra Firme por la
Costa del Pacifico, y desde la desembocadura del Rio San Juan, hasta el
Escudo de Veragua, por el Atlintico.
Cartago se halla situada en el centro de la provincia. Es de tempe-
ramento benigno --dice Juarros-- rod6anla amenos valles, fertilizados por
innumerables rios, en que se dan frutos asi de Europa como de Am6rica.
Felipe II le concedi6 escudo de Armas. por c6dula de 18 de agosto de 1565,
su vecindario era a finales del siglo XVIII de 632 espaioles peninsulares y
criollos, 6,026 mestizos y 1,679 mulatos, haciendo un total de 8,537 personas.
Los espafioles vivian en los barrios centrales separados de los mulatos. Ha-
bia entonces en ella una iglesia matriz, el Santuario de Nuestra Sefiora de
los Angeles y dos ermitas. Poseia convento de franciscanos y dista de
Guatemala 400 leguas de caminos fragosisintos que atravesaban de sudeste
a noroeste todo el reino.
Asiento y residencia habitual del Gobernadbr, ejercia jurisdicci6n so-
bre los otros pueblos de la provincia, que eran por la misma 6poca: la villa
de San Jos6 (ahora ciudad capital de la Repfiblica), con unos 8,316 vecinos
(ahora con 62,000 habitantes), de los cuales 1,976 eran espaioles, 5,254 mes-
tizos y 1,096 mulatos, y se halla cerca de Cartago. La Villa Vieja, cabecera
de curato con 6,657 habitantes, de los que 1,848 eran espafnoles, 3,935 mes-
tizos y 872 pardos; teniendo por anexa a Villa Hermosa, con 5,890 personas,
siendo de ellas 610 espaiioles 2,596 mestizos y 884 mUlatos.
Cerca del pueblo de Calderas se hallaba la ciudad mis6rrima de El
Espiritu Santo de Esparza, que fue saqueada por los pirates en 1670, por lo
que casi la. abandonaron sus moradores, que se retiraron por entonces al
interior del territorio; Jo mismo pas6 por aquella apoca con la villa de Ba-
gases, muy cerca de la anterior.
Igual fu6 la suerte de otro pueblo denominado Ujarraz, a pesar de
ser lugar a que concurria gran nimero de devotos de nuestra Sefiora de
la Concepci6n -dice Juarros- de todos los ambitos de la Provincia, prin-
cipalmente desde 1666, en que acudieron a pie los vecinos de Cartago, que
se habian librado de los pirates que en dicho aio desembarcaron en Ma-
tina, pequefio puerto que se asentaba en la desembocadura del rio de ese
nombre, en cuyo lugar se levant6 en 1745 el fuerte de San Fernando, con
cien plazas de guarnici6n, pero que fue abandonado al poco tiempo.
Tales fueron las principles poblaciones de la lejana provincia de
Costa Rica, y por las cifras que consigna el historiador Juarros, se ve que
predominaban ya los mestizos, seguian los mulatos y eran en nimero in-
ferior los blancos espafoles.
En el siglo XVII hubo en la provincia cuatro corregidores, que residian
respectivamente en los pueblos de Cartago, Quep6, Chirip6 y Esparza. ()
(7) Datos de la "Descripci6n Geografica del Reyno de Guatemala, adornada con algunos
rasgos de Historia Natural y Politica de los lugares de dicho Reyno", por el Br. Domingo Juarros.
Tratado primero de su Historia, etc. Edici6n de 1857, pig. 62.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Fue el primer gobernador de la provincia D. Diego de Artieda Chi-
rinos, bajo la jurisdicci6n del Gobernador de Panami, pero en 1526 aparece
como tal D. Pedro de los Rios, y en 1529, en Bruselas de Nicoya, un D. An-
tonio de Gama, y luego en 1535 D. Felipe de Gutierrez, que gobern6 hasta
1539 y que repobl6 en ese afio la ciudad de Cartago.
Confusamente hacen menci6n los cronistas de un D. Hernin Sinchez
de Badajoz, que fue nombrado Gobernador de Costa Rica en 1539, residen-
ciado y procesado en 1541; apareciendo como sucesor suyo un espafiol de
apellido Acosta, habiendo faltado noticias hasta 1561, en que encontramos
como gobernador de dicha provincia a D. Juan de Caball6n, personaje
de que se ocupa con algiin detenimiento D. Manuel Maria Peralta en la
obra "Costa Rica, Nicaragua y Panami en el siglo XVI". Dice que cuando
el Licenciado Caball6n vino a America, era un anciano que habia servido
como lugarteniente de justicia en Trujillo de Honduras en 1550, encontrin-
dose en Guatemala en 1551, Alcalde Mayor de Nicaragua en 1553 a 1560,
y un afio despues fu6 nombrado Gobernador de Costa Rica, en donde fund
la villa de Landecho, trasladindose un afio despues a Guatemala con el
cargo de Fiscal de la Audiencia. Fue sucesor suyo como Gobernador de
Costa Rica el cilebre D. Juan Visquez de Coronado, a quien se consider
como el verdadero conquistador de la provincia, pues antes que Il1 legase
a ella en 1561, los espaioles se mantenian en constant zozobra, porque
los indigenas que habian sido sometidos se habian sublevado en repetidas
ocasiones. El senior Peralta, refiriendose a Visquez de Coronado, dice que
quizi no haya ejemplo de un capitin espaiol mis human en el tratar a los
indios ni mis resuelto y feliz en sus expediciones a travys de regions ani
hoy desconocidas e incompletamente exploradas, que el Adelantado de Costa
Rica, titulo que le fue conferido por el rey en mirito a los servicios que habia
prestado el senior Vasquez de Coronado a Su Majestad. Desgraciadamente
para la provincia, dur6 poco su administraci6n, que termin6 con su muerte,
acaecida en alta mar en octubre de 1565.
Despues se sucedieron various Gobernadores que no dejaron memo-
ria de sus actividades, si algunas desplegaron, como Perafin de Rivera
(1563) y Alonso de Angusiana Gamboa (1587). Figura en 1610 como tal
D. Juan de Oc6n y Trillo, que acude con gente de Granada en socorro de
Cartago, pues se habian sublevado los indios de Talamanca, habi&ndolos
sometido y gobernado por nueve afios, hasta 1619, en que lega como Go-
bernador de Costa Rica D. Gonzalo Visquez y Coronado, que tambiin man-
tuvo paz en aquella comarca de infieles, a donde ievaron el evangelio
misioneros franciscos.
En 1660 figure como Gobernador de Costa Rica el celebirrimo D. Ro-
drigo de Arias Maldonado, que sofoc6 una nueva sublevaci6n de aquellos
infieles, lo que le vali6 el titulo de Marqu6s de Talamanca. Ya en Gua-
temala, D. Rodrigo abandon su brillante carrera y fue Fr. Rodrigo de la
Cruz, fundador de la orden de Bethlemitas, por inspiraci6n del Hermano
Pedro de San Jos6 Bethancourt.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


3.--Poblaciones fun- La antigua provincia de Nicaragua fue de las mis
dadas en Nicaragua. importantes de la Capitania General de Guatemala
por su posici6n geogrifica, pues la bafian en extensas
costas los oc6anos Pacifico y Atlantico, quedindole al norte la provincia
de Honduras, de la que le sepa-
raban caudalosos rios. Particula-
ridad esencial de ella es contener
en su seno los dos mayores lagos
de la comarca: el Cociblolca o de
Managua y el Xolotlin o de Gra-
nada, que permiten la navega-
ci6n por buques mayores. El cli-
ma de la region es por lo general
Sclido, y la pueblan tupidos bos-
ques con maderas preciosas y
fauna y flora riquisimas. En ella
SH fundaron los espaioles ciudades,
-mm pueblos y villas que fueron muy
Simportantes en la 6poca colonial
l (y lo siguen siendo en la repi-
blica), estableciendo haciendas de
Sganado y de cultivos europeos.
A fines del siglo XVIII
comprendia la provincia cinco
A partidos: Le6n, Realejo, Subtia-
S4ba, Matagalpa y Nicoya, y en ca-
da uno figuraba por lo menos una
Z Jc iudad de importancia, y en al-
I gunos hasta dos.
La ciudad de Granada fue
fundada por el Capitin Francisco
Hernindez de C6rdova en 1525,
cerca del lago de Granada, afec-
Stando su trazo la figure de un
l cuadrilitero. Estaba defendida
por dos fosos, ofreci6ndoie "su
situaci6n junto a la laguna por
S.; donde se sale a la mar del nor-
-n p -te, y no lejos de la del sur, las
r O~y -' mas ventajosas proporciones para
el comercio". Su poblaci6n a
Mapa del rio Matina, Costa Rica, 738.--Archivo de principios del siglo XIX era de
Sevilla. En la part superior sc ve la distribuci6n
Sevla. En arte to casi. dstribci6n 865 espaiioles europeos y criollos,
910 mestizos, 4,765 mulatos y
1,695 indios, o sean 8,235 personas. Tenia una hermosa iglesia parroquial,








J. ANTONIO VILLACORTA C.


conventos de franciscanos, mercedarios y sanjuaninos con hospital; contaba
con la iglesia de Guadalupe, y dista de la ciudad de Guatemala 216 leguas.
La ciudad de Le6n, fundada por el mismo Hernindez de C6rdova,
fu6 capital de la provincia y sede del Obispado de Nicaragua y dista de la
ciudad de Guatemala 183 leguas. Posee una magnifica iglesia cathedral
dedicada a la Asunci6n de Nuestra Sefiora, y aunque erigida en 1532, no
fue sino hasta 1624 cuando se organize su cabildo eclesiistico, completin-
dose en 1715. Habia en ella conventos de franciscanos, de mercedarios y de
San Juan de Dios, con el hospital denominado de Santa Catalina. Tuvo tam-
bi6n en la ipoca colonial el Colegio Tridentino de San Ram6n. La ciudad
comprendia tres barrios y contenia ademis a principios del siglo XIX Es-
tafeta de Correos, Factoria de Tabacos, Administraci6n de Alcabalas, Di-
putaci6n Consular y batall6n de milicias con 767 plazas. Su poblaci6n era
de 7,571 habitantes, distribuidos asi: 1,061 espafioles, 626 mestizos, 5,740
mulatos y 144 indios.
En el mismo partido figuraba la ciudad de Nueva Segovia, fundada
por Pedrarias Divila, que lleg6 a contener 151 espafioles y 453 mulatos, la
villa de Nicaragua (ahora ciudad de Rivas) y el pueblo de Masaya, con 6,000
habitantes, la mayor parte indios, pues no vivian en 61 sino 83 espafioles.
Los otros partidos de la provincia de Nicaragua se fueron formando
a media que misioneros franciscanos y mercedarios penetraban en las co-
marcas indigenas que fueron reducidas y pobladas. El de Matagalpa era
el mis extenso, contiguo al de Chontales, al oriented de los lagos, y se criaba
en sus extensas praderas much ganado vacuno, que era llevado a las otras
provincias, principalmente a la de Guatemala, recorriendo con enorme tra-
bajo de sus conductores intransitables caminos.
En los dos partidos se contarian unas 20,000 personas, casi todas in-
dios, quei se hicieron famosos por su incultura.
En la villa de Matagalpa, sin embargo, habia mercedarios que admi-
nistraban junto con cl6rigos seculares doce pueblos, formando entire todos
tres curatos.
El partido del Realejo, colindante con el Pacifico, tuvo importancia
por haber sido puerto principal de Le6n, del que dista cuatro leguas, y sus
vecinos espafioles fueron casi todos matineros establecidos en el lugar de-
nominado Card6n, estuario natural que prestaba facilidades para la cons-
trucci6n de buques, por sus maderas cercanas. Cuando D. Pedro de Alvarado
pas6 por alli con rumbo al Perui, en 1534, dej6 algunos soldados espaiioles,
vecinos de Guatemala, lo que di6 auge al puerto. Cerca de 61 se hallaba el
Viejo, que era residencia del Gobernador, pero a finales del siglo XVIII lo
habitaban solamente 59 espafioles y unas 2,809 personas mis entire mulatos
e indios.
Cerca de Le6n, separado por una calle, se encuentra el pueblo de
Subtiaba, cabecera que fu6 del partido de su nombre, cuya poblaci6n era
casi en su totalidad de indios, con una iglesia parroquial y cinco ermitas.
En la parte sudoeste de la provincia se hallaba el partido de Nicoya








HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


(que ahora fornma parte de Costa Rica), muy despoblado, encontrindose di-
seminadas habitaciones de indigenas sin contact con centros civilizados,
cultivando maiz para su consume y criando algfin ganado vacuno, que con
facilidad se tornaba en cimarr6n. Sobre el rio del mismo nombre se hallaba
el pueblo de Nicoya, que dista de la ciudad de Guatemala 230 leguas.
Toda la parte oriental de la provincia de Nicaragua forvaba la exten-
sa comarca de Talogalpa, habitada por indios infieles conocidos con el nom-
bre guerrero de moscos o mosquitos, que entraron en relaciones comer-
ciales y political con los ingleses de Jamaica, que protegian a los reyes
moscos de Bluefields, con inimo de apoderarse poco a poco de la comarca.
Cuando los hermanos Contreras asesinaron al Obispo Valdivieso en
Le6n, se sigui6 un period ca6tico, hasta que la Audiencia de Guatemala
provey6 dc Gobernador a Nicaragua, nombrando al Licenciado Juan de
Caball6n, que despues lo fue de Costa Rica. Durante su administraci6n
se present en Nicaragua el foragido Juan Gaitin, medio astr6logo y medio
espirita, que en San Miguel de El Salvador y en Choluteca de Honduras, ha-
bia cometido graves desafueros, saqueando y matando en uni6n de otros
bandidos, pero en Nicaragua fue capturado cuando en 1555 atac6 a Le6n, y
ahorcado con various de sus c6mplices.
Despu6s del Licenciado Caball6n, fu6 Gobernador de Nicaragua D.
Francisco de Mendoza, substituido en 1560 por el propio Caball6n, como juez
residenciario. Entre este aiio y 1575 se mencionan como Gobernadores a un
Licenciado Ortiz de Elgueta y a D. Agustin de Hinojosa. (8)
Un sobrino del Obispo de Guatemala, Ilamado D. Francisco del Valle
Marroquin, aparece despu6s de los anteriores como Gobernador de aquella
provincia. Le sucede D. Diego de Artieda Chirinos, probablemente hijo
3 sobrino del espailol de iguales noxpbres y apellidos que lo fu6 de Costa Rica.
En 1587 se encuentra desempefiando aquel cargo D. Carlos de Arella-
no, que habia sido Alcalde Ordinario de Guatemala, y ya para terminal el
siglo XVI hallamos como tales a D. Bartolom& de Leuces en 1592 y a D. Ber-
nardino de Obando en 1594. El temor a las incursiones de los pirates en
aquella provincia hizo necesario el nombramiento de militares entendidos
para gobernarla, pues ya se levantaban los castillos, y asi aparecen el Ca-
pitin D. Alonso Lara de C6rdova en 1603, el Maese de Campo D. Fernando
Casco y el Capitin D. Crist6bal de Villagra en 1622, lo mismo que el Ca-
pitin D. Alonso Lasso de la Vega; y se siguen dos capitanes mis: D. Lizaro
de Albisia en 1625 y D. Juan de Agiiero en 1627.
Despues encontramos una series de personajes, ostentando algunos ti-
tulos nobiliarios, como el Caballero de la Orden de Calatrava y Adelantado
de Costa Rica D. Juan de Salinas y Cerda en 1667, el de idintico titulo D.
Antonio Temifio Divila en 1681, terminando el siglo XVII con los Gober-
nadores, Maese de Campo D. Gabriel Rodriguez Bravo de Hoyos, 1692, que
un afio despues aparece preso por acusirsele de haber provocado el levan-
tamiento de los indios de S6baco, habiendole substituido D. Pedro Jer6nimo
(8) En su libro "Contribuci6n a la Historia de Centro Am6rica". T. I. pies. 269 a 386. don
Sofonias Salvatierra se ocupa de los Gobernadores de Nicaragua desde 1526 a 1821 y su n6mina
difiere algfn tanto de la nuestra tomada de las Memorias de Garcia Peliez, ya citadas.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


Luis de Colmenares, que se enred6 en ruidosa contienda con el Alcalde y
capitulares de Granada. Al comenzar el siglo XVIII encontramos como Go-
bernador de Nicaragua a D. Miguel de Camargo (1705) y un afo despubs
al Comisario General D. Jose Calvo de Lara.
En los cuarenta afios que se suceden figuran como tales: D. Sebastiin
de Aransibia, D. Antonio de Poveda (1722), D. Tomis Duque de Estrada
(1728), D. Bartolomi Gonzalez Fitoria (1730) y D. Jos6 Lacayo (1744).
El mis important de las sucesores fue el inmediato (1747), D. Alonso
Fernindez de Heredia, despues Presidente y Capitin General del reino, a
quien sucedi6 D. Pantale6n Ibaiiez; y luego figuran: el Capitan de los reales
ej.rcitos D. Melchor Vidal de Lorca y Villena en 1765, D. Domingo Cabello
en 1766 y D. Manuel de Quiroga en 1780. Otro gobernador de Nicaragua
(1783), Don Jos6 de Estacheria, es elevado al cargo de Gobernador y Capitin
General de Guatemala, sucediindole en aquella provincia en 1789, D. Juan
de Ayssa, military distinguido que figure con ventaja en el rechazo de los
ingleses del rio San Juan. (9)


4.-La obra de urbani-
zaci6n en Honduras.


Felipe III, rey de Espafa y de Indi


Del primitive Triunfo de la Cruz en el litoral del
Norte de Honduras, apenas queda memorial, y
Puerto Caballos fu6 denominado tambiin de
Navidad; pero Trujillo adquiri6 al.
guna importancia durante la colo-
nia, y ahora es puerto principal de
la Repfiblica.
Don Juan de Pineda descri-
be asi a Trujillo en 1594: "La Ciu-
dad de Trujillo esti por la mar
quarenta leguas de puerto de Cava-
Ilos, ques donde hacen escala los
navios que vienen de Castilla al di-
cho puerto de Cavallos con merca-
derias; y de la ciudad de Guatemala
esti como ciento y quarenta leguas;
es tierra caliente y enferma, tendri
como veinte e zinco vecinos poco
mis o menos."
Fu6 fundada esta ciudad ma-
ritima por Francisco de las Casas,
en 1524, y en 1539 erigi6 su iglesia
en Catedral Paulo III, fundindose
un convento franciscano en 1582,
con un hospital. Tuvo aiios de auge
as, 15981621 con lucido Ayuntamiento y sus for-


(9) Garcia Peliez: obra citada. T. II, pigs. 174 a 177.









HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


tificaciones tenian 17 piezas de artilleria y algunos pedreros; pero en 1645
fu6 torado el puerto y destruido por pirates holandeses, permaneciendo aso-
lado y desierto hasta 1789, en que por orden del rey se volvi6 a poblar y
fortificar el puerto, con tres fuertes, en estado de regular defense, come
se comprob6 en 1797, en que fueron rechazados dos navios y un bergantin
ingleses.
Diego de Alvarado fund en 1530 la poblaci6n de San Jorge de Olan-
chito, que en el transcurso de los aios prosperaba y decaia, segiin los vai-
venes de la fortune, villa que al finalizar el siglo XVIII conservaba un
median vecindario.
El mismo D. Pedro fund en 1536 la ciudad de San Pedro, en el
Valle de Sula, parte del de Chamelec6n, y en el propio aiio su teniente D.
Juan de Chivez lo hizo en Gracias a Dios, "en un valle ameno, al pie de
un monte erguido, de cuya cima desciende un arroyo y lo provee de agua, y
los soldados fatigados de tanto andar dijeron gracias a Dios por haber en-
contrado aquel sitio, y de alli que le quedara ese nombre".
"Fue en su principio --dice Juarros- uno de los mejores lugares
del reino; y se hizo memorable por haberse establecido en 61 la Real Audien-
cia de los Confines de Guatemala y Nicaragua, el aio de 1544. Tuvo con-
vento de Nuestra Sefiora de la Merced, que aunque corto y pobre --agrega-
es de los mis antiguos de esta religion que hay en el Reyno. Su Ayunta-
miento se componia de muy pocos capitulares. Su vecindario se hallaba (a
finales del siglo XVIII) muy diminuto, y la ciudad en gran decadencia. Dista
de la ciudad de Guatemala 106 leguas."
Cuatro afios despu6s de establecida Gracias a Dios, fund el Capitin
Alonso de Ciceres, en 1540, de orden del Adelantado D. Francisco de Mon-
tejo, Gobernador entonces de Honduras, la villa de Nueva Valladolid, l-a-
mada por los indigenas Comayagua, "plantada en un hermoso llano, inme-
diata a un rio muy caudaloso que la provee de regalados peces. En esa
villa mandaba Su Majestad en 1544 que se estableciese la Audiencia de los
Confines, pero el nombrado Presidente de ella, D. Alonso de Maldonado,
dispuso que fuera el asiento Gracias a Dios y no Nueva Valladolid, por en-
contrar en aquella mejores comodidades para los Oidores de aquel Tribu-
nal. Por real cbdula de 1557 se le confiri6 el titulo de ciudad, y su Ayunta-
miento, nombrado por la Audiencia, se compuso de un Alcalde y tres Re-
gidores, pero desde 1558 fueron electos sus sucesores. A poco fu6 la resi-
dencia del Gobernador de la Provincia, y a ella fu6 trasladado en 1561 el
Obispado de Trujillo, erigiendo si iglesia en Catedral. Tuvo Comayagua
Colegio Tridentino, conventos de San Francisco, la Merced y San Juan de
Dios, estos iltimos con hospital. La parroquia para espafioles era la Ca-
tedral, y para indios la de la Merced". (10)
En el interior de la provincia fundaron los espaioles otras pobla-
clones, como el Real de Minas de Tegucigalpa, y Xerez de la Choluteca, si-
tuadas en centros de minas, en la comarca que a fines del siglo XVIII
formaba el partido de Tegucigalpa, que entonces era el lugar mis pr6spero
(10) Datos de Juarros, tomados de la obra citada, pig. 47.









J. ANTONIO VILLACORTA C.


y floreciente de toda la provincia de Comayagua, como di6 en llamarse por
aquel entonces a la de Honduras.
En el declive sur de la provincia, que colinda con el Golfo de Fonseca,
se halla el ardiente Valle de la Choluteca, con numerosa poblaci6n indigena,
y adonde lleg6 Alvarado en 1526 en busca de Hernin Cortes, encontrando
parte de las tropas de aquel, que iban par tierra rumbo a Mexico. Alli es-
tablecieron los espaiioles la villa de Xerez de Choluteca, que tuvo cabildo
establecido por la Real Audiencia y casa de Mercedarios. En su jurisdic-
ci6n se estableci6 el famoso centro minero de El Corpus, que fue tan pro-
ductivo de oro, que tuvo tiempos de loca prosperidad, tanto que se esta-
bleci6 alli una caja real para la recepci6n de los quintos, que eran alzados.
Como en los llanos de Copin tom6 auge el cultivo del tabaco, sus
grandes plantaciones dieron riqueza a la poblaci6n espafiola de Santa Rosa,
establecida en ella y que tuvo hasta trescientas families de vecindario, buena
iglesia y desahogo de dinero, llegando a producirse de diez a doce mil tercios
anuales, de superior calidad.
En el valle de Olancho se recogia oro en el famoso rio Guayape, que
le di6 fama a la comarca, como tambiin la tuvo el de Morolica por su in-
dustria quesera, la mejor del reino.
Ademis de todos esos lugares en que vivian espafoles, habia pueblos
de numerosa poblaci6n indigena de raza lenca, que bajo la ferula de sus
dominadores trabajaban las tierras ub6rrimas de la provincia.
Con harto trabajo form el Doctor D. Francisco de Paula Garcia Pe-
liez una lista de los Gobernadores provinciales de la Capitania General de
Guatemala, consultando numerosos autos acordados en que se hacia men-
ci6n de ellos, studio que incluy6 en su obra "Memorias para la Historia
del Antiguo Reyno de Guatemala", que public en 1852. De alli tomamos
los siguientes datos relatives a los gobernadores de Honduras durante la
Colonia.
Comienzan 6stos con D. Diego de Herrera (1570), sigue D. Rodrigo
Ponce de Le6n, que aparece como Gobernador de dicha provincia, alli por
el afio de 1587. Como se ve, hay un lapso no llenado desde 1541, en que
por el fallecimiento de D. Pedro de Alvarado separ6se Honduras de Gua-
temala; pero habiindose establecido en 1544 la Audiencia de los Confines
en la ciudad de Gracias, probablemente ejerci6 este cuerpo colegiado la go-
bernaci6n de la provincia, hasta 1570 en que el Presidente de ella, ya en
Guatemala, fue Gobernador del reino y se proveyeron de Gobernadores a
las provincias., ,
A finales del siglo XVI fungi6 como Gobernador de Honduras un
nieto del Presidente Alonso de Maldonado, llamado Alonso de Contreras Gue-
vara, que antes habia sido alcalde ordinario de Guatemala y Corregidor del
valle de este nombre.
Comenzando el siglo XVII aparece como tal Gobernador un nieto de
D. Jorge de Alvarado, que llevaba su mismc nombre. Al sucesor de 6ste,
Capitin D. Pedro de Castro, se le process por haberse expresado mal de
Su Majestad, aseverando que no tenia con buena conciencia los reinos de








HISTORIC DE LA CAPITANIA GENERAL DE GUATEMALA


las Indias; pero el mis atrabiliario de aquellos gobernantes lo fu1 sin duda
D. Juan de Guerra y Ayala, que entr6 en pugna con el Obispo de Comaya-
gua, Fray Gaspar de Andrada, que por de pronto excomulg6 a su malque-
riente, que por aquel motive mand6 rodear con tropas la casa obispal, con
orden de que se dejase salir de ella a cuantas personas lo quisieran, con ex-
cepci6n del Obispo, pero no dejasen entrar persona alguna, todo con el
prop6sito de que muriese de hambre y sed Su Sefioria Ilustrisima, como en
efecto sucedi6, a pesar de las protests de los feligreses, cumpliendose al
pie de la letra la fatidica orden. Parece que el birbaro Gobernador Guerra
y Ayala fu6 separado de su cargo por ese motive, y procesado estuvo en la
circel de Corte largo tiempo.
En 1621 figuraba como Gobernador de Honduras el Capitin D. Juan
de Miranda, que apoy6 las misiones a la Taguzgalpa; en 1627 aparece D.
Pedro del Rosal, y el aio 1632 un D. Francisco Martinez de Riva Montin y
Santander, a quien suspendio la Audiencia por desacatos contra ella come-
tidos; y lo mismo le pas6 a D. Francisco de Avila y Lugo, que figure como
gobernador en 1640, por habirsele acusado de tratos con los enemigos de
Espafia. En 1644 encontramos gobernando a D. Melchor de Alonso Tamayo.
Como los pirates hacian frecuentes incursiones por la costa septen-
trional de Honduras, figuran en dicha provincia, en la segunda mitad del
siglo XVII, gobernadores que eran militares, como el Maese de Campo D.
Baltasar de la Cruz en 1647, el Sargento Mayor D. Juan Mirquez Cabrera
en 1668, D. Francisco de Castro Ayala, que en 1676 recibi6 orden de la Au-
diencia de trasladarse a Puerto Caballos e impedir la salida de una nave
espafiola que Ilevaba much dinero, entire otro, unos mil pesos para vidrie-
ras de la Iglesia de Santa Clara de la ciudad de Guatemala; pero habiendo
legado tarde, la nave sufri6 en el mar muchos contratiempos. Ya para fi-
nalizar aquel siglo, fueron Gobernadores de Honduras el Capitin D. Lo-
renzo Ramirez de Guzmin (1679), D. Sancho Ord6fiez (1690) y D. Antonio
de Ayala (1698).
En el siglo XVIII desempefiaron ese cargo, el Maese de Campo D.
Antonio Monfort (1703), D. Enrique Hokman (1717), D. Manuel Castilla y
Portugal (1730), D. Francisco de Parga (1742), el Coronel D. Juan de Vera
(1747), D. Jos6 Sienz Bahamonde (1775), el Teniente Coronel D. Bartolomi
Pirez Quijano; el Bar6n de Riperdi, en 1780, y el Sargento Mayor de mi-
licias D. Francisco Aybar en 1781. (11)


5.--Ciudades fundadas en La antigua provincia de Chiapas era la mis oc-
la Provincia de Chiapas. cidental de la Capitania General de Guatemala,
colindando por el Oeste con la de Oaxaca, al
Norte con la de Tabasco, al Este con la de Guatemala, y al Sur con el Oceano
Pacifico. La riega el caudaloso rio Mescalapa, que los espaiioles Ilamaron
de Grijalva en 1517, por haber desembarcado alli Juan de Grijalva y sos-
tenido ruda lucha con los aborigenes.


(11) Garcia Pelies: obra citada. T. II, pigs. 177 a 180.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs