• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 El buen lector ante el microfo...
 Juan D'Alambert
 Poblacion de los EE, UU, de Norte...
 El desden del oficio
 Estudio del pique y sus lesiones...
 Envidia e incapacidad
 La propaganda en las banderolas...
 Una de las formas como Rivadavia...
 Corrientes vagabundas
 El "ojo electrico" y la aviaci...
 Cuestiones postales
 Comunicacion telefonica con...
 Alejandro Esteban Popov
 Nuevos estudios sobre el rayo
 Notas breves
 Preguntas y respuestas
 El Correo a traves de las...
 Las medidas sanitarias de la administracion...
 Miscelanea
 Filatelia
 Bibliographia














Group Title: Revista de correos y telégrafos
Title: Revista de correos y telégrafos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080960/00001
 Material Information
Title: Revista de correos y telégrafos publicación oficial de la Dirección General de Correos y Telégrafos
Series Title: Revista de correos y telégrafos
Physical Description: v. : ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Argentina -- Dirección General de Correos y Telégrafos
Publisher: Secretari´a General, Oficina Estadi´stica General
Secretaría General, Oficina Estadística General
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: February 1941
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Subject: Postal service -- Periodicals -- Argentina   ( lcsh )
Telecommunication -- Periodicals -- Argentina   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, No. 1 (15 de set. de 1937)-
Dates or Sequential Designation: Ceased in June 1944.
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080960
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AJK1643
oclc - 46981779
alephbibnum - 001778359
 Related Items
Succeeded by: Revista de correos y telecomunicaciones

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    El buen lector ante el microfono
        Page 322
    Juan D'Alambert
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
    Poblacion de los EE, UU, de Norte America
        Page 328
    El desden del oficio
        Page 329
    Estudio del pique y sus lesiones cutaneas
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    Envidia e incapacidad
        Page 333
    La propaganda en las banderolas de las maquinas obliteradoras del Correo Argentino
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Una de las formas como Rivadavia utilizaba al Correo
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
    Corrientes vagabundas
        Page 351
        Page 352
    El "ojo electrico" y la aviacion
        Page 353
    Cuestiones postales
        Page 354
        Page 355
    Comunicacion telefonica con Bolivia
        Page 356
    Alejandro Esteban Popov
        Page 357
        Page 358
    Nuevos estudios sobre el rayo
        Page 359
    Notas breves
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
    Preguntas y respuestas
        Page 364
        Page 365
    El Correo a traves de las epocas
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    Las medidas sanitarias de la administracion de Correos de Suiza
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
    Miscelanea
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
    Filatelia
        Page 378
        Page 379
        Page 380
    Bibliographia
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
Full Text








-,L *. a. ,


REPUBLICANA ARGENTINA ..



:REClOa~f. N.E A L DE CORR'E-OS Y TELE-GIFPF OS'


Ro IV. t.


6


-, r

a.>.







* *'
-.Li. a. E






''' i. 1'


1

?3OATO ZE NS A


t..


FEBRZRO DE 1941


.4



?,


*li


*r .c -



*~ 1
* i -4 c *." 1
*5_~. a. a E .


* a*


N' 42.

-


'L.)5.'

L


~;i3





-:
,:




.`I
i






1

I~:j~~i ~c








e:i
''
s


..1,



r~ ~d-
I i
r
r


*--. 1.


~j~s~ea~.~r~-i*cc~T7~


'~r"' _' -E-'*.~-~
~ls~ ~L~,-r~ ~,
,.


i -

r

7. S- i

-4icc.. -~:P'

i


.1*
:*E~ ?.~
.I
,i

C'I- ~'IL
i
L

C;'. :-
... 3:

1',


-.
.r
-
;

'


A'









REVISTA

DE


CORREOS Y TELEGRAFOS


PUBLICATION OFFICIAL
DE LA
DIRECTION GENERAL DE CORREOS Y TELEGRAFOS

DIRECTION Y ADMINISTRATION: SECRETARIA GENERAL (OFICINA ESTADISTICA GENERAL) PALACIO
CENTRAL DE CORREOS Y TELEGRAPOS 4- PISO LOCAL 441 U. T. 31 5030 INTERNO 143

Ao IV. Buenos Aires, 15 de febrero de 1941. N' 42.





SUMARIO:
Pgina
El buen lector ante el micrfono (Traduccin) ............................... 3822
Juan D'Alambert, por Antonio Garrigs ....................................... 323
Poblacin de los EE. UU. de Norte Amrica .................................... 328
El desdn del oficio, por Eugenio D'Ors ..................................... 329
Estudio del Pique y sus lesiones cutneas, por el Dr. Flix F. Gunche ............ 330
-Envidia e incapacidad .................................. ....... ................ 333
La propaganda en la banderola de las Mquinas Obliteradoras del Correo Argentino,
por W alter B. L. Bose .............................. .................... 334
Una de las formas como Rivadavia utilizaba ail Correo, por C. Galvn Moreno .... 343
Corrientes vagabundas, por Miguel Angel Segovia .............................. 351
El "Ojo elctrico" y la aviacin .................. ............. .. ........... 353
Cuestiones Postales (continuacin), por Flix Juan Fras ....................... 354
Comunicacin telefnica con Bolivia ........................................... 356
-----Alejandro Esteban Popov i(Traduccin) .......................................... 357
Nuevos studios sobre el rayo, por el Profesor Adrin .......................... 359
Notas breves ......................... ....... ............ ............. 360
Preguntas y Respuestas ......................... .......... ............. 364
El Correo a travs de las pocas, por Len Cornet (Tradu&cin) .................. 366
Las medidas sanitarias en la Administracin de Correos de Suiza, por Joseph Suter
(Traduccin) ................... ...................... .. ................. .. 369
M iscelnea ............................... ........... .. .......... ................. 373
Filatelia .................................................................... .. 378
Bibliografa ................................. ................................... 381





































El hecho de leer ante 'el micrfono,
no es, como pudiera creerse, una cosa fcil.
El lector que lee una pgina de prosa, una
novela, una conversacin, un relato sintti-
co, etc., es un personaje de much ms im-
portancia que cuanto generalmente se cree.
Es un intrprete, un ejecutante; ante
una pgina escrita, al igual que el msico
ante la partitura, debe hacerla vivir, o ms
bien, debe vivirla l mismo. Que tal cosa
sea fcil, no se puede asegurar.
En tal moment, el lector es el amo; es-
t en sus manos y en su sensibilidad hacer
que una cosa sorda, surja brillante y res-
plandeciente. Si el mismo lector es incoloro
e insensible, la pgina ms inspirada y be-
lla, surgir de sus labios opaca y sorda co-
mo voz salida de un abismo.
La obra del autor vive por su boca, se
despierta y se hace viva por el soplo de su
genio, modulada por su voz. Es al igual
que la msica enmaraada en pequeos
racimos en los hilos telegrficos del penta-
grama, que se hace fluida y comprensible
por obra y gracia del ejecutante.
Y entonces, como al ejecutante, debe-
mos pedirle un buen instrument; es decir
una buena voz. Pero no solamente eso. El
violn de Paganini en manos de un msico
del montn, vale bien poco. Es necesario
talent, habilidad, capacidad, inteligencia:
o sea un conjunto de buenas cualidades!


L BUEN LECTOR

NTE EL M.ICROFONO

u


ucido del italiano, de la revista "Buletin Technique", de
suiza, por E7UGENIO P. GERMAIN)




En particular, penetracin e inteligen-
cia. Se entiende que es necesario tambin
comprender, pero comprender profundamen.
te, hacer jugar todas las modulaciones, tocar
todos los registros necesarios para dar clari-
dad al pensamiento del escritor: que no siem-
pre est expuesto en palabras o expresiones
implcitas, sino que a veces (y ms a menudo
en los mejores), ese pensamiento est sobre-
entendido, o por decirlo as, subterrneo.
El lector debe excavar, debe encontrarlo por
complete eni su profundidad y mostrarlo a la
luz. Con lo que queda dicho que el lector
debe ser culto, cultsimo; culto para l y
para el escucha (o sea doblemente culto).
Un talent que algunas veces result de-
fectuoso, es el que se advierte en gente ve-
nida del teatro, en los actors que, dramati-
zando en exceso, cargan de colors, luces y
sombras. Claro que, a veces, ello es bueno
pero depend del gnero de literature que,
se lee. Por lo comn es preferible una ento-
nacin ms leve, un tono ms ntimo. Hablar
por radio (pareciera ser cosa difcil de com-
prender), quiere decir hablarle a un audi-
tor: a uno solamente. Pueden ser miles, diez
mil de esos unos: pero siempre ser uno,
pues no hacen suma.
Por nuestra parte agregaremos que siem-
pre debe preferirse el lector autctono al lec-
tor extrao. Ello por muchas razones que no
es necesario enumerar y que son evidentes.
Un olorcillo de aldea, de provincia, si as lo
queris, no molesta. Si el escucha de afuera
sintoniza nuestra estacin, y sintonizndola
sabe que es nuestra estacin, os parece que
deber escandalizarse por nuestra pronun-
ciacin? Basta que nos reconozca no por nues-
tros defects y errors, sin por cierta tona-
da, cierta tonalidad que hace que nosotros
seamos nosotros, del mismo modo que, otro
tono otros matices hacen que los dems sean
los dems.


322 -


T77







































JUAN


D'ALAMBERT


16 NOVIEMBRE 1717 29 OCTUBRE 1783

ARTIFICE DE LA FILOSOFIA, DE LA CIENCIA, DE LA MORAL

Por ANTONIO GARRIGOS, de Estad stica General

e


Juan D'Alambert, apodado "Le Rond", naci en
Pars el da 16 de noviembre de 1717. Escritor cle-
bre, fu un espritu superior, surgido de la obs-
curidad. Ayudado con una pension modestsima que
le asegur su padre, pudo educarse esmeradamente
en el Colegio Mazarino, donde curs studios muy
completos, dejando entrever tempranamente las
S ms ricas facultades del intelecto. Tuvo, sin embar-
S'go, moments de vacilacin acerca de la verdadera
S vocacin de su alma; y de aqu que los profesores
del Colegio, celosos jansenistas, tratasen de atraer-
: lo a la teologa.
S Recibido de abogado, en 1738, bien pronto se incli-
S n decididamente por la filosofa natural, cuya ra-
ma, la ciencia exacta, haba de dominarlo para siem-
pre.
A los 22 aos de edad (1739) present a la Aca-
demia de Ciencias dos memories: una sobre movi-
mientos de los slidos en un lquido, y otra sobre
Sclculo integral, que promovieron la admiracin en-
tre los miembros de la docta casa, a la que fue
incorporado dos aos despus, en 1741.
En 1746 gana por concurso el premio de la de Ber-
ln, por su tesis acerca de la teora de los vientos
y es admitido, por aclamacin, en su seno.
A partir de aquel moment D'Alambert haba


echado las bases de una slida reputacin cientfica
si bien, circunscripta al circulo estrecho del mundo
sabio. Hombre tan ardiente y fogoso como D'Alam-
bert, cuya superioridad de espritu trascenda el
marco national, estaba reservado a Diderot (1713-
1784) que a la sazn preparaba el plano de la fun-
dacin de la Enciclopedia, vastsimo inventario de
los conocimientos humans y asociacin poderosa por'
los vnculos que estaba llamada a crear, entire es-
critores, artists y filsofos, cuyo cartel general
haba ella de ser con el andar del tiempo.
El jefe de la empresa encarg a su amigo D 'Alam-
bert la redaccin del discurso preliminary, peristilo
digno del monument que la filosofa quera erigir
a las luces del siglo XVIII. Estetrabajo fundament
aun ms, si cabe la reputacin de que ya gozaba
D'Alambert. Se propuso trazar en l la genealoga
de los conocimientos humans, para satisfacer de
este modo las necesidades culturales de una poca
de gran actividad intellectual y de curiosidad: ar-
diente, que busca ante todo la cuestin de los or-
genes de la civilizacin. Era el tiempo en que haba
aparecido el Espritu de las leyes, de Montesquieu
(1689-1755); en que Buffon (1707-1788), en un cua-
dro potico y filosfico a la vez, intentaba dscu-
brir las emociones del hombre, primigenio salido de

323
i '. -rJi


l.i7Iic~
!i









las manos de Dios y despertando a la vida; en que
Condillao (1715-1780), previa descripcin del origen
de todos los conocimientos, tentaba mediante la in-
geniosa ficcin de su clebre estatua, mostrar todas
las ideas humans surgiendo de la sensacin trans-
formada; por ltimo era el tiempo en que Rousseau
(1712-1778), con una intuicin tan profunda cemo
incomplete de la verdad y con una capacidad inte-
lectual bien distinta, buscaba las causes de la des-
igualdad entire los hombres. Se estaba, pues, se-
S guro de agradar el gusto de la poca investigando
la filiacin de las ciencias, tanto en el orden lgico
como en su desarrollo histrico. Y as result, en
efecto, la division que D'Alambert hizo del dis-
curso preliminary; pues aunque su ejecucin distara
much de ser perfect, la clasificacin de nuestras
facultades demuestra una profunda verdad, si bien
con una series de errors de detalle, debido en par-
te a la fuente de que haba sido tomada (Bacn:
1560-1626).
D'Alambert hace defender todas las ciencias de
una de estas tres facultades: memorial, razn, ima-
ginacin. Esta clasificacin adolece de un vicio ra-
dical desde que estas facultades se confunden con
tinuamente en su accin y ninguna ciencia est fun-
dada en una facultad nica, siendo indispensable a
todas ellas el concurso de varias facultades: intui-
cin, memorial, razn, sin las cuales no hay ciencia
possible. A esto se debe el que las ciencias y las ar-
tes se encuentren confundidas bajo el mismo ttulo
general, y que la elocuencia figure entire las ciencias
naturales, apareciendo tambin la historic natural
como dependiente de la historic propiamente dicha.
Era, sin embargo, una idea ingeniosa y verdade-
ra mostrar que todas las ciencias son ramas de un
mismo tronco y referirlas a las facultades de la
inteligencia como principio de las mismas. Los tro-
zos ms importantes del discurso correspondent al
esbozo histrico en que aparecen delineados los
progress del espritu human; y en la parte terica
los que se refieren a las ciencias exactas y al an-
lisis de sus procedimientos. Aqu es donde brillan
las cualidades eminentes de D'Alambert: la exacti-
tud, la finura, la intuicin de su espritu. Aparece
en cambio, vago e incomplete cuando trata materials
de filosofa pura, adems de que su doctrine di-
fiere fundamentalmente de las doctrinas materialis-
tas suntinti]as por Diderot y la mayora de los
,n>: i:lopeit:a-., al reconocer formalmente, que las
pripiednide- qu.:. percibimos en la material nada
ini, :n di' coiunu con las facultades del querer y
del pensar.
El mismo carcter aparece en el Ensayos sobre
qi principios de los conocimientos humans en el
que, aun admitiendo en parte con Locke (1632-1704)
qce todas nuestras ideas hasta las puramente inte-
lectuales, nacen de las sensaciones; D 'Aambert es-
tablece distintamente que el pensamiento no puede
pertenecer a la extension, y proclama sin vacilar, la
simplicidad que caracteriza a la substancia pen-
sante
No menos igeniosos son sus puntos de vista acer-
ca de nuestros sentidos y de las ideas que de ellos
proceden. El problema de la existencia del mundo
exterior est bien planteado, revelndose el autor
superior a Condillac. Despus de elevarse por sobre
los sistemas de su tiempo, vuelve sobre el sensua-
lismo y sufre el yugo de su siglo al querer determi-
nar el principio de la moral. Define lo injusto o el
mal moral diciendo que es lo que tiende a perjudi-
car a la sociedad, burlando el bienestar fsico de
sus miembros; se detiene en el principio del inte-
rs bien entendido, y dice que lo verdadero en

S324 -
fe.


metafsica, se asemeja a lo verdadero en piateria de
gustos, y que jams se hara el lenguaje de la
razn lo bastante sencillo a la comprensin popu-
lar; todo esto de acuerdo al verdadero espritu fi-
losfico del siglo XVIII.
Los ensayos literarios de D'Alambert carecen de
originalidad autntica; muestran un juicio recto y
exacto ,pero en las materials de gusto, dejan desear
ese tacto delicado que ningn razonamiento podra
nunca reemplazar; su estilo es, s, preciso, pero tie-
ne siempre cierta sequedad.
Si como escritor su talent no aparece a la altura
de su fama, no dej por ello de ejercer influencia
notable en la vida literaria de su tiempo. Fu un
propagandista activo del movimiento filosfico y
conserve siempre media y circunspeccin en la ex-
presin de las ideas ms atrevidas. Durante much
tiempo vivi de una pension modest. Catalina II
(1729-1796) la dej duea nica del trono de Rusia, escribi a
D'Alambert ofrecindole un alto cargo y una ren-
ta de cien mil francos, cosa que l rehus; y ms
tarde con motivo de las primeras persecusiones di-
rigidas contra la Enciclopedia, Federico II de Pru-
sia (1712-1786) le ofreci, sin logarlo, la presiden-
cia de la Academia de Berln. Amante de la tran-
quilidad y de la meditacin, prefera a las posicio-
nes ms brillantes una vida modest, pero indepen-
diente, con la inmensa consideracin que le rodeaba
en Pars. Este gusto por la quietud y el horror que
le inspiraba el trajin de la vida decorative, fu lo
que le indujo, en 1759, a abandonar la Enciclopedia,
dejando a Diderot todo el peso del trabajo y retirn-
dose a meditar tranquilamente acerca del Trono y
del Altar.
Sin familiar, sin puesto, sin fortune, D Alambert
no dej de ser por eso un personaje de importancia
y representacin. A la muerte de Voltaire (1694-
1778), qued como jefe de la agrupacin filosfica,
que fu durante various aos una de las ms brillan-
tes de Francia. Esta sociedad albergaba en su seno
ex ministros y grandes seores de espritu histrico;
cuanto personaje notable extranjero resida en Pa-
rs, se honraba, en ser admitido a las sesiones que
realizaba este partido de hombres filosficos.
En 1772 fu nombrado D'Alambert secretario per-
petuo de la Academia francesa; en cuya ocasin com-
puso los elogios de los acadmicos, entire los cuales
culminaron por su profunda belleza los de Destou-
ches (1680-1734), Boileau (1636-1711) y Feneln
(1651-1715). En general, son todos altamente ins-
tructivos, por la enseanza histrica que encierran,
por el derroche de ancdotas ingeniosas que presen-
ta en un fondo inagotable de ideas y recuerdos cu-
riosos de encanto particular.
No obstante sus mritos como filsofo y escritor,
la celebridad de D'Alambert se debe principalmente
a sus mritos de sabio, pues es el nico entire lo?
hombres superiores que dirigieron el movimiento fi
losfico del siglo XVIII, merecedor de figurar entrv
los gemetras de primera fila de tal centuria. Esta
circunstancia es tanto ms notable cuanto que Fon-
tenelle y Voltaire hacindose intrpretes cada uno
a su manera de los grandes espritus del siglo pre-
cedente, haban puesto de moda por decirlo as, la
geometra entire los hombres distinguidos. Por eso es
indispensable decir algunas palabras acerca de los
trabajos cientficos de D'Alambert, en cuanto pue-
dan contribuir a que sean mejor conocidos y aprecia-
dos los frutos de este filsofo y enciclopedista.
El espritu partidario de los contemporneos de
D'Alambert no ces de desconocerle el gemetra
de primer orden que llevaba dentro; pero los jue-
ces ms competentes e imparciales situados al mar-










gen de los crculos filosfico literarios, jams des-
conocieron la originalidad y la profundidad de su
talent matemtico, manifestado en la importancia
de sus descubrimientos. Emulo de Clairaut (1713-
1765), de Euler (1707-1783) y de Daniel Bernouilli
(1700-1782); ms generoso para con ellos que ellos
para con l, acaso no alcanz la elegant sntesis del
primero, ni la perfect claridad y prodigiosa fe-
cundidad del segfndo; pero en cambio, cuando se ha
sido el primero en dar, despus de las infructuosas
tentativas de Newton, la teora matemtica de la
precision de los equinocios; cuando ha quedado li-
gado su nombre a un principio que hace de toda la
dinmica un simple corolario de la esttica, se tiene
incuestionablenente, el derecho de ocupar un rango
egregio entire los autnticos genios inventories. Des-
pus de Descartes (1596-1650), Pedro Fermat (1601-
1665) y Blas Pascal (1623-1662), Francia haba vis-
to pasar a manos extranjeras el cetro de la ciencia
matemtica. Clairaut y D'Alambert se lo devolvie-
ron o, por lo menos, pudieron mantenerse firmes y
luchar gloriosamente frente a los dos colosos e ilus-
tres representantes de la escuela de Basilea: Leo-
nardo Euler y Daniel Bernouilli; y haca el fin de
su carrera, cuando D'Alambert enfermo y maltrecho
senta declinar su genio, prodigaba a Jos Luis
Lagrange (1736-1813) pruebas de admiracin y, dis-
tinguiendo el talent naciente de Pedro Simn La-
place (1749-1827), predeca lleno de esperanza los
sucesores que haban de aventajarlo.
Puede, pues, decirse que el nombre de D'Alam-
bert ha quedado imperecedero en la ciencia,, sien-
do de lamentar que sus escritos no sean ledos a la
par de los de Clairaut y Euler.
Cosa singular, tres gemetras de la misma escuela,
escritores elegantes los tres, miembros de la Acade-
mia Francesa y celosos adeptos de la filosofa del
XVIII: D'Alambert, Condorcet (1743-1794) y La-
place han tenido en su estilo matemtico una for-
ma intransitiva de expresin, a tal punto obscura.
que hace penosa la lectura de sus obras y las ha en-
vejecido prematuramente. Esto no quiere decir que
Condorcet, como gometra, est en la fila de los
otros dos, y aun reconociendo que la importancia es-
pecial de las composiciones de Laplace hace que
sean ms duraderas que los fragments salidos de
la pluma de.D'Alambert, el rasgo de semejanza se-
flalado es digno de merecer la-atencin de la cien-
cie crtica.
Una lista de las obras principles de D'Alambert
sera la siguiente: .

1-Tratado de Dinmica, 1743;
2-Equilibrio y movimiento de -los fluidos, 1740-
1770;
39-Reflexiones sobre las causes generals de
los vientos, 1747;
4-Investigaciones acerca de la precision de los
equinocios y las mutaciones del eje de la Tie-
rra, 1749;
5-Opsculos matemticos (ocho volm.) 1761-
1780;
6-Investigaciones sobre diferentes puntos impor-
tantes del sistema del mundo (tres vlme-
nes) 1754-1756.

Particularmente notable es el Tratado de Din-
mica, por contener el enunciado del famoso prin-
cipio, conocido con el nombre de paradoja de
D'Alambert.
Veamos someramente en qu consiste.


Si imaginamos un sistema de cuerpos en movi-
mientos ligados entire s de un modo cualquiera,
influencindose recproeamente en virtud de movi-
mientos de manera que se modifiquen los que
cada cuerpo aislado tomara por las solas fuerzas
que lo animan; podrn ser considerados estos movi-
mientos como compuestos.

Primero: por los movimientos que los cuerpos
toman efectivamente en' virtud de las
fuerzas que los animan por separado,
consideradas con las reacciones del sis-
tema;
Segundo: por otros movimientos que son destinados
a consecuencia de las ligazones o vnculos
del sistema, resultando que los movimien-
tos as destruidos deben ser tales que los
cuerpos animados solamente por ellos, se
equilibren mediante los movimientos del
sistema.

Con este principio la ciencia del movimiento
queda reducida a un simple corolario matemtiro
de la teora del equilibrio. No existed ya ningn
principio nuevo que tomar a la razn pura,- o
a la experiencia; nada de artificio particular de
razonamiento a imaginar. Slo existen dificultades
de clculo, inherentes por lo dems a la natu-
raleza de las cosas. En todo caso, el espritu
human ha cumplido su tarea, cuando ha logrado
clasificar as las dificultades, haciendo retroceder
las reducciones hasta donde ello sea possible. El
principio de D'Alambert es un buen ejemplo filo-
sfico de semejante reduccin.
En el curso de sus investigaciones sobre diver-
sos puntos del sistema del mundo y sobre la
mecnica, tuvo que ocuparse a fondo en el clculo
integral, instrument indispensable para tratar
estas cosas difciles.
En 1747 public en las memories de Berln sus
primeras investigaciones sobre las cuerdas vibrantes,
punto de partida de la rama del anlisis a la qu
han sido referidas, desde entonces, casi todas las
aplicaciones del clculo a la fsica matemtica
propiamente dicha: Integracin de ecuaciones en
derivados parciales. D'Alambert tuvo con Euler
una discusin clebre sobre un punto capital de
doctrine, para saber si las funciones arbitrarias
pueden representar arguments no sometidos a
la ley de continuidad.
Tambin en este punto del anlisis el nombre
de D'Alambert ha quedado con caracteres inde-
lebles, ligando su clebre criterio a la cuestin
de las series convergentes, dentro del crculo uni-
dad, que tienden a un limited finito.
La Paradoja de D'Alambert ha sido tan fe-
cunda en bellas investigaciones tericas y de
aplicacin que recibieron un gran impulso de pro-
greso los studios hidrodinmicos del siglo XVIII,
por obra de los Bermouilli, Euler, etc. que ana-
lizaron el important problema.
Las consideraciones de D'Alambert, desde el
punto de vista experimental pueden describirse
as:
Un slido de rotacin, en torno a un eje, se
halla inmvil dentro de una corriente lquida, em-
pujndolo en la direccin de dicho eje; el fluido es
perfect, libre de fuerza de masa, indefinido o no

325,
..*. ;'










indefinido y de mo-
vimiento permanen-
te. A proa o a po-
pa existen dos zo-
nas de fluido esta-
cionario cuya pre-
sencia se justifica,
porque todo cuer-
po impulsado que
cambia de diree-
cin lo hace por
grados insensibles.
De consiguiente, las
partculas que se
mueven en la direc-
cin del eje TF, de
la figure, no lle-
gan hasta el vrti-
ce A del cuerpo; e
pues de llegar, a
causa del ngulo
Srecta FAa, su di-
reccin TA debe-
ra en un instant
dado cambiarse en
otra direccin que L
formara con la pri-
mera TA un ngu-
lo finito. Por tan-
to las partculas
* que se mueven en
Sel eje TF empeza-
ran a dejar esta
direccin, a lo me-
nos a una pequea
distancia: del vr-
Stice A, por ejemplo,
en P, y describiran Esquema del movimiento y
la curva FM, vi- equilibrio de un slido en un
niendo a tocar la fluido, de acuerdo a la hip-
superficie del s61i- tesis de D'Alambert.
do en el punto M;
a partir del cual
la curva coincidir
adaptndose exactamente a la superficie MDL
del cuerpo hasta un punto L del mismo, en que
las partculas dejaran esta superfiecie para ve-
S nir a alcanzar y tocar el eje TOA, en R. H]abr,
pues, delante y detrs del slido dos espacios FAM
Sy CLR en que el fluido est necesariamente en
estado de remanso o estancado; y lo mismo ocu-
rrir en el otro costado AEC. Sobre las curvas FM
y LR la velocidad result constant, si es finita;
o bien infinitamente pequea, si ella es variable.
Este caso es el que se verifica; pues de lo contra-
rio, chocara que mientras las partculas conteni-
das en el espacio FAM se detienen, las que estn
en la curva FAM, y que son el lmite de este es-
pacio tuvieran otra velocidad, distinta de la in-
S finitamente pequea, cosa inadmisible logicamen-
te, desde que n'ada se hace por saltos en la natu-
raleza, sino por grados insensibles.
He aqu aclarada la nocin de la superficie li-
bre precisada por D'Alambert, y que ha dado ori-
gen a numerosas investigaciones de hidrodin-
mica modern. En un principio no vea cmo po-
da explicar la teora, de modo satisfactorio, la
resistencia de los fluidos; sino por el contrario,
le pareca que tratada y profundizada con todo
rigor, dara en various, casos resistencia absoluta-
mente nula; hecho singular cuya aclaracin de
dos zonas simtricas de agua estancada, l deja-
ba a estudio de los gemetras, en su Opsculos
S Matemticos, de 1768.

326 -


El resultado de D'Almbert, toma dirersa for-
ma un siglo despus, en las investigaciones te-
ricas, sobre el movimiento de un pndulo, en un
medio fluido. En su Memoria acerca de los mo-
vimientos simultneo del pndulo y del aire cir-
cundante, Poisson (1781-1849) se ocup, en 1830,
de la reduccin al vaco de las oscilaciones, 'y
admitiendo que stas eran muy pgqueas, el flui-
do perfect ejercitndose sobre la superficie del
pndulo, debera existir un potential cintico o
irrotacional. As escribi la formula de la conti-
nuidad sobre el contorno, demostrando que el mo-
vimiento de un pndulo esfrico, es el del
pndulo simple, de longitud discreta, osci-
lando en un medio que oponv una re-
sistencia proporcional a la velocidad. Si una es-
fera pequea muy pesada oscila en el aire, pen-
diente de la extremidad de un hilo largo, el pe-
rodo de las oscilaciones que ella cumple, es el
mismo que verifica en el vaco el pndlo simple.
Este resultado de Poisson, est en relacin
estrecha con la paradoja de D'Alambert, pero es-
tudios ms recientes la completan definitivamen-
te.
Un slido de forma cualquiera se desplaza, con
movimiento uniform, en un flido perfect inde-
finido, libre de fuerza de masa, con impulso
regular y continue, irrotacional y acclico, se
extingue muy rpidamente en el infinito. Las
acciones dinmicas ejercidas por el lquido en
el slido admiten una resultante y un moment
resultante; la component de la primera en la
direccin del movimiento, es la resistencia direct
sufrida por el slido, mientras que las del mo-
mento resultando caracterizan las llamadas accio-
nes desviadoras.
En un trabajo de Lord Rayleigh, escrito en
1916, este resultado sobre el principio de D'Alam-
bert, fu completado y extendido; en virtud de
que en el mismo, la anulacin de las resultantes
del. sistema de las acciones dinmicas, aparecen
demostradas sin ninguna hiptesis sobre la natu-
raleza del flido, en tal de que sea perfect,
y salvo la supuesta condicin asinttica; resul-
tando que el tal principio subsiste tambin en el
caso de un slido que flota en un gas, cualquiera
que sea el movimiento de este ltimo.
Muchos esfuerzos se han llevado a cabo para
deducir que la influencia de la viscosidad es
nula; desde el punto de vista fsico y construc-
tivo, slo indican que tal propiedad se manifiesta
de moda' indirecto, distinto del supuesto y que
no es suficiente tener en cuenta slo la presencia
de los trminos correspondientes *en la homografa
de los esfuerzos.
La experiencia es la llamada a indicar cul
sea el mecanismo con que se manifiestan la visco-
sidad y la atraccin, demostrando la prdida de
los requisitos de regularidad, continuidad y per-
manencia del movimiento en una region a popa
del slido, llamada estela; que en contact con
el cuerpo, produce continuamente torbellinos, \par-
ticipando con aqulla en un movimiento general
de seguimiento del slido; si bien retrasndose
respecto a ste, hasta extinguirse poco a poco en
el liquido. La presencia de la estela, de movi-
miento distinto al inducido por el cuerpo, indica
que aqul es discontinuo, y que los torbellinos
aisl4dos que se encuentran en la mIsma con movi-
mientos propios, excluyen mantener la regularidad
y permanencia del mismo.
La estela, se la consider como una column
indefinida de flido, que se mueve en bloque










con el slido, estando separada de la masa global
del flido por una superficie a travs de la cual
la velocidad es discontinue.
La inmensa deuda que los desarrollos modernos
de la dinmica de los flidos debe a los trabajos
de D'Alambert, apenas si pueden ser estimados
por la mayora de los que se dedican a este campo
de la investigacin. Los problems fundamentals
del movimiento de los flidos, de la tuburlencia,
que hoy preocupan en aerodinmica y electro-
fsica, deben su concepcin a la intuicin de
nuestro autor; l fu el principal precursor y
a su habilidad mental se debe la produccin de
estos studios bsicos; indic mtodos de expe-
rimentacin de inters especial, tales como el
flido potential, la teora de los remolinos con
los plans de prueba, problems de comprensi-
bilidad, de inters prctico indudable.
Tales trabajos son origen, junto con la nocin
de flujo laminar, de los gases viscosos, en las
proximidades y en la superficie de los slidos.
Di soluciones para tipos especiales de flujo y
desarroll mtodos de aproximacin de casos ms
generals. Los resultados experimentales e ilus-
trativos de la teora no tenan realizacin para
la poca, pero ello no impide considerarlos como
la base del studio de los flidos en tubos y
canales, en la maniobra de los barcos, en el paso
de corriente en conductores cilndricos y slidos
de revolucin simtrica y asimtrica. En sus es-
critos estn latentes" muchas discusiones fsicas
hoy de exacta aplicacin en los tubos de ensayo
aerodinmico.
Durante un siglo las ideas e inducciones de
D'Alambert sobre la fsica de los fluidos, han
constituido algo as como la Biblia de los estu-
diosos; vino despus un tiempo en que se hizo
perceptible que el contenido haba crecido en tal
forma, que el libro tena que sufrir necesaria-
mente alteraciones profundas para responder .a
demands apremiantes modernas.
La historic de la teora hidrodinmica arranca
de perodos anteriores al studio de la corriente
elctrica, llevado a cabo en los comienzos del
siglo XVIII, y todo gu tratamiento constituy
una verdadera renovacin de la teora de esta
ltima, que adopt la forma hidrodinmica, siendo
escasamente necesario cambiar muchos trminos
en la fraseologa de la electricidad, como flido,
corriente, resistencia, tomados de la imagen hi-
drosttica. Ms modernamente, las necesidades
prcticas de la arquitectura naval y del vuelo
mecnico adquirieron tanto cuerpo en el cono-
cimiento experimental, que el viejo tratamiento
clsico dej de ser satisfactorio. Las condiciones
de la superficie de arrastre, los cambios crticos
en las esquemas del movimiento del flido y el
estado de turbulencia, hicieron desaparecer los
sencillos models que esbozara D'Alambert. Si
la fsica matemtica quera llenar su misin
Ssirviendo de gua en los dibujos experimentales,
era preciso reforzarla para salir de la vieja atms-
S fera y encarar las nuevas exigencias de la hidro-
dinmica.
La nueva discipline se manifest en una rica
variedad de formas, con frecuentes refereneias
a los hallazgos experimentales de la aerodinmica,
y muchos de sus anlisis tienden a exponer los
efectos detallados obtenidos en los tubos de expe-
riencias. En otros aspects, la teora adopt el
mtodo de los vectores y de las funciones de
variable compleja, dando as cabida a gran nmero
S de teoremas hidrodinmicos.


Las propiedades de la expansion de los gases,
de la formula de las presiones, de los torbellinos
y de la energa, asi como las ecuaciones dinmicas
que rigen sus cambios, recibieron tratamiento
adecuado en la representacin conforme del mo-
vimiento en un espacio de dos dimensions; ex-
tendindose despus el studio del tema a un
espacio tridimensional, con inclusion del caso del
vuelo del aeroplano en reeinco finito, implicando
un examen de la teora de los remolinos de cola,
que ofrece semejanza con las de las zonas de
remanso a popa del slido en un flido.
Vemos, pues, cmo en los escritos de D'Alambert
estn en germen las cuestiones referentes a las
ms avanzadas tcnicas modernas, con las dife-
renciAs que impone el tiempo, desde luego; y as
mientras la idea terica actual trata ampliamente
la cuestin particular de la estela que deja un
cuerpo en movimiento, gustando crear una aero-
dinmica nueva, las ideas de D'Alambert se es-
pecializaban en el mero studio de las oscilaciones
de una masa esfrica en un liquido.
Grande como fu la dosis de ingenuidad que
caracteriz las intuiciones de nuestro biografado,
result decisive la tarea que cumpli y funda-
mental el xito de sus ideas. Los hechos perma-
necen, y slo al future correspond realizar las
incursiones necesarias en el tratamiento del movi-
miento de la viscosidad para simplificar y supri-
mir las condiciones restrictivas del problema hidro-
dinmico.
D'Alambert edific, en el mismo, realmente bien
y con seguridad. El studio de la quilla de los
barcos y el movimiento de las palas de las hlices
de propulsion, suscitaron una series de problems
de importancia primordial, en relacin a la resis-
tencia del flido, a la velocidad en las proxi-
midades del slido y a los efectos de la compren-
sibilidad; y el hecho indubitable que se destaca
es que, en gran parte de las investigaciones actua-
les, se ve la profunda huella dejada por el talent
intuitivo de D'Alambert.
Su genio y su gusto lo empujaban hacia la critical
de la ciencia, combinando los ms atrevidos pun-
tos de vista filosficos con una profunda tcnica
y un sentido exquisito de la riqueza de los detalles:
anlisis veraz, riqueza de expresin, conocimiento
de la naturaleza, sentimiento del ideal. Siempre
inspira a D'Alembert la misma musa, en el estu-
dio de la ciencia como en la filosofa; el sentido
de la realidad. El vigor de su espritu y la origi-
nalidad de sus intenciones penetraban cuanta ma-
teria de conocimiento enfocaba su atencin. La
naturaleza se le apareca no slo como un inmensa
coleccin de tomos cuyas distintas combinaciones
en virtud del movimiento producan las cosas, la
vida, el color y dems propiedades que afectan
nuestros sentidos, sino como un inmenso foco de
actividad, de vida, de fuerza, de movimiento.
Su doctrine energtica la expone con un verbo
y un aparato de ciencia fisiolgica que asombran,
pues explica al mismo tiempo la vida moral e
intellectual, el pensamiento y la voluntad, la vida
sensible y animal, todo lo que constitute, en fin,
el contenido de la naturaleza.
En el fondo de su alma viva un solo senti-
miento, y un' mismo principio dominaba todas sus
teoras: el culto de la naturaleza y de la realidad;
con igual curiosidad escrutaba las profundidades
del mundo fsico que las del mundo moral, y
vea la realidad tan grande y tan bella que la
confunda con el ideal; llegando su bondad y su
entusiagmo a reconocer en estas dos cosas a Dios:

327









fuente de toda ley moral, de toda regla esttica,
de todo principio cientfico.
Lo que distingue eminentemente la vida de
D'Alambert, es- que estuvo regida siempre por
un pensamiento filosfico, para mostrar al espritu
human el alcance de su potencia; y al mismo
tiempo, analizando libremente cada ciencia, cada
doctrine, dar digno remate a la emancipacin del
pensamiento histrico tan brillantemente iniciado
por la revolucin cartesiana. Desde este punto
de vista hay que enfocar la atencin para juzgar
y comprender la parte filosfica con que nuestro
autor contribuy a la gran empresa de la Enci-
clopedia en el discurso preliminary y para apreciar
la til labor cientfica que llev a cabo.
D 'Alambert expuso a lo largo de toda su in-
mensa labor filosfica el origen de los primeros
conocimientos, de la sociedad, la nocin de lo
just y de l injusto, de las diversas ciencias
fsicas y matemticas y de las de imitacin (pintu-
ra, escultura, msica), proponiendo por ltimo una
division de las ciencias humans. Esta ltima fu
completada con la distincin del orden histrico
y rational de nuestros conocimientos, es decir,
el orden en el que las ciencias se dan en la
sociedad y aquel en que las mismas dependent
entire s; desde que, en razn misma de su pro-
greso continue y de su extension continue e inde-
finida, las ciencias se subdividen en otras varias.
Por lo que convena de un lado, dividir las


A' 'Y2~ P~Y 'kW~'~ flr'~~"~;' ~


ciencias segn los mtodos o procedimientos inte-
lectuales que son necesarios para constituirlas, y
de otro, subdividirlas segn su objeto.
D'Alambert escribi, adems, una infinidad de
trabajos sobre gramtica 'y literature; puso en
juego su influencia y relaciones en el mundo so-
cial y poltico para ganar protectores a la causa
de la Enciclopedia, cuya alma verdadera fu, con
Diderot. En su vida de escritor abord toda
clase de temas: hechos histricos y fabulosos, usos
antiguos y modernos, filosofa y supersticin, po-
ltica y gramtica. Redact todo lo referente a
artes mecnicas, iniciando as a las altas classes
sociales en los esfuerz,os, desdeados hasta en-
tonces y hoy glorificados, de esta potencia mo-
derna que se llama industrial. D'Alambert expuso
adems la idea sobre el proyecto de un diccio-
nario universal razonado de los conocimientos
humans, sobre su posibilidad, su destino, el orden
general de las. materias, el estilo, el mtodo, la
nomenclatura, los manuscritos, los autores y cen-
sores, los editors y la tipografa. Todo ello para
mostrar la revolucin inevitable de las ciencias,
de las artes y de la lengua, defendiendo la doc-
trina de la perfectibilidad del espritu human,
de la que el siglo XVIII hizo una religion.
He aqu, someramente expuesto, el conjunto
de las doctrinas filosficas y cientficas que
D'Alambert difundi en el cuerpo de sus grandes
obras, con pensamiento atrevido y fecundo.


POBLACION DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTE AMERICA


Al 19 de Abril de 1940, segn las cifras dadas por la Oficina de Censo de los Es-
tados Unidos de Norte Amrica, este pas tena una poblacin de 131.409.881 habitan-
tes. Hay en l, segn las cifras dadas, 92 ciudades que tienen ms de 100.000 habitantes
cada una. En ellas solamente habitan 37.837.296 personas; y 14 ciudades que tienen ms
de 500.000 habitantes. Son ellas:


Saint Louis con .
Boston con ......
Pittsburgh con ..
Wshington con
San Francisco con
Milwaukee con .
Buffalo con .....


813.748
769.520
665.384
663.153
629.553
589.558


habitantes New York con ...
Chicago con .....
Filadelfia con ...
Detroitt con .....
Los Angeles con .
Cleveland con ...


557.150 Baltimore con ...


7.380.259 habitantes
3.384.556
935.086
1.618.549
1.496.792
878.385
854.144


EL DESMERECER LA OBRA DE LOS DEMAS, EN LAS MIL FORMAS EN QUE LA
ESTULTICIA SUELE EMPLEAR ESTE RECURSO, ES GRABARSE A FUEGO SOBRE LA FRENTE,
MARCA DE INDELEBLE MEZQUINDAD DE ESPIRITU Y POBREZA MENTAL.
ANNIMO.


328 -










EL DESDEN DEL OFICIO

Por EUGENIO D'ORS





Voy a hablarte del herosmo en cualquier oficio y del herosmo en cualquier aprendi-
zaje.
Aquel hombre, hijo mo, que vino a verme esta maana, sabes, el de la cazadora color
de tierra, no es un hombre honest. A dulce, a fiado, a trabajador, a buen padre de fa-
milia pocos le ganan. Pero este hombre ejerce la profesin de caricaturista en un peri-
dico ilustrado.
Esto le da de que vivir. Esto le ocupa las horas de la jornada. Y sin embargo, l ha-
bla siempre con asco de su oficio y me dice: "Si yo pudiera ser pintor! Pero me es in-
dispensable dibujar esas tonteras para comer. No mires los muecos, chico, no los mi-
res!... Comercio puro... ". Quiere decir que l cumple nicamente por la ganancia y
que ha dejado que su espritu se vaya lejos de la labor que le ocupa las manos. Porque
l tiene su faena por vilsima.
Pero, dgote, hijo mo, que si la faena de mi amigo es tan vil, si sus dibujos pue-
den ser llamados tonteras, la razn est justamente en que l no meti all su espritu.
Cuando el espritu en ella reside no hay faena que no se vuelva noble y santa. Lo es la
del caricaturista como la del carpintero, y la del que recoge las basuras, y la del que lle-
va las fajas para repartir un peridico a los suscriftores. (o).
Hay una manera de dibujar caricaturas, de trabajar la madera, y tambin de limpiar
el estircol de las plazas o de escribir direcciones que revela que en la actividad se ha pues-
to amor, cuidado de perfeccin y armona y una chispa de fuego personal: eso que los
artists llaman estilo propio y que no hay obra ni obrilla humana en la que no pueda
florecer; es la manera de trabajar buena. La otra, la de menospreciar el oficio tenindo-
lo per vil, en lugar de redimirlo y secretamente trasformarlo, es mala e inmoral. El vi-
sitante de la cazadora color de tierra es, pues, un hombre inmoral porque no ama su
oficio. (oo).

(o) La es tambin, con ms razn, del empleado que en nuestra esfera administrative distribuye cartas o las clasi-
fica, o describe a mquina o rotula telegramas. N. de R.
(oo) Como lo es tambin el empleado que en los mundos de nuestra Reparticin vive renegando de las tareas que
debe ejecutar a diario, o procura eludirlas con can versaciones, inasistencias y los mil consabidos recursos de
quienes nunca ponen alma y espritu en el trabajo que realizan. No hay tarea tan prosaica o despreciable
que ella no se pueda realizar poniendo algo de la sana alegra que genera el trabajo. Los que rezongan lo
hacen, precisamente, porque la continue holganza de sus espritus seca el huerto de las internal satisfacciones
que slo florecen al calor del deber cumplido ms all de lo que exige el mismo deber. N. de R.





LA VOLUNTAD ABRE LA PUERTA A LAS CARRERAS BRILLANTES, EL TRABAJO
LAS FRANQUEA Y UNA VEZ LLEGADOS AL TERMINO DEL VIAJE, EL EXITO CORONA LA
OBRA.
ZOLA.


LAS DIMINUTAS CADENAS DE LOS HABITOS SON GENERALMENTE DEMASIADO
PEQUEAS PARA SENTIRLAS, HASTA QUE LLEGAN A SER DEMASIADO FUERTES PARA
ROMPERLAS.
JOHNSON.



LA IGNORANCIA ES ATREVIDA. SARMIENTO.

329


,Lk















esIVUDp 1,


IUS s~sLSiO


CUTANEAS


Por el Dr. FELIX .. GUGNOHE
Jefe de Servicio de Piel y Sifilis
del Servicio Mdico de Oorreos
y Telgrafos de la Nacin


patgenas ms co-
munes; la hallamos
marcadamente en el
Senegal, Congo y
Zanzibar.

En nuestro pas
el trmino "pique"
encuadra al parsi-
to y a la enferme-
dad no obstante que
el nombre ms bien
corresponde al in-
secto.
En parasitologa


(-






I


EL pique es una afeccin ocasionada por
un insect perfectamente individuali-
zado que habitat el norte de la Repblica Ar-
gentina. Proceso que tengo relative opor-
tunidad de observer en el consultorio de Der-
matosifilografa de Correos y Telgrafos de
la Nacin que est bajo mi cargo. Ello es
debido a que el personal encargado de Va-
gones Postales con destino al Norte Argen-
tino est obligado a un trabajo relativanente
rudo en zonas calurosas como son el Para-
guay, Corrientes, etc. y ms que todo el es-
tar junto a encomiendas que albergan el pa-
rsito, infectndose facilmente. Y como el
insecto lo ms a menudo no ocasiona moles-
tias en el estado general, concluye su acome-
tida, llevndolos ms tarde al consultorio
por el intenso dolor que. acusan al apoyar-
se o presionar la pobre parte enferma.
Habitualmente presentan los "enfermos
una pstula del tamao de una pequea len-
teja centrada por un punto negro, o menos
frecuentemente esta pstula est cubierta
de una costra hemtica obscura, que seme-
ja un abceso furunculoide.
Este process se produce con suma fre-
cuencia en todas las regions tropicales y
subtropicales de Amrica; extendindose des-
de Mjico hasta la Argentina- de los 309
de latitud N. hasta los 329 de latitud S. -
Es muy temido en el Brasil, Bolivia, Pe-
r, Paraguay y Mjico. En la Repblica Ar-
gentina lo encontramos preferentemente en
Misiones, Corrientes, Chaco y Tueumn. En
una barraca de cueros existente en la Boca
(Cap. Fed.) se han registrado casos en los
cuales, los cueros han sido portadores del
insecto. En Europa no existe. Al Africa fu
llevado en el ao 1872 por un barco proce-
dente del Brasil; a pesar que hay autores
como Bralit que piensan que del Africa ha
sido transportado hacia Amrica por los es-
clavos. All se le cuenta entire las afecciones


330 -


lo encontramos con la denominacin de sar-
copsylla penetrans.
En cada comarca o zona se le ha bauti-
zado con diferente nombre; as en el Per se
le llama igual que entire nosotros- pique o
tambin pico.
En el Brasil se le llama vicho cachorro,
migor, catecuba, tunga o ton.
En Mjico se le llama nigua, trmino
con que es ms conocido dentro de las de-
nominaciones dermatolgicas europeas.
En los E. U. de N. A. se le llama chego
o chigger.
En el Sudn se le denomina moukardam.
En Guaran se le llama tung (las dos l-
timas letras suenan muy suave); las he es-
crito tal cual la pronuncian.
El pique es ocasionado por un insecto
(dptero) denominado como ya hemos dicho
sarcopsylla penetrans (Linneo, 1758); te-
niendo adems varias sinonimias: Pulex pe-
netrans (Linneo, 1758); Rhynchoprion pe-
netrans (Oken, 1815); Dermatophilus pene-
trans, etc. (Fig. 1).
Pertenece a la familiar de los sarcopsili-
dos que son afanpteros (ver cuedra); carac-
terizados por tener una cabeza prominent
en forma de adarga- en ngulo agudo so-
bre la frente- la que utiliza para desgarrar
la piel.
Una sola especie de los sarcopsilidos pue-
de albergar el hombre: pertenece el gnero
sarcopsylla, que son, pulgas ms pequeas
que la comn (Pulex irritans). El sarcopsy-
lla macho mide un milmetro de largo, la
hembra es algo mayor (1,3 milmetros) el Pu-
lex irritans el macho mide de 2 a 2% mili-
metros y la hembra 3 a 4.
Tienen ojos (ocelas) pequeos, ubicados
en la parte anterior de la cabeza. Los maxi-
lares son apenas salientes, rudimentarios y
de forma cuadriltera.
El torax reducido, posee en la cara dor-


:










sal dos grandes escamas, que a primera vis-
ta parecen alas.
El abdomen grande y oval abarca las dos
terceras parties de la longitud del insecto.
Tiene 7 segments que desaparecen en la
hembra fecundada al dilatarse por los huevos.
Adems este abdomen present algunas mo-
dificaciones segn el
sexo; el macho por
ejemplo tiene en los
ltimos anillos dos
piezas que semejan
pinzas, que utiliza en

pula.
El color es rojo
amarillento, algo ms
obscuro hacia la ca-
beza; volvindose
blanco en las hembras
fecundadas.
Tanto los machos
como las hembras no
fecundadas andan en
libertad, viviendo en
ter r e n o s arenosos,
campos secos, yerba-
tales, montes, esta-
Figi
blos, caballerizas y
hasta a veces dentro
de las habitaciones,
como sucede en algu-
nas viviendas de ne-
gros de las Antillas, las que son habitualmen-
te mal higienizadas y carentes de pavimentos,
pululando en los rincones y rendijas. Despus
de lluvias abundantes desaparecen. Atacan
como la pulga comn a los animals mam-
feros y al hombre por excelencia para llenar-
se de sangre que es su alimento, desprendin-
dose enseguida. Una vez fecundada la hem-
bra procede de distinta forma: se lanza so-
bre la piel de algn mamfero, perfora con
su cabeza la epidermis yendo a albergarse
en el dermis; convirtindose as'en un para-
sitismo estacionario, utilizando de esta mane-
ra los tejidos como estufa eugentica (Bonnet)
El sarcopysilla hembra no ovula como se
ha comprobado fuera del huesped homeoter-
mo y tampoco si se le extrae durante la rea-
lizacin de esta funcin, quedando as inte-
rrumpida tan pronto se le separa de l.
El mecanismo de la introduccin del in-
secto es el siguiente: Primeramente introduce
la cabeza y torax tardando en esa maniobra
1 a 2 minutes; 5 a 10 minutes despus ya ha
atravesado el abdomen- a excepcin de los
2 3 ltimos segments que quedan fuera.


Debajo de la epidermis toma una posi-
cin caracterstica: la cabeza y las patas mi-
ran hacia las papilas drmicas, el abdomen
ocupar todo el tumor visible a formarse.
Hunde luego su trompa en un capilar
sanguneo de la zona papilar de la epider-
mis, alimentndose de sangre; llegando a ad-
quirir a los 4 a 7 das
el tamaio y color de
la fruta del muda-
go (1), de ah la ex-
presin Cubana bien
grfica: "come como
una 'nigua" cuando
se quiere expresar
que se alimenta exa-
geradamente (Fg. 2).
Los animals pre-
feridos por la hem-
f bra fecundada son:
perro, buey, mula, ga-
to, asno, cerdo, mono,
murcilago y aves.
El hombre es ata-
cado con much fre-
cuencia, sin distin-
cin de sexo, edad ni
raza.
El sarcopsylla es-
coge preferentemente
para introducir se
donde la piel es ms
fina: surcos subun-
gueales, espacios interdigitales, pulpejos de
los dedos, pliegues articulares (Fig. 3); pe-
ro por necesidad ataca las zonas de piel
gruesa: cara plantar de los pies, taln.
Hay oportunidades que se le halla en
otras regions, pero es menos frecuente: bor-
des del ano, escroto, pene, rodillas, codos, an-
tebrazos, brazos, manos y hasta en la cara.
A veces las hembras aprovechan para pe-
netrar el lugar donde un pique macho ha pi-
cado (esto hasta la fecha es tan slo teora,
pues no se ha podido comprobar an).


SINTOMAS

Al atravesar la piel provoca una come-
zn dolorosa. Es una sensacin particular,
que los habitantes de las zonas donde existe
ese insecto la reconocen inmediatamente: es
un prurito tan fuerte que se torna en sen-
sacin dolorosa. Es ese el moment ms indi-
cado para interrumpir su introduccin, los
indgenas lo consiguen muy facilmente con
una espina de cualquier vegetal, y nuestros
paisanos se valen de sus facones.

3311 4
^ .. ., .


ur









Si no es extrado, atravesar poco a po-
co los tegumentos; siendo digno de mencionar
que la comezn es mucho.ms intense por la
noche.
SHay oportunidades que a esta altura de
la infeccin se presentan sntomas generals
valorados por quebrantamiento, cefalas,
fiebre; sntomas que
revelan la intoleran-
S cia del huesped. Una
S vez acostumbrado el
organismo a la pre-
S sencia del insecto que-
dan reducidos sola-
mente a los trastor-
nos locales.
A media que el
tiempo pasa, el insec-
to va aumentando y
por consiguiente la
epidermis har relie-
ve; no siendo raro
que veamos una pro-
minencia del tamao
de una arveja, que
frecuentemente est
acompaada de tu-
mefaccin, simulando
un abceso superficial.
Simultneame n t e
con el aumento de ta-
mao, la comezn se
va'transformando en dolor que se convertir
en dolor agudo a la presin.
Si el animalito se deja, se formar pus.
Alrededor del dcimo da el sarcopsylla
abre la epidermis que lo recubre, expulsn-
dose voluntariamente, quedando una ulcera-
cin donde los grmenes sobreagregados pro-
ducen frecuentemente fenmenos inflamato-
rios, linfagitis o abcesos.
En otras oportunidades el abdomen del
sarcopsylla hembra se abre antes de ser ex-
pulsado, agregndose entonces al process in-
flamatorio la presencia del parsito. Los hue-
vos que pueden samar hasta ms de un cen-
tenar, en esas circunstancias son eliminados
junto con el pus.
En los sujetos dbiles, caquticos, etc. so-
brevienen a veces infecciones intensas de sar-
copsyllas, semejando la piel una verdadera
colmena, Bonnet cita un caso que presenta-
ba ms de 300 parsitos.


COMPLICACIONES

En los primeros das de la introduccin
del insect el rascado puede ocasionar ulce-

332-
'A y.A3bI .* > .^


r


raciones, segregando entonces un lquido cla-
ro y viscoso. Pudiendo sobrevenir erisipelas,
flemones, fistulas, arthritis, osteo periostitis,
esfacelos tendinosos, lesiones oseas de tipo
necrtico, septicemias con peligro de vida o
de la zona vecina a la parte infectada (ca-
da de falange o de dedo: mutilaciones.
El ttano es fre-
cuente en los enfer-
mos afectos de palu-
dismo, pues como lo
ha demostrado H. Vi-
cent, las sales de qui-
nina favorecen el de-
sarrollo del vacilo te-
tnico.
Se puede admitir
tambin que el sar-
copsylla puede ino-
cular el ttano laten-
te el que se conver-
tir recin en proce-
S so agudo una vez
aplicadas las sales de
quinina (Brmpt3.
Breva refiere el
caso de un fragile ca-
a 2 puchino de las Anti-
llas, que con fines ex-
perimentales se in-
fect con various sar-
copsyllas en la plant
del pie; pensaba as llevarlos al viejo
mundo, para mostrrselos a los estudio-
sos franceses. El valeroso fraile tuvo
la poca suerte de no poder llegar a Europa
con los insects de su piel, pues se le decla-
r una gangrena, siendo necesario amputarle
la pierna.
No debemos dejar de recorder que al que-
rer extraerlo, el parsito se puede romper,
quedando trozos, siendo esta una complica-
cin seria.

DIAGNOSTIC DIFERENCIAL

Habitualmente es fcil dado que su apa-
ricin lo hace en las regions donde existe
el sarcopsyllo. Adems los antecedentes, sitios
de lesin de la piel, etc. ayudan en el diag-
nstico. Pero hay circunstancias que se le
puede confundir con picaduras de insects
que hubiesen perdido all su aguijn, con una
espina de vegetal quedada en los tejidos o
con una misma forunculosa.
En caso de un aguijn o de una espina,
no vemos la fstula central, adems no se
percibe el tumor que vemos en el pique.
En las miasmas el tumor es mayor, lo ms
frecuentemente hay dos puntos obscuros




























Figura 3


grandes, rodeados de tejidos desprendidos;
en el lquido que fluye no se encuentran
huevos y adems la tumoracin es menos ten-
sa.

TRATAMIENTO

Ante todo como tratamiento sintomtico
debe atenuarse los fenmenos inflamatorios,
ya con compresas hmedas antispticas, ca-
lor o pomadas antiparasitarias.
No se debe olvidar de evitar las com-
plicaciones generals, debiendo recetarse sul-
famidas, antipigenas, aolan, etc.
El parsito debe extraerse lo ms pronto
possible; ya quirrgicamente ( por simple in-
cisin) o sin debridando con un alfiler los
tejidos alrededor de la extremidad posterior
del animal. Esa maniobra debe hacerse cau-
telosamente, para no desgarrar el sarcopsylla.
Una vez puesto el insecto al descubierto,
se extrae con una pinza. La cavidad se lava-
r bien con permanganato de potasio al 0.25
por mil, o sin se impregna con una torntula


Sde algodn empapada en
tintura de iodo o agua
oxigenada. La gente de
campo se pone ceniza

Los animals se los ex-
tirpan con los dientes.

PROFILAXIS

No se debe dormir so-
bre el suelo; si hace mu-
cho calor acostarse en ha-
maca paraguaya.
La ropa jams debe de-
positarse sobre el suelo.
No andar descalzo. Uti-
lizar zapatos o botas de
cuero y vestidos de tra-
ma fina.
Vivir lejos de establos, especialmente de
chiqueros, pus se ha comprobado que los
cerdos son los principles portadores del sar-
copsylla.
Limpiar bien las habitaciones, con fre-
cuencia los rincones; si es possible con subs-
tancias antispticas (acaroina, flit, etc.).
No olvidar que el calor y las sequas fa-
vorecen la propagacin de este insecto.
Sommerfield recomienda frotar los pies
con la siguiente pomada:
Jabn de xylol.. XV gotas
Vaselina........ 100 grs.
Quirs recomienda la siguiente- pomada:
Acido saliclico.. 2.50 grs.
Ictiol...... .. aa
Vaselina blanca 10 grs.

(1) El murdago es una plant parsita de algu-
nos rboles y arbustos a los que ocasiona much da-
o. Es de color verde. Tiene hojas persistentes,, oblon-
gadas, cuneiformes y verdes. Sus flores son verde-ama-
rillentas. El fruto es esfrico, blanco y del tamao de
un guisante. Vive en las ramas y tronco de los rb.les
no tropicales principalmente en los lamos, sauces, pe-
rales. manzanos, tilos, nogales, etc.


ENVIDIA E INCAPACIDAD

La impotencia de la incapacidad suele manifestarse por las vlvulas de la
envidia, que tiene mil formas de expresin; aunque la ms socorrida es el' negar
mritos al esfuerzo que no sabemos ni podemos igualar.

Las obras que creemos inferiores se anulan realizando otras de ms quilates
para que, en la comparacin, surja la verdadera inferioridad. Quien no hizo nunca
nada, carece de autoridad para juzgar lo que, otro hizo, aunque sea malo.

C. GALVN MORENO..
333

..... ,a









LA PROPAGANDA EN LAS BANDEROLAS


DE LAS MAQUINAS OBLITERADORAS


DEL CORREO ARGENTINO


POR WALTER B. L. BOSE





Hacia fines del siglo pasado, diversas na- en que se gi
ciones europeas adoptaron para el sellado de va, o de v
la correspondencia expedida por intermedio lnesas para
de sus administraciones postales, mquinas ces entire el]
obliteradoras de reciente invencin. Ms tar- La impres
de los Estados Unidos de Norteamrica tam- que cada so
bin infrodujeron ese procedimiento. el sell fech
Al principio slo se trataba de un sistema 2) La banderol
ms rpido de sellado de la correspondencia, un cilindro
su superficie
pero pronto comenzaron a incluirse en la ban- nada y las
derola lateral leyendas de diverse indole, prin- halla atraves
cipalmente de carcter postal. Luego esas le- otro cilindro
yendas fueron reemplazadas por otras de n- graba el no,
ao, siendo
dole conmemorativa e instructive para el p- de da, mes
blico. As naci uno de los medios ms intere- La bander
santes de propaganda de carcter official, y dos textos y
que permita dar a las noticias una mplia presin se e
difusin, por el extraordinario nmero de modo que el
continue a 1
destinatarios de los envos postales. Hoy
da se emplea oficialmente ste medio, en En la actualidad
todos los pases civilizados del mundo, pa- emplea unas 300 mqu
S ra difundir diverse clase de conocimientos diversos tipos, habin
entire el gran pblico, transcurso de los aos,
En la Repblica Argentina se adquirie- 500 banderolas difereni
ron las primeras mfquinas por el ao 1905, Las banderolas con1
siendo de origen sueco. Ms tarde se ampli slo rayas rectas u onc
su uso a las sucursales de la Capital Fede- alguna que otra letra
ral y a las jefaturas de los Distritos Posta- oficina selladora. Des
les del interior. En 1918 se adquirieron nu- entire las rayas de la
merosas mquinas de la "International Pos- leyenda: "ARGENTIN
tal Suply Co." de Broocklyn, Estados Uni- pli a la mayora de 1
dos de Norte Amrica, y en 1925 se compra- doras de ese tipo; uti
ron otros models elctricos en Alemania. mente.
Los diversos sistemas de estas mquinas Desde 1917, segn
obliteradoras se fundan esencialmente en se- mayo, la Direccin G
llar la correspondencia mediante un sello fe- Telgrafos autoriz a la
chador (generalmente circular) y una ban- a disponer la insercil
derola lateral (comunmente formada por ra- banderolas obliteradora
yas paralelas onduladas o rectas). da (salvo indicaciones
En la Argentina se emplean principal- fu: "LOS CARTER
mente las mquinas "Sistema Flier", pro- BRES". Al ao siguiel
cedencia norteamericana, en tres models, obtenido, se autoriz
movidos a mano, a pedal y elctricas. Poseen leyenda conmemorativa
dos tipos de banderolas: 1918Y/ CENTENARIC

S 334 -


1) La bandlero-
la chica, com-
puesta por un
cuio fechador,
y una bandero-r
la lateral. El
cuo fechador
es -una echapa
g r a b a d a',
con el nombre
de la oficina
y el ao corres-
pondiente, sien-
do mviles las
indicaciones de
da, mes y hora.
La banderola
lateral se com-
pone de un solo
cufi de acero,
raba la leyenda respecti-
arias lminas de acero,
anto, con que se imprimen
3las intercalndose a ve-
las la leyenda.
i6n se efecta de modo
bre slo recibe una vez
ador y la leyenda.
a grande, compuesta de
de acero que lleva en
externa la leyenda gra-
rayas. Este cilindro se
ado horizontalmente por
en cuyos extremos se
mbre de la oficina y el
mviles las indicaciones
y hora;
ola se compone pues de
dos fechadores. La im-
fecta en los sobres de
sellado forma una banda
o largo del mismo..
el Correo Argentino
inas obliteradoras, de
dose utilizado en el
desde 1905, ms de
;es.
tenan primitivamente
luladas, y desde 1917
caracterstica de la
de 1920 se intercal
banderola "chica" la
A", cuyo uso se am-
as mquinas oblitera-
lizndose an actual-

resolucin de 23 de
general de Correos y
Direccin de Correos
1 de leyendas en las
s. La primer leyen-
de servicio interno),
OS VENDEN TIM-
ite, en vista del xito
intercalar la primera
': "1818-5 de ABRIL
SDE LA BATA-









LLA DE MAIPU". A partir de entonces
el nmero de las leyendas se ha multiplica-
do, abarcando los temas ms diversos, cuya
nmina (si bien incomplete) la daremos a
continuacin.
Analizando los motivos que dieron lugar
a las leyendas vemos que abarcan muchos
asuntos, sin haber seguido un orden ni un


durch die
SchlesiShef


9294
> 23 e)


a PIENDYCURVAGATIOII IN


?C'JAMA E


Matasellos para fomento del turismo, de Alemania
y Jamaica


mtodo de distribucin determinado. Esto fu
debido a haberse mandado hacer las bandero-
las a media que las circunstancias lo exigan,
o bien cuando las autoridades o entidades par-
ticulares lo solicitaban a la Direccin Gene-
ral de Correos y Telgrafos.
La falta de un plan metdico, rest a ve-
ces unidad a la propaganda que por interme-
dio de las banderolas se efectuaba, si bien
en ciertas ocasiones se hicieron campaas
en pro de algn tema determinado: cen-
so industrial, censo escolar, lucha contra la
langosta, lucha antituberculosa, etc. ,etc. Sin
embargo otras veces no se conmemoraron al-
gunos hechos importantes (centenarios, con-
gresos, exposiciones etc,) que bien merecie-
ron sta clase de propaganda.
Las banderolas usadas en la capital fede-
ral se usaron luego en el interior, cuando su
texto era de inters general, confeccionndo-


se raras veces banderolas con texto especial
para determinadas localidades de las pro-
vincias o territories nacionales.
Este ltimo aspect es particularmente
interesante, pues en numerosos pases (EE.
UU. de N. Amrica, Alemania, Italia, Bel-
gica, Suiza, etc.), el Correo acostumbra a
dotar a cada ciudad o lugar de turismo con
banderolas especiales, cuyas leyendas se re-
fieren a hechos locales o de propaganda ofi-
cial del lugar.
Adems presentan en aquellos pases
adornos artsticos, cuyos sencillos 'dibujos
realzan la leyenda, llamando la atencin a
los destinatarios de los sobres, segn podr
verse de las ilustraciones adjuntas.
De ste modo la difusin cultural y la
propaganda que se hace por intermedio de
la banderola de las mquinas obliteradoras
adquiere mayor inters y un sentido ms
modern.
En cuanto a las leyendas que el Correo
Argentino ha mandado grabar, comprendie-
ron diversos temas, que hemos tratado de
agrupar en la nmina que damos a continua-
cin, y que hemos dividido en las secciones
siguientes:

1) Conmemoraciones.
2) Correos y Telgrafos, Ahorro Postal.
3) Ttulos, cdulas e impuestos diversos
4) Artes, Industrias y Comercio.
5) Agriculture.
6) Ganadera.
7) Medicinla e Higiene.
8) Instruccin Pblica.
9) Temas de ndole social.

Tratndose aqu slo de un studio rela-
tivo al contenido de las leyendas, hemos pres-
cindido de hacer un catlogo para filatelis-
tas, por lo que no se sigue el orden cronol-
gico, ni alfabtico ni se indica en que ciu-
dades, ni cuando fueron usados.

SECCION I. CONMIEMORACIONES

Comprende esta seccin todas aquellas bande-
rolas de carcter netamente conmemorativo y que
por su ndole no correspondent a otras secciones.


Paz


y


Amistad Internacional.


1) Celebrar tratados de paz y de trabajo,
es velar por el porvenir de los Estados
(1935).
2) Argentina y Brasil forman una unidad
econmica y spiritual.
3) Los pueblos Argentino y Brasileo estn
unidos por convenios de paz y de trabajo
(1935).
4) Argentinos y Uruguayos hermanos en su
origen, hermanos para siempre (1939).
5) El Tratado de Paz del Chaco hace honor
a toda Amrica (1938).

335









6) La Paz del Chaco es el triunfo del senti-
miento pacifista americano.
7) Triunfo del derecho es el Tratado de
Paz del Chaco.
8) La Paz del Chaeo traduce el sentimiento
fraternal de Amrica.

Aniversarios.

1) 25 de Mayo 1810, Revolucin iniciadora
de la Independencia' Argentina.
2) 1810 25 de Mayo 1927, Aniversario
del movimiento precursor de la Indepen-
dencia Argentina.
3) Proclamacin de la Independencia Argen-
tina, 1816 9 de Julio 1927.


FERNSPRE(HER
-SPART=
ZEITuwNDGELD


1


TFLEPHONIEPENt
NIMCH T

ZEIT VERLIERENI


Matasellos de propaganda de los servicios telefnicos y
radioelectricos, de Alemania y Suiza


Cincuentenarios.

1) 1 Abril 1878. La Argentina adopta las
sanciones del primer Congreso Postal
Universal.
2) 1-IV-1928. Cincuentenario de la Incor-
poracin de la Argentina a la Unin Postal
Universal.


FEB 2 P
1L4-15 S
1941
GO


UTICE Et CORREO


^AIRto


-Vp
FE
Z 1L4
z 19
'7


Primer matasello artstico empleado por el Correo
Argentino. (1941)

336


3) En la Presidencia de Avellaneda, la Nacin
Argentina se incorpora a la Unin Postal
Universal.
4) 1884 19 de Junio 1934. Cincuentenario
de la muerte de Juan Bautista Alberdi.
Centenarios.
1) 1818 5 de Abril 1918. Centenario de
la Batalla de Maip.
2) 1820 20 de Junio 1920. Centenario del
fallecimiento del General Belgrano.
3) 1821 17 de Junio 1921. Centenario
del fallecimiento del General Gemes.
4) 1826 1 de Julio 1926. Centenario de
la Organizacin Nacional del Correo.
5) Gloria a los combatientes de Ituzaing
(1827 1927).
6) Centenario de Concordia. Exposicin
Industrial (1932).
Monumentos.

1) Consagracin del patricio Bartolom Mitre,
8 de Julio de 1927.
2) 25 XI 1885. Muere Avellaneda. Con
el bolo popular la Capital tendr su monu-
mento. (1927).
3) Da 15 de setiembre colocarse piedra fun-
damental monument Avellaneda, costeado
bolo popular (1928).
4) Contribuya erigir monument homenaje
Chilenos y Argentinos, cados Alpatacal
(1928).
5) Contribuya colecta pro-monumento Juan
Bautista Alberdi, autorizado Ley 11.840.
(1935).
Vuelos transatlnticos.
1) Comandante Franco cubri va area,
10.120 kms. en 61 horas 44 minutes (1926).
2) Costes y Lebrix cubrieron 12.400 kilme-
tros en 72 horas, Raid Areo Pars Buenos
Aires (1927).
3) Tercer Viaje Experimental Condor Zep-
pelin (1931).
Congress, Exposiciones e Inauguraciones.
(Vanse los ttulos respectivos)

SECTION II. -CORREOS Y TELEGRAFOS,
AHORRO POSTAL

Congress Postales.
1) Primer Congreso Postal Panamericano.
Buenos Aires (1921).
2) XI Congreso Postal Universal. Buenos
Aires (1939).
Servicio Postal.
1) El Correo dispone de. medios de comuni-
cacin modernos y seguros. Utilice sus
servicios.
2) Colabore con la Direccin de Correos,
denuncindole fallas del servicio.
3) Repblica Argentina. El Correo mueve
1581 millones de piezas anuales (1926).
Tarifas postales.
1) Las tarifas postales para el Exterior son
uniforms sin relacin al pas de destino.
2) Desde -el 19 de Abril de 1934, regirn
nuevas tarifas para el Exterior. Infrmese
en el Correo.










Franqueo.
1) Los carteros venden timbres (1917).
2) Los carteros venden estampillas de correos.
3) El sistema de Franqueo Pagado hace
innecesario el uso de estampillas (1935).
4) Porte pago.
5) Porte pagado.
6) Franqueo Pagado.
7) $..... a cobrar.


1S40


mL LIBE-PTADOP-2

1APTI GAe
LeGv$ o EL-raIYNFO PE LA
OM ~, e( EL W B.WO t-PLATA,


Impresos diferidos.
1) Utilice para su propaganda el nuevo
servicio de impresos diferidos a tarifa
reducida (1934).
2) Ahorre dinero remitiendo sus circulares,
volantes, etc. con nueva tarifa de "Impre-
sos diferidos".
Respuestas Postales Pagadas.
1) Utilice el servicio de respuestas postales
pagadas (1939).
Encomiendas postales
1) Deposite su encomienda con derecho a
domicilio.
2) Las encomiendas no se distribuyen los
domingos, procure que la suya no llegue
ese da.
3) Embale bien sus encomiendas para evitar
deterioros.
4). No' reclame por deterioro, antes embale
bien sus encomiendas.
5) Utilice para sus encomiendas embalajes
consistentes y evitar que se deterioren.
6) La encomienda postal contrarreembolso,
asegura al comerciante cobrar sus mer-
caderas.


Goethe-
Jahr
1932
Franrfur aro Mai


19


Matasellos conmemorativos de los BE. UU. de N. Amrica,
Uruguay y Alemania


Direccin de las cartas.
1) No omita en la direccin el nombre de
la calle y el nmero de la casa (1921).
2) Consigne con claridad la direccin de
sus envos postales.
3) Al dirigir sus envos, indique el ferro-
carril.
4) Pguese la estampilla arriba a la dere-
cha (1920).
5) Coloque la estampilla en el ngulo superior
derecho del sobre.
6) Pegue la estampilla en el ngulo superior
derecho del sobre y su carta circular ms
rpidamente.
Certificados.
1) Certificar su correspondencia significa
seguridad.
2) Certificar su correspondencia significa
seguridad y control.
3) No es necesario lacrar las piezas certifi-
cadas, basta cerrarlas bien.
Expresos.
1) Su correspondencia urgente, remtala por
expreso.
Aviso de recepcin.
1) Expida sus cartas de control con aviso de
recepcin.
2) Si desea recibo de entrega de un envo
postal, remtalo certificado con "A. R.".


Pequeos Paquetes.


1)

2)

3)

4)

5)

6)

Envos
1)
2)
3)


El 19 de Noviembre inciase servicio postal
"Pequeos Paquetes" (1935).
Un "pequeo paquete" simple paga $ 0,30
y certificado $ 0,45.
El nuevo servicio postal de "Pequeos
Paquetes" es prctico y econmico.
Le conviene hacer sus envos por "Pe-
queo Paquete" ordinario o certificado.
Puede remitir objetos diversos por "Pe-
queos Paquetes".
Hasta un kilo de peso puede remitir obje-
tos diversos por "Pequeo Paquete".
atrasados.
Tren atrasado.
Vapor atrasado.
Avin atrasado.


1) Gire al exterior por intermedio del Correo.
2) Gire al exterior por va area.
Valores al cobro.
1) Utilice el servicio de valores al cobro
(1935).
2) Para cobrar sus cuentas, utilice el servicio
de valores al cobro.
Valores declarados.
1) El Correo no se responsabiliza por la pr-
dida de cartas simples con dinero.
2) No incluya dinero en la correspondencia,
remtala por giro postal o valor declarado.
3) La remisin de dinero por Correo slo es
permitida por giro o valor declarado.
4) No incluya dinero en sus cartas, use el
servicio de valores declarados o giros.
Casilla de Correos.
1) Abnese a una casilla de correos y tendr
un servicio cmodo y seguro.
2) Alquile una casilla de correos y tendr
un servicio cmodo, seguro y preferente.
3) La casilla de correos asegura un servicio
rpido y cmodo.

337











4)

5)

6)


Cambio


Comodidad, rapidez, seguridad. Abnese
a casilla de correos.
Haga dirigir su correspondencia a casilla
de correos.
Haga dirigir su correspondencia a la ca-
silla y acelerar su recepcin.

de domicilio.
Registre su cambio de domicilio y su
correspondencia no ser demorada.
Si registra su cambio de domicilio, su
correspondencia no ser demorada, ni de-
vuelta.


ABReP
(-PM


SFEP. ARGENTINA:
40.778 IOLOMETROS DE
VIAS FERREAS




ELAHORRO NO ES AVARICIA
ES PREVISION
CAJA DE AHORRO POSTAL


Matasellos argentinos, tipo chico, primera poca


Telgrafos.

1) El Telgrafo Nacional acepta telegramas
al exterior.
2) Para telegrafiar al exterior utilice el Tel-
grafo Nacional.
3) Cartas telegramas se entregan con rapidez,
cuestan $ 2 cada cien palabras (1935).
4) Dicte sus telegramas por telfono y solicite
recibirlos en igual forma. Telgrafo de la
Nacin.
5) El telegrama de lujo aporta fondos contra
la tuberculosis.

Mensajeros postales.
1) Utilice el servicio de mensajeros postales
(1923).

Correo Neumtico.
1) Inauguracin del servicio neumtico. Abril
13 de 1934.

Correo Areo.

1) Va Area.
2) Servicio Postal Areo Buenos Aires Mon-
tevideo. (1924).
3) Utilice el servicio postal areo con Monte-
video. (1924).

338 -


4) 12 Octubre. Inauguracin linea area pos-
tal, va Pacfico, Buenos Aires- Nueva
York. (1928).
5) El Correo Areo lleva en 8 das su corres-
pondencia a Europa o Norteamrica. (1931).
6) Contribuya al desarrollo de la aviacin pos-
tal argentina.
7) Las comunicaciones areas contribuyen a la
prosperidad econmica de las zonas que atra-
viesan. (1931).
8) Utilice el'Correo Areo. (1941).

Edificios.
1) 30 septiembre 1928. Inauguracin Palacio
de Correos y Telgrafos. Buenos Aires. Re-
pblica Argentina.

Ahorro Postal.
1) 31 de Octubre. Celebre el da del ahorro.
Haga depsito. Caja Nacional. (1928).
(2) El ahorro postal est garantizado por la
Nacin. (1922).
3) El ahorro postal es inembargable.
4) Ahorro y carcter se complementan.
5) El ahorro no es avaricie, es previsin.
6) Ensee el ahorro a sus hijos y los har fe-
lices.
7) El ahorro slo exije un esfuerzo al comen-
menzar.
8) Quien ahorra no yerra.
9) Un peso ahorrado es un peso ganado.
10) No pongas tus ahorros en un tarro.
11) El ahorro suprime las diferencias sociales.
12) Pueblo que ahorra es pueblo fuerte.



SECTION III. TITULOS, CEDULAS
E IMPUESTOS DIVERSOS

Ttulos.
1) Repblica Argentina. Achetez des titres
du gouvernement argentin. (ensayo).
2) Repblica Argentina. Compre ttulos del
Gobierno Argentino.
3) Repblica Argentina. Invierta sus capitals
en la Argentina.

Emprstito Patritico.
1) Todos los habitantes recibirn los beneficios
del Emprstito Patritico. Subscrbase Vd.
(1931).
2) La Repblica responded por lo que Vd., in-
vierta en el Emprstito Patritico. Subs-
cribase.
3) La Patria es quien lo llama: subscrbase al
Emprstito Patritico enseguida.
4) Dinero ahorrado y buen inters significa
el Emprstito Patritico. Subscrbase Vd.

Cdulas Hipotecarias.
1) Si pide el rescate de las cdulas hipotecarias
por dinero, resta recursos al plan de recons-
truccin econmica national. (1933).
2) Contribuya a la reconstruccin' econmica
national, canjeando las cdulas hipotecarias
viejas por nuevas.
3) Las cdulas hipotecarias dan 5 % de inte-
rs, y estn exentas de todo impuesto actual
y future.


rrr"^"~~-'~:o










Impui a Inrsos. -

1) ~Tor Contribuyente, p6ngase al da con
'l impuesto a las transacciones.
21 Hasta Agosto 15 cbrase sin multa el ia-
puesto a las transacciones. (1932).
3) Septiembre 10 vence plazo de pago rditos
mobiliarios y trabajo personal. (1932).
4) Pague sin multa sus impuestos municipales
atrasados. (1932).
5) Gane dinero, pague sin multa sus impuestos
municipales.


ducen 250 millones de pesos oro al ao
(1926).
Automviles.
1) Concurra al XIII Saln del Automvil
(1931).
Products Argentinos.
1) Prefiera siempre los products de la Indus-
tria Argentina.
2) Ayuda al obrero del pas, consumiendo pro-
ductos argentinos (1935).
3) La ocupacin obrera aumenta con el fo-
mento industrial.


nO HAGA TRANSITAR NO HA6A TRANSITAR -
GANADO ENFERMO GANADOENFERMO
ABR 9
tATLGOICIASANfITfARIA- H 9 ALEYDEPOLICIA5ANITARIA\
LO PROtlBE 93 LO PROHIBE -


COOPERE COOPER
ALA T A LA

CRUZADA CONTRA lA U CiZADA CONTRA LA
TUBERCULOSIS C NI TUBERCULOSIS


Matasellos argentinos, tipo grande, primer poca


SECTION IV.-ARTES, INDUSTRIAL
Y COMERCIO

Artes.
1) Visite el XXV Saln Nacional de Bellas
Artes. Posadas 1725. 25 de septiembre a
octubre 21 (1935).

Comercio.

1) Repblica Argentina. Su comercio exterior
asciende a 1.840 millones de pesos oro al
afo (1926).
2) Repblica Argentina. Su exportacin elva-
se a 1.011 millones oro. (1927).

Marina Mercante.

1) Da del Mar. Liga Naval Argentina fo-
menta una marina mercante.

Perrocarriles.

1) Repblica Argentina: 40.778 kilmetros de
vas frreas. (1926).
2) Repblica Argentina: Sus ferrocarriles pro-


10) Centenario de


Exposiciones y Ferias In-
dustriales.
1) Exposicin Comunal
Artes Industria le s
1924.
2) Exposicin Comunal
de Artes Industriales
1925.
3) Concurra a la Exposi-
cin Comunal en la
Rural. (1939/40).
4) Exposicin de la In-
dustrial Argenti n a,
Buenos Aires (1924).
5) Visite la Exposicin
de la Industria Ar-
gentina. (1933/34), en
Palermo, Buenos Ai-
res.
6) Da de la Industria
Argentina, 2 de se-
tiembre (1940).
7) Feria Internacional
de Miln. Semana Ar-
gentina. 25/31, Mayo
(1926).
8) Exposicin Transoca-
nica Argetina. Expo-
sitores, Turismo. Ma-
yo Diciembre (1934).
9) Exps. International.
Rosario (1928).
Concordia. Exposicin In-


dustrial. (1932).
11) Concurra a la Muestra y Feria Nacional,
como expositor o visitante. Sociedad Ru-
ral Palermo. (1933).
12) Concurra con optimism a la Muestra y Fe-
ria Nacional de Palermo. Exhiba y venda
lo que produzca. (1933).
13) Visite la Exposicin del Chaco en Palermo.
Noviembre a Marzo. (1940/41).
Censo industrial.
1) Censo Industrial 1935. Colabore a su le-
vantamiento.
2) Cenaa-4ndustrial 1935. Es obra patritica
contribuir a su realizacin.
3) Interesa a todos conocer los resultados del
Censo Industrial (1935).
4) El Censo Industrial demostrar la potencia
econmica del pas.
Yacimientos Petrolferos Fiscales.
1) Hallazgo del petrleo: 1907 13 .de Di-
ciembre 1932. Visite la Exposicin de
Y.P.F. en la Rural,
2) Exposicin de la Industria Petrolfera Fis-
cal, desde el 13 de diciembre en la Soc.
Rural Palermo.


- 339










3) Visite la Exposicin de la Industria Pe-
trolera Fiscal, en el local de la Soc. Ru-
ral Palermo.
4) Y.P.F. tiene 25 aos. Vea su importancia
en la Exposicin que se realize en la Rural.
5) Y.P.F. da cuenta de su importancia al pue-
blo. Visite su exposicin en la Soc. Rural.
6) Y.P.F. que es del pueblo, se muestra al pue-
blo. Visite su exposicin en la Rural Pa-
lermo.
7) Y.P.F.' beneficia al pueblo argentino, por-
que es del pueblo argentino.
8) La nafta Y.P.F. es del pueblo argentino.
Compre lo suyo y se beneficiary dos veces.


JUL 21
1 9 *
'92s


R DEPOSIT SU
.ENCOMIENDA
CON DERECHO
A DOMICILIO


fMAY N6
\2O "':


MAR DEL P \
" GRAN BALNE RI A


Matasellos argentinos, tipo chico, segunda poca



9) Y.P.F. impuso el precio bajo de la nafta.
Use nafta Y.P.F.
10) En el pas ms de 100.000 automvilistas
usan nafta Y.P.F. 100 % argentina.
11) Kersene Y.P.F. sin impuezas. Su calor
invariable.
12) Y.P.F. Da del Petrleo Argentino. 13 de
diciembre (1907-1939).

SECTION V. AGRICULTURE

Cultivo de la tierra.
1) R. A. Facilita tierra al que quiere cultivar-
la (ensayo).
2) Repblica Argentina cultiva 24.000.000 hec-
treas (1926).

340 -


3) Oiga la voz del Ministro de Agricultura
a las 17 horas. por Radio L. S. 1. (1932).
4) El caballo es el motor de trabajo ms per-
fecto y econmico del hombre de campo.
Flores.
1) Visite la Exposicin Floral (de la Sociedad
Argentina de Horticultura.
Frutas.
1) Por su exquisito sabor y perfume, la fruta
argentina es el mejor manjar. Prubela.
(1935).
2) Cuide su salud comiendo fruta de Mendo-
za. (1934).
3) La fruta de Ro Negro conserve su salud.
(1934).
Arboles.
1) Da del Arbol.
2) Plantad rboles.
3) Plantar rboles es mejorar el suelo nacio-
nal.
4) Proteged al rbol.
5) Donde el rbol predomina hay salud y ri-
queza.
Algodn.
1) Siembre algodn en el Norte Argentino.
Maz.
1) Repblica Argentina export 4 millones de
toneladas de maz al ano. (1926).
Trigo.
1) Repblica Argentina. Sus trigos son de al-
ta calidad. (1926).
2) Repblica Argentina. Export 4.384.198 to-
neladas de trigo.
3) El agricultor que emplea semilla de pedi-
gree, se enriquece.
4) Una hectrea sembrada con semilla de tri-
go de pedigree produce 20 quintales.
5) Chacareros: sembrad trigo con semilla de
pedigree.
Granos.
1) La buena calidad de los granos aumenta
la riqueza colectiva. Com. Nac. de Granos.
2) Los granos representan el 60 % de las ex-
portaciones argentinas.
3) Los agricultores deben enviar muestras de
su cosecha a la Com. Nac. de Granos.
4) Agricultores, enve muestras de su cose-
cha a la Comisin Nac. de Granos.
Defense Sanitaria.
1) Semana de defense sanitaria de la produc-
cin vegetal. Combata las plagas. (1939).
2) Semana de defense sanitaria de la produc-
cin vegetal. Cure sus plants. (1939).
Lucha contra la langosta.
1) A las armas en la lucha contra la lan-
gosta. (1933).
2) La langosta trabaja en cooperative; haga
Vd., lo mismo.
3) Acuda a la gran movilizacin contra la lan-
gosta.
4) Compre barreras, el Banco de la Nacin
le dar el dinero.

SECCION VI. GANADERIA

Calidad y raza del ganado.
1) La buena calidad en los ganados es sn-
toma de bienestar econmico.
2) Mejorando la calidad de las haciendas se
contribute al engrandecimiento del pas.


-7
1826-19 DE J61
CENTENA
ORGANIZACI-0_ AL~t AL
DEL CORRE










3) Refine su campo si quiere mejorar su ga-
nado; "media raza se hace por la boca".
4) Seleccionando los reproductores se obten-
dr superior calidad.
5) Utilizando buenos reproductores obtendr
mejor provecho.
6) No use reproductores de origen desconoci-
do o de razas que no se adapten a la
region.
?) Un mal toro echa a perder el mejor plan-
tel, "rodeo" o "tambo".


a buena calidad de
's granos aumen- 10- I
a la riqueza colec. i8
va Com,NaGramnosd N






RE AL EXTERIOR i~6U
)R VIA AREA .
i41


Estado sanitario del ganado.

1) El comercio de exportacin de carnes se
afirma en la sanidad pecuaria. (1936).
2) No haga transitar ganado enfermo, la ley
de polica sanitaria lo prohibe.
3) La leche cruda es un gran alimento, pero
debe provenir de vacas sanas.
4) La tuberculosis del ganado es transmisible
al hombre. Haga profilaxis.
5) Si la procreacin de su ganado disminuye,
haga investigar su estado sanitario.

Carbunclo.


1) Si su campo est
infectado de car-
bunclo, vacune
anualmente en pri-
mavera. (1936).
2) Entierre profunda-
mente o queme los
cadveres carbun-
closos. Es peligroso
cuerear.
Garrapata.

1) Combata la garra-
pata, baando cada
quince das. (1936).
2) Combatiendo la ga-
rrapata obtendr
'mejor care, mis
leche y valorizar
el cuero.
3) Bae sus bovinos
con garrapatieidas
aprobados, y no en-
fermarn de triste-
za.
4) Veinte segundos es
el ti mpo mnimo
para que el bao
garrapaticida sea
eficaz.


La buena calidJd de
los granos aumen- i? 10-1
ta la riqueza colec. 19
tiva.Com.NacGrano.: 'BN


GIRE AL EXTERIOR 6L 6\R
POR VIA AEREA I194 POR VI
14-15 POA VI


Matasellos argentinos, tipo grande, segunda poca


8) Repblica Argentina, pose 35 millones de
vacunos. (1926).

Lana.
1) Repblica Argentina export 110.000 to-
neladas de lana al ao.
2) Ate los vellones en cruz, con hilo de pa-
pel; nunca con hilo de esparto o camo.
3) No permit que el esquilador "repase"
sus lanares.
4) Enciere sus animals para esquilar la tar-
de anterior y deje una "punta" bajo te-
cho.

Manteca.
1) Consuma manteca, ganar salud.

Cueros.
1) Repblica Argentina export 188.000 tone-
]adas de cuero por ao. (1926).
2) Valoricemos nuestros cueros vacunos, dis-
minuyendo el tamao de las marcas. 1936).

Carne.
1) Repblica Argentina export 950 millones
de kgs., de carne al ao. (1926).
2) Repblica Argentina. Sus carnes son de alta
calidad.


Sarna.
1) Elimine la sarna de las ovejas por medio
de cuatro baos sucesivos. (1936).

SECTION VII. MEDICINE E HIGIENE

Hospitales.
1) Ayude a levantar el Hospital para pobres
de Nueva Pompeya. (1940).

Maternidad.
1) Semana de maternidad e infancia. Biotipo-
loga, Eugenesia y Medicina Soc. (1936).
Cruz Roja.
1) Cruz Roja Argentina. Semana de Mayo.
(1924).
2) Cruz Roja Argentina. Conscripcin de
socios. (1924).

Lucha contra la Tuberculosis.
1) 59 Congreso Panamericano de la Tubercu-
losis, 13-17 de octubre de (1940).
2) Coopere en la cruzada contra la tubercu-
losis. (1935).
3) Utilice las estampillas del Instituto Penna.
4) Compre timbres de Navidad para combatir
la tuberculosis.


- 341


~u~u. ~ ~ .I. .c ..-. .. .a~--- .6ASi~'- 1wi~l~urU* LLr$f


RE SU CAMBIO TA REGISTRY SU CAMBIO
MICILIO Y SU ~i 2 DE DOMICILIO y SU
ESPONDENCIA CORRESPONDENCIA
RA DEMORADA NO SERA DEMORADA









5) Contribuya a combatir la tuberculosis, com-
prando estampillas de Navidad.
6) Desconfe de la tos. C. I.' T. Ley 12.098.
(1939).
7) Tosa cubrindose la boca. (Idem).
8) Escupir en el suelo es sembrar microbios.
(Idem.).
9) Control peridicamente su peso. (Idem.).
10) La salud es un deber patritico. (Idem.).
11) La salud es un deber social. (Idem).
12) Habitese al aire libre. (Idem.).
13) Salga al campo los domingos. (Idem.).
14) Beba agua filtrada o hervida. (Idem.).
15) Mastique suficientemente los alimentqs.
(Idem.).
16) Duerma por lo menos ocho horas. (Idem.).
17) Ventile bien su dormitorio. (Idem.).
18) Mantenga siempre una ventana abierta.
(Idem.).
19) Higiencese las manos a menudo. (Idem.).
Lucha contra el Cncer.
1) El Cncer es curable, atendido a tiempo.
Lucha contra la Difteria.
1) Salve sus hijos de la difteria. La Asisten-
tencia Pblica vacuna gratis. (1931).
Lucha contra la Viruela.
1) Vacnese contra la viruela, se lo aconseja
el Departamento Nacional de Higiene.
Lucha contra la Lepra.


-Lucha
1)

2)

3)


Apoyad la obra del Patronato de Lepro-
sos. (1938).
Apoye al Patronato de Leprosos.
contra la Peste Bubnica y las ratas.
Mate las ratas y evitar el contagio de la
peste bubnica. (1931).
Mate las ratas, destruyen su propiedad y
son enemigas de su salud.
Colabore con la Asistencia Pblica en la
lucha contra las ratas.


Lucha contra las moscas.
1) Mate las moscas, se lo pide el Club de
Madres. (1930).

SECTION VIII. INSTRUCTION PUBLIC

1) La instruccin crea la grandeza de las na-
ciones.
2) El analffetismo es una lacra social. Ins-
tryase.
3) Repblica Argentina. Funcionan 10.000 es-
cuelas. (1926).
4) Repblica Argentina. Invierte 81 millones
de pesos oro por ao en instruccin pblica.
5) La Casa para los Maestros coloca su piedra
fundamental. 29 diciembre 1926.
Censo escolar.
1) Por patriotism Vd., debe cooperar en el
Censo Escolar a levantarse el 31 de Mar-
zo de (1931).
2) Por patriotism Vd., debe cooperar en el
Censo Escolar a levantarse el 30 de Abril
de (1931).
3) El pas investiga el 30 de Abril cuntos ni-
os no reciben instruccin.
4) El Censo Escolar Nacional se celebrar el
30 de Abril Coopere en l.
5) Por patriotism cooper en el Censo Es-
colar a levantarse el 30 de Abril en todo
el pas, except territories Sud. Andes y
Prov. Bueaos Aires.


6)

7)

8)


9)

10)

Libros.
1)


Ayude Vd., a levantar el Censo Escolar el
30 de Abril.
bCuntos nios analfabetos hay en el pas?
El Censo Escolar lo dir.
Saber cuantos nios analfabetos hay en el
pas, es saber el rubro ms important del
patrimonio de la Nacin.
El Censo Escolar nos dir donde deben
crearse las escuelas.
Colabore en el Censo Escolar de Territo'
rios. (1940).

La Exposicin Nacional del Libro que se
realize en el Teatro Cervantes es obra de
cultural y patriotism.


Bibliotecas Populares.
1) Las bibliotecas populares continan la obra
de la Escuela primaria. (1935).
2) Lea o estudie en la biblioteca popular de
su localidad.
3) Ayude a la biblioteca popular de su loca-
lidad. Frecuntela.
4) Lea en su casa libros prestados por la bi-
blioteca popular.
5) Concurra a una de las 1500 bibliotecas po-
pulares del pas.

SECTION IX TEMAS DE INDOLE SOCIAL

Cooperacin social.
1) Da de la cooperacin. La cooperacin es
la ayuda mtua para fines de bien general.
Poblacin y viviendas.
1) Contribuya al xito del Censo de Pobla-
cin de la Ciudad de Buenos Aires. (1936).
2) Congress de la Vivienda Popular. El ho-
gar feliz cra la paz. (1939).
Inmigracin.
1) Repblica Argentina. Pas preferido por la
inmigracin. (1926).
2) Repblica Argentina. Su moneda es sana.
3) Repblica Argentina. Ofrece generosa re-
tribucin al trabajo.
4) Repblica Argentina. Sus leyes acuerdan
las mismas garantas al extranjero que al
nativo.
Turismo.
1) El turismo es una expresin de cultural su-
perior. Touring Club Argentino.
2) El turismo es fuente de riqueza. Touring
Club Argentino.
3) Repblica Argentina. Pose todos los cli-
mas.
4) Visite Crdoba y sus Sierras.
5) Primera quincena official de turismo.
Crdoba. (1931).
6) Mar del Plata. Gran Balneario Argentino.
(1928).
Deportes.
1) Es obra patritica auspiciar el desarrollo
del deported. (1928).
2) Torneo Hpico Internacional. Buenos Aires.
Noviembre 25, 26 30, Diciembre 2 y 3.
(1939).
Servicio Militar,
1) Enrlese antes del 19 de Junio. (1927).
Aviacin.
1) Colabore en la formacin de 5.000 pilots
argentinos. (1940).


342-





.1'rrrqsi~mFa*


UNA DE LAS FORMAS COMO RIVADAVIA

UTILIZABA AL CORREO


LA funcin del
Correo ac-
tual manipulan- EL CORREO DE
do centenares de ELEMENTO DE
millones de pie- GUBERN
zas de correspon-
dencia, al mismo POR C. GAL
tiempo que eje-
c u t a mltiples
servicios fines,
no deja suponer siquiera, aspects fun-
damenta'les de nuestro Correo de otros
tiempos, que trataremos de reflejar con
la curiosa documentacin inserta en este
trabajo.
En las pginas de la REVISTA DE
CORREOS Y TELEGRAFOS se han pu-
blicado diversas sntesis histricas ten-
dientes a reflejar la evolucin del correo
en el mundo y a travs de 'los tiempos.
En ellas el lector asiduo habr encontra-
do una caracterstica propia del servi-
cio de correos cuando recin empieza a
ser un rgano del Estado, particularmen-
te en Francia.
Esa caracterstica es servir de medio
de informacin, casi de espionaje, res-
pecto a las actividades de los adversa-
rios politicos y los que no lo eran, radi-
cados a largas distancias de las sedes del
gobierno central.
Tal aconteca en Europa a principios
del siglo XVIII.
Cien aos ms tarde, nuestro pas que
acababa de despertar del quieto sueo
de 'la vida colonial, buceaba en los ho-
rizontes del porvenir por los speros ca-
minos de la libertad. Llevaba apenas
diecisis aos de vida independiente, pe-
ro ya tena acumulada una gran expe-
riencia heclha en la escuela de los peligros
y la anarqua.
Haba pregustado los entusiasmos em-
briagantes del ao diez y los sueos de
grandeza y progress que le hiciera en-


A

V/


trever Mariano
Moreno, como
)TROS TIEMPOS Secretario de la
INFORMATION Primera Junta de
MENTAL Gobierno y Ber-
nardino Rivada-
\N MORENO via ,del Primer
Triunvirato.
Se haban vi-
vido las horas de
ensueo en que la Asamblea del ao XIII
proclamara al mundo sublime progra-
mas de gobierno. Tras ello, haba sabo-
reado el placer del triunfo en gloriosos
campos de batalla, las desazones de tre-
mendas derrotas y las desesperanzas de
la anarqua que se enseore del ao
veinte. Un piloto de mano firme, Don
Bernardino Rivadavia, en su carcter de
ministry del General Martn Rodrguez,
habale hecho conocer el valor del orden
y la cultural como elements de gobierno,
abrindole horizontes de mirajes infinitos,
pese a las fuerzas disgregantes que no
entienden nada de esas cosas.
El mismo Rivadavia, como primer pre-
sidente argentino, manejaba alhora el ti-
mn de la nave en lucha desesperada
contra escollos de toda ndole. No eran,
por cierto, la guerra con el Brasil y las
angustias econmicas, las tormentas de
ms furia en este vendaval. El gran Ri-
vadavia vease acometido, como ciervo
por gruesa jaura, por las fuerzas anr-
'quicas* que movan numerosos caudillos
d'e'l interior, para quienes la patria eran
sus pasiones y las leyes sus primitivos
instintos. El ilustre estadista, pese a todos
los inconvenientes, lidiaba como un titn.
para organizer la Nacin y ajustar su
vida civil e'l cnon del orden en que se
desenvuelven los pueblos cultos y civili-
zados. Es as como, al mismo tiempo que
batallaba contra el Brasil, derrotando al
Imperio en los campos de Ituzaing y
-- 343


Tir;,s....,.. .... ....~..~. ....~.. ...'. ..
Ill~IB1(1111*El-i~-~5i~~U~Uil 1Z-i~li-L i,ir'i~ ~LI*-^liiillril iliUY* L -iI~'CYiIIYIIYIiiIl~-~I*UYLiiI--L~LI








en las aguas del Paran, obtena que el
Congress aprobara una Constitucin li-
beral tendiente a forjar la unidad nacio-
nal y hacer de 'la nacin que diriga un
pueblo homogneamente fuerte.
Entre sus gran-
des medidas de
Gobierno c o m o
ministry del Gene-
ral Martn Rodr-
guez y como pri-
mer Presidente ar-
gentino, haba he-
cho cuanto estuvo
a su alcance para
organizer 'los ser-
vicios de correos
que l juzgaba ba-
se fundamental del
progress de los
pueblos. Fu l
quien propici y I
decret 'la nacio-
nalizacin de tan
importantes acti-
vidades, hasta en-
tonces a cargo de
cada provincia y
sin un nexo org- Dn. Bernardino Rivadavi
nico que les diera nuestro pas la impor
homogeneidad y (etto po
eficiencia. Muchas
disposiciones gubernamentales salidas de
su pluma abordaron e'l problema de la
organizacin de los correos en el pas,
a cuyo frente 'puso a un ilustrado patriota:
Don Juan Manuel de Luca.
Cuando el tembladeral de las pasiones
bajas que mova a poderosos caudillos
del interior, amenazaba hacer perder el
fruto de los laureles cosechados en Itu-
zaing y en las batallas navales del Ro
de la Plata y del Paran, Rivadavia (que
vea, con hondo dolor de patriota, es-
fumarse el fruto de esas victorias por
la incultura y la incomprensin de mu-
chos hombres rudos que manejaban las
provincial del interior, y muchos hombres
cultos que, en Buenos Aires, no alcan-
zaban a medir el funesto resultado de sus
intrigas y sus conspiraciones), resolvi en-
viar comisionados de su confianza para
344 -
SL,.6^ ...,,i...& *.. .... ,... -. ..- ... -


explicar a los pueblos las necesidades im-
periosas de la hora porque se atravesaba.
Esos comisionados llevaban como mi-
sin esencia obtener de los gobiernos
del interior la aceptacin de la Consti-
tucin sancionada
por el Congreso
de Buenos Aires.
Esto aconteca en
1826.
Al mismo tiem-
% po, dispuesto co-
., mo estaba a se-
guir adelante en
su obra de go-
bierno y 'la ejecu-
cin de su pensa-
miento progresis-
ta, encomend ai
Correo una area
"sui-generis" de la
Sque nos ocupare-
mos en este ar-
S .- ". tculo.
En esa poca el
c correo llenaba su
civilizadora misin
de acercar a los
quien primero midi en pueblos con co-
ancia social del Correo municaciones pe-
Luis Rossi) ridicas y regula-
res mediante
correos que hacan sus largos recorridos
de posta en posta, donde se 'provean
de caballos y las subsistencias indispen-
sables para sus frugales necesidades. Esos
empleados eran hombres de confianza,
endurecidos en la tarea ruda que les to-
caba desempear. Eran, tambin, por lo
que da el recorrer pueblos y cambiar
ambientes, individuos de ms juicio y
penetracin 'de cuanto es dable suponer
en un gaucho cuyas dotes ms necesa-
rias para la tarea a realizar, deban con-
cretarse en un gran coraje y una gran
resistencia fsica. No de otra forma po-
dan hacerse de ida y vuelta, una y otra
vez, las carreras entire Buenos Aires y el
Per; Buenos Aires, Mendoza y Chile y
otras igualmente largas y sacrificadas.
Una prueba del coraje que estos hom-
bres deban poner en la ejecucin de sus


a,
ta
r









areas y de los mltiples peligros que
afrontaban en su desempeo, lo da el
siguiente informed al gobierno del Admi-
nistrador de Correos. Ese informed 'lleva
fecha 8 de enero de 1827 y dice:
"Excmo. Seor:
"Con antecedentes del mejor conocimiento de-
duce el Administrador que suscribe, que el con-
duetor del Correo Ordinario del Per, Benito la
Torre, obligado personalmente a volver de regreso
de su expedicin en 3 del que corre, ha sido violen-
tamente detenido y encarcelado por el Jefe de
los Anarquistas d'e Crdoba, cuya correspondencia
lleg aqu de posta en post, el mismo da.
"Aunque no con pruebas de tanta certidumbre
asimismo ha llegado a entender, que el Conductor
Bonifacio Echeverra, despachado por esta Renta
el 10 de diciembre, ha sido detenido en su ida
en Santiago del Estero.
"Y ltimamente el Correo Juan Agustn Prez
encargado de la valija que de aqu sala el 26
del expresado diciembre, acaba de presentarse de
retorno, alegando no continuar su viaje por las
repetidas noticias que tuvo de que en el Sala-
dillo se le esperaba para prenderlo y fusilarlo,
y cuyos temores le obligaron, segn expone, a
entregar la Mala en los Cerrillos, post inmediata
a la jurisdiccin de Crdoba; en mi concept fun-
dados; porque este individuo es justamente aquel
a quien Bustos en 17 de octubre del ao anterior
Saprision en Crdoba, quitndole y desaforndole
la correspondencia pblica de la manera ms ar-
bitraria, sin perjuicio de conminarlo seriamente,
antes de determinar su excarcelacin.
"Tan graves motivos que consider de la ms
alta trascendencia pblica, son los que al present
me obligan a -consultar a V. E. cmo deber
conducirme en adelante con la expedicin de los
Correos que estn para salir, y con el que apro-
ximadamente se despacha el da 10 del que corre.
"Juan Manuel de Luca."

"Excmo. Sr. Ministro de Neg.s Extranjeros
"Dn. Fran.co de la Cruz".


El ministry decret al pie de este in-
forme:

"Buenos Aires, enero 8 de 1827.
"Contstese que el Gobierno se ha impuesto con
sentimiento' de los hechos que se expresan en esta
nota; y que, aunque consider los inconvenientes
que .una conduct como sta puede ofrecer al giro
regular de la correspondencia, no cree que aquellos
hechos y los temores, no suficientes justificados,
que concibi el Correo que se .expresa, sean bas-
tantes para interrumpirlo, debiendo en consecuen-
cia el Administrador General seguir despachando
los Correos, como hasta aqui, con la recomendacin
especial de que cuiden de observer una conduct
que los ponga a cubierto de ultrajes personales.
"CRUZ" (A.G.N. V-1.6-6-5).

Los Correos, como se v, eran hosti-
lizados y perseguidos por los caudillos
del interior en desacuerdo con el Go-
bierno Nacional.


El centro de la resistencia anrquica
formbalo el Gobernador de Crdoba,
Coronel Juan Bautista Bustos, teniendo
como aliados al Gobernador Ibarra de
Santiago, a Quiroga en La Rioja, Aldao
en Cuyo y otros ms.
El Gobierno Nacional careca de me-
dios de informacin respect a las pro-
vincias alzadas contra su autoridad y,
para tenerlos, hubo de recurrir a los
correos de las largas carreras de posta
del interior. (1)
Esa informacin debi ser una de las
areas ms delicadas que se confiaban a
la Administracin Postal de aquella po-
ca, a juzgar por los informed que el Ad-
ministrador de Luca pasaba al Gobierno
en cuanto arribaba algn correo del in-
terior.
Es as como el da 9 de febrero de
1827, dice al Gobierno:
"En este moment acaba de introducirse en la
Administracin General de mi eargo, Mariano
Mario, con la correspondencia que ha conducido
de Santa Fe, de donde sali el 3 del que corre.
"Este individuo de mi mayor confianza y de
bastante capacidad para observer con penetracin
el espritu que pudieran animar los vecinos de
Santa Fe, como su Gobernador, en orden a la
causa pblica, y a los graves incidents -de que
aqu se ha hecho tanto mrito; acaba de -decla-
rarme ser absolutamente falsa la noticia espar-
cida en este pueblo de que de la Bajada se
haban remitido a aquel Gobierno hasta el nmero
de 500 caballos; que Fructuoso Rivera se hallaba
en la estancia de los Padres, distant de Santa
Fe 4 leguas, con treinta y tantos hombres, a
qpienes conservaba a costa de los ltimos sacrifi-
cios, habinidosele separado el resto hasta 72, que
mantena por la insuficiencia de sus recursos; Que
la campaa de Santa Fe se halla tranquila, y que
todos los rumors que han corrido aqu, de amagos
a la Provincia, son absolutamente falsos." (A.G.N.
V-16-6-5).

Das antes, (el 4 de febrero), anuncia
la entrada del Correo del Per y el de
Chile.
Del primero, inform que sali de San-
tiago del Estero "de retorno, 'hasta don-
de se le permiti llegar de ida, el 22 de
enero".
Ibarra lo haba detenido sin permitirle
continuar su carrera. El informed de De
Luca, se concrete as:

"La correspondencia que transportaba es la Ge-
neral de todo el Per, y la ms crecida que hasta
ahora ha llegado a mi poder, conducida desde
Vinar a Santiago por el hermano del Caudillo
Ibarra, respect a la estricta prohibicin y entre-
dicho en que ha puesto la Provincia de su mando

345
o *


1iLLk--~- _~.~.,.., ~_~....uu~,.....-l c ~. il-iI~PL^il iIIIIWIUY~LJLIZ~









con las del interior en orden a las comunicaciones
personales, bajo graves penas.
S "Dice que, atento a las mortificaciones que se
les hizo sufrir a !dos de sus compaeros en un
viaje anterior al suyo, por no ser rgidamente
circunspectos 'en suministrar noticias que contra-
riasen los deseos anrquicos, se abstuvo de en-
trar en relacin algu-
na todo el tiempo que
permaneci en San-
tiago, con mayor ra-
zn, siendo de esta
provincia.
"No obstante, decla-
ra que all haba como
doscientos hombres de
tropa, dicindose ade-
ms que fuera del po-
blado haba un cam-
pamento de militias;
ms que l no las ha-
ba visto. Que corra
(la voz) que Bedoya
se hallaba en Tucu-
mn, disciplinando muy
poca gente, por haber
licenciado a los salte-
os. Esta noticia aun-
que corra en el p-
blico, l la dudaba por
ser .de boca de Ibarra.
"Dice que se hall
en Santiago, cuando
lleg all el Sr. Dipu-
tado del Congreso Don
Manuel Tezanos Pin-
tos (2) y que fu re-
cibido por Ibarra en
su misma casa con el
grosero ropaje que cu-
bre la desnudez de los
habitantes de la Cam-
paa de su jurisdic-
cin, y que despus de Don Juan Manuel de L
un cuarto de hora, po- Correos que firm
co ms o menos, de
conferencia, el Sr. Pin-
tos fu despedido por
Ibarra, intimndole personalmente que saliese de su
territorio dentro -de 24 horas perentorias; -es
decir que no llegaron a 48 las que el Sr. Comi-
sionado permaneci en Santiago, contadas 'desde
la que se present.
"Nada otra cosa me manifest, que poda
comunicarme en consideracin al plan de conduc-
ta que se propuso seguir; por consecuencia no he
podido recabar noticia alguna de Quiroga, ni de
Gutirrez, sobre cuyos individuos se guard en
Santiago un profundo silencio, lo mismo que en
Crdoba.
"Concluy avisndome, que en la fecha entrara
el Sr. Pintos, a quien dej ayer noche en la Ca-
ada de la Cruz, distant 21 leguas de esta ciudad."
(A.G.N. V-16-6.5).

Respecto al Correo de Chile que sali
de Mendoza el 3 de febrero anuncia que
"es lamentable que tener que anunciar
a V. E. que por sus relaciones ha 'legado
a concebir que la conflagracin de'l des-
orden por ltimo, ha arrastrado al pueblo
de Mendoza, que ya march al temor de
Bustos, Quiroga e Ibarra siendo de te-

346 -


rt~-r=r-~~---~--2,r.--t -


mer que reducido el gobernador de San
Luis, entire en esta fatal liga de deso:la-
cin. Agrega que:

"Segn expone Games, ya ha recibido invitacio-
nes del Gobernador de Mendoza, y por lo que se
ha odo cree que ser
uno de los que con-
tribuyan con auxilios
para efectuar las em-
presas de Quiroga.
"Die:e que la deser-
cin en el cuerpo de
Barcala ha sido tal,
que ha quedado redu-
cido a 180 hombres, y
que ella ha sido pro-
movida por el expresa-
do Gobernador de
Mendoza.
I "La exposicin de
Games toda se apoya
en lo que ha presen-
ciado el Coronel Es-
tomba, yo me absten-
go de dar ms exten-
sin a los sucesos, que
l1 declara, y que en es-
te Correo entire sin el
criterio que correspon-
de, respect a que
aquel Jefe ha llegado
con l a esta ciudad,
e Instruir a Y. E. de
todo de una manera
ms precisa e ilustra-
L- Lda.


uca, el Administrador de
la estos informes


Juan Manuel de Luca"
(A.G.N. V-16-6-5).


Durante este
perodo tan dif-


cil del gobierno
de Rivadavia, los informed del Adminis-
trador de Correos sobre el estado pol-
tico del pas, son cada vez ms frecuen-
tes. A travs de ellos se puede seguir
palmo a palmo, el pulso del fermento que
poco ms tarde obligara al gran esta-
dista a retirarse del poder en su histri-
ca renuncia.
Son todos ellos girones vvidos de la
historic patria que, si bien pueden ser
conocidos por algunos investigadores,
creemos salen al pblico por primera vez.
Mejor que se pulsa en los peridicos o en
la documentacin official, los aspects
anmicos de .las masas en estas horas
de trascendencia para el porvenir, es po-
sible recoger en estos informes facetas
interesantes de las cosas que pasaron en-
tonces.









Por eso no vacilamos al darlos en su
texto casi ntegro. Creemos que con ello
el Correo, (que-en su hora llen con esta
tarea una important misin al margen
de sus actividades), puede realizar en la
hora present, otra de no menos trascen-
dencia, cual es la de dar palpitaciones
de la vida national que son girones de
su historic, de hace ms de cien aos.
El 23 de febrero de 1827, el Adminis-
trador de Luca da cuenta al gobierno
del arribo del correo del Per, trayendo
slo dos pequeos paquetes: uno proce-
dente de Santiago del Estero; de Crdo-
ba el otro, agregando:

"No trae mayor correspondencia por la inco-
municacin en que permanece aquel pueblo con
los del interior, en el que se hallan varias valijas
que no han obtenido paso; el que ser an ms di-
fcil, en lo sucesivo respect a que se ha librado
orden por el Caudillo Ibarra, prescribindose que
en adelante no lleguen los conductores de Correos,
sino hasta el Oratorio, punto distant 50 leguas
abajo de Santiago, permitiendo nicamente que
la valija corra hasta la posta.
"Oy Barrios (el Correo Conductor) en el pueblo
anterior, a diferentes Individuos que bajaban los
Tucumanes y a un sujeto que acaba de llegar de
esta Ciudad, que el Coronel La Madrid, se halla-
ba postrado en cama gravemente enfermo, de
results de su herida en el costado. Que es suma
la pobreza en que se halla Santiago, ie que el
ltimo extremo se resiente el mismo Gobernador,
puesto a merced de sus amigos, como al declarante
le consta. Pero ms que todo, muy visible la
construccin en que estn sus vecinos.
"Dice que el 12 del present los Indios Guay-
cures, acopiando muchos caballos de los vecinos
de la jurisdiccin de Santiago, se reunan en un
formal levantamiento; lo cual supo por el extra-
ordinario que se le diriga a Ibarra, y por el
Comandante military del Oratorio.
"Declara asimismo que un official que marchaba
al interior con pliego de este Gobierno, fu apre-
sado 6 leguas antes de Santiago, y conducido con
una barra de grillos a los llanos de La Rioja. A
este acontecimiento di mrito la denuncia de su
acompaante, e igualmente refiere, que general-
mente se deca en aquel pueblo, que Gutirrez
mandaba much tropa, hacindola ascender a 2
mil hombres, y que Vedoya, an no haba salido
de Tucumn, quien reuna caballadas.
"Expone que a las 40 y 52 leguas de Santiago,
se hallan -detenidas 2 tropas de carretas: y por
ltimo que en su trnsito por Crdoba, no vi
cosa digna de atencin." (A.G.N. V-16-6-5).

El 21 de marzo, el informed se refiere
al correo llegado de Chile que sali el
4 de ese mes y concrete:

"Dice que en Chile goza de grande reputacin
el Gobierno de esta Repblica y que la victoria
del Gral. Brown, en el Uruguay, fu celebrada
con regocijos pblicos. Respecto de Mendoza, de
donde sali el 9 del mismo, refiere que except
ciertos hombres ancianos afectos al Gobierno, todos


los dems vecinos del pueblo han celebrado el
glorioso acontecimiento de Ituzaing con msicas
por las calls, con vctores en floor de la Consti-
tucin, del Congreso, del Excmo. Sr. President
y de los generals Brown y Alvear, sin emitir el
"mueran los anarquistas", que se ha dejado sentir
en los transportes con que se ha producido este
pueblo, al celebrar el triunfo. Que es bastante
crecida la emigracin de families de San Juan a
Mendoza, as como de Chile; y que el 20 del
Caudillo Quiroga se hallaba en aquella Ciudad en
relaciones con el Gobernador y sus aclitos''.
(A.G.N. V-16-6-5).

El 3 de abril de aquel ao veintisiete
el Administrador de Luca, transmite al
Gobierno este otro interesante Informe:

"Excmo. Seor
"Acaba de entrar en esta Administracin un
extraordinario dirigido por el Gobernador interino
de la Provincia de Salta, y por conduct de la
Renta de Correos de ella conduciendo dos pliegos,
el uno rotulado al Sr. Ministro Secretario de Go-
bierno, el otro para el del Departamento de Ha-
cienda. El Conductor sali de aquel punto el 18
del pasado marzo.
"Expone que en el Suceso pasado en Chicuana,
perecieron de una a otra parte sobre 300 hombres.
Que en Salta haba tranquilidad pero que los na-
turales de ella odiaban a los Colombianos (3), y
se presentaban a .desarmarles a vista de los des-
rdenes que haban principiado a cometer. Que
las haciendas del Sr. Arenales fueron ocupadas
por los disidentes, y que este Jefe se asegura ha-
berse embarcado para Ataeama, y que los vecinos
emigrados haban vuelto a sus casas.
"Habiendo llegado al Tucumn, observ much
orden en el Pueblo, y que todas las milicias se
hallaban en perfect arreglo y a su cabeza el
seor Lamadrid; pero que en Santiago del Estero
no suceda lo mismo, ya porque los salvajes esta-
ban en una complete insurreccin, y ya porque
se tema ser atacado por los Tucumanos, a cuyo
efecto empezaban a reunir a las milicias. En este
pueblo como en Chaar, dice, fu registrado se-
veramente; por ltimo en Crdoba no vi cosa
digna de atencin.
"El Administrador de Salta en carta particular
me comunica que las tropas colombianas acanto-
nadas .en Arequipa, se haban replegado a Puno,
ponindose a las rdenes del Presidente de Bo-
livia. Que los Prefectos de ambos territories tam-
bin haban dirigido igual ofrecimiento. Que nada
se saba del Cuzco. Que el 24 de febrero sala
de La Plata el Gran Mariscal Suere para situarse
en La Paz con el objeto al parecer ostensible de
ver que aspect tomaba la Repblica del Per."
(A.G.N. V-16-6-5).

Esta tarea informative a cargo de los
hombres que hacan las carreras de pos-
tas, con distintos destinos, no eran sin
embargo tan fcil como es dable supo-
ner.
Los caudillos alzados contra el gobier-
no, amos y seores de muchos pueblos
de trnsito, no podan, como suceda,
dejar pasar libremente a los correos. Es-
tos empleados eran vctimas fciles de

347









sus odios y, en tal situacin, sufran toda
clase de ultrajes, desde la detencin has-
ta el ltimo suplicio.
Una idea de esas cosas da este otro
informed del Administrador de Luca, fe-
chado el 17 de abril de 1827:
"Debe cerrarse maana 18 del que corre el correo
ordinario de salida para el Per, uno de los 4
das prefijos designados en cada mes, para girar
la correspondencia de esta va.
"Mas he credo de mi deber antes de determinar
su despacho, representar a V. E. que ya llega a ser
tan alarmante como escandalosa la detencin que
sufren los conductores de nmero expensados por
esta Administracin Gral. sin poderse saber si
por resolucin del Jefe de Crdoba o del de San-
tiago.
"Llega a tal punto este desorden que aun no
se han recibido en la Renta de mi cargo, las
tres ltimas comunicaciones correspondientes al re-
torno de las valijas del 3, 10 y 18 pasado marzo,
contando con que no llegar hoy la de esta ltima
fecha, respect a que el Ordinario de Chile, no
le hall en 'el camino, ni se le di noticia alguna a
su respect.
"De suerte que si se despachara la correspon-
dencia del da de maana, seran siete los con-
ductores .de que se ha desprendido la Estafeta
General, incluyendo los que transportaron las ex-,
pediciones del 26 de marzo; 3 y 10 del present
abril.
"El Excmo. Sr. Ministro en vista de lo expuesto,.
desde luego se pernsuadir que ya es de suma gra-
Svedad esta incidencia, no slo respect del p-
blico sino de la Renta, que desde luego sufre el
quebranto de sus aprestos, en el da de conside-
racin, y la falta de los dependientes de sus
J Servicios.
La Administracin entretanto, resuelve V. E. lo
que tenga a bien suspended la salida de la valija
del Per, no omitiendo manifestarle que la co-
rrespondencia que en ella se introduce es tan slo
de la Ciudad de Crdoba con inclusion de muy
S pocas cartas de Stgo. del Estero." (A.G.N. V-16-
6-5).

Al pie del informed se decret lo si-
guiente:
"En vista de los que se expone en esta nota, y
en consideracin de que la correspondencia des-
pachada para la carrera del Tucumn es dete-
nida por los Jefes de Crdoba y Santiago, or-
dnase al Administrador General de Correos que
no despache correo alguno ordinario para dicha
Carretera antes que regresen los conductores de-
tenidos o se reciba correspondencia." (A.G.N.
V-16-6-5).

El 1I de mayo, de Luca, transmite este
otro informed en que se dan noticias so-
bre uno de los comisionados del Gobier-
no Nacional para gestionar la aproba-
cin de la Constitucin unitaria del ao
veintisis. Dice:
"El Correo Jos Agn Durn acaba de entrar con
la correspondencia de Chile y Mendoza.
"Sali de este punto el 26 del mes ppdo. Dice
que Mendoza se hallaba en buen orden, pero que
gozando de una gran reputacin el Cdigo Na-
cional (4) que adverta un continue choque de ideas

S 348 -
S-S,= .l' u .


con los de la oposicin Federalista; Que Quiroga
subsista en San Juan, y nada observ en San
Luis digno de atencin.
"Conduce 211 onzas de oro sellado, corriendo
los inconvenientes riesgos que ofrece la salida de
Mendoza inundadas de asesinos y ladrones, de
cuya aprehensin y castigo se ocupa el gobierno."
(A.G.N. V-16-6-5).

Ms tarde, el 9 de junio de aquel ao
de 1827, el informed del correo es exten-
so e interesante respect a las cosas de
la ciudad andina. Vemoslo:
"El Conductor de Correos, Carlos Gamez, acba
de introducir en esta Administracin la corres-
pondencia pblica perteneciente a solo Mendoza,
de donde sali el 27 del prximo pasado. ,
"Me refiere que el Comandante Militar esta-
cionado en el punto del Saladillo, al presentrselo,
le hizo un registro prolijo con la acostumbrada
poca decencia; que le requiri seriamente si traha
cartas para el Sr. Ministro -de Hacienda y official
primero ,de la Secretara del Ministerio a su cargo,
y que a su negative, procedi a examiner la valija.
"Que reunida y doblada la Sala de Representan-
tes en Mendoza ha sancionado la federacin, des-
echando la carta Constitucional del Congreso G. C.;
acto que segn expone Gamez, f.u el resultado de
los manejos ocultos, autorizados por las personas
que rodean al Gobernador; afirmndose en la
Ciudad que dos mil y ms votos de los afectos al
Cdigo Nacional, haban sido substrados previa-
mente al escrutinio de que dependi el nombra-
miento de Diputados adictos a la Federacin, con
cuyo motive all se tema un armada, bien indicado por la repeticin de insults
pblicos que empezaban a tener lugar, much
ms animados desde que por orden del Gobierno,
se impidi. saliese a luz el peridico "`racan".
"Nada saba de San Juan; y que San Luis se
hallaba tranquil.
"Dice que la correspondencia de Chile que sali
de aqu el 24 'del mes anterior, por orden de Bustos,
deba ser conducida a Crdoba, pero que el maestro
de postas de la Esquina de Medrano, sin noticia
de aquella disposicin, dirigi la valija a Mendoza,
de cuyos resultados haba recibido una fuerte re-
presin del Comandante del Saladillo. Advertir V.
E. que este acontecimiento destruye lo que sobre
este Correo tuvo el honor de participanle.
"Confirma la noticia de la derrota de Ibarra,
aadiendo que cuando sali de la posta de Sta.
Brbara, 160 legs de esta Capital en ella se daba
por cierto que Lamadrid ocupaba con sus armas
el Ro Seco, infiriendo que todas las disposiciones
militares del Gobernador de Crdoba, tendan a
ponerse en defense, como lo acreditaban las r-
denes que haba librado para que los cuerpos de
milicias reunidos en algunos puntos de la com-
prensin de su mando, marchasen a la misma Ciu-
dad. Expone que 'el Comandante del Sauce, se
dirigi a Crdoba despus ded relevado por otro
individuo de la confianza de Bustos, sin la opo-
sicin que anteriormente se dijo.
"Ultimamente declara haber odo decir a un
maestro de posta en la jurisdiccin die Santa Fe,
que el Gobernador .de esta Provincia, reuniendo
400 hombres de los desertores del Ejrcito Oriental,
los haba -despachado a la Bajada, para que fuesen
incorporados en l". (A.G.N. -V-16-6-5).

Los informes sobre estas cosas trans-
mitidos por los correos de las distintas
carreras de posta, son numerosos e ilus-










trativos. Sera demasiado cansador con-
tinuar con su transcripcin. Pero las fa-
cilidades de informacin, de que dispo-
na la Administracin en los primeros
moments, van disminuyendo a media
que avanza el movimiento anrquico del
pas y cesan cuando, al finalizar junio,
ste culmina en su nota ms saliente que
es la renuncia de Rivadavia. Cuatro me-
ses ms tarde, cuando ya el orden parece
asegurado por la buena voluntad de los
caudillos hacia el nuevo gobierno, el Ad-
ministrador Juan Manuel de Luca eleva
un extenso informed en que resume los
trastornos del Correo a causa de los he-
chos pasados, informed que es una valio-
so complement ilustrativo de la forma
cmo el Correo de aquellos tiempos lle-
n la important misin informative que
le confiara el insigne Rivadavia.
Ese Informe, que lleva fecha 30 de
octubre de 1827, dice:

"Desde luego que los Gobiernos situados en la
lnea territorial de comunicacin al Per no presta-
ron .su asentimiento a las bases que pronunci el
C.G.C. para constituir la Repblica Argentina,
esta Renta empez a sentir una irregularidad tal
en el giro de las valijas, que lleg la ocasin de
experimentarse la falta de seis conductores en
viaje por aquella va detenidos por rdenes de
sus respectivos gobiernos esencialmente por el de
Crdoba, segn lo declaraban algunos individuos
a la Administracin, luego que se presentaban de
regreso, algunos an sin correspondencia.
"Es verdad que entonces, como que intervenan
motives tan poderosos como los que se indican,
ellos pudieron designarse por causa suficiente para
interrumpir el giro de los Correos ms hoy que
la nueva march del Gobierno de esta Provincia
felizmente conciliando los nimos ha restituido
la tranquilidad y el orden, es sensible anunciar
a. V. E. que an se resiente el Correo de la Ca-
rrera del Per de los mismos entorpecimientos
que antes sufra, lo que como V. E. puede inferir,
es de una influencia grave a las relaciones del
comn y a otros intereses no menos importantes.
"Aun no se hallan de retorno en esta Administra-
cin los conductores de las Malas que con direc-
cin al Tucumn y pueblos ,de su trnsito sa-
lieron de ella el 10, 18 y 28 de sept. ltimo, los
cuales han debido cerrar sus expediciones en
iguales das del present octubre como era de
costumbre.
"Es pues demostrado que estos tres correos tie-
nen de atraso a la fecha, el primero 20 das, 12
el segundo y 4 el tercero.
"Un orden de cosas semejantes en un estado
como el actual muy bien puede provenir del prin-
cipio de que los reglamentos de las Administra-
ciones de Correos en la ruta de que se trata, no
se hallan suficientemente garantidos y que los otros
pblicos en esta parte no son considerados con
la circunspeccin que en esta Provincia, donde
por ningn event hasta el da se ha detenido por
V. E. la valija ms tiempo que el de horas, cuando
lo ha demandado con urgencia el servicio, lo que es


sin trascendeneia alguna, y en concept de la
Administracin tiene ms lugar el juicio que pre-
cede atendiendo a que la demora no es possible
que pueda apoyarse en combinacin defectuosa,
del tiempo calculado para obtener las correspon-
dencias que una dilatada experiencia ha acredi-
tado que 30 das son muy suficientes para ir y
venir la valija del Tucumn como 24 horas para
recibirlas despus de un intervalo de 8 das
Correo a Correo para evacuar las concentraciones
de los 4 mensuales que corren la carrera.
"Tales ocurrencias, como lo penetrar V. E. a
ms de los perjuicios pblicos esencialmente gra-
vitan sobre los fondos de la Renta en una pro-
gresin considerable bien digna de su Superior
atencin.
"La estada de los Conductores en los pueblos
detenidos por las autoridades locales ms tiempo
que el designado, obligan a la Renta'a sufragar
los gastos que impenden por esta razn como que
ellos por su parte no han faltado al compromise
corrindose el riesgo adems de que puedan co-
meter abusos difciles de corregir, su propia falta
obliga a llamar individuos que tal vez no impri-
man a la Administracin toda aquella confianza
que interest al servicio, y de ella tambin resalta
por no detener la salida del ordinario en los das
prefijos, se hace forzoso acopiar nuevos tiles
de reemplaza en las circuntancias tan gravosas a
los ingresos de la Renta.
"Sin duda que la estafeta de esta Provincia es
acreedora a ser atendida por los Gobiernos del
interior cuando no es una demasa asegurar que
sobre sus products y los de nuestro Erario es
que est apoyada la existencia de todas las Ad-
ministraciones del ramo con quienes est en relacin
por la va que se ha manifestado.
"Basta demostrar, que de las 4 expediciones men-
suales que se envan al Per, Crdoba slo con-
tribuye con 38 ps. y Santiago del Estero con 8 y
Tueumn, .donde llega la valija con 2,5 $ cuando
Buenos Aires realize un gasto en igual tiempo
de 636 psp. 3 rs. sin incluir los gastos extraordi-
narios de pasas de ros y demoras ya manifes-
tadas.
"Todo lo que se lleva expuesto parece que de
necesidad induce a que V. E. interponga su Sup.
influjo al important objeto de acordar con los
Gobiernos de las provincias de que se hace m-
rito, un eficaz acomodamiento que ponga trmino
a la desorganizacin que se amaga a la important
institucin de correos, en que no es necesario
otra cosa para conservarla en bueno y convenient
orden que segn en la prctica ya establecida con
buen xito por una larga experiencia. El trmino
de los 90 das que se han referido es a juicio de
esta Administracin el suficiente para concluir una
explicacin, al cual se atribuye en esta forma.
"De viaje al Tueumn en las 345 leguas que
corre la valija ida y vuelta, se asignan 20 das,
7 para paradas en los 3 pueblos -donde hay Ad-
ministraciones y 3 ms que se conceden por si
los conductores se ven obligados por las lluvias
u otros accidents a interrumpir sus marchas.
"La Administracin omite refleccionar sobre lo
convenient de no alterar en lo ms mnimo la
prctica de los Correos una vez adoptadas desde
luego que sobre el particular se dirige al ilus-
trado juicio de V. E. no omitiendo manifestarle
que es muy recomendable la consecuencia que sobre
ellos observaran los gobiernos de Mendoza y Santa Fe.
"En vista de to'do la Administracin espera que
V. E. se dignar resolver segn lo crea conforme
a los intereses pblicos en el asunto que tiene el
honor de recomendar a su Sup. Juicio el Admi-
nistrador que suscribe.
"Juan Manuel de Luca."


- 349










Al pie de l se decret: "Interesado
y Archvese".
Para los gobernantes que sucedieron
a Rivadavia, las grandes deficiencies de-
nunciadas por el seor de Luca en la
march de tan importantes servicios, no
importaban mayormente. Era la diferen-
cia de vision y de concepciones que se-
para definitivamente una poca de la
otra; unos hombres de otros hombres.


(1) He aqui la resolucin por la cual se encomend es-
ta tarea al Correo:
"GOBIERNO.
Buenos Aires, Diciembre 20 de 1826
Siendo absolutamente indispensable, que ste Mi-
nisterio est siempre al corriente del estado de los
pueblos del interior, entire las medidas que ha adop-
tado con este objeto, es una, la de que por la Ad-
ministracin de Correos de la Capital se le remitan
en today oportunidad, un parte de las noticias o in-
formes que adquiera, ya sea por los Correos or-
dinarios, o ya por las particulares que ocurren a dicha
Administracin luego que arriben; y tambii de los
conocimientos que la misma oficina adquiera por su
correspondencia con las oficinas subalternas en todo
el territorio de la Repblica.
"El que suscribe, en consecuencia expresa. ,que
el seor Ministro de Relaci3nes Extranjeras, tendr la
dignacin de ordenarlo as, admitiendo entire tanto
las seguridades de su perfect consideracin.
Julin S. de Aguero


Hemos visto, as, al Correo desem-
pear una delicada misin que muchos,
con seguridad, ni siquiera sospechaban
pudo ejercer alguna vez. En las bsque-
das de los Archivos hemos encontrado
muchos testimonios curiosos e interesan-
tes de las actividades postales de otros
tiempos que tendremos el placer de ir
dando a los lectores de la REVISTA DE
CORREOS Y TELEGRAFOS, a media
que el tiempo nos lo permit.



"Al Seor Ministro de Relaciones Extranjeras.
"Buenos Aires, Diciembre 23 de 1826
"Psese la orden correspondiente al Administra-
dor General de Correos, a los efectos que expresa
el Exmo. Sr. Ministro de Gobierno y avsese en
contestacin.
Cruz" (A. G. N. V-15-11-6)

(2) Era el comisionado de Rivadavia, enviado para gestio-
nar de Santiago del Estero la aprobacin de la Cons-
titucin Unitaria de 1826.
(3) Era parte de un Regimiento colombiano que desert
de las filas del Ejrcito de su pas para former en
las del ejrcito argentino. Eran stas, tropas indis-
ciplinadas que trajeron incontables disgustos a quie-
nes trataron de utilizarlas.
(4) La Constitucin Unitaria, cuya aprobacin se ges-
tionaba.


NO SE OS PASE UN DIA EN QUE NO HAYAIS LEIDO, OIDO O ESCRITO ALGO CON
QUE SE ACRECIENTE VUESTRO SABER, VUESTRO JUICIO O VUESTRA VIRTUD.

VIVES.


Parece ms sublime todava
El laurel en las cumbres conquistador.
Cuando en las propias fuerzas se confa
Y much se ha sufrido y batallado.


VICENTE BOVE.




CASI TODO EN LA VIDA ES QUERER, PORQUE LA ACCION Y EL TRABAJO
SIGUE SIEMPRE A LA VOLUNTAD Y CASI SIEMPRE EL TRABAJO TIENE AL EXITO POR
COMPAERO.
ZOLA.

350 --











CORRIENTES VAGABUNDAS


Por MIGUEL ANGEL SEGOVIA, del Museo Postal.

*


La ciudad de Buenos Aires, como los
grandes centros de poblacin de las distin-
tas parties del mundo, tiene con respect a
las corrientes vagabundas serious problems
que resolver, problems que mientras persis-
ten se traducen en gastos de reparaciones que
suman muchos miles de pesos al ao y que
en la mayora de los casos deben cargar con
ellos los que son ajenos a las fuentes de pro-
duccin de estas corrientes parsitas.
En general las corrientes vagabundas de-
rivan de los principles servicios pblicos
electrificados, tales como tranvas y trees y
otros servicios de luz y fuerza. Sus efectos
de destruccin ms inmediatos se hacen sen-
tir sobre las instalaciones subterrneas que
utilizan conductores metlicos, sean estos,
caos de gas, de aguas corrientes, cables te-
legrficos con cubierta de plomo y cables
telefnicos en iguales condiciones, sin dejar
de actuar tambin en las estructuras metli-
cas de los puentes, an en los de hormign
armado sin descuidar tampoco los armazones
de acero de los grandes edificios.
Como ya dejo dicho, no se trata puramente
de un problema local, sin de un viejo pro-
blema que ha ocupado la atencin de los po-
deres pblicos en las ms importantes capi-
tales del mundo, dando origen a legislaciones
especiales (de las cuales carecemos), con
disposiciones rigurosas tendientes a eliminar
el mal y a encauzar las instalaciones dentro
de normas determinadas; estableciendo un
rgimen de tolerancia para la dispersin de


Hilo del trole 7

S_ n o.l

1 2na a-osit. 'oBBnegt. Canlo mtlico
del casfo del eailo
Plancha de cobra
toma tierra.
Figura 1

Disposicin de una red de traccin elctrica para reco-
rridos cortos, indicando la propagacin de las corrientes
vagabundas por un cano metlico de agua corriente.


las corrientes, reducidas a un lmite. Esa mis-
ma legislacin establece mediciones peridi-
cas que se llevan a cabo con aparatos de
march automtica que diagraman sobre el
eje de coordenadas las oscilaciones de volta-
je y cuyos grficos a ms de documentary el
estado de las instalaciones, sirven para la
formacin de estadstica.
Tan serio es el problema y tan complejo su
studio, que en Estados Unidos da tema su-
ficiente para la publicacin de 4 5 revistas
especializadas en la material, en cuyos estu-
dios se encuentran abundantes temas y en-
jundiosas disquisiciones.


Figure 2


Red de alimentacin para largos recorridos, por circuitos
intermedios, sin retorno auxiliar del riel para potential
negative.



Veamos un caso prctico de la forma ms
elemental de la propagacin de las corrientes
vagabundas originadas por los servicios de
triaccin elctrica. Supongamos (fig. 1) un
ramal tranviario prximo a la usina. La co-
rriente de traccin es suministrada directa-
mente por un generador de 500 600 voltios,
el trolley est conectado direct y elc-
tricamente al polo positive de la fuente de
energa y el negative hace masa con el riel,
estando adems elctricamente unido a una
plancha metlica toma tierra dispuesta en
un pozo que llega hasta la primer napa de
agua. El riel, por razones tcnicas debe tener
todos sus tramos elctricamente unidos y si
esta unin entire riel y riel no es por solda-
dura autgena debe estar hecha con conduc-
tores de cobre capaces de dejar pasar la
densidad de corriente que corresponda en
equivalencia a la seccin del prfil del riel
a su mxima saturacin. Pero, en la prc-

351


~-~a;r*irrrrnamari-f-irg~T~~~-










tica pasan cosas muy distintas; la mala
conservacin del material demuestra a menu-
do y a simple vista que las depresiones del
pavimento en los lugares de unin de tramos
de riel, provocadas por esfuerzos verticales
del peso del rodado, estrangula estas unions
y lo que deba ser elctricamente unido pa.
sa a ser un simple contact imperfecto. En
estas condiciones, en las horas de ms inten-
sidad de trfico, el aumento consiguiente de
la densidad de corriente de retorno que se
propaga en busca del negative del genera-
dor y planchas toma tierra, encontrando obs-
tculos en forma de resistencia ohmmca, bus-
ca el camino ms corto y fcil para regresar



Rilo del trole

riel
alimentador de retorno

Bobina d. campo del G:generador principal
regulador de voltaje Birgulaor del voltae,
Figura 3

Red de alimentacin para lneas de trabajo intenso con
regulador de potential negative y conductor auxiliar del
riel para las corrientes de retorno.



y en tales casos, como casi siempre corren
paralelo al riel por las aceras y calzadas, y
a corta distancia del mismo instalaciones me-
tlicas de servicios de agua, gas etc., favore-
cido adems por la humedad de la tierra y
sales que contiene la misma, toma fcilmente
estos elements como va de retorno. En es-
tos casos el riel funciona como si tuviera
potential positive con respect al conduct
metlico subterrneo tomado como conductor
auxiliar de retorno ya sea a la usina o a
otras secciones del mismo riel.
Las figures 1, 2 y 3, muestran los distintos
circuitos de alimentacin usados en los servi-
cios de traccin elctrica, comenzando por el
ms simple usado en los ramales de corto re-
corrido y terminando por el ms complete
para lneas de trabajo intenso, que lleva un
cable auxiliar de alimentacin de la corrien-
te de retorno.
Estas derivaciones de corrientes vagabun-
das que a primera vista pareceran reducirse
a simples fenmenos elctricos sin mayores
consecuencias, es sin embargo el foco acti-
vsimo de destruccin de las estructuras me-
tlicas de las canalizaciones subterrneas, en
las cuales la accin de la corriente elctrica
se manifiesta por descomposiciones electro-
lticas que activan la corrosin del material
desintegrando su constitucin ntima con la

352 -


disminucin progresiva de su resistencia has-
ta su complete destruccin con las consecuen-
cias lgicas que derivan de sus respectivas
funciones. Si tomamos por ejemplo el caso








'T


Figure 4


Propagacin en el sentido B. A., de la corriente de des-
carga en un cao maestro de servicio (diagrama polar).



de un conduct de agua corriente cuya es-
tructura metlica est calculada para sopor-
tar determinados esfuerzos de presin inter-
na o externa y las corrientes vagabundas en
su accin electroltica lo van debilitando pro-
gresivamente, llegar un moment en que la
presin del agua o del terreno, romperr el
cao con sus consecuencias ulteriores.
En mediciones de estas corrientes practica-
das en esta Capital Federal, en lugares donde
la conservacin de los rieles tranviarios a si-
do muy descuidada, he podido apreciar deri-
vaciones del riel a conductos de agua que al-



4. ',ir.s'ey wrt>aaa538
E-,
i IeES


Dore

DUo~to tdrsFO'ne


Poteir
g .aatnv cm elrieil asIr
l.e e ir
cable tekf. MeJM riel 6, $
rejisteiyc4 d.1 Wue
2. do 40in al


Figura 5

Propagacin de las corrientes alrededor de un ducte de
agua y otro telefnico mostrando la influencia mutual.





7~r ~ r--*s:-,< u~i ..* I~ ;


canzaban a 24 voltios, y entire 55 y 150 mi-
liamperes. Para dar una idea de esta magni-
tud, dir solamente que la legislacin fran-
cesa en la material slo admite para estos
casos una tolerancia de 4 voltios como m-
ximo.






+ 4k'6 io




c'rcvlo cero
Figure 6

Propagacin de las corrientes alrededor de un cao maestro
de agua de 6 pulgadas revelando su infuuencia hacia
un costado



El caso curioso de estas corrientes, es que
en general no se puede buscar un remedio
al mal aconsejando aislaciones o contacts a
tierra para las instalaciones que peligran, si-
no que en cada caso particular debe prac-
ticarse una medicin prolija de las deriva-
ciones que se produce durante las distintas
horas del da y en las diferentes estaciones
del ao para cada instalacin y recin en l-


timo trmino establecer los puntos en qu con-
viene y deben efectuarse contacts elctricos
con el riel que siendo perfectos evitan la
electrlisis, o sin efectuar las asilaciones
que sean aconsejables.
Cuando los ramales metlicos subterrneos
son muchos dentro del campo de propagacin
de las corrientes estudiadas, se produce in-
fluencias mutas que complican an ms el
studio y medicin de las mismas. En estos
casos la medicin de las zonas vecinas a un
punto principal tomado como base determi-
nan diagramas polares como el que muestra
la figure 4.
Las figures del 5 y 6 han sido confeccio-
nadas de acuerdo a mediciones hechas sobre
el terreno y siempre con el riel como punto
de referencia, y nos muestran el detalle de
los distintos valores de potential y su cre-
ciente valor en la zona de mayor influencia
del riel.
La Municipalidad de esta Capital da cur-
so diariamente a quejas y reclamaciones de
distintas empresas de servicios pblicos, por
perjuicios causados en sus instalaciones por
la accin de las corrientes vagabundas y no
obstante comprobarse por los tcnicos de la
reparticin lo fundado de las reclamaciones
en la evidence accin destructora de estas
corrientes, nada pueden hacer en beneficio de
los perjudicados por no existir ninguna le-
gislacin al respect que obligue a las em-
presas de luz y fuerza a reparar los daos
causados.


EL "OJO ELECTRIC" Y LA AVIATION



Todos saben hoy en da que el "ojo elctrico" est compuesto por una clula fo-
toelctrica sensible a las ondas luminosas y que las transform en ondas elctricas que a
su vez mueven otros aparatos, ya sean acsticos, fotogrficos o mecnicos. Los modernos
aparatos de alarma de los bancos, las escaleras movedizas, los contadores automticos, se
fundan en este principio.
Si un "ojo elctrico" es instalado en un avin, de tal modo que mire hacia abajo du-
rante el vuelo, podra registrar, unido a.un aparato de television, todo lo que. sucede en
la tierra. Tratndose de rayos infrarojos, es indiferente si debajo del avin en vuelo hay
nubes, neblina o humo. Los rayos infrarojos los atraviesan, registrando el paisaje con today
nitidez. Por medio de un aparato radioelctrico esas imgenes son trasmitidas permanente-
mente a un receptor ubicado a larga distancia, donde aparecen sobre un teln especial, o se
registran sobre una pelcula cinematogrfica.
(De "-Argeniinisches rlageblatt", 16-7-1940)


353











CUESTIONES POSTALES


Continuacin (1)


POR FLIX JUAN FRAS, DE LA DIRECTION ADMINISTRATIVE



VIII



LA FUNCTION. ECONOMIC DEL ORO


El papel del oro en el rgimen eco-

nmico de la Unin Postal Universal.


1. El oro y las doctrinas econmicas como
expresin de la lucha por la vida.

En el mundo de los hechos y de los studios eco-
nmicos agtase, cada vez ms, la polmica en tor-
no del "valor" del oro. Panegiristas y detractors
lnzan arguments en pro y en contra de la fun-
cin econmica del extraordinario metal.
Asistimos, sin duda, a la condenacin y elogio
simultneos del oro; al process de su miseria, segn
unos, y a la celebracin de su grandeza, segn otros.
La lucha es recia, de vida o muerte.
Bien dicen por eso dos ilustres maestros, refirin-
dose a las doctrinas econmicas, que es necesario
ver en su historic como "en la historic de todas las
ideas, una lucha por la vida. Unas veces siguen
aqullas cursos paralelos, compartiendo pacfica-
mente el imperio de los espritus; otras veces se
entrechocan tumultuosamente'" (2).
Tumultuosamente... es verdad; sobre todo en
estos das que corren en que, adems, el soplo de
las ideas polticas gravita inevitable, arrebatada-
mente, sobre el espritu del hombre. Menester es,
pues, en esta hora, gran presencia de nimo para
conservar la necesaria lucidez que reclama el exa-
men sereno del problema, como asimismo una bue-
na dosis de tolerancia y de espritu crtico para
las ideas contrarias. Tal debe s.er, indudablemente
la posicin del que aborde cuestiones sociales en
general; as podremos comprobar, en cuanto con-
cierne ahora a la economa poltica, la verdad de
esta hermosa afirmacin: "De suerte que si una
enseanza result de la historic de las doctrinas,
es la necesidad de un espritu crtico que, perma-
neciendo siempre alerta, confrontando siempre las
verdades adquiridas y aceptando con benevolen-
cia las observaciones y las experiencias nuevas, per-
mita extender y profundizar, sin descanso, el domi-
nio de la ciencia .econmica" (3).

2. Los hechos. Movimiento y concentracin del
oro mundial en la actualidad. Consecuencias.

Como es bien sabido, la distribucin del oro en
el mundo ofrece una desigualdad sorprendente. Se-
gn un trabajo publicado en agosto de 1939 (4), la
S reserve de oro en los Estados Unidos era de


14.874.000.000 de dl.; en Francia de 2.435.000.000;
en Gran Bretaa de 1.042.000.000; en Holanda de
974.000.000; en Suiza de 680.000.000; en Blgica de
588.000.000; en la Argentina de 431.000.000, etc. En
cambio, en Alemania la reserve de oro slo era de
29.000.000 (compreselos con los 14.874.000.000 de
los Estados Unidos, que representaban entonces el
56 % del total del oro mundial).
Estallada la guerra actual, como dicen algunos
la segunda fase de la misma guerra de 1914, se
aceler la fuga del oro a los Estados Unidos, ocu-
rriendo as una mayor concentracin todava del
metal, al punto que, en la actualidad (5), las te-
nencias de oro de ese pas es de un valor de
21.000.000.000 de dlares, o sea el 70 % del total
del oro mundial de nuestros das (30.000.000.000 de
dlares).
Claro est que tan extraordinario acontecimiento
econmico determine forzosamente un hondo pro-
ceso de crtica, es decir, el examen del oro desde
el punto de vista de su valor en las relaciones eco-
nmicas internacionales. As es como los pases que
carecan de oro, defendindose, intentaron susti-
tuirlo por el trueque, esto es por, el canje o per-
muta de mercancas y materials primas, sobre la
base de precious fijos, sin formacin de saldos y has-
ta la cancelacin total. "En resume, el contrato
bilateral en funcin de canje es un recurso de
emergencia que resuelve momentneamente este
problema social: mantiene la capacidad de produc-
cin y la plenitud de trabajo" (6).

3. Los fundamentos de la perpetuidad del valor
del oro.

No es admisible, como se comprender fcilmen-
te, el intent de profundizar esta material; esto que-
da reservado a los especialistas. Slo nos es suficien-
te saber que el canje international de mercancas
y products es un mero recurso de emergencia y que
cada tratado de trueque, como se ha dicho alguna
vez, es un bloque parcial en contra de los
pases no contratantes '(7).
En fin, la prosperidad del gran comercio inter-
nacional dbese al intercambio, no bilateral, sino
multilateral, con sus saldos y sus cancelaciones opor-
tunas mediante el sistema monetario. He aqu, pre-


S 354 -
la*-.:., .A ...... ..










cisamente, el double papel irremplazable del oro en
el comercio international de magnitude: funcin de
intermediario y unidad universal de media del
valor econmico. Nada como l "sirve para pagar
al extranjero los saldos desfavorables de los in-
tercambios mercantile" (8). Adems, en el sis-
tema de la economa internal, el oro constitute
un factor del crdito en cuanto es garanta de los
instruments de representacin de valores circu-
lantes.
Concluimos, pues, en que el oro es una media
de valor de alcance universal, irremplazable y
definitive como condicin de existencia del gran
comercio international, esto es, de la prosperidad
del mundo.

4. El oro en las relaciones postales universales.
El "franco oro postal", unidad de peso.
Remisin.

Dadas las propiedades extraordinarias del oro,
es perfectamente explicable que las Administracio-
nes postales lo admitieran en su rgimen econ-
mico como media o punto de referencia insusti-
tuible, tendiente a la adopcin de una unidad mo-
netaria para los ajustes de los Correos del mundo
entero.
En otro lugar (9) ya nos hemos ocupado de la
tasa postal en el rgimen universal y de la no-
cin del "franco oro postal". Asimismo estableci-
mos el equivalent de ste en nuestra moneda, so-
bre la base de la cotizacin del oro en el mer-
cado de Londres, al da 3 de agosto de 1939;
obtuvimos el siguiente resultado: 1 franco oro
postal = m$n. 1,40, exactamente m$n., 1,4022580614.
Nos remitimos, pues, a lo que all dijimos.

5. Nueva operacin de equivalencia del franco
oro postal. Su relacin ahora con el dlar.
Confrontacin con el resultado de la opera-
cin anterior.

A. Precio del oro. El peso del metal

La Oficina Internacional de la Unin Postal Uni-
versal, de Berna, en su reciente edicin anotada
(1940) do la Convencin de Buenos Aires, dice:
"Para valorar en una moneda national las tasas
expresadas en franco oro, es siempre necesario re-
currir a una conversion. Actualmente se tiene, por
ejemplo, la paridad fija de 1 dlar E.U.A. =
3,060977 francos oro. El dlar puede ser convertido
ulteriormente en las otras monedas nacionales al
cambio ms o menos variable" (10).
En atencin a lo dicho: y a que. el franco oro
postal es, en definitive, una unidad de "peso"
de oro, es decir, 0,29032258 gr. o, para abreviar,
290 miligramos de oro fino (11) se obtienen los si-
guientes resultados:

1 dlar =_ 3,060977 francos oro
1 franco oro = 0,29032258 gr. oro fino
3,060977 x 0,29032258 = 0,88867073 gr. oro fino,
por consiguiente:
1 dlar = 0,88867073 gr. oro fino.

0,88867073 gr. o. f. = 1 dlar
1 gr. o. f. = 1 0,88867073 = 1,1252761 dlar
................................. ............. .
1 dlar = m$n. 4,31 (4/XI/1940)
1,1252761 x 4,31 = m$n. 4,8499399
1 gr. o. f. = m$n. 4,8499399


4,8499399 X 0,29032258 = 1,40804706
por consiguiente:
0,29032258 gr. o. f. (1 fr. o. pos.) = m$n 1,40804706
m$n. 1 = 0,2061881 gr. o. f. (1 4,8499399).

Como ha podido verse (final del pargrafo 4), en
agosto de 1939, vsperas de la guera actual, y me-
diante la conversion de la libra, obtuvimos: 1 fran-
co oro postal = 1,40225806 m$n. Un ao y tres
meses despus (escribimos este trabajo con datos
de noviembre de 1940) y mediante la conversion
ahora del dlar, llegamos a este otro resultado: 1
franco oro postal = m$n. 1,40804706. La diferen-
cia, pues, es slo de cinco milsimos de peso mone-
na nacianal.

B. La moneda: el franco oro, moneda postal
conventionall". Equivalentes

3,060977 francos oro = 1 dlar (relacin de la Ofi-
cina Internacional.
1 franco oro (1 3,060977) = 0,326693 dlar

1 dlar m$n. 4,31
1 franco oro = 4,31 x 0,326693 = m$n. 1,40804
m$n. 1 0,7102036 f. oro (1 1,40804683)
1 dlar = 3,060977 francos oro.


6. Tasa international (U.P.U.) de la carta "sim-
ple". Correspondiente al primer grado de pe-
so o unidad inicial de peso (20 gramos). Cua-
dro comparative de la tasa argentina y de la
norteamericana en centsimos de franco oro
postal.

I Tasa argentina: m$n. 0,20
m$n. 1 = 0,7102336 franco oro (vase el punto B.,
del pargrafo anterior).
m$n. 0,20 = m$n. 1 5 = 0,7102036 5
0,142040 franco oro
II Tasa norteamericana: dlar 0,05
1 dlar = 3,060977 francos oro (vase el punto B
del pargrafo anterior).
0,05 dlar = 1 dlar 20 = 3,060977 20 =
0,153048 franco oro.

Por consigiuente, el equivalent de la referida
tasa argentina en centsimos de franco oro es de
14,20, y el de la norteamericana de 15,30. Advir-
tese que el Dr. Furrer, Director de la Oficina
International, en su studio sobre esta material
("L'Union Postale", 1938, pg. 369, da para
la tasa argentina el equivalent en centsimos de
franco oro 13,89, y para la tasa norteamericana
15,50; pero es preciso tener en cuenta que el
dlar estaba entonces muy alto con relacin a
nuestra moneda: m$n. 445 los 100 dlares el 26
de noviembre de 1938; hoy (4/XI/1940): m$n. 431.
Ahora bien: como el lmite inferior de la tasa
international de la carta "simple" (hasta 20 gr.)
es de 0,16 franco oro (Convencin Postal Univer-
sal de Buenos Aires, art. 34, y Protocolo final, art.
II), result que las tasas argentina y norteamerica-
na estn todava por debajo del lmite inferior con-
venido (0,1420 y 0,1530).

7. El equivalent de 10 francos oro postales en
m$n. y en dlares. La respective capacidad
de franqueo.

I. Argentina:
1 franco oro = m$n: 1,40804683
10 francos oro = m$n. 14,0804683

355










Tasa argentina: m$n 0,20
14,0804683 0,20 = 70,40234
Nmero de cartas franqueables: 70
II. Estados Unidos:
1 franco oro = 0,326693 dlar
10 francos oro = 3,26693 dlares
S Tasa norteamericana: dlar 0,05
3,26693 0,05 = 65,3386
Nmero de cartas franqueables: 65

Como se ve, con el equivalent de 10 francos oro
postales se puede franquear en la Argentina 70 car-
tas de porte simple del servicio postal universal;
en los Estados Unidos, con el equivalent en dla-
res, se puede expedir slo 65 cartas.
Para que la tasa argentina, en su equivalent,
igualara a la norteamericana, tendra que ser au-
mentada a m$n 0,2155, en vez de m$n. 0,20. Re-
curdese tambin que la tasa argentina es, de to-
das las tasas internacionales, la ms baja (v. el re-
cordada studio del Dr. Furrer). De tal suerte,
elevndola a m$n 0,2155 se obtendra entonces el
mismo resultado que en el caso de Norteamrica,
es decir, 65 cartas (14,0804683 0,2155 = 65,3386).
Es oportuno advertir que aqu s.e trata de n-
mero" de piezas franqueables y no del peso mis-
mo; por otra parte, la onza norteamricana de gr.
28.3465 ha sido asimilada precisamente a la "uni-
dad postal" de 20 gr. (Convencin Postal Universal,
art. 34; Protocolo Final, art. III.).

8. El problema de la diferencia de los equiva-
lentes de las tasas en 41 rgimen postal uni-
versal. Conclusion.

Hemos visto que la tasa argentina de m$n. 0,20
S (0,1420 franco oro) es inferior en su equivalent
a la norteamericana, de dlar 0,05 (0,1530 franco
oro), y sta, a su vez, est todava por debajo del
lmite inferior (0,16 franco oro). Recuerdese bien
que la tasa de base para la carta de porte simple
(20 gr.) es de 0,20 franco oro (Convencin, art.
34) y que el lmite inferior (protocolo, art. II,
reduccin 20 %) es de 0,16.
La falta de coincidencia de los equivalentes de
las tasas postales no es atribuible, como se ha di-
cho alguna vez, a las oscilaciones del precio del
oro en el mercado libre (ley de la oferta y de la
demanda, sino a la falta del reajuste de las tasas
en los respectivos pases, con arreglo a los lmites


convenidos en los congress postales. Precisamen-
te, stos procuran obtener una media universal;
pero para ello es necesario que cada parte coloque
su tasa en el just lmite, elevndola o reducin-
dola, segn las circunstancias. En nuestro caso,
como lo hemos comprobado, elevndola. Nuestra ta-
sa de m$n. 0,20, para coincidir poi lo menos con el
lmite inferior de 0,16 franco oro, debera ser eleva-
da a m$n. 0,23. En el fondo la euestin reside, a
nuestro juicio, en la fijacin del equivalent del
franco oro postal; sobre este punto nos remitimos a
lo que hemos dicho en los pargrafos anteriores.
Si el rgimen jurdico de la Unin Postal Uni-
versal es excelente, no lo es menos sus sistema
econmico; pero es necesario que a la "unidad"
territorial de la Unin corresponda la ms aproxi-
mada "uniformidad" de las tasas. En este senti-
do debemos contribuir todos, hacia la solucin de
un problema de inters universal.
Finalmente, advertimos al lector que en este tra-
bajo, en lo que concierne al orden postal, nos he-
mos referido a las "condiciones" internacionales
de una poca normal, con prescindencia de los fac-
tores perturbadores de la guerra, que no hacen al
caso; hemos supuesto, pues, la normalidad. Ade-
ms, para mantenernos fieles a nuestro mtodo de
exposicin, recordamos. tambin al lector que en s-
te como en los anteriores trabajos, no debe verse si-
no la expresin de ideas puramente personales.



(1) Revista de Correos y Telgrafos, N9 39, pg. 157.
(2) Gide y Rits. "Histoire des doctrines conomiques',
pg. XV.
(3) Id., id., pg. 781.
(4) Lestard, "El trueque antiguo y la compensacin in-
ternacional moderna, en "La Nacin" del 17 de
agosto de 1939.
(5) Id., "Reflexiones acerca del problema mundial del
oro", en "La Nacin" del 28 de octubre de 1940.
(6) Id. "El trueque antiguo y la compensacin inter-
nacional moderna, citado.
(7) Hofmann-sthal, "Bloqueo econmico por medio del
trueque", en "La Prensa" del 6 de febrero de 1940.
(8) "El valor del oro' "La Nacin" del 15 de julio
de 1940.
(9) Frias. "Derecho, Economa y Tcnica en material de
Correos", pg. 65.
(10) "Les actes de 'Union Postale Universelle. Revision
de Buenos Aires, 1939. Edition annote par le
soins du Bureau International, Berne, 1940". Pri-
mer fascculo, nota al articulo 29 de la Conven-
cin.
(11) Fras, ob. cit., pg. 66.


COMUNICACION TELEFONICA CON BOLIVIA



Entre los Estados de. Sudamrica que pertenece a la red telefnica mundial, se
halla incluido desde hace poco tambin Bolivia.

Desde La Paz, la capital de Bolivia y la estacin radioelectrica de la Compaa
International de Radio de Buenos Aires se estableci una conexin radiotelefnica direct.
De esta manera Bolivia se hall en vinculacin con la red radiotelefnica mundial.

(De "Telegraphen-Pra is", 1040, No 13).


356 -


m Klt .E ^ -,.. ..


































ALEJANDRO ESTEBAN POPOV

CREADOR DEL PROTOTIPO DE APARATO DE RADIO


1859- 1905


Es poco conocido el hecho de que recien-
temente se cumplieron 45 aos desde que se
dictara la primera leccin radioelctrica p-
blica. El 7 de mayo de 1895, ante el audito-
rio de la seccin fsica de la sociedad fsico-
qumica rusa, el ingeniero Aleksandr Ste-
phanovich Popov, di una charla durante la
cual hizo una demostracin con el prototipo
del radio aparato. Este fu construido por
sus propias manos y consista en un dispo-
sitivo electromagntico con campanilla de
seal que, unido por un hilo delgado de co-
bre a un barrilete remontado, indicaba las
oscilaciones de la electricidad atmosfrica.
Por tal causa, el inventor denomin a su
aparato "el indicador de relmpagos".
El auditorio de la sociedad cientfica
compuesto por especialistas, qued admirado
por algunas caractersticas del aparato, prin-
cipalmente por la funcin hasta entonces
no vista, de la antena ligada al barrilete,
cuya conexion o aislamiento cambiaba fun-
damentalmente el tono y la potencia de la
campanilla de seal.
A pesar de tan admirable comprobacin


nadie ayud al inventor. Sus experiments
debieron ser continuados de su propio pe-
culio y durante las horas que le dejaba li-
bre su ocupacin de catedrtico en la es-
cuela martima de minas. Cierta vez, Popov,
present al entonces ministry de guerra ru-
so una solicitud para que se le concediera
una subvencin de mil rublos para la pro-
secucin del trabajo. Esta era acompaada
de un clculo previo detallado. Sin embargo.
el ministry se la devolvi con la resolucin:
"Por esta quimera no deseo asignar medios
econmicos".
En el comit tcnico del ministerio de
guerra se encontraron hombres ms clarivi-
dentes, quienes, a su riesgo asignaron al in-
ventor doscientos cincuenta rublos, suma
insuficiente para emprender algunos expe-
rimentos ms amplios o investigaciones.
Es necesario consignar que el sueldo men-
sual de Popov era de 75 rublos.
Popov transport sus experiments a las
embarcaciones de la escuadra organizando la
relacin de las naves con la costa. En 1899,
durante la busca de un desperfecto en el apa-

357


1PY ~ ~~* ~ ..








rato fu colocado impensadamente en el cir-
cuito receptor un telfono por el cual, con
gran admiracin, se escuchaba la reproduc-
cin de las seales del emisor. La aplicacin
del telfono aument la distancia de posibi-
lidad de relacin hasta 25 kilmetros.
Con esta conquista Popov, finaliza el pri-
mer perodo de labor relative a su invento.
El segundo perodo, caracterizado por
grandes acontecimientos, comienza despus
del accident cerca de la isla Hochland hoy
llamada Korgensaari.
Era un tardo otoo de 1899. El acoraza-
do "Almiral Apraksin" parti de la base
naval de Kronshtadt para efectuar un cru-
cero alrededor del mundo. Poco despus de
haber zarpado fu sorprendido por un hu-
racn que le hizo perder la ruta, siendo arro-
jado sobre los riscos de la citada isla. Los
trabajos de salvamento para recuperar el
barco varado era necesario hacerlos recin en
la temporada primaveral cuando se despren-
den los tmpanos y con la condicin de man-
tenerse una constant relacin con el comando
del buque de guerra. Primeramente se deci-
di instalar entire la isla y bordo una lnea
submarine de un cable, pero su costo, alrede-
dor de 53.000 rublos, se consider demasiado
alto. Alguno record los experiments de
Popov a quien se le propuso instalar una
comunicacin entire el acorazado y el distant
lugar costero, Kotka.
Tal proposicin para Popov fu alenta-
dora pero al mismo tiempo peligrosa la
distancia entire ambos lugares era ms gran-
de que la alcanzada hasta entonces por su
aparato. Sin embargo, el inventor decidi
arriesgarse y consinti. El comando se mos-
tr muy complacido por esa solucin y se
afectaron 10.000 rublos para la instalacin
de ambas estaciones.
Rpidamente pasaron los trabajos pre-
paratorios y el 27 de enero el rompehielos
"Jermak" libr a la isla Hochland toda la
instalacin y el personal bajo la direccin
del ayudante de Popov, P. N. Ribkin, que
lo era desde haca muchos aos.
El otro grupo comenz la instalacin de
la estacin en Kotka. El trabajo, pese al mal
tiempo fu solidario y el 5 de febrero, sobre
una de las rocas prxima a la costa de la
isla, se elev un mstil establecindose una
pequea cabaa-estacin.
Desde la isla se comenzaron a transmitir
los primeros signos radiales para Kotka. La
tension nerviosa del personal alcanz un l-
mite extremo: Se podra hacer efectiva la
comunicacin? Si, era possible. Pronto la ra-
dioestacin insular, con gran gozo de los cir-

358 -


cunstantes recibi las seales a ella dirigidas.
El mismo da la radio fu usada tambin
para un fin prctico. Desde Kotka, para el
rompehielos "Jermak", lleg inalambrica-
mente la orden de navegar para salvar a 27
pescadores, llevados a la deriva por un tm-
pano. La orden fu recibida y, en la misma
tarde se logr encontrar al grupo de pesca-
dores embarcndolos. Este acontecimiento
dej inolvidable/ impresin, principalmente
entire los mariners.
De esta manera, en un solo da de uso
prctico la radio prob la vasta posibilidad
de su aplicacin.
El servicio de salvataje del acorazado
"Almirante Apraksin" fu el punto de par-
tida de la suerte venidera del nuevo medio.
Sali del perodo de experiments y comenz
lentamente, pero seguro, a penetrar en la
prctica. La distancia de comunicacin creci
rpidamente y de diez millas en 1900 alcanz
70 millas en 1903, poco tiempo antes de la
guerra ruso-japonesa, cuando el gobierno
ruso intent equipar todos los buques de
guerra con esta clase de aparatos. La inten-
cin durmi en el papel del proyecto.
Tambin los crculos cientficos mudaron
de opinion respect al trabajo de Popov.
Fu nombrado miembro honorario de la
sociedad tcnica rusa en el ao 1901, elegido
professor del institute electrotcnico de San
Petersburgo y despus de cuatro aos, en
1905, designado director del mismo institute.
El ltimo puesto fu para Popov fatal.
En el pas haba madurado una revolucin
en la que estaban comprometidos los alum-
nos del institute.
La Administracin superior exigi de Po-
pov, como director del establecimiento, medi-
das crueles de castigo, pero este rehus ca-
tegricamente aplicar sanciones contra el
progresista estudiantado. A consecuencia de
los enojos con la Administracin que el hom-
bre de ciencia atraves y sinti agudamente
en virtud de su delicada naturaleza, el 12
de enero de 1905, falleci de apopleja, des-
pus de una furiosa discusin con el jefe de
polica.
Sabio modesto, fu human y su nombre
echado al olvido. Mientras tanto el dinmi-
co Marconi, poseedor de un gran capital para
sus experiments, aument rpidamente su
fama como inventor de la radiotelegrafa.
Perdura an la controversial de cul de los
dos inventories fu el primero, si el ruso
humilde que ofreciera para su trabajo su
miserable salario o el peninsular libre de
cuidados materials.
Se consider que Popov construy el primer










aparato de radio para uso de utilidad gene- relmpagos" y muchos otros tambin por l
ral,, pudiendo considerarse a ste como "pa- construdos.
dre de la radio". En el ao 1925 el correo sovitico dedic
En el Museo Postal de Leningrado est a la memorial de Popov una edicin especial de
instalado, en el hall especial, el "gabinete timbres postales con la reproduccin del bus-
de Alejandro Esteban Popov", en el que to del iventor.
se encuentra, hecho por las propias manos La vida del sabio fu breve. Haba naci-
del investigator, el ya citado prototipo de do en el ao 1859.
radioaparato denominado "el indicator de Del Esperanto, segn erin de Ed. Dane (Lo-
radio-aparato denominado "el indicator de ia), por Amadeo 1. Soler, Cab. Dio. lo. (Rosario).








NUEVOS STUDIOS SOBRE EL RAYO



Por el Prof. ADRIAN



Desde que por medio del cinematgrafo se resolvi el problema de dividir un acon-
tecimiento en numerossimas imgenes o faces individuals, tambin pudimos resolver el
problema del rayo.
El comienzo de la descarga elctrica slo est formado por un dbil destello entire la
nube y la tierra, mediante el que la electricidad atmosfrica trata de perforar el aire.
Una vez formada as camino provisorio, que an no llega a tocar el suelo, comienza el
process ms interesante. El rayo crece como un rbol, partiendo desde una nube y se ra-
mifica, como si tratara de alcanzar con mltiples dedos la tierra. En cierto modo va ex-
plorando el terreno o espacio, para descubrir el punto que ofrezca mejor conductibilidad.
En ese sitio la tierra va a su encuentro, cuya carga elctrica ya no puede mantener-
se quieta, y entonces el rayo "sube" hacia la nube!.
Esta comprobacin invierte todos los conocimientos que hasta ahora tenamos acerca del
rayo. Deca Schiller: "Desde la nube, sale el rayo, sin eleccin......" Pero ahora sa-
bemos que los rayos no parten de las nubes, sino desde la tierra, hasta encontrar una
ramificacin del destello elctrico ms cercano al punto 'de partida. El Dios Zeus de los
griegos ya no es el que manda el rayo a la tierra, sino la Madre Tierra lo enva hacia
su trono en las nubes.
Esta comprobacin nos explica perfectamente porque los rayos tienen preferencia
por ciertos lugares. El punto de partida es el sitio que pose en la tierra las mejores
condiciones de conductibilidad, especialmente cuando en las inmediaciones hay napas de
agua subterrneas. Por eso las regions pantanosas son ms expuestas al rayo que los te-
rrenos secos.
En los ltimos aos se ha formado un plano meteorolgico de distribucin de tor-
mentas elctricas en Alemania. De l se deduce que hay regions muy frecuentadas por las
tormentas, y lugares especialmente castigados por los rayos. As la parte norte de Bavie-
ra recibe un 30 % ms de tormentas elctricas que la planicie prusiana. En Bremen se
registraron 23, en Hamburgo 19 y en Memel slo 14 tormentas elctricas. Adems la lo-
calidad de Blankensee, acerca de Hamburgo recibi en raras ocasiones un rayo, a pesar
de estar en un lugar ms alto sobre el nivel del mar. Especialmente numerosos fueron
los rayos en las islas de SchleIwig-Holstein, en la costa del Mar del Norte.
(De "Telegraphen-Praxis" 1940. N- 14).


- 359


i -- -- --





* 1. *'' ,* I -* .;? ... 5. ^ ," '" ;' ..- ^ ~*"***,.---"" r ,yn iJq


notas breves


e


UN PRECURSOR DE LA AERONAUTICS

El sastre de Ulm

A comienzos del siglo XIX, se realizaron nume-
rosos ensayos aeronuticos mediante globos.
Esto indujo al sastre de Ulm (Baviera), don
Luis Alberto Berblinger, a meditar cmo se podra
volar sin el globo y semejante a un pjaro por
los aires, agregando al cuerpo human unas alas.
Mientras cosa los trajes de los ulminenses,
segua en sus meditaciones, como el mayor pecador
podra alejarse de la' tierra mediante el vuelo.
La idea no le dej en paz, y comenz por
construir un armazn de acero, que cubri con
una tela de seda. Cuando ajustaba el aparato
a su cuerpo mediante correas, se extendan a
ambos lados dos grandes alas. En esta forma
se pareca a un gigantesco murcilago, o bien
como Icaruz, el griego que intent volar.
Este Icaro modern, de Ulm, en Baviera, tam-
bin tena el convencimiento que tendra xito
en su empresa, lo .cual le indujo a comunicar al
pueblo y a las autoridades, que cierto y deter-
minado da efectuara un vuelo desde la torre
de la cathedral, por sobre toda la ciudad. Es pro-
bable que sus ensayos en la casa dieran buenos
resultados y que efectundolos en mayor escala
al aire libre dara aun mejores xitos.
Naturalmente su aviso motiv un gran revuelo
entire el pueblo de Ulm. Mientras tanto la ciudad
se transform en capital del Reino de Wuertemberg,




.. ,..
," .. .' ~ .' ;,,
4 ,-

*,- ',i'" ..


y todos los ciudadanos del reino comenzaron a
interesarse por el experiment del sastre Ber-
blinger.
El da en que deba realizarse el primer vuelo,
miles de personas se congregaron en Ulm, entire
los cuales tambin se hallaba el Rey Federico
de Wuertemberg, que visitaba por primera vez
su nueva residencia.
El sastre se sinti algo temeroso, tratando de
desligarse de su compromise. Saba que en sus
ensayos poda perder la vida o tener un grave
accident. Pero el Rey Federico tom tan en serio
su ofrecimiento, que no tuvo ms remedio que
ejecutarlo, si no quera pasar el resto de su vida
en un calabozo.
Deeidise pues a volar, pero no desde la torre
de la cathedral, sino desde una rotonda a orillas
del ro Danubio. En la orilla opuesta le esperaba
un pblico numeroso, y el Rey se diverta con
el buen humor. y la alegra que reinaba entire
el pueblo a raz de este raro acontecimiento.
El mismo Rey ya se imaginaba el resultado
fatal del vuelo, por lo que haba ordenado que
various botes deban hallarse cerca del lugar, para
auxiliar al intrpido aeronauta.
Por fin apareci Berblinger con su aparato en
lo alto de la rotonda, mir al numeroso pblico,
los barcos del Danubio y el cielo azul que se
extenda sobre su cabeza. Prob varias veces sus
alas, las abri y cerr. El pblico lo ovacion,
estando convencido que el vuelo tendra un com-
pleto xito. Todos los ojos seguan hasta sus
menores movimientos, el silencio se hizo absoluto...
Entonces abri sus grandes alas y las agit
en el aire. Cerr los ojos y alz vuelo.
Una gran carcajada y gritera sigui a su accin,
interrumpiendo el silencio. El maestro Berblinger
haba cado suavemente en las aguas del Danubio,


360 -


- ~ ... L ...-,










donde se abata desesperadamente. Esto aconteci
el 30 da mayo de 1811. Al di siguiente hizo
otro ensayo, con igual resultado.
As termin el vuelo del sastre de Ulm, sobre
cuya hazaa aun se habla hoy da, como si fuera
una leyenda. En la cathedral de Ulm existe una
lpida conmemorativa del hecho, y el conocido
escritor alemn von Eyth, en su obra "El. Sastre
de Ulm", lo ha inmortalizado.
Sin embargo no fu possible evitar que a causa
del resultado de los vuelos de ensayo del sastre
de Ulm, se hicieran bromas de toda especie sobre
el hecho, hasta una pera cmica de G. Pressel,
y numerosos volantes de Ao Nuevo fueron inspi-
rados en dicho acontecimiento.

(De "Zuericher Illustrierte", 1940, No 5).



NUEVO SISTEMA FONOGRAFICO IDEADO
EN LOS ESTADOS UNIDOS

El ingeniero norteamericano Merle Duston ha
ideado un sistema de registro sonoro sobre cinta
que permit la reproduccin inmediata del mismo,
sin necesidad de recurrir a process de laboratorio
para el caso.
Por este sistema puede utilizarse la reproduc-
cin como fongrafo o dictfono, en combinacin
con un micrfono, con la lnea del servicio tele-
fnico, con la etapa de salida de un radiorre-
ceptor, etctera. Para este registro se emplea una
cinta de "celofn" o de otra substancia trans-
parente similar, revestida con una capa de material
opaco que constitute la clave del invento.
La cinta de 'celofn" se devana en carreteles
semejantes a los que se utilizan en cinematografa,
pero much ms pequeos. Se pone aqulla en
movimiento, el cual es regulado mediante un
aparato de relojera o un motorcito elctrico
anlogo a los que hoy se emplean en los fon-
grafos, y la cinta se desarrolla conducida por
un estilo que va conectado a la etapa de salida
de un amplificador de audiofrecuencia.
Las seales produce la decoloracin de la
substancia qumica que cubre la cinta causando
en esta transferencia similares a las que ofrece
una pelcula sonora normal. Luego viene la re-
produccin, que se obtiene merced a una clula
fotoelctrica, al audioamplificador ya citado y a
un alto parlante producindose el arrastre de la
cinta en la misma forma referida ms arriba.
Dos tamaos de rollos de cinta se utilizan
actualmente para este procedimiento. Los ms
pequeos, cuyo dimetro es de unos 15 centmetros,
permiten la reproduccin de sonidos por espacio
de veinte minutes, en tanto que los mayores,
cuyo dimetro es de 19 centmetros, dan repro-
ducciones sonoras que duran alrededor de una
hora.
Entre las aplicaciones prcticas del aparato
ideado por el ingeniero Merle Duston cabe men-
cionar la relative a la cinematografa parlante
para aficionados, mediante el empleo de una
pelcula fotogrfica normal y una pelcula sonora
especial. El sincronismo entire estos dos elements
podr conseguirse ms fcilmente que empleando
discos fonogrficos.
No menos important ser la aplicacin del
nuevo procedimiento en fonografa, gracias a la
posibilidad de impresionar por intermedio de una
pelcula sonora "patrn', numerosos '"films" para
su reproduccin en forma simultnea.


UNA PLUMA FUENTE DE HACE
CIENTO CINCUENTA AOS

A raz de una excavacin realizada en Hannover
(Alemania) se hall el cadver de un hombre
y junto al mismo diversos objetos que demostraron
que se trataba de un crime antiguo, perpetrado
hace ciento cincuenta aos.

---- -.

1 /






























Entre los objetos hallados figure una balanza
para pesar oro, utilizada para los receptores de
rentas pblicas, y una lapicera fuente, con dep-
sito de arena, del tipo ms antiguo que se conoce.
(De "Illustrierter Beobachter", 1940, N9 93)


EL COMERCIO, FACTOR DECISIVE
EN LA EVOLUCION DE LAS
EMBARCAOIONES
(Traducido de la pubiicacin "Think", por JUAN
G. CESPEDES)

Nadie sabe donde o cundo el primer antropoide
hall que poda emparranearse sobre un leo y
deslizarse, ayudado de una prtiga, sobre la super-
ficie del lago o ro que bordeaba su pequeo
mundo. Y no est escrito cuntos siglos pasaron
despus de eso, hasta el da en que el Edison
de alguna tribu, invent la primer balsa, uniendo
con guascas, troncos de rboles. Sin duda fu ese
un gran da, porque entonces, aquel prehistrico
navegante, pudo cruzar su lago y recoger, ms
all de la orilla opuesta, los frutos que no crecan
en sus dominios. As naci el comercio martimo.
El comercio del excedente de pasas por puntas
de lanzas o cueros de tigres, estaba limitado al
uso de las balsas, chalas y "catamarans" (em-
barcacin formada por dos tozas o dos bates
unidos). Fu cuando los egipcios inventaron el
casco reforzado que se produjo el nacimiento de
la marina mercante.

361


U.~.iIC**~YZl













































Durante tres mil aos o quizs ms, la mayor
parte de este comercio estuvo limitado a expe-
diciones costeras dentro del Mediterrneo. Sin
embargo existe evidencia de que los mercaderes
de Tiro se aventuraron ms all de las Columnas
de Hrcules, llevando vino y frutos a la distant
Bretaa (inglesa), much antes de la invasion
de Julio Csar. Y hasta existe la posibilidad de
que los fuertes fenicios, se hayan dirigido hacia
la costa occidental del Africa remontando el
Ocano Indico. Los antiqusimos juncos que nave-
gan el mar de la China, se asemejan much a las
embarcaciones egipcias.
No interest saber si los chinos se apropiaron
de ideas ajenas para la construccin de sus cas-
cos, lo cierto es que ellos fueron grades inven-
tores. El timn fijo y el comps, se usaron en
Oriente antes que en ninguna otra parte.
Quinientos aos antes de la era cristiana, el
Imperio de Atenas mantena la hegemona en
la region del Mar Egeo. Su poder y riqueza
resida, en gran parte en la fiscalizacin del
comercio martimo y fueron los barcos de Atenas
los que salvaron el Occidente, al destruir la orgu-
llosa flota persa, en Salamina.
Aquellos antiguos barcos, eran por supuesto,
S impulsados a vela, pero entire ellos haba tambin
galeras accionadas por medio de esclavos. Los
hombres eran baratos. Miles y miles de cautivos
llevaban una miserable existencia encadenados a
los remos, empujando sus largos y pesados trirre-
mes al travs de los furiosos mares. Despus que
Grecia fu eclipsada, Cartago y Roma agrandaron
y mejoraron la galera y cuando Roma cay bajo
los brbaros, casi 900 aos despus de Salamina,
todava estaban en su apogeo las embarcaciones
propulsadas por esclavos. Se necesitaron otros mil
aos ms, para que los navegantes se dieran
exacta cuenta de la superioridad de los vientos
sobre las espaldas y las manos humans.

362 -


Mientras tanto, en el Norte, los temibles vikins
impulsaban a remo y a vela sus barcos construdos
de roble y en tingladillo. Estos mariners paganos
asolaban las costas de la Galia y Espaa y en
el siglo diez, Erico el Rojo, descubri Groenlandia.
Su hijo Leif, en otro viaje desde Noruega, des-
embarc en un punto a lo largo de la costa
superior de Norte Amrica. Desde "Vinland" llev
a su pas un cargamento de uvas y una amplia
informacin sobre el clima "tropical" de Nueva
Inglaterra.
Aunque la historic tiene por hbito el grabarse
en trminos de sangre y conflicts, no fueron
los combates navales ni la bsqueda de frutos
los que promovieron los grandes adelantos de la
navegacin. Fu el comercio.
Fu el comercio, la paciencia del hombre, las
empresas de aliento, que hicieron que algn des-
conocido timonel atara su timn al codaste de
su barquito. Fu el comercio, la necesidad de trans-
portar sacos de trigo y pipas de vino que inspir
a algn primitive arquitecto naval a techar su
barco con una cubierta, procurando as, un seguro
abrigo a su mercadera. Y fu el comercio, siem-
pre el comercio, el que forz a los hombres a
desechar sus miedos hereditarios y a buscar nuevas
rutas y nuevos mundos.
A principios del siglo quince, Venecia era la ms
grande potencia de Europa. Sus barcos, que no
eran menos de 300, custodiados por cuarenta y
cinco galeras de guerra, mantenan el trfico de
tres continents. Pero despus que los turcos
ocuparon Constantinopla, en 1453, la "Matrona
del Adritico", se encontr sbitamente estran-
gulada por el embargo de los Infieles. Era nece-
sario hallar una nueva ruta hacia las Indias.
Los aventureros estaban a la orden del da.
El portugus Vasco de Gama, puso su proa hacia
el sur y di la vuelta al Cabo de Buena Espe-
ranza. El genovs Cristbal Coln, viva obse-
sionado con la idea de que el mundo tena la
forma de una pera. Zarp hacia occidente.
El barco de Vasco de Gama, era una carabela
de unas cien toneladas. La nave capitana de la
expedicin de Coln, la "Santa Mara", tambin
una carabela, tena 128 pies de largo. La "Pinta"
y "La Nia" que completaban la "flota" del
Gran Almirante, eran galeras convertidas.
El descubrimiento de Amrica fu el mpetu
ms grande que tuvo la construccin de barcos
en toda su larga historic. Aunque los espaoles
y los portugueses, los holandeses y los ingleses,
botaron las quillas de innumerables embarcacio-
nes, los adelantos se producan con tanta lentitud
que apenas podan notarse.
El "majestuoso galen espaol llegando desde
el Istmo"', de John Masefield, era en realidad
un barco pesado y difcil de maniobrar. El
'LMayflower" que trajo a Massachussetts a los
Padres Peregrinos, a principio del siglo diezi y
siete, era pequeo, haca agua y en realidad
adoleca de condiciones marinas. En una poca
tan avanzada como la del ao 1800, la travesa
trasatlntica era una prueba arriesgada. Segn
Henry Adams "los barcos comunes conducan una
carga .de 250 toneladas, aproximadamente, los bar-
cos de carga ms grandes apenas llegaban a las
400 toneladas. Sobrecargado de aparejos, el bar-
quito de carga requera una tripulacin numerosa
y su velocidad era nfima.
Fu al promediar el siglo diez .y nueve, cuando
el barco a vela lleg a ser una cosa eficiente
y bella. Fu este el perodo del "Cliper Yanqui",










*'el ms maravilloso de los 'barcos a vela de
todos los tiempos". Su famoso constructor fu
Donald McKay, cuyo astillero se levantaba en
East Boston. De todos sus grandes barcos, el ms
clebre fu el '"Flyng Cloud". Otro cliper notable
de McKay, fu el "James Baines" que supo
navegar a la increble velocidad de 21 nudos.
en un viaje entire Boston y Liverpool, que lo
realize en el tiempo record de 12 das.
En agosto de 1787, justamente un mes antes
de que se firmara la Constitucin de los Estados
Unidos de Norte Amrica, John Fiteh, de Hartford,
bot, en el Delaware, cerca de Piladelfia, un
pequeo bote de fondo chato, equipado con una
caldera que transmita energa a una curiosa rueda
de paletas. Ante el asombro de los espectadores,
el aparato parti con un bramido en medio de
una nube de vapoi y humo, navegando a una
velocidad de tres millas por hora.
Se conocen por lo menos, tres americanos ms,
que han piloteado barcos a vapor antes de la
terminacin del siglo pasado. James Rumsey, en
el Potomac; John Stevens, en el H'udson; Samuel
Morey, en el Connecticut, pero a Robert Fulton,
le toc demostrar que la navegacin a vapor era
comercialmente practicable. Su barco era el "Cler-
mont". El lugar, el ro Hudson, entire Nueva York
y Albany. Fu en el ao 1807..
Pasaron doce aos antes de que el "Savannah",
accionado a vapor, con una carga de 350 tone-
ladas, navegara desde su puerto de origen, Sa-
vannah, Georgia; por Londres hasta San Peters-
burgo. Mas el "Savannah" era un barco comple-
tamente aparejado que usaba el vapor slo como
energa auxiliar, ya que sus paletas de hierro
forjado, desaparecan dentro de la nave en cuanto
soplaba una brisa propicia.
Al iniciarse el ao 1838, un cierto doctor Lardner,
de Londres, demostr con una prueba "'infalible",
de que un barco nunca podra conducir suficiente
combustible para cruzar el Atlntico empleando
slo vapor. Sin embargo, el 23 de abril de aquel
mismo ao, los 300.000 habitantes de la ciudad
de Nueva York quedaron absortos ante la apari-
cin de dos barcos que haban llegado desde
Inglaterra sin emplear velas. Eran estos el
"Sirius", de 700 toneladas, y el "Great Wes-
tern', de 1340.
Siguieron en rpida sucesin otros paquebotes
a vapor. Fu notable el "Great Britain", de
mil caballos de fuerza y casco de acero. Fu
botado en 1843. Fu el primer vapor con hlice
propulsora, tena 300 pies de eslora y 50 de
manga. Ya se haba fundado la "Cunard Line"
-hace exactamente cien aos- con cuatro bar-
cos que sumaban en total 4600 toneladas y el
promedio de velocidad era menor a 8 nudos. En
1851 fu establecida la "American Collins Line"',
con el "pionner" "Atlantie", de 2860 toneladas.
Durante las dcadas que siguieron, los barcos
a vapor que se construyeron fueron ms largos
y con cubiertas de mayor espesor, notndose un
aumento en la velocidad y energa. Sin embargo
los veleros continuaron navegando, no por el solo
hecho de sobrevivir, sino para competir con no-
table xito. Todava result ms econmico trans-
portar las cargas en los barcos a vela.
Por el 80, los barcos a vapor empezaron a
exhibir lneas "modernas". El "City of Paris",
exceptuando sus altos mstiles y su proa exage-
radamente cargada, era muy lindo, lo mismo que
el "Lusitania" -31.000 toneladas- que fu
botado en 1907 (y torpedeado en 1915) y su


gemelo el Mauretania", que permaneci en el
servicio regular hasta 1935
El tamao de los barcos continue en aumento
hasta 1930, en que haba en actividad cuatro
transatlnticos de 50.000 toneladas. Cruzaban el
ocano sin tener en cuenta las condiciones atmos-
fricas, en poco ms de cuatro das. Eran literal-
mente, hotels flotantes de un confort y lujo
no sobrepasado en los de tierra firme. Slo los
ms recientes, el "Queen Mary" y el "Norman-
die", leviatanes de ms de 80.000 toneladas, los
superan, aunque tal superioridad reside principal-
mente en el tamao.
Hasta que algn sabio no descubra una fuente
de energa much ms eficiente que el vapor, la
combustion internal o la electricidad, no se puede
esperar, razonablemente, ninguna mejora substan-
cial en la navegacin; pero sera un desatino
fijar un lmite de tiempo.



HACE SETENTA AOS SE DESPACHARON
LOS PRIMEROS ENVIOS POSTALES
POR VIA AREA

Por JORGE MEYER.

Al comenzar el sitio de Pars en setiembre
de 1870, la Administracin postal francesa
encarg al aeronauta Mangin la preparacin de
un globo para el despacho de la correspondencia.
No habiendo podido construir el globo en el pla-
zo fijado, el Gobierno compr el globo '"NEP-
TUNO", con el cual despach la primera corres-
pondencia area desde Pars, el da 23 de setiem-
bre de 1870 a las 7,45 horas de la noche, llevando
103 kilogramos de cartas.
Luego se construy el globo "LA CITTA DI
FIRENCE", que fu despachado el da 25 de
setiembre, con 104 kilogramos de correspondencia,
y que descendi felizmente en Vernouillet, tres
horas y media despus de levantar vuelo.
Despus de estas felices iniciativas, se comenz
a construir una fbrica de globos, de modo que
pronto haba a disposicin de la Administracin
Postal una series de globos. En los comienzos cada
globo costaba 4000 francos, luego el precio se
redujo a 3500 francos.
Los globos se despachaban al principio de da,
pero luego comenzaron a largarse de noche, ante
el peligro que representaban las balas de los
enemigos. Desde el da 29 de setiembre el envo
de los ballonss months" se hizo diariamente;
siendo raros los casos en que las cartas eran
detenidas ms de dos das en el Correo.
Despus comenzaron a despacharse globos ms
pequeos, llamados "Ballons libres", en que se
remitan tarjetas postales.
Hasta el 28 de enero de 1871 se despacharon
54 globos que transportaron 2.500.000 cartas de
un peso total de unos 10.000 kilogramos.
Las cartas de "Ballon months" tenan la forma
de un pliego abierto, de papel muy liviano. El
porte era de 20 cntimos por cada 4 gramos.
El 7 de octubre Gambetta subi al globo
"Armand Barbs" con 10 kilogramos de cartas,
descendiendo 'felizmente en Epineuse, cerca de
Clermont (Oise). La mayora de los globos lle-
vaban much correspondencia. Por ejemplo el
"'Wshington" el 12 de octubre condujo 300 kilo-
gramos; el "'Vctor Hugo'" el 18 de octubre 440
kilogramos; y el "'Garibaldi" el 22 de octubre
450 kilogramos.

363


,. .. ...










El globo "Vauban" cay entire Metz y Verdn,
detrs de las lneas alemanas; el "Arqumedes"
lleg a Holanda; el "Ville d'Orleans", el ms
aventurero, lleg hasta Noruega. Adems el "Ville
de Pars" descendi en Nassau y el "General
Chanzy" en Rothenburgo. Tambin hubo diversos
globos accidentados.
Al llegar un globo a suelo alemn, por entonces
en guerra con Francia, la administracin de correos
alemana dispuso el 9 de octubre de 1870, que


la correspondencia hallada en el mismo -y en
casos anlogos de igual modo- se despache por
la va ms direct a su destino, previa censura.
En estos casos se aplicaba al sobre un signo
postal con la leyenda: "Recibido por va area
desde Francia", y agregando la tasa de 2 gros-
chen o 7 kreuzer respectivamente, si iban por
la Confederacin Alemana del Norte, o por Baviera.

(De "Sammler Woche", 1940, NO 19/20).


P~-~"r I$7XE~


RAMON SOLANO, telegrafista de Rosario, Dis-
trito 1.

PREGUNTA 1:

Es obligatorio estampar el sello fechador en
las contraseas que utilizan los guardahilos en
sus salidas a linea, por limpieza o faltas?

RESPUESTA:

El sello fechador debe estamparse en los lugares
destinados al efecto en las contraseas formulaa
3021).

PREGUNTA 2:

Corresponde destacar indefectiblemente durante
las horas de la maana a los guardahilos en su
salidas por limpieza semanal de lnea?

RESPUESTA:

El apartado 129 de las instrucciones insertas
al dorso de las contraseas sobre obligaciones de
los guardahilos, establece que los guardahilos
efectuarn, una vez por semana, una prolija
limpieza de lneas a cada una de sus secciones.
La salida deber efectuarse a primera hora, tan
pronto se compruebe que no hay faltas en lnea
a efectos de que los guardahilos, aprovechando
la luz del da, puedan disponer del mayor tiempo
possible para cumplir su cometido.


AUGUSTO T. FERREYRA, uniformado de Agui-
lares, Distrito 16, Tucumn.

PREGUNTA:

Cunto debe cobrarse por una carta-telegrama,
con respuesta paga, por veinticinco palabras que
el destinatario al contestar se excede en diez y
siete palabras?

RESPUESTA:

Deber cobrarse una nueva tasa de un peso,


correspondiente a una nueva fraccin de veinticinco
palabras.

ABDON EUSTAQUIO COLAUTI, de Trasmisin,
de la Cabecera del Distrito 5, Santa Fe.

PREGUNTA:
Mionto de mi haber jubilatorio con 30 aos de
servicios, 44 de edad y 225 pesos mensuales de
sueldo con' 3 aos de antigedad en el ltimo
sueldo.


RESPUESTA:

El monto de su jubilacin ordinaria anticipada
ascendera a $ 113,40 mensuales. A.C.


JULIA T. DE ARGA&ONES, de la Agencia 1,
Santiago del Estero.

PREGUNTA 1:
Cuntos aos me faltaran para jubilarme
teniendo actualmente 55 de edad y 22 de servicios
en la Reparticin?

RESPUESTA:
Le faltara cumplir seis aos de servicios. A.C.

PREGUNTA 2:
Cul seria mi haber jubilatorio teniendo un
sueldo de $ 180 mensuales si me acogiera a la
jubilacin' anticipada con la edad y los aos de
servicio que tengo?

RESPUESTA:
No tiene derecho a la jubilacin anticipada.
Para ello se require tener 30 aos de servicios
efectivos. A.C.

B. SALVADOR GULEZZI, Jefe de Yuto, Distrito
17, Jujuy.


364 -


~Esa~j"~:`;-` ~ ~ '' '' '~~I`"~ -^--~---~-~---ii: .:;i.~ .II: 1 r -ii -I~~T~--~---*~T~I
C





r, y


PREGUNTA:

Corresponde cobrar derechos de revlida a un
giro vencido que se reembolsa?

RESPUESTA:

En los casos de reembolso del imported de un
giro postal vencido no corresponde la revlida
del ttulo.


RICARDO SOTO ROVALETTI, auxiliar de Pre-
sidencia Roque Senz Pea.

PREGUNTA:

Qu alcance tiene la disposicin insert en el
C. D. V. 37, en su articulo 1386, inciso 1, referente
al derecho de pasaje que tienen los empleados
de la Reparticin que prestan servicios en terri-
torios nacionales, en la parte que dice: "..Capital
Federal o lugares intermedios"? Funda su consult
en el hecho de habrsele negado un pedido de
pasaje del lugar donde trabaja a Taf Viejo
(Tucumn), por no considerar este punto como
localidad intermedia a Buenos Aires.

RESPUESTA:

En el caso consultado corresponde el otorga-
miento de pasaje, conforme al principio del ar-
tculo 1386, prrafo 1, de la C. D. V. N 8 37.


JOSE H. LOAIZA, visitador de estafetas del
Distrito 7, San Luis.

PREGUNTA:

Cul seria el procedimiento a seguir con una
encomienda ordinaria conteniendo correspondencia
personal NO ACTUAL, incluida en sus respectivos
sobres abiertos y stos conservando adherido e
inutilizado el franqueo correspondiente que se le
aplic en el primer moment?

RESPUESTA:

Teniendo en cuenta que las disposiciones legales
penan la inclusion en esas piezas de correspon-
dencia actual y personal, sin el correspondiente
franqueo debidamente inutilizado. Si dicha corres-
pondencia no rene esas condiciones, no procede
ningn trmite especial, sino darle el curso or-
dinario.


HECTOR J. SUAREZ, carter de Villa del Rosario,
Distrito 6, Crdoba.

PREGUNTA:

Corresponde percibir derecho de reexpedicin al
destinatario de una encomienda ordinaria que ha
sido mal encaminada por faltas imputables al
personal?

RESPUESTA:

No procede percibir nuevos derechos.


PEDRO TREPPO, telegrafista de Curuz Cuati,
Distrito 15, Concordia.

PREGUNTA 1:

Si corresponde aplicar correctivos al o a los
empleados intervinientes en dos despachos de
malas; uno dirigido a Exterior B. y otro a Certi-
ficados B., por haber incluido en la primera una
pieza certificada sin anotar, y en la segunda,
se anot la misma pieza pero por error fu in-
cluida en la primera?

RESPUESTA:

Si.

PREGUNTA 2:

Si este caso no est comprendido en el artculo
32, inciso 2, de la C. D. V. N9 22.

RESPUESTA:

No.


TOMAS NTUEZ, guardahilos de Tulumba. Dis-
trito 6, Crdoba.

No se contest su pregunta por no estar firmada
la nota en que la formula.


MARCELINO ECHAVARRI, auxiliar de Asco-
chinga, Distrito 6, Crdoba.

PREGUNTA:

Puede cualquier empleado de la Reparticin,
en horas libres al servicio, repartir circulares de
diversas categoras sin franqueo, a saber: tarjetas
de agradecimiento, participaciones de enlace y
cualquier otra propaganda?

RESPUESTA:
Por resolucin de fecha 16 de junio de 1908,
publicada en B. M. 73, pgina 394, se estableci
que no exista inconvenient alguno en que los
empleados de la Reparticin, sin faltar al cum-
plimiento de sus deberes, dediquen al comercio
o en cualquier otro trabajo, las horas que el
servicio les deja disponibles.
Una resolucin ulterior dictada el 14 de agosto
de 1935 (B. D. 1629, pgina 420), dispuso que
la Superioridad, al resolver los casos que se plan-
teen, tendr especialmente en cuenta ciertos prin-
cipios entire los que se indican:
a) Que la libertad individual del empleado
fuera de sus horas de servicio, est sujeta
a la responsabilidad moral de su cargo.
b) Que las ocupaciones del empleado, en lo
que respect a las privadas, deben estar
desvinculadas del ejercicio de su profesin
administrative.
Esas son las disposiciones reglamentariaas en
cuanto a las ocupaciones del personal fuera de
las horas de oficina.
Pero en el caso consultado hay una manifiesta
incompatibilidad muy apreciable ante el criterio
ms simple; pues no es lgico suponer que la
Administracin acepte indiferente, que sus mismos
agents violent el monopolio postal e intervengan
en una competencia desleal contra los servicios
que ejecuta. A.C.

365










EL CORREO A TRAVES DE LAS EPOCAS

POR LEN CORNET
.11


(Traducido de la Revue des Postes
Belges, por ENZO R. OAMERINI, de


E N 1520, Carlos Quin- Estadsti
to autoriz al Seor
de Taxis a transpor- (Continu
tar la correspondencia de
los particulares. A partir
de esa fecha existe el co-
rreo en Blgica.
La rama mayor de la fa-
milia de los Taxis (o Tas-
sis) se estableci definiti-
vamente en Bruselas. All
se naturalizaron los prn-
cipes cuyo suntuoso pala-
cio se elevaba frente al
terreno -donde ms tarde
se edificara el Conserva-
torio Real. Sus grandes
Escudo de armas
caballerizas estaban siem- Francisco de Tax
pre provistas de excelen- do tomado del fol
tes caballos destinados Tassie, por
al servicio del Correo Im-
perial. Jinetes intrpidos,
elegidos entire los solda-
dos de la Guardia Imperial, aseguraban ese
servicio. Uno de los ms grandes maestros
de posta fu Lamoral de Taxis (muerto en
1624), nombrado Conde del Santo Imperio,
cargo que fuera declarado hereditario para
sus descendientes varones.
Rogelio 1 de Taxis estableci el primer
correo a caballo entire el Tirol e Italia y, en
recompensa, fu nombrado Caballero por el
emperador Federico III. Durante tres siglos
y medio los Taxis fueron los jefes de la ins-
titucin postal y, en realidad, ellos crearon
el correo modern. Gracias a su excelente
organizacin, obtuvieron el monopolio de los
correos en muchos pases y lo conservaron
hasta mediados del siglo XIX, exactamente
hasta el 1P de julio de 1867. Si no hubiese
existido ese monopolio creado por los in-
trpidos Taxis, los pases habran quedado
librados a su propia suerte y aislados, bajo
el punto de vista postal, hasta una poca muy
posterior. As como el nombre de los artis-
tas est unido a sus obras y el de los gran-
des sabios a sus descubrimientos, el nom-
bre de los Taxis est ligado para siempre a
la historic del correo.
En la poca en que los Taxis aparecen en
Blgica, ya constituyen una verdadera di-
nasta postal establecida en los cuatro ngu-
.los de Europa. pero la rama belga de esta
366 -

ia. .... .. .. ... .., ...'


a General)


acin II)


de Lamoral-Claudio
is en 1654 (graba-
leto "De la Tour et
ictavo Le Maire.


familiar pasa rpidamen-
te a primer plano y ob-
tiene la supremaca en la
direccin de los correos
europeos, conservndola
a travs de los siglos. En
muchas ocasiones, al que-
rer ampliar su explota-
cin postal, tuvieron que
sostener conflicts con
los jefes del Principado
de Lieja y de otras muni-
cipalidades que se opo-
nan a sus propsitos.
Un escrito de 1739 re-
lata que el 8 de noviem-
bre de ese ao, muri en
Bruselas, Anselmo Fran-
cisco, prncipe de Taxis
y del Santo Imperio, Ca-
ballero de la Orden del
Toisn de Oro, conde de
Valssassine, barn de Im-


pden, mariscal hereditario del Hainaut y
general hereditario de los correos. Dos das
despus, a las cinco de la maana, cuando
la ciudad estaba aun en la semi-obscuridad,
las puertas del palacio se abran lentamente
y, a la luz de las antorchas sostenida por
cien criados, aparecan los despojos morta-
les del prncipe, llevados por los oficiales
del palacio. El cortejo march silenciosa-
mente hacia la iglesia del Sabln. All, en
la capilla de Santa Ursula, est la cripta
que sirve de sepultura a la familiar de los
Taxis. Una vez descendido el fretro, el
cortejo fnebre vuelve al palacio del difun-
to. El solemne funeral realizado el da 18,
tuvo un esplendor inusitado. La iglesia del
Sabln enteramente revestida de crespn ne-
gro e 'iluminada por infinidad de cirios pre-
sentaba un aspect imponente. En los cuatro
ngulos del catafalco se haban colocado in-
mensos candelabros; en el centro, sobre dos
almohadones se vea el gorro principesco y
el collar del Toisn de Oro. La luz vacilante
de los cirios haca parecer ms obscuros los
tapizados, dando mayor relieve a los cuatro-
cientos blasones fnebres que parecan re-
cordar a todos la fragilidad de las grande-
zas de este mundo. El prelado de la abada.
de Caudenberg empez el Oficio fnebre an-
te un silencio impresionante.









Se hallaba present el prncipe Alejandro
acompaado de various maestros de posta y
de sus oficiales. Entre la asistencia se vean
los representantes de los grandes Cuerpos
del Estado, los Ministros y toda la nobleza.
Durante tres das redoblaron las campanas
de todas las iglesias y conventos y la 'ms
grande de todas, la campana de Santa Gu-
dula, toc tres semanas seguidas, como co-
rresponda a los Caballeros del Toisn de Oro.
Un Escudo con las armas del difunto, ro-
deado de una cinta de terciopelo negro, es-
tuvo expuesto sobre la puerta de su palacio
durante todo el tiempo del duelo.
Los Museos Reales del Cincuentenario po-
seen una series de tapices que representan la
leyenda de Nuestra Seora del Sabln y la
fundacin de las postas internacionales, don-
de aparecen los Taxis, Carlos Quinto y su
hermano Fernando. Algunos fragments de
esos tapices hallanse en poder de los colec-
cionistas de Londres y Amsterdam.
En el ltimo perodo de su funcionamiento,
el Correo de los Taxis hubo de soportar al-
gunas vicisitudes. El barn de Lilien, uno
de sus represetantes en Lieja, se dedicaba a
violar la correspondencia, so pretexto de es-
pionaje. Pero, segn dice Saint Simn, s-
te tuvo un imitador real en la persona de
Luis XIV, quien operaba con la interven-
cin de su jefe de polica La Reynie. El
rey Sol, cada vez ms desconfiado y dspo-
ta, abra las cartas del duque de Orlans,
las de su cuada, las de su propios hijos y
de todos los personajes que lo rodeaban.
Eran una verdadera inquisicin.
En 1653, un procurador llamado Velayer,
que haba obtenido un privilegio o concesin
del Rey para colocar cajas (buzones) en
diversos barrios de Pars, estableci una ofi-
cina en el Palacio Real donde se vendan, a
cinco centsimos cada uno, billetes impre-
sos con una caracterstica particular. Esos
billetes llevaban la leyenda "Porte Pagado"
y, colocados sobre las cartas, aseguraban su
distribucin en la ciudad de Pars. Tambin
se poda insertar un billete "porte pagado",
dentro de la carta a fin de obtener la res-
puesta.
El correo ha sido y ser siempre motivo
de recuerdos agradables, pero tambin ha da-
do lugar a numerosos dramas. No hay pas
en el mundo que no los haya tenido. En Per-
sia, en China, en el Imperio Romano, en el
Territorio donde el monopolio perteneca a
los prncipes de Taxis, los ataques a los co-
rreos eran muy frecuentes. Quin no cono-
ce el triste episodio del Correo de Lyon, que
hasta fu llevado al teatro- El correo ha-
ba salido de Pars para Lyon y fu asesinado
,en el bosque de Snart. Se atribuy el er-


men a un tal Jos Lesurques, quien fu con- ;
denado y ejecutado en 1796. Poco tiempo .4
despus se descubrieron los verdaderos cul-
pables pero nunca fu possible obtener la
rehabilitacin legal de la vctima de ese error
judicial.
En Rusia, donde no se encuentran vesti- y
gios de organizacin postal hasta 1630, los
trineos-correo solan ser atacados por los lo-
bos. Un fotograbado de Geupel, tomado de
un cuadro de Schreyer, represent un tr-
neo-correo arrastrado por seis caballos y ata-
cado por una banda de lobos.
Otro episodio de carcter dramtico es el
que se relaciona al "Correo del Ocano". Una
interesante litografa francesa, firmada
"Vierge" muestra, durante una espantosa
tormenta, en medio del torbellino de la nie-
ve, al "Correo del Ocano", del que tambin
habla Vctor Hugo en su libro "Los Tra-
bajadores del Mar". Cuando se pasa el es-
trecho de Magallanes, entire la extremidad
sud de Amrica y la Tierra del Fuego, y al
aprximarse a Puerto Hambre, despus de
doblar Punta Ana, se divisa una roca inmen-
sa, de unos 100 pies de altura y un poste que
tiene sujeta una barrica. Esta barrica es el
Buzn del Mar El Correo del Oceno! Los
ingleses colocaron all la indicacin "Post-
Office". Es un buzn international que per-
tenece a todos los pabellones del mundo. He
aqu como se hace el servicio en el Buzn
del Mar: Todo barco que pasa por esos pa-
rajes desolados enva al poste una canoa
con sus despachos. Las naves que viene del
Atlntico depositan sus cartas para Amrica,
Europa y Africa. Aquellas que proceden del
Pacfico remiten su correspondencia para
Asia. La barrica est sujeta al poste por me-
dio de una gruesa cadena y tiene una tapa a
bisagras de bronce. No tiene cerradura ni
candado. Est colocada bajo la vigilancia de
Dios y ensea a los hombres la Fraternidad.
Las cartas depositadas en este famoso Bu-
zn llegan siempre a destino!
Pero volvamos a la organizacin general
del servicio postal: Puede afirmarse que ya
era general en Inglaterra en el siglo XV, lo
mismo que en Francia. La primera organiza-
cin en Blgica comienza en 1516 y corres-
ponde a Francisco de Taxis. En Alemania el
establecimiento del Correo Infperial se re-
monta al siglo XVI, pero los orgenes son
much ms lejanos. Su historic est ligada
a aquella de los prncipes de Taxis. Es pre-
cisamente en Alemania que aparece, en el
siglo XIII, el "Correo de los Carniceros".
Obligados, por su comercio, a frecuentes des-
plazamientos, los carniceros se encargaron
durante muchos aos de asegurar las eomu-
nicaciones postales. La partida, la 11egada o

367































Palacio de los Taxis-Patio de honor, Grabado del Albim
Bruselas (1686) conmemorando la toma de Budapest,


un paso por el lugar se anunciaban al son del
cuerno cuyo uso pas luego a los postillo-
nes. De ah que el cuerno o corneta sea el


...emblema del
correo. L a s
.insignias de
algunas vie-
S'"-. jas mansio-
nes nos traen
e 1 recuerdo
del postilln
pasando co-
mo el viento
Sport los pue-
blos, al son
de su cuerno.
Algunas de
esas mansio-
nes tenan
una corneta
s en la puerta,
all se dete-
de las fiestas realizadas en na el posti-
por las tropas auwtriAcs. lln. En Fou-
ron-le-Comte,
a lot largo de
la ruta que
va a Aix-la-Chapelle, hay, una casa que aun
conserve la corneta en la puerta.
(Continuar).


TODOS LOS RUTINARIOS SON INTOLERANTES; SU EXIGUA CULTURAL LOS CON-
DENA A SERLO. DEFIENDEN LO ANACRONICO Y LO ABSURDO.

LOS RUTINARIOS, EN CAMBIO, NO SE CORRIGEN NI SE DESCONVENCEN
NUNCA; SUS PREJUICIOS SON COMO LOS CLAVOS: CUANTO MAS SE GOLPEAN MAS
SE ADENTRAN.
Jos INGENIEROS.




EL HOMBRE CAPAZ NO SIENTE ENVIDIAS NI RESQUEMORES ANTE EL ESFUERZO
AJENO. AL CONTRARIO, TIENE ABIERTO SIEMPRE EL CORAZON PARA OFRENDARLO
AL MERITO IONDE LO HAY.
C. GALVAN MORENO.



LAS SITUACIONES DESESPERADAS NO EXISTEN, SOLO EXISTEN LOS HOMBRES
QUE DESESPERAN ANTE LAS SITUACIONES.
"READER'S DIGEST".


368 -











LAS MEDIDAS SANITARIAS DE LA ADMINISTRATION


DE CORREOS DE SUIZA


Por JOSEPH SUTER, Jefe de Fribourg


En un nmero de "L'Action populaire", apare-
cido hace una veintena de aos, encontramos las si-
guientes y justas anotaciones al comienzo de un
trabajo sobre higiene professional.
La higiene, se ha dicho, es la ciencia de la sa-
lud o el conjunto de las reglas a seguir para con-
servar o mejorar la misma. Para apreciar exacta-
mente la enorme importancia de la higiene es sufi-
ciente mencionar:
1" Que la mayor parte de las enfermedades son
evitables y que es siempre ms simple prevenir
que curar;
29 Que el trmino medio de la vida humana, que
no era mayor a 25 aos en la sociedad pagana en el
tiempo de Julio Csar y apenas de 30 aos hace un
siglo es hoy, en Francia, de 45 aos (lo era pues
hace una veintena de aos).
El autor reconoca, en cuanto al segundo punto,
que la mejora era un poco encarecida en razn de
la debilidad de la natalidad que deplora su pas. Se
evidencia que inmensos progress han sido realizados
en ese dominio por las naciones eivilizadas y que
los resultados obtenido son debidos ante todo, a los
grandes descubrimientos de la medicine y de la,
ciruga, de una parte, y a la vulgarizacin de las
reglas de higiene, por otra.
Segn las estadsticas de las oficinas federales
Suizas, la duracin media de la vida era, en los aos
1876-1880, de 41 aos aproximadamente para los
hombres y de 43 para las mujeres y de 59 y 63
aos, respectivamente, en el perodo 1929 -1932.
Desde que existe, la Administracin de Correos
de Suiza ha tomado siempre ciertas medidas ele-
mentales, para evitar a su personal los peligros de
la contaminacin.
Pero sobre todo, desde hace una veintena de
aos, el problema de la higiene se ha estudiado en
sus diferentes aspects, se han hecho experiments
y establecido reglas a fin de proteger lo mejor
possible a todos los agents contra las enfermedades,
los accidents y las consecuencias enfadosas que pue-
dan tener.
Un punto capital de la cuestin es el reclutamien-
to de los funcionarios de todo rango. Estos deben
tener una salud que no deje absolutamente nada
que desear.
Esta condicin se justifica primeramente por el
hecho que los candidates deben poseer aptitudes f-
sicas necesarias en los empleos que debern ocupar;
es decir, que deben ser capaces de rendir el es-
fuerzo que exigen los servicios.
Es important a efectos de que el personal est
protegido contra las enfermedades contagiosas que
pudieran tener ciertos sujetos. Desde otro punto
de vista, el element enfermizo tiene muy a menu-
do una influencia desfavorable sobre la moral de
aquellos que le rodean y puede en algn moment
resultar una causa de enfermedad social qne no
es siempre fcil de combatir. Adems, si se tienen en
cuenta los servicios irregulares inherentes al buen
funcionamiento de nuestros engranajes, si se con-


templa el trabajo de noche, el de los ambulantes;
si se piensa en las comidas que deben ser tomadas
a menudo ea horas anormales, se reconocer per-
fectamente que la Admnistracin de Correos tiene
a todas luces la razn de no emplear ms que per-
sonas gozando de buena salud y de mostrarse rgida
sobre ese punto.
Hasta 1919, la Administracin se conformaba, pa-
ra el empleo de su personal, con un certificado de
salud extendido por un mdico que el candidate
elega libremente.
Esta libertad era ventajosa para el postulante,
que concurra casi siempre al mdico de la fa-
milia con la seguridad de que el informed sera fa-
vorable.
Han existido ciertos casos en que los mdicos se
contentaron con un examen rpido y superficial;
creyeron conocer perfectamente bien el sujeto y no
se apercibieron de la deficiencia de un rgano.
Pues bien de tanto en tanto se ha revelado que
poco despus de haber tomado servicio personas re-
conocidas as, sumariamente, estaban atacadas de
enfermedades contradas antes que el certificado les
fuera extendido.
Esas consideraciones obligaron a la Adminsitra-
cin, a mostrarse ms several. A fines de 1919,
dispuso que en lo sucesivo, los certificados de salud
para todos los agents que tena la intencin de
emplear a ttulo definitive, deban ser extendido
por un mdico de su eleccin.
Como esta manera de proceder exista ya en los
Ferrocarriles Federales la Direccin General de Co-
rreos encarg a las direcciones de distritos, se di-
rigiesen a los consejos mdicos de la Administracin
y de poner los gastos que resultaran, a cargo de la
caja postal.
Esas disposiciones eran tanto ms normales, cuan-
do la caja de retiro deba comenzar a funcionar en
el ao siguiente.
Fueron adoptadas definitivamente en 1921, fecha
en la cual entr en servicio, para el correo, el m-
dico en jefe de la Administracin General de la
Confederacin. La competencia era limitada en un
principio a la supervision del reclutamiento y del'
retiro del personal, mientras que, desde 1925, se
ocupa tambin del control y de la estadstica de las
enfermedades y de las atribuciones que le di-
manan. Estas ltimas estn contenidas en un
folleto.
Hacemos notar especialmente, la obligacin que
tiene el mdico en jefe de "proponer y organizer
las medidas destinadas a prevenir las epidemias y
de vigilar la aplicacin de las resoluciones produci-
das por las autoridades para luchar contra ellas''.
Hubo ocasin de intervenir a ese efecto y de dar
las directives con motivo de las epidemias de gripe
en 1926, 1931 y 1933. En 1934, hizo distribuir en
todos los establecimientos postales de alguna impor-
tancia, pastillas de quinina a razn de doce por
persona, con las instrucciones necesarios sobre su
empleo.
En 1929, tuvo que ocuparse, en.Berna, de las me-

369





uBn' -. *,' -- -.--


didas profilticas contra el tifus, pues se haban
producido various casos en esa ciudad.
Diremos de paso, que el personal del servicio m-
dii o cuenta hoy, para todas las. Administraciones fe-
cdrales con un mdico jefe, tres jefes de seccin,
diez empleados de ambos sexos y, por otra parte,
con treinta y tres mdicos consejeros repartidos en
t.:.da Suiza.
Otra media que ha aportado su tributo de bene-
fi.:io al personal postal no obstante haber sido to-
msada en primer lugar como media de economa,
ha sido la supresin, siempre ms acentuada, del tra-
bajo dominical.
El reposo dominical, o, en su defecto el de un
da hbil por semana, es indispensable a todos los
trabajadores. El higienista lo reclama a la par que
el eclesistico, el mdico o el socilogo. El emplea-
do que trabajara sin descansar o que trabajara to-
dos los das demasiado tiempo, se agotara sin pro-
vecho alguno ni para l ni para el empleador. Ms,
el descanso dominical es preferible al de entire se-
mana, porque el beneficio puede gozarse con la fa-
milia, obteniendo as un ms grande privecho mo-
ral. Y como la salud fsica del individuo depend
de su salud moral, o sea de su estado psquico, el
goce del reposo dominical no puede tener ms que
felices efectos.
Un tercer factor ha contribuido ampliamente a
la mejora de las condiciones higinicas a las cuales
est sometido el personal postal; fu el abandon
de locales de capacidad insuficiente comparativa-
mente al nmero de agents que los ocupaban, es
decir, demasiado exiguos, faltos de aire, algunas
veces insalubres. En ese sentido, nuestra Adminis-
tracin ha hecho un esfuerzo considerable que es
just elogiar sin ninguna reserve. Los funcionarios
que han trabajado hace treinta aos en alguna de las
grandes oficinas de trnsito suizas, pueden testi-
moniar el inmenso progress realizada por la
construccin de nuevos edificios y por la transfor-
marin de las viejas oficinas.
Recordemos -era en 1910-, que, a solicitud de
la Sociedad Suiza de Funcionarios Postales, la
Ad inistracin haba hecho analizar distintos lotes
de polvo recogido en algunas oficinas de distritos.
El resultado publicado era para todos: "Sin in-
dic os de tuberculosis". Eso era ya much, cuanto
m que otras enfermedades pueden ser contradas
poi la absorcin de aire infectado de polvo; sin
co tar que el hombre, igualmente que la plant,
ter ina siempre por marchitarse, si debe vivir con-
tin amente en un aire viciado. Es necesario hacer
notar que un gramo de polvo puede contener has-
ta dos millones de microorganisms. Es por eso
qu nuestra Administracin no ha necesitado hacer
grades sacrificios para procurar a su personal las
melores condiciones de trabajo possible.
s verdada que una buena parte de los trabajos
ha sido ordenados, ante todo, porque las exigen-
cia del servicio lo reclamaban. Sin embargo, la
higiene se ha tenido siempre en cuenta en lo re-
lativo a la entrada del sol en los edificios, en la
ilujinacin artificial rational, en las instalaciones
ant polvo modernas y todo la distribucin interior
en general .


quL

37


dems, la Administracin ha luchado eficazmen-
contra las corrientes de aire haciendo colocar
bores y quitando la parte superior de las pa-
ps de separacin de las ventanillas que se eleva-
Shasta el techo.
s menester decir que la Direccin General de
reos dispone Idede" 1922 de uon seccin de ar-
ietars y de tin p:lioril que -labora todos los

0 --


proyectos de construccin o de transformacin de
oficinas postales, teniendo en cuenta tambin las
necesidades del personal, como las de los servicios.
Por ltimo, desde 1925, una seccin especial de la
Inspeccin General se ocupa de las instalaciones
tcnicas de todo gnero en el interior de los edifi-
cios.
Las grandes oficinas han sido provistas de insta-
laciones de baos de ducha, salas de lectura, ha-
bitaciones de reposo, salas para el arreglo personal,
refectorios, etc., contribuyendo as al mantenimien-
to del buen estado sanitario del personal.
En lo que concierne a la distribucin interior de
los locales, los muebles de hierro han reemplazado
en la media possible a los muebles de madera,
porque los primeros retienen menos- el polvo y
porque sus dimensions son ms reducidas.
La lucha contra los microbios ha sido estudiada
de una manera particular en lo que concierte a
la apertura de sacos, pues es ah donde se produce
el mayor desprendimiento de polvo, que constitu-
ye un peligro, no solamente para la salud del per-
sonal, sin tambin para la de los destinatarios de
los envos postales.
Diferentes soluciones han sido contempladas. Las
instalaciones construidas, por otra parte a este efec-
to, no pueden tenerse en cuenta, porque se trata de
instalaciones de un costo elevado, previstas para
oficinas muy importantes y que no pueden ser to-
madas en consideracin para las oficinas media-
nas o pequeas, a causa del excesivo espacio que
exigen. Es por tal causa que se ha recurrido a la


Mesa de desembalaje, tamao median, con un cajn para
recoger el polvo, abierto para su limpieza.

mesa de apertura, cuya superficie es de chapa per-
rada que deja pasar el polvo a los cajones que se
hallan inmediatamente debajo, donde quede depo-
sitado.
Por otra parte, los sacos son sometidos a una lim-
pieza complete, en lo possible todos los meses, median-
te mquina que observed el polvo de que estn im-
pregnados.
Sealemos an que los pupitres de trabajo estn
ordenados en su totalidad o dentro de lo possible, de
manera que la luz del da les llegue por la izquierda
Por lo dems, la seccin 'tcnica de la Direccin
General de Correos est ocupada de establecer nor-
mas, a fin de que la iluminacin artificial sea provis-
ta en todo lugar de manera racional, pues la in-
tensidad de la luz tiene tambin su importancia en
la salud del personal. En efecto, una luz demasiado
dbil puede fatigar la vista; una luz demasiado vi-
va puede igualmente obrar desfavorablemente sobre
el sistema nervioso o provocar enfermedades en los
ojos.


LJLJM- ILL/. *










La Administracin de Correos est todava preo-
cupada por la salud de sus agents en lo que se
refiere a la indumentaria. Ha hecho hacer experi-
mentos con impermeables confeccionados con dife-
rentes classes de telas engomadas, a fin de que el
personal distribuidor est protegido eficazmente
contra la intemperie, sin que se incomode por el
peso de ese vestuario o por el calor que pueda re-
tea. Un sombrero, especie de antiguo sombrero de
postilln, deba preservar de la lluvia, pero su
falta de elegancia le ha valido la reprobacin de
los interesados, a pesar de las ventajas que pre-
sentaba.
Consideraremos tambin como un beneficio para
la salud del personal, la prohibicin pronunciada
en 1922, de fumar en los locales de servicio.
Creemos que podemos omitir el comentario sore
este punto.
Para ser ntegros, debemos decir que desde hace
much tiempo la Administracin de Correos no
ha lesionado jams los crditos acordados para
los trabajos de limpieza de las oficinas, as como
para los fregados peridicos. Por doquier se com-
prueba un enorme progress sobre las condiciones
que existan hace veinte afos.
Debemos agregar han sido realizadas mejoras
en cuanto a higiene se refiere, en la construccin
y transformacin de vagones postales que ahora
estn provistos de W. C. y de lavabos confor-
tables.

Accidentes:

Hasta 1918, el personal postal estaba asegurado
contra los accidents profesionales solamente. El
derecho a seguro regido por ley federal de 1905
sobre la responsabilidad civil de los ferrocarriles,
empresas de navegacin y correos.
Desde 1918, todas las personas ocupadas en
Suiza en el servicio de la Administracin de
Correos y asalariadas por ella, estn tambin
aseguradas contra los accidents no profesionales.
"En su calidad de empresa, la Administracin
de Correos ha sido encargada por la Caja Nacional,
de administrar una agencia para la ejecucin del
servicio obligatorio del seguro accidents de su
personal".
"En virtud del contrato de agencia, la admi-
nistracin de correos se ocupa de la liquidacin
de todos los accidents que entraen una enfer-
medad o una incapacidad de trabajo de seis se-
manas el maximum'".
En el terreno de los accidents, es sobre todo
despus de 1926, que la Direccin General ha
ordenado medidas preventivas contra las infec-
ciones resultantes de los mismos. Primeramente
han hecho llegar a todas las oficinas de impor-
tancia, cajas para curaciones provistas del material
para primeros auxilios aconsejado por el servicio
mdico de la Caja de Seguros en casos de
accidents. Ms tarde, ha hecho remitir boti-
quines, con el material considerado como nece-
sario, a todos los vagones postales. Actualmente,
todas las pequeas oficinas con dos agents por
lo menos, estn dotadas de un pequeo botiqun.
Ese material sirve para luchar contra las infec-
ciones que puedan resultar de heridas poco gra-
ves y no para limitar la intervencin del mdico.
En 1926, la Direccin General prescriba, al con-
trario, que "haba que' recurrir al mdico todas
las veces que el caso pareciera exigirlo, por ejem-
plo, cuando se tratara de llagas abiertas". El


Mquina para sacudir sacos. Zurich


envo de botiquines a las oficinas tenda pues a
evitar las consecuencias enfadosas provocadas por
la infeccin de pequeas heridas, cuyos numerosos
casos haban necesitado respectivamente en 1924
y 1925, cinco y seis agents permanentes para re-
emplazar a aquellos que estaban incapacitados para
trabajar.
Segn estadsticas, se ve que en una gran pro-
porcin los casos de infeccin han disminuido en
menos de diez aos.
Para llegar a este feliz resultado, era necesario
tener, en cada oficina poseedora de un botiqun,
agents instruidos sobre la manera de intervenir
juiciosamente y de una manera eficaz en caso
de accident, sin daar al herido.
Nestra Administracin pudo comprobar en 1926,
en ocasin de un accident ocurrido en el edificio
de Correos de Berna que los primeros cuidados
al herido y el empleo del material del botiqun
haban dejado much que desear. Desde entonces,
para prevenir un hecho tan desagradable, la Direc-
cin General de Correos invit a las direcciones
de distrito, a recomendar al personal a seguir
los cursos de la Cruz Roja, etctera, para disponer
de algunos enfermeros experimentados, al menos
en las oficinas importantes. La financiacin de
los cursos, para cada practicante, poda correr
por cuenta de la caja postal.
No faltaba en nuestra Administracin personas
de buena voluntad, animadas de un espritu al-
truista, capaz de aportar lo mejor de su corazn
a la noble causa del socorro. En todas las ciu-
dades donde tales cursos eran organizados los
agents los han seguido y se han ligado con
amor a esta obra, porque han comprendido su rol
eminentemente til.
En Berna, una seccin de enfermeros de Correos
y Telgrafos se fund a continuacin de un curso
dictado durante el invierno de 1926-1927. La
nueva seccin se afili a la Alianza Suiza de
Samaritanos, en 1927.

371


...-. .IaLjV,,. A~~, J~*










Despus su actividad ha sido fecunda.
Se hacia notar, ya en 1927 "que la asistencia
a un solo curso no era generalmente suficiente,
puesto que muchas cosas aprendidas, se olvidan
con el tiempo".
Somos de esta opinion por lo cual, antes de
terminar esta exposicirn, queremos dirigir un
llamado a los funcionarios de todo rango, a los
jvenes sobre todo, invitndolos, no solamente
a seguir los cursos, sino a ingnesar en las socie-
dades samaritanas. No ser exclusivamente en
inters de la Administracin; los conocimientos
adquiridos podrn quizs servirles algn da a
ellos mismos o series tiles a su familiar, a sus
semejantes y ms aun en nuestros das, en que
los accidents de todo gnero se multiplican
siempre, tanto sea en el camino, en la montaa,
a orillas del lago o por doquiera.
Queremos todava llamar la atencin de la
necesidad que hay de cuidar la menor herida.
Dos ejemplos entire muchos sern suficientes para
confirmar ese punto: un carter rural se hiri
ligeramente en la nuca. El frotamiento del cuello
de su uniform provoc una infeccin que fu
en un principio descuidada. El agent muri una
decena de das ms tarde, despus de terrible
sufrimientos. Un empleado no prest atencin a
una pinchadura que se hizo en el muslo con un
lpiz tinta. Una pequea parte de la junta de
la mina que permaneci en la llaga, fu la causa
de un empozoamiento que necesit tres inter-
venciones quirrgicas. Le result una incapacidad
de trabajo por cien das.
Los peligros de intoxicacin que presentan los
lpiz tinta han sido llevados a conocimiento del
personal mediante el boletn.
La Administracin recomendaba recurrir sin re-
tardo a un mdico, en caso de herida, a causa del
carcter txico del color utilizado para la fabrica-
cin de esos lpices.


En 1931, el servicio federal de higiene pblica
y la Caja Nacional Suiza de Accidentes, un ao
ms tarde, publicaban "las reglas de prudencia a
observer en el empleo de lpices de tinta".
En consecuencia, podemos concluir diciendo que
la Administracin de Correos ha puesto todo en
actividad para procurar a su personal las condicio-
nes higinicas mejores y para preservarlo de los
accidents y de los peligros de infeccin.
Debe agregarse que el t fro o caliente, es re-
mitido gratuitamente durante todo el ao a los
agents ambulantes y, cuando la temperature es
de 59 bajo cero o de 259, tambin al personal de
transbordo de las estaciones importantes. Durante
el perodo de fin de ao, esta distribucin de t
puede ser extendida a todo el resto del personal
postal que trabaje en el mismo edificio de servicio
de la estacin.
En verano, las oficinas postales urbanas tienen
la facultad 'de procurarse agua mineral de 'dife-
rentes fuentes y cederla a sus agents al precio
de costo. En muchos parajes el personal postal
puede tambin utilizar las instalaciones o los fe-
rrocarriles federales relatives al comfort y a la
utilizacin (refectorios, baos, etctera).
Por otra parte, se puede .destacar aqu que,
desde 1930, han sido introduceidas suspensions
del trabajo durante 10 minutes, a las 10 y a las
16, en los servicios administrativos y las oficinas
.de cheques done el personal es numeroso, Esa
pausa sirve para aireacin del local y a dar prin-
cipalmente al personal ocupado en las mquinas
' de escribir o calcular, la ocasin -de tomarse un mo-
mento de descanso.
Es el deber de todo agent, de buscar instruirse
en lo mejor possible sobre ilos medios ms eficaces
de luchar contra las enfermedades y de familiari-
zarse con la obra de socorro.
(Trad. de "Revue des Postes, Suisses'e, por
Amadeo P. Soler, Cab. Distrito 1, Rosario).


BARCO DE CARGA DE CEMENTO ARMADO

Como 1o expresa el "Journal of Shipping", se han construido en los ltimos

aos una series de pequeos vapores de cemento armado en los Estados Unidos,

siendo ms baratos y de mayor duracin que los de acero. Fueron utilizados espe-

cialmente en la ruta de Le Havre a la costa occidental de Africa. Se construyen

con la quilla hacia arriba.

(De "Argentinisches Tageblatt", 11/7/1940)





El que no est con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio
y con la desaprobacin universal. BOLIVAR. 1


372 -














miscelnea



e


TESOROS ENTIRE VIEJOS LIBROS

Muchos de nosotros podemos emprender la bs-
queda de un tesoro pirata perdido desde largo
tiempo. Pero, para cada uno, existe muy prximo
a su casa, un tesoro que espera su descubri-
miento.
Algunos ya lo encontraron y otros ganan su
vida con ellos.
Solamente pocas personas saben que, efectiva-
mente, cientos de muy conocidos libros americanos
se han convertido en valores durante los ltimos
aos; algunos de much monta. Ninguno de estos
volmenes tiene menos de cien aos. Se encuen-
tran en viejos anaqueles o buhardillas, en negocio
de compra-venta o en remates; pueden ser des-
cubiertos igualmente en distritos campesinos o
en centros metropolitanos. A decir verdad el
aldeano tiene mejores ocasiones que el cazador
de libros urbanos. El granjero o el parroquiano
no tienen inclinacin a explorer su heredada
posesin, como el habitante de la ciudad.
Cules de esos libros son valiosos?
Qu se debe saber para encontrarlos?
Cunto valen ?
De qu manera se pueden cambiar por dinero?
Algunos libros valen, porque son poco abun-
dantes. Tcnicamente se conocen como "primeras
ediciones '.
En 1850 se public en Boston un libro titulado
"Scarlet Letter" (letra escarlata), de Nathaniel
Hawthorne. No se sabe, en cuntos ejemplares
fu impreso. Uno de esos ejemplares significa
la suma de 750 dlares para el coleccionista de
libros.
La bsqueda de libros-rarezas, exige un cono-
cimiento detallado de los principles libros apare-
cidos en el pas, de la fecha de las primeras
ediciones y, a veces, de informes especiales nece-
sarios para identificar los ejemplares preferidos.
Por ejemplo: Respecto a "Scarlet Letter" es
digno de saberse que los ejemplares tasados en
750 dlares no slo deben estar feehados en su
tapa con la cifra 1850, sino tambin contener un
error- de imprenta en la pgina 31, tiene 20:
all encontrar usted la palabra reduplicatee"
en vez de "repudiate".
Todos esos informes son muy interesantes. Las
bibliotecas pblicas poseen escritos al respect y
un studio racional permit estar instruido cmo
deben busearse estas rarezas. La recompensa, cier-
tamente merece el esfuerzo.
La gema de los libros americanos raros es un
pequeo volume aparecido en Boston en 1827,
escrit6 por el famoso maestro Edgar Allan Poe.
Se titula: "Tamerlane and other Poems Written
by a Bostonia (Tamerlane y otros poemas escritos
por un Bostoniano). Tan poco abundante es este
i'li,.ilii.ri,.n. .! 1. Ii un ij-r.F.i.-r ,r. -pr.:.:.*I .i ue -t.d
l.i.,~i i.]..-.,.-r_.t li'i.i ,i n l.'.h r.= -. ri _-:t., L..-.;-. -*' ''.!.-. .,:


encontraron diez ejemplares, pero quin sabe si
algn bienaventurado no descubrir otro?
Otros libros valiosos son: "Fanshawe: A Tale"
(Franshawe: Relato), de Nathaniel Hawthorne,
editado en 1828, y ahora tasado en 5000 dlares;
"Prose Romance. Number I", de Poe, 2000
dlares.
Se comprende que no todos los libros raros
alcanzan esas sumas. Por ejemplo, la primera
edicin del famoso cuento de ambiente marino
*'Moby Dick", de Herman Melville, editado en
1851, es un libro de 500 dlares. "Little Women"'
(Mujereitas), de Louisa May Alcott, escrito en
dos volmenes, fechados en 1868 1869, es un libro
de 400 dlares. La primera edicin de "Uncle
Toms Cabin" (La cabana del To Tom), de
Hawiet Beecher Stowe, aparecida en 1852, es un
volume de 300 dlares.
Sin embargo no todos los libros dignos de ser
hallados son viejos. "Stories Without Women"
(Cuentos sin mujeres), de Donn Byrne, editado
en 1915, ya vale 100 dlares. El primer escrito
aparecido del dramaturgo americano Eugenio
O'Neill, que public en 1915 bajo el ttulo de
"thirst" (Sed), vale 50 dlares en los crculos
de buscadores de libros. El ms nuevo ejemplar
es "Anthony Adverse", de Hervey Allen, tasado
ahora en 15 dlares aunque apareci en 1933.
Cambiar libros raros por dinero es el ltimo
paso. A ese fin tres caminos se abren ante el
buscador de libros.
Se encuentran ms fcilmente coleccionistas
privados, si se les encuentra puede ser que no se
interesen justamente por el libro que se le oferta
o no pueden, por causes econmicas, comprarlo.
La segunda posibilidad se encuentra en los
remates de libros. En Nueva York y Chicago,
se efectan, todos los inviernos subastas pblicas
de- libros raros. Cualquiera puede enviar all un
libro para ser vendido. Se exige un pago por los
gastos que acarrean el registro y la inclusion del
ejemplar en el catlogo de venta. Por otra parte,
debe ser abonado un tanto por ciento del imported
de venta. La venta por subasta es similar a los
juegos de azar porque el -precio que se recibe
depend del inters del comprador.
Por ltimo resta el negocio de compra y venta
de libros. Evidentemente all se pagar solamente
una parte del valor efectivo del libro porque el
negociante debe buscar a un cazador de libros
viejos...
Como medio para ganar dinero durante las
horas libres, la caza del libro no solamente da
una posibilidad de provecho, sino tambin la
existencia de una aclindad con apenas un poco
ms de inversin que tiempo y conocimiento.
p7-7 peroro'in "'.ifprnt,,rv MoYn.n". Hurora. por
1_ i, p ..i..r .,l. '.i. ". 'i I 3'..~.. 3 17.

-373

1


LL~j*~rNU~ .i i I i-i- --.`- ---..' ..-' .. ~.-.. -~~~b~LII~Wk- iC-~~PW :hi*~sYPCC~~iiY~LU**UU~III:











CINCO REINAS EN UN VAGON POSTAL!....

y Por FERMIfN Y. ARENAS LUQUE,
de la oficina Estadstica General

Parecer un cuento, pero... das pasados, viaj
e:.n cinco reinas! en un Vagn Postal que efectu
el recorrido desde Constitucin hacia la surea
ciudad de Baha Blanca.
Apenas parti el tren me llam la atencin
una pequea caja ubicada en uno de los innu-
merables casilleros del vagn postal, que ms
bien pareca, en miniature, a esas construcciones
del tipo "monoblock". Solicit permiso al jefe
dlo la Brigada para tomar entire mis manos el
extrao objeto y, accedido, observe que era de


madera finamente pulida, color blanco. En un
costado le un pequeo cartelito: "Abejas Vivas".
Arriba, se haba adherido una etiqueta de la
"Gua de Encomiendas" y un sello postal de
cincuenta centavos.
Asombrado, entonces, me enter que viajaban
abejas vivas y, ms asombrado an qued cuando
uno de los empleados del vagn postal me inform
que eran cinco miembros de la. realeza apcola....
Cinco Reinas!
S Al inclinarme reverentemente ante sus majes-
tades, comprob lue el "monoblock" se compona
de cinco alas separadas cada una de ellas por
unos milmetros apenas; lo suficiente como para
que yo observara por cada una de esas ranuras
que cada ala estaba protegida por un delgado
alambre metlico, al igual que el que se utiliza,
para defender de los mosquitos a las residencias
veraniegas.
Cada ala de esta cajita formaba una celda.
Cada celda albergaba una Reina.
Transcurrieron horas y ms horas. El tren se
deslizaba apresuradamente y con monotona. Tra-
gaba la distancia. Lleg la noche
Al despertarme a la maana siguiente, lo pri-
mero que hice, despus de mi toilette, fu saludar
a las nobles viajeras. Ya el coche postal estaba
casi despejado de tantos brtulos que abarrotaban
su interior al partir de Constitucin. Es que la
correspondencia y dems carga postal -encomien-
das, bolsas, etctera- haba quedado en una
estacin u otra.
De pronto una de las reinas; con su Bss...
B-z... Bz_... me pare.i interrogar: "''Qu signi-
ficabali riquIl or -uro y extrao teln all a lo
leio 1'" Eran las "Sierras de la Ventana". Este
Ssi-tena de sierra le la Ventana toma su nombre

S 374 -


de una gran abertura en forma de "ventana"
que present una de sus cumbres y tiene cien
kilmetros de largo por cuarenta y cinco de ancho.
Las dimensions de la ventana son de siete metros
de alto, cinco de ancho y diez de profundidad.
Ellas fueron teatro principalsimo de las guerras
de fronteras. Eruditos hombres de ciencia e ilus-
tres viajeros visitaron esos lugares, como ser: el
misionero jesuta Toms Falkner, el misionero
Gardiel y el clebre naturalist Carlos Darwin.
Cuando par el tren en la estacin Grunbein
fuimos interrumpidos en nuestra tarea por una
empleada de la Estafeta Postal de ese lugar. Fu
al vagn postal a recoger la correspondencia:
dos enormes canastos, ocho express y varias
docenas de encomiendas. Diminuta, movediza y
parlachina, esta empleada llen su cometido con
una correccin que me encant. Finalizaba su
misin con un gracioso mohn, la joven se despidi
de todos y se alej con su carga "postal"'.
El tren emprendi de nuevo la march. Instan-
tes despus se divisaron algunas cpulas y techum-
bre de casero. Ello nos indic que nos acercbamos
a la meta: BAHIA BLANCA. (*).
Ya, en la estacin, con tristeza me desped de
sus graciosas majestades, pues las soberanas no
descendieron en esa ciudad. Siguieron viaje a
General Godoy, en el Territorio de Ro Negro.

(*) Del argentado color de sus arenas naci el nombre
de "baha blanca". En el ao de 1824, por inicia-
tiva del ministry Bernardino Rivadavia, se inst
al armador Vicente Casares a que presentara un
proyecto tendiente a fundar un puerto en la llamada
BAHIA BLANCA. No se llev nada a la prctica
hasta que, el Gobernador de Buenos Aires, Manuel
Dorrego, comision, con fecha 7 de mayo de 1828,
al Coronel Ramn Estomba para que llevara a
f cabo la idea de Rivadavia. El 11 de abril de 1828
este jefe llen felizmente su cometido: cre la
Fortaleza Protectora Argentina, conocida hoy da
por la ciudad de Baha Blanca, (provincia de Buenos
Aires).



VITAMINS

Por PAUL DE KRUIF

(Extractado de un artculo del "Readers Digest",
por JUAN G. CESPEDES)

Al Hospital Hillman, en Birmingham, Alabama,
llegan ciertos enfermos en camilla. Sumidos en
un complete estado de estupor o vctimas de afec-
ciones mentales; en algunos casos, murindose por
efectos de hambre crnica de substancias qumicas.
Hace diez aos, las probabilidades de estos en-
fermos de salir con vida, hubieran sido muy
limitadas. Hoy da los hombres que luchan contra
los estragos producidos por esa clase de hambre,
realizan lo que ellos se atreven a llamar, un
milagro. Ahora se les suministra a esos enfermos,
una cantidad determinada de products qumicos
que cuestan unos centavos y a menudo, esos en-
fermos que llegaron en camillas, vuelven a sus
casas por su propios medios.
Esta es la antesala de la resurreccin. Tenemos
aqu el principio de una revolucin en la ciencia
mdica. La vaga promesa de ayer sobre vitamins,
transformada por los quimicos en poder salvador
y curativo. Es tan sorprendente como inesperado.


38*-'-
iii


Ti-;i-~~~~?`-~---rV---F7~~-~PI1SfTI










Del alquitrn de carbn barato, estos supercoei-
neros han refinado hasta conseguir la pureza cris-
talina de las vitamins B, escondidas en los huesos,
en las sopas y guisados de los campesinos y en
las ensaladas y asados de los reyes.
Este es el testimonio de mis propios ojos:
mujeres que llegaron a la Clnica de Nutricin
del Hospital Hillman, desmemoriadas, dbiles,
llorando sin poder dominarse, imposibilitadas para
tender sus families y que talvez algunos mdicos
al verlas hubieran diagnosticado "neurastenia"'
o '"psiconeurosis", vi, cmo con dosis de subs-
tancias qumicas puras, cambiaron de tristes en
series alegres y optimistas, en unas pocas horas.
En la actualidad, cientos de personas hallan
en el Hospital Hillman, la salud que antes no
pudieron disfrutar. Llegan sufriendo esa vieja
maldicin de la pobreza del Sur que se llama
pelagra, en una o en muchas de sus mil formas.
Pero aqu tenemos lo que se ha descubierto en
el Hillman: esta no es una simple enfermedad,
es un complejo de ocultas necesidades de ciertas
substancias qumicas, conocidas ahora definiti-
vamente. Lo nuevo es que esta hambre crnica
de substancias qumicas, se disfraza bajo la
apariencia de muy conocidas enfermedades: de-
mencia, afecciones a la piel, irregularidades in-
testinales, trastornos nerviosos.
Y esto de ningn modo puede limitarse a los
desposedos sureos. Esto se extiende por toda
la nacin. Es general entire los millones de per-
sonas que forman la clase media y que creen
que sus dietas son amplias. Esto se diagnostic
ahora entire debutantes y hasta entire los mdicos
que pensaron que su nutricin estaba cientfica-
mente equilibrada. Para concretar; esta hambre
crnica de substancias qumicas, puede ser la
causa de esa enfermedad indefinida, de esa salud
quebrantada, de esa poca vida de usted, usted
y usted.
Y usted preguntar: Cmo puedo estar sufriendo
yo de hambre qumica, si como perfectamente
bien cuatro veces al dal Los modernos soldados
cientficos que combaten esa hambre, contestan
que en lo que concierne a la alimentacin, la
Naturaleza le ha hecho al hombre una jugada
siniestra, porque es mezquina en la cantidad de
substancias conteniendo la vitamin B que se
encuentra en los alimentos. Y luego, a la taca-
era de la Naturaleza, nosotros hemos agregado
nuestra propia estupidez, separando las vitamins
de los alimentos que en principio contenan pocas.
Las vitamins conservan encendido el fuego de
la vida. Ellas dominant en forma misteriosa las
comidas que remitimos a nuestro estmago. Pero
nuestro cuerpo, esa maravillosa maquinaria que
convierte el pan y la carne en tejidos, sangre
y energa, que suministra complicadas substancias
qumicas y jugos, no puede justamente, -producir
vitamins. Tiene que tomarlas de afuera y to-
marlas continuamente, porque no puede almace-
narlas. De manera que no importa cmo o cunto
comemos; si las vitamins no vienen con los
alimentos, nos enfermamos y nos morimos a su
debido tiempo.
De 1729 vctimas de hambre crnica de varias
formas que se trataron en el Hospital Hillman,
el ao pasado, no muri ninguna. Ni una sola
vctima de esa desnutricin, que unos pocos aos
antes mat -el cincuenta por ciento de aquellos
enfermos cuyo estado urgi su hospitalizacin.
En la batahola de la Clnica de Nutricin del
Hospital Hillman, nunca se podr localizar de


primera intencin al director, confundido entire
los cientos de enfermos, "nurses", doctors, qu-
micos. El doctor Tom Douglas Spies, est en
mangas de camisa, tiene el cuello desprendido,
no usa corbata. De no orseles en una de sus
sinceras charlas con sus pacientes, uno lo tomara
por un tosco ranchero de Tejas. A los 38 aos,
es un mdico mundialmente conocido.
El inters de Spies en nutricin, se suscit
cuando, siendo muy nio, en Tejas, muri, vctima
de la pelagra, la madre de uno de sus compa-
eros de juegos. Despus de graduarse en la
Escuela de Medicina de Harvard, pas a ser
mdico interno del Hospital Lakeside, en Cle-
veland. All, su primer caso fu una pelagra.
En ese entonces se saba muy bien que la pelagra
era -una enfermedad de deficiencia y Spies pres-
cribi la dieta recomendada. Pero antes de las
cuarenta y ocho horas, el enfermo muri.
La impresin que este incident caus en el
nimo de Tom Spies, lo llev a investigar du-
rante diez aos todo lo relative a la pelagra
y otras formas de hambre crnica. Leyendo his-
torias, comprob que el cincuenta y cuatro por
ciento de los enfermos graves, moran. Esto su-
ceda antes del descubrimiento de las substancias
qumicas puramente vitaminosas y estos casos
desesperantes de pelagra no haban sido tratados
con suficiente cantidad de vitamins durante la
dieta curativa. Entonces Spies le di' a sus en-
fermos grandes cantidades de comida, de germen
de trigo, levadura, extract de hgado y as logr
reducir los decesos a un seis por ciento. En 1936
fu invitado al Hospital Hillman para experimen-
tar sobre cincuenta enfermos de pelagra su trata-
miento de sobrealimentacin. Slo murieron tres,
pero a causa de otras enfermedades. Esto fu
admirable, pero el tratamiento resultaba extre-
madamente caro. Requera la constant atencin
de los mdicos y las enfermeras y por lo general
pasaban seis meses antes que los pacientes estu-
vieran en condiciones de abandonar el estable-
cimiento. El doctor Spies tena puesta toda su
atencin en las vitamins concentradas.
La primer substancia, qumicamente pura, lleg
a sus manos, slo un ao ms tarde, cuando el
professor Conrad A. Elvehjem, descubri que la
lengua negra -la pelagra canina- se curaba
con cido nicotnico. Dos meses ms tarde, Spies
anunci su cura rpida de enfermos graves va-
lindose de esa misma substancia qumica.
El cido nicotnico, aunque inofensivo, es sin
embargo un derivado de la nicotine, uno de los
dos venenos ms mortferos para el gnero human.
Es cosa sabida que los distintos preparados
de vitamins puras, obtenibles en las drogueras,
no estn al alcance, en algunos casos, del bolsillo
de muchas families modestas y menos an de
las muy pobres. Pero estos products mgicos se
estn abaratando. La industrial qumica est em-
peada en la produccin en larga escala y est
tratando de sintetizar las vitamins de substan-
cias tan baratas como el alquitrn de carbn.
Hoy en da, casi todas las enfermedades de la
humanidad, desde la locura al cancer, son objeto
de studios por parte de estos luchadores, para
determinar si la causa de las mismas se encuen-
tran en la necesidad en el organismo de deter-
minada substancia qumica.

-375
'A











INFLUENCIA DE LA ESTAMPILLA
EN EL CONOCIMIENTO DE UN PAIS

Por PATRICIO MILANO,
de la oficina Tandil.

No es possible discutir, de modo alguno, la
influencia de la estampilla postal en lo que res-
pecta a la primera impresin que nos produce un
pas desconocido y lejano.
Supongamos la llegada o simple paso por nues-
tras manos, de una carta procedente de remoto


Este dibujo postal no tiene otro significado
que la curiosidad que puede motivar una
"estampilla" desconocida


pas. Nuestra vista va prestamente y curiosa a
su timbre postal, en la seguridad de descubrir
el lugar de origen de la pieza aludida.
El timbrado, nuevo para nuestra observacin,
present ya un personaje exticamente vestido, ya
un histrico castillo o monument, un paisaje
tpico, lagos, montaas, un animal caracterstico,
plants, barcos, etctera.
Lo indudable es que cada una de estas vietas
ha querido decirnos algo sobre particularidades
del pas lejano, y lo ha conseguido.
Nuestra impresin, con respect al pas desco-
nocido, queda desde ese moment ligada a la
visin -paisaje o muestra- del timbre observado.
Esta impresin puede ser ms o menos exacta,
segn sea mayor o menor el acierto con que ha
sido elegido por el pas remitente, el motivo
central de la estampilla viajera.

376 -


CASI UN CRIME

Por NIOOLASA FIELD
(Traducido de "Gibbons", por JUAN G. CESPEDES)

En el Japn, la mujer coleccionista de estam-
pillas, es una especie casi desconocida.. El hecho
de ser extranjera, es ya suficiente para que se
le consider .un poquito loca, pero si present
ambas desventajas, es decir, que a la circunstancia
de no ser del pas se le agregue la aficcin a
los sellos, cae, sin remedio, en la clasificacin
de tonta inofensiva. Por eso se la trata bonda-
dosamente pero con una porcin de irona e incre-
dulidad sobre sus conocimientos filatlicos. Gracias
a este concept de inferioridad de que goza, ella
puede apoderarse de magnficos tesoros a precious
much ms convenientes de los que obtendra un
hombre con apariencia de expert.
Es esta la razn por la que yo acostumbraba
a salir a la caza de sellos raros y a menudo
regresaba a mi casa con un precioso botn que
haca las delicias de mi filatlico esposo. En
una oportunidad en que l se encontraba ausente,
debido a sus ocupaciones, decide realizar una
exploracin ms profunda que las anteriores y,
equipada con todos los implementos del coleccio-
nista, el catlogo, el lente de aumento y el odon-
tmetro, me dispuse a realizar una excursion de
dos horas y llegar hasta una important ciudad
vecina. All slo conoca un comerciante en sellos
con un stock revisado hasta el cansancio por todos
los residents y turistas y por lo tanto, incapaz
de depararle a una sorpresa alguna. Esta circuns-
tancia gui mis pasos hacia las orillas de la ciudad
en cuyas callejuelas y recovecos tena esperanzas
de hallar un campo ms propicio a mis inten-
ciones. Muy pronto vi colmados mis deseos, as
que me detuve frente a una vidriera en que se
exhiban antiguas monedas de oro y plata apiladas
en sendas bandejas, grabados descoloridos y
hojas cargadas de tierra y estampillas. Entr
entusiasmada. En el local no haba ms personas
que un japonesito de unos trece o catorce afos,
que se aburra detrs del mostrador. Promediaba
el verano y era un da de calor exceptional.
Para el muchacho, la calle vaca, aun con su
fuerte resplandor, era ms atractiva que el sucio
y obscure comercio que quedaba a su cargo cuando
el propietario sala.
Mi presencia prob ser una nueva experiencia
para el pequeo nipn, que, evidentemente, no
estaba acostumbrado a tratar con clients extran-
jeros y menos con mujeres. Me mir como con
desconfianza. Cuando le ped nada menos que.
sellos antiguos, se dirigi presuroso hacia la tras-
tienda, de donde volvi con una sorprendente
cantidad de albums -catorce en total- sobre los
cuales me abalanc con anticipado placer.
Como la luz que haba en el local era escasa,
me sent de espaldas a la vidriera, detrs de
una gran vitrina y con los albums al frente,
apilados sobre el mostrador. Olvidndome de todo
lo que me rodeaba, inici afanosamente la bs-
queda. Reinaba un silencio absolute que slo in-
terrumpa el ruido de las hojas al pasarlas y
la voz montona del muchacho cuando repeta
los precious de los sellos que yo seleccionaba y
que l iba anotando en una hoja de papel. El
trnsito de peatones era casi nulo y en la casa
yo era el nico client. Nadie me molestaba, me
senta perfectamente feliz.


FI7





75rI vr -'-r*"-Cf*'


No saba cunto tiempo llevaba ah sentada,
cuando ina sombra vino a obscurecer la hoja
que estaba mirando. Levant la vista. El muchacho
no estaba detrs del mostrador, se hallaba del
lado de afuera de la puerta de cristal, que daba
acceso al local, hablando excitadamente con un
japons adulto. Pareca asustado y como indeciso
de cumplir algo que el otro le ordenaba. La calle
continuaba desierta y ellos argumentaban en voz
baja junto a la puerta del comercio. La puerta
de cristal estaba cerrada. Yo apenas le di im-
portancia a la escena, absorta como estaba en
mi bsqueda, que ya me haba entusiasmado con
el hallazgo de unas primeras australianas. Cuando
estaba revisando el dcimo lbum, levant la vista
y me cercior entonces, de que estaba completa-
mente sola. El muchacho se haba ido. Eso me
molest un tanto, porque acababa do encontrar
algunos especmenes, cuyos precious deban ser
agregados por el muchacho en mi nutrida lista.
En verdad, me llam la atencin la actitud del
japonesito. Detrs mo, sobre la vitrina, haba
un sombrero gris. Ese sombrero no estaba all
antes. A quin perteneca? Quin lo haba puesto
ah, justamente detrs mo? Mi atencin fu
ocupada otra vez por las estampillas. Todava
tena un par de albums para revisar; el muchacho
regresara, seguramente, de un moment a otro.
En el Japn las cosas se toman sin ningn apresu-
ramiento. Habra ido hasta la esquina a comprar
un helado. Otra vez qued absorta frente a las
estampillas. El tiempo volaba.
Cuando volv a levantar la cabeza, fu para
encontrarme con el amarillo rostro de un polica
que me estaba observando a unos pasos de dis-
tancia, mientras un poco ms atrs, el muchacho,
escoltado por otros dos guardianes del orden,
plido y trmulo me 'sealaba con el dedo.
Deliberadamente y mostrando una absolute cal-
ma; tom la ltima estampilla del dcimocuarto
lbum -una joya de Venezuela- y me puse
de pie con intencin de pagar y retirarme, pero
en ese preciso instant, sent la mano de la ley
apoyar sobre mi hombro -un gesto elocuente e
inteinacional- y se me hizo entender que deba
"marchar presa". Aun sin poder ver claramente,
debido al esfuerzo que les haba impuesto a mis
ojos, durante un prolongado lapso, que entonces
me enter que haban sido ms de cuatro horas.
Pagu mis tesoros (con polica o sin polica no
me iba a desprender de ellos) y partimos en fila
india. De nada me hubiera podido valer el pro-
testar o hacer preguntas, ya que mis conocimientos
lingsticos no eran aptos para sacarme airosa
de tal situacin y no sabiendo de qu se me
acusaba, juzgu convenient callar y esperar.
Me encontraba en una ciudad desconocida; se
haca tarde; no tena ningn document para iden-
tificarme; no conoca el monto de mis delitos.
En la comisara me pidieron que entregara las
armas que llevaba ocultas. Entregu mi lupa.
Luego me condujeron al subsuelo y me indicaron
que me sentara y esperara. Pas una hora. El
calor era sofocante, me senta nerviosa y cansada,
sin embargo, en vez de cavilar sobre mis crmenes,
hice un lugar en mis pensamientos para delei-
tarme con mis nuevos sellos. La prctica de la
filatelia brinda esa clase de serena superioridad
sobre las cosas materials. El hambre, sin em-
bargo, me devolvi a la realidad. Pens que deba
actuar. La nica persona que me conoca era el
vendedor de estampillas del otro extremo de la
ciudad. Tena que hacer algo para que viniera


a procurar mi libertad. Pero, cmo se llamaba aquel
hombre? Su nmero de telfono? Me estruj los
sesos. El odofitmetro! El nos haba regalado uno
como propaganda. Urgu presurosa en mi carter.
Ah estaba con su nombre y direccin impresos
claramente en japons e ingls... y el nmero del
telfono tambin! Ahora no haba ms que accio-
nar. Cmo hacer para que los policas lo llamaran?
Vendra l? Los japoneses le tiene tal miedo a la
comisara que a lo mejor ni recordaba mi nombre.
Despus de una hora de agonizante espera, lleg
mi hombre, un poco sin aliento, asombrado y no
muy content. Me identific inmediatamente. Le
agradec profusamente por su venida y lo abord
ansiosa con las preguntas que son de imaginar.
Primero se mostr reacio a responder a mi in-
terrogatorio. Despus de todo yo estaba detenida
en el subsuelo de una comisara.
Hubo una gran conferencia en japons. Despus
el Seor S..., el comerciante en sellos, me mostr
un sombrero gris.
-Conoce usted este sombrero?, me pregunt
casi bruscamente. Yo negu el conocimiento de
todos los sombreros. Fu hallado en el comercio
donde usted fu detenida, prosigui.
-Qu tiene que hacer ese sombrero conmigo.
Por qu dispar el muchacho y me dej sola en
el local?
-Usted estuvo sola, completamente sola todo
el tiempo?
-Seguramente, con el muchacho...
-Usted sabe que las monedas de oro y plata
que representaban ms de setecientos yens, fueron
robadas del comercio?
-Pero quin las rob, este estpido muchacho?
Y aqu sent en mi estmago una sensacin como
de hormigueo. Yo haba estado en el comercio
completamente sola.
-Afortunadamente, dijo el seor S..., el ladrn
dej al fugar su sombrero que hasta tiene en el
interior un nombre impreso.
-Pero, por qu me arrestaron; por qu me
ordenaron que entregara las armas que llevaba
ocultas? Entonces, todo el misterio me fu revelado.
El ladrn, aparentemente saba que el muchacho
sera dejado solo en el negocio, pero no haba
contado conmigo. Entonces tuvo que inventar una
historic cuyo argument tuvo fcil aceptacin
en la pobre imaginacin del japonesito. Lo llam
desde la calle y mostrndole una falsa credencial
de polica, le dijo: "Esta mujer es una espa.
Yo la conozco. Es peligrosa y est armada. Corre
a la comisara a pedir auxilio. Yo me quedar
aqu para vigilarla."
Despus que se fu el muchacho, el ladrn
recogi todas las monedas que se encontraban
en la vitrina y en la vidriera a las cuales yo
daba la espalda y me dej contemplando las estam-
pillas... Cuando lleg la polica, lo primero que
hizo fu arrestarme, luego descubri el ladrn.
En verdad, el sombrero gris salv la situacin.
pero es possible, preguntme el seor S..., que
usted no se haya apercibido de cmo el hombre
recoga las monedas a sus espaldas, que usted
no haya odo el menor ruido?
Pero seor, cmo habra podido orlo, si yo
estaba miran'do estampillas!
Y siendo el mismo seor S... un vendedor de
sellos, acept mi defense.

377


-... .. j; l.Z.&aJd,.











FIL


TELIAA


Algunas de las ltimas emisiones de sellos postales recientemente
puestas en circulacin por pauses extranjeros

(Nota del Encargado del Museo Postal y Telegrdfico y Secein Filatlica
Sr. JOSE ROMAN JERNANDEZ)


RUMANIA. Emiti dos
sellos postales conmerorativos
de 12 y 16 lei de la Unin
Balcnica, el 27 de mayo
prximo pasado, llevando es-
tas vietas los escudos de:
Rumania, Grecia, Turqua y


Yugoeslavia. Adems emiti
cuatro sellos postales ordi-
narios de 2 y 8 lei, de 1 lei
ms 50 bani y de 2.50 lei
ms 50 bani, ostentando to-
dos la efigie del Carlos II.


JAPON. Sellos postales conmemorativos de
2 y 10 yen, emitidos en ocasin de celebrarse el
26000 aniversario del advenimiento del Emperador
Jimmu. Adems, emiti en ocasin del 759 aniver-
sario de la Convencin Internacional de la Cruz
Roja, cuatro sellos postales conmemorativos de 2,
4, 10 y 20 yens.


P8


"~'?-' Y -iiri-rr--~--- .--.I_ --T- rrii i--i-ii











GRAN BRETAA. Emi-
ti en ocasin del centenario
de la estampilla, una series
de seis sellos postales comu-
nes de: % penique (verde),
1 penique (rojo), 1 % pe-
niques (marrn), 2 peniques


(anaranjado), 2 % peniques
(amul), y 3 peniques (vio.
leta), ostentando estas \i-
fetas las efigies de los Revre
de Gran Bretafa, la Corona
Real y las cifras 1840-1940.


GRECIA. Emiti dos sellos, postales conmemo-
rativos de 6 y 8 dracmas de la Unin Balcnica,
el 27 de Mayo ppdo., llevando estas vietas los
escudos de: Grecia, Rumania, Turqua y Yugoesla-
via.

YUGOESLAVIA. Emiti dos sellos postales
conmemorativos de 3 y 4 dinares de la Unin Bal-
cnica, el 27 de Mayo ppdo., llevando estas vietas
los escudos de: Yogoeslavia, Grecia, Rumania y Tur-
quia. Se ha hecho una tirada de un milln de ejem-
plares de cada valor. Estos sellos estarn a disposi-
cin del pblico hasta el 27 de Mayo de 1941 y
sern retirados de la circulacin luego de esa fecha.
Las cantidades remanentes sern destruidas de
oficio quemndolas.


HUNGRIA. Sellos pos-
tales de 10 ms 2 fillers,
20 ms 4 fillers y 20 ms
50 fillers, vlidos para el
trfico interno e internacio-
nal. el aumento de precio


se impone en beneficio de
los damnificados en las l-
timas inundaciones. Las tres
vietas ostentan el mismo
diseo alegrico.


UNION DE LAS REPUBLICAN SOVIETICAS
SOCIALISTAS. Emiti cuatro sells postales de
15, 30, 60 y 80 kopecks, ostentando estas vietas la
efigie de Maiakovskii.


*"'


--- q


379














DOMINICANA (Repbli-
ea). Sellos postales con-
memorativos de 3 centavos
(lila) y de 7 centavos (azul),
emitidos en ocasin del cen-
tenario de la creacin de





LIBANO.- Sellos postales de 0.10 piastre (rosa),
0.20 piastre (verde azulado), 0.25 piastre (violeta),
0.75 piastre (marrn), impresos en tipografa., mi-
diendo cada uno 18 x 22 milmetros, estas cuatro
vietas reproducen el mismo diseo: "Cedro"; 5
piastre (azul verdoso), impreso en tipografa, mide
18 x 22 mm., reproduce la vieta el "Puente de
Nahr-El-Kelb", de 12 y (azul), 20 (cobrizo), 25
(carmn), 50 (violeta) y 100 (sepia) piastres, graba-
dos en talla dulce, miden 22 x 36 mm., estas cinco
vietas reproducen el mismo paisaje libans; sellos
postales areos de: 0.50 piastres (azul), 1 (marrn


la estampilla. Estas vietas
reproducen la efigie de
"Rowland Hill" y la leyen-
da: "Primer Centenario del
Sello Postal". Mayo 1840-
1940.





rojizo), 2 (gris marrn), 3 (carmn) y 5 (verde
oliva) piastres, grabados en talla dulce, miden 22
x 36 mm., estas vietas reproducen "Beit-Eddine,
de 10 (lila), 15 (azul verdoso), 25 (violeta), 50
(verde), 100 (marrn) piastres, grabados en talla
dulce, miden 22 x 36 mm., estas vietas reprodu-
cen "Baalbeck" y sello tasa de 10 (verde oscuro)
piastres, grabado en talla dulce, mide 22 x 36 mm.,
cuya vieta reproduce el motivo asirio "Bailari-
nas". La validez de todos estos sellos es ilimitada
y servirn para el franqueo de correspondencia pos-
tal en los regmenes interno e international.


Si hubiera de tenerse en cuenta la buena opinion que. todos los hombres
tienen de s mismos, sera impossible discurrir de los que se caracterizan por la
ausencia de personalidad. Todos creen tener una; y muy suya. Ninguno advierte
que la sociedad le ha sometido a esa operacin aritmtica que consiste en reducir
muchas cantidades a un denominador comn: la mediocridad.

Jos INGENIEROS.

380 -


i. .:.. .. ... .


""1?













BIBLIOGRAFIA


WALT WHITMAN, por Luis Franco.
La Editorial
"Pe r se o'', de
Buenos Aires,
acaba de dar a
1 a circulacin
este libro de
Luis Franco,
que no es una
biografa de
Whitman, el
genial poeta
nor teamericano,
sino una inter-
pretacin de su
gran personali-
dad. Luis Fran-
co, el escritor
que templa su
numen en los
panoramas de
las sierras y los
valleys, de los
bosques y los
cielos difanos done vive, ha encontrado en
Whitman el ideal del hombre tras el cual suelen
ir los sueos de los poetas con temple lo
suficientemente fuerte para no asustarse de la
vida como ella es, y, al contrario, quererla y
desearla as porque as es ms vida, ms
emocin, ms ternura, ms belleza. El poeta
esencialmente pantesta que hay en Whitman;
el poeta sin ligazones de conveniencias y pre-
juicios para vivir sus emociones y exteriori-
zarlas en sus magnficos poemas, deba, natu-
ralmente, hacer vibrar muy hondo las fibras
emotivas del hombre que, como Franco ha
renegade de la vida de las ciudades para darse
por enter al culto de la Naturaleza. Slo que
Whitman pulsaba esas emociones entire la mul-
titud, amndola con afanes de artifice enamo-
rado de la pasta que modelaba sus obras;
casi encariado con sus imperfecciones, ancho
muy ancho su corazn para dar albergue al
afecto por los dems, sobre todo por los series
rudos que nada saben de vestir con refina-
mientos sus egosmos para llamar a las cosas
por su nombre y quererlas u odiarlas segn
ellas se insinan en sus sentidos.
El gran corazn de Whitman, el hombre
ms hombre entire las multitudes y el que ms
fuerte y noble sabe sentirse entire las gran-
dezas infinitas de la absolute soledad, ha
servido a Luis Franco en este libro, de tema
y de motivo para llevar una serena arremetida
contra la estulticia ambiente y la culta medio-
cridad de cuantos screen que su vida es vida
sin haber sentido nunca a la Naturaleza y sin
tener coraje para ser sinceros en sus emociones.
Como muestra este prrafo de su interpre-
tacin de la personalidad del gran poeta
americano:
Todo hombre en su presencia,
se siente aumentado. Su originalidad
comienza desde sus talones. El mayor
enigma que ella propone, es ste:
cmo se d un ser tan enteramente


parecido a todo el mundo y a la
vez tan gigantesca e inconfundible-
mente nico. Su sencillez es invul-
nerable y rayana en lo absolute su
incompatibilidad con la ceremonia y
el protocolo, que nadie se atreve a
llamarle "Seor Whitman".. Mus-
trase gran camarada de los nios,
sintindolos ms prximos a la clara
inocencia de la naturaleza, es decir,
a s mismo, que los adults, averia-
dos por intereses srdidos, deformados
por acomodos de ortopedia".
Y ms adelante, entire jugosos marcos por
el estilo, este otro:
"Y eso es .lo peor: que el homi
tenga miedo de su cuerpo y sus ins-
tintos y que desert de s mismo;
que el hombre se sienta, no con
vocacin de hombre, sino de ngel y
con un destino ultraterreno, y se
eduque para ngel y desprecie su
carne y su sexo y su tierra, bajo el
anatema de lo bestial y lo efmero".
Luis Franco, que ltimamente publicara por
la misma Editorial "Perseo" su libro "Suma",
ha escrito con esta interpretacin de Whitman
un buen libro. Su estilo sobrio, el espritu
altamente pantesta y el gran fondo de sana
moral que brota de sus pginas, harn de l
una obra apreciada por los espritus cultos,
particularmente por cuantos han pregustado
alguna vez el don de pasar largos perodos
de su existencia en connumio con la Natura-
leza, muy abierto el espritu a las galas de
sus fiestas y sus soberbias enseanzas. G. G. M.




ORIGENES DEL CORREO EN EL PARAGUAY
(1769 -1811), por Walter B. L. Bose.


Wr*LT. L .W


LOS ORIGENES DEL CORREO
!i EL PARAGUAY

1 I


r.f-. ''''''
....- -

S ,- ..


." '. A_ -


El autor de
este trabajo,
que se ha
especializado
en el studio
de la historic
de las comu-
n ,e a e iones
a m e r icanas
en la poca
colonial, com-
pendia en l
e 1 fruto de
sus investi-
gaciones res-
pecto al Pa-
raguay.
Un breve
anlisis sobre
las condicio-
nes geogrfi-
cas de aquel
territorio en

381i


-~ ~ ~ *1. ,










la poca estudiada, sirve de base a la expo-
sicin que en forma metdica y documentada
va haciendo a travs de los ttulos "Ante-
cedentes sobre la Administracin de Correos
del Paraguay" y "La Carrera de Postas de
la Asuncin a Villa Real".
Con este trabajo el autor va completando
una series de studios sobre la historic de los
Correos americanos, muchos de los cuales' han
sido publicados en esta revista, otros en publi-
caciones especializadas de Chile y algunos por
intermedio de la Sociedad de Historia Argentina
y Universidad Nacional de La Plata.

ANALES DE LA UNIVERSIDAD DE SANTO
DOMINGO. (Abril Junio de 1940.
Esta publicacin official de la "Universidad
Dominicana, trae el siguiente sumario:
Lugar de aprendizaje activo en la Univer-
sidad, por J. O. Frier; A propsito de las
acciones subsidiaries, por F. Tavares, hijo;
Proyecto de la reinstalacin de la Universidad
en 1843, por E. R. Demorizi; Dos Ejemplares
de la flora dominicana, por S. G. Obregn
y Garca; Estudios gstricos en el syndrome
"'Espru tropical", por A. R. Olleros.


REVISTA DEL INSTITUTE DE INVESTIGA-
CIONES HISTORICAL JUAN MANUEL DE
ROSAS.
Esta publicacin, que como el Instituto que
la edita, persigue la finalidad de ever el
juicio que la historic ha estampado como
tremendo anatema sobre la personalidad de
Juan Manuel de Rosas, el hombre que durante
treinta aos tuvo en sus manos los destinos
del pas, sin que dejara ninguna obra de pro-
greso que lo recuerde, tiene la gran cualidad
de publicar trabajos en los que se trasunta la
fe sincera y honda conviccin de sus autores.
Estamos en discrepancia con ellos; creemos,
naturalmente que son ellos los que van por
un camino equivocado; pero no podemos dejar
de reconocerles que con sus trabajos rinden
un gran tributo a la historic argentina. Ayer
nuestros padres estaban divididos en federales
y unitarios. Unos y otros tuvieron en sus
manos el poder. Unos y otros cometieron
errors, grandes errors.
Pas el tiempo y slo fueron quedando para
la historic la obra de los primeros. Creemos
con Spencer que todas las creencias polticas,
todos los credos sociales, siempre tienen algo
de bueno y por ello no podemos aceptar que
los federales, la mitad o ms de la opinion
pblica de antao, slo merezcan execracin.
Es este un problema cuya solucin hace falta
no aceptar venida de otra mano. Hay much
por dilucidar en l y para ello siempre sern
tiles los trabajos como los que se publican
en esta obra.

EL COMERCIO EXTERIOR ARGENTINO EN
LOS PRIMEROS NUEVE MESES DEL AO
1940 Y SU COMPARACION CON EL MISMO
PERIOD DEL AO ANTERIOR.
Editada por la Direccin General de Esta-
dstica de la Nacin, esta obra contiene los
movimientos comerciales registrados en los tres
primeros trimestres de 1940 con una gran
cantidad de grficos demostrativos. Consta de
68 pginas correctamente impresas.

, 382 -


GUIA DE CORREOS Y TELEGRAFOS.

Ha sido puesto
en circulacin el
nmero 9 de esta
publicacin ofi-
cial que como
siempre trae un
sinnmero de
indicaciones ti-
les en lo que a
c o municaciones
se refiere. El
present nmero
contiene el si-
guiente sumario:
SAutoridades Na-
cionales y de la
Direccin Gene-
ral de Correos y
Telgrafos; Con-
venciones Inter-
nacionales q u e
Srigen los servi-
cios postales y
telegrficos y de radiocomunicamiones; Resea
sobre los servicios que ejecuta y control la
Administracin; Cuadro de tarifas postales,-
telegrficas y radioelctricas en general, in-
ternas e internacionales. Tarifas postales areas.
Tarifas de Giros, encomiendas valores decla-
rados y al cobro, respuestas postales pagadas
y otros servicios que realize la Administracin;
Nmina de todas las dependencias de la Direc-
cin General de Correos y Telgrafos que
funcionan en el pas, con indicacin de los
servicios que prestan, su situacin, medios de
transport y de comunicaciones; Nmina de las
localidades que no disfrutan de servicios de
correos y dependencias prximas que las sir-
ven; Nmina general de las Mensajeras Pos-
tales existentes en el pas; Estaciones radio-
elctricas costeras, fijas y terrestres y de a
bordo y nmina general de las Oficinas Tele-
grficas de las Repblicas de Bolivia, Brasil,
Chile, Paraguay y Uruguay; Informaciones
tiles. Conjunto de leyes de frecuente aplica-
cin. Instruccin Pblica; Programas y condi-
ciones de ingreso a diversos institutes de
enseanza; Breve resea sobre actividades des-
envueltas en diversos Departamentos de Estado
en el ltimo ejercicio. -E.P.G.


BOLETIN DE ESTADISTICA Y JURISPRUDEN-
CIA. Segundo trimestre de 1940.
Esta publicacin efectuada por la Polica
de la Capital Federal trae una minuciosa esta-
dstica de los hechos punibles y contraven-
ciones realizados en la ciudad durante el segundo
trimestre del ao prximo pasado.
En la segunda seccin se reproducen las
conclusions a que arribara la Justicia en dife-
rentes hechos, sentando jurisprudencia.-E.P.G.

ESTADISTICA INDUSTRIAL DE LA REPUBLICAN
ARGENTINA CORRESPONDIENTE AL AO
1938.
La Direccin General de Estadstica de la
Nacin ha editado la obra del epgrafe en la
que se resean las compilaciones efectuadas











al movimiento habido durante el ao 1938,
abareando toda la actividad industrial del pas.
Constan de 90 pginas con grficos, impresas
prolijamente en los Talleres Guillermo Kraft
Limitada. -E.P.G.

HORNO, por Jos de la Cuadra. Editorial "Perseo''
Buenos Aires.
En un volume de 200 pginas ha reunido el
autor .12 cuentos con personajes de la tierra
ecuatoriana.
s-- En ellos nos
JOJSE'DE-LA CUADRA.:,-. present ru-
-, -. dos tipos de
S series en los
cuales son ra-
**-_, ras las sensa-
ciones ama-
,I- b.. bles y dulces,
pues en su
animal i d a d
privan los
inst i n t o s
ancestra 1 e s.
Sin grandes
ni cansado-
ras descrip-
ciones de pa-
sajes ni si-
tuaciones, de
r .I so- la Cuadraha-
-: .. ce que poda-
mos vivir la
vida de esos series corridos por la suerte y su-
friendo el "mal de Amrica", el caciquismo, sin
que siquiera, ni espordicamente, surjan en sus
procedures pensamientos de venganza o de rei-
vindicaciones que su condicin de hombres jus-
tificara; tal como en "Ayoras Falsos", don-
de el indio Balcuca, al verse robado, escarne-
cido y engaado, no tiene ms reaccin que
arrojar, a escondidas, una pequea piedra con-
tra el muro de la casa de quien lo explotara.
En "Banda de Pueblo", nos present nueve
msicos trashumantes con obscuros pasados y
cuyo present y future se concrete al logro del
pan cuotidiano, ya sea en la forma mendicante,
que es el modo con que retribuyen sus habilida-
des, o por cualquier otro medio propio a su lo-
grera de merodeadores. Toca este cuenta una
sensibilsima cuerda al emocionarnos con la f-
/ nebre caravan formada para conducir a uno
de llos en trance de muerte; lo llevan has-
ta un fundo amigo donde trs las letanas y
oraciones de las mujeres que lo ayudan a "bien
morir", se forma, catica, una msica con la
que la banda quiere despedir al compaero de
tantas penurias.
Y, finalmente, en "La Tigra", vibra el sen-
sualismo y el coraje, mezclado a su persticio-
nes propias del element salvaje o ignorante
de la selva. Mujer con alma de centauro, la
Pancha sabe tener a raya a los hombres ms
osados y al sentir el llamado del instinto, bus-
ca a su pareja entire el element montars a
sus rdenes, el que luego es despedido a bala-
zos "para que no vaya a tener malos recuer-
dos' '.
En todos los dems relatos de este escritor,
campea el realismo y el sentido de la observa-
cin, ocultndose tan bien trs sus personajes,
que en ningn moment se adivina cual es su
verdadero pensamiento, pareciedo, por momen-
tos, como si l quisiera hacernos conocer un


relato que, a su vez, le hubiera sido contado.
En este un libro bueno, tanto por lo que nos
trae de exticos mbientes, cuanto por la
soltura y el realismo con que se mueven en l
cosas y personajes de otras tierras de amrica.
E. P. G.


EL PLAN DE REACTIVACION ECONOMIC
ANTE EL HONORABLE SENADO.
En un tomo de 190 pginas el Ministerio
de Hacienda de la Nacin ha concentrado el
Mensaje que el P. E. dirigiera al H. Senado,
los discursos del Miembro informant y del
Senador por Crdoba, las palabras pronuncia-
das por el Ministro de Hacienda y, finalmente,
el texto del despacho sancionado.-E.P.G.


REVISTAS
Argentinas

ARGENTINA POSTAL. N9 15. Contiene esta
revista numerosos artculos de ndole filatlico,
studios detallados, catlogos, novedades, bi-
bliografa, etctera.


BOLETIN A. J. P. Ao V. N9 58, 59 y 60,
correspondientes al trimestre ltimo de 1940.
Organo de la Asociacin Jefes de Propa-
ganda. Se edita en la Capital Federal, tratando
temas de inters para la tcnica de la pro-
paganda.


EL ELECTRO TECNICO. Ao XIX. N9 315, de
enero de 1941.
Revista mensual de carcter t enico. Cumple
con este nmero un nuevo aniv rsario al ser-
.vicio de los especialistas y afi ionados a la
ciencia radioelctrica.
Auguramos al colega larga vida.-E.P.G.


"SAN MARTIN", REVISTA FIL TELICA AR-
GENTINA. Setiembre octubre de 1940.
Editada en la ciudad de Ros rio, Santa Fe.
Public en este nmero un inte esante trabajo
del seor W. B. L. Bose titulado "Rosario y la
filatlica Argentina".


RADIO MAGAZINE Radio Televisin. Ng 135,
de enero de 1941.
Publicacin quincenal de nd9le tcnica. Se
edita en Buenos Aires y trata preferentemente
temas radioeletricos y afines.


RADIO TECNICA. Ao VII. N9 36p, 363, 364, 365.
Semanario argentino dedicado a las activi-
dades radioelctricaas en general. Es una til
gua para el professional y el a icionado a esas
actividades.


REVISTA DEL CENTRO FILAT LICO DE LA
PLATA. N9 17.
El present nmero contiene una interesante
sugestin relative a la Filateli y la aviacin,
as como numerosas colaboraci nes firmadas.

383


,....,-i. LiII@-U


--- :-
- ..~_..-. -~~;I-,~leLC"





r -


R.C.A. Ao XVII. NY 178.
Publicacin mensual editada en Buenos Aires.
Es el rgano official del Radio Club Argentino.


REVISTA TELEGRAFICA-Radio Televisio. N? 340
correspondiente al mes de .enero de 1941.
Interesante publicacin mensual dedicada a
la tcnica radioelctrica.


Extranjeras

DIE DEUTSCHE POST. N9 44 y 45.
Entre las interesantes colaboraciones de esta
revista se encuentran: Cmo Administra el
Correo Alemn sus fondos e ingresos? y "150
Aniversario del nacimiento del ex Director
General de Correos de Alemania H. Schmue-
ckert'"; adems trae bibliografa, noticias, et-
ctera.


GACETA DE COMUNICACIONES. Ao II. No 9,
del 15 de noviembre de 1940.
Publicacin mensual editada por el servicio
de comunicaciones de Guatemala, tiene un
variado material de lectura y las disposiciones
que rigen los servicios, como as tambin, una
fotografa del Presidente de ese pas.-E.P.G.


L'ELETROTECNICA. N9 15. Agosto de 1940.
Revista tcnica de radioelectricidad. Se edita
en Milano (Italia).


L'UNIONE POSTAL. Ng 5. Mayo de 1940.
El present nmero de la revista de la U.P.U.
que se edita en Berna (Suiza) trae el siguiente
material de lectura: El Franqueo de la Corres-
pondencia, por F. A. Hofman; Cien Aos de
Servicios de Correos en Grecia (1830-1930)
original del seor Teodoro Bredmas; Sumario
bibliogrfico y Nuevas Emisiones de Sellos
Postales.


RASEGNA DELLE POSTE E DELLE TELE-
COMUNICAZIONI. N9 7. Julio de 1940.
Publicacin mensual editada en Roma. Es una
revista official del Ministerio de Comunicaciones
del reino de Italia.-E.P.G.


REVISTA POSTAL Y TELEGRAFICA. Ao
XXVII. NY 127. Noviembre de 1940.
Organo del Ministerio de Correos y Telgrafos
de Colombia. Se edita mensualmente en la ciudad
de Bogot.


SAMMLER WOCHE. N 17, 18, 19 y 20. Como
en otros nmeros trae un interesante material
de inters filatlico.


TELEGRAPHEN- PRAXIS. No 17/20. Ofrecen
como siempre un abundante material de artculos
tcnicos, entire los cuales mencionaremos: Fun-
damentos para la determinacin de los pararra-
yos en las lneas areas y cables.




u


...NADA SUMINISTRA UNA IDEA MEJOR PARA CONOCER A LOS HOMBRES,
QUE UNA REVOLUTION; ELLA NOS PRESENT EJEMPLOS PARA MEDIR LA INMENSIDAD
DE SU PERVERSIDAD".
SAN MARTN (1827).



JUZGATE, PERO NO POR LO QUE DIGAS O ESCRIBAS SINO POR LA FIRMEZA
DE TU MENTE Y EL DOMINIO DE TUS PASIONES.
FULLER.



LA CULTURAL ES EL FRUTO DE LA CURIOSIDAD, DE ESA INQUIETUD MISTERIOSA
QUE INVITA A MIRAR AL FONDO DE TODOS LOS ABISMOS.


Jos INGENIEROS.


EL QUE NO CULTIVA SU MENTE, VA DERECHO A LA DISGREGACION DE SU
PERSONALIDAD.
JOS INGENIEROS.


384 -


I1.


1


-'4Yili~iVri*Ur~~LIrr -i..Iii.L*r _. -- 'i "::.*I.L-ir~~ i r'i "<;i i\auis~-.-l``l ,;i~~-d~~


..j
:,~s


i




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs