Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00079
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: September 9, 1897
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00079
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text















ls z\-


Patria y Libertad


SUSCRIPCION EN FRANCIA
REDACCIN Y ADMINISTRACIN Ao 20 PARIS.- Septiembre 9 de 1897 Nms. 77-78 ano, go eana.... e, ^r.
20, ue Saint- Vinicent-de-Paul Uu semestre, id. id... 1 1 i. 50
SE PUBLICA LOS JUEVES Un trImestre, id. i...o6 6. 50
Telgrafo : REPCUBAINE Un ano, pago adelantado............. 25 fr.
Director-fundador : DOMIINGO FIGAROLA CANEDA Un semestre, Idi. i............... 3
No se devuelven los manuscritos NUMIERO SUELTO.,. O fr. 25 ets


EL GENERAL

NARCISO LOPEZ


Aniversario


i no existiera todo cuanto hay
de piadoso y de inefable satis-
faccin para las almas elevadas
en no abandonar all entire la
quietud y lo triste del olvido,
S los que supieron merecer
bastante para alcanzar el pe-
renne elogio de la posteridad,
aun subsistira indudablemente el del:.er sacra-
tisimo de pagar con el homenaje de su rec.n.,-
cimiento la .deuda con aquellos contraida.
No hay pueblo ningunoque en su historia
deje de contar con un gru-
po que entire todos sus h-
roes y sus mrtires, ocu-
par siempre lugar pree-
minente, y asi mismo,
Cuba, en cuanto lleva de
conspiraciones y guerras por
la independencia, ha visto irse
aumentando el luctuosu nmero de
aquellos que al morir por su reden-
cin, sacrificndolo todo, han dejado
tambin glorioso nombre como mrtires
inmoladcs en el afrentoso suplicio que in-
ventaron la barbarie y la ferocidad de Espaa.
A tan ilustres varones no puede olvidarlos
nunca La Repblica Cubana, y es por eso qt
hoy se honra consagrando un recuerdo de vener
y de reconocimienlo al general Narciso Lpez, en e
aniversario de su muerte.
Para ello, y sobreponindonos las dificultades
siguientes toda empresa que como la nuestra
acomete tanta distancia de los archives y dei
centros que pudieran ofrecernos los documents ne
sarios, hemos logrado reunir en el espacio de var
meses los elements que presentamos nuestros 1,
tores, y que, aun no siendo ni con much los que h
bieran satisfecho nuestro pensamiento, noshan perni
tido, sin embargo, dar al present nmero el carct<
histricoque le corresponde, por lo que represent 1
vctima ilustre quien se consagra, por la poc
de Cuba que atravesamos y por el aniversario que
en este da se conmemora.
Acptenlo as nuestros compatriotas y amigos.
En Venezuela
El general Narciso Lpez de Uriola naci en
Venezuela en 179S, de una de las families ms
respetables. Era muy nio todava cuando per-
di su padre, y como otros tantos jvenes de
aquella poca se alist bajo las banderas espa-
olas contra los que luchaban por libertar su
patria, sin experiencia ni edad para apreciar
aquel acto, sino nicamente fascinido por las
glorias militares impulsado por su natural
valenta, por su arrojo y por sus extraordinarias
condiciones fsicas. Vencidos los espaoles en
Costa Firme, se trasladaron la Habana con-
sus families muchos venezolanos que haban
combatido favor de Espaa, y entire ellos el
ya coronel Narciso Lpez.
Llegada a la Habana
La fama de que ste venia precedido, pronto
le abrieron las puertas de los mejores crculos de


la capital : sus proezas en Costa Firme, su cono-
cimiento del manejo de las armas, su maesulia
en la equitacin. su elegancia y gallard i. apos-
tura, su ca,cter alegre. afable y comunicativo,
y por ltimo, su pr.,verbial modestia, fueron
cualidades todas que no tardaron en conquistar
Lpez generales y profundas simpatia'. En la
Habana contrajo matiimonio con la bella seo-
rita Dolor,'s de F.ia-;, hermana del ilustrado
Conde de Poz Dal,-w, y poco despus, fati-
gado sin duda por la iiacci i en que vivia.quienh
como l habia nacido rara la vida agitada de la
milicia, mar h Espaa ponerse las r-
denes de label 11 co..tra las pretensions
de D. Carlos.
Segunda campana


En la metrpoli lleg serel general
Lpez una de la, figures militares
ms notables. Apena- Illegado, se
le puso al frente de un regi-
miento de la Guardia Real, :on
el que realizando grande he-
chos de armas alri la ce-
gunda era de :u h-i. i d-..-
gu.r re,: la r .:'-':'., T al
punto hubo de: llegar i:i
e .al o L 1,-- .I ,,I l -
'es p i -LI *J '- I e '.
en el manejo del


arma usada entonces, que fue llamado Laprimera
lania del ejrcito. Muchas fueron sus gloriosas
hazaas de verdadero heroe y nuncacont Espaa
con un jefe que hiciera por el brillo de su ejrcito
ms de lo que realize Narciso Lpez. Ascendido
brigadier en 1836 y en el 39 mariscal de
campo, desempe various empleos, entire otros
el de gobernador de Valencia. Al signiente ao
fue uno de los jefes delpronunciamiento del par-
tido progresista, despus de cuyo triunfo se le
ascendi general. Adems, fue senador por
Sevi'la y estaba condecorado con las cruces de


Isabel la C-ali:a, de San Fernando y otras va-
rias de no menos importancia.
Vuelta a Cuba
C(n la poici i que el general Lpez haba
alcanzado en Espaa los comienzos de 1841,
bien se ve que slo herido en su amor propio
por las intriga, la, postergaciones y las ingra-
titudes de la Corte y de los principles palacie-
gos y directors de la cosa pblica, es como pu-
do volver la espalda i sa su poca de esplendor
y apogeo. Solicitado su pase Cuba, iegres
la 1 labana las rdenes del generalD. Ge-
rnimo Valds, que era muy amigo de L-
pez y just apreciador de sus mritos.
Valds supo desde su llegada utilizar los
ser icios de su amigo, confindole
empleos de importancia, entire otros
el de gobernador de Trinidad; pero
inmediatamente que le sucedi er
cl mando aquella pantera que e
mundo conoci por el nombre
de Leopoldo O'Donnell,el ge-
neral 1 L(pez vie muy pron.
I,_:', I el,: Jd.., ,. -_ u- eim pleou
.. '^ '. .,-ai ..:. de .:,- m and,:,
... u: p:. el a.:ieri de Val
dee c,-ln "' 1 de.eml .


Tal proceder vino ahondar las mal cicatri-
zadas heridas que al general haban inferido en
la Corte y agriar profundamente su carcter.
Entregado largas meditaciones en que
comparaba los inmensos servicios que habia
prestado Espaa,hasta el extremo de defender-
la con la continue exposicin de su vida, y la
manera infame como esta nacin le pagaba:
chndose en cara l mismo la ceguedad con que
habia luchado en contra de la libertad de su
patria y en favor de la monarquia ms corrom-
pida, l, que por naturaleza y por hbito no


poda ser otra cosa que americano indepen
n diente, en cuanto le aconteca no vi ms que el
1 doloroso castigo y la amarga leccin que me-
e recia por su falta del reflexin en la primera
- juventud, y ms todava, por haberle faltado en
edad tan temprana un padre que le hubiera
- gui3do por el derrotero que todo venezolano le
estaba trazado en aquellos dias.
. Todo esto lo reconoci con dolor inmenso
o el general Lpez, y como la sinceridad de su
- alma nob-le generosa no poda desaparecerante
el amor propio del hombre y del military ofendidos,
j .-spfLs de aceptada como cometida la falta,
S.:- que nadie sino l tena que buscar
la enmienda que lo rehabili-
tara ante la posteridad, y
esa enmienda no poda ser
otra que su consagracin sin
lmites la causa misma de la
libertad americana que haba
combatido.
Y fue conspirador desde ese
da. Ingrato, filibuster, bandido, ene-
migo de Espaa, traidor, uno de los pri-
meros generals de les ejrcitos espaoles!
Qu ms fu esto, sino la imposicin incon-
trastable de hechos ineludibles de la historic de
Amrica, y !a hora de la inevitable regeneracin
del valiente venezolano?
La conspiracin
)espidise Lpez de su madre, verdalera matrona
e enterada de los proyectos de aquel, slo pidi volver
Venezuela, como lo hizo despus de bendecir, y por la
z postrera, su hijo idolatrado. Este se puso de acuer-
o con la junta revolucionaria de la Habana, de la
ual formaban parte Anacleto Bermdez, el Conde de
'ozos Dulces y Ramn de Palma, y bien adelantados
allbanselos trabajos para lanzarse las armas al grito
le independencia, cuando la conspiracin fu denun-
ciada al gobierno.
Este envi rdenes reservadas al gobernador de
Cienfuegos para que redujese prisin al General,
que entonces tenia su domicilio en aquella ciu-
dad; pero prevenido ste oportunamente por la
junta dela Habana, pudo librarse de una manera
que demuestra su resistencia fisica y su maestria
como ginete: en dieciseis horas, sin cambiar
de caballo, sin detenerse ms que minutes para
tomar algn alimento y beber l y su cabalga-
dura,rrecorri la distancia que hay entire Cien-
fuegos y Mantanzas.
Una vez llegado, fu lisitar su amigo el
gobernador, comi tranquilamente con l, y
las diez de la noche se embarc en un huque
americano, que lo llev los Estados Unidos.
Primeras tentativas
As que vise en pas libre, comenz Lpez
sus trabajos para; llevar Cuba una expedicin
de hombres y material de guerra con que iniciar
la revolucin.
Las dos primeras tentativas fracasaron en los
preparativos : la primera contaba con un grupo
de expedicionarios que fu disuelto por el go-
bierno de los Estados Unidos en Cat's Island, y


'!1~


BUSTO

DEL GENERAL NARCISO LOPEZ, PERTENECIENTE
la Redcaccin de La Reptblica Cubana "


L-



a

0









is
e
s


~Ll







Septiembre 9, 1897


la segunda en Is!a Redonda, disuelta por el
mismo gobierno. De esta ltima pudo compro-
barse ms que de la primera que es.tuviera al
mando del general Lpez.
Por su parte, el feroz capitn general Roncali
encontr motivo bastante en la fuga de Lpez
para condenarlo la prdida de rango, conde-
coraciones y empleo; es decir, concluy la obra
de humillacin y despojo comenzada en la Corte
y seguida por O'Donnell.

Toma de Crdenas
En Nueva Orleans encontr el general la ms
entusiasta acogida para realizar su empresa
invasora. Fcilmente reunironre los elements
que necesitaba, y el 13 de mayo de 185o aban-
donaba el muelle Leve abordo del vapor Crole
y seguido de la barca Georgina, la que poco
despus trasbordaba al vapor su cargamento.
Componian la expedicin ms de 6oo hombres,
la mayor parte hijos dela Louisiana; el 14 llega-
ron frente al islote Contoy, y en la madrugada
del 19 estaban frente la ciudad de Crdenas.
Efectuado el desembarco, el gobernador, que
era el coronel de caballera Florencio Ceruti,
tuvo que rendirse y entregar la ciudad despus
de un combat.
Un dia permaneci Lpez en ella, y al ver que
nadievenia engrosar sus filas, pues para la
generalidad del pais no slo fu una sorpresa,
sino que vino saber la llegada del
intrpid, revolucionario la vez que su par-
tida volvi embarcarse, y aunque perse-
guido por el vapor de guerra espaol Pizarro,
pudo ganar el puerto de Cayo Hueso y burlarse
de sus enemigos.

Invasion de Vuelta Abajo
Ni el general Lpez ni la opinion y el entu-
siasmo que lo sostenan en los Estados Unidos, se
desanimaron por el desastre material de Crde-
nas; y decimos material, porque es indudable
que moralmente el incredible golpe de mano
llevado cabo por el caudillo, vino aumentar
su renombre de valiente y decidido; pues tanto
los espaoles como su gobierno, saban muy
bien que el pas no estaba preparado, y por lo
mismo, no podian career que el general se aven-
turara dar un golpe tan peligroso sin estar
seguro del apoyo del pueblo cubano.
Pero la admiracin y la sorpresa fueron mayo-
res todava, cuando la segunda expedicin, sea
la del vapor Pampero. Salida el i, de Agosto de
1851, el 12 desembarc felizmente en Playitas,
trmino municipal de Baha Honda, provincia
de Pinar del Ro. Llevaba Lpez unos seiscien-
tos hombres, cubanos y extranjeros, figurando
entire los primeros el patriota Ramn Ignacio
Arnao, y entire los segundos el general Pragay,
hngaro que habia combatido las rdenes de
Kossuth, y el coronel Crittendem, persona muy
distinguida, natural de Kentucky. El general
Lpez, con poco ms de la mitad de su fuerza, se
dirigi hacia el poblado de los Pozas, dejando
el resto de la tropa al mando del coronel Critten-
dem para custodiar el cargamento.
Proclama del General
He aqu la proclama que llev Narciso Lpez
en su ltima expedicin. Es un document que
constitute el verdadero program de la insurre-
cin que para libertarnos de Espaa fu decla-
rar el invasor ilustre:
Cubanos :
Vamos apresurar el da en que la Patria
libre independiente tome el puesto que le co-
rrespoirde entire las potencias de la tierra por sus
naturales derechos y por su actual importancia
y poblacin ; ese da, que ya seria ignominioso
retardar, y desde el cual podremos ostentar con
orgullo en el universe entero un nombre glo-
rioso y national. Los compatriotas y los amigos
vuestros que me acompaan y que me obede-
cern hasta llegar l, traen como yo la firme
resolucin de morir conquistarlo. Esta es la
mejor respuesta que puedo dar vuestro llama-
miento y el homenaje que merece vuestro patrio-
tismo.
Espaoles y canarios, que as en traje de sol-
dado como sin l, sois nuestros hermanos, pero
que el opresivo gobierno de Madrid y sus agen-
tes quieren haceros nuestros enemigos fuerza
de invenciones calumniosas, para mejor sujetar-
nos y explotarnos todos : contemplad la jusit-
cia de nuestra causa, y unidos como hermanos
y oprimidos, destruyamos para siempre la tira-
nia en este bello suelo que nos es tan querido,
y alcance mos la gloria de aquel dia.
Hombres todos de todas las naciones, que
vivis bajo el bello cielo de Cuba; no lamentis
ms las esclavitud de sus hijos; se sabrn hacer
libres y se harndignos de la libertad. Apoy'ad
sus esfuerzos, y ellos os bendecirn, y la gran
causa de la humanidad os quedar tambin
reconocida.
Tanta gloria, tanto bien, no se adquieren sin
grandes sacrificios, voluntad fuerte y ciega deci-
sin para ejecutarlos. La salud de la F'atria
debe ser nuestro norte y nuestra ley supreme,
y en tan solemnes moments, ciudadanos, ella


os demand que cumplais con las obligaciones
que ,su nombre os impongo en los artculos
siguientes :
Artculo i. o Desde la edad de quince
aos hasta la de cuarenta, todo cubano tiene la
obligacin de reunirse al Ejrcito Libertador sin
perder un instant, llevando consigo las armas
que tenga y pueda adquirir.
Art. 2. 0 Los dems cubanos deben tam-
bin armarse y adoptar una organ:zacin espe-
cial para cuidar de la conservacin del rden
pblico, de nios, de mujeres y dc ancianos,
cuyas vidas yseguridad se encomiendan al honor
de todos los habitantes del pais, asi en las po-
blacioi.es como en los campos.
Art. 3. 0 Los extranjeros pueden tambin
armarse, asociarse y reunirse con toda libertad
para cooperar la conservacin del rden pblico
y prolejer sus propiedades y families en comn
con los dems habitantes.
Art. 4. o Tan luego como sea convenient
y practicable, constituir un gobierno provi-io-
nal,ydar publicidad una constitucin,tambin
provisional, que har ley supreme hasta tan-
to que los pueblos de esta Isla puedan ellos
colocar una Asamblea Constituyente que orga-
nice definitivamente el gobierno y constitucin
que le convenga.
Dado en el Cuartel General de






Los combates
El valiente general, lejos de encontrar 1
apoyo que esperaba del pas, se hall pronta-
mente con una
column espa-
ola, fuerte de
quinientos
hombres, que
veniaensu bus-
ca y que fue
completamente
derrotada. Des-
pus obtuvo
otra victoria
ms importan-
te, pues no slo
derrot ocho-
cientos espao-
les, sino que
muri el jefe
que los manda- ,
La ej .. l e


ba, el general
Ena.
Durante este
tiempo, el co-
ronel Critten-
dem haba re-
chazado vic-
toriosamente
un ataque deos
espaoles; pero
habindosedis-
persado su
tropa en otro
combat, tuvo
que embarca-
rse enuna lan-
cha con cin-
cuenta hom-
bres, cayendo
todos prisio-
neros del vapor
espaol Haba-
nero, que los
condujo la ca-
pital.


Litografac d


ElgeneralL- (Tama
pez, con su pu-
ado de hroes,
sin recurso de nadie y rodeado de fuerzas nume-
rosas, continue haciendo verdaderos prodigios,
hasta el ltimo combat, sea el de Candelaria,
despus del cual se dispers aquella legin de
patriots, quedando con l solamente siete hom-
bres.


o


Carniceria de Atars
Una vez llegados la capital los cincuenta
expedicionarios con el coronul Crittendem la
cabeza fueron juzgados en consejo deguerra cele-
brado en la fragata Esperanza y condena-
dos ser fusilados de rodillas y por la espalda,
como traidores... La ejecucin, es decir, aquella
salvaje matanza reproducida en 1873 con la
mayor parte de los tripulantes del Virginius en
Santiago de Cuba tuvo lugar el 16 de Agosto
la falda del castillo de Atars.
Aquella carnieria fue terrible, y necesita de
la pluma de un poeta y de un testigo presencial,
como el malogrado Juan Clemente Zenea, para
ser narrada con toda la propiedad que require.
En otro lugar hallarn nuestros lectores unos
fragments de la horriblemente conmovedora
poesia de Zenea ; nosotros daremos continua-
cin los nombres y los grados de los cincuenta
mrtires, robabos y mutilados despus de muer-
tos.


Coronel: William S. Crittendem.
AIqudante : R.C. Stanford.
Capitanes : Frederick S. Sewer. Victor Ken.
- F. B. Vencey.
Tenientes : James Braudt. F. O. Bryce. -
Thom. C. James.
Cirujanos : John Fi.her. K. A. Tourniquet.
Sargentos : J. Whiterens. A. M. Cotehett. -
G.-M. Green. -- Napoleon Collins. J. Salmon.
Soldados : N. H. Fisher. Willian Chilling.-
G. A. Cook. S. O. Jones. M. H. Ball. -
James Buret. Robert Caldwell. C. C. Wil-
liam Smith. A. Rosa. P. Berourke. John
Christ les. William H. Homes. Samuel
Mille. E.lward Rulman. William B. Little.
- Georges W. Arnold. B. J. Wregy. Robert
Cantlov. John G. S:uk. William Niseman.
- E. T. Collins. James Staton Thomas llar-
nott. Anselmo Torres Hernndez. Patrick
Dilton. Alexander Me Ilcer. Toms Haracy.
- Samuel Beed. John Stubbs. James Ellis.
- H. T. Vinne. William Hogan. M. Phi-
lips. Charles A. Robinson. James L. Mau-
ville.
La traicin
Jos Antonio Santos Castaeda, segn unus.
Jos de los Santos Castaeda, segu otros, se
llam el miserable que entreg al general L.pez,
respondiend3 asi al pregn en qu. el tirano puso
precio la cabeza de ste.
El desgraciado Lpez ya dijimos que no tenia
consigo ms que siete hombres, como l rendidos
de hambre y de fatiga y desengaados por el de-
samparo en que se vean, sin la ayuJa de nadie
y perseguidos hasta por perros de busca.
Castaeda era un vecino de la localidad, cono-
cia much al General, quien debia sealados
favors, asegurndose que hasta la vida. A sus
rdenes iban diecisis hombres bien armados, y
aun as, no se
acercaron sino
apuntando con
sus fusiles y
-.a despus que
los de Lpez
hubieron arro-
jado sus armas.
Entnces Cas-
taeda los at
todos por el
cuello y los co-
dos, los entre-
g la autori-
'. idad military ms
prxima y fue
lalHabana co-
brar el premio
el .de su infamia.
Este consisti
..'' en dinero, con-
" decoraciones y
lerrenos; pero
el gob;erno es-
paol, proce-
diendo con el
asqueroso Ju-
das lo mismos
... quehaceconlas
personas hon-
radas, de no
pagar sino tar-
." ide, ma!...
nunca, lo ms
important de
lo promotido
parece que ja-
ms lleg en-
tregardo Eslo
cierto que en el
verano da 1872
vimos various
el (encral dias llegar la


natural) Bibliozeca P-
blica de la Ha-
bana un hijo
de Castaeda, copiar de la Gact.ta Oficial el
pregn y dems decretos relatives, para hacerlos
valer en cierta reclamacinque le tenaentablada
al gobierno.
En cambio, el castigo merecido no tard tan-
to tiempo en recibirlo cl traidor. Cuatro aos
ms tarde, en 1855, y en moments de ir ha-
cer una carambola en una partida de billar que
estaba jugando en el Caf de Marte y Belona, de
la Habana, qued muerto consecuencias de un
balazo que partiendo desdeuna persiana,le per-
for el occipital. El autor de este castigo pudo
salvarse refugindose en los Estados Unidos,

Ejecucin de Lpez

Al Pizarro, aquel vapor de guerra espaol
que en r85o tanto persigui al Crdole, en que
regresaba elgeneral su punto de partida, tocle
en suerte conducir la Habana al ilustre prisio-
nero. Serian las nueve y media de la noche del
31 de Agosto, cuando arrib el Pizarro. Inme-
diatamente fae Lpez trasladado al castillo de la
Punta y puesto en capilla; que no necesitbase
de todo el ceremonial de un consejo de guerra
para quien de antemano estaba condenado al
suplicio......
Mientras, el general Gutirrez de la Concha,


como para que nada faltara en la fiesta espaola,
hacia publicarel bando--mejor an -el progra-
ma siguiente :
Gobierno y Capitania General de la Siempre Fiel
Isla de Cuba. Orden de la Plaza del 31 de Agosto
de 1851. Por superior decreto del Excmo. Sr.
Gobernador y Capitn General ha sido condenado
la pena de garrote vil don Narciso Lpez, que
capitaneaba la gavilla de pirates que desembarcaron
en la maana del 12 del actual en el punto llamado
las Playitas sotavento de esta capital, y debiendo
efectuarse dicha ejecucin los 7 de la maana,
1" de Septiembre, las tropas de todas armas de la
guarnicin de esta Plaza y fuertes exteriores concur-
rirn con la anticipacin debida al campo de la
Punta donde se halla situado el patibulo, para la
la formacin del cuadro, debiendo el regimiento de
Galicia colocarse al frente de aquel llevando la ban
dera. Los dems cuerpos asistirn con toda la fuerza
que tengan disponible, tomando la derecha la Arti-
llera y seguidamente Ingenieros y los dems pique-
tes sin distincin de lugar se les designar el que
hayan de ocupar. A la caballeria se le dar la colo-
cacin que convenga por el seor Brigadier Teniente
de Rey de la Plaza, que mandar las tropas, teniendo
sus rdenes dos oficiales del cuerpo de E. M. de
este ejrcito igual nmero de ayudantes de la
Plaza. Zurita.
El general Lpez no deba ni poda ser ejecu-
tado en garrote: ni como military ni por sus titu-
los, poda aplicrsele esa muerte infamante. Asi
lo hizo present, pidiendo la vez que se
le fusilara ; pero le fue negado este derecho, por
muchas observaciones que se le hicieron al ds-
pota que mandaba en la infeliz colonia.
Y quin era ste? Un americano como Lpez,
que como l haba combatido favor de Espaa
cuando la guerra de independencia venezolana,
quien despus hall de tenientillo el ms mo-
derno del regimiento -le la Guardia Real, y
quien- i sarcasmo horrible de las cosas huma-
nas!- ascensos, cruces y honores.....
Si embargo, al enterarse Lpez de la nega-
tiva con que el miserable verdugo haba respon-
dido su just peticin, sonri despreciativa-
mente y se conform con decir :
Para el hombre que tiene su conciencia
limpia, lo mismo es morir de garrote vil que de
fiebre inflamatoria. Y continue con la admirable
sangre fra y aquel valor modelo que todos
sobrecoga.
Llegada la horade la ejecucin, y cuando los
ms aguardaban que aquella naturaleza especial
flaqueara al verse dominada por la supreme
emocin de aqul trance horrible, el General
continue admirando aun sus ms encarnizados
enemigos. Aquella maana del io de Septiem-
bre de 1851, ser siempre memorable en la Ha-
bana. Con su paso habitual, firme, marcado y
hasta magestuoso, con su naturalidad caracte-
rstica en el semblante, y ofreciendo, por la mis-
ma tranquilidad de su espritu, toda la elegan-
cia y gallardia de su envidiable cuerpo de atleta,
recorri el general Lpez la distancia que me-
diaba desde la prisin hasta el suplicio. De igual
modo subi la escalera fatal y ocup el banquillo
mismo que tantos criminals haban ocupado
antes que l, victim ilustre de la causa ms
digna porque puede batallar un pueblo. Dicen
que pronunci un adis Cuba, mas en cuyo
texto no estn de acuerdo los autores, y mu-
ri para Espaa; pero se inmortaliz en la his-
toria de la independencia de Cuba.

Bibliografia consultada

Contestacin de Narciso Lpez various
cargos relatives a los sucesos de Valen-
cia. Madrid. 1839.
Historia (e la (Guerra Civil 6 Panorama
Esparol. Madrid. 1845.
Biografias de Espaoles Clebres Con-
temporaneos. Madrid.
El general Narciso Lcpez y la isla de
Cuba. Caracas. '1851.
Levantamniento en Puerto Principe. -
Por Juan Clemente Zenea. Nueva York. 1851.
Case of the Black Warriar. Washington.
1851.
El Laud del Desterrado. Nueva York. -
1858. Pgs. 67-114-117-133.
Las Dos Banderas. Por Jos Ramn Be-
tanconrt. Sevilla. 1870.
Lile of Capitain Joseph Fry. By Jeani
M. Welker.
Morales Lenmus y la Revolueibn (le Cuba.
Por Enrique Pieyro. Nueva York. 1871.
Pg. 15.
Diccionario Biografico Americano. Por
Jos Domr go Corts. Paris. 1876. Pg. 2814
Diccionario Biog'ralico Cubano.- Por
Francisco alcagno. Nueva York. -1878--- Pgs.
372 3 75.
Grand Dietionnaire Universel. Larousse.
-- Pg. 674.
Apunte., para la historic. Don Narciso
Lopez. Por Jos Qainrin Suzarte. El Aoiq/o
del Pas. Habana. 1881.
El Criollo. Habana 1888.
L'lle de Cuba. Par Hippolyte Piron. Pa-
ris. 1880. Pg. 93.
Cuba en 1851. Narciso Lpez. Por
Jos deJ. Mrquez. Recista Cubnace.-Habana.-
1891.
Nareiso LCpez. Albuma de El Porcenir".
Nueva York 1891.
Cromitos Cubanos. Por Manuel de la Cruz
Habana- 1892- Pg. 194.
Gaspar Betancourt Cisneros. Recista
Cubana. Habana. 189'.
Diccionario Enciclopdico de la Lengua
Castellana. Por E. Zerolo, Toro y Gmez, E.
Isazay otros escritores. Pars. 1895. Pg.
215, con retrato.
Cuba y sus uecees. (Rectificaciones oportu-
nas. 'or Raimundo Cabrera. liladeltia. -
1895. -- Pg. 174 y un retratoen la 318
La Expediciones Cubanas dle .iarciso Lo-
pez. New OJleans Pica/gane. '1896.
La Grande Eneyciopdie. Par une socit
de gens delettres. Pars. En Publicacion. -
PM orias" del general -trciso Lopez. -
(Inditas).


_ _____I_ _I_ Y __


~CII


~a~,~;P~F~E~i~;~'t~t~e~~ ~a~cQ~i


1 I






Septiembre 9, 1897


Honor al Brasil

Por las ltimas noticias llegadas, sabemos
que el gobierno brasilero, requerido por el mi-
nistro espaol fin de que impidiera la propa-
ganda que en dicha Repblica es ms active
desde la llegada de nuestro Delegado el Dr.
Agero, respondi por conduct del ministry de
Relaciones Exteriores Sr.Cerqueira-y agregan-
do otras razones de peso, que en ese Esta-
do no existia ley alguna qu.e autorizara
tal procedimiento.
Esto se llama tener conciencia de la dignidad
americana, respetar la constitucin republican y
mantener el principio de la solidaridad en que
indudablemente tiene que descansar la poltica
interior y exterior en el Nuevo Mundo.
Honor, pues, y reconocimiento la digna
Repblica del Brasil, cuyo president no lo
compran guindajos ni guiapos espaoles, ni lo
amedrentan quijotadas diplomticas, ni lo ena-
moran peteneras de real rden.
Aprendan aquellas repblicas de Amrica que
de tal ejemplo necesitan.



LA ASAMBLEA CUBANA

Conforme lo previene la Constitucin, el da
2 del mes actual ha debido celebrarse en Cub :.
Libre la Asamblea de los Representantes elec-
tos recientemente.
Estos son los seores que siguen :
'Primer cuerpo : Manuel Despaigne, Briga-
dier Enrique Collazo, Dr. Toms Padr y
Lcdo. Aurelio Hevia. Suplente, Hiplito Ga-
lano.
Segundo cuerpo : Crlos Manuel de Cspedes,
Ledo. Jos Fernndez Rondn, Lcdo. Manuel
Rodrguez y Jos Fernndez de Castro. Su-
plente, Modesto Tirado.
Tercer cuerpo : Pedro Mendoza Guerra, Sal-
vador Cisneros Betancourt, Dr. Manuel R. Sil-
va y General Lope Recio Loynz.
Cuarto cuerpo : Brigadier Domingo Mndez
Capote, Dr. Eusebio Hernndez, Coroneles Er-
nesto Fonts Sterling y Jos B. Alemn. Suplente,
Teniente Coronel Saturnino Lastra.
Quinto cuerpo : Coroneles Fernando Freyre
de Andrade, Ernesto Fonts Sterling, Fermn
Valds Domnguez y Andrs Moreno de la
Torre. Suplente, Dr. Manuel Alfonso.
Sexto cuerpo: Dr. Eusebio Hernndez, Fermn
Valds Domnguez, Brigadier Jos Lacret
Morlot y Cosme de la Torriente. Suplente, Dr.
Lucas Alvarez.



SECCION OFFICIAL

PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO
Delegacin.

Habiendo esta Delegacii asumido la direc-
cin y la administracin de Patria, ha nombrado
para el cargo de Editor responsible al seor
Eduardo Yero Budun, y para el de Admi-
nistrador al seor Lus Garzn Duany
New York, 21 Agosto de 1897.
El Delegado,



S* ^--





EXPEDICIN EN RUTA

Parece confirmarse la salida desde un puerto
de los Estados Unidos, de una gran expedicin
destinada llevar refuerzos los patriots cu-
banos.
Dicese que entire los expedicionarios figure el
ilustrado periodista Sr. Forrest, director de
Cuba y 'Puerto Rizo, de Nueva York.
Por el moment debemos reservar algunos
otros pormeneros que se nos han comunicado.



LOS RESTOS DE POZOS DULCES

En 17 de Agosto tuvo efecto en Pars una
triste ceremonia, que por el arcter extrema-
damente privado que revisti, ha pasado inad-
vertida para toda nuestra colonia.
Tal fue la traslacin de los restos del benem-
rito Conde de Pozos Dulces, de la tumba en
que yacan en el Cementerio del Pre La-
chaise, otra del de Montmartre. El reputado
publicista har veinte aos el mes prximo que
falleci en esta capital, y habiendo sido embal-
samado por nuestro respectable compatriota el
sabio Dr. Jos F. Ruz, dcennos que pesar
del tempo trascurrido, el cadver se]conserva en
el mejorestado possible.
Asi que supimos la noticia de la traslacin,
tratamos de enterarnos del motivo que obede-


ca el silencio con que se habia llevado cabo,
y para ello fuimos ver al pariente ms cerca-
no del finado, quien nos contes'. de esta mane-
ra :
Unicamente yo he a:ompaado los restos
del Conde, y aunque con much sentimiento
de mi parte, he evitado que La Repblica
Cubana se enterara, y yo mismo no he invi-
tado nadie, porque he credo que el gasto, por
modesto que fuese, que hubiera hecho la colo-
nia rindiendo un homenaje al ilustre difunto,
hace ms falta la propaganda de nuestra poli-
tica en esta Francia, que tanto la ignore, y para
enviar recursos los combatientes que nos
estn haciendo la Patria.
Ante esta razn tan poderosa, qu cubano
hubiera podido hallar otra que oponerle?



BUENA NUEVA

Sabemos que ha llegado Lndres el respe-
table cubano Sr. Jos de Zayas. Jefe de Hacien-
da de nuestra Delegacin en los Estados Uni-
dos.
Parece que uno de los objetos de su viaje es
el desempeo de una misin de importancia
relacionada con nuestra causa.
Le saludamos cordialmente, la vez que le
deseamos el xito ms satisfactorio.



LA SEORITA COSIO


Nunca que los espaoles han hablado de las
emboscadas dispuestas contra ellos por los cu-
banos, han dejado de hacer notar toda la
bizarria con
que siempre-
sin faltar una
sla vez -han
desalojado y
puesto en ver-
gonzosa fuga
al enemigo, ha-
cindole, bien
entendido, mu-
chos muertos
y heridos.....
Pero llega la
hora de come-
ter el hecho
monstruoso de --
condenar pre-
sidio una se-
orita inocente,
cuyos apellidos
constituyenuna
gravisima acu-
sacin de rebel-
da los ojos
del patn con
entorchados
que roba y ase-
sina en Cuba, y
entonces se pu-
blica la fbula,
tan estpida
como imbcil
tiene sin duda
que ser el que
la invent, de
que la seorita
Evaugelina Co-
sio y Cisneros,
usando de su Grabado en
notable belleza, (Tamao
trat de hacer
que cayera en
una emboscada
el coronel Jos
Bsrriz, comandante military de la isla de Pinos.
Recordemos que el lugar en que dicha fbula
se desarrolla, es la isla de Pinos, donde se
encontraba deportada la joven cubana; y
preguntemos: Puede una presa cualquiera,
que slo con serlo ya se supone que est
bajo la continue vigilancia de sus guardianes,
gozar de toda la libertad que se necesita para
preparar una celada? Y admitiendo ese impossible
cunta no es la participacin que en este
asunto le corresponde al ccindido d inocente
military, aun antes de llegar al moment de la
emboscada? Es que as, en plena guerra y en
un establecimiento penal, es tan confiado
su comandante military, que se deja tender
lazos por los press, y nada menos que un preso
que es una debil mujer, joven, inexperta, y ade-
ms, enferma causa de los atropellos y de los
ultrajes de que viene siendo objeto hace ya
much tiempo?
No : con calumnia tan indecente como cobar-
de, no se puede engaar ni aun al mismo Behan-
zin, y todos saben que en el articulado de la
ley de exterminio confeccionada por Cnovas y
Valeriano y puesta en vigor por este ltimo
bandolero, la violacin se halla incluida, la
par que el robo y el asesinato.
La verdad de lo acontecido con la seorita
C.~se, lo hemos dado conocer en La Rpu-


plique Cubaine del 18 de Febrero, y lo extrac-
taremos hoy. Es hija de un comerciante de
Puerto Prncipe que sufre condena en el presidio
de la isla de Pinos,y fue reducida prisin el io
de Enero; mas habindose negado comprar
su libertad con el deshonor que le exigia el
gobernador, fue en venganza enviada isla de
Pinos. All la joven se quejaba con altivez y
todos contaba la indigna treta de que era vcti-
ma, y entonces, para salvar el honor de Espaa,
se acrimina y se ultraja una joven, por haber
defendido el suyo.
Pero como nadie v comprarse la pena de
muerte por declarar la verdad de lo ocurrido,
he aqu que la seorita Cosio tendr cien testigos
en contra y ninguno en su favor, como no los
tuvieron tampoco la seora viuda del Dr. Ruz
ni el Sr. Manuel Planas, ni cubano alguno que
haya tenido la candidez de apelar la justicia
y la hidalgua del kurdo Valeriano.
S!o que hay que guardar las apariencias, y
para ello se la hace aparecer, presa, seduciendo,
para que caiga en una emboscada, un military
en campaa...
i Qu recurso tan espaol!



CUBA LIBRE
EN LA

EMIGRACION

Para representar los empleados del
comercio brasilero en el Comit Central Cubano,
orgacizado por el Dr. Aristides Agero en Ro
de Janeiro, fueron elegidos los seores Aristeu
Seabra, Pedro Xavier y Leonel Querido, en
junta que pre-
sidi en el Club
Brazileiro Co m-
mercial el Sr.
Jos Veiga.
Hace sado
de publicarse
nuestro apre-
ciable colega
La Nueva Re-
pblica, peri-
dico de Tampa
que diriga el
Sr. Rousseau.
El seor
Fraga, Presi-
dente del Cuer-
po de Consejo
de nuestro Par-
tido, ha tomado
ya Chickering
Hall para la
prxima con-
--< acmemoracin del
glorioso n o de

Ha falle-
cido en Pue-
bla (Mjico)nu-
estro digno
compatriotaSr.
Manuel Peni-
chet.
El 20 de
Julio se fund
Sen Honda (Co-
lombia) el Club
Mxzimo Gmez
i madera adscrito al Par-
natural) tido Revolucio-
nario Cubano.
Han lle-
gado Nueva
York los seo-
res Manuel Planas, escapado de Chafarinas y
expulsado de Francia, y el seor Martin Herrera,
procedente de Tama.
Son esperados en Mjico los seores Gan-
zalo de Quesada y Benjamn J. Guerra, Secre-
tario y Tesorero respectivamente de la Delega-
cin Cubana de los Estados Unidos.
Un concerto verificado por el Club Maceo,
de Cali (Colombia) produjolasuma liquidade 535
pesos con 6o centavos. De este Club es presi-
dente el entusiasta patriota Sr. Belisario Zamo-

raoHa ingresado como redactor principal del

Listen Diario de Santo Domingo, nuestro com-
patriota el Sr. Luis Lamarque Delgado.
-En Key West ha fallecido la seora Josefa
Zrraga, esposa de nuestro compatriota Aure-
lio Ramos, colaborador de El Intransigente
de dicha ciudad. Reciba el amigo nuestro p-
same sentido.
El 25 del pasado contrajeron matrimonio
en Nueva York, la seorita Mercedes de Armas
y el Sr. William W. Lawton. Fueron padrimos
el general Julio Sanguily y su seora.


16 DE AGOSTO DE 1851
A Jos A. QUINTERO.

(Fragmentos)
Cual manada de lobos carniceros
Que bajan de los montes los llanos,
Y al olor de la sangre que gotea
Del seno de los tmidos corderos
Donde su garra hundieron los milanos,
Se arrojan en tropel sobre la aldea
Y al ver los pastores afligidos
Que el triste fin de su rebao lloran,
Prorrumpen en ahullidos,
Y arrebatari la presa de sus manos,
Y hambrientos all mismo la devoran;
As yo vi la muchedumbre un da
Como bestias feroces
Al olor del cadver insepulto,
Las plazas y las calls recorriendo,
Y en medio de la estpida alegra
Al grave son del military estruendo
Esordecer el aire con sus voces
Y arrojarse en tumulto
A las aras funestas
De brbaros suplicios,
Y sobre el cuerpo de los hombres yertos,
Soltando riendas insolentes vicios,
Saciar su rabia en bacanales fiestas,
Y hacer pedazos y escupir los muertos 1

All se disputaban los malvados
El robo vil sobre el cadver fro,
Y pagaban con risa de desprecio
De la victim inerme los clamores;
Y all desordenados
A las reliquias sealaron precio,
Y las prendas de amores
Sirvieron de juguete los soldados.
All el retrato del amigo amante,
El blondo rizo de una nina hermosa
Con el rizo flotante
De una madre llorosa,
All el anillo que en la vez postrera
Gimiendo di la prometida esposa,
Todo lo roba con descaro y saa
La chusma imbcil que en mostrar se esmera
La ilustracin y la piedad de Espaa.

Colgronse en las rejas y balcones
Como expresin de universal content,
Los rojos y amarillos pabellones ;
Y en el anhelo de mostrar en todo
Sentimientos bastardos,
Se fatigaba la region del viento
Con el rudo estallar de los petardos:
Gozbase la plebe en la venganza
Con alaridos de rencor y guerra,
A various di el furor su ronco acento
Y elevaron un himno la matanza,
Y como el cerdo se revuelca en lodo
Vi muchos dar en su embriaguez por tierra.
Torpes mostrando ante el umbral del templo
Los instintos del bruto,
En rojos crneos se escanciaba el vino,
Y en vez de dar de compasin ejemplo
Y hallar la gloria en un crespn de luto,
Con impudencia extraa
Sin temer los decretos del destino,
A la ignorancia se pag tributo
Alzando en triunfo el pabelln de Espaa!

Lleg la noche, y la algazara en tanto
Hurt la paz las tranquilas horas
Y atron la ciudad con double espanto,
Y en vez de desplegar en el misterio
La obscuridad su tenebroso manto,
Al eco de las msicas sonoras
Volvi la vida proclamar su imperio;
Brillaban en los aires rutilantes
Estrellas de esmeralda y de topacio,
Globos de luz en atrevido vuelo
Reventaban en lluvia de brillantes,
Y haciendo ostentacin de su tesoro
Y de la sombra desgarrando el velo,
Lanzaba el pirotcnico al espacio
En gneas curvas las serpientes de oro
Los mercaderes que la ley mancilla
Y en su ambicin protervos
Hienden el agua con tremente quilla,
Y se orgullecen de la suerte vana
Porque sus naves llenarn de siervos
Del libio mar en la tostada orilla;
Los que comercian con la carne humana,
Los hijos de Luzbel, los que trajeron
De esclavitud la plaga tormentosa,
Sus rgias casas al placer abrieron,
Y al comps de la danza voluptuosa
En su ignominia solazarse vieron
Lascivo al hombre, la mujer liviana.
. . . . . .
Calla el estruendo y el pavor se aumenta,
Y al cesar el ruido
Con mi conciencia solitario quedo,
Y al grave peso de mi afn rendido
Como el que vela, descansar no puedo.
Y al fin, despus deun sueo fatigoso
Tras rudo batallar, lI pesadilla
Me prime el corazn y me atormenta,
Y en las horas solemnes del reposo
La imgen da la Patria encadenada
En mi agudo sufrir se me present
Hermosa y sin igual y desgraciada;
Despierto luego, cuando apenas brilla
Tras un velo de nieblas tenebroso
La estrella matinal, y en mi memorial
Los ecos mil de los pasados das,
Me vienen contar la triste historic
De sus largas y lentas agonas;
Y i oh, Padre universal! Iloh, Dios eterno
Si en tu justicia mi clamor oyeras
Y el castigo dejras mis manos,
Yo al rey de los abismos pedira
El hierro incandecente
Con que se marea al vil en el Infierno,
Y as como los brutos y las fieras,
A siervos y tiranos
En seal de su oprobio les pondra
La palabra de Infaies en la frente !
Juan Clemente Zenea.


I _ _ _ _ _ ____ __


11
12


%p~p~'O~\~C~,~a~ C~i'c~PnP







~PI~,F~F~\~I~ C~oPnP


LA OPINION
Y




... pesar de que, como me falta desde
Mayo La Repblica Cubana, estoy temiendo
que se haya suprimido. Ser as? Mucho y
muy de veras sentira la desaparicin de uno de
los peridicos que ms honran el ingenio y el
fervor patritico de nuestra Emigracin.
Eujenio M. Hostos.
(Santiago de Chile, io de Agosto.)

Saludamos gozosos la reaparicin de La
Repblica Cubana, prestigioso rgano biln-
ge, franco-hispano, de la emigracin patriota
en Pars.
(Revista de Cayo Hueso, 8 de Agosto.)

"La Repblica Cubana".
Esta important publicacin bilnge, que ve
la luz en Pars y que dej de publicarse algn
tiempo, ha reaparecido recientemente consa-
grada con bro la causa de la i idependencia
de Cuba.
Con gusto acusamos recibo de la nueva visit
del estimado colega.
(Cuba, Tampa, 14 de Agosto.)



CARTA DE HONG-KONG

Proclama del general Aguinaldo
Hong-Kong, 20 Julio 1897.

Sr. Director de La Repblica Cubana.
Pars.
La Revolucin Filipina ha tomado el mismo
aspect que la Cubana, y nuestros jefes siguen
la tctica que tan buenos resultados est dando
en Cuba. Primo de Rivera pide un refuerzo de
40o.ooo hombres para pacificar el pas, bien que
el gobierno espaol nos otorgue ciertas refor-
mas. Si no obtiene esto, presentar su dimisin.
De la mayor parte de nuestros paisanos que
resident en el extranjero, much nos quejamos
por su criminal indiferencia, su falta de patrio-
tismo, y su miedo bochornoso Espaa Es
que ya son menos que nuestras mujeres ?
Adjunto Vd. la proclama de nuestro gene-
ral en jefe y president del Gobierno Nacional,
Emilio Aguinaldo. Vean en ella todos, y en par-
ticular los filipinos de Europa, el entusiasmo y
la dignidad de nuestra gente de aqu, apesar de
las desventajosas condiciones en que peleamos.
Siempre de Vd. S. S. y amigo.
J. Alejandrino.
He aqu la proclama :
Ahora que inauguramos la segunda poca
de nuestros esfuerzos, desde estas montaas
siempre fieles nuestra libertad independen-
cia, dirigimos nuestras voces todos los que
en sus pechos sientan latir nobles corazones :
todos los humans que tengan espritu y honor,
dignidad y patria.
No hacemos distinciones de razas : llamamos
todos los que posen honra y dignidad na-
cional; lo mismo el filipino como el asitico, el
americano el europeo, todos sufrimos; y to-
dos los que sufren invitamos levantar un
pueblo cado y atormentado, una patria destro-
zada y empujada en el lodo del envilecimiento.
No exceptuamos nadie, ni al mismo espaol,
porque hidalgos espaoles militan en nuestras
filas ; libres de preocupaciones y amantes slo
de la justicia, defienden nuestra demand, de-
manda de personalidad y de dignidad patritica.
A las armas, nobles corazones, las ar-
mas i Basta ya de sufrimientos !
El pueblo filipino es arrastrado en la degra-
dacin. La Patria llora el envilecimiento de sus
hijos.
Mirad nuestro altar, manchado por las rde-
nes religiosas, que han convertido los objetos
ms sagrados en avarientas cajas de explota-
cin. Sin cuidarse de la pobreza, ni de la mora-
lidad, ni de la higiene pblica, el fraile slo mira
el oro para bautizar, para casar para enterrar.
Infieles, amancebados pasto de cuervos y
perros, son los tagalos que no tienen dinero.
Unicamente el rico es bendecido sacramentado.
Mirad nuestro hogar. Sus pilares y terreno
regado con el sudor de nuestros mayores, son
arrebatados por el insaciable convento, desp-
tico y saqueador de nuestros frutos, mientras
ocean sus votos de pobreza y de castidad. Ay
de la familiar, si guard algn ahorro i Ay de
la madre, si cuida alguna flor bien parecida!
Pronto se convertrn en lgrimas de deshonra
y destierro para inocentes padres y hermanos.
Ved la Ley hollada y convertida antes en celada
que en defense del filipino; por todas parties la
amenaza y el soborno. El municipio degradado;
la Administracin y Hacienda devoradas por la
inmoralidad y el agio. En el gobierno y altos
puestos del Estado, donde el indigena est pros-
cripto, impera lo arbitrario, haciendo defender
la seguridad individual, no del derecho propio,
sino de la irresponsible voluntad de cualquiera
de las autoridades. El error 'y el engao por
lema de la enseanza pblica; n las escuelas y
en la prensa la tirana absolute; todos lados
la ignorancia, la deshonra, el vicio y la corrup-
cin.
Nada valen las denuncias legales; las quejas,
las demands en forma legitima, slo han me-
recido el desprecio Qu se han hecho de


nuestras solicitudes legales para expulsar los
frailes del suelo filipino ? Qu se han hecho d
nuestros discursos y razonamientos para la debida
representacin de Filipinas en las Cortes espa-
olas ?
i Oh, civilizacin y cultural! Los firmantes, los
que reclamaron pacificamen'e al amparo de la
ley, todos estn ahorcados desterrados...
i Basta; basta de escndalo IA las armas,
Filipinos, las armas, hermanos!
Atentos al bien comn, aspiramos la gloria
de obtener la libertad, la independencia y la
honra de la Patria. Aspiramos unaley comn
creada por todos los ciudadanos, que sirva de
garanta y respeto para los mismos, sin excep-
tuar ninguna personalidad. Aspiramos un
gobierno que represent todas las fuerzas vivas
del Pas, y en l tomen participacin los ms
aptos, los ms dignos en virtudes y talents, sin
mirar su nacimiento su fortune ni la raza
qu pertenezcan. Aspiramos que en todo el
Archipilago no pise ningn fraile, ni pe~ma-
nezca ningn convento, ni centro alguno de co-
rrupcin, ni partidarios de esa teocracia que ha
hecho de este suelo otra Espaa inquisitorial.
En nuestras filas el orden siempre ser respe-
tado.
Bajo nuestra bandera gobernar siempre la
justicia.
Dignos hijos de la libertad, que tan inicua-
mente nos han arrebatado, mostraremos al
mundo que somos dignos de tener un gobierno
propio, una patria propia, como tenemos un
idioma propio.
Rechazamos el nombre que ya nos dan nues-
tros enemigos. Somos los hijos fieles que, des-
preciando vidas y haciendas, comodidad y todo
linage de inconvenientes, damos la sangre por
la salud de la Patria, por el bienestar de nues-
tros conciudadanos y la redencin de nuestros
hijos.
Viva Filipinas Libre!
Emilio Aguinaldo.
Filipinas, Julio de 1897.



APRENDA ESPAA


Nuestro Delegado Plenipotenciario Sr. Estra-
da Palma dirigi al Sr. Director de EI Yara de
Cayo Hueso, el telegrama que copiamos:
New York, Agosto 10, 1897. J. D. Poyo.
Merece aplauso universal actitud digna patri
tica emigracin Key West con motivo asesinato C-
novas. Nunca debemos imitar conduct innoble es-
paola cuando muerte Maceo. Estrada.
Es asi como proceden los cubanos. Ofreciendo
ese hermoso espectculo, que lo mismo la de
Key West que las otras emigraciones cubanas
han dado con motive de la muerte de Cnovas,
demostrado al mundo cunto hay de senti-
mientos civilizados en ellas, y cunta es la dis-
tancia que las separa en esto c.rmo en otras
muchas cosas del pueblo que ech volar
campanas y bati palmas por el asesinato del
general Maceo.
Aprenda Espaa.
-------- ^-- -----

Del natural autonmico.

BARRIGONISMO.


Sin el permiso ni el perdn de Menndez de
Pelayo y dems frailes, que cada vez que
tocan el Diccionario de la Lengua, lo dejan peor
de lo que estaba, podemos escribir Barrigo-
nismo (de barriga) toda vez que no hay otra
palabra que pueda expresar tan bien nuestra
idea, como ellos no tienen otra mejor para decir
lo que es servil, que la de Servilsmo, y ms que
todo, por haberla inventado, con una propiedad
que debe admirar los acadmicos, una pobre
mujer de color, que ni aun sabe leer, pero de
luces muy claras.
Y comienza la historic.
-No te metas insurrecto, Rafael, mira que
tienes muchos barrigones que mantener, le dije-
ron Montoro al estallar la guerra.
Y el marqus weylereano, que es bastante
espaol para no poder sernunca cubano, vi en
el asunto de llenar barrigas, una razn de ms
que agregar las que tena para hundir el pu-
al de la traicin en el pecho de sus hermanos.
Desde entnces, en cuanto habla describe,
nunca falta una parte consagrada asegurar la
provision de los barrigones; pero cierta vez no
lo hizo con toda la elocuencia y el empuje que
demandan los estmagos habituados una elas-
ticidad que supera la racional, y su suegro
Saladrigas hubo de gritarle enfurecido :
Pero, Rafael! Quieres matarnos de ham-
bre?
Reprimenda que ocasion Montoro vahidos,
convulsiones y un notable desentono de vientre
como aquel que sufri en el Principe en 1886,
al ver reunida la valiente caballera de Ignacio
Agramonte y de Mximo Gmez, dispuesta
hacer prisionero al gobernador Brriz y dar el
grito de independencia.
Entncescomenz el trasiego mdico-auton-
mico en la morada del marqus Can : el Doctor
Pancho Zayas, Gonzalo, Arstegui, Saladri-


guitas el galeno, todos recetaron, hasta Le /va-
que no es mdico, pero s traidor aconsej
el agua de Vichy y el bicarbonato, sin perjuicio
de una cataplasma de escoba amarga y cabo de
tabaco, que preconiz una negra vieja, curandera
de San Antonio de los Baos.
Mara Regla- le dijo Saladrigas eso no
es ms que fatiga del autonomismo.
Cmo, nio Carlos? Lo que tiene el nio
Rafael es en la barriga, y eso me parece mi
que ser barrigonismo.
Razn tiene la etiope, murmur el Dr.
Zayaz, desde la desvencijada butaca que ocu-
paba en el fondo de la sala.
Y razn tena decimos nosotros, al cabo de
dos aos.....
Jos Rosario.
Habana, 15 Julio 97.



NUESTROS GRABADOS

Busto perteneciente la Redaccion
de La Repblica Cubana . Fu he-
cho en Nueva Orleans cuando parti el general
Lpez al frente de la desgraciada expedicin del
Pampero, y traido Paris, segn creemos, en
1855, por su cuado el Conde de Pozos Dulces.
Personas que conocieron Narciso Lpez,
dicen que es exacto el parecido y el desarrollo
del cuerpo. Cuanto al modelado, ms de una
persona autorizada concepta dicho busto como
una obra de verdadero arte.

Litografia del general Lpez. -
(Tamao natural.) Es propiedad del higo del
caudillo, a quien se la remitieron de Caracas, y
parece haber sido arrancada de un libro.

Grabado en madera (Tamao natural.)
- Figura en el Album de El Criollo , publi-
cado en la Habana en 1888. Como fcilmente
se ve, el grabador trat de copiar la litografa
que antecede.

Desembarco en Playitas. Es una
litografa perteneciente al hijo del General. -
Mide 66 centimetros de alto y 55 de ancho. El
trabajo fue ejecutado en la Imprenta de Bertauts,
situada en el nmero 11 de la rue Cadet, en
esta ciudad. Dicha litografia la hallo casual-
mente el hijo del General all por 1858, ea un
establecimiento de la rue Montmartre donde
vendan grabados de varias classes.
Sabemos que es copia de un hermoso cuadro
al oleo de gran tamao, que posea en su morada
de Nueva York el patriota mrtir de nuestra
causa general Domingo Goicouria. Estfirmada
por Francisco Cisneros, el malogrado artist
hijo de la Repblica del Salvador, que fu largo
tiempo Director de la Academia de Dib ,jo y Pin-
tura de San Alejandro, en la Habana. Cisneros
desempe la secretara de la legacin de su
gobierno en Paris hasta 1856; pero lo que no
sabemos es si fue el autor del cuadro al leo, y
el cual hizo litografiar en Paris, si nicamente
se obra suya la expresada copia. El cuadro nos
han dicho que existe en Nueva Orleans.

Fotografia del General. Es el retrato
bien conocido y el t!timo que se hizo Lpez.
Es una reproduccin de un buen daguerreotipo,
el cual debe existir en Caracas.
Portada de un libro. (Tamao natural.)
Pertenece dicho grabado al folleto El general
Narciso Lpez y la Isla de Cuba, que citamos en
otra seccin de este numero.


ADVERTENCIAS

El present nmero de La Repblica
Cubana lo damos double, viniendo as
comprender los nmeros 77 y 78. Al hacerlo
nos ha guiado la necesidad en que estamos
de da'" abida todo el texto y los grabados
relatives al aniversario de la ejecucin del
general Lpez, y al deseo de poner al da
nuwstro peridico.


EL


Rizador de bolsillo sistema Chaudet. Pars.
Puede considerarsela ltima novedad en su gnero, la vez que el ind.ispas3able, tanto
para las damas como para los caballeros. Por sus reducidas dimensions ofrece la ventaja da
poderse llevar siempre consigo para usarse cada vez que se necesite.
MVdo de emplearlo


entire las parties C. y D., se d


Se abre tirando sin es-
esfuerzo alguno de la extre-
n mida A. del tubo B.,
sea el estuche, tal cual
se hace con un portaplu-
mas. Despus se introduce
C dicha extremidad por el
) lado opuesto en el tubo, el
"cual viene servir de man-
go cabo del rizador.
A- Una vez as dispuesto el
ea csaparato, se colocan los ca-
bellos, losbigoteslabarba
deja caer aquella, se voitea todo lo conveniente,y por ltimo, para


separarlo se oprime el resort c. y se retira.
Se puede calentar la llama de una buga, de un mechero de gas de una lmpara de
alcohol, teniendo cuidado de no calentarlo much para que no queme los cabellos la barba.
S- hall deventa en la Administracin de este peridico, al precio de dos francos, ms el
franqu( o y certificado correspondientes.


Por una vez ms y en nuestras columns, ya
que por medio de cartas no hemos conseguido
nada, suplicamos aquellos de nuestra agents
y ex-agentes de Amrica que no han liquidado
todavia sus cuentas pendientes con esta Admi-
nistracin y entire los cuales los hay que fue-
ron agents cerca de un ao. que se sirvan
proceder lo ms pronto possible sus liquidacio-
nes respectivas, fin de evitarnos la pena de
hacer pblica la causa que nos ha forzado sus-
pender nuestros envos a ciertas localidades, y
asi dejaremos satisfechas las reclamaciones que
non much frecuencia nos Ilegan.
El Administrador.



ALFILER CUBA LIBRE

Las simpatas que despierta la causa de la re-
dencin de Cuba, encuentraen cada da una ma-
nifestacin distinta. Ahora es un adorno muy
sencillo y elegant, que lo usan lo mismo las se-
oras que los caballeros.
Consisteenun alfiler de metal
esmaltado de blaneo,yencuyo
centro ondea con sus propios colo-
res el hermoso pabelln de la es
trella solitaria. cp, En los Estado-
Udidos se usa much como ob-
jeto de moda y de utilidad, y aqu se vende en
nuestra Administracin por el mdico precio de
cincuenta cntimos, ms elfranqueo y certificado
correspondientes.



DR. ROBERTO TRUFLEY
ABOGADO.
Se encarga de toda clase de negocios judiciales y
extrajudiciales y tiene especial competencia en estos
asuntos de la Amrica del Sur, donde ha residilo
largo tiempo.
42, rue La Bruyre, Paris.



UNA PROFESORA CUINA

Se ofrece la colonia hispanoamericana para
dar classes de espaol, de solfeo y de piano.
Informarn : 17, Avenue Niel.- Paris



FONDERIE SPECIAL DE BLANS & FILETS

G. PEIGNOT
S' de v" Routier et Peignot
h Blanes; Interlignes; Garnitures; Filets
S en matiere, en cuivre, en zinc ou mixtes ;
en lames ou.par collections systmatiques; Blocs
et Griffes pour clichs; Aceolades;
SMatriel en cuivre p-out journaux; Lignomtres;
Caractres, Labeus, Fantaisies; Vignettes;
1 Rglure brevete; Coupoir biseautier; etc.
S TELIERS: B EIGAR QUINT, 68. MAISON DE VENTE RtE DOMlT, 26
PARIS
4~?-tIIa


INDISPENSABLE


i


--~i.----i-u*i--" --- ----~1 1 9 1 -- I


i--`--


Septiembre 9, 1897




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs