Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00074
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: July 22, 1897
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00074
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text

























Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN SUSCRIPCIN EN FRANCIA
APA Sld8IN7PARIr D.PAT..
Un ano, pago adelantado ........ 20 fr. 22 fr.
20, Rue Saint-Vincent-de-Paul Ao 20 o PARIS. Julio 22 de I897 Nm. 72 Un semesre, d. a....... I fr. 11.50
Un triniestre, id. id. ....... 6 fr. 6.50
Telgrafo: REPCUBAINE EN EL EXTERIOR
SE PTUTB -I IO--A L O S J T-ETTE S Un ao, pago adelantado................... 25 tr.
Un semestre, id. id. ................... 13 fr.
No se devuelven los manuiscritos NIMERO SUELTO..... O fr. 25 etm.


Pi Y MARGALL

POR CUBA LIBRE


i Espaa tuviera la suerte de contar
con media docena de estadistas y
1 jefes de partido de las inapreciables
condiciones que ostenta el Sr. Pi y
,1 Margall, de seguro que se hallara
muy lejos de verse en la situacin
t horrible que la han arrojado los
,g CCnovas, los Sagasta y otros tantos
quijotes 6 politicastros.
Desde los primeros meses de la Revolucin
Cubana, el Sr. Pi Margall, lo mismo en la corres-
pondencia epistolar que en la tribune, y al igual que
en la conversacin particular, en las columnas-de
su muy ledo semanarlo EINuevo Rgimen, ha man-
tenido con tanta honradez de miras como indepen-
cia de carcter, las ideas que, indudablemente por ser
las nicas salvadoras de Espaa, no hallaron enton-
ces en la peninsula ms que detractors interesados
ms menos en que se hiciera todo lo contrario.
Desde esa poca, y dia por dia, el ilustre republican
ha venido sosteniendo que si los cubanos no acep-
taban la autonoma ms mplia, se tratara con ellos
bajo la base de independencia, lo cual economiza-
ra Espaa muchos rios de sangrey deoroy leevita-
ra la triste realidad de verse obligada abandonar
Cuba por la fuerza de las armas. Y hoy que
van pasados ms de dos aos, y en que hasta los
ms intransigentes espaoles acuden ya la autono-
ma como el slo medio que cren possible para que
vuelva Cuba la dominacin de la metrpoli, hoy
es tambin el ciudadano sin miedo y sin tacha, el
vaticinador de una realidad inevitable que han veni-
do viendo aproximarse todos los que no son ciegos,
quien desde la tribune federal del 14 de Julio en
Madrid, evidencia los espaoles cmo no estuvo
equivocado en sus pronsticos, y les hace ver que
ya es tarde para todo cuanto no sea reconocer la
independencia de Cuba.
Lean, pues, ahora nuestros compatriotas la parte
del brillante discurso del seor Pi y Margall que
nos referimos, y la.que con el mayor gusto damos
lugar de preferencia en nuestras columns :
La cuestin que hoy ms se ventila es la de Cuba.
Veamos lo que sobreella opinan as los partidos mo-
nrquicos como los republicans. Sagasta dijo recien-
temente, por una parte, que no es possible acabar la
guerra con la sla fuerza de las armas; por otra, que
las reforms, aun las ampliadas por Cnovas, no
dan la solucin del problema. Pareca inferirse de
aqu que estaba por la independencia de la isla; pero
rengln seguido aadi que si fuese poder, destitui-
ra Weyler, le sustituira por un general que hiciese
la guerra ms humanamente, y confiaria un gober-
nador civil el planteamiento de las reforms, refor-
mas que no determine ni dej que adivinramos.
Ha querido ayer salir de esta vaguedad, y ha dicho
que est por las reforms que propusieron los auto-
nomistas de Cuba. Se ha referido las que esos
hombres expusieron en las Cortes fines de 1894;
reforms reducidas que el gobernador general que
la Corona nombrara, tuviera un Consejo responsible,
corriera cargo de una Cmara elective la adminis-
tracin de la isla, y por esa Cmara se hiciera el pre-
supuesto de la colonia, presupuesto en que debera
incluirse la cuota fija con que Cuba hubiese de con-
tribuir, los gastos nacionales. No pretendemos hoy
por hoy, decan aquellos Diputados, ni la autonomia
del Canad, ni la del Cabo de Buena Esperanza, ni
la de la Australia: nos contentamos con ser adminis-
trativamente autnomos.


Olvida Sagasta que con la guerra ha cambiado el
espritu de los cubanos, y de aquellos hombres que
en las Cortes as hablaron, unos estn con los insu-
rrectos, otros son objeto de execracin y de implaca-
bles odios. Aquello que en aquel tiempo habra
podido mantener la paz, no basta hoy concluir la
guerra.
Ha hablado Silvela sobre la misma cuestin, y no
ha presentado sino soluciones hipotticas. No s, ha
dicho, si lo de Cuba es una mera insurreccin una
guerra de la colonia por la independencia. Si es una
guerra, no contamos con medios para ponerle tr-
mino con las armas; debemos proceder una liqui-
dacin, lo que es lo mismo, reconocer Cuba
independiente. Si no es ms que una insurreccin,
debemos llamar en nuestro auxilio los leales soste-
niendo las reforms, ya que se las ha dado y sera
de mal efecto retirarlas.
Tales son las dudas que parece abrigar Silvela
sobre el carcter de la insurreccin de Cuba, que ha
llegado indicar en Burgos la necesidad de que lo
determine el ministerio de la guerra. Yo no-acierto
comprenderlas. Cmo cabe abrigarlas, viendo que
los cubanos en armas han resistido durante ms de
dos aos el empuje de 200.000 espaolos, el mayor
ejrcito que ha mandado Europa las regions de
Amrica? Cmo
abrigarlas, viendo
que siguen resis-
tiendo pesar de --
haber perdido
Mart, que era el
alma del movi-
miento, y despus
Maceo, que tan-
tos bros v tantos
alientos daba los
rebeldes? Cmo
abrigarlas, viendo
las ya innumera-
bles expediciones
enviadas las cos-
tas de Cuba y el
infinito nmero de
peridicos, de ho-
jas, de folletos y de
revistas que por
toda Amrica y
aun por gran parte
de Europa espar-
cen todos los que
suspiran por'lain-
dependencia de la
isla? Las mujeres,
an ms que los
hombres, estn all
por que salga Cu-
ba de poder de Es-
paa. De flores cu-
briran el camino
de Mximo Gmez
si le viesen entrar
vencedor en la
ciudad de la Ha-
bana.
Los republica-
nos andan an en esta cuestin isflojos. No handi-
cho sino que estn por el rgimen autonmico.
Mayor vaguedad no cabe. El rgimen autonmico
crea haber implantado Maura con sus reforms, y
el rgimen autonmico cre implantar con las suyas
Cnovas. Lo cre no slo Cnovas, sino Silvela, que
las censura por career con ellas menoscabada la so-
berana de Espaa.
No es esto verdaderamente vergonzoso ? Nosotros,
ya el ao 1895, en este mismo Centro, decamos:
La guerra de 1868 dur diez aos, y termin por un
convenio. Empecemos hoy por donde entonces aca-
bamos, v evitaremos- la nacin raudales de oro y
sangre : demos Cuba la autonoma que nosotros
los federales para nuestras regions proponemos.
Hoy, cmo no hemos de decir con ms razn lo
mismo? Nuestra solucin es clara y categrica: que-
remos para Cuba una autonoma superior la de
las colonies inglesas; queremos que Cuba tenga su
constitucin, su gobierno, sus cortes, sus leyes, sus
tribunales, el supremo inclusive, su administracin,
su milicia, su hacienda; queremos que sea tan libre,
que en tiempo alguno la aquejen deseos de mayor
independencia. Con la metrpoli no la queremos
unida sino por el vinculo de los comunes intereses:
los intereses nacionales v los internacionales. Habr





de contribuir como las regions de la peninsula los
gastos generals de la nacin segn el nmero de
sus habitantes y la cuantia de su riqueza; pero recau-
dndolo ella misma por los tributos que crea ms
fciles y menos onerosos.
Esta es nuestra solucin, solucin que arranca
de nuestros propios principios. No la aceptaran
tampoco los cubanos? Lo sentiramos de todas ve-
ras, porque la consideramos an ms ventajosa para
ellos que para nosotros. Si con todo, no la aceptaran,
nosotros, que miramos la guerra como el mayor de
los males y encontramos aceptables todos los medios
que puedan conducirnos ponerle trmino, llega-
riamos sin vacilaciones la independencia. Cmo
no, si nosotros negamos en nuestro program el de-
recho de conquista, y reconocemos en las gentes
conquistadas el derecho de arrojar en todo tiempo
de su territorio los invasores, sin que baste qui-
trselo la prescripcin de siglos? Del fondo de las
mismas declaraciones de Silvela y Sagasta surge la
independencia.
Ah! se exclama, esto os consiente el patriotis-
mo ? El patriotism no consiste para nosotros en
sostener lo injusto, sino lo justo' no lo que track
consigo la ruina de la nacin, sino lo que pueda
salvar la nacinde la ruina. Cmo! Estamos
convencidos todos
de que la guerra
-.;-.. es interminable y
de continuar ha
de exigirnos cada
vez mayores sa-
crificios, y nos he-
mos de empear

loco orgullo en
Ssostener el dom-
nio de una isla
Squeobtuvimos por
el mal llamado
derecho de con-
quista ?
Aun dado este
derecho, no po-
driamos invocar el
S patriotism para
Sretener la isla con-
tra la voluntad de
los isleos. Si al-
go puede legitimar
este derecho, es
le inferioridad de
ilos conquistadors
y la convenien-
cia de educarlos.
Educados ya,
con qu ttulo ca-
be mantenerlos
bajo el yugo? Son
las colonies para
las naciones lo que
los hijos para los
padres. Los hijos
al llegar mayo-
res dejan los pa-
dres,guardndoles
el cario y el respeto que los padres han sabido in-
fundirles. Mayores las colonies, hacen, aspiran
hacer, otro tanto. No es ya mayor Cuba ? Si no lo
fuese de quin seria la culpa, sino nuestra ? Ni coni
cuatro siglos de dominacin habriamos sabido edu-
carla ?
Rimonos de los que dicen que seria para noso-
tros gran mengua perder tan rica colonia. Seria la
primera que perdiramos ? Hemos perdido en el
primer tercio de este siglo todas las que poseamos
desde Tejas hasta el Cabo de Hornos. Habiamos per-
dido antes los Paises Bajos, Italia y todos los pue-
blos situados la otra vertiente de los Pirineos. -la-
biamos perdido, y es ms, parte de nuestro territo-
rio: Portugal y el Pen de Gibraltar, con el que
gan Inglaterra una de las dos llaves del Mediterr-
neo. En esto pudo haber afrenta; pero en perder
una colonia? Inglaterra perdi en 1783 las que hoy
constituyen el ncleo de los Estados Unidcs. MAs
cauta que nosotros, se apresur declararlas inde-
pendientes, estando ain indecisa la suerte de las ar-
mas.


LA SITUACIN DE CUBA


Con fecha 18 del present, y'visto que el go-
bierno lo prohibe desde la Habana, el correspon-
sal de El Imparcial le comunica este diario en
extenso telegrama de Cayo Hiueso lo siguiente,
que puede entenderse as:

Los politiqueros espaoles en cuadro.
Los conservadores no compran ya el Diario de
la Marina. Santos Guzmn propone Rabell la
presidencia del partido espaol. Este, halagado;
pero los reformists, alarmados. Vrgez dirigir
el Diario de la llarina.

Santos Guzmn husmea la catstrofe,
y huye.
Santos Guzmin, seguro de la catstrofe, que
nadie podr evitar, ofrece retirarse de la pol-
tica, para que pueda verificarse la fusion de re-
formistas y conservadores; pues afirma que es
nesesario ayudar Cnovas contra la autonoma
sagastina y que es preciso crear un partido espa-
ol contra el partido cubano.

El ex Quimbo Habanero a en palacio.
Jos Mara (Gilvez visit al secretario del go-
bierno, para manifestarle su extraeza de que se
prohibieran ciertos telegramas, impidindose as
que el pas conozca la opinion de personajes
que sern gobierno.

Bayamo evacuado por los espaoles.
Insstese en la evacuacin de Bayamo. La po-
blacin ser trasladada Manzanillo y Veguitas.

Huelga en el arsenal.
En elarsenal de lallabana, 500 obreros se han
declarado en huelga, pues hace seis meses que
no se les pagan los salaries.

Victoria de los cubanos.
El jefe cubano Delgado, con 300 hombres, atac
la guerrilla de lincn (labana) hacindole siete
muertos. El resto de la guarnicin se salv por
un milagro.

----,-- o----


PARA LOS INSURRECTOS CUBANOS


Tenemos el placer de comunicar nuestros
lectores, que los obreros de la casa de Mr. Emile
Morin, en l0omilly-sur-Seine, con motivo del 1
de Julio hicieron entire ellos una suscripcin A
favor de los insurrectos cubanos, la cual produjo
la suma de treinta francos.
La Repblica Cubana, nombre de los de-
fensores de nuestra libertad y por el suyo pro-
pio, agradece tan espontnea manifestacin la
vez que felicita ese grupo de dignos ciudada-
nos.







JULIO 22, 1897.


PARA LOS HERIDOS CUBANOS

SUSCRIPCIN ABIERTA POR





SajSe Lista.
Francos.
di MaMatilde H......................... .oo
S turicito ....................... I.oo0
Chalulindo ............................ .oo.00
Verena ......... ............. ........ 1.00
'Teres Jess ......................... oo
Mr. C. Czaykowski, Cabo Haitiano...... 12.oo
-M r. Brow ......................... o.5o

T otal................. 17.50
Total anterior......... 1. 107.75

Total general........... 1.125 25

1ota. Los donativos deben enviarse al direc-
tor 6 al administrator de La Repblica Cubana,
-so, rue Saint Vincent de Paul, escribiendo con toda
'claridad los nombres, apellidos, .profesiones y can-
-idades, fin de evitar errors en las listas que pu-
blicamos. Todos los donativos que figuran en la
tista que antecede han sido entregados al Sr. Doctor
Betances, Delegado del Gobierno Cubano en Paris,
y cuyo recibo tenemos la disposicin de los
donantes. N. de la R.

:- -- II I ^


EL SR. GONZALEZ ALCORTA


Nadie ignora aquella indiscutible observacin, de
que los espaoles han podido hacerlo todo en Am-
rica, menos hijos espaoles. Pero no es tan genera-
lizada ni sabida otra verdad, incontestable tambin,
aunque pueda parecer muchos inexplicable, y es
la de que los espaoles hacen enemigos de Espaa...
: aquellos mismos nacidos en plena Iberia.
Durante n'uestra guerra anterior, hubo muchos
espaoles que pelearon por la independencia de
'Cuba, como Diego Dorado, Villamil y Cant, as
como no fueron pocos los respetables capitalistas
espaoles -entre ellos,los seores Garca Angarica,
Domingo de Aldama, Carlos del Castillo Inocen-
cio Casanova que perseguidos, atropellados y
,despojados por el gobierno que precisamente deba
protejerlos, abrazaron la causa cubana, y la emi-
gracin fueron contribuir con sus fortunes al
triunfo de aquella.


En la guerra actual ha sucedido otro tanto, y el
-ejemplo ms reciente lo tenemos en el Sr. Leandro
qGonzlez Alcorta, quien hemos tenido el gusto de
,conocer en esta Redaccin en su trnsito por Pars
para los Estados Unidos, y en cuya historic se ve
.reproducida la de muchos espaoles, que por no
haber ido Cuba explotarla, ni oprimir los
*cubanos, ni engrosar las filas de los aventureros
que mantienen all el ignominioso predominio de
los corrompidos gobiernos de Espaa, hanse visto
'encarcelados, ultrajados hasta confundirlos con los
criminals ms abyectos, y reducidos la mayor mi-
-seria.
El Sr. Gonzlez Alcorta naci en Len (Espaa)
-y trasladado Cuba establecise en Pinar del Ro,
,donde form familiar, ejerci en el magisterio y en
,la abogaca, y la vez fue tan sincero reformista y
autonomista, que juzg possible situarse en Madrid y
:mantener estos principios en folletos y en un sema-
nario que all di la estampa. Pero no hubo de
tardar much sin verse encerrado en un calabozo,
bajo la acusacin de imaginarios delitos, y del cual
-slo ha logrado salir despus de largos meses, si
bien quedando sujeto lo que result de la causa.
Pero convencido el Sr. Gonzlez Alcorta de que
'nicamente mayores vejmenes tiene ya que esperar
,del gobierno de Espaa, y convencido.tambin de
lto engaado que estuvo mientras abrig la creencia
-de que bajo la bandera espaola podan alcanzar
alguna reparacin las justas quejas de la explotada
patria de su esposa y de sus hijos, ha abandonado


inmediatamente la peninsula, y apenas lleg Pars
nos ha entregado el manifiesto que comenzamos
publicar bajo el titulo De la crcel la manigua,
y que hemos tenido que interrumpir la semana an-
terior causa de los materials concernientes las
elecciones.
En l, con levantado espritu y una sinceridad
independencia que ha de alentar muchos espa-
oles que sienten y piensan lo mismo, aunque me-
drosamente lo declaran slo en voz baja y entire
amigos de confianza el Sr. Gonzlez Alcorta se
adhiere nuestro Partido y l viene prestar sus
servicios ostensiblemente.
H aqu demostrado como esa feroz intransigen-
cia que ha caracterizado siempre la perverse domi-
nacin de la metrpoli, tiene la tristsima prero-
gativa que ni la Turqua le dispute de conver-
tir en enemigos de la nacin sus mismos sbditos,
y he ah tambin justificada, una vez despua de
mil, la justicia de los cubanos; pues todos se pre-
guntarn: Si eso hace Espaa con los espaoles
como el Sr. Gonzlez Alcorta, qu no har con
los cubanos ?
Venga, pues, nuestras filas el hombre honrado
y sincero, con la seguridad de que tendr una patria
en la que el gran Mart nos dej deslindada: la
Repblica con todos y para todos .





LAS ELECCIONES


Los peridicos ltimamente llegados de Nueva
York, nos informan del estado que en aquellas fe-
chas estaban las diversas emigraciones, respect
las elecciones. Lo mismo que en Nueva York, en
Tampa y en Cayo Hueso unos opinan por la absten-
cin,-toda vez que por la premura del tiempo,emi-
graciones ms distantes no pueden acudir los co-
micios; pero otros piensan que es ms convenient
celebrar una reunion de delegados; otros juzgan que
es lo ms acertado suspender las elecciones, y
otros, por ltimo, estiman que lo ms en concor-
dancia-con los deseos de nuestro Gobierno, es solici-
tar del Delegado Plenipotenciario Sr. Estrada Palma,
que acuerde un plazo racional fin de que todas
las emigraciones puedan enterarse y acudir ejer-
cer su derecho.
Por otra parte, noticias llegadas de Cuba Libre
Nueva York, indican como candidates para represen-
tantes, los seores: Hiplito Galano, Aureliu Hevia,
E. Collazo, Manuel Despagne, Toms Padr, Toms
Lpez Bandomo, Rafael Manduley, Manuel Rodr-
guez Fuentes, Jos N. Ferrer, Carlos M. de Cspe-
des, Francisco Fernndez Rondn, Jos Fernndez
de Castro, as como para president los seores:
Salvador Cisneros, Bartolom Mass, Toms Estrada
Palma, Santiago Mndez Capote, Eusebio Hernn-
dez, Mxin-o Gmez y Calixto Garca.
Nuevas informaciones que no tardarn en llegar,
nos permitirn sin duda alguna poder fijar la opi-
nin tanto como por ahora no es possible.









Repblica de Cuba.
DELEGACION DE HACIENDA
DE MANZANILLO.
Manzanillo. Gu. Febrero 15/897. (i)
Sr. Director de La Repblica Cubana.
Pars.
Estimado compatriota: Ha llegado mi poder el
nmero 48 de su interesante ilustrada publicacin,
y ha corrido de mano en mano con entusiasmo lo-
co, al ver los frabajos de propaganda que realize la
emigracin en el exterior y los sacrficios que se im-
pone por facilitar elements de guerra a los que com-
batimos ac por el ideal santo de nuestra libertad.
Le adjunto unos nmeros de La Independencia,
peridico que. public en Cuba Libre, y much le
estimara que me remitiera La Repblica Cubana
por..... Este seor la har llegar hasta m, y yo'en
change y por el misno conduct le enviar La Inde-
pendencia.
Corren rumors de paz por nuestro campo; pero
muy engaados estn Cnovas y Cleveland si cren
que con reforms y autonoma han de dar solucin
al problema planteado el 24 de Febrero del 95. Nues-
tra resolucin es una invariable; el dilemma: Inde-
pendencia muerte.
A todos llama la atencin que no se cuente con
nuestro Gobierno para esos planes de pacificacin.
La mala informacin del Mensaje de Cleveland est
dando sus frutos, y hayfque declarar muy alto, sobre
todo, en su peridico, que est tan prximo Es-
paa, que el Gobierno de la Repblica de Cuba est


(i) Aunque la present carta ha llegado nuestro
poder con much retraso, tenemos el mayor gusto
en publicarla, tanto por corresponder as al just
deseo que manifiesta el distinguido compaero que
la suscribe, porque sea una vez ms conocida en
Espaa la inquebrantable resolucin de los cubanos
que luchan con las armas por nuestras libertades,
cuanto por la justicia que en ella se hace nuestra
colonia, y como una demostracin de agradecimien-
to por la acogida favorable que para su honra tiene
alcanzada La Repblica Cubana entire aquellos
hermanos, por los modestos servicios que hace cerca
de ao y medio viene prestando en el Extranjero la
causa de nuestra independencia. N. de la R.


legtimamente constitudo; que todos los Poderes
del Estado estn subordinados l y funcionan har-
mnicamente dentro del crculo de sus atribuciones
respectivas; que no es un gobierno de formula, sino
de hecho; que se hace respetar de todos v por todos
es obedecido.
La campaa en Oriente est dando magnficos re-
sultados. El invicto general Calixto Garca est ha-
ciendo sentir los espaoles su actividad y talents
militares. Ultimamente ha quemado'los pueblos de
Blanquizal, Palmas Altas, el Cao y el Guamo, to-
dos fortificados y bien guarnecidos.'
Operaciones importantsimas se proyectan; as
responderemos los planes de reforms y autono-
ma. Si los espaoles median un Zanjn, nosotros
les tenemos preparado un Ayacucho.
Aprovecho esta oportunidad para hacerle present
mi admiracin y el testimonio de mi consideracin
ms distinguida. Atento y S. S.
Jose Guinol.

-------^~r-------

BENJAMIN J. GUERRA


rece aos de edad contaba solamente el Sr.
Guerra, cuando siguiendo la mayor parte de
los miembros de su familiar, volvi la espalda
las comodidades de su casa solariega de Puerto
Prncipe, para ir sentar plaza entire los patriots
camageyanos que respondieron al grito lanzado en
aquel departamento el 4 de Noviembre de 1868.-
Y no por ser un nio todava,dejaron de ser de
importancia los servicios que desempe, puesto que
as como tuvo en ms de una vez que combatir
al igual de todo soldado de fila, su, astucia y saga-
cidad estuvo confiada largo tiempo la difcil cuanto
peligrosa y hasta herica tarea de servir de correo
entire diversos y muy distantes campamentos.
Venido el Zanjn, fue de aquellos que se estable-
cieron en Nueva York convencidos de que la naciente
evolucin preconizada por los autonomistas, no sera
ms que una tregua entire Yara y Baire.
Ingres como socio de la fbrica de tabacos del
muy llorado patriota Sr. Barranco, colabor poltica
y literarimente en los peridicos y ayud la funda-
cin de la Sociedad Literaria Hispanoamericana, hasta
que el ojo perspicaz de Mart designlo para desem-
pear el cargo de tesorero del Partido Revolucio-
nario Cubano, en 1892.Los mritos que ha enviden-
ciado en el cumplimiento de su cometido, ms que
todo cuanto pudiramos decir por nuestra parte, lo
comprueban el voto unnime conque nuestros com-
patriotas le llevan siempre la reeleccin.
El Sr. Guerra tendr unos cuarenta aos, es ac-
tivo, inteligente, goza de muchas simpatias en toda
la sociedad neoyorquina, y ms que todo, es uno de
los incansables en contribuir la independencia de
Cuba con cuanto vale, con cuanto tiene y con cuan-
to represent.

*--------- .--------


CARTA DE LA HABANA


Habana, 24 de Junio de 1897.
Sr. Director de La Repblica Cubana.
Pars.
Escribo la present bajo el optimism ms grande,
al presenciar el buen estado de la guerra, y la vez,
dominado por una gran tristeza, al contemplar la
miseria que reina en toda la Isla y oyendo los que-
jidos lastimeros de miles de almas que mueren vic-
timas del pual asesino de Weyler y sus dignos
secuaces.
Situacin political.
Muy poco puedo hablar de la poltica en sta.
Slo existe en realidad un partido : el que con el
machete por bandera, est derramando su sangre en
los campos de Cuba; el que nos ha de traer la feli-
cidad por todos deseada y nos ha de salvar del des-
ptico y miserable gobierno de Espaa-
El partido Incondicionalmente ladrn digo,
espaol, no sabe qu hacer. Hace various das
lleg aqui, procedente de Madrid, el trepador
Santos Guzmn, secretario, con el encargo de obte-
ner que dicho partido acepte las reforms decretadas
por Cnovas, y algo ms (la autonoma), si se de-
cretara. Guzmn ha confesado cuantos le pre-
guntaron, que el gobierno de Madrid tiene un con-
cepto tan pesimista sobre la situacin, que el
recuperar la Isla es una eventualidad, una suerte,
que muy pocos esperan, fundndose en que, por la
autonoma, nada consiguirn, porque los cubanos
no la aceptan, y que por las armas est ms que
probado que la Revolucin, lejos de debilitarse, se
fortalece de una manera sorprendente. Este partido
odia su jefe, Apeztegua, hoy en Madrid, porque
hace la guerra Weyler y ha criticado, aunque muy
someramente, sus crueldades y crmenes, por ms
que todos aqu sabemos que el inclito Marqus
hubiera aplaudido el salvajismo de Weyler, si
hubiese podido hacer zafra sin tener en su ingenio
miles de hombres armados y si sus caaverales no
estuvieran como estn totalmente quemados.


La evacuacin.
Puede decirse que, de hecho, ha comenzado el
period de la evacuacin.
Caracterizados miembros del partido espaol
abandonan esta Isla, llevando consigo el dinero
robado con la proteccin official marchando
Espaa unos y Pars otros, llenos de terror al
pensar, qu sera de ellos si el moment de la expia-
cin los cojicra en Cuba. Garca Tun, Francisco
Cuesta, Ramn de Haro, Subgobernador del Banco, y
otros muchos, han emprendido la fuga se dispo-
nen emprenderla.

La Revolucin.
Qu puedo decir que no sepa V. por conduct
de la Delegacin de New York ? La guerra march
admirablemente bien. Mximo Gmez, nuestro
Generalsimo, ejecuta con maestra indiscutible
inteligencia su plan concertado.
No tengo palabras con qu alabar el hecho gran-
dioso por l realizado, de permanecer en la provincia
de Santa Clara, todo el tiempo que ha querido,
mientras que su lado, tal vez una legua encasa,
se encontraba el cobtrde Weyler, al frente de ms
de 6o.ooo hombres. Mximo Gmez lo ha rendido
y destrozado, y no digo desacreditado, porque como
military hace tiempo que lo est, y como hombre, des-
conoce el pudor y-jams ha saludado la vergenza.
Cuando estas lineas escribo, se dispone nuestro
Generalsimo, marchar Puerto Principe, mientras
que fuertes columns de muestro Ejrcito Liber-
tador, invaden las provincias de la Habana y
Pinar del Ro, para demostrar al mundo entero que
la Revolucin Cubana es hoy ms potente que
nunca, domina el campo de toda la Isla, y cuando
quiera dominar las grades poblaciones.
De la salud de muestros jefes, nada tengo que de-
cirle, porque, por fortune, ni han estado heridos ni
enfermos, como descaradamente propalan las auto-
ridades espaolas, y lo que es ms doloroso para
ellos y de mayor regocijo para nosotros : los jve-
nes cubanos que estn en el campo, cuidan y vierten
gustosos su sangre por conservar la salud y guardar
la vida de nuestros jefes.

Las represalias.
Ya era hora que el Ejercito Libertador tratara
nuestros enemigos como se merecen. El espaol
hecho prisionero con las armas en la mano, no debe
ser perdonado. Estamos cansados de ver ajusticiar
diariamente por toda la Isla muestros hermanos
que han tenido la desgracia de caer en manos de los
eternos enemigos, mientras que nosotros ponemos
en libertad inmediata cuantos caen en nuestro
poder.
La solicitud del general Gmez nuestro Gobierno,
para que autorice tratar los prisioneros espaoles
de igual manera que son tratados los prisioneros
cubanos, ha sido recibida con general aprobacin y
es blsamo que se echa sobre heridas de miles de
families de las cuales algn miembro ha sido asesi-
nado indefenso por las hordas weylereanas.
En esta senana han sido ajusticiados en la Isla
por los espaoles, ms de treinta individuos.
No se imponen las represalias?
Calle de... iWeyler!
Asmbrese V., amigo Director! Por solicitud del
ayuntamiento de la Habana, cuyo president
alcalde es el ex-carretonero Miguel Daz, se ha cam-
biado por el nombre de Weyler el del Obispo que
tena una de nuestras principles calls. iQu sar-
casmo, por un lado, y por otro, qu falta de ver-
gunza iPoner el apellido de Valeriano una calle
de Cuba!
Pronto, cuando seamos libres, barreremos bien
dicha calle, se fumigar con cido fnico, y una vez
limpia de microbios, se le pondr el nombre que le
corresponda : Cspedes 6 Agramonte, Gmet
Maceo.
Situacin econmica.
Puede reducirse estas lneas:
la. Paralizacin complete de negocios.
2a. Quiebras al da, y escojer.
3a. Miseria horrible.
4a. Moneda : papel del Banco Espaol, que
represent el crdito y prestigio de Espaa, por lo
cual tiene un descuento de sesenta por ciento con
relacin al oro.
5a. Los valores de empresas ferrocarrileras, sin
producer, porque como los trenes andan muy poco,
por oponerse ello la Seora Dinamita, nada rinden
y ningn dividend reparten.
Y 6". Tabaco y Azcar... Dicen que hubo en
Cuba, pero este ao no ha tenido la suerte de verlos
su amigo que lo saluda.
El Hlabanero.
"----- --* --' ----


LA SOLIDARIDAD

AMERICANA


De la brillante replica La independencia de Cuba
en relacin con los Estados Unidos y Mjico, que
ha dirigido el notable escritor de esta ltima nacin
Sr. Bulnes, su compatriota y defensor nada feliz
de Espaa, Sr. Olaguihel y Arista, replica que se
nos ha remitido de la capital mejicana, reproducimos


_______1_1_


~\aPP~F~F~301~;P C~,pipg~p,







JULIO 22, 1897'


este prrafo, ya que por el moment nos es impossible
insertarla por complete :
El espaol terrible, dispuesto ' exterminar to-
dos con la clera de Espaa, es desconocido en Eu-
ropa; su tierra de cultural propia es la America La-'
tina. Exceptuando Chile, Brasil y Guatemala,
sobre todo Chile, cuyo orgullo pblico igua-
la al de los Estados Unidos para hacer sentir con
vigor la amplitud de su soberana los extranjeros
i.npertinentes que intentan despreciarla debido la
debilidad no material ni intellectual, sino moral de
las dems naciones hispanoamericanas, que sufren
las humillaciones que da lugar la prosperidad del
tipo, del espaol terrible de la reconquista, encar-
gado de mantener el fuego sagrado del odio entire
las pbblaciones latinoamericanas contra Espaa.
Ni ms just, ni mejor expresado; que mientras
propios y estraos miran indignados como el espa-
ol march la reconquista de los pueblos que dig-
nific Bolvar,'admiran ese Chile, ese Brasil y ese
Guatemala, que mantienen inclumes su odio la
dominacin espaola y su adhesion indiscutible
la independencia, base de la verdadera solidaridad
americana.



DE LA CARTEL

A LA MANIGUA

(Contina)
Los atropellos injuries de que yo fui victima,
as como mi familiar, son largos de contar en una
carta, cuando en ella slo deseo, principalmente,
decir cmo ofrec & la Revolucin mi humilde con-
curso con otro nombre, y como lo puedo publicar
hoy, sin tener encima de mi.la accin de las auto-
ridades y de los reaccionarios de Espaa. Ante sus
actos, baldn de la humanidad, qu iba ser yo
sino separatist? Cmo haba de vivir entire tanta
broza, sin ver all hombres dispuestos limpiarla?
Al dia siguiente de haberme puesto en libertad,
tom el tren, y el da 1o ya estaba en Hendaya,
huyendo de aquella nacin.
Al encontrarme en Pars, de paso para Amrica,
teniendo el placer de saludarle personalmente, pa-
reca natural le entregase las presents lneas, ya
que tantos meses vine ocultando mi nombre, y que
aprovechase la vez esta oportunidad, para saludar
tambin desde La Repblica Cubana, primera
avanzada que encuentro en mi carrera, todos los
correligionarios y cuantos gimen por la misma
causa en las prisiones, en el teatro de la guerra y en
la emigracin, en las cuerdas de deportados que
el gran verdugo pasea por la peninsula entire las in-
jurias y pedradas de sus salvajes hordas.
Mi salida de Espaa, ha sido como la del que re-
nunci ser un dia ms sbdito de gobiernos que
constituiran una ignominia para las propias cbilas
de Marruecos.
La Audiencia de Madrid slo me puso en libertad
provisional el da 7, con obligacin'de que me pre-
sentara cada ocho dias.
Parecale poco todava el tiempo que jueces y ma-
gistrados vinieron sirviendo de instruments viles
los conservadores de Cuba y los ministros, para
atropellarme.
Me haban matado un peridico publicado mis
expenses, arrancdome'del seno de mi hogar, aco-
rralndome como una fiera en la crcel y privn-
dome hasta de amigos, vigilando deteniendo como
sospechosos, los que me visitaban, me escriban;
auxilindose las autoridades de las adulaciones de
la prensa, que aplauda aquellas medidas saludables
de terror, y las servian de bajos denunciantes y de
denunciantes falsos, halagando la reaccin.
Mi causa, la haban enredado los mercaderes de
la justicia espaola, con la causa formada canalles-
camente tambin, los jefes de la masoneria, para
herirles (complaciendo los frailes) acusndoles de
haber sublevado Filipinas: que de esa manera se
abusa alli de la patriotera, fin de matar todo esp-
ritu democrtico, lo mismo en la exmetrpoli que en
los colonies, valindose y explotando la ignorancia
de aquel pueblo, que as le hacen su cmplice tanto
en la muerte de instituciones como la masonera,
cuanto en la muerte de instituciones como las auto-
nmicas, que son las nicas que hubieran salvado
todas nuestras provincias, de la centralizacin la-
trofacciosa que hace siglos devora Espaa. De esa
manera, al anciano Pantoja y al caballero Puga,
Gran Maestre y Secretario, respectivamente, del
Gran Oriente Nacional de Espaa, amantes de la
misma como nadie, les dej todavia en las celdas de
la Crcel Modelo, purgando un delito que, como yo,
no haban cometido.
Adems de habrseme enredado en la referida
causa de los masones, lleg pedir el fiscal, llama-
do Ciudad Aurioles, y resolver el juez, apellidado
Lpez de Sa, la bestialidad de que se me llevase
Cuba, sirviendo as los reaccionarios de esta Isla,
para que en ella influidos por ellos, quienes
yo haba combatido all, y en mis publicaciones de
la peninsula me juzgase un consejo de guerra I
por los bandos del sanguinario Weyler, a quien el
Heraldo de Madrid y otros peridicos espaoles,
pintan ya, con frecuencia, como un miserable asesi-
no, pidiendo su relevo y oscureciendo las acusaciones
de Sherman en el Capitolio de Washington.
Intentaban llevarme Cuba, pesar de yo haber


escrito en mi pueblo, Len, y en Madrid, el folleto
y el peridico que motivaron la actitud del gobierno,
procesndome, para que no combatiese ms su
cruel y desatentada political colonial. Contra aquella
resolucin del juez, tomada en Noviembre, apel
la Audiencia de Madrid, alegando las garantias
constitucionales, y las leyes que imperativamente
discernian la competencia para juzgarme los
tribunales de los puntos donde habia ejecutado los
actos que dieron origen la causa.
La Audiencia, coaccionada por la situacin, tard
siete meses en celebrar la vista, que vino tener
lugar el 19 de Mayo ltimo. Debiendo yo, la inte-
gridad de un nuevo fiscal, el Sr. Martn, al cual se
lo agradecer siempre, que tuviese fin aquella series
de atropellos de que vena siendo vctima, pues en
dicho acto retir la acusacin que habia sostenido
el fiscal Ciudad, puesto que se me haba proce-
sado solamente por haber hecho en mi peridico
La Pal y en mi folleto- Qu pasa en Cuba ? prc-
paganda autonomista. Y semejante causa, as como
la prisin y los atropellos su alrededor acumu-
lados, slo representaban la venganza ruin de los
que de esa manera, y en miles de casos ms, vienen
deshonrando Espaa, y empujndonos las filas
de la Revolucirn para defendernos y sacudir su yugo.
Proponianse, con llevarme Cuba, otro asesinato
como el de Rizal, mandado entonces Filipinas
para que la reaccin se ensaara en sus extertores,
al pi del patibulo donde sacrificaron miles de ino-
centes. Yo no tena process alguno en aquella Isla,
ni me reclamaban para nada sus autoridades, des-
pus de haberme quitado la ctedra, y de haber
huido de all. Pero en aquella pobre Isla los intran-
sigentes, tenan abiertos sus mataderos; y el viaje
que me preparaban, contra toda ley, por ver en mi
uno de sus adversaries ms irreconciliables, no po-
dia tener otro objeto que el de quererme estrangular
entire sus garras; impotentes para acabar con noso-
tros, cuando les combatimos en campo libre,
donde debimos de acudir desde un principio, todos
los liberals, para evitar tantas decepciones y baje-
zas, de quienes sern toda la vida enemigos jura-
dos de la democracia; y de quienes no nos conce-
dern nada, sino sustituimos las splicas por los
machetes. Cosa de que, al fin, nos hemos conven-
cido, viendo que jams se enmiendan los que han
acaparado el Poder en aquella nacin, funcionen
con sus verdugos en Cuba, Puerto Rico, Filipi-
nas; funcionen en la propia Pennsula en las pri-
siones. de Manila, del Montjuich, de Guanabacoa,
en los campos de Novelda, y en los de Ultramar.
Ante los actos de barbarie con que escandalizan
al mundo; y ante los actos y atropellos ejecutados
conmigo, renegu de aquellas panteras de nuestra
raza, atavismos de los Condes de Espaa, de los
Bobes y de los Zapateros, del Tigre del Maestrar-
go y del Verdugo de Mlaga, que siguen mante-
niendo como atributos de nuestra pobre Patria, as
envilecida, fraccionada,y llena de ruinas, el robo, la
matanza, y la imposicin del element fantico y
clerical. Y prefer decidirme buscar conciudadanos
entire los kafres del Africa, antes que vivir entire
ellos. Perdnenme los compatriotas, que no nos
han querido dotar Espaa de otro ambiente y que
se resignan gemir como eunucos, en su seno, por
estas desventuras, en vez de no cesar en la Revolu-
cin, para poner coto males que por su apatia lle-
van trazas de ser eternos, despus de haber hecho
infructuosas sacudidas como las del ao 20 y las del
54, 68 y 69 y73. Esperarn que regeneren aque-
llo las mujeres ?
Puesto en libertad provisional el 7 de este mes,
con tales antecedentes, qu me iba presentar la
Audiencia, cado ocho dias ? Declarada, el 19 de
Mayo mi inocencia en aquella causa, para qu
iba tener por Carcel aquella corte, donde solo se
respira el aire del despotismo ?
Huir de all, y evitar nuevos atropellos; y sobre
todo, ponerme en condiciones de ayudar aplartar-
los: eso era lo que meimportaba.Yeso hice. Por ello
estoy entire V.V.; y le envio esta carta, amigo Di-
rector.
Y gracias los Estados Unidos, que han hecho
moderar, lo memos en las apariencias, las cruelda-
des concebidas por Cnovas, sus adocenados minis-
tros y sus generals predilectos, simulando cambiar
de political desde principios del ao actual, al ver
ademas su impotencia para exterminar los rebeldes,
ni para vencerlos por las armas, agotados los recur-
sos de la Pennsula por complete; gracias eso, no
me llevaron Cuba. Como gracias los Estados
Unidos, no ha sido ms grande el borron de los
actuales crmenes que compete Espaa.
Pero tampoco me comprendieron en el indulto
dado en Diciembre, la prensa, ni en los posterio-
res, que hicieron extensivos los press en Cuba, y
los deportados. Mas en la prisin, me demostra-
ron todas sus intenciones, negras como en concien-
cia. Y en mi hogar, sembraron amarguras que jams
olvidar, ni espero que olviden mis hijos, cuando
nos acordemos de aquella atmsfera que slo ofrece
la ruina y la muerte los espaoles que desean la
felicidad de sus tierras, predicando con valentia contra
los que las vienen empobreciendo y deshonrando, en
todas parties, empeados en no aceptar ningun
consejo.
Hui, pues, de Espaa el dia 9 sin pasar siquiera por
mi pueblo, para abrazar mis ancianos padres, cuyo
cario me habia llevado tan desdichado viaje


cuando hu de Cuba. Todo mi ideal era salir de las
fronteras, ideal triste pero necesario, antes que la
canalla, que original todo esto, volvise ocurrrsela
agitar de nuevo contra mi: aquella prensa 1 puesta
al servicio de la reaccin de las colonies; y poner
en movimiento su i Policia !; y i aquellos jueces !
cobardes y groseros, que tambien me habian herido
en lo ms intimo del alma, cebndose en el ensaa-
miento con mi familiar, al hacer los registros en mi
casa, y al vygilarla, los dias en que me prendieron.
Como si no les hubiere bastado cometer con mi per-
sona, toda clase de atropellos, tan aplaudidos por
La Correspondencia de Espaa inclusive, pesar de
hablarnos ide poltica de atraccion, y de Reformas .






(FinaliLar)

----------- p~---


CUBA LIBRE
EN LA

AMRICA LATINA


Colombia.- La propaganda en favor de Cuba
Libre se extiende ms cada da, respondiendo as al
sentimiento del pueblo colombiano. Adems del
Club Maceo, del cual nos ocupamos en el nmero
anterior, se han establecido: en Bucaramanga, el Club
Ma'ceo y Comit Cubano; en Ccuta, C!ub Amigos
de Cuba; en Barranquilla, Club Rus Rivera; en
Anori (Antioquia), Club El Estudio; en Antioqua,
Club Maceo, y en Zipaquir, Club Maceo.
Lima (Per). Dice nuestro ilustrado colega El
Libre Pensamiento, hablando del infatigable pa-
triota cubano Dr. Arstides Agero: La ciudad de
Lima, que tuvo la honra de hospedarlo en su pere-
grinacin por estos pueblos hermanos, en demand
de proteccin y de auxilio para su infortunada pa-
tria, conservar de l cariosos imperecederos re-
cuerdos. El, sin duda, sentir siempre por nosotros
la ms viva simpata, sobre todo, cuando recuerde
la palabra que el Centro de Propaganda, que dejaba
fundado, le empe en el Callao, de continuar tra-
bajando por la libertad de Cuba; promesa que el
Centro de Propaganda no lo dudamos sabr
cumplir honradamente.
Maracaibo (Venezuela). Con much razn co-
mo conocimiento-del asunto, describe el important
peridico Los Ecos del Zulia : Nuestro decidido
amor la causa de Cuba no es bice para que, en
busca de veridicas informaciones, dejemos de acudir
los peridicos espaoles ms caracterizados por su
intransigencia respect la independencia de la
Perla de las Antillas.
Y no obstante la red de cortapizas y estorbos
que tanto por sistema como por inters, ponen stos
la verdad de lo que pasa en Cuba, la prensa espa-
ola, hay moments en que sus dejos de amargura
y descontento son tales, que todo empeo en negar
la importancia de la Revolucin se desvanece para
dejar en su lugar la realidad.

Por ellos sabemos las mentiras del gobierno,
las deformidades de la administracin, la impotencia
del ejrcito, las matanzas innmeras, la falsedad de
la Pacificacin, y adquirimos el convencimiento
absolute del abandon irremediable que debe hacer
Espaa en breve plazo, de la Isla.
... .. ...... .. .. ........ .... .... .... ..... ..... .
Los hechos hablan ms que las palabras; y la
reciente espantosa derrota que di al coronel Loo
el hijo de Calixto Garca, en Bayamo, y la muerte
del general Zabala y su comandante en reidsimo
combat en Filipinas, dicen muy las claras que
tanto la una revolucin como la otra, concluirn por
la independencia de entrambas posesiones espa-
olas.
Juticalpa (Honduras). En La Pqa leemos estas
acertadas reflexiones : Si errors fueron del tiempo
y no de Espaa, que dira don Manuel Jos Quin-
tana, sta no es razn para olvidarnos que hemos
sido desgraciados en la Amrica Latina, que hemos
sentido vibrar el ltigo en nuestras espaldas, que
hemos sido victims de la tirana y del despotismo
causa de nuestros colonizadores feroces, intransi-
gentes y avaros. Si no rompemos el cetro de la mo-
narqua espaola en Amrica con la espada pica de
Simn Bolvar, tal vez hoy estuviramos luchando
como lucha Cuba, nuestra hermana, con sus va-
lientes y hericos soldados qnienes la gloria va
recogiendo en sus brazos, para fortalecer en las ge-
neraciones venideras el sentimiento de la libertad y
la independencia.
Timoteo Mlliralda.

-~--------*--------

GRABADOS DE LA EDICION FRANCESA

Un explorador cubano.

Reproduce este grabado otra de las ventajas que
tienen los cubanos sobre los espaoles en la guerra
de independencia.Es un explorador de muestro Ejr-
cito, en los moments de trepar una palma con el


propsito de enterarse de los movimientos de las.
fuerzas espaolas.
Quin, no ser nuestro excepcional campesino,
en un moment dado, y usando de un aparato tan
ingenioso como original, que re'emplaza la falta de ra-
mas en que irsc apoyando, puede ascender una al-
tura tan elevada como es la de las palmas, examiner
con vista de un poder admirable v con instinto suG
gencris, la situacin que ocupa el enemigo, el n-
mero y armas de que consta, la distancia que se
halla y el movimiento que trata de operar; y des-
pus descendar con igual maestra, alegre, gil, can-
tando una dcima patritica, sin perder tiempo reco-
jer el rifle y el machete que dej al pie del rbol y acu-
dir presuroso dar cuenta al superior del desemc
peo de la comisin que se le hubo confiado ?
Y como esta, son tantas las condiciones que ha-
cen invencibles nuestros combatientes 1


El general Woodford.
No ha' sido poco el ruido que han armado los
peridicos espaoles, con motivo del nombra-
miento del general Woodford para ministry ple-
nipotenciario de los Estados Unidos en Espaa,
Como antecedente de gran inters le comunica
un corresponsal al Heraldo de Madrid, que : En
el meeting que la Liga Cubana celebr el ao 1870,.
presidido por el entonces alcalde de Nueva York,.
Mr. Woodford pronunci un discurso contra Espa-
a de tonos violentisimos, y entire otras cosas, de-
clar que si el oro compraba las bayonetas y as se-
sofocaba entonces la rebelin cubana, sta volvera.
estallar hasta conseguir la complete libertad de la
isla de Cuba.
El'tiempo ha venido patentizar que Mr. Wood-.
ford supo lo que predijo veinticinco aos antes de
suceder, y que por lo mismo, est muy lejos de ser
uno de tantos imbciles como se encuentran por do-
cenas en la poltica y en la diplomacia espaola.
Pero no est aqu todo. Reprochan Mr. Wood-
ford el haber tomado parte muy active en la orgni-.
zacin de la Liga Cubana de Nueva York, tal comao
si los americanos no tuvieran el derecho de ser otra
cosa que organizadores de ligas espaolas.
Si embargo de todo, el gobierno de los Estados
Unidos, volviendo la espalda tanto ridiculo quijo-
tismo, ha elegido para que lo represent un hom-
bre que adems de military es abogado y muy cono-
cido en la poltica y en la diplomacia angloameri-
cana, y quien no han de pasar muchas semanas sin
que tenga que figurar bastante y repetirse much sau
nombre en cuanto se relaciona con la guerra de
Cuba y la actitud de la Repblica Modelo.


Telegrafa el general Carnicero:
Se ha dispuesto la despoblacin de Bayamo, ern
vista de que los convoyes para proveer de vveres
esta plaza distraan muchas fuerzas.
Eso es mentira, Valeriano. Ya sabe todo el
mundo que abandons Byamo, porque na
pueden llegar all convoyes, y no llegan,
porque Calixto Garca te los quita en el camino.
Anda, mentiroso!


El Milercantil Valenciano, furioso contra las
reclamaciones de America y Europa que comien-
zan llover sobre Espaa:
Si e! empresario y el patrono pagan por sus de-
pendientes, cuando stos no tienen solvencia y cuan-
do cometen delitos faltas en el cumplimiento de
sus deberes como tales dependientes, natural es que
este principio de derecho penal se aplique tambin
al empresario y al patrono de nuestro rgimeo po-
ltico.
i Qu manera de indicar
Que le embarguen el cubil
Vulgo Huerta al detestado,
M6nstruo que ejerce en Madrid !
; Soar que llegue ser un paganini
Quien no sabe ser ms que cobraninti '



Nuestro ilustrado colega Los Ecos del Zulia-
de Maracaibo, llama fuego purificador la que-
ma en la provincial de Matanzas, de los ingenious
de las personas que, no pagando contribucin
la Repblica, han pretendido hacer zafra.
i Bien dicho colega! As purificaron Bolvari
y Pez, y es sabido que al espaoli-mno, como al
macao, hay que purificarlo para que abandoned


_ _


,,r


"\ a- 4-w\- &z 11) 1luz







JULIO 22, 1897.


el caracol y tome pasaje en el correo de Es-
paa.


En la interesante polmica sobre la indepen-
dencia de Cuba que se mantiene en Mjico, ha
metido la alpargata un :
Trinidad Snchez Santos.
No podr ser otra cosa
Todo el que se llame as,
Que unin de fraile'y torero;
De otro modo: gachupn.


Da cuenta El Mercantil 1 alenciano de la
corrida de toros que hubo el da 12 en Barce-
lona:
Desde el moment en que el pblico oy el toque
de clarines, el redondel qued materialmente lleno
de toda suerte de proyectiles: maderas de-los asien-
tos de las gradas, andanadas, barreras y contrabarre-
ras, botellas, cascajos, que los espectadores arran-
caban y que eran lanzados con furia encima de los
banderilleros.
Y vengan luego Menndez Pelayo hablarnos
de la ciencia espaola, y Cnovas de la civili-
zacin idem!


Que Cnovas busca la alianza del Japn?
Es muy possible.
Ya que Amrica ni Europa
Le han prestado proteccin,
Si es verdad lo de la alianza,
Compadzcase al Japn.


Ministro de Espaa en Bolvia, ha sido nom-
brado un D. Roberto Dupuy de Lme.
Compasin para ese pedazo de la Amrica
Libre!
ICmo si no hubiera bastante con el Dupuy de
Washington!



LA OPINION EN ESPAA

El Siglo Futuro, Madrid :- Pero es el caso que
pesar de tan halagadores augurios, la guerra sigue
ensangrentando los campos de Cuba aun enaquellas
comarcas que se han dado por casi pacificadas, sin
ms diferencia que la que se observa en el estilo de
los telegramas oficiales, en los que las partidas reci-
b2n el nombre de grupos, y en lugar de decir, como
antao : Se hicieron al enemigo tantos muertos, se
dice Cogimos, etc., como si se tratara de algn fruto
de la tierra, por ejemplo, los pltanos, que abundan
en la isla de Cuba hasta el punto de que una sla
de las columns espaolas que operan en Las
Villas, ha podido destruir en breve espacio de tiempo
280.000 plants de dicha fruta, segn anunci das
pasados La Cori espondencla 'Militar, quien deja-
mos por complete la responsabilidad de su aserto.
Y no es lo peor, con ser muy grave, que la guerra
continue, sino que, pese los optimismos ministe-
riales, no se la ve, no ya el trmino, pero ni siquiera
una atenuacin en sus rigores que permit la repa-
triacin de los treinta cuarenta mil soldados an-
micos, paldicos y tuberculosos, cuya existencia no
se atreven negar los mismos peridicos adictos al
gobierno.

El Mercantil Valenciano: Lejos de acercarnos
la paz, parece que caminamos rpidamente al
extreme opuesto.
Las partidas aumentan en las provincial de Ma-
tanzas y Habana; las expediciones filibusteras con-
tinan dando elements de guerra los rebeldes.

Mil millones y treinta mil vidas llevamos sacrifi-'
cados, y estamos casi como el primer da.

Ahora, dos meses de inactividad causa de las
lluvias; de inactividad guerrera, porque en cambio
durante esos dos meses tendrn much trabajo los
mdicos y los enterradores.
Este es, repetimos, el desconsolador estado de
Cuba.
Y el pas... sigue tranquilo contemplando la fres-
cura de los culpables de tantas desdichas.
La corte en San Sebastin, Cnovas en la Huerta
y \Weyler al frente de no sabemos cuntos batallo-
nes, marchando hacia Oriente, mientras Mximo
Gmez quiebra en la cabeta y se dirige al Occi-
dente.

-------*---------

BIBLIOGRAFIA


Poetisas Americanas. Ramillete potico del
bello sexo hispanoamericano. Poesas lricas co-
leccionadas por D. Jos Domingo Corts. Edicin
de gran lujo orlada con filete encarnado. Paris. -
Librera de la Viuda de Ch. Bouret.
Preciosa coleccin de producciones escojidas de


cinco poetisas chilenas, dos bolivianas, seis cuba-
nas, once peruanas, cinco ecuatorianas, doce colom-
bianas, cuatro argentinas, tres mejicanas y una neo-
granadina, formando un elegant volmen en 12
con 3 I pginas, propio para la biblioteca de las da-
mas.
Diccionario Francs-Espaol y Espaol-
Francs.-Por D. Gildo. Nueva edicin, entera-
mente refundida, con arreglo al Diccionario de La-
rousse y al de la Academia Espaola, por Francisco
Gutirrez Brito. Paris. Librera de la Viuda de
Ch. Bouret.
El trabajo de renovacin constant que se opera
en las lenguas vivas, exige minuciosa revision de los
diccionarios, sobre todo, cuando stos se destinan
la enseanza. Cada da surgeon expresiones nuevas,
se forjan palabras que son el nombre de algn ob-
jeto recin inventado, y todo esto es preciso consig-
narlo. He ah por qu se ha refundido enteramente
la present obra, convirtindola en un nuevo diccio-
nario, que slo en la forma se parece al anterior. En
efecto, ms de aadir el caudal inmenso de voces
acumuladas en la ciencia y la industrial en los lti-
mos aos, se da cada palabra desarrollo suficiente
poner de manifiesto su significado, evitando redu-
cir un libro de esta indole in sencillo vocabulario.
Siguiendo los mejores models franceses y espa-
oles; eliminando cuanto no es necesario que no
debe figurar en obras destinadas la enseanza;
aadiendo los trminos cientificos, industriales, de
comercio, etc., se ha conseguido un verdadero dic-
cionario usual francs-espaol y espaol-francs, til
lo mismo en las aulas que en la vida corriente.



PROPAGANDA CUBANA

Libros de venta en la Administracin de La
Repblica Cabana. Precios al contado.

La Invasion Occidente. Partes oficiales publi-
cados por el C. Toms Estrada Palma. -
Con un plano de la invasi y varias notas. 2 50


Cuba centre Espagne.- Par Enrique Jos
Varona, ex-dput Cortes; grtis, menos
el franqueo........ ....................
Jos Marti y la Revoluci6n Cubana. -
Discurso por Manuel Sanguily...........
Cuban Belligerency. Petition of Thoms
Estrada Palma: grtis, menos el franqueo.
La Question Cubaine et le Conflit His-
pano-Amricain. Par V. Mestre Am-
bile .............. ................
Apuntes Hist6ricos. Propaganda y mo-
vimientos revolucionarios cubanos. Por
E. Trujillo. Un volmen de 223 pginas.
Cuba y sus jueces. (Rectificaciones opor-
tunas). Por Raimundo Cabrera. Oc-
tava.edicin, ilustrada con 107 grabados,
aumentada con notas y un apndice y for-
mando un volmen de 335 pginas lujo-
samente impreso.......................
La Voz de Cain. Cartas abiertas Rafael
Montoro. Por Eduardo Yero Budun..
La Rvoluci6n de Cuba y las Repblicas
Americanas. Discurso pronunciado la
noche del 1o de Octubre de 1896 en la
solamnidad'celebrada en Chickering Hall,
en conmemorcin del vigsimo octavo
aniversario de la Revolucin de Cuba. -
Por Manuel Sanguily....................
Primera jornada de Jos Marti en Cayo
Hueso. Con dos lminas............
La Lotta di Cuba e la Lolidariet Italia-
na. Pagine di Francesco Federico Falco,
con prefazione di Giovanni Bovio. Ro-
ma. Stab. Tip. Italiano. 1896. Uu
Sfolleto de 87 pginas, con un plano y 17
grabados..............................
Ensayos Polticos. Segunda series. -
Por Rafael Serra. Un volmen con 221
pginas y el retrato del autor..........


O 00

1 25


O 00



2 00



7 50






3 50

I 25







I 25


I 25






1 25



2 50


Participamos al pblico que tenemos de venta colecciones de
S \(1%,'- comprendiendo el primer alio, al precio de 33
francos para la Francia y 36 para el extranjero.
En este peridico ilustrado, que es el nico rgano cubano en
Europa, y tambin el nico que se public en francs y espaol,
hallar el lector la informacin ms exacta y complete respect
la historic de la guerra de Cuba. En la parte ilustrada contiene
un gran nmero de retratos de personajes y actualidades cubanos
y extranjeros, vistas de ciudades y pueblos, plans, autgrafos,
caricaturas v dems actualidades.


PRIMA EXTRAORDINARIA
La Administracin ofrece una rebaja de 20 por 100, lo que reduce el costo de la"colec-
cin los precious de 26 francos 40 cntimos para la Francia y 28 francos 80 cntimos
para el extranjero, saber:
o10 A los actuales suscriptores que desen obtener la coleccin.
2 A los nuevos suscriptores por ao.
r

El franqueo correr a nuestro cargo y los pedidos deben venir

acompaados de una orden de pago en moneda francesa, dirigida
la Administracin: 20, rue Saint-Vincent-de-Paul.- PARIS.

NOTA. Advertimos que no se servir pedido ninguno de coleccin grtis.





LIBRERIA DE LA VY DE CH. BOURET

28, Rue Visconti. PARIS.

`iSnLTras o~bras rp>. i'licad S. s


Poetisas Americanas.-Coleccin de poesias coleccionadas, por Jos Domingo Corts.-
Edicin de gran lujo, empastada, propia para un regalo, 9 francos.
Antologa Colombiana. Colegida por Emiliano Isaza. 2 tomos, en tela con plans
de oro, 6 fr.
El Cura ce Favieres. Novela original de Jorge Ohnet. 1 tomo, la rstica, 3 fr.
empastado, 4 francos.
El Buen Mozo (Bel Ami).-Novela original de Guy de Maupassant, magnifica edicin
ilustrada. 1 tomo la rstica, 3 fr.; empastados, 4 fr.
Diccionario Francs-Espaol y Espaol-Francs. Por D. Gildo. Nueva edicin
enteramente refundida. 2 volmenes en 12; empastados, 10 fr.
Estela.- Novela original de Camilo Flammarion.- 1 tomo, la rstica, 3 fr.; empas-
tado, 4 fr.

Nota. La Administracin de La Repblica Cubana servir los pedidos que se le con-
fien, mediante pago adelantado de la obra y del franqueo y certificado correspondientes.


Dr. Roberto Trufley
ABOGADO.
Se encarga de toda clase de negocios judiciales y
extrajudiciales y tiene especial competencia en estos
asuntos de la Amrica del Sur, donde ha residido
largo tiempo.
42, rue La Bruyre, Paris.


Clicnia Oftaimolglica
DEL DR. FRANCISCO R. ARGILAGOS
Mdico Cirujano-Oculista
Operaciones en los ojos. Extraccin de cataratas.
Fridectomias. Fistulas lacrimales. Prtesis ocular y
colocacin perfect de ojos artificiales: determinacin
matemtica del vidrio que mejor convenga la vista
de cada paciente, &. Consultas grtis, en general, de
2 5 de la tarde.
Calle de Jess, entire Cuartel y California, Barrani-
quilla, COLOMBIA.

INSTITUTE

ESTRADA PALMA
de Ensaeanza Primaria y Secundaria
(FUNDADO EN I885.)
Trasladado este establecimiento un espacioso
edificio con notables mejoras, recibe nios y jvenes
de todas edades y nias de siete catorce aos.
Varios estudiantes de Hispano-Amrica se han
preparado en corto tiempo en este Instituto y han
ingresado con xito en la Universidad de Medicina
y en la de Cornell, Ithaca.
Para catlogos y dems pormenores dirigirse
Toms Estrada Palma.
Central Valley, Orange County, Nueva York.



ENAYO POLiTIGOS"

Por Rafael Serra

PRIMERA Y SEGUNDA SERIES

De venta en la Administracin de La Repblica
Cubana, en Paris, y en Nueva York en la Imprenta
Amrica, 284 Pearl. St., y en la Redaccin de La
Doctrina de Marti, 122 W. 33rd Street.
Primera series, 1 franco 25 ejemplar.
Segunda series, 2 francos 50

MANUEL ROMN
Agente de Peridicos y Libros
KEY WEST. Box 67. THOMAS 512
CAF ": EL CAMPESINO ", FRONT ST.

Cuba y Amrica. El Pais.
Cuba y Puerto Rico. El Liberal.
La Doctrina de Mart. El Imparcial.
La Repblica Cubana. El Nuevo Rgimen.
El Pabelln Cubano. Don Quijote.
Heraldo de Madrid. La AModa Elegante.
El Continente Americano.
Anales de la Guerra de Cuba, con preciosos re-
tratos al cromo y esplndilos mapas. Folletos, etc.


MORENO


MIEMBRO DE LA
AMERICAN ART SOCIETY
DE NUEVA YORK

No. 420, Quinta Avenida
Esquina la calle 38a.

Pone en conocimiento de las colonies espaola,
cubana hispano americana, que habiendo celebra-
do sociedad recientemente con Don Alejandro R.
Capote, cuyo cargo queda la parte administrative,
se han introducido grandes mejoras en su elegant
studio fotogrfico, sito en el No. 420, QUINTA
AVENIDA, y que deseando por pertenecer ellas
atraer su mayora nuestro studio, les ofrecen sus
servicios hacindoles una reduccin especial de
40 /. en los precious, garantizndoles el mismo ma-
terial y servicios que los que tuviesen que pagar
sus precious corrientes.
TAMBIEN queremos hacer saber que sta casa no
tiene conexin con ninguna otra de la ciudad donde
se usa el nombre MORENO.


Nuevo Boarding Cubano
DE -
Alfredo Du-Bouchet.

Se acaba de abrir en magnfica casa, con mplias
habitaciones, lujosos muebles y todo el comfort
modern, un nuevo boarding cubano. Asistencia
complete.
Cocina cubana, francesa y americana.
PRECIOUS MODERADOS.
249 TW. 25th STREET,
entire Sptima y Octava Avenidas.
NUEVA-YORK.
SE SIRVEN COMIDAS A DOMICILIO


___________ ___~_




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs