Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00070
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: May 6, 1897
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00070
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text












,n E


Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN sUSCRIPOIN EN FRANCIA
SPARS M dS D,,,m,,.
y Un ao, pago adelantado........". 20 fY. 22 fr-
20, Rue Saint-Vincent-de-Paul Ao o PARIS M ayo 6 de 1897 N m. 68 semestre, d. d....... fr. 11.50
Un trimestre, id. Id. ....... 6 fr. 6.50
Telgrafo : REPCUBAINE EN EL EXTERIOR
1SE PTT- B I C.A- ~L. L OS J'TTETT'"E S Un aflo, pago adelantado .................. 25 Ir.
Un semestre, id. id. ................... 13 fr.
No se devuelven los manuscritos NMERO SUELTO..... O fr. 25 eta.


CARTUCHO


or ms que hace ya tiempo
V un hirstridoi de nota demos-
tr q. que :s de las naves que-
madas p>.r aquel famoso ban-
dido llamado Hernn Corts,
S.-. no lue mis que una leyen-
.'.. ,.' lda llevada la historic co-
"';'.. ." n,, uinaj de tantas invectivas,
muy potica, mu; patriicia hasta muy sin-
gular; pero trmbicn alsi. completamente falsa,
pura creacin de los-espaf'oltes de aquellos tiempos,
quienes por lo visto' no eran menos farsantes ni
mentirosos que los de los tiempos presents; por
ms que aquella relacin de valor y de herosmo no
tenga nada de cierto repetimos r. sirvanos en este
moment de ejemplo para decir que Cnovas, ese
Corts de nuestra poca, al decretar para Cuba sus
intiles reforms, no lo hace porque lo cre de jus-
ticia, ni porque dese desagraviar los cubanos, sino
porque sabe-que la- prdida de la isla no se evita
asesinando;.criollos, y en la desesperacin de su
impotencia se ha visto forzado variar siquiera un
tanto su plan, haciendo un supremo esfuerzo con
el decreto de esas reforms; es decir, queinando las
naves de la monarqua espaola.
Asi como con la consult de Valeriano, bajo un
estado de sitio y en plena guerra, celebr elecciones
para diputados Cortes, con idntica, consult,
igual estado de sitio y la guerra ms poderosa que
entonces y much ms distant de ser venci-
da, quiere el soberbio ministry espaol engaar
los cubanos con el ofrecimiento de reformas,que no
son otra cosa que la ltima y la nica nueva trai-
cin que ha.podido hallar, despus de pasar muchas
y muy largas vigilias, como repugnante ave carni-
cera, all en'lo alto de ruinoso campanario, con el cor-
vo pico escondido entire las. ensangrentadas patas, las
plumas abandodadas al continue batir del viento y
al vertiginoso golpe de ala.de algn murcilago, y
puesta la negra intencin en los planes ms aviesos.
La misma prensa independiente de Espaa, al par
que con sobra de motivo declara que no tiene fe
ninguna en el resultado que Cnovas se promete al-
canzar, evidencia cunto de vicioso, de disparate y
de amaado encierra tal proyecto, segn puede
verse por estos prrafos que tomamos de un notable
articulo de El Nuevo Rgimen de Madrid:
Dislate es aplicar.slo unas cuantas provincias
una ley hecha y unas bases concebidas para toda
Cuba. Dislate mayor es aplicarlas provincias don-
de contina la guerra hasta el punto de absorber la
atencin del gobierno de la colonia y traer ocupada
la mayor parte de nuestras, tropas. Dislate es plan-
tear unas reforms de que hasta ahora se ha formu-
lado las bases, no los artculos. Dislate mayor es
querer ponerlas en prctica, cuando ni siquiera se
han conciliado y refundido en un slo cuerpo las dis-
posiciones de. 15 de Marzo y Ias de 4 de Febrero.
Dislate de los dislates es, por fin, instalar nuevas
instituciones, ya de suyo embrolladas y difciles, sin
desarrollarlas de modo que no quepan en su aplica-
cin vacilaciones ni dudas.
Nada decimos de lo disparatado que es poner
en ejecucin con el fin de terminar la guerra, refor-
mas que, aun siendo claras y armnicas, sabe todo
hombre medianamente pensador que no habrian de
bastar enflaquecerla, cuanto menos concluirla.
Por otra part, bueno es recorder un hecho de
much significacin ocurrido durante la guerra de


AL POETA MEJICANO RODRIGUEZ GALVN,

con motivo de una felicitacin dirigida al autor del drama caballeresco

El Conde Alarcos.


Vate del Anahuac, pues con tu lloro
Quisiste honrar mi desmayado drama,
Esa es la hoja mejor del lauro de oro
Que codicioso demand la fama,
El tierno corazn de la cubana
Pint no ms, si reparar quisiste
En aquella hermosura sevillana
Hija infeliz de mis ensueos, triste.
Tiernas son nuestras bellas; y este clima
Les da un.hablar simptico y save,
Que fcil entra en la espaola rima
Y al corazn introducirse sabe.
Que d deja marcada su sandalia
La vil esclavitud, mandan las bellas
Con ternura mayor, cmo en Italia,
Bajo un cielo pursimo de estrellas.
La causa.debe ser, y as redimen
La servidumbre en que las tristes andan,
Queen donde ms las hermosuras gimen,
Es donde ms las hermosuras mandan.


Yara, porque viene demostrar, ms que nada,
cun infructuosa ha de resultar la triquiuela cano-
vista:
En 1873, con el advenimiento de la Repblica en
Espaa, acontecimiento indudablemente de una im-
portancia muy capital, puesto que cambi en abso-
luto la faz political y la forma de gobierno en la pe-
ninsula y de la manera que poda ser ms simptica
los cubanos, entire el element espaiol de Cuba,
sobre todo en la Habana, operse repentinamente
un cambio radical. Ms, much ms que cuando el
destronamiento de Isabel II, los espaoles se dividie-
ron para former dos partidos. El Diario de la Ma-
rina, La Vo: de Cuba, La Constancia y El Moro
Muja, continuaron representando los reacciona-
rios, sean los espaoles que eran enemigos de la
Repblica, y La Legalidad (diario casi official, apo-
yado por el -capitn general Pieltain), El Tribuno
Espaol, La Repblica, Espaola, Jun Palamo y
La Unin, que defendian la Repblica, que aboga-
ban por las reforms ms mplias para Cuba y lla-
maban con los brazos abiertos los cubanos que
luchaban por la independencia. Se fundaron innu-
merables clubs, se hicieron muchas manifestaciones,
hubo libertad de la prensa, de reunin, de cultos y
hastase ampli el indulto, que como media preven-
tiva, aunque bien intil, siempre ha dado el gobierno
los insurrectos; pero la guerra de Cuba continue


(Ah! yo las amo; y si la lira ma
Su condicin amarga suavizara,
Amor y slo amor respirara
Mientras el corazn me palpitara.

Mas qu es la voz del vate? Eco perdido
De un ave triste en soledad horrenda ;
Pula el que made 31 pueblo embrutecido
Y plantar la ilustracin su.tienda.

Pero no buscar, como t dices,
Playa mejor en donde el libre goce
Y entire sus hijos nobles y felices
La santa independencia se alboroce.

Que aunque supe adorar por dicha mla
La Libertad augusta, pequeuelo,
Y siempre detest la Tirana
Como amo al sol, como bendigo al cielo;

Aunque aborrezco al mandarin malvado.
Que remachar mis grillos coadyuva,
Nunca comiendo el pan del emigrado
Pens cumplir con mi adorada Cuba.

i Hijo de Cuba soy I A ella me liga
Un destino potente, incontrastable;
Con ella voy, forzoso es que la siga
Por una senda dura agradable.

Con ella voy sin rmora ni traba,
Ya muerda el yugo la venganza vibre;
Con ella ir mientras la llore esclava,
Con ella ir cuando la cante libre.

Buscando el puerto en noche procelosa,
Puedo morir en la difcil va;
Mas siempre ir contigo, Cuba hermosa,
Y apoyado al timn espero el da.


*: ^ ^


cinco aos ms, sin que los revolucionarios creye-
ran ni aceptaran nada de lo que se les prometia.
Dgasenos ahora, si el present puede ser, siquiera
en algo, ms favorable para el triunfo de Espaa de
lo que fue cuando la Repblica. Estdiense ambas
situaciones, vanse las que ocupaban entonces y las
que hoy ocupan ambos contendientes, y se con-
vendr en que, con el actual proyecto de reforms,
el gobierno espaol' no hace ms que altmbrar su
derrota con el fogonazo de su ltimo cartucho.




BENJAMIN J. GUERRA


En los peridicos de los Estados Unidos nos he-
mos enterado de que por unanimidad ha sido ree-
lecto Tesorero del Partido Revolucionario Cubano,
nuestro distinguido amigo y compatriota el Sr. Ben-
jamn J. Guerra.
Reciba nuestra cordial enhorabuena el cubano
meritorio, en quien los sufragios de sus paisanos aca-
ban de reiterarle la alta y merecida estima en que le
tenemos todos.


; *


Con el ms vivo placer ofrecemos los lectores el
telegrama siguiente don que nos favorece nuestro
delegado en Paris el Dr. Betances, y el cual le fue
remitido por nuestro ministry plenipotenciario, Sr.
Estrada Palma:
Nueva York, Abril 29.
Carta reciente del general Gmez, declara que la
campaa de Weyler en las Villas ha sido un com-
pleto fiasco. Expresa su absolute confianza en el
triunfo de nuestra causa y reitera el propsito firme
de los cubanos-de no oir proposiciones de paz sino
bajo la base de independencia; que el brigadier
Jun Ducassi, sucesor interino del general Rius Ri-
vera, informa que las tropas su mando estn llenas
de ardor y fe, con abundantes iuniciones y seguros
de continuar la'campaa-con ventaja; -que el gene-
ral Alejandro Rodriguez derrot en las lomas de
Purgatorio (Habana) los espaoles, quienes per-
dieron 280 entire muertos, heridos y prisioneros, y
que el combat dur cinco horas; que en las pro-
vincias de Santiago de Cuba y Camagey dominant
casi por complete los cubanos; que los mismos tie-
nen en su poder el puerto de Banes, bien defendido
con torpedos; y por ltimo, que 200 voluntarios se
han pasado en Santiago de Cuba, con armas y mu-
niciones.
Weyler regres ayer la Habana, en silencio, des-
pus de pasar seis semanas en las Villas, sin haber
hecho otra cosa que asolar los campos, matar inde-
fensos labradores y concentrar families en las ciu-
dades para matarlas de hambre.







BONOS CUBANOS

Extractamos de The Journal, de Nueva York:
Los banqueros de Wall Street estn negociando
bonos de la Repblica de Cuba. William D. Mc-
Dowell, agent de bolsa que tiene sus oficinas en
S 16 y 121 Broad Street, est encargado de la venta, por
el Sr. Benjamin J. Guerra, Tesorero de la Repblica.
Las denominaciones son $1,ooo, $5oo, i oo, $50, $io
y $ 5. Los intereses son pagaderos semestralmente
al 6 por oo, y tanto stos como el principal en oro
americano. Se han vendido ya muchos miles de
pesos de las denominaciones altas al 5o por 1oo de
su valor nominal, pero las pequeas de $ 5 y $ io
se venden la par.
A esto aade nuestro colega Cuba y Puerto Rico:
Aconsejamos los simpatizadores de la noble
causa, que se apresuren comprar de estos bonos,
pues con ello la vez que hacen un favor Cuba,
realizan un buen negocio, pues la independencia
est ya asegurada.

*)i


~iI


EL LTIMO


no.


;\"~\53








MAYO 6, 1897.


PARA LOS HERIDOS CUBANOS

SUSCRIPCIN ABIERTA POR-


.^s^to ^^


15me Lista.

M-" T. P..........................
Don Isaac..........................
' Mr..Norrm........ ..... ..................
Mr. Martin................. .......
Una cubana... ................ ..
El hijo de un asesinado por el general
Concha.................. .........


Francos.
2.'oo
I.oo00
5o
So
5o
2.00

5.oo


Total....... ....... ... ,oo
STotal anterior.......... 1.067 05

Total general............. I.078.05

Nota. Los donativo deben enviarse al direc-
tor al administrator de La Repblica Cubana,
20, rue Saint Vincent de Paul, escribiendo con toda
claridad los nombres, apellidos, profesiones y can-
tidades, fin de evitar errors en las listas que pu-
blicamos. Todos los-donativos que figuran en la
lista que antecede han sido entregadosal Sr. Doctor
Betances, Delegado, del Gobierno Cubano en Paris,
y cuyo recibo -tenemos la disposicin de los
donantes. N. de la R.




DEL ((TIMES )


(14 Abril I897.) (i)
La carta de nuestro corresponsal especial en
Cuba, que publicamos, hoy, demuestra la situacin
de los negocios en esa desgraciada isla, justamente
en moments en que terminal la campaa de in-
vierno.
La estacin de las lluvias se aproxima rpida-
miente, y durante muchos meses ser impossible
emprender operaciones militares de alguna impor-
tancia.
Los hombres humans, cualquiera que sean sus
simpatas polticas, deben desear de todo corazn
que existan razones de peso en qu fundar la
esperanza de que un arreglo amistoso se celebre
entire los combatientes antes que la estacin de
buen tiempo permit de nuevo comenzar las hosti-'
lidades. Desgraciadamente, no existe ningn motivo
fundado para abrigar semejante esperanza.
Las operaciones de guerra durante la estacin que
acaba de termipar, han resultado indecisas como
las del ao pasado. Las armas espaolas han sido
favorecidas por la fortune ms de una vez; pero
nunca han alcanzado ninguna ventaja positive capaz
de quebrantar la Revolucin. Ni una sla provincial
parece estar en poder de las tropas espaolas; ni
siquiera la de Pinar del Rio, pesar de las afirma-
ciones oficiales de las autoridades, .declarando que
se haya pacificada.
Los centinelas avanzadas de los insurrectos
han sido vistos recientemente durante la noche, por
as calls de la capital de la provincia, al mismo
tiempo que las comunicaciones con la Habana se
efectuaban gracias que los trenes iban custodiados
con escoltas militares, no obstante lo cual, la mar-
cha se interrumpa ocasionalmente causa de la
voladura de un tren.
Se dice que el estado de la misma provincia de la
Habana y la mayor parte de las de Matanzas y Santa
Clara, no se encuentran en mejores condiciones que
la de Pinar del Ro, y que, en la parte Este de la
isla, en Puerto Principe y Santiago de Cuba, los
cubanos estn mejor fortificados que en el Oeste.
En ninguna parte, excepcin de las ciudades de
las costas y sus inmediaciones, son los espaoles
dueos del terreno. En todas parties de la isla donde
no mandan en absolute, estn expuestos ser
objeto de ataques inesperados y emboscadas. Ellos
han salido victoriosos en varias escaramuzas; pero
sus victorias no han sido de un carcter duradero.
Cuando los soldados se retiran, los revoluciona-
rios salen de sus escondites y .vuelven posesio-
narse del territorio, hasta que otra vez son sorpren-
didos por las tropas, bien logran atacar stas si
las hallan en condiciones de inferioridad.
La tenacidad y firmeza de carcter de los comba-
tientes por ambos lados, aleja toda esperanza de
concertar la paz. Es cierto que el gobierno espaol.
ha tenido el valor y el buen sentido de ofrecer los
-cubanos un proyecto de reforms muy extensas;
pero aun cuando dichas reforms sean tan extensas
d tiene por ambas parties con tanta resolucin, ha
aumentado la repugnancia la administracin espa-
ola, fuente origen de donde brot la rebelin.
Se nos asegura que los insurrectos estn resueltos

(i) Conforme prometimos la semana pasada, in-
sertamos ahora el important editorial del Times de
.Londres inspirado en la correspondencia de Cuba
publicada en el mismo nmero de dicho peridico,
fecha 14 del mes pasado. N. de la R.


combatir hasta romper el ltimo vnculo que los
une Espaa. Cada mes que pasa sin se que sofo-.
que la Revolucin, les da nimo infunde valor.
Los insurrectos se han mantenido firmes contra
todo el poder de Espaa ejercido sucesivamente por
dos generals espaoles durante dos aos; y como
al fin han visto que el estado de la Revolucin no
es hoy visiblemente peor que lo era despus de
haber alcanzado los espaoles sus primeros triun-
fos, juzgan que no hay motivo quejes impida conti-
nuar la lucha todo el tiempo que sea necesario,
combatiendo de la misma manera y con los mismos
recursos que hasta ahora lo han hecho.
Los cubanos saben lo que le cuesta Espaa
hacer la guerra, y confan en que, ms temprano
ms tarde, lograrn agotar las fuerzas de aqulla. Es
cierto que la prolongacin de la guerra implica de
hecho la devastacin de Cuba; pero los patriots,
en su estado actual de exaltacin de nimo, parece
que este factor nada les importa.
Los espaoles, por su. parte, demuestran persistir
en vencer la Revolucin cualquier costo para Cuba
y Espaa. Es de suponer que sus triunfos recientes
en Filipinas contribuyan estimularlos en sus
esfuerzos, en la creencia de poder alcanzar el mismo
xito en cualquier otra parte.
Se cre que las reforms contenidas en el proyecto
del primer ministry, son tan extensas como la opi-
nin popular en Espaa lo permit, y nada ms que
la necesidad visible podr inducir la nacin espa-
ola otorgar concesiones ms extensivas.
Nuestro corresponsal especial cre que el pueblo
espaol no conoce la verdera situacin en Cuba; es
muy possible que realmente sea as; pero hasta
que la verdad no se le ponga de manifiesto de una
manera tangible y urgente, de tal modo que no sea
possible abrigar ninguna esperanza, no consentirn
de buen grado en que desaparezca de entire sus ma-
nos, una de sus ltimas y ms importantes colo-
nias.
Slo la desesperacin podr resignarlos sopor-
tar semejante humillacin, y apesar de la terrible
tirantez de la guerra, cuyas consecuencias han so-
brellevado todas las classes del pueblo con tan ad-
mirable valor y paciencia, los espaoles no han per-
dido todas las esperanzas. Puede ser impoltico y
an quijotesco aferrarse con tanta tenacidad una
posesin tan ruinosa; pero las naciones, como los
individuos, no determinan siempre su conduct
inspirados por lo ms provechoso para ellos. Despus
de todo, el sentimiento es un factor important en
la poltica, y nosotros, como pueblo imperial, tene-
mos que reconocer que el sentimiento que impulsa
la nacin espaola mantener su gran posesin
en las Indias Occidentales, mientras tenga esperan-
zas de reconquistar sus derechos, es digno de una
raza antigua y valerosa.
Existe un tercer factor en la situacin, el cual
puede influir en la resolucin definitive de la con-
tienda. No es necesario atribuirle gran importancia
las recientes manifestaciones de Jingoismo en el
Senado de los Estados Unidos, respect los asun-
tos de Cuba; pero los hombres de Estado experi-
mentados, que dirigen los negocios de Espaa, de-
ben tener muy present que la iitiervencin ameri-
cana en los. asuntos de Cuba es una cosa ms que
possible. No hay duda que el seor Dupuy de Lme,
ministry de Espaa en Washington, con su silencio
y digna actitud, sabe tratar las maniobras provocati-
vas del Senador Morgan y sus amigos; pero los
hombres de Estado responsables, que su vez di-
rigen los negocios de la Unin Americana, no pue-
den ver con indiferencia la situacin de un pueblo
vecino y tan inmediato sus costas.
El President Cleveland, en el mes de Diciembre
pasado, fij con bastante claridad las anchas lneas
que deben servir de norma la poltica americana
respect Cuba, y recientemento nuestro correspon-
sal de Nueva York nos asegur que el Presidente
Mac-Kinley estima que por el moment no hall
ningn motivo para separarse de la senda trazada
por su predecessor.
Mr. Cleveland, en su mensaje, mostr sentimien-
tos de afectuosa amistad hacia Espaa, y por
buenas razones rehus reconocer la beligerancia de
los insurrectos. Pero indic con palabras graves
impresionables, que si la lucha en Cuba se prolon-
gaba demasiado sin resultados definitivos, sera de
la incumbencia del Poder Ejecutivo de los Estados
Unidos modificar su actitud en inters de sus ciuda-
danos. El gobierno americano desea con ansiedad
ver terminada la contienda en que sus sbditos es-
tn constantemente mezclados, lo cual se relaciona
seriamente con el comercio de la nacin, y la vez
impone deberes enojosos las fuerzas martimas
de la Repblica. Fundado en estas razones, entire
otras, Mr. Cleveland observa que No seria razo-
nable suponer que la actitud expectativa que hasta
ahora han observado los Estados Unidos, puede
mantenerse indefinidamente. Los americanos, de-
clara l, no pueden contemplar el conflict, < sin
considerar que siguiendo su curso los acontecimien-
tos, .ellos pueden encontrarse complicados en una
situacin tan normal, de tal naturaleza, que fije el
limited de su paciencia en espera de que Espaa ter-
mine su dispute. Cuando se llegue ste lmite,
aade, y la incapacidad de Espaa para conten-
der satisfactoriamente con la Revolucin sea evi-
dente, y se demuestre que su soberana en Cuba se


ha extinguido para todos los efectos de su legitima
existencia, y cuando la guerra degenere, haciendo
intil el sacrificio de vidas humans, entonces
-Sus obligaciones para con la soberana de Espaa
sern remplazadas por otras de elevado rden, que
ellos, no vacilarn en reconocer y ejecutar.
Este moment no ha llegado todavia, puede an
estar relativamente lejos; pero es evidence que cada
mes que pasa sin una vindicacin efectiva de la so-
berana de Espaa, aqul se aproxima. En caso
deque llegue, la misma Espaa debe comprender
que en un period muy breve, Cuba desaparecer
para siempre de su autoridad soberana.

-------.^ --------

DESMORALIZACIN

ESPAOLA


Nos escriben de Nueva York:

Es tal la situacin de los soldados espaoles,
quienes no se les paga hace much tiempo, que,
sin recursos para comprar algo con qu alimentarse,
entran en los.establecimientos y se opoderan de lo
que hallan.
El New York Journal del dia 12 de Abril, cuenta
que en Sancti Spritus han contestado los sol-
dados cuando les ha exigido el imported de lo que
tomaban :
Cobre Vd. al gobierno.
A qu grado alcanza ya la desmoralizacin de las
tropas espaoles, no necesitamos decirlo, despus de
las lneas que acaban de leerse; pero si podemos
preguntar: Qu crime no ha de esperarse de una
soldadesca que se muere de hambre?

*-------iBa~-.------

CARTA DE MADRID

Madrid, 2 de Mayo de 1897.
Sr. Director de La Repblica Cubana.
Pars.
Cuando los actos no estn de acuerdo con
los sentimientos, se impresionan las facultades to-
das y se escita de tal manera el sistema nevioso,
que es difcil en algunos casos, y en otros impo-
sible sobevivir ellos.
Decimos esto, al tener conocimiento de un hecho
muy .curioso, ocurrido ltimamente en esta capi-
tal, y que nos trae la memorial otros parecidos,
que revelan la necesidad que tiene todo cubano
de ajustar sus actos favor de la independencia de
nuestra patria, no tomando nunca parte, direct ni
indirecta, en manifestaciones en contra de la santa
causa.
Lo sucedido es como sigue: Un joven nombrado
Dionisio Alcal Galiano, cubano, estudiante de la
facultad de Derecho, fu invitado por .sus compa-
eros cooperar la manifestacin en honor
del hroe cipayo Cirujeda, instrument del asesi-
nato de muestro nunca olvidado general Maceo.
Alcal, joven sin experiencia, temiendo que si no
aceptaba el convite podia exitar las iras de sus ca-
maradas, acudi la manifestacin, presenciando el
asqueroso indigno espectculo de un pueblo que
festejaba al military que, por servir la mezquina
insaciable avaricia de Espaa, manch sus ga-
lones con la sangre de la victim ilustre.
Pero, como decamos al principio, el cuerpo no
soporta muchas veces todas las impresiones,
y sucedi lo que era de temer: Alcal, agol-
pndose en su memorial los recuerdos de su patria
legtima, la desgraciada Cuba, avergonzado de ha-
cer lo que haca, fuertemente impresionado al pen-
sar que su conduct no era noble, que no era aquel
el lugar donde deba estar un cubano, como he-
rido por un rayo, sucumbi, pagando as su crime
con la vida.
Lo que con el joven Alcal ha sucedido, no es
nuevo. En Cuba han ocurrido otros casos. Fran-
cisco Varona Murias, que reg con su sangre
la tierra de su patria, perteneci al partido espaol,
hasta que un da, en la Acera del Louvre de la Habana,
obrando por sbito impulso, comenz gritar: -
No puedo fingir ms; he sido aparentemente amigo
de los espaoles, por conveniencia, no por amor;
pero ya no puedo ni debo engalar mcs! Y arrojn-
dose sobre un grupo de espaoles, los amenaz
invit que respondieran sus insultos, cosa que
aquellos no aceptaron, bajo el pretexto de que estaba
borracho. Das despus, Varona se march la in-
surreccin, y sus compaeros de armas observaron
que su valor rayaba en la temeridad ms encreble.
Jos Mara Glvez, el jefe del Partido Autono-
mista, quien toda su vida ha dicho que sus simpa-
tas estaban por la insurreccin, el antiguo Quimbo
Habanero, corresponsal en la Habana de La Inde-
pendencia que dirigi en Nueva York Bellido de Luna,
el ex-deportado cubano, en fin, al entrar el ao pasa-
do en el Palacio de la Habana, en una manifesta-
cin que se haca en honor de Martinez Campos
para protestar contra la Revolucin Cubana, sin-
tise repentinamente atacado de una grave afeccin
cardiac, teniendo que ser conducido su morada.
Conocido el desenlance que tuvieron el espaio-


lismo por conveniencia por temor, de Varona y
Alcal, bien podemos preguntar: Cul ser el que
el destino le tenga preparado Glvez, y por aadi-
dura, al incalificable Montoro ?....
Hasta otra, le dice su compatriota y amigo.
Guanabacoa.

-------*---------

LO DE CIRUJEDA


No se consuela el que no quiere. No hay un espa-
ol que no se haya quedado ronco dndole ivas
al vencedor de Mlaceo, como dicen ellos, y' el pobre
hombre no se cansa de preguntar si realmente es
l quin le hacen todas esas ovaciones. Y la pre-
gunta tiene miga, pues ya es un secret voces que
el tal hroe por fuer;a ha salido de Cuba porque
Weyler le quit el mando de su column, por el des-
calabro que sufri muy cerca de Punta Brava el da
8 del pasado, habindose defendido diciendo que
La culpa la tena quien haba mandado subdividir
tanto las fuerzas . Weyler se puso hecho una furia
con semejante explicacin, y el desenlace ya lo sabe-
mos... Cirujeda para Espaa. Pero, para cubrir las
apariencias, porque el hroe tena que seguir siendo
hroe, el gobierno ha creado para l la plaza de ayu-
dante honorario de S. M., y el pastel qued perfecta-
mente arreglado. Ah, farsantes i Cundo cesarn de
mentir! Todo es comedia en esa segunda Turqua.

--------- C----~------






Pregona el descarado Valeriano la pacificacii
de Cuba. Hay que tratar todo trance de hacer un
emprstito, y es preciso engaar no slo la opinion
pblica, sino hasta los'mismos banqueros : de eso
necesita el gobierno espaol en su agona en Cuba,
y Valeriano, al fin, no es ms que el corneta de rde-
nes de Cnovas. Pero llega una carta cualquiera
que no sea de gobierno, y pronto Se hace luz y se ve
perfectamente surgir la realidad de los aconteci-
mientos.
Asi sucede hoy con las operaciones que tuvieron
lugar en las Villas en la primera decena de Mrzo:.vo-
ciferaron los genzaros, su gobierno y sus peridicos,
que el triunfo haba sido de ellos y que esa victoria
aseguraba la pacificacin de aquellas provincias
occidentales; pero los fragments que copiamos del
diario de campaa de nuestro querido amigo el
coronel del Ejrcito Libertador, Dr. Valds Domn-
guez, ponen al lector al corriente del verdadero
estado de las Villas en aquellos dias:
EL COMBAT EN SANTA TERESA
Sancti Spritus, Marlo 8.
Como las tres de la tarde los exploradores y las
candelas que se vean por el monte, indicaban que
el enemigo vena hacia Santa Teresa; nos prepara-
mos y montamos. El general Gmez orden esperar
en el campamento nuevas noticias. Entre las cuatro
y media y las cinco los tenamos casi tiro. Con
toda la fuerza fuimos una loma desde la que ya se
les vea: la infantera y la caballeria enemigas venan
avanzando en batalla, pero muy lentamente. A la voz
de nuestro jefe, desplegronse nuestras fuerzas : al to-
que de corneta nos adelantamos, y al avanzar haca-
mos certeras descargas : los espaoles retrocedieron
precipitadamente, y la infantera busc en las caa-
das posiciones para empezar el fuego. Nosotros,
apesar de las descargas enemigas, avanzbamos;
mientras tanto, las dos piezas de artilleria emplazadas
en la loma nos hicieron ms de dieziseis disparos:
las bombas estallaban nuestros pis. La noche
vena y los espaoles buscaban en la obscuridad de
los montes lugar para ocultar sus deseos infames:
habamos llegado al campo ocupado por ellos y en-
tonces suspendimos el fuego y por la derecha desfila-
mos y luego acampamos menos de media milla y
la vista de los fuegos del enemigo.
Alegres nos reunimos para celebrar la fiesta, que
es siempre da de content aquel en que se le puede
dar duro los godos. Y la cena fu fraternal.
Maro 9.
........ .... .. ... .... .. ........ ... . ......
......Y las seis de la maana ya estbamos en el
mismo lugar en donde peleamos aver, y vimos de
nuevo la nutrida fila de infants y la caballera, que
se mova recelosa, y la artillera que estaba emplazada
en la loma. La fila se acercaba y con el sol surgan
de los montes hombres armados. Venan, como
ayer, sobre nosotros, y nosotros los esperbamos
desplegados, en nuestros puestos, decididos la
muerte y con bastante aliento valeroso en nuestras
almas para ir ella sin temor. Y como ayer, avanza-
mos y nuestra manera de cargar les debi hacer en-
tender que no poda detenernos ninguna considera-
cin ruin. Hubo un moment de ansiedad, y fu
aquel en que el general Gmez, machete en mano,
gan un barranco y marc6 unirse unos oficiales,
ayudantes de campo suyos, que ocupaban por la
izquierda, al frente de un grupo de la escolta, una
loma; al seguirlo en ese movimiento o que lguien
me deca:
Coronel, no me deje; me han herido esos ca-
nallas!
Era Manuel Pinto, mi fiel ayudante, mi queridsimo


la~.e~o~a C~j~,~i;n~~







MAYO 6, 1897,


compaiero y mi hermano siempre carioso: corr
su lado, lo sostuve sobre el caballo; l, valiente-
mente, se repuso, tena atravesado el pulmn, pero
su entereza lo sostena erguido sobre su noble caballo
oriental, tambin herido por otra bala. Lo acompa
hasta el lugar por dond debamos retirarnos, y en
el largo trayecto que tuve que recorrer con mi herido
el fuego era incesante y se sucedan sin intervalo las
descargas de Maser. Cuando iba con Pinto, vi un
hombre muerto y al corneta que valientemente estaba
desmontado y se dispona, ayudado por otros, re-
cojer al compaero: el que haba caido al lado del
General era el simptico norteamericano Mr. Crosby.
Deseoso de poner- Pinto fuera de las balas espao-
las, llegu pronto con l donde estaba la Sanidad:
los esputos de sangre y la palidez de su semblante
me hicieron dolerme del estado de mi amigo. Lo dej
all al cuidado de un compaero y volv al combat:
en aquel moment mataron el caballo que montaba
el general Gmez, y ste caa para erguirse luego ms
altivo y fuerte y seguir mandando en aquella hermosa
pelea, en la que con, un puado de hombres domi-
namos una column de ms de 3.ooo espaoles de
todas las armas. Da memorable ser para nosotros
ste, y para los espaoles tambien ser da de ejem-
plo.
En rden nos retiramos. Ayer y hoy slo hemos
tenido 7 bajas y 4 caballos muertos.
En la march nos detuvimos para dar sepultura
Crosby. Con pena acompaamos todos al cama-
rada de pocos das, pero al que ya habamos apren-
dido estimar. Lleg Crosby nuestro campamento,
no como simpatizador d nuestra causa, sino como
atento observador que quera hacer llegar la Liga
Cubana-Americana, la que representaba entire
nosotros, sus juicios y apreciaciones. Y yo fui su
amigo desde el primer da, porque descubr en su
alma graidezas y supe por sus labios que haba sido
amigo de Mart y que la f en sus virtudes y sus
exhortaciones en favor de nuestra causa eran las
razones que lo haban trado aqu para poder llevar
los suyos apreciaciones imparciales que borraran
por complete algunos falsos supuestos, admitidos
algunos con perjuicio nuestro por personas
importantes de los Estados Unidos.

LOS FUERTES DE PAREDES
Mar o io.
................. ............................ .
March anoche al poblado de Paredes el briga-
dier Jos Miguel Gmez, con 70 hombres del Regi-
miento Mximo Gme,, 16 de infantera v su redu-
cida escolta. Dispuso que, divididos en grupos y pie
tierra todos, entraran por distintas direcciones,
ordenando los jefes de los diversos grupos el asalto
inmediato de los fuertes y la misma hora conve-
nida de antemano. Fu tanta la resolucin de los
soldados del valeroso brigadier Gmez, que llegado
el moment lanzronse sobre las cercas de alambre
picndolas y pasando por ellas hasta ganar las aspi-
lleras.
Uno de los fuertes de los tres que tena el pueblo,
protegido por alambres, fosos, etc., se tom viva
fuerza, derribando la gente las puertas y ocupndolo.
Otro fu evacuado por su guarnicin, que gracias
una salida falsa que no conocan los prcticos, pudo
huir al fuerte restante, dejando hasta un soldado en-
fermo abandonado.
Ocupronse 8 Maser y 3,ooo tiros Maser, ha-
cindoseles 16 muertos y 2 prisioneros, que fueron
puestos en libertad. Se cogieron, adems, efectos,
ropa, etc..
El asalto de este poblado con la toma de dos de
sus fuertes, tiene hoy gran importancia, porque est
situado tres leguas de Sancti Spiritus, sobre la
lnea frrea, y una legua de Guasimal, donde se
encontraba Armin con su column, y donde
claro se oa el fuego: en el Jbaro, retaguardia,
haba tambin otra column.
Cuando el miserable Weyler dice que las Villas
estn pacificadas, hechos como ste deben apun-
tarse.
Ya los peridicos de Sancti Spiritus confiesan la
paliza.


---------- --------


200.000, MENOS 160.000


El corresponsal en Madrid de La Vow de Guipi -
coa, publicacin la ms important de San Sebas-
tin, telegrafa dicho peridico con fecha Abril 29
la siguiente declaracin hecha por el coronel Ciru-
jeda:
De los 200,000 soldados del ejrcito de
Cuba, no hay realmente disponibles ms que
40,000. En los hospitals pasan revista men-
sual ms de 50,000; otros estn afectos ser-
vicio de guardias 6 de oficinas, 6 se hallan en-
fermos fuera de los hospitals:
Y es con esos 40,000 biarros, cobardemente en-
cerrados en las fortalezas, con los que piensa Espaa
vencer los patriots cubanos? Puede la nacin
regida por el decrpito cuanto perverso malagueo,
prepararse enviar la gran Antilla doscientos mil
medio milln ms de infelices labriegos disfraza-


dos de militares; que ni ellos, ni todos los que figu-
ran en el censo de la poblacin espaola, podrn
evitar lo inevitable: la independencia de Cuba.
Lluevan millares y millares de godos sobre la ar-
chi-conculcada Antilla, que, aunque menor el n-
mero de los cubanos, de Fabius Cunctator han
aprendido el modo de aniquilar esos modernos
cartagineses.
Suspendidos de las nubes habrn de career estos
-los libertadores de Cuba, como pens Anibal de las
huestes del fundador de la tctica fabiana. Y aunque
se despueble la Cartago modern que irrigan el0
Manzanares, Ebro, Guadalquivir, Guadiana, etc.,
enviando sus hijos Cuba en ella han de encontrar
Zam en que sepultarse.
Y cuando presintiendo el fracaso, se lance pro-
mulgar las reforms que cacarea desde hace algunos
meses, sepa Espaa que ha tiempo que su fides
pnica es harto conocida por los patriots cubanos.
En vano intent fabricar un nuevo Zanjn desde
que los hijos de la Gran Antilla le preparan otro
Ayacucho.

^^W^, .


CHOTEO-
CHOTEO


Mientras The Times, de Lndres, declara que la
dominacin espaola en Cuba tiene los dias conta-
dos, el titulado general Weyler da oficialmente por
pacificada la isla.
Como quiera que los ilusos no escasean, conviene
que se sepa que nunca ha tenido la Revolucin
ms vigor que ahora. Slo Calixto Garca cuenta
con un ejrcito de 20,000 hombres bien armados y
disciplinados.
Weyler, hasta ahora, ha ido de derrota en derrota,
pues hasta los mismos espaoles atribuyen la
muerte de Maceo y la capture de Rius Rivera al
azar, digase Providencia, en lenguaje mstico.
Qu victoria han alcanzado los espaoles que,
en rigor, pueda desviar el curso de la campaa?
La muerte de nuestros jefes, si bien harto lamen-
table, no influye tan poderosamente en la guerra,
por que nuestros jefes, la inversa de los jefes espa-
oles, combaten siempre al frente de sus fuerzas.
En estas guerras de independencia, por otra parte,
no hay jefes insustituibles, y la prueba la tenemos
en que la Revolucin avanza triunfante, pesar de
los valiosos caudillos que han muerto.
Pero eso de la pacificacin de Weyler, tiene su
intrngulis y el Heraldo .de Madrid nos lo da en
las palabras siguientes:
Cnovas ha puesto la soberana de Espaa en
Cuba en manos de Mac Kinley.
El jefe del gobierno ha ofrecido al president de
los Estados Unidos, no el rgimen que se determine
por las reforms ya publicadas, sino uno ms am-
plio, que llega hasta la autonoma del Canad, siem-
pre que Mac Kinley logre la paz deponiendo los re-
beldes las armas. (Cualsiquier da.)
Creyeron que daran resultado las gestiones que
se hicieran con la junta, y porque lo creyeron, se
di por un personaje conservador la seguridad de
que la paz se hara antes del 15 de este mes.
(iGuasn!)
Se equivoc este personaje, porque fracasaron
las tentivas. (Claro.) La junta se manifest contraria
la aceptacin de todo lo que se le ofreca, sin
reparar en el valor del ofrecimiento, y sus indi-
viduos y su prensa arreciaron en su actitud beli-
cosa .
Ya no se habla de la ltima peseta ni del ltimo
soldado. A la fuerza ahorcan.
Y concluye el Heraldo :
Este fracaso no hizo desistir del propsito. Lo
que no se consigui con la junta va intentarlo
Mac Kinley con los insurrectos en armas, y de aqu
surgi la designacin de su intimo amigo Mr. Day
para que vaya Cuba con el pretexto de informar al
president del verdadero estado de la situacin.
Como hay que salvar el honor, (Culo?) al
viaje de mister Day deba preceder un resultado
positive en las operaciones, y como ste ya se ha
producido con la pacificacin official de las Villas,
(ij! ij!) saldr el emisarioyankee para la Habana.
(A la Habana me voy, te lo vengo decir....)
La prueba de esto la tendremos pronto, pues
aseguro, segua diciendo, que Mr. Day se perder
los dos das de llegar la capital de la Gran
Antilla.
Y si no fuera el tal emisario ?
Entonces es que habrfracasado esa segunda
parte antes de emprender el viaje; pero de estas
dudas saldremos pronto, porque el Sr. Cnovas
quiere que todo .esto vaya con prisa, porque del
resultado dependent las determinaciones de gobierno
que habr de tomar .
Con franqueza: todo esto no est anunciando que.
la agona del gobierno espaol ya va llegando al
hipo, al jipio, que dicen en Andaluca?
SNi los leos!


Por todo Madrid han circulado con profusion unas
aleluyas ilustradas contra los cubanos.


Vanse algunas :
Cobarde para luchar,
la destruccin necesita;
por eso con dinamita
hace los puentes volar.
Del batey la cabaa,
cuanto encuentra en un ingenio
hace arder... Es much genio!
S Es much hazaa su hazaa!
Pero si un soldado asoma
y los viajeros defiende,
el mambi la fuga emprende
y no para hasta la loma.
Echas, godo, esas bravatas
donde nadie te acomete,
que cuando ves el machete
te pones en cuatro patas
llorando como un zoquete.


T valiente! Qu ilusin!
iSi tu historic es una mengua!
Ese valor de len
Lo tienes slo en la lengua.
Con los cubanos no puedes,
con los tagalos tampoco;,
el yankee te vuelve loco
y cuanto te exige, cedes.
Dnde est el arrojo, pues,
de que te jactas mintiendo!
Pues lo tienes en los pis,
y lo revelas corriendo
cuando apurado te ves.


Espaa ser una gran nacin, segn dice Castelar,
alias, Papa Suave.
Pero acabo de leer en un folleto, recientemente
publicado en Madrid :
Espaa, el pas del bacn y de la mitra.
i Tapa, tapa!

Del Heraldo :
El arte de la guerra redcese hacer al enemigo
much dao, recibiendo de l el menos possible. *>
Plagio de Molire, que dijo:
El arte de la esgrima consiste en dar y no
recibir.
Y aade el papel madrileo:
Pero la de Cuba la.entendemos al revs, pues
la hacemos de modo que nuestro slo propsito
parece ser el de sufrir cuanto mal podamos.
ms claro, por que este Reparaz describe con
las pis: en Cuba nos estn cascando las liendres de
firme.
Y sigue:
Los que en la Gran Antilla nos combaten valen
muy poco.
SHombre, hombre!
i Qu confesin la que hacis!
Poco valdrmos nosotros,
Ms... menos valis vosotros,
Puesto que no nos vencis.


Tambin del Heraldo :
Mucho podr contra el vmito una buena. cam-
paa higinica. Contra los efectos de otras dolencias
que en Cuba diezman el ejrcito, lo nico eficaz, en
definitive, es la repatriacin.
Eso; vulvanse casa, que llueve.
Reparaz, metido patlogo. Se refiere los solda-
dos que estn en Cuba :
Slo con mirarlos se les conoce. El color terroso
de la piel, la falta de color de las mucosas y la hin-
chazn de los pies estn pregonando el mal: un mal
que slo en la peninsula puede curarse.
Qu mal es se? La sicotoidea. Si, slo en Es-
paa puede curarse. Es decir, curarse, no; hacerse
crnica. Como que lo es.
Segn Reparaz:
Hay que hacer la repatriacin en seguida y en
grande.
Bueno, no me opongo. Sobre todo, si es esa la
forma de que V.V. se valen para no confesar la
ms espantosa derrota que ojos humans vieron.
Bajo el nombre de repatriacin quieren ocultar
esta frase : A largarse tocan.
i Abur, y buen viaje !
Grito de Yara.

----------*--------

CARTA DE TAMPA


Tampa, 15 de Abril de 1897.
Sr. Director de La Repblica Cubana.
Paris.
Dos seoritas de Matanzas, Maria Teresa Armas y
Otilia Maravet y Armas, han llegado de la Habana.
Estuvieron encerradas en el Vivac por rden del co-
chino Valeriano, en ese lugar destinado la gente
de mal vivir y criminals. Tal conduct observada
con personas dignas de toda consideracin, tuvo por
objeto humillarlas y degradarlas, slo por ser na-
cidas en Cuba; pero eso es nature en el cobarde
Weyler, porque cobarde es quien dirige sus ataques
y su furia contra mujeres, y ms, mujeres. dignas'jy
honradas.
El io de Abril, que tan_ gloriosos; recuerdos en-


cierra en la historic de Cuba, no pas de una ma-
nera inadvertida para esta emigracin. Celebrronse
veladas patriticas en Cspedes Hall y en el Liceo
Cubano. Este ltimo con double motivo, por cum-
plirse tambin ese dia el 7" ao de su fundacin.
En la fiesta del Liceo, se di cuenta del resultado
de las elecciones para Tesorero del Partido, reci-
bindose con grandes muestras de aprobacin, la
noticia de que el Sr. Benjamin J. Guerra haba sido
reelecto.
En estos ltimos das nos han visitado los distin-
guidos jefes cubanos Dr. Castillo Duany, Lechuga y
Mndez.
Su amigo y compatriota.
E.C.


LA OPINION EN ESPAA


El Diluvio, Barcelona: Pini, el clebre Pini, ha
venido consolar los espaoles de sus tristezas
por las guerras. Y si no esto, distraer los ocios
de los que todava no han tenido tiempo de entris-
tecerse por las guerras. Qu hermoso espectculo
el de ayer! exclama El Democrtico Liberal. Lo
ms elegant, lo ms lucido, lo ms valioso, lo ms
encopetado del todo Madrid que vale, estaba
ayer en el circo pelotari. Quin piensa en las gue-
rras ? Quin se preocupa de esos cien mil enfermos
que nos devuelve la manigua despus de haberse
quedado con una buena parte para abono del pl-
tono? El noble arte de la esgrima (es otra vez El
Liberal el que habla), la sublime destreza de los
que manejaban el sable, la imponderable elegancia
de los que tomaron parte en los asaltos, hizo olvidar
nuestras desgracias por unas cuantas horas. Y el
pblico, es claro, ese pblico elegant, valioso, en-
copetado y lucido, tuvo por fuerza que hacer una
estruendosa ovacin los heroes de tanta maravilla.
(La de tirar el sable.) Lstima que no diga el peri-
dico que aludimos, que tambien era inteligente este
pblico. Porque es lo que faltaba. Pero ya lo ser
con el tiempo, si es que los espectculos estos se
generalizan y se repiten. Inteligente, por supuesto,
en el divino arte de la esgrima, que' es el non-plus-
ultra de la sabidura y del progress.
Convengamos en que no est tan perdida la na-
nacin espaola como ciertos pesimistas aseguran;
convengamos en que el pueblo de Madrid no anda
tan la cola de lacivilizacin, como ciertas gentes
se complacen en afirmar;,que an hay patria. Nos
queda la patria de lo select.
Nada; lo que diga Weyler. Si l conteta que ya,
el planteamiento de las reforms no sehar esperar.
Mas si dice que no, habr que aguardar hasta que
Weyler lo indique. Y de esa otra negociacin que
se lleva por Dupuy de Ldme en Washington, qu
hay ? Quiere usted, seor don Antonio, sacarnos
de duda? iOh! de eso no hay nada de lo que
dicen los peridicos. Cierto que el gobierno desea la
paz. (Pues podia no desearla!) Cierto que .el go-
bierno tiene ahora grandes esperanzas (Pero, ha
dejado de tenerlas alguna vez?); y cierto que ya est
al hacerse la paz. Pero es porque al gobierno le
consta, por las cartas que recibe del general en jefe,
que los insurrectos estn desalentados, sin elemen-
'tos de gerra ni de boca, y en aptitud de someterse.
Pero i Cnovas de nuestros pecados! si eso fuera
as, hablarian como hablan los despachos de Cayo
Hueso? Si de la guerra lo esperara el gobierno todo,
y esta guerra creyera que es la sla eficaz, estaran
suspendidas las operaciones, y Mximo Gmez sin
ser perseguido, la vista casi del cuartel general? Si
tal es la creencia de usted, don Antonio, por qu
La Epoca se viene con misterios, para que el mundo
crea en las negociaciones?por qu Sandoval va
los Estados Unidos, para que la prensa de all diga
que hay tratos? y por qu La Correspondencia
asegura que con un poco de habilidad (lase unos
cuantos millones) se podra reduccir la junta revo-
lucionaria, para enseguida contar con que el mismo
hbil resort d frutos tocado cerca de los insu-
rrectos?
iOh, yo no s nada de eso! exclama el seor C-
novas. El gobierno es ageno todo cuanto se dice.
Este lo aguarda todo de la accin del general Wey-
ler... Y de esta monserga no salimos. Se ha me-
diado el mes de Abril, y estamos como principios
de ao. Se echa encima la estacin de las lluvias, y
como si no hubiramos tenido estacin seca. Se
haba dicho que eran necesarias las Crtes para ar-
bitrar recursos, y el ministry de Hacienda ha encon-
trado manera de hacerse con otros doscientos millo-
nes prximamente sin necesidad del Parlamento.
Pero qu es esto?... Pues esto es que aqu no queda
ya otro recurso que esperar pacientemente la cats-
trofe como desenlace. Esto es que Cnovas se ha
puesto por montera la nacin; y que unas veces
,con un recurso, otras veces con otro, nos segnir'
engaando hasta que llegue el golpe final. La na-
cin entretanto esperando... ver en qu para esto,
como el fraile del cuento.
Si este aguardar eterno no es de lo ms estpido,
qu es, Seor?
Perolo de Filipinas ,est ya concluido, y esto es
un conrsuelo, dicen ciertos politicos. -- Ahl pero,
est ya concluido? Pues -entonces felicitmonos,
que algo es algo-. Hombre! Tanto como aca-


- \ 11 k 11- W\ k, i);u% i 1






MAYO 6, 1897.


bado por complete no est contestan los minis-
teriales; pero es cas. :: mismo; porque ya no
quedan ms que .parti:-a' i:rs!i. :..s. ;Varn>s
como en Cubal Y estas partidas entran en las po-
blaciones y se llevan secuestrados por docenas los
habitantes ricos! Y estas partidas siguen dueas de
nueve poblaciones de las veinte en que se. divide la
provincia de Cavite! Y estas partidas. cuentan to-
dava, pesar de los miles' de presentados de que
hablan los parties oficiales, con unos .60,oo0 insu-
rrectos; segn clculos de La Correspondencia! Y
Fiestas partidas obligan Lachambre que subdi-
vida en cinco brigadas las fuerzas de que dispone
para que sigan estas brigadas guerreando en los alre-
dedores de los fuertes tomados, porque stos estn
amenazados de los ataques enemigos Y i esto se
llama estar ya terminada la insurreccin tagala!...
Pues, por vida del diablo, que en Espaa no va-
mos jams saber qu atenernos 1
Es decir, saber lo sabemos ya. Porque va resul-
tando evidence de toda evidencia, que nuestro mal,
este de las guerras que nos trabajan, acabar, por el
camino que llevamos, cuando se haya hundido la
patria. R.



GRABADO DE LA EDICION FRANCESA

Cubanos conduciendo un herido.
Un corresponsal de un diario de los Estados
Unidos, ha tenido la feliz idea de copiar del natural
la conducci6n de un herido del Ejrcito Cubano,
perteneciente una extrema avanzada, y donde no
habiendo ambulancia ninguna, pronto hallaron dos
soldados el medio de llevarlo al hospital de sangre,.
de la manera ms cmoda possible, segn se ve en el,
grabado que publicamos.
Esto demostrar- los. lectores, cmo los cubanos
improvisan recursos cada vez quede ellos necesitan,
y como eso basta para considerar que, pueblo que
la decision de ser libre une el conocimiento prc-
tico de los medios de que en una situacin cual-
quiera puede necesitar, tiene seguramente la certeza
de llegar al triunfo de la causa porque lucha.

0 *


Un peridico espaol de Venezuela, dice que
los venezolanos aman Espaa hasta defenderla
con las armas.-
Pues oiga una historic.
Cierta vez, en un banquet en Puerto Rico,
haba un venezolano, voluntario espaol, quien
se empe en que el conocido repentista Belisa-
rio del Valle dijera algo.
Este, elevando su. copa y gritando iBomba!
dijo:
Si Bolvar resucita
Y voluntario te ve,
Te levanta la levita
Y te pega un puntapi.
Y no olviden la historic cuantos americanos
necesiten de su enseanza.


Telegrama de Nueva York Espaa :
Mister Calon marchar en breve la Habana; y
del resultado de sus gestiones depender la actitud
que haya de seguir el president (Mac Kinley) con
respect Espaa.
Recuerdan que Mac Kinley declar que sera
enrgico en la defense de sus sbditas, y como el
asesinato del Dr. Ruz es cada da ms evidente...
Vamos, que se ponen el parche en previsin
del grano.


Los diarios de Espaa no estn de acuerdo al
anunciar el fallecimiento del patriota cubano
Sr. Mximo Mora.
Antonio, le llama uno; otro dice que era
sastre; un tercero, que lo cre sbdito ingls.


i Cunto disp".riacr!
Pero en lo que no se han equivocado, es en
recorder que Espaa tuvo que pagar al Sr. Mora
un milln y medio de pesos.
Y cunto les duele, no el recuerdo, sino los
pesos!


Ya lleg Espaa el hroe gallego, y ya han
tenido los peridicos con qu llenar columns.
Veamos algo de lo que cuentan :
Estuvo el coronel Cirujeda de operaciones hasta
el dia 5 del actual, (Abril) en que fu llamado la
Habana por el general marqus de Ahumada, no
enterndose hasta aquel moment de que se le des-
tinaba la peninsula.
Por todo esto que se dice,
Se ve claramente al fin,
Que Espaa me lo mandaron
Como si fuera barril.

Continuemos:
Al pasar por frente al mercado de San Miguel en
la calle Mayor, una vendedora de flores le di6 un


ramo de claveles decindole:-- Estos para que se
los enve usted Maceo.
A la baturra salvaje
Que eso dijo, se desprecia;
Pero que un muerto profane
Un escritor, da vergenza
Por lo vil y lo cobarde.

Y aqu viene la ltima:
Lleva un'reloj y un colgante de oro y brillantes en
forma de cruz, y perteneci la madre del difunto
joven hijo de Mximo Gmez.
Seora de Cirujeda,
Si Vd., madre de ese Gmez,
Esta noticia leyera,
No deseara en sus manos
Tener tan sagradas prendas,
En vez de considerar
Que son un botn de guerra?


Las Novedades de Nueva York; por supuesto,
que hablando de los revolucionarios :
Cunto ms prctico, humanitario, y honroso,


COLECCIONES
DE







Participamos al pblico que tenemos de venta colecciones de
!^; ,, comprendiendo el primer ao, al precio de 33
francos para la Francia y 36 para el extranjero.
En este peridico ilustrado, que es el nico rgano cubano en
Europa, hallar el lector la informacin ms exacta y complete
respect la historic de la guerra de Cuba.

El precio del franqueo correr cargo de la Administracin.
Los pedidos deben venir acompaados de un mandato postal y
dirigido al Administrador-Gerente, 20, rue Saint-Vincent-de-
Paul, PARIS. __
NOTA.-La Administracin advierte que no servir pedido ninguno de coleccin girtis.



l adies do uaE~zE R
SHY DRO PISIE J'=.o,
Tritemaent et Gudrison eans poaction paw te LV WCgf($]ggg.WKuW
I E. qlques journ lea battementa du aour, Iea plplitatUte, r.l~T wdea .m t t(
oerpo| i arparalaset nt ntirement, l aommell redeviet palelbla *t la rsapilrau emawls
S Demander l'interessante Brochure accompagneedes attestations, envoyee franO
a Loute demand adresse au ar NOBLET, ~o, Zue Osaite-Anna, art.o
pmuluea wMs launl de SA 5b.et p rrespondance.- suoo conrTANTe *T oBrTAInim



DIAMANTS DE BLUE
Inv nvteur des Diamantf quf portent son nom
IHfllO nIO. 9, Boxlevarx' des IXtaliens.
.MAlN A PA RIS' 9 9, Boilevard de Sebastopol.
& ICE0, 19, Avenue de' la Gare.
SUCCESSEUR DE I. ~E'R'IREIN- E'I
O 0 VIQWYa, 1r. Lucas. 13, r. St-Ferreol, MAR.SE-ILLE-
DEMANDER CATALOGUES ILLUSTIRE OR 25F


Mdallle d'Argent, Exposition Paris 1889.



pondre de Riz speolale
PRPAR E AU BISMUTB
Par CEI' '- FA."' Parfumeur
PARIS, 9, Rue de la Paix, 9, PARIS




CHOCOLATE FLIX POTIN
LE PLUS AVANTAGUX
Na 1i/2 KIL1.30 N2 2 KIL0.50 -. N 12 K iL01.60
A Paris, 103, Boulevard Sebastopol 6t Bonlevard Malesherbes, 47. En Province clez tous les Epiclers.


rux, Rhumns, erippe, Bronchites, Catarrhes,B aux de orge, G.
Calmd im mdiatemenat et GCori.a n M O.If de 48 ZTRES l8 par les


A Isa SF dea PIN a% LACTTUCABrTjM et a Ia COD
100.000 LETTRESDE FLICITATIONS DE MDECINS ET DE MALADES
1 fr. o0 la Bolle dans toutees le Parmacles.
Z a tr le Cachet ea tarOa coalear rt l Slgnatu~vnu BRACHAT et Dr PILLB


cunto ms cubano no ser que se acojan la lega-
lidad que les ofrece Espaa...
Con que prctico, humanitario, honroso,
cubano? Y esto lo dice nada menos que Las
Novedades, cuyo director y primer redactor se
dijeron en 1875 tantas verdades, que ambos
deban estar en presdio.
i Qu osada !
Por qu ser que los bribones ms consuma-
dos, son los que ms hablan de honradez, etc.?


SELLOS CUBANOS

Ponemos en conocimiento de nuestros lectores,
que contina de venta la coleccin de sellos de la
Repblica Cubana, en la Administracin de este
peridico, 20, rue Saint-Vincent-de-Paul.
La componen cuatro de diferentes colors, pero
de dibujo igual il y 25 centavos.
la reproduc- Sabemos, ade-
cin que pre- ms, que circu-
sentamos. "lan por el co-
Dichos sellos rreo de Fran-
son de 2, 5, 10 cia. Por ltimo,
advertimos que las, rdenes deben venir acom-
paadas de su imported, y que el precio de la
coleccin, incluyendo el franqueo, es de dos
francos cincuenta cntimos.
NOTA. NO se admiten en pago,otros sellos
que los franceses.


Mme Rodier-Gires



CORSETS sur MEASURE

7, Rue Saint-Lazare, PARIS


ENGLISH SPOKEN .


MIvdaille l' Exposition c.'Hygine
POUR LULGANCE DE SA COUPE
7. m. 6.


Oul, je suis guri, je ne tousseral
plus jamais, et je tiens par recon-
naissance fire connaltre man
secret. C'est grdce aux Pastilles
tu D' CABANES que ma toux a
disparu. C'est grce aux Pastilles
du Dr CABANES que oous n'aurez
plus ni Rhumes, ni Grippes, ni
Catarrhes, ni Bronchites.
DPOT Ph'* DEBBECQ, 24, Rue de Charonne, Paria
Tr TOUTES PAHRMACIEs. Envoi franco contra timbres.


GRAISSE EQUATEUR
Pour Voltures, Charlots et Engrenages
BITES METALIUQUES DE 4, 2 ET 5 KIL.
DANS TOUTES LES BONES MAISONS DE DETAIL
L. LEBRASSEUR. Fabrieant. SAINT-DENIS Seine).


LA PALEUR
est un signe d'appauvrissement du sang et revle
1'anmie. Enrichissez votre sang en faisant usage do

I'Emulsion Scott
crme a l'huile de foie de more, et vonus area
bientt recouvr de belles couleurs. Plus effica.:e
que l'huile ordinaire, elle n'en a pas le goft dsa-
grable.
Les mdecins du monde enter la recortnandent.
J.DELOUCH EPhi-.2.Place Vend(me.Partl.et taSiliatstral


PATE


REGNAULD SIROP


RECNAULD


75 ANS DE SUCCS SOUVERAINS centre les RHUMES, TOUX, BRONCHITES, CATARRHES. -Toutes Pharmacies.


4


___


~iPi~hF~Fi~~a 6~1~7LMP




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs