Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00059
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: February 25, 1897
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00059
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text




















Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN SUSCRIPOIN EN FRANCIA
20, Rue aint-Vient-de-Paul A o 2 PAR S- Febrero 25 de 897 N m. 58 o, pago adelntado........ fr. 2 fr
0 Ao oPAR-S Febrero z5 de19m 8 Un semestre, Id. id ........ fr. 12.50
Un trimestre, Id. id. ....... 6 fr. 6.50
Telgrafo : REPCUBAINE EN EL EXTERIOR
SSE P : U-BLI.CA.. LO S JU-TTEI-ES Un ao, pago adelantado... .............. 25 r.
No se devuelven lUn semestre, Id. Id. ................... 13 fr.
No se devuelven los manuscritos NIME1ERO SUELTO..... O fr. 25 cts.


AL PBLICO

El present nmero de La Repblica
Cubana, pesar de los gastos que ocasio-
nan los propietarios sus condiciones
extraordinarias, no debe ser vendido sino
al precio corriente de 25 cntimos cada
ejemplar.
-----.*.I~- ------I-

1895-1897


Syer se hacumplido el segundo
Sao de la lucha por la inde-
pendencia que el pueblo
cubano tiene empeada con
Espaa. Otra vez ha vuelto
brillar el sol del 24 de
Febrero, y una vez ms el
mundo tiene ante los ojos la evidencia de
que esa guerra calumniada como re-
vuelta de. negros y bandidos por la tradi-
cional mala f del gobierno espaol y de
sus secuaces es la Revolucin Cubana
de Armenteros y de Agero, de Narciso
Lpez, de Ramn Pint, de Estrampes, de
Crlos Manuel de Cspedes, y de cuantos
ms se lanzaron las armas en suelo de
Cuba, para romper el ominoso yugo de la
corrompida dominacin espaola.
Un ao ms cumplido en combat diario
contra una nacin cuya esterilidad de sacri-
ficios puede compararse nicamente con la
enormidad de los mismos, y en el cual la
tenacidad y el herosmo de los cubanos ha
llegado causar la admiracin aun de los
pueblos ms apartados; un ao en el cual,
como en el anterior, todas las naciones
civilizadas absolutamente todas han
visto sus pueblos simpatizar con la justicia
y la razn de nuestra santa causa, y sus
gobiernos, 6 contemplar con criminal indi-
ferencia nuestra inconcebible abnegacin y
nuestro esfuerzo insuperable, por debi-
lidad, miedo, ambicin egoismo, si no
ayudar Espaa ostensiblemente, por lo
menos hacerlo con la hipocresa de una
neutralidad muy discutible, con la ridi-
cula disculpa de una consecuencia de
amistad que ms tarde se recompensa con
banquetes condecoraciones; un ao, en
fin, en que ms de evidenciar que tenemos
una organizacin civil y una military, hemos
probado que respetamos las leyes y los
tratados ms humanitarios que regularizan
la guerra, poniendo en libertad los prisio-
neros y curando y entregando los heridos
del enemigo.
En cambio, qu ha hecho este enemigo
en ese ao? Obedeciendo fielmente las


rdenes salvajes del bandido que lo dirige,
fusila cuanto prisionero hace, roba y tala lo
mismo en la ciudad que en el campo,
asalta los hospitals y los incendia despus
de asesinar los heridos y enfermos, y
degella, lo mismo que al tranquilo labrador,
al indefenso anciano, y lo mismo que la
dbil mujer al inocente nio.
Sin embargo, ante guerra tan terrible de
exterminio, el cubano, lejos de retrodecer
un paso, ha avanzado y avanza victorioso
cada da. Decidido conquistar su emanci-
pacin alcanzar la muerte en el campo de
batalla en el suplicio, no oye ms voz
que la de la Patria que le pide que la
redima, y con la fe ms arraigada, no se
abate ante la injusticia trascendental de los


gobiernos ; con el asesinato de Maceo
agiganta su empuje; desprecia la nueva
treta espaola denominada Reformas; re-
chaza con entereza toda entrevista official
oficiosa que no tenga por base la
independencia absolute, y prosigue in-
pvido, sereno, incansable y paso
de vencedores, en su propsito de hacer
la libertad de Cuba, ya sea en una semana,
en un mes en otro ao ms si necesario
fuese, y sin preocuparse ni much ni poco


de la debida proteccin de una Amrica
que permanece con los brazos cruzados,
ni de la just de una Europa que ha fin-
gido conmoverse por el simple rumor de
que los Estados Unidos intervinieran
nuestro favor, que tanto ha hablado de la
Doctrina del president Monroe sin co-
nocerla en la inmensa mayoria de los
casos, y que sin embargo, hoy no tiene
acorazados ni fusiles bastantes para enviar
que intervengan en el actual conflict
creco-turco...
He aqu, pues, el estado de la cuestin
cubana al contar el segundo ao de su
actual period; he aqu la situacin de un
pueblo que sin ayuda de nadie lucha por
conquistar el rango que ha tanto tiempo


le correspande entire las naciones mas
ricas ilustradas. Y en dia de tanta gloria
para todos aquellos de sus hijos que saben
que no tiene patria quien no la pose libre,
hnrase La Repiblica Cubana ofrecin-
dole un homenaje de amor y. de adhesion
profundos.
Primeramente, hemos solicitado la opi-
nin de un respectable grupo de lo de ms
distincin en la poltica, en el periodismo,
en la ciencia y en las letras de Fran-


cia y los Estados Unidos, sin fijarnos
para nada en la manera de pensar de
cada uno de aquellos con cuya firma se
honra hoy nuestro peridico, y quienes
expresamos aqu el reconocimiento ms sea-
lado. Despus, duplicando las pginas, me-
jorando el papel y la tinta, usando carac-
tres nuevos y alternando el texto con
muchas ilustraciones, todas ellas pertene-
cientes la historic de nuestra indepen-
dencia, presentamos bajo la forma de pe-
ridico, una obra cuya utilidad no somos
nosotros los que debemos juzgarla. El es-
fuerzo de trabajo y el desembolso que ella
represent, sobre todo, para los que traba-
jan dentro de una esfera de accin bien
modest y limitada, no esperan ms recom-
pensa que la de haber prestado algn servi-
cio nuestra causa en este Dia de la
Patria.
Comprndanlo as todos nuestros com-
patriotas y suscriptores, quienes enviamos
nuestro fraternal saludo y con quienes com-
partimos el vivo y noble anhelo de ver muy
pronto Cuba libre, digna y respetada.

-------.^o $ i------


PARA LOS HERIflOS CUBANOS
SUSCRIPCIN ABIERTA POR





5me Lista :
Francos.
M. Alexandre Isaac, senador por la Guada-
lupe............................... o.oo
Un espaol justiciero .................... 20.00
Tres cubanitas y su madre............... 15.oo
Mv. Jan Grave, director de Les Temps Nou-
veaux .............................. 1.oo
M. R. C. de R.......................... 56.25
Betanzos......... ................. 5.oo
Un costarricense estudiante .............. 3.oo
Un criollo filibustero...................... 2.00
M Auber .............................. 0o.00
Total................... 132.25
Total anterior............ 402.50
Total general............ 534.75

Nota. Los donativos deben enviarse al direc-
tor al administrator de La Repblica Cubana,
20, rue Saint Vincent de Paul, escribiendo con toda
claridad los nombres, apellidos, profesiones y can-
tidades, fin de evitar errors en las listas que pu-
blicamos. Todos los donativos que figuran en la
lista que antecede han sido entregados al Sr. Doctor
Betances, Delegado del Gobierno Cubano en Paris,
y cuyo recibo tenemos la disposicin de los
donantes. N. de la R.


Mario Carrillo y Aldama, Capitn del Ejrcito Cubano


1 >*,


IQ







FEBRERO 25, 1897.


PRO CUBA


sos quienes llaman insurrectos de
Cuba, me piden nna declaracia;
hela aqu:
En este conflict entire Espaa y
Cuba, la insurrecta es Espaa.
Lo mismo que .en la lucha de
SDirembrede i,85I,e'linsurrecto era
Bonapatle.
Yono veo dnde est la fuerza; veo dnde
est la justicia.
-- Pero se dice : la madre patria! Acaso la. madre
patria no tiene un derecho?
Entendmonos.
Ella tiene el derecho de ser madre; pero no tiene
el derecho de ser verdugo.
Pero, en la civilizacin no existen los pueblos
mayores y los pueblos menores? Acaso los mayores
no tienen la tutela de los menores?
Entendmonos ms an.
En la civilizacin, la mayora no es un derecho, es
un deber. Este deber en verdad, da derechos; entire
otros el derecho de colonizar. Las naciones salvajes
tienen derecho la civilizacin, como los hijos tie-
nen derecho la educacin, y las naciones civiliza-
das se la deben. Pagar su deuda es un deber y
tambin un derecho. De ah en los tiempos anti-
guos, el derecho de la India sobre el Egipto, del
Egipto sobre la Grecia, de la Grecia sobre la Italia,
de la Italia sobre la Galia. De entonces, la poca
actual, el derecho de la Inglaterra sobre el Asia, y
de la Francia sobre el Africa; condicin, sin em-
bargo, de no hacer civilizar los lobos por los sigres;
condicin de que Inglaterra no tenga . .Clyde y
que Francia no tenga Plissier.
Descubrir una isla, no da el derecho de martiri-
zarla; esta es la historic de Cuba; no es necesario
comenzar con Cristobal Coln para llegar Tacn.
Que la civilizacin implique la colonizacin, que
la colonizacin implique la tutela, sea; pero la colo-
nizacin no es la explotacin; la tutela no es la escla-
vitud.
La tutela terminal de pleno derecho al llegar el
menor la mayora de edad, ya sea el menor un
nio un pueblo. Toda tutela prolongada ms all
de la minoridad, es una usurpacin; la usurpacin
que se hace aceptar por costumbre tolerancia, es
un abuso; la usurpacin que se impone por la
fuerza, es un crime.
A este crime, donde quiera que lo veo, lo de-
nuncio.
Cuba es mayor de edad.
Cuba no pertenece ms que Cuba.
Cuba, en este moment, sufre un horrible inex-
plicable suplicio. Es perseguida y batida en sus bos-
-. ques, en sus valles, en sus montaas.' Sufre todas
las angustias del esclavo prfugo.
Cuba lucha, agitada, soberbia. y epsangrentada,
contra todas las ferocidades de la opresin. Ven-
cer? Si. Mientras tanto, sangra y sufre. Y, como. s
la irona debiera siempre mezclarse las torturas,
parece traslucirse no s qu burla de esta suerte
feroz, que en la srie de sus diferentes gobernadores,
le da siempre el mismo verdugo, sin casi tomarse
la molestia de cambiarle el nombre, y que despus
de Tacn le enva Concha, como un saltimbanque
que vuelve su traje al revs.
La sangre corre de Puerto Prncipe Santiago; la
sangre corre en las montaas del Cobre, en los
montes Carcacunas y Guajavos; la sangre enrojece
todos los ros, y Cauto y Sagua la Chica; Cuba
llama en su ayuda.

Cuando se trata de esclavos, uno aumenta con lo
que pierde. Cuba libertada engrandece la Espaa,
pues aumentar en gloria es engrandecerse. El pue-
blo espaol tendr esta ambicin de ser libre en el
interior y grande en el exterior.





Hauteville Hause 1870.


24D------k--------

24 DE FEBRERO


El ao de 1897 ser, con el triunfo de la Justicia,
el trmino de la dominacin espaola.
Hoy conmemoramos el segundo aniversario de'
la ltima lucha, saludando con fe patritica la
Estrella Solitaria que por vez primera brill el 19 de
Mayo de 185o en los campos de Cuba.
El ao de 98 abrir un nuevo ciclo en nuestra
historic, el ciclo de la Independencia, y en 99 cele-
braremos el i" aniversario de la Libertad.
Entre tanto, un recuerdo, una lgrima para los
hroes y para los mrtires, y : I Adelante! Al ma-
chete! i Viva Cuba Libre !


^^ait/2tfO(M 't


INDEPENDENCIA EXTERMINIO 0


La cuestin palpitante en estos ltimos das ha
sido la de las reforms que, para'allanar el camino.
de la paz, nos concede hidalgamente nuestra queri-
da y generosa metrpoli. Qu ms pueden preten-
der los cubanos, que un irrisorio consejo de admi-
nistracin, amn de un par de ttulos de Castilla, que
eminpqiueceir toda grandeza, y alguna gran cruz,
quie2no. es por desgracia de aquellas de los tiempos
ide ~ ibaras naciones&?
Parece que el proyecto es muy del gusto del fla-
mnte marqus de Montoro, pesar de que hasta
los mansos portorriqueos se han negado repre-
sentar el papel de la indignidad en la cnica farsa;


REFORMS, NO; MACHETE


No hace much putl~caba el H eraldo de. Ma-
drid panegerista entonces y ahora detractor de
Weyler un artculo titulado: "Fusiles y no re-
formas". Pues aaora que Cnovas trama intil-
mente de sofocar la Revolucin con el agia tibia de
las clebres reforms, los cubanos, su vez, se
niegan toda transacidn que no se fund en la
iindependePniia, gritando de conrsaao, desde el Cabo
San Antonio laPiunta de Mais iiReformas,
no! Machete!"
Pues, qu luchan acaso los cubanos por la con-
secucin de unas reforms ridiculas, por arrojar
para siempre de su patria al dspota que la explota


"-` 1;;= eIZE `-
0.1
MN.-. ,,--i~


Baire


pero lo que s result cosa averiguada, es que los re-
volucionarios no aceptaremos reform alguna bajo
la infamante soberana espaola, sea cual fuere la
vestimenta autonmica con que traten de encubrirse
las impdicas desnudeces del espritu de domina-
cin sobre una colonia irrevocablemente separatist
y rebelada para no someterse jams.
Toms Estrada declara que nuestra divisa es in-
dependencia 6 exterminio, y Mximo Gmez acaba
tambin de decirlo en palabras que llaman como un
clarn al combat: Habr guerra mientras Cuba
no sea libre,
La libertad de Cuba y Espaa son trminos in,
compatibles.





Nueva York, 12 de Fetrero de 1897.



La guerra de inSpe4ndencia de Cuba consigna en
su history dos fechas gloriosas de eterna recorda-
cin: la del 1o del Octubre de. 1868.y la del 24 de
Febrero de i 8'; .. Arribas sealan. de manra inolvida-
ble imperecedera, la iniccicin de uno y otro pe-
rodo de li dos grades campaas en que el herico
pueblo cubano se lanz la plea, arrostrndolo
todo : bienes materials, sacrificis, tormentos,
sangre y millares e vidas generosas ofrecidas en ho-
locausto ante el alrar de la patria, por conquistar la
libertad independencia absolute de su impa y ti-
rnica metrpoli europea, arrojndole ai rostro los
eslabones despedazados de la cadena vil infamante
de la servijlmbre colonial,

^/ W ^ ^


y la veja? Imaginan los .espaoles que la sangre
que ha regado y riega los campos de Cuba no tiene
otro empleo que el de hacer morcillas para que se
las coman los cubanos? No, no nos.crean tan cn-
didos.
Si la fuerza de los circunstancias, que no la jus-
ticia y la filantropa, les obliga transijir, muy
pesar suyo, nosotros, los eternamente explotados,
no estamos en .esas condiciones y rechazamos todo
lo que tienda perpetuar en Cuba, cualquiera que
sea la forma, la soberana de una metrpoli abjecta.
Harto s que.el temor los Estados Unidos
mueve Espaa unjirse mgg.ra.nimn. De los espa-
.oles nunca hubiera partido esponrridnea'etaeL pro-
ceder semejante, que est en contradiccin con su
carcter y su historic.
No ha much escriba El Imparcial de Madrid,
ardiendo en ira, estas palabras: < Pero es que bas-
tar que el gobierno de los Estados Unidos lo de-
crete, para que la guerra acabe?. Toda interven-
cin de los Estados Unidos ser un insulio la ver-
gtenza espaola. Sise aceptase, habia que reconocer
que Espaa haba cado de golpe desde las alturas
del honor y de la f en el abismo de la abjeccin.
(El Imparcial, 36 de Diciembre de 1896).
Analizado el caso, por que, en rigor, se trata de
up caso, result de lo ms injusto y arbitrario que
darse puede. LosEstads Linidos y Espatia entablan
negociaciones para poner trmino una guerra de
independencia, A los cubanos, que son los nicos
llamados revolver el problema, no se les consult.
Verdad que la cosa recuerda esos matrimonios
concertados en familiar, en qgl no se tIene en cuenta
para nada la voluntad de la novia?


Jimaguay


La guerra es una triste necesidad. Pero cuando
un pueblo ha agotado, todos los medios humans
de persuasion para recabar de un opresor injusto el
remedio de sus males; si apela en ltimo extremo
la fuerza con el fin de repeler la agresin perma-
nente, que constitute la tirana, ese pueblo hace uso
del legitimo derecho de defense, y se encuentra jus-
tificado ante su conciencia y ante el tribunal de las
naciones. Este es el caso de Cuba en sus guerras
contra Espaa.


P- '7 .4.,
0,^ ^ c7--- Srlr


Los cubanos no quieren reforms de ningn li-
naje; an la misma autonoma la rechazan. Cmo
hemos de aceptar unas reforms en que se nos da
un poder legislative pour rire; en que el poder
ejecutivo y el judicial dependent de la metrpoli, que
nombra los magistrados, los jueces y un gober-
nador general, instrument ciego del Estado ? Res-
pecto del consejo de administracin est merced
del gobernador, que puede suspenderlo con slo oir
la junta de autoridades. Qu nos queda noso-
tros ? Los destinos del ayuntamiento. No hable-
mos de la deuda. Cmo ha de soportar la pobre
Cuba ese peso enorme, abrumador? Adems, esa


deuda entraa el vejmen ms odioso: i pagar noso-
tros mismos un dinero que se ha gastado en ma-
tarnps!
Por otra parte: yo soy un bodoque, ~ ls espa-
oles unos imbciles y malvados. Cmo armonizar
que en los moments tprecisamento .en que se nos
brinda con una paz imrisoria, Weyler .de rdenaes de
arrasar'la isla ?
En El Liberal del 22 de Enero, apareci el si-
guiente despacho .que recomiendo al lector:
Se ha comunicado por la capitana :general una
orden los jefes.de zona de la provincial de la Ha-
bana.
Dice que en el trmino de tres das quedarn
destnuidos los platanales, todas las siembras y las
viviendas que radiquen en los trminos de las res-
pectivas zonas, como asimismo todos los dems ele-
mentos que pudieran servir de auxilio los re-
beldes.
Se entiende que esta destruccin alcanza todo
lo que se halle separado del radio de accin de los
fuertes y de la vigilancia de las, fuerzas destacadas.
Los rebeldes destruyen por el incendio en esta
provincial los campos de caa.
Continuando asi, y dado que la orden indicada
comienza cumplirse y que nuestras columns pa-
san por los campos de caa, es de temer que muy
pronto quedarn los campos de esta provincia to-
talmente arrasados.
Los hacendados dicen que los procedimientos
empleados en Pinar del Ro, aplicados las provin-
cias de la Habana y de Matanzas, han de tener
mayor importancia por la densidad de la poblacin
y la concentracin exagerada de fuerzas.
Deducen los Iacendad:. qu.- los males que se
produzcan sern irreparables.
Vengo de hacer una excursion por Bejucal, San
Antonio de los Baos, Santiago de las .Vegas y otros
pueblos de esta provincia.
En todos ellos la miseria es horrible.
Con qu derecho se atrevern los espaoles
seguir llamndonos incendiarios y bandidos?.
Nosotros destruimos para secar la fuente de
riqueza del'dominador; somos, como ellos nos cali-
fican, rebeldes; pero ellos, los defensores del dere-
cho, de la integridad de la patria, de la justicia,
etctera, no estn en el mismo caso. Su deber no es
atacar,sino defender la; propiedad.- -No -hizo ms
Federico Barbarroja cuando entr en Miln.....
Asolados los campos, destruidos por el incendio
los caseros, prohibida la molienda, yo quiero que
los espaoles me digan con qu va pagar esa deuda
el pueblo cubano, presuponiendo que Espaaf"qqe
ya es presuponer) salga vencedora. Ah, pueblo
destructor! Sabes que ni con reforms, ni con balas
pones trmino una contienda que es la explosion
del odio de siglos de tirana persa, y como sabes que,
al fin y la postre, no tendrs ms remedio que
desolojar la isla, en tu despecho senil, talas, incen-
dias, aniquilas lo que no ha de seguir siendo tuyo.
Es much la sangre que corre en Cuba, es mu-
cho el odio que las infamias han coagulado en el
corazn del criollo, para que todo termine en un
sainete trgico.
De los presidios espaoles llega hasta nosotros la
queja dolorida de nuestros hermanos, de esos presi-
dios espaoles, donde la vida se arrastra como una
pesadilla lgubre; de tierras lejanas viene hasta
nosotros la voz triste de los desterrados sin bogar y
sin pan; de los campos de Cuba, nadando en sangre,
surge el gran alarido de espanto de las victims vil-
mente asesinadas por una soldadesca cobarde y
cruel; de las ciudades, sometidas al espioniaje y la
delacin, como en tiempos de los Csares, ciudades
que son, como deca el filsofo, tristes prisiones de
esclavos, llegan hasta nosotros, velados por el m:e-
do, gritos de una angustia indecible.....
Ellos, infelices, podrn repetir con Senca, en
esos moments de supreme desesperacin: " Ves
ese precipicio? En su fondo est la libertad. Ves
ese mar, ese rio. En el fondo de sus aguas est la
libertad?. Ves ese rbol raqutico, estril? De sus
ramas pende la libertad". (i)
Pero no hay que desmayar. La dominacin espa-
ola en Cuba ha entrado en el perodo agnio. No
se confundan sus postreras convulsiones con los
movimientos impulsivos de la vida.



d ------ -


Espaa ha cambiado sus generals, ha enviado
millares de adolescents tumbas ignoradas, se ha
arruinado, de su poltica de intolerancia ha pasado
otra de exterminio ; empero, los cubanos han eva-
dido el bloqueo de sus naves de guerra, han desem-
barcado sus jefes veterans; han comprado y
capturado millares de armas; han ocupado casi toda
la Isla exceptuando los puestos de mar; han derro-
tado sus tropas regulars; han establecido un go-
bierno civil; han hecho una guerra humanitarian;
han conquistado las simpatas del mundo entero
por su valor, su perseverancia, su unin y su dig-
nidad; han hecho fracasar los 'despreciables ma-
nejos de la diplomacia espaola; y han probado.
al universe que de un extremo de la Isla hasta el
. otro, el espritu de rebelda contra el despotismo y
la explotacin es invincible, y que el corazn de Cuba
late por un slo ideal: su independencia absolute..




(i) De Yra Ii i- i5. N. delA.


__


~PPcF~,~,~,a C~V~I~aOIP


























*7
WL
,, y ,


i i i
~__ ~_____~ ~ip~i
7 ~ri~i~---iIi iI---~i --
-
,aT ~E~EC~EP~~


CONSTITUCION


del Gobierno Provisional de la Repblica de Cuba


Revolucin por la independencia y creacin de Cuba en Rep-
S blica democrtica, en su nuevo perodo de guerra iniciada en 24.
de Febrero ltimo, solemnemente declara la separacin de Cuba
de la monarqua espaola y su constitucin como Estado libre inde-
pendiente con Gobierno propio, por autoridad supreme, con el nombre
de Repblica de Cuba, y confirm su existencia entire las divisions po-
lticas de la tierra, y en su nombre y por delegacin que al efecto les
han conferido los cubanos en armas, declarando prviamente ante la
Patria la pureza de sus pensamientos, libres de violencias, de ira de
prevencin,y slo inspirados en el propsito de interpreter en bien de
Cuba los votos populares para la institucin del rgimen y gobierno
provisionales de la Repblica, los Representantes electos de la Revolu-
cin, en Asamblea Constituyente, han pactado ante Cuba y el mundo
civilizado, con la fe de su honor empeado en el cumplimiento, los si-
guientes artculos de Constitucin-:
Art. 1. El Gobierno Supremo de la Repblica residir en un
Consejo de Gobierno, compuesto de un Presidente, un Vicepresidente,
y cuatro Secretarios de Estado, para el despacho de los asuntos de
Guerra, de lo Interior, de Relaciones Exteriores y de Hacienda.
Art. 2. o Cada Secretario tendr un Sub-Secretario para suplir
los casos de vacant.
Art. 3. 0 -.Sern atribuciones del Consejo de Gobierno: -
1. 0 Dictar todas las disposiciones relatives la vida civil y poltica de
la Revolucin. 2.0 Imponer y percibir contribuciones, contraer em-
prstitos pblicos, emitir papel-moneda, invertir los fondos recaudados
en la Isla por cualquier ttulo que sean, y los que titulo oneroso se
obtengan en el extranjero, 3. o Conceder patentes de corso, levantar
tropas y mantenerlas, declarar represalias respect al enemigo y ratificar
tratados. 4. o Conceder autorizacin, cuando as lo estime oportuno,
para someter al Poder Judicial el Presidente y dems miembros del
Consejo si fuesen acusados. 5. o Resolver las reclamaciones de toda
ndole except judicial, que tienen derecho presentarle todos los hom-
bres de la Revolucin. 6. 0 Aprobar la ley y organizacin military y
ordenanzas del Ejrcito que propondr el General en Jefe. 7. O Con-
ferir los grados militares de coronel en adelante, previous informes del
jefe superior inmediato y del General en Jefe, y designer el nombra-
miento de este ltimo y del Lugarteniente General, en caso de vacant
de ambos. 8. o Ordenar la eleccin de cuatro representantes porcada
Cuerpo de Ejrcito, cada vez que, conforme con esta Constitucin, sea
necesario la convocacin de Asambleas.
Art. 4. 0 El consejo de gobierno solamente intervendr en la
direccin de las operaciones militares, cuando su juicio sea absoluta-
mente necesario la realizacin de otros fines politicos.
Art. 5. o Es requisito para la validez de los acuerdos del consejo
de gobierno, el de haber tomado parte en la deliberacin los dos tercios de
los miembros del mismo y haber resuelto aquellos por voto de la mayo-
ra de los concurrentes.
Art. 6. o El cargo de consejero es incompatible con los dems de
la Repblica y require la edad mayor de veintin, aos.
Art. 7. El Poder Ejecutivo residir en el president, en su
defecto en el vicepresidente.
Art. 8. o Los acuerdos del consejo de gobierno sern sanciona-
dos y promulgados por el president, quien dispondr lo necesario para
su cumplimiento en un trmino que no exceder de diez das.
Art. 9. o El president puede celebrar tratados con la ratificacin
del consejo de gobierno.
Art. o1. o El president recibir los embajadores y expedir sus
despachos todos los funcionarios.
Art. ii. El.tratado de paz con Espaa, que ha de tener preci-
samente por base la independencia absolute de la Isla de Cuba, deber


ser ratificado por el consejo de gobierno y la asamblea de representantes,
convocada expresamente para ese fin.
Art. 12.0 El vicepresidente sustituir al president en caso] de
vacant.
Art. 13. o En el caso de resultar vacantes los cargo de president
y vicepresidente, por renuncia, deposicin muerte, otra causa, se
reunir una asamblea de representantes para la eleccin de los que
hayan de desempear los cargos vacates, que interinamente ocuparn
los secretaries de ms edad.
Art. 14. - Los secretaries tomarn parte con voz y voto-en las
deliberaciones de los acuerdos de cualquiera ndole que fuesen.
Art. i5. o Es atribucin de los secretaries proponer todos los
empleados de sus respectivos despachos.
Art. 16. o Los subsecretarios sustituirn en los casos de vacant
los secretaries de Estado, teniendo entonces voz y.voto en las delibe-
raciones.
Art. 17. 0 Todas las fuerzas armadas de la Repblica y la direc-
cin de las operaciones de la guerra estarn bajo el mando director del
general en jefe, que tendr sus rdenes como segundo en el mando
un lugarteniente general que le sustituir en caso de vacant.
Art. r8. O Los funcionarios de cualquier orden que sean se pres-
tarn recproco auxilio para el cumplimiento de las resoluciones del
consejo de gobierno.
Art. 19.0 Todos los cubanos estn obligados servir la Revo-
lucin con su persona intereses segn sus aptitudes.
Art. 20. o Las fincas y propiedades de cualquier clase pertene-
cientes extranjeros, estarn sujetas al pago del impuesto en favor de
la Revolucin mientras sus respectivos gobiernos no reconozcan la beli-
gerancia de Cuba.
Art. 21.0 Todas las deudas y compromises contrados desde
que se inici el actual perodo de guerra hasta ser promulgada esta
Constitucin por los jefes del cuerpo de ejrcito en beneficio de la Re-
volucin, sern vlidos como los que en lo sucesivo correspondan al
consejo de gobierno efectuar.
Art. 22. 0 El consejo de gobierno podr deponer cualquiera de
sus miembros por causa justificada, juicio de dos tercios de los con-
sejeros, y dar cuenta en la primera asamblea que se.convoque.
Art. 23. o El Poder Judicial proceder con entera independencia
de todos los dems: su organizacin y reglamentacin estarn cargo
del consejo de gobierno
Art. 24. 0 Esta Constitucin regir Cuba durante dos aos,
contar desde su promulgacin, si antes no terminal la guerra de Inde-
pendencia. Trascurrido este plazo se convocar Asamblea de Repre-
sentantes, que podr modificarla y proceder la eleccin de nuevo
consejo de gobierno y la censura del saliente..
As lo ha pactado y en nombre de la Repblica lo ordena la Asam-
blea Constituyente, en Jimaguay, diez y seis de Septiembre de mil
ochocientos noventa y cinco, y en testimonio firmamos los Represen-
tantes delegados por el pueblo cubano en armas.

Salvador Cisneros y B., president. Rafael Manduley, vice-
presidente. Rainmundo SncheT. Fermin Valds Doinn-
gue,. Pedro Pin de Villegas. J. D. Castillo. Ma-
riano Snchel Vaillant. Pedro Aguilera. Enrique Cs-
pedes. Lope Recio L..- Francisco Diat Silveira. Ra-
fael M.VI Portuondo. Dr. Santiago Garcia Cai;ares. -
Enrique Loyn& del Castillo. -Severo Pina. Rafael Pret
Morales. Mrcos Padilla. J.. Lpe Leiva, secretario.-
Jos Clemente Vivanco, secretario. Orencio Nodarse, se-
cretario.


1868 *" :89,5


FEBRERO 25 1897,


__
__ _11___1


S=.C--~---~~~--P=`-~
-.--I~


/ri=-r------~, -
~~- --L--i-- ~_.._~-r;_ I -;-- --


i~arll~' I


"~,p`P~F~i~g~;CII~p C~,~a'B"anP


IH"~P








FEBRERO 25, 1897.


NUESTROS


MUERTOS


General Jos Maceo


EL ANIVERSARIO


Justamente hace dos aos hoy (24 de Febrero) que
los cubanos luchan en los campos antillanos con
tra las hordas de la Iberia. Pero es la batalla santa
que entusiasma, las imponentes cabalgatas y los
irresistible clarines de los asaltos por la libertad.
Los caballeros cubanos han vadeado los ros, atra-
vesado de oriented poniente, acumulado gloria so-
bre gloria, agregado Los Negros Ramn de las
Yaguas, El Guanbano Jarahueca; y el eco de
las vibrantes catilinarias de Marti resuena todava
en los montes del Cobre 1 Sublime ofrenda Cuba.
Su verbo inspirado llama la guerra, y Maceo, y
Gmez, y Cuba. El galope de los caballos, de nuevo
forma el huracn de la batalla. Campechuela, Yura-
guanas y Peralejo luchan cuerpo cuerpo con per-
sistencia y hasta con locura.
Cuba se cubre de gloria y hace temblar Espaa.
200,000 hombres fueron enviados para maniatar
los insulares; Valeriano reemplaza Martnez Cam-
pos, y el asesinato sucede la batalla.
Desaparece Maceo, y Cuba se mantiene en su ac-
titud de guerra. La memorial del hroe de Peralejo, es
el venerado talismn que la lberia no puede arrancar
los soldados de aquel, quienes en la manigua y
las puertas de las ciudades, conducen al galope los
caballos de Cuba la Grande.




-------. ^,------





Sentimos la ms viva complacencia al ofrecer
nuestros lectores las interesantes comunicaciones
que por orden de fecha insertamos en seguida:
Plissis, 6 de Enero de 1897.
-Sr. Director de La Repblica Cubana.
Pars.
El 24 del pasado le escribi Vd. en La Aurora,
y hoy lo hago desde aqu, envindole adems
algunas curiosidades de la Revolucin, de esas que
maana tendrn lugar preferente en los museos de.
nuestra patria.
El incansable general Garca Iiguez contina
sitiando Jiguan, Guisa y Santa Rita. Para all han
ido las fuerzas de Cambute, mandadas por Higinio
Vzquez y Cebreco, la brigada de Sagua y Mayari
al mando de Marrero, y la artillera con la brigada
de Holguin, las rdenes de Pedro Vzquez. El
entusiasmo con que marchan la pelea estas le-
giones de patriots, es indescriptible. Ni en uno slo
se sorprende el ms leave indicio de contrariedad


General Serafn Snchez


siquiera. i Benditos sean todos ellos por las diosas
de la Justicia y de la Libertad!
Nos han llegado confirmadas las noticias de la
muerte en combat del general Serafn Snchez y la
del asesinato del general Maceo. Despus del senti-
miento de dolor y de indignacin que ha causado
en todos estas nuevas fatales, un slo grito es el
que retumba por todo el extenso campamento:
i Adelante! i Viva Cuba Libre !
Esto dar Vd. la idea de cunta es la unin, la
discipline y el unnime acuerdo que hay entire
nosotros. Se llora la prdida de jefes y de patriots
de los mritos de Maceo y Snchez,. pero nadie
piensa que el espritu y la fuerza de la Revolucin
vivan nicamente en ellos; al contrario, cada uno
siente que tiene el deber de ser un pedazo de esa
misma fuerza y de ese mismo espritu, puesto que
Cuba Libre tienen que hacerla todos y para todos,
y por eso es que, lejos de abatirse, agigantan su
nimo y redobtan su empuje.
Lo mismo sabemos que ha sucedido entire las
fuerzas de los otros estados, y as lo comprueban
nuestros peridicos El Cubano Libre, Boletn de la
Guerra, La Independencia, La Repblica y La Sa-
nidad, que con sta le mando.
SRuego Vd. que haga present mis recuerdos
los amigos que dej en esa ciudad, y prometiendo
escribirle ms largo, me dispongo marchar
Jiguan y quedo siempre de Vd. affimo.


(- -- -:~


C. General Calixto Garca, Jefe del Departamento
de Oriente.
General :
Tengo el honor de poner en su conocimiento,
que hoy las diez de la maana, al atrave-
sar una de las dos lneas de torpedos uno de los
caoneros, el Relmpago, y comandado por el
alfrez de navio D. Federico Martinez Villarino,
fu echado pique completamente, salvndose
solamente tres tripulantes de los diezisiete que for-
maban su dotacin.
El otro caonero, Santocildes, pudo escapar
con grandes averias, despus de sostener con la
Avispa y nosotros un fuego de can y mauser
durante una hora, retornando Manzanillo sin
lograr avanzar hasta la segunda linea torpedera. Me
ocupo en estos moments en organizer una
seccin de buzos, con el fin de intentar extraer del
buque sumerjido armamentos y dems efectos.
La prisa con que le escribo me impide darle
detalles de la operacin, que verbalmente se los dar
el teniente Narciso Lpez.
Tengo gran satisfaccin en mencionarle Vd. el
bravo comportamiento' de todos los oficiales, classes
y soldados que en esta operacin han tomado
parte.


El honor de haber detenido el caonero Relm-
pago cbele en gran parte al capitn Galds y el
capitn Lpez.
El capitn Galds era el jefe de la lnea torpedera
que hizo explosion.
Patria y Libertad.
Comandante, Carlos Garca.
Coso del Agua.
17 Enero 97. 12. m.

La Mula, Cauto, 18 Enero de 1897.

Sr. Dr. E. Betances.

Mi querido amigo:
Le incluyo el parte de la primera operacin de mi
hijo Crlos. No le admirar Vd. que est orgulloso
con su triunfo, pues todos los das no se vuela un
caonero y se estropea otro. Perdone al padre y
algrese con el amigo. Le envo tambin el parte del
ltimo convoy que bat. Los godos confiesan i3o
bajas, pero pasan de 5oo las que han tenido. Si
recibo pronto proyectiles para la artillera, antes de
tres meses estar libre el interior de Oriente, como
lo est ya el de Camagey, y marchar para Occi-
dente con diez mil orientales.
La muerte de nuestro herico Maceo ha producido
gran dolor; pero al mismo tiempo todos los que
fuimos sus compaeros hemos jurado vengarlo y lo
vengaremos. Su muerte no ha detenido ni por un
moment la march triunfante de nuestra Revo-
lucin, que triunfar orngase quien se oponga. Si


los viejos del 68 caemos en la lucha, ah estarn
los jvenes del 95 para sostener la bandera, que
en esta patria cubana, de la sangre del hroe que cae,
se levantan diez patriots tanto ms valientes que
el cado.
Mis ms afectuosos recuerdos todos los amigos
de Pars, que no los olvido,y Vd. reciba el verdadero
afecto de su hermano.







La muerte del herico Maceo, el Leonidas cuba-
no, no detendr un instant la march arrolladora
de nuestra Revolucin, victoriosa hasta ahora por do
quiera, pues los cubanos, como un slo hombre,
han decidido concluir de una vez para siempre con
la siniestra dominacin espaola. El xito de nues-
tra guerra por la independencia no depend de la
vida de un hombre, por grande que este sea, ni de
mil: la insurreccin cubana es la obra de un pueblo
entero, product lgico del despotismo y del egos-
mo espaoles, y cada cubano es otro Patrick
Henry que exclama en un arranque de sublime in-
dignacin:-Dadme libertad, dadme muerte!.


General Jun B. Zayas


Cuando un pueblo, despus de siglos de humilla-
ciones y de opresin, de sufrimientos y de esperan-
zas, una y otra vez frustradas, se lanza por fin la
lucha, decidido arrostrarlo todo y sucumbir y
desaparecer antes que continuar sumido en la igno-
minia, ese pueblo, como el cubano slo tiene
que perseverar para vencer. Perseverarmos y ven-
cermos.






-------.^ -------

KEY WEST


La isla de Key West, Cayo Hueso, est situada al
sudeste de la peninsula de la Florida, y forma parte
del condado distrito de Monroe, en el Estado
norte-americano de Florida. Los floridenses han
querido dar a este nombre el significado de Llave
del Oeste,> pero Key West es simple corrupcin en
lengua inglesa del nombre espaol Cayo Hueso,
dado la isla por sus descubridores causa de la
gran cantidad de huesos que hallaron en sus
costas.
La principal ciudad lleva el nombre de la isla, y
puede decirse que la ciudad es la isla, porque su
situacin hace de ella el nico centro impor-
tante.
Key West, hay que llamarlo as, porque ste es el
nombre que le dan sus dueos, no tena en 1870
ms de 5,ooo habitantes, y hoy estos llegan
25,000. Este excepcional aumento de poblacin se
debe al establecimiento del comercio de tabaco en
la Isla, desconocido antes de 1870.
La diferencia considerable en los derechos de ex-
portacin los Estados Unidos entire el tabaco en
hoja picado, y los cigarros cigarrillos hechos,
hizo que varias empresas se establecieran en Key
West, lo mismo que en el puerto de Tampa, situado
en la penisula, grandes fbricas en las que con ta-
baco cubano y obreros cubanos se elaboran ciga-
rrillos y cigarros iguales los que salen de las de la
Habana.
Adems, han fundado various peridicos, entire
ellos El Yara, gran nmero de clubs adictos al
Partido Revolucionario Cubano, escuelas, colegios,
liceos, y toda clase de industries.
De los 25,ooo habitantes de Key West, 20,000 son
cubanos, porque est probado que el cigarrero
norte americano es incapaz de llegar la perfecin
de trabajo del hijo de la Gran Antilla, y como el in-
dividuo que emigra de Cuba es, salvo raras escepcio-
nes, revolucionario con toda el alma, result que la
pequea isla es un foco de conspiraciones contra
Espaa, y que muy corta distancia de Cuba hay
20,o00 hombres que dedican su dinero y todos sus
esfuerzos ayudar los que pelean en tierra
cubana.


General Jos 1. Aguirre


Cuba debe ser libre! El oprimido pueblo ha
consagrado su vida d la obra de la emancipacin,
y el Dios de los cielos fortalecerd sus bra-os.


~9~S~: CLc<~


~,p~K~S~~CraC~.~ao5~







FEBRERO 25, 1897.


LA VOZ DE MART


Por cuanto recuerda el convencido acento del
patriota inquebrantable ; por cuanto ratifica una
vez ms los indiscutibles extremos de Indepen-
dencia muerte en que se halla basado el Programa
del Partido Revolucionario Cubano; y en fin, por
todo lo que tiene de actualidad en estos dias en que
la desesperada situacin de Espaa le aconseja,
como recurso supremo, intentar por medio del dolo,
de la superchera y de la traicin someter los
cubanos, ya que se encuentra profundamente pene-
trada de que no ha de poder nunca lograrlo por la
fuerza de las armas, por todas estas razones -


General Calixto Garca


repetimos es de much oportunidad la repro-
duccin de la siguiente Circular los jefes expedida
en el Cuartel General en Campaa el 26 de Abril
de 1895.
Sin duda que fu uno de los ltimos consejos,
pero no menos inspirado, ni viril, ni patri6tico que
todos los otros que sus conciudadanos deben la
querida, la.inolvidable voz de Mart.
Lase el-documento que nos referimos :
Ni el gobierno de Espaa, ni nadie en su
nombre, puede ofrecer sinceramente Cuba con-
cesiones que Espaa, por su constitucin national,
no puede c,.nirmar; que en su mayor extension no
bastara las dotes superiores y al grado de desa-
rrollo del- pas, y que s6lo con indignacin, y como
insulto verdadero, puede or la dignidad cubana.
La guerra por la independencia de un pueblo til,
y por el decoro de los hombres vejados, es una
guerra sagrada, y la creacin del pueblo libre que
con ella se conquista, es un servicio universal..El
que pretend detener con engao la guerra de
independencia, compete un crime.
En esta virtud, la Revolucin, por sus represen-
tantes electos, vigentes hasta que ella se d nuevos
poderes, en descargo de su deber intima usted
que, en el caso de que en cualquier forma y
por cualquier persona se le presented proposi-
ciones de rendicin, cesacin de hostilidades
arreglo que no sea el reconocimiento de la
independencia absolute de Cuba, cuyas propo-
siciones ofensivas y nulas no puede ser ms que un
ardid de guerra para aislar perturbar la Revolu-
cin, castigue usted sumariamente este delito,
con la pena asignada los TRAIDORES A LA
PATRIA.
Saludan usted y las fuerzas su mando en
Patria y Libertad.
El Delegado,



El General en Jefe,





--------* ------

PIO ROSADO


El nombre inolvidable de este ejemplar y malo-
grado patriota, vuelve figurar de manera honrosa
en nuestra historic revolucionaria. Cuando juzgba-
mos extinguida aquella familiar de bravos que sirvi
la Patria bajo el nombre de Po y Salvador Rosa-
do, hallamos en The World, de New York, que
Po Rosado, de Iquique, (Chile), visit nuestro
Delegado Sr. Estrada Palma. Es sobrino de Po
Rosado, quien fu fusilado en Bayamo, por rden del
general Blanco. Su hermano Francisco huy de Cu-
ba disfrazado y se estableci en Iquique, donde ha
hecho una gran fortune, y Po, el hijo de ste, ha ido
Nueva York para marchar Cuba, y quien ha refi-
rido lo siguiente: Hace muchos aos que mi padre
se habia separado'.de los asuntos cubanos; pero
cuando el infame" y cobarde asesinato del general
Antonio Maceo, me llam y entregndome 10o,ooo,


me dijo: Toma $1,ooo de este dinero para pagar
tus gastos desde aqu hasta Nueva York y Cuba
Libre, y los $9,ooo restantes se los entregas Estra-
da Palma para una expedicin que te conduzca
mi pas, al que desde este moment pertenecen
nuestras vidas y haciendas.
Necesitaremos demostrar ms todava, que,
como la de Cspedes, Agero, Agramonte, y tantas
otras, la generacin de Rosado no ha muerto para
la dignidad de Cuba?

-------.^.^~ ~--------


AYACUCHO


La memorial de los espaoles no es ms fiel que
buena su intencin ni recomendables sus procedi-
mientos en cuanto se relaciona con su colonizacin
en el Nuevo Mundo. Olvidan con facilidad pasmosa
todo aquello que de alguna manera ofrece una ense-
anza, para no ocuparse ms que de contar uno y
otro da, y por todos los medios imaginables, sus
pocas de heroicidades y de glorias, y aun as, lle-
gan no fijarse en las lecciones que de esos mismos
hechos hubiera aprovechado otro raza cualquiera.
Por eso han echado olvido incontables avisos
de la inflexible historic, y es por eso tambin que
cada moment tienen propios y extraos que recor-
darles que ha much tiempo se pone el sol en los
dominios hispanos, y que el traditional len de
Castilla no tiene ya aquellos colmillos ni aquellas
uas que le valieron fama en tiempos remotos.
De igual modo, y en da sealado como es para
nosotros, y tiene que serlo para las espaoles tam-
bin, el 24 de Febrero, vamos llevarles la memo-
ria una fecha que ningn gobierno de Espaa deba
de haber olvidado un slo moment. Esta es la del
9 de Diciembre de 1824, sea aquel da glorioso en
que la dominacin espaola tuvo que prosternarse
vencida ante la independencia americana en las lla-
nuras de Ayacucho.
Pero no hablaremos nosotros. Nos honramos
cediendo la palabra al eminente americano histo-
riador general Bartolom Mitre. Oiganlo, pues, los
espaoles, y comprendan que como aquella media
docena de.bandidos y filibusteros que comenzaron
romper las cadenas con Bolivar y concluyeron su
obra con Sucre, fueron los cubanos de Yara y son
los que, lanzando el grito en Baire, caminan las
rdenes del invicto Gmez consagrar el Ayacucho
de Cuba.
Tiene la palabra el ilustre argentino:


Al amanecer del dia jueves, 9 de Diciembre de
1824, el sol se levant radiante tras la gigantesca
cumbre de los Andes orientales. Sucre recorri
caballo la lnea del ejrcito, proclamando los
soldados en alta voz : De los esfuerzos de este dia,
depend la suerte de la Amrica del Sud !. En esos
moments las columns de ataque espaolas descen-
dian las cuestas de Condorkanqui, y agreg con
acento inspirado : Otro dia de gloria va coronar
vuestra constancia . Los fuegos de las guerrillas y
algunos caonazos disparados de parte parte
dieron la primera seal del combat. Eran las 9 de
la maana. A las to de la misma, los espaoles
situaban cinco piezas de artilleria, protegidas por un
batalln, al pi de la altura, y avanzaban de frente
en masa con su izquierda y centro, ocultando su


derecha, destinada flanquear la izquierda repu-
blicana. El ,irey marchaba pi la cabeza del
centro.
El campo de batalla en que se iban medir los
dos ejrcitos, es una llanura que desde el pi del
Condorkanqui se estiende hacia el valle pampa de
Ayacucho. Su configuracin es la de un cuadrado,
y su extension como 6oo kilmetros de Sud
Norte y 35o de Este Oeste. En su fondo occi-
dental, se eleva una loma de suave pendiente, que
se dessarrolla en toda su longitud. En este punto
estaba formado el ejrcito unido. (El ejrcito unido
compona de 4,500 colombianos, que constituan su
base y su nervio, 1,200 peruanos, cuyos cuerpos
mandados en parte por jefes argentinos, y 8o argen-
tinos, ltimo resto del ejrcito de los Andes). Los
flancos estn cubiertos por speras quebradas,
siendo la del Sud (derecha independiente) absolu-
tamente impracticable. La mayor parte del frente en
la prolongacin de norte sud, lo atraviesa un
barranco, que los espaoles tenan que salvar, pero
que puede ser despuntado por la extremidad sud.
En este punto fu donde los espaoles establecieron
su primera batera.
La division Valds inici la batalla por su dere-
cha, desalojando las campaas de cazadores de los
independientes avanzadas sobre el barranco del
frente. Al sonar los primeros tiros, una parte del
centro realista comprometi paso de carrera el
ataque, con dos batallones reunidos por la lnea de
tiradores, con el propsito de flanquear la derecha
opuesta. La division colombiana que defenda este
punto, permaneca inmovil pie firme. Sucre reforz
su izquierda con un batalln y orden que Cordoba
cargase rpidamente, protegido por la caballera de
Miller.
El jven general levant en alto su sombrero
y di la famosa voz de mando que ha dado relieve
su herica figure : i Adelante i Paso de vence-
dores! Armas discrecin 1 Y carg con mpetu
irresistible formado en dos columns paralelas, con
la caballera en el claro. La infantera enemiga que
se haba avanzado, fu atacada bayoneta, y por
algunos minutes la victoria estuvo indecisa. Los
espaoles pretendieron decidir el combat lanzando
ocho escuadrones fondo, pero fueron arrollados
por los regimientos de caballera de Colombia.al
mando del general Laurencio Silva. El campo
qued por los independientes. La artillera realista
de este flanco qued inutilizada antes de poder
romper sus fuegos. La derecha del centro de los
realistas (general Monet), que se hallaba intacta,
acudi restablecer el combat; pero antes de pasar
toda ella el barranco, fu atacada de firme por la


division de reserve al mando de Lara, apoyada por
la caballeria colombiana, y retrocedi en desorden.
Tres nuevos escuadrones salieron al encuentro. Los
ginetes colombianos pi firme, con sus enormes
lanzas enristradas, les infundieron pavor, y fueron
exterminados. El virrey se lanz valerosamente en
medio de sus tropas desbaratadas, con nimo de
renovar la pelea; pero derribado de su caballo con
seis heridas, fu hecho prisionero con ms de j,ooo
de sus soldados.
Mientras tanto, Valds con tres batallones y cuatro
piezas de montaa, haba penetrado por la izquierda
republican y abierto fuegos sobre el flanco de la
division peruana al mando de La Mar, que ya em-
pezaba cejar, cuando acudi el batalln colom-
biano destinado referzala, y sucesivamente los


hsares peruanos de Junin mandados por Surez,
sostenidos por los granaderos de Buenos Aires las
rdenes de Brueix con Miller su cabeza, los que di-
cidieron el ltimo combat. La batalla estaba ganada
en toda la lnea. Era la una del da. Valds deses-
perado al ver su tropa en fuga, se sent sobre una
piedra para esperar la muerte, pero sus oficiales le
obligaron replegarse la cumbre de la montaa,
donde se reunieron todos los generals vencidos con
sue ltimos dispersos, hurfanos de su virrey y
general en jefe. Canterac asumi el mando (in-
nmine) y capitul con el vencedor, que le concedi
generosamente condiciones honrosas. La guerra de
la independencia de la Amrica meridional estaba
terminada,y su emancipacin por siempre asegurada.


General Jun Rius Rivera


Segn la expresin del poeta, mil aos trascurrieron
en la hora de Ayacucho:

Somos ya nacin grande; ya pasamos
Mil aos en una hora de Ayacucho.

Ayacucho fu llamado en. Amrica la batalla de
los generals, como la de los soberanos en Europa.
Catorce generals espaoles, con todos sus jefes y
oficiales, rindieron en ese dia sus espadas ante la
soberana de un nuevo mundo republican.
Del ejrcito realista, quedaron en el campo 1,400
muertos y 700 heridos. La prdida de los republi-
canos fu de 3oo muertos y 600 heridos. La cuarta
parte de los combatientes fu muerta herida.
La capitulacin de Ayacucho puso trmino la
guerra de la independencia de la Amrica del Sud.
Todas las fuerzas realistas del Bajo Per se some-
tieron ella, con excepcin del Callao, donde Rodil
continue tenazmente la resistencia con 2,200 hombres
un ao ms; pero;se rindi al fin en 1825. Las ciudades
del Cuzco, Arequipa y Puno, abrieron sus puertas
al vencedor, que atraves el Desaguadero, y fu
recibido en triunfo en la Paz, Oruro, Potosi y
Chuquisaca. El ejrcito realista del Alto Per se
disolvi por una sublevacin, muriendo en ella el
general Francisco Antonio Olaeta. El general Sucre
ocup militarmente el pas, y convoc una asamblea
que deliberate sobre,su suerte poltica. La escuadra
espaola se alej por siempre de las costas del Per
y se disolvi desastrosamente en el mar Pacifico.
La isla de Chilo, ltimo punto donde las armas
espaolas harian su ltima resistencia, mandadas
por Quintanilla, serian tambin rendidas como el
Callao. El poeta del siglo, transportado por la ima-
ginacin la cumbre del Chimborazo, extendia la
vista por los mbitos del nuevo mundo, y no descu-
bria un pueblo esclavo.


---------* <"*-------


CONSECUENCIA REPUBLICAN


El Sr. Salmern, en su ltimo discurso, dijo refi-
rindose Espaa:


Un pais tan inculto, tan degenerado, tan de-
gradado, hasta tan corrompido como ste.
Estamos de perfect acuerdo, y por libertarse del
yugo de un pas de tales condiciones, es por lo que
los cubanos estn y estarn en armas hasta lograr el
fin propuesto. Lo que no tiene nada de lgico, ni de
consecuente, es que el diario de Madrid La Justicia
no haya tenido nunca en cuenta la autorizada opi-
nin del jefe de uno de los partidos republicans de
la peninsula, para en vez de hacer coro La Epoca,
El Correo Espaol y el Diario de Barcelona, entire
otros muchos, llamando mulato bandido al gene-
ral Maceo, haber reconocido que este admirado del
mundo, al igual del ms obscuro cubano que no es
un traidor, no hizo ms que luchar contra un pas
inculto, degenerado, degradado y hasta co-
rrompido.
Bien es verdad que-con respect Cuba sobre
todo-en Espaa la consecuencia de los republica-
nos no aventaja la de los canovistas.


El caballo de Mart


L~;Pl~.~U~'~,ePC~~~~i~







FEBRERO 25, 1897,


LA TCTICA DE ESPAA

Nuestro colega El Propagandista de Caracas,
ofrece unos datos que nos permiten hacer estas ob-
servaciones. Resulta que durante la Revolucin de
Yara, el gobierno espaol hizo cantar nada menos
que 23 veces-el Te Deum, por haberse pacificado la
isla.
Y an hay ms para escandalizarse. La Gaceta de
la Habana anunci la muerte de :


Flor Crombet..........................
Donato Mrmol ... ........... ......
Salvador Cisneros Betancourt.........
Lus Marcano ......................
Modesto Daz ...................
Ignacio Agramonte Loynz ...........
Mximo Gmez...................
Carlos M. de Cspedes............. .


veces
idem.
idem.
idem.
idem.
idem.
idem.
idem.


Tenemos, pues, que el gobierno espaol ha enga-
ado (,ici ineni c al mundo con la muerte de los
citados jefes :
Flor Crombet....................... 16 veces
Donato Mrmol..................... 3i idem.
Salvador Cisneros Betancourt.......... 43 idem.
Lus Marcano ...................... 94 idem.
Modesto Daz....................... 95 idem.
Ignacio Agramonte Loynz............ 364 idem.
Mximo Gmez,..................... a94 idem.
Carlos M. de C.es'p.dr..............,. 344 idem.

lotal : 1,181 men-
tiras lanzadas la publicidad, con today la garan-
ta del carcter official y nunca rectificadas.
Y ese es el gobierno que todava pretend que
las personas honradas le respeten y le concedan
crdito alguno!


Joaqun Castillo Duainy

Subdelegado en el Extranjero


LA AMRICA LATINA
y el general Maceo

El Libre Exmen, Mjico : En 181o, un an-
ciano venerable proclam en Mjico la emancipa-
cin poltica de Anahuac, y se lanz con denuedo y
bizarra al campo de la lucha.
Sus huestes indisciplidadas llegaron victoriosas
al Monte de las Cruces y all dieron, en batalla para
siempre memorable, tremenda leccin los tiranos.
Estos, en las convulsiones de la agona, haciendo
un desesperado esfuerzo y sin retroceder ante las in-
famias, la traicin y el crime, lograron apoderarse
del hroe de Dolores, que sucumbi gloriosamente
en el patibulo de Chihuahua.
Victoria! Tal fu el grito que lanzaron los opre-
sores al pi del cadalso del venerado padre de nues-
tra independence; pero no tard en surgir la figure
legendaria de Morelos y la Revolucin se propag,
las tropas insurgentes alcanzaron nuevos triunfos y
un nuevo esfuerzo del len de Castilla abri la
tumba de Morelos en San Cristbal Ecatepec;
Allende, Aldama, Jimnez, Abasolo y Matamoros
haban sucumbido en la lucha.
Surgi entonces en las montaas del Sur el infa-
tigable Guerrero. unisele Iturbide y ambos entraron


triunfantes en la ciudad de ljico el 27 de Sep-
tiembre de I821.
Al cabo de once aos de guerra, y cuando la
ferocidad de los tiranos, haba sacrificado ilustres
victims, se consign, por fin, independencia de la
patria mejicana.
Y Maceo, el herico, el invicto, el grande, sucumbe
en la lid, gracias un nuevo Elizondo, cuyo
nombre consignar la imparcial y justiciera hisroria.
Ha triunfado Espaa? Si furamos career los
que, como dijo Mateos, han baado con manzanilla
el cadver del insigne Maceo, la muerte de ste im-
plica el fin de la guerra de Cuba; pero estn muy
engaados. No saben, en su obcecacin y mal enten-
dido patriotism, que por ley ineludible de la natu-
raleza y de la historic, los pueblos, como los hom-
bres, llegan la mayor edad y se hacen libres, quie-
ran no los que ejercen tutela sobre ellos, y much
ms si esta tutela, como la de Espaa sobre Cuba,
explota, tiraniza y avergenza.
Maceo ha muerto; pero el pueblo cubano alienta
todava y no abandon su puesto en el campo de
la insurreccin, cuya ltima chispa se apagar
cuando flote triunfante en la Cabaa y en el Morro
el victorioso pabelln de la estrella solitaria.
Cuando toda la Amrica, llena de entusiasmo y
just regocijo, salude lanaciente Repblica Cubana.


Tambin el machetero
Que describe en La Repblica Cubana,
Enva su saludo placentero
A Santiago de Cuba, Baire, IIabana,
Matanzas, Camagey, Pinar del Ro,
Santa Clara, Morn y Candelaria,
Y al albergue ms pobre do flamea
La tricolor bandera solitaria.
A todos sus paisanos les desea,
Con todo el corazn, con today el alma,
Verlos muy pronto en la ltima pelea
Arrollando sin treguas y sin calma
Tanto ladrn, canalla y sicotudo,
Tanto asesino estpido y zoquete,
Y no oyendo otra voz que el eco rudo
De: Al machete, cubanos, al machete!


Montoro, marqus de.... Montoro!...
Glvez, gran cruz de... no de Glvez, no:
gran cruz de Espaa!
Y son estos los que pretenden representar la
verdadera opinion cubana, el legtimo senti-
miento criollo?


Arstides Agiero
Enviado diplomtico


FOLLETIN
DE

1 \ 1111


PGINAS DE- L GUERRA






CARLOS PREVAL







Santiago de Cuba no tiene por qu avergon-
zarse de su juventud. De sus altivas casas sola-
riegas, de la sinceridad de sus pobres, de sus
campos frtiles, de sus colegios progresistas,
brotaron, al llamamiento del honor, las almas
decididas, magestuosas como las cumbres que
rodearon su cuna, inexpugnables la traicin
inconmovibles ante el deber cual la roca viva de
sus picos escarpados, serenos y lmpidos como
el cielo azul, lleno de luz, donde no se llega sin
el martirio, sin el herosmo : Santiago de Cuba
joven no le escatim la Patria su sangre; no
esper que acudieran los dems para decidirse
ella: ella fu de las primeras en su puesto; la
ltima en cejar fu ella.
Y la gloria de haber sido ejemplo y vanguar-
dia de aquella plyade que sali de Santiago pa-
ra dejar, insepultos, sus huesos en las serranas
orientales, para confundirse en el ltimo abrazo


con sus hermanos del Centro en sus sabanas pi-
cas del Camagey, para marcar con su huella de
sangre la invasion triunfante de las Villas, para
caer, ya al trmino de la jornada, en el
confn mismo de Occidente, para penar despus
de la sombra en el destierro nostlgico, pero
para no rendirse ; la gloria de haber sido los pri-
meros jvenes que desertaran las aulas del Insti-
tuto, le cabe , Carlos Preval, el adolescent fusi-
lado antes de cumplir veinte aos, y Jos Mara
Rodrguez.
Ms que primos por los lazos de familiar, eran
hermanos por la identidad de aspiraciones, por
el ardor y constancia con que perseguan su
ideal, por la dedicacin la causa de la indepen-
dencia. Nacieron el ao de 1851 ; la infancia del
uno fu la del otro; en los mismos libros hicie-
ron los mismos studios ; despertaron, juntos, al
amor !a idea de la libertad ; la guerra se diri-
gieron con sus caballos aparejados; las balas de
sus bautismos de soldado silbaron entire los dos;
combatieron, inseparables; crecan como rbo-
les gemelos, de semilla buena, sembrados e
mismo da : una era la tierra que los sustentaba,
uno el aire, uno el cielo, una la tormenta que los
azotara, una su existencia. As, sin rivalidades,
siempre amndose y subiendo en mrito, se
acompaaron hasta que el rayo derrib al uno y
qued hurfano el otro.

Eran los principios de Noviembre : llegaba
Santiago de Cuba, muy de cerca, el rumor de
aquella ola impulsada en Bayamo. El Instituto
estabaen fermento ; los estudiantes discutan los
medios de incorporarse al general Mximo G-
mez, que estaba cerca de la ciudad.
En aquellos corrillos, en la conversacin re-
lampagueante de los grupos se extraaba que
no participaran Preval y Rodrguez, muchachos
de los ms populares del cuarto curso; pero no
era por falta de entusiasmo, era porque ya venan
ultimando los preparativos para abandonar sus
hogares. Haca ms de una semana que al regre-
sar del Colegio, y hablando de cosas indife-


rentes, se callaron de pronto; permanecieron por
algunos instantes, silenciosos, cuando brusca-
mente dijo Preval :
A qu s en lo que piensas, y por qu te
han cortado la lengua, Mayia?
Debes saberlo, porque es lo que tambin te
tiene t preocupado.
El conserje del Colegio tiene dos armas -
repuso, sin ms introduccin, Preval y me
pide por ellas y por el parque cuatro onzas.
Son nuestras, Carlos, tengo empeados el
reloj, los gemelos, la sortija, todas mis prendas;
annes de maana que estn en nuestro poder.
Pero, y cmo nos vamos?
Hay un prctico que nos saca por unas
cuantas onzas.
Arregla t eso; ya encontraremos quin
nos d por mis prendas lo suficiente para el viaje
y para comprar un par de machetes, y que sea
sin demora la partida.
En seis das estamos en Cuba Libre, dijo
Maya, y se cerr la conversacin.
No pudo ser en seis das, por culpa del prcti-
co: Despus de aceptar el dinero y esconderse en
una casa desierta, se ech atrs asegurando que
no era possible la salida, porque se supona G-
mez en el Cobre y la vigilancia era extrema.
Desesperados volvieron sus hogares; las fa-
milias estaban alarmadas; las madres solloza-
ban. i Ah! las padres i Cuin tremendo arran-
carse de las propias entraas de la care de
nuestra care i qu tortura dar lo entraable
de nuestro ser, resignarse ver partir, para
siempre tal vez, al hijo por quien se ha expuesto
la vida, por quien se ha llorado, por quien se ha
padecido, por quien no se cesa de sufrir hasta
que se descansa en la tumba!
A las veinticuatro horas del fracaso, Preval y
Rodrguez estaban bordo de una embarcacin
que haca viajes en la haba; conocan al que la
mandaba, y ste envi buscar un hombre prc-
tico de confianza : mientras llegaba los llev
un camarote y les ley un nmero de El Cubano
Libre. El hombre result ser el prctico; el ca-


pitn le rog que llevara los jvenes, y logr
convencerle despus de largo relato.
Escondidos hicieron la travesa; desembarca-
ron sin tropiezo; encontraron los caballos que
les tenan preparados, y se pusieron en march
para al campamento de Gmez. Cuando estaban
cerca, el prctico los dej slos; una hora ms
tarde las avanzadas cubanas les daban el alto :
i Cuba Libre! gritaron llenos de orgullo
los jvenes.
El general Gmez les recibi calurosamente, y
fueron destinados al Estado Mayor del entonces
teniente general Lus Marcano, el dominicano
distinguido que salv la Rlevolucin en su naci-
miento. Con este jefe hicieron sus primeras ar-
mas en el ataque del Cobre, en Noviembre del 68,
asistieron al sitio de llolgun y al rudo combat
de cerca de Piedras y Guayabn, donde batieron
la column que reforzaba Ilolgun.
El general Donato Mrmol, deseoso de rodear-
se de la juventud de Santiago de Cuba, los invit,
para que sirvieran a sus rdenes. La campaa
del 70al 71 en Oriente, emprendida con sin igual
actividad y energa por el Conde de Valmaseda,
le revelo la pujanza oriental. Las huestes espa-
olas no alcanzaron desalojar ; quienes en po-
cos meses se haban convertido en veterans, y
aprendido conquistar el triunfo: en aquella es-
cuela prctica de doce meses, demostraron lo
que haban de ser despus Preval, Policarpo Pi-
neda y'Silierio del Prado, muertos ya, antes de
terminar la obra, y el Mayor general Antonio
Maceo, el brigadier Francisco Borrero y el coro-
nel Jos Mara Rodrguez, supervivientes de los
diez aos, adalides y guas en la nueva y prxima
contienda.
Los espaoles se corrieron hacia Holguu ; ah,
pesar de las posiciones menos ventajosas de
los cubanos y su escasez de municiones, resisti
con esfuerzos inauditos y tenacidad invencible,
el herico Mayor general Mximo Gmez; pero
las comunicaciones quedaron cortadas con el go-
bierno, resident en el Camagey, donde an no
se hacan sentir las operaciones y se estaha en


Nicols de Crdenas, enviado diplomtico


_I __


-- -._i-Piri~iiiii i I I I L ii lsls i1~i iILiL PLiiIi IL I Lls~sllsi lil Iii~ iI~ i 1i11~ i


, i J -a


\\ 11,s uk%







FEBRERO 25. 1897


Pobre de t, Cuba, si no contaras con la dig-
nidad de.tu pueblo, que muy pronto te ha de
.limpiar de tanta hedionda apostasa!



El Diluvio de Barcelona:
Casi es de desear que los republicanoe no intenten
unirse, visto que todo conato de unin hace surgir
entire ellos una nueva explosion de inextinguibles
rencores y conduce al cabo una separacin ms
marcada y ms irreductible.
Y son ellos los que nos ofrecen
todas las ventures?
No: vale ms que marchemos slos, I
muy slos y muy libres.
Que aunque sea muy citado
El refrn, es la verdad:
Vale ms la soledad
Que estar mal acompaado. .-
Y si el compaero es Castelar, en-
tonces hay que decirle: '
No tengo ganas, Mariquita.


No le hace gracia El Globo de
Madrid, que en la lista [de reclama-
ciones de ciudadanos americanos, la
mayor parte de estos

tienen apellidos completamente es-.
paoles : Diaz, Ortz, Delgado, Prieto,
Santa Mara, etc.

No sabe el diario republican
la espaola, que el amor, la justicia
y la bondad metropolitanas nos han.
obligado siempre buscar una
ciudadana cualquiera que, por lo
menos, defienda nuestra vida y
nustra propiedad contra las iniqui-
dades del gobierno de Espaa ?


El general Pn no tiene mejor
suerte en sus deseos que la que tuvo
en campaa.
Cuando iba para Cuba, hzose
bordo un peridico El Atlntico,
por ms seas done se le:
Este barco que hoy nos lleva la
lucha, que nos vuelva pronto victorio-
sos la madre patria. Pedro Pin.
Y el barco lo llev la lucha, s, pero la lu-
cha primero con Mrcos Garca y despus con
Valeriano.
Y sin explicar por qu,
Ni decir cul era el fin,
Dijo:-Se va Pedro Pin
Antes que lo hagan P. y P.
Que Valeriano le sobraban las ganas.


Esta s que es buena; atencin :


Valentin Ruz, ex-verdugo de la Habana, ha sido
reducido prisin.
Qu ferocidad la de Valeriano! Ni siquiera
respeta un ex-colega, quien como tal, no le
hace competencia ninguna!




Valeriano est furioso con Cnovas.
Si lo atrapa por la Habana, lo manda la


Esto pasa diariamente
Entre este par de gorriones,
Aunque ya estn convencidos
Que perdern los doblones.



Opina La Epoca, de Madrid, que no hay mo-
tivo para hablar de apuros del Tesoro.
Tiene razn : ya Espaa no tiene por qu
apurarse; los quebrados no chistan: se resiguan.


ran la que fu la ms rica de nuestras colonies de
Amrica, y hoy, merced los estragos de una lucha
impa, comienza ser informed montn de ensan-
grentadas ruinas.
Limitados los telegramas oficiales consignar su-
cesos insignificantes, dar cuenta de marchas y
contramarchas cuyo objetivo final y cuyas verdade-
ras consecuencias permanecen en el misterio, y
proveer de cifras la estadstica de los muertos co-
gidos, las gentes pasan la vista por estos datos que
nunca les parecieron dispuestos con claridad bastan-
te, y casi alejan de ellos su atencin,
haciendo un gesto de fatiga de indi-
ferencia, propio de quien sabe que no
.: ha de encontrar luz alguna en esos
informes de un gnero especial, jams
/ aplicado la guerra por, los gobiernos
./, y los generals de otros passes.


El sentido de casi todas las cartas
pugna abiertamente con la creencia
impresiones que aqu hay decidido em-
peo de mantener, y casi dirfamos de
imponer al pas, desde las esferas oficia-
les. La mayor parte de lo que se describe
contina siendo impublicable. No poco
deja en el nimo profundos surcos de
tristeza y de horror.


Desembarco del Three Friends ,


Trocha recojer guayabas cotorreras y tomegui-
nes del Pinar.
Y se explica. El amo de la colonia lo tiene loco
con los telegramas:
(Arrempuja, Valeriano! Alante, criollo!
Menea las patas, negrito!
Cre Vd. que no debo cuidar mi vida? re-
sopla el minotauro.
Animal, que nos quedamos sin la vaca!
Pues venga Vd. aguantar la dinamita y
los machetazos!


LA OPINION EN ESPAA

Heraldo de Madrid : Por va de Cayo Hueso
recibimos hoy un importantsimo despacho que re-
fleja el estado de la isla de Cuba, y que no debemos
consignar en nuestras columns sin que vaya pre-
cedido acompaado del juicio que nos merece.
La atencin pblica ha llegado desorientarse
completamente en lo que concierne la guerra, y
no le falta muchopara estarlo por igual en todo lo que
se relaciona con el porvenir que los politicos prepa-


El aspect que la guerra ofrece es
igual al que presentaba desde los co-
mienzos de Enero.
No se retrocede; no se adelanta.
Llama la atencin que los encuen-
tros sean cada da ms frecuentes, en
territories que dcense casi pacifica-
dos.
Por clculos muy aproximados ver-
dad, sbese que las fuerzas rebeldes
Pinar Riopasan de 2,000 hombres.
7e En la jurisdiccin de Guane manti-
nense los cabecillas Llorente, Rivera,
Varona, Prez y Lazo.
Por Lomas Gobernadora estn Serra,
Rosario Rius Rivera, Perico Delgado y
Barrios.
Por Soroa, tno de los Nez.
En la loma del Toro, la partida de
Bermdez.
Por Mangas, Bayate y Artemisa, Fe-
derico Nez, Garraga y Loran.
Estas fuerzas insurrectas acaban de
recibir una expedicin de municiones
y armas por Mara Gorda, en la Cina-
ga al Sudoeste de la provincia.
Continan los atentados contra los trenes y la in-
seguridad en la va frrea.
El lunes volaron una mquina exploradora entire
Paso Real y los Palacios.
Resultaron heridos maquinista y fogonero; salie-
ron ilesos los ingenieros.
Tampoco est limpia la provincia de la Habana.
Castillo manda i,ooo hombres.
Aranguren opera con 3oo.
Arango tiene sus rdenes 3oo.
Aeosta, Hernndez y Pitirre disponen de ioo hom-
bres cada uno de ellos.


la poca de holganza military y reuniones fami-
liares.
El general Mrmol envi various comisionados,
sin que ninguno pudiese llegar ni siquiera al
cuartel general de Gmez en Holgun, acometido
por multitud de tropas; hasta el comandante
VelAzquez, de reputacin en semejantes comi-
siones, tuvo que contramarchar y exponer lo
ftil impossible del empeo.
En esta situacin, el general Mrmol llam
su ayudante predilecto, Rodrguez, restablecido
de la herida que recibiera en el sangriento com-
bate de Majaguabo, y que le haba ganado el
grado de capitn, y le dijo :
Es urgente que esas comunicaciones lle-
guen al gobierno, .y s que si usted me promete
ir, pasar.
El official contest :
Ir, pasar.
Se despidi de Preval, ayudante tambin del
general Mrmol.
Siento no poder ir contigo, Maya.
No te apures, yo te lo contar todo.
A las tres semanas se volvan abrazar. Colo-
caron sus hamacas, y Preval le dijo :
Primo, sin tanta concisin como acostum-
bras, reltame tus aventuras.
Te lo promet, y aunque no hay nada de
extraordinario, te voy relatar mi peregrina-
cin. Sal con un asistente y un prctico; en el
camino real de Barajagua me incorpor una
compaa de Mayar; el enemigo dominaba la
zona, pero no nos descubrieron nos recibi G-
mez con much cario; enterado de mi comi-
sin, se puso de pi, y exclam : Es impo-
sible pasar; various comisionados mos no lo han
logrado. Donato hace mal en ocupar un joven
de poblacin para esto. Creo que usted debe re-
gresar de aqu para Cuba. Le contest : Mi
general, yo no puedo contramarchar; he empe-
ado mi palabra de pasar, y pasar morir.
- Est bien, me replic, he tratado de salvar
usted como un deber de conciencia, conside-
rando sus pocos aos. Yo le hubiera escrito


Donato que me haba opuesto que usted
continuara, y que me encargaba de remitir sus
comunicaciones tan luego se pudiera ; pero pues-
to que usted no cede mis consejos, dgame los
auxilios que necesita ; y tuvo la amabilidad de
regalarme un par de zapatos : bastante falta me
hacan, y me proporcion su mejor prctico. Fu
penosa la march hasta Ro-Abajo, rodeados de
guerrillas que batan los montes, sin agua que
beber ms que de races, las aguadas las ocu-
paba el enemigo, sin encender fuego, escasa-
mente con qu comer: los ocho das de angus-
tias, destrozadas las ropas y machucado el cuer-
po, divisamos Ro-Abajo, Dos das despus, el
Ministro de la Guerra, general Francisco V. Agui-
lera, se enteraba de los parties; descans unos
das en el Camagey; regres; vi Gmez de
nuevo, y no estando aquellas jurisdicciones tan
hostilizadas, he podido, con menos zozobra y
ms rapidez, retornar. Y qu ha sido de t?
Lo nico grave es que parece que el jefe
est enfermo.
Efectivamente, al poco tiempo, debido des-
cuidos en la convalescencia, y entrar en activo
servicio antes de estar curado por complete, pre-
senciaban Jos Mara Rodrguez, Narciso Silva y
Carlos Preval, la muerte del malogrado Donato
Mrmol.
Momentos antes de espirar, llam Rodrguez:
- Le regalo mi revolver, le dijo; voy morir,
y es preciso que usted tenga conocimiento de
todo; en el parque, tal cantitad es lo existente;
las tropas concentradas en el Hondn, son con
objeto de atacar Guantnamo; se me avisa que
debe desembarcar una expedicin por Baracoa ;
haga llamar al general Gmez. Sus postreras
palabras sus ayudantes, apagados los ojos:
--( Muero pensando en Cuba. .
Al da siguiente, en medio de las lgrimas de
sus ayudantes y soldados de la escolta, que for-
m guardia de honor, se le hizo entierro military
sus restos reposan en una estancia de San Felipe.
La division qued sin jefe; el brigadier Jess
Prez se neg tomar el mando, cuya unidad se


dificultaba por no estar organizadas las fuerzas
an en regimientos y brigadas, y s en batallones
sueltos, cada uno con su jefe. Por consejos del
gobernador civil Villasana, Rodrguez cit los
jefes de batallones, para por mayora nombrar
un jefe interino, fin de que no se entorpecie-
ran las operaciones, hasta la llegada de Gmez,
al cual se haba enviado un comisionado. Reuni-
dos Policarpo Pineda, Maceo, Pacheco, Borrero y
Prado, Rodrguez propuso nombrar un jefe inte-
rino; se tropezaron con inconvenientes, y aunque
el ms indicado era el teniente coronel Pepe Cor-
ts, se convino en que Rodrguez pasase las rde-
nes en nombre del Cuartel General, hasta la lle-
gada de Gmez, quedando el capitn Jos Mara
Rodrguez como jefe interino de la division.
Con la venida de Gmez, vino la separacin de
aquellas dos almas confundidas en una, de Ro-
tirguez y Preval: la que creyeron era de pocos
dias, fu eterna. Gmez exigi Rodrguez, co-
mo garanta para Cuba, que sirviese las rde-
nes de Pineda, hombre de extraordinarias apti-
tudes, pero indisciplinado; Preval consigui que
lo destinaran al mismo batalln; Rodrguez mar-
ch ocupar su puesto, y Preval una comisin
Temp.
Atacado por violent fiebre, se refugi en el
rancho de la familiar Velzquez. Los espaoles
asaltaron la vivienda; en ella hallaron sOlamente
en una humilde cama, un joven en el delirio;
sus mejillas hundidas y quemantes; sus labios
secos; sus ojos pardos como dos lucirnagas
brillando con espasmdicos relmpagos; la ca-
bellera rubia, como aureola de luz, destacbase
sobre el nico lujo de aquella casa fiel: la almo-
hada de impecable blanco.
Ah! eres t, Maya ? dijo volviendo en
s como si despertase de un sueo.
Vamos, exclam el official espaol en-
crguense de ese prisionero y en march.
Carlos Preval se puso sbitamente en pi;
busc su arma; intent resistir intilmente: diez
hombre se le echaron encima y le ataron codo
con codo.


Est bien fu lo nico que objet.
Incorporronse la column enemiga. Condu-
cido en aquel estado de debilidad y aniquila-
miento, hacia el Cobre, ya en march, con una
entereza y valenta asombrosas, se dirigi al jefe
espaol:
Tengo mis padres y hermanos en Santiago
de Cuba. Me llamo Carlos Preval. No deseo que
contemplen mi suplicio. Mndeme fusilar aqu
mismo.
El jefe, conmovido con prueba semejante de
amor filial, consinti.
Un official espaol, noble y bravo, se acerc
Preval en el moment de cumplirse su deseo.
Deme usted la escarapela cubana que lleva
en el sombrero; se la entregar su madre como
recuerdo suyo.
Aquella bella escarapela de cuentas haba sido
bordada por cubanas de Bayamo; la de Maya
era igual.
Al poner su ltimo rensaje de amor en la ma-
no del generoso official espaol, Je dijo con voz
insegura :
i )ele un abrazo! i Madre desdichada! -
Pero recobrando su sangre fria se puso de frente
y exclam : La otra escarapela la tiene Maya
Y la descarga le desplomi.
Como una reliquia santa se guard aquella es-
carapela de la libertad. i Habr quien la use ms
adelante!
La otra escarapela la tiene el coronel Jos Ma-
ra Rodrguez (1). Ni la traicin ni el desaliento
la han deshonrado... ni la deshonrarn !




Nueva York Febrero 1o de 18<95.



(i) El valiente coronel Rodrguez, es el hoy mayor
general, cuyo retrato y notas biogrficas publi-
camos en nuestro nmero del 3 de Diciembre
del ao pasado.- N'. de la R.


L~iLiL II I I II i il III I -I I I


1c~PIF~V~'~\C~~ C~.~p~~








8\ 4c m__ CU\_ _


Calclase en unos 500 hombres la fuerza disemi-
nada en los pequeos grupos.
De manera que el total de rebeldes que no han
dejado las armas en la provincia de la capital no
baja de 2,3oo hombres.
Desde los confines de esta provincia con la de
Matanzas hasta la region de Sancti Spritus, estn
diseminados various grupos de insurrectos.
En cambio, desde Sancti Spiritus al Camagey hay
grades ncleos del .enemigo, mandados por Mxi-
mo Gmez.
En el Camagey y Cuba la rebelin no ha sufrido
quebrantos sensibles.
Las partidas permanecen inactivas, limitndose
molestar convoyes,
La zafra no llegar docientas mil toneladas.
e Slo dieciseis ingenios muelen de una manera per-
manente.
Las quemas constantes de caa y los ataques
ingenios no guarnecidos, explican esta situacin
aun despus de autorizada la molienda.
La crisis fiduciaria inspira honda preocupacin.
A pesar de los ltimos severos bandos, el valor del
billete sigue bajando, y en su canje por oro lleg
el descuento hasta 53 por roo.
Esta enorme depreciacin hace que especuladores
acaparen la plata.
El comercio, como es natural, eleva el precio de to-
das las mercancas.
Los elements populares sufren del encarecimien-
to de las subsistencias.
Empieza -ser extraordinaria le esdasez de carne.
Los cambistas van dndose de baj en la matri-
cula,
El bando que prohibe reventa de billetes de lotera,
para evitar primas excesivas, que perjudican dicha
renta, la nica sana hoy, ha causado un nuevo con-
flicto.
El administrator general, Sr. Goicoechea, ha de-
clinado toda responsabilidad en esta material, una
vezque no se ha seguido su criterio.

El Mercantil Valenciano : Lo que hay es que
nadie tiene confianza en la sinceridad de Cnovas y
de los conservadores, porque las Magdalenas no van
los altares sino despus de muchas pruebas y de
muchos hechos que evidencien la verdad de su a-
rrepentimiento, y de grandes penitencias que borren
la huella de sus pecados.
Y la primera muestra de arrepentimiento y el pri-
mer acto de penitencia del Sr. Cnovas, ha debido
ser abandonar un poder salpicado de sangre inocente
y manchado con mancha de deshonor.
Cnovas no os sincero, ni leal, ni patriota si no
deja el poder, porque si las reforms fracasan, si la
desconfianza se abre camino, si los insurrectos al-
canzan en lo que resta de mes alguna ventaja mate-
rial y la guerra en vez de terminar toma incremento
y se prolonga durante la prxima estacin de las Ilu-
vias, la ruina de Espaa ser complete y habremos
perdido hasta la esperanza de salvacin.




VARIOUS GRABADOS

La casa de Cspedes
Figuran entire los primeros recuerdos de nuestra
epopeya de los diez aos, la casa morada que tena
en Bayamo el caudillo ilustre, y que, como todas,
hubo de reducirse cenizas cuando dicha ciudad fu
abandonada por los Eubanos.
De esa casa ha reunido nuestro venerable Dele-
gado Sr. Estrada Palma, las siguientes interesantes
noticias con cuya publicacin se honra hoy este
semanario:
Don Jess de Cspedes y doa Francisca de Borja
del Castillo fueron los padres de Carlos Manuel.
Habitaban una casa pequea de su propiedad en la
calle de San Salvador, barrio de San Francisco,
en la cual naci Carlos, se cri y pas uno dos
aos, despus de casado con su prima doa Cr-
men de Cspedes. En ella le naci su primer hijo,
Carlos Manuel. Posea don Jess un solar muy
extenso, contiguo su casa de habitacin, y sobre
l levant, all por el ao 48, la casa que el grabado
reproduce. Carlos Manuel, dentro del primer
segundo ao de su matrimonio, pas Espaa y
se recibi de abogado de los Reales Consejos, como
entonces se deca. Cuando volvi Bayamo, la casa
que fabricaba su padre estaba casi terminada, y
recuerdo que a solicitud de Carlos, y bajo su
direccin, se erigieron las columns de la puerta
principal.
El cuerpo de la casa se compona de vasta sala,
con cielo raso; comedor separado de la sala por
arcos y coluninas; aposentos uno y otro lado, y
cuartos contiguos los aposentos. El comedor se
comunicaba con grandes corredores, del lado del
patio. A lo largo de uno de estos corredores haba
una srie de cuartos y era como la continuacin del
zagun cochera, que tena puerta la calle. El
padre de Carlos Manuel, don Jess, don Chucho,
como amistosamente se le decia, era hombre muy
estimado, de carcter digno, celoso de su honor y
enrgico. Muri en la nueva casa por el ao 85o
185i. Parece que esta casa le qued doa Borja, y
despus de muerta ella, todos los hijos, que eran


Este es el recibimiento
Que e1 tiene preparado
El vencido D. Antonio
Al strapa Valeriano.



* *********************************


Carlos Manuel, Francisco Javier, Ladislao, Pedro y
Borjita (Francisca de Borja) .
Ante las ruinas de esa morada, la imaginacin
del cubano evoca constantemente la sombra del
venerado prcer, y lo contempla en sus lentos
paseos por aquella hermosa sala, sumido en las pro-
fundas meditaciones que por largo tiempo prece-
dieron la realizacin de su magna empresa de
libertar Cuba.

Bayanmo
Ruinas del teatro y de la Plaza de Santo Domingo,
incendiados en 1868.

La Deniajagua
Esa humilde casa que ven nuestros lectores,
viene ser el monument que recuerda la posteri-
dad el ingenio La Demajagua, que fue de Crlos
Manuel de Cspedes. Su nombre lo tom de la
ensenada que se extiende desde Campechuela hasta
el ro Gu, en el trmino municipal de Manzanillo,
provincia de Santiago de Cuba.
En dicho ingenio se reunieron el 9 de Octubre de
t868 los patriots que al da siguiente, y acaudilla-
dos por Cspedes, dieron el grito de Independencia
en el pueblo de Yara.
A fines de dicho mes, el vapor espaol de guerra


Neptuno, slo por ser aquella una propiedad del
caudillo cubano, bombarded La Demajagua hasta
no dejar nada en pie, y dando con este acto una
demostracin entire otras de que fueron los
espaoles los que primero-destruyeron.
Despus, la finca se convirti en lugar para la
crianza y mantenimiento de animals (potrero)
siendo la casa que represent este dibujo, la que
habitat el encargado de cuidarlos.

El jagey de La Demajagua
Dijimos ya que el bombardeo de que fue vctima
el ingenio La Demajagua, no dej nada de cuanto
haba levantado all la mano del hombre.
Y como para que no pueda con facilidad desapa-
recer la prueba de aquel acto del salvajismo espaol,
por entire los rayos de la rueda voladora de la que
fu mquina de fabricar azcar, naci y ha crecido
un vigoroso jagey, ese rbol de Cuba tan hermoso
y corpulento.

Baire
Damos nuestros lectores la vista general del po-
blado de Baire, clebre en la historic de nuestra in-
dependencia, porque fue el punto elegido para dar
el grito de guerra del 24 de Febrero de 1895. Per-
tenece al trmino municipal de Jiguan, provincia


COLECC1ONES

DE










Participamos al pblico que tenemos de venta colecciones de

NIS 'C .Wi' comprendiendo el primer ao, al precio de 33
francos para la Francia y 36 para el extranjero.

En este peridico ilustrado, que es el nico rgano cubano en
Europa, hallar el lector la informacin ms exacta y complete
respect la historic de la guerra de Cuba.



PRIMA EXTRAORDINARIA

La Administracin ofrece una rebaja de 20 por 100, lo que reduce el costo de la
coleccin los precious de 26 francos 40 cntimos para la Francia y 28 francos
80 cntimos para el extranjero, saber:
10 A los actuales suscriptores que desen obtener la coleccin.
2 A los nuevos suscriptores por ao.
El tiempo fijado para obtener dicha rebaja, es:
o1 Un mes para Francia (Enero de 1897).
20 Dos meses para Europa (Enero y Febrero de 1897).
3 Tres meses para Amrica (Enero, Febrero y Marzo de 1897).



El precio del franqueo correr cargo de la Administracin.
Los pedidos deben venir acompaados de un mandato postal y
dirigido al Administrador-Gerente, 20, rue Saint-Vincent-de-
Paul, PARIS.

NOTA.-La Administracin advierte que no servir pedido ninguno de coleccin grtis.


FEBRERO 25, 1897.

de Santiago de Guba, de cuyo trmino dista unos
9 kilmetros.
En la guerra anterior fue teatro de uno de los pri-
meros combates, as como de otros librados en po-
cas posteriores.

Jiimaguay
Jimaguay pertenece la provincia de Puerto Prn-
cipe, y una de sus casas fu la elegida para celebrar
la Asamblea Constitu-ynte del Gobierno Provisional
de la Repblica de Cuba. Tambi n en ella se firm
la Constitucin, la cual ofrecemos en otro lugar del
present nmero.

El caballo de Mart
Es el corcel de guerra que montaba Jos Mart
cuando fue muerto en el combat de Dos Ros, el
19 de Mayo de 1895.

Desembarco del a Three Friends I
Es el ltimo desembarco de este hien conocido
vapor, efectuado en Cuba para llevar los cubanos
una expedicin de armas y municiones.



PROPAGANDA CUBANA


Libros de venta. Precios al contado.
La Invasin Occidente.- Partes oficiales publi-
cados por el C. Toms Estrada Palma. -
Con un plano de la invasion y varias notas. 2 5o


Cuba centre Espagne.- Par Enrique Jos
Varona, ex-dput Cortes: grtis, menos
el franqueo.............................
Jos Marti y la Revolucin Cubana. -
Discurso por Manuel Sanguily..........
Cuban Belligerency.-Petition of Toms
Estrada Palma: grtis, menos el franqueo.
La Question Cubaine et le Conflit His-
pano-Amricain. Par V. Mestre Am-
bile.................... ...............
Apuntes Histricos. Propaganda y mo-
vimientos revolucionarios cubanos. Por
E. Trujillo. Un volmen de 223 pginas.
Carlos Manuel de Cspedes. Por Car-
los Manuel de Cspedes y Quesada. -
Un volmen de 343 pginas con el retrato,
el autgrafo, y gran parte de la correspon-
dencia official y privada del caudillo de
Yara .............................
Cuba y sus jueces. (Rectificaciones opor-
tunas). Por Raimundo Cabrera. Oc-
tava edicin, ilustrada'con 107 grabados,
aumentada con notas y un apndice y for-
mando un volmen de 335 pginas lujo-
samente impreso......................
La Voz de Cain. Cartas abiertas Rafael
Montoro. Por Eduardo Yero Budun..
La Revolucin de Cuba y las Repblicas
Americanas. Discurso pronunciado la
noche del Io de Octubre de 1896 en la
solemnidad celebrada en Chickering Hall,
en conmemoracin del vigsimo octavo
aniversario de la Revolucin de Cuba. -
Por Manuel Sanguily..................
Primera jornada de Jos Marti en Ca-
yo Hueso.- Con dos lminas.........
La Lotta di Cuba e la Solidariet Italia-
na. -Pagine di Francesco Federico Falco,
con prefazione di Giovanni Bovio. Ro-
ma. S'ab. Tip. Italiano. 1896. -Un
folleto de 87 pginas, con un plano y 17
grabados..............................


. 00

I 25

O 00


2 00


7 5o





10 00






3 50

I 25







I 25

1 25





1 25


SELLOS CUBANOS


Ponemos en conocimiento de nuestros lectores,
que contina de venta la coleccin de sellos de la
Repblica Cubana, en la Administracin de este
peridico, 20, rue Saint-Vincent-de-Paul.
La componen cuatro de diferentes colors, pero
de dibujo igual y 25 centavos-
la reproduc- Sabemos, ade-
cin que pre- ms, que circu-
sentamos. lan por el co-
Dichos sellos rreo de Fran-
son de 2, 5, 10 cia. Por ltimo,
advertimos que las rdenes deben venir acom-
paadas de su imported, y qu el precio de la
coleccin, incluyendo el franqueo, es de dos
francos cincuenta cntimos.
NOTA. No se admiten en pago otros sellos
que los franceses.



HOTELS RECOMENDADOS


Grand LHtel, boulevard des Capucines.
Htel Continental, rue Castiglione.
Hotel Termints, rue Saint-Lazare.
Htel du Louvre, rue de Rivoli.
Hotel de Bade, boulevard des Italiens, 30.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs