Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00029
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: August 6, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00029
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text

















































CUBANOS
PUERTORRIQUEOS


Constitucin de la Repblica de ,Cuba
Art. 19. Todos los cubanos estn obligados
servir la Revolucin con su persona inte-
reses, segn sus aptitudes.
Bases del Partido Revolucionario Cubano
Art. 8. El Partido Revolucionario Cubano
tiene por propsitos concretos los siguientes:
I. Unir en un esfuerzo continue y comn, la
accin de todos los cubanos residents en el ex-
tranjero.
......................... .....................
IV. Allegar fondos de accin para la realiza-
'cin de su program, la vez que abrir recursos
continues y numerosos para la guerra.

El Delegado Plenipotenciario de la Repblica
Cubana en Nueva York, recuerda los cubanos
que resident se encuentran accidentalmente en
el extranjero, el deber en que estn todos de
contribuir con cuotas mensuales en ayuda de la
Delegacin, para el envo de armas y municio-
nes destinadas nuestros hermanos que luchan
y vierten su sangre por la patria en los campos
de batalla.
Estos artculos imponen los puertorriqueos
los mismos deberes que los cubanos.
Las cuotas en Europa se reciben en la morada
del Delegado, Sr. Dr. R. E. Betances, 6 bis, rue
de Chteaudun, Paris.

/.~-------ii.^.ril------

SEALES DE LOS TIEMPOS


.n varias ocasiones hemos indicado
qu la situacin political y finan-
ciera de Espaa, no podrian soste-
nerse much tiempo sin que un
cambio radical viniera imponerse.
Para ello nos fijbamos, sobre todo, en'los desa-
ciertos del perverso rgimen monrquico, que ha
corrompido todas las fuerzas vivas de la' metrpoli,
y que amenazaba exterminar las de Cuba si ello
no estuvieran opuestos desde trace ao y medio los
cubanos, con la ms viril de las protests.
Pero refirindonos nicamente los ltimos
acontecimientos, tendremos material sobrada para
una nueva demostracin de nuestro acerto.
La situacin deEs.paa no puede ser ms grave.
El verdadero pueblo espaol, cansado de ver que
Las victorias de su gobierno slo existan en los par-
tes oficiales de' Wyler, comenz por pedir para
Cuba reforms y no fusiles , y ha acabado por
oponerse al envo de nuevos refuerzos, haciendo
seguir la protest pacfica la de las armas. En
Valencia, en Barcelona y Zaragoza el movimiento
revolucionario es un hecho que no ha podido ocul-
tar, ni siquiera atenuar, el gobierno, apesar de todo
sp empeo, tanto'ms ridculo cuanto ms intil,
pues ha llegado interrumpir la comunicacin tele-
fnica entire Zaragoza y Madrid. En esta ltima
ciudad, como en el resto de Espaa, la agitacin,
ms todava, la desesperacin ms profunda se evi-
dencian ostensiblemente, y ya no influyen ni mu-
cho ni poco las exhortaciones al patriotism ni las
acusaciones de filibusterismo que sin tasa prodigan
los peridicos asalariados.
El pueblo espaol est harto de la monarqua, de
Cnovas, de Sagasta,.de Moret y de los dems poli-
chinelas est completamente convencido que Cuba


e ypierde ; juzga que es mandar a la muerte, el envio;
'de ms refuerzos; sabe que el Tesoro no tiene ms
que deudas enormes; siente que se muere de ham-
bre; busca por todas parties y no halla trabajo, y
entonces empua el fusil y se pone frente frente de
ese gobierno estpido, impotente, cobarde y corrom-
pido, que as como ha esquilmado la riqueza de la
nacin, malbaratndola completamente, quiere
continuar exterminando la juventud espaola, for-
zndola sostener una guerra de la cual no ha de
obtener ese gobierno otro resultado que el perdn
que humanitariamente se le otorga al vencido.
Esto es lo que pasa en Espaa actualmente: un
pueblo que se revela contra la sentencia de muerte
que le tiene condenado su infame gobierno; un
pueblo que busca su bienestar bajo la forma verda-
deramente republican, que es al nica que se lo
puede dar; un pueblo, en fin, que, obedeciendo sin
saberlo la. profunda mxima de nuestro sabio D.
Jos de la Luz y Caballero, sigue las seales de
los tiempos fatigado ya de no ser otra cosa ante
la libertad humana y la civilizacin modern, que
la carne de can y que la vil canalla.
El resultado de este movimiento revolucionario
de Espaa, fuera aventurado preverlo; mas cual-
quiera que l sea, es incuestionable que dejar sen-
tadas estas verdades: la desorganizacin ms pro-
funda del poder monrquico espaol, la indignacin
y la odiosidad del pueblo contra esa monarqua y
contra la continuacin de la guerra de Cuba, y, por
ltimo, el triunfo moral con que tales aconteci-
mientos vienen dar razn una vez ms los prin-
cipios que mantenemos.

-------*~ ------


POR CUBA LIBRE

En la ltima sesin del Congreso Internacional
de Londres, el delegado francs M. Argyriades
protest enrgicamente contra la actitud de la
junta directive, que se negaba poner en la or-
den del da la proposicin de dicho delegado, en
la cual reclamaba un votode simpata en favor
de los cubanos, de los macedonios y de los dems
pueblos que luchan por conquistar una naciona-
lidad.
Con este motivo pronovise un tumulto que
oblig al president agitar la campanilla impo-
niendo el rden, y protester de las pa-
labras pronunciadas por Mr. ArgyriadEs, y ocor-
dando que la proposicin sera sometida la de-
liberacin del Congreso.
Por ltimo, dicha proposicin fu aceptada por
ste, sin obstculo ninguno.
La Repblica Cubana enva al verdadero
republican francs today la expresin de su re-
conocimiento, por haberse acordado en ese im-
portante Congreso, de dedicar una voz de simpa-
ta y de apoyo los cubanos que luchan por la li-
bertad de la Patria.

--------*--- *,

DR, FERMN V, DOMINGUEZ

esde los campos.amados de Cuba Libre nos lle-
ga en paquete bien cerrado y sometido las
formalidades de uso comn en toda adminis-
tracin de correos, la digna y valiente respues-
ta que dirige al ministry espaol en Washington,
el subsecretario de negocios extranjeros de nuestro
Gobierno, Dr. Fermn Valds Domnguez.
Ese documento-con cuya publicacin se nos
honra al solicitarla, y que hallarn nuestros lectores
en La Rpublique Cubaine-no slo es un ments
concluyente la farsa official espaola que el desa-
certado Ministro pretend vanamente aclimatar en
los Estados Unidos, sino una exactsima relacin de
algunos de los muchos y terrible episodios que carac-
terizaron el sistema de guerra de los espaoles en la
guerra pasada, y que para mayor baldn de la huma-
nidad caracterizan as mismo el de la present.
Por otra parte, la personalidad de quien los relata
ha alcanzado en ambos periods histricos-y aun


en el trascurrido entire ellos-tal notoriedad y tales
simpatas en el element cubano de la isla y del ex-
tranjero, que por sabrados merecimientos le corres-
ponde un lugar entire los de la actual generacin que
piensan, que sienten y que ejecutan.
El Dr. Valds Domnguez naci en la Habana, y
pasando por alto aquellos episodios que el mismo
relata con extrema brevedad en la respuesta que
aludimos, diremos que una vez llegado Espaa
dise conocer con la publicacin de un libro en
que protestaba de los horribles asesinatos cometidos
por los voluntarios de la Habana en ocho inocentes
mios estudiantes de medicine y condiscpulos del
Dr. Valds Domnguez.
De regreso la Habana despus del Zanjn, se
dedic al ejercicio de la medicine, la vez que, ya
colaborando en la prensa, ya en sus discursos de
las lgias masnicas y de las sociedades de instruc-
cin y de recreo, siempre elev la protest ms enr-
gica en reivindicacin de aquellos infelices asesina-
dos urdicamente por Espaa. La tenacidad del Dr.
Domnguez en este piadoso al parque patritico em-
peo, lleg constitur.le una personalidad, tanto
ms de apreciar si se tiene en cuenta que en aquellos
tiempos de desmayo, de indiferencia y de esperanzas
en la implantacin de la autonoma en, Cuba, para
la mayor parte la campaa emprendida por Valds
Domnguez no pasaba de una obsesin sin trascen-
dencia ninguna provechosa.
Sin embargo, cuando ni el mismo tenaz cubano
lo esperaba, una tarde anunci un peridico de la
Habana, que la maana siguiente ira al antiguo
cementerio el Sr. Fernando Castan, recoger los
restos de su padre D. Gonzalo, director que haba
sido de La Vo de Cuba-peridico de historic tan
negra y de recordacin tan triste para todo lo que
sea cubano-con el objeto de conducirlos Astu-
rias, su patria. Esa maana fu la del 14 de Enero
de 1887, y las primeras horas de la misma se ha-
llaba en el cementerio el Sr. Castan con otros
espaoles. All lleg tambin el Dr. Valds Domn-
guez, y dirigindose l le pidi que, como testimo-
nio de la verdad, le diese una carta en que constara
que haba hallado intacto el nicho de su padre. As
lo hizo el Sr. Castan, y al otro da toda la Habana


se impresionaba ante la ratificacin de la verdad por
escrito: los estudiantes de medicine no habian sido
profanadores; Espaa haba fusilado ocho ino-
centes nios; la tenacidad de Valds Domnguez se
vea coronada por la gloria del triumfo.
Ms tarde tom su cargo la direccin de El Cuba-
no, peridico que haba fundado Antonio Zambrana;
pero los pocos meses, convencido de la inutilidad
de toda gestin poltica que no fuera la revoluciona-
ria, abandon el periodismo y fu establecerse
Oriente, donde pudo estudiar con fruto los elemen-
tos valiosos con que poda contarse para nuestra se-
gunda guerra de independencia. Despus pas los
Estados Unidos, y una vez lanzado el grito de Fe-
brero, se alist en la expedicin de los generals Ro-
loff y Snchez, que como saben nuestros lectores
desembarc felizmente en Cuba.
En la Asamblea Constituyente fu electo Subsecre-
tario de Negocios Extranjeros, habiendo concurrido
la invasion de Occidente y todas las acciones
que se libraron entonces.
Inteligente, constant, patriota y disciplinado, el
Dr. Valds Domnguez tiene ya muy bien ganado el
reconocimiento de la Patria.


*


SREVOLUCIN EN

ISLA DE PINOS Y EN ESPANA


Por despachos privados, antes que por los
falsos parties oficiales espaoles, hemos sabido
que en la Isla de Pinos (4) ha estallado una insu-
rreccin en la noche del 26 de Julio.
El teniehte coronel y comandante military
Brriz, fu atrado una casa, donde nicamente
se trat de retenerlo. Mientras, otro grupo atac
la crcel con idea de:poner en libertad los pre-
sos polticos, en tanto que un tercero y ms nu-
meroso atacaba el pueblo de Nueva Gerona (2).
La noticia lleg la Habaua el 29, inmedia-
tamente el general Weyler envi fuerzas de mar
y tierra. Se han hecho numerosas prisiones y
los cubanos se han visto reforzados por 300 pa-
triotas ms, que hacen subir el nmero de aque-
llos unos ochocientos hombres. En la HIaban
el gobierno espaol ha puesto el mayor empeo
en ocultar toda la importancia de este nuevo
movimiento revolucionario.


Un telegrama de Madrid nos anuncia que la
agitacin en Espaa es tan general como pro-
funda. En todas las ciudades y pueblos la opi-
nin es unnime contra el envio de nuevos re-,
fuerzos Cuba y contra la continuacin de la
guerra. La situacin del gobierno es de lo nms
grave que puede suponerse, y es evidence que la
revolucin est punto de estallar en toda Es-
paa.
Noticias llegadas ms tarde, informan que en
Valencia diversos grupos recorren armados las
cercanas de la ciudad, y que uno de ellos man-
tuvo un combat con las fuerzas del gobierno,
las cuales fueron rechazadas con prdidas sen-
sibles. Adems, se ha destacado tropa de infan-
tera y de caballera para hacer frente otros
grupos que se han lanzado al campo en dife-
rentes parties de la provincia.
En Barcelona, lo mismo que en Zaragoza, la
agitacin adquiere mayores proporciones cada
moment.

El grito de los sublevadas es el de Viva la,
Repblica!

(1) Isla de Pinos. Descubierta por Coln en su
segundo viaje en 1494. Se hall situada al Sur de
Cuba, 33 kilmetros de Bataban, mide en su
mayor extension 64 kilmetros y su poblacin es de
ms de 2.000 habitantes. N. de la R.
(2) Nueva Gerona. Cabecera del trmino mu-
nicipal de Isla de Pinos, situada en Ja costa Norte y
con una poblacin de i.ooo habitantes. N. de
la R.


*


,


Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN U
S29o U an o p a g 2 0ela nt- ... fr. 2 2 fr.
20, ue Saint-Vincent-d-Paul A o PAR S Agosto 6 de 896 N. 29 emestre d. id ....... 11 fr. .
.gs o9 Un trimestre, Id. id, ........ 6 fr. 6.50
TELOEF O 3O EN EL EXTERIOR
--SE P1T BLIoA. LO s JIIE-BVES Un ano, pago adelantado ......... ......5 tr
No se devuelven originales smestre, d. id ......... 13 fr.
__ N1MERO SUELTO... fr. 25 eta,
*--.~J.. :.- - ~ ____ ___


A LOS
Y LOS







LA REPBLICA CUBANA


AGOSTO 6, 1896.


MENTIRAS

OFICIALES


Ya hemos dicho-y lo repetiremos hasta la
saciedad, para que llegue conocimiento de los
pueblos ms remotos si fuere posible-que todos
los parties oficiales que vienen de Cuba que se
confeccionan en las dependencias del gobierno
de Madrid, no son otra cosa que burdo tejido de
mentiras, de calumnias y de infamias contra los
.,eubanos, contra la verdad; para engaar todos
los gobiernos; para mantener la opinion pblica
en la ms bochornosa ignorancia y para fabricar
un erdito artificial que haga ms fcil llevar
cabo el emprstito que se pretend celebrar en
Francia.
Recorran nuestros lectores la coleccin de La
Repblica Cubana, y hallarn muchas veces
demostradas las meMtiras oficiales; pero si no
quieren tomarse esa pena, no tienen ms que fi-
jarse en el nuevo hecho que evidenciamos hoy, y
en los dems que continuarenios registrando en
nuestras columns.
Dijo un parte del infame asesino Valeriano
Weyler, que el valiente jefe cubano Antonio Le-
gn haba sido muerto por las bizarras tropas,
y ahora tenemos que Legn, la cabeza de las
fuerzas que manda en la jurisdiccin de Sancti
Spritus, estuvo . las puertas de esa ciudad, in-
vit los denodados cides que salieran me-
dirse con sus filibusters y mambises, y en vis-
ta de lo intil de su empeo, se fu pasear
nuestra bandera por los mismos campos en que
fuerzas del general Gmez acababan de demos-
trar los invictos Castellanos y Godoy, que exis-
teh otras Gusimas como las de Machado.
Siga, siga el gobierno espaol mintiendo, que
nosotros no nos cansaremos de desmentirlo.

--------. .------

EL GENERAL ROLOFF


Procedente de Cuba Libre ha llegado Nueva
York el valiente polaco Carlos Roloff, veteran
de nuestra pasada lucha, Mayor General y Se-
cretario de la Guerra de nuestro Gobierno Prov-
sional.
Le acompaan los animosos jvenes Salvador
Castroverde y Carlos Aguirre, ayudantes del
general Jos Mara Aguirre, y otros patriots.
El general Roloff lleva una misin de sumo
inters, la cual una vez desempeada, le dejar
en libertad de volver ocupar su puesto tan
important como bien merecido en las filas
revolucionarias.
Reciba nuestra cordial bienvenida ese grupo
de hroes cuya cabeza figure nilitar y repu-
blicano tan meritorio.

-------t-- "-- ---


SIGUE LA MATANZA

Desde el 4 al 10 de Junio-en slo seis das-
los fiscales de various consejos de guerra de los
muchos que diario actun en la isla de Cuba,
pidieron para todos sus procesadas la pena ofi-
cial, la de ordenanza; como si dijramos la de
moda : la pena de muerte.
Y nada menos que para once prisioneros de
guerrai saber :
En la Habana. Quintn Pastrana, Nolasco
Gonzlez y Miguel Alonso Cabrera.
En Matanzas. Jun Bautista Alvarez Her-
nndez.
En Santiago de Cuba.- Gregorio Rodrguez
Castro, Desiderio Gallo, Hermnio Gonzlez Gis-
pert, Jos de la C. Gispert, Francisco Riquelles,
1Hilario Alvarez y Manutel Gonzlez Gispert.
En slo seis das, condenados muerte once
prisioneros de guerra! Y por qu nacin Por
la misma cuyos generals, en sus parties ofi-
ciales, en los peridicos y en el Senado, con-
fiesan que los jefes del ejrcito de que formaron
parte esos reos cuya muerte piden los fiscales,
CURAN LOS HERIDOS Y DEJAN EN
LIBERTAD LOS PRISIONEROS.
Ante esta evidencia, la mayor parte de la
prensa de Europa sigue muda; los gobiernos eu-
ropeos, inmvibles; las sociedades humanitarias
y filantrpicas del Viejo Mundo, ciegas y sordas....
y Espaa contina-en l;a ms espantosa de las
impunidades calumniando, deshonrando, sa-
queando y asesinando todos los cubanos que


luchan por el progress, por la dignidad, por la
independencia de la Patria.
IY an hay necio malvado, que se atreve;
censurar los cubanos el uso del machete y d
la dinamita!..... Todava somos demasiado no-
bles y generosos.

.-------. o-------.

COPIEMOS:


Ha fallecido el soldado granadino que regres en-
-fermo de Cuba.
Desde Santander Granada no pudo probar bo-
cado, por falta absolute de recursos.
Horas despus de llegar casa de sus parientes,
falleci el infeliz de la postracin producida por el
hambre.
El hecho tritsimo ha causado verdadera indigna-
cin.
Y no quieren luego que las madres espaolas
protesten ante este dilema terrible :
tu hijo muere en Cuba como care de can,
muere de hambre cuando regrese invlido.

-------=k ----



JORGE SERPA Y AGUIRRE


Nio todava, all por el ao de 1885, le conoci-
mos en la Habana cuando iba diariamente nues-
tra mesa de redaccin, enterarse de cmo esta-
ba la lucha entire cubanos y eSpaioles; porque
ya su intuicin le permita ver, como la nuestra,
que aquello de autonomistas y conservadores
no era otra cosa que convencionalismo de nom-
bres entire el 10 de Octubre de 1868 y el 24 de
Febrero de 1895. Ya, colegial de Beln, haba
probado con la palabra, con el puo y con la
punta del pi la canalla jesuita, que en su
naturaleza de nio palpitaba un cubano del por-
venir, como despus lo prob sentando plaza en
la expedicin del general Collazo y pisando tierra
de Cuba, rifle al hombro, machete al cinto, ga-
llardb, simptico, sonriente, expansivo, decidor
y oportuno.
Pobre Jorge, que muere en los veinticinco
aos de la vida, sin ver los brillantes rayos de
nuestra Estrella Solitaria;iluminar toda la exten-
sin de Cuba Independiente; desventurada ma-
dre, que un da supo con la ms dolorosa sor-
presa, que su nico hijo haba partido Cayo
Hueso para alistarse en una expedicin! Pero
la vez, dichosos los dos, porque el uno su exis-
tencia y la otra el objeto ms querido de su
alma, el pedazo ms precioso de su ser mismo,
han ido ofrecerlos por la dignidad, por la liber-
tad de la Patria !


-------*~~------

LA INVASION

DE OCCIDENTE


Nuestro Delegado Plenipotenciario en los Esta-
dos Unidos, Sr. Estrada Palma, acaba de publi-
car en un folleto bellamente impreso, la gloriosa
invasion de Maceo Occidente. Ms detalles po-
drn hallarlos nuestros lectores en' la Biblio-.
grafa.
Dentro de pocas semanas tendremos ejem-
plares de venta, al precio de cincuenta centavos
cada uno, ms el franqueo, pago al contado.

-------- *-------

CARTA DE NUEVA YORK

LA GUERRA SANTA

r
New York, 24 de Julio de 1896.
Sr. Director de La Repblica Cubana.
Paris.
Voy contaros lo que he visto, lo que he odo y
lo que siento. En pocas ocasiones pudiera ser tan
sincero, porque apenas llegar esbozar lo que trato
de pintaros. Hay sentimientos indefinibles como
existen- espectculos que difcilmente el alma con-
cibe.
Aun sabiendo, como la conocen todos, la historic
que voy referiros, la hallareis cada vez ms grande,
hermosamente indescriptible por sus valientes ras-
gos, sus horizontes inmensos y su radiante luz de
sacrificio y de gloria.
Un pueblo que march su independencia, es
siempre un espectculo hermoso aunque obedezca
las leyes de la historic, aunque respond la ne-
cesidad de los tiempos. Combatir para conquistar
las libertades humans, ha sido siempre la misin
del mundo. Es grande, pero es natural.
El espectculo de Cuba rompiendo sus cadenas es


el mismo de todos los pueblos. Cumple con un de-
ber, dedignidad. Nada ms corriente.
Done debe admirarse esta guerra, es en la condi-
ci6n como se hace. Cuando la historic consigne sus
anales,, se ver como los primeros hombres tu-
vieron que conquistar las armas para combatir.
Cuando se sepa que para ir al campo de batalla ha
tenido antes que pasarse por un prlogo de peligros
sin cuento, en barcos pequeos, burlando la vigi-
lancia del enemigo, para.caer en una playa quizs
desierta, quizs fatal.
Ir la guerra no es nada, lo que es grande es ir
-las privaciones, al hambre y las enfermedades y
sin recursos.
Pues todo esto se march, desde aqu, en New
York, desde una casa confundida entire tantas otras,
en una calle cualquiera, donde parece que nada
ocurre y donde se forja nada menos que la potente
base en que ir luego descansar todo un pas.
Aquella primera sala de la Delegacin, donde se
ven alineados al muro, reposando silenciosamente,
semblantes juveniles de rostro plido y mirada re-
suelta; sin proferir una palabra, sin traspasar siquiera
el umbral de la puerta por donde se v all, donde
estn Estrada Palma, y Castillo y Yero y Varona y
todos los que febrilmente trabajan sin reposo.
Aquellas gentes hacen antesala, pero es la antesala de
la muerte. Son pretendientes; pero no van pedir
empleos, ni destinos, ni prebendas: van, al contrario,
ofrecer su vida, solicitar un puesto en el com-
bate.
Ah! Yo los hubiera abrazado todos, porque los
vea tan grandes mi lado, que el corazn se me
ahogaba de emocin.
Luego, all dentro, vi Estrada Palma, y me
acord de la historic inmaculada de este hombre tan
sencillo y tan bueno. En el ojal de su levita llevaba,
puerilmente, una pequesima banderita de Cuba,
pero aquella insignia reposaba tambin sobre su
alma.
Hace diez y seis aos conoc el Dr. Castillo. Era
un muchachn arrogante, official de la marina de
guerra americana, buen camarada y buen amigo. Se
preparaba, muy tranquilamente, hacer un viaje tre-
mendo, por placer, por gusto propio. A su vuelta.del
Polo Norte cubierto de gloria y con un porvenir 'in-
menso en la armada americana, prefiri ir ejercer
la medicine, como un particular, su tierra obscura
de Santiago de Cuba, como Caribaldi fu plantar
coles Caprera, despus de haber hecho la unidad
italiana.
Castillo fu de los primeros en ir la Revolucin.
All combati como bueno, y cuando sus condicio-
nes excepcionales hicieron necesaria su participacin
en la Junta de New York, aqui se vino, no sin dejar
en los campos de Cuba un hermano, para que la
bala enemiga no encontrara el vaco' all donde es-
tuvo su cuerpo.
Sus trabajos organizadores se saben, aunque no se
han publicado. Lo que debe decirse muy alto, es que
no se content, como ya tenia derecho, con hacer
political la sombra protectora de los muros de New
Street, sino que vuelve los peligros y la lucha y
entire riesgos inmensos lleva la preciosa carga y
vuelve con ms alientos preparar la venidera.
Ah! pobre odisea, que no tiene poetas que la can-
ten ni versos que la recuerden! En esta guerra de es-
fuerzos los cubanos slo posen sin limits, sin aprecio
y sin memorial, una cosa en la que nadie se fija y que
ellos desdean : el derroche inmenso de sus actos
hericos.
No necesito hablaros de Enrique Jos Varona; su
historic os recuerda cmo pens siempre y cmo no
pudo aceptar una complicidad criminal que era la
rmora de la Ptria. Su pluma est al servicio de
Cuba como su corazn lo ha estado siempre, y para
que no pueda una sombra empaar su gloria, all en
los campos, el brazo del hijo sostiene, por la fuerza,
la razn y la justicia que predicara el padre.
He visto Eduardo Yero por la primera vez.
Cuando me lo mostraron, me aadieron: Es un bueni
hombre y un hombre honrado. Hay gentes que se
revelan por su aspect. Yero primera vista se de-
fine: de toda su persona se desprende un aire ine-
fable de amor y de tristeza. Los actos de este hom-
bre deben ser transparentes como su alma.
Perdonadme si no os doy ms detalles. Este es el
resultado de mi primera vista. Os trasmito la im-
presin que siento al ver toda aquella gente traba-
jando, con ayudantes que no descansan la pluma,
con amigos de fuera que informan la prensa
impulsan cada vez ms la propaganda, con el perio-
dismo americano, vido siempre de noticias.
Por all pasan todos; muchos nombres que todos
conocemos, que roban un minuto para responder
la Patria, del trabajo personal, compartido con la
lucha diaria de ganar el sustento. All acuden las
ofertas de sangre y de dinero, y cuando las malas
nuevas sealan el luto y doblan la cabeza, las lgri-
mas se enjugan, la mirada brilla con nuevos res-
plandores y la voz repite: i Adelante!.....
Por eso alli me descubro al entrar, como en el
templo.
Hector de Saavedra.


*


EN PUERTO RICO

El general Marn, gobernador de Piueti Rico
y muy digno compaero de Weyler, Pando y
Polavieja, tiene prohibida la circulacin de los
peridicos siguientes:
The World y The New York HeralMd, de
Nueva York; La Paz y Las Dominicales del
Libre Pensamiento, de Madrid, y La Rep-
blica Cubana, de Paris.
Todos :os ejemplares de estos peridicos que
llegan aquella isla, son deleuidos en el! correo
y enviados inmediatamenrte al golernador,
quien, por otra parte, cuenta con miserables
esbirros que andan averiguando quines son los
corresponsales de esos peridicos en la hermosa
y desventurada Borinquen.
Por cuanto hace nosotros, nada nos extraa.
El hecho basta por s para evidenciar el miedo,
el terror, el pnico que el inspira al gobierno
espaol la opinion de la prensa independiente, y
de aqu esa media tan desptica y ultrajante.
A qu esperas, Borinquen? i Hasta cundo!



LA. VOZ DE CAIN
Cartas abiertas Rafael Montoro

(Contina)
La Revolucin de 1895 es la continuacin de la
de 1868, pila bautismal de la nacionalidad cu-
bana; la Revolucin de 1895 es el product del
estado crnico de un pas enfermo de nostalgia,
es el resiltado lgico de las premises espaolas.
No es manufacture importada con dao de los
aranceles prohibitivos; es la obra prodigiosa dela
iniciativa popular determinada por un accident,
de igual modo que por un grano de arena mal.
colocado se desmorona un edificio, y nacida casi
por generacin espontnea por la inspiracin de
los de abajo contra las previsiones y los clculos
de los de arriba. Largo tiempo estuvo forzando
la mquina la Junta de esta ciudad y Cuba re-
sista; ahora Cuba crey llegado ei moment, diJ
rdenes, fij fechas y su resolucin de combatir,
con la Junta, sin ella, fu irrevocable : desde
el primer da fu soberana,
Quiere usted verla Revolucin justificada hoy
mismo por la Central? El 24 de Julio ltimo es-
criba El Pas :
Verdad es que al mismo tiempo que aspira-
mos hacer cada vez ms enrgica, intense y re-
flexiva la accin del espritu pblico contra el
movimiento, pretendemos tambin se haga un
severo examen de conciencia que permit pre-
cisar la parte que en las desgracias pblicas co-
rresponda al rgimen administrative y econ-
mico vigente.
Por consiguiento, en el gobierno tenemos el
gran culpable. Oiga usted El Pas, de 29 de
Septiembre prximo pasado:
Al radicalismo en las ideas haba de acom-
paar, y siempre ha sucedido as en nuestro par-
tido,.la moderacin en los procedimientos, ajus-
tados de todo en todo los medios estrictamente
constitucionales. Gobierno alguno ha contado
con auxiliar ms sincero ni ms desinteresado
para llevar efecto la poltica de la saludable
reparacin y de necesarias rectificaciones que
exiga perentoriamente el estado de una colonia
asolada por una guerra civil de diez aos. Y,
sin embargo, no fu utilizado, antes bien, p-
sose en prticta sistemticamente un insensato
plan de recelo y de proscripcin contra los auto-
nomistas, hasta que por razones de dignidad y
decoro se vi forzada nuestra Junta Central vo-
tar el retraimiento.
Luego el gobierno no ofreci Cuba las repa-
raciones esperadas con derecho ; luego en el sis-
tema existan y subsisten agravios no rectificados
por una poltica just y previsora; al contrario,
tuvo la Central que optar por medidas extre-
mas.
En el mismo articulo aade :
Siempre dijimos la verdad sin escrpulos n
reticencias, y nuestras protests contra las de-
masas del poder y la pasiva resistencia que
opona nuestras justas reclamaciones fueron
siempre oportunos avisos y juiciosas adverten-
cias que nacan de un patriotism sano y previ-
sor. Fuimos desatendidos; pese la responsabilidad
sobre los que no quisierou oirnos.
A qu los avisos y advertencias, si no porque
en las institutions vigentes y en las prcticas
del gobierno se desarrollaban los grmenes revo-
cionarios? El pueblo es lgico; en la Central se
vi desatendido y desairado, y por la voz de El
Pas provoca los remordimientos de los respon-
sables, que son los que no quisieron oirla, los







AGoSTO 6, 1896.


LA REPBLICA CUBANA


que no'cerraron la triste y ruinosa era de las
revoluciones.
La conduct de la Central es, por otra parte,
una aberracin de naturaleza; rechaza su pro-
propio hijo. porque el movimiento insurreccio-
nal de Febrero es la criatura engendrada y ama-
mantada al calor de las predicationes autono-
mistas. Cuando en un meeting se condenaba la
independencia como aspiraciin prematura y se
refrenaba la acometividad de los impacientes,
era valor entendido : el fruto sazonara en su
poca y el oportunismo aconsejaba no desmedrar
su crecimiento, cundo con pomposas amplifica-
ciones se encareca la nesesitad de armonizar la
la cabeza y el corazn y sometamos, se deca, el
sentimiento la razn, todos saban que eso si-
gnificaba lo efmero y pasajerode la doctrine au-
tonomista, y que sofocramos el verdadero ideal
de separacin por las exigencias de la realidad
que en esos moments no nos permita arries-
garlo en locas aventuras. No hay mayores exci-
taciones la rebellion que las arengas de Figue-
roa y aquellas ganas de pelear de Fernndez de
Castro al frente de sus dos mil jaruqueos, que
no eran i ay ginetes orientales.
Si, seor Montoro, no se extendan regueros de
plvora por today la Isla, no se amagaba con
protests la altura del agravio para infundir
amor Espaa, para resignarnos que fuera
Cuba, en lo porvenir, como ha sido en lo pa-
sado, una colonial espaola. El insigne Labra,
autoridad irrecusable, expuso en sus confe-
rencias del Ateneo de Madrid sobre La Coloni-
zacin en la historic la ley histrica .de la
emancipacin de las colonies y el deber de las
metropolis de educarlas por medio de la autono-
ma para la vida de las nations independientes;
hace cosa de un ao tambin se atrevi El
Pas exponerla, y usted mismo en Santiago
de Cuba, al final de brillante discurso, no se
complaca en recorder el hermoso sueo de
Lamartine, cuando en nuestros mares tan risue-
os y luminosos, tan tranquilos y esplndidos,
va surgir en lontananza las islas britnicas
de lo porvenir ?
Equivcase en redondo quien deduzca de lo
que llevo escrito la esterilidad del partido auto-
nomista. Grande es la suya en lo que hace rela-
cin progress recabados de la metrpoli; pe-
ro ms grande an es su fecundidad en cosechas
de rebeldes. Esa era su misin, ya concluida, se
es su ttulo ala gratitud delos cubanos, razn por
la cual yo lo estoy vindicando del deshonor con
que usted profana su cadver. No se sirve las
causes deshonrndolas. El autonomismo era un
mentor que educaba el pas y lo dispona sabia-
mente la hucha; en la paz lo preparaba para la
guerra. Abra un club en cada casa y una ctedra
en cada calle. lea los ciudadanos el declogo
de sus derechos y cada conculcacin de ellos,
cada atropello, les deca : i Mirad cmo os los
violan fin de infiltrar en las venas odio al


usurpador de la libertad, al secuestrador de las
prerogativas humans, bien penetrado de que si
la revolucin es para el hombre de gabinete un
teora, para el pueblo es una venganza.
No ha concluido su atento servidor.
Q.B. S. M.
Eduardo Yero.
(Contin uar.)
-------.^.~ -------

LADRONES EN ALZA

Dice El Liberal de Madrid, que el transport
Cuba de las tropas espaolas por la Trasatln-
tica, va costar al Tesoro 22,000,000 de pe-
setas MS DE LO DEBIDO.
Ms de lo debido? Pues he ah lo que se
llama, robo. Y ladrones los que cometen ese
robo. Y, por ltimo, carneros los hombres de las
provincias espaolas, los de Puerto Rico y de Fili-
pinas, que no se lanzan la luc:ha contra tantos
ladrones, como han hecho los cubanos.

--------------

MACHETES
ENVENENADOS

Visto que no di resultado aquella infamia
echada volar por elkurdo Weyler, de que los
cubanos usaban balas explosiras, se ha hecho
necesario inventar otra que ayude al gobierno
espaol en su laboriosa faena de conseguir el
emprstito.
Esa nueva infamia es la de que los cubanos
usan machetes envenenados, calumnia tanto
ms de rechazar, cuanto que peridicos rep-
blicanos, enemigos del gobierno y protectores
del pueblo, como La Asamblea Federal de Ma-
drid, se hace eco de patraa tan asquerosa cuan-
do habla de
los desgraciados hijos del pueblo quienes no con-
tando con 2,000 pesetas, se les obliga ir la ma-
nigua, donde morirn del vmito, del paludismo
de los envenenados machetes.
Resulta, pues, que nuestras balas son explo-
sivas y que nuestros machetes estn envene-
nados. Ya ver La Asamblea Federal como
Weyler no deja pasar much tiempo, sin comu-
nicar que la plvora de los caones cubanos est
fabricada expresamente para asfixiar con el
humo los soldados espaoles, otra imbeci-
lidad por el estilo.
Lo urgente es hallar en Francia el dinero que
no tiene el gobierno espaol para enviar Cuba
esos < desgraciados hijos del pueblo que no
cuentan con 2,000 pesetas , y para esto son
buenas las balas explosives y los machetes enve-
nenados; no olvidando,por supuesto, aquello de:
Calumnia, que algo queda .


*


CRIMENES DE WEYLER

(CONTIN'A).
En Oriente:
El Sub-prefecto de Cabezas cay prisionero, y
habindose negado dar vivas Espaa, se le
abofete, despus le cortaron brbaramente una
parte de su cuerpo, y por ltimo, le machetea-
ron. Este desventurado y buen cubano se llama-
ba Francisco Alcolea.
En Matanzas:
Fusilamiento de 2 cubanos; uno cuyo nombre
se ignora, y otro llamado Benito Falcn.
Total ............... 3 asesinados
Suma anterior....... 819
Total general........ 822 -
(Continuar.)
,------* --

NOTICIAS DE LA GUERRA

Del 29.
Ampliando la noticia dada en nuestro n-
mero pasado con fecha del 28, podemos agregar
que el general Weyler promete los capitanes
americanos que le entreguen una expedicin, no
slo la suma de 24,000 y 9,000 pesos respectiva-
mente, sino considerarlos irresponsables del todo.
Continan las prisiones por sospechas en
toda la isla. En la Habana fu cerrada una ferre-
tera del mercado de Tacn y preso el dueo,
por que, segrn dicen, hallaron all armas y .mu-
niciones destinadas los cubanos.
Del 30.
Han fallecido del vmito el teniente de in-
fantera Sangro y Ros de Olano, el mdico Eva-
risto Pasco Feci y el comandante de caballera
Girn, hermano del general Ahumada.
Del 31.
En Gabriel (1) hubo un combat en el que
los espaoles anuncian que fu muerto el gene-
ral cubano Jun B. Zayas, de igual modo que re-
claman la victoria para ellos.
Una column espaola fu batida en Bara-
coa, con prdida de cincuenta hombres, entire
muertos y heridos.
Agosto 1o.
Un telegram refiere que la column
espaola del general Linares experiment un
descalabro en un combat con fuerzas al mando
de los, generals Calixto Garca, Cebreco y Pedro
Prez. El combat tuvo lugar en la jurisdiccin
de Santiago de Cuba, y entire los various oficiales
espaoles que murieron, se cuenta el teniente de
caballera Mazo.
Ha muerto del vmito el capitn San Juan,
de zapadores del ejrcito espaol.
Noticias fidedignas declaran que pasan de

(i) Gabriel. Barrio rural del trmino municipal
de la Salud, provincia de la Habana. N. de la R.


6,000 los atacados del vmito en los hospitals
de la Habana, y que en proporcin hay las mis-
mas bajas de enfermos en Matanzas, Puerto
Prncipe y Santiago de Cuba.
Del 2.
Por sospechosos han sido detenidos various
cargadores del vapor Mascotte, en el puerto de
la Habana.
Los generals Gmez y Calixto Garca con-
tinan con toda libertad sus operaciones, cau-
sando profunda inquietud entire el element es-
paol de Cuba.
A la IHabana ha llegado el vapor Tritn
conduciendo 150 entire heridos y enfermos de la
fiebre amarilla, y por los trenes llegan otros tan-
tos cada da.
El general Weyler, de acuerdo con Cnovas;
ha pedido los espaoles de Cuba, que contri-
buyan con recursos pecuniarios salvar la si-
tuacin precaria en que se hall el Tesoro; pero
aquellos se han negado por complete, convenci-
dos de la inutilidad de todos los esfuerzos que se
intenten fin de detener la march incontrasta-
ble del ejrcito revolucionario. En vista de este
fracaso, han mediado comunicaciones telegrficas
muy violentas entire Cnovas, el ministry de Ul-
tramar y el general Weyler. Este ltimo ha acu-
sado de traidores muchos de los espaoles
ms pudientes de Cuba, y ha anunciado nue-
vamente al gobierno que presentar su renuncia.
El general espaol Bargs se embarca para
Espaa, consecuencias de haber tenido un
grave disgusto con Weyler.
Las fuerzas cubanas que mandan los jefes
Inglesito y Roque, derrotaron las espaolas del
teniente coronel Aldea, en la jurisdiccin de Ma-
tanzas. Entre las bajas de stas se cuenta el
teniente Julin Rodrguez.
Por telegrama de Nueva York se sabe que
el capitn del vapor Laurada ha puesto en
manos del abogado consultor de la Hast and
Company, una carta en que D. Jos Congosto,
Cnsul de Espaa en Filadelfia, le ofrece 10,000
pesos por cada expedicin cubana que denuncie,
la vez que le promete la inmunidad ms com-
pleta. El abogado califica de infame la conduct
del cnsul espaol, y se dispone presentar la
protest consiguiente. Por su parte, el secretario
de Estado Mr. Olney, declara que otra carta igual
le ha sido enviada por dicho cnsul al capitn
Riley. La situacin del funcionario espaol se
consider mny comprometida.
Del 3.
El general Jess Rab ha tenido un en-
cuentro con los espaoles en la jurisdiccin de
Santiago de Cuba. Los cubanos llegaban 3,000
y los espaoles contaban con igual fuerza. Estos
ltimos fueron completamente batidos, teniendo
que retirarse con prdidas considerable.


*


FOLLETN
De La Repblica Cubana





MUERTOS VISTOS



Favila haba odo leer les peridicos la noche
anterior.
Y haba montado en clera:
Tom dos tragos ms, y fu acostarse con
ideas belicosas.


Al otro da se levant de mal humor.
Ech cuatro ternos por saludo la naturaleza.
Mir al suelo, y su vista tropez con sus pis.
-Con mil de caballo!
Exclam, y doblemente furioso agreg deci-
dido:
-iQu pas!...
Escupi alto, sintise fuerte, se atuz el bigote,
diciendo:
-No va quedar uno...
Vistise sin lavarse, y se fu derecho la
bodega.
Con cara de perro, su saludo fu:
-Una doble...
Y el mozo del mostrador le despach en un
vaso dos ginebrones de medio.
Encendi su cigarro, y sali.
Tropez en la esquina con un perro callejero,
y le di una patada.
-Me ca...so!...
Fu la exclamacin.


Y sigui andando.
En esto oy el toque de corneta de la guardian.
Y exclam echando un taco.
-Hoy me apunto voluntario.

*.


Era ms de media noche.
En el cuerpo de guardia estaban various, unos
dormidos, otros jugando; el centinela firme, arma
al brazo.
-Cabo, viene alguien-dijo.
-Pues el Quin vive-le respondi el sol-
dado.
-Quin vive?
Nada. No respondieron.
Y el cabo mand former la guardia.
El centinela repit:
-Quin vive?
...................... ...... .... ....... ..
-El enemigo-dijo el cabo. Fuego la otra.
-Quin vive?
Pum!...
Reson un tiro, y los de guardia tomaron posi-
ciones.
-A las armas!
Fu la orden del official: todos corrieron la
defense del puesto.
-Que vaya el cabo reconocer quin es, con
tres nmeros-agreg el jefe.
Y salieron. El cabo detrs echando ternos.




Ya se habr reconocido.en la ilustre persona
del cabo, al voluntario apuntado recientemente.
Vesta el uniform de voluntario ligero, apesar
de los remos.
Grandes bigots unidos las pastillas para po-


ner cara feroche al enemigo, y enorme jipijapa
sombreaban su rostro.
El mismo se haba asustado al mirarse al es-
pejo.
Esa noche era la primera de su guardia de
novicio.
La ocasin se le presentaba propicia.
Tena delante el enemigo.
Haba salido con tres ms reconocerlo.




-Quin vive?
Fu el grito estentreo del cabo antes de acer-
carse.
-Alto I
Dijo sus tres sbditos.
-Fuego !
Y son la descarga de tres tiros.
-Que vaya unol
Exclam con tono de mando.
Y se qued resguardado con dos soldados.
-Voto v y no Dios !
Agreg con valor el cabo, pateando impa-
ciente.




Minutos despus entraban de vuelta en el cuer-
po de guardia.
El cabo el primero.
El official, sable en mano. Los soldados arma
al brazo. El centinela apuntando. Los tres nme-
ros de la expedicin terciado el fusil.
-Qu hay ?
Dijo el jefe.
El cabo respondi emocionado de clera pa-
tritica :
-Un muerto visto......


-A recogerlo -Vayan diez nmeros.
Contest ordenndolo el bizarro official.
-Puede ser una emboscada mamb agreg
el valiente cabo Que vaya el sargento.
-S. Que vaya.
Interrumpi el official.
Y salieron todos.
. . ... .. .... . ... ... ... .... .. ... .. . .

**

Pasado algn rato, deca el bigotudo cabo con
courage:
-Si lo pillo, le quito el rifle, y con el le doy
lea.
Atiza!
Agreg el jefe de guardia.
En esto llegaba el sargento con seis de los diez
nmeros.
-Qu es?...... qu fu?
Dijo el cabo.
-Calle Ustez! le respondi el sargento.
Y dirigindose al official continue :
-Mi teniente, se necesita una carreta.
-Son..... ms de.... unoil
Interpuso el invicto cabo.
-Cmo!
Replic el official.
Los de guardian vinieron todos escuchar el re-
lato.
El cabo se retorci el bigote.
-Hay que arrastrarlos.
-S.... Si! ....
Dijeron coro todos.
Y el jefe enfadado:
Como!.... Cuntos?..... Quins? A ver....
Y un soldado corrido respondile;
-El burro de un lechero.
P. Legn.


i I i 13 1 i i I I iii i I I
I -







LA REPUBLICAN CUBANA


AGOSTO: 6, 189i.


UNA LAMINA


Por el correo interior hemos recibido una l-
mina cromolitogrfica, que contiene el retrato
de Carlos Manuel de Cspedes, primer president
de la Repblica de Cuba. Dicha lmina parece
estar destinada una obra sobre asuntos cu-
banos.
Agradecemos el envo al annimo remitente.

'-------*--------- .i3


LA OPINION EN ESPAA

Las Dominicales, Madrid :'

Basta de degollar espaoles en Cuba, sacrificn-
dolos cruelmente un rgimen fatal y corrompido.
.o. ... ..... .... . .. .. ... ... .. ... . .. .
Otro pueblo antes que enviar un solo soldado
Cuba, lo que hace es castigar los que con su pol-
tica de corrupcin y de despotismo han dado luggr
que estalle esa espantosa guerra.

Lejos de mejorar las cosas de Cuba, empeoran.
Sobre la muerte, nos sobreviene la deshonra; y e.n
vez de acabar la guerra de Cuba, nos amenaza otra
an ms espantosa.
i Basta!
......... .. .. .................. . ...... ....
Pero hay algo todava ms significativo y trascen-
- dental : nos acompaan los generals que dirigen la
guerra de Cuba, los cuales dicen que no quieren
star alli, que se pondrn enfermos para venirse, y
que slo se quedan por ruegos y splicas, que saben
medio imposiciones, del gobierno. Ahora imag-
nese el lector el efecto moral de esta situacin para
nuestro ejrcito de Cuba. All, el que lo sufrir
todo, e! que padecer con el desastroso estado moral
creado por un gobierno impotente y acobardado, es
el infeliz soldado,. que no puede pedir licencia para
venirse, y que no tiene otro recurso que resignarse
morir.
i Basta, basta !
.. ... .. .. .. .. ... .. .. .. ... .. . .. .. . ...

.a Asamblea Federal, Madrid :

La prensa monrquica ha censurado la exposicin
dirigida al gobernador de Zaragoza por las madres
aragonesas. De falta de patriotism juzgan algunos
la pretendida manifestacin; otros achcanla tra-
bajQs filibusteros, y quines encuentran sus races
en los hilos revolucionarios.
i Hipcritas! Con el manto del honor national
quieren cubrir la iniquidad y la injusticia de la vi-
gente ley de reemplazo y reclutamiento del ejrcito.
.................. . .................. ...
i Razn tienen las madres aragonesas Todos
ninguno debemos marchar la guerra cubana.
. . . .. . . . . . . . . . . . . . ...
Todos ninguno: que no es cristiano lloren las
madres pobres al ver paltir los hijos de sus entra-
as, mientras las madres que cuentan con 2.ooo
pesetas libran los suyos de la terrible contribucin
de sangre.
.........................................

Don Quijote, Madrid:
En la discusin del mensage se ha hecho patente
que las actuales Cortes no tienen solucin alguna
para resolver el problema, cada vez ms grave, de
la pacificacin de Cuba.
A las dudas y las vacilaciones del gobierno han
respondido ios oradores del partido liberal con nue-
vas dudas y nuevas vacilaciones.
Mayoria y minoras, despus de much discutir,
han llegado esta dolorosa conclusion: que no tie-
nen medios para conjurar el tremendo conflict an-
tillano.
S ...... ........... .... ........ .. ......
Qu ms! Hasta el mismo Sr. Maura no ha teni-


do valor para defender en las actuales circunstancias
sus pobres reforms ultramarinas, ofrecidas por1'l
en otro tiempo como panacea nica para curarlos
males de la triste Cuba.

Palabras huecas y sin sentido, viejas generalida-
des, todo el socorrido repertorio de la retrica parla-
mentaria; he ah una sntesis de la discusin del
mensaje.



La Cociencia Libre, Valencia:
......................................
Los dioses de la guerra piden sangre
En los campos de Cuba al imperar,
Que con sangre se borran las infamias
An, en nuestra atrasada sociedad.
Sangre que borre all todo un pasado
De explotacin, de engao sin igual,
Ejecutados al culpable amparo
De los que nos gobiernan tiempo h.
Inicuos atropellos encendieron
La tea de discordia allende el mar,
Y sta prendi la hoguera de la guerra
Que con sangre pretndese apagar.
Mas con qu sangre ?, con la vil de aquellos
Culpables del conflict? No. Con cul ?
Con la sangre del pueblo cuyos hijos
No supieron ni dnde Cuba est,
Hasta que conducidos la fuerza
Por ley tan inhumana cuan brutal,
Pisaron de las playas antillanas
La blanca arena qne acaricia el mar,
Yendo morir despus bajo el machete'
Del insurrecto en el caaveral,
Defendiendo, en el nombre de la patria
Un rgimen caduco y viejo ya,
Y con l injusticias de un pasado
De que protest un pueblo liberal.
Y all han muerto millares de soldados
En combat por vil enfermedad,
Y las filas se aclaran cada da
Y ms soldados gritan sin cesar
Los generals que se ven pequeos
Para vencer la insurrecin audaz.
Y van soldados y detrs refuerzos
Y ms soldados y despus an ms
Y los que an irn. quin hoy se atreve
Su nmero seguro calcular?
............. .... .......... . . .. ..........
Decs que es un deber de patriotism
De Espaa defender la integridad;
i Enhorabuena pues que vayan todos,
Dad vosotros ejemplo, comenzad
Enviando vnestros hijos al combat,
Antes que disponer de los dems.

Queris cuarenta mil' hombres en Cuba ?
Pues que vayan los vuestros luchar,
Y si esto no es bastante, an hay ms gente
Intil, que para eso servir.

i Dejad al que trabaja, que es sagrado!
Y pues queris la guerra continuar,
A la manigua el fraile! i la manigua!
De Espaa defender la integridad !
Beln Srraga de Ferrero.

La Repblica Social, Matar (Barcelona):
En breve embarcarn 40.000 hombres ms para
reforzar el ejrcito de Cuba.
Y se anuncia el envo de otros 60.oo0 que debern
encontrarse en aquella isla antes de finalizar el ao.
Ante tal perspective, las madres zaragozanas han
pretendido celebrar una manifestacin de protest
contra el envio de ms hijos del pueblo la mani-
gua.
A la manifestacin proyectada por las madres za-
ragozanas se han opuesto las autoridades, pero
pesar de ello la manifestacin ha tenido efecto en
la forma y modo que les ha sido possible, y de su
deseo de que termine la guerra se ha podido enterar
la burguesa que la alimenta.
Con este motivo, los patriots al uso, incluso los
periodistas demcratas, han puesto el grito en el
cielo y descargado su baba venenosa sobre las ma-


.dres que desean library sus hijos de los peligros de
la guerra.
Esto:no obstante, no se tiene noticia de que esos
voceros de la patria hayan pedido puesto en los ba-
tallones expedicionarios.
Verdad es que hacen falta en la Pennsula para
defender las compaias ferrocarrileras, la Trasat-
lntica, la Tabacalera y dems desheredadas cor-
poraciones de la burguesia.

El Corsario, La Corua:
Que un gobernador compete un atropello, y qu?
El ministry de la gobernacin est para defenderlo.
Repsese la coleccin de los Diarios de Sesiones
y se ver que slo de las denuncias hechas por di-
putados y senadores, hay mritos para constituir una
colonia penitenciaria llenar un presidio con ex-go-
bernadores.

Hoy Espaa lucha contra Cuba y manda esa
hermosa isla proleiarios y ms proletarios que si su-
perian lo que les espera allende los mares, retroce-
deran aterrados.
La maldita ceguera que causa la ignorancia, es
slo la que puede consentir que miles y miles de
hombres vayan tranquilos donde la parca se ceba
inexorablemente en el ser nacido y aclimatado en un
pais templado.
Bajo los rayos de aquel sol tropical, con camina-
tas forzadas que exige la tctica military, con malos
alimentos ninguno veces, qu hombre puede
vivir? quin dejar de caer estenuado por la fatiga?
que higiene podr precaverles de las enfermedades
que esos trances original? cmo no probarnos esos
y otros datos que ha muerto ya un 75 por ioo des-
graciadamente?
De ah que las madres de esas vctimas sientan an-
sias indecibles buscando al par la salvacin de sus
hijos. Y estas ansias se acrecientan al ver que los
desposedos de todo son los que all marchan,
mientras aqu quedan solazndose tranquilamente,
los que pueden reunir 2.ooo pesetas que les eviten
esa exposicin de su vida.
Nada ms conmovedor que ver los embarques,
donde los desgarradores lamentos de padres, her-
manos, parientes y amigos, se confunden con los
acordes de una march triunfal; donde el burgus
chilla furibundamente viva Espaa! y el obrero
que march entrelaza sus bienhechores brazos al
cuello de sus amantes sres, derramando lgrimas
amargas, lgrimas de un condenado muerte tritu-
rado en el tormento de la guerra.



La Voz Montaesa, Santander:
. . . . . . .. ... . . . . . .. .. . . . . . ..
Los encuentros los convierten los peridicos en
acciones importantsimas, y las acciones en glorios-
mas batallas. Se disminuye el nmero de nuestras
bajas y se aumenta el de las del enemigo. Se exa-
geran nuestros triunfos y se exagera tambin la
mala situacin del contrario. No har quince das
que se nos pintaba Maceo acorralado, vigilado por
los suyos, temeroso de que se fugara; y de los in-
surrectos en general se deca que estaban divididos,
que los negros y los blancos se odiaban ms que
los peninsulares odian los separatists, y eran tan
hondas las divisions entire los cabecillas, que des-
pus del bando Weyler, concediendo indulto los
que se presentaran, no iban quedar rebeldes en el
campo.
La realidad ha venido echar por tierra esas ilu-
siones estpidas farsas.
Cree la prensa alimentar as el fuego del patriotis-
mo, y lo que hace es fomentar la desconfianza. Hoy
la mayora de las gentes rechaza por also cuanto se
dice acerca de Cuba.
*. . . . . . . . . . .... -........ . . . . .. ..' ...

El Fomento, Salamanca:

No hay da que no se libren nuevos combates de
ms menos importancia, y no hay combat donde
rio deje el enemigo siembra de cadveres; y sin em-
bargo, cual nuevo Fnix , cada cual se levanta
de entire sus cenizas; y al que se le crea con el


Dentiste Amricain

OPERATIONS GARANTIES
2.3, Avenune de 'Wagram


PROPAGAN DA


CUBANA


MARTI
Y

SU OBRA POLTICA


DISCURSO
DE

ENRIQUE JOS VARONA

De venta en la Administracin de PATRTA, 81,
Icw Street, New York, 25 centavos el ejemplar.


CUBA

Organo official del Partido Revolucionario Cubano



Director :

RAMN RIVER Y RIVER

Oficinas : 80 Avenida, 1.215

Se public los sbados en Tampa (Florida)


Jos MARTi
1 LA

REVOLUCIN CUBANA


Discurso pronunciado por Manuel SAK-
GUILY el 19 de Mayo de este ao, en la reunin
pblica para conmemorar el primer aniversario
de la muerte del clebre patriota cubano.
Se vende en la administracin de Patria, 8'
New Stret, New York.


Justificacin de su Guerra

de Independencia

POR

RAFAEL M. MERCHANT


Obra de 241 pginas y un apndice, dedicada

la memorial inmortal de Jos Mart


__I I_ ___
-- T


crneo hecho pedazos 6 con el cuerpo magullado y
ya escondidos sus restos en el fondo de la tumba, Se
le v de pronto al frente de una partida ms nume-
rosa an, formando en las filas de otra que aparece
como por encanto.
....... ........... ......... .- -.... .......


La Region Cntabra, Santander:
..... ..... ..... .. ... ... ... ..
H aqu sobre lo que conviene former opinion :
Crece la guerra por impericia en la direccin ?
Debe continuar Weyler?
Y finalmente y ante todo: puede esto continuar
as indefinidamente, siendo Cuba el pozo Airn, que
traga la juventud y el dinero de Espaa ?
El pas tiene la palabra.



El Porvenir, Algeciras :
,y)... ...................... .. . .....
La situacin actual del pas es muy semejante
la de los individuos que padecen de anemia.`Debili-
tados hasta lo sumo, faltos de riqueza, que es la
sangre de los pueblos, no hay esfuerzo, por pequeo
que sea, que no le produzca cansancio.

.... --............. .---.-.........



BIBLIOGRAFIA


La Invasion de Occidente. Partes oficiales
publicados por-el C. Toms Estrada Palma,
Delegado Plenipotenciario del Gobierno de
la Repblica de Cuba. Nueva York. Imp.
Anirica. 1896. Un folleto en 4' con 54 p-
ginas.
Es una interesante relacin de la march triunfal
de los generals Gmez y Maceo desde los hist-
ricos Mangos de Baragu (Santiago de Cuba) hasta
el extremo occidental de la isla, dividida en varias
parties, abundante en detalles histricos y estadsticos
y autorizada con documents oficiales de much
importancia. Acompaa dicha relacin una carta
geogrfica en la cual se detalla con toda minucio-
sidad el progress de la invasion, indicndose con
toda precision los lugares en que ocurrieron los
combates de Soledad, Guaramanao, Lavado, Iguar,
Manacal, Mal Tiempo, Coliseo, Calimete, Estante,
Gira de Melena, Garro y Cabaas. Nada falta en
esta obra, que por otro lado, registra un perodo de
los ms gloriosos de nuestra segunda guerra de in-
dependencia.

NOTA. En esta seccin daremos cuenta, ms 6
menos detallada, de toda publicacin de la que se
nos envien, franco de porte, dos ejemplares.




SELLOS CUBANOS

Podemos anunciar nuestros lectores que
contina de venta la coleccin de sellos cu-
banos.
La componen cuatro de diferentes colors, pero
de dibujo igual centavos en
la reproduc- moneda .de los
cin que pre- Estados Uni-
sentamos. dos. Sabemos
Los sellos son adems que cir-
de 2, 5,10 y 25 culan por el
correo de Francia. Por ltimo, advertimos que
las rdenes deben venir acompaadas de su im-
porte.


~~ isiiiii i - i ii i i i i i I I, i i
'




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs