Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00021
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: June 11, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00021
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text























Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN SUSCRIPCIN EN FRANCIA
Un ano, pago adelantado................ 30 fr-
20, ue Saint-inent-de-aul Ao I PAR S uno de 896 Nm. U mestre, id. id .............. 15
Ojunio i iO 11 e u19806 1N< mJ 201 Un trimestre, id. id ............
r'elegra-cP.o: .A"-A OGA. EN EL EXTERIOR
ELEFO O Un alo, pago adelantado ................ 35 fr.
SE P T: LI 0 OA. L O S JTT ET1TE S Un semestre, id. id................... .50
'o se deruuelven originals NUIMERO SUELTO...... O fr. 20 cts.


A LOS CUBANOS
Y LOS PUERTORRIQUEOS

Constitucin de la Repblica de Cuba
Art. 19. Todos los cubanos estn obligados
servir la Revolucin con su persona inte-
reses, segn sus aptitudes.
Bases del Partido Revolucionario Cubano
Art. 8. El Partido Revolucionario Cubano
tiene por propsitos concretos los siguientes :
I. Unir en un esfuerzo continue y comn, la
accin de todos los cubanos residents en el ex-
tranjero.
............... .... ... ...................... -..
IV. Allegar fondos de accin para la realiza-
cin de su program, la vez que abrir recursos
continues y numerosos para la guerra.

El Delegado Plenipotenciario de la Repblica
Cubana en Nueva York, recuerda los cubanos
que resident se encuentran accidentalmente en
el extranjero, el deber en que estn todos de
contribuir con cuotas mensuales en ayuda de la
Delegacin, para el envo de armas y municio-
nes destinadas nuestros hermanos que luchan
y vierten su sangre por la patria en los campos
de batalla.
Estos artculos imponen los puertorriqueos
los mismos deberes que los cubanos.
Las cuotas en Europa se reciben en la morada
del Delegado, Sr. Dr. R. E. Betances, 6 bis, rue
de Chteaudun, Paris.


ANEXIN? NO


//1/-n 1848, El Lugareo, sea nues-
tro ilustre Gaspar Betancourt
SCisneros, levant en New York
la voz de anexin le Cuba los
Estados Unidos. Crese en aquella cindad el
peridico La Verdad, fundado por el referido
patriota y dirigido por Miguel Teurbe Toln, el
noble poeta; empearon stos, en compaa de
Cirilo Villaverde y otros buenos escritores, c-
lebres polmicas que contra todos sostuvo el ms
notable de los publicistas cubanos, Jos Antonio
Saco, defensor, en resmen, para su patria del r-
gimen autonmico britnico bajo la.bandera es-
paola; y en 1868 se encendi la guerra de diez
aos de la independencia de la Isla, guerra que,
concluida con un pacto entire la nacin y la co-
lonia, se renov el 24 de Febrero de 1895, la
voz de Jos Mart, el agitador ms glorioso del
siglo.
La idea de anexin la Unin Americana no
desapareci durante la contienda de la famosa
dcada, antes bien, cuando el establecimiento
solemn, en Guimaro, de la insipiente Rep-
blica, circul por manos del Ejrcito Libertador
un document firmado por la inmensa mayora
de sus jefes y soldados, pidiendo la mencionada
anexin al gobierno de Washington. Este mani-
fiesto no gust dicho gabinete, el cual, no pen-
sando la sazn aumentar su territorio con el
de las Antillas, ech tierra al asunto, que no ha
vuelto sriamente molester la atencin de
nadie.
Esto acerca de la unin la Gran Repblica de
Norte Amrica. En cuanto la de la propia isla


Mjico, pocas veces, si alguna, se ha tratado
del proyecto.
Grandes son los lazos que nos han ligado en
todo tiempo lo que fu el Anahuac, desde que
Hernn Corts sali de nuestro suelo para rea-
lizar la conquista ms maravillosa que se recuer-
da, y nunca cesar el agradecimiento de los hi-
jos de Cuba la hospitalidad que de Mjico han
recibido. Nuestro primer gran Jos Mara llere-
dia hall en la tierra de los aztecas nobi -ima
patria; Milans fu llamado all por Galbn;
Jos Ramn Betancourt ci en el ejrcito meji-
cano la faja'de general; el habanero Semmanat
muri en Mjico; mi padre recibi en aquel
bello pas honrosas distinciones; Santacilia es
mejicano. Mejicanos son otros cubanos, y nues-
tro suelo ha sido regado con la sangre de Incln,
Cant y otros muchos hijos de aquella tierra.
En medio de tales antecedentes de amistad y
cario, la primera ocasin que se ha hablado con
autoridad de la anexin de (uba Mjico, ha
sido con motivo de haberla pedido en el Senado
'de Washington el clebre poltico Sherman, en
un reciente discurso.
Despus de esta manifestacin, hecha sin duda
para demostrar su author que no lo llevaba el
deseo de engrandecimiento de su nacin, acaba
de herir los aires el acento de los seores cuba-
nos (?), Arstides F. Pinto Dr. Juin Antiga, Ma-
nuel Castro, J. Patricio Sirgado, Dr.. Domingo
Elzaurbia, Vctor Manuel Garca, Abelardo An-
tiga, Jos [. Prez, Juan Villalonga, Csar Re-
molina, Manuel Rey Fernndez, Benito G. No-
riega, Lorenzo Jord, Emilio M. Serrano, Jun
Snchez, Jun Ferre, Pascual J. Palacios, A.
Boavet. General Henrique A. Mexia, Ireneo Paz,
Dr. Manuel Domnguez, Gregorio Aldasoro, Doc-
tor G. Mendizabal, Cirilo Gutirrez, Augustn
Arroyo de Anda, Professor B. Urueta, Dr. A. L-
pez lIermoso, Ernesto Ritter, Augustn Verdugo,
Francisco Alvarez, Rafael Carpio, Daniel M. Is-
las, F. R. Guernsey, Chas. E. Cummiugs, W. W.
Blake, R. B. Gorsuchs, Edw. II. Worf, C. B. Bris-
bin, II. T. Roberts.
De los treinta y ocho firmantes de este curioso
papel, en que se pide la anexin de Cuba ir M-
jico, la minora parece compuesta de cubanos, y
no s si el pensamiento que lo dict est revesti-
do de alguna importancia, siquiera sea con visos
de official; pero de cualquier miodo, juzgo opor-
tuno hacer constar que el ejrcito mandado por
Gmez y sujeto mantener las resoluciones del
Gobierno de la Repblica de Cuba, presidido por
Salvador Cisneros, no tiene ms objeto que lle-
var cabo la independencia de la Isla.
J. de Armas y Cspedes.

--------* ~-------

EL CHOCOLATE DEL LORO

La situacin de la IIabana, nos dicen en carta
ltimamente recibida, es tan miserable, que
aquellos peridicos ms ledos, como El Pas y
La Lucha, han suprimido los envos que hacian,
except los suscritores y los centros oficiales
espaoles.
Este detalle explica no solo la miseria que rei-
na, sino la falta de proteccin por parte del ds-
pota Weyler, dos de los diarios que ms lo
adulan y ms convierten cada da en poltica ci-
vilizada su rgimen de exterminio contra todo lo
cubano que no sea servil y canalla.
Por otra parte, la media de economa adop-
tada por esos diarios... republicans, es tan rid-
cula y mezquina, que no puede menos de recor-
darnos el chocolate del loro.


*


SDESEMBARCO

DEL "LAURADA"


Al ocuparnos de la goleta Competitor, en
nuestro nmero del 21 'de Mayo, dijimos que re-
servbamos para otra ocasin pdblicar ciertas
noticias que habamos recibido por conduct
fidedigno.
Ya podemos hoy poner en conocimiento
de nuestros lectores alguna de ellas, puesto que
se ve realizada con el xito ms lisonjero. Tal
es el desembarco de la expedicin del vapor
Laurada, llevando como jefe al general Jun
Fernndez Ruz, valiente veteran de la guerra
de los diez aos, y conduciendo un valioso mate-
rial de guerra y cien decididos y animosos pa-
triotas, saber:
Aguiar, Enrique P. Arias, Miguel. Artiz,
Alfredo. Teniente Argilagos, Frank.-- Argilagos,
Roberto (hijos del Sr. Francisco R. Argilagos, vete-
rano de la guerra pasada) Alsina, Oscar.- Alfonso,
Federico.
Betancourt, Carlos. Bo'derman, Roberto.-
Teniente Bueno, Bernardo J. Bacallao, Germn.
- Bacallao, Pablo. Bazn, Manuel.
Crdenas, Frank de. Carrera, Jos. Culmell,
Teodoro. Carbonell, Eduardo. Conte, Rafael.
- Campi, Gustavo. Camp, Lus. Calderin,
Jos.
Dally, Fernando.
Echevarria, Alfredo. Echeverria, Carlos M. -
Espinosa, Emilio (sobrino del malogrado capitn de
la Revolucin pasada, cuya vida military hemos pu-
blicado en nuestro folletn Pginasde la Guerra del
28 de Mayo).
Forsbury, Georges. Fernndez, Ernesto. -
Ferrn, Ricardo. Fernndez Mateo. Fuero,
Fernando. Fernndez, Arcadio. Ferrell, H. S.
- Falero, Eduardo.
Guerrero, Jos Mara. Gras, Ricardo.- Garcia,
Adolfo. Galds, Manuel. Gonzlez, Fernando.
- Garca, Manuel.- Guenard Jos.
Herrera, Bernardo.
Jimnez, Agustin. Junquet, Luis. Jantsha,
Maximiliano.
Lyng, Charles. Labarthe, Arturo. Lera, Fer-
nando (hermano de Carlos Amrico, cnsul que
ha sido de Mjico en Saint Nazaire, y sobrino de
Jos Miguel Macas, director del institute de Vera-
cruz). Lpez, Ernesto.
Mc Nelly, Samuel. Mendive, Adolfo (hijo del
reputado poeta Rafael Maria). Montel, Cecilio. -
Madan, Julio.- Montalvo, Jun.- Madone, Roque.
- Madone, Manuel. Montes, Pedro. Martinez,
N. Marshall, Lino. Madan, Jos Rafael. Ma-
zorra, Ramiro. Moya, Rafael de.
Nez, Eugenio. Nadal, Manuel. Nez, E.
Prada, Carlos. Penichet Sotolongo.
Quintana, Victoriano. Quinn, Jaime F.
Rocha, Ignacio.- Ramirez, Raimundo. Rodr-
guez, Jos. Ros, Antonio. Rodriguez, Pedro.-
Reno, Georges (corresponsal de un diario de los
Estados Unidos). Recio Agero, Manuel.- Ruiz,
Ramn. Rodrguez, Jos. Rutea, Jos (hijo de
un jefe del ejrcito espaol).


Soto, Pedro de. Sueiras, Manuel. Sariol, Er-
nesto. Soto, Leopoldo. Snchez, Ernesto. -
Stivens, J. H. Slave, V. de la.
Torre, Florestn de la.
Ubita. Domingo.
Valle, E. del. Villuendas, Jorge. Villuendas,
Enrique.
Sanidad mititar
Doctors: Alvarez, Jos Antonio.- Gonzlez, Ra-
fael. Rodrguez, Jos.- Sanforth, N. Trujillq,
Carlos.
El material de guerra de esta expedicin consiste
principalmente en :
750 rifles sistema Winchester.
68o,ooo cpsulas para los mismos.
Dinamita y otros explosives.
Machetes del nuevo modelo.
Medicinas instruments de ciruja.
Uniformes, sombreros y calzado.
Monturas y otros accesorios para la caballera.
Efectos de escritorio y de imprenta.
Aparatos para la construccin de cartuchos Mas-
ser, Winchester y Remington y para preparar los
explosives.
No terminaremos sin enviar nuestros plce-
mes cuantos han contribudo al buen resul-
tado de la nueva expedicin, entire otros, nuestro
ministry plenipotenciario Sr. Estrada Palma, al
subdelegado Sr. Joaqun Castillo, al jefe de ex-
pediciones, coronel Emilio Nfiez, y nuestro
Delegado en esta ciudad, Sr. i)r. Betances.

-------*-r-----

LA CONFERENCIA

omo anunciamos en nuestro nmero ante-
rior, en la noche del 5 tuvo lugar en el saln
del IHotel des Sociees Savantes, la confe-
rencia de nuestro compatriota el Sr. Mestre Am-
bile, relative la important cuestin cubana.
Dos horas, poco ms menos, mantuvo el
conferencista su auditorio interesado en conocer
lo que realmente pasa en nuestro patria. Co-
menz presentado un resmen histrico de los
movimientos politicos, hasta el actual de 1895,
sin duda el ms trascendental de todos. Despus
estudi los principles problems de la series que
viene constituir esa cuestin misma, presen-
tando co:iclusiones que ya estn en la conciencia
de todos, entire otras, que Espaa no puede man-
tener por ms tiempo la colonial, y que la inde-
pendencia de sta se impone como una necesidad
poltica y commercial ventajosa para todas las
naciones.
Ademis, en una carta geogrfica de Cuba, fu
el Sr. Mestre y Ambile demostrando el progress
admirable que da tras da ha ido alcanzando la
Revolucin, y el estado crtico en que se ve el
-~'i. il.:. espaol que combat los cubanos, al
que todo le es contrario: la falta de jefes enten-
didos, lo inclemente del clima, el empuje y deci-
sin del contrario, el desconocimiento del pas y
de la tctica de la guerra, y por ltimo, la falta
de estmulo y la prdida segura de la victoria.
Lo avanzado de la hora impidile ocuparse
como deseaba del problema economic, de inte-
rs capital para Espaa en la guerra de Cuba, lo
cual hubiera sido el complement de su tarea.
Sin embargo, el auditorio demostr su com-
placencia y su aprobacin, aplaudiendo al Sr.
Mestre y Ambile repetidas veces por lo acertado
de sus conclusions y la suma claridad en expo-
nerlas. Por nuestra parte, le felicitamos cordial-
mente por el servicio que ha prestado la causa
cubana, contribuyendo ilustrar la opinion en
el extranjero.

*







LA REPBLICA CUBANA


JUNIo 11, 1896.


LOS ESPAOLES CUBANOS

Opinion de uno de ellos
Ii niegaliv-; d los voluntarios espaioles de ir
a prestar servicio de guarnicin en la Torocha del
Mariel ai 1:i.',. i. es el primer sntoma patente
de un estado de inimo que, iniciado en los co-
mienzos de la gloriosa invasion del Genera-
lsimo, va manifestindose por modo ms claro
eada dia, hasta que, en plazo no muy lejano,
produzca al gobierno espaol una de las tantas
sorpresas que ha recibido y recibir por su falta
de previsin y de conocimiento de la tierra que
domino y pretend reconquistar.
El levantamiento en armas de los cubanos pa-
triotas proclamando la independencia el 24 de
Febrero, fu el choque elctrico que conmovi al
pas, y su persistent y gloriosa lucha durante
los quince meses que van transcurridos, ha ido
trabajando de tal modo la opinion, que los cu-
banos que obcecados esperaban siempre unas
reforms quimricas, han entrado francamente
en el campo separatist, viendo al fin claro en
un problema que siempre consideraron bajo fal-
sas premises. Este cambio de opinion no se ha
producido slo en el element cubano nacido en
nuestra querida antilla: hase producido tambin
en el nimo de otros cubanos: los espaoles que
establecidos de larga fecha en Cuba, han echo
en ella su fortune, creado su familiar y sufrido al
par que los nativos del pas, la rapacidad de los
empleados espaoles, los presupuestos elevados
y esquilmantes y los aranceles hechos en bene-
ficio de Espaa y para ruina de sus colonies.
Estos espaoles cubanos, siempre engaados con
sofsticas patrioteras de explotadores tan pro-
caces como ignorantes, no pueden ser engaados
por ms tiempo; si su falta de cultural les impi-
di conocer con exactitud la situacin, su claro
juicio, su prctica de la vida les han hecho salir
del error y hoy comprenden que han de optar
entire sus dos patrias : la de origen, y aquella en
que resident; que los intereses de una y otra son
incompatible; que con la una van la ruina y
con la otra van al bienestar, porque cuando se
refugien en su seno sern acogidos cariosa-
mente y tratados como hermanos por los que
dan su sangre la patria no en odio al espaol,
sino al empleado espaol; no para expulsar de
Cuba los espaoles, sino para arrancar de raiz
la corrompida, costosa y destructora dominacin
espaola.
El estado actual de la opinion de los espaoles
cubanos se refleja claramente en la entrevista de
D. Ramn Pelayo con uno de los redactores de
un peridico de New-York.
Es D. Ramn Pelayo el tipo perfect del es-
paol cubano, rudo y sin cultural previa que lo
disponga la vida pblica; pero inteligente,
trabajador, tenaz y leal, hombre honrado y lleno
de buen juicio, cualidades todas que le han he-


_o por e


cho conquistar una fortune y ser tenido por el
primer hombre de negocios entire los espaoles
de Matanzas.
He aqu lo que dijo al redactor aludido: -
Yo nunca me he mezclado en poltica y no
puedo dar opinion sobre si los espaoles los
cubanos tienen la razn de su parte; pero s
quiero decir que Cuba est en una situacin
financiera desesperada y que si las cosas conti-
nan como van, se llegar una ruina sin espe-
ranzas. Tengo valiosos interests en Cuba, en la
que he invertido un gran capital, pero much
me temo que pronto slo podr contar para vivir
con mi cabeza y mis manos.
Procur Vd. moler el ao ltimo en su
ingenio, Sr. Pelayo ? fu preguntado por su
interlocutor.
No, ni lo intent, y ahora estoy en New-
York porque tena miedo de caer en la tentacin
de hacerlo. Yo respeto las rdenes del gobierno
espaol y tambin respeto las de la Revolucin.
Un hombre en mi situacin slo debe evitar la
ruina que pueda venirle de manos de cualquiera
de las parties contendientes. Afortunadamente
para m, hasta el present los revolucionarios
me han quernado poca caa, y como no he de-
mostrado propsitos de moler, espero que no
destruirn mis propiedades.
El Sr. Pelayo cree que la autonoma sera la
mejor solucin del actual conflict. No cree que
se muela ninguna caa el ao prximo, y un
amigo suyo que est eu las filas patriots le ha
avisado que desmonte su maquinaria como me-
dio de evitar el peligro de que se le destruya su
ingenio.
El Sr. Pelayo, por ser espaol y no querer por
lo tanto decir nada que perjudique Espaa,
decline dar su opinion acerca de quin llevaba la
mejor parte en la lucha; pero no era difcil com-
prender por el tono general de su conversacin,
que en su sentir los patriots estn obteniendo
xitos que les dan ttulos para ser tenidos muy
en cuenta cuando se trate del porvenir de la
Isla.
Esta es la opinion de un espaol establecido
hace largo tiempo en Cuba, no sospechoso de
antiespaolismo, hacendado y socio y liquidador
de la casa de comercio de Bea, Bellido y Co, de
Matanzas. Esta es la opinion de todos los espa-
oles establecidos en Cuba.
Hoy claman por la autonoma y aceptaran -
por ms qne no lo digan la independencia;
pronto clamarn por ver Cuba libre y sin
guerra; pero el gobierno espaol no ve las se-
ales de los tiempos, y continuar sepultando en
Cuba una riqueza que los arruinar definitiva-
mente y las vidas de una juventud inocente de
los crmenes cometidos en nombre de Espaa
por .polticos sin conciencia y empleados ms
rapaces que los kabilas del desierto africano.


*


OTRO FILIBUSTER

Apenas en posesin de su destino el nuevo
Cnsul general de los Estados Unidos en la lHa-
bana, y ya ha ten ido que reclamar contrael salvaje
sistema de guerra que practican los espaoles en
la isla de Cuba.
El jefe de column Olivera, ha fusilado una
madre y su hijo, porque aquella se neg no
supo decir dnde se hallaban los hombres de su
familiar. Y como result que las vctimas, en vez
de infelices parias-cubanos, eran ciudadanos de
los Estados Unidos, el Cnsul de esta repblica
ha presentado inmediatamente la reclamacin al
general Weyler.
No pudiera haberse ofrecido causa ms horro-
rosa para motivar la gestin del representante
americano, como el asesinato de una infeliz
mujer y de un inocente nio, y ya puede consi-
derarse cl criterio que aquel se habr formado de
la civilizacin espaola, ante tamaa barbarie.
Tenemos, pues, los gobiernos de Espaa y de
los Estados Unidos en un nuevo.conflicto, y al
Cnsul de esta ltim nacin declarado un fili-
buslero mis..
Ya lo dir el tiempo.

--------. ^--------

EN CARACAS


nsertamos a continuacin el patritico dis-
curso pronunciado en la Cmara de Dipu-
tados de Caracas, por el elocuente Repre-
sentante del Estado de los Andes, Sr. Carlos
Fombona Palacio. Como en su oportunidad anun-
ciamos nuestros lectores, la Cmara acogi
favorablemente la demand del reconocimiento
de la beligerancia de los cubanos presentada
por el Sr. Fombona Palacio, acordando que se
aguardara la resolucin que tendra que tomar
el president de los Estados Unidos.
IIe aqu la noble y valiente peroracin del
diputado venezolano :

CIUDADANO PRESIDENT; CIUDADANOS DIPUTADOS:
En todos.los pauses del mundo la reunin del
Poder Legislativo revive el espritu de los pueblos,
por ser sus representantes fieles intrpretes de la
opinion pblica; por lo tanto, estudian, defienden
y decretan actos trascendentales en favor de sus
representados, aprueban lo que merece aproba-
cin, censuran y castigan los abusadores del
Ejecutivo Nacional, (Grandes aplausos) llaman
juicio y encausan los desfalcadorss del Tesoro
Pblico y 'todos aquellos que no hacen respe-
tar con honradez y entereza de carcter en el exte-
rior interior los derechos de la Patria. (Aplausos).
Por eso son, Ciudadanos Diputados, los Con-
gresos los que imprimen carcter serio por sus actos
las naciones, hacindolas respetar entire s. Si ob-
servamos esa conduct, llegaremos esa altura y se-
remos respetados. (Aplausos prolongados). En estos
cuerpos, Ciudadanos Diputados, debe apartarse todo


inters particular, toda rencilla de circulos, v no te-
ner por bandera sino la bandera national, que es la
que corresponde al Poder Legislativo, desde cl mo-
mento que ste se compone de los distintas partidos
que forman la Nacin y que est en el deber inelu-
dible de velar por los intereses generals de ella
(Aplausos).
Ciudadanos Diputados: Hay dos causes santas y
justas que tienen sobre si la atencin del mundo en-
tero: una es nuestra cuestin Guayana y la otra la
independencia de la grandiosa Cuba. (Ruidosos
aplausos que ahogan la Pvo del orador).
En la cuestin Guayana, creo que siquiera por cor-
tesa y agradecimiento al gran pueblo americano, que
ha mediado espontneamente entire Inglaterra y Ve-
nezuela, y que ha nombrado una honorable Comi-
sin para que estudie nuestros lmites, creo, repito,
que debemos esperar el dictamen de la Comisin,
para saber qu apelar; eso s, estando siempre lists
para cualquier atentado que quisiera cometer Inglate-
rra con nuestra Soberana Nacional. (Ruidosos aplau-
sos). iYa pasaron los tiempos en que la fuerza bruta
se sobreponia la justicia y la razn. Ya pasaron
los tiempos de las conquistas brbaras!... Ved cmo
han sido rechazados los italianos en Abisinia, y c-
mo caen bajo el golpe de la cuchilla redentora los
enemigos de Cuba Libre. (Aplausos que impiden oir
al orador; aclamaciones).
Con razones poderosas, Ciudadanos Diputados,
llama la atencin del mundo civilizado el gran pue-
americano, por sus descubrimientos cientficos y por
su progress avasallador; (Ruidosos aplausos) esa
Nacin que tuvo la suerte de contar entire sus hijos
un Washington, que como nuestro Bolvar, su slo
nombre encierra toda la gloria que puede apetecer
un mortal; (Aplausos) un Lincoln, que igual
sus semejantes aboliendo la esclavitud tal como lo
hizo entire nosotros el nunca olvidado liberal Jos
Gregorio Monagas; (Aplausos) un Monroe, que
como dije ha pocos das en este recinto, le de-
bemos la patritica Doctrina que lleva su nombre
y que nos libra de la codicia europea; (Ruidosos
aplausos que no dejan oir al orador) un Frank-
lin, el genio hecho hombre, el que arrebat el
poder las tempestades atmosfricas, para library
las ciudades de la destruccin elctrica y crea-
dor de tantos maravillosos inventos; (Aplausos)
un Cleveland, el austero ciudadano, el tipo del
estadista perfect, que basta slo idecir para medir
la grandeza de sus eximias virtudes, que ha sido
llamado dos veces al solio presidential en aquella
gran Repblica Modelo, donde las elecciones son
verdaderamente libres. (Ruidosos aplausos). La Pa-
tria de tan inclitos varones debe ser siempre nuestra
aliada favorite. (Aplausos ruidosos, vtores Vene-
suela y al pueblo americano).
La otra causa santa y just, es la de Cuba Libre,
Ciudadanos Diputados. (Grandes aplausos.) Cuba!
la que tie su suelo con la sangre de sus hericos
hijos queluchan con denuedo por su independencia
y que son martirizados por los verdugos y sicarios
del Rey de Espaa (Grandes aplausos.) Recordemos,
Ciudadanos Diputados, nuestra guerra magna; re-
cordemos que Venezuela fu la cuna del genio de la
libertad americana; (Aplausos y vtores al Liberta-
dor) y de todos aquellos invictos capitanes que lUe-
varon triunfantes el estandarte redentor desde las
Queseras del Medio y Carabobo, hasta Junn y Aya-


FOLLETN
De La Repblica Cubana


NAUFRAGIO


DEL "HAWKINS"





REVISTA HISTORICA-



New York, Febrero 12 de 1896.
Seor Doctor Julio E. Delgado.
Bluefields.
Querido amigo:
Ya usted habr notado las contradicciones en
que ha incurrido la prensa de esta capital al dar
cuenta de la prdida del Haw ins, ocurrida el
27 del pasado. Pues bien, como yo fui uno de los
nufragos, acaso de los menos infortunados -
sin embargo de figurar en la lista de los muertos
voy hacerle una ligera descripcin de los
sucesos desde el punto que fielmente conozco.
El 25 en la noche, las 10 h. 28 m. nos hici-
mos la mar cien expedicionarios cubanos, las
rdenes del Mayor General Calixto Garca Ii-
guez.
El alba del 26 fu saludada por todos los via-
jeros con entusiastas desvarios, unidos por lo
menos, al ltimo recuerdo que cada cual haba
recogido la hora de partida.


A las 7 h. 30 m. de esa maana fuimos llama-
dos todos alescritorio del seor General Garca,
para que conocisemos la organizacin accidental
que haba dado los expedicionarios, la cual
estaba indicada de la manera siguiente:
Doctor M. Fiol, Secretario general.
General de Brigada, Miguel Betancourt, Jefe
de Estado Mayor.
Doctor Ramn Negre, Director del' Cuerpo de
Sanidad.
Teniente Coronel Juan P. Cebreco, Brigadier
Juin Fernndez Ruz, y el que suscribe, jefes de
los grupos de servicio military;
Seor Mariano Alberich, Abanderado.
Ms tarde, eso de las 9 de la maana, se nos
comunic en privado los jefes de grupo el si-
guiente orden de desembarque:
Teniente coronel Cebreco y Estado Mayor Ge-
neral, vanguardia; Brigadier Ruz, centro; y
Avelino Rosas, retaguardia.
La designacin hecha en mi, la acog gustos-
simo, puesto que era una marcada distincin de
confianza la que se me depositaba: nuestra reta-
guardia, dada las condiciones del lento desem-
barque que acarrearan nuestros improvisados
marines, quedaba invertida. Los sectors Bueno,
Cuti, Hvia y Menocal, que estaban bajo mi di-
reccin, iban ser los primeros que se batiran
con la flotilla enemiga sobre las aguas que refle-
jan la estrella soltitaria del Atlntico.
Poco despus de las 11 de la maana se pasaba
lista en la Intendencia, y al contestar ella, cada
uno de nosotros era uniformado con un morral
la francesa, conteniendo: un pantaln de dril
crudo color sepia; una chamarreta de la misma
tela un par de botines de cuero ingls: una
hamaca y un cobertor. Con tan lujoso equipo
hubo quienes no fueron almorzar por estar en-
sayando sobre la cubierta del IHawc ins la ma-
nera como terciaran el,morral en las maniguas
de Cuba.


En cuanto m, excusado es -repetirle que
mientras esto pasaba y la generalidad de mis
compaeros departa tan agradablemente, enca-
denando ardientemente los recuerdos de la mujer
amada las dulces impresiones del regreso la
patria, yo contemplaba en xtasis profundo, pero
con voluntad de hierro, esa inmensidad del
Ocano. Estaba lejos i tan lejos de mi patria y de
mi hogar querido!






Las impresiones cambiadas durante la maana
del 26 haban acopiado voliossimo material para
pasar la tarde; y en tanto que sta avanzaba
bajo un fro glacial, era de oirse la revolucin de
epigramas, de chistes y de ocurrencias con que
zahera discrecionalmente la chispeante imagi-
nacin del cubano educado.
Las 41 de la noche haba tocado el timonel,
cuando nuestra esplndida soire fu interrum-
pida por el gallego Flix de los Ros, que en alta
voz dijo desde la escotilla:-"Seores, hay nece-
sidad de salir trabajar, porque el barco hace
much agua. Me puse de pi, fui al departa-
mento de la mquina, donde se haba advertido
el riesgo, y efectivamente, observ el mal estado
del Hawkins, el cual estaba hacienda much
agua desde las ocho, con la sria circunstancia de
haberse descompuesto la bomba. Inmediatamente
me dirigi al comedor, donde se hallaba el Gene-
ral Garca, para ponerlo en autos de lo que pa-
saba, pero ya l haba previsto el peligro y aca-
baba de dar sus instrucciones al Capitn del
vapor.
Como el fro era aterrador y comenzaba
nevar, me retire mi litera, no sin comunicar
antes mis compaeros inmediatos lo que real-
mente estaba pasando.
A las 12, la agitacin era creciente en la tripu-


lacin, y ya fu impossible dormir: el General
Garca acababa de dar orden de hacer proa
tierra, y que se comenzase botar el cargamento
al agua.
Esta nueva en vano precur disimularse, y
apercibidos todos del peligro, dejaron sus abri-
gos y subieron cubierta trabajar. Lo primero
fu arrojar el carbn, luego la provision de v-
veres, y despus, cuando el agua haba invadido
la bomba, 24 sillas de cabalgar; 150 machetes
Collins; 1 caja revolvers Smith and Wesson, bien
dotados.; 1,050 fusiles, sistema Remington-Lee;
500,000 cpsulas, y un can -loskins con una
esplndida dotacin de balas rasas y metralla, y
por ,timo, 300 libras de dinamita.
A las 3 h. y 45 m. de la maana, haba cesado
la nieve, pero en cambio se desencadenaba el
viento. Y en breves moments el agua apag las
calderas, se rompi el timn y quedamos mer-
ced de la borrasca.
En tan inminente lance, ninguno trepid, y
antes bien, todos doblaron sus fuerzas fsicas, or-
ganizndose en relevos permanentes para achi-
car con baldes. Sin embargo, todo esfuerzo era
vano: por cada 5 pulgadas de agua que desalo-
jbamos, entraban 15. Entre tanto, el mar se en-
fureca cada instant, y nuestra situacin se
haca ms y ms difcil.
Eran las 4 hi. 12 m. de la maana, cuando el Capi-
tn improvise una antorcha que encendi sobre
la casilla del timn en seal de auxilio, y nin-
guna otra cosa pudimos entrever travs de esa
rojiza claridad, queel inmenso vrtice del Ocano
donde nos undamos por moments. Botes al
agua! "exclam un marinero. -'No! contesta-
ron los patriots: es de noche y nos perderamos
ms pronto".
La frase del marinero fue un alerta para todos,
y en el acto el previsor Falero se aprest nom-
brar centinelas para no consentir que los botes
fuesen echados al agua antes de aclarar el da,
reserve de ser llegado el moment supremo;


IIIiiPP~WIIWWB~I~Wn~ II~I~BB~I~F~BBWo~.L~a~








JUNIO 11, 1896.


LA REPBLICA CUBANA


,cucho, (Grandes aplausos que so dejaz oir al ora-
dor); recordemos que Bolvar quiso emprender la
.independencia de Cuba y Puerto Rico, y siquiera
por respeto su memorial esclarecida, le debemos
reconocer la beligerancia al Ejrcito Libertador de
Cuba, (Ruidosos aplausos, Witores al orador, Ve-
.ne uela. Cuba Libre y la Repblica del Norte.)
No entremos en contemnplaciones con Espaa; el
que habla es hijo de espaol peninsular, pero no
obstante eso, es ms americano por haber nacido en
Venezuela, republican democrtico y decidido par-
tidario de la libertad de todo pueblo oprimido, como
el de Cuba. No se me diga que el derecho internacio-
nal prohibe el recono.dicmiento de la beligerancia. No
respet Espaa ese .derecho international cuando
cometi el .atentado inaudito de bombardear los
puertos indefensos del Callao y de Valparaiso. Re-
cordemos, Ciudadanos Diputados, que por simpa-
tas Colombia, el gobierno espaol, como rbitro
en nuestros limites con ;la vecina repblica, nos
quit un pedazo de nuestro territorio, (Grandes
aplausos) y no hace much su ministry insult
Venezuela en el Libro verde de Italia, y un perio-
dista espaol quiere quitarnos nuestros triunfos
gloriosos de Avacuch.o, diciendo que los vencidos
fueron peruanos y los vencedores extranjeros,
(Aplausos prolongados) cuando fueron nuestros
Libertadores los q.,e ihicieron order el polvo , .as
huestes vencedoras de los vencedores de Euaropa.
(Grandes aplausos y viores la Amrica Libre..).Se
.acerca, Ciudadanos Dip.tados, una conmocin po-
ltica y social en ambos hemisferios; presiento que
las ideas democrticas republicans se apoderarn
del mundo y los pueblos sern los nicos sobera-
nos; vendrn abajo los tronos carcomidos y .los
dolos de care, como en Amrica desaparecerni el
caudillaje (Grandes aplausos) y esos magistrados
personalistas, que.asaltan el poder para con\vertir la
casa de gobierno n banco comercial.(R uidosos.apla.u-
sos.) Ya se acerca la aurora del siglo XX, que debe
iluminar al mundo sin esclavos, y los'colonos .no
son otra cosa que esclavos; por lo tanto, todo pue-
blo que luche po.r.su independeincia, debemos pres-
tarle nuestro contingent. Que vibre la fibra patri-
tica en vuestros pedhos, Ciudadanos Diputados, y
siquiera por respeto la memorial de nuestros Liber-
tadores, reconozcmosle la beligerancia Cuba.
(Aplausos prolongados.) Venezuela, la iniciadora de
la libertad americana, no debe quedarse para lo lti-
mo: la gran Repblica del Norte acaba de declarar
la beligerancia en la Cmara de Representantes, y
pronto la Cmara del Senado lo har tambin;
,(Grandes aplausos) las Repblicas del Centro y de
Sur Amrica hacen 'lo mismo, y si fuera por un pe-
'bliscito universal, Cuba sera libre. (Ruidosos.aplau-
sos y aclamaciones.) El mundo entero quiere su .in-
dependencia.
Tendramos que respetar el derecho international,
si se tratase de una guerra entire dos potencias; pero
.aqu no se trata sino de una colonia que no quiere
.ser esclava de Espaa, desde el moment que su
pueblo tiene criteria propio, riqueza territorial y
toda clase de fuerzas para vivir independiente. (Ruii-
dosos aplausos que ahogan la 'vo del orador.)
Propongo, Ciudadano Presidente, Ciudadanos Di-
putados, y creo que tendr apoyo en esta honorable
Cmara, porque lo contrario seria muy doloroso
para el patriotism, y formarian un triste concept


el pas y toda la Amrica de los Representantes de
esta Cmara, si no se lleva efecto mi proposicin,
porque se quiere que 1a Doctrina de Monroe sea un
hecho: Amrica para los americanos; por lo tanto
propongo, Ciudadanos Diputados, que se nombre
una Comisin para que invite la Cmara del Se-
nado reunirse en Congreso con el objeto de reco-
nocer .a beligerancia al Ejrcito Libertador de la
grandiosa Cuba. (Grandes aplausos. vtores al ora-
dor, Venezuela, Cuba Libre y la Gran Repi-
biica del Norte.)

---------^----------

DETALLES

Damos i conocer nuestros lectores various
prrafos de dos cartas que hemos recibido, los
,cuales contienen detalles relatives las expedi-
ciones desembarcadas con buen xito en las
playas de Cuba el 16 y el 25 de Marzo.
La primera carta es de nuestro antiguo amigo
el general Enrique Collazo, quien se express
en estos trminos:
Desembarcamos setenta varas del fuerte del Va-
radero, y los soldados, espaoles no se atrevieron
hacernos fuego. Juzguen por esto el valor y el celo
de las tropas del gobierno...!
En cambio cunta gente pacifica. asesinada!
En mi campamento tengo un corresponsal del
journal que ha remitido su peridico notables y
veridicas correspondencias.
El primero de los expedicionarios que mat un
soldado y le quit rifle y sombrero, fu Tata.
A poco de estar en tierra, me encontr con el te-
niente coronel Cepero, comandante Miquelini y ca-
pitn Tavio, que con noticias de mi desembarco, vi-
nieron recibirme; despus me encontr con Lacret,
que ya vena en mi busca.
He tenido fuego tres veces: cerca del ingenio Es-
pa7ia, en el ingenio Cantabria y en Manjuar.
Esta division la forman tres brigadas, que mandan
hoy: la del Norte, el coronel Jos Roque, la del Sur,
el coronel Eduardo Garcia, y la del Este el brigadier
Pedro Vazquez.

Enrique Collazo.

La siguiente es de un jven de los Esta ios
Unidos, expedicionario del Bermuda i las rde-
nes del general Calixto Garcia:

Por fin, nos hallamos en Cuba Libre: desembarca-
mos con felicidad, y con actividad sin igual trabaja-
mos para hacer el alijo, pues tenamos un caonero
la vista; el bote en que se encontraba mi amigo
Pennie y unos catorce compaeros, las olas lo lanza-
ron contra los arrecifes y se desbarat, cayendo todos
y dndose un bao.
Por fin, la maana siguiente del desembarco nos
anunciaron nuestras avanzadas que una fuerza de
50o espaoles venia por aquellos contornos, pero
no se atrevieron llegar hasta nosotros, que lo sen-
timos bastante, pues estbamos ansiosos de estre-
narnos. Empezamos montar, pues los jefes Jos
Maceo y Periquito Prez, que fueron los que nos re-


cibieron, mandaron se nos dieran caballos todos los
expedicionarios, y marchbamos muy cerca de
15oo hombres.
Por fin, llegamos un ingenio de un americano
llamado Mr. White, donde pusimos nuestras hama-
cas para descansar.
Luego emprendimos march para ir al Gobierno.
Estoy dndome grandes atracones de caa, v no por
falta de comida, sino porque me agrada la caa. Jos
Maceo ha mandado beneficiary veinte reses diaria-
mente; as que la carne nos sobra.
El General Calixto Garca Iiguez, nuestro jefe,
est animado de muy buen espritu. *
Ha llegado el moment de separarnos de Jos Ma-
ceo, pues continuamos march forzada buscar
al Gobierno; pero Maceo no quiere sino que me
quede con l, para ponerme en una seccin de arti-
lleria que posee; mas yo continuar con Calixto
hasta que en Camagey me diga el Gobierno dnde
me destina.
Me he encontrado con un reporter del Times de
Londres, quien anda marchando con nosotros.


James F. Emmet.

-------o^. ------




HIPLITO ESCOBAR

El da 2!) de Abril falleci en Caibarin -
donde resida desde que sali de Espaa el
Sr. Hiplito Escobar, hijo de Galicia y uno de
los peninsulares ms sinceros defensores de las
libertades de Cuba, por cuya causa fu perse-
guido y atropellado varias veces durante la
guerra pasada.
Descanse en paz el digno espaol y verdadero
republican, cuya mejor corona la forma el reco-
nocimiento profundo de los cubanos.



---------^-------

SOLICITUD


Con much placer accedemos al deseo de nues-
tro querido colega Cuba, de Tampa, reprodu-
ciendo la solicitud siguiente
El Club Federico de la Torre, constituido con el
fin de reunir toda clase de material sanitario para el
Ejrcito Libertador de Cuba, ruega todas las da-
mas americanas y cubanas, que contribuyan con
hilas, lienzos, vendas y medicines tan filantr-
.pico objeto.
Los objetos referidos pueden dirigirse al Dr. Ra-
fael Echevarra, 1407 Franklin St., Tampa, Tesorero
de dicho Club.
Se ruega . todos los peri6dicos cubanos, 6 sim-
patizadores de la causa, la reproduccin de este
aviso.


*


OPINIONS IMPARCIALES

La situacin en Cuba
(L.eslie's Weekly Illuslrated, de New York)


(Conlina)
La proclama que el general Weyler public
su llegada, prohibe today persona pasar las
lneas espaolas bajo pena di ser arrestado, si lo
hiciese durante el da fusilado, sin previo
aviso, si fuese de noche. Ni un solo phase ha sido
concedido los corresponsales de la guerra. y
todos recordarn de qu terrible manera fu
tratado en el castillo del Morro, el corresponsal
del Journal, de New-York, que se aventur cerca
de las lneas espaolas. Esto desde luego har
comprender que todas las noticias enviadas la
prensa de New-York son las oficiales dadas por
el capitn general su gobierno, bien informes
trados por naturales del pas que vienen del
interior.
Poco despus de mi llegada ii la labana, el
capitn general Weyler, del que luego hablar,
me di un saloroconduto permiso, permitin-
dome pasar las lneas espaolas, para viajar por
el interior y llegar al ingenio ./., ,i.,', de
Carrillo, situado cerca de Coln. Tuve gran difi-
cultad para encontiar un gua que quisiese:
acompaarme. Los espaoles rehusaban en ab-
soluto por temor de ser cogidos y ahorcados por
los rebeldes, mientras que los cubanos era
dificil inducirlos i abandonar la ciudad, tambin
temerosos de ser fusilados por los espaoles.
Al fin, un cubano, el Sr. Garca, que ha vivido
en New-York algunos aos, consinti a en tomar
su vida en sus manos como l dijo, y en acom-
paarme.
Salimos de la Htabana las seis de la maana,
para Matanzas, donde tenamos que cambiar
de tren. La estacin estaba guardada por mu-
chas tropas. El tren lo componan, una m-
quina, dos carros blindados, llenos de soldados,
un coche de tercera clase, uno de segunda, y
uno de primera. Adems de esto, otra mquina
iba delante, doscientas yards, viendo si la
lnea estaba expedite. Con gran sorpresa nuestra
el tren no fu tiroteado y llegamos t Matanzas
sin gran trabajo, pero s con varias horas de
atraso, habiendo sido una y otra vez detenidos
por causes desconocidas. En today la lnea las
.estaciones han sido incendiadas hasta los ci-
mientos ; los campos de caa, en cuanto la vista
alcanz., tambin han sido quemados; infinitos
ingenios estaban abandonados y silenciosos, y
cada pocas yards se vean las ruedas de hierro
de los centenares de carcos destrudos por los
insurrectos, y todo esto en la provincial de la
labana, donde Espaa pareca ms fuerte.
En Matanzas, al siguiente da, supe que no
haba tren para Coln, porque los insurrectos, en
grandes partidas, hab'an aparecido por todas


advirtiendo adems qu3 el nmero de persona-;
de embarque no excediese de veintids, inclusive
un tripulante por cada diez expedicionarios.
Jams en mi vida ver un cuadro ms digno
de la personificacin de un pueblo que lucha por
su libertad !





Las 6 de la maana del memorable 27 de Enero
marcaba (i el reloj, y solo se vea en torno nues-
tro la espesa niebla con que se prea la atms-
f'ra en estas regions durante el invierno. Y en-
tretanto, el rudo luchar emprendido desde las 12
de la noche, solo era interrumpido por uno
otro compaero, que para mitigar su consancio
distraa al amigo pidindole algo que fumar, 6
entonaba, como Bueno, pasajes de la Marsellesa
al coger su turn en el trabajo.
Bajo aquel cuadro de sublimes contrastes de
serenidad y de agona, y cuando today esperanza
de salvacin haba desaparecido, se present el
General Garca sobre la cubierta del lIawkinxs,
y con la imponente magestad del veteran se
dirigi sus camaradas:--" Compaeros! morir
luchando sobre los campos de la Patria desa-
parecer aqu, todo es igual! ilIemos cumplido
nuestro deber !!".
La patritica exhortacin de este gran soldado
fu interrumpida con un hurra estrepitoso de
i Viva Cuba Libre !!" Y aquel grito se rasg
el denso cortinaje de ese cielo encapotado: los
rayos del sol alumbraron la frente de mis intr-
pidos conipaeros, y con soplo candente comen-
zaron en breve fundir la nieve que la noche
haba depositado en sus vestidos.


A media que la luz se difunda entire la ne-
blina, las miradas de los nufragos buscaban con
atento cuidado alguna esperanza en el vasto de-
sierto! Todo era soledad sombra! Dos banderas
de color plomizo flotaban media asta en seal
de auxilio, pero impossible era este recurso! Los
marines todos se haban abandonado su propio
infortunio, y ya las fuerzas fsicas de los expe-
dicionarios se hacan imposibles para conservar
flote un moment ms la embarcacin !
Eran las 8 menos algunos minutes, cuando
omos una voz que con acento arrebatado grit :
- "Un punto negro! Si! iUna embarcacin!
Una embarcacin!!" Era Alfredo Arango, que
desde su guardian de proa haba divisado la
Leander-Beebe, que desviaba su rumbo para
venir en auxilio nuestro. "A qu mentidas
esperanzas replica lguien. Una em-
barcacin! repiti Arango, No me equivoco!"
Efectivamente, al despejarse el horizonte ha-
bamos sido divisados por el Capitn llowes,
quien desplegaba today vela de su nave para venir
en nuestra proteccin, dando antes aviso del
naufragio dos embarcaciones ms que tena
su vista: la Ifellen JI. Benedict y la Alira
Crosby.
Cuando todos se apercibieron de la presencia
de la Leander Beebe, pareci desplomarse una
catarata de sublimes imprecaciones! i Quin evo-
caba el recuerdo de la hija cariosa! i Quin re-
peta ntimamente la oracin que oyera pronun-
ciar cuando nio en el regazo materno Quin,
en fin, daba gracias al Dios de sus creencias !....
i Oh! qu extraordinaria confusion de espe-
ranzas devueltas en ese instant al corazn hu-
mano !


-" Arra botes al agua y embarca por seccio-
nes", fu la orden comunicada las 10 a. m.
por conduct del primer Adjunto, Doctor Crlos
Garca.


Por secciones en el orden de trabajo", aa-
di otro improvisado ayudante.
Alza, fue la terce'a: Y todos,' suspen-
diendo el rudo trabajar que hasta esas horas nos
haba podido conservar flote, comenzaron em-
barcar con el mayor orden.
Veinte minutes despus, y cuando an no eran
recogidos todos nuestros botes por las naves
protectoras, el viejo HIawkins levant la proa
en seal de despedida, y desapareci en el hondo
abismo del Ocano, los 720 12 m. de longitud y
39o 37 m. de latitude, arrastrando en su impetuoso
remolino , nuestro abanderado Mariano Albe-
rich, Emilio Jallais, Vctor Gmez, Augusto
Benech y Francisco Gaitn.
En esta tumba duermen envueltos en la ban-
dera cubana cinco republicans, quienes el
Destino seal el inmenso pilago por patria. Y
entire aquellos grandes peregrinos se destaca
Gaitn, hijo del Magdalena. Parece que los
colombianos de este apellido buscarn siempre
un ancho lecho para dormir el eterno sueo de
nuestras glorias nacionales !






En las anteriores lneas creo dejar trazada la
silueta que en sus distintas fases present el
Htawkins. La que ella falte, no es culpa ma :
me era impossible presenciar lo que pasara ms
all del rdio que me sealaron las circunstan-
cias de aquel moment. Pero antes de terminal
esta carta, permtame me detenga comunicarle
algunos concepts que correspondent mi juicio
interno :
En lo poco que he podido estudiar hasta ahora
los nufragos de la expedicin insurrecta, sta
iba formada de hombres de lo ms lucido de
Cuba, bajo distintos puntos de contact: unos,
como los Argilagos y los Recio Agero, nacidos


bajo la curea de los caones insurrectos durante
la guerra procla'iiada por Carlos Manuel de Cs-
pedes : otros, como Garca Velez, los Agramonte,
los Crdenas y los Troncoso, que llevan un
nombre legendario en las p.iginas de la Historia
National de Cuba, y los dems, el que no se ha
distinguido como un glorioso guerrero i mianera
de los Betancourt, los liuz, lo liodriguez, los
Guerra y-los Cebraco, estn por lo menos ungi-
tlos con la sangre de sus genitores en l'os altares
de la Patria que p'roclamaraen ( 1 i,
Bien quisiera rememnorar en estas lneas uno
uno de mis compaleros, pero como esa no es mi
misin: he proyectado un mosaic que se editar
bajo los auspicios de un distinguido patriot, en
el cual aparecer. el retrato de los expedicionarios
sobre la plancha i manera de mesa re.uelta.
Solo asi se -puede 'hacer justicia rcadaM ral.
Si alguna vez lguien me interroara quiin
fu ms grande en el peligro, contestara como
el Doctor Uribe en el Senado de Colombiia, al ha-
blar de la batalia de los Chainos: La cubierta
del Ha/itrins, con su gasa de hielo, semejaba
una mesa de mrmol sobre la cual el Aguila de
la Libertad arroJ;' un puado de oro en polvo !
;Y cmo no exclamar as? El jefe que guiaba
aquella expedicin t los campos de la modern
Grecia, era Calixto Gar.a Iigaez, el comple-
mento de Gmez y de Maceo en la guerra de los
diez aos: el liheoe extraordinariode Santa ltita,
Baire, Jiguan, l!olgun, BIayamo, Cupeijal y
Santa Mara. Era el (:onde de la Patria del
inmortal Jos Mlart! !...

Amrio affino.

.IAre/io Rl'sas.


*


~Ji4iii~S~i-igB -i~B~a~





LA REPBLICA CUBANA


JUNIo 11, 1896.


parties. Los empleados del ferrocarril me dijeron
que si el gobiQrno permitiese andar trenes de
pasajeros, los insurrectos no los tocaran: pero
el gobierno quiere que los trenes sean protegi-
dos, con carrots blindados llenos de soldados. A
estos los insurrectos no los dejan pasar, cuando
pueden detenerlos, y por esta razn casi todos
los trenes sonr aticados.
En Matanzas decide salir de la ciudad y pasair,
si ra possible, las lines espao'as, para ver las
famrosas Cuevas de B13llamar, que se extienden
algunas millas bajo el mar, y cuyo fin, no se ha
encontrado alin. Algunos creen que continuan
travs del Atlntico. La entrada de las Cuevas
est tres millas de Matanzas y milla y media
de la linea de fuertes espaoles que rodea la
ciudad. All fuimos detenidos por los centinelas
y, pesar de mi salvoconducto, tuve algunas
dificultades antes de que me dejasen pasar. En
las Cuevas, el propietario me dijo que partidas
de 25 300 insurrectos venan cada noche
buscar abrigo en su edificio. u Cmo excla-
m /aqu, una milla de los fuertes espa-
oles ? Y los espaoles no vienen nunca com-
batirlos ? N, jams.
HIace poco, 500 espaoles, salieron en re-
conocimiento fuera de Matanzas; cuando se
alejaron cuatro mills, se les avis que una
fuerza insurrecta estaba cerca; los oficiales con-
sultaron en el acto y 250 hombres la derecha
y 250 la izquienda, volvieron Matanzas. La
noche que pas en Matanzas, salieron fuera de
la ciudad 1,000 hombres; en una altura inme-
diata, cerca de las puertas de la ciudad, fueron
atacados por los insurrectos, y muchos espaoles
murieron; pero esto no se dijo nunca olicial-
mente.
A la siguiente maana, las 6, en un tren an-
logo al que tom en la labana, sal de Ma-
tanzas para Coln. Siete veces fu detenido y
tres veces tiroteado, hasta que llegamos a un
pueblo ocupado por 1,200 soldados y rodea-
do de fuertes. All se nos dijo que no poda-
mos ir ms lejos, porque un puente, distant
un cuarto de milla, h:.b:a sido quemado por los
insurrectos. Pensad en esto slo cuatrocientas
yards de los 1.200 so!dados Al fin, el puente
fu reparado y despus de muchas paradas y
nuevos tiroteos, llegamos al JMercedes de Carrillo.
Gmez haba estado all tires das antes con 4,000
hombres. Cuando l lleg, las soldados que
guardaban los fuertes que se haban construido
en la finca, desaparecieron. Pero dos das ides-
pus de haberse marhado Gmez, volvieron
furiosos en busca del jefe cubano, tirando sobre
cuantos vean. La vispera de mi llegada (para
probar que no temen nada) fusilaron, sin
razn de ninguna clase y sin provocacin, cuatro
de los mejores criados de la finca ; uno de estos
era hermano de la encargada de la propiedad, y
ella conteniendo sus lgrimas y sollozos, me cont
el suceso. Poco despus, el subteniente espaol
que mandaba las fuerzas de la finca apareci,
medio borracho, y exclam : Ya me va can-
sando oir hablar tanto de los cuatro villanos
que fusilamos. Si no se callan Vds, cojo algu-
nos ms y los pongo contra el muro! Bravo
soldado!
A. B. de Guerville.
(Continuara)

--------*or~--------

AVISO


La Delegacin de la Repblica de Cuba en
New-York, se ha trasladado de 66 Broadway,
56 NEW STREET, 20 piso.

--C-M----DEW------

CRIMENES DE WEYLER
(CIIrTIMA).

En Sabanilla, por el coronel Aldea :
Asesinato de muchos colonos del ingenio
Cdrmen de Crespo.
En Santa Clara :
El once de Abril, una column, su paso por
Maguarayas, apres en una casa, y en los mo-
mentos en que'se encontraba almorzando, al ciu-
dadano americano Narciso L6pez, quien asesin,
dejndolo insepulto, y prohibiendo bajo pena de
la vida que se hablara del particular. El crime
de esta victim no fu otro que el de llevar el
mismo nombre y apellido que el valiente pa-
triota quien hizo morir en el garrote el general
Concha en la Habana, en 1851.
En Santo Domingo, por la guerrilla que manda
el medico La:o :
Asesinato de 18 pacficos.


En Amaro :
Incendio del poblado, por una column espa-
ola al verse forzada abandonarlo.
En Malpaer, por el general Luque :
El seis de Abril, la column de este jefe,
cuyo frente iba el coronel Estruch, penetr en
Malpaez, y sin darles tiempo ms que para salir
con la ropa que llevaban puesta, hizo que vein-
ticinco families abandonaran sus hogares, los
que incendiaron dejando aquellas sin recur-
sos de ninguna clase. Antes procedieron al sa-
queo, llevndose ab-olutamente todo, para ms
tarde vender en Quemado de Gines hasta la
ropa de las seoras y las muecas de las ni-
nas. Adems, condujeron amarrados y pie
hasta el Qemado de Gines, al anciano de 60
aos Luis Muoz, pesar del mal estado de su
salud, i su hermano Telesforo, un asitico,
cocinero de los mismos quienes robaron cien
pesos que tenian, y unos 4 individuos ms.
En Rodrigo :
Incendio, por una column espaola, de todas
las casas de guano.
Por el coronel Olivera, en Matanzas:
Fusilamiento de una mujer y su hijo, de corta
edad, por negarse aquella decir dnde se
hallaban los hombres de su familiar. El cnsul
americano, general Lee, ha reclamado contra el
asesino Olivera, pues las victims son cindada-
nos de los Estados Unidos.
En Sagua :
En el ingenio O!,allita, un jefe de column
mand fusilar dos seoritas, por habrseles resis-
tido sus pasiones brutales.
Por el coronel Marti :
El prisionero lHerrera, alfrez de sanidad, co-
gido sin armas y enfermo, fu abofeteado y ase-
sinado, por dicho jefe, quien est siempre borra-
cho.
Para Ceuta :
El veinticinco llegaron Cdiz los sigientes de-
portados :
Pedro Sandoval, Justo Cal, Ricardo Casanova,
Feliciano Forneda, Ramn Montao, Lorenzo Pu-
lido, Juan Lamoruse, Esteban Cardosa, Pruden-
cio Casares, Marcos Daz, Manuel Acosta, Ilde-
fonso Cervera, Jo-: y lamn Gonzlez, Bernab
Vlez, Modesto Castellano, Secundino y Toms
Chacn y Andrs Prez. Este ltimo es gallego.
En Cabezas :
De este pueblo sacaron 30 individuos blancos
y de color, diciendo, que iban conducidos press
Matanzas ; pero despus se ha sahido que fue-
ron asesinados en el camino.
Total ............... 54 asesinados
Suma anterior ...... 533 -

Total general........ 587 -
(Continuar.)

--------* ---------

NOTICIAS DE LA GUERRA

Del 31.
El general Jos. Mara Aguirre ha batido la
column espaola de Albertgall, causndole
veinte muertos y treinta y cuatro heridos.
En el ataque de un convoy que los espa-
oles conducan Manicaragua, fu muerto el
capitn Asenjo, del regimiento de Bailn.
El general Zayas bati las columns espa-
olas de Tejerizo y Tort, _n las inmediaciones de
Guara.
En la Trocha continan los cubanos cau-
sando bajas la guarnicin espaola.
Junio -o
-- A causa de los movimientos estratgicos de
las avanzadas del general Maceo en la Trocha, el
general Bernal ha recibido rden de salir inme-
diatamente operar en aquella lnea.
En Guam la column del teniente coronel
espaol Valle, result con seis muertos y once
heridos, en un combat con una fuerza cubana.
Siguen las lluvias y las crecidas de los ros
imposibilitando las operaciones de las columns
espaolas.
En el potrero Curro, jurisdiccin de la
Habana, ha habido un encuentro entire las fuer-
zas cubanas al mando del general Collazo y las
espaolas del teniente coronel Rotger. Estas tu-
vieron tres muertos y cinco heridos.
Del 2.
Los cubanos han atacado el fuerte de San
Antonio de los Baos, causando baIas al ene-
migo.
Ha habido encuentros en Cuevitas y Cruz
Baja, entire las tropas espaolas del coronel
Navarro y las cubanas que mandan los jefes
Menndez y Morejn.


La column de lleus fu batida en Morn,
resultando con tres muertos y dos heridos.
Del 3.
El element espaol de la IIabana pide el
inmediato euvo de 30,000 hombres, en vista del
mal resultado de los planes de campaa del ge-
neral Weyler.
El pueblo de Candelaria fu tomado por
los cubanos, quienes se retiraron despus de
abastecerse.
Una fuerza cubana vol, por medio de la
dinamita, uno de los puentes que une Durn y
Guara, quedando por esta causa interumpida la
lnea del ferrocarril de Gines.
En la Trocha fu preso un corresponsal de
un diario americano, en moments en que se
hallaba tomando vistas fotogrficas. El Cnsul
de los Estados Unidos en la llabana ha pedido
que sea puesto en libertad.
Del 4.
-- Lo fuerte y constant de las lluvias siguen
impidiendo todo movimienlo de las tropas es-
paolas. En San Diego de los IBaos se hall el
general Gonzlez Muz completamente reducido
la inaccin.
Nuevo combat de las tropas del general
Aguirre con la column espaola del coronel
Moncada. El encuentro tuvo lugar en Monte In-
dustria, jurisdiccin de la lHabana, y la column
fu batida.
Del 5.
Telegrama de orgen espaol declare que
las lluvias dificultan de tal modo las marchas,
que la column del general Surez Incln emple
todo un da en hacer una jornada bien corta,
rindindola con 120 enfermos.
Los cubanos han volado un tren que con-
duca refuerzos espaoles, entire la Bermeja y la
Unin, destrozando casi todo el tren y ocasio-
nando various heridos y muertos entire voluntarios
y tropa de lnea.
La column espaola que manda el coronel
Pava, sostuvo combat con unafuerza nuestra en
Santa Ana, terrenos del Limonar, experimentan-
do cincuenta bajas entire muertos y heridos.
En Corral Falso tuvo que retirarse el coro-.
nel espaol Maroto, despus de dos horas de
fuego.
Del 6.
En un combat con las tropas cubanas del
jefe Castillo, los espaoles fueron derrotados por
una brillante carga 'de machete, en la que fu
herido de gravedad el teniente espaol Lzaro.
Del 7.
El Cnsul de los Estados Unidos en la
]abana, ha vuelto reclamar la libertad del
corresponsal de un diario americano preso en la
Trocha.
Causa verdadero pnico entire las tropas
espaolas el frecuente uso que los cubanos
hacen de la dinamita, y ya protestan cuando se
ven forzadas viajar en trenes, prefiriendo ha-
cer pie todas las marchas.

------.^. r ------

A NUESTROS LECTORES

Desde el lo de Junio, todos los mandates pos-
tales, rdenes para suscriciones y dems que
concierne la administracin de La Repblica
Cubana, debe dirigirse M. Fourreau, admi-
nistrador-gerente, 20, rue Saint Vincent de Paul,
Paris.

-------^*------


LA OPINION EN ESPAA

El Nuevo Rgimen, Madrid:

Llevamos en Cuba quince meses de guerra. Nada
adelantamos. Burl antes Maceo la estrategia de Mar-
tnez Campos, y burla hoy la de Weyler. Los desem-
barcos de hombres y armas para los insurrectos son
cada da ms frecuentes : nuevos caudillos se lan-
zan la lid contra nosotros.
Calla la nacin, y es porque ha sufrido el mayor
de los desencantos. Crey de buena fe que con el
envo de cien mil soldados se ahogara la insurrec-
cin en la cuna, y se los dej arrebatar en meses.
Ve hoy la rebelin ms pujante que nunca, teme
que se le exijan nuevos sacrificios, presume que se-
rn igualmente estriles, y no quisiera ni acordarse
de que Cuba existe.
Ni mira va la nacin las cosas como se las hicie-
ron mirar hasta aqui, con singular ahinco, el go-
bierno y parte de la prensa. Esos que sostienen en
Cuba la guerra, dice, no son, no, como sosteniais,
turbas de bandidos ni de aventureros; son huestes,
que, guiadas de buenos capitanes, diestros, luchan por
la independencia de su patria, como luchamos noso-


tros por la libertad de la nuestra contra todas las
gentes que nos avasallaron. No esrn, no, solos;
est con ellos la isla toda, que de todo corazn nos
aborrece.
Qu sacar, contina, con que se amontonen
all ejrcitos sobre ejrcitos? Aun vencindola, ten-
dr en la isla una continue amenaza de guerra que
me obligar al peridico envio de millares de mis
hijos. Vale Cuba lo que en oro y en sangre me
cuesta? Es just ni convenient que consuma yo
mis fuerzas en retener bajo mi soberana un. pueblo
que ansia, como yo, ser libre? Sobre la base de su
independencia, podra obtener para mi comercio las
mismas ventajas de que ahora disfruto; luchando,
no obro contra mis intereses?
" ................. ... ......... ..... *
STodo esto lo dicen ya en secret hasta los que
antes en pblico y en privado aconsejaban y aun
exigan la continuacin de la guerra. Por qu no
lo han'de decir en pblico? Sobreponer la verdad
un falso patriotism, es un verdadero crime, un
crime de lesa nacin, ya que por l se la conduce
la prdida de sus ms caros intereses. No comete-
remos jams nosotros tan detestable crime.
. .. . . . . . . . . . . . .. . . . . . .

La Renal.rensa, Barcelona :


Mucho se habla estos dias de la dimisin del ge-
neral Arolas y de la; mayors menores probabilida-
des de que en breve abandon el mando superior de
la isla de Cuba el general Weyler.
Por de pronto, si es cierta alguna de las muchas
causes que, segn se dice, hacen suponer sea verdad
que el regreso del general Arolas obedece causes di-
ferentes de la alegada, que es tan slo el mal estado
de su salud, no se ven muy claras cules pueden
ser; pues algunas frases que se atribuyen los gene-
rales Weyler y Ochando, en parte dan casi entender
que ya no .es tan grande como antes la intimidad
del general Arolas con el gobernador de la isla de
Cuba.

El Pueblo, Valencia:

Dice un peridico madrileo:
Ya hay noticias del feliz arribo al puerto de la
Habana del caonero Filipinas, que ha entrado en
aquel puerto remoleado por el vapor transport Le-
gavui.
En la oficialidad ni entie los tripulantes ha ocu-
rrido novedad.
Debiera aadir. nuestro colega, que tampoco la ha
habido en el barco; pues siendo este inservible desde
que le botaron al agua, segn demostr en su pri-
mer viaje, novedad hubiera sido que prestase servi-
cios en ste. Vieja es y por dems sabida la historic
de la inutilidad del aviso torpedero Filipinas. Bota-
do al agua en Cdiz en 1892, con 71 metros de es-
lora, 750 toneladas y mquinas de dos mil quinien-
tos caballos de fuerza, que debieran permitirle un
andar de veinte millas, result completamente in-
servible.
. ... .... .. .. . .. .. .. .. .. .. . ., ... .. .
No es vergonzoso que as suceda? Si el gobierno
sabe que el barco est intil, por qu le manda
Cuba? Por qu no se exigen y depuran las responsa-
bilidades? No se trata de un barco viejo, ni de un
caonero de pequea importancia, si no de un aviso
torpedero que debe andar 20 millas y tarda un ao
en ir desde Cdiz la Habana Qu servicio prestar
en aguas de Cuba?



Diario de A isos, Zaragoza:

El 8 de Diciembre lleg * la Habana el general
Pando, y el 9 dijo en la capitana general various
periodistas, que si en el trmino de seis meses no
dominaba la insurreccin, regresara Espaa con-
fesando su impotencia.
Seguidamente fu Santiago de Cuba, nombrado
comandante en jefe del primer cuerpo de ejrcito, y
en la alocucin que dirigi sus tropas dijo lo mis-
mo.
El 8 de Junio cmplense los seis meses, y, sin
duda, para no confesar la impotencia anunciada, ha
venido Espaa ejercer de Senador.

Desde que la insurreccin estall hasta hace
cuatro meses que se orden la requisa de caballos
los insurrectos han es:ado acaparando los muchos
solpedos que haba, sin que nos importara un
comino ni pensramos en el porvenir; hoy nos ha-
cen falta caballos, los pocos que hay los est pa-
gando el gobierno buenos precious, y no bastando,
manda una comisin Mjico comprarlos.
All va un rio de oro; quin sabe do va!


UL TIMA HORA

Por telegram de la Habana se sabe que las
tropas cubanas han tornado Guan:ibaco;o, reti-
Indose despus de abastecerse abundantemiente.


I




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs