Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00020
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: June 4, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00020
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text











)lu


Patria y Libertad


REDACCOIN Y ADMINISTRACIN USCRIPCIN EN FRANOIA
SOREDACCIN Y ADMINISTRACI A Un alio, pago adelantado............... 30 tr.
A PARIS d 896 sN Uemestre, MI. id. ............... 15
Rue Baudin o PAR S un 4 de 1896 N m. 0Un trimestre, id. id.................. 1.50
T''ELEF0o TO EN EL EXTERIOR
Un afio, pago adelantado............... 35 fr.
1>SE P ITE LI C AM LOS JJ -TVEemS Un sem estre, itd. i.... 1.50
No se devuelven originals NUMERO SLELTO...... fr. 50 ts.


A LOS CUBANOS

Y A LOS PUERTORRIQUEOS


Constitucin de la Repblica de Cuba

Art. 19. Todos los cubanos estn obligados
servir la Revolucin con su persona inte-
reses, segn sus aptitudes.

Bases del Partido Revolucionario Cubano

Art. 8. El Partido Revolucionario Cubano
tiene por propsitos concretos los siguientes :
I. Unir en un esfuerzo continue y comn, la
accin de todos los cubanos residents en el ex-
tranjero.
.... ...... ...... ....... ........... .... ..... ..
IV. Allegar fondos de accin para la realiza-
cin de su program, la vez que abrir recursos
continues y numerosos para la guerra.


El Delegado Plenipotenciario de la Repblica
Cubana en Nueva York, recuerda los cubanos
que resident se encuentran accidentalmente en
el extranjero, el deber en que estn todos de
contribuir con cuotas mensuales en ayuda de la
Delegacin, para el envo de armas y municio-
nes destinadas nuestros hermanos que luchan
y vierten su sangre'por la patria en los campos
de batalla.
Estos artculos imponen los.puertorriqueos
los mismos deberes que los cubanos.
Las cuotas en Europa se reciben en la morada
del Delegado, Sr. Dr. R. E. Betances, 6 bis, rue
de Chteaudun, Paris.

-------- -- -----


NUESTRA ACTITUD


efinida con today claridad se encuentra en
lus Bases del Partido Revolucionario Cu-
bano, la actitud que guardamos y habre-
mos de guardar para con los espaoles, lo mismo
hoy en la guerra como maana en la Repblica.
No es el odio sistemtico el que nos inpira, por
que muy nobles y elevados son nuestros ideales
para que los empequeezcamos dando abrigo
pasiones bastardas indignas de los verdaderos
republicans.
Siempre que decimos espaoles, si no es para
distinguirlos de los cubanos, no por eso debe ni
puede entenderse que nos dirigimos ese pueblo
desventurado, inconsciente carne de can que
debe todas sus vergenzas y miserias los co-
rrompidos gobiernos que ao tras ao le explota
su sabor y ms le degrada y le embrutece cada
da. No: el cubano sabe cunto debe de agradeci-
miento espaoles como entire otros-- Ramn
Pint, Diego Dorado, Villamil, que murieron en
el garrote en los campos de batalla por la li-
bertad de Cuba ; Daz Quintero, levantando su
voz en la Cimara espaola para defendernos; i:


Capdevila, exponiendo su vida por proclamar la
inocencia de los estudiantes de medicine ; P y
Margall, reconociendo cada semana en su Nuevo
Rgimen la justicia de nuestra causa ;y por lti-
mo, al cataln Mir, que figure entire los jefes
ms decididos con que contamos en la present
guerra.
Pero aquellos que nos vienen esclavizando y
explotando desde hace cuatro siglos; aquellos
que van Cuba enriquecerse robando, ultra-
jarnos con su despotismo y desterrarnos fu-
silarnos con sus poderes omnmodos; aquellos
aventureros, patanes, escapados de presidio, sa-
lidos de la miserable aldea donde cuidaban ove-
jas, hambrientos ganapanes, protegidos de mere-
trices, ahijados
de ministros, ma-
tones de cafs,
asesinos de ca-
llejuelas, ladro-
nes empederni-
dos ...... Para
aquellos repe-
timos conver-
tidos luego en
mandarines en
Cuba y en dipu-
tados en Espaa,
ah! contra toda
esa hedionda ma- *
sa de estercolero,
habremos de
mantener el ar-
ma al brazo -
mientras la liber-
tad de Cuba no
sea proclamada
lo mismo que
en el campo de
la guerra, en el
peridico y en el
libro,- y al ignal
que en la tribuna, en mitad de la plaza y en
Sel hogar de la familiar.
Son esos los que les hemos' declarado la
guerra tenaz, sin tregua, pues son ellos los que
nos llaman bandidos y asesinos, y nos roban y
nos asesinan porque luchamos por la indepen-
dencia de nuestra patria, cansados de sufrir
tanto despotismo, tanta rapacidad y tanta des-
vergenza.
Vase aqu la actitud nuestra. Conformes es-
tamos con ella, firmes en nuestro puesto, y lo
que es ms, con la satisfaccin de cumplir el
deber que tenemos con nuestra causa redentora.

---------*~--------

LA CUESTIN CUBANA

Maana viernes, las 8 y media de la no-
che, dar una conferencia piblica sobre la
cuestin cubana, el Sr. V. Mestre Ambile,
caballero de la Legin de Honor, antiguo
official de marina, hijo de Cuba y fundador
de la Ligue Franco-Americaine de 1'Ensei-
gnement.
Asi se expresa el Sr. Mestre Ami bile en
la invitacin que dirige al pblico :
llablar de la cuestin cubana desde los dife-
rentes puntos de vista politico, diplomitico, eco-
nmico y military, y estudiar las consecuencias
internacionales del conflict hispano-ameri-
cano.
La conferencia tendr lugar en el Hotel
des Socits Savantes, 28, rue Serpente.


E


Este acontecimiento ha despertado mu-
cho inters entire todas las personas que
desean conocer la situacin de Cuba, tema
que no dudamos ser muy bien tratado por
el conferencista.

------x*~-ri ------

HENRY E. BROOKS


1ll, cuando en la tranquilidad de Cuba ide-
pendiente, el historiador de la epopeya cu-
bana trace con mano imparcial y segura las
biografas de los heroes surgidos en los diversos
perodos revolu-
cionarios, en no
pocas de ell-as
tendra que dete-
ner indeciso la
pluma en mis de
un pasaje, si la
comprobacin
ms complete no
le garantizacen
que este episodio
aquel rasgo, no
porque perte-
s-e t r s nezcan la leyen-
ae da, han dejado
de consumarse
presencia de tes-
S'4 tigos numerosos.
As habr de
sucederle cuando
escriba, entire
. Brooks qotros, sobre Igna-
cio Agramonte,
Julio Sanguily,
LorenzoJimnez,
Jos Mara Sor y lenry E. Brooks, cuyo retrato
ofrecemos hoy nuestros lectores.
El Sr. Brooks es un joven nacido en Santiago
de Cuba, tendr unos treinta aos, es de fuerte
constitucin, acostumbrado la vida de la ciu-
dad lo mismo que la del campo, y en cuyo
semblante revlase i la vez que una energa in-
domable, una modestia y una sinceridad extre-
madas.
Afiliado al Partido Revolucionario Cubano, al
estallar el movimiento del 24 de Febrero se lan-
z6 al campo de la guerra acompaado nica-
mento de cuatro hombres, dos los cuales se ha-
llaban sin armas; pero tal es el ascendiente de
Brooks, que muy pocos das despus se vi la
cabeza de una column de ciento cinco hombres,
con la cual en Guantnamo y en las inrnediacio-
nes-entre otros puntos en Ibarra-sostuvo com-
bates de importancia y de brillantes resultados
para el arraigo de la levolucin en aquellos pri-
meros y difciles moments.
Fu entnces tambin cuando Brooks se reveled
un combatiente de primer rden por su astucia,
por su estrategia y poir su valor y puntera admi-
rables. Preparar una enmboscada; disponer un
ataque con mayores ventajas y contra una fuerza
enemiga muy superior en nimero y en arma-
mento: demostrar tanto valor y tanta sangre fra;
y por ltimo, manejar el rifle con ojo tan cer-
tero, son condiciones que le han colocado entire
nuestros guerrilleros mis notables.
A comienzos del ao pasado, y dando crdito


un telegrama en el cual se le deca que su seor
padre resident en Paris se hallaba muy
enfermo, abandon el campo de la guerra
saliendo en un bote para Jamaica, de donde pas
Nueva York, y de esta ciudad la de Pars.
Una vez aqu, tuvimos ocasin de visitarle y de
oir de sus labios estas palabras, que pintan muy
bien al hombre modesto y al buen patriot:
No quiero ser ms que un soldado que
vuelve cumplir con su deber.
Y en efecto, as hubo de hacerlo. Pocas horas
despus de habernos separado en el Boulevard
Saint Germain, parta para Nueva York, de all
se traslad Costa RIica, y de esta Repblica sa-
li en una expedicin que desembarc felizmente
en las costas cubanas.
Desde ese da, su nombre se ha escuchado con
frecuencia al relatarse muchos de los combates
que, la par que aumentan las pginas gloriosas
de nuestra guerra de independencia, afianzan
con nuevos atestados su reputacin de hroe y de
patriota.

-------*Ir~-------

SUPLEMENTO


(on el present nmero recibirn nuestros
lectores un suplemento conteniendo un informed
de much importancia sobre el estado actual de
Cuba, la Constitucin del Gobierno Provisional
de la Repblica, cuya reproduccin nos ha sido
pedida por various comits polticos de Francia,
que desean hacerla conocer sus asociados, y
artculos que amplan satisfactoriamente cuanto
se dice en el informed.

-------- ** -- ----



DE CUBA LIBRE


Enviado desde el campo de la guerra, hemos
recibido adems de una carta, las publicaciones
siguientes:
Constitu'iin. Leyes y Ordenan7as Militares
de la Rleplica le Cuba, un folleto de 73 pgi-
nas.
El Cubano Libre, peri'dico politico, rgano
official del Estado de Oriente, dirigido por Ma-
riano Corona Ferrer.
La Independencia, peridico de los revolucio-
narios cubanos, dirigido por Jos Guinot.
Tan pronto como tengamos espacio, daremos
a conocer todo lo interesante que hemos recibido,
con especialidad las leyes y ordenanzas; pues
tanto esto como el hecho de poder presenter los
dos peridicos que solo en .Oriente se publican,
sin contar en Carnagiey y las Villas, damos el
mas soberbio ments la calumnia espaola, que
niega que tengamos un gobierno perfectamente
organizado conform las leyes ms modernas.



*


<,ii







LA REPBLICA CUBANA


JUNIO 4, 1896.


DIAZ QUINTERO


En la seguridad de que ningn cubano de co-
.'az6n habr podido olvidar el nombre del espaol
lustre, amigo verdadero de los cubanos, que les
lefendi siempre en la tribune y en la prensa,
-oy referir un interesante episodio que pone
,le relieve el carcter y los sentimientos del
hombre generoso y just con cuyo nombre en-
cabezamos este escrito.
La guerra separatist de diez aos arda en
los hermosos campos de la Perla de las Antillas.
Las pasiones, violentamente excitadas por la
propaganda que hacan los reaccionarios y ne-
-greros concentrados en los crculos hispano-
iltramarinos, que pululaban en todaEspaa ha-
ban penetrado en el recinto donde se elabo-
ran las leyes, convertido, con frecuencia, en lugar
.le rias y esc;ndalos, por los que irnicamente
son llamados padres de la patria. Las impre-
caciones y denuestos lanzados por tales padres
en el saln de sesiones del Congreso contra los
patriots cubanos, aumentaban media que
se caldeaba aquella atmsfera emponzoada,
cuando se levant un diputado, para defender .
ios que al otro lado del Atlntico, mil quinien-
tas leguas de distancia, luchaban contra la tira-
na por la libertad y ventura de su patria.
Era necesario todo el valor y la abnegacin de
aquel hombre para atreverse hablar, en
aquellos moments, como l habl, provocando
con sus palabras una tempestad de protests,
que impvido escuchaba, como hombre indo-
mable que arrostra la muerte primero que in-
clinarse ante la arbitrariedad y la injusticia.
Habl con inquebrantable energa favor de
!os cubanos en armas, asombrndose de que
ios espaoles de la revolucin de Septiembre, que
acababan de derribar un trono secular en nom-
bre de la soberana del pueblo, se ensaaran
contra los cubanos que defendan la libertad y
sus derechos... Cmo exclam con viveza el
orador podis maldecir y condenar el proceder
:le los cubanos, constatemente oprimidos, veja-
dos y explotados, cuando nosotros, los espao-
les, hemos hecho lo mismo en diferentes pocas
de nuestra historic ? Yo os digo, con toda la con-
viccin honrada de mi conciencia, que debemos
conceder los cubanos lo que reclaman, y aun
ms si fuera necesario.
Al terminar este discurso se produjo tal albo-
roto y confusion, que el Congreso ms parecia
plaza de toros que santuario augusto de las leyes.
Todos gritaban gesticulando como verdaderos
energmenos; habiendo faltado poco para que
arrojaran del hemiciclo al valeroso diputado por
lIuelva.
A la mafama siguiente, toda la prensa de Ma-
drid comentaba la sesin del da anterior, fusti-
gando con injusta dureza al que, sin embargo,
no quiso defenders desde les columns de su
ctreditado peridico El Jurado ; visto lo cual,
algunos cubanos que nos reunamos todas-las
noches en la casa de un camageyano entusias-
,a, para tratar de los asuntos de Cuba, y prepa-
rar la confeccin de los artculos que enviba-
mos los peridicos amigos, acordamos que fue-
ra uno del grupo avistarse con Diaz Quintero,
Uin de conocer la verdadera significacin y al-
cance que quiso dar las palabras que tan in-
uiensa marejada haban levantado en el Congre-
o, para defenderle nosotros ya que l desdea-
ba defenders. Me comisionaron i m, y aquella
misma tarde me present en la calle de Beln,
done tena sus oficinas El Jurado, y viva con
;u familiar el dueo y director de dicho diario.
El gabinete (le despacho de Daz Quintero se
hallaba lleno de gente. En la alcoba, metido
entire los cobertores de su cama, estaba sentado
aquel, reclinado contra la almohada, con- una ta-
bla delante, manera de mesa, sobre la que lle-
naba las cuartillas para la imprenta, escriba su
correspondencia, y arreglaba otros trabajos ani-
logos ; pues el lector se asombrar al saber que
aquel hombre meritsimo, que con solo desenten-
derse de Cuba hubiera obtenido de los volunta-
rios y negreros todo el oro que hubiera apeteci-
do, preferia aprovechar el calor de los colchones
de su cama, falto de recursos para proveerse
de combustible con que encender las chimeneas
de su casa, renunciar lo que l estimaba co-
mo un deber sagrado de su recta conciencia, y
la noble satisfaccin de su alma libre, humani-
t aria y generosa.
Los que ocupaban el despacho fueron desfilan-
do por turno ; habindome rezagado para que-
darme solo con Daz Quintero, al verme, me
llam diciendo; Qu trae el cubano -?
Vengo, amigo D. Francisco contest yo -


con un double objeto: primn ru, para ,a'udlaile y
felicitarle por su ltimo discurso ; despus, para
preguntarle, nombre de los amigos, qu fu lo
que Vd. quiso decir con las palabras que levan-
taron tan grande polvareda en el Congreso.
Pues acrquese y tome asiento, me replica,
que ahora va oir Vd. un espaol, muy espa-
ol, muy amante de su patria, pero que al mismo
tiempo,, y sobre todo, ama la libertad y la jus-
ticia, sin lo cual no concibo el verdadero patrio-
tismo ; esto es probable que no lo haya Yd. oido
de otros labios menos sinceros que los mios.
Yo deseo para nuestros hermanos de Cuba
todo, absolutamente todo lo que quiero para
Espaa. Si despus de dar Cuba cuanto los
espaoles disfrutamos, los cubanos no se conten-
taren con ello en lo que quiz tendran razn
- y persistieran en separarse de nosotros, en-
tonces, con profundo sentimiento, pera sin ira,
les dira: Idos!! (y haciendo un marcado es-
fuerzo para incorporarse, encendido el rostro,
radiante la pupila, prosigui con varonil ente-
reza): Porque prefiero una y mil veces que
no tengamos colonies si hemos de conservarlas
la fuerza, contra la voluntad de sus naturales,
sometidos un rgimen odioso que nos desa-
credita y rebaja en nuestra propia casa, y nos
ceshonra fuera ante las naciones civilizadas y
cultas.
Por el sistema torpe y brbaro que en nues-
tras colonies seguimos, se perder infaliblemente
Cuba, . la que hemos convertido en horrible
infierno, en asqueroso mercado donde se com-
pra y.se vende todo, incluso el honor y la jus-
ticia, por una administracin rapaz, infame y
corrompida.
A Cuba van nuestros znganos de la poltica y
del favoritismo cortesano, con el nico propsito
de hacer today costa dinero que jams tuvieron
en Espaa, para rehacer fortunes, que los que
las heredaron de sus mayores las improvisaron
fraudulentamente en las colonies, las perdieron
despus en disipaciones y vicios.
Los pocos que de aqu van con intenciones
rectas y propsitos honrados, se malean y co-
rrompen en aquella pestilente atmsfera, conta-
minados por el desmoralizador ejemplo y las
malvadas sugestiones de una burocracia desen-
frenada y cnica, regresando despus, ms -tarde
ms temprano, la Pennsula, done nos ino-
culan el virus infeccioso de los reaccionarios y
negreros ultramarinos.
Cada barco que nos llega de las colonial,
nos trae un cargamento de mercancia humana
averiada, mejor dicho, podrida, que circulando
despus por toda la Pennsula, ha logrado aca-
bar, transformndole radicalmente, con aquel
hermoso tipo legendario del espaol antiguo,
que tan alto renombre y admiracin ha alcan-
zado en la historic, y convertirnos en un pueblo
de ...... Y no dijo ms: tendime cordialmente
la mano, dejando sin terminar la frase, teme-
roso, sin duda, de que generalizando de ese mo-
do, pudiera echar tan terrible sambenito, sobre
los pocos espaoles que, como Salmern, P y
Margall, Benot, y otras honrosas excepciones,
tambin reprobaban como l, y como l comba-
tan en la tribune y en la prensa, los crimenes y
las infamias de voluntarios y negreros, la par
que la torpe incalificable poltica de los gobier-
nos de Espaa en la Gran Antilla.
Terminada la entrevista me levant para des-
pedirme, con un apretado abrazo, de aquel
hombre admirable que me conmovi profunda-
mente, haciendo asomar mis ojos ligrimas de
reconocimiento y ternura.
Un riejo laborante.

-------~ ~-*------

LA VOZ DE CAIN
Cartas abiertas Rafael Montoro

(Contina)
II
Nueva York, 7 de Octubre de 189,.
Sr. Rafael Montoro.
Habana.

istinguido seor : La consecuencia imme-
diata de sus aseveraciones ha sido la de
hacerlo descender Yd. al fondo obscuro
y cenagoso en que se revuelven los gratuitous di-
famadores de su propio suelo natal. A Vd. se le
admiraba por muchos concepts: se le tena por
un poltico serio y honrado, y ahora, ganoso de
servir bien su seor, presntase como maestro
de la perfidia y mete barullo y exhibe la luz
de insigne mala fe la grave situacin de Cuba,
situacin que es legitimo product de la coloni-
zacin espaola, cuya historic es una contnua


series de alentados la libert:l y al progress. El
rbol se conoce-por sus frutos. La asendereada
inlerriew ha desp:rtado pena indignaci'n
profundas : pena, por la decepcin experimen-
tada por muchos que jani1s creyeron que i tanto
descendiera su nivel moral;i indignacin, porque
la actitud de Vd. es exponente de la perversidad
del servilismo infiltrado en las venas de algunos
mseros, conformes con su condicin de es-
clavos.
Todos sus afanes se cifran en exaltar las iluso-
rias excelencias de la ley Abarzuza, que Vd. pin-
ta. como un. estado de ventures paradisiacas, en
rebajar las proporciones del movimiento revolu-
cionario las de merienda de ,,. ., ,.. y en near
toda relacin de identidad de cordial inteligen-
cia entire los autonomistas y los perturbadores
del orden plblico, que dira El Pas.
Antes del 2: de Febrero la situacin politico-
cconmica mejoraba constantemente. Los auto-
nomistas trabajaban sin cesar, con la.csperanza
de la autonoma casi la vista.
Y mulos de Moiss, estaban destinados . mo-
rir sin entrar en la tierra de promising.
Hemos sugerido al gobierno que publique
las propuestas reforms. Esta publicacin official
tendr un double objeto: 10, .privar los separa-
tistas de todo pretexto para estar sobre las ar-
mas; 20, desvirtuar la suposicin de que nuestro
trabajo no lha sido satisfactorio.
Nos daba (la ley Abarzuza) una especial au-
tonoma para Cuba: un cuerpo representative,
la mitad nombrada por el gobierno, y la otra
mitad por el pueblo de Cuba, y el cual discutir,
todas las cuestiones cubanas.
Claro es que Vd. no acomete la empresa, aun-
que no fuera ms que para ilustracin de su in-
terlocutor, de justificar los empeos de sus enga-
os. Solamente se puede abusar as de la credu-
lidad ajena travs de la distancia por aquello
que luengas tierras luengas mentiras. Cules
son, dnde estn los adelantos polticos, sociales
y econmicos obtenidos por la sola eficacia del
partido autonomista . por virtud de la accin
reparadora de la metrpoli? Sin el sacudimiento
de 1868 no hubieran terminado los Lersundis y
disfrutaramos del Real Decreto Orgnico de
Ayuntamientos de 27 de Julio de 1859 con su co-
horte de comandantes militares, que hoy retoan
y florecen con tropical lazana por todo Cuba en
los Alcaldes Corregidores. La abolicin de la es-
clavitud arranca del decreto de Cspedes y de la
voz de la conciencia universal que tuvo su glo-
riosa expresin en la Cmara de Guimaro. La
Constitucin, entregada sistemiticamente al lu-
dibrio de gobernantes arbitrarios; las leyes elec-
torales, supeditadas . la prepotencia integrista;
la ley de reuniones pblicas, que un imbcil ce-
lador de polica puede pisotear; la de asociacio-
nes, la de imprenta y otras, son la secuela for-
zosa de los combates librados durante diez aos
por los hroes que con el sacrificio de sus hacien-
das, de sus families y de su existencia, lograron
adquirir condiciones para que Vd. ms tarde
fuese las Crtes como Diputado y despus, con
la autoridad de esa investidura, negase tres veces
su maestro.
An as, como leyes en Espaa, y ms las
dictadas para Cuba, son una solemn mixtifica-
cin, en el fondo de nuestra situacin poltica ha
palpitado siempre el rgimen antiguo. Estiba-
mos bajo el imperio de una enorme ficcin, de
una farsa insoportable, de una burla irritadora
que menudo pareca reto lanzado al rostro de
los oprimidos. No lo digo yo; cansados estamos
todos de leerlo en El Pas y de orlo en los dis-
cursos de los autonomistas. En el orden politico,
la servidumbre del cubano ha sido la norma, y
la superioridad del metropolitan, por juro de
heredad, la ley supreme. Nosotros nos llamba-
mos irnicamente espaoles de segunda clase.
Entre nosotros la lucha ha sido, es y ser perpe-
tua entire el indgena y el conquistador, hoy
igual ayer y maana igual hoy, porque el
espaol, irrefrmable y refractario la civiliza-
cin, nicamente dejar de ser lo que es, juicio
del cataln Pompeyo Gener, el dia en que por
inesperado cataclismo geolgico se transformed
las condiciones fisicas y naturales de la penn-
sula ibrica, en suma, cuando no haya tierra dle
garbanzos.Los progress que ha realizado Cuba,
los ha conseguido por su propio esfuerzo, des-
pecho de Espaa y contra las trabas puestas por
Espaa. En lo que concierge las iniciativas de
los hijos del pas, no somos rezagados. Lo sabe
\d.. y puede pregantirselo Jols Antonio Saco.
quien le dari en todo t iso dimostracin cum-
plida eni clebres folletos, a- como ha sido el
inagotable arsenal en que Yd. v otros se han
provisto de arguments en pro de la autonoma.


En lo que toca ; la voluntad dle la Peninsula.
no 1hay lms que motivos de queja y de protest.
Lu cuestin conmica, que es una de las fases
de la poltica, y la financier, no me dejarin
mentir. Ni tengo necesidad de exponerlas, por-
que su mismo escndalo las, ha vulgarizado para
honra y prez de la nacin que las engendr y'las
mantiene A los cancerosos senos do sj.imnmorali-
dad, corrompida y corruptora. En El Pas he
aprendido qu: Cuba es una 'acloria i done van
a saciarse la rapacidad y las concupiscencias de
los monopolies peninsulares. En El Pas y en
los meetings autonomistas se me ha enseiado
que Cuba es un pas sujeto al saqueo legal 6
illegal de la metripoli, una tierra infeliz que
alluyen patanes que, sin haberse sacudido an
el polvo de sus sandalias de harapientos pere-
grinos, se dan aires de civilizadores y esquilman
al contribuyente y toman posesin del empleo
pblico para ejercer impunemente la profe-
sin de bandoleros (1). En El Pas he recibido
incontables lecciones encaminadas a convencer
al orbe de lo monstruoso de las relaciones econ-
micas impuestas por la ley del ms fuerte entire
Espaa y su colonia. En El Pas se me ha refe-
rido la iniquidad encubierta en unos presupues-
tos votados por mayoras militarescamente dis-
ciplinadas, pero que no los pagan, para arrojar-
los sobre los hombros de los cubanos, los cuales
dan su oro y no intervienen en la formacin de
ellos ni en el manejo inversion de sus cau-
dales. En todas parties, el imponer tributos sin
el consentimiento del pueblo se le llama tirana.
Acumular citas este respect sera inacabable;
serian tantas cuantas son las ediciones diarias de
El Pas desde su fundacin con el ttulo de
El Triunfo en 1878, hasta la fecha.
(Continuar.) Eduardo Yero.

-------- ^-------

CRMENES DE WEYLER

(Conrr`i.)
En la Habana:
La Estrella de Panam refiere que 30 pri-
sioneros politicos confinados en la Cabaa fue-
ron fusilados un jueves por la noche. Desde su
llegada, Weyler ha estado revisando las lists
de los sospechosos y colocando una marca negra
en los nombres de los que consider ms peli-
grosos. Ese jueves en la noche complete su tarea
y la envi al comandante de la Cabaa, con r-
denes de que fueran ejecutados inmediatamente.
Los prisioneros fueron conducidos al patio de la
prisin por decenas, colocados de espalda contra
la muralla y fusilados. La segunda y tercera de-
cenas tuvieron que pasar por encima de los en-
sangrentados cuerpos de la primer.
En las Minas:
Asesinato de 5 pacficos, saber: Macho, mu-
lato, 71 aos de edad: Timoteo Ceferino, 17
aos: hijo del anterior ; Castellanos, Matas Da-
ra, Jun Machina, casado, agricultor.
En Jess Mlara, 'Central Aznlo :
Asesinato de 15: Martn Sosa, soltero, agri-
cultor: Andrs Guillama y su asistente, casados,
idem; Francisco Daz hijo, idem; Leonar-
do Llerena, idem; Luz Gutirrez hijo, idem;
Caridad Reyes, idem; Benito Bueno, idem; Ju-
lio Hernndez, padre de 12 nios, idem; Abe-
lar.do Cartaya, idem y 3 mis.
En las 'Cruces :
Secundaba al capitn Alba en el mando de la
guerrilla de las Cruces, el teniente Cndido Mes-
tre, espaol brbaro y sanguinario, que se com-
placa enseando por el pueblo las orejas de
los pacficos que impnemente asesinaba. Entre
las vctimas de esta fiera le toc serlo un
sobrino de la seora del general espaol Surez
Valds, que fu muerto y descuartizado por
Mestre. Pero lo supo el capitn Alba, y para
vindicarse, temiendo al sumario que haba de
formarse, mand fusilar M3estre, en cuyos
bolsillos se encontraron despus de muerto y
como trofeos de sus proezas vandlicas, varias
orejas de negros y blancos, que se complacia
en sumergir en la copa de ginebra aguar-
diente cada vez que beba, chup;ndolas despus.
En JMatanas :
2 fusilamientos: Florentino Herrera, )r'isio-
nero de g'ierra, y el pardo Ignacio Viart, preso
por causrts politicuQs.
Total .......... . ... 53 asesinados
Suma anterior.. ..... .48 -

Total general........ .3.' -
(Contin uar.)

(i) Palabras de un discurso del diputado Cortes
don Rafael Fernndez de Castro.- .V'. del A.







JUNIo 4, 1896,


LA REPBLICA CUBANA


OPINIONS IMPARCIALES

La situacin en Cuba
(Leslie's lTeek, l lslusrated, de New York)
I.
No era mi intencin escribir acerca de Cuba,
riando hace pocas semanas march de New
York hacia esa infortunada y hermosa isla. Si yo
hubiera ido con ese propi'sito, como correspon-
sal le un peridico, seguramente no hubiera vis-
lo lo que, bastante afortunado, he podido ver.
El asunto que me llev Cuba era de suficiente
importarncia para decidiii al capitin general
darme un salrocondlut-o pasaporte, autori-
zdndome A viajar por el interior, para pasar las
lines espaolas ir al Mercedes, ingenio de
azicar, cerca de Coln, en el corazn de la prc-
vincia de Matanzas, donde tenan lugar en esos
las la mayor part de las batallas. (Gmez esta-
ba cerca de all, y Maceo luchaba de vuelta
hacia la IHabana desde el lugar en que se avist
con Gmez.
No era ciertamente mi deseo escribir sobre
(Cuba. acerca de las condiciones de su lucha
actual, porque tengo muchos ntimos amigos en
Espaa, en los crculos oficiales y fuera de ellos;
porque conservo los mis agradables recuerdos
de mi estancia all, y porque mlis simpatas esta-
-ran por los espaoles.
Yo entendia'que escribiendo, aun en.su favor,
habra disgutado miis amigos, y decide no ha-
cerlo. Pero lo que -v y o me ha obligado cam-
biar mii propsito y mis ideas, tanto respect al
estado de cosas en Cuba, como mi deseo de no
-emitir juicio alguno. Mi admiracin por Espaa
ha recibidio un rudo golpe, y honradamente debo
confesar que todas mis simpatias estn ahora
por los- cubanos. A Espaa no puedo ms que
compadecerla, compadecerla por la intil y rui-
nosa lucha que sostiene. La mayor parte de los
informs que se envan de la lHaban son tan
absolutamente falsos, que' yo creo que debieran
desmentirs.
El mundo debe saber, y debe decrsele, que
no es cierto, que no es verdad que Espaa lleve
la mejor parte en la lucha. No es cierto que los
espaoles estn ansiosos de combatir; ni que las
columns espaolas sean sienipre victoriosas, ni
qne sus prdidas sean insignificantes ; no es ver-
dad que la mejor clase social de Cuba est contra
los insurrectos, ni que las crueldades han cesa-
do. La verdad es todo lo contrario. Es un heclho
que nueve dcimnas parties del pueblo de Cuba
est contra Espaa; que los soldados espaoles
estin desmoralizados y que temen los cubanos.
Estos poseen todo el pas, con excepcin de los
poblados, y van ganando terreno cada da. Todo
esto puedo probarlo y lo probar,, en el relato de
mi viaje Cuba, expresamente escrito petici6n
del Leslie's lleekly.


No me sorprende que tantos americanos acos-
tumbrasen ir i Cuba antes de la guerra. I)e New
York i la Ilabana, va Florida, es un corto viaje
de tres das, y viaje mis delicioso no existed. La
baha de Tampa, done el tren llega hasta el
buque de vapor, dista da y medio de New-York.
Treinta y seis lhoras despus de silir de Tampa,
ai las seis de la maana, nuestro vapor, el 011-
relle, llegi la entrada del puerto de la llabana.
Era un da claro y hermoso y desde la cubierta
miraba yo ansioso un punto blanco en el hori-
zonte, que creca por moments y desarollndose
por minutes, nos mostr poco poco una gran
masa de edilicios, la ciudad de la llabana. A
nuestra izquierda, sore una altura, estaba el
viejo imponente castillo del Morro, con sus,
grades y modernos caon-es mirando hacia el
mar. El efecto general de su arquitectura hispa-
no~morisca me record muchas fortalezas de Es-
paa, especialmente las fortificaciones de Tole-
do. Un raro sentimiento me conmovi al pen-
sar en todos los misterios que quedan enterrados
detrs de esos gruesos y sucios muros de enor-
mes piedras, al recorder en los centenares de
hombres que han sido torturados y lian sucunm-
bido all, y los centenares ay! que estn
ahora dentro esperando su turno para ser bru-
talmente enviados al otro mundo. Pero, volvin-
dome hacia el otro lado de la baha, estaba la lla-
bana, blanca y pintoresca, con grades plazas,
edificios y manufactures, sobre las que muchas
altas painmras balanceaban sus pesadas palmas
al soplo de una suave y clida brisa. Vida u.n
lado, pense, y muerte al otro!
Se me haba informado de que encontrara
muchas y grandes dificultades para desembar-,
car, y por tanto, grande fud mi sorpresa cuando
vi que todo pas de la mejor manera possible.
Despus que los empleados que vinieron abor-
co se cercioraron de que mi pasaporte estaba
en regla, sc me permiti ir tierra sin la
menor dificultad, y me dirig al hotel. Si yo
no hubiese sabido que haba guerra en Cuba,
no lo hubiera adivinado por el aspect de la
ciudad. Ni un soldado vi en las estrechas calls.
Todo estaba tan tranquil Uomo era possible. No
tard en averiguar el estado de las cosas.-Tena
carta de recomendacin para las personas ms
influyentes de la Habana, Matanzas y Coln, y
pronto pude saber por ellos que nueve dci-
mos de la mejor gente de Cuba est en favor de
de los insurrectos. Con muy'raras excepciones,
las nicas personas en favor de Espaa son los
espaoles mismos. Si todos los cubanos que sim-
patizan con los insurrectos se unieran las fuer-
zas de G6mez, tendra este un ejrcito de qui-
nientos mil hombres. La gran mayora de cuba-
nos que quisieran pelear, se ven obligades a per-
manecer en sus hogares, faltos de armas y muni-
ciones. Es tambin natural que banqueros, hom-
bres de grades negocios, abogados prominentes,
y los ocupados en ferrocarriles, no puedan aban-


donar sus ocupaciones por ir al combiate, y ha-
cen much ms permaneciendo al frente de sus
negocios y procurando fondos al partido cu-
bano, que cargando un fusil.
Estos hombres son muy prudentes no ex-
presan sus opinions, porque saben que una
palabra dicha contra Espaa en favor de los
insurrectos, significa muerte 6 prisini en el
castillo (le Morro, lo que es tal vez peor. Uno de
los ms conocidos y distinguidos ciudadanos de
a llabana im dijo: Mi ingenio de azcar, que
vala quinientos mil pesos, ha sido, justamente,
quemado por una fuerza: de insurrectos. llicie-
ron bien y me alegro. Es necesario para vencer
Espaa, cortarle todas las rentas. La casa en
que le recibo Vd. vale cincuenta mil pesos; tengo
dos ms en la ciudad, y con gusto las vera
harder todas hasta los cimientos, si eso ayudase
la causa. En snstesis, cada cubano preferira
verse arruinado y que le matasen, . seguir por
ms tiempo viendo la odiada bandera espaola
ondear en este pas . Este sentimiento me fu
expresado por cada cubano que encontr.
A. B. de Guerville.
(Continuar.)

-------^ ~-------

AVISO

La Delegacin. de la Repblica de Cuba en
New-York, se ha trasladado de 66 Broadway,
56 NEW STREET, 20 piso.

,--------^ ^BB~~BBB~~Ba~r---------

PROTESTA

A unqute hlabindola recibido con much
retraso, damos continuacin la no-
ble y enrgica protest que los crme-
nes del carnicero Weyler han arrancado
una de las principles y ms respetables
logias masnicas de Tampico.
Dicho document, que se ha repartido
profusamente entire las miembros de la
Masoneria de Mjico y del extranjero, no
puede menos de ser muy aplaudido por todo
el mundo civilizado.
A. L. G. D. G. A. D. U.
La Log.'. Manuel Gutierrez Zamora, consti-
tuyente de la M.-. R.'. G.*. L.'. Unida Mex.-,
de LL.'. AA.-. MM.-. del Estado de Veracruz,
todos los fracmasones que la present vieren,
salud.
Qq.-. Ih.-.
Si la institucin masnica tiene por base ides-
tructible la moralidad y la justicia; si su sagrada
misin es la de buscar por todos los medios po-
sibles la perfeccin y conservacin de la huma-
nidad; si ella ha preparado can .tenaz y admi-
rable constancia la libertad de los pueblos hun-


diendo en l1 polo inuchals tir.inias, nosotros,
que formamos part le tan ho.norahle y benfica
institucini nos encontramos hoy aterrorizados,
lastimados profundamente en nuestros ms cars
sentimientos ante los actos de barbarie qure esti
llevando cabo en-la infortunada Isla de Cuba
su nuevo Capitn General Valeriano Weyler.
Con el fin de dominar la just insurreccin de
u-n pueblo que con indiscutibles derechos pre-
tenide conquistar su independencia, ordena con
- neroniana crueldad fusilamientos en masa, como
si con tan repugnantes medios pudiera contener
el torrente de libertad desbordado en aquel rico
girn de la libre tierra americana.
El pueblo de Cuba, dominado por cuatro siglos
de odiosa tirana, se ha levantado como un solo
hombre para conquistar la libertad que tiene
derecho, pero los tiranos de Espaa que en todas
parties han sido los mismos como llernn Corts,
Pizarro y Calleja no han abandonado sus presas.
sin antes derramar torrentes de sangre, llevando
al seno de las families de los patriots el luto y
al desolacin.
Para comprobar ests triste verdad, registran-
do la historic de nuestra patria citaremos hechos
perfectamente conocidos. El herico Cnantemoc
colgado de un rbol y quien le fue aplicado
antes el terrible tormento del fuego; el inmortal
Ilidalgo y el gran Morelos fusilados sin piedad
como unos facinerosos por solo el delito de haber
tratado de romper las pesadas cadenas que por
trescientos aos nos tuvieron ligados la corona
lde Espaa. Omitimos relatar infinidad de crme-
nes cometidos por los rapaces conquistadores,
porque no queremos arrojar ms ignomnia-sobre
aquellos que ya estn debida y justamente mar-
cados por la imparcial historic.
Debemos nosotros los heraldos del Progreso,
los propagandists y proclamadores de la liber-
tad, igualdad y fraternidad, permanecer impa-
sibles ante los horrores que se desarrollan en
Cuba, donde muchos de nuestros hh.'. son perse-
guidos como fieras ?
No, mil veces no.
Elevemos al G.'. A.'. D.'. U.'. unestros fer-
vientes votos para.que ese pueblo esclavo recu-
pere pronto su independencia, y pueda entrar
former parte en el gran concerto de las naciones
libres.y soberanas.
Qu derecho tiene Espaa para asesinar en
masa los que en Cuba combaten por su eman-
cipacin? Ese derecho ejercido cuando para ello
existe la justicia, es inicuo, es cruel y aun no hay
palabras en nuestro idioma suficientemente enr-
gicas para calificarlo.
Pasaron para siempre los infaustos tiempos de
las conquistas y con ellas las pocas vergonzosas
en que un puado de aventureros vidos y mise-
rables, empnando en una mano el sagrado si-
gno de la redencin humana y en la otra la tea
del incendiario y el pual del asesino, se enseio-
rcaban de una aldea, de una ciudad de una na-


FOLLETN

De La Repiblica Cubana


PAGINAS DE LA GUERRA





LOS lOLGIUNEROS 1 LA 1 CONTBI[CION


rase el mes de Junio de 18(8. El termmetro
revolucionario rayaba una allura sofocante. La
idea se cerna en el espacio, el ambient estaba
saturado de democracia. S vea venir la Revo-
luciin : no haba sino abrirle la puerta y se en-
traba por el hogar. hlaba tomado posesin de
todos los corazones, y Bayamo, Holgun, Manza-
nillo y las Tunas eran verdaderos campamentos:
las conversaciones eran una cita. la nova con-
sentia en esperar, todo era fi y entusiasmo ju-
veniles.
Las bayameses. sobre todo, estaban bajo un
c'rden de cosas y una organizacin que pudiera
calificarse de perfect. La logia masnica, con
su nutrido y escojido personal, tena adjunto,
digiimolo asi, un club revolucionario dirigido
por un comit del cual Francisco V. Aguilera era
president, Pe r'cho Figueredo secretario y Fran-
cisco Maiceo vocal. Aguilera era el venciable de
la logia : su insignia de jefe del augusto cuerpo,
colocada al parecer de una manera equivocada,
pero especial, era la seal entendida para que
los conjurados polticos tuviesen noticia de que
despus de terminada la asamblea masnica,
celebrara sesin el club revolucionario. Los
aliliados se detenan, casualmente entretenidos


en conversaciones al parecer sin inters; otros
se alejaban y despus de deshacerse de un com-
paero que estorbaba, volvan al mismo saln:
y la sesin revolucionaria se efectuaba con rden
irreprochable.
All, en la casa de Panho Aguilera en la de
lPerucho, se sembr la simiente en aquel molde
se vaci y tom6 forma la Revolucin. La Diosa
Libertad se meci en aquella cuna, que para los
ojos profanos eran los salones aristocrticos de
los dos hombres que marchaban la cabeza de
aquella sociedad. Ella los escoji para ponerse en
relacin por su conduct con el pueblo ; y ellos
pusieron sus nombres esclarecidos, sus families
y sus fortunes al servicio de la Libertad.
Uno de los primers acuerdos tomados en el
club de Bayamo, que-Lena sus ramificaciones en
las dems jurisdicciones de Orienite, fu, resistir
al pago de la contribt'cin y prepararse con lhom-
bres y armas para el Lus Figueredo, primo de Perucho, era miem-
bro de la logia de Bayamio y del club politico.
Habitualmente residia en el campo; en su finca
El JM.jiial. que aunque ms cerca de Bayamo,
radicaba en la jurisdiccin de lHolgun. Lus es
un hombre flemtico: naci cubano por equivo-
cacin, porque su idiosincracia, sus hbitos y su
aspect mismo, son los (le un sajn. Nadie lo
tomara sino por un escocs. Serio, taciturno,
silencioso, honrado y resuelto, sera dificil pensar
que en aquel hombre calmulo en el anidar y de
discurso parsimonioso se encerraba un revolu-
cionario.
Lus. obediente desde entonces la consigna
de su superior, march t El JMijial resuelto
no pagar la contribucin y dispuesto prepaarr
su gente para la contienda.
Como era natural, Lus Figueredo, en cutyo
corazn') se anidaba la bondad, era en su jurisdic-
cin un centro al rededor del cual. como en un
pequeo firnmamento, giraban taodos los habi-
tantes. Todos le consultaban, todos le es:-ucha-
ban, todos le obedecan. El1 serva todos, conso-
laba todos y sab-a que poda contar con sus


vecinos para cuanto quisiese. Por eso no le fu
dilicil convocar su gente, que acudi today su
llamamiento; por eso no le fu dificil convencer-
los de la necesidad de levantarse contra Espaa.
Pero Lus, que en asuntos patriticos no an-
daba por las ramas y que no entenda de tr-
minos medios, no prepare su gente como se le
orden, sino que desde luego estableci en El
Mijial un campamento military: arm cuantos
hombres pudo y desde el mes de Julio de 1868
se pronunci abiertamente en estado de rebelda,
y proclam la desobediencia Espaa.
El campamento de El JMiial contaba con unos
trescientos hombres, la mitad de ellos armados
con toda clase de armas de fuego. La gente
acepto primero, impuso despus la situacin.
Lus gustoso la apadrin y se resolvi esperar
al frente de su pequeo ejrcito la voz de mando.
Desde entonces l y los suyos no pensaban sino
en el ansiado moment de realizar sus proyectos
de libertad.
Las nuevas de la actitud de Figueredo llega-
ban las dos cabeceras, G3ayamo y lolgun, con
proporciones colosales. La imaginacin del cu-
bano, que acoga con gusto su resuelta posici(n,.
por un lado, y el temor del espaol, por otro, la
hacan fantstico centro de historietas en que
lo pinlaban con los ms vivos ideals colors.
Mandaba lniles de hombres que podan calificarse.
de gigantes, y los gigantes montaban enorme
caballos. Lus bayamrneess referan combats fabu-
losos, librados por los cantonales de Figueredo
con los espaoles de [Iolgun, mientras que los
holguineros cedan esa gloria ; los espaoles de
Bayamo. La verdad es que pesar de tener las
autoridades conocimiento dle la situacin, no
obstante el escndlolo que esta conduct ocasin-
naba, Figueredi, enclavado con su gente en son
de guerra, en medio de las dos juri-dicciones.
era respetado por amlnbas, quizs porque cala
cual creVy', que era el deber dele otro ll\ar cabo
una operacin tan rie'-gosa como delicada. `e
asegurla iqe el iobrIiii ilor de Holgun envi una
vez unt iest:.i-amient do caballer;a contr 1a lo


insurgents, pero ste ni siquiera les hizo el
honor del reconocimiento.
Calclese los sacrificios.pecuniarios que tendra
que sobrellevar el patriot para sostener aquel
creciente y comprometido estado de cosas. El
hecho es que l los sustuvo a la altura de la
causa que habia alrazado.
Mintras tanto, el gobierno apremiaba el cobro
de la contribuci'in sobre las fincas curiales. Aca-
baban de deponer al ltiino official encargado del
ramo en Iolgiin. Li.ga el sustituto, hionmi'e
. i,. 'i.... impaciente y de fibra, alentado por las
instrucciones del gobierno de no andar ci con-
templaciones y cumplir todo trance su.s ldll:rs.
En IIolguin se enter de las versions que cor';an
acerca de Figueredo, y el official cree is deber
principiar meter en cintura justamente al mis
rebelde y al mis fuerte. Sin encomendarse A na-
die, part para El Jiiial, donile e -e llena de
asombro al encontrarse en un cniipami.jnto mi-
litar. Tarde comprendi su error, pero no le era
able retrocedir. Se le arrest : se le soinete la
accin de un tribiual que lo condena muerte,
y es ejecutado inmediatamente.
Pendia el infeliz de un dol en la encrucijada
de los caminos. y mintras tanto, se avisala al
gobierno de Ilulgui. por medio de cartels fija-
dos en las a-tus de rescs, que expresamente se
habian cogido al rededor de la ciudad y que ino-
cente y pacfiamnente pastaban mientras cunda
la alarm pr tuoda la jurisldi':ciiin : f Que igual
resultado encontrara todo agent que se per-
mitiera internarsie para hacer eectiva la recau-
daciimn di cotribuil iones. i ,
Cuandoel grit) dle Yara, ya l estaba listo: no
esperabas ,inio la 'irden de miarcha. D)i; sus ins-
trur:cioni,:-. y al fl'rite de su column miarchI:;
unir-': ; la lievoiluci; n.

I1 i rlt c :, rato.


.


_ __


~L- iii rri^iiil~i~-is----_ -- ~iI-ii ~i.. _~ -- -in i~-iis~i-ii-i ~-p~-_. ___ I --~--P--~.~---m~m~m~m~m~m~m~m~m~m~m~m~m~ ia







LA REPBLICA CUBANA


JuNIo 4, 1896.


cin y tremolando una bandera se declaraban
dueos de vidas y haciendas en nombre de Dios
y de un ridiculo y estpido soberano.
Weyler, cuyo character distintivo es la crueldad,
repite hoy en los campos de la infelfz Cuba los
atentados que en la insurreccin pasada le hicie-
ron notable; no quiere ornar sus sienes con el
honroso lauro'del guerrero clemente como el il-
lustre Mariscal Martnez Campos; Weyler quiere
llevar sobre su frente el estigma del verdugo y
sobre su cabeza y la de su familla la eterna mal-.
dicin de un pueblo oprimido.
Esas matanzas ordenadas en Cuba por el mulo
del Tigre del Maestrazgo, manifiestan que ningn
respeto le inspiran los fueros de la humanidad y
de la civilizacin.
Por todas estas razones la Log.-. Manuel
Gulierre: Zamora del O.-. de Tampico, inspi-
rada en los ms nobles sentimientos de justicia,
protest enrgicamente una y mil veces contra
esos delitos de lesa humanidad y del derecho de
gentes, y suplica todos los Altos Cuerpos Mas-
nicos y LL.-. llh.-. sean del Rito que fueren, se
sirvan secundar esta protest en cumplimiento
de.uno lo los deberes ms imprescindibles que
nos impone el tituto de fracmasones.
Os enviamos nu,:stro sal.-, y abr.-. fra.-.
(r:. de Tampico, 29 de Febrero de 1896.



MACHETE

Ya pasa de choteo lo que experimental los
mandarines de Espaa. Cada vez que pretenden
hacer alguna quijotada, reciben un apabulln de
primer rden.
Dupuy de Lome crey poner una alpargata en
el Capitolio, yendo quejarse porque en la revis-
ta del sbado, en Nueva York, una compaia del
ejrcito cubano march con bandera desple-
gada.
El.gobierno federal respondi al canto :
Cunteselo Vd. su nacin, si le parece.
Y el ministry sali como perro con vegigas.


Lo mismo le pas en Washington, cuando se
quej de que estuviera ondeando nuestro pa-
belln en el hotel que habitat el Secretario de la
Delegacin Cubana.
Y es que el choteado ministry se figure que
Washington es Madrid, y Nueva York Logroo,
por ejemplo.
De aqu los revolcones diplomticos que re-
cibe cada paso.
Y los que le aguardan, que no sern pocos.


Telegrama de la habana El Imparcial de
Madrid :
El intendente Sr. Faboaga ha salido por orden
urgente del capitn general, girar una visit Sa-
gua, Santa Clara y Cienfuegos, donde existen gran-
des focos de corrupcin en el manejo de' los fondos
pblicos.
En Sagua rieron las mujeres de various emplea-
dos, descubrindose con tal motivo escndalos inau-
ditos.
Ya lo ven Vds. ? Los ladrones de todos los
das.
Y sin andar en ms brete,
Disputaron las comadres.
Y en menos de diez minutes
Se dijeron las verdades.
Pero despus de tantas idas y venidas, vern
Vds. como es la pobre (luba la que paga los vi-
drios rotos.
Y los ladrones y las mujeres, tan tranquilos.


Refiere Los Negocios, semanario integrista de
Barcelona :
Un mecnico de Alicante ha logrado construir
una bicicleta que ha denominado La Peninsular,
segn dice, con un modelo que deja bastante que
desear. No comprendemos cmo hay industriales
que esperan ganar dinero haciendo las cosas de
cualquier modo iniciando industries con veinte
aos de atraso.
Pero olvida el peridico burstil que los muy
contados inventos espaoles adolecen de iguales
defectos?
Salvo uno: el garrote.


El carnicero Yaleriano est que no sabe con la
que pierde.
Disputes con los generals, Bernal, Bazn,
Parido, Arolas, Surez Valds, etc.
Dimes y diretes con Cnovas.
Explosion de dinamita en palacio.
Suspension de los asesinatos de la Competitor
y del hando relative al tabaco en rama.


Y para colmo de planchas, hace un viaje por
mar, y...... queda embarrancado.
Cmo, pues, no se ha de tirar dos manos
de las cerdas que lleva en su cara de bandido?


Otro buque de guerra espaol ha venido ;
demostrar ltimamente el estado de la inven-
cible digo inservible armada.
La caonera Filipinas tuvo que ser remolcada
la llabana, con grandes averas.


Cuanto al ejrcito, all va eso :
Dos columns espaolas han sostenido com-
bate entire s, creyendo cada una que lo haca
con su enemigo.
A la verdad que es terrible
D)e los gringos la agona:
i Qu desbarrar, qu miseria,
Qu ejrcito y qu marina !
Cacarajicara.

-------. -----

NOTICIAS DE LA GUERRA

Del 25.
Al salir de Cabaas el vapor Marqus de
la Ensenada, conduciendo los generals Wey-
ler, Ahumada y Ochando, embarranc por falta
de conocimiento en aquellos mares, de los encar-
gados de conducir la nave, siendo ineficaces
durante muchas horas las tentativas hechas para
ponerla flote. El general Weyler, sumamente
contrariado, tuvo que trasbordarse al caonero
Alerta, que le condujo la Haabana.
El caonero Filipinas ha sufrido averas
de tal naturaleza, que tuvo que ser- remolcado
hasta el puerto de la IIabana por el Legazpi.
lan llegado Cdiz, con destino Ceuta,
cincuenta deportados cubanos.
Del 26.
Contina en la Habana la agitacin produ-
cida por el hando de Weyler prohibiendo la
exportacin del tabaco en rama.
El general Arolas, causa de desavenencias
con el general Weyler, ha pedido su regreso
Espaa alegando el mal estado de su salud.
El general Suirez Valds ha sufrido un
nuevo descalabro en un combat con las fuerzas
cubanas al mando de Jos Maceo y Pedro Daz.
Los espaoles pasaban de 1,000 hombres, con-
tando adems con una batera de montaa. El
combat dur ms de cinco horas, y los espa-
oles tuvieron que retirarse con ms de 26
muertos y 50 heridos, entire estos, el mismo ge-
neral Surez Valds y los oficiales Ray y Multer.
En las inmediaciones del Pan de Matanzas,
el jefe cubano Cepero bati al espaol Rabadn,
hiriendo al capitn de voluntarios Urbima y 15.
ms.
El general Surez Valds fue dos veces he-
rido en el combat con las fuerzas de Diaz y
Maceo, siendo tal su estado, que en un carruage
tuvo que ser conducido Consolacin, encar-
gando otro que le sustituyera en el mando de
la column.
lan llegado la Corua 150 heridos graves
procedentes de los ltimos combates librados en
Pinar del Ro. Adems, 18 deportados cubanos
con destino Ceuta.
El pueblo de Palmira (1) ha sido tomado
por las tropas cubanas.
-El coronel espaol Gelabert fu herido en un
encuentro con las tropas que mandan los jefes
cubanos Delgado y Bermdez. El combat tuvo
lugar entire Alonso Rojas y Ramblazo, y la fuerza
espaola se retire dejando 23 muertos en el
campo.
Del 27.
-Las guerrillas espaolas de Cimarrones y la
column de Pava, creyndose recprocamente
fuerzas cubanas, se hicieron fuego durante tres
cuartos de hora. El combat tuvo lugar el da 24
en terrenos del ingenio Olimpo (Cimarrones) te-
niendo gran nmero de heridos y muertos por
ambas parties.
-El coronel espaol Struch fu batido con
grades prdidas en la jurisdiccin de Remedios.
--Los fabricantes de tabaco de la Habana, ame-
nazan cerrar sus manufactures si no se ejecuta
el bando de Weyler. Este ha respondido que deja
al gobierno la responsabilidad toda.
-Entre Crdenas y Jovellanos las tropas cu-
banas han volado con dinamita un tren que con-
duca soldados espaoles.
-La column espaola de Moncada tuvo que
abandonar un convoy que conduca para San

(i) Palmira pertenece al trmino municipal de su
nombre y tiene una poblacin de ms de 2,800 habi-
tantes. AN. de la R.


Blas, al verse atacada por las fuerzas que manda
el jefe cubano Llerena. El combat dur cerca de
cuatro horas, siendo muchas las prdidas de los
espaoles.
Del 28.
-Lacolumna del coronel Moncada, en combat
con fuerzas cubanas en Madruga, tuvo que aban-
donar el campo con ms de sesenta entire muer-
tos y heridos.
-Cerca de Tosca los cubanos han volado un
tren que conduca municiones y vveres para las
tropas espaolas.
-El da 30 saldr de Cdiz para la IIabana un
refuerzo de 500 hombres de tropa y 30 jefes y
oficiales.
-Combate en T-Arriba, en que los espaoles
tuvieron que emplear las tres armas, y despus
retirarse con muchas bajas.
-Anuncian de Espaa que la revision de la
causa de los prisioneros de la Competitor no
tendr lugar basta el mes de Agosto.
-En Espartillas, el coronel espaol Albert tuvo
que retirarse despus de una accin en que expe-
riment 25 bajas.
Del 29.
-En el Limonar ha muerto el comandante
Gonzlez Rando, del batalln espaol de Ante-
quera.
-Las tropas del general Calixto Garca se han
unido las del general Gmez en Palo Prieto
(Sancti Spritus) obedeciendo al plan de invasion
acordado.
-En Songo ha habido un combat que dur
once horas, segn el parte de los espaoles,
quienes tuvieron gran nmero de heridos y
muertos, entire los ltimos, el teniente de guerri-
llas Meseguer.
-Llueve abundantemente por toda la isla, lo
cual aumenta las dificultades de las operaciones
por parte de los espaoles.
Del 30.
Participan de la Habana el desembarco de
una expedicin en Punta de Ganado, prximo
Nuevitas.
Jiguan ha sido tomado por los cubanos,
siendo derrotado el 'general Gasco, que vino en
auxilio de los asaltados.
En las Villas fueron batidas las columns
espaolas de Alfaro y Maroto.
El general espaol Bazn se embarcar
pronto para Espaa, donde se continuar la su-
maria que le mand former Weyler.
Ha cado en poder de los cubanos un con-
voy, que iba para Manicaragua, despus de un
combat en que la mayor parte de las hajas que
tuvo la column espaola que lo conduca, fueron
al machete.
----- *------I -

LA OPINION EN ESPAA

El Tonto, Madrid :

Nosotros propondramos los desdichados gober-
nantes que padecemos, que los que en primer
lugar debian ir Cuba defender la integridad de
la patria, fueran, constituidos en batalln sagrado,
los accionistas del Banco Espaol de la Habana, los
empleados que han vivido los que viven del presu-
puesto de la isla, los llamados incondicionales ,
principles causantes de las desdichas presented, y
los ministros y ex-ministros todos de Ultramar que
hemos padecido, con excepcin de aquel ministry
del ramo que mult la Trasatlntica, y cuyo sub-
secretario, luego de abandonar el poder, se muri de
hambre en una obscura buhardilla.


El Globo, Madrid :

La masa del pas espaol desea que se busque un
medio honroso, digno, pero eficaz, en plazo brevi-
simo, para que se ponga trmino la situacin de
Cuba.


El Liberal, Madrid :

Pero ahora, en presencia de lo que pasa, tenemos
derecho declarar que ni conservadores ni liberals
merecen Espaa confianza alguna.


La Justicia, Madrid :

De todo ello se deduce que sern estriles los
mayores sacrificios de Espaa, el heroismo insupe-
rable de nuestro ejrcito, la intrepidez de nuestros
marines, la generosidad con que d la patria su oro
v su sangre.

Verdad es que el gobierno actual est muy ocu-
pado en cosas de mayor trascendencia: en buscar el
modo de evitar la quiebra de las pobrecitas compa-


as de ferrocarriles y en continuar la farsa electoral
de Cuba.
i Qu vergenza!
Y i qu asco !


El Imparcial, Madrid :

Ya lo saben los espaoles. El gobierno cree que
el de los Estados Unidos ha debido presentar la re-
clamacin contra el bando de Weyler, relative la
exportacin de tabacos. Y aun hay que agradecerle
que la haya presentado, porque podria haber envia-
do una escuadra la Habana para llevarse cao-
nazos el tabaco de las vegas antillanas, y el resto de
nuestro prestigio.


El National, Madrid :

Los Estados Unidos tienen en la isla de Cuba
muchos y muy importantes intereses, dinero em-
pleado en la industrial y en el comercio, vnculos
mercantiles muy antiguos y muy arraigados, y es,
por tanto, muy verosimil que aquel gobierno se haya
credo en el caso de reclamar amparo y auxilio para
todos aquellos intereses en peligro.
No es ello meters en asuntos ajenos ; es simple-
mente cuidarse de los propios, y creemos que seria
much peor, deprimente y ofensivo para Espaa,
que, en vez de encomendarnos nosotros la custo-
dia y defense de esos interests, la hicieran ellos
mismos mediante el eniio de una escuadra las
aguas cubanas.


El Diario Espaol, Madrid:
.* .. ... * * ...... ......... * ...
Contina siendo el tema de todas las conversa-
ciones el rumor del prximo relevo del general
Weyler, ante la actitud en que se supone ste colo-
cado por las disposiciones del gobierno relatives
que se respeten los contratos celebrados con antela-
cin al bando.
.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aadase que el general se lamenta de que no se
le otorguen las omnmodas atribuciones de que
han disfrutado todos los gobernadores generals de
Cuba, y much ms en tiempo de guerra.


El Pueblo, Valencia;

En 35 das Mximo Gmez y Maceo recorrieron
6oo kilmetros, devastndolo todo. Impunemente
han cruzado la isla de Oriente Occidente. Ninguno
de los tres gobernadores de Cuba ha sabido impe-
dirlo. Lejos de menguar la insurreccin, crece.
Weyler no ha hecho hasta ahora ms que la trocha
y enviar autonomistas al campo.
Todo se ha pensado menos la nica idea, la de
ganar el corazn de los cubanos, concedindoles !a
autonoma y cesando para siempre de explotar
Cuba.
A fines de Enero llevbamos gastados ya
300,000,000. Por much que nuestros empleados
hubieran robado, no nos sale la cuenta. Nos vamos
dejar all hasta la piel.
. . . . .. . .. . . . . . . .

-----MI -*M---


UL TIMA HORA

-Los cubanos han tomado los pueblos de Ja-
maica, Puerta de la Giiiira y Santiago de las Ve-
gas, este ltimo en la lnea del Ferrocarril del
Oeste, 20 kilietros de la Habana. Adems,
por medio de la dinamita han hecho saltar un
tren de la lnea de Sabanilla.
-El general Maceo se encuentra en las Lomas,
con 3,000 hombres y bien municionado.
-El sbado ltimo, en la conmemoracin de
los soldados muertos en la ltima guerra civil de
los Estados Unidos, en la gran revista de Nueva
York en que marcharon diez mil veterans, tro-
pa de lnea, guard national, marines y estudian-
tes, figure una compaa del ejrcito cubano, en
uniform y con bandera desplegada. El ministry
de Espaa reclam contra esta exhibicin de la
Repblica de Cuba en una ceremonial official: pero
el gobierno le respondi que nada tena que ver
en los asuntos particulares 6 milicianos de los
Estados, y por lo mismo, no era responsible de
ese acto de reconocimiento de la bandera cubana
por los autoridades del Estado de Nueva York.
La compaa de soldados cubanos fu aplan-
dida con verdadero frene- en todo el trayecto de
la revista, y se dieron atronadores y entusias-
tas vivas Cuba Libre.





MARIA VERGZ

Se ofrece para acompaar una seiora

asistir una enferma.

Tiene buenas garantjas, informanir

en la rue des Frres-Herbet, nimero 11 bis,

Levallois-Perret Paris.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs