Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00013
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: April 16, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text























Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN SUSCRIPCIN EN FRANCIA
PARuS 896 fn o, pago adelantado...............30 fr.
o, ue nmaudin Ao T A Un semestre, id. ,d................15S
SO, Rue Bauctin Aio .nI PARIS Abril, 16 de 1896 N m. 13 l" rT,=^^^'"^^^^
AdUn trimestre, d. Id............... .50
Tleerto : IR.ATs'l'DO rA EN EL EXTERIOR
T .L -O:bO Un aio, pago adelantado..................35 fr.
SSE P TBLIOA. LOS JTT E S Un semestre, Id. Id.................. .50
No se devuelven originales NUMERO SUELTO...... Ofr. 50 cts.


A LOS CUBANOS
Y LOS PUERTORRIQUENOS

Constitucin de la Repblica de Cuba
Art. 19. Todos los cubanos estn obligados
servir la Revolucin con su persona inte-
reses, segn sus aptitudes.
Bases del Partido Revolucionario Cubano
Art. 8. El Partido Revolucionario Cubano
tiene por propsitos concretos los siguientes:
I. Unir en un esfuerzo continue y comn, la
accin de todos los cubanos residents en el ex-
tranjero.
........................................... ...
IV. Allegar fondos de accin para la realiza-
cin de su program, la vez que abrir recursos
continues y numerosos para la guerra.

El Delegado Plenipotenciario de la Repblica
Cubana en Nueva York, recuerda los cubanos
que resident se encuentran accidentalmente en
el extranjero, el deber en que estn todos de
contribuir con cuotas mensuales en ayuda de la
Delegacin, para el envo de armas y municio-
nes destinadas nuestros hermanos que luchan
y vierten su sangre por la patria en los campos
de batalla.
Estos artculos imponen los puertorriqueos
los mismos deberes que los cubanos.
Las cuotas en Europa se reciben en la morada
del Delegado, Sr. Dr. R..E. Betances, 6 bis, rue
de Chteaudun, Paris.


i LIBRES 1


i no estuviramos acostumbrados ya
ti las calumnias de los peridicos
espaoles, la ltima -de sus inven-
ciones bastara para convencernos
de la mezquindad de sus recursos y
de la pobreza de los medios que em-
plean para hacer los cubanos una
guerra de alfilerazos, tan ineficaz
como la que sostienen, "de derrota en derrota,
en los campos de la Isla.
Afirman ahora los diarios madrileios, con fin-
gida indignacin y lo repiten en todos los tonos,
que existe un convenio entire los revolucionarios
cubanos y un sindicato de los Estados Unidos,
cuyo fin es la anexin de Cuba la Repblica
americana.
Y para que no quede duda, la prensa de Ma-
drid, de toda Espaa, public un articulado se-
creto que, de existir, sera el secret de Polichi-
nela.
lHe aqu algunas plumas del canard :
I.' A pedir el protectorado de los Estados Unidos,
fin de prevenirse contra cualquiera intentona de
S guerra ipor parte de Espaa de otra potencia euro-
pea.


2." A otorgar al Sindicato americano el privilegio
de medir y vender todos los terrenos egidales y no
cultivados que existen en la Isla, con arreglo las
bases que se establezcan.
3.' A otorgar dicho Sindicato el privilegio de
construir todos los ferrocarriles, puentes, puertos,
muelles, caminos y carreteras, lneas telegrficas y
telefnicas que necesite la Isla para su mayor progress
y desarrollo.
4.' A conceder la entrada, libre de derechos adua-
neros, la maquinaria, material de ferrocarriles, de
lneas telegrficas y telefnicas y dems instrumen-
tos de agriculture que se necesitasen para el esta-
blecimiento d'e nuevas vias de nuevas industrial
en Cuba.
5.' A eximir de contribuciones, por trmino de
cinco aos, las empresas manufacturers, agrico-
las y bancarias que
se estableciesen en
Cuba con capital
americano.
6." A hacer obli-


gatoriala ensean-
za del ingls en
las escuelas pbli-
cas de la Isla, y
uniformar la en-
seanza con arre-
glo sistema ame-
ricano, para lo
cual el gobierno
de la Repblica
Cubana utilizara
los conocimientos
y la experiencia
de los profesores
y profesoras gra-
duados en los co-.
legios y Universi-
dades de los Esta-
dos Unidos.
7." A uniformar
las leyes y el sis-


tema monetario
de la Repblica
Cubana para ha-
cer ms fcil y prctico el comercio y las relaciones
entire la Isla y los Estados Unidos.
8." A reconocer iguales derechos y garantas los
ciudadanos americanos que los. que se otorgasen y
disfrutasen los ciudadanos cubanos.
9.' A negociar, bajo las condiciones ms favora-
bles para la Isla, y dentro del trmino de diez aos,
contables desde el da del triunfo de la insurrec-
cin, la anexin del territorio- cubano. al territorio
que comprenden los Estados de la Unin Amri-
cana.
El Sindicato se compromete, su vez, por todos
estos privilegios, suplir al gobierno de la Repblica
Cubana el deficit que annual mensualmente le re-
sultase en su presupuesto de ingresos para cubrir
.los gastos de la administracin, y de cuyos ingresos
formaran parte las sumas que se recaudasen por la
venta de terrenos.
Hemos de confesar que, por vez primera, en-
coiitramos alguna habilidad en esta clase de pro-
ducciones espaolas. En efecto, el autor del su-
puesto convenio ha tenido cuidado de darle cierto
aire de autenticidad, insertando en l algunas
clusulas que todos los cubanos suscribiran con
gusto, porque precisamente forman parte de sus
aspiraciones econmicas. La entrada, libre de de-
rechos, es cosa que concederemos de seguro la
maquinaria, al material de ferrocarriles, instru-
mentos de agriculture, etc., vengan no de los
Estados Unidos, y es muy probable que se exi-
man de contribuciones por algn tiempo las em-
presas agrcolas industriales que se establezcan
en Cuba con capitals americanos... asiticos.
Tambin sera oportuna la implantacin de la
enseanza obligatoria, etc., etc.
Pero no se trata de esto, que es solo la hoja-


rasca que encubre el asunto principal: la anexin.
Y es menester haber llegado al ltimo grado de
estupidez, para suponer que los cubanos se arrui-
nen y den su sangre en los campos de batalla,
para ofrecer luego otra nacin la Patria que
han conquistado. Si deseramos solo cambiar de
metrpoli, invitaramos la nacin de nuestras
preferencias que conquistara el suelo que luego
habra de pertenecerle.
No. En Cuba no hay ms anexionistas que los
espaoles enriquecidos.
Suponernos capaces de tal crime, es una nue-
va injuria de Espaa que nos indignara si no
estuvisemos vengando ya otros ultrajes.
Quizs haya lo sumo media docena de cu-
banos degenera-
dos por la co-
rrupcin espao-
la, que juzgando
por s mismos
S sus compatrio-
tas, limiten sus
cobardes aspira-
ciones cambiar
de dueo.
Pero los verda-
deros patriots,
los que comba-
ten contra la ti-
rania de Espaa,
los que se consi-
deran bastante
fuertes y bastan-
te grandes para
ser libres, esos,
se sentiran aho-
gar por la ver-
gilenza, si se les


propusiese en-
tregar una na-
cin extranjera
el suelo que han


regado con su sangre tantos mrtires y vender
por treinta monedas el ms preciado de los teso-
ros: la Libertad.
S,Cmo suponer que los que destruyen sus ha-
ciendas por [conquistar una Patria, han de ven-
der luego la Patria por gozar de las riquezas
que despreciaron?
No, basta de amos; el ms generoso, siempre
es amo.
i Queremos ser libres, libres, libres 1

-------.^.~'-----

GENERAL ENRIQUE COLLAZO

Al terminar la gloriosa guerra de los diez
aos, llam la atencin en la Habana un jven
alto, delgado, de bellas facciones y aspect va-
ronil, cuya tez curtida denunciaba uno de los
valientes cubanos que durante tantos aos ha-
ban luchado por la independencia de la Patria.
El bigote y la pera lo d'Artagnan, daban su
rostro cierto aire romntico que sentaba bien h
uno de los soldados que acababan de escribir
con sus machetes una de las ms fantsticas epo-
peyas de la Historia. Aquel jven era Enrique
Collazo.
La paz se haba hecho : pas tiempo, dema-
siado tiempo para Cuba oprimida, y aquel hom-
bre, nacido para la guerra, se obscureci en nos-
tlgico retiro, hasta que al comenzar el ao 1895,
cuando ya el trueno anunciaba la prxima tor-
menta y se senta en el aire el olor de la plvo-
ra, apareci de nuevo, con ms edad y un poco
de embompoint, cubierta la cabeza con al gran
sombrero de anchas alas, como un arcabucero
flamenco que al grito de guerra contra Espaa
hubiera bajado de algn cuadro de Rembrandt
de Van der Helst.


Su presencia inspire confianza la juventud
habanera, que connoca su valor, su desinters,
su inquebrantable tenacidad y su acendrado pa-
triotismo.
La historic military del general Collazo es un
ejemplo de la que puede el espritu de sacrificio
y el amor la libertad.
Naci en Santiago de Cuba en 1850. Enviado
Europa muy joven, entr en la academia de
artillera de Segovia y lleg obtener el grado de
teniente. Cuando estall la Revolucin de Cubat
en 1868, pidi su retiro, y como no le fuera
concedido, huy con otros cubanos Francia.
Aqu se encontr sin recursos, pero era tal su
impaciencia por llegar al campo de la lucha, que-
se embarc como emigrante en el vapor ingls
Bellone, que zarp del Havre el lo de Abril de
1869, y los catorce das de llegar h New York
sala para Cuba en el Perrit (8 de Mayo), con
la expedicin mandadaporFrancisco J. Cisneros.
Enrique Collazo, pesar de su grado, adqui-
rido en una escuelamilitar, sealist como simple
soldado de la compaa de Rifleros de la Liber-
tad que mandaba el hoy general Manuel Surez.
Llegaron a Cuba el 11 de Mayo, y el 16 reci-
bi su bautismo de sangre en el combat del
Ramn, donde los espaoles, las rdenes
del comandante Mozo, fueron derrotados y
perdieron la bandera. All fu herido Collazo en
una pierna, en el moment de disparar una pieza
de montaa.
El 20 del mismo mes asisti al encuentro del
Canalito, y por habrsele abierto de nuevo la
herida, fu enviado al hospital. Restablecido ya,
recibi del brigadier Hernndez Perdomo el
mando de la compaia de Bayamo, con laque
tom parte en muchas acciones, siendo nombra-
do ms tarde ayudante del general Gmez, hasta
1870, en que se le destiny al estado mayor del
Jefe de la 2a brigada de Cuba, Jos J. Prez.
Ssra larga tarea citar los encuentros en que
tom parte Collazo en esta que fu su primer
campaa; pero basta recorder la predileccin
que siempre ha tenido por l nuestro General en
Jefe, para comprender cul fu su conduct, lo
que es, y lo que vale.
En 1871 se recrudecieron sus dolencias y se le-
concedi permiso para salir de la Isla, lo que
realize, despus de soportar grandes penalidades,
embarcndose en una canoa que llevaba por todo
velmen... una estera l Lleg Jamaica y de all
pas Colombia, donde, mientras recobraba la
salud, trabaj como fotgrafo.
A principios de 1875 se embarc para Cuba
formando parte de la expedicin del Octatvia,.
que mandaba el coronel Po Rosado. Logr de--
sembarcar con 13 compaeros en Bayamito (Sep-
tiembre de 1875) y despus de una larga marcha-
lleg al Camagey donde estaba el Gobierno,
y donde ingres en el estado mayor del brigadier
Bentez, bajo cuyas rdenes combati hasta que
concluy la guerra.
Collazo fu uno de los tres que votaron por la
continuacin de la lucha. Los otros fueron: el
brigadier Bentez y- el teniente coronel Pedro
Pablo Romero.
Con el general Gmez y el brigadier Rafael
Rodrguez, entr Collazo former parte del Co-
mit nombrado para acordar las bases del Con-
venio del Zanjn.
Su intervencin en la preparacin de la guerra
actual es bien conocida. Desde 1893 en que entr
con Jos Mara Aguirre y otros patriots en la
conspiracin de Mart, Collazo no ha descansada
un moment. En 1894 recibi del general Gmez.
la orden de organizer la sublevacin del depar-
tamento Occidental.
Al fracasar la primera expedicin combinada
del Lagonda, del Baracoa y del Amadis, Co-
llazo volvi desde Jacksonville New-York, don-
de decidi con Mart y con Jos Mara Rodr-
guez, que se adelantara la fecha del movimiento,-
firmndose las rdenes el 30 de Enero.
Nuestros lectores conocen el empeo que ha'
puesto el gobierno espaol en imnpedir que sa-
liera de los Estados Unidos el General Collazo, y
el xito obtenido por el valeroso patriot en er
reciente desembarco de su expedicin.



*


General Enrique Collazo


"~\L~)







LA REPBLICA CUBANA


AB I 16. ... -


MANIFIESTO


Damos en seguida el important documen-
to que ha publicado el venerable Presidente
de la Repillica Cubana, Sr. Salvador Cisneros y
Betancourt, y en el que- se hacen interesantes
aclaraciones:
Nada hay ms dificil los que.comienzan una em-
presa, que mantenerse siempre en el estado regular:
en: que han de ser acreedores al aplauso incesante:.
1El pueblo de Cuba se encuentra hoy palpando tan
injusta dificultad. Nacido bajo el dominio de una
nacin universalmente reconocida como ambiciosa
y tirana, no pudo jams disfrutar de la vida pblica,
teniendo hoy que aspira su independencia, por cu-
yo fin ha de emplear la fuerza de las armas, que ha-
cer su aprendritljfe en lo que se refete 'al gobierno de
si mismo.
'Un pueblo que nace en el present siglo, siguien-
do el curso que le senlael progress, siente la noble
necesidad de un gobierno propio, que creado en el
pueblo sea por el pueblo y para el pueblo: un go-
bierno. republican democrtico, por cuyo motivo la
nica voluntad soberana es la del pueblo que lo
crea; voluntad que est por sobre el criterio de
todos y cada uno de los gobernantes, quienes han
de ajustar su regla de conduct. lo. que seala, la
,Constitucin votada en asamblea de. representantes.
Sin embargo, los que hoy se honran en composer
el Consejo de Gobierno elegido en dicha asamblea,
'como: Gobierno Provisional de nuestra naciente Re-
'pblica, no obstafite conocer las dificultades que
pueden presentrseles en su espinosa misin, acep-
tan sta con todos sus peligros,' porque los consi-
Sderan mayores al rehusarla, y emprenden su area
alentados por la buena f que.les produce el patrio-
tismo. honrado. Comprenden que para dar . su-.pue-
blo! un. gobierno digno del present siglo, conmo
digrna desiglo. ha sido la herica guerra del 68 y la
que hoy abnegadamente sostiene, es: necesario que
ai pueblo sea' ql soberano, imrrplntan'do asi la, Rep-
blica derrroe'rtica., nica. que aspira: y exige, el mo-
denro pueblo cubano.. Tai fu-y es el pensainiento
que dominaren vuestros gobiernantes, desde much
antes de recibir la alta'ihonra d'e ser elegidos por la
Asamblea Conrstituyente.
Ardua y peligrosa es la tarea que se nos ha im-
puesto;. pero no desmayamos: siguiendo la lnea
que nos marca nuestra conciencia de patriots, ire-
mos.hasta donde nos acompaen nuestras fuerzas,
fija la mirada en la justicia, y recibiendo alientos die
la,.esperanza..
Es-ta- y no otra, es la causa por qu el actual
Gobierno se v'o bligdo, por respeto la Constitu-
cinque formara el pueblo cubano, transijir, " su
pesar, con ciertas contrariedades, cuya transaccin
motiva el present Manifiesto, donde procuraremos
que nuestros conciudadanos sepan el motivo de
nuestro proceder,. que-el enemigo . quien combati-
mos comprenda. la. causa que nos impulsa, y que
el: mundo entero conozca la justicia de. nuestras
obras.
La Revolucin: actual, como todas las revolucio-
nes que'nacen del sentimiento de indignacin de un
pueblo, no obedeci otro plan ni otras leyes- en'
su priincipio, que las que le dictran, los pocos
jefes levantados entonces, las circuntancias porque
atravesaban, siendo de todo punto impossible el lle-
gar ila unidad de criterio, ya que era vario en cada
region, el nmerode individuos alzados, el. terreno
en que se desenvolvan y, las operaciones del enemi-
go. Esta fu'la causa de que los jefes entonces
existentes, .obrando en. harmonia con las circunstan-
cias q-ue les rodeaban, dictasen'algunas disposiciones
hoy contrarias-al rgimen dispuesto por el general
criterio. Entre aquellas disposiciones se encuentra
la de permitir la realizacin de la pres-nte zafra,
algunos hacendados que en aquella poca supieron
respetar y aun respetan nuestras rdenes; permiso
q.ue hoy rechaza la. Revolucin y su Gobierno, pero
que no se puede contravenir, por impedirlo as la
Constitucin en su articulo 2.1 que dice: Todas
las deudas y compromises contrados desde que se
inici el actual period de. guerra,, hasta: ser pro-,
mulgada esta Constitucin, por los Jefes de Cuerpos
de Ejrcito, en beneficio de la Revolucin, sern v-
lidos como los que en lo sucesivo corresponde al
Consejo de Gobierno efectuar.
El Gobierno Provisional de la Repblica de Cuba,
Ique exige con-exigencia legal el acatamiento de sus
disposiciones todos los que de su poder dependen,
ha de empezar- por acatar las que leyes superiores
le sealan, y Ley superior la consider la Consti-
tucin. votada en' Asamblea: reunidos' los Represen-
tantes deb pueblo cubano.
* Y si este acatamiento superior disposicin, per-
"mite que en la actualidad'algunas fincas azucareras
realicen la present zafra; nica causa que la moti-
va, pues el enemigo con sus alardes de fuerza jams
lo hubiera conseguido, como lo demostrar la inuti-
lidad de sus esfuerzos en las que no estn incluidas
en esa autorizacin, dbese al respeto que tenemos
la voluntad del.pueblo, que no permitiendo el ridi-
culo de nuestros Jefes. militares, as lo tenia orde-
nado. Pero que el enemigo es impotent para hacer
violar las disposiciones 'eaiaadas de este Gobierno,
prubanlo las innumerables rdenes que hemos


dictado con carcter general, y que han sido cum-
plidas y se cumplen por todos los que no quieren
exponerse al castigo que sobrevendria la inftac-
cin. En un principio,' cuando la Revolucin no
contaba con ms gobierno: que el military cuando
el radicalismo y la intransigencia se imponan como
nicos medios para hacernos fuertes, el Jefe military
.tuvo bien prohibir en absolute la entrada en las
poblaciones ocupadas por el enemigo. La prohibi-
cin fu generalmente cumplida: ningn articulo
de. comercio era introducido en las poblaciones, y
el que trat de burlar aquellas rdenes fu seVeeta-
men'te: estigado. HMy que la Revolucin e: fuertet.,
que consider su Gobierno que con aquella media
se perjudicaran tambin las families de los que es-
tn nuestro lado, inclusive las dbiles criaturas que
inocentemente serian vctimas de la tenacidad del
enemigo, derog aquellas disposiciones, permitiendo
la entrada de ciertos artculos de primera necesidad,
y otros de comercio, previo pago de impuesto stos
ltimoos; dando as c.omienzo nuestro Erario p-
blico; Erario que va en aumento, y cuyo sostn
coadyuvan los principles contribuyentesdel go-
bierno espaol, entire los que figuran various promi-
nrentes personajes del Partido Unin Constitu-
cional.
Otra de las medidas radicales que usara en su
principio la Revolucin, y que hoy el Gobierno ha
tenido bien aceptar,, es el uso del incendio para
reducir cenizas las fbricas que utilice quiera
utilizar el enemigo para el empleo de fuertes trin-
cheras; de ningn modo las que no se encuentren
en estas circunstancias, conio hacen career los parti-
darios del g.:.biri..:- espaol. Jams venganza al-
guna idea pobre contra el indefenso, podr ins-
pitart nuestros aet^s, pe's q:tg los sentimientos de
humanidad siempre estarn la lentes enr los que solo
emplean la fuerza de las armans como una necesidad
para combatir al tirano que nos subyuga. Prueba de
lo que decimos es que hasta el present cuantos
prisioneros han hecho nuestras tropas al enemigo,
se han puesto en libe'ttad' it coitinenti, pues siemrpre
ihemos ctedo, y creemos, que al vencido se debe
perdonar.
SNo ashace el' gobierno enemigo cuyas riendas
nSanejavel general Martnez Campos. Este, con la
astucia y mala;f de que dispone, pregona las medi-i
das conciliadoras: hace alarde de sentimientos hiu.
manitarios, y no- hace un prisionero nvuestias .tro-
pas, que inmediatamente no sea penado:. cotoi' el
peor de los criminals. Sin embargo, no' queremos
usar de represalias. El mundo entero.- ibss contem-
pla y confiados en el xito, esperamos lbs fallos de';
- la Historia.
Todb: esto explica perfectamente que si alguna,
condescend'encia- tiene el Gobierno republiano die
Cuba con' los que an sostienen en la Isla reltciones-
de dependencia, con el enemigo, dbese las -cau'sas
expresadas, nunca debilidad de. nuestra fu:rza>,
como queda fundamentalmente demostrado.-
Sepan, pues, los cubanos todos,; sepai el' enemigo
y sepa el mundo entero, que lat' molend:a;en:algunos
ingenios se realize por respetar' cntiratos anteriores
celebrados por nuestros Jefes miilita res *con-tratos'en.
que adems de exigirles l:.s hacendadbs.e l: pago' de
elevada contribucin, se les imponen varias condi-
ciones, que' no ser cumplidas extrictamente oca-
sionarn la- rescisin del convenio celbradto.
Pero' los dems ingenios, los que no estn inclui-
dos en' esos pocos que hacen la pequea excepcin
de nuestra media general, sern bastantes demos-
trar al mundo. nuestro poder en la guerra que soste-
nemos: y si por desgracia la fatalidad nos hiciera
sus vctimas; si nuestras fuerzas hoy potentes, se
debilitaran al extremo de impedir lo que hoy nos
proponemos, nos sabrar la abnegacin suficiente
para destruir todo lo existence antes de que siga
imperando en Cuba la vetusta dominacin espa-
ola. Perezca Cuba para el mundo, si no puede
lograr su independencia. P. y L. Ciego de Najasa,
Enero 1. O de 896.
El President de la Repblica,
Salvador Cisneros.



AVISO


La Delegacin de la Repblica de Cuba en
New-York, se ha trasladado de 66 Broadway,
50 NEW STREET, 20 piso.

.~~~~~ ~ --- -^----


NICOLAS DE CARDENAS


Ha llegado a New-York, de vuelta de su viaje
por la Amrica del Sur, nuestro distinguido
amigo D. Nicols de Cardenas, Enviado diplom-
tico de la Repblica de Cuba en el Per, donde
ha prestado grades servicios la causa cu-
bana'.
El mismo dia en que, despus de larga ausen-
cia, lleg la gran ciudad americana, sali de
ella, horas antes, su hijo Nicols que figuraba
entire los expedicionarios del Bermuda, las
rdenes del general Calixto Garca Iiguez y que


ya haba ganado su primer grado en el nau-
fi'aio del HatwAins, por su valeroso compor-
timienito.
Enviamos nuestro buen amigo un carioso
saludo, deseando que se leofrezca pronto nueva
ocasin de servir la Patria.

-----ll *--Y------


DOS QUE. DISCUTEN


D. Juti Vatera es tuio de I16 t pimeroW 'F=
tores espaoles, estilista y de ingenio. Pero en
materials coloniales es un nio de escuela, per-
fectamente ignorante, si la ignorancia es suscep-
tible de perfeccin.
Con motivo del reciente libro Cuba.-Justifi-
cacin de su guerra de ;ilji'rhliti i, de D.
Rafael Mara MeI'chn, nl:,.iliiii i- eio. rirtir eu
bano resident en Bogot, el autor de Pepita Ji-
mnez ha- 'dado en El Liberal de Madrid una
series de artculos en que pretend refutar el con-
cienzudo informed sobre el estado social, politico
y econmico del pueblo cubano- hoy empeado
en formidable revolucin contra,Espaa-- so-
bre las causes que inevitablem.ente han pro:,.iiuci-
do la.catstrofe.:
Existe entte' 10s: ds estrilbrts uitl difrencia
inco'nmenhsurable.
Merchn est la altura de Valer como lite-
rato y como crtico. M.inej. la pluma. con igual
soltura, fluidez, y corresci6n: tiene vastisima
in.stru~eniOn y art talent preclaro. Pero' es, ade-
ms un ciab'an. qte- ha sentido en la colonial es-
pafola el ltigo del dspota; que pas en: G ia,
la mayor parte de su vida sufriendo lasi th ti-
llaciones resetvadas los nacidos en aquella
triste tierra; que consagr los mejores aos de su
juventud estudiar-con otros benemrnrtos del
pas-la historic de la administracin de Cuba en
sus ms mnimos detalles, y que sabe ciencia
cierta y por experiencia propia, todo lo que tiene
de odic.so, de depravado, de exclusivista, de ra-
paz y s6' rdid:l el sistema de gobierno de' Espaa
en el i.1-liirr:' r'to de sus conquistas en el Nuevo
Mun;tdo. Destetrado de su suelo natal desde 1869
yobligad'o ;i' 5Eerse de un hogar en tierra ex-
traia co iMt. eN~iimos y laboriosos ef'fpe'id, su
mir.,il. exclndirl'adra y perspicaz lha segaido un
da y otro el dps"riolvOl\iileno de los sucesos en
Cuba, siemnpre atento su bien y como si resi-
diese: ew su seno, de tal modo que por su ciencia,
su's exp 'eticis, sus conocimientos profundos y
espe'ciaeSi. y sts' tklentos, es una verdadera auto-
ritad.-acaso- 1-- primera-en las materials' so-
eiles, pplfitelas'y adMaministrativas que comprende
eliprobl'em~a c miplejo de Cuba, sobre las cuales
hs. escrito- u1,imiinsas obras. Por eso, ss libro
sebr tie & a.'eUu~l Rlevolucin Cubana y sus' causes
contiene tal riqueza de datos estadisticos y d -
mostraciones, que result incontestable.
Valera, por el contrario, es un gran escritor es-
paol que ha enriquecido su literature con obras
excelentes, pero satisfecho con su fama y embria-
gado con el perfume de las flores de sus. coro-
nas, ha vivido en Madrid hojeando libros y
peridicosl, haciendo novels y revistas, pasean-
do sus, miradas. triunfantes sobre los campos lite-
rarios de Europa, pero sin- saber de la, Ista de
Cuba ms- sino que es una rica posesin de Es-
paa, una isla frtil' y hermosa,, uni lugar
d'ond'e van los- peninsulares ejercer empleos
admiinistrativos pingges fciles industries que
les dan pan riquezas... y en el que ffa'mea el
pabelln de oro y grana. Pero D. Jun Valera,
con todos su talents y su patriotismo, no haba
dedicado hasta hoy una sola hora de su vida
averiguar cmo se ha gobernado en Cuba, cmo
se viva en Cuba, qu males existan en. aquel
pas, qu medios razonables pudieran remediar-
los, cul era all el estado de la opinion, n:i
qu satisfacciones se deban ese pueblo, ya
que era parte integrate de la nacin y por lo
visto imprescindible para su honra. En esto el
Sr. D. Juan Valera ha sido como todos los espa-
oles, completamente despreocupado: tanto, que
l, que ha escrito much y bien, no ha publicado
jams un solo captulo que demostrara su pa-
triotismo en este sentido ni le constituyeran en
autoridad en materials coloniales.
Qu much, pues, que sus artculos en El Li-
beral, sean geniales prrafos de un escritor atil-
dado ingenioso que sabe hacer frases y cuen-
tos, pero que ignore, por complete la material
.que discute, en sus orgenes, en su desenvolvi-
miento y en sus multiples detalles?...
Ni es de extraar que la risa desdeosa some
los labios del lector, viendo que los ingenious es-
paoles se prendan ms de hablar de la altice:,


de la bizarra y del decantado honor del in-
vencible pueblo espaol-cmo material santa
indiscutible-que de averiguar si ha sidojusto
y retF y honrado en sus procedinmtidts k'i
gobiertro en los pueblos que descubtl6 y pkbl'. y
di aduvertirle~ 1i- dOrtaB~tibW honroso que del
seguit para ,.,anser\var el artlr y la atihedl't, de
aquellos pueblos% y no ha.Ber dado la podsri-
dad el ftiste y vergonzostO espetfculo d la
Amerita Latina irv-l.ila Ionrsla s t injuiliei.s.

': .. Trlr.a jus.
...------.- Jr .iH.i ----

LOS ELECTOS EN CUBA


El cable nos inforinia de que el da 12 se han
cel,-br-idi lbs eleccibnbs de Dipu.ladJ.s Cittes
en Cuba, no obstante el estado de guerra de la
seis provincias.
El mandato del gobierno se ha realizado, y
aunque el p:uebllo no haya: acdide los Comicios,
de Ct, li tndr[in al C,:ingreo'Esafn'l6 los repre-
sentantes que ha designado el asesino Weyler,
de acuerdo cn el iprtido reacriondri, que all
tiene su gracia.
Los -le1.tibi'on lodos i.iboni< que han nacido
en la Penrid~i y alceiros t ' ii han estado
jams en Cu:ba', siin que disrrutian et Madrid de
los honors 4i0 l- reprrlsen taci.'n.
Si algn n.c-idel en C(uba fi.zaa enlre los ele-
gidos y no conoe. -ros de st- filiacin ms
que uno terr0W tiLttls uy ao ditlals para
ese favor.
Tal es D. Tiburcio Prez Castaeda, doctor,
so~Crino de' aq que celebile Castafieed, que ernlreg
su atmigo intimno el general Narciso Lpez, quien
por su amori i iiberitad fu ejecutado en la
Habana; literato educado en Madrid, que cecea
y que co':ano cubar no' n iene m.is que la partida
de banutiluo y ta soficiente humilMdad para ser-
vir'dc~ oriff 'al tir.ito c casualidad le di vida.
Esai .es a represen ariJ que Esp&ah ha otor-
.ado .imempre. lai mrtir. Cuba-



FRASGOS ESPANOLES


Algo de lo much que tiene de burfo el quijo-
tisio,, lo hemos re:'jido en uft niitfeiri to, solo
con- haber regitrad,:id un pl:oco do's' tires prf6'df-
cos que tenemnos sobre nuesta' mesa.
Lo primero que se nos present es el carnicero
Wyl'er; Veamos que h' heio:
Ha ordenado que en' lo sucesivo no se adquieran
dos- meta'es, en' un pa'is que trata de teconocer li
blig'erenciat.
Patriotismo \era'iJ Puis- vase la madre
del cordero:
Hay que tener present que el oro en la Habana
se cotiza al 6,02 plata, y en los Estados Unidos
4,80, de lo que result una grandsima ditf'rncia en
contir d'e nuestta moneda de cinco duros.
Ahora viene otro patriot, el, de Comillas, que
siempre, est ofreciendo a el gobierno espaol sus
servicios trasatlnticos, y hace seis meses que
no paga la cuenta de carbn.
Recurdese adems aquella carta que repro-
dujimos en La Repblica Cubana, en que un
soldado se quejaba del inicuo trate que es dan
en la travera:
Y el tal de Comillas... es un patriota.
Vaya otro rasgo no menos edificante.
La' droguerai que en l'a Habana surta al ejrcito,
se, ha negado continua-r el servicio; porq;tie ya es
muyi crecida la *candidd que: le dabe el gobierno.
Y estos son los liid'ctlgos y desirtderesados
defensores de la caduca mad'astra ?'
No: estos no son otra cosa que polichinelas'y
mercachifles, asesinos y negreros, ya vayan dis-
frazados de generals se vista de corto.

---------*-iii-----

OTROS EXPEDICIONARIOS


Conforme prometimos en nuestro nmero de
la semana pasada, damos hoy los nombres de
otros compatriotas que han desembarcado en
Cuba con el general Calixto Garca :
General Avelino Rosas (colombiano), coman-
dante Almanzor Guerra, capitn Bruno Mario,
Dr. Eusebio Hernandez, secretario que fu del
general Maceo en el movimiento de 1884; Anto-
nio Caias, Arturo Acosta, Antonio Santana,
Luis Quintana, Manuel Izquierdo, Luis Fernn-
dez, Alfredo Iecheverra, Enrique Ovares, San-
tiago Fortn; Pablo Pujadas, Domingo Herrera,


.ABRIL 16, 1896. ^







B1IL 16, 1896.'


LA REPBLICA CUBANA


Guarin'lianda, Juan A. Lassa, Pedro 'Mendoza,
" Jos Nicols Jan, Gonzalo de la Pea, Juan
Castillo Bravo, Juan L. Prevail, Luis Alvarez, N,
Villar, Luis Troncoso, Luis 'R. Miranda, Ricardo
'Valds,'Florentino Marn, Pedro Silva, Ricardo
Valds, Arturo Lara (chileno), Jos M. Michelena,
Roberto;L. Chaves, Jos -Strampes, -paciente del
inolvidable Strampes, muerto en garrote por la
causa de Cuba; Toms E. Curtes, Jos B. Cutie,
Juan Soler y Bar, hijo del Conde de Diana, co-
ronel de voluntarios; Vicente Carrillo, 'Licencia-
do Cosme de la Torriente, Antonio. Ruz, Aboga-
do-Eduardo Rosell, Federico Nufez, Antonio Ri-
vero, Agustn Cervantes, Gabriel .Forcade y 'Jor-
ran, sobrino de D. Jos 'Silverio Jorrn, Senador
del Reino; Martn Marrero, Eduardo Laborde,
hermano de Angel, uno de los ocho estudiantes
fusilados en 1871; Jos Laborde, Rafael Jime-
nez, Jos Garca, Juan Pablo Cebreco, Pablo
Duarf, Natalio Dupotec, Manuel Hinojosa, Jun
Font, Jos Cuza, Dr. Julin Betancourt, Licen-
ciado Nestor Lastres, Aquiles Betancourt, Salva-
dor Albois, Diego Borrero, Pedro Soto, Mateo
Fiol, J. Miguel Tarafa, Nicolsde Crdenas, hijo
del Delegado. cubano en el Perd ; 'Manuel Rodri-
guez, Nicols Lamadrid.
-------- ..-----

NUEVO DESEMBARCO

Adems de las cuatro expediciones desembar-
cadas ltimamente en Cuba, y de las cuales di-
mos cuenta en el,imero anterior, .tenemos.,hoy
la satisfaccin de comunicar nuestros lectores,
que por conduct fidedigno sabemos que ha
llegado con igual xito una quinta expedicin,
de no menos import-incia qui los anteriores.
Vase,,pues, elfruto de la patritica y deci-
dida en coadyuvar la 'lbrlad .l- la Patria no dts-
mya.
.------ii k------

*LA BATALLA DE MALTIEMPO "
(Relatidn 'de un combatiente)

Ie aqu la relacin que de la batalla de Mal-
tiempo ha escrito D. Federico Prez, que tom
parte en la accin las rdenes del general An-
tonio Maceo :
Un tiro y al machete. Tan lacnica fu la .orden
del da. Estbamos I5 de Diciembre y habamos
entrado en la jurisdiccin de Cienfuegos.
Campos de caas, verdes, inmensos, se extendah
pordoquiera, como un mar de esmeralda. Las f-
bricas de los ingenios semejaban islotes de mrmol
.con minaretes y obeliscos.
La column invasora se.puso en march la seis
de la maana, ocupando la vanguardia el general
Maceo con su estado mayor y escolta, porque sa-
bia l que era inevitable el combat.
Durante la .marcha el brigadier Mir Iea en alta


voz el mensaje del Presidente de los Estados Unidos
de Amrica, Mr. Cleveland, y algunas noticias de la
guerra publicadas en los peridicos espaoles cuyas
exageraciones inexactitudes provocaron la hilari-
dad en las filas,
Cuando nos acercamos Maltiempo, Gmez y
Maceo avanzaron un poco por los flancos para ob-
servar mejor el movimiento de los exploradores.
La column marchaba muy despacio, esperando r-
denes.
Uno de los ayudantes de Maceo dijo un chiste
que nos hizo reir todos. El General, que ignoraba
el motivo de la risa, se enfad. Fijense. no dijo, en
lo que est pasando.
En eso son un tiro, y otro, y otro. El fuego de
nuestros exploradores fu contestado con una des-
carga por la vanguardia enemiga. Avanzamos todos
y se entabl el combat.
Fu de lo ms reido.
Las tropas espaolas estaban emboscadas en una
manigua. La formaban el regimiento de infantera
Canarias y el de caballeria Trevio, al mando del
coronel Molina. La caballera enemiga ech pi.
tierra y se embosc tambin. Estaban muy bien.po-
sesionados y defendidos por la manigua y una cerca
de alambre de seis hilos. Entre.la cerca y el terreno
que ocupaban los cubanos haba adems una larga
excavacin practicada para colocar los carries del
ingenio. Todos esos escollos los salv la bravura y
el empuje de.:anestros soldados. Media hora de com-
bate, y ya habamossalvado la cerca. Aqui empez
la dbdcle.
La caballera cubana, uno tras otro, rompi los
cuadros enemigos y se entreg la matanza. Un
cuarto de hora dur aquel vrtigo de sarigre. Los
soldados espaoles, posedos del terror, huan la
desbandada sin darse cuenta de que volviendo la
espalda aceleraban su perdicin. Formando grupos
quizs, con desesperada resistencia, hubieran esca-
pado algunos. Los que no fueron bastante giles
para.ganar los caaverales, mordieron el polvo.. Dos-
cientos diez cadveres coitamos! La mayor part
jvenes, fuertes mocetones, recin llegados de la Pe-
insula, arrebatados sus madres sus esposas,
quitados al trabajo que honra y ennoblece para sa-
crificarlos eh defense de la tirana. i Cun triste es
morirpor una causa injusta !
Todo lo perdieron : bagajes, banderas, archivo,
botiqun, ciento diez fusiles Masser, treinta Re-
mington y diez mil cartuchos.
Mientras curbamos nuestros heridos y enterr-.
bamos nuestros muertos, que en junto sumaban
veinte y siete, otra column espaola, al mando del
coronel Arizn, apareci por el frente y fu atacada
por la escolta del general -Maceo. Con los fusiles
quitados en el primer combat se,arm rapidamente
una fuerza de infantera cuyos certeros disparos hi-
cieron retroceder al enemigo, que fu cargado al
machete por los flancos con prdida de treinta muer-
tos y cuarenta y cinco heridos.
El general. Gmez por otro lado derrotaba otra
column con slo su escolta y la pequea iuerza de
Zayas quese le habia unido en esos moments, cau-
sndole sesenta muertos y cuarenta heridos, y el co-
ronel Pedro Diaz, con un escuadrn, rechazaba una
una guerrilla que intent atacar por retaguardia
nuestra impedimenta.
Esta fu la jornada 'de 'Mal Tiempo. Cuando


acampamos las nueve de la noche, hacia diez y siete
horas que estbamos caballo.
Si alabanzas merecen los ginetes por su bravura y
fortaleza, sera mezquino regatear al caballo, auxiliar
poderoso de la Revolucin, el derecho que tiene
un lugar en el escudo de armas de la Repblica Cu-
bana.
Federico Pre;.
(De El Porvenir de Nueva York.)

Vemos, pues, que :los espaoles, adems de
tener 300 muertos y 85 heridos, perdieron hasta
las banderas.
Y aun hablan sus peridicos de esta.... v'ic-
toria !
------ -------



ANGEL GUERRA

El ltimo correo nos ha trado la triste nueva
de la muerte de este valeroso cubano, ocurrida
en la accin del ingenio Santa Rita, propiedad
de Bar y situado en Coln.
Angel Guerra, ten,,a el grado de .brigadier, ha-
ba nacido en Holguin y perteneca los vetera-
nos de la pasada guerra. El 11 de Abril del ao
ltimo desembarc, en Baracoa con Mart, Gmez,
Borrero, Rosario y Salas, continuando hasta su
muerte al lado del generalsimo y combatiendo
siempre con gran bravura y constancia.
SHonor, pues, la memorial de este benem-
rito defensor de nuestra independencia t



"-----* *~ c-------

CRIMENES DE WEYLER

(cONTINA).
Por el coronel Pareja :
7 cubanos quemados vivos en un.manigual.
SEn Pinar del Rio :
Fisilamiento de 1 prisionero.
En las Villas:
Han sido press por sospechosos y conducidos
la Habana, 78 individuos.
Para Ceuta .:
ian llegado Espaa los condenados: D. Ti-
moteo Torre Guilln, de Corralillo (Santa Clara)
de cuarenta y cinco aos y jornalero; su hijo
Bernardino, de diez y siete aos, y el farmacu-
tico.D. JoaquinEstrada.
En la Habana:
El 24 del pasado, por la noche, fueron press
por sospechosos 24 individuos.
.En Sancti Spritus :
Por sospechosos fueron press 26 individuos.
Lanse los detalles del asesinato de la familiar
Rubio, de que dimos cueita en nuestro nmero
del 2 de Abril:


D. Pedro Rubio, dueo del-central El Gato,
cerca de la Catalina, provincia de la Hlabana, y
persona muy respetada en el vecindario, viva'en.
su, finca en unin de una hija de -16 aos dee4ad,-
un hijo de dos aos y cinco.criados, adems de"
los empleados del central. & spvs,'de la. *i..iiii
escaramuza con las fuerzas de Mace en las c'.f-
canas de la Catalina, el jefe cubano acamp
en el ingenio El Gato, y sigui5 su march. Lleg
despus .el coronel espaiol lHernndez, y su van
guardian tuvo un ligero tiroteo-con la retaguardia
cubana, en la que perdieron los espaoles .al-
gunos hombres. Las tropas se-dividieron en pelo-
tones y empezaron explorer el terreno, y uno
de ellos se dirigi la casa de Rubio, hacindole
fuego. Las balas atravesaron las puertas, pare-
des y ventanas: Rubio crey que las tropas. ata-
caban su casa porque la supondran orupa.l.i por
los cubanos, se llen de valor y tomando 4. su
hijito en los brazos se coloc en medio dela puerta,
gritndoles: (No tiren, que somos vecinos pa-
cificos; no tiren!
Apenas haba terminado, cuando una descarga
di contra las paredes de la casa, y al desapa-
recer el humo se vi Rubio muerto y al nio
su lado con la pierna herida.
La hija, al ver caer su padre y su herma-
nito, se dirigi en su desespercin al primer
soldado que entr en la casa, gritando: Asesi-
nos, han matado .mi padrr.! El soldado enris-
tr la bayoneta contra la joven, le hiri el brazo
y al mismo tiempo le dispar el rifle, cuya bala
le atraves el corazn. Tambin murieron los
empleados del ingenio.
Total ................. 8 asesinados
Suma anterior........... 227 -

Total general........... .23 '
(Continuar.)

---------,^----------:

EN GUAYAQUIL

Sabemos que en esta culta ciudad se celebr,
un gran meeting de cubanos y guayaquileos,
con objeto de manifestar su gratitud i los ,Esta-
dos Unidos por el voto del Senado en favor de
Slos patriots que pelean.por la independencia.
Tambin sabemos que el Sr. Eduardo Agero
fu b la cabeza de una manifestacin que se or-
ganiz, llevando la bandera cubana. Frente al
Consulado de los Estados Unidos, todos prorrum-
pieron en entusiastas vivas .los Estados Unidos,
Cuba Libre, al Presidente Cleveland y .-los
senadores Morgan, Lodge, Sherman y.Lindsay.
Vaya nuestro voto de gracias la republican
Guayaquil, por su consecuencia con los verdade-
ros y sagrados principios de la libertad y del
derecho.


*


FOLLETN .2
De La Relpblica Cubana




CUENTOS DE LA GUERRA



LA INTEGRIDAD

(Einalisa)
--Si, mujer, le contest el padre, sile volve-
rs ver. Pero mira, despus de todo, es mejor
que se nos vaya, porque as habr una boca
mens en casa, r tu sabes que este ao no esta-
mos muy bien e trigo. Y luego, porque cuando
vuelva, vendr cargado de dinero. Yo nunca es-
tureen Amrica, pero he odo que all hay 'oro,
much oro.
Y los ojos del viejo se imflamaron de codicia.
IQu bueno era aquel padre!Quera much ri-
queza para su hijo, y nada para l.
Poco despus le preguntaba Ramoncico:
-Padre sabe usted que significa patria?
-llijo, yo nunca estdi fsica, pero creo que
pai-ta es el lugar dnde un'o nace;-por ejemplo,
este pueblo es nuestra patria.
-6Y qu quiere decir integridad, padre?
-Cmo?
-lIn tegridad!
-Integridad. ;Abh, s, ya caigo! Pues mira
hijo: integridad es esto, esto y -nada ms'que
esto; aadi el viejo hacienda por tres veces se-
al de sonar dinero.


'Esta respuesta no convenci Ramoncico, que
decidi hacerla otro que supiese ms. Por des-
gracia, este otro no exista en el pueblo, pues su
padre gozaba la fama de ser el ms'docto de today
la vecindad.
Al da siguiente marcharon para X los mozos
que haban caldo soldados, y entire ellos nuestro
hroe. A ste ya se le haba pasado un poco el
miedo, y estaba dispuesto defender la patria,
y hasta la integridad, si acaso algn insurrecto
se la quera quitar.
Enlos andenes de la estacin haba miles de
personas. All estaba el alcalde con los conce-
jales, el.gobernador, los militares de la plaza.
Todo el pueblo haba acudido. Como que mar-
chaba todo un batalln!
Ramn di un apretado abrazo sus padres,
un beso su borrico, y al estrechar por ltima
vez la man'o de su novia, le dijo esta con cari-
osa voz:
-Adis, Ramoncico! Que me traigas unos
pendientes! Oyes? De alguna insurrecta, eh!
Si no, no te querr!
Ya en el tren, todos los reclutas asomaron las
cabezas por las ventanillas para ver mejor aquel
conmovedor cuadro. De pronto qued todo en
silencio. Era .que lquien iba hablar. As fu:
el alcalde tom la palabra y comenz decir:
-Hijos de la patria! Llevis con vosotros la in-
tegridad...
No pudo concluii. Una salva de aplausos le
interrumpi, y el trend arranc entire los vivas de
la multitude.
Y dale con la dichosa integridad!


Ramoncico se volvi en todas direcciones, bus-
cando la Seora Integridad, que iba con ellos,
y no la pudo encontrar. Porque l la crea hem-
bra: la integridad, ya lo creo! hembra y bien
hembra!
Y el buen chico deca para sus adentros:
-A qu demontre-enviarn Cuba una mu-
jer entire tantos hombres? No sera mejor que la
dejasen tranquila en su casa?
Qu viaje! Al fin llegaron Mlaga, muertos
de cansancio y de hambre. Porque, claro est,
en el camino no les haban dado ms que pata-
tas y judas, cuando en sus casas coman tam-
bin garbanzos y tomatoes.
Al.otro da se embarcaron en el vapor. Aquello
era un palacio! Qu grande! Y eso que ellos
no les dejaban entrar en primer, como decan
los camareros.
Al medioda salieron.
Qu-hermoso era navegar!
Sera media noche, cuando, recostado nues-
tro mozo en la barandilla de proa, contemplaba
la espuma que resaltaba, en la oscuridad; todos
sus compaeros dorman, exceptuando los que
estaban de guardia.
De pronto sinti pasos y vi acarcarse un
bulto. Era uno de los tenientes del batalln.
Cuando estuvo cerca de l, se le ocurri una idea.
Se acerc al teniente y le dijo:
-Mi teniente!
Hola! Qu se te ofrece? le contest este.
-Mi teniente, dispnseme la falta de respeto,
pero quisiera hacerle una pregunta.
--Ests dispensado, habla.


-Mi teniente me puede usted decir qu signi-
fica integridad?
Y el teniente, con voz grave, le dijo sealando
lo lejos una inmensa mole oscura que se desta-
caba en el fondo del horizonte:
-Ves aquello? Aquello se llama integridad!.
-Y bien, mi teniente, qu es aquello?
-Zoquete! Aquello es la costa de nuestra
tierra, de nuestra patria, y defender la patria
es defender la integridad. Comprendes ya lo,que
significa?
-As, as, mi teniente; pero yo crea que 'esa
tierra no era nuestra patria.
-Por qu?
-Porque un compaero me ha dicho que eso
es Gibral....
En mala hora lo dijo! Un soberbio puntapi,
aplicado done se suelen aplicar estos golpes, le
interrumpi y no pudo concluir ..............
....... . ... . . . ... ... ..

Desde entonces, Ramoncico, no ha vuelto
preguntar lo que significa iti.i.,r;,ll. Y sin
embargo, no ha olvidado esta palabra, por que
cuando est en un coribate, y sus jefes gritan:
-Viva la integridad!
Ramoncico responded:
-Viva!
Y sale corriendo, tirando el fusil al suelo, y
llevndose las manos la parte donde recib"1
aquel golpe...

I. L.


i -' ---I
<


~-Ciii`''''~'' "~iii '~ -' ~r'Li''"ii' I iriiai~ii i i ~-CiiiPa ~ -- i i i --- i i~~ -i -- I-iC L.
-







LA REPBLICA CUBANA


ABRIL 16, 1896.


OIDO, ESPANOLES

Dice El lonitor Republicano, de Mjico
Hemos odo decir que la colonia cubana ha tenido
noticia de que el gobierno, en vista del articulo
constitutional que garantiza .la libertad de asocia-
cin, no pondr obstculo para que celebren reunio-
nes, siempre que stas no tengan carcter pblico
,que pudiera original algn trastorno.
A 1d cual aade nuestro colega el Diario Co-
ercial de Veracruz :
Buen pescozn llevan aquellos que todava creen
que ste es el Mjico de 18o0.
El Sr. Diaz, jefe de una nacin libre indepen-
diente, no puede ms que acatar y hacer acatar un
precepto constitutional.
1 Lucidos quedaramos con que los Panchus man-
daran en nuestra casa y que plegramos nuestras
,leyes sus caprichos!
Ahora, un telegrama que han publicado los
peridicos madrileos:
Comunican de Mjico que el president de aque-
lla repblica, general Porfirio Diaz, en el mensaje
que ha dirigido la Cmara dice que todas las na-
-ciones americanas debieran proclamar la doctrine
de Monroe y auxiliarse mutuamente.
Ya lo saben los espaoles que tratan de con-
quistar al Presidente de, la Repblica Mejicana
para una alianza contra los Estados Unidos.



OPINIONS IMPARCIALES
Del general Arolas

En 24 de Julio de 1895, public El Pas de
Madrid una entrevista de su corresponsal en
Valencia con el general Arolas, en que ste se
express en trminos tan explcitos como los si-
guientes :
Corresponsal :- Deseara conocer su opi-
nin acerca del origen de la guerra.
General A rolas. Compleja es la cuestin;
-mas puede afirmarse que la causa primordial es
puramente poltica. Las econmicas son secun-
darias, pero eficacsimas. La suma de todas ellas
ha preparado los nimos, y la masa del pas,
no conform con el estado actual de las cosas, ha
seguido el impulso iniciado por los jefes de la
poltica separatist, lastimada, herida. desen-
galada, pues las reforms polticas, ofrecidas
y jams planteadas, no conducen fin prctico
alguno.
<( La insurreccin no es un movimiento artifi-
cial, producido por cuatro locos turbulentos.
Es la explosion del disgusto, el recelo, la descon-
fianza y el malestar de una colonia que, conside-
rndose mayor de edad, ha perdido la fe en la
metrpoli.



COMO PIENSA MJICO

El Continente Americano, Mjico :
.................. ... ...................
A los patriots cubanos no podria echrseles en
cara, ya que las acusaciones de ingratitud son dema-
siado ncias, y los eptetos de incendiarios y asesi-
nos ridculos inconducentes, ms de un slo repro-
che: el haber dilatado el moment, esperado con
ansiedad por todos los americanos, de ver barridas
en la Gran Antilla las cancerosas podredumbres de
la dominacin espaola. Pero al considerar que la
actual Revolucin reviste todos los caractres de un
plan perfectamente calculado, al palpar sus advances,
se comprende que esa aparente inaccin de largos
aos fu la labor reflexiva que precedi la creacin
de un program, seguro en sus resultados, que ha
permitido los libertadores levantarse fuertes y vi-
gorosos hacienda temblar, con sus energas y su gla-
cial coraje, esos insensatos espaoles, que no tu-
vieron la previsin de apreciar las causes y hoy se
*sorprenden de los efectos, conservando an el or-
gullo y la necedad bastantes para career inviolables
sus rapias y nobles y dignas de respeto sus codi-
ciosas miras.

SEl Combate. Mjico :
"... ..... ....... ......... ...............
Nosotros no profesamos ningn odio la nacin
ibrica, somos completamente imparciales respect
ella, y por lo mismo creemos que estamos en lo
justo.al augurarle un resultado fatal en una con-
tienda con los yankees. No bastan el patriotism y
el valor phra vencer un pueblo, que puede levan-
tar ejrcitos enormes, que tiene un capital metlico
superior al que Espaa pudiera conseguir con un
emprstito, y que cuenta adems como aliado
formidable con la inventive industrial-si vale la
frase-de sus hijos.
Los espaoles de ahora no son los de la poca de
iCartps V y de Felipe II; no tienen ya ni el poder, ni
el dineao., ni los capitanes de aquellos tiempos. Su
'hidalgua tendr que morir aplastada bajo el peso de


En cuanto la manutencin de los mencionados
diez mil doce mil hombres, dice que ellos se la
), ibuscarn.
;Z_. 9 'Aqu puede haber exageracin, pues en-los
'Estados Unidos no es costumbre dar limosna en
las calls.



LA OPINION EN ESPANA

Don Quijote. Madrid:

No, ya.no cabe ocultar la verdad, tanto tiempo
Scallada por el gobierno. La situacin de Cuba es
cada vez ms grave. Hemos entrado en el perodo
agnico, de que hablamos en uno de nuestros lti-
mos nmeros. Hoy 40 grades; mailana 41. Des-
pus, la muerte.
Los insurrectos hllanse las puertas de la Ha-
bana. Nadie se explica cmo Maceo y Mximo G-
mez hayan conseguido ahora, en slo diez meses,,
Slo que en la pasada guerra no pudieron conseguir
en diez aos.
No queremos adornarnos con los laureles del
V" tritnfo triste y desdichado triunfo el nuestro al
ver confirmadas todas, absolutamente todas nues-
,< ~ tras previsiones.


EL


los millones de dollars y de hombres que les puede
echar encima el to Samuel.

Pero por desgracia, para los espaoles no ha pa-
sado an la poca de Don Quijote; todos llevan en
sus venas la sangre del Manchego, y de la misma
suerte que solo por amor propio tambin son ca-
paces de exponerse su ruina complete, su sui-
cidio, provocando una guerra international.
................. ....... .......... .. ......

Diario Comercial. Veracruz:

El ideal sagrado de los hijos de la infortunada
Cuba, es el mismo por que derramaron su sangre
los hijos de todas las repblicas de Amrica; la santa
causa de la independencia, la misma que elevaron
altares en sus pechos, desde los habitantes de las
pampas argentinas, hasta los moradores de la anti-
gua Tenoxtitln.

hace unos 22 aos, es decir, cuando la armada ame-
ricana no haba adquirido el desarrollo que hoy
tiene, la sola iniciacin del conflict surgido por
el apresamiento del Virginius, el gobierno ameri-
cano, sin alharaca, sin ostentacin y al mismo tiem-
po con una rapidez extraordinaria, situ en la costa
ms cercana Cuba, i41 buques de guerra! dispues-
tos para la primera seal de lucha.

no podrn destruirse, ni el verbo de la idea que
alienta y sostiene los esfuerzos del pueblo que ba-
talla heroicamente por conquistar su independencia,
ni las pginas en que la Historia consignar en su
da, entire enlutados crespones, los hechos punibles
que han dado tristsima fama generals como
Weyler y Canella y jefes como el feroz Molina.


AL MACHETE

Parte official de Weyler (31 de Marzo):
La primera division de Santiago de Cuba en reco-
nocimiento por la costa de Guantnano caus al
enemigo seis muertos, cuatro heridos: prisionera la
familiar del titulado general Prez y 20 mujeres,
nios.
Ah, valientes! Esas son vuestras victorias.
Y an tienen los peridicos de Madrid el cinismo
de negar los horrores que compete la soldadesca
espaola y que su general en jefe confiesa!


Por iniciativa del obispo de Oviedo, se ha formado
un batalln de voluntarios asturianos para ir
Cuba.
Se espera que su Ilustrsima se pondr al
frente de la fuerza, y que la instruccin military
estar cargo de un cannigo.


Como los obispos de Valladolid, Sevilla y Bar-
celona tratan tambin de organizer un batalln
cada uno y se cree que los dems imiten el
ejemplo, el gobierno piensa encargar del culto
los generals que han vuelto de Cuba.
*


CHOTEO

(Traduccin libre de The WVorld.)


Estos aprestos episcopales no nos preocupan.
Tambin durante la guerra pasada fueron va-
rios batallones de voluntarios santanderinos,
vascos, etc., y la cosa dur diez aos.
Eso sin contar el batalln de voluntarios cata-
lanes, que en el primer encuentro que tuvo, fu
macheteado en masa.


De El Imparcial:
El general Pando ha organizado en las Villas un
brillante batalln de gallegos.
Le lleg la hora Tesifonte.


En la linea de Mariel Artemisa ha sido descu-
bierto un paso oculto en la parte Sur, dentro del
mar, por donde fcilmente podan los rebeldes tras-
ladarse la provincia de la Habana, burlando la vi-
gilancia de las tropas.
Pues eso prueba que el general Maceo no ha
tenido hasta ahora gran inters en salir de Pinar
del Ro.


Un colega ministerial dice anoche que todos los
que logren acta por Cuba, han de considerarse con
razn, legtimos representantes de la gran Antilla en
las Crtes..
Claro, ya que nadie les reconoce como tales, es
necesario que ellos mismo se considered.


El titulado coronel Tern, que es al que ahora
hay empeo en ascender,
avisa (sic) que puede estarse sin cuidado,.que l se
basta para combatir Maceo.
Qu pensar eltitulado general Weyler, que
slo en la trocha del Mariel ha puesto diez mil
hombres?


Por eso nos ha hecho much gracia la propo-
sicin de un cataln que, segn El Noticiero
Universal, de Barcelona :
Hace el ofrecimiento de reclutar en toda Catalua
diez mil doce mil hombres, con objeto de guerrear
por su propia cuenta contra los Estados Unidos en
el caso de que stos reconozcan la beligerancia de
los insurrectos cubanos.
La noticia ha causado en Washington pro-
funda sensacin, y se dice que Mr. Cleveland
trata de former, con otras naciones, una especie
de Santa Alianza contra este en Jaume Conquis-
tad.


El cataln pide poco : que les.den mantas, tra-
bucos y alpargatas y les pongan en cualquier
lugar de la costa americana.
Vds. se reirn si quieren, pero yo -temo por el
ejrcito americano, no porque me asusten las
mantas, ni el alcance de los trabucos, sino por
las alpargatas.
Todo el que haya experimentado el alcance de
una sola, comprender que no hoy ejrcito que
resista 24.000.
*


El Globo, Madrid.:

El rumor acogido por los corresponsales de various
peridicos de Madrid respect la probable muerte
de Mximo Gmez, produjo ayer en Madrid un mo-
vimiento de curiosidad bien justificada.

Es bien desconsolador, sin embargo, que se fe el
xito de una campaa y el prestigio de una causa
la muerte de un hombre. Poca fuerza sera la nues-
tra y escaso valer seria el nuestro, si pesar de los
sacrificios hechos por la nacin, as en hombres
como en dinero, necesitsemos para reanimar el
espritu que dicen frecuentemente los telegramas
oficiales, que se muriese un cabecilla.
No se sabe que haya muerto Mximo Gmez: es
ms: no crea anoche ningn individuo del Go-
bierno que la noticia de la muerte de aqul fuese
otra cosa que uu buen deseo , forjado en la aca-
lorada.mente de un alegre corresponsal, ms me-
nos candidate la diputacin Cortes...

El Campesino, Vendrell (Catalua) :

Poco diremos sobre la beligerancia. No hemos
protestado, fli lo hacemos, porque los Estados Uni-
dos la hayan reconocido los cubanos. Se trata de
un pueblo que la independencia aspira, y si los
Estados Unidos tuvieron para emanciparse el apoyo
de Francia y Espaa, just es que lo presten los
cubanos. La beligerancia es el reconocimiento legal
de la guerra, y si esta es ya un mal, civilizada ser
digna: desaparecer la venganza y se luchar como
se debe.
El quijotismo espaol se ha sublevado y algunos
consulados de la Unin americana han sido atro-
pellados por las turbas. Como espaoles, por el na-
cimiento, y como federales, vean ustedes ah nues
tra protest. Son dignos de censura quienes se le-
vantan airados por concepts, si ofensivos en parte
exactos, proferidos; y callados se quedaron despus
del fusilamiento de un obrero por silbar Martnez
Campos. Si la patria les subyuga, vayan la mani-
gua; si la revolucin les alienta hagan su obra en la
peninsula.
Se dice que Amrica toda estar por Cuba. No
fuimos atendidos al invocar la autonomia, y quizs
maana debamos reconocer la independencia. Sirva
lo menos la obra de la libertad y aprovechemos
la leccin.


SASTRERIA INGLESA Y AMERICANA, DE STIRLIN5
31, rie di Qtautre-Septeuibre et 4, Place de l'0pra
Trages y abrigos para caballeros y jvenes.
(Se habla ingls y espaol.)
Especialidad de gneros ingleses



ANTONIO DELGADO
PELUQUERO CUBANO
Ofrece sus servicios domicilio,
para seoras y caballeros de la colo-
nia.
2-3, -ET e Brey, 2-3



HOTELS RECOMENDADOS

Hotel Canlpbell, avenue Friedland, 61 et 63.
Grand Hotel, boulevard des Capucines.
Hotel Continental, rue Castiglione.
Hotel Terminus, rue Saint-Lazare.
Hotel dii Louvre, rue de Rivoli.
Hotel de Bade, boulevard des Italiens, 80.
Htel d'Angleterre, rue de la Boetie, 91.


-i I ~ ---` I i i I i i-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs