Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00009
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: March 19, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text






















Patria y Libertad


REDACCION Y ADMINIS.TRACIN SUSCRIPCIN EN FRANCIA
REDACCIN Y AD IN N Un alo, pago adelantado.................. 30 fr.
Marzo de Un trmesre., id. id. ..............., 1
O, Rue Baudin Ao I PARIS Marzo 19 de 1896 Nm. 9 Un e, iSmes: ::d.Id:...............: .50.
rIJelegr~i fo: I:.A- ~,T-A.. ETO-L. EN EL EXTERIOR
TEL. o' r: o 0 Un afo, pago adelantado................. ,35 fr.
SE :PTI3 LIC A.T LO S J "":TTE S Un semestre, id.. id. ................. .s.
No se devuelven originals NUMERO SUELTO...... O fr. 50 cts.


LA SOLUTION


Los cubanos sabemos por triste experiencia,
que nada hay tan difcil como hacer entender
razones Espaa, ese pueblo sonmbulo que,
hipnotizado por sus gloriosos errors de otros
siglos, parece que ha reido con la lgica y con
la realidad.
Pero aunque poco hay que esperar en verdad
de una nacin quien las derrotas se le antojan
victorias, la ruina opulencia y las muestras de
lamentable decadencia ejemplos de exuberante
vitalidad, tratemos, sin embargo, de presenter
nuestros obcecados enemigos un cuadro de la
verdadera situacin en que unos y otros nos
hallamos.
Espaa se encuentra hoy frente dos con-
flictos: la guerra de Cuba y la intervencin
americana. Aunque este ltimo tiene que surgir
fatalmente si no se da al primero una pronta y
radical solucin, concedamios, para no complicar
nuestros razonamientos, que Espaa pueda con-
jurarlo sacrificando su prestigio y su honra.
Concretndonos Cuba, es evidence que el go-
bierno espaol est cometiendo una enorme
falta, un verdadero crimen, que ha de producer,
poco que se prolongue la actual situacin,
tristes irreparables consecuencias, ms que
para Cuba, para Espaa misma.
El problema es bien sencillo. Los cubanos -
esto la sabe todo el mundo han mantenido la
ofensiva desde el comienzo de la Revolucin, lo
que prueba que sus fuerzas y los medios de que
disponen para la lucha son, si no superiores, al
menos ms eficaces qne los empleados por la
metrpoli.
La lucha ha durado ya un ao y los cubanos
tienen todos los elements para prolongarla inde-
finidamente, como lo hicieron, aun siendo enton-
ces menos fuertes, durante la guerra de los diez
aos.
En cambio, los espaoles estn hoy en peores
condiciones que en aquella poco, pues entonces
la guerra no pas nunca de las Villas, por lo
que todas las provincias occidentales continua-
ron y aun aumentaron sus producciones, espe-
cialmente la del azcar, que alcanzaba adems
precious elevados, y Espaa pudo hacer que la
colonia pagara los enormes gastos de aquella
guerra larga y costosa.
Ahora la Revolucin domina en todo el territo-
rio de la Isla; el resultado de la zafra es nulo y
el gobierno espaol, aunque acariciando proyec-
tos ilusorios de resarcirse ms tarde, tendr que
hacer sacrificios muy superiores sus fuerzas y
contraer compromises los que jams podr
hacer frente.
El orgullo national no obtendr ms que una
satisfaccin: prolongar la guerra, lo que no
preocupa los cubanos pues su ejrcito, for-
mado enteramente de voluntarios sin retribucin
alguna, no ocasiona gastos- pero s importa
la nacin, que hoy invierte un milln cada da en
tan arriesgada aventura, y cuyos sacrificios han
de ir siempre en aumento.
De la continuacin de.la lucha podr resultar
quizs que la joven Repblica Cubana comience
en peores condiciones su vida econmica; pero
lo que es indudable es que Espaa llegar la
complete bancarrota, un desastre definitive
irreparable.
No sera ms politico, ms hbil, y sobre
todo ms humanitario, inspirarse en el porvenir
de la raza ese ideal que se invoca para discul-
par la matanza y eternizar la tirana en el
bien de todos y en provecho.de las futuras rela-
ciones comerciales? No sera ms prctico -
ya que la complete emancipacin de la colonia


ha de ser un hecho ms tarde ms temprano
- reconocer Cuba su independencia?
Si Espaa se decide hacerlo pronto, por su
propia iniciativa, hoy que an es tiempo de sal-
var su honra, se ahorrara much sangre, mu-

cho oro y quizs una gran vergilenza.



MANUEL DE LA CRUZ

En las pocas lneas de nuestro nmero ante-
rior consagradas la memorial de esta legtima
esperanza de Cuba, desaparecida en edad tan
joven como de manera tan violent inesperada,
significamos el estado de nuestro nimo en
aquellos momen-
tos, pues no re-
cordamos que
desgracia alguna
ms irreparable
haya podido sor-
prendernos y su-
mirnos en tanto
desconsuelo,
precisamen te
cuando todo nos
induca no sos-
pecharla siquie-
ra.
En carta del 2
febrero saludaba
nuestio pobre
amigo desde
Nueva York la
aparicin de La
Repblica Cu-
bana, nos auto-
rizaba para la re-
produccin y tra- Manuel de
duccin al fran-
cs de sus cele-
brados Episo-
dios, y se dispona escribir para nuestro pe-
ridico una relacin histrica de grandsimo in-
ters en los moments actuales... y el dia 17 cae
herido por un ataque fulminante de pulmona,
sucumbe el 19 y es enterrado el il en el cemente-
rio de Greenwood, all donde reposan Morales Le-
mus, Aguilera, Aldama y otros patriots cubanos.
As ha desaparecido aquel joven que no con-
tando ms que treinta y cinco aos de edad, co-
menzaba ser considerado un carcter; mas ya
que hoy ni en este lugar nos es possible estu-
diar su breve pero no estril existencia, digamos,
aunque someramente, lo que fu el compaero
que hemos perdido.
Manuel de la Cruz perteneci la generacin
poltica y literaria que hubo de darse conocer
despus de la Paz del Zanjn, y solo tendraveinte
aos cuando ya haba publicado algunos ensayos
literarios, entire otros la narracin La hija del
montero, la par que, sin haber querido nunca
ingresar en el Partido Autonomista, iba estudian-
do sus hombres, sus procedimientos y formn-
dose un juicio cabal de cun intil tendra que
resultar al fin todo lo que no fuese trabajar por
la verdadera libertad de Cuba.
Ms tarde di la estampa su folleto Tres ca-
ractres (Cortina, Varona y Sanguily), sean
tres hombres con los que poda contar Cuba para
su redencin; la vez que en la Revista Cubana,
El Pais, El Cubano, El Almendares, La Ilus-
tracin Cubana y El Porrenir de Nueva York,
entire otras publicaciones, colaboraba con su pro-
pia firm con los seudnimos de Isaas, Juan
Sincero, Bonifacio Sancho y Juan de fas Gu-
simas.


Pero sus trabajos de mayor aliento y que ms
notoriedad le dieron dentro y fuera de la isla,
son : su Carta abierta al Sr. Barrantes, su
studio crtico histrico sobre el movimiento in-
telectual de Cuba, que sirve de introduccin la
parte correspondiente dicha antilla que figure
en La Amrica Literaria editada en-la Rp-
blica Argentina por el Sr. Lagomaggiore, y sus
Episodios de la Reolucin Cubana, obra esta
ltima de la que ha dicho con much acierto
nuestro venerable amigo el Sr. Jun Fraga, que
ayud much A former el corazn de la juven-
tud que hoy combat hericamente por la inde-
pendencia de la Patria.
Tambin ha publicado un volmen de Cromi-
tas Cubanos, y
el opsculo de
actualidad La
Revolucin Cu-
bana y la rara
de color, que
hemos acabado
de reproducir en
nuestro nmero
anterior, firmado
Un rcubano sin
S..odios.
SHe aqu la la-
bor literaria de
Manuel de la
Cruz. La poltica
no fue menos
',.a provechosa, por
' mis que como
today conspira-
cin, tuviera que
star sometida
la mayorreserva.
la Cruz De acuerdo con
nuestro siempre
llorado Mart,
viaj por la isla,
conferenci con Mass, Guillermn y otros je-
fes dispuestos para el actual movimiento; luego
pas Cayo Hueso, y una vez instalado en
Nueva York, fu elegido como e persona inteli-
gente, discreta, laboriosa y honrada n, para el
puesto de secretario privado de nuestro Ministro
plenipotenciario, Sr. Estrada Palma.
Manuel de la Cruz era adems redactor de ]Pa-
tria, y como corresponsal del acreditado diario
La Nacin de Buenos Aires, sus cartas han de
ser muy consultadas cuando se escriba la histo-
ria de este movimiento revolucionario de Cuba,
el cual constituy su afin perenne y. al que le
hubo de consagrar hasta el postrer instant de
su vida.


NOMBRAMIENTO


En sustitucin de nuestro malogrado compa-
triota y amigo Manuel de la Cruz, en el empleo
de secretario privado del Sr. Estrada Palma,
Ministry de la Repblica de Cuba en el extran-
jero, ha sido nombrado otro amigo y compa-
triota, el Sr. Eduardo Yero Budun, distinguido
periodista y director que fu de El Triunfo de
Santiago de Cuba.
Muy conocidas son las inapreciables condi-
ciones que pose el Sr. Yero para el buen desem-
peo de su cometido, y no podemos sino felici-
tarle cordialmente por la eleccin de que acaba
de ser objeto.


*


SIEMPRE LOS MISMOS


II

Para que se vea que los procedimientos es-
paoles no han variado, que la calumnia y
la injuria han sido siempre sus armas pre-
feridas, reproducimos una curiosa proclama,
del gobierno espaol contra los holandeses
que luchaban por su independencia (1):

DECLARACION DEL ESTADO EN QUE ESTNi
OY LOS REBELDES.
Este es el Estado y govierno de Ho-
llanda, aqui veras el fin y el effect de sic
rebellion, el qual el sabio conoce, y ignore
el necio, y asi Hollanda no conociendo su
fin, haviendo rostro a los hurtos y robos
hila la trama de su calamidad y su infa-
mia, sin advertir la miserable que los que
la goviernan se fatigan en vano, y que la
consume los que disen que la guardian, y
asi travaja Hollanda en su propia ruina,
y se desentraa por sustentar pyratas y
ladrones, con hierro y fuego affligiendo
los Catolicos obedientes, por donde la in-
clyta y desseada paz tanto se retarda. Des-
dichada Hollanda, porque no abres los:
ojos, y pones los de tu entendimiento en
los males que te cercan, rompe la tela de
tu iniquidad, y de tu tardanca que ya a
muchos dias que tus Principes, de la fe de
sus pasados guarnecidos, tiene gran deseo
de averte. A ellos pues es just que hagas
gusto, sirvas y gratifiques, y que dexcs a
esos tus rebeldes en su mortal heregia obs-
tinados, y quiten de las manos a este bar-
baro leon estas siete saetas (2), y los ajun-
tes a las otras como debidas a su Seor,
a quien agora de justicia las diez Pro-
vincias obedecen.

A Bruxolles, par Ruilger Velpins, Imprinuilr jurn -
1'Algle d'or pros de la Cour, 1606.
Los patriots holandeses eran, pues, como'
los cubanos, rebeldes, pirates y ladrones y
aquel pas, como Cuba, hilaba la trama de
su calamidad y de su infamia habiendo
rostro los hurtos y robos .
Felizmente, nosotros seguimos el ejemplo
de los holandeses, y aunque sabemos que
los que nos gobiernan tienen deseos de aver-
nos, no estamos dispuestos hacerles gusto,
ni a services, ni much menos gratifi-
carles ms. Tambin ahora. se fatigan en
vano .
Solo deseamos que los espaoles sean
hoy tan buenos profetas como entonces y
que Cuba tenga la misma perdicin y ruina
que Holanda.
S1606 1896! i Cerca de tres siglos!
No pasan aos por ellos. i Siempre igua-
les!

(i) Este interesante document se halla en el Mu-
seo Plantin-Moretus, de Amberes.
(2) Allusin las aunas de Hollanda: un len y
un haz de siete flechas que son el smbolo de las
siete provincias unidas .


*


E







LA REPBLICA CUBANA


MARZO 19, 1896.


LA BELIGERANCIA

Sesin del Senado Americano, del 28 de
febrero ltimo (1)
El espectcu!o que ofreci el Senado y las
esceaas qe se reatizatv, en s~j cerca.nas, n
deqjaon daida niii.u,.- si as- que; pudieron
eWEistir sobre las fervorosas simpatas: del
mpBeblohaimerica'no haciallos c.manos. El amiacio,
de ~ ue: se. i s . vi~tar la. resoucin sobre .a
beligeranira, bizo dJel C.iitOlio: el 'e'utr, de tMra-
ci4ay cacur~reBnii de-W ing'on. D)es@.e-uy
temprano las galeras y las tribunas estaban
atestadas de gen.te: centenares, de .hombres y
mujeres colmaban los corredores y se aglome-
raban las puertas, ansiosos de obtener un
puesto desde donde presenciar el debate y la vo-
tacin. Los que no fueron bastante afortunados
,para realizar ste deseo, permanecieron, en las
galeras de pi, escitados por el entusiasmo y
comunicndose, de las primeras filas las lti-
mas,'las nuevas de los incidents de la discusin,
que reciban del interior los ms cercanos las
6puertas.
Los porteros del Senado (que como casi todos:
los concurrentes llevaban en las solapas el
-botn distintivo de los insurrectos cubanos -
.Jos tires colors, azul, blanco y rojo, con, la es-
.trella de plata) -- cuando algunos de los que
testaban en las galeras dejaban su puesto, da-
b'an por turno acceso los .que aguardaban
fuera, de modo que no hubo durante las largas
horas de sesin un solo sitio vacant en las tri-
bunas del.pblico. Los senadores no cesaron en
sus pupitres de contestar cartas sus amigos
particulares, enviando tarjetas de admisin pri-
vadas, que resultaron intiles, por que las tri-
bunas no daban espacio los peticionarios.
Despach el Senado brevemente los asuntos
ordinarios, y , la una y media el Vioe Presidente
concedi la palabra al Senador Lindsay, de,;Ken-
tucky, para discutir el:informe:de la Comisin
de, Relaciones Exteriores.
Extraordinario inters despertaron las mani-
festaciones de este orador., Sus ntimas rela-
ciones personales y polticas con la Administra-
cin, cuya poltica indiscutiblemente ha repre-
sentado, y el' hecho de que haba tenido una
conferencia con el Presidente la noche ante-
tenior, se aceptaron como suficientes garantas
de que sus ,conclusiones dibujaban las miras del
Ej i:iltivo y su Secretario de Estado.
Cuando la sesin extraordinaria- del Congreso
530convocado por el Presidente para revocar
ciertas provisions de ila ley Sherman, el Sena-
dor Lindsay abri el debate como orador.acredi-
tado de la Administracin. Otra vez, cuando la
cuestin de Hawai lleg i ser asunto candente
en el Congreso, el Senador Lindsay estuvo al
frente, llevando la bandera de la Administracin,
y finalmente en la batalla del ltimo Congreso
sobre la cuestin de la plata, el Senador de Ken-
tucky fu tambin el champion del Presidente y
su.gabinete.
Lindsay no dej un moment de duda su n-
moroso auditorio sobre la actitud que en el
debate del da deba tomar. Asegur que la pre-
sente situacin de Cuba determine un estado de
guerra que slo puede terminal por el xito de los
cubanos en sus brillantes esfuerzos para estable-
cer una repblica, por su complete destruccin
por el poder de Espaa. Aunque sostena que
bajo el punto de vista del derecho international,
los Estados Unidos tenan razn de intervenir,
prescindira de estas concideraciones y discu-
tira el asunto en la esfera de los principios de
humanidad. Las declaraciones de simpata, dijo,
de reconocimiento de derechos beligerantes, no
aprovecharn nada los cubanos.
Con su alto cuerpo erguido, el brazo derecho
extendido como para dar con su actitud y su
gesto mayor nfasis sus manifestaciones, en
tono fervoroso que llevaba impregnada la convic-
cin de su sinceridad, aadi: Si los Estados
Unidos intentan adoptar alguna media que
aproveche los cubanos en lucha, ese paso debe
encaminarse ultimar la independencia de
Cuba .
Esta tsis fu la clave de su discurso.
Cit la historic y textos legales autorizados
p:ara demostrar que los Estados Unidos haban
reconocido en el pasado la independencia de
patriots en lucha bajo condiciones no ms
favorables para los combatientes que la de los
cubanos hoy. e Cuando los Estados Unidos re-
conocieron la repblica de Tejas, haba solo
tireinta mil hombres empeados en la contienda
por la libertad ,.

(r) Nta; y datos tmados de peridicos ameri-
canos,


El Senador afirm que Espaa nunca concede-
ra buen gobierno Cuba. Su historic en mu
chos aos demostraba queal haba sostenido para
enri,(qserse y que .eca indiferento al bienestar
deasus habitantes. Los. cubanos han ganado su
derecho ; la inPleleiidenri i manteniendo guerra
.virtual contrada. tirana durante muchos aos.
:-Si E.;p-ii i dseara hoy dar- Cuba un buen go-
bierna, no ssbra., i podria hacerlo, pues su
.prap seit.e sera sole mantener su dominio con la
misma vani.iad .y cdicisosos motivos que haban
par~ aerizados.ieEpe- su dominacia,
Ha llegado la hora, para los Estados Unidos
dijo, de ver que la final solucin de las relaciones
de Espaa y Cuba se cumpla, y la independencia
es la nica base que traer duradera paz esta
ltima, juzgando por sus experiencias de los
ltimos treinta aos. Espaa contemplaba el
aniquilamiento de todos los hombres capaces
de Cuba, como nico mtodo proclamado de
suprimir la insurreccin... Por qu no propo-
nemos Espaa que venda la isla t los cubanos
y garantizamos el pago de la obligacin que
contraigan ?
Cuando al final de la sei.'n se recogieron Ios
votos, senadores y pblico estallaron en nutri-
doslaplausos al conocer' el resultado del escruti-
nio, y la muchedumbre en las calls de Wa-
shington, en crculos y corrillos, con sus osten-
sibles mnanifestaciones de entusiasmo demostr
ese da que la causa de la independencia de la
mrtir Cuba tiene en su apoyo el corazn y el
cerebro de 'a ms grande Repblica' del mundo.
J. C. Trecejos.

.---------^s ~ cr----~---

LA DISOLUCION

Partiicip.in de la Habana que el Sr.Jos Antonio
Gfarea Montes.y el Sr. Carlos de Zaldo, han sa-
lido de dicha capital, el primero para estable-
cerse en Mjico y el segundo en Nueva York; ,y
puesto que dichos seores son vocals de la
Junta, Central del Partido Antonomiista,.se nos
present la oportunidad de hacer una sustrac-
cin biensencilla:
Los ftrmantes del desdichado. manifesto de
Abril fueron treinta : pero descontemos :
Los fallecidos durante el ao que se cumplir
el.mes prximo.
Los ausentes.
Los que se ausentan.
Los que asisten raras veces, y solo por com-
prosimo, ciertas sesiones.
Los que no asisten desde que estall la guerra.
Y respndanos El Pai-. de la Rabarna:
cGuntos quedan de aquellos treinta ?
No es esto la disolucin de hecho, impuesta
por los cubanos que no quieren ser por ms
:tiempoesclavos ?

-----^~tL-i---

EN EL ECUADOR

Mientras en Madrid el Cnsul y Vice-
cnsul de la Repblica. del Ecuador visitan
las redacciones de los peridicos para ma-
nifestar que no tienen noticia ninguna de la
carta dirigida por el Presidente de dicha
Repblica, general Eloy Alfaro, solicitando
de la Reina regenta de Espaa el recono-
cimiento de la independencia de Cuba, y
mientras hacen present que, como buenos
espaoles , renunciarn sus cargo res-
pectivos en -aso de que la reina el
gobierno recibieran esa carta , he aqu que
no solo La Nacin de Guayaquil del z2
de enero confirm el envio del document,
sino que ya este ha sido publicado en various
idiomas.
Lanlo nuestros lectores:
EL JEFE SUPREMO DE LA REPBLICA DEL ECUADOR
Su MAGESTAD LA REINA MA.RI CRISTINA, REGENT
DE ESPAA.
Seora: El pueblo del Ecuador, que en otro
tiempo form parte de la monarqua espaola y
la cual est unido por lazos de amistad, de
sangre, idioma y tradiciones, deplora la terrible
y desastrosa guerra sostenida por Cuba para
obtener su emancipacin poltica, y por la me-
trpoli por conservar su integridad.
Mi gobierno, cumpliendo con las leyes interna-
cionales, observar la neutralidad que stas pres-
criben; pero no puede desoir el clamor de este
pueblo, deseoso que termine la lucha. Debido t
sto es que tengo el honor de dirigirme V. M.
como lo hara un hijo emancipado una madre
cariosa, para interponer los buenes oficios de


amistad y pedir V. M. que con sabidura e im-
pulsada por vuestra nobleza y humanitarios sen-
timientos, adopted, en lo que depend de V. M.,
"las medidas dignas para,.establem.rla paz enter.
Espaa y Cuba.
Nuestra historic retia que.duranbe t i largos
aos, Colombia pele por sa independencia y la
obtuvo ti costa de ms de 2aO),000 vidas $'
200,000,00~ de, pesos, y Kha sidoenecesario algan
tiempo.parpa,, que la&s aitguias colonies, constii-
tuidassy.i en naci: one* iund~pendientes, readaiziran
.ofi-ealmrente los liazosde amistad' con la-L dte
Patria.
Espaa perdi casi todo su comercio con la
Amrica, pesar de que Colombia, una vez ob-
tenida su independencia, abri sus puertos 5 los
barcos espaoles y recibi stos como i her-
manos.
Estos graves daos pudieron haberse evitado,
en mi opinion, si Espaa hubiese oido los pru-
dentes consejos.que le di en buena hora el Gabi-
nete ingls, que concluyera la guerra con sus
colonies reconocindoles su independencia;t
condicin de que stas le concedieran ventajsas:
comerciales su bandera.
No se hubiera desviado el comercio y el cambio
entire ambos pases hubiera continuado, sin inte-
rrupcin.
V. M. sabe que las relaciones entire Espaa y
sus hijos llegaron ser cordiales solamente en
tiempo de vuestro augusto esposo Alfonso XII,
de gloriosa recordacin.
Parece prudent aprovechar hoy las lecciones
de la experiencia y los consejos del Gabinete
inglsd dados en un caso anlogo en la;poeat
que- me refiero. Al, cancederle., Espaa .sur inde-
pendencia Cuba, conservara :sus interesess y
habra. hecho justicia i las aspiracionoes de Gba
sin menoscabo de su dignidad.
Suplico i V. M. reciba esta carta como una
prueba de la leal amistad que el -Ecuador siente
hacia Espaa, pues solamente una. causal noble
m i nuceve dirigirme i V. M lo mismo que mis;
:sin~aos deseos de ver crecer la gloria devuestro
trono,,que V. M. con tanta prudencia y acierto
ocupa en nombre y representacin de vuestro
auus~to hijo Alfonso XIII, quien Dios guard.
lia.i votos por la felicidad de E.p.ia y por
Sla de V. M. y la de vuestro augusto hij- el rey.
)Datot.e Guayaquil, re-id,:-n,-ia del iGobierno, .I
dia-4I.de diciembre de 1895.
Elog Alfaro.
J. R n/l., .Ministro de Relaciones Extranjeras-
Por ,o que. hace nosotros, enviamos
todo-nauestro agradecimiento al, ilustre Pre-
siilente del Ecuado:r, por sus nobles y eleva-
dos; iiseos.

|------*'$'-----

RENUNCIA

Sabemos que nuestro querido amigo y compa-
ero en la prensa cubana, Sr. Enrique Trujillo,
Director del muy leido semanario El Porvenir,
de Nueva York, ha renunciado su puesto de co-
rresponsal de La Lucha de la Habana, en la
ciudad antes mencionada, y cuyo empleo ha
desempeado durante various aos con tanta
actividad como inteligencia y tacto.
Aunque ignoramos los fundamentos de la
determinacin del Sr. Trujillo, no nos parece
fuera de lugar suponer que en no poca parte
haya influido la imposicin que en todo ejerce
hoy en la isla de Cuba el funesto Weyler, para
quien no ha de ser ciertamente una empresa
particular, la que se niegue obedecer el or-
deno y miando del mayoral de la colonia, y
quien sin duda ha de ver muy complacido
un buen espaol en el puesto de un cubano
digno y consecuente.



MANIGUA


Tomo del Heraldo de Madrid :
............ en Cuba, los insurgentes estin
recibiendo el ltimo golpe, como si dijramos
la pualada del cachetero. Y lo que es la res no
volvera levantarse ).
Habrn observado vds, que los espaoles no
tienen otro smil ms adecuado que el que los
represent, pual en mano, dando la puntilla al
toro.
Cuba, es la res (i muchas gracias!) que no
volver levantarse .
Me parece que estn vendiendo la piel, dema-
siado pronto, pues por ms sacrificios que hacen
y por grandes que sean los esfuerzos que em-
plean, no logran que el animal se eche, para


rematarlo, valientemente y con bizarra, segn
tradicin y costumbre.

Est'o de la Plaza de Toros , co~ewfaetor ir>-
prescindible, es cosa tan natural en Espaila, j.ue
por sabidoi se caiEa.
STodo acontedimia.nto empieza cai-~clue en
el circo.
Las mani Staaiones contra leas Esta(Er r Uni-
dos: se haun-eonsagsadoe comoa todas, ls ,tras,
en aquella ssacreauaatos lug~reos. Corme l0hubie-
ran hecho los" romanos een;el,,Forunt 4 ante los
dioses, et. los Templos,, i: hubierani tenido que
salir- Ila calle a pegar chillidos y quemar
cuate metros de tela. (comprada por los mani-
festantes).
Al:i, los toros, fu lambihin la protest
Cabriana, a quien' dicho sea de paso van, me-
ter ahora en la cartel en vez-de los ladrones de-
nuiciados por l; all se dirigieron los oficiales
subalternos, amotinados hace poco ms de un
ao, y a Plaza van todos los que en la penn-
sula Ibrica tienen que manifestar alguna cosa.
,Lo harntpor el toro?

Ha habidoun n. verdiadern' pu'il.it :,en esto de
las manif taciones rnfatn.tiles de les universi-
dades del Reinho.
Porque ls. e-tidi.intie- hlansid;l I;,- i1 iiis que
han com pr.rdtild lass pala.br ra de S1lheiinir que
ha dicho lasverdadasc del barqguer.,, y claro!
como es la .ate t .siiab.i... di.Espai,;i. i& ellos les
Sha tocado mostrarl'a indig nacin.
Y cada puelilo ha tratado de. ganar-el record
(de gritos, bien entendi li.


Por la que- teta a..belieranzcia,. es..iia. verdad
i;ncestional ieque-n, M hay en tda Espafia.un
centienar de personas.que,-sepan ,lo: que la pala-
bra si'ntfii. y ni que la conozcan sirquiera de
vista.
As es que- se lanzahan la calle ftituros doc-
tores en derecho, y grit;iaan:
hiji'- l.a bhls...., la bilis....., la, ,i/li,-
rencia !
Y preguniabaii luago al compaero :
:, t !, Estose come: con cechra ?

Es lo mismo que con el tio Sazm.
Guansd se fueron,, all por los, alrededores de-
la e.mbajada de los:Estados Unidoosen Madrid., .
-algan /t.rirdr, l'e locurri decir: muera el tie,
Sam! y fu lo suficiente, pueQto- que de pedir la
cabeza de alguien se trataba, para que todos cc-
rearan la: frase con alaridoside abajo yi l.nuea!
el tio Sam
Perol de'pus de gritarse preguntaban unes
otros:
Dnde est ese to?
iQue salga el. to !
Y llegaron, decir que el' tal to, era el mismii-
simo embajador Mister 1 .i- ior. que era un to, asi
como el to Pepe, el sereno, la ta Tomasa, la
vendedora de colillas en el Rastro.


Por esta razn, el seor Morote, redactor de
El Liberal, -que contemplaba el espectculo
(aunque con los dientes sucios, como siempre),
se fue su peridico a darle la queja al seor
Moya, avergonzado ( pesar de tener los dientes
negros), de tanto atraso y tanta ignorancia.
Es preciso dijo Moya apartando la vista
de la boca de Morote que ilustremos al
pueblo.
Y con la mirada distrada de la dentadura de
su redactor, le pregunt :
Sabe usted algo de los Estados Unidos?
Yo? dijo Morote solo s que es un
pueblo muy bruto.
Pero dicen agreg Moya que tienen
muchos baos en sus casas..... que se lavan
much y cuentan con buenos dentists.
Morote volvi la cabeza hacindose el dis-
traido.
En fin, prosigui Moya, bsquese por ah,
un compendio tratado cualquiera de la Am-
rica,' y demos todos los das algunas nuevas. La
campaa es civilizadora aunque anti-patritica,
pero i semos no semos los liberals.


Nos escriben de la Habana refirindonos, la
despedida de insultos y silbidos que el popu-
lacho de camiseta hizo al respectable Dr. Don
Juan Bantista Landeta, y i las dems families
que tomaron pasaje para los Estados Unidos en
uno de los vapores de Mr. Plant.
Parece que calificaban duramente aquella
emigracin, que no poda ser sino de filibusteros
y traidores.


_ ___







MARZo 19, 1893.


LA REPBLICA CUBANA


Bebieron haberse quedado en la 'Habana para-
engrosar las prisiones, celebrar las harafias
del hroe de Filipinas (!)

Tambin nosrefieren como el Marqus de Cer-
vera y de Villa Itre, conde-viudo de Monte Alto,
/ ha logrado I al fin! fuerza de adulaciones
Weyler, que ste lo nombr.e alrald,' de Maria-
nao.
El bocado no es gran cosa, pero del. lobo un
pelo), y luego, que con buenas agallas y en tierra
de'Guba, siempre hay alguien quien devorar.
Este Cervera es elmismo que trat de sacar
alguna tajada, cuando el viaje de la Infanta Eu-
eMfia la Hlisam, patrocinando'1la raza de co-
lor,. que maldito si solicitaba alcona cosa, y
tratando, en fin, de meter cabeza, de .'uilquier
modo, sin lograrlo hasta ahora.
'Naturalmentre, les.l' que tom el mando., ha
enviado unos parties J la Habana, rfliri.ndo las
batallas que sostiene can los insurrectos, cmo
los esli aniquilando y la deliciosa perspective
dela.temporada de ba ios, realzada pi.r la pre-
sencia de las familias.......que:se han 'ido ya al
extranIjero.,
Este :Gervera ees un awrtguo. military que ha
S pasado la mitad de su carrera en la carcel, por
robo la a.ija del regimiento.
-Es, adems, reconocidamente un marica.


T.sBli;nte Gallego. corr-.rponi i, ..Icd ll,..ra/llide
Mad i id, ense la oreja, al fin, ti los iqu' no .co-
nocian las intenoioneside sus pasos.
Al servicio' del Hlernl.,. comonla vez anterior
fu ya al servicio de Salamanca, h.. aprovechiit',
su situacin para.hacer su carrera y trabajar
por cuenta propia .
En la series de p-lr i.'lli',: 'i#i;,,'..- que -ha
tenido ron loi prohombres de la intrasigeri.ia,
no les ha escatimado las flores,: 'Apezleeua es
un :Bismarck para la j,.fuitra de cu.ilquier co:a.
SPertnerra dejaria muy atrsi.Pitt, y, etrmarquis
de Pinar del Ro, animal convict y,' confeso,,
result que tiene un talent .que ni Salomn.
Ademis, con Ibenaas.al.banzas i Sanrloiis iuzm.in
yfbonihbs ti Weyler en el I/ra/lo, ~ha l.igr,.ido
por eIe -sileiiia de chantage que e1 partido le
prometa un aCta de liputadi y que el nmirqiur:
de 'Pinar del Rio 'le: de Puerto Prncipe, asi,
como quien da cosa propia. i sigiiriiiiIle .
Conquer ya lo tienen ustedes content y dis-
puesto interesarse par Jla proiincia qui> ha
dado, la Revolucin levantados pat-niatas y he-
ricol s soildids. Que las :tumbas de :Agramonte y
de Varona no permanezcan Sili:-ncio-j' ante 4la
dioha que-va ,i l-,ner PI'. Prncipe, con la repre-
sentacin de un granuja de pasillos, .del intri-
ganrte noticiero 'que tan penosamente 'libra la
existencia gracias 'i la calumnia y la mentira.
'Y .preguntarn los ignorantes: Qu quieren
los cibaJ nol e qu se quejan ?
Y no pensarn en todo 1, q(w liene de afren-
tosopara un pueblo, que sus ms altas represen-
taciones se den asi,. tan sencillamente, adve-
nedizos incapaces, ms menos gallegos.


Hablando de Eduardio Dolz y Arango; cubano
al servicio de los espaoles y al especial de
D. Prudenci. Itabell y D. Arturo Amnblard, deca
D. Felipe l'uiey, clebre naturalista cubano
Este Dolz es verdaderamente un reptil de la
clase de'los trepadores.


Pichardo, Coronado, Caarte, Varela etc...,
etc.,., Benemritosde la Patria.
,Guando la justicia se-haga y vuelvan al hogari
los ihroes.que lucharon por la redencin, -.sal-
drin . su'paso esos ('buenos espaoles , can-
tar alabanzas 'los que insultaron llamndoles
bandidos, cuando derramaban en los campos de
batalla su sangie generosa por ia libertad de
todos. Este :ser el peor castigo.
A. Yax.


PANOS


CALIENTES


La 'Unin Vascongada, de San Sebastin,
dice que las lminas falsas de.obligaciones hipo-
tecaris de Cuba que circulan en Pars, no son
ms que una invencin dle los laborantes para
producirilabaja.,en el crdito de los valores-espa-
oles.
Abandone el colega los paos calientes y de-
clare lo que todo el mundo .sabe: que los ca-
lores de Iberia estn bajando porque nadie los
quiere, y que nadie .los. quiere porque .todo el,
mundo sabe ya que Espaa tiene empeadas
hasta las papeletas del Monte e Piedad,'co.mo
dijo hace meses en Le Figaro el Conde de
Kratry.
Ya los franceses estn prevenidos.


*


PARA LA HISTORIC

De El .Vieri', Hqimen, de Madrid :
iHablan hoy las passions y olvidamos nuestra
misma historic. La sola indicacin de que reconoz-
camos la independencia de Cuba, se dice, es para
nosotros- un ultraje;,nunca .pasar la Nacin por
tal vergenza.
Si vergenza hay en reconocer la soberana de
pueblos, ayer colonies, i qu de veces no hemos de-
bido sonrojarnos! Perdimos en el primer tercio de
este siglo los vastos territories que hoy constituyen
en Amrica l.s Repblicas de Mjico, Guatemala,
el'Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Co-
lombia, el Ecuador, el 'Per, Bolivia, Chile, Buenos
Aires, el Uruguay, el Paraguay y Venezuela. Aos y
aos combatimos, ya por retenerlos, ya por reco-
brarlos, y, al fin, los hubimos de abandonar, si no
humillados, vencidos.
Nuestra ltima funcin de guerra.ocurri alli en
el mes de Agosto de 1823. Venezuela oy entonces
los ltimos estampidos de nuestras armas. Siete
aos dl;pu.. el dia 16 de Diciembre de 1836, nues-
tras Cortes sancionaron una ley por la que se auto-
rizaba al Gobierno concluir tratados de paz con
las nuevas Repblicas sobre la base del reconoci-
miento de su independencia, y renuncia de todo de-
recho territorial de soberana por la que fu su
Metrpoli-.
MEn uso.de esta autorizacin hicimos pronto trata-
dos con M:iio:.. el Uruguay y Venezuela, y tiempo
adelante con las dems Repblicas. Sonrojados?
N.. :..i r: alegres y satisfechos, porque reanudbamos
nuestras relaciones con hombres de nuesfra raza y
abramos mercados nuestros products.
Veinticinco aos ms tarde, por decreto de 19 de
Marzo de 1861, reincorporamos Espaa parte de la
isla de Santo Domingo, que por el tratado de Basilea
habiamos.cedid el ao 1795 Francia, y ahora se
echaba en nuestros brazos cansada de su revuelta y
trabajosa vida. Ni cinco aos pudimos retenerla. La
abandonamos y le restitumos su independencia el
mes de Junio de i865. Sonrojados ? Tampoco. Por
ley en Cortes se babia decretado su abandon, y por
la nacin toda se habia aplaudido el decreto. Llev-
bamos invertidos en la isla cerca de 0oo millones de
pesetas y habamos perdido millares de hombres.
'Ni ha sido s6lo Espaa.la que ha debido recono-
cer la independencia de sus colonies. Inglaterra,
fines del pasado siglo, hubo de reconocer la. de las
que tena debajo del Canad en la Amricadel Norte.
Se la quisieron imponer Francia y Espaa, sobre
todo Francia; y ella, cuando crey llegada la hora,
se.present abierta y resueltamente ante sus colo-
nias y con ellas trat la paz sobre la base de la inde-
pendencia. Se firmaron los preliminares en 3o de No-
viembre 1782. y el tratado.definitivo en 3 de Setiem-
bre de 1783, poco ms de los nueve meses. Por su
art. i.', Inglaterra reconoca como Estados libres,
soberanos' independientes sus antiguas colonies,
y renunciaba por si y por sus herederos toda re-
clamacin contra los derechos auecomo Estados les
correspondiesen.
, No es, por otra parte, ms vergonzoso tener mer-
mado el territorio de.la Pennsula? Cay Gibraltar
.en manos de Inglaterra el da 4 de Agosto de 1704.
D.spuos del formidable asedio de 1781, nada lleva-
mos hecho por recobrarlo. Pues y Portugal? ' y el
vecino reino lusitano? Tan reconocida tenemos su
independencia, que dificilmente habr espaol que
crea que podamos ni debamos recobrarla por la
fuerza.
------aL*"~-~---- .

CHOTEO '

Los peridicos espaoles aconsejan al pueblo
godo much prudencia y much cordura, ante
los deliciosos insults de los senadores america-
nos (benditos sean!).
Prudencia y cordura para los espaoles equi-
vale impotencia y miedo.
Para los cubanos quienes suponen dbiles
--piden todo el rigor y el ensaamiento posibles.
Para los yankees, prudencia.
Ah, granujas'
L**r
La prensa madrilea, la vez que recomienda
prudencia los espaoles,
eanerga al pueblo pide
para cuando llegue el da,
y palos la polica
los huesos al pueblo mide.
Esa s que es energa!


De El Liberal :
Por su heroismo, por su grandeza, por su alma
indomable indomada (ni una pantera de Java) en
todos los siglos (per secula seculorum) supo siempre
Espaa salir con vida de tamaos conflicts.
e Con treinta luch en Zamora
y ti los treinta los venc, >
y en menos de un cuarto de hora
los treinta me com.


De El Pas, de Madrid :
SEl le6n de Castilla (ay, qt miedo!) acaba de sufrir
terrible acometida del bisonte americano, y se levanta
terrible, gigantesco, crespa la melena, dispuesto
luchar. Ruge con ira reconcentrada, desafa con al-
tanera fiereza, pero su cuerpo macilento ri tiene
fuerza, sus garras no tienen luas.
Vamos, que no hay tal len de Castilla, sino
un perro viejo.

No est dormido, no, el fiero len castellano;
pero est impotent.
Que es much peor.
Pues de lo dicho se infiere
con lgica nada incierta ;
porque el dormido, despierta
y el impotente, se muere.

Le han limado lasgarras y le ihan arrancado los
dientes.
I Pobre gato 1

Contiia n C/ Pais.:
Pero ay! que miramos en nuestro rededor y ve-
mos los parques vacos, las plazas desartilladas, el
mar sin barcos de guerra (y el Hndme y el
Huye que te cojen ?), el Tesoro exhaust, la nacin
empobrecida, el pais aniquilado, la ms horrible
;;;Sc.rai por todas parle. .
Y pretenden todava declarar la guerra ,los
Estados Unidos?
A la cama, hijos, y gracias que haya para un
mal puchero.

Del Heraldo:
.....eeleaonero Filipinas es inservibte para una larga
navegacin, pues slo anda cinco seis millas por
hora, consumiendo ms.de 2 %.on.eladas;de.combus-
tible cada singladura, cuando en las carboneras
slo entran unas 125. Como consecuencia de esto
consider muy imprudente que cmprenda un viaje
Cuba.
El Filipitias es .hermano del HNbidrme y Ial
Huye que te cojen.
Vaya una fldta indecente!
y con tales filipinos
pretendern los: beduinos
hacer los yankees frente?
Miguel de Cervantes 'Saaedra.
'* ---- --- ^-------- *

i QU EJRCITO !

Habla El Liberal de Madrid, de unosespa-
oles que procedentes de Buenos Ai es'ihan Ale-
gado Cdiz :
Marchan como voluntarios Cuba sesenta emi-
grantes que regresan desengaados de las prosperi-
dades que se prometan al partir.
No son malas prosperidades las que fueron
buscar los sesenta invites. Solo que los argen-
tinos les han probado que all no pueden ex-
plotar y converTlirse eniotros Santos-l:aummn y
Garcia Tun, como hacen los espaoles en :la
pobre Cuba.
Sigue el mismo diario :
Regresan en un estado verdaderamente lastimoso
y llenos de miseria.
Que no vuelvan sus pueblos,
Porque les muelen palos,
Preguntando si ese es todo
El dinero,q.pe han robado.
Y ms abajo :
En el moment de acercarse al costado del buque
el vaporcito que conduci la sanidad, los volunta-
rios, que estaban asomados las bordas, gritaron :
Venimos ,defender la patria .'
i Qu poca vergenza Con que regresan en
estado lastimoso y llenos de miseria , y dicen
que vienen defender la patria ?
Concluyamos :
.... ingresarn inmediatam2nLe en el Depsito de
Ultramar, marchando Cuba ien; la primera opor-
tunidad.
Qu tales sern estos futuros Weyler y Pola-
vieja, cuando ni el mismo gobierno las tiene to-
das consigo, puesto que inmediatamente los en-
chiquera como cerdos, para el matadero .de
Cuba !
Leemos en el Heraldo :
Est acabndose de organizer el batalln de reclu-
sos del penal de esta poblacin, que ha de marchar
en breve combatir los insurrectos. Supnese con
fundamento que ir agregado una de las columns
que manda Arolas.
Entre los press que lo forman reina un excelente
espiritu y estn ansiosos de salir campaa.
Este bat'dlln de presidiaros pertenece ; esa
nacin espaola que llama bandidos los valien-
tes soldados cubanos.


Se comprende que estos bizarros del crime,
estn ansiosos de salir... de la carcel.
Se dice que los plateardol stin furiosos por
que varias raciones 'han reconocido como breli-
g*rant. .i E.-p.ifi.i, que tales tropist eii plo'
^ *-------^^--------

DECLARACIN .LEAML

En El Campesino,, de Verilr,.ll (C.tlaluiia. he-
mos leido el suelto siguiente,, .ue con' amucho,
placer reproducimos:
La Repblica Cubana, deParis, enuno -de-sus
ltimosxnmeros :inserta prrars del arculC:. lr-
,i.,.'> ,.".'ii,.,. q.ut cr ,eestas.. lumrmas publicamos..
Lo comenta .en .otro.titulado Una o'of honnada, en.el
que hay justos ataques Cnovas, Sagasta,,Moret.y.
Castelar, en los que estamos conformes, :pues.como
dice este colega, nuestro concept .es el senti-
miento honrado, la opinion independiente, la voz
libre de' aquella part de 1.:,. epal:,es que trabaja y
que produce sin sofiar nunca con ir : explotar
Cuba para llegar .caciques y.engordar los minis-
tr.s que i. dieron la credenciales, y eso rnos basta
nosotros republicans de todos los passes y de-to-
dos los tiempos.
Como obreros no sentimos estrechos patriotismos
y somos s.:,[,dari.,i de todas las causes en pr,:. de: i
libertad'; reconocemos justas las luchas por laliber-
tad de los pueblos-; no podemos:decir ms.
Agradecemos al colega'la marifestacin que nues-
tros concepts le han 'merecido.
Ante las sin:'.r.is r1.1 i fit.l.lci,.ner que .il:a lin
de leerse, bien se ve qud no nos engaamos al
juzgar al colega de la manera:honrosa que se
merece'; pero !hoy tenemos que hacer ms, y es
presentarlo como model la mayora de la
prensa espaola que, llamndose republi cana.
no tiene para'los cibanos que 'ludhan por cons-
tituir una iprililica, in:iS qu e .ijurias y .-.tilurm-
nias, que no por despreciables y l.espreiadais,
dejan de producir'laidea ms triste y mezquina
de lo que son y sern los republicans espaiSoles,
quienes para su desventura tienen muy pocos
hombrescomo P y Mlargall y muy pocos peri-
dicos como E! Camil., /si/o.



NOTICIA.S DE LA GUERRA

llarro 9.
Las fuerzas del general de liri..a uinii;ii
Bandera y las d,- Mor-j,',n y 'An-e i (iG~rra (resu-
citado) han tenido un encuentro muy reido con
las .del general espaftil Prats, en el poLtrer..
Santta 1ita lULn. Los espari.le. fu \ierun que
retirarse con grandes bajas, d.'pu,.' de cuatro
horas de fuego.
S sabe que ha desembarcado part.e J.-1 m,i-
terial de.guerra 1- .i exp.li.:in d., i' ll:o.
Ataque del ingenio Constancia y del
fuerte AMaria Teresa (Cienfuegos).
Tres compaas cuibanas *impi.dieron res-
tauracin de la lnea frrea cerca de P,ilmill;ia
haciendo retroeeder un tren.
El general espaol Aizpirua reres, Ila
peninsula.
Del 10.
-' Deese que Weyler traslada su residencia y
cartel general Matanzas.
Se han embarcado para Espaa los gene-
rales.espaoles.Mlella y Moreno.
Segin,parte esxpaol. ,,A gen, ril achambre
ha sorprendido ncendiado un hospital de las
fuerzas -ub in.is ii Ramn de las Yaguas.
Adems de los pueblbs citados en nuestro
nmero anterior, han sido incendiados los ca-
ser:os de Alonso Rojas, Galafre, Luis Caro y Sa-
balo.
Del 11.
Las fuerzas cubanas detuvieron ayer un
tren cerca de Guareiras : hicieron bajar todos
los pasajeros, incendiaron el tren.
IHa habido encuentros de poca importancia
en Arroyos y en Loma Alta (Pinar del Ro) y en
Flora (las Villas).
Segn parte de Madrid, los marines espa-
oles incendiaron, en la F, bohos y casas,
entire ellas la del gobernador cubano de Pinar
del Ro.
En el buque de guerra espaol Conde de
Venadito est hacienda grades estragos la
fiebre amarilla. IIa babido da en que murieron
tres mariners.
Da 12.
Las tropas cubanas han einrado en I'egla,
vlla de 10.000 habitantes, situadu frente la
Hlabana, en la misma baha. Fueron incendiadas
muchas casas y la refinera de azcar.
El hecho ha causado proflinda sensacin en la
eapit:l.


;i=lili-~-L-------~-------~------i------ i i .







LA REPIBLICA CUBANA


MARZO 19, 1896.


Da 13.

Ha sido descarrilado un tren entire Crdenas
Itabo. Los soldados espaoles que iban en un
wagn blindado se defendieron; pero el grupo
de cubanos cerc el wagn y le prendi fuego,
asi como al rest del tren.
Dia 14.

Es ya seguro que han desembarcado en
-Cuba expediciones de importancia, con gran can-
tidad de armas, municiones, efectos, medicamen-
tos, bombs de dinamita, torpedos y cohetes de
grann potencia destructora.
Han sido atacados los fuertes espaoles de
Bejucal y Santa Mara del Rosario. A este ltimo
le arrojaron los cubanos una bomba de dinamita.
Ha sido incendiado todo el campo del inge-
-nio Teresa.
En Cantos ha habido un encuentro impor-
tante. Al principiar la accin los cubanos hicieron
estallar por medio de la electricidad un torpedo
de dinamita, que caus grandes bajas al enemigo.
lla habido pegueos encuentros en Pozo
-Redondo (Bataban) Managua (labana) y Maya-
jgua.
Del 15.

El batalln espaol de San Quintin ha
sido copado y dectrozado por el general Anto-
nio Maceo, en Andrade, cerca de Bataban. Las
bajas de los espaoles han sido enormes. Los
recinos tuvieron que recojer los heridos.
Bataban ha sido atacado y tomado por
.el general Maceo. Gran parte de la ciudad ha sido
incendiada.
La guarnicin espaola del pueblo del Ca-
no, creyendo que un batalln espaol que se
.acercaha era una column cubana, hizo fuego
sobrel. El batalln, creyendo su vez que el
pueblo estaba ocupado por fuerzas separatists,
alac tambin, trabndose un combat del que
resultaron muchos muertos y heridos, entire ellos
5 oficales,




ARITMETICA ESPAOLA


Para que el pblico pueda juzgar con
mayor suma de antecedentes hasta qu
arado son falsas las noticias de la guerra
de Cuba que vienen por via official espaola,
y en apoyo del estado que con el titulo de
Un an aprs! insertamos en La Rpu-
blique Cubaine del 20 de febrero, tradu-
.cimos lo siguiente del diario de Nueva York
The Mail and Express..

Durante la guerra de los diez aos, un
professor de idiomas de los Estados Unidos,
nacido en Cuba, llev con el mayor cuidado
,una nota de las prdidas publicadas oficial-
mente en los peridicos de la Habana, in-
-cluyendo las fechas de cada combat, lugar,
inmero de fuerzas de ambos lados y cu-
ibanos muertos, heridos y prisioneros.

Al final de la lucha obtuvo estos totales:


Muertos ..............
Heridos ..............
Prisioneros ...........


395,856
726,490'
451,000


Total general....... 1.573,346 .

La poblacin de la isla era entonces de
. .250,000 habitantes, y aun suponindola
vn poco ms, ya se ve cunto supera el
4)n-al de los parties de los espaoles.
Por otro lado, y como contrast bien
cU ioso, vanse las prdidas de stos du-
rai;o cada ao de la guerra, con inclusion
.l1 : lmero de hombres que formaban el


ej,v: cito, saber:

1869....... ...
-1870 ... ......
1871 ...........

18..7...........
187 .. . . .... .
1874........... ..
875.............

1 : ..............
-I 77. . . . . . .
-i 7 .. . . . . . .


Totales .......


Prdidas Hombres
5,504 35,570
9,395 47,242
6,574 55,357
7,780 58,708
5,902 52,500
5,923 62,578
6,361 63,312
8,482 78,099
17,677 90,245
7,500 81,700

81,098 625,211


)lu estos datos oficiales result que sola-
:e::ein murieron en combates consecuen-
<:i ,s de heridas 6,488; en otros trminos:
,* ,.. un 92 por 100 de las prdidas espao-


las fu ocasionado por la fiebre amarilla, y
en ningn tiempo hubo en los hospitals
menos de un 14 por 100.
Por hoy dejamos cargo de nuestros
lectores los comentarios.



AL MACHETE


Segn un. telegrama, los Sres Cnovas, Az-
crraga, Castellano y Comillas han sido declara-
dos hijos adoptivos de la lIabana .
No nos extraa; en Cuba se les ha tenido
siempre por hijos putativos.
Lo que falta ahora es que declared Romero
Robledo hijo espreo, y Pando, hijo.... prdigo.


Dicen que Cnovas est contentsimo, repi-
tiendo en todas parties que la IIabana es su
madre... de l
No han tenido, l y los dems, poca fortune ;
pues si tardan unos meses, resultan hijos pstu-
Inos.


De La Justicia, de Madrid :
En muchos diarios: Primera plana:
Espaa para nada necesita de los Estados Uni-
dos.
En los mismos diarios: Cuarta plana:
The equitable life... etc.
Graepel & Sturgess... etc.
Vaya, vaya, un poco ms calma quitar los
anuncios.
Eso sin contar con que los americanos sirven
tambin para otra cosa.
Para darles satisfacciones.



De La Correspondencia, Madrid:
El desorden que reina entire los rebeldes hace su-
poner que se dirigen nuevamente d la Habana.
Pues si el desorden produce tal efecto, fig-
rense vds. lo que va suceder en cuanto se or-
donen.


De El Imparcial:
El crucero Alfonso XII ha encendido sus fuegos
fin de conducir Matanzas al general en jefe,
estando listo para salir.
Ni de la Habana Matanzas quiere ir Weyler
por tierra.
i Ah, valiente 1


Los frecuentes chubascos que cayeron ayer difi-
cultaron las operaciones de nuestras columnas...
Adis! habr comenzado ya la poca de
las lluvias?


As parece, pues segn el Heraldo, fuerzas
cubanas
pasaron el it al amanecer por Concos, en di-
reccin occidental, persiguindolas con lluvia co-
piosa hacia la Cinaga.
.Eso no vale. Si se les persigue con tales ar-
mas...

-------.* ~C--------


LA OPINION EN ESPANA


La Justicia, Madrid :

All esperen gobiernos tan menguados como po-
liticos mediocres, solucin aparente al conflict, de
la benevolencia de Cleveland, de la reaccin de la
opinion en Amrica, del apoyo caritativo intere-
sado de tales cuales potencias europeas... Siempre
el entendimiento de los dbiles, ha gustado de bus-
car fuera, en el auxilio ajeno, la fuerza que no halla-
ran en la propia energia, ni en la voluntad afemi-
nada por el continue disfrute y no discutido goce.



El Dilucio, Barcelona :

Mandando en Cuba el general Martinez Campos,
pas el grueso de los insurrectos de las provincias
de ,Matanzas y Santa Clara las de la Habana y Pi-
nar del Rio, sin haber sido deshecho cosa que sur-
prendi ciertas gentes. Y ahora, que est en Cuba
Weyler,.vuelve ese grueso de los insurrectos por el
camino que antes llevara, para entrar en las provin-
cias de Matanzas v Santa Clara, puntos de donde
parti, sin haber sido tampoco deshecho, cosa que
ha sorprencido Canovas, que confiaba en una
tremenda derrota para fundar su decreto de disolu-
cin.


La diferencia, pues, entire aquella epoca y sta,
por lo que la guerra se refiere, es de tiempo (un
mes ms transcurrido), de esfuerzos (unos cuantoS
miles de hombres ms embarcados para la isla) y de
complicacions (que han surgido por causa del cam-
bio de mandos). En lo dems estamos como est-
bamos.



El Globo, Madrid :
* - - . . . . . . . . . .....
Las situacionnes political se suceden. Por la que
actualmente pasa Espaa, parcese much la de
fines de 1878, y principios de 1879, aunque en
aquella terminaba una guerra que en la de ahora
puede decirse que est en su comienzo.



Hleraldo de Madrid :
..........-............
Hostil Espaa la voluntad de los Estados Uni-
dos; codiciando la posesin de- Cuba una parte del
pas, deseando otra parte la independencia de los
cubanos, nadie la prosecucin de nuestro dominio
sobre el menor pedazo de la tierra por nosotros des-
cubierta, bastaba mirar las cosas con el nimo libre
de toda pasin para predecir el conflict que nos
amenaza. No habia otro medio de evitarlo que sofo-
car rpidamente la insurreccin separatist. Desde
que se vi malograda esta esperanza, alejado por
largo tiempo el trmino de la guerra, pujante y en-
soberbecida la rebelin hasta el eXtremo de llegar
las puertas de la Habana, necesitbase estar ciego
para no ver la tempestad que se cerna sobre Espaa.
El primer relmpago fu la votacin del Senado.
Pero hubo todavia ilusos que dudaron del trueno,
que se taparon los oidos para no sentirlo. Ahora
vendr el rayo, porque en estas torrnentas de la po-
ltica no se cumplen rigurosamente las leyes de la
meteorologia, y an habr quien reciba la conmocin
con asombro, cuando debi esperarla de much
antes, como trmino inevitable y fatal del process
en que se ha ido desenvolviendo la hostilidad de los
Estados Unidos.
Casi todos nuestros hombres pblicos y casi to-
dos nuestros peridicos, desvanecidas ya para mu-
chos de ellos las ilusiones que alimentara el buen de-
seo, ms bien que el conocimiento de las cosas, em-
piezan persuadirse deque el conflict est planteado
en la forma de un dilema cuyos dos trminos son
harto terrible para Espaa: pactar con los rebeldes
por la intervencin de los Estados Unidos, recono-
ciendo la independencia de la Isla, sostener Cuba
afrontando la guerra con uno de los pueblos ms
ricos y poderosos del mundo.
Nadie confa ya en reacciones imposibles de las
Cmaras norteamericanas ni en la accin de aquel
poder ejecutivo, cuya amistad para con nosotros se
ha pregonado tanto desde las esferas oficiales como
prenda segura de paz entire ambos pauses. Al fin se
ha visto que slo eran voces aisladas las que conde-
nabah' estos dias el acto de senadores y diputados,
y se ha comprendido que Cleveland, ejerciendo una
magistratura que le convierte en instrument de la
voluntad national, acabar por ceder la presin
del espiritu pblico y por seguir al Congreso de
Washington, rbitro de la paz y la guerra, sean las
que fueren sus propias inclinaciones personales, en
las que, decir verdad, nunca hemos tenido una fe
muy grande.

Ilusorio es pensar en el veto de Cleveland. Pero si
el president de la Repblica llegase interponerlo,
seguiramos diciendo y temiendo lo mismo. Resis-
tida la primera votacin, para cubrir las apariencias,
tendra que ceder la segunda. Si las Cmaras en-
contrasen en el poder ejecutivo una oposicin per-
sistente, que no sabemos qu titulo puede prome-
terse Espaa, y que hasta seria insensata desde el
punto de vista norteamericano, el Congreso de
Washington andaria todo el camino, apurara todas
sus facultades, incluso la que le da el articulo 12 de
aquella Constitucin, y acabaria por rendir Cleve-
land, por tener en la prxima renovacin presiden-
cial, con Reed, con Allison, con Morton, con cual-
quier otro, un espiritu mejor dispuesto contra Es-
paa y un instrument ms dcil de la voluntad de
los yankees.
Ni debe tener confianza en el propio Cleveland
quien haya seguido, sin los ojos vendados como el
Gobierno espaol y como su representante en
Washington, las manifestaciones de peridicos es-
trechamente ligados al poder ejecutivo, los viajes y
trabajos del secretario de Marina,/los aprestos en is
astilleros, el ltimo cambio operado en el mando
superior del jrcito, los proyectos del general Nel-
son Milles, y tantas otras cosas que son expresin
harto significativa del espiritu que all reina.

La beligerancia es la insurreccin consagrada por
legitima, la Repblica de Cuba reconocida en los
Estados Unidos, el gobierno de los insurrectos au-
torizado para levantar emprstitos, para armar bu-
ques y cubrirlos con el pabelln de la estrella soli-
taria. La beligerancia dar los cubanos dinero y
fusiles; pondr de su lado los elements vacilantes
dudosos de la isla, que tienen que vivir con lo


present, es cierto, pero pensando en los destinos
futuros de Cuba; permitir movilizar para la cam-
paa prxima la reserve de la insurreccin, hoy
desarmada, y lanzar al campo, antes de que ter-
mine el nuevo perodo de ll'uvias, un contingent de
cuarenta cincuenta mil hombres ms.


BIBLIOGRAFIA

Diccionario Enciclopdico de la Lengua Cas-
tellana. Garnier Hermanos,. editores-libreros. -
6, rue des Saints-Pres, Paris 1895.
Todo el mundo sabe que desde hace much
liempo est agotado el Diccionario de la Langua
Castellana, por la Academia Espaola, y que apesar
de los plazos sealados para la reimpresin nueva
edicin, los que necesitan este libro se ven forzados.
aceptar uno cualquiera, ms menos bueno, ya
que el official sea el que dice que limpia fija y
da esplendor , ha- venido convertirse en rara
avis.
Esto, como bien se concibe, ha sido causa de que
muchos vivan buscando siempre el diccionario ms
complete y ms al dia, pero sobre todo, que est
en un. todo conforme con el de.la Academia; y de
aqu la desesperacin de muchos editors por llegar
al sumum, sin pensar que no es ppsible abordar em-
presa de tal magnitude, si nose cuenta con los gran-
'des y diversos recursos que esta clase de obras re-
clama imperiosamente..
Comprendindolo asi los seores Garnier Herma-
nos, acometieron la publicacin del Diccionario
Enciclopdico de la Lengua Castellana que nos
ocupa, y que sin duda es el empeo ms cum-
plido que en su gnero se ha realizado en nuestro
idioma desde hace much tiempo.
Primeramente destinaron un respectable capital
que permitiera hacer frente todos los gastos que
ocurrieran ; despus eligieron competent redaccin,
la cabeza de la cual han figurado los seores Elas
Zerolo, Miguel de Toro y Gmez y Emiliano Izaza;
y por ltimo, han invertido ms de siete aos en
la redaccin impresin de dos volmenes en folio
que encierran : 2,414 paginas, 9,656 columns de
tipo pequeo, 671 retratos, 637 vietas, 93 mapas
iluminados en negro, I cuadro de banderas.
Esto por cuanto hace las condiciones mate-
riales ; veamos las otras, ms importantes sin duda,
saber : contiene las voces, frases, refranes y
locuciones de uso corriente en Espaa y Amrica,
las formas desusadas que se hallan en autores cl-
sicos y la gramtica y sinonimia del idioma, todo
ilustrado con ejemplos y citas de escritores antiguos
y modernos, la biografa de los hombres que ms se
han distinguido en todos los tiempos, la geografa
universal, la historic, la mitologa, el Diccionario
de la Rima, por Pealver, etc., etc.
Como se ve, el plan es vasto, pues saliendo de lo
extrictamente lingstico, entra en los dominios de.
lo enciclopdico que ms se relaciona con aquello.
Esto nos parece suficiente para que se tenga una
idea de cuanto represent el Diccionario de los se-
ores Garnier Hermanos, y del much servicio que
puede prestar. Bien sabido es que la bondad de toda
obra humana no impide que pueda hacerse mejor ;
mas con referencia sta de que hablamos, no nos
equivocaremos al decir que en castellano no hay nin-
guna de su clase ms al dia, ni de sistema menos
complicado y difuso al hablista ni al investigator.
Esto constitute por si solo un xito bien lisongero.

NOTA. En esta seccin daremos cuenta, ms
menos detallada, de toda publicacin, de la que se
nos envien, franco de porte, dos ejemplaros.


ADMINISTRATION

Rogamnos nuestros favorecedores,
cuyog abonos terminan en el co-
rriente iies, que Oe sirvan hacer efec-
tivo el nuevo trimestre, fin de que
no experimenten demora en el servicio
del peridico.

En virtud de que nuestro,primer nme-
ro vi la luz el 23 de enero, dicho nuevo
trimestre s61o importar seis francos cin-
cuenta cntimos, en vez de siete cincuen-
ta, y el semestre catorce francos.
El Administrator.


Dr Roberto F. TRUFLEY, abo-
gado, se encarga de toda clase de ne-
gocios judiciales y extrajudiciales re-
lacionados con su profesin.
22, rue Bergre, Pars.



SASTRERA INGLESA Y AMERICANA, DE STERLING
34, nRE DL QUATRE-SEPTEMBRE

Trages y abrigos para caballeros. Se
habla ingls y espaol


___ ___




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs