Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00008
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: March 12, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00008
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text




















Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN USCRIPCIN EN FRANCIA
Mazo1Un ano, pago adelantado........... 30 ir.
O, Rue Baudin A I PARIS Marzo 12 de 1896 NUm. 8 eeste, ............
J' 9:'1-Un trilmestre, id. id ............... ";.50L
Tolegrato: A."tALAT)OaA >- -yTBB. B.5
''c'r-'f : 'OEN EL EXTERIOR
E ONOUn ao, pago adelantado .............. 3 fr.
SE P T.. BLIOCA.. LOS JTTEVESS Un semestre, idi. d. .......
No se devuelven originalPs NUMERO SUELTO....... O r. 50 cts.


SE SOLICITAN ALIANZAS


Espaa, la nacin que durante un ao,
mientras se trataba de la guerra contra los
cubanos, nos ha estado hablando diario
de su fuerza, de sus recursos, de su energia
y de su heroicidad, se amedrenta, dA satis-
facciones y pide auxilio slo ante el anun-
cio de un conflict con los Estados Uni-
dos.
A los cubanos que han venido pidiendo
durante tantos aos un poco ms de justi-
cia y un poco menos de inmoralidad metro-
politana, se les ha contestado con la burla
con la injuria, y cuando se han levantado
en armas, el gobierno espaol, creyndolos
dbiles, les ha amenazado con la extermi-
nacin. Pero de pronto, como un just cas-
tigo, se levanta frente Espaa un pueblo
grande y fuerte que le lanza, por boca de
sus representantes, justas acusaciones y
vengadores ultrajes, y esto basta para que
la soberbia se convierta en humildad, las
injuries en cobardes explicaciones y la
fiereza en augustia mezquina.
Aquellos que hablaban de enviar Cuba
su.. ltimo hombre y su ltima moneda,
creen sin duda que no es prudent enviarlos
un poco ms al Norte, como si en Espaa
el honor dependiera de las latitudes.
La arrogante nacin castellana, que juzga
deshonroso ceder A los cubanos sin haberlos
vencido, cree sin duda honorable. humi-
llarse ante los Estados Unidos sin haber
luchado.
El incident del Alliance, la reclama-
cin Mora, la cuestin Concas, los escn-
dalos de Barcelona, todo ha sido para Es-
paa objeto de satisfacciones los Estados
Unidos, y punto ha estado de expresar su
regocijo y su agradecimiento por las frases
que le han dedicado los Senadores de
aquella nacin.
Pero esto no podia continuar; el valor,
la energia y las otras tan decantadas cuali-
dades del pueblo hispano, renacieron al fin,
y la patria de Pelayo tom una resolucin
supreme : buscar toda prisa la alianza de
una nacin que se prestase a socorrerla en
tan apurado trance.
Desgraciadamente para ella, las naciones
de la vieja Europa tienen todas alguna preo-
cupacin que les impide ponerse al lado de
Espaa, aun dado caso de que alguna se
decidiese A ser su cmplice en el crime
que ella se propone consumer.
En las relaciones de los pueblos, como en
las de los individuos, rara vez se encuentra


'colaborador para ciertos empeos. Y es pro-
bable, es seguro que nada ganar Espaa
-con haber-cambiado su tradicional.cartel :
SEsta-casase alquila,
por otro ms triste y ms ridicule :
SE SOLICITAN ALIANZAS


ECCE WEYLER

Leemos en un diario:


Weyler ha mandado para Isla
asuntos politicos, 52 personas.


Y en otro :
Pasa de 100 el
nmero de los
fusilados por
Weyler. Los pre-
sos y prisioneros
que traen del
campo al Morro
la Cabaa, se
sacan cada ma-
drugada 8 10
y sin formacin
de causa se fusi-
lan y entierran,
sin que haya
quien se atreva
decir palabra,
porque se ha
prohibido i los
peridicos bajo
penas seversi -
mas.
Reproduzca-
mos algunas


de Pinos, por


palabras del
enrgico Senador americano Mr. Sher-
man :

Las manos del general Weyler estn tintas en
sangre de hombres y de mujeres indefensos, y si
se le deja continuar por ese camino, ningn poder
,del mundo impedir que los Estados Unidos arro-
jen esos brbaros.

Y preguntemos ahora : Hay que esperar
ms todava? Qu nacin civilizada no se
estremece de horror ante los asesinatos que
diariamente, en el silencio de una fortaleza
y ante una prensa amordazada, compete con la
mayor tranquilidad el odiado y repugnante
sucesor de Martnez Campos?
Vanlo las naciones, frente :

La abundante racin de carne humana
Que tiene de alimento
Y en devorar se afana,

y digannos si no est justificada la honrosa
protesta.de los Estados Unidos, y si no
llena el ms humanitario de los deberes
todo otro gobierno que tambin eleve su
voz en nombre de la civilizacin y en apoyo
de los derechos que reclama Cuba.
Qu ms se espera?



*


GENERAL MANUEL


SUAREZ


Como ejemplo de amor la libertad, de disci-
plina y de abnegacin, puede citarse al general
Manuel Surez entire los veterans que desde el
primero hasta el ltimo dia mantuvieron el pa-
belln de la independencia en la guerra de los
diez aos.
Hijo de Canarias, se consagr la milicia,,pa-
sando de guarnicin la Habana como official
del regimiento de la Corona; y bien pronto, por
su agradable carcter y finas maneras se gan las
simpatas y el aprecio entire la ms distinguida
juventud haba-
nera.
Al tenerse en
la capital noti-
cia de lo que era
Sen verdad el mo-
vimiento de Ya-


ra, no sintin-
dose menos cu-
bano que los
nacidos en la
isla, se situ en
Nueva York y
puso sus servi-
cios la dispo-
sicin de la Jun-
ta Cubana. All
permaneci al -
gunos meses ins-
truyendo los
reclutas que se
disponan mar-
char la guerra,
hasta Mayo de
1869, en que con
el grado de ofi-
cial del batalln


Rifleros de la Libertad cuya organizacin
hubo de contribuir much form parte de la
expedicin del vapor Perit, una de las ms im-
portantes llegadas poder de los revoluciona-
rios.
Atacada en su desembarco dicha expedicin
por mar y tierra, apresado el valioso carga-
mento que conduca, pero prontamente y con
loable heroismo recuperado por los cubanos, el
hoy general Surez tuvo ocasin de probar su
pericia y su valor, secundando las rdenes del
ilustre general Jordan, quien de manera tan bri-
llante hizo morder el polvo los espaoles.
Desde entonces hasta elZanjn, fueron muchos
los combates y las acciones en que tom parte,
evidenciando tal tenacidad en la lucha, 'que al
mismo enemigo le impona respeto, as como par
lo muy disciplinadas de las tropas que mandaba.
Al firmarse el Pacto, Surez fu uno de los que
no vieron en aquel convenio ms que una tre-
gua de que iba disfrutar un pueblo que ha-
ba de ser libre ms tarde, y por eso mir con
desdn al Partido Autonomista, con desprecio al
Conservador, y retirndose con su bien ganada
graduacin de brigadier su hogar del Cama-
gey, all ha aguardado que esta Revolucin,
ms incontrastable y pujante que la anterior, le
llamara nuevamente ocupar su puesto en la
pelea.
Ascendido general, hoy opera en el Cama-
gey y las Villas, donde ya ha obtenido varias y
brillantes victorias.



*


COMUNICACIONES OFICIALES.

S"REPBLICA DE CUBA

GOBIERNO PROVISIONAL

YO, SALVADOR CISNEROS Y BETANCOURT, PRESIDENT Dl:.
LA REPBLICA DE CUBA
A todos cuantos la present vieren, salud.
En virtud de las facultades que me hart
sido conferidas por la Asamblea Constitu-
yente, segn acuerdo de diez y ocho de Sep--
tiembre de mil ochocientos noventa y
cinco, vengo en conceder al ciudadano,
Toms Estrada Palma, Delegado Plenipo-
tenciario del Gobierno de la Repblica, las-
facultades siguientes :

Cuarta : Emitir sellos de correos de las deno.-
minaciones que juzgue convenient, para el ser-
vicio de la Repblica.

En virtud de las facultades que me confiere I-
clusula cuarta de dicho poder, he dispuesto hacer
una emisin de sellos de Correos para la Repblica de:
Cuba, de las siguientes denominaciones :
2 centavos, gris.
5 idem, azul.
io idem, anaranjado.
25 idem, verde.
Y para conocimiento general se public en los.
peridicos oficiales de la Repblica.
El Delegado,
Toms Estrada Palma.
----*----*it~-------

NO HABR CONFLICT.

Vemos en La Justicia, de Madrid, que eI
fiscal del Tribunal Supremo, adhirindose
al defensor, haba pedido la casacin en la
causa seguida al Padre Casas por haber
ordenado, siendo gobernador eclesistico-
de la Habana, que los prrocos no dieran.
certificaciones sacramentales para los ma--
trimonios civiles, contra lo prevenido en el
Cdigo penal en su articulo 144.
Con ese motivo pregunta el colega si
tendr razn el Tribunal Supremo e1.
Cdigo penal, evidenciando asi el conflict
que salta primera vista.
Pero pierda todo cuidado, que los dos y
ninguno tendr razn, por impossible que
ello parezca. En Cuba, desde que rige la,
ley del matrimonio civil, mejor dicho,.
siempre, los mandatarios eclesisticos lh'a
hecho lo que mejor les ha parecido, sin
cuidarse para nada de las disposiciones.
superiores. Repetidas veces la prensa ha,
denunciado estos atropellos; en muy pocas,.
algunos eclesisticos han sido procesa-
dos pero despus de cartas y viajes
Madrid y Roma, ha venido saberse-
que los acusados eran inocentes...
Un ejemplo muy reciente es el escndalo-
del Padre Redondo, que vino reducirse .
que el famoso Cura de la iglesia del
Monserrate, en la Habana, es un inocente-
ms, ya absuelto de toda culpa y repuesto
la cabeza de sus feligreses.
Lo mismo, no dudarlo, ha de acontecer
con el Padre Casas, sin que surja conflict
ninguno, puesto que se trata de un asunto
de Cuba, pas en que el powder clerical,
lo mismo que el civil y el military, nunca.
ha acatado ms ley que la del embudo.


*


General Manuel Surez


,ley> 1







LA REPBLICA CUWANA


MARZO 12, 1896.


LA REVOLUCION CUBANA
y la raza de color
(APUNTES Y DATOS)
(Finaliza)

1 ... ." *l ,
U&n tza di LiTre I ,piis Lutano. del..inarquirc_ ?, 'bMrt.r..r ,-
mi*.:, espaih. .:1 tego y ..1 mulai.:' cotrr patiran
r-n .. .b. anC: -el .:.biernc i la adm&jnistraoi>ln del
pais. A' nad;e se le preg u ari.-caJ es el e oi>r de su.
*piel, -Wi' sus a n~F iez nacWer.:.n en el -riFtr6&-
Alemania 6 en el corazn de Senegambia; todos
habr de exigirseles aptitud, condicin, dotes, par~a
el cargo que cada, cuil 'pietenda desempetar Esta
es la forma ms alta de la igualdad social, y es sa-
bido -queesa.-est --e~st--fera -del alcan-ce del legislator,
que es purarnenie tindividu-al'y vodluitaria. El Es-
tado no puede obligar -qe cada ciudadano tenga
estos aqueli.s .usios. lstas .. aquellas pieferen-
cias, estas aquillas- c.stumbr-s. Esto de la igual-
dad social es tan espontneo y;~oluntafio, que se d
el caso de un demcrata convencido que rechaza el
trato del negro ms culto y ms moral, como se d
el caso opuesto de un aristcrata, monrquico y
hasta noble, que tiene hijos, que adopta y reco-
noce, con una mujer de la raza de color, inculta
y veces hasta inmoral. En Cuba vemos y pode-
mos citar numerossimos ejemplos de ambos casos.
Los que del esclavo hecho por el gobierno de Es-
paa hicimos el ciudadano sin color de la Repblica
de Cuba; los que del ciudadano hicimos soldados,
oficiales, jefes, no habramos de vacilar un punto en
hacer magistrados, administradores, representantes,
ministros, jefes del; .Ejecrtivo. La nueva organiza-
cin no podr hacer ms. Al gusto, al carcter, la
ndole de cada cual quedar luego el derecho de to-
mar puesto en el cbncierto social.
El\ pueblo cubano, sin- excepcin, es 'uno de los
puableos ;miss gobernables del mundo. Los gotber-
nantes epaoles pueden .dar testimonio de su .in-
dole mansa, pacifica, lab...riua. Amamos el trabajo
por el trabajo mismo, y Galvez en El Tbano -
ha demostrado que los campesinos cubanos son
ms trabajadores que los ,inmigrantes canarios que
sirddcliean tla ,venta de t.l;lE~o.es dela Loteria, y que
lgtS.itrmjaiganltes~peninmalares que se pasan la'vida
dndose paseos, en chaleco y. panrtrifi.. destrs del
mostrador. Nuestra privilegiada posicin geogrfica,
nuestras relacipnes mercantile, la misma feracidad
de nuestro, suelo, todo, todo nos excita y obliga
-,practicar la grande y fecunda virtud del trabajo.
No hace much tiempo que unos viajeros norte-
americanos, que recorrian el departemento oriental,
se hicieron lenguas en la prensa de New York elo-
giando la inteligencia, y moralidad de los hombres
de color de aquella region de la isla. Aquel elogio
era estricta justicia mritos indiscutibles. Los mis-
mos parecidos elogios.pudieran hacerse del hombre
de color del Camagey y de las Villas, mas no asi de la
mayora de los hombres de color del departamento
occidental, por causes que pronto explicaremos.
Numeroosos y b;illats eiieplus .tenemos de las
aptitudes del mulato cubano. El negro criollo de la
isla de Cubales ms:inteligente que sds congneres
de Hait, de Jamaica y de los Estados Unidos. En
Oriente, por ,el carcter ms liberal y ms human
del cubano blanco, por la influencia de la colonia
fiancesa, all establecida depus de los desastres de
Haiti, y porque en el afetal y el cacaotal la escla-
vitud era menos dura y depresiva, el hombre de co-
lor estaba 'bien preparado para convertirse sin
grande esfurzo en ciudadano til y probo. En Ca-
magey el negro era hatero 6 montero : el oficio
que se dedicaba era oficio varonil, en armona con
su ndole, andaba caballo ejercitando sus fuerzas
y su voluntad :por eso pas sin esfuerzo de la con-
dicin de siervo la.categora de guerrero. La escla-
vitud domstica, en muchos casos, di el esclavo
dignidad y.carcter de hombre. Pero en las comar-
cas delps ingenios, donde, fuerza de ltigo, el es-
clavo hacia cada da faena mayor y ms dura que la
del buey del caballo, all fu siervo, peor an,
bestja de carga, cosa, mquina de trabajo. En Oc-
tidente la masa blanca ha participado de la misma
degradacin que estuvo sometida la masa negra.
El fiaiguismo, repugnante cancer social que puede
y debe mostrarse al extranjero como un ejemblo de
la eficacia y bondad de la civilizaci6n espaola, solo
se conoce-en Occidente; esa simiente de barbarie y
Sde -muerte, amorosamente cultivada por el gobierno
que la ha fomentado y tolerado, no poda germinar
en aquellas otras comarcas de la isla donde el negro
trabaja y aumenta de continue su caudal de civiliza-
cin y de digni4ad. Esto que decimos, lo ignoran,
por desgracia, niuchos cubanos ilustiados de Occi-
dente, para quienes se refunde la isla de Cuba en la
Habana y en las dolorosas miserias de Vuelta-Abajo.
El cubano, que en. lo general gusta de viajar por el
mundo, apenas si ha recorrido con espiritu de ob-
servacin 4o0lil6metros de la tierra natal. Los" hom-
bres de color en la Revolucin pusieron de mani
fiesto virtues civicas que no se conciben sin los
antecedentes que hemos anotado y que contribuyen
explicar del mismro modo por qu el oriental
toma la iniciativa y resisted el ltimo, y por qu el
occidental es el de las. omponendas y el enemigo
de todo procedimiento qei no sea el ms parecido
al de los pica-pleitos y oficiales de causes.


Para esos que temen al negro al mulato en Ja
plenitud del ejercicio de sus facultades d~e ,udadi ,-n
en Cuba libre y s.-br.irna. e;.i:rn los nii>S .:. ,peli-
-r.:r queA Bris ai'n par3 1:5s ~ecla\'isi.i c ajrnd.: .se pe-
da. pr o1.; radi.:ale-; i .'a:oli:iL.n- irmediata y total
de a.laiciaud. Tod.:d: ., setaron plaza de profetas y
prortL'r..,i ron la. cia.iiroi,':. ms-espantosas. Y, en
etecs. em~lBo.. ii ..Slaj.itud y.... la sangre blaiia
qj.i.; d-.rranmrr.:.n 1:-, libertos no hbiera nutrido a un
: ii 'quito.
Sluc'hon~e ha pr.:palad:,, y aun hoy se pr:pala, que
iCuba Libre seria aitrtn: de escenas parecidas, , Is
desenfadados ignorantes qus desconocen la historic
de aquel pais vecino, son torpes propagandistas de
monstruosos disparates. Baste un solo dato para se-
guir adelante en lo que nos hemos propuesto demos-
..arz .lapoblacin de.Hait, la vispera de la.ruidosa
catstrofe, se compona de 5oo.ooo africanos y de
25.ooo franc..s europeos y criollos, sea 2.000 afri-
canos para cada 20 blancos. Y estos 25.ooo hombres,
despues de decretar la emancipacin de aquel medio
milln de esclavos, de otdrgarles derechos civiles, los
volvieFon de nuevo su servidumbre y sus cadenas!!
La energa de la gente 'hispano-iamericana' es tan
grande y poderosa, que si no bastaran para. acredi-
tarla las guerras por la independencia las guerras
por la reconquista .y restauracin emprendidas por
algunas de aquellas naciones, bastara citar la histo-
ria llena de peripecias, abnegacin y-sufrimientos de
la vecina repblica de Santo Domingo, que ignomi-
niosamente abandonada vendida por su Metrpoli,
que siempre entr alli como len y sali como perro
molido escobazos; de ese Santo Domingo, que ora
vencido, ora vencedor, ora subyugado por su vecino
el haitiano, ha podido conservar la integridad de su
territorio, y aun arrebatar part de su tierra al.val
y.adversario, que no ha podido someterlo ni exter-,
minarlo apesar de su fuerza y superioridad numrica.
Las prevenciones y los prejuicios entire blancos y
negros, no obstante lo que llevamos dicho,.no desa-
parecern en ciertas conciencias y en ciertos terri-
torios de la isla hasta que el .andar del .tiempo,
trayendo nuevas generaciones la vida social, no
haya borrado, en Jos primeros, los fieros sentimien-
tos del mayoral del pirata negrero; en los segundos,
la triste ignorancia del siervo. El hombre de color
en'la'isla de' Cuba no tiene campo, horizonte, luz,
sinbo 'a sombra de la bandera de la Estrella Soliia-
ra. Espaa. que 'lo hizo esclavo, que lo azto. que
lo enviteei, que resisti cuanto pudo la hora ,de -su
libertad!y su dignificacin,- lo desprecia, lo him.illa
y solo -lo llama y lo halaga para hacerlo care de
can. El cubano autonomista, en su mayora, lo
mira con despego, porque en esa mayora se cuen-
tan los antiguos hacendados criollos, los arist-
cratas degenerados que antao fueron seiores'- de
ltigo y cepo. Otros, por cuyas venas .corre confnri-
dida la ms pura sangre azul con lans autntica
sangre africana, odian al negro porque no hsa pe:or
cuna que la del mismo palo, odian al que ayer fu
siervo infeliz como odian, sin critical ni media, lo
mismo al espaol burcrata, hambriento y ladrn,
que altespaol laborioso, que lucha y trabaja, que
crea un,hogar y se hace una posicin con el fruto
de sus afanes y de sus sacrificios.
.El Partido Revolucionario de ayer, la Revolucin
Cubana de hoy, segunda eia de la Revolucin de In-
dependencia iniciada en Yara, ha hecho ya declara-
ciones terminantes y nobilsimas acerca de la posi-
cin y destino de la raza negra. Esa es la voz serena,
el acto solemne del fuerte. El que tiene conciencia
de su nit.id.y esta es la base de la verdadera for-
taleza moral, ni teme ni adula :En el corazn del
cubano digno no hay hueco para el odio. Quede eso
para el que odia las calladas, misero y ruin, y en
la plaza pblica besa sumiso la mano del amo. Para
el negro hay.amor, apoyo, Luz, concordia, como hay
fraternidad, campo, libertad, justicia, para el espaol
que en Cuba se siente vctima de un .gobierno sin
vinculos que lo unan la tierra, explotador, rapaz y
venal, fomentador prfido de la anarqua permanent
de un bando faccioso y privilegiado, de la miseria
que ha arrastrado el pas su codicia desenfrenada, y
de la barbarie de que son ejemplares acabados el ia-
iguismo en las ciudades, el bandolerismo en los
campos, el chantage en la prensa, el latrocinio en
el foro,'la venalidad en la administracin de justicia
y la corrupcin ms escandalosa en las altas esferas
sociales que viven sometidas la perniciosa.accin
official.
La Colonia es un enfermo anmico, medio paral-
tico y ulcerado de la cabeza los pis. El remedio
herico de la Revolucin cauterizar las llagas, dar
vigor los msculos y llevar nueva y rica savia al
orgarnismo depauperado.
Un cubano sin odios.
Habana, Abril 895.



ACLARACIN


Hacemos constar que el seor Gustavo Ca-
brera, que figure entire los vocales de la sociedad
patri6tica Cuba Libre, cuya nmina hemos pu-
blicado en nuestro nmero del 27 de Febrero, no
es el seor de igual nombre y apellido, natural
de Puerto Rico y resident en Lndres.


MIANUEL Di


E LA CRUZ


Ai 1 ,
Au iue -Ien la i'ltima s'.a-inma lleg4-i d.O-
sotr,)a. dolorosa aevna, noiq uisi.mosami i-
c.iarla 1-,asta que l., ca,'l [ ',,as p Ir. cos ,.i.e 'V
avi uardil.l.ariios de Ntueva York .to la .onfir-,
ila.ran, 6 vinieran 'i librarnos de la iugus-
tia indecible.en que .aqiuel rtimir n:s habia
su mido. '; .
Mas al fin, la irreparable desgracia es
cierta: Cuba ha perdido un escritor de m-
rito y un patriota probado; La Repblica
Cubana. un. .inteligente colaharador,, y el
que estas lineas describe, un compaero de
empresas y luicas political y literarias.y un
amigo noble y generoso, leal y franco, que
no vivi sino consagrando su vida entera
la conquista de la independencia de la pa-
tria. ."
Por hoy nos falta tiempo y' calna para
decir ms. En nujestroi nimero prximo ten-
dremos ocasin de dedicar Manuel de la
Cruz el ltimo homenaje que reclaman sus
mritos y sus virtues.



--------**-------

CONFESIONES


La Correspondencia de Espaa copia del
Diario de la l'lbana una carta en la que un ofi-
cial espaol describe extensamente la itccir de
Paso Real, haciendo -importantes declaraciones
que creemos oportuno reproducir. He aqu algu-
nos fragments de los :que subrayamos ciertas
frases :
El enemigo que desde el principio se bati con
uma s ,r que yo nunca cre possible en l.
O.ar no creera ms que lo que haba ledo
en los peridicos de Madrid.
Se rehz.:, pronto y bien en la inmensa.llanura que
la stlida del pueblo existe.
4,lanu S ? pues no dicesVds. que' lo scuba-
nros ~sor ..- baten en los bosques?
A'1 II -'.ar .ti ,' \ .rlo formado perfectamnente, abar-
cando ~ ria iri iea n forma de semicrculo de nms de
cuatro kiilrtnmci-', no pude reprimir un gesto de
desagrado. ,

La accin volvi empearse tenazmente.

.... Y retumbaba el caon, retrocediaa apieza;
una inmensa bola de humo nos envolva, y al disi-
parse vease estallar la primera granada entire las
filas insurrectas abriendo brecha terrible en aquella
humana muralla. Y sin embargo, nuevos hombres
cerraban el hueco que el plomo abri, y no me
canso de repetir que jams pude imaginarme tuvie-
ran los insurrectos destreza ni valor como el que
dembstraron.
Entre tanto el semicrculo (de cubanos) tenda
cerrarse por el costado izquierdo; lentamente avan-
taban como avalanche abrumadora aquellos ginetes
raros yfanticos.
Si s tratara de espaoles, seran hrrli,.o.-.su-
blimes..
Avan;aron de nuevo, y de pronto relucieron los
machetes. Se oy un gritero ensordecedor, lanzaron
los caballos al galope y el advance se hizo decisive.
i Era la carga al machete dadapor los renombrados
orientales Entonces mir hacia el centro, y una
exclamacin de ira y de coraje se escap de mis'la-
bios : lo que vi es dificil de escribirlo; I tamrbin all
cargaban contra San Quintn, y eran ms de,2.ooo los
que cual fantasmas, todo correr sus corceles, que-
ran cuerpo cuerpo, lucha por lucha, arma por
arma, destruir la hermosa y brava line de nuestra
bizarre infantera.
No supe en aquel instant, querido amigo, qu
admirar ms : si el arrojo de aquellos locds,,que
viendo caer ante la lluvia de balas Maser sus
compaeros, seguan impvidos chocar contra
nuestras bayonetas, la seguridad incredible de
aquellos nuestros soldados,. etc.
Y aqu sigue cantando como a ciego del con-
trario.
La Correspondencia, en sus comentarios, deja
escapar (quizs sin darse cuenta) este homenaje
al general Maceo y sus intrpidos ginetes :
Aquella guerra no se parece ninguna del mun-
do. Los ataques la bayoneta, las cargas de caballe-
ra, los encuentros machetazos y la lucha cuerpo
cuerpo que penas registran ya las crnicas de
las batallas modernas, realzan el valor de los que
pelean y acreditan una vez ms la constancia intre-
pidez indomable de-nuestra raza.


Dnde estn, pues, los cobardes? Dnde los
que huyen siempre?
AhoCj s diceverd.id [t C,, r,'-i01,,i ii t1 1it: li
':ir..r i s de las mod,.i na Ii l.it .s rI o ;iW'i'trnjt
encuentros como aqi..-lo- : : .. aqu.,lla uierra no
se paree? i ,1 ur nti na del l ni.mdJ... .

9i --


NI .LAS MUJ.ERES !


Los peridie:-,s de la capital d1-e Ouba bl Ian
pliubli.I'. ii lineas sigueiP ies : i-
[la 6lghIlo :i 1.a Habana en cadenas, para in-
gresar en el' Morro, la seora Manuela Cancino
de Beola, d Mianzanillo.
Toda persona honrada, que no conozca
de cuintos i;uienies es culpable el uLieriL
de esa nacin de parias ., como la llam
el ilustre Senador Mr. Sherman, pensar que,
,se t-rata-de una envenenadora., -de uana .par-
ricida, de una extranguladora de nios, en
fin, de irina furia en f'iirma de inujtir, y an
asi, halbrJ }, preg.inrlse sogrreadidi.. -i es
tanto el idi eoi u inspire .~,ICiminiiii1l fa-
inosa. que 1 lei.gitfin esipa i no necesi-
tado de ,..,. ad- -:or l .dui, ei i iera
temibl,-. i.Lesdei- a ei ia rtae de S~nl i' de'
Cuba i .itrai dala .LS]iai a
Per:, t,:i.lI t . 's.v eia nt.e tiri. en
la idlijnaci.,n j a i :~ j:i& a. a1l saber
cuanto hay de cierto en este crime mds
del asesino Weyler y de su esbirro Pando,
historic qcie vamos' hacer para que se
pueda aquilatar todo lo-que hay en .ella de
odio al cubano, de infamia y de cobardia.
La s'ora' ri uela CanCino -es una co-
nocidai poetisa de orenle. n ire. de fai iii a
y director de una ela escueae ninas enl
piovinca de Ianzanillo. Cuando la guerra
pasada, y siendo muy jven todava, en
unin de dos hermanas sigui un herma-
no que fu cumplir con su deber pelean-
do por la bandera de Cspedes y de Agra-
mente, y una vez celebrao e1 Pacto, se esta-
bleci en Santiiago de,'ba y mis tarde en
MauzanilhO.
En el iceual iicilirniento, su historic po-
litid t sin duda merecedora de pasir :i los
Sanoales de nuestra epopeya- su talent y
su ilustracin, que la han colocado en el
rango d los que piensaii en aquella her-
miosa y ::Vlieltee Te iln cubana, han' sido
causa bastante para que la envidia, la riva-
lidad y el odio apayados por la cilumnia
y porla deiaci.in puestas en juego por el
gobierno espaol hayan al ii.pldo:llo: y
ultrajado esta dignisiun culana y por
todos concepts respectable seior'a, arran-
cndola de la tranquilidad de su hogar y
d'e los brazos de su desvalida hija, para
arrojarla e:e l,;l.rega y hedionda prisin6
como no la conocieron ni Sor Patrocinio ni
Higinia Balagu, er ese par de criminals
espaiolas.i.
.1e ia4u grades rasgos lo que pasa
con la seora Cancino, y he aqui .tambin
como en todo se- viene reproduciendo en e ta
guerra la ferocidad espaola que conmovi
a l aundo civilizado durante la Revolucin
de 1868 1878.
Recurdese que entonces el general Por-
tillo y ,solo porque era hermana dle dos
patriots que figuraban en las filas cubanas
sepult en una prisin, de donde sali
demente y moribunda, la bella seorita
Martina Lorda, hija de una de las princi-
pales families de Santa Clara.
Recurdese al coronel Gonzalez Boet,
amenazando fusilar en. el mismo calabozo
su prisionera de guerra la seora Micaela
del Castillo cuyas prendas ya haba
robado porque esta renrgica cubana no
quera delatar a su esposo, nuestro muy
llorado amigo el Dr. Felix Figueredo.
Recurdese los presidiarios del batalln
de voluntarias del Orden, mandado por el
brigadier Acosta y Albear, robando y ase-
sinando las seoraS .Mora de Mola y
sus inocentes niios, y quemando luego los
cadveres con alegria de salvajes.
Bastan, pues, estos antecedentes para
demostrar que la Espaa de hoy en Cuba


-~ i--- h --







MA.RZa 12, 1896.


'LA REPBLICA CUBANA


es la.Espaa. de avyer, y que el atropello in-
fame y cobardb de q~ne es victima una- se-
fiora enferma,, cargada de cadenas y arro-
jadan una fortaleza de las ms importantes
de la Habana, viene una vez ms . justi-
ficar la protest de ,ts naciones civilizadas
contra una metr,polt ciiyo intstinto, feroz y
sanguinario no se. detiene ante los i:nde-
fensos, ho liM es, aate, les inocentes nilios,
ni ante las dbiles mijeres.

.~------ "---

A NUESTRAS FILAS


Por cartas y peridicos sabemos que se
encuentran en Cayo Hueso los seiores J'os-
de Armas y Cspedes, unoi de los veterans
de nuestra prensa; el fogosa periodista
Aurelio Ramos, y Merlt, y el ilustrado
Dr. Esteban Borrero Echeverria; y en Nueva
York, el Sr. Jos de Armas v Crdenas.
escritor de reputaci..ni bien garnad bajo el
seudnimo de JAisto de Lara.
Mucho nos congratulaque, respondiendo
al llamamiento del ms sagrado de los de-
beres, hayan venido estOs compatriotas y
amigos poner sus talents al servicio de
la causa cubana, segi a ya lo han mani-
festado en nobles y honrosas declaraciones.

r,------ -* g-------


INTERVIEW DEL 6GENER.\L GMEZ


A la carta del general Maceo, publicada
en nuestras columns hace dos nmeros,
tenemos acasin, de, agregar-- hoy various
fragments de una interesante interview
concedida por ql general en, j.eft. Mximo
Gmez M. Scovel, corresponsal de The
World, ,uno de los primeros diariosde los
Estados Unidos.
Dicha interview celebrse el 26 de enero
en el cuartel general de nuestro caudillo,
situado entnces en San Antonio de los
Baos (provincia de la Habana) y de su im-
portancia pueden juzgar nuestros lectores
por la:parte que les ofrecemos, la cual no
solo es la mayor, sino tambin la ms rica
.en. pormienres y declaraciones que hablan
muy alto en favor del plan de nuestra
guerra y de los acertados propsitos del in-
victo primer jefe del ejrcito cubano.
Hablan, pues, el general ,Gmez y el
citado corresponsal del diario neoyor-
quino :


En contestacin la pregunta: Hasta qu
grado afectar la situacin de Cuba Ia sustitu-
cin del General Campos por el General[Wey-
ler. El General Gmez dijo:

El cambio favorecer, la causa de Cuba. Hemos'
perdido el enemigo ms poderoso en el General
Martnez Campos. Su firmeza de carcter y su in-
fluencia personal han mantenido al lado de Espaa
nueh.os de los cubanos ms ricos y de ms in-
fluencia, que de otro modo hubieran seguido sus
inclinaciones naturales ayudando libertar su pas.
Sin duda alguna, Martnez Campos es el primer ge-
neral.de Espaa. El ejrcito lo idolatraba y con su
separacin ha. perdido el jefe de su confianza. Con-
sidero sus buenos soldados en la misma situacin
en qae .se encontr6 el gran ejrcito francs cuando
perdi se separ de Napolen I.


Creo, dijo, que el general Weyler es buen soldado,
pero cruel. En cuanto su habilidad military, no
creo que ni por un moment pueda compararse
la del General Campos. En la guerra pasada no
brill por sus hechos militares, sino por sus cruel-
dades implacables contra los pacificos indefensos,
las cuales dice l ahora que obedecian rdenes
superiores. Carece d'el carcter elevado del General
Campos, que prefiri ser destituido del mando antes
que ejercer la poltica de- terror que exijan de l los
espaoles conservadores que lo expulsaron, y los
que pidieron Weyler, creyendo que este obedecer
sus rdenes como lo hizo en la guerra pasada. Dice
l que no pretend establecer el reinado del terror
en los pueblos de .la sla.. Si as lo hace, pronto pe-
dirn su relevo y le sustituir otro, como Polavieja;
porque el partido conservador dominant no vaci-
lar en traer Cuba un hombre de una reputacin
tan repugnante que ni aun el mismo pueblo espaol
pueda tragarlo.
Las atrocidades en los pueblos no empezarn
cometerse hasta que se descubra que el cambio de
generals nb ha producidq ms, y si quizs mnos
victorias en la guerra.
.:.... .....;......... ................... ...
He dividido la parte occidental de Cuba en distri-
tos militares, colocando una fuerza en cada uno, y
sus jefes procuran alistar el mayor nmero de hom-
bres que les sea possible, adiestrndoles para que in-
gresen luego en las columns de operaciones. En
l establecimiento de estos' distritos militares y en la
organizacin de prefecturas civiles en cada dos
millas cuadradas de la Vuelta Abajo, no he encon-
trado ninguna dificultad; porque el pueblo de esta
parte de la isla nos ha prestado ms auxilios y adhe-
sin de lo que yo esperaba.


Preguntle su opinion sobre los oficiales espa-
oles. y despus de un moment de silencio-
dijo con calma :
Hay en el campo oficiales valientes y distinguidos,
algunos estn muy cerca de nosotros. en este mo-
mento; pero los otros, en su mayora, valen po-
co; son malos, mental, moral y militarmente con-
siderados.
Por lo general, es mal' sistema rebajar al adversa-
rio, pero usted quiere saber la verdad y por eso lo


digo. El ejrcito espaol en Cuba, hasta la salida, de
Martnez Campos, ha. sido semejante un hombre
con un cuerpo fuerte y hermosa cabeza, pero con el
cuello torcido. Ahora que los doctors del gobier-
no espaol han mandado una cabeza que haga
juego con: el cuello, veremos si el vigor del' hombre
aumenta disminuye.

La artilleria espaola de montaa y de campaa.
es intil en esta guerra; slo sirve para' entorpecer
los movimientos de las columns espaolas.
Aparte del poco efecto moral que hace en los reclu-
tas, causado por fuertes descargas, no ha hecho
ms que matar un hombre, herir otro, y un caballo.
Casi me olvidaba del caballo : este recibi un casco
de metralla en nariz.
El embarque en Espaa de grandes fuerzas de ca-
ballera para Cuba, no importa nada. Si traen aqu
sus caballos de all, le costarn much Espaa y
nopodrn alimentarlos con grano aqu; y como no
estn acortumbrados comer hierba, ni al clima ni
al.forraje natural de Cuba, se morirn. En cuanto
montar su caballera aqu (dijo Gmez guiando
el ojo), ya mis muchachos han barrido con todos los
buenos caballos de Cuba.
. .... ... ... ... .. .. .. o ... . . ... ... .. .
Si el gobierno de los Estados Unidos, viendo la
/justicia de nuestra causa, nos hubiera otorgado
el reconocimiento al principio, le hubiese dado gran
crdito entire las naciones del mundo, porque en-
tnces ramos debiles. Ahora que somos fuertes y
que dominamos toda la isla de Oriente Occidente,
semejante acto ha llegado ser de mnos significa-
cin.'Sin embargo, espero que llegar pronto el re-
conocimiento, porque entnces no sern fusilados
impunemente mis pobres muchachos cuando son
hechos prisioneros. Sin embargo, deseo decir, fran-
camente, que hemos hecho esta guerra de indepen-
cia con bastante exito, sin la ayuda de nadie. Pode-
mos triunfar, sin necesidad de ayuda,' si es necesa-
sario; y si as sucede, ser ms honroso para no-
sotros.
El Gobierno de la Repblica de Cuba, contra su
voluntad, me ha ordenado destruir la caa de los
ingenios de americanos. En efecto, l no quisiera
tener que destruir las propiedades de nadie; pero
ha sido considerado necesario para privar de recur-
sos Espaa. Esto ha dado el mejor resultado y
nuestro enemigo no puede contar ya con los
18.ooo.ooo de pesos para hacernos la guerra, cuya
suma hubiera obtenido de los derechos de importacin
de los artculos que se traeran Cuba: en cambio
del azcar, si le hubiramos permitido hacer la&zafra.
Hemos quemado la caa suficiente-pira paralizar los
trabajos de los ingenios. Todos han. sido tratados
por igual los americanos, alemanes, y espaoles
y aun tambin los patriots cubanos se les ha
impedido hacer azcar este ao. En ningn caso se
han tocado los edificios ni la maquinaria. La indus-
tria del azcar es la nica que hemos paralizado
temporalmente, no solo porque es la que rinde ms
Espaa, sino porque los que la ejercen pueden
soportar mejor la prdida de los products de un
ao, que los que ejercen otras industries, como la
del tabaco. A esta no se le ha tocado, ni ninguna
otra, con excepcin de los ferrocarriles y telgrafos.
Estos han sido destruidos bajo el principio axiom-


tico de la guerra: "de destruir los-medios de trats--
porte y comunicacin del enemigo".
Es verdad que hemos quemado algunos para-
deros de ferrocarriles, con el objeto de interrumpir
el trnsito completamente. Los ingleses dueos de
ferrocarriles han protestado acerbamente, alegando'
que los capitals ingleses huirn de Cuba. Pero a
esto contest que' mientras los capitals ingleses
trasporten las tropas espaolas, no tienen derecho
ser respetados por los cubanos; y adems, que no
queremos, que los capitals, ingleses, ni de ninguna
nacin, se inviertan en Cu.ba mientras, estos capita-
les op.uin tribute un pas que. no. recibe de ellos
el beneficio, sino que va favorecer su, enemigo.

Las importantes victorias de: Bayamo, (Peralejo),
Pelayo, Mal Tiempo,. Calimete Iguar, todas han
sido ganadas con el machete, con fuerzas sin expe-
riencia military, armadas solamente coan una espada
corta, contra valientes soldados, disciplinados, arma-
dos con los rifles ms modernos y con municiones
en abundancia. Por consiguiente,, el machete ha
llegado ser nuestra nica arma ofensiva y defen-
siva falta de municiones para nuestros fusiles.
Estoy satisfecho de que sea asj, y tampoco estoy
descontento de, tener una escaramuza cada dos das
con una de las columns espaolas que tratan de
perseguirnos interceptar nuestras marchas; porque
estos encuentros constantes pronto harn buenos
soldados de mis reclutas.
La mayor parte de nuestras fuerzas en .Occidente
son nuevas. Cuando estn, fogueadas,. que ser pron-
to, el Ejrcito Libertador Cubano dar batallas al
enemigo en lugar de evitarlas. Naturalmente, si
tuvisemos bastantes municiones, las primeras des-
cargas de rifle los cuadros espaoles, antes de
atacadros, seranmucho, mejor para nosotros (y los
ojos del viejo veteran brillaron como un relmpa-
go). Espero dentro de poco tiempo destruir la teora
que sostienen las obras de tctica'moderna, 'de que
la espada desnuda es un arma anticuada en desuso.
Sea cual fuere el nmero de cubanos, verdaderos
prisioneros de guerra, que ahorquen, fusilen mu-
tilen los espaoles; sea cual fuere el nmero de
cubanos indefensos que maten en las poblaciones,
si llevan efecto los planes del partido dominant
espaol, yo seguir tratando los. espaoles que
hagamos prisioneros, bajo los principios de huma-
nidad; y que el gobierno espaol se atreva llamarse
civilizado ante las naciones del mundo. He cojido
ms de mil prisioneros de guerra y los he devuelto
sus filas desarmados. Los que caigan en. nuestro
poder, en lo sucesivo, sern tratados de la misma
manera; no importa la poltica -que siga el gobierno
espaol.

Cuando le ped al General que hiciese una com-
paracin entire la guerra pasada y la present,
dijo:

o hay comparaci'n.posible. ;La guerra pasada
fu una buena preparacin para la present. Enton-
ces 7,ooo cubanos sostuvieron la lucha, diez aos.
Ahora tenemos 40,000 cubanos en el campo. Usted
puede juzgar por si mismo.

.-------- -^ -------.


FOLLETN
De La Repblica Cubana


24 DE FEBRERO

(De El Yara de Cayo IHteso)





El 24 de Febrero de 1848 amaneci en Paris llo-
viznoso.
Iba yo entrar en la adolescencia. Estaba en. un
colegio particular titulado Pensin Gachotte, sito en
el nmero 71 de la Rue Faubourg du Roule, hoy
Rue Saint Honor, prolongacin de la antigua de
este nombre. La casa fu derribada, por rden del
Ayuntamiento, en 1849, para abrir una calle que ha
quedado inmediata la ms reciente Avenida de
Friedland, donde estaba la Barrire du Roule.
Desde mi cuarto o al amanecer los tiros y gritos
del combat que se di en aquel lugar entire los
obreros de la banlieu, 6 sea procedentes de las inme-
diaciones de la gran ciudad, y la guardia que defen-
da la reja.
Por el lado de los obreros las voces de Viva la
Repblica! Abajo Luis Felipe! atronaban el aire,
acompandolas un fuego irregular graneado, y por
el lado de la guardia respondan intervalos regu-
lares, perfectamente medidos, descargas cerradas,
seguidas de pavoroso silencio, con la interrupcin,
de vez en cuando, de profundos lamentos exhalados
-por los heridos del pueblo, distinguindose aves de
,mujeres.
Las persianas que daban la calle se rompan
ocasiones por las balas que con direccin oblicua
llegaban de la barrera.
De repente se oy una griteria inmensa. El pue-
blo habia roto la gran verja de hierro y tomado el
cuerpo de guardia, en que se apostaban cincuenta


guardias municipals, los cuales perecieron todos al
furor de los asaltantes.
No tardaron stos en pasar por delante del cole-
gio, formando .grupos de centenares de personas
entire las que no escaseaban del sexo. femenino..Se'
internaron calle abajo y se detuvieron alguna
distancia de la Embajada Inglesa.
-Malo es que se les ocurra ahora meters con
Inglaterra!-exclam el sabio. Mr. Gachotte, director
del colegio.
Pararon los invasores delante de la casa del Duque
de Praslin, par de Francia, que algunos dias antes
haba apualeado all su mujer, y quien- se ase-
gtraba que el gobierno le habia proporcionado un
veneno fin de evitar que subiera al patbulo un
noble de su categora.
La turba continue descendiendo la calle Saint Ho-
nor,hasta la calle Royal, por donde lleg reunirse
con el pueblo, que se bata en la Plaza de la Concor-
dia defendindose de las cargas de un grueso'desta-
camento de guardias municipals de caballeria.
Donde mejor se batieron los parisienses contra
Luis Felipe de Orleans, el rey ciudadano, fu en la
barricada de la Puerta de San Antonio, distinguin-
dose en primera linea un jven cubano, llamado
Cubero, natural de Halguin, alumno de la Escuela
Central, as como se distingui en el mismo punto,
en i83o, peleando contra Crlos X, otro cubano, el
sabionaturalista Felipe Poey, fundador en la propia
ciudad de la Escuela Entomolgica.
La proclamacin de la segunda Repblica Francesa
fu uno.de los acontecimientos.ms importantes del
siglo XIX, y el gran agitador Mazzini lo hubiera juz-
gado dicisivo para el establecimiento de los Estados
Unidos de Europa, sueo de Victor Hugo, si el gran
poeta Lamartine, la sazn Ministro de Relaciones
Extranjeras de Francia, no hubiera expedido una
nota de concordia y neutralidad los reyes, dejando
los pueblos sin auxilio, para que Polonia no pu-
diera levantarse, Hungra no pudiera vencer sus
opresores, Espaa sucumbiera bajo la espada de
Narvaez y la causa de la.libertad quedase merced
de los dspotas.
A raiz de aquel suceso fui Cuba con el objeto
de conocer la querida patria, y el 24 de Febrero de
1849 me sorprendi en Matanzas.
Un caballero francs oroaniz un paseo con pocos
amigos, para festejar el primer aniversario del gran


acontecimiento, la falda del Pan, la potica mon-
taa que aludieron Milans y Heredia, y que pa-
rece lo lejos un gigante dormido.
Pertenecan la excursion Silvestre y -Crlos Ca-
ballero, dos jvenes abogados de Puerto Prncipe
Jos Victoriano Betancourt, si insigne escritor, poeta,
Shombre tanto de agudo ingenio como de conversa-
cin chistosisima, y dos deudos mios.
La neblina del valle del Yumuri se extenda
aquella maana hasta las anchas bases del monte.
Se sac de los carruajes lo que la solicitud del se-
or francs haba llevado para.el almuerzo, que re-
sult esplndido, como preparado por un hijo del
Sena; y bebido que fu el Chateaux Laffitte y prepa-
rado el Champagne, se pidi Jos Victoriano
Betancourt que dijese algo. Recuerdo lo que dijo.
Haba al pi de la loma un grupo compuesto de
dos rboles : una mstia incipiente seiba, yun ro-
busto jagey que la abrazaba. El poeta dirigi los
brillantes.ojos ese grupo y exclam :
Arbol prisionero, tristee
Que muestras en linda falda,
El suave color de gualda ,.
Que tus mstias ramas viste.
Eras simbolo inocente
Que el corazn desconsuelas
Y los dolores, revelas
Que la esclava patria siente.
Junto t crece el jagey,
T, sin vigor, , llozano:
Asi marchito el cubano
Vive en la tumba de Hatuey.
Pero tal vez algn dia
El jagey perecer
Y tu tronco ostentar
Primaveral lozania.
Han trascurrido desde que Jos Victoriano pro-
nunci esta improvisacin lijera, cuarenta v siete 24
de Febrero; van cumplirse 48. Mi abundante y lu-
ciente cabellera oscura se ha convertido en mechas
canas de mate calvicie, y mi lijereza de gimnasta en
lentitud de sexagenario. ,
He ido hace pocos meses al mismo punto. Jagey
v seiba han desaparecido.
Otro 24 de Febrero memorable para m brill du-
rante ese largo period, pero llen undia de even-
tos personales ntimos, y no cabe recordarlo junto
hechos que interesan al pas entero. Dediqu los


que exclusivamente me incumbent, unos versos fugi-
tivos que estn perdidos entire papeles viejos.
Aglomranse tantos recuerdos de la vida poltica
de Cuba pertenecientes ese prolongado espacio de
la vida ma, que no podr citarlos sino llenando
muchas.pginas. Lucieron en ese largo tiempo mu-
chas fechas que se suponan las ms memorables de
nuestras luchas por, la independencia; pero -fueron
pasando sin dejar impresin tan grfica como la
que yo imaginaba.
El 19 de Mayo de i85o, en que el General Narciso
Lpez desembarc en- Crdenas, tom la ciudad- v
se llev prisioneros al gobernador y la guarnicin:
el 4 de Julio del mismo ao en que se levant en
armas Joaqun de Agero, el filsofo mrtir de la Li-
bertad : el 1o de Octubre de 1868, en que el gran
agitador Crlos ajinuel de. C,spedes proclam la
independencia, dando principio una guerra troyana
que tendr su Homero, tal vez, pero la cual no
faltar seguramente su Macauley, fchas son que
estarn siempre impresas:en el corazn de los cuba-
nos. Ninguna, sin embargo, ser tan duradera como
el 24 de Febrero de 1895, escrita con mano 'inmor-
tal por Mart, el apstol sublime.
Fltanme ya las fuerzas bajo 1a pesadumbre, de les
aos, que me prohibe acompaar al ilustre General
del siglo, Mximo Gmez, quien, para dicha de
Cuba, no ha perdido an el vigor fsico que le per-
mite llevar cabo sus sabios planes estratgicos. No
puedo ir abrazar Gmez, Antonio y Jos Ma-
ceo, Garcia Iiguez, ni los bravos Rabi, Carrillo,
Capote, Bandera, Cebreco, Marrero, Rios, Perico
Perez, Nez, Bermudez, Zayas, Rego, Surez.
Aguirre, ni ninguno de mis compatriotas que
idolatro, de mis hermanos que pelean por la inde-
pendencia de la patria y que cito al descuido, sin
rden de gradacin, hallndose todos un mismo
nivel en abnegacin y herosmo. Venga, empero, la
ocasin de embarcar para las'costasde la Isla, v con
el viejo Arnao ir ellas, seguro de alcanzar una
muerte feliz, si la fortune me la deparara en la em-
presa, y una vida venturosa si puedo ayudar coi mis
esfuerzos e logro del triunfo.


Josi de Armas y Cspedes.


_ < __


i -~-- -- -C i il~l~ - I--a Ii-----l-ri~li~i---i--L i --- ~- c i- c -- ~sL- I







LA REPBLICA CUBANA


MARZO 12, 1896.


LAA CAMPAA


DE


CUBA


juzgada por un general espaol


-El general Canella, que acaba de llegar Ma-
,drid despus de haber tomado parte durante
algn tiempo en la guerra de Cuba, ha hecho
los reporters madrileos importantes declara-
:.ciones.
Vanse las que tomamos de El Imparcial:
-Dice el general Canella que de las fuerzas enemi-
-gas las de los hermanos Maceo han sostenido ms
'veces y con ms tesn el combat que las de Mximo
Gmez. Este tiene indudablemente un gran prestigio
entiree los suyos, pero no supera en las condiciones
,de guerrillero, ni de organizador siquiera, An-
.tonio Maceo, verdadero dolo de la gente de color.
A tal punto llega la adoracin que los insurrectos
:sienten por Maceo, que le obligan retirarse de
dos combates y lo alejan siempre de todo peligro,
,como si de su vida dependiera el xito de la insu-
rreccin.
Por esto no se ha visto Maceo luchar personal-
mente y en primera linea ms que en la accin de
Peralejo. En aquella nuestros soldados le vean per-
fectamente,y fu una verdadera casualidad que salie-
ra ileso de combat tan reido.
jA pesar del respeto que inspira Mximo Gmez y
<'de la sugestin que entire los suyos ejerce Maceo, la
rnmuerte de estas dos figures principles de la in-
.surreccin no terminaran la guerra. En opinion
-.del general Canella, ese hecho, bien probable, in-
t fluiria much entire los insurrectos, pero otros
.cabecillas recogerian la herencia como Maceo y
.Cmez.la recogieron en la guerra anterior de algu-
r:nos jefes insurrectos de gran prestigio que pere-
.cieron.
Objeto preferente de esta entrevista haba de ser
,lo que aqu entire nosotros es motivo de ms grande
..*preocupacin; la permanencia de las partidas prin-
.cipales en la provincia de la Habana.
El general Canella lo explica por las dificultades
..que ofrece nuestras tropas lo extendido de la in-
surreccin. En esto precisamente consiste la diferen-
,cia entire la guerra actual y la anterior; todo el pas,
fucra de los peninsulares y del element official,
.esth con los insurrectos, y de nada sirve la acumu-
!iacin de fuerzas y la acertada distribucin que de
las mismas ha hecho el general Weyler, si no se en-
,:cuentra un confidence honrado ni un prctico leal.
Nuestras columns, sin estos elements tan esen-
,,ciales en toda guerra, se ven obligadas caminar
.,d ciegas, recorriendo intilmente el campo para
buscar un enemigo que, al amparo de los que no-
sotros nos despistan y ellos los protegen, pueden
"huir sin peligro, fraccionarse con toda libertad y
i recorrer asi aquellas provincias.
Conste, pues, que esta guerra que los espa-
ioles llamaban de bandidos, es la aspiracin de
r'Cuba, puesto que, segn el general Canella:
'TODO EL PAS, FUERA DE LOS PENINSU-
rLARES Y DE' ELEMENT OFFICIAL, EST CON
JLOS INSURRECTOS.



BUEN INDICIO


.Con motivo de las escandalosas manifestacio-
&ies que se ha entregado en estos ltimos das
,el populacho de Madrid, ha salido de aquella
.ciudad la familiar del Embajador de los Estados
S4nidos, Mr. Taylor, para fijar su residencia en
,Pars.
Ahora podr suponer Europa la conduct que
-observa en Cuba un pueblo en cuya capital no
-estn seguras las damas cuando s excitan las
pasiones polticas.

-------* ~--L-----

LOS DEPORTADOS


:De El Nuevo Rgimen:
Como recordarn nuestros lectures, Martnez
Campos, con tener fama de blando y flojo, pren-.
di por simples sospechas muchos cubanos, y
Jlos mand Europa con destino Ceuta. De
trnsito para las costas de Africa, estuvieron
.aquellos cubanos en nuestras crceles, como si
hubiesen sido reos convictos y confesos del de-
iito de lesa Patria. Quedaron aqu algunos, mas
otros hubieron de ir a Ceuta en cumplimiento de
Ja injusta pena que se les impuso.
Aun'en Ceuta es designal la condicin de los
deportados. Al paso que unos tienen la ciudad
:por crcel, gimen otros bajo las sombras bve-
,das del castillo del Hacho, sobre lbregas, h-
miedas. Entre stos hay., Gustavo Gavald, que
segn nos han dicho, padece de reuma, y, agra-
vada all su dolencia, est poco menos que im-
posibilitado. Es possible que se sea tan iinht-


mano con un hombre que ningn crime ha co-
metido ?
Buen modo es ese de desarmar los cubanos!
Aqu malos tratamientos para con los sospe-
chosos; all inicuos bandos que slo sirven para
exacerbar los nimos y aadir fuego la ho-
guera. llagamos la guerra acomodndola las
leyes de la guerra, y no daremos lugar que
otras naciones nos las recuerden.

-------*
CHOTEO

Mariano Cavia, el alcoholizado satrico espa-
ol, califica, en El Imparcial, de cobardes los
insurrectos cubanos.
Quin habl que la casa honr!
De fijo que Cavia se figure que por aqu no co-
nocemos su vida y milagros. Pues, s seor, la
conocemos con pelos y seales.
Vaya una muestra. De El Liberal le echaron
por no haber querido batirse con el director de
El Nacional, que le puso como pelo de cerdo.
Otra vez Caviasuplic de rodillas no recuerdo
quin, para que no le pegara.
Cavia hablando de cobardal. Eso es el delirio!
Si, el delirium tremens.

Leo en El Pas, de la Habana :
Nuestro ilustre jefe D. Jos Mara Glvez, ha tras-
ladado su domicilio la calle de Coln.
Spanlo sus numerosos amigos.
Y sus numerosos acreedores.


El Fgaro, de la Habana, que dirige el aus-
triacante Serafn Pichardo, public en uno de sus
ltimos nmeros el retrato del bandido Valeriano
Weyler.
Weyler, con su morrin de plumas, como se
llam'e, y aquella cara llena de arrugas, parece
una Celestina con cofia.
Adulas ese asesino,
escritor sietemesino,
con qu fin?
Para que te d un destino,
Serafn?
**
El gobierno americano no se ha dado por en-
tendido respect de la nota que Cnovas le diri-
gi, suplicndole que explicase los muy sabro-
sos improperios del Senado.
Sobre cornudo, apaleado;
sobre insultados corridos.
ioh, pueblo degenerado,
cmo te ha puesto el Senado
de los Estados Unidosl

Castelar, el panzudo orador, dirigindose U los
americanos, describe:
Decisme, americanos, que Amrica escucha mi
palabra.
Ni el ocano suponiendo que hablase se
atrevera platicar con el cielo de ese modo.
Creilo un tiempo.
Aqu del poeta :
Basta de amor. Si un tiempo te creia,
ya se acab mi juvenile locura.
La vejez hme traido este desengao : no me os.
No lo crea V., don Emilio: se le oye : pero...
como quien oye llover.


Y sigue el trnsfuga de la Repblica :
Los espaoles somos la democracia ms liberal
de todo el viejo continent :
Saben Vds en qu consiste esa democracia
espaola? En decir desvergenzas en los cafs;
en insultar al alcalde en los toros; en fumar en
los tranvas y los teatros; en escupir sobre las
alfombras; en blasfemar por todo y... en no pa-
gar la contribucin.
Pobre Castelar! Se cree una especie de Pont-
fice mximo que va sugestionar los yankees
con sus encclicas retricas.
Castelar, cesa de hablar
y no metas ms la pata,
porque no hay ya, Castelar,
quien soporte tanta lata.
***
En Bilbao ha habido una alarma muy grande
segn cuenta el Heraldo por que se dijo
que por all andaba Maceo.
Y result que Maceo era un chico del mismo
apellido.
Si el miedo tan slo mete
tanto miedo que berrean,
qu sera cuando le vean
de cerca con el machete ?


Segn El Imparcial, los espaoles pueden
pasar lo de la beligeranicia; lo que no pasan es
lo de la intervencin de los Estados Unidos en
Cuba.
Ya se irn Vds. jasiendo.
Miguel de Cervantes Saavedra.

.-----.----i ;i- Ci- .

NOTICIAS DE LA GUERRA

Marro 2
Las tropas cubanas han hecho una bri-
llante march en la provincia de Matanzas, lle
gando 8 leguas de la capital del mismo
nombre.
Ha llegado la Habana el juez de Mantua,
que as como el alcalde de esta poblacin y el de
Baha Honda, han sido expulsados por Varona,
quien el general Antonio .Maceo nombr jefe
de la provincia de Pinar del Ro.
Fuerzas cubanas al mando de Nuez sostu-
vieron un brillante encuentro en el ingenio
Olallita contra el coronel espaol Arce, hacin-
dole muchas bajas, entire las que se cuentan un
comandante y algunos oficiales gravemente he-
ridos.
Del 3
En un encuentro en Nazareno figure entire
las bajas espaolas el teniente Asenjo, del ba-
talln de Mallorca. El teniente coronel del mismo
batalln est herido en un brazo.
El general Antonio Maceo ha entrado en la
provincia de la Habana la cabeza de 5,000
hombres.
Del 5
Ha muerto en Jovellanos el capitn espa-
ol Corral, del batalln de Mallorca.
Los espaoles insisted en asegurar que ha
sido apresada por el gobierno americano una
goleta que formaba parte de le expedicin de
Collazo; pero confiesan que otra goleta ha con-
seguido salir para Cuba, burlando la vigilancia
de que era objeto.
El general Mace desarm la garnicin de
voluntarios de Santa-Cruz, dejndoles todos
en libertad.
Fuerzas del general Maceo han pasado hoy
por el ingenio Portugalete, cerca del Cotorro, y
por lo tanto de la Habana.
Del 6
Ha sido detenido el corresponsal del World,
que volva Cuba despus de haber sido expul-
sado por Weyler.
Se ha rendido las fuerzas cubanas el
fuerte de Sam (IIolgun), que estaba defendido
por voluntarios. Un cabo que opuso resistencia,
fu muerto machetazos. Algunos de los volun-
tarios se unieron muestras fuerzas.
Ha sido incendiado el pueblo de Reman-
ganaguas.
Ha habido encuentros en Paso Cuchillas,
San Agustin, Mula, Junic, Sabacoa, Santa Cruz,
Macagua, Bejucal y Robles.
Del 7
Hoy salen de Madrid para embarcarse en
Cadiz con destino Cuba, el general espaol Mo-
lins y su ayudante el capitn Guajardo, hijo del
'coronel D. Agustn, jefe de caballeria espaola
gravemente herido de un machetazo en la cara
cuando la toma de Bayamo (1868), y luego por
much tiempo secretario del ayuntamiento de la
Habana.
Ha habido un encuentro entire las tropas
cubanas y las del general espaol Bernal, cerca
de Tapaste. Se ignoran detalles, pero se sabe
que ha sido herido gravemente el capitn Pe-
drosa, del batalln de Asturias.
Las tropas cubanas han atacado Corral
Falso, incendiando varias casas.
Ha habido pequeos encuentros entire la
Cidra y Sabanilla, Corralillo, Limones, entire Ar-
temisa y Alquizar.
Ha muerto en Sagua el comandante espaol
Sr. Zambalamberri, del batalln de Estremadura.
Del 8
En consejo de guerra ha sido condenado el
prisionero cubano D. Jos Betancourt.

-------I : L------

AL MACHETE

El Heraldo public un soneto en el que se
dice de Felipe IV, entire otras lindezas,
Que al fin dej al morir, centre otros males,
un imbcil su cetro y su corona
v llena Espaa de bastardos reales.
Llena, eh ? Pues ya ve el loro conservador
Romero Robledo, que no son los cubanos los
hijos esptreos.


Dando cuenta de los preparativos ,navales en
Espaa, dice un peridico de Madrid :
Ha salido del dique Isla de Cuba..
De lo que se ha salido la Isla de Cuba es de
madre.


Segn el Heraldo, Mr. Adans, cnsul de los
Estados Unidos en Cdiz, ha manifestado su
gobierno que est satisfecho de aquella ciudad,
en la que le han robado el corazn.
i Hasta eso! Cmo est Espaa!


De un parte official del titulado general Wey-
ler :
Noticias del general Pando dudosas Maceo pene-
traba Norte Santa Clara (Manacas). Gmez retro-
ceda.
Y algo ms abajo :
Contradictorias noticias Pando con las de Matan-
zas, que aseguran Maceo provincia Matanzas, li-
mites Habana.
Ya vern Vds que los espaoles son capacs
de anunciar que han herido otra vez al general
Maceo en Santa Clara y en Matanzas al mismo
tiempo.


De El Imparcial (telegrama del a) :
Los fuerzas ltimamente llegadas la isla ocupan
ya los puntos estratgicos de Pinar del Rio, por lo
cual la campaa cambiar de aspect. en dicha pro-
vincia.
Y en efecto, cambi tan pronto, que al da si-
guiente se recibi este despacho: /
Trece ciudades de Pinar del Ro han sido reduci-
das cenizas. Entre ellas se cuentan Cabaas, Ba-
ha Honda, San Diego de Nuez, Santa Cruz, los
Palacios, Paso Real, San Diego' de los Baos,
etc., etc.
. Indudablemente deben ser muy estratgicos
los lugares ocupados por las tropas espaolas.

1--------. ^.------

LA OPINION EN ESPAA

LA BELIGERANCIA
El Correo, Madrid :
.......... ........................
Pero qu elecciones puede haber en Cuba, hagan
lo que quieran los partidos, si la insurreccin est
extendida por todas parties, y cuando las compli-
caciones de la beligerancia han de aumentar las
dificultades?


El Nuero Rgimen, Madrid:
..... ...... .............................
Como se ve, la fiebre guerrera amenaza consumir-
nos, porque tales aprestos han forzosamente de oca-
sionar enormes gastos que apuran ms,y ms cada
da nuestra Hacienda. Cundo deiar de ser la
nuestra la tierra del legendario D, Quijote.? Cun-
do, con ms amor al trabajo y mehos las aventu-
ras, pensaremos en la paz antes que en el combat?
Para guerras y para aventuras estamos.

Nueco Mundo, Madrid:
. . . . . .
El hecho de haberse desmentido la supuesta
muerte de Maceo, ha enfriado un tanto en el nimo
popular el entusiasmo que las lisonjeras noticias de
Cuba habian producido.
Tambin ha habido algo de desencanto al saberse
que Maceo y Mximo Gmez se haban puesto en
comunicacin y haban logrado salir de la provincia
de la Habana, la cual, por su naturaleza topogrfica,
antojbase las gentes como la ms propsito
para el exterminio de las partidas rebeldes.

El Liberal, Madrid:
Atenindonos, pues, las noticias de que dispo-
nemos, solo cabe consignar, porque el hecho se di-
buja ya con bastante claridad, que en las provincial
de Pinar del Rio y de la Habana, la insurreccin ha
tomado notorio incremento con elements de la lo-
calidad.
En la primera de estas provincias los insurrectos
han incendiado las poblaciones de Guanes, Mantua
y Cabaas, importantes todas ellas, especialmente
las dos primeras, que depus de Pinar del Rio aven-
tajan todas las dems de Vuelta Abajo por el
nmero de habitantes.
En la provincia de la Habana algunas partidas re-
.beldes de escasa importancia han llevado su audacia
un punto inconcebible, aproximndose muy
corta distancia de la capital. Una de ellas destruy
el puente llamado de los Pinos, en el ramal de la
va frrea que va de Regla Guanabacoa, ocho
minutes de Regla, y otra se apoder de varias ca-
balleras en el Asilo de Enajenados, que est un
cuarto de hora de la Habana y prximo al acue-
ducto que surte de aguas la capital.


S'-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs