Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00006
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: February 27, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00006
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text





















Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN SUSCRIPCON EN FRANCIA
ARe un lUn F Nmao, pago adelantado ................ 30 ir.
sO, Rue Baudin An I PARIS Febrero 27 de 1896 N m. 6 eistre, l. i.. .....
Ao 1 PR ISF- b7ero9 jUn trimester, id. id. ":.50
'I'leegrafo : IRAADLOO. EN EL EXTERIOR
TELE ,ON O Un afio, pago adelantado............... 35 fr.
SE P U BLICA. LOS JTETTES Un semestre, id. d. ................. .50
No se devuelven originals NUMERO SUELTO...... O fr. 50 ets.


24 DE


FEBRERO


El 10 de Febrero de 1878 plegbase en
los campos de Cuba, hecha girones por las
balas y ennegrecida por el humo de la pl-
vora, la gloriosa bandera de la independen-
cia que durante diez aos se haba mante-
nido enhiesta en, aquel hermoso pedazo de
tierra americana.
Las promesas hechas por el primero de
los militares espaoles, nombre de su na-
cin, ofreciendo los cubanos reforms y
libertades; la coincidencia de encontrarse
en el poder el mismo estadista que haba
provocado aquella guerra, desdeando la
Junta de Informacin que l mismo haba
convocado eu '1865 y oponindose, abierta-
mente sus justas reclamaciones, fueron, si
no todas, unas de las principles causes
-que indujeron la mayoria de los revolu-
cionarios deponer las armas.
Firmse el malhadado Pacto del Zanjn,
pero el gobierno continue su poltica de
siempre, favoreciendo en todo al espaol,
mientras el cubano quedaba reducido como
antes la' humillante condicin de pria en
su propio suelo. As transcurrieron diez y
siete aos, siendo initiles y hasta ridicu-
las las constantes quejas y reclamaciones
del burlado pueblo de Cuba.
Pero este no quera ni poda ni deba so-
portar por ms tiempo la horrible esclavi-
tud iniciada por los aventureros que acom-
paaron Coln y mantenida hasta hoy con
nombres y formas diferentes, pero cada
vez ms detestable y odiosa. De igual ma-
nera que el 10 de Octubre de 1868 surgi
un Carlos Manuel de Cspedes, el 24 de Fe-
brero de 1895 surgi un Jos Marti, y vol-
vi flotar en los campos de Cuba el glo-
rioso pabelln, defendido por patriots que
-si no son nuis valientes ni ms abnegados
que los que en la guerra de los diez aos
lucharon contra Espaa, tienen al menos
una ventaja sobre ellos: la de estar pro-
fundamente convencidos de que no hay
nada que esperar de la prfida metrpoli y
'que la heroica lucha empeada no tiene
ms solticin que el dilema: la indepen-
dencia 6 la muerte.
Un ao -ha transcurrido desde el da me-
morable. La historic de este corto y bri-
llante period est bien present en la me-
moria de todos nuestros lectores, La Revo-
lucin redentora ha marchado truinfMl-
imente desde las montaas del. departa-
mento oriental en que se inici, hasta el ex-
tremo opuesto de la Isla, derrotando las
hordas 'espaolas inutilizando al gene-


{


ral que propuso y firm el Pacto del
Zanjn.
Este castigo, que ms que l ha merecido
Espaa por su felona y su doblez, ser
pronto complete. La hora se aproxima en
que esa nacin abandon' para siempre el
suelo de Amrica. El triunfo de los cuba-
nos es seguro y en breve se levantar de la
antigua colonia tiranizada, un clamor de
victoria que anunciar al mundo la forma-
cin de un nuevo Estado.
SVIVA CUBA LIBRE!



EL ANIVERSARIO

En la noche del 24 se efectu en el restaurant
Marguery un esplndido banquet con que la co-
lonia cubana de Pars, celebraba el primer ani-
versario de la sublevaci6n que di comienzo la
guerra de independencia.
El saln, magnficamente adornado con tro-
feos de machetes y banderas francesas, ameri-
canas y cubanas, presentaba un aspect deslum-
brador. All estaba la lite de los cubanos y un
gran nmero de personajes franceses y extran-
jeros, entire los que se contaban senadores, dipu-
tados, miembros del cuerpo diplomtico, escri-
tores, banqueros, etc.
El venerable Doctor Betances, acompaado de
los miembros del Comit, reciba J los invitados.
Por un moment pudimos career que haban co-
menzado las recepciones de la future legacin.
Durante toda la comida rein una gran anima-
cin. Los parties oficiales del gobierno espaol
obtuvieron un gran xito de risa, pero el tema
preferido de las conversaciones fu, natural-
mente, la guerra de Cubai, el genio del general
Gmez, ylas hazaas del valiente gene ral Maceo.
Al legar la hora de los loasis, el Delegado
Cubano di la palabra nuestro compaero el
fogoso escritor M. Malato (Cosimo) qui despus
de expresar las simpatas de la redaccin de
L'Intraisigeat por los patriots que luchan en
los campos de Cuba, ley una carta de llenri
Rochefort, que nos complacemoa en reproducir:
Querido amigo :
Vd sabe cun poco me pertenezco y todo el trabajo
que, sin admitir interrupcin, me retiene en el peri-
dico; pero no quiero dejar pasar este gran da del
24 de Febrero, aniversario de dos revoluciones : la
Revolucin Francesa y la Revolucin Cubana, sin ro-
garle Vd que exprese, en nombre mo y en el de
todos los republicans emancipadores de los pue-
blos, hasta qu punto sigo, con todo mi corazn y
con todos mis votos por su triunfo, los esfuerzos
hericos de nuestros amigos de la gran isla.
Ya despus de mi evasin de Nueva Caledonia en
1874, conferenci, en New York, con various jefes de
la admirable Revolucin de 1868. Desde entonces no
he cesado, cuando he escrito, de decir las naciones
europeas :
Pensad en los cubanos
Por eso he acogido con profunda alegra la bri-
llante revolucin que dura hace va un ao, y que
cada dia acerca ms al triunfo final inevitable.
Nosotros saludaremos con un clamor de entu-
siasmo y de victoria la proclamacin de la libertad,
de que tan dignos son aquellos amigos por su ener-
ga., su perseverancia y se bravura.
Repitales Vd que no les abandonaremos jams, y
abrace por mi y por todos nosotros mi amigo el
bueno v leal Doctor Betances.
Viva la Revolucin Cubana!
Heiri Rochefort.
El nombre de Rochefort fu aclamado por la
concurrencia y el distinguido cubano Sr. Alfonso


Preciado, en nombre de sus compatriotas, di
las gracias al gran republican por su valioso
concurso.
Pronunciaron sentidos brindis los Srs. Ger-
ville-Rache y Ernest Roche, diputados; Isaac,
senador; Dr. Dominici, y el clebre agitador ita-
liano Amilcre Cipriani.
El Doctor Betances comienza un elocuente dis-
curso, que causa profunda impresin, especial-
mente al declarar que los cubanos no han hecho
la revolucin por odio y que no hacen la guerra
al pueblo espaol, sino su tirnico gobierno.
En otro lugar reproducimos su hermosa pero-
racin.
El orador fu aplaudido con gran entu-
siasmo, y al concluir su discurso, saludando al
President de la Repblica Francesa, resuena un
grito unanime :
i Viva Cuba Libre!
Amilcare Cipriani 15ropone un voto de simpa-
ta los dos Garibaldi cubanos : Mximo
Gmez y Maceo , y la concurrencia lo aclama.
Firman el document, los Srs. citados y el
Dr. Veyga, Dr. Domnguez, Delaney, Dr. Melo,
Alcibar, Bouisson, asi como los cubanos ms ca-
racterizados.
Al terminarse la fiesta todos felicitaron al
Dr. Betances, porla brillante campaa del herico
ejrcito cubano y por las repetidos victorias de
nuestros dos grandes generals.
Antes de despedirse del Delegado, los cubanos
dedicaron un recuerdo sus hermanos que tan
valientemente luchan en el campo del honor.
Felicitemos al Dr. Betances, que al organizer la
reunion ha ofrecido los amigos de Cuba una
ocasin de manifestar sus simpatas por la causa
de nuestra independencia.
--------*~l -------

PERDIO LA CUENTA

De Patria :
Segn el Diario de la Marina, el general
Campos dijo al entregar el mando de Cuba Espa-
ola :
Qu ms quiere la opinion ? Yo he fusilado tres
cabecillas, y he condenado cadena perptua los
dems prisioneros.
O el general Campos es flaco de memorial, se
ha puesto al rgimen de media mentira, bus-
cando transacciones con su conciencia.
No son tres, sino seis los jefes cubanos pri-
sioneros, que han sido fusilados por su rden en
las ciudades de Cuba. Sus nombres estn escri-
tos con caractres de sangre en la memorial field
de los cubanos.
Son :

ROVI.A.
Rovama.
AMZAGA.
RODRIGUEZ.
GIL GONZALEZ.
ACEBO.
A los prisioneros de guerra no se les fusila en
los paises civilizados; los prisioneros de guerra
no se les carga de cadenas, ni se les condena
penas infamantes en ningn pas civilizado.

-------*.~ e-~----
HISTORIA DE SIEMPRE

A los diarios y los politicos que en la
coronada villa y hasta en el ltimo villor-
rio peninsular, elevan el grito hasta los
cuernos de la luna para elogiar la Admi-
nistracin espaola en Cuba, les dedicamos
esta historic y no cuento que tanto
tiene de inmoral como de bufo.


All en aquellos das de Octubre de 1892,
en que la Espaa de siempre, y tal cual
hizo con Cervantes dejndolo morir de
hambre cuando el Quijote y erigindole
esttuas despus de muerto, acord solem-
nizar el cuarto centenario del descubri-
miento hecho por aquel otro desgraciado
quien en vida pag con la humillacin, el
calabozo y la miseria, llegaron la Habana
la infant doa Eulalia y su marido el in-
fante don Antonio, de trnsito para la Expo-
sicin de Chicago.
Y aqui de los apuros: los reales perso-
najes tenan que ser alojados en el palacio
de gobierno, pero cmo, si alli por regla
general, cada gobernador que llega como
le sucedi al general Chinchilla se en-
cuentra con que no tiene ni vajilla, ni ropa
de cama, ni muebles, aunque este capitulo
no falta en el presupuesto de gastos?
Hubo que acudir sin prdida de tiempo
reponerlo todo, pero con el lujo y confort
que reclamaba la alta posicin official de los
infants de la casa borbnica; y como por
el moment moment que dura todo el
ao el Municipio no tena una peseta con
qu pagar, todo se tom crdito, sin ajus-
tarlo siquiera, como por lo comn acontece
con todo aquello que se compra para no
pagarlo nunca.
Una vez libres de los augustos huspedes,
acabadas las fiestas y cumplidos las plazos,
se presentaron los acredores; pero
i Cudntas idas
Y venidas !
Cuntas vueltas
Y revueltas!
No se encontraba quin deba pagar, ni
siquiera quin diera una explicacin de
tanta falta de. seriedad en todo un ayunta-
miento de la capital de la..... Siempre field
isla de Cuba.
SLosperidicos de la Habana se hastiaron
de hacer ms pblico el escndalo, y algu-
no hubo que en ms de un mes da por
da no ces de vapulear i aquella cor-
poracin de advenedizos.
Al cabo, las victims se decidieron
aceptar, por toda retribucin, que se les
devolviesen las mercancas, para no perderlo
todo; mas una vez acordada la entrega y
sealado el da..... se vi que todo habia
desaparecido cundo ? dnde ? cmo ?
An no se sabe. Pero lo que no ignore
nadie en Cuba, es que histories como estas
son alli tan frecuentes como aos cuenta el
descubrimiento.
Esta es la Administracin de Espaa en
la gran Antilla. Ya hemos de verlo ms com-
probado, si cabe, en otros histories que pu-
blicaremos.
,i Y se quejan en Espaa de Bosch y del
ayuntamiento de Madrid!
--------*---

DELEGACION

Nuestro respectable Delegado, el Dr. Betances,
nos enva las siguientes lneas que nos apresu
ramos publicar, fin de que lleguen al conoci-
miento de la persona interesada :
Queda avisado el seor que firma Patriota, que
desde... envi doscientos francos, que esta cantidad
ha llegado su destino.
Betances.


)1


,7`







LA REPBLICA CUBANA


FEBRERO 27, 1896.


CARTA DE MACEO

En el muy acreditado peridico The Star,
de Washinoton, ha visto la luz la impor-
tante carta del valiente general, Maceo que
en seguida reproducimos.
Dicha carta es una informacin-,al direc-
ton del expresado diario, llena de, alara-
ciones y, detalles de inters. tal, relatives
,alestado de la guerra, que hemos conside-
rado prestar un servicio la causa cubana
reproducindola en nuestras columns.
Habla, pues, el general Maceo
Cuartel General, Provincia de Pinar del Rio,
enero 27, 4896.
Muy seor mio :
Tengo el mayor gusto en cumplir su deseo,
manifestado por medio de su corresponsal en
Cuba, dndole un informed referente los movi-
mientos de mi ejrcito en esta provincia. Tam-
bin deseara contestar brevemente los cargo
que se han hecho contra m, respect . desave-
nencias entire el general Gmez y yo. Por ser
estos de la mayor importancia en cierto sentido,
los contestar desde el principio.
En primer lugar, me dice usted que en los Es-
tados Unidos creen que haba una division en el
ejrcito cubano, que entire el general en jefe y yo
exista mala inteligencia; y que mi ejrcito, para
usar los trminos empleados por losespaoles,
fu abandonado por el general Gmez y lanzado
la provincial de Pinar del Rio para que cayese
en una trampa.
Semejantes afirmaciones son tan ridculas., que
ninguna persona sria puede tomarlas en consi-
deracion; pero hay tras-muchas, entire nuestros
amigos ms sinceros y correligionarios, que son
h astante candidos para career que el rumor tena
algn fundamento.
En primer lugar, no puede existir semejante
desavenencia, division como quiera used lla-
marla, entire el general G6mez y yo. l es el Ge-
neral en Jefe y sus rdenes son como leyes aca-
tadas por m, Yo slo soy Teniente General del
Ejrcito, y en todos tiempos, en cualquier lugar
y por todas las razones, estoy sujeto sus r-
denes.
Nuestro ejrcito no est compuesto de gentuza
en que el hombre que ms grita es el jefe; sino
que est organizado. bajo el plan de una fuerza
military modern, en que el rden. y la discipline
se sostienen y los superiores son respetados. Pero
apart de las reglas de la discipline military, no
hay un soldado del ejrcito cubano que por un
instant desobedezca las rdenes del general
Mximo Gmez. Todo el ejrcito confa implcita-
mente en su patriotism y en su habilidad mili-
tar. Nosotros,los que lo hemos conocido y seguido
en otras guerras, estamos convencidos de nuestra
comparative pequeez para dudar de su sabidu-
ria y rectitud.
Respecto la aseveracin de que l asumi el
mando.y se fu la provincia de la Habana, de-
jndonos, como diran los americanos, en el
atollrldero, no tengo nada que decir sobre, esto,
Nosotros tenemos nuestros planes de campaa
en la guerra de Cuba, y no es necesario que todo
el mundo se entered de ellos. El gouierno espa-
ol querra saber por qu separamos nuestras
fuerzas en Pinar del Rio, Querra saber por qu
el general Mximo Gmez regres la frontera
de Matanzas. Qnerria saber por qu hacemos cier-
tos movimientos y por qu no hacemos otros.
Cuando las autoridades espaolas no pueden
ver una razn plauaible en algunos movimientos
importantes de las fuerzas rebeldes, inmedia-
tamente inventan cualquier-teora agradable y la
echan volar los cuatro vientos. Sin embargo,
no tenemos motivos de queja, porque si ellos re-
ciben de ella alguna satisfaccin, nosotros
no nos inquieta y los dejamos gozar con sus
.teoras.
PIero s me parece iuy extrao que esa gente
goce tanto con sus mentiras. As sucede desde
el principio de la guerra, indudablemente se-
guirn lo mismo hasta el fin. Sin embargo, no
conciben que se ponen en ridculo ante todo el
mundo: porque, ;. qu pueden career las personas
sansatas de los que habiendo leido los despacbos
oficiales espaoles diciendo que la Revoluci6n
era insignificant ; al dia siguiente lean en los
peridicos que en Espaa se embarcaban mis
tropas para reforzar su ejrcito de ms de
100,000 hombres que tienen aqu ?
El general Campos se entretenia en seguir
esta political, porque mientras enviaba todas las
noches despachos saludando h la Reina, al Mi-
nisterio y al pueblo espaol, estaba preparando
-u viaje p:ira Espai porque era incapaz de


vencer, ni aun siquiera de daar sriamente, la
Revolucin.
Restpecto -i la invasion de esta provincial, no-
tenemos por nuestra parte nada de que quejarnos.
Confieso que el pueblo -de la provincia no desea-
ha que vinisemos; porque tema que le des-
truysemos su cosecha de tabaco. Sin embargo,
esto noiera cierto, porque entodas nuestras mar-
chas hemos .vitado pasar por las vegas de taba-
co, pueslas:hubiera arruinado el paso de tantos
milesde hombres-por ellas.
Qu hemos logrado con nuestra invasion
esta provincia? Mucho. En primer lugar,
hemos llamado la atencin de las autoridodes
espaolas este extreme de la Isla, y que los
60,OOQ hombres de refuerzos mandados por Nu-
fez, Sanchez Bermudez, Zayas y mi hermano
Jos Maceo, hayan podido marchar desde el ex-
tremo oriental de la Isla hasta la provincial de la.
IIabana, sin tener ningin tropiezo. Necestba-
mos estos reuerzos para hacer una demostra-
cin ms ostensible en la capital de la provincial
y necesitbamos nuevos repuestos de municio-
nes, etc., y no queramos hacer retroceder nues-
tras fuerzas la Cinaga, Sancti Spritus Cubi-
tas para obtener municiones.
Nuestra segunda ventaja ha sido atraer today la
escuadra de cruceros espaoles que vigilaban las
costas del Norte y del Sur, al Oeste de la Isla
para impedir el desembarco de expediciones,
que ellos suponan destinadas desembarcar
cerca del Cabo de San Antonio. Mientras que la
escuadrilla, con la cual hemos tenido various
encuentros, por decirlo as, mientras vigilaba
entire Cuba, Florida y Mjico, han desembarcado
varias expediciones en Oriente, procedentes de
Jamaica y Santo Domingo; y al mismo tiempo
los cargamentos que traan los depositbamos
en la Sierra Maestra en manos de nuestros ami-
gos. Nuestra va de comunicacin entire este ex-
tremo de la isla y la provincia de Santiago de
Cuba, es prcticamente perfect y no tememos
que nunca puedan cortarla. Los espaoles hace
tiempo han desistido de la idea de que las trochas
militares nos mantendran bajo ciertos lmites,
porque nosotros las hemos cruzad, recruzado
inutilizado siempre; y ahora, su plan, segn
veo, es rodear con grandes fuerzas las pequeas
partidas, una por una, y acabar la guerra gra-
dualmente.
El general Gnmez vi esto tambin y fraccion
el ejrcito, para dar gusto los generals espa-
oles; sin embargo, todava no han capturado
ninguna de las partidas pequeas. Mi ejrcito,
compuesto de 8,500 hombres, principalmente in-
fantera, ha recorrido toda la provincia de Pinar
del Rio, y hasta ahora no hemos tenido ningu
combat de importancia, con excepcin del de
las Taironas; aunque segn he sabido, ellos te-
nan cerca de 20,000 hohmbres desde aqu la
ciudad .de, la, abana.
Desde que llegamos esta provincia, la fuerza
del ejrcito cubano ha aumentado un 25 0/0,
6 en otros trminos, se han unido nuestra ban-
dera 10,000 patriotasreclutas; la mitad de estos,
de caballera, estn con Gmez y Nuez; 3,000
estn bajo mis ordenes y el resto bajo las de
Delgado. Si tuvisemos armas suficientes para
todos los que ofrecen sus servicios ;i la patria, el
ejrcito de la Repblica de Cuba en las provin-
cias de la Habana y Matanzas ascendera
35,000 hombres, la mitad de caballera. Pero ca-
recemos de armas suficientes para drselas y es
intil decir que las tenemos, pues nada gana-
mos con echar fanfarronadas, como hacen los
espaoles. Nuestros soldados no estn bien ar-
mados, bajo ningn concept. Si lo estuviesen,
hoy no existira ninguna column espaola fue-
ra de la' ciudades de la Habana, Matanzas y San-
tiago de Cuba.
Sin embargo de esto, hemos ganado much en
este concept, durante los ltimos meses, y cons-
tantemente nos colocamos en mejores condiciones
para combatir.
El ejrcito cubano esta lleno de entusiasmo.
La idea de la libertad inflama sus pechos y
alienta la esperanza y los deseos de la gran
mayora del pueblo de Cuba.
No me aventurar decir, segiin usted me pre-
gunta, cunto tiempo durar la guerra. Podr
durar unos pocos meses algunos aos; no
puedo decirlo. Pero lo que si es cierto, es que el
trapo rojo y amarillo de Espaa jams volver
triunfar sobre Cuba esclava.
Cuba debe ser libre! El oprimido pueblo ha
consagrado su vida la obra de la emanci-
pacin y el Dios de los Cielos fortakecerk sus
brazos.
Antonio Maceo,
Teniente General.
-- ------
r


PANDO

Cuando este cabecilla espaol obtuvo el gobier-
no de la provincia de Santiago de Cxba,lo primero
que hizo fu esforzarse en quese comenzarala
zafra.
Sera esto alguna, combinacin poltica'.? Ca,
no seor, todo arranque espaol tiene su expli-
cacin financiera:
LA, ESPOSA DE BAND WS CONDUEZ:Ni RE UN IrrUNGWO.
EN LA, JJRISIC ciON DE GUANTNA .. ESTEr INGEN IOSE
LLAMA ROMELIA Y EST. SITUADO CERCA DE LA ESTA-
CIN DE LA JAMATCA, y haba que hacer moler. por
patriotism.
Ahora dice el Heraldo :
El general Pando da muestras de grandsima acti-
vidad, y se halla en Sagua fin de combinar las ope-
raciones militares y asegurar la prctica de las faenas
de molienda. Habl con gran energa y claridad
los hacendados, asegurndoles su proteccin y
exigindoles que por, su parte,-no se resistan ha-
cer la zafra, pues en otro caso el general est dis-
puesto a realitarla por cuenta de, los propietarios,
Muchos se preguntarn por qu celebran en
Pando ese afn por hacer la zafra, que tanto
censuraban en Martnez Campos, y con qu de-
recho pretend cl Pando dirigir les negocios pri-
vados de algunos cindadanos. Pero nosotros, que
sabemos que, en efecto, el titulado general sabe
combinar operaciones, dcimos que har en
Sagua las mismas operaciones que en las mi-
nas.de Daiquir, y que como le sign cambiando
de jurisdiccin, va dejar la Isla lipia antes
de la poca anunciada por Weyler.
-------^. ^ L3-------

SALVAJISMO

Una hazaa espaola. Robo en cuadrilla.
A las 9 de la noche del da225, seis bizarros
espaoles de la clase de sastres, allanaron la
sala de despachos de nuestro colega Le Petil
Parisien, y despus de gritar i Viva Espaa! )
y i Muera Cuba! se arrojaron denodadamente
sobre un pequeo modelo de la.bandera cubana
que all estaba expuesto entire retratos y dibujos
de actualidad. Despus de desgarrar con valen-
ta la seda, se robaron los pedazos. Pero un
empleado del peridico les sigui, hacindoles
arrestar por haber olvidado la ley francesa, que
prohibe atentar contra la propiedad ajena , como
dice L'Eclair.
Un guardian municipal bast para conducir al
puesto de polica los seis hijos del Cid.
Se han hecho algunos comentarios sobre este
acto de herico vandalism, y como los deteni-
dos aseguran que no estaban borrachos , mu-
chos han supuesto que al hurtar la tela lo hicie-
ron con idea de aprovecharla para forros. de
mangas, otro empleo del oficio.
Pero nosotros, que conocemos el gnero no
el de la bandera, sino el de los godos no nos
sorprendemos de esos procedimientos espaoles.
Los que as demuestran en los boulevards de la
capital del mundo civilizado la barbarie de la
nacin espaola, son los compatriots de aque-
llos voluntarios de la Habana que atropellaban
mujeres arrancndoles los cintas que adornaban
sus trajes; de los que asesinaron en la calle de
Neptuno al fotgrafo Cohner, y en la calle del
Prado al americano Mr. Grinwald, que acabado
de desembarcar en la Habana cometi el crime
de ponerse una corbata azul ; y enfin, de los que
asesinaron cobardemente los ocho nios estu-
diantes de medicine.
Solo que cada cual manifiesta su modo y
como puede los instintos de su raza.

-------~--------

CUBA LIBRE

Con much placer hemos sabido qnu
nuestro- venerable amigo y Delegado del
Paitido Revolucionario Cubano en Paris,
Dr. R. E. Betances, ha sido electo Presi-
dente honorario de la sociedad patritica
Cuba Libre, distincin que por muchos y
relevantes mritos tiene ganada el inca-
nsable patriota.
Adems, de la Secretaria de la expresada
sociedad, se nos comunica para su publica-
cin la nmina de los vocales de la junta
directive, que son los siguientes se,ores :
Santos A. Dominci, Augusto Guerrero, M. l)iaz
Rodriguez, Manuel Morillo, Emilio Genebra,
Francisco Rivero, Maximiliano Sosai, Enrique
Loynaz, Custavo Cabrera, Miguel Alcivar, Fe(le-
rico Paez, Jesus Ma Prez, L.-Criados, Carlos
Roussel, Remy Fontaine, Carlos Gimenez, Sal-
vador Olivares, Carlos Cavada, Mauricio Berris-


beitia, JIelmenas Pinol, (. del Pozo, Rafael Me-
gas, L. Baldo, Felipe Caceres, Hedelbrando
Castel6ln, Manuel Cicro, A. Paulsen, IDr Ac ., ,*
baud.
.,-------Ba ,-^.-----_

BlUEN EJ EIM PLQO

Un estudiante francs, eliSr.. Bergonier,. Ileno-
de iiiSii-ii. p:.or la causa cubana. ha, resuelto-
vivir imponindose privaciones, y ha podido de
ese modo reunir una cantidadirespetable, que ha
ofrecido:para los heridos que luchan por la inde-
penden.Cia.
Tanr noble accin merece servir de ejemplo.
a los favorecidos de la.fortuna,
: *------- .-----


SIEMPRE LOS MISMOS,

Al leer en el extranjero los parties ofi-
ciales (le la.guerra, que public el gobierno
espaol, muchos se preguntan: pero se
han vuelto locos en Espaia?'
No, no se han vuelto,; lo han sido siempre,
y esa locura que consiste- en, engaarste
entire ellos y. pretender engaar los de-
ms con -.:1iia das victorias y 'triunfos su-
puestos, es vieja ya: en un pueblo: que ha
tenido que suplirl todo gCoi la imagina-
cin.
A reserve de presentar otras muchas
pruebas, vamos dar hoy una que, ms
de ser concluyente,.tiene la ventaja de pro-
venir de un gran ingenio espaol : Bretn
de los Herreros.
Vase de qu manera satirizaba los ,ge-
nerales espaoles el custico y fecundo au-
tor dramtico y cmo sus stiras, escritas
en 1837, son hoy de gran actualidad.
Copiamos de una de sus comedies: (1)
Y, adems, la exactitud
No siempre fu la virtud
De los parties militares.
Mucho de causar zozobras
A las fuerzas enemigas;
De encarecer las fatigas,
De describir las maniobras.
Mucha recomendacin;
Mucho de Roma y Numancia;.
Y qu nos dice en sustancia
El jefe de division?"
Que anduvimos cuatro leguas;
Que el faccioso ech correr
Dejando en nuestro poder
Una mochila y dos yeguas;
Que all hubieran muerto muchos
De la gavilla perjura
A no ser la noche oscura
Y no faltar los cartuchos;
Que el cabecilla vasallo
Huy tiempo, de la quema,
Y se salv... por la extrema
Ligereza del caballo;
S Que envien francas de portes
Diez cruces de San Fernando;
Y concluye suplicando
Al ministry las Cortes
Que sin exigir recibo
Le traigan los maragatos
Seis mil pares de zapatos
Y un milln en efectivo.

Ms adelante (2) imita un parte official
Capitania general de Aragn, Hago saber al p-
blico para su satisfaccin q.u los rebeldes han sido
en efecto batidos completamente entree Mora y Gan-
desa por la valerosa column de milicianos y tropa
que sali ltimamente de esta capital. Mientras se
imprime y public el parte circunstanciado, me com-
plazco en asegurar este herico vecindario que
nuestra prdida solo ha consistido en seis hombres.
muertos, entire ellos un official, y diez y ocho heri-
dos, ascendiendo la del enemigo ciento veinte de
los primeros, sobre trescientos de los segundos, y
ms de quinientos prisioneros.

No parece esto escrito para el general
Weyler y los bizarros que estn en Cuba
sus rdenes ?
Los caballos ocupados, los facciosos, los
cabecillas, la dispersion, las cruces y hasta
los millones ; nada falta. Pero como ha di-
cho recientemente el general Maceo, Poco
nos importa, y si eso les produce alguna
satisfaccin, nosotros no nos preocupa
que continlen con el sistema .

(i) Murete y vers... Acto 2', escena VIL.
12) Escena XI.






Fi:Br-r.2n, 27, 1896,.


LA REPBLICA CUBANA


/ .
AL MACHETE

En vista de que algunos -peridicos, entire ellos
uno limado El Protector Industrial, afirman ser
los nicos que poseen datos completos d los sol-
dados que fallecen en Cuba, el ministry de la Guerra
-est decidido que muy 'en breve comiencen pu-
blicarse las listas en el Diario Oficial.
Pero cmo? ha muerto alguno?


El Gobierno est dispuesto resolver favorable-
mente la concesin de pensions para las viudas y
hurfanos de maquinistas, voluntarios, fogoneros,
etc., que mueran en Cuba.
Esto, naturalmente, cargo del tesoro de
Cuba.
Para esto se tendr en cuenta el precedent de l'a
ley de patriots del ao 18I pero aumentando las
pensions, porque aquellas eran muy reducidas.
Nada, aumenten, aumenten, que ya irn co-
brar al Banco de Bahama.


A rio revuelto.....
Han sido ascendidos 330 individuos del -arma
de Infanteria.
Dicen de Toledo que ya han terminado los ex-
menes de fin de curso de los alumnos de tercer afio
de la Academia Militar.
De los 300 alumnos que se presentaron examen,
solo siete fueron suspensos.
Y an hay quien pregunta por qu contina
Espaa la guerra, estando ya vencida I


Refiere El Nacional, de Madrid:
T.ricm.:s entenedido que el ministry de Ultramar
no llevar cabo por ahora el plarteamiento de
reforms econmicas een la isla de Cuba, hasta'tanto
Sque llegue all el nuevo intendente de Hacienda, Sr.
Busto, y en vista de studios prcticos s'bre el
terreno proponga al Gobierno lo que juzgue ms
conveniente.
Con que despus de cuatro siglos, todava
hay que estudiar el problema econmico de
Cuba?
Basta, basta ya de studios,
De tanta mentira y brete,
Que las cuestiones de Cuba
Las va ,arreglando el machete.


Partes oficiales de Weyler
Teniente coronel Morenti oper el 7 Herradura
Gallego.
Era natural que habiendo hecho Texifonte
tantas marchas y i:rtrl ,. ri.:h i :l. necesitase esa
operacin.


Coronel Molina cogi Los Cocos campamento
Eduardo'Garca, matndoles dos.


Eso de ir cojer fruta en un campamento ene-
migo, y todava matarle dos cocos, francamente,
.no est bien;
A no ser que esos dos cocos hicieran resisten-
cia...


Que ataquen y... ganemos.
Veyler da cuenta de haber enviado nueve ca-
becillas espaoles contra los generals Gmez y
Maceo. Y agrega :
Me propongo dicha combinacin obligar enemigo
combatir.
pero lo dice desde la Habana.
'Waleriano, que tis madre !


Pregunta el Heraldo:
Dnde est Maceo?
Vaya una"preguntal Cree Vd. que si lo supi-
ramos se'lo bamos decir?


Dice Sells, el plagiario de Dumas, hablando
de Cuba:
Devulvannos eso poco (sic) Nosotros en cambio
les devolveremos la corona de plumas y el taparra-
bos que les quitamos cuando los descubrimos.
Pues por eso nos descubrieron, porque nos
quitaron el taparrabos.
Pero. no sera mejor que nos devolvieran todo
el oro que nos han robado ?


Se ha suicidado en Artemisa un Oficial del ejrcito
austriaco, que habia venido estudiar esta guerra
acompaando lo-columna Garca Navarro.
'Naturalmrente, el ipobre :austriaco se dijo:
Despus d'e esto no me queda nada que ver ...
y se peg un tiro!


Texifonte, el Gallego errante, telegrafa al
Heraldo que en la Ilabana nadie se opone que
se disuelvan las Cortes.
Claro, ni que se disuelva la nacin tampoco.


Todos esos informes provienen de que el tal
Texifonte, que es un poltico rat, quiere pasar
de reporter diputad'o cubano.
Lo que l dice: No lo han sido Villanueva,
Vrgez, el later Rodriguez San Pedro y en'Ba-
laguer ?
Pues si los dems lo fueron,
Qu privilegio tuvieron?


Leemos:
El general Weyler ha encargado del mando de la
column Cariella al bizarro coronel Hernndez.
Inmediato castigo
De aquel indescriptible macheteo,
Que dieron - Canella hace muy.poco
Los -generales Gmez y Maceo.


CARTAS INTEGRISTAS
De 'Perfeto Vitorino

Vitorino, celebrar que al recibo de esta
goces de cabal saluz. Esto ha cambiao
desde que el Mi.isi,,i' y el Maceo se han
introducido en estas provincias que llaman
de ocidentales, estamos de lo peor. Sabrds
como Martiez Campos tom el olivo. Yo
estlve con l en Coliseo. Pa saber lo que
fu aquello, no tis mds que fiur'r/e un
horno de pan. Bueno, nosotros eramos el
pan. A hora hazle dar cargas de caballe-
ra insurreta en el bujero del horno, y
.dime quien se escape de la chamusquina.
Tu has visto el pu~jr'gfl.r? Pues eso.
Pocos das despus, ibamos de march
cuando venos venir los latrofaciosos hu-
.yendo contra nosotros; contramarchanos
con cierta dinidaz y fuimos pernotar en
un prolero porter, no s como les lla-
man a unas dehesas de este pis. Cuando
dormamos, eso de lar doce, zds, otra
vez zambra. Arda loo el campo en un por-
cin de leguas c la reonda y se vea como
si fuese de da. Se present una nube de
insurgents y nosotros, despus de pro-
testar indinados, los entregamos lor
Mausser y nos retiramos ordenadamente
di un pueblo. Pero no 'habiamos hecho mds
que armarnos, cuando llegan otros y tene-
mos que entregor otra vez los mausseres
hasta quel tiniente dijo quera ms acer-
tao que no nos diesen ms.
Pasamos la noche en la suidaz, pero esta
vez nos armaron con remitnes. A la otra
maana salimos con much nimo d bus-
car lor manbises y cascarlos lar liendres.
A poco trecho lleg un esplorador di-
ciendo que haba much gente baidndose
en un rio, y el Comendante dijo dice:
Buialdose ? pues son insurretos, y
alld fuimos en combinacin con algunos
voluntarios, chicos diznos, pero que no.
gustan de estos belenes. Un sargento pre-
gunta: Quin Vive ? y nos contestant
La vieja y nos atizan una descarga
atroz y se nos vienen encima gritando
como unos condenaos : iAl machete !
Al machete!
En un moment nos mataron la mitaz
delagente. Estabamos copaos y cada cual
corra por su lao. Yo gritaba : dime,
ddime , y no -me entendan, hasta que
tir el remitn. Ya crea que iban co-
jernos el dinero y ped que no me Te toma-
ran todo y un official de ellos me dijo :
Vamos calla, eso estd bueno para tus
jefes que le robaron el reloj c Marti .
Nor dejaron en libertas pero descala-
braos. Despus de enterrar lor muertos y
enviar los heridos al primer pueblo, fui-
mos una estacin por si haba tren, y
no habia tren ni estacin, sino algunas
personas de ambos sesos. Uno de esos que
escriben ctrtas los peridicas de Midri;:,


pregunt al comendante y este le dijo que
no tenamos mds que una ilpa,-glfa con-
tusa.
Vitorino, creeme d mi: te digo que nos
pueden, vaya, que nos puedeh.
Te dir como entire ellos hay muchos'
que premuncian bien como nosotros.
Vitorino, Vds siguen hablando de con-
cluir la guerra d trompazos porque quie-
ren usufrutuar ms este pdis; pero aqui
icen que, ya nos dariamos con un canto
porque se acabara con un pato, que paece
es como se acab la otra. Por nosotros, no
digo yo un pato !.....
Recuerdos los de casa y tu sabes que
no te olvida tu apreciado amigo.
Perl t,.
----- -7 $ ii------

UNO MAS

Don Juan Valera, acadmico de la lengua en
todos concepts, cansado de escribir malas no-
velas, ha decidido hacer mala poltica, y la em-
prende con Clarence King en una revista de
Madrid.
Vanse algunas muestras de cmo defiende
Espaa el autor de auijella Cartas America-
nas que tuvieron que venderse por cestas, ti
10 centimos pieza, en la'Puerta del Sol :
Dice el Sr. Clarence King, que por codicia, por la
riqueza que de la isla sacamos, y por lo que espera-
mos sacar, nos resistimos que sea independiente
y libre. A mi ver, nada hay ms falso; y creo que
de los dieciocho millones que hay deespaoles, slo
no pensarn como yo mil dos mil lo ms. iTo-
dos sabemos que en los cuatrocientos aos que hace
ya que poseemos Cuba, slo durante quince
veinte ha habido sobrantes en las Cajas de Ultra-
mar.
Pero, hombre, cmo poda haber -obraniile-,
si se lo robaban Vds. todo ?
SEn .ls otros trescientos ochenta y tantos a-os,
Cuba no nos ha valido sino gastos.
Este Valera ignore. que hay un tesoro de Cuba.
Sacrificios y desazones.
Eso s : Las Gusimas, Palo Seco, Peralejo,
Sao del Indio, C.yo Epino, Coliseo, etc., etc.
Pues entonces dir el Sr. Clarence King -
por qu Espaa no abandon Cuba? La pregunta.
equivale la que pudiera hacerse una buena ma-
dre, cuya hija mimada no le trajese ms que gastos,
si se la aconsejara que la dejase en plena libertad
para que ella se ingeniase y buscase quien con ms
lujo la mantuviera.
Que Espaa able de, amor maternal, nos
hace el mismo efecto que si oyramos hablar de
moralidad cualquier diplomtico que en un
pas extrao deshonrase A una joven menor de
edad, causando el suicide de esta:
La nacin que ha descubierto, colonizado, cristia-
nizado y civilizado . Amrica, tiene- ms derecho
que ninguna llamarse americana, aun dentro de
las doctrinas de Monroe, y tiene el deber sagrado
ineludible de sostener este derecho con razones y


FOLLETIN
De La Repblica Cubana


CINCO SEMANAS
CON LOS INSIRRECTOS CUBANOS

*(De la Contemporary 'Review, de Londres)



(Contin,a)


Un buen hombre -- un americano que de-
ba ir un punto de la costa en una pequea
embarcacin de pesca, deselaba llevarme, pero
como yo no tena salvoconduito y este docu-
mento era tan indispensable :para ir por mar
como por. tierra, tuvimos que conquistar entire
los dos al patrn del barco, que al fin consinti
en ocultarme debajo de unos sacos en la proa.
Bastante trabajo nos costpersuadirle.
Debiamos partir: la maiana siguiente y yo
tena que esconderme durante la noche. El plan
estaba muy bien combinado, pero 'ltima hora
se presentaron otros diez doee individios que
queran partir tambin, lo que infifndi temor al
marinero que ayudaba al patron en la maniobra,
.y se neg en absolute llevarnos por unas cuan-
tas monedas. No fu para ellos poca fortune,
pues en el mismo moment en que se disponan
hacerse la vela, llegaron las autoridades del
puerto y registraron el barco minuciosamente.
Se me haca insoportable seguir encerrado en
la ciudad y comprend quesi queria escaparme,
tendra que hacerlo solo y lo mejor que pudiera.


Mi plan era reunirme t l.:i 'costa mi amigo
que haba desuparecido con su bote -y ;podra
ayudarme llegar al -campo insurrecto, pero
para conseguirlo tendra que dirigirme hacia las
montaas, y las tropas espaolas se encontraban
entire estas y la ciudad.
Lo peor del caso era que yo no saba una pa-
labra de espaol, pero aprend decir la frase:
deseo esquivar las tropas espaolas , y me
puse en camino una tarde con los bolsillos llenos
de cigarros. Al dla siguiente ~a-la, icon los in-
surrectos. Llegu sin contratiempo hasta las mi-
nas de hierro situadas sobre la costa, donde supe
que .una partida deba bajar de la montaa
aquella misma noche para recoger los despa-
chos, y all me reun ellos.
La extremidad oriental de la isla es montaosa
y cubierta por todas parties de bosques vrgenes.
La vegetacin es semitropical, la maleza y los
bejucos constituyen tan gran obstculo para la
march, que los hombres que iban delante tenan
con frecuencia que abrir un camino con el ma-
chete, el sable de los campesinos, que sirve en
tiempo de paz para cortar la caa y en tiempo
de guerra es utilizado como arma'blanca.
Durante la primera etapa que hice con los in-
surrectos iban dos conmigo, un capitn y un
soldado pude contemplar el paisaje ms ma-
ravillaso que he visto en mi vida. Toda la noche
anduvimos entire bosques, siempre subiendo, y
la hermosa luz de la luna podamos ver constan-
temente el mar que se extenda lo lejos, y las
cimas de los montes. Por espacio de dos horas
pudimos dormir mientras descansaban nuestros
caballos, y antes de sabir el sol volvimos
ponernos en march; queramos llegar al medio
da un campamento,-y el ms cercano estaba
todava muy lejos. Los caminos eran sumamente
malos, llenos, de lodo, y reces encontrbamos


precipicios y rocas que nuestros caballos tenan
que subir como si fueran monos. Todo el da
marchamos, siempre un paso lento y de uno en
fondo; de vez en cuando nos detenamos para lla-
marnos,porque estbamos cerca de las tropas es-
paolas y no sabamos quien podamos encon-
trar. La etapa haba sido larga y los caballos es-
taban muertos de cansancio, pues haban andado
durante todo el da y gran parte de la noche.
IHaca un calor sofocante y no habamos comido
ms que una sola vez, por la maana muy tem-
prano. Ya estbamos extenuados y cuando al
caer la noche advertimos que nos habamos ex-
traviado en medio de los bosques de aquellos
valles que parecan todos iguales, quedamos
verdaderamente desalentados. Esa noche llega-
mos las avanzadas de los insurrectos y en la
oscuridad oimos su quin vive? Al pasar
cerca de sus centinelas, advertimos, travs de
los rboles, los fuegos del campamento. Este
estaba situado en un terreno de forma triangu-
lar; detrs y encima estaban las montaas; de-
lante se extenda lo lejos la llanura y, ms
all, el mar.
El coronel Valeriano, un mulato, ocupaba esas
posiciones haca ya algunas semanas, con va-
rios oficiales cubanos y una fuerza de.cien hom-
bres. Debajo, unas diez mills, en la costa,
acampaban los espaoles en nmero de dos
tres mil hombres. Los insurrectos se encontra-
ban, pues, en el camino de aquellos; no eran
ms que un puado de hombres en una fuerte
posicin, y sin embargo, los espaoles no ha-
ban hecho ningn movimiento contra ellos.
Al da siguiente de mi llegada, los espaoles
dejaron su campo por la maana. Los insurrec-
tos se colocaron en el borde de la colina, obser-
vando con anteojos la march del enemigo y de-
seando que llegara. Se enviaron exploradores,


todo estab'a list, pero ese da, cmo los ante-
riores, pas sin que se efectuara el ataque.
El eampamento estaba formado por cierto n-
,mero de barracas, construidas con hojas de pal-
mera, y en cada barraca haba dos tres hama-
cas colocadas unas junto otras.
Pasanos una tarde agradable. Los 'oficiales se
reunieron nuestro alredebor en la tienda del
colonel, unos sentados, otros de pe, fumando
cigarros mientras nosotros comamos con un
apetito formidable la comida que se nos -haba
servido. Ms tarde, la liz vacilante de los fue-
gos del campamento, mi capitn, entado en una
hamaca y rodeado de los oficiales, .ley en voz
alta las noticias de los peridicos espaoles que
haba traido. Fuera, algunos negros escuchaban
atentamente y rean de tiempo en tiempo al oir
la relacin de una supuesta victoria espaola.
Aquella noche encontr mi hamaca colgada
junto la del soldado que haba hecho el viaje
conmigo. El pobre muchacho estaba ya acos-
tado; tena un poco de fiebre y deliraba en me-
dio de una gran agitacin, lo que era sumamente
desagradable para m. Yo haba llevado de New-
York varias classes de pldoras, pero desgracia-
damente no saba distinguirlas, porque estaban
marcadas segn el medicamento que contenan y
no la enfermedad que estaban destinadas. Al
fin tuve la suerte de escoger las que hacan falta,
pues habindole administrado cuatro al soldado,
se calm y descans tranquilamente el resto de
la noche. Los dos dormnos muy bien, y mi en-
fermo, despus de un nuevo acceso de fibre, se
cur rpidamente y qued muy agradecido de
mis cuidados.
H. Howard.


(Continuar)


~_____







LA REPBLICA CUBANA


FEBRERO 27, 1896.


con armas, hasta donde sus fuerzas alcancen y mien-
tras su sangre, su dinero y su crdito no se agoten.
Bueno; pero los cubanos, que saben que Es-
paa coloniza robando. cristianiza asesinando y
civiliza corrompiendo, estn cansados ya y le
han dicho varias veces la madrastra patria, lo
que un marido complaciente de la Corte decia
a su esposa, que coqueteaba en un baile : -
Ten cuidado, por que hoy me siento menos...
ciervo que de costumbre.
La madrastra no ha querido hacer caso, y ha
llegado la hora de cortar los amorosos lazos que
nos unan ella.
Nada. seor Valera, que la defense es floja
y se est Vd. jugando en cambio la venta de sus
novelas en la Repblica de Cuba.
No se meta Vd. en lo que no entiende; higalo
por Pepita Jimenez.

---------*a-------

CHOTEO

Vuelta matar Maceo. Los peridicos espa-
oles (semillero de embustes y patraas) publi-
can telegramas de la labana, anunciando la
muerte del invicto caudillo cubano.
No transcurre un solo mes
sin que maten Maceo,
que resucita despus....
Ya esto pasa de choteo
**
Desde que el titulado general Weyler lleg ;
Cuba, no cesa el cable de telegrafiar victorias ri-
diculas. No pasa da sin que alguna de las colum-
nas... mingitorias de Prats, Aldecoa, Luque, Aro-
las y otros jefes pour rire, batan y dispersen
al enemigo, que deja siempre en la fuga nume-
rosas bajas .
Por nuestra parte, sin novedad .


En Candelaria los espaoles fueron vergonzo-
samente derrotados por Maceo, y sin embargo,
pretenden adjudicarse la victoria.
En Jaruco tambin han sido brutalmente de-
rrotados por Maceo.
Vase como describe El Imparcial el triunfo
de los godos :
Como los defensores de Jaruco eran pocos, no
pudieron amparar la crcel ni las casas de los arra-
bales.
Entre los fugitivos que llegan procedentes de Ja-
ruco, viene con toda su familiar el juez de aquella
poblacin.
Maceo se encarg de' atacar Jaruco con cuatro
mil caballos.
Por fin se retiraron vencidos, y segun testimonio
del juez tuvieron ms de 8o bajas.
Cabe ms cinismo?
Los defensores de Jaruco eran pocos, y sin em-
bargo vencieron ; cuatro mil hombres t ca-
ballo !
Ms vergenza y menos... bajas.
*
Optimismos titula El Imparcial un suelto,
publicado rengln seguido del telegram en
que se noticia el desastre de Jaruco.
Los espaoles son como ciertas histricas, que
se sienten mejor y hasta contents despus que
se les administra una paliza.


Del mismo papelucho :
Pronto quedarn limpias de insurrectos las pro-
vincias de Pinar del Rio, Habana y Matanzas .
Limpiate, que ests de huevo.


Lo de siempre. Del Heraldo, segn Tesifonte
Gallego :
Los insurrectos estn muy .quebrantados en su
moral.
Hablar de moral Gallego,
y hablar en tan mala prosa!
Es como si hablara un ciego
del color de... cualquier cosa.


Telegrafa el Tesifonte al Heraldo :
He 'isto nios de quince aos (?) apenas que
combatieron durante VEINTE Y SEIS HORAS SEGUIDAS,
negndose tomar alimento y dormir un instant.
Era que el espritu del Ciz les animaba.
Y es sabido que el espritu del Ciz es muy su-
perior al espritu de vino.
Como que los espaoles se emborrachan con
solo invocarlo embocarle.


Nueva humillacin en Espaa ante los Estados
Unidos. El ministry en Madrid de esta gran Re-
pblica, exiji i Cinovas una retractacin com--
pleta de las frases ofensivas del marino Sr. Con-
cas, respect del coloso americano.


Cnovas cant la gallina. Era de esperarse,
dada la reconocida dignidad de la nacin
de frailes, de toreros y mendigos .

Espaa se venga de este ultraje insultando
los cubanos, como esos jefes de familiar que ha-
cen pagar ; esta sus berrinches de la calle.

Ttulos de sueltos de El Liberal:
Gmez herido?
No, seor.
Maceo muerto?
Tampoco.
*
De El Liberal, en un mismo telegram:
Desde este moment las partidas de Mximo
Gmez fueron de derrota en derrota huyendo siem-
pre.
Y unas lneas ms abajo, aade:
El generalsimo, obligado por nuestras tropas,
les hacia frente siempre.
En qu quedamos : huyen hacen frente?
Desdichados, ya no saben lo que se dicen!
Miguel de Cervantes Saavedra.

-------** ~ ~-------

NOTICIAS DE LA GUERRA

Febrero 19
Las fuerzas de Maceo han penetrado lti-
mamente en San Antonio de las Vegas.
Han sido deportados la isla de Pinos 36
individus sospechosos.
Pequeas fuerzas cubanas que intentan
llamar la atencin de las columns hacia el N.
de la provincia de la Habana, recorren el ferro-
carril de esta capital Matanzas ineendian los
paraderos que se hallan lejos de los poblados.
Esto ocurri ayer con los de Las Minas, Campo
Florido y San Miguel, situados pocos kil-
metros de la Habana y antes de Jaruco.
En Matanzas vuelven quemar caaverales
et los ingenios y colonies.
Dcese, que por fin han conseguido unirse
Mximo Gmez y Antonio Maceo, dirigindose
otra vez hacia el Norte de esta provincia. Aseg-
rase que se encaminan Managua y que un n-
cleo considerable de sus fuerzas hllase prxi-
mo Santa Mara del Rosario. Otras tropas de
las que siguen ambos jefes llegaron San Jos
de las Lajas y algunos grupos pernoctaron ano-
che en el ingenio del seor Calvo, tan prximo
esta ciudad.
Las tropas de Aguirre y otras, fuertes
1.500 hombres, atacaron en Pochon un desta-
camento de voluntarios que se rindi, entregan-
do las armas.
Las grandes prdidas experimentadas por
los Ferrocarriles Unidos de la Habana, han obli-
gado la Junta directive de aquella empresa
introducir economas que ascienden medio
milln de pesos. Otras empresas ferroviarias,
por causes semejantes, han seguido igual con-
ducta.
Del 20
Ayer estuvieron fuerzas cubanas en el in-
genio Amelia de Portugalete.
El lunes atacaron el problado de Arabos y
despus Managua.
El Embajador de Francia en Madrid ha pedido
al gobierno que el cindadano Honor Lain, dete-
nido en la Habana por motivos politicos, sea some-
tido los tribunales civiles y no la jurisdiccion de
guerra.
El Brigadier Quintn Bandera parece haber re-
concentrado las tropas de Pinar del Ro en Santo
Domingo, pocos kilmetros de Paso Real, sobre
el ferrocarril occidental.
El General Mayia Rodriguez, la cabeza de
una gran fuerza cubana de caballera, procedente
del Camagey, entr en la provincia de Santa Clara,
principios de mes.
Se confirm la noticia de que el Alcalde de
Sancti Spritus, el conocido Don Mrcos Garcia, se
ha marchado la insurreccin, despus de la expul-
sin de Martinez Campos, quien habia dado su
palabra de honor de mantenerse pacifico bajo el
mando de este Gen ral.
Desde que las fuerzas de Mximo Gmez eva-
cuaron San Jos de las Lajas, esta jurisdiccin
puede decir que goza de complete calma.
Pero el general no nos dej solos: en los mon-
tes del Carmen y Alderete han quedado dos fuerzas
que al mando de Calunga y de Aguirre, parece qne
tienen el encargo de sostener esta comarca en pi de
guerra. Estas fuerzas operan en combination con la
que don Federico Bazar levant en los Cuatro Ca-
minos al pasar para Occidente las fuerzas orien-
tales.
El General Maceo ha dejaclo cargo de las
operaciones en la provincia de Pinar del Ro, los
Coroneles Zayas, Roberto Bermudez, Rubio, Lazo,
Perez, Varona, Castillo, Delgado y otros jefes prc-
ticos y entendidos, para mantener la guerra active.


En Santiago de Cuba est haciendo horribles
estragos entire la tropa espaola, la viruela negra; en
los hospitals habia cerca de mil soldados atacados.
En la noche de ayer el General Antonio
Maceo, con 4.000 ginetes se apoder de Jaruco,
ciudad de 7.000 habitantes y 35 kilms de la capi-
tal. La guardia de la crcel se rindi y el edificio
fu incendiado despus de haber sido puestos en
libertad 24 press polticos.
El ayuntamiento, la comandancia y gran n-
mero de casas fueron rociadas con petrleo, para
que el fuego hiciera presa en ellas con ms faci-
lidad. A las doce de la noche los combatientes
luchaban en medio de las llamas. Al fin reson
en toda la ciudad el grito de Viva Cuba Libre!
Entre el gran nmero, de fugitivos que llega-
ron la Habana desde Jaruco, se cuenta el Juez
de la ciudad y toda su familiar.
La toma de Jaruco ha obedecido al plan con-
certado por los generals Gmez y Maceo en la
conferencia qus tuvieron en Santa Amelia, y la
que asistieron Mass, Nufiez, Castillo, Mir y
otros. En ella seldiscuti el paso la provincia
de Matanzas, por estar ya completamente organi-
zada la ocupacin military y los servicios de las
provincias de Pinar del Rio y de la Habana.
Esta noche ha sido tomado el pueblo de
Casiguas.
Del 21
Fuerzas cubanas, despus de derrotar los
espaoles, hacindoles 24 muertos, 26 heridos y
muchos contusos (segn el parte espaol) ata-
caron el poblado de la Catalina, que se rindi
las 7 de la noche.
El mismo da fu atacado el tren de Arte-
misa, causando muchas bajas la. tropa que
ocupaba el carro blindado. El convoy que condu-
ca cay todo en poder de los cubanos.
Sangriento combat en el ingenio El Gato. Los
espaoles atacaron con infantera, caballera y
artillera, al mando del coronel Tort; pero los
cubanos, fuertemente atrincherados, les obliga-
ron retirarse causndoles grandes bajas. El
capitn espaol Antonio Serra, fu muerto en el
combat.
Del 22
El pueblo de Santa Cruz de los Pinos ha
quedado totalmente destruido. La iglesia, que
como siempre serva de defense los espaoles,
fu"incendiada.
Hoyo Colorado, que los cubanos abandona-
ron despus de ocuparlo much tiempo, ha sido
atacado de nuevo.
La lnea frra de Matanzas ha sido cortada
tres kiloms de Guanbana.
Del 23
Fuerzas cubanas al mando de Daz entra-
ron en San Antonio de Rio Blanco (4 4/2 kiloms
de Jaruco) haciendo prisioneros todos los vo-
luntarios de la guarnicin, y dejndoles en liber-
tad despus de quitarles las armas y abundantes
municiones..
La misma column derrot en el ingenio
Oviedo al batalln espaol de Guadalajara, que
que se retire despus de sufrir muchas bajas.
Los espaoles confiesan que sus fuerzas de
Jicotea fueron envueltas por nuestras tropas en
Diamante, teniendo ellos que former el cuadro
para defenders durante cerca de dos horas,
retirndose luego.
El general cubano Pedro Prez ha efectuado
una brillante march hacia Vuelta Abajo, para
reforzar la lnea de comunicacin establecida de
un extremo t otro de la Isla desde que se efectu
la invasion.

-------Ad~ -----

LA PPrNION EN ESPAA

El Heraldo, Madrid :

A mediados de enero el enemigo era verdadera-
mente dueo no slo de los campos de las provin-
cias de Matanzas, Habana y Pinar del Rio, sino de
muchos y muy importantes poblados. En no pocos
de ellos Mximo Gmez haba sido recibido por el
Ayuntamiento y acompaado por ste habiase diri-
gido la Casa Consistorial donde bajo su presiden-
cia se celebr sesin levantndose acta de lo ocurri-
do para guardarla en los archives de Cuba libre.
.. ......... ................ ....... ........
Mientras esto suceda en la Habana, Maceo se iba
entrando por Pinar del Rio adelante, encontrando
abiertos de par en par muchos pueblos, en los que
puso autoridades suyas.
** ......" ..." '.. ." ." '. .".". " " " '
Lo cierto es que estos se movan sus anchas sin
miedo de ser encontrados. Adems de llevar la gente
montada, con lo que pronto se adelantaban nues-
tros infants, s estos aparecan, contaban (y todava
cuentan) con el apoyo de los naturales de las pro-
vincias invadidas, tal v tan complete que slo l


bastara esplicar la impunidad de sus marchas y
contramarchas. La column de fuerzas leales que
llegaba un pueblo encontraba cerradas las ms de
las puertas y silenciosos y retraidos los vecinos,
muy al contrario de lo que suceda, segn, hemos
visto, si el que llegaba era Gmez. Aun no haba
acabado de entrar la tropa y ya iban saliendo en to-
das direcciones propios que llevaban al enemigo no-
ticias del nmero de soldados, de si venan no
cansados y de si pensaban salir aquel mismo da;
con todo lo dems que conviniese saber..

Desde los primeros das de Enero haba estado
Mximo Gmez, cuyo centro de operaciones, hasido
en esta ltima parte de la campaalos alrededoresde
Quivicn, San Felipe y Pozo Redondo, adelantndose
veces hasta Bejucal y Santiago de las Vegas. La
razn de esta preferencia comprndese con solo mirar
el mapa, pues de San Felipe parte la va frrea que,
arrancando de la de la Habana Ba:aban va Me-
lena del Sur y Gines; de Bejucal sale la de Pinar
del Ro, y de Santiago 'de las Vegas la que sigue
San Antonio de los Baos, en la misma provincia.
Tan dueo habia sido Gmez de todas, estas vas,
que del 3 al 23 de enero solo pasaron de Batabani
la Habana dos correos. En algunas estaciones la ba-
lija cay en manos del enemigo, el cual, en vez de
quedarse con las cartas, se entretuvo en timbrarlas
con la estrella solitaria, dejndolas luego circular.
As han venido algunas Madrid.

La Lectura Dominical, Madrid :
En reemplazo de Martnez Campos se ha nombrado
al general Weyler. Nadie recuerda en qu batallas
luci su ingenio military, nisali triunfante el nue-
vo caudillo de nuestro ejrcito en Cuba; pero todo
el mundo se hace, lenguas de la severidad con que
se port en la pasada guerra, fusilando gallardamente
cuantos caan en sus manos. Por esto precisamente
se le ha elegido. En el moment present nos figu-
ramos los espaoles que somos Jpiter, y que la isla
de Cuba es un charco lleno de ranas que nos piden
rey: les hemos mandado, decimos con gravedad,.
Martinez Campos que era para las ranas como un
leo, por lo inofensivo, y se han burlado de l; ahora.
les mandamos un culebrn que las devorar. Dios
quiera que as sea, y que la fbula se repita en todas.
sus parties, hasta en el desenlace!
Lo malo es que en el charco adonde va caer el
culebrn, no faltan otros culebrones, dispuestos -
tenrselas tiesas con el que les vamos enviar

Al menos que de lo que se trate es de dejar los
cubanos en armas campando por sus respetos en
montes y despoblados, y vengarnos de ellos casti-
gando los que se han quedado en las poblaciones,.
la sombra de nuestra bandera.
Todo pudiera ser. El general Nogueras no podia
derrotar Cabrera. Pero s pudo apoderarse de la
madre de Cabrera, que tranquilamente viva en Tor--
tosa,-y se dijo: Esta mujer es infidente, por lo me-
nos en potencia, pues si su hijo le pide asilo, y ella
puede proporcionrselo, de seguro que se la dar..
Fusilmosla por lo tanto. ,

La Ilustracin Espaola y Americana, Ma-
drid :

Cost la guerra 700 millones de duros y 20o.ooo
hombres. La culpa de esta inmensa prdida no.
debemos echarla la manigua ni al vmito : la culpa
es principalmente de la falta de preparacin military,
de la poca inteligencia de los que dirigieron la cam-
paa y de los malos politicos que gobernaban en
Madrid.
La segunda guerra nos ha sorprendido aun ms
desprevenidos que la primera, con menos tropas en
la isla, mal armadas, mal organizadas, sin caminos.
estratgicos, sin cuarteles, sin hospitals, sin dinero,
sin nada. No habla la historic de otro caso igual. En
cambio, el enemigo tena muy estudiado lo que
habia de hacer, y haba reunido en diez y siete
aos de constant trabajo buena cantidad de re-
cursos.

El Campesino, Vendrell :

Este es el verdadero patriotism; no esa mengua-
da pretensin que classes egoistas tienen de hacer de
la bandera gualda y roja, algo as, que encubra sus.
repugnantes agios y dilapidaciones.
. . . .. .. .. . .. .
Por qu no mandan Cuba sus hijos y no ofre-
cen sus millones para subvenir las necesidades
de los soldados de la patria? Ah! los srdidos
adoradores del divino tanto por ciento no entienden
de generosidades que impliquen algo que sea formal
sacrificio. Sus hijos, con dos mil pesetas se redimen
del honor de servir la patria; la defense de las
riquezas acaparadas con el sudor del obrero, la con-
servacin y defense del suelo national, todo corre
cargo de quien no tiene riqueza alguna, ni tro;o al-
guno de patria donde descansar sus huesos. Cuan-
do despus de miles fatigas, habiendo escapado las
balas y al vmito, perdida la salud y mutilado el
cuerpo, son despedidos del ejrcito para regresar
sus hogares iay! solo el recurso de pedir humillante
limosna les queda esos hroes ignorados de cien
combates.


I
I




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs