Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00005
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: February 20, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text











\ os(


Patria y Libertad


REDACCION Y ADMINISTRATION SUSCRIPOION EN FRANCIA
0 ua8Un a6io, pago adelanta.do ................ ,30 Ir.
o, Ru Baudm Ao I PARS Febrero zo de 1896 Nm. 5 Unse estr.e, l,. ... ...
Un trimestre, id. id ................. 1.J0
WelregraP o : IRA A I OG-.30 A EN EL EXTERIOR
T~ELE' T0TO Un aiio., pago adelantado................... 35 .
-- sEdeu -elvn S T.T B C ~.-A LO T S JT : _T 'TT TS Ui semestre, id. id ................... .50
No se devuelven originales NUMERO SUELTO'...... O fr. 50 cts.


ADVERTENCIA

La Administracin de este peridico
pone en conocimiento de los seores
suscriptores, que los envos se han
hecho eon la puntualidad requerida;
mnas en vista de algunas quejas, hace
saber lo siguiente :
o1 Que dichas reclamacionnes son
en el dia objeto del procedimiento que
la ley indica.
20 Q e desde el present nmero, los
seores suscriptores recibirn el pe-
ridico por conduct distinto y ms
seguro.
30 Que a1 mismo tiempo se ruega
que no demoren las reclamaciones que
todava no .se hayan presentado, fin
de regularizar el servicio.
El Administrator.


TRISTEZAS

Si los cubanos pudiera sorprendernos
alguna injusticia, nada nos extraaria tanto
como la actitud expectante, impasible,
casi indiferente que guardian los gobiernos
hispano-americanos ante los acontecimien-
tos que se desarrollan en Cuba. Bulgaria,
Servia y Rumania, no se muestran ms
ajenas nuestra sangrienta epopeya, que
esas repblicas hermanas en cuyas ban-
deras brillan guilas, soles y estrellas de
libertad.
Hermanas son nuestras, ms aun que por
la sangre heredada, por la sangre vertida
contra la tirana, y sin embargo, durante
la guerra de los diez aos, esperaron que
las ondas que baan nuestro continent
llegaran anunciarles turbias de sangre
americana, que Cuba, sin haber sido ven-
cida ni domada, tenia que pactar con el
godo salvaje. Ahora aguardan sin conmo-
verse, que las mismas olas salpiquen de roja
espuma sus costas libres, llevandoles la
nueva de nuestro triunfo.
Y no es esto pedirles que combatan por
Cuba.
Al lanzarse al campo los cubanos, no con-
taron nunca ms que con la justicia de su
causa y la fuerza de su brazo. Solos co-
menzaron el combat, solos han llegado
las puertas de la Habana y solos para
mayor gloria suya proclamarn su iin-
dependencia.
No es tampoco ira ni despecho lo que
mueve nuestra queja; es que sentimos
profunda tristeza al oir que un gobierno
americano, de los ms hericos, de los que
con ms denuedo lucharon por la libertad,


(.


nozca, antes que la Amrica libre, nuestra
independencia.
No. Esto no puede ser : las repblicas
hispano-americanas no tienen el derecho de
esperar la hora de nuestra victoria,para de-
cirnos entonces : Ahora que habeis sido
los ms fuertes, reconocemos que teniais
razn . Ellas no pueden conformarse con
que los Estados Unidos, que no estn liga-
dos los cubanos por la raza ni por la his-
toria, sino por la justicia y por la solida-
ridad americana, les den el ejemplo y les
indiquen cundo deben reconocer que so-
mos hombres libres.
Pero aleje-
mos de nuestro
espritu estas
amargas re-
^ flexiones, estas
tristezas, que
la altivez cu-
.1 .bana nos ha
hecho ocultar
hasta que han
llegado los dias
de victoria. Es-
peremos aln,
Sque asi como
en otros tiem-
pos vibr de
repente en to-
dos los mbi-
tos de la Eu-
da Pahnua ropa cristiana
un grito de
AGENT GENERAL DE LA ansiedad Je-
N EL EXTRANJERO
rusalem !, re-


ha respondido 'nuestro grito de desespe-
racin diciendo que soh sus penas las pe-
nas de nuestro enemigo del que lo fu
suyo brbaro inexorable y que las
alegras de nuestro verdugo son sus ale-
grias. Es que si todo, la justicia, el honor,
la venganza no mantuviera tan firme el
machete en la diestra del cubano, el desa-
liento haria caer el arma vengadora al ver
otra Repblica floreciente y rica negar-
nos una frase alentadora, mientras en
sus ciudades alzan los espaoles bandern
de e~ganche y -de sus puertos zarpan bu-
ques conduciendo 4 los aventureros que han
de combatir-
nos..
Nosotros
creamos que
las frases de
admiracin y '
simpatia pro-
nunciadas por
los americanos
en Madrid, para
celebrar el cen-
tenario del des-
cubrimiento,
nacan de un
entusiasmo ofi-
cial,y,que aque-
llas alabanzas,
,consultadas
con el diplom-
tico, estabans E
Tomas Es
bien .aprendi-
MINISTRO PLENIPOTENCIAR
das de memorial REP 1LICA CUBAN
para que el pu-
dor no las con-
tuviera en la
garganta, ni las helara en los labios.
Nosotros no podemos career ain que
aquella apoteosis de la Espaa brbara,
fuese sincera; pero nos asombra que los
.que supieron arrojar del suelo sagrado de
la patria las hordas espaolas, cuiden hoy
de no interrumpir desagradablemente la di-
gestin de algunos ineptos diplomticos
,madrileos.
Y sin embargo, no se trata aqu de una
declaracin de guerra : el reconocimiento
de un estado de beligerancia, no es un
casus bell. Pero aunque lo fuese qu?
pueden impedir los espaoles con un par
de barcos viejos, el cumplimiento del deber
todo un continent ? Alli donde una sola
nacin se apresta una lucha herica con-
tra el coloso britnico es admisible que
todas juntas se preocupen de una sombra de
nacin europea, semi-africana, cuyos barcos
naufragan en todos los mares y encallan en
todas las costas?
No se comprende, pues, que anhelando
todos los pueblos americanos la indepen-
dencia de Cuba, continen sus gobiernos
prestndose las exigencias de Espaa.
Estos tienen que reconocer que nuestros
soldados estn escribiendo con sangre una
de las pginas ms brillantes, ms gloriosas
de la historic de Amrica. La Europa en-
tera lo proclama ya, asombrada, y quizs
muy pronto la misma Inglaterra reco-


Fuera tarea bien agenda a. la de una brevsima
resea biogrfica, referir aqu los sufrimientos
que sin expresar la menor queja, experiment
durante la guerra pero no podemos sino dete-
nernos en uno de ellos en el ms dolorosa-
mente grande y conmovedor por cuanto re-
vela de sublime en el alma del revolucionario.
Al campo de la guerra parti acompaado de
su madre, anciana venerada que, sin titubear
un moment, se decidi compartir con su hijo
todas las penalidades de aquella lucha tre-
menda, colosal, no descrita todava; mas ha-
biendo la seora caido prisionera de una co-
lumna espaola, fue arrastrada brbaramente
por montes y psimos caminos, pi y en-
ferma, obligada padecer hambre y sed, y por
ltimo, atada al pi de un rbol, cuando sus
verdugos se hastiaron de martirizarla y se con-
vencieron de la inofensivo incmodo de aquella
captura... hasta que como ha dicho en su
ltimo y muy aplaudido discurso Manuel San-
guily su hijo pudo encontrarla, desfallecida,
solo para verla morir extenuada de hambre, he-
rida en lo ms ntimo de su naturaleza delicada
por tan innecesaria como odiosa violencia .
Pero al poco tiempo de suceso tan horrible,
cuando an las primeras lgrimas producidas por
pesar tan cruento baaban el rostro del hur
fano desesperado, y como alguno, la salida de
un consejo de guerra en que se haba juzgado a
un comandante espaol, le preguntase por qu
haba dado su voto en favor del official enemi-
go, cuando los espaoles acababan de privarlo
de su madre, Estrada Palma contest :
La memorial de mi madre es demasiado
sagrada para que yo la' manche con un senti-
miento de venganza.
De manera bien distinta hubo de responder el
jefe carlista Cabrera, al recibir la noticia del fu-
silamiento de su madre por orden del feroz Nar-
vaez.
En la Revolucin desempe con inteligencia
y patriotism various puestos, y era el cuarto pre-
sidente de la Repblica, cuando fu hecho pri-
sionero en 1877, conducido k Gibara, luego a la
fortaleza del Morro en la Ihabana, y por fin de-
portado Espaa,
Pero oigamos como pinta Estrada Palma en
esta poca de su vida, un escritor espaiol en las.
columns del Nuevo Munr o de Madrid :
Los generals espaoles intentan atrarselo,
con la gentil generosidad que es su norma
de conduct en la victoria, y Estrada se
niega.no ya a todo avenencia, sino tambin :
toda entrevista. Viene i Espaa, y en la prisin
se aisla. Firmase el Convenio del Zaujn, y Es-
trada lo rechaza,.y rehusa la restitucin de lo
suyo y toda compensacin...
Entonces pasa ; Honduras, done el president
Soto le nombra Director de Correos, contrae ma-
trimonio; ms tarde establece un colegio en
Central Valley (Estados Unidos) y se adhiere al
Partido Revolucionario Cubano, del cual fu
electo Delagado ; la muerte de nuestro inolvida-
ble Mart.
Por ltimo, los mritos relevantes de Estrada
Plalma se han vidto nuevamente reconocidos por
sus compatriots, al designrsele en septiembre
1iltirno para el alto puesto que hoy ocupa.


tra

A E!
NA EN


S suene pronto
enelcontinente
americano un clamor de justicia, y sea el
nombre de nuestra herica patria el lema de
una cruzada por la libertad.
Horn.
-------^ -------

TOMS ESTRADA PALMA

Nuestro Ministro Plenipotenciario en NWas-
hington, Agente general de la Repblica Cubaaa
en el extranjero, es una de las personalidades
ms salientes de la Revolucin.
Siendo impossible encerrar en el estrecho mar-
co de una resea biogrfica su accidentada his-
toria, nos limitaremos recorder los principles
rasgos de su vida poltica, consagrada today al
triunfo de sus ideales patriticos.
Naci Estrada Palma en Bayamo en 1..T7.
Comenz sus studios en la Habana y fue con-
cluirlos en Sevilla, recorriendo despus today
Espaa. As es que desde muy joven pudo estu-
diar la sociedad espaola, observer los vicios se-
culares que la dominaban y adquirir el conven-
cimiento de que jams llegara Cuba i disfrutar
de un buen rgimen administrative y politico,
mientras fuera una colonia cuyos destinos de-
pendieran de tal Metrnpoli.
En Bayamo, donde ejerci ms tarde la abo-
gaca, figure siempre entire los de ideas m;is
avanzadas y fu uno de los iniciadores de la
guerra de la Independencia, lanzndose :1 la
lucha el 10 de Octubre de 1868, con toda la fe le
un ardiente patriota.


~\I~







LA REPBLICA CUBANA


FEBRERO 20, 1896.


LA REVOLUTION CUBANA
y la raza de color
(APUNTES Y DATOS)

I
Apulntes iara la hli.toria
Cuando elPartido Revolucionario, suficientemente
organizado en el Exterior, tuvo adeptos en las prin-
cipales poblaciones de la Isla, stos, por inspiracin
propia, por consejo de la Delegacion, se acercaron
muchos de los antiguos insurrectos anuncindoles
que la novia tenia ya puesta la corona de a.ahares,
que el caballo estaba ensillado y el ginete con el
pi al estribo. Unos volvieron las espaldas con iro-
na y desden; otros, con melanclica resignacin,
guardaron silencio, pensando que ya en Cuba se
haba extinguido la raza de.hombres fuertes, capaces
de todas las audacias del valor y de todas las subli-
midades del patriotism; un grupo exiguo, compuesto
de hombres de segunda fila, un alcalde bien hallado
con su papel de personaje important en una situa-
cin de logros y de medianas satisfechas, un bur-
crata enriquecido la sombra de su empleo, un
propietario, horribre de much corazn y de menos
que median inteligencia, formaron una liga contra-
-revolucionaria. Formaron este grupo, como gua y
orculo, D. Marcos Garca; como consejero y actor
de bastidores, Don Juan E. Ramirez, y como ejecu-
tante y cabeza de turco para correr riesgos y sobre-
llevar responsabilidades, D. Juan Bautista Spotorno.
Acaso sin la influencia absorbente y tirnica del Al-
calde de Sancti Spiritus, Spotorno, el ex-Presidente
de la Repblica de Cuba, hubiera permanecido en su
aislamiento silencioso de Trinidad 6, recordando su
vieja historic y oyendo sereno el grito ntimo de su
corazn, hubiera respondido en los campos de las
Villas al grito del 24 de Febrero, como supo respon-
der al grito del insigne rebelde de Yara y San Lo-
renzo. Pero Marcos, como le llaman sus conterr-
neos y:amigos, avasall la voluntad de Spotorno, y
hallando en Ramirez, en el Administrador vitalicio
de la Aduana de Manzanillo, un hermano carnal,
viciada el alma por la misma satisfaccin adormece-
dora, puso manos la obra de contramina. Ramirez
solo tampoco hubiera intentado ningn esfuerzo en
contra de la-Revolucin, y lo sumo se hubiera con-
tentado .con ser espectador y la hora del Slvese el
que pueda, con salir del pas para que su prestigio
de jefe valeroso y de soldado probo no llevase sus
sienes la corona del martirio, cuando el Pacificador,
malogrado y contrariado, desnudase la espada tinta
en sangre de los matadores enfurecidos de la Am-
rica Colonial y de los Paises Bajos rebeldes y protes-
tantes. La paz, que fu el sueo de la convalescencia
de un pueblo viril, hizo una eminencia del que en la
guerra de los diez aos, como soldado y como pol-
tico, gan fama sin merecerla, lauros que no le cos-
taron una gota de sangre, ni siquiera una gota de
sudor. Los autonomistas sacaron.grandisimo prove-
ccho de su bonachona vanidad, y con sueltos en que
trompeteaban sus mritos imaginarios, con comilo-
nas y otros agasajos, convirtieron en el ms dcil de
los instruments al Cacique grande de las Villas,
como burlonamente y en petit comit le llama'D.
Antonio Govn. Y as como Garca cogi Spotorno
de pararayos, 1cs abogados autonomistas, con diplo-
mtica habilidad, lo cogieron l como hermano
terrible para desbaratar los planes de los revolucio-
narios.
Vino la Revolucin de Febrero, sufri el lamen-
table fracaso que todos deploramos en las Vilias
Occidentales, y circunscribindose en sus primeros
dias Oriente, ofreci de mlomento la occasion ms
favorable para que la liga Garca-Spotorno-Ramirez
diese formas al proyecto que venia laborando, y que
hasta entonces no haba podido manifestarse ms que
en expresin de odio feroz, de saa de mayoral en-
durecido en el castigo inhumane y cobarde al es-
clavo, respect de un mulato, escritor de cerebro tan
privilegiado como de corazn entero y noble. Con
gran regocijo del Gobierno de Espaa, con fruicin
de los autonomistas, con el beneplcito de algunos
revolucionarios mal avenidos con lo que es la conti-
nuacin de la gran tragedia de Yara, la liga lanz
los cuatro vientos la atroz calumnia de que la nueva
guerra era una sedicin de los negros y los mulatos
contra los blancos. La torpeza echo races y cobr
crdito. Primero El Pas, en el paroxismo del pnico
y el despecho, prohij la mentira, que no ha sido,
para su desdicha, la ltima que ha de abrumar su
conciencia en el dia no lejano de las expiaciones.
Despus un hombre obscuro por su vulgarsima cul-
tura y su insignilicancia en la sociedad cubana, D.
Herminio Leyva, cuando se persuadi que el digni-
simo y noble General Bartolom Mass era much
hombre para que l, con su elocuencia de escritor
de costumbres malogrado y de autonomista del
montn, lo apartase de la send que lo llevaban
las convicciones de una vida ejemplar, en la clera
del ridiculo en que camera, repiti como un cmico
de comparsa la estpida patraa. Spotorno, ilamado
por Leyva con clamor de angustia y puesto por Mar-
cos Garca en las astas del toro, repiti la leccin en
presencia de Mass, Caledonio Rodriguez, Enrique
Cspedes, Bello y otros, y gracias la proverbial hi-
dalgua cubana, gracias la compasin que inspirara
los revolucionarios el tristsimo papel que all re-
presentara el hombre que se hizo clebre ponfe.ido


su firma al pi del severisimo decreto que conde-
naba como traidor la patria todo el que hiciese
proposiciones que no estuviesen basadas en la inde-
pendencia,-no perdi la vida en su dolorosa misin
de agent de intereses bastardos. Y ahora el general
Martinez Campos, el hombre Providencia de la Pe-
ninsula, condenado andar de Herodes Pilatos
enmendando errors y torpezas de la hispana gente,
apenas pone la plant en tierra cubana vocifera en
una proclama, psimamente escrita, la inaudita san-
dez de que los revolucionarios blancos estn vigila-
dos por los revolucionarios de color.
La trama maquinada hoy por insurrectos arrepen-
tidos, por cubanos arrimadizos y bien hallados con
sus libreas de vasallos, viene de muy lejos, y hemos
de seguirla en rden inverso, aunque en rpida ojea-
da. Pero esa trama tuvo su auxiliar ms poderoso en
la actitud de la Junta Central del Partido Autono-
mista. Decimos la Junta y no el Partido, porque el
Partido no existe : las filas insurrectas en Oriente se
nutrieron y se nutren con los que, para dar empleo
su fecunda actividad de ciudadanos, comulgaban en
la iglesia autonomista : en CamagUey los sostenedo-
res de la Junta son unos cuantos insurrectos arrepen-
tidos tambin, que perdieron la fama en el gran de-
sastrede 1871 1872, en la pocade sufrimiento y de
abnegacin en que tom.las proporciones de un
coloso la figure inmaculada de Ignacio Agramonte;
en las Villas se echan velos y mortajas sobre las disi-
dencias y los agravios, y los elements ms ilustra-
dos del Partido son rebeldes permanentes frente
la dictadura que pretend ejercer le Central. Y es na-
tural que as sea: el Partido Autonomista, segun su
ltimo y celebrrimo manifiesto, es un partido fun-
damentalmente espaol y nuestro pueblo, el pue-
blo en que la Junta recluta sus soldados, es esen-
cialmente americano, anti-espaol, apasionado ar-
doroso de la separation de Cuba de su Metrpoli. La
mayora de la misma Junta, respondiendo la uni-
dad de la concienca cubana, es separatist alien-
ta odio profundo Espaa, pero disfraza sus senti-
mientos por miedo por conveniencia. Por consi-
guiente, el grupo director de la Junta, el que all or-
dena, manda y se impone, es una pequea minora
de hombres inteligentes y sin corazn, minora in-
significante por su arraigo y positive influencia, y por
lo mismo incapacitada para imponer su voluntad
la mayora del pas. Montoro conmueve con su elo-
cuentsima palabra centenares de hombres inscritos
en el registro de la Sacrista de Teniente Rey, y al
dia siguiente el Partido Autonomista pierde una ba-
talla electoral. Mass se alza sobre los estribos de su
caballo, lanza un i Viva Cuba Libre !, y veinte y cua-
tro horas despus tiene en torno suyo 5oo cubanos
resueltos perder la vida para dar honra y bienestar
' la patria cubana Aqu est el secret de la enorme
aiferencia que existe entire la bastarda pretensin de
la Autonoma y el ideal soberano y dignificador de
la Independencia.
Los que en la capital de la Isla secundaron
la conspiracin, al mismo tiempo que se dirigieron
los revolucionarios antiguos que vivan en el re-
traimiento, con una nobleza y una lealtad verdade-
ramente caballeresca, se dirigieron tambin algu-
nos prominentes autonomistas, anuncindoles los
sucesos que iban sobrevenir. Otros que no esta-
ban iniciados en la conspiracin, conferenciaron
tambin con los ms sensatos de los del grupo di-
rector, con el propsito de que cuando- estallara la
guerra tuviese el Partido Autonomista un acuerdo
que, Sin acarrearle complicaciones con el gobierno
espaol, lo pusiese en actitud de disolverse 6, por lo
menos, no lo colocase en la poco envidiable situacin
de protestante y excomulgador. Aquellas nobles y
generosas gestiones se hicieron en nombre de un
sentimiento que est muy por encima de los princi-
pios y las formulas de escuela; en nombre del pa-
triotismo cubano, que no tuvo empacho en pedir en-
teresa y concordia, armona y resolucin, para que
todos, en la hora supreme, nos cobijsemos la som-
bra de una misma bandera. Ellos, los directors, la
minora ensoberbecida y autocrtica, providencial y
proftica, fu sorda al ruego de la lealtad acrisolada,
muda la apremiante excitacin de la elocuencia ins-
pirada en la verdad ms pura y en la sinceridad ms
perfect. Fueron sordos y mudos: miraron con des-
precio los conspiradoros, y se dispusieron sigilosa-
mente ser agents de discordia, servir de merce-
narios al poder de Espaa, contribuir que la es-
pada del soldado espaol se tiese hasta la empu-
adura en sangre cubana. Ese grupo soberbio, atur-
dido por el pnico ahora, ha violado el pacto que en
otros dias firmara con la opinion del pas cubano.
Ellos, ante el. honor y el decoro, no pueden conti-
nuar en la posicin en que se han colocado, so pe-
na de poner en evidencia que su f es la mentira y
su palabra honrada moneda de ley vil. Ellos dijeron
que todo lo haran por la pa~7 y para la pa;, y aho-
ra que se perturba la paz, en vez de arriar su bandera
y abandonar el campo, lanzan un manifiesto que es
grito de guerra al cubano v acta de sumisin al que
imaginan ms fuerte y poderoso. Y eso es faltar la pa-
labra que espontneamente empearan. El respeto
si mismos les obliga disolverse poner sus vi-
das y sus haciendas al servicio del general Martnez
Campos. Creyendo que en la opinion del pueblo cu-
bano pesaria ms la fama de un Marcos Garca, un
Juan Ramirez uh Herminio Leyva, que la reputa-
cin llena de prestigios y de fulgores del General


Mximo Gmez, de Bartolom Mass y de tantos
otros que han ido reapareciendo en el teatro de sus
gloriosas virtudes, propalaron la gran calumnia de
que el Partido Revolutionario era poco menos que
una gavilla de bandoleros sometidos la tirnica in-
fluencia.de un cabildo de negros de Jesus Mara
de un juego.de igos del barrio de Pealver. Re-
sueltos echar todos los vientos esta semilla de
zizaa, no temieron ya escupir al cielo, abominar de
la para ellos amorossima y tiernsima Madre Espaa
- d empleos . los famlicos, grandes.cruces los
tontos de capirote y puestos lucrativos para hacer ne-
gocios con-dissimulo-- y ms que al triunfo de la
Revolucin, es decir, ms que la independencia, te-
mieron al triunfo de los negros y los mulatos, sea
lo que ellos llaman los horribles espectros : la
miseria, la anarqua y la barbarie.
Un cubano sin.odios.
Habana, Abril 1895.
(Continuar)

--------*----------

iPOBRE FILIPINAS !

IIabla El Imparcial de Madrid :
De este modo, nuestra dominacin en Mindanao
.resultar asegurada para siempre con una formi-
dable lnea de defenses, que har de todo punto im-
posible las incursiones de los indgenas rebeldes,
impondr respeto los sometidos.
Ah se tiene los espaoles pintados por s
mismos, y ah tambin su caracterstico sistema
colonizador.
En vez de hacer de Mindanao una colonia prs-
pera y bien administrada y de de ganarse la
adhesion de los naturales, al contrario: much
de dominacin, de formidable lines de de-
fensas, de rebeldes, de sometidas, tal cual'hi-
cieron en Centro y. Sur Amrica yhacen en Cuba
y en Puerto Rico; sin echar en olvido la explo-
tacin y la rapacidad llevadas lo infinito.
Siempre el pie del conquistador sobre la gar-
ganta del colono; siempre el despotismo, la bar-
barie y el suplicio, frente a la buena f, la de-
bilidad y la mansedumbre; he ah la Espaa de
ayer, la de hoy, y tambin la de maana.
i Y habr todava quien ciego loco -
no encuentre justificada la protest del cubano,
que, harto de vejaminosa esclavitud, blande el
machete y quema suspueblos y sus campos para
arrojar de una vez por todas al feroz conquis-
tador, que despus de haber aniquilado la raza
india de aquella isla, pretend hacer lo mismo
con la indgena blanca ?
Haga otro tanto Filipinas, y no detenga la
mano hasta que no vea lejos, muy lejos de s esa
dominacin odiosa que la mantiene en el estado
mas abyecto y degradante.
Pero mientras, permtasenos que cpn el dolor
que sienten los que se miran unidos por idn-
ticos sufrimientos iguales humillaciones, tenga-
mos para aquellas islas una voz de simpata,
exclamando: i Pobre Filipinas 1

------^^^ ~ ------

CUBA LIBRE

Insertamos con el mayor placer las siguien-
tes comunicaciones que con tal objeto nos
han sido entregadas. En la primer se da
,cuenta de la constitucin de la sociedad pa-
tritica Cuba Libre, as como la nmina de
los principles miembros de su junta direc-
tiva, y en la seguida responded nuestro ve-
nerable Delegado en Paris, Dr Betances, al
oficio en el cual se pone en su conoci-
miento la instalacin citada.
He aqu dichos documents :
Paris, 13 de Febrero de 1896.
Sr. Dr. Betances, Delegado del Partido Revolucio-
nario Cubano, en Paris.
Respetable seor y compatriota,
Tengo el'honor de participar Vd. la instala-
cin de la sociedad patritica Cuba Libre, efec-
tuada anoche, de igual modo que los nombres
de los seores que resultaron electos para los
primeros cargos, saber :
President :
Doctor Pedro Csar Dominici.
lCr Vicepresidente :
Doctor B. Rafael Alardo.
2e Vicepresidente :
Doctor Rafael Perez.
Tesorero :
Doctor Alejandro Melo.
Secretario :
J. Vctor Roussel.
Lo que pongo en su conocimiento como Dele-
gado que es en Paris del Partido Revolucionario


Cubano, ofreciendo as mismo darle traslado de
todos lo acuerdos que tome esta sociedad en bien
de nuestro Ejrcito Libertador.
Reitero Vd. mi ms alta consideration, etc.
El President,
'Pedro 'Csar Dominici.
El Secretario,
J. Vctor Roussel.

Paris, 14 de Febrero de 1896.
Sr. Dr. Pedro Csar Dominici, Presidente tle la
sociedad patritica Cuba Libre.
Sr. President y distinguido compatriota :
I-e tenido la honra de recibir su comunica-
cin en que se sirve participarme la instalacin
de la sociedad Cuba Libre, tan dignamente pre-
sidida por Vd.
-Reciba Vd. mis cordiales felicitaciones y tenga
la bondad de hacerlas extensivas todos los
miembros de la sociedad, por las patriticas in-
tenciones que manifiestan de obrar activamente
en favor de la libertad de Cuba y de Puerto Rico.
Reciba Vd., Sr. President, el testimonio de
mi mayor consideracin.
El Delegado,
Dr. Jeri ',-.

Rstanos aadir que -segln se nos ha
irformado, en estos fltimos dias se han
inscrito various jvenes muy apreciados en
la colonia hispano-americana, lo que nos
hace esperar que :mu i y-en 1re v Cuba Libre
comenzar prestar:sueientusiasta coopera-
cin la causa de nuestra independencia,
respondiendo de manera tan cumplida al
elevado concept que se tiene de los lazos
de simpatia y confraternidad que unen la
Amrica que es ya libre y digna, con aquella
que sure todava el oprobioso yugo del
despotismo hispano.





CARTA DE LA, HABANA

Habana, 26 deEnero 1886.
"Sr. Director de La Repblica Cubana.
Querido amigo : Ignoro si han comenzado Vds
ya en Pars la publicacin de La Repblica,
pero obedeciendo sus indicaciones doy princi-
pio mis correspondencias.
Como supongo que los cubanos de all estn
enterados de los acontecimientos anteriores, no
me detendr en hacer historic retrospective. Es
muy tarde ya para hablar del relevo de Mart-
nez Campos, que exigieron los partidos"del or-
den, pero no creo que conozcan Vds detalles de
de la entrevista casual, que tuvo aquel con San-
tos Guzmn y el titulado marqus de Pinar del
Ro al ir estos visitar en palacio al general
Marn.
Martnez Campos, indignado, les insult. Al de
Pinar del Ro le dijo entire otras lindezas taba-
quero enriquecido ; pero con Guzm;in.... el
malo, la cosa tom mayores proporciones. Le
:llam traidor y cobarde y tan furioso estaba
el general que le meti las manos por la cara, le
ense lospuos y no se sabe cmo hubiera sa-
lido de all el macareno sin la intervencin de
Marn, que lleg oportunamente.
La verdad es que pocas veces se ver tanta
doblez, tanta traicin como la que han demos-
trado estos buenos espaoles con el general
quien colmaban de halagos y adulaciones mien-
tras le clavaban el pual por la espalda.
Aqu esta todo el mundo asombrado con la
march triunfal de Gmez y Maceo. En esta no
slo se han cubierto de gloria nuestros generals,
sino que el pas ha demostrado una entereza y
un patriotism admirables. Todos, hasta los que
se han quedado en la miseria, aplauden la inva-
sin. Nuestro pueblo, serio, viril, digno de que
se le compare sin retricas it los rmis
grandes de la historic, ha dado un ments ;i los
que le calificaban de frivolo y ligero. Los hom-
bres de la ciudad como los del campo, se van la
manigua tranquilamente, posedos de un amor ;i
Cuba reflexivo y profundo, y all combaten cen
valor, discipline y tenacidad tales, que han des-
concertado por complete ;i los espaoles.
Estos slo se preocupan de confecciona.' tele-
gramas encaminados proporcionarse ascensos,
cruces y recoinpensas. Saben, y lo dicen clara-
mente, que no pueden vencer por los armas,
pero siguen sacando lo que pueden de la guerra,
sin menuscabo de la integridad..... de la piel.
Lo curioso de la invasion es que las tropas cuba-
nas 1, ,,i ocupado militarmiente el territoriui cuin-
quistado y el respeto que tienen -su- soldados A;







FEBRERO 20, 1896.


LA REPBLICA CUBANA


las ordenes de los jefes. Antes de ayer estuvo
el general Mximo Gmez en el ingenio Portu-
galete, de Manuel Calvo, que est cinco leguas
de esta ciudad, y dej un pasqun recomendando
las fuerzas el respeto de aquella finca. Pues
bien, nadie se atrevi desobedecer la orden,
contentndose con sonreir al verla propiedad del
que daba patentes de espaolismo, del intransi-
gente, bajo la salvaguardia de la Repblica
Cubana.
En varias poblaciones cercanas ocupadas por
nuestras tropas, hay una tranquilidad absolute,
pues todo plateado bandido de cualquier clase
que sea, es ahorcado tan pronto como. cae en
manos de un jefe. En Ioyo Colorado, que ha
estado durante 16 das ocupado por las fuerzas
de Oriente, ahorcaron tres plateados y qued la
jurisdiccin tan tranquila, que segn dicen los
mismos guajiros, se poda ir por todas parties,
de da de noche, pie y solo, con toda segu-
ridad; mejor que con los civiles , afirmaba
uno, agregando que en ese pueblo se haban, res-
petado todas las propiedades, y como nuestras
fuerzas pagan lo que compran, los bodegueros
son los primeros aliados de la Repblica.
Exactamente lo mismo sucede en otros pue-
blos, segn me han asegurado various campesi-
nos que vienen .esta ciudad, y hasta algunos
militares espaoles.
Los voluntarios de aqu que an no han visto
los nuestros, son los que no quieren career lo
bien disciplinados, armados y municionados que
estn. Por eso se entretienen en leer los parties
de la guerra que matan cada instant Gmez,
Maceo, algn otro general de los principles,
que resucita los pocos das.... para ponerse
en precipitada fuga.
La molienda se reduce la del ingenio Tole-
do, que para moler cada tres cuatro das tiene
que defender el batey con 300 hombres de tropa
y dos piezas de artillera.
La clebre lnea estratgica hasta Bataban,
contra el general Gmez es una broma. Me
consta que nuestro general en jefe la ha pasado
varias veces en distintas direcciones.
Esto se acaba pronto, antes de lo que Vds pue-
dan crer. Todo el mundo comprende que- esta si-
tuacin no puede durar.
Y basta por hoy, que para primera correspon,
dencia, va siendo esta demasiado larga.
Con un saludo Ics lectores de La Repbica
Cubana, queda de Vd afmo amigo.
Maltiempo.
Patria y Libertad.

-i------ ^. ~-------

CHOTEO

Del Heraldo, de Madrid :
El patriotism que se desvanece en palabras es un
artificio retrico : los grandes amores se acreditan
con grandes sacrificios.


Segn eso, Espaa es un artificio retrico an-
dando. En cuanto que los grades amores se
arrediten con grandes sacrificios, lo compren-
do muy bien. Por eso los espaoles han sa-
crificado tanto el Tesoro de Cuba, por lo much
que lo aman.

El gobierno espaol persiste en que haya elec-
ciones en Cuba, sin duda para que salga dipu-
tado Quintn Bandera Jess Rab.
Me figure Quintn Bandera en el Congreso
espaol: Seores diputados: i Viva Cuba libre!
y... Al machete! (Fuga de diputados por el
foro).
*

El mismo peridico, al dar cuenta de la recep-
cin que se ha hecho al titulado general Weyler
en la Habana, describe lo siguiente :
De los muelles, de los vapores, de las azoteas de
todas las casas, de cuantos lugares dejan ver el ad-
mirable espectculo de. la baha, salen frecuentes y
atronadores gritos de i viva Espaa!, iviva Weyler!
Qu cinismo! Quin- no ser los indecentes
bodegueros puede en Cuba vitorear ese tipo
antiptico por su crueldad y su cobarda? Co-
barde hemos dicho. Segn el New York Herald,
Maceo acaba de declarar que no le teme Wey-
ler y que le aguarda en los alrededores de la
Habana. A que no pelea el Weyler? A que
n?

El Tesifonte, entusiasmado con la llegada del
titulado general :
En lanchas van muchas distinguidas damas (i no
quedara una en la ristra!) que desean ser de las pri-
meras en ver y saludar al nuevo general en jefe.
Lo que no dice el Tesifonte, es si el cortejo su-
bi por la calle de Lamparilla.


Con el mismo artificio retrico describa el Te-
sifonte la manifestacin Martnez Campos, y
result luego mentira. No habrn recibido al
Weyler aguacatazo limpio?


Y sigue el Tesifonte dando cuenta de la ueva-
cin que han hecho al Weyler :
En este moment hace formidable explosin... el
entusiasmo.
Y yo que me figuraba que sera una bomba de
dinamita. i Qu lstimal
Y aade el Tesifonte :
He tenido el honor de ser recibido por el general
Weyler en su misma cmara.
Ya empieza Weyler recibir y Gallego dar-
le... bombo.

El mismo Gallego :
La entrevista dur una hora.
i Demonio!


Aade:
Me dijo que los informes sobre las cosas y las per-
sonas los haba recibido por various conducts.
De modo que, apenas lleg, empezaron me-
terle chismes...

Ya, ya se encargar Maceo de bajarle los hu-
mos al mentecato de Weyler, que lo har peor
que Martnez Campos.

De El Liberal, de Madrid :
CABECILLA HEMBRA
Cerca de Cienfuegos ha sido apresada por las tro-
pas una mujer, que acaudillaba treinta y ocho insur-
rectas.
La cabecilla rebelde hizo frente con sus treinta y
ocho sbditas las fuerzas leales.
Y salieron derrotados
los soldados bereberes!
Vamos, que hasta las mujeres
dispersan esos soldadosl
**
Del mismo peridico:
Se reciben noticias de un encuentro en Santiago
de Cuba.
Faltan detalles.
Lo que falta es vergenza.


Del mismo:
Los insurrectos se dirigieron la ermita, y la em-
prendieron machetazos con las imgenes.
Seran de la Virgen de Covadonga.


Tambin de El Liberal:
El teniente coronel Leal reuni las tropas, y en
alta vos ley el mensaje del cabecilla, que rompi
en mil pedazos, exclamando:
-Asi contestan los soldados espaoles tan indi-
gnos mensajes: Viva Espaal
Y se puso en precipitada fuga.


El ataque de las huestes de Sotomayor fu violen-
tsimo.
La defense de las tropas, sublime.
De lo sublime lo ridculo no hay ms que un
paso: el de la Trocha.

Del citado peridico:
El reducido grupo se defendi hericamente, pero
la mitad de los soldados quedaron fuera de combat
apenas comenzada la pelea.
Si eso fu al comenzar la pelea qu no suce-
dera cuando acab?
Vamos, que no quedaron ni los rabos.


No hace muchos das que la nica preocupa-
cin de los espaoles era cercar Maceo en la
provincia de Pinar del Ro.
La situacin de Maceo decan es cada


vez ms comprometida. No tendr ms remedio
que caer en nuestras manos. Si lograse unirse
Gmez, estamos perdidos .
Pues bien, Maceo ha salido de Pinar del Ro,
penetrando en la provincia de la Habana.
V. V. creern que los espaoles estn tirados,
morir? i C, no, seor I Vean, vean lo que di-
cen ahora, segn El Imparcial:
Los militares aludidos suponen que aun cuando
se confirmed tales noticias, no tiene gran impor-
tancia que Maceo entrara en esta provincia.
Es ms, afirman que casi podra ser convenient
ese advance si, como se dice, trata Maceo de unirse
Mximo Gmez.
Todava van confesar que la independencia
de Cuba es convenient los intereses nacionales.
Cuando la hayan perdido, claro..

Segn parte official de Weyler, el general Aro-
las con column de infantera busca rastro.
Maceo para perseguirlo .
Arolas, lo que veo,
se ha vuelto un perro pachn,
pues no pierde la ocasin
de husmearle el..... rastro Maceo.

El ltimo bando del cabecilla espaol Weyler,
amenaza con la pena de muerte todo el que :
incendie poblados edificios y caaverales en des-
pobladd.....
Pueden, por lo tanto, incendiarse impune-
mente todos los caaverales que estn en las.
ciudades y los pueblos.
Miquel de Cervantes Saavedra.

----- --**c------

UNA VOZ HONRADA

A los que todava preguntan hipcrita-
mente por qu se han lanzado los cubanos
la Revolucin: los mnstruos como
Cnovas del Castillo,. que entire los espu-
marajos de bilis que le produce su soberbia
pisotea la por el pueblo digno que se le ha?
puesto en frente, dice que en Cuba no hay
ms que una revuelta de negros y bandi-
dos; los apstatas como Castelar, que
llama ingratos aquellos de quienes tanto
apoyo recibi mientras fingindose re-
publicano no form hediondo contu-
bernio con la monarqua; los polich1inelas
como Sagasta y los saltimbanquis como
Moret y Prendergast, ridculas figures de-
corativas de todas las situaciones, que
tienen la osada de hablar de la. Jauja que
van perdiendo como debieran hablar de
ellos mismos; todos esos farsantes les
recomendamos las siguientes declaraciones,
-tan honradas como nobles, que hace un pe-
ridico de Espaa.
- Pero no piensen que es un peridico cual
La Epoca, La Iberia, otro de tantos
como en la Peninsula no tienen, cada vez
que se ocupan de Cuba y de los cubanos,
ms que dicterios y calumnias, segiin los
grados que marque el termmetro gu-


FOLLETN 2
De La Repblica Cubana




CINCO SEMANAS

CON LOS INSURRECTOS CUBANOS

(De la Contemporary Review, de Londres)


(Contina)

En el interior, la isla entera est en poder de
los insurrectos, pero los ciudades pertenecen
los espaoles, as como los medios de comunica-
cin para dar cuenta de las operaciones. Las
tropas espaolas han sido llevadas Cuba mi-
llares y se han perdido de vista. Los telegramas
y los parties described en Inglaterra y en Amrica
las acciones de los espaoles y dan el nmero de
combatientes y de las bajas de ambos campos,
pero son siempre las mismas histories de las au-
toridades espaolas: que el fin de la guerra est
prximo, que Martnez Campos no espera ms
que los refuerzos para empezar el advance cuyo
fin ser el aniquilamiento de la rebelin.
Todo lo que se ha dicho de la march victoriosa
de los espaoles es"falso y no merece ningn
crdito. Es cierto que actualmente Espaa hace
todo lo que puede; compra buques para blo-
quear las costas, y sin embargo, las expediciones
desembarcan constantemente con armas y muni-
niciones sin que haya capturado un solo filibus-
tero; las tropas llegan de Espaa, pero la situa-
cin no cambia en nada. En los ltimos dias de
Octubre los espaoles estaban por todas parties
la defensive; tenan las ciudades, algunos posi-
ciones en la costa, y los ferrocarriles, que gene-


ralmente penetran poco en el interior de la isla ;
el resto del pas es Cuba libre y se encuentra
en poder de los insurrectos. Rara vez se atreven
los espaole internarse y abandonar su base
de operaciones, y si alguna vez lo hacen es con
columns de 2.000 3.000 hombres y, aun as,
no permanecen en el campo much tiempo,
porque su dministracin military es muy incom-
pleta y la hostilidad del pas es tal que les es im-
posible obtener confidencias.
Todos los cubanos simpatizan con la insurrec-
cin; nada es tan contrario la verdad como
career que los nicos que favorecen la Revolucin
son los que no tienen nada que perder. Ricos
pobres, ignorantes instruidos, todos los hijos
de Cuba. aun los nacidos de padres espaoles,
son enemigos de Espaa.
La mayor parte de los colonos ingleses y ame-
ricanos, propietarios de ingenios y explotadores
de minas, son tambin partidarios de los insur-
rectos y les desean el triunfo.
Bien saben los espaoles que todos estn con-
tra ellos. En la ciudad de Santiago todo el mundo
es sospechoso y por todas parties hay espas; una
palabra imprudente significa para un americano
tener que salir del pas, para un cubano la de-
portacin; la noticia de la maana es la prisin
de alguien durante la noche, y cada buque que
sale de Cuba lleva una multitud de sospechosos
que emigran al extranjero, advertidos tiempo.
Recuerdo que hablando un da con elhijo de un
espaol muy rico, que no cesaba de alabar la
grandeza de Espaa y la justicia de su causa,
fu interrumpida de pronto su conversacin por
la noticia de que una bomba lanzada por los
insurrectos haba hecho volar un buque de guerra
espaol con toda la tripulacin. El joven olvid
que hablaba con un extranjero y todo lo que aca-
baba de decir, y manifest la ms viva alegra,
indiscrecin de que se arrepinti en seguida


El 20 de septiembre desembarqu en Santiago
de Cuba, que es la base de las operaciones del
departamento oriental de la isla. Haba venido
directamente desde New York, con objeto de
unirme las fuerzas separatists, aunque no
tena la menor idea de lo que deba hacer para
atravesar las lneas espaolas, ni del lugar en
que poda encontrar los insurrectos. De New
York traa una carta de recomendacin para un
cubano separatist que viva en Santiago y ha-
ba de facilitarme los medios necesarios para rea-
lizar mi empresa. Dicha carta era para m un
talismn y tom todas la precauciones para lle-
varla tierra, lo cual pude verificar ocultndola
en los botines que llevaba puestos. Desgraciada-
mente, el amigo quien iba dirigida y que me
era tan necesario, haba seguido la suerte de otros
sospechosos, haba sido arrestado la noche ante-
rior y en aquel moment se encon traba prisionero
en un buque que deba salir el mismo da para
Ceuta, el penitenciario espaol en Africa.
Santiago es la antigua capital de Cuba. La
cindad est situada sobre la pendiente de una
colina al frente de un magnfico puerto rodeado
de montaas y de bosques; un lugar encanta-
dor, pero funesto para los tropas espaolas.
La mortandad causada por la fiebre amarilla
es terrible, sobre todo entire los soldados espa-
oles Nunca se sabe el nmero de los que sucum-
ben, porque los muertos son llevados y enterra-
dos durante la noche, y en el hospital se ha
abierto una brecha en el muro que lo separa del
cementerio, para que de fuera no puedan verse
las procesiones nocturnas.
Los soldados espaoles se pasean por las calls
vestidos con uniforms sucios, de tela blanca, con
grandes sombreros de paja; todos estn plidos
y enflaquecidos, porque los infelices estn mal
alimentados y sufren toda clase de privaciones ;
la mayor parte de ellos son muchachos que no


tienen veinte aos, incapaces de luchar con el
clima, al que no estn acostumbrados.
Durante ms de una semana permanec en
Santiago de Cuba, tratando de former un plan
para poder pasar al campo de los separatists,
y cada da se me haca ms dificil. El pretexto
ms sencillo hubiera sido el de visitar uno de
los ingenios de los alrededores, y con ese objeto-
haba demostrado desde mi llegada gran inters
por la fabricacin del azcar. Varias veces soli-
cit del gobernador un salvoconducto, pero
desde el principio me haba hecho sospechoso y
se me negaron todas las facilidades. Cuanto ms
tiempo permaneca en la poblacin ms descon-
fianza inspiraba, se me segua todas parties y
se me vigilaba sin descauso para saber lo que
haca y con quin hablaba. Un cubano fu pre-
venido por uno de sus amigo, de que hara bien
en no dejarse ver en mi campaia, de modo que,
aquellos que hubieran podido ayudarme, empe-
zaron apartarse de m.
Por todas parties, el tema de las conversaciones
no era otro que la Revolucin. De hora en hora
circulaban nuevos rumors, y era una historic
incesante de escaramuzas y combates sangrien-
tos; se hacan toda clase de conjeturas, pero no
se saba nada de cierto, y era impossible saber
dnde se encontraban las fuerzas insurrectas ni
cmo podra yo unirme ellas. Me quedaban ya
pocas semanas, y mi tiempo pasaba sin que pu-
diera hacer nada. Cada uno tena su plan para
arreglarse, y ltima hora se encontraba con
que era impracticable. La palabra que estaba en
todas las bocas era: Maana hoy se espe-
raba perezosamente, sabiendo que no se haba
hecho nada y que maana sucedera probable-
mente lo mismo.


(Continuar.)


H. Howard.


_I _ _


- I i I ilil ~I i __ ~iil-
---






LA REPBLICA CUBANA


FEBRERO 20, 1896.


bernamental; no: es El Campesino, r-
gano de la Federacin de Trabajadores
Agricolas de Vendrell (Catalua): es decir :
es el sentimiento honrado, la opinion inde-
pendiente, la voz libre de aquella part de
los espaoles que trabaja y que produce,
sin soar nunca con ir explotar ; Cuba
para llegar caciques y engordar los mi-
nistros que les dieron las credenciales, y
eso nos basta nosotros, republicans de
todos los pauses y de todos los tiempos.
Vanse las honradas palabras del colega:

el pueblo cubano tiene perfect derecho gober-
narse por s mismo, que es irritante que ;i los
hijos (le Cuba se les consider, segun la grfica
expresin de cierto estadista, como i espaoles
de segunda clase, ..... la actual insurreccin
es product de la desdichada gestin (e los go-
biernos de la metrpoli, y ..... las promesas
hechas al pactarse la paz llamada del Zanjn,
han resultado defraudadas.
los causantes de los males que a Cuba alligen,
son los que para vergenza de nuestro nombre,
sostuvieron la infame trata de esclavos cuanto
pudieron, cubriendo su ignominiosa pretension
con el manto de la patria. La insurreccin de Yara
fu el punto de partida de la abolicin de la es-
clavitud; los Cspedes y Agramontes, al levantar
el pendn de la insurreccin, comenzaron por
dar la libertad los esclavos de sus ingenios.
Despus de diez cruentos aos de sangrientos
combates, y de haber dejado enterrados en los
campos de Cuba doscientos mil espaoles y gas-
tado raudales de oro, Martnez Campos, al pac-
tar la paz, tuvo que aceptar los hechos consuma-
dos, y convino en que fueran libres los esclavos
libertados por los insurrectos y que haban figu-
rado en sus filas.
... . . . . . . . . . . . . . . .. . .. .
Qu responded todo esto la abigarrada
comparsa de ministros y politicos espaoles,
que an pretend resistir al empuje decidido
y formidable de un pueblo apoyado por la
opinion just y libre de todas las naciones?
Pero hace algunos aos que lo dijo el
mismo Cnovas en la Sociedad de Geogra-
fa de Madrid : El porvenir de Espaa est
en Africa .
i Pues al Africa, espaoles!
IlHatue.
,------.^~: ------
AL MACHETE

Con el ttulo de movimiento combinado ,
dice el Heraldo :
El general Arolas, que haba penetrado en la pro-
vincia de Pinar del Rio, persiguiendo Antonio
Maceo,
es decir, a retaguardia,
se encuentra retaguardia de las partidas de ste,
dentro de la provincia de la Habana, donde operan-
tambin las fuerzas de Echage.
O sea movimiento combinado..... de manera
que no se encuentren nunca con las tropas cu-
banas.


Del mismo peridico:
Lo que ms vivamente impresionaba el espritu
era el aspect demasiado juvenile de los nuevos re-
clutas.


Por qu impresionarse? No dicen que cinco
de esos muchachos derrotan a mil separatists ?
El general Maceo es el que dir evanglica-
mente: Dejad venir m los nios.


Fuerzas cuhanas de Cienfuegos han entrado en
las provincias de Matanzas y la Habana.
Pues ahora s que se arma la de San Quin-
tn... Bandera.


Weyler, al llegar ;t la Habana :
En nombre de S. M. la reina regente y de su au-
gusto hijo el rey D. Alfonso XIII, tomo posesin del
mando de la isla de Cuba.
S ? Pues en nombre del Presidente de la Re-
pblica Cubana, ya puede Vd. esperar la reven-
tada que le preparan los generals Gmez y
Maceo.
Al tiempo, al tiempo.


De un diario madrileo:
El general Weyler ha manifestado una comisin
de hacendados que ha ido visitarle, que para me-
diados de Marzo espera lograr que pueda hacerse la
zafra en las provincias de Pinar del Ro, Habana y
Matanzas.
i Vaya con D. Valeriano !
Esperar lograr que pueda....
Coloque eso entire las cosas
Que se esperan, y no llegan.


Hlablando de la concentracin de los campesi-
nos en los poblados, decretada por Weyler, dice
el Heraldo :
A ella suponemos que acompaar seguir la
ordenacin de un censo escrupuloso, por el cual se
vendr saber quin est con los insurrectos y
quin con nosostros, y podr establecerse la ms
several vigilancia sobre aquellos que, aun teniendo
de nuestra parte el cuerpo, tengan de la otra el
espritu.
Un censo espiritual!... vamos ver cosas es-
tupendas en esta guerra.

Durante el mes prximo pasado la mortalidad en
Madrid ha sido muy grande. Han fallecido 1.702
personas.
Si hubieran ido todos Cuba, no tendran ;i
estas horas ms que un herido y medio contuso.

Texifonte Gallego telegrafa al Heraldo la im-
portante noticia de haber sido condecorado por
el gobierno espaol.
El Texifonte tiene bien ganada la cruz, porque
ha seguido paso paso las derrotas del gran
ejrcito espaol y est acumulando datos para
publicar en Madrid una obra que llevar por
titulo :
LA RETIRADA DE LOS CIEN MIL
Por Xenofonte Gallego
*


Generales Espaoles
LONO
Fu cierta vez arrollado
con un batalln bisoo,
y vindose derrotado,
para animar al soldado
grit : a Viva'Espaia! Loo.
LACHAMBRE
Tanto este cuarto ha bebido,
que hoy su oficio verter es,
y por verter, ha vertido
hasta su mismo apellido
del espaol al francs.


Y qu pasa en la provincia de Pinar del


Ro ?


Pues casi nada. Si en Madrid conocieran
la situacin de aquella comarca, la llamaran e
Pinar de los de Gmez.


Dice el New- York Hlerald que el doctor Rubio,
con 900 hombres, se ha unido ai los insurrectos,
y que el dicho doctor es un autonomista reco-
nocido como el hombre ms eminente de la pro-
vincia de Pinar del Ro.
No dejarin los espaoles de decir que este
rubio es un negro.
------ ------

LA OPINION EN ESPAA

La Ilustracin Espaola y Americana,
Madrid :
Hay en la isla de Cuba numerosas fuerzas de la Guar-
dia civil, que todas debian ser montadas, pero de las
que s61o tres escuadrones lo eran al comenzar la
guerra, porque en esto, como en lo dems, se advierte
el desconocimiento que de las cosas que deben go-
bernar tienen los que gobiernan.
En Oriente, como en el resto de la isla, los rebel-
des han "hecho cuanto han podido por destruir la ri-
riqueza impedir la zafra, dando candela (como por
all dicen) la caa y toda otra cosecha. El cafetal
Silencio, uno de los principles de Yateras (Guant-
namo), fu incendiado fines de Octubre por los
insurrectos. Pertenece D. Federico Preval, capitn
de la guerrilla local del Palmar. Aunque para evitar
estos atentados se hace lo que se puede, lo cierto
es que la propiedad ha sufrido gravsimos daos.

El Correo Espaol, Madrid
Los ltimos correos de Amrica llegados Italia
han llevado al palacio Loredn cartas de espaoles,
amigos nuestros, que habitan en el nuevo continent
y que manifiestan su profunda indignacin por el
estado lastimosisimo en que el general Martnez
Campos dejaba la guerra de Cuba al embarcase para
Europa, y por el desprestigio que causa de su fu-
nesta gestin haba cado sobre el nombre espaol en
todos los paises americanos.
En muchas de esas cartas se clama por un levan-
tamiento en Espaa que renueve radicalmente lo
que hoy existe, nico medio, dicen, de impedir la
prdida de Cuba'y de salvar con aquella isla el ho-
nor espaol. En alguna de ellas hasta se ofrecen
generosos recursos para lograr ese resultado.

El Imparcial, Madrid :
Nos escriben de Cuba, en representacin del co-
mercio de Placetas, de Bez y de Zulueta, descri-
biendo las penalidades que sufren la tropas dedicadas
custodiar convoyes, expuestas, ms que ningunas,
las asechanzas de los filibusteros.


La Justicia, Madrid :

Nos referimos lo que comunican sus corres-
ponsales de la Habana un diario de la maana.
El bando dictado por el nuevo capitn general de la
isla ordenando la concentracin de campesinos en
las ciudades, encierra extraordinaria gravedad.
La guerra actual comenz fines de Febrero;
hasta fines de Junio no invadi Gmez el Cama-
gey, limitndose la guerra al departamento oriental
de la isla. En aquellos cinco meses estimaba el go-
bierno la situacin tan grave, pesar de estar en paz
complete cinco provincial de las seis en que la isla
se divide, que no crey possible la implantacin de
las reforms votadas en Cortes.
Y hoy, cuando la guerra arde de uno otro extre-
mo de la Antilla; cuando la insurreccin se ha pro-
pagado por todas parties ; cuando se ordena las
gentes de los campos que afluyan las ciudades, en
done no podrn ejercer su derecho electoral, dice
el gobierno que las elecciones de diputados pueden
hacerse en condiciones favorables.
No acusa esto mejoria inmensa? Si, una mejo-
ra del especial invento de un gobierno que en nada
repara para satisfacer los propsitos de su amor
propio. Cnovas ha dicho que habr elecciones
y que las har su partido y, boca abajo todo el
mundo.
A eso se llama gobernar por este reino de Es-
pai, Risum teneatis!
........... ................ .......... .. .. .

El Nuevo Rgimen, Madrid:

De todo lo cual se deduce, y hemos de seguir afir-
mndolo que el general Weyler sign:ifica en Cuba
una reaccin, y que la tal, como todas, puede ser-
nos funesta. Por ahora, todo sigue como antes. Ve-
remos lo que con el tiempo da de s el general. Tam-
bin Martnez Campos le despidieron con entu-
siasmo en la Pennsula v con entusiasmo le recibie-
ron en Cuba, y sin embargo, luego ha debido volver
de la isla triste y cabizbajo.Y menos mal para l, que
apenas ha llegado se le ha ofrecido un puesto de ho-
nor y se ha pensado en nombrarle president del
Senado. Si Weyler volviese como su antecesor, no
hallaria seguramente con tanta facilidad sitio ei que
colocarse cmodamente.

La Correspondencia, Madrid:
Se han confirmado nuestras sospechas de hace dos
das: los insurrectos de Pinar del Rio tienen muni-
ciones y se baten.

El Liberal, Madrid :
Para explicar la tenacidad de Maceo en permane-
cer sobre la linea frrea de Pinar del Rio, nos parece
menguado consuelo el de suponerle ansioso de con-
quistar mritos bastantes para suplantar Mximo
Gmez. Lo que nos importa y nos preocupa, es que
tenga fuerzas suficientes para sostenerse all, des-
pus de los combates que contra l han librado
estos ltimos das nuestras columns. Si no se exa-
gerasen los hechos, no habra necesidad ms: tarde
de buscar explicaciones para demostrar el motivo
por el cual no dieron aqullos el resultado lgico
que de los mismos deba deducirse. Si no se presen-
tase Mximo Gmez preocupado de la suerte de
Antonio Maceo, no sorprendera tanto como ahora
sorprende la resistencia que ste opone nuestras
fuerzas. Y si no se le considerase poco menos que
exhaust de municiones, no se confiara tampoco
en que procuraba rehuir los encuentros para econo-
mizarlas.
Todo ello demuestra en definitive, que hasta
ahora son ms grandes nuestras esperanzas que las,
ventajas positivas alcanzadas sobre la insurreccin.

Dr Roberto F. TRUFLEY, abo-
gado, se encarga de toda clase de. ne-
gocios judiciales y extrajudiciales re-
lacionados con su profesin.
22, rue Berg@re, Paris.


PROPAGAN DA


CUBANA


CUBA CONTRA ESPANA



Por Enrique Jos Varona

EX-DIPUTAIDO . CRTES

Un folleto, de venta en la Admi-
nistracin de Patria.

81, New St. New-York




El GUIMBO HABANERO

BI-SEMANARIO

Coisagrado la lleI olllcill Lilerladora de Cuba


EDITOR: JUAN BELLIDO DE LUNA


ADMINISTRADOR : FELIX A. FUENTES


OFICINA: No 56, NEW STREET, -XEI YORK.


EL PORVENIR



SEMANARIO POLITICO, LITERARIO,
DE NOTICIAS Y ANUNCIOS.



Director y Redactor: E. TRUJILLO

Direccin por correo: P. O. Box 1139,
Nueva-York.




Cuiiaylaluria eslpaiola


Se ha puesto la venta, al precio de
25 cts. ejemplar, el folleto que contiene
el discurso del seor Manuel Sanguily,
pronunciado el 27 de noviembre ltimo
en Chickering Hall, y que est reputado
como la ms [fulgurante de sus oraciones
tribunicias.
Los pedidos pueden dirigirse la admi-
nistracin de Patria, 81, New St., New-
York.


LAREVOLUCION UBANA
Y

La Raza de Color


(APUNTES Y DATOS)
POR


UN CUBANO


SIN ODIOS


Folleto de 24 pgs. Se vende en la
Administracin de la Patria, 81, New St.,
New-York, 20 cts. ejemplar.




PATRIOTISM

POR


GONZALO de QUESADA





Un volmen, de venta en la Adminis-
tracin de Patria, 81, New. St. New-York,
50 centavos el ejemplar.


PATRIA

ORGANO OFFICIAL

DE LA

Delegacil del Partido Re)volucioinario Cllban
Peridico fundado por Jos: M.\IRT
y dirigido por EXNiQCrE Jos. VARONA
SE PUBLIC LOS MIRCOLES Y LOS SBADOS

REDACCI(N Y ADMINISTRATION
81, TNEW1T7 ST., iNrew-SYork


EL


YARA


DIARIO CUBANO FUNDADO EN 1878


Redaccin y Administracin

Duval esquina Charles.



Key West, Florida -


- -- i ~iis i i i- --h




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs