Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00004
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: February 13, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text












4'


Patria y Libertad


"ORIue Baudn Ano I I PARIS Febrero i3 de 1896 1 Num. 4 ^s ^ !: . .,^
SUSCRIPOION EN FRANCIA
Un alio, pago adelantado................. 30 r,
0,oeBaunA0 I PAR S Febrero I3 de Nm. 4 emete id. ,..................%
A fi.o*:PA IS i-)' dr.896 Om. 4 Un trimestre, id. id. ................ 1.50-
Telegrao EN EL EXTERIOR
T EjEFOI O Un aso. pigo adelantado ..... 3....... 3 f..
SE PI : BLIC LOS JT.TE'VTE S Un senestre, ii. it. ............... 11.50,
No se devuelven originals NUMERO SUELTO...... fr.50 cts.


1/


A LOS CUBANOS


El nombramiento del general Weyler como
gobernador general de la Isla de Cuba, es el lti-
mo ultraje los cubanos.
Espaa, en su impotencia, est dispuesta
acudir i todos los medios, hasta al crime, para
demorar una derrota inevitable ya, segura,
fatal.
La llegada Cuba de ese soldado sanguina-
rio, ser la seal de importantsimos levanta-
mientos. Y como es necesario que estos nuevos
defensores de la libertad encuentren armas y
municiones con que luchar, acudimos con-
formes al espritu de laltima circular del Delega-
do de Washington todos los cubanos que
no estn inscritos en la Delegacin de Pars con
suscripciones mensuales, para invitarles que
contribuyan este fin con todas sus fuerzas.
Es lo menos que podemos hacer los que tene-
mos la desgracia de no poder luchar en los cam-
pos de batalla por los que derraman su sangre
para hacernos hombres libres. No nos piden esas
relatives comodidades de la guerra que otras
naciones ofrecen sus soldados, ni siquiera me-
dicamentos para curar sus heridas, sino armas
y cartucios con que defenderla Patria.
Por lo dems, nuestro valiente ejrcito y sus
ilustres jefes han demostrado que merecen la
confianza que el pas haba puesto en ellos, con-
quistando victorias que son el asombro del
mundo.
Lo que el pas necesita es que el triunfo sea
rpido, -para que los inevitable daos de una
guerra sean pasajeros. Si la lucha durara, si el
Ejrcito Libertador (que est dispuesto todo
antes que dejar Cuba esclava) tuviera que con-
tinuar la guerra otro ao ms, se vera pre-
cisado tomar resoluciones radicales de supre-
ma energa, y el mal seria entonces inmenso,
irreparable.
De nosotros depend : al esfuerzo de muchos
debe seguir el entusiasta esfuerzo de todos, de
una manera efcaz y constant. El triunfo ser
inmediato y, orgulloso de su obra, podr el
cubano abandonar las armas victoriosas y
consagrarse al progress y al engrandecimiento
de la Patria libre.

----It 1t -----


GENERAL SERAFIN SANCHEZ


Es uno de los jefes ms caracterizados del Ejr-
cito Libertador. A los 23 aos tom parte en la
sublevacin de las Villas (Enero 1869) asistiendo
Ai todos los encuentros que hubo aquel ao en
las comarcas de Sancti Spritus y Morn, as
como los que sostuvieron en 1870-71 las fuer-
zas de los coroneles Payn y Dorado y las del
general Villamil.
Era official cuando -pas al Camagey con tro-
Spas de las Villas, que fueron ponerse las r-
denes del herico Agramonte, y all luch sin


tregua hasta 1873, llegando obtener el grado
de capitn por acciones de guerra.
Muerto en Jimaguay el gran caudillo cama-
gieyano, combati Serafn Snchez bajo el man-
do del general Mximo Gmez, quien le ascendi
comandante despus de la batalla de Palo
Seco (1874). Figur en el clebre Paso de la Tro-
cha (1875) al frente de un batalln de villareos,
tom el fuerte espaol de San Antonio del
Jbaro hizo, como teniente coronel, la enrgica
campaa de Sancti Spritus, de 1875 y 76.
Fu primer jefe de la jurisdiccin de Remedios
y Trinidad, y al volver el general Gmez al Cama-
gey, recibi del general Roloff el mando de la
primera brigada de la primer division de las
Villas, con la que
tom parte (1876)
en la famosa ba-
talla de las Nue-
vas de Jobos.
Sostuvo des-
pues la campaa
de las Villas con-
tra Martnez
Campos.
Cuando sobre-
vino la Paz del
Zanjn era co-
ronel y haba lu-
chado sin des-
canso, distin-
guindose en un
nmero tal deba-
tallas y comba-
tiendo con tal
denuedo, que con
su hoja de ser-
vicio se hubieran General Se
hecho seis gene-
rales'enemigos.
En 1879 se-su-
blev de nuevo,
Ssiendo ascendido brigadier por el Mayor (e-
neral Calixto Garca Yiguez, jefe de aquella
revolucin. Fracasada sta, se embarc para los
Estados Unidos, pasando luego Santo 'Do-
mingo y Cayo Hueso, donde trabaj modesta-
mente para ganarse la vida.
En cuanto comenz la guerra actual, desem-
barc en Cuba con Roloff, conduciendo una im-
portantsima expedicin, y con l ha resistido
gloriosamente la brillante campaa de las Villas
contra 60.000 soldados de Martnez Campos, hasta
que ste fu vencido y arrollado hasta la Habana
por las legiones de los genetales Gmez y Maceo.



BASES
del Partido Revolucionario Cubano


Articulo i. El Partido Revolucionario Cubano se
constitute para lograr, con los esfuerzos reunidos
de todos los hombres de buena voluntad, la inde-
pendeicia absolute de la Isla de Cuba, y fomentar y
auxiliar la de Puerto Rico.
Art. 2. El Partido Revolucionario Cubano no
tiene por objeto precipitar inconsideradamente la
guerra en Cuba, ni lanzar today costa al pas un
movimiento mal dispuesto y discorde, sino ordenar,
de acuerdo con cuantos elements vivos y honrados
se le unan, una guerra generosa y breve encaminada
asegurar en la paz y el trabajo la felicidad de los
habitantes de la Isla.
Art. 3. El Partido Revolucionario Cubano reu-
nir los elements de revolucin hoy existentes y
allegar, sin compromises immorales con pueblo
hombre alguno, cuantos elements nuevos pueda,
S fin de fundaren Cuba por una guarra de espirituy


mtodo republicans, una Nacin capaz de asegurar
la dicha durable de sus hijos y de cumplir, en la
vida histrica del continent, los deberes difciles
que su situacin geogrfica le seala.
.Art. 4. El Partido Revolucionario Cubano no se
propone perpetuar en la Repblica Cubana, con for-
mas nuevas con alteraciones ms aparentes que
esenciales, el espritu autoritario y la composicin
burocrtica de la colonia, sino fundar en el ejercicio
franco y cordial de las capacidades legitimas del
hombre, un pueblo nuevo y de sincera democracia,
capaz de vencer por el rden del trabajo real y el
equilibrio de las fuerzas sociales, los peligros de la
libertad repentina en una sociedad compuesta para
la esclavitud.
Art. 5. El Partido Revolucionario Cubano no
tiene por objeto
llevar Cuba una
agrupacin victo-
riosa que consi-
dere la Isla como
su presa y domi-
nio, sino prepa-
rar, con cuantos
Smedios eficaces le
permitala libertad
del extranjero, la
-." guerra que se ha
de hacer para el
', "- decoro y bien de
todos los cubanos,
yentregar todoel
pas la patria libre.


Art. 6. El Par-
tido Revoluciona-
rio Cubano se es-
tablece para fun-
/' dar la patria na,
cordial y sagaz,
'n SL nchez que desde sus tra-
bajos de prepara-
cin, y en cada
uno de ellos, vaya
disponindose pa-
ra salvarse de los
peligros internos y externos que la amenacen, y sus-
tituir al desorden econmico en que agoniza, un sis-
tema de Hacienda pblica que abra el pas inme-
diatamente la actividad diverse de sus habitantes.
Art. 7. El Partido Revolucionario Cubano cuidar
de no atraerse, con hecho declaracin alguna in-
discreta durante su propaganda, la malevolencia
suspicacia de los pueblos con quienes la prudencia
el afecto aconseja impone el mantenimiento de
relaciones cordiales.
Art. 8. El Partido Revolucionario Cubano tiene
por propsitos concretos los inguientes:
1. Unir en un esfuerzo continue y comn, la
accin de todos los cubanos residents en el extran-


jero.
II. Fomentar relaciones sinceras centre los factors
histricos y politicos de dentro y fuera de la Isla
que puedan contribuir al triunfo rpido de la guerra
y la mayor fuerza y eficacia de las instituciones
que despus de ella se funden, y deben ir en germen
en ella.
III. Propagar en Guba el conocimiento del esp-
ritu y los mtodos de la revolucin, y congregar
los habitantes de la Isla en un nimo favorable su
victoria, por medios que no pongan, innecesaria-
mente en riesgo las vidas cubanas.
IV. Allegar fondos de accin para la realizacin
de su program, la vez que abrir recursos conti-
nuos y numerosos para la guerra.
V. Establecer discretament con los pueblos ami-
gos relaciones que tiendan acelerar, con la menor
sangre y sacrificios posibles, el xito de la guerra y
la nueva Repblica indispensable al equilibrio ame-
ricano.
Art. 9. El Partido Revolucionario Cubano se re-
gir conforme los Estatutos secrets que acuerden
las organizaciones que lo fundan.


JUICIO IMPARCIALD


De una carta dirigida al Herald de Nueva.t
York por Mr. Stward, del.E. M. del General-
simo Mximo Gmez y antiguo official del ejr-
cito ingls, tomamos estos prrafos:
Nunca he visto tanta f y tal confianza en jefe mi- .
litar alguno, como la que tienen en Gmez sus sol-
dados. Napolen no alcanz tanta devocin de sus
guerreros como Gmez de los hombres que lleva
la victoria.
.
No crea Vd. que me dejo llevar del entusiasmo,
pero desde que estoy en Cuba he visto cosas maravi-
llosas. Yo he servido en Africa y en el, Sudn, pero
confieso que para preparar y conducir con fortune
una campaa llena de obstculos, este viejecillo e,
lleva la palma.

Gmez, aunque enrgico, le dice sus soldados:
No arriesguis la vida sin necesidad, no tenis ms,
que una y esta puede servir mejor la patria conser-
vndola; los muertos no pelean; conservad la san-
gre fra, los machetes calientes, y libertaremos
Cuba.

Gmez es digno de studio en la paz como en.la
guerra. Es alto, delgado y recto como una flecha,.
aunque tiene 6o0 aos. Su rostro est curtido, su
pelo y su bigote son grises. Sus ojos, serenos in-
vestigadores al fijarse en uno, parece como que escu-
drian en el alma; pero enseguida una sourisa pi-
cida asoma en sus labios.

Tiene una rodilla lisiada de results de una herida
recibida en la dcada gloriosa ; pero cuando esti
caballo forma parte de este, ms bien el caballo es-
parte del ginete. Os dara much gusto ver este
viejo guiando una column al travs de los campos
de caa y de las selvas de Santa Clara, sin dudar.
nunca del camino que sigue.

Apesar de aseveraciones contrarias,aun tena.yo
dudas y crea encontrar en Cuba una turba de igno,
rantes negros y blancos ms menos salvajes; as,
pues, calcule cul sera mi sorpresa y admiracin al'
verme rodeado de hombres finos y educados que
honraran con su presencia los salones ms cultos
de Europa.
Mdicos, ingenieros, abogados, literatos. artists,
&. son ms numerosos en l E. M. de Gmez que
en otro alguno de Europa.

--------* Il ~---------

CUBA LIBRE ?>


Nos participan que la instalacin de esta so-
ciedad patritica, de la cual nos hemos ocu-
pado en nuestro nmero anterior, pronto
sera un hecho, pues al simple llamamiento
de los entusiastas jvenes organizadores, la
respondido buen nmero de compaeros -
ofreciendo su concurso.
Su junta directive, donde deben hallarse -
representados todos los paises de la Amrica
Latina, cuenta ya con la cooperacin de
seor Augusto Guerrero, distinguido jven
de la Repblica de Nicaragua.
Con el ms vivo inters alentamos nueva-
mente los iniciadores de Cuba Libre, rei-
terndoles al mismo tiempo todo nuestro
apoyo en favor del loable proyectp que estn
realizando. : ,,
__ ^__^^~ *


ral


pc\i-\l


57








LA REBLIC CUBAA FEBERO 1, 189.


CUBA CONTRA ESPAA


(Finaliza.)

Tal vez, el Estado c' pai.l nos. favorezca ms en lo
que respect la cultural. Pero se echa de ver que
en nuestro lujoso presupuestro la instruccin, pblica
figure slo con i182,000. Y pudiera probarse que la
Universidad de la Habana produce dinero al 'Estado.
En cambio carece de laboratories, de instruments
y hasta ,de agua para hacer las experiencias. Todos
: 'os. passes de-Amrica,- except Bolivia, todos, sin
excluir Hait, Jamaica, Trinidad y Guadalupe,
donde predomina la raza de color, gastan much
ms que Cuba en la instruccin del pueblo. En cam-
bio, solo Chile gasta tanto como Cuba en sostener
soldados. Despus de esto queda explicado que en
un pueblo tan inteligente y despierto, como el cuba-
no, el 76 por ciento de la poblacin no sepa leer ni
,escribir. La instruccin ms necesaria entire nosotros,
la tcnica industrial, no existe. Las carreras y pro-
fesiones que ms imperiosamente demand la civi-
.lizacin modern, no se estudian en Cuba. Para ser
'topgrafo, agrnomo, electricista, ingeniero indus-
trial, ingeniero mecnico, ingeniero de caminos, de
minas de montes, un cubano tiene que ir al extran-
jero. En Cuba el Estado no sostiene una sla biblio-
teca pblica.
Quizas las deficiencies de rgimen espaol se com-
pensen de algn modo por su sabia administracin.
Cada vez que el gobierno ha acometido la solucin
de alguno de los grandes problems pendientes en
Cuba, ha sido para embrollarlo y empeorarlo. Ha
dado golpes de ciego ha cedido. influencias de
los que iban lucrar con el cambio. No hay ms
que citar la recogida de los. billetes de banco, que
fu un pinge negocio para unos cuantos, y no hizo
ms que embarazar y empeorar la.circulacin mone-
taria: en. la Isla. De un dia otro la vida se encareci
en 4p por ciento. Entr en la cirqulacin la plata
espaola, depreciada, para expulsar, como es natu-
ral, el centn, de oro, y dificultar todas las pequeas
transacciones. Para obtener todo esto haba trans-
formado el gobierno una deuda sin inters en una
deuda con inters crecido. Es verdad que, en cam-
bio, el comercio al detall, cuyos votos no se queran
perder, realize un negocio pinge. Esos comerciantes,
por supuesto, son espaoles.

IV.

En cambio de todo lo que no nos da, dicen que
Espaa nos ha dado libertades. Esto es irrisorio.
Las libertades estn escritas en la Constitucin y
borradas en la prctica. Antes y despus de promul-
gada en Cuba, se ha perseguido la prensa con rigor.
Muchos periodisias. como los seores Cepeda y L-
pez Brias, han sido extraados del pas, sin forma-
-cin de causa. En noviembre de 1891 fu sometido
la jurisdiccin de guerra el escritor don Manuel
A. Balmaseda, por haber publicado, en El- Criterio
Popular, de Remedios un suelto alusivo al fusila-
miento de los estudiantes de medicine. Los peridi-
cos han podido discutir tericamente; pero en cuan-
to han denunciado abusos .personas, han sentido
encima la mano de los domipadores. El rgano ofi-
cial de los, autonomistas, El Pais,antes El Tuiunfo,
ha sufrido ms de un process por haber sealado
con much mesura algunas infracciones legales,
nombrando las personas. En 1889 se le persigui
criminalmente, por haber dicho que un hijo del pre-
sidente de la Audiencia de la.Habana desempe-
aba un puesto que las leyes no le consentan de-
sempear.
Dicen que existe en Cuba la libertad de reunion.
Cada vez que los habitantes se congregan, previo
aviso la autoridades, tienen present un funciona-
rio que puede suspender la reunin, cuando lo es-
time convenient. Al Circulo de Trabajadores se le
prohibit reunirse, fundndose en que el edificio en
que haba de celebrarse la asamblea no era bastante
--slido. El ao pasado convocaron los miembros del
Circulo de Hacendados sus compaeros de todo
el pas, para, realizar una gran demostracin en de-
manda de los remedios que exiga el estado critico
de sus negocios. El gobierno encontr medios de
impedir que se reuniesen. Uno de los sucesos ms si-
Sgnificativos ocurridos en Cuba, y que arrojan ms
luz sobre su verdadero rgimen politico, es el fra-
caso de la junta magna proyectada por el mismo
Circulo de Hacendados en 1884. Esa corporacin
solicit el concurso de la Sociedad Econmica y de
la Junta General de Comercio para reunirse en una
asamblea, que elevase al gobierno de la Metrpoli
las quejas que inspiraba al pais la situacin precaria
en que se encontraba. Iban ya muy.adelantados los
trabajos preparatorios, cuando un amigo del go-
bierno, el seor Rodriguez Correa, manifesto que el
'Gobernador General vea con desagrado y prohiba
la celebracin de la junta magna. Esto bast para
q-ue el Cr.culo se atemorizase, y fracasara el pro-
yecto. Se ye, pues, que los habitantes de Cuba se
reuneq, cuando el gobierno cree convenience permi-
tirles que se reunan.
:::Contra este regimen politico que es un sarcasmo,
y en que se une el dolo al desprecio ms absolute
del derecho, el pas cubano ha protestado sin tre-
gua 'feSitri~ 87'i' qte-'comenz implantarse. Se-


ria difcil enumerar las representaciones que ha ele-
vado Espaa, las protests que han hecho oir sus
representantes, las comisiones que han atravesado;
el ocano, para tratar de persuadir los explota-
dores de Cuba de las funestas consecuencias de su
obcecacin. Todo ha sido en vano. La exasperacin
que reinaba en, el pas era tanta, que en 1892. la
Junta Central del partido autonomista lanz un ma-
nifiesto-en que prevea que poda llegar en breve el
moment en que el pas adoptara supremas rcso-
luciones, cuya responsabilidad pesara sobre los
que, dominados por la arrogancia y ensoberbecidos
con el powder, m.nosprecian la prudencia, adoran la
fuerza y se escudan en la impunidad."
Ese manifiesto, que anunciaba ya las horas luc-
tuosas de la guerra, fu desodo por Espaa. Se hizo
necesario que el partido espaol se dividiese y
llegase punto de romper en lucha. armada, para
que los politicos espaoles creyeran llegada la hora
de ensayar una nueva farsa, y aparentar que refor-
maban el rgimen administrative de Cuba. Naci
entnces el plan del ministry Maura, modificado,
antes de nacer, por el ministry Abarzuza.
Este proyecto, de que han querido hacer caudal
los espaoles para tildar la Revolucin de impa-
ciente y anrquica, deja intacto el rgimen politico
de Cuba. No toca la ley electoral. No disminuye el
poder de la burocracia. Aumenta el poder del go-
bierno general. Deja las mismas cargas sobre el con-
tribuyente cubano, y no le da intervencin en la
formacin de sus presupuetos. Se reduce trans-
formar el Consejo de Administracin que hoy
existe en la Isla, y que es todo de nombramiento
del gobierno, en un cuerpo parcialmente elective. La
mitad de sus miembros sern nombrados por el go-
bierno. La otra mitad ser elegida por los electores
censitarios. El gobernador general tiene derecho de
veto absolute sobre sus acuerdos y puede suspen-
der, cuando quiera, los miembros electos. Este
Consejo forma una especie de presupuesto provin-
cial, en que se comprenden los artculos del presu-
puesto de fomento, que hoy figuran en el general
del Estado. Este se reserve todo lo restante. El
Consejo puede disponer del $2,75 por ciento de los
ingresos de Cuba. El 87,25 por ciento lo distribuye,
como ahora, el Estado para sus gastos, en la misma
forma que dejamos estudiada. El presupuesto gene-
ral sigue formndose en Espaa. Los aranceles si-
guen hacindose en Espaa. La deuda, el militaris-
mo y la burocracia siguen devorando Cuba. El cu-
bano sigue siendo casta dominada. El poder sigue.,
vinculado en el gobierno de Espaa y de sus delega-
dos en la colonia, la influencia en los espaoles resi-
dentes. Este es el self government que Espaa ha
prometido Cuba, y que ha anunciado todos los
vientos como un gran cambio de poltica en su sis-
tema colonial. Superior, en todos concepts, lo
poseen las Bahamas lasislas Turcas.
Necesario hubiera sido que el cubano estuviese
privado, no ya del sentimiento de la dignidad, sino
del instinto de conservacin, para que pudiera tole-
rar sumiso rgimen tan degradante y destructor.
Sus agravios son de tal ndole que ningn pueblo,
que ninguna comunidad humana, capaz de estimar
su honor yde aspirar mejorar su condicin, podra
sufrirlos sin degradarse y condenarse la anulacin
y al aniquilamiento.
Espaa niega al cubano todo poder efectivo en su
propio pas.
Espaa condena al cubano la inferioridad pol-
tica en la tierra en que ha nacido.
Espaa confisca el product del trabajo de los cu-
banos, sin darles en cambio ni seguridad, ni pros-
peridad, ni cultural.
Espaa se ha mostrado absolutamente incapaz de
gobernar y de administrar Cuba.
Espaa explota, esquilma y corrompe Cuba.
El mantener por la fuerza este rgimen mons-
truoso de gobierno, que arruina un pas rico por la
naturaleza, y degrada una poblacin vigorosa, inte-
ligente y llena de aspiraciones nobles, es lo que
llama Espaa defender su honor y conservar con
prestigio su funcin social de civilizadora en
Amrica.
Los cubanos han apelado la fuerza, desespera-
dos, no iracundos.Para defender su derecho y sacar
triunfante un principio eterno, sin el cual peligran
las sociedades ms robustas en apariencia, el de la
justicia. No hay derecho para oprimir. Espaa nos
prime. Al rebelarnos contra la opresin, defende-
mos el derecho. Asi servimos la causa de la huma-
nidad, sirviendo nuestra propia causa.
No hemos contado el nmero de nuestros enemi-
gos, ni hemos medido su fuerza. Hemos sacado la
cuenta de nuestros agravios, hemos pesado la masa
de injusticia que nos agovia, y hemos levantado el
corazn la altura de nuestras legtimas reivindica-
ciones. Delante, pocos pasos, pueden estar la ruina
y la muerte. No importa. Cumplimos con nuestro
deber. Si. el mundo nos vuelve la espalda, tanto
peor para todos. Se habr consumado una nueva
iniquidad. El principio de la solidaridad humana
habr sufrido una derrota. Habr disminuido la su-
ma de bien que existe en el mundo, y que el mundo
necesita para que sea pura y sana su atmsfera
moral.
Cuba es un pueblo que solo require libertad
independencia, para ser un factor de prosperidad y
progress en r'oiciertorde las iacioies civilizadas.


Hoy es un factor de intranquilidad, desorden y
ruin.a. La culpa es exclusivamente de Espaa. Cuba
:no ofende, se defiende. Vea Amrica, vea el mundo
de parte de quin estn la razn v el derecho.
E. J. Varona.
ex-Diputado i: Cortes.
Nueva York, 23 de octubre de 1895,.

--------B~-s^---------

EL ESTADO DE LA ISLA

Para que se vea cual es l verd'ad'ero estado d'e
las cindades que estn en poder de las tropas
espaolas, reproducimos los signientes prrafos
de una carta dirigida un espaol de esta cin-
dad por un compatriota suyo residence en Cr-
denas :
Crdenas, enero r4 de 1896.
..- ..- .....-.-.... .................- ...... .
La situacin es verdaderamente crtica. Ud que
conoce esta ciudad, su importantsimo comercio y
su grande movimiento en pocas normales, se asom-
brara al verla triste, casi desierta.
Se han cerrado muchos establecimientos, las
casas de banca han entregado todas sus matriculas.
No se hace el ms insignificant negocio, ni hay
quin pague un cntimo. La miseria es espantosa en
esta poblacin, y como.aqui no podamos remediarla
ya, ha tenido que venir un vapor con raciones de
tropa para los obreros que estaban murindose de
hambre! Naturalmente, cada da se va ms gente
la manigua, porque al menosall come y por poco
que esto continue, nos iremos- todos.
Hace un mes que estamos incomunicados por
tierra con el rest de la isla.. Las rneas de ferrocarril
han sido destruidas y los puentes volados.
No tenemos ms comunicacin que don la Haba-
na, por mar, gracias un va-ipacito, que va:y viene...
cuando hace buen tiempo.
Esto es horroroso, insostenible., No comprende-
nos cmo en Madrid quieren continuar la guerra
cuando no se puede Todo es. preferible esto. Que
les deu la independencia, pero pronto, porque esta-
mos viendo llegar el moment de una revolucin de
hambre.
Si esto sigue, yo no s qu va haber aqu. Dios
nos ampare !


** --------- ~* e --


INTERESANTE CARTA

A continuacin reproducimos de nuestro
querido colega Patria, de Nueva York, la
carta que el Ministro plenipotenciario de
nuestra Repblica en el extranjero, el vene-
rable cubano senior Estrada P.liia, ha diri-
gido al invicto general M;' snimo Gmez.
Es un document que por todo el inters
que entraa, debe ser conocido de nuestros
correligionarios.
Dice as:
IVashington, enero 10 de 1896.
Mayor General Mximo Gmez.
Mi muy querido amigo: Qu lenguaje pu-
diera expresar el sentimiento de admiracin y
gratitud que reboza. en el corazn de todo hijo
de Cuba,. amante de la independencia y la liber-
tad de su patria querida? Por encima de toda
palabra humana est lo que sentimos. Usted
puede estar seguro de que su nombre es hoy, y
lo ser maana y siempre, como sntesis de re-
dencin ; que no hay labios cubanos, ni puede
haberlos, que no lo pronuncien con respeto pro-
fundo, ni pechos que no garden la image de
usted con la devocin ferviente de un pueblo
agradecido. Loor al que, con desinters sin
ejemplo, batalla valeroso y decidido para alzar
la vida de las naciones una desgraciada colo-
nia, presa por largas centuries de la soberbia
cruel del militarismo espaol y de la voracidad
insaciable de la espaola burocracia. Pero la
hora., ha sonado para la dominacin goda en
Cuba. Usted Lo ha dicho en su digna carta que
acabo de recibir, fechada el 31 de Diciembre :
A Cuba le ha llegado su da, despus de tanto
dolor acumulado en el corazn de un pueblo que
ha sufrido tanto. S, general, con usted la
cabeza de ese ejrcito de hroes, entire cuyos je-
fes descuella a inconmensurable altura Antonio
Maceo, el invicto, Espaa tiene que resignarse
perder .ese pedazo de tierra americana, que ha
venido llamando La Perla de las Antillas." La
lucha acometida no tiene ms solucin que la
"independencia absolute. Si para alcanzarla se
hace necesario asolar la isla de extreme extre-
mo, destriyase cuanto existe, nos basta el suelo;
sobre la tierra caldeada por el incendio levanta-
remos la joven repiblica, y la sombra benfica
del rbol gigante de la libertad surgirn de s-
bito millares de ingenios, se crearn nuevas in-


dustrias, y el pueblo de Cuba, regenerado, puri-
ficado de la corrupcin espaola, har del tra-
bajo palanca poderosa para sti pr,.-ri.:rid.Jl y
bienestar. En mi carta anterior le deeia que, Poor'
ahora, es sufreiente el fuego en los caaverales;
pero que, mnrs aleinLn?, ser preciso, -e;iiii
las circunstaacias, de ruiir ,ims mquina.s y` los
edificios. ,, :
Yo estoy aqu, en la capital de la que se lla-
ma la gran reptiblica,. gestionando el' reconoci-
iiieiit, de heligerancia. iN: omilo ri-petio di.n..
de hm.iibres.di no : toe.:. reortes. aprovecho in-
fluencisas e- pongo al hab.ia c:n senaldres y di-
put tios yutilizo la prensa, que, por regla gene-
ia'. .^4A incor,,icionalmente a, nuestro servicio.
IIe presentado extenso informed al secretario de
Estado. Este informed consta de una breve resea
de las causes immediatas de, la guerra, de una
relacin minaciosa del desarrollo de sta, de los
combates miis notables, de la marcha de usted
desde Oriente, Occidente, da cuenta de la orga-
nizacin del, ejrcito, de la formacin del gobier-
no, de la conduct de' los cubanos con los prisio,
neros, de la opuesta que observan los espaoles,.
etc. He accompaado various iJolumnt..s justifi-
cativos todos tradeidos a;ii gl-s entire
otros, 1i Cuonstitucin de la Repblk.a, las leyes.
sobre iimpii stos, sobre prefeclr-as, correos. ria-
trimonio. civil, etcI, el at:a firmada por los pri-
sioneros cque. dev'olv., el cr:onel R':,. el folleto
que sobre la mninacii.n pij ioi iri Cuba escri-
bi el sefor 'Yarona. p"Qr ri.oe., rii ,.:i,.'., mia y
algn otro. d,:.ienento.

Envo, todos estrecho abrazo y usted, ade-
ms, las seguridades de mi cario y admiracin..
T. Estrada Palma.

-------^,'~) ~ --------~-

LA TRASATLNTICA

Lemos; en El lYotiQeiro Universal de Barees-
loma.:
Se acord felicitar al marqus de Comillas por los
servicios prestados la patria con ocasin de la-
guerra, de Cuba, .
Y por ltimo, se acord colocar en el saln. de se-
siones una lpida de. mrmol, como memorial, de los
citados servicios de la Trasatlntica.
Pero La Justicia de Madrid no haba sacado
las cuentas de este patriotism? Seg-n este pee,
ridico, la coimpai'ia debiera;
cobrar 47 pesetas 5o ct por cada soldado (trasporte)
y adems, $Q o/o por interns y quebranto, de aque-
llas pesetas, en total -71i -5.
Mas como cobra 160 pesetas por soldado, condu-
ciendo I.5oo en barcos donde legalmente slo debian
ir 800, result que ha cobrado hasta la fecha (12 oc-
tubre 1895) 5.668.750 pesetas de ms.
A lo que aada Clarn:
Yo no digo que no cobre, que. no gane.... pero si
al patriota, que por embarcar otros, y quedarse en
tierra gana tantas pesetas, se le pone en los cuernos
de la luna... y de la abundancia, qu poema, qu
Iliada basta para el soldado que se deja embarcar, y
no va ganando nada, y antes bien suele perderlo todo,
perdiendo la vida?
Decide ese pobre quinto, que ya tiene disenteria
y vmitos slo de pensar en el barco, que en vez de
embarcarse meta en el vapor al Marqus de Comi-
llas, y que por ese, rasgo se le darn miles'de duros.
Ysi no hicieran ms que esto. Pero lo patri-
tico es el trato que dan los Comillas y otros ex-
plotadores los soldados que van defender sus
monoplios y sus chanchullos en Cuba. le aqu
una carta ascrita por un soldado, el 9 de enero,
y publicada por El Pas de Madrid :
Embarcamos el da, 2o en Santander, llegamos
la Corua el a_ con un viaje bueno; pero al otro
da de salir de la' Corua se levant un temporal
horrible que dur cinco das. El da de Noche-
buena cremos naufragar y ser comidos de los tibu-
rones. Figrate si seria fuerte el temporal, que perdi-
mos el rumbo y se retras el barco seis das.
Llovia muchisimo, entraba el agua del mar que
era una bendicin. Dormamos en el suelo y estuvi-
mos sin comer y beber nueve das. Fui una cosa es-
pantosa y no cre contarla.
El dia 26 se'puso la mar muy buena; pero el ran-
cho no se poda comer por ser muy malsimo, detes-
table. Una lata pequea de sardinas nos costaba una
peseta, una naranja dos reales, una botella de agua
iii CUATRO PESETAS!!!, un panecillo de los que
dan en esa cinco cntimos, un real, y as sucesiva-
mente. Aquello era matarnos de hambre y robarnos.
!Si todos, hubiesen pensado como yo. degollamos
todos los ladrones.
Aqui hace tres meses que no pagan un cntimo
nadie.
Y eso es patriotism en Espa5a.
Bien dicen en Madrid : A cualquier cosa le lla-
man chocolate las patronas...


LA REPUBLICAN CUB~ANA


FE BREROo 13, 18936.1







FEBRERO 1:3, 1896.


LA, REPBLICA CUBANA


HABLA WEYLER

La hiena Weyler ha publicado iuna carta en
.El Mercantil 'alenciano.
Compiemos un rugido :
.... v si en la guerra de Cuba ejerci .la extrema
Mcrueldad fusilando muchos enemigos de la patria,
. los que me acusan de esto slo he de decirles que
,as fu! en efecto, como lo verificaban los dems
.iefes de column en cumnplimiento los 'bandos del
general Valmaseda....
Lo que en buena lgica dice que, comenzando
por Valmaseda. siguiendo por \eyler y aca-
Ibando por los dems jefes de' columna, todos
compusieron una formidable gavilla que, . pre-
.texto de defender a Espaa en Cuba, saqueaba y
quemaba hogares, deshonraba mujeres y asesi-
naba los nios y los indefensos.
Pero vuelve rugir la hiena :
Ahora bien, se me achaca en el cumplimiento de
tan tris'te y penoso deber un celo pernicioso, debido
.al cuail los fusilamientos de mi column eran en
mayor numero que en las dems, y esto, que en
rigor result cierto....
Y por lo mismo que en rigor result< cierto
ne mayor nmero de asesinatos, he aqu bien
justificadas las palabras del mariscal Martnez
Cam.us, cuando al comienzo de la guerra aac-
actual se. pens en que Weyler sustituyera
4Calleja.
Si nombran Weyler, hasta los muertos
se levantarin para pa rotestar!
Alas ya se ha visto que Cnovas, en un rapto
de su caracterstica soberbia, ha puesto en las
manos de ese hombre funesto las riendas del
gobierno de Cuba; es decir, Espaa acaba de
arrojar Cuba su ltimo guante : que aguarde,
pues, Espaa, qte el plazo ha de ser bien corto.

-------^^I -------

I CUANTO MIEDO !

Los peridicos extranjeros han dado cuenta
de que La Repblica Cubana ha sido reco-
jida en la frontera, por orden del gobierno es-
paol.
La noticia, lejos de sorprendernos, la esper-
banos, y por lo mismo, no nos caus extraeza
ninguna cuando das antes que por los diarios
extranjdros, lleg nuestro conocimiento por
otro conduct menos pblico y ms seguro.
Acostumbrados ver los procedimientos espa-
oles, siempre basados en todo cuanto no sea
lgico, ni razonable, ni just, ni serio, ni moral,
bien nos hubiramos guardado ds ocuparnos de
esto, si nicamente se tratara, de evitar la en-
trada en Espaa un peridico que defiende la
just y noble causa de los cubanos.
Pero en este hecho hay ms importancia to-
dava, y ella consiste en el pnico que se ha ape-
derado del gobierno y del pueblo espaol, mi-
rando vencido su mejor hombre en lo poltico


y en lo military y Ai los generals Gmez y Maceo
llegar triunfan.tes las cercanas de la llabana.
Ya las families no tienen hijos que mandar
esa guerra de Guba, de la cual regresarn los
menos, invlidos, hambrientos, pedir limosna
por las calls.
Ya el tesoro espaol est exhaust, y el gobierno
no halla quin le preste, porque sabe todo el
mundo que no podr pagar lo much que ya debe.
Ya son muy frecuentes ciertas notas que de
Washington van Madrid, nada agradables para
Cnovas del Castillo.
Ya, en fin, peridicos madrileos gritan todo
pulmn : iCuba se pierde.!
De aqu el terror que invade today Espaa, y
de aqu tambin ese desalentado proceder, que
lo mismo manda Cuba un gobernante odiado
y sanguinario, para que con mano several paci-
fique la isla, como detiene en la frontera un
peridico que lleva por norte decir la verdad
haciendo pblicas todas las iniquidades que ha
cometido y contina cometiendo en Cuba la de-
crpita y corrompida adminiistracin espaola.
Y tal grado llega ya ese desbarajuste en las
esferas oficiales, y tanto es el miedo que les pro-
duce la voz de lo; peridicos independientes, que
la par que se ordena la recogidade'La Rep-
blica Cubana, de un ministerio de Espaa se
devuelve al punto de partida, La Rerue Diplo-
malique, con nota expresa legalizada por el
sello correspondiente.
Dejando un lado, no solo cuanto de ridculo
hay en esto, sino adens, el procedimiento de
suyo muy espaol de dos peas y dos medi-
das, veamos cmo se evidencia, aun en detalles
de poca importancia, el desastroso estado de
nimo de la nacin que, despus de repetir hasta
la saciedad que dara por mantener Cuba es-
clava hasta su ltimo hombre y su ltima pe-
seta, hoy tiembla ante un artculo de peridico
y hace todos los esfuerzos porque no lleguen
leerlo los espaoles....
Qu otra cosa es esto, que la impotencia y el
terror en que han venido convertirse tantas y
tantas quijoteras vociferadas diario?
Pero ya lo dijoel gran poeta de Ayacucho y de.
Junn, y el gobierno espaol lo viene demos-
Lrando todas luces :
Quien no espera vencer, ya est vencido .


,. -------, ^.----


EL EXODO


Segn El Imparcial, 3.000 personas han sa-
lido ya de la Habana para los Estados Unidos, al
conocerse el nombramiento de Weyler como
Gobernador General de la Isla de Cuba.
En Espaa ignorant que eso significa por lo
menos otros tantos hombres que se han mar-
chado al campo aumentar las filas del Ejrcito


Libertador, y nuevos importantes recursos para
la santa causa.
Eso es lo que conviene, que el gobierno espa-
ol ahuyente todo el mundo y haga el vaco
su alrededor. Todo lo que l reste, lo adicionamos
nosotros.
Ya puede decirWeyler lo que quiera, slo su
llegada nos ha proporcionado ventajas que equi-
valen muchas victorias de las tropas cubahas.



DECLARACIONES DE SAGASTA

Entre las recientes declaraciones del* jefe del
pardido liberal espaol, publicadas por los peri-
cicos de Madrid que acabamos de recibir, algu-
nas carecen.de inters para nosotros porreferisse
la poltica peninsular, la disolucin de las
Crtes. etc.
Pero una de ellas es de grandsima impor-
tancia, no porque nos diga nada que no sepamos,
sino porque constitute en labios de ese leader
una confesin trascendental.
Dicie asel Sr. Sagasta :
En la actualidad ha invadido casi todas las pro-
vincias de la isla. y-apenas hay mas terreno libre
que el que pisan nuestros soldados. No quiere decir
esto que el Gobierno no haya dedicado todos sus
esfuerzos y deseos obtener el triunfo; pero ste no
corona sus obras y su poltica, pesar de haberse
dejado al pas exhaust de hombres de dinero.
Pues si el dinero ha volado
y los hombres se los matan
y no tiene.... ni terreno,
Qu le queda, pues, Espaa ?

--------.- ---------

AL MACHETE

El Pas, de Madrid, confesaba hace poco que
la campaa de Cuba esun Waterloo, y comptarn-
dolo con el otro, dice :
Aquel fu el Waterloo de la epopeya; ste el de la
escoria. El primero, horriblemente grandioso, re-
sult digno del gnio de la guerra; el segundo, im-
bcil incomprensible, est la altura del' que lo
ha producido.
Vaya una manera de tratar su propio ejr-
cito !...
-ka

IIablando de Martnez Campos, dice el Diario
de Barcelona :
Cuntos hay en Espaa capaces de hacer por
puro patriotism lo que l h'a hecho ? Ninguno.
A confesin de parte,....


El Pas aconseja al cabecilla Weyler que ar-
rase la Isla .
Pierda cuidado el peridico madrileo: ya se
llevar media isla... en el bolsillo.


FOLLETN
De La Repblica Cubana


CINCO SEMANAS

CON LOS INSUIBRCTOS CiBANOS

(De la Contemporary Reciew, de Londres)





llace un ao que Espaa se esfuerza en vano
por sofocar la quinta revolucin cubana de este
siglo.
Mientras que las distintas colonies espaolas
del continent americano obtenan su indepen-
dencia por medio de la rebelin, Cuba permane-
ci fiel, sufriendo las crueles consecuencias de la
obstinada ceguedad de un gobierno desptico,
esperando que ya por gratitude 6 por experiencia,
cambiara Espaa tan absurd sistema colonial y
dejara de consider al pueblo cubano como
fuente inagotable (le codiciosa explotacin.
Como premio i su larga, piaciencia y A su resi-
guacin, Cuba no obtuvo ms que el ttulo de
siempre field >. En ella habra poseido Espaa
un pas capaz (de un desenvolvimiento rpido y
de una maravillosa prosperidad, si el sistema
administrative no huliiera sido siempre el mis-
mo. El espritu de emipi~i y la industrial, han
muerto bajo la dominacitin espaola, que pre-
fiere recoger el botn inmediatamente, i esperar
los beneficios superiors del porvenir. Espaa


sabe bien, y lo ha reconocido siempre, que su ad-
ministracin es corrompida, y sin embargo, no
ha tratado jams de modificarla; las reforms
constitucionales que en 1836 beneficiaron Es-
paa, fueron de intent negadas Cuba, y los
illimos vestigios de la fidelidad cubana se des-
vanecieron.
Los espaoles tenan plena conciencia del
olbjeto que se proponan: si se conceda la Isla
la libertad constitutional y llegaba esta ser
rica y fuerte, se privaba Espaa de grades
beneficios mientras que el sistema empleado, el
de la opresin financier y administrative, era
familiar i los espaoles. Se apoderaban de
cuinto podan, esperando que el despertar sera
lejano y que el descontento y el rencor de los
cubanos podra ser contenido durante largo
tiempo por la fuerza.
El resultado de esta poltica ha sido una series
de rebeliones sucesivas, y el odio profundo de
los cubanos, que aumentaba de ao en ao con-
tra Espaa. Tres veces antes de la gran guerra
de diez aos apelaron las armas los cubanos,
y otras tantas fueron so.metidos ; pero en 1868
'estall la insurreccin que se pudo sostener,
contra todo el powder de Espaa, hasta 1878.
Durante diez aos combatieron, en condiciones
mis desventajosas que en las que se encuentran
hoy. y sin embargo, no fueron vencidos, pues
aceptaron las proposiciones de paz ofrecidas por
el general Martnez Campos. Este trat de obte-
ner ciertas reforms constitucionales enviado
Cuba especialmente para pacificar, cumpli su
misin, pero sus promesas no fueron nunca rea-
liza-las por Espaa. Desde esa epoca empez la
Isla preparar la insurreccin actual. Si los es-


paoles quieren conservar Cuba, tendrn que
vencer los cubanos en los campos de batalla,
porque ahora la lucha es por la independencia
absolute, sin trminos medios ni transacciones.
Muy poco nada se sabe en el extranjero de la
verdadera situacin de la guerra actual de Cuba.
La mayor parte de las noticias, de origen espa-
ol, que se envan, son patraas falsificadas
cuando son desfavorables Espaa. Otros in-
formes son enviados por los corresponsales de
diferentes peridicos en las principles ciudades
de Cuba, y esas noticias consistent necesaria-
mente en un resume de los rumors que cir-
culan de boca en boca, y que, favorables
no a Espaa. son desfigurados enteramente
desprovistos de fundamento. En Santiago se ha
asegurado con una insistencia extraordinaria,
que el general Antonio Maceo haba sido derro-
tado y gravemente herido, y que haba muerto
estaba moribundo. Poco despus le vi cuando
desfil con su escolta de cien ginetes, todo ga-
lope, para ir presentarse al Presidente de la
Repblica Cubana, recientemente elegido, escena
teatral en la que el Presidente y el General se
abrazaron, mientras las tropas saludaban y lan-
zaban alegres aclamaciones. Maceo se ha encon-
trado en diferentes combates, pero no ha recibido
la menor herida desde que empez la guerra
actual.
Del mismo modo, poco. tiempo antes de re-
unirme las fuerzas insurrectas, publicaron los
periidicos americanos relaciones detalladas de
una accin -en la que los espaoles se vanaglo-
riaban de haber derrotado por complete los
inuiirrectos, mientras que ellos no haban perdido
ms que una docena de hombres. Al poco tiempo


tuve la suerte de bajar al valle en que haba
tenido lugar esta victoria de los espaoles; el
camino es el que va de Santiago Guantnamo.
entire dos bosques espesos. Una column espa-
ola de 2.000 3.000 hombres haba sido ataca-
da all poir 400 500 insurrectos, que durante
dos das haban rechazado en desorden los es-
paoles. El camino estaba completamente ane-
gado, casi impracticable, la dinamiita estaba disi-
mulada en el camino, y los insurrectos alrededor
y por consiguiente invisibles. Aqui y all, lo
largo de la carretera yacian los esqueletos de los
espaoles muertos: en un lugar en que la dina-
mita haba hecho de las suyas, las osamentas
estabi:ii nezcladas y dispersas al azar; slo.
alli, quince veinte hombres deban haber su-
cumbido.
Pocas veces pueden enviar los insurrectos
desde el campo de batalla despachos dando sus
informed sobre los acontecimientos. Cada da
au.menta la dificultad de atravesar las lines
espaolas, y la empresa es cada vez ms peligro-
sa; todos los que atraviesan las lines, son sos-
pechosos y se exponen ; ser registrados, estn 1
no provistos de un salvo conduct. Se conservan
algunas comunicaciones con las ciudades, pero.
cuando liegan las noticias exactas, han sido ya
adelantadas por relaciones que les quitan todo(
el crdito que merecen.
IH. Ifoward.
(Cont inuarni/).


No ser el primero, aunque afortunadamente
ser el ltimo.


Dice el spiritual espirituoso Mariano de Ca-
via en El Imparcial, que los cubanos debieran
decir Wiwa Cuwa porque la W es, por Weyler,
la letra de moda.
Para l lo ha sido siempre. Por lo.de Whiskey.
-A-

Tambin en la peninsula?
Un horroroso incendio ha-destruido el pueblo-
de Armunasta (Logroo). De 23 edificios han,
quedado 5 en pie.
Todo se ha perdido y gracias que los vecinos.
lograron escapar con vida.
La situacin de las families no es para des-
crita.
Suponemos que los voluntarios habrn hecho.
una tenaz resistencia.
i A que no hay zafra en Espaa!


]La victorias de las fuerzas cubanas tienen:
tan atolondrados a los amigos de Weyler, que.
La Lucha, peridico espaol de la Habana, ha,
puesto como fecha en uno de sus n imeros,
a viernes 42 de Enero.
Ya han perdido la brjula y hasta el alma-
naquie.
------. ^ ,------

iQU TUP!

l)ice La Epoca, con el cinismo que la caracte-
riza:
Lo verdaderamente extrao es que haya un solo
cubano que tenga algo que perder que haya cur-
sado las primeras letras, capaz de vacilar.entre quien
no represent otra cosa ms que el bandidaje y
una patria que no repara en sacrificios para que la
cultural y la prosperidad de Cuba no se conviertan
en leyenda.
Hablar de bandidaje la nacin que enva nios
presidio y fusila mujeres, la de los robos del
ayuntamiento de Madrid, aquella en que Romero.
Robledo, acusado, hizo callar al parlamento en-
tero, slo con la amenaza de denunciar los chan-
chullos de los dems.
lIablar de cultural el pueblo degradado, que
est las puertas del cretinismo y de la idiotez.
lHablar de prosperidad el pas misrrimo en
que los maestros de escuela han tenido que pedir-
limosna por las calls, y los reservists se han
visto en la necesidad de implorar la caridad pi-
blico para no morir de hambre.
Lo que -parecera mentira es que hubiese un
solo cubano bastante imbcil para que, en cuanto
supiese el alfabeto, no prefiriera una patria libre,,
rica y grande, ser un colouo explotado por el
ltimo estado de Europa, por una:nacin pobre,.
envilecida,.retrgrada ignorante,
De frailes, de mendigos y toreros .


I-,






LA REPUBLICAN CUBANA


FEBRERO 13, 1896.


GRAN VICTORIA

Nuestros lectores recordarn que hace poco
dieron cuenta los despachos espaoles, de un en-
cuentro de las tropas bizarras con las del general
Jos Maceo, A quien, segn decan, el Gobierno
rcubano acompaaba.
El telegrama del Heraldo deca que los sepa-
ratistas haban dejado en el campo 7 muertos y
que los espaoles haban tenido 3 muertos, 23
heridos (de ellos 15 graves) y 8 contusos.
Ya esto era confesar una derrota; pero no un
complete descalabro, como fu en realidad.
He aqu lo que ocurri : Las fuerzas cubanas
:haban acampado, y con ellas estaba el Gobierno
Provisional.
Una column espaiola de 600 hombres, igno-
rando el nmero de los patriots, quiso sorpren-
,derlos y se lanz sobre un destacamento. Pero de
pronto cayeron sobre ellos 1.500 ginetes cuba-
nos, atacndoles con tal mpetu que la column.
fu destrozada, y se disperse dejando el campo
cubierto de cadveres. Los espaoles huan arro-
jando las armas, y pocos, muy pocos de ellos es-
caparon con vida.
El World de New York ha dado detalles de la
accin.
Estas son las victorias espaolas!
Respecto la derrota que, segn ellos, sufri
el general Jos Maceo, baste decir que ste, des-
pus de vencer (telegrama del HIerald) Marn en
Cienfuegos, pas la trocha con el general Rab y
numerosas fuerzas orientales, unindose con el
general Carrillo en Santa Clara.
Vemos, pues, que como resultado de las repe-
tidas victorias sobre los espaoles, el segundo
cuerpo de invasion avanza triunfalmente hacia
las provincias occidentales.
Adelante!
-------* ~t------

LA OPINION EN ESPAA

El Nuevo Rgimen, Madrid :
No hay hombres infalibles.
Pero infaliblemente fracasar el general Weyler
'como fracas el general Martnez Campos en la di-
-reccin de la campaa de Cuba. A ste se le mand


la guerra considerndolo invicto por derecho pro-
pio; de aqul se espera que consiga mejores resulta-
dos con un cambio de procedimiento. Caro y funes-
tsimo error. A los que anunciamos, y no fuimos
pocos, todo lo que sucede en Cuba, se nos tach
hasta de filibusteros. Eso importa poco; lo que im-
porta es oir todas las opinions desapasionadas, sin
obligar los que pretendan emitirlas velar sus con-
ceptos con lugares comunes y disfrazar la verdad,
para que pase, con frases convencionales de un pa-
triotismo inocente. Ya es hora de decir con franqueza
la verdad; tal vez un poco tarde.
Seguramente son muchas las causes determinantes
del fracaso de Martnez Campos; hay una, sin em-
bargo, ms decisive que las otras. Y como esta:sub-
siste, es fcil anunciar el fracaso inevitable de Wey-
ler y de cuantos le sucedan en el mando de las tro-
pas.
Esa causa no es otra que la necia, la absurda, la
singular exigencia de que el general en jefe haga mi-
lagros; y .milagro sera que un general cualquiera
diese fin la guerra en un plazo breve y perentorio.
La guerra es ciencia y es arte; es antigua como el
mundo; tiene reglas inmutables, de todos los mili-
tares plenamente conocidas. No se comprende, por
lo mismo, que hayan, aceptado el mando los gene-
rales Martnez Campos y Weyler sin decir franca-
mente lo que ellos no pueden ignorar: que la guerra
de Cuba, como todas, se estudia en su parte tcnica
teniendo la vista la extension y naturaleza del pas,
la composicin de los beligerantes y los medios de
accin.
Todos estos datos son perfectamente conocidos.
No lo son tanto los de carcter poltico, entire los
cuales deben contarse ingerencias imprevistas, causes
externas y situacin econmica.
Prescindiendo aqui de estas concausas, limitndo-
nos lo puramente military, el problema es de mate-
mticas elementales. No es possible que por las armas
se consiga pacificar Cuba en menos de seis aos;
no ha nacido ni nacer el Julio Csar que logre en
menos tiempo la pacificacin que se persigue.
Si el problema es matemtico, se me dir, hace
falta la demostracin. No hace falta ninguna; en pri-
mer lugar, porque los militares dignos de tal nombre
lo saben demasiado sin necesidad de que se les de-


muestre; en segundo lugar, porque los politicos no
haran caso de mis demostraciones. Seguirn man-
dando cada ao un general Cuba, mientras haya
dinero, con el encargo de realizar en meses una obra
de aos; y todos fracasarn, por grandes que sean
su capacidad, pericia, mritos y buena voluntad.

Es fcil decir, como hacen muchos, que manten-
dremos nuestra bandera en Cuba hasta sacrificar el
ltimo hombre y la ltima peseta; podremos sacrifi-
car hasta las mujeres y los perros chicos. Pero y
despus?
Lo patritico no es decir quijoteras y baladrona-
das; haciendo frases nada se consigue. Lo patritico
es, con datos que tiene puede procurarse todo el
mundo, calcular si tenemos dinero y hombres para
sostener la guerra seis aos seguidos, en los cuales,
adems de combatir, construira nuestro ejrcito
2,000 kilmetros de carreteras, various ferrocarriles,
estaciones fortificadas, algunos muelles y un telgrafo
submarine, envolviendo el cinturn de cayos y con
ramales al litoral de la isla. S se cuenta con recursos
para todo esto, si los gobiernos y la nacin se resi-
gnan que la obra dure de seis siete aos, puede
ser pacificada Cuba (salvo las contingencies externas
y de orden politico indicadas antes).

De todos modos, si se quiere dominar la actual
insurreccin, tngase por cierto que no es cosa im-
posible; pero que exige seis aos, 90.000 muertos y
6.000 millones. Alguno observar que estas afirma-
ciones son demasiado absblutas para el que empez
diciendo que no hay hombres infalibles. Pero aqui
lo infalible no es el hombre, sino las matemticas.
NA. Es1tvane..

La Justiria, Madrid :
Como vamos, Espaa dominar no la insurec-
cin. En uno otro caso, el resultado ser el mismo.
La ruina de Espaa y la ruina de Cuba, despus de
derramar la sangre de cientos de miles de hombres.
Cuba no producir nada, y no produciendo Cuba,
ya pueden ir entonando el De profundis la Trasa-
tlntica, el Banco Colonial, los fabricantes catalanes,
cuyas mercancas por valor de 25 millones de duros
anuales que hoy mandan Cuba, no encontrarn


colocacin en ninguna parte; los contribuyentes to-
dos de la Pennsula, que vern dismninuida su ri-
queza y aumentadas sus cargas para pagar la deuda
de Cuba, que- se acerca ya y pronto pasar de 3oe
millones de duros, al 6 y al 5 por loo de inters, y
los haberes pasivos situados sobre aquel Tesoro, en
constant aumento.
El Correo, Madrid :
... porque los que creen en su ceguedad que todo
lo resuelve la fuerza, no seria ociso que volvieran
los ojos lo que aqu pas en.la primera guerra civil
carlista.
La Regin, Mtanzas:
... lo cierto del caso es que Maceo y Mximo G-
mez nos han arruinado, quemando los campos de
caa, que se han provisto de armas y municiones,
de ropas, viveres y caballos, que han aumentado el
nmero de sus huestes y han vencido various destaca-
mentos, adquiriendo una importancia que nunca
soaron y andando por donde les vino en ganas,
llegando career parte del pueblo que repetirvn las
mismas hazaas tantas veces como quieran si no se
cambia de sistema.

ADMINISTRATION
La administracin de este peridico
ruega los abonados que an no hayan
satisfecho el imported de la suscripci6n,
que lo hagan sin demora, para evitar
toda interrupcin en el servicio.
Rogamos aquellos de nuestros sus-
criptores que no hayan recibido elpe-
ridico, que se sirvan hacer la recla-
nacin consiguiente, fin de poner
remedio lo ms pronto possible.

Dr Roberto F. TRUFLEY, abo-
gado, se encarga de toda clase de ne-
gocios judiciales y extrajudiciales re-
lacionados con su profesin.
22, rue Bergre, Paris.


PROPAGAN DA


CUBANA


CUBA CONTRA ESPANA



Por Enrique Jos Varona

EX-DIPUTADO 1 CORTES

Un folleto, de venta en la Admi-
nistracin de Patria.

81, New St. New-York


La Estrella Solitaria

Bisemianario Separatista de Noticias

-Variedades y Anuncios

Director-Refactor: TIBURCIO AGUIRRE
Corroiactor: J. ARTURO DIAZ

Apartado 88. Caracas.





EL DEBER

SEGUNDA POCA

Organo de intereses generals

de los Paises Hispano Americanos

Director : GUMERSINDO RIVAS
Redaccin y Administracin: 10 Front. St.
NUEVA-IORK


EL PORVENIR


SEMANARIO POLITICO, LITERARIO,
DE NOTICIAS Y ANUNCIOS.



Director y Redactor: E. TRUJILLO

Direccin por correo : P. O. Box 1139,
Nueva-York.




Cuba1 la furia espanolla


Se, ha puesto la venta, al precio de
25 cts. exemplar, el folleto que continue
el discurso del seor Manuel Sanguilv,
pronunciado el 27 de noviembre ltimo
en Chickering Hall, y que est reputado
como la ms fulgurante de sus oraciones
tribunicias.
Los pedidos pueden dirigirse la aid;i-
nistracin de Patria, 284 Pearl St., New-
York.


SIMBOLOS CUBANOS


Botones, alfileres, medallones,
gemelos, etc., etc.
Todo con los smbolos de Cuba :
La bandera national, el escudo
de armas, fechas inmortales como
las de PATRIA\ ( o de octubre i868
vla de LIBERTAD (24 de febrero 1895)
Acaban de ponerse en venta por
fM. Rigoberto Ramrez, 200 East 27 St.
City. New-York.


LAiREVOLUIIO UBIA
Y

La Raza de Color


(APUNTES Y DATOS)
POR

UN CUBANO SIN ODIOS

Folleto de 24 pgs. 'Se vende en la
Imprenta Amrica, 20 cts. ejemplar.




PATRIOTISM

POR


GONZALO de QUESADA




Un volimen, de venta en la Adminis-
tr.cin de Patria, 50 centavos el
ejemplar.



AlBUM DE "EL PORV NIRi "

Estn de venta los cuatro primeros
volmenes de esta publicacin,
que comprenden los retratos y biografias
de cien personajes
Al final del IV, aparece un indice gene-
ral de los csutro primeros volmenes. El
precio de cada ejemplares de S 1.00, ORO
AMERICANO. Se admiten proposiciones
para compras por mayor, agencies y sus-
criciones, en la
Administracin de "El Porvenir,"
P. O. Box 1139, New-York.


PATRIA

ORGANO OFFICIAL
DE LA

Delegacii del Partido Revolucionario Ciiban0o

Peridico fundado por Jos MAuTI
y dirigido por E. NRTQE JoS V VA'RON
SE PUBLIC LOS MIRCOLES Y, LOS SBADOS

REDACCION Y ADMINISTRATION
81, NEW- ST., New-Yorls


EL


YARA


DIARIO CUBANO FUNDADO EN 1878

Redaccin y Administracin

Du1val esquina a Charles.


Key West, Florida -





LOS POETAS DE LA GUEARR



Hermoso volinen de 150 paginas, de
poesas escritas en la Revoluci6n, con un
prlogo por Jos Marti y notas biogrfi-
cas por Serafin Snchez, Fernando Figue-
redo, Gonzalo de Quesada, etc.
Se vende en la Redaccin de Patria y
en la Imprenta Am drica, 50 cts. el
ejemplar.


I _


~iir IP I CL ---~-- __ ~-C- -I~~~~




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs