Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00003
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: February 6, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text










,(*


Patria y Libertad


REDACCIN Y ADMINISTRACIN
2.0, Rue Baudin
Tolegrtfo : lA...e.;30Cnli-.
TE dvulvn orgnales
yN se devuelven originales


Ao I


PARS


- Febrero


6 de i896 1


Nm. 3


SE PUTBLIC-A. LOS JUTErTES


SUSCRIPCION EN FRANCIA
Un aio, pago adelantado.............. 30 tr.
Un semestre, id. id.................. l
Un trimestre, id. ................. 1.50,
EN EL EXTERIOR
Un afio, pago adelantado................ 3 f
Un sermestre i. id .................... ,0-
NUMERO SUELTO..... 0 fri. 50 cts.


GENERAL MAXIMO GMEZ


El general Gmez naci en Santo Domingo.
Entr muyyjven en el ejrcito espaol,.llegando
obtener el grado de comandante. Pas
Cuba en 1864 con las reserves dominicanas que
estaban de guarnicin en Oriente cuando estall
la guera del 68. Al resonar el grito de indepen-
cia fu de los primeros en unirse los revolucio-
narios y luch sin cesar en aquel departamento,
con tanta sagacidad como arrojo y valenta y lle-
gando ser ya entonces una de las primeras fi-
guras militares de las tropas cubanas.
En 1872 mandaba 2,500 hombres y al ao si-
guiente, al morir en el campo de batalla el
clebre Ignacio Agramonte, el gobierno cubano
le entreg el mando de las tropas del Camagey,
continuando con aquella famosa caballeria la
series de brillantes operaciones comenzada por el
valiente entire los valientes.
El 2 de Diciembre de 1873 dirigi la memo-
rable batalla de Palo Seco, en la cual dice el
brigadier espaol D. Francisco Acosta y Albear
la column del teniente coronel Vilches,
compuesta del batalln de Valmaseda y de 175
guerrilleros fu atacada y destrozada por Mximo
Gmez, muriendo aquel jefe, un comandante,
26 oficiales y ms de 300 soldados, siendo hecho
prisoner el comandante D. Vicente Martite-
gui.
En Mayo del mismo ao haba tomado por
asalto Santa Cruz del Sur, obteniendo abundante
botn de vveres, armas y municiones. En Febre-
ro de 1874 dirigi los combates del Naranjo y
Moja Casabe, derrotando los columns del en-
tonces coronel Armin y del brigadier Bs-
cones, que se retiraron despus de sufrir grande
prdidas. En Marzo del mismo ao obtuvo la glo-
riosa victoria de las Gusimas, una de las ba-
tallas ms reidas y sangrientas de la guerra
de los diez ao.El ejrcito espaol, mandado por
Armin fu completamente destrozado, dejando
en el campo mil bajas.
El actual ministry de la guerra espaol, Ge-
neral Azcrraga, ha recordado hace pocos das
esa batalla como un gran descalabro para las
tropas espaolas.
-En 1875 dirigi la inva'sin de las Villas, efec-
tuando el memorable paso de la Trocha, que los
espaoles juzgaban impossible y que se ha citado
desde entonces como un modelo de estratgia.
Tom entonces el Jbaro y otros pueblos, entr en
ciudades de gran importancia, como Sancti Sp-
*ritus y avanz tanto hcia Occidente, que el pe-
ridico negrero de la HIabana Diario de la Mla-
rina public un articulo sensacional diciendo:
< los soldados de Mximo Gmez tocan con el
pomo de sus machetes en las puertas de la
Habana a.
Ms tarde fu general en jefe de los tropas
cubanas y secretario de la Guerra. Despus del
Pacto del Zanjn se march Jamaica, pasando
luego Honduras, en cuyo-ejrcito ingres, y


ms tarde Santo Domingo, negindose ; tomar
part en la poltica hasta el punto de rehusar el
altsimo puesto que le ofreca esta Repblica.
Se propona reservar en independencia, sus
fuerzas, sus energas para ponerlas al servicio de
Cuba, y se entreg sin descanso A sus studios
militares. Public entonces various folletos refe-
rentes la guerra, pero su principal ocupacin
fu preparar un plan de campaa complete,
lo que dedicaba todo el tiempo que le dejaba
libre el rudo trabajo con que sustentaba los
suyos.
Por las tardes se sentaba la puerta de su
granja, en direccin Cuba. All est , decia,
y quedaba sumido en profundas meditaciones,
con los ojos llenos de lgrimas, fijos en la vision
de la Patria esclava, hipnotizado por los recuer-
dos de gloria, oyen-
do quizs batir las
alas, de la victoria
prxima.....
El ensueo se ha
transformado en a B '
realidad; los esla-
bones de la cadena
van cayendo uno
por uno, rotos por
el empuje de la Re
volucin.
Entre los caa-
verales que arden
chisporroteando y
el estrpito del der-
rumbe del viejo edi- "
ficio colonial, se le-
vanta soberbia y
luminosa la gran fi-
gura del general "
cubano, en actitud
triunfadora, sea- Mxim
lando con ndice GENERAL. EN JEFE
acusador, al mundo
civilizado, el trg-
co fin de un despo-
tismo que al hundirse para siempre, lanza su
maldicin de impotencia, que al dfundirse por
losinontes cubanos, se convierte, por un extrao
fenmeno de acstica, en un prolongado grito
de entusiasmo.

------^ -----


i MS CABALLOS!


El pueblo que en la plaza de toros, bullicioso,
mondando naranjas y partiendo avellanas en
lugar seguro, vocifera y blasfema cuando esca-
sean los jamelgos y siente que va faltarle el
espectculo de la sangre que brota caliente y de
los intestinos que cuelgan y arrastran, lanza
ahora un clamor de exterminio en las plazas pi-
blicas donde pasea su andrajosa ociosidad.
Y no es que le mueva nicamente la avidez
alarmada, la augustia de perder la presa: no es
solo el temor de que falten los terrones de azicar
que los madrileos guardian escondidas en los
cafs malolientes, ni de que se arrojen menos
colillas en las aceras de la Puerta del Sol. Es
tambin el sedimento godo, el instinto sangui-
nario que reaparece. Todos los que no han
tendo valor para satisfacerlo en la manigua
contra el hombre recio y apercibido, quieren
saciarse en los indefensos, en las mujeres y en
los mios.
Y como no tienen ya un Alba, mandan Cuba
un Weyler. Herodes lugareo. Nern de quin-


calla, Corts de trasatlntico, all va 1l con sus
antecedentes y su historic , . aumentar odios,
inventar complicidades insinuar sospechas para
que comiencen las confiscaciones fructferas, los
atropellos de mujeres desvalidas, las infames de-
portaciones, los cobardes asesinatos.
.Y qu?
Es lgico, es fatal que ese pueblo cuya historic
es una sucesin de crmenes, intent perpetrar
uno immenso, monstruoso, al hundirse en el
abismo de la ruina.
Pero los espaoles se engaan en su orgullo
satnico al career que barbarie es sinnimo de
triunfo. N, para vencer hay que luchar acero
contra acero y plomo contra plomo., La amenaza
no hace flaquear el alma del cubano. Otros sol-
dados, otros chacales como Weyler han sido all
domados por el ma-
chete.
Boet, el asesino
de Portuondo Mus-
telier y de sus cua-
renta compaeros;
Polavieja el estran-
gulador de Leyte Vi-
dal; Lolo Benitez y
los presidiarios de
Ceuta que fueron
Cuba, no han span-
tado Ji nadie.
i Adelante El in-
victo general G-
Dmez lo ha dicho ya :
SOjo por ojo y
Sdiente por diente .
SEl cubanoha demos-
'.,' .""" trado al mundo que
es fiero con el altivo
y magnnimo con
Imnez el vencido. A Espa-
EJI~RCITO C'BAXO fia se lo ha dicho


ya el mismo gene-
ral Campos. Pero si
los espaoles piden
guerra cuchillo, habr guerra cuchillo, si
la quieren sin cuartel, no habr cuartel.
Que enven ms soldados la muerte, que en-
ven ms oro, todo el. que no tienen ; que vaya
ese baratero, ese fanfarrn del crime. Si ellos
estn dispuestos arrasar la isla antes de aban-
donarla, los cubanos estn decirdidosireducidila
cenizas hacerla libre.
Y si para los espaoles no es suficiente la
sangre que se derrama en lus campos de batalla,
si no les bastan los asesinatos de Mujica, de
Amzaga, de Gil Gonzalez y de Acebo, que lo
digon, y los cubanos gritarn con ellos :
i Ms caballos! ms caballos
Horn.


WEYLER, CANALEJAS & Ca


El Heraldo ha empezado una campaa
favorable para Weyler y de franca y abierta
oposicin contra Martinez Campos.
La cosa est clara: Canalejas, propieta-
rio inspirador de aquel periddico, aspira
ser jefe de partido, y como en Espaa no
se puede ser Cnovas si n un Martinez Cam-
pos, el prfido protegido de Martos quiere
unir su suerte ese piuno filipino que va
Cuba con double propsito de cubrirse.....
el riin (esa es la fija) y matar sus cios
con alguna que otra degollina.


Pero esto ltimo no lo llevar cabo.,
porque, segn el Herald de New York, el
gabinete Cnovas ha enviado una nota al.
gobierno de los Estados Unidos, prometin-
dole que Weyler no har ninguna barba-
ridad.
Alguno se preguntar : qu va en-
tonces ? Pues, lo otro.
Vemos en peligro la razu social Weyler,
Canalejas et C'" (Limited), porque el punto.
filipino no lo har mejor ni peor que el
sublevado de Sagunto, como ha declarad.
este ltimo; al contrario, si no le escabe-
chan en la manigua, cosa muy probable si
da la cara (que no la dar), regresar la
Corte, done se contentar con explotar
en compaia de Canalejas alguna invencin..
higinica.
Esperanos los prospects de
W. C.

*-----t-4 ^r -i----

GARCA NAVARRO

Corre el rumor de que el general espa-
ol Garcia Navarro, ha muerto en un en-
cuentro con nuestras tropas.
El Liberal y el Heraldo de Madrid,
confiesan que hace unos doce dias que no
se tienen noticias suyas.

-----^~ rl----

QU TIEMPOS AQUELLOS...

Mi padre se llam hogaza,
Y yo me muero de hambre.
Un peridico madrileo, el Heraldo, public
un premier Madrid fechado el 3'1 de Enero de
1678. Esto no es de extraar, pero lo curioso es
que el articulista, confesando sin gramtica que
ningin consuelo mayor puede haber en las
pasados glorias quiere presentar corno ejemplo
a los soldados espaoles que luchan en Cuba la
batalla de Gembloux, ganada por el italiano
Farnesio para gloria de Felipe II.
Sin pararse consideror que en el articulo
hace mencin de las cargas de la caballera
italiana, el autor Sr. Reparz, menos entendido
en historic que en ciencia military, que es cuanto
hay que decir, menciona las bajas del enemigo
(9,000 muertos) y la capture de banderas, ar-
tillera y bagajes, (por nuestra parte, sin nove-
dad) pero olvida decirnos que habiendo orcurido
aquel hecho de armas antes de la clebre circu-
lar del general Martnez Campos, se habrn con-
tado en el parte official los muertos vistos y.
numerosos heridos que no se encuentran des-
pus en los reconocimientos a y se habrn cal-
culado tambin los rastros de sangre .
Respecto los objetos abandonados, ya nos
parece verlos : seis monturas, cuatro machetes
important correspondencia de los cabecillas
Ilamencos.
La historic, sobre todo la de Espaa, no es
ms que la repeticin de los mismos sucesos.
Ilasta la retirada la Habana, digo, Naenur del
bizarro Don Juan de Austria.
Felizmente se repetir en todo, absolutamente
en todo, y Espaa seguir evocando las glorias
de Gembloux, de Pava y.... del Guadalete.
Nada, Sr. Reparz, consolarse, y memories
Farnesio!


o G
DEL


I I








LARPBIACB'AFBEO6 86


CUBA CONTRA ESPAA


(Contina)
irI

Todova'si Espaa fuese un pas de industria-flo-.
recienteque~produjera los principles artculos que re-.
quierce Cuba:.para. su. consume y el entretenimiento
y ftiaTento:de.isms industries propias, el mal, aunque
grande siempre, hubiera sido-menor. Pero es hecho
,de todos conooid, el atraso de las industries espa-
olas y la imposibilidad en que se encuentran de
suplir Cuba con los products que sta exige para
su trabajo. Los cubanos han tenido.que consumer
artculos espaoles de mala clase, pagar precio
excesivo los extranjeros. Los comerciantes espaoles
encontraron-adems una nueva-fuente.de fraudes en
el ejercicio de esa ley anacrnica inicua, nacionali-
zando products extranjeros, para importarlos en
Cuba.
Como, el resort de esta desatinada poltica mer-
cantil es mantener el monopolio del comercio espa-
ol, cuando. Espaa se ha visto obligada quebran-
tarlo en cierto modo por algn pacto international,
lo ha hecho siempre despecho suyo, y esperando
con ansiedad, la ocasin de invalidar sus propias
promesas. As se explica la accidentada historic del
convenio mercantile con los Estados Unidos, acogido
con regocijo por Cuba, dificultado por la adminis-
tracin espaola y abolido con premura por el go-
bierno espaol, en cuanto se le present la oportu-
nidad.
Los.males y quebrantos producidos la Isla por
esas leyes mercantile, son incalculable. Han sido
semillero de prdidas materials y de profundo des-
contento. El ao prximo pasado las juzgaba el
Crculo de, Hacendados y Agricultores, corporacin
la ms ricade .la. Isla, con toda esta severidad :-
",Sera. impossible, explicar, si esa area se inten-
tase, lo que significant las actualeslesyes comerciales
con referencia algn plan, sistema, econmico
poltico-; porque econmicamente, son destructo-
ras, de la riqueza pblica, y' polticamente- son la
causa de un descontento inextinguible, y encierran
el germen de series desavenencias. ".
Pero Espaa no se ha preocupado de esto, sino
de mantener contents las classes productoras y
comerciales de provincial tan levantiscas como las
catalanas, y satisfechos sus militares y burcratas.
Para s.tos.se. reserve la mejor part del botin que
se saca d Cuba. Grandes sueldos y las manos suel-
tas para los empleados que van la colonial; tributes
regulars para los politicos que los apadrinan en la
Metrpoli. El gobernador general tiene $5.ooo de
sueldo, amen de un palacio; una quinta para vera-
near,.' servidumbre, coaches y el captulo de gastos
secrets .su disposicin. El director general de Ha-
cienda disfruta de $I8.5oo. El arzobispo de Santiago
y el obispo de la Habana, de 8.ooo respectivamente.
El comandante general del apostadero line $16.392;
el general segundo cabo y el president de la audien-
cia $i5.ooo-, cada, uno. El gobernador de la Habana
y el secretario del gobierno general $8.ooo respecti-
vamente. El administrator general de correos $5.ooo.
El administradorde la aduana de la Habana $4.000.
El de lteras lo mismo. Los jefes de administracin
de :primera clase.gozan de 5.,::,:. Los hay; de :segun-
da.onl4.,ooo y de tercera-con $3.ooo,.Los mariscales
de .Car~po. tienenen,7.5oo, Los brigadieres $4.5oo, y
cuando desempean algn mando $5.ooo.. Los coro-
neles.$3.45o, que se aumentan cuando son jefes de
cuerpo. Los capitanes de navo con mando alcanzan
$6.36o. Los capitanes de fragata $4.560. Los tenien-
tes de navo de primeria clase $3.370. Casi todos
estos, funcionarios tienen alojamiento y servicio
gratuitous. Y despus sigue la turba innumerable de,
los, empleos menores, todos bien provistos y con
grandils fcilidades para; proveerse mejor.
En,. el. ministerio ,de- Ultramar,, que. reside en Ma-.
dridiy que. paga,el ,tesoro de Cuba, con una asigna-
cin de SU-.Si-'.:. comienza la. saturnal que.se. en-
tregan los burcratas espaoles con los caudales
cubanos. Una veces por impericia, las ms por
espritu torpe de lucro, se despilfarra el dinero del
contribuyente de Cuba, sin escrpulo ni responsabi-
lidad. Se ha demostrado que por impericia del mi-
nistro Fabi ha aumentado la deuda de Cuba en la
umna de .0ES._3.5o_. En tiempos de este ministry,
el Bamco deEspaa dispuso de. veinte millones del
lesons detubuma, que.deban estar;en cuenta ..corriente
disposicin detl*ministro, para la.famosa operacin
.deI la.ireuogda de tis billietc. Cuba pagada intereses
poar esos, millones,, y. los signio pagando todo el
tiempp qeel Banco se, utiliz de ellos. El ministry
Romero Romero sac una vez (1892) de las cajas del
Banco de Espaa. un milln de pesos, pertenecientes
altesoro de Cuba, y lo prest la Compaa Trasat-
lntica, de que es accionista. Esto fu hecho contra
la 'ley y sin autorizacin de.'ninguna clase. El minis-
tro fu amenazado con que se le llevara la barra,
y contest con;arrogancia que iran sentarse con
l sus arnxecesores'-de:'todos los partidos. La amenaza
se deshizoiea:humo.
Enajuni de 1890 hubo en las Cortes espaolas un
escandaloso debate, en que salieron relucir, y no
por primera vez, algunos de los fraudes de que ha
sido victima..la hacienda de Cuba.. All se hizo
pblico que de la Caja de Depsitos, pesar de estar


cerrada con tres leaves y cada una en poder de dis-
tinto funcionario, haban sido sustraidos $6.5oo.00o.
Entnces se supo que, con pretexto de falsos trans-.
portes y vveres ficticios en tiempo de la guerra an-
terior, se haban hecho posteriormente desfalcos por
valor de 822.8j1.5.J6. E.Erel mes de marzo de ese
mismo ao afirmaba el general Pando que los robos
cometidos, con motivo de los libramientos que expe-
da:la Junta de la.Deuda, pasan de $12.ooo.ooo.
Estos son algunos hechos salientes. A pesar de la
cuanta deesos millones, representan solo parte insi--
gnificante.de;lo que sustrae al trabajo del cubano
una administracin venal y segura de la impunidad.
La red de amaos para estafar al contribuyente y
defraudar al Estado lo abarca todo. La alteracin
de documents, la ocultacin de los ingresos, los
pactos con los deudores morosos, las exigencias de
mayor cuota los campesinos inexpertos, las demo-
ras en el despacho de los expedientes, para obligar
la gratificacin ms mnos cuantiosa, son artificios
cotidianos, con que se exprime la bolsa del contri-
buyente, y se distraen los caudales pblicos hacia
la bolsa del funcionario.
Estos hechos vergonzozos han sido puestos ms
de una vez en claro. Se ha sealado -con el dedo
los prevaricadores Hay noticia de que se les haya
impuesto castigo?
En agosto de 1887 se present el capitan general
Marin, al frente de fuerzas militares, en la aduana
de-la capital, la siti y ocup, investig las opera-
ciones que se estaban realizando y destituy todos
los empleados. El estrpito fu grande; pero ningu-
no de los funcionarios fu procesado, ni recibi
otro castigo. En 1891 habia trescientos cincuenta
empleados en Cuba procesados por fraud; ninguno
fu castigado.
Pero cmo han de serlo? Todo empleado que
viene Cuba tiene un padrinoo poderosoen la Corte,
cuya proteccin paga con regularidad. Este es un
secret voices. El general Salamanca, lo revelaba
sin ambajes. Y ntes y despues del general Salamanca
lo saba today Espaa. Se conocen los caudillos po-
lticos, que sacan ms pinges rentasde los emplea-
dos de Cuba, y que..son naturalmente los defensores
ms convencidos de la dominacin espaola en
Cuba. Pero adems tiene tan hondas races la buro-
cracia en Espaa,. que ha logrado abroquelarse
contra la accin misma de la justicia. Existe una
real rden (2 de septiembre 1882), vigente en Cuba,
segn la cual los tribunales ordinarios no pueden
conocer e lo de los delito de desfalco, sustraccin
malversacin de fondos pblicos, falsificacin etc.,
cometidos. por empleados de la administracin,
si ntesnno son sometidos un expediente adminis-
trativo de:que result su culpabilidad. La adminis-
tracin, pues, se juzga s misma. A sus puertas
tiene que detenerse la justicia. Para qu necesita
ms garantas el oficinista corrompido?


III

Quedademostrado que, pesar de laspromesas
de-Espaa y, de los cambios de aparato que. intro-
dujo en el gobierno, de. Cuba despus de 1878, los
espaoles europeos' han gobernado y dominado
exclusivamente la isla,.y han continuado explotn-
dola, hasta arruinarla. Se justifica este sistema tir-
nico por beneficios de alguna ndole, que sirvan de
compensacin' la falta de. powder real de que se
quejan los naturales de la colonial Ms de un des-
potismo ha querido cohonestarse con la prosperidad
material que hasembrado en torno suyo con la
seguridad que ha hecho disfrutar los ciudadanos
con la libertad que haasegurado ciertasmani-
festaciones de la-cultura. Veamos si los cubanos de-
ben al gobierno frreo de Espaa, algunas de.estas
compensaciones,
La..seguridad personal es unmnito entire nosotros.
Hombres colocados fuerade la ley y hombres ampa-
rados por la ley han dispuesto de la hacienda, de la
tranquilidad y de la vida de los habitantes de Cuba.
La guardian civil, lejos de ser el amparo, ha sido el
terror de los campesinos cubanos. Por done quiera
que pasaban sus individuos sem-braban la alarm
en torno suyo,-con el ntratamiento brutal que so-
metan los, vecinos, quienes, en muchos casos,
huan de sus hogares,.: la. sola.aproximacin de las
parejas. Por el- ms ftil pretext apaleaban sauda-

matado los press que conducan. Tan notorious
llegaron ser estos desafueros, que en I5 de octubre
de i883, el jefe del cuerpo, brigadier Denis, tuvo que .
publicar una circular, en la que declaraba que sus
subordinados pretexto de adquirir confidencias
recurren medios violentos, y que son muy fre-
cuentes los casos en query individuos, que son con-
ducidos por fuerzas del cuerpo, intentan su fuga, y
se ven sus conductores en la necesidad de hacer uso
de sus armas. A pesar de los eufemismos del len-
guaje official, se ve claro lo que significant esas decla-
raciones. La circular tenia.por objeto poner coto
esos desmanes, y es de i883. Pero las cosas siguie-
ron el'mismo curso. En 1886 el establecimiento bal-
neario de Madruga, uno de los lugares veraniegos
ms concurridos en la Isla, fue testigo de las trope-
las del teniente Sainz. En 1887 tuvo lugar la ruidosa
causa del componte, con motive del tormento que
fueron sometidos los hermanos Aruca, y en-las cer-
canas de la Habana se registraron en pocos das los


casos de un seor Rivern, apualeado en Govea por
individ~ros de la fuerza pblica, de don Manuel Mar-
tnez Morn, y don Francisco Galaena, apaleados
el uno en el Calabazar y el otto en Yaguajay, de
don Jos Felipe Canosa, que estuvo .punto de ser
asesinado en San Nicols, y de un vecino der Seiba
Mocha, .qienla Guardia Civil orden que desalo-
jase su domicilio.
Esto era todava poco,. En el centro mismo de la
Habana, en el Campo de Marte,.fu.iuuerto un indi-
viduo por-la- fuerza. que locustodiaba ..Y :han con--
servado triste celebridad en- eltpais. los .fasilamienos-.
de Amarillas y los asesinatos de Puentes Grandes
y Alquzar. El gobierno del general Prendergast ha
dejado memorial, por la frecuencia con que se suce-
dan entonces los fusilamientos de press, que inten
taban fugarse.
Mientras la fuerza pblica apaleaba y asesinaba
los vecinos pacificos, los bandoleros escapaban ilesos,
devastando. sus anchas el pas..A pesar de los tres
millones consignados en el presupuesto para el ser-
vicio de seguridad pblica, ha habido comarcas,
como la provincia de Puerto Principe, en que los
habitantes han tenido que armarse ellos mismos,
para salir en persecucin de los bandidos; y se ha
dado el caso de que cinco seis ril hombres de
tropas regulars han estado persiguiendo un pu-
ado de facinerosos, en un pequeo territorio, sin
poder aprehenderlos. Entre tanto haba establecido
en la Habana un Gabinete Particular para la perse-
cucin del bandolerismo, donde se gastaban'sumas
fabulosas. Lo mas que ha ligrado el gobierno es
pactar con algn bandolero, engaarlo y asesinarlo
luego, como pas bordo del vapor Baldomero
Iglesias, en la misma haba de la Habana.
Sin embargo, la existencia del bandolerismo ha
servido para cercenar la jurisdiccin de los tribunales
ordinarios, y dejar sometidos los cubanoaos la ju-
risdiccin de guerra, pesar de.estar proclamada la
,Constitucin del Estado. En efecto, el Cdigo de
Justicia Militar dispone que los delitos contra las
personas, contra los medios de transport y el in-
cendio, cuando se cometen, en las provincial de
Ultraar y las posesionesos de Africa y Oceana, cai-
gan bajo la jurisdiccin de guerra.
Es verdad que no era necesario un texto legal
expreso, para invalidar los preceptos de la.Constitu-
cin. Esta se promulg en Cuba con-un prembulo
que deja subsistentes ee n el gobernador general y sus
delegados las mismas facultades que posean antes
de su promulgacin. Despus de sta han seguido
las deportaciones en Cuba, lismo mis que ntes. En
diciembre de 1891 hubo una huelga de trabajadores
de muelle:en la provincial d Santa Clara. Para po-
nerle trmino, el gobernador capture los huelguiS-
tas, y los deport en masa i la isla de Pinos.
Las, deportaciones por causes polticas tampoco
han. cesado en Cuba. Y aunque se dice que no ha
habido nirnguna t ejeuwin poltica despus de 1878,
esporqabeosea:hua.:reourrido al expediente ms sencillo
del'asesinaao E -[i:geeral Polavieja ha. manifestado,
con- la! may rsanigre fra, que en.diciembre de 188o
se apn:dr ea. nCuba, Palma, San Luis, Songo,
Guantitamo y Sagua de Tnamo, de 265 individuos,
quienes deport en un mismo da y hora la isla
africana de Frnando Poo. Fu muy frecuente, al ter-
minarse la insurreccin de i879-1880, que los capi-
tulados fueran parar los presidios de Africa. La
felona de que fu vctimael general Jos Maceo,
transport los tiempos ms sombros dela guerrao
de Flandes y de la conquista de Amrica.
Cuba recuerda con horror el horrible asesinato del
brigadier Arcadio Leyte Vidal; ocurridoen Nipe.en
septiembre de 1879. Acababa de.encenderse.de nuevo
la guerra en Oriente. El brigadier Leyte, Vidal res'i-
da en Mayar, bajo la seguridad de.que no sera mo-
lestado, segn promesa solemn del jefe espaol
de esa zona. No haba transcurrido, sin embargo,
un mes del levantamiento, cuando, encontrndose
en Nipe, fu invitado por el comandante del cao-
nero Alarmna para comer bordo. Leyte Vidal se
dirigi al caonero, peronoi l ha:regresado ms. Fu
agarrotado en un bote por tres mariners, que arro-
jaron su cadver al agua. Este villano atentado se
cometi por orn den del general espaol Poavieja.
Francisco Leyte Vidal, primo de Arcadio, escap
prodigiosamente de tener el mismo trgico fin.
Las muertes misteriosas de antiguos capitulados
han sido frecuentes en" Cuba. A una de stas se
debi el levantamiento de la Tunas de Bayamo en
1879.
Si la seguridad personal de los cubanos, en este
period que e quiere quiere pintar con tan brillantes
colors, contina.. merced de sus gobernantes,
extraos al pas por su nacimiento y por sus ideas,
estn mejor garantizados nuestra hacienda y honor?
es buena, es buena, es tolerable siquiera nuestra administra-
cin de justicia? La idea.de un litigio pone espanto
todo cubano honrado. Nadie confa ni en la pro-
bidad ni en la independencia de los jueces. A pesar
de los preceptos tericos de la Constitucin, la pri-
sin previa indefinida es lo ms comn en Cuba.
En las mallas lsticas de los procedimientos hay
recursos para estrechar ensanchar, gusto del
magistrado. Este sabe que, en- estando bien con el
gobierno, es por lo dems absolutamente irrespon-
sable. Se consider adems, y no lo tiene mengua,
un instrument politico. Los presidents y los fis-
cales de las Audiencias reciben el santo v sea en


la Capitana General. Dos veces han querido los go-
bernadores de Cuba establecer un juzgado especial
para la prensa. Con ello se barrena la Constitucin.
Dbs vecessse.ha establecido el juzgado especial. Ms
de una vez-ha resultado que se encuentra,,por acaso,
un juez recto impartial, en-asunto en que entran.
en juego interests d. gene inflyente. Y en esas,
ocasiones el juez recto ha sido sustituido por un
juez especial;
l n un pas, donde se gasta, con despilfarro para
sostener lab.ubrocracia civil y. iriltar, el presupuesto
d~sla administracin de.justicia no llega, $5oo,ooo.
En cambio, el expendio de papel .sellado constitute
una renta'sd-$75,5o,ooo. El Estado lucra con su ad-
ministratiiDhder justicia.
Hay que.extraar despus de esto que las reforms
que se han intentado, estableciendo juzgados de
instruccin y audiencias de lo criminal, introdu-
ciendo el juicio oral y pblico, no hayan contribuido
en nada mejorar la administracin de justicia? A
gente mal retribuida-se han impuesto servicios gra-
vosos, y todos ttulo gratuito. El gobierno, tan
rumboso cuando se trata de sus gastos, escatima
hasta el ltimo centavo cuando se trata de los ser-
vicios verdaderamente tiles y reproductivos.
A cambio de la-falta absolute de poder poltico, de
las extorsiones fiscales, y d.e las deficiencies mons-
truosas de su organizacin, judicial, ,..vive'el cubano
en un pas materialnrente prbpero,?'Ningn hombre
conocedor de las-ntimas relaciones d, la organiza-
cin fiscal de un'pais y de su sistemai econmico,
podr career que Guba'.abrumada, por: presupuestos
insensatos y unadauda enorme, sea.uaiipais rico. Se
ha calculado la renta;de lai Istl en -'us mej4 res tiem-
pos, en 8o millonesdde:Lpmsos. Las las provinciales y municipales, le' tomaban much
ms de 40 por ciento. Este dato se basta s mismo.
Pero no hay que acudir ninguna inferencia. Limi-
tmonos :echar ua ojeada sobre el ,cuadro que pre-
sentaban la agriculture, la industrial y la propiedad
en Cuba, al empezar el ao actual.
A pesar de los prodigious realizados por el esfuerzo
individual para extender el cultivo de lacaa y elevar
la industrial azucarera al nivel que ha llegado, co-
lonos y dueos de centrales se encontraban al border
de la ruina. Al vender la zafra que se estaba hacien-
do, saban que no tendran con qu tender la re-
faccin de la colonia del ingenio. No exista en
Cuba un slo establecimiento de crdito agrcola. El
hacendado tenma que recurrir laiusura, y pagaba
por el capital que tomaba prstamo el I8 y el 20
porciento. No ha.mucho tempo existan en la Ha-
bana el Banco Espaol, el del Cmercio; el Indus-
trial, el de San Jos, el de, la Alianza, el de Seguros
Martimos y la Caja de Ahorros. Hoy no existen ms
que el Banco Espaol, convertido en una vasta ofi-
cina del Estado, y el del Comercio, que debe su per-
manencia los ferrocarriles y almacenes que pose.
Ninguno de estos presta ayuda la industrial azu-
carera.
La del tabaco, poco ha floreciente, ha cado en tal
estado de postracin, que se theme que pueda emi-
grar por complete de Cuba. Elsemanario El Tabaco
calculaba que dentro de seis aoshabr cesado en la
Isla la exportacin del.tabaco torcido. De i889, 1894
la exportacin por el puerto, de la Habana haba dis-
minuido en i6.200oo,ooo tabacos.
La.propiedad urbana- ha .descendido la mitad y
veces la tercera parte del valor que tena antes de
1884. Ha habido en la Habana edificio, cuyo costo
fu de $600,000, vendido en 1893 por 120,000o. En
todo pas prspero la propiedad urbana aumenta de
valor, media que aumentan la poblacin y el tr-
fico.
Los valores mobiliarios ofrecen el mismo espect-
culo. Casi todas, las acciones que se cotizan en la
plaza de la Habana estn idescuento.
La causa de, lairuina d Cuba, pesar de, sus za-
fras de un milln de ,toneladas- y de sus extensas
vegas de tabat, es: muy. sencilla de encontrar. En-
Cuba no se capitalize. Y no se capitalize porque no
se lo consiente el rgimen fiscaLA que la-somete su
gobierno. El dinero que le produce su gran exporta-
cin no entra ni en forma de importaciones, ni en
efectivo. Se queda fuera para pagar los intereses de
su ingente deuda, y para subvenir al acarreo ince-
sante de caudales de todo el que gana algo y se apre-
sura sacarlo de Cuba, de los pensionados por nues-
tro tesoro que.habitan en Espaa, y de los residents
espaoles que envan por todos los correos sus tri-
butos loshombres polticos socorros sus fami_
lias.
Cuba paga por pensions, retirados, jubilados
y cesantes $2.192,795.IO10. Casi todo ese diuero se ex-
porta. Los captulos primeros del presupuesto de
gastos significant la exportacin de ms de Sio.6oo,ooo.
A la Compaa Trasatlntica paga Cuba $471,836,68.
No es possible someter clculo todo lo que sale del
pas, enviado por particulars; pero ese acarreo de
caudales significa que nadie est content en Cuba
y todo el mundo desconfa de su porvenir. La con-
secuencia de todo esto es que, pesar de lo favo-
rable de la balanza mercantil, los cambios son in-
cesante v exageradamente contrarios . Cuba..
Por otra parte, si Cuba trabaja, y para trabajar pro-
cura ponerse al nivel de sus competidores ms adelan-
.tados, esto es obra de sus habitantes, que no reparan
en sacrificios. El gobierno no se preocupa ni poco


]LA REPBLICAA CUBANA~T


FEBRERo 6,' 1896.







FEBRERO 6, 1-896.


LA REPBLICA CUBANA


ni much de dotarla de los medios de trabajo, que
se e'ngloban en el captulo de fomento.
Al estallar ahora la guerra seha encontrado Espaa
con que, pesar de los quinientos millones que su-
man aproximadamente nuestros presupuestos desde
1878. no se haba construido un solo camino mili-
_ar, no haba fortificaciones, ni hospitals, ni mate-
rial de guerra. El'Estado no haba atendido siquiera
su propia defense. Despus de esto no sorprender
nadie que, en un pas que tiene 670-kilmetros de
longitud y cuya superficie es de i 8,833 kilmetros
cuadrados, existan slo 246 1/2 kilmetros lineales
de carreteras, y stas casi exclusivamente en la pro-
vincia de la Habana. En la de Santiago de Cuba hay
9 kilmetros. En Puerto Principe y las Villas.ni uno
slo. Cuba tiene 3,506 kilmetros de costas, y cin-
cuenta y cuatro puertos, y de stos slo quince habi-
litados. En el ddalo de nuestros cayos adyacentes,
de nuestros bancos y arrecifes, todo lo que hay en-
cendidas son diecinueve luces de todas classes. Mu-
chos de nuestros puertos, y de los mejores, se estn
cegando. Los vapores costeros casi no pueden pasar
de las bocas en Nuevitas, Gibara, Baracoa y Santiago
de Cuba. A veces los particulares han querido reme-
diar por s mismos estos daos. Entonces ha inter-
venido la centralizacin, y despus de aos de expe-
dienteo las cosas han quedado en peor estado que
antes. En veintiocho aos se han construido en Cuba
139 kilmetros de carreteras, se han erigido dos faros
de primer orden, tres de segundo, uno de cuarto,
tres fanales y dos luces de puerto; se han construido
246 metros de muelles, y se han limpiado somera-
mente y abalizado algunos puertos. Eso ha sido
todo. En cambio el personal de obras pblicas con-
sume millones sin tasa,: en sueldos y en reparaciones.
El abandon en que se encuentra en Cuba la hi-
giene pblica es proverbial. La comisin tcnica que
fu de los Estados Unidos la Habana, para estu-
diar la fiebre amarilla, declare que ese puerto, por
su inconcebible suciedad, es un foco permanent de
infeccin, contra el cual hay que precaverse. En la
Habana existe, sin embargo, una Junta del Puerto,
que cobra y gasta co'i la munificencia de los dems
centros burocrticos.
E. J. Varona.
ex-Dipulado ~ Cortes.
Nueva York, 23 de octubre de 1895.
(Continuar)



FILIBUSTERS


Aventureros que por la fuerza se
apoderan del territorio ajeno.
Los espaoles llaman filibusteros los cuba-
nos, recordando la chica del cuento ; Madre,
dile... antes que ella te lo diga .
Y lo curioso es que mientras en el campo se-
paratista brillan nombres tan castizos como
Gmez, Garca Iiguez, Chacn, Soto, Estrada,
de la Cruz, Quesada, Zayas, Moncada, Cspedes,
Carrillo de Albornz, Crdenas, Gonzalez de
Mendoza, Cisneros, etc., etc., entire los:que lu-
chan por Espaa figuran los de Weyler, La-
chambre, Paglieri y otros tan exticos, sin con-
tar los de periodistas que la defienden en la
prensa, como Gasset, Saint Aubin, Leroux, Ginar,
Nakens, Bonafoux, Swau y otros.
Ya vern Vds que cualquier da cargan las
fuerzas cubanas al grito de Santiago! contra
esas tropas de herejes.
Decididamenle los filibusters son ellos.




SINCERIDAD ESPANOLA


Entre las calumniosas invectivas con que el
gobierno espaol ha pretendido rebajar los
ojos de propios y extraos la indiscutible imnpor-
tancia que en s tiene la Revolucin de Cuba, no
es la menor la que pretend que son extranjeros
algunos de los individuos que se hallan al frente
de las fuerzas cubanas.
No solo en sus mentirosos parties oficiales y en
las columnas-de sus peridicos asalariados tam-
bin por boca de su hasta ayer representante
en Cuba, el mariscal Martnez Campos, acaba el
gobierno espaol de reproducir tamaa "fal-
sedad, sin distingo ni aclaraci6n alguna.
HIasta el dia la prensa revolucionaria, es decir,
la prensa legtimamente cubana, ha respondido
con el silencio del desprecio este cargo tan des-
provisto de fundamento; mas cuando vemos que
ya se ha empleado precisamente por el hombre
que ; la vez de star investido por el ms alto
powder de su gobierno en Cuba. goza fama de una
sinceridad y de una franqueza que por lo vehe-
mente y rudo ha calificado el vulgo de corarona-
dus, juzgamos que es llegada la hora de evi-


denciar de una vez para siempre, lo que vale la
sinceridad espaola.
Al contestar los cubanos espaoles, seores
Montoro y Cerra, que nombre respectivamente
de los partidos autonomista y reformista, y ha-
ciendo humillante coro al odiado representante
del partido conservador seor Santos Guzmn, le
dirigieron la palabra, el general se express en
estos trminas que trascribimos de La Lncha de
la Habana.
...... una protest contra los que pretenden des-
truir y arruinar esta rica y hermosa tierra en la que
ni siquiera han nacido.
Como se ve, el general llev su ligereza al
punto de ampliar la ridcula acusacin de manera
bien lastimosa, pues. no limitndose los llama-
dos extranjeros, sino tambin los que ni si-
quiera han nacido en Cuba, result que el jefe
Mir y todos los dems espaoles que militant en
las filas cubanas, son para Espaa tan extranje-
ros como lo es el general cubano hijo de Polonia,
Crlos Roloff. He aqui, pues, una nacin que
declara extranjeros aquellos de sus hijos que
no nacieron en una de sus colonies, apesar de
que su Constitucin dice todo lo contrario.
Tal vez el mismo general se habr arrepentido
ms tarde de su peregrina ampliacin, atribu-
yndolo lo calenturiento de su cerebro en
aquellos moments en que decia al seor Santos
Guzmn :
Yo no niego que: mi mente se abrum realmente
hace pocos das en Matanzas, cuando salian llamas
de todas parties, llegando hasta lamer las patas de
nuestros caballos.
Pero ocupmonos ahora del objeto principal
de estas lneas, y evidenciemos la mala fe con
que procede Espaa en la lucha que tiene em-
peada con los cubanos.
El invicto mayor general Mximo Gmez, es el
punto de partida de la acusacin espaola. Por
no haber nacido en Cuba y por ser el General
en jefe de los cubanos, dicen los espaoles que
nuestras tropas estn mandadas por un extrao,
seguramente para que los ignorantes y los ex-
tranjeros supongan que se trata de un ruso de
un griego, de un aventurero como Walker, de
un ambicioso como el archiduque Maximiliano.
Pero quin es l general Gmez ? Es un mi-
litar como no lo tiene parecido Espaa, que
envidiara cualquiera nacin: nacido en la Rep-
blica Dominicana, y perteneciente al ejrcito es-
paol hasta el ao de 1868, en que-al ser lanzado
el grito.de Yara se puso al servicio dela causa
de la independencia cubana.
Este hombre ilustre, hijo de una rejSblica
que fu colonial espaola, de padres abuelos
espaoles, no fu considerado como extranjero,
ms de esas razones, por.la de haber militado
bajo las banderas espaolas, pero lo es hoy por-
que pelea; al frente del ejrcito republican de
Cuba.
El mayor general cubano Modesto Daz, era
mariscal de campo del ejrcito espaol, naci
en Santo Domingo y se adhiri la Revolucin
de 1868; y en el mismo punto naci el Coman-
dante del ejrcito espaol Francisco Marcano,
quien la par de Gmez y Diaz se uni al movi-
miento, cay prisionero y fu fusilado por los
espaoles.
Adems, dominicanos fueron el mariscal de
campo del ejrcito espaol Eusebio Puello y el
coronel de dicho ejrcito Francisco Javier Iere-
dia, y lo es el general Jos Valera. El primero
hizo toda la anterior guerra i favor de Espaa;
lo mismo procedi el tercero, y el segundo,
aunque en un principio imit sus compatriotas
Gmez, Daz y Marcano, pronto regres sus
antiguas banderas y bajo ellas hizo toda la cam-
paa.
Ahora bien : puede reclamar respeto ni cr-
dito, la nacin que con-una tranquilidad imper-
turbable reparte patents de naturaleza segin
el ejrcito en que han combatido todava com-
baten seis dominicanos que, adems de como
tales ser hijos de una antigua colonial de Espaa
en Amrica, fueron considerados espaoles par
el salo hecho de haber pertenecido sus tropas ?
El inolvidable general Narciso Lpez, mariscal
de Campo del ejrcito espaol, considerado la
primer lanza del ejrcito n, gobernador de Va-
lencia y de Trinidad de Cuba, senador del reino
y natural de Venezuela, slo por haberse sacri-
ficado por la independencia de Cuba, fui menos
venezolano y ms extranjero que los generals
espanoles Jos y Manuel tiutirrez de la Con-
cha ?
Por qu, ha de see ms extranjero y menos
peruano Leoncio Prado, que el general de la
Pezuela, Conde de Cheste y director de la Aca-
demia Espaiola .


Tan venezolano fu el general Garrido, pe-
leando en las filas de la Revolucin pasada,
como el Conde de Casa Mor mandando un ba-
talln de voluntarios y presidiendo el partido es-
paol en la Habana; as como tampoco lo fu
menos Francisco Miranda siendo teniente -co-
ronel del ejrcito espaol, que hacindose no-
table en los fastos de la Revolucin Francesa.
Con qu derecho puede el gobierno espaol
llamar extranjero nuestro valiente general, hijo
de Canarias, Munuel Surez, si en su ejrcito se
pueden contar por centenares los compatriotas
de ese antiguo official delregimiento de la Corona ?
Basta ya de patcaas, y.de calumnias, que no
porque las inspire la impotencia han de ser
menos despreciables que las otras.
Luche el gobierno espaol contra un pueblo
que quiere ser libre y tiene el derecho de serlo,
pero combat al menos con armas leales y
dignas.
K. Limete.


CUBA LIBRE


La colonia de los estudiantes americanos de
Paris, est organizando una sociedad patritica
que llevar el nombre de Cuba Libre, con el
objeto de recojer fondos, de acuerdo con el
Delegado en dicha cindad, para contribuir de
este modo la independencia de las Antillas.
La junta organizadora la componen los seo-
res Pedro Csar Dominici, Jos Rafael Prez, Ma-
nuel Diaz Rodriguez y Enrique Loinz Sucre,
venezolanos.
Victor y Carlos Roussely Carlos Jimenez, pe-
ruanos.
Miguel Alcivar y Alejandro Melo, ecuatorianos.
Rafael Alardo, Emilio Ginebra y Morillo, domi-
nicanos.
Y various cubanos cuyos nombres daremos
ms tarde, s as convene.
En La Repblica Cubana se publicar la
lista de los donantes, y las cantidades se reci-
birn en casa del Delegado, nuestro respectable
amigo el Dr. Betances, 6 bis, rue de Chaiteaudun.
Alentamos esos entusiastas jvenes america-
nos, que demrodo tan generoso como espontneo
vienen coadyuvar la obra de redencin em-
peada por los cubanos.

_____o; I___

LA VERDAD TRIUNFA


La justicia y la verdad comienzan abrirse
paso en la prensa espaola. Los altos y serenos
concepts del insigne Pi y Margall van encon-
trando eco en algunos diarios madrileos.
El Pas, en uno de esos arranques de soberbia
ridcula que guan con frecuencia la poltica es-
paola, deca no hace much:

Si llegase un moment supremo, si la hermosa
Antilla tuviere que ser borrada de nuestro dominios;
Siah! entonces era NECESARIO, IMPRESCINDIBLE ARRA-
SARLA, no djar piedra, sobre piedra, fin de que.
en todas pocas, cuando los buques extranjeros
cruzaran aquellos mares y vieran el immenso mon-
tn de escombros, pudieran decir: Eso hizo la
viril Espaa fines del siglo XIX.

Pero mejor inspirado en la verdad de los
hechos y en la justicia evidence de la causa cu-
bana, el mismo peridico,.pblica en uno de sus
ltimos nmeros el siguiente artculo que parece
iniciar una nueva direccin -en sus apreciaciones
respect la guerra de Cuba:
Patriotismo al uso
Han tocado escandalizarse porque un colega ha
dicho que los cubanos tienen razn al protestar con
las armas en la mano de la tirana que han vivido
sujetos.
El patriotism parece ser que veda esta clase de
afirmaciones, bien que, segn los politicos que-nos
gobiernan 6 pretenden hallarse en condiciones de
gobernarnos. el concept de la patria veda decir la
verdad cuando sta hiere los odos de los explota-
dores de ese mismo concept, los eternos convida-
dos al festin del presupuesto.
As es, en efecto. El inters de la patria consist
en ocultar al'pais la verdad: en mixtificar los hechos;
en falsear el sentido de las aspiraciones populares;
en hacer, en fin, lo blanco negro, para que la nacin
viva engaada en la idea de que todas la desgracias
que la afligen, todas la calamidades que la agobian,
todas las desdichas que llueven: sobre ella como


maldicin del cielo, obras son del hado fatal que
preside nuestios destinos, cuando es resultante ne-
cesaria de las iniquidades, de los atropellos, de la
ignorancia y de la avaricia de los Gobiernos::de la
restauracin.
***
Cmo olvidar la series de representaciones de los
cubanos para obtener derechos y libertades que los-
asimilasen la Metrpoli? Desde aquella clebre
hecha siendo Capitn general de Cuba el, General
Serrano, no ha pasado da sin que los espaoles de
Cuba hayan dejado de protestar contra el sistema
colonial que los denigra y los envilece.
Y la protest ha sido, hasta el alzamiento de Yara,
respetuosa, cQmedida, prudentisima. Mientras los
negreros, esos mismos -negreros que hoy pactan con
Maceo y reciben, pagndolos, probablemente, a
buen precio los salvoconductos para que respeten
sus personas y haciendas, se enriquecian con los
negocios de la horrible trata. los espaoles de Cuba
se limitaban pedir.
Pedan en vano. Los conservadores insulares como
los peninsulares no se dejan nunca persuadir por la
razn ni ablandar por. los ruegos. Para ser odos,
para que las quejas sean atendidas, hay que emplear
la razn brutal de la fuerza.
Eso es lo que hicieron los que se sublevaron en
Yara. Eso han hecho los que levantaron .el grito en
Baire. Eso hacen, en fin de cuentas, Maceo y Gmez:
protestar contra las iniquidades de un sistema
que tena Cuba separada de la vida,del progress
human.
Los Gobiernos de la Metrpoli respondan estas
peticones enviando Cuba un enjambre de znga-
nos con el titulo de funcionarios pblicos, que se
entregaban, sin vergenza y sin remordimientos, al
:ms repugnante pillaje.
No recuerdan losespaoles lo que se ha.dicho'
de personajes politicos que participaban del product
de los fraudes.que se cometan en Cuba? No recor-
damos todos aquella series de escndalos mal encu-
biertos cgn el manto protector,de la impunidad .
que dieron lugar ciertos, descubrimientos en algunas
dependencias de la Habana? Acaso se han,borrado
las palabras del General Salamanca que denuncia-
ban toda clase de ilicitas especulaciones, con ,menos-.
cabo de los intereses de aquellas provincial?
Pues todo esto lo.recuerdan bien los espaoles de
Cuba, los que alli han nacido all viven, honrada-
mente con el product de su trabajo,-sin embargo
de lo cual nada hicieron para que la isla de Cuba
dejara de merecer el titulo de siempre fiel que os-
tenta en sus emblemas.
Se dir que la protest ha ido ms all que lo que
exige la calidad de la ofensa recibida, se dir que los
insurrectos no se han levantado en armas para obtc-
ner reforms, sino para emancipar Cuba. de la do-
minacin de Espaa; es verdad; pero esa culpa es
de los que han provocado la revolucin, no de los
que, lanzados en el camino de la protest, han lle-
gado career incompatible la dominacin espaola
con la autonoma indispensable para que las provin-
cias de Cuba puedan vivir la vida de los pueblos ci-
vilizados.
.
El patriotism aconseja decirlo as, no ocultLr ccn
argucias las ideas ni con mentiras los hechos. Defen-
damos en lo, que tengan de justos los derechos de
Espaa velar por los intereses de la nacin que
habran de quedar lesionados por la independencia
de Cuba, pero confesemos que la culpa es de los
Gobiernos que no han dado satisfaccin cumplida y
oportuna legitimas aspiraciones.
Fuera de esto, si hay algn derecho sagrado y
respectable en los pueblos es el de rebelin. Suprimi-
dlo, v habris hecho al pueblo esclavo por toda una
eternidad.
Slo all donde existe un derecho comn que am-
para por igual todos, y todos, por igual tambin,
permit la realizacin legal de sus aspiraciones, re-
sulta inti l el derecho.

-------- ^^ -------

AL MACHETE


Despacho official :
Recibido 29; (5-27).
General Gonzlez Muoz alcanxi paso Mula .
Rab y Ros.
Ahora nos explicamos por qu no hay encuen-
tros : los bizarros van paso de mula.



Sali Marn con el fin
de dar un corto pasco,
pero se encontr con Pin
que le dijo : Huye, Marn,
porque nos coge Macco ,.


Mal aida la farmacopea espaola.
Quiso empezar en Cuba por su medicamento
ms energico, un arse-niato de Cimpos y ahora
se content con poner sus esperanzas en un ra-
leria ,nao d'e Weyler.
El e.nfermo s: va!







LA REPBLICA CUBANA


FEBRERO 6, 1896.


El corresponsal del Heraldo en Pars dice
-que los Estados Unidos aplican con Espaa el
principio de Bismark : La fuerza prime el
,derecho.
Ha traducido prime por prime.
Lo mismo da. Despus de todo, el resultado es
-que Espaa tiene que compriirs, corno dicen
-en Madrid.
'
.una chispa del decrpito Manuel del Palacio :
Si de Weyler viene baile
como con razn sospech,
yo aseguro que muy pronto,
dejando un lado requiebros,
bailarn de coronilla
los Gmez et los Maceos.

Cosa que no har Palacio,
porque le estorban los... huesos.


En previsin del fracaso en Cuba del titulado
general Weyler, se habla ya en Madrid de confiar
- las operaciones al redactor estratbgico de El
Heraldo, cabecilla Reparz.



LA OPINION EN ESPAA

*El Ntero Rgimen, Madrid :
Los insurrectos segn l (Martinez Campos) nos
'devuelven los prisioneros, cuidan de nuestros heri-
dos y no atropellan ninguno de nuestros soldados,


ADMINISTRATION

La administracin de este peridico
'ruega losaabonados que an no bayan
satisfecho el imported de la suscripcin,
que lo hagan sin deniora, para evitar
toda interrupcin en el servicio.
Rogamos, aquellos de nuestros sus-
criptores que[no hayan recibido elpe-
ridico, que se sirvan hacer la recla-
macin] consgniente, fin[de poner
remediojlo ms pronto possible. *l.-.r
1 ___________________________ ___________


Sera indigno de nuestra nacin corresponder esta
conduct con brbaros fusilamientos. Se les ha
hecho, no obstante, como el mismo general recuer-
da; y se ha deportado_ por simples sospechas hom-
bres de vala.
. . . . . . . .
El modo de contestar la guerra con la guerra
es, segn parece, combatir sin consideracin los
enemigos y castigar aun los que, no estando en
armas, les sean parezcan adictos. Se va por ha
las leyes de sospechosos y la poltica de las repre-
salias, camino, no ya peligroso, sino funesto. Lo
seguimos en las guerras civiles de la Peninsula, y
nos condujo desastres.

Aprendamos, escarmentemos en cabeza propia;
no sea que despus de haber teido de sangre y
cubierto de ruinas los campos de Cuba, hayamos de
abandonarlos intranquilo el corazn y rojo de ver-
guenza el rostro.
La persecucin de los sospechosos, la ms inicua
de las persecuciones, empez ya sin fruto bajo Mart-
nez Campos; seguida por Weyler, dara, de seguro,
frutos amargos. Mas menos enemigos de Espaa
lo son hoy los ms de los cubanos. Vamos dejar
desierta Cuba por verla libre de sospechosos?
Son siempre respetables las luchas por la indepen-
dencia.

El Correo Militar, Madrid:
Es un h.echo, por desgracia cierto, que el desar-
rollo adquirido por la insurreccin de Cuba plantea
un problema military y poltico, en que la opinion
comienza manifestarse en forma amenazadora.
Errores pasados, que no es este el moment de
sealar, nos han traido la actual situacin en que
todo, todo peligra.


Dr Roberto F. TRUFLEY, abo-
gado, se encarga de toda clase de ne-
gocios judiciales y extrajudiciales re-
lacionados con su profesin.
22, fue Bergre, Paris.


INMEJORABLE

Bien merece tal sobrenombre el AGUA DE
CRUSPINERA, porque es una locin preciosa,
que no solo da vigor la cabellera y brillo
delicioso, sino cosa ms important aia :


El Pas, Madrid:
La situacin de Cuba es'gravisima. En vano quiere
el Gobierno y la prensa ministerial interpreter el
silencio del cable de un modo favorable , los inte-
reses nacionales en la gran Antilla.
La obra funesta del General Martinez Campos tiene
su corolario inevitable en la emancipacin de aquel
pedazo de la patria.

Y si no se perdiera por esto, se perderia por la
catstrofe commercial y econmica, que es consecuen-
cia de esa horrible guerra de asolacin y de exter-
minio.
Aquellos campos talados incendiados ; aquellas
., fincas arruinadas por el fuego por la demoledora
piqueta de las huestes de Maceo; aquellos ingenios,
que, an salvados de la destruccin, han dejado de
producer azcar; la emigracin del capital y con ella
la escasez y la miseria, todo eso represent y signi-
fica un hecho desconsolador que se sintetiza en
estas fatdicas palabras:
Cuba se pierde.

El Liberal, Madpid:
No van Jas cosas, por desgracia, ni tan bien, ni
tan de prisa en la provincia de la Habana, donde
Mximo Gmez sigue campando por sus .respetos,
segn lo indican todos los despachos. Alli, las
puertas de la Habana, facility pases los dueos'de
ingenios para que puedan circular; detiene los
carruajes, impide las comunicaciones, sorprende los
poblados y hasta consiente, ruegos del administra-
dor de la finca del Sr. Calvo, que el destacamento
encargado de defenderla se retire.
Todo lo cual nos coloca en una situacin bien
poco airosa.
El Heraldo, Madrid
Si debe decirse, porque la opinion pllica tiene


evita la caida de los cabellos, ese terrible
fantasma con que suea toda mujer hermosa
y elegant.
Quien la dese ensayar, que visit
M. Ferrer, nmero 20, rue Baudin, y reci-
bir suficiente prueba de cuanto asegura-
.mos.
Rebeca.
"- -- ,, ,. fu r, , u -

HOTELES RECOMENDADOS
Grand Hltel, boulevard des Capurines.
Hotel Continentanl, rue Castiglione.


derecho saberlo, que una fuerza insurrecta de
miles de hombres ha entrado iqu horror! en la pro-
vincia de la Habana; ha ido por donde lo ha credo
convenient; ha quemado lo que les' ha parecido
bien; ha entrado en los pueblos; ha levantado hasta
acta en algn Ayuntamiento; ha airollado pequeos
grupos de voluntarios, desarmndolos; ha tenido
bachatas por la noche ei las inmediaciones de la
capital sin haber disparado un tiro, y alli estn amd-
nazando la Habana, sin que, pesar de su nmero
y de la.miultitud de fuerzas acumuladas en provincial
tan pequea y abierta, se hayan encontrado las
fuerzas leales y rebeldes.

El Ejrcito Espaol, Madrid:
Cuando una guerra de partidas ha llegado tomar
el incremento de la actual; cuando ha organizado la
insurreccin su informacin, sus servicios; cuando
ha aguerrido sus huestes y las ha instruido en su
especial modo de batirse; cuando se ha creado
.recursos proprios; cuando ha infiltrado el espritu
de rebeldia en los pobladores de millares de leguas
cuadradas, no basta el slo decreto de sustitucin
de la jefatura, publicado en la Gaceta, para que la
guerra cambie de estructura y modo de ser.

La Epoca, Madrid:
No poda mostrar (Weyler) el fcil oplimismo de
los corresponsales que, pocos.dias ha, daban por
cercados Maceo y Mximo Grfiez, de igual mane-
ra que.una dos semanas antes los haban pintado
dueos de la isla. El nuevo capitn general ha dicho
que crea necesarios dos aios para acabar con la in-
surreccin. Plazo sujeto, sin duda, pontingencias,
y que los sucesos pueden abreviar o hacer ms lar-
go: pero que no parece excesivo muchas personas
conocedoras de la guerra de Cuba, por la experiencia
de lo ocurrido en la anterior.


Hotel Termihus, rue Saint-Lazare.
Hotel du Lounyre, rue de Rivoli.
Hotel Mirabean, rue de la Paix.
Hotel Biristol, place VendOme.
Hltel Merirle, rae de Rivoli.
HItel du Rhin, place Vendmie.
IlHtel dlu IHade, boulevard dos Italions.
HOtel de Ituslme, rue Drouot.
HIltel des Deiix Mondes, avenue de 1'OpIra.
Hotel Saint-Janmes, rae Sainl-IfonorC.
Hotel Cainpbell, aven o Friedland.
Splendlde HOtel, avenue Carnot.
Hotel Winhdsor, rue de Rivoli.
Hotel d'Angleterre, rue de la Botic.
Hotel Franklin, rue Buffault.
Hotel des Capucinee boulevard des Capueines.


DICCIONARIO


ENCICLOPDICO


IDW. 1i-A


LENGUA


CASTELLANA


Contiene las voces, frases, refranes y locuciones de uso corriente en Espaa y Amrica,

las formas desusadas que se hallan en autores clsicos y la Gramtica y sinonimia

del idioma, todo ilustrado con ejemplos y citas de escritores antiguos y

modernos, la Biografia de los hombres que ms se han

distinguido en todos los tiempos, la Geografia universal,

la Historia, la Mitologa, etc., etc.

Dos to-ios en folio con 2,.4 pginas 9,636 columns de ipo pequeiio, 671 retratos, 93 mapas en negro
iluminados, 637 viletas y 1 cuadro de banderas

Contiene adems el DICCIONAR1O ]DE LA RIMA, por Pefialver


Anunciamos con verdadera satisfaccin la venta del Diccionario Enciclopdico de la Lengua Castellana, com-

puesto por D. Elias Zerolo, D. Miguel de Toro y Gmez, D. Emiliano Isaza y otros escritores espaoles y
americanos.
No ha sido fcil tareareunir en dos volmenes en folio, de poco ms de 1,200 pginas cada uno, la esencia

de los mejores diccionarios y enciclopedias conocidos, pues no slo se hallan en ellos las voices todas que contienen

los Diccionarios de la Academia Espaola, de Salva, el Novsimo y otros lxicos, con excepcin de algn vocablo
intencionalmente excluido por desusado incorrect, sino que nuestro Diccionario tiene millares de voces y acep-
ciones tomadas de los escritores antiguos y modernos y que no se hallan en otro ninguno. Figuran asimismo en l

las voces y sentencias latinas y de otros orgenes que por ser de uso constant entire la gente culta, han venido
former part del caudal comn de nuestra lengua.
GARNER HERMANOS.


6, IRue des Saints-Peres. --- PAIRIS

1l Cat.ilogo de la. Librera Espaola, se remite gratis las personas que lo pidan.


_________


Rompo~


-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs