Group Title: República cubana.
Title: La República cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080955/00002
 Material Information
Title: La República cubana
Series Title: República cubana.
Physical Description: v. : ill. ;
Language: Spanish
Publisher: S.n
S.n
Place of Publication: Paris France
Publication Date: January 30, 1896
Frequency: weekly
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Language: In Spanish and French.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero 23 de 1896)-
General Note: Title from masthead.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080955
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13280711

Full Text


r -~


IYN,


Patria y Libertad


REDACCION Y ADMINISTRACIN SUSCRIPOON EN FRANCIA
-00, 9,ue Baudinu], ad[lantado .j.......... ....... 30 Ir.
RueBudn Ao I PARIS Enero 30 de 1896 Nm. 2 U, i". <..................
'r^^tealo'>GelAa;xfo : Xl.ADXO-. Un trimestre, id. idl. ................. 1.50
TELEFONO o EN EL EXTERIOR
--SE sP ee oUTTB TLI A LOS JATETTE S rUnaio, pago adelantado................ 35. f.
No se devuelven origS-nal-:es S Un semestre, id. id. ...............1. 50
No se devuelven oi s NUMERO SUELTO....... O fr. 50 cts.


ACLARACION

'1acemos constar la inexactitud propailada por
,un tfiario madrileo, de que La Repblica
Gubana tenga por misin continuar la.cawmpaa
,de otros peridicos.
Ya en el nmero anterior -expusimos nues-
tros.propsitos, y slo agregaremos hoy que este
periddico no tiene ms lazos que los puramente
polticos con el Comit Cubano de ?ars, en cuyo
.ccitleio se inspira..






'otdaJidea nueva es generalmente acogida con
,dliesconfianza. Y si .tiende, romper con la tradi-
rtiin,Jastimando intereses egoistas, la.desconfian-
za se convierte pronto en hostilidad. Pero si esa
idea se va abriendo paso y logra.fructificar, los
hostiles se transforman fcilmente en proslitos.
Cuando Mart, en lassoledades de su destierro,
lahoraba por revivir el amortiguado patriotism
cubao,, w alindose de la palabra escrita habla-
da, las.gentes que vivan al parecer satisfechas
bajo el yugo colonial, le desdeaban, calificando
-de absiurda y temeraria.si empresa. Pero la gota
horada la piedra. Profundaniaerie .enamnorado de
:su, idea fija,,incansable yteniz en :sus propsitos,
i.sordo todas aquells voices .qe trataban dAe
-desviarle, practicando sin cud.a.el conocido, pro-
verbio rabe: Los perros ladran, la caravarna
Ipasa , continuaba impertrrito laobra humani-
taria de conspirar contra la dominacin .espaola
,it Cuba.
Mientras los 6escpticos, los indiferenJes y los
egoistas fingian menospreciarle, l .solo, sin
ajeno auxilio, .como un apstol, organize .el club,
fand el peridica, .constituy la junta, escribi
el artculo, redact la proclama, areng en la
plaza, discutien la calle, convenci en el hogar,
recolect el dinero, compr el arma, flet el bar-
cp y design la hora para caer al fin, en tierra
cubana, traidoramente muerto, abrazado la
bandera, esa bandera que como dice un tri-
buno, puede reconocerse desde muy lejos
porque s .la que en Amrica chorrea ms sangre
derramada por manos espaolas .
Su fervorosa propaganda revolucionaria se
difundi por toda la Isla como un reguero de
plvora, llevando de un confn al otro el eco de
nuestros dolores y de nuestra ira contra la plebe
dominadora.
Mart habl al alma del pueblo cubano demos-
trndole la necesidad de sublevarse contra una
monarqua aldeana, como l deca, que explota
y ultraja sin piedad la colonia.
El pueblo respondi en masa al patritico
llamamiento, jurando morir ven9r en la con-
tienda.
Su muerte nunca bastante llorada levant un
grito salvaje de alegra en toda Espaa, que daba
por abortada la Revolucin con la caida del ilus-
tre agitador.


La prensa .mdrilea calumni -con ensaado
megocijo su memoria, sin sospeckar que la Revo-
ducin habia de tomar andando ;los das tan po-
deroso incremento.
La obra del conspirador ocubano sigui su
-curso impetueso llevndose tras s comarcas en-
teras de rebeldes. El no tuvo la satisfaccin de
verla condluida y triunfante y tal vez no pre-
sumi que la chispa arrojada por su mano
haba de le-vantar las llamaradas imponentes
-que la par que devastan los campos muestran
-al mundo entero, A la luz trgica de sus resplan-
dores, las iniquidades de una odiosa tirana.


Mart no:fu slo un patriota sino tambin un
gran tribune y un escritor nervioso y elocuente.
Como tantos otros, su-
fri los cruelesrigores del
presidio espaol. El
mismo haicontado en un
folleto lasgrandes .igno-
minias de.que fu vcti-
ma y que no pueden
menos deindignar to-
do espritu justiciero y
moble.
A su :tenacidad por
.arrojar del suelo cubano
al,Iocupante corruptor
seguramente qque se en-
redaban.los dalorosos re-
cuerdos de su cautiverio
horrible.
,.Sepan, -sepan esto los
epaoles que tal vez por
igaorar las .amargas vi-
eisitudes de la vida de
Mart., maldicen encona- -
dos -su memoria.. El no
odiaba Espaa., sin enm-
bargo.; :odiaba, si, la in- .
justicia de su gobierno
irritidose contra su.obs-
tinada negative siempre JOSE
que se trataba de im-
plaltar reforms polti-
cas y econmicas en
Cuba. Su alma era de-
masiado generosa para abrigar pasin tan mez-
quina y su ideal no se concretaba romper los
eslabones de la cadena sino former patria,
obra ms meritoria todava.
En alabanza de sus dotes intelectuales y de su
cultura, baste decir que se ganaba la vida en el
extranjero publicando artculos en lengua ingre-
sa sobre asuntos de arte.
De la energa de su carcter hablan muy alta-
mente. esa gran labor silenciosa y constant de
sus aos de conspiracin y el convencimiento
que siempre tuvo en la efic.cia de sus ideas.
Noble, generoso, franco, sincero, leal, modes-
to, honrado, viva como un alucinado, fijos los
ojos siempre en la pobre patria ausente y es-
clava.
Cuba conservar siempre el recuerdo impere-
cedero de su obra y del sacrifico de su vida, sin
que sea parte oscurecer su gloria el despecho
rabioso del enemigo ni la protest cobarde del
egoismo sin entraas.
Su nombre figurar entire los de los grandes
redentores de pueblos y los grandes propagandis-
tas del progress human.


CMO SE COLONIZA


En nuestro nmero anterior tratamos de la
crisis monetaria con que ha obsequiado la ma-
drastra nuestra sufrida hermana Puerto Rico:
loy expondremos las condiciones econmicas
en que agonizan, antes de haber nacido la
vida poltica, aquellas infortunadas Filipinas,
fetdo de vidos burcratas y rollizos frailes.
Y como preferimos, para que no se nos tache
deoapasionados, dejar hablar los espaoles,
copiamos de El Liberal de Madrid un suelto que
lleva por ttulo El puchero en Manila :
Porque sucede hoy en aquel pas, que ese prosaico
puchero, que aqu devoran en punto de las doce y
al pblico el albail y el pen, sentados sobre los
escombros del derribo, es
all un plato de lujo, casi
un aristocrtico manjar.
El vulgar garbanzo, no
el legtimo de Fuentesauco,
fino y mantecoso, sino el
usual y corriente, casi el
garbanzo de batalla con
que aqu batallan patrons
estudiantiles, cuesta en
Manila cuarenta pesetas la
arroba; el tocino, de ca-
tegoria igual, cincuenta y
S cinco; la docena de cho-
rizos para dar siquiera un
poco de color al caldo,
ocho, y result que con la
S .*. carne de vaca del pas, tan
inspida como cara, el pan
carsimo y el vino archi-
caro, una familiar de no
ms cuatro individuos,
gasta hoy en Manila, en ese

gencias de aquel clima es
apenas un cuarto de co-
'mida, gasta, repetimos,
muy cerca'fde: dos duros,
muy cerca de cuarenta
[ARTI reales.
As sucede que en aqul
pas tan hospitalario, ape-
nas hay quien se atreva
brindar con un con-
vite, y hasta hemos odo decir que la una en pun-
to las families se meten para comer en el cuarto ms
escondido de la casa.


M


No han sabido defender ni el garbanzo, que es
el ideal por que luchan los espaoles.
Ya no es aquello de Slvense los principios,
aunque se pierdan las colonies.
En Filipinas no se salvan ni.... los principios !





COMUNICACIONES OFICIALES


Circulares
Cuartel General del Ejrcito Libertador
Najasa, Camagiiey, julio 1.0 de 1895.
A los seores hacendados y dueos de fincas gana-
deras.
En harmona con los grandes intereses de la Re-
volucin por la independencia del pas y por la que
nos encontramos en armas.
Considerando que toda explotacin de products,
cualquiera que ellos sean, siren de ayuda y recurso
al gobierno que combatimos, este Cuartel General
dispone, como disposicin general par toda la Isla,
que queda terminantemente prohibida en absolute
la introduccin de frutos de comercio en las pob!a-


ciones ocupadas por el enemigo, as como carnes
y ganados en pie.
Las fincas azucareras quedarn paralizadas en su
labor, y la que intentare hacer la zafra, apesar de
esta disposicin, sern incendiadas sus caas y de--
molidas sus fbricas.
Los individuos que atropellando esta disposicin.
trataren de sacar lucro de la situacin actual, demos-
traran, desde luego, poco respeto los fueros de la
Revolucin redentora, y, en su consecuencia, seran
considerados como desafectos, tratados como trai- .
dores y juzgados como tales en caso de ser habidos,
El General en Jefe,
Mximo Gme. .

Camagiey, r.o de agosto de i8g5.
Para fijar de un modo claro y preciso la manera
de proceder con los jefes, oficiales y soldados de
la monarquia que se aprehendan en hechos de
armas operaciones, y con los que se-presentasen
voluntariamente nuestras columns autoridades,
he tenido bien resolver lo siguiente :
Articulo r.o Los prisioneros que se hagan en
cualquier hecho de armas 6 por las tropas de la
Rpblica, sern puestos inmediatamente en liber--
tad y devueltos sus filas, menos que voluntaria--
mente quieran ingresar en las del Ejrcito Liberta-
dor. Los heridos abandonados sern recogidos y-
atendidos con todo esmero, y sepultados los muertos.,
Art. 2. o Sern objeto de procedimientos suma-
rsimos todos los individuos apresados y que hayan
cometido las faltas comprendidas en la circular de
i,o de julio, por abusos falta de respeto la
mencionada circular.
Art. 3. OLos que resulten de los prisioneros ser
jefes oficiales del ejrcito en la monarqua, se-
rn respetados y atendidos segn su categora y con-
siderados segn las condiciones de valor con que
hayan podido resistir, y todos devueltos sus filas
si as lo desean.
Art. 4* o Los que voluntariamente se presented
nuestras columns las autoridades, unirse
las filas de los republicans, todos quedarn en ple-
na libertad para elegir voluntad el modo de servir
la causa de la Repblica, si, bien con las armas en
destinos ms pacficos, civiles en trabajos de agri-
cultura.
Lo digo usted para su conocimiento y ms.
exacto cumplimiento. Patria y Libertad.
El General en Jefe,
Mximo Gmez.

Territorio de Sancti Spiritus, noviembre 6 de 1895.
Animado del mismo espritu de inquebrantable
resolucin en defense de los fueros de la Revolucidn
redentora de este pueblo de colonos, vejado y des-
preciado por Espaa,,y en harmona con lo dispues-
to sobre la material en circular de o de julio, he
venido en disponer lo siguiente :
Articulo o Sern totalmente destruidos los in-
genios, incendiadas sus caas y dependencias de ba-
tey, y destruidas sus vas frreas.
Art. 2. o Ser considerado traidor Ia patria el
obrero que preste la fuerza de su brazo esas fbri-
cas de azcar, fuentes de recursos que debemos ce-
gar nuestros enemigos.
Art. 3. 0 Todo el que fuere cogido infraganti 6
resultare probada su infraccin al art. 2. 0, ser pa-
sado por les armas.
Cmplase por todos los jefes de operaciones del
Ejrcito Libertador, dispuestos enarbolar triun-
fante (an sobre escombros y cenizas) la bandera de
la Repblica de Cuba.
En cuanto la manera de hacer la guerra, cm-.
planse las instrucciones que privadamente tengo,
dadas.
El honor de nuestras armas y el reconocido valor
y patriotism de Vd., hacen esperar el exacto cum-
plimiento de lo ordenado.
El General en Jefe,
Mximo Gmer.






2 LA REPBLICA CUBANA


ENERO 30, 1896,


CUBA CONTRA ESPAA


(Contin a)


El uso que de ese poder ha hecho el gobierno
espaol est patente en la triple explotacin que
ha sometido Cuba. Espaa no tiene en realidad
poliica colonial. No ha buscado en las tierras leja-
mas que ha sometido por la fuerza sino la riqueza
inftediata; la que ha arrancado con violencia al tra-
bajo de los naturales. Por eso Espaa no es hoy sino
Sun parsito de Cuba. La explota con surgimen
fiscal, con su rgimen mercantil y con su rgimen
burocrtico. Estas son las formas de la explotacin
official; lo que quiere decir que no son las nicas
formas de su explotacin.
Terminada la guerra -en 1878, las dos terceras
parties de la Isla quedaron completamente arruina-
das. La otra tercera parte, la que comprendia la
poblacin que haba permanecido pacifica, estaba en
plena produccin, pero tena que acometer el gran
cambio econmico que envolva la abolicin inmi-
nente de la esclavitud, muerta manos de la insur-
S reccin, que supo imponerla en sus postrimerias.
S Saltaba la vista que una political sana y previsora
aconsejaba aligerar las cargas fiscales de un pas
colocado en esas condiciones. Espaa atendi solo
hacer pagar Cuba los gastos de la guerra. Des-
carg sobre ella presupuestos monstruosos que
llegaron exceder la suma de cuarenta y seis millo-
nes de pesos, solo para las atenciones del Estado.
Mejor dicho, para tender colmar la sima inson-
dable que haban abierto al despilfarro y el pillaje
de la adiministracin civil y military, durante los aos
de la guerra, y los gastos de la ocupacin militaryr
del pas. Vanse algunas cifras. El presupuesto de
1878 1879 fu de $46,594,000. El de r879 1880 de
igual suma. El de 1882 1883 de $35.860,000. El de
1883 1884 de $34.17,ooo000. El de 1884 i885 de
idntica suma. l de i885 1886 de $31.169,ooo.
Los restantes hasta el actual han oscilado en rede-
dor 'de $26.ooo,ooo, que es la cifra del de i893
1894, prorrogado para este ao econmico.
SLa reduccin paulatina que ha podido notarse no
S ha obedecido al deseo, ni la conveniencia de
reducir la abrumadora carga que pesa sobre el
pas. Ha sido impuesta por la necesidad; porque,
como era natural, Cuba no ha podido cubrir, ni de
lejos, esa exaccin monstruosa, y el deficit cons-
tante y amenazador ha impuesto esas reducciones.
En el primero .de los aos dichos los ingresos deja-
Sron un descubierto de ms de $8.ooo,ooo. En el
segundo el deficit fu de $2o.ooo,ooo. En 1883 fu
de cerca de $1o,ooo,ooo. Los dems aos dan un
promedio de cerca de $4.500,ooo. Hoy la suma acu-
. mulada de todos esos descubiertos alcanza unos
$Ioo.ooo,oo00.
Como consecuencia de esta gestin financiera in-
sensata y desapoderada, la deuda de Cuba ha crecido
S en proporciones fabulosas. En 1868 debamos
$25.ooo,ooo. Al estallar la guerra actual nuestra
deuda se calculaba en $19go.ooo;ooo liquidados. En
31 de julio de este ao se calcula que la Isla debe en
globo $295.707,264. Atendida su poblacin, la deuda
de Cuba supera la de los dems pueblos de Am-
rica, inclusos los Estados Unidos. Los intereses de
esa deuda imponen cada habitante la carga de
.$9.76. El francs, el pueblo ms recargado, por este
.cocpepto, paga $6.30. .
Esta deuda enorme contraida sobre el pas, y
espaldas suyas, esta carga que lo agovia y no lo deja
capitalizar ni .tender su fomento, ni al entreteni-
miento siquiera de .sus industries, represent una de
las formas ms inicuas de la explotacin que sufre.
Hay englobada en ella una deuda de Espaa los
Estados Unidos; los gastos hechos por Espaa
cuando la ocupacin de Santo Dm.nin.:.; para la
invasion de Mjico en compaia de Francia Ingla.
S terra; y con motivo de su algarada contra el Per;
los anticipos hechos al tesoro espaol durante las
recientes guerras carlistas; y cuanto Espaa ha gas-
tado para mantener su soberania en Cuba y para
subvenir los despilfarros de su administracin,
S desde 1868, Ni un solo cntimo de esos caudales se
ha invertido en Cuba para la obra de la civilizacin
y del progress. No se ha construido con ellos un
solo kilmetro de carretera ferrocarril, no se h1
encendido un solo faro, ni dragado un solo puerto.
No se ha levantado un asilo, ni se ha abierto una
escuela. A las generaciones por venir se les han
dejado las cargas, sin ninguna compensacin ni
S provecho.
Pero las cifras desnudas de los presupuestos y de
la deuda cubana dicen todava muy poco respect a
su verdadera importancia y significacin, como
:mquinas para exprimir los products del trabajo de
,un pueblo. Hay que ver ms de cerca la estructura
,de esas uentas de gastos.
Los de Cuba, en los ltimos presupuestos, son de
l2.6.4i 1,314.90, que se descomponen as:
Obligaciones generales.... $ 2. 884,549.55
Gracia y Justicia..... ... .oo6,3o8.5
Guerra. ................ 5.918,598.10
Hacienda................ 7?7,892.45
Marina.......... ... 1.09 ,99.065
SGobernacin.........'.... 4.035,071 43
Fomento................. 74,e25. 15


Los habitantes de Cuba, segn el ltimo censo,
el de 1887, son 1.631,687. Es decir, que ese presu-
puesto pesa sobre ellos en la proporcin de ,Si6.8,
por habitante. Los espaoles de Espaa pagan 42'06
pesetas por cabeza. Reduciendo los pesos de Cuba,
al cambio de 95 pesos por 500 pesetas, result la
tributacin de los cubanos de 85'I6 pesetas por
habitante. Ms del double de la tributacin de los
espaoles europeos.
Como se ve, de esa tremenda carga la mayor parte
corresponde gastos totalmente improductivos. La
deuda consume el 40.89 por centio del total. La
defense del pais, contra sus mismos naturales,
que es el nico enemigo que ha amenazado Es-
pana, y en que deben incluirse los gastos de guerra,
marina, guardia civil y cuerpo de rden pblico,
toma el 36.5g por ciento. Para todos los dems
egresos que exige la vida civilizada, queda el 22.52
por ciento. Y de stos, para preparar el porvenir,
para fomentar los recursos del pas, nos reserve el
Estado cunta generosidad! 2.75 por ciento.
Veamos ahora qu ha hecho Espaa para permitir
siquiera el natural desarrollo de la produccin y la
industrial del pas que esquilmaba, con ese rgimen
fiscal, obra de la codicia, la impericia y la inmorali-
dad. Veamos si ha atendido al menos dejarle
alguna vitalidad, para continuar explotndolo con
provecho.
La organizacin econmica de Cublt es de las ms
sencillas. Produce para exportar, importa casi
todos sus consumos. Dicho esto, se ve claro que
Cuba necesitaba nicamente que el Estado no le
dificultase su trabajo, con cargas excesivas, y que
no le estorbase las relaciones mercantiles, para poder
comprar barato donde le fuera ms convenient, y
vender con provecho. Espaa ha hecho precisamente
lo contrario. Ha tratado como enemigo al tabaco, ha
asediado con impuestos enormes el azcar, ha.re-
cargado con derechos interiores abusivos y excesivos
la industrial pecuaria, ha opuesto obstculos, con su
tejer y destejer legislative, la explotacin minera.
Y para rematar la obra, ha agarrotado Cuba con
las redes de un arancel monstruoso y de una legisla-
cin mercantile, que someten la colonia, al finalizar
el siglo diecinueve, al monopolio ruinoso de los
industriales y mercaderes dei,ciert.as regionss de la
Metrpoli, como en los :rel.:'res tiempos del ,pactoi
colonial.
La comarca que produce el mejor tabaco del
mundo, la famosa Vuelta Abajo, carece-de todos los
medios de acarreo y transport que ofrece la civiliza-
cin, para favorecer y dar valor la produccin.
All no hay caminos, ni puentes, ni ,puertos. El
Estado en Cuba recauda contribuciones, no las
invierte en provecho de ninguna industria.-:En cam-
bio de este abandon, mientras los pueblos extraos,
deseosos de adquirir la rica industrial tabacalera,.
casi cerraban sus mercados nuestro .tabaco
privilegiado, imponindole derechos de entrada
enormes, el gobierno espaol lo ,grava su salida
de nuestros puertos con un derecho de exportacin
de $i.80 el miller .de tabacos elaborados. Dgase si
esto no es un rasgo de verdadera ;demencia.
Todo el mundo sabe la tremenda.carisisn, que- se
encuentra aos ha la industrial -;azucarera, .por .el
vuelo que ha tomado la produccin universal. To-
dos los gobiernos se han aprestado.;:la adefensa.de
la suya, por medio de procedimientas:mss . imnos
empiricos. No es ocasin de juzgarlos. Lo impor-
tante es recorder que han :. ido 'de poner la indus-
tria amenazada en las mejores condiciones para
resistir y competir. Qu-ha hecho Espaa, no ya
para conservar la fuerte posicin que ocupaba Cuba,
sino para permitirle seguir compitiendo con sus
rivals cada dia ms formidable? Paga primas al
azcar que se produce en .su -propio territorio, y
cierra su mercado al de Cba, impponin:tdol'e 'un
derecho de entrada de $6.20 por cada cien quilos.
Se ha hecho el clculo de que una arroba de azcar
de Cuba result en Barcelona recargada en 143 por
ciento de su valor. Abruma al productor con toda
suerte de exacciones, castiga la introduccin de la
maquinaria, indispensable para la elaboracin del
azcar, dificulta su acarreo, imponiendo contribu-
ciones onerosas - los ferrocarriles, y remata la
obra con un derecho que llama industrial, y otro
de carga, que equivale. un verdadero derecho de
exportacin.
Para dar el ltimo golpe, Espaa ha establecido
las leaves comerciales de 3o de Junio y 20 de Julio de
1882, que han cerrado virtualmente las puertas de
Cuba al comercio extranjero, y han establecido el
monopolio de los productores peninsulares, sin
compensacin ninguna para la Colonia. Estas leyes
tuvieron por objeto aparente establecer el cabotaje
entire Cuba y Espaa. Por la primera se admitan
libres de derechos en la peninsula espaola los pro-
ductos de Cuba, con la excepcin, sin embargo, del
tabaco, aguardiente, azcar, cacao, chocolate y caf,
que permanecian gravados temporalmente. Por la
segunda se iban reduciendo en un period de diez
aos los derechos de las importaciones de Espaa en
Cuba, hasta llegar, como se lleg en 1892, su
complete abolicin. El resultado, sin embargo, ha
sido que los .Ierechos temporales los principales,-
casi nicos, products cubanos, han subsistido
hasta la fecha; y que los derechos los products
espaoles han desaparecido. El cabotaje se realize
de Espaa para Cuba; pero nodeCuba para Espaa.


Los products espaoles no pagan derechos en
Cuba: los products cubanos pagan fuertes dere-
chos en Espaa. Como al mismo tiempo se dejaban
subsistir las columns del arancel que recargan con
exceso los products extranjeros, la consecuencia
forzosa ha sido entregar el-mercado cubano la
produccin peninsular. Para que se juzgue del
extremo que llega el monopolio de Espaa, no
hay ms sino recorder que los recargos que sufren
no pocos artculos extranjeros pasan del 2,000 y
hasta del 2,3oo por ciento, en proporcin los espa-
oles. Cien quilos de gCner. de algodn estamp dp
pagan en las aduanas de Cuba, si son espai,.les,
$2'665, si son extranjeros, $47'26. Cien quilos de
punto de media, si proceden de Espaa, $io.g5, si
del extranjero, $95. Mil quilos de sacos para az-
car, cuando son se fingen espaoles, $4'69; si de
otra procedencia, $82'50. Cien quilos de casimir de
lana, si son product espaol, $15'47, si product
extranjero, $3oo.
E. J. Varona.
ex-Dipulado a Cortes.
Nueva York, 23 de octubre de 1895.
(Continuar).







MANUEL DE J. CALVAR


Asocindonos al sentimiento profundo que ha
de experimentar todo buen cubano, hacemos
nuestros los prrafos siguientes en que El Yara<
de Cayo Hueso participala muerte del Sr. Manuel
de J. Calvar, mayor general del Ejrcito Cu-
bano :
Dos. meses har que el general Calvar, gravemente
enfermo, lleg esta ciudad por prescripcin mdi-
ca, en busca de alivio para sus crnicas dolencias;
pero ni los cuidados de la ciencia, ni la esmerad-
sima asistencia de la familiar, ni la solicitud de sus
amigos lograron arrancar su victim la muerte.
El general Galrar, co;m.:' patriota convencido con-
.sagra la. coisa.d 4ela bJairtad de su patria -Cuba
con los mejores aos de su vida, su brazo y su
_e$.pada. Durante la poca de .la paz que sigui
la dcada herica, fu generoso y consecuente con
sus anuguce. compaeros y amigos, y sin entrar en
la conspiracin que precedi al movimiento del 24
de febrero ltimo, cuando ste estall se puso abier-
tamente del lado de sus compatriotas, y no pudien-
,:do por su achacosa salud marchar al campo de la
guerra, se traslad ai extranjero, donde acaba de
morir rodeado del cario y la estimacin de cuantos
,le:conocieron.



--------.^.-------

LLUEVEN RENDICIONES


El pueblo de los 'Palacios se ha rendido
a.1 :General Gmez, sin disparar un tiro. El
Prroco dijo misa, y el Ayuntamiento se
reani para declarar la neutralidad en la
contienda, otorganid:> al jefe cubano la ocu-
pacin del pueblo.
La guarnicin del Caimito se riii.'. en-
tera al General Glmez.
5El puuehlo de Pozas tambin se rindi.
SLos 4: v'iutariios .-s unieron a los pa-
triotas.
En Hoyo Colorado el Ayuntamiento des-
pleg la bandera cubana en el edificio..
El General G6mez entr en Alquizar el 6
de Enero. La guarnicin, compuesta de 72
soldados y 70 bombers, se rindi, entre-
gando gran cantitad de municiones. Los
habitantes hicieron las fuerzas una entu-
siasta recepcin. La bandera cubana se iz
en la casa Ayuntamiento.
El dia 4 fu tomada Giira, poblacion de
6.000 habitantes, .por las tropas cubanas,
apoderndose de 200 Malsser y -15.000 car-
tuchos.
Quivicn ha caldo en powder del Ejrcito
Libertador, encontrndose gran cantitad de
armas y municiones.
Melena ha sido tambin tomarla. El Al-
calde, que hizo resistencia, fu muerto.
En San Felipe, el Alcalde y -?'iti hombres
que habian intentado resistir, se rindieron
por haberles amenazado el General Gmez
con incendiar el pueblo si disparaban un
solo tiro..
El pueblo de Bahia Honda e;t' sitiado y
estas horas debe de haber caido en poder
de nuestras tropa .


Y estas no son ms que las ltimas no-
ticias.
Que los peridicos espaoles continen
diiiendo que los cubanos no hacen ms que
dispersarse. Con tal de que. siga':la dispeir;
siln como hasta. ahora..........

-----I * L----

EL EJERCITO CUBANO


lle aqui la lista de las fuerzas cubanas-publi-
cada por El Pnoi de Madrid, que reproducimos
por teier el valor de una important confesin,
ya que no el de un document fehaciente.

Oriented.
Hoitibrcs.

Echevarria. ............. .600
Gil................... 400
Cebreco................ 1.800
Mass ................. 2.500
Jos Maceo.............. 3.000
Antonio'Maceo........... 4.000
Mir........... ....... 300
Yero .,,........ ...... 500
Ouintln B.aidera.... .... .: 2.500

Total ... ... .n. .


Caminaggiey.
Castillo. ..... . . ... ....
Ilernnd .... .......
Valds... ... ". ...
Lope Recio............
Agramonte..............
Recio Bethancourt........
Varona .................

Total .........

Las Villar.
Serafn Snchez ........
Roloff ,.................
fleites .................
SAlberdi. ......... ....
IRb~ n .................. ..
Francisco Carillo........
M. Castillo ..............
Arce.... .. .........
Socorro Prez............
'Surez..... ........
Rego ...................
Bermdez ...............
Rafael Socorro (Herrera)..
.Zayas .................
Roqueta................
,Gonzlez ................
Cleto Argelles ..........
Cepero................
Sarduy... ..........
Nez: ...............
Bacallao .. .............
Jimnez. .............. .
Rivadeneira. ............
Pajarito... ......... .
iElpinosa................

Total. .........
M3atanzas.
Lacret...................
IRegino Alfonso .........
Jos La Muerte..........
El inglesito..............
Fraga...................

Tola(l ..........
Agreguemos estas sumas
las partidas sueltas, sin
jurisdicein fija, de Rab,
Buen, Basilio Guerra, Pe-
dro Daz, Alemn, Leon-
cio Vida.l y otros, que se
le pueden juzgar por lo
bajo..................


1.200
700
300
3.000
500
1.000
.500

7.200.


2. ;i00
3.100
900

800
700
500
250
S300
1.000
300
500
300
2.000
200
200
250
'150
100
300
250
280
100
150 '
200

14.620


2.500
250
200
200
150

3.300









3.000


Todas estas fuerzas suma-
das dan un total de in-
surrectos de........... 53.130

Debo agregar que las partidas se han corridor
muchas de Oriente y del Camagey para Las
Villas, en cuyo punto operan actualmente.


Ya esto lo sabamos antes los cubanos, pues en
su carta de 8 de Noviembre deca el General G-
mez que tena ms de .'0,00) hombres orga-
nizados para sostener una campaa sin tr-
mine .
Hay que advertir que en la lista anterior fal-
tan algun asfuerzas, entire oteaas ls del fiaen l en
J.efe, los dos Prez, etc., y que estos datos, recili-






ENERO 30, 1896.


LA REPBLICA CUBANA 3


dos por El Pas el da 9 de Enero, va New York,
son de la segunda quincena de Diciembre, por lo
que no pueden figurar en ella los grandes re-
fuerzos que ha recibido el Ejrcito Libertador
durante sus operaciones en las provincias de la
Habana y Pinar del Rio.
Todo el que conozca estas comarcas puede
deducir que, an calculando muy por lo bajo, el
ejrcito cubano cuenta hoy ms de 70,000
hombres.

-------^b~~--------

RAMOS POCOS...


En nuestro nmero anterior publicamos la
lista de los generals espaoles que estn actual-
mente en Cuba.
Dos de ellos, los Srs. Martnez Campos y Arde-
rus, han vuelto ' Espaa; pero en cambio han
salido para Cuba los titulados generals Weyler,
Ochando, Ahumada, Bargs, Bernal, Arolas y
Melguizo.
Total: un aumento de siete bi:arros que co-
bran del tesoro de Cuba.

------^^^-----__

EL ODIO AL CUBANO


Los espaoles de hoy son los espaoles de
siempre : los acontecimentos pasan por ellos
sin dejar rastro, como surco abierto en el
agua. El godo, el alano y el suevo reaparecen
en ellos con toda su ferocidad destructora.
Pueblo que, como dijo Salmern, fluctua
entire la rebelin y el servilismo se muestra
humilde con el fuerte y arrogant con el dbil.
La prueba ms palmaria est ea:que soporta
con secret pero pasiva rabia el ondeo del es-
tandarte britnico sobre el pen de Gibraltar
y en la soberbia jactanciosa con que tira
exterminar al cubano que se levanta en armas
contra su tirana secular.
Con Inglaterra no se atreve porque sabe
que lo aplasta, como no se atreve tampoco con
los Estados Unidos por la misma razn.
Por much que finja amor por Cuba nadie
ignore que es amor idntico al del preso, del
Quijote.
Espaa lucha encarnizadamente por con-
servarla, no porque Cuba -en mna prolrii.i-
cin de su raza, sino porquees la gran abaste-
cedora de sus hambres. Sin Cuba, segn acaba
de declarar el ex-ministro D. Segismundo Mo-
ret, Espaa se hundira en la miseria total.
Si no hubiera otros hechos, y los hay en
abundancia, que confirmasen lo dicho, bastaba
silo lo acaecido recientemente con el general
Martnez Campos. Ha sido el nico military
espaol que se ha expresado con cierta justi-
cia respect de los cubanos que pelean por la
independencia de su pas. Ha sido el nico
military espaol que,- rompiendo con la vieja
tradicin de hacer la guerra sin cartel, ha
puesto en prctica medios relativamm.te hu-
manitarios, aleccionado, sin duda, por la con,
ducta del enemigo.
El no ha visto, como todos sus antecesores,
ten el cubano que pelea, un foragido, un in-
oendiario fuera del derecho de gentes, sino al
hombre que impulsado por una idea grande y
gen-erosa como la de la patria, vierte su sangre
por ella, frente frente del enemigo.
No he de enaltecer-ha dicho-las vir-
tudes del enemigo; pero todo espritu impar-
cial reconocer que nIOATROPELLA NUESTROS SOL-
DADOS, QUE DEVUELVE NUESTROS- PRISIONEROS Y CURA.
iNU\ESTROS HERIDOS.
Estas declaraciones envuelven el ments ms
rotundo i lacatumniosa tinsolente terminolo-
ga que prodiga la prensa espaola cada vez
que se-refiere los cubanos. El ex-general en
iefe ha reconocido al cabo lo que una intran-
sigencia implacable ha venido negando diaria-
mente. El cubano no es un salvaje ni un cri-
minal; lejos de eso, es generoso y magnnimo
con el vencido.
Estas, manilestaciones, de sobra lo sabe-
mos,, no han de variar un punto el lenguaje
procaz y desvergonzado de aquella prensa que
falta de argum.entos. lgicos emplea el adie-
tivo rimbombante y vejaminoso. Seguirn
(aliricn:i>n ii.. con, iguales eptetos porque a.
Espaa interest grandemente denigrar la
colonit hacienda ve, que la justicia y la razn
estn de parte de !os dominadores. Pero la
historic se escribir y en la historic quedarn
como las nicas valederas las autorizadas pa-
labras del caudillo espaiol contra el cual se
han desatado las pasiones mis viles, prereX-
tando un fracaso que no se debe i su inepti-
tud, sino al vigoro- e,omnuje-ade las huestes,
cubanas y la pericia militar-de sus jefes.-
Espaa necesita una vrctima, una cabeza
de turco sobre quien descargar el peso de su


indiscutible impotencia, y ha elegido al res-
taurador de la monarqua borbnica.
Sedienta de sangre, para no ser sin duda
infiel al genio de su raza y sus anteceden-
tes histricos, hace caer i su nico presti-
gio military par:aimplantar en Cuba, en la
persona del general Weyler, el rgimen del
terror. Exterminio del cubano, ya est en ar-
mas, ya auxilie secretamente la Revolucin,
ya por indicios ms menos sospechosos;
confiscacin de bienes i todo el que no entone
alabanzas al dspota; prisiones y destierros
arbitrarios; crmenes cometidos so capa de
castigos supuestos espionajes; en suma : la
guerra sin cartel, implacable y brutal:
tal es el program que, segn propia con-
fesin, lleva consigo, el tiranuelo de Filipinas
la desventurada Cuba.
Espaa cree que por la supuesta benigni-
dad de Martnez Campos, ha tomado la guerra
de Cuba el incremento abrumador que tiene,
sin pararse un moment reflexionar que los
medios coercitivos yviolentos, lejos de abatir-
la, habrn de darle un contingent de hom-
bres much mayor. Espaa sabe que est
vencida en Cuba, que no cuenta en aquellas
latitudes con un solo amigo; (por no tenerlo;
hasta el clima le es hostile ) y quiere dejar re-
cuerdo odioso imperecedero de su postrer
convulsion.
Su prensa as lo dice, sin recato alguno. En
la hora de la muerte todos somos sinceros,
cada cual su modo; y en esta agona col-
rica de hidrfobo de la vieja nacin que siente
la proximidad del fin de su dominio en Am-
rica, su sinceridad se manifiesta en una explo-
sin de odio verdaderamnente salvaje. Lase el
siguiente prrafo, que sera bufo si no fuse
infame con que terminal uno de sus edito-
riales El Pas, diaro republican de Madrid :
Si llegase un moment supremo, si la her-
mosaAntilla tuviere que ser borrada de nuestro
dominios; ah! entonces era NECESARIO, IM-
PRESCINDIBLE ARRASARLA, no dejar piedra,
sobre piedra, fin de que en todas pocas,
cuando los buques extranjeros cruzaran
aquellos mares y vieran el immenso montn
de escombros, lpulierarn decir: Eso hizo la
viril Espaa fines del siglo XIX.
Una prensa que as se desborda, proclaman-
do como licitos crmenes que la civilizacin
condena, no tiene el derecho, no, de censu-
rar los cubanos porque tratan de cegar las
fuentes de riqueza al dspota saudo y
rapaz.
Este mismo peridico acusaba hace dias
los monrquicos de no tener autoridad para
motejar los cubanos, por cuanto que ellos,
mismos, durante la guerra carlista, instaron
al general Quesada publicar el bando,
tristemente clebre, en cuyo articulo-quinto
.se ordenaba incendiary y talar los poblados y
los campos ocupades por el enemigo; sin per-
juicio de caonear tambin los caserios inde-
fensos, dando cobardemente la espalda los
pligr'.:. de los encuentros frente frente.
'Pero no hay que asombrarse: la contra-
diccin, la incoherencia, el desbarajuste inte-
lectual es la nota predominant de aquel pue-
blo decadente, sometido un clericlismo
ignorant y fantico, podrido hasta la midula,
intrigante, prtido y prostituido hasta el
punto de haber sugerido al general Prim el
juicio de que Espaa es un gran presidio
.suelto .
Pausanias.

~----i8- ^ r------".

LA INTEGRIDAD ESPA.OLA



Para lgica, los espaoles. Ponen ante todo,
por encima de la razn y de la justicia, una
frase .: la integridad national, y ni siquiera tienen
la integridad del territorio. Niegan sus herma-
nos el derecho de hacerse independientes porque,
no deje dce ondear en Amrica la bandera espa-
ola, y soportan, sin despecho y sin sonrojo
que flote orgulloso en Gibraltar el pabelln in-
gls; enrvima -allende el Ocano 150.000 soldados
morir poroas errores de sus gobiernos, y no
piensan que con muchos menos haran rendir el
formidable pen.
Slo hay una diferencia : Cuba van defen-
der una causa injusta; en Gibraltar lucharan
por su derecho. Y. naturalmente, prefieren com-
batir en kCuba.
Pero hay ms; esa monarqua que es incompa-
tible, segin la frase de Cnovas, hast t con la au-
tonoma, ha estado dispuesta vender la isla de
Cuba u un gobierno extranjero. En efecto, The
Fortnightly Reciew de Londres, cuya autoridad
es bien canocid'i, hace una curiosa revelacin,
intercsante sobre todo por su actualidad :
E! 8 de Enero de 837,.el banquero espaol Agua-
do pidi al principe de Talle.vrand, para asuntos
Sde la ms alta irmoortar.cia, una entreviLa cue lc


fu concedida al punto. El negocio. bastante am-
biguo, de que se trataba,era e el siguiente :
Teniendo la reina Cristina de Espaa gran nece-
sidad de dinero, consecuencia de despilfarros
extravagantes, habia imaginado ceder Francia
la isla de Cuba por la cantidad de treinta millones
(suponemos que sean de ) y la isla de Puerto
Rico por diez millones. Concluido el negocio,
Aguado responderia del pago de esos cuarenta
millones por medio de un emprstito que se le
confiara.
Naturalmente, era important guardar el secret
mientras durasen las negociaciones, pues con just
razn se temia que Inglaterra se opusiera la ce-
sin proyectada si llegaba saberlo tiempo.
La persona encargada por la Reina de llevar cabo
la negociacin era un hbil diplomtico, el Sr Cam-
puzano, patriota ardiente que, aunque absolutamente
opuesto al negocio , haba aceptado esta misin
nicamente por impedir que fuera confiada un
personaje que no hubiera visto en ella ms que una
ocasin de alcanzar provecho personal.
Cuando el Sr. Campuzano present al prncipe de
Talleyrand el proyecto de tratado hecho en Madrid,
la vergenza enrojeci su rostro y se puso bal-
bucear excusas sobre lo extrao de la proposicin
de la Reina: Bah le dijo Talleyrand con irnica
sourisa he visto cosas peores.
Terminada la conferencia, no faltaba ms que
hacer sancionar por el Rey la cesin de Cuba y
Puerto Rico en las condiciones convenidas.
Algunos das ms tarde, cuatro personajes se en-
contraban reunidos en las Tullerias en presencia de
Luis Felipe : el prncipe de Talleyrand y el Sr. Cam-
puzano sentados en butacas, el banquero Aguado y
el secretario del prncipe, de pi delante del sobe-
rano.
La discusin fu corta, porque todo habia sido
arreglado de antemano, y los artculos relatives la
cesin de Cuba mediante la suma de treinta millones
fueron firmados sin dificultad.
Vinieron en seguida las disposiciones concer-
nientes Puerto Rico. Luis Felipe hizo observer que
la adquisicin de esta ltima isla por la Francia sera
tan mal vista por Inglaterra, que podra provocar
grandes complicaciones entire ambas potencias, y
termin diciendo que haba en ello un riesgo que
correr que justificaba, segun l, la reduccin del pre-
cio de diez millones pedido por la reina de Espaa,
seis millones.
Este regateo pareci tan vergonzoso al representante
espaol, quien ahogaba la indignacin desde el
principio de la conferencia, que no pudo contener
sus sentiments. Se levant tan bruscamente que
hizo caer la butaca en que estaba sentado, y to-
mando el tratado que se hallaba sobre la mesa del
Rey, lo arrug entire sus manos y lo arroj al fuego
de la chimenea diciendo Luis Felipe : Vuestra
Majestad tiene razn, un tratado semejante no puede
ser aceptado por Francia ni por Espaa; no hay ms
que quemarlo.
El principle de Talleyrand, tan dificil de conmover,
d que estupefacto ante una accin tan contraria
las leyes de la etiqueta. El Rey trataba de ocultar su
turbacin dando vueltas entire los dedos su taba-
quera, como tena por costumbre.
En cuanto al Sr. Campuzano, se inclin ante
Luis Felipe y se retir.
Vemos, pues, que la altivez castellana se in-
dign.... ante la rebaja de cuatro millones, y
que la real mezquindad de Lus Felipe debie-
ron Cuba y Puerto Rico la dicha de continuar
perteneciendo Espaa.
En nuestro prximo nmero nos ocuparemos
de otra proposicin de venta, posterior:
IVin Chester.

------- ^< e-------

ELECCION ACERTADA


Segn leemos en nuestro querido colega El
Porvenir de Nueva York, el 28 del pasado se ce-
lebr la eleccin de la junta directive de la Socie-
dad Literaria Hispano-Amricana, siendo nom-
brado por aclamacin Presidente el ilustre cubano
Enrique Jos Varona.
El resto de la directive lo forman nuestros
amigos los conocidos seores :
Vicepresidente, Luis A. Baralt. Tesorero, Julio
Ponce de Len. Secretario Rafael de C. Palomino
reelecto. Vocales: I' Francisco Chacn. 2" Aristides
Agramonte. 3' Flix Fuentes Machado.
Pensamos como el peridico citado, que la
Sociedad promete much con junta directive
tan idnea, que:tiene su frente la primer
cpacidad de la Amrica Latina.

-----=- -- -"-----

IQU DEFENSORES!

i Qu amigos tienes, Benito, lo que es lo mis-
mo, qu defensores los que le han salido la
patria de Pelayo y Pepe el Huevero !
Ariza, el renombrado bandido Ariza, el presi-
diario Lolo Benitez, y otros ejusdem furfuris,
han ido Cuba pelear por la integridad de la
patria. Y como si esto no fuese bastante para de-
sacreditar por complete una nacion que pre-
sume de hidalga, en Mjico un D. Telesforo
Garca, desertor' del ejrcito y cosa much peor,
y ah est El Tiempo de Mjico y otros pe-
ridicos que lo han dicho, y un D. Florencio
Noriega, cmplice del D. Telesforo, van y qu
hacen? Pues regular Martnez Campos various
centenares de mulos, que luego, cargados de
cartuchos, cayeron en poder de los cubanos.
Pase que D. Telesforo, desertor del ejrcito,
ofrezca la nacin del chanchullo y el contra-
Bando, bestias de carga; pero lo que choca es que
periJicos que se precian de serious califiquen de


conspicuous por su posicin y prestigio al
D. Telesforo y al Noriega.
Con qu derecho se atreve llamar patulea
los cubanos que batallan heroicamente por la
independencia, el pas que cuenta entire sus mi-
litares tipos tan degradados como Ariza y Lolo
Benitez?
Qu puede esperarse de una nacin que fa
el prestigio national en hombres como D. Teles-
foro y Noriega?
La guerra de Cuba reconoce como uno de sus
factors principles, el deseo unnime de los cu-
banos de limpiar de detritus sociales aquella
atmsfera; es guerra no solo sentimental, sino
pleito en que se dirime un problema de justicia,
en su sentido estricto. Cmo no han de aumen-
tar las filas de la rebelin hechos como los cita-
dos, en que la moralidad que protestase opone
la corrupcin cnica mal encubierta con el nom-r
bre de patriotism ?
Este procedimiento es muy espaol y nadie
puede sorprender; en tiempo de paz, Espaa
enva la colonia empleados que desfalcan; en
tiempo de guerra, hombres sin'dignidad, salidos
de las crceles. Y con esta conduct pretende-
rn aun aplacar la just clera que arma el brazo
del criollo? Las ideas no adquieren prestigio ni
fuerza, por grandes y nobles que sean, si el que las
represent ydifunde est en abierta contradiccin
con ellas. Espaa, que pretend representar el
derecho, la justicia, la generosidad y la hidal-
gua, desde el moment en que ingiere en su
ejrcito hombres como Ariza, Lolo Benitez y
otros, pierde toda consideracin y todo respeteo .
los ojos de los que viven aquellas altas ideas.
No pueden por tanto tirar piedras al tejado'
ajeno porque tienen el suyo de vidrio. El ejrcito
cubano no es un ejrcito mercenario que ignore
por qu pelea como le pasa al ejrcito espaol
s3gn ha declarado recientemente Martnez Cam-
pos; entire sus filas no figuran escapados de pre-
sidio, feroces implacables. Los soldados de
Maceo acaso vayan desnudos, como ha dicho en
son de burla El Imparcial pero eso, lejos de
ser un desprestigio, es un imodo de smbolo vi-
viente del estado misrrimo en que la domina-
cin espaola ha dejado la colonial.

-------------- -------------


LA OPINION EN ESPAA

Crnica Poltica. Das de fuertes emociones,-
de vivas inquietudes, de honda tristeza, han sido los'
ltimos siete dias.
Los despachos oficiales, al dar cuenta del orden y
posicin de las columns encargadas de contener y
batir los insurrectos, presentaban sios como en
el centro de un semicrculo formado por nuestras
fuerzas, y cuyo dimetro era la. costa del mar. Espe-
rbase de un moment otro la noticia:de un en-
cuentro important, quizs de un combat decisive.
Tal vez un movimiento combinado de las columns
podria aniquilar el grueso de las bandas rebeldes.
Con tal de que as sucediese, dbanse por compen-
sados los fracasos parciales, el incendio de caave-
rales ingenios, las arrogancias de los separatists,
los esfuerzos'sin resultado, los sacrificios sin fruto.
Mas la suspirada noticia no llegaba, y comps
suba el descontento popular. Lo ocurrido pareca y
parece inexplicable. El telgrafo con su laconismo y
veces con su silencio, haca ms fuerte la tension
de los nimos. Existia y existe un vehemente afn.
por conocer con toda.exactitud y extension aquellos
bacontecimientos y poder former sobre ellos un se-
guro juicio.
Excitadas con todo eso las imaginaciones, des-
brdanse en crticas de la campaa y en planes mili-
tares. En casinos, cervecerias y cafs est siempre
sobre las mesas el mapa de la grande Antilla, ycada
individuo mueve su gusto, travs de llanos y
Smontes, rios y maniguas, los cien mil. soldados tiles
que Espaa tiene en Cuba. Mdense las distancias
con arreglo la escala del plano sobre el cual se
opera, y al enterarse de la escasa anchura del terri-
torio de la isla, especialmente por la provincia de la
Habana, nadie acierta con la explicaci de cmo no
se tropiezan cada paso partidas y columns.
Y la impaciencia crece con tales estimulos y las
crticas se convierten en murmuraciones, y las mur-
muraciones tienden tomar el carcter general de
queja, y as va formndose una atmsfera que pesa
sobre los espritus y los fatiga y los abate.

Los graves inconvenientes de la entrada de los in-
surrectos en la provincia de Pinar del Ro son anti-
cihado tema de todas las conversaciones. La topc-
grafa de dicha prcvincia la ndole de sa poble-
(i n, las hondas di'erencias de clase existentes en
la misma, el combustible que todo ello puede faci-
li.ar al incendio de la rebelda, las dificultades de .
una persecucin eficaz de nuestro ejrcito en un
pas cruzado por speras cordilleras v donde al lado
de las frticks y ricas vegas, producturas del mejor


___ ^






LA REPBLICA CUBANA


ENERo 30, 1896.


tabaco del mundo, est el bosque cos sus malezas
impenetrables, original grandes y muy fundadas in-
quietudes. Alcnzase, sobre todo las personas ilus-
tradas, que la ocupacin de la mencionada provin-
cia por los insurrectos pudiera ser algo semejante
lo quo en la guerra civil de Grecia fu la ocupacin
de Decelia por los lacedemonios : un manantial pe-
renne de invasiones, devastaciones y ruinas.
........................ .. . . .
(Nuevo Mundo, Madrid).

-------^^dr -------

AL MACHETE

En el pueblo de Congojas hubo un gran com-
bate. El pueblo dice un telegrama qued
sumido en la mayor augustia.
Y cmo quieren Vds que queden los habi-
tantes de un pueblo que se llama Congojas ?

Y otro combat en Maltiempo, funesto para
las tropas espaolas.
Pero quin se le ocurre pelear en mal tiem-
po con Maiser? Con lo que debiern haber com-
batido, fu con paraguas.
Despus de todo, no hay que asustarse :
Maltiempo, buena cara.


Dice el bizarre general Salcedo en El Li-
beral:
A ese movimiento han consagrado los insurrectos
todos sus esfuerzos y para realizarlos han preparado
su esqueleto en todas las provincias invadidas, es-
queleto que les ha dado las noticias, los suministros
y hasta los ncleos de.pequeas guerrillas locales.
Para un esqueleto ya es dar.
Ahora comprendemos por qu el gobierno es-
paol escatima la comida sus soldados: Para
que haya various esqueletos por compaa yase-
gurar la victoria.

Dice el ex-ministro Moret (corruptela de Mora)
hablando de la poltica de Cuba :
Lo hectho hasta ahora es perfectamente intil y
hay que borrarlo de la pizarra de las leyes, como se
borran los datos, de un problema que, por no hallar
solucin alguna, es preciso plantear de nuevo.
Eso es lo que estamos haciendo: borrarlo, y
con sangre.


Generales espaoles en Cuba :
CORNEL
Tiene una conciencia tal
de lo que merece l,
que aun siendo ya general
siempre se firma Cornel.

MALDONADO
Ser ste lo que aquel
que con Bravo luch fiel
ir tambien por Castilla
tan lejos como Padilla ? (')

MELLA
Mella con tan mala estrella
est haciendo la campaa,
que ya dicen en Espaa
que no hace ninguna mella.


Dice el Heraldo :
El espritu military se rehace en todos las provin-
cias de la Isla, como lo prueba la frecuencia del
contact de nuestras tropas con el enemigo. Eso
basta para satisfaccin del patriotism en la penn-
sula.
Empezaron por exigir el exterminio de los in-
surrectos, y han acabado por- contentarse con el
contact. Aqu del sainetero :
< Ya te contentars con dos pesetas.


Del mismo peridico :
Siempre hemos creido nosotros que en una lucha
como la de Cuba, important ms los movimientos
que los combates. (I)
Pues moverse, que ya les darn meneos.


Y contina el colega :
La guerra de Cuba va entrar en un perodo en
el que podremos alcanzar grandes xitos sin dispa-
rar un solo tiro.
Y cmo? corriendo?


El acta de diputado por Cuba tiene vuelto el
seso Tesifonte. Dice este corresponsal, en un
telegrama de la Habana, que la disminucin de
(') El Padre.


fuerzas ha impedido Pando que, antes de un
mes, hiciese cantar el Te Deum.... en Baracoa.
i El.Te Deum en Baracoa .....
Y, por qu n besamanos en Remangana-
guas?
----u --- --- '

CHOTEO

No es tan fiero el len como lo pintan. El titu-
lado general Weyler es sanguinario y cruel; pe-
ro en lugar seguro.
Matar nios, ancianos indefensos y mujeres
desvalidas ; pero pelear frente frente del ene-
migo....i Cualquier dial
Adems, Weyler es un military que vale poco
intelectualmente. No har nada que asombre,
como no sea... alguna barbaridad.
*,*
El patriotism espaol:
Copio de la seccin de anuncios de El Impar-
cial de Madrid:
SOLDADO BARATO
Desea ir soldado de la Pennsula Cuba muy bara-
to Sn Bernardo 29.
Qu esperar de una nacin
que se las echa de hidalga,
donde los hroes se venden
como si fueran patatas ?

Otro anuncio del mismo peridico:
HAY SUSTITUTO
para Cuba, barato. Aucha 29
Otro :
Se acepta sustitucin
ir Cuba soldado, precio mdico.
Y con soldados as
nos vienen armar camorra?
vdyanse Vds de all
por no decir la porra!
-------.^. -~t------

BIBLIOGRAFA

El Derecho de Veneuela en la cuestin con Ingla-
terra. Por Eduardo CALCAO. -Caracas. -
Imp. Bruzual. 1895.
SEs un opsculo de i5 pginas, en el cual el repu-
tado literato -y politico que la firma present con


claridad suma y abundancia de antecedentes toda.la
justicia que asiste la Repblica de Venezuela en la
cuestin de limits que sostiene contra la Gran
Bretaa.
NOTA. En esta seccin daremos cuenta, ms 6
menos detallada, de toda publicacin, de la que se
nos envien, franco de porte, dos ejemplares.

Dr Roberto F. TRUFLEY, abo-
gado, se encarga de today clase de ne-
gocios judiciales y extrajudiciales re-
lacionados con su profesin.
22, rue Bergre,.Paris.

CONSEJOS
Agua de Cruspinera
Nada hay ms hermoso que una buena cabellera.
Se puede recorder nuestra madre Eva all en el
Paraso, cun encantadora fu los ojos de nuestro
padre Adn, al contemplarla envuelta en sus abun-
dantes cabellos.
Muchos preguntan por qu las mujeres de los
paises clidos son tan prdigamente favorecidas por
este don de la naturaleza, y es que no saben que
todo es debido la idea feliz del Sr Cruspinera,
quien aprovechando las condiciones maravillosas'de
ciertas plants, ha llegado obtener un preparado
delicioso que se llama Agua de Cruspinera, v
cuyos resultados son la admiracin de las damas
elegantes, porque la vez que fortalece la raiz del
cabello, evita la calvicie y.hace brotar nueva v abun-
dante cabellera donde ya de antiguo solo :habia feos
y nunca bien colocados postizos.
La importacin en Francia de esta magnifica lo-
cin, se le debe al inteligente y active comerciante
Sr. Ferrer, establecido en la Rue Baudin, nmero
20, y la medalla de oro que este product ha con-
quistado en la Exposicin del Trabajo, prueba suli-
cientemente su eficacia.
Asi es que podemos recomendarcon toda confian-
za el agua de Cruspinera. Helena.


HOTELS RECOMENDADOS
; rand Hotel, boulevard des Capucines.
Htel Continental, rue Castiglione.
Hotel Terminius, rue Saint-Lazare.
Hotel din Louvre, rue de Rivoli.
Hotel Mirabeau rue dle la Paix.
H4tel Briitol, place Vendme.
Hotel iMeurlee, rue de Rivoli.
lHotel du Rhlnu, place Vendme.
Htel diu lade, boulevard des Italiens.
lltel de llui ie. rue Drouot.
Hotel des Deux Mondes, avenue de l'Opra.
Hotel Saint-Janues, rue Saint-Honor.
llHtel Canil>bell, avenue Friedland.
Splendlde Hotel, avenue Cariot.
HItel Windsor, rue de Rivoli.
lHtel d'Angleterre, rue de la Boelie.
Hotel Franklin, rue Buffault.
lltel des Capucines, boulevard des Capacines.


DICCIONARIO


ENCICLOPEDICO


ID --:ElJ ,


LE


Contiene las voces, frases, refranes y locuciones de uso corriente en Espaa y Amrica,

las formas desusadas que se hallan en autores clsicos y la Gramtica y sinonimia

del idioma, todo ilustrado con ejemplos y citas de escritores antiguos y

modernos, la Biografa de -los hombres que ms se han

distinguido en todos los tiempos, la Geografia universal,

la Historia, la Mitologa, etc., etc.

Dos tomos en folio con 2,414 pginas o 9,636 columns de tipo pequeo, 671 retratos, 93 mapas en negro '
iluminados, 637 vietas y 1 cuadro de banderas

Contiene adems el DICCIONARIO DE LA RIMA, por Pealver

Anunciamos con verdadera satisfaccin la venta del Diccionario Enciclopdico de la Lengua Castellana, com-

puesto por D. Elias Zerolo, D. Miguel de Toro y Gmez, D. Emiliano Isaza y otros escritores espaoles y
americanos.
No ha sido fcil area reunir en dos volmenes en folio, de poco ms de 1,200 pginas cada uno, la esencia
de los mejores diccionarios y enciclopedias conocidos, pues no slo se hallan en ellos las voces todas que contienen
los Diccionarios de la Academia Espaola, de Salva, el Novsimo y otros lxicos, con excepcin de algn vocablo
intencionalmente excluido por desusado incorrect, sino que nuestro Diccionario tiene millares de voces y acep-
ciones tomadas de los escritores antiguos y modernos y que no se hallan en otro ninguno. Figuran asimismo en l
las voces y sentencias latinas y de otros origenes que por ser de uso constant entire la gente culta, han venido
former parte del caudal comn- de nuestra lengua.
GARNER HERMANOS.


6, FRue des


Sairits-IE'es.s


-l-l-


P.AiRIS


El Catlogo de la Librera Espaola, se remite gratis las personas que lo pidan.


_ r I _LII
t


CA.S.TELL




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs