• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Acknowledgement
 Dedication
 Table of Contents
 Introduccion
 Revision de literatura
 Materiales y metodos
 Resultados y discusion
 Conclusiones
 Literatura consultada
 Back Cover






Title: Effecto de la fertilizacion con NPK en el sistema maiz-frijol asociado, bajo las condiciones del Valle de Monjas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080873/00001
 Material Information
Title: Effecto de la fertilizacion con NPK en el sistema maiz-frijol asociado, bajo las condiciones del Valle de Monjas
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Del Valle Barrera, Ricardo.
Publisher: Universidad de San Carlos de Guatemala
Publication Date: 1975
 Subjects
Spatial Coverage: North America -- Guatemala
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080873
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 184906896

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Acknowledgement
        Acknowledgement
    Dedication
        Dedication 1
        Dedication 2
        Dedication 3
        Dedication 4
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    Introduccion
        Page 1
        Page 2
    Revision de literatura
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Materiales y metodos
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 20a
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Resultados y discusion
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 34a
        Page 34b
        Page 34c
        Page 34d
    Conclusiones
        Page 35
        Page 36
    Literatura consultada
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Back Cover
        Back Cover
Full Text










UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA
FACULTAD DE AGRONOMIA

"EFECTO DE LA FERTILIZATION CON NPK EN
EL SISTEMA MAIZ-FRIJOL-ASQCIADO, BAJO
LAS CONDICIONES DEL VALLEDE -MONJAS


/ i/ .TESIS -- .

/ / I'rscntad, a a li "a\

Si Jui ta Directiva dce Ia

I Facultad de Agronomiia "

S" de la '

t.lini'crsidadl de San Carlo.de Guatenmalaj

Por: I'

,RICARDO DEL VALLE BARRERA I

Al confrrirsele cl i tulo de

INGENIERO AGRONOMO

en elgrado de

LICENCIADO EN CIENCIAS AGRICOLAS


Guatemala, Enero de 1975.











UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

RECTOR

DR. ROBERTO VALDEA VELLANO


JUNTA DIRECTIVE DE LA
FACULTAD DE AGRONOMIA.


Decano Ing. Agr6nomo Edgar Lionel Ibarra

Vocal lo. Ing. Agr6nomo Salvador Castillo Orellana

Vocal 2o. Ing. Agr6nomo Ronaldo Prado Ramirez

Vocal 3o. Ing. Agr6nomo Carlos Guillermo Aldana

Vocal 4o. Perito Agr6nomo Napole6n Medina

Vocal So. Perito Agr6nomo Miguel Angel Castillo

Secretario Ing. Agr6nomo Oswaldo Porres Grajeda.


TRIBUNAL QUE PRACTICE EL EXAMEN
GENERAL PRIVADO


Decano

Examinador

Examinador

Examinador

Secretario


Ing. Agronomo Edgar Lionel Ibarra

Ing. Agr6nomo J. Anibal Palencia

Ing. Agr6nomo Carlos Rodriguez

Ing. Agr6nomo Arturo Guerra S.

Ing. Agr6nomo Oswaldo Porres Grajeda










AGRADECIMIENTO


Dejo constancia de mi agradecimiento a todas aquellas personas y
entidades que contribuyeron de una u otra forma a la finalizacibn
del present studio. Quiero mencionar especialmeite:


A mi asesor de tesis:
Ing. Ag. J. Anibal Palencia 0.



Al Dr. James L. Walker
Por sus valiosas sugerencias para el studio



Al Institute de Ciencia y Tecnologia
Agricolas de Guatemala



A todos y cada uno de mis
compaiieros de trabajo.



Al personal Tgcnico y Administrativo del laboratorio de de suelos
del Programa de Nutrici6n Vegetal del ICTA, especialmente al
Ing. Ag. Roberto Diaz R.










DEDICO ESTE ACTO:


A Dios


A la memoria de mi madre
Raquel Barrera de del Valle (Q.E.P.D.)



A mi padre:
Jose Cecilio del Valle Berducido



A mi esposa:
Alma Inds de del Valle



A mis hfjos:
Karinna y Giovanni



A mis hermanos

A misfamiliares especialmente:
A mi tia Soila B. vda. de Quan
A mi primo Ing. Ag. Rufino Quan B. y

A mis padres politicos.

A mis amigos, con singular
aprecio a los Drs.
Ronal Quan Ma y
Gerardo Giron Moreira.





















DEDICO ESTE TRABAJO







A los pequefios agricultores del oriented de Guatemala, con
quienes he convivido aprendiendo; y a quienes debemos una
mayor comprensi6n en sus propios sistemas de producci6n para
un future mejor.




















Guatemala,
14 de enero de 1975






Honorable Junta Directiva
Honorable Tribunal Examinador


De conformidad con lo establecido en la Ley Organica de
la Universidad de San Carlos de Guatemala, tengo el honor de
someter a vuestra consideraci6n el trabajo de tesis intitula
do: EFECTO DE LA FERTILIZACION CON NPK EN EL SISTEMA MAIZ-FRI
JOL ASOCIADO, BAJO LAS CONDICIONES DEL VALLE DE MONJAS.

Con el present trabajo pretend contribuir al logro de
la informaci6n basica necesaria para la planificaci6n de re-
comendaciones en torno a la fertilizaci6n del sistema de pro
ducci6n maiz-frijol asociado, utilizado por el pequefio agri-
cultor de la region oriental de Guatemala.

Al presentarlo como requisite previo para optar al titu
lo de Ingeniero Agronomo en el grado academic de Licenciado
en Ciencias Agricolas, espero que merezca vuestra aprobaci6n.

Sin otro particular, aprovecho la oportunidad para rei-
teraros las muestras de mi consideraci6n y respeto.






Ricardo del Valle Barrera.













UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA







FACULTAD DEAGRONOMIA
Ciudad Universitaria, Zona 12.
Apartdo Postal No. 1545
GUATEMALA, CENTRO AMERICA






Sefor Decano de la
Facultad de Agronomia
Ing. Agr. Edgar L. Ibarra
Su Despacho


Sefor Decano:


.lno............ .......................................


Guatemala,

14 de enero de 1975


Tengo el honor de dirigirme a usted para
nocimiento, que atendiendo la designaci6n que
hiciera, he ofrecido la asesoria necesaria al
Ricardo del Valle Barrera para la elaboraci6n
grado.


hacer de su co-
ese Decanato me
universitario
de su tesis de


Dicho trabajo, que el universitario del Valle Barrera
sometera ante la consideraci6n de la Honorable Junta Directi-
va de la Facultad como requisite final para optar al titulo
de Ingeniero Agr6nomo, se intititula: EFECTO DE LA FERTILI-
ZACION CON NPK EN EL SISTEMA MAIZ-FRIJOL ASOCIADO, BAJO LAS
CONDICIONES DEL VALLE DE MONJAS.

Conclulda la asesoria requerida, he de informar finalmen-
te al SeHor Decano, que consider el trabajo altamente califi-
cado para merecer la aprobaci6n correspondiente.

Sin otro particular, reitero al S for Decano las muestras
de toda mi consideraci6n./


Ing. Agr. Anibal Palencia Ortiz
Asesor










CONTENIDO


Hoja


Presentaci6n
Agradecimiento
Dedicatoria

1. INTRODUCCION

2. REVISION DE LITERATURE
2.1 Importancia del sistema de
producci6n maiz-frijol asociado
2.2 Requerimientos de fertilizaci6n en el
sistema de frijol solo
2.3 Requerimientos de fertilizaci6n en el
sistema de maiz solo
2.4 Requerimientos de fertilizaci6n para
el sistema maiz-frijol asociado

3. MATERIALS Y METODOS
3.1 Caracternsticas de los sitios
Sexperimentales
3.2 Material experimental
3.3 Metodologia experimental


... 3.1.
3.3.2
3.3.3
3.3.4


Tratamientos seleccionados
Diseno experimental
Manejo de los experiments
Anclisis estadistico


4.. RESULTADOS Y DISCUSSION
4.1 Efecto del nitr6geno
4.2 Efecto del f6sforo
4.3 Efecto del potasio
4.4 Rentabilidad de la fertilizaci6n en el
sistema de maiz-frijol asociado












Hoja

5.. CONCLUSIONS 35

6., LITERATURE CITADA 37










1. INTRODUCTION


En la agriculture de subsistencia, que es prevaleciente en
nuestro medio, el enfoque traditional de buscar soluciones a
trav&s del concept de incrementar rendimientos por unidad de
&rea parece no ser el mcs indicado, debido a que las
recomendaciones t6cnicas derivadas se enfrentan muy
contradictoriamente con la tecnologia propia utilizada por el
agricultor pequeio. Este agricultor, siendo minifundista, tiende a
intensificar el uso de su pequena parcela cultivando mas de una
cosecha en el mismo terreno, ya sea simultdneamente o en
rotaci6n.

Al considerar que mejores respuestas podrian ser logradas
cambiando aquel concept por el de incrementar la rentabilidad
de la unidad de superficie cultivada, se hace necesario el studio
de los factors de rendimiento pero en funci6n de los sistemas de
cultivo prevalecientes. De manera que para el factor de
rendimiento fertilizaci6n, el studio debe realizarse evaluando la
respuesta en terminos del beneficio econ6mico por unidad de
area obtenido con los cultivos que integran el sistema de
producci6n.

En base a,tales consideraciones, el present studio
pretend contribuir al logro de la informaci6n b6sica necesaria
para orientar programs de fertilizaci6n en el sistema de
producci6n maiz-frijol asociado, cuya prcctica es muy comun en
la region frijolera del oriented de Guatemala.

Para el efecto, fue evaluada la respuesta de dicho sistema
a la fertilizaci6n con N, P y K en various niveles de aplicaci6n en
tres localidades del Valle de Monjas, persiguiendo los objetivos
especificos siguientes:

a. Conocer el efecto de la aplicaci6n de N, P205 y K20
sobre los rendimientos de maiz y frijol cultivados en
asociacion;







2



b. Determinar los niveles de fertilizaci6n mas adecuados; y

c. Establecer la rentabilidad de la practice de fertilizacion en
el sistema.










2.. REVISION DE LITERATURE


2.1 Importancia del Sistema de Producci6n Maiz-Frijol
Asociado

De acuerdo con Lepiz (19), se define como siembras
asociadas al eco-sistema agricola donde participan en tiempo y
espacio dos o mds species de plants, tratandose generalmente
de una graminea y una leguminosa.

Por su part Aguirre (1), define como siembras asociadas,
aquellas en que dos cultivos ocupan simultdneamente una
superficie de suelo, compitiendo por luz, nutrimentos y agua.

La asociaci6n maiz-frijol es tan antigua como la propia
historic de los dos cultivos. Al respect, Miranda citado por Lepiz
(19), senala que en Mexico el area de distribuci6n del teocintle
(mazz silvestre), es justamente el de Phaseolus vulgaris L.; que
ambas species tienen el mismo ciclo vegetative y que cuando
6stas crecen juntas, el teocintle sirve de soporte a las variedades
silvestres de frijol comtn.

Lepiz (19), menciona que Patiio (1964), en su
recopilaci6n de datos sobre plants cultivadas en Amdrica, indica
que referencias de la 6poca de la conquista mencionan al mazz y
al frijol como principles fuentes de alimentos de los pueblos de
Amdrica, asi como la prdctica de sembrados asociados.

En Guatemala, datos recientes en relaci6n a los sistemas
de producci6n de maiz y frijol sefialan que un 61.9o/o del crea
total sembrada para la producci6n de frijol y maiz lo es en forma
asociada (6).

De acuerdo con el censo agropecuario realizado en
Guatemala en 1964 (15), de un total de 179,300 quintales de
frijol producido en la Repiblica, el 48.3o/o de esa producci6n
(86,600 quintales), correspondieron a frijol cultivado en forma
asociada a otros cultivos.










Masaya (22), en su studio realizado en diversas
localidades del oriented de Guatemala, encontr6 que la mayor
parte del area cultivada con frijol es en asociaci6n con maiz
durante la epoca de primera Mayoo) e intercalado con maiz en la
epoca de segunda (septiembre).

El studio de los sistemas asociados de producci6n ha
venido cobrando importancia 4ltimamente (6, 16, 19),
considerando que estos sistemas son un buen recurso para el
mejor aprovechamiento de las variaciones del medio ambiente.
Sobre el particular, L7piz. (19) indica que estc perfectamente
establecido que una mezcla de genotipos lleva ventajas bajo un
medio variable y en cuanto a la eficiencia fotosintitica, 6sta
puede ser mayor en la asociaci6n de cultivos, sobre todo cuando
se siembran variedades de frijol no enredadoras, que toman un
estrato foliar inferior en altura al del maiz. Indica por otra parte
y de acuerdo con Rappaport (1971), que el eco-sistema en
cuesti6n ofrece menos fragilidad y una mayor estabilidad que la
de un cultivo solo, puesto que frena en cierto grado la
multiplicaci6n de insects especificos y tiene un mejor
aprovechamiento de las variaciones del habitat.

Bazdn e Hildebrand y French (6,19), consideran que los
s istemas multiples de cultivos para la producci6n en
Centroamerica, son un buen recurso para el mejor
aprovechamiento de la energia luminosa abundante en estos
pauses, al tener dichos sistemas su actividad en diversos estratos
foliares perfectamente definidos.

Otra consideracibn important al respect, es la que hace
Church (8) al indicar que los nuevos sistemas de cultivos
multiples, representan un aumento en nuestra capacidad
tecnol6gica disponible para realizar las metas sociales que se
desean alcanzar.

Esto parece estar de acuerdo con lo que menciona
Mdrquez (21) al referirse a la creciente tasa de crecimiento
demogrdfico de nuestros pauses y al estancamiento de mano de
obra por parte del sector industrial, ya que la oportunidad de










empleo en relaci6n a los incrementos poblacionales es muy baja o
inexistente, por lo que a corto plazo, el sistema de agriculture
deberc ser condicionado de tal manera que permit la ocupaci6n
de la mano de obra ya excedente.

Todo lo anterior ha conducido al inicio de\ studio
cientifico y continuado de tales sistemas.

En el 6rea Centroamericana, el Departamento de Cultivos
y Suelos del Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y
Enseflanza (CATIE), ha iniciado muy recientemente un studio
de campo dentro de su proyecto de Desarrollo de Sistemas de
Producci6n Agricola para el Tr6pico, mediante el cual investiga el
comportamiento de cultivos asociados entire los que se consider
al frijol, como representative de las leguminosas de grano,
participando en diversos grades de asociaci6n con maiz, arroz,
camote y yuca (6).

En Mexico (19) un studio iniciado en 1968 sobre la
asociaci6n maiz-frijol con el fin de determinar las ventajas y
desventajas de tal sistema permiti6 concluir, despuds de 3 a os,
que la asociaci6n de los cultivos maiz-frijol supera en
rendimientos econ6micos a las siembras solas de frijol y de maiz.

Hildebrand y French (16), estudiando en El Salvador un
sistema de multicultivos, encontraron entire otras cosas,
preliminarmente, que dicho sistema tiene el potential de
aumentar el empleo y el ingreso rural debido a que utiliza much
mano de obra por unidad de tierra, aumentando a la vez su
productividad. Por otro lado sehalan que obviamente la
intensidad de uso de la tierra aumenta considerablemente.

En relaci6n a otra de las ventajas que ofrecen los sistemas
asociados de cultivos bajo un buen manejo, existen tambien
coincidencias. Linton (1948), citado por Lepiz (19), al estudiar
en Chapingo, Mexico, la asociaci6n de cultivos maiz-frijol, bajo
una densidad de poblaci6n de 20,000 plants de maiz y 20,000
plants de frijol/Ha observ6 que al sumar las ganancias netas/Ha
por cultivo, en la asociaci6n resultaron ser mayores a la de las











siembras solas. Agrega el mismo autor (19), que estas
conclusions fueron comprobadas por Romero mds tarde (1964),
tambidn en Chapingo, al establecer un ensayo de asociaci6n entire
una variedad de maiz y 6 variedades de frijol de guia con una
densidad de poblaci6n de 30,000 plants para ambos cultivos.

En una series de cuatro experiments llevados a cabo en
1972 por el Plan Puebla, M6xico, utilizando materials criollos y
sembrando el frijol y el maiz el mismo d(a y en el que se
estudiaron niveles de N y de P y densidades de poblaci6n de
maiz, manteniendo constant la poblaci6n de frijol a 60,000
plantas/Ha, Ilegaron a la conclusion de que hay una clara
diferencia en ganancia neta en favor de la asociaci6n (19).

En Guatemala, Garcia y Molina (12) encontraron en un
studio para determinar la densidad de siembra 6ptima en la
asociaci6n maiz-frijol (indeterminado) bajo las condiciones de
Chimaltenango, que la asociaci6n fue significativamente superior
a los cultivos solos de ma(z y frijol en lo que a ingresos brutos se
refiere, habidndose logrado el maximo ingreso cuando la
asociaci6n incluia 34,280 y 23,250 plants por hectcrea de maiz
y frijol respectivamente.

2.2 Requerimientos de Fertilizaci6n en el Sistema de Frijol
Solo

En relaci6n a los requerimientos de fertilizaci6n en los
cultivos, Palencia (26) indica que estos no pueden ser definidos
simplemente con obtener la diferencia entire la cantidad de
nutrimentos requeridos por la plant para un nivel de
rendimiento dado y el contenido natural de 6stos en el suelo, sino
considerando ademds, la dinamica en el suelo de los elements
que habrdn de aplicarse para incluir las perdidas que ocurran por
efecto de lixiviaci6n, volatilizaci6n, fijaci6n, etc.

Fassbender, (11) por su parte, llama la atenci6n en el
sentido de que hay que diferenciar entire la cantidad y relaci6n de
nutrimentos requeridos por la plant para su crecimiento 6ptimo
y aquella por aplicarse a un suelo como fertilizante para que










pueda cubrir las necesidades de la plant; dependiendo entonces
el exito de la fertilizaci6n, del conocimiento exacto de ambas
cantidades y relaciones.

Con respect a las necesidades de fertilizaci6n en el frijol,
Fassbender (11) senala que son altos y que en muchos casos la
fertilidad natural de los suelos en que se cultiva no es suficiente
para cubrir sus necesidades, recurriendose por ello a la aplicaci6n
de fertilizantes. Este mismo autor agrega, que las grandes
variaciones en las dosis 6ptimas de fertilizaci6n que se aprecian al
revisar la literature, se debe a la gran variabilidad de la fertilidad
natural de los suelos y a otras propiedades intrinsecas en donde
se han conducido los experiments.

Tal variabilidad es ilustrada por Bazan (6) con las
dosificaciones de N, P205 y K20 recomendadas en cada uno de
los paises Centroamericanos, como resultado de experiencias
locales realizadas entire 1960 y 1970, cuyo rango de variaci6n se
anota porpais y nutrimiento en el cuadro siguiente:

Dosificaci6n Recomendada (Kg/Ha)
Pais N P205 K20

Costa Rica 12-100 19-150 0-45
Nicaragua 12- 45 24- 90 0-12
El Salvador 20- 45 20- 90 0-45
Honduras 45 90 45

En Guatemala la experiencia sobre el particular tambidn
es indicative de que los requerimientos de fertilizaci6n en el frijol
son variables en funci6n de la localidad en que han tornado lugar
las pruebas.

Seg~in el informed rendidoo ante la Reuni6n Thcnica sobre
Programaci6n de Investigaci6n y Extensi6n en Frijol Celebrada
en Turrialba, Costa Rica (17), en suelos del Valle Central de
Guatemala se encontr6, durante 1956, que 35 Kg de N y 36 Kg










de P205 por hectarea fueron suficientes para elevar el
rendimiento de frijol de 2,000 a 2,746 Kg/Ha; y que tal
dosificaci6n en presencia de 24 Kg de K20, bajo el rendimiento a
1,780 Kg/Ha. Con otra experiencia en los mismos suelos, sin
embargo, se obtuvo un rendimiento de 1,917 Kg/Ha de frijol con
la aplicaci6n de 32 Kg de N y 32 Kg de P205 por hectarea, el
cual fue elevado a 2,307 Kg cuando la dosis de P205 fue
aumentada a 64 Kg/Ha. En el valle de Chimaltenango, por otro
lado, el mismo informed (17) anota que 80 y 50 Kg/Ha de N y
P205 respectivamente, result ser la dosificaci6n mas econ6mica
encontrada en una prueba que se realize en 1963; mientras que
en otra, levada a cabo en 1966, 60 Kg de Ny 80 Kg de P205 por
hectarea, incrementaron significativamente los rendimientos de
frijol.

Esta variabilidad se acentia, pues al estudiar el efecto de
distintas combinaciones de N, P y K sobre el rendimiento del
frijol en la Estaci6n Experimental Chimaltenango durante 1966
(14), se encontr6 una respuesta significativa a la aplicaci6n de
120 y 40 Kg/Ha de N y P205 respectivamente, no asi' a la
aplicaci6n de K en dosis hasta de 100 Kg/Ha de K20.

En la region frijolera del oriented del paid's dicha
variabilidad tambien ha sido puesta en evidencia.

En un studio llevado a cabo durante 1967 (17) para
evaluar el efecto de densidades de siembra y dosis de Ny P sobre
el rendimiento de distintas variedades de frijol bajo las
condiciones de Jalpatagua y Jutiapa, no encontraron respuesta
significativa aun a dosis de 120 Kg/Ha de Ny P205 aplicados en
niveles crecientes que guardaron la proporci6n 1:1.

Por el contrario, en Ipala, Chiquimula, Estrada (10)
determine un requerimiento de 50 Kg de N/Ha para aumentar el
rendimiento de 790 a 1,030 Kg/Ha en suelos donde no observe
respuesta significativa a la aplicaci6n de P205 por ser altos en
f6sforo, pues el andlisis de P result arriba de los 5.7 ug/ml
seifalados como nivel critic para este nutrimento (27). Un









requerimiento similar de N (58 Kg/Ha) en presencia de 50 Kg/Ha
de P205 y K20 respectivamente, fue determinado durante 1973
por el Programa de Nutrici6n Vegetal de ICTA (27). Sin
embargo, resultados experimentales logrados en el Valle de
Monjas, El Progreso, Jutiapa durante 1973 (9), revelaron la
necesidad de aplicar 101 Kg de N/Ha para incrementar el
rendimiento de 353 a 1,052 Kg/Ha, y 40 Kg de P205/Ha para
elevar el rendimiento de 450 a 986 Kg/Ha.

Este mismo autor (9), sefiala que en Jalpatagua no
detect ninguna respuesta a la aplicaci6n de P205, debido a que
los niveles de P en el suelo eran altos. Tampoco encontr6
respuesta a N en Monjas y Asunci6n Mita.

2.3 Requerimientos de Fertilizaci6n en el Sistema Maiz Solo

Al igual que en el caso del frijol, la informaci6n
encontrada en la literature indica que existe gran variabilidad en
los requerimientos de fertilizaci6n del maiz. Esta variabilidad
parece razonable, pues segn Palencia (26), el requerimiento
cuantitativo de nutrimentos minerales var'a de acuerdo a los
niveles de rendimiento possible dentro del rango para alcanzar el
mdximo, los cuales a su vez dependent de las condiciones
ambientales prevalecientes que son variables segun la localidad.

Al respect, Sprague (32) y Sprague y Larson (33) hacen
alusi6n, para ~un mismo rendimiento de maiz (6.5 TM/Ha)
obtenido en dos localidades de los Estados Unidos, a un
requerimiento de 84.5 33.1 y 132.5; y de 67.5 13.6 y 45.3
Kg/Ha de N, P205 y K20 respectivamente.

De acuerdo con Berger y Da Geus, citados por Sdnchez
(30), muchos experiments de campo realizados a trav6s de la
region tropical, indican que el maiz responded positivamente a
tasas de N entire 60 y 150 Kg/Ha; en relaci6n a las necesidades de
f6sforo, Kamprath (18) sefala que en suelos deficientes de esta
misma region, fueron obtenidos rendimientos 6ptimos de maiz
con la aplicaci6n de 100 a 150 Kg de P205/Ha; y con respect a
los requerimientos de K, la evidencia experimental indica, segin











Cox (7), que el maiz ha respondido aproximadamente en una
tercera parte de las experiencias realizadas, especialmente en
suelos Terra Roxa de Brasil, pues en suelos con alto contenido de
K intercambiable, en M6xico, la respuesta se encontr6 s6lo en el
Solo de los casos.

Segzn Salazar (29), los ensayos realizados en el occidente
de El Salvador entire 1962 y 1968, muestran que los rendimientos
mdximos se obtuvieron al aplicar entire 65 y 120 Kg de N/Ha y
entire 60 y 120 Kg de P205/Ha. Similares resultados report
Ballesteros (4) de sus experiencias en Nicaragua, al encontrar que
97-97-48 Kg/Ha de N, P205 y K20 respectivamente, fueron
suficientes para alcanzar los mayores beneficios en las cosechas.

Para la situaci6n particular de Guatemala, la experiencia
obtenida en relaci6n a los requerimientos de fertilizaci6n,
tambien muestran una gran variabilidad en funci6n de las
localidades en que se han realizado los experiments.

Ortiz (24), inform que en la Estaci6n Experimental
Labor Ovalle, Quezaltenango, se increment6 la producci6n de
maiz de 15.88 qq/Mz a 83.44 qq/Mz. con la aplicaci6n de 80
Kg/Ha de N. Experiencias posteriores de este mismo autor (25),
sin embargo, le permitieron determinar que 150 Kg de N/Ha en
presencia de 100 y 50 Kg/Ha de P205 y K20, era el nivel de N
mas adecuado, bajo las condiciones de Cuyuta, Escuintla. Por
otro lado, en la region del altiplano central de Guatemala,
encontr6 para las condiciones de Tecpdn, que 53 Kg de Ny 135
Kg de P205/Ha fueron suficientes para alcanzar un rendimiento
de mcs de 6.5 TM/Ha, en un campo donde se incorpor6 vicia
como abono verde; y para las condiciones de la Estaci6n
Experimental Chimaltenango, encontr6 respuesta significativa a
la aplicaci6n de 242 y 389 Kg/Ha de Ny P205 respectivamente.
Studios anteriores llevados a cabo en Chimaltenango y Patzin
(14), sin embargo, permitieron establecer que 120 Kg/Ha de Ny
180 Kg/Ha de P205 fueron los niveles mas adecuados bajo
condiciones de un buen manejo del cultivo.









El Program de Nutrici6n Vegetal del Instituto de Ciencia
y Tecnologia Agricolas (27) llev6 a cabo en 1973 un total de 33
experiments en mazz para evaluar su respuesta como
monocultivo a las aplicaciones de niveles crecientes de N, P y K.
Del total de 33 ensayos, 18 fueron localizados en el Altiplano
Occidental del pais y 15 en la Costa del Pacifico.

La respuesta significativa a N observada en 9 de los
ensayos instalados vari6 de 5.8 a 42.0 Kg de maiz producido/Kg
de N aplicado, con un promedio de 18.3 Kg de Maiz
producido/Kg de N aplicado. Este valor promedio corresponde a
un rendimiento umbral de 2,553 Kg/Ha y a un rendimiento
maximo stable de 4,749 Kg/Ha que se logr6 con la aplicaci6n de
120 Kg de N/Ha. La respuesta a f6sforo fue de 12.6 Kg de maiz
producido/Kg de P205 aplicado, con un rendimiento que vari6
de 945 Kg, donde no se aplic6 f6sforo, a 2,067 Kg que se
lograron con una aplicaci6n de 89 Kg de P205/Ha.

2.4 Requerimientos de Fertilizaci6n para el Sistema
Maiz-Frijol Asociado.

Para los sistemas de producci6n maiz-frijol asociados, son
muy escasos los conocimientos que se tienen en cuanto a sus
necesidades de fertilizaci6n, a pesar de que son sistemas muy
antiguos en nuestro medio (19).

Seg'n Bartholomew (5), la influencia misma de las
leguminosas en los cultivos con los que se siembra en asociaci6n o
en los cultivos que se siembran a continuaci6n de 6stas es difi'cil
de determinar. Sin embargo, sugiere que ain cuando el process
simbi6tico de fijaci6n de N puede suministrar una parte o todo el
N usado por la plant hudsped como resultado de este process,
otras plants que estdn asociadas o siguen al huesped en una
secuencia de cultivos, podrian beneficiarse al abastecerse con el
incremento de N.

No obstante lo anterior, Chan (1970) y Moncada (1955),
citados por este autor (5), indican que durante el periodo de










crecimiento active de las leguminosas la cantidad de nitr6geno
que se liberal y se hace disponible para los cultivos asociados es
pequefa; siendo solamente cuando las leguminosas maduran o
cuando las condiciones ambientales provocan la muerte de las
leguminosas, que el N de los tejidos comienza a hacerse
disponible a travys de la descomposici6n bacteriana, Ilegandose
en algunos casos a tener en el suelo de 110 a 130 Kg de N/Ha
despuds de dicha descomposici6n.

Los pocos trabajos realizados a la fecha, encaminados a
conocer los requerimientos nutricionales para los sistemas de
producci6n maiz-frijol asociados, indican en la mayoria de los
casos que tales requerimientos estan en funci6n de los factors
ambientales que se dan en cada localidad, de las densidades de
maiz y frijol que se cultivan y de las variedades utilizadas (19).

Segtn L6piz (19), Nifiez y Acosta (1972), al trabajar con
la asociaci6n maiz-frijol en cuatro localidades diferentes en el
Valle de Mexico, encontraron que los estimulos que se tradujeron
en mcximo valor de la cosecha fueron: Para N, entire 90-120
Kg/Ha, para P205 entire 30 y 60 Kg/Ha, con una densidad de
maiz que vari6 de 30,000 a 60,000 plantas/Ha y para frijol de
40,000 a 50,000 plantas/Ha.

Este mismo author (19), menciona que la conclusion a la
que legaron en relaci6n a una aproximaci6n de recomendaci6n
en fertilizaci6n, despuls de unia series de cuatro experiments
Ilevados a cabo por el Plan Puebla en 1972 para el sistema
maiz-frijol asociado, es el de aplicar 150-40-0 Kg de N, P205 y
K20 respectivamente, ya que fueron los niveles con los que se
lograron mayores cosechas, bajo una densidad poblacional de
30,000 y 60,000 plantas/Ha de maiz y frijol respectivamente.

Otros studios llevados a cabo en 1972 en el Valle de
Mexico (19), en que se evaluaron para maiz H-28 20,000, 30,000
y 40,000 plantas/Ha y para la variedad de frijol Negro-150,
50,000, 80,000 y 100,000 plantas/Ha con la aplicaci6n de cuatro
niveles de fertilizaci6n (00-00-00, 80-40-0, 120-80-0 y 160-80-0






13


Kg de cada nutrimento/Ha), sefalan que una primera
aproximaci6n de recomendaci6n para las areas donde se siembra
de temporal, podria ser la de utilizar 40,000 plants de maiz
H-28 en asociaci6n con 80,000 plants de frijol Negro-150, con la
adici6n de 120-80-0 Kg/Ha; y que ademds una primera
aproximaci6n para terrenos de riego en el Valle de Mexico,
podria ser la de utilizar 30,000 plants de maiz H-28 en
asociaci6n con 50,000 plants de frijol Negro-150, aplicando la
misma dosis de Ny P205.










3. MATERIALS Y METODOS


3.1 Caracteristicas de los Sitios Experimentales

Para evaluar la respuesta del sistema de cultivo maiz-frijol
asociado a la fertilizaci6n con nitr6geno, f6sforo y potasio, se
condujeron tres ensayos en fincas de pequenos agricultores
ubicadas en la jurisdicci6n de la aldea El Ovejero, en el Valle de
Monjas, a inmediaciones del limited entire los Departamentos de
Jalapa y Jutiapa.

Estas fincas se localizan a una altitude de 960 metros snm,
aproximadamente entire las coordenadas geograficas 14o27'
latitud norte y 890 52' longitud oeste.

De acuerdo con el diagrama para la clasificaci6n de las
zonas de vida o formaciones vegetables del mundo, propuesto por
Holdridge (13), esta region, con una media annual de 924 mm de
precipitaci6n pluvial y una temperature media de 21.50C,
corresponde a una zona de Bosque Seco Subtropical.

Seg~n la Clasificaci6n de Reconocimiento de los Suelos
de Guatemala (31), los suelos de la zona se identifican como "de
los valles no diferenciados", los cuales se caracterizan por ocupar
un alto porcentaje de creas con declines y caracteristicas internal
favorables al uso intensive con la aplicaci6n de fertilizantes. Sin
embargo, un studio mds detenido permiti6 establecer que los
suelos donde tuvieron lugar los ensayos pertenecen a las series
Quezada y Chicaj. Los suelos de la series Quezada, segin Simmons
et al (31), se caracterizan por ser profundos, bien drenados,
desarrollados sobre ceniza volcanica ddbilmente cementada, en
un clima seco a himedo-seco. Ocupan un area de 2,544 Has, con
relieves casi pianos a altitudes medianas en el sureste de
Guatemala. El suelo superficial a una profundidad de 30 cm, es
franco arcilloso friable de color cafe rojizo obscure, con
estructura de granular a cuibica y una reacci6n alrededor de pH 6.

Los suelos Chicaj, que estdn ampliamente distribuidos en
el este de Guatemala ocupando un area de 36,203 Has, son











delgados, mal drenados, desarrollados en un clima seco sobre
ceniza volc6nica cementada de grano fino. Ocupan terrenos casi
pianos en bolsones a elevaciones bajas y medianas. El suelo
superficial, a una profundidad alrededor de 20 cm, es arcilla
plhstica de color gris muy oscuro, con estructura ctbica gruesa y
pH alrededor de 7.

En el mapa se ilustra la localizaci6n de los ensayos y en el
Cuadro 1 se hace referencia a su identificaci6n, al nombre del
agricultor colaborador y a la series de suelos correspondiente. Se
consigna tambidn, informaci6n sobre algunas caracteristicas
fisicas y quimicas determinadas a travys del andlisis, practicado
en muestras de suelos representatives de los sitios donde se
instalaron los ensayos.

La clase textural fue determinada siguiendo la ticnica del
Hidr6metro descrita por Bouyoucos (3).

El pH se determine en agua con una relaci6n suelo-agua
de 1:2.5 utilizando un potenciometro Fisher Accumet modelo
210, con electrodes de vidrio.

Para el andlisis de P, K, Ca y Mg se utiliz6 la soluci6n
extractora de Nelson et al (HC1, 0.05N + H2S04, 0.025N;
suelo-soluci6n 1:5).

El P fue determinado por fotocolorimetria usando
metavanadato de amonio para desarrollar color; el K empleando
un fot6metro de llama Perkin Elmer modelo 146; y el Ca y Mg,
utilizando un espectrofot6metro de absorci6n at6mica Perkin
Elmer model 103.

Los Nitratos (NO-) se extrajeron con una soluci6n de
CuS04, 0.02N + AgSO4, 0.02N, utilizando una relaci6n
suelo-soluci6n extractora de 1:5 y un tiempo de agitaci6n de 19
minutes *. La determinaci6n de NO se hizo con un colorimetro
Coleman-295, usando 6cido fenol disulf6nico y una soluci6n de
NaOH y EDTA para desarrollar color.
* Comunicaci6n personal del Dr. D.W. James, Dept. Soil Science and
Biometeorology, Utha State Univ. Abril, 1973.











Localizacibn de los ensayos realizados en el Valle de Monjas,

Jalapa-Jutiapa


43 KM.
I 4.0 KM.


I.


dor d

.1r
/ il








CUADRO1.


Localizaci6n y caracteristicas fisicas y
quimicas de los sitios experimentales

No. Serie Clase
En Localizaci6n Colaborador de Textural ug / ml me/1 00 ml** ppm
sayo Suelos pH P K Ca Mg NO3


1 El Ovejero, J. Contreras Quezada Fr.Arc. 6.5 8.15 263 13.42 7.24 39
Progreso, Jutiapa


2 El Ovejero, F. Contreras Quezada Fr.Arc. 6.5 8.15 263 13.42 7.24 39
Progreso, Jutiapa


3 El Ovejero, L. Pineda Chicaj Fr.Arc.Ar. 6.6 9.73 497 18.18 7.12 17
Progreso, Jutiapa


* Determinados con HC1 0.05N +H2SO4 0.025N; suelo/soluci6n 1:5
** Determinados con CuSO4 0.2N + AgSO4 0.2N: suelo/soluci6n 1:5











3.2 Material Experimental

La respuesta del sistema maiz-frijol asociado a la
fertilizaci6n con nitr6geno y f6sforo, fue evaluada utilizando 7
niveles de aplicaci6n. Los niveles crecientes de N fueron
estudiados en presencia de un nivel constant de P205 y K20; y
los niveles crecientes de P205 en presencia de niveles constantes
de N y K20. En ambos casos, la aplicaci6n de los niveles
constantes fue considerada necesaria para evitar los riesgos de un
efecto limitante por deficiencia y de esta manera conseguir una
expresi6n mds valida de los tratamientos seleccionados.

Como fuente de nitr6geno se utilize urea con 46o/o de N;
de f6sforo triple superfosfato de calcio con 46o/o de P205; y de
potasio, muriato de potasio con 60o/o de K20.

En todoss los ensayos se utilize el hibrido de maiz H-3
que es ya comtin en la region, el cual tiene un ciclo vegetative de
105 a 110 dias; y la variedad de frijol Turrialba 1 que estd siendo
introducida como uno de los materials mejorados, Esta
variedad es de hdbito semi-indeterminado, con un ciclo vegetative
de 90 a 100 dias.

3.3 Metodologfa Experimental

3.3.1 Tratamientos Seleccionados

En el Cuadro 2 se anotan los tratamientos que fueron
seleccionados para el present studio. En total fueron
considerados 18 tratamientos de los cuales los primeros 17 para
estudiar el efecto de los siete niveles crecientes de N y P205,
incluyendo el possible efecto de las interacciones, y el uiltimo para
explorer la respuesta a potasio.

En dos de los experiments (El Ovejero 1 y El Ovejero 2),
el efecto de las interacciones fue estudiado con los niveles de 2 y
6; y en El Ovejero 3 con los niveles 1 y 7.







CUADRO 2.


Tratamientos Seleccionados

Kg /Ha Kg/ Ha
Tratamiento Tratamiento
N P2 05 K20 N P2 05 K2 0

1. N P4 K4 0 990 45 12. N4 P7K4 90 180 45
2; N2P4K4 30 90 45 13. N4P4K4 90 90 45
3: N3P4K4 60 90 45 14. N2P2K4 30 30 45
N P1 K4 0 0 45
4. N5 P4 K 120 90 45 NPK4 50 45
15.-- 2 6 K4 30 150 45
5. N6 P4K4 150 90 45 N P7 K4 0 180 45
6. N7P4K4 180 90 45 16. N6P2K4 150 30 45
7. N4P2K4 90 0 45 17. N6 P6K4 150 150 45
8. N4P2K4 90 30 45 N7 P7 K4 180 180 45
9. N4 P3 K4 90 60 45 18. N6P6K1 150 150 0
10. N4P5K4 90 120 45 N7P7 K1 180 180 0
11. N4P6K4 90 150 45










3.3.2 Disefio Experimental

Para los efectos de la evaluaci6n de los 18 tratamientos
seleccionados, se us6 un disefio experimental de Bloques
Completos al Azar con tres repeticiones.

Las unidades experimentales quedaron definidas por 8
surcos de frijol y 2 de maiz de 10 m de longitud, en un area de
40 metros cuadrados (4 x 10 m) para la parcela total; y por el
mismo n4mero de surcos en ambos cultivos, pero de 8 m de
longitud, para la parcela neta (32 m2).

La distribuci6n de los cultivos dentro de cada unidad
experimental, que se hizo de acuerdo a una de las prdcticas
acostumbradas para la asociaci6n ma'z-frijol en la region, fue de
2 surcos iniciales de frijol luego un surco de maiz, seguido de 4
surcos de frijol; a continuaci6n un surco de matz y finalmente 2
surcos de frijol, De esta manera, entire cada dos surcos
consecutivos de maiz fueron sembrados cuatro surcos de frijol,
tal como se muestra en la fotografia. Con el prop6sito de lograr
uniformidad y un mejor ajuste al irea disponible, no se dejaron
surcos intermedios ni espacios entire unidades experimentales
para el control de los efectos de vecindad.

3.3.3 Manejo de los Experimentos

El terreno fue preparado con aradura profunda y dos
pasos de rastra a travis del drea en sentido perpendicular. Esta
iltima operaci6n fue aprovechada para incorporar al suelo el
insecticide Volat6n Granulado (2.5olo de material active), a
raz6n de 50 libras por manzana, para el control de las plagas del
suelo.

Los surcos fueron abiertos a una distancia entire si de 0.4
m, utilizando un arado de madera con punta de metal halado por
bueyes.

Al fondo del surco fue colocada la dosis total
correspondiente a cada nivel de f6sforo y potasio y la mitad de la







































Vista parcial de uno de los ensayos done puede apreciarse el
numero de surcos de maiz y frijol sembrados en el sistema.









dosis de cada nivel de nitr6geno. Este fertilizante se cubri6 luego
con una capa de suelo de 5 cm de espesor, para proceder a la
siembra.

La otra mitad de la dosis de N fue aplicada 30 dias
despuds de la siembra (inicio de la floraci6n del frijol) en banda
superficial al lado del surco de ambos cultivos.

La siembra se llev6 a cabo a mano, simultaneamente en
los dos cultivos, con una densidad de 120 semillas de frijol y 73
semillas de maiz por surco de 10 metros de longitud. El frijol fue
sembrado a mas o menos 10 cm entire plants y el maiz
enposturas de 3 semillas a cada 50 cms. Ocho dias despuds de la
germinaci6n fue efectuado un raleo, para dejar una poblaci6n,
por surco de 10 metros, de 101 plants de frijol y 42 plants de
maiz (2 plants por postura). En esa forma la densidad de
poblaci6n final fue de 200,000 plants de frijol y 20,000 plants
de maiz por hectdrea, lo cual equivale a 4/5 y 1/2 de la poblaci6n
normal, respectivamente, para cultivos solos.

Los ensayos de El Ovejero 1 y 2 fueron sembrados el 24 y
25 de mayo de 1974 respectivamente; y el del Ovejero 3 el 20
de junio del mismo afo.

Las labores culturales se realizaron de acuerdo con la
tradici6n de la localidad. Una limpia a mano con azad6n, tanto
para el maiz como para el frijol, 10 dias despu6s de germinado
este iltimo y una segunda limpia 10 dias despu6s de la primera
tambidn para ambos cultivos, lo cual permiti6 un buen control de
las malezas.

El control de insects en frijol (Diabr6tica sp., Bemisia
tabassi Empoasca fabae y Apion godmani), se efectu6 mediante
un total de 3 aplicaciones de insecticides, las dos primeras con
Sevin en polvo humectable al 80o/o, a raz6n de 25 gramos por
bomba de 4 galones, efectuando la primera aplicaci6n 8 dias
despubs de germinado el frijol y la segunda 8 dias mis tarde. La
tercera aplicaci6n se efectu6 con Folidol, a raz6n de 5 ml por
gal6n de agua al inicio de la floraci6n del frijol para controlar
principalmente el picudo de la vaina (Apion godmani).











Durante los dias 29 y 30 de agosto se efectu6 la cosecha
de frijol en El Ovejero 1 y 2, y el 26 de septiembre en El Ovejero3.

Quince dias despuds de cosechado el frijol se procedi6 a
"doblar" el maiz para protejerlo de las ltimas lluvias y 20 dias
mds tarde se efectu6 la cosecha. Inmediatamente despu&s de
efectuada la cosecha de cada cultivo, se determine humedad para
obtener el peso del grano a humedad constant (frijol 13o/o y
maiz 14o/o), utilizando para esta operaci6n un determinador
manual de humedad marca Dole-400.

3.3.4 Anlisis Estadistico

Los resultados experimentales obtenidos de cada ensayo,
fueron analizados para interpreter la respuesta de cada cultivo a
la fertilizaci6n, mediante funciones de rendimiento.

Para el efecto, se us6 el modelo Discontinuo Rectil'neo
desarrollado por Waugh, Cate y Nelson en base a la Ley del
Minimo de Liebig (34).

Debido a que este modelo postula una respuesta lineal al
factor limitante principal, que se detiene para estabilizarse
horizontalmente cuando otro factor se hace limitante para luego
reasumir su tendencia al ser corregida tal limitaci6n, los datos de
cada ensayo fueron manejados para determinar la linea de
regresi6n de la Zonaa de respuesta", y la linea de rendimiento
mdximo stable en la Zonaa de no respuesta" (27).

La ecuaci6n de regresi6n Y= a + bX fue determinada
estimando los valores de a y b de acuerdo al model mas
apropiado para describir la respuesta observada en cada ensayo.
Dicho modelo fue seleccionado en funci6n de la minima suma de
desviaciones al cuadrado con respect a la media, considerando
como tal la l'nea de respuesta y la linea de rendimiento mdximo
stable. El rendimiento mdximo stable, se determine calculando
el promedio de los rendimientos correspondientes a los niveles
donde ya no se observe respuesta, excluyendo aquellos cuya
diferencia con respect a dicho promedio fuera estadisticamente





23




significativa. El rendimiento maximo stable no incluy6, por
supuesto, ninguno de los puntos que sirvieron para determinar la
pendiente en la Zonaa de respuesta".

Para determinar la respuesta significativa de los niveles
crecientes de N y P205 aplicados, se us6 un comparador
equivalent al 75o/o del rendimiento mdximo stable,
considerando para el efecto, que el rendimiento del nivel 0 6 de
otro nivel estuviera por debajo de dicho comparador.









4. RESULTADOS Y DISCUSSION


Los resultados experimentales obtenidos en el present
studio se consignan en el Cuadro 3. Estos resultados, que
correspondent al rendimiento de ma[z y frijol en grano al 14 y
13o/o de humedad respectivamente, constituyen el promedio de
tres repeticiones, expresado en Kg/Ha, de cada uno de los
tratamientos y sitios considerados para evaluar el efecto de
nitr6geno, f6sforo y potasio sobre el sistema de cultivo
maiz-frijol asociado.

El efecto de cada uno de los nutrimentos mencionados
fue evaluado sobre el promedio del rendimiento correspondiente
a cada nivel, pero sin incluir en dicho promedio, los rendimientos
obtenidos en tratamientos con niveles cero acompailantes, tal
como aparece en el Cuadro 4.

El resultado del andlisis se present en el Cuadro 5, donde
se consignan los components de las funciones de respuesta
significativa correspondientes a los nutrimentos N y P; y en el
Cuadro 6, donde aparecen los rendimientos relatives con respect
al testigo, de los tratamientos con y sin K. El resultado de dicho
andlisis, se ilustra en los Grdficos 1, 2 y 3.

4.1 Efecto del Nitr6geno

El efecto de la aplicaci6n de nitr6geno, en presencia de
30 hasta 180 Kg de P205/Ha y 45 Kg/Ha de K20(Cuadro 3),
fue estadisticamente significativa en todas las localiaaaes, tanto
para miz como para frijol.

En maiz, tal efecto se observ6 hasta niveles de 42.4, 46 y
60 Kg de N/Ha, produciendo incrementos del 73, 57 y 194 por
ciento, respectivamente (Cuadro 5). A partir de dichas dosis de
N, los rendimientos mdiximos se estabilizaron, en su orden, en
3828, 3872 y 3304 Kg/Ha, rendimientos que pueden ser
calificados como muy buenos, especialmente si se consider que
correspondent a una poblaci6n de 20,000 plantas/Ha que equivale
a un 50o/o de la poblaci6n normal de maiz solo.











Bajo las condiciones del present studio, la tasa de
respuesta a N observada (Cuadro 5), fue de 30.80, 32.78 y 38.00
Kg de maiz producido por Kg de N aplicado.

Los niveles de N determinados en estos ensayos para
lograr el mdximo rendimiento stable, estuvieron por debajo de
los encontrados por otros investigadorees, tanto para maiz solo
(22,23,25,27,28), como para la asociaci6n maiz-frijol (18),
posiblemente debido al efecto residual de la fertilizaci6n
efectuada a los cultivos de tomato y cebolla que precedieron al
maiz en los experiments cuyos resultados se presentan, tal como
lo demuestra el contenido alto de nitrates observado a travis del
andlisis de suelo correspondiente (Cuadro 1). Tambien puede ser
atribuido a la presencia misma del frijol que propici6 fijaci6n
simbi6tica de nitr6geno atmosferico, tal como lo sugiere
Bartholomew (3).

En frijol, el efecto positive de la aplicaci6n de N se
observe hasta el nivel de 30 Kg de N/Ha, en los tres sitios donde
se llev6 a cabo la prueba, logrdndose incrementos que alcanzaron
el 128, 126 y 70 por ciento, respectivamente.

En relaci6n a este comportamiento, result muy
interesante sefialar que con el mismo nivel de N aplicado se
lograron rendimientos mdximos estables que variaron de 745
Kg/Ha en El Ovejero 3 a 1740 y 1750 Kg/Ha en los otros dos
sitios (Cuadro 5), ya que al no ser concordante con la aseveracibn
de que a mayor rendimiento mayor requerimiento de insumo
(24), llama la atenci6n sobre la necesidad de considerar
simultaneamente otros factors de rendimiento ajenos al
fertilizante. En este caso los rendimientos bajos observados en el
ensayo localizado en El Ovejero 3, aparentemente estdn
relacionados con el imbalance entire el K, Ca y Mg que revel6 el
andlisis de suelos (Cuadro 1) y con la fecha de siembra de este
ensayo (junio 20 de 1974), o sea 25 dias despu6s de haber
sembrado los otros dos.

La tasa de respuesta a N observada, fue de 32.78, 32.37 y
10.27 Kg de frijol producido por Kg de N aplicado, en los










ensayos de El Ovejero 1, 2 y 3 respectivamente. La relative baja
tasa de respuesta que se encontr6 en el experiment de El
Ovejero 3, de nuevo parece tener su explicaci6n en el efecto de
inadecuado balance cati6nico y de la siembra tardia, arriba
senalados.

El requerimiento de N encontrado en estas pruebas para
lograr rendimientos mdximos bajo las condiciones en que se
llevaron a cabo, esta dentro del rango de variaci6n de las dosis
recomendadas para frijol solo en el area centroamericana (5) y
por debajo de los niveles determinados en experiencias logradas
en Guatemala (8, 9, 12, 26).

En relaci6n al N requerido por el frijol en el sistema
maiz-frijol asociado, que corresponde a la forma en que se llev6 a
cabo el present studio, cabe seRalar que tambidn estuvo por
debajo de lo determinado por otros investigadores (18),
posiblemente debido al mayor requerimiento del maiz en el
sistema.

4.2 Efecto del F6sforo

El efecto de los niveles crecientes de P205 sobre los
rendimientos de maiz y frijol en el sistema, fue evaluado en
presencia de 90 Kg de nitr6geno y 45 Kg de K20 por hectdrea,
aunque el nivel de 90 Kg de P205/Ha incluy6 dosis de N que
variaron de 30 a 180 Kg/Ha (Cuadro 3).

Bajo las condiciones en que se llevaron a cabo los
ensayos, en ninguno de ellos se observe respuesta
estadisticamente significativa a la aplicaci6n de P205 en dosis
que llegaron hasta 180 Kg/Ha.

Esta falta de respuesta, que fue observada tanto en maiz
como en frijol (Cuadros 4 y 5), parece estar relacionada icon el
adecuado nivel de f6sforo en el suelo, pues de acuerdo con el
an6lisis de P realizado en muestras representatives de los campos
donde se instalaron los ensayos (Cuadro 1), la concentraci6n de











f6sforo disponible estuvo al inicio de las pruebas por encima del
nivel de 5.7 ug/ml senialado como critic por el Programa de
Nutrici6n Vegetal de ICTA (27).

4.3 Efecto del Potasio

Debido a que los niveles de N y P205 fueron evaluados
en presencia de 45 Kg de K20/Ha, en suelos cuyo nivel de K
disponible estaba por encima del nivel critic (54 ugml )
encontrado por el Programa de Nutrici6n Vegetal de ICTA (27),
el efecto del potasio fue evaluado mediante un tratamiento
adicional que no incluia potasio (No. 18, Cuadro 3).

Los resultados obtenidos, que se resume en la parte final
del Cuadro 4, indican que la presencia de K provoc6 un
efectofuertemente detrimental en los rendimientos de maiz y en
los de un caso de frijol. Este resultado concuerda, en el caso del
frijol, con el efecto negative del K detectado bajo las condiciones
de Chimaltenango (17).

Este efecto negative del potasio parece tener relaci6n con
el alto contenido natural de K disponible en el suelo (Cuadro 1),
pues es de esperarse que su adici6n haya provocado un imbalance
con el Ca y/o el Mg. Sobre este particular, York et al, citados por
A rmijos (2), indican que el encalado y las fertilizaciones potasicas
excesivos provocan frecuentemente carencia de Mg debido al
antagonism i6nico; y Fudge, citado tambien por Armijos (2),
sefiala que la aplicaci6n desbalanceada al suelo de uno de los tres
nutrimentos (K, Ca, Mg) produce efectos represivos en la
absorci6n de los otros dos.

El hecho de que este efecto no se haya observado en el
frijol en dos de los experiments, da idea de que existen
diferencias especificas en cuanto a la tolerancia de los efectos del
imbalance cati6nico, lo cual est6 de acuerdo con los resultados de
experiencias recientes llevadas a cabo en Wisconsin*, que
permitieron establecer un comportamiento distinto, azin entire
genotipos de una misma especie (Maiz).
* Comunicaci6n personal del Dr. James L. Walker, Director Regional del ISFEI,
N.C. State University.









Para poder cuantificar mas objetivamente el efecto
negative del potasio sobre el rendimiento de maiz, fueron
estimados los rendimientos relatives (oloY) con respect a un
testigo, de cada uno de los tratamientos con y sin potasio
(Cuadro 6).

Como testigo se utiliz6 el tratamiento con cero nitr6geno,
en vista de haber sido este nutrimento el que mas limit los
rendimientos en ambos cultivos.

En el Cuadro 6 y en el Grdfico 3 donde se ilustran estos
resultados, puede notarse que los rendimientos relatives (oloY)
con respect al testigo correspondientes a los tratamientos sin
potasio (Ko) y con 45 Kg de K20/Ha (K45), fueron rms altos
en el primero que en el segundo, except para frijol en dos de los
experiments realizados. Este comportamiento excepcional
puede explicar que la tolerancia diferencial interespecifica al
imbalance cati6nico tiene su limited, pues al observer los
resultados del andlisis de suelos (Cuadro 1), se advierte que
mientras en los ensayos donde el contenido de K disponible era
de 263 ug/ml (0.67 mq/100 ml) el frijol toler6 el efecto del
imbalance, en el ensayo donde dicho contenido de K fue de 495
ug/ml (1.27 meq/100 ml) se observ6 un efecto detrimental en el
rendimiento de frijol que alcanz6 el 26o/o.

4.4 Rentabilidad de la Fertilizaci6n en el Sistema de
Maiz-Frijol Asociado

Para evaluar el beneficio econ6mico de la fertilizaci6n en
el sistema maiz-frijol asociado, fue considerado el ingreso bruto
en relaci6n al costo del insumo requerido.

El ingreso bruto fue estimado en base a los precious que
operaron en la region al 30 de diciembre de 1974. Estos precious,
segin INDECA *, correspondieron a Q. 0.15 el Kg de maiz y Q.
0.44 el Kg de frijol. En relaci6n al costo del insumo requerido fue
considerado inicamente el nitr6geno, en vista de que solamente
este nutrimento mostr6 efecto positive sobre el rendimiento de
los cultivos considerados. De acuerdo con informaciones de las
* Comunicaci6n personal del. P. Agr. J..A: Jiuregui, Promotor de Mercadeo de
INDECA.











casas comerciales se estableci6 que para fines de 1974, el precio
de la urea (46o/0) fue de Q. 21.00 el quintal, lo cual equivale a
Q. 1.01 el kilogramo de N.

En base a lo consignado en el Cuadro 5, en promedio
fueron requeridos 49.5 Kg de N para elevar el rendimiento de
maiz de 1,932 a 3,668 Kg/Ha y 30 Kg de N/Ha para elevar de
657 a 1,412 Kg/Ha los rendimientos de frijol.

A los precious aludidos, el ingreso bruto fue el siguiente:

Cul- Sin aplicaci6n Con aplicaci6n
tivo de Nitr6geno de Nitr6oeno

Maiz 1,932 x 0.15 = Q.289.80 3,668 x 0.15= Q. 550.20
Frijol 657x 0.44 = Q. 289.08 1,412 x 0.44= Q. 621.28

TOTAL Q. 578.88 Q.1,171.48

La diferencia entire estos ingresos brutos, que puede ser
considerada como el beneficio que produjo la aplicaci6n de
nitr6geno, ascendi6 a la suma de Q. 592.60/Ha (1,171.48-578.88
= 592.6), que es equivalent a un 102o/o de incremento del
sistema fertilizado con respect al que no recibi6 fertilizaci6n.

Para determinar la relaci6n beneficio/costo del sistema, se
utilize el mayor requerimiento de N que correspondi6 al ma'z
(49.5 Kg de N/Ha), el cual a un precio de Q. 1.01/Kg de N
represent un costo de Q. 50. De esta manera, la relaci6n
beneficio/costo result ser igual a 11.85 (590/50), que significa
un retorno de Q. 11.85 por cada quetzal invertido en nitr6geno.











CUADRO 3.


Rendimientos promedio de maiz (14o/oH) y
frijol (13o/OH) expresados en Kg/Ha,
obtenidos en cada uno de los tratamientos
estudiados en el sistema Maiz-Frijol
asociado. 1974

El Ovejero 1 El Ovejero 2 El Ovejero 3
No. Tratamiento Mafz Frijol Maiz Frijol Mafz Frijol


45 2456 767 2215
45 3274 1857 3210
45 4178 1940 4067
45 4076 1785 4057
45 3981 1764 3966
45 3997 1772 3906
45 4091 1817 3992
45 3668 1903 3644
45 3818 1802 3881
45 3824 1761 3762
45 3817 1709 3679
45 4005 1688 3979
45 3931 1886 3929
45 3376 1865 3339
45
45 3491 1803 3517
45
45 3994 1358 3895
45
45 2950 1285 3010
45
0 3756 1232 3749


769 928 479
1873 2138 919
1909 3159 971
1822 3028 792
1731 3144 830
1742 3431 663
1797 3703 635
1907 3263 656
1760 3313 585
1760 3309 600
1708 3322 547
1682 3713 528
1863 4088 891
1884
881 446


1 0
2 30
3 60
4 120
5 150
6 180
7 90
8 90
9 90
10 90
11 90
12 90
13 90
14 30
0
15 30
0
16 150
180
17 150
180
18 150


180 180 0 3806 3806 604


1472 395


3206 480


3416 471


180 180 0


3806 3806 604













CUADRO 4.


Rendimiento promedio, expresado en
Kg/Ha de grano, correspondiente a
casa uno de los niveles de
N, P205 y K20 estudiados

Trata- El Ovcjero 1 El Ovejero 2 El Ovejero 3
miento Maiz Frijol Maiz Frijol Mafz Frijol


2456 766

3380 1840

4178 1940

3840 1790

4076 1785

3640 1470

3997 1772



4091 1817

3680 1710

3818 1802

3910 1830

3824 1761

3817 1600

4005 1688



3756 1232

2950 1285


2215 769

3355 1850

4067 1909

3812 1780

4057 1822

3624 1448

3906 1742



3992 1797

3626 1719

3881 1760

3856 1823

3762 1760

3402 1582

3979 1682



3749 1273

3010 1247


NO

N30

N60

N90

N120

N150
N180



P0

P30

P60

P 90

P120

P150

P180



K0

K45


1200

2138

3159

3501

3028

3144

3424



3455

3263

3313

3165

3309

3322

3565



3806

3416







CUADRO 5.
Componentes de las funciones de respuestas
significativa, estimadas con los rendimientos
de maiz y frijol mediante el modelo
discontinue rectilineo


lidad


Element
Cultivo Estudiado


Loca
1. El Ove


2456 30.80 3872
3872
766 32.78 1750
1750
2215 38.00 3828
3828
769 32.37 1740
1740
1124 36.33 3304
3304
437 10.27 745
745
1932 35.07 3668
657 25.17 1412


46 Kg N/Ha

30 Kg N/Ha

42.4 Kg N/Ha

30 Kg N/Ha

60 Kg N/Ha

30 Kg N/Ha

49.5 Kg N/Ha
30.0 Kg N/Ha


o/o
Incremento


57

128

73

126

194

70


jero 1 Maiz N*
P n.s.
Frijol N*
P n.s.
jero 2 Maiz N*
P n.s
Frijol N* N*
Pn.s.
ejero 3 Maiz N*
P n.s.
Frijol N*
P n.s.
A Maiz N
Ffort N
Reridimiento umbral (Kg/Ha)
Pendiente de respuesta (Kg producto/Kg insumo)
Rendimiento miximo stable (Kg/Ha)
Insumo requerido para alcanzar Y (Kg/Ha)
Respuesta significativa
Respuesta no significativa


2. El Ovt




3. El Ove




MEDIA











CUADRO 6.

Rendimientos relatives (o/oY) de los
tratamientos con 0 y 45 Kg de K20/Ha,
con respect al testigo

Tes- Kg/Ha
Localidad Cultivo tigo KO olo Y1 K45. o/o Y2

El Ovejero 1 Maiz 2456 3756 53.0 2950 20.0
Frijol 767 1232 60.5 1285 67.5
El Ovejero 2 Ma{z 2215 3749 69.0 3010 36.0
Frijol 769 1273 65.5 1247 62.0
ElOvejero 3 Maiz 928 3806 310.0 3416 268.0
Frijol 479 604 26.0 471 0.0


Testigo = NO

K0 = N150-180


P90


P150-180 KO


K45 = N150-180 P150-180 K45

o/oY1 Rend. Ko Rend. Testigo
x
Rend. Testigo
Rend.K45 Rend. Testigo


o/oY2 =


Rend. Testigo


x


100


100







I~ --~-~~-`--- T T--L
.- z ....

AL :L--- ITI- ..:
r-r 1- 7 .
--l :4-!



---T--


F ',j.1: 2, I. lr 4-0 rO I


0 mi :I.LII
I t-
16' o't





F- O -Y 24+- 2 t.3E.J&QOX L--
Q~~ ~~..... .... .... : ~.~..' I
y r /-- f 1
F .. .










--- 301 I 150 180 0 : O 90 S-.'


G --'. Fu fortes -de- i m g. r Le s s 4 --c lieTi mL s
navel ~ ~ Ztrieqts-~ thy


F n esLCTIa' j c i ej 5-L 6 -ert z ItD asa-If





FA-j I eclttiiTn eo1j t
I ''I 1 I __ __ __ __ __ _






FE DE ERRATAS


L4ase a todo lo largo de la ordenada del grafico 2., 2.8 Tm/Ha
en lugar de la numeraci6n que allf aparece.







;F-T lh~ .

V ;i!n


. ...


tt


7t. iu- x
7 Ei HidTfKIa


" ".I i ., ,, .. .-a ig
j I-r;Lnrl i-i ^ ^ .- u. -a


PThTSIJJIKLA


I Li- I= t .tat "+I-


i~-,W --'i i ., i 1ff:i1;: :- ;
-i '! i 1:
IY^ J'


sT :M' -.


WthL


E E... -i




--T. 4iM
i ::--4


-4'ff 97F. F !!::, 17, T-
,. . i. .
,, ,= -: .


A: i
i: ~I ~ 11 T
R m r:


~*~Ji+4 tZ


,i ~a l

I-. L- E



GR PIC i s. -- s i a 1 __
i GR.FIc6 1. ipuncic es .bem m-a3xL-- -i--T-----c. -,-t- ... .
'-_-T. LI







-Ittuo-rectiiJ a I I
... ~- i--.- h. .es .. .
n -I ,
;tt~ "' :':: L ~ t~i!:T~i~t i:


' '' "'-i'~''`


'' "'


F~i


-I


-7 -r ji


.;dB--.!T:l-


;.ft.ii~titl;]-.l


M K-afffimit'l ll iefit t


merwt


^:;=t^THA^:"^*^^*T^T^ -F-tn: '*}^'-'-


i^^te


I t:



























I -T
* I
hr~- I-



It -- --

F- 111.~ 2.



I -- ''1 -- -(




I I .





I 3


4,
Vl

4,
1'
0t


I -












-I
100 -- .- -, --











0I






Hq deO_ }-IU-


Rendimienos relativos con respecto'al testg0jde d o
ztratamiantos Eon o y 45 Kg J XoA2C7 I
I I- I '
S- ,I [ 1- I I I .
'~ ~ ~ ~ ~ ~~~~~I I -... --- ..T-- -- -- --t---











I Fr'['] ldol, i / ._
ea i o co e p co a .. ... ....F- -- I- -
.trtm_ o I-- '-. J


---


I I I -










5. CONCLUSIONS


Bajo las condiciones en que se llev6 a cabo el present
studio, los resultados experimentales presentados y discutidos
en el capitulo anterior, permiten arribar a las siguientes
conclusions:

1. El efecto de la aplicaci6n de nitr6geno, f6sforo y potasio
en el sistema de produccion maiz-frijol asociado, fue
significativo para el nitr6geno y el potasio, no asi para el
f6sforo.

2. El efecto del nitr6geno en presencia de 30 hasta 180 Kg
de P205 y 45 Kg de K20 por hectdrea, fue significativo
en todas las localidades, tanto para maiz como para frijol.

3. En maiz, los rendimientos maximos estables (3828, 3872
y 3304 Kg/Ha) se alcanzaron con niveles de 42.4, 46 y 60
Kg de N/Ha respectivamente. En promedio fueron
requeridos 49.5 Kg de N/Ha para lograr un rendimiento
mdximo stable de 3668 Kg/Ha, a una tasa de respuesta
de 35.07 Kg de maiz producido por kilogramo de
nitr6geno aplicado.

4. En frijol, el efecto positive del nitrogeno se observ6 hasta
el nivel de 30 Kg de N/Ha en los tres sitios donde se llev6
a cabo el studio, lograndose rendimientos maximos que
variaron de 745 a 1750 Kg/Ha. El bajo rendimiento
observado en el ensayo de El Ovejero 3 puede ser
atribuido al efecto del imbalance cati6nico propiciado
por el muy alto contenido de K en el suelo y/o al efecto
de la siembra tardia.

5. La falta de respuesta a f6sforo, tanto en maiz como en
frijol, fue concordante con el adecuado nivel de f6sforo
en el suelo, ya que 6ste estuvo por encima del nivel
critico.






36



6. El efecto del potasio fue negative sobre los rendimientos
de maiz en todos los experiments y sobre los
rendimientos de frijol en uno de los tres ensayos,
justamente en el localizado sobre suelos con el mis alto
contenido de potasio (495 ug/m 1)..

Este efecto es atribuible a la inadecuada relaci6n Ca/K 6
Mg/K que provoc6 la adici6n de potasio.

7. La rentabilidad de la fertilizaci6n nitrogenada en el
sistema maiz-frijol asociado, result ser igual a 11.85, lo
cual significa un retorno de Q. 11.85 por cada quetzal
invertido en nitr6geno.









6. LITERATURE CONSULTADA


1. AGUIRRE, J.A. Y MIRANDA M., HELEODORO. Los
sistemas de producci6n de frijol. San Salvador.
IICA. O.E.A. Direcci6n Regional para la Zona
Norte. Enero 1973.

2. ARMIJOS G., E.A. Efectos de cinco niveles de potasio,
calcio y magnesio sobre la producci6n de frijol.
CATIE, Turrialba, Costa Rica. 1972. 61 p. (Tesis
de M. Sc.).

3. BOUYOUCOS, G.J. Hydrometer Method improved for
making particle size analysis of soils. Agronomy
Jour. 54 (5): 464-465. 1962.

4. BALLESTEROS S., PATRICIO. Estudio del efecto de la
densidad de poblaci6n y ferilizaci6n eddfica N P
K sobre el rendimiento de maiz braquitico 2. En:
18a. Reunion Anual PCCMCA Nicaragua 6-10,
Marzo, 1972.

5. BARTHOLOMEW, W. El nitr6geno del suelo; Procesos de
abastecimiento y requerimientos de los cultivos.
ISFEI' North Caroline State University. Bol. Tec.
No. 6. 1972. 97p.


6. BAZAN,





7. COX, F.


RUFO. Fertilizaci6n con nitr6geno y manejo de
leguminosas de grano en America Central.
Turrialba, Costa Rica, Centro Agron6mico
Tropical de Investigaci6n y Ensenlanza (CATIE),
1974. 26 p (mimeografiado).

R. Potasio. En: Sanchez, P. A. Ed. Un resume de
las investigaciones edafol6gicas en la America
Latina Tropical. North Carolina Agr. Exp. St.
Tech. Bull. No. 219. 1973. pp 177-194.











8. CHURCH, P. E. Perspectives econ6micas de nuevos sistemas
de cultivos mdltiples en Amdrica Central.
Turrialba, Costa Rica, CATIE, 1974. 23 p
(mimeografiado).

9. DEL VALLE B., RICARDO. Evaluaci6n de la respuesta del
frijol a la fertilizaci6n con Np. Guatemala, ICTA,
1974. 7 p (mimeografiado).

10. ESTRADA, LUIS A. La fertilizaci6n del frijol. Guatemala,
ICTA, 1974. 4 p (mimeografiado).

11. FASSBENDER, H. W. La fertilizaci6n del frijol (Phaseolus
sp). Turrialba 17 (1): 46-62. 1967.

12. GARCIA SOTO, ARNOLDO A., Y CESAR A., MOLINA L.
Determinaci6n densidad 6ptima para la asociaci6n
maiz-frijol (indeterminado) en el &rea de
Chimaltenango. Guatemala, DIA-Ministerio de
Agriculture; s.f 7 p. (mimeografiado).

13. GUATEMALA. Ministerio de Comunicaciones y Obras
Piblicas. Institute Geogrdfico Nacional. Atlas
Nacional de Guatemala. 1972. sp.

14. GUATEMALA. Ministerio de Agricultura, Divisi6n de
Investigaciones Agropecuarias; Memoria Anual
1966. Guatemala, Ministerio de Agricultura, Dir.
Gral. de Inv. Agricola. 1967. 218 p.

15. GUATEMALA. Ministerio de Economia. Dir. Gral. de
Estadistica. Censo Agropecuario 1964. Tomo 2.
pp. 132-136.

16. HILDEBRAND, P., Y EDWIN C., FRENCH. Un sistema
salvadoreno de multicultivos: su potential y sus
problems. Santa Tecla, El Salvador, Ministerio de
Agr. y Ganaderia; Centro Nac. de Tecnologia
Agropecuaria, 1974. 23 p. (mimeografiado).










17. IICA-ZN. Situaci6n actual del frijol en Guatemala.
Informaci6n bWsica para la programaci6n de
investigaci6n y extension agricola y pecuaria en
Centro America y Panam. En: Reuni6n tecnica
sobre Programaci6n de Investigaci6n y Extensi6n
en frijol y otras leguminosas de grano para
America Central, Realizada en Turrialba, Costa
Rica, Mayo 20-29, 1969. Publicaci6n ZN-112-69.
pp. 79-101.

18. KAMPRATH, E. J. F6sforo. En: Sdnchez, P. A. Ed. Un
resume de las investigaciones edafol6gicas en la
America Latina tropical. N, Carolina Agr. Exp. St.
Tech. Bull. No. 219. 1973. pp 151-176.

19. LEPIZ I., ROGELIO. Asociaci6n de cultivos maiz-frijol en
M xico, CIAMEC-INIA, 's.f, sip
(mimeografiado).

20. LEYPON NOGUERA, ERNESTO. Efectos del NPK,
aplicado al suelo y al follaje sobre el rendimiento
del frijol. En: 18a. Reunion Anual
PCCMCA-Nicaragua 6-10, Marzo, 1972.

21. MARQUES VAZ, JORGE. Criterios para la evaluaci6n
econ6mica del sistema de producci6n agricola.
Guatemala, ICTA, 1974. 5 p. (mimeografiado).

22. MASAYA SANCHEZ, PORFIRIO. Mdtodos y sistemas de
siembra de frijol usados en el oriented de
Guatemala. En: Reuni6n Anual PCCMCA,
realizada en Honduras; San Pedro Sula, 11-15
febrero 1974. pp 45-50.

23. NELSON, W. L., MEHLICH A., and WINTERS, E. The
development, evaluation and use of soil tests for
phosphorus availability. Agrom. 4:153-188. 1953.










24. ORTIZ MA YEN, OSCAR I. Experiencias sobre fertilizaci6n
en Guatemala. Guatemala, Ministerio de Agr., Dir.
Gral. de Investigaci6n y Control, Bol. t6c. No. 15.
1965. 38 p.

25. ORTIZ MAYEN, OSCAR. Resultados de ensayos
experimentales. Guatemala, Ministerio de Agr.,
Dir. Gra. de Inv. y Extensi6n Agricola; Depto. de
Suelos, 1968. 's.p.c.' (mimeografiado).

26. PALENCIA ORTIZ, JULIO ANIBAL. Algunos aspects
sobre fertilizaci6n del maiz en Guatemala.
Institute de Ciencia y Tecnologia Agricolas,
Guatemala, 1974. 11 p. (mimeografiado).

27. PALENCIA ORTIZ, JULIO ANIBAL. Ed. Program de
Nutrici6n Vegetal. Informe Anual 1973.
Guatemala, Sector PNblico Agricola. ICTA, 1974.
71 p.

28. SAIZ DEL RIO, J. F. Y BORNEMISZA, S. E. Anclisis
quimico de suelos, M6todos de Laboratorio para
diagn6stico de fertilidad. Turrialba, Costa Rica,
IICA-OEA, Centro Tropical de Investigaci6n y
Ensefianza. Departamento de Energia Nuclear.
1961.

29. SALAZAR, JOSE ROBERTO. Estudio de fertilizaci6n en
maiz. Santa Tecla, El Salvador, Minist. de Agr. y
Ganaderia. Bol. Tec. No. 50, sep. 1970. 78 p.

30. SANCHEZ, P. A. Fertilizaci6n con nitr6geno. En: Sanchez,
P. A. Ed. Un resume de las investigaciones
edafol6gicas en la Am6rica Latina Tropical. North
Carolina Agricultural Experiment Station.
Technical Bulletin 219. 1973. pp 97-136.

31. SIMMONS, C. S., et al. Clasificaci6n de reconocimiento de
los suelos de la Republica de Guatemala,
Guatemala, Editorial "Jos6 de Pineda Ibarra.".
1959. 1,000 p.










32. SPRAGUE, H. B. (Editor). Hunger singns in crops. A
symposium New York, McKay, 1964. 460 p.

33. SPRAGUE, G. F. Y LARSON, W. E. Producci6n de Maiz.
Manual de Agricultura No. 322. M6xico, CRAT,
1972.


34. WAUGH,


D L. et al. Discontinuos models for rapid
correlation interpretation, and utilization of soil
analyses and fertilizer response data. Tech. Bull.
No. 7. North Carolina State Univ. International
Soil Fertility Evaluation and Improvement
Project. August 1973. 77p.


Vo.Bo.
Palmira S. de Quan
Bibliotecaria






































Vo. Bo.
Ing. J. Anibal Palencia 0.
Asesor







Imprimase: I.
Ing. Edgar Le.i


Ibarra A.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs