• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Donde se ve que diez y cinco, y...
 Lucas dueno del campo
 El doctor Bravo y sus bravezas
 El caracter del doctor Bravo
 Como era la vida del doctor...
 El doctor Bravo da sus primeras...
 Lucas en campana
 Lucas y sus amigos
 Una noche hermosa y un dia de gran...
 El doctor da una leccion al limpia...
 La educacion de Lucas
 Donna Luisa Rivero de Gonzalez
 Lucas se hace viajero
 Situacion particular del doctor...
 El sitio de cartagena
 Continua el sitio de cartagena
 El 7 y el 8 de mayo
 Viaje de regreso
 Fiat lux














Group Title: Lucas Vargas : escenas de la vida colombiana
Title: Lucas Vargas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080804/00001
 Material Information
Title: Lucas Vargas escenas de la vida colombiana
Physical Description: 159 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Samper, José María, 1828-1888
Publisher: Impr. de L.M. Holguín
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1899
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Novela inédita ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080804
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001080236
oclc - 15058909
notis - AFG5179

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Donde se ve que diez y cinco, y cinco mas no hacen veinte
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Lucas dueno del campo
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    El doctor Bravo y sus bravezas
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    El caracter del doctor Bravo
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Como era la vida del doctor Bravo
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    El doctor Bravo da sus primeras lecciones al chino Lucas
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Lucas en campana
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Lucas y sus amigos
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Una noche hermosa y un dia de gran fiesta
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    El doctor da una leccion al limpia botas
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La educacion de Lucas
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Donna Luisa Rivero de Gonzalez
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Lucas se hace viajero
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Situacion particular del doctor Bravo
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    El sitio de cartagena
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Continua el sitio de cartagena
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    El 7 y el 8 de mayo
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Viaje de regreso
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    Fiat lux
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
Full Text





LUCAS VARGAS






ESCENAS DE LA VIDA COLOMBIANA


NOVEL IN]DITA


POR


JOSE MARIA SAMPER











BOGOTA
IMPRENTA DE LUIS M. HOLGUfN
1899















INDICE.


PNigs.
CAPITULO. I.-Donde so ve que diez y cinco y cinco
mis no hacen veinte ............... 1
CAPITULO I.-Lucas duefio del campo. .............. 12
CAPITULO III.-El doctor Bravo y sus bravezas........ 24
CAPITULO IV.-El caricter del doctor Bravo......... 28
CAPITULO V.-C6mo era la vida del doctor Bravo........ 32
CAPITULO VI.-EI doctor Bravo da sus primeras lec- 5
ciones al chino Lucas.............. 48
CAPIIULO VI[.-Lucasen campaia ................. 52
CAPITULO VIII.-Lucas y sus amigos................ 57
CAPITULO IX- Una noche hernosa y un dia de gran
fiesta........................... 67
CAPITULO X.-El doctor da una lecci6n al limpia botas 74
CAPITULO XI.-La educaci6n de Lucas ............... 79
CAPITULO XII.-DS Luisa Rivero do Gouzilez....... 87
CAPITULO XIII.-Lucas se hace viajero ............. 93
CAPfTULO XIV.- Situaci6n particular del doctor Bravo 105
CAPfTULO X V.-El sitio de Cartagena......... ..... 11
CAPITULO XVI.-Continia elsitio de Cartagena....... 177
CAPITULO XVII.-El 7 y el 8 de Mayo....... ...... 120
CAPfTULO XVIII.-Viaje de regreso................ 141
CAPITULO XIX.-Fiat lux......................... 1.35




















LUCAS VARGAS

ESCENAS DE LA VIDA COLOMBIANA



CAPITULO I
DONE SE VE QUE DIEZ Y CINCO, Y CINCO MAS NO
HACEN VEINTE.
Iba ya en su promedio el mes de Octubre del afio de
gracia mil ochocientos setenta y nueve, y ]a mariana pa-
recia anunciar un hermoso dia, poco commn en BogotA
en aquel mes de Iluvias y Ilovizoas, cuando no de dilu-
vios 6 muy fuertes cbubascos. La ciudad estaba ain ge-
neralmente tranquila en sus roms elegantes barrios, y
s6lo se notaba algin movimiento de gente en las cerca-
nfas de las iglesias y de la Plaza de Mercado contigua A
la amplia calle denominada cominmente Camell6n de la
Concepci6n, que compone today Ia parte baja di occidental
de la gran via llamada al present Calle 10? Por alli des-
cendfa A paso regular, A eso de las siete de la mariana,
el estimable doctor Ildefonso Bravo, mndico y cirujano
de no escaso mrito, graduado en la Universidad Nacio-
nal de Colombia.







LUCAS VARGAS.


El buen doctor era un insigne paseapte, siempre ma-
tinal y solitario, y acostumbraba dar sus largos paseos,
segdn el humor en que se hallaba, ora hacia los barrios
altos de la ciudad, ora dirigi6ndose A tomar aires por la
antes solitaria plazuela de San Diego (convertida desde
1883 en el hermoso Parque del Centenario), ora, en fin,
hacia el barrio de San Victorino, atravesando la triste
plazuela llamada por larguisimos afios Hluerta de Jaime,
y A su vez convertida tambi6n en Plaza de los MArtires,
ornada de un incomplete pero bien trazado parque, una
veija en cuadrilAtero y un obelisco que conmemora los
sacrificios y glorias de muchos pr6ceres ilustres.
Habia pasado el doctor Bravo por frente A las modes-
tas puertas, pintadas de verde, de la iglesia de la Con-
cepci6n, que parece como escondi6ndose para que no le
perturben su habitual silencio, y se acercaba A la de Santa
Inds-tanto mas modest aun cuando carece de campa-
nario-cuando le Ilamaron la atenci6n los movimientos
acrobAticos y las raras maniobras, asi como la estampa y
la curiosa vestimenta, discorde con todo principio de in-
dumentaria antigua 6 modern, de uno de aquellos mu-
chachos callejeros que en Madrid llaman granujas y en
BogotA chinos; personaje del pi ulo birbaro, que parecia
haber torado posesi6u, por si y ante si, de la angosta
acera del frente A lasaz6n solitaria por complete. Detuvo
el paso el doctor, que era un dem6crata original y muy
aficionado A estudiar tipos sociales, siquiera fuesen los
mas desarrapados, y parAndose al pie del port6n de la
casa que tenia mis A mano, se puso A observer la figure
del muchacho y lo que hacia.
Llevaba el chino 6 granija aqul colgado sobre la
espalda al pecho, con una cuerda de cAfiamo, un cajoncito
de madera como de veinticinco centimetros etbicos, en
uno de cuyos lados se veian, escritos con tinta negra de
marcar, estos caracteres: SABANILLA-P. A. & 0.-193;
lo que indicaba patentemente que la tabla de aquella faz







LUCAS VARGAS.


del cajoncito hallia sido recortada, para acomodarla A su
tamafio actual, de la tapa de alguna caja vacia, de efec-
tos extranjeros remitida de pals lejano al puerto-de Sa-
banilla. Dentro del cajoncito sonaban, cuando su portador
se movia fuertemeiite, unos cuantos objetos mal acomo-
dados, y fAcil era advertir que estos eran fitiles propios para
lustrar botas 6 botines, 6 embolar, como se dice en Bogota
y en inuchas parties de Colombia, por aplicaci6n de la pala-
bra bola, tomada como sin6nimo de betifn para botas. A
mAs de su-cajoncito, nuestro graiinja llevaba debajo del
brazo izquierdo un paquete.de peri6dicos, de los cuales
se alcanzaba a ver, por una extremidad, el titulo sobrado
simpAtico y seductive, de El Cachaco, y por la otra el de
El Zurriago, poco balagador para muchas costillas en
disponibilidad para ser zutriagadas. FAcilmente se colegfa
que aquel chico ejercia, da mis de la profesi6n sucia y ser-
vil de embolador 6 limpiabotas, la muy important, y A
las veces revolucionaria, de vendedor de peri6dicos (1).
Pero si por debajo del brazo asormaban los papeles, y
en la espalda saltaban los (epillos, entire las manos tenfa
el muchchhlo un mont6n de cascaritas 6 pedazos de cor-
tezas de naranjas, con los scales se deleitaba doblemente.
Con sus agudos y amnarillentos dientes mondaba las cas-
caritas hasta no dejarles particnlal alguna de su carnosi-
dad blanca, la inal st tragaba con avidez, y luego las iba
colocando cuidadosamente-casi diriamos artisticamen-
te-con lo amarillo arriba, de trecho en trecho sobre el
enlosado de la acera; y hacia esta operaci6n con tan es-
tudiada simetria, en todo lo ancho de las baldosas, que

(1) Nuestro inolvidable amigo D. Jos6 Maria (uti6rrez de Alba, no-
tabilisimo poeta y dramaturgo espaliol, de la mejor cepa de Andalucia,
y muy adicto a Colombia, fund y redact6 en Bogoti El Cachaco, peri6-
dico literario, satirico y picaresco, que fud muy leido; y para facilitar
su circulacidn, introdujo la costumbre europea de la venta ambulante
en las calls, vali6ndose de chinos 6 muclachos pobres. Asi aclimat6 en-
tre nosotros un medio de vivir para nuestros desdichados hijos del pue-
blo, y una dtil reform en la venta de periddicos. ; Dios le recompense!








LUCAS VARGAS.


no habia modo de que. los primeros tratiseuntes, al pasar
por al!i, dejasen de poner los pies enlima de las cascari-
tas,'y se diesel tremendas costaladas, 6 por lo menos se
llevasen buenos sustos.
Una'vez colocadas tan simntricament t las cascaritas,
el chico las observe con satistacci6u, se fiot0), las nanos
como alguien que celebra unia cosa bien liecha 6 agrada-
ble, se ri6 con aquel iialiguo ademiiAn de quien ve caer Ai
otro al suelo y lo aplaude col carcajatlas, y, coal si qui-
siera celebrarse a si inisini la travesura, puso su cajon-
cito y so roll de peri6dicos sobre la gorilla del enlosado
y se di6 A ejecutar en tienra alegies y agilisiinas evolucio-
nes de mono, 3; clavAndose de cabeza en el suelo, abrien-
do las piernas contra li pared y repicaniid Ic (ontra esta con
los calcaiiares, ya baciendo volatines 6 vueltas de carnero
con inanos y pies, en la acera 6 a traves de la calle; no
sin exhibir de ut mnodo y otro el vientre desnudo y el
pecho y los cuadiiles casi escuAlidos, cada vez (que se le
iban sobre la cabeza y se la envolvian los contradictorios
andrajos que lleva'ba a mnodo de vestimenta.
Al bacer su iltimia piureta de alto bordo, el pilluelo
advirti6 la cercana presencia del doctor Bravo, recogid su
cajoneito y sus papeles, y atravesando a, brineos la ancha
calle, embisti6 con impetn de. mono Ihacia su curioso es-
pectador, y Ilegaudo hasta muy cerca de 6ste, se le plan-
t6 de firente, le mirn de bito en hito, y esgrimniendo en
el aire uno de los cepillos del parque portitil, le dijo, en-
tre hablando y gritando, pero con cierto respeto no ex-
cluido por el desparpajo:
-i Mi caballero! embolo ?
-Ahora n6, contest el doctor, sonliendo.
-Pero mire mi caballero que los botines.... estAn
sin lustre.
-- Y eso qud te import
-Pus much que sf.
Porque si hay barro 6 en siquera polvo, yo.embolo.







LUCAS VARGAS.


El doctor se ri6 francamente; vencido por aquella 16-
gica tan elemental, repuso:
-Hoy n6; otro dfa....
-Entonces. g quiere El Zurriago ?
-i Bruto! C6mo he de querer que me den zurriago ?
-No serA dado, sino vendido, mi caballero.
-- C6mo es eso ?
-Si es que lo vendo. Cinco centavos, ; mirelo !
Y diciendo esto, el pilluelo present al doctor un
ejemplar del peri6dico.
-; AcabAramos! entiendo. I Td vendes peri6dicos
tambien ?
-Si, sefor; ejerzo dos profeisiones-repuso el chico,
dAndose cierto aire de importancia. Tengo tambien El
Cachaco, que es mejor que El Zurriago; pero prefiero
que mi caballero me los merque entriambos.
-4 Y por quG ambos ?
-Porque el uno tiene su sal y el otro su pimienta y
aji. El Cachaco es.... as. ... muy alustrao.
Qu6e es alustrao ?
-Pus un papel que babla de todo.
-g Y el otro ?
-El otro.... caramba! arranca el pellejo.
-- Tanto asi ?
-Pus si n6, no serfa zurriago.
-Tienes raz6n. Z Y de cuindo son
-Fresquitos, mi caballero; el uno es de ayer, y el
otro.... de mrs anlicos.
-Vamos, vengau ambos. I Cuinto valen ?
-El uno cinco centavos.
-- Y el otro ?
-Medio real.
-Lo mismo da.
RIecibi6 el doctor los peri6dicos y los iba a pagar,
cuando le ocurri6 una idea : la de hacer studios de tipos
sociales, sobre el terreno, como dirfa un ingeniero, obser-








LUCAS VARGAS.


vando despacio todo el perjefio del granuja 6 chino que
tenia delante, 6 iuterrogaudole sobre su vida y milagros.
Dijole, pues, al punto:
-He variado de parecer. No te vayas; Ilistrame las
botas.
-i Ah! ; bueno! bueno, mi caballero! exclam6 el
chico. Ahora vera c6mo le pongo las botas queni dos
espejitos.
Y al instant, entrando eu el zaguin, at cuyo port6n
casi tocaba el doctor, descarg6 su cajoncito, colocando
encima un pie del docto client, pi'sose de rodillas, escu-
pi6 en la cajita de betdn, unt6 de 6ste la brocha y co-
menz6 con destreza la operaci6n. Entre tanto el doctor lo
observaba, lo escudrifiaba con la vista de pies :i cabeza.
El indumento del chino (si los andrajos pueden lla:
marse vestidura) era curiosisimo. Tenia lleno de lacra-
duras y averias, y aplastado sobre la cabeza, hacia la
nuca, un sombrero que parecia haber sido de fieltro gris
en sus mocedades, y alora tenia el indefinible color de la
mugre y un aspect como de cartdn flojo y grasiento,
quebrado y estrujado por todas parties, e impropio para
mantenerse armado de alas y copa como un sombrero,
sino mis bien arrugado y aplanado como uua tortilla.
Cubriale la parte superior del cuerpo, 6 sea el esquele-
tado busto, uu chaquet6n inmenso de tela burda de al-
god6n y cIfiamo que probablemente habia cubierto en
otros afios el pecho y espalda de algiin robusto sabanero;
y venfale tan grande al pobre chico, que dentro del tal
abrigo, enteramente sucio y no poco deshilachado, nada-
ba su flaco cuerpecillo, como pudiera andar una sola sar-
dina en un estanque. Debajo del chaquet6n ocultaba sus
heridas y miserias una especie de trapo amarillento, en-
tre camisa, camiseta y chaleco, de color y forma indes-
criptibles, y tan desgarrado, que a trav6s de sus grietas
y agujeros se vefan, sin dificultad, parties del pecho, del
vientre.y los cuadriles del propietario, amrn de la exhi-







LUCAS VARGAS.


bici6n del pescuezo, totalmente desnudo. Por uiltimo, ce-
fifa el muchacho su cintura con unos calzones rotos, su-
cios y de color de ocre y ollin, asegurados al cuerpo, ya
que no con botones, con un trozo de cuerda. Por demis
esta decir, que en cada rodilla habia un remiendo pegado
con g6nero muy diferente del de los calzones, que parecia
haber sido paio ingles; y que en la parte posterior, entire
los cuadriles y la entre-pierna, campaba, a modo de car-
tel6n de esquina, otro gran parche de distinta tela, des-
tinado A cubrir, y eso d medias, lo que el uso habia desta-
pado en la region equinoxial de' las asentaderas.
No hay para qu6 jurar ni comprobar en manera al-
guna que el pobre chino carecia de todo calzado, y que
sus desnudos pies, Ilenos de barro seco y curtidos por la
mugre, estaban hinchados y agrietados.
Habia en todos los rasgos fison6micos y la contextn-
ra del muchacho algo que inspiraba simpatia en su favor,
y algo tambi6n que movia Ai listima 6 era repelente. La
mugre aparecia en todo su cuerpo, aunque algo nmenos en
la cara, y en toda su vestirenta, como una prueba evi-
dente de abandon, incuria, falta de buena crianza y so-
bra de miseria. Era flaco y desgabado, y aunque su as-
pecto indicaba una edad como de once A doce aiios, el
desarrollo de los miembros no estaba en proporci6n ; co-
ligidndose de lo encanijado de brazos y piernas y de la
flacura del pecho y el cuello que su desmaiiado propietario,
se alimentaba A la diabla, peor acaso de lo que vestia.
Habfa tambi6n en la expresi6n, los gestos y maneras del
muchacho, un aire patent de traviesa malignidad 6 tra-
vesura maligna, propio enteramente de su raza, si raza
podemos lamar la variedad social de los granujas 6 chi-
nos, hijos de la miseria y del vicio, nacidos al acaso, y sin
otra escuela de crianza y moralidad que la perdici6n de
las calls.
Por lo demas el pilluelo aqu6l atrafa con su despar-
pajo, su gracejo de movimientos y ademanes, su extrema







LUCAS VARGAS.


agilidad de brazos y piernas, su mirada inteligente, su
risita franca y picaresca, y la buena voluntad con que pro-
curaba hacerse agradable al ofrecer sus papeles, brindarse
para cualquier servicio callejero y en mostrar y blandir el
cepillo en serial de hallarse listo para lustrar todo linaje
de botines. Tenia los cabellos de color castafio oscuro,
los ojos pardos y inuy vivos, 1; frente de regulars pro-
porciones, y un tanto abombada 6 saliente, el cutis bas-
tante blanco, bien que algo mate; y todas sus facciones
indicaban un origen mestizo, un cuarteroncito en cuyas
venas habia tres cuartos de sangre espafiola, mezclados
con uno de la indigena 6 rigorosamente americana. Este
cuarto de sangre se revelaba principalmente en lo lacio
de los cabellos, la pequefiez de la boca y un median
achatamiento de la nariz.
Mientras que el granuja limpiaba y lustraba con de-
voci6n y esmero las botas del doctor Bravo, 6ste le con-
templaba con una mezela de curiosidad, listima y simpa-
tia, sentimientos que parecian hallar su expresi6n en una
series de sonrisas que asomaban en la boca del inteligente
Galeno. Al cabo, deseoso de saber algo de lo que al mu-
chacho atafifa, rompi6 el doctor su silenciosa contempla-
ci6n y dijo:
-Y td.... I c6mo te llamas?
-- Yo ? pus, sefior.... yo nunca me Ilamo.
-- Ah ; tunante ; pero c6mo te Ilaman ?
-Unos, Bolibotin, y otros, Saltagatos.
-4 C6mo es eso ?
-Dende que embolo botines los sefiores me Ilaman
Bolibotin, como 4 todos los muchachos del mesmo oficio.
-4 Y ese sobrenombre de que proviene ?
-Dicen que de unos monsiures pobres.
-- Monsiures ?
-Pus de unos italianos que embolaban (1).
(1) Tal es, en efecto, el origen del extraiio nombre de bolibotin. Unos
pobres italianos de aqu6llos que de GWnova y Nkpoles vienen 6 estaiiar







LUCAS VARGAS.


-Bien, Z y qud apellido tienes ? inquiri6 el doctor.
-- Apellido ? Eso.... qud s6 yo, contest el chico,
haciendo una mueca que indicaba lo indiferente que le
era el tener 6 n6 apellido.
-Quiero decir... no tienes padre ?
-Creigo que 116.
-No puede ser.
-Pus inica lo be tenido.
-i C0mio es eso! i No sabes qui6n es tu padre ?
--L Y pa que ? Mi mdma lo sabir tal vez.
-- Quide es tu manid ?
-La tullida.
-i Ah estA tullida ?
--.S, senior. Se llama Juana.
-- Juana qud ?
-Juana Vargas. Por eso, A ratos, mis compaieros
me llaman, cuando no Saltagatos, Varguitas.
--,, D6nde vive tu nadre?
-- Jay! lejos: vivimos en un ranehito muy arriba,
por los laos de Egito.
-- Del barrio de Egipto ?
-Si, senior. a Y uste, mi caballero ?....
-- Yo qud ?
--C6mo es su gracia ?
-g Y qu6 te importa mi nombre ?
-Pus asi como uste me pregunta por el mfo ...
-Vamos, tienes raz6n, repuso el doctor riendo. Yo
soy el doctor Bravo.
-- Bravo ? i hum!
-8i, Iy qu6 ?
-Pus no lo parece.
-- Por qud ?
peroles y remendar botines, habiendo sabido que en Bogotd se usa el
verbo embolar, que vale por lustrar 6 alustrar, y no pudiendo expresarse
bien, cuando se ofrecian para este oficio preguntaban: 'Boiibotine ? "
Llamironles por esto los Bolibotines, y por ampliaci6n se ha dado el mis-
mo apodo a todos los granujas del oficio.







LUCAS ,'ARGAS.


-Porque es muy amable. Si fuera bravo....
-L Qud ?
-YA me hubiera dado algtin puntapi6, como nos dan
muchos sefiores 4 los probes bolibotines.
-- Y por qu6 les dan puntapi6s ?
-Porque semos chinos. O ster; tal vez.... porque
semos chinches v malcriados.
-Eso puede ser. Pero en tiu, ; cual es tu nombre de
pila?
-Saltagatos.
-- Hombre 6se no puede sei.
--Pis asi me liamaron un dia en la pila de San Cal-
los, done me lavaron unas afgqateras (1).
Pero c6mo te llamaron cuando te bautizaron sobre
la pila de la iglesia?
-Lucas.
-- Lucas qu6 ?
-Pus Lucas no mis.
Mirole con benevolencia el doctor, y luego, cogieudole
por las mandibulas inferiores y alzandole. la cabeza,
le dijo:
-- Tni pareces ser algo brib6n, eh ?
-1 Brib6n ? N6, senior. Ni jurto ni hago picardias.
-Yi, ya. Pero al menos.... eres muy travieso.
--Eso sf.
-LCon qu6 objeto estabas acomodando cascaritas de
naranja alli, en el enlosado de enfiente ?
-Je! je! je! Respondi6 Lucas riendo con malicia.
-- Vamos! Para qu6 hacias eso ?
-Para las beatas.
-- Cuiles beatas ?
-Las que en estico van Ai salir de misa de la Con-
cepci6n.
-i, Es decir que ponias trampas para que cayeran las
que pisaran las cascaras ?
(1) El vulgo llama siempre las fuentes publicas pilas, y d las agua-
doras, aguateras.








LUCAS VARGAS.


-Pus sf. Je je !
-Eso es muy mal hecho; es una maldad.
-Serd; pero las beatas nos aborrecen a~ nosotros los
chinos y siempre nos insultan.
--Z Y eso por qu ?
-Porque las chiflamos.
-;, Y por qu6 las chifan ?
-Porque siempre audan con los botines sucios, y se
enojan cuando les mostramos los cepillos y les decimos:
", embolo ? "
-Pero ese no es motive para aborrecerlas y hacer-
les nmal.
-Pus no las aborreceinos; pero nos divierte el ver-
las pisar las cascaras y darse de costaladas.
-- Eso es malo, ialisimo !
-Pus entonces.... no lo hair mins.
-Anda y rec6ge las cascaritas que regaste en el en-
losado.
Lucas, sin titubear, obedeci6; y cuando hubo aiion-
tonado todas las cAscaras al pie de la acera, torn al za-
gu6n, se ech6 A la espalda su cajoncito, enrroll6 sus pa-
peles debajo del brazo, y tendiendo la diestra al doctor,
le dijo:
-Buenl, senior dotor ; pus yA me voy.
-Bien. Ahi tienes una peseta.
-- Una peseta ? No sale.
-- Qud es lo que no sale ?
-La cuenta.
-i C6mo que n6! Te debo cinco centavos por cada
peri6dico -..
-Son diez.
-Y cinco por la emboladura.
-Pus todo hace rial y medio.
-Bueno; asi es.
-Pero no sale Ia cuenta, si su merce me tla dos
riales.







LUCAS VARGAS.


-- Y eso qu6 import ? T6malos.
-Pero si no sale.
-i Hombre!
-Si sobra medio rial.
-Pues ese te lo regalo.
-; Ah Agora si sale. Dios se lo Ipgue A su merci.
--VNte con Dios.
-- El medio es pa mi?
-- CuAl medio ?
-Puts el que me da.
-Por supuesto. Todo es para ti.
-N6. Diez centavos son pa comprar repuesto de
periodicos, y o1 de la emboladura es pa mi nmaua.
-Esas son cuenitas tuyas, hijo.
Lucas besO con entnsiasrno la peseta que liabia reci-
bido, se quitO el pastel de fieltro que usaba A modo de
sombrero, saludo carifiosa y reverentemente al doctor,
hizo una gran pirueta con brazos y piernas, y se march
dando broncos en direcciOn bacia la Plaza de Mercado.
El doctor, vi6ndolo .alejarse, permaneci6 pensativo, y al
cabo exclamn para sf con nezcla de buen humor y tris-
teza :
-- QuG muchachos (stos! ; Qu6 mnuchachos!
Y continue su paseo sin hacer caso de nadie ni de nada
en las calls.

CAPITULO II

LUCAS DUENO DEL CAMPO.

El empinado y pintoresco barrio de Egipto es como
si dijdramos el monte Aventino de Bogota. Si cabe en
las llamadas Repiblicas democrAticas alguna division y
clasificaci6n del gran ser colectivo que se denomina pme-
blo, es. patente que el verdadero pueblo bogotano tiene su
principal residencia en las alturas de Egipto con no esca







LUCAS VARGAS


sas sucursales y ramificaciones en los barrios de Las Cru-
ces y Las Aguas, Santa Barbara y la part inferior de
San Victorino. Alli tienen su domicilio el obrero pobre y
el matador de cerdos, el all.l:l, y el carretero; allf es-
conde, entire barraucos 6 en polvosos corrales, la cuna del
infeliz graiuja 6 cihino, pilluelo nato, ignorant y deshele-
dado, que ordinariamente comienza su carrerap y iblica
arriando reunas de burras cargadas ide adobes, piedras,
tejas y otros inateriales de constnrcci6n, aca'rreados hacia
el center de la ciudad, ya de las numerosas alfarerfas
(vulgo chircales) establecidas en, casi todos los suburbios,
ya de las canteras que se beneficial en las asperas faldas
de olos c(lros Ilainados Guadalupe y Monserrate.
El clino que ha comenzado por ser arriero de burras
suele encaiifiarse cin las cosas que \e y palpa en las
principals calls de la ciudad, y entouces abaidoia su
primer oficio, y dedicAudose a otros menos incultos y pe-
nosos y mis divertidos, establece su inperio en los atrios
de La Catedral, San Carlos, San Francisco, Las Nieves,
San Juau de Dios y otras iglesias, en los portales de la
Casa Consistorial, en el puente de Sai Victorino, en las
plazas de mercado 6 en las calls de mayor coucurso,
como lo son las Carreras 7 y 8'. y las vias adyacentes.
Cuando comienza a dejar de ser chino, sube en la jerarquia
social, abandon la vida callejera hacidndose artesano,
y el dia menos pensado, cuando los patriots promueven
revoluci6n y se decreta el reclutamiento, el ex-chino
entra en las filas de una patrulla cazadora de servidores
de la Patria, va al cartel y queda hecho soldado, esto
es, defensor de la soberania national y del orden 6 de la
libertad, segfin el caso.
Lucas, por su nacimiento y por necesidad, habia per-
tenecido, hasta la edad de ocho afios, a la categorfa de los
arrieros de burras, esto es, ayudante de canteros y alfare-
ros; pero los sucesos politicos de 1875 at 1877, que hicie-
ron reinar suma agitaci6n en Bogota, interesaron a tal







LUCAS VARGAS


punto la inquieta curiosidad y el espiritu de acei6n de los
granujas, que muchos, entire ellos Lucas, se aficionaron
con marcada preferencia A la vida enteramente callejera,
la rns propicia A las bromas, rechiflas y diversiones en
que los pilluelos se complacen siempre con particular pre-
dilecci6n.
Adem`s, Lucas, con ser hijo de la bez del pueblo y
todo, se habia cansado de gritar a las burras y darles
palo, y de subir y bajar incesantemente las tortuosas
cuestas que median entire el centro de BogotA y las altu-
ras de La Pefia; y concibiendo no sabemos qu6 especie de
aspiraciones aristocrAticas, con el frecuente transitD por
el barrio de La Catedral, le habia asaltado la tentaci6n de
cambiar de teatro, ocupAndose en la variedad de oficios
menores," indeterminados y eventuales, que suelen pro-
curar, en nuestras calls y plazas, a los muchos granujas
que las frecuentan, mnedios de ganarse la vida algo menos
miserablemente que en la lidia de las alfarerias y las
canteras.
Ello es que, desde 1878, Lucas era uno de esos chinos
6 granujas ambulanltes que viven no se sabe c6mo, de dia
por esas calls de Dios, y de noche.... amnontonados
para dormir en los atrios, los portales y portones, 6 donde
el mismo Dios quiere. Habia tornado posesi6n del es-
pl6ndido atrio de La Catedral, y de alli irradiaba como el
sol de los chinos en la plaza de Bolivar y las calls adya-
centes, pronto siempre a divertirse, hacienda travesuras,
a chiflar todo lo chiflable, A former en todos los pelotones
populares, y A ganarse todos los cuartillos y medios que
podia, mediante todo linaje de mandados, servicios calle-
jeros y oficios eventuales que le ocurrian. La providencial
aclimataci6n que se hizo en- Bogota del oficio de los boli-
botines (con perjuicio de los mozos de zapaterfas), y el
establecimiento de la venta de peri6dicos en las calls
(que destron6 a los repartidores), ofrecieron A Lucas base
segara de operaciones; y segfn documents fehacientes







LACAS VARGAS.


que hemos consultado para escribir esta historia, pocos
granujas prosperaban tanto como el agil Saltagatos, lus-
trando botas y vendiendo A gritos El Cachaco y El Zu-
rriago y algunas alimafias de li prensa bogotana mins 6
menos conocidas.
Sin embargo, no todo habia de set flores para Lucas
(si en si miseria podian caber flores), ni muy ficilmente
se le dej6 abierto el campo de acci6n. El atrio de La
Catedral es legalineute accessible a todos, y tinto, que allf
se dispone sin empacho de las vidas ajenas, mediate el
libre ejercicio del idioma castellano y de la lengua bogo-
tana ; se combinan los mis extraordinarios proyectos y
negocios; se pouen en circulaci6n las mAs inverosimiles y
contradictorias noticias, y los aficionados A la political
component y descomponen la Reptiblica a su acomodo, en
teorfa, con absolute libertad de imaginaci6n y presunci6n.
Pero tambien en el glorioso atrio ejercen su habitual
industrial los petardistas de profesi6n, y allf tienen so prin-
cipal asiento los bolibotines. El petardista mira de reojo
A todo advenedizo del oficio que va A disputarle la clien-
tela de los paseantes najaderos; y los bolibotines que han
estado en segura posesi6n del vastisimo embaldosado y
sus graderias, no tolerant que ningiin chino forastero vava
con so cajoncito y sus papeles impresos A hacerles com-
petencia.
Asf, durante las primeras semanas de su instalaci6n
en el atrio metropolitauo, Lucas habia tenido que luchar
con la mala voluntad, las chuflas, los pellizcos y tropezo-
nes y la rechifla y rivalidad inezquina y envidiosa de up
pocos granujas; habfa aguantado y devuelto cuando le
era possible, bastantes coscorrones, estrujones y puntapi6s,
y habia experimentado la escasez de entradas 6 proven-
tos, ocasionada por sus numerosos competidores, Ilegando
muchas veces hasta sufrir hambres 6 tener que conten-
tarse con un par de miserables cuartos 6 cuartillos por
today ganancia en el dia.
I







LUCAS VARGAS.


Pero Lucas tenia cualidades que le procuraron venta-
jas para sosteuer la lucha. Chiflaba con tal perfecci6n y
tan fuertemente, que al meters en la boca los tires dedos
de ordenanza, producia ruidos capaces de asordar A cien
personas y de ser oldos a doscientas 6 mas varas de dis-
tancia. Asf, habria podido servir de sereno sin necesidad
de pito. Era sumamente Agil en sus evoluciones de vola-
tin, y podia recorrer los noventa 6 mis metros de longi-
tud del atrio, dando vueltas sobre manos y pies, 6 cami-
nar s6lo con estas largo trecho, y hacer todo linaje de
cabriolas, piruetas y pruebas acrobAtticas. Ademais, tenia
chispa natural y muy felices ocurrencias, y much gracia
para burlarse de todos, coino que era santaferefio autin-
tico, aunque de modern cuio; y al propio tiempo mos-
traba tener buena indole y cachaza-6 correa, que suele
decirse-para aguantar bromas, A todo lo cual ailadia la
cualidad de ser espontaneamente servicial y nada envidio-
SO ni rencoroso.
Una de las ocurrencias que mejor habian sentado la
celebridad de Lucas y h6chole ganar simpatias fui la que
tuvo con cierto caballero, muy adelantado en afos y con
exceso pintorreado, en un dia de gran concurrencia en el
trio. Lucas lo persegufa con tenacidad ofreci6ndole pe-
ri6dicos, y como el caballero se impacientase y no quisiese
comprar ninguin papel, al cabo tir6 de una oreja al gra-
nuja y le dijo encolerizado:
-i Chino impertinente i no me fiatidies mAs !
Lucas zaf6 su oreja con presteza, bizo una pirueta
circular, y sacando de su cajoncito un cepillo de lustrar
botas y cuadrAndose con desparpajo delante del enfadado
caballero, le serial6 las harbas con la mano izquierda, y
esgrimiendo el cepillo como si se las lustrase, le pregunt6:
-4 Embolo, senior ?
Corri6se el interpelado, por cuanto la piegunta del
ganapAn provoc6 las risotadas de los circunstantes, en
raz6n de la costumbre que tenia el caballero de pintarse







LUCAS VARGAS.


de negro las barbas, de suyo enteramente canosas; y que
mientras mas amostazado se mostr6, mis le sac6 tamafia
lengua Lucas, al propio tiempo que se ponfa el dedo pulgar
en la punta de la nariz en actitud burlesca, y volviendo los
dedos en forma de abanico, acabando por soltarle un chi-
Ilido formidable, hacer otra pirueta y marcharse diciendo:
-i Ji, ji! Pus fregud bien al viejo cachaco!
Hemos dicho que Lucas habia recibido un segundo
bautismo en la fuente pilblica de la plazuela de Sau Car-
los, y que allf las aguadoras que, por castigarle travesu-
ras, lo lavaron de pies d cabeza, le dieron por sobrenom-
bre 6 nombre callejero el de Saltagatos. Llaman asi en
Colombia vulgarmente A un: insecto alado, de color verde
( gris, algo semejante i I lalagosta, que en Espafia de-
nominan saltamontes y anda siempre i saltos con suma
agilidad. La que Lucas ostent6 un dia en la mencionada
plazuela, saltando por encima de muchos cdntaros, ante
un respectable concurso de aguadoras y granujas, le hizo
merecer el sobrenombre 6 apodo de Saltagatos, y con el
se qued6 por luengos afios, honraridolo debidamente con
sus evoluciones acrobAticas y descomunales broncos y ca-
briolas.
Los bautizos que se hacian entire si los granujas 6
chinos (1)--ms 6 menos fundados en circunstancias per-
sonales 6 defects, cuando no del todo antojadizos-eran
cosa de tabla. Casi todos eran Ilamados por ridiculous
apodos, y raro el que conservaba su nombre bautismal.
En ningin caso se les designaba por los apellidos, gene-
ralmente desconocidos, por la sencilla raz6n de que muy
pocos lo tenfan. De la nomenclatura de bolibotines que
hemos tenido ocasi6n de conocer, se nos vienen 6 la me-
moria algunos sobrenombres, entire muchfsimos que hemos
(1) Por mas diligencias que hemos hecho, desde 1838 hasta hoy,
nunca hemos podido descubrir el origen del apodo de chino, conque de-
signan en Bogot a los muchachos plebeyos. Indudablemente, eso si, fu6
usado por los espafioles desde antes de la revoluci6n de la Independencia,
y acaso provino de aparentes analogias con el tipo chinesco.







LUCAS VARGAS.


recogido por esos atrios y calls de BogotA, y al pronto
recordamos los siguientes:'
Espeluco (corrupci6n derivada de despeluznar), que
aplican al que tiene los cabellos despeluzados.
Chupagiiebos (por ch upah uevos), nombre vulgar de
una plant de hojitas espesas, glutinosas por dentro, que
emplean en Bogotai para adorno de jardines y para extir-
par cailos,
Cigarrillo, apodo aplicado A un pillnelo, poique reco-
gia en.el suelo y se refimaba las colillas de cigarrillos
arrojadas por los fumadores.
Correita, adjudicado A otro porque se ataba los cal-
zones con una correa may angosta.
Currutaco, A cierto chino que, por rara excepci6n,
andaba en ocasiones regularmente vestido y algo limpio.
Cabezb6, a otro, contrahecho, que era casi todo cabeza.
Mostacita, distintivo de un granuja que andaba siem-
pre 6a la grefia con sus compaileros y se amostazaba por
todo.
Patasagrias, adjudicado d otro que usaba los pies re-
ventados de ufieros.
Puercoesjpi, p)ropio de n1o chino de cabellos erizados
como puas.
Tanborin, nonibre puesto con much propiedad a un
chico que, cuando no tenia ocupacion, se entretenia tam-
borileando con las inanos en su cajoncito, ora paseindose
con 6ste colgado al cuello, ora sentAndose sobre su raro
instrument.
Triquitraque, perteneciente a uu bolibotin alborota-
dor que se gastaba en triquitraques de la tierra no
poco de lo que gauaba, y eso, por tener el gusto de echAr-
selos A los pies de las mujeres, cuando salian de misa de
La Catedral, 6 de la capilla de al lado, y hacerlas saltar
de susto y enojo.
Y por Gltimo, Burroviejo, Cafetera, Calabaza, Calen-
tura (que en el Distrito de Ubaque es apellido aut6ntico),







S [UCAS VARGAS.


Cucarro6, COuruco, Churrusco (nomrbre vulgar de un
gusano), Lamparita, Piquillo, Pito, Soplamocos, Tarrito.
TucuttciW, y otros apodos cuya etimologia chinesca no
hemos podido descubrir.
De la. vida y modo de ser de los bolibotines bogotanos
hay much que decir, y iA nuestro modo de ver es tau in-
teresante su existencia-como que cada uuo de ellos es
crisalida( de un mozo de cordel, de an artesano, de un
buhonero 6 de an soldado, acaso de un Coronel 6 General
de nuestros democraticos ej6rcitos, 6 de un comerciaute
con infulas de personaje-que nunca los miramos con
desden. En cada uno de aquellos cuerpecillos, armado de
brocha y cepillo, que salta, liace muecas y grita y chifla
con alegre furia, estA en cierne nn futuro ciudadano, que
sera, por ministerio de las costumbres y la ley, miembros
del pueblo soberano."
Puede afirmarse que si muchos de aquellos minembro
de la legi6n chinesca no son del todo an6nimos, lo deben
A los apodos que ellos mismo se dan. Los mis de ellos
no saben d6nde nacieron ni quidn es su madre, y poquisi-
mos darAn raz6n del padre que les di6 el s6r. Na.eni como
los hongos, eu los arrahales de Bogotd, viven conmo Dies
quiere y con el dia, son duros para morir y soportar ham-
bres, desnudez y privaciones, y aunque los miAs carecen
de vigor y robustez, recent y se. vuelven hombres, pasan-
do de la categoria de chinos i la de guaches, denomina-
ci6n de origen indigena, al parecer, y que en Bogota apli-
can a los homnbres plebeyos, que no son indios puros,
vestidos de ruana 6 poncho y calzados con alpargatas,
cuando no con mero barro. Nuestros chinos conocen el
hambre con much intimidad, frecuentemente se maritie-
nen con pan negro y agnacates, naranjas 6 mangos de la
peor calidad, rara vez been agua, pues la chicha de mafz
es su habitual bebida; viven como en la calle y duermen
como pueden, amontonados en portales 6 rincones done
unos con otros se calientan, cultivan en los pies numero-







LUCAS VARGAS.


sos ufieros, y en 6stos y en la cabeza abundantes crias de
parasitos, y se visten.... de tal modo, que niel fii'n ni
la decencia lo permiten.
De cuando en cuando se ve algfin bolibotin con ropa
limpia y sana y sombrero presentable ; pero este fen6meuo
sorprendente, se debe casi siempre a la muuificencia de
algfin generoso protector. Todos se calzan d pata limpia,
como ellos dicen, sin que ni el misero alpargate de suela
defique y capellada de algod6n les proteja los pies, y se
meten en fangales y calios con toda comodidad, desafiando
bumnedad y todo, cnal si caminaran por sobre flores des-
hojadas. Su vestido es cosa de desafiar al mns erudite en
indumentaria modern: el harapo en todas sus formas
posibles 6 imposibles, es el atavio de nuestro granuja. El
que, por obra de misericordia, tiene chaqueta, hecha jiro-
nes a modo de calzones y de tamafio descomunal, carece
de camisa 6 de camiseta, usa unos trapos disparejos, des-
parejados y sin botones, atados a la cintura con cuerdas 6
correas y tapizados de remiendos en la region de las rodi-
llas y en otra region mis alta pero trasera. En esta parte
6 hay remiendos de trapos de diferentes g4nero y color,
que parecen como sinapismos, 6 emplastos puestos para
impedir un aire colado, 6 hay agujeros por done asoma
a tel6n barrido algo como nna especie de mejilla que es
mejor no nombralla.
Chiinos'hemos visto que, habiendo obtenido como re-
galo espl6ndido un viejfsimo gabn 6 sobretodo, descolo-
rido y raido, se lo plantan encima, doblandole 6 recortin-
dole las mangas, se lo cifien en la cintura para que sirva
al propio tiempo de chaqueta, camisa y calzones, y arras-
tran por el suelo media cuarta de los faldones, que asi
hacen las veces de escobas. Cuanto a los sombreros, ca-
chuchas y gorros que usan los desdicbados granujas, es
admisible en estas prendas todo lo inverosimil en los colo-
res y las forms. Cada objeto de esos tiene mis arrugas
que las cordilleras de los Andes, mis mugre que un solar








LUCAS VARGAS. 21

de pobre y mrs lacraduras y agujeros que el capital de un
quebrado. El mayor gozo de los propietarios de aquellas
prendas consiste en quitarselas reciprocamente, volverlas
lio con e(scaras de naranja y restos de cartelones impre-
sos, arraucados de las esquinas, y tirarlas al viento para
que vnelen un instant como cometas y caigan eu algin
lodazal, un caTio 6 ni mont6n de tierra, donde various se
dispntan la presa; 6 amarrarsela de la cola A un perro para
que, corriendo como endemoniado, se la lleve lo mas lejos
possible.
El verbo chiflar es el mis oaracteristico del chino bo-
gotaun: so vida es un continue chiftar, y cuando no chifla
lora. (Entre paritesis, naula es mis. feo que uno de
aquellos chinos llorando: sus muecas son borribles, y llo-
iran 10on ojos, boca y narices, chillando como gatas braves).
El chi o chifla por divertirse, por burlarse del pr6ji-
*no, pot via de pelea y por hacer ejercicio. Si pasa cerca
dle (1 una vieja sucia y mal vestida, hi chifla; si alguien
se a nina costalada en la calle, di ocurre otro incident
-irotesco, chiila tambi(in; si ve aliun calcutano 6 (,l(ifin (1)
,vetido a; usanza del sn tierira, y por ended de mala traza,
1o cfhihla sin piedall. Si en las paradas militares colete
pitias algfin batallh6 en sus evoluciones; si en alguna
procesidn se !j .I las aasana do in santo, (6 ste cojea;
si so pagan las Inces en los faioles de las calls; si en
thegos artiticiales arden mal alguin astillo; si i un indio
irriero se e eladean las cargas de carbon que menguados
jaimelgos lievan sobre sus lomos; si uu ventarr6n se Ileva
de calle los painelos, sombreros y mouteras de un puesto
de mercachifles, y los levanta hasta los tejados; si se suel-
ta nm burro cargador de agua y hace de las suyas por
esas calls, sacudiendo los barriles y regaindolos con an-
garillas, albarda y todo; si durante algin espectdculo,
siquiera sea solemn entierro, con discursos en el cemen-
(l1 Asi Ilaman en Iogot!i v las tierras altas 6 friasg i los habitantes
de las bajas ; calientes.








LUCAS VARGAS.


terio, atraviesa el scenario un perro vergonzante; 6 si
ocurre cualquier incident que salga de lo comfin y usual
en today situaci6n, el chino se pone A chiflar con entusias-
mo, ya del modo ordinario, ya meti6ndose los dedos en la
boca y no cesa de dar frendticos chiflidos mientras no
desaparece la cosa 6 incident que le lha provocado A for-
mar coro en la rechifla.
Si el chiflido es la agudeza maligna y ruidosa del chino,
tambi6n la palabra breve, instantanea 6 imprevista
siempre-le sirve para expresar su natural gracejo. Es
chistoso en el decir asi como grotesco en sus contorsiones
y muecas, y sus chistes son siempre originales, oportu-
nos, y rara vez insolentes, bien que no carecen de sal y
pimienta. No obstante la pobreza de su lenguaje-caste-
Ilano bastante corrompido y sincopado en material de pre-
posiciones y adverbios (1), se expresa con facilidad y
prontitud, comprende cuanto se le dice, y algo mas, y por
una sefia adivina el asunto para que se le llama.
Por lo tocante A oficios, el granuja bogotano hace
cuantos pueden darle di ganar cuartos 6 nikelitos-comoi
llama los cuartillos 6 monedas de dos y medio centavos
de peso, desde que son de nikel. Se acomide en los al-
macenes a prestar ayuda en la apertura de Ibutos de mer-
caderfas; asalta i todo viajero que se apea de un carrua-
je, cargindose con todos los chismes imaginables; se
ofrece para hacer mandados callejeros ; especula con la
venta de periddicos; se encarga de llevar paquetes 6 lios
a las casas, acompafiando A los que hacen compras en
almacenes y tiendas; guard el caballo A todo jinete que
se apea por negocios 6 m6dico que llega de visit d una
casa; asedia A los novios y padrinos en los atrios de las
iglesias, pididndoles el folio (regalos en pequefias mone-
(1) CalcAlase en Bogoti que el uso de los vocablos castellanos se hall
en esta proporcidn : el indio puro emplea habitualmente como quinien-
tos; el plebeyo de la ciudad unos mil; la gente medianamente culta,
cosa de tres mil; los escritores y gente ilustrada, mas de cinco mil, y los
mejores literatos, de ocho A diez mil.








LUCAS VARGAS.


das nuevecitas), que es de tabla en los bautizos y casa-
mientos; acompafia, en pelot6n con otros, las administra-
ciones del ViAtico, ora por cnriosidad, ora con la esperanza
de atrapar algo comestible; se desliza por las plazas de
mercado, en los dias de gran concurso, y acontece que
por alif se le pega en las manos alguna tajada de piiia,
algun agnuacate magullado que arriiconan por inutil, 6
alguna granadilla 6 naranja que reposaba en el canasto-
jaula de un indio de Choachi ( Ubaque; y, en fin, si su
principal medi( de subsistencia estAi en el cajoncito de la
bola y los cepillos, cifra su mayor aspiraci6n en Ilegar a
ser chuctchero, siquiieia de ilenor cnantia, vendiendo caje-
tillas d, fit'sfo:, plaiecillos de jabin, pines y otras me-
nudeiuias (1).
Lucas era, sin contraiicci(iiu, uno de los bolibotin mas sobresalientes. Su buen genio y grade actividad le
procurabani numerosa clientele, y nunca ganaba ell el dia
menos de dos ire:les (i veiiine centavos. En ocasiones es-
taba tan en vena, que se ganaba hasta dos pesetas, sobre
todo, si acertabLa dar con un I'ora1stero generous que le
pagase rumbosamentle sus servi(ios. Su especialidad era
aplicarse : Instrar las botas y servir de otros modos :~ los
Senadores y iRepresentantes de otras comarcas; Lucas
los oteaba y olfateaba de lejos y los conocia como por in-
tuici6n, acaso porque los botines apretaban los pies, 6
porque llevabau las luanos tiesas, prisioneras en guantes
nfimero 81, 6 porque se cogian las solapas de la levita
con cierto aire de oradores forenses; 6 de logias, 6 porque
usaban el sombrero de copa alta con modo un tanto-zurdo
y desmafiado, ora echado hacia atras, ora haiaa adelante
6 de medio lado.
Pero el pobre Lucas no disfrutaba inucho que diga-
mos del frnto de su trabajo. Su madre era avara y de mal
genio, y le exigia siempre, bajo la gravedad del juramen-
(I) Llama el vnlgo cluchc-os a los que venden chuclheras por calls
y caminos y esto es, a los buhoneros 6 mercachifles.








LUCAS VARGAS.


to, ]a entrega de lo que ganaba en la ciudad; y en todo
caso, obligado 1l A sostener A su madre, miserable y tulli-
da, se le hacia cargo de conciencia no levarle lo que obte-
nia por sus servicios. La desarrapada ropa conque se
vestia era fruto de regalos que le hacian de viejas prendas
de uso yA imposibles; y de lo que se ganaba por lo comfin
no ponia a un lado sino lo preciso para comprar betin,
reponer los cepillos y brochas infitiles, corierse una que
otra fruta con acompaniamiento de pan negro de trigo
(mogollitas casi de afreclho), y reponer el valor de los pe-
ri6dicos que compraba. De cuando en cnando se daba el
lujo de una mitad de cuartillo de queso y otra de chicha,
y en seguida se enjuagaba la boca en alguna fuente pfibli-
ca, A fin de que no le quedase el olorcillo y su madre no
advirtiese que 61 se habfa regalado.
Ello es que Lucas era, con sus andrajos y Itodo, uno
4le los favorites de la familiar de los bolibotincs, y que, pa-
sando la pena negra, pero. sobrellevAndola con alegria
trabajando sin pereza, retozando y chiflando, iba andaudo
,conm podia por la ruda cuesta de la vida, sin que laa
ascension le fuese nuy pesada. La filosoffa del chino bo-
gotano es incomparable. y inuchos hombres do mejor
condici6n deberian iinitarli, A fin de sobi'ellevar la exis-
tencin con resignaciln y sin desesperarse nunca.

('APITI7LO III

EL DOCTOR I)1AVO Y SV S SIRAVEZAS.

Era el doctor Ildefonso Bravo uno de :aquellos hom-
bres que si parecen raros A quienes no los tratan de inuy
cerca, no lo son tAnto como pareceu, ya porque abundant
mis de lo que generalmente se piensa, ya porque son me-
jores de lo que se cree. Treinta y dos afios cumplidos, un
capital de mAs de sesenta mil pesos, bien colocado en
dinero A interns y en casas sitas eit la ciudad, el tftulo de








LUCAS VARGAS.


doctor en Medicina y Cirugia, bien adquirido desde 1870
en la Universidad Nacional; y un modo de ser, una facha
y uu conjunto de calidades personales que estaban muy
lejos de ser antipdticos ni dignos de poca consideraci6n:
tales eran los elemeutos components del sujeto. Natu-
ral de Pamnplona, noble y melancOlica ciudad del Depar-
tamento de Santander, antes Estado Soberano, y miern-
bro de una familiar principal y acomodada, habia venido
a Bogota desde 1863, A hacer sus studios de Ciencias
Xaturales y de MAedicina y Cirugia, y, obteniendo sus
diplomas en today regla, habia procurado ejercer su profe-
sion desde J iego.
Pern si en su ciudad natal it otra de segundo 6 tercer
orden hubiera podido andar sin tropiezo y crearse buena
clientela, esto era en BogotAl poco menos que, impossible.
En la capital colombiana no gozan de credit para curar
conservar () miatar ._hli.i I.i, sino dos classes de profeso-
res : 6 los viejos cseulapios une conocen todas las alcobas
de la cludad, todos los achaques de las families y todas ]as
enfermedades y epidemics (qne la falta de higiene hace des-
arrollar; 6 los jivenes1 profesores recien Ilegados de Paris.
Los primeilos goza xni t la confianza persona! de much,%
gente, y cuentan con un caudal considerable de experien-
cia y relacioues; los otros, traeu la levita arrugada,
como que esta recien desempacada y viene de "la ex-
tranjeria," y tienen el prestigio de lo nuevo, de lo descono-
cido, de lo europeo, que en America es el mayor de los
prestigious.
El doctor Bravo no era ni m6dico viejo ni titulado
en Paris ; apenas si acababa de echar plunas en la Uni-
versidad, y en su persona, por muy aprovechada que fue-
se, el estudiante se sobreponia al Profesor, y durante al-
gunos afios habria de subsistir para el comlin de los en-
fermos y achacosos. Asi, hubo de luchar sin tregua por
el espacio de cinco & seis afios, y su clientele estuvo re-
ducida i uno que otto artesano 6 estudiante pobre, a








LUCAS IARGAS.


una que otra se4orita de las de tienda con biombo, y A
sirvientes de algunas casas; por lo que la profesi6n no
le produjo renta ni para comer 6 vestirse modestamen-
te y comenzaba 5 perder ]a esperanza de prosperar en Bo-
gota, cuando muri6 sn padre. March6se prontameute
para Pamplona, hizo liquidar su herencia, que no era es-
casa, vendi6 todo lo que no estaba en dinero sonante, rea-
liz6 mas de cuarenta mil pesos y regres6 d Bogota.
SPor qud rerees6, si la residencia en Bogot6 no le
habia sido propicia ? Respondeni A esta pregnnta nobles
sentimientos. En primer lugar, el doctor Bravo estaba
enamorado, pero con today el alma, de una hermosa bo-
gotana; en segundo Ingar, iabia dejado en la capital un
amigo y condiscipulo A quien queria con predilecci6n y
de quien era inseparable compafiero. De sobra babia con
aquel amor y esta amistad para que el joven doctor per-
sistiese en vivir en Bogota, 6 pesar de los desengafios
profesionales que alli habia experimental.
Pero es el caso que el amor y la amistad no pueden
sostenerse A nedias, 6 en forma del soliloquio, sino que
han menester la uni6n y correspondencia de dos volun-
tades. El doctor Bravo amaba con entusiasmo, con bra-
cura, su IsabelitaReina, joven debuenas parties, sinduda,
y digna de ser amada; pero, 6 no la impression fatvora-
blemente la persona del Profesor pamplon6s; 6 6ste no
acert6 6 hacerse querer al gusto de Isabelita, alegre y
vivaracha como esta era, y l1 sobrado respetuoao en sus
mudas manifestaciones, timido en el amor y tanto me-
lanclico y corto de genio, a ms de avergonzado por falta de
clientele; y es cierto que al ansentarse de de Bogota, no
habia podido contar con el coraz6n de su esquiva Reina.
Al tornar a su domicilio, en solicitud de su hermoso imAn
de care y hueso, y hacer diligencias para obtener la
anhelada correspondencia, y ofrecer su mano, su nombre
y su caudal, el pobre doctor descubri6 que Isabelita se
iba a casar con otro..








LUCAS VARGAS.


g Y qui6n era este otro '? Habria form de luchar con
61 y disputarle la palma ? N6 La indignaci6n y el senti-
miento de la propia diguidad no permitieron al doctor
Bravo entrar en lucha con el rival preferido, precisamen-
te porque este dichoso mortal, no poco solapado, era-...
nada menos que Heraclio Bustamante, el grande amigo
y condiscipulo 1 quidn tanto habfa querido nuestro joven
Galeno! De estas sopladuras de novias suelen verse
muchos ejemplares en este pfcaro undo, y no deben de
sorprender uncho i los veterans del amor, siquiera se
llame simple galanteo 6 trapicheo; pero el doctor Bravo
era novicio en el amor, y aunque conocia A fondo la ana-
tomia de las articulaciones y las visceras, ignoraba las
vueltas que dan a las veces las articulaciones de la mano
de un amigo, y los capriclios en quo puede dar, cuando
es femienina, la interesante viscera que Ilaman coraz6n.
Lo sucedido le sorpreudi6 de tal modo, le eaus6 can pro-
funda indignaci6n, que por un sofistico procedimiento de
generalizacion, Ileg6 a pensar que todos los amigos ha-
bian de ser perfidos y desleales como Bustainante; y to-
das las minjeres, tontas 6 casquivanas como Isabel Ieina;
tom6 horror invincible A la amnistad y al amor ; agri6sele
el character, de dulce y bueno que habia sido hasta enton-
ces; hny6 de today reunion y do today fiesta ; fu6 liquidan-
do prontamtente los negocios en que so habia ocupado, y
poco a poco se volvi6 taciturno, retraido y hosco, toman-
do en su viir solitario el triste camino de la nisantropia.
Encerr6se en su casa, con sus libros, durante algnuos
meses; y quiso vivir dentro de la ciudad como un ana-
coreta de nueva especie.
Pero el doctor Bravo era hombre de coraz6n: habia
eu su alma un fondo de amor y filantropia, de caridad so-
cial, y una necesidad de vida active y Atil que no se
compadecian con la clausura y el silencio, y reclamaban
alimentaci6n y esparcimiento constantes. Sidndole ya, como
le eran,'odiosos el amor y la amistad, y no teniendo, como








LUCAS VARGAS.


no tenfa, nada que agradecer al Cuerpo Mldico ni a la me-
dicina, le ocurri6 un dia pensar que la political podria
procurarle entretenimiento grato y util. Tenia de sobra
de qud vivir, sin que le viniese i las mientes la triste idea
de especular con la political, y caso de aficionarse d ella,
era segnro que iia :d dar algo de su persona y sus recur-
ss a los partidos y A la Patria, y no A solicitar ni recibir
tavores 6 mercedes. Qniso, lpnes, hacer la experiencia, y
pusi por obra los nedios.
Sa primer diligencia fud suscribirse i todos los pe-
:itdicos de Bogota, chicos y grandes y de todos los colo-
res y inatices, desde el rojo subido hasta el amarillo pd-
1ido, A fin de ponerse 6 estar al tanto de lo que pasaba
en la Reptblica y en el exterior, de oonocer las tenden-
aias y pretensions de todos los partidos, circnlos y semi-
firculos, pues do todo habfa, y de formarse ideas claras
sore el rurmbo (que liabia de iacer la political. El doctor
Bravo no tenia ideas bien precisas sobre los* asuntos po-
ifticos: por hereicia de sus padres era cat6lico y conserva-
dur, lpro la cldncacoi6iin iiiversitaria y el roeou con !a ju-
ventud die Bogota I le habian Ialeado bastante, infiun-
.i6iidole no pjoc)s sofisuinas de lilosoffa libre-1pensadora ;
no powas teortis do avanzado lil)eralisnmo; y es 1o cierto
uine el espiritu s'O !e habia emnbrollado con cierta mesco-
!anza de ideas (ine -.no scoimpadecia n unas con otras 4 no
ibrnciiban Iuna dtoctrina clar;u y precise.

CAPITULO IV

SCAI ( CTERl D)EL DOCTOR BRAV().

En el caracter del doctor Bravo habia inuluido el es-
tudio de la medicine y las ciencias auxiliares de 6sta,
hecho con aplicacidn y con ciencia, lo cual le habia impe-
dido hacerse cargo de los problems politicos y prestarles
atenci6n suficiente.







LUCAS VARGAS.


Asi, el doctor esperaba que la lectura de todos los pe-
ri6dicos le daria ]a clave de la situaci6n del pais. Pero
apenas sf llevaba 1un mes de estarlos leyendo con curiosi-
dad y atenci6n, mejor amin, sin prevenci6n alguna y con
Animo de descubrir la verdad-cuando empez6 A ver me-
nos claro que antes, A perder la uoci6n de la justicia y la
16gica en lo que lefa, y A comprender que en aquel pugi-
lato de los partidos y cuasi-partidos, que se sostenfa con
papeles, mientras Ilegaba la ocasi6n de sostenerlo Ai mano
armada-no habia ordinariarnente sino una lucha de pa-
siones inflexibles, de odios inveterados, de ambiciones que
se exclunian reciprocamente, y de forms diversas-ya
presentadas con hipocresfa, ya con cinismo-de una mis-
ma cosa anticristiana: la intolerancia, abiertainente ene-
miga de la caridad.
Muy poco era lo que en aquel recio pugilato podia
ser atribufdo al patriotism sincere y desiuteresado; lo
mis, y con much, perteneofa al apetito desordenado de
empleos, contratos y favors, A la envidia de lo que otros
tenfan 6 alcanzaban; A pujos de una vanidad incontenible;
al afain inconsciente de agitaci6u y actividad bullanguera
que A muchos dominaba; al furor de exponer cada cual
doctrinas absolutas, dando por verdades las concepciones
mis empiricas; A resentimientos personales implacables,
y A la inspiraci6n de este pensamiento comfin: quitate de
ahf para que yo ocupe tu lugar. Habfa excepciones, sin
duda, pero rarfsimas; y era de notar que siempre los mis
audaces, los mas cfnicos y bullangueros, eran los que mas
facilmente se abrian camino en el hormiguero de la polf-
tica. Estos, alzando bandera colorada, invocaban la liber-
tad y el progress y los derechos imprescriptibles del
pueblo (el cual maldita la cosa que entendfa de ello), y
denostaban A sus contrarios Ilamaudolos oscurantistas,
.r'tr6grados y reaccionarios. Aqu6llos, los denostados por
el radicalismo, contestaban-en nombre de la religion y
la moral, de la propiedad, la familiar y el orden-llamando







LUCAS VARGAS,


a esotros disociadores, rojos, impios y perversos: y al
propio tiempo que les enrostraban la mancha de utilita-
ristas, se contagiabau de utilitarismo, sin caer en la cuen-
ta de su inconsecuencia, puesto que -ocurrian A los mis-
mos 6 semejantes medios que sus adversaries.
Entre rojos y azules andabau tambidn, con no menor
safia, los auarillos, los morados, los rojizos y ann los tor-
nasolados; pero no se sacaba en limpio de lo que unos y
otros decian, en que inedida habia de asegurarse la liber-
tad, d6nde estaba la verdadera soberania del pueblo, en
que habfa de consistir el oilen, hasta qu6 punto iba 6
debia ir el poder de la autoridad, ni c6mo podfa conciliar-
se la rapacidad del Fisco con el derecho de propiedad, el
derecho en general con el deber, y la paz y segnridad pfi-
blicas con la libre acci6n de los particulars.
El doctor Bravo estuvo en la mayor perplejidad y en
muy penosas alternatives: uuas veces se quedaba lelo con
la lecture de incomprensibles teorias; otras reventaba de
indignaci6n al reconocer el cinismo de algunos escritores;
ya se entusiasmaba al hacerse cargo de las protests de
honradez, equidad y buena fe de algdn otro publicist
sincero, 6 de alg6n hip6crita que hurtaba para su gasto
el acento del patriotism; ya se descorazonaba cuando
cualquier incident de la political le indicia a pensar que
era vana y quiminrica toda esperanza de regeneraci6n so-
cial y buen gobierno.
Con todo, prob6 a insinuarse en el mundo politico y
quiso. ponerse en coutacto con los partidos militants.
Escribi6 para uu semanario una series de articulos muy
patri6ticos y razonados, sobre higiene pdblica, en relaci6n
con el servicio de la policia ; y como los empleados del
ramo, sin motivo alguno, creyeron que las observaciones
higi6nicas envolvian censura indirect para ellos, un pe-
riodista ministerial se encarg6 de'poner de oro y azul al
buen doctor Bravo, prodig6ndole los mayores improperios,
en uso del sagrado derecho individual" de la absolute







LUCAS VARGAS.


libertad de imprenta. Con ol que el doctor, hoidamente
lastinad.o, cerr6 sus studios de escritor cientifico, y se
jurd a si mismo que no volveria a tolnar la plunia para
meters tin camisa de once varas en el periodismo.
Cierto dia, :il salir de-ina junta de midicos-- t la ncal
tfu invitatd pr casua.lidadl, y de la que no result cosa
algun:a ici;t.;, porqute cada professor se mantuvo en sus
trece, sosLeniiiedo sO propia opinion, mins A beneficio de
st ciencia q(jl del enfermno-uno de los cofrades fnese ha-
blando de iroia 6 con dafiina intenci6n, le dijo:
-Y listed, doctor, per qud no procura alzar la cabe-
za y halerse ver ?
-- C toi y para (qie ? observe Bravo.
-Pues para figurar en la politic, yi. que anda tan
retraido del ejercicio de la medicine.
-Bah i Y por qud camino he de meterme A fignrar ?
--Puede ousted hacerse elegir Diputado, y despuds -...
Representante 6 Senador.
-Lo p.'esare, doctor; lo pensare, replica, nuestro so-
litario filAntropo.
Y la sugesti6n p6rfida;. 6 no, soe Ie convirti( en sus-
tancia. A poco di( pass para conseguir la Diputaci6n por
nu ceirculo electoral done ejercia grande influencia, como
gamonal 6 cacique principal, D. Serafin Almansa, sujeto
a quien el doctor habia curado de grave dolencia, con
ocasion de iunas semanas de veraneo pasadas por Iste en
la pequefia ciudad de X. Escribi6 el doctor a su amigo
manifest:;ndole el deseo que tenia de ser Diputado, y pi-
diendole s,. apoyo. D. Serafin le contest(I que las eleccio-
nes las dirigia y manejaba, coino asunto de administra-
ci6n el Presidente del Estado, y que, para adoptar en el
circulo X tales 6 cuales candidates, era precise que dstos
se entendiesen primero con el ciudadano Presidente y se
asegurasen el apoyo official. Semejante respuesta indign6
por todo t6rmino al doctor, tanto por la humillaci6n del
sufragio y de la dignidad de elector y cacique del "Pue-







LUCAS VARGAS.


blo soberano," que D. Serafin ponia de manitiesto, como
por la prueba que sumiuistraba su dicho, de la falacia con
que los Gobiernos de los Estados, desde muchos afios
atras, venian diciendo que emanaban de la libre elecci6u
que respetabau el derecho popular, y que los pueblos vi-
vian bajo la salvaguardia del regimen republican y de-
mocrAtico puro.
El doctor mir6 cou desprecio la facsa de las elecciones,
y el sentimiento de su dignidad le impidi6 dar paso algu-
no para entenderse con el cindadano Presidente y Ilevar
adelante su idea de caudidatura. Pero algo debi6 de es-
cribir sobre el asunto D. Serafin A dicho ciudadano dueiio
y senior del sufragio, puesto que un dia se present en
casa del doctor un ageute reservado 6 calanchino del
senior Presidente (1), que si las elecciones eran como ven-
dutas, calanchines habia de haber en ellas, el cual a vuel-
tas de algunos rodeos en forma de preambulo, le di6 A
entender que la persona del indicado candidate no era des-
agradable, pero que se deseaba saber de antemano c6mo
pensaba respect A la political general y i los asuntos del
Estado.
-No soy hombre de partido, dijo el doctor, sino simple-
mente un hombre honrado que desea el bien ptiblico, y que
contribuiria gustoso A procurarlo. No busco medros de
ninguna clase, y jams el ciudadano Presidente me vera
acercarme a 61 ni a ningin gobernante para pedirle em-
pleos, contratos 6 favors.
-Es usted un politico excepcional y candidate inme-
jorable, observ6 el calanchin; pero....
-- Pero qu6'?
-Eso de no ser hombre de partido.... En los tiem-
pos que corren, hay que estar con unos 6 con otros.
(1) Llaman en Colombia calanchines (no se sabe por qu6) & los co-
misionados secrets que hacen pujar en los remates y vendutas, por
cuenta de los vendedores 6 interesados en hacer subir las ofertas y pre-
cio de lo que se remata; y tambi6n a los agents secrets de las auto-
ridades.







LUCAS VAIIGAS.


-Pues tengo mis ideas; pero nunca procederd cie-
gamente por iuterds de ninguin partido. Antes que todos
los partidos estan Ia Patria y la Justicia.
-- Y el legitimo interns del Gobierno ? insinu6 el ca-
lanchin.
-Si ese interns es legitimo, debe estar en armonia
con ia justicia, y con el bien de ]a sociedad.
-Me parece esa doctrine algo vaga.
-No tratamos de casos concretos, senior. Yo soy ami-
go del Gobierno, porque el Gobierno, cuando es legitimo,
represent la ley, el orden, la seguridad, el derecho y el
deber de todos.
-Esa es, senior doctor, una correct profesi6n de prin-
cipios ; pero siempre tenemos que military bajo alguna
bandera, y.... Ah! comprendo, interrumpi6 el doctor.
Mi profesi6n de fe se reduce a pocos t6rminos. Soy cat6-
lico sincere, pero respeto las creencias ajenas, y rechazo,
en religion, todo lo agresivo; soy liberal moderado, y
quiero que se gobierne con la Constituci6n, por mala que
sea, y se respeten y cumplan las leyes; antepongo el or-
den toda reform, si las reforms ban de ocasionar per-
turbaciones; y no dard mi humilde apoyo i ningfin Go-
bierno que obre sin probidad.
-Basta, senior doctor, concluy6 diciendo el agent
privado. Yo comunicare al ciudadano Presidente las hon-
radas palabras de used, y espero que su candidatu-ra
podrd ser aceptada.
La historic, que ordinariamente calla sobre lo que
pasa detr4s de los bastidores, no nos cuenta qu6 mo-
tivos obraron en el animo del discrete Presidente,
y debemos suponer que, sabiendo que el doctor Bra-
vo podia ser un Diputado titil, y nada estorboso, pues-
to que no tenfa espfritu de combatividad, ni pediria em-
pleos, contratos i otras gangs, di6 su beneplicito 4 D.
Serafin Almausa para que patrocinara y sacara avante
la candidatura en cuesti6n. Ello fud que hubo elecciones,







LUCAS VARGAS.


6 una pelotera popular con este nombre, y que un dia el
doctor recibi6 carta de su cuasi amigo D. Serafin, en la
cual 6ste le avisaba que la gran mayoria de sufragantes
habia favorecido con la diputaci6n por el circulo X al doc-
tor Ildefonso Bravo.
Pero el doctor no se di6 por electo asi no mAs. Las
elecciones habian sido, ya que no una merienda de negros,
por cuanto en Cundinamarca son escasisimos los negros,
sf una merienda de blancos, indios y mestizos, 6 de elec-
tores de todo linaje. En todo el Estado, como de costum-
bre, se habia emitido el sufragio con acompafiamiento de
gritos, maniobras de la policia y la tropa, tumultos, bofe-
tones, garrotazos, disparos de revolvers, robos y destrozos
de urnas, sustracciones de papeletas, suplantanci6n de
nombres de sufragantes y de candidates, registros falsos
y todas las cosas muy divertidas pero infames, que com-
ponian en Colombia los Ilamados retozos democrAticos,"
base fundamental de unos Gobiernos tenidos por repre-
sentativos. El doctor Bravo pens6 que su elecci6n podia
estar viciada, como tantas otras, por las pillerias que eran
de notoriedad, y escribi6 4 D. Serafin dici6ndole: No
acepto la diputaci6n, porque presumo que en el circulo X
habrAn sucedido las mismas cosas que en otros muchos
del Estado "
Pero D. Serafin-de buena fe, y acaso con raz6n, por
raro caso-contest6 que el doctor era legitimo Diputado,
y podia sin escrfipulo concurrir a la Legislatura 6-Asam-
blea legislative, por cuanto las elecciones habian sido pa-
cificas y del todo correctas er el circulo X. Qned6 asi
tranquila la conciencia del doctor-pues D. Serafin era
hombre .honrado, y su dicho se corrobor6 con muchos
otros informes-y resolvi6, por ende, aceptar la dipu-
taci6q.
Lleg6 el dia de la instalaci6n de la Asamblea legisla-
tiva, y empez6 para el doctor Bravo el crujir de dien-
tes. Vi6 desde luego que alli la merienda consabida, si







LUCAS VARGAS.


bien tenia otra forma, no era mis limpia que la de los
-comicios populares. A todo trance querfa cada circulo,
politico 6 personal, ganar la elecci6n de Secretario de la
Asamblea y de otros funcionarios subalternos; mas no
para asegurar un servicio inteligente y correct, sino para
contar con individuos que se prestasen a escrutar de 6ste
6 del otro modo-segun las encontradas pretensiones-
los registros de las votaciones que despu6s ocurrirfan
para la elecci6n de Senadores, miembros del Gran Jurado
Electoral y muchos otros empleados. El doctor Bravo
vot6 con independencia por hombres de bien, de modo
que todos sus votos fieron como dados en blanco.
Tras estas feas intrigas del primer dfa y los odios, ri-
validades y miserias que desde lu6go puso de manifesto
casi toda la Asamblea, otras cosas andlogas 6 peores se
fueron patentizanclo, ora entire bastidores, ora en la ple-
nitud de las sesiones; y al cabo de veinte dias el doctor
Bravo no sabia, entire sus colegas, de d6nde era criollo."
Estaba hastiado de una representaci6n que de su parte era
honrada pero est6ril, sabfa que lo reputaban como candi-
do, por no ser interesado ni intrigante, y sentfa algo asi
como asco al tomar asiento cada dia en la Asamblea. Al
cabo no pudo soportar mas su situaci6n, que se le antoja-
ba vergonzosa, por la mala compafifa en que se hallaba,
y renunci6 la diputaci6n, se sacudi6 el polvo de las botas
al salir y dijo A la political un adi6s eterno.

CAPITULO V

C6MO ERA LA VIDA DEL DOCTOR BRAVO.

Se convenci6 el doctor Bravo, desde entonces, que no
habia partidos polfticos-aun cuando hubiese alguuos
pensadores polfticos-sino circulos ambiciosos y aparceros;
que la federaci6n era un carnaval, no ya "de guapeto-
nes," como la habia laamado un ilustre hombre de Esta-








LUCAS VARGAS.


do, sito de intrigantes y especuladores; que ningdn par-
tido extreme era capaz de gobernar bien y liacer la fe-
licidad del pueblo; que todas las doctrinas eran contra-
dictorias y, por absolutas, (alsas; que no habia en la ln-
cha de los partidos patriotism ni buena fe, sino egoismo
salvaje, guiado pdr el criterio del mks menguado utilita-
rismo, y en suma, que la political era una porqueria.
Una vez convencido de todo esto, el doctor Bravo re-
solvi6 eclipsarse por complete y encerrarse mnis que nurica
en su retraimiento y misantropia. Coloc6 todo su capital,
parte en buenas casas de median valor y part A mo-
derado interns, con seguras hipotecas y A largos plazos,
y se puso en reclusi(n en sn casa, de donde no salia sino
por cuatro motives: para cumplir con sus deberes reli-
giosos; para comprar libros 6 algo que le hiciese falta i
sn comodidad; para cobrar alquileres y rtditos y colocar
los sobrantes de sus rentas, y para dar sus matinales
paseos por los suburbios y alrededores de la ciudad,
donde ejercitaba silenciosamente y de diversos modos
sus sentimientos de caridad. Por las calls andaba siem-
pre [solo, A pie 6 A caballo, A nadie visitaba, ni era visita-
do, y en su casa no habia otros habitantes que su coci-
nera, una criada que le lavaba y aplanchaba la ropa, un
sirviente que le hacia sus maudados, le servia A la mesa,
le limpiaba la ropa de patio y Ie lustraba las botas, y
ademis, como aditamentos entretenidos: su caballo, de
color de bayo amarillo, un buen perro, un gato, que vivia
muy tranquilo (no habia gata en la casa ni en la -vecin-
dad), y en los corredores del primer patio unos cuantos
pjaros, que siempre andaban sueltos, A saber: un
mirlo blanco, un turpial, dos-toches y un arrendajo.
Habitaba el doctor uua linda casita de solo plant
baja, sita como at tres cuadras abajo de la plazuela de
Egipto, en la calle del Teatro 6 de San Carlos, que al
preseute es la secci6n oriental de la Calle 10? Tenia la
casita dos patios y ud solar, y sobre el primero tenian







LUCAS VARGAS.


sus puertas la sala y un gabinete de studio, con tres
ventanas a la calle, pintadas de verde, la alcoba con la
cama, contigua al gabinete, otra pieza al lado para rope-
ro y aseo, y un alegre comedor, con vidrieras de arriba
abajo, que lo cerraban sobre los dos patios. Estas piezas
daban sobre tres corredores 6 galerias sin barandas, y el
cuarto corridor del lado de la casa contigua servia de
pasadizo para entrar directamente del zaguin hacia el
segundo patio y el solar. Por allf pasaban los criados, y
entrabay salfa el caballo del doctor. En el segundo patio
tenia 6ste su pieza de bafio, un trapecio arreglado bajo el
techo de un ancho corredor, la despensa, la cocina, los
cuartos que habitaban los sirvientes, y el de aplanchar
la ropa. En el solar estaban la alberca con agua corriente
de merced, el cuartito para guardar el carb6n, la lefia y
la hierva, un hornillo, la pesebrera, el lavadero y un regu-
lar harem, compuesto de un sulta6n (gallo colorado y de
alta cresta) y unas doce gallinas en calidad de odaliscas.
El doctor Bravo era un misintropo de adopci6n, que
no de naturaleza. Los m6dicos, Isabelita Reyna, Busta-
mante, los peri6dicos, las elecciones y la Asamblea Le-
gislativa le habian causado hipocondrfa puramente moral
si asi podemos decirlo; pero 41 tenia coraz6n y necesitaba
amaralgo. Trataba con la debida eonsideraci6n a sus
criados, y les hacia sus regalitos, pero no les tenfa afecto
por cuanto pertenecian A la especie humana. Asi habfa
puesto su cariiio en un perro negro manchado de blanco,
terranova cruzado, pero muy field, en su caballo, que era
hermoso, manso y de suavisimo andar, en sus pdjaros y
en sus flores. Tenfa el primer patio, aunque enladrillado,
Ileno de macetas y tiestos de flores, con plants enreda-
deras adheridas A todas las columns de los corredores,
que cafan en amplips festones y guirnaldas en todo el
contorno, y allf convocaba cada dfa, desde muy temprano,
con afectuosos castafieteos y silbidos, y mAs tarde, cuando
acababa de almorzar y corner, laa dispareja tribu de








LUCAS VARGAS.


cantores alados, para distribuirles las migas de arroz y
huevo cocido, las de pan empapadas en chocolate 6 vino,
y las sabrosas frutas y granos muy menudos con que los
alimentaba.
Los pajaros siempre limpios y lustrosos, alegres y de
hermoso aspect, habian aprendido A ser discretos y
aguardar que le llegase a cada cual su turn de ser aca-
riciado y alimentado. El doctor, que no silbaba mal, pues
tenia los labios finos y conservaba todos sus dientes,
habia ido aprendiendo A silbar imitando a los mirlos, los
turpiales y toches y los arrendajos. Sospechamos que
habia torado algunas lecciones de Diego Fallon, el mis
insigne silbador que hemos conocido; pero si asf no fuere,
es lo cierto que el doctor silbaba bien, ya que no A mrara-
villa. Era dsta su dnica habilidad de artist, si bien, cuan-
do atendia A sus plants trepadoras, sus parisitas diver-
sas y sus macetas y tiestos de flores, sabia ayudar con
talent y gracia A la grande, la inmortal artist inspirada
por Dios: la Naturaleza.
Pues, senior, el doctor Bravo silbaba inuy bien, y cada
vez que salia 6 su patio 6, llamar con castafieteos A sus
queridos p6jaros, 4stos le rodeaban ansiosos y le miraban
como provocando la preferencia.... Seg6n el capricho que
le ocurria, l1 comenzaba por imitar el canto del arrendajo
6 el del turpial, 6 el del mirlo 6 el de los toches; siendo
de notar que cuando estaba triste, comenzaba por silbar
en mirlo menor, cuando alegre, lo que era raro, en toche
sostenido, y en turpial mayor, y bentol cuando sentia
algin arranque de altivez 6 de entusiasmo. Y lo curioso
era que los pAjaroa estaban por modo tal disciplinados, A
influjo de la imitaci6n sucesiva de sus respectivos gor-
jeos-que eran como romanzas del mirlo, arias y mar-
chas del turpial, pasillos y bambucos de los touches, y
potpouries del arrendajo-que jams ninguno de ellos
acudfa al lamamiento, sino cuando se oia remedar por
el doctor. Apenas si Aste salia al patio con las golosinas








LUCAS VARGAS.


cuando los cinco preciosos pijaros le rodeaban, le picotea-
ban las botas y alegremente saltaban en torno de 61, co-
rrespondiendo asi A los castafieteos: Pero tan luego
como el amo silbaba, por ejemplo, como los turpiales,
el turpial volaba i lo alto y se le subia sobre la mano iz-
quierda, sacudia su rico plumaje con orgullo, le soltaba
un gorjeo y recibfa su raci6n de fruta, migas 6 sopas, de
arroz con leche i otras golosinas. Silbaba el doctor como
mirlo, y ai punto se bajaba el turpial y a su vez subia el
mirlo i recibir su parte de caricias y manjares, y sucesi-
vamente hacian lo propio los otros p4jaros, sin quejamas
se equivocacen subiendo fuera de prop6sito. Solamente
los toches, por su pluralidad, tenfan el privilegio de subir
a un mismo tiempo, y comer juntos sobre el brazo izquier-
do del doctor, sacudiendo simultdneamente sus negras
alas y esponjando su amarillo pecho color de naranja ma-
dura.
Ouidando sus pajaros y sus flores, devorando numero-
sos libros de ciencia historic y literature, dando buenos
piensos y carifiosas palmadas a su caballo, acariciando A
su fiel perro, A quien llamaba Yankee, manteniendo al
corriente con el dia sus libros de cuentas y muy escasa
correspondencia, y dando todos los dias largos paseos ma-
tinales, el doctor Bravo pasaba la' vida sin alteraci6n,
dejAndola correr sin perturbaciones, pero tambi6n sin
goces mundanales, cual corre por vallecitos pianos y nun-
ca frecuentados uno de aquellos mansos arroyos escondi-
dos entire juncos y alisos, que ni tropiezan con palizadas
ni se hunden en hondos barrancos, ni se despefian en cas-
cadas, y rara vez levan sus silenciosas ondas enturbia-
das por violentas y copiosas Iluvias.
Si el doctor Bravo era amigo de dar largos paseos, a
pie 6 a caballo, generalmenfe preferfa los de Sur, Norte
y Occidente, por donde los terrenos eran mAs iguales y el
andar menos fatigante. GozAbase con los aires libres que
respiraba fuera de la ciudad, con una soledad relative que







LUCAS VARGAS.


en cierto modo le incomunicaba con el bullicio de la socie-
dad, y con sus propios pensamientos, siempre rumiados
en soliloquio, cbn la satisfacci6n de no comunicarselos a
alma viviente. Pero el doctor ni era egoista, ni poco ni
much, por inms que hubiese caido en los desengailos y
tristezas de la misantropia. Era muy caritativo, pero d
su modo. Nada, ni un real siquiera, daba en la ciudad,
por via de suscripciones 6 dadivas, para-los objetos de la
beneficencia usual y corriente; pero daba much y con
dulzura y en silencio, A solas, en sus diaries excursions.
Tenfa en su casa un bien surtido botiquin, y conocfa
por experiencia las mds comunes enfermedades de que
adolecia la gente pobre en los suburbios de la ciudad.
Cuando salia de paseo, Ilevaba en los bolsillos un pequeio
estuche con instruments de pequefia cirugla y provision
de calomel, hipecacuana, tartaro em6tico, bismuto y mu-
chos otros medicamentos; y en los bolsillos del chaleco
se echaba no pocos reales, medios y cuartillos de plata.
Cuando iba a salir de la ciudad, entraba en alguna pana-
deria y se Ilenaba los bolsillos del sobretodo de panecitos
y bizcochos, y segufa'su camino, mirando A todos tados
como si fuese hombre muy curioso. Una vez en pleno
suburbio 6 en los alrededores, el doctor se olvidaba de su
misantropia, y hacfa cuenta que la humanidad de arrabal
nada tenia que ver con aqudlla A que pertenecfan la nunca
olvidada Isabelita, el odiado Bustamante, los cofrades en
la profesi6n, los periodistas, los electores y los diputados.
Y al punto el doctor se transfiguraba moralmente.
Era cariiiosisimo con los chiquillos miserables que le sa-
lian al paso, y les prodigaba, con los biWcochos, castafie-
teos, asf como 4 sus pajaros; daba panes, medios y cuar-
tillos, A derecha 6 izquierda, A los infelices pordioseros,
prefiriendo siempre A los ciegps y paraliticos; y entrabase
de rond6n en los tristes ranchos de la gente desvalida, A
visitar enfermos, darles medicamentos y cuartos, y re-
confortarles con palabras consoladoras, am6n de repetir-







LUCAS VARGAS.


les consejos higidnicos sobre aseo, ventilaci6n, alimenta-
ci6n y modo de vestir y-dormir. Cuan[o el doctor hacia
nna buena jornada, empleando la mafiana en numerosos
y fructuosos actos de caridad, tornaba 6 su casa de buen
humor, frotndose las manos de gusto, sin explicarse
claramente el por qu6, y alnorza.a con excelente apetito.
UnIa iafiana, coino ~ los quince dfas de sn encuentro
cou Lucas, que liabia olvidado del todo, at desayunarse le
ocurri6 la idea de irse por los lados de Egipto. Maud6
ensillar si lhermoso y inanso bayo, y cuando hubo despa-
chado A sus pdjaros, mont6 en el zagudn de su casa. A
corto paso trocLando enderez6 el rumbo lacia la Calle 9W
6 del camarin del Carmen (denominaci6n antigua), que
trepa por muy desigual terreno y p6simos empedrados, y
que, al remontar hasta su extremidad oriental, se con-
vierte en camino para subir A la encumnbrada capilla de
La Pefia, hundidndose por entire prolongadisimas cercas
de piedra, orilladas por arbolocos y cerezos, algunos sau-
ces y eucaliptus y grandes matorrales de crespo y aspero
ramaje, mns 6 menos ateridos de fiio y acoquinados por
las ventiscas que soplan del paramo de Cruz-verde. De-
trAs de aquellas cercas y arboledas hay, a trechos, nume-
rosisimos ranchos 6 casucas de gente pobrisima, que dan
miserable abrigo a no pocos pordioseros, y hay tambi6n
casitas de mejor apariencia, donde algunos pobres ejercen
el oficio de marraneros 6 chicharroneros, esto es, mata-
dores de cerdos, algunos de ellos renombrados por los
excelentes pollos que produce sin criarlos (1).
Subia el doctor lentamente por el hondo y pedregoso
camino, no poco surcado de grietas y beaches, y aspiraba
con delicia el olor de arboles, arbustos y malezas que
trafan del cerro las brisas matinales, cuando alcanz6 a
ver detras de un filo de arbolocos floridos una humAreda,
(1) Los parroquianos de Egipto, gente humilde, pobre, honrada y pa.
triota, en la part alta del barrio, son famosos por los products de sus
i ndustrias porcunas; pero no tolerant que sus chicharrones sean lamados
con este nombre, sino con el de pollos.








LUCAB VARGAS.


y percibi6 undesagradable olor & cerda y cuero quema-
dos. Comprendi6 que algfin matador de cerdos estaba en
el oficio, y se puso A observer la escena. En el corredor
de la casita, sitnada a unos quince pasos de los Arboles,
campaba colgada. una multitud de sartas de manteca,
puestas d orear, divididas con cefiiduras en bollttos redon-
dos como de tires A cuatro pulgadas de longitud, que eran
otros tantos cuartillos de blanquisima manteca; as( como
el patio, formtado por la linea de la casita y las hileras de
arbolocos, se ostentaba sobre altas varas horizontales sos-
tenidas por horcones, una gran colecci6n de tripas bien
sopladas y Ilenas de aire que aguardaban la produccidn
de nueva grasa 6 manteca para darle hospitalidad en su
seno y cefidas con hilos de fique, convertirse en blancos
chorizos de la misma grasa (1).
Adem6s, en el centro de aquel patio descubierto,
habia varias mesitas propias para desengrasar y descuar-
tizar cerdos, y dos de ellos estaban ocupados por hermo-
sos cochinos, yA limpios de cerdas y lavados, cuya disec-
ci6n hacian habilmente dos profesores del oficio. No dej6
de lastimar al doctor Bravo una reflexi6n que se hizo al
punto, un tanto irrespetuosa para la humanidad doliente.
" Yo, se dijo con amargura, conozco bien la anatomfa y
la cirugia, y en muchos afios no he tenido ocasi6n de cor-
tar una pierna, de extraer un tumor interno 6 de hacer la
operaci6n del tr6pano; y estos barbaros, que nada saben
de cirugia, se dan todos los dias el gusto de acuchillar
cerdos, abrirlos y descuartizarlos por completo.... Pero,
qu6 diablos! ; no todos hemos de matar gente 6 co-
chinos!"
De estas amargas y ann epigramaticas reflexiones sa-
caroD al doctor los estridentes berridos de dos cerdos que
en aquel moment cumplian el final de su misi6n en la
tierra-morir, despu6s de engordar-y de otros que, arre-
(1) En Colombia todos Ilamamos manteca la grasa de puerco, y man-
tequilla la que se obtiene de la leche.








LUCAS VARGAS.


molineindose dentro de un chiquero vecino, construido
detrAs de la casita, aguardaban que al dfa siguiente 6 en
otro les Ilegara su San Martin. Cerca de la zahurda 6
chiquero, otros dos hombres y uu muchacho se ocupaban
en chamuscar tres cerdos muertos, rodeados de maleza
seca incendiada, operaci6n que producia el fuerte olor de
diablos quemados que habfa llamado la atenci6n al solita-
rio paseante.
Apenas si se alegraba 61 de aquella escena de matan-
za necesaria, pero que tambidn lo era de trabajo y vida,
cuando alcanzO6 ver, A veinte pasos arriba, y a la vera
del camino, una casuca miserabilisima, A cuya puerta es-
taba una mujer, evidentemente paralitica y de andrajosa
traza, sentada en un ancho guijarro que servia como de
escal6n para subir del camino A la choza. Pasaba el doc-
tor por el frente, y la mujer clam6 con voz angustiosa:
-- Senior, una limosna por el amor de Dios !
-k Qud tiene usted, buena mujer ? dijo el doctor, pa-
rando su caballo y mirandola con interns.
-Sefior, soy pobrfsima, estoy tullida y no tengo quien
me sostenga, sino la misericordia de Dios.
-Varnos, no se desconsuele usted, repuso el doctor.
Yo soy medico, y verd si puedo aliviarla.
Y diciendo esto se ape6, arrend6 su caballo a un ma-
torral, y se acerc6 4 la mujer, afiadiendo:
-- Ea! veamos qu6 es lo que ousted tiene 6 de qud
sufre.
-Sefior, la rematis (1).
-t Qud es ello ?
-Un mal que me cogi6 desde hace seis aios, que
empez6 por ser rematis y al fin se volvi6 tullicidn (2).
-- Y sufre usted grandes dolores ?
-Ahora menos que antes. Los dolores se ban dor-
mido, pero no puedo enderezar pierna ni cadera, y tengo
que arrastrarme para salir A pedir limosna y A tomar aire.
(1) Nombre barbaro del reamatismo.
(2) Por tullimiento.







LUCAS VARGAS.


El doctor le tom6 el pulso, la palp6 la examine cuanto
pudo y le hizo muchas preguntas sobre la vida pasada, A
las cuales contest la mujer un tanto avergonzada. Asi
vino en conocimiento de que la pardlisis, de origen sifilf-
tico, habia iinado por complete el organismo de la,
pobre tullida, y no tenia remedio. Pero lejos de declarar-
selo asi, le dijo algo que pudiese alentarla, le di6 una
buena limosna y le recet6,unos polvos y algunas aguas
con cuyo auxilio coinbatiria los dolores cuando sobrevi-
niesenl fuertes. Antes de bajar de la puerta de la casuca
para ir ,4 tomar su caballo, la curiosidad le indnjo a hacer
A la tul!ida una pregunta.
-- Vive usted enteramente sola ? le dijo.
-Me acompaila de noche un muchacho.
-- No tiene ousted padres ?
-Murieron dende cuanto hb.
-4 No ha tenido hijos ?
-Tres.
-- Y d6nde estan ?
-; Jum El Iligio (1) se larg6 hace afios, en cuanto
pudo ganar reales y me abandon; la Reusinda (2), A n6
cumpli6 los catorce, sejue con un Cabo que me la son-
sac6; y el otro....
-i Vamos el otro ?...
-Ese estd toavia volant6n, y anda de bolibotin.
-? Con que es bolibotin ?
-Si, senior.
-- Y d6nde esta ?
-Debe de estar alli cerca, ayundando A chamuscar
puercos, con lo cual gana la manteca y algunos guesos de
puerco para nuestra miserable comida.
-Yo querria ver al chico. g Qu6 edad tiene ?
-Va para los once anios; ndilatard en venir (3).
(1) Por Eligio.
(2) Por Rudesinda.
(3) El vulgo emplea el verbo dilatar, por tardar, y lo mutila, como
tintos otros, suprimidndole la primera consonante. Ndilatard es no di-
l;..al 6 lardari.







LUCAS VARGAS.


En aquel moment asoin6 la cabeza por encima de la
cerca de piedras vecina unr mnchacho, todo sucio y coino
carbonizado, con los cabellos hirsutos, los calzones arre-
mangados hasta las rodillas y envuelto el busto en un pe-
dazo de cobertor de lana que tenfa el aspect del mis
horrible andrajo. Cual no fu. la sorpresa del doctor
Bravo al reconocer A Lucas, el bolibotin de la calle de la
Concepci6n, en el pequefio espantajo que tenfa a la vista.
-i Lucas exclarm. i, Lucas es el hijo de ousted ? mu-
jercita.
-Si, senior; 6se es.'
-Buenos dias, mi senior door, dijo el grauuja, salu-
d.dndole (crifiosaimente con tn ademnAI del brazo derecho.
-Lucas, Dios te guard. V6n acA, repuso el doctor.
El chico salt con la agilidad de una cabra por encimna
de la cerca, y fu6 a plantarse 11n paso de su bondadoso
interlocutor.
-- Conque aqui vives ? pregtnt6 6ste, acariciA.udole
una mejilla llena de carbon.
-Aqui duermo con mi mama, pero vivo en las called.
-Deseo que. seas un muchaclo honrado y de pro-
vecho.
-Pus yo tamicu.
-Quiero ayudarte y protegerte.
-Dios se lo pague A su nerce.
-Y amparar A tu infeliz madre.
-- Dios se lo pague exclamaron en coro la madre y
el hijo.
-Todos los dias, despuds de limpiarte el cisco de la
chamusquina, iias A casa, done yo te dard alguna ocu-
paci6n y alg(n socorr<,.
-Si, mi amo dotor ; ird.
-EstA bien. Cuida de tu miadre lo mejor que pue-
das, p6rtate bien, y Dios te protegerA. Cuanto A usted,
pobre mujer.. c6mo se llama?
-Juana, contest ella.







LUCAS VARGAS.


-Cuanto 6 usted, Juana, yo vendrd de cuando en
cuando 6 verla y recetarle algo, y Lucas le traera todos
los dias alguna cosa. Adi6s por hoy, eh 7
-Que Dios me le plague en gloria y salud todos sus
beneficios exclam6 la tullida, meneando apenas las ma-
nos y la cabeza.
Lucas corri6 A desarrendar el caballo, lo trajo al pie
de la casuca, le tuvo el estribo al doctor, y 6ste sigui6 su
camino, no sin alcanzar. A ver que Lucas, en serial de
agradecimiento y alegria, hacfa cabriolas y equilibrios
sobre la cerca de piedras.
Aquel dia el doctor hizo tan buena boca con su paseo,
que almorz6 por dos y festej6 ,4 sus ptjaros con double ra-
ci6n de fruta y golosinas, acabando por decirse con gozo:
Pues senior, no puede negarse que se encuentra algo
bueno por los lados de Egipto...."
El doctor estuvo durante todo el dia en una especie
de inquietud que no acertaba 6 explicarse. Juana habia
movido su caridad, por la miseria en que vivia, pero nada
mas ; ni la vida pasada en sus mocedades por ella, ni su
fisonomia insolente y dura, ni su aspect de abandono y
desaseo inspiraban otro sentimiento que el de 14stima;
ninguna simpatia se despertaba en otro coraz6n al verla.
Por qu6, pues, pensaba t;nto el doctor en la miserable
casuca del camino de la Pefia ? 4 Era por simpatia, por
un interns inconscientemente afectuoso en favor de Lu-
cas ? Asi era, pero el doctor no acertaba A formularse
esta idea, y deseaba con cierta vaga impaciencia que Ile-
gase la maiiana siguiente.
Lleg6 aquella mafiana, y el doctor, que siempre esta-
ba en pie'd las seis, aun cuando lloviese 6 hiciese much
frio, se puso A regar sus matas y renovar el agua a sus
pAjaros tan lu6go como se hubo desayunado. A eso de
las siete empez6 6 pensar que yd Lucas podria baber aca-
bado su tarea de chamusquina de cerdos, que tal vez es-
taria limpiAndose el cisco de la cara y las manos y po-







LUCAS VARGAS.


ni6ndose el andrajoso chaquet6n, y que no tardarfa en
llegar. Pero dieron las siete y media, y Lucas no llegaba,
y el doctor pensaba: 1 Si habra errado fi olvidado las
sefas de mi casa, y no da con ella ? i Si le habra sucedi-
do algo ? I Si no querrA venir ?... Y en seguida reflexio-
naba: "Pero n6; el chico es muy listo, conoce como sus
manos A todo Bogota, y de seguro daria con la casa; debe
de haberse demorado por causa de la chamusquina; me
ha mostrado buena voluntad, y es seguro que vendrA."
Sonaban las ocho, cuando el doctor sinti6 tres sonoros
golpes eln el contraport6n 6 port6n interior del zaguan.
-i Adelante! grit6 el doctor. ; Quidn llama ?
-Yo, mi senior dotor, contest afuera una voz de tiple.
Abri6se el contraport6n, y Lucas, con su cajoncito 6
la espalda, se present risuefio y cariinoso.
-i Ah! L Por qu6 has tardado tAnto en venir ? ex-
clam6 el doctor, apretAndose la bata, que se le habia des-
atado.
-Hoy hubo que chamuscar y pelar siete marranos;
y trabaj6. mAs. Hastora mesucupo.
-- Eh, hombre! no digas hastora ni esucupo.
-- Pus c6mo hay que icir ?
-Se dice: hasta ahora me desocupo; y tampoco se
dice: pus, sino puies, ni es icir, sino decir.
-Trabajoso es hablar como los dotores.
-Doctores has de decir.
-Gueno ; asi dird.
-i Toma! no se dice gueno, sino bueno.
-Pu.... pues no me han enseihao A prenunciar bien.
-A ptonunciar, eh? Sf, lo comprendo. Pero tienes
que aprender hablar como la gente que no es zafia y
burda.
-1 Y c6mo hare ?
-Yo te ird ensefiando.
--B.... bueno.
-4 EstAs en ayunas ?







LUCAS VARGAS.


-El mestro Jos6 me di6 agua de panel hervida pal
fifo.
-No es mestro, sino maestro ; ni pal frio, siuo para
el frio. g Y qui6n es el maestro Jos6 !
-El mapuercos.
-i All! Z conque apenas has tornado agua de panela ?
Pues vas A desayunarte. Y afadi6 el doctor, gritando:
-- Pedro!
-i Senior! respondi6 desde el comedor el criado.
-Lleva este chico A la cocina para que le den desayu-
no complete.

CAPITULO VI

EL DOCTOR BRAVO DA SUS PRIMERAS LECCIONES
AL CHINO LUCAS.

Pedro entr6 hacia el segundo patio, con Lucas, el cual
dej6 en el corridor sn cajoncito. Mientras el granuja se
desayunaba A su sabor, cual nunca lo habia hecho en su
perra vida, el doctor se puso A examiner el cajoncito del
bolibothn. Habia dentro dos cepillos muy gastados y ralos
de cerdas, una mala brocha, una cajita de betin yA bien
escasa, y un frasquito con agua tapado con un taruguito
de palo envuelto en trapo. El doctor se sonri6, y com-
prendiendo que la provision era muy defectuosa, entr6 en
su cuarto de vestirse, sac( de alli dos de los buenos cepi-
llos que servian A Pedro para lustrarle las botas, y tres
cajitas de bola 6 betfin americano, y metio aquello dentro
del cajoucito de Lucas.
Cuando 6ste volvi6 al primer patio, con todo el aire
de satisfacci6n de quien ha torado sabroso chocolate con
buen pan y buen queso, el doctor sentndose en una bu-
taca arrimada A la pared en el corridor principal, el de la
sala, le llam6 para hacerle un interrogatorio formal.
-Vamos, dijo con carifio, quiero que me dUs algunos
informes.







LUCAS VARGAS.


-Sf, mi amo doctor.
-No me Ilames amo: yo no soy tu amo; soy tu ami-
go que te quiere hacer bien. Ya en Colombia no hay
amos. Llamame solamente senior doctor.
-G4ieno....
-Vuelta con el giieno !
-- Ah! se me olvidaba. Bueno, senior doctor.
-Dime, i nunca has ido 6 la escuela ?
-Una vezjui, pero....
-Jui n6; fui.
-Fuf ; pero mi mama me regafi6 y me dijo que no
juera mAs.
S-Que no fuera. I Y por qu6 ?
-Me dijo que mana Reusinda se....
S --Mi hermana Rudesinda.
-Que mi hermana Rudesinda se habia perdido y
juido por haber estado aprendiendo & cantar y decir cosas
centificas en la escuela del barrio, y que yo le haciajalta
para ganar la vida y mantenerla.
-- El egofsmo de la miseria! pens6 el doctor. Y afia-
di6 en voz alta:
-- Es decir que nada sabes ?
-No mas que chamuscar puercos, embolar, vender
papeles y hacer mandados.
-L Sabes contar ?
-Con los dedos hasta quince.
-- Y c6mo puedes vender peri6dicos.
-En los despachos me dicen bien el nombre, el nfi-
mero que ha salido y el precio en centavos.
-g C6mo haces para que te vendan los peri6dicos ?
--OCompro una docena por cuatro reales y medio, vendo
cada papel por cinco centavos 6 por medio, y gano en la
docena quince centavos 6 real y medio.
-4 Y siempre tienes reales para comprar las docenas ?
-Cuando mi mama se lo guard todo, n6.
-4 Y qu6 haces entonces ?








LUCAS VARGAS.


-Me venden las docenas a creito.
-A cr6dito, diras.
-4 Asi se dice ?
-Asi.
-Pues t6ma estos diez reales para tus compras. Lo
que vayas ganando se lo llevarAs A tu madre, pero siem-
pre dejards depositados cinco reales en cada despacho,
para que nunca te falte con qud pagar una docena de
ejemplares.
-; Ah! i qu6 bueno es mi.... el senior doctor
-Ahora, vamos A otra cosa. u Qu6 sabes de religion ?
-He entrao en todas las iglesias.
-- Eso no m6s ?
-No mins; pero audo en todas las procesiones, y me
gusta repicar.
-i Nunca has ofdo umisa ?
--N6, senior.
-- Sabes rezar algo ?
-g Rezar ? Z Asf.... como hacen las beatas ?
-Poco mAs 6 menos. I Sabes ?
-N6, senior.
-4 Tu madre no te ha ensefiado algunas oraciones ?
-Nunca.
-- Tampoco reza ella ?
-N6, senior.
-- Qud hace, pues ?
-Quejarse y regailarme.
-i Pobre mujer! i pobre muchacho! pens6 el doctor
Y aiiadi6 un instant despuss:
-? Sabes lo que es Dios ?
-He oido decir A la mama de Piquillo, a cuya tienda
voy algunas veces, que Dios es bueno, grande, just y
misericordioso.
-Es verdad. Z Y sabes qui6n es Dios ?
-N6, senior; pero tanteo que sera el Bueno, Grande
y Justo y....







LUCAS VARGAS.


-Bien dicho. Aguarda un moment.
Se levant6 el doctor, llam6 A Pedro y le dijo:
-Llmame a la tfa Fulgencia.
La tia Fulgencia era la cocinera. Era esta una mujer
piadosa, honradota, muy formal y hacendosa, mayor de
cincuenta aiios, excelente repostera, robusta y de buenos
modos, que habfa sido criada en una de las antiguas casas
de Bogota. Sabfa leer en libro, pero no en manuscritos
ni escribir. La tfa Fulgencia se present y salud6 res-
petuosanmente al doctor.
-Tia Fulgencia, dfjole 4ste, I le ha agradado usted
este chico?
--Pues en verdad que si, senor doctor. Es despierto,
tiene buenos modos, y aunque se comprendfa que estaba
hambriento, tom6 su desaynno con una tranquilidad y un
aqu6l....
-Bien. 1 Querria usted hacerme una obra de caridad?
-- Al senior doctor ? Pues no seria caridad sino ser-
vicio debido. Lo que made.
-Gracias. Sabra usted que este muchacho no tiene
religion.
-- Jesfis!
-Asi le ban criado. Pobrecito.
-Pues va used a hacerme el favor de ensefiarle todos
los dias, cuando venga A desayunarse, la Doctrina Cris-
tiana.
-Con el mayor gusto.
-Ira usted despacito, Z eh ? sin apurarle. Hay tiem-
po para todo. Lo que import es que usted le explique
bien las cosas para que las comprenda, sin hacer trabajar
much a la memorial.
-Asf se hard.
-Esta bien. Lucas, desde mailana empiezas.
-Bueno, senior, dijo este.
-A las ocho, vendrAs siempre; a las nueve quedards
libre, y te irAs & comprar tus papeles y ocuparte en tus
cosas callejeras.







52 LUCAS VARGAS.

-Asi lo hard.
-Pues v6te con Dios; y il6va A tu madre, como lo
hards todos los dias, pan, chocolate y dos huevos.
Lucas bes6 las manos del doctor con efusi6n de grati-
tud, mir6 carifosamente a la tfa Fulgencia, de quien re-
cibi6 las provisions, y sali6 de la casa. Fuera del port6n
hizo dos piruetas, y se fu6 calle arriba A dejar A guardar
las provisions en una chicheria que le era muy conocida.
El doctor se qued6 pensativo y frotandose las manos,
y se entr6 lu6go en su gabinete, dici6ndose:
-- Va habiendo novedades en casa! Ese mucha-
cho.... 4 pues acaso no es inteligente, ingenuo y bien
inclinado? Es preciso hacer de 61 un cristiano y un
hombre!
CAPITULO VII

LUCAS EN CAMPANA.

Lucas se sinti6 feliz cuando advirti6 que en su cajon-
cito habia dos cepillos mAs, casi nuevos, y tres cajitas de
bola.
i Brujeria! se dijo al pronto; pero lu6go, reflexio-
nando, pens6: N6; esto es cosa del doctor. i Qud bueno
es! YA lo quiero much. Har6 todo lo que 61 me made,
Aprender6 todo lo que 61 quiera, y tratard de hablar
como 61 habla. Dende hoy he de ser muy formal."
Como su casuca quedaba muchas cuadras arriba, y
su madre habia comprado algunos comestibles con los
reales que el doctor le habia dado la vispera, pens6 que,
para no perder tiempo, lo mejor era dejar A guardar en la
chicheria amiga las provisions que Ilevaba, y marcharse
A toda prisa hacia el centro de la ciudad A buscar ocu-
paci6n. Hizo su dep6sito, y casi despefindose, baj6 A
brincos la calle y enderez6 lu6go sus pasos hacia La Cate-
dral. Se acord6 de que aquel dia era el de la salida de El
Zurriago, peri6dico bisemanal, y se fu6 A la imprenta
donde lo publicaban. Entr6 en el despacho y pregunt6:







LUCAS VARGAS.


-- Ya esta El Zurriago listo ?
-Dentro de cinco minutes habrA ejemplares, contest
el joven que despachaba.
-i Y qu4 tal ?
-i Hoy estA caliente !
-1 Conque caliente ?
-Sf, much.
-- Qu6 numero es el de hoy ?
-Cuarenta.
-Yo quiero Ilevar cuatro docenas.
-Es much para abrirte cr4dito.
-Tengo diez reales y los pago. iMe da cr6dito por
lo demis ?
-Cuatro docenas valen diez y ocho reales. Pagas
diez; esti bien: quedards debiendo ocho reales.
-- Pues espdcheme pronto !
YA Lucas no decfa pus, sino pues; pero no sabia que
era mal dicho espicheme por despcdheme. Esto no le im-
pidi6 entrarse en el interior de la imprenta, recibir las
cuatro primeras docenas de ejemplares que se tiraron del
peri6dico, y salir como un relhmpago A venderlo en la
Calle Real y las adyacentes:
-" El nfimero 40 de El Zurriago, que estd caliente!
muy caliente! iba gritando. Como la maledicencia y el es-
cdndalo agradan por todo extremo A muchas gentes, en
pocos minutes vendi6 Lucas los cuarenta y ocho ejempla-
res del peri6dico, recomendado por su calentura. Volvi6
corriendo a la imprenta, pag6 los ocho reales que debia, y
compr6 otras cuatro docenas, quedando A deber solamente
dos reales. Pero como en aquel moment yA habia otros
bolibotines comprando el peri6dico, los cuales iban ha-
cerle fuerte competencia, tom6 rumbo hacia la Calle de
Florian (Carrera 8) y otras no explotadas afn aquel dia,
y en un cuarto de hora vendi6 los ejemplares que lievaba.
Por tercera vez hizo la operaci6n de igual modo, y no le
qued6 ni un solo ejemplar por vender. Entonces se meti6







LUCAS VARGAS.


en un zaguAn, hizo sus cuentas como pudo, y, como habia
colocado doce docenas y por cada una se habia ganado
real y medio, le result una utilidad fabulosa ( i diez y
ocho reales!) y no sabiendo contar sino hasta quince, hizo
su distribuci6n en tres montoncitos, asi:
Estos diez reales (riales decia dl) son para dejarle al
Despacho de El Zurriago endespuets.
"Estos otros diez son para El Cachaco, que saldrA el
sabado.
"Me quedan.... ocho. i Jesds me ampare! i cuAnto
he ganado!
"Pues los ocho.... yo si sB lo que hare con ellos."
Lo guard todo en tires paquetitos, hechos con pape-
les sucios que tenia en un bolsillo (de los que arrancaba
de las esquinas donde fijaban cartelones); fuse a deposi-
tar dos de ellos en los respectivos despachos, y despubs
de entrar en una chicheria y pedir un plato de ajiaco y
pan y chicha, lo que le cost medio real, se fu6 A situar a
la puerta del Banco de Bogota, donde habia notado que
habia gran concurso.
Allf alcanz6 a lustrar los botines 6 botas de ocho per-
sonas, recogiendo asi cuatro reales, y como se sintiese fa-
tigado, se entr6 en Santo Domingo, arrim6 su cajoncito
a la verja del jardin del patio principal, y, para descansar,
se puso a hacer cabriolas y volatines sobre el vasto enla-
drillado, por lo cual se mereci6 los aplausos y las simpa-
tfas del respectable public, y que un petimetre 6 cachaco
generoso le regalase un real. Eran las cinco de la tarde
cuando Lucas se encamin6 hacia la casuca de su madre,
satisfecho de haber aprovechado muy bien el tiempo.
Llevaba en el bolsillo, por todo, trece y medio reales.
Dej6 en l6 tres y medio y reserve nueve en la mano.
Lleg6 a la chicheria donde por la maiiana habia deposita-
do las provisions para su madre, las pidi6 y recibi6 y le
dijo A la ventera:
-Seiid Francisca, i me hace un favor ?







LUCAS VARGAS. 55

-- Cudl, hijito ?
-Que me guard hasta maiiana estos nueve riales.
-- De d6nde has sacado tanta plata ?
-Hoy he ganado bastante con los papeles y los bo-
tines.
-- YA no se lo llevas todo a tu madre ?
-Si le llevo, pero no todo. Le Ilevo estos comestibles
y dos riales y medio.
-L Y lo demss ?
-Es para seguir trabajaado sin recibir fiado. Mi
mama entierra todo lo que puede, y nada me devuelve
para comprar mis papeles y mi bola.
-Pues, hijito, tienes raz6n. Te guardar6 los nueve
reales.
Y se los recibi6 la ventera.
Lucas sigui6 su camino y Ileg6 pronto a su casa.
-g Qu6 me traes ? le pregunt6 Juana al verle Ilegar.
-Este chocolate con pan y estos.... huevos, de
parte del senior doctor, y este dinero, de parte mia.
-i Dios se lo pague al doctor! Y no traes mAs que
los dos reales y medio ?
-No mAs.
-- Mentira!
-No miento, mama ; escilqueme sumerce.
-Como de costumbre, Juana le esculc6 todos los bol-
sillos a Lucas, y no hall sino pedazos sucios de cartelo-
nes impresos, cuatro 6 cinco botones disparejos y unos
diez 6 doce marrarayes secos (1).
La infeliz Juana era una desgraciada vencida por las
enfermedades y la miseria, y ya paralitica, la abandona-
ron a su vez sus dos hijos mayors. Qued6se s61o con
Lucas, y obligada a mendigar, logr6 que un hombre cari-
tativo le regalase la triste casuca donde la hemos conoci-
(1) El mararay es un pequeiio cuesco redondo, produoido por la ele.
gante y espinosa palma del mismo nombre, que se da en las tierras tem-
pladas.







LUCAS VARGAS.


do, que valdria en aquel tiempo doce 6 quince pesos. Si
Juana fu6 A menos cada dia, por lo tocante a salud, la
casuca no se qued6 en zaga, si vale decirlo. Como nadie
la componia iban formandose goteras en el tramo del
techo, y cay6ndose A pedazos el barro duro de las cuatro
paredes. La puerta era de cuero crudo de res, y las ratas
del terreno vecino se la comian A tirones. El ventanillo
trasero, compuesto de palitroques cruzados, se fu6 pu-
driendo por la acci6n de las lluvias oblicuas; y el suelo,
que era de tierra pisada, se fua rajando y dividiendo en
grietas y escarbaduras hasta ser un horrible terreno. En
aquella casuca reinaban la mugre, el desabrigo, la hume-
dad, el viento libre y la miseria. Cinco afios hacia que
Juana vegetaba allf con Lucas y se desmejoraba cada
dia mas.:.
Pero acaso, triste es decirlo no era tanto su enfer-
medad ni su miseria lo que la acongojaba en un principio,
cuanto la consideraci6n de que tenia que mantener y
vestir de cualquier modo a su hijo, y 6ste de nada le ser-
via. Vivia ella de limosnas, pero impaciente por ver algo
crecido a Lucas para que comenzase di trabajar de algfin
modo y le ayudase 6 ganarse el sustento. Tenia yi el
chico siete aflos, y apenas si le servia para traer chami-
zos y maleza seca de las lomas cercanas, prender lumbre
y soplar en el fog6n, y bajar a un cercano ventorrillo i
traer pan negro, chicha, sal; mafz molido y coles para
hacker mazamorra. En sus ratos de ocio, el. chico se re-
pletaba de uvas camaronas silvestres, en que abundan las
faldas del Guadalupe, chupaba el jugo de las aguadijas
que por alli se encuentran, trepaba A hurtadillas & los ce-
rezos que habia cerca de las casas del campo y se regalaba
a su sabor. Asi fu4 adquiriendo por esas riscosas laderas
y sobre las cercas de piedra hibitos cabrios; en ellas se
ejercitaba en todo linaje de cabriolas y piruetas y suer-
tes de rfistico y espontdneo volatin.
Un dia lleg6 A establecerse ior Quifiones con su fa-







LUCAS VARGAS.


milia, en la casa mas cercana A la casuca de Juana, y
alli form su zahurda para encerrar cerdos y arregl6 su
matadero. Tan luego como la tullida vi6 desde su chiri-
bitil que los trabajos estaban organizados, le dijo A Lucas:
-Mira, holgazan: alli puedes hacer oficio.
-4 Qud oficio, mama ?
-Ayudar A chamuscar puercos.
-4 Y si no me reciben ?
-Anda, y ofricete, que nor Quiiiones puede necesi-
tarte.
Lucas obedeci6, acaso mAs por curiosidad y travesura
que por hacer algo, di6 los buenos dfas A fior Quiflones,
le expuso como pudo el deseo de Juana, y el matador,
que era un buen hombre, le dijo;
-Esta bien. Me ayudaras A hacer las fogatas y A
chamuscar los puercos, y te dare todos los dfas agua de
panel cocida para tu desayuno y el de tu madre, y la
manteca para la olla.
Desde aquel dia mejor6 notablemeute la situaci6u de
Juana, pero su hijo iba siempre colorado, ahumado, cu-
bierto de cisco y con tamaflos lagrimones en los ojos; el
humo de la chamusquina le escaldaba los negros ojitos, y
el pobre chico sufrfa much, bien que le entretenfan y
divertian las operaciones en que tomaba part.

CAPITULO VIII

Asi fu6 creciendo Lucas y ayudando A su madre has-
ta que un dia por casualidad, baj6 el chico al centro de
BogotA y vi6 que dos 6 tres granujas, en el atrio de La
Catedral, lustraban sus botines A various sefidritos. La
cosa le llam6 la atenci6n, y torn A su rancho contando
el cuento A su madre.
-Si supieras trabajar-dfjole 6sta-irfas 4 limpiar
botines todos los dias y ganarfas cuartos.
--; Pero c6mo ?







LUCAS VARGAS.


-Pues embolando.
-Pero, mam si esjuerza tener cajoncito con cepi-
Ilos, cajita de bola.y brocha....
Ah I y todo eso cuinto cuesta ?
-Segnii la cuenta que me hizo uno de los que em-
bolaban ....
-- Cuinto?
-Un cajoncito en un trial.
-- Qude mis?
-Los dos cepillos A tres riales.
-- Y la brocha ?
-Medio rial.
-Son siete reales y medio. Bueno yo pensar6 c6mo
los cousigo.
El mismo dia, viendo Juana que fior Quifiones salia
de su casa y se paraba a corta distancia de la casuca, le
llam6, suplicandole que se acercase. Exptisole el plan de
que Lucas trabajara de bolibotin, para ganarse la vida,
y le suplic6, por el amor de Dios, que le prestase fa ella
ocho reales para comprar los fitiles propios para el oficio
que habia de hacer Lucas.
-Pero el chico no sabe lustrar botines, observ6 iior
Quifiones.
-Aprendera.
-Pero entire tanto no hara balance alguno.
-- VAlgame Dios !
-Mire usted, podemos arreglar la cosa,
-- C6mo?
-Yo tengo un compare zapatero, que vive allA abajo,
en la calle del Camarin. Llevar6 mafiana A Lucas y se lo
recomendar6 a mi compare para que le ensefie bien la
manera de lustrar botines, y los diversos procedimientos;
y cuando el chico estd bien ducho, le prestar6 6 usted
los ocho reales para comprar los chismes y que dl trabaje
por su cuenta & Qud dice usted de este plan ?
-Que es superior. i Dios se lo pague!







LUCAS VAUGAS.


Todo se hizo segud lo propuesto por for Quifiones.
Pero la nueva situaci6n de Lucas di6 motive para
que se avisara y ejercitara mks y inejor uu extrafio sen-
timiento de Juana, una pasi6n que parecfa absurda en
ella, si la observaci6n y la experiencia no demostraran
que tal aberraci6n puede ser el gozo y el tormento de los
pordioseros: la avaricia.
i Cosa extraila, que pone de manifesto cuin misterio-
sas son las protundidades del alma humana un hombre
sin afectos sociales 6 de familiar, egoista por excelencia
y de vida solitaria, yA que no ha de amar cosa mas
amable y digna, se enamora del dinero; pone en 4ste
todos sus pensamieutos, sus esperanzas, sus acres ape-
titos, su pasi6n y sus delirios; y aquel hombre, a fuerza
de ser rico, pero con riqueza s6rdida y esteril, cae en el
abismo de la avaricia, y con tanto atesorar y amar el di-
nero es miserable y digno de la compasi6n de los que
nada 6 poco tienen que guardar en cofie alguno! y al
propio tiempo hay miserables desheredados de la fortune,
ciegos 6 paralfticos que tienden la mano en una esquina,
pordioseros ambulantes de todo linaje, traperos que re-
cojen en las calls todo desperdicio, y que, luchando con
el hambre y la desnudez, se imponen las mas crueles pri-
vaciones, pudiendo evitarlas, por atesorar cuartos y rea-
les; se entregan A los horrors de la avaricia, cultivandola
en medio de la mugre y del desamparo, y alivian su mi-
seria con el monstruoso culto del dinero que guardan....
De esta suerte, bajando unos de las alturas de la riqueza,
y subiendo otros de las profudidades de la mendicidad,
van i juntarse y confundirse en un abismo com6n de
miseria y egoismo : el de la avaricia!
Juana, desde que perdi6 por complete la salud, y que
sus dos primeros hijos la abandonaron, se sinti6 como des-
provista de todo sentimiento verdaderamente human. El
amor no habia sido para ella culto ni pasi6n, sino ignomi-
minia y bajeza; su maternidad, puramente occasional, no







LUCAS VARGAS.


era la expresi6n de deberes, sino del vicio, y ella no supo
comprender lo que significaban estas dos grandes y pro-
fundas palabras: tener hijos; y careciendo de todo ideal
para la vida, de toda ocupaci6n, de fuerzas y de los con-
suelos de la religion y del trabajo, poco A poco se fu6
apasionando por los medios y cuartos que recibia de li-
mosna. En un principio, de cada real gastaba tres cuar-
tos y guardaba uno; despu6s ya no gastaba sino la mitad,
y el resto quedaba enterrado (envuelto en sucio trapo de
cifiamo y en encerado) en un hoyo excavado debajo del
junco que le servia de cama; y asi la avaricia fue la ini-
ca fruici6n, el triste consuelo de su miserable existencia.
Cuando Tiucas empez6 A ganar agua de panel y la
manteca, y aun algunos desperdicios de puercos, al lado
de i-or Quiiones, Juana fu6 disminuyendo proporcional-
mente sus mezquinos gastos en el almuerzo 6 la comida,
y poniendo en el hoyo mayor niumero de medios y cuarti-
Ilos; y desde que Lucas fu6 bolihotin y vendedor de peri6-
dicos, como este ganaba muchos reales, debido 6 su des-
treza, su actividad y genio simpdtico, mas y mas guar-
daba Juana, no yi en cuartos, sino en reales y pesetas.
Asi, no es de extrafiar que todos los dias dudase de la
veracidad de Lucas y le registrase los bolsillos, ni que
6ste disease poner part de sus ganancias A cubierto de
la avaricia de su madre, A fin de que sus economias le
sirviesen para seguir trabajando con seguridad, y Ilevan-
do solamente A aqu6lla una part de los proventos que
irfa obteniendo.
Andando el tiempo, Lucas habia tenido numerosas
ocasiones de cerciorarse de que que su madre, que le ali-
mentaba muy mal y ninguna prenda de vestido le daba,
pero ni aun de cama, aprovechaba las largas horas en que
estaba sola, par ,, contar dinero y recrearse en su tesoro;
y la furia que e; l mostraba cuando Lucas procuraba, con
cualquier pretexto, remover 6 quitar de su lugar el su-
cio y destartalado junco, en que ella se acostaba, de dia







LUCAS VARGAS.


6 de noche, habia hecho sospechar al chico que alli deba-
jo tenfa su madre el entierro 6 santuario, como llama el
vulgo los tesoros ocultos. Ain habia Ilegado 6 cerciorarse
bien del hecho, ocultdndose detras de la casuca, cuando
regresaba de sus excursions de lefiatero por el cerro, y
atisbando por algunos agujeros lo que hacfa Juann, quien,
crey6ndose sola, solia desenterrar de entire la tierra floja
su lio, para ver si durante su suefio no se lo habfan roba-
do, y para afiadir alguna moneda A lo guardado.
Ello es que Lucas, al dia siguiente, de aqu6l en
que tan buen negocio habia hecho con la venta de
El Zurriago, sac6 de manos de send Francisca el dep6-
sito de los nueve reales, y al Ilegar a casa del doctor
Bravo para desayunarse a derechas y recibir la primer
lecci6n de Doctrina Cristiana, entr6 primero A ver a su
protector y, despu6s de saludarle con sumo respeto y ca-
riflo, le dijo:
-Sefor doctor, vengo A contarle que ayer me fue
muy bien.
-iAh bueno. Qu6 lograste hacer ?
--Los diez ri.... reales que me di6 el senior doctor
me sirvieron much, y gan6 que fu6 una foituua!
-Hombre, lo celebro.
-Y con los buenos cepillos y la bola final que ...
(aqui Lucas mir6 al doctor con malicia y se sonri6) que
un duende bueno meti6 entire mi cajoncito, lustr6 muy
bien y volando ocho pares de botines.
--Pues no hizo mal el duende picar6n!
-Pero es el caso que....
--Vamos! I qu6 ?
-Que dej6 los diez reales en el es.... en el Despacho
de El Zurriago, y puse otros diez libres en el de El
Cachaco.
-i Famoso!
-Y entoavia....
-Y todavia.








LUCAS VARGAS.


-Y todavia llev6 dos y medio A mi mama, y me so-
braron estos nueve.
Lucas present los nueve reales envueltos en un
papel.
-IY por qud no lo llevaste todo a tu madre?
-iHum! porque mi mama es muy guardosa y entie-
rradora : cuartillo que coge no vuelve A salir del hoyo.
-iHola! i hola! cu6ntame c6mo es eso.
Lucas cont6 la verdad entera, y el doctor abria ta-
mafios ojos, y se rascaba alternativamente una fi otra ore-
ja, pues era caso de conciencia para su honradez la situa-
ci6n en que se hallaba su protegido. Si el bolibotin no
entregaba a su madre todo lo que iba ganando, faltaba un
tanto a su deber; y si lo entregaba todo, todo quedaria
enterrado, 6 poco inenos, y serial intitil para ayudar ,i Lu-
cas A trabajar con provechoy mejorar de condici6u.
--Y til qu6 piensas hacer ? pregunt6 el doctor, bus-
cando modo de salir del dilema.
-Me ha ocurrido, contest Lucas, que lo mejor serii
ponerle a mi mama el contrafdmeque.
--Y qu6 es eso ?
-Pues, para el caso....
-YA comprendo: por via de contrafdmneque, ti' quieres
hacer un contratesoro.
.--Eso es.
--Y para qud?
-Puedo conseguir una alcancia. Si al senior doctor le
parece, me la guardarli, y todos los dias llevard &i mi
mama algo de lo que gane, para su comida, y 1o demas lo
ire dejando aqui en la alcancia.
-Bien. ,Y despuds?
-Cuando haiga en la....
-Cuando haya! interrumpi6 el doctor.
-tHaya ? L asina se dice ?
-Asi, no asina; y es haya.
-Pues cuando haya en la alcancia lo suficiente, com-
prar6 una muda de ropa para mi lmama y otra para mi.







LUCAS VARGAS.


-Eso me parece bien. 1Y si sobra ?
-Si sobra... ali quedard para lo que despu6s sea
tmenester.
-4 Sabes, Lucas, que tu combinaci6n me parece muy
honrada y previsora?
--Estari bien?
-Sf.
-Pues antonces....
-Entonces.
-Entouces, hoy consigo la alcancia y desde ahora le
dejo al senior doctor los nueve reales.
-Esti bien. No traigas la alcancfa; yo la conseguird
con un carpintero i quien conozco ; dadme los reales.
-Y ahora. ... afiadi6 el doctor, 6 desayunarte bien y
aprender la Doctrina Cristiana.
Cuando Lucas se hubo despachado de sus tareas esto-
macal e intellectual, la tia Fulgencia le entreg6 las provi-
ciones para Juana, y aqu6l titube6 un inomento para re-
cibirlas, porque le habia ocurrido que era mejor dejarlas
allf, y tomarlas al fin de la tarde cuaudo tornase ~ su ran-
chito. Pero ludgo las recibi6, porque se hizo esta reflexi6n:
"Mejor seria que seld Francisca se ensefie A ver que
-todos los dias llevo provisions d mi mama ; esto me darAt
cridito con ella."
Por doude se ve que Lucas tenia el instinto, de los ne-
gocios y comprendfa un tanto el valor de la conflanza que
cada hombre puede inspirar A los demAs.
Lucas se entreg6 a sus negocioO con ardor, y era tal su
destreza para lustrar botas, que, cuando se hallaba entire
competidores, en algdn trio 6 lugar piblico, muchos le da-
ban la preferencia. El moment que 61 escogfa para decir
*sus nmejores chistes era aqudl en que, puesto de hinojos
d entro de un zaguln y agachado sobre su cajoncito y un
.pie del paciente que se hacia lustrar las botas, no miraba
sino A4 stas. Si el duefio tenfa muy buenos botines, Lucas
.no dejaba de decir:







LUCAS VARGAS.


-Estos si que estAn bien hechos y de cuero fino!
--Te parece asi, Lucas ? preguntaba el otro.
-iPues n6! Son hechos por el maestro Preciado.
--Que n6!
-Pues por el maestro Le6n.
-Eso sf.
--Ya ve que conozco ?
A un lechuguino le decia:
-;Y qud bonito pie tiene ousted!
-;Ah! tte parece bien?
-Como el de una damita.
--Hombre, no exageres tAnto !
-Pues asi es.
El lechuguino, muy satisfecho, en vez de medio le
daba un real.
Venia un tercero A poner el pie sobre el cajoncito,
A tiempo que otro bolibotin se ofrecia para lustrarle al
mismo tiempo el otro botn ; y Lucas decia A su compe-
tidor :
--No seas bruto! jNo ves que el caballero noes maro-
mero y no puede pararse al mismo tiempo sobre dos ca-
joncitos ?
--Y vos qud sabds ? lambeplatos! respondia el granuja.
-Otra brutalidad, candelita! Mira que no se dice
lambeplatos.
--Pus no es lo mesmo ?
-jMesmo ? Peor y peor. Es lameplatos y mismo. Z Ya
sabes, tonto?
-Tonto seras ti.
--Otra! IA que te vuelves burro?
-Y tf, pregunt6 el duefio de los pies y los botines,
1 d6nde y c6mo has aprendido esas gramaticas ?
--Gramaticas ? No s6 lo que sea. lEs cosa de comer ?
-Algo tiene que ver con la boca. hQuidn te ha ense-
fiado a decir bien las cosas ?
-Un doctor muy bueno que me corrige los desatinos,
y una tia Fulgencia que me ensefia la Doctrina.


*^s~







LUCAS VARGAS.


--Bueno! pues ahi estA mi pie derecho; lfistralo bien.
-Entonces.... quitese el botin, mi caballero.
--Para qu6 ?
-Para lustrarle el pie.
--Tienes raz6n, tunante! Luistra bien esos botines.
-Se los pondrd como espejos. N6; mejor.
--C6mo mejor ?
-Como la cabeza del senior de la tienda de enfrente.
-i Ah! no te buries de los calvos, pillastre Mfra que
yo lo soy tambi6n.
-Perdone, mi caballero ; yo no sabia....
Venia un cuarto parroquiano, y Lucas, al verle poner
el pie sobre el cnjoncito, le dea :
-Tu-jui, si tiene callos!
--Y qud te import? cuidado con ellos.
-No hay cuidado, mis cepillos no cortan, y la bro-
cha no hace dolor.
-i Ay! me has lastimado.
-Fu6 que le pasd el dedo para asentar la bola.
-Pero lo hiciste muy recio.
-Otro dfa me folrrar el dedo en terciopelo 6 me pon-
dr6 guante de cabritilla como para boda...
-Calla, y acaba, tunante!
Y Lucas lustraba y lustraba, siempre charlando y
charlando.
Su sagacidad le habia liecho observer que unos lectores
eran mas inclinados A la literature amena y chistosa, que
divertfa sin levantar ampollas, y otros preferfan la litera-
tura maldiciente y las noticias de cr6nica escandalosa. Asf,
Lucas sabfa a quidnes debfa ir A ofrecer El Cachaco de Gu-
tierrez de Alba, y a quidnes El Zurriago. Prontamente
colocaba las docenas de ejemplares que compraba, y bacfa
mejor balance que todos sus competidores.
Bien que poco a poco habia ido renunciando a los vo-
latines y piruetas que antes le eran tan familiares, Lucas
era cada dia mas popular entire la chusma de los granujas







LUCAS VARGAS,


6 bolibotines, y les inspirala respeto. L De qu6 provenia
esto ? Es tan natural la necesidad de instruirse y saber,
que todos los ignorantes sienten no s6 qud respeto instin-
tivo por los que le son superiores en conocimientos. Las
gramAticas de Lucas, como decfa el sujeto aquel que pe-
dia que le lustraran los pies, habian sido advertidas por
todos los bolibotines de la ciudad, y, sin poder imitarlas
ni saber para que podrian servir, reconoioan en Lucas una
patente superioridad, pues comprendfan que 6l iba apren-
diendo A hablar como la gente decent. Ademas, todos los
granujas velan que Lucas ganaba muchos reales, y le
agradeciau la generosidad con que muchas veces les cedfa
el campo del cajoncito, 6 sea la clientele de botines, prefi-
riendo vender peri6dicos 6 hacer otros oficios menos sucios
y viles que el de bolibotines.
Pero el grande asunto de conversaci6n y de admiraci6n
y respeto entire los bolibotines, fit la transformaci6n 6 re-
muda que se fu6 verificando en la vestimenta de Lucas.
El dia que 3on sus ahorros pudo comprar un cobertor y
un junco nuevos y un vestido de bayeta negra para su
madre, se sinti6 muy feliz; y en seguida fud comprando
para su propio uso calzones de dril, de algod6n, 6 manta
del pais, camisetas ordinarias, camisas de percal 6 zaraza,
un par de chaquetas A su media, de grueso gdnero oscu-
ro, de cainamo y lana, y un sombrerito de paja muy presen-
table, de los comunes de TimanA y Suaza. Lucas se iba
transformando asi, y una vez vestido con cierta decencia
que no salfa de los limits de su condici6n humilde, fu6
hacidndose mnAs agradable A la clientele de las tiendas y
calls, y mAs respectable A los ojos de los granujas.
Sin embargo, faltaba el gran suceso que habia de poner
el sello A la grandeza de Lucas, en su calidad de granuja
reformado y transfigurado; suceso que ocurri6 el dfa
de hI Inmaculada Concepci6n del aio en que ya esta-
mos en nuestra historic, esto es, el 8 de Diciembre
de 1880. Mas para referir con mdtodo el acontecimiento,








LUCAS VARGAS.


el amable (6 por lo menos amadlo) lector nos permitirt que
le Ilevemos priimero A distinto esceiiario.

CAPITULO X

UNA NOCHE HERMOSA Y UN DfA DE GRAN FIESTA.

El doctor Bravo, despu6s de mas de un afio ymedio de
tratodiario con Lucas, habfa perdidomuy poco de su retrai-
miento con respect A la part de la sociedad que comiin-
mente llaman el mundo pero en compensaci6n, era cada
dia mrs benbvolo con los artesanos, mis caritativo con
los pobres, menos frfo con sus sirvientes y mAs cariiioso
con sus pajaros, so caballo y su perro. Por lo tocante A
Lucas, era patent que el chico le habfa cogido, como se
dice vulgarmente, el pan en el seno, y que, A sus ojos, el
pobre bolibotin era como oro en paho. No le habia dicho
mentira alguna, ni cometido acto de ingratitud, ni el
menor mangoneo ni prueba de pereza ni de chismerfa,
y no solamente le querfa por su buena fndole, sino tam-
bidn por las graciosas chilindrinas y agudezas con que
frecuentemente le divertia.
Asf el doctor hacia today suerte de favors At Lucas,
pero sin hacerlos ostensibles y sin ir demasiado lejos, A
fin de que nunca llegara A, engreirse. Unade las cosas que
hacia con mns gusto para protege a Lucas, era una ino-
cente trampa detodos los dias. CuandoLucas leentregaba
los ahorros hechos el dia anterior, el doctor, cual si tuviese
compafifa con su protegido, deslizaba, con los reales del
muchacho uuo 6 dos por su propia cuenta; y de este
modo el caudal de la alcancia no dejaba de acrecentarse
cada mes con tires, y cuatro y hasta seispesos. Asf, cuan-
do, de tiempoen tiempo, se destornillaba la alcancia de
Lucas para sacar algfn dinero, el chico se maravillaba de
ver adentro much dinero, bien que, no sabiendo contar,
con los dedos mAs que hasta cuarenta no podfa forlmar-
se idea de lo que importase su tesoro.







LUCAS VARGAS.


En la mafiana del 7 de Diciembre de 1880 Lucas le
pidi6 al doctor tres pesos que necesitaba de la alcancia.
--LY qu6 vas A hacer con ese dinero ?
-Es para pagar una cosa que teugo encargada.
-- Qu i in ms ropa ? No hay necesidad.
-No es eso. Pero es uu secret. Mafiana sabra el se-
ior doctor, y verA que es para cosa buena.
-EstA bien: lldvate los tires pesos.
-Pero .... afiadi6 al punto hablandode otra cosa:
k c6mo vas de Doctrina Cristiana ?
-YA la sI toda.
-Si, eso me ha dicho Fulgeicia. I Pero entiendes lo
que has aprendido ?
-Casi todo.
-- Sabes yA: quieni es Dis ?
-Es la Santisima Trinidad : Padre, Hijo y Espiritu
Santo.
-- Y la Virgen ?
-La Santa Virgen.... si, es muy hermosa y mise-
ricordiosa, y la tia Fulgencia me la ha mostrado en su
cuarto; pero....
-- Pero qu6 ?
-Yo la quiero nmucho y le tengo devoci6n ; pero nola
comprendo bien.
-i C6mo que no la comprendes !
-Porque la Virgen es madre.
-Si; justamente : madre de Cristo, y poreso es madre
de todos.
-Ah pero mi mama no se parece nada i la Virgen
madre, ni poi' su cara, ni por su mal genio, ni por su
modo de vivir y de tratarme.
-Porque !a Virgen es Inmaculada, mientras que tu
madre es pecadora.
-Asf sera. Y ludgo....
Qud ?
-Comodel Oielo A la tierra hay tAnta distancia....








LUCAS VARGAS.


-Bien pensado, Lucas.
El doctor medit6 un momento y aiiadi6:
-Oye; me ocurre una idea. Para que sepas bien lo
que es la Virgen, yen acr, esta noche.
-- Y si mi mama no me deja salir ?
-Dile en mi nombre que es para mi servicio, que ne-
cesito que me acompafies a una diligencia en la calle.
-Bueno. L A qud hora he de venir ?
-A eso de las ocho.
-Vendre.
-Hasta la noche, pues, y vete con .Dios y la Virgen.
Serfan como las siete y media de la noche, cuando el
doctor se asom6 A la ventana de su gabinete, donde habfa
hecho poner una lamparita, lo mismo que en las venta-
nas de la sala, y ech6 la mirada hacia la parte baja de la
ciudad, que de alli se dominaba en la mitad de su ex-
tensi6n hasta la iglesia de San Diego, los cementerios y
el barrio bajolde la iglesia de Capuchinos. Una espl6ndida
iluminacion embellecia, enmedio de la espesa sombra noc-
turna, today la parte visible de la ciudad; y el doctor, al
primer golpe de vista, se sinti6 encantado, y comprendi6
que la vfspera de la Concepci6n iba A ser un hermoso
preludio de la gran fiesta.
Por larguisimos afios, particularmente desde 1861,
habia estado en moda, A influjo de ciertas tendencies, el
mirar con indiferencia los asuntos religiosos, y aun hos-
tilizar de todas las maneras posibles A la Iglesia national
6 cat61ica ; y parecia ser digno de buen tono entire la ju-
ventd de cierta escuela, el mostrar, d titulo de libre
pensamiento, desprecio por las ceremonies pfiblicas del
culto y las grandes fiestas de la catolicidad. Mas a, des-
pecho de los librepensadores, la masa popular, el sefio-
rio femenino y la gente piadosa de toda condici6n habian
atribuido particular importancia A la fiesta de la Inmacu-
lada Concepci6n de Maria, definidacomo dogma, y las
mujeres y los nifios celebraban esa fiesta con especial








LUCAS VARGAS.


predilecci6n. Tanto mas religiosa era esta fiesta en Co-
lombia, cuanto que no estaba unida, como las de San Juan,
San Pedro y Navidad, A diversiones tradicionalmsnte po-
pulares. Era una fiesta de, pura veneraci6n, verdadera-
mente cristiana, desinteresada, en la cual toinaban parte
todas las families desde la mis rica y encumbrada hasta
la mas pobre y humilde, tanto eu las ciudades y villas
como en las aldeas y las campifias.
A m~s de la popular predilecci6n que habia por la
fiesta de la Inmaculada Concepci6n, uottbase hacfa poco
tiempo que en la gran mayoria de las almas se verificaba
una espontanea y ponderosa reacciu6 en el sentido religio-
so; y se esperaba que, como expresi6n del sentimiento
national, la fiesta del 8 de Diciembre de 1880 seria par-
ticularmente grandiose. El doctor Bravo estaba advertido
de ello, y deseando impresionar fuertemente a Lucas con
el espectaculo, le habia dado cita para la noche del 7 ;
sin sospechar que el bolibotin, le habia ganado de mano
en cierto modo, como hemos de verlo.
Sonaron las ocho, golpearon en el port6n exterior, lo
abri6 Pedro prontamente, y Lucas se present diciendo:
-Aqui estoy, senior doctor.
-Bueno ; pues 6cha i andar coniigo.
-4 Para d6nde ?
4Pala. la plazuela de Egipto.
-Y afiadi6 en seguida:
-Pedro, enci4nde la luz del farol de calle, y vamos
andando.
Dos minutes despuds el doctor, precedido de Pe'dro,
que iba alumbrando el piso con el farol en la diestra y se-
guido por Lucas a dos pasos, subia la empedrada cuesta
6 calle que conduce a Li humilde plazuela de Egipto, al
pie de la iglesia de este nombre, que en aquel tiempo
afiu no era parroquial, sino una simple capilla del vasti-
simo y populoso barrio de La Catedral. Tropezandoy todo,
porque los empedrados son atroces, y resollando grueso,







LUCAS VARGAS.


porque la subida es muy peudiente y fatigante, el doctor
lleg6 con los dos muchachos a la plazuela, y la encoutr6
today iluminada.
En cada puerta y en cada ventana de las modestas
casitas que forman con la iglesia el cuadrado de la plazue-
la, habia fiaolitos blancos, azules y rosados, con velas de
sebo, que, si por si inismas daban poca luz, en su conjun-
to la producing considerable. Pero el altisimo atrio de
la iglesia, sostenido por fuertes escaleras de piedra y cer-
cado de pretiles de manposteria, asi como la fachada y
la torre, estaban graciosa y abundantemiente iluminados
con luces de candles. Sobre los lomos de los pretiles ha-
bfa hileras de luces; contra la fachada y las torrecillas se
habia construido con varas una especie de piramide que
trepaba hasta la altura, de la veleta, y en los travesafios
de aquella armaz6n se hallaban colocados mis de cien
candiles que fueron encendidos como los de abajo. De
esta suerte la figure que formnaban todas las luces
era tan elegant como vistosa, y debia de producer be-
llisimo efecto sobre la oscuridad del cerro; vista desde la
part baja de la ciudad.
Pero si la iglesia estaba asi tan bonita, y la ilumina-
ci6n de la plazuela nada dejaba que des ear, gracias A la
piedad y el buen gusto de los egipcios 6 egipciacos, mu-
cho mas sorprendente, 6 incomparablemente grandiose y
bello fu6 el espectaculo que el doctor Bravo y sus,compa-
fieros pudieron coutemplar desde lo alto del atrio de la
iglesia. Abajo, a sus pies, se extendia toda la ciudad, en-
vuelta en las sombras de la noche, y sin embargo, toda
salpicada de luces, cual si fuese un pedazo del cielo caido
y extendido sobre la tierra y tachonado de pequefisimas
estrellas. En las calls longitudinales, de Oriente. a Po-
niente, y en las carreras trasversales, de Sur i Norte, se
vefan dondequiera luces en los balcones y ventanas y en
los relieves de las torres y fachadas de las diez y siete
iglesias situadas en aquella vastisima extension; y tinto








LUCAS VARGAS.


se marcaban las lines luminosas que en Angulos rectos se
cortaban, que, no obstante la oscuridad de la masa ge-
neral de edificios, determinAbanse perfectamente los cua-
dros de las manzanas, vi6ndose el todo como un inmenso
tablero de damas en que alternaban la luz y las negrisi-
mas sombras con primorosa regularidad y simetria.
Desde las ocho habfan comenzado A quemar unos fue-
gos artificiales en la plaza de Bolivar, punto c4ntrico de
la ciudad, y entire las cuatro filas de luces de las cuatro
faces de la plaza estallaban truenos y castillos, y partial a
cada moment cohetes y cohetones que, elevAndose 4 grande
altura, producian semilleros de luces y chispas, iluminando
momentaneamente, como por fantasmagorfa, las torres, cu-
pulas y cumbresde los edificios ordinariamente rodeados de
tinieblas, lomismo que la inmensa cfipulaceleste. Asimis-
mo, de cuando en cuando soltaban de la plaza numerosos
globos de colors con canastillas que levaban petr6leo
inflamado, y al remontarse 4 los aires parecfan como pla-
netas enviados A vagar por los oscuros espacios a merced
de los vientos.
Se acercaban las nueve de la noche, y aunque el es-
pectdculo continuaba siendo espl6ndido y grandioso, por
la iluminaci6n de la ciudad y por los fuegos artificiales,
ya el inter6s.de dstos iba decayendo. Se habian quema-
do todos los castillos, con excepci6n del mayor, y todos
los grandes cohetes; y tan lu6go como ardi6 el iltimo y
estall6 el trueno grande, ces6, como por ensalmo, la series
de detonaciones, y la ciudad permaneci6 durante algunos
minutes en un silencio sepulcral, subsistiendo solamente
la iluminaci6n. Pero al sonar las nueve, pocos moments
despu6s, ocurri6, 4 virtud de convenio popular aceptado
por today la ciudad, la escena mis extraordinaria y sor-
prendente que podia imaginarse.
Similtaneamente se echaron A vuelo las campanas de
toda la ciudad, de Egipto i la iglesia de Capuchinos y
de Las Oruces ;i Ia de San Diego se produjo un pro-








LUCAS VARGAS.


digioso concerto de alegres repiques, asi como A la se-
fial dada por esos repiques, en todos los barrios es-
tall6, en todas las calls, plazas y plazoletas, en todos los
atrios, patios, balcones y techos una formidable tormen-
ta de cohetes de todas classes que, al propio tiempo que
asordaban los aires y multiplicaban sus ecos hasta lo in-
finito, enviaban A lo alto un inexplicable, imponderable
semillero de fuego, de chispas y luces de todos colors,
como si today la ciudad estuviera ardiendo y fuese el cra-
ter de an volcinu y el contagio del incendio se alzase has-
ta las nubes y los oscuros pabellones del cielo....
Aquello, que dur6 cosa de media hora, fui magnffi-
camente sublime. Todo estallaba, sonaba, se encendfa y
se iluminaba: era como una maravillosa y uninime ova-
ci6n con qne la piedad de la tierra 6 de. sus hombres sa-
ludaba ~ la Madre del Dios-Hombre, elevandose en
lenguas de amor y de veneraci6n A lo inms alto y pro-
fundo de los cielos. Con aquello la capital enter se ha-
bfa hecho temple; la luz y el fuego y el estallido se
volvian culto; la muchedumbre, con sus ciei mil cabezas, se
tornaba en oraciOn... .Los que habian nacidoen el pecado,
entire el polvo y lodo del mundo, tributaban culto colectivo
deluz y de grandiosas armonfas 6 a Mujer Purfsima In-
maculada, ejemplar y de predilecto origen que habia te-
nido la fortune de ser escogida desde el primer dia del
pecado para que en ella encarnase el Hijo de Dios, Re-
dentor y Regenerador del linaje human! Y en aquella
fiesta de las almas agradecidas y piadosas, proclamaci6n
objetiva de un dogma siempre aceptado por la catolicidad,
se unfau todas las classes sociales, tomabau parte todas
las families, desde las mas acomodadas hasta las mAs po-
bres, juntandose por la primer vez el verdadero Pueblo
-toda la comuni6n de los creyentes-en un himno
sublime de amor, de reconocimiento y de adoraci6n A la
Verdad Eterna....
Si el doctor habia admirado codo aquello en la dulce







LUCAS VARGAS.


mudez de la contemplaci6n, profundamente conmovido,
apreciando en todo su valor la belleza fisica y moral de
la fiesta ; si su alma inteligente y cristiana se habia ele-
vado hacia los cielos, junto con las luces y el fuego, y las
detonaciones, y el couciertode repiques de campanas, Lu-
cas, por su part, ihabia manifestado su emoci6n de otro
modo. A cada moment to habia gritado de alegria, aplaudido
con palmoteos, ostrando su admiraci6u y entusiasmo con
exclamaciones que ponian de manifesto su infinite gozo.
Jamas habia visto fuegos artificiales ni complete ilumi-
naci6n de la ciudad, ni una fiesta de p61vora y luz como
la de aquella noche, porque, si bien le sobraban siempre
ganas de bajar A la ciudad A ver todo aquello y chiflar
con la chusma numerosisima de los granujas 6 chinos,
nunca su madre le habia permitido salir de noche A la
calle.
CAPITULO X

EL DOCTOR, DA UNA LECCION AL LIMPIABOTAS.

Cuando todo torn al silencio, quedando la ciudad
como un inmelso sepulcro iluminado por hachones y fue-
gos fatuos, el doctor comenz6 A descender del atrio de
Egipto. Volvi6ndose al chino le pregunt6:
-- Qu4 te ha parecido lo que acabas de ver ?
-; Maravilloso! contest el bolibotin.
-- Qnu piensas de todo eso ?
-Que es muy bonito....
-- Comprendes lo que significa ?
-Que todo es por la Virgen.
-Si. Que la Santa Virgen estA en los cielos, y los
hombres que la aman y reverencian en la tierra, elevan
hasta Ella su culto; que s6lo aquella divina mujer, es-
cogida por Dios para ser madre de su propio Hijo, es in-
maculada; que ella fu6 concebida en la pureza para poder
ser madre de Jesfis, de Dios echo hombre y Salvador;








LUCAS VARGAS.


y que el culto tributado A esa Virgen Madre, no s6lo es
el mAs tierno y natural de cuantos la fe y el amor afia-
den al culto que se debe A Dios, siuo que es inseparable
del que debemos A nuestro Redentor.
Lucas iba andando, muy pensativo, al lado del doctor,
y este afadi6:
-- Comprendes ahora lo que es la Virgen, aunque tu
madre no se le parezca sino en que es mujer y madre ?
-Compruedo que ha de estar en el cielo, y ha de ser
muy hermosa, y todos debemos quererla much.
-Eso es, hijo. Eso basta por ahora.
-Aqui me apart del senior doctor para llegar ,nas
pronto A casa.
--N'; ven A la mia, y ludgo te irAs.
Llegaron A casa del doctor, donde estaba preparado
un modesto pero sabroso refresco. El doctor tom6 alguna
cosa primero, y en seguida se levant, dejando en el
comedor, A Lucas, Pedro y la criada aplanchadora,
presididos por la tia Fulgencia. A poco, Lucas salia
para tornar A su casuca, llevando a su madre las provi-
siones del dia siguiente, con algunas golosinas adiciona-
les, y el doctor se recogia en su alcoba para dormir con
profunda tranquilidad y content.

Eran las siete de la maiana siguiente, y desde toda
la part baja de la ciudad subia un concerto de repiques,
a los cuales contestaban con los suyos los de las iglesias
de Las Aguas, Egipto, Beldn y La Pefia, centinelas de
las faldas de Guadalupe; cuando el doctor fud llamado f
presenciar una escena interesante. Lucas, con su mejor
vestido puesto, estaba en la calle, frente al port6n de la
casa, rodeado de unos diez 6 doce limpiabotas de los mAs
presentables, y tenia en las manos el asta de una bande-
ra de percal de dos telas superpuestas, esto es, mitad
blanca y mitad azul; en su extremidad superior tenfa
un gran ramillete de rosadas florecillas de gaque y otras








LUCAS'VARGAS.


silvestres, cogidas entire las malezas de las colinas de
Egipto. Algunas cintas de seda angostas, de las llamadas
cuarto listen, cefifan el ramillete de flores, y flotaban
libremente al aire; y en la parte blanca de la bandera,
estaban, pegadas en buen orden, letras de imprenta,
que formaban esta tierna inscripci6n:

"' A Maria Inmaculada,
Los bolibotines de Bogotd."

Los diez 6 doce granujas, todos con sus cajoncitos
terciados a la espalda, respirabau alegria, y se mostraban
bulliciosos y contents; pero Lucas tenfa un aire de ver-
dadera felicidad, inezclada de satisfacci6n, entusiasmo y
envanecimiento. Al salir el doctor al port6n de su casa,
Lucas di6, sucesivamente, tres gritos que fueron contes-
tados en coro por todos los granujas:
Viva la Inmaculada Concepcion! "
Viva el senior doctor Bravo "
Vivan los bolibotines! "
Y un granuja afiadi6, por su cuenta, costo y riesgo:
iViva el dotor Alijonzo !
Lo que le vali6 esta reprimenda de Lucas:
-i Hombre, Cigarrillo! no se dice dotor Alijonzo,
sino doctor Ildefonso.
El doctor, riendo con moderaci6n y agradeciendo de
todos modos aquellos espontdneos vitores, exclam6 asom-
brado:
--" i iFamoso! famoso Y quidn ha sido el de esta
feliz idea ?
-j Yo, senior doctor! contest Lucas cuadrindose de
frente y enderezando el asta de la bandera, que descans6
en el snelo.
-i T6i habias de ser Pnes bien, mereces el premio
que te habfa preparado, repuso el doctor.-Mfra, afia-
di6, d6ja ahi la bandera y dntra.







LUCAS VARGAS.


Los granujas se quedaron en la calle con la bandera,
recibiendo de Pedro una abundant distriblci6n que se
les mand6 hacer de pan, queso y bizcochos, y Lucas en-
tr6 con el doctor en la alcoba de 6ste. Sac6 6ste al punto
un lio, se lo entreg6 Lucas, y le dijo:
-Vote A tomar tu desayuno; y mientras te lo pre-
paran, 6rtrate en el cuarto de Pedro y p6nte lo que lle-
vas ahf.
El doctor habfa mandado, desde inuchos dfas antes,
recortar un terno 6 vestido de paio de su uso, todavia en
muy buen estado, y h6cholo acomodar a la talla y propor-
ciones del cuerpo de Lucas, reducidndolo A chaqueta y
pantalones, y agregandole una camisetita de lana, una
camisa de tartan 4 enadritos, un sombrerito de fieltro,
nuevo pero de modest apariencia, y un par de alparga-
titas con sus ataderas. Este era el regalo que tenfa pre-
parado para obsequiar y premier a su protegido.
Cuando Lucas, volvi .del cnarto de Pedro y se pre-
sent6 en las galerfas 6 corredores del primer patio, estaba
inconocible y flamante. No s61o se vefa nmejor que estaba
aseado y peinado, tal como habia salido de su casuca
aquella mariana, sino que tenia una traza de modest
elegancia que le daba muy buen aire y le-sentaba primo-
rosamente: parecfa un chico de buena familiar, hijo de un
honradote campesino de la clase media, 6 de un artesano
acomodado y pulcro. El granuja habia desaparecido por
complete; el bolibotin se mostraba convertido en hom-
brecillo de buenas parties, gracioso como un oro, y empe-
rejilado sin ostentaci6n como para andar entire la gente
decent.
Lucas, que sali6 del cuarto de Pedro relamidndose y
mirdndose con encanto, se fud derecho A donde estaba el
doctor, que se paseaba 4 lo largo de la galerfa principal,
se arrodill6 4A los pies de su protector, le bes6 las manos
con ternura, y se puso a Ilorar dulcemente, sin hacer nin-
guno de los gestos y visajes propios de los muchachos que







LUCAS VARGAS,


lloran. Su llanto no era de boca y narices, sino del cora-
z6n y de los ojos....
-; Vamos! alza, alza, hijo! cxclam6 el doctor con
suave acento, los ojos humedecidos y la mano extendida
para levantar al muchacho.
Lucas, que tenia anudada la garganta, nada pudo
decir; se incorpor6, y saliendo rapidamente, fuh A coger
el asta de su bandera. Un grito de admiraci6n estall6
entire los bolibotines al verle, y todos gritaron en coro:
-i Viva Lucas !
-- N6 !-pudo particular Lucas-que viva el senior
doctor!
-- Viva Maria! contest 6ste desde su ventana.
Los doce bolibotines so movieron, y, en pelot6n, ro-
deando A Lucas, emprendieron su gran paseo por la ciu-
dad, para el cual se habian concertado, gozosos de osten-
tar su sfmbolo, de ir gritando por las calls, y de admirar
los mil y mil primores de banderas, estandartes y guir-
naldas que adornaban todos los balconies y ventanas de
las casas, y las puertas de innumerables tiendas. A me-
dida que el grupo de bolibotines fu6 bajando por toda la
calle del teatro 6 de San Carlos, se le fueron agregando
muchos otros bolibotines y aun simples granujas 6 chinos
de analogo fuste, y cuando el regimiento desemboc6 en la
plaza de Bolivar, ya formaba una grand procesidn, tan des-
ordenada y bulliciosa como abigarrada de vestidos, an-
drajos y matices.
Toda la chusma de los que en el atrio estaban y el jar-
din que rodea la estatua del Libertador, la enorme turba,
compuesta de mis de cuatroctentos chinos--encabezada
por Lucas-y todos sus cofrades, sigui6 su desordenada
march, en apifiados pelotones, por la Calle Real y las
principles de la ciudad.
La feliz idea de Lucas fu4 celebrada en todas parties
con entusiasmo; hizo furor (como dicen los afiancesa-
dos) y mereci6 el aplauso de cuantos celebraban con el







LUCAS YARGAS.


coraz6n la fiesta de la Virgen. Lucas, adeinms, se hizo co-
nocer 6 hizo gran papel entire los chicnelos por si gracio-
so y elegant vestido, nunca visto en el cuerpo de un
limpiabotas, y se granje6 numerosisimas simpatias que
habian de servirle para su carrera en el nmundo.

CAPITULO XI

LA EDUCACI6N DE LUCAS.

Mats de dos aiios corrieron despu6s de los incidents
que hemos narrado, y corria el de 1883, que fu6 particu-
larmente borrascoso en Bogota, por causa de nuinerosos
y enmarafiados acontecimientos politicos. Una modifica-
ci6n insensible pero profunda, habia ido verificAndose en
la situaci6n y educaci6n de Lucas, asi como en el modo
de ser de su bondadoso protector; bien que, por lo to-
cante A 6ste, cada dia eran mas amnargas las impresiones
que las cosas pfiblicas le causaban, y mayor la repugnan-
cia con que de ellas ofa hablar.
Lucas habia entrado, desde principios de 1881, por el
camino de su bello ideal, que consistfa en apartarse, cuan-
to le fuese possible, de sn vida y oficio de bolibotin, y as-
cender a la categoria de mercachifle. Y no era 6sta so
ambici6n, porque sintiese ya las tentaciones dcl orgullo
ni despreciase a sus antiguos compafieros los chinos 6
granujas. Asi como todo chino deja de serlo cuando pasa
de los quince 6 diez y seis afios, y comienza d volverse
hombre, asi el que ha lustrado botas cuando granuja 6
chino, anhela por subir en la escala social y hacer un dia
un oficio menos vil, mis durable y lucrativo, y, sobre todo,
mis varonil.
La educaci6n que lentamente liabia ido dantdo a Lu-
cas el doctor Bravo, por sf mismo y por Imedio de la tfa
Fulgencia, no podia menos de ser fecunda, dadas la bue-
na indole y viva inteligencia del muchacho, accesibles a







LUCAS VARGAS.


toda sana ensefianza. En breve el chico habia estimado,
aceptado y aprovechado las lecciones de doctrine cristia-
na, y, bien conducido y preparado por la tia Fulgencia,
se habia logrado que en la Cuaresrr.a de 1881 hiciese su
primera confesi6n, que comulgase en seguida, y que des-
pu6s siguiese asistiendo A misa en los dias de precepto, y
cumpliese con los deberes religiosos. AdemAs, como con-
secuencia de los buenos ejemplos que recibia y de lo que
frecuentemente se le predicaba, su conduct moral era
tan arreglada, como puede serla la de un muchacho de
trece afios, vivo y travieso, pero bien inclinado y honra-
dito.
Cuanto A otros g6neros de educaci6n, el doctor Bravo
habia cuidado de corregir constantenlente las faltas de
lenguaje enc que incurria Lucas, cmo todos los mnucha-
chos de la plebe de Bogota, de inculcarle pensamnientos
sanos y dignos, y de inducirle A adquirir, en su humilde
clase social, maneras cultas 6 decentes, hibitos de tra-
bajo, y de formalidad y honradez, y desapego A las truha-
nescas travesuras y los juegos callejeros de los granujas.
"Ya td no eres propiamente uu chino, le decia el doc-
tor, 6 al menos debes procurar no serlo, desde que sabes
trabajar y ganar bien el dinero, y cumples con tus debe-
res de buen hijo, y eres econ6mico, y frecuentas una casa
honrada como la mia, y te vistes con relative decencia,
y, sobre todo, eres un muchacho cristiano." Y en ver-
dad que Lucas se portaba de tal modo, que justificaba la
opini6n del doctor.
Pero kste habia tornado tinto carifio al chino, pobre
hijo de la calle, que casi le queria como A su hijo; senti-
miento tanto mAs natural, cuanto el doctor carecfa de
familiar, tenia el alma llena de tristes desengafios, detes-
taba de casi todos los hombres pfiblicos, miraba con ho-
rror las cosas political, no cultivaba casi relaciones so-
ciales, vivia retraido como un fiero misintropo, y, sin
embargo, sentia la necesidad de amar algo human, algo







LUCAS VARGAS.


6 alguien que le Ilenase el coraz6n y le correspondiese su
carifio. Temfa ir demasiado lejos en su protecci6n para
con Lucas, tanto por no apartarle de su infeliz madre ni
infundirle sentimientos de orgullo, como porque le asal-
taba, en ocasiones la idea de que Lucas fuese ingrato
con 61 algin dia, asf como otros lo habfan sido. Por eso
habia renunciado a la idea, que le halag6 muchas veces,
de Ilevar a su casa a Lucas 6 instalarle allf cual si fuera
su hijo adoptive; bien que siempre se reservaba la sa-
tisfacci6n de protege indefinidamente al muchacho, si se
portaba bien, y -alguin dfa dejarle gran part de sus
bienes.
Pero a fuerza de cavilar el doctor sobre los mejores
medios que podrla emplear para favorecer A Lucas, habia
llegado A esta conclusion : que era necesario protegerle de
manera que, ni dejara de ganarse la vida con el trabajo,
ni tuviese que separarse enteramente de su madre, ni
saliese por complete de su condici6n de hijo del pueblo;
todo lo cual podia perjudicar m6is 6 menos A su morali-
dad. Pens6 el doctor muchas veces en poner en una es-
cuela p6blica A, Lucas, encargAndose, al propio tiempo,
de mantenerle y vestirle, asi como a Juana; pero des-
pues deshech6 esta idea, considerando, por una part,
que asi perderfa Lucas el h6bito del trabajo y la dignidad
de uu muchacho que sostenia A su madre y se sostenfa Ai
si mismo, sin necesidad de ocurrir, por su parte, i la ca-
ridad pfblica; y por otra, que, si bien ganarfa much el
buen chico con aprender A6 leer, escribir y contar, por un
lado, por otro le peljudicarfa, en su humilde condici6n,
que en la escuela le enseiasen canto, nociones de qutmi-
ca' cosmograffa, filosofia, historic y tantas otras cosas
complementarias de la ensefianza escolar que se habia es-
tablecido en toda la Republica en aquella 6poca.
El buen doctor Bravo resolvi6 adoptar un t6rmino
medio. Ya que las horas de la mariana y del dfa, hasta
eso de las tres de la tarde, eran las ms necesarias a Lu-







LUCAS VARGAS.


cas para sus oficios y balances, convenia dejarselas libres;
pero A fin de que aprendiese lo mis elemental sin tener
que ir a la escuela, el doctor mismo se lo ensefiaria en su
propia casa, todos los dias, de las tres A las cinco de la
tarde. Todo esto, sin perjuicio de seguir amparando A
Juana, y de llevarse A Lucas A paseo, de cuando en cuan-
do, a fin de darle lecciones practlcas y objetivas donde-
quiera que la ocasi6n fuese propicia. En este plan se fij6
el doctor definitivamente, y lo puso por obra.
Tenia 41 sus ideas muy fijas sobre la lectura y la es-
critura, y estaba perfectamente convencido de que estas
dos artes, no s61o debian ser adquiridas simultAneamente,
sino que el leer habia de ser insensible y necesaria con-
secuencia del escribir. Crefa 41 que, para apoderarse la
mente del niiio de la significaci6n y el sonido vocal de
todas las letras y todos los signos ortogrAficos que sirven
de element. A la lectura, era necesario saber describir 6
dibujar 6 trazar esos caracteres, y hacerse cargo asi per-
fectamente de sus formas; que asi como en la pronun-
ciaci6n de los sonidos, habia que ascender de lo m4s sen-
cillo como la simple vocal, A lo combinado, como lo es la
consonante, y sucesivamente A la silaba, la palabra y la
frase, del propio modo, en la escritura, habia que empe-
zar por el punto, pasar A la line recta, lu6go a las cur-
vas, en seguida A los rasgos y caracteres analogos, y asi,
sucesivamente, hasta llegar 4 la formaci6n de las letras
mAs dificiles y de las silabas, palabras y frases que se es-
cribiesen; y que el dibujo, reducido al calco, tenia que
ser la mejor manera de adquirir la escritura y la lectura,
desarrollando y aprovechando en cada alumno el poder
del hAbito, la perspicacia de la mirada, la 16gica de la
curiosidad, el espiritu de imitaci6n y el instinto creador,
facultades de todos los hombres.
El doctor Bravo resolvi6 practicar el m6todo de ense-
fiunza que se le antojaba, tan rational, y en breve pisolo
por obra, guiado, al propio tiempo, por el cariiio que le







LUCAS VARGAS.


movia en favor de Lucas, y por cierto espiritu de obser-
vaci6n experimental que le distingufa. Form6 su plan de
lineas de puntos y palotes, de rasgos, signos y medias le-
tras que se armonizaban, de letras progresivas y silabas,
palabras y frases; y como su -forma de letra no era un
dechado de hermosura y perfecci6n, vali6se de un hAbil
calfgrafo para que le preparase muchas plans de todos
los models que sirviesen Lucas de base para sus calcos
sucesivos.
En breve el bolibotin estuvo atareado todas las ma-
fanas en el corredor ancho de la casa, donde el doctor
hizo colocar una mesita con las muestras 6 models, pa-
pel blanco transparent para los calcos, y rayado para las
copias 6 reproducciones 6 la vista, lhpices de palo y reca-
do de escribir con tinta. Mas como el primer dia notase
el doctor que Lucas tenfa alguna dificultad para manejar
la pluma desde lugo---dado que trataba de cogerla como
cogia la brocla de untar bctiin en las botas-hfzole tra-
bajar con lipiz durante algunas semanas, basta que,
diestro ya en el calco, y muy aficionado d trazar todos los
caracteres con gran facilidad, pisole k manejar definitive
mente la pluma..
Cuando el doctor volvfa A su casa A caballo, despu6s
de hacer sus higi6nicas y caritativas excursions por los
arrabales de la ciudad y las campifias aledafias, era de
ver el interesante grupo que formaban el maestro y el
discipulo, y a las veces tambidn Pedro, quien curioso de
ver lo que adelantaba el segundo, se arrimaba por detras
del primero atisbando lo que se hacfa, no sin maravillar-
se de lo que el inteligente chico iba aprendiendo. Lu-
cas Ilenaba cuartillas y cuartillas de papel, cubri6ndolas
de rayas y caracteres calcados con paciencia, y A media
que el doctor crefa suficiente el ejercicio sobre cada mode-
lo de un solo-tipo, lo retiraba, hacia que Lucas copiase 6
imitase, A la simple vista, sus propios calcos, y despuds
los models mismos; sin dejarle pasar a otro tipo mien-







LUCAS VARGAS.


tras el anterior no estuviese satisfactoriamente trazado.
Hacian extraflo contrast el elegant vestido del doctor,
arrimado A la mesita para observer y hacer sus correc-
ciones y explicaciones, y el limpio, pero humilde trajeci-
llo de Lucas, calzado solamente con alpargatas, y medio
cefiido con su chaquetita de dril de algod6n 6 de bayeta.
Ademas de esto, la amplia y protuberante frente del
doctor, con un principio de calvicie, su pAlido rostro todo
afeitado, y su mirada melanc6lica y penetrate, contras-
taban con la cabecita poblada de abundantes guedejas,
las mejillas redondas y rosadas, y los inquietos ojos de
Lucas, Ilenos de curiosidad y que parecian tratar de adi-
vinar los nombres de las letras que su mano iba calcando
6 escribiendo, y aun la pronunciaci6n de las silabas y
palabras.
No habiau trascurrido mis de seis meses, cuando ya
Lucas habia aprendido A trazar correctamente todos los
signos de la escritura, A distinguirlos por sus nombres y
A comprender la siguificaci6n que podfan tener combina-
dos unos con otros en palabras y sflahas. Y como tambidn
habia trazado todos los ndmeros, con los elements de la
escritura y la lecture iba adquiriendo los de la Aritmd-
tica. Grande fu6 su alegria el dia que, al escribir segui-
das estas tres letras: a-m-a, y ludgo estas cuatro: m-a-
m-d, pudo leer sin vacilaci6n, ama y mamd. Como por
ensalmo (que no era sino por lo 16gico de las formas y de
los sonidos), cuando supo nombrar todas las letras pron-
tamente fu6 leyendo y pronunciando bien las silabas y las
palabras, y no tard6 much en hacer otro tanto con fra-
ses y oraciones enteras. Ello es que al aio 6 poco mAs de
trabajo supo escribir y leer suficientemente, tuvo adqui-
rida la afici6n al dibujo, y A fuerza de trazar en el papel
y pronunciar en el papel: uno y uno hacen dos, dos y dos
hacen cuatro, uno y dos hacen tres, y asi sucesivamente
fud aprendiendo sin dificultad las cuatro operaciones ftn-
damentales de la Aritmdtica.








LUCAS VARGAS.


El dfa que Lucas supo todo aquello fu6 un hombre,
siquiera su edad no pasaba de los catorce. Con la puber-
tad adquirfa simult4neamente la base rudimental de toda
ciencia, de todo conocimiento de las cosas naturales y
humans y aun en much parte de las divinas. Su s6r se
habia mas que disciplinado, porque si era principalmente
un alma, 6sta podfa desarrollar sus potencias con el es-
tudio y la comunicaci6n moral 6 intellectual con los demds
hombres. Tal era la obra realizada por la caridad misan-
tr6pica del doctor Bravo, bien que l1 habfa seguido cre-
yendo que nadie le querfa ni 61 querfa a nadie, y que todo
en el mnndo le era indiferente.
Pero si hemos visto lo que Lucas ascendfa en la esca-
la intellectual, i podremos decir que en la moral nada 6
poco aprendfa el doctor ? Seguramente n6. Tan profun-
damente necesario esel principio de mutualidad 6 reci-
procidad en todo lo creado, y tan inevitable su ley en
todas las relaciones sociales, que no es dado hacer un
bien sin recibir otro en cambio, siquiera sea insensible-
mente 6 sin caer en la cuenta de ello. La caridad misma
que parece ser, cuando bien sostenida, un cdmulo de
beneficios sin compensaci6n para el caritativo, qu6 cosa
es sino un cultivo que obtiene su invisible, pero segura
cosecha ? Las profundas fruiciones que goza un coraz6n
caritativo con el espect6culo del' bien que hace, de las
miserias que alivia, de las l4grimas qne enjuga, y de las
pasiones que suaviza y calma en el menesteroso 6 atribu-
lado; la dulce tranquilidad que se difunde en el alma del
que ejerce la beneficencia, probandole la practice de vista
que ]a ingratitud no es una regla, sino mas bien una ex-
cepci6n; el vivo interns de autor con que el hombre que
hace el bien va observando los frutos de su obra y el me-
joramiento que en el character y la situaci6n del beneficia-
do se produce: I qu6 son sino misteriosas 6 intimas com-
pensaciones que del favorecido refluyen sobre el que ejer-
ce la beneficencia ? Si el mal tiene su 16gica inflexible








LUCAS VARGAS.


y cierta, el bien tiene tambi6n la suya no menos eficaz.
La diferencia estA, digAmoslo fraucamente, en el reconoci-
miento de la fatalidad del pecado, en que el mal, una vez
hecho 6 iniciado, sigue haciendo por si solo sus estragos,
provocando A las buenas almas A la lucha para er mere-
cimiento; en tanto' que el bien ha menester el constant
apoyo de una voluntad firme para sostenerlo y adelan-
tarlo.
Lucas al recibir mil beneficios del doctor Bravo ha-
bia ido sin saberlo ni sospecharlo siquiera, devolviendo
sus does al honrado pamplon6s, en la forma de un apa-
cigiiamiento moral, de una ocupaci6n y preocupaci6n
saludable, y de un hAbito tranquilo de hacer el bien.
Aquel muchacho plebeyo, hijo del fango social, pero bien
dotado por Dios, no solamente era un tipo que conden-
saba en su naturaleza la esencia de la humanidad,. tierra
6 polvo de que estA echa nuestra forma perecedera, y
alma 6 inteligencia, que es transfusion del Espiritu Divi-
no, aquel muchacho, decimos, que el doctor se habfa en-
contrado en la calle y que, cual blanda cera, habia ido
amoldando hasta modificarle patente y profundamente, A
su vez, le habia ido modificando A 61 mismo, A 61, hom-
bre desengafiado, misantropo, Ileno de amarguras que
parecian incurables, y sistematicamente alejado de la
sociedad que le rodeaba.
En efecto, poco A poco, el doctor habia perdido much
de su rudeza y acritud en el modo de expresarse con res-
pecto Alas cosas political y sociales ; se habia dejado ins-
cribir en la Sociedad M6dica, A la cual presentaba intere-
santes memories y hacia servicios importantes; habia
renunciado A la esquivez que le apartaba del ejercicio de
su profesi6n dentro de la ciudad, consintiendo en visitor
algunos enfermos, con lo que iba cultivando relaciones
con honradas families de buena sociedad; habia vuelto
A escribir siquiera an6nimos, articulos que trataban de
asuntos estrechamente conexionados con la Higiene pi-







LUCAS VARGAS.


blica y la Medicina, sabiendo con satisfacci6n que eran
atentamente leidos y considerados en los peri6dicos de la
ciudad, y sobre todo, tanto cariio habia torado A Lucas
que con quererle como A su hijo adoptive, ya la humani-
dad le parecia en sus extravios 6 sus bajezas mas digna
de compasi6n que de resentimiento. En suma, la ardorosa
gratitud y la adhesi6n sin lfmites que Lucas le mostraba,
le habfau reconciliado con la especie humana; A tal punto
que ya no se acordaba de los desengafios sufridos en su
primera juventud.

CAPITULO XII

Da LUISA RIVER DE GONZALEZ.

No omitiremos decir, para completar esta part de
nuestra narraci6n, que ya en 1883 Lucas habia modifica-
do profundamente su vida piblica, si asi podemos Ilamar
la que vivia en las plazas y calls. Tanto por aspiraci6n A
mAs productivas ocupaciones, como porque yA compren-
dia la bajeza del servil oficio de bolibotin habia acabado
por renunciar A los trabajos de la brocha y los cepillos,
vender su cajoncito y ceder sus tiles y su clientele A uno
de los muchachos granujas que le acompafiaran en la
famosa procesi6n del 8 de Diciembre del 81. Su aspiraci6n
por excelencia, su bello ideal era ser mercachifle; y si,
conclufda la corta carrera de El Cachaco y de El Zurriago,
habia procurado comprar y vender de preferencia, El
Deber, El Bien Social, El Conservador y otros peri6dicos
de notable fuste y propios para gente culta, siempre
habia procurado hacer figurar en sus tareas (como si
dijdramos, entire reglones) las compras y ventas de fras-
quitos de perfumes, panes de jab6n, cajetillas de cigarri-
Ilos, paquetes de f6sforos, tijeras y otras baratijas de ficil
colocaci6n al pormenor. Habfa obtenido que le abriesen
creditos en various almacenes, hasta por seis U ocho pesos,







LUCAS VARGAS.


pagando siempre una part de contado; y como era pun-
tualisimo y notoriamente honrado y formal, le vendfan
con buena voluntad y buena cuenta, y las gentes que le
conocian le daban la preferencia para comprarle todas las
baratijas que llevaba consigo. Habia trocado asi el sucio
cajoncito del bolibotin por el much mas amplio, muy
limpio y bien aderezado caj6n del chuchero; y una vez
que dejaba para siempre los cepillos, se habia alejado del
atrio de La Catedral y otros sitios frecuentados por los
granujas 6 chinos, prefiriendo en todo caso, mAs que hacer
sus ventas en las calls, entrar a las casas A ofrecer sus
menudas mercaderfas.
Lucas no tenfa mas prueba de la habilidad y los
aciertos del doctor, como m6dico, que el alivio que 4ste
procuraba frecuentemente a la pobre Juana, cuando la
apuraban sus dolores reumaticos; pero estaba persuadido
que su benefactor era un sabio, un eminente professor, y
dondequiera, viniese 6 n6 al caso, se tomaba la libertad
de ponderar los m6ritos del doctor y de recomendarlo a
muchas families para que le llamasen en caso necesario.
Pensaba Lucas que con estas entusiasticas recomenda-
ciones, no solamente cumplfa con un deber de gratitud
para con el doctor, sino que hacia a los enfermos un bien
inestimable.
Una tarde en que Lucas entraba en una casa situada en
las cercanfas de la Calle del Teatro, A cosa de doscientos pa-
sos de la casa del doctor Bravo, y que al abrir el contrapor-
t6n pregonaba en la primera galeria su bien abastecido
surtido de pailuelitos y medias, tijeras y dedales, f6sforos
y cigarrillos, jabones y frasquitos de perfumerfa y agujas,
broches y botones, oyo unos gemidos muy agudos que
salian de un aposento cercano. La criada que sali6 a
manifestarle que nada le compraban aquel dia, porque la1
sefiora estaba enferma, trat6 de despedirle sin ceremonia,
pero Lucas, que tenia cariiio y respeto por la seiiora due-
fia de la casa, se apresur6 A preguntar:







LUCAS VARGAS.


-- Y qu6 tiene mi sefiora Da Luisa?
-Negralja, respondi6 la famula.
-- Y qu nes eso ?
-Unos dolores violentos en el pecho, que en ocasio-
nes se le pasean por toito el cuerpo.
-- Y han llamado m4dico ?
-A dos he ido A buscar por orden de mi sefiora, pero
no los he lopado. Dijeron en sus casas que les avisarian
apenas Ilegaran de la calle, pero ninguno parece; y entire
tanto mi sefiora estA en no solo grito.
lQuiere usted que yo traiga an m6dico que es supe-
rior ? pregunt6 Lucas.
-A sign. Si mi sefiora quiere ....
-Pues 6ntre y avisele.
Un instant despn6s Lucas fu6 introducido en la estan-
cia, por lamamiento de DT Luisa, y Asta, que estaba may
demudada por el dolor y con los ojos hlimedos de llorar,
pero siempre hermosa y afable, dijo A Lucas:
-iDe qu6 m6dico hablas ?
-Del senior doctor Bravo, mi sefiora.
-- Tl le conoces ?
-Como A mis manos. Es tan bueno y caritativo, tan
servicial....
-- D6nde vive ?
-Muy cerca de aquf.
-L Puedes ir tu mismo a Ilamarle?
-Al instant.
-Pues v6te corriendo, hijo, y que Dios te lo pague.
Estos dolores son atroces y me desesperan.
-4 Es joven tu doctor ?
-Asf, asf; como entire dos aguas.
Diez minutes despuds el doctor Bravo que, advertido
por Lucas de que el mal era neuralgia, se habia provisto
de algunas drogas de su botiquin, entraba.
DW Luisa Rivero de GonzAlez era de muy buena
familiar, natural de Bogota, y habia contraido matrimonio







LUCAB VARGAS.


cinco afios antes con un estimable sujeto del Tolima, si
no por grande amor, al menos por muy sincera y firme
estimaci6n. Dos afios vivieron contents y en la mejor
armonia: pero D. Julian Gonzalez, al hacer un viaje de'
negocios al Espinal y pasar por Girardot y Tocaima, con-
trabajo la "fiebre del Magdalena, regres6 rapidamente
A Bogotda, y en pocos dias dej6 de existir. Da Luisa le
llor6 de todo coraz6n, le guard largo luto, y vivi6 reco-
gida y triste, cuidando de una hijita que le habia quedado
de su matrimonio, y de un capital saneado de mis de
veinte mil pesos que GonzAlez le dej6 para ella y su gra-
ciosa nifia.
DW Luisa en el moment en que la exhibimos A los
ojos del doctor Bravo, tenia veintis6is aiios, y estaba en
todo el esplendor de su hermosura, realzada por una pa-
lidez melanc61ica que le sentaba muy bien, y por el medio
luto de su traje. Era una viuda verdaderamente interesan-
te y una mujer digna de simpatfa y respeto. Tenia dulce
carActer, muy buen sentido, educaci6n esmerada, finica
herencia que de sus padres habia recibido, y la prActica
de muy s61idas virtudes con que se distinguia le habia
hecho merecer la estimaci6n y consideraci6n de cuantas
personas la trataban. Vivia con una vieja parienta, y todo
su encanto era cuidar de la crianza de su nifiita, la pre-
ciosa Adelina, que apenas si contaba tres aios; y
seguramente por su estado de viudez y la dignidad de su
porte y modo de vivir, todos la llamaban DE Luisa, no
obstante su juventud y gracia, que ordinariamente exclu-
yen en Colombia el ceremonioso tratamiento de dolia, re-
servado & las viejas matronas.
Nosotros la llamaremos simplemente Luisa, contra la
costumbre de sus relacionados dada la simpatia que nos
inspire, si acaso es licito al autor de una relaci6n el mos-
trar simpatia por alguno de sus personajes. Luisa era
toda hermosura, toda gracia y toda modestia. Esbelta,
garbosa y de talla algo mAs que median, se distingufa







LUCAS VARGAS.


.desde lejos por la distinci6n y elegancia de su apostura;
tenfa ojos magnificos, negros y rasgados, sombreados por
oscuras y largas pestafias, nariz recta y perfilada, boca
llena de dulces y espontineas sonrisas, cuello primoro-
samente modelado, el cutis de un matiz blanco pAlido, y
la cabellera tan negra y abundante y sedosa que con 4sta
no mis hubiera seducido 4 cualquiera.
Pero la hermosura de Luisa no era de aquellas que
provocan, fascinan 6 seducen violentamente, sino de
las que atraen con suavidad y encantan con dulzura. La
castidad, la modestia y la gracia aparecian en su semblan-
te, sus actitudes y movimientos, su lenguaje era suave,
-casi mis bien timido que expansive, y habia en today su
persona un aire, un perfume y no se que reflejo exterior
de una alma pura, sencilla y honrada que obligaban A
respetarla al propio tiempo que A quererla. Por desgra-
cia la simpAtica Luisa habia empezado A sufrir fuertes
dolores en el pecho desde tres 6 cuatro meses antes del
-dfa A que nos referimos, y como un viejo Galeno A quien
consultara le dijera que aquello no era nada, sino "cosa
de nervios pasajera, la amable viuda se habia descuida-
do, dejando adelantar el mal hasta que ya no pudo so-
portarlo.
El doctor Bravo fud muy atentamente recibido por
Luisa, bien que A primer vista le pareci6 demasiado
joven para m6dico de ella; y aunque 61, que no tenia la
menor idea de qui6n fuese la paciente, la encontr6 sobe-
ranamente hermosa y agradable, hizo desde lu6go un
*esfuerzo de voluntad para sobreponerse A la impre-
si6n seductive que aquella sefiora le causaba al solo verla.
El doctor, que era hombre profundamente honrado, y
aplicaba esta honradez A la prActica de la medicine, tenfa
muy arraigada la idea de que su delicada profesi6n no
podia ser bien ejercida sino con dos condiciones: primer,
prescindir moralmente del sexo de la persona paciente, de
modo que si era mujer, no habia que mirarla como A tal,







LUCAS VARGAS.


sino como 6i un s6r cuyo organismo estaba enfermo ; y
segunda, no dejarse influir jams, en el studio y trata-
miento de una enfermedad, por la simpatia 6 antipatia
que el paciente pudiese inspirarle. Armado de estos
principios, el doctor Bravo hizo cuenta que la hermosa
viuda no tenia la minor seducci6n ni hermosura, y
procedi6 A un examen verbal 6 un simple interrogatorio
sobre antecedentes 6 sintomas sin peijuicio de fijar toda
la atenci6n possible en el pulso, la temperature, la voz la
mirada y el aspect exterior de la enferma. Al cabo de
media hora dijo:
-Es possible, mi sefiora, que el mal de usted sea grave,.
si de algdn modo afecta & los pulmones, al peritoneo 6 al
coraz6n; y es possible tambi6n que sea una simple neural-
gia aguda pero muy fAcil de curar.
Al dia siguiente volvi6 por la tarde i6 casa de Luisa,
y mediante un nuevo examein verbal, comenz6 A com-
prender que habfa cierta perioricidad fija en la reapari-
ci6n de los dolores. Una vez que estuvo convencido de
esto, atendidas ciertas fluctuaciones del pulso y de la
temperature del cuerpo, bien que nunca se notaba fiebre,
el doctor no tuvo duda. Apel6 d la quinina, indicada para
todo caso de afecci6n peri6dica, aplic6ndola en muy mo-
deradas dosis; mand6 adoptai una alimentaci6n sencilla,
cuya base eran la leche y los huevos a medio cocer; pres-
cribi6 la quietud y la frecuente aplicaci6n de fomentos de
alcohol frfo; aconsej6 A Luisa que se entretuviese, sen-
tada 6 acostada, en trabajos de crochet y lectures entre-
tenidas, a mAs de los agasajos de su niflita, y cuando
crey6 que todo aquello habia producido sus buenos efec-
tos, fu6 asegurando la curaci6n con dosis conveniente-
mente combinadas de subnitrato de bismuto, bicarbonato,
de soda y opio pulverizado.
Dejemos al doctor Bravo contraido a su campafia
m6dica, sostenida con vivo interns de professor, que in-
sensiblemente fug aumentandose con la estimaci6n qae







LUCAS VARGAS.


le inspiraba Luisa, y veamos lo que entretanto hacia
nuestro ex-bolibotin convertido en mercachifle.

CAPITULO XIII

LUCAS SE HACE VIAJERO.

Lucas-que yd limitaba A las cuatro operaciones de
la Aritm6tica y algunas nociones de Historia y Geograffa
de Colombia, los studios prActicos y cotidianos que ha-
cfa con el doctor Bravo-notaba con viva satisfacci6n que
su amable benefactor se mostraba ca.da dia mis content,
mds sociable y de excelente humor. Hacia cosa de quince
dfas que Lucas habia Ilevado al doctor Ai casa de Luisa,
:cuando el chico le pregunt6 una mariana:
-1 Y la seiiora D? Luisa se puso ya buena ?
-Muy poco falta para una curaci6n complete.
-i Mucho que me alegro!
--iPor qud, hijo ?
-Primero, por el senior doctor, que con cada curaci6n
se acredita con fama, y se pone content; y segundo....
-Veamos: I segundo ?
-Porque la sefiora DW Laisa es muy buena.
-- En qu6 consiste su bondad ?
-Siempre me ha comprado algunos de mis chismes
sin regatear, porque le pido con conciencia y me ha tra-
tado con carifio.
-- Ah muy bien.
-Y la nifiita es un primor. Un dia me provoc6 be-
sarle las manecitas, y la sefiora me lo permiti6 muy com-
placida.
-Eso me parece muy bien.
Lucas guard silencio por algunos moments, como
si tuviese empacho de decir alguna otra cosa, y ludgo
afiadi6:
-Yo quisiera....







LUCAS VARGAB.


--QuB
-Proponer al sefor doctor un proyeoto que tengo.
-Veamos lo que es.
-La alcancia debe de estar bien Ilena.
-Asi es. L Necesitas dinero ?
-Si, senior.
-i CuBnto ?
-Como cien pesos 6 mAs.
-i Hombre! i Qu6 negocio tan gordo quieres hacer t
-He reparado que aquf se vende much cristaleria y
loza extranjera, pero muy cara, porque en los cargamen-
tos que despachan de Honda, se rompen muchas piezas.
en el camino.
-Asi lo creo.
-Estoy bien informado de que en Honda se compra
6 bajo precio la loza y la cristalerfa, y se me figure que,
tray6ndola uno mismo, muy bien empacada y con much
cuidado con los arrieros y las inulas, llegarA toda sana a
Bogota, y se ganarA bastante.
-Bien pensado, Lucas. Apruebo tu idea.
-AdeinAs....
-- Qud mis ?
-Mi madre estA ahora muy repuesta de sus dolores,
aunque siempre tullida de las piernas; y no le hard mu-
cha falta, porque Piquillo-un bolibotin que vive cerca
de nuestro rancho y que me debe servicios-me ha pro-
metido que todos los dias atenderA a mi madre en lo que
necesita.
-Todo eso estA bieu calculado. Tu madre sera tam-
bi6n atendida por mi parte, si te ausentas.
-Dios se lo pagard, senior doctor.
-L Y no tienes miedo de viajar solo, siendo adn tan
muchacho ?
-No, senior. Por el contrario, j tengo tAnta curiosi-
dad de ver tierras!
-i Vaya Facatativar Villeta, Guaduas y Honda....
no son cosa que valga la pena de dejar a Bogota.







LUCAS VARGAS.


-Asi sera; pero tengo ganas de sentir calor, de su-
frir algunos trabajos, y de ver c6mo es un rfo grande,
muy grande.
-j Ya el Magdalena dista much de ser un cario su-
cio como estos riachuelos de Bogota.
-Eso me ban dicho.
-Pues hijo, irds, si lo quieres, a experimental.
-Si el senior doctor *me lo aprueba y permite....
-- Y c6mo n6 !
-Pues v6amos la alcancia.
El doctor sac6 la alcancia, y destornillada 4sta y con-
tado el contenido, se hall6 que habia, entire billetes de
Banco y plata sonante, ciento sesenta y cinco pesos y
unos centavos.
-i Es un tesoro! exclam6 Lucas asombrado. No pue-
do yo haber ahorrado tdnto dinero.
-Pues si, que lo has ahorrado y es tuyo.
-Asi sera. Casi estoy muy rico. Z Para qu6 ganar
much mins ?
-Para vivir mejor y hacer el mayor bien possible.
-Bueno.
-Creo que puedes tomar cien pesos y dejar lo demds
en reserva.
-Me parece muy bien.
-4 Y cuando te irds ?
-Emplear6 unos pocos dfas en comprar aquf alpar-
gatas, costales, algunas baquetas, bocadillos de Vl6ez y
otras cosas, para vender en Honda, y asi har6 viaje re-
dondo con double ganancia.
-- Excelente idea, Lucas! Por lo visto, tienes el ins-
tinto de los negocios.
Ouatro dias desouds, Lucas tenia hechas sus compras
y empacados sus efectos en cuatro bultos, contrat6 el
transport, y la vispera de ponerse en camino, fu6 por la
noche, despedirse del doctor.
-Oye, le dijo 6ste, hay que tomar ciertas precau-
ciones en la tierra caliente.







LUCAS VARGAS.


-- Qud debo hacer ?
--No bebas guarapo, ni tomes agua en los arroyos
del camino; nunca te babies el cuerpo, sino muy de ma-
fiana, y corto; desayduate A las seis con una 6 dos na-
ranjas dulces, y despnus de tomar un traguito de esto
que te doy, t6ma caf6 negro en vez de chocolate. Abri-
gate muy bien cuando duermas, aunque sientas calor.
-Bueno, senior doctor. Z Y' qu6 hay en esa bote-
Ilita?
-Aguardiente, preparado con un poco de quina roja
y genciana. T6malo siempre, aunque te parezca amargo.
-Lo tomard.
-Ahora, llva mi bendici6n, pidela A tu madre, y que
Dios te lleve con bien.
-Que ast sea. Lo mismo me dijo mi s- flora D'I
Luisa.
-- Hola b has ido a verla ?
-Esta tarde. Me encarg6 que le trajese de Honda
nfsperos.
-Fruta inocente y exquisite.
-EstA muy content; dice que se ha puesto entera-
mente buena; estA muy agradecida, y dice que me quie-
re much, porque le propuse Ilevar al senior doctor a
verla.
-- Ya! un enfermo que sana, siempre muestra grati-
tud por su m4dico.
-Pero ella mas.
-- Qu6 llamas tu mdns ?
-Mi seiiora DW Luisa, parece tener carifio al senior
doctor, contest Lucas, sonriendo con cierto airecillo ma-
licioso.
-i Bah it eres un touto!
Lucas se despidi6 efusivamente del doctor, y A la ma-
fiana siguiente comenz6 su gran campafa mercantil.
Si la Sabana del Funza pareci6 A Lucas extensisima
y muy interesante pero mon6tona; si el rio Funza se le







LUCAS VARGAS.


antoj6 enorme, y el movimiento de carros y recuas de
FacatativI le llam6 much la atenci6n, al legar A las
tierras templadas de Chimbe y descender a las calientes
de Villeta, todo le maravillaba.. No tenia idea de lo que
eran aquellas faldas tan quebradas, aquella vegetaci6u ni
aquel hermosisimo y ardiente cielo. Encantaronle much
primiero los colosales robles de El Aserradero, y despu6s los
lustrosos cafetales de Chimbe, los cafiaverales de las fal-
das en las hoyas y vegas del Siquima y el rio Dulce 6
Anamay, y los platanares y dehesas de pastos artificiales
de las cercanias de Villeta.
El camino estaba dado al diablo, no obstante lo mu-
cho que se cobraba por peajes y se gastaba de ellos, y no
poco hubo de hundir las piernas Lucas, bien arremanga-
dos los calzones, en los hondos y prolongadisimos lodaza-
les que habia por todas parties. Felizmente, nada frdgil
Ilevaba en sus dos carguitas, y, aquf caigo, allf levanto,
fil ganando terreno, no sin ver con horror las muchas
ac6milas cargadas que, con carga y todo, iban quedando
enterradas en el camino. El tercer dfa pas6 nuestro via-
jero pedestre temprano por Villeta, y solamente se de-
tuvo < almorzar, 'ora porque allf nada tenfa que hacer,
ora porque el pueblo le pareci6 feo, triste y desapacible.
Pero el cuarto dfa, en los altos de El Raizal, se le abri6
el coraz6n de gozo, al descubrir y contemplar el bellisimo
valle de Guaduas, tan alegre, tan verde y pintoresco, tan
salpicado y matizado de arboles frutales y plantaciones
de cafia dulce que le forman a la silenciosa y graciosa
ciudad de los Acostas y Samperes, los Guzmanes y Guti6-
rrez y Rubios, un marco primoroso, que le da aire de ve-
getar en primavera eterna.
Pero el crujir de dientes fu6 al siguiente dia, cuando,
bajada la fangosa cuesta de Las Cruces, y vadeados los
siete pasos del arroyo 6 quebrada del Tocuy, sinti6 Lu-
cas, en la arenosa Ilanada del rfo Seco, el terrible calor
de la tierra caliente. Jamas chifl6 61 con tanta fuerza







LUCAS VARGAS.


como alli; s61o que los chiflidos le saliari espontAneamen-
te desde el est6mago, tomando el tono de gemidos y re-
soplidos combinables. Sentia la cabeza ardiente como una
hornilla, y sudaba mas que los dos machos que llevaban
sus cargas de artefactos. El aire que respiraba le parecia
ser un conjunto de llamaradas que le quemaban la piel
y la sangre, y estaba tan colorado, casi amoratado, que
tenia el aspect de un apopl6tico.
Al legar al punto donde afluye al camino de Honda
el de la aldea de La Paz 6 Calamoima, se tir6 A la som-
bra de los grandes Arboles que alli crecen y medran; pero
el arriero que le acompafiaba, le dijo:
-N6; no se eche en el suelo. Pidamos aguardiente
de anis aqui en la venta, y dchese un trago por dentro y
otro en la cabeza.
-Pero si nunca he bebido aguardiente, observ6 Lu-
cas desfallecido.
-No importa; es menester beberlo.
Lucas se hizo el remedio por dentro y por fuera, y
bafiAndose la cabeza con aguardiente, en breve transpir6
mejor, se refresc6 y se qued6 dormido bajo el alero de la
venta, sentado en el suelo y recostado contra la pared.
Media hora despu6s seguia su camino lentamente, sin
riesgo de que le causara daho la insolaci6n que le habia
atacado, extasiandose al ver aquella vegetaci6n franca,
libre, elegant, variadisima, corpulenta y exuberant de
la tierra caliente, sobre cuyo follaje predominan las co-
pas de los capotes y bayos, de los rugosos cumuldes y los
durisimos guayacanes, compafieros del cedro caoba, las
grandes palmeras y el atigrado diomate de la majestuosa
y magnifica selva tropical.
El especticulo del Magdalena-rio generalmente ma-
jestuoso y de una tranquilidad digna de su grandeza,
pero que en Honda es formidable por su salto y sus rau-
dales en mis de una milla de trayecto-caus6 a Lucas el
mayor asombro. Al verlo primero desde las alturas del




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs