• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Introduccion
 La formulacion de la teoria bolivariana...
 Las proyecciones sociopoliticas...
 El nacimiento del internacionalismo...
 El proyecto internacional de Simon...
 Sentido y alcance estrutegicos...
 Proyeccion primaria de la invasion...
 La politica internacional de Simon...
 La inmediata reanudacion de la...
 La Republica de Colombia fue presa...
 Conclusiones
 Epilogo
 Notas














Title: Sobre la génesis teórico-práctica del proyecto americano de Simón Bolívar
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080549/00001
 Material Information
Title: Sobre la génesis teórico-práctica del proyecto americano de Simón Bolívar
Physical Description: 32 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Carrera Damas, Germán
Publisher: Universidad Central de Venezuela, Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Historia
University of Florida, Center for Latin American Studies, Bacardi Family Chair for Eminent Scholars
Place of Publication: <Venezuela>
Gainesville Fla
Publication Date: <2000>
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Germán Carrera Damas.
General Note: Cover title.
General Note: "Conferencia pública inaugural, Lima, Perú, 25 de abril de 2000.
General Note: At head of title: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Unidad de Post-Grado, Cátedra Andrés Bello 2000 sobre Historia e Integración.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080549
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002711591
oclc - 48651392
notis - ANH9304

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Front Matter
        Page 2
    Introduccion
        Page 3
        Page 4
    La formulacion de la teoria bolivariana de la independencia de la America Espanola
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Las proyecciones sociopoliticas de la teoria bolivariana de la independencia de la America Espanola
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El nacimiento del internacionalismo bolivariano
        Page 11
    El proyecto internacional de Simon Bolivar y la vocacion Americana de algunos Venezolanos (entonces Colombianos)
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Sentido y alcance estrutegicos de la constitucion de la Republica de Colombia
        Page 15
        Page 16
    Proyeccion primaria de la invasion y desmembramiento del Virreinato del Peru
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    La politica internacional de Simon Bolivar y la definicion inicial de la conciencia nacional Venezolana
        Page 22
        Page 23
    La inmediata reanudacion de la fase soicopolitica de la disputa de la independencia en Venezuela entrabo la politica internacional de Simon Bolivar
        Page 24
        Page 25
    La Republica de Colombia fue presa del separatismo nacional, como la expresion potenciada del separatismo provincial que broto al plantearse la crisis del poder colonial
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Conclusiones
        Page 29
    Epilogo
        Page 30
        Page 31
    Notas
        Page 32
Full Text








Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Unidad de Post-Grado
Citedra Andr6s Bello 2000 sobre Historia e Integraci6n





SOBRE LA GENESIS TEORICO-PRACTICA
DEL PROYECTO AMERICANO
DE SIMON BOLIVAR


Conferencia piblica inaugural
Lima, Perd
25 de abril de 2000




German Carrera Damas
Universidad Central de Venezuela
Facultad de Humanidades y Educaci6n
Escuela de Historia

University of Florida
Center for Latin American Studies
Bacardi Family Chair for Eminent Scholars
Gainesville, Florida, USA


































La Catedra Andres Bello 2000, sobre Historia e Integraci6n, patrocinada por
la Unidad de Post-Grado de la Facultad de Ciencias Sociales de la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Peri, fue inaugurada en
acto solemne patrocinado por la Secretarfa Nacional Peruana del Convenio
Andres Bello y el Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos,
celebrado en el Auditorium de la Biblioteca Central de la U. N. M. S. M., en
la Ciudad Universitaria, el 25 de abril de 2000. La Conferencia inaugural fue
dictada por el historiador Germfn Carrera Damas, Profesor Titular jubilado
de la Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y Educaci6n de la
Universidad Central de Venezuela, y Profesor visitante que desempefia la
Bacardi Family Chair for Eminent Scholars del Center for Latin American
Studies de la Universidad de Florida, en Gainesville, Fla., Estados Unidos de
America.















SOBRE LA GENESIS TEORICO-PRACTICA
DEL PROYECTO AMERICANO DE SIMON BOLIVAR

Conferencia piblica en la inauguraci6n de
la Citedra Andr6s Bello 2000, sobre Historia
e Integraci6n. Universidad Nacional Mayor
de San Marcos. Unidad de Postgrado. Lima.
Introducci6n: La comprensi6n del proyecto bolivariano de integraci6n
international latinoamericana ha sido generalmente intentada por
historiadores, intelectuales y politicos partiendo de la consideraci6n de
problems y situaciones contemporineos, tales como la creaci6n de un clima
de paz, entendimiento y cooperaci6n entire los Estados, para remediar o
prevenir conflicts armados; los enfrentamientos con el imperialismo, sean
politicos, sean econ6micos; la defense de la democracia, amenazada por el
militarismo o la autocracia; el fortalecimiento de las economies nacionales
mediante la integraci6n, procurando una participaci6n mis equitativa en la
economia mundial y asi combatir la pobreza; el montaje de sistemas que
promuevan el bienestar social y la cooperaci6n cultural como el Convenio
Andr6s Bello; el acuerdo de political internacionales comunes ante problems
que afectan a la humanidad, como el combat contra la droga, etc. Aunque
los resultados difieren much en cantidad y calidad seg6n las areas
consideradas, no cabe duda de que 6stos, en cuanto pueda corresponder al
legado bolivariano, han beneficiado a las sociedades latinoamericanas. Pero
no entrar6 a comentarlos, por las razones que aducir6.
Mi interns se centrard hoy en lo que consider el origen de la political de
integraci6n multinational bolivariana, no como un proyecto delineado de
manera mis o menos te6rica, sino vinculado con una prfctica cuyos












resultados pueden ser mejor evaluados a partir del inicio del process
formative del proyecto.
Seguramente que mi punto de vista no complacera a quienes participan
del culto a Bolivar atribuy6ndole a este iltimo prop6sitos siempre ajustados
a los requerimientos del culto. Ellos prefieren ver s6lo una misi6n altruista
de libertad y paz en una empresa que naci6 de lo que hoy se denomina
polftica realista. Sin embargo el haber correspondido a dsta fue la virtud de la
empresa. Por ello pudo crear condiciones para que con el esfuerzo de los
pueblos se garantizase el objetivo primordial entonces perseguido, que no era
inicamente la independencia de los nuevos Estados sino tambi6n darle
fundamentaci6n hist6rica a una aspiraci6n integradora que, superando el
roto vinculo imperial, pudiese estimular los trabajos para garantizar la paz
entire los Estados y promover la libertad y el bienestar de los pueblos.
En suma, una valoraci6n critica de estos acontecimientos revela que son
inseparables, en la conformaci6n embrionaria del proyecto de integraci6n
latinoamericana de Sim6n Bolivar, los requisitos de la guerra entendidos en
su expresi6n pr6ctica y en su formulaci6n te6rica.
Finalizada esta introducci6n intentar6 acercarme al tema que me ha sido
propuesto: "Historia e integraci6n: El proyecto bolivariano", inspirindome
en la "Fundamentaci6n de la Citedra Andrds Bello 2000 sobre historic e
integraci6n". Tocar6 de manera muy sumaria los siguientes aspects: la
formulaci6n de la teoria bolivariana de la independencia de la Am6rica
espafiola; el nacimiento del intemacionalismo bolivariano; el proyecto
intemacional de Sim6n Bolivar y la vocaci6n americana de algunos
venezolanos (entonces colombianos); el sentido y alcance estrat6gicos de la
constituci6n de la Repdblica de Colombia; la proyecci6n primaria de la
invasion y desmembramiento del Virreinato del Peru; la political













intemacional de Sim6n Bolivar y la definici6n inicial de la conciencia
national venezolana; la inmediata reanudaci6n de la vertiente sociopolitica de
la dispute de la Independencia en Venezuela entrab6 la political intemacional
de Sim6n Bolivar; y, por iltimo, la Reptblica de Colombia fue presa del
separatismo national, vuelto la expresi6n potenciada del separatismo
provincial que brot6 al plantearse la crisis del poder colonial. Cerrar6 con
unas sumarisimas conclusions y un breve epflogo.


La formulaci6n de la teoria bolivariana
de la independencia de la America espafiola
La teoria de la independencia de Venezuela, siempre enmarcada en la de
la Am6rica espaiola, qued6 formulada en los dos mis creativos documents
bolivarianos, denominados por la historiografia La Carta de Jamaica, de 6
de setiembre de 1815, y El Discurso de Angostura, de 15 de febrero de
1819. Respecto de estos documents, tan estudiados, cabe sin embargo hacer
algunas consideraciones.
En primer lugar, los documents mencionados guardian una estrecha
relaci6n, pero no s61o en el sentido de continuidad sino tambi6n en el de
complementaci6n. En efecto, mientras el primero traz6 las coordenadas
hist6ricas y political de la crisis del imperio espafiol en Am6rica, el segundo
entr6 de Ileno en la cuesti6n de la conformaci6n de un nuevo sistema politico,
social e ideol6gico acorde con la naturaleza de la sociedad venezolana, y no
s6lo de 6sta.
En segundo lugar, por separado y reunidos estos documents marcan un
notable ascenso en la percepci6n political de la dispute de la Independencia,
respect del denominado Manifiesto de Cartagena, de 15 de diciembre de
1812. En efecto, este l6timo document, si bien tuvo un origen












marcademente circunstancial, fue el punto de arranque de una confrontation
ideol6gica y political que se prolong a lo largo de la dispute de la
Independencia, pues estuvo destinado a fundamental una pretenciosa
reorientaci6n de la acci6n political y military, que se sald6 en 1814 con el
fracaso, pero persisti6 como eje del pensamiento politico de su autor.
En tercer lugar, separados y reunidos ambos documents son resultados
de notables esfuerzos te6ricos, destinados a legitimar la rebeli6n de la que fue
siempre en las colonies espaflolas de Amdrica la porci6n minoritaria de los
sibditos, rescatindolos del condicionamiento ideol6gico ejercido por el
discurso elemental de lealtad al sistema colonial y de fidelidad a la Corona.
En este ultimo sentido ambos documents forman en la base te6rica de la
ruptura del nexo colonial, de la abolici6n de la monarquia y de la formaci6n
del Estado republican latinoamericano, si bien en este iltimo aspect
cualquier consideraci6n tiene que pasar por el filtro representado por el
Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia, de 25 de mayo de
1826, y el Mensaje a la Convenci6n Nacional de Ocaia, de 29 de
febrero de 1828.
La Carta de Jamaica ha sido objeto de la mas encendida y merecida
exaltaci6n. Se ha llegado a calificarla de prof6tica, expresindose de esa
manera el asombro y la admiraci6n que suscita el genuine atrevimiento
prospective de quien no gozaba entonces de reconocido prestigio intellectual.
Una valoraci6n critical mas rigurosa nos revela que en realidad se trata de un
osado manifiesto politico, no muy bien estructurado, que tuvo por objeto
acreditar la determinaci6n de continuar una lucha que hasta el moment lucia
tan carente de orientaci6n claramente definida como escasa de posibilidades
de 6xito. Para ello era necesario dar prueba de la necesidad hist6rica de la
ruptura del nexo colonial, al igual que aventurar sobre sus resultados, de













manera que la posibilidad argumentada de tal 6xito fuese capaz de promover
la comprensi6n y la colaboraci6n de otros Estados, particularmente de la
Gran Bretafia.
Al mismo tiempo en este document Sim6n Bolivar emiti6 el claro
mensaje de que habia dejado de ser el espontineo e improvisado aspirante a
conductor supremo de la lucha por la independencia de las colonies espafiolas
de America, revelindose como un analista politico y un possible estadista
capaz de desenvolverse airosamente en la marafia de los intereses activos en
las relaciones internacionales. Para estos fines era indispensable desplegar una
vision prospective convincentemente articulada. De alli el recurso a la
fundamentaci6n hist6rica de tal visi6n, hasta el punto de que el resultado
puede ser calificado de te6rico-politico e historicista.
El Discurso de Angostura es el document te6rico e ideol6gico mis
denso producido por Sim6n Bolivar. En este sentido guard estrecha relaci6n
con el ya mencionado Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia,
el cual a su vez marc6 el punto culminante de la formaci6n te6rico-politica de
su author, pero ahora anclada creativamente en la realidad de la fase
culminante de la dispute de la Independencia.
Pero si bien la Carta y El Discurso estin vinculados desde el punto de
vista de la formalizaci6n de la teoria de la Independencia, el segundo
complement la primera tambi6n en el sentido de que si 6sta estuvo dirigida a
sustentar una aspiraci6n de mando supremo, el segundo expuso la
fundamentaci6n te6rica e ideol6gica del mando ya conseguido pero necesitado
de consolidaci6n. Si en la primera Sim6n Bolivar puso en claro sus
aspiraciones como jefe del movimiento independentista, en el segundo lo hizo
con su motivaci6n por el poder. En la primera habl6 el politico, en el
segundo lo hizo el estadista. Por esa raz6n estfn reunidos en El Discurso un












diagn6stico de la sociedad, una elecci6n de principios politicos y
constitucionales y los lineamientos basicos de un gobiemo republican. De
paso quedaba consolidada la superioridad intellectual y political del Jefe
supremo, con la anuencia obligada de los que habian sido sus mis empefiosos
adversaries, si no rivals declarados, convenientemente representados en el
Congress en cuya instalaci6n fue pronunciado el discurso.


Las proyecciones sociopoliticas de la teoria bolivariana
de la independencia de la America espafiola
La Carta y El Discurso estin igualmente vinculados de manera
esencial en la concepci6n amplia de la Independencia de las colonies espafolas
de Am6rica formulada y practicada por Sim6n Bolivar, en el sentido de que
la independencia no podria ser conseguida ni la soberania garantizada, en
ninguna de las colonies, mientras el imperio colonial espaiol poseyese en el
continent bases que indujeran a pretender montar operaciones de
restauraci6n del orden colonial y que, por lo mismo, mantuvieran vivas las
esperanzas del lealtismo criollo a la Corona.
Complement estos pronunciamientos te6ricos y politicos de la dispute
de la Independencia la definici6n de una nueva posici6n en relaci6n con la
estructura de poder internal de la sociedad colonial. El cambio se manifest en
el reconocimiento de la transformaci6n social de los mandos del ej6rcito
emancipador y en la evoluci6n de la actitud, que lleg6 a ser genuinamente
abolicionista, respect de la esclavitud. La dura experiencia vivida en el lapso
1812-1814 ensefi6 a Sim6n Bolivar dos crueles verdades: los denominados
pardos, tan leales a la monarquia como recelosos del gobiemo de los criollos,
constituian la fuerza military decisive, y la lucha de los esclavos por su
libertad no se traducia necesariamente en lucha por la libertad del todo social.













La primera podia ser contradictoria con la segunda, cual era reivindicada y
monopolizada por los criollos esclavistas. En consecuencia los esclavos en
rebeldia habian sido un factor coadyuvante muy important, sumado al aporte
fundamental de los pardos, en el tenaz esfuerzo lealtista criollo. Era por
consiguiente una necesidad estrategica procurar que los esclavos se retrajesen
de esa modalidad de participaci6n y se sumasen a la causa de la
independencia.
Paralelamente a este esfuerzo de elaboraci6n te6rica y de
fundamentaci6n political, las pugnas ideol6gicas y las diferencias de
concepci6n estrat6gica que hasta entonces habian minado la eficacia de
quienes en diversos teatros, y con no pocas diferencias de prop6sito, luchaban
por la independencia, fueron resolvi6ndose en la jefatura de Sim6n Bolivar,
cuyo prestigio domin6 el scenario a partir de 1819 una vez reunido el
Congress de Venezuela en Santo Tomis de Angostura, donde fue reconocido
y acatado como restaurador de la Repiblica de Venezuela y fundador de la
Repiblica de Colombia, esto filtimo por Ley de 17 de diciembre de 1819.
Pero el torbellino aniquilador personificado por Jose Tomas Boves en
1813-1814 no s6lo dio al traste con la primera restauraci6n bolivariana de la
Reptblica. Tambi6n disloc6 de manera profunda y perdurable el orden
social colonial, al potenciar involuntariamente la lucha de pardos y esclavos
por la libertad y la igualdad, hasta el punto de contribuir a hacer
irreversibles sus resultados bsicos. Pero esta contradictoria restauraci6n del
orden colonial se detuvo con la muerte del caudillo durante un combat
librado en Urica el 5 de diciembre de 1814, y retorn6 a su cauce con la
inmediata Ilegada del cuerpo expedicionario peninsular comandado por Pablo
Morillo.












La derrota social, political y military padecida por Sim6n Bolivar en
1814, conjuntamente con la necesidad de enfrentar la nueva forma de
expresi6n del poder colonial representada por un virtual ej6rcito extranjero
de ocupaci6n, planted un reto a la creatividad political y military que various
jefes militares y politicos partidarios de la independencia intentaron encarar,
pero que s6lo Sim6n Bolivar logr6 superar mediante un inagotable despliegue
de creatividad que mueve a admiraci6n, porque valientes, tenaces, creativos y
abnegados fueron muchos. El camino seguido por Sim6n Bolivar fue el de un
incesante aprendizaje hecho de fracasos y triunfos. Al cabo la nueva political
se fund6 en la unificaci6n del mando military y politico; en el precario
restablecimiento de la institucionalidad republican, disipando en parte o
transitoriamente los fundados temores a la tirania; y en la reconstrucci6n
conceptual del orden social mediante la condena de la esclavitud y su
anunciada abolici6n, al mismo tiempo que se institucionalizaba la igualdad en
la nueva composici6n social de los mandos militares, surgida de la lucha.
De esta manera mientras el poder colonial reconstituido se cerraba el
camino del future, retrocediendo al acogerse a sus mds rancias prdcticas y
normas simbolizadas en el absolutismo restablecido, y por el relegamiento
military y social de pardos y esclavos, el poder emancipador lograba por fin
articular un program de lucha capaz de abrirle el camino del porvenir.
La penetrante vision political que gener6 La Carta de Jamaica rigi6
el magistral esfuerzo de formulaci6n de una teoria de la independencia de las
colonies espahiolas de Am6rica. Para estos fines fueron tres los aportes
recogidos en el document: una sistematizaci6n de los fundamentos hist6rico-
politicos de la independencia; un persuasive pero no muy realista balance de
lo alcanzado hasta entonces en lo military y politico; y una estrategia para la
acci6n tanto national como interacional. Como he dicho, son muchos los













adjetivos que, segtn la apreciaci6n del mismo por historiadores y politicos
bolivarianos abruman este texto, de redacci6n y publicaci6n mis
circunstanciales que maduramente programiticas
Estas fueron, muy sumariamente comentadas, las expresiones te6ricas
primaries del proyecto interacionalista bolivariano, de cuya puesta en
prActica paso a ocuparme.


El nacimiento del internacionalismo bolivariano.
La historic no es la cambiable piel de una serpiente, tampoco la
aparentemente definitive cfrcel de un quelonio. Asumida en su totalidad la
historic es fuente de la riqueza spiritual de los pueblos, y fundamento de su
conciencia social y political. Pero alcanzar este nivel de historicidad active
implica cumplir con dos obligaciones: una, y fundamental, es asumir la
historic in solidum, y la otra es procurar no trampear al evocarla. Creo que
conviene recorder esto al tratar de las hazafias militares, political y culturales
de los venezolanos en la Amdrica Andina.
Los triunfos de Boyacd (1819) y Carabobo (1821) significaron la
certidumbre de la remoci6n, en lo inmediato, de los grandes obstAculos
militares y politicos, con que chocaba la conformaci6n del nuevo orden
politico, cuyas bases habian sido echadas en el denominado Congreso de
Angostura en 1819, al aprobarse con la participaci6n de representantes
neogranadinos la Ley Fundamental de Colombia, el 17 de diciembre de 1819.
Pareci6 previsible el desenlace de la guerra en el territorio de la reci6n
creada Repdblica. La suerte de la porci6n americana del imperio quedaba en
manos de una Metr6poli que estaba trabada en su funcionamiento, y de las
subsistentes colonies en el territorio americano, en la media en que se
pudiese concertar una vasta operaci6n de reconquista.












El Congress Constituyente reunido en la Villa del Rosario de Cdcuta el
6 de mayo de 1821 ratific6 la Ley Fundamental de Colombia, mediante Ley
de 18 de julio del mismo afio, y elabor6 la Constituci6n de la que titul6
Reptblica de Colombia, formada inicialmente por la antigua Capitania
General de Venezuela y el antiguo Virreinato y Capitania General de la
Nueva Granada, nueva reptblica a la cual fue incorporada la antigua
Presidencia de Quito por Decreto de 11 de junio de 1824.
Pero a su vez la consolidaci6n de la nueva Repdblica obligaba a
asegurarse de que aun la mds hipot6tica reconquista colonial no pudiese
ocurrir, y este pensamiento estrat6gico rigi6 en lo fundamental el desarrollo
de los acontecimientos militares y politicos. El 11 de mayo de 1824 el Senado
y la Camara de Representantes reunidos en Congreso de la Rep6blica de
Colombia, decretaron responder positivamente a las peticiones de tropas y
auxilios militares hechas por el Libertador Presidente el 22 de diciembre de
1823 y el 9 de febrero de 1824: "para terminar felizmente la guerra que
sostiene la Repdblica del Peri". La decision favorable fue justificada por el
Congress invocando: "la identidad de principios que defienden una y otra
Repfblica y el vivo interns que tiene la de Colombia por la seguridad y
bienestar de la del Pern"...


El proyecto international de Sim6n Bolivar
y la vocaci6n americana de algunos venezolanos (entonces
colombianos)
La incuestionable hazafia de haber Ilevado la guerra de independencia
hasta el norte de la hoy Argentina, influyendo determinantemente en la
independencia, si no imponi6ndola, de sociedades en las que no se habfa
manifestado con fehaciente firmeza la voluntad de alcanzarla, es material de













especial preferencia para las historiografias patria y national venezolanas,
mientras que las de los demas paises subrayan la temprana y sostenida
determinaci6n independentista respective. Las realizaciones b6licas y political
alcanzaron niveles deslumbrantes que por lo mismo reclaman comprensi6n
critical. Las explicaciones aportadas por las historiograffas mencionadas se
apoyan esencialmente en dos factors: el "suefio americano" de Sim6n Bolivar
y la determinaci6n heroica de los venezolanos. Ambos arguments no son
igualmente sostenibles. He dicho que Sim6n Bolivar dio muestras, en
importantes documents, de una clara concepci6n americana de la
independencia, y la estrategia neogranadina la ilustr6. Cierto, igualmente, que
la porci6n de los venezolanos partidarios de la independencia derroch6,
Ilevando a los hechos la estrategia bolivariana, un grado de heroismo y
tenacidad que s6lo a la larga prevaleci6 enfrentado al demostrado por quienes
permanecieron leales ala Corona. Pero no es menos cierto que, atendiendo a
los puramente estrat6gico, si la independencia de Venezuela impuso la
necesidad de Ilevar la guerra a la Nueva Granada, la independencia de la
Repdblica de Colombia cre6 a su vez nuevos imperatives en ese campo.
La necesidad estrat6gica de garantizar la independencia de la Repdblica
de Colombia fue el factor determinante del ensanchamiento del proyecto
integracionista americano de Sim6n Bolivar, originalmente fundado en el
logro, la consolidaci6n y la garantia de la independencia del nuevo Estado.
En el marco del proyecto ocurrieron los hechos de los venezolanos en la
Am6rica andina.
Sin otro prop6sito que acercarme a la comprensi6n critical de
acontecimientos que merecen, sin duda, ser calificados de extraordinarios,
conviene recorder que a partir de la batalla de Boyaca, librada el 7 de agosto
de 1819, los hombres que habian Ilevado adelante la lucha por la












independencia en la antigua Capitania General de Venezuela se repartieron en
dos grupos desproporcionados. El mayor, cabalmente representado por Jos6
Antonio PAez, se mantuvo por sus actos y su pensamiento en el scenario
venezolano, entendido con criterio no ya s61o estricto sino tambi6n en cierto
modo estrecho, pero que marcaba una considerable superaci6n del
regionalismo hist6rico que en Venezuela, como en otras de las colonies
espafiolas americanas, mas de una vez prevaleci6 afectando el curso de la
guerra. El grupo menor, representado por Sim6n Bolivar, proyect6 su acci6n
y su pensamiento en escenarios que para muchos de sus integrantes les
resultaban insospechados, sumergidndose en cuestiones y conflicts de una
complejidad inusitada y desalentadora, cuya vinculaci6n con la suerte de la
lejana ex Capitania General de Venezuela pasaba por la determinaci6n de
asegurar la existencia de la Repdblica de Colombia (1). Se tom6 asi un
camino que tras recorrer los Andes sudamericanos debia conducir a las
colonies espafiolas del Caribe y, no falt6 quien lo sofara, a la Metr6poli.
Las supervivientes concepciones de las historiografias patria y national
venezolanas han resuelto que la llamada Campafia del Sur no forme part
orgfnica de la historic de Venezuela sino de la historic de Sim6n Bolivar,
siguiendo en esto la concepci6n de las dos grandes compilaciones
documentales que han alimentado esas historiograffas, la formada por
Crist6bal de Mendoza, Francisco Javier Yanes y Antonio Leocadio Guzmin,
titulada Colecci6n de documents relatives a la vida pTlblica del
Libertador de Colombia y del Peri, Sim6n Bolivar, para servir a
la historic de la independencia del Suramerica, en 22 voldmenes,
cuya publicaci6n comenz6 en 1826; y la formada por Jos6 Fl6ix Blanco y
Ram6n Azpurna, titulada Documentos para la historic de la vida













pdblica del Libertador de Colombia, Peru y Bolivia, publicada a
partir de 1875.
En la historic de la dispute de la Independencia que sigui6 su curso en la
antigua Capitania General de Venezuela durante casi todo el siglo XIX, se ha
producido por estas razones una suerte de vacio que se extiende hasta 1827,
cuando volvi6 Sim6n Bolivar a Caracas. Significativamente esas
historiografias siguieron a Sim6n Bolivar en su retorno a Bogota, para
regresar a Venezuela con el desmembramiento de la Repuiblica de Colombia,
en 1830. Por ello es todavia dificil correlacionar los acontecimientos del
entonces Departamento de Venezuela con los que ocurrian en Quito, Lima,
Chuquisaca e incluso Bogota, salvo los que tuvieron una relaci6n direct e
inmediata, real o temida, con la vida political de los venezolanos, es decir los
aspects relatives al proyecto bolivariano de Constituci6n para Bolivia y a los
planes de restauraci6n de la monarquia en Colombia.
Intentard contribuir, aunque sea sumariamente, a llenar ese vacio
mostrando los hechos de los que Alfonso Minera llama "los venezolanos de
Bolivar" en la Am6rica andina, como una vertiente inseparable de la
conformaci6n del orden republican independiente en la Reptblica de
Colombia, y por ende en Venezuela, porque adn se encuentran mentalidades
ahist6ricas que censuran hazafias que mal interpretan como el altruista e
irrecuperable desangramiento de la naciente Venezuela.


Sentido y alcance estrategicos
de la constituci6n de la Repdblica de Colombia
Luego de la constituci6n de la Repiblica de Colombia, que no fue
recibida con beneplacito por la generalidad de los venezolanos, si bien
algunos entendieron la necesidad estrat6gica a la que respondia, el hecho ms












important por su naturaleza y su vastisima repercusi6n, americana y
mundial, fue la invasion del Virreinato del Peri por las fuerzas colombianas
y el desmembramiento de su territorio.
En raz6n de sus recursos humans y econ6micos, pero sobre todo por su
firmeza monarquica, el Virreinato del Peri era la plataforma desde la cual
podria lanzarse la operaci6n political y military de reconquista de las colonies.
Esta posibilidad ya habia sido demostrada cuando fuerzas procedentes del
Virreinato sometieron a los rebeldes de Quito y Chuquisaca y luego
rechazaron los ejdrcitos rioplatenses en el denominado Alto Peril. Sim6n
Bolivar tuvo temprana conciencia de esta situaci6n segfin lo expres6 en su
Carta de Jamaica. Tambidn Jose de San Martin la comprendi6 y busc6
garantizar la independencia del Rio de la Plata y Chile llevando la Guerra al
Virreinato. Pero en ambos casos esta estrategia choc6 con la clase dominant
peruana. Poseedora de mayor cohesi6n monarquica que la de otras parties del
imperio, esa clase no s6lo no promovia la independencia sino que la
adversaba y justificadamente procuraba preservar la integridad territorial del
Virreinato, como se desprende del Art. 9o. del Tratado de uni6n, liga y
confederaci6n perpetua suscrito entire la Repdblica de Colombia y el Estado
del Perd el 6 de julio de 1822, y ratificado por el Congreso de la Repdblica
de Colombia el 9 de julio de 1823. Cabe recorder que en las demds recidn
creadas rep6blicas rein6 igual preocupaci6n respect de la preservaci6n del
territorio hist6ricamente deslindado. En todo caso la persistencia en tierra
americana de un poderoso basti6n de la conciencia monirquica, no podia
menos que estimular y esperanzar a los fieles de la Corona en los nacientes
Estados. Recuerdese que Sim6n Bolivar escribi6 a Francisco de Paula
Santander desde Ibarra, el 23 de diciembre de 1822: ..."Parece incredible lo
que me inquieta el Sur. Mas temo a Canterac que a Morales, a pesar de ser












Venezuela mi patria, el teatro de las calamidades, mis temo las derrotas de
los peruanos que las nuestras, porque estoy en la persuasi6n de que
vencedores los enemigos en una u otra parte son mis temibles por el Sur que
por el Norte"...
Pero llevar la guerra al Virreinato del Peril era una operaci6n que
requeria muy convincente justificaci6n. Por eso ha sido possible pensar que la
constituci6n de la Repuiblica de Colombia tuvo igualmente como justificaci6n
political la de former una base de legitimidad, aunque questionable, para
invadir el Virreinato del Peru, y aun mas, para debilitarlo desmembrindolo.
Mal podian hacerse tales operaciones alegando la necesidad de garantizar la
independencia de Venezuela. La circunstancia de tender al Ilamado de
quienes en el seno del Virreinato luchaban por la independencia no pasaba de
ser un alegato politico justificatorio de una decision estrat6gica ya tomada, y
no un titulo que legitimate la operaci6n. Recudrdese que en la carta de Sim6n
Bolivar a Francisco de Paula Santander, que acabo de citar, refiridndose al
poderfo military de la Repdblica de Colombia sentenci6: ... "Somos inferiores
a nuestros hermanos del Sur"... No obstante, la historiografia no muestra
empefio en interrogarse sobre estas implicaciones i,Habria hecho lo mismo si
los leales sdbditos de Fernando VII hubiesen tenido aunque fuese un 6xito
transitorio Ilamando en su auxilio al "reino del Peri", segin la expresi6n
empleada por Sim6n Bolivar en su Carta de Jamaica?


Proyecci6n primaria de la invasion
y desmembramiento del Virreinato del Peru
Es cierto que en Caracas los independentistas vivieron como propio el
infortunio de los primeros insurgentes quitefios. No es menos cierto que tanto
en Quito como en Charcas se habian dado demostraciones de que se vivia













dificilmente la inclusion en el Virreinato. Pero no es menos cierto tambi6n
que la political de la Reptiblica de Colombia respect de Quito tuvo algo de
deliberada creaci6n de un incident fronterizo que justificase el Ilevar
adelante la estrategia a la que me refiero (2).
Las historiografias patria y national venezolanas evitan preguntarse si
estaban de acuerdo los sobrevivientes de la clase dominant venezolana con la
estrategia que Sim6n Bolivar habia decidido adelantar. Quizis porque una
respuesta circunstanciada a tal pregunta deberia tomar en consideraci6n dos
hechos.
Primero que el poder colonial habia permanecido inc6lume en Coro y
Maracaibo, y que una vez restablecido en la Provincia de Caracas no
brotaron signos claros de resistencia desde 1814 hasta 1821. Es decir que en
casi las dos terceras parties del territorio habitado habia regido el poder
colonial, constitutional o absolute, en sus dos components orgAnicos, el
peninsular y el criollo.
El segundo hecho esta condensado en los considerando del Decreto de 18
de setiembre de 1821, por el cual el Congreso de la Reptblica de Colombia
dispuso la expulsi6n del territorio de la Repiblica de los desafectos al
gobiemo de la Republica. Dos son los considerandos descriptivos de la
situaci6n que motiv6 tan drastica decision. El primero sintetiza con toda
precision lo que estaba sucediendo en el Departamento de Venezuela: "Que
muchos de los que emigraron por 6dio 6 indiferencia al sistema de gobiemo
republican y han vuelto despu6s A este territorio, y de los que con iguales
opinions se quedaron en 61 tiempo que se ha ido ocupando por las armas de
la Reptblica, han abusado de la extensa y absolute seguridad que se les
ofreci6 por el articulo 11 del tratado de la regularizaci6n de la guerra de 26
de Noviembre filtimo [acordado en Trujillo, Venezuela, el 26 de noviembre












de 1820], que no ha sido todavia confirmado por la naci6n espahiola." El
segundo considerando toca aspects que requerirfan una investigaci6n para
comprobar su veracidad, pues pudo tratarse de un recurso para justificar el
considerando precedentemente citado: "Que de este escandaloso abuso son
claras y evidentes pruebas los informes del Vicepresidente de Cundinamarca
y del Vicepresidente de la Reptiblica sobre el estado de alarm 6 inquietud en
que se hallan los habitantes de Bogota, la provincia de Cartagena y la del
Choc6; las tentativas de insurrecci6n en la ciudad de Maracaibo sofocadas por
la vigilancia del Gobiemo en cuatro veces distintas, y la conjuraci6n realizada
el dia 10 del present en la ciudad de Ocafia"...
La disposici6n consiguiente no pudo ser mis dristica. El Ejecutivo
podria expulsar, sin mais trAmite y antes de que se publicase la Constituci6n,
que lo fue el 6 de octubre de 1821, a ..."todos los que habiendo emigrado con
los espaiioles al tiempo de la entrada de las armas de la Repiblica, hayan
vuelto y mantenido una conduct sospechosa al gobiemo"... Tambidn a
..."todos los que aunque no emigraron estin marcados por su conduct
anterior, por sus empleos, destines y servicios hechos al gobierno espaiiol
como indiferentes y sospechosos al gobierno republicano" El decreto
contemplaba ademfs muy duros procedimientos respect de los bienes de los
expulsados.
Estas medidas fueron ratificadas por el Decreto de 4 de julio de 1823,
tomando en consideraci6n preventive acontecimientos y suposiciones
extremes: ..."las uiltimas ocurrencia que han tenido lugar en el departamento
de Zulia".., y atendiendo a la necesidad de ..."reprimir la ingratitud y osadia
de varias personas, que obstinadas en los sentimientos que han abrigado
contra la independencia de Colombia, Ilegarian tal vez a aprovecharse de la
oportunidad de una desgracia en el ejdrcito para turbar el 6rden piblico, y













destruir, si pudiera ser, las actuales instituciones"... El Art, lo del Decreto no
podia ser mis terminante: "El Poder Ejecutivo podri expulsar del territorio
de la Reptblica i los individuos, bien sean espafioles o americanos, cuya
permanencia en Colombia sea peligrosa por su desafecci6n al sistema de
independencia".
Una evaluaci6n critical del process global que denomino la dispute de la
Independencia, permit concluir que la preocupaci6n de los legisladores de
Colombia se correspondia con una situaci6n real. Como he dicho, no podia
considerarse disipada la conciencia monhrquica, como tampoco podia
desestimarse la eventualidad de una campafia de reconquista luego de un
grave descalabro sufrido por las armas colombianas en la Campafia del Sur.
Entrando en un terreno en el cual prevalece la conjetura, podria pensarse que
la consideraci6n de tal eventualidad, ademis de la confianza que le inspiraban
las dotes militares del general Antonio Jose de Sucre, influy6 en la decision
de Sim6n Bolivar de confiarle la culminaci6n de la Campafia del Sur,
mientras 61 mismo se mantenia en una prudent reserve political y estrat6gica,
en la cual se sabia irremplazable.
El Concejo Municipal de Caracas fue el vocero de la resistencia a la
aplicaci6n de las several medidas enunciadas, y no cabe subestimar sus
razones. Recu6rdese que en su inicio la dispute de la Independencia estuvo
motivada por el prop6sito de la clase dominant criolla de preservar la
estructura de poder internal de la sociedad. Esta habia sido seriamente
desquiciada por la guerra, al mismo tiempo que la clase dominant se habia
visto dividida, diezmada, desorganizada y dispersa. Su recuperaci6n habia
comenzado bajo el poder colonial restablecido, y recibia el refuerzo de los
emigrados que retornaban y se esforzaban por recobrar sus bienes y su
posici6n social. La aplicaci6n de los decretos habria seguramente contribuido












a garantizar la independencia, sobre todo en el caso de un intent de
reconquista colonial, pero en lo inmediato amenazaba con perfeccionar el
severe desquicimiento sufrido por la estructura de poder intema en beneficio
de los pardos, igualados por su participaci6n en la guerra. En suma, si los
independentistas buscaban garantizar la independencia, lograrlo de esa
manera podrfa haber significado sacrificar el que habia sido objetivo social
fundamental. En esas condiciones, y dado el precedent del restablecimiento
del poder colonial en Venezuela, la Campafia del Sur pudo ser recibida sin
simpatia, y antes bien temida como la posibilidad de que se perdiese toda
esperanza de ver restablecida la estructura de poder intema de la sociedad
colonial en el ambito de la reptblica.
Y en verdad tal era el empefio fundamental de los criollos venezolanos
forzados a vivir en el marco de la Repdblica de Colombia, a diferencia de los
criollos neogranadinos que no confrontaban problems semejantes en
naturaleza e intensidad, y en todo caso s6lo en Areas consideradas marginales.
Al restablecimiento de la estructura de poder internal se aplic6 el gobierno
military del general Jos6 Antonio Pdez, en torno a quien se agruparon los
sobrevivientes de la clase dominant colonial. De esta manera mientras los
seguidores de Sim6n Bolivar perfeccionaban la independencia en Ayacucho,
los criollos caraquefios trabajaban en la restauraci6n de su poder social. Ante
esto no pocos partidarios de la reptiblica lamentaron la orfandad en que los
dej6 la ausencia del Libertador.
El desmembramiento del Virreinato del Perd, con el desprendimiento de
Quito, ratificado en la batalla del Portete de Tarqui, y la creaci6n de la
Reptiblica Bolivar, luego Bolivia, no s61o garantizaron militarmente la
independencia de las antiguas colonies espafiolas de Am6rica, sino tambidn
disiparon las ultimas esperanzas del tenaz lealtismo criollo a la Corona.













Al calor de la Campafia del Sur se estableci6 la frecuentemente
inc6moda presencia de jefes militares y politicos venezolanos en la Nueva
Granada, Quito, Peri y Bolivia, generindose comprensibles reacciones
nacionalistas, a lo que much debe tambi6n la consolidaci6n sociopolitica de
las nuevas nacionalidades, segfn la apreciaci6n de Jorge Orlando Melo.
En el orden cultural la presencia y la proyecci6n de dos de los mis altos
intelectuales americanos de su tiempo, Andrds Bello y Sim6n Rodriguez,
dieron a las hazafias de los venezolanos en la America Andina el valor de
haber contribuido tambi6n a la emancipaci6n intellectual de las antiguas
colonies espafiolas de Am6rica.


La political international de Sim6n Bolivar
y la definici6n inicial de la conciencia national venezolana.
En este marco tuvo comienzo la fase de definici6n inicial de la
conciencia national venezolana, el cual desbord6 la d6cada comprendida entire
la batalla de Carabobo (1821) y la disoluci6n de la Repiblica de Colombia
(1830). Si bien esta Repiblica fue la gran creaci6n political de Sim6n Bolivar,
su concepci6n bisica se remonta al inicio de la dispute de la independencia,
cuando la Junta Suprema conservadora de los derechos de Fernando VII,
instalada en Caracas, comision6 al presbitero Jos6 Cort6s de Madariaga a la
Nueva Granada, proponiendo la uni6n contra la political de la Regencia. Pero
la nueva Reptblica fue vista siempre mas como un recurso para aunar fuerzas
contra el poder colonial, y prevenir su restablecimiento, que como la
culminaci6n de un process de identificaci6n social, econ6mica y political de
sociedades desigualmente definidas y diversas en su composici6n y en el
grado de estructuraci6n del poder social respective.












Queda fuera de duda razonable, sin embargo, el hecho de que en los diez
afios de ensayo no se logr6 echar las bases funcionales de la Uni6n mas allA
del marco constitutional, y este mismo fue casi desde el inicio objeto de
enconadas discusiones. La vastedad del territorio y la real diversidad
hist6rica de las sociedades en 61 establecidas, unidas a las dificultades en las
comunicaciones y el transport, contrariaban todo intent de funcionalidad
del conjunto y daban armas al federalismo renaciente, si bien cabe sefialar
que dificultades semejantes encontraban la Reptblica mexicana, la del Plata y
aun la de Estados Unidos.
Aunque esta fuera de duda razonable, tambi6n, la sinceridad de la
convicci6n de Sim6n Bolivar en lo concemiente a la Repuiblica de Colombia,
cabe preguntarse sobre los fundamentos de tal convicci6n, ademrs de las
comprobaciones estrat6gicas de naturaleza military y political expuestas en los
dos primeros considerandos de la Ley Fundamental de Colombia, sin duda
elaborada siguiendo el pensamiento de Sim6n Bolivar. La vision americana
de 6ste, que fue inicialmente sobre todo referencial y libresca; y luego te6rica
en el discurso pronunciado en el acto de instalaci6n del congress en Santo
TomAs de Angostura, el 15 de febrero de 1819, fue ratificada y enriquecida
por la experiencia andina. Pero el de Bolivar era un espiritu formado en el
racionalismo del Siglo XVIII, y por lo tanto inclinado a las mis amplias
concepciones. La concepci6n national decimon6nica, mas limitada, no lleg6 a
apoderarse de 61, como si lo hizo de mentalidades que iniciaron su formaci6n
intellectual nutridndose de valores que integraron el nacionalismo, como la de
Jos6 Antonio Piez.













La inmediata reanudaci6n de la fase sociopolitica
de la dispute de la independencia en Venezuela
entrab6 la political international de Sim6n Bolivar.
Otro era el cuadro presentado por las sociedades. Constituida la
Repiblica de Colombia la guerra, expresi6n de la dispute sociopolitica de la
Independencia, se alej6 del territorio venezolano, si bien sus efectos, como
hemos visto, continuaron sinti6ndose, y aun quedaron reliquias de acci6n
military. Pero la cuesti6n central para los venezolanos fue darle vida a un
cuerpo politico cuya racionalidad, aunque apoyada en una normativa legal,
suscitaba fundadas reserves y chocaba con el prop6sito de restablecer la
estructura de poder intema de la sociedad.
La principal fuente de la resignada aceptaci6n de la Repiblica de
Colombia, si no del descontento que causaba, era el hecho de que en los
congress reunidos en Angostura y Cicuta no estuvo propiamente
representada la clase dominant venezolana, concentrada en las provincias de
Caracas, Barinas, Coro y Maracaibo, sujetas entonces al poder colonial, las
dos primeras hasta 1821 y las demis hasta 1823.
Los devastadores efectos de la prolongada guerra conformaban el
scenario menos propicio para montar en Venezuela la porci6n
correspondiente de la gran concepci6n de integraci6n que fue la Repiblica de
Colombia, dominada por una Cundinamarca pr6spera y relativamente libre
de los excess de la guerra. Recu6rdese que ya en 1815 Sim6n Bolivar sefial6
en su Carta de Jamaica el contrast entire una Venezuela "reducida a la
indigencia" y una Nueva Granada poseedora de "grandes recursos de todo
g6nero". Por eso algunos critics pronto vieron la formaci6n de la Repdblica
de Colombia como la incorporaci6n de Venezuela a la Nueva Granada, en
virtud de la Constituci6n sancionada en el Congreso instalado en la Villa del












Rosario de Cicuta el 30 de agosto de 1821, y mandada a publicar el 6 de
octubre, mis que por efecto de la Ley fundamental de Colombia aprobada en
Santo TomBs de Angostura por un congress que mostraba la misma falla de
representaci6n, ya anotada. En cambio los t6rminos pactados que Ilevaron a
la ocupaci6n de Caracas por el ej6rcito vencedor en Carabobo, de hecho
convalidaron la obra de restablecimiento de la estructura de poder intema de
la sociedad colonial, realizada en la antigua provincia de Venezuela, al
amparo del poder colonial restaurado. En suma, un conjunto de
circunstancias propicias para el planteamiento de una crisis de representaci6n,
en una Repuiblica que se proclamaba fundada en la igualdad y la
representaci6n, como reza el Art. lo de la Ley Fundamental de la Uni6n de
los Pueblos de Colombia, aprobada el 18 de julio de 1821 por el Congreso
reunido en la Villa del Rosario de Cdcuta, y la cual expresamente ratific6 la
mencionada Ley fundamental de la Repdblica de Colombia, aprobada el 17 de
diciembre de 1819, instrument legitimador de la Campaiia de la Nueva
Granada. La Municipalidad de Caracas hizo present este reparo el 29 de
diciembre de 1821, al jurar, aunque con reserves muy s61idamente fundadas,
la Constituci6n colombiana.
El process politico vivido por Venezuela entire 1821 y 1830 es uno de
los mis arduos para el historiador critic, pues en 61 se conjug6 la floraci6n
de la conciencia national venezolana con una enconada reacci6n
antibolivariana. Esta correlaci6n gravita sobre el planteamiento auton6mico
national, porque lo exhibe como el resultado de una conduct social y
maniobras personalistas que contrastan desfavorablemente con la altura de
miras y el desprendimiento personal del Libertador. Pero debe recordarse
que various de los hombres que asumieron la responsabilidad hist6rica de
romper la Reptblica de Colombia habian probado su lealtad a la causa













republican, si bien entendi6ndola como una aspiraci6n de libertad political
que estuviese a salvo de toda suerte de despotismo, incluido el que se le
atribufa como tendencia a Sim6n Bolivar, aun cuando 6ste se inspirase
tambi6n en los mismos ideales republicans.


La Reptiblica de Colombia fue presa del separatismo national,
como la expresi6n potenciada del separatismo provincial que
brot6 al plantearse la crisis del poder colonial
El studio desapasionado de las condiciones en que se planted en
Venezuela la crisis de participaci6n political a que he venido refiridndome, es
decir liberindolas de la carga representada por la vision bolivariana de los
acontecimientos, ayuda a comprender sus fuentes.
Ya he dicho que los arguments esgrimidos abarcaron desde la cuesti6n
de la capitalidad, -se lleg6 a proponer que la capital estuviese en una ciudad
equidistante, como lo sugiri6 Sim6n Bolivar en la Carta de Jamaica y fue
ratificado en el Art. 10 de la Lay Fundamental de la Uni6n de los Pueblos de
Colombia, bautizindola "con el nombre del Libertador Bolivar"-, hasta las
diferencias en la economic, -contraponi6ndose los intereses de una Venezuela
agropecuaria a los de una Nueva Granada minera. En el orden politico y
estrat6gico se expresaron dudas acerca de la funcionalidad de una
cooperaci6n military ante un eventual intent de reconquista colonial, desde la
antigua Metr6poli, que se pensaba habria de comenzar por Venezuela, como
el realizado por Pablo Morillo en 1815. En suma, un conjunto de arguments
que agigantaban la realidad pero que parecieron no pesar tanto unos pocos
afios antes.
La situaci6n sociopolitica de Venezuela estaba determinada por el hecho
fundamental de que la nueva political definida como teoria de la












emancipaci6n, a lo largo de la fase de la dispute de la Independencia iniciada
en Angostura en 1819, incluyendo la condena de la esclavitud, fue formulada
en la periferia de la regi6n nuclear de la Provincia de Venezuela. Al
establecerse definitivamente la Repdblica, esa poblaci6n se vio bruscamente
incorporada a un regimen politico por complete diferente de aquel bajo el
cual se habia mantenido durante siete afios, regimen ademrs gestado e
institucionalizado sin la participaci6n de la mayor porci6n de la clase
dominant. Es decir la que entonces fue motejada la Venezuela "goda", para
significar su conservatism, no s61o habia gozado de tiempo y paz para
iniciar su recuperaci6n sino que recibia el refuerzo de los emigrados que
retomaban ansiosos de paz y orden. Es lo que explica la decidida oposici6n al
Decreto "Sobre expulsion de los desafectos al Gobiemo de la Reptblica",
dado el 18 de setiembre de 1821, y tambi6n al dado el 4 de julio de 1823.
Estas medidas legales podian resultar especialmente daihosas para la clase
dominant, que empezaba a reconstituirse con el retoro de los exiliados,
muchos de ellos adversaries o partidarios tibios de la repfblica, porque
atentaban directamente contra la fuente principal de su poder social, pues
contemplaban la aplicaci6n a las propiedades de los encausados de la
legislaci6n sobre secuestro y confiscaci6n.
Globalmente la organizaci6n constitutional aprobada en el Congreso
reunido en la Villa del Rosario de Cicuta alarm a la debilitada clase
dominant venezolana por sus proyecciones liberals, sin satisfacer tampoco
plenamente las aspiraciones de esclavos y pardos en su lucha por su libertad y
la igualdad. La legislaci6n sobre manumisi6n alarm6 a los esclavistas sin
satisfacer a los esclavos, mientras la apertura liberalizadora de la sociedad
dejaba fuera del ejercicio de los derechos politicos a la casi totalidad de los













pardos, mediante la adopci6n del sistema electoral censatario y la negaci6n
del ejercicio del sufragio a los militares.
Pero los temores de los sobrevivientes de la clase dominant criolla
venezolana tomaron un sesgo decididamente antibolivariano al reaccionar
contra el Proyecto de constituci6n para Bolivia y el Mensaje al
Congress Constituyente de Bolivia. Si bien el debate con este motive
vers6 expresamente sobre la derivaci6n semi monirquica que significaba la
proposici6n de un Presidente vitalicio con la atribuci6n de nombrar sucesor,
no parece que pudiera ser 6sta la cuesti6n que mis preocupara a la mayoria
de los integrantes de esa clase, que habian dado reiteradas y persistentes
pruebas de lealtad, en divers grado, a la Corona. Pero no los desalent6 en su
censura la categ6rica comprobaci6n contendida en el Mensaje de "la
naturaleza salvaje de este continent, que expele por si sola el orden
monirquico". Tampoco la sentencia tajante de que : "No hay poder mis
dificil de mantener que el de un principle nuevo". El debate piblico sobre la
restauraci6n solapada de la monarquia fue un arma eficaz contra el agobiante
prestigio de Sim6n Bolivar.
A este respect cabe recorder que conceptualmente, y mis a6n en
aquellos moments y circunstancias, la monarquia y la independencia no eran
incompatible, si bien en el Art. 3o. de la Ley Fundamental de la Uni6n de
los Pueblos de Colombia, luego de proclamarse de manera rotunda la
independencia de la nueva reptblica, se declara que ella "no es ni sera nunca
el patrimonio de ninguna familiar ni persona".
Una valoraci6n critical del debate sobre la restauraci6n de la monarquia
revela que 6ste tambidn sirvi6, muy convenientemente, para encubrir la
reacci6n contra la fuente real de alarma representada por el pronunciamiento
contra la esclavitud contenido en el Mensaje, y sobre todo por la redacci6n












propuesta del Art. 5o. del Proyecto de Constituci6n, que reza: Son
bolivianos: "Todos los que hasta el dia han sido esclavos; y por lo mismo
quedarin, de hecho, libres en el acto de publicaci6n de esta constituci6n: por
una ley especial se determinara la indemnizaci6n que se debe hacer a sus
antiguos duefios". La extension a Venezuela de este mandate constitutional,
en caso de ser aprobado por el Congreso Constituyente, -el cual, por cierto,
lo adapt6 hasta volverlo inoperante-, habria significado mermar en alrededor
de 50% el valor ya hipotecado de la propiedad territorial, en la que se
apoyaba primordialmente el poder social que permitia a la clase dominant
controlar la estructura de poder internal de la sociedad.
La crisis political de 1828, que condujo al establecimiento de la dictadura
comisoria de Sim6n Bolivar, tuvo consecuencias encontradas. Si por una
parte pudo calmar un poco los animos de los conservadores, al suspender o
revisar political liberalizadoras, perfeccion6 el estado de alarma que ya
ensombrecia el fnimo de quienes temian por sobre todo que la repdblica se
perdiese por la ambici6n de un gobemante desp6tico.
Se cre6 de esta manera un estado de conciencia colectivo acerca de tan
desventajosa situaci6n, que llev6 a concluir la inviabilidad, si no la inutilidad,
del nuevo Estado.


Conclusiones
No se habian apagado del todo los fuegos de la guerra en el territorio
venezolano, cuando rebrot6 con renovado vigor la lucha political que estuvo
planteada desde que se reuni6 el primer congress venezolano, en 1811, y la
cual constituy6 el eje de la dispute de la Independencia. La misma que con
periods de auge y de aparente calma habfa corrido a lo largo de la guerra,













enfrentando a los partidarios de los gen6ricamente denominados federalismo
y centralismo.
Se form6 de esta manera un scenario politico en el cual el juego
legitimo de concepciones contrapuestas, en cuanto al ordenamiento
sociopolitico de la sociedad venezolana, signific6 tanto la renuencia a aceptar
la nueva repdblica como el desprestigio transitorio de Sim6n Bolivar,
identificado para todos los efectos con la tendencia colombiana y centralista.
Quedaba el hecho no menos cierto de que por medio de esa pugna se abria
paso la nacionalidad venezolana, en el sentido de que se reactivaba la
formulaci6n del proyecto national inicialmente compendiado en la
Constituci6n de 1811.
Pero el saldo hist6rico mis significativo, desde el punto de vista que nos
ocupa, es que la estrategia colombiana y peruana de Sim6n Bolivar ech6 las
bases hist6ricas de la hoy denominada integraci6n latinoamericana. En
primer lugar consolidando la permanencia de un grupo de Estados
independientes, entire ellos la Repiblica del Peri. En segundo lugar
sometiendo a la comprobaci6n de la prActica el primer ensayo de integraci6n.
Ambos aspects estan orginicamente vinculados entire si. Por esto es
important tratar de entender la estrategia peruana de Sim6n Bolivar
despojandola de atributos ahist6ricos.


Epilogo
El simplismo de la historiografia patria venezolana redujo la
desmembraci6n de la Rep6blica de Colombia a un pleito entire dos grandes
hombres de Estado, Sim6n Bolivar y Francisco de Paula Santander, al
mismo tiempo que hizo de la independencia una realizaci6n gloriosa
suficiente en si misma para justificar los trabajos invertidos en una empresa












que se empefiaba en parecer un mal paso, es decir la ruptura del nexo
colonial. La historiografia national venezolana did la raz6n a quienes fueron
actors principles en el minado y demolici6n de la entonces gran potencia
continental bautizada Repiblica de Colombia, poniendo asi en prolongado
entredicho la viabilidad del proyecto americano concebido y adelantado por
Sim6n Bolivar.
Este balance inicial demostraria, igualmente, que Sim6n Bolivar, pese a
sus luces, su sagacidad y su penetrante vision political, subestim6 la fuerza, la
tenacidad y la legitimidad hist6rico-social de sus adversaries intemos en la
dispute de la independencia (3). Igualmente, y como ha sucedido a los
grandes reformadores de sociedades, no alcanz6 a prever el efecto
potenciador que su propia obra tendria sobre la de quienes la adversaban en
alguna forma y grado. La postrer comprensi6n de este duro resultado de sus
esfuerzos emancipadores impregna el Mensaje que el Libertador Presidente
dirigi6 a la Convenci6n Nacional de Ocafia, el 29 de febrero de 1828.


Gracias.


Germin Carrera Damas
Profesor Titular Jubilado
Escuela de Historia
Universidad Central de Venezuela

Bacardi Family Chair for Eminent Scholars
Center for Latin American Studies
University of Florida


Gainesville, febrero-marzo de 2000













NOTAS:
(1).- Segin carta fechada Trujillo (Venezuela), 23 de agosto de 1821,
dirigida al general Francisco de Paula Santander, Sim6n Bolivar dispuso que
fuesen enviados ..."al Sur"... 3000 veterans ..."del ejdrcito de Carabobo"..,
es decir la mitad.
(2).- En carta fechada Cali, 5 de enero de 1822, dijo Sim6n Bolivar al
general Francisco de Paula Santander: ..."Colombia no perderi el fruto de
sus sacrificios, ni permitirf, en agravio de sus derechos, que Guayaquil se
incorpore a ninglin otro gobiemo, pues en America no hay poder ante el
cual ceda Colombia".., y dice haber instruido al General Antonio Jos6 de
Sucre para que ..."por ningin caso, permit que Guayaquil se incorpore a
otro gobiero."
(3) Los que Sim6n Bolivar, en carta fechada Cuenca, 27 de octubre de
1822, dirigida al general Francisco de Paula Santander, denomin6 ..."los
enemigos naturales de que se compone nuestra masa"...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs