• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 List of tables and illustratio...
 List of Photographs (not included...
 Preface
 Genero e industrializacion en la...
 El Proveedor Masculina Y El Trabajo...
 Las trabajadoras y el ascenso y...
 Republica Dominicana: la manufactura...
 Cuba: Revolucion y desigualdad...
 Conclusion: reestructuracion economica...














Title: Gender roles and Industrialization in the Caribbean with emphasis focusing on Puerto Rico, The Dominican Republic, and Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080470/00001
 Material Information
Title: Gender roles and Industrialization in the Caribbean with emphasis focusing on Puerto Rico, The Dominican Republic, and Cuba
Physical Description: Book
Creator: Helen Safa
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080470
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    List of tables and illustrations
        Page 3
    List of Photographs (not included in publication)
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Genero e industrializacion en la cuenca del Caribe
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    El Proveedor Masculina Y El Trabajo Asalariado de las Mujeres
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Las trabajadoras y el ascenso y caida de la Operacion Manos a la Obra en Puerto Rico
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Republica Dominicana: la manufactura de exportacion y la crisic economica
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Cuba: Revolucion y desigualdad de genero
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    Conclusion: reestructuracion economica y subordinacion de genero
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
Full Text





CONTENIDO

Listado de cuadros e ilustraciones
Prefacio

1. G6nero e industrializaci6n en la cuenca del Caribe

-Politica estatal e industrializaci6n mediante la exportaci6n en el Caribe

-Ascenso y caida de Operaci6n Bootstrap

-RepQblica Dominicana: la manufacture de exportaci6n y la crisis econ6mica

-Cuba: igualdad de genero y revoluci6n

-Conclusi6n

-Notas


2. El proveedor masculine y el trabajo asalariado de las mujeres

-Cambios en las modalidades del control patriarcal

-Cambios en la division sexual del trabajo

-Las modalidaes cambiantes del patriarcado en el Caribe: la intersecci6n de
raza, clase y genero

-Conclusi6n

-Notas


3. Las trabajadoras y el ascenso y caida de la Operaci6n Bootstrap en Puerto
Rico

-Metodologia

-Salarios y condiciones laborales

-Hogar, ciclo vital y patrons de autoridad

-Politica, classes sociales y movilidad









-Conclusi6n
-Notas



4. Republica Dominicana: la manufacture de exportaci6n y la crisis econ6mica

-Metodologia

-La explotaci6n del trabajo asalariado de las mujeres en el lugar de trabajo y por
el Estado

-Resistencia de las mujeres a la dominaci6n masculina en la familiar

-Conclusi6n

-Notas


5. Cuba: desigualdad de genero y revoluci6n

-Metodologia

-Composici6n del hogar y patrons de autoridad

-Movilidad ocupacional y discriminaci6n laboral

-Participaci6n y conciencia political

-Conclusi6n

-Notas


6. Conclusion: reestructuraci6n econ6mica y subordinaci6n de genero

-Politica estatal y subordinaci6n de genero

-Subordinaci6n de genero en el lugar de trabajo

-La economic del hogar

-Ideologia de genero y subordinaci6n de genero

-Notas











Bibliografia citada
Sobre el libro y la autora
Indice



LISTADO DE CUADROS E ILUSTRACIONES


1.1 Composici6n de las importaciones estadounidenses provenientes de paises
beneficiaries de la CBERA, 1984 y 1990

1.2 Comparaci6n de los niveles salariales por hora en la region del Caribe

1.3 Tasas de participaci6n laboral y desempleo para hombres y mujeres en Puerto
Rico, 1950-1990

1.4 Distribuci6n sectorial de la poblaci6n econ6micamente active, RepQblica
Dominicana, 1970-1991

1.5 Crecimiento del empleo en las Zonas Francas dominicanas

1.6 Participaci6n laboral de hombres y mujeres en la RepQblica Dominicana

1.7 Participaci6n laboral de hombres y mujeres en Cuba, 1955-1990

1.8 Perfil ocupacional national de Cuba, por genero y sector

1.9 Indicadores sociales seleccionados de desarrollo en Puerto Rico, RepQblica
Dominicana y Cuba

3.1 Niveles educativos por edades en la muestra puertorriqueia

3.2 Condici6n marital por ingreso annual familiar total en la muestra puertorriqueia

3.3 Ingreso annual familiar total por nQmero de personas ocupadas en la muestra
puertorriqueia

3.4 Distribuci6n de edades de las mujeres casadas por persona que toma las
decisions en la muestra puertorriqueia

3.5 Identificaci6n de clase por edad en la muestra puertorriqueia









4.1 Obreras de Zona Franca en la RepQblica Dominicana por condici6n marital y
proveedor principal

4.2 Obreras de Zona Franca en la RepQblica Dominicana por condici6n marital y
jefatura de hogar declarada

5.1 NQmero de miembros del hogar por edad de la mujer en la muestra de Ariguanabo

5.2 Aportes de las mujeres al presupuesto familiar por condici6n marital en la muestra
de Ariguanabo

5.3 Persona que toma las decisions del hogar por condici6n marital en la muestra de
Ariguanabo

5.4 Nivel educative por edad de la mujer en la muestra de Ariguanabo

5.5 NQmero de hijos por edad de la mujer en la muestra de Ariguanabo

5.6 Primer empleo de las entrevistadas por edad en la muestra de Ariguanabo

5.7 Nivel de participaci6n actual de las mujeres en organizaciones de masas en la
muestra de Ariguanabo





FOTOGRAFIAS

-Mujer puertorriqueia hacienda fila para votar
-Obrera puertorriqueia de la confecci6n cosiendo guantes
-Obreras modernas de la confecci6n en Puerto Rico
-Desfile de miembros de la CGT
-Vivienda campesina de madera en Puerto Rico
-La costura casera fue una modalidad tipica de empleo en los aios 20 en Puerto Rico
-Fabrica dominicana de confecciones con operarias mujeres
-Jefa de hogar dominicana con su hija
-Hombre dominicano entregando comida en una fabrica
-Devanadora cubana en fabrica textil
-Reuni6n en la sede principal de la Federaci6n de Mujeres Cubanas
-El Presidente Fidel Castro dirigiendose al Quinto Congreso de la Federaci6n de
Mujeres Cubanas en 1990









PROLOGO


Este libro tard6 much en completarse. Empece la investigaci6n en Puerto Rico en

1980, aho que marc un hito fundamental en mi existencia, al marcharme del area de

Nueva York, donde habia vivido toda mi vida, para asumir la posici6n de director del

Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Florida. El diluvio de tareas

administrativas dur6 cinco ahos, durante los cuales fue poco el tiempo que pude

dedicar a la investigaci6n, pero mi interest en el impact del empleo remunerado sobre

el status de las obreras continue y se ampli6 para incluir a la RepQblica Dominicana.

Resultaba evidence que las zonas francas dominicanas se estaban convirtiendo en el

gran exito de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe, lo que reforzaba la necesidad de

que se analizaran las implicaciones de la nueva mano de obra industrial femenina

empleada en la manufacture de exportaci6n.



Estaba empezando a escribir un analisis comparative de estas dos naciones

caribehas cuando en 1986 se me present la posiblidad de recolectar datos en Cuba.

No pude resistir la tentaci6n de comparar el impact del trabajo asalariado en las

obreras industriales de estos dos paises capitalistas (con diferentes trayectorias de

desarrollo) con el mismo process en el primer pais socialist de America. El haber

iniciado el trabajo en Cuba en 1986 probablemente retras6 la redacci6n final del

informed various ahos mas, pero creo que vali6 la pena, sobre todo en vista de la grave

situaci6n econ6mica que envolvi6 a Cuba en 1994. Practicamente no existen otros

5









studios etnograficos de las mujeres cubanas durante el period exitoso de la

revoluci6n, y me parece important que se analicen sus logros tanto como sus

limitaciones, que sin duda recibiran la mayor parte de la atenci6n en los anos

venideros.



Aunque cuando inicie la investigaci6n mi intenci6n no era Ilevar a cabo un

studio comparative, es much lo que he aprendido en el process. La investigation

comparative ha despertado mi interest en temas mas amplios que conciernen la relaci6n

entire raza, clase y genero, asi como el impact de estos factors en la organizaci6n

familiar y la ideologia de genero. Tambien me ayud6 a percibir con mayor claridad las

similitudes y diferencias que presentan las relaciones de genero en cada sociedad

caribeha, las cuales surgeon no s6lo de estrategias recientes de desarrollo sino tambien

de patrons hist6ricos anteriores. Es lamentable que mi reconocimiento de la

importancia del factor racial y su impact en el empleo, los patrons maritales y las

ideologias de genero Ilegara tardiamente, lo que hace impossible un analysis complete

del mismo en este trabajo. Su importancia sugiere, sin embargo, que sera un campo

fructifero y apenas desbrozado para la investigaci6n future en el Caribe hispano. Con el

tiempo tambien me di cuenta de la importancia de analizar la cuesti6n de genero en

lugar de enfocar exclusivamente las mujeres, dado que la condici6n de la mujeres s6lo

se puede comprender a cabalidad cuando se compare con la de los hombres. Lo

necesario de esta comparaci6n se aprecia claramente en el area de la participaci6n

laboral, donde los cambios en la condici6n de la mujer se entienden no s6lo en funci6n

del aumento del empleo femenino, sino tambien del deterioro del empleo masculine,

6









expresado en indices de crecimiento mas bajos, desempleo creciente, salaries mas

bajos y otros factors que han contribuido al agotamiento del mito del proveedor

masculine. Esta "feminizaci6n global de la mano de obra" se extiende much mas alla

del Caribe, como ha mostrado Standing (1989), y parece contribuir al aumento global

de la jefatura de hogar femenina y la creciente pobreza en todo el mundo.



Durante los cuarenta aios que he vivido e investigado en el Caribe hispano he

podido observer de primera mano muchos de estos cambios. Por eso, mi conocimiento

de estos tres paises procede no s6lo de los hallazgos de investigaci6n que aqui se

presentan, sino tambien de una intense relaci6n personal de muchos aios con la gente

de esos lugares. Empece a vivir y a trabajar en Puerto Rico en 1954, cuando la

Operaci6n Bootstrap estaba en su apogeo. En esa epoca estaba convencida de que

reforms de ese tipo contribuirian a remediar la pobreza y la desigualdad. Tras iniciar

mis studios de postgrado en antropologia en la Universidad de Columbia con una

beca de la Universidad de Puerto Rico, lo empece a dudar. Mi investigaci6n de

doctorado, que culmin6 una decade mas tarde en mi primera monografia, La Pobreza

Urbana en Puerto Rico, es un analisis critic de los logros y limitaciones de la

Operaci6n Bootstrap para la poblaci6n pobre de Puerto rico. Los datos que se

presentan en este libro constituyen mi primer proyecto formal de investigaci6n en la

RepOblica Dominicana, a pesar de que he visitado ese pais en numerosas ocasiones

luego de mi primera visit en 1954, cuando el pais todavia estaba sometido a la

dictadura de Trujillo. A pesar de haber retornado formalmente a la democracia tras la

muerte de Trujillo en 1961, la RepOblica Dominicana nunca experiment una verdadera

7









reform social y econ6mica, y en la actualidad se esta embarcando en la estrategia de

la industrial para la exportaci6n que decades atras s6lo proporcion6 crecimiento

econ6mico temporal a Puerto Rico. Versiones anteriores de los hallazgos

puertorriqueios y dominicanos han aparecido ya en various articulos y colecciones

editadas.



Mi trabajo en Cuba se inici6 mas tarde, tras ser invitada por primera vez en 1977

y retornar en numerosas ocasiones desde entonces. En 1983, siendo president de la

Asociaci6n de Estudios Latinamericanos, ayude a iniciar el primer program de

intercambio entire Cuba y la Asociaci6n, que cont6 con financiamiento de la Fundaci6n

Ford, tras lo cual las visits se hicieron mas frecuentes. Estoy convencida de que mis

visits anteriores y el conocimiento de mis trabajos y publicaciones me ayudaron a

conseguir el apoyo de la Federaci6n de Mujeres Cubanas para la investigaci6n sobre

obreras industriales en Cuba. Debido a regulaciones del Ministerio de Hacienda de los

Estados Unidos que prohiben el pago a cubanos, la Federaci6n acept6 cubrir todos los

costs del trabajo de campo en Cuba, incluyendo el del procesamiento electr6nico de

los datos. Para ellas este acuerdo conllev6 una inversion considerable de resursos

econ6micos y de personal, y para mi constituy6 un gran honor haber sido merecedora

de su confianza, siendo esta su primera colaboraci6n con una academic

estadounidense. A pesar del descredito que pesa sobre el socialismo en la actualidad,

es much lo que he aprendido trabajando en un pais socialist donde ha habido una

verdadera redistribuci6n de los recursos. Yo sigo creyendo en la necesidad de justicia









social y en que esta s6lo se lograra mediante el empoderamiento de las classes

trabajadoras, incluyendo las mujeres.



Aunque muchas personas han contribuido a los hallazgos que aqui se

presentan, yo soy la Qnica responsible de su interpretaci6n. El trabajo de campo

cubano fue realizado por un equipo de investigadoras/es Ilenas de energia y

motivaci6n, que trabajaban para o fueron contratadas por la Federaci6n de Mujeres

Cubanas. Entre ellas se cuentan Marta NuQez, Rita Maria Pereira, Margarita Flores,

Rosa Maria Cartaya y Raul Ramos. Vilma Espin, president de la Federaci6n, y la

entonces director de relaciones extranjeras, Ester Velis, se interesaron de manera

personal en el studio y ademas del apoyo logistico me proporcionaron consejos muy

sabios. Espero que ellas se hayan beneficiado de la experiencia tanto como yo.



Agradezco a la Fundaci6n Wenner-Grenn Para la Investigaci6n Antropol6gica y

a su director anterior, Lita Osmundsen, por apoyar mi trabajo en Cuba asi como las

entrevistas en profundidad hechas en Puerto Rico, Cuba y la RepQblica Dominicana.

Estas entrevistas en profundidad fueron de gran ayuda, sobre todo porque no habia

participado en la aplicaci6n de la encuesta en ninguno de los tres paises. Gracias a las

entrevistas pude conocer de manera mas personal a algunas de las mujeres sobre las

cuales he escrito. Ellas reforzaron en mi la noci6n de la importancia de la familiar, sobre

todo los hijos, y de la voluntad indoblegable de las mujeres de luchar ante cualquier

circunstancia. Agradezco profundamente la sinceridad y generosidad mostrada por









ellas, y espero que este libro pueda en alguna media contribuir al mejoramiento de

sus vidas.

Una buena parte de la aplicaci6n de la encuesta en Puerto Rico estuvo a cargo

de Carmen Perez H, quien era entonces estudiante de postgrado en antropologia de la

Universidad de Rutgers, donde yo habia sido profesora anteriormente. El trabajo de

campo en Puerto Rico cont6 con una pequeia donaci6n del Instituto Nacional de Salud

Mental. La oportunidad de comparar los datos de Puerto Rico con los de Repoblica

Dominicana fue possible gracias al Centro de Investigaci6n para la Acci6n Femenina

(CIPAF), cuya director, Magaly Pineda, me facility amablemente los resultados de su

studio sobre las obreras dominicanas de zona franca. Estos datos fueron utilizados

por tres estudiantes de postgrado de la Universidad de Florida

--Lorraine Cantizano, Quintina Reyes y Milagros Ricourt-- en la preparaci6n de sus

tesis de maestria en Estudios Latinoamericanos, de cuyos analisis me he beneficiado.

Francis Pou, de la Fundaci6n Garcia Arevalo, me ayud6 a realizar las entrevistas en

profundidad en la RepOblica dominicana, y el equipo de investigadoras/as cubanas me

ayud6 a hacer lo mismo en Cuba.









Muchas/os estudiantes de postgrado de la Universidad de Florida tambien

ayudaron en el analisis electr6nico y en la transcripci6n y codificaci6n de las entrevistas

en profundidad, incluyendo a Elizabeth Brilowsky, Kathleen Gladden, Quintina Reyes y

Thea de Wet. Con su talent y dedicaci6n de siempre, Carmen Meyers del Centro de

Estudios Latinoamericanos se hizo cargo de la tediosa tarea de digitar y diagramar las

versions finales. Kathleen Grant, mi asistente; Richard Phillips, de la Colecci6n

Latinoamericana de la biblioteca de la Universidad de la Florida; y muchos otros

empleados del Centro y de la Universidad me ofrecieron su ayuda de diversas

maneras. Tambien agradezco a mis colegas, que proporcionaron datos y comentaron

las versions preliminares del trabajo, particularmente Carmen Diana Deere, Isis

Duarte, Susan Eckstein, Alice Col6n, Frank Moya Pons, Alejandro de la Fuente, Emilio

Pantoja, Luz Alba de Acevedo y June Nash, mi amiga cercana y colaboradora de

muchos aios. Agradezco, por Qltimo, a mi familiar, en especial a mi difunto esposo,

Manouchehr, por su infinita paciencia y su apoyo durante todos estos aios. Este libro

marca la culminaci6n de quince aios de investigaci6n empirica y de reflexi6n, y es mi

manera de agradecer a la gente del Caribe, sobre todo a las mujeres, por todo lo que

me han dado. Espero que les sea de alguna utilidad en su lucha cotidiana por la

sobrevivencia.



Helen I. Safa









Capitulo 1


G6nero e industrializaci6n en la cuenca del Caribe


Juana Santana trabaja en la zona franca de La Romana, en RepQblica Dominicana, y

mantiene a sus tres hijos con un salario de RD$57 semanales (alrededor de US$20),

con el cual debe cubrir los gastos del hogar, incluyendo comida, alquiler y niAera,

ademas de sus gastos personales de transport y almuerzos. Su marido gana algo de

dinero conduciendo un taxi (pQblico) propiedad de su familiar pero, como tantos

hombres que viven con obreras de zona franca, no tiene trabajo fijo. Con tres hijos que

mantener, un marido con ingresos inestables y el alto costo de la vida, Juana esta

consciente de que tiene que seguir trabajando. Dice ella: "De todas maneras yo tengo

que trabajar, sea en la zona o por ahi en una casa de familiar, de todas maneras,

porque es que yo, yo no puedo estar atenia al esposo mio. porque lo que el gana no

me da para yo ayudar a mi familiar y ayudarme en la casa".





La situaci6n de Juana es un ejemplo tipico de lo que enfrentan muchas obreras

de zona franca: bajos salaries, condiciones de trabajo deficientes, falta de guarderias

adecuadas y baratas, pocas alternatives de empleo, maridos que aportan poco o nada

y aumentos continues en el costo de la vida. En ella tambien se expresa la creciente

toma de conciencia de las mujeres frente al hecho de tener que trabajar y de no poder

seguir dependiendo de un proveedor masculine. La idea del proveedor masculine se va









convirtiendo en un mito a media que las mujeres de todo el mundo hacen aportes

cada vez mayores al presupuesto del hogar.





Este mito refleja los grandes cambios ocurridos como consecuencia de la nueva

division international del trabajo que se inici6 en los aios sesenta. El aumento en la

competencia international por parte de Jap6n y otros paises asiaticos de

industrializaci6n reciente (NICs)1 --como Hong Kong, Taiwan, Korea del Sur y

Singapur-- junto al alto costo de la mano de obra en los paises industrializados

avanzados, como los Estados Unidos, Ilev6 a que algunas parties del process de

fabricaci6n se reubicaran en el extranjero, en areas donde se pagan salaries mas

bajos, sobre todo en el caso de industries que requieren mano de obra intensive, como

la confecci6n y la electr6nica (Safa 1981). La bQsqueda de mano de obra barata se

intensific6 en los aios ochenta a consecuencia de la deuda de los paises en desarrollo

con la banca extranjera y las instituciones financieras multilaterales, como el Banco

Mundial. Para pagar esta deuda y reducir su creciente deficit de balanza de pagos, los

paises en desarrollo empezaron a restringir las importanciones y a estimular las

exportaciones. El Estado redistributivo de bienestar sufri6 grandes recortes tanto en los

paises en desarrollo como en los industrializados a media que se redujeron y

privatizaron los servicios pQblicos, lo que aument6 la carga de los hogares, que ya

estaban padeciendo los efectos de la disminuci6n salarial, la creciente inflaci6n y el


1 Newly industrializing countries, en ingles (N. de la T.)









desempleo. La necesidad de un ingreso adicional empuj6 a un creciente nQmero de

mujeres a ingresar a la fuerza laboral, sobre todo mujeres casadas cuyo salario

generalmente se consideraba complementario. Entre 1950 y 1980 el tamaho de la

fuerza laboral femenina en America Latina y el Caribe se triplic6, mientras la tasa de

participaci6n de las mujeres aument6 del 18 al 26 por ciento, tasa esta superior a la de

los hombres, en la que se incluyen todos los grupos de edad (Safa 1992: 71-72). Este

aumento reflej6, por un lado, el aumento en la disponibilidad de mano de obra femenina

debido al crecimiento de la educaci6n, el descenso de la fecundidad y la fuerte

migraci6n rural-urbana; y, por el otro, el creciente aumento en la demand de mano de

obra femenina en los sectors de servicios y manufactures de exportaci6n, ambos en

process de expansion. Entre 1980 y 1988 la participaci6n de la mujer en la fuerza

laboral de America Latina y el Caribe pas6 del 33 al 38% (ECLAC 1992: 59), lo que

indica que las tasas de crecimiento se han mantenido mas altas para las mujeres que

para los hombres.



Standing (1989) mostr6 que ese patron de "feminizaci6n global" del trabajo,

donde aumenta la participaci6n femenina y disminuye la masculina, no se limita a

America Latina y el Caribe sino que tambien ha ocurrido en muchos otros paises en

desarrollo y desarrollados donde la competencia international, la desregulaci6n del

trabajo y las medidas de ajuste structural han debilitado el poder de negociaci6n de

los trabajadores. La desregulaci6n del mercado de trabajo abarata los salaries ya sea

mediante el abandon formal de las regulaciones laborales o la no aplicaci6n de las

mismas, como en el caso de los acuerdos informales entire el Estado y las

14









multinacionales para prohibir la sindicalizaci6n en las zonas francas. El abandon de

las regulaciones se pone de manifiesto en la transici6n que se viene dando a nivel

mundial, donde se pasa del trabajo asalariado a tiempo complete, con ingresos fijos y

beneficios suplementarios, al trabajo temporero u occasional en las zonas francas, la

subcontrataci6n y el trabajo casero informal, modalidades todas que favorecen la

contrataci6n de mujeres. La preferencia de las zonas francas por la mano de obra

femenina obedece a los salaries mas bajos que ellas reciben, a que son menos

inclinadas a sindicalizarse y a que tienen un mayor grado de paciencia para realizar el

trabajo tedioso y mon6tono que suele caracterizar las operaciones de ensamblaje. Lim

(1990: 105) estim6 que a mediados de los aios ochenta habia aproximadamente mill6n

y medio de mujeres empleadas en la manufacture de exportaci6n en los paises en

desarrollo, de las cuales entire una tercera parte y la mitad trabajaban en empresas de

capital total o parcialmente extranjero. Entre estas empresas se cuentan no s6lo las

multinacionales de Estados Unidos y otros paises desarrollados, sino tambien las de

paises de industrializaci6n reciente como Korea del Sur y Hong Kong. La mayor parte

de estas obreras son asiaticas, aunque la proporci6n que corresponde a America

Latina y el Caribe va en aumento. En 1983, el 55 por ciento del empleo mundial en

zonas francas se concentraba en Asia, mientras Mexico, el Caribe y America Central

representaban el 31 por ciento (Wilson 1992:10). En 1993, el Sindicato Internacional de

Obreras de la Confecci6n (ILGWU)2 estim6 que medio mill6n de obreras trabajaban en




2 International Ladies' Garment Workers' Union, en ingles (N. de la T.).









la manufacture para exportaci6n en Mexico y 320,000 mas en el Caribe y America

Central, la mayoria en la industrial de la confecci6n y afines (Justice 1993:8).



La industrializaci6n impulsada por las exportaciones represent, en efecto, la

tercera etapa en la division international del trabajo, que se inici6 en America Latina y

el Caribe durante el period colonial con la exportaci6n de materials primas, como los

minerales y los products agricolas como el azQcar y el cafe, a cambio de bienes

industriales procedentes de los Estados Unidos y Europa occidental. En interest de

superar el intercambio desigual y la dependencia que este modelo implicaba, despues

de la Segunda Guerra Mundial se inici6 en America Latina un ambicioso program de

sustituci6n de importaciones, cuyo objetivo era promover la industrial national mediante

la oferta de bienes de consume destinados al mercado national. La sustituci6n de

importaciones logr6 estimular el crecimiento econ6mico pero enfrent6 numerosos

obstaculos, derivados tanto del reducido tamaho de los mercados nacionales como de

los bajos niveles de desarrollo tecnol6gico. Estos problems se agudizaron cuando se

quiso ampliar la sustituci6n de importaciones, pasando de las industries intensivas en

mano de obra, como los textiles y el procesamiento de alimentos, a las industries

intensivas en capital, que requerian nuevas tecnologias y maquinarias las cuales era

precise importar. Al mismo tiempo muchas de estas empresas, que gozaban de

protecci6n gracias a los aranceles altos, mostraban una tendencia hacia la ineficiencia

en la producci6n, que result en la producci6n de bienes de consume de menor calidad

y a mayor costo que los producidos en los paises industrializados.









La crisis de la deuda de los aios ochenta en America Latina y el Caribe,

product del aumento en los precious del petr6leo, el deterioro de los terminos de

intercambio con los Estados Unidos y otros paises industrializados y la subida

descontrolada de las tasas de interest, caus6 un grave deficit de balanza de pagos que

hubo que reducir mediante las exportaciones. La necesidad de exportar Ilev6 a un

cambio en las estrategias de desarrollo, pasandose de la sustituci6n de importaciones

a la manufacture de exportaci6n como via de lograr la industrializaci6n y el crecimiento

econ6mico. Pero la sustituci6n de importaciones y la manufacture de exportaci6n han

tenido implicaciones muy difierentes para las classes trabajadores de los paises en

desarrollo. La sustituci6n de importaciones requeria el desarrollo de un mercado interno

mediante la ampliaci6n del poder adquisitivo de los trabajadores, lo que favorecia los

aumentos salariales, el fortalecimiento del sector laboral y la expansion del Estado

redistributivo. Por el contrario, el mercado para la manufacture de exportaci6n es

externo y exige que los costs de producci6n, sobre todo el salario, se reduzcan al

minimo para poder competir de manera efectiva a nivel international. En los aios

ochenta se di6 prioridad a la inversion extranjera por encima de la industrial national, y

los mercados nacionales se achicaron considerablemente a media que los bajos

salaries, la inflaci6n y el desempleo redujeron el poder adquisitivo. A media que la

industrial de sustituci6n de importanciones se fue volviendo mas intensive en capital, se

favoreci6 la preferencia por los trabajadores diestros masculinos sobre las trabajadoras

poco diestras, en contrast con la manufacture de exportaci6n, que emplea un mayor

numero de mujeres, sobre todo en las industries intensivas en mano de obra, como la

confecci6n y la electr6nica. De esta manera, el cambio en la estrategia de

17









industrializaci6n desde la sustituci6n de importaciones hacia la manufacture de

exportaci6n contribuy6 a la recomposici6n de la fuerza laboral, reduciendo el

predominio del proveedor masculine.



Los studios sobre las obreras empleadas en la manufacture de exportaci6n

dieron lugar a un fuerte debate en torno al impact que este tipo de empleo tiene sobre

la condici6n de las mujeres. Un sector argumentaba que integraba a las mujeres a los

process de desarrollo, mientras otro argumentaba que explotaba a las mujeres como

fuente de mano de obra barata (Tiano 1986, Lim 1990, Fernandez-Kelly 1983).

Ultimamente esta debate se ha vuelto menos dicot6mico, sobre todo a media que las

investigaciones han empezado a ir mas alia del process productive y han empezado a

analizar el impact del trabajo asalariado sobre las relaciones de genero en el hogar.

Durante much tiempo se vi6 el empleo remunerado como una manera de romper el

aislamiento de las mujeres y su dependencia de los hombres. Se esperaba que el

empleo remunerado diera a las mujeres mayor autonomia economic, aumentara su

autoridad en el hogar y la hiciera consciente de su subordinaci6n de genero y de clase.

Pero muchos factors obstaculizan la consecuci6n de estos fines, entire ellos la

segregaci6n de las mujeres en empleos inestables y mal pagados (como la

manufacture de exportaci6n), la double jornada que supone el trabajo domestic y el

asalariado, y la ideologia de genero que continue presentando a las mujeres como

asalariadas "complementarias", a pesar de que su aporte al presupuesto familiar es

cada vez mas important.









Este libro se propone comparar el impact del trabajo remunerado sobre las

mujeres trabajadoras de Cuba, Puerto Rico y la RepOblica Dominicana, tres naciones

que comparten una herencia cultural comOn basada en la colonizaci6n espahola, la

religion catdlica y la economic de plantaci6n centrada en la producci6n azucarera.

Todas sufrieron la hegemonia estadounidense tras la guerra hispano-estadounidense

de 1898. Pero cada una sigui6 patrons de industrializacion muy diferentes en el

period posterior a la Segunda Guerra Mundial. La industrializaci6n impulsada por las

exportaciones se inici6 en Puerto Rico a finales de los cuarenta pero no se desarroll6

en la RepOblica Dominicana hasta la decade de los sesenta, aunque luego, con la crisis

de la deuda, experiment un crecimiento spectacular en la decade de los ochenta. La

revoluci6n cubana de 1959 di6 paso a la transformaci6n radical que supuso una

economic socialist, donde el Estado se hizo cargo de la mayor parte de la producci6n,

centrando sus esfuerzos principalmente en la exportaci6n azucarera y la sustituci6n de

importaciones. En los tres paises el empleo femenino ha venido aumentando desde los

aros sesenta, pero en RepOblica Dominicana y Puerto Rico el process ha estado

acompaiado de un descenso o estancamiento del empleo masculine. En Cuba la

producci6n azucarera, la sustituci6n de importaciones y la political de empleo masculine

universal proporcion6 empleos a los hombres cubanos hasta que sobrevino la crisis

econ6mica de 1990, cuando el comercio con los antiguos paises socialists de Europa

del Este y la Uni6n Sovietica colaps6, lo que tuvo lugar despues de terminarse la

present investigaci6n. Al mismo tiempo, sin embargo, las political redistributivas del

Estado socialist cubano contribuyeron a disminuir la dependencia en el proveedor

masculine, aun en el context del empleo universal masculine.

19











Los tres paises experimentaron transformaciones rapidas a partir de la decade

del sesenta, pasando de ser economies agrarias a economies industriales, lo que ha

tenido un profundo impact en la reestructuraci6n de genero de su fuerza de trabajo.

Aunque la mayor parte de los studios anteriores sobre las obreras de las industries de

exportaci6n han centrado su atenci6n en el aumento del empleo femenino, yo me

propongo argumentar que la perspective de genero result igualmente important para

comprender el impact del trabajo asalariado sobre la condici6n de la mujer, tanto a

nivel national como a nivel del hogar. Los mayores niveles de empleo no favorecen a

las mujeres si sus ingresos simplemente pasan a sustituir los de los hombres.

Lamentablemente, esto es lo que suele ocurrir cuando la estrategia de desarrollo

favorece el empleo femenino por encima del masculine, como en el caso de los

enclaves de ensamblaje para la exportaci6n que encontramos en Puerto Rico y la

RepQblica Dominicana. La political cubana de estimular el empleo femenino en el

context del empleo universal masculine buscaba promover relaciones de genero mas

igualitarias y estables, aunque sus resultados han sido algo diferentes.



Este studio se basa principalmente en una encuesta de hogares y en

entrevistas en profundidad realizadas en diferentes moments en cada uno de los

paises. En 1980 yo supervise la aplicaci6n de una encuesta a 157 obreras

puertorriqueias empleadas en tres fabricas de confecciones propiedad del mismo

dueio. En 1981 el Centro de Investigaci6n Para la Acci6n Femenina (CIPAF), un centro

privado de investigaci6n sobre la mujer de la RepQblica Dominicana, Ilev6 a cabo una

20









encuesta de 231 obreras que trabajaban en las tres zonas francas mas antiguas del

pais. En 1986 yo entreviste en profundidad una sub-muestra de las obreras que habian

sido encuestadas en los dos paises, lo que me permiti6 evaluar los efectos de la crisis

econ6mica que habia surgido entire una y otra etapa del trabajo de campo, sobre todo

en la RepOblica Dominicana. En 1986, supervise una encuesta a 168 obreras de una

gran fabrica textil cubana, cuya aplicaci6n estuvo a cargo de un equipo de

investigadoras de la Federaci6n de Mujeres Cubanas (FMC). En 1987 regrese a Cuba

para completar las entrevistas en profundidad con una sub-muestra de estas mujeres.

Aunque hay diferencias considerable entire la industrial textil y la de la confecci6n, mi

analisis se centra menos en el process productive y mas en el impact que las diversas

estrategias de desarrollo han tenido sobre las tasas de participaci6n laboral femenina y

masculina y sobre los cambios en los roles de genero al interior del hogar.





Political estatal e industrializaci6n impulsada por las exportaciones en el Caribe



En los paises pequeios de America Central y el Caribe, la promoci6n de las

exportaciones ha sido la principal estrategia de desarrollo desde su incorporaci6n a la

economic mundial durante el period colonial. Pero ademas de las exportaciones

agricolas tradicionales como el azQcar, el cafe y el banano, a partir de los aios sesenta

se increments la manufacture, gracias a la estrategia de la "industrializaci6n por

invitaci6n" puesta en march en Puerto Rico una decade antes. La sustituci6n de

importaciones, iniciada despues de la Segunda Guerra Mundial con el fin de estimular

21









la industrial national latinoamericana, nunca alcanz6 en la Cuenca del Caribe los

mismos niveles de desarrollo que en los paises mas grandes del continent

latinoamericano, debido a su carencia aun mas aguda de capital y tecnologia. El

reducido tamaho de los paises de la Cuenca del Caribe, junto a su bajo poder

adquisitivo, limit la posibilidad de que se desarrollara un mercado interno viable, lo que

constitute una necesidad critical para la sustituci6n de importaciones. Los paises del

Caribe dependent much mas de las multinacionales para su acceso a mercados

externos, capital y tecnologia que los paises latinamericanos de mayor tamaio.



En los Qltimos aios, estimulada por la crisis de la deuda y el desempleo

creciente, ha surgido una intense competencia entire los paises latinoamericanos y

caribehos por la inversion extranjera en la manufacture de exportaci6n. Los gobiernos

tratan de atraer la inversion foranea eliminando las barreras comerciales y ofreciendo

exenciones tributaries, credit subvencionado y subsidies a la exportaci6n. Muchos

paises caribehos tambien permiten la repatriaci6n total de las ganancias. Con fondos

publicos se construyen zonas francas para la instalaci6n de nuevas plants

industriales, provistas de instalaciones de agua, electricidad, vias de transport y otros

servicios. De esta manera el Estado ha jugado un papel estelar en la promoci6n de la

manufacture de exportaci6n, muchas veces con ayuda de la Agencia Internacional Para

el Desarrollo de los Estados Unidos (AID), que en la decade de los ochenta hizo de

esta la principal estrategia de desarrollo en America Latina y el Caribe (Joekes y

Moayedi 1987). Ultimamente la political de AID de financial y promover las zonas

francas ha sido severamente criticada en el Congreso de los Estados Unidos, que

22









decidi6 restringir dichas practices luego de que los sindicatos estadounidenses

denunciaran la perdida de empleos de los trabajadores estadounidenses que las

mismas provocaban (Bradsher 1992: 5). Entre 1980 y 1993 la industrial estadounidense

de la confecci6n perdi6 casi 300,000 empleos, de los cuales se estima que la mitad se

traslad6 a Mexico, el Caribe y America Central (Justice 1993: 8). Se espera el

aceleramiento de esta tendencia bajo los efectos del Tratado de Libre Comercio de

America del Norte (TLC).



Dos consideraciones claves Ilevaron a los Estados Unidos a promover la

manufacture de exportaci6n en la region del Caribe. Como se indic6 antes, la creciente

competencia planteada por las importaciones extranjeras, sobre todo las provenientes

de los paises asiaticos de industrializaci6n reciente, oblig6 a las compaiias

estadounidenses a reducir sus costs de mano de obra, por lo que muchas de ellas

trasladaron las fases de la producci6n que requieren mano de obra intensive hacia

areas donde la misma es mas barata (Safa 1981). Aunque este process se inici6 con

industries muy intensivas en mano de obra, como la confecci6n y la electr6nica, en la

actualidad incluye industries pesadas, como el ensamblaje de vehiculos de motor.

Muchas de estas compaiias se estan reubicanco en la frontera entire Estados Unidos y

Mexico y suelen emplear mas hombres (Shaiken 1994). El gobierno de Estados Unidos

tambien consider que la manufacture de exportaci6n mejoraria las estancadas

economies del Caribe, donde la crisis de la deuda de los aios ochenta di6 lugar al

termino "la decade perdida". La inestabilidad political de la region, particularmente en









America Central y el Caribe, fue otra consideraci6n important para la promoci6n de "la

seguridad a traves del desarrollo" (Deere et al. 1990: 154).



Desde comienzos de la decade del sesenta se empez6 a estimular la

reubicaci6n en el exterior de las fases intensivas en mano de obra de la producci6n,

mediante los programs arancelarios especiales establecidos por los articulos 806.30 y

807 del C6digo Arancelario de los Estados Unidos. Estos articulos reduce los

impuestos a las importaciones de products con components estadounidenses

procesados o ensamblados en el extranjero. Los articulos citados fortalecen la

competitividad de la industrial estadounidense limitando los aranceles al "valor

agregado" de los bienes ensamblados en el exterior, una forma efectiva de reducir los

costs de mano de obra. El Articulo 807, en particular, sienta las bases para el

establecimiento de las plants maquiladoras (zonas francas) bajo el Programa de

Industrializaci6n de la Frontera Mexicana, ademas de estimular la instalaci6n de

plants de ensamblaje en el Caribe, donde la manufacture de exportaci6n experiment

un rapido crecimiento en los aios sesenta y setenta (Deere et al. 1990: 143-144). El

Sistema Generalizado de Preferencia (GSP) promulgado en 1974 concedi6 al

President la autoridad de conferir exenciones impositivas a determinados products

provenientes de paises del Tercer Mundo por un period de diez aios, siempre y

cuando al menos un 35 por ciento del valor total del product derive directamente de su

procesamiento en dichos paises.









El apoyo del gobierno de los Estados Unidos a la manufacture de exportaci6n en

la region del Caribe se increment con la promulgaci6n en 1983 de la Iniciativa Para la

Cuenca del Caribe (CBI) del Presidente Reagan. A los paises que califican para el

program, la CBI concede acceso de una via, libre de impuestos, al mercado

estadounidense a determinados products de exportaci6n durante un period de 12

aios. Aunque los textiles y las confecciones quedaron excluidas de la CBI a causa de

la oposici6n de los sindicatos estadounidenses, algunos paises caribehos se

beneficiaron de la asignaci6n de cuotas especiales de importaci6n mediante el

program de Niveles de Acceso Garantizado (GALS)3, a veces Ilamado el 807A. Las

importaciones de ropa a los Estados Unidos bajo el program GALS se incrementaron

en un 76 por ciento annual entire 1987 y 1991, pero las mismas quedaron restringidas a

aquellas piezas confeccionadas enteramente con materials fabricados y cortados en

los Estados Unidos (Deere y Melendez 1992).


















3 Gauranteed Access Levels, en ingles (N. de la T.).









En parte como respuesta a los incentives arancelarios iniciales, entire 1977 y

1982 la inversion estadounidense en la Cuenca del Caribe creci6 a un ritmo mayor que

en cualquier otra parte del mundo. SegQn una encuesta del Departamento de Comercio

de los Estados Unidos dada a conocer en 1988, los paises que habian recibido la

mayor cantidad de inversiones eran la RepQblica Dominicana, Jamaica y Costa Rica,

con un 54 por ciento del total de las inversiones de origen estadounidense y un 24 por

ciento de las de origen caribeho. El porcentaje restante represent el crecimiento de las

inversiones asiaticas en la region, concentradas en la industrial de la confecci6n,

fen6meno que obedece en parte al aumento de los costs de producci6n en sus paises

de origen, asi como a la exclusion de Korea del Sur, Singapur, Taiwan y Hong Kong del

Sistema Garantizado de Preferencias (GSP) por tener ingresos per capital mas altos.

Reubicandose en la Cuenca del Caribe, las compaiias asiaticas tratan de recuperar su

acceso privilegiado al mercado estadounidense.



La composici6n de las inversiones estadounidenses en la region ha cambiado en

forma dramatic desde 1984, debido sobre todo a la fuerte caida de la inversion en

products tradicionales, como el azQcar en la RepQblica Dominicana, la bauxita en

Jamaica y el petr6leo en Trinidad. El resultado es que, aunque en 1984 la mineria y los

products minerales representaron mas de la mitad de las importaciones

estadounidenses provenientes del Caribe, para 1990 estas habian sido reemplazadas

por las manufactures (Cuadro 1.1). La transici6n hacia la manufacture de exportaci6n

ha implicado una reestructuraci6n a fondo de las economies caribehas, que han tenido

que abandonar las materials primas tradicionales que durante muchos aios fueron sus

26









principles products de exportaci6n para convertirse en proveedores de mano de obra

barata para la industrial ligera estadounidense.



Esta transformaci6n asumi6 un character diferente en los tres paises debido a las

diferencias en sus estrategias de desarrollo y en su political social. La estrategia cubana

de sustituci6n de importaciones buscaba satisfacer la demand de los consumidores

nacionales y expandir la producci6n azucarera, su principal fuente de divisas. Los

objetivos redistributivos del socialismo tomaron precedencia sobre la productividad,

sobre todo en la primera decade de la revoluci6n, cuando se implementaron political

de empleo universal y de reform agraria y urbana, asi como ambiciosos programs de

alfabetizaci6n y mejoramiento de la salud. Puerto Rico tambien se las arregl6 para

lograr mejoras sustanciales en las areas de salud, educaci6n y vivienda, aunque una

buena parte de las mismas se financiaron con fondos federales estadounidenses, como

apoyo a una poblaci6n afectada por el desempleo creciente. En Puerto Rico la

industrializaci6n nunca ha podido absorber el excedente laboral dejado por el colapso

de la economic azucarera, sobre todo porque muchos de los empleos creados por las

industries intensivas en mano de obra estaban destinados a mujeres, lo que Ilev6 a que

muchos puertorriqueios emigraran a los Estados Unidos. El colapso del mercado

international para los products agricolas, sobre todo el azQcar, Ilev6 a la RepQblica

dominicana a una estrategia de promoci6n de las exportaciones centrada en las zonas

francas asi como en la exportaci6n de products agricolas no tradicionales como

tuberculos, vegetables y hortalizas, y frutas tropicales, en especial la piia. El Estado

dominicano ha jugado un papel important en el desarrollo de ambos sectors,

27









alquilando a bajos precious terrenos de propiedad estatal a exportadores agricolas no

tradicionales y manteniendo bajos niveles salariales, tanto en la industrial como en la

agriculture (Raynolds 1994). Sin embargo, ninguna de estas medidas ha logrado

compensar la perdida de divisas por concept de las exportaciones azucareras, aunque

si han hecho que la crisis econ6mica iniciada a comienzos de los ochenta sea mas

dificil de sobrellevar para una poblaci6n que sufre altos niveles de desempleo, bajos

salaries y recortes en los servicios pQblicos, ya de por si minimos.



Centrare mi atenci6n en el period que se inicia en 1960, cuando empez6 el

verdadero impetu industrializador en la RepQblica Dominicana y en Cuba, aunque en

Puerto Rico el program de industrializaci6n se habia iniciado una decade atras. En

este period se acentuaron las diferencias entire las political estatales de cada pais. La

Cuba socialist rompi6 todos sus vinculos con los Estados Unidos, que le impuso un

embargo commercial, y se volvi6 dependiente del comercio y la asistencia de la antigua

Uni6n Sovietica y demas paises socialists de Europa del Este. Puerto Rico, por su

parte, se volvi6 cada vez mas dependiente de los Estados Unidos en lo relative a la

inversion, a los mercados y a la tecnologia que requeria su program de exportaciones

industriales, y ya en los aios ochenta se estaba convirtiendo en una economic post-

industrial. Al igual que Cuba, la RepQblica Dominicana sigui6 dependiendo de sus

exportaciones de azQcar para la obtenci6n de divisas hasta comienzos de los ochenta,

a pesar de que desde la epoca de Trujillo se habia empezado a impulsar la sustituci6n

de importaciones, que se aceler6 en los aios sesenta y setenta (Moya Pons 1990). La

manufacture de exportaci6n se expandi6 con rapidez en los aios ochenta, mayormente

28









como resultado de los recortes en la cuota azucarera de los Estados Unidos y la

consecuente necesidad de conseguir otra fuente de divisas. La disminuci6n en el costo

de la mano de obra a causa de la crisis econ6mica y la devaluaci6n de la moneda

tambien le report grandes ventajas a los fabricantes estadounidenses, preocupados

por enfrentar la competencia international. De esta forma, en la RepQblica Dominicana

y en Puerto Rico la industrializaci6n impulsada por las exportaciones ha Ilevado a un

crecimiento de la hegemonia estadounidense, mientras que en Cuba la revoluci6n puso

fin al control estadounidense de la economic pero aument6 su dependencia de la

ayuda y el comercio con la antigua Uni6n Sovietica.



Mi intenci6n en este studio es centrar la atenci6n en la industrial textil y de la

confecci6n, que junto a la electr6nica constitute el area de mayor crecimiento de la

manufacture de exportaci6n en la Cuenca del Caribe. Entre 1983 y 1986 las

importaciones estadounidenses de textiles y confecciones procedentes de la region

caribeha aumentaron a un promedio annual del 28 por ciento, cifra que subi6 al 39 por

ciento en 1987, Ilegando a representar aproximadamente la cuarta parte del total de las

importaciones. La mayor parte del crecimiento en la exportaciones de ropa de la region

ocurre al amparo de las disposiciones contenidas en los articulos 807 y 807a (GALS).

En los aios ochenta se reportaron incrementos del 20 por ciento annual en las

exportaciones de Haiti, RepQblica Dominicana y Jamaica (Deere et al. 1990: 167). Para

1988 las confecciones constituian el 78% de las exportaciones industriales de la

RepQblica Dominicana, con un valor total de US$ 183.8 millones, lo que represent un

incremento del 333.4 por ciento con respect a 1981. En la actualidad la RepQblica

29









Dominicana es el principal centro de manufacture de ropa en la Cuenca del Caribe

(Dauhajre et al. 1989: 39-40, 98).



Tradicionalmente, la manufacture textil y las confecciones han representado la

primera fase de industrializaci6n, tanto en los paises industriales avanzados como en

los paises en desarrollo. Esto fue cierto para las modalidades tempranas de

industrializaci6n de comienzos del siglo XIX y tambien para la manufacture de

exportaci6n que se inici6 en epocas mas recientes. Los paises en desarrollo

encuentran ciertas ventajas comparativas en estas industries intensivas en mano de

obra, como la confecci6n, porque requieren niveles relativamente bajos de capital y de

tecnologia pero utilizan una gran cantidad de mano de obra barata, cuya fuente

principal son las mujeres. Sin embargo, en los paises caribehos el patron de enclave

seguido por la industrializaci6n impulsada por las exportaciones, junto a los bajos

niveles de inversion en investigaci6n y desarrollo y las regulaciones arancelarias que

exigen el uso de materials estadounidenses, da como resultado un bajo nivel de

transferencia de habilidades y tecnologia a estos paises, lo que en lugar de estimular la

producci6n national la limita. En su studio sobre la industrial caribeha del vestido,

Steele sostiene que "la intenci6n evidence del gobierno de los Estados Unidos es

impedir que los paises participants puedan desarrollar industries de la confecci6n que

sean algo mas que simples plants de ensamblaje al servicio de empresas

estadounidenses, y no empresas industriales autosuficientes como las que se

desarrollaron en los Tres Grandes [Hong Kong, Taiwan y Korea del Sur] y en los demas

suplidores importantes de confecciones" (Steele 1988: 58). En parte, estas

30









regulaciones arancelarias tenian el prop6sito de apaciguar a los sindicatos

estadounidenses, opuestos a que la producci6n se traslade al extranjero.



La mayoria de empresas productoras de ropa para la exportaci6n en Puerto Rico

y en la RepQblica Dominicana son subsidiaries directs de multinacionales

estadounidenses y no empresas locales subcontratadas por inversionistas extranjeros.

En 1988, el 63 por ciento de las empresas de zona franca en la RepQblica Dominicana

eran propiedad de inversionistas estadounidenses, contra un 10 por ciento de

dominicanos (Abreu et al. 1989: 76), aunque la proporci6n de empresas dominicanas

aument6 en los Qltimos aios. Tambien ha habido un incremento en las inversiones

provenientes de Hong Kong y Korea, resultado de las cuotas impuestas por los Estados

Unidos a los paises del sudeste asiatico, que limitan su acceso director al mercado

estadounidense. Las inversiones provenientes de Estados Unidos tambien predominan

en Puerto Rico, aunque la proporci6n de empresas de ropa de propiedad national ha

aumentado en los Qltimos aios, a media que la industrial estadounidense de la

confecci6n ha empezado a declinar (Priestland y Jones 1985). El alto grado de

dependencia que la industrial de la confecci6n tiene en el capital, la tecnologia y los

mercados de Estados Unidos, ademas de su falta de articulaci6n a la economic

national en todas las areas --a excepci6n de la mano de obra--, reduce

significativamente la capacidad del pais de general capitals y modalidades de

producci6n industrial con mayores requerimientos de capital native, tanto en las zonas

francas como en la economic national, como pudieron hacer los paises asiaticos. Esta

situaci6n tambien impide el crecimiento del empleo masculine. En contrast con el

31









modelo asiatico, en el Caribe la industrializaci6n impulsada por las exportaciones

aumenta los niveles de depencia hacia los Estados Unidos y aporta muy poco al

desarrollo econ6mico general de estas economies pequeias y abiertas.



En los paises del Caribe, el rol principal del Estado frente a la manufacture de

exportaci6n es crear un clima favorable a la inversion extranjera y mantener bajo

control la mano de obra y los costs salariales. La mayoria de trabajadores de zonas

francas en el Caribe tienen derecho al salario minimo pero, como se les paga al

destajo, pueden aumentar sus ingresos superando sus cuotas de producci6n. El salario

minimo varia significativamente de un pais a otro, oscilando entire un maximo de $4.28

la hora en 1988 en Puerto Rico (donde aplica el salario minimo vigente en los Estados

Unidos) y un minimo de $0.55 la hora en la RepQblica Dominicana (Cuadro 1.2). El

control sobre la mano de obra se puede lograr mediante la represi6n direct o la

prohibici6n de sindicatos en las zonas francas, como en el caso dominicano, o

mediante la cooptaci6n de los trabajadores, como en Puerto Rico. Tanto la represi6n

como la cooptaci6n son responsables del debilitamiento y dispersion del movimiento

sindical, lo que aumenta la vulnerabilidad de las obreras (asi como los obreros) de

ambos paises.



La crisis econ6mica que afect6 la mayor parte del Caribe desde mediados de los

aros setenta y durante los ochenta debilit6 aun mas a los trabajadores y al Estado. La

crisis hizo que los paises caribehos se hcieran mas dependientes de la promoci6n de

exportaciones para poder hacer frente a sus problems de balanza de pago, cubrir el

32









servicio de la deuda y reducir el creciente desempleo. Muchos gobiernos de America

Latina y el Caribe se vieron forzados a implementar programs de ajuste structural

impuestos por el Fondo Monetario Internacional, que redujeron todavia mas su nivel de

control sobre la economic, ademas de tener que recortar la n6mina del Estado y los

servicios pQblicos. El sector laboral tambien se debilit6 a consecuencia de los ajustes

estructurales, que aumentan los niveles de desempleo y reduce el valor real del

salario.



En el caso de Puerto Rico, la political estatal frente a la industrializaci6n

impulsada por las exportaciones muestra algunas particularidades debido a su status

colonial como territorio de Estados Unidos. Este status colonial garantiza a Puerto Rico

acceso libre al mercado estadounidense pero restringe la gama de actividades political

y econ6micas posibles y hace que la economic sea dependiente de los pagos de

asistencia federal necesarios para el mantenimiento de una poblaci6n cada vez mas

empobrecida. Las corporaciones estadounidenses que se establecen en Puerto Rico

no pagan ningQn impuesto sobre la renta al gobierno federal, pero si decide repatriar

sus ganacias de inmediato deben pagar un impuesto de salida del 10 por ciento a la

autoridad puertorriqueia. La RepQblica Dominicana tiene mas autonomia en terminos

politicos, pero su economic depend cada vez mas de las fuerzas del mercado

estadounidense. Su political econ6mica la fija un "Estado depredador", moldeado por el

dictador Trujillo, quien gobern6 entire 1930 y 1961. A pesar de la celebraci6n de

elecciones y de la ret6rica official sobre la democratizaci6n, el Estado continQa, en









efecto, sirviendo los intereses de las elites agrarias e industriales, sin prestar mayor

atenci6n a los sectors pobres.



La tasa de participaci6n laboral de las mujeres se ha incrementado en los tres

paises. En Cuba, sin embargo, este incremento no obedece a una demand mayor de

mano de obra femenina en el sector industrial, como ocurre actualmente en la

RepQblica Dominicana y como ocurri6 anteriormente en Puerto Rico, sino a las political

salariales y de consume implementadas por el Estado cubano en los aios setenta, que

promovideron la incorporaci6n de las mujeres al trabajo asalariado. Esta creciente

participaci6n femenina contribuy6, junto a otras political sociales, a cambiar los roles

de genero en el hogar. Sin embargo, a diferencia de la RepQblica Dominicana y Puerto

Rico, las mujeres cubanas estudiadas no estan sustituyendo a los hombres como

principles proveedores. En las paginas siguientes me propongo mostrar el impact de

las diferentes estrategias de desarrollo seguidas por estos tres paises sobre las tasas

de participaci6n femenina y masculina.







Ascenso y caida de la Operaci6n Manos a la Obra



El program de industrializacion impulsada por las exportaciones de Puerto

Rico, conocido como Operaci6n Manos a la Obra, se inci6 much antes que sus

similares en otros paises caribenos, gracias al libre acceso a los mercados de Estados

34









Unidos de que goza la isla. En 1947 se aprob6 la primera ley de incentives industriales

como parte de un ambicioso program cuyas metas eran la diversificaci6n de una

economic basada en el monocultivo (basicamente de caia de azQcar) y el

mejoramiento de los niveles de vida mediante el aumento del empleo y fuertes

inversiones en vivienda, salud y educaci6n. La Operaci6n Manos a la Obra tuvo, en

efecto, tres etapas: a mediados de los sesenta pas6 de ser intensive en mano de obra

a ser intensive en capital, y a mediados de los setenta entr6 en una tercera etapa de

industrializaci6n de alta tecnologia. Aunque cada una tenia sus prioridades propias,

ninguna etapa eclipse a las demas, de forma que las industries intensivas en mano de

obra, como la confecci6n, continuaron siendo una fuente important de ocupaci6n

femenina hasta la decade del ochenta. El prop6sito inicial del program de

industrializaci6n fue proporcionar empleos a los trabajadores masculinos desplazados

de la agriculture. Sin embargo, las mujeres se convirtieron en la principal fuerza laboral

en las fabricas empleadoras de mano de obra intensive que se instalaron en la primera

etapa, como la confecci6n y el procesamiento de alimentos.



A pesar de que la producci6n industrial mas que se triplic6 entire 1950 y 1980,

este aumento no fue suficiente para compensar la enorme merma que tuvo lugar en la

agriculture durante este period. En 1940, la agriculture empleaba el 44.7 por ciento de

la fuerza de trabajo y la industrial el 10.9 por ciento; para 1980, la agriculture habia

bajado al 5.2 por ciento, mientras la industrial habia casi duplicado su participaci6n,

subiendo al 19 por ciento (Dietz 1986: 258). Los servicios y, sobre todo, la

administraci6n pQblica, absorbieron parte del excedente laboral, pero muchos

35









trabajadores se vieron forzados a emigrar a los Estados Unidos. La migracion alcanz6

su punto mas alto en los aios cincuenta, just cuando la Operaci6n Manos a la Obra

entraba en su fase de despegue, y permaneci6 alta hasta 1970. En estos 20 aios

emigraron una 605,550 personas, cifra equivalent al 27.4 por ciento de la poblaci6n de

la isla en 1950 (Dietz 1986: 286). La proporci6n de migrants varones fue ligeramente

superior a la de mujeres, la mayoria en el grupo de edad mas productive, entire los 15 y

39 aros. La "valvula de escape" de la migraci6n permiti6 que entire 1950 y 1970 las

tasas de desempleo se redujeran un poco. Pero la disminuci6n del flujo migratorio en la

decade del setenta --incluyendo algunos aios en que la direcci6n del flujo se revirti6--

hizo que para 1980 las tasas de desempleo hubiesen aumentado sustancialmente,

sobre todo para los hombres (Cuadro 1.3). Las tasas de desempleo se mantuvieron

mas altas para los hombres que para las mujeres; en la encuesta que aplicamos a

obreras de la confecci6n, el 90 por ciento de la muestra dijo que era mas facil para una

mujer conseguir trabajo que para un hombre. Ademas, las tasas de participaci6n

laboral de los hombres se redujeron en casi un 20 por ciento entire 1950 y 1980

(Cuadro 1.3), reflejando tanto la tremenda disminuci6n en el empleo agricola como la

reducci6n en el volume de la emigraci6n ocurrida despues de 1970. Los mayores

niveles educativos de los (y las) jovenes tambien contribuyeron a su exclusion del

mercado laboral. Las mujeres, sin embargo, fueron menos afectadas que los hombres

y, tras declinar entire 1950 y 1960, sus tasas de participaci6n laboral subieron

nuevamente, Ilegando al 31.4 por ciento en 1990. La mano de obra femenina fue

absorbida primero por la manufacture de exportaci6n, sobre todo en la fase inicial de la

industrializaci6n intensive en mano de obra de los aios sesenta, y luego por la

36









expansion del comercio y la administraci6n pQblica (Acevedo 1990: 240). Tambien hay

que seialar que las tasas generals de participaci6n disminuyeron en un 10 por ciento

en el transcurso de estos 40 aios, a media que muchos puertorriqueios se retiraron

de la fuerza laboral, ya

fuera para vivir de los subsidies federales o de trabajos informales no reportados.



Entre los factors que Ilevaron al desarrollo de una segunda etapa de

industrializaci6n a mediados de los aios sesenta se cuentan el creciente desempleo

masculine, el aumento de los salaries y la elevaci6n en el costo del transport. Esta

segunda etapa se bas6 en el desarrollo de industries intensivas en capital, como

petroquimicos y products farmaceuticos, que empleaban una mayor proporci6n de

hombres (Rios 1990). Los salaries mas altos reflejaban tanto los aumentos en el costo

de la vida como los esfuerzos de los sindicatos estadounidenses por reducir la brecha

salarial entire la isla y el territorio continental. En 1950, el salario minimo promedio en el

sector industrial equivalia a s6lo el 28 por ciento del salario minimo

en los Estados Unidos; la aplicaci6n en Puerto Rico de las leyes estadounidenses de

salario minimo a partir de 1981 ha reducido considerablemente las diferencias

salariales. Los salaries de la industrial de la confecci6n, por ejemplo, oscilaron entire un

35 por ciento del nivel continental en 1955 y un 75 por ciento en 1983 (Priestland y

Jones 1085: 26). A pesar de este incremento, la industrial de la confecci6n ha seguido

pagando los salaries mas bajos en la isla, que en 1985 alcanzaron un promedio de

$3.95 la hora.









Las industries intensivas en capital fueron afectadas negativamente por la crisis

petrolera de los aios setenta, que practicamente destruy6 la industrial petroquimica, y

por la crisis econ6mica que afect6 a Puerto Rico y a los Estados Unidos en 1974. Estas

industries no lograron reducir el desempleo, ni siquiera el masculine, y continuaron su

fuerte dependencia de la inversion estadounidense. Los inversionistas, sobre todo los

extranjeros, absorbian en promedio el 75 por ciento de las ganancias netas de estas

industries, que nunca lograron articularse con efecto hacia adelante o hacia atras con

la economic puertorriqueia. Por esto se puede decir que las industries intensivas en

capital se constituyeron en un enclave de exportaci6n, parecido al de las industries

textil y azucarera que las precedieron. Aunque estas industries empleaban mas

hombres que mujeres, el total de empleos generados por ellas era bajo debido a que la

relaci6n capital-trabajo era mas alta. Su efecto de generaci6n de empleos indirectos

tambien fue minimo (Dietz 1986: 254).



A mediado de los aios setenta, en un esfuerzo por atraer industries mas

estables que pudieran utilizar una fuerza laboral bien pagada y muy diestra, Puerto

Rico inici6 una tercera etapa de industrializaci6n basada principalmente en industries

de alta tecnologia, como la electr6nica y los instruments cientificos. Pero ya a estas

alturas la manufacture ocupaba un segundo lugar frente al sector servicios, y fue

precise ampliar los incentives industriales para incluir industries exportadoras de

servicios, como las inversiones bancarias, las relaciones pQblicas, los seguros y los

servicios de computadora. La posici6n de Puerto Rico como principal centro financiero,

administrative y commercial del Caribe se fortaleci6 en 1976 gracias a la Secci6n 936 del

38









C6digo Tributario de los Estados Unidos, que permiti6 a las subsidiaries de empresas

estadounidenses radicadas en Puerto Rico repatriar sus ganacias libres de impuestos

federales. Aunque las ganancias todavia tenian que pagar un impuesto de salida del 10

por ciento, esto se podia evitar reinvirtiendolas en Puerto Rico o depositandolas en

bancos locales durante un period determinado. La Secci6n 936 hizo de Puerto Rico

un oasis impositivo para las multinacionales manufacturers que operaban en los

Estados Unidos, que tambien lo utilizaron para evadir impuestos sobre las ganancias

obtenidas en otros lugares (Pantojas-Garcia 1990). La persistent dependencia de la

manufacture puertorriqueia de exportaci6n en la inversion y los insumos

estadounidenses impidi6 su crecimiento autosostenido, a pesar de haberse efectuado

la transici6n hacia industries de alta tecnologia y capital.



Cada una de estas etapas del process de industrializaci6n impact el empleo

femenino de manera diferente. Las mujeres fueron la principal fuerza laboral durante

las primeras fases de la industrializaci6n intensive en mano de obra, que demandaba

fuerza de trabajo en grandes cantidades y a bajo precio. Mas de la mitad de los nuevos

empleos creados entire 1960 y 1980 fueron para mujeres, quienes todavia en 1988

constituian el 47 por ciento del total de trabajadores industriales (Santiago-Rivera 1993:

147). Si bien es cierto que las industries intensivas en capital favorecian el empleo

masculine, las mujeres tambien tuvieron la posibilidad de ingresar al sector de cuello

blanco, sobre todo en la administraci6n pQblica, que para 1980 se habia convertido en

la principal fuente de empleo en Puerto Rico. Pareciera que en Puerto Rico la fuerza

laboral femenina se encuentra en process de bifurcaci6n, con las mujeres mas j6venes

39









y con niveles educativos mas altos entrando a las ocupaciones mas nuevas de cuello

blanco, en tanto las de mayor edad y menor nivel educativo permanecen en la

declinante producci6n manufacturer y en empleos mal remunerados del sector

servicios (Acevedo 1989: 12). Esto explica la composici6n de edad de la muestra

puertorriqueia, donde mas del 75 por ciento de las obreras de la confecci6n superan

los 30 aios y las dos terceras parties son casadas. Este perfil difiere notablemente del

perfil tipico de las mujeres empleadas en la manufacture de exportaci6n, que en su

mayoria son j6venes (como en la RepQblica Dominicana) y solteras.



Los niveles educativos relativamente altos y la baja fecundidad de las mujeres

puertorriqueias de nuestra muestra son en parte el resultado de political estatales

dirigidas a mejorar la fuerza de trabajo y a reducir el crecimiento de la poblaci6n.

Cuando se aplic6 la encuesta en 1980, el 39 por ciento de las mujeres puertorriqueias

habia completado la educaci6n secundaria, proporci6n similar a la de la muestra, y la

tasa de fecundidad se habia reducido a 2.8 nacimientos por mujer, tambien muy

cercana a la de la muestra (Presser and Kishor 1991: 60-61). La tasa de fecundidad

sigui6 bajando, Ilegando a 2.2 hijos por mujer en 1990.



Los mayores niveles educativos y la disminuci6n de la fecundidad contribuyeron

a mejorar el perfil ocupacional de las mujeres y a elevar sus tasas de participaci6n

laboral. Asimismo, un mayor nQmero de mujeres ha tendio que trabajar debido al

aumento en el costo de la vida, combinado con el aumento en el desempleo masculine

y la reducci6n en los salaries reales de los hombres. Estos factors obligan a que tanto

40









el hombre como la mujer tengan que aportar al presupuesto familiar. Casi las tres

cuartas parties de las obreras de la confecci6n en la muestra puertorriquera declare

que su familiar no podia sobrevivir sin el salario de ellas. Este nunca represent menos

del 40 por ciento del ingreso annual total del hogar --aun en el caso de las mujeres

solteras-- y suele ser mayor en el caso de las mujeres casadas, sobre todo las jefas de

hogar. Se puede concluir, por tanto, que la industrializaci6n impulsada por las

exportaciones, al proporcionar mas empleos a las mujeres que a los hombres, ayud6 a

debilitar el rol del hombre como proveedor principal de muchos hogares

puertorriqueios, lo que ha dado como resultado nuevos roles de genero y patrons de

autoridad.



Sin embargo, la creciente incorporaci6n de las mujeres a la fuerza de trabajo no

fue capaz de satisfacer las necesidades econ6micas de much gente pobre, sobre todo

en vista de los altos indices de desempleo y los aumentos en el costo de la vida. Entre

1970 y 1980 el porcentaje de hogares encabezados por mujeres aument6 del 16 al 19

por ciento, alcanzando el 23.2 por ciento en el censo de 1990 '. En parte esto obedeci6

a la alta tasa de divorcios, a la que pudo haber contribuido la marginalizaci6n de los

hombres. El resultado fue que muchas families pobres, incluyendo las de obreros

empleados en industries con bajos salaries, como la confecci6n, se volvieron

paulatinamente dependientes en los subsidies federales para sobrevivir. Estos

subsidies consistent mayormente en fondos federales de seguridad social y asistencia

alimentaria, que aumentaron del 12 por ciento del ingreso personal en 1950 al 30 por

ciento en 1980. Los cupones de alimentos, como se les conoce en Puerto Rico,

41









empezaron a distribuirse a mediados de los aios setenta, y para 1980 el program

habia crecido de tal manera que Ilegaba al 58.4 por ciento de la poblaci6n

puertorriqueia (Dietz 1986: 229), bajando luego al 47 por ciento segon el censo de

1990. S61o el 19 por ciento de nuestra muestra de 1980 recibia cupones, en su mayoria

families grandes con muchos nihos u hogares encabezados por mujeres. Aunque se

consideran un subsidio al trabajador, estos pagos federales tambien son una ayuda

para aquellas industries que, como la confecci6n, pagan salaries muy bajos y que de

otra manera se verian obligadas a abandonar la isla debido a demands de aumento

salarial o a la escasez de mano de obra barata. Al proporcionar a las mujeres una

fuente alternative o complementaria de ingresos, los subsidies federales reduce

todavia mas su dependencia del salario masculine pero aumentan su dependencia del

Estado. Los subsidies federales, junto a la migraci6n y al reducido nomero de nuevos

empleos, tambien han contribuido a un descenso general de las tasas de participaci6n

laboral, de forma tal que para 1983 mas de la mitad de las families no contaban con un

asalariado resident (Amott y Matthaei 1991: 278).



Estas medidas de apoyo social, junto a los ambiciosos programs

gubernamentales de vivienda, salud y educaci6n, ayudaron a compensar el cost de la

reproducci6n social de la clase trabajadora y a contener las tensions de clase. La

political estatal tenia el objetivo de contener y cooptar el movimiento obrero, en vez de

reprimirlo como en la RepOblica Dominicana y otros paises latinoamericanos. La

industrializaci6n tambien condujo a una profunda recomposici6n de la clase trabajadora

y, parad6jicamente, al debilitamiento del movimiento sindical, cuya base principal --

42









constituida por los trabajadores azucareros-- perdi6 fuerza con la decadencia del sector

azucarero y la creciente fragmentaci6n y diversificaci6n de la fuerza de trabajo

industrial. El crecimiento de los sindicatos afiliados a la AFL-CIO intensific6 la

fragmentaci6n y la competencia al interior del movimiento sindical, process en los que

la ILGWU4 jug6 un papel de primer orden. Aunque estaban sindicalizadas, la mayoria

de las mujeres de la muestra consider a la ILGWU un sindicato patronal que hace

poco por defender los intereses o por incentivar la participaci6n de las afiliadas. El

objetivo fundamental del sindicato es contener las demands obreras a fin de retardar

en lo possible la emigraci6n de las fabricas de ropa hacia areas con niveles salariales

mas bajos --prop6sito en el cual, como veremos, no han tenido much exito--. A esto

hay que agregar que en Puerto Rico la proporci6n de trabajadores sindicalizados cay6

del 20 por ciento en 1970 al 6 por ciento en 1988, fen6meno en parte atribuible a la

poca atenci6n que los sindicatos prestan a las obreras (Santiago-Rivera 1989: 93).



El golpe final al movimiento sindical y al program de industrializaci6n sobrevino

cuando Puerto Rico perdi6 su ventaja comparative como fuente de mano de obra

barata frente a Mexico y otros paises caribehos, que ademas ofrecian incentives

fiscales y salaries todavia mas bajos. En los aios sesenta, paises como Mexico,

Jamaica y la RepQblica Dominicana --junto a los asiaticos de industrializaci6n reciente--

empezaron a copiar la estrategia puertorriqueia de industrializaci6n impulsada por las

exporaciones. En vista de sus altos niveles salariales, el acceso libre de impuestos al

4 Siglas en ingles del Sindicato Internacional de Obreras de la Confecci6n (N. de
la T.).









mercado estadounidense logrado por la mayoria de los paises del Caribe en 1983 a

traves de la Iniciativa Para la Cuenca del Caribe hizo que Puerto Rico perdiera la Qltima

ventaja comparative que le quedaba, sobre todo en lo referido a las industries

intensivas en mano de obra, para las que los costs salariales constituyen una

consideraci6n de primer orden. Puerto Rico ha intentado contrarrestar la competencia

en el sector manufacturer estableciendo plants gemelas con fondos acumulados bajo

la Secci6n 936. Estas plants funcionan de manera similar a las de la frontera entire

Mexico y los Estados Unidos: la etapa de ensamblaje inicial se realize en la RepQblica

Dominicana, Haiti y otras islas del Caribe, mientras que las etapas finales --que

requieren mayor destreza-- se realizan en Puerto Rico.



La competencia de las areas con niveles salariales mas bajos ha mermado

considerablemente la industrial puertorriqueia de la confecci6n, cuya participaci6n en el

empleo industrial total baj6 del 25 por ciento en 1977 al 21 por ciento 1984 (Priestland y

Jones 1985: Cuadro 1). La decadencia de la industrial de la confecci6n trajo cambios en

la estructura productive, que pas6 de capital transnacional al capital national,

generalmente subcontratado por compaiias estadounidenses mas grandes. En 1983,

el 50 por ciento de las factories de ropa eran de capital national. Estas factories, que

representan el 31 por ciento del empleo total en la industrial de la confecci6n, solian ser

mas pequeias y menos capitalizadas que las estadounidenses (Priestland y Jones

1985: Cuadros 2 y 3). En 1983 se estim6 que unos $50 millones, equivalent a una

cuarta parte del valor total de la producci6n national, provenian de la manufacture "de

marquesina", nombre con que se design a los pequeios talleres de la economic

44









subterranea (Priestland y Jones 1985: 20). Tambien en estos talleres clandestinos las

mujeres son la mano de obra principal. A comienzos de los ochenta recibian salaries de

hasta $1 por hora, sin beneficios suplementarios, lo que tambien reduce los costs de

los patrons. Pero como la mayor parte de estos ingresos no se reportan, tampoco

tienen que pagar impuestos, ademas de que se pueden combinar facilmente con los

subsidies federales, como la asistencia pQblica, el seguro de desempleo o la seguridad

social. Al igual que en los Estados Unidos, este tipo de economic subterranea reduce

los costs de infraestructura y de mano de obra en la producci6n (Fernandez-Kelly y

Sassen 1995). El crecimiento de esta economic subterranea es un sintoma de la

decadencia de la industrial formal de la confecci6n, a la que la manufacture "de

marquesina" puede estar contribuyendo por ser una fuente de competencia adicional.



A pesar de sus problems, la Operaci6n Manos a la Obra transform a Puerto

Rico de una sociedad agraria a una economic urbana industrial, multiplicando por diez

su Product Nacional Bruto per capital entire 1950 y 1980 (Dietz 1986: 244). La

inversion estadounidense se desplaz6 primero de las plantaciones azucareras a la

manufacture, y luego a los bancos y demas instituciones comerciales. La

transformaci6n de Puerto Rico en un centro financiero de creciente importancia ha

terminado por integrarlo de manera absolute a la economic de los Estados Unidos.

Pero aun con la migraci6n masiva y los subsidies federales, la Operaci6n Manos a la

Obra no pudo proporcionar empleos o ingresos suficientes para el mantenimiento de la

poblaci6n. Persisten grandes iniquidades en el ingreso, como se observa en el hecho

de que el 55 por ciento de las families trabajadoras censadas en 1990 estaban por

45









debajo de la linea de pobreza. La mayoria de families ya no puede sobrevivir con un

s6lo ingreso, por lo que las mujeres suelen trabajar aun cuando sus maridos tienen

empleo. Cuando son jefas de hogar o cuando el marido esta desempleado, las mujeres

muchas veces tienen que asumir la responsabilidad econ6mica total. O sea que el

program de industrializaci6n cre6 la demand inicial de mano de obra femenina, pero

la pobreza persistent de una gran parte de la poblaci6n obliga a que las mujeres sigan

trabajando. Tanto los factors de oferta como de demand han debilitado el papel del

proveedor masculine, realzando la importancia de los aportes de las mujeres a la

economic domestic. Como se vera en las paginas siguientes, en RepQblica

Dominicana el program de industrializaci6n impulsada por las exporaciones ha

producido cambios semejantes.





La Republica Dominicana: la manufacture de exportaci6n

y la crisis econ6mica



A pesar de que tanto en la RepQblica Dominicana como en Puerto Rico hubo

una rapida transformaci6n de una economic agraria a otra industrial, el process fue

muy diferente en cada pais. La RepOblica Dominicana sigui6 dependiendo de sus

exportaciones agricolas --sobre todo del azOcar-- hasta que los Estados Unidos cort6

drasticamente su cuota azucarera a comienzos de los ochenta. Pero el empleo en el

sector agricola habia empezado a caer desde 1960, bajando del 60.6 por ciento en ese

aio al 25.3 por ciento en 1990, al tiempo que el empleo industrial y, sobre todo, el de

46









los sectors commercial y de servicios, aumentaba sustancialmene (Cuadro 1.4). Entre

los servicios se incluye el servicio domestic, que todavia en 1991 empleaba la tercera

parte de las mujeres econ6micamente activas del pais. Aunque mermada, la agriculture

sigue siendo la principal fuente de empleo masculine, ocupando al 36 por ciento de los

hombres econ6micamente activos en 1991 (Ramirez 1993: 15).



La industrializaci6n se inici6 much mas tarde en RepQblica Dominicana que en

Puerto Rico y se bas6 mayormente en la sustituci6n de importaciones. Esto cambi6 en

los aios ochenta, cuando la crisis econ6mica y la devaluaci6n de la moneda redujeron

sustancialmente los costs de la mano de obra, dando lugar a una expansion rapida y a

gran escala de la manufacture de exportaci6n, que creci6 en un 307.4 por ciento entire

1981 y 1988, alcanzando en ese Qltimo aio la cifra de US$502.1 millones; los textiles y

las confecciones representaron en promedio el 35.8 por ciento del valor de las

exportaciones durante este period (Dauhajre et al. 1989: 38-39). El nQmero de obreros

y de zonas francas aument6 en forma spectacular entire 1985 y 1992, aio en que se

registraron 140,000 obreros en 27 zonas francas instaladas en diversas regions del

pais (Cuadro 1.5). En 1992, las mujeres ocupaban alrededor del 60 por ciento de estos

empleos; casi la mitad de ellas todavia trabajaba en las primeras tres zonas francas, en

las que se basa este studio (Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportaci6n,

1993).



El extraordinario aumento de la manufacture de exportaci6n en la RepQblica

Dominicana se puede atribuir directamente a las sucesivas devaluaciones de la

47









moneda impuestas por el Fondo Monetario Internacional, que redujeron el cost de la

mano de obra y de otros gastos a uno de los niveles mas bajos del Caribe. A pesar de

various aumentos nominales en el salario minimo, entire 1984 y 1990 el salario minimo

real por hora cay6 en un 62.3 por ciento (Fundapec 1992: 32). Entre 1981 y 1991 cerca

de una cuarta parte de la poblaci6n estaba desempleada, permaneciendo el desempleo

de mujeres a niveles much mas altos que el de los hombres (46.7 vs. 11.8 por ciento,

respectivamente, en 1991) (Ramirez 1993: 10). No obstante, las dos terceras parties de

las mujeres econ6micamente activas son asalariadas, en contrast con el 46 por ciento

de los hombres, lo que muestra c6mo las mujeres han venido superando a los hombres

en el trabajo asalariado formal. Al mismo tiempo, el porcentaje de hombres empleados

por cuenta propia supera el de mujeres (38 vs. 24 por ciento) (Ramirez 1993: 19), lo

que indica que el sector informal esta absorbiendo a un gran nQmero de hombres.

Tambien el sub-empleo es muy alto en la RepQblica Dominicana, estimandose en 43

por ciento para 1980 (Ramirez et al. 1988: 47). La crisis econ6mica provoc6 un

crecimiento extraordinario de la migraci6n entire 1985 y 1989, en su mayor parte hacia

los Estados Unidos. Por lo general, estos migrants eran j6venes, residents en zonas

urbanas y aproximadamente la mitad de ellos eran mujeres, muchas veces

profesionales y oficinistas (Ramirez 1992: 110).

A partir de comienzos de los aios ochenta, la reducci6n sostenida de la cuota

azucarera de Estados Unidos agrav6 la crisis econ6mica y la necesidad de divisas y de

fuentes adicionales de empleo. La RepQblica Dominicana tenia asignada cerca de la

mitad de la cuota azucarera de los Estados Unidos en la Cuenca del Caribe, por lo que

su disminuci6n signific6 una caida considerable de los ingresos de exportaci6n del

48









pais, que bajaron de un nivel maximo de US$555 millones en 1981 a US$191 millones

en 1989 (Raynolds 1994: Cuadro 1). Al mismo tiempo, la agriculture y la industrial de

sustituci6n de exportaciones se estancaron, lo que impact negativamente el empleo,

sobre todo el masculine. A partir de 1983, la inversion privada national se redujo

mientras crecia la extranjera, sobre todo en el turismo y la manufacture de exportaci6n

(Fundapec 1992: 43), sectors que emplean gran cantidad de mujeres. Sin embargo, la

manufacture de exportaci6n aporta menos al Producto Bruto Interno que la producci6n

azucarera, ya que se estima que el valor agregado del azOcar puede alcanzar hasta el

90 por ciento, mientras que el de la ropa ensamblada con telas fabricadas y cortadas

en los Estados Unidos alcanza un promedio maximo de 27 por ciento (Deere y

Melendez 1992: 63-66).



La manufacture de exportaci6n fue atraida a la RepOblica Dominicana por la

abundancia de mano de obra femenina barata. Las tasas de participaci6n laboral de las

mujeres dominicanas se cuadruplicaron entire 1960 y 1990, pasando del 9.3 al 38 por

ciento (Cuadro 1.6). Varios factors asociados al process de desarrollo favorecieron

este extraordinario aumento, como son la urbanizaci6n, el crecimiento del sector

servicios y el aumento de la manufacture para exportaci6n. La migraci6n internal ha

crecido de manera considerable desde 1950 y ya en 1990 el 59 por ciento de la

poblaci6n dominicana residia en zonas urbanas. El hecho de que la participaci6n

laboral de las mujeres sea considerablemente mas alto en las zonas urbanas, y sus

tasas de desempleo menores, permit entender la gran cantidad de mujeres migrants.

Entre 1950 y 1960 las tasas de participaci6n laboral masculina se redujeron en un 10

49









por ciento --reflejando el lento crecimiento del mercado de trabajo y el aumento de la

matricula universitaria-- pero a partir de entonces se estabilizaron. El desempleo

masculine, los bajos salaries y la inflaci6n aumentaron la presi6n para que las mujeres

ingresaran al mercado laboral y aportaran al presupuesto del hogar.



En la poblaci6n femenina dominicana han ocurrido cambios demograficos desde

1960 que tambien contribuyen a hacer mas empleables a las mujeres, incluyendo un

aumento de los niveles educativos y un descenso notable de la fecundidad. Se calcula

que la tasa global de fecundidad baj6 de 7.3 nacimientos por mujer en el period 1960-

65 a 3.3 en el period 1990-95. Los niveles educativos de las mujeres han aumentado

al mismo ritmo que los de los hombres, y para 1981 el 15.5 por ciento de las mujeres

que trabajaban remuneradamente tenia educaci6n universitaria (Baez 1991: 2-4). A

pesar del bajo nivel de gasto pQblico en servicios sociales, ha habido mejorias

considerable en los niveles educativos y de salud de la poblaci6n. Entre 1950 y 1980

el analfabetismo se redujo del 57 al 25 por ciento, la tasa general de mortalidad

disminuy6 en un 60 por ciento y la tasa de mortalidad infantil en un 43 por ciento, al

tiempo que la esperanza de vida aument6 de 43 a 61 aios (Ramirez et al. 1988: 143).

No obstante, la crisis econ6mica de comienzos de los aios ochenta redujo

considerablemente el gasto del gobierno en salud, educaci6n y otros servicios. La

poblaci6n rural todavia present niveles de escolaridad muy deficientes, tasas mas

altas de analfabetismo y menor acceso a servicios sociales como agua corriente y

electricidad. La distribuci6n del ingreso sigue siendo muy desigual, observandose que

entire 1967 y 1984 el 10 por ciento de la poblaci6n recibia mas de una tercera parte del

50









ingreso total (Ramirez et al. 1988: 49). La crisis econ6mica ha profundizado las

disparidades en la distribuci6n del ingreso, observandose que para 1991 el 1.8 por

ciento de hogares en la categoria mas alta de ingreso (mas de RD$5,000 mensuales)

recibia el 22.2 por ciento del ingreso total (Ramirez 1992: 120).



Ya en 1981 las mujeres constituian el 40 por ciento de la mano de obra del

sector industrial no azucarero, mayormente concentrado en las zonas francas (Duarte

et al 1989: 124). En los aios noventa, la manufacture de exportaci6n ha pasado a

representar una de las principles fuentes de empleo para las mujeres urbanas. Las

fabricas de ropa, cuya mano de obra es mayormente femenina, siempre han

predominado en las zonas francas dominicanas, constituyendo el 67 por ciento de las

empresas en 1992 (Consejo Nacional de Zonas Frnacas 1993). No cabe duda de que

la manufacture de exportaci6n es un component clave de la estrategia dominicana de

desarrollo, ni de que la misma ha tenido un impact de primer orden en la incorporaci6n

de las mujeres al mercado de trabajo.



El aporte de las mujeres asalariadas a la economic del hogar es cada vez mas

significativo. El 38 por ciento de nuestra muestra de obreras empleadas en la

manufacture de exportaci6n se declare principal proveedor del hogar. Al igual que la

mayoria de obreras de zona franca a nivel mundial, las dominicanas de nuestra

muestra son migrants rurales j6venes (el 75 por ciento por debajo de 30 aios) y las

dos terceras parties no tenia ninguna experiencia previa de trabajo, lo que las hace mas

vulnerable. Contrario a la tendencia mundial, sin embargo, mas de la mitad de las

51









obreras de la muestra estan casadas y mas de una cuarta parte son jefas de hogar, a

quienes corresponde una gran responsabilidad econ6mica por ser en su mayoria las

proveedoras principles o Onicas. Igual que en Puerto Rico, en la Repoblica

Dominicana el nOmero de jefas de hogar ha aumentado, pasando del 24.1 por ciento en

1984 (G6mez 1990: 27) al 29.5 por ciento en 1991 (Ramirez 1992: 120), lo que tambien

es atribuible a la marginalizaci6n econ6mica de los hombres. Es probable que en

ambos paises la incapacidad de los hombres de cumplir el papel de proveedor este

contribuyendo a la inestabilidad marital.



Las protests populares contra el FMI y el impact de las medidas de ajuste

structural se multiplicaron durante la crisis, evidenciando la poca capacidad de los

sindicatos obreros de canalizar las demands de los trabajadores --consecuencia,

sobre todo, de la desuni6n sindical--. En los aios ochenta habia en el pais siete

confederaciones obreras, cada una de ellas aliada a un partido politico o fracci6n del

mismo, mientras los niveles de sindicalizaci6n permanecian bajos, siempre inferiores al

10 o el 15 por ciento de la fuerza laboral (Espinal 1988: 26-27). En 1985 y 1986 la

caida de los precious del azOcar y la drastica reducci6n de la cuota azucarera

estadounidense provocaron el cierre de seis ingenios del emporio azucarero estatal,

que concentraba al sector laboral mas sindicalizado. Este cierre provoc6 la perdida de

miles de empleos y de una gran cantidad de las tan necesitadas divisas por concept

de exportaci6n. A pesar de no estar prohibidos por la ley, son muy pocos los sindicatos

que operan en las zonas francas. Los obreros que participan en actividades sindicales

son despedidos y colocados en listas negras que se circulan entire las demas

52









compahias". En lugar de apelar a la actividad sindical, los trabajadores expresan su

descontento cambiando de fabrica o abandonando el trabajo de zona franca. Las

obreras dominicanas de zona franca reciben muy poco apoyo del Estado en su lucha

por aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo. De Ilegar a presentarse

denuncias por malos tratos o cancelaciones injustas, el Ministerio de Trabajo suele

apoyar los intereses patronales.



A pesar del spectacular aumento en la manufacture de exportaci6n en la

RepQblica Dominicana, su aporte al desarrollo econ6mico del pais debe ponerse en

duda. Aunque sus objetivos principles eran reducir el desempleo y general las tan

necesitadas divisas, la manufacture de exportaci6n no ha logrado ninguno de los dos

objetivos de manera satisfactoria. Las zonas francas han creado puestos de trabajo

mayormente para las mujeres, contribuyendo a aumentar la participaci6n laboral de

estas sin reducir al mismo tiempo el desempleo de los hombres

--que, en consecuencia, estan siendo absorbidos por el sector informal. Los salaries de

las obreras de zona franca son muy bajos, por lo que general escasas articulaciones

de demand en el resto de la economic. Al mismo tiempo, la gran dependencia de la

manufacture de exportaci6n dominicana en los insumos importados la convierte en un

generador ineficiente de divisas, en comparaci6n con products agricolas tradicionales

como el azQcar. El resultado es que, aunque el valor total de las exportaciones

dominicanas de zona franca se quintuplic6 entire 1980 y 1988, pasando de $117

millones a $517 millones, la economic permaneci6 virtualmente estancada, con un

crecimiento annual promedio de apenas un 1.1 por ciento en el PBI durante este period

53









(Deere y Melendez 1992). Esta situaci6n es atribuible a las political comerciales de

Estados Unidos, que han impedido que la manufacture de exportaci6n en RepQblica

Dominicana (y en resto de la Cuenca del Caribe) sea mas que simples operaciones de

ensamblaje que requieren muy pocos insumos nacionales. Dado que los programs

tarifarios bajo los cuales la mayorias de estas manufactures de exportaci6n

(particulamente las confecciones) ingresan a los Estados Unidos obligan a la utilizaci6n

materials estadounidenses, la porci6n imponible de las importaciones realizadas bajo

las secciones 806-807 no han superado el 32 por ciento del valor total de las

importaciones desde 1985. La porci6n imponible de las importaciones de ropa

realizadas bajo el program GALS es todavia mas bajo, oscilando entire el 26 y el 27

por ciento. La RepQblica Dominicana es la principal fuente de importaciones realizadas

bajo las secciones 806-807 en toda la Cuenca del Caribe, y las importaciones

estadounidenses provenientes de ese pais crecieron a una tasa annual del 8.4 por

ciento entire 1984 y 1990. Pero basicamente el pais ha servido de fuente de mano de

obra barata a las plataformas de exportaci6n de los Estados Unidos. Si a esto se

suman los gastos en que incurre el gobierno para construir la infraestructura de las

zonas francas, los ingresos fiscales que se pierden en virtud de las exenciones

impositivas y la garantia de repatriaci6n total de las ganancias hecha a los

inversionistas, hay que concluir que es muy dudoso que la manufacture de exportaci6n

pueda promover el crecimiento y el desarrollo autosostenido en la RepQblica

Dominicana.









Cuba: la igualdad de genero y la revoluci6n


En Cuba, la political estatal ha jugado un rol mas important en el aumento del

empleo femenino que los factors de oferta y demand que operaron en las economies

capitalistas de Puerto Rico y la RepQblica Dominicana. Tratandose de una economic

socialist, casi el 95 por ciento de los trabajadores estan empleados por el Estado, que

ha nacionalizado practicamente todos los sectors de la economic --a excepci6n de un

20 por ciento de las tierras agricolas, que permanecen como propiedad privada de

pequeios agricultores (Mesa y Lago 1981: 112). El Estado mantiene una political de

empleo masculine universal y ha promovido activamente la incorporaci6n de las

mujeres a la fuerza de trabajo como forma estimular una mayor igualdad de genero.

Las iniquidades de clase han jugado un papel much mas important que las de

genero en la revoluci6n cubana, y el objetivo de aumentar la productividad coexiste con

el de redistribuir el ingreso a traves de servicios gratuitos de salud y educaci6n,

viviendas de bajo costo, reform agraria y reducci6n de alquileres. Son precisamente

las tensions entire redistribuci6n y productividad o entire equidad y crecimiento --junto

a los incentives materials y morales asociados a cada uno-- los que han marcado las

diferentes etapas de la revoluci6n cubana, cada una de las cuales ha impactado el

empleo femenino de manera diferente.

Antes de la revoluci6n, en 1955, la participaci6n de las mujeres en la fuerza de

trabajo s6lo alcanzaba el 13 por ciento (Cuadro 1.7), un nivel muy bajo para un pais

relativamente modern, con altos niveles de alfabetizaci6n y urbanizaci6n. Igual que en

el caso dominicano en 1960, esta cifra tan baja result en parte del papel jugado por la

55









industrial azucarera. Aunque el 53 por ciento de los cubanos residian en zonas urbanas,

la agriculture seguia siendo la principal fuente de empleo masculine, pero s6lo

empleaba un 5.7 por ciento de la mano de obra femenina. Esto se debia a que el

trabajo agricola consistia mayormente en trabajo manual pesado realizado por obreros

asalariados en los ingenios azucareros (Perez- Stable 1993). Aunque los niveles

educativos de ambos sexos eran muy similares, una de cada cuatro mujeres

econ6micamente activas trabajaba en el servicio domestic y s6lo una de cada seis era

professional (maestras, sobre todo). Eran pocas las mujeres casadas que trabajaban

fuera del hogar --particularmente entire las classes altas, a pesar de sus mayores niveles

educativos-- ya que esto significaba que sus esposos eran incapaces de mantenerlas.

Tambien como en el caso dominicano, las mayores disparidades en indicadores

sociales como el analfabetismo, los niveles de escolaridad, la salud, la vivienda y la

distribuci6n del ingreso ocurrian entire las zonas urbanas y rurales, sobre todo entire La

Habana y el resto del pais. Aunque en 1953 Cuba tenia tasas generals de

analfabetismo del 23.6 por ciento y de mortaliddad infantil del 37.6 por ciento entiree las

mas bajas de America Latina), estas cifras eran much mas altas en las zonas rurales,

donde el access a la educaci6n y a la salud era mas dificil, y donde abundaban la

desnutrici6n y la pobreza. La principal causa de pobreza en las zonas rurales eran los

altos niveles de desempleo y subempleo, sobre todo en la industrial azucarera, la cual

s6lo proporcionaba empleo masivo en tiempo de zafra. Esto explica por que el censo

de 1953, realizado durante la zafra, registry un nivel de desempleo relativamente bajo

(8.4 por ciento), cuando en efecto el desempleo promedio annual estaba entire el 16 y el

20 por ciento, nivel que permaneci6 constant durante 15 a~os (Perez-Stable 1993).

56









Alrededor de una cuarta parte de la poblaci6n econ6micamente active estaba

empleada por cuenta propia, muchos de ellos como pequeios productores agricolas

con ingresos muy precarios. La industrial azucarera fue el motor del crecimiento cubano

pero tambien fue un impediment a una mayor diversificaci6n y autonomia econ6micas,

situaci6n que la revoluci6n intent eliminar.



La revoluci6n cubana de 1959 se proponia lograr la justicia social y la autonomia

political y econ6mica mediante una ruptura total con su pasado de dependencia en el

azQcar y en los Estados Unidos. A comienzos de los aios sesenta el gobierno inici6 un

ambicioso program de desarrollo industrial que tuvo corta vida, tras lo cual el azQcar

volvi6 a ser el centro de la economic. Entre 1963 y 1970 toda la economic se canaliz6

hacia la producci6n azucarera para la exportaci6n, como medio de lograr la

acumulaci6n de capital. El ejemplo mas dramatic lo constituy6 el fallido intent por

lograr una zafra de 10 millones de toneladas en 1970. Mas de la mitad de la producci6n

se vendia (generalmente en especie) a la antigua Uni6n Sovietica, que se convirti6 en

el principal socio commercial de Cuba luego de que el bloqueo de los Estados Unidos

eliminara toda forma de intercambio commercial entire los dos paises. En esta decade se

establecieron los principles mecanismos redistributivos, como las reforms agraria y

urbana, la expansion del empleo, los aumentos salariales y la seguridad social con

cobertura universal, que redujo la edad de jubilaci6n de los hombres a 60 aios y de las

mujeres a 55. La redistribuci6n evidencia el compromise de la revoluci6n con los

pobres y con la reducci6n de la desigualdad, asi como el deseo de Fidel Castro y del

Che Guevara de crear conciencia mediante incentives de orden moral. Al enfatizar la

57









justicia social (y la defense national), el gobierno revolucionario tenia la esperanza de

que los cubanos dejaran de buscar la ganancia personal y los incentives materials

para concentrarse en el bienestar colectivo. El gobierno tambien esperaba que el

trabajo asalariado contribuyera a incorporar las mujeres a la revoluci6n y a desarrollar

su conciencia obrera.



Tan s6lo en su primera decade, los logros de la revoluci6n en material de salud,

educaci6n y distribuci6n del ingreso fueron notables. Entre 1953 y 1962, la proporci6n

del ingreso total correspondiente al 10 por ciento mas rico de la poblaci6n cubana baj6

de 38.8 a 23 por ciento (Brudenius 1990: Cuadro 10.3). Pero las medidas redistributivas

tambien redujeron la necesidad de trabajar, ya que no se necesitaba much poder

adquisitivo para obtener los articulos que ahora el Estado proporcionaba de manera

gratuita o a bajo costo, situaci6n que foment el ausentismo laboral, los cambios de

empleos y la baja productividad. El ingreso al mercado laboral se retras6 por efecto del

aumento en el nQmero de aios de escolaridad, y la salida del mismo se facility gracias

a la jubilaci6n temprana, lo que en efecto hizo bajar el porcentaje de hombres

econ6micamente activos con relaci6n a su nivel en el period pre-revolucionario,

cuando el trabajo era la Qnica manera de asegurar la supervivencia (Cuadro 1.7) El

resultado de todos estos factors fue la reducci6n de la productividad, que agrav6 la

escasez de bienes de consume provocada por el bloqueo de los Estados Unidos.



A pesar de los esfuerzos del gobierno revolucionario durante la primera decade

de la revoluci6n por aumentar la participaci6n laboral de las mujeres, para 1970 su tasa

58









de participaci6n s6lo se habia elevado en un 16 por ciento (Cuadro 1.7). Mas que la

falta de demand de mano de obra femenina, lo que provocaba esta situaci6n era la

falta de incentives materials. Durante esta primera decade la disponibilidad de bienes

de consume fue muy insuficiente, a pesar de que la demand de dichos bienes habia

aumentado gracias a la expansion del empleo y los aumentos salariales. Tambien

escaseaban los servicios de apoyo que facilitaran a la mujer la double jornada laboral

que represent el trabajo domestic y el asalariado. Se establecieron diversos

mecanismos para reducir las barreras a la inserci6n femenina, incluyendo servicios de

apoyo especificamente para trabajadoras, como guarderias, planes de compra (el Plan

Jaba"') y lavanderias automaticas comunitarias. El C6digo de la Familia de 1975

dispuso de manera especifica que las parejas debian compartir el trabajo domestic y

la crianza de los hijos, asi como el mantenimiento econ6mico del hogar. A las mujeres

tambien se les garantiz6 igual salario por igual trabajo, vacaciones pagadas y

generosas prestaciones por maternidad. Se promovi6 su ingreso a determinados

sectors, aunque algunos trabajos manuales de naturaleza mas pesada fueron

reservados a los hombres. El FMC, una de las organizaciones de masa establecidas en

los aios sesenta con el fin de movilizar el apoyo a la revoluci6n, dej6 de reclutar

mujeres para el trabajo voluntario, como la Campaia de Alfabetizaci6n, y empez6 a

prestar mas atenci6n a su incorporaci6n al mercado de trabajo. La FMC ya habia

ayudado a re-adiestrar las trabajadoras domesticas, que practicamente desaparecieron

de la fuerza de trabajo post-revolucionaria, un factor que tambien contribuy6 a reducir

el empleo femenino. A media que los niveles educativos de las mujeres se elevaron,

aument6 la disponibilidad de trabajadoras diestras en Cuba. Pero el impact de estas

59









political no se empez6 a sentir hasta la decade del setenta, cuando las political

salariales y de consume estimularon el deseo de las mujeres de ingresar al trabajo

asalariado.





El fracaso de la zafra record de 1970 y la caida de los precious del azQcar en el

mercado international oblig6 al Estado a cambiar su political, pasando de la

redistribuci6n y los incentives morales a los incentives materials y la mayor

productividad. El azQcar sigui6 siendo el principal product de exportaci6n, pero se

hicieron esfuerzos por modernizar y diversificar la economic, tanto en el sector agricola

como en el industrial. El gobierno revolucionario introdujo la mecanizaci6n en 1965 y se

establecieron articulaciones entire el azQcar y otros sectors, sobre todo la industrial. Se

promovi6 la industrializaci6n mediante la sustituci6n de importaciones, con el objetivo

principal de modernizar la agriculture y aumentar la producci6n de bienes de consume

por medio de la producci6n de bienes de capital, sobre todo maquinaria agricola. La

sustituci6n de importaciones ayud6 a reducir el porcentaje de bienes de consume

importados, particularmente los alimentos, cuya participaci6n en las importaciones

totales disminuyeron en casi un 50 por ciento (Perez-Stable 1993: 87). La participaci6n

del azQcar y sus derivados en las exportaciones totales baj6 del 83.7 por ciento en

1980 al 77 por ciento en 1986, aunque parte de esta reducci6n corresponde a la re-

exportaci6n de petr6leo sovietico Ilevada a cabo por los cubanos como forma de

obtener divisas fuertes para la economic (Zimbalist 1990: 132-133). Cuba cont6 con el

tratamiento preferencial de la antigua Uni6n Sovietica y Europa del Este, sobre todo

60









tras ingresar en 1972 al Consejo de Asistencia Econ6mica Mutua (CAEM), el bloque

commercial socialist. Esto incluia precious preferenciales para el azQcar cubano, lo que

aument6 la ventaja comparative del product.



Durante los aios setenta, la tasa cubana de crecimiento se mantuvo en un 5 por

ciento per capita, el nivel mas alto alcanzado en el period post-revolucionario (Perez-

Stable 1993). En 1976 se estableci6 un nuevo sistema de planeamiento y gerencia

econ6mica (el Sistema de Direcci6n y Planificaci6n de la Economia, SDPE), diseiado

segQn el modelo sovietico. El SDPE intent descentralizar la economic haciendo que

cada empresa fuera responsible de producer sus propios beneficios y de incorporar a

los sindicatos y los trabajadores en el lugar de trabajo (Fuller 1992). Los aumentos

salariales fueron vinculados a la productividad y a los niveles de destreza, y cada mes

se realizaban asambleas de producci6n y servicio en el lugar de trabajo, con la

participaci6n de los trabajadores. La distribuci6n de las viviendas y los bienes de

consume duraderos se hacia a traves del lugar de trabajo, en base al merito y a la

necesidad. La introducci6n de los mercados campesinos libres entire 1980 y 1986, que

permitian a los pequeios productores vender sus excedentes a precious de mercado,

permitieron ampliar la disponibilidad de bienes de consume. La proporci6n de bienes de

consume sujeta a racionamiento se redujo del 95 por ciento en 1970 al 30 por ciento en

1980 (Zimbalist y Eckstein 1987: 14). Con estas medidas se logr6 incentivar el trabajo,

lo que tambien fue el objetivo de la reform de los precious de venta de 1981, que

encareci6 ligeramente el costo de la vida. En 1971 se aprob6 una ley que hacia

obligatorio el trabajo para los hombres, pero no para las mujeres.

61











Estas political salariales y de consume contribuyeron a aumentar la tasa de

participaci6n laboral femenina, que para 1990 habia alcanzado el 35 por ciento (Cuadro

1.7). Otros factors que contribuyeron fueron los crecientes niveles educativos de las

mujeres y sus menores tasas de fecundidad, en los que el Estado jugo un papel a

traves del access gratuito a la planificaci6n familiar y la legalizaci6n del aborto. En

1988, la tasa global de fecundidad era de 1.88 hijos por mujer, cifra por debajo del nivel

de reemplazo y una de las mas bajas de America Latina (FMC 1990: 14). La educaci6n

primaria es casi universal para ambos sexos, y las trabajadoras tienen mayores niveles

educativos que los trabajadores. Para 1985, mas del 46 por ciento de las mujeres

trabajadoras habia completado el nivel secundario, contra el 34 por ciento de los

trabajadores (Perez-Stable 1993: 141). Como en los casos de Puerto Rico y la

RepQblica Dominicana, estos factors incrementaron la oferta de mujeres trabajadoras,

sobre todo en actividades que demandan mayor destreza. Ya en 1988 las mujeres

ocupaban el 58 por ciento de los empleos tecnicos y el 85 por ciento de los

administrativos, al tiempo que el porcentaje de mujeres en posiciones ejecutivas habia

subido al 26.5 por ciento (FMC 1990: 73). Para 1986 la proporci6n de mujeres en el

sector industrial alcanzaba el 29.5 por ciento, pero las mujeres seguian concentradas

en sectors tradicionalmente femeninos como educaci6n, salud pQblica y asistencia

social, finanzas y seguros (Cuadro 1.8). La intenci6n del gobierno cubano era que los

mayores niveles educativos y laborales de las mujeres generaran families nucleares

estables en las que hombres y mujeres compartieran el sustento de los hijos y las

tareas del hogar, tal como se preve en el C6digo de la Familia. Pero al igual que en

62









Puerto Rico y la RepQblica Dominicana, el porcentaje de hogares encabezados por

mujeres creci6, no en respuesta al desempleo masculine sino a las political

redistributivas del Estado, que daban mayores facilidades a las mujeres para que

pudieran criar sus hijos por si solas. En 1988, 43 de cada 100 matrimonios terminaban

en divorcio, principalmente entire los j6venes (FMC 1990: 22), al tiempo que subia el

numero de embarazos de adolescents, lo que tambien hacia subir la necesidad del

trabajo asalariado entire las mujeres. En Cuba, las madres solteras estan obligadas a

trabajar porque, a diferencia de Puerto Rico, el Estado cubano no ofrece ningQn apoyo

especial a los hogares encabezados por mujeres.



Los cambios en la estructura econ6mica y el mejoramiento de los niveles

educativos tambien incidieron en la composici6n de la fuerza de trabajo masculina, de

forma tal que para 1986 la proporci6n de hombres econ6micamente activos empleados

en el sector industrial superaba en un 20 por ciento a los empleados en el sector

agricola (Cuadro 1.8). Tras la reducci6n inicial en las tasas de participaci6n masculina

en los primeros aios de la revoluci6n, estas se incrementaron considerablemente para

1975 y a partir de entonces se estabilizaron (Cuadro 1.7). Aunque el azQcar seguia

siendo important, para 1981 s6lo el 23.2 por ciento de la poblaci6n econ6micamente

active estaba empleada en la agriculture, gracias en parte a la mecanizaci6n; al mismo

tiempo, el sector industrial habia subido su participaci6n al 28.7 por ciento y el sector

servicios al 48.1 por ciento, sobre todo entire las mujeres (Valdez y Gomariz 1992: 41).









La exportaci6n azucarera sigui6 siendo prioritaria, lo que fue beneficioso

mientras Cuba mantuvo relaciones comerciales con los paises socialists, sobre todo la

Uni6n Sovietica, en la que Cuba se hizo tan dependiente como antes lo habia sido de

los Estados Unidos. En los aios cincuenta Estados Unidos represent el 68 por ciento

del comercio total de Cuba; en los ochenta, la Uni6n Sovietica represent el 66 por

ciento, aunque los altos precious del azQcar inflan un poco esta cifra (Perez-Stable 1993:

89). Cuba vendia la mayor parte de su producci6n azucarera al CAEM --es decir, a los

paises del bloque socialista-- a precious preferenciales, pero seguia dependiendo de la

venta de entire un 10 y un 40 por ciento de su producci6n en el mercado international

para la obtenci6n de divisas fuertes (Zimbalist 1990: 132). La caida estrepitosa en 1986

de los precious mundiales del azucar y del petr6leo (procedente de la Uni6n Sovietica,

que Cuba re-exportaba) provocaron un grave deficit de balanza de pago. Los deficit

comerciales y la corrupci6n internal condujeron a otro cambio de political, conocido

como la "rectificaci6n", que desaceler6 el process de descentralizaci6n y expansion de

la economic de mercado. Las reforms de mercado fueron interrumpidas y el enfasis

volvi6 a recaer en los incentives morales y en la conciencia. La participaci6n sindical y

obrera en la toma de decisions se redujo, y los mercados libres de productores se

clausuraron.



Estas medidas se aceleraron tras el colapso del CAEM y la virtual desaparici6n

del comercio y la asistencia del bloque socialist, lo que signific6 un rudo golpe del cual

la economic cubana todavia esta tratando de recuperarse. Las importaciones cubanas

cayeron en casi un 60 por ciento, mientras el precio del azQcar en el mercado mundial

64









seguia bajando y se reducia la cosecha de azQcar cubano, en parte como

consecuencia de la escasez de insumos importados (Zimbalist 1992). El desempleo y

la desnutrici6n masivos se han evitado gracias a los mecanismos redistributivos

establecidos anteriormente, asi como a la re-introducci6n del racionamiento universal y

de un nuevo program de autosuficiencia alimentaria. No obstante, tanto el desempleo

como la desnutrici6n aumentaron a partir de 1990, debido en parte a la menor

disponibilidad de bienes de consume y al cierre de factories y otros centros de trabajo

por la falta de combustible, electricidad y otras necesidades. Este periodo especial",

como se le conoce en Cuba, result particularmente dificil para las mujeres, ya que la

escasez de alimentos, agua, electricidad y transport pQblico afecta su participaci6n

laboral. Aunque despues de 1989 no se han publicado estadisticas de empleo a nivel

national, se sabe que tanto el ausentismo como los cambios de empleo han

aumentado, y que muchos trabajadores han tenido que ser re-asignados al sector

agricola y a las industries caseras. Este retroceso result mas duro porque ocurre

despues de una decade --desde mediados de los setenta hasta mediados de los

ochenta-- en que las expectativas de la poblaci6n fueron en aumento.





Conclusion



La rapida transformaci6n en economies industriales de las economies agrarias

de Cuba, Puerto Rico y la RepQblica Dominicana trajo un incremento en la participaci6n

laboral de las mujeres en los tres paises. Este fue considerablemente mayor en Cuba y

65









en la RepOblica Dominicana que en Puerto Rico"v, donde tanto la migraci6n como los

subsidies federales redujeron la necesidad de trabajar. El incremento no fue sdlo

product de la industrializaci6n, a pesar de que tanto en Puerto Rico como en la

RepQblica Dominicana la manufacture de exportaci6n indudablemente elev6 la

demand de mano de obra femenina. Tambien el aumento de los niveles educativos y

la disminuci6n de la fecundidad han ampliado a oferta de mano de obra femenina

calificada en todos los paises. Estos cambios se reflejan en el mejoramiento del perfil

ocupacional de las trabajadoras en los tres paises, con un mayor nQmero de mujeres

entrando a las profesiones, al trabajo de oficina y a la pujante economic de servicios. El

aumento en la participaci6n laboral de las mujeres cubanas tambien responded a

esfuerzos del gobierno revolucionario en ese sentido, asi como a political salariales y

de consume implementadas en los aios setenta y comienzos de los ochenta que

incrementaron los incentives materials para el trabajo de las mujeres.



En la RepQblica Dominicana y en Puerto Rico la crisis econ6mica tambien

acentu6 la necesidad de las mujeres de trabajar. En ambos paises las mujeres estan

asumiendo una mayor cuota de responsabilidad econ6mica en el hogar porque sus

mayores tasas de participaci6n laboral han coincidido con una reducci6n en las

posibilidades de trabajo de los hombres. En Puerto Rico, los hombres que fueron

desplazados de sus empleos en el sector agricola sufrieron niveles de desempleo altos,

lo que Ilev6 a muchos a emigrar a los Estados Unidos y a otros a retirarse de la fuerza

de trabajo. Los subsidies federales suavizaron la transici6n, proporcionando a los

hogares puertorriqueios una fuente alternative de ingresos, que al mismo tiempo

66









aumenta su dependencia del Estado. En la RepQblica Dominicana, donde no existen

mecanismos de apoyo social de esta naturaleza, la sQbita caida en la producci6n

azucarera provoc6 el ingreso de un gran nQmero de hombres al sector informal y el

aumento de la migraci6n tanto femenina como masculina hacia los Estados Unidos. La

fuerza laboral dominicana qued6 mas debilitada aQn con la crisis econ6mica y las

political de ajuste structural, que redujeron el valor real de los salaries y aumentaron

el costo de la vida con la devaluaci6n de la moneda, al tiempo de recortar los gastos

gubernamentales en salud, educaci6n y otras areas. Tanto en Puerto Rico como en la

RepQblica Dominicana el movimiento sindical perdi6 fuerza a causa de su

fragmentaci6n y del fuerte control estatal, cuyo fin es mantener la estabilidad political

que demand la inversion extranjera. Se podria decir que el exito de la industrializaci6n

impulsada por las exportaciones demand el debilitamiento del movimiento obrero, ya

que los bajos salaries y la pasividad laboral son elements critics para poder competir

internacionalmente (Deyo 1986). Esta es una de las razones de que en ambos paises

se prefiera a las mujeres como fuente de mano de obra barata.



Aunque es cierto que en la RepQblica Dominicana la industrializaci6n impulsada

por las exportaciones ha sido una important fuente de divisas y ha contribuido a aliviar

la crisis de la deuda, tambien es cierto que no ha conducido al crecimiento auto-

sostenido y que ha aumentado los niveles de dependencia en los Estados Unidos.

Tambien en el caso puertorriqueio, a pesar de sus altas tasas de crecimiento inicial, la

economic se ha vuelto cada vez mas dependiente de los subsidies federales, de la

migraci6n y de los fondos federales para compensar los altos niveles de desempleo y la

67









baja tasa de actividad. Es decir, que tanto en un pais como en el otro, la

industrializaci6n impulsada por las exportaciones ha preservado y hasta profundizado

el rol hist6ricamente hegem6nico del capital estadounidense en la region, que se inici6

con las exportaciones de materials primas como el azQcar. Entre 1980 y 1991, la

industrial national dominicana sd6o fue capaz de absorber el 1.2 por ciento del aumento

en la poblaci6n econ6micamente active, comparado con el 12.6 por ciento de las zonas

francas (Fundapec 1992: 43). Las restricciones tarifarias de los Estados Unidos y la

falta de articulaci6n con todas las demas areas de la economic national a excepci6n de

la laboral, han desincentivado la transici6n desde las industries intensivas en mano de

obra, como la confecci6n, hacia las industries intensivas en capital, capaces de

emplear un mayor nQmero de hombres. Esta transici6n hacia la manufacture intensivas

en capital y tecnologia si tuvo lugar en Puerto Rico, pero su valor agregado sigue

siendo bajo debido a la falta de insumos nacionales. La manufacture de exportaci6n

tipo ensamblaje que se promociona en ambos paises reduce el incentive al desarrollo

end6geno y la demand de mano de obra masculina. La culpa no radica, por tanto, en

la manufacture de exportaci6n en si, sino en la manufacture de exportaci6n tipo

enclave que tanto Puerto Rico como la RepQblica Dominicana han promovido.



Los paises de industrializaci6n reciente del sudeste asiatico a menudo se

proponen como models de desarrollo a ser seguidos en el Caribe, a pesar de que sus

estrategias de promoci6n de exportaciones son muy diferentes a las del Caribe. Dichas

estrategias evidencian hasta que punto la political estatal juega un papel de importancia

en la determinaci6n del potential de crecimiento de la industrializaci6n impulsada por

68









las exportaciones (Gereffi 1990; Jenkins 1991). Taiwan, Korea del Sur y Singapur

contaron con una fuerte intervenci6n del Estado en los asuntos econ6micos, incluyendo

el control sobre la tecnologia y el capital extranjero, por lo que estos paises no pueden

verse como ejemplos de political de libre mercado, como pretenden algunos. El Estado

asumi6 un papel de primer orden en la transici6n desde la industrializaci6n impulsada

por las exportaciones hacia modalidades mas intensivas en capital, lo que incluy6

fuertes inversiones en investigaci6n y tecnologia, asi como en programs de

adiestramiento de la mano de obra. El Estado no permiti6 el predominio de las

industries de ensamblaje, como ha ocurrido en Puerto Rico y la RepQblica Dominicana.

Ya en los aios setenta la cantidad de insumos de origen national utilizados por las

zonas francas de Korea del Sur y Taiwan empez6 a crecer sustancialmente (Wilson

1992: 23), mientras que en la RepQblica Dominicana en 1986 tan s6lo el 4 por ciento de

los costs locales se destinaron a la compra de materials primas (Dauhajre et al. 1989:

51).

De esta forma los paises del sudeste asiatico evitaron desarrollar el nivel de

dependencia en los Estados Unidos que aqueja la RepQblica Dominicana, Puerto Rico,

una buena parte de America Latina y, sobre todo, el Caribe. Fue esto lo que permiti6

que los paises asiaticos pudieron pasar a la segunda etapa de industrializaci6n de alta

tecnologia y mas intensive en capital. Entre 1980 y 1987 Korea del Sur y Taiwan

tuvieron tasas promedio de crecimiento annual de 8.6 y 7.5 por ciento, respectivamente

(Gereffi 1990: 11), muy superiores al promedio annual de crecimiento del PBI

dominicano, que se mantuvo en 1.1 por ciento durante el mismo period. Ademas, los

paises asiaticos no s6lo enfatizaron la industrializaci6n intensive en capital para la

69









exportaci6n sino tambien para el mercado interno, lo que protegi6 los niveles de

incorporaci6n de la fuerza de trabajo masculina, permitiendo que los hombres

preservaran el control del hogar y manteniendo el predominio del proveedor masculine.



Cuba tampoco logr6 el crecimiento autosostenido, pero por razones muy

diferentes. Alli el crecimiento econ6mico ha seguido dependiendo de las exportaciones

azucareras, lo que mantiene la vulnerabilidad cubana frente al mercado international, a

pesar de la nacionalizaci6n de la economic y del crecimiento del turismo y otros

sectors. La revoluci6n cubana puso fin a la hegemonia de los Estados Unidos sobre la

isla, pero su continue dependencia en las exportaciones azucareras hacia la Uni6n

Sovietica y Europa del Este han perpetuado su dependencia commercial, dejando a

Cuba sin alternatives tras de desintegraci6n del bloque socialist.



La reducci6n mas gradual del empleo agricola en Cuba y la incorporaci6n de los

hombres a la industrial de sustituci6n de importaciones preservaron las fuentes de

empleo masculine e impidieron el desplazamiento masivo de hombres ocurrido en

Puerto Rico y la RepQblica Dominicana. No obstante, en Cuba los mecanismos

redistributivos redujeron la dependencia en el salario y en el poder de compra como

principles determinantes de las condiciones de vida, haciendo mas facil que las

mujeres pudieran criar hijos por si solas. Por esta raz6n, tambien en Cuba se redujo la

dependencia en el proveedor masculine, lo que contribuy6 al aumento de los hogares

encabezados por mujeres, fen6meno que en Puerto Rico y la RepQblica Dominicana

obedece sobre todo al desempleo masculine.

70











El crecimiento econ6mico de los aios setenta gener6 grandes expectativas que

sufrieron un duro golpe como consecuencia del desastre que signific6 para la economic

cubana la suspension del intercambio commercial con el bloque socialist en los anos

noventa. A pesar de los efectos negatives de la crisis econ6mica que hoy sufre la isla,

no se pueden negar los logros alcanzados por Cuba bajo el socialismo. En 1990, la

esperanza de vida de los cubanos era la mas alta de America Latina, y sus niveles de

analfabetismo y mortalidad infantil los mas bajos. Estas cifras estan muy por encima de

las dominicanas pero son comparable a las de Puerto Rico, donde la salud y la

educaci6n cuentan con un fuerte apoyo econ6mico del gobierno federal (Cuadro 1.9).

En lo que a reducci6n de las desigualdades se refiere, las political reformistas de

Puerto Rico no se pueden comparar con las de Cuba, donde el Estado se convirti6 en

el principal empleador y poseedor de bienes.



A pesar del reconocimiento general de que la revoluci6n cubana de 1959

signific6 una transformaci6n a gran escala del capitalism al socialismo, no hay que

olvidar que en los tres paises ocurrieron cambios importantes en la political estatal en el

period posterior a la Segunda Guerra Mundial. En Puerto Rico, la Operaci6n Manos a

la Obra asest6 un golpe mortal a las corporaciones azucareras radicadas fuera de la

isla que habian gozado del poder econ6mico desde la ocupaci6n estadounidense de

1898 y di6 paso a un period de creciente intervencionismo estatal en pos de la

industrializaci6n, la modernizaci6n y el mojoramiento de las condiciones de vida. En la

RepQblica Dominicana, la muerte de Trujillo di6 paso a reforms econ6micas y political

71









parciales, con redistribuci6n estatal limitada, que abrieron el pais a una mayor inversion

national y extranjera (sobre todo estadounidense). De esta forma, tanto la revoluci6n

cubana como la Operaci6n Manos a la Obra y la muerte de Trujillo condujeron a un

mayor grado de intervenci6n estatal y al establecimiento de un Estado redistributivo --

que alcanz6 su apogeo en Cuba socialist, asumi6 la forma del Estado capitalist de

bienestar en Puerto Rico y tuvo su expresi6n mas limitada en la RepQblica Dominicana-





En este libro me propongo analizar los vinculos entire estas estrategias de

desarrollo a nivel macro y las relaciones de genero al interior del hogar, prestando

particular atenci6n a los cambios en las tasas de participaci6n laboral de hombres y

mujeres. En los tres paises estudiados el trabajo asalariado de las mujeres se ha

convertido en un component reconocido e indispensable de la economic familiar, lo

que ha elevado los niveles de autoridad de las mujeres y las ha hecho mas conscientes

de la subordinaci6n de genero y de clase. En los tres paises la consciencia de la

subordinaci6n de genero se expresa en la creciente autonomia econ6mica de las

mujeres, en la que el trabajo asalariado ha jugado un papel de importancia. Sin

embargo, el mito del proveedor masculine no ha desaparecido y continue influenciando

los roles de genero, el process de trabajo y la political estatal, como veremos en los

capitulos siguientes.










i. Este estimado del nOmero de hogares encabezados por mujeres es el mas
conservador, porque no incluye a las mujeres que viven solas o que son jefas de hogar
estando present el marido. Agradezco a Alice Col6n por esta aclaraci6n.

ii. El nuevo C6digo de Trabajo dominicano promulgado en 1992 fortalece el derecho de
los trabajadores de zona franca a negociar pactos colectivos, pero la mayoria de los
trabajadores siguen atemorizados.

iii.El prop6sito del Plan Jaba era disminuir la carga de trabajo domestic de la mujer,
reduciendo el tiempo que ella invertia en hacer las compras.

iv. Aunque he tratado en lo possible de reducir la variabilidad, estas cifras no son
enteramente comparable porque se basan en diferentes grupos de edad y el uso de
diferentes tecnicas de medici6n en cada pais.










Cuadro 1.1


Composici6n de las importaciones estadounidenses provenientes de paises
beneficiaries del CBERA-', 1984 y 1990 (en miles de US$)

1984 1990
Sector Miles de US$ Porcentaje Miles de
US$ Porcentaje

Agriculture y pesca 2,222.6 25.3 1,982.5 26.3
Mineria y products minerales 4,459.2 50.8 1,520.0 20.2
Manufactura 1,937.7 22.1 3,763.2 50.0
Otro 162.2 1.8 259.5 3.5

Total 8,781.7 100.0 7,525.2 100.0
a Ley para la Recuperaci6n Econ6mica de la Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Economic
Recovery Act).
Fuente: Elaborado a partir de datos del Departamento de Estado de Trabajo, la Oficina
International de Asuntos Laborales, y la publicaci6n "Trade and Employment Effects of the
Caribbean Basin Economic Recovery Act, Seventh Annual Report to the Congress" (Washington,
DC: Departamento de Estado de Trabajo de los Estados Unidos, 1991), Cuadro 4. Reproducido
de Deere y Melendez 1992:70.




Cuadro 1.2
Comparaci6n de los niveles salariales por hora en la region del Caribe, 1988

Salario por hora
Pais en US$'

Repiblica Dominicana .55
Haiti .58
Grenada .75
Sta. Lucia .75
Dominica .83
Belize .85
Jamaica .88
St. Kitts .90
Montserrat .92
St. Vincent 1.15
Antigua 1.25
Trinidad-Tobago 1.80










Antillas Holandesas
Bahamas
Barbados
Puerto Rico
Islas Virgenes EEUU


1.80
2.10
2.10
4.28
4.50


aIEl salario por hora incluye beneficios suplementarios. Los datos se refieren a operarios/as
semi-diestros de empresas de zona franca.
Fuente: The Bobbin Consulting Group (Columbia, SC), 1988, panfleto. Reproducido de Deere
et al. 1990:149.




Cuadro 1.3
Tasas de participaci6n laboral y de desempleo de hombres y mujeres
en Puerto Rico, 1950-1990
Porcentajes


Muieres
Edad 14+ Edad 16+

Tasas de participaci6n laboral:
1950 30.0
1960 20.1 --
1970 -- 28.0
1980 -- 27.8
1990 -- 31.4


79.8
71.5


Porcentaje de la fuerza de trabajo civil desempleada


1950

1960

1970

1980

1990


13.1

10.4


15.3

12.7


10.2

12.3

10.7


Fuente: Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Departamento del Trabajo y Recursos


Hombres
Edad 14+ Edad 16+


Ambos



54.6
45.5
48.0
43.3
45.4


70.8
60.7
61.6


14.7

12.1

10.7

17.1

14.2


11.0

19.5

16.2










Humanos, 1991. Serie Hist6rica del Empleo, Desempleo, Grupo Trabajador en Puerto Rico
1947-1990. Estas cifras se basan en encuestas con muestras de poblaci6n realizadas por el
Departamento de Estado de Trabajo de Puerto Rico, consideradas mas confiables que los datos
censales.




Cuadro 1.4


Composici6n de la poblaci6n econ6micamente active ',
Republica Dominicana 1970--1991
Porcentajes


1960


Agriculture
Industrial '
Comercios, restaurants y hotels
Servicios
No especificado


60.6
11.4
6.7
18.1
3.2


1970

45.3
10.9
6.4
17.9
9.5


por sectors


1981

23.6
18.2
10.8
23.9
23.6


a Poblaci6n econ6micamente active de 10 y mas afos; sl6o incluye los/as actualmente
empleados y los desempleados/as que buscan trabajo activamente.
blManufactura, azucar, construcci6n, mineria y electricidad.
Fuente: Ramirez 1988:45, y para 1991, Ramirez: 1993:15.




Cuadro 1.5
Crecimiento del empleo en las zonas francas dominicanas


Afo

1981
1982
1983
1984
1985
1986
1987
1988
1992


Numero de empleados


19,456
19,236
21,387
25,099
22,720
48,603
72,735
85,000
140,000


Fuente: Corporaci6n de Fomento Industrial. Las cifras correspondientes a 1992 fueron


Actividad


1991

25.3
20.6
19.9
34.2










tomadas de Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportaci6n, Republica Dominicana, 1993.


Cuadro 1.6
Tasas de participaci6n laboral de hombres y mujeres en la Republica Dominicana
Porcentajes


Mujeres
Hombres


Total


1950

16.0
85.1

50.6


1960

9.3
75.9

42.8


1970

25.1
72.6

48.8


1980

28.0
72.0

49.5


1990

38.0
72.2

54.7


Fuente: Ramirez 1988:41. Las cifras correspondientes a 1990 fueron tomadas de Baez 1991.
Las cifras correspondent a la poblaci6n econ6micamente active de 10 y mas afos.




Cuadro 1.7
Tasas de participaci6n laboral de hombres y mujeres en Cuba, 1955-1990
Porcentajes


Afo

1955
1970
1975
1980
1985
1990


Mujeres

13.0
15.9
21.1
26.7
30.0
34.8


Tasas de participaci6n laboral
Hombres Ambos


78.8
67.4
63.0
61.0
62.9
67.8


43.3
42.3
42.3
44.0
46.6
51.3


Fuente: Valdes y Gomariz, eds., Mujeres Latinoamericananas en Cifras, 1992:38. Las cifras de
1990 se basan en estimados del CELADE (Centro Latinoamericano de Demografia) usando datos
censales sobre la poblaci6n de 15 y mas afos. Estas cifras son considerablemente mas bajas que
las cubanas.


Cuadro 1.8











Perfil national ocupacional de Cuba, por genero y sector, 1986.
Porcentajes

Distribuci6n de genero Composici6n sectorial por genero
Sector Mujeres Hombres Mujeres Hombres

Industria 22.6 33.2 29.5 70.5
Construcci6n 3.6 13.7 -- --
Agropecuaria 5.9 12.6 14.0 86.0
Silvicultura .4 1.3 17.4 82.6
Transporte 3.0 8.1 18.5 81.5
Comunicaciones 1.1 .7 47.5 52.5
Comercio 14.8 9.4 49.0 51.0
Otras actividades
productivas .6 .6 39.3 60.7
Servicios personales
y comerciales 4.0 3.4 41.9 58.1
Ciencia y tecnologia 1.1 .7 48.0 52.0
Educaci6n 21.1 6.3 67.2 32.8
Cultura y arte 1.4 1.1 43.3 56.7
Salud public y
asistencia social 12.2 3.3 69.5 30.5
Finanzas y seguros 1.1 .3 69.7 30.3
Administraci6n 6.0 4.6 44.7 55.3
Otras actividades
no productivas 1.1 .7 47.1 52.9

Total 100.0 100.0 38.0 62.0
Fuente: Federaci6n de Mujeres Cubanas, Integraci6n Econ6mica de la Mujer Cubana a las
Actividades Socio-econ6micas y Politicas, 1989:27.




Cuadro 1.9
Indicadores seleccionados de desarrollo en Puerto Rico,
Republica Dominicana y Cuba

Republica
Puerto Rico Dominicana Cuba

Esperanza de vida 76 67 76











Analfabetismo (porcentaje de la poblaci6n
de 15 y mas afos) 10.4a' 17 6
Mortalidad infantil (por 1,000
nacidos vivos) 14 54 11
a Censo de Poblaci6n y Vivienda de los Estados Unidos, 1990. Resumen de las Caracteristicas
Sociales, Econ6micas y de la Vivienda, Puerto Rico.
Fuente: Indicadores Sociales de Desarrollo en Puerto Rico, Republica Dominicana y Cuba,
1993. Washington, DC: Banco Mundial, 1993.














Capitulo 2


EL PROVEEDOR MASCULINO Y EL TRABAJO ASALARIADO DE LAS MUJERES



El incremento masivo del trabajo asalariado de las mujeres, tanto en los paises en

desarrollo como en los industrializados, ha generado un intense debate en torno a sus

efectos sobre el status social de la mujer. ,El trabajo asalariado explota simplemente la

mano de obra barata de las mujeres aumentando al mismo tiempo su carga de trabajo

domestic? ,O acaso les proporciona mayor autonomia al tiempo que desarrolla en

ellas una mayor conciencia de su subordinacion generic?

Llama la atenci6n que estas preguntas raras veces se formula en relaci6n al

trabajo asalariado de los hombres. Se asume siempre que los hombres estaran

empleados, mientras que para las mujerea el trabajo asalariado se sigue considerando

una opci6n. ,Por que? <,C6mo surgi6 el concept del proveedor masculine? ,Tiene

todavia validez este concept o, al contrario, result un simple mito ahora que tantas

mujeres contribuyen al sostenimiento del hogar? Son estas las preguntas que explorare

en este capitulo.

El mito del proveedor masculine es una norma important en las sociedades

industriales occidentales, que se basa en el double rol de las mujeres como

productoras/reproductoras. Se espera que las mujeres sean las responsables de las










tareas domesticas y el cuidado de los nihos, aun cuando tengan trabajo remunerado,

mientras las responsabilidades domesticas de los hombres se reduce al minimo para

facilitar su rol primario de proveedor. Al seialar al hombre como proveedor principal se

preserve el control masculine sobre el trabajo femenino, que se mantiene confinado al

ambito del hogar y la esfera reproductive. En el capitalism, el trabajo domestic

contribute al mantenimiento y reproducci6n de la fuerza de trabajo, pero como el

trabajo realizado en el hogar no se remunera, este tiende a devaluarse debido a que

las actividades remuneradas en la esfera pOblica proporcionan mas status y prestigio.

Este double rol de productoras/reproductoras confiere una clara desventaja a las

mujeres en el mercado de trabajo, aun cuando estan empleadas. Asi, a las mujeres se

las puede explotar como fuente de mano de obra barata porque sus salaries se

consideran un complement del salario principal del proveedor masculine.

El mito del proveedor masculine tiene raices ideol6gicas tanto como materials,

y se basa en el patriarcado tanto como en el capitalism. En terminos generals, se

puede definir el patriarcado como el sistema de control masculine sobre el trabajo y la

sexualidad femeninas (Hartman 1981), es decir, sobre los roles productive y

reproductive de las mujeres. El patriarcado precede al capitalism, pero se trata de un

concept dinamico que varia hist6ricamente y de una cultural a otra. Los sistemas de

control masculine presentan variaciones que van desde los fuertes niveles de control

caracteristicos del patriarcado clasico del Oriente Medio, el sur y sudeste asiatico,

hasta la relative autonomia de las unidades materno-infantiles del Africa sub-sahariana

(Kandiyoti 1991). El patriarcado clasico se sustentaba en sistemas religiosos y de










parentesco que concedian a los hombres de mayor edad de estos grupos corporativos

patrilocales la autoridad total sobre las mujeres y los j6venes, a cambio de su apoyo y

protecci6n. En las sociedades poliginicas africanas las mujeres dependent poco del

apoyo masculine y el grado de dependencia es eclipsado por las obligaciones

reciprocas que cada sexo sigue manteniendo con su propio grupo corporativo de

parentesco. En los sistemas bilaterales de parentesco, que ocuparan nuestra atenci6n,

los grupos corporativos de parentesco son debiles y el hogar nuclear formado en torno

a una unidad conyugal adquiere una importancia mayor, si bien los hombres siguen

controlando el trabajo y la sexualidad de las mujeres a traves del poder econ6mico que

les confiere el rol de proveedor principal. La penetraci6n capitalist y el colonialismo

han velado estas distinciones al imponerle a sociedades relativamente igualitarias,

como las sociedades pre-coloniales de America Latina, Africa y otros lugares, patrons

de hegemonia masculina que no dependent de las relaciones tradicionales de

parentesco. Al negarle a las mujeres el acceso a los recursos productivos, como la

tierra y el trabajo asalariado, la hegemonia masculina fue mermando la autonomia

femenina (Boserup 1970; Etienne y Leacock 1980; Nash 1988)."' En otros lugares, el

capitalism apuntal6 el patriarcado mediante la utilizaci6n de jerarquias pre-existentes

basadas en el genero (raza y clase) a fin de facilitar la creaci6n de una fuerza de

trabajo explotable, como en el caso del sistema esclavista del Caribe, al que me referire

mas tarde.










Las feministas marxistas ven en la alianza del patriarcado con el capitalism una

fuente de subordinaci6n de la mujer, pero difieren en cuanto a cual de los sistemas es

primario y a la relaci6n que se da entire ambos (Walby 1986). Las que hacen hincapie

en el capitalism enfocan la manera en que el capital explota la fuerza de trabajo en el

process productive, mientras que las que priorizan el patriarcado destacan la

explotaci6n de genero mediante el control masculine de las mujeres al interior de la

familiar como la fuente principal de la subordinaci6n femenina. Las academics

feministas, como Barrett (1980:211), por ejemplo, plantean que la familiar es "el espacio

fundamental de opresi6n de la mujer". SegQn Barrett, la ideologia de genero se

construye principalmente al interior de la familiar, por via de la dependencia econ6mica

de las mujeres del salario masculine, y se refleja en otros niveles sociales tales como el

lugar de trabajo y la formaci6n political.

Yo opino, no obstante, que la dependencia de las mujeres del proveedor

masculine no s6lo se refleja en, sino que es reforzada por, determinadas political del

ambito laboral y del Estado, political que perpetQan la subvaloraci6n de las mujeres

despues que estas pasan a la condici6n de asalariadas. Existen, pues, various niveles

de subordinaci6n generic --en la familiar, en el lugar de trabajo y en el Estado-- que

aunque se articulan entire si deben mantenerse analiticamente separados. El

patriarcado, expresado como el control masculine sobre el trabajo femenino, opera a

diferentes niveles: en el hogar, donde las mujeres tienen a su cargo las

responsabilidades domesticas; en el lugar de trabajo, donde las mujeres estan

segregadas en empleos inestables y mal pagados; y en el Estado, mediante










mecanismos legales y political pQblicas que limitan su derecho a poseer propiedad y a

ganar un salario, amen de otros recursos destinados a preservar su status de menores

dependientes en vez de ciudadanas plenas. Los tres niveles refuerzan el rol del hombre

como proveedor principal; pero mi intenci6n es argumentar que, con el desarrollo del

capitalism industrial, el ambito principal del patriarcado ha sido desplazado del hogar

al lugar de trabajo y el Estado, o bien de la esfera privada a la pQblica.



Cambios en las modalidades del control patriarcal

El analisis hist6rico muestra que la relaci6n entire patriarcado y capitalism

cambia con el tiempo. En las primeras etapas del capitalism, el patriarcado radica

principalmente en los hombres jefes de hogar, que controlan el trabajo y la sexualidad

de las mujeres. El hogar es el ambito principal de producci6n y reproducci6n,

constituyendo el primer agent de subordinaci6n de las mujeres. Con el desarrollo del

capitalism industrial y la creciente importancia del Estado-naci6n, el patriarcado deja

de ubicarse primariamente en el espacio privado de la familiar y se desplaza a la esfera

public del lugar de trabajo y el Estado (Mann 1986; Walby 1990). El desarrollo del

capitalism avanzado tambien trae consigo un mayor desarrollo del trabajo asalariado

de las mujeres, lo que cuestiona el status de los hombres como proveedores

principles.



Desde el surgimiento de la escritura hasta el siglo XVIII, las sociedades agrarias

mantuvieron una clara separaci6n entire las esferas pQblica y privada, siendo el hogar la










unidad social primaria. El patriarca de la casa tenia poder absolute sobre los varones

j6venes, las mujeres y los ninos, y era el Qnico representante del hogar en la esfera

public. Al Ilegar la era industrial, a media que los process productivos se trasladaron

desde la casa hacia las fabricas y oficinas, la importancia political y econ6mica del

hogar empez6 a declinar y muchas de las funciones tradicionales de la familiar --como

la educaci6n, la salud y hasta el cuidado de los niios-- pasaron a ser asumidas por el

Estado. Las mujeres empezaron a incursionar en la esfera pQblica a media que

adquirian derechos individuals de ciudadania en los Estados-nacion emergentes,

aunque por lo general estos derechos se restringian a las mujeres de las classes

propietarias. A media que la creciente movilidad residential y social fue debilitando la

familiar extendida y los lazos de parentesco, los hogares disminuyeron de tamaho y la

familiar nuclear se volvi6 predominante. Estos desplazamientos se caracterizaron por

una tension creciente entire el Estado, el capital privado y los hombres individuals

respect al trabajo y la sexualidad de las mujeres, lo que tuvo como consecuencia una

creciente intervenci6n estatal en la economic, tanto a expenses del capital (v.g., las

leyes laborales, el salario minimo) como de los hombres jefes de familiar (v.g., las leyes

que conceden derechos de propiedad a las mujeres, o el derecho al divorcio y la

custodia de los hijos). Sin embargo, el Estado sigui6 reconociendo al hombre como jefe

de hogar y proveedor principal, apuntalando asi su rol.



Mann (1986) plantea que el patriarcado ha dejado de existir en las sociedades

industriales avanzadas, debido a que la distinci6n entire las esferas pQblica y privada se










ha desdibujado como resultado de la incorporaci6n masiva al trabajo asalariado tanto

de hombres como de mujeres, de la universalizaci6n de la ciudadania y de la

intervenci6n del Estado-naci6n en el espacio privado del hogar, si bien este autor

admite que los valores patriarcales continQan impregnando muchos aspects del

Estado. Mi argument seria que, con la primacia de la esfera pQblica sobre la privada,

el ambito principal del patriarcado ha sido desplazado, de forma tal que ahora el Estado

puede sustentar los valores patriarcales al tiempo de restringir los derechos que los

hombres como individuos pueden ejercer sobre las mujeres. Hay muchos tipos de

Estado, y muchos tipos de patriarcado, y el model de Mann se aplica mas facilmente a

sociedades industriales avanzadas, como Inglaterra, que a los paises en desarrollo,

donde las distinciones entire las esfera pQblica y privada todavia son claras. En la

mayoria de sociedades en desarrollo, como antes en las sociedades industriales

avanzadas, la preservaci6n de esferas separadas para hombres y mujeres sirve para

mantener las diferencias de genero, definiendo a las mujeres como miembras de la

estructura familiar para quienes los roles laborales son secundarios (Kessler-Harris

1990).



Las mujeres no fueron victims pasivas del control patriarcal, sino que, al

contrario, lo resistieron activamente en el hogar, en el lugar de trabajo y en la formaci6n

political. Muchos de los derechos logrados por las mujeres, tales como el sufragio y las

leyes familiares igualitarias, fueron el resultado de presiones que ellas ejercieron sobre

el Estado a fin de cambiar su status de menores dependientes por el de ciudadanas










con derechos plenos. Estas presiones, a su vez, fueron en parte el resultado de la

mayor autonomia econ6mica de las mujeres, tanto en la producci6n domestic como

en el trabajo asalariado. La creciente participaci6n de las mujeres, particularmente las

de clase media, en la fuerza laboral, las Ilev6 a tomar conciencia de su condici6n de

subordinaci6n y a desear una mayor independencia econ6mica a fin de fortalecer sus

demands de igualdad. Entre estas mujeres de clase media se cuentan las primeras

feministas que abiertamente abogaron por el derecho femenino al sufragio, a la

propiedad y al control de la propia sexualidad.



El trabajo asalariado no fue la Onica via para el logro de una mayor autonomia o

conciencia de genero entire las mujeres. Tambien la producci6n domestic y la

artesanal significaron un aporte important a la economic familiar (Deere 1990; Nash

1993), aunque por tratarse de actividades no remuneradas que solian estar sometidas

al control masculine, estas no representaban el mismo desafio a la autoridad masculina

que el trabajo asalariado. De hecho, los esfuerzos de las mujeres de Chiapas por lograr

mayor control sobre su producci6n de tejidos y ceramica ha acarreado disgustos

maritales, por sentir los hombres que su control patriarcal se ve amenazado (Nash

1993; Eber and Rosenbaum 1993). En Beneria y Roldan (1987) se document c6mo el

trabajo que se subcontrata para hacerse en la casa aumenta la autoridad de la mujer

en el hogar en proporci6n direct al monto que ella aporta, si bien su impact sobre la

subordinaci6n generic se ve limitado por el encierro domestic de la mujer y el

mantenimiento de su dependencia del proveedor masculine.












El analisis que present se circunscribe al impact del trabajo asalariado formal

sobre la autonomia econ6mica y la conciencia de genero de las mujeres. Existen otros

factors que han contribuido a aumentar la disposici6n de las mujeres y sus

posibilidades de participar en el mercado laboral, como son el aumento de sus niveles

educativos y la reducci6n de sus tasas de fecundidad. Esta claro que el trabajo

asalariado no es la Onica fuente de empoderamiento para las mujeres, y que su

impact no es el mismo en todas las cultures, razas y classes, aun en las sociedades

capitalistas avanzadas. Los vinculos de raza, etnicidad, vecindad y parentesco tambien

ofrecen a las mujeres modalidades colectivas de resistencia a la explotaci6n capitalist

(Sacks 1989; Susser 1996; Stack 1974). Sin embargo, mientra el ideal normativo

estuvo basado en esferas separadas, que relegaban a las mujeres al encierro

domestic en tanto el hombre controlaba la esfera pOblica, las mujeres no podian

legitimamente demandar derechos mas alla de aquellos que eran extensions de sus

roles domesticos. El concept de la separaci6n de esferas dependia fuertemente del rol

del hombre como proveedor principal, por medio del cual se afirmaba el control

masculine sobre el trabajo y el ingreso de la familiar y se aseguraba la dependencia

econ6mica de las mujeres. A pesar de la importancia creciente del salario femenino en

el hogar, el mito del proveedor masculine se mantiene aun. Para encontrar sus

origenes es precise explorer los cambios en la division sexual del trabajo que

acompaiaron el surgimiento del capitalism industrial.










Cambios en la division sexual del trabajo

La noci6n de la mujer como "ama de casa improductiva" fue product del desarrollo de

la economic de mercado y el capitalism industrial en el siglo XIX (Folbre 1991). A

media que la producci6n se traslad6 de la casa a la fabrica, las mujeres dejaron a ser

vistas como miembras productivas del hogar y fueron volviendose dependientes del

salario que el hombre ganaba fuera del hogar. Las mujeres fueron relegadas a la esfera

reproductive de la crianza de los hijos y veneradas a traves del "culto de la

domesticidad", a pesar de la desvalorizaci6n real que habia sufrido el trabajo

domestic. La noci6n del ama de casa improductiva fue institucionalizada por el Estado

a traves de los censos y de la legislaci6n familiar; al mismo tiempo se establecieron

leyes de seguridad social --como el seguro social del trabajador-- cuyo fin primordial

era ofrecer protecci6n a los obreros industriales blancos de sexo masculine (Nelson

1990). Los sindicatos masculinos lucharon por un salario familiar que excluyera a las

mujeres de la fuerza laboral y permitiera a los hombres mantener una esposa e hijos

dependientes (Hartman 1981). Partiendo de la definici6n del hombre como principal

proveedor, el salario familiar actu6 para apuntalar el poder del jefe de hogar sobre el

trabajo de su esposa. Las mujeres solteras podian trabajar, pero su salario no era

suficiente para mantener una familiar, y la mayoria dejaba de trabajar al contraer

matrimonio. Estos cambios fueron mas notables en sociedades industrials avanzadas

como Estados Unidos e Inglaterra, pero aun en estos paises el ideal del "ama de casa

ociosa" no era aplicable a mujeres negras e inmigrantes, ni a algunos sectors de la

clase blanca trabajadora que no podia sobrevivir sin el salario femenino.












En los Estados Unidos, los beneficios del trabajo asalariado se distribuian de

acuerdo a jerarquias de raza, clase y genero, que aseguraban la supremacia de la elite

masculina blanca. Los miembros de esta elite monopolizaban los mejores empleos a

nivel gerencial, administrative y professional, mientras las mujeres de la elite blanca

dominaban las profesiones femeninas y los empleos de oficina. A comienzos del siglo

XX, la poblaci6n de color seguia excesivamente concentrada en la agriculture y el

servicio domestic, sectors preindustriales en los que predominaban las mujeres

negras. El principal rengl6n ocupacional de mujeres en el aio 1900 era el servicio

domestic. En 1920, las mujeres negras tenian el indice de ocupaci6n mas alto de

todos los grupos etnicos en los Estados Unidos (38.9 porciento), porcentaje que

doblaba al de las mujeres blancas (Amott y Matthaei 1991:229). Las mujeres casadas

enfrentaban una especie de "barrera matrimonial" en el magisterio y el trabajo de

oficina, al tiempo que los patrons, los sindicatos y los gremios profesionales impedian

el acceso de las mujeres y de la poblaci6n de color a los oficios y profesiones mas

lucrativas. Como las mujeres solian dejar de trabajar al casarse, por lo general no

hacian studios universitarios y los empleos que conseguian eran de baja calificaci6n y

con pocas posibilidades de progress. Estas diferencias sectoriales quedaban reflejadas

en las diferencias salariales, en que los hombres ganan mas que las mujeres y los

blancos mas que los negros y otros grupos etnicos. La segregaci6n laboral y los

desniveles salariales han continuado hasta el dia de hoy, si bien la ampliaci6n del

trabajo asalariado ha desdibujado las demarcaciones entire los grupos, de forma tal que










en la actualidad se observan diferencias notables entire las mujeres y al interior de cada

grupo etnico. En los paises capitalistas avanzados, el ingreso al mercado laboral de un

numero creciente de mujeres --sobre todo blancas, casadas y de clase media-- durante

y despues de la Segunda Guerra Mundial, trajo consigo la modificaci6n del concept de

ama de casa, pasando esta a ser vista como generadora de un salario complementario.

En la decade de los aios 30, menos del 15 porciento del total de mujeres casadas

tenia empleo fijo, ascendiendo a un 30 porciento entire las mujeres negras con maridos

asalariados (Kessler-Harris 1990:29). En los Estados Unidos, la participaci6n laboral de

las mujeres creci6 del 18 porciento en 1900 al 45 porciento en 1988, correspondiendo

una buena parte de este aumento a mujeres casadas y a madres (Amott y Matthaei

1991:307). No obstante, las disparidades salariales y la segregaci6n ocupacional

reforzaron la noci6n de que los hombres seguian siendo los proveedores principles y

validaron la identificaci6n familiar de las mujeres. En los Estados Unidos, las

prestaciones estatales que se conceden a las mujeres a traves del Seguro Social o el

program de Asistencia a Familias con Menores Dependientes se vinculan de manera

direct a su condici6n de madres, siendo concebidas como sustitutas del salario del

padre ausente, lo que implica de esta manera al Estado en la concepci6n de la mujer

como dependiente del proveedor masculine (Acker 1988). Muchas de estas political

maternalistas fueron promovidas por feministas blancas de clase media de la Ilamada

Era Progresista interesadas en proteger el rol domestic de las mujeres, asi como por

madres desprotegidas, blancas al igual que negras, que no tenian mas alternative que

trabajar. Sin embargo, con el ingreso a las universidades y a los empleos profesionales










y de oficina de grandes cantidades de mujeres de clase media, la composici6n de clase

de la fuerza laboral femenina cambi6, aumentando asi la importancia y la legitimidad

del empleo femenino.

La "muerte de la domesticidad" no se inici6 en los Estados Unidos hasta la

decade de los aios 60, cuando empez6 a crecer continuamente el nQmero de mujeres

casadas con empleo remunerado (Kessker-Harris y Sacks 1987). Este paso de hijas

trabajadoras a madres trabajadoras (Lamphere 1986) fue important porque el empleo

remunerado de las madres desafiaba de manera direct la traditional division sexual

del trabajo en la familiar. Muchas mujeres casadas tenian que trabajar, lo que se reflej6

en un aumento en el nQmero de hogares mantenidos por mujeres, que para 1990

ascendi6 a un 25 porciento del total.'" El porcentaje correspondiente a la poblaci6n de

raza negra y a los puertorriqueios residents en los Estados Unidos es much mas

alto (Amott 1993:94). La familiar nuclear nunca fue tan comQn entire estos grupos etnico-

raciales y a partir de 1960 su importancia disminuy6 marcadamente a consecuencia de

la des-industrializaci6n y el descenso en los indices de empleo masculine (Wilson

1987). En 1990, s6lo el 39% de las families negras con hijos estaban encabezadas por

una pareja de esposos (Billingsley 1992:36). Asimismo, la crisis econ6mica que se

inici6 a mediado de los aios 70 trajo indices crecientes de desempleo y reducciones en

los niveles salariales masculinos en todos los grupos raciales. Esto oblig6 a las mujeres

a aumentar su contribuci6n a la economic familiar, por lo que el salario de la mujer

casada dej6 de ser complementario. La restructuraci6n industrial y la reubicaci6n de

empresas en el extranjero disminuyeron significativamente los indices de ocupaci6n y










los niveles salariales de los hombres de clase obrera (asi como de las mujeres

empleadas en sectors que requieren mano de obra intensive, como la industrial de la

confecci6n)(Nash 1989; Lamphere 1987; Lamphere et al. 1993). Tambien aument6 la

demand de mujeres con niveles educativos altos para trabajos de oficina y

profesionales, al tiempo que crecia la motivaci6n de las mujeres para el trabajo debido

al creciente consumismo y a su anhelo de lograr mayores niveles de seguridad

econ6mica y de autonomia (Hartman 1987). Las mujeres casadas empezaron a

permaner en sus puestos de trabajo, en lugar de abandonarlos al quedar embarazadas,

como hacian anteriormente. Esto permiti6 a sus hijos destinar un mayor nQmero de

aros a la educaci6n, para obtener los niveles de calificaci6n requeridos para el

creciente nQmero de empleos profesionales y de oficina disponibles. Cuando los hijos

dejaron de contribuir al presupuesto familiar aument6 la presi6n para que las mujeres

permanecieran empleadas, tanto para complementary los ingresos del marido como

para mantener ellas mismas sus hijos (Safa 1983). La creciente participaci6n laboral de

las mujeres casadas contribuy6 a reducir los indices de fecundidad, debido a que el

objeto del trabajo reproductive de las mujeres dej6 de ser la familiar numerosa, dandose

en vez prioridad a una prole mas pequeia y con mayor escolaridad, capaz de ingresar

a una fuerza de trabajo cada vez mas calificada.

En los Estados Unidos, el concept del salario familiar ha sido reemplazado

gradualmente por el de la familiar con dos ingresos, dado que ya para 1990 el 65

porciento de las madres en hogares biparentales trabajaban remuneradamente (Alt-

WID 1992: 10). La mayoria de las madres consider su participaci6n laboral como










permanent y ya no deja de trabajar para dedicarse a la crianza de los nihos pequenos.

La posibilidad de ganar su propio salario de manera independiente represent un

medio de resistencia frente a la subordinaci6n generic y generacional al interior de la

familiar. La mujer adquiere asi mayor autonomia ademas de la capacidad de disolver un

matrimonio desdichado y encabezar su propio hogar. La tasa de divorcios ha

aumentado, contribuyendo a incrementar el porcentaje de mujeres jefas de hogar y a

reforzar la importancia de los ingresos femeninos en la familiar. Las mujeres

trabajadoras estan mas activas en los sindicatos, aumentando su membresia de un 25

porciento en 1980 a un 41 porciento una decade despues (Amott y Matthaei 1991:

309), y desde alli han empezado a demandar del Estado y los patrons mas

prestaciones de character familiar, tales como licencias de maternidad pagadas y

guarderias infantiles. Si bien el salario femenino ha mejorado con respect al

masculine, para 1988 las mujeres estadounidenses todavia percibian un promedio de

66 centavos por cada dolar masculine (Alt-WID 1992). A media que tanto el hombre

como la mujer empiezan a ser vistos como proveedores, el salario de la mujer pasa a

definirse mas a partir del trabajo en si que de un criterio de necesidad, como era caso

anteriormente.



El mejor ejemplo de este cambio lo constitute la legislaci6n estadounidense de

1963 que garantiza igual salario por igual trabajo, ya que mientras perdurara la noci6n

de las mujeres como dependientes o como generadoras de un ingreso complementario,

sus salaries seguirian definiendose a partir de un criterio de necesidad y no a partir del










trabajo realizado (Kessler-Harris 1990). Se esperaba que las mujeres fuesen capaces

de mantenerse a si mismas, o de contribuir al ingreso familiar, pero no de mantener a

una familiar de la misma forma que lo podia hacer un hombre. El concept anterior del

salario femenino basado en criterios de necesidad se fundamentaba en la ideologia de

la esfera propia de la mujer, que idealizaba el ambito domestic al tiempo de limitar la

participaci6n femenina en la esfera pOblica. Detras del concept de las esferas

separadas estaba la clara distinci6n entire el ambito masculine y pOblico del trabajo, y el

ambito femenino y privado del hogar, distinci6n que se debilitaba a causa de la

creciente participaci6n laboral de las mujeres. El principio de igual salario por igual

trabajo es un reconocimiento de este cambio, amen de mostrar una vision muy

diferente de los roles genericos, que ahora se basan en los derechos individuals y no

en las responsabilidades familiares (Kessler-Harris 1990). Aunque el impact de esta

legislaci6n se vi6 menguado por la continue segregaci6n ocupacional, ella signific6 el

cambio de una identidad basada en las diferencias de genero a otra basada en la

igualdad de genero.

En los paises capitalistas avanzados, la lucha de las mujeres contra la

subordinaci6n generic se ha desplazado del hogar hacia el lugar de trabajo, y

progresivamente hacia el Estado. La creciente importancia del salario femenino ha

facilitado esta transici6n. Los ataques de los aios 80 contra el estado de bienestar y los

servicios sociales, junto a restricciones en el acceso al aborto y la planificaci6n familiar,

han obligado a un cambio parcial de enfoque en paises como Inglaterra y los Estados

Unidos. Muchos de estos ataques iban dirigidos al creciente nOmero de hogares










encabezados por mujeres, que en 1990 constituian el 54 porciento de todas las families

pobres de los Estados Unidos (Buvinic y Gupta 1994: 23). Se ha establecido la

existencia de una fuerte asociaci6n entire el incremento de hogares con jefatura

femenina, el aumento en la participaci6n laboral de las mujeres blancas y la

disminuci6n del empleo entire los hombres negros, que a su vez se vincula a la des-

industrializaci6n (Garfunkel y McLanahan 1986). La creciente crisis en torno a las

funciones redistributivas del Estado en las sociedades capitalistas avanzadas y el

"familismo" del movimiento Pro-vida pueden considerarse una estrategia de

apuntalamiento del patriarcado privado, al tiempo que el Estado renuncia a sus

responsabilidades en cuanto a la reproducci6n social y las reorienta hacia las families

individuals. Se trata de la misma filosofia que esta detras de los programs de ajuste

structural impuestos por el FMI en muchos paises en desarrollo de America Latina y el

resto del mundo. Sin embargo, los recortes en los servicios y en las prestaciones

sociales empujan a un mayor numero de mujeres hacia el mercado laboral, mientras

siguen disminuyendo las posibilidades de empleo tanto en el sector obrero como de

cuello blanco, por lo que tanto el desempleo femenino como el masculine continue

aumentando. Las mujeres que se han incorporado a la fuerza de trabajo de manera

permanent no pueden retornar ya a la categoria de ama de casa como forma de

encubrir su desempleo.



Para resumir, con el desarrollo del capitalism industrial en las sociedades industriales

de Occidente, el patriarcado sufri6 dos grandes modificaciones: a media que










declinaba la importancia econ6mica y political del hogar, el control primario sobre el

trabajo de las mujeres pas6 del jefe de familiar individual al capital y al Estado; y la

division sexual del trabajo en la familiar cambi6 a media que el rol de las mujeres como

trabajadoras asalariadas y como proveedoras econ6micas cobr6 mayor importancia.

Estos cambios se caracterizaron por incrementos en el nQmero de mujeres empleadas,

sobre todo las casadas, y por la importancia de su contribuci6n a la economic familiar.

Estos cambios estructurales estuvieron acompaiadados de tranformaciones a nivel

ideol6gico. A media que grandes nQmeros de mujeres ingresaron a la fuerza laboral,

la noci6n de una esfera especificamente femenina fue reemplazada gradualmente por

la de derechos individuals basados en la igualdad entire mujeres y hombres. La

separaci6n de esferas se fundamentaba en la idea de la complimentariedad del hombre

y la mujer, en el supuesto de que cada uno puede realizar su potential en su propia

esfera, las mujeres en el hogar y los hombres en el mundo pQblico del trabajo y la

political. Esta vision exaltaba la maternidad y consideraba que los roles pQblicos de las

mujeres eran basicamente extensions de sus roles domesticos. La menguante

importancia que la sociedad concedia a la familiar y al trabajo domestic socav6 su

valor ante los ojos de las mujeres, que en nQmero creciente aportaban a la economic

familiar o eran jefas de hogar, capaces de mantener sus hogares por si mismas. Las

mujeres demandaron una mayor presencia en la esfera pQblica y empezaron a

reclamar derechos individuals basados en la igualdad con los hombres y no

simplemente en la protecci6n de la esfera domestic propia de las mujeres. Esto marc

un cambio fundamental en la conceptualizaci6n de las mujeres respect a los roles










genericos y la subordinaci6n generic (Kessler-Harris 1990). Con la incorporaci6n

masiva de mujeres a la fuerza laboral, la subordinaci6n generic dej6 de definirse

exclusivamente a partir del predominio masculine en el hogar, proponiendose que tanto

en el lugar de trabajo como en el estado existen limitantes a la igualdad generic. Las

mujeres han dirigido progresivamente sus demands de mayor igualdad generic al

Estado, reforzando asi el cambio que se ha verificado desde el patriarcado privado al

public.



iv. Nash (1988) propone que se distinga entire el patriarcado basado en las relaciones

de parentesco, que suponen obligaciones reciprocas de apoyo y protecci6n masculinas

a cambio de la obediencia de la mujer, y estas modalidades mas modernas de

hegemonia masculina, en las que el control implica poco o ninguna responsabilidad. No

obstante, en este texto yo sigo utilizando el termino patriarcado, aunque estableciendo

distinciones entire sus diferentes tipos.


iv. Esta cifra s6lo se refiere a los hogares con jefatura femenina, donde no esta

present el marido.
















Capitulo 3


Las trabajadoras y el ascenso y caida de la Operaci6n Manos a la Obra en Puerto

Rico



Cuando entreviste a Myrna en 1986 hacia treinta aios que trabajaba en la

misma compaiia de confecciones. Empez6 a trabajar a los quince aios, cosiendo

guantes en la vieja industrial casera de la aguja. Al comienzo ganaba $10 a la semana

trabajando en la primera factoria en Mayaguez, que ya cerr6, por lo que ahora tiene

que viajar diariamente a un pueblo cercano a trabajar en una sucursal: "Yo me tengo

que levantar a las cinco de la manfana para ya a las seis menos cuarto ir donde la

muchacha que me l/eva, entonces para Rinc6n. Yo no tengo carro, yo mientras pueda

para Rinc6n me voy. Yo trabaj6 al6, trabaj6 al6 dos anlos y sufri much, porque Ud.

sabe que el que no tiene carro, que no tiene para moverse, sufre". Rinc6n es la

sucursal de la compaiia que queda mas lejos de Mayaguez.




Myrna ha vivido en Mayaguez toda su vida, una ciudad donde al acceso a la

escuela es much mas facil que en la zona rural. Pero ella nunca fue a la escuela y no

sabe leer ni escribir. A los trece aios se cas6 con su primer esposo, con quien tuvo tres

99










hijos durante los diez aros que estuvieron juntos. El primero naci6 cuando tenia quince

aros. Despues que se separaron ella vivi6 con otro hombre, que la ayud6 a criar los

nihos. Este hombre la dej6 por otra mujer, tras lo cual Myrna ha permanecido sola

durante 18 anos, lo que no impidi6 que ella cuidara de el cuando se enferm6 y muri6,

porque "61 se port muy bien conmigo, con los nenes. Porque no eran hijos de 61, 61 me

los ayud6 a criar, mi segundo esposo". Ahora, a los 52 aios de edad, dice no tener

planes de casarse de nuevo, aunque "mo me gusta, es malo estar uno solo. Pero pa'

los hombres que se est6n dando hoy en dia es mejor estar uno solo".





Myrna vive sola desde hace 12 aios, en un apartamento de un proyecto

habitacional del Estado donde paga $125 mensuales, equivalent al salario de una

semana. Actualmente vive con ella una hija adulta, que aunque no trabaja ayuda a su

madre con parte del dinero que recibe de la seguridad social. La hija tiene planes de

irse a Ohio pr6ximamente a visitar sus hijos. Los otros dos hijos de Myrna viven cerca

de ella en hogares propios.




Myrna le esta muy agradecida a la compaiia y a los patrons por haberle dado

empleo tantos aios y por ayudarla a criar sus hijos. "Porque ahora una persona como

yo, que no s6 de letra, used sabe que ahora used no sabe de letra no lo cogen en

ningun lado, pa' trabajar". Dice Myrna que en los primeros aios habia mas solidaridad

entire las obreras, pero que ya no: "Porque antes habia companferismo, ahora no,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs