• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Discurso de bienvenida
 Sección I. Panorama global
 Sección II. Estudio del caso de...
 Sección III. Otros estudios de...
 Sección IV. El sorgo y la alimentación...
 Sección V. Metodología relacionada...
 Sección VI. Información referente...
 Back Cover














Group Title: Sorgo en sistemas de producción en América Latina
Title: Sorgo en sistemas de producción en América Latina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00080088/00001
 Material Information
Title: Sorgo en sistemas de producción en América Latina
Alternate Title: Sistemas de producción de sorgo en América Latina
Physical Description: vii leaves, 344 p. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Paul, Compton L
DeWalt, Billie R
USAID Title XII Collaborative Research Support Program on Sorghum and Pearl Millet
Publisher: INTSORMIL
Place of Publication: México D.F
Publication Date: c1985
 Subjects
Subject: Sorghum industry -- Congresses -- Latin America   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
bibliography   ( marcgt )
conference publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: Compton L. Paul, Billie R. de Walt, editores.
General Note: Title on added t.p.: Sistemas de producción de sorgo en América Latina.
General Note: Limited edition of 500 copies.
General Note: Papers presented at a workshop held Sept. 16-22, 1984, in El Batán, Mexico.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00080088
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13745208
lccn - 86170850

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
    Discurso de bienvenida
        Page 1
        Page 2
    Sección I. Panorama global
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Sección II. Estudio del caso de Honduras
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Sección III. Otros estudios de caso
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Sección IV. El sorgo y la alimentación humana
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Sección V. Metodología relacionada a investigaciones de sistemas investigaciones de sistemas de producción en América Latina
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Sección VI. Información referente a la producción de sorgo en América Latina
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Back Cover
        Page 345
Full Text
'4, (0/


EL SORGO EN SISTEMAS

DE PRODUCTION EN

AMERICA LATINA


2WP


ii


COMPTON L. PAUL
BILLIE R. DeWALT
(Editores)


PETER E. HILDEBRAN6


I
A


C ~e~~i~ _qs I I 1.--


=-.-- ---.~--e


















































































ST. L













SORGO EN SISTEMAS DE
PRODUCTION EN AMERICA LATINA









Compton L. Paul
Billie R. De Walt
editors















INTSORMIL
CIMMYT
INIA
ICRISAT
FSSP
CATIE




















SORGO EN SISTEMAS DE PRODUCTION
EN AMERICA LATINA





Compton L. Paul, ICRISAT
Billie R. De Walt, INTSORMIL




Memorias del taller que se llev6 a cabo el 16-22 de Septiembre, 1984, en El
BatAn, Mexico, patrocinado por el Programa Internacional de Sorgo y Mijo
(INTSORMIL), el Instituto Internacional para la Investigaci6n en Cultivos para
losTr6picosSemi-aridos (ICRISAT) y el Programa de Apoyo de losSistemasde
Producci6n (FSSP) en colaboraci6n con el Centro Internacional de Mejora-
miento de Mafz y Trigo (CIMMYT), el Centro Agron6mico Tropical de Investi-
gaci6n y Ensefanza (CATIE), y el Instituto Nacional de Investigaciones
Agricolas de Mexico (INIA).





Comite Organizador
Billie R. De Walt (Coordinador)
Compton L. Paul (Coordinador)
Margaret Smith
Robert Tripp
James Jones
Gabriel Vega Zaragoza




Enero 1985


Publicado por INTSORMIL
Mexico, D.F., Mexico









CONTENIDO





V


Discurso de Bienvenida,1
Billie R. De Walt

I: PANOMARA GLOBAL, 3
El Sorgo en Latinoam6rica: Una Revisi6n General, 5
Richard Hawkins

Estado Actual de la Investigaci6n en Sistemas de Finca en America Latina
yelCaribe, 21
Rail A. Moreno

Aspectos Interdisciplinarios y Relaciones entire los Productos en la
Organizaci6n de los Programas de Investigaci6n sobre los Sistemas
Agrfcolas, 38
Willen A. Stoop

Respuesta al Discurso de W. A. Stoop, 50
Franklin E. Rosales
Carlos Saenz Pacheco


II: STUDIO DEL CASO DE HONDURAS, 55
El Contexto Socioecon6mico para la Investigaci6n sobre el Sorgo en el
Sur de Honduras, 57
Billie R. De Walt
Kathleen M. De Walt

Aspactos de Mejoramiento Genttico en la Investigaci6n sobre Sistemas de
Cultivos en Honduras, 68
D. H. Meckenstock
G. C. Wall
R. Nolasco

La Investigaci6n en Sistemas de Producci6n con Sorgo en Honduras -
Aspectos de Agronomfa, 76
Compton L. Paul

La Interacci6n entire Variedades y Sistemas de Producci6n y la Evaluaci6n
de Variedades en Finca, 82
Margaret E. Smith












III: OTROS STUDIOS DE CASO, 85
Perspectivas del Sorgo y el Mijo Perla en los Sistemas de Cultivo del
Noroeste de Brasil, 87
M. R. Rao

Perspective de los Sistemas de Cultivo de Sorgo para la Zona Andina, 107
Lynn M. Gourley

Sorgo y Mijo en Sistemas de Producci6n en Africa Oriental, 115
Edward B. Reeves

Comentario sobre las Perspectivas de los Sistemas de Cultivos Basados en
Sorgo y Mijo, 130
C. A. Francis

El Problema de Investigaciones en Sorgo en Colombia, 136
Fernando Arboleda


IV: EL SORGO Y LA ALIMENTACION HUMANA, 151
El Sorgo y la Crisis Alimentaria Mexicana, 153
Billie R. De Walt
David Barkin

El Lugar de la Investigaci6n en Sistemas de Cultivos en el Tratamiento de
Asuntos del Sorgo como Alimento Humano, 168
Kathleen M. De Walt

Sorgo Granifero Blanco: Otra Alternativa Alimentaria en Nicaragua, 178
Dolores Adylia Tapia


V: METODOLOGIA RELACIONADA A INVESTIGACIONES DE
SISTEMAS DE PRODUCTION EN AMERICA LATINA, 183
Gufas para la Fase de Diagn6stico de la Investigaci6n en Fincas de
Sorgo, 185
Robert Tripp

Establecimiento de Normas: Un Paso Crucial en el Arte de Fijar
Prioridades de Investigaci6n y Producci6n, 199
Ron Knapp
Compton Paul

La Definici6n y Realizaci6n de Metas para el Mejoramiento de Sorgo para
Sistemas de Producci6n, 206
Margaret E. Smith
Ren6 Clara
Vartan Guiragossian













Observaciones Agroecol6gicas y la Experimentaci6n Agrfcola, 214
Richard Hawkins
Julio Henao

Sistemas de Cultivos e Investigaci6n en Menejo Integrado de Plagas, 220
Keith L. Andrews

La Evaluaci6n Agron6mica de Ensayos a Nivel de Finca, 232
Jonathan Wooly

El Anblisis de Riesgo en el Contexto de la Investigaci6n en Fincas de
Agricultores, 250
Gustavo Sain


VI: INFORMATION REFERENTE A LA PRODUCTION DE SORGO EN
AMERICA LATINA, 269
Report Sobre el Estado de CLAIS y su Futuro, 271
Vartan Guiragossian

Un Panorama de la Producci6n del Mafz y Sorgo en el Hemisferio
Occidental, 274
Billie De Walt


Mexico
Guatemala
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Costa Rica
Panama
Haitf
Repdblica Dominicana
Jamaica
Barbados
Dominica
Brasil


Colombia
Bolivia
Ecuador


Gabriel Vega Zaragoza, 281
Jorge Fuentes, 284
Ren6 Clara, 287
Rigoberto Nolasco, 289
Laureano Pineda, 291
Luis Echeverrfa, 297
Delia Marfa Jim6nez, 300
Collette Blanchet, 308
Aquiles Caraballo, 313
Ren6 Baker, 315
Lionel Jeffers, 318
C.A. Sorhaindo, 324
Renato A. Bogonovi,
Joao Carlos Garcfa y
Antonio Carlos Viana, 328
Fernando Arboleda, 335
Reinerio Ortfz, 338
Andres A. Brando y
Gelacio Bazante, 340


Discurso de Despedida, 344
Compton L. Paul










Discurso de bienvenida


Billie R. De Walt

Este es el cuarto taller que INTSORMIL ha patrocinado con ICRISAT y
CIMMYT aquf en M6xico, y, dado el t6pico de Sistemas de Producci6n, me da
much gusto tener como patrocinadores a un grupo de instituciones muy impor-
tantes para la agriculture en America Latina. CIMMYT no es solamente la sede
para el taller, sino tambien esta trabajando en mafz, un cultivo con que el sorgo es
frecuentemente asociado en Centroam6rica, y ademas tiene much reconoci-
miento en el mundo por su trabajo en investigaciones en fincas.
Tambien tenemos el apoyo del Farming Systems Support Project que opera
en la Universidad de Florida. Este program esta apoyando trabajos en sistemas
de producci6n agropecuaria. Una parte de este trabajo esta creando redes de co-
municaci6n entire cientificos y programs y por eso ha facilitado la participaci6n de
muchos de ustedes en este taller.
CATIE (Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefianza) esta
trabajando con los cultivos, incluyendo sorgo en Centroam6rica y tambi6n ha sido
lider en la creaci6n de la perspective de agroecosistemas. INIA (Instituto Nacional
de Investigaciones Agrfcolas) es la instituci6n de investigaci6n mas important en
M6xico, este bellisimo pafs anfitri6n. ICRISAT (Instituto Internacional de In-
vestigaciones en Cultivos para los Tr6picos Semi-Aridos) ha colaborado con
INTSORMIL en patrocinar estos talleres y en trabajos sobre sorgo y mijo en Ame-
rica Latina. Debo mencinar tambi6n la participaci6n del Centro Internacional de
Agriculture Tropical (CIAT). Los trabajos de CIAT con frijoles son muy importan-
tes tambien en muchos sistemas con sorgo.
Y finalmente lo mas important es que contamos con la participaci6n de
ustedes -los lfderes de programs de sorgo y de investigaciones agricolas en los
pauses de America Latina y el Caribe. Estos talleres son para ustedes. En este
taller, en vez de muchas presentaciones con pocas oportunidades para discusi6n
y debate, queremos facilitar mas la retroalimentaci6n. Queremos involucrar a ca-
da uno de ustedes en el desarrollo de normas y gufas para dirigir trabajos en siste-
mas de producci6n de sorgo y mijo en los pr6ximos afios. Con este tipo de partici-
paci6n ahora, yo creo que podemos contar con una mejor colaboraci6n en el
future.
En la planeaci6n de este taller tuvimos la colaboraci6n de las siguientes per-
sonas: el co-presidente del comity, el Dr. Compton Paul, agr6nomo de ICRISAT
aquf en M6xico, la Dra. Margaret Smith, quien era de CATIE, y ahora es espe-
cialista en fitomejoramiento de maiz en la Universidad de Cornell, el Dr. Robert
Tripp, antrop6logo en el Programa Socioecon6mico de CIMMYT, el Dr. Jim Jo-
nes, encargado de Capacitaci6n del Farming System Support Project y el Ing.
Gabriel Vega Zaragoza, coordinator de Sorgo de la Zona Central del INIA, en el
Bajio de M6xico.
Cuando empezamos a planear este taller, tuvimos los siguientes objetivos
que quiero ahora presentar como metas: el objetivo principal es mejorar la eficien-
cia de la investigaci6n en sistemas agricolas en America Latina. Como parte de es-
to quisimos: a) identificar la situaci6n prevalente y el interns en la investigaci6n de
sorgo y mijo para sistemas agricolas en la America Latina; b) investigar c6mo po-
demos integrar investigaciones orientadas sobre disciplines y cultivos especificos










2


con un enfoque de sistemas; c) discutir el problema de sistemas de agroalimenta-
ci6n en America Latina, particularmente el problema de sorgo y mijo como ali-
mentos para los humans o animals; y d) definir metodologfas que podemos
usar para investigar sistemas de producci6n en America Latina.
De manera que ya tenemos nuestros objetivos y nuestras responsabilidades
para la semana. La tarea no serb f6cil pero con voluntad, trabajo y colaboraci6n
yo tengo fe que podemos avanzar much.


















SECCIONI
PANORAMA GLOBAL








5

El sorgo en Latinoamerica: una revision
general

Richard Hawkins
Introducci6n

El sorgo fue introducido al nuevo mundo desde Africa, con los esclavos durante
los siglos XVII y XVIII (Wall y Ross, 1975). Aunque fue incorporado en diferentes
sistemas de producci6n tradicionales de los Estados Unidos de America, el Caribe
y despues en Centroamerica, su mayor extension estaba en el sur de los Estados
Unidos por su buena adaptaci6n a condiciones de sequfa. Durante la ultima parte
del siglo XIX y en los inicios del siglo XX, fueron seleccionadas variedades por su
precosidad, insensibilidad al fotoperiodo, baja estatura y resistencia a varias enfer-
medades, todas ellas aptas para alimentaci6n animal (grano y forraje). En los
afios 40 y 50 algunas introducciones de las nuevas variedades fueron hechas en
M6xico y Sudambrica, pero s61o en Argentina se extendi6 significativamente
(Grobman, 1978).
La situaci6n cambi6 con el desarrollo en los Estados Unidos de hibridos, facili-
tado por el descubrimiento de la esterilidad masculina citopl6smica en 1956. Los
hibridos de sorgo, distintos a los de mafz, se adaptaron ampliamente a diferentes
sitios, y fueron aceptados en breas semibridas y subh6medas de Mexico y Argenti-
na, promovidos por las compafifas de semilla estadounidenses (Grobman,
1978). En Mexico, el grano producido fue destinado principalmente a alimenta-
ci6n animal, facilitando el uso del maiz para consume human. En Argentina,
donde el product se dirigi6 al mercado d.e exportaci6n, la siembra de sorgo en
areas m6s bridas provoc6 una redistribuci6n del maiz hacia areas mas h6medas, y
esto aument6 el rendimiento de este cultivo (Grobman, 1978). En los l6timos
afios se ha incrementado considerablemente el area de sorgo en los pauses latino-
americanos, Ilegando a la situaci6n actual con alrededor de 5 millones de hec-
tbreas del cultivo sembrado (ver cuadro 1)
De acuerdo a lo explicado, la mayoria del sorgo en Latinoamerica es hibrido,
con parentezco con el de los Estados Unidos, usado para alimentaci6n animal
(ganado vacuno, porcino y aves), y en fincas mecanizadas de tamafio median o
grande. El aumento explosive del area sembrada, y los rendimientos relativamen-
te altos obtenidos (ver cuadro 1), son testimonio de la eficiencia de las compafias
de semilla y la facilidad con que los productores adoptan nueva tecnologfa cuan-
do existen condiciones apropiadas de mercado.
Por el contrario, la situaci6n del sorgo para alimentaci6n humana es muy dife-
rente. Los sistemas de producci6n son m6s tradicionales y antiguos, no mecaniza-
dos, en fincas poco integradas al mercado y usan variedades de grano blanco. Ade-
m6s, la superficie de estos sistemas de producci6n se mantienen mas estables, y los
productores han sido poco.afectados por nuevas tecnologfas o la investigaci6n
agricola.
Dado que los intereses de los organismos patrocinadores de este taller, priori-
zan en su mayoria el trabajo de los agricultores de pequefia escala y cultivos alimen-
ticios, en este trabajo se enfocarAn distintos aspects de los sistemas tradicionales.
Se utilizarS un studio de Centroamerica para ilustrar los sistemas de producci6n
empl ados, asf como algunos m6todos usados para investigar un sistema de culti-

* Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefanza, Depto. Producci6n Vegetal, Turrialba,
Costa Rica.







6


CUADRO 1: Extensi6n y Producci6n de Sorgo en Centroam6rica



Extension Produccidn Rendimiento
(000 ha) (000 tm) (tm/ha)

Costa Rica 22 45 2.0
Cuba 1 1 1.1
Repiblica Dominicana 12 50 4.2
El Salvador 114 137 1.2
Guatemala 45 81 1.8
Haiti 165 120 0.7
Honduras 56 45 0.8
M6xico 1340 4956 3.7
Antillas Holandesas 2 1 0.7
Nicaragua 90 101 1.1
Argentina 2510 8000 3.2
Bolivia 4 15 3.8
Brasil 116 212 1.8
Colombia 198 517 2.6
Ecuador 1 1 2.0
Paraguay 8 10 1.2
PerI 20 47 2.3
Uruguay 57 123 2.2
Venezuela 210 337 1.6

Latinoam6rica 4970 14799 3.0
Mundo 47760 69113 1.4
FUENTE: FAO Production Yearbook, 1982.


vos en forma regional, y discutir posibles vfas de desarrollo para los agricultores que
cultivan sorgo.

Sistemas de Producci6n utilizados

Aunque la harina de sorgo se utiliza para mezclarla con la de trigo en Sud-
ambrica, tal vez el area donde mhs existe sorgo en explotaciones pequefias para
alimentaci6n humana es en Centroamerica y el Caribe. Anderson y Williams
(1954) estimaron que la practice de asociar sorgo con mafz fue tfpica dentro de
areas extensivas de Honduras, Guatemala, y Nicaragua. Ellos observaron que el
mafz y el sorgo estaban sembrados simultAneamente al inicio de las lluvias, y que
el mafz maduraba primero, cosechAndose antes de la maduraci6n del sorgo que
ocurre en la 6poca seca. Tambidn notaron que "al preguntar en forma despreocu-
pada, se contest que el sorgo se produce para las gallinas y el mafz para la
familiar Preguntando mas cautelosamente se puede concluir que en afios malos
una proporci6n elevada de la producci6n de sorgo se usa para alimento human.
Hoy, se puede obtener una idea m6s precise de los sistemas de cultivos de
las estadisticas nacionales de producci6n. Estos datos provienen tanto del










muestreo que brindan datos anuales de area y producci6n obtenido por region,
como de censos mas completes, que se realizan cada 10 o 12 afios, y de los cuales
se puede obtener informaci6n a nivel de distrito o municipio. En el Cuadro 2, se
muestran las areas de sorgo segin su modalidad de siembra, puro y asociado, pa-
ra los cuatro parses de Centroamrrica donde existen sistemas tradicionales de sor-
go. Se puede observer que casi todo el sorgo en El Salvador y Honduras esta
sembrado en forma asociada; en Nicaragua y Guatemala existen areas extensivas
de sorgo asociado, pero tambien existen areas considerable del cultivo puro,
principalmente hibridos.
Aunque existen otros arreglos de cultivos, en la gran mayorfa del sorgo aso-
ciado el cultivo acompafiante es el mafz. La localizaci6n del sistema de cultivos, se
muestra en la Figura 1, en la cual se observa que la pr6ctica de asociar sorgo se
concentra en areas mas cercanas al oc6ano Pacifico, extendidndose desde la re-
gi6n sur-oriental de Guatemala hasta el Lago de Nicaragua. La siembras mag den-
sas estgn en El Salvador y en el sur de Honduras en donde en algunas areas casi
todo el mafz esta asociado con el sorgo.


CUADRO 2: Sorgo Solo y Asociado en Centroamerica.


CUL TIVO SOLO CUL TIVO ASOCIADO

Pals Afio Area Produccidn Rend. Area Producci6n Rend.
(LW ha) (00 tm) (tm/ha) (00Oha) (000 tm) (tm/ha)

Honduras 1980 6 7 1.06 56 50 0.90
El Salvador 1981 3 4 1.60 113 129 1.15
Nicaragua 1981 45 74 1.60 20 22 1.10
Guatemala 1979 17 31 1.87 44 43 0.99
FUENTE: Anon (1981); Anon (1982a); Anon (1982b); Anon (1983a); Anon (1983b).

La relaci6n entire el sistema de mafz-sorgo y el sistema de producci6n de la
finca entera, varia de acuerdo con el tamafio de la finca. En fincas pequefias, la
fuente principal de ingreso es la venta de granos y animals menores (cerdos,
aves), mientras que en fincas m6s grandes, el ganado vacuno asume el papel co-
mercial m6s important. En fincas muy grandes, el area dedicada a producci6n de
cultivos, generalmente no excede a las 4 6 5 ha, el area maxima que pueden ma-
nejar el agricultor y su familiar (Larios et al, 1982).
Las variedades de sorgo sembradas con mafz son fotosensibles, de ciclo largo
y de panoja grande, las cuales son caracteristicas generals de sorgo en sistemas
de producci6n tradicionales en el tr6pico (Rao, 1982). Es interesante notar la si-
militud del sistema mafz + sorgo en Centroamerica, donde el sorgo se introdujo
en Africa para asociarlo con el mafz, y en Africa Occidental donde el mafz introdu-
cido de Centroamerica se asocia con el sorgo indfgena. En Mali, a igual latitud y
condiciones climAticas de Centroam&rica, se practice el mismo sistema de culti-
vos. Tambien existen otros sistema en Africa que involucran la siembra de un ce-
real precoz con otro fotosensible, como mijo + sorgo, mijo + mijo, mafz + mijo y
sorgo + mijo. Estos sistemas han evolucionado para minimizar el riesgo y explo-
tar fntegramente la duraci6n de la 4poca lluviosa, y cada uno esta adapte'.o a las
condiciones especificas del area donde se practice (Stoop et al, 1982).











00







...







/ GUATEMALA


..\ ^" /HONDURAS








: _' .NICARAGUA





% DEL TERRENO SEMBRADO 0 --





S > 0 10 MA




FIGURE I AREAS DEL ASOCIO MAIZ+SORGO EN CENTROAMERICA /'
COSTA RICA
9o 900 o o80 0 40










En Centroamerica tambign se ha postulado que la asociaci6n mafz + sorgo
es una estrategia para evitar riesgos (Cuti6, 1975, Mateo et al, 1981). Sin embar-
go, en un anblisis profundo de riesgo, (Binswanger et al, 1980) se consider que
el termino "aversi6n al riesgo" no se justifica sino en casos donde el agricultor est6
aceptando un rendimiento o ingreso promedio (a trav6s de afios) mbs bajo que lo
que podria obtener de algdn otro sistema o estrategia. No hay duda de que la
inclusi6n del sorgo ayuda a asegurar una producci6n de grano a6n en afios secos,
pero no se ha mostrado que la raz6n principal para la asociaci6n del mafz y sorgo
s61o da un ingreso neto mejor, por promedio, que cualquier otro sistema de culti-
vos disponible al agricultor en esta region.

Condiciones edafo-climaticas en 6reas de asociaci6n maiz
+ sorgo

Para caracterizar el area donde se siembra maiz asociado con sorgo, se superpu-
sieron datos de area sembrada con los de clima y suelo, usando el Sistema
Comprensivo de Inventario y Evaluaci6n de Recursos (CRIES, en ingles), de-
sarrollado por la Universidad del Estado de Michigan (USDA, 1980). Los datos ge-
ogr6ficos fueron codificados y almacenados en secciones de un km2 (Garro, 1982)
ordenadas de acuerdo con las descripci6n ambiental, y luego se calcul6 el area del
mafz + sorgo dentro de cada zona. Los resultados de este analisisse presentan en la
figure 2.
Enlafigura 2(a) se present el porcentaje del area del sistema de cultivo dentro de
cada regimen de precipitaci6n, temperature y topograffa, indicando las condi-
clones en donde se localiza la mayorfa del sistema. La figure 2(b) da el porcentaje de
la superficie total que est6 sembrada con mafz-sorgo de acuerdo con el factor,
mostrando la intensidad de siembras bajo las diferentes condiciones. La diferencia
entire las dos maneras de presentar los datos se nota en una consideraci6n del nd-
mero de meses de lluvia; la mayoria de sistemas estAn en areas con 7 meses de llu-
via, pero regions menos extensivas con s6lo cuatro meses de lluvia tienen mayor
proporci6n de su ,rea sembrada con el sistema.

Precipitaci6n

De una consideraci6n de'los promedios anuales y mensuales, se podria concluir
que el sistema se siembra en areas de precipitaci6n adecuada, distribuida en 7 me-
ses. Sin embargo, la vertiente del Pacifico de estos pauses sufre una distribuci6n de
lluvia err6tica, con 6pocas de precipitaci6n muy fuerte que alterna con sequfa. Para
ilustrar acerca de la variaci6n temporal y espacial de precipitaci6n, en el cuadro 3 se
presentan promedios de los datos (10 afios minimo) mensuales tomados de esta-
clones meteorol6gicas ubicadas en el area del sistema (con intensidad de siembra
mayores del 1 %). Estos promedios se ponderaron de acuerdo con el n6mero de es-
taciones meteorol6gicas dentro de cada pais, a manera de evitar la sobrerepresen-
taci6n de areas en las cuales existe una alta densidad de estaciones, como en El Sal-
vador.
La precipitaci6n es muy variable de sitio a sitio, como se puede observer en el
cuadro 2. El rango de variaci6n es especialmente notable para el mes de julio con
valores que van de 33 hasta 483 mm. El problema de la variaci6n temporal nuede
ilustrarse con casos especificos; por ejemplo, el promedio mensual de julio Mina
La India, Nicaragua, es de 96 mm, pero la lluvia confiable, o esa que puede esperar-



















Figura 2. Condiciones ambientales en areas del asocio mafz +
sorgo. Izquierda: porcentaje del area total del
sistema, derecha: porcentaje del terreno sembrado
al sistema.
50

4. (a) 2 (b)
Precipitaci6n
30o
promedio (mm)
20

10 &


Ntmero de meses

con

precipitaci6n

(<50 mm)










Temperature

media annual

(oC)









Pendiente
predominante
(%)


4 5 6 7 8 9


12-17


17-24 > 24


30


12-17 17-24 >24


<10 10-30 > 30


4 8 6 7 i 9










CUADRO 3: Promedios medianos de la precipitaci6n mensual
en las areas del Sistema Maiz + Sorgo.


Medio (ponderado) Valor Medio Valor Medio
todas estaciones mensual mdximo mensual minimo
(mm) (mm) (mm)

Enero 2 28 0
Febrero 2 23 0
Marzo 7 28 3
Abril 45 75 5
Mayo 187 391 55
Junio 324 502 52
Julio 298 483 33
Agosto 299 437 35
Septiembre 370 603 85
Octubre 272 446 64
Noviembre 44 109 7
Diciembre 6 53 0


se 3 aios de cada 4 (Hargreaves y Hancock, 1978) es de solo 35mm. Por otro lado,
el promedio para septiembre es de 276 mm, pero cada cuatro afios caen 360 mm.
Un ejemplo a6n m6s extreme ocurri6 en 1982 en San Juan de Limay, Nicaragua,
en donde a los 615 mm cafdos entire mediados de mayo y mediados de junior, le si-
gui6 una precipitaci6n de 6 mm distribuidos a lo largo de 86 dfas.
Sitios como Mina La India y San Juan de Limay, entonces oscilan entire 6pocas
de sequfa, causando perdidas especialmente sobre suelos de poco espesor y pen-
diente, y aguaceros que pueden ocasionar lavados de tierra o inundaciones en
tierras plans. Una descripci6n probabilfstica del regimen de precipitaci6n require
de un anblisis de datos diaries. En El Salvador, donde se han realizadotalesanslisis,
se encontr6 que epocas de 15 dias o mas sin lluvia, en julio o agosto, son probables
en el 40% de los afios en la region oriental del pafs (CATIE, 1983a). Dicha 6poca
seca, la canicula, o veranillo de San Juan puede tener consecuencias series para la
producci6n de cultivos anuales, especialmente el caso del mafz que muchas veces
est6 en su 6poca de floraci6n en este period, cuando la plant es especialmente
susceptible a condiciones de sequfa.

Temperature

Mateo et al. (1981) notaron que la asociaci6n del mafz con el sorgo se encuentra
en alturas menores a los 1000 m. Dfaz Donaire (1982), tambien trabajando en
Honduras, encontr6 que mafz + sorgo estaba localizado entire 0 y 750 m sobre el ni-
vel del mar, y que muchas veces se afiade frijol para asociar tres cultivos en alturas
de 500 a 1250 m. En la region Pacffica de Centroambrica, una altitude de 500 m
corresponde aproximadamente a una temperature media annual de 240C, y 1000
m a 21 C. Esta relaci6n entire el sistema y la temperature se confirm en la Figura 2,
que sugiere que la mayoria del maiz-sorgo en la region se encuentra en areas de
temperature media 17-240C, pero que en terrenos mas bajos, aunque m, nos ex-
tensivos en la regi6n, las intensidades de siembra son aun mas fuertes.










Topografia

El sistema se encuentra mas representado en regions accidentadas que en pla-
nicies. Este hecho sugiere que tal topografia es mas apropiada para los sistemas, o
que terrenos pianos tienen otros usos. La segunda raz6n parece tener mas peso:
cultivos mecanizados de mayor escala como el algod6n o el sorgo hibrido se cultiva-
ron en las Ilanuras y los agricultores con cultivos de subsistencia se han desplazado
hacia los cerros.
Otros studios mas locales en Guatemala y Nicaragua tambien indica que la pro-
porci6n de la tierra sembrada en pendiente es mas alta que en terreno piano (De Lef
on et al., 1975; CATIE, 1983b). Es interesante notar que los mismos studios
muestran lo contrario con mafz sembrado solo, una situaci6n tambien encontrada
por Cuti6, (1975) quien inform6 que agricultores que siembran mafz asociado con
sorgo tienden a estar en laderas, y aquellos con maiz puro en planicies.

Tipo de suelo

Las areas de mafz-sorgo en general muestran suelo poco profundos de baja re-
tenci6n de agua. Como ejemplo se present en el cuadro 4, la distribuci6n de mafz-
sorgo en Honduras segfin tipo de suelo, mediante un analisis realizado con el
CRIES. En este pals la mayorfa del sistema se encuentra en los suelos "Lithic Us-
torthent", que en suelos con poco desarrollo de horizontes, y con una capa de roca
de 50 cm debajo de la superficie. An6lisis semejantespara El Salvador localizan m6s
del 50% del area del sistema en suelos "Lithic Haplustalf" en terrenos montafiosos.




CUADRO4: Tipo de suelo en areas del sistema de maiz + sorgo, Honduras



Area del Area del % del sistema % del suelo
Clasificaci6n suelo Sistema en tipo de sembrado
(knm2) (km2) Suelo al sistema


Lithic Ustorthent 23384 424.1 2.0 1.8
Typic Ustorpept 8836 66.5 11.3 0.7
Typic Hydraquent 3185 28.3 4.8 0.9
Typic Ustifluvent 1427 17.5 3.0 1.2
Typic Dystrandept 3462 17.0 2.9 0.5
Ustic Dystropept 2788 12.1 2.1 0.4
Aeric Tropaquent 499 10.0 1.7 2.0
Lithic Haplustoll 10093 5.4 0.9 0.1
Ultic Haplustalf 161 5.0 0.8 3.1
Lithic Dystropept 12337 1.4 0.2 0.0
Otros 46202 1.5 0.3 0.0











Manejo del sistema maiz-sorgo

En un studio realizado en Honduras, se encontr6 que los aspects m6s variables
del manejo del sistema mafz + sorgo fueron aquellos relacionados con la rotaci6n
(afios de siembra/ afios de descanso) ycon el metodo de siembra (datos del CATIE
no publicados). Estos dos aspects fueron analizados y relacionados con la pen-
diente (cuadro 5). En terrenos con inclinaci6n mayor al 12%, la siembra se efec-
tuaba con chuzo, mientras que en pendientes mas suaves, el 60% de las parcelas
estaban sembradas con el arado. El uso del arado tiene implicaciones tanto para el
control de malezas como para el arreglo espacial de los cultivos.
El cuadro 6 describe la mano de obra, insumos y salidas de diferentes studios re-
alizados en areas donde se siembra la combinaci6n mafz-sorgo. Dos de estos estu-
dios fueron hechos en areas donde es mas com6n el uso de bueyes para arar, y dos
donde las labores est6n efectuadas a mano. La reducci6n de mano de obra necesa-
ria para limpiar cuando se usa el arado para aporcar, es evidence, desde unos 25-35
dfas en los casos de Tejutla y Pespire, a 9 dias en La Trinidad. De acuerdo con los
agricultores, que limpian a mano, el esfuerzo necesario para esta actividad es una
raz6n principal para volver a dejar en descanso un terreno despu6s de dos o tres
aios de siembra. Como consecuencia, el uso detracci6n animal parareducirla ma-
no de obra requerida facility el cultivo permanent de la parcela, y explica la rela-
ci6n entire uso de arado y rotaci6n, observada en el cuadro 5.
Tambidn en el cuadro 5 se observa que a6n en ladera, existen parcelas de uso
continue. Esta situaci6n refleja la presi6n demogr6fica cada vez m6s fuerte sobre la
tierra. Algunos agricultores lamentan no poder dejar descansar su terreno, pero
explican que no tienen alternatives. En general, los sistemas tradicionales de la re-
gi6n pueden considerarse como haber legado a alg6n punto de transici6n de siste-
mas migratorios por sistemas de descanso a sistemas permanentes, con el aumento
en poblaci6n.
Ruthemberg (1980a) hizo un anblisis intensive de las caracteristicas y problems
de sistemas de descanso. Probablemente el mas obvio de estos problems es la re-
ducci6n en rendimiento que acompafia la reducci6n en period de descanso cuan-
do no se usan fertilizantes, Ilegando finalmente a un equilibrio de bajos rendimien-
tos asociado con siembras permanentes. Sin embargo, una caracteristica de re-
giones semi-bridas es la poca inversi6n en insumo agricolas, debido a la poca renta-
bilidad, restricciones en cr6dito o aversi6n al riesgo (Binswanger et al., 1980). Es
probable que todos estos factors sean importantes para los agricultores que
siembran mafz y sorgo: la baja calidad de los recursos de tierra y clima descritos arri-
ba limitan los rendimientos, y los precious bajos del product implican una baja ren-
tabilidad del sistema. La disponibilidad de cr6dito afecta el uso de fertilizantes lo cual
puede observarse al comparar diferentes areas: en La Trinidad, Nicaragua, donde
existen programs de credito mas fuertes, alrededor de 80% de los agricultores
usan fertilizantes (CATIE, 1983b), mientras que en Honduras, donde el cr6dito es
menos disponible s61o un 14% de los agricultores que siembran mafz-sorgo lo utili-
zan (Diaz Donaire, 1982). Las condiciones climaticas afecta el uso de insumos
comprados, porque posiblesfracasos delcultivoporsequfa o inundacionespueden
causar perdidas de la inversi6n o problems con el reembolso del credito. En San
Juan de Limay, municipio del mismo departamento que La Trinidad, mencionado
arriba, pero con lluvias m6s escasas, solo 40% de los agricultores utilizaron fertili-
zantes en 1982 (CATIE, 1983b).








14


CUADRO 5: Pendiente, m6todo de siembra, y rotaci6n de la tierra
bajo el sistema maiz + sorgo




Pendiente Mdtodo de Rotaci6n % de parcels
Siembra

Contfnuo 8
Chuzo Con descanso 13
0-12%
Contfnuo 27
Arado
Con descanso 5
Continuo 15
Chuzo
Con descanso 32
12%
Arado Continuo 0
Con descanso 0



(Datos tomados de una muestra de 109 fincas)


El us o no del arado tambien afecta los arreglos cronol6gicos y espaciales de los
components de la asociaci6n maiz-sorgo. Cuando todas las operaciones se reali-
zan manualmente no existe ninguna raz6n para sembrar en surcos, y el arreglo es-
pacial muchas veces es muy irregular. Lo mas important para el agricultor en estas
condiciones es la mano de obra requerida para la siembra con el chuzo, y la limpia
con cuna o azad6n, lo cual esta relacionado con el n6mero de golpes. Sembrar los
dos cultivos simultaneamente, al mismo golpe, reduce el esfuerzo (en alrededor de
2 jornales/ha) de abrir mas hoyos, aunque este arreglo puede aumentar la compe-
tencia entire los dos cultivos, disminuyendo la posibilidad de sobrevivencia del maiz
(DeWalt y DeWalt, 1982). Con arado, los dos cultivos estAn facilmente sembrados
en golpes alternos en siembras simultAneas, o en surcos alternos cuando se apro-
vecha el aporque. Otro factor que afecta el arreglo cronol6gico es el clima; en areas
con mas probabilidad de sequfa a principio de julio, como Nicaragua, y el sur de
Honduras, los agricultores siembran simultaneamente para evitarproblemas con la
germinaci6n del sorgo, mientras que en areas con lluvia mas confiable, como la re-
gi6n central de El Salvador, normalmente siembran al aporcar lo que presumible-
mente reduce la competencia entire las 2 species de cultivos. Tambien puede va-
riar la practice de afio a afio; cuanto mas tardias son las lluvias, m6s son los casos de
siembra simultaneas.





























CUADRO 6. Mano de obra e insumos utilizados en sistemas de maiz + sorgo
asociados en Centroam6rica


Localizaci6n


La Trinidad Jutiapa, Tejutla, Pespire,
Esteli Chalatenango, Choluteca,
Nicaragua Guatemala El Salvador Honduras
Jornales Costo Jornales Costo Jornales Costo Jornales Costo
ha S/ha ha S/ha ha S/ha ha S/ha


Entradas
Mano de obra
Guateleo
Quema
Arado
Surqueo
Siembra maiz
Siembra sorgo
la. limpia
Aplic. insecticide
Aplic. fertilizante
2a limpia
Espanta pajaros
Cosecha maiz
Acarreo maiz
Aporreo maiz
Cosecha sorgo
Acarreo sorgo
Aporreo sorgo

Alquiler de animals
Arado
Surqueo
Aporco


Insumos
Semilla mafz
Semilla sorgo
Insecticida
Fungicida
Fertilizante
TOTAL

Salidas

Maiz
Sorgo
Rastrojo


6 12
1 3




[3 [6
9 18
3 6



(43) (37)
11 25
3 6
12
19 40
3 6
4 9


24
12
S 12


10 28 11 21
19 1 3 11 21
20 -
20 -
5 4 11
3 3 8 [4 [9
36 26 73 34 68

5 6 17 -
- 14 39 16 31
- (19) (39)
18 7 20 5 10
7 2 4
18 6 11
14 13 36 9 17
9 6 13
11 6 11


2 5 11 5
1 1 2 1
3 4

-17 88 -
62(105) 205(242) 75 198 84 336 110(129) 226(265)

Rend. Valor Rend. Valor Rend. Valor Rend, Valor
(kg/ha) (S/ha) (kg/hal ($/ha) (kg/ha) (S/hal (kg/ha) ($/ha)
975 107 1061 167 1750 360 400 87
975 92 927 120 1100 290 1040 166
10 54


TOTAL
INGRESO BRUTO (US$)


209 187

4(-33) -11


596 307

260 84(42)


' Equivalente en moneda local usado: Nicaragua, US$1 = C$7.00 (C6rdobas); Guatemala, US$1 = 01.0
(Quetzal:) El Salvador, US$1.00 = CA$1.00 (peso Centroamencano); Honduras, US$1 = L2.00 (Lempiral.

FUENTE INTA (19791; Cardona y Ortiz (1980); CATIE 11979); DeWalt y DeWalt (1982)







16


VWas de desarrollo para agricultores con sorgo

Cambios en sistemas de producci6n

A la luz de las circunstancias en que operan agricultores que asocian mafz con sor-
go, se puede identificar tres estrategias de desarrollo: reubicaci6n a mejorestierras,
un cambio de los sistemas de producci6n principles, o un mejoramiento en los sis-
temas actuales.
Dado el tipo del clima y suelo tfpicos de gran parte del area del sistema maiz +
sorgo, es dudoso que cultivos anuales en general y dicha asociaci6n particular,
puedan llevar el nivel de vida de agricultor mas allS que de pura subsistencia. AMn
con las mejores variedades y fertilizantes, los rendimientos de los cultivos en experi-
mentos en fincas de agricultores muchas veces no superan 2,000 kg/ha. Inclusive
se han dado casos en que la sequfa provoc6 fracasos totales en experiments. Ade-
m6s, en laderas, donde la mecanizaci6n es impossible, el cultivo de grandes exten-
siones de cultivos anuales causa erosi6n, inundaciones y degradaci6n de la cuenca.
Medidas de control de erosi6n como terrazas s6lo se pueden justificar si el retorno es
mayor a la inversi6n; lo cual no parece ser el caso con sistemas basados en mafz y
sorgo.
Como expuso Ruthemberg (1980b), el hecho de que un cultivo predomine en
una brea determinada, no es una justificaci6n suficiente para gastar dinero en la in-
vestigaci6n de dicho sistema, y el hecho de que exista un escasez de alimento en
una regi6n no es raz6n suficiente para investigar cultivos alimenticios. Una alterna-
tiva mejor puede ser la de introducir cultivos de mas valor commercial para general
los ingresos necesarios para comprar insumos y desarrollar sistemas de producci6n
m6s productivos y estables. Segdn este punto de vista, la investigaci6n de sistemas
basados en sorgo en terrenos en pendiente podria constituir un despilfarro.
Por otro lado, y dada la ausencia de desarrollo de infraestructura como caminos y
cr6dito, etc., es necesaria para promover sistemas de producci6n nuevos y m6s
rentables, es m6s f6cil implementar programs que intenten mejorar los sistemas
actuales.

Mejoramiento del sistema mafz + sorgo

Norman (1982) discute dos maneras en que se puede aumentar la producci6n
de cultivos; incrementar elrendimiento por area, o reducir la mano de obra por hec-
tbrea necesaria, y asf aumentar el area sembrada. La linea de acci6n mas probable
entire estos dos enfoques depend de si el factor limitante es tierra a mano de obra.
Como se ha mostrado en este articulo, las posibilidades de aumentar el area
sembrada son cada vez mas limitadas en las areas semi-aridas de Centroam&rica,
debido al aumento de la poblaci6n. No obstante, el deseo de evitar esfuerzo es ge-
neralmente una de las ambiciones principles del agricultor (Norman, 1982), y es
evidence la gran cantidad de mano de obra necesaria para la primera limpia, nor-
malmente efectuada en junio/julio (cuadro 6). De hecho, la limpia de cultivos
anuales es la raz6n por la cual hay deficit de mano de obra en esta 6poca en las re-
giones semi-bridas de Centroam&rica, observado por various autores (Van Tienho-
ven et al., 1982; DeWalt y DeWalt, 1982; CATIE, 1983b). Esta escasez de mano
de obra no s61o limita el area sembrada de cultivos anuales, sino que puede causar
p&rdidas en rendimiento debido a atrasos en limpiar a tiempo.
Existen dos tecnologias obvias para reducir el esfuerzo necesario para limpiar; el
uso de tracci6n animal y el uso de herbicidas. Actualmente, casi la 6nica herramien-









ta empleada con tracci6n animal en Centroamerica es el arado traditional; la litera-
tura sobre investigaci6n que se Ileva a cabo en los tr6picos semi-Sridos esta repleta
con disefios para el uso de tareas como la siembra, limpieza, etc., (ver Thierstein,
1983). En laderas o en tierraspedregosas, donde la mecanizaci6n es impossible, los
herbicidas pueden tener much potential. El beneficio del uso de dichos
agroqufmicos es tan grande, que algunos agricultores han hablado de ellos en "ter-
minos casi reverenciales" (DeWalt y DeWalt, 1982). Sin embargo, restricciones de
cr6dito y el poco conocimiento de formulas apropiadas para diferentes situaciones
limitan su uso actual en el Istmo.
Para mejorar la producci6n por area, se pone 6nfasis frecuentemente en el papel
de variedades mejoradas y fertilizaci6n. De acuerdo con Swindale, (1982), refi-
ridndose a la India, esta combinaci6n de "resultados positives con una relaci6n
beneficio/costo consistentemente mayor que 3 a 1, de manera tal que se puede y se
debe recomendar la prActica con confianza". En la b6squeda de nuevas variedades
existen dos opciones para el caso de sorgo en Centroambrica: se puede mejorar el
arreglo actual con sorgos fotosensibles para asociar con mafz, o se pueden introdu-
cir nuevos tipos de plant, por ejemplo, variedades precoces en relevo. Reciente-
mente se han establecido programs en El Salvador y Honduras, para mejorar las
variedades criollas de sorgo. Las caracteristicas que pueden ser seleccionadas son
altura reducida, aumento en el fndice de cosecha, y mas respuestas a fertilizantes.
Varios autores han enfatizado la importancia de un adelanto en el ciclo vegetative
del sorgo fotoperi6dico, de modo de evitar que la floraci6n ocurra a principios de la
6poca seca (Rao, 1982). No obstante, este cambio podrfa implicar una alteraci6n
correspondiente en la resistencia a pudrici6n (Willey, etal., 1982). En este aspect
es interesante hacer notar que el factor climatico que m/s parece relacionado con el
6rea en la cual se siembra sorgo en Centroambrica es la confiabilidad de un enero
seco (datos de CATIE no publicados).
Hasta la fecha, no existe much evidencia concrete sobre las ventajas relatives de
sustituir el sorgo fotosensible por una variedad precoz sembrado en relevo. Los re-
sultados obtenidos por Smith y Corrales (1984) sugieren que, en las condiciones de
Estelf, Nicaragua, el sorgo asociado reduce el rendimiento de mafz, pero se obtiene
mayor rendimiento que el sorgo en relevo. Lo que parece ser cierto, es que el sorgo
precoz en relevo require de mas mano de obra para la preparaci6n del terreno,
control de malezas ytal vez la cosecha (especialmente en el caso de panojas m6s pe-
quefias). Por estas razones el sorgo precoz puede tener m6s potential cuando hay
tracci6n animal o mecanizaci6n disponible.

Definici6n de dominios de recomendaci6n

El desarrollo de cualquier tecnologfa agricola deberia integrarse con una idea lo
m6s clara possible del area y el tipo de agricultor a quien va a servir. Para definir el do-
minio de recomendaci6n en la forma mas amplia possible, es necesario saber cuales
son los factors edafoclimaticos que controlan la producci6n de la tecnologia de-
sarrollada.
Es una series de experiments en cuatroparses, losrendimientos de maTz con sor-
go en asociaci6n varfan desde 5000 kg/ha hasta 0 kg/ha en el mafz, y 2500 kg/ha
hasta 0 kg/ha en el sorgo. Es possible relacionar estosrendimientostan variables con
factors edafoclimaticos por medio de models de simulaci6n (ver Henao en este
Simposio). Este tipo de relaci6n cuantificada, junto con datos geogrificos de los
factors que constituyen el modelo, puede servir para definir las areas donde hay
buen potential para producci6n de maiz y sorgo, separ6ndolas de otras en las
cuales se debiera tal vez pensar en otros cultivos o estrategias.








18


El tipo de informaci6n descrito en esta presentaci6n, la importancia de localiza-
ci6n geogrbfica y ambiental de un sistema de cultivos, los recursos del agricultor, su
manejo actual, la producci6n potential y los factors determinantes de esta, es el ti-
po de informaci6n imprescindible para realizar la investigaci6n adecuada. La apli-
caci6n de los resultados de este tipo de investigaci6n podr6n asegurar que el sorgo
se explote al mbximo en los sistemas de producci6n en Latinoamgrica y otras re-
giones.










Bibliografia

Anderson, E. y L. O. Williams. 1954. "Maize and sorghum as a mixed crop in Hon-
duras". Annals of the Missouri Botanical Graden. 41: 213-15.
Anon. 1967. Censo agropecuario 1963. Ministeriode Economfa, Managua, Nica-
ragua, p. irr.
Anon. 1969. Censo agropecuario 1964. Vol. II. Ministerio de Economia. Guate-
mala. 774 p.
Anon. 1974. Tercer censo national agropecuario. Vol. II. 1971. Ministerio de
Economia, San Salvador, El Salvador. 509 p.
Anon. 1978. Censo national agropecuario 1974. Ministerio de Economfa, Tegu-
cigalpa, Honduras, p. irr.
Anon. 1981. "Encuesta de pron6sticos de cosechas de granos basicos; aflo
agricola 1980-81". Ministerio de Economfa, Tegucigalpa, Honduras, p. irr.
Anon. 1982a. Anuario de estadfsticas agropecuarias 1981-82. Ministerio de
Economia, San Salvador, El Salvador, p. irr.
Anon. 1982b. Investigaci6n de la actividad agropecuaria, rama granos b6sicos.
Institute Nacional de Estadistica y Censos. Managua, Nicaragua.
Anon. 1983a. Censo agropecuario 1979. Ministerio de Economfa, Guatemala. p.
irr.
Anon. 1983b. Investigaci6n de la actividad agropecuaria, rama granos bdsicos.
Institute Nacional de Estadistica y Censos. Managua, Nicaragua. 49 p.
Binswanger, H.P., N.S. Jodha y B.E. Barah. 1980. "The nature and significance
of risk in the semi-arid tropics". En Proceedings of the International Workshop on
Socioeconomic Constraints to Development of Semi-arid Agriculture, 19-23.
Febrero, 1979. ICRISAT, Hyderabad, India. 435 p.
Cardona, B., D.J. y L. Ortiz Orellana. 1980. Registros econ6micos de producci6n
en maiz, frijol, sorgo y arroz, Juatiapa, Regi6n VI, 1979. Institute de Ciencias y
Tecnologia Agricola, Guatemala. 51 p.
Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefanza (CATIE) 1983a. Pro-
yecto Cultivos Resistentes a Sequfa (Fase I). CATIE, Turrialba, Costa Rica. p. irr.
Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefianza (CATIE) 1983b. Ca-
racterizaci6n del area, las fincas y sistemas de cultivos practicado por los pequefios
agricultores de Esteli, Nicaragua. CATIE, Turrialba, Costa Rica. 129 p.
Cutie, T.J. 1975. Diffusion of hybrid corn technology: The case of El Salvador
- "abreviado por CIMMYT. Centro Internacional de Mejoramiento de Maiz y Tri-
go (CIMMYT) M6xico. 24 p.
DeWalt, B.R. y K.M. DeWalt. 1982. Farming systems research in Southern Hon-
duras. INTSORMIL Report No. 1. Department of Anthropology, University of
Kentucky, Lexington. 83 p.
Diaz Donaire, R.E. 1982. Caracterizaci6n y relaciones ambiente-manejo en siste-
m as defrijol y sorgo asociados con marz en Honduras. M.S. Thesis. Universidad de
Costa Rica. 118 p.
Food andAgriculture Organization ofthe United Nations (FAO). 1982. Production
yearbook Vol. 36. Rome, Italy. 320 p.
Garro, A. 1982. Desarrollo de un sistema de informaci6n geogr6fica del Istmo
Centroamericano. Institute Interamericano de Cooperaci6n para la Agricultura
(IICA). San Jos4, Costa Rica, p. irr.
Grobman, A., 1978. "Comparative casesof vertically integrated agroindustry: Me-
xico, Venezuela, Colombia, Peru, Argentina. Presentado en el Simposio I'" trition










and Agriculture: Strategiesfor Latin America". Interciencia/American Association
for the Advancement of Science. Febrero 13-14, 1978. Washington, D.C.
Margreaves, G.H. y J.K. Hancock. 1978. Monthly precipitation probabilities, cli-
matic and agricultural potentialfor Nicaragua, Utah State University, Logan, Utah,
p. irr.
Institute Nacional para Tecnologfa Agricola (INTA)/CATIE/CIID. 1979. Informe
de Avance, Proyecto Sistemas de Cultivos. Centro Agron6mico Tropical de Inves-
tigaci6n y Ensefianza (CATIE), Turrialba, Costa Rica. 165 p.
Larios, J., J. Arzey R. Arias. 1982. The animal component in maize-sorghum far-
ming systems in Central America. Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y
Ensefianza (CATIE), Turrialba, Costa Rica, p. irr.
Mateo N., A. Diaz y R. Nolasco. 1981. "El sistema mafz y maicillo en Honduras" En
XXVII Reuni6n Anual de PCCMCA, 23-28 marzo, Santo Domingo, Repdblica
Dominicana. 1981.
Norman, D.W. 1982. "Socioeconomic considerations in sorghum farming sys-
tems". En Proceedings of the International Symposium on Sorghum. 2-7 Nov.,
1981 ICRISAT, Hyderabad, India. 783 p.
Rao, N.G.P. 1982. "Transforming traditional sorghum in India". En Proceedings
of the International Symposium on Sorghum. 2-7 Nov., 1981. ICRISAT, Hydera-
bad, India. 783 p.
Ruthemberg, H. 1980a. Farming systems in the tropics (2a. ed.) Oxford University
Press. 424 p.
Ruthemberg, H. 1980b. "Discussant's comments". En Proceedings of the Interna-
tional Workshop on Socioeconomic Constraints to Development of Semi-arid
Agriculture. 19-23 febrero, 1979. ICRISAT, Hyderabad, India. 435 p.
Smith, M. y S. Corrales. 1984. "Comportamiento de 12 variedades de maiz aso-
ciado o en relevo con sorgo". Presentado en la XXX Reuni6n Anual de PCCMCA,
Managua, Nicaragua, p. irr.
Stoop, W.A., C.M. Pattanayak, P.J. Matton y W.R. Root. 1982. "A strategy to
raise the productivity of subsistence farming systems in the West African semi-arid
tropics". En: Proceedings of the International Symposium on Sorghum. 2-7 Nov.,
1981. ICRISAT, Hyderabad, India. 783 p.
Swindale, L.D. 1982. "Inaugural address". En Proceedings of the International
Symposium on Sorghum. 2-7 Nov., 1981. ICRISAT, Hyderabad, India. 783 p.
Thierstein, G.E. 1983. "The animal-drawn wheeled tool carrier". ICRISAT. Hyde-
rabad, India. 12 p.
United States Department of Agriculture (USDA) 1980. CRIES Report, July,
1980. US Department of Agriculture, Economics, Statistics and Cooperative Ser-
vices, East Lansing, Michigan, p. irr.
Van Tenhoven, N., J. Icaza G. y J. Lagemann. 1982. Farming systems in Jinote-
ga, Nicaragua. Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefianza, (CA-
TIE), Turrialba, Costa Rica. 169 p.
Wall, J.S. y W.M. Ross 1975. Producci6n y usos de sorgo. Buenos Aires, Hemisfe-
rio Sur. 399 p.
Willey, R.W., M.R. Rao, M.S. Reddy y M. Natajaran. 1982. "Croping Systems
with sorghum". En Proceedings of the International Symposium on Sorghum. 2-7
Nov., 1981. ICRISAT, Hyderabad, India. 793 p.










Estado actual de la in vestigaci6n en sistemas definca en
America Latina y el Caribe

Radl A. Moreno'


Introducci6n

En esta presentaci6n se intent describir, en terminos muy generals, el estado ac-
tual de la investigaci6n en sistemas de finca (ISF) en America Latina y el Caribe
(ALC). Se acent6an los aspects relacionados con las areas tropicales de esta re-
gi6n del mundo, al igual que se da m6s atenci6n alas actividades con plants culti-
vadas que con animals o con arboles forestales. Se presentan, en primer lugar, al-
gunos antecedentes que explican el por que, en algunas ocasiones, se ha adoptado
este tipo de investigaci6n para desarrollar una mejor tecnologia. Luego, y por me-
dio de ciertos ejemplos selectos, se describe brevemente el tipo de actividades de
esta naturaleza que se Ilevan a cabo en diversas areas de la regi6n. Por 61timo, se
incluye un grupo de comentarios acerca del papel present y future de la ISF en
ALC.

Alcances y limitaciones de la informaci6n

Generalizar acerca de cualquier aspect de la agriculture en ALC no es tarea facil.
Desde el punto de vista fisico-biol6gico, es necesario recorder que la producci6n
agricola en esta regi6n del mundo, ocurre en los mas diversos ambientes ecol6gi-
cos. Desde el punto de vista socio-econ6mico, tambi6n se present una gran diver-
sidad de grupos 6tnicos y condiciones econ6micas diferentes en la regi6n, no s61o
entire pauses, sino entire regions dentro de los pauses. Esta interacci6n entire diver-
sos ambientes ffsico-biol6gicos y condiciones socio-econ6micos, result en los m6s
variados sistemas de producci6n agricola que incluye la mayor parte de las posibili-
dades esperadas, tanto en condiciones de clima templado como tropical. Por lo
tanto, tratar a ALC como una regi6n m6s o menos homog6nea, es dificil en todos
los aspects que se deseen analizar, incluyendo por supuesto la ISF.
La mayor parte de la informaci6n que se us6 para estructurar esta presentaci6n,
proviene directamente de t6cnicos que trabajan en ALC en aspects relacionados
con ISF. Otra parte de la informaci6n, es la experiencia del autor, adquirida en visi-
tas a diversos proyectos de ISF en ALC como miembro del CATIE. Por 6ltimo, el
resto de la informaci6n, se ha obtenido de la literature de este tema, que en su ma-
yor parte se encuentra dispersa y de dificil acceso.
Antes de finalizar estos comentarios iniciales a este t6pico, es convenient resal-
tar dos aspects importantes:

La ISF es la aplicaci6n, a ciertas condiciones especiales de producci6n, de al-
gunos concepts importantes acerca de la investigaci6n agricola. Los concep-
tos y su aplicabilidad, se encuentran actualmente en un constant estado de
v ;oluci6n tanto en los individuos como en las instituciones y por ello, cual-
quier descripci6n de "estados actuales" se torna rapidamente obsoleta.

SDepartamento de Producci6n Vegetal. Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Eisefianza
(CATIE). Turrialba, Costa Rica.










- La subjetividad natural del autor, que a su vez se encuentra frecuentemente
condicionada por su experiencia y entrenamiento en el tema, es otro factor
que atenta contra la necesaria objetividad de un articulo de esta naturaleza.

Caracteristicas de la ISF

Hasta el moment, parece consenso general (Conklin, F. 1982; Norman D. 1982;
Zandstra, H. 1982) que la ISF reune las siguientes caracteristicas:

Consider al conocimiento de la unidad de producci6n (finca, predio, fundo,
granja) como un todo organizado y con grades variables de interacci6n entire
sus components, como punto de partida para el desarrollo de mejor
tecnologfa.

El sujeto que se investiga esta en relaci6n direct con los problems no resuel-
tos o con los potenciales no suficientemente explotados dentro de la finca y
que han sido identificados en la fase de caracterizaci6n de las unidades de pro-
ducci6n. Estos problems o potenciales son vistos como tales por el agricultor.
La evaluaci6n de las posibles bondades de la tecnologfa desarrollada, se reali-
za tomando en cuenta las interacciones entire los sub-sistemas de la finca y por
lo tanto el efecto que produce en su estructura y en su funcionamiento.
Tambi6n se consider como propio de la ISF el siguiente procedimiento:

A partir de los problems identificados a nivel de la finca o en alguno de sus
sub-sistemas, y principalmente con base en el conocimiento tecnico existente,
se disefian opciones de producci6n que generalmente consistent en una
mezcla de pricticas tradicionales con innovaciones tecnol6gicas. Estas
nuevas opciones asidisefiadas, se prueban posteriormente en el campo y con
los agricultores, para seleccionar opciones que constituyen una mejora signifi-
cativa en comparaci6n con las practicas comunes en la region. Aquellas op-
ciones mejores, se someten luego a pruebas exhaustas de pre-producci6n con
mayor ndmero de agricultores a fin de conocer mejor su reacci6n frente a esta
nueva tecnologfa y establecer las bases en un possible program de producci6n
basado en ella. Asf entonces, se establecen los cuatro estados bAsicos de la
ISF:

* Estado descriptive y de diagn6stico

* Estado de disefio o de proposiciones

* Estado de prueba de campo y evaluaci6n

* Estado de pre-producci6n

Para fines de este articulo, se consider como actividades de ISF, aquellas que en
una u otra forma incluyen los caracteres descritos como propios de la ISF.

Origen del concept de ISF en ALC

La agriculture es una actividad native en America Latina. No existen evidencias de
que los asibticos que cruzaron el Estrecho de Bering para habitar America, hayan










practicado la agriculture en su lugar de origen. En su desplazamiento hacia el sur,
s61o en mesoambrica encontraron la diversidad de plants y de ambientes ecol6gi-
cos adecuados para practicarla (Harrison, P. y Turner, B.L. 1978). Otro lugar en
que floreci6 la agriculture con caracteres propios, fue en las zonas altas de los An-
des, particularmente en Peru y Bolivia (Patiiio, V.M. 1965; IICA/CIID/III, 1983).
En ambos centros de origen de la agriculture latinoamericana, se alcanz6 un grado
alto de refinamiento en practices culturales y mejoramiento de los cultivos propios
de esas areas geograficas. Los mayas y los incas dominaron concepts tales como
diferencias entire variedades de una especie; ordenamiento cronol6gico y espacial
de las species en el afio agricola; estimaci6n de probabilidades de lluvias; conser-
vaci6n de suelos y otros. A pesar de este origen tan propio de la agriculture y del ba-
gaje de conocimientos existentes acerca de las plants, acerca del ambiente y de sus
interrelaciones; la historic del desarrollo de la investigaci6n agricola en Am&rica La-
tina, esta estrechamente ligada con la influencia de parses foraneos (Marzocca, A.
1967).
Los primeros agr6nomos europeos que llegaron a ALC, principalmente france-
ses y belgas, fueron los impulsadores de la investigaci6n como actividad diferen-
ciable dentro del quehacer agricola continental. Estos fueron los que crearon las Es-
taciones Experimentales e Institutos de Investigaci6n Agricola, es un comienzo con
una orientaci6n mas bien hacia la historic natural, y sin considerar la investigaci6n
en producci6n animal ni forestal como components importantes. Las primeras
instituciones de investigaci6n se establecieron a comienzos de siglo en Brasil, Mexi-
co y Uruguay, posteriormente siguieron otros parses. S61o en Chile, en 1930, se
complementaron la investigaci6n agricola con la pecuaria y se incluy6 por primera
vez la economfa agricola como consideraci6n en los programs de investigaci6n.
Esta complementaci6n de disciplines no se vera en otros parses sino hasta various
aios m6s tarde (Elgueta, M. 1967).
A partir de la decada que comenz6 en 1940, various profesionales latinoamerica-
nos tuvieron la oportunidad de especializarse en los Estados Unidos de Norteam&ri-
ca. A su regreso, estos profesionales fueron paulatinamente ocupando puestos de
responsabilidad en instituciones nacionales de investigaci6n agricola (Marzocca,
A. 1967). A partir de aquel entonces, comienza a sentirse en America Latina, cada
vez con m6s fuerza, la influencia del sistema norteamericano de "land grant" que
tan buenos resultados ha dado en su lugar de origen. Con la continue cooperaci6n
financiera norteamericana, un grupo cada vez mayor de profesionales latinoameri-
canos se especializan en EEUU, al mismo tiempo que se creaban programascoope-
rativos de investigaci6n en M6xico (1945), Colombia (1948) y posteriormente Chi-
le (1956). Estos programs cooperatives lograron 6xitos significativos en produc-
ci6n de trigo en Mexico y en mafz en Chile (Stakman, E.C. et al., 1967; Mc Kelvey,
J. J. 1970). La influencia de estos programs y de los tecnicos latinoamericanos es-
pecializados, se hizo sentir primeramente en la organizaci6n de las instituciones de
investigaci6n y luego en la orientaci6n de la educaci6n superior agricola. Este es-
fuerzo inicial de entrenamiento de personal y de cooperaci6n t&cnica con los
EEUU, termin6 con la consolidaci6n de instituciones latinoamericanas de investi-
gaci6n o investigaci6n/extensi6n con diferentes grades de autonomfa, tales como
INTA en Argentina, ICA en Colombia, INIA en Chile y otros posteriormente.
Al comparar los avances impresionantes que alcanzaba la agriculture de los
EEUU, particularmente a partir del period de la post-guerra, con lo que se estaba
logrando en ALC con models similares de organizaci6n de
investigaci6n/extensi6n, surgieron las primeras dudas, entire algunos investigados
latinoamericanos acerca de la validez del modelo que se habia seguido hasta enton-










ces. En America Latina, entire los afios 60 y 70, al igual que en otras regions del
mundo, tambien comenzaron a establecerse los proyectos de desarrollo rural Ila-
mados posteriormente desarrollo rural integrado (DRI) en regions especfficas de
cada pals. Estos proyectos hicieron evidence la falta de tecnologfa adecuada para
solucionar problems de producci6n que enfrentaban los agricultores, especial-
mente los pequefios agricultores. Esta situaci6n ya habia sido percibida anterior-
mente, aunque no en la dimensi6n en que lo permitieron estos proyectos. Tal vez
una de las contribuciones mAs importantes de estetipo de proyectos en DRI, fue el
sometera anilisis, la tecnologfa que habfan desarrollado las instituciones de investi-
gaci6n hasta ese entonces, y estimular las discusiones al respect.
La confrontaci6n de la tecnologfa existente, que habia sido desarrollada por las
instituciones nacionales, con la realidad productive que ocurri6 en estos proyectos
de desarrollar y sus resultados poco alentadores, estimul6 entire algunos factors
tecnicos el deseo de analizar m6s a fondo los caracteres propios de la agriculture
practicada por la mayor parte de los pequefios agricultores latinoamericanos, pro-
ductores de bienes agricolas de consume interno. Se comenz6 entonces a propug-
nar por un enfoque mas integral, para primeramente comprender la complejidad
fisico-biol6gica de sistemas de producci6n del tr6pico y comprender tambien la
complejidad propia de la producci6n en el subdesarrollo econ6mico, como un paso
previo antes de intentar el desarrollo de una mejor tecnologfa. La racionalidad que
existe en la toma de decisions por estos agricultores ya habia sido tratada en pro-
fundidad por autores extranjeros (Schultz, T.W. 1964). Las ideas de estos autores
que documentaron la necesidad de un nuevo enfoque resultaban, en terminos ge-
nerales, aplicables a la realidad latinoamericana (Collinson, M.P., 1979; Harwo-
od, R. 1974; Norman, D.W. 1974).
AdemAs de las dudas conceptuales acerca del enfoque general de la investiga-
ci6n agricola en ALC, existia (todavia existe) el problema tecnico que significa la
producci6n agricola en los tr6picos h6medos bajos o en areas ecol6gicas especfficas
tales como los "cerrados", para los que resultaba m6s dificil a~n el desarrollo de me-
jor tecnologfa, debido a la carencia de informaci6n b6sica (Alvim, P. de T. 1973;
Holdridge, L.R. 1959; Igbozurike, M. 1971).

Primeras Actividades en ISF en ALC

Dentro de los programs DRI que ya se mencionaron, notablemente Puebla y Ca-
queza, se encuentran los primeros esfuerzos, o al menos los m6s documentados en
la literature, de t&cnicos latinoamericanos probando nueva tecnologia en campos
de agricultores, bajo un concept similar a ISF. Estas pruebas experimentales eran
el resultado de analisis previous de la situaci6n productive, pretendfan solucionar
problems reales ya identificados y se esperaba adopci6n posterior por parte de los
agricultores de la tecnologia desarrollada. Inicialmente, las pruebas de Puebla se
concentraron en maiz, aunque la situaci6n cambi6 posteriormente. El proyecto
Caqueza fue mis amplio en su selecci6n de species. Uno de los caracteres impor-
tantes de la organizaci6n del personal tecnico de estos proyectos, eran su constitu-
ci6n de tipo multidisciplinario para lleva a cabo el desarrollo de mejor tecnologfa
(Zandstra, H. 1979; Myren, D. 1971).
Estos proyectos, en su aspect de desarrollo de tecnologia, sirvieron como lugar
de entrenamiento para various tecnicos que posteriormente extenderlan estos con-
ceptos y experiencias hacia otros proyectos similares en otras regions o pauses. La
conexi6n entire el proyecto Puebla y la Escuela para Graduados de Chapingo, ase-
gur6 el efecto multiplicador entire estudiantes, de la mayor parte de los concepts










que sirvieron para orientar las acciones de campo. Ademas, various tecnicos latino-
americanos de estos proyectos u otros similares, realizaron studios superiores en
el exterior, usando como tema de tesis de graduaci6n algunos problems identifica-
dos en los proyectos.
Antes o simultaneamente con el funcionamiento de estos proyectos en DRI, ya
se habfan iniciado algunos studios agron6micos acerca de ciertas combinaciones
entire cultivos que son caracteristicas de los sistemas de producci6n que emplean los
pequefios agricultores en ALC. Tal es el caso de las combinaciones mafz-frijol,
mafz-cucurbitgceas, maiz-yuca y otras. Diffcilmente estos studios agron6micos,
en su forma pura, se enmarcan dentro de la idea de ISF, sin embargo, esta informa-
ci6n fue y ain es, una contribuci6n important para el mejor conocimiento de los
sistemas de producci6n que emplean los pequefios agricultores (Pinchinat, A.M.
1976; Hernandez, X. 1977). Otros studios similares que contribuyeron significati-
vamente al conocimiento de los sistemas de producci6n en ALC, se realizaron
sobre la agriculture migratoria por universidades norteamericanas e instituciones
nacionales en diferentes regions de AL. Estos studios se refieren principalmente
a suelos, pero constituyeron tambien una excelente fuente de informaci6n para co-
nocer mejor este aspect tan com6n, en sus multiples versions, de la producci6n
agricola en America tropical (S6nchez, P.A. 1973). Tal vez en este punto sea inte-
resante recorder que en la mayor parte de la literature mundial existente acerca de
sistemas de producci6n, no se incluyen ejemplos de ALC (Grigg, D.B. 1974;
Ruthemberg, H. 1971). S61o en los 6ltimos afios esta situaci6n ha cambiado
(Ruthemberg, H. 1980). Por ello se seialan estos studios agron6micos, como una
parte important de las actividades en ISF en ALC.
La influencia de los resultados de las investigaciones que realizara el Dr. R. Brad-
field (1970) en Asia bajo el concept de multicultivos, tambien se conoci6 en AL a
trav6s de la Universidad de Florida que inici6 un proyecto en multicultivos en El Sal-
vador (Hildebrand, D.F. y French, E.C. 1974). El prop6sito de este proyecto era el
desarrollo de sistemas de producci6n que hicieran un uso intense de la mano de
obra.
La evoluci6n de las ideas acerca de la necesidad de una mejor tecnologfa para re-
solver el problema que significaba el uso del suelo en el Tr6pico Bajo Hdmedo, se
amalgamaron con la influencia de los proyectos de DRI, m6s las experiencias de
otras latitudes, para dar inicio en America Central a las ideas y acciones en ISF que
ha impulsado el Departamento de Producci6n Vegetal del CATIE, en esta region
del mundo desde 1973 (Moreno, R. etal., 1976; Moreno, R. y Saunders, J. 1978).
Tambien en America Central, la fundaci6n Rockefeller apoy6 la investigaci6n en
fincas en Guatemala por medio de la creaci6n de los "grupos de pruebas de
tecnologfa" que actuaron principalmente en el altiplano de ese pals a partir de los
aflos 70.

Breve resefia de las actividades actuales en ISF en ALC

Aparentemente por coincidencia, una parte considerable de la actividad de ISF
en ALC se Ileva a cabo actualmente en las dos regions geogr6ficas que se conside-
ran como la cuna de la agriculture en ALC. En America Central, la mayor parte de
las instituciones de investigaci6n/extensi6n Ilevan a cabo programs de desarrollo
de mejor tecnologfa para agricultores en areas especfficas de sus parses. Se puede
mencionar al ICTA en Guatemala, CENTA, en El Salvador, SNR en Honduras,
MIDINRA/DGTA en Nicaragua e IDIAP en PAnama. En Costa Rica, la Facultad de
Agronomia acaba de iniciar actividades de desarrollo de tecnologia con agricultores










en areas especificas del pats. La mayor parte de estas instituciones est6n en una u
otra forma tecnicamente relacionadas con el CATIE. Las actividades con agriculto-
res que se Ilevan a cabo en Mexico por las instituciones nacionales, incluyendo es-
fuerzos recientes en Tierra Caliente, Guerrero y Chiapas, completan este cuadro
de concentraci6n de actividades en esta region de ALC.
En los Andes Altos se realize otro conjunto de actividades en ISF, principalmente
a cargo de las Universidades de Puno, Cuzco y Ayacucho en el Peru (Tapia, M. et
al., 1980-1984), mientras que el IBTA de Bolivia, paulatinamente orienta sus acti-
vidades en el Altiplano, hacia elenfoque de ISF. En Ecuador el INIAP est6 encarga-
do del studio de los sistemas tradicionales de producci6n de quinua y del disefno y
evaluaci6n de mejores practices agron6micas para su producci6n, (Mateo, N. y Li
Pin. H. 1983).
Desde ambas regions geogr6ficas ha emergido una cantidad considerable de in -
formaci6n acerca de formas tipicas y actuales de cultivar en esas areas, que no son
sino remanentes de una tradici6n agricola milenaria con adiciones ocasionales de lo
que se denomina tecnologfa modern (Chaquilla, O. etal., 1982; IICA/CIID/III.
1983). Esta informaci6n nueva, poco a poco se mezcla con otra m6s antigua, pro-
veniente de studios de tipo hist6rico y antropol6gico y ast se esta estructurando
una base de conocimientos que junto con los resultados de la experimentaci6n de
campo actual, ayudan a comprender mejor la relaci6n cultivo-hombre-ambiente y
constituyen una nueva herramienta para disefiar otros sistemas de producci6n. En
ambos lugares de concentraci6n de actividades en ISF, existen instituciones de
educaci6n -Escuela para Graduados de Turrialba y de Chapingo y Universidades
de Puno, Cuzco y Ayacucho- que permiten la multiplicaci6n de los concepts a
travis de la educaci6n, tanto de posgrado como universitaria.
Otra regi6n de ALC en la cual se ha iniciado acci6n en ISF, aunque en forma m6s
reciente, son las islas de Barlovento y Sotavento del Caribe. El CARDI ha coordina-
do, a trav6s de sus estados miembros, un program de investigaci6n en sistemas de
producci6n de cultivos cuyo prop6sito es desarrollar una mejor tecnologfa para los
pequefios agricultores de las islas del Caribe (CARDI/USAID, 1977: CARDI,
1983). La obtenci6n de una amplia base de datos socio-econ6micos acerca de este
tipo de agricultores es otro de los objetivos de este proyecto coordinado por CARDI
(Henderson, T.H. y G6mez, R.T. 1979). Adem6s del esfuerzo de las instituciones
nacionales de cada pafs de America insular bajo la coordinaci6n de CARDI, otros
proyectos tambidn se preocupan de este aspect, tales como el de desarrollo de una
mejor tecnologfa para producer cultivos en laderas de Jamaica, (IICA/Jamaica
1980; Schroeder, 1979).
La investigaci6n en sistemas de producci6n basados en bananas (Musa acumina-
ta) que se realize a traves de WINBAN, comenz6 con un enfoque puramente agro-
n6mico, pero en sus fases mas recientes ha extendido sus experiments a campos
de agricultores con parcelas mas grandes en b6squeda de mejor tecnologfa (Rao,
M. y Edmunds, J. 1983).
Algunos esfuerzos iniciales en ISF se han realizado en Haitien algunos proyectos
de desarrollo rural, especialmente en la fase de diagn6tico de situaciones producti-
vas, principalmente en la region suroeste delpafsi (Hart, R. 1982). Recientemente
en la Rep6blica Dominicana, ha comenzado un proyecto de investigaci6n en siste-
mas de producci6n de cultivos, que incluye elements metodol6gicos ya de-
sarrollados en otras instituciones y ha entrenado en este tema a t6cnicos dominica-
nos.


1 Comunicaci6n personal Wahab, Abdul, USAID/Haitf.










Un aspect interesante del tipo de investigaci6n que se Ileva a cabo en los parses
de America insular, es la preocupaci6n por species tales como fame (Dioscorea
sp.), tiquisque (Xanthosoma sp.), malanga (Colocasia sp.) y camote (Ipomoea ba-
tatas) que no son species de gran importancia econ6mica actual en otras breas de
AL, pero que en conjunto representan un gran potential para el future.
En Am&rica del Sur y siempre considerando las areas tropicales, se pueden iden-
tificar algunas actividades en ISFen Colombia, Venezuela, Ecuador, Peri y Brasil.
En Colombia, aparte de la investigaci6n de adaptaci6n que se Ileva a cabo dentro
de los programs del DRI, notablemente en Rio Negro, Pasto y Barboza, a cargo del
personal de la division de Desarrollo Rural del ICA, la secci6n de Investigaci6n de
esta instituci6n opera un program de investigaci6n en multicultivos con el prop6si-
to de desarrollar conocimientos t&cnicos necesarios para apoyar los esfuerzos que
en areas especfficas realize la Divisi6n de Desarrollo Rural del ICA colombiano
(Arias, J. 1982).
En el Ecuador, a partir de 1976, el INIAP incluy6 como parte de sus actividades,
un conjunto de pruebas de tecnologia con agricultores. Esta iniciativa que comen-
zara bAsicamente en una region, condujo posteriormente al establecimiento, a ni-
vel national, de un Programa de Investigaci6n en Producci6n con la mayorparte de
los components que caracterizan la ISF, y que entire 1977 y 1980 identific6 un total
de 10 regions de actividades en la Costa, Sierra y region amaz6nica del pals (Mos-
cardi, E. et a., 1983).
El FONAIAP de Venezuela, comenz6 en 1981 un program national con el pro-
p6sito de estudiar los sistemas de producci6n agricola mas frecuentes en el pais,
abarcando 46 Areas agricolas de importancia. Product de esta iniciativa ha sido
una metodologa paracaracterizar areas (Sanchez, A. etal., 1982; Arias, L. 1981).
Se espera en el future inmediato disefiar mejores opciones tecnol6gicas para siste-
mas importantes identificados y probar esta tecnologia a niveles de agricultores. Es-
tos process han comenzado en dos areas piloto, una es el area Alto Andina y otra
en la planicie del rio Aroa. Por el moment, a6n la mayor parte de los recursos del
FONAIAP se destinan a la investigaci6n agricola traditional (Morales, D. et al.,
1982; Tenias, J. etal., 1982; Arias, I. 1983).
Aparte de los aspects mencionados de investigaci6n con agricultores de las Uni-
versidades de Cuzco, Ayacucho y Puno en Per6, el INIPA de este pals ya ha estruc-
turado las bases de un Programa Nacional de Sistemas de Producci6n Agrope-
cuaria Andina que darS mayor cobertura al esfuerzo inicial de las universidades
mencionadas2. Tambien en el Peri se puede nombrar el proyecto de investigaci6n
en suelos de ladera de Callej6n de Guaylas como otra iniciativa de desarrollo de
mejor tecnologfa que la existente3.
En Brasil, desde la creaci6n misma de la EMBRAPA, el concept de sistemas pa-
ra enfocar la investigaci6n ha sido preocupaci6n de esta instituci6n. Numerosos or-
ganismos de los estados realizan ciertas actividades que pudieran identificarse
dentro del marco de ISF; sin embargo, la mayor parte de los recursos de la EMBRA-
PA se destinan a investigaci6n por rubros o disciplines especificas (Palma, F. 1978,
EMPASC/ACARESC, 1983). Los conocimientos y concepts emitidos por
cientificos sociales de la Universidad de CearA acerca de las condiciones en que
producfan los pequefios agricultores del noreste brasileflo, son dignas de destacar-
se como una contribuci6n significativa al progress de ISF (Dillon, D.L. 1976;
Dillon, J.L. yScandizzo, P.L. 1978). Es convenient destacar tambign que la ma-

2 Comunicaci6n personal, Antonio Pinchinat, IICA/PerG; Alfredo Montes INIPA/Peri.
3 Comunicaci6n personal, Antonio Pinchinat, IICA/Peru.







28


yor parte de la literature acerca de asociaciones de cultivos, especialmente maiz-
frijol, proviene de diferentes instituciones brasilefias4. Algunos centros por recursos
de EMBRAPA, tal es el caso especial de CEPATSA, tienen como objetivo impor-
tante el desarrollo de mejores sistemas de producci6n para los agricultores del noro-
este de Brasil, una de las regions menos desarrolladas del pafs (Blumenschein, A.
1979; Acosta-Hoyos, L.E. 1981).

Las Instituciones Internacionales

No es f6cil describir la colaboraci6n que han prestado las instituciones interna-
cionales en ALC para el desarrollo de proyectos en ISF. Algunas cumplen un papel
exclusivamente de tipo financiero y otras exclusivamente t6cnico. Entre estos
extremes existe casi todo el amplio rango de matices esperables.
La Agencia para el Desarrollo Internacional de los EEUU (USAID) ha financiado
proyectos, principalmente en America Central y el Caribe, desde 1974. Su colabo-
raci6n ha sido principalmente con CATIE en America Central a traves de su Oficina
Regional para Am6rica Central y Panama (ROCAP) y con CARDI en America in-
sular (Hobgood, H. et al., 1980; USAID/Latin America & Caribbean Bureau
1984). Otros tipos de colaboraci6n se realizan a nivel de pafs y por acuerdos bilate-
rales (Galt, D. et al., 1982).
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dentro de su colaboraci6n con
Proyectos de Desarrollo Rural o directamente en su apoyo a instituciones de inves-
tigaci6n, ha estimulado las actividades de desarrollo de tecnologfa con agricultores,
notablemente en proyectos actuales en Ecuador, Guatemala, Honduras y Pana-
ma, y en el future El Salvador y Venezuela5.
El "Caribbean Research and Development Institute" (CARDI), ha colaborado
con las instituciones nacionales de America insular, para desarrollar un program
conjunto de investigaci6n en sistema de producci6n de cultivos, principalmente
con la colaboraci6n financiera de USAID (CARDI, 1983).
El Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefianza (CATIE) a traves
de su Departamento de Producci6n Vegetal ha sido pionero en el desarrollo de di-
versos proyectos de investigaci6n y ensefianza en sistemas de producci6n de culti-
vos para pequefios agricultores de America Central y el Caribe (Navarro, L. 1983).
El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) ha puesto acento recien-
temente en la investigaci6n para desarrollar mejores sistemas de producci6n que
incluyen el frijol comgn. Gran parte de la investigaci6n de apoyo en las asociaciones
mafz-frijol, mafz-yuca y yuca-frijol, provienen de este Centro, junto con important
informaci6n de tipo socio-econ6mico (Wooley, J. y Pachico, D. 1983; Leihner, D.
1983).
El Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canada (CIID)
tambien ha sido una de las instituciones pioneras de este tipo de actividades en ALC
comenzando tal vez con su apoyo tecnico y financiero al proyecto C6queza y ac-
tualmente en proyectos mejor definidos como ISF, financiando y estimulando t6c-
nicamente las actividades en ISF en Am6rica Central, America insular, Ecuador,
Colombia, Per6, Bolivia y otros (Mateo, N. y Li Pun, H. 1983).
El Centro Internacional de Mejoramiento de Mafz y Trigo (CIMMYT) a trav6s del
grupo regional que labor en America Latina, principalmente en Economfa

4 Revisi6n citas bibliogrhficas Sistemas AGRIS: AGRINTER: CAB Abstract Data Base.
5 Comunicaci6n personal Dr. Enrique Ampuero, BID/Washington, USA.







29


Agricola, ha colaborado con las instituciones nacionales de Ecuador, Haiti, Hon-
duras, Panama y recientemente Mgxico, para impulsar la investigaci6nen fincas de
agricultores y desarrollar mejor tecnologfa para el cultivo del mafz (Martinez, J.C. y
Arauz, J.R. 1983; Moscardi, E. et al., 1983).
El Centro Internacional de la Papa (CIP), a trav6s principalmente de su unidad de
socio-economia, ha realizado diversos studios de adopci6n de tecnologia para la
producci6n de papa por agricultores, principalmente en el Valle del Rio Mantaro,
Peru. Tambien ha desarrollado metodologias para investigaci6n de campo con
agricultores (Werge, R.W. y Benavides, M. 1980; Carlbaouri, R. 1982; Rhoades,
R.E. 1982; Rhoades y Booth, R.H. 1982).
Entre las misiones tecnicas de los gobiernos europeos que operan en ALC, la Mi-
si6n Francesa ha realizado studios de fincas y pruebas de tecnologia en Nicaragua,
Haiti y m6s recientemente en Mexico6.
El Fondo Internacional para el Desarrollo Agricola (FIDA) actualmente financial
actividades en ISF en CATIE y CIAT, los que a su vez la ejecutan en diversos parses
de ALC7.
El Institute Interamericano de Cooperaci6n para la Agricultura (IICA) ha interve-
nido en apoyo a instituciones nacionales en algunos proyectos especificos de ISF en
Jamaica y Perd principalmente con fondos provenientes del Gobierno de Vene-
zuela y los pauses. Tambien ha auspiciado varias reuniones internacionales acerca
deltema (Marzocca, A. 1980; IICA/INRA 1982).
La Agencia Alemana de Cooperaci6n Tecnica (GTZ) ha colaborado con el estu-
dio de diversos sistemas en finca, principalmente en Am6rica Central (Platen, H.
von et al., 1982; Tienhoven, H. von et al., 1982).
La Winrock Internacional ha colaborado con las instituciones nacionales de va-
rios pauses de ALC. Ha dedicado 6ltimamente bastantes recursos en Am&ica insu-
lar y ha auspiciado algunos talleres para ayudar a conceptualizar mejor las interac-
ciones producci6n vegetal/producci6n animal que se presentan frecuentemente
en fincas (Hart, R. 1982; Fitzhugh, H.A. et al., 1982).
Otras instituciones como el Centro Internacional de Investigaciones para el Tr6-
pico Semi-Arido (ICRISAT) ha mantenido un contact estrecho con
CEPATSA/EMBRAPA Brasil; el Internacional Council for Research on Agro-
forestry (ICRAF) ha colaborado principalmente en la elaboraci6n de proyectos
agroforestales y recopilaci6n de informaci6n agroforestal, y por iltimo, en forma
indirecta la Comunidad Econ6mica Europea (CEE) ha contribuido financieramen-
te con various proyectos de DR en los cuales se ejecutan pruebas de tecnologia con
agricultores. En forma indirecta ha contribuido a evaluar tecnologia apropiada con
agricultores de America Central (Chandler, T. y Spurglon, D. 1979; CATIE/CEE,
1981).

Algunos problems y perspectives de la ISF en ALC

La mayor parte de los t6cnicos de ALC que actualmente se dedican a la investiga-
ci6n, en una u otra forma, se han desarrollado profesionalmente en estrecho con-
tacto con el cl6sico modelo de investigaci6n/extensi6n. En este modelo, les ha to-
cado desempefiar el papel de generadores de conocimientos, dejando la funci6n
de relaci6n m6s direct con los agricultores a otro tipo de profesionales. Estos cono-

6 Reuni6n de trabajo CATIE/Misi6n Francesa. Informe de Reuni6n, Documento de trabajo.
CATIE/Turrialba, 1984.
7 Comunicaci6n personal. Luis Navarro, CATIE. Jonathan Wooley, CIAT.







30


cimientos se han presentado, por lo general, siguiendo un enfoque atomistico de
separaci6n de parties y anAlisis a fin de profundizar en el conocimiento.
El agricultor, por el contrario, es un sintetizador o integrador de conocimientos a
su forma caracteristica de producer. Este process de integraci6n de components
tecnol6gicos se ha dejado a la responsabilidad te6rica de los extensionistas o se ha
confiado en la capacidad integradora propia del mismo agricultor. Esta actitud de la
mayorea de los investigadores ha acercado much la investigaci6n agricola hacia el
extreme izquierdo en la figure 1, que ha sido tomada de Mc Dermott, J.K. (1983),
dejando areas intermedias, tales como desarrollo; prueba de tecnologfa; adapta-
ci6n de tecnologfa, sin responsables director, ante la suposici6n que los exten-
sionistas s6lo se ocuparan del extreme derecho de la mencionada figure 1.
Uno de los problems mas interesantes que se present cada vez que se discute el
papel de la ISF dentro del context del process de innovaci6n tecnol6gica agricola,
es la dificultad que experimentan determinados profesionales para aceptar la exis-
tencia de una brecha entire el extreme izquierdo y el derecho en la Figura 1. Esta difi-
cultad se manifiesta en ultimo termino tambi6n en la organizaci6n de las institu-
ciones de investigaci6n/extensi6n.

* Continuando con la idea central que se present en la Figura 1, se puede ver en
ella claramente el papel complementario que juega la ISF tanto para la investiga-
ci6n como para la extension. Sin embargo, esta complementariedad, adn no se en-
cuentra establecida como tal en gran parte de los tecnicos e instituciones de ALC.
Tampoco se ha logrado a6n establecer en forma clara el grado de complementa-
riedad que existe entire la investigaci6n agron6mica o por components (fitomejo-
ramiento, protecci6n vegetal, manejo de cultivos, etc.) y el desarrollo detecnologia
para agricultores que se realize a traves de la ISF.
Frecuentemente existe la idea que se propugna establecer la ISF para subsistir a
otros tipos de investigaci6n y se le ve entonces como actividad de tipo competitive a
la investigaci6n que se realize.

* La mayor parte de los investigadores que actdan en ALC, provienen de zonas ur-
banas, y muy pocos de ellos tienen un conocimiento de las actividades agrfcolas
productivas visualizadas como un todo, antes de ingresar a las universidades. La
mayor parte de las universidades en ALC estan acad6micamente orientadas por
disciplines especificas y mas a6n, en ellas no se expone al estudiante frente a la ne-
cesidad de integrar conocimientos. El resultado de estos dos factors anteriores es
un joven professional, academicamente poseedor de segments de conocimientos
tecnicos y frecuentemente desconocedor de la realidad productive que enfrentan
los agricultores, principalmente los pequefios agricultores. La ISF que entire otras
cosas trata de resolver problems que enfrentan los agricultores, a trav6s de un en-
foque mns integral de la producci6n, encuentra entonces un terreno muy dificil en
el cual progresar dentro de este ambiente.

* En el studio de los sistemas de producci6n que emplean los pequefios agriculto-
res, se han usado models cualitativos ya con el objeto de describir fincas o en algu-
nos de los subsistemas que se encuentran en ellas. Diversos investigadores con co-
nocimientos al respect, han tratado de completar y, por lo tanto, complicar algu-
nos models simples y mbs ain de cuantificarlos matematicamente. El resultado
es, a veces, un ejercicio de indudable valor intellectual, pero de dudosa aplicaci6n
practice, que ha contribuido negativamente al mejor entendimiento del enfoque de
ISF, pues el professional no expuesto al tema supone que es una actividad tecnica
para la cual se necesitan conocimientos matemAticos especiales.


























TECNOLOGIA


CIENCIA


Adopci6n de
Tecnologfa


Difusi6n de
Tecnologia


Integraci6n de
Tecnologia



Adaptaci6n de
Tecnologia



Prueba de
Tecnologia



Desarrollo
Tecnologfa


Investigaci6n
Aplicada
(Practica)



Invest. BAsica
(Pura, Te6rica)


EXTENSION













ISP


INVESTIGATION


Figura 1. El process de innovaci6n tecnol6gica.










* Debido a la falta de literature original castellana acerca de ISF -lo que es igual en
otras ciencias- various terminos se han traducido principalmente del ingles en for-
ma excesivamente liberal. Este asunto se hace m6s grave adn cuando investigado-
res cuya lengua no es el castellano tratan de crear o adaptar nombres en castellano
para describir cualquier actividad relacionada con ISF. Esta anarqufa en el lenguaje
hace dificil no s61o la comunicaci6n, sino lo que es mas important a6n la compren-
si6n de concepts porparte de algunos t6cnicos y consecuentemente la adaptaci6n
de los concepts que respaldan a la ISF.
* La ISF caracteriza por incorporar los caracteres socio-econ6mico en que se realize
la producci6n como una de las consideraciones importantes en todas las fases me-
todol6gicas. Esto conlleva la necesidad para los t6cnicos agr6nomos de interactuar
con cientfficos sociales. Existe un n6mero considerable de estos con marcada ten-
dencia a llevar sus studios a niveles jerrquicos superiores en la organizaci6n de la
producci6n. Esto ha Ilevado a gran parte de los tcnicos agr6nomos a considerar es-
tas ciencias sociales como etereas y sin mas utilidad practica que aporta conoci-
mientos para cuantificar cuAn subdesarrolladas son las regions y los pauses en
ALC. Afortunadamente existen muchas excepciones a esta situacl6n que han
hecho mas f6cil la interacci6n entire ciencias biol6gicas y sociales para llevar a cabo
exitosamente los proyectos de ISF.

* La practice de la ISF conlleva necesariamente la descentralizaci6n de las activida-
des de una instituci6n de investigaci6n/extensi6n/capacitaci6n. Esto trae varias
consecuencias de tipo practice, entire las cuales la necesidad de relocalizar tecnicos,
es una de las que puede acarrear mas problems de tipo administrative. Otra nece-
sidad de proveer el transport adecuado hacia los campos de los agricultores en es-
ta 6poca de problems econ6micos series en toda ALC. La reasignaci6n de recur-
sos es otro factor que plantea la incorporaci6n de la ISF como actividad permanent
en ella.

* Uno de los hechos m6s interesantes que se observan hoy en algunosproyectos de
ISF eslafalta de concordancia entire los problems identificados en lafase de carac-
terizaci6n y la experimentaci6n de campo, que se realize con el objeto de solu-
cionarlos. Esto puede deberse a varias causes, pero una de las mas frecuentes en la
magnitude de desconocimiento existente acerca de 1l o los sistemas de producci6n
bajo studio. La informaci6n disponible acerca de estas situaciones productivas a
veces es tan escasa, que se hace necesario invertir gran cantidad de energfa en su
obtenci6n; lo cual complica mas adn dado el dinamismo caracteristico de estos sis-
temas de producci6n. Esfrecuente que con base en losprimeros resultados de la ca-
racterizaci6n se disefien y establezcan los primeros experiments para resolver
problems identificados. Sin embargo, a media que avanza la caracterizaci6n,
principalmente su analisis, los problems identificados se pueden ver en forma dife-
rente o no ver del todo, y ellos torna irrelevantes los resultados de la experimenta-
ci6n.
En t6rminos generals, la ISF, tal como se entiende hoy y se ha usado en esta pre-
sentaci6n (Conklin, F. 1982; Norman D. 1982; Zandstra, H. 1982) es un product
de los afios 70; aunque basada en principios muy conocidos, se puede considerar
como de reciente introducci6n en ALC. Es un tipo de investigaci6n que a pesar de
requerir de una gran dosis de actividad ffsica en fincas de agricultores, descansa
tambien sobre bases conceptuales que para estructurarse adecuadamente necesi-
tan studio profundo, principalmente andlisis y sfntesis de complejas situaciones
productivas tal como los que se presentan en la mayoria de las fincas en que operan
los agricultores pequefos del tr6pico.










Los concepts que apoyan a la ISF y las actividades prActicas que de ellos se deri-
van, no se encuentran adn fuertemente incorporados a los programs nacionales
de investigaci6n, debido precisamente a esta condici6n de reciente introducci6n; y
la mayor parte de los concepts, en todo grupo human, necesita de cierto tiempo
antes de ser aceptados o modificados para adaptarlos a condiciones locales.

Agradecimientos

El autor desea agradecer a la Srita. Maria Jos6 Galrao, especialista en informa-
ci6n y documentaci6n del IICA/CIDIA por su colaboraci6n en la b6squeda de in-
formaci6n acerca de la investigaci6n de sistemas de producci6n defincas en ALC, a
trav6s de los sistemas AGRINTER y del CAB-Commonwealth Agricultural Bure-
au.
Los siguientes profesionales aportaron valiosa informaci6n: Dr. Enrique Am-
puero, BID/Washington; Dr. Luis F. Arias FONAIAP, Venezuela; Ing. Jorge Ba-
r6n, CATIE (Colombia); Dr. Rufo Bazan, IICA/Costa Rica; Ing. Inds Brioso,
CEDSA/SEA Repiblica Dominicana; Ing. Emerita Fuenmayor, CATIE (Vene-
zuela); Dr. Robert Hart, WINROCK, U.S.A.; Dr James Jones,
FSSP/AID/Universidad de Florida; Dr. Nicolas Mateo, CIID/LARO; Dr. Carlos
Martin, CIP; Dr. Alfredo Montes, INIPA; Dr. Antonio Pinchinat, IICA/Perd; Ing.
Oswaldo Rockenbach, EMPASC, Brasil; Dr. Jorge Soria, IICA/Costa Rica; Dr.
Ken Swanberg, USAID/Washington; Dr. Mario Tapia, IICA/Perd; Ing. H.umber-
to Tirado, FONAIAP, Venezuela; Dr. Abdul Wahab, AID/Haiti; Dr. Jonathan
Wooley, CIAT, Colombia.










Bibliografia

Acosta-Hoyos, L.E. 1981. Guia a EMBRAPA e de instituigones brasileiras de pes-
quisa agropecuaria. Brasilia, D.T. Brasil. 641 p.
Alvim, P. deT. 1973. "Los tr6picos bajos de America Latina: recursos y ambiente
para el desarrollo agricola". Simposio sobre el potential del tr6pico bajo. 13 de oc-
tubre 1973. CIAT, Call, Colombia. p. 43-61.
Arias, I. 1983. Identificaci6n de los sistemas de producci6n en la depresi6n de Una-
re, Estado Guarico, FONAIAP, Regi6n Llanos Centrales, Valle de la Pascua, Ve-
nezuela. 75 p.
Arias J. 1982. "Programa de cultivos multiples". En Moreno R. y Mateo, N. Taller
de Metodologfa de Investigaci6n en Fincas. San Carlos, Costa Rica. IDRC. (En
Prensa).
Arias, L. 1981. "Una metodologfa para el studio de los sistemas de producci6n
agropecuaria". Presentado en el Taller "Sistemas de Producci6n con Rumiantes en
el Tr6pico Americano". Colonia Tovas, Venezuela, 1981. UCV. pp. 29-46.
Blumenschein, A. 1979. "The Brazilian experience". En ICRISAT. International
Symposium on Development and Transfer of Technology for rainfed agriculture
and the SAT farmer. Proceedings ofan internationalsymposium. 28 deagostoa 10
de septiembre, 1979. Patancheru, A.P. India. pp. 243-245.
Bradfield, R. 1970. "Increasing food production in the tropics by multiple
cropping". En Aldrich, D.G. Jr (ed.). Research for the world food crisis. Publ. 92,
Am. Assoc. Adv. of Sci., Washington, D.C. pp. 229-242.
'CARDI/USAID. 1977. Smallfarm cropping systems research project. St. Vicent;
St. Lucia and Dominica, for the eastern caribbean. p. irr.
CARDI. 1983. "A farming systems research and development project for the eas-
tern caribbean". Project proposal to USAID, 29 p.
CATIE/CEE. 1981. "Proyecto de validaci6n de tecnologfa con pequefios agricul-
tores en Ambrica Central. Modificaci6n al Acuerdo MAC-2-1979", p. irr.
Collinson, M.P. 1979. "Understanding small farmers". Paper presented at a confe-
rence on rapid rural appraisal. 4-7 December, 1979. University of Sussex, Brigh-
ton, U.K.
Conklin, F. 1982. "FSR/E as afield methodology in third world countries; its histo-
rical origins, current functions and suggestions for improvement". En Proceedings
of Kansas State University's 1982. Farming Systems Research Symposium. pp.
182-197.
Carlbaouri, R. 1982. "Optimizing potato productivity planning & implementing on
farm trials". Social Science Dept. Training Document 1982-1. CIP, Lima Peru. 15
p.
Chaquilla, O. Tonina, T., Chahuares, E. 1982. "Modelo de sistema agro-
econ6mico, familia-predio en comunidades campesinas del altiplano peruano".
UNTA/IICA. En Seminario sobre Planificaci6n Regional en la Investigaci6n Agro-
pecuaria.
Chandler, T. y Spurglon, D. 1979. "International Cooperation in agroforestry".
Proceedings of an International Conference. 16-21dejulio, 1979. Nairobi, Kenya.
DSE/ICRAF. 469 p.
Dillon, J.L. 1976. Agriculture, pesquisa.e probabilidade. Fortaleza, CaerA, Brasil.
Ministerio de Educagao e Cultura, Serie Pesquisa No. 13. 25 p.
Dillon, J.L. y Scandizzo, P.L. 1978. "Risk attitudes of subsistence farmers in
Northeast Brazil. A sampling approach". American Journal of Agricultural Econo-
mics. 60: 425-435.










Elgueta, M. 1967. "Evoluci6n de la investigaci6n agricola en America Latina". En
IICA/ALAF. Las Ciencias Agricolas en Am6rica Latina : progresoyfuturo. San Jo-
s6, Costa Rica, pp. 125-141.
EMBRAPA/ACARESC. 1983. Piano integrado de pesquisa en sistemas diversifi-
cados de produgaopara pequeias propiedades. Florianapolis, Sta. Catarina, Bra-
sil. 34 p.
Fitzhugh, H.A. et al., eds. 1982. Proceedings of a workshop on research on crop
animal systems. CATIE/CARDI/WINROCK INT. Turrialba, Costa Rica, abril 14-
17, 1982. 74 p.
Gait, D. et al., 1982. "Farming systems research in Honduras, 1977-81: a case
study". MSU International Development Papers. Working Paper No. 1. East Lan-
sing, Michigan, U.S.A. 48 p.
Grigg, D.G + B. 1974. The agricultural systems of the world. An evolutionary
approach. London, Cambridge Univ. Press.
Harrison, P.D. y Turner II, B.L. ed. 1978. Pre-hispanic maya agriculture. Univ. of
the Mexico Press. Albuquerque. 414 p.
Hart, R. 1982. Farming systems in Hinche, Haiti: preliminary description andsug-
gestions to consider in implementing the goat production improvement project.
Working paper WINROCK Int. 20 p.
Harwood, R. 1974. "The application of science and technology to long range solu-
tions: Multiple cropping potencials". Int. Conference on Nutrition and Agriculture
and Economic Development in the Tropics. INCAP, Guatemala, diciembre 2-6,
1974.
Hern6ndez Xolocotzi, E. ed. 1977. Agroecosistemas de Mexico: contribuciones a
la enseiianza, investigaci6n y divulgaci6n agricola. Colegio de Postgraduados,
Chapingo, M6xico. 559 p.
Henderson, T. H. y G6mez, P.T. 1979. A profile of smallfarming in St. Vicent, Do-
minica and St. Lucia. Report of a baseline survey. Department of Agriculture Ex-
tension UWI. St. Augustine-Trinidad. 47 p.
Hildebrand, P.E. y French, E.C. 1974. "Un sistema salvadoreflo de multicultivos.
Su potential y sus problemss. En Conferencia sobre Sistemas de Producci6n
Agricola para el Tr6pico. CATIE, Turrialba, Costa Rica.
Hobgood, H. et al., 1980. "Central America: Small farmer cropping systems".
Project Report Evaluation No. 14. USAID. p. irr.
Holdridge, L.R. 1959. "Ecological indication of the need for a new approach to tro-
pical land use". Economic Botany 13: 271-280.
Ignozurike, M. 1971. "Ecological balance in tropical agriculture". Geographical
Review. 61: 519-529.
IICA/CIID/III. 1983. Evoluci6n y tecnologfa de la agriculture andina. Proceedings
Reuni6n de Trabajo. Cuzco-Perd. 193 p.
IICA/INRA. 1982. Caribbean seminar on farming systems research methodology,
Basse Terre, Guadalupe, 5-8 Mayo, 1980. San Jose, Costa Rica: IICA/INRA. 640
p.
IICA/JAMAICA. 1980. Pilot hillside agricultural project. Final project document.
IICA/Jamaica document No. IV-19. p. irr.
Leichner, D. 1983. Yucaen cultivos asociados: manejo y evaluaci6n. CIAT, Cali,
Colombia. 80 p.
Martinez, J.C. y Arauz, J.R. 1983. "Institutional innovations in national agricultu-
ral research: on-farm research within IDIAP, Panama". Proceedings of KansasSta-
te University's 1982. Farming Systems Research Symposium. pp. 99-125.
Marzocca, A. 1967. "Los pioneros". En IICA/ALAF. Las Ciencias Agr'colas en
America Latina: progress y future. San Jose, Costa Rica. pp. 27-66.







36


Marzocca, A. 1980. En busca de tecnologra para elpequeio agricultor. San Jose,
Costa Rica, IICA. 499 p.
Mateo, N. y Li Pun, H. 1983. "Farming systems research networks in selected
countries of Latin America". Farming Systems Research Symposium. Octubre 31 a
noviembre 2. Kansas State University.
Mc Kelvey, J.J. 1970. "The Rockefeller Foundation Programmes in food crop
improvement in Latin America: an analysis". En Bunting, A.H. Change in Agricul-
ture. Duckworth. London. pp. 79-85.
Morales, D. et al., 1982. Diagn6stico agroecon6mico de la region zuliana. CIAR-
ZU, Maracaibo, Venezuela. 34 p.
Moreno, R. et al., 1976. Un program de investigaci6n en sistemas de producci6n
para pequeios agricultores. Fundamentos y Filosoffa. Turrialba, Costa Rica, CA-
TIE. 23 p.
Moreno, R. y Saunders, J. 1978. A farming systems research approach for small
farms of Central America. Turrialba, Costa Rica, CATIE. 25 p.
Moscardi, E. et al., 1983. Creating an on-farm research program in Ecuador.
CIMMYT Economics Program Working Paper 01/83. 28 p.
Myren, D. 1971. "The Puebla Project: a development strategy for low income far-
mers". Paper presented at a Seminar on Small Farmer's Development Strategies,
Ohio State University, Colombus, Ohio, 13-15 de septiembre, 1971.
Norman, D.W. 1974. "The rationalization of a crop mixture strategy adopted by
farmers under indigenous conditions: The example of Northern Nigeria". Journal
of Development Studies. 11: 3-21.
Norman, D.W. 1982. The farming systems approach to research. En Proceedings
of Kansas State University's 1982 Farming Systems Research Symposium. pp.
7-19.
Navarro, L. 1983. "Developing technology for small farms; a case study in Central
America". En Proceedings of Kansas State University's 1982 Farms Systems Rese-
arch Symposium. pp. 126-145.
Palma V., F. 1979. Farming systems research at EMBRAPA. EMBRAPA working
PAPER. 41 p.
Patifio, V.M. 1965. Historia de la actividad agropecuaria en America Equinoccial.
Imprenta Departamental, Call Colombia. 601 p.
Pinchinat, A.M. et al., 1976. "Multiple cropping in tropical America". ASA Special
publication No. 27. pp. 51-61.
Platen, H. von; Rodriguez, G. y Lageman, J. 1982. Farming systems in Acosta-
Puriscal, Costa Rica. Turrialba, Costa Rica, CATIE. 140 p.
Rao, M.M. y Edmunds, J.E. "Studies on intercropping of banana with food crops. I
Results of trails at research station. II Results of trails at farmer's holdings. WIND-
BAN Research and Development Division". Papers presented at the "Workshop
on Banana Intercropping in the Windward Islands", St. Lucia.
Rhoades, R.E. 1982. "Para comprender a los pequefios agricultores: perspectives
socioculturales de la investigaci6n agricola". Depto. de Ciencias Sociales. Docu-
mento de entrenamiento 1982/8. CIP, Lima, Per.. 9 p.
Rhoades, R.E. y Booth, R.H. 1982. "AIA: un modelo conceptual, interdisciplina-
-rio, de generaci6n de tecnologfa agricola apropiada". Depto. de Ciencias Sociales.
Documento de trabajo 1982/5. CIP, Lima, Per6. 15 p.
Ruthemberg, H. 1977. Farming systems in the tropics, la. ed. Oxford Clarendon
Press. 313 p.
Ruthemberg, H. 1980. Farmingsystems in the tropics. 3a. ed. Nueva York. Oxford
University Press. 424 p.










Sanchez, A. et al., 1982. Delimitaci6n y definici6n de unidades agroecol6gicas
(Metodologra). CENIAP Inst. de Inv. Agr. Gen. Maracay, Venezuela. 32 p.
Sanchez, P.A. 1973. "Manejo de suelos bajo el sistema de roza". En P.A. Sdnchez
(ed.). Un resume de las investigaciones edafol6gicas en America Latina Tropical.
North Carolina State Univ. Techn. Bull. 219: 51-74.
Schroeder, D. 1979. An economic analysis of intercropping systems: case study;
hillsides development pilot project, Jamaica. Thesis M.S. University of Missouri,
Columbia. 200 p.
Schultz, T.W. 1964. Transforming traditional agriculture. Yale Press.
Stakman, E.C., Bradfield, R. y Mangelsdorf, R.C. 1967. Campaings against hun-
ger. Harvard University Press.
Tapia, M., Blanco, O., Lescano, L. y Valladolid, J. 1980-84. Informes t6cnicos.
Proyecto de Investigaci6n de los Sistemas Agricolas Andinos. IICA/CIID-
UNSCH-UNSAAC-UNTA. Ayacucho, Cuzco, Puno, Per6, p. irr.
Temias, J. etal., 1982. Diagn6stico agroecol6gico de la region nororiental. CIAR-
NO, Maturin, Venezuela. 36 p.
Tienhoven, N. von; Icaza, J. y Lageman, J. 1982. Farming systems in Jinotega,
Nicaragua. Turrialba, Costa Rica, CATIE. 140 p.
USAID. Latin America and Caribbean Bureau. 1984. Latin American and Carib-
bean proposed projects of interest to title XII institutions. USAID/ Washington,
U.S.A.
Werge, R.W. y Benavides, M. 1980. "Investigaci6n on farming in Peru by means of
multiple-visit survey". Social Science Dept. Training Document 1980/5. CIP, Li-
ma, Per6. 12 p.
Wooley, J. y Pachico, D. 1983. "Investigaci6n en fincas sobre sistemas de cultivo
de frijol. Una metodologfa en studioo. Carta informative del Programa de Frijol del
CIAT. Vol. 5 No. 3.
Zandstra, H. etal., 1979. Cdqueza: living rural development. Ottawa, IDRC. 321
p.
Zandstra, H. 1982. "An overview of farming systems research". En Procedings of
Kansas State University's 1982 Farming Systems Research Symposium. pp. 33-
48.










Aspectos interdisciplinarios y relaciones entire los pro-
ductos en la organizaci6n de los programs de investi-
gacion sobre los sistemas agricolas

W.A. Stoop

Resumen

Con base en diversas concepciones acerca de las funciones y contribuciones de
un enfoque sobre los sistemas agricolas para realizar la investigaci6n en este campo,
se proponen algunas pautas generals para su organizaci6n e integraci6n a los
programs nacionales.
Claro est6 que cada program national se enfrentarS a una situaci6n mas bien
dnica en t6rminos de medio ambiente natural y sistemas agricolas en pr6ctica, de
estructuras institucionales y administrativas, como de disponibilidad de fondos y
mano de obra capacitada, todo lo cual ejercer6 gran influencia sobre las formas me-
jores y mas practicas de emplear un enfoque de sistemas agricolas.
Por tanto, el punto de vista preparado en este trabajo deberS ser completado por
los representantes de varies programs nacionales, en particular sobre las siguien-
tes cuestiones:

1) ,Cual es el papel que desempefian los obstaculos institucionales en la
reunion de equipos multidisciplinarios y qu6 medidas se pueden proponer
para superar dichos obstaculos?

2) (De que manera se han resuelto los problems administl ativos y presupues-
tales derivados de la participaci6n en ISA de cientificos que pertenecen a
distintas instituciones?

3) (Hasta que punto y de que modo se organize la comunicaci6n entire las dis-
tintas disciplines que trabajan en una misma o bien en diferentes institu-
ciones; c6mo se establecen las prioridades de la investigaci6n agricola?

4) LDe qud manera se organize la comunicaci6n entire investigaci6n en cam-
pos experimentales y en las propias comunidades?

5) 6De que manera se organizan los equipos de campo de ISA en cuanto a
transport, alojamiento, incentives, etc., especialmente para asegurar la
flexibilidad y oportunidad de diversas operaciones?

6) ,Hasta que punto contribuyen los equipos de ISA en diversos pauses a la for-
mulaci6n de propuestas, y hasta que punto estas propuestas toman en
cuenta la diversidad existente entire los sistemas agricolas y entire los medios
ambientes naturales?


* Institute para el Apoyo de Investigaci6n Agricola Nacional (ISNAR).











1. Introducci6n
Si bien a lo largo de la l6tima d&cada la "Investigaci6n sobre los Sistemas
Agricolas" (ISA) se ha desarrollado hasta convertirse en un enfoque bastante
complejo y, en ocasiones, poldmico para la realizaci6n de investigaci6n agrfcola,
sus principles objetivos siguen siendo claros:

Identificaci6n de los problems tecnicos, biol6gicos y socio-econ6micos m6s
urgentes en el piano agrfcola para las principles categorfas de agricultores.

El desarrollo y evaluaci6n de tecnologfas mejoradas que se adapten a los me-
dios y capacidades de las principles categorfas de agricultores.

Mientras en el pasado los cientificos tecnicos cuyo trabajo se desarrollaba dentro
de los limites de centros de investigaci6n representatives, eran los principles en-
cargados de desarrollar tecnologfas mejoradas, ahora se cae en la cuenta de que los
agricultores mismos pueden ser participants activos en el process de generaci6n
de tecnologfa, y que los cientfficos tienen much que ganar con una colaboraci6n
m6s estrecha de los grupos representatives de los agricultores. Para muchos parses
en desarrollo, este enfoque contribuira ciertamente al mejor abordamiento de los
problems, y por tanto a una mayor efectividad en relaci6n con los costs de los es-
fuerzos en la investigaci6n.
A fin de obtener todo el provecho que el enfoque de ISA report, es necesario,
sin embargo, que los cientificos, generalmente formados dentro de estrictas lineas
disciplinarias, adopten una perspective interdisciplinaria y de relaciones entire los
products. Tal perspective result indispensable tanto para la identificaci6n de los
problems m6s urgentes de los agricultores, lo cual conducira a la investigaci6n de
prioridades, como para el desarrollo subsecuente de tecnologfas mejoradas que se
adapten a los recursos de los pequefios agricultores.
Se requieren no s61o los esfuerzos de los cientificos individualmente, sino tam-
bidn de las instituciones (investigaci6n sobre cultivos y ganado, extensionismo, uni-
versidad, etc.), las cuales deber6n promover e incluso proporcionar incentives a los
cientificos y al personal que participen en alguna actividad de ISA, a pesar de los
obstaculos administrativos e institucionales que existen en numerosos pauses.
Llegar a la situaci6n ideal que arriba proponemos ser6 obviamente un process
lento y a largo plazo, pero si pone en march un program en pequefia escala con
objetivos bien definidos en una area especifica que tenga importantes potenciales,
aumentar6n las posibilidades de exito (v6ase la experiencia de Panama en la obra
de Martinez y Arauz, 1983). En secciones posteriores, se consideran las principles
orientaciones de un program de tales caracterfsticas y el alcance de los problems
que se abordarbn. Estos dos aspects determinan en gran media la posici6n de
ISA en una organizaci6n para la investigaci6n agrfcola, asT como el tipo de rela-
ciones interdisciplinarias que se necesitan para que el program tenga exito a largo
plazo.
Aunque los programs de ISA se basan en un n6mero limitado de principios en
com6n, hay tal diversidad en las estructuras organizativas nacionales, las convic-
ciones political y las polfticas gubernamentales, los medios ambientes naturales y
los sistemas agricolas en operaci6n (sin incluirsiquiera los aspects de motivaciones
personales y ambiciones individualss, que los escenarios de ISA pueden volverse
poco realistas. Flexibilidad y pragmatismo son por lo tanto dos cualidades funda-
mentales en la adaptaci6n de un enfoque ISA general, a fin de satisfacer lasnecesi-
dades locales.







40


2. Principales orientaciones de ISA

Durante la d6cada pasada, ISA dej6 de ser un modesto esfuerzo por reducir la
brecha entire las cosechas obtenidas en los campos experimentales y los obtenidos
en las propias comunidades, y se convirti6 en el actual y amplio enfoque interdis-
ciplinario y de relaciones entire los products.
Como en la actualidad se le formula, ISA proporciona funciones fundamentals
de relaci6n entire el agricultor, la extension, la investigaci6n y los disefiadores de
political, como se puede observer en la figure 1. De este modo, ISA tiene evidente-
mente dos components principles:

un macrocomponente, que comprende el enlace y las funciones de retroali-
mentaci6n entire ISA, las political nacionales (por ejemplo, precious para insu-
mos y producci6n, subsidies y prioridades nacionales de investigaci6n) y el
apoyo infraestructural, es decir, los factors ex6genos.

un microcomponente, que comprende la identificaci6n de los problems
apremiantes en el piano agricola y la generaci6n de tecnologfa y evaluaci6n
consiguiente factorss end6genos), lo cual cubre tanto las actividades en
campos experimentales como las actividades realizadas en las propias comu-
nidades.

Estos dos components de ISA contribuyen de manera important a corto y lar-
go plazo vasee la secci6n siguiente) a orientar la investigaci6n agricola national y
los esfuerzos para lograr el desarrollo, siempre que se permit la colaboraci6n de
importantes disciplines interrelacionadas. En algunos aspects, las exigencias de
un compromise a largo plazo hecho por un grupo interdisciplinario puede presen-
tar algunos problems organizativos. No obstante, la siguiente secci6n deberS
mostrar claramente que se trata de elements variables en un enfoque de ISA.

3. ISA como un esfuerzo a largo plazo

Bajo la influencia de los programs por products especfficos, y las presiones
que ejercen quienes financial dichos programs para obtener r6pido resultado,
ISA ha puesto hasta ahora mayor 6nfasis en las ganancias obtenidas de la produc-
ci6n de cultivos alimenticios anuales a traves de tecnologfas consistentes en va-
riedades mejoradas en combinaci6n con diversos insumos comerciales (fertilizan-
tes, plaguicidas, herbicidas, etc.). Aunque este enfoque ha tenido 6xito en el caso
de cultivos irrigados en el arroz y el trigo, las situaciones m6s comunes que se pre-
sentan en la agriculture de temporal -las cuales se caracterizan generalmente por
una mayor complejidad y diversidad en los sistemas de producci6n- no se ha be-
neficiado en mismo grado de las innovaciones tecnol6gicas.
Sin duda alguna para los sistemas agricolas de temporal, pero en menor media
tambidn para los sistemas irrigados, un trabajo de ISA a median y largo plazo pare-
ce absolutamente indispensable a fin de supervisor los cambios graduales en los sis-
temas de producci6n y en la disponibilidad de recursos. Es obvio que la revisi6n del
impact que a largo plazo tienen las mejoras a corto plazo, desempefiarS un papel
important para que la investigaci6n prevea los problems futures.
La experiencia de los studios de ISA-ICRISAT en el AltoVolta, realizados apar-
tir de 1980, apoya la necesidad de un compromise a largo plazo, aun cuando se


















AGRICULTOR





INVESTIGAt RES EXTENSION
(EN-LA- w (EN-LA-FINCA)
ESTACI6N)
(EN-LA-
FINCA)



ESTRATEGIAS
POLITICAS/DE DESARROLLO
GUBERNAMENTALES


DESARROLLO Y TRANSFE-
RENCIA DE TECNOLOGIA


"MICROCOMPONENTE"
DE FSR

IMPLICACIONES DE LA
-POLITICA NATIONAL


"MACROCOMPONENTE"
DE FSR


FIG. 1. COMPONENTS Y ENLACES INVOLUCRADOS EN LA INVESTIACI6N EN SISTEMAS DE PRODUCCI6N.







42;


abordan los incrementos anuales en los rendimientos de sorgo y mijo de los siste-
mas agricolas de temporal. Cabe mencionar las siguientes razones:

Medio ambientales: grandes variaciones anuales en el volume total de lluvia
y en su distribuci6n (se present una situaci6n similaren el caso de los sistemas
de irrigaci6n alimentados por un abastecimiento de agua poco confiable), lo
que provoca grandes variaciones anuales en la cosecha, as como la inciden-
cia de plagas y enfermedades.

Sociales: los prejuicios de los agricultores en entrevistas y en el manejo de ex-
perimentos en las comunidades agricolas Ilevaron a resultados err6neos, los
cuales podrian corregirse a media que se desarrolle un mejor entendimiento
entiree agricultor e investigator. (Matlon, 1984; Vierich, 1984).;,

T6cnicos: mientras que el equipo de ICRISAT ponfa mayor atenci6n en la
agronomia para el sorgo y el mijo mediante la introducci6n de variedades me-
joradas, resultaba evidence que desde una perspective national era mas im-
portante atacar los peligros de degradaci6n de la tierra debido a la estructura
superficial de los suelos (cubierta f&rtil) (Vierich y Stoop, 1984). En ese con-
texto la conservaci6n del suelo, la integraci6n del ganado y agriculture, y la
agrosilvicultura son todos temas de gran importancia que debersn estudiarse
junto con los agricultores, a fin de asegurar la aceptaci6n de las diversas pro-
puestas en esos campos. Del mismo modo, el desarrollo de tecnologias de
irrigaci6n aceptables que reduzcan losproblemas de salinidad tendrian un pa-
pel important en los sistemas agricolas irrigados.

DeberS resultar obvio que los temas arriba mencionados se basan en diferentes
combinaciones de disciplines, y resultan de vital importancia para los potenciales
de producci6n futures. Con frecuencia los distintos temas no son exclusivos para
una zona agroecol6gica especifica. Debido al traslape con las zonas adyacentes
-en parte resultado de la variaci6n de la lluvia anual-, se obtienen ventajas al es-
tudiar comparativamente diversos temas en distintas zonas.

4. Posici6n de ISA en un program national de investigaciones
agricolas

De las dos secciones anteriores se derivan 16gicamente algunas exigencias fun-
damentales con respect a ISA y a su organizaci6n. En primer lugar ISA es por
simple definici6n un enfoque multidisciplinario y de products multiples.
A fin de funcionar eficazmente, ISA deberg constituir una parte integral y perma-
nente de un sistema de investigaci6n en campos experimentales con la realizada en
las comunidades mismas. Sin esos enlaces director, ISA no puede a largo plazo
prestar sus servicios ni a los agricultores ni a los extensionistas, ya que no recibe la
alimentaci6n adecuada del flujo necesario de mejoras tecnol6gicas. Asi, a fin de fa-
cilitar el intercambio eficaz de informaci6n y colaboraci6n entire la investigaci6n en
campos experimentales y la que se Ileva a cabo en las propias comunidades, result
convenient que haya s61o una entidad que tome decisions para ambas (Biggs,
1983). Asimismo, la participaci6n del personal del servicio de extension en algunas
actividades de ISA (por ejemplo, en los aspects de selecci6n y visit previa de ex-
tensi6n) mejorarfa la relaciones entire la investigaci6n y dicho servicio de extension;
se incrementarian oportunidades de que se diseminardn r6pidamente las







43

tecnologfas mejoradas m6s promisorias, y de que se recibiera retroalimentaci6n de
los agricultores para la investigaci6n.
Para facilitar adn mas la interacci6n de distintas disciplines, se deberS crear ini-
cialmente un pequefio equipo de ISA compuesto de agr6nomos y socioeconomis-
tas en el interior de la organizaci6n para la investigaci6n agrfcola existente. En este
equipo el socioeconomista desempefiar6 un papel clave para unir el micro y el
macrocomponente de ISA figuress 1 y 4), al mismo tiempo que se comprometerS
de manera m6s decidida en las actividades in situ de diagn6stico y descripci6n, y en
el desarrollo final de las propuestas surgidas en la fase extensionista. Por otra parte,
el agr6nomo que se dedica a trabajar en los campos experimentales y en las propias
comunidades figurea 2), tendr6 a su cargo la responsabilidad de incorporar otras
disciplines t6cnicas al trabajo en las comunidades agrfcolas. Al principio, el prop6si-
to del trabajo sera exponer a otros cientificos alas realidades directs, mediante visi-
tas de campo y excursions con objeto de que contribuyan a resolver los problems
cotidianos del agricultor. A rafz de esta exposici6n se espera que las distantes dis-
ciplinas empiecen a situar sus trabajos de investigaci6n en el context de una activi-
dad agrfcola. Esta actividad estar6 relacionada con diversos products y compren-
derA importantes aspects socioecon6micos de los cuales deberan por lo menos ser
conscientes los cientificos dedicados a una sola discipline y a un solo product (por
ejemplo, la administraci6n de la empresa agrfcola, el papel de las mujeres, el papel
del empleo fuera de la empresa agrfcola, las preferencias en la alimentaci6n, las
estrategias para el almacenamiento del grano y la funciones complementarias de
diversos cultivos destinados a la venta y autoconsumo). A partir de este conoci-
miento y como resultado de la retroalimentaci6n de los agricultores, los cientificos
se encontrarAn en una mejor posici6n para enfocar adecuadamente su investiga-
ci6n y apreciar las razones por las cuales los agricultores adoptarsn o rechazarAn
ciertas tecnologfas mejoradas.

5. Funcionamiento de ISA

Como se dijo anteriormente, ISA tiene varias e importantes funciones de enlace
entire la investigaci6n, los agricultores, la extension y los disefadores de polfticas.
En algunos pauses, esta funci6n de enlace es cumplida eficazmente por el servicio de
extension y el sector commercial privado. Por consiguiente, dependiendo del poder
que tengan 6stas, los alcances de ISA y la necesidad de contar con sus servicios va-
riarbn en gran media en los distintos pauses
No obstante, por ninguna circunstancia ISA funcionarS en el mismo nivel que la
extension, aun cuando esto signifique que no se cubran ciertas 6reaspropuestas. Al
respect, serfa convenient que muchos pauses aceptaran la "diversidad en los sis-
temas agricolas" con un hecho, y abordardn el enfoque de ISA a traves de studio
de largo plazo de la comunidad, o bien a traves de temas generals de
ISA/extensi6n (por ejemplo, la erosi6n, la tracci6n animal/la mecanizaci6n, etc.)
en aquellas zonas agroecol6gicas que tengan mayor potential y significaci6n para
la economfa national vasee el cuadro 1 y la figure 3 para la zona de sabana de Afri-
ca Occidental.
Una poderosa red de servicio de extension que cuente con el apoyo de compe-
tentes especialistas en la material estarfa en una posici6n clave para formular pro-
puestas, si bien la participaci6n de un equipo de investigaci6n, en particular de un
equipo de ISA, seguirS siendo indispensable.
Sin embargo, aun si se carece de una extension efectiva, eso no significa que los
esfuerzos de ISA se desperdiciarhn, pues la mayorfa de los agricultores van a practi-











1. INVESTIGACI6N EN-LA-ESTACI6N EXPERIMENTAL.
r Estudios
I 2. INVESTIGACI6N EXPLO- agroecondmicos
I RATORIA Experimento
agron6micos


EXPERIMENTS "DE NIVELES"


C,
H -.

UJ <
=3 0


Co
W j

(D
w: Q
CO


----------------------------1


S4. EXPERIMENTS DE VERIFICACI6N

5. PARCELAS DE PRODUCTION EXPE- I
RIMENTAL I
----c----_-_----J


FIG. 2, ESTRATEGIA
TECNOLOGfA


PARA LA INVESTIGATION Y TRANSFERENCIA DE
(PALMER ET AL, 1982).


I
oso


4-1
I f
r4





I-


31-













CUADRO 1: Caracterizaci6n de 3 zonas Agroecol6gicas principles
en Alto Volta, Africa Occidental.


Promedio de Comienzo Estaci6n Tipos de
Zonas Precipitaci6n aprox. de de Productos Productos Productos
Agroecol6gicas Anual Estaci6n Lluvias Princpales Secundarios Agricul.tores
de Lluvias



Sahel 600 Julio 2.5-4 Mijo Caupi Subsistencia
Past Voandzou
(Ganado)
Sudan 600-900 Junio 4-5 Mijo Caupi Subsistencia
Sorgo Mani
(Ganado) Mafz
Arroz
Voandzou
Sudan 900 Mayo 5-6.5 Mijo Caupi Subsistencia
Sorgo Mani Comercial
Maiz Arroz
Algod6n
Ganado















DIVISION AGROECO- DESARROLLO
LOGICA EN ZONAS AGRICOLA

1 1
POTENTIAL DE POTENTIAL DE
PRODUCClON CRECIMIENTO



MACRO ORIENTACION
DE NARS



IDENTIFICACI6N DE AREAS
DE ENFOQUE CON POTENTIAL
PARA:
*CRECIMIENTO INMEDIATO,
*CRECIMIENTO LARGO PLAZO




IDENTIFICACION
"DOMINIOS DE RECOMEFMACION"
DENTRO DE AREAS DE ENFOQUE
MICRO ORIENTATION
DE PROGRAMS DE FSR


IDENTIFICACION
DE GRUPOS DE ENFOQUE
DENTRO DE DOMINIOS


FIG. 3, PASOS A SEGUIR PARA ENFOCAR LA INVESTIGACI6N AGRICOLA,











EN-LA-ESTACI6N


EXPERIMENTAL


- EN-LA-FINCA


* SOCIOECONOMfA


* FITOMEJORAMIENTO
* FISIOLOGIA
* FISICA DEL SUELO
* QUIMICA/FERTILIDAD DEL SUELO
* PROTECCI6N DE LA PLANT
* ETC. I


25%


AGRONOMIA


CRIANZA DE ANIMALS


MANEJO DE TIERRA/AGUA


50%7


GRADO DE ENVOLVIMIENTO EN-LA-FINCA


FIG, 4. GRADO APROXIMADO DE ENVOLVIMIENTO DE ALGUNAS DISCIPLINES EN-LA-FINCA.


75%


100%


do


I







48


car alguna forma de experimentaci6n local y de adaptaci6n adecuada. Dada la di-
versidad y complejidad de numerosos sistemas agricolas de subsistencia, en oca-
siones se preferir la experimentaci6n a largo plazo realizada por agricultores loca-
les los ensayos a corto plazo de agents externos (Johnson, 1972).
Al ejecutar las actividades en las comunidades mismas, la oportunidad con que
se haga es un punto clave. Se pueden obtener datos sumamente equivocados
cuando los experiments de campo se implantan demasiado tarde y cuando las en-
cuestas se Ilevan a cabo en periods inadecuados, por ejemplo, fuera de la 6poca
de cosecha, cuando no es possible contrastar las observaciones de campo. Con ob-
jeto de asegurar la oportunidad de las operaciones, result indispensable la plane-
aci6n, asi como disponer de medios de transport confiables, y de un personal de
campo motivado y competent que viva en el area de studio por lo menos durante
los periods critics de la ppoca de cosecha.
Los programs de ISA se ver6n a menudo limitados por la falta de personal de
campo competent (t4cnicos y cientificos) con experiencia en los procedimientos
de ISA. A corto plazo esto se puede resolver en cierta media mediante diversos in-
centivos, tales como posibilidades de desarrollo acad6mico y retribuciones por jor-
nadas de trabajo especiales, etc. LlevarA tiempo enviar las perspectives de los
cientificos en cuanto a la investigaci6n a fin de crear un grupo que comparta el inte-
res por el enfoque interdisciplinario y de relaciones entire los products, interns in-
dispensable para poner en pr6ctica ISA con 6xito. Por ello, la preocupaci6n actual
de ISA deberS contribuir a reorientar el program de studios de la universidad,
presentando mayor atenci6n a los cursos que contengan:

una perspective interdisciplinaria sobre diversos products.

una introducci6n a la investigaci6n de sistemas agricolas.

Al respect se debe mencionar elcurso Internacional sobre la Investigaci6n en Agri-
cultura para el Desarrollo (ICRA) impartido anualmente en Wageningen, Holan-
da, el cual combine el trabajo del sal6n de clase con el del campo en los pauses en de-
sarrollo (ICRA, 1982).









Bibliografia

Biggs, S.D. 1983. Monitoring and control in agricultural research systems; Maize in
Northern India. Research Policy 12: 37-59.
ICRA. 1982. Report on the 1st international course for development oriented rese-
arch in agriculture. INCRA, P. O. Box 88, Wageningen, The Netherlands; 33 pp.
Johnson, A.W. 1972. Individuality and experimentation in traditional agriculture.
Human Ecol. 1 (2): 149-159.
Martinez, J.C., y J.R. Arauz (1983). Institutional innovations in National Agricul-
tural Research: On-farm research within IDIAP, Panama. CIMMYT Econ. Progr.
Working Paper No. 02/83; CIMMYT Londres 40, Mexico 6, D.F., Mexico; 39 pp.
Matlon, P.J. 1984. Technology evaluation: five case studies from West Africa, pp.
95-118 en: Coming full circle: Farmers'participation in the development of techno-
logy. IDRC, Box 8500, Ottawa, Canada.
Vierich, H.I.D. 1984. Accommodation or participation? Communication
problems, pp. 17-26 en: Comin full circle: Farmers' participation in the develop-
ment of technology. IDRC, Box 8500, Ottawa, Canada.
Vierich, H.I.D., yW.A. Stoop. 1984. Increased population density and continuing
drought: Long-term and short-term agricultural adaptation in the semiarid tropics
of West Africa. Village Studies Report No. ICRISAT West Africa Econ. Progr. B. P.
1165, Ouagadougou, Upper Volta.









Respuesta al disctirso de W.A. Stoop

_7.?,- I ': vi[C". Franklin, F.Rosjles

..'": ", Carlos aenz Pacheco

Introduce 6n -PM : i .i

Elrf}r Stoop expuso en su presentation aspects releatesde a investigacion
agricola orientada porel enfoque.de la investigaciop en sistema de'finca ( FSR"(
dAndonos gufas y consideraciones especiales para lograr una organization e in-
tegraci6n exitosadentro de )os Programas Nacionale de lpvestigacion. A.ipctos
como: orientacionesprincipales del "FSR'. su funcionamleqdo, necesidad de una
proyecci6n.a media vy largo plazo, as como rambiep la position acruaiv perspec-
tivas de este enfoque a lo quercespecta a su iqtegraci6q v uso efgGtivod nehti'dlos
Programs Nacionales. b-!Ed .,.s: ..* .-
, nncdl6ipregtnagjmpoprtantessantesso gan ,i y administraci6r) de a in-
vestigaci6n, enfalizando tambien ta necesidad (e una'mejory ms aimplia v 'de co-
ruiiicaci9"n entree la investigaci6nu extension, entr las dife.rentes institucion's par-
ticipantes en el desarrollo agricola, asi como la comuircaci6n intra-insilucional e
inter-disciplinaria. Muchas de estas preguntas necesitan el concurs in'tegrado de
todos nosotros y de los administradores y dirigentes de la investigaci6n agricola a ni-
vel del pals. Con el fin dual de motivar discusi6n y aportar, en algunos casos, solu-
ciones alas interrogantes aqu planteadas, centraremos nuestra presentaci6n, en
los dos aspects principles del tema, organizaci6n e implementaci6n, sin entrar en
detalles metodol6gicos y tecnicos del enfoque de Investigaci6n en Sistemas de Fin-
cas.
Orientaci6n y organizaci6n de la investigaci6n en sistemas
defincas

Como bien lo menciona el Dr. Stoop, FSR ha evolucionado gradualmente de un
modesto esfuerzo, que intentaba acortar la magnitude de la diferencia entire la pro-
ducci6n obtenida en las estaciones experimentales y la obtenida de los agricultores,
a un enfoque comprensivo que integra la investigaci6n por disciplines y cultivos o
rubros. Apunta ademfs, que bajo el present concept de FSR, se proven fun-
clones principles de enlace entire agricultores, extensionistas, investigadores y
politicos, y que en algunos parses esta funci6n se desarrolla satisfactoriamente por
los servicios de extension y el sector commercial privado; por lo que menciona que
dependiendo de la fortaleza de estas dos instituciones, el enfoque y uso de la
metodologia de FSR variar6 de un pats a otro. En esos t6rminos (en nuestro con-
cepto) agregarfamos que FSR va much m6s allay de proveer estas funciones en
enlace; es una forma de desarrollar e implantar investigaci6n agricola, que tiene co-
mo uno de sus requisitos el fomentar, mejorar y desarrollar los sistemas de comuni-
caci6n o enlace entire los organismos y personas involucradas.
La amplitud en la definici6n y la flexibilidad en la metodologfa o enfoque FSR,
ademas de su 16gica, han contribufdo grandemente para su aceptaci6n, as como


* Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y Ensefanza (CATIE)









tambidn han ocasionado acaloradas discusiones entire sus practicantes, y crfticas
negatives de cientificos fuera de este cfrculo.
La mayoria de los trabajos realizados bajo el enfoque FSR (usado en t6rmino ge-
neral) han sido sesgados al area de cultivos alimenticios y, entire ellos, los cultivos
anuales, principalmente. La causa ha sido en mayor parte, (como mencionara el
Dr. Stoop), por las presiones ejercidas a travis de los organismos donantes y/o pre-
siones de caracter politico-social. El desarrollo metodol6gico ha sido grande y de-
tallado. Se ha avanzado significativamente a costa de muchos esfuerzos, dinero y
tiempo, entire otros.
El enfoque ha tenido amplia aceptaci6n y su filosoffa es bastante bien entendida
por su metodologfa direct y 16gica. Todo esto -a nuestro criterio- ha sido princi-
palmente a nivel de idea o concept; muy poco sabemos, sobre su aplicaci6n prsc-
tica. Estas experiencias son minimas si nos referimos a proyectos de caracter na-
cional o regional dentro de un pafs, y no a proyectos pilots en areas pequefias o
especificas.
Las preguntas vienen y las dudas se manifiestan en los ejecutivos de la investiga-
ci6n y desarrollo agricola, a nivel national e international (incluyendo donantes) en
lo que respect a su posibilidad operative e implantaci6n real-prsctica de este enfo-
que. Necesitamos mas informaci6n sobre aspects de administraci6n per se tales
como: costs de implementaci6n, recursos humans (n6mero y nivel acad6mico);
apoyo logfstico minimo a nivel local, regional o national; disefio y organizaci6n de
los equipos de finca, equipos de apoyo; tiempo minimo para implementaci6n de
un program y obtenci6n de resultados; c6mo medir estos resultados o el impact.
Esto y muchas preguntas afines o ligadas a la administraci6n son los puntos sobre
los cuales deberian girar nuestras actividades y acciones futuras dejando a un se-
gundo nivel la 16gica y bondades te6ricas del enfoque de sistemas.
Las orientaciones a seguir deberia considerar la explotaci6n maxima del amplio
enfoque de FSR tratando de incluir o fomentar variables y lfneas de studio que han
sido hasta ahora negadas o abordadas s61o parcialmente, como el caso de la inclu-
si6n de arboles frutales o cultivos perennes en nuestros sistemas, agroforestaci6n,
ganaderia y conservaci6n y manejo de suelos, entire otros. Esto podria incluir culti-
vos y products agricolas no tradicionales para exportaci6n o sustituci6n de impor-
taciones.

Implementaci6n yfuncionamiento de un program de investiga-
cinion agricola usando el enfoque FSR

Antes de entrar en la discusi6n sobre la implementaci6n y fuicionamiento debe-
mos recorder que FSR no es un sustituto de nuestros programs o proyectos regula-
res de investigaci6n agricola. Es s61o una nueva forma de trabajo que trata de maxi-
mizar los recursos existentes mediante la modalidad de trabajos en fincas como
complement a los studios que se realizan en las estaciones experiment les. Es un
paso mas en la secuencia normal y 16gica del process de generaci6n de t cnologfa.

Integraci6n

Un proyecto o equipo FSR no debe ser ni estar aislado del resto de n Sistema
Nacional de Investigaci6n Agricola (SNIA). No podriamos estar m6s d acuerdo
con el Dr. Stoop cuando menciona que FSR debe ser parte integral y permanent
de una SNIA y que debe ser el enlace de la investigaci6n en fincas y la inv stigaci6n
en estaciones experimentales.






52


Si al sistema conventional de investigaci6n se le agrega el component de inves-
tigaci6n en fincas, tratando de disminuir la brecha entire 6ste y el servicio de exten-
si6n, es convenient asegurar que todos los components del sistema estin bajo
una misma administraci6n y liderazgo tecnico.
Proyectos pilots o esbozos de programs FSR que nacen y crecen fuera del
SNIA, con sus propios recursos financieros y humans, funcionan bien, probable-
mente much mejor y mis eficientemente que el SNIA, desde elpunto de vista ad-
ministrativo y de producci6n de resultados, pero esto sera cierto solamente durante
la vida del mismo. Una vez que los fondos se terminen quedar6n 6nicamente los re-
portes de la experimentaci6n realizada con la esperanza de que los grupos naciona-
les de investigaci6n y extension las acepten y les den continuidad.
Las experiencias de integraci6n bajo estas circunstancias son en gran parte nega-
tivas a6n cuando los resultados del campo y las evaluaciones del proyecto sean ex-
celentes. La mayoria de estos proyectos no prueban que la metodologfa o enfoque
FSR funciona, sino que la experimentaci6n en fincas es possible y productive.
Podriamos ser optimistas y agregar que el impact a los agricultores del area del
proyecto es buena, especialmente si medimos impact por ndmero de agricultores
contractados o expuestos a la tecnologia generada por el proyecto.
Pecando de radicales y extremists, diremos que es la inica forma de medir la 16-
gica y filosoffa del enfoque FSR es potencialmente aplicable con sus consecuentes
resultados practicos, es implement6ndolo dentro de un SNIA con todas las defi-
ciencias, inestabilidades y problems por todos nosotros conocidos; ya que al final
de todo este ejercicio que ahora realizamos se espera llegar a esa situaci6n. Los
Centros Internacionales y Regionales de Investigaci6n Agricola estin funcionan-
do, cooperando, entrenando personal, mejorando enlaces y produciendo resulta-
dos con el objetivo primordial de alcanzar la situaci6n arriba mencionada o sea, que
los SNIA obtengan capacidad propia para realizar una investigaci6n eficiente y rele-
vante para resolver sus problems agricolas y aumentar asila producci6n y mejorar
el nivel de vida de los agricultores.

Area de mandate

En su presentaci6n del Dr. Stoop sugiere que para aumentar las probabilidades
de 6xito en el process de la implementaci6n metodol6gica se podria empezar en
pequefia escala con un program bien orientado en un "area de mandate" con po-
tencial important. La definici6n practica de area, al igual que muchos otros termi-
nos, ha sido causa de variadas opinions sin haberse logrado hasta el moment una
posici6n definida que nos ayude a obtener una mejor planificaci6n y ejecuci6n de
proyectos. Sugerimos sin embargo que se consider la definici6n de "area de man-
dato" como una area de trabajo manejable desde el punto de vista administrative.
Esto podria ser: una region seg6n division administrative de un Ministerio de Agri-
cultura; una area de influencia de una agencia de extension agricola; un municipio
dentro de un Departamento o Provincia y otros. La idea basica es que el 6rea
deberia contar con su propio sistema de administraci6n y toma de decisions, te-
niendo representado dentro de st todos los programs (o la mayoria de ellos) de
apoyo del sector publico-agricola para tratar de integrar sus esfuerzos y recursos,
probando as el potential y grado de facilidad de integraci6n y desarrollo agricola.
Dada la diversidad de sistemas en fincas y ambientes ecol6gicos dentro de un
area, y considerando que la mayoria de estos sistemas en el tr6pico estan en un es-
tado de cambio constant, aunque a corto plazo nos parezcan bastantes estables, es
valedero preguntarse. ZQu6 tipo de consideraciones o interns le estamos dando a










esta situaci6n en la generaci6n y formulaci6n de alternatives de producci6n?
Dentro de este context apoyamos el comentario del Dr. Stoop en el que sugiere
que los studios realizados por el FSR se enmarquen en unas pocas zonas agroeco-
16gicas con mayor potential e interns para la economfa national. Estas zonas agro-
ecol6gicas o dominios de recomendaci6n, que son generalmente escogidas usan-
do various criterios, tales como: representaci6n del mayor n6mero de agricultores,
inclusi6n de tipos principles de suelos, etc., no deberian (si se aceptan los criterios
de la inestabilidad de los sistemas) ser m6s de 4 ya que seria impossible e impractico
en cualquier caso tratar de cubrirlos todos.

Implementaci6n

Aunque todos los puntos hasta ahora mencionados estan relacionados en algu-
na forma con implementaci6n y funcionamiento de un proyecto o program FSR,
consideramos convenient resaltar por separados tres temas que influyen grande-
mente: tiempo de implementaci6n, recursos humans y comunicaci6n.
Respecto al tiempo o period de implementaci6n es necesario considerar un es-
fuerzo con proyecci6n de median a largo plazo, no s6lo por los hechos apuntados
por el Dr. Stoop que se refieren al monitoreo de cambios graduales en los ambientes
climaticos, sociales y ticnicos, sino porque tambien se necesita un mfnimo de 4 a 5
afios para empezar a ver resultados. Creemos que los dos primeros afios se podrian
dedicar en gran parte elproceso de aprendizaje, lo que acontece en el campo de los
agricultores, asfcomo tambi6n a lograr y afinar el entendimiento y aplicaci6n practi-
ca del enfoque FSR incluyendo las coordinaciones y flujos de comunicaci6n inter- e
intra programs.
Uno de los problems principles encontrados al desarrollar un proyecto FSR es
la falta de recursos humans capacitados con experiencia en este enfoque y la gran
inestabilidad del personal ticnico en sus posiciones dentro de los SNIA. Como paso
principal y complementado por los various incentives mencionados por el Dr. Stoop
para resolver el problema arriba mencionado, se sugiere la implementaci6n de un
program de entrenamiento en servicio permanent con orientaci6n en FSR m6s
cursos de fortalecimiento por disciplinasy cultivos. Actividad esta que puede y debe
ser enfatizada y apoyada por los Centros Internacionales y Regionales de Investiga-
ci6n Agricola. Se sugiere tambien que el entrenamiento proporcionado por estos
Centros de realice principalmente en los parses, ya que esto reducirfa los costs y
darfa oportunidad de participar a un mayor n6mero de personas, al mismo tiempo
que se aumenta el interns national por este tipo de actividades.
Aunque ya se ha mejorado bastante la comunicaci6n entire servicios de investiga-
ci6n y extension en various parses mediante los llamados "equipos de finca" o
"equipos de enlace tecnol6gico" y otros medios, es necesario definir mejor y forta-
lecer esos nexos para asegurar que el process de generaci6n-transferencia se de-
sarrolle eficientemente y lege a su meta final -el agricultor- en el menor tiempo
possible.
Es necesario que la participaci6n de los extensionistas o agents de cambio en el
process de generaci6n y validaci6n de tecnologfa seg6n el enfoque "FSR", se insti-
tucionalice con caracter permanent y tenga una funci6n operational definida y
bastante participativa en las diferentes etapas del process. Esto serA possible s61o si
se tiene un servicio de extension fuerte y eficiente, por lo que es imperante estudiar
y apoyar los sistemas de extension de la misma forma y con el 6nfasis que se le '.a da-
do a la investigaci6n agrfcola.
Cualesquiera que sean las acciones y actividades de un program de investiga-







54


ci6n agricola siguiendo o noel enfoque FSR, debemos recorder que la funci6n de la
investigaci6n agricola no debe estar aislada del resto de las fuerzas del sector p6blico
y privado, sino que tiene que estar acompafiada de political de precio, credito, con-
sumo, comercio exterior, balanza de pagos, otros, y que todo lo que hagamos debe
estar orientado a aumentar la producci6n y productividad de la tierra usando los co-
nocimientos existentes para mejorar los sistemas agricolas predominantes, elevan-
do asS el nivel de vida de nuestra clientele -los agricultores de los pauses en de-
sarrollo.


















SECCION II

STUDIO DEL CASO DE HONDURAS







57


El contextosocioecon6micopara la investigaci6n sobre
el sorgo en el sur de Honduras

Billie R. DeWalt

Kathleen M. DeWalt

Introducci6n general

La investigaci6n sobre sistemas agricolas se ha convertido en un nuevo e importan-
te enfoque en el campo de la investigaci6n y desarrollo agricola, especialmente en
lo que se refiere a los pequefios agricultores. El enfoque consider la empresa
agrfcola entera como un sistema, con lo cual dirige su atenci6n a "las interdepen-
dencias entire los components sobre los cuales tienen control los miembros de la fa-
milia agrfcola, y la manera en que estos components interactuan con los factors
ffsicos, biol6gicos y socioecon6micos sobre los cuales no tienen control dichos
miembros" (Shaner et al., 1982:13). De este modo, la investigaci6n sobre los siste-
mas agrfcolas tiene como prop6sito no caer en la miopla producida por los enfo-
ques disciplinarios y los basados en un solo product, enfoques que han servido de
gufa a la investigaci6n agricola durante, por lo menos, la mitad del siglo. Quiz6 el
punto crucial en lo que respect a la investigaci6n sobre sistemas agrfcolas consista
en determinar c6mo los individuos que se especializan en distintas disciplines y en
distintos cultivos/animales pueden interactuar para comprender e investigar el de-
sarrollo de los sistemas agricolas, asi como para contribuir a ese desarrollo.
El prop6sito de esta sesi6n radica en proporcionar un caso que ejemplifique c6-
mo la investigaci6n que se realize en colaboraci6n con personas provenientes de
disciplines acadgmicas muy diversas, y de programs internacionales, regionales y
nacionales, contribute a mejorar la producci6n de sorgo en el sur de Honduras. Es-
peramos demostrar c6mo el trabajo de las instituciones e investigadores se ha veni-
do dedicando a tender las necesidades de los pequefios agricultores en el sur de
Honduras. Como resultarS evidence, este trabajo se ha realizado en colaboraci6n
con INTSORMIL, el Ministerio para los Recursos Naturales del Gobierno de Hon-
duras, ICRISAT (el Instituto Internacional para la Investigaci6n sobre Cultivos en
los Tr6picos Semigridos), CATIE (Centro Agron6mico Tropical de Investigaci6n y
Ensefianza), CLAIS (Comisi6n Latinoamericana de Investigadores en Sorgo), ytal
vez lo mas important, con agricultores.

Introducci6n al trabajo socioecon6mico

El papel otorgado a los cientificos sociales constitute un indicador de la manera
en que la investigaci6n sobre los sistemas agricolas ha afectado la linea de conduct
de la investigaci6n agrfcola. En el pasado, los cientificos sociales se limitaban, en ca-
so de ser invitados a participar, a calcular anticipadamente los costs y beneficios de
un proyecto agricola, o bien a realizar un examen post-mortem de ese proyecto. No
se concebfa que los cientificos sociales pudieran contribuir de alguna manera en el
process de investigaci6n agricola.


* Universidad de Kentucky, Lexington, Kentucky, USA.










Al reconocerse, especialmente entire los pequefios agricultores, que los factors
socioculturales desempefian un papel important en el sistema agricola, se ha asig-
nado a los cientificos sociales una funci6n mas important vasee Shaner et al.,
1982:15). Pueden ser especialmente tiles en la fase de diagn6stico de la investiga-
ci6n para determinar los problems a los que se enfrentan los pequefos agricultores
y sefialar c6mo puede abordarlos la investigaci6n agricola.
El prop6sito de este trabajo sera examiner el diagn6stico que sobre los sistemas
agricolas ha brindado la investigaci6n que realizamos en siete comunidades de las
tierras bajas y altas en el sur de Honduras. Se disef6 la present investigaci6n a fin
de responder a las siguientes preguntas:
1) ZC6mo se incorpora el sorgo a los sistemas agrfcolas del sur de Honduras?
2) ZCual es la importancia del sorgo para los pequefios agricultores del sur de
Honduras, tanto en t&rminos econ6micos como en t6rminos alimenticios?
3) Por Gltimo, 6cubles son las tareas principles que requieren atenci6n en la pro-
ducci6n de sorgo?
Pens6bamos que al abordar estos tres puntos podrfamos ayudar a determinar
prioridades y sefalar direcciones en la investigaci6n agrfcola. El objetivo final es la
creaci6n de una tecnologfa que reciba la aceptaci6n de los pequefios agricultores de
la regi6n, y los beneficios.

El sur de Honduras, problems y perspectives

Si bien la crisis polftica que tiene lugar continuamente en Centroambrica result
bien evidence para todo el mundo, el sur de Honduras estA experimentado una cri-
sis socioecon6mica estrechamente relacionada con la primera, cuyas consecuen-
cias son potencialmente m6s devastadoras desde un punto de vista human y eco-
16gico. La profundidad de la crisis se debe a la combinaci6n del clima desfavorable
de la regi6n, la relative escasez de tierra buena para la agriculture, la desigualdad en
la tenencia de la tierra, la alta densidad de poblaci6n, el alto indice de desempleo y
los bajos ingresos per capita.
Una de las mejores formas de describir el clima de la regi6n es quizes la expresi6n
que tantas veces ofmos en Tegucigalpa (la capital del pafs): "ilr a Choluteca (la
ciudad surefia mas important) es buena practica para ir al infierno!". Las tempera-
turas mAximas Ilegan con frecuencia a los 400C aproximadamente durante abril y
marzo, los meses mas cAlidos del afio, mientras que las temperatures minimas a lo
largo de la costa muy raras veces son inferiores a los 16 C. Las condiciones de tierra
caliente result algo mas moderadas en las colinas y montafias, pero incluso ahf
prevalece el calor sofocante. La epoca de lluvia se distingue claramente y es bastan-
te variable. Poca lluvia o nada de Iluvia se present en los meses de diciembre a abril.
La 6poca lluviosa que va de mayo a noviembre puede alcanzar apenas a los 500
mm anuales, o bien Ilegar a los 250 mm. Sin embargo, una caracterfstica constant
es la presencia de la canicula, un period de sequfa de dos o mas semanas. La figure
1 da una idea de la variabilidad que hay en las lluvias de un afio a otro; asimismo,
muestra claramente la canicula. Cabe sefalar, no obstante, que incluso en afios en
que la lluvia alcanza un nivel "medio" pueden surgirserias dificultades. En 1982 por
ejemplo, las fuertes lluvias causaron inundaciones y derrumbes de tierra al iniciarse
la temporada de lluvias; un period de sequfa se present en los meses de junio, ju-
lio y agosto; y las lluvias perjudiciales volvieron otra vez en septiembre. Fue un ano
catastr6fico para la agriculture a pesar de que la Iluvia s6lo lleg6 al nivel "promedio".
El calor, las lluvias variable y la canicula imponen several restricciones ecol6gicas a
la agriculture de la regi6n.










La topograffa impone tambidn graves limitaciones. Honduras cuenta s61o con
una planicie costera de poca extension con tierra relativamente plana y buena.
Unas tres cuartas parties de la tierra la forman colinas y montafias con declives de
entire el 15% y el 60% en general. Los datos de los censos agricolas de 1952, 1965
y 1974 muestran una polarizaci6n creciente en la tenencia de la tierra con terrenos
agricolas muy pequefios o relativamente grandes (tambien Boyer 1983; DeWalt
n.d.). Las grandes propiedades estan concentradas a lo largo de las tierras bajas
costeras, y se destinan a los cultivos para la venta, tales como aztcar de cafia, algo-
d6n, melones, y cada vez mas al ganado vasee DeWalt, 1983). Las propiedades
pequefias se encuentran en las zonas montafiosas, donde los agricultores tienen
plantfos en grano bAsico, como el mafz, el sorgo y el frijol. Para 1974, el 68% del to-
tal de empresas agricolas en el sur de Honduras tenran una extension menor a las 5
hectareas (HDGEC, 1978), cifra important puesto que 5 hect&reas constituyen
aproximadamente la cantidad de tierra minima necesaria para mantener una fami-
lia agricola en el medio ambiente propio de las tierras altas (White, 1977).
AdemAs de los numerosos propietarios sin tierra suficiente, hay muchas families
rurales que no tienen acceso a ella. A media que los grandes agricultores invierten
mayores recursos en maquinaria y cambian a cultivos en que se require menos
mano de obra, result mis y m6s dificil para estos agricultores sin tierra encontrar
empleo.
En 1980 habia en la region casi medio mill6n de personas; en algunas areass rura-
les la densidad de poblaci6n era de 160 habitantes por kil6metro cuadrado. Se cal-
culaba el desempleo en el campo de un 62.2 %, y el ingreso per capita en $118 (CS-
PE DEA 1982), con lo que se probaba que era 6sta una de las regions mis pobres
en toda Latinoam&rica. Una encuesta sobre la nutrici6n realizada en 1980 indicaba
que en la region el 52.9% de los ninos hasta 5 afios de edad sufria alguna forma de
deficiencia nutricional, el 23 % padecfa una grave deficiencia nutricional, y el 1% se
encontraba al borde de la muerte por desnutrici6n.
En res6men, las condiciones climatol6gicas, la topograffa, la alta densidad
poblacional, la desigualdad en la tenencia de la tierra, la distribuci6n competitive de
los cultivos destinados a la venta y los de autoconsumo, y los altos indices de de-
sempleo, todo ello contribute a former un complejo de pobreza extendida por toda
la regi6n. Dentro de este context es donde debemos analizar la importancia que
los sistemas del cultivo del sorgo tienen en la region. Hay que sefialar que, si bien
nuestra investigaci6n se encuentra en el sur de Honduras, creemos que los mismos
patrons son caracterfsticos en las demas regions en que se cultiva el sorgo locali-
zadas a lo largo de la costa del Pacifico en America Central (v6ase el mapa 1 en el
articulo de Hawkins).

Sistemas de cultivo

Aunque sembrado como principal grano en la region surefia, el cultivo de sorgo
ocupa la tercera extension mas grande de tierra de cultivo de Honduras (despuds
del mafz y el frijol). Debemos sefialar sin embargo, que alrededor del 90 % del sorgo
que se produce en Honduras se siembra como cultivo intercalado (Hawkins,
1984). En afios recientes la producci6n de sorgo se ha caracterizado por un aumen-
to relativamente constant en el 6rea cultivada, asicomo por un descenso en la pro-
ducci6n promedio hasta un 0.9 toneladas por hect6rea aproximadamente (DeWalt
y DeWalt, 1982).
El sorgo sembrado por los pequefios agricultores del sur de Honduras casi
siempre se intercala con maiz. En las planicies, el mafz se plant en surcos con unos






60





Mbxima
500



400




'"\ / \
300 L / \

0I Promedia

I \ /
/ \ / \
I \ /
I V
100 \
1/ M in im a
I V
0 ,---- ----.-- ""-'*---
E F M A M J J A S O N D


Fig. 1. Precipitaci6n Pluvial Mensual Minima, Promedia y Maxima
Prespire, Honduras










J A S 0 N D


Aio 1 5


I Descanso I


Maicillera
6
Socolar Acuchillar y mulch
6
Guatera



Acuchillar y quemar


6


L--


Ciclo de sorgo
I


Ciclo de maiz


ICiclo de orgo I


Maiz
Sorgo
Pasto intercalado si es possible

Maiz
Sorgo
Pasto intercalado


Past


Ciclos Alternos de Cultivos Usados en Pespire, Honduras 1981


Aioo 6


Afo 7


Aiio 8


~____


____


E F M A M


Fig. 2.









A S 0 N D


Aio 1

Aio 2


Afio 3 .. 5


Descanso (Pasto)

Descanso (Pasto)

Descanso


Acuchillar y quemar (Postrera)

Afio 6

Acuchillar y mulch (Postrera)


Maiz y frijol intercalados

Frijol


Maiz y frijol intercalados

_ Sorgo

Maiz


Aio 7 Acuchillar y quemar (Primera) Maiz y sorgo intercalados


Afio 8 Acuchillar y quemar (Primera) Maiz y sorgo intercalados
Past Intercalados

Fig. 3. Ocho AFos Descanso y Ciclos Alternos de Cultivos La Caiada, Noviembre 1982


'------~


% M


E F M










90 centimetros o un metro de separaci6n entire uno y otro. Ya sea inmediatamente
despues, o tal vez una semana o dos m6s tarde, una vez que el mafz ha germinado,
se plant el sorgo intercalado entire las hileras de maiz. En las tierras altas se emplea
un sistema similar, aunque se cultiva la tierra con una barreta, especie de palo para
cavar. El mafz y el sorgo se pueden sembrar juntos en el mismo hoyo (3 4 semillas
de mafz y un pufiado de sorgo), o bien se puede plantar el sorgo intercalado entire el
mafz que ya ha germinado.
Aunque la mayor parte de la tierra en las zonas altas estA sembrado con mafz y
sorgo intercalados, los sistemas de cultivo ahf son en realidad bastante complejos.
Las figures 2 y 3 ilustran en parte esa complejidad. En las comunidades al pie de las
montafias, como Cacautare, un campo secundario de crecimiento forestal entra el
ciclo agricola a traves de alguno de los tres sistemas de corta y mulch que se usan
despu6s de la canicula. En los tres, el m4todo basico que se usa es sembrar ya sea
mafz (con la barreta) o sorgo (al voleo) primero, luego cortar la cubierta vegetal, de-
jando la vegetaci6n en el campo como una especie de mulch. El mafz y el sorgo
habr6n de crecer en los intersticios de la vegetaci6n muerta y podrida. El sorgo culti-
vado puede utilizarse bien para grano (maicillera) o para pienso (guatera), a fin de
alimentar el ganado durante la larga temporada de estiaje. Cuando el campo entra
en su segundo o tercer afio de cultivo, el metodo que se emplea es el mas conocido
de roza, tumba y quema. Se quema elcampo a fines de marzo o aprincipiosde abril,
y despues se intercalan los cultivos de mafz y sorgo. En las comunidades que se en-
cuentran a m6s de 500 metros, como la Cafiada y San Antonio de Padua, se puede
afiadir frijol al sistema agricola (tambign Diaz, 1982). En este caso se recurre tanto al
m6todo de roza, tumba y quema como al de corta y mulch para empezar el ciclo
agricola despus de lacanfcula. Sepuede intercalarelmafzy elfrijol, oelfrijol, o me-
nos frecuentemente, sembrar un monocultivo, se intercala el maiz y el sorgo igual
que en las comunidades al pie de las montafias.
Intercalar el sorgo y el mafz es una forma de minimizar el riesgo para los agriculto-
res. El mafz constitute el cultivo preferido, ya que sirve para hacer tortillas, el ali-
mento bsico de las families del sur de Honduras. Sin embargo, el mafz nopuede re-
sistir las condiciones de sequfa, de manera que se emplea una variedad de period
corto (unos 60 70 dfas) para plantarse antes o despuss de la canicula. Las cosechas
que se obtienen son bastante reducidas. El sorgo que se intercala no se desarrolla
r6pidamente si se siembra con mafz. Sin embargo, cuando el mafz se ha cosechado,
y las lluvias empiezan despues de la canicula, el sorgo empieza a desarrollarse y se
recoge la cosecha en diciembre. Asi, los agricultores obtienen generalmente una
cosecha de sorgo segura, y a veces una de mafz en la misma parcela.
Los tipos de sorgo que se siembran el el sur de Honduras son fotoperi6dicos -la
diferenciaci6n de la cabeza del grano tiene lugar a principios de octubre, sin impor-
tar si el sorgo se siembra en mayo o en agosto. Las variedades son bastante altas, de
2 a 4 metros. La mayorfa son de semilla blanca y tienen endospermas c6rneas,
cualidades que les permiten mayor resistencia a los gorgojos de granero, por lo cual
resultan apropiados para la elaboraci6n de tortillas vasee mas adelante).

La importancia econ6mica y nutricional del sorgo

El sorgo probablemente se introdujo en el sur de Honduras el siglo pasado; con el
transcurso del tiempo ha adquirido, sin embargo, un papel important en la
economfa y la dieta de los campesinos. El grano toma tres vias principalmente una
vez que abandon el campo agricola.
El principal destino del sorgo en el mercado national, es que entra como alimen-








to para el ganado. Durante la 6poca de cosecha del sorgo, camioneros indepen-
dientes visitan los pueblos y ofrecen comprar el grano. Debido al problema de alma-
cenamiento del sorgo vasee mas adelante), gran parte de la cosecha se vende casi
inmediatamente, a veces a precious muy bajos. Con todo, para un buen nGmero de
families el sorgo es el principal cultivo destinado a la venta que produce. Desde los
pueblos del sur, el grano generalmente Ilega hasta los mercados en Tegucigalpa o
San Pedro Sula, donde se vende como alimento para cerdos y gallinas. Ha venido
aumentando en forma creciente la demand de este grano, y en aios recientes
Honduras ha importado sorgo para complementary la insuficiente producci6n na-
cional. La mayoria de la gente que no vive en la regi6n sur conoce el sorgo s61o co-
mo alimento para el ganado, y los nutri6logos y otros funcionarios gubernamenta-
les rechazaron con vehemencia la idea de que alg6n grupo human consumiera el
sorgo directamente.
Una segunda importancia en que se consume el sorgo es en alimentos destina-
dos al hombre. Si bien la poblaci6n de todas las comunidadesen las que trabajamos
express una clara preferencia por las tortillas de mafz, en todas ellas se utilizaba una
parte important del sorgo producido como substitute del mafz en la elaboraci6n de
tortillas. La raz6n de ellos es que la mayoria de los agricultores no produce sufi-
ciente maiz para su propio consume y no cuentan con los recursos econ6micos ne-
cesarios para comprar este grano. En consecuencia, el sorgo producido o compra-
do por un precio menor al del mafz desempefia un papel important en la dieta du-
rante ciertas epocas del afio y en los afios en que se produce poco maiz. Calculamos
que en 1981, un buen afio para la agriculture, aproximadamente el 37% de la pro-
ducci6n de sorgo de tres comunidades localizadas alpie de las montafias se emple6
para consume human director. Durante el period de 1982-83, period pobre en
producci6n de mafz, se destin6 un porcentaje much mayor para el consume hu-
mano director, y tuvo un lugar muy destacado en la dieta de las comunidades tanto
en las tierras altas como en las bajas.
La Gltima forma important en que se utiliza el sorgo es como forraje para elgana-
do domestico de los pueblos. Es diffcil calcular el total de grano que se consumi6 de
esta manera, pues s6lo se da cada vez pequefias cantidades a los animals. Los cer-
dos y gallinas son los principles consumidores de este grano, y casi todas las fami-
lias tienen por lo menos unos cuantos de estos animals. Adem6s, en la region de
Pespire encontramos que casi todas las families que poseen ganado sembraron sor-
go para forraje a fin de usarlo como alimento para 4pocas de estiaje. Otro uso no in-
cidental del sorgo, pienso que es el consume por parte del ganado de las hojas de la
plant despues de haberse cosechado el grano.
Asf, el sorgo tiene importancia como cultivo destinado a la venta, como grano
para el autoconsumo y como alimento para los animals domesticos. Las multiples
formas en que se puede utilizar, asf como su resistencia para soportar las dificiles
Scondiciones del sur, Ilevaron a decir al sacerdote de la parroquia de Pespire que "el
sorgo es la salvaci6n de los campesinos".

Problems m6s apremiantes

Los principles problems para incrementar la producci6n y utilizaci6n del sorgo
en el sur de Honduras son dos tipos. Los primeros son los problems m6s apre-
miantes del orden casi puramente tecnol6gico/ecol6gico, problems que pueden
ser abortados por los cientificos sociales. Los segundos correspondent al orden so-
cioecon6mico y no puede recibir soluciones agrfcolas cientificas.
En cuanto a las cuestiones tecnol6gicas/ecol6gicas, los agricultores de las mon-






65


taias se ven afectados especialmente por el problema de la disminuci6n en la fertili-
dad del suelo. El aumento de la poblaci6n y la mayor extension de superficie desti-
nada a la pastura del ganado significant que se dispone de menos tierra para el culti-
vo de granos de autoconsumo. Esto ha dado como resultado el acortamiento de los
periods de descanso, lo cual provoca a su vez menor fertilidad de la tierra, tasas ca-
da vez m6s altas de erosi6n del suelo, y producciones menores.
Las plagas de insectos constituyen tambien un problema para los agricultores. La
mas important es el gorgojo (C. granaria), que se come el mafz y el sorgo almace-
nados. Las termitas, hormigas, avesy roedores a menudo se comen la semilla antes'
de que germine en el campo. El barrenillo del tallo y el cogollero causan algunos da-
fos significativos. La mosquita de panoja (Contarinia sorghicola) tambien parece
que est6 incrementado y puede ser un problema muy serio.
Los pajaros causan muchas prdidas de grano de sorgo. Hay varias species de
paloma y otros pajaros migratorios que Ilegan a Centroam6rica cuando el sorgo es-
t6 madurando. Los campesinos envian gente a los terrenos para espantar a los paja-
ros durante las horas cuando est6n comiendo. Las perdidas por agricultores indivi-
dualmente no son grandes, pero el grano perdido en toda la zona es bastante.
A largo plazo, los problems socioecon6micos en la region son los m6simportan-
tes. Aunque el gobierno de Honduras ha implementado una reform agraria, las
tendencies generals en el sur son la concentraci6n de las tierras en manos de unos
pocos terratenientes y un cambio significativo en la utilizaci6n de los recursos de la
tierra para el pastoreo del ganado. S61o en el municipio de La Venta, entire 1952 y
1974 6stos y otros process tuvieron como resultado una reducci6n de la superficie
destinada al cultivo del maiz en un 25 %, del frijol de un 59 %, y del sorgo de un 23 %
vasee Duda, 1983). Los cultivos destinados a la venta, como el algod6n, la cafla
de azicar y el sesamo, products con los que antes se proporcionaban fuentes de
trabajo, tambien han disminuido. Como consecuencia se present la creciente
marginaci6n de los pequefios agricultores y de quienes no poseen tierra.

Variedades y tecnologias nuevas

Los resultados de nuestra investigaci6n indican que como monocultivo el sorgo
tiene algunas perspectives en las tierras bajas de la costa, en donde se puede usar la
maquinaria, los fertilizantes, en ocasiones la irrigaci6n y otros insumos. Los
hibridos de alto rendimiento pueden significar una alternative y sembrarse junto
con los cultivos ya existentes destinados a la venta, como el algod6n, la cafia de azd-
car, el mel6n y el arroz, o bien como sustituto de estos products, los cuales son cul-
tlvados por los agricultores comerciantes y por algunas comunidades a las que ha
Ilegado la reform agraria y que en forma colectiva trabajan parte de su tierra. Un
n6mero reducido de agricultores experimentaban ya con algunos hibridos del sor-
go.
No obstante, las investigaciones deberAn dedicarse al studio de las variedades
de sorgo que pueden mejorar las cosechas dentro de los sistemas de cultivo interca-
lado con el mafz, en los cuales se siembra generalmente. La investigaci6n habrA de
concentrarse en el mejoramiento de las variedades del grano criollo existente. Es
possible que la reducci6n del tamaflo de la plant (las variedades actuales alcanzan a
menudo los 3 o 4 metros de altura) se traduzca en un aumento de cosechas. Algu-
nas de las variedades tienen una semilla cristalina que les da cierta resistencia al gor-
gojo del granero y que las hace de buena calidad para la elaboraci6n de torti'la. De
ser possible, se deberan mantener y mejorar estas caracteristicas. Tal vez se deba
conservar la fotosensibilidad de las variedades existentes puesto que asi se asegura







66


que el sorgo madurara al final de la 6poca de lluvias, y se minimize asf tambidn la
perdida de grano debido a la acci6n de los elements naturales y al moho causado
por la humedad excesiva.
Otra important ventaja de las variedades radica en que se pueden transmitir de
un agricultor a otro y se pueden sembrar afio tras afio. Esto result primordial en un
pais como Honduras en el cual la reproducci6n de la semilla y el sistema de distribu-
ci6n tienen un grano extraordinario de subdesarrollo. Los agricultores estan bas-
tante acostumbrados a experimentar con nuevas variedades y adoptarlas.
Nuestros datos muestran que todos conocen bien los diversos tipos de variedades
nativas y que la mayoria estan empleando ahora variedades distintas a las que se
usaban various afios atrAs.
Nos impresion6 much el nivel global de receptividad de estos agricultores a la'
nueva tecnologia. Ademas de nuevas variedades de semillas, mas de dos terceras
parties de los agricultores que entrevistamos en el municipio de Pespire habfan
adoptado el uso de herbicidas para el control de la maleza. Un grupo numeroso se
habfa reunido en cooperatives para el almacenamiento de granos como medio de
reducir las perdidas posteriores a la cosecha. Queda asi desmostrado claramente
que cuando se dispone de tecnologfa que funciona y que se encuentra al alcance de
los recursos econ6micos de los pequefios agricultores, esa tecnologia sera adopta-
da.

Conclusion

El diagn6stico socioecon6mico que se ha levado a cabo en el sur de Honduras
result ttil para guiar los esfuerzos de agr6nomos y productores de semilla mejora-
da, sobre los cuales se proporcionar6 informaci6n en las presentaciones siguientes.
A media que se vayan probando in situ las nuevas variedades y tecnologfas, habra
mayor necesidad de los cientificos sociales se dediquen a analizar la evaluaci6n del
trabajo que realicen los agricultores.










Bibliografia

Boyer, Jefferson. 1983. Agrarian Capitalism and PeasantPraxis in Southern Hon-
duras. Ann Arbor, Michigan: University Microfilms International.
DeWalt, Billie. 1983. The Cattle are Eating the Forest. Bulletin of the Atomic Scien-
tists39:18-23. n.d. The Agrarian Bases of Conflictin Central America". InKenneth
Coleman and George Herring, eds. CentralAmerica: Background and Policy Op-
tions. Scholarly Resources Inc.: Wilmignton, Delaware.
DeWalt, Billie and Kathleen M. DeWalt. 1982. Farming Systems in Pespire.
Southern Honduras. University of Kentucky INTSORMIL Project, Report $ 1. Uni-
versity of Kentucky, Lexington.
Diaz Donaire, R.E. 1982. Caracterizaci6n y relaciones ambiente/manejo en siste-
mas de frijol y sorgo asociados con maizen Honduras. M.S. Thesis: University of
Costa Rica.
Direcci6n General de Estadistica y Censos. 1978. Censo Nacional Agropecuario
1974, Tomo III, Uso de la Tierra. Honduras, Tegucigalpa.
Duda, Susan S. 1983. Socioeconomic and Ecological Change in Southern Hon-
duras. Practicing Anthropology 5: 12-3.
Hawkins, Richard. 1984. Intercropping Maize with Sorghum in Central America:
A Cropping system Case Study. CATIE: Turrialba, Costa Rica.
Shaner, W.W., et al. 1982. Farming Systems Research and Development. West-
view Press: Boulder, Co.
White, Robert A. 1977. Structural Factors in Rural Development: The Church and
the Peasant in Honduras. Ph. D. Dissertation: Cornell University.










Aspectos de mejoramiento genetico en la investigaci6n
sobre sistemas de cultivos en Honduras


D.H. Meckenstock, G.C. Wall y R. Nolasco*


Aspectos hist6ricos
Durante los 6ltimos veinte afios, el Proyecto Nacional de Sorgo (PNS) de la
Secretarfa de Recursos Naturales (SRN) ha basado su trabajo de mejoramiento de
la introducci6n de variedades. Debido a que estas innovaciones no estaban bien
adaptadas a los sistemas de cultivos contemporineos, y a que no se hizo intent al-
guno para modificar geneticamente este material, los sorgos "nuevos y mejorados"
subsecuentemente distribuidos, encontraron una aceptaci6n y un 4xito limitados.
En 1965 se introdujeron dos variedades roxburghii, Shallu-2950 y Shallu-470,
de la colecci6n mundial de sorgos de la Fundaci6n Rockefeller de Tepalcingo, Mo-
relos, Mexico. Estos tipos se liberaron en 1968 como Tempranero I y Tempranero
II, respectivamente (SRN, 1968). Aunque estos tenian una calidad acceptable para
tortilla, no fueron ampliamente aceptados debido a su corta estatura, maduraci6n
temprana (90 a 100 dias a la madurez), y a la panfcula abierta, la que pareci6 a los
agricultores como de mas bajo rendimiento que la panicula compact.
Junto con las variedades Tempranero se distribuy6, como un sorgo para grano y
para forraje, el dulde Sart (PI 152954) (Coto, 1970). Aunque Sart provino de la Es-
taci6n Experimental Agricola de Mississippi, lo introdujo un donante no registrado
en 1964. Debido a las propiedades pobres para la tortilla, producci6n inconsistent
de semilla y demand esporbdica, la comercializaci6n de Sart fluctu6 solamente
unos pocos aios.
La siguiente variedad de sorgo Centa S-1, se liber6 en 1977, aunque entr6 de El
Salvador en 1975 (Nolasco, 1977). Debido a que Centa S-1 era de maduraci6n
temprana y de porte bajo, no se adapt6 bien al cultivo intercalado mafz-maicillo en.
las laderas, pero fue extensivamente sembrado como un unicultivo en las tierras ba-
jas del sur por agricultores que apreciaban su semilla blanca y cabeza compact del
tipo dura. Sin embargo, la producci6n de semilla Centa S-1 por'parte de la SRN se
interrumpi6 en 1982, debido a la textura harinosa de su endosperma que presenta-
ba problems de almacenamiento del grano y por su susceptibilidad externa al pa-
totipo '1' de Peronosclerospora sorghi, la causa del mildi6 (cenicilla) en el area de
Comayagua (Guevara et al., 1984 y Wall et al., 1984).
En 1976, un afio despues de la introducci6n de Centa S-1, penetraron algunas
variedades promisorias del "All India Coordinated Sorghum Improvement
Project" via ICRISAT y FAO. De estas accesiones, la linea zerazera CS-3541 fue
sometida a selecci6n masal y m6s tarde liberada en 1983 como Tortillero (Nolasco y
Meckenstock, 1983). Tortillero se liber6 como una alternative a Centa S-1, y aun-
que ambas variedades tenian un potential similar de rendimiento, Tortillero fue su-
perior en calidad de grano, tanto para el almacenaje como para la tortilla. Tortillero
ha sido recomendado para las tierras bajas del sur y el PNS produjo 600 quintales de
semilla certificada para la siembra postrera de 1984.
' Profesor asistente, Departamento de Ciencias del Suelo y Cultivos, Universidad A y M de Texas, in-
vestigador Asociado, Departamento de Ciencias Vegetales, Universidad A y M de Texas, Jefe del Pro-
yecto Nacional de Sorgo, Departamento de Investigaciones Agricolas, Secretarfa de Recursos Natura-
les, Honduras.









La liberaci6n mas reciente del PNS fue Catracho (ATx623 Tortillero) un hibrido
doble-enano tropicalmente adaptado, de semilla blanca y un alto potential de ren-
dimiento (Nolasco y Meckenstock, 1984). Catracho fue desarrollado para areas
con incidencia del mildi6 (cenicilla) y para el cultivo mecanizado en zonas propen-
sas a la sequfa. Aproximadamente 250 quintales de semilla certificada de Catracho
produjo el PNS para la siembra postrera de 1984, su primer afio de liberaci6n.
Aunque el PNS ha logrado un process moderado con las nuevas introduc-
ciones, reorient6 sus esfuerzos en 1981 para llenar mejor las aspiraciones de la
mayorfa de los agricultores, quienes siembran sorgo de maduraci6n tardia
(maicillos criollos) y mafz de maduraci6n temprana, intercalados y ha buscado la
colaboraci6n con organizaciones internacionales (ICRISAT, CATIE, CLAIS e
INTSORMIL) y de agencies nacionales (ENLASE y La Cuenca Choluteca), que
tambidn han mostrado interns en la investigaci6n en sistemas de cultivos. Aunque
estos esfuerzos colaborativos han enfatizado la agronomia, un memorandum de
acuerdo firmado entire la SRN e INTSORMIL, ha provisto asistencia tecnica adi-
cional, adiestramiento y apoyo para el PNS en disciplines de socio-economfa,
nutrici6n, almacenamiento de grano, patologfa, entomologfa, calidad de grano,
producci6n de semilla y mejoramiento genetico. Se han completado studios base
en socio-economfa y nutrici6n publicados por DeWalt y DeWalt (1982), Jones
(1983), McCulloch (1983) y McCulloch y Futrell (1983). Estos trabajos han deter-
minado los constrefiimientos en el aumento de la producci6n, y han identificado
prioridades y direcciones de la investigaci6n. Tambidn han identificado tecnologfa
nueva que serb beneficiosa para los agricultores, y han sugerido c6mo pueden ser
introducidas m6s f6cilmente las nuevas variedades o nueva tecnologaa en las comu-
nidades.
De acuerdo con DeWalt y DeWalt (1982), la plant de sorgo mas idealizada por
los agricultores en el sistema hondurefio maiz-maicillo, era fotosensible, tolerante a
la sequfa, facilmente trillable, poseedora de la habilidad para rendir bien en suelos
pobres, proveedora tanto de grano como de forraje, de endosperma c6rneo que
resista los insects del almacen, que produzca tortillas de color acceptable y buen sa-
bor, que resista otros insects como el gusano cogollero (Spodopterafrugiperda) y
barrenadores del tallo (Diatraea sp.), y que tambien resista el mildi6 (cenicilla), el
marchitamiento por acrenomium, la pudrici6n carbonosa, la mancha gris de la hoja
y otras enfermedades de la plant. Comparando estas caracteristicas deseables con
las de los sorgos distribuidos durante los l6timos veinte afos, se evidenci6 por qu6
los sorgos "mejorados" fueron apenas parcialmente exitosos y por que se necesita-
ba un program de mejoramiento genetico mas balanceado.

Aspectos actuales

Objetivos

El objetivo general del PNS es reducir perdidas y aumentar rendimiento median-
te el uso de principios de mejoramiento genetico, agronomfa y manejo integrado de
plagas. Las tres metas de mejoramiento del sorgo que correspondent a este objetivo
son:

1) liberar una variedad mejorada, 2) liberar un hfbrido y 3) liberar un maicillo
mejorado.
Cada variedad, antes de ser liberada, debe Ilenar un conjunto de criterios
(cuadro 1) y prueba en multiples localidades, analisis de estabilidad, pruebas de










hechura de tortillas y otros procedimientos se usan en el process de evaluaci6n. Pa-
ra economizartiempo y no duplicar esfuerzos de los cientfficos que trabajan con sor-
go en todo el mundo, el PNS depend de la evaluaci6n de lineas introducidas, va-
riedades de hibridos para alcanzar sus dos primeras metas. Esto permit poner el
6nfasis del mejoramiento genetico en los maicillos, que son el sorgo preferido en los
sistemas de cultivos hondurefios. Tambien se intent que los maicillos mejorados
desarrollados por el PNS, sean distribuidos a otros pauses de Amdrica Central que
comparten circunstancias similares.
Despuds de trabajar tres afios tras estas metas, el PNS responded por la liberaci6n
de la Variedad Tortillero y del Hibrido Catracho que tienen como genealogfa
ATx623 por Tortillero. Tambien se esta contemplando la liberaci6n de otra va-
riedad y de otro hibrido en 1985 y 1986, respectivamente. En lo que respect al me-
joramiento de maicillos, que es una empresa a largo plazo, actualmente se estAn se-
leccionando 5 lines F5 para su evaluaci6n en las fincas el afio entrante, en el siste-
ma de maiz-maicillo.

Mejoramiento del maicillo criollo

El PNS trabaja para mejorar los maicillos mediante el aumento de su rendimiento
y de la calidad de tal rendimiento y al mismo tiempo mantenerse dentro de la gama
de caracteristicas deseables de plant mencionadas antes. Este process de mejora-
miento esta basado en la recolecci6n y evaluaci6n de maicillos criollos y luego cru-




CUADRO 1: Criterios para el mejoramiento varietal, hibrido y de maicillo.



Variedades

1. Calidad acceptable de la tortilla 2. Endospermo c6rneo
3. Rendimiento alto y stable 4. Resistencia al mildiO pudriciones del
tallo, pat6genos folires y marchitez
por acrenomium.

H/bridos
1. Resistencia a mildid (cenicilla), pudriciones de tallo y marchitez por
acremonium.
2. Rendimiento alto y stable 3. Tolerancia a la sequfa

Maicillos
1. Fotosensible 2. Calidad acceptable de la tortilla
3. Altura intermedia doublee enano)
4. Resistencia a mildiu (cenicilla), pudrici6n carbonosa, marchitez por acremo-
nium, mancha gris de la hoja.
5. Rendimiento alto y stable 6. Endosperma c6rneo
7. Compatible con mafz 7. Resistencia al acamado
9. Tolerante a la sequoia










zar los genotipos superiores con variedades introducidas que tienen caractersticas
deseables (cuadro 2) que faltan en estos maicillos. Consecuentemente, el gene es la
unidad de tecnologfa que se transfiere en el mejoramiento de los maicillos, y esto
constitute una caracteristica distintiva con el trabajo que se est6 conduciendo con
las variedades mejoradas e hibridos, en el cual la unidad de tecnologia es la plant
introducida que es subsecuentemente liberada. Debido a que son de interns
caracteristicas especificas de la plant, se estin utilizando metodos de mejoramien-
to geneal6gico para completar el trabajo. Tambidn debido a la diversidad que existe
entire los maicillos y el material introducido, especialmente en lo referente a madu-
rez, altura y color de semilla, el desarrollo de maicillos mejorados es una empresa
seria.
Madurez. Algo 6nico de los maicillos es que sin importar cu6ndo los siembren los
agricultores, no comienzan a florecer hasta que terminan las lluvias lo que es alrede-
dor de la primera semana de noviembre figurea 1). Esta es una caracterstica conve-
niente que el PNS quiere mantener en los nuevos maicillos que desarrolla, porque
elimina la necesidad de siembras tempranas o simultaneas, y permit a los agricul-
tores extender sus siembras por todo mayo hasta mediados de agosto y todavia co-
sechar todo al mismo tiempo durante la segunda quincena de diciembre o la prime-
ra de enero. Otro aspect important de este fen6meno es que la floraci6n unifor-
me al comienzo de la estaci6n seca, elimina el dafio serio de la mosquita (Contarina
sorghicola), y problems de mohos en lascabezas que asegura una calidad excelen-
te de grano.
En la actualidad se hacen studios sobre fechas de siembra en la estaci6n experi-
mental La Lujosa (latitud 130 18') para entender mejor la respuesta fotoperi6dica
de los maicillos. El tiempo de iniciaci6n floral (cuadro 3) y el tiempo de la floraci6n
en los.maicillos esta en franco contrast con el sorgo mejorado que esta siendo
introducido figurea 1). Estos studios indican que la iniciaci6n floral ocurre durante
las primeras dos semanas de octubre, y que un maicillo puede variar.hasta 11 dias
en diferentes afios. Esto sugiere que otros factors ambientales, ademas de la dura-
ci6n del dia, influyen en la iniciaci6n floral. El largo del dia estimado para La Lujosa
durante las dos primeras semanas de octubre, disminuye de 11 horas y 52 minutes
a 11 horas y 40 minutes. Si se supone un period de incubaci6n de 2 semanas, en-
tonces el fotoperiodo critic de los maicillos es de alrededor de 12 horas de luz.
El genotipo para madurez de los maicillos se supone que es Mal Ma2 Ma3 Ma4 o
sea homocig6tico dominant para los cuatro loci para madurez conocida. Este es
tambign el genotipo de 100M que es uno de-los ocho genotipos clAsicos que Quinby
(1967) us6 para dilucidar la genetica de la madurez. Lo que no se comprende adn,
es por qu6 hay tal diferencia pronunciada en respuesta fotoperi6dica entire estos
dos sorgos si ellos tienen el mismo genotipo para madurez. La respuesta mas razo-
nable a esta cuesti6n es que ellos tienen alelos diferentes. Si esto asffuese, entonces
estos necesariamente deben ser identificados.
La acci6n gen6tica de los genes para madurez del maicillo parece aditiva en La
Lujosa. Esto esta evidenciado por el hecho de que maicillos Fi, heterocig6ticos es
uno mas loci para madurez, cuando se siembra temprano en enero, florecen en
abril; mientras los maicillos verdaderos sembrados al mismo tiempo, retrasan la flo-
raci6n hasta noviembre. De manera similar, genotipos heterocig6ticos F, para ma-
durez, sembrados en mayo florecen en octubre y esta es una caracteristica indese-
able en aquellos afios en los que ocurren lluvias tarde en la estaci6n. Las ventajas de
esta acci6n aditiva son que la generaci6n F, puede ser avanzada fuera de la estaci6n
en enero o abril y de esta manera contar con semilla F2 disponible para la estaci6n re-
gular de crecimiento, y que los genotipos homocig6ticos dominantes pueden ser






















FECHA DE SIEMBRA

1 abr 5
2 abr 19
3 may 3
4 may 17
5 jun 16
6 jul 1
8 jul 17
9 jul 30
11 sep 1
12 sep 15
13 sep 29
14 oct 15


Pelot6n


BTx3197


MAYO 30 JUN 29 JUL 29 AGO 28


SEP 27 OCT 27 NOV 26 DIC 26


FECHA DE FLORACION


Fig. 1. Dias a floraci6n y fecha
sensitiva (BTx3197) y un
para 14 fechas de siembra


de floraci6n de una variedad foto-
maicillo criollo fotosesitivo (Pelot6n)
en La Lujosa, Honduras (latitud 13018').










CUADRO 2: Fuentes de resistencia y otras caracteristicas siendo
transferidas a los maicillos.


Caracteristicas


Fuente


1. Cenicilla Tx430, SC170, CS-3541, SC414
2. Acremonium 77CS1, GPR148, SC326, SC414, TAM428
3. Cerscospora 88CS1, SC326
4. F6sarium GPR148
5. Macrophomina SC170, SC35,821SVAT-20
6. Roya TAM428, Tx623, SC326
7. Anthracnose Tx430, TAM428, Tx623
8. Tolerancia a la sequfa SC35, ISIAP-DORADO, RTx432
9. B Gen B-35, BTx623, REDLAN
10. Trilla facil 77CS256
11. Doble grano 76CS256


seleccionados en noviembre siempre que los viveros sean sembrados a principios
de mayo. La desventaja de este fen6meno es que los maicillos hibridos F, deben te-
ner genotipos homocig6ticos para madurez; lo que significa que ambos progenito-
res, hembra y macho, tienen que ser maicillos. Desafortunadamente, esto aumen-
ta el esfuerzo necesario para desarrollar maicillos hibridos, porque elimina el uso de
Ifneas hembras ya existentes.
Altura. Los maicillos tienden a ser muy altos (3 a 4 m bajo condicionesfavorables)
y esto represent problems con el acamado y dificultad para la cosecha, ypor estas


CUADRO3: Dia de la iniciaci6n floral de cuatro maicillos criollos on cuatro
fechas desiembra en La Lujosa, Honduras en 1982y 1983 latituded
130 18')

Fecha de siembra

Variedad Mayo Jun Jun Jul Jul Ago.


Octubre 1982
Liberal 12 12 11 12 14 -
Peloton 11 14 14 13 14 -
Billy 13 14 14 15 15 -
Piano Namasigie 8 -

Octubre 1983
Liberal 5 7 8 99
Peloton 6 8 10
Billy 3 6 10
Piano Namasigie 5 5 6 -










razones algunos agricultores aplican la soca en su maicillo si 6ste es demasiado alto
(DeWalt y DeWalt, 1982). El PNS est6 trabajando para reducir la altura de los
maicillos, porque cree que esto aumentarS su potential de rendimiento debido a
que tallos mas cortos competiran menos con las cabezas por los products de
fotosintesis, produciendo de esta manera mas grano y plants mas cortas acamaran
menos, haciendo mas practico el uso de fertilizante.
Los genotipos de altura en maicillo no han sido identificados; pero se supone que
cuando menos tres de los loci conocidos para altura son homocig6ticos dominan-
tes. Diferencias de m6s de un metro en altura son observadas en maicillos recolecta-
dos en Honduras, sembrados en La Lujosa. Algunas poblaciones F2 derivadas de
maicillos x variedades triples-enanas, parecen tener 4 segregantes enanos, lo cual
sugiere que algunos maicillos son enanos simples; pero esto no ha sido confirmado.
El PNS estA desarrollando maicillos tanto 2 como 3 enanos. Aunque los genoti-
pos 2 enanos parecen ser mas practicos para el sistema mafz-maicillos, maicillos 3
enano estan siendo desarrollados debido a su potential como lines parentales, las
cuales facilitarian la producci6n mecanizada de semilla y permitiria el uso de
machos triple-enanos con genes complementarios para altura o machos doble-
enanos en cuyo caso se esta acumulando una gran gama de germoplasma.
Otros aspects acerca de los maicillos doble-enanos son que aunque los doble-
enanos tienen al menos un gene dominant para altura menos que sus padres
maicillo, ellos son todavia bastante altos (2 a 3 m bajo condiciones favorables).
Tambien, debido a que los genes para altura que se estan manipulando son
braquiticos (i.e. ellos controlan la longitud del entrenudo y no el nimero de hojas
como sus padres) las hojas est6n muy juntas unas de otras. Asi, los maicillos 2 ena-
nos seran practicos para el forraje. Tambien, debe notarse que hay seis genotipos
posibles para altura y cual serb el que evolucione o cuAntos lo serAn, ain no se sabe.









Bibliografia

Coto, Emilio. 1970. El cultivo del sorgo. Boletin popular No. 26. Secretarfa de Re-
cursos Naturales, Tegucigalpa, Honduras.
DeWalt, B. R., and K. M. DeWalt, 1982. Farming systems research in southern
Honduras, University of Kentucky, Dep. Sociology. Tech. Rep. No. 1.
Guevara, J.B., Nolasco, y G.C. Wall, 1984. Comportamiento de hibridos comer-
ciales, (in press). En Memoria Anual del Proyecto Nacional de Sorgo, 1983.
Secretarfa de Recursos Naturales, Tegucigalpa, Honduras.
Jones, R.E. 1983. Nutritional status of preschool children in Honduras where
sorghum is consumed. Ph.D. Dissertation. Mississippi, State Univ., Mississippi.
McCulloch, E.R. 1983. Optimum resource use or inadequate social strategies: A
systematic assessment of social factors and diet of subsistence farmers in southern
Honduras. Ph.D. Dissertation. Mississippi State Univ. Mississippi.
McCulloch, E.R., and M. Futrell. 1983. Socioeconomic and nutrition research
concerning sorghum production and use in southern Honduras. Mississippi State
Univ., Dep. of Sociology and Anthropology and Dep. Home Economics. Tech.
summary report for 1981-1983.
Nolasco, R. 1977. CENTA S-1; Sorgo de alto rendimiento. Hoja divulgativa No.
48. Secretaria de Recursos Naturales, Tegucigalpa, Honduras.
Nolasco, R., and D.H. Meckenstock. 1983. Tortillero. Secretaria de Recursos Na-
turales, Tegucigalpa, Honduras.
Nolasco, R., and D.H. Meckenstock. 1984. Catracho. Secretarfa de Recursos Na-
turales, Tegucigalpa, Honduras.
Quinby, J.R. 1967. The maturity genes of sorghum. In Advances in Agronomy.
A.G. Norman, ed. 19: 267-305. Academic Press, New York and London.
Secretarfa de Recursos Naturales. 1968. Avances del program de mejoramiento
gen6tico de sorgo durante 1968. P. 28-30. In Informe Anual 1968. Tegucigalpa,
Honduras.
Wall, G.C., D.H. Meckenstock, and R. Nolasco. 1984. Identificaci6n de patotipo
de cenicilla en Comayagua, Honduras (In press) En Memoria Anual del Proyecto
Nacional de Sorgo 1983. Secretaria de Recursos Naturales, Tegucigalpa, Hondu-
ras.










La investigaci6n en sistemas de producci6n con sorgo
en Honduras aspects de agronomia

Compton L. Paul *

Introducci6n
Una gran parte del sorgo (Sorghum bicolor L. Moench) sembrado en Honduras es
el tipo criollo traido de Africa por esclavos y navegantes a partir del Siglo XVI (Ma--
teo et al., 1981). Este tipo de sorgo que se llama "maicillo" o "mill6n" en Centro-
america es muy alto (3-4 m), fotoperi6dico y de grano median, blanco o crema y
harinoso o cristalino. Lo siembran pequefios agricultores de escasos recursos, nor-
malmente en fincas de 1/2-5 ha., en sistemas de cultivos intercalados bajo condi-
clones de temporal. En Honduras, el 93-97% del sorgo sembrado es en asociaci6n
con maiz. El sorgo se siembra al mismo tiempo que el mafz, o algunas veces en un
period de unas tres semanas despues. Debido a su sensitividad al fotoperiodo el
sorgo no crece sustancialmente hasta que el maiz Ilega a su madurez fisiol6gica y es
doblado (Donaire, 1982).
Existen various agreglos espaciales o cronol6gicos en la siembra de mafz (M) y sor-
go (S) intercalado. Los mas importantes son M + S simultaneo adentro surco con
golpe y/o surco alterno; M + S simultaneo casado (en ladera); M + S simultaneo al
pie con surco alterno; M + S simultSneo al claro con surco alterno; y M + S al apor-
que con surco alterno.
En 1981, se sembraron 62,225 ha de sorgo en el pafs con un rendimientoprome-
dio de grano de 1.03 t/ha (Estudios Econ6micos, Banco Central de Honduras,
1982). El 97% de esta producci6n provino de pequefios agricultores, el consume
animal require el 46 % de esta producci6n y el resto es para el consume human.
Cuando la cosecha de maiz es alta, 6ste se usa para alimento familiar el sorgo para
alimento de cerdos y aves. En 1981, el pass import 18,730 toneladas de sorgo pa-
ra el consume animal. En algunos afios cuando falla el cultivo de mafz y la cosecha
no es suficiente, el sorgo toma su lugar como alimento human. El rastrojo de sorgo
tambien tiene importancia como alimento animal durante la 6poca seca (Hawkins,
1982).
Por aclimatarse a condiciones precarias, mas que los otros granos bksicos mafz y
frijol, el sorgo criollo est6 caracterizado por un bajo uso de insumos y bajos rendi-
mientos (0.68 1.30 t/ha. seg6n Donaire, 1982).
La investigaci6n en la agronomia de sistemas de producci6n con sorgo ha recibi-
do poca atenci6n en Honduras. Solamente Mateo et al., 1981, y Hawkins, 1982,
han informado sobre este aspect. ICRISAT empez6 studios agron6micos con
sorgo en Honduras en 1983 con el fin de mejorar la producci6n de sorgo en fincas
de medianos y pequefos agricultores. La investigaci6n se hace en colaboraci6n
con la Secretarfa de Recursos Naturales de Honduras, el Programa de Sorgo y Mijo
International (INTSORMIL), y la Comisi6n Latinoamericana de Investigadores de
Sorgo (CLAIS).

Enfoques de las investigaciones en sistemas de producci6n

Los enfoques sobre las investigaciones en sistemas de producci6n con sorgo en
Honduras son:
Agr6nomo, ICRISAT, Programa Sorgo America Latina.










1) La introducci6n de variedades mejoradas de sorgo, con el fin de aumentar la
producci6n de sorgo en el pafs.
2) El mejoramiento de los sistemas de producci6n que existen por cambios pe-
quefios y sencillos en unos de los components para lograr una mejor eficiencia en
el uso de ellos.
3) Respuesta de las variedades de sorgo criollo fotosensitivo y sorgo mejorado a
fertilizaci6n y otras practicas culturales en campos medianos y pequefios agriculto-
res. Las variedades se usan como components de los sistemas.
4) Disefio de nuevos sistemas de producci6n y su introducci6n a los pequefios y
medianos agricultores.
La metodologfa usada se present en la figure 1.


FIG. 1 Metodologla de la investigaci6n en sistemas de producci6n con
sorgo en Honduras

COMPILACION Y ANALYSIS DE DATOS BASICOS
(clima, topograffa, sistemas, cultivos, components, socioeconomia, el am-
biente institutional, legal, educaciona y cultural, etc.)

INVESTIGACIONES EN SISTEMAS USADOS POR LOS AGRICULTORES
(estudiar sistemas, comparar sistemas, comparar components, estudiar in-
teracciones entire sistemas y components, estudiar las pr6cticas culturales,
etc.)

DISENAR SISTEMAS MEJORADOS (total o parcial)

VALIDACION Y COMPROBACION DE LOS SISTEMAS MEJORADOS
(junto con los agricultores) __

RECOMENDACION DE LA TECNOLOGIA MEJORADA
TRANSFERENCIA DE LA TECNOLOGIA RECOMENDADA

MONITOR DE LA TECNOLOGIA TRANSFERIDA EN LA ZONA DE
INFLUENCIA


Investigaciones y resultados 1983

1. Comparaci6n de cuatro sistemas de producci6n. Se han estudiado (Nolasco
et al., 1984) 3 sistemas de producci6n tradicionales y uno mejorado con mafz (M) y
sorgo (S). Los sistemas consistieron en M + S sembrados en distintos arreglos espa-
ciales y cronol6gicos. Estos fueron escogidos por su uso en toda la region de
Centroamerica. Los sistemas S, S2, S3 incluyeron las variedades criollas fotosensi-
tivas mas populares en la region, mientras S4 (sistema M + S en relevo) incluy6 las
mejores variedades mejoradas que se encuentran a nivel commercial en Centroamg-
rica. La variedad de matz fue ICTA V-5 de Guatemala.
Los resultados indicaron que lbs arreglos de mafz y sorgo afectan el rendimiento
de los dos cultivos por diferencia en la competencia entire ellos. Tambign los rendi-
mientos de los sorgos mejorados fueron muy buenos (ver el cuadro 1).









CUADRO 1. Ren(imiento de Sorgos Mejorados en Sistema S4
Sistema M + S en relevo)


Variedad Rendimiento, t/ha

M62641 4.40
Centa S-2 4.32 CV = 25%
Sep6n 77 3.49 LSD5% = 0.68 t/ha
Tortillero 2.72
Guatecau 2.58


2. Respuesta de variedades de sorgo criollo a nitr6geno aplicado en diferentes
6pocas fenol6gicas en el campo de pequefios agricultores. Tres variedades de sor-
go criollo se evaluaron bajo densidades de siembra de 66 900 plantas/ha y 88,900
plantas/ha y aplicaciones de niti6geno a la siembra, al aporque y la diferenciaci6n
floral. Los resultados se presentan en cuadro II.
Los rendimientos mas altos se obtuvieron con la variedad Pelot6n independien-
temente de la densidad. Las aplicaciones de nitr6geno al aporque y la diferen-
ciaci6n floral tenfan el mismo efecto sobre altura de plant y rendimiento de grano y
esto dos tratamientos aumentaron (10% nivel) el rendimiento de grano sobre la
aplicaci6n a la siembra de las variedades Pelot6n y Coludo.


CUADRO2: Altura de plant y rendimiento de grano de 3 variedades de
sorgo criollo bajo diferentes tratamientos de densidad
y nitr6geno en Honduras

Tratamientos Nitr6geno

N, N2 N3

Altura Rend. Altura Rend. Altura Rend.
plant grano plant grano plant grano
Variedad Densidad cm t/ha cm t/ha cm t/ha

Pelot6n Di 227 2.08 270 3.30 250 3.67
D2 220 2.59 277 3.52 283 4.33

Liberal D, ,277 2.13 313 2.83 280 2.17
D2 243 1.76 290 2.39 283 2.30

Coludo D1 237 1.76 277 2.86 260 2.63
D2 237 1.77 257 2.23 273 2.84


CV Altura plant = 13%; rendimiento = 35%.

N1 = 20 kg N/ha a la siembra.
N2 = 20 kg N/ha a la siembra + 45 kg N/ha al aporque
N3 = 20 kg N/ha a la siembra + 45 kg N/ha a la diferenciaci6n floral













DMS1o% para nitr6geno adentro de la misma variedad
y densidad
DMS5% para nitr6geno adentro de la misma variedad y
densidad
DMS1% para nitr6geno adentro de la misma variedad y
densidad


Altura
plant
cm.

31

38

51


Rend.
grano
t/ha

0.81

0.98

1.33


Con Liberal no hubo ningin efecto de densidad ni gpoca de aplicaci6n de nitr6-
geno sobre el rendimiento de grano. Parece que esta variedad responded mas a la
aplicaci6n de nitr6geno a la siembra que a las aplicaciones m6s tarde en su ciclo de
crecimiento.
3. Respuesta de la variedad (mejorada) Tortillero a la aplicaci6n de nitr6geno: La
variedad Tortillero recibi6 aplicaciones de 3 niveles de nitr6geno bajo 3 densidades
de siembra. Los resultados se presentan en cuadro 3.


CUADRO3: Rendimiento de Tortillero bajo tratamientos de nitr6geno y
densidad en Honduras



Tratamientos
Densidad, kg/ha Nitr6geno Rendimiento, t/ha

10 N, 2.72
N2 3.15
N3 3.01
Promedio 2.96

12 N1 3.13
N2 3.07
N3 3.13
Promedio 3.11

15 N1 3.27
N2 2.84
N3 3.51
Promedio 3.21


CV = 14%
LSDoo% = 1.53 t/ha para diferencias entire promedios de densidad
LSDoo0 = 0.96 t/ha para diferencias entire promedios de nitr6geno a la misma
densidad.
N1 = 20 kg N/ha a la siembra
N2 = 20 kg N/ha a la siembra + 45 kg N/ha a 22 dias
N3 = 20 kg N/ha a la siembra + 45 N/ha a 45dias







80



Se concluy6 que la variedad Tortillero no respondi6 a nitr6geno nia densidad ba-
jo condiciones y restricciones del ensayo.

La investigaci6n delfuturo

El plan de investigaci6n de 1984 incluye una repetici6n de los ensayos de 1983
en otras localidades para ver la estabilidad de los datos atraves del tiempo y el espa-
cio. Se esta investigando el sistema M + S simultaneo casado en ladera en el sur del
pais. En 1984-85, la cuesti6n de comportamiento de hibridos extranjeros, hfbridos
locales, y las variedades mejoradas recibir6n atenci6n en la provincia de Olancho
en fincas de medianos agricultores, usando el sistema de monocultura. Ensayos de
sistemas maiz + sorgo se establecer6n en el departamento de Comayagia y se se-
guirbn en Choluteca.
Segin los resultados de la investigaci6n de sistemas, este afio se disefiaran siste-
mas mejorados (total o parcial). Se identificaran sistemas y sus components para
zonas particulares y se estableceran ensayos uniforms en localidades multiples
dentro de las mencionadas zonas. Por ejemplo el sistema mas com6n en el munici-
pio de Namasigue sera investigado (ensayos de comprobaci6n) en 3 localidades a
nivel municipal usando la tecnologia desarrollada durante 1983-1984. El sistema
M + S en relevo usando las variedades mejoradas parece una buena alternative en
campos de pequefios agricultores. Por esta raz6n se le darS atenci6n en el sur y oes-
te del pais.
Las zonas de enfoque y el plan de investigaci6n del future se presentan en la figu-
ra 2. Este plan involucrar6 el trabajo de los tecnicos, extensionistas y administrado-
res del program national de sorgo de la Secretaria de Recursos Naturales de Hon-
duras trabajando en conjunto con los cientificos de ICRISAT y en colaboraci6n con
CIMMYT (maiz), CIAT (frijol), CATIE (sistemas), INTSORMIL (mejoramiento) y
CLAIS (proyectos especiales).



HONDURAS




1983: Compilaci6n y an1lisis de datos bbsicos

OLANCHO
COMAYAGUA 1984-85 Introducci6n de variedades e hibrdos locales
1984-85 Investigaciones en sistemas 1985-87 6 n -culturales
1985-87 Sistemas mejorados Recomendacifn ytransferencia de tecnologia
Validaci6n
Recomendaci6n
Transferencia
Monitor 8 TEGUCIGALPA


CHOLUTECA
1983 Investigaciones en sistemas
S1984 Diseio de sistemas mejorados; validaci6n
1985-86 Recomendaci6n y trasferencia de tecnologia
1987 Monitor de tecnologia transferida
Fig 2. Plan de Investigaciones en Sorgo 1983-1987. Secretaria de Recursos Naturales, Honduras,
trabajando en Conjunto con ICRISAT.






81


Bibliografia

1. Estudios Econ6micos, 1982. Banco Central de Honduras.
2. Donaire, R.E. Diaz. 1982. "Caracterizaci6n y relaciones ambiente manejo en
sistemas de frijol y sorgo asociados con mafz en Honduras". Tesis Magister Scien-
tiae, UCR-CATIE, Costa Rica.
3. Hawkins, R. 1982. "Reconocimiento de cultivos y sistemas de producci6n en
Centroambrica. Documento presentado en el curso de adiestramiento en investi-
gaci6n sobre eficiencia en los fertilizantes en los tr6picos". Escuela Agricola Pana-
mericana. Oct. 3-22, 1982.
4. Mateo, N., A. Diaz, y Rigoberto Nolasco. 1981. El sistema mafz y maicillo en
Honduras. Secretaria de Recursos Naturales, Honduras.
5. Nolasco, R., J. Guevara, y C.L. Paul. 1984. "Respuesta de variedades de sorgo
criollo a nitr6geno aplicado a diferentes 6pocas fenol6gicas en campo de pequefios
agricultores en Honduras". XXX Reuni6n Anual PCCMCA, Managua, Nicara-
gua.










La interacci6n entire variedades y sistemas de produc-
ci6n y la evaluaci6n de variedades enfinca


Margaret E. Smith *

Introducci6n
Ademas de las actividades tradicionales de investigaci6n agricola (el mejoramien-
to, los studios agron6micos de producci6n y la transferencia de tecnologfa) hay
otras importantes necesidades que investigar con el enfoque de sistemas de pro-
ducci6n. Este enfoque demand que se tome en cuenta la realidad de producci6n
en fincas, la cual implica que las actividades arriba mencionadas no se pueden ha-
cer en forma aislada, sino que requieren unainvestigaci6n complementariapara in-
tegrarlas. Por ejemplo, como complement al mejoramiento, es necesario conocer
la interacci6n entire variedades y sistemas de producci6n, y la respuesta de varieda-
des experimentales alas condiciones actuales de las fincas. El present trabajo dis-
cute c6mo se intentaba incorporar estos elements complementarios al mejora-
miento, dentro de un program de investigaci6n con sorgo en el sur de Honduras.

El Sorgo en el sur de Honduras

El tipo principal de sorgo que se cultiva en el sur de Honduras, igual que el tipo
sembrado en una gran parte de la vertiente del Pacifico del istmo centroamericano,
es de h6bito alto, sensible al fotoperiodo, y de grano blanco para consume huma-
no. Se siembra en mayo, principalmente en asociaci6n con el mafz. Despugs de la
cosecha del maiz, el sorgo florece (aproximadamente en noviembre), y se cosecha
en diciembre o enero. A pesar de la importancia de este tipo de sorgo y del sistema
de asociaci6n del sorgo con el mafz, el mejoramiento de sorgo se ha dirigido casi
exclusivamente hacia los de h6bito bajo e insensibles al fotoperiodo. En el sur de
Honduras se inici6 uno de los pocos programs de mejoramiento para sorgos foto-
peri6dicos.

Interacci6n de variedades de sorgo y sistemas de producci6n

Aunque la mayoria del sorgo en el sur de Honduras se siembra intercalado con el
mafz, se presentan otros sistemas tambien. Ademas, la misma asociaci6n del mafz
con el sorgo se encuentra sembrado en una diversidad de arreglos cronol6gicos y
espaciales. Para escoger las condiciones mas apropiadas para la selecci6n y eva-
luaci6n de variedades, hay que reconocer la interacci6n de 6stos con los diferentes
sistemas de interns. Tal informaci6n ayuda a decidir si es necesario o no incluir otros
cultivos durante la selecci6n, o si se puede seleccionarbien en monocultivo (lo mas
econ6mico, desde el punto de vista del fitomejorador, en cuanto al uso del tiempo y
espacio).
Con el objeto de conocer algo sobre la interacci6n entire variedades de sorgo y sis-
temas de producci6n, se disef6 un ensayo evaluando cinco variedades de sorgo en
tres sistemas de asociaci6n con mafz, que fue sembrado por la Comisi6n Latino-
americana de Investigadores en Sorgo (CLAIS) en seis pauses durante 1983. Los
resultados son preliminares, y se estA repitiendo el ensayo este afio para verifi-


*Fitomejorador de la Universidad de Cornell, Ithaca, New York.










carlos. parece que no hay much interacci6n entire variedades y distintos arreglos
de esta asociaci6n.
Para complementary este trabajo, se disefi6 un ensayo comparando el comporta-
miento de variedades de sorgo en monocultivo e intercalando con maiz. Las va-
riedades fueron escogidas para representar un rango amplio de h6bitos de creci-
miento. Con este ensayo se esperaba averiguar qud tan factible es la selecci6n en
monocultivo de variedades para una asociaci6n, e identificar caracteristicas del sor-
go correlacionadas con un comportamiento acceptable en la uni6n. Esta informa-
ci6n se utilizarfa para ajustar el mecanismo y los criterios de selecci6n empleados en
el program de mejoramiento. Desgraciadamente, estos ensayos se perdieron en
1983. Se espera poder seguir investigando este tema en el future.

Evaluaci6n de variedades enfincas

Las condiciones de la estaci6n experimental dificilmente representan adecuada-
mente las de una finca de producci6n. El agricultor tiene que producer bajo limita-
clones ambientales, muchas veces mas several que en la estaci6n experimental.
Probablemente utiliza niveles de insumo distintos a los que utiliza el investigator en
la estaci6n experimental. Ademas, siembra sus cultivos como parte de un sistema
total de producci6n, y desde su punto de vista, las caracteristicas que abarca una va-
riedad superior pueden ser muy distintas a las que ha identificado el fitomejorador.
La evaluaci6n de variedades experimentales en fincas nos permit tomar en
cuenta estas diferencias de ambiente, manejo, y sistemas de producci6n antes de
las etapas de validaci6n y transferencia de la variedad. Se espera que ayude a evitar
errors como la liberaci6n de variedades no apropiadas. La evaluaci6n en fincas
tambi6n permit la participaci6n del agricultor en el process de investigaci6n (una
ayuda tremenda al investigator), y es una etapa preliminary de la transferencia de
tecnologia al agricultor.
En el caso de Honduras, tan pronto como exista un rango de variedades experi-
mentales listas para prueba, se espera empezar a evaluarlas en fincas.

Conclusion

La investigaci6n complementaria al mejoramiento arriba discutido combine va-
rias de las ramas tradicionales de investigaci6n agricola. Tiene aspects b6sicos, co-
mo la definici6n de caracterfsticas morfol6gicas que permiten una producci6n 6pti-
ma de un sistema de policultivos. Tambidn tiene aspects muy aplicados, como la
selecci6n de la mejor variedad para un sistema dado. Combina aspects de mejora-
miento con aspects de agronomfa y de extension. Es este tipo de investigaci6n que
realmente es necesario para integrar la investigaci6n agricola en un process coordi-
nado y coherente.



















Secci6n III

Otros studios de caso










Perspectivas del sorgo y el mijo perlado en los sistemas
de cultivo del noroeste de Brasil

M.R. Rao*
Resumen

El 75% del noreste brasilefio es semibrido, con una estaci6n de cultivos que dura de
3 a 5 meses, y aproximadamente un 14% Crido con un period de cultivos que dura
de 2 a 3 meses. Los cultivos se realizan principalmente mediante complejos siste-
mas de intercultivo con recursos escasos o nulos y con miseras utilidades. El mafz es
el principal cereal cultivado en todo el noreste, tanto para comida como para ali-
mentar ganado. Este trabajo resefa los sistemas tradicionales de cultivo y su poten-
cial, especialmente en relaci6n al rendimiento del mafz. El mafz se da razonable-
mente bien en areas donde la precipitaci6n pluvial es inferior a los 700 mm, debido
a su sensibilidad a las sequfas que se dan con tanta frecuencia en esta region. Las
pruebas experimentales sugieren que cereales tales como el sorgo y el mijo son las
mejores alternatives al mafz en esta region, ya que toleran mejor la sequfa, necesi-
tan menos elements nutritivos, proporcionan grano stable y buen forraje, salvan-
do en consecuencia a los pequefios predios del desastre. Estos cultivos se adecdan
perfectamente a los sistemas tradicionales de intercultivos, sin abandonar los bene-
ficios complementarios de los mismos. Como el sorgo y el mijo perlado no se utili-
zan para consume human, inicialmente pueden servir como substitute del mafz en
la alimentaci6n del ganado, y asf reservar aquel s6lo para consume human. Por
l6timo, este trabajo sefiala los pass requeridos para que el gobierno y sus organiza-
ciones de investigaci6n contribuyan a popularizar estos cereales.
El noreste es una de las cinco regions administrativas de Brasil; comprende los
estados de Maranhao, Piaui, Cearg, Rio Grande do Norte, Paraiba, Pernambuco,
Alagoas, Sergipe y Bahfa. Cubre el 18.2% del 6rea geogr6fica national, y, a pesar
de poseer pocos recursos, soporta la carga del 30% de la poblaci6n. El clima es en
su mayor parte brido a semiarido, caracterizado por lluvias escasas y esporsdicas y
una alta evaporaci6n. las nuevas cifras demarcan un 75% del noreste como se-
miarido, un 14.3% arido y un 10.0% subh6medo figurea 1). La region semiarida
recibe 500-1000 mm de lluvia por afo, durante 3-5 meses, en tanto la zona brica re-
cibe menos de 500 mm el alio, concentradas en 2-3 meses. Existen dosrfos princi-
pales (Sao Francisco y Parnaiba) pero muy poco de su caudal es utilizado para obras
de irrigaci6n, raz6n por la cual, la agriculture depend primordialmente de la lluvia.
Ecol6gicamente se distinguen tres regions desde la costa hacia el interior. i) 'Ma-
ta' -una franja subh6meda de 50 a 75 km de ancho que bordea ellitoral, desde Rio
Grande do Norte hasta el sur de Bahfa. La precipitaci6n pluvial (1500 mm) excede
la evapotranspiraci6n durante 6 a 7 meses, los suelos son en su mayor parte Ultisols
(Podzolico amarelo-avermelhado) bajos, arenosos, bien drenados y mediana-
mente Scidos. El cultivo principal es el de la cafia de azucar, pero en el sureste de
Bahfa es com6n encontrar plantaciones de coco, cafe y caucho. ii) 'Agreste'
-regi6n semiarida con 750 a 1000 mm de lluvia (marzo/abril ajunio/julio) con ve-
getaci6n de sabana (aproximadamente el 11% del noreste). Los suelos son Alfisols
('tierra roxa') y Oxisols ('latosols' de diversos tipos), y los cultivos principles son

SPrograma de Investigaci6n Agron6mica de los Sistemas de Cultivo, Instituto de Investigaci6n de Culti-
vos Internacionales para los Tr6picos Semiaridos, Patancheru (PO) 502 234, AP., India.





















Northeast Brazil


.P-PEx 100
I _._- 100 %

P Mean annual precipitation, mm
PE Mean annual potential evapotranspiration.mm


S MG .** / SYMBOL ZONE LIMIT Im,% AREA%
SARID 075 4

% SU HUMID -025.-025 TOO
HUMID 025 0.7
', .... STATE BOUNDARY
S *********** BOUNDARY OF SUDENE S WORKS

Fig. 1. Clasificaci6n climrtica del nordeste de Brazil (Reddy y Amorin
Neto,1983). Los estados son Maranhao (MA), Piani (PI), Cearg
(CE), Rio Grande do Norte (RN), Paraiba (PB), Pernanbuco (PE),
Alagoas (AL), Sergipe (SE) y Bahia (BA). Una area pequena
semidrida se encuentra fuera del noreste en el estado de Minas
Gerais (MG). SUDENE (Superindencia de Desenvolvimiento do
Nordeste) responsible del desarrollo de actividades del
nordeste tiene tambidn a su cargo esta area.







89


mafz, frijol (Phaseolus vulgaria), algod6n annual y mandioca, y iii) 'sertao
-aproximadamente un 49% del noreste, con lluvias anuales de 300 a 750 mm
incluye la zona arida y parte de la zona de transici6n al clima semiarido. Los suelos
son, en su mayor parte Oxisols y levemente Acidos. Los cultivos principles son al-
god6n perenne (Gossypium hirsutum var marie galante), cactus sin espinas
(Opuntia ficus indica Mill.), ricino, maiz y garbanzo. En la mayor parte del 'sertao',
las lluvias Ilegan en enero/febrero y terminan en marzo/abril, pero en el'sertao' de
Bahfa llegan en octubre/noviembre hasta enero. La vegetaci6n se limita a arbustos
xerofilicos de 2 a 3 m de altura conocidos como 'catinga'. Las sequfas y por ende el
fracaso de los cultivos son muy frecuentes en esta zona.
La zona subh6meda de Maranhao y el norte de Piaui representan una regi6n de
transici6n entire la cuenca del Amazonas y el resto del noreste. Las precipitaciones
decrecen de 1800 mm en el oeste hasta 1400 mm en el este, con una vegetaci6n
que varfa desde la selva tropical, 'agreste' y su transici6n al 'cerrado' (vegetaci6n es-
pesa y densa) a 'catinga'. Prevalecen los sistemas de cultivo del arroz. El oeste de
Bahia, una gran porci6n de Piaui y una parte de Maranhao tienen clima semiarido
con una precipitaci6n de aproximadamente 1000 mm y vegetaci6n 'cerrado' ca-
racterizada por arboles altos y arbustos medianos y pequefios. La actividad princi-
pal es la ganaderfa, aunque tambidn existen cultivos tfpicos de la zona 'Agreste'.
Ademas de lo ya mencionado, existen algunos microclimas, en los valles y en las
montafias h6tnedas, donde se cultivan frutas de zona templadas.
'En el noroeste los suelos son de textura liviana, bajos, ondulantes y de escasa fer-
tilidad. Son bajos en substanciasorgAnicasy particularmente deficientes enf6sforo.
Los escasos recursos naturales y las frecuentes sequfas han convertido al noreste en
la region mas retrasada del pals. El ingreso per capita es aproximadamente US
$200 que es menos de un tercio del promedio national. Existe una gran disparidad
en la distribuci6n de la tierra y de los ingresos dentro del mismo noreste. El ingreso
per capita de aproximadamente 1/3 de la poblaci6n es de US $450. Un 66 % de los
predios son de menos de 50 ha, pero s6lo cultivan el 10.5 % de esta tierra, en tanto
aquellos con mas de 500 ha que son s61o el 4.2 % de la totalidad de los predios culti-
van el 48.6% del Area total. Una alta proporci6n de la poblaci6n rural (58.2%) de-
pende de la agriculture y actividades conexas (Kutcher y Scandizzo, 1981). Los pe-
quefios campesinos prosperan gracias a la agriculture de subsistencia utilizando los
intercultivos mixtos; de todas maneras, el ganado (vacas, cabras, puercos) o aves
de corral, son components importantes de la actividad de los predios. Los grandes
se dedican por lo general a la ganaderfa.
En este trabajo se described los sistemas de cultivo tradicionales de los predios pe-
quefios, y se analizan las perspectives de inclusi6n del sorgo y el mijo en estos siste-
mas, en el noreste de Brasil.

Sistemas tradicionales de cultivo y su potential

La tabla 1 indica los principles cultivos de Brasil y su distribuci6n en la region no-
reste. Los cultivos se realizan tradicionalmente en complejos sistemas mixtos de in-
tercultivos, con recursos escasos o nulos y con pingues utilidades. Hasta hoy son
pocas las investigaciones realizadas teniendo como meta el mejoramiento de estos
sistemas. Sin embargo, la investigaci6n agropecuaria ha ido en aumento desde los
afios setenta y por lo menos en relaci6n alas regions Aridas y semiaridas, en tanto
el Gobierno enfatiza la importancia del desarrollo del nordeste, creando inL Atutos
de investigaci6n agropecuaria (EMBRAPA Empresa Brasileira de Pesquisa Agro-
pecuaria).







90


Sistemas de intercultivo cereal/leguminosas

El mafz es el cereal principal para el grueso de pequefioscampesinos del noreste,
y los garbanzos y frijoles intercultivados con el mafz y otros cereales proporcionan el
suplemento protefnico. En la zona'agreste' predomina el mafz/frijol, en tanto que
el 'sertao' y otras zonas se utiliza el sistema mafz/garbanzo, ya que la poblaci6n local
prefiere esta legumbre en vez de frijol. El mafz y las leguminosas son sembrados ge-
neralmente juntos al comenzar las lluvias, pero la proporci6n de ambos varfa no-
tablemente seg6n las necesidades familiares de los campesinos. Salvo en las zonas
de mas lluvia donde se supone que el mafz tiene un mejor desarrollo, las legumino-
sas ocupan una mayor proporci6n dentro del sistema. El rendimiento de los culti-
vos en los sistemas tradicionales es pobre: 300-500 kg/ha en el'sertao' y un poco
mejor en la zona 'agreste', donde lega de 500 a 1000 kg/ha. Rao y Morgado
(1984) revisaron datos experimentales de estos sistemas en el noreste, y encontra-
ron que el mafz/frijol era un 32% y el mafz/ garbanzo un 41% mas productive que
sus respectivos cultivos por separado. A pesar de que el rendimiento del interculti-
vo era tan variable como los cultivos por separado, el riego global era levemente in-
ferior debido al rendimiento mas elevado del intercultivo. La poblaci6n 6ptima para
el mafz en ambos sistemas era de aproximadamente 50% de la cantidad 6ptima del
cultivo por separado 20,000 a 25,000 plantas/ha, y el garbanzo requerfa el 100%
de la cantidad para cultivo por separado (40,000 a 50,000 plantas/ha), en tanto
que la cantidad 6ptima para frijol dependfa del area proporcional que ocupara en el
sistema (150,000 a 200,000 plantas/ha correspondientes a un 66% a 75% del
cultivo por separado). El intercultivo resultaba ventajoso bajo una amplia gama de
condiciones de fertilidad, aunque lo mismo no fuera v6lido en relaci6n a las lluvias.
Un experiment utilizando fuente de irrigaci6n en mafz/garbanzo, realizado en
CPATSA (Centro de Pesquisa AgropecuAria do Tropico Semi-Arido) ubicado en
Petronila ('sertao') indic6 fuerte humedad en la interacci6n de cada plant ya sea en
cultivo separado o en intercultivo (Rao, 1983). Sugeria que el intercultivo con las
cantidades arriba mencionadas seria ventajoso (LER 1.001) s61o cuando la precipi-
taci6n pluvial de la estaci6n fuera superior a los 450 mm. En el rango de 450-300
mm., el intercultivo seria preferible al cultivo por separado s6lo si la cantidad de
mafz es reducida a 10,000 plantas/ha. De todas maneras, el intercultivo pierde
gran parte de su valor si la precipitaci6n es inferior a los 300 mm. Se requieren estu-
dios mas profundos para delimitar con claridad cubles son las 6reas donde pueden
practicarse el intercultivo y cuales no.

Sistemas de intercultivo con algod6n perenne

En el noreste de Brasil se cultivan cuatro tipos de algod6n perenne. Estos son: 1)
Rim de boi (Gossypium barbadense var. brasiliensis), ii) Quebradinho -G. barba-
dense, iii) Moco -G. hirsutum var Marie galante y iv) Verdao o Rasga Letra -hibrido
indefinido entire perennes y anuales. El Moco, sin contrarrestar su bajo potential de
utilidad, se cultiva en todo el'sertao', en mas de dos mil hectareas, debido a su fibra
superior y a su tolerancia a las pestes, las enfermedades y las sequfas.
El algod6n perenne se caracteriza por su crecimiento inicial lento, por su falta de
respuesta a vastas poblaciones (5,000 a 20,000 plantas/ha), y por una gran cober-

ILER (Land Equivalent Ratio) se define como suma del component de tierras de cultivo separado re-
queridaspara producer el mismorendimiento que 1 ha de su intercultivo. Mide laventajabiol6gicadel in-
tercultivo en relaci6n al cultivo por separado.









tura durante los aflos posteriores. Las utilidades son bajas durante el primer afio
(100 a 300kg/ha.), hacen pico en tercer o cuarto afio (300 a 500kg/ha.) declinan-
do posteriormente hasta convertirse en antiecon6micas despues del quinto afio. El
amplio espacio entire una plant y otra (2 a 2.5m) y el crecimiento lento ofrecen una
excelente oportunidad de intercultivo durante el primer afio, con cultivos anuales,
y el cultivo por separado durante este period no s61o represent un sistema inefi-
caz, sinoarue expone el suelo a la erosi6n. Por lo general no se intercultiva despues
del primer afio, pero se permit que las vacas pasten en la 6poca de secas. Una hec-
tirea de moco puede resistir dos vacas durante los 4 a 5 meses de sequfa sin que eso
afecte la utilidad de la siguiente estaci6n (Boulanger, 1980). Los intercultivos inclu-
yen uno o mas de los Ilamados cultivos alimentarios de ciclo corto, tales como el
mafz, el garbanzo y cultivos de ciclo largo tales como el cactus, algod6n annual, man-
dioca o pasturas, variando los esquemas de espacio figurea 2). En Maranhao y Piaui'
el algod6n perenne se intercultiva con el arroz, maiz, mandioca o combinaciones de
estos cultivos. El sistema tricultivo de moco/mafz/caupi es el mis difundido
(Sobrinho y Freire, 1983). La mayor parte de los agricultores siembran moco
nuevo todos los aflos, en alguna parte de su plantaci6n para permitir el intercultivo
con plants alimentarias, en fanto las plants viejas proporcionan forraje para elga-
nado.'El intercultivo puede afectar el algod6n durante el primer aio, pero incre-
menta la productividad global de la tierra y por ende tambien las utilidades. El algo-
d6n se recupera en los afios siguientes y produce tanto como un cultivo separado.
El caupi fue el menos competitive con el noco, afectindolo como mxximo en un
35 %. Por ser de maduraci6n temprana, se le cosecha antes de que se vuelva com-
petitivo con el moco. Por esta raz6n el intercultivo de moco/caupi era un 50% m6s
productive que el cultivo por separado. Por el contrario, el intercultivo con mafz re-
sult6 competitive y afect6 al moco en un 27% a un 46%, produciendo una ventaja
global de s61o un 29 %. El substituir una fracci6n de mafz por caupi redujo lacompe-
titividad sobre el moco. El promedio de ventaja en las utilidades en seis pruebas
donde el moco fue intercultivado con una o dos hileras mixtas de mafz y caupi dio
una cifra intermedia (40%) en relaci6n a la que se obtuvo con mafz o caupi solo
(Rao y Morgado, 1983).
El intercultivo de moco con cactus result important en las tierras donde el.com-
ponente animal es elevado. Ambos cultivos se complementaron muy bien y produ-
jeron utilidades de un 36% a un 97% m6s altas que las de los cultivos separados,
comparadas con s61o 22% del intercultivo de moco con plants anuales (SUDE-
NE, 1971, Rao y Morgado, 1983). El cactus no afect6 al moco, pero los cultivos
anuales lo afectaron hasta en un 11% (Alves et al. 1972). Es com6n encontrar el
agregado de mafz y/o caupi a las hileras de cactus en el moco, como manera de
cubrir necesidades de subsistencia que pueden Ilegar a mejorar acn mss la comple-
mentariedad entire cultivos.
El rendimiento de los sistemas basados en el moco es muy bajo 200 a 700 kg/ha.
de mafz y 100 a 400 kg/ha de caupi. Por esta raz6n, toda investigaci6n que se reali-
ce en un future debera hacer 6nfasis en el desarrollo de prActicas agrfcolas mas
avanzadas, teniendo en cuenta:

i) Plantar el moco en hileras anchas o doubles sin sacrificar la poblaci6n de plants,
con el objeto de mejorar el desarrollo de los intercultivos y facilitar los mismos
tambi6n durante el segundo afio (CNPA 1981).

ii) Adecuada fertilizaci6n del moco, especialmente con f6sforo (Alves et al 1977;.
IPA 1981).



















Traditional Cropping systems based on perennial cotton

(Sistenas de producci6n tradicionales basados en algod6n perenne)


P m
a 0
H 0
* 0
* 0



P mf

S6O
O
* 0
* c


a PERENNIAL COTTON (P)
0 MAIZE (m)


* COWPE (C)
* FAVA BEANS ()


0 ANNUAL COTTON (o)
A CACTUS (p)


Traditional Cropping systems with annual cotton
(Sistemas de producci6n tradicionales con algod6n annual)

A A m A A AA A b AA A A A m A A A b
So0 o o O D O o 0 0 o 0 0 0 0 o 0
S0a 0 0 a a 0 0 0 0 0 0 0 00 0
o o o a a a Co 3 0 D 0 0 0 0 0 00
O o 0 a a a a a 0 a Ca a 0 a a a 0
a a0 00 0 a 0 0 0 0 0 0 0 0 0 00 o
o o0o 0 00o 0 o { o oo000oo oo


A A A A



0 D 0 0 0
0 0 0 0
Q 0 e 0 0


0 ANNUAL COTTON (A)
0 MAIZE Im)


AA





* BEANS lb) A TOBACCO It)
* FAVA BEANS (f) +-POTATO i .)


Traditional Cropping systems with cassava
(Sistemas de producci6n tradicionales con yuca)


M Cort M

0 00

0 0 a 0

a 00 *







a 0 0 0
a 0 *

0 0 0 *
Q 0 0
a o *
a o *
0 o
o o
o o
o o


m M mI
0 a 0
0 a 0

0 a 0
0 a 0
0 a 0


M r r M
0 a

a.* a

a a
a 0.
a O
a *


M-CASSAVA = yuca m-MAIZE = matz
b-BEANS = frijol r CE = arroz


C orb M


B*D


**o









o a a
* 0 0








c-COWPEA = caupi
P- CWTUS = cactus


Fig.2. Cultivos y arreglos para siembra en los sistemas tradicionales

en el nordeste de Brazil.









iii) Identificar genotipos compatibles de intercultivos, y

iv) Examinar la posibilidad de cultivos alternatives, tales como el sorgo y el mijo en
lugar del mafz.

Intercultivo con algod6n annual

El algod6n annual se cultiva en el noreste en las mejores areas de precipitaci6n plu-
vial de 'agreste', en los aluviones de Maranhao, Piaui y CearS, las tierras bajas del
sur de Bahfa y el norte de Minas Gerais. Su cultivo se ha extendido hasta el 'sertao'
donde demostr6 tener un mejor potential que el moco (CNPA 1981). Crece m6s
r6pido y necesita de poblaciones mAs elevadas (50,000 a 75,000 plantas/ha) que
el moco, pero adn asimuestra una mayor flexibilidad ala poblaci6n/espacio, lo que
permit el intercultivo figurea 2). El frijol es mas popular en 'agreste', en tanto el
caupi se encuentra en la zona de transici6n entire 'agreste' y 'sertao'. Los otros inter-
cultivos que crecen en areas especificas con la papa (Paraiba), el tabaco (Alagoas),
el sisal (paraiba, Bahia) y el mafz y arroz (algunas zonas de Piaui); mezclado entire las
hileras de mafz se encuentra a veces el frijol fava (Phaseolus lunatus).
El intercultivo de algod6n en hileras normales (1.0 m) no produjo ventajas re-
ales. Al ampliar las hileras de 1.5 a 1.8 mejor6 el rendimiento de los intercultivos
con leguminosas (Rocha y Campos, 1982) en tanto para el mafz competitive, 3 64
hileras de algod6n alternando una hilera de mafz result satisfactorio (Kakida etal.,
1982). En los lugares en donde se deseaban proporciones iguales de maiz y algo-
d6n, el mejor metodo result ser el de plantar franjas alternadas de cuatro hileras
cada una. Las ventajas en terminos de utilidad con cualquiera de los cultivos arriba
mencionados estuvieron generalmente en el rango de 20-35%. En algunas oca-
siones se obtuvieron los mejores resultadds agregando caupi alas hileras de maiz en
los sistemas de mafz/algod6n (Rao y Morgado, 1983).
Hasta el moment ningdn studio ha buscado intercultivos alternatives para
combinar con el algod6n annual. Tambign habrfa que realizar studios en torno a la
posibilidad de intercultivar el algod6n annual en el 'sertao'. Un experiment realiza-
do en Piaui demostr6 que a pesar de que el intercultivo de algod6n annual con maiz,
caupi o arroz daba un mejor rendimiento en el sistema traditional de algod6n pe-
renne, no resultaba tan remunerativo como el cultivo por separado del algod6n
annual (Acevedo y Ribeiro, 1982).

Intercultivo con mandioca

En el noreste, los campesinos de pocos recursos cultivan la mandioca como plan-
ta comestible. Normalmente se le intercultiva con cultivos anuales o de larga dura-
ci6n (Figura 2). En la zona de gran precipitaci6n 'mata', se la cultiva por separado,
en altas poblaciones como cultivo de doce meses, pero en las zonas ridas a semisri-
das se le cultiva durante dos estaciones (16 a 18 meses), y habitualmente interculti-
vada. Una hilera de intercultivos anuales puede ser plantada sobre las hileras nor-
males de mandioca (1 m de separaci6n), pero para acomodar 2 6 3 hileras, habria
que ensanchar las hileras de mandioca. La ventaja LER de los sistemas basados en
la mandioca era elevada debido a las grandes diferencias temporales entire los com-
ponentes y consecuentemente de las poblaciones adicionales (100% de cada culti-
vo) que podfan ser plantadas (IPA 1981).
Estudios recientes indicaron que el cultivo de la mandioca en hileras doubles a 2.0
x 0.6x 0.6 m (i.e. 2 m entire los pares de hileras de mandioca con espacios de 0.6 m




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs