• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Foreword
 Advertencias sobre la lectura
 Dios
 La flor mas grande
 Edad del mundo
 El domingo
 Division del tiempo
 El dia de corpus
 Un bonito cometon
 Las estaciones
 La fuga de pajarito
 El niño gastador
 La piña de Cuba
 El templo
 La imitacion
 El juego de mates
 Un niño que no sabia leer
 La salamandra puntuada
 El niño educado y el niño...
 Dios es nuestro padre
 El projimo
 El cocotero
 El castigo de un niño
 Has lo que tus padres te mande...
 La Biblia
 Un niño á la Biblia
 Isaac
 El fratricida inocente
 El niño ocioso
 El dia de hoy
 Un trompo
 El perro
 El cometon
 ¡Cuidado con las bestias!
 Chanito y alonso
 Preguntas
 Back Cover






Title: Miscelanea infantil
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078715/00001
 Material Information
Title: Miscelanea infantil
Series Title: Librería de los niños cubanos
Physical Description: 100 p. : ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Sagarra, Juan Bautista
Publisher: Imprenta de D. Miguel Antonio Martinez
Place of Publication: Santiago de Cuba
Publication Date: 1849
Edition: 2. ed., aum.
 Subjects
Subject: Readers (Elementary)   ( lcsh )
Spanish language -- Readers   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Citation/Reference: Trelles, C.M. Bib. cubana s. 19,
General Note: Pages 8-11 numbered ii-v.
General Note: Introduction signed: J.B.S. Juan Bautista Sagarra.
General Note: First ed. published in 1844; a third in 1852, and a fourth in 1855.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078715
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 52752447

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
    Advertencias sobre la lectura
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Dios
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    La flor mas grande
        Page 18
    Edad del mundo
        Page 20
    El domingo
        Page 19
    Division del tiempo
        Page 21
    El dia de corpus
        Page 22
    Un bonito cometon
        Page 23
        Page 24
    Las estaciones
        Page 25
    La fuga de pajarito
        Page 25
    El niño gastador
        Page 26
    La piña de Cuba
        Page 27
    El templo
        Page 28
        Page 29
    La imitacion
        Page 30
        Page 31
    El juego de mates
        Page 32
        Page 33
    Un niño que no sabia leer
        Page 34
    La salamandra puntuada
        Page 35
    El niño educado y el niño rustico
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Dios es nuestro padre
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    El projimo
        Page 42
        Page 43
    El cocotero
        Page 44
        Page 45
    El castigo de un niño
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Has lo que tus padres te manden
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    La Biblia
        Page 52
        Page 53
    Un niño á la Biblia
        Page 54
        Page 55
    Isaac
        Page 56
        Page 57
    El fratricida inocente
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    El niño ocioso
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    El dia de hoy
        Page 67
        Page 68
    Un trompo
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    El perro
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    El cometon
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    ¡Cuidado con las bestias!
        Page 80
        Page 81
    Chanito y alonso
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Preguntas
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text











DE

LOS NIfOS CUBANOS,



NUM?







I UtGLAIRIA


INFATIL


ONlMMA, ED=CIOW, AUZXITLDrAW


Cuba: 1849.


Imprenta de D. Miguel Antonio Martine
Call de lu Eniadas alta n 131















Recibid la ensef~anza como
un gran caudal de plata, y po-
seereis con ella bienes preferi-
bles & un inmenso tesoro de oro.
(Libro del Eclesicstico capit. LI.
vers, 36).










Despues que el nino ha concluido el
Silabario, es precise pouer en sus manos
un libro de parrafos cortos y que trate de
cosas, que esten al alcance de su inteli-
gencia, muy debil todavia para poder com-
prender materials, que no sean muy sen-
cillas y triviales. De este modo puede tam-
bien desde temprano aplicarse aC su lectu-
ra el sistema explicativo, cuya prActica es
ventajosisima; aunque por desgracia muy des-
atendida.
Esto es lo que he procurado en el pre-
sente cuaderno, aunque conozco no haberlo
conseguido, porque la empresa no es tan f-
cil como parece, y si la acometo, es en
vista de la escasez que tenemos de libros
para la infancia, y de que los hombres
que pueden hacer tan eminente servicio, lo
desdeian. Sea pues disculpable el que tie-
ne el deseo, pero carece de los talents ne-
cesarios para conseguirlo; y viva esta po-
bre production, migntras se enriquece en-
tre nosotros la biblioteca infantil, que tan-
to echamos menos los que tenemos hijos i
quienes educar, y una patria ( quien dat
buenos hijos que la sirvan.








ADVERTENCIAS SOBRE LA LECTURE:

Estas advertencias serin superflaa
para los nifios que aprendan A leer con
buenos profesores; mas no asi para aque.
llos quo por sus circunstancias particulares
solo tengan por maestros a personas de
escaso saber, como sucede a muchos ni-
rios pobres y del campo, que suelen ser
cnseiados por amigos 6 parientcs, que tal vez
carecon de elemenlos para poderlo h.acer con
buen dxito.-Y tengase prcsente, quo la ense*
fianza de la lectura cs do una grandisima in-
fluencia en cl curso do los studios v aun de
la vida, pues do ser ntinada 6 abandonada,
depend i vwces cl tomrarse aficion Icler, a-
mor 6 las ciencias, y aprovecharniento en lo
que se lee y scestudia: quo much riesgo cor.
re de no saber estudiar bien, el que no haya
sido guiado con acierto en las lecciones de
lectura.
+++! ,

1 Debe colocarse el niio de espalda &
la luz, para que esta caiga sobre el libro,
y no on los ojos de aquel; de modo quo este
no tonga que haccr much esfucrzo para ver.

2 Sentado 6 parade, debe el nifio guar-
dar una posicgon natural, pero decent, sin








mover los pi6s, ni los brazos, ni el cuer-
po; sino lo que sea absolutamente preciso.

3 El libro debe sostenerse con la ma-
no izquierda levantada A una altura con-
*veniente, de modo que la vista ni tenga
que bajarse, ni levantarse demasiado. La ma-
no derecha quedard expedita para mudar
las hojas del libro, cuando sea necesario.

4 Despues de estas precauciones debe el
niiio olvidar sus juegos, y cuanto distraerlo
pueda, & fin de contraer toda su atencion
i la lectura.

5 Cuando ya el niRo lea de corrida con-
vendrd que el que le enseoa, lea antes, pa-
ra que pueda aquel, irnitarle y conseguir
un buen estilo de lectura.

6 Doblar las puntas de las hojas del li-
bro,* jugar con los botones del vestido y
otras distracciones semejantes, durante la
lectura, son cosas que deben evitarse cuida-
dosamente; porque sobre ser feas 6 impro-
pias, distraen much la atencion, y ha-
cen leer mal y sin provecho.

7 La voz ha de ser clara, natural y







Ill
dando t las palabras el knfasis convenicnte,
con un tono pausado y agradable, evitando
el salm6dico y fastidioso, que algunts
toman en esa 6poca.

S. Cuidese tambien pronunciar debida-
mente la ll y la y; la c, la z y la s; y la
v y la b, para no confundirlas entire si.

9 En la pieza en que se lea, no debe
haber ni demasiada luz, qua ofenda la vis-
ta, ni tan poca que la fatigue; porque am-
bas cosas la perjudican.

10 Despues que lea un parrafo, articulo
6 .capitulo, deberA detenerse el nifio en de-
cir lo que hays entendido en 1o que aca-
ba de leer; ya sea que est6 solo, ya acom-
pailado.

11 Cuando tropiese con palabras que no
entienda, no debe pasar adelante, sino pre-
guntar su sentido A quien le enseile; y si
lee solo, ocurriri al diccionario, para lo
cual conviene, que desde temprano se acos-
tumbre a su uso.

12 SerA empero preferible, que sea el pre-
ceptor quien vaya preguntando al nifio la








significacion de cada palabra, para expli-
carle la que ignore 6 no sepa bien.

13 Cuando ya el niio lea correctamente la
prosa, conviene que se le ejercite en la lec-
tura de la poesia, pues esta necesita un
infasis, una cadencia, una modulacion y
unas pausas tan especiales, que especiales
deben tambien ser su enserianza y su prac-
tica. La poosia tiene sus ventajas bien cono-
cidas, y do ellas se priva el que no Ia Ice,
siendo ademas muy vergonzoso, no saberlo
haccr debidamente.

14 Acostumbrar al ninio d leer manus-
critos, y principalmente los de letra ma-
la y confusa, es otro particular, que no de.
be descuidarse; porque no hay lectura cu.
ya necesidad sea mas frccuente que esta.

15 La election de los libros que el niifo
lea, solo correspond 6 sus padres, maes-
tros .6 mayores.

10 Pero comenzada ya la lectura de un li-
bro con ese requisite, no debe pasar a otro
sin motivo, sino concluirla; porque esa mu-
danza antojadiza prueba desaplicacion, hace
perder tiempo 6 impide el apr6vcchamiento.







v
17 Concluida la lectura, conviene al niSo
meditar largo rato sobre lo que ha leido; csto
es, reproducir en su imagination las ideas
contenidas en aquellas paginas, examinindo-
las detenidamente, para descubrir por si mis-
mo las razones que tenga, el autor pa-
ra decir lo que dice, y ver si tiene 6 no
fundamento. Y, si es possible, debe confe-
renciar con otras personas, principalmente
con las de mayors conocimientos; pues de
este modo aclarari y fijarA mas en su i-
maginacion las ideas, 6 confirmard las ver-
dades que haya adquirido, 6 correjir. sus
errors: que en todo esto hay grande uti-
lidad. Por uiltimo, persuddase el j6ven lec-
tor, que el provecho de la lecture no con-
aiste en leer much, sino en retener y
rasditar bien lo que se lee.











Dios es grande, just y miseri-
cordioso. Yo le pido que me de a-
plicacion, porque A los nifios apli-
cados todo el mundo los ama.

Lo primero que debemos amar
es A Dios, luego a nuestros pa-
dres, hermanos y maestros, y des-
pues a nuestros pr6jimos.

La iglesia es la casa de Dios,
y todos deben estar en ella con
respeto, compostura y devocion.

Mi papa y mi mama son muy
buenos y cari~iosos: yo los quiero
much, y pido constantemente
Dios por ellos.








Mi madre se llama Maria do
los Dolores, mi padre Manuel de
Jesus, y mi hermana Maria de la
Caridad. Yo me llamo Juan Cri-
s6stomo.

Mama me reprendi6, porque re-
Lii con mi hermana Rosita, y yo
estoy arrepentido de haberlo he-
cho. Jamas volver& A refiir con
mis hermanos, ni con nadie.

El nispero es mas dulce que el
caimito; pero el anon Ileva venta-
jas a esas dos frutas.

Mi padrino me regala confites:
yo voy a estudiar una leccion muy
larga, para darla con 1l.

El libro que me rcgal6 el Pa-
dre Cura de mi parroquia tiono







unas laminas muy preciosas y u-
nos cuentecitos muy bonitos,

"Oye el consejo, y recibe la cor-
reccion, paraque seas sabio en
tus postrimerias."

Mi mama quiere much todos
sus hijos; pero premiere & Chani-
to, por que es el mas aplicado.
Yo tambieh me voy A aplicar, pa-
raque me quiera cada dia mas.

"El quo cierra su oreja al cla-
mor del pobre, el tambien cla-
mar', y no sera oido."

-Ayer me dieron de premio un
caballito de madera muy bonito,
por que lei correctamente; y mis
hermanas, porque escribieron bien,
fueron preiniadas con unas mu-







16
necas muy lindas.

Cuando cumplo con mis leccio-
nes, papa me Ileva al paseo de la
marina, y despues me compra dul-
ces en la lonja. iQu6 bueno es
cumplir uno con su obligacion!

Federico sabe poco, porque
juega mucho, y por eso Jo cas-
tigan cada rato en la escuela, y
en la casa de sus padres.

Mi padrino me dib una bolsa
de mates; los he contado, y con-
tiene doce docenas, de las cua-
les voy a repartir seis entire mis her-
manitos; porque mi padre me dice
siempre, que parta con ellos cuanto
tenga, y a mi me gusta hacerlo.

El caballito de Peie es mas







bonito que el mio; pero el mie es
mas grande,

Un muchacho de la calle di6
una pedlrada a~ un perro, y un horn-
bre que p.saba por alli, le repren-
dio, porque asi mnltrataba a un ani-
mal, que en nada le habia ofendido.

Mas me gusta volar una come-
ta, que bail(r el trompo; pero mas
que todo me gustan los mates,

Mi amigo Paquito esta con ca-
lentura, iVl pobre! Dios quiera que
su enfermedad pase pronto.

Se muri6 el pajarito de mi her-
mano Pepe. iQut I stima! Era tan
bonito, que parecia una pintura,
y cantaba tan bien, que parecia un
6rgano.







Nadie quiere bien a Enrique
en la escuela, porque es muy so-
berbio: iquien va A estimar a un
niio soberbio? Su hermano Justo,
por el contrario, es querido de to-
dos, porque es humildo y afable.
Y como yo veo esto, imito a Jus-
to y compadezco a Enrique.

El primer herrero que hubo en
el mundo fu6 Tuvalcain.

La imprenta fu4 inventada en
el ailo de mil cuatrocientos treinta
y ocho por un aleman Ilamado
Juan Guttemberg.


LA FLOR MAS GRANDE.

Hay un pais que se llama Su-
matra, y se dice, que en M1 se








EDAD DIEL MUNDO.
El mundo tiene cinco mil ocho-
cientos treinta y dos aios. Un ano
tiene trescientos sesenta y cinco
dias, cuando es ano comun; y si
es bisiesto, trescientos sesenta y
seis.
Cada cuatro anos hay un ano
bisiesto.
El ano cuenta doce meses, que
son: enero, febrero, marzo, abril,
mayo, junio, julio, agosto, se-
tiembre, octubre, noviembre y di-
ciembre.
Febrero tiene veinte ocho dias
en los anios communes, y veinte y
nueve en los bisiestos.-Abril, ju-
nio, setiembre y noviembre tienen
treinta dias, y los demas treinta
y uno.
Ahora estamos en el anio de






19
produce una flor, que tiene trees
varas de circunferencia. iQu6 her-
mosa sera esa floor!
+--++++
EL DOMINGO.
Dios hizo el mundo en seis
dias, y desoans6 el septimo, que
fau el SAbado, por lo cual se
consagr6 al descanso y al culto de
Dios; pero los cristianos trasla-
daron esa celebridad al primer
dia de la semana, que es el Do-
mingo, 6 dia del Sehor. Este
dia, pues, debemos destinarlo a des-
cansar, a meditar en Dios, y A
dirigirle nuestras oraciones. Des-
pues de esto podemos divertirnos
de un mode honest, y que no
perjudique a nadie; porque lo per-
judicial A otro no debe hacerse,
aunque nos aproveche f nosotros.







mil ochocientos cuarenta y nueve.
Esto quiere decir, que hace mil
ochocientos cuarenta y nueve aflos,
que naci6 nuestro Sefior Jesucristo.


DIVISION DEL TIEMPO.
Un nifio que oia leer lo mis-
mo que dice el pfirrafo anterior,
dijo A su papa con much gra-
cia y alegria.
-Papa, yo se algo mas de lo
que dice ese librito, acerca de
las divisions del tiempo.
-Bien: dime lo que sepas.
-Yo s6 que cinco arios ha-
cen un lustro. Asi, mi hermano
Juan tiene dos lustros, pues cuen-
ta diez anios de edad, y yo un
lustro, pues tengo cinco anios.
Y aun se mas: yo se que








el espacio de cien anios so lla-
ma siglo, y el de mil anos evo. Pa-
phi tiene medio siglo, pues ha cum-
plido cincuenta anos.-El mundo
tiene cinco evos.
Esto dijo el nifio, dejando A
su papa muy complacido, porque
los padres gustan que sus hi-
jos sepan.

EL DIA DE CORPUS.
Como son tan grandes y conti-
nuos los benefieios que Dios nos
hace, es just y debido que
nosotros-no solo los agradezcamos
aca en el fondo de nuestros cora-
zones, sino que manifestemos pu-
blica y devotamente estos senti-
mientos de respeto y gratitud.
Uno de los actos con que los
catolicos hacemos esta manifes-








tacion es sacar un dia al aito en
procession y muy solemnemente
por las principles called de la
ciudad, al Santisimo cuerpo de
nuestro Senior, que esta en la
hostia sacramentada, que adora-
mos.
Esto es lo que significant ese
dia y esa procesion, que Ilamamos
de C6rpus; por lo cual debemos
asistir a tan solemne acto con la
devota y verdadera intencion de
dar i Dios un piblico testimonio
de nuestro agradecimiento a sus
inmensos beneficios.

UN BONITO COMETON.
En premio de mi buena con-
ducta (decia un niio llamado Elio
a otro llamado Idolomiro) me ha
regalado mi hermano Pepe un co-







24
meton de tres varas de alto, de
color azul celeste, con un sol do-
rado al centro, y a los cos-
tados un fleco de oropel que
refleja much la luz; y lo mis-
mo el rabo, que es de seda y
lentejuelas, de modo que presen-
ta un aspect lindisimo.
Para empinarlo tengo cincuenta
brazas de cordel; y cuando quicro
echarlo a volar de noche, le adhie-
ro al centro, en lugar del sol, un
circulo de una sustancia fosf6rica,
que asemeja much a la luz de
la luna; y ademas se le cuelgan
unos farolitos pequenos, perfec-
tamente cerrados, dc inanera que
mrnatienen largo rato la luz, y pa-
recen cuerpos luminosos, que va-
gan por el aire.


^a~






25
LAS ESTACIONES.
El aiio tiene cuatro estacio-
nes, que son Primavera, Verano,
Otoio 6 Invierno.
La primavera es en los meses
de marzo, abril y mayo; el ve-
rano en junio, julio y agosto; el oto-
io en setiembre, octubre y no-
viembre; y el invierno en diciem-
bre, enero y febrero.
En el verano hay much ca-
lor, en invierno much frio, y en
la primavera y en el otono es
templado el tiempo.

LA FUGA DEL PAJARITO.
Ricardo esta muy triste, por-
que su pajarito se .saiio de la
jaula y no lo ha podido coger.
Ese pajarito es muy bonito y
canta muy bien.






25
LAS ESTACIONES.
El aiio tiene cuatro estacio-
nes, que son Primavera, Verano,
Otoio 6 Invierno.
La primavera es en los meses
de marzo, abril y mayo; el ve-
rano en junio, julio y agosto; el oto-
io en setiembre, octubre y no-
viembre; y el invierno en diciem-
bre, enero y febrero.
En el verano hay much ca-
lor, en invierno much frio, y en
la primavera y en el otono es
templado el tiempo.

LA FUGA DEL PAJARITO.
Ricardo esta muy triste, por-
que su pajarito se .saiio de la
jaula y no lo ha podido coger.
Ese pajarito es muy bonito y
canta muy bien.







Yo no lo hubiera sentido tanto,
como lo siente Ricardo; porque me
da i5stima ver a los pajaros encer-
rados en las jaulas, como los
press en. l carcel.
Me gusta oirlos en el campo,
verlos volar, revolotear y jugar con
sus compaieros, como yo juego
con los mios en las horas de recreo.


EL NINO GASTADOR.
Marcelino era un nifio que
sabia trabajar, y trabajaba en e-
fecto; pero no procuraba conte-
ner. su apetito. -En cuanto veia
alguna fruta 6 dulce, que le gus-
taba, lo compraba.
Cuando era ya un mucha-
cho grande, enfermn, no pudo tra-
bajar, y se vi6 obligado A ir al
hospital dj Caridad.






27
No por esto se corrijio, pues
sigui6 comprando cuanto veia, na-
ranjas, pinas, nisperos, turrones,
galleticas, &a.
Al fin llego6 la vejez, e-
dad en que no podia trabajar, y
como nada habia guardado, tuvo
que andar por las calls, sucio,
descalzo, Ileno de andrajos y pi-
diendo limosna.


LA PINA DE CUBA.
La pilia de Cuba es la mejor
fruta' que hay en este pais. La
plant que la produce es igual
al cogol'o de esta fruta, sin mas
diferencia que ser grande. La pi-
ha nace en el ceniro de la mata,
y cuando es pequeiia es muy bo-
nita, porque esta como repollada.
Tiene dos ojitas' moradas en ca-







da ojo de la fruta, cuando esta
aun es pequefia. En esta epoca
es la piria un objeto muy pre-
cioso; y A su belleza solo pue-
de igualar el sabroso gusto que
tiene cuando sazona.
Esta fruta no solo se come por
gusto, sino tambien por remedio,
y de las ojas de su corona se ha-
ce una pita lindisina, que sirve pa-
ra tejer paluelos muy esquisitos.


EL TEMPLE.

El Templo es la casa de
Dios y el1 debemos entrar no
solo con circunspeccion,-sino con
profundo recogimiento y suma ve-
neracion; pues si aun en la ca-
sa del hombre mas humilde, del
amigo mas intimo, es necesario
estar con respeto y compostura
e







cual no sera en la del Ser om-
nipotente y superior a todos los
hombres, y a quien consideramos
como nuestro mejor amigo, nues-
tro primer padre, nuestro mas
constant bienhcchor?
Ademas, que todo tiene su
oportunidad: el que lldrara en un
baile, haria reir a todos; el que
se riera en un duelo, no se haria
menos ridicule; el que estuviera
con union en un teatro, caeria en
lo mismo, Luego si un temple es
el lugar mas respectable en que
cl hombre puede hallarse; si a el
vamos a1 pedir A Dios misericor-
dia y tributarle adoraciones, es
claro que debemos estar alli con
humildad y devocion; y si vemos
que alguno no esta de ese mo-
do, no debemos imitarle, sino cornm
padecerle, pues el honbre no ha







de imitar lo malo sino lo bueno.
++++
LA IMITACION.
Imitar las buenas aceiones
y los finos modales de los hom-
bres virtuosos y bien educados
es ciertamente fitil y plausible; pe-
ro en materials de imitacion de-
ben los ninios ser muy cautos, pa-
ra no imitar sino lo bueno; y
como en su corta edad no pue-
den distinguir con bastante acier-
to el bien y el mal, deberan i-
mitar aquello que sus padres y
maestros les aconsejen, no sea
que les suceda lo que al mono de
un -vecino mio,
Ese animalito veiaque su a-
mo-se afeitaba todas las mananas
Smuy temprano, y en una de ellas se
descuid6 y dej6 fuera su estu-






31
che de navajas.
No quiso el mono despre-
ciar tan bella occasion de lo-
grar sus deseos, y despues de
enjabonarse y de hacer cuanto
yeia en su dueno, comenzb6 dejar
correr la navaja por su descar-
nada cara, no sin sufrir algunas
heridas, que le arrancaban espan-
tosos gestos y feisimos visages;
mas al legar a la garganta, fue
tan profunda la que sufrib, que
el pobrecito qued6 degollado, pa-
gando de esta suerte su impru-
dente deseo de imitar a su dueiio.
Cuando los niios traten de
imitar a alguno, tengan present
t este mono, suicide involuntario.


-*-**----






32
EL JUEGO DE MATES.
Dos nifios disputaban sobre cual
de los juegos de mates era mas
divertido.
-El chicolongo es el mejor,
decia el uno, porque se gana 6
se pierde muy aprisa.
-Eso es lo poor que tiene, res-
pondia el otro, porque no so debe ju-
gar para ganar, sino para divertirse,
-Esos son cuentos: todo el que
juega es para arrancarsela al
otro; pero se disimula diciendo,
que es por divertirse.
-Pues a mi mas me gusta
el dale.
-Oh!, camarada, ese juego es
muy simple.
-Todos los juegos son sim-
ples, si vamos ai eso: al fin ese
nos hace caminar much; nos o-
bliga a hacer la punteria al otro







mate, y si se acierta A darle, es
un'gusto, porque en ello hay ha-
bilidad. Si. tu dijeras el juego de
pares y nones, eso seria otra cosa.
-Y por quO?
-Porque ese es juego de pe-
rezosos, que no les gusta movers
de donde estin sentados, ni a-
gacharse, ni molestarse.
-Entonces cu5l es el que mas
te gusta.
-A mi la pilita; por que ha~y
habilidad en darle, y gusto en
oir el ruido, que hacen los ma-
tes al chocar con ellos el tiro, y
en verlos rodar cada uno por su
rumbo.
En esta conversation se ha-
Ilaban cuando se present su
maestro, y les dijo; niflos: todos
los juegos de mates son buenos,
cuando se encuentra un compa-





34
liero, a quien guste el mismo que
i nosotros, y. cuando se juega
despues de haber estudiado mu-
cho, que es cuando mas divier-
te el juego.


UN NINO UB. NO SAIBli L ER
S Un nifio llamado Panchito te-
nia un billete de la loteria de la is-
a, y comno no sabia leer, se lo
di6 a otro muchacho paraque
le viera si h'abia ganado. Este
era un gran tunante, y le dijo
que no habia sacado cosa algu-
na, y que tirase al suelo el bille-
te, lo cual hizo :Panchito. En-
tonces el otro recoji6 el billete,
que habia obtenido milpesos, y
los cobro para si, sin saberlo aquel.
:Esta es una action muy fea,







muy fea por cierto; pero si Pau-
chito, hubiera sabido leer, no ha-
bria perdido sus mil pesos, Pori
eso es bueno saber leer, aunque
cueste algun trabajo.


LA SALAMANDRA PUNTUADA,
SLa Salamandra puntarda
16 acudtica es uiia especie de la-
garto, comno de trees o, cuatrQ, ppl-
gadas de largo, de colQr ,more-
no -en su parte; superior, iy en-
Carnado con manchitas negras y.
Tedondas en la inferior. Vive en
el agua, y por supuesto, nada con
much facilidad y gracia.
Este animal ofrece un hecho
muy. curioso y notable. Si se le
corta una pata, le sale otra. Si se
le vuelvej mortar 'tra y otras







veces, siempre le vuelve a salir;
y aunque le corten las cuatro pa-
tas, las repone a poco tiempo, y
lo mismo cualquier otra parte de
su cuerpo-Si se le saca un ojo,
le sale otro: se le saca otra vez,
le vuelve A nacer. Si se le rom-
pe la cabeza y se kle sacan los
sesos, los reproduce tambien. Por
filtimo, si se le corta la cabeza,
no por esto se muere: anda 4
tientas, pues teme lastimarse.
Como se alimenta este ani-
mal sin cabeza, no se sabe po-
sitivamente; pero lo cierto es, que
el vive sin ella much tiempo.
--*ee(D----

EL NI O EDUCADO Y EL NISO RUST!CO.
Fraterno, niio educado, con-
vid6 Idilio, ni~o rfistico a vo-






lar un cometon.
Idilio admiti6 el convite y
pregunto .para donde esta el vien-
to?
Fraterno.-Para" el Sur, pues
el que sopla es el del Norte.
Idilio.-Yo no entiendo eso:
dime si esta para la entrada del
morro, 6 para la de S. Antonio,
6 para la marina 6 para Sta. Ana.
Fraterno.-Las cosas deben
llamarse por sus propios nom-
bres y como los vientos tienen
el suvo, es menester dIrselos.
Iddhlo.--Y cuales son esos?
Fraterrnc.- Los principles
vientos son cuatro: Norte, Sur,
Este y Oeste.
Idilio.-gY como sabes ti
cual es el Norte, cual es el Sur,.
cual es el Este y cual es el Oeste?
Fraterno.-Muy facilmente.






3S
Si te pones frente al lugar, don-
de nace el Sol, tendrAs el Nor-
te A la izqt'ierda el Sur a la
derecha, el Este al frente y el
Oeste a la espalda.
Idili.-=Ci, -:tuaeitc que eso
es" muy -:;.
S--'... mno.--Pues bien, ya sa-
.. -que cuando el viento viene
del Norte, se llama viento Norte;
cuando viene del Sur, se llama
viiento Sur; cuando viene del Es-
te,'se llama viento Este; y cuan-
do viene del Oeste, se'llama vien-
to Oestf.
Idilio.-Pues aihoia' voy .
cojer uh poco de tierra, para der-
ramarla en el aire y ver.h Acia
done 'sopla el viento0-Mira,, mi-
sra: el polvo va para el Sur.
Fraterno.-Eso quiere dcir,
qiue el viento viene del Norte,






39
y que. debes poner el cometon
al Sur-Anda pronto, que el vien,
to estA muy fresco.
.En efecto, Idiio puso el co-
meton, que al moment se man-
tuvo con gran placer de ambos
ninos; pero no obstante este pla-
cer, Idilio no olvidb dar las gra-
cias a Fraterno, porque le ha-
bia enseiado. lo que .1 ignoraba.
.iQue lastima que un niio tan
agradecido esituviera sin educacin!
----Q*e----
DIOS P8 NUESTRO PADRE.
Todos amamos a nuestros
padres; mas Zpor que los ama-
mos?-Porque sabemos, que de
ellos hemos nacido. Nuestras ma-
dres nos llevaron :en su vientre
nueve meses: nos echaron al mun-
do: nos alimentaron A sus pechos; y








nos colnaron do caricias. Si Ilo-
rfbamos, nos cargaban en sus
brazos, nos mecian en la cuna,
y todo lo hacian para consolar-
nos. Nuestros padres las acom-
panaban, y trabajaban para man-
tenernos y vestirnos. Si enfermia-
bamos, ellos nos asistian: so pri-
vaban del sueiio, de los place-
res, 'd todo, por estar a nues-
tro lado. Si nos sonreiamos, ellos
se deleitaban: si nos enfadabamos,
ellos nos contentaban.--Cuantas
cosas hacian por nosotros cuan-
do bramos chiquititos! Pero cuan-
do mas grandecitos quE hacian?
Lo mismo: y lo mismo hacen
cuando ya somos grades, Siem-
pre nos aman, siempre nos pro-
tejen, siempre se sacrifican por
nosotros, gc6mo, pues, no amar-
los entrai~ablemente?







Pero tquien nos di6 A nues-
tros padres? 1quien les dib y con-
serva aI vida, y les surhinistra
los medios para alimentarnos y
4, r "f "
protejernris quirn los ai mental
i ei!os? .mos v Y SOLO DImo. Lue-
go &1 es nuestro verdodero pa-
dre, el es el protector do los pa-
dres, de las madres y de los hi-
jos: en una palabra, el es el pa-
dre de todos, LQueris todavia
mas ,pruebas?-Pues .voy. A dA-
roslas. Cuando a los ninios les o-
curre alguna desgracia, algun ac-
cidente, ,a quin elaman?-A sus
padres: y sus padres a, quien o-
curren?-A Dios. Luego Dios es
nuestro verdadero padre; y por
esto, asi como cuando estamos
en un peligro, llamamos a nues-
tros padres, papa, papa, para que
ocurran A salvarnos, del mismo







modo cuando estemos en alguna
tribulacion, debernos esclamar cor-
dialmente: iPadre nuestro, que
ests en los Cielos!



De que Dios es el padre de
todos los hombres, parece muy
natural deducir, que todos los
hombres son hermanos; por que
hermanos son los que nacen de
unos riismos padres.
Pero los herm.anos se amen,
y se favorecen mfituamente. El
bien del uno se consider como
el bien del otro; lo mismo, que
el mal del uno, 'es el mal del otro,
Luego si los hermanos se
aman y favorecen *mutuamente,
esp mnismo deben hacer los pr6-
jimos entire si; por que tienen un







mismo padre y unas mismas ne-
cesidades. Yo favorezco a mi
hermano, para que e1 me favo-
rezca a mi, cuando me vea ne-
c:e.itn cer los projimos. Si hoy esta mi
her i:tio enfermo, qquiin me a-
segura, que no lo estare yo ma-
nana? Si hoy no tiene con que
alimentarse Zno podr& hallarme al
otro dia en el mismo caso? Lue-
go si yo lo socorro hoy, nmara-
na puedo ser socorrido por 61.
Todos, pues, somos hijos de Dios,
foritiamos una familiar, tenemos
unas mismas' necesidades y de-
bemos, por tanto, amarnos y so-
corrernios mutuamente por conve-
niencia, y por que Diosnos ha di-
cho: "amaos los unos a los otros."









El cocotero es un arbol muy ele-
gante y de much itilidad. Crece
muy alto; pero no permanece rec-
to sino algo inclinado,. y su. tal'!
mantiene siempre las sefales quo
las pencas, esto es, sus ojas, van
dejando en el,
Su astil da una madera de
color amarillo, muy rara y pre-
ciosa; y si se corta horizontal-
mente, present unas estreliitas 6
puntitos negros; por lo cual se
aplica con muha oportunidad A
los embutidos de los muebles.
Su flor nace en racimos gran-
des y son pequerlas, amarillo-
sas, & inodoras.
La fruta es de las mejores
que se conocen. Nace en raci-
mos de diez, veinte y aun treinta







cocos cada uno, y algunas veces
penden del cocotero dos y tres
racimos. Cada coco forma un vaso
ovalado y cerrado, conteniendo un
liquid sin olor, ni color, como el
agui, muy fresco y ogradable al
palidar. La carnocidad que estA pe-
gada I las paredes de ese vaso, es
muy tierna, cuando la fruta esta
verde, y ent6nces se come con cu-
chara; perb cuando esta seco es
compact, se part con cuchillo
y tiene un exelente gusto, Ese
vaso es duro, y de 1$ hacen en
Costa-Firme cuentas de rosarios
muy bonitas. La corteza que cu-
bre este vaso, es filamentosa, y
da un buen combustible. Cuan-
do nueva se hall impregnada de
un liquido,.que produce una man-
cha indeleble,
Este frbol sirve de adorno ea






46
donde quiera que se siembra, y
como es de figure tan elegant, se
usa en las alamedas.


EL CASTIGO DE UN NIm0.
(Imitacion de una f4bula inglesa.)
Cerca del rio Gascon, !
ngedia legua de esta ciudadad, y
una estahcia cultivada poi un
hombre industrioso y honrad6,
que recolriendo una tarde sus ar-
boles frutales, vio a un nino en
un ciruelo, hurtrfidoIe guantas ci-
ruelas podia alcanzar. Acerc6sele
el hombre y bondadosamente le
dijo;
-Niiio: baja de ese irbol, que
es mio y tui no debes coger sus
frutos sin mi permiso; pues eso
ni es liito, ni decent; mas el m-







nio no le hacia caso y seguia co-
giendo ciruelas,
El hombre le reconvino nue-
vamente sin 6xito alguno. Enton-
ces le amenazb, y aun le arrojo
una tusa d. maiz, que hall en
el suelo, de lo cual se burlo el
nifio, riendose, i carcajadas, de la
bondad de aquel hombre, queal
fin, viendo que eran iuitiles las
reprensiones y la tusa, le arroj6
un terron duro y seco; del que
tampoco hizo caso el temerario
rapazuelo, lo-cual determine al es-
tanciero at tirarle una piedra, con
la que hiri6 en. la cabeza al ni-
,iio, que, porsupuesto, baj6 ent6n-
"ces del irbol algo mas que de
cprisa, pidiendo mil perdones .por
,su fea accion, en coger lo ,que no
era suyo, y por no haber atendido
i tiempo la voz del dueno, el cual






le cur6 carifiosamente la herida,
le perdono su grave falta y le dijo:
Nifio: ya ves ctuan necesa-
rio es ceder a tiempo, para e-
vitar mayors males. Los nihos
que no hacen caso del buen
modo, tendrdn que sufrir ame-
nazas; los que desatienden las
amenazas, tendrin que recibir
ligeros castigos; y a aquellos a
quien'es no basten los ligeros
castigos, les bastardn los mas
severos.' No vuelvas, pues, i dar
lugar c que Ileguen estos idli-
mos, ya que has visto tu cabe--
za lastimada, por no haber a-
tendido oportunamente la razon.
El nifio qued6 miuy conven-
cido de esta verdad, que en lo
sucesivo, tuvo siempre muy pre-
sente.








HAS LO QUE TUS PADRES TE MANDEN.
Es muy malo hacer lo que
nuestros padres y mayores nos
prohiben, La razon es muy cla-
ra: ellos saben y tienen mas espe-
riencia y conocen el bien y el mal,
mejor que los niiios, quienes
deben, por tanto, hacer siempre
cuanto sus padres y mayores les
ordenen. Oigamos, sino, lo que
sucedi6 a Marianito Piscis, mu-
chacho de talent y aplicado; pe-
ro que solia desatender lo que su
madre (pues era hu6rfano de pa-
dre) le aconsejaba,
Era Marianito un gran na-
dador. De Punta blanca iba has-
ta las Salinas, y de estas vol-
via a Punta blanca, sin descan-
zar un moment. Todos los dias
hacia apuestas, que nunca perdia;







mas esto era contra las 6rdenes
de su madre, que le tenia prohi-
bido baiarse en el mar, porque
aunque nadaba may bien, padecia
de un calambre, que solia atacar-
le de repente, y le duraba largo
rato. Era, pues, muy facil, que le
asaltase entire el agua, y no pu-
diendo entbnces nadar, se ahogase
sin remedio. Asi sucedi6, en efec-
to, un domingo en la tarde, en que
bafiandose cerca del muelle, qui-
so ir A la chata; en cuya trave-
sia fu& acometido del calambre,
y se le 'vi6 sumerjirse, aparecien-
do luego ya ahogado, escitan-
do la compassion de todos sus
compaileros.
'Al punto avisaron h su fa-
milia, y su pobre madre volo al
mi-ulle, donde habian puesto inte-
riqamente el cadaver de su hijo.







Fig.raos .cuantas serian las Iagri-
,mas, y cuan lastimosas las excla-
maciones de esta madre! No habia
quien pudiese separarla de su hi-
jo. Al fin, los espectadores logra-
ron arrancairselo de los bra-
zos, y Ilevarla a su casa, don-
de se aument6 su dolor. Todos
procuraban consolarla; pero lay!
ella era pobre, su hijo, aunque
muy joven, era muy laborioso,
y al mismo tiempo que estudiaba,
trabajaba para socorrer a su ma-
dre. CQuiin la socorrera ahora?
Este era un motivo que aurnen-
taba su pena, que cada dia, en
lugar de disminuir, era mayor,
Todo cuanto se hacia por con-
solarla era en vano, y al fin per-
dia el juicio, permaneciendo asi
much tiempo, hasta que murio.
A i t/encis .oupo a~Viarianito per-







dio su vida tan preciosa, y de
tantas esperanzas, y fue causa
de la desgracia de su infeliz ma-
dre. Todo esto lo hubiera evitado
solo con hacer lo que ella le
mandaba: no baiarse, cosa en
verdad bien sencilla.
Obedeced, pues, en todo i
vuestros padres y mayors y os
libertareis de las desgracias, que
vuestra desobediencia puede trae-
ros, como las trajo a, Marianito
la suya.


LA BIBLIA.
La Biblia, hijos mios, es un
precioso 6 interesante libro.
iDichoso el niho que ama su
lecture!
El es la misma palabra de







Dios, pronunciada para enserar-
nos el camino del Cielo.
El nos ensehia como fu6 he-
cho el mundo y como obedece
el just al Senor.
En 61 se leen los sagrados
mandamientos a que debemos a-
moldar nuestras acciones.
El nos apart de los erro-
res y pecados, que nos condu-
cen ~ la perdicion eterna.
El nos llama 6 los Cielos,
done los angeles habitan, y nos
aleja de los padecimientos del
infierno.
El nos habla del inmenso a-
mor de Jesu-Cristo a sus cria-
turas, que es lo que mas debe
mover nuestros corazones.
; Regocijemosnos regocije-
mosnos, pues, niWios queridos, con
la posesion de tan fitil, precioso







y exelente libro!
Esto decia una madre it sus
hijos, una noche en que senta-
da al pie de un quinqub, aca-
baba de leer la Biblia, y desde
entonces todos aquellos nihos qui-
sieron tener la suya la tuvie-
ron en efecto, y la leian con gus-
to, con frecuencia y con provecho.


-UN al
A LA BIBLIA.
Sagrada Biblia, libro divino,
tesoro el mas valioso, tu eres mio.
Si, mio eres, para decirme
de done vine, ensenarnne lo que
soy y anunciarme lo que pue-
do ser.
Eres mio, para inspirarne el







amor de Dios, protejer mi juven-
tud y conducirme por la send
del honor y la verdad.
Eres mio, para consolarme
en la desgracia y alcanzarme la
bendicion del Seior.
Eres mio, para mostrarme
como salva Dios al hombre,
haciendole triunfar sobre la muer-
te.
Eres mio, para anunciarme
los futures dias de content, que
al just esperan, y los infinitos
aiios de espantoso padecer del
pecador.
iOh! precioso y divino libro,
tesoro inagotable, fuente fecun-
disima de sabiduria y de consue-
lo! tu eres mio! tu eres mio!





56

Queriendo el venerable an-
ciano Abrahan cumplir la volun-
tad de Dios, que le habia man-
dado ofrecerle en holocaust a su
hijo Isaac, para, probar su f6 y
obediencia, (a) hizo cortar A este
la leta, para la hoguera: subi6 al
monte done debia verificarse aquel
acto y ya que estaba encondida, le
dijo el padre: "hijo mio, ti eres el
destinado al sacrificio." Figuraos
cual seria la sorpresa de Isaac, pero
con la mayor conformidad, con la
mas admirable resignation, Ie con-
test6 humildemente: "clmnplase la
voluntad de Dios" y con profun-
do respeto present su cuello al
anciano, para que consumase el
sacrificio en honor de Dios.


(a) Gdnesis Cap. XXII.





57
Ya fenia el afligido, pero fiel y o0
bediente padre, el hacha levantada,
para descargar el terrible golpe
sobre su hijo, cuando se le pre-
sent6 un angel dicibndole: "De-
tente Abrahan: Dios estd satis-
fecho, y alli tienes una oveja".
En efecto, no muy lejos de ellos
vib Abrahan un cordero, con el
cual consume el sacrifieio.
He aqui un j6ven humilde,
resignado a dar su vida por o-
bedecer A Dios y a su padre, y
quien por tanto el Senor col-
mb de bendiciones, haci6ndolo fe-
liz A l y ta toda su descendencia.
Nifos apreciables: cuando oi-
gais las 6rdenes de vuestros pa-
dres, recorded al obediente Isaac,
digno hijo del venerable Abrahan.







EL FRATRICIDA INOCENTE.
;Nojugueis con armas defuego!
En el espacioso batey de un
injenio jugaban alegres y bulli-
ciosos dos hermanitos, que se a-
maban cordial y entraiiablemente.
El ladrido de los perros les
anunci6, que alguien se acerca-
ba, y corrierdtn la tranquela.
iEs papd, es papa, que vie-
ne de Cuba! exclamaban con al-
borozo, corriendo htcia Bl; y
esa voz sali6 apresurada y: con-
tenta la imadre, A partieipar del
jfibilo de los hijos.
Cruzaronse alli tantas pala-
bras de cariino y de ternura, que
hubieran hecho career A cualquiera,
que habia terminado una dilata-
isima ausencia, cuando 6sta solo







era de ocho dias.
El negro Francisco llevaba:
el caballo al pesebre, dejando la
silla y el freno en el corredor de
]a casa, y Suceso, que era el
nombre del ninio, sacb del arzon
de la silla una pistola, para ame-
drentar a su timida hermanita,
(Tarcila era su nombre) que huia
diciendo: no Suceso, no juegues
con armas de fuego, que papa
y mamd te lo han prohibido.
Suceso no hacia caso, se-
guia apuntando aparentemente
hacia Tarcila, tan solo para asus-
tarla. Pero loh desgracia! De repen-
te se oy6 una tfiirte detonacion,
quq reson6 por today la hacienda,
y por toda la hacienda resona-
ron tambien los gritos de dolor
del nino, que vi6 caer ante si, 6
su querida hermanita, atravesa-






80
da por la bala de la pistola, que sin
'querer habia disparado.
Sali5 al corredor la madre
y tras ella el padre; este para le-
vantar del suelo el yerto cada-
ver de Tarcila; aquella para caer
sin sentido en el mismo suelo en
que habia caido su queridisima
hija.
Suceso corri6 por el batey
como un frenrtico, lanfando gri-
tos lastimeros, que conmovian a
todos los espectadores. El mayo-
ral, el mayordomo, los negros,
todos, todos Iloraban amargamen-
te aquella horrible catlstrofe.. !
Los dias que 6i ella siguieron,
ya es de inferirse, que fueron de
luto, de Ilanto, de tristeza, y des-
consuelo.
El tiempo pasaba, y Suceso
crecia, y su dolor crecia tambien







con el. De dia suspiraba invo-
luntariamente, aun en las mayo-
res concurrencias, y murmuraba
el nombre de Tarcila. De rioche
despertaba cada rato asustado,
iloroso y abatido. Su pesadilla
era siempre la misma: i i.iTarcila!!
ji Tarcia!!! Tarcila!!!


EL NINO O1OSO.
Claudio era un nirto, a quien
solo gustaba divertirse. Un dia que
no pudo jugar con sus hermanos
varones, porque estos estaban en
su escuela, ni con las hembras,
porque la una cosia y la otra bor-
daba, sali6 A la calle a buscar
compariero de juego.
Hall6 a un vecino suyo, que
invitado a jugar se le escus6, di.






,62
ciendo, que iba f una diligencia de
s~u padre.
jSe diriji6- entonces un ne-
grito, quien tampoco adnitio el con-
vite de juego, porque dijo, que an-
daba vendiendo naranjas y 1no po-
dia *distraerse en otra cosa, sin
faltar .su obliacion.
Poco mas adelante hall ~
una negrita, que tampoco quiso
jugar, porque iba A comprar pan
para su riadre.
Llegaba -a la entrada de san
Antonio, cuando hall a un an-
ciano, de quien era conocido, y
este le pregunto: idonde vas Clau-
dio?
-No lo s&, pues no tengo des-
tino. Busco quien quierajugar con-
migo.
--A estas horas'? Dudo que ha-
Jles con quien haperlo; .porque no







es hora de jugar.
--Jugare aunque sea con aquel
monton de piedrecitas, que est~ in-
mediato a la cerca del tejar.
S-Esas piedrecitas estan desti-
nadas por el gobierno a la compo-
sicion de la Carrera larga, y no
debes tocarlas, pues no son tuyas.
-Sea enhorabuena: jugare con
ese frondoso arbol, (seialando una
gu~zima que alli cerca habia.)
-Esa gu~zima sirve para pro-
tejer con su sombra A los cami-
nantes, que necesitan algun refri-
gerio, y con sus ramas y frutas
alimcnta algunas cabras de los
vecinos pobres de este barrio.
-Pues jugar6 coil aquellos bue-
yes, que estan en la estancia del
Jllmo. Sr. Delgado.
S-,Y no ves que mas atras Ile-
van el gaian, que los conduce,







64
para uncirles el yugo y arar esa
estancia?
-Entonces jugare con aquel
eaballo, que entra en el tejar de
Yarayi.
-Ese caballo entra alli a beber
agua enla laguna, para ir luego
t vender yerba.
-Bien: alli descubro, al pi& de
la casa de vivienda, un hermoso
gato, que parece con ganas de
jugar, pues levanta el lomo en
forma de arco, estira las patitas
y mira con atencion.
-Es que estA cazando un ra-
ton, con cuyo objeto lo tiene su
amo.
-Vaya, pues ya que el Sr.
gato esta ocupado, voy a jugar
con aquella linda paloma, queo
viene hAcia nosotros con una pa-i
ja en el pico.







-Esa paloma se ocupa, nada
m6nos, que en preparar el rmdo, en
que va A poner sus huevos y
.sacar sus pichoncitos, y en tan
important ocupacion no puede
gustarle el juego.
--Es posiblo q~ne todos est6n
ocupados, gentes, arboles y ani-
males? Pero no, alli viene cor-
riendo un perro, y con 61 podre
jugar. A bien que me gustan much
los perros.
--tY no ves que viene jadean-
do, porque persigue a un novi-
Ilo, que se ha escapado del tejar
de D. Joaquin Ferrer? i'or nada
de este mundo dejara a su amo,
i quien en este instant sirve.
--iOh! que tonteria! Todos es-
tan ocupados, todos tiencn destino:
arboles, p:edras, animals, niios!..
Sin embargo, yo he de jugar, aun







que sea con las hormigas. A pro
posito me viene este hormiguero,
que esta al pie de la portada,
-Y te parece que las hormi-
gas estin ociosas? pues repara
como van cargadas.
-iAh si! es verdad: todas Ilevan
su granite. Ad6nde lo llevar~n?
-A sus cuevas, donde hacen
repuesto para los malos tiempos,
--,iMalos tiempos! ique quiere
decir nalos tiempos?
Cuando carecemos de lo ne-
cesario, y no podemos procurar-
noslo. Las hormigas hacen su pro-
vision, para cuando esten en ese
caso; pues ellas saben lo que ti no
debieras ignorar; esto es, que si no
aprovechamos el tiempo en tra-
bajar, cuando podeinos hacerlo,
Ilegara epoca en que, tal vez, nada
tendremos y nos faltara lo necesa-








rio y pereceremos de hambre, 6
pediremos una lirosna. Por eso
ves a todos ocupados, Til tienes
ahora a tus padres, que te man-
teungan; pero si ellos mueren quien
te mantendri?
-,A t4stas palabras el niiio ba-
j6 la cabeza: de sus ojos caye-
ron dos gruesas lagrimas, y des-
pues de un gran rato de silencio,
dijo: ahora conozco que soy un
insensato en esiar perdiendo el
tiempo, y arrepentido de mi in-
sensatez, voy a mi escuela, para
estudiar con aplicacion y saber
algun dia trabajur.

EL DIA DE HOY.
Slil(quio de un nino.
Hemos Ilegado ai dia de hoy.
Aprovechemosle, aprovechemosle;







porque 01 pasarf, sin nosotros
sentirlo.
iQu6 pronto pasar' este de-
licioso tiempo! MDonde esta el dia
do ayer?.. Ya pas6, ya pas6.
Si, si, se fuie, se fu6, y pa-
ra no volver jamas.
tY qu& nos quedari de 0l1
-Solo el bien que hayarnos he-
cho, y las ideas que hayamos ad-
quirido.-Aprovechemosle, aprove-
ch6mosle, pues.
Y cuando el dia de hoy ha-
ya pasado, ioh! ent6nces, entonces
tendremos mas pr6xima la Eter-
nidad.
Los dias, los meses y los a-
Tios tendran un fin; pero la Eter-
nidad not tiene fin. Estara siem-
pre tan remotal, corno lo estuvo
desde el principio.
Aprovechemos aproveche.








mos. pues, el dia de hoy, alaban-
do a Dios, haciendo buenas o-
bras y estudiando bien nuestras
lecciones.
------m wo~-

UN TROMPO.
Ernesto eraun nirio, ~a quien
sus padres amaban much; porque
era obediente, respetuoso, muy con-
siderado con los nmayores, muy a-
tento con los do su edad, muy
complaciente con l s mas peque-
ios y sumamente aplicado. Con es-
tas buenas cualidades, ya se ve, to
dos debian amarlo y complacerlo.
Le gustaba much jugar al
trompo, despues que concluia sus
lecciones y cumplia sus demas debe
res; pero jugaba en el patio de su
casa, con sus hermanos y sus pri-








mos, que casualmente eran tamblen
muy buenos nihos.
Su inama le dijo un dia: "Er.
nesto mio, quiero hacerte un regalo;
pero de una cosa que a ti te gusted
much, aunque'ciueste tambien mu-
cho, para que le agradezcas mas;
por que desco probarle que s a-
preciar tus virtuess"
No mama, contest el juicio-
so Ernesto, yo no agradezco los
regalos de U. por lo que vaien,
sino por el cariflo Con que me
los da; y cualquiera cosa, vinien-
do de sus maiios, crea U. que
es para mi de gran valor y es-
timacion.
Si, replica la madre, yo lo
se, hijo mio; pero quiero obse-
quiarte con algo de extraordina-
rio, y por esto exijo me digas
qui apeteces.






Tantas instancias le hizo a
Ernesto su madre, que al fin dijo
lo que le bastaria para llenar
sus deseos. Mas (que creeis que
le pidi)o?., Acaso un vestido
muy lucido y costoso? .Un mue-
ble de lujo?..Un cuballo primo-
rosamente enjaezado?... iQu le
pediria?
No pidi6 mas a su madw r
este modesto nijio, que un tronm-
po bien bonito; y por supuesto,
Ia madre so aprcsur6 a mundar-
selo iacer, como en efecto se 1o
hicicron, muy al gtisto de ella y
de su hijo.
Este trompo era grande, co-
mo de media cuarta do alto, de
figura muy elegant, y pintado con
los site colures del arco iris. Para
bailarlo, so le imprimia el movi-
miento por medio de un resort






72
que tenia oculto hicia un lado, y el
aire que 0l agitaba, en torno suyo,
movia unas piecesitas, que encer-
raba en su interior, formando un
sonido tan armonioso y agrada-
ble, como la mfisica de un pe-
quenoo organo.
A Ernesto gust6 sobrema-
nera este precioso trompo, que
guard toda su vida; no por lo
raro y bonito de 61, sino por ha-
ber sido un regalo de su madre.


Ee PERRO.
Todos los nitos saben lo que
es un perro, mas no todos cono-
cen la utilidad de este animal,
que es de una constant fidelidad,
de un olfato extraordinariamente
delicado y de un instinto admi-







rable, Con razon el hombre le
hace muchas veces su compaliero.
Hay muchas classes de per-
ros, y cada una tiene su aplica-
cion particular. Upos se tienen
solo por capricho, como los fal-
deros 6 de encarro pequehos, y los
carbines 6 mopsos, llamados tam-
bien dogos: lo mismo sucede con
los turcos 6 chinos; pero hay algu-
nos que ayudan al hombre en
la caza, recojiendo el psjaro 6
animal que el cazador nata; 6
para espantarlo, 6 dctenerlo y po-
derlo matar con mas seguridad.
Otros sirven para conducir el gana-
do al corral, y estos se lDaman en
Cuba de ganado. Otros cuidan y
defienden la casa de su dueio, no
permitiendo que nadie entire ene-
lla, y estos comunmente se llaman
mastines. Otros persiguen a los






74
ratones, lo mismo que si fuesen ga-
tos, y de ellos se valen en los inge-
nios de Jamaica, para exterminar
los ratoncs de los cainaverales,
En un pais liamado El Labra-
dor hay unos p.erros, que cuando
ven caer run hombre al agua, al
punto se arrojan ellos a salvarlo,
sin que nudie se lo ande; y por
eso e usan mucho en los buques,
Son:muy grades y hermoosos.
E sa clise es different dela de
los perros de ag ntu,., que son ori-
ginirios de Flspana, tienen el pelo
largo y ensortijido, nadan muy bien.
y aprenden frciimcnte a builar,
traer a la mano 1o que se les pide
y haccn otras varies cos.as.
Los perros mas intcligentes, aun-
que feos, son unos que se Ilaman
del pastor, quo por ser muy fitiles,
principalmente para guardar el ga*






75
nado, son los pastors los que mas
los usan, y de ahi les viene su
nombre.
Los negros en Africa, y algti-
nos salvajcs do un pais que se llama
Canada, come con much gusto
la care del perro.
Cuando este animal tiene po-
cos dias de nacido, so llama cachor-
rT, perrilo, 6 perrezno-Su vida
dura de doce a quince !ios.

V+++

EL COMETON. (a)

-Mira, mira, Linito, mira aquel
comuton, que alto esta. iQue se-
renito! parece que no se mueve.
Cualquiera diria que est& pegado
al cielo.
(a) Asi Ilaman los nifio en esta ciudad 6
la comet 6 papacote.







Asi le hablaba Manuelito A su
amigo Lino, y este le respondio:
-iHombre! que bueno esta pa-
rp. cortarlo! Vamos, vamos pron-
to 6 mantener el nuestro. Ve-
ras como yo lo corto al moment.
-El nuestro no tiene cuchilla.
?-Se le pone en un instant.
-Yo no tengo.
-Aunque sea de vidrio: al pun-
to saco yo una. T1' ver.as como
en un decir Jesus, viene abajo
ese cometon.
-Pero, Linito, ique ganamos
con eso?
--Que? el gusto de verlo ve-
nir dando v!eltas y revueltas por
el aire; y el de molestar A su
amo. iQu bravo va &- ponerse!
iC6mo nos hemos de reir!
-No, Linito, yo no me rio de
eso, ni quiero que lo cortemos.






77
-i,Por qub, simple?
-Porque ni es just, que ese
muchacho pierda su cometon, ni
que le quitemos su entretenimiento.
--isa es otra! iy por qu6 noA
-Porque mi mama me ha di-
eho muchas veces, que nunca mo-
leste, ni haga mal a nadie, y
por lo mismo que el amo de ese
.cometon se enfadaria, si se lo
cortasemos, por eso no debe-
mos hacerlo. Cuando mi papa
me explica la doctrina cristiana
.me dice: lo que no quieras pa-
ra ti, no lo quieras para otro; y
si a mi no me gustaria, que me
privasen de mi entretenimiento,
echindome a pique mi cometon,
tampoco debe gustarle al otro, que
lo hagnn con 6l; por consiguien-
te no debemos hacerlo. Dejemos
que cada uno se divierta como







quiera 6 pueda.
-Pues bien, vamos a ponerle
la cuchilla, para siquiera meterle
miedo.
-Tampoco debemos hacer eso,
porque tus padres y los mios nos
tienen prohibido, que pongamos
cuchilla a los cometones
--Oh!, ya esa es simpleza: jqu&
pecado es poner ana cuchilla 4
un cometon?
-Que nuestros padres no quic-
ren, y eso basta,
-Pero ese es un capricho do
los viejos.
-Aunque lo sea, Linito, nos.
otros estamos obligados a respe-
tar hasta los caprichos de nues-
tros padres; pero yo creo que en
esto de las cuchillas tienen mu-
cha razon, porque podemos ha-
cernos daio nosotros nmismos con






79
ellas, como le sucedi6 Ai Ricar-
dito, aquel dia, que al poner el
cometon, se descuidb con el rabo
y se cort6 las manos.
-Si; es verdad: yo tambien
me cort6 ]a cara una tarde, quo
jugabamos dos cometones 6 pique
quita cuchilla; pero eso no su..
cede siempre.
-Bien, pero sucede, y lo fie-
jor es evitarlo, para queni nues-
tros padres nos reprendan, ni nos
suceda una desgracia, de que ten-
gamos luego que arrepentirnos. Y
yo, a la verdad, de las dos co-
sas, mas quiero que me suceda
una desgracia, que sufrir una re-
prension. de papa, porque eso es .
muy vergonzoso y sensible.
-Dices muy bien, Manuelito,
es mejor que volemos nuestro co-
n~ton, sin hacer ddho a nadie,






80
ni exponernos a desagradar a pa-
pa y a mama.
-Si, Linito: hunca, nunca ha-
gamos lo que nuestros padres nos
prohiben.


oiCuidado con las bestias!
Agricola era un estanciero
pobre, laborioso, y ayudado tan
solo en los trabajos de la estan-
cia por su fiic3 hijo Eliodoro,
que correspondia a las nectsida-
des del padre, con gustosa exac-
titud.
Es claro que Eliodoro tenia
que andar con las bestias de la
estancia, apesar de su poca e-
dad, Su padre le recomendaba
siempre que tuviese much cui-
dado de no !onerse detras de e-
Ilas, sino a cierta distancia; que






81
no se ]es acercara much, prin-
cipalmente cuando estuviesen co-
miendo; y le aconsejaba otras pre-
cauciones que le sujeria su ex-
periencia, y le dictaba si cariio,
Una mariana mand6 et pa-
dre ia Eliodoro que banase las
bestias, y al instant corrie a ve-
rificarlo, no solo por filial respe-
to, sino por que le gustaba mu-
cho andar a caballo.
Coji6 primero el mas vivo
de los que en la estancia ha-
bia, y al Ilegar al rio, encon-
tr6 a otros muchachos vecinos
suyos, que habiah ido ,i lo mis-
mo, y parece que ernbullados
con ellos, olvid6 el consejo de su
padre, 6 acaso confi6 indiscreta-.
mente en la bestia, y poni6ndo-
se detras para bariarla, le tiro
aquella una coz tan fuerte' que







privy de la vida al desgraciado
Eliodoro, puso en consternation
a 16s otros muchachos quo alli
se hallaban, y sumerjio para siem-
pre h su atribulado padre en una
amarga pesadumbre, que Ic a-
compailo hasta el sepulcro.
He aqui una desgracia naci-
da del olvido de las palabras de
un padre: ccuidado con las bestias!
----gI. + ----
CHANITO Y ALONSO
6 LOS PEGADORES DE PAJARITOS,
Chanito y Alonso eran dos
uinos, que salieron un dia a pegal
pajaritos por el casino del Cobre.
Colocaron el senuelo debajo de
un cerezo. A poco rato vieron
qu unos sinsontes se acerpa-







bart la.a jaula, lo que lea causb
muchogusto.. Ya.,. ya... ya ya
a pegarse uno, decia Chanito,-
callate, decia Alonso-Ahora, -
iPor-poiqito! .-Silencio ..,--iEl!
Ahorita, nhorita...-,Ya se peg6!
...gritaron los dos A un tiempo, y
corrironn a cojello
Ya pstab)a en lajaula, el pobre
pajaro, pero Cianito reparb que
estaba muy triste y asi se lo dijo
a su hermano.
Alonso. Eso no es nada; asi
result siempre, y muchos se mue-
rcn de soberbia.
Chanito. iSe mueren! Y cste
se morir'?
Alonso, Puede ser; yo lo veo
muy triste.
Chanifo, Pues vamos a soltar
I1, pubrecito pIue ganarerngs con
que ae inueral







Alonso. No seas hobo, Chani-
to, el no se nmorirs: vamos a pegar
otro, y tu verbs como se alegra en
cuanto tenga compafiero. Vamos,
vamos: debate de simplezas. Voy
A menear bien la liria, y a poner
las varetas,
Chanito. Estoy con pena por
este pajarito: lojala cojamos otro
para que se alegre!
Also. Eso result poir que
es la primera vez que pegas. Ya
veras como te diviertes cuando
veas la jaula Ilena de sinsontes,
cabreros, negritos, mayitos, veido-
nes, mariposas, senserenicas, cu-
bitas.... Esp6rate ahi se han pa-
rado unos cahreros, ahora cae uno
.... Estate quiet .... iChis! ..
ique matreros son!..; iEh!.. que
se escape .. ;corre!
Chanito. Mira que lo maltra-







tas, hombre; lo matas ...mira co-
mo suelta las plumas... A Dios
si todo se ha estropeado!
Alonso.Ya esti seguro el muy
picaro: pensaba escaparse: como
si conmigo hubiera capitan va-
liente. Ya verbs como hoy co-
jemos un million de pajaritos. Ten-
dramos para vender, para regular
y para nosotros,
Chanito. Si, muchos tendre-
mos: mira, ya muri6 el sinsonte,
Alonso. Por eso me repug-
nan, por soberbios: casi siempre
se mueren. El verdon, el negri-
to y la mariposa son los me-
jores, por que no se mueren cuan-
do los cojen. Pero ahora pega-
remos otro.
Chanito. ( Quieres que te
diga una cosa, Alonso? que a
mi no me divierte esto.






86
Alonso. Porque- eres el inas
simple del mundo. A todos los
mnuch;chos les gusta pegar, y -a
ti no?
Chinito. A mi no, porqie
veo que los pobres pajaritos se
estropean, pierden sus plumas, ,e
separan de sus companeros, tal
vez de su padre y madre; y al
fin se mueren muchos, tfi dices
que de soberbia, y yo digo quo
de tristeza; pero sea de lo u-
no 6 de lo otro, lo cierto y lo
lastimoso es que se mueren, y
nosotros que los cojenmos sorros
la causa de su muerte. Esto es
insbportable, Alons'o. Yo siempre
he oido decir a papa, que el rnan-
do se ha hecho para todos, y
que A .nadie se le debe hacer da-
io: ya ves que nosotros impedi-
mos a esos pajaritos "que coje.








mos, el que anden por el mrn-
do como andamos nosotros, y
per aprisionailos les quitamos la
vida, nunque no sea csa nuestra
intention Quii podemos hacer-
les de peor?-No Alonso; yo no
sigo pcgando, Me vuelvo a casa.
Alonso. No tienes ti la cul-
pa, sino yo que te traje, cono.
ciendote tan bobo.
Chanit). Yo no soy bobo,
el hobo eres tfi, que no conoces
cl mral que haces; y paraque te
convenzas, vamos a decirselo a
papa, a ver quien tiene razon.
Alonso. Q1ii, dices? contAr-
selo A papa? Buena la hariamos:
'con que yo que salgo oculo,
y te he traido sin que l lo se-
pa, bquieres que vaya a decirse-
16? I o vuelvas masj nunca con-
migo; pero cuidadoa si tu se lo







dices a papa.
IChanito. En cuanto Ileguemos
a casa, de la que no hubiera sa-
lido, si hubiese sabido que era o-
culto de papa y mami; porque
esta es una falta muy grave; mas
ya que la hemos cometido, debe-
mos decir la verdad, porque la
mentira es muy fea, y papa, que
nada nos hara si le decinos la
verdad, como 6l nos lo tiene en-
cargado, nos castigaria sin duda,
por la mentira.
Alonso. Pues bien, tfi se lo
dirfs, por que yo tengo miedo.
Llegados A su casa, fu& Cha-
nito inmediatamente a contarselo
todo A su papa, que entonces hla-
m6 A Alonso y le reprendi6 se-
veramente por su falta.
Pasado esto dijo el padre:
bien ya que me habeis dicho la







89
verdad, perdono Alonso la fal-
ta que ha cometido, yendo al cam-
po sin mi permiso; mas yo es-
pero que no lo volvera a liacer,
ni Chanito le seguira si, 1 lo in-
tentare otra vez,.
Los nirios lo prometieron asi,
y entonccs Chanito le coisulto6
su papa la question sobre si se de-
bia pegar pijaros 6 no, y oyen-
do las razones de Alonso, les dijo..
Lo que dice Chanito, es muy
acertado, hijos mios; porque aun-
que es verdad que los pajaritos
nos divierten con su canto, no es
just por esto aprisionarlos, sino
mas bien pasear los campos pa-
ra oirlos. Es verdad que en la jau-
la tienen que comer y beber; pe-
ro esto solo 'no basta para vi-
vir bien; cpmo no le bastaria a
cualquiera de ustedes, si les-ena-








eirraten n en i hermoso aposen-
to, con buena comida, ventanas
bien pintadas y muebles muy es-
quisitos
Alonso. Pero yo veo, pap',
que ellos estAn conitentos supues-
to que cantan, y si estai( con-
tentos, es prueba de que se ha-
Ilan, bien
El Padre. En cantar no ha-
cen tal vez otra cosa, que lie-
nar una necesirlad, pues en ellos
sin duda, Jo es, cumo en nos-
otros el hablar, en los toros el
brarnar, en los caballos relinchar
&c. Acaso divierteri so pena, 6 al
menos haceni alike o inico que
sabein haccr; pero si quieres co-
nocer, si est'kn n:ejor en la jaula
que fuera de ella, abreles Ins puer-
tas y los verAs salir volando; y
luego, en cuanto reconocen la






91
jaula, huyen de ella.
Alonso qued6 convencido y
ofrecio no ocuparse mas en pe-
gar pajaritos.







PREGUINTAS.
Pard facilitar lo que recomiendo en
la advertencia 10. prisento las siguientes
preguntas, que /,s padres 6 preceptores pue-
den variur segun crean convenierte.

(Desde la pagina 13 hasta la 19)

SPorqud debe el niinq desear tener npli-
cacion?--iA quienes debemos amnr coh pre-
ferencia?-Como debcnmos estur en la igle-
sia?-Cual es mas dulce, el nispcro 6 el
caimitot?-Con quc te premia tu papi. cuan-
do cuniples ccn tus lecciones?--lorqud sa-
be poco Federico'!-Porquv un [la escuela
nadie quiere bien 6 Enrique y todos aman
6 Justol-A cual de los dos se debe imi-
tar?-Cual'fu6 el primer herrero que hubo
en el mundo?-Cuando fu6 inventada la
imprenta?-Quidn. la invent6!-jDe que ta-
mario es una flor quo diz que hay en Suma-
tra'?-
El Domingo (pagina 19)

En cuantos dias hizo Dios el mundo?
-Cuando descanz6?-Cuando celebramos
ese dia?--Qud quiere decir domingo?-.En
quo deb6mos ocuparnos el domingo?







94.
Edad del mundo (pag, 20)
SCuantos afios tiene el mundo?-Cuan-
tos dias tiene un ano?-Que es afio bisies-
to?-Cada cuantos anfos ocurre?--Cuantos
meses tiene un ano?-Cuantos dins tione
Febreroen los aiiSs comunrs?-En los
bisieslos?-Cuantos lienen Abril, Junio, Se-
tiemhre y Novieiibre?'-Cuantos los demons?
--En que anio esta:os ahora?-Que quicre
decii esto?-

Division del tiempo (pag. 21)
Qud es un lustro?-Un siglo?-Un evo?

El dia de C6rpus (pag. 22)
Cuil es el objeto de la procession del
C6rpus?-Como debdmos asistir a ella?

Un bonito Cometon (pag. 23)
I)escriberneel cometon que le regal6
Pepe i su hermano Elio.
Las Estaciones (pag. 25)

Cuantas estacioncs tiene el afio?-Cua-
les so.?-- 'uando comienzan y concluyen?
-Cuando hay mas calor?--las frio?-.n






95.
que estacion est4 templado el tiempo?
La fuga del Pajarito (pag. 25)
Porque cstai triste Ricardo?-Hubieras
tid sentido la fug; del pajaritoT-l'orqug?
-Dondo to gusta mas ver los pajaritos?
El nino gastador (pag. 26)
4Qu6 virtudes y defects tenia Mar-
celino?-Quo le sucedi6?
La pina de Cuba (pag. 27)
Describeme la piria de Cuba-Tiene
alguna apllcacion?--Y su cogollo?

El temple (pag. 28)
Como dcbdmos star en el templo?--
Qu6 es lo que debdmes imitar?
La imitation (pag. 30)
En malerias de imitlcion, que debe-
mos procurar?-Que Ie sucedi6 al niiio dq
que se habla en este parrafo?

El juegqo de mates (pag. 32)
Cual es el mnejor juego .de mates?-







'95
Cuando deb6mos jugarlo?

Un niio que no sabia leer (pag. 34)
Que le sucedi6 d Panchito con su
billete de la loteria de la Isla?-Fu bien
hecho lo que hizo el' otro nifio?

La Salamandra puntuada (pag. 33)

Qu6 es una Salamandra puntuada?-
Qu6,tiene de notable?-Como se alimenta,
cuando se le corta la caboza?

El nino educado y el nino r~stico (p. 36)

Cuales son los principles vientos?-
Cual es el Norte?-El Este?-fl Sur?-El
Oeste?-Como se sabe donde estan estos
puntos?

Dios es nuestro padre (pag. 39)

Porque amamo,. A nuestros padres?-
Porqu6 decimos quo Dios cs cl padre de
todos los hombres?-

El pr6jimo (pag. 42)
De que Dios es el padre de todds los







07
hombres?-Y que deb4mos dcducir?-Deben
los hombres amarse mutuainmntc?-Porqud?

El Cocotero (pag. 44)

Dcscrfbemi el cocotero?-Qu6 aplica-
cioncs tienc costa planta?-Que fruto pro.
duce?-Como es cste fruto?-Para que sir-
ve?-Como cs su floor?

El castigo de un ni5io (pag. 46)

Qu, le sucdi6 a un nitfo qne fue ,
hurtar ciruclas i una estancia cerca- del
rio Gascon?-Qud consejo di6 .cl estanciero
6 ese niio--

Has lo que its padres et manden (pag 49)
Porqud no debLmos hier lo que nues,
tros padres nos prohiben?-Qud l sucedi6.
6 Malianito Piscis'?--Q' claso de ninio
.cra csto?-Qud conscjos so 1I da A los ni-
flos con motivo do esta ocurrencia?

La Biblia (pag. 52)

Qud cs la Biblia?-Qu6 nos enseria?-
Es, Atil su lectural-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs