• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Fundacion del partido liberal Puertorriqueño...
 La coalicion en el poder. Programa...
 Divisiones en los partidos liberal,...
 Recapitulacion. El partido popular...
 Arrecia la lucha contra el sistema...
 Proceso e implantacion del estado...
 El estado libre asociado ante las...
 Notas














Group Title: Historia de los partidos politicos Puertorriqueños, 1898-1956.
Title: Historia de los partidos politicos Puertorriqueños, 1898-1956
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078554/00002
 Material Information
Title: Historia de los partidos politicos Puertorriqueños, 1898-1956
Series Title: Historia de los partidos politicos Puertorriqueños, 1898-1956.
Physical Description: 2 v. : illus. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Pagán, Bolívar, 1899-
Publisher: Libreri´a Campos
Librería Campos
Place of Publication: San Juan P.R
Publication Date: 1959
 Subjects
Subject: Political parties -- Puerto Rico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078554
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP4741
oclc - 01627009
alephbibnum - 000128735
lccn - 59038693

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    Fundacion del partido liberal Puertorriqueño y del partido union republicana. La coalicion union republicana-socialista. Las elecciones de 1932
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    La coalicion en el poder. Programa federal de ayuda y rehabilitacion economica. Projecto tydings sobre independencia. Frente unido pro idependencia. Se forman los partidos comunista y regional. Divergencias en el partido liberal. Accion social independentista. Las elecciones de 1936.
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Divisiones en los partidos liberal, union republicana y socialista. Se forma el partido unificacion tripartita puertorriqueña. Fundacion del partido popular democratico. Las elecciones de 1940.
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Recapitulacion. El partido popular democratico en el poder. La demanda del fin sistema colonial. Se disuelve la unificacion tripartita. Los laboristas se reintegran al partido socialista. Se forma la union republicana progresista. Las elecciones de 1944.
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Arrecia la lucha contra el sistema colonial. Otra vez el proyecto tydings pro-independencia. Se funda el partido independentista puertorriqueño. Por fin el gobernador electivo. Las elecciones de 1948.
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Proceso e implantacion del estado libre asociado de Perto Rico. Las elecciones de 1952.
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
    El estado libre asociado ante las naciones unidas. Las elecciones de 1956. Progreso y porvenir.
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    Notas
        Page 397
        Page 398
        Page 399
Full Text
















HISTORIC DE LOS PARTIDOS
POLITICOS PUERTORRIQUEIJOS

(1898 1956)




TOMO II



































popyrght -Bolivar Pagin-1959.


Es propiedad del author.


Derechos reservados.








BOLIVAR PAGAN
De la Academia Puertorriquefia de la Historia













HISTORIC DE LOS PARTIDOS

POLITICOS PUERTORRIQUE1OS

(1898- 1956)




Sine ira et studio.


TOMO II



LIBRERIA CAMPOS
San Juan, Puerto Rico


1959






34, 9 7g2? INDICE

p/./t TOMO II.
v, 5


CAPITULO UNO


LA1TM
AMERI"A


Fundaci6n del Partido Liberal Puertorriquefio y del Partido
Uni6n Republicana. La Coalici6n Uni6n Republicana-Socia-
lista. Las elecciones de 1932.


CAPITULO DOS


La Coalici6n en el poder.
Rehabilitaci6n Econ6mica.
pendencia. Frente Unido
los Partidos Comunista y
Partido Liberal. Acci6n
elecciones de 1936.


Program Federal de Ayuda y
Proyecto Tydings sobre Inde-
Pro Independencia. Se forman
Regional. Divergencias en el
Social Independentista. Las


CAPITULO TRES


Divisiones en los Partidos Liberal, Uni6n Republicana y
Socialista. Se forma el Partido Unificaci6n Tripartita
Puertorriquefia. Fundaci6n del Partido Popular Democri-
tico. Las elecciones de 1940.


CAPITULO CUATRO


Recapitulaci6n. El Partido Popular Democritico en el
poder. La demand del fin sistema colonial. Se disuelve
la Unificaci6n Tripartita. Los Laboristas se reintegran al
Partido Socialista. Se forma la Uni6n Republicana Pro-
gresista. Las elecciones de 1944.


117


163






CAPITULO CINCO


Arrecia la lucha contra el sistema colonial. Otra vez el
Proyecto Tydings Pro-Independencia. Se funda Paido
Independentista Puertorriquefio. Por fin el Gobernador
electivo. Las eleccioneisie 1948.


CAPITULO SEIS


Proceso e implantaci6n del Estado Libre Asociado de Puerto
Rico. Las elecciones de 1952.


CAPITULO SIETE


El Estado Libre Asociado ante las Naciones Unidas. Las
elecciones de 1956. Progreso y Porvenir


332



















CAPITULO UNO


FUNDACION DEL PARTIDO LIBERAL PUERTORRIQUERO
Y DEL PARTIDO UNION REPUBLICAN.
LA COALITION UNION REPUBLICANA-SOCIALISTA.
LAS ELECCCIONES DE 1932.

1

Despubs de la asamblea del partido Unionista de 1931, que
adopt el program politico de independencia en pelo, se promo-
vi6 una gran excitaci6n independentista en este sector del pais,
y todo indicaba que el partido Unionista entonces tenia un coming
denominador con el partido Nacionalista, que hacia probable la
fusion de estas dos fuerzas political. Pero esto result imposi-
ble, por la tendencia en Puerto Rico que hemos apuntado, de que
las masas siguen en tradici6n de grupos a lideres. El president
del partido Nacionalista, Pedro Albizu Campos, exhort6 a los
Unionistas a abandonar en serio toda colaboraci6n con el regi-
men norteamericano, renunciando sus lideres a subir a La For-
taleza a pedir cargos en el Gobierno, y a denunciar rebeldemen-
te ante el mundo la situaci6n de Puerto Rico en demand de su
inmediata independencia. Este llamamiento de Albizu Campos no
hall eco en el partido Unionista. Al contrario, despuds de esta
asamblea de 1931, se sefial6 el sentimiento autonomista de nu-
merosos Unionistas, unos retirindose del partido y de toda acti-
vidad political, y otros que, adn profesando continuar militando
en el partido, entendian que el partido Unionista debia asumir
una actitud moderada, limitando su actuaci6n inmediata a deman-
dar un regimen auton6mico o de mayor grado de gobierno propio.




BOLIVAR PAGAN


Entre los lideres de este grupo autonomista, figuraban
Eduardo Giorgetti, Jorge Bird Arias, Guillermo Esteves, Martin
Travieso, Carmelo Martinez Acosta, Guillermo Vivas Valdivieso,
Amador Ramirez Silva, Ignacio Morales Acosta, Celso Caballero,
y otros. Entre estos otros, uno era el veteran periodista y com-
pafiero fraterno de Luis Mufioz Rivera, Mariano Abril, quien con-
testando a un amigo hizo pdblica una carta exponiendo su acti-
tud. Decia Mariano Abril en esa carta dirigida al Dr. J. L. Mon-
talvo Guenard: < que en la asamblea demostr6 el sector independentista, recha-
zando una forma de reconciliaci6n a la que se avenia el sector
autonomista, que represent el ochenta por ciento del partido.
Con un poco de tolerancia todos hubieran salido de alli satisfe-
chos. No creo que el disgusto sea tan hondo que traiga la division
del partido>>.
2

Mientras tanto,, se aceleraban los acontecimientos politicos.
La Alianza Puertorriquefia se agitaba inquieta ante el poderoso
desprendimiento Unionista. Llam6 a sus filas a los Unionistas
disgustados, a lo cual algunos contados lideres respondieron re-
integrindose a la Alianza. La Alianza insisti6, como hemos re-
latado, en asumir el derecho del nombre e insignias y las pre-
rrogativas electorales del partido Unionista.
En septiembre 8, 1931, el Gobernador Interino Jose Padin,
a propuesta de la Alianza y previa consult con el Procurador
General James R. Beverley, nombr6 a Leopoldo Figueroa como
miembro de la Junta Insular de Elecciones, en representaci6n de
la Alianza Puertorriquefia, nombramiento que implicaba el reco-
nocimiento official de la Alianza en los derechos politicos en los
demis organismos y mesas electorales.

3

En esta 6poca comenz6 a sugerirse, por Enrique Gonzalez
Mena, la fusion de los partidos Alianza Puertorriquefia y Repu-
blicano Puro, con miras a gestionar luego coligarse electoral-
mente con el partido Socialista, para afrontar las elecciones de
1932. La sugerencia de Enrique Gonzalez Mena se hizo t6pico
del dia y tom6 vuelo.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


El 22 de noviembre de 1931, se reuni6 en Toro Negro, Vi-
llalba, el liderato de toda la Isla del partido Republicano Puro,
por convocatoria y bajo la presidencia de Rafael Martinez Na-
dal. 'Se acord6, en principio, favorecer la fusi6n del partido Re-
publicano Puro con la Alianza.
El 30 de noviembre de 1931, a convocatoria del president
de la Alianza Rafael Cuevas Zequelra. se reuni6 en Guaynabo,
en la residencia del Dr. Manuel Diaz Garcia, el liderato Alian-
cista de toda la Isla, asistiendo tambien los legisladores Alian-
cistas, para considerar un mensaje de Cuevas Zequeira exhor-
tando al uartido hacia la fusi6n con el partido Republicano Pu-
ro. Por lo numeroso de la concurrencia, se traslad6 el acto al
Teatro Municipal, de San Juan. Ausente por enfermedad Cue-
vas Zequeira, presidi6 el acto Manuel Diaz Garcia. Se esboz6 un
programs tentative para el nuevo partido, favoreciendo la fu-
si6n, a base de un plebiscite para las soluciones finales de Estado
federado e Independencia soberana, y mientras tanto solicitar
la concesi6r del derecho a elegir el gobernador de Puerto Rico
por el voto del pueblo, y otras medidas de gobierno propio. Tam-
bien se favoreci6 demandar facultades plenas para la Legisla-
tura de Puerto Rico, para actuar sobre dominio y posesi6n de
tierras por corporaciones y sociedades, y para actuar contra
monopolies y combinaciones comerciales e industriales, y tam-
bien para delegar a la Legislature de Puerto Rico plenas fa-
cultades para determinar sobre la Prohibici6n, tema entonces
en boga en los Estados Unidos y en Puerto Rico.
Luego se design un comity para considerar las proposi-
ciones e informar a la asamblea. Este comity qued6 compuesto
por Luis Sanchez Morales, Juan B. Soto, Miguel Angel Garcia
Mendez, Leopoldo Figueroa, Celestino Iriarte, Juan B. Garcia
Mendez, Epifanio Fernandez Vanga, Clemencia P. de Godreau,
Jose Barreras, Alfonso Valdes, Francisco M. Zeno, Juan Plane-
Ilas, Amador Ramirez Silva, Enrique Gonzalez Mena, Eugenio
Lecompte, Ulises A. Martinez, Jorge Romani, Jose del Rio, Juan
C. Jusino, Francisco Gonzalez Facundo, Agustin E. Font, E. Ma-
rin Marien, Milagros B. de Mewton y Maria Hoare de Torres.
Este comity inform a la asamblea, proponiendo como program,
en lo esencial, lo siguiente: Constituci6n de Puerto Rico en Es-
tado de la Uni6n, o plena soberania internal y externa en armo-
nia y fraternidad con Estados Unidos. Pedir primero la Es-
tadidad, y si se niega 6sta, laborar por la Independencia internal




BOLIVAR PAGAN


y externa y mientras tanto laborar por y aceptar como rdgimen
transitorio una media de mayor gobierno propio, con goberna-
dor elective. Tambidn demandar que se excluya a Puerto Rico
de la aplicaci6n de las leyes federales de cabotaje.*
Oido el informed y recomendaciones del comit4 a que se re-
fiere el pArrafo anterior, Juan B. Garcia Mendez reprodujo e hi-
zo suya una enmienda sugerida en el seno de dicho comitd por
Amador Ramirez Silva, Epifanio Fernandez Vanga y Francisco
M. Zeno, que decia: El (nuevo) partido decide que es imperioso
deber patri6tico de los elements que io componen, como ahora
se unen, en una sola colectividad political para obtener cuanto
antes de los Estados Unidos la declaraci6n de que Puerto Rico
se constituya en Estado de los Estados Unidos de Norte Amd-
rica, o que se le conceda la plena soberania internal y externa
compatible con nuestros ideales de libertad y gobierno propio
en una forma digna del pueblo puertorriqueno, y ambas solucio-
nes deberAn ser sometidas a un plebiscito del pueblo puertorri-
fio., Esta enmienda fue defendida en discursos ante la asamblea
por Juan B. Garcia Mendez y por Amador Ramirez Silva. La com-
batieron Luis Sanchez Morales y Leopoldo Figueroa, argumen-
tando principalmente que ella podria poner obstAculos a la de-
seada fusion con el Partido Republicano Puro. Miguel Angel Gar-
cia Mendez pronunci6 un extenso discurso, favoreciendo la fu-
si6n adn con sacrificio de ideales, y pidi6 que se retirara la en-
mienda. En similar sentido se express Francisco M. Zeno. Lue-
go Eugenio Lecompte present una mocion sustituta, concebida
en los siguientes terminos: comity, con excepci6n de la clausula en controversial que se re-
fiere al status politico, y que se nombre una nueva comisi6n con
instrucciones de llegar a una fusion auin a costa de aceptar el
program tal y como ha sido informado por el comitia. Esta mo-
ci6n sustituta fud aprobada.
El 3 de diciembre de 1931 se reunieron en Guaynabo, en la
residencia de Rafael Martinez Nadal, las comisiones designadas
por la Alianza y por el Partido Republicano Puro, para deliberar
a fin de llevar a cabo la fusion de estas dos colectividades. La co-
misi6n del Partido Republicano Puro estaba integrada por Rafael
Martinez Nadal, E. Totti. Gonzalo Diago, Germinico S. Bela-
val, Adolfo Dones Padr6, Manuel V. Domenech y Ram6n G. Goy-
co. La comisi6n de la Alianza estaba compuesta por Felix C6rdo-
va Dfvila, Francisco M. Zeno, Luis Sanchez Morales, Guillermo




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Godreau, Enrique Gonzalez Mena, Celestino Iriarte, Leopoldo
Figueroa, Amador Ramirez Silva, Epifanio Fernandez Vanga y
Juan Angel Ti6. Prevalecia el deseo y prop6sito de todos de que
cuanto antes se realizara la fusion, creAndose un nuevo partido.
Despu6s de amplia deliberaci6n, los Republicanos Puros
enunciaron la proposici6n de que la nueva colectividad tomara por
nombre Partido Republicano Federal, que resultaba una desig-
naci6n completamente ortodoxa dentro de los ideales politicos pro-
clamados en su origen por el Partido Republicano Puro. Como
una concesi6n para acomodar a los elements que con el parti-
do Republican Puro formarian el nuevo partido, los Republica-
nos propusieron tambien que en el program politico a adoptarse
se incorporase una declaraci6n concebida en los siguientes tdrmi-
nos: El (nuevo) partido decide que es imperioso deber patri6ti-
co de los elements que lo componen, unirse como ahora se unen,
en una sola colectividad political para obtener cuanto antes de
los Estados Unidos la declaraci6n de que Puerto Rico se cons-
tituira en Estado de los Estados Unidos de America; y en caso
de que esta demand fuese negada, o que actos del Congreso de
los Estados Unidos' la hicieren irrealizable, entonces el (nuevo)
partido trabajara por conseguir la plena soberania internal y ex-
terna del pueblo de Puerto Rico, que es igualmente compatible
con nuestra dignidad.* Esta proposici6n fu6 acogida por la co-
misi6n Aliancista para someterla a su partido en asamblea.
Mientras tanto, el 16 de diciembre de 1931, se reuni6 en el Ca-
pitolio Insular, el Comite Territorial del partido Republicano Puro,
bajo la presidencia de Martinez Nadal. Este inform ampliamen-
te sobre las conversaciones sobre fusi6n, y aludi6 a declaracio-
nes citadas de algunos correligionarios intransigentes que no
eran partidarios de fusion alguna del Partido Republicano Puro.
El Comite Territorial, en resoluci6n presentada por Gonzalo Dia-
go, Germanico S. Belaval, Felipe Col6n, Luis Antonio Rosario,
Marta Robert de Romeu y Ricarda L. de Ramos Casellas, otorg6
un amplio voto de solidaridad y confianza al president del par-
tido, aprobando todas sus actuaciones.
El mismo dia 16 de diciembre se reuni6 el Comite Insular
de la Alianza, bajo la presidencia de Rafael Cuevas Zequeira. In-
form6 de las deliberaciones de su comisi6n con el partido Re-
publicano Puro, y el Comite Insular aprob6 las actuaciones de tal
comisi6n, y autoriz6 al president del partido para convocar
asamblea del partido para decidir sobre la fusi6n.




BOLIVAR PAGAN


Los acontecimientos se sucedian rapidamente, y estaba en el
ambiente la inminente fusion de Republicanos Puros y Aliancis-
tas, formando un nuevo partido, y se aludia a una nueva coali-
ci6n de este nuevo partido con el Partido Socialista, para afron-
tar la lucha comicial de 1932.
El 21 de diciembre de 1931, se reuni6 el Comite Ejecutivo
Territorial del partido Socialista, bajo la presidencia de Bolivar
Pagan, por ausencia en el Norte de Santiago Iglesias. Bolivar
PagAn expuso y coment6 los acontecimientos politicos del mo-
mento, y a sugesti6n suya, el Comite Ejecutivo Territorial acor-
d6 no hacer pronunciamientos politicos por el moment, y aguar-
dar, en vigilante espera, el desarrollo final de los movimientos
de los otros partidos.

4

El 23 de diciembre, la Corte de Circuito de Apelaciones, de
Boston, confirm la sentencia del Tribunal Supremo de Puerto
Rico, sobre el pleito promovido por el partido Unionista para ins-
cribir sus candidates nominados en convenci6n y el reconocimien-
to por ende de los alegados derechos del partido Unionista a
usar oficialmente su nombre y simbolos y a disfrutar de las de-
mIs prerrogativas electorales como partido principal. Este fa-
llo de Boston decidi6 finalmente la cuesti6n, de manera adversa
al Partido Unionista, lo que forzaba a este partido a cambiar de
nombre e insignias y a inscribirse por petici6n. La reacci6n de
esta decision de Boston fud tremenda en el liderato y huestes
Unionistas. Este partido, sin embargo, no se amilan6, y afron-
t6 la situaci6n con redoblados brios y entusiasmos, Avido de lucha.
El 29 de diciembre de 1931, se reuni66 la Junta Central Unio-
nista, con los miembros Unionistas en las CAmaras legislativas.
Estuvieron presents, Antonio R. Barcel6, quien presidio, Mi-
guel Guerra-Mondrag6n, Francisco Sein, Dr. Francisco M. Su-
soni, Ernesto Ramos Antonini, Ricardo H. Blondet, Luis Llorens
Torres, Alfonso Lastra Charriez, Fernando Gallardo Diaz, Anto-
nio de Jesis L6pez, Manuel A. Martinez Davila, Manuel Benitez
Flores, Armando Y. Sifre, Antonio Pavia Fernandez, Jose P&-
rez Cruz, Ignacio Morales Acosta, Ignacio Agostini, Walter Mck-
Jones, Martin Aparicio, Librada R. Vda. de Ramos, Sergio Mu-
fioz, Ram6n Lagarde, Luis Garrat6n, Jose M. ArmAiz, Eugenio
GonzAlez, Domingo Vivaldi Pacheco, Manuel A. Garcia Mendez,




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Benigno Fernmndez Garcia, Angel GonzAlez, Juan Garcia Duc6s,
Ram6n Martinez Reyes, y el secretario Jose Enrique Gelpi.
Se acord6, sin darle publicidad de moment al asunto, pro-
ceder a inscribir en toda la Isla la colectividad, con el nuevo
nombre de Partido Liberal Puertorriquefio, nombre con reso-
nancia hist6rica que evocaba al Partido Liberal y Liberal Refor-
mista de otros tiempos de afanes libertarios puertorriquefios ba-
jo la soberania de Espafia, y al posterior Partido Liberal funda-
do por Luis Mufioz Rivera al convenirse el pacto con el Partido
Liberal que en Espafia acaudillaba Prixedes Mateo Sagasta.

5

En march hacia la fusi6n, el 29 de diciembre de 1931, en
el Capitolio Insular, se reunieron conjuntamente las sendas co-
misiones de la Alianza y del Partido Republicano Puro. Acorda-
ron las bases preliminares de la fusion y la forma de elegir al
president de la nueva colectividad y a los organisms central
y locales y someter el asunto de la fusion para la decision fi-
nal de asambleas separadas de ambos partidos a celebrarse pron-
tamente.
El 30 de diciembre de 1931, previas convocatoras, se cele-
braron simultineamente las asambleas generals de la Alianza y
del Partido Republicano Puro.
La asamblea de la Alianza se llev6 a cabo en el Teatro Olim-
po, de Santurce, bajo la presidencia de Rafael Cuevas Zequeira.
Constituida la asamblea, y designadas las comisiones de rigor,
el president Rafael Cuevas Zequeira hizo un vehemente dis-
curso, que impresion6 vivamente a todos, a favor de la fusion.
A moci6n aprobada por la asamblea, entire otros acuerdos pre-
liminares, se rindi6 tribute a Juan Valdejully Rodriguez, quien
llev6 el peso principal ante los tribunales insulares y de Bos-
ton en defense de la Alianza en el pleito promovido p6r el Partido
Unionista. Entre otros visitantes a esta asamblea, compareci6
Martin Travieso, quien fu6 ovacionado. Este mantuvo ante la
asamllea, en patri6tico discurso, que se mantenia independien-
te en political, habiendose retirado del partido Unionista por no
seguir a hombres y oponerse a perpetuar caciquismos.
Inform6 el comit4 de plataforma, resoluciones y asuntos ge-
nerales, por su portavoz Agustin E. Font. Este comity recomend6
que la nueva colectividad se llamara Partido Republicano Unio-




BOLIVAR PAGAN


nista compuesto de los Partidos Republicano y Uni6n de Puerto
Rico. Como se verA mas adelante, el nombre del nuevo partido
fu6 cuesti6n batallona, que dilat6 los acuerdos finales. Amador
Ramirez Silva present una enmienda al program propuesto
por el comitd, que someti6 con su endoso la relatada proposici6n
del Partido Republicano Puro en cuanto a program politico. La
enmienda de Amador Ramirez Silva tendia a mantener en pa-
ridad, sin preferencia, las dos soluciones finales de Estadidad e
Independencia. Defendieron esta enmienda el autor de la misma
y Ulises A. Martinez. La combatieron Leopoldo Figueroa y Juan
Pedrosa. Intervino en el debate Miguel Angel Garcia Mendez
quien, tras un largo e impresionante discurso tendiente a sos-
layar dificultades a la fusion, logr6 que se retirara la enmienda.
Lleg6 luego a la asamblea una comisi6n de la asamblea del Par-
tido Republicano Puro, para solicitar la designaci6n de un comity
de conferencias para discutir discrepancies. Se design para esto
una comisi6n Aliancista, compuesta de Manuel Diaz Garcia,
Isaac GonzAlez Martinez, Agustin E. Font, Miguel Angel Garcia
Mendez, Victoriano Fernandez, Leopoldo Figueroa, Juan Plane-
llas y Josefa Moreno de Carreras. Notificada la asamblea de nue-
vas dificultades en cuanto a nombre de la colectividad y progra-
ma, se design una nueva comisi6n Aliancista para discutir con
los Republicanos Puros, compuesta por 'Luis SAnchez Morales,
Leopoldo Figueroa, Victoriano Fernandez, Agustin Rivero ChA-
ves, Enrique GonzAlez Mena, Jorge Silva, Alfonso Valdds, Miguel
Angel Garcia Mendez, Eugenio Lecompte, Juan B. Soto, Fran-
cisco M. Zeno, Juan Planellas, Jesus Benitez Castafio, y Fran-
cisco GonzAlez Fagundo.
SimultAneamente, como hemos relatado, se celebraba la
asamblea del Partido Republicano Puro, en el Teatro Liberty,
de Santurce, bajo la presidencia de Rafael Martinez Nadal. Cons-
tituida la asamblea, Martinez Nadal, en prolongado discurso, ex-
puso los acontecimientos del moment y las conversaciones pro
fusion con la Alianza, favoreci&ndola. Entre los visitantes, asis-
ti6 a esta asamblea Juan B. Huyke, quien hizo su ingreso al Par-
tido Republicano Puro, y fud acogido con entusiasta beneplAcito.
Varios delegados, cuatro de ellos, se retiraron de la asamblea,
por no favorecer fusiones con la Alianza. Estos fueron Arcadio
Ramirez, Alfredo Zapata, Tomas Ramirez Cuerda, y Salvador
Fulladosa. Para discutir las bases de la fusion, se design una
comisi6n, compuesta de Gonzalo Diago, Felipe Col6n, Pedro Juan




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Barbosa, Adolfo Dones Padr6, Alfonso Gonzalez, Luis Antonio
Rosario y Artemio Pilar Rodriguez.
Las comisiones de estas dos asambleas Aliancista y Repu-
blicano Pura, despues de prolongadas deliberaciones, no lograron
ponerse de acuerdo en cuanto a nombre y program final. Asi
fui informado a las respectivas asambleas, que terminaron sin
haber llegado a concerto final sobre la fusion.
Clausuradas estas asambleas, sin haberse logrado la fusion,
comenzaron a manifestarse numerosos comites en toda la Isla,
muchos de ellos reunidos conjuntamente y proclamando la fu-
si6n local, pidiendo nuevas asambleas para realizar la fusion ge-
neral y la creaci6n del nuevo partido. El movimiento tom6 fuer-
za, alentado especialmente por lideres Aliancistas, que urgian
la formaci6n del nuevo partido. Los presidents de la Alianza y
del Partido Republicano Puro, tambidn expresaron en la prensa
el vivo deseo y prop6sito de convenir la fusion de ambas colec-
tividades, creando una nueva.

6

Mientras tanto, un comity designado por la Junta Central
del Partido Unionista, compuesto por Manuel A. Martinez Da-
vila Ignacio Morales Acosta y Rafael Vall6s, inici6 en Naranjito
la inscripci6n del nuevo partido Liberal Puertorriquefio, nomi-
nando por petici6n candidates a alcalde y miembros de la asam-
blea municipal de Naranjito. El 5 de enero de 1932, el Secretario
Ejecutivo de Puerto Rico aprob6 las peticiones de inscripci6n de
este nuevo partido en Naranjito, cuya inscripci6n se prosigui6
con actividad y extraordinario entusiasmo en toda la Isla.

7

El 30 de enero de 1932, se reanudaron las asambleas de la
Alianza y del Partido Republicano Puro, presididas, respectiva-
mente, por Rafael Cuevas Zequeira y Rafael Martinez Nadal.
La asamblea Aliancista se congreg6 en el Teatro Municipal, en
San Juan; y la asamblea Republicano Pura, en el Teatro Tres
Banderas, de San Juan. Reunidas ambas asambleas, Ileg6 a ellas
la noticia del nombramiento de James R. Beverley como Gober-
nador de Puerto Rico, en sustituci6n de Theodore Roosevelt al
ser este nombrado Gobernador General de las Islas Filipinas.




BOLIVAR PAGAN


Ambas asambleas celebraron el nombramiento, y destacaron sen-
das comisiones para felicitar a Beverley, quien venia ocupando
el cargo de Procurador General.
Oonstituida la Asamblea Republicana Pura, el president
Martinez Nadal hizo una larga exposici6n de los acontecimien-
tos politicos y de los motives que defraudaron los deseos de cons-
tituir el nuevo partido en las asambleas anteriores. Despuds de
los usuales preliminares de la asamblea, se design una comisi6n
para reunirse con la comisi6n de la Alianza, a fin de conferen-
ciar hacia el entendido para la fusion de ambos partidos. Esta
comisi6n Republicana Pura qued6 integrada por Manuel F.
Rossy, Gonzalo Diago, Antonio Pomales, Felipe Col6n, Juan Ra-
m6n Ramos, Adolfo Dones Padr6 y Pilar Barbosa de Rosario.
En la asamblea Aliancista, el president Rafael Cuevas Ze-
queira hizo un prolongado discurso de apertura, explicando el
desarrollo de los acontecimientos politicos, incluyendo su actitud
personal cuando en 1929 se retire de actividad political y luego
reingres6 en la misma respondiendo al llamamiento para presi-
dir la Alianza. Recalc6 la necesidad patri6tica de concertar la
conjunci6n de la Alianza con el partido Republicano Puro. Para
conferenciar a este objeto, design la comisi6n Aliancista, que
qued6 compuesta por Bias C. Herrero, Genaro Cautifio, Luis F.
P4rez, Jose L. Berrios y Jose Rosario Gelpi. Luego de deliberar
varias horas, estos comites informaron a sus respectivas asam-
bleas que no hubo acuerdb. El punto de mayor controversial re-
sultaba el nombre del partido y la organizaci6n del mismo. Oido
el informed negative de la asamblea de la Alianza, Miguel An-
gel Garcia Mendez pronunci6 un largo discurso, interrumpido
con repetidas ovaciones, exhortando a proseguir las conferencias
bipartistas, y propuso, con la aprobaci6n de la asamblea, que se
designara una nueva comisi6n Aliancista para proseguir las dis-
cusiones con el Partido Republicano Puro. La nueva comisi6n de-
signada, qued6 compuesta por Juan C. Rodriguez, Joaquin Yor-
din, Francisco M. Zeno, Juan B. Soto, Jesus Benitez Castalio y
Jorge Romani. Esta comisi6n se reuni6 con otra nueva comisi6n
designada al mismo fin por la asamblea Republicana Pura, com-
puesta esta nueva comisi6n por Manuel F. Rossy, Juan Ram6n
Ramos, Ignacio Bac6, Luis Antonio Rosario, Avelino GonzAlez
Mena, Manuel FernAndez NAter, Etienne Totti, M. Garcia de Que-
vedo y Pilar Barbosa de Rosario. Estas nuevas comisiones tam-
poco lograron ponerse de acuerdo. El program habia sido apro-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEIOS


bado en principio, para ser ratificado en la primera asamblea
del nuevo partido. Se discutia el nombre del nuevo partido. Las
comisiones Aliancistas propusieron a los Republicanos Puros el
nombre de Fusi6n de los Partidos Republicano y Uni6n de Puer-
to Rico, y el nombre de Partido Progresista de los Partidos Re-
publicano y Uni6n de Puerto Rico, nombres que fueron rechaza-
dos por la asamblea de los Republicanos Puros. Se design una
tercera comisi6n Aliancista para proseguir las conferencias,
compuesta por Eugenio Lecompte, Miguel Angel Garcia M6ndez,
Bias C. Herrero y Agustin E. Font.
Mientras tanto, agotados fisicamente los delegados de am-
bas asambleas, y en medio de febriles conferencias en el deseo
de convenir el nombre, que fuera significativo y que enagenara
el menor ndmero de delegados y militants de ambos partidos,
y ya desalentados los delegados en lograr el objetivo de la fusion,
a altas horas de la madrugada Leopoldo Figueroa reuni6 en su
autom6vil, en la calle Tetdan, a Rafael Cuevas Zequeira y a Mar-
tinez Nadal, quienes con Leopoldo Figueroa se reunieron en el
Hotel Palace, de San Juan, en un esfuerzo final para llegar a
acuerdo. Esta reuni6n, en su origen de cierto carActer peripa-
t6tico, tuvo buen resultado. Las comisiones laboraron con mayor
facilidad, y se pusieron de acuerdo, despu6s de discutir otros
nombres, para someter a las asafnbleas el nombre de Partido
Uni6n Republicana. Este nombre fu6 finalmente aprobado por
grandes mayorias de anibas asambleas, para bautizar a la nue-
va colectividad. Al aprobarse este nombre, Miguel Angel Garcia
Mendez, en la asamblea Aliancista, propuso invitar a los Repu-
blicanos Puros reunidos en su asamilea en el Teatro Tres Ban-
deras, para reunirse y confundirse ambos partidos en el Teatro
Municipal, lo que se lley6 a cabo, en medio de gran jibilo y atro-
nadores aplausos, quedando asi constituido, por la fusi6n de
Aliancistas y Republicanos Puros, el nuevo partido Uni6n Re-
publicana.
Enrique GonzAlez Mena, quien presidio la asamblea conjun-
ta, puso en manos de Rafael Martinez Nadal el mallete presiden-
cial, y despu6s de entusiastas discursos de Martinez Nadal, Mi-
guel Angel Garcia M6ndez, Felipe Jim6nez Rivera y Joaquin A.
Becerril, termin6 el acto, previo anuncio de que en la siguiente
semana se reuniria la primera asamblea de la nueva colectividad
para elegir a su president y miembros del comit6 directive cen-
tral.




BOLIVAR PAGAN


Estaba en la mente pdblica la actitud a asumir por el Par-
tido Socialista, al desaparecer su coligado el Partido Republica-
no Puro dentro del nuevo partido Uni6n Republicana. El 28 de
enero de 1932, se reuni6 en San Juan el Comite Ejecutivo Te-
rritorial del Partido Socialista, bajo la presidencia de Bolivar
Pagan. Este inform ampliamente sobre el giro de los aconteci-
mientos politicos, expresando, entire otras cosas, que a su ma-

nera de pensar la organizaci6n del Partido Uni6n Republicana
de ninguna manera determine la ruptura de las relaciones del
partido Socialista con los Republicanos Puros, agregando que
los compromises contraidos por el partido Socialista con el par-
tido Republicano Puro dentro del pacto libre electoral deben cum-
plirse al pie de la letra y honorablemente, y esperar todos los
Socialistas que se exprese la voluntad del partido en una pr6xi-
ma asamblea en cuanto a la orientaci6n del partido para la pr6xi-
ma campafia electoral*. Estas declaraciones expresaban el senti-
miento del partido en el moment.
El 15 de febrero de 1932, se celebr6 la primer asamblea ge-
neral del Partido Uni6n Republicana, en el San Juan Stadium,
en Puerta de Tierra. Al abrirse el acto, ocuparon la mesa presi-
dencial provisional Rafael Martinez Nadal y Rafael Cuevas Ze-
queira, actuando de Secretarios Jose C. Marrero y Rafael Her-
nAndez Usera. Cuevas Zequeira abri6 el acto con discurso alu-
sivo al mismo. DespuBs de los usuales preliminares, Rafael Mar-
tinez Nadal propuso, y fu4 aprobado, que se diera asiento con
plenos derechos de representaci6n a los delegados del Partido Re-
publicano Puro. Se hizo esto para los fines juridicos, de mane-
ra que, para los derechos electorales, apareciera que el Partido
Aliancista, dentro de los preceptos de la vigente ley electoral,
cambiaba su nombre por el nuevo nombre de Partido Uni6n Re-
publicana. Asi la naciente Uni6n Republicana asumi6 los dere-
chos de partido principal, que juridicamente disfrutaba la Alian-
za Puertorriquefia.
Se aprob6 por la Asamblea que se eligiera al Comite Terri-
torial Central, como organismo directive central del nuevo par-
tido, compuesto de seis delegados, tres en propiedad y tres su-
plentes, por cada uno de los siete distritos senatoriales, y seis
miembros at large procedentes tres de cada partido. El primer
Comite Ejecutivo Territorial electo result integrado en la for-
ma siguiente: Por San Juan, en propiedad, Leopoldo Figueroa,























I I I


Rafael Martinez Nadal




BOIVAR PAGAN


Celestino Iriarte y Bias C. Herrero, y suplentes, Juan C. Rodri-
guez, Josefa Moreno de Carreras y Joaquin Rivera; por Maya-
giiez, en propiedad, Manuel Marin, Miguel Angel Garcia Min-
dez y Amador Ramirez Silva, y suplentes, Clemente Ramirez
Carlo, F. Lassise y Ulises del Rosario; por Humacao, en propie-
dad, Francisco Gonzalez Fagundo, Jesds Benitez Castafio y Juan
R. Garzot, y suplentes, Harry F. Llenza, M. Portela y Jose L.
Berrios; por Aguadilla, en propiedad, Juan B. Garcia Mendez,
Eduardo Negr6n Benitez y Enrique GonzAlez Mena, y suplentes.
Matilde C. de Igart6a, J. GonzAlez Mercado y Rafael C. Fernan-
dez Garcia; por Guayama, en propiedad, Juan Planellas, Marta
M. de Aponte y Milagros B. de Mewton, y suplentes, Victor Gu-
tierrez Ortiz, Arturo Godreau y Jos6 J. Aponte; por Arecibo,
en propiedad, Juan GonzAlez Mercado, Alfredo L6pez Marrero
y Agustin Rivero Chaves Estrada; por Ponce, en propiedad, A.
Ortiz Guzman, Agustin E. Font y Eugenio Lecompte, y suplen-
tes, Celso Caballero y Manuel Santana. Los miembros at large
electos fueron los siguientes: procedentes de la Alianza, en pro-
piedad, Luis SAnchez Morales, Manuel Diaz Garcia y Francisco
M. Zeno, y suplentes, Juan B. Soto, Isaac GonzAlez Martinez y
Vicente Usera; y procedentes del Partido Republicano Puro, en
propiedad, Rafael Martinez Nadal, Manuel F. Rossy y Etienne
Totti, y suplentes, Rafael Rivera Santiago, Juan B. Huyke y Ra-
fael L6pez Sicard6. Rafael Martinez Nadal fud aclamado pre-
sidente del nuevo partido Uni6n Republicana; y Rafael Cuevas
Zequeira fue igualmente aclamado president honorario del mis-
mo.
El program politico aprobado en la asamblea constituyen-
te del partido Uni6n Republicana, reza asi:


c(Aspiraci6n Suprema


fundamental de su program: que el pueblo de Puerto Rico no
quiere vivir bajo un sistema de gobierno colonial, sino que as-
pira a gobernarse por si mismo, para lo cual hay dos soluciones
finales: Constituci6n de Puerto Rico en Estado de la Uni6n, o
plena soberania internal y externa en armonia y confraternidad
con los Estados Unidos.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


ADeclaraci6n de Principios

El partido Uni6n Republicana decide que es imperioso de-
ber patri6tico de los elements que lo componen tratar de obte-
ner cuanto antes de los Estados Unidos la admisi6n de Puerto
Rico como Estado de los Estados Unidos de America, y en caso
de que esta demand fuese negada, o que actos del Congreso de
los Estados Unidos la hicieren irrealizable, entonces, el partido
Uni6n Republicana trabajarA para conseguir la plena soberania
internal y externa, igualmente compatible con nuestros ideales
de libertad y gobierno propio, en una forma digna del pueblo
puertorriquefio y del pueblo americano; y cualesquiera de ambas
soluciones, o ambas, deberA ser sometida a un plebiscito del pue-
blo puertorriquefio.

"Forma Auton6mica Transitoria

Mientras se resuelve el status definitive de la Isla, el par-
tido Uni6n Republicana demand:
<<. Que se reconozca a nuestro pueblo el derecho de elegir
su propio Gobernador.
42. Que el Gobernador nombre, mediante el consejo y con-
sentimiento del Senado Insular, todos los Jefes de Departamen-
tos del Gobierno Local.
g3. Que de igual modo nombre todos los Jueces del Tribu-
nal Supremo.
<4. Que mientras el Congreso no haya concedido a la Isla
el derecho de elegir el Gobernador, recaiga el nombramiento de
este en un ciudadano de los Estados Unidos, resident bona-fide
en Puerto Rico por un tnrmino no menor de diez afios, y que los
nombramientos de los Jefes de Departamentos recaigan en ciu-
dadanos de los Estados Unidos, residents bona-fide en Puerto
Rico por nn termino no menor de cinco afios.
<5. Que se extiendan los poderes de la Legislatura a todo lo
que no este en conflict con la Constituci6n de los Estados Uni-
dos y con la Ley OrgAnica de Puerto Rico, segin se extienda
de aqui en adelante.
6. Extension a Puerto Rico de todas las leyes federales que
se hayan aprobado y que se aprueben en el future, para prote-
ger y fomentar la agriculture, el comercio y la industrial.
c7. Participaci6n de Puerto Rico en la asignaci6n annual del




BOLIVAR PAGAN


Gobierno Federal para la construcci6n de carreteras y para ins-
trucci6n pdblica.
c8. Consolidaci6n de la deuda pdblica, hasta donde fuere
possible.
<9. Extension a Puerto Rico de la Ley del Banco de la Re-
serva Federal, y de todas aquellas medidas que se adopten en
el Continente para resolver la crisis bancaria national y el pro-
blema del desempleo.
<10. Que despues que el Gobernador vede una ley, rija esta
como tal si fuere nuevamente aprobada antes de levantarse la
Asamblea Legislativa por los dos tercios de los miembros de la
CAmara de Representantes y del Senado, separadamente.
11. Que el Gobernador no pueda aprobar parte de un pro-
yecto de ley y rechazar otro, sino aprobarlo o desecharlo todo.
<12. Que se cubran las vacantes de Senadores y Represen-
tantes sin efectuar elecciones parciales, por el Gobernador, a
propuesta de la direcci6n del partido a que hubiere pertenecido
el Legislador cuyo puesto hubiere vacado.
13 Que se d6 a la Legislatura el derecho de extender el pe-
riodo de sesiones a noventa dias, exclusive de los domingos, dias
festivos y recesos acordados por ambas CAmaras.
<<14. Que el Tribunal Supremo se componga de nueve jueces,
distribuidos en dos secciones, cada una de las cuales estarA in-
vestida de la jurisdicci6n concedida a la Corte, estando sujetas
sus decisions a nueva lista (re-hearing) ante el Tribunal en ple-
no (in bank) cuando uno o mIs jueces lo acuerden asi.
15. Que el Juez Presidente de dicho Tribunal, o por su de-
legaci6n cualesquiera de los Jueces, actuary como Juez de la
Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico.,
El program econ6mico-social aprobado en dicha asamblea
constituyente del partido Uni6n Republicana, abarcaba diver-
sos asuntos de mejoras y ampliaci6n del sistema escolar, fomen-
to de nuevas industries, reform del sistema contributivo, des-
arrollo y conservaci6n de los recursos naturales de la Isla, soli-
citar que se conceda jurisdicci6n a la Isla en la material enton-
ces vigente de la Prohibici6n, la protecci6n arancelaria de pro-
ductos puertorriquefios, demand de plenas facultades a la Le-
gislatura Insular para legislar sobre monopolies y combinacio-
nes comerciales, y entire otros asuntos, sobre el problema agra-
rio decia lo siguiente:
El Area reducida de nuestra Isla, en relaci6n con la densi-




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


dad de su poblaci6n, require imperativamente que se ponga li-
mite a la tenencia de tierras por corporaciones. Demandamos
medidas lekales que limiten razonablemente la propiedad y do-
minio de tierras por corporaciones; pero que no determine la
paralizaci6n del funcionamiento normal de las empresas agrico-
la-industriales actualmente establecidas en el pais, ni que le-
sione, sin just indemnizaci6n, los derechos adquiridos por las
mismas al amparo de la ley.
Puerto Rico para legislar sobre el dominio y control de terrenos
por corporaciones o sociedades, facultindola para imponer con-
tribuciones progresivas sobre el valor de las tierras poseidas en
exceso de 500 acres, y para expropiar las poseidas en exceso del
limited que fijare la Legislatura, para enajenarla despuds de con-
ceder a los propietarios un t6rmino razonable.
a la expropiaci6n de dichas tierras, sin computarlos en la capaci-
dad prestataria insular, y para que el Tesoro de los Estados Uni-
dos anticipe al Gobierno Insular los fondos necesarios al objeto,
a cambio de certificados de deuda, autorizados por el Gobierno
de Puerto Rico, a largo plazo y m6dico interest.
En cuanto al problema rural y proletario, el program adop-
tado expresa lo siguiente:
(a) Que los 900,000 hermanos campesinos proletarios que
son mdsculo y nervio de nuestro organismo social, y que con su
esfuerzo personal dan impulse a la producci6n agricola-industrial
de nuestro pais, merecen que se haga todo lo possible por mejo-
rar su triste condici6n de vida;
(b) Que abogarA porque el actual sistema de administraci6n
municipal sea reformado, de modo que las contribuciones paga-
das por las zonas rurales sean, despu6s de cubiertas las atencio-
nes de caricter general, devueltas en obras de utilidad de las
mismas, mediante la implantaci6n y desarrollo de un plan de ser-
vicios rurales que incluya el fomento de aldeas, visits y asis-
tencia medica domiciliaria, hospitalizaci6n de pacientes de cier-
tas enfermedades, sanidad, caminos, escuelas, granjas modelo,
telefono y correos, policia rural, y cualquier otro servicio ana-
logo que permitan los recursos disponibles.
(c) Que trabajarA porque se reformen y perfeccionen las
leyes de Indemnizaciones a Obreros, Hogares Seguros, Trabajo de




BOLIVAR PAGAN


Mujeres y Nifios, Jornada Legal, y otras anAlogas, simplificAn-
dolas, orillando dificultades de constitucionalidad y tecnicismos, y
haciendolas de mayor efectividad en la prActica para el benefi-
cio inmediato de los obreros y para que su cumplimiento sea mAs
fAcil y menos complicado y gravoso a los patrons;
<<(d) Que demandaremos de los poderes constituidos legisla-
ci6n para que se establezca en este pais un sistema de Seguro
Social que preserve a la clase trabajadora proletaria contra los
riesgos de enfermedad, invalidez, muerte y maternidad en aban-
dono, similar a los experimentados ya con 6xito en Alemania, In-
glaterra y otros raises de alta civilizaci6n;
<(e) Que favoreceremos toda iniciativa legal razonable que
tienda a combatir el analfabetismo, la uncinaria, la tuberculosis
y demas endemias sociales que se ceban en la clase pobre de nues-
tra poblaci6n, singularmente en la zona rural.,
El 16 de febrero de 1932, se reuni6, en el Capitolio Insular,
la primera sesi6n del Comit6 Central del Partido Uni6n-Repu-
blicana, bajo la presidencia de Martinez Nadal, y entire otros
acuerdos adoptados, se determine sobre la organizaci6n general
de los comit6s locales del nuevo partido, que al principio queda-
rian integrados, con paridad de representaci6n, por miembros
procedentes de los dos partidos que formaron la Uni6n Republi-
cana.
8

Constituido el partido Uni6n Republicana, comenz6 ensegui-
da el movimiento de este partido para acercarse al partido So-
cialista, por las relaciones cultivadas en el Grupo de Buen Gobier-
no, para llevar a cabo un pacto electoral para las elecciones de
1932. El 27 de febrero de 1932, rompi6 el fuego en esta direc-
ci6n, en declaraciones pfiblicas, Miguel Angel Garcia M4ndez, fa-
voreciendo que se concertara la coalici6n de la Uni6n Republicana
y el partido Socialista inmediatamente, para unir sus fuerzas en
las elecciones de este afio." A estas declaraciones, siguieron
otras de distinguidos lideres de la Uni6n Republicana, entire ellas
del president Martinez Nadal, en igual sentido, y tambi4n asi-
mismo se manifestaron los organismos politicos locales del nue-
vo partido en numerosos pueblos de la Isla. Esta coalici6n elec-
toral fu6 inmediato t6pico del dia, favorecida tambien por San-
tiago Iglesias y otros lideres Socialistas. Hubo, sin embargo, vo-
ces aisladas de lideres Socialistas que no favorecian nuevos pac-




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


tos con otro partido alguno.
El 29 de febrero de 1932, se reuni6 el Comitd Central Te-
rritorial del partido Uni6n Republicana, en el Capitolio Insular,
bajo la presidencia de Martinez Nadal. En esta reunion, entire
otros asuntos de rutina, inform una comisi6n de este partido,
compuesta por Martinez Nadal, Leopoldo Figueroa y Gonzalo
Diago, sobre visit hecha a los jefes de departamentos del Go-
bierno Insular afiliados al partido Uni6n Republicana. Los je-
fes de departamentos visitados fueron al Tesorero Insular Ma-
nuel V. Domenech, el Comsionado de Agricultura y Comercio
Edmundo E. Col6n, y el Comisionado de Sanidad Antonio Fern6s
Isern, quienes expresaron sus mejores deseos para cooperar con
su partido Uni6n Republicana. Igualmente se inform que pro-
meti6 cooperar el president de la Comisi6n de Servicio Civil, F4-
lix R. Hilera.
En esta sesi6n, se autoriz6 al president del nuevo partido
para iniciar conferencias con el Partido Socialista, con respect
a un pacto o coalici6n electoral para las elecciones de 1932. A
tal prop6sito Martinez Nadal dirigi6 una carta al president del
Partido Socialista Santiago Iglesias.
El 5 de marzo de 1932, se reuni6 el Comite Ejecutivo Te-
rritorial del Partido Socialista, en el Capitolio Insular, bajo la
presidencia de Santiago Iglesias. Conocida la carta invitaci6n del
president de la Uni6n Republicana, se design una comisi6n So-
cialista para iniciar las conversaciones y discutir las bases de una
coalici6n electoral de estos partidos, para ser sometidas a las asam-
bleas generals respectivas. La comisi6n Socialista qued6 inte-
grada por Santiago Iglesias, Rafael Alonso Torres, Bolivar Pa-
gan, Antonio Arroyo y Alfonso Torres. Se acord6 ademis, en-
tre otros asuntos de rutina, notificar al Secretario Ejecutivo de
Puerto Rico el cambio de nombre del Partido Socialista Consti-
tucional que fu6 el nombre usado en las elecciones generals de
1928 para acoger bajo comunes candidaturas las nominaciones
del Partido Republicano Puro. Se repuso oficialmente el nombre
de Partido Socialista.

9

El 12 de marzo de 1932, se reuni6 en asamblea general el
Partido Unionista, en el Teatro Municipal, de San Juan, bajo la
presidencia de Antonio R. Barcel6. Desde mediados del mes de




BOLIVAR PAGAN


febrero habia quedado inscrito electoralmente en todos los dis-
tritos y precintos de la Isla el nuevo partido Liberal Puertorri-
quefio. El prop6sito esencial de esta asamblea era convertir al
partido Unionista en partido Liberal Puertorriquefio, para po-
der acogerse a las disposiciones de la ley electoral, vigente desde
muchos afios atras, que prohibia que un partido usare los nom-
bres o parte de ellos de otros partidos ya existentes. La senten-
cia final del tribunal de apelaciones de Boston anteriormente re-
latada, hacia imperative el cambio de nombre e insignias del
partido Unionista. En esta asamblea las fuerzas Unionistas des-
plegaron gran entusiasmo y afluencia de delegados y simpatiza-
dores de toda la Isla. Acudieron viejos lideres del partido de cono-
cidas tendencies autonomistas, entire ellos Mariano Abril, Martin
Travieso, Guillermo Esteves, Eduardo G. Gonzalez, Jorge V. Do-
minguez y otros, que se reintegraron a sus tiendas political.
Tambien se reintegraron al partido algunos lideres Unionistas
que habian permanecido en la Alianza cuando la ruptura de es-
ta con la segregaci6n Unionista. Entre ellos, Amador Ramirez
Silva, Dr. J. Cabin, Juan Rullin y otros.
En esta asamblea recomenz6 su actuaci6n active y militant
partidista Luis Mufioz Marin, que en adelante no habria de inte-
rrumpirse y que de manera tan batalladora y sobresaliente ha
llenado paginas de nuestra historic political. Iniciado en las ac-
tividades political partidistas en la campafia electoral de 1920,
Mufioz Marin tom6 parte en actos de propaganda obrera y figu-
r6 como delegado en asambleas generals del partido Socialista,
y tom6 parte active en la campafia de mitines Socialistas para
las elecciones generals de 1920. Sus pronunciamientos eran de
tonos extremists de izquierda, inspirado en la ideologia marxis-
ta de la lucha de classes y en las aspiraciones del socialismo uni-
versal. Dirigi6 y edit6 entonces su propio 6rgano periodistico, la
revista Espartaco, identificada con los mas radicales movimien-
tos sociales de la 6poca en el mundo. En 1923 regres6 a Estados
Unidos, y volvi6 a Puerto Rico en 1926, cuando asumi6 por pri-
mera vez, por breve tiempo, la direcci6n del peri6dico La Demo-
cracia, en epoca anterior a la ruptura de la Alianza Puertorrique-
na; volvi6 a Estados Unidos, de donde regres6 a la Isla definiti-
vamente en 1931. Al reintegrarse a Puerto Rico en 1931, Mufioz
Marin hizo declaraciones solidarizAndose con las aspiraciones del
renaciente partido Unionista, y solicit pdiblicamente del Gober-
nador Roosevelt, cuya obra de gobierno habia aqudl elogiado,




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


las necesarias garantias de representaci6n electoral para el par-
tido Unionista y todos los partidos. Le aclaraba Mufioz Marin,
en su petici6n al Gobernador Roosevelt, que escribia en sentido
no partidista, pero expresando con franqueza lo siguiente: Soy
como usted sabe, nacionalista radical, por razones morales y de
altivez colectiva no debatibles, y por razones econ6micas que
siempre estoy dispuesto a debatir. Apoyo, como usted sabe, toda
aquella parte del program econ6mico del socialismo puertorri-
quefio que no se encamina a coartar la actual soberania moral
de Puerto Rico o a entorpecer su future soberania efectiva. Pero
no pertenezco posiblemente por fusion de estas mismas ra-
zones- a ningin partido politico.2
Dias despues, Luis Mufioz Marin express pdblicamente:
pos. Por el partido Unionista, porque tiene la Independencia cla-
ra y terminantemente. Y siendo un gran partido politico expre-
sara fuertemente en las urnas, si no se viola la intenci6n popu-
lar por medio del fraude, el sentimiento de la nacionalidad de
Puerto Rico. El partido Nacionalista, al cual le deseo los mis
lisonjeros 6xitos, no puede expresar, por ahora, este sentimien-
to en la fuerza que puede hacerlo el Partido Unionista, y en el
actual moment es imperative, para nuestra confianza en nues-
tra propia personalidad y para la solidaridad international que
necesitamos. Si el partido Unionista quita la independencia de su
program, lo cual es improbable, o la desvirtia, votar6 con el par-
tido Nacionalista>.100
Contestando a la escritora Angela Negr6n Mufioz, con res-
pecto al pensamiento que se habia expresado por otros sobre
los perjuicios economicos que acarrearia la independencia, Mu-
fioz Mhrin replica: < Aunque quienes piensan como dices, tuvieran raz6n, la libertad
entire hombres dignos no se discute. Pero, desde luego, es falsa
la conclusion de que la Independencia seria econ6micamente per-
judicial a Puerto RicoM. En cuanto a consignar la autonomia en
el program del resurgido Partido Unionista, dijo Mufioz Marin
lo siguiente: do. No se puede observer de cerca la vida political de Puerto
Rico sin Ilegar a la conclusion de que todo tutelaje es degradante
en el sentido moral. Mientras la soberania no resida en nosotros,
habrf genuflexiones y degradaciones ante aqudllos en quienes
resida. Esta es la enfermedad political de Puerto Rico colonial, y




BOLIVAR PAGAN


no tiene mas cura que una dosis de soberania sin adulterar.'"'
Luego Mufioz Marin se fue interesando mas y mas en la ac-
ci6n political militant, defendiendo mediante articulos en la
prensa los derechos y garantias que a su juicio el Gobierno debia
asegurar a todos los partidos en la contienda comicial, y especial-
mente por su evidence fuerza electoral al Partido Unionista, con
cuyos lideres estaba mas en contact diario. Como se leera mas
adelante, Mufioz Marin acudi6 a esta asamblea de marzo de 1932,
donde ingres6 en el naciente partido Liberal Puertorriquefio.
Al abrirse esta asamblea de marzo 12, 1932, el president
del partido Unionista, Antonio R. Barcel6, hizo historic de los
recientes acontecimientos politicos, y de la situaci6n del parti-
do al serle denegado el uso de su nombre, insignias y prerroga-
tivas electorales por el fallo final del tribunal de Boston, y pre-
sent6 una resoluci6n para crear el partido Liberal Puertorrique-
fio, de manera que el partido Unionista dejara de ser tal partido
al aprobarse esa resoluci6n. La proposici6n de Barcel6 fue apo-
yada en discurso pronunciado por Cayetano Coll Cuchi, y fue
aprobada por aclamaci6n unanime. Aprobada esta resoluci6n de
Barcel6, alli mismo e inmediatamente comenz6 la asamblea cons-
tituyente del nuevo partido Liberal Puertorriquefio, con los de-
legados previamente convocados, incluyendo como tales delega-
dos a los miembros de la Junta Central del partido Unionista.
El Comite de Reglamento qued6 integrado por Jose S. Alegria,
Francisco M. Susoni (padre), Librada R. Vda. de Ramos, Buen-
aventura Esteves, Francisco Sein, Juan Firpi, Jose S. Sabater,
Domingo Vivaldi Pacheco, Elena P. de Carbonell, Ernesto Ra-
mos Antonini, Walter McJones, Maria Delgado Rivera, Benigno
Fernandez Garcia, Pablo Bonelli, Esperanza Ortiz, Fernando Ga-
llardo Diaz, Manuel Benitez Flores, Dolores Rios, Eugenio Font
Suarez, Benicio Sanchez Castafio, y Maria Negr6n Mufioz.
El Comite de Programa, qued6 compuesto por Juan Hernan-
dez L6pez, Benigno Fernandez Garcia, Ernesto Ramos Antonini,
Jorge V. Dominguez, Luis Mufioz Marin, Ana Velez de L6pez,
Maria Negr6n Mufioz, Guillermo Esteves, Francisco M. Susoni
(padre), Carmen Barroso de Rijos, Luis Llordns Torres, Miguel
Guerra-Mondrag6n, Juan Garcia Duc6s, Pedro Baig6s G6mez,
Manuel A. Martinez Davila, Librada R. Vda. de Ramos, Manuel
A. Garcia M6ndez, Walter McJones, y Amador Ramirez Silva.
Despues de aprobado el Reglamento del nuevo partido, fue-
ron aclamados al scenario Martin Travieso, Guillermo Esteves,




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Miguel A. Mufioz y otros lideres de tendencies autonomistas que
acudieron a la asamblea. En el ambiente estaba modificar en par-
te el program anterior del partido Unionista, de manera que al
partido Liberal Puertorriquefio pudieran ingresar y aportar sus
esfuerzos en la lidia political los elements de pronunciadas ten-
dencias auton6micas.
El president del comity de program, Juan Henindez L6-
pez, deleg6 en Ernesto Ramos Antonini, para rendir el informed
de este comite, Ilamando aquel a este < Con el aplauso y regocijo de ambas alas, la independentista y la
autonomista, qued6 aprobado en esa asamblea del 1932 el pri-
mer program del partido Liberal Puertorriquefio. Este progra-
ma reza asi:

(Programa Politico

El partido Liberal Puertorriquefio consider:
nia de la naci6n formadora de su personalidad de pueblo, no pu-
do retener moralmente otra soberania que la suya propia, ya que
dentro del derecho natural las colonies se fundan pero no se ad-
quieren.
< impuesto por Estados Unidos, ha sido y es moralmente sobe-
rano, y bajo la ley inmanente de los pueblos, arbitro y senior de
su propio destiny. Y que la autoridad efectiva ejercida por Es-
tados Unidos en Puerto Rico, y que Puerto Rico ha tenido que aca-
tar por necesidad prActica de que algin gobierno funcionara en
el pais, ha violado, y mientras exista violari, la sagrada e indes-
tructible e inalienable realidad de su soberania.
< Que es su prop6sito demandar el reconocimiento inmediato
de la soberania de Puerto Rico y hacerla efectiva por los medios
mis rApidos, mis prActicos y mAs director, llegando asi a esta-
blecer la Independencia absolute de Puerto Rico en la confrater-
nidad de las naciones.
cQue mientras se logra obtener el reconocimiento de la sobe-
rania, el Partido Liberal Puertorriquefio considerarA aceptables
y gestionables todas aquellas medidas econ6micas, sociales y cul-
turales, y considerarA aceptables aquellas medidas political que,





BOLIVAR PAGAN


siendo inherentes a la autoridad moral soberana de Puerto Rico,
carezca 6ste de autoridad efectiva para establecer, por residir es-
ta autoridad temporalmente en el poder que de hecho ejerce su
soberania.
El partido Liberal Puertorriquefio afirma, ademAs:
prevalezca la autoridad de facto, dedicar sus fuerzas, ejercitando
todas las funciones y prerrogativas del Gobierno, a crear la inde-
pendencia econ6mica de Puerto Rico, a descolonizar y a naciona-
lizar la economic de Puerto Rico, adaptAndola asimismo al mo-
mento en que, desapareciendo la colonia, Puerto Rico entire en sus
plenas funciones de naci6n soberana e independiente.

Programa Econ6mico-Social

El partido Liberal Puertorriquefio, anheloso de afirmar al
personalidad del pueblo de Puerto Rico en sus aspects econ6mi-
cos, sociales y culturales, abogarA dentro del estado actual de
cosas por la realizaci6n del siguiente program:
men de explotaci6n econ6mica que en 61 prevalece, abogando para
que reviertan a manos puertorriquefias todas las fuentes nativas
de riqueza que ahora monopolizan las corporaciones forasteras,
orientando nuestros mejores esfuerzos hacia la formaci6n de una
economic de tipo national, sentando al efecto las bases necesa-
rias para nuestra complete independencia econ6mica.
cAranceles de aduanas: Abogaremos por una tarifa aran-
celaria propia, en sustituci6n de la que hoy pesa sobre nuestro
pais, que le hace completamente tributario de la potencia agrico-
la e industrial de Estados Unidos, la cual incurre no ya en un
mero absurdo en material de political fiscal sino que result, en
sus efectos, aniquiladora de las fuentes nativas de producci6n y
cuyos resultados positives tienden a reducir a la indigencia a las
multitudes puertorriquefias.
Los actuales aranceles de aduanas encarecen el costo de la
vida, levantan una barrera infranqueable en nuestro intercam-
bio commercial con las demAs naciones, nos condenan a hacer las
importaciones del mercado norteamericano al precio que mejor
cuadre el productor estadounidense, e impiden que industrialmen-
te progress nuestro pueblo, y privan al Tesoro de Puerto Rico de




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


una cuantiosa renta, que por si sola seria suficiente para sostener
en gran parte los gastos de nuestros presupuestos y para satisfa-
cer, consolidAndbla, nuestra deuda national; y pudiendo establecer
la inmediata rebaja de las contribuciones vigentes que hoy gravi-
tan como carga insostenible sobre el comercio, la agriculture,
los pequefios propietarios y el pueblo consumidor.
Latifundios: Denunciamos la triste condici6n a que ha que-
dado reducido nuestro pueblo bajo el actual estado de cosas, ha-
biendo desaparecido ya mAs de cuarenta mil pequefios terrate-
nientes. El lafitundio, la refacci6n casi feudal de las grandes cor-
poraciones y la falta de protecci6n para los cultivos genuinamen-
te puertorriquefios, explican ese trAnsito violent de propietario
a jornalero, que define con grifica brevedad, la tragedia de un
pueblo como el nuestro, que de senior que era de sus tierras, ha
pasado, bajo un regimen de absorci6n latifundista, a la catego-
ria de jornalero de su propia heredad.
estan sujetas a un sistema explotador latifundista. Capitalistas
residents en paises extranjeros, acaparan el 60 por ciento de
nuestra industrial azucarera, el 85 por ciento de nuestra produc-
ci6n tabacalera, el 31 por ciento de nuestros cultivos de frutas
citrosas; monopolizan, asimismo, los bancos, los ferrocarriles, las
lines navieras y las empresas de servicio pdblico. El absentismo
prevaleciente impide el desenvolvimiento de nuestras riquezas.
Este grave mal require por nuestra parte que aboguemos por
remedies que pongan termino a tal situaci6n.
las cuales todas las mercaderias se transportan entire los puertos
de este pais y los de Estados Unidos en barcos de matricula nor-
teamericana, imponen un tribute a nuestro comercio ascendente
a unos diez millones de d6lares anuales, con grave perjuicio del
pueblo consumidor; y abogaremos, por consecuencia, para que se
excluya a Puerto Rico del actual sistema de cabotaje norteame-
ricano.
capitals nativos aptos para la explotaci6n industrial; por una
amplia protecci6n de los cultivos agricolas genuinamente puer-
torriquefios; por la adquisici6n de mejores mercados para nues-
tros products; por la protecci6n de las industries nativas de
cridito y por la instalaci6n del banco del pueblo, ya creado por




BOIJVAR PAGAN


una ley nuestra, que facility prestamos agricolas, industriales y
comerciales, a interns m6dico y plazos c6modos.
cRevisi6n del sistema contributivo. Abogamos por la revision
del sistema contributivo vigente, que gravita con injusta seve-
ridad sobre la agriculture, el comercio y las classes productoras
puertorriquefias, precisamente aquellas fuentes nativas de rique-
za que estan menos capacitadas para resistir la carga fiscal; y
abogaremos para que se cobren por medio de la aduana todos
aquellos impuestos que hoy se cobran por concept de arbitrios,
haciendo asi de mis ffcil cobro el impuesto, menos costoso y me-
nos molesto para el contribuyente, limitando a imponer, por ar-
bitrios, de caracter interno, aquellas contribuciones por patentes
o licencias que sean permisibles y de facil cobro y que sean a la
vez absolutamente necesarias para completar los ingresos que el
pais necesita para el desarrollo de sus servicios politicos. El im-
puesto sobre alcoholes, libre ya al pais de la ley de Prohibici6n,
que result impracticable y contraproducente y de resultados mo-
rales negatives, debe hacerse por la aduana tan absolutamente
como sea possible.
Prohibici6n. Abogaremos por la derogaci6n de las leyes pro-
hibicionistas en Puerto Rico. La experiencia ha demostrado que
la Prohibici6n es un fracaso complete, habiendo fomentado el vi-
cio del alcohol en vez de disminuirlo, y creando, ademis, una ver-
dadera falange de defraudadores del erario y violadores de las
leyes penales con grave peligro del orden social, puesto que la
comisi6n diaria de delitos que permanecen impunes y enrique-
cen al delincuente es la mayor fuente de disociaci6n en la vida
pdblica de la comunidad.
Cuestiones obreras. El concurso del obrero es inestimable en
toda obra de reconstrucci6n national. Sus problems requieren des-
apasionado studio y justiciera soluci6n. El absurdo sistema de
explotaci6n econ6mica que gravita directamente sobre las masas
trabajadoras, las condena a la indigencia que abate los cuerpos
V a la servidumbre que denigra las conciencias. Es menester dig-
nificar al obrero como unidad sustantiva de la patria. Abogamos
por el desenvolvimiento complete y eficaz de todas las leyes de
caricter obrero que han sido votadas y aprobadas por legislatu-
ras anteriores, en cumplimiento del program iniciado en la Asam-
blea de la Uni6n de Puerto Rico en el afio 1912, y especificamente
planteado por este partido en el afio 1920. De acuerdo con el pre-
mnbulo de ese program, la Uni6n de Puerto Rico no prestarA




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUENOS


su apoyo a doctrinas andrquicas ni a sistemas perturbadores de
la convivencia y armonia entire todos los elements sociales, pero
declara que las classes proletarias necesitaii, mAs que ninguna otra,
el amparo y la solidaridad del pais. El obrero puertorriquefio de.
be disfrutar mayor salario, tener un hogar propio, alimentarse
con suficiencia, vestirse y calzarse con decoro, reducir a un limi
te razonable y human la faena diaria, poder gozar, en su triste
condici6n, de todas las satisfacciones fisicas y morales de la vida.
Requerimos leyes que establezcan, sin caprichosas limitaciones,
la indemnizaci6n por accidents del trabajo, sociedades coopera-
tivas, higiene de los talleres, premios a la perseverancia y la- inte-
ligencia en los oficios manuales; pensions para los invAlidos del
trabajo, reglamentaci6n y protecci6n del trabajo de las mujeres
y los nifios, ampliaci6n y eficacia de la ley de hogares seguros.
Queremos, sin mas formulas, con actos tangibles, hacer cada dia
mAs estrecha la hermandad social que obliga a los lideres del pue-
blo a sentir los dolores del pueblo y a remediarlos hasta donde al-
cance el poder con que el Poder les inviste, rindiendo asi fervoroso
culto a la nueva era del mundo en el sentimiento de la fraterni-
dad humana.
Rigimen municipal. Daremos a los municipios las mayores
iniciativas en su regimen local, consagrando el principio de su
autonomia, dAndoles asi la debida autoridad y haci6ndoles sen-
tir, y exigi6ndoles al mismo tiempo, las debidas responsabilidades.
dIdioma. Es la defense del idioma castellano uno de los pro-
blemas mis vitales con que nuestro pueblo se confront. Conde
namos con todas las fuerzas de nuestro espiritu el actual siste
ma de ensefianza en ingl6s, porque retarda, cuando no aniquila
el desarrollo de la mentalidad de nuestra juventud; porque dislo
ca, cuando no rompe, la hilaci6n entire nuestra hist6rica expe
riencia racial y el porvenir que nos aguarda, y porque tal siste
ma entrafia un serio peligro y una inminente amenaza para nues
tra cultural patria.
,Universidad. Aspiramos a constituir la Universidad de Puer
to Rico en un gran centro de cultural spiritual y de investigaci6n
politdcnica. Somos partidarios de que se le otorgue complete auto-
nomia econ6mica, administrative y cultural. La Universidad de
Puerto Rico debe ser vehiculo de desarrollo de nuestra peculiar
cultural nacicnal, siempre obediente a nuestros propios problems
y siempre fomentadora de nuestra propia personalidad.
cAbogaremos por un sistema de instrucci6n primaria que




BOLIVAR PAGAN


desarrolle la personalidad del nifio puertorriquefio, perfectamente
articulado, con los centros de segunda ensefianza y nuestra Uni-
versidad y trataremos de que nuestra escuela rural prepare a las
futuras generaciones en armonia con nuestro medio econ6mico.
Este program fu6 aprobado, logrando de moment la con-
ciliaci6n de los elements independentistas y autonomistas que
pugnaban dentro del partido Liberal, y con manifiesto fervor se
dispuso la nueva colectividad naciente a afrontar la contienda
electoral.
Al finalizar la asamblea, Cayetano Coll Cuchi llam6 la aten-
ci6n a una series de recientes articulos politicos escritos por Luis
Mufioz Marin en La Democracia. Con aplausos generals, estos
articulos fueron adoptados como documents del partido. Presen-
tado por Ernesto Ramos Antonini, Luis Mufioz Marin se dirigi6
en breve discurso a la asamblea, ofreciendo el concurso de su
pluma al servicio de la causa del partido Liberal Puertorriquefio.
Mufioz Marin asumi6, tres dias despues, la direcci6n de La Demo-
cracia, 6rgano official del partido. Se aprobaron tambien tributes
de reconocimiento por su labor political a Samuel R. Quifiones y
Vicente Geigel Polanco. Juan HernAndez L6pez cerr6 el acto a
altas horas de la madrugada.
El 14 de marzo de 1932, una comisi6n del partido Liberal
Puertorriquefio visit en La Fortaleza al Gobernador Beverley. Es-
ta comisi6n inform al Gobernador sobre la asamblea y la actitud
del partido. Estaba compuesta por Antonio R. Barcel6, Martin
Travieso, Luis Mufioz Marin, Jorge V. Dominguez, Manuel A.
Martinez Divila, Luis Llorins Torres, Manuel A. Garcia Mendez,
Rafael Valles, y Amador Ramirez Silva.

10

Mientras tanto, tendian a tomar forma los alineamientos
para la lucha comicial. El 21 de marzo de 1932, en la residencia
de Alfonso Valdes, en Santurce, se llev6 a cabo la primera sesi6n
conjunta de las comisiones encargadas de discutir sobre pacto
electoral, designadas por el partido Socialista y el partido Uni6n
Republican. Las discusiones preliminares se desarrollaron en am-
biente cordial propiciando el entendido de estos dos partidos.
Mirando hacia las elecciones generals de 1932, era t6pico
de interns pdblico la representaci6n electoral de los partidos. De
acuerdo con la sentencia del Tribunal Supremo de Puerto Rico




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PITERTORRIQITEROS


confirmada por el tribunal de apelaciones de Boston, el partido
Uni6n Republicana asumiria plena representaci6n en la Junta
Insular de Elecciones y en los demAs organismos electorales, co-
mo partido principal. Igual representaci6n asumiria el partido
Socialista, por el resultado de los votos obtenidos por este parti-
do en las precedentes elecciones de 1928 bajo el nombre de Par-
tido Socialista-Constitucional, nombre que en mayo de 1931 cam-
bi6 por su anterior nombre de partido Socialista. Una opinion
emitida por el Procurador General Interino, Arturo Ortiz Toro,
basada en la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en el ca-
so Ilevado por el anterior partido Republicano Puro impugnando
como excesivo el veinte por ciento que la ley electoral requeria a
los partidos para poder disfrutar de representaci6n electoral y
poder nominar candidates por convenci6n, autoriz6 por el mo-
mento al partido Liberal y al partido Nacionalista para tener
representaci6n de observadores en los organismos electorales. Asi
el nuevo partido Liberal y el partido Nacionalista designaron
observadores en la Junta Insular de Elecciones. Frank Martinez
y Jose E. Gelpi fueron nombrados miembros en propiedad y subs-
titutos en representaci6n del partido Liberal Puertorriquefio. Jo-
se Paniagua Serracante y Abelardo Casanova Prats fueron igual-
mente nombrados en representaci6n del partido Nacionalista.
La tradici6n electoral en Puerto Rico, desde la 6poca del go-
bierno military norteamericano, daba representaci6n plena en los
organismos electorales y el derecho a inscribir sus candidates
nominados en convenciones, solamente a aquellos partidos que
hubieran obtenido cierto contingent de votos en elecciones ge-
nerales precedentes. Con la referida opinion de la oficina del Pro-
curador General, acogida por la oficina del Secretario Ejecutivo
de Puerto Rico, donde usualmente se inscriben los partidos con
sus candidaturas, el partido Nacionalista y lo mismo el resurgi-
do partido Unionista y su sucesor el partido Liberal Puertorrri-
quefio obtuvieron representaci6n mediante observadores en los
organismos electorales. Esto no era suficiente para garantizar
elecciones a las nuevas fuerzas electorales. En marzo de 1932,
una comisi6n del partido Liberal Puertorriquefio, compuesta por
Antonio R. Barcel6, Martin Travieso, Luis Mufioz Marin, Jorge
V. Dominguez, Manuel A. Garcia Mendez, Benigno Fernandez
Garcia y Amador Ramirez Silva, visit al Gobernador Beverley
para plantear la situaci6n y demandar al Gobernador que reco-
mendara a la Legislatura medidas tendientes a asegurar plena




BOLIVAR PAGAN


representaci6n electoral del partido Liberal Puertorriquefio. La
idea tuvo buena acogida en La Fortaleza, pero era necesario le-
gislaci6n a ese efecto. Un caucus de los legisladores del Grupo de
Buen Gobierno, reunido en abril 4, 1932, habia acordado en prin-
cipio otorgar por ley plena representaci6n a los partidos por pe-
tici6n, ya que el nuevo partido Liberal Puertorriquefio, lo mis-
mo que el partido Nacionalista, siguiendo la tradici6n electoral
en Puerto Rico, tenian esos derechos. Fue convocada la Legisla-
tura a sesi6n extraordinraia, al fin principal de enmendar la ley
electoral para que las nuevas fuerzas electorales tuvieran repre-
sentaci6n electoral adecuada. La ley aprobada a ese efecto, no
fue del beneplAcito del partido Liberal Puertorriquefio ni del Go-
bernador Beverley, quien ved6 la misma.
Luis Mufioz Marin fue comisionado por el partido Liberal
Puertorriquefio para acudir a WAshington a gestionar ante el
Congress medidas que aseguraran adecuada representaci6n elec-
toral al partido Liberal Puertorriquefio. Logr6 la presentaci6n
de un proyecto a ese fin, con algunas posibilidades de ser consi-
derado por el Congreso. Santiago Iglesias y Bolivar PagAn fue-
ron comisionados por los partidos Uni6n Republicana y Socia-
lista para discutir alli cualquier media electoral para Puerto
Rico, considerando 6stos que ello constituia material legislative
local que debia dejarse para que actuara sobre la misma a la Le-
gislatura Insular. Sobre el asunto, se celebr6 una conferencia en
la oficina del Comisionado Residente, quien entonces era Jos4 L.
Pesquera nombrado para el cargo en abril 11 de 1932, cuando F-
lix C6rdova DAvila renunci6 al ser nombrado dste Juez Asociado
del Tribunal Supremo de Puerto Rico. A esta reuni6n asistieron
el Comisionado Residente Jose L. Pesquera, el Gobernador Be-
verley, Santago Iglesias y Bolivar PagAn, y se acord6 en prin-
cipio recomendar legislaci6n ante la Legislatura Insular para dar-
le al nuevo partido Liberal Puertorriquefio representaci6n ple-
na electoral como si ya fuera un partido principal, en vista de
que todas las posibilidades eran de que el Partido Uni6n Republi-
cana y el partido Socialista, coligados en 1932, tendrian cada uno
de ellos la plena representaci6n electoral que por ley correspon-
dia a los partidos principles. No se queria repetir lo que hizo la
Alianza Puertorriquefia, que en 1924 asumi6 plena y double re-
presentaci6n electoral, frente a meros observadores sin voto de
los partidos de la anterior coalici6n de los partidos Republicano
Puro y Socialista, lo que tan combatido fue como tiranico. Ese




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


acuerdo de WAshington, fu6 sancionado en Puerto Rico por el pre-
sidente de la Uni6n Republicana Rafael Martinez Nadal, quien
anteriormente como jefe del partido Republicano Puro tuvo la
experiencia amarga e injusta de 1924. Reunida luego la Legisla-
tura Insular en sesi6n extraordinaria, se aprobaron enmiendas a
la ley electoral, que relataremos mAs adelante, y que satisficie-
ron al partido Liberal Puertorriquefio.

11

El partido Nacionalista proseguia, bajo el liderato de Pe-
dro Albizu Campos, una campafia active de mitines que atraian
multitudes, por el ardor que se le imprimia a la prddica. El 16
de abril de 1932, el partido Nacionalista celebr6 un mitin en la
Plaza Baldorioty, de San Juan. Hablaron los oradores Abelardo
Casanova Prats, Jose Paniagua Serracante, Francisco Vicenti,
Domingo Marrero, y Fernando Torregrosa. Cerr6 el acto Pedro
Albizu Campos, quien hizo una acalorada exhortaci6n contra un
proyecto que estaba a la saz6n considerando el Senado Insular,
presentado por Celestino Iriarte, que tendia a convertir en ban-
dera official la conocida bandera de Puerto Rico, la de cinco fran-
jas rojas y blancas con una estrella blanca en campo triangular
azul. Excitada por Albizu Campos, una multitud de centenares
de personas, gritando Viva la Repfiblica, se dirigi6 hacia el Capi-
tolio, para protestar contra tal proyecto. Por el camino, los pro-
testantes arrancaron estacas de la verja del edificio del antiguo
Casino de Puerto Rico, al lado de la Plaza de Col6n, y portAndolas,
irrumpieron con vocerio de protest en el edificio del Capitolio.
La policia rechaz6 a la multitud, dentro ya en el Capitolio.. Al ba-
jar la multitud amotinada, se rompieron los pasamanos de las
escaleras, y muri6 uno de los asaltantes y hubo various heridos.
En la sesi6n del Senado, condenaron el asalto en discursos airados
Rafael Martinez Nadal, Santiago Iglesias, Celestino Iriarte, y
Juan B. Soto. El Senador Liberal Manuel A. Garcia Mdndez, en
discurso sobre el acto ante el Senado, entire otras cosas, dijo:
No es santo en verdad el prop6sito de que sea consagrada la
bandera de Puerto Rico, mejor dicho, arrinconada, como bandera
de sal6n escolar y de casa de gobierno, como bandera territorial,
precisamente a virtud de un proyecto de ley impulsado y aproba-
do por aquellos mismos que uno y otro dia no han hecho otra co-
sa que ridiculizarla, menospreciarla y maldecirla. Creo, pues, se-




BOLIVAR PAGAN


fiores Senadores, que el acto de protest realizado no merece cri-
tica alguna, sino por el contrario, debemos aceptarlo como una
espl6ndida y clarisima demostraci6n de lo que quiere y debe hacer
el pueblo, de lo que quiere y debe hacer nuestro pueblo cuando
se le veja, y que se sepa bien claro, que en todo el pais impera
esa fuerza patri6tica, y que con esa juventud luchadora y de-
cidida estA en estos moments la voluntad y el carifio y el pensa-
miento y la emoci6n de todos los buenos hijos de Puerto Rico,
que quieren constituir aqui una patria digna de ostentar, sobre
todo y ante todo, la santa climide de su propia soberania.
Barcel6 se express en la misma ocasi6n, en parte, en los si-
guientes t6rminos: Debemos convenir en que se ha realizado un
atropello contra el sentimiento de un pueblo que tiene un ideal y
lo ha consagrado en un simbolo que represent y significa pre-
cisamente ese ideal; y el hecho de haberse torado ese simbolo
para hacer de 61 uia ley encaminada a desvirtuarlo en un simbo-
lo colonial, hecho esto arbitrariamente y por aquellos mismos que
en todos los tiempos ultrajaron y menospreciaron ese simbolo,
motejAndolo y permitiendo que en mas de una reunion se hu-
biera querido hacer de 61 un trapo cualquiera, es claro y l6gico
que ese pueblo entienda, que el inico prop6sito que guia a los que
han defendido aqui ese proyecto es arrebatar a ese simbolo
su fuerza ideol6gica y convertirlo en una miserable matricula de
barco. Si el pueblo se sintio indignado por esto, y en su exalta-
ci6n ha cometido actos de esos que han realizado en todos los
tiempos las multitudes cuando se han sentido heridos en sus sen-
timientos, no lo culpemos tratando de darle una significaci6n mis
alli de lo que tiene. S61o es un sentimiento de protest, exaltada
si se quiere, pero portesta al fin y nada mAs que protesta>

12

Mientras tanto, progresaban las conferencias pro pacto de las
comisiones de los partidos Uni6n Republicana y Socialista. La
idea de esta nueva coalici6n era generalmente favorecida por el
partido Uni6n Republicana, ante el manifiesto empuje de las
fuerzas Liberales. Evidentemente el Partido Socialista, con los
votos que recibi6 en 1928 y con su creciente fuerza, era factor
indispensable para la victoria electoral. La idea de reanudar el
pacto con el partido Uni6n Republicana no tenia las simpatias
unanimes del partido Socialista. Varias secciones locales de este





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


partido, en asambleas reunidas, se pronunciaron contra tal pac-
to, y la cuesti6n aparecia muy controversial entire los Socialistas.
DespuBs de n'umerosas reuniones de las comisiones, Ilegaron a
acuerdo, para someter las bases de la nueva coalici6n a las respe-
tivas asambleas de ambos partidos.
El dia primero de agosto de 1932, se reuni6 el partido Socia-
lista en convenci6n general, en el Teatro Yagiiez, de Mayagiiez,
bajo la presidencia de Santiago Iglesias. Este express ante la
asamblea la situaci6n political de la Isla, y sugiri6 que se reanu-
dara el pacto con el partido Uni6n Republicana, aunque declar6
firmemente que ese asunto era incumbencia de la convenci6n re-
unida, que debia discutir el asunto y acordar libremente lo que
se creyera mis pertinente. Despubs de los usuales preliminares,
se nombraron las comisiones para informar a la asamblea, y el
president del partido invit6 a todos los delegados que lo desea-
ren a comparecer ante las comisiones para expresar sus ideas.
La Comisi6n de Constituci6n qued6 presidida por Juan Carreras;
la Comisi6n de Programa qued6 presidida por Rafael Rivera Za-
yas; la Comisi6n de Resoluciones Generales e Informes de Ofi-
ciales qued6 presidida por Rafael Alonso Torres; y la Comisi6n
de Pacto qued6 presidida por Bolivar Pagan.
Despues de un receso, para deliberar las comisiones y oir
6stas a los delegados, al dia siguiente comenzaron a discutirse
los informes de las distintas comisiones. Como portavoz del Comi-
te de Constituci6n inform Juan Carreras, recomendando diver-
sas enmiendas a la constituci6n del partido Socialista, que fueron
aprobadas, principalmente sobre la representaci6n de las secciones
del partido en las asambleas y convenciones, de manera que cada
secci6n local del partido tuviera derecho a un delegado por lo me-
nos y a un delegado adicional por cada cincuenta miembros de
carta roja. La carta roja era la tarjeta de afiliaci6n individual
de cada miembro del partido previamente aprobada en asamblea
de su secci6n local, con la obligaci6n del nuevo miembro de apor-
tar pequefias cuotas fijadas para sufragar los gastos del partido,
y previo juramento de sostener al partido y su doctrine. Entre
las enmiendas aprobadas, una disponia que para ostentar cargo
alguno de representaci6n del partido por elecci6n popular, el
miembro Socialista debia ostentar carta roja, expedidale, y de-
bia haber militado por lo menos dos afios en el partido. El Comi-
t6 de Resoluciones e Informes de Oficiales, rindi6 informed por
su portavoz Rafael Alonso Torres. La convenci6n, entire otros t6-




BOLIVAR PAGAN


picos, aprob6 su informed favorable al control cientifico de la na-
talidad; medidas para prohibir que el trabajador cargue fardos
en exceso de cien libras; medidas hacia la intense industrializa-
ci6n del pais y para fomentar obras pdblicas para combatir el des-
empleo; para explotar los recursos naturales de la Isla hacia el
bienestar de todo el pueblo; y conden6 el juego de azar en hi-
p6dromos y otras parties. Por escaso margen, se derrot6 una re-
soluci6n para abolir los hip6dromos como centro de juego.
Rafael Rivera Zayas fug portavoz del Comite de Progra-
ma. En discurso preliminary, muy aplaudido, entire otras cosas
dijo: < la formulaci6n de un program no a base de doctrinas sociol6gi-
cas o ideas revolucionarias. El program no puede formular decla-
raciones de political abstract. Si el Congreso nos hiciera indepen-
dientes como lo piden Barcel6 y Albizu Campos, estariamos en
igualdad de condiciones; tendriamos que continuar laborando por
la redenci6n y emancipaci6n de las masas; e igual si se nos hicie-
ra un Estado, con la diferencia, me da pena decirlo, de que co-
mo Estado estariamos protegidos y amparados por las institu-
ciones americanas; y siendo independientes con Barcel6 o Albi-
zu Campos de presidente... mejor es dejarlo en puntos suspen-
sivos. Por reconocimiento, debemos declarar que anhelamos la
uni6n al pueblo americano, que se haga extender a Puerto Rico
la Constituci6n americana, que nos amparen las instituciones
americanas, sin las cuales no hubiera existido, no digo el partido
Socialista, sino tampoco las organizaciones del trabajo. La con-
venci6n aprob6 el siguiente program propuesto por el Comite de
Program:
tas y a priori para encerrar el porvenir de Puerto Rico. La sus-
tancia y el contenido vital de toda formula de organizaci6n poli-
tica de un pueblo, depend de los hechos econ6micos, del regi-
men de la propiedad y del sistema de producci6n y de consume.
Por tanto, la nomenclatura y las formulas de una ciencia politi-
ca que se va desvaneciendo y transformando irremediablemente
con el sistema econ6mico que le diera contenido y base, no pue-
den servir para captar las esencias, ni much menos para pre-
definir las normas iltimas de organizaci6n political en que ha-
bran de incorporarse, en el future inmediato o en el lejano de-
venir, las instituciones econ6mico-sociales que surjan de la cri-
sis final y de la disoluci6n agonistica en que se encuentra el ac-




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


tual sistema capitalist. De una cosa estamos ciertos: que las
nuevas directives econ6mico sociales serAn de caricter socialis-
ta, por leyes inmanentes de evoluci6n hist6rica, y por ahora, nues-
tro camino en material de soluciones political tiene que marchar
paralelamente con la linea que vaya trazando nuestro desenvol-
vimiento econ6mico en su orientaci6n hacia el mayor acrecenta-
miento de la producci6n, y hacer la mejor distribuci6n de los
beneficios de la riqueza. Somos una isla pequefia, pero de gran-
des destinos, porque estamos en el centro de las corrientes pro-
gresistas del mundo, y, por nuestra posici6n geogrAfica y nues-
tra condici6n political, gravitamos indudablemetne dentro de la
6rbita evolutiva del progress de los Estados Unidos, y en la uni6n
con ese gran pueblo, en la comunidad de nuestro destino, irAn li-
bradas para siempre nuestra esperanza y nuestra f4.
co-social vayan prestando nuevos matices y capacidades para las
nuevas creaciones a todas las instituciones fundamentals de esa
gran Repdblica. de suyo tan propicias a la libertad y a las orien-
taciones progresivas, Puerto Rico evolucionarA legalmente y cons-
titucionalmente hacia las nuevas etapas de igualdad y justicia so-
cial que se perfilan en los horizontes de la humanidad. La in-
fluencia del pueblo de Estados Unidos en los destinos del pueblo
de Puerto Rico, ha sido, es y serA civilizador, y la extension de
la Constituci6n federal de Estados Unidos a Puerto Rico repre-
senta una positive garantia de libertades piblicas y political con-
venientes y favorables al goce de los derechos individuals. Y
para las perspectives futuras del pais, ese instrument, que fue
gloria de emancipaci6n political en el siglo XVIII y faro en el
siglo XIX seri matriz donde se incubeli los postulados modernos
de la evoluci6n econ6mico-social y las formas de juridicidad civil
y politca del siglo XX.,
Como parte del program politico, tambidn aprob6 esta
convenci6n Socialista la declaraci6n siguiente:
El partido Socialista solicita del Congreso una inmediata
enmienda a la Ley OrgAnica en el sentido de poner la rama ejecuti-
va de nuestro Gobierno en manos que emanen de la voluntad
popular expresada en los comicios, constituyendo asi en el pais
un verdadero gobierno democratico.
El program adoptado fud suplementado con medidas eco-
c6micas y sociales, tendientes a la rehabilitaci6n fiscal del Gobier-
no, a afrontar un plan de industrializaci6n y de obras pdblicas




BOLIVAR PAGAN


para reconstruir la base econ6mica del pais y afrontar el pro-
blema del desempleo agudo de las masas del pueblo, y la debida
explotaci6n de los recursos naturales de la Isla para el desarrollo
econ6mico y bienestar de la Isla, todo ello ademAs de insistir en
las demands de su program de muchos afios con respect al pro-
blema de los latifundios y absentismo, y contra los monopolies.
El Comite de Constituci6n inform por su portavoz Juan Ca-
rreras. Fueron recomendadas ciertas enmiendas a la constituci6n
del partido, que fueron aprobadas, a fin de establecer la represen-
taci6n por delegados en las convenciones o asambleas generals
del partido. A recomendaci6n de este Comite de Constituci6n, tam-
bi6n se provey6 que ninguna seccidn local del partido estaba auto-
rizada para determinar por si misma sobre pactos o entendidos
con otros partidos. Cualquier acci6n sobre este particular incum-
bia a la jurisdicci6n de las convenciones o asambleas generals
del partido, que solamente podrian determinar finalmente sobre es-
ta material.
La cuesti6n batallona y de mayor interns pdblico, especial-
mente para los otros partidos politicos con miras a las elecciones
generals de 1932, cuando por primera vez acudirian a las urnas
dos nuevos partidos recientemente formados, el Uni6n Republica-
na y el Liberal, era el asunto del pacto de los Socialistas con la
Uni6n Republicana. La expectaci6n era general en todo el pais.
El Comite de Pacto, designado segin se ha expresado, despuds de
oir a todos los delegados que quisieron exponer sus puntos de vis-
ta, rindi6 un largo informed a la convenci6n, que coment6 la si-
tuaci6n political local de Puerto Rico, lo mismo que el movimiento
socialist en diversos paises del mundo ante semejante cuesti6n
de coaliciones electorales con otros partidos. El informed fu6 ren-
dido por Bolivar Pagan, favorable a que se hiciera el pacto con la
Uni6n Republicana, a base de esencial igualdad entire ambos par-
tidos, con candidates comunes en los distritos senatoriales y repre-
sentativos, y en los municipios, a fin de asegurar una mayoria
parlamentaria que pudiera cooperar con la rama ejecutiva del Go-
bierno para organizer el gabinete y propulsar medidas de adminis-
traci6n y de gobierno, y cierto program minimo de reforms de
carActer social y econ6mico. El informed sometido promovi6 viva
controversial. Hablaron a favor del informed pro pacto, Jorge H.
Gautier, Antonio Reyes Delgado, Lino Padr6n Rivera, Demetrio
Guzmin, Victor Coll Cuchi, y Bias Oliveras. Hablaron en contra del
informed pro pacto, Julio Aybar, Sixto Pacheco, Tadeo Rodriguez




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Garcia, Florencio Cabello, Armando A. Miranda, e Isaac Garcia.
Planteada la cuesti6n previa, y sometido el asunto al voto de la
convenci6n, se aprob6 el informed pro pacto con 266 votos a favor
y 105 votos en contra. El Comit6 Ejecutivo Territorial qued6 auto-
rizado a ultimar los detalles con la Uni6n Republicana, en cuanto
a conflicts de los partidos pactantes sobre los candidates de cier-
tos distritos representatives y de ciertos ayuntamientos. Cada uno
de los partidos pactantes nominaria libremente y eligiria sus pro-
pios candidates para los cargos de Senadores y Representantes at
large. Las candidaturas de ambos partidos seria encabezada por
un Socialista como candidate a Comisionado Residente de Puerto
Rico en Washington. Para este cargo la convenci6n Socialista no-
min6 por aclamaci6n uninime a Santiago Iglesias. Relatamos mis
adelante otros particulares del pacto electoral con la Uni6n Re-
publicana, segdn qued6 finalmente aprobado por ambos partidos.
El Comite Ejecutivo Territorial del Partido Socialista electo,
qued6 constituido en la siguiente forma:
President del partido, Santiago Iglesias; vicepresidentes at
large, Bolivar Pagan, Rafael Alonso Torres y Jose Ferrer Ferrer;
por el distrito de San Juan, Francisco Paz Granela, Luis P6rez Pe-
fla y Concepci6n Torres Vda. de SAnchez L6pez; por el distrito de
Arecibo, Lino Padr6n Rivera, Nicomedes Rivera y Andrea Valle
de Gonzalez; por el distrito de Aguadilla, Jos6 Padr6 Quiles, Ber-
nardino Villanueva y Esmeralda Carrero de Esprivalo; por el dis-
trito de Mayagiiez, Sixto Pacheco, Julio D. Ramd y Elena Ramos
Paula; por el distrito de Ponce, Bias Oliveras, Mois6s Echevarria
y Celestina Rodriguez; por el distrito de Guayama, Rafael Lan-
dr6n, Antonio Arroyo y Maria Gamendiz; por el distrito de Huma-
cao, Crist6bal del Campo, Domingo Santos y Concepci6n Cruz
Escobar; y Secretario-Tesorero General, Alfonso Torres.

13

El primero de septiembre de 1932, se reuni6 la asamblea ge-
neral del partido Uni6n Republicana, en el Teatro Yagiiez, en Ma-
yagiiez, bajo la presidencia de Rafael Martinez Nadal. El presi-
dente Martinez Nadal inform ampliamente sobre el moment po-
litico y asuntos principles a tratar, recomendando la aproba-
ci6n del pacto con el partido Socialista. Tramitados los prelimi-
nares de la asamblea, compareci6 ante la misma Jose L. Pes-
quera, a la saz6n Comisionado Residente en WAshington desig-




BOLIVAR PAGAN


nado para cubrir la vacant dejada por Felix C6rdova Davila,
quien inform sobre sus actuaciones en Washington, y fu6 aplau-
dido. Tambidn inform Marta Robert de Romeu, sobre sus acti-
vidades y servicios como National Committeewoman ante el Par-
tido Republicano Nacional de Estados Unidos. Su informed fud
recibido con gran beneplacito y cAlidos aplausos. Se design a Ra-
fael Cuevas Zequeira como president del Comit6 de Plataforma;
a Juan Planellas como president del Comit6 de Reglamento; y a
Francisco M. Zeno como president del Comite de Asuntos Ge-
nerales. Se design tambidn un Comite de Pacto, presidido por
Celestino Iriarte. Aprobada por la asamblea general anterior re-
ciente la plataforma del partido Uni6n Republicana, el presiden-
te del Comite de Plataforma no tuvo asunto de qud informar. No
se propuso cambio o adici6n alguna a la plataforma. El Comite
de Reglamento, por su president Juan Planellas, inform favo-
rablemente sobre enmiendas al reglamento para que el president
del partido fuera electo por voto director en las asambleas gene-
rales, e igualmente el vicepresidente, el secretario general y el
tesorero, lo que fud aprobado.
El Comit4 de Pacto de esta asamblea inform mediante reso-
luci6n suscrita por Manuel Marin, Bias C. Herrero y Enrique
Matta. Esta resoluci6n recomendaba favorablemente el pacto con
el partido Socialista, en principio general, sujeto a detalles a ser
considerados mis adelante. Rafael Arjona Siaca present y ar-
gument6 una moci6n para que primero se conocieran los deta-
lles del pacto.. En igual forma se express Guillermo Pierluisi.
Martinez Nadal reclam6 el derecho de la presidencia a dirigir el
)rden de los asuntos. Rafael Arjona Siaca, expresando que era
partidario del pacto, retir6 su moci6n. Comenz6 el debate sobre
el pacto del partido Uni6n Republicana con el partido Socialista
con un discurso de Rafael Cuevas Zequeira, a favor. A 6s-
te le siguieron tambi6n a favor del pacto, discursos de Rafael
Arjona Siaca y Jos6 Rosario Gelpi. A moci6n argumentada de
Eugenio Lecompte, la asamblea aprob6 por aclamaci6n uninime
el pacto del partido Uni6n Republicana con el Partido Socialista.
Nominado Rafael Martinez Nadal para president del par-
tido, fue electo por aclamaci6n unanime, seguida por prolongada
ovaci6n. Miguel Angel Garcia Mendez, Juan Valdejully Rodri-
guez, Joaquin A. Becerril, Rafael Arjona Siaca, Etienne Totti y
Adolfo Dones Padr6 hicieron impresionantes discursos a favor del
pacto acordado, y en entusiasta loa de la personalidad del presi-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


dente Martinez Nadal. Leopoldo Figueroa, por aclamaci6n unani-
me, fu6 electo secretario general del partido. Juan B. Soto y Pedro
Perea Fajardo fueron igualmente electos presidents honorarios
del partido. Fueron tambidn aclamados como vicepresidentes del
partido, Enrique GonzAlez Mena, Gonzalo Diago, Luis SAnchez Mo-
rales, Victor Gutidrrez Ortiz y Ricarda L. Ramos Casellas. Como
miembros del Comit6 Central Territorial, por los diversos distri-
tos, fueron electos: por Guayama, en propiedad, Guillermo Go-
dreau, Jose F. Aponte, Marta M. de Aponte, Francisco Rivera
Rivera y Juan Planellas, y suplentes, Fidesio Mufioz, Luis Ferrer,
Guillermo Chiesa, Jos6 J. Aponte y Jose Alsieux; por Humacao,
en propiedad, Enrique Matta, Juan Garzot, Dr. Miguel Veve,
Francisco GonzAlez Fagundo e Isabel G6mez, y suplentes, Enrique
D. Luzunaris, Jesds T. Pifiero, J. Barreras, Samuel HernAndez y
Harry B. Llenza; por Ponce, en propiedad, Eugenio Lecompte,
Guillermo Pierluisi, Felipe Col6n y Herminia Garcia de Guevedo,
y suplentes, J. L. Montalvo Guenard, Guillermo Ortiz Guzman,
Luis Bartolomei, William Gelpi y Rafael HernAndez Usera; por
San Juan, en propiedad, Rafael Rivera Santiago, Justo Rivera Ca-
brera, Antonio Pomales, Bias C. Herrero y Ram6n Llovet, y su-
plentes, Joaquin A. Becerril, Josefa Moreno de Carreras, Guiller-
mo Navarro Fuentes, Juan Pedrosa y Jose D. Miranda; por Agua-
dilla, en propiedad, Jose Collazo, Ricarda H. Cumpiano, Manuel
Jiminez Serra, Laurentino Estrella y Getulio Echeandia, y su-
plentes, Juan GonzAlez Mercado, Juan Esteves, Ambrico Rodri-
guez Estronza, Corpus Deliz y Eduardo Mendez Quifiones; por
Mayagiiez, en propiedad, Manuel Marin, Randolfo Marty, Enrique
Lassise, Alfonso GonzAlez y Felicito Franceschini, y suplentes,
Oscar Souffront, Victor B. Domenech, Juan Angel Ti6, Marta
Robert de Romeu e Igncio Roca Bac6; y por Arecibo, en propie-
dad, Jose del Rio, Jose C. Marrero, Isaias B. de Cancel, Victoriano
Fernandez y Julio E. Vidal, y suplentes, Diego O. Marrero, Alfre-
do L6pez, Agustin Rivero Chaves, Jos4 Sostre Robles'y Rafael
Martinez Mas.
Reunidas las comisiones respectivas de ambos partidos para
ultimar los detalles del pacto libre electoral, de conformidad con
la autorizaci6n dada por las asambleas de agosto y septiembre,
respectivamente, de los partidos Socialista y Uni6n Republicana,
qued6 finalmente concertado dicho pacto en octubre de 1932, en
un document cuyo preAmbulo lee asi:





BOLIVAR PAGAN


canas, estin sinceramente convencidas de la apremiante urgencia
de sumar votos en las urnas electorales con el objeto de con-
quistar las posiciones legislativas y ejecutivas necesarias para rea-
lizar un cambio fundamental en las deplorabilisimas condiciones
econ6micas, sociales, political e industriales porque atraviesa
nuestra isla. Declaran que han estado bajo el dominio de un gru-
po de personas que monopolize el poder por mfs de un cuarto de
siglo, responsables del lamentable y peligroso estado de cosas que
prevalece en la administraci6n pdblica de nuestra isla.
A1 llevar a cabo este Pacto Libre Electoral, los partidos So-
cialista y Uni6n Republicana habrAn de conservar sus personali-
dades, origenes, histories y programs. No quieren realizar la fu-
si6n de los dos partidos, ni pretenden la absorci6n de un partido
por el otro. Al contrario, solo abrigan el firme prop6sito de man-
tener intactos estos dos grandes partidos politicos puertorrique-
fios, el Socialista y la Uni6n Republicana.
ejercer con la enmienda a la Secci6n 42 de la Ley Electoral, que
impone la fusion y desaparici6n de los partidos politicos coaliga-
dos para unirlos forzadamente y dividir la opinion pdblica del
pais en dos grupos solamente. Por lo tanto, resolvemos que de-
be enmendarse la Ley Electoral, en condiciones de que cada elec-
tor pueda votar bajo la insignia de su partido a los candidates
que represented nuestra conjunci6n de fuerzas, conservando cada
uno la personalidad, program e historic de nuestras respectivas
colectividades political.
dInspirados en estos principios, y saturados de un sincere
sentimiento de fraternidad y con la conciencia llena de buena fe.
sin reserves de ninguna especie, en la creencia de que actuamoq
impulsados por un alto patriotism y por los fervientes y human
nitarios anhelos de promover el bienestar y la felicidad de nuestro
pueblo, el Partido Socialista y la Uni6n Republicana acuerdam
verificar este Pacto Libre Electoral entire ambos, para el cuatre
nio que vencerA el 30 de mayo de mil novecientos treinta y seis,
bajo las condiciones y bases*.
Este document de Pacto Libre Electoral expresaba ensegui-
da las condiciones y bases. Las condiciones convenidas mantenian
la personalidad independiente de cada partido, y disponia la crea-
ci6n de un organismo central Ilamado Comitd Supremo de la Coa-
lici6n, compuesto de delegados designados por cada afio de los
dos partidos, para dirigir la political administrative de la Coali-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


ci6n, y tambien para dirigir la accion y normas legislativas; y se
creaban igualmente comitds conjuntos locales para el mismo fin
en lo referente a asuntos locales, subordinados al Comitd Supre-
mo. Las bases se contraian a los acuerdos sobre participaci6n de
cada partido en los cargos legislativos y en la administraci6n in-
sular.
Asi qued6 formalizada la Coalici6n de los partidos Uni6n
Republican y Socialista. Otra vez el partido Socialista aprobaba
coligarse con otro partido, despues de la forzada coalici6n conve-
nida con el partido Constitucional Hist6rico (Republicano Puro),
frente a la otra coalici6n llamada Alianza Puertorriquefia. En
1932 los partidos socialists en los principles paises de Europa,
con tendencies dentro de los principios de la Segunda Interna-
cional, favorecieron coaliciones electorales o parlamentarias con
otros partidos, para enfrentarse a poderosos grupos opuestos y
para compartir la responsabilidad parlamentaria y en los gabi-
netes de gobierno. Hasta los jefes de la Tercera Internacional
(con la cual nunca tuvo contacts ni afinidades el partido Socia-
lista de Puerto Rico), en esa 4poca recomendaban a todos los par-
tidos socialists del mundo hacer coaliciones con otros partidos
para participar en los gobiernos. En Austria, en Alemania, en
Holanda, en B6lgica, en Francia, en Espafia, y en otros paises
se formaron frentes populares de partidos, aun de ideologias eco-
n6micas distintas, en los cuales participaban los partidos socia-
listas en coaliciones electorales o parlamentarias. En Espafia y
Francia, especialmente, se unian Republicanos y Socialistas para
former gobiernos de coalici6n. El partido Socialista, por peculiares
circunstancias de Puerto Rico, no se sustrajo al movimiento mun-
dial de otros partidos socialists.

14

El 12 de septiembre de 1932, se reuni6 en asamblea general
el partido Liberal Puertorrquefio, en el Teatro Municipal, en
San Juan, bajo la presidencia de Antonio R. Barcel6. El prop6-
sito esencial de esta asamblea era nominar los candidates genera-
les para las elecciones de 1932. Cuatro candidates Liberales pug-
naban por la nominaci6n para Comisionado Residente en Wash-
ington, una vez que Barcel6 rehus6 la nominaci6n definitive des-
pues de haber quedado inscrito el partido en toda la Isla.
Estos cuatro candidates eran Luis Mufioz Marin, Martin Tra-




BOLIVAR PAGAN


vieso, Benigno FernAndez Garcia y Miguel A. Mufioz. Travieso
temprano retire su candidatura. Las personalidad de Luis Mu-
fioz Marin, hijo del pr6cer Luis Mufioz Rivera, tomaba creciente
relieve en la colectividad, por sus gestiones en WAshington a fa-
vor del naciente partido Liberal y por su diaria campafia perio-
distica como director de La Democracia. Pero no estaba del todo
Mufioz Marin en un lecho de rosas en su propio partido. En mo-
mentos culminantes de esta asamblea, Mufioz Marin hizo uso de
la palabra, y sobrecogi6 al auditorio expresando, entire otras co-
sas, lo siguiente: responder a la nominaci6n que acaba de hacer de mi candidatura
el senior Jiminez Sicard6, y responder asimismo al bondadoso
aplauso que me ha tributado la asamblea. No solamente voy a tra-
tar ese problema especifico, el de mi candidatura, sino que hago
uso de la palabra para una cuesti6n de privilegio personal. La
asamblea me va a permitir que venga a turbar su paz aunque sea
por breves moments. Primeramente, es necesario que haga
menci6n de los estrechos lazos que me unen con los otros candi-
datos que figuran para el cargo que se discute. A uno, el senior
Miguel A. Mufioz, me unen vinculos de familiar. A otro, el senior
FernAndez Garcia, me unen lazos muy intimos de amistad. Paso
ahora a turbar la paz de esta asamblea.(Por toda la Isla de Puer-
to Rico alguien ha llevado una campafia organizada de difamaci6n
contra mi persona. Se ha llegado al extreme de propagar que yo
uso morfina, y iltimamente, como si esto no bastara, se ech6 a co-
rrer el rumor de que entire el senior Barcel6 y yo se habia susci-
tado un incident personal con motive de esta candidatura')Yo no
s6, sefiores, quidn es esa persona, o quidnes son las personas que
se han dedicado a esa campafia calumniosa. Pero yo s6 que los
delegados que estAn aqui reunidos conocen quin es ese hombre o
quiene .son esos hombres. A ustedes les han derramado ese ve-
neno. or consiguiente, yo acuso ahora, en este moment solemne,
a esaspersonas, como rufianes, como cobardes y como canallas;
yo les acuso aunque no los conozco, pero yo sd que ustedes los
conocen. Es possible y hasta probable que esos calumniadores se
encuentren en estos moment .e el seno de esta asamblea. iMi-
renlos, porque yo no los conozcoa Deseo hacer una pausa ahora
para que some el rostro, si se atreve, el primer rufiAn. La cues-
ti6n que planteo es grave, porque la calumnia cuando se levanta
siempre deja algo; calumnia, que algo queda, dice la frase. Yo
necesito ademAs expresar que las relaciones que me unen a mi





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


pueblo no estan circunscritas a los pr6ximos cuatro afios, sino
que esas relaciones se proyectarAn hacia los pr6ximos veinte afios
en que tendr4 que vivir en Puerto Rico laborando hasta conseguir
la libertad. Mi personalidad tendra que brillar tan diffana como
limpia habrd de convertirla. Por consiguiente, yo no puedo des-
aparecer de Puerto Rico. Es necesario que me quede aqui, y aqui
he de vivir como en una urna de cristal para que todo el mundo
me vea. No crean los canallas que han ganado algo con esa cam-
pafia. Yo deseo ahora, rindiendole a uno de los candidates mi mis
ferviente y carifioso tribute de admiraci6n, a mi pariente senior
Miguel A. Mufioz, tener el honor de nominar y aclamar a Benig-
no FernAndez Garcia para Comisionado Residente en Washing-
ton,.
Terminado el discurso de Mufioz Marin, la asamblea nomin6
por aclamaci6n unAnime a Benigno Fernandez Garcia para can-
didato a Comisionado Residente. Mufioz Marin fue ovacionado y
vitoreado. Luego se nominaron a los demAs candidates at large y
de distritos para la Legislatura Insular. A proposici6n de Jose S.
Alegria, Antonio R. Barcel6 fu6 aclamado unanimemente, ova-
cionado, como president del partido. Ana Roqud de Duprey y
Mariano Abril fueron electos presidents honorarios del partido.
Como miembros de honor fueron electos Amalia Marin Vda. de
Mufioz Rivera, Ana L6pez de V6lez, Martin Travieso, Jose Coll
Vidal, Juan de GuzmAn Benitez y Celedonio Carbonell. Como vice-
presidentes del partido, fueron electos Juan HernAndez L6pez y
Maria M. de Perez Almiroty. Vocales por acumulaci6n de la Jun-
ta Central, fueron designados Angela Negr6n Mufioz, Luisa Boix
de Mesorana, Pedro E. Anglade, Jose Castillo, Miguel Roses Ar-
tau, Jose S. Alegria, Alfredo Rafucci, Roberto H. Todd, Felix
Ochoteco Jr., Alfonso Lastra ChArriez, Miguel Guerra-Mondra-
g6n, Luis Llorens Torres, Sergio Mufioz, Emiliano Martinez Avi-
l6s, Cayetano Coll Cuchi, Jorge V. Dominguez, Gustavo Cruzado
Silva, Alejandro Ruiz Soler, Walter MckJones y Esteban Garcia
Cabrera. Vocales suplentes por aclamaci6n, fueron designados Ma-
ria Marin de Colom, Maria Libertad G6mez, Yuya SAnchez, Feli-
sa Rinc6n, Altagracia Rebollo, Manuela Martinez de Sandin, Vi-
cente Geigel Polanco, Ram6n Martinez Reyes, Manuel J. Canino,
Martin Aparicio, Juan Ramos Lebr6n, Salvador L. Rocafort,
Francisco O'Neill, Enrique Tristani Jr., Jose D. Rodriguez, Pa-
blo J. Aguilar, Artemio Camacho, Esteban E. Rivera, Antonio
Vargas y Ernesto Diaz Arana.




BOLIVAR PAGAN


Los vocales por los distintos distritos, fueron designados en
la forma siguiente: por San Juan, en propiedad, Agustina Cama-
ra de San Miguel, Ignacio Morales Acosta y Samuel R. Quiiiones,
y suplentes, Jose Perez Cruz, Felipe Sanchez Osorio y Joaquin Ve-
lilla; por Arecibo, en propiedad, Librada R. Vda. de Ramos, Fran-
cisco M. Susoni (padre) y Juan Davila Diaz, y suplentes, Anto-
nio de Jesds L6pez, Jesds M. Armaiz y Lorenzo Coballes Gandia;
por Aguadilla, en propiedad, Francisco Sein, Jose Alum y Buena-
ventura Esteves, y suplentes, Juan Garcia Duc6s, Ricardo Firpi
y Emilio Gonzalez; por Mayagiiez, en propiedad, Ignacio Agosti-
ni, Ernesto Romeu Ortiz y Ram6n Lagarde, y suplentes, Ismael
Soldevila, Ernesto L6pez Diaz y Pedro Franceschi; por Ponce,
en propiedad, Juan Clavell, Angel Figueroa Reyes y Primo Del-
gado, y suplentes, Tomasita Negr6n, Leopoldo Rojas Flores y
Miguel Rivera; por Guayama, en propiedad, Amalia Higuera de
Mangual, Hilario Caso Jr. y Ricardo H. Blondet, y suplentes, Joa-
quin Rovira, Heraclio Mendoza, y Demetrio Rivera; y por Hu-
macao, en propiedad, Angel Gonzalez, Luis Toro Perez y Ram6n
A. Rios, y suplentes, Soledad Llor6ns Torres, Luis de Celis y Jose
Calasanz Rivera. Luis Mufioz Marin fu6 designado por la Junta
Central como director general de campafia.

15

El partido Nacionalista, reunido en asamblea el 25 de sep-
tiembre de 1932, en el Teatro Municipal, de San Juan, bajo la pre-
sidencia de Pedro Albizu Campos, nomin6 para ser inscrito por
petici6n, a Pedro Albizu Campos como candidate a Senador at
large, y a Francisco Vicenty como candidate a Representante at
large. Tambi6n igualmente nomin6 candidate a Comisionado Re-
sidente a Washington, candidates para algunos distritos senato-
riales y representatives, y para algunos municipios.

16

Inscritos los candidates de los tres grupos contendientes, se
Ilevaron a cabo las elecciones generals, el 8 de noviembre de 1932.
Fueron elecciones muy entusiastas y refiidas. Los nuevos alinea-
mientos ocurridos desde 1928, con la ruptura de la Alianza, la
formaci6n de los nuevos partidos Uni6n Republicana y Liberal,
y la determinaci6n de contender en las urnas el partido Nacionalis-




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


ta, di6 vivo interns a la campafia electoral y expectaci6n en los
resultados.
La legislaci6n electoral conferia por primera vez el voto a
las mujeres, aunque restringido a las que supieran leer y escribir,
estatuto patrocinado por el Senador Manuel A. Garcia Mendez.
El censo electoral, con la adici6n de las mujeres asi inscritas y
los nuevos inscritos, aument6 grandemente. En cuanto a los demis
requisitos para votar, estos eran los mismos que en las precedentes
elecciones de 1928. De conformidad con las enmiendas a la ley elec-
toral aprobadas en julio de 1932, figurarian como partidos llama-
dos principles aquellos dos cuyos candidates a Comisionado Re-
sidente obtuvieron el mayor ndmero de votos en las precedentes
elecciones, o sean el partido Uni6n Republicana, como sucesor ju-
ridico de la Alianza, y el partido Socialista. Estos tendrian plena
representaci6n en la Junta Insular de Elecciones y en las demis
juntas electorales, incluyendo los colegios de votaci6n. Los parti-
dos Ilamados legalmente organizados y por petici6n, como el Libe-
ral Puertorriquefio y el Nacionalista, tendrian derecho a observa-
dores con voz pero sin voto en la Junta Insular de Elecciones y
demas juntas y colegios electorales, pero sin embargo, se disponia
que si los partidos principles se fucionaban o combinaban nominan-
do el mismo candidate a Comisionado Residente o los mismos candi-
datos en tres cuartas parties de los precintos, entonces los partidos
organizados y por petici6n asumirian representaci6n electoral com-
pleta igual que los partidos principles coligados. De esta manera,
para las elecciones de 1932, los partidos coligados Uni6n Repu-
blicana y Socialista conjuntamente asumieron en todas las juntas
electorales, incluyendo los colegios de votaci6n, la misma e igual
representaci6n quqe los partido Liberal y Nacionalista.1'3
El total de electores inscritos, que figuraban en las listas de
votantes, para estas elecciones, era 452,738. Votaron 383,722
electores. El resultado de estas elecciones de 1932, fue el siguien-
te: el partido Uni6n Republicana obtuvo 110,794 votos; el parti-
do Socialista obtuvo 97,438 votos; el partido Liberal Puertorri-
quefio obtuvo 170,168 votos; y el partido Nacionalista obtuvo
5,257. Pedro Albizu Campos, sin embargo, como candidate del par-
tido Nacionalista a Senador at large, obtuvo 11,882 votos en today
la Isla.
Como se ve el Liberal Puertorriquefio fue el partido que in-
dividualmente recibi6 el mas alto c6mputo de votos. Coligados
como estaban, los partidos Uni6n Republicana y Socialista obtu-





BOLIVAR PAGAN


vieron la suma de 208,232 votos, o sea una mayoria de 38,064 vo-
tos sobre el Partido Liberal. La Coalici6n Uni6n Republicana-So-
cialistas triunf6 en seis distritos senatoriales, o sea San Juan,
Arecibo, Aguadilla, Mayagiez, Ponce y Humacao. El partido Libe-
ral triunf6 solamente en el distrito senatorial de Guayama La
Coalici6n Uni6n Republicana-Socialista eligi6 su candidate a Co-
misionado Residente a Washington, Santiago Iglesias. Los par-
tidos Uni6n Republicana y Socialista eligieron dos Senadores
at large, Rafael Martinez Nadal y Bolivar Pagan, respectivamen-
te, y los doce Senadores de los indicados seis distritos, haciendo
un total de catorce Senadores. El partido Liberal eligi6 tres Se-
nadores at large, Antonio R. Barcel6, Luis Muiioz Marin y Mario
Mercado Jr.., y eligi6 a los dos Senadores por el distrito de Gua-
yama, haciendo un total de cinco Senadores. Los partidos Uni6n
Republican y Socialista eligieron dos Representantes at large,
Etienne Totti y Rafael Alonso Torres, respectivamente, y eligie-
ron 28 Representantes de distritos, haciendo un total de 30 Repre
sentantes. El partido Liberal eligi6 dos Representantes at large,
Manuel A. Martinez Davila y Ernesto Ramos Antonini; y eligi6
7 Representantes de distrito, haciendo un total de 9 Represen-
tantes. Los Senadores de distrito electos por los partidos Uni6n
Republican y Socialista, fueron Celestino Iriarte, Epifanio Fiz
Jimnnez, Juan Ram6n Ramos, Antonio Reyes Delgado, Juan B.
Garcia M6ndez, Bernardino Villanueva, Alfonso Valdes, Sixto A.
Pacheco, Pedro Juan Serralles, Moises Echevarria, Adolfo Garcia
Veve y Bolivar Ochart. Los Senadores de distrito electos por el
partido Liberal, fueron Julio Benvenutti y Tomas Berrios Ber-
decia.
Los representantes de distritos electos por los partidos Uni6n
Republican y Socialista fueron Rafael Rivera Zayas, Adolfo Do-
nes Padr6, Leopoldo Figueroa, Bias C. Herrero, Lino Padr6n Ri-
vera, Max Mattei Rivera, Jorge Lucas Valdivieso, Leopoldo Tormes
Garcia, Jose Toro Rodriguez, Agustin E. Font, Felix V. Acosta,
Felipe Carro, Jose Manuel Mufioz, Luis Antonio Rosario Getulio
Echeandia, Edelmiro Mendez Serrano, Juan Estevez G6mez, Ma-
Echeandia, Edelmiro Mendez Serrano, Juan Esteves G6mez, Ma-
ria Luisa Arcelay, Benigno Sorrentini, Miguel A. Garcia Mendez,
Nicolas Nogueras Rivera, Eduardo Cap6 Cintr6n, Jose Horacio
Cora, Jose Alvaro Salva, Vicente Hita Jr., Jorge Gauthier, y Julio
Jimenez.
Los representantes de distrito electos por el partido Liberal





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUE1OS


fueron Luis Pereira Leal, Fernando Suria Chavez. Jose R. Villa-
mil, Francisco Ortiz Lebr6n, Francisco M. Susoni Jr., Enrique
Manrique y J. A. HernAndez Perez.
Los partidos Uni6n Republicana y Socialista eligieron tam-
bien a sus candidates para miembros de la Junta de Revisi6n e
Jgualamiento, en propiedad, Juan Carreras y Julio Janer, y su-
plentes, Rafael Arrieta y Benigno Pacheco Tizol. La Coalici6n
Uni6n Republicana-Socialista triunf6 en 51 municipios; y el par-
tido Liberal triunf6 en 26 municipios. Las CAmaras se organiza-
ron eligiendo a Rafael Martinez Nadal y Bolivar Pagan, como
president y vicepresidente, respectivamente, del Senado Insular;
y a Miguel A. Garcia M4ndez y Rafael Alonso Torres, como pre-
sidente y vicepresidente, respectivamente, de la Cdmara de Repre-
sentantes.
El partido Nacionalista, con sus 5,257 votos obtenidos dis-
persos en toda la Isla, no triunf6 en ning6n distrito, municipio,
precinto ni colegio, y no logr6 elegir candidate alguno.



















CAPITULO DOS


LA COALITION EN EL PODER. PROGRAM FEDERAL
DE AYUDA Y REHABILITATION ECONOMIC.
PROYECTO TYDINGS SOBRE INDEPENDENCIA.
FRENTE UNIDO PRO INDEPENDENCIA. SE
FORMAN LOS PARTIDOS COMUNISTA Y REGIONAL.
DIVERGENCIAS EN EL PARTIDO LIBERAL.
ACCION SOCIAL INDEPENDENTISTA.
LAS ELECCIONES DE 1936.

1

La victoria electoral de la Coalici6n de los partidos Uni6n Re-
publicana y Socialista, coincidi6 con el triunfo electoral en Es-
tados Unidos del Partido Dem6crata. El Partido Dem6crata de
Estados Unidos habia estado desterrado del poder continuada-
mente desde la terminaci6n del period presidential de Woodrow
Wilson a comienzos del afio 1921, cuando advino a la presidencia
national Warren G. Harding. En marzo de 1933 se inaugur6 la
nueva Administraci6n Federal bajo la presidencia de Franklin
D. Roosevelt. Nunca president alguno de Estados Unidos habia
tornado el tim6n del Estado en 6poca de mAs aguda crisis econo-
mica. La crisis era national, y todo el mundo cruzaba tambidn
un ciclo de crisis econ6mica. Parecia inminente el colapso del sis-
tema capitalist. La depresi6n econ6mica, que comenz6 dos o tres
afios antes bajo la administraci6n de Hoover, conmovia los ci-
mientos del orden social. Los mercados del mundo prActicamente
cerrados por la crisis mundial; miles de fabricas paralizadas;
quiebras innumerables de industries e instituciones bancarias;




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


millones de agricultores en condiciones desesperadas, con ejecu-
ciones hipotecarias tocando a sus puertas, y con los products del
campo a bajisimos precious o sin mercados; mas de diez millones
de trabajadores en paro forzoso; y deficits crecientes y alarman-
tes en el tesoro pdblico, ocasionaban una depresi6n con carac-
teres de pAnico. El Presidente Franklin Roosevelt anunci6 el Nue-
vo Trato, con programs de rehabilitaci6n econ6mica, reconstruc-
ci6n national y medidas de justicia social, que marcaron una nue-
va era en la historic de la naci6n.
En Puerto Rico, los nuevos partidos en el gobierno confron-
taban tambi6n la crisis, que necesariamente arropaban a la Isla.
Agrav6 la crisis econ6mica en Puerto Rico el cicl6n de San Felipe,
que azot6 a la Isla el 13 de septiembre de 1928, temporal devasta-
dor del tipo San Ciriaco, de terrible recordaci6n en la Isla. El San
Felipe fug el huracin mas grande y destructive del siglo>>.1"
Las perdidas de Puerto Rico se estimaron en cincuenta millones
de d6lares, y ocasion6 trescientas muertes humans y centenares
de personas heridas.10' Tambi6n, luego, habia azotado a la Isla
el cicl6n de San CipriAn, el 26 de septiembre de 1932, que pro-
dujo dafios a la propiedad valorados en treinta millones de d61a-
res, y ocasion6 bajas humans de centenares de muertos y miles
de heridos. Dejo cerca de mil personas sin hogares.10"
Al asumir el Ilamado poder la Coalici6n Uni6n Republicana-
Socialista, dentro de la expresada crisis econ6mica, agravada con
los desastrosos ciclones de San Felipe y San Ciprian, el presu-
puesto general para todos los servicios y gastos del Gobierno In-
sular era poco mas de trece millones de d6lares, y arrastraba un
deficit en las operaciones corrientes que sobrepasaba de un mi-
ll6n de d6lares. La deuda p6blica excedia de veintiocho millones
de d6lares, con muy poco restante margen prestatario, limitado
por la Ley Organica.
Este libro no tiene el prop6sito de enjuiciar la obra de par-
tidos ni hombres. Es meramente un relate hist6rico de los par
tidos politicos. Pero es indispensable traer, en parte, aunque de
manera concisa, el cuadro de los aspects econ6micos, como ele-
mentos con los cuales bregaron los partidos.

2

Es propio consignar hist6ricamente que al organizarse los pri-
meros partidos politicos que abarca este libro, al advenimiento




BOLIVAR PAGAN


de la soberania norteamericana, los partidos afrontaron el pro-
blema de la libertad y del destiny politico future de Puerto Rico,
que consumia energies del liderato puertorriquefio y preocupaba
profundamente a la opinion pdblica. Pocos pueblos en la histo-
ria universal, a trav6s de todos los siglos, fueron mas celosos de
su personalidad y mAs vivos e inquietos por la vindicaci6n de
sus derechos colectivos. Al advenimiento de la soberania norte-
americana, se someti6 a nuestro pueblo a una condici6n de colo-
nia flagrante. Primero el gobierno military, absolute y supremo
como todos los gobiernos militares, y luego el regimen bajo las
cartas Foraker y Jones, cuyas condiciones hemos relatado ante-
riormente, ponian frenos a la iniciativa puertorriquefia. Los go-
bernadores norteamericanos, con facultades prActicamente om-
nimodas para aprobar o desaprobar la legislaci6n de las Cnmaras
puertorriquefias, solian actuar bajo presiones e influencias extra-
fias a los deseos del liderato politico insular. Las medidas sobre
tributes fiscales y presupuestos dependian de la voluntad del go-
bernador, que no era electo por el pueblo puertorriquefio. Por to-
do ello, la brega y la obra de los partidos politicos deben justa-
mente apreciarse a la luz de las realidades de la 4poca. Bajo tales
condiciones, los anhelos y prop6sitos patri6ticos y humans de
las agrupaciones political solian modificarse, detenerse o defrau-
darse ante los valladares del regimen. Ello razonablemente expli-
ca y justifica, en gran parte, los atrasos y retrasos, transacciones
y rectificaciones, y tActicas de concesiones y convivencias, que !as
realidades imponian al liderato politico del pais.
Aunque la metr6poli mantuvo siempre firme su mano de so-
berania en Puerto Rico, sin embargo, es just apuntar que en
alto grado aquilla cooper al desarrollo y progress del pais. Con
la asistencia de gobernantes norteamericanos, y para credito de
todos los partidos que en distintas 6pocas compartieron la
responsabilidad del gobierno, Puerto Rico ciertamente di6 gran-
des pasos de advance y progress.
Al comienzo de la administraci6n norteamericana en la Isla,
los puertorriquefios confrontaban una situaci6n general que crea-
ba grandes problems. La valoraci6n total de la propiedad tribu-
taria se estimaba solamente en unos ciento cincuenta millones
de d6lares; el balance de importaciones y exportaciones era apro-
ximadamente unos veinte millones; el presupuesto general para
todas las atenciones y servicios piblicos de la Isla apenas pasaba
de un mill6n y medio de d6lares; de una poblaci6n total de 953,243





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


habitantes, habia un 87 por ciento de analfabetos; al terminar el
afio escolar de 1899, para una poblaci6n de edad escolar de 268,-
620, solamente habia 525 escuelas pdblicas en toda la Isla, con
asistencia de solamente 21,833 alumnos; los gastos totales para
instrucci6n piblica, en aquella epoca, ascendian solamente a una
suma aproximada de $200,000; con excepci6n de la carretera mili-
tar de San Juan a Ponce, un ramal de Cayey a Guayama, la ca-
rretera de Aguadilla a San Sebastian, y la de Ponce a Adjuntas,
no habia otras carreteras o vias pfiblicas transitables entire los
pueblos en toda la Isla; debido a la pobreza, la ignorancia y las
condiciones antihigienicas prevalecientes, se calculaba que de los
nifios que nacian una cuarta parte morian en su primer afio de vi-
da; para fines sanitarios y de salud piblica, en epoca cuando con
mayor safia diezmaban a la poblaci6n enfermedades y plagas end6-
micas, el Gobierno no tenia medios para asignar mas de $60,000
anuales para estos fines; la carencia de hospitals y estableci-
mientos de salud era notoria; las condiciones obreras y sociales
en general eran deplorables, ya anteriormente enunciadas en este
libro. Por muchos afios, a pesar de los mejores deseos y prop6si-
tos de todos los partidos politicos, el ritmo normal de las condicio-
nes econ6micas del pais, con los frenos del regimen, solamente
permiti6 presupuestos de ingresos y gastos del Gobierno de sola-
mente de 2, 3, 4, 7, 8 o hasta 16 millones anuales, siendo esta 61ti-
ma cifra la mas alta del presupuesto ordinario hasta el afio 1933.
Todo este cuadro debe considerarse para apreciar las enormes difi-
cultades que entorpecian los logros ansiados por los partidos politi-
cos, dificultades que a la vez promovian y justificaban los clamo-
res y las angustias del pais, expresados por la vilvula de escape
de la protest constant contra el regimen colonial y la demand
de reforms politics y sociales.
La obra del liderato politico puertorriquefio, dentro del men-
guado poder en la colonia, de todos los partidos que disfrutaron
en turno ese llamado poder, si se observa la curva ascendente del
progress general del pais, fue realmente admirable. Por ello, por
conocimiento o por instinto de justicia, es que aquellos principa-
les lideres politicos y pr6ceres del pais son recordados con senti-
mientos de respeto y de devoci6n por los puertorriquefios.

3

James R. Beverley advino a la gobernaci6n del pais durante





BOLIVAR PAGAN


la indicada crisis econ6mica insular, que como hemos indicado a
la vez era crisis national y mundial, abatido adicionalmente el
pais por las consecuencias de los huracanes de San Felipe y San
Ciprian. La norma del Gobernador Beverley fue de moderaci6n y
de casi austeridad en los gastos pdblicos. DentrO de las faculta-
des que la Ley Organica le conferian para mutilar o eliminar las
asignaciones de las CAmaras legislativas, pudo el Gobernador con-
trolar las asignaciones, lo mismo que las medidas contributivas.
Hasta fu6 necesario en esa 6poca, por orden ejecutiva siguiendo
el mandate de legislaci6n federal, reducir en un por ciento gene-
ral los salaries asignados en el presupuesto vigente a los funcio-
narios y empleados del Gobierno Insular, incluyendo la rebaja ali-
cuota en las dietas de siete d6lares, que era entonces, y solamen-
te durante los dias de sesiones, el linico emolumento de los repre-
sentantes del pueblo en las CAmaras legislativas.
El nuevo gobierno de 1933, comenz6 bajo tales precarios
auspicios. Al inaugurarse las Camaras, los nuevos partidos en el
poder fueron frenados por la situaci6n econ6mica prevaleciente.
La misma oposici6n del partido Liberal Puertorriquefio, propuso
normas de economies gubernamentales. Benigno Fernandez Gar-
cia, quien encabez6 el ticket Liberal como candidate a Comisiona-
do Residente, sefial6 la necesidad de reducir las asignaciones.107
Igual norma sugirieron el president Liberal Antonio R. Barcel6,
como floor leader de la minoria Liberal en el Senado, 108 y Ma-
nuel A. Martinez DAvila, floor leader del partido Liberal en la
Cimara de Representantes.109

4

El primero de julio de 1933, tom6 posesi6n, en sustituci6n
de Beverley, el nuevo gobernador designados por el Presidente
Franklin D. Roosevelt. Este nuevo gobernador, hombre de nego-
cios y sin previa experiencia gubernamental, Robert H. Gore, co-
mo todos los gobernadores anteriores con alguna excepci6n, fue
acbgido con beneplAcito y disposici6n cooperadora por todos los
partidos, segin su program de administraci6n, que abarcaba pro-
blemas apremiantes del pais. Unicamente en sus expresadas ideas
favorecedoras a la soluci6n political final de Estadidad, disinti6 el
liderato Liberal.110
Pronto, sin embargo, comenz6 la controversial political usual
de los partidos de oposicion contra los moradores de La Fortaleza.





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


El partido Liberal reclam6 derechos de representaci6n guberna-
mental, basado en que fue el partido que individualmente recibi6
el mayor ndmero de sufragios en las precedentes elecciones."'
Como resultado de las elecciones de 1932, la Coalici6n de los par-
tidos Uni6n Republicana y Socialista tenia amplias mayorias en
ambas CAmaras, y especialmente en el Senado con sus atribucio-
nes para confirmar o rechazar los nombramientos del jefe ejecu-
tivo. La norma puesta en practice por Gore de gobernar con el
grupo politico que dispusiera de fuerza parlamentaria para legis-
lar y cooperar a la obra de administraci6n y que pudiera a la vez
confirmar sus nombramientos ejecutivos, fue resentida por el
partido Liberal. El anuncio de Gore de solicitar renuncias en blan-
co a las personas nombradas por l1, que por cierto no puso en vi-
gor, fue motive para estallar la controversial entire Gore y el par-
tido Liberal. La oposici6n del partido Liberal contra Gore, espe-
cialmente dirigida por Luis Mufioz Marin en La Democracia y an-
te las autoridades de Washington, fue tenaz y vigorosa. Gore fi-
nalmente renunci6, y en su sustituci6n fu6 nombrado el general
Blanton Winship, quien asumi6 la gobernaci6n el 5 de febrero de
1934.
5

Antes de proseguir adelante en el relate hist6rico, sobre los
planes de rehabilitaci6n econ6mica del Presidente Franklin D.
Roosevelt para Puerto Rico y su impact en los acontecimientos
politicos del pais, vamos a detenernos en la narraci6n del movi-
miento politico en ciertos sectors de la opinion pdblica.
Desde su reorganizaci6n cuando Pedro Albizu Campos asumi6
la presidencia en la asamblea celebrada en los salones del Ateneo
Puertorriquefio, que hemos relatado, el partido Nacionalista pro-
movi6 actividades de intense agitaci6n independentista, de tipo
extremist y radical, exhortando al pais de manera dramitica y
spectacular para desistir de toda clase de colaboraci6n con el
regimen colonial, e ir cuanto antes a la convenci6n constituyente
para proclamar la repdblica independiente y soberana de Puerto
Rico. Coincidia este movimiento con las acentuadas tendencia y
actitudes independentistas del partido Liberal, exacerbado este
partido con el resultado de las elecciones de 1932 que trajeron
mayorias de-los partidos pro-americanos a las CAmaras insulares.
El 17 de diciembre de 1933, el partido Nacionalista se reuni6





BOLIVAR PAGAN


en asamblea general, en el Teatro Victoria, en Humacao, presidida
por Pedro Albizu Campos. Ratific6 este partido su actitud active
y militant hacia la convenci6n constituyente, favoreciendo mI-
todos y tacticas de acci6n para crear la atm6sfera radical propi-
cia. En esta asamblea se design una comisi6n para modificar ha-
cia tales fines el program y para redactar la constituci6n de la
repdblica de Puerto Rico. Esta comisi6n qued6 compuesta por Ju-
lio Medina GonzAlez, Juan Perea, Augusto Perea, Jose Paniagua
Serracante, Pedro Perez Pimentel, Emilio Soler, Francisco Pagan
Rodriguez, Obdulio Bauza, Ram6n Nadal, Candido Martinez, Ma-
nuel Rivera Matos, Julio Pinto Gandia, Eugenio Vera y Rafael
Ortiz Pacheco. Se reorganize la Junta Nacional, organismo di-
rector central del partido, que qued6 integrada en la siguiente for-
ma: Pedro Albizu Campos, president; Luis Garcia Casanova, vi-
cepresidente; Buenaventura Rodriguez, tesorero; y vocales por los
distritos, Jose Paniagua Serracante, Evangelio Velazquez Merced,
Juan Antonio Corretjer, Isaias Crespo, Dionisio GonzAlez, Ram6n
Medina Ramirez, Emilio Soler, Juan Augusto Perea, Julio Char-
d6n (hijo), Eduardo G. Ramfi, Eugenio Vera, Rafael Ortiz Pa-
checo, Pedro P4rez Pimentel y Vicente Mariano Col6n.

6

Todo no era paz y concordia en el seno del partido Uni6n Re-
publicana. Una Liga Civica Puertorriquefia, formada por distin-
guidas personalidades y que actuaba libremente como un grupo
de presi6n, tomaba acuerdos de carActer civico sobre los asuntos
gubernamentales y de interns pdblico general, y con frecuencia
censuraba actuaciones de la mayoria parlamentaria y especial-
mente de Rafael Martinez Nadal y la direcci6n del partido Uni6n
Republican. El Comite Central del partido Uni6n Republicana
declare incompatible pertenecer a este partido y a dicha Liga Ci-
vica. El 8 de julio de 1934, el Comite Central del partido Uni6n
Republican decret6 la expulsion del partido de Rafael Cuevas Ze-
queira, Emilio M. Vassallo, Gabriel de la Haba, Joaquin D. Yor-
din, GermAnico S. Belaval, Jorge del Toro, Salvador Suau, Rafael
A. Veve, Rafael del Valle Pijem, Isaac GonzAlez Martinez, Adria-
no GonzAlez Martinez, Ram6n J. Sifre, Jose L. Pesquera, Carmelo
Martinez Acosta, Jorge Saldafia y otros. Se organize un movi-
miento, del llamado Grupo de los 76, disidencia del partido Uni6n
Republican, que abiertamente combatia a este partido. Este gru-




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEIOS


po lo presidio Felipe Col6n Diaz, antiguo lider del partido Repu-
blicano Puertorriquefio y del partido Republicano Puro y uno de
los fundadores del partido Uni6n Republicana. Este grupo, salvo
algunos que asumieron actitud political pasiva o que luego se re-
integraron al partido Uni6n Republicana, formaron el n6cleo de
una nueva agrupaci6n political, llamada Partido Regional, sobre
el cual relataremos mAs adelante. .
Toda esta 6poca fu6 muy agitada. Rec6nditas ansias de li-
bertad; la lucha de partidos por imponer sus ideales y por predo-
minio y hegemonia gubernamental; el malestar por ambiciones
individuals frustradas; animosidades personales; ansias de algu-
nos de ocupar su sitio destacado bajo el sol; cierta desorientaci6n
de muchos ante el impact de los acontecimientos; y la inquietud
general prevaleciente de un pueblo vivo preocupado con su final
destino; todo eso, mantenia al pais en un clima de cAlida contro-
versia cotidiana.
7

Las ansias de bienestar y de justicia en una nueva organiza-
ci6n social, erigida sobre los escombros del sistema capitalist,
predicadas por el movimiento mundial del comunismo, con sede y
foco en la Rusia Sovietica, tuvo tambi6n su expresi6n en Puerto
Rico, con la creaci6n del partido Comunista Puertorriquefio. El
23 de septiembre de 1934, delegados de catorce pueblos, se reunie-
ron en asamblea, en un Ilamado Club Social, en Ponce, convocada
por un grupo de dirigentes comunistas, entire ellos Alberto E.
Sanchez, Juan Santos Rivera, Jose A. Lanauze Rol6n, Miguel A.
Bahamonde, Etanislao Soler, Ramira Mangual, Martiniano Aya-
la, Ventura Mij6n y Ovidio Rivera. En esta asamblea se fund el
partido Comunista Puertorriquefio. Se eligi6 secretario general a
Alberto E. Sanchez. Entre los fundadores y primeros dirigentes
estaban Juan Santos Rivera, Juan SAez Corales, Jesds Renta San-
tiago, Miguel A. Bahamonde, Jose A. Lanauze Rol6n, Antonio An-
gler6, Luis Vergne Ortiz, Ramira Mangual y Ventura Mij6n. Es-
te nuevo partido, aunque nunca tuvo sustancial apelaci6n ni arrai-
go en las masas obreras de Puerto Rico, llev6 a cabo numerosos
actos de propaganda, siempre con escasas concurrencias. Debe
sefialarse que las tActicas de este partido fueron siempre pacifi-
cas, y el movimiento se mantenia por el espiritu de idealismo
ideol6gico y de perseverancia y sacrificio personal de un pequefio




BOLIVAR PAGAN


ndmero de lideres. El 20 de agosto de 1935, el Sdptimo Congreso
Mundial de la Internacional Comunista decret6 la admisi6n de es-
te partido puertorriquefio, que vino a ser la Secci6n Puertorrique-
fia de la Internacional Comunista. -ex-
presaba el program de este partido puertorriquefio-- es el diri-
gente y organizador del movimiento obrero revolucionario, anti-
imperialista y de emancipaci6n national. Lucha por los objetivos
y principios del comunismo; por la conquista y organizaci6n de
la mayoria de la clase obrera y de los sectors campesinos despo-
jados de sus tierras, indigentes, pobres y campesinos medios; por
la constituci6n de la Repfblica Socialista Sovi6tica de Puerto Ri-
co; por la formaci6n de la Federaci6n Socialista Sovietica Anti-
Ilana; por el establecimiento de la dictadura mundial del proleta-
riado; por la creaci6n de la Uni6n Mundial de Repfiblicas Socialis-
tas Sovi6ticas; y por la supresi6n de las classes y la realizaci6n
del socialismo, primera etapa hacia la sociedad comunista.>

8

No satisfechos con las tacticas radicales tendientes a la vio-
lencia del partido Nacionalista, el 21 de octubre de 1934 se reuni6
una asamblea de independentistas, con delegados de various pue-
blos de la Isla, en Mayagiiez. Se constituy6 alli y entonces el Parti-
do Independentista, para laborar activamente por el logro de la
independencia y la constituci6n de la repdblica de Puerto Rico.
Las normas enunciadas fueron laborar por metodos pacificos y di-
plomAticos, segfin se hizo constar en manifiesto lanzado al pais
pocos dias despu6s, acordado en esta asamblea. La junta directo-
ra de este nuevo partido, qued6 integrada por Emilio Soler L6pez,
president; Juan Augusto Perea, primer vicepresidente; Regino
Cabassa, segundo vicepresidente; Rail Col6n Leyr6, secretario;
Emilio Figueroa Berio, subsecretario; Jos6 D. Plaza, tesorero;
Victor Rivera, subtesorero; y vocales, Pedro Luis Perea, Mario
Baez Garcia, Luis F. Santos, Ernesto Asencio, Antonio Ramos,
Mariano Segarra, Luis Palacios, Angel Carb6, Ram6n Vl6ez, Jose
Martinez, Radames Pefia, Fernando Garcia, Jose N. Tiltn y Brau-
lio Irizarry. Se adopt como ensefia la bandera de la Revoluci6n
de Lares.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


9

Los planes de rehabilitaci6n national en Estados Unidos
auspiciados por el Presidente Franklin D. Roosevelt, promovieron,
como era natural, gran interns en Puerto Rico. Desde un comien-
zo, tras visit del Comisionado Residente Santiago Iglesias a Casa
Blanca, se anunci6 que Puerto Rico seria participe y que pronta-
mente se extenderia ayuda a la Isla, similar a la extendida a las
demAs regions de la naci6n. En efecto, de la asignaci6n del Con-
greso de quinientos millones de d6lares en la Ley Federal de Ayu-
da de Emergencia (Emergency Relief Act), se dispuso la ayuda
direct a los desempleados y necesitados de Puerto Rico. James
R. Bourne, amigo del Presidente, fue encargado de dirigir el pro-
grama de ayuda a los puertorriquefios, mediante una entidad de-
denominada Puerto Rico Emergency Relief Administration
(PRERA), que en 1933 comenz6 sus actividades en Puerto Rico
desarrollando various programs de auxilio de emergencia, alivian-
do en gran parte el desempleo en la Isla, especialmente en los tra-
bajadores de cuello blanco. Los detalles del funcionamiento no en-
tran en el tema general de este libro. En su principio, todos los
partidos acogieron con beneplAcito, dispuestos a cooperar en su
aplicaci6n, las medidas para dar oportunidades de empleo en di-
versas actividades a los puertorriquefios necesitados. Pero pronto
surgieron fricciones entire los partidos de la Coalici6n Republica-
na-Socialista y el Liberal. Acusado de parcialidad partidista a fa-
vor del partido Liberal en la ayuda extendida por esta organiza-
ci6n, la mayoria parlamentaria Uni6n Republicana-Socialista rom-
pi6 relaciones con Bourne, declarando a este enemigo piblico de
Puerto Rico. Bourne fue sostenido por las autoridades de Wish-
ington, con el resentimiento de los partidos mayoritarios.
El interns de los puertorriquefios, en cuanto a los planes de la
Administraci6n Federal hacia la rehabilitaci6n econ6mica de Puer-
to Rico, estaba dirigido, mAs que a paliativos pasajeros de ayuda
direct, hacia programs de mas vasto alcance que pudieran efec-
tuar reforms econ6micas duraderas. El Presidente Franklin D.
Roosevelt, desde comienzos de 1934, anunci6 que estaba conside-
rando nuevos planes de mejoras permanentes para Puerto Rico,
planes que en la Isla cifraron grades esperanzas en todos los
sectors de opinion, que expresaron su vivo interns y actitud de
colaboraci6n. A mediados de 1934, se anunci6 un plan general ela-
borado por los tecnicos agricolas puertorriquefios Carlos A. Char-














/~~8


6




HISTORIC DE LOS PARTIUOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


d6n, Rafael Menendez Ramos y Rafael Fernandez Garcia, desig-
nado como Plan Chard6n, que obtuvo gran publicidad y atrajo
enorme interns en Puerto Rico, a pesar de que los detalles del
plan no se conocieron hasta unos seis meses despu6s, aguardando
la final sanci6n de la Administraci6n Federal y la asignaci6n de
fondos federales necesarios. La introducci6n del extenso documen-
to contentivo del Plan Chard6n, enunciaba con claridad los objeti-
vos, y decia asi:
< en general se refiere, puede considerarse reducido a los simples
terminos de una disminuci6n progresiva de terratenientes, una
desocupaci6n cr6nica y un crecimiento implacable de la poblaci6n.
En un plan de reconstrucci6n fundamental debe, por lo tanto, pro-
yectarse reducir definitivamente la desocupaci6n hasta, por lo me-
nos, un punto en que pueda resolverse por medio de agencies regu-
lares de rehabilitaci6n; lo cual puede conseguirse principalmente
restaurando las tierras a sus cultivadores y desarrollando hasta el
maximum las posibilidades industriales de la Isla. Estos resulta-
dos no han de obtenerse, sin embargo, si el crecimiento de la po-
blaci6n no puede ser detenido, o por lo menos reducido. Este il-
timo factor es de una importancia capital, puesto que, adn cuando
se obtuviese una paridad aproximada entire la poblaci6n y los em-
pleos en lo que a las ocupaciones agricolas o industriales respecta-,
aquella no podria ser mantenida a menos que la proporci6n del
crecimiento de la poblaci6n pudiese sostenerse dentro del alcance
del desarrollo econ6mico ulterior. Parece ser, por lo tanto, alta-
nente deseable, y probablemente imperative, que se prepare tan
pronto como sea possible un program de restauraci6n y de des-
arrollo industrial, combinado con un plan de emigraci6n a ambien-
tes adecuados. El desenvolvimiento de estos programs debiera
entonces progresar tan rApidamente como pudiesen determinar los
medios a la mano y la naturaleza de los problems especificos.
< ocupaci6n a que han llegado las oficinas locales de la Administra-
ci6n Federal de Auxilio de Emergencia. Se calcula por dichas ofi-
cinas, que existen en Puerto Rico no menos de ciento cincuenta
mil jefes de familiar permanentemente desocupados. Esto represen-
aproximadamente la mitad de la poblaci6n. Un studio de las posi-
bilidades podria determinar que proporci6n de estos desocupados
podria ser absorbida en cierto ndmero de afios por el mAximo des-
arrollo industrial, seg6n lo determinan el conocimiento y las con-




BOLIVAR PAGAN


diciones actuales. La desocupaci6n que subsistiera despues de ago-
tadas esas posibilidades de industrializaci6n, podria obviamente re-
solverse por la devoluci6n de las tierras, en pequefias parcelas, a
los trabajadores agricolas, y por la emigraci6n, que suministraria
empleos en otras regions. Aunque un bosquejo cientifico de la li-
mitaci6n de la natalidad debe former parte de cualquier plan de
previsora trascendencia para Puerto Rico, no puede esperarse que
el mismo result socialmente efectivo hasta que haya sido efec-
tivo para mantener reducida en el future la proporci6n de aumen-
to, una vez que la poblaci6n, en masa, haya comenzado a palpar el
mejoramiento que haya de traerle la reconstrucci6n econ6mica.>
El Plan Chard6n, en sintesis, proponia limitar la producci6n
azucarera de Puerto Rico a 865,000 toneladas, de la producci6n
en aquella 6poca; comprar varias centrales azucareras, y poner-
las bajo administraci6n de una corporaci6n pdblica; comprar unas
50,000 cuerdas de terreno; disponer de las tierras marginales para
permutarlas o venderlas a colonos; establecer un n6mero de gran-
jas de subsistencia, con animals y equipo necesarios; proveer
jornales a obreros agricolas de acuerdo con el precio del azdcar;
asegurar compensaciones a los agricultores cafieros; establecer
una f~brica de cemento, para facilitar y abaratar las construccio-
nes; y un program de aprovechamiento de las fuentes fluviales,
con objetivos de vasto alcance para electrificaci6n. El campe6n
politico del Plan Chard6n, resultaba ser Luis Muiioz Marin, quien
estuvo destacado en Washington urgiendo su implantacion. Sin
embargo, lo mismo que el partido Liberal, los partidos de la Coali-
ci6nci6n Uni6n Republicana-Socialista expresaron favorecer su
implantaci6n. La mayoria parlamentaria Coalicionista confiaba
que su colaboraci6n era necesaria, mediante medidas legislativas
insulares, para poner en march y desarrollo el plan.
El 14 de agosto de 1934, previa convocatoria suscrita por el
City Manager de San Juan Jesus Benitez Castaiio, el Senador
Luis Mufioz Marin, el Senador Bolivar Pagan y el Representante
Luis Antonio Rosario, se celebr6 en el Teatro Municipal, de San
Juan, una magna asamblea, a la cual fueron invitados todos los
partidos politicos y numerosas entidades econ6micas del pais. Be-
nitez Castafio propuso a Rafael Rivera Zayas para presidir la
asamblea, y 6ste fu6 aclamado como tal president, quien sefial6
la trascendencia del acto y exhort a considerar los asuntos con
miras patri6ticas y sin partidarismos politicos. Conrado Asenjo y
Jesus Maria Benitez fueron designados secretaries. Asisti6 repre





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


sentaci6n de los partidos Uni6n Republicana, Socialista, Liberal y
Nacionalista. Entre las diversas organizaciones que acudieron al
acto con sus representantes, figuraron la Asociaci6n de Produc-
tores de Azficar, la CAmara de Comercio, la Asociaci6n de Inge-
nieros, la Asociaci6n de Contratistas, la Uni6n de Fruteros, la Li-
ga Civica, la Asociaci6n de Importadores y Mayoristas, la Asocia-
ci6n de Propietarios y la Federaci6n Libre de Trabajadores.
El Comisionado Residente y president del partido Socialista
y de la Federaci6n Libre de los Trabajadores, Santiago Iglesias,
consumi6 un extenso turno ante la asamblea, y someti6 un mem6
rtndum suscrito por 6l, Alfonso Valdes, Pedro Juan Serrallis, Luis
Antonio Rosario, Leopoldo Figueroa y Bolivar Pagan, que lee asi:
los beneficios que ha recibido y viene obteniendo Puerto Rico en
virtud de la Administraci6n de Auxilio de Emergencia y de la Ad-
ministraci6n de Obras P6blicas, no han sido extendidas hasta la
fecha a la Isla, bajo un plan fundamental y deliberadamente cons-
tructivo que tienda a estructurar sobre bases firmes y permanen-
tes y de acuerdo con las caracteristicas de nuestro medio, el siste-
ma econ6mico de Puerto Rico. Hasta ahora, por la tributaci6n que
la Ley de Ajuste Agricola ha impuesto al pueblo de Puerto Rico
en concept de tributes de elaboraci6n, y a causa del alza del pre-
cio de los products y articulos manufacturados de los Estados
Unidos, teniendo en cuenta que Puerto Rico importa de dicho mer-
cado mas del noventa por ciento de lo'que consume y que repre-
senta un impuesto indirecto de cerca de 18 millones de d6lares
anuales, el pueblo de Puerto Rico viene contribuyendo anualmente
con la suma aproximada de 21 millones de d6lares anuales a la re-
cuperaci6n de los Estados Unidos, sin que al mismo tiempo haya
recibido la compensaci6n adecuada a ese tremendo sacrificio, que
result mis intolerable despues de las condiciones desastrosas en
que qued6 nuestra economic como resultado de los ciclones que
en el 1928 y 1932 desolaron casi por complete nuestras principa-
les fuentes de riquezas.
que es una series de enmiendas a la referida Ley de Ajuste Agri-
cola, con el principal motive de declarar product bAsico los azi-
cares provenientes de la remolacha y de la cafia, a fin de controlar
el mercado y estabilizar el precio de dicho product. La aplicaci6n
de dicha ley a Puerto Rico en lo referente a la fijaci6n de la cuota
de exportaci6n para el afio 1934, sin que al mismo tiempo ni se-




BOLIVAR PAGAN


guidamente se pusieran en prActica las medidas compensatorias
establecidas en dicha ley para indemnizar a los productores de
azfcar de los perjuicios sufridos por la aplicaci6n de la misma;
el no fijarse desde ahora las cuotas de exportaci6n individuals
que para agricultores y centralistas han de regir para los afios
1935 y 1936, y el no proveer medidas inmediatas para absorver el
desempleo causado por la reducci6n del cultivo, ha ocasionado un
estado de incertidumbre y de desconcierto en todos los factors
relacionados con la industrial agricola y fabril del azdcar en Puer-
to Rico, de la cual dependent para su vida y bienestar no menos
del 75 por ciento de la poblaci6n puertorriquefia, a tal extreme que
en la actualidad el cr6dito, el cultivo y el trabajo estdn completa-
mente paralizados.
de la ley Costigan-Jones han sido estudiados concienzudamente
por distintas personalidades y entidades econ6micas representati-
vas del pueblo de Puerto Rico. Hombres pdblicos, la Comisi6n Eco-
n6mica de la Legislatura, la Asociaci6n de Productores de Azdcar,
la CAmara de Comercio, las organizaciones obreras, la Asociaci6n
de Industriales de Puerto Rico, la Puerto Rico Bankers Asociation,
la Asociaci6n de Ingenieros de Puerto Rico, la Asociaci6n de Con-
tratistas de Puerto Rico, la Asociaci6n de Comerciantes Mayoris-
tas, la Porto Rico Fruit Union, la Asociaci6n de Propietarios de
Fincas Urbanas de San Juan, la Asociaci6n de Representantes y
Agentes Viajeros de Puerto Rico, la Liga Civica Reformista, la In-
dustrial Tabacalera, la Asociaci6n de Fabricantes de Lideres de
Puerto Rico, la Asociaci6n de Importadores y Mayoristas, etc.,
etc., han llegado ya a conclusions, la mayor parte de las cuales
coinciden en cuanto a las medidas de urgencia que deben ser apli-
cadas inmediatamente para afrontar la crisis que amenaza a la
industrial azucarera, y poner en vigor en todos sus aspects la ley
Costigan-Jones.
criben estamos sustancialmente de acuerdo, pueden enumerarse
del siguiente modo:
<(1) Que se destine inmediatamente de los fondos de la Ad-
ministraci6n de Obras Pdblicas cantidad bastante para ejecutar
en la Isla obras pfblicas que permitan eliminar el desempleo.
<<(2) Que en relaci6n a la Ley Costigan-Jones, el Secretario
de Agriculture proceda a fijar las cuotas de exportaci6n e indi-
viduales para el afio 1935 y 1936.





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEIOS


<(3) Determinar la forma en que la Administraci6n habrA
de cuidarse del excedente de azdcar ocasionado por la implanta-
ci6n de la Ley Azucarera, y que rapidamente adopted medidas para
colocar ese excedente.
<<(4) Determinar la forma en que habra de indemnizarse a los
cosecheros de cafia y a los obreros que dependent de la industrial
azucarera, de las p6rdidas y perjuicios que les ocasiona la aplica-
ci6n de dicha ley, y hacer efectiva esa indemnizaci6n.
(5) Reglamentar la producci6n de los afios 1935 y 1936 so-
bre la base de las cuotas establecidas, determinando la participa-
ci6n que respectivamente hayan de tener las centrales, colonos y
las condiciones equitativas en que ha de sembrarse y molerse la
cafia.
<(6) Que se trate la cuesti6n del tabaco en la asamblea.
<<(7) Que se anuncie que toda la cafia sembrada antes de la
aprobaci6n de la Ley Costigan-Jones podri ser vendida normal-
mente por la Administraci6n de Ajuste Agricola.
(8) Que se fijen cuotas individuals para la cosecha de 1935
a todos los agricultores, inclusive las centrales.
<(9) Que se hagan contratos con cada uno de los agriculto-
res de cafia, inclusive las centrales, en proporci6n exactamente
igual. Que estos contratos deben ser flexibles, por no conocerse
hasta qu6 punto funcionard el Plan Chard6n cuando comience la
zafra.
(10) Que se incluya en los contratos que, hasta el limited de
la reducci6n requerida, la cafia que no se permit moler en 1935
sera comprada por la Administraci6n de Ajuste Agricola.
<(11) Que, a .base de esto, se extienda refacci6n inmediata
y direct a los agricultores de cafia.
<(12) Que se determine la segregaci6n del sobrante de az6-
car, no hasta el afio que viene, sino para que pueda disponerse
de 61 sin limitar la labor productive de la industrial azucarera mis
alla de lo que la limita la cuota asignada a Puerto Rico, y propor-
cionAndole a los propietarios de dicha azfcar medios fAciles y lle-
vaderos de financiarlos.
(13) Que se comience a desarrollar a la mayor brevedad el
plan de reconstrucci6n fundamental, para que la reducci6n que
tenga que hacer cada agricultor en diciembre sea lo mas pequefia
possible, a base del plan que compensa permanentemente y en la
mayor proporci6n possible, a base de la Ley Costigan-Jones que
compensa transitoriamente.





BOLIVAR PAGAN


<<(14) La extension a Puerto Rico de todas las agencies que
control la Farm Credit Administration.
<<(15) Que se extienda a Puerto Rico el plan de la Reconstruc-
ci6n Federal de la Naci6n.
<(16) Peticionar al Presidente de Estados Unidos y al Go-
bernador de Puerto Rico que den los pasos inmediatos para
centralizar la autoridad que resuelva los problems expuestos, co-
ordinando la labor del agent de Ajuste Agricola en Puerto Rico
con la labor de las agencies de creditos -Farm Credit Adminis-
tration- establecidas ya tambien en Puerto Rico.
tienen el hoonr de someter a esta asamblea la siguiente proposi-
ci6n:
de todos los intereses y factors de opinion que estAn representa-
dos en la misma, para que redacte un memorial dirigido a Su Ex-
celencia el Presidente de los Estados Unidos, Hon. Franklin D.
Roosevelt, exponiendole de manera sintitica la situaci6n criti-
ca porque atraviesa Puerto Rico con motivo de los hechos expues-
tos en este escrito, y recabando que con toda urgencia se adopten
por las autoridades competentes del Gobierno Federal las medidas
de urgencia que se estimen necesarias y convenientes para resol-
ver la crisis que afecta a la industrial azucarera en Puerto Rico
y al pueblo en general, y ademis que oportunamente se pongan en
practicea las medidas de reconstrucci6n econ6mica y social de ca-
ricter permanent similares a las que se estin poniendo de prac-
tica en los Estados Unidos, y ofrecerle al senior Presidente la co-
operaci6n decidida de todo el pueblo de Puerto Rico y la seguri-
dad de que nuestro pueblo habri de cumplir todos los deberes y
obligaciones que contraiga con motivo de la implantaci6n de to-
das las medidas que el Presidente haya de aplicar a Puerto Rico
para su complete rehabilitaci6n,.112
Consumi6 tambien un extenso turno el Senador Luis Mufioz
Marin, quin comenz6 expresandose en la forma siguiente:
blea, voy a tener breves palabras para decir. El tiempo apremia.
Ya se ha perdido demasiado tiempo. Lo han perdido las autorida-
des de Washington. La situaci6n en que nos encontramos es su-
mamente grave. Creo que es la mis grave en que jamAs se ha en-
contrado Puerto Rico.2
Mufioz Marin prosigui6 exponiendo los motives que a su jui-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


cio habian agravado la situaci6n econdmica de la Isla. Dijo que
por una de esas ironias del destino, la Administraci6n de carActer
mAs liberal que ha habido en los Estados Unidos, la Administra-
ci6n que habia que career que tenia intenciones buenas, sanas y
de profundo interns para Puerto Rico, habia traido a la Isla la
agudizaci6n de la crisis. Afiadi6 que era necesario implantar me-
didas para salvar al pais; que se impusieron processing taxes so-
bre products que Puerto Rico tiene que comprar y que no pro-
duce; que esto ha sido una carga muy pasada que se ha echado
sobre la Isla.
Refiriendose a la Ley Costigan-Jones, Mufioz Marin dijo que
habia sobreproducci6n de azucar en las regions que abaste-
cen el mercado azucarero; que era necesario controlar los efectos
de esta sobreproducci6n. < del azfcar -agreg6- conocidos, y en lo que se refiere a Puerto Rico no se encontraria
una central que no estuviese en bancarrota, ni un agricultor que
retuviera la posesi6n de sus tierras, ni un obrero que pudiera ga-
narse un journal para su subsistencia.
< -afiadi6 Mufioz Marin- que han implantado en todo su rigor las restricciones y las car-
gas de la Ley Costigan-Jones, y no se han puesto en practice las
medidas compensatorias; se obliga a las centrales y a los agricul-
tores a restringir sus exportaciones, y por otro lado no se les in-
forma cuAles son las compensaciones que pueden esperar para la
cosecha que estA ya en pie; se ha paralizado el credito a conse-
cuencia de esto, se ha abandonado el cultivo de grandes extensio-
nes de cafia ya sembradas; se corre el riesgo de que no pueda sem-
brarse la cafia de gran cultural en estos meses por falta de refac-
ci6n; y se ocasionan otros males gravisimos que traen la desespe-
raci6n de nuestro pueblo; bien por desidia o por incomprensi6n,
la Administraci6n de WAshington no ha torado acci6ro en rela-
ci6n con las medidas compensatorias de la Ley Costigan-Jones; la
culpa de nuestra situaci6n la tienen los funcionarios de la capi-
tal de los Estados Unidos, aunque no pueden juzgarse como malas
sus insinuaciones para la Isla, nos consta que son buenas; pero el
retraso en anunciar una political definida, official y autorizada,
estA causando trastornos a nuestro pueblo. Puerto Rico, tiene to-
das las cargas y desventajas de la Ley Costigan-Jones, y no re-
cibe los beneficios de la political de recuperaci6n. Es de vida o
muerte la situaci6n que confrontamos, que debe ser resuelta hoy





BOLIVAR PAGAN


mismo por nosotros y antes de dos semanas por los Estados Uni-
dos. Se le echa encima todo ese fardo a un pueblo que durante los
iltimos treinta afios ha sido victim de la explotaci6n mis inicua
y desastrosa, se le ha privado de sus tierras, sus agricultores se
convierten en peones y los peones en bestias de carga muri6ndose
de hambre en las cunetas. Estoy seguro, sin demagogias y sin ex-
ageraciones, que si no se arregla en siete dias esta situaci6n, pue-
de el pueblo de Puerto Rico insurreccionarse en desesperaci6n. Pa-
ra conseguir que se resuelva esta situaci6n, es necesario libertar
el credito para los agricultores, que es la base del cultivo y lo que
salva la situaci6n de la agriculture; que la Administraci6n de
Ajuste Agricola anuncie su political de compensaci6n.>
Prosigui6 Mufioz Marin hablando sobre el plan de recons-
trucci6n permanent para Puerto Rico. Entre otras cosas dijo:
< Roosevelt anuncia y aprueba en principio un plan de reconstruc-
ci6n permanent para la Isla, una asamblea de puertorriqueiios
no hiciera por lo menos lo que hace el Presdiente de los Estados
Unidos. Tenemos el derecho de reclamar el plan. No estamos men-
digando. Que se sepa que estamos conscientes de que nuestro
problema no es meramente el azucarero. Que es imprescindible
que se afronte la reconstrucci6n, el rescate de nuestras tierras,
hacer de esta Isla una comunidad decent, de equidad, para im-
plantar en Puerto Rico el Cristianismo, que haya en nuestro pue-
blo el pan nuestro de cada dia. Al demandar que se ponga en
prActica el plan de reconstrucci6n, sefialamos responsabilidades de
muchos afios y acusamos errors que si no se corrigen bajo la
Administraci6n de Roosevelt, nunca se corregiran. Es 4sta la pri-
mera y quizas la filtima oportunidad para salvar a Puerto Rico>.
La asamblea termin6, despues de aprobar acuerdos endosan-
do planteamientos de diversas organizaciones econ6micas, y acor-
d6 enviar el siguiente mensaje telegrifico al Presidente de Esta-
dos Unidos, suscrito por el president de la asamblea Rafael Ri-
vera Zayas y los secretaries Conrado Asenjo y Jesds Maria Be-
nitez:
en la ciudad de San Juan, en la cual estAn presents los represen-
tantes de todos los partidos politicos representados en la Legisla-
tura, las autoridades insulares, la industrial, la agriculture y la
banca, las organizaciones comerciales y obreras, se acord6 por
unanimidad urgir su inmediata atenci6n a las condiciones ca6ti-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


cas existentes en esta Isla con resultado de la casi total paraliza-
ci6n de los. negocios, debido a la situaci6n azucarera. La incerti-
dumbre en cuanto al plan de la Administraci6n, priva a los colonos
de cafia de obtener el financiamiento necesario para tender sus
cosechas en pie. La fuente principal de ingresos para la poblaci6n
de esta 6poca se deriva del trabajo en las fincas. Mas del 75 por
ciento de los obreros del campo estin sin trabajo, con el consi-
guiente efecto en el comercio en general. A menos que se tome
una acci6n pronta y esmerada para corregir esta situaci6n, existe
un peligro inminente de un colapso total en la estructura econ6-
mica del pais en un future inmediato. Urgimos que la Administra-
ci6n sin dilaci6n alguna.proceda a (1) Fijar las cuotas individua-
les de 1935; (2) Que se anuncie definitivamente las medidas com-
pensatorias y de auxilio que provee la ley; (3) Que se disponga
del sobrante de 1934, bien por compra, financiamiento, o de otro
modo que permit seguir el trabajo en la cosecha de 1955 en plena
capacidad en concordia con cualquiera cuota fija. No es posi-
ble obtener refacci6n mientras no se actde definitivamente sobre
estos puntos. Requerimos acci6n urgente sobre lo anterior pri-
mero, tambien require acci6n inmediata para aliviar males fun-
damentales. En conclusion hemos de decir que la Administraci6n
no podria eludir su responsabilidad en las trigicas consecuencias
que habrian de resultar de la situaci6n descrita si no actda inme-
diatamente para remediarla>>.
El tema pdblico diario era el Plan Chard6n y las perspecti-
vas de su aplicaci6n a la Isla, lo que creaba una gran expectaci6n
por los efectos que pudiera tener el mismo en el curso de los acon-
tecimientos politicos segin las personas que fueran encargadas
para dirigirlo. La mayoria parlamentaria Coalicionista aprob6, en
la sesi6n ordinaria de 1935, un proyecto de ley creando una cor-
poraci6n cuasi-pdblica que pudiera implantar el plan en sus prin-
cipales aspects. Este proyecto fue vetado por el Gobernador Win-
ship, obedeciendo a instrucciones de las autoridades de Wishing-
ton trasmitidas por el Subsecretario del Departamento Federal
de lo Interior Oscar Chapman. Este veto produjo gran revuelo y
fue resentido agriamente por la mayoria legislative como una in-
tromisi6n indeseable en los asuntos internos de Puerto Rico. Co-
mo protest, la mayoria parlamentaria cerr6 abruptamente las se-
siones legislativas el 14 de abril de 1935. El president del Senado,
Rafael Martinez Nadal, pidiendo airadamente el cierre de las CA-
maras como protest por tal intromisi6n, pronunci6 ante el Sena-





BOLIVAR PAGAN


do un discurso de altos tonos anticoloniales. El president del
partido Liberal, Antonio R. Barcel6, invite alli y entonces, a Mar-
tinez Nadal para proclamar la repfblica de Puerto Rico. Hasta
eso no lleg6 la mayoria parlamentaria, y se dispuso a acudir ante
las autoridades de WAshington para plantear su querella. Marti-
nez Nadal, Alfonso Valdes, Miguel Angel Garcia M6ndez, Leopol-
do Figueroa, Bolivar Pagan, Antonio Reyes Delgado y Vicente
Hita Jr., fueron los comisionados de la Coalici6n para tales fines.
Comisiones del partido Liberal tambidn fueron a WAshington, in-
tegradas por Barcel6 y Luis Mufioz Marin, que se unieron en el
Norte con el delegado permanent del partido Liberal en Wash-
ington, Walter MckJones.
El Plan Chard6n, desde sus comienzos, tuvo implicaciones
political locales en Puerto Rico, a pesar de reiteradas declaracio-
nes de lideres que lo favorecian expresando que el mismo seria
desarrollado en forma no partidista. El liderato Coalicionista hizo
saber que la designaci6n de Carlos A. Chard6n para dirigir dicho
plan no seria grata a la Coalici6n, y que objetarian tal designa-
ci6n rehusando cooperar. La controversial political se traslad6 de
Puerto Rico a WAshington, de donde a la vez todos esperaban las
asignaciones federales necesarias para poner en march dicho
plan.
10

El moment politico en Puerto Rico era de gran efervescen-
cia. El 4 de agosto de 1935, el Grupo de los 76, segdn indicamos
anteriormente se reuni6 en asamblea en el Teatro Municipal de
San Juan, previa convocatoria lanzada por Felipe Col6n Diaz e
invitaci6n general para former un nuevo partido politico. Abier-
ta la asamblea por Felipe Col6n Diaz, quien expuso la situaci6n
y los alegados motives de querella contra la direcci6n del partido
Uni6n Republicana, consistent en alegadas actuaciones dictatoria-
les y arbitrarias y conduct desconsiderada para fundadores del
partido Uni6n Republicana. A moci6n de Jesds Benitez Castahio,
uno de los destacados lideres del movimiento, se design por acla-
maci6n para presidir la asamblea a Rafael Arjona Siaca, militant
en el movimiento y quien a la saz6n desempefiaba el caigo de Juez
Superior (entonces Ilamado de Distrito) de Humacao. Se design
a Manuel Diaz Garcia como vicepresidente de la asamblea, y como
secretaries a Alejandro Torres y Hector Oliveras. Rafael Arjona





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


Siaca, Juan Valdejully Rodriguez, Francisco M. Zeno y Jorge Ro-
mani pronunciaron discursos exhortando a la formaci6n de la nue-
va colectividad. El comity de credenciales, a traves de Jose Tor-
mos Diego, inform que habian 268 delegados debidamente acre-
ditados de casi todos los pueblos de la Isla. El comitd de resolu
ciones, presidido por Isaac GonzAlez Martinez, inform sobre la
resoluci6n para romper todos los vinculos con el partido Uni6n
Republican y crear el nuevo partido. A favor de esta resoluci6n
pronunciaron discursos Felipe Col6n Diaz, Joaquin D. YordAn y
Juan Valldejuly Rodriguez. En contra, hablaron Leopoldo Tormes
Garcia y Eduardo Arreche. Eugenio Lecompte, quien era espec-
tador, tambidn se dirigi6 a la asamblea para que desistiera de for-
mar el nuevo partido contra la Uni6n Republicana. Por gran ma-
yoria, se acord6 former el nuevo partido. Se aprob6 la declaraci6n
de principios, que en lo esencial decia:
< legitimos sentimientos regionales y de nobles ideales humans;
y su advenimiento a nuestras contiendas civicas lo impone una
sentida necesidad local creada por el evidence fracaso de los par-
tidos politicos existentes en sus funciones de gobierno, a la vez
que responded a la influencia ineludible de las corrientes renovado-
ras que en el moment hist6rico actual sacuden a los pueblos mAs
civilizados del mundo en un crepitante afAn de justicia social y
de mayor dignificaci6n humana.
en esta hora de renovaci6n universal, el Partido Regional adopta
la siguiente declaraci6n de principios:
<<(a) Que el pueblo de Puerto Rico, como todo pueblo civili-
zado, tiene derecho inalienable a gobernarse por si mismo: y
< (b) Que a la consecuci6n de esta supreme finalidad, en la for-
ma que decide el sufragio popular, la agrupaci6n political naciente
habrA de empefiar su mas esforzadas gestiones.
< to al status politico insular, el Partido Regional proclama la nece-
sidad de que, durante la continuaci6n del regimen actual y sus
alternatives antes de la implantaci6n del que habra de surgir al
resolverse definitivamente nuestro problema politico, los poderes
pdblicos insulares, en armonia con las autoridades federales, cuan-
do 6stas orienten plenamente hacia nuestro bienestar sus activi-
dades en la Isla, deben incesamente luchar por la mayor cantidad
de felicidad para todo nuestro pueblo.>





BOLIVAR PAGAN


El Comit6 Directivo del nuevo Partido Regional, qued6 inte-
grado por las siguientes personas: Felipe Col6n Diaz, Jesds Beni-
tez Castafio, Oscar Nevares, Manuel Diaz Garcia, Braulio Castillo,
Avelino GonzAlez Mena, Joaquin D. YordAn, Armando L6pez Ma-
rrero, Juan Avalo Garcia, Tomas Rodriguez, Isaac Gonzalez Mar-
tinez, Jorge Romani y Jose C. Jusino.
Cerr6 el acto el juez Rafael Arjona Siaca, con un discurso ex-
hortando al nuevo partido a la lucha.
Deciamos anteriormente que la controversial political insular
se habia trasladado de Puerto Rico a Washington. All estaba
pendiente la determinaci6n final del Presidente Franklin D.
Roosevelt sobre los planes de recuperaci6n y las asignaciones para
Puerto Rico. Tambien estaba pendiente en el Congreso un proyec-
to presentado en 1935 por el Comisionado Residente Santiago Igle-
sias, para autorizar al pueblo de Puerto Rico a elegir una conven-
ci6n constituyente para redactar y aprobar una constituci6n de
Estado y el ingreso de Puerto Rico como tal Estado en la Uni6n
Norteamericana. La Legislatura Insular, con el voto de su mayo-
ria parlamentaria, en 1935, habia aprobado una resoluci6n con-
currente en demand de la Estadidad para Puerto Rico, y dispo-
niendo a la vez, como media transitoria e inmediata, la deman-
da para la concesi6n del derecho al pueblo de Puerto Rico a elegir
al gobernador de la Isla. Entre otras demands contenidas en di-
cha resoluci6n legislative, se solicitaba la disposici6n de que nin-
guna ley del Congreso seria aplicable a Puerto Rico si no era apro-
bada tambi4n por la Legislatura Insular. El partido Socialista
ya se habia manifestado a favor de la aspiraci6n de Estadidad
federada El partdio Uni6n Republciana, en su primordial aspira-
ci6n political coincidia perfectamente con el partidt Socialista, lo
que en gran parte explica la continuada coalici6n de estos partidos,
frente al partido Liberal que entonces ponia 6nfasis a su aspira-
ci6n independentista.

12

En agosto 6 de 1935 el Presidente Franklin D. Roosevelt, por
decreto ejecutivo, aprob6 la asignaci6n para la rehabilitaci6n per-
manente de Puerto Rico, en una suma de cuarenta millones de
d6lares, para comenzar, mis el product de las contribuciones so-
bre elaboraci6n del azdcar de Puerto Rico, que se estimaba produ-
ciria siete millones y medio de d6lares, para ser tales fondos ad-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


ministrados por una entidad denominada Puerto Rico Recons-
truction Administration (PRRA). Como Administrador de esta
entidad se design por el Presidente al Director de la Divisi6n de
Territories y Posesiones Insulares del Departamento de lo Inte-
rior, Ernest Gruening. Este design a Carlos A. Chard6n como
Administrador Regional en Puerto Rico. Otras designaciones fue-
ron hechas: Guillermo Esteves, como Subadministrador Regional;
Manuel Egozcue, jefe de la Secci6n de Mejoramiento de Arraba-
les; E. W. Hadley, jefe de la Secci6n Forestal; Luis Radl Esteves,
jefe de la Divisi6n de Personal y Campamentos de Trabajadores;
Antonio Luchetti, jefe de la Secci6n Hidroelectrica; Rafael Fer-
nandez Garcia, jefe de la Secci6n de Rehabilitaci6n; A. H. Behr,
jefe de la Unidad de Rehabilitaci6n Cafetera; Rafael Rivera Za-
yas, jefe Asesor Legal; y como miembros del cuerpo ejecutivo,
a Jesds T. Pifiero, Jaime Annexy y Gabriel Emmanuelli. Se cre6
tambien un Comit4 Coordinador, que estaria compuesto por los
jefes de los Departamentos del Gobierno Insular, y dos represen-
tantes legislativos, uno de cada una de las CAmaras de la Legis-
latura Insular. Para. cubrir estas representaciones legislativas
anunciaron al Senador Antonio Reyes Delgado (Socialista) y al
Representante Etienne Totti (de la Uni6n Republicana). Estos
representantes legislativos prontamente rehusaron, respondiendo
a la repulsa que tuvo la organizaci6n para dirigir la PRRA de par-
te de los partidos de la Coalici6n Uni6n Republicana-Socialista,
los cuales partidos resintieron la organizaci6n de la PRRA, por
considerar estos partidos que las facultades del Comit6 Coordina-
dor de miembros del Gobierno Insular eran nominales, sin poderes
ejecutivos, y que las designaciones del personal director de la
PRRA se habia hecho sin consult ni consentimiento de las auto-
ridades oficiales de Puerto Rico, ignorindose asi a los organis-
mos del Gobierno constituido en Puerto Rico, especialmente a la
mayoria legislative electa por el pueblo, y por entender que se
creaba un supergobierno en Puerto Rico por encima de la autori-
dad del Gobierno Insular.
Pronto surgi6 la controversial entire la PRRA y los partidos
de la Coalici6n Uni6n Republicana-Socialista. En un largo mani-
fiesto dirigido al pais, en un magno acto piblico celebrado en la
Plaza Baldorioty, de San Juan, los presidents de los partidos de
la Coalici6n, Rafael Martinez Nadal y Bolivar Pagan, rompieron
lanzas combatiendo la organizaci6n de la PRRA y los alegados de-
signios politicos de la misma. Este manifiesto fu6 contestado, me-




BOLIVAR PAGAN


diante discurso radicado a toda la Isla, en defense de la PRRA, por
el Senador Liberal Luis Mufioz Marin, quien aparecia como el
fact6tum politico de la PRRA, lo que como tal contribuy6 a que 6s-
te adquiriera gran predominio pfblico y especialmente en el par-
tido Liberal. La controversial fu6 larga, y calde6 grandemente a
los Animos partidistas. El partido Liberal, destacadamente me-
diante Luis Mufioz Marin, continue defendiendo a brazo partido a
la PRRA y sus planes de rehabilitaci6n econ6mica de Puerto Ri-
co. El Secretario de lo Interior de Estados Unidos, Harold Ickes,
en un viaje que hiciera a Puerto Rico, ech6 combustible a la ho-
guera partidista, haciendo declaraciones despectivas para la ma-
yoria legislative insular. No entra en la material de este libro re-
latar los detalles de esa controversial, cuyas consecuencias pusie-
ron practicamente a los partidos de la Coalici6n frente a las po-
derosas autoridades de WAshington que ejercian soberania sobre
la colonia de Puerto Rico.

13

Toda la 6poca que relatamos fue de una gran inquietud y
agitaci6n piblica. Contribuia a ello tambi6n la propaganda active
del partido Nacionalista, y la exhortaci6n de su lider Pedro Albi-
zu Campos hacia metodos de violencia. Para el 24 de octubre de
1935 se convoc6 una reuni6n general del estudiantado de la Uni-
versidad de Puerto Rico, en Rio Piedras, para protestar contra
declaraciones atribuidas a Pedro Albizu Campos contra el caric-
ter del estudiantado. Para impedir ese acto, se promovi6 una con-
centraci6n de Nacionalistas en Rio Piedras Hubo un choque entire
Nacionalistas y la Policia, y resultaron muertos un policia y cua-
tro Nacionalistas, y hubo cuarenta heridos. En los funerales de
los Nacionalistas, Pedro Albizu Campos pronunci6 un voilento dis-
curso contra el Gobierno y especialmente contra las fuerzas poli-
ciacas, contra Carlos A. Chard6n a la saz6n Canciller de la Uni-
versidad, y contra el partido Liberal, a quienes tambidn hizo res-
ponsables de un .
-expres6 en parte Albizu Campos-
juramento para que este asesinato no quede impune>. Al final
de su oraci6n de duelo, Pedro Albizu Campos exhort a la concu-
rrencia, diciendo, crean libres. Juramos todos que el asesinato no perdurarA en
Puerto Rico>. -repiti6 la concurrencia.'"




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


El partido Nacionalista ya bogaba a toda vela por aguas
turbulentas. En su pr6xima asamblea declararia la guerra, vir-
tualmente, a los Estados Unidos. El 8 de diciembre de 1935, el
partido Nacionalista se reuni6 en asamblea general en el Teatro
Campo Alegre, de Caguas, bajo la presidencia de Pedro Albizu
Campos. Como barril de p6lvora, estall6 el animo del partido en
sus nuevos derroteros de violencia. Tras arenga del president,
quien coment6 en tonos excitados los acontecimientos recientes,
se adoptaron acuerdos terminantes, (1) declarando que el partido
no concurriria a mas; (2) para demandar al Gobierno norteamericano que desocu-
para a Puerto Rico enseguida, pacificamente, o de lo contrario
se cio military a todos los militants del Partido Nacionalista; y (4)
para flotar un empristito en la Isla y en el extranjero, para su-
fragar los gastos de la lucha.
Se eligi6 la nueva Junta Nacional, que qued6 integrada por
Pedro Albizu Campos, president; Luis R. Garcia Casanova, vice-
presidente; Juan Antonio Corretjer, secretario; vocales en los dis-
tritos, Eduardo G. Ram6, Plinio Graciani, Pedro Ulises Pab6n,
J. M. Toro Nazario, Rafael Ortiz Pacheco, Jos6 Miguel Vidal, Pe-
dro P6rez Pimentel, Alvaro Walker, Ram6n Medina Ramirez, Er-
melindo Santiago, Juan Alamo, Julio Pinto Gandia, Juan Cancel
Matos y Narciso Basso Varela, 6ste dltimo representante de la
secci6n del partido en la ciudad de Nueva York.

14

El 23 de febrero de 1936, ocurri6 en San Juan un suceso que
conmovi6 a toda la Isla, y la noticia vol6 a las primeras pdginas
de los principles peri6dicos de Estados Unidos y del mundo en-
tero. Dos j6venes Nacionalistas, Hiram Rosado y Elias Beau-
champ, tirotearon a mansalva al Jefe de la Policia Insular, el nor-
teamericano E. Francis Riggs, quien muri6 en el acto. Riggs era
persona pacifica, sociable, y cordial con los puertorriquefios; no
era persona malquerida ni se le imputaba acto alguno de rigor o
de persecuci6n contra nadie. Al ser atacado no portaba macana
ni arma de fuego; precisamente llevaba en la mano un libro de
misa, pues moments antes salia de la Catedral Cat6lica. Arres-
tados por la policia, Hiram Rosado y Elias Beauchamp, 4stos fue-
ron conducidos al cuartel general policiaco, en San Juan, donde




BOLIVAR PAGAN


poco despues fueron estos matados alli por la fuerza policiaca.
Estos sucesos consternaron a la comunidad. A los funerales de
Rosado y Beauchamp acudi6 una nutridisima concentraci6n 4e Na-
cionalistas. Pedro Albizu Campos despidi6 el duelo, en tonantes
frases acusatorias contra el Gobierno y la Policia. quefios aqui reunidos a fines de octubre> -dijo Albizu 'Campos
en las frases finales de su oraci6n f6nebre- vinieron a jurar
venganza del asesinato de Rio Piedras; y estos dos valientes que
aqui yacen, nos dicen que el juramento en Puerto Rico es vAlido
y esta sellado con sangre inmortal,.115
El Gobierno habia abierto investigaci6n contra los preparati-
vos e incitaciones de violencia del liderato Nacionalista. El 6 de
abril de 1936, se public el texto de un informed del Gran Jura-
do de la Corte de Distrito de Estados Unidos en Puerto Rico (Cor-
te Federal), acusando de conspiraci6n para derrocar por medios
violentos al Gobierno de Estados Unidos, a los lideres Nacionalis-
tas Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer, Luis F. Velaz-
quez, Clemente Soto V6lez, Erasmo VelAzquez, Juan Gallardo San-
tiago, Pablo Rosado Ortiz y Rafael Ortiz Pacheco. Con excepci6n
de este iltimo por haber desaparecido, todos fueron arrestados, y
dias despu6s comenz6 el process criminal ante dichd tribunal fe-
deral. No hubo veredicto en el primer juicio. Despues de un segun-
do juicio, los acusados fueron declarados culpables por el jurado,
y sentenciados a various afios de presidio, penas que los convictos
cumplieron confinados en la Penitenciaria Federal de Atlanta.

15

El asesinato del Jefe de la Policia Riggs, tuvo profunda reper-
cusi6n en las esferas oficiales de Washington. El 23 de abril de
1936, el Senador Millard Tydings (Dem6crata de Maryland), ami-
go de Riggs y president del Comit6 de Territorios y Posesiones
del Senado Federal, present un proyecto en el Congreso para con-
ceder la independencia a Puerto Rico. La prensa anunci6 desde
Washington que este proyecto tenia el previo endoso de la Admi-
nistraci6n Nacional. Este proyecto fu6 preparado por abogados
de la Oficina de Territorios y Posesiones Insulares del Departa-
mento de lo Interior, de Washington, a petici6n del Senador Tyd-
ings y dirigida la preparaci6n del mismo por Ernest Gruening.
Tuvo el visto bueno de dicho Departamento de lo Interior, aunque
se solicit que no se hiciera constar que era un proyecto official





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


de la Administraci6n. Este proyecto produjo tremenda sensaci6n
general ex' Puerto Rico.
Este proyecto del Senador Tydings disponia, en sintesis, que
el primer lunes de noviembre de 1937 el pueblo de Puerto Rico
votaria en un plebiscite el dilema si queria o no ser repdblica in-
dependiente, sin otra alternative. Si una mayoria del electorado
votaba en la afirmativa, la Legislatura de Puerto Rico convoca-
ria una convenci6n constituyente, para adoptar la constituci6n,
de forma republican, de Puerto Rico. Esta constituci6n tendria
que someterse para su aprobaci6n al Presidente de Estados Uni-
dos, y luego al voto del pueblo de Puerto Rico. Esta constituci6n
tendria que redactarse -sujeta a ciertas condiciones, para garanti-
zar intereses del Gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico, que
regirian hasta que los Estados Unidos desplazara completamen-
te su soberania de la Isla. En este period intermedio, cuya du-
raci6n no se fijaba en el proyecto, la Com!midad de Puerto Rico
asumiria las responsabilidades del gobierno interno y las obliga-
ciones de Puerto Rico, pero los Estados Unidos retendria en Puer-
to Rico un Alto Comisionado, con acceso a todos los documents
y archives del Gobierno de Puerto Rico, para vigilar el cumpli-
miento de las obligaciones de Puerto Rico, con derecho este Alto
Comisionado a ocupar las aduanas de Puerto Rico si fuere ello
necesario; permaneceria en Puerto Rico una Corte Federal de Es-
tados Unidos, con jurisdicci6n similar a la existente, y la Corte
de Circuito correspondiente y el Tribunal Supremo de Estados
Unidos continuarian con facultad para revisar en apelaci6n y
recursos de certiorari los casos procedentes de Puerto Rico. Du-
rante el period intermedio de la Comunidad, se suspenderia prAc-
ticamente la ayuda que el Gobierno de Estados Unidos conferia
a Puerto Rico mediante diversas leyes federales; y Puerto Rico, a
los seis meses de inaugurada esta Comunidad, tendria que proveer
para su propia defense military, aunque las relaciones exteriores
estarian sujetas al control de Estados Unidos. Despuds del despla-
zamiento de la soberania norteamericana de Puerto Rico, las re-
laciones de comercio de Estados Unidos con Puerto Rico serian
iguales que con cualquier otra naci6n, sujeto a arreglos que se hi-
cieran de com6n acuerdo entire los gobiernos de Estados Unidos
y Puerto Rico. A los habitantes de Puerto Rico se les privaba de
su ciudadania norteamericana, sujeto a que hicieran solicitu-
des de naturalizaci6n los que desearan mantenerla. Las leyes de
inmigraci6n de Estados Unidos, se aplicarian a los puertorrique-




BOLIVAR PAGAN


fios lo mismo que a las otras naciones extranjeras. El proyecto no
aseguraba garantias econ6micas para Puerto Rico en sus relacio-
nes con Estados Unidos. En cuatro etapas anuales despues de pro-
clamada la Repdblica de Puerto Rico, se aumentarian las tarifas
norteamericanas, en un veinticinco por ciento cada afio, sobre
los products importados a Estados Unidos de Puerto Rico, des-
apareciendo al final el comercio libre entire estos paises."11 El Se-
nador Luis Mufioz Marin, a la saz6n en Washington, declare que
las bases econ6micas del proyecto no eran satisfactorias para
Puerto Rico, y sugiri6 que se presentara un bill mis just. El Co-
misionado Santiago Iglesias, tron6 contra el proyecto, calificAn-
dolo como un cicl6n para Puerto Rico.
A pesar de los tdrminos irrazonables y drAsticos del referido
proyecto Tydings, que se consider era product de momentinea
iracundia contra los puertorriquefios ocasionada por el asesinato
de Riggs, la reacci6n general en Puerto Rico fu6 en gran parte
favorable a aceptar la independencia. Se manifestaron en contra-
rio ciertos sectors de opinion con inquebrantable oposici6n a la
independencia de Puerto Rico. El proyecto produjo terror en las
altas esferas econ6micas. Huelga apuntar el entusiasmo favorable
que ese proyecho levant en los partidos y grupos independentistas.
El president del partido Uni6n Republicana, Rafael Marti-
nez Nadal, hizo declaraciones sensacionales, expresando que aco-
geria la independencia que parecia se queria imponer a Puerto
Rico. El Comit6 Central Territorial del Partido Uni6n Republica-
na, reunido en sesi6n el primero de mayo de 1936, en San Juan,
resolvi6 respaldar las declaraciones del president del partido, y
resolvi6 que si el proyecto era aprobado la Uni6n Republicana vo-
taria en el plebiscito a favor del mismo."1
La Junta Central del partido Liberal se reuni6, el 4 de mayo
de 1936, en Carolina, bajo la presidencia de Antonio R. Barcel6,
para considerar el proyecto. En esta reunion se di6 cuenta de un
mensaje enviado desde Washington por Luis Mufioz Marin, a
travis de Samuel R. Quifiones, donde aquel advertia que era ficil
obtener la independencia en breve plazo, y que la misma podria
lograrse con medidas que no arruinaran a Puerto Rico. Se desig-
n6 a una comisi6n para informar sobre el proyecto Tydings, que
qued6 integrada por Maria M. de PNrez Almiroty, Alfonso Lastra
Chirriez, Samuel R. Quifiones, Vicente Geigel Polanco, Jose En-
rique Gelpi, Juan Garcia Duc6s, Ernesto Ramos Antonini, Fran-
cisco M. Susoni (hijo) y Emiliano Martinez Avil6s. Esta comisi6n




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


inform a favor del proyecto, recomendando recabar y aceptar la
independencia, adn bajo las condiciones del proyecto, y recomen-
d6 que el partido utilizara todas sus fuerzas para proteger los de-
rechos econ6micos de Puerto Rico bajo la independencia.
La Junta Central Liberal design una comisi6n para darle
forma final a la resoluci6n adoptada. Constituyeron esta comisi6n
Antonio R. Barcel6, Samuel R. Quifiones y Jose Enrique Gelpi. La
resoluci6n qued6 redactada, en su parte dispositiva, en la forma
siguiente:
< sitos programdticos de demandar el reconocimiento, con todos los
atributos de la soberania, de la independencia internal y exterior
de Puerto Rico, la cual recaba y acepta con todas sus consecuen-
cias, adn, si precise fuere, bajo las condiciones injustas y arbitra-
rias del proyecto Tydings.
< sante y tesoneramente, para que los derechos econ6micos de Puer-
to Rico tengan la necesaria y debida protecci6n dentro del regi-
men independiente cuya inmediata constituci6n demandamos y
propulsamos.
en ello pone toda su f6 y toda su confianza, de que tanto la inde-
pendencia political de nuestro pueblo como el reconocimiento ple-
no de los derechos econ6micos que legitimamente asisten a las
classes trabajadoras y productoras de Puerto Rico, habran de ser
logradas en breve plazo por los civicos caminos del orden y de la
firmeza moral que, en sus luchas y campafias del pasado, le con-
dujeron inevitablemente a la meta de sus patri6ticos objetivos>.
Sacudida con los acontecimientos la opinion pdblica, y espe-
cialmente el liderato de los partidos politicos y el element estu-
diantil de ciudades y pueblos, prevalecia gran efervecencia inde-
pendentista, pues se creia inminente la aprobaci6n del proyec-
to concediendo, quisieralo o no el pais, la independencia a Puerto
Rico. Debe apuntarse, sin embargo, que la febril agitaci6n no con-
movi6 a las masas del pueblo, y especialmente a los trabajadores.
El movimiento obrero y Socialista no llev6 a cabo acto alguno pro-
independentista, y se mantenia a la expectativa.
El 4 de mayo de 1936, se celebr6 en el Ateneo Puertorrique-
flo, en San Juan, una asamblea de elements de diversos sectors
de opinion, donde se debati6 con entusiasmo el moment politico.
Asistieron, entire otros, Manuel Rivera Matos, Rafael Torres Ma-




BOLIVAR PAGAN


zzorana, Carlos M. Soltero, Virgilio Brunet, Juan E. Soltero, E.
Martinez Avilds, Carlos Roman Benitez, Luis F. VelAzquez, Ma-
nuel Gonzalez Quifiones, Gil A. SuArez, Gabriel Guerra, Rafael
Pic6, Juan Enrique Geigel, Sol Luis Descartes, Guillermo Silva,
Emilio S. Belaval, Ram6n Villafafie, Mariano Arroyo Suarez, Ra-
fael de J. Cordero, Ana Garces de Cordero, Gilberto Concepci6n
de Gracia, A. Casanova Prats, J. M. Goil Cabassa, Augusto A.
Rodriguez, Jaime Benitez, Ruben del Rosario, Abigail Diaz, Jesus
M. Vazquez, Jose A. Buitrago, Fernando Sierra Berdecia, Rafael
Soltero Peralta, Augusto Bobonis, Gustavo Agrait, Jorge Bermd-
dez, Jose Sdez, Margot Arce, Nilita Vient6s Gast6n, Clotilde Be-
nitez, Berta Cabanillas, J. M. VelAzquez, Clara Lugo Sendra, Ma-
nuel A. Perez, Herminio Concepci6n de Gracia, Luis Llor6ns To-
rres, Luis Antonio Miranda, Manuel Benitez Flores, Antonio Pa-
niagua Picazo, Lidio Cruz Monclova, Arcilio Alvarado, Antonio J.
Colorado, Ernesto Ramos Antonini, Victor Gutierrez Franqui y
Gaspar Rivera Cestero.
En esta asamblea del Ateneo se discuti6 la formaci6n de una
organizaci6n militant denominada Frente Unido Pro-Constituci6n
de la Repdblica de Puerto Rico. A este prop6sito se adopt, por
unanimidad, una resoluci6n cuya parte dispositiva dice asi:
<1. Constituir un cuerpo que se denomine Frente Uno Pro-
Constituci6n de la Republica de Puerto Rico, a los fines de uni-
ficar y expresar el pensamiento de nuestro pueblo en la deman-
da de su soberania.
<<2. Iniciar inmediatamente las gestiones adecuadas para lo-
grar los fines que nos proponemos, redactando un program de
acci6n que por medio de la tribune, la Prensa, la radio y cualquier
otro medio, imponga a nuestro pueblo la gravedad de este mo-
mento y Ileve a Estados Unidos y a los pueblos hermanos de Cen-
tro y Sur America y al mundo en general la expresi6n de nuestra
voluntad de constituir este pueblo en duefio de su propio destino.>
Se design por unanimidad un Directorio, cuerpo directive
de dicho Frente Unido, que qued6 compuesto por Ruben del Ro-
sario, Rafael Soltero Peralta, Jaime Benitez, Manuel A. Perez, Gil-
berto Concepci6n de Gracia, Arcilio Alvarado, Rafael Torres Ma-
zzorana, Manuel Gonzalez Quifiones y Nilita Vient6s Gast6n. Se
aprobaron mociones para organizer los distintos comit4s de pro-
grama, campafia, Prensa, finanzas, para invitar a los jefes de los
partidos politicos para unirse al movimiento, y para redactar un
manifiesto a ser dirigido al pais. En cumplimiento de los acuer-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


dos, el Frente Unido curs6 invitaciones a Rafael Martinez Nadal,
Antonio R. Barcel6, Bolivar Pagan, Felipe Col6n Diaz, Emilio So-
ler L6pez y Alberto E. Sanchez, o sean los jefes de las agrupacio-
nes political militants, para un gran mitin a celebrarse el 17 de
mayo de 1936, en la Plaza Principal de Caguas.
El 29 de mayo de 1936, el Comit6 de Propaganda del Frente
Unido public un extenso manifiesto al pais. Este manifiesto ha-
cia elocuente historic de la vida political de Puerto Rico, ponien-
do 6nfasis en la condenaci6n del sistema colonial, y pidiendo la
uni6n de todos los puertorriquefios para constituir la Replblica
de Puerto Rico. Este manifiesto estaba suscrito en la siguiente
forma: Ruben del Rosario, president del Directorio del Frente
Unido; Gilberto Concepci6n de Gracia, secretario del Directorio
del Frente Unido; Vicente Geigel Polanco, miembro de la Junta
Central del Partido Liberal Puertorriquefio; Emilio E. Huyke, Ex-
presidente de la Juventud Unio-Republicana; Angel L. Delgado,
president, Estudiantes Coalicionistas de las Escuelas Superiores;
Jos6 L. Novas, secretario de la Juventud Socialista Universitaria;
Joaquin Gallart Mendia, miembro de la Secci6n Socialista No. 4
de San Juan; Luis Antonio Miranda, Director de Florete; Luis
Llorens Torres; Carlos D. VAzquez; Rafael Soltero Peralta, Ins-
tructor de Derecho Mercantil de la Universidad de Puerto Rico;
Jaime Benitez, Instructor de Ciencias Politicas, Universidad de
Puerto Rico; Arcilio Alvarado, Juez Municipal de Rio Grande;
Rafael Torres Mazzoranna, Director de La Opini6n; Manuel A.
Perez; Manuel Gonzalez Quifiones, secretario de la Asociaci6n de
Agricultores de Puerto Rico; Antonio J. Colorado; Esteban Bird,
professor Auxiliar de Economia y de Estadisticas de la Universi-
dad de Puerto Rico; Emilio S. Belaval; Nilita Vient6s Gast6n, pre-
sidente, secci6n de Bellas Artes del Ateneo de Puertorriquefio;
Abelardo Casanova Prats; Jose A. Gauthier; Eugenio Font Sua-
rez; Martin Avilds Bracero, president del Circulo Cervantes de
la Universidad de Puerto Rico; Pedro A. Sarkis; Rail Grau Ar-
chilla; Jorge Font Saldafia; Jose A. Buitrago; Augusto Bobonis,
Instructor de Matematicas de la Universidad de Puerto Rico; Ra-
fael M. Baralt; Virgilio Brunet; Juan Enrique Soltero, Instructor
de Contabilidad de la Universidad de Puerto Rico; Herminio A.
Concepci6n de Gracia, president, Circulo Jos6 de Diego de la
Universidad de Puerto Rico; y Rafael Pic6, CatedrAtico de la Uni-
versidad de Puerto Rico..
La Juventud Liberal de Puerto Rico, presidida por Ernesto





BOLIVAR PAGAN


Juan Fonfrias, reunida en asamblea general en el Teatro Angl4ica
de Cayey, el 10 de mayo de 1936, adopt unanimemente una reso-
luci6n propulsando la constituci6n de la repdblica independiente
de Puerto Rico.
16

Mientras, en el partido Uni6n Republicana, enfriados en par-
te los Animos, se producia una reacci6n contraria a la indepen-
dencia. El Speaker de la CAmara Miguel A. Garcia Mdndez pu-
blic6 repetidas declaraciones objetando las tendencies independen-
tistas. Otros lideres de la Union Republicana hicieron lo mismo.
El Comit4 Ejecutivo Territorial del partido Socialista, reu-
nido en San Juan, el 9 de mayo de 1936, bajo la presidencia de Bo-
livar Pagan, discuti6 ampliamente la situaci6n political del momen-
to, y consider la invitaci6n cursada al president interino del par-
tido para unirse al movimiento del Frente Unido. Bolivar Pagan
hizo una extensa exposici6n de los acontecimientos palpitantes, y
con respect al curso del proyecto Tydings pendiente en el Con-
greso. En la discusi6n, entire otros, tomaron parte Rafael Sancho
Bonet, Lino Padr6n Rivera, Antonio Reyes Delgado, Epifanio Fiz,
Crist6bal del Campo, Jorge Gauthier, Bolivar Ochart, Antonio
Arroyo, Rafael Landr6n Landr6n y Moises Echevarria. Finalmen-
te se aprob6 por unanimidad una resoluci6n presentada por Boli-
var Pagan, redactada en los siguientes terminos:
fica, una vez mas, los postulados de nuestro program politico, en
el sentido de que el Partido Socialista condena toda formula que
sea o que implique una condici6n de coloniaje perpetuo para el
regimen de la Isla de Puerto Rico.
da por la presentaci6n en el Senado Federal de Estados Unidos
del proyecto del Senador Tydings para conceder la Independencia
a Puerto Rico mediante ciertos tramites y bajo ciertas condicio-
nes, el Comti6 Ejecutivo Territorial del Partido Socialista expre-
sa su adhesi6n franca y decidida a favor de un plebiscito, para
que en esa forma el pueblo de Puerto Rico exprese en su dia sus
aspiraciones e ideales politicos.
Para que la voluntad del pueblo de Puerto Rico se exprese
con toda libertad y sin reserves, sin coacciones ni otros m6viles
que no sean los altos anhelos sobre el destino de Puerto Rico, y
para que pueda conocerse el sincere pensamiento y sentimiento





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUENOS


de nuestro pais y su pueblo, el Comit4 Ejecutivo Territorial del
Partido Socialista favorece que en el plebiscite se someta al elec-
torado de Puerto Rico las alternatives de tres formulas: (1) In-
dependencia, (b) Estadidad, dentro de la hermandad de pueblos
libres e iguales que forman la Federaci6n de Estados Unidos de
America; y (c) una formula transitoria de Autonomia (Home
Rule), que garantice al pueblo de Puerto Rico un regimen de ple-
no gobierno propio interior bajo la bandera de Estados Unidos,
y con miras hacia una future Estadidad o Independencia.
toda la situaci6n political, en cuanto a lo interior de Puerto Rico
y en cuanto a la political international que mantiene la actual Ad-
ministraci6n de Estados Unidos, y en cuanto a la situaci6n inter-
nacional prevaleciente entire todos los paises del mundo, para la
Convenci6n soberana del Partido Socialista fije las normas y pau-
tas a seguir por el Partido Socialista de Puerto Rico.
venci6n del Partido Socialista, el Comit4 Ejecutivo Territorial
Socialista instruye a todos sus organismos y a todos sus afiliados,
para que se abstengan de tomar parte en movimiento alguno a
favor de celebrar voluntariamente asambleas constituyentes de
indole alguna, hasta que Ilegue el moment cuando el Partido So-
cialista crea oportuno adoptar tales actitudes; y el Comit4 Eje-
cutivo Territorial instruye, ademis, a todos los organismos y afi-
liados del Partido Socialista, para que se abstengan de tomar par-
te alguna en movimientos llamados de Frente Unido que puedan
crear confusion en la discipline, en las doctrinas y tActicas, y en
las luchas del partido Socialista de Puerto Rico.>>
El 12 de mayo de 1936, previa convocatoria, se reunieron en
asamblea, en San Juan, el liderato y los oficiales de todas las sec-
ciones Socialistas de la Isla, bajo la presidencia de Bolivar Pagan.
Despu6s de deliberar ampliamente sobre toda la situaci6n politi-
ca, se acord6 unAnimemente aprobar y respaldar la resoluci6n
adoptada por el Comite Ejecutivo Territorial Socialista del 9 de
mayo de 1936.
El Comit4 Central Territorial del Partido Uni6n Republica-
na, en sesi6n celebrada en San Juan, el 15 de mayo de 1936, acor-
d6 someter a la pr6xima asamblea general del partido el asunto
tratado en la invitaci6n del Frente Unido.
En WAshington, como hemos relatado, el Comisionado Resi-
dente Santiago Iglesias incorpor6 en el Congressional Record una




BOLIVAR PAGAN


larga exposici6n titulada Manteniendo la fd en los Estados Uni-
dos; en la cual se hacia historic de las relaciones de Puerto Rico
con los Estados Unidos, y sobre las esperanzas cifradas por el
pueblo de Puerto Rico en las instituciones norteamericanas, citAn-
dose numerosos documents oficiales y cartas y mensajes de altas
autoridades del Gobierno de Estados Unidos. Favorecia Santiago
Iglesias en esta exposici6n que se continuaran las relaciones de
Puerto Rico con Estados Unidos, en una uni6n permanent, y de-
claraba finalmente, refiri6ndose a la independencia, que se < tia triste haber vivido el dia en que el gran Gobierno Americano
pide a nuestro pueblo que se suicides.
Mientras tanto, en Wfshington, el Senador Tydings present
y propulsaba otros dos proyectos. Uno de estos es para que el
Congress aprobara una ley electoral para Puerto Rico, cuyo as-
pecto esencial era que se descartaran las listas de votantes exis-
tentes en la Junta Insular de Elecciones, y para que en su lugar
se hicieran nuevas listas de votantes a base de las listas de perso-
nas que aparecian en un censo recientemente hecho en Puerto
Rico por la agencia federal PRRA.118 Este proyecto caus6 indig-
naci6n en el liderato Coalicionista, como una nueva intromisi6n
de la autoridad federal en asuntos de naturaleza local, y alegan-
do que tales listas no eran correctas ni imparciales, por haber si-
do hechas sin el usual tramite electoral con la vigilancia e inter-
venci6n de todos los partidos. El otro proyecto de Tydings dispo-
nia una investigaci6n con respect a la independencia de Puerto
Rico, y proveia un comity investigator compuesto de su presiden-
te, nombrado por el Presidente de los Estados Unidos, cuatro Se-
nadores y cuatro Representantes del Congreso de Estados Uni-
dos, un delegado del Departamento de lo Interior de Estados Uni-
dos, un delegado del Departamento de Estado de Estados Unidos,
un delegado de cada uno de los cuatro partidos principles de
Puerto Rico, un delegado a la CAmara de Comercio, un delegado
de la Asociaci6n de Productores de Azdcar de Puerto Rico, un de-
legado de la Federaci6n Libre de los Trabajadores de Puerto Ri-
co, y el Gobernador y el Comisionado Residente de Puerto Rico
oQmo miembros ex-officio. Esta investigaci6n comenzaria el 20
de noviembre de 1936. Estos dos proyectos, en el interns enorme
que el Senador Tydings tenia en la independencia de Puerto Rico,
fueron aprobados por el Senado. Luego, el proyecto electoral pa-
s6 a la CAmara de Representantes, y fue referido al comity eo-
rrespondiente, donde fue combatido por el Comisionado Residen-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


te. El proyecto de investigaci6n fu. enmendado en el Comit4 de
Asuntos Insulares de la CAmara, eliminando toda referencia a la
independencia. Pero el Congreso cerr6 sus sesiones el 21 de junior
de 1936, sin tomar acci6n final sobre estos proyectos.

17

Mientras tanto, James R. Bourne, jefe de una nueva agencia
federal de ayuda a Puerto Rico, la Federal Emergency Relief Ad-
minstration (FERA), haciendo eco a la protest Coalicionista, pu-
blic6 declaraciones en la prensa declarando que dla PRRA estaba
entregada al partido Liberal,.
Pero vientos de fronda soplaban en las relaciones de la PRRA
con el Partido Liberal. Las relaciones fraternales entire el jefe su-
premo de la PRRA y Luis Mufioz Marin, se quebrantaron, con
motivo de actitudes piblicas que rehus6 asumir Luis Mufioz Ma-
rin con respect al asesinato del jefe policiaco Riggs. El adminis-
trador de la PRRA, Ernest Gruening, pidi6 a Mufioz Marin que
publicara 6ste declaraciones condenando el asesinato del jefe de
la policia Riggs. Mufioz Marin rehus6, afiadiendo que tendria que
condenar igualmente la muerte de los j6venes Nacionalistas en el
cuartel policiaco. Todo indicaba que las relaciones amistosas del
Partido Liberal con la PRRA y la Administraci6n Federal se ha-
bian quebrantado.
18

En julio 17 de 1936, el president del partido Liberal, Anto-
nio R. Barcel6, dirigi6 mensajes a Rafael Martinez Nadal y a Bo-
livar Pagan, invitando a los partidos Uni6n Republicana y Socia-
lista a pedir con Barcel6 la suspension de las elecciones generals
de 1936. Martinez Nadal y Bolivar Pagan respondieron que ellos
no favorecian tal idea, pero que someterian el asunto a los orga-
nismos directors de sus respectivos partidos.
Luis Mufioz Marin, quin habia estado largo tiempo destaca-
do en Washington, regres6 inopinadamente y de inc6gnito a Puer-
to Rico el 22 de junio de 1936. Al Ilegar a la Isla, Mufioz Marin
reiter6.a sus correligionarios su expresado deseo de no figurar en
cargo politico alguno, y su determinaci6n de rehusar toda nomi-
naci6n que le fuera ofrecida. En el Animo de sus correligionarios
estaba la idea de nominarle para el cargo de Comisionado Resi-





BOLIVAR PAGAN


dente por el partido Liberal. El 25 de junio de 1936, Luis Mu-
fioz Marin public un extenso manifiesto dirigido al pais, favore-
ciendo la independencia, <, y exhortando
al cese de luchas partidistas. < la fuerza misteriosa de perdon y de paz que los hombres llamamos
Dios>, -decia Luis Mufioz Marin en las frases finales de este
manifiesto- < hay un puertorriquefio que anule en su alma y en su voluntad el
odio creado por la colonia, las mezquinas ambiciones creadas por
la colonia, y que se dedique, de alma entera y de cuerpo enter,
a la paz, a la libertad individual, a la civilizaci6n dem6cratica de
los puertorriquefios libertados en su propia patria, ese hombre
sere yo. Apelo a mi pueblo para que ese hombre no sea yo solo,
sino que sea Puerto Rico entero. >"
El 18 de julo de 1936, el president del partido Liberal, An-
tonio R. Barcel6, habia publicado declaraciones en La Democracia
invitando a todos los partidos para ir al retraimiento electoral,
en las elecciones de noviembre de 1936, y unirse en la comdn de-
manda de independencia. Ante la posici6n contraria de los otros
partidos sobre tal retraimiento, Barcel6 modific6 prontamente su
actitud.
El dia 25 de junio se reuni6 en sesi6n la Junta Central del
Partido Liberal, en el edificio de La Democracia, en San Juan,
bajo la presidencia de Antonio R. Barcel6. El t6pico esencial a de-
cidir, que promovi6 animada controversial, fu6 la cuesti6n de si
el partido Liberal iria a retrairhiento en las elecciones generals a
celebrarse en noviembre de 1936. Luis Mufioz Marin reiter6 su
determinaci6n de no aceptar la nominaci6n para cargo alguno. En-
tre otras ideas expresadas en su discurso, afirm6 que dentro de
las prevalecientes circunstancias el partido Liberal perderia las
elecciones, que la independencia vendria pronto, dentro de uno,
dos o tres afios; y propuso el retraimiento del partido para las
pr6ximas elecciones. Felix Ochoteco le sigui6 en el uso de la pa-
labra, invitando a Mufioz Marin a aceptar la nominaci6n para Co-
misionado Residente, <, y combatien-
do toda idea de retraimiento. Vicente Geigel Polanco, Samuel R.
Quifiones y Ernesto Ramos Antonini, consumieron turnos a fa-
vor del retraimiento electoral. Alfonso Lastra ChArriez hizo uso
de la palabra, en contra del retramiento, e hizo la moci6n de que el
partido acudiera a los comicios electorales en noviembre de 1936.
Esta moci6n fud aprobada por 32 votos a favor, 10 votos en con-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


tra, y 3 abstenidos. Anunciado el resultado de la votaci6n, Luis
Mufioz Marin hizo constar que apelaba para ante la pr6xima asam-
blea general del partido.
El 25 de julio de 1936, se reuni6 la asamblea general del par-
tido Liberal, en el Teatro Ideal, de Yauco, bajo la presidencia de
Antonio R. Barcel6. Fueron designados secretaries Jose Enrique
Gelpi, Frank A. Martinez e Ydelfonso Sola Morales.
Al comenzar las deliberaciones de esta asamblea, y a inicia-
tiva y tras breves palabras de Luis Mufioz Marin, secundadas por
Alfonso Lastra Chirriez, ambos bandos en controversial sobre el
retraimiento acordaron que acatarian la idea que triunfara en la
asamblea como mandate del partido. Dentro de la asamblea los
animos estaban caldeados, y fuera de la asamblea habia gran
multitud procedente de toda la Isla, interesada vivamente en los
resultados de la asamblea. Por convenio de los lideres de los ban-
dos opuestos, se permiti6 la entrada al sal6n de debates y delibe-
raciones solamente a los delegados y miembros de la Junta Cen-
tral. Durante el progress de los debates, circul6 el rumor de que
el triunfo de la idea del retraimiento provocaria violencias per-
sonales. Abri6 el debate Francisco M. Susoni (padre), quien se
pronunci6 a favor del retraimiento. Le sigui6 Felix Ochoteco Jr.,
en contra del retraimiento. Luego habl6 Manuel A. Garcia M6n-
dez, a favor del retraimiento. Despu6s habl6 Gustavo Jiminez Si-
card6, en contra del retraimiento. Sigui6 a 6ste, Ernesto Ramos
Antonini, a favor del retraimiento. Contra el retraimiento habl6
luego Jose Yumet Mendez. A este le sigui6 en uso de la palabra
Luis Mufioz Marin, propulsando el retraimiento electoral. Entre
otras cosas, record Mufioz Marin que el partido desde 1904 estu-
vo dividido entire independentistas y autonomistas; que el pro-
yecto Tydings habia dividido otra vez al partido, y que este pro-
yecto, por sus implicaciones econ6micas, habia sembrado terror
en algunos sectors; que el proyecto Tydings resultaba ser la
maniobra mis inteligente que se hubiera podido hacer contra el
partido Liberal; que las pr6ximas elecciones significaban el des-
astre para este partido; que el retraimiento active y militant era
la victoria; y que los Estados Unidos estaban liquidando su impe-
rio, y en la mente de la Administraci6n Federal estaba la idea de
conceder la independencia a Puerto Rico. Consumi6 el turno final,
pronunciandose en contra del retraimiento, Alfonso Lastra Chi-
rriez. Sometida la cuesti6n al voto de la asamblea, hubo 1011/2 vo-
tos a favor del retraimiento, y 10212 votos en contra, triunfan-




BOLIVAR PAGAN


do asi por un voto la decision de acudir el Partido Liberal a las
elecciones generals de 1936. Anunciado el resultado, Barcel6 y
Mufioz Marin se estrecharon en fuerte abrazo. Barcel6 express
que Mufioz Marin seria el Comisionado Residente. Mufioz Marin
express: en el partido Liberal, para ganar si es possible > La asamblea ter-
min6 en medio de abrazos entusiastas de los delegados.

19

El 25 de julio de 1936, se reuni6 el Comit6 Ejecutivo Terri-
torial del Partido Socialista, en San Juan, bajo la presidencia de
Santiago Iglesias, breves dias despu6s de 6ste regresar de Esta-
dos Unidos. Rindi6 Iglesias un extenso informed de sus gestiones
como Comisionado Residente, y explic6 todos los recientes acon-
tecimientos en el Congreso con respect a los proyectos sobre la
independencia y sobre material electoral, y el fracaso de tales pro-
yectos; aconsej6 proseguir en las tacticas de lucha del Partido So-
cialista por la democracia y los altos intereses del pueblo, comen-
tando los progress alcanzados; reiter6 su idea de que debia man-
tenerse la aspiraci6n de que Puerto Rico estuviera unido perma-
nentemente a los Estados Unidos, hasta llegar a ser parte inte-
grante, con todos sus derechos, de la Uni6n Norteamericana. Fa-
voreci6 que, como paso intermedio a la soluci6n final, se demanda-
ran reforms liberalizadoras al Acta Organica. Este discurso fu6
aclamado unAnimemente, y el mismo fud hecho document del
partido. Se design la comisi6n Socialista para discutir el nuevo
pacto con el partido Uni6n Republicana, quedando 6sta integrada
por Santiago Iglesias, Bolivar Pagan, Prudencio Rivera Martinez,
Lino Padr6n Rivera, Antonio Arroyo, Alfonso Torres, Blas Olive-
ras, Sixto A. Pacheco y Bernardino Villanueva.
La referida comisi6n Socialista de pacto se reuni6 en San
Juan, el 29 de julio de 1936, con la comisi6n designada para el mis-
mo fin por el partido Uni6n Republicana, compuesta esta iltima
por Rafael Martinez Nadal, Miguel Angel Garcia M6ndez, Alfon-
so Vald6s, Leopoldo Figueroa, Enrique Gonzalez Mena, Juan Ra-
m6n Ramos y Ricarda L. de Ramos Casellas. Prevalecia en el ani-
mo de estos partidos la idea de repetir el pacto electoral. La efer-
vescencia independentista en aquella 6poca, y la tradici6n pro-ame-
ricanista de los partidos de la Coalici6n, favorecia el nuevo pacto
electoral. Nunca, sin embargo, se consider la idea de fusi6n de





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


estos partidos. Ambos iban al pacto principalmente por imperative
electoral frente a la poderosa fuerza del Partido Liberal, que da-
ba 6nfasis en su oratoria electoral a la idea separatist. Cada uno
de los partidos de la Coalici6n siempre mantuvo su organizaci6n in-
dependiente, reteniendo cada uno su personalidad y autonomia y
su libre acci6n para predicar sus ideas, y reservandose a la vez
cada partido su derecho a desligarse en las siguientes elecciones
si confiaba que con sus propias fuerzas podia lograr mayoria pa-
ra implantar su propio program. Esta vez, la idea de convenir
el pacto electoral tuvo menos resistencia que en otras ocasiones
de parte del partido Socialista. Es verdad que surgieron inevita-
bles fricciones entire estos partidos, como suele acontecer en todas
las coaliciones en tantas parties del mundo entire partidos politicos
distintos que temporalmente unen sus fuerzas electorales o parla-
mentarias para hacer obra de gobierno y lograr objetivos comu-
nes. El partido Socialista, sin embargo, estaba satisfecho en gran
parte del resultado del pacto con el partido Uni6n Republicana.
El partido Socialista, sin contar con votos mayoritarios en los
sufragios del pueblo ni legisladores por si solos suficientes para
aprobar legislaci6n, logr6 sumando los votos de los legisladores
electos por la Coalici6n, ver convertidas en realidad, en estatutos
puestos en vigor, muchas de las aspiraciones de su program. El
partido Socialista, al concertar la Coalici6n, evit6 que los otros
partidos, de cardcter burguis, de una manera u otra se unieran
en compact alianza contra el partido Socialista y el movimiento
obrero, lo que hubiera podido ser poderosamente retardatario
contra ansiadas reforms o mejoras sociales y econ6micas. El par-
tido Socialista tuvo la oportunidad de entrenar a sus hombres en
las responsabilidades del Gobierno; y planted la urgente necesi-
dad de afrontar los problems econ6micos y sociales del pais; y al
participar en el Gobierno cre6 un clima de comprensi6n y justicia
para las demands obreras y socialists, obtuvo la aprobaci6n de
numerosas leyes importantes protegiendo a los trabajadbres y a
todo el pueblo en esenciales derechos sociales y humans, y apre-
sur6 la implantaci6n de legislaci6n electoral de garantias demo-
crdticas para todos los partidos. La cooperaci6n del partido Uni6n
Republican en la aprobaci6n y hasta en la iniciativa de legisla-
das, a crear un ambiente propicio a la continuaci6n del entendido
ci6n avanzada y just, contribuy6, con las otras razones expresa-
o pacto electoral entire estos partidos. Las negociaciones para re-
anudar el pacto Coalicionista para las elecciones de 1936 comen-




BOLIVAR PAGAN


zaron en agosto de 1936, y despu6s de varias reuniones de las
comisiones de ambos partidos designadas al efecto, se lleg6 a
acuerdos que fueron sometidos a las respectivas asambleas de es-
tos partidos.
20

El 14 de agosto de 1936, se celebr6 la convenci6n general del
Partido Socialista, en el Teatro Campo Alegre, de Caguas, bajo la
presidencia de Santiago Iglesias. Este en su discurso de apertura,
declare que para 6l ese era el moment mIs trascendental en la
historic del movimiento obrero y del partido Socialista. Esta fu6
la iltima convenci6n Socialista que presidi6 Santiago Iglesias;
pues, como relataremos mIs adelante, falleci6 a fines del afio 1939.
Rindi6 Iglesias un extenso informed de sus actividades como Comi-
sionado Residente en Washington, similar al rendido en la sesi6n
del Comit6 Ejecutivo Territorial del partido celebrada en San Juan
el 25 de julio de 1936. g6n period de ningin Comisionado Residente de los que me han
precedido, que pasaron una vida mas tranquila y moderadamente
facil> -dijo Iglesias- y zozobras que durante estos afios he soportado en mi labor como
funcionario del Congreso>. En su prolongado informed, que fu6
oido con unci6n religiosa por la convenci6n e interrumpido con cA-
lidas ovaciones, en parte dijo tambi6n Santiago Iglesias:
otros aqui hab6is progresado de manera inteligente y extraordi-
naria en la direcci6n y cumplimiento de vuestra responsabilidad
representative y administrative en la Legislatura, el Goberno In-
sular y Municipal, asi como en la direcci6n del Partido Socialista
y la Federaci6n Libre, habeis dado la demostraci6n mIs palpable
y concluyente del progress de vuestra capacidad. Por mi parte os
informo que cumplia con mis deberes, y que tengo la seguridad
de las posibilidades que existen para el future. Ningun partido
ni ninguna instituci6n de la Isla se ha mostrado mas discreta, ni mis
honorable, ni mas pensante, ni mis respetuosa de sus responsabi-
lidades que el partido Socialista y la Federaci6n libre, en todos los
asuntos pdblicos. Sus hombres dirigentes, algunos de los cuales de-
bemos mencionar, han dirigido nuestro partido y la instituci6n
obrera, desde Prudencio Rivera Martinez, Rafael Alonso Torres,
Bolivar Pagan, Alfonso Torres y muchos otros, que han cooperado




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUE]OS


en esta labor fecunda y fundamental dando prestigio, dignidad y
grandeza a la causa de la justicia social de su pueblo. La Coalici6n
nos sirvi6 de gran fuerza constructive.
que no habian ocurrido antes; algo de lo que no es responsible el
movimiento obrero ni el partido Socialista, debido a su tactica,
discreci6n y orientaci6n. Estamos presenciando en otras colectivi-
dades adversaries una desorientaci6n lamentable, que los amenaza
con una total desintegraci6n. Constituyen estos trastornos una
acci6n normal en contra de los mismos intereses de esas colecti-
vidades que los provocaron.
capacidad e inteligencid, como lo espero confiadamente de los
representatives del movimiento obrero y partido Socialista, enton-
ces tendremos oportunidad de conquistar mayor credito y repre-
sentaci6n, que significa confianza e influencia, y por lo tanto, me-
dios para seguir hacia adelante en nuestra obra emancipadora.
Nosotros hemos tenido la fortune, hasta el moment present, de
no causarnos desintegraciones lamentables. Hemos podido man-
tener cierta hemogenia en las ideas, en el pensamiento, en la
tactica, aunque bien es verdad que han habido disgustos indivi-
duales producidos en alguno que otro lugar; pero el conjunto,
colectivamente, en la hegemonia de nuestras instituciones y de
nuestras organizaciones, se ha comportado admirable, honorable
y dignamente; y lo inico que espero y que solicito es que se tenga
much cuidado y much reflexi6n para no cometer errors frente
a los peligros del future, y para no desviarnos de nuestra rectili-
nea en que hsata ahora todos hemos marchado.
do hoy dia, lo que estA pasando en la vieja Europa. Aqui tambidn,
en la mayor parte de las nacionalidades de Ambrica, en estas tie-
rras los pueblos productores todavia no han conseguido su per-
sonalidad; alla levan siglos de luchas, de dolor y de sufrimientos.
En Estados Unidos nunca existi6 el sistema feudal, ni el milita-
rismo dominant. Viven en una democracia. Es distinta la ideolo-
gia de Estados Unidos a la de Europa. La percepci6n que pudid-
ramos tener de los origenes de esas enormes tragedies que se es-
tan verificando, es suficiente para comprender lo que se esta de-
batiendo en el mundo. Pero de todas maneras, una cosa es clara;
el mundo esta trastornado por los ideales de justicia social y los
de la burguesia s6rdida y el sistema capitalist; los pueblos estan




BOLIVAR PAGAN


comprendiendo que estan llegando a la mayoria de edad, y se ex-
plica esto perfectamente.
ciones que aqui tenemos y de la forma de gobierno que nos rige,
el grupo de hombres que militamos en el movimiento obrero y so-
cialista podemos tener la esperanza de mantener las conquistas
democrAticas hasta ahora alcanzadas, y es nuestro deber ineludi-
ble consolidarlas y seguir adelante; para esto es necesario -os
lo reclamo y os lo suplico- es necesario, repito, no equivocarnos,
no cometer el error de career que podemos Ilegar a alcanzar lo que
no es possible, no porque no sea just y noble la aspiraci6n, sino
porque el enemigo organizado y los poderes privilegiados organi-
zados que nos contemplan en la lucha estfn muy fuertes todavia.
Y aunque nosotros hemos realizado una obra civilizadora que ha
dado resultados esplendidos por virtud de la discreci6n y de esa
convicci6n mostrada por la direcci6n del partido Socialista y el
movimiento obrero; sin embargo, tenemos que ser cuidadosos pa-
ra no caer en el medio ambiente emotivo y sentimental que es in-
cubador desp6tico arriba y abajo, que es tiranico, que es fascista,
que es capitalist s6rdido y que es reaccionario. Nosotros tene-
mos que resistir y actuar con toda conciencia y responsabilidad
contra la influencia malsana, y por nuestra preparaci6n ganar y
conquistar el medio ambiente social.
Tenemos que ganar el medio ambiente en todas las classes,
e impedir que la reacci6n nos conquiste.
Es magnifico, desde luego, que se hayan deslindado los cam-
pos y que continden deslindAndose; es bueno que se aprenda a te-
ner ideas y a mantenerlas; es bueno para nosotros, porque nos
sefiala los peligros que debemos rehuir y los caminos que debemos
seguir.
mentos hist6ricos en Puerto Rico, es parte que nos incumbe e in-
teresa para nuestra labor. Es parte de los deberes de nuestra or-
ganizaci6n. Es parte de nuestra discreci6n y de nuestra conciencia
civica y de convicciones arraigadas. Por eso dije antes, que qui-
zAs sin tener responsabilidades, vosotros sois los responsables de
la desorientaci6n y desintegraci6n de los otros. De lo contrario, si
hubiera faltado esa labor, esa organizaci6n, esa discreci6n y la
conciencia civica y las convicciones de nuestros compafieros, es-
tos hubieran sido compelidos a entrar en la voragine horrorosa
de la negaci6n del present garantizado y de la negaci6n del pro-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


greso positive del future. Declaro tambien que esta desintegra-
ci6n de la burguesia militant y capitalist de Europa, destruyen-
do las democracies e imponiendo las dictaduras, constitute la ilti-
ma trinchera en que aquel sistema social capitalista-militar quie-
re mantenerse como lo ha estado haciendo por muchos siglos. Es
la iltima trinchera, no hay duda de ello; y esa iltima trinchera
tenemos que estudiarla nosotros con much tacto, para que no nos
sobrecoja el ataque por la espalda. Nuestro deber sagrado es no
cometer errors que podrian ser fatales, para el pueblo productor
del pais y para nosotros mismos.
tro criterio; he tenido siempre respeto a las ideas ajenas y a la
libertad de que 6stas sean expresadas y mantenidas; me ha gus-
tado tanto discutirlas y disponer de todo el tiempo necesario y
tener la fortune de persuadir con la expresi6n de la palabra y la
prensa, que si no he logrado el 6xito inmediato, he dejado que los
hechos y el mismo tiempo fueran los encargados de conquistar esa
misma persuaci6n.
< do rios de sangre a otros pueblos en el mundo; en Puerto Rico
no nos han costado esas tragedies. Y hoy se empieza a declamar
por otros grupos que usan nuestros mismos principios y el len-
guaje de redenci6n, utilizando una critical profunda contra insti-
tuciones que les permiten hablar asi con todas las garantias con-
quistadas. Sin embargo, la Naci6n acerbamente criticada y el Go-
bierno Insular maltratado, mantienen el principio y los ideales de-
mocriticos para que no se obstruya el ejercicio de la libertad de
palabra dondequiera y como quieran. Pongan todos los ciudada-
nos la mano en sus corazones, estudien la historic del pasado de
vicisitudes en nuestra Isla, y en todas las naciones, y pregfintense
en que pais del mundo, con excepci6n de los Estados Unidos, se ha
permitido esto; inquieran en que pais un gobierno constituido ha
permitido que se le insulte y pueda crearse el odio contra las ins-
tituciones del gobierno democrAtico y respetuoso de la vida y de
los hogares de sus ciudadanos.
< dad que predicamos la uni6n de todos ellos en nuestra doctrine,
tActica y procedimientos, jams se nos ha ocurrido crear, exten-
der y expresar los odios de razas y de ninguna procedencia. Pen-
sando asi es como se dignifican los ideales y principios, sin opri-
mir en manera alguna los ideales y principios de los demAs, pen-




BOLIVAR PAGAN


sando asi es como se ha extendido al present nuestras ideas,
las ideas del bien de todo un pueblo y de los trabajadores y de sus
organizaciones, y de la educaci6n de sus lideres y de todos los
que voluntariamente asumieron el sacrificio en el pasado para
llevar por los campos y montafias estos principios e ideales de
transformaci6n social y de emancipaci6n humana -sacrificio que
hicieron siempre cuando no habia puestos piblicos para ellos, ni
el suefio, ni siquiera la ilusi6n de que pudidramos algin dia cer-
cano tener trabajadores ministros, representantes en la CAmara
y Senado, Comisionado Residente en WAshington, ni Alcaldes y
numerosos otros puestos responsables. Si alguna vez en cercanos
tiempos hubo alguien que pens6 en estos, ese alguien sofiaba;
no era possible entonces career en eso. Todo aquello ha sido cam-
biado, por los ideales y las instituciones democrAticas americanas
que hemos mantenido, y por nuestra acci6n y constant labor,
que fu6 combatida de manera tesonera por todas las demAs cla-
ses; y gracias a las instituciones que nos rigen, no solo pudieron
vivir nuestros ideales en medio del sacrificio personal que impli-
caba para nosotros las amarguras de mantenerlos en medio de
las prisiones y de la muerte, sino que hoy son respetados por
todos y estAn rodeados de un prestigio verdadero, por la orien-
taci6n consecuente, correct e invariable con que nacieron y vi-
vieron siempre. La legislaci6n conquistada para los proletarios es
humana y grandiosa.
< persecuciones, process, condenas, y nunca a nadie se le ocurri6
ni remotamente promover agitaciones politicos patri6ticas por
simpatias hacia las victims de los campos y talleres. Por el
contrario, se nos persigui6 sin cuartel, teniendo nosotros como
defense eficaz la American Federation of Labor y el pueblo de los
Estados Unidos. Fuimos procesados y condenados a cuatro afios
y meses de presidio, junto con otros compafieros, por realizar
actos que implicaban verdadera emancipaci6n proletaria y hu-
mana, tales como despertar la mente y la conciencia del obrero
y campesino para hacerles comprender c6mo debian ejercer sus
derechos y deberes, conseguir mejores hogares y ganarse mAs
respeto y reconocimiento en la sociedad; pero rechazamos siem-
pre todos los actos subversivos tendientes a combatir la demo-
cracia. Y siempre nos hemos defendido dentro del trabajo orga-
nizado y de la legalidad democrAtica.




HISTORIA DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


hace muchos afios. EstAbamos al comienzo del nuevo regimen.
Era el afio 1898, antes de que los americanos vinieran a tomar
la capital. Al que habla se le llev6 a la carcel, como otras veces
cuando estaba uno de los mas ilustres patriots gobernando al
pais; sin causa para ello, nada mAs que porque asi se le ocurri6
a los patriots. Como era la costumbre, se encerr6 a Santiago
Iglesias en la carcel, sin acusaci6n, sin causa ni juicio. Y a tres
obreros, uno de ellos mfisico, otro zapatero y otro albafiil, se les
ocurri6 hacer una petici6n a favor del preso, basindose en el
hecho de que, no habiendo cometido ning6n delito que justificara
la prisi6n, Su Excelencia debia, por humanidad, dejar libre al
prisionero. Los hombres fueron a La Fortaleza con sus papeles.
Alli estaba el ayudante del CapitAn General, Cuando le fue leida
la petici6n, trat6 a los tres obreros de manera brutal y estipida,
y lo finico que los pobres hicieron fue echar a correr hacia afuera,
despavoridos. Eran tres personas sencillas, buenas, a las que se
les habia metido en la cabeza que aquel abuso y aquella prisi6n
afectaban el principio de la libertad ciudadana y afectaban el de-
recho al respeto y a la libertad que merecia una persona que no
habia cometido delito alguno. Pero en aquella dpoca no compren-
dian eso. La tirania contra los trabajadores era usual.
< responsible de las acciones ejecutadas por los oficiales que nos
tiranizaban, con much menos raz6n el pueblo de los Estados
Unidos puede ser responsible de los errors que cometen algunos
oficiales pdblicos federales o insulares. En aquel tiempo espafiol,
constituia un delito critical a los gobernantes, y en nuestro tiem-
po no s6lo se les critical duramente, sino que se les insulta.
Los pueblos siguen su march. Esta march es ahora progre-
siva, y otras veces regresiva. Pero siguen su march, Ilevando
hacia la meta de la justicia sus sentimientos y principios. Los
pueblos no son responsables de los errors y de las arbitrarieda-
des cometidas por sus oficiales pdblicos. Es un error gravisimo
confundir a los pueblos, a la unidad pueblo, con los individuos,
y es mas error adjudicarle a un pueblo grande y dem6crata las
maldades y perversidades que realicen y ejecuten los individuos.
Asi pues, nuestra gran discreci6n y espiritu de justicia es mas
necesaria ahora que nunca. La Naci6n Americana no es respon-
sable de nada malo o err6neo que se haya ejecutado en el pais
por sus funcionarios. La justicia siempre triunfari. No podemos
en forma alguna imitar a los que han estado cambiando por





BOLIVAR PAGAN


afios y afios, de formulas, de tacticas, de titulos, de nombres, de
principios y de ideales, predicando esta d6cada una cosa y a la
siguiente otra, desintegrando asi el civismo, el carActer y la con-
ciencia de los hombres dirigentes. Hemos proclamado sincera-
mente la uni6n del pueblo de Puerto Rico con el pueblo america-
no, y continuaremos manteniendo esta doctrine.
direcci6n de nuestra colectividad, hemos mantenido inalterable-
mente nuestros anhelos de redenci6n, cultural y personalidad, y
sabemos por d6nde vamos, c6mo vamos y a d6nde nos dirigimos.
Esto es lo que hemos hecho hasta ahora en Puerto Rico, y lo
que habremos de hacer siempre. Los que no lo quieren asi, que
se dirijan por el camino que deseen, pero el partido Socialista
y el movimiento obrero deben quedar inc6lumes y sin responsa-
bilidad en las acciones y errors individuals en que caigan los
que pierdan la vision del future. Las consecuencias que provo-
quen los individuos y los grupos, no deben afectar la march
recta de nuestras instituciones ni el future del pueblo.>
Se extendi6 Iglesias en evocaci6n de las luchas hist6ricas
del partido Socialista y de la Federaci6n Libre de los Trabajadores,
por el reconocimiento de la personalidad de los obreros y por sus
esenciales derechos civicos y humans, recordando parte de los
sufrimientos y persecuciones personales de que fueron victims
los trabajadores y los lideres en jornadas fragorosas y trAgicas,
y puso de relieve el gran advance alcanzado en los Ciltimos afios
en los derechos y la justicia para los obreros y todo el pueblo.
El comit6 de credenciales de esta convenci6n, presidido por
Juan Carreras, inform que todas las 84 sesiones del partido
estaban representadas, lo mismo que el Comit6 Ejecutivo Te-
rritorial. Fueron designadas por el president las demAs comi-
siones de la convenci6n: la de constituci6n, presidida por Juan
Carreras; la de program, presidida por Lino Padr6n Rivera; la
de resoluciones, presidida por Prudencio Rivera Martinez; la de
informes oficiales, presidida por Francisco Paz Granela; y la de
pacto, presidida por Bolivar Pagan.
Luego el president Iglesias puso sucesivamente en uso de
la palabra para rendir sus informes al partido, al vicepresidente
del Senado Bolivar PagAn, como president de caucus de los le-
gisladores Socialistas del Senado y CAmara de Representantes;
al Comisionado del Trabajo, Prudencio Rivera Martinez; al Co-
misionado Industrial Francisco Paz Granela; al secretario gene-





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


ral del partido, Alfonso Torres; y al Comisionado de Servicio
Pdblico, Rafael Landr6n Landr6n, quienes informaron amplia-
mente a la convenci6n sobre sus respectivas atribuciones y la labor
del partido.
El asunto que agit6 mAs a la convenci6n fue la discusi6n
del nuevo pacto electoral con el partido Uni6n Republicana. En
principio, la idea de reanudar el pacto era aceptada por todos
en la convenci6n, pero detalles del mismo ocasionaron contro-
versias e incidents acalorados, en los que, entire otros, tomaron
parte Bolivar Pagan, Prudencio Rivera Martinez, Lino Padr6n
Rivera, Ram6n Barrios, Bolivar Ochart, Nicolas Nogueras Rivera,
Blas Oliveras, y finalmente Santiago Iglesias. El informed rendido
por Bolivar Pagan, como president de ese comit6, qued6 final-
mente aprobado, dejando algunos detalles del mismo para ser
ultimados por los organismos directors de ambas colectividades.
Mas adelante relatamos las parties salientes del document de
pacto, segin qued6 finalmente aprobado por ambos partidos So-
cialista y Uni6n Republicana.
Santiago Iglesias fue nominado por aclamaci6n otra vez
como candidate a Comisionado Residente; e igualmente fueron
nominados Bolivar Pagan y Rafael Alonso Torres como dnicos
candidates, respectivamente, para Senador at large y Represen-
tante at large. Benigno Pacheco Tizol y Jose Santos Rodriguez
fueron nominados para miembros, en propiedad el primero y su-
plente el segundo, de la Junta de Revisi6n e Igualamiento.
El nuevo Comit6 Ejecutivo Territorial electo, qued6 formado
en la forma siguiente: Santiago Iglesias, president; Alfonso To-
rres, secretario general; Juan Carreras, tesorero; Bolivar Pagrn.
Rafael Alonso Torres y Jos6 Ferrer y Ferrer, vicepresidentes
at large; y vicepresidentes de distrito, por San Juan, Ram6n Ba-
rrios, Francisco Paz Granela y Josefina Iglesias de Laborde; por
Arecibo, Lino Padr6n Rivera, Nicomedes Rivera y Andrea Valle
de Gonzilez; por Aguadilla, Bernardino Villanueva, Jose Padr6
Quiles y Maria M. de Ortiz; por Mayagiiez, Sixto A. Pacheco,
Benigno Sorrentini y Matilde R. de Melendez; por Ponce, Mois6s
Echevarria, Eliseo Romero y Luz Maria Cartagena; por Guaya-
ma, Rafael Landr6n, Antonio Arroyo y Maria Garmendiz; y por
Humacao, Bolivar Ochart, Domingo Santos y Concepci6n Cruz
Escobar.
Simultineamente con la del partido Socialista, celebraba
asamblea general ordinaria el partido Uni6n Republicana, en el




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs