• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Libros del autor
 Index
 Introduccion. Naturaleza de esta...
 La invasion norteamericana. La...
 Nacimiento de los partidos Republicano...
 Se establece el regimen civil....
 Se disuelve el partido Federal....
 La lucha contra el regimen. Conflictos...
 Las reglas de Miramar. El partido...
 Resurge el partido socialista....
 Comienza el regimen bajo la nueva...
 Crisis unionista. El proyecto Campbell....
 Se reitera la demanda de gobernador...
 Se rompe la alianza Puertorriqueña....
 Notas






Group Title: Historia de los partidos politicos Puertorriqueños, 1898-1956.
Title: Historia de los partidos políticos puertorriqueños (1898-1956)
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078554/00001
 Material Information
Title: Historia de los partidos políticos puertorriqueños (1898-1956)
Physical Description: 2 v. : ports. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Pagán, Bolívar
Publisher: Librería Campos
Place of Publication: San Juan P.R
Publication Date: 1959
 Subjects
Subject: Political parties -- Puerto Rico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078554
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000128735
oclc - 29383220
notis - AAP4741

Table of Contents
    Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
    Libros del autor
        Page 4
        Page 5
    Index
        Page 6
        Page 7
    Introduccion. Naturaleza de esta obra. Ojeada a los partidos politicos en la epoca española
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La invasion norteamericana. La carta autonomica. El regimen militar
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Nacimiento de los partidos Republicano Puertorriqueño, Federal, y Obrero Socialista. Las elecciones de los cien dias
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Se establece el regimen civil. Las elecciones de 1900 y 1902
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Se disuelve el partido Federal. Se funda el partido Union de Puerto Rico. Las elecciones de 1904
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    La lucha contra el regimen. Conflictos entre la camara de delegados y el consejo ejecutivo. El partido de la independencia. Los copos unionistas de 1906, 1908, 1910 y 1912
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Las reglas de Miramar. El partido unionista propone alianza al partido republicano. Las elecciones de 1914
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Resurge el partido socialista. La ley organica Jones. Las elecciones de 1917
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Comienza el regimen bajo la nueva ley Organica. Los unionistas redefinen su programa politico. Los republicanos proponen entendido electoral a los socialistas. Las elecciones de 1920
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Crisis unionista. El proyecto Campbell. Se funda el partido nacionalista. La alianza Puertorriqueña. La coalicion republicano-socialista. Las elecciones de 1924
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Se reitera la demanda de gobernador electivo. Mensaje del presidente Coolidge sobre la politica de la administracion federal hacia Puerto Rico. Las elecciones de 1928
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
    Se rompe la alianza Puertorriqueña. Nuevas tacticas del partido nacionalista. Resurge el partido unionista
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
    Notas
        Page 340
        Page 341
        Page 342
Full Text
















HISTORIC DE LOS PARTIDOS
POLITICOS PUERTORRIQUEROS

(1898 1956)




TOMO I.


































Es prrpiedad del tiutor.


Derechos reservados.















Copyright Doli3var PZ,dn 1059.








BOLIVARIAGAN
De la Academia Puertorriquefa de la Historia













HISTORIC DE LOS PARTIDOS

POLITICOS PUERTORRIQUEiOS

(1898 1956)


Sine ira et studio.


TOMO I.



LIBRERIA CAMPOS
San Juan, Puerto Rico
1959










i / LIBROS DEL AUTHOR



America y Otras Pdginas,

Imprenta La Correspondencia, San Juan,
Puerto Rico, 1922.



Ley Municipal Revisada, Anotada y Comentada,

Imprenta La Correspondencia, San Juan,
Puerto Rico, 1925



Ideales en Marcha,

Imprenta Venezuela, San Juan, Puerto Rico,
1939.



Puerto Rico: The Next State,

Imprenta Dwyer, Washington, D. C., 1942


Crdnicas de Washington,

Editorial Stylo, Ciudad de Mejico, 1949


Historia de los Partidos Politicos Puertorriquefios,

Litografia Real Hermanos Inc, San Juan, Puerto
Rico, 1959































BOLIVAR PAGAN


~Fc-








INDICE

TOMO I.


CAPITULO UNO.


Introducci6n. Naturaleza de esta obra. Ojeada a los partidos
politicos en la 6poca espafiola. ----- - 8

CAPITULO DOS.

La invasion norteamericana. La Carta Auton6mica. El regi-
men military. .... 17


CAPITULO TRES.

Nacimiento de los partidos Republicano Puertorriquefio, Fede-
ral, y Obrero Socialista. Las elecciones de los cien dias.- -


CAPITULO CUATRO.

Se establece el regimen civil. Las elecciones de 1900 y 1902.

CAPITULO CINCO

Se disuelve el partido Federal. Se funda el partido Uni6n de
Puerto Rico. Las elecciones de 1904. - -. -

CAPITULO SEIS

La lucha contra el regimen. Conflictos entire la Cimara de
Delegados y el Consejo Ejecutivo. El partido de la Indepen-
dencia. Los copos Unionistas de 1906, 1908, 1910 y 1912. -


-120


CAPITULO SIETE


Las reglas de Miramar. El partido Unionista propone alianza
al partido Republicano. Las elecciones de 1914. .- 153







CAPITULO OCHO.


Resurge el partido Socialista. La Ley Orginica Jones. Las
eleccionesde 1917... ......-- -- --- 166

CAPITULO NUEVE.

Comienza el regimen bajo la nueva Ley Orginica. Los Unio-
nistas redefinen su program politico. Los Republicanos pro-
ponen entendido electoral a los Socialistas. Las elecciones de
1920. ___-------------- ------- -------------------_ 188

CAPITULO DIEZ

Crisis Unionista. El proyecto Campbell. Se funda el partido
Nacionalista. La Alianza Puertorriquefia. La Coalici6n Repu-
blicano-Socialista. Las Elecciones de 1924. 202

CAPITULO ONCE

Se reitera la demand de Gobernador elective. Mensaje del
President Coolidge sobre la political de la Administraci6n
Federal hacia Puerto Rico. Las elecciones de 1928. ---------- 249

CAPITULO DOCE

Se rompe la Alianza Puertorriquefia. Nuevas tacticas del par-
tido Nacionalista. Resurge el partido Unionista. ---------- --- 315



Notas- -- --- ------------------------ 341


















CAPITULO UNO


INTRODUCTION. NATURALEZA DE ESTA OBRA.
OJEADA A LOS PARTIDOS POLITICOS
EN LA EPOCA ESPAFOLA.


1
El objetivo de este libro es presentar el cuadro del nacimiento
y la evoluci6n de los partidos politicos puertorriquefos, desde el
advenimiento de la soberania norteamericana en la Isla hasta las
filtimas elecciones generals verificadas en 1956. Tarea ardua em-
prendimos, para revivir el moment hist6rico cuando se fund cada
partido, seguir su vida y desarrollo a trav6s de sus asambleas,
sefialando los programs de aspiraciones y acci6n que les dieron
aliento,.anotar el impact de cada partido en la opinion pdblica
segin el resultado de las votaciones populares, y sefialar la funci6n
de cada uno en ql desarrollo constitutional de Puerto Rico.
Miles de piginas de peri6dicos de las distintas 6pocas hemos
tenid. que hojear para constatar fechas, lugares y demis datos
pertitentes, a la vez hemos tenido que examiner actas de asambleas,
manifiestos e informes y declaraciones de los diversos partidos y sus
lideres, cavar en archives y documents en avida bisqueda de la
informaci6n fidedigna, oir y constatar testimonies de protagonistas
vivientes en el desenvolvimiento politico de Puerto Rico, y revisar
leyes fundamentals, decretos reales, 6rdenes militares y estatutos,
para observer el progress del sufragio y el desarrollo politico del
pais en sus aspiraciones y demands de libertad.
Para abreviar el texto, antes de dar a la imprenta las piginas




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


ya escritas, suprimimos extenso material y comentarios, que probable-
mente luego publicaremos en piginas o articulos supletorios. Hemos
deseado ahora reducir el volume de este libro, presentando la histo-
ria de los partidos puertorriquefios en relato sucinto, objetivo y rea-
lista, con el vivo apoyo de documents y de estadisticas electorales.
Este libro no es un tratado politico para enjuiciar credos y doctri-
nas, ni obra de propaganda, ni conlleva el prop6sito de exaltar o com-
batir a hombres o ideas. Es biografia de los partidos; no contiene bio-
grafias de los hombres que se han sefialado en la gesti6n political del
pais. Es riguroso relato historiogrifico, en orden cronol6gico, del na-
cimiento y movimiento general de los partidos puertorriquefios.

2

Pocos paises en el mundo presentan el panorama politico de Puerto
Rico. Es un pais de pequefiez geografica y de precarios recursos eco-
n6micos naturales, inquieto durante centuries en su angustia colonial,
alentando desde el siglo pasado vivos y militants anhelos de libertad
political, y pugnando por el reconocimiento de su derecho y de su per-
sonalidad como pueblo con gobierno propio. Las ideas emancipadoras
de la Revoluci6n Francesa y de la Revoluci6n de las colonies brita-
nicas de Norteamerica, no fueron ajenas al pensamiento puertorri-
quefio. Pero la Isla, de origen y tronco hispanicos, en sus peculiares
condiciones y destino qued6 rezagada como colonia cuando las demas
colonies del imperio espafol en America lograron su independencia.
Al terminar el dominio espahol en America, Puerto Rico pas6 a ser
colonia de Estados Unidos.
Bajo la soberania espafiola prevaleci6 la tendencia en Puerto Rico
de mantenerse unido a Espafia, como luego, bajo la nueva soberania
norteamericana, ha prevalecido la tendencia de mantenerse en uni6n
con Estados Unidos. No han tendido las mayorias puertorriquefias a la
separaci6n como comunidad independiente, lo cual, segfin la aprecia-
ci6n de eminentes hombres versados en geopolitica, hubiera sido in-
compatible con la realidad geogrifica de Puerto Rico.'
Sin embargo, siempre Puerto Rico preserve sus contornos defini-
dos de pueblo con personalidad propia. Alexis de Tocqueville, en su
renombrado anilisis del pueblo norteamericano, dijo que en todas
parties, donde los angloamericanos entraron en contact con pueblos
de otro origen, desaparecieron estos fundidos en la lengua y las cos-
tumbres angloamericanas.2 Esto no ha sido realidad en Puerto Rico.
Esta Isla ha resistido el impact, y a traves de mis de medio siglo de
contact con Estados Unidos ha preservado su lengua vernacula, su




BOLIVAR PAGAN


religion, sus costumbres, su fundamental legislaci6n sustantiva, su
idiosincrasia, y su peculiar personalidad hispinica. Ha aprendido la
lengua de la nueva metr6poli, ha asimilado sus metodos de gobierno
y las tecnicas de la industrial y los negocios, se ha versado en su histo-
ria y su cultural, como a la vez ha oreado su espiritu con ideas univer-
sales; pero se mantiene, con resistencia ejemplar, como una comuni-
dad con personalidad propia inconfundible, con tradici6n pacifica y ci-
vilista. Asi ha bregado por su derecho bajo la soberania norteameri-
cana durante mAs de medio siglo. Esa brega resalta en el relato de los
partidos politicos y de las reacciones de la opinion puertorriquefia que
son tema de este libro.

3

El autor fue durante una 6poca actor destacado en la escena po-
litica puertorriquefia; pero, al narrar los acontecimientos, puede decir,
como Ticito de sus Anales', que en el relato no hay resentimiento ni
favor. Retirado de toda militancia partidista desde hace algunos afios,
y atemperado en su responsabilidad de historiador, el autor ha tendido
a sostener a trav6s de las pAginas un tono de imparcialidad y de res-
peto a todas las ideas.

4
Esta Historia comienza en los afios del regimen military que sigui6
a la ocupaci6n de la Isla por las tropas norteamericanas durante la
Guerra Hispano-Americana de 1898. No son tema de este libro los
partidos politicos puertorriquefios de la epoca espafiola. Sin embargo,
apuntamos la conquista political alcanzada por los puertorriquefios al
concederse a la Isla la Carta Auton6mica en 1897, en las postrimerias
del regimen espafol, que es el punto esencial de partida, porque fu&
aquel gobierno auton6mico lo que encontr6 aqui establecido la nueva
metr6poli.
Y para fijar el origen de los partidos puertorriquefios que se orga-
nizaron bajo el regimen norteamericano por primera vez en 1899, es
oportuno detenernos en una rapidisima ojeada retrospective.
Como realidad histdrica, el liberalism puertorriquefio surge desde
la epoca de las Cortes de Cadiz de 1812; pero dentro del sistema colo-
nial espafiol, viviendo Puerto Rico bajo gobiernos insulares omnimodos
de capitanes-generales, por muchos afios no hubo ambiente para la
formaci6n de verdaderos partidos politicos, que son fruto de clima
democritico.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


En el afio 1865, el Gabinete del Gobierno Espahol presidido por el
general O'Donnell, a iniciativas del ministry de Ultramar Antonio
Canovas del Castillo, decret6 la famosa Informaci6n sobre las Refor-
mas antillanas. Para ello se convocaron a Madrid representatives de
Cuba y Puerto Rico. Los delegados puertorriquefios, de ideas liberals,
fueron Segundo Ruiz Belvis, Jose Juli.n Acosta Calbo y Francisco
Mariano Quiiiones.
Desde la 6poca de dicha Informaci6n estaba en el ambiente de la
political espafiola ofrecer reforms liberalizadoras y de descentraliza-
ci6n administrative a las Antillas, como un supremo esfuerzo para
aplacar el sentimiento separatist en Cuba y las demands del libera-
lismo puertorriquefio. Por los comisionados de la Informaci6n, la
metr6poli espafiola conoci6 mejor el pensamiento y las aspiraciones de
los patriots antillanos. Puerto Rico planted esencialmente demands
de caricter descentralizador y auton6mico y la abolici6n de la escla-
vitud. Al mismo tiempo se desarrollaba en Espafia un movimiento
contra la dinastia borb6nica, y la presi6n de las cuestiones internal de
la Peninsula impidi6 que se tomaran entonces pasos definitivos para
resolver la cuesti6n antillana.
En septiembre de 1868 estall6 la revoluci6n en Espafia, acaudilla-
da por Prim, Serrano y Topete, que derrib6 de su trono a la reina
Isabel Segunda. Ocup6 el poder ejecutivo provisional en Espafia el
general Serrano, se convocaron las Cortes Constituyentes espafiolas,
para 1869, para instrumentar el nuevo regimen en Espafia, y se decre-
t6 dar representaci6n en estas Cortes a Cuba y Puerto Rico. Para la
elecci6n de los diputados puertorriquefios, se alinearon en Puerto Rico
los Liberales y Conservadores, organizados en partidos desde 1865, y
eligieron diputados de ambas agrupaciones. En el movimiento politico
puertorriquefio, en el curso de los acontecimientos en Espafia, la opi-
ni6n pdblica en Puerto Rico estaba dividida entire Liberales y Conser-
vadores; los primeros propulsando las libertades puertorriquefias, y los
otros manteniendo el statu quo con el predominio de los espaholes.
Los Conservadores formaron, en 1870, el denominado Partido Incon-
dicional Espafiol, que dur6 hasta el fin del regimen espafiol en Puerto
Rico, primero bajo la jefatura de Jose Ram6n Fernandez, Marqu6s de
la Esperanza, y luego bajo la jefatura de Pablo Ubarri, Conde de
Santurce. Los Liberales, en 1870, adoptaron el nombre de Partido
Liberal Reformista, bajo la presidencia de Pedro Ger6nimo Goyco.
Los Liberales desde el primer moment se manifestaron en dos ten-
dencias: unos favorecian las reforms hacia la autonomia regional,
acaudillados por Roman Baldorioty de Castro; y los otros favorecian
las reforms en asimilaci6n con la madre patria, acaudillados por Jose
de Celis Aguilera. Durante los gobiernos que se sucedieron en Espafia




BOLIVAR PAGAN


despues de 1868, incluyendo el reinado de Amadeo de Saboya y la
Primera Repfblica Espafiola, y despu6s durante la restauraci6n bor-
b6nica con Alfonso XII y en los afios de la Regencia de Maria Cristina,
el Partido Liberal Reformista mantuvo distintas alternatives, asimi-
lista, federalista y autonomista, segun la situaci6n prevaleciente bajo
los diversos gobiernos que se sucedian en Espafia.
El movimiento del liberalism puertorriquefio culmina en la me-
morable asamblea de Ponce de 1887, presidida por Roman Baldorioty
de Castro, cuando se fund el Partido Autonomista Puertorriquefio, que
uni6 firmemente a la familiar puertorriquefia en sus anhelos y deman-
das de gobierno auton6mico bajo la bandera espafiola. Algunos penin-
sulares espafioles de ideas liberals abrazaron la causa de los puerto-
rriquefios, como algunos puertorriquefios, llamados austriacantes,
abrazaron la causa espafiola en la Isla y fueron Conservadores e In-
condicionales. Muerto Roman Baldorioty de Castro, y pendiente el
pais de los vaivenes de la political y de los gobiernos espafioles, preva-
lecieron siempre dentro del liberalism puertorriquefio dos diversas
tendencies: los autonomistas ou trance, inclinados mis al republica-
nismo espafiol, y los autonomistas asimilistas que favorecian las refor-
mas bajo la monarquia.
A principios de la filtima decada del siglo pasado, se destaca en
la palestra periodistica un nuevo lider puertorriquefio, Luis Mufioz
Rivera, politico practico y posibilista, que hace campafia hacia la auto-
nomia puertorriquefia, y predica la nacionalizaci6n de la political insu-
lar afiliando a los autonomistas a un partido que, con oportunidades
de alcanzar el poder bajo la monarquia restaurada en Espafia, pudiera
hacer realidad en Puerto Rico las aspiraciones de gobierno propio. El
Directorio del Partido Autonomista, en cuyos dirigentes figuraba de
manera sobresaliente el Dr. Jose Celso Barbosa, hacia resistencia a
las tendencies de Luis Mufioz Rivera. Por la presi6n de Estados
Unidos en la apremiante situaci6n de Cuba, todos los principles par-
tidos nacionales espafioles de la epoca, con oportunidades de advenir
al poder, estaban inclinados a resolver la cuesti6n de las demands de
Ultramar favoreciendo la autonomia para Puerto Rico. Por ello el
Directorio Auton6mico no creia necesario ni convenient que los auto-
nomistas puertorriquefios ligaran su destiny permanent a determina-
do partido espafiol, y menos a partidos monarquicos. Luis Mufioz
Rivera, con vision practice dentro de las realidades de la political espa-
fiola de la epoca, se distanci6 momentineamente de los hombres del
Directorio autonomista, y desde su drgano periodistico persisti6 en
predicar la evoluci6n political para que lo mis pronto possible, en cuanto
al regimen del pais, Puerto Rico fuera gobernado por los puertorri-
quefios. Favoreci6 Mufioz Rivera que el autonomismo puertorriquefio













A'


"7/


Romdn Baldorioty de Castro


LO




BOLIVAR PAGAN


se incorporara a un partido national espafiol que al advenir al poder en
la Peninsula gobernara en Puerto Rico con la rama insular del parti-
do. De entire los partidos espaffoles, Mufioz Rivera prefiri6 al Partido
Liberal Fusionista, lo que constituia posibilidad eventual para realizar
la aspiraci6n de Puerto Rico, en el turno de poder establecido en la
Peninsula entire los Conservadores acaudillados por Antonio Cinovas
del Castillo y los Liberales Fusionistas.
Despues de frustrados esfuerzos de Mufioz Rivera para lograr que
el Partido Autonomista acogiera sus ideas, pero animados luego los
autonomistas para avanzar en sus anhelos de gobierno propio, se reuni6
en Caguas, el 27 de julio de 1896, la Delegaci6n del Partido Autono-
mista, bajo la presidencia de Jose G6mez Brioso. Asistieron los miem-
bros del Directorio y, entire otros miembros del partido, Luis Mufioz
Rivera. En esta reuni6n se acord6 designer a una comisi6n autonomista
para que se trasladara a Espafia, en gestiones political, visitara al jefe
del ministerio espafiol, explorara el pensamiento de los jefes de los dis-
tintos partidos espafioles y concertara una alianza de los autonomistas
puertorriquefios con el partido peninsular que prometiera desarrollar
la political del autonomismo puertorriquefio y que tuviera probabilida-
des de implantar desde el Gobierno la reform auton6mica. Esta comi-
si6n informaria a su regreso ante una asamblea del partido, la que
decidiria el curso a seguir por el Partido Autonomista Puertorriquefio.
Jose G6mez Brioso, Rosendo Matienzo Cintr6n, Luis Mufioz Rivera y
Federico Degetau fueron designados como tales comisionados, que se
unirian en Madrid con Rafael Maria de Labra, lider en Espafia del
autonomismo antillano.
La comisi6n autonomista puertorriquefia fue a Espafia, y despues
de entrevistar a los jefes politicos espafioles, decidi6 recomendar la
alianza o pacto con el Partido Liberal Fusionista, poderoso partido
monirquico que dirigia Prixedes Mateo Sagasta, quien hizo promesa
de implantar la reform auton6mica en Puerto Rico tan pronto ad-
viniera al poder en Espafia. La asamblea del Partido Autonomista
celebrada en los dias 12 y 13 de febrero de 1897, en el Teatro Munici-
pal de San Juan (hoy Teatro Tapia), presidida por Jose Celso Barbosa
y Manuel F. Rossy, oy6 el informed de los comisionados a Madrid. Des-
pues de animadas deliberaciones y esfuerzos para llegar a acuerdos
conciliatorios, fu6 sometida la cuesti6n al voto de la asamblea. Por
votaci6n a favor de 79 delegados, contra 17, la asamblea aprob6 la
formula pactista fusionista convenida en Madrid. El Directorio del
Partido Autonomista, que luego form en su mayor parte la Vieja
Guardia del Partido Republicano Puertorriquefio, fue derrotado. No
conforme con la decision, Jose Celso Barbosa, miembro del Directorio,
abandon la asamblea, expresando las hist6ricas palabras: -Adios,




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


hermanos, yo me voy, pero me Ilevo la bandera de la autonomia." Le
siguieron los adictos a su pensamiento, los que preferian la autonomia
regional sin pactos o fusiones con partidos monirquicos.
En esa asamblea, la mayoria triunfadora transform el Partido
Autonomista en Partido Liberal Puertorriquefio, incorporado o fusio-
nado al Partido Liberal Fusionista espafol. Los otros, acaudillados por
Jose Celso Barbosa, constituyeron luego el Partido Autonomista Orto-
doxo, llamado tambien Puro y Radical.
Al advenir al poder en Espafia el Partido Liberal Fusionista, des-
pues de la muerte del jefe Conservador Antonio Cinovas del Castillo,
se decret6 la Carta Auton6mica para Puerto Rico, en 1897. Presiona-
dos por las autoridades gubernamentales y political de Espafia, el
primer Gabinete Auton6mico fu4 formado conjuntamente con minis-
tros Liberales y Autonomistas Ortodoxos, y se intent unir otra vez a
Liberales y Autonomistas Ortodoxos en un nuevo partido que se llam6
Uni6n Autonomista Liberal, pero esta uni6n tuvo una efimera vida.
La familiar puertorriquefia, fraccionada en la asamblea del 13 de fe-
brero de 1897, continue fraccionada, y por algunos afios la opinion
political puertorriquefia estuvo pricticamente dividida entire Muiio-
cistas y Barbosistas. En 1899, los Mufiocistas formaron el Partido
Federal, y los Barbosistas formaron el Partido Republicano Puertorri-
quefio, segiin relatamos mas adelante.
El movimiento politico puertorriquefio, por sus mayorias, como
hecho hist6rico, sigui6 con frecuencia a los grandes lideres en sus
orientaciones posibilistas, mas que a rigidos credos dogmiticos.














7


i


Mateo Sagasta


- ---------


Prdxedes


















CAPITULO DOS


LA INVASION NORTEAMERICANA
LA CARTA AUTONOMICA
EL REGIMEN MILITARY



1

Ocupado Puerto Rico por las tropas norteamericanas durante la
Guerra Hispano-Americana, y establecida la paz entire ambas naciones
beligerantes primeramente al convenirse en la ciudad de Washington
el Protocolo de Paz y luego finalmente al aprobarse el Tratado de
Paris, continue la Isla bajo el regimen military de Estados Unidos, que
dur6 hasta que se inaugur6 el regimen civil en primero de mayo de
1900.
Desde que el Congreso de Estados Unidos aprob6 en abril 20 de
1898 la belicosa Resoluci6n Conjunta demandando que el gobierno de
Espafia renunciara a la soberania de Cuba y retirara las fuerzas
terrestres y navales espaiolas del suelo y de las aguas cubanas, las
autoridades espaiolas de Puerto Rico, lo mismo que todo el pueblo de
la Isla, se apercibieron de la guerra inminente. El Gobierno de Espaia
declare la guerra a Estados Unidos el dia 21 de abril de 1898, y el
Congress de Estados Unidos por Resoluci6n aprobada el 25 de abril
declare que un estado de guerra existia entire Espafia y Estados Unidos
desde el dia 21 de abril de 1898.
El 25 de julio de 1898, las fuerzas militares norteamericanas co-
mandadas por el general Nelson A. Miles, que desembarcaron por el
puerto de Guinica, comenzaron la invasion de Puerto Rico. El 30 de
julio de 1898, el general Miles informaba al Secretario de la Guerra,




BOLIVAR PAGAN


en Washington, D. C., que -cuando menos cuatro quintas parties del
pueblo ha saludado con gran alegria la llegada de las tropas de los
Estados Unidos.:' Durante la invasion, diez y ocho dias despubs del
desembarco en Guinica, se firm en la ciudad de Washington por los
plenipotenciarios espafioles y norteamericanos el Protocolo de Paz. El
18 de octubre de 1898, los espafioles hicieron la entrega official de la
Isla y comenz6 a regir la soberania de Estados Unidos, bajo el regimen
military.


2

Al estallar la guerra entire Espafia y Estados Unidos, Puerto Rico
estaba gobernado bajo la Carta Auton6mica decretada por el gobier-
no de Espafia el 25 de noviembre de 1897. Este period de gobierno
auton6mico habia sido inaugurado desde hacia poco mas de cinco meses
antes de la invasion, el 9 de febrero de 1898, y habia sido acogido con
verdadero j6bilo por el liderato politico y el pueblo de Puerto Rico,
como la realizaci6n de un desiderdtum patri6tico del pais, aspiraci6n
que databa especialmente desde la memorable asamblea autonomista
celebrada en Ponce en 1887 bajo la presidencia del patricio Romin
Baldorioty de Castro.
Para sefialar el curso del desarrollo constitutional de Puerto Rico,
vamos a recorder el sistema de gobierno bajo dicha Carta Auton6mica.
Proveia un alto grado de autonomia administrative para Puerto Rico.
Este sistema de gobierno era en muchos aspects similar al provisto
en el estatuto ingles que organize en 1867 el Dominio del Canadi. Por
sus aspects en el regimen interior y la representaci6n parlamentaria
de Puerto Rico en la metr6poli, era muy parecido al regimen de la
Uni6n Francesa provisto para las colonies del imperio frances en 1944.
Fu4 un noble gesto de Espaila en justicia a la Isla. Debe, sin embargo,
juzgarse esa forma de gobierno concedida a Puerto Rico en dos aspec-
tos: primero, Puerto Rico, ni en su liderato politico ni en sus masas
populares, alentaba entonces pensamiento alguno de independencia
soberana insular o de separaci6n de la metr6poli espaiola; y segundo,
la 6poca en la historic universal cuando advino ese regimen auton6-
mico para Puerto Rico. En esa epoca las naciones principles de Europa
estaban en plena pugna por su expansion y predominio, period de
imperialismo galopante, en lucha agresiva por colonies en Africa,
Asia y otras parties del mundo, para invertir capitals, extender sus
mercados, proporcionar fuentes de materials primas, asegurar posicio-
nes para el predominio military, y realizar ambiciones de hegemonia y
de prestigio national.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


3

Bajo dicha Carta Auton6mica, en sintesis, gobernaba a la Isla un
parlamento insular compuesto de dos Camaras y un Gobernador Ge-
neral. Las dos camaras eran el Consejo de Administraci6n y la Cimara
de Representantes. El Consejo de Administraci6n estaba compuesto
de quince miembros, ocho de los cuales eran de elecci6n popular, y
siete nombrados por el Gobierno de Espafia. La Camara de Represen-
tantes era en su totalidad de elecci6n popular, compuesta de treinta y
dos miembros. Estas camaras tenian plenas facultades legislativas,
except sobre aquellos asuntos reservados a la soberania national
espafiola. El parlamento insular podia decretar el presupuesto del go-
bierno de la Isla, pero venia obligado a votar primeramente las parti-
das fijadas por el Gobierno Espafiol como la participaci6n o cuota re-
querida a Puerto Rico para cubrir parcialmente el presupuesto nacio-
nal de Espafia. La negociaci6n de tratados de comercio que afectaran
a la Isla se llevaria a cabo por el Gobierno de Espafia, auxiliado por
delegados especiales autorizados por el Gobierno de Puerto Rico, pero
una vez aprobados por el Gobierno de Espafia regirian como leyes
para Puerto Rico. El parlamento insular tenia facultad para imponer
tributes arancelarios a las mercancias que se importaran y se exporta-
ran de Puerto Rico. El Gobernador General convocaba al parlamento
insular para las sesiones legislativas, y podia suspender las leyes apro-
badas y disolver las camaras. El Gobernador General era nombrado
por el Gobierno de Espafia, y ejercia el gobierno supremo de la Isla,
llamada colonial efi la Carta Auton6mica. Al Gobernador General esta-
ban subordinadas todas las autoridades administrativas del gobierno
de Puerto Rico. Aquel tenia el mando superior de todas las fuerzas
armadas de mar y tierra de la Isla. Compartia con el Gobernador Ge-
neral las funciones ejecutivas, un gabinete compuesto de cinco jefes
de departamentos o Secretarios de Despacho, a quienes el Gobernador
General nombraba y podia libremente separar de sus cargos. Estas
Secretarias de Despacho eran las de Gracia, Justicia y Gobernaci6n;
de Hacienda; de Instrucci6n Pdblica; de Obras PNblicas y Comunica-
ciones; y de Agricultura, Industria y Comercio. Las Secretarias de
Despacho refrendaban los decretos y demAs actos ejecutivos del Go-
bernador General correspondientes a los rbspectivos departamentos, y
eran responsables al parlamento insular. No se podia modificar dicha
Carta Auton6mica por el parlamento espafol sin la previa solicitud
del parlamento insular. De acuerdo con la Constituci6n Espafola vi-
gente en la 6poca, Puerto Rico era representado por diez y seis dipu-
tados y cinco senadores con plenos derechos en las Cortes Espafiolas.'




BOLIVAR PAGAN


4


Por instrucciones del Gobierno de Espafia y recomendaci6n del
lider autonomista antillano en Madrid, Rafael Maria de Labra, al im-
plantarse la referida Carta Auton6mica se constituy6 el gabinete de
Secretaries de Despacho compuesto de miembros de los dos opuestos
partidos politicos puertorriquefios, o sea los Autonomistas Ortodoxos
o Puros y los Liberales. Este gabinete qued6 integrado en la forma
siguiente: Luis Mufioz Rivera (Liberal), Secretario de Gracia, Justicia
y Gobernaci6n; Juan Hernmndez L6pez (Liberal), Secretario de Obras
Pdblicas y Comunicaciones; Jose Severo Quifiones (Liberal), Secretario
de Agriculture, Industria y Comercio; Francisco Mariano Quifiones
(Autonomista Ortodoxo), Presidente; Manuel F. Rossy (Autonomista
Ortodoxo), Secretario de Instrucci6n Piiblica; y Manuel Fernmndez
Juncos (Autonomista Ortodoxo), Secretario de Hacienda. Entre los
Subsecretarios, figuraban Jose Celso Barbosa (Autonomista Ortodoxo)
de Instrucci6n Piblica, y Jose de Diego (Liberal), de Gracia, Justicia
y Gobernaci6n. Este Gabinete estaba constituido y en funciones de
gobierno cuando cre6 crisis international la cuesti6n de Cuba y resul-
taba inevitable la guerra hispano-americana.
Debemos consignar en esta historic, para juzgar el temple de per-
sonalidades sobresalientes en nuestra-evoluci6n political, que el 22 de
abril de 1898, el Gabinete Auton6mico lanz6 al pais el siguiente mani-
fiesto o alocuci6n al pueblo de Puerto Rico:
"Por un triste decreto del destiny la implantaci6n del R6gimen
Auton6mico viene a coincidir con la proximidad, ya visible, de una
guerra, en que Espafia, en sus territories de America, luchar~, no s6lo
por sus intereses, que son grandes, sino por su honra y derecho, que es
precise salvar a toda costa. La amenaza extranjera, la imposici6n in-
sensata, el alarde de poder sublevan el espiritu national y hacen de
cada espafiol un heroe dispuesto a dar la vida por el honor y por la
patria.
'El pueblo de Puerto Rico demostr6 siempre que ama la paz; pero
demostr6 siempre que sabe mantenerse en la guerra digno de su raza
y de su historic. Jamas holl6 nuestros hogares la plant vencedora de
un extraio. En nuestros castillos no flame nunca otra bandera que la
bandera bicolor de nuestros padres. Cuando las escuadras enemigas
arrojaban a estas costas legiones de combatientes, las matronas puer-
torriquefias enviaban a sus hijos a pelear y morir antes que someterse
a la infamia de un ultraje o la verguenza de una conquista.
,El Consejo Insular, esperando que no sera precise renovar anti-
guas proezas ni reverdecer lauros afiejos, confia en que, llegada la












































EL PRIMER GABINETE A UTONOMICO
Sentados: Luis Muifoz Rivera, Francisco Mariano Quifionez (pre-
sidente), Manuel Ferndndez Juncos. De pie: Juan Herndndez
Ldpez, JosI Severo Quiiones, Manuel F. Rossy.




BOLIVAR PAGAN


hora de los sacrificios necesarios, ning6n patriota olvidard sus debe-
res. No somos culpables de la lucha; ni la provoc6 nuestra tiehta, ni la
dieron origen nuestros actos. Pero ni la rehuimos ni la tememos, por-
que sabriamos responder a la fuerza con la fuerza y probar'al mundo
que en este archipielago no degenera la sangre, que fecund6 las cam-
pnfias de ambos hemisferios americanos en los gloriosos dias de Pizarro
y de Cortes.
-Si defendimos altivamente a la Metr6poli en los tiempos oscuros
del sistema colonial, la defenderemos bravamente en los tiempos feli-
ces del sistema auton6mico. Entonces nos impuls6 el afecto; ahora nos
impulsa el afecto y la gratitud. Abiertos a la esperanza todos los hori-
zontes, cumplidos en la ley todos los ideales, la generosidad castellana
aquilata la lealtad puertorriquefia. Y si antes nos pareci6 un oprobio
la tacha de traidores, hoy nos parecerA un oprobio y una mengua la
tacha de traidores y de ingratos.
-Al empeiiarse la contienda, el Consejo Insular no duda de la vic-
toria. La armada y el ej6rcito, fieles a sus tradiciones militares, ocu-
parin la vanguardia. Y el pueblo, que juega su porvenir en los comba-
tes a que se nos provoca, darA sus recursos y sus hombres, su fortune
y su existencia, sin vacilaci6n ninguna, desdefiosos del peligro y satis-
fecho de ofrecerse en holocaust a los mis nobles sentimientos de leal-
tad y de hidalguia. Vemos desde aqui, con orgullo, a nuestros herma-
nos de Europa que se aprestan a veneer o sucumbir, y queremos con-
fundirnos con ellos en el 6xito triunfal de las armas espafiolas.
*Colocados por la naturaleza en el centro de las pr6ximas batallas,
nuestra energia present podri medirse por nuestra eterna templanza.
No renunciaremos jams a la bandera que protegi6 nuestras cunas y
protegeri nuestros sepulcros. Descanse la isla entera en la raz6n, que
es toda de Espafia, y disp6nganse a secundar con eficacia la acci6n di-
rectora del Gobierno y a sostener con denuedo el nombre augusto y la
soberania indiscutible de la patria.
-San Juan, de Puerto Rico, 22 de abril de 1898.
4Francisco Mariano Quifiones. Luis Mufioz Rivera. Manuel
Ferndndez Juncos. Juan Herndndez L6pez. Manuel F. Rossy. Jose
Severo Quifiones.
Este manifiesto de los gobernantes y lideres puertorriquefios fuk
un gesto noble y valeroso, que respondia a un alto sentimiento de ho-
nor y gratitud, pero indtil porque no soliviant6 al pueblo de Puerto
Rico para acudir a las armas ni logr6 apagar resentimientos vivos en
el alma popular producidos por varias centuries de dominio centrali-
zador colonial bajo Espafia. Por razones que atribuimos a los tiempos
y a los hombres, y no al espiritu amante de la libertad y heroic de la




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Espafia inmortal, el regimen auton6mico lleg6 regateado y algo tarde
a esta colonia antillana. El liderato y la masa del pueblo puertorri-
queflo, aunque no fueron separatistas contra la soberania espafiola, ya
miraban inevitablemente con admiraci6n el desarrollo de las liberta-
des y de la democracia en la pujante Federaci6n norteamericana, y
presentian relaciones del pais puertorriquefio con aquella gran poten-
cia, entonces con ansias expansionistas en nuestro hemisferio occiden-
tal. Los mismos dirigentes de la Secci6n de Puerto Rico del Partido
Revolucionario Cubano, presidida por el Dr. J. J.. Henna, formada en
Nueva York, alejada de los movimientos y aspiraciones de los militan-
tes politicos puertorriqueflos de la epoca, que laboraba hacia la inde-
pendencia de la Isla contra la soberania espafiola, di6 pasos cerca de
las autoridades de Washington para facilitar la invasion de la Isla por
las tropas norteamericanas. Razones de proximidad geografica y reso-
nancias de libertad, democracia y progress que trascendian del Norte
hacia Puerto Rico, facilitaron la acogida que en el trueque de sobera-
nias predispuso al pueblo de Puerto Rico con simpatias e ilusionadas
aspiraciones en sus relaciones con Estados Unidos de America.
Las esperanzas political del pueblo puertorriquefio fueron pode-
rosamente alentadas por la Proclama dirigida a los puertorriquefios
por el general que comandaba las tropas norteamericanas de invasion,
que decia asi:
-Ponce, Puerto Rico, Julio 28 de 1898.
"A los habitantes de Puerto Rico: Como consecuencia de la guerra
que trae empefiada contra Espafia el pueblo de los Estados Unidos
por la causa de la Libertad, de la Justicia y de la Humanidad, sus
fuerzas militares han venido a ocupar la Isla de Puerto Rico. Vienen
ellas ostentando el estandarte de la Libertad, inspiradas en el noble
prop6sito de buscar a los enemigos de nuestro pais, y del vuestro, y de
destruir o capturar a todos los que resistan con las armas. Os traen
ellas el apoyo armado de una naci6n de pueblo libre, cuyo gran pode-
rio descansa en su justicia y humanidad para todos aquellos que viven
bajo su protecci6n y amparo. Por esta raz6n, el primer efecto de esta
ocupaci6n sera el cambio inmediato de vuestras antiguas formas poli-
ticas, esperando, pues, que acept6is con jdbilo el Gobierno de los
Estados Unidos.
"El principal prop6sito de las fuerzas militares americanas sera
abolir la autoridad armada de Espafia y dar al pueblo de esta hermosa
Isla la mayor suma de libertades compatibles con esta ocupaci6n
military.
"No hemos venido a hacer la guerra contra el pueblo de un pais
que ha estado durante algunos siglos oprimidos, sino, por el contrario,
a traeros protecci6n, no solamente a vosotros sino tambien a vuestras.




BOLIVAR PAGAN


propiedades, promoviendo vuestra prosperidad y derramando sobre
vosotros las garantias y bendiciones de las instituciones liberals de
nuestro Gobierno. No tenemos el prop6sito de intervenir en las leyes
y costumbres existentes que fueren sanas y beneficiosas para vuestro
pueblo, siempre que se ajusten a los principios de la administraci6n
military, del orden y de la justicia.
,Esta no es una guerra de devastaci6n, sino una guerra que pro-
porcionarA a todos, con sus fuerzas navales y militares, las ventajas y
prosperidad de la esplendorosa civilizaci6n.
-Nelson A. Miles, General en Jefe del Ejercito de los Estados
Unidos. ''
Tres meses despues de la anteriormente inserta alocuci6n del 22
de abril de 1898 de los gobernantes y lideres puertorriquefios, las tro-
pas norteamericanas, tras una campafia ripida y ficil de diez y nueve
dias, ocuparon toda la Isla, y poco tiempo despu6s rendia oficialmente
Espaila la soberania de la Isla, que pasaba a gobernarse por un regimen
military bajo la nueva soberania de Estados Unidos.
Trasladado a Cuba el general conquistador Nelson A. Miles, fue
designado Gobernador Militar de Puerto Rico el General John R.
Brooke, quien asumi6 su cargo el 18 de octubre de 1898.
Dentro de los principios universales sancionados del Derecho de
Gentes, desde Hugo Grocio, el regimen transitorio que se impone de
inmediato a los paises ocupados por armas vencedoras es el regimen
military, supremo y absolute, aunque a la vez se tiende a respetar las
leyes y costumbres del pais conquistado que no sean incompatible con
el nuevo soberano. En los tratados internacionales mediante los cua-
les se ceden territories de una naci6n a otra, de vez en cuando apare-
cen disposiciones sobre el destino politico final de los habitantes de
los paises cedidos. El eminente Juez Presidente del Tribunal Supremo
de los Estados Unidos John Marshall, oraculo de la nueva metr6poli,
habia anunciado la doctrine norteamericana, al expresar que mientras
un pais invadido militarmente no estA enteramente subyugado se con-
sidera como una mera ocupaci6n military hasta que su destino es deter-
minado por el tratado de paz, y luego, si es cedido, el pais pasa a ser
parte de la naci6n que lo anexa, y queda bajo las condiciones estipula-
das en el tratado, o bajo los terminos que imponga el nuevo amo."
El Tratado de Paris, en cuanto a la cesi6n de Puerto Rico a los
Estados Unidos, solamente reserve el derecho de los habitantes de
Puerto Rico a disfrutar de la propiedad privada y de la libertad reli-
giosa. El destino politico de la Isla qued6 enteramente a merced del
Gobierno de Estados Unidos. El Articulo 2 del Tratado de Paris ex-
presa, simplemente, que 'Espafia cede a los Estados Unidos la Isla de
Puerto Rico,, sin condiciones ni promesas sobre status politico future



























Nelson


A. Miles


/.4




BOLIVAR PAGAN


de la Isla. Precisamente, al inquirir los plenipotenciarios espafioles,
antes de firmarse el Tratado de Paris, sobre el future de los puertorri-
quefios, los plenipotenciarios norteamericanos, con fecha 9 de diciem-
bre de 1898, presentaron un memorandum, que expresaba lo siguiente:
*Respecto a los naturales,.su condici6n y sus derechos civiles se reser-
van al Congreso, que hard las leyes para gobernar los territories cedi-
dos. Esto es tan solo la afirmaci6n del derecho del poder soberano pa-
ra dejar al nuevo gobierno el establecimiento de estas importantes
relaciones. Puede seguramente confiarse que el Congreso de una
naci6n que nunca di6 leyes para oprimir o mermar los derechos de los
residents en sus dominios, y cuyas leyes aseguran la mayor libertad
compatible con la conservaci6n de la propiedad, no saldra de su bien
establecida prictica al ocuparse de los habitantes de estas islas. El
Articulo 9 del Tratado de Paris express que Klos derechos civiles y la
condici6n political de los habitantes naturales de los territories aqui
cedidos a los Estados Unidos, se determinarin por el Congreso,. Y
asi el Congreso de los Estados Unidos qued6 investido de facultades
omnimodas para determinar sobre el destino de la Isla, y a tenor de lo
provisto en la secci6n tercera del Articulo 4 de la Constituci6n de
Estados Unidos, que dice: -El Congreso queda facultado para dispo-
ner del territorio y demis propiedades pertenecientes a los Estados
Unidos y hacer respect de los mismos todos los reglamentos necesa-
rios.'
El President de Estados Unidos, William McKinley, al capitular
las fuerzas militares espafiolas en Santiago de Cuba y ocupar aquella
isla las tropas norteamericanas, habia dirigido instrucciones al Secre-
tario de la Guerra, de fecha 13 de julio de 1898, sobre la conduct a
seguir por las autoridades militares norteamericanas en los territories
ocupados durante la guerra. Siguiendo la norma de regimenes milita-
res, el poder military seria supremo y absolute, pero expresamente
recomend6 el respeto a las costumbres y leyes civiles de las tierras
ocupadas, y a la propiedad privada y a los derechos individualss7
Siguiendo instrucciones similares para Puerto Rico, el primer Go-
bernador Militar de la Isla, John R. Brooke, en 18 de octubre de 1898,
expidi6 su primer Orden General, organizando el gobierno military
bajo el mando supremo y absolute del Ejercito, pero manteniendo el
respeto a los derechos individuals y a la propiedad privada, y man-
teniendo en vigor las leyes locales existentes en todo lo que no fuese
opuesto al nuevo regimen.8
Asimismo, en la Orden General No. 8, de noviembre 4, 1898, se le
di6 expreso vigor a todas las leyes locales de Puerto Rico, no incompa-
tibles con las administraci6n military. Igualmente se mantuvieron los
tribunales de justicia ya establecidos, y especialmente se mantuvo en




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


sus cargos y funciones a todo el gabinete o Despachos de los Secreta-
rios del anterior regimen auton6mico. Comenzaba el gobierno military
a cogobernar con los Secretarios del Gabinete puertorriquefio, quienes
refrendaban los decretos y 6rdenes de las autoridades militares.9
Ante tal actitud del gobierno military, el Consejo de Secretarios,
en octubre 23, 1898, lanz6 al pais una nueva Alocucion, en los siguien-
tes tkrminos.
San Juan, octubre 23 de 1898.
-Al extinguirse la Soberania Espaiola e iniciarse la Soberania
Americana, estableciendose el poder military, absolute y supremo por
orden del Muy Honorable Presidente de los Estados Unidos, ocupiba-
mos nosotros el Gobierno Insular. Estimando que la resignaci6n de
nuestros cargos se imponia de un modo absolute, la hicimos ante el
general Brooke, resuelta y formalmente. El general Brooke estima,
que debemos seguir prestandole nuestro concurso en el despacho de
los asuntos del Gobierno de la Isla y ocupar las Secretarias que sub-
sistirin mientras no legislen para el pais las Camaras de Washington.
Y, como queremos corresponder a tan honrosa prueba de confianza,
permaneceremos en nuestros puestos, aceptando durante este period
transitorio, las responsabilidades que nos crea.
-Y nuestra posici6n se funda, desde luego, en la elecci6n con que
nos distingue el ilustre representante de la Repiiblica. Rotos los viejos
moldes de la Colonia, disueltas las agrupaciones political, no somos ya
hombres de partido, somos hombres de gobierno. Y pondremos la im-
parcialidad mis complete por norma invariable de nuestros actos, en
que no se reflejari nunca el recuerdo del pasado, sino la energia y
active aspiraci6n al porvenir.
-Puerto Rico ha menester que todos sus hijos se agrupen en torno
de la bandera a cuya sombra se desenvolverin sus progress y se afir-
marin sus libertades.
*Cedido por Espafia el territorio de la Isla en que nacimos, y so-
metiendonos sin reserve de ninguna clase a los hechos consumados,
no serviremos de hoy mis a una banderia, serviremos a la nueva me-
tr6poli, que nos asegura el bienestar y el derecho, y a la tierra en que
radican nuestros afectos y nuestros intereses. Entre antiguos adversa-
rios y antiguos correligionarios, no consentiremos preferencias: la ca-
pacidad y la honradez, ellas solas, determinarin el acceso de los ciu-
dadanos a las funciones administrativas.
-El regimen military reduce la 6rbita de nuestra acci6n a limits
estrechos. No obstante, informaremos en cada caso al general Brooke
con el leal y noble prop6sito de que sus actos se inspiren siempre en la
justicia y en la ley. Por lo que a nosotros toca, aspiraremos a la pura
satisfacci6n de que los Estados Unidos al fijarse en estos dominios




BOLIVAR PAGAN


suyos, se convenzan de que aqui hay un pueblo sensato, d6cil, digno
de que hasta l6 se extiendan las conquistas de la Democracia, que han
hecho tan grande a la patria de Franklin y Lincoln. Si aspirainos a fra-
ternizar con nuestros compatriotas del Norte, es necesario que les
igualemos en sus altas virtudes civicas y en sus grandes aptitudes
para la lucha y para el triunfo.
,Asi pensamos, asi procederemos. Y al bajar de estos sitios nos
sentiremos tranquilos y felices si mereci6semos, no el aplauso entu-
siasta, sino la serena y reflexiva aprobaci6n del pueblo de Puerto Rico.
-San Juan, octubre 23 de 1898.
,Luis Mufoz Rivera, Presidente del Consejo y Secretario de Go-
bernaci6n. Juan Herndndez L6pez, Secretario de Justicia. Julidn
Blanco y Sosa, Secretario de Hacienda. Salvador Carbonell, Secretario
de Fomento. Aprobado: John R. Brooke, Mayor General, Comandante
en Jefe del Departamento de Puerto Rico-.
Observe el lector que en este Consejo de Secretarios figuraba
Luis Mufioz Rivera como president. No figuraban los Secretarios ori-
ginalmente designados que representaban al sector politico Ilamado
Autonomista Ortodoxo o Puro, cuyo jefe era el Dr. Jos6 C. Barbosa.
No es tema de este libro seguir el curso de toda la historic de
Puerto Rico. Nos limitamos a aquellos asuntos o aspects que tienden
a presentar el cuadro de los origenes, formaci6n y evoluci6n de los
partidos y la orientaci6n de sus lideres, para sefialar el movimiento de
las ideas political.
Organizado ya y en funciones de gobierno el primer gabinete o
Consejo de Secretarios bajo la Carta Auton6mica, el 27 de marzo de
1898 se habian celebrado las elecciones generals para elegir a los
miembros electivos del Consejo de Administraci6n y para elegir a los
miembros de la CAmara de Representantes. La division de la familiar
puertorriquefia, que comenz6 con la disidencia en el Teatro Municipal
de San Juan en 1897 cuando se acord6 el pacto con el partido Liberal
de Sagasta, se recrudeci6 en esas primeras elecciones bajo el regimen
auton6mico. La Uni6n Liberal Autonomista, o entendido de los grupos
Liberal y Autonomista Ortodoxo o Puro, que antes hemos referido y
que comenz6 al formarse dicho primer gabinete auton6mico, no se
consolid6 en unidad political. No prosper debido a rivalidades y desa-
venencias, discordias personales y celos de poder entire los lideres de
ambos grupos, sedimento ideol6gico o emotional de los criterios opues-
tos dentro del Autonomismo. La campafia para estas primeras y inicas
elecciones generals bajo el regimen auton6mico, fu6 muy active y
agitada. La opinion del pais se aline6 en dos sefialados grupos opuestos,
uno el Liberal acaudillado por Luis Mufioz Rivera, y otro el de los
Ortodoxos o Puros acaudillados por el Dr. Jos6 C. Barbosa. Fu6 de tal




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


naturaleza enconada la lucha, que se registraron choques de violencia
en diversas localidades. Los Puros alegaban en sus protests que
Mufioz Rivera, como Secretario de Gobernaci6n, tenia el control de la
maquinaria electoral, y que a travis de su influencia official con los
alcaldes locales puso el poder del Gobierno al servicio de su partido.
Los Liberales negaban tales cargos, respondiendo que las mayorias
del pais seguian a Mufioz Rivera. Hubo cargos de fraudes e ilegalida-
des en las urnas. El resultado official de la votaci6n fue 85.627 votos
Liberales, contra 18,068 votos Puros. Los Liberales eligieron 27 miem-
bros de la Cdmara de Representantes, y los Puros eligieron a cinco.
Como consecuencia del resultado de estas elecciones, renunciaron los
miembros del partido Puro en el Consejo de Secretarios, y se organize
el nuevo consejo compuesto en su totalidad de Liberales.
De manera que el nuevo regimen norteamericano encontr6 en el
poder al Partido Liberal, con su jefe Luis Mufioz Rivera desempefian-
do el cargo de Premier o Presidente del Consejo de Secretarios. Este
Consejo de Secretarios, como hemos relatado anteriormente, continue
en sus cargos bajo el Gobernador Militar John R. Brooke. Se goberna-
ba al pais por Ordenes Militares. En los esfuerzos de las autoridades
militares por ser imparciales en las controversial political locales, se
designaban a personalidades distinguidas de ambos grupos politics
para desempefiar cargos civiles de importancia, especialmente en la
rama judicial.
El General Brooke, trasladado a Cuba, fue substituido como
Gobernador Militar, el 5 de diciembre de 1899 por el General Guy V
Henry. En el mismo mes, el Gobernador Henry convoc6 a una reunion
en La Fortaleza de delegados de los dos partidos politicos, a la cual
acudi6 representaci6n de ambos partidos procedentes de poblaciones
de casi toda la Isla. El General Henry recomend6 la armonia y la uni6n
de todos, exhortando a deponer las divisions partidistas, para propul-
sar el establecimiento en Puerto Rico de los principios e instituciones
del Gobierno de Estados Unidos. Hubo elocuente oratoria patri6tica,
especialmente de Mufioz Rivera y Hernandez L6pez. Los Puros, resen-
tidos, fuera del gabinete de gobierno, fueron mis reservados. En esta
reunion, Manuel F. Rossy abog6 por la terminaci6n del regimen mili-
tar, y express la aspiraci6n de que Puerto Rico se constituyera en
Territorio de los Estados Unidos.
En los peri6dicos de ambos grupos politicos y en la calle seguia
viva la controversial. La division era profunda, no habia remedio, mas
por pugna de personalidades que por ideologias. Ambos grupos, como
se vera mis adelante, cifraban sus esperanzas en las instituciones nor-
teamericanas y, en el impact hist6rico del cambio de soberania, todos,
ilusionados con la grandeza y metodos de vida y gobierno de Estados




BOLIVAR PAGAN


Unidos, confiaban en el destino de libertad, democracia y progress de
Puerto Rico bajo la bandera de las franjas y estrellas.
La luna de miel de Mufioz Rivera y su partido Liberal con el Go-
bernador Militar Henry, no dur6 much. Dificilmente es compatible el
ejercicio de autoridad civil supeditada al poder supremo y absolato de
un regimen military. Hubo disparidades entire Mufioz Rivera y el gene-
ral Henry. En febrero 6, 1899, el general Henry disolvi6 por decreto
military el Consejo de Secretarios. Reorganiz6 el gobierno, creando
cuatro Secretarias de Despacho, designando dos a cada uno de los par-
tidos, en la siguiente forma: Francisco de Paula Acufia (Liberal), Se-
cretario de Estado; Herminio Diaz Navarro (Liberal), Secretario de
Justicia; Cayetano Coll y Toste (Ortodoxo o Puro), Secretario de Ha-
cienda; y Federico Degetau (Ortodoxo o Puro), Secretario del Interior.
Mufioz Rivera qued6 ftiera del gobierno. Francisco del Valles Atiles
(Ortodoxo o Puro), poco despues sustituy6 a Federico Degetau. Esta
reorganizaci6n alent6 grandemente a los Ortodoxos. Mufioz Rivera
practicamente asumi6 la oposici6n. Mientras tanto, ambos grupos po-
liticos trataban de fortalecerse, y se planeaba la formaci6n de parti-
dos mis definidos en sus aspiraciones del porvenir. El pais ya resentia
la prolongaci6n del regimen military, y la conciencia civil clamaba por
la terminaci6n del gobierno de mano military, y se urgia por un siste-
ma civil democritico.
El 9 de mayo de 1899 el general Henry fue sustituido por el ge-
neral George W. Davis, como Gobernador Militar. Poco dias despues,
el gobernador Davis reorganize otra vez el gobierno, suprimiendo a
los Secretaries de Despachos, y creando en su lugar el cargo de Secre-
tario Civil, o sea en realidad un inico ayudante civil del gobernador
military. Cre6 tambien por decretos militares algunas juntas de gobier-
no, de caricter mas bien consultivo. Para el cargo de Secretario Civil
fue nombrado el Dr. Cayetano Coll y Toste quien, subordinado a la
autoridad military, fue prActicamente el arbitro en la march del gobier-
no hasta que desapareci6 el gobierno military al establecerse el regimen
civil.
El general Davis, en las postrimerias del regimen military, en co-
municado official expedido el 15 de agosto de 1899, express entire otras
cosas lo siguiente sobre el future de Puerto Rico:
6Los cambios que ya han tenido lugar y los que ahora se preten-
den, deberian proporcionar a la Isla, hasta que otra cosa se disponga
por el Congreso, una forma de gobierno que se parezca, en lo tocante
a sus 6rganos superiores, al gobierno territorial hasta ahora aplicado
en los Estados Unidos a aquellas porciones del dominio national en un
estado de transici6n o preparatorio para la plena estadidad y calidad
de miembro de la Uni6n Nacional-.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Durante el regimen military, en los cambios de participaci6n de
los partidos en las Secretarias del Gobierno, se recrudecieron grande-
mente las rivalidades y las pasiones partidistas. Cada dia se encona-
ban mis las relaciones entire los grupos procedentes del Partido Libe-
ral y del Partido Ortodoxo o Puro. Intolerancia y odios campeaban en
toda la Isla, a pesar de que ambos grupos politicos aceptaban la ane-
xi6n de Puerto Rico a Estados Unidos, y miraban hacia el porvenir
alegando propulsar las mismas soluciones para el destino politico de la
Isla bajo la soberania norteamericana."'



















CAPITULO TRES


NACIMIENTO DE LOS PARTIDOS REPUBLICAN
PUERTORRIQUENO, FEDERAL, Y OBRERO SOCIALIST .
LAS ELECCIONES DE LOS CIEN DIAS .


1

El Partido Republicano Puertorriqueiio. Desde dias antes de
inaugurarse oficialmente la soberania norteamericana en la Isla, el or-
ganismo director del Partido Ortodoxo o Puro declare disuelto este
partido, expresando que nes politico-sociales que tenian rumbos, programs y medios completa-
mente distintos de los que ahora han de establecerse, en vista del
cambio de nacionalidad que experiment el pais".
El 14 de octubre de 1898, personalidades distinguidas del Partido
Ortodoxo se reunieron en la casa residencia del Dr. Jose C. Barbosa,
en San Juan, bajo la presidencia de Manuel F. Rossy, quien declar6
que por la extinci6n de la soberania espafiola en la Isla se habian di-
suelto o estaban disolviendose los partidos de la 6poca, y que la cesi6n
de Puerto Rico a los Estados Unidos sefialaba nuevos rumbos y orien-
taciones en la political local. Afiadi6 Rossy que las dos orientaciones
eran, una la auton6mica con posibles adaptaciones al modelo ingles, y
otra la federativa para que Puerto Rico fuera un Estado de la Uni6n
Norteamericana, pasando por el status preparatorio del Territorio. Se
acord6 que debia aspirarse a que Puerto Rico fuera un Estado dentro
de la Uni6n Norteamericana, y se dispusieron los preparativos para
celebrar una pr6xima asamblea para constituir el nuevo partido.
El 18 de octubre se lanz6 la convocatoria para esa asamblea, que
















































Josi C Barbosa


~''--"=c"-~:
-~--~


i




BOLIVAR PAGAN


se llev6 a cabo el 30 de octubre de 1898, en San Juan, bajo la presi-
dencia de Manuel F. Rossy. Acudieron delegados de casi toda la Isla,
y entire vitores y aclamaciones se jur6 acatamiento a la Constituci6n
de Estados Unidos. Se aprob6 una ponencia, suscrita por Manuel F.
Rossy y Juan Hernandez L6pez, entonces Ortodoxo o Puro, para que
cesara el regimen military, y para que Puerto Rico se constituyera en
Territorio de Estados Unidos."
Continue la propaganda y agitaci6n en toda la Isla alentando la
formaci6n del nuevo partido. El 28 de marzo de 1899, personalidades
destacadas del antiguo Partido Ortodoxo o Puro lanzaron un mani-
fiesto proponiendo la creaci6n del nuevo partido. Suscribian este ma-
nifiesto, el Dr. Jose C. Barbosa, Manuel F. Rossy, Federico Degetau,
Francisco del Valle Atiles, Pedro del Valle Atiles, Manuel del Valle
Atiles, Fidel Guillermety, Roberto H. Todd, Dr. Jos6 Carbonell, Jose
Gordils, Jaime Sifre Tarafa, Dr. Gabriel Ferrer HernAndez, Cruz
Castro, Ram6n Llobet, Ram6n Falc6n, Salom6n Dones, Luis Venegas,
Dr. Fernando Ndfiez, Jose Francisco Diaz, Dr. Salvador G. Ros,
Ger6nimo Agrait, Vicente Guillot, Dr. Manuel Fernandez Ndter,
Enrique Hernandez, Francisco Candela, Jose Maria Candela, Arturo
Vega Morales, Raimundo Palacios Salazar, y Manuel Nussa Chiques.
Este manifiesto decia asi:
"Disueltos los antiguos partidos que luchaban por las libertades
de Puerto Rico durante la soberania espafiola, surge ahora la necesi-
dad de agrupar en torno de un nuevo program politico a los residen-
tes en el pais que quieren trabajar por el desenvolvimiento de los in-
tereses locales bajo el amparo de la gloriosa bandera americana.
"Nuestros principios sustanciales comprenden dos categ6ricas
afirmaciones:
"Anexi6n definitive y sincera de Puerto Rico a los Estados Unidos.
"Declaraci6n de Territorio organizado para Puerto Rico, como
medio de ser luego un Estado de la Uni6n Federal.
,Tenemos el convencimiento de que a nuestro pais no le conviene
ser independiente por su corta extension y por la mala educaci6n poli-
tica que ha tenido hasta ahora. Tampoco nos ilusionamos con las fal-.
sas ventajas de una confederaci6n antillana, pues si bien a las antiguas
Antillas espahiolas les son comfn el origen, el lenguaje y las costum-
bres, tambien lo es que Cuba esta por organizarse, Santo Domingo
constitute un deplorable atraso politico, y Puerto Rico, con su cultural,
su civismo y su admirable disposici6n para el ejercicio de las funciones
democriticas, no hallaria en aquel medio compensaci6n ventajosa de
gobernarse libremente en el interior y defender en el exterior la ga-
rantia de una naci6n poderosa y bien organizada que le asegure el
libre ejercicio de las libertades contemporineas.





HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUENOS


,Siendo ahora Territorio y mafiana Estado de la Uni6n America-
na, se realizan satisfactoriamente los mas perfectos ideales de un
pueblo como el puertorriquefio, es decir, el gobierno pr6spero y efecti-
vo de sus asuntos locales, la intervenci6n eficaz con los demds Estados
en los asuntos nacionales, y el influjo positive de poderosos medios
encaminados a un fin civilizador, en los destinos de la Humanidad.
"Comprendiendo que ha llegado el supremo instant de intervenir
decididamente en la vida insular y en la vida national, hemos pensado
maduramente y hemos adoptado despuds, la siguiente Constituci6n del
Partido Republicano Puertorriquefio que sometemos al juicio del pais,
seguros de que el patriotism y buen sentido politico de todos, nos
agruparin en torno suyo.
,Pronto reuniremos a los que secunden esta idea en gran meeting,
para que se discuta y vote el program detallado de nuestras aspira-
ciones, juicios y deseos como legitima consecuencia de los principios
mencionados en nuestra Constituci6n que dice asi:
SConstitucidn
"Es primer deber de todo ciudadano sostener la personalidad y las
leyes de su pais.
Por eso los puertorriquefios se sienten animados por una causa
comun, que les guia al mismo fin, que no es otro que poner todo el
esfuerzo de su voluntad en mejorar el gobierno local.
"Con fe en el espiritu eficaz, patri6tico y genuinamente america-
no, demostrado por el Honorable Guillermo McKinley, Presidente de
los Estados Unidos, al library a Puerto Rico del mal gobierno espaiol,
prometemos fidelidad a nuestra nueva nacionalidad, sirvi6ndonos de
guia los sanos principios de armonia, uni6n y buen gobierno, y confi-
amos en que pronto se arreglen satisfactoriamente todos los asuntos
piblicos dentro de la Federaci6n
,Nombre
"1. El nombre de este partido sera Partido Republicano Puerto-
rriquefo.
"La Bandera Americana
"2. Juramos lealtad a la Bandera de los Estados Unidos y a las
ideas americanas, aspirando a que el prestigio de Puerto Rico, como
miembro de la Uni6n Federal, se refleje en la grandeza de la Naci6n,
de que deseamos former parte.
Anexidn
"3. Aceptamos con entusiasmo la anexi6n territorial de Puerto
Rico a los Estados de la Uni6n Federal.
Gobierno
4. Creemos Ilegado el moment de que la Isla se gobierne civil-
mente, para lo cual es apto el pueblo puertorriquefio, pero hay que




BOLIVAR PAGAN


esperar la acci6n del Congreso de los Estados Unidos. Mientras dure
el regimen military, los cargos pfiblicos deben estar desempefiados por
hombres aptos, honrados y de sincera lealtad al Gobierno Federal, que
demuestren celo por el bien del pais y de la Naci6n. Asi tiene ocasi6n
el pueblo puertorriqueiio de ir mostrando su capacidad para el gobierno
propio, y llegara muy pronto el dia en que Puerto Rico ocupe un lugar
entire los Estados de la Uni6n.
SSufragio
<5. Fieles a los principios de la Constituci6n Federal y al regimen
de la autonomia local que de aquella se deriva, proclamamos el impe-
rio de la libertad y de los derechos individuals, especialmente el del
sufragio universal, para todo ciudadano americano, rico o pobre, naci-
do o no en el pais.
,La libre y honrada emisi6n del voto y la representaci6n del pue-
blo en el gobierno republican, exigen una ley que garantice la verdad
del voto y la pureza de las elecciones, finica fuente de legitima sobera-
nia.
SLibertad
-6. La eficacia del gobierno propio descansa en la voluntad del
pueblo y en la libertad de todos los hombres. Por consiguiente, procla-
mamos la libertad de pensamiento y de conciencia, de palabra y de la
prensa, como medios necesarios para la educaci6n del pueblo; y al in-
sistir en la complete libertad religiosa, somos opuestos a la uni6n
entire la Iglesia y el Estado.
Inmigraci6n
"7. Nos oponemos a la introducci6n en el pais de obreros extran-
jeros contratados.
<,Educacion
"8. Para propagar la instrucci6n en la isla anexionada a los
Estados Unidos, el medio mejor es fundar escuelas p6blicas neutrales,
que ofrezcan al nifio oportunidad de educarse. El ingles, que sera
pronto idioma official, debe ensefiarse en las escuelas, para ir colocando
al pais en mds favorables condiciones de ser pronto un nuevo Estado
de la Federaci6n.
"Contribuciones
"9. Nuestro actual sistema contributivo es vicioso y deficiente, y
con el fin de que la distribuci6n de las cargas sea equitativa, debe
establecerse una nueva ley, que desenvolviendo los principios ameri-
canos, se adapte a las necesidades del pais.
SComercio
"10. Estando la Isla bajo la protecci6n de los Estados Unidos,
como territorio anexado a esa gran Naci6n, el comercio entire Puerto
Rico y la Uni6n debe ser libre, concedidndosenos por consiguiente los




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


mismos derechos y privilegios que a los demis Estados o Territorios.
SMoneda
-11. Para evitar el pinico financiero que nos amenaza, para que el
agricultor y el comerciante gocen debida compensaci6n en sus nego-
cios e intereses, pedimos el canje inmediato de la moneda del pais por
la moneda americana, sobre la base del oro, de modo que tenga igual
valor cada peso de papel o moneda emitido por el Gobierno; pero es
necesario que antes o al mismo tiempo se decrete el libre comercio
entire Puerto Rico y los Estados Unidos.
SAgricultura
,12. Puerto Rico es un pais agricola y su agriculture sufre los
rigores del fisco; la excesiva contribuci6n, las cars tarifas sobre in-
troducci6n de artefactos agricolas y los elevados derechos de aduanas
sobre los products de la tierra, deben rebajarse cuanto antes para
alivio de los agricultores, quienes no pueden en las presents circuns-
tancias tender a sus diaries compromises.
-Justicia
,13. Queremos el establecimiento del sistema de Administraci6n
de Justicia americano, que garantiza a cada ciudadano el imperio de
la justicia mediante un juicio libre, recto, complete y rapido segfin las
leyes del pais.
,14. Debemos alegrarnos y felicitar al pais de que Puerto Rico se
encuentre bajo la protecci6n de la gloriosa bandera americana, que es
emblema de libertad, y dedicaremos todos nuestros esfuerzos al arrai-
go de las instituciones americanas; ensefiando al pueblo a amar y ve-
nerar los preclaros nombres de Washington, Lincoln y McKinley, que
han de ser prenda de paz y bienestar en la tierra puertorriquefia."
La referida asamblea convocada se llev6 a cabo en el Teatro
Municipal de San Juan, presidida por el Dr. Gabriel Ferrer Hernandez.
Comenz6 el dia primero y termin6 el 4 de julio de 1899, quedando asi
fundado el Partido Republicano Puertorriquefio, con las aspiraciones
expuestas en el manifiesto transcrito y con el program o plataforma
political expuesta en el mismo. Para dirigir la nueva colectividad poli-
tica se eligi6 un Directorio, bajo la presidencia del Dr. Gabriel Ferrer
Hernandez.


2

El Partido Federal Americano. Al retirarse Luis Mufioz Rivera
del gobierno del General Henry, se acentu6 el prop6sito, que ya venia
debatiendose dentro del partido, de disolver el Partido Liberal, para




BOLIVAR PAGAN


fundar una nueva colectividad political que se ajustara mis apropiada-
mente al nuevo orden. El Partido Liberal, nacido al calor de ideales y
aspiraciones dentro de la monarqiia espafiola, tenia que evolucionar
en sus ideas y rumbos a tono con el nuevo regimen de la repiblica
norteamericana.
Siendo Gobernador Militar el general Davis, Luis Mufioz Rivera
hizo un viaje a Estados Unidos, en gestiones econ6micas de interest
para la Isla. Alli se puso en contact con autoridades de la Adminis-
traci6n y con miembros del Congreso, y observe la vida y pujanza, y los
metodos y practices de gobierno de aquel gran pueblo. A su regreso a
Puerto Rico, el 6 de septiembre de 1899, pronunci6 Mufioz Rivera el
siguiente discurso:
SVengo de un pais cuya pujanza es el asombro del mundo.
SHe podido estudiarle en sus actividades para el trabajo y en sus
instituciones para el gobierno. Y le admiro profundamente, lo mismo
en sus campifias fecundas y en sus ciudades industriales, que en sus
leyes, redactadas y cumplidas con el espiritu de una verdadera demo-
cracia. En la America del Norte el 6nico poder, la inica fuerza, resi-
den en el sufragio. Y esta soberania popular no es una palabra initil
y vacia, es un hecho real, positive, incontrastable, que informa todos
los actos de la administraci6n y se reflejan en todas las manifesta-
ciones de la vida. El hombre alli se siente ciudadano: su voto absuelve
o condena en los Tribunales; su voto influye en la march de la Fede-
raci6n, de los Estados. de los Municipios. Y cuando las urnas hablan,
las mayorias gobiernan y las minorias se someten y coadyuvan a la
obra comin; porque no hay motivo para la protest y el tumulto, alli
donde estAn seguras, donde permanecen invioladas, la libertad del
hombre y la dignidad-del pueblo.
SPero no olvideis, amigos mios: la grandeza de las naciones estri-
ba en las virtudes de sus hijos; el norteamericano se sacrifice por
construir un hogar comfortable, una posici6n s61ida, una existencia
individual independiente. Y del conjunto de las families que asi se
forman y asi se reproducen, arrancan los caracteres tipicos de la co-
lectividad: la firmeza en el prop6sito, la energia en la voluntad, la
perseverancia en el esfuerzo. Y no creAis que ese modo de ser se limita
a las esferas superiores; al negociante de Broadway y al banquero de
Wall Street, al propietario de las fibricas, al empresario de las vias
ferreas, al abogado de fructifero bufete o al medico de clientele abru-
madora. No; este modo de ser se extiende al operario de los talleres,
al obrero de las minas, al cultivador de los campos; y se extiende mis
ain: se extiende a la mujer, que estudia, que labor, que produce,
que recibe una ensefianza amplisima y que, en todas las classes sociales,
posee aptitudes para transformarse en la madre vigorosa, inteligente




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


y discreta de una raza de espartanos.
"Contemplando el poder moral y el poder fisico de aquella raza,
yo, sefiores, no senti nunca la envidia: yo senti el estimulo de Ilegar a
esa altura, de que mi pueblo llegase a esa altura por las artes del
trabajo y por los empefios del civismo. Es precise ir con rapidez a la
identidad. El partido liberal desea y pide que Puerto Rico se transfor-
me en un espicimen de California o de Nebraska, con las propias ini-
ciativas, con las propias leyes, con las propias prActicas; iguales en el
deber y en el derecho; iguales en las ventajas; iguales, si hay sacrifi-
cios, en los sacrificios. La desigualdad es para nosotros la inferioridad.
Y la rechazamos con altivez tan franca y tan resuelta como la altivez
que pondrian Nueva York y Pennsylvania al rechazar las durezas y
los abuses del cesarismo. Que en esto tambien, y en esto sobre todo,
amigos mios, en el noble y legitimo orgullo de los hombres libres,
hemos de ser, los de las islas diminutas, iguales a los de los inmensos
continents.
"jAh, sefiores! El hijo de esta tierra debe reclamar la identidad,
y no conformarse con menos que con la identidad. Pero no s6lo es ne-
cesario que tenga entusiasmo para desearla; prudencia y brio para
conquistarla; calma y paciencia para aguardarla; es necesario que rea-
lice el esfuerzo dia por dia, hora por hora; que cada puertorriquefio
prospere en su hogar y que de la suma de estas prosperidades result
el prestigio y la grandeza del pais. Desde el primer instant en que
flot6 sobre nuestros castillos la bandera tricolor, el partido Liberal
ayud6 en sus tareas al Gobierno americano. Seguiri ayudAndole. Y
nunca por sistema pondra obstaculos en su camino. Como en lo pasado
no le cre6 ninguna traba, tampoco se las creara en lo future. Que
tenga todas las facilidades; y que tenga tambi4n, porque es just,
todas las responsabilidades. Tal es nuestra misi6n. Y la cumpliremos
sin bajezas y sin servilismos. Porque ni las admite la patria de
Washington ni somos nosotros capaces de suscribir nuestra ignominia
y nuestra mengua. Sirviendo a la causa national, servimos a la causa
insular; pues asi como el interns de la Isla exige el progress de la na-
ci6n, asi el interns de la naci6n exige el progress de la isla. Y, para
ser nosotros buenos leales puertorriquefios, no podemos ser, no debe-
mos ser, no queremos ser, en absolute, y sin reserves, otra cosa que
buenos y leales americanos.
EEl general Davis, a quien creo un gentleman cumplido y un go-
bernante hibjl y recto, sabe que cuenta con nuestro concurso y que
puede ponerlo a prueba cuando le plaza. Ahora bien; nosotros aspira-
mos a que, antes de que nuestra situaci6n cambie por un acto legisla-
tivo, se conceda al pueblo representaci6n direct, emanada del sufra-
gio, en los municipios y en los consejos del gobernador. Nosotros




BOLIVAR PAGAN


aspiramos a que, cuando el gobernador solicite un dictamen, no lo
solicite de individuos designados al azar, sino de corporaciones que
encarnen y sinteticen la voluntad y la conciencia de la Isla. Y yo os lo
declare: eso a que nosotros aspiramos lo decretarin muy en breve las
autoridades de la repiblica. Tendremos ayuntamientos electivos con
facultades auton6micas, y se dard satisfacci6n a nuestros anhelos
ardientes de afirmar la personalidad puertorriquefia en el seno de la
nacionalidad americana y al amparo de la constituci6n federal. Traigo
de mi viaje alentadoras impresiones. Mis 6ltimas conferencias en
Washington abren en mi espiritu los horizontes de la esperanza. Antes
de que el Congreso se redna, vendrin reforms justicieras; despues
que el Congreso se redna, vendri la plena luz de la justicia.
'Y ya que, ante vosotros y a la faz del pais estdn hechas las de-
claraciones y fijadas las actitudes que demand el patriotism, dejad-
me que exprese una queja amarga y adolorida que brota del coraz6n
y sube a los labios de los puertorriquefios que me escuchan y de los
que, lejos de aqui, oirin mis tarde los ecos de estas palabras. Cuando
ces6 en Puerto Rico el 18 de octubre el imperio de la vieja metr6poli,
casi todos creimos y digo casi todos porque yo di entonces la nota
del pesimismo y la reserve_ casi todos creimos que la nueva metr6-
poli nos traia el inmediato remedio de nuestros males. El ensuefio
optimista se desvaneci6 al contact de la dura realidad. Hace once
meses que flota en nuestras playas el pabell6n de las estrellas. Y del
pueblo americano s6lo conocemos el poderio military; la gloriosa bande-
ra cubre una multitud sin ley y sin patria. Las garantias del derecho,
los beneficios de la democracia, las prosperidades y las grandezas,
permanecen adn en las misteriosas penumbras del tiempo. zQuer6is
que vengan pronto y para siempre? Pues yo os invite a apoyar a los
poderes metropoliticos. En los Estados Unidos hay un pueblo educado
en las prdcticas republicans, que no consiente en su territorio ni el
dolor de los esclavos negros, ni la inferioridad injusta de los siervos
blancos. Ese pueblo nos brinda una base firme y segura.
-Cual debe ser nuestra norma? ZCuales nuestros procedimientos?
En los asuntos nacionales, esperar y confiar en el pueblo y en el Con-
greso de los Estados Unidos. S6lo tendremos derecho a la protest si
el pueblo nos abandon y el Congreso nos olvida. No ocurrird tan
enorme desdicha, porque el Congreso se inspira siempre en la opinion
pdblica y la opinion pdblica estd con nosotros uninime y poderosa. En
cuanto a los asuntos de indole local, yo confio en que nuestro partido,
con el nombre que hoy lleva o con otro nombre, se sobrepondrd a los
impetus del combat y guardari una actitud de perfect calma y de
noble moderaci6n en el lenguaje y en los actos. De tal modo proce-
dimos antes. De tal modo procederemos despues. Os doy el ejemplo




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


olvidando y perdonando. Nadie mAs que yo; nadie mas que yo fu6
victim del ataque virulento, de la calumnia grosera, de la injuria
gratuita. Hirieron y pasaron. Si vuelven a herir volverAn a pasar.
Sea cuantos quieran mis enemigos; aunque se multiplicasen como las
arenas del mar y las estrellas del cielo, yo no soy enemigo de nadie.
Si aprobais mi conduct, si la juzgais honrada y buena, yo os suplico
que la imiteis; que no devolviis golpe por golpe, que penseis, no en lo
que pide vuestro amor propio, sino en lo que exigen el credito y la
tranquilidad de la patria; que depongais, en honor de Puerto Rico,
nuestra madre desventurada, vuestros resentimientos y vuestros en-
conos. Yo ruego a la Prensa Liberal que no contest al ultraje; a la
juventud Liberal que reprima el ardor de sus afios; al partido Liberal
que, en los dias amargos y dificiles se muestre a la altura de su misi6n,
que es misi6n de paz y de concordia, y que rinda culto a dos supremos
ideales: a la reconstituci6n de nuestra vida econ6mica y a la restaura-
ci6n de nuestras santas libertades.
"Seamos nosotros un grupo inmenso de patriots que, desdefiando
pequefieces y miserias, se disponen a contribuir a la salvaci6n del te-
rrufio, de buena fe, sin m6viles de lucro, sin prejuicios bastardos y sin
pasiones avasalladoras. Y digamos al general Davis y al Presidente
McKinley: No estamos aqui para correr tras los empleos pfiblicos, ni
para agitarnos en rifias esteriles de banderia, ni para arrastrarnos en
busca de las privanzas oficiales. Si otros hacen cuesti6n de vida o muer-
te de esos empleos y esas privanzas, si para lograrlos provocan la
contienda intestina, que tomen ellos las privanzas y los empleos; que
los gocen en paz, que los disfruten tranquilos, que se cubran de glo-
rias si aciertan; pero que nos dejen la satisfacci6n de mantener con
desinteres absolute la causa de la justicia en este pobre rinc6n del
imperio national, en este rinc6n castigado por los huracanes del tr6pi-
co, menos crueles que nuestras inconcebibles discordias fratricidas.
"Yo me complazco en devolver desde este sitio al ilustre jefe del
partido Republicano el saludo que 6l dirigia, desde el teatro, en recien
tisima asamblea, al partido Liberal. Y se lo devuelvo cordialmente,
afectuosamente, abriendo el espiritu a las ideas altas y generosas. Yo
no dudo, yo no puedo dudar del patriotism de nuestros adversaries:
ellos, como nosotros, nacieron en Puerto Rico; ellos, como nosotros,
sufrieron la persecuci6n y afrontaron el peligro de luchar cara a cara
contra las violencias de un regimen caido ya en la muerte; ellos, como
nosotros, aman al pais. Contribuyan ellos, segfin contribuimos nosotros,
a que nos preocupemos todos de las desgracias que nos agobian, de los
recursos que nos faltan, de los medios a que urge acudir para que
nuestra agriculture se levante, para que nuestro comercio se desarro-
lle, para que nuestras classes proletarias encuentren pan y trabajo,




BOLIVAR PAGAN


para que nuestra patria, en fin, recobre los alientos y sea feliz y res-
petable.
-Y vosotros, amigos mios, si conceddis alguna autoridad a mi con-
sejo, recorded que no hacemos political por el gusto pueril de hacer
political; que nuestro desiderdtum es el bienestar de Puerto Rico, y
que a ese bienestar s6lo se llega por la sensatez, por la cordura, por la
firmeza en el prop6sito, la energia en la voluntad, y la perseverancia
en el esfuerzo; por las virtudes privadas y por las virtudes civicas que
convierten a los Estados Unidos en la Roma de nuestros tiempos y le
franquean las puertas de un majestuoso porvenir. Orientemos en esa
direcci6n nuestra nave; no descendamos a la oscura reyerta; no demos
pabulo a la diatriba personal, baja y miserable; pongamos nuestro
pensamiento en las angustias de la patria y marchemos adelante, se-
guros de que nos aguardan la aprobaci6n de nuestra conciencia y las
bendiciones de nuestro pueblo."13
El Pais, portavoz periodistico del Partido Republicano, respondi6
a este discurso de Mufioz Rivera, en un editorial que public el 7 de
septiembre de 1899, y que decia asi:
SUn Republicano mds
,Tambien nosotros, los Republicanos, esperibamos algan resulta-
do beneficioso del viaje del senior Mufioz Rivera a los Estados Unidos.
No que'volviera tray6ndonos el gobierno civil, ni la declaraci6n del
cabotaje, ni siquiera unos cuantos millones que repartir, como gala de
bautizo. Estas dulces esperanzas las dejAbamos para las gentes senci-
llas que se embriagan con el opio de sus propias ilusiones.
"Pero abrigibamos las esperanzas de que el caudillo de los Libe-
rales, al estudiar las instituciones, el caracter y la composici6n del
pueblo americano, al ponerse en contact con aquella gran democracia,
al sentir la influencia de una libertad tan amplia y bien entendida que
es al mismo tiempo que el derecho del pueblo, la mejor garantia del
poder, rectificaria sus opinions, reclamaria para Puerto Rico aquellos
inapreciables bienes, y se convenceria de que es necesario ir a la ame-
ricanizaci6n del pais, como inico medio de sentar sobre s6lidas bases
nuestra regeneraci6n.
-Y asi ha sucedido. Prubbalo el discurso del senior Mufioz Rivera,
pronunciado apenas salt en tierra, de vuelta de su viaje. La buena
doctrine, la que nosotros hemos escrito en nuestro credo, inspira ese
discurso. Los Liberales, entire los que habia muchos que creian que el
jefe llegado a su casa, se aprestaria a abrir sus maletas, para extra-
er de ellas prolongaci6n fructifera, un pacto con que ir tirando, cual-
quier cosa, en fin, que fuera o significara la esperanza de sostener lo
que se derrumba sin remedio, para ofrecerla como present a sus ado-
radores. Se quedaron asombrados cuando el viajero sac6 del bolsillo




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


del gabfn la cartilla y se puso a ensefiarles la lecci6n. La lecci6n que
habia aprendido en Washington. La misma que nosotros estamos re-
pitiendo desde hace meses, y por la cual hemos merecido ser lamados
incondicionales por los amigos del senior Mufioz.
"iAh! No nos conocen los que nos han tildado con ese mote, no
conocerin tampoco al senior Mufioz Rivera los que ahora le llamen
incondicional, porque, al fin, ha encontrado el verdadero camino, por-
que, como el descarriado Saulo yendo para Damasco, se ha sentido
deslumbrado por la luz vivisima de la verdad, y la predica a los suyos,
que si la siguen, no serin ya obsticulo y remora, sino que vendrin
con nosotros a trabajar por nuestro pobre pais, que s6lo nutrirse del
pan de la verdad necesita, para cobrar vigor y alzar la cabeza entire
los pueblos libres y grandes.
-Para ser nosotros buenos y leales puertorriquefios, no podemos
ser, no debemos ser, no queremos ser, en absolute y sin reserves, otra
cosa que buenos y leales americanos>.
"Nuestros lectores creerin que este parrafo es de algin articulo
de El Pais o parte de un discurso de orador Republicano.
-No; son palabras del senior Mufioz Rivera que pide ahora la
identidad, es decir, la aplicaci6n de todas las leyes americanas a
Puerto Rico. Y para rematar la suerte, el senior Mufioz Rivera invite
a sus amigos a 'apoyar a los poderes metropoliticos".
'S6lo para aplaudir su contenido, hacemos estas citas. Tanto mas
cuanto que esas declaraciones son una rectificacibn, la confesi6n de un
error, y con mayor motivo ain, al considerar que por tales opinions
sustentadas por el partido Republicano, se nos ha considerado por el
del senior Mufioz Rivera como desafectos a los intereses del terrufio.
EEl jefe Liberal salud6 al partido Republicano, de cuyo patrio-
tismo, dijo, no puede dudar. Yc6mo podria dudar del patriotism y
de las buenas intenciones de aquellos cuyos rumbos ha tomado, y
cuyas opinions compare ahora?
'Correspondemos al saludo del senior Mufioz Rivera; es casi un
correligionario, un Republicano mis. Repita un dia y otro la lecci6n a
su partido hasta que este la aprenda, que bien lo necesita".
En primero de octubre de 1899, Luis Mufioz Rivera y sus corre-
ligionarios lanzaron al pais un manifiesto, propendiendo a fundar su
nueva colectiv idad political. Este manifiesto estaba suscrito por Luis
Mufioz Rivera, Antonio R. Barcel6, Salvador Carbonell, Manuel
Camufias, Herminio Diaz Navarro, Luis de Celis, Jose de Elzaburu,
Laurentino Estrella, Agustin Guevara, Juan Hernandez L6pez, Jose
Janer Soler, Luis Mufioz Morales, Jose Mufioz Rivera, Felix Matos
Bernier, Santiago Oppenheimer, Manuel Perez Aviles, Santiago R.
Palmer, Luis Rodriguez Cabrero, Jose Cobidn Rivera, Jose H. Amadeo,




BOLIVAR PAGAN


Rafael Arrillaga, Mariano Acosta, Juan R. Baiz, Acisclo Bou, Felipe R.
Cordero, Jose Cordov6s Berrios, Guillermo Col6n Antullano, Antonio
Col6n, Miguel Chiqu6s, Jose B. Cintr6n, Ram6n Cestero, Francisco de
Celis, Jose Gonzilez Diaz, Ram6n H. Delgado, Julio Diaz, Tomis N.
Fradera, Nepomuceno Flores, Manuel Gorbea Guzmin, Fernando
Gonzilez, Julio Grau, Julio Gandia, Ram6n Hoyos Delgado, Alfredo
La Cruz, M. M6ndez Cardona, Antonio Mirquez Diaz, Marcos A.
Manzano, Vicente Mufioz Barrios, Francisco Marxuach, Francisco I.
Nater, Felix P6rez Rivera, Jos6 Gabriel Palacios Salazar, Ram6n H.
Patr6n, Gregorio Rodriguez Escribano, Manuel C. Roman, Antonio
Rossell, Jacinto Seijo, Jose Serra, Jose Sosa, Ram6n Siaca Pacheco,
Francisco J. Sala, Modesto Sold, Ezequiel Tristani, Arturo Umpierre,
Luis R. Velazquez, Arturo Vazquez Prada, Federico E. Virella y Jos6
G. del Valle. Este manifiesto decia lo siguiente:
,Venimos nosotros como fuerza political organizada, de la Asam-
blea de Ponce. Alli los patriots puertorriquefios afirmamos nuestra
aspiraci6n en6rgica al gobierno propio. Y a partir de aquel instant el
Partido Autonomista luch6, con mIs perseverancia que fortune, por el
triunfo de sus ideas. Labor infitil; los espafioles europeos, apoyAndose
en sus coterrineos de Madrid, dominaban en todas las situaciones. Y
resultibamos nosotros extranjeros en nuestra patria. S61o qued6 un
camino: el de buscar en la vieja metr6poli alianzas eficaces para que
vencieran al fin los principios, para que se estableciese el self govern-
ment; para que los hijos de Puerto Rico administrasen a Puerto Rico.
,Fuimos a Espafia como hombres libres y dignos, Ilevando en los
labios mas que la lisonja la protest, no a pedir favors sino a con-
quistar derechos. Se combatia en Cuba por la libertad de Cuba, y los
Estados Unidos alentaban a los heroicos combatientes. Al influjo de
situaci6n tan grave, y a nuestra vigorosa campafia, debi6se la victoria.
Nuestros mandatarios volvieron a la Isla no con las promesas, con las
realidades de un 6xito positive. Se cumpli6 el ensuefio de la Autono-
mia, naci6 el Partido Liberal, y el pais fu6 duefo del pais.
"En todo ese movimiento que dur6 once afios, desde 1887 hasta
1898, la sintesis supreme de nuestra propaganda en la tribune y de
nuestros actos en el poder se redujo a formulas de noble y just regio-
nalismo. Por la tierra insular, por su honra y su progress, sufriamos y
peleibamos o venciamos y gobernibamos. Nuestro ideal no cambi6
nunca. Siendo Liberales seguiamos siendo autonomistas, porque sabi-
amos y sabemos odiar a la tirania que consiste en imponer a los pue-
blos d6biles una autoridad que no tiene como origen el consentimiento
de los ciudadanos. Y, porque sentimos asi, nos torturaba el temor de
un peligro no remote: el de que Espafia destruyera las libertades que
otorg6 bajo el imperio de las circunstancias, desencadenando, como




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


otras veces, las furias de la reacci6n sobre su colonia inofensiva e in-
defensa.
-No de otra suerte se explica que al Ilegar a nuestras costas el
ej6rcito invasor se le considerase y se le recibiese como a ej6rcito
libertador. Flotaba en los barcos y en las filas de los batallones la
bandera americana, que simboliza la democracia mis grande y mis
perfect del mundo, y nosotros, los desposeidos de siempre, vislum-
bramos la certidumbre de una autonomia sincera, de un derecho ga-
rantizado, de una prosperidad desbordante en el seno de la nueva
nacionalidad. De tal modo, sin resistencia ninguna, antes bien con
estruendoso regocijo que la solemne majestad del moment hist6rico
no bastaba a reprimir, el pueblo acogi6 entire vitores y palmas, no a
sus conquistadores sino a sus redentores. Las Cdmaras se disolvieron
en el acto: los Representantes compartian el jfibilo de las multitudes
y saludaban el amanecer de un dia esplndido en los horizontes del
terrufio native. Y de tal modo tambien el Partido Liberal enter, con
solo la excepci6n del grupo de hombres a quienes un deber de lealtad
reuni6, hasta el iltimo minute, en torno de la muerta soberania, pudo
convertirse en heraldo y en paladin de la repdblica vencedora.
,Realizada la evoluci6n en los espiritus, se realize pronto en los
hechos. Y, al reunirse hoy en asamblea los antiguos liberals, confir-
man sus esperanzas y buscan un nombre que respond a las prdcticas
y a las tradiciones de la federaci6n en que anhelan ocupar el puesto
que pertenece a la importancia de Puerto Rico. Y quieren Ilamarse
Partido Federal, porque contin6an pensando en su ideal autonomista
y porque no existe sobre el planet autonomia tan amplia y tan indes-
tructible como la que supieron crear, cuando escribieron sus c6digos,
los patriarcas de la America del Norte para sus Estados y sus Territo-
rios. Y no necesitaban cambiar su program, sino ratificarlo, amplian-
dolo y extendiendolo hasta el limited de las franquicias, political y
econ6micas, que disfrutan nuestros hermanos del continent. De ahi
que proclamen el dogma de la identidad y que se apresten a defen-
derlo bon entusiasmos varoniles. La identidad ha de ser nuestra divisa.
En la identidad encarna nuestro patriotism, que no es el sentimiento
de la naci6n como un todo centralizador bajo el imperio de un solo
poder gubernativo y legislative, sino el sentimiento de la region, in-
tenso, profundo; de la region constituida y organizada con sabia
independencia, en la forma de Estado federal, con gobierno propio,
lig-ndose, uniendose, dentro de una admirable variedad, como sobera-
na resultante de un poder central que garantiza la autonomia de los
poderes locales y protege y levanta los intereses comunes por la acci6n
de un organismo superior, fuerte y poderoso. Los Estados Unidos
carecen de nombre como naci6n; ni siquiera se llama naci6n; se llaman




BOLIVAR PAGAN


Estados Unidos. Por eso el pueblo, si pide amparo a su Dios, no le
dice: iOh Lord, bless our Nation, sino que le dice: iOh Lord bless these
United States. La America del Norte es un Estado de Estadbs y una
Repiblica de Repfiblicas. Uno de estos Estados, una de estas repfbli-
cas debe ser Puerto Rico en el porvenir. Y a que lo sea cuanto antes,
dirigirA sus empefios el Partido Federal.
,Pero existe una situaci6n intermedia; una situaci6n de trAnsito
para arribar a la plenitud del derecho: es la situaci6n de los Territorios
que no eligen su gobernador y que estan sometidos, en los acuerdos de
sus Legislaturas, a la sanci6n del Congreso, en el cual tienen un dele-
gado con voz y sin voto: Aceptando esa situaci6n en lo que a este postre
extreme se refiere pues no se nos oculta que el pueblo americano
puede estimar premature que los puertorriquefios intervengan en las
funciones legislativas de las Camaras de los Estados reclamamos
para los habitantes del Territorio la facultad de designer por sufragio
a su gobernador civil y para la Legislatura del Territorio la facultad
de hacer, dentro de la Constituci6n, leyes que no necesiten mis apro-
baci6n que la de la mayoria en el seno de la propia Legislatura. Es el
punto capital de la doctrine, y ya lo define nuestro program al afir-
mar que pedimos un Territorio con todos los derechos de un Estado,
except el de enviar Senadores y Representantes al Congreso.
,Parece ocioso hablar aqui de los prop6sitos del Partido Federal
en lo que toca a los derechos individuals: a la libertad de imprenta,
de reunion, de asociaci6n y de pensamiento; a la inviolabilidad de la
correspondencia y del domicilio. La Constituci6n los reconoce; los
tribunales son su salvaguardia y el Partido Federal les rinde culto
ferviente y los coloca por encima de las ideas que puedan examinarse
y discutirse.
*Los problems econ6micos atraerAn la atenci6n del Partido Fe-
deral. El libre cambio con el resto de la Uni6n americana y el canje in-
mediato de nuestro signo circulante por el dollar, son dos soluciones
tan urgentes, de tal trascendencia y de tan decisive influjo en la
suerte de Puerto Rico, que no habri un puertorriquefio capaz de rega-
tearles sus aplausos. Nosotros las demandaremos un dia y otro dia.
El cabotaje y el canje traerAn inmensos beneficios, no s6lo a las classes
agricolas y mercantiles, sino tambien a las classes proletarias que ob-
tendran mas alta compensaci6n pecuniaria a sus actividades y mas
c6modo precio a los articulos de consume cotidiano. El Partido Fede-
ral no olvida, no puede olvidar sin que merezca la tacha de ingrato, a
esas classes dignisimas que, en el taller o en el campo, labran golpe a
golpe la riqueza general y contribuyen en los comicios y en los meetings
a nuestras victorias political. Por eso les abri6 las puertas de sus
municipios, en que figuran cien obreros y campesinos; por eso




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


contempla con interns sus avances en la vida pdblica y por eso declara
que, entire los elements directors de la colectividad, cabrin siempre
los hombres inteligentes y virtuosos, no importa cuiles sean ni lo que
signifiquen por raz6n de su oficio y de su raza.
-A la agriculture y el comercio, fuente inagotable la una y agent
principal el otro de nuestra prosperidad, consagra el Partido Federal
especialisima predilecci6n, para asi libertarles, hasta donde sea possible,
de cargas y tributes onerosos, como para proporcionar a sus products
salida franca y a sus negocios protecci6n resuelta por medio de insti-
tuciones bancarias que presten a largos y a cortos plazos, ya sobre
fincas y cosechas, ya sobre firmas solventes y mercancias seguras.
Perseguimos la transformaci6n del suelo por el cultivo y la vigoriza-
ci6n del capital por el cr6dito. Y necesitando elevar el nivel de nues-
tras masas, desenvolveremos, ante todo, una gran prosperidad que
ofrezca base firme y s6lida a nuestras reforms, de igual suerte que
una extraordinaria cultural que brinde cauce a las corrientes modernas
que nos invaden.
-La ensefianza, fundada en el metodo profundamente harm6nico
de las fuerzas fisicas y morales, disciplinado, casi military, educativo a
un tiempo de la inteligencia y del caricter; metodo por el cual llega-
ron a su enorme desarrollo los pueblos anglo-sajones, sera uno de los
fines con mis empefio perseguidos por nosotros. Porque si de la forta-
leza de la raz6n, y de la madurez de los principios, y de la abundancia
de los conocimientos depend en todas parties la mayor aptitud para
el gobierno democritico, mas aun depend en la Repdblica Norte-
Americana, que s6lo por estas aptitudes nos admitirA como Estado en
el seno de la Federaci6n.
"Tendencia political a la vez que significa la ensefianza, iremos a
ella por todos los recursos tecnicos y por todos los radios de la des-
centralizaci6n gubernativa. Arbitros serin los municipios, dentro de
los estatutos fundamentals de la instrucci6n piblica, en cuanto se
refiere a la primaria, en sus diversos grades, y auton6micos en la
creaci6n, sostenimiento y provision de las escuelas; y en cuanto a la
ensefianza superior, professional y universitaria, seri propuesta en
terminos que garden perfect relaci6n con las condiciones del pueblo
puertorriquefio y de consonancia y penetraci6n intima con las institu-
ciones pedag6gicas del pueblo americano. Asi en la Universidad y en
las escuelas especiales que han de vivir a su lado, cuidaremos, no solo
de las ciencias morales y political; pero tambidn de las mecanicas y
experimentales; que en el estado actual de Puerto Rico conviene tanto
como unir las inteligencias por la filosofia y el derecho, preparar los
medios de acci6n que den impulse a la agriculture y al comercio, do-
tando a nuestra isla de los grandes organismos econ6micos que




BOLIVAR PAGAN


preceden a las grandes especulaciones cientificas. De los planes que el
Partido Federal elabora, no estarA, segin estuvo de otros planes, casi
eliminada la mujer puertorriquefia que, sin perder sus naturales in-
clinaciones a la santidad del retire dom6stico, puede ejercitar la vive-
za de su entendimiento en las ciencias y en las artes accesibles a su
sexo, que con ellas complete su augusta misi6n, dando al hombre
compafiera en el hogar y fuera del hogar, donde se realizan por el
trabajo, la redenci6n y la felicidad de los pueblos.
"No menos alcance, en el desarrollo de nuestras ideas, que la
instrucci6n piblica, ni menos suma de interns practice alcanzari la
administraci6n de justicia, que si en todos los paises constitute la
garantia del Estado y del ciudadano en sus relaciones juridicas, es en
el pais a que hoy pertenecemos una instituci6n que sube desde los
modestos limits municipales a las supremas alturas del poder federal,
siendo, no ya la salvaguardia del individuo, de la familiar, de la pro-
piedad pfiblica y privada, en sus diversas esferas, sino tambien el
taberniculo donde se custodian los sagrados principios de la Consti-
tuci6n americana. Desde el circulo mis humilde en que necesaria-
mente ha de girar la justicia puertorriquefia, intentamos que se re-
monte, sin dejar vacio, a las fronteras donde debe enlazarse con la
justicia federal, llegando a una adaptaci6n complete de los principios
fundamentals que se aplican en los Estados Unidos.
"Inscribimos en nuestro program la justicia gratuita; y para
administraci6n recta y cumplidamente en pro de los intereses pdblicos
y privados, no admitimos que pueda ser por estos reducida ni por
aquellos dominada. Queremos un poder judicial en absolute indepen-
diente y de modo eficaz responsible. Anhelamos que la honradez res-
plandezca en los tribunales; deseamos que la inteligencia de los jueces
estk fortalecida por la voluntad del pueblo, y fundiendo en un solo
metodo nuestras aspiraciones, propondremos el sufragio director, la
designaci6n de las Camaras y la oposici6n en pfiblico torneo, segian la
naturaleza de los cargos, como inicas vias para el nombramiento de
los funcionarios judiciales. La oposici6n como triunfo del sistema re-
presentativo; el sufragio como triunfo de la voluntad del pueblo.
"El juicio por jurado constitute para nosotros la ge.nuina forma
de la justicia aplicada por la conciencia popular, y al establecimiento
y al arraigo de esa instituci6n democritica enderezari el Partido
Federal sus esfuerzos entusiastas en este orden de la vida pfiblica,
hasta obtener el logro de aspiraci6n tan noble y tan legitima.
'Acudiremos, asimismo, a la necesidad de reforms en las leyes
administrativas; civiles; reforms amplias, y en muchos puntos radi-
cales inspiradas en un gran espiritu de libertad y en un profundo
respeto a la propiedad y a la familiar; en la rApida acci6n de las




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


contrataciones mercantiles; en el crecimiento de las nacientes indus-
trias; en la simplificaci6n y brevedad de los procedimientos judiciales
y en las mas firmes garantias para el derecho adquirido. PugnarA
desde luego el Partido Federal para que prevalezca, en las leyes
penales, el fin human y just de que la pena sirva a la correcci6n y
moralizaci6n del delincuente, de lo cual se deriva la urgencia de modi-
ficar nuestro sistema penitenciario, mis propio para envilecer que
para corregir y moralizar a los que lo soportan. La construcci6n de
verdaderas circeles, como las exigen la ciencia penal y los sentimientos
de humanidad, ha de ser una de nuestras preocupaciones, de tal manera
que, despues de las vias de comunicaci6n, sean las carceles objeto
preferente de nuestro studio, en lo que a obras piblicas concierne.
,Mas tales reforms no deben salir, en sus lines fundamentals,
sino de una selecci6n tranquila y ordenada entire lo que esta llamado a
perecer en el derecho ahora constituido y lo que esta llamado a pros-
perar en el derecho constituyente; realizindose esa selecci6n en el
recinto de la Legislatura del Territorio, hija del pueblo puertorriquefio,
y adaptAndola al ambiente juridico en que se mueve el pueblo ameri-
cano.
-En suma: el Partido Federal, con soluciones practices y con
ideales cientificos, va resueltamente a fundirse en la Federaci6n, bien
persuadido de que en la absolute identidad americana reside la absolute
autonomia puertorriquefia. Puerto Rico serd feliz para siempre y noso-
tros cumpliremos nuestros altos deberes, como patriots y como ciuda-
danos, imponiendonos los mis duros sacrificios por la libertad y por la
patria.-
Al pi6 de este manifiesto se formulaba el program propuesto
para el Partido Federal.
En octubre 1 de 1899, en asamblea verificada en San Juan, se
aprob6 el manifiesto y el program del Partido Federal. El program
se expresaba en la forma siguiente:
,1. Los hombres que formaron el Partido Liberal Puertorriquefio
creen que no debe retardarse su organizaci6n como fuerza political,
con un nombre que sintetice sus ideas y con un program que las
defina y las concrete. Se agrupan, pues, para cooperar al buen regimen
del pais y se llamarf Partido Federal.
"2". El Partido Federal declara que acepta y aplaude el hecho de
la anexi6n, consumado tras la guerra, considerando que Puerto Rico
serd un pueblo pr6spero y feliz a la sombra de la bandera americana
y al amparo de las instituciones federales.
<3". Los prop6sitos del Partido Federal se condensan en esta
formula: influjo directo-y eficaz en el desarrollo de los intereses locales
por una administraci6n inteligente y honrada; tendencia firme y





BOLIVAR PAGAN


resuelta a la absolute identidad con los Estados Unidos, en sus leyes
y en sus prActicas de gobierno.
44. El Partido Federal pide que Puerto Rico sea, desde luego,
un Territorio de la Uni6n, con todos los derechos de un Estado, excep-
to el de enviar Senadores y Representantes al Congreso, en el cual
tendra, como los demAs Territorios, un Delegado con voz y sin voto.
-5". El Partido Federal aspira a que Puerto Rico sea, en el por-
venir, un Estado sin restricci6n alguna como los demis de la Federa-
ci6n.
S6. El Partido Federal sostiene la complete autonomia de los
Ayuntamientos para que resuelvan sus asuntos locales, como cuentas,
presupuestos, instrucci6n public, sanidad, beneficiencia, obras pfi-
blicas, etc., sin intervenci6n del poder central.
c7". El Partido Federal mantendrd todos los drrechos individuals
con profundo respeto y devoci6n entusiasta, y propendera a la mayor
amplitud del sufragio, sin oponerse a las limitaciones que estimen
procedentes los Estados Unidos; pero haciendo constar que desea el
voto para todos los ciudadanos residents en la isla.
-8". El Partido Federal entiende que es indispensable y just
prescindir de las tarifas aduaneras y establecer la libertad de comercio
entire Puerto Rico y el resto de la I~ni6n, unificando al propio tiempo
la moneda y convirtiendo nuestra plata circulante en dollars ameri-
canos, con el menor quebranto possible para los tenedores del metal.
-9". Entiende asimismo que el desarrollo de la producci6n exige
con urgencia que se decreten las mayores franquicias para los estable-
cimientos bancarios; que se proteja de un modo positive a las indus-
trias insulares; que se fomenten sin tardanza las obras pdblicas y que
se labor en el sentide de suprimir los impuestos director para los
gastos del Territorio.
S10. El Partido Federal se preocupa ael bienestar de las classes
obreras y campesinas; contempla con interns sus avances en la vida
pdblica; coadyuvarA a todo prop6sito de armonia entire las resistencias
del capital y las exigencias del trabajo, y persistiri en su deseo de
hacer sitio, en las corporaciones electivas, a los hombres virtuosos e
inteligentes, no importen cuales sean su oficio y raza.
-11". El Partido Federal dejard a cargo de los municipios la
creaci6n, provision y sostenimiento de sus escuelas, encomendando,
por consiguiente la ensefianza primaria, en sus diversos grades, a los
representantes del pueblo, aunque someti4ndola al plan que acuerde
la Legislature del Territorio.
-12. En cuanto a la ensefianza superior, universitaria y profesio-
nal, propondri la instauraci6n de todos los centros precisos para llegar
a un alto nivel en las artes y en las ciencias, prefiriendo las de











K A


~;;II//,, -;


WI


Luis Mufoz Rivera


Lk





BOLIVAR PAGAN


aplicaci6n prActica y comprometi6ndose a procurar sin descanso el
establecimiento de la Universidad.
<,13 RomperA el Partido Federal con todo rutinarismo y fundari
colegios en que reciba la mujer seria y copiosa instrucci6n, que la fa-
cilite al ejercicio de las distintas profesiones a que ya consagra su
ingenio y su habilidad en pueblos mAs adelantados.
S14". En general opinamos que nuestra legislaci6n debe tender a
la identidad de los m6todos entire las escuelas puertorriquefias y las
americanas, llegando a cumplir este prop6sito por una gradual y cienti-
fica adaptaci6n.
"150. En cuanto a la organizaci6n de los tribunales, cree el Parti-
do Federal que conviene elegir a los funcionarios, por sufragio, desig-
narles por el voto de la Legislatura o nombrarles por oposici6n, segin
la naturaleza de los cargos, prescindiendo de todo interns privado y
poniendo a los jueces en condiciones de saludable independencia.
16". El Partido Federal describe entire sus principios esenciales el
establecimiento del juicio por jurados.
"17". El Partido Federal se propone la reform de nuestra legis-
laci6n civil, penal y administrative, con profundo respeto a los intere-
ses morales y materials de la sociedad en que estin, pero con sentido
democrdtico.
(<180. El Partido Federal, por iltimo, afirma su fM en la tradici6n
y en el cardcter del pueblo americano, y en 61 confia, tanto como en el
esfuerzo del pueblo insular, para hacer de Puerto Rico un emporio de
riqueza y de cultural, sobre el cual flote para siempre el pabell6n de
los Estados Unidos.,
Asi qued6 fundado el Partido Federal, bajo la jefatura de Luis
Mufioz Rivera. Luego se le afiadi6 un ap6ndice al nombre de este
partido, Ilamindose Partido Federal Americano.



3
El Partido Obrero Socialista. En 1896 Ilegaba a Puerto Rico
Santiago Iglesias Pantin. Era un joven de 24 afios de edad. Procedia
de Espafia, gallego de nacimiento, carpintero de oficio, sin preparaci6n
acad6mica, pero estaba dotado de facultades extraordinarias de com-
prensi6n e inteligencia, imbuido en lectures libertarias. Instinto bata-
llador, organizador y conductor nato de muchedumbres, con vocaci6n
mesiinica, Santiago Iglesias traia un nuevo mensaje a los puertorri-
quefios. Impulsado por ideologias obreras y socialists de Espafia y
otros paises de Europa, comenz6 a bregar esforzadamente para orientar




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


a los trabajadores hacia la organizaci6n de unions y sindicatos pura-
mente obreros, tratando de alejarlos de las luchas de los otros partidos,
que consideraba eran de tendencies burguesas, capitalistas. La masa
del pueblo, compuesta en sus mayorias de obreros y campesinos,
entendia Iglesias debia former sus propias organizaciones obre-
ras y political para luchar por sus derechos humans, su bienestar y
su justicia. Los lideres politicos de entonces, sostenia Iglesias
aleccionados dentro de las practices de la monarquia espafiola,
no concebian las vindicaciones obreras y de la masa del pueblo. Nin-
gin lider politico de condici6n obrera se sefial6 en las luchas political
anteriores. No cabe en el tema de este libro discutir en detalle las
atrasadisimas condiciones en que convivian los trabajadores puertorri-
quefios. Debemos apuntar, sin embargo, que los trabajadores carecian
de conciencia de clase para las luchas por sus derechos, su mejora-
miento y su bienestar. Habia ciertos centros o casinos obreros, para
solaz o esparcimiento. Celebraban los obreros los onomdsticos de sus
patrons, los natalicios y bodas de reyes de Espafia, y eran comparsa
y mojiganga en fiestas de los ricos. En esta epoca no habia gremios o
sindicatos obreros de solidaridad y de lucha econ6mica. El journal de
los trabajadores era infimo, insuficiente para cubrir las necesidades
perentorias del diario vivir; la jornada de trabajo era ordinariamente
de diez o doce horas, desde que salia hasta que se ponia el sol. El
journal de los campesinos era de 30 a 40 centavos diaries, y el de los
obreros urbanos era 35 a 60 centavos diaries. La instrucci6n piblica
era practicamente privilegio de los pocos pudientes. La alimentaci6n
y viviendas eran deplorables. Prevalecia sobre las masas del pueblo
una pat6tica situaci6n de depresi6n moral y de miseria fisica. No
habia legislaci6n ni reglamentaci6n para la protecci6n a la salud y
vida de los trabajadores, ni habia seguros sociales de clase alguna. La
aparici6n de Santiago Iglesias fu6 luz en la tiniebla social de la epoca.
Para tener una idea del cuadro que presentaba la situaci6n de los
trabajadores, vamos a reproducir un didlogo entire un obrero y Santiago
Iglesias, al este pisar poco antes tierra puertorriquefia a su llegada a
San Juan-
"Digame, compafiero y amigo, pregunt6 Iglesias
lexiste aqui en San Juan alguna asociaci6n industrial o uni6n de obre-
ros?
"No, senior, respondi6 el interpelado.
"Pero, digame, volvimos a preguntarle --- No hay en
la ciudad ning6n gremio de obreros organizados que luchen para me-
jorar sus condiciones o se opongan a la explotaci6n patronal?
"No, senior.



























Santiago Iglesias




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLTICOS PUERTORRIQUEROS


significados entire sus compafieros?
No s6 decirle.
*Pero ustedes, los trabajadores, ZNo tienen ninguna clase de cen-
tros de reunion para discutir sus problems del trabajo y del hogar en
San Juan?
*Si, teniamos un casino de artesanos que ya no existe.
Y ......... ique hacian alli?
-Pues alli se jugaba y bailaba, y ademas era de instrucci6n.....
%iY quienes son ahora los artesanos de mis capacidad y de mayor
influencia?
*Pues, Goyo Andrades, Miguel Casado, Tani Sherman, maestro
Agustin Landor, y otros.
dY esos artesanos son entusiastas defensores de los trabajadores,
son inteligentes?
*No, senior, esos son encargados de trabajo o rematistas de
obras. 15
El sufragio universal establecido durante la Autonomia, fu6 efi-
mero. Desde las primeras y inicas elecciones bajo el regimen military,
y por largo tiempo, no tuvieron derecho al voto las mujeres, ni los
varones analfabetos o que no pagaran cierta cantidad como contribu-
yentes al erario piblico. El analfabetismo alcanzaba una alta cifra que
excedia del setenta y cinco por ciento de la poblaci6n, de manera que,
debido esto y a la pobreza prevaleciente, el censo electoral era reduci-
do, no teniendo asi acceso a las urnas electorales la mayor parte de la
masa del pueblo. El hombre comin no tenia ambiciones de asumir
cargos de responsabilidad piblica, bajo la impresi6n de que ello corres-
pondia a una clase superior.
Para apreciar el concept, ain entire los destacados lideres poli-
ticos, que se tenia de la masa del pueblo, vamos a extractar enseguida
declaraciones formales de Luis Mufioz Rivera, campe6n de libertades
y cuyo patriotism puertorriquefio es indiscutible. Sus palabras, que
vamos a reproducir a continuaci6n, indican el sentir general de la
6poca y el concept de la democracia. En 1898 el Presidente de Estados
Unidos William McKinley nombr6 a Henry K. Carroll como Comisio-
nado Especial para investigar las condiciones de Puerto Rico, en todos
sus aspects. Acudieron ante el comisionado Carroll numerosas perso-
nas representatives del pais, y ofrecieron sus testimonies. Luis Mufioz
Rivera, a la saz6n Secretario de Gobernaci6n, en su testimonio presta-
do el 2 de noviembre de 1898, se express en parte de la manera si-
guiente:
"Yo consider que el Gobierno de Estados Unidos debe dar la
mis cuidadosa atenci6n al asunto del sufragio, porque esta cuesti6n
es quizas la mis seria que tendri que resolver. De la votaci6n procederi





BOLIVAR PAGAN


el gobierno del pais, y la experiencia nos ha demostrado que seria
sumamente peligroso el poner nuestro future en manos de las masas,
que carecen enteramente de educaci6n civica y podrian ser mal dirigi-
das por la audacia de agitadores que harian de ellas su instrument. 16
Afios mis tarde, JIufioz Rivera aboga en el Congreso por el sufragio
universal.
Pertinaz y dura fu la faena de Santiago Iglesias, para crear las
unions de oficios, y despertar al proletariado puertorriquefio a sus
aspiraciones de mejoramiento econ6mico y social e infiltrarle el con-
cepto de sus derechos civicos y de su dignidad humana. Agitaci6n pe-
renne y valerosa en la tribune piblica y en voceros obreros; protests
vigorosas, ardidas huelgas industriales y agricolas, arbitrarios process
judiciales, encarcelamientos sin just causa, y persecuciones de toda
clase, fueron la levadura que crearon en Puerto Rico al movimiento
obrero y al partido Socialista. Autoridades puertorriquefias del gabi-
nete bajo la Carta Auton6mica conminaron tonantemente a Santiago
Iglesias para expulsarle de la Isla si no cesaba en su predica y acci6n.
En la noche anterior al dia cuando se celebraron las aludidas elec-
ciones bajo la Carta Auton6mica, contra Santiago Iglesias y otros
compafieros suyos se libraron 6rdenes de arrest, sin causa ni acusa-
ci6n alguna. Su hogar y redacci6n de su peri6dico fueron allanados.
Continue Iglesias imperterrito su labor, y su prUdica prendi6 en la
conciencia popular, organize unions de oficios, gan6 proselitos en
toda la Isla, y cre6 una nueva fuerza militant obrera y political.
El primero de-mayo de 1897, Santiago Iglesias, en su peri6dico
Ensayo Obrero, public un editorial haciendo el primer llamamiento
hacia la organizaci6n de un partido obrero socialist.
El 25 de marzo de 1898, convocado por y bajo la presidencia de
Santiago Iglesias, se celebr6 un mass mitin en el Teatro Municipal de
San Juan. Era la primera vez que los trabajadores de Puerto Rico se
reunian en magna asamblea para discutir su situaci6n general, com-
batir las injusticias sociales y political, y deliberar sobre las orienta-
ciones del porvenir. Concurrieron al acto miles de trabajadores, que
llenaron el palco eschnico, la platea y las galerias y se agruparon en
las afueras del teatro. Exhortaron a la multitud Santiago Iglesias,
Jose Ferrer Ferrer, Eduardo Conde, Ram6n Romero Rosa, Jose
Maule6n, Emiliano Ramos, Juan Cepeda, Fernando G6mez Acosta,
Jose Rivera y Rosendo Rivera Garcia. Prevaleci6 en el acto enorme
interns y entusiasmo. La oratoria acalorada y protestaria di6 pretexto
al official representante del Gobierno Auton6mico, que en aquellos
tiempos intervenia en las asambleas pdblicas, para ordenar la suspen-
si6n del acto. Fuerza military del gobierno, armada de carabinas, esta-
ba apostada junto al teatro. El acto termin6 en medio de protests




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


indignadas de la multitud. La Guardia Civil, o policia del gobierno,
rond6 la ciudad para imponer el orden.
El 12 de mayo de 1898, cuando la escuadra del Almirante Sampson
bombarded a San Juan en los preludios de la Guerra- Hispano-Ameri-
cana, Santiago Iglesias estaba preso en la cdrcel de Puerta de Tierra,
en San Juan, por alegado delito de opinion. Una bala de cafi6n penetr6
en un calabozo, y cay6 sobre el catre donde moments antes reposaba
Santiago Iglesias. De alli el preso Iglesias y otros fueron trasladados
al Presidio en la Marina de San Juan. En la confusion creada por el
bombardeo, Iglesias logr6 salir del presidio, y despues de infinidad de
peripecias, fu6 acogido con protecci6n por las fuerzas del general
norteamericano Scott que ocupaba el pueblo de Carolina. El coman-
dante de las tropas norteamericanas, express simpatias por las ideas
de justicia obrera y social que predicaba Iglesias, y solicit que este le
acompafiara a otras localidades en el curso de la ocupaci6n de aquella
parte de la Isla. Santiago Iglesias, que se sentia libre de persecuciones,
se dirigia entusiasta al pueblo en frases de bienvenida al nuevo regi-
men y de esperanzas de libertad y justicia para el pueblo de Puerto
Rico. Ello explica, en parte, en su origen, las pronunciadas orienta-
ciones pro-americanas, que segun veremos mas adelante, Santiago
Iglesias imprimi6 al movimiento obrero y al partido Socialista.
El 18 de junio de 1899, se celebr6 en San Juan una asamblea de
delegados de unions de oficios de las diversas ciudades y pueblos de
la Isla, dirigida por Santiago Iglesias. En el mismo lugar y dia, 18 de
junio de 1899, en asamblea siguiente, dirigida tambien por Santiago
Iglesias, se acord6 constituir el partido Obrero Socialista, como brazo
politico del movimiento obrero. En esa asamblea se design el comity
organizador de este Partido Obrero Socialista, que qued6 compuesto
por Santiago Iglesias, Rafael Alonso Torres, Eugenio Sanchez L6pez,
Severo Cirino, Pedro Guifial, Jose Storer Rentas, Felix Vizcarrondo,
Juan Nieves, Providencio Ruiz, Fernando G6mez Acosta, Miguel
Betancourt, Pedro Fald, y Antonio Lluveras. Como president y se-
cretario fueron designados, respectivamente, Severo Cirino y Eugenio
Sanchez L6pez."'
Este comit6 organizador se puso en contact con los oficiales del
Partido Obrero Socialista de Estados Unidos, quienes alentaron la
formaci6n en Puerto Rico de una rama insular de aquel partido, y a
ese fin envi6 literature de organizaci6n e impresos de sus estatutos y
program, que fueron traducidos al castellano y divulgados al liderato
obrero del pais.
En julio 8, 1899, se public en el peri6dico obrero que dirigia
Santiago Iglesias. El Porvenir Social, la convocatoria a asamblea para
organizer el Partido Socialista. La asamblea se celebr6 en San Juan,




BOLIVAR PAGAN


presidida por Santiago Iglesias, que dur6 dos dias, del 20 al 22 de
octubre de 1899, donde acudieron representatives obreros de San Juan
y otras diversas localidades de la Isla, y qued6 constituido el Partido
Obrero Socialista. Santiago Iglesias y Ram6n Romero Rosa fueron
designados, respectivamente, president y secretario del partido. Por
resoluci6n aprobada en esta asamblea, se determine que los afiliados
bona fide del nuevo partido politico debian acreditar pertenecer a al-
gun gremio de la Federaci6n de los Trabajadores de Puerto Rico,
organizaci6n obrera creada tambien por Santiago Iglesias.
El Partido Obrero Socialista de Puerto Rico hizo suyo el program
vigente entonces del Partido Obrero Socialista de Estados Unidos, que
habia sido ala adoptado en convenci6n celebrada en la ciudad de
Nueva York, el 9 de julio de 1896. Este program fue divulgado en el
peri6dico El Porvenir Social, 6rgano del nuevo partido puertorriquefio,
y decia asi:
"El Partido Obrero Socialista de los Estados Unidos, reunido en
Convenci6n, afirma de nuevo el derecho inalienable de los hombres a
la vida, a la libertad y a la persecuci6n de la felicidad.
-Con los fundadores de la Repdblica Americana sostenemos, que
el prop6sito del Gobierno es asegurar a cada ciudadano en el goce de
este derecho; pero en vista de nuestras condiciones sociales, sostenemos
ademis, que tal derecho no puede ser ejercitado bajo un sistema de
desigualdad econ6mica, esencialmente destructor de la vida, de la
libertad y de la felicidad.
"Con los fundadores de esta Repiblica, sostenemos, que la verda-
dera teoria de la political es que el mecanismo del gobierno tiene que
ser apropiado e intervenido por todo el pueblo; pero en vista del desa-
rrollo industrial, sostenemos, ademis, que la verdadera teoria de la
economic es, que el mecanismo de la producci6n, debe pertenecer
igualmente al pueblo.
"Al dato de que nuestro sistema desp6tico econ6mico es opuesto
a nuestro sistema politico-democritico, puede agregarse la existencia
de una clase privilegiada, la corrupci6n del gobierno por esa clase, el
enajenamiento de la propiedad piblica, la concesi6n de franquicias y
y funciones pdblicas para esa clase, y la dependencia abyecta de lo
mis poderoso de las naciones hacia esa misma clase.
*Por otra parte, a causa de la perversion de la democracia a los
fines de la plutocracia, se roba al trabajo la riqueza que por si solo
produce, se le niegan los medios de utilizar sus fuerzas, y obligada-
mente degenera en esclavitud asalariada. Es ain mis, se despoja al
hombre de lo indispensable para la vida.
-La potencia humana y las fuerzas de la naturaleza son consumi-
das de este modo, para que la plutocracia pueda gobernar.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


SLa ignorancia y la miseria con todo su acompafiamiento de vicios,
se perpetian para que el pueblo pueda ser mantenido en la esclavitud.
-La ciencia y la invenci6n son desviadas de sus fines humans
para esclavizar a las mujeres y nifios.
*Contra tal sistema, el Partido Obrero Socialista, una vez mis,
reitera su declaraci6n fundamental, de que la forma actual de la
producci6n tomando como mero instrument al trabajo, es la causa
evidence de toda servidumbre econ6mica y dependencia political.
*Se aproxima rApidamente el moment en que, dentro del curso
natural de la evoluci6n social, este sistema, por la acci6n destructora
de sus fracasos y crisis de una parte, y las tendencies absorbentes de
sus trusts y otros manejos capitalistas por otra parte, habran de de-
terminar su propia caida.
,Nosotros, por consiguiente, Ilamamos a todos los trabajadores de
los Estados Unidos, y a todos los ciudadanos honrados, a organizarse
bajo el estandarte del Partido Obrero Socialista, constituyendo una
clase consciente, conocedora de sus derechos y determinada a cons-
quistarlos, tomando posesi6n de los poderes pfiblicos; de manera que,
manteni6ndose unidos por indomable espiritu de solidaridad, sujeta a
las mayores pruebas de la present lucha, podamos poner un pronto
fin a esa situaci6n birbara; a la abolici6n de classes, la restauraci6n de
la tierra y de todos los medios de producci6n, transportaci6n y distri-
buci6n para el pueblo, como cuerpo colectivo, y la sustituci6n por el
bienestar del present estado de producci6n sin plan, guerra industrial
y desorden social, un bienestar en el que cada trabajador tendrd ase-
gurado el libre ejercicio y el beneficio complete de todas sus faculta-
des, multiplicadas por todos los factors de la civilizaci6n modern.
La fundaci6n de este nuevo partido, con sus tendencies protesta-
rias, de vindicaciones obreras y de justicia social, fu6 acogida con
manifiesta hostilidad por las autoridades del Gobierno. Los actos
piblicos del partido eran con frecuencia perturbados por los interven-
tores y por policia del Gobierno, y sus lideres eran boicoteados y arbi-
trariamente perseguidos y encarcelados por comunes expresiones de
su pensamiento en voceros periodisticos y en las tribunas piblicas.
Los portavoces del Partido Obrero Socialista expresaban pensa-
mientos Acratas y marxistas, instintivos y te6ricos, que no se divulga-
ban con cabal conocimiento y compenetraci6n de los dogmas filos6ficos
y revolucionarios de la doctrine marxista. Sus demands se limitaban,
principalmente, a lograr el reconocimiento de las organizaciones y
lideres obreros, a establecer las relaciones para la contrataci6n colec-
tiva entire patrons y obreros, conseguir mis cortas jornadas de tra-
bajo, obtener mis altos salaries y jornales, establecer mejores condi-
ciones de trabajo y de vida para los trabajadores, y asegurar los




BOLIVAR PAGAN


derechos y garantias para que los trabajadores y todo el pueblo ejer-
citaran las prerrogativas del sufragio electoral y disfrutaran de los
demis fueros inherentes a una sociedad civllizada y democrtica.
El Partido Obrero Socialista, sin embargo, en la letra de su doc-
trina, abraz6 los principios y aspiraciones sociales y econ6micos de la
Primera Internacional de los Trabajadores. Y se afili6 oficialmente
al Partido Obrero Socialista de Estados Unidos.
En cuanto al nuevo regimen norteamericano, al igual que el Par-
tido Republicano Puertorriquefio y el Partido Federal Americano, el
Partido Obrero Socialista aceptaba la anexi6n y abogaba por la uni6n
permanent del pueblo puertorriquefio con Estados Unidos.



4
Las elecciones de los cien dias. En 1899, el Gobernador Militar
Davis decret6 la celebraci6n de elecciones generals en toda la Isla,
para elegir funcionarios municipales. Fueron las primeras y inicas
elecciones que hubo bajo el regimen military. En esas elecciones lidiaron
por primera vez las fuerzas political de los nuevos partidos. Las agru-
paciones political comenzaron enseguida la preparaci6n y actividades
correspondientes para la lucha comicial, que especialmente brindaba
a los nacientes partidos la oportunidad de demostrar sus fuerzas ante
las autoridades de la nueva metr6poli.
El voto para estas elecciones estaba restringido, para los varones
mayores de 21 afios de edad, y solamente estaban capacitados para
votar los propietarios o las personas que supieran leer y escribir. Sola-
mente podian ser nominados y electos los propietarios. Las juntas de
votaci6n estaban compuestas de un representante de cada uno de los
partidos Republicano y Federal, y un tercer miembro, que era un
official military, designado por el Ejercito. Dichas elecciones serian
supervisadas por juntas de tres miembros constituidas igualmente,
que a la vez serian las juntas de escrutinios. El official military fijaria
la hora para abrir y cerrar los colegios de votaci6n.
Dentro de tales requisitos y circunstancias, sin representaci6n en
las mesas electorales ni en las juntas supervisors y de escrutinios, y
debido a la precaria organizaci6n electoral de una agrupaci6n entera-
mente nueva sin previa experiencia electoral, el Partido Obrero Socia-
lista no tom6 parte como tal partido en esas elecciones.
Los otros partidos emprendieron una campafa electoral muy
active y ardorosa. Las animosidades se recrudecieron, en enconada
lucha como de tirios y troyanos. Los grupos se movilizaron con cAlido




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


apasionamiento, y mutuamente se dirigian fuertes epitetos y diatribas.
Los vivas y mueras resonaban en toda la Isla. El Gobierno tuvo que
prohibir manifestaciones nocturnas, y fueron prohibidos mitines si-
multineos en la misma localidad, para evitar chQques y violencias
personales.
El resultado electoral di6 lugar a indignadas protests y acusa-
ciones de fraudes e ilegalidades. En los testimonies del liderato de
ambos partidos prestados ante el Comisionado Especial Carroll, ante-
riormente aludido, se consignaron frases duras de recriminaci6n de
unos contra otros.
Las elecciones comenzaron en Adjuntas en julio de 1899 y termi-
naron en Yauco en enero de 1900. Por los dias de votaci6n fijados sepa-
radamente para cada precinto o grupos de precintos electorales, son
conocidas estas votaciones como las elecciones de los cien dias. Durante
ellas azot6 a la Isla el terrible cicl6n de San Ciriaco, en agosto 8 de
1899, que tanto desastre y miseria ocasion6 en Puerto Rico. La furia
del temporal, apunta un observador norteamericano, no fue mayor
que la furia con que se combatian los bandos politicos opuestos. Estas
elecciones, con las elecciones celebradas durante el period de la
Autonomia, contribuyeron a ahondar profundamente la division poli-
tica de los puertorriquefios, desapareciendo la unidad que hubo, salvo
raras excepciones, cuando se inici6 la lucha civica por el autonomismo
puertorriquefio en tiempos de Espafia.
El resultado de estas elecciones de 1899, fue una victoria del
Partido Federal. Las urnas arrojaron 51,649 votos contados. Los
Federales obtuvieron 28,880; y los Republicanos obtuvieron 22,769. 0
sea, la mayoria Federal fue de 6,111 votos. De las 66 municipalidades
que habia entonces en Puerto Rico, los Federales triunfaron en 44, y
los Republicanos triunfaron en 22.
La excitaci6n political en toda la Isla durante las elecciones muni-
cipales de 1899 y el recrudecimientb de las pasiones producido por la
campafia electoral y el resultado comicial, dejaron dividida a la opinion
pdblica puertorriquefia en dos agrupaciones enconadas, agitadas por
agrios personalismos.
Los gobiernos municipales se organizaron en toda la Isla de
acuerdo con el resultado de esas elecciones, dominando los Federales
en cuarenta y cuatro ayuntamientos y los Republicanos en veintidos.
En aquella 6poca los poderes de los municipios resultaban mis amplios
que actualmente. Funcionarios municipales eran colectores de contri-
buciones insulares; juntas escolares municipales intervenian en la
designaci6n de maestros; la policia municipal, nombrada por los
alcaldes, estaba encargada del orden pdblico local; y los alcaldes de-
sempefiaban funciones de jueces de primera instancia. Se ejercitaba el




BOLIVAR PAGAN


poder municipal por funcionarios y empleados designados entera-
mente por su afiliaci6n y meritos politicos, lo que, dentro de las atri-
buciones de tales funcionarios y por las pasiones de la 6poca, daba con
frecuencia lugar a intolerancias y represalias partidistas que avivaban
las animosidades political.
Sin embargo, en cuanto a los altos intereses y destiny del pais, el
liderato de todos los partidos clamaba al unisono demandando la ter-
minaci6n del regimen military, coincidiendo las aspiraciones en la
demand de que Puerto Rico se convirtiera en un Territorio bajo una
constituci6n o ley orgAnica civil, con miras a ser en el future un Estado
de la Naci6n norteamericana. En los problems econ6micos, que se
agravaron con el desastroso cicl6n de San Ciriaco, todos, mediante
memoriales y comisiones, apelaban al Congreso y demis autoridades
de Washington solicitando remedies similares, principalmente para
habilitar a la agriculture, para el canje adecuado de la moneda, y para
establecer el comercio libre entire Puerto Rico y Estados Unidos.


















CAPITULO CUATRO


SE ESTABLECE EL REGIMEN CIVIL.
LAS ELECCIONES DE
1900 Y DE 1902.


1

Inminente la aprobaci6n del proyecto de ley presentado en el
Congress de Estados Unidos estableciendo un regimen civil en la Isla,
el Comite Directivo del Partido Federal, en diciembre 30, 1899, se
dirigi6 en la forma siguiente al Directorio del Partido Republicano
Puertorriquefio:
SPuerto Rico, San Juan, diciembre 30 de 1899.
-A1 Presidente del Directorio del Partido Republicano Puertorriquefio.
'Sefior: Tengo el gusto de comunicar a usted que el Comit6 Eje-
cutivo Federal adopt anoche, por uninime votaci6n, el acuerdo
siguiente:
"Se impone la necesidad de una gesti6n inmediata cerca del Con-
greso de los Estados Unidos para defender los intereses politicos y
econ6micos de la Isla. Esta gesti6n, realizindose por Comisiones ais-
ladas de las dos colectividades que existen en Puerto Rico, resultari
menos intense y eficaz que realizindose por una sola Comisi6n com-
puesta por uno o various representantes de cada colectividad.
tY, como ambas parecen coincidir en los puntos mis importantes
de sus programs, el Comite Ejecutivo Federal estima patri6tico y
oportuno, que se invite al Directorio Republicano a fin de que 61
estudie el asunto y vea si debe o no cooperar a la acci6n com6n de que
se trata:Las bases de la gesti6n podian ser 6stas:




BOLIVAR PAGAN


-14 Constituci6n Civil de Puerto Rico, en el termino mis rapido
que el Congreso consider possible.
-2- Soluci6n del problema econ6mico por el libre cambio, por el
canje de la moneda y por la autorizaci6n dada a los organismos insu-
lares para contratar emprestitos con destino a la agriculture y a los
trabajos p6blicos.
-Para que los representantes, Republicanos y Federales, Ileven a
Washington una forma fija de conduct, seria convenient que los
partidos delegasen aqui a algunos de sus miembros; y que ellos, reu-
niendose, desde luego, acordaran juntos las lines generals de con-
ducta a que habria de obedecer la Comisi6n. Todo lo cual no impide
que Federales y Republicanos continfien disputAndose la victoria en
los comicios, segin hoy se la disputan, ni que en la tribune y en la
prensa esfuercen la propaganda de sus ideas. Se busca inicamente el
mejor medio de que el pais pida, ante los altos poderes de la Metr6poli,
lo que han escrito en su program los dos inicos partidos que funcionan
en su seno.
,Hasta aqui el acuerdo del Comite Ejecutivo, que me complazco
en trasladar a usted con toda cortesia.
SRespetuosamente,
L. Mufioz,
,Presidente del Comite Ejecutivo Federal.>
La contestaci6n del Partido Republicano a la anterior invitaci6n
fue la siguiente:
-San Juan, enero 4 de 1900.
-Sr. President del Comit6 Directivo del Partido Federal..
,Muy senior mio: Recibi la carta en que usted se sirve comunicarme el
acuerdo del Comite Directivo Federal invitando al Partido Republi-
cano Puertorriquefio a realizar una acci6n colectiva cerca del gobier-
no de Washington, para instaurar aqui el regimen civil y resolver el
problema econ6mico, mediante el libre cambio, el canje de la moneda,
y la facultad en los organismos insulares de contratar emprestitos
destinados a la agriculture y los trabajos piblicos.
"Cree ese comit6 ser patri6tico y oportuno que los representantes
Federales y Republicanos adopten una forma afin de conduct para
verificar aquella acci6n comin, sin perjuicio de que unos y otros con-
tinfen la lucha local por el triunfo en los comicios de sus respectivos
ideales.
EEl Comite Directivo Federal opina que para conseguir tal pro-
p6sito basta la inteligencia de los dos partidos, finicos que, segun 6l,
existen en Puerto Rico.
"Mis amigos piensan conmigo que, para obtener fruto de una
acci6n colectiva en Washington, que abarque la totalidad del problema




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


puertorriquefio, politico, econ6mico, agricola, financiero y social, seria
necesaria una genuina representaci6n, no s6lo de los partidos politicos
organizados o que con tal caricter se presented, que son mis de dos,
puesto que ya ha luchado el Ilamado independiente, y aspira a influir
en la opinion con legitima esperanza el element obrero, que es indis-
pensable factor social; sino tambien de todas las fuerzas activas del
pais, que en el comercio, en la agriculture, en la industrial y en la vida
social buscan y piden soluciones para sus respectivos intereses, en
cuanto tienen un caricter general y son elements insustituibles en la
resoluci6n integra del problema puertorriquefio.
-Pero limitindome a la invitaci6n especial de concurrir colectiva-
mente los partidos Federal y Republicano, 6ste no puede aceptarla,
porque sustentando una political diifana, categ6rica y conscientemente
dirigida a vivificar aqui el espiritu americano que ha hecho grandes a
los Estados Unidos, en medio de su natural grandeza y que hara grande
a Puerto Rico a pesar de su pequefiez, por el regimen de la democracia,
6nico medio de que los pueblos sean duefios de su destiny y tengan un
gobierno just; si el partido Federal acepta y defiende como 6l dice
estos ideales nuestros, es innecesaria la previa inteligencia colectiva
que pudiera desvirtuar la fuerza y el ascendiente en la opinion de cada
cual, porque entonces de la gesti6n de cada partido ante los poderes
pdblicos de Washington, apareceria evidence la conformidad de ideas
y pareceres.
,Prescindiendo de esta creencia, podria estimarse por la opinion,
y nosotros deferentes con ella asi lo reconoceriamos, que una tregua
en la lucha political local resultaria beneficiosa al hecho de presentarse
en Washington los dos partidos pidiendo una sola soluci6n para el
problema de Puerto Rico. Pero los Federales entienden que esa lucha
internal debe continuar, y ha de seguir, por lo tanto, la trabajosa tarea
de los Republicanos para convencer al pueblo puertorriquefio de que
nuestro partido sostiene la iinica soluci6n del problema insular, nacida
de la aspiraci6n general de que Puerto Rico sea libre y soberano dentro
de la Uni6n Americana; y realize el alto fin social y educador de que
nuestro pueblo se convenza tambi6n de la necesidad de identificarse
definitivamente con el genuine espiritu democritico que hard de cada
puertorriquefio un perfect ciudadano con la plenitud de sus derechos
y obligaciones.
"Ademis, no es possible olvidar los hechos del pasado, que encie-
rran innegable ensefianza para el porvenir. En dias critics para
Puerto Rico, porque se trataba de la instauraci6n del gobierno local,
el partido Autonomista, que representaba la tradici6n popular y que
forma lioy la mayoria del Partido Republicano Puertorriquefio, realize
el admirable acto politico de unirse a su contrario, el partido Sagastino




BOLIVAR PAGAN


o Liberal espaiol, que hoy forma en su casi totalidad el Partido Fede-
ral, para implantar el regimen de la autonomia, buscando la concordia,
la paz moral y el bienestar del pais, a fin de que el nuevo gobierno
insular no fracasara y Espafia se viere obligada a no intervenir mas
en nuestros asuntos locales. Pero aquella uni6n fracas, porque el
Partido Liberal se vi6 obligado a sostener sus compromises con Sagasta,
sacando contra la voluntad popular los diputados nacionales que aquel
le impuso. Asi resultaron las elecciones de marzo del 98, que oscure-
cieron las mis abominables del gobierno espafiol, cuyas violencias
fueron innecesarias, porque si el partido Liberal representaba dicha
mayoria, nunca debi6 haber falseado la voluntad del pueblo.
SSomos solidarios de nuestras opinions ante el pais y de ellas
respondemos ante nuestro partido y por eso no podemos olvidar tales
hechos, porque si fueramos nuevamente engafiados nos seria imposi-
ble explicar satisfactoriamente nuestra conduct, celosos, como somos,
de nuestra formalidad y consecuencia political.
,Seguro es que el problema puertorriquefio se resolveri bien por
el pueblo americaho, acostumbrado a la prActica de la libertad y por
el esfuerzo del pueblo puertorriquefio, que quiere el imperio de esa
libertad como primera garantia de su bienestar moral y material.
SEl Partido Republicano cumplird con su deber realizando activa-
mente su program; y si con 4ste coincide el partido Federal y cumple
tambi6n con su deber; sin necesidad de inteligencias extemporineas y
tardias, se oiri una sola voz en Washington para que Puerto Rico
entire resueltamente en el regimen de la democracia republican, que
es el derecho, la justicia y la libertad para todos y cada uno de los
puertorriquefios.
*Esta es la contestaci6n que mis amigos y yo hemos acordado a
la carta de usted transcribiendo el acuerdo del Comitk Directivo del
Partido Federal, y con sentimientos de la mayor cortesia, atentamente,
4B. S. M.
SManuel F. Rossyr
Las cartas anteriormente transcritas hablan por si mismas. Acu-
san el sentimiento de ambos grupos politicos principles, y la posici6n
definida partidista al iniciarse el regimen civil en la Isla.
Por fin, el Congreso de Washington aprob6 el proyecto presentado
por el Senador Joseph B. Foraker (Republicano de Ohio) para cons-
tituir el gobierno civil de la Isla, que se convirti6 en ley con la firma
del Presidente el 12 de abril de 1900. Observese que el titulo de la ley
expresa que el gobierno que se establece es temporal; pero durard
diez y siete largos afios, de coloniaje norteamericano en Puerto Rico.
Esa ley, conocida como Ley Orginica Foraker, se titulaba -para
proveer, temporalmente, rentas y un gobierno civil a la isla de Puerto




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


Rico; y para otros fines". Carece la ley de preambulo alguno que
enuncie una political national hacia el pueblo de Puerto Rico; no ex-
presa intenci6n o promesa alguna para el destino politico future de la
Isla. Crea una forma de gobierno que, en sintesis, es la siguiente.
Un gobernador como jefe ejecutivo supremo de la isla, nombrado
por el Presidente de Estados Unidos; la rama legislative, consistent
de un Consejo Ejecutivo, compuesto de once miembros nombrados por
el President de Estados Unidos, y de una Cimara de Delegados com-
puesta de treinta y cinco miembros, electos por el pueblo de Puerto
Rico; y la judicatura, compuesta de la Corte Suprema, con cinco
jueces nombrados por el Presidente de Estados Unidos. Seis de los
miembros del Consejo Ejecutivo serian a la vez los jefes de los depar-
tamentos del gobierno insular, o sea ejercerian hibridos poderes legis-
lativos y ejecutivos.
Puerto Rico estaria representado ante el Gobierno Federal por un
Comisionado a los Estados Unidos, electo por el pueblo de Puerto Rico,
y a quien luego se le di6 asiento como miembro, con voz pero sin voto,
en el Congreso de los Estados Unidos.
El Congress de Estados Unidos se reservaba expresamente el
derecho de anular la legislaci6n puertorriquefia. Igualmente el Con-
greso se reservaba expresamente el poder de legislar para Puerto Rico,
y los estatutos del Congreso tendrian fuerza y vigor en Puerto Rico.
No se extendi6 la ciudadania americana a los puertorriquefios; en
vez de ello, se denomin6 a los habitantes ciudadanos de Puerto Rico,
o sea se les puso en una rarisima y an6mala condici6n de ciudadanos
de una naci6n inexistente, o pais sin soberania, sin personalidad inter-
nacional, condici6n de status individual parecido al conferido a los
indios de los territories norteamericanos de tierra firme. La Ley
Organica Foraker no contenia declaraci6n alguna de derechos indivi-
duales y humans (bill of rights).
En el aspect econ6mico fiscal, sin embargo, se satisfizo las de-
mandas del pais. El arreglo econ6mico-fiscal provisto en la Ley Orgi-
nica Foraker ha subsistido desde entonces, y prevalece hoy bajo el
regimen del Estado Libre Asociado. Se estableci6 el comercio libre
entire Puerto Rico y los Estados Unidos; y se dispuso la devoluci6n al
tesoro de Puerto Rico de los tributes y contribuciones recaudadas en
las aduanas de Puerto Rico y de los tributes y contribuciones recauda-
das en las aduanas norteamericanas de mercancias procedentes de
Puerto Rico. Sin embargo, las aduanas de Puerto Rico eran una agen-
cia federal de la Tesoreria de Estados Unidos. Puerto Rico haria y
pagaria su propio presupuesto de gastos de la administraci6n insular,
sin cuota alguna para gastos del gobierno de la metr6poli.'"
Por disposici6n de la Ley Organica Foraker, la misma comenzaria





BOLIVAR PAGAN


a regir en mayo 1 de 1900. De acuerdo con la misma, el Presidente de
Estados Unidos nombr6 en abril 18-de 1900 a Charles H. Allen como
primer gobernador. Por haberse demorado en Washington el nombra-
miento de los demis altos funcionarios provistos en la Ley Orginica,
el 30 de abril el General Davis, por orden military, design interina-
mente a B. K. Pettingil como Secretario de Puerto Rico, a A. F. Odlin
como Attorney General, a J. H. Hollander como Tesorero, a J. R.
Garrison como Auditor, a Cayetano Coll y Toste como Comisionado
de lo Interior, y al Dr. George Groff como Comisionado de Instrucci6n.
A los pocos dias se hicieron por el Presidente los nombramientos defi-
nitivos, que fueron William H. Hunt como Secretario de Puerto Rico,
J. H. Hollander como Tesorero, J. R. Garrison como Auditor, W. H.
Elliott como Comisionado de lo Interior, James S. Harlan como Attor-
ney General, y M. G. Brumbaugh como Comisionado de Instrucci6n.
Los cinco otros miembros minoritarios del Consejo Ejecutivo
nombrados por el Presidente de Estados Unidos fueron el Dr. Jos6 C.
Barbosa (Republicano), Rosendo Matienzo Cintr6n (Republicano),
Jos6 de Diego (Federal), Manuel Camufias (Federal), y Andres Crosas
(no partidista).
El cargo de gobernador y los cargos de todos los jefes de los de-
partamentos ejecutivos, que a la vez constituian la mayoria del Con-
sejo Ejecutivo, o cimara alta legislative, recayeron en norteameri-
canos.
Al gobierno de carncter auton6mico bajo la monarquia espahfola,
en el cual coadyuvaba con el gobernador general un gabinete com-
puesto de puertorriquefios a la cabeza de los departamentos ejecutivos,
se le suplant6 bajo la repiblica angloamericana por un gabinete de
gobierno compuesto totalmente por norteamericanos. Tanto el Gober-
nador Allen como lo mismo los jefes norteamericanos de los distintos
departamentos eran hombres distinguidos, reclutados de altos cargos
en el gobierno federal y en los Estados y hombres de preparaci6n aca-
dimica y de indiscutible alto calibre intellectual, pero los puertorrique-
fios tuvieron sobradas razones para ver y sentir que el gobierno de su
pais se ponia enteramente en manos de norteamericanos, advenedizos
y extrafios al pais. Se negaba a la Isla por los hechos, la capacidad y
el derecho para gobernarse por sus propios hijos.
Laley fundamental gubernativa no era modelo de liberalism;
era expresi6n de coloniaje flagrante. Se daba a los puertorriquefios un
gobierno similar al tipo infimo de las colonies de la Corona britinica.
Ello fu6 pronto resentido intimamente por el liderato puertorriquefio,
que habia obtenido un mis alto grado de reconocimiento por la mo-
narquia espafola, y que durante tres d6cadas anteriores clam6 y luch6
denodadamente por un sistema de gobierno propio.




HISTORIC DE LOS PARTIDOR POLITICOS PUERTORRIQUEROS


De moment quedaron frustradas las esperanzas alentadas por
la sonora proclama del General Miles dirigida al pueblo de Puerto
Rico en los primeros dias de la invasion norteamericana.


2
La confianza y anhelos del liderato puertorriquefio, en la relaci6n
de su pueblo con los Estados Unidos, tenian base en raices hondas que
tienen agarre en la historic de Estados Unidos, desde los tiempos
cuando los originales Estados de los Estados Unidos todavia eran co-
lonias britinicas. La mayor parte de esas colonies fueron fundadas
por hombres que amaban la libertad, quienes perseguidos por la into-
lerancia, por la tirania y por el absolutismo europeo del siglo XVII,
acudieron a America para levantar sus hogares y establecer comuni-
dades libres. Buscaban nuevos horizontes y asilos de libertad. Los fun-
dadores y moradores de aquellas colonies eran principalmente vista-
gos y descendientes que procedian de families de tronco anglosaj6n,
y traian en su sangre y en su espiritu las tradiciones del derecho an-
glosaj6n, que en sus fuentes desde siglos anteriores habian estableci-
do el principio de la responsabilidad de los reyes ante el pueblo, habian
establecido el parlamento, y habian proclamado las libertades basicas
del ciudadano y consagrado los derechos fundamentals del hombre
libre.
En la lucha de titanes de las potencias europeas de aquella 6poca,
en las empresas y guerras para la adquisici6n de dominios y para ex-
tender sus imperios coloniales, para lograr objetivos comerciales y
militares y para fines de predominio y hegemonia mundial, siempre
los moradores de dichas colonies britanicas en America del Norte
fueron fieles a la metr6poli e hicieron causa comdn con las armas bri-
tanicas, porque entendian que asi protegian los m6todos de vida y las
instituciones que ellos habian fundado en America, inspiradas en las
mencionadas tradiciones del derecho anglosaj6n. Desde entonces,
todavia en forma embrionaria lo que iba a ser la naci6n de Estados
Unidos, ya esas colonias britinicas eran defensoras de las libertades
del hombre y practicaban la democracia.
En aquellas colonies angloamericanas, desde antes de su inde-
pendencia, los colonos tenian su propio cuerpo de legislaci6n positive
y consuetudinaria, y tenian sus propios parlamentos compuestos y
presididos por sus propios hombres versados y eminentes, que prote-
gian a todos en sus basicostderechos y libertades individuals. En al-
gunas de esas colonies, como en Rhode Island y Connecticut, los colo-
nos tenian su propio gobernador elective.




BOLIVAR PAGAN


A pesar de todos esos derechos y disfrute de libertades indi-
viduales, brot6 la revoluci6n de las colonies norteamericanas contra
Inglaterra. Esa revoluci6n tuvo una causa mis honda que la protest
que se suele exponer en histories elementales, contra el pago de unos
peniques por impuestos sobre el t6, el timbre y otros, y mis honda
que la protest contra restricciones de leyes de navegaci6n trans-
atlintica y de dabotaje.
La causa de la revoluci6n de aquellas colonies fuI mIs honda. Fue
una lucha por elevados principios de soberania y libertad. La doctrine
de Tomis Jefferson, padre intellectual de la libertad y la democracia
de Estados Unidos, negaba todo derecho a Inglaterra sobre las colo-
nias, para mal o para bien. Jefferson sostenia que los ingleses que se
trasladaron a America para fundar las colonies Ilevaron consigo dere-
chos iguales que los sajones de Sajonia en la Europa continental que
habian anteriormente emigrado a Inglaterra para former luego la
naci6n inglesa. Sostenia Jefferson que, de la misma manera que
Sajonia no podia ejercer soberania sobre los sajones y sus descendien-
tes en Inglaterra, tampoco Inglaterra podia ejercer soberania sobre
los ingleses y sus descendientes en America. Concebia Jefferson que
las colonies norteamericanas podian ser parte de la naci6n inglesa,
como lo eran en su 6poca Escocia e Irlanda, como divisions political
con los mismos derechos que las demis parties de la naci6n, pero nunca
como colonies pertenecientes y sin soberania, subyugadas por Ingla-
terra. La conciencia de Jefferson repudiaba la idea de que un parla-
mento extrafio allende el oceano, que no era elegido por las colonies
norteamericanas, pudiera legislar, mal o bien, para America. Jefferson
repudiaba la idea de que la Corona britinica, o un ministerio ejecutivo
de Inglaterra, pudiera ejercer soberania sobre aquellas colonies y de-
signar gobernadores e imponer leyes y decretos, malos ni buenos, para
America.
El pensamiento liberal norteamericano, interpretando la doctrine
de Jefferson, tenia 16gicamente que sostener que el derecho a mante-
ner a otros pueblos subyugados como colonies, privados de su sobera-
nia natural, no solamente no lo tiene una naci6n madre y fundadora,
sino que menos lo tiene un naci6n de origen extrafio que no descu-
bri6, ni pobl6, ni civiliz6 a la colonia.

3

Tenia que ser intimamente chocante al pensamiento politico del
liderato puertorriquef~o que la nueva metr6poli angloamericana, al
dar por terminado el transitorio regimen military, proveyera una carta




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


gubernativa retr6grada como la Ley Orginica Foraker, que retenia en
manos norteamericanas el poder ejecutivo, destruia o menoscababa el
poder legislative con una mayoria de norteamericanos en la camara
alta o Consejo Ejecutivo, sin cuyo concurso quedaba anulada toda ini-
ciativa legislative insular, y reservaba expresamente al Congreso de
Washington el poder para anular toda la legislaci6n emanada de las
Camaras de Puerto Rico. Esa Carta Organica no hacia honor a las
mejores tradiciones y principios libertarios de Estados Unidos.
En el aspect del future status politico de Puerto Rico, en la na-
tural ambici6n de los puertorriquefios por una formula de libertad y
justicia, ni la Ley Organica ni declaraciones de hombres de poder e
influencia en las esferas del gobierno de Washington, expresaban
promesas o gratas esperanzas para los puertorriquefios.
Estados Unidos comenzaba su aventura por nuevos territories
mis alli de las fronteras continentales. Aisladas voces liberals que se
alzaban en aquella 4poca en Estados Unidos contra prop6sitos de im-
perialismo colonial y sujeci6n de pueblos extrafios, fueron ahogadas
por la poderosa corriente prevaleciente que clamaba por la extension
de la esfera de la pujante naci6n, en el destino manifiesto de extender
las alas del Aguila americana hacia lejanos confines, en lo que se con-
sideraba como area vital para afirmar la seguridad y el poderio
mundial de Estados Unidos.
La forma de gobierno provista en la Ley Foraker, sin embargo,
no era inferior a la que el gobierno de Estados Unidos di6 de inmedia-
to perentoriamente a los distintos territories adquiridos despues de
formarse la naci6n con la federaci6n de las trece colonies originales
(con la excepci6n de Tejas que era una repfiblica independiente cuando
se incorpor6 a la Uni6n, y pas6 enseguida a ser un nuevo Estado), en
el crecimiento gradual de los Estados Unidos a travis del continent,
de oceano a oceano y desde los Grandes Lagos a la frontera y al Golfo
de M6jico. A todos los territories recien adquiridos se les di6 una f6r-
mula de gobierno que no era democritica superior a la establecida por
la Ley Foraker en Puerto Rico.
Pero para aquellos territories norteamericanos se dispuso, en
letra clara y terminante, que en su dia, cuando llenaran ciertos requi-
sites minimos especialmente de aumento de poblaci6n, serian sus
habitantes inmediatamente equiparados en derechos civiles y constitu-
cionales a los ciudadanos de la Naci6n, y los territories se incorpora-
rian y vendrian a former Estados iguales a los demis.
En el caso de Puerto Rico, como se ha dicho, no se hizo a sus
habitantes ciudadanos de la Naci6n, ni se les extendi6 todas las ga-
rantias de la Constituci6n de Estados Unidos. Nada se dispuso para el
future, ni se express promesa alguna de ciudadania, ni de future
71





BOLIVAR PAGAN


forma de gobierno. La aventura de Estados Unidos resultaba pura-
Smente colonial e imperialista. Al pueblo de Puerto Rico se sometia a
una condici6n de tutelaje sin plazo para su fin.
Se confrontaban los partidos politicos del pais ante el dilema, de
Puerto Rico resignarse a la condici6n de mera colonia norteamericana,
sin siquiera la cldmide international de la ciudadania americana, o
proseguir la lucha civica tesonera por los derechos y libertades del
pais. El historiador, en justicia al liderato politico puertorriquefio,
debe acotar que, como se vera mis adelante, aunque en tenaz y agria
lucha en actitudes distintas, los partidos politicos de la isla honrosa-
mente escogieron los caminos del derecho, la libertad y la dignidad
del pueblo puertorriquefio.

4
Organizado y en march el gobierno civil, se designaron en su
mayor parte para los cargos subalternos del gobierno, en las oficinas
de los departamentos y en los tribunales de justicia, a natives puerto-
rriquefios.
La pugna partidista era inevitable. La prensa y el liderato del
Partido Federal, aunque aceptaban como fait accompli la anexi6n y
expresaban aspiraciones hacia la formula de Territorio primero y
luego la Estadidad para Puerto Rico, combatian abiertamente el
status bajo la Ley Foraker. El Partido Republicano, aceptando igual-
mente la anexi6n, defendia su plataforma political propulsora del Te-
rritorio primero y luego la Estadidad, y favorecia activamente la mis
ripida americanizaci6n del pais, y suavizaba el pedal con respect al
sistema establecido por la Ley Foraker.
Es interesante observer que al dividirse la familiar political puer-
torriquefia en la asamblea autonomista que acord6 el pacto con el
Partido Liberal de Sagasta, el grupo acaudillado por Luis Mufioz
Rivera favorecia la fusion del partido insular con el Partido Liberal
espafiol, tendiendo a la identificaci6n de Puerto Rico con la nacionali-
dad espafiola. El grupo acaudillado por el Dr. Jose C. Barbosa favore-
cia la autonomia puertorriquefia sin fusi6n o identificaci6n. Aspiraba
el partido del Dr. Jose C. Barbosa a la autonomia puertorriquefia
regional, sin confundirse con los partidos que se turnaban en el poder
en Espafia. Luego en 1900, bajo la soberania de Estados Unidos, el
partido presidido por Mufioz Rivera, a pesar de la letra de su progra-
ma politico, daba 6nfasis al regionalismo puertorriquefio, mientras el
partido dirigido por Barbosa favorecia la asimilaci6n con la nueva
metr6poli. Pronto mas tarde, este partido se afili6 al Partido
Republican Nacional de Estados Unidos.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


5

Temprano en 1900 comenzaron los preparativos para las elecciones
de noviembre de este afio, para elegir a los miembros de la Camara
de los Delegados creada en la Ley Foraker. El Gobernador Allen en-
carg6 al Secretario Hunt la organizaci6n de la maquinaria official elec-
toral. El Consejo Ejecutivo nombr6 de su seno una comisi6n electoral
y se design un superintendent norteamericano de elecciones, y se
dispuso la organizaci6n de los colegios de votaci6n y juntas electorales,
con representaci6n del Partido Federal y del Partido Republicano.
Prevalecia a travis de toda la Isla gran excitaci6n political. Repu-
blicanos y Federales se combatian con fervor y hasta con safia. Los
ayuntamientos que controlaba cada uno de estos partidos, de acuerdo
con el resultado de las precedentes elecciones de los cien dias, eran el
foco y baluarte de cada partido. CAlidos discursos electorales defen-
diendo la americanizaci6n los Republicanos, y el regionalismo los
Federales, resonaban en toda la isla. Vivas y mueras de Munocitas y
Barhosistas resonaban en el ambiente.
El Partido Obrero Socialista, por el trato recibido privandosele
de representaci6n electoral para las elecciones de los cien dias, lo
mismo que para las elecciones a celebrarse en noviembre de 1900, y
por la deficiente organizaci6n que tenia para la just comicial, no
tomaba realmente parte en la lucha political de partidos. Santiago
Iglesias y el liderato de este partido daba todo 6nfasis a la organiza-
ci6n y luchas obreras, y en este campo se agitaba activamente en la
Federaci6n Libre de los Trabajadores, frente a intolerancias political
e incomprensi6n y resistencia de los patrons. En San Juan, cuyo
ayuntamiento era controlado por los Republicanos y donde residian
los principles lideres obreros, que no comulgaban con el Partido Re-
publicano, las intolerancias fueron extremes. El Partido Obrero Socia-
lista prActicamente no era contendiente politico para las elecciones de
1900. No estaba todavia madura la conciencia obrera para luchas de
caricter politico partidista.

6

Alineadas las fuerzas political del Partido Republicano y del
Partido Federal para la just comicial, era necesario dividir la Isla en
siete distritos electorales, cada uno de los cuales elegiria cinco de los
treinta y cinco miembros de la CAmara de Delegados provista en la
Ley Organica. Para hacer tal division, el Consejo Ejecutivo design a




BOLIVAR PAGAN


los cinco miembros puertorriquefios, que resultaban ser los dos Fede-
rales, los dos Republicanos, y un quinto miembro supuestamente no
partidista, Andres G. Crosas. Los restantes miembros norteamericanos,
anunciaron de antemano que votarian a favor del plan para la divi-
si6n electoral que acordara la mayoria de la comisi6n designada.
Despubs de largas y acaloradas discusiones, se adopt un plan que
present Andres G. Crosas, preparado tras bastidores por Manuel F.
Rossy. Con este plan los puertorriquefios comenzaron a adoptar pric-
ticas norteamericanas; surgi6 el gerrymanderism, o sea la formaci6n
irregular y arbitraria de distritos electorales incluyendo determinadas
localidades o regions que caen fuera de regulars limits geogrificos,
a fin de tender a que haya mayorias para determinado partido en el
distrito. Esto se hizo especialmente en el distrito de Aguadilla, que
desde la Punta de Borinquen en la costa noroeste lleg6 irregular-
mente hasta las montafias de Adjuntas en el centro de la Isla, para
incluir a ciertos municipios que en su conjunto podrian asegurar la
victoria del Partido Republicano. Este plan fue aprobado por la ma-
yoria de la comisi6n, contra el voto de los miembros Federales. Traido
el asunto a votaci6n final ante el Consejo Ejecutivo en pleno, fu6
aprobado tambien. Jose de Diego, Federal, formula fuerte protest
ante el Consejo Ejecutivo al aprobarse el plan, y anunci6 que se reti-
raria como miembro del Consejo. Le secund6, retirindose tambi6n, el
otro miembro Federal, Manuel Camufias. Bajo este mismo plan de
division electoral, como se vera mas adelante, el Partido Unionista,
sucesor del Partido Federal, cop6 varias veces todos los distritos. A
los pocos uias de dicha protest ante el Consejo Ejecutivo, y autori-
zado por acuerdo de la direcci6n del Partido Federal, Jose de Diego
y Manuel Camufias enviaron sus renuncias al Presidente de Estados
Unidos, que fueron aceptadas. En su lugar, el Presidente de Estados
Unidos nombr6 enseguida para cubrir las vacantes a dos Republica-
nos, Jose G6mez Brioso y Jose Guzmdn Benitez. Quedaba el Partido
Federal fuera del Consejo Ejecutivo, y ya en abierta oposici6n al Go-
bierno.


7
Debemos consignar dos sucesos, que son trazos del cuadro que
refleja las pasiones personalistas de la 6poca. El 13 de septiembre de
1900 el peri6dico de Mufioz Rivera, Diario de Puerto Rico, public un
articulo en lenguaje duro contra el alcalde Republicano de San Juan,
titulado "La inquisici6n en San Juan, Manuel Egozque, inquisidor".
Al dia siguiente de publicado ese articulo, las llamadas turbas




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


asaltaron el local en San Juan donde se editaba el Diario de Puerto
Rico, y destruyeron sus talleres, enseres y miquinas.
Al siguiente dia, se asalt6 tambien el hogar de Luis Muiioz Rivera,
en la calle Fortaleza de San Juan. Se process a Luis Mufioz Rivera y
a sus correligionarios Tulio Larrinaga, Manuel Aldea Nazario, Manuel
Palacios Salazar, Jose Labrador Vifials, Octavio Garcia Salgado,
Antonio Moreno Calder6n y otros, acusados de agresi6n a mano ar-
mada. El juicio fue sefialado para diciembre 4, o sea para despubs de
las elecciones de ese afio. Las vistas del juicio fueron sensacionales,
y el process mantuvo en aguda tension a la Isla. Mufioz Rivera y sus
amigos fueron absueltos por el tribunal, presidido por Juan Ram6n
Ramos, uno de los fundadores del Partido Republicano.


8

Ante las elecciones a celebrarse el 6 de noviembre de 1900, en
octubre 1 se celebraron las asambleas del Partido Republicano y del
Partido Federal. Los Republicanos se reunieron en San Juan presi-
didos por el Dr. Jos6 C. Barbosa, y los Federales se reunieron en Ca-
guas presididos por Luis Mufioz Rivera.
En los discursos y acuerdos de la asamblea del Partido Republi-
cano, se apoy6 a la administraci6n norteamericana en la isla. En la
asamblea del Partido Federal se combati6 a la administraci6n y se le
imput6 parcialidad a favor de los Republicanos.
En esa asamblea del Partido Federal se aprob6 uninimemente
una resoluci6n de simpatia y endoso a William J. Bryan, entonces
candidate del Partido Dem6crata norteamericano a la presidencia de
Estados Unidos. Se aprob6 unAnimente otra resoluci6n para cambiar
oportunamente el nombre del Partido Federal, por el nombre del Par-
tido Dem6crata. Se propuso, ademds, por Herminio Diaz Navarro, la
disoluci6n del Partido Federal, que fue combatida por Mufioz Rivera
y otros, y fue derrotada por 138 votos contra 15.
Se aproximaban las elecpiones, dentro de un ambiente de excita-
ci6n general, y de redoblada tirantez de los Federales en oposici6n al
Gobierno.
Sin nueva legislaci6n electoral, se aplicaron las reglas del Gobier-
no Military para determinar las condiciones o requisitos de los votan-
tes. Podrian votar solamente los varones, mayores de 21 afios de edad,
que supieran leer y escribir o que pagaran contribuciones al Gobier-
no. Bajo estas condiciones, se inscribieron 123,140 electores en toda
la isla.
Dentro de la situaci6n'politica descrita, y alegando que preva-





BOLIVAR PAGAN


lecia parcialidad del Gobierno a favor de los Republicanos y no habria
garantias en las mesas electorales ni en los escrutinios, y que habia
amenazas de violencias protegidas por el gobierno, el Partido Federal,
en septiembre 1, adopt el acuerdo de no acudir a los comicios, deci-
di6ndose por el retraimiento electoral. El 4 de noviembre, Luis Muiioz
Rivera comunic6 oficialmente al Consejo Ejecutivo el acuerdo, dos
dias antes de las elecciones, cuando ya estaban listas para los colegios
las candidaturas de ambos partidos impresas en las papeletas de vo-
taci6n. El Partido Federal prActicamente en masa respondi6 acatando
el acuerdo de retraimiento.
Se celebraron las elecciones en noviembre 6, 1900. El resultado
fue 58,367 votos Republicanos, 148 votos Federales. Segfn las cifras
de las listas de votantes inscritos, no votaron 64,625 electores.
Result electo el candidate Republicano a Comisionado a los Es-
tados Unidos, Federico Degetau. Tambi6n resultaron electos los 35
candidates del Partido Republicano a la Camara de Delegados, o sea
la totalidad de la Cimara.
Los treinta y cinco miembros Republicanos electos a la Camara
fueron los siguientes: por el distrito de San Juan, Manuel F. Rossy,
Luis Sinchez Morales, Manuel Egozcue, Gabriel Ferrer Hernandez, y
Santiago Veve Calzada; por Arecibo, Luis Amadeo, Fl6ix Santoni,
Cayetano Coll y Toste, Angel Mattey, y Manuel Zeno Gandia; por
Ponce, Francisco Parra Cap6, Pedro Juan Besosa, Ulpiano R. Colom,
Pedro Juan Rosaly, y Pedro Arroyo; por Aguadilla, Luis A. Torregrosa,
Manuel V. Domenech, Aurelio M6ndez Martinez, Francisco Mejias, y
Pedro S. Vivoni; por Mayagiiez; Francisco Mariano Quifiones, Pas-
casio Fajardo, Frederick Cornwell, Ignacio Sein, y Roberto H. Todd;
por Guayama, Manuel Rodriguez Serra, Jose Tous Soto, Carlos
Blondet, Pedro Maria Descartes, y Tomis Carri6n Maduro; y por
Humacao, Leandro Aponte, Jos6 Antonio Veve, Antonio Zechini,
Eduardo Lugo Vifia, y Felipe Serrano. Manuel F. Rossy fu6 designado
primer president de la Camara.

9

El 3 de diciembre de 1900, inaugur6 sus sesiones esa primera Ca-
mara de Delegados. Al dia siguiente compareci6 el Gobernador Allen
a leer su primer mensaje legislative ante solemne sesi6n conjunta de
ambas Cimaras, y ante una gran multitud, que era tambi6n entre-
tenida por una banda naval de miisica de un acorazado norteameri-
cano y otra banda musical local.
Comenz6 a funcionar la Asamblea Legislativa, compuesta por el
Consejo Ejecutivo y la Cimara de Delegados.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


El primer proyecto aprobado, que se convirti6 en ley, fue uno es-
tableciendo por primera vez en Puerto Rico el juicio por jurado. Entre
los otros proyectos aprobados, que se convirtieron en ley, figuran los
siguientes: para comprar terrenos para una estaci6n experimental
agricola; para establecer un asilo de ciegos indigentes; para compilar
y publicar los c6digos; proveyendo que el ingles y el castellano sean
los idiomas oficiales de Puerto Rico; para prohibir la explotaci6n de
nifios menores; para crear becas de j6venes puertorriquefios para es-
tudiar en Estados Unidos; estableciendo el sistema de instrucci6n
piblica en Puerto Rico; proveyendo para el establecimiento de escue-
las industriales; la ley electoral; ley autorizando los injunctions; ley
para asegurar la efectividad de las sentencias; para proteger las orga-
nizaciones obreras; ley municipal; ley estableciendo la Policia Insular;
ley definiendo los derechos del pueblo, patrocinada por Jos6 C. Bar-
bosa, asegurando la libertad religiosa, la seguridad del domicilio con-
tra registros arbitrarios, la libertad de palabra y de prensa, y el de-
recho de reunion; estableciendo los procedimientos de quo warrant;
estableciendo el sello official y escudo de armas de Puerto Rico; esta-
bleciendo el C6digo Politico, incluyendo el sistema contributivo insular;
el C6digo Civil, el C6digo Penal, y el C6digo de Enjuiciamiento Civil.

10

En mayo de 1901, el Gobernador Allen informaba oficialmente al
President de Estados Unidos, con las siguientes significativas decla-
raciones:
-El Partido Federal alega ser el legitimo sucesor del viejo Par-
tido Liberal; pero los Republicanos alegan que constituyen un parti-
do enteramente nuevo, basado en nuevas condiciones, siguiendo
lines de pensamiento modern, abogando por cuestiones vitales. Sin
embargo, un examen cuidadoso de ambas plataformas, aunque de-
muestra una diferencia en fraseologia, revela muchos puntos de gran
semejanza, entire 6stos pueden notarse los siguientes: ambos declaran
su lealtad incondicional a los Estados Unidos de America; y ambos
desean un gobierno Territorial en el future inmediato, y eventualmen-
te la Estadidad en la Uni6n Americana; ambos favorecen el sufragio
universal, escuelas libres, moneda americana, y comercio libre con los
Estados Unidos, y ambos admiran y elogian el sistema judicial ame-
ricano. En todos estos puntos no hay gran diferencia entire ellos,
segin se expresan en sus programs. Los Federales, sin embargo,
abogan por la autonomia municipal, la concesi6n de amplias faculta-
des a los ayuntamientos o consejos municipales, de los cuales hay 66,




BOLIVAR PAGAN


con una jurisdicci6n territorial promedio de 56 millas cuadradas cada
uno; tambi6n favorecen la incorporaci6n de bancos; y,-alegando que
son sus defensores, apelan a las classes trabajadoras.
SLos Republicanos se proclaman como los defensores de la liber-
tad de palabra y de prensa; estin opuestos a la inmigraci6n de obre-
ros extranjeros, y defienden el sistema americano de tributaci6n, y
la ensefianza del idioma ingl6s en las escuelas pdblicas.
4En los puntos en que estan en desacuerdo, ninguno de estos par-
tidos denuncia o combat la posici6n del otro; el program de cada
partido no sefiala esos puntos. Aunque ellos mencionan con orgullo
ciertas medidas que favorecen, no se alarman por las medidas que
favorecen los contrarios. Durante el regimen military, un official dijo
que la cuesti6n principal entire ellos, parecia que unos estaban en el
Gobierno y los otros estaban fuera del Gobierno. Sin embargo, no pue-
de negarse el hecho de que mientras el Partido Republicano acepta
de buena fe la dominaci6n americana de la isla, y le da su apoyo cor-
dial a la Administraci6n, lo mismo francamente no puede decirse de
sus adversaries politicos.
*No obstante la falta de diferencias claras entire los partidos, la
acritud en el espiritu de partido se manifiesta en forma inusitada en
el continent. Es cosa corriente que los pueblos esten divididos en
bandos hostiles, y que los miembros de un partido no tengan trato
alguno con los miembros del otro. Y la violencia del lenguaje en algu-
nos de los peri6dicos ocasionaria en algunos Estados de la Uni6n
escenas de derramamientos de sangre y crearian feudos por toda la
vida. Sin embargo, han sido verdaderamente raros los actos de vio-
lencia ocasionados por diferencias political. La excitaci6n general-
mente se queda en las palabras. Aunque ocasionalmente han ocurrido
encuentros personales y uno o dos motines promovidos principalmen-
te por causes political., 19
El Partido Federal, fuera enteramente del Gobierno, sin repre-
sentaci6n en el Consejo Ejecutivo, ni en la Cdmara de Delegados, ni
en las jefaturas de los departamentos ejecutivos, recrudeci6 la cam-
pafia de oposici6n contra los Republicanos y contra todo el Gobierno.
Especialmente los ataques de la prensa Federal se dirigian contra el
sistema de gobierno establecido por la Ley Orginica Foraker.
La prensa de ambos partidos Federal y Republicano, excitaba al
pais con t6picos de animosidades personales. La prensa Federal acen-
tuaba la nota regionalista y de sus aspiraciones de gobierno propio
para los puertorriquefos. Hacia cundir en sus huestes fuertes resen-
timientos antiamericanos. Los Republicanos, en el Gobierno aunque
sin poder efectivo, cooperaban con las autoridades norteamericanas,
propulsaban la ripida americanizaci6n del pais, y reafirmaban su fe




BOLIVAR PAGAN


en las instituciones y metodos norteamericanos de vida. Se reafirma-
ban a la vez en su demand para que Puerto Rico fuera cuanto antes
un Territorio incorporado de los Estados Unidos, con la invariable me-
ta de la Estadidad en la Uni6n Federal.
Mientras tanto, cierto malestar inquietaba a los Federales. Al-
gunos sotto vocce culpaban al jefe Federal de la actitud hostile del
Gobierno hacia el Partido Federal. A mediados de 1901, parti6 Mufioz
Rivera del pais, y permaneci6 durante algdn tiempo en voluntario
exilio en Estados Unidos. Fund6 en Nueva York el peri6dico The
Puerto Rico Herald, editado en ingles y castellano, su tribune de corn-
bate y portavoz del sentimiento del Partido Federal. En julio 13 de
1901 public Mufioz Rivera el siguiente articulo en The Puerto Rico
Herald, que habla por si mismo, sobre la situaci6n:
SNueva Politica
-El Partido Federal, benevolo antes con los gobernadores de la
colonia, entr6 franca y resueltamente en la oposici6n el dia en que el
Consejo Ejecutivo, violando la Ley Foraker, dividi6 el territorio de
Puerto Rico, sin tender a la igualdad en el n6mero de habitantes ni
a la contiguidad geogrifica de los distritos. El proceder del Consejo
no podia ser mis arbitrario, mis torpe ni mis ofensivo. Se echaba en
pro de nuestros adversaries todo el peso de la influencia official y se
desafiaba a nuestros amigos, demostrindoles que no era licito espe-
rar un asomo de justicia. El gobernador Allen, puso su firma al exa-
brupto del Consejo.
-La Prensa abri6 entonces una campafia de legitima protest. Y
ya se sabe lo que vino despues. Se inscribi6 en las listas a los menai-
cantes Republicanos y se rechaz6 a los propietarios Federales; se die-
ron 6rdenes reservadas nosotros poseemos un ejemplar impreso
de estas 6rdenes a la policia insular; se extremaron las parciali-
dades, y el Comitk Ejecutivo, sin escuchar la voz de su president, que
deseaba la lucha en los comicios, acord6 el retraimiento inmediato y
absolute. El senior Mufioz Rivera cumpli6 el acueido, someti6ndose,
como siempre, a los deberes que impone la discipline.
-La Cimara se reuni6 al fin. Y aprob6 de tal suerte su ineptitud
ridicule, baj6 hasta tal punto en el concept de los hombres capaces
de juzgar sus actos, provoc6 tales repugnancias entire los elements
sanos de la isla, que nadie dud6 de la caida de aquel organismo, in-
compatible con la seriedad de un buen gobierno. Lleg6 a decirse en los
circulos de San Juan, que el gobernador Allen, aburrido de unos legis-
ladores tan in6tiles, desaprobaria sus leyes y se inclinaria de nuestra
parte hasta quedar junto a nosotros en una situaci6n de mutuas con-
sideraciones y de reciprocos servicios.
%Que hizo entonces la jefatura Federal? Celebr6 un banquet en




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


Caguas, despleg6 las fuerzas del partido en un viaje al oriented y al
norte, di6 una norma de templanza a los peri6dicos adictos y la pluma
del jefe que debia a mister Allen la destrucci6n del Diario, y el
desastre de sus intereses -- traz6 una series de articulos en que se
elogiaba la serenidad y la prudencia del gobernador, facilitindole
medios morales de recorrer la mitad del camino, para que, recorriendo
nosotros la otra mitad, coincidieramos en un termino medio compati-
ble con la dignidad de unos y otros.
"Nosotros no creiamos en las aproximaciones de que se hacian
lenguas los augures de intra y extramuros. Nosotros alimentibamos
un hondo y desolado pesimismo. Pero consideramos indispensable
actuar en el sentido de una tolerancia sin mas limits que el decoro
colectivo y la delicadeza personal. Y olvidamos el odio que nos per-
seguia, la desconfianza que nos rodeaba, la impunidad con que se
alent6 a las turbas, el impulse que se di6 al brigandaje politico en las
calls de San Juan y Ponce.
-"Sirvi6 de algo nuestra patri6tica conduct? Sirvi6, si, de burla y
scenario en la hosca Fortaleza. Mr. Allen suscribi6 la ley que priva a
los municipios de sus policies, la que reduce los alcaldes a la nada, la
que usurpa a los ayuntamientos el reparto y el cobro de sus tributes,
la que crea un jurado para ponerlo en manos de los seides politicos.
Mr. Allen fu6 mis lejos: destituy6 a los jueces Federales, design
jueces Republicanos, sustituyendoles, nombr6 alcaldes y consejales re-
pulsivos a la mayoria de los pueblos, se convirti6 en un tiranuelo como
Rosas, como Francia, o como Veintemilla.
"Esa es la verdad. Y desafiamos a cualquier caballero que se
atreva a negarla. En Puerto Rico, desde hace un afio, s6lo existi6 el
poder en manos americanas para la venganza personal contra Mufioz
Rivera y para la venganza political contra el partido Federal. A esta
triste misi6n lleg6 a reducirse Mr. Allen. zSe produjo una crisis muy
ruda? Nosotros s6lo sabemos que, colocados en la ciispide, donde azo-
taban los vientos y se desataban los rayos, supimos soportar con ente-
reza los peligros y despreciar con altivez a los tiranos.
"A mantener el combat vinimos a Nueva York. Y cuando nos
disponiamos a abrir el fuego contra los escindolos de Puerto Rico, el
Comit6 directive se reune en pleno y acuerda una political, tranquila,
plhcida, si violencias estruendosas. Esti bien. Una vez mis nos incli-
namos d6ciles ante la voluntad del partido. jEs que se opina que, ya
lejos Mufioz Rivera, ha de cambiar de rumbo el gobernador? iEs que
se quiere intentar otra prueba todavia? Higase, y que result un
6xito fecundo en beneficio para la patria. Pero si el rumbo no varia,
si el exito no result, si la justicia persiste, aqui estari The Puerto
Rico Herald, esperando la orden para marchar a la vanguardia, con




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


sus parques repletos de municiones, es decir, con su carter colmada
de datos y de histories en que palpitan desnudos los errors y las tor-
pezas, cuando no las maldades y las insanias de estos tiempos infelices.
*Rendimos al partido y al Comitk el mis costoso de nuestros ho-
menajes: el del silencio. No queremos impedir el desarrollo de esa po-
litica en que nuestros amigos mis cars confian. Adelante. El Gobier-
no es quien decide.,
En el mismo dia, julio 13, 1901, se public en The Puerto Rico
Herald, una carta de.Mufioz Rivera dirigida al Presidente McKinley,
que tambien habla por si misma, sobre la actitud del Partido Federal
y de su jefe, que decia asi:
Sefior: Un ciudadano que ejerci6 en su pais, como vos en el
vuestro, las mas altas funciones ejecutivas, se propone deciros res-
petuosamente, pero con toda sinceridad, lo que de seguro no podria
descubrir entire la urdimbre de los informes oficiales, que os presen-
tan a Puerto Rico satisfecho de su situaci6n, mis pr6spero que nunca
y mis que nunca libre y feliz en el seno de la naci6n americana. Asi
lo quereis sin duda. Pero son unos vuestra voluntad y vuestros prop6-
sitos y son otras, en absolute distintas, las realidades que agobian y
averguenzan a los puertorriquefios amantes de su patria. ZEn que es-
triba ese inegable predominio de las ideas malsanas sobre vuestras
ideas, grandes y generosas? iQuizA en que el aparato legislative que
el Capitolio pone a vuestro alcance result destructor de las energies
insulares? ,Acaso en que las personas encargadas de aplicar una poli-
tica inteligente no estin a la altura de su encargo? jTal vez que el
pueblo carece de aptitudes para continuar actuando con personalidad
propia en los empefios de su vida interior?
'La Ley Foraker, senior Presidente, buena en lo econ6mico, no
debi6 nunca salir del Capitolio de Washington; es una ley indigna de
los Estados Unidos que la imponen y de Puerto Rico que la soporta.
No existe en ella ni la mas leve sombra de un pensamiento democri-
tico. Se os faculta para nombrar al gobernador y para rodearle del
Consejo a vuestro arbitrio. Y el gobernador y el Consejo eligen a los
demis funcionarios, sin que se permit a la CAmara de Representan-
tes fijar la cuantia de los sueldos ni la importancia de los servicios.
-En los dias del que llamaron muchos en Am6rica despotismo
espafiol, Puerto Rico. mandaba sus diputados a las Cortes de Madrid,
votaba sus leyes, era una provincia de Espafia igual a las provincias
europeas por la constituci6n, quelas amparaba, nivelAndolas en el de-
recho y afn otorgando a la isla del Atlintico la autonomia que rehusaba
a las tierras del continent. Existia tambien un Consejo; pero ique
diferencia del Consejo de entonces, de origen popular y de caricter
parlamentario, al Consejo de ahora, de origen oficinesco y de caricter




BOLIVAR PAGAN


burocritico!
-El que os describe, tuvo el honor de presidir aquel cuerpo, que go-
bern6 sin restricci6n y sin reserve. Y puede afirmar que ni una sola
vez encontraron los ministros, enfrente de sus actos, el veto de Espa-
fia. Eramos nosotros responsables de nuestros decretos y los dictiba-
mos con exquisite prudencia; mis asimismo con independencia no dis-
cutida ni mermada por la metr6poli. En una palabra, el self-govern-
ment se desenvolvia sin obstAculos y empezaba Puerto Rico a sentir-
se duefio de su present y de su porvenir.
"Al desaparecer, demolido por vuestras escuadras, el edificio his-
t6rico que tenia en su cipula, como filtimo bloque, las colonies ya
emancipadas y aut6nomas, todas las esperanzas se volvieron a otro
edificio; al que iba a erigirse sobre la amplisima base de una demo-
cracia que es el asombro del mundo. Hasta los mis pesimistas confia-
ron que la nueva nacionalidad en ningfin caso, por ningfin pretexto,
mermaria las libertades otorgadas por la antigua. iAh, senior! No s6lo
las mermas, sino que las aniquila y las destruye. En Puerto Rico el
sufragio de los pueblos es una farsa. La orden del gobernador
finica que rige para hacer las elecciones, crea una junta de ins-
cripci6n en San Juan y diversas juntas subordinadas en la isla. Unas
y otras reciben del propio gobernador su nombramiento. Y poseen la
potestad de inscribir o no inscribir a los electores, a su capricho y sin
responsabilidades ulteriores.
'Por eso, al elegirse la Cimara, fue a las urnas un solo partido,
aquel que lisonjeaba al Gobierno, secundando sus planes, inclin~ndose
enfrente de sus injusticias y aceptando en desdoroso silencio, o con
incomprensible aplauso, la muerte de la patria. Y por eso la Camara, en
que existe un solo matiz de opinion pfiblica, no represent las ideas ni
los intereses del pais, sino los intereses y las ideas del Gobierno, que
las impuso y las sostiene por la fuerza. Los que en Puerto Rico poseen
la propiedad y la intelectualidad, permanecen proscritos de la admi-
nistraci6n, sin duda por el enorme crime de querer para su isla las
libertades americanas bajo la bandera americana.
-De Puerto Rico estan ausente esas libertades. Los municipios no
pueden designer los profesores de sus escuelas, porque en la designa-
ci6n intervene el Comisionado de la Ensefianza; ni los medicos de su
distrito, porque ha de consultarse al Comisionado de Sanidad; ni los
vigilantes de sus barrios, porque el gobernador escoge a todos los in-
dividuos de la Insular Police, y no se consiente a los pueblos toner po-
licia propia; ni pueden repartir ni recaudar sus contribuciones, por
que de esta funci6n se encarga en absolute el tesorero de la isla; de
modo que en Puerto Rico no hay municipios, y hasta las vacantes dq
alcaldes y concejales han de ser cubiertas por el gobernador.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


-La organizaci6n judicial, desde los jueces de la Corte Suprema,
hasta los jueces de las Cortes de Policia, reconoce tambi6n el mismo
origen. Y se ha hecho exclusivamente a beneficio de un solo partido,
de tal suerte que los tribunales no son la garantia mis alta de aquella
sociedad, sino el d6cil instrument de las pasiones political. Ha poco
tiempo, en el mes de abril, se destituy6 a todos los jueces de proce-
dencia no Republicana. Entre ellos figuraban jurisconsultos de gran
renombre y de historic sin mancha. Se les sustituy6 con j6venes recien
salidos de las Universidades, entregindose asi la jdsticia a la inepti-
tud y a la inexperiencia.
"Tirania semejante s6lo se conoce en las estepas rusas, en los do-
minios de la Puerta Otomana o entire los bdrbaros mandarines del Ce-
leste Imperio. Y creedlo, senior Presidente, The Puerto Rico Herald no
se public para hacer campafia contra la administraci6n de la que sois
jefe soberano; se public para que sepais vos y para que sepa el pue-
blo de los Estados Unidos la verdad de lo que ocurre en una colonia que
desespera y sufre el ver que, mientras en su territorio se muere de
hambre bajo el despotismo, los informes oficiales la presentan feliz
y la declaran content, de su ruina y de su servidumbre.
,En las piginas de este peri6dico irWis viendo, si os dignais leerlas,
los abusos de que somos victims lo puertorriquefios. No se limitard
nuestra labor a unas cuantas censuras; unird las pruebas a las afirma-
ciones y pondri ante vuestros ojos, hechos que desconoc6is, pues si los
conocierais no los consentiriais, ya que en vuestras manos esti el ho-
nor national, comprometido por los que, en nombre de la libertad, su-
mergen a los dominios americanos de ultramar, en la esclavitud mis
injusta y degradante.
-Acaba de establecerse el libre cambio, es cierto, segfin lo man-
daba la Ley Foraker. Y porque mandaba esto, y porque resolvia dis-
tintos problems atafiederos al desarrollo material de Puerto Rico,
dije antes que la ley es buena en lo econ6mico; pero en lo politico, se-
ior Presidente, es una red dentro de la cual se nos encierra sin mise-
ricordia, privindonos de todo derecho y obligindonos a pensar que se
quiere reducirnos a la triste condici6n de siervos romanos, adscritos al
terrufio, impotentes para cualquier iniciativa y condenados a una in-
ferioridad injuriosa, frente a la cual se alzard siempre la protest de
los hombres libres.
"Y hay algo mis triste. La seguridad de las personas desaparece.
La policia, en vez de ser una instituci6n protectora, es una instituci6n
amenazAdora, que Ileva en sus abusos la alarma a las families. Antes
del afio 98, los habitantes iban desarmados. Ahora han menester
armarse, no ya para el trdnsito de los caminos rurales, sino para el de
los recintos urbanos. Y ahora precisamente se registra en las calls a




BOLIVAR PAGAN


los caballeros m"s dignos, obligindoles a pasar por la verguenza de
que un polizonte les detenga y humille en piblico. Tal proceder se
emplea, sin una sola excepci6n, contra los Federales, y podria creerse
que se desea desarmar a una parte del pueblo, en tanto que la otra
ostenta sus rev6lveres y sus cuchillo, destruye las imprentas de los
peri6dicos adversaries y forma, con gran notoriedad, una banda que
se titula el partido de las turbas, y que funciona en San Juan, sin que
a las autoridades sorprendan ni su nombre ni sus fines. Fijios, senior
President, en que jambs se alter el orden en tiempos de Espafia, y
considered que en estos tiempos se altera a cada paso, produci6ndose
motines y tumultos en que actia siempre la Insular Police, es decir,
la fuerza, de la que el gobernador dispone a su antojo. En mis de una
ocasi6n ha corrido sangre en esas asonadas, sangre inocente que .no
debi6 derramarse nunca, y que esti caldeando los espiritus con el
fuego de una indignaci6n a duras penas reprimida.
*No es culpable el pueblo de Puerto Rico; 61 tuvo municipios lib-
rrimos, como los americanos, y supo administrar su fortune; el tuvo
sufragio universal, como el americano, y supo votar con tranquilidad
perfect; 6l tuvo una cimara y un gabinete auton6micos, y supo em-
plearlos para el bien; 61 demostr6 durante medio siglo su pasividad,
rayana en la mansedumbre. Y es en verdad extrafio que estas virtudes
se pierdan y se disipen cuando debian acentuarse y robustecerse en el
contact de las instituciones de una gran repiblica.
*Recibid, senior Presidente, el testimonio de mi profunda conside-
raci6n.
Luis Mufioz Rivera
Ex-Presidente del Gobierno Auton6mico
de Puerto Rico.

11
En Puerto Rico se mantenia viva la lucha de partidog. El Dr. Jose
C. Barbosa y Manuel F. Rossy, principalmente, desde el peri6dico
diario El Pais, de San Juan, replicaban a Mufioz Rivera, en defense
del Partido Republicano y de sus orientaciones political. Propugna-
ban dstos la ripida americanizacidn del pais, la intensificaci6n de la
ensefianza del ingles y la identificaci6n en todos los 6rdenes para
hacer de la Isla una comunidad norteamericana. Los Republicanos
defendian el nuevo regimen norteamericano y a sus gobernantes, aun-
que ciertamente siempre propendian a expresar las ansias de igual-
dad, en la asimilaci6n, dirigidos hacia la meta de la admisi6n de Puer-
to Rico como un nuevo Estado en la Uni6n federal norteamericana.
Todo indicaba que la nueva metr6poli se identificaba con las tendencies




HISTORIC DE LOS PARTllOS POLTrrWO PUERTORRIQUESOS


del Partido Republicano, alentdndose los prop6sitos de este partido.
Se aproximaban las famosas elecciones de 1902. El 15 de sep-
tiembre de 1902 asumi6 el cargo de gobernador William H. Hunt,
como sucesor de Allen. De actitud menos diplomitica que Allen, Hunt
habia sido combatido por los Federales desde cuando era Secretario
bajo su antecesor. La designaci6n de Hunt como gobernador fu6 aco-
gida con sumo disgust por los Federales.
Estas elecciones de 1902 se llevaron a cabo bajo la nueva ley elec-
toral, aprobada en marzo 1, 1902. Bajo la Ley Orginica Foraker las
elecciones se celebraban cada dos afios. En estas elecciones se elegi-
rian el Comisionado a Estados Unidos, los Delegados a la Camara, los
alcaldes y consejos municipales, las juntas escolares locales, y los jue-
ces municipales. El Consejo Ejecutivo dirigiria las elecciones. Sola-
mente serian votantes los mayores de 21 afios de edad, que supieran
leer y escribir o que fueran contribuyentes, debiendo acreditar la con-
dici6n de contribuyentes con los recibos de pago de contribuciones por
concept de propiedad inmueble. Se mantuvo el derecho de los elec-
tores que aparecieran inscritos en las elecciones precedentes. Las
juntas electorales de distrito estarian compuestas de tres miembros,
uno en representaci6n del partido Republicano, otro en representaci6n
del Partido Federal, y un tercer miembro en representaci6n del Go-
bierno. Igualmente se constituirian las juntas locales de jueces de
elecci6n, que practicarian los preliminares escrutinios locales median-
te hojas de cotejo que serian enviadas al Consejo Ejecutivo. El Conse-
jo Ejecutivo haria los escrutinios generals finales.20
Para estas elecciones de noviembre 4, 1902, aparecian 158,924
electores inscritos, en las listas de votantes. Votaron 111,216 electores
en toda la Isla. El Partido Republicano obtuvo 73,823 votos. El Parti-
do Federal obtuvo 34,605 votos. En Manati hubo votaci6n de una lla-
mada Izquierda, que obtuvo 1,030 votos. Esta misma lzquierda obtuvo
1,749 votos en Ponce, 6 votos en Juana Diaz, y 3 votos en Coamo. 0
sea el Partido Republicano obtuvo una mayoria general sobre el Par-
tido Federal de 39,218 votos.
El Partido Republicano reeligi6 al Comisionado a Estados Uni-
dos, Federico Degetau; y eligi6 25 miembros de la Cimara de Dele-
gados. El Partido Federal eligi6 10 miembros de la Camara de Dele-
gados. Los Republicanos eligieron los funcionarios municipales de 53
municipios; y los Federales eligieron los de 13 municipios.
Fueron electos Delegados a la Camara, por ambos partidos, Manuel
F. Rossy (Republicano), Jose R. Aponte (Republicano), Carlos Cabrera
(Republicano), Manuel Camufias (Federal), Tomds Carri6n Maduro
(Republicano), Francisco Coira (Federal), Ulpiano R. Colom (Republi-
cano), F. L. Cornwell (Republicano), Herminio Diaz Navarro (Federal),




BOLIVAR PAGAN


Jos6 Gordills (Republicano), Aristides Diaz (Republicano), Jose de
Diego (Federal). Manuel V. Domenech (Republicano), Pascasio Fajar-
do (Republicano), G. W. Fishback (Republicano), Jose R. G6mez (Re-
publicano) Octavio Garcia Salgado (Federal), Jose Jiminez (Republi-
cano), Juan HernAndez L6pez (Republicano), Juan de Guzmin Benitez
(Federal), Tulio Larrinaga (Federal), Juan Mattei (Republicano), Lo-
reto de Jesus Montalvo (Republicano), Ram6n Nadal Santacoloma
(Federal), Fernando N6fiez (Republicano), Santiago R. Palmer (Fede-
ral), Manuel P6rez Avilds (Federal), Francisco Mariano Quifiones (Re-
publicano), Juan Ram6n Ramos (Republicano), Dario Rola (Republica-
no), Luis Sanchez Morales (Republicano), Santiago Veve Calzada (Re-
publicano), Pedro C. Timoth6e (Republicano), Luis A. Torregrosa (Re-
publicano) y Pedro S. Vivoni (Republicano). Manuel F. Rossy fue re-
electo Speaker de la Cimara.
Estas fueron las celebres elecciones Ilamadas del dos por uno,
fundado ello en que los Federales alegaron que en las juntas electo-
rales de distrito y en las mesas de votaci6n y escrutinios los Republi-
canos tenian dos representantes, o sean el de este partido y el del
Gobierno, contra un representante del Partido Federal.
Hubo quejas y protests de los Federales sobre la conduct del
Gobierno en las elecciones, con acusaciones de ilegalidades y fraudes.
Fue en esta 6poca cuando el entonces Secretario de Puerto Rico,
Charles Hartzell, comentando una querella electoral, dijo que peores
cosas ocurren en Colorado.
El Gobernador Hunt informaba luego a Washington sobre estas
elecciones, diciendo, entire otras cosas, lo siguiente:
,La prensa Federal siempre ha dirigido ataques y vituperios con-
tra la norma, las acciones y los funcionarios de la administraci6n
americana. Sin embargo, dindonos cuenta de que este abusoexcesivo
no es sino el resultado inevitable del disfrute de la libertad de palabra
y de prensa, ello ha sido ignorado, except en aquellos casos cuando
se han dirigido cargos que hayan envuelto a la integridad moral. Esta
norma ha requerido paciencia, pero creemos que al final ella seria el
mIs seguro antidote contra las falsedades e injuries. Sin embargo, ha
habido ocasiones cuando algunos lideres Federales han cooperado.
Algunos de 6stos en voz baja dicen que su prensa no expresa los
sentimientos de ellos, y para el cr4dito del partido la conduct de dos
o tres de sus miembros en la iltima Legislatura ha sido moderada y
patri6tica. Los Republicanos, por regla general, han ayudado activa-
mente para propulsar los fines del Gobierno y son responsables de
importantes medidas que figuran en nuestros estatutos. Ellos real-
mente han sido la active fuerza cooperadora ante el pueblo desde que




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


se cre6 el gobierno civil. En la distribuci6n de empleos en el gobierno,
nosotros siempre hemos reconocido a los dos partidos locales. Hay
muchos hombres de ambos partidos en los distintos departamentos
del Gobierno. Los Federales tambien se oponen a la vigente Ley
Organica. Ellos quieren un Consejo Ejecutivo elective, ademis de la
Cimara de Delegados, y son persistentes en su demand de que haya
mis autonomia municipal-.21



























Manuel F Rossy


















CAPITULO CINCO


SE DISUELVE EL PARTIDO FEDERAL. SE FUNDA
EL PARTIDO UNION DE PUERTO RICO.
LAS ELECCIONES DE 1904.


1
Desde despues de las elecciones de 1900 comenz6 a agitarse en el
seno del Partido Federal un movimiento que favorecia la disoluci6n de
este partido. En noviembre de 1900, Luis Mufioz Rivera public en su
peri6dico La Democracia una series de articulos oponiendose a la dico-
luci6n que piiblicamente pedia Herminio Diaz Navarro, lider Federal.
En la asamblea pre-electoral de octubre del mismo afio, y segin hemos
relatado, habia sido derrotada una moci6n presentada por Diaz
Navarro para la disoluci6n de este partido. Con el exilio de Mufioz
Rivera en Nueva York, desde donde este arreci6 su campafia contra
la Ley Orginica Foraker y la administraci6n norteamericana en
Puerto Rico, se acentu6 el clamor por la disoluci6n. El malestar ex-
presado tambien por algunos prominentes Republicanos ante la si-
tuaci6n de gobierno en Puerto Rico, di6 lugar a que se agitara con
mis fuerza en toda la Isla la idea de la creaci6n de un nuevo partido
que pudiera unir a los puertorriquefios en demand arm6nica de las
libertades del pais.
Desde antes de las elecciones de 1902, Rosendo Matienzo Cintr6n,
Republican, habia tenido disparidades con su colega en el Consejo
Ejecutivo Dr. Jose C. Barbosa. Bullia en la mente de Matienzo Cintr6n
la idea de que se fundase una nueva agrupaci6n political, que pudiera
aunar voluntades de ambos partidos, para la resistencia contra la Ley
Orgfnica Foraker y para nuevas orientaciones libertarias del por-




BOLIVAR PAGAN


venir. Se retire del Consejo Ejecutivo, y comenz6 a predicar la forma-
ci6n del nuevo partido. A Matienzo Cintr6n se uni6 Manuel Zeno
Gandia, quien habia sido electo Delegado a la CAmara por el Partido
Republican en 1900, y quien favoreci6 en la prensa con vigorosos
articulos la formaci6n del nuevo partido. Otros distinguidos lideres
Republicans se unieron al movimiento. A comienzos de 1902, Rosendo
Matienzo Cintr6n lanz6 al pais un resonante manifiestu, Ilamando a
la concordia y a la uni6n de todos los puertorriquefios, exhortando a
la disoluci6n de ambos partidos y a la creaci6n de una nueva colecti-
vidad political netamente puertorriquefia.
En febrero de 1902, Rosendo Matienzo Cintr6n, ante una enorme
multitud de puertorriquefios de todos los partidos y procedentes de
numerosas poblaciones de la Isla, pronunci6 un hist6rico discurso en
el Teatro Municipal de San Juan, que en parte decia lo siguiente:
"Es admirable la expectaci6n pdblica de nuestro pueblo en estos
moments. Sefiores y sefioras, que representAis aqui a toda la Isla de
Puerto Rico, yo os saludo y felicito calurosamente con todo el fervor
de mi alma.
"Los partidos politicos de Puerto'Rico en este moment hist6rico,
Ique hacen?......... jcumplen con su deber? iYo entiendo que no!
-Los partidos politicos que tenemos, entorpecen en este moment
santo, no engendran el afecto ni la uni6n, aunque si promueven la
desuni6n y el odio. De esta manera seremos irremisiblemente avasa-
liados por la ola, aniquilados por la marea que sube. Asi no vamos a
ninguna parte, porque los pueblos retr6gados tienen el deber de dejar
el sitio que ocupan a los pueblos cultos y progresistas. Los partidos
politicos miran egoistamente el interns propio, como cualquiera aso-
ciaci6n mercantil: es un defecto, grave y fatal, que caracteriza a todos
los partidos politicos del mundo. Los partidos politicos son, hoy por
hoy en este pais, un gran estorbo. El arma que con mis preferencia,
y, mis poderosa, esgrimen los partidos politicos, es el insulto al con-
trario; la fuerza, por ellos empleada, es el odio; no se mueven, gene-
ralmente, por amor a la patria, sino inducidos por el vil egoismo, por
el vil interns personal; esos partidos van a las luchas electorales por
el ruin medio de determinados grupos; s6lo piensan hacer leyes electo-
rales para ganar las elecciones, lo que para ellos significa tener segu-
ro el pan.para sus adeptos.
*La opinion pdblica no esti representada hoy en esos partidos,
porque debe ser una sola aspiraci6n comin. En todos los paises no se
ha hecho indispensable que haya dos partidos; no se necesitan dos vo-
luntades; en todos los paises, mis que partidos, se ha necesitado ante
todo oir la opinion pdblica. Ya lo sabeis, puertorriquefios, es precise,
es de absolute necesidad que haya opinion pdblica, y nada mis que




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUENOS


un solo pensamiento en estos moments trascendentales.
,La mayor parte de los puertorriquefios, desgraciados, no piensan
mas que en forjar las cadenas de la otra mitad de la comunidad, ani-
quilAndose unos a otros. Triste divisi6n...
"No tengo palabras para haceros comprender hasta d6nde alcanza
la perniciosa influencia que ejercen ahora los partidos politicos en
nuestro pais. Y no necesito manifestaros, porque lo sabeis todos, que
tan perniciosa influencia ejerce el partido Republicano como el parti-
do Federal. Yo no me uni al partido de que hoy formo parte con el fin
de continuar sembrando la division entire los puertorriquefios, sino
para defender a los puertorriquefios. Hago constar, sin embargo, sola-
mente aqui, que si alguna vez salgo del partido Republicano, al que
ingres6, repito, con el noble prop6sito de realizar la uni6n de todos, si
alguna vez salgo de las huestes de esta agrupaci6n, en cuyas filas mi-
lito, es por comprender que asi conviene a mi patria, es para caer
dentro de los puertorriquefios, es para luchar por la uni6n de todos los
puertorriquefios, mi mis grande y hermoso ideal.
"Es necesario comprender que nuestra aspiraci6n no debe ser mIs
que una: que sea una la voluntad de todo el pais. Puerto Rico debe
tener una sola voluntad political. Yo observe con tristeza que por enci-
ma del amor de la Patria, del amor del pueblo puertorriquefio, hay
aqui otros intereses, viles intereses personales. Yo declare aqui rotun-
damente que el interns de todo aquel que posponga el amor a la patria,
de todo aquel que tienda a corromper esa sola voluntad que debe ser
nuestra finica aspiraci6n en Puerto Rico, tiene una aspiraci6n perso-
nal. iEs un interns miserable!
"Es miserable, vuelvo a repetir, todo aquel que vaya en contra de
su pueblo; y todos los que tengan como finico ideal, el vil interns per-
sonal.
"Hay puertorriquefios que dicen, que yo sueio, que yo veo visio-
nes. No se equivocan al consignarlo asi. Ciertamente que yo suefio,
pero con un ideal hermoso y santo: con la dignidad de la patria. Bien
merece que ese suefio se convierta en realidad. La patria por encima
de todos...
"Cuando se suefia tan alto, hay que seguir sofiando. Yo suefio con
la patria y pido una realidad, pero que sea una realidad que engran-
dezca pronto y dignifique pronto a Puerto Rico. Los que no sofiais
asi, sois unos pobres compatriotas, degradados por la servidumbre.
Sofiemos, pues, con nuestra regeneraci6n, con el desarrollo fisico, para
que, al contact de dos razas, una superior y otra inferior, resista la
uiltima el empuje de la ola que se levanta hacia el Occidente y que nos
viene encima; sofiemos con el desarrollo fisict y con el desarrollo in-
telectual y moral, indispensables para ser pr6speros y ricos; sofiemos





















A


Rosendo Matienzo


Cintr6n


i5


e,ft'


t'/////i/I /




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


con dirigir y perfeccionar la educaci6n, sofiemos con que hemos vigo-
rizado las lines, dado flexibilidad a los misculos, fortalecido el desa-
rrollo, formando hombres fuertes y gallardos perfectamente dispues-
tos para emprender la lucha por la existencia; sofiemos con que hemos
dignificado a la mujer, con que nos hemos dignificado y moralizado
nosotros; con que tenemos fe, con que hemos definido el ideal; sofie-
mos, en que, con nuestra regeneraci6n, con nuestra perfectibilidad,
con la santidad del hogar y con la gloria de la patria.
"La realidad es el amor. El amor que une a las almas no es un
suefio. S61o el que piensa y media en el amor de sus semejantes es el
que acierta. Si nosotros, como es verdad, hemos hecho una division, y
no hemos perdido tiempo para hacerla, no debemos perder tiempo en
hacer ahora la uni6n. La uni6n que serd la vida de nuestro pueblo...
"Yo pedi a mis amigos con toda el alma, la uni6n con los Orto-
doxos. Y hoy, si mis amigos los Republicanos, me dijeran que suefio,
al predicar la uni6n de todos los puertorriquefios, como lo hago, os
juro que me separaria inmhediatamente de mi partido. Los suefios son
a veces mis eficaces que las realidades mis ciertas de la vida. Sabed
que, si no nos unimos pronto, la muerte es irremediable. Sabed que,
si hoy somos dos, mafiana seremos algunos mis. Es necesario ser
nobles y generosos, deponer rencillas, y prepararnos a la lucha por la
existencia. Los pueblos de coraz6n bueno y de levantados ideales son
los que podran seguir en esas luchas, que es la lucha por la vida.
-Puerto Rico tiene derecho a perpetuarse porque es bendito y
noble. Hoy es un grave crime ser Republicano o Federal. Si no sabe-
mos ser puertorriquefios, debemos aprenderlo pronto.
"Los programs de los partidos Republicano y Federal, son la
misma cosa. Les separa el personalismo. Los puertorriquefios deben
exigir responsabilidades a esos hombres politicos que siembran el odio
y alimentan rencores y agravios entire sus paisanos aumentando los
males de la patria. Tenemos necesidad de ayudar a los norteamerica-
nos, tenemos necesidad de ser sus auxiliadores y cooperadores; pero
para ello es necesario estar unidos, bien unidos. Ya lo he dicho antes:
se puede vivir ahora sin la existencia de esos partidos politicos. Lo que
es indispensable es que haya opinion p6blica, opinion p6blica consti-
tuida.
,Apartemos de una vez de nosotros las miserables cuestiones de
personalidad. Puertorriquefios, vosotros estais plenamente autorizados
para decir, cara a cara y alto el ademin, a esos partidos politicos:
Vosotros no tennis derecho a sembrar odios, a anular la personalidad
puertorriquefia, a colocarnos debilmente frente a la ola avasalladora
del Norte, sin fuerzas ni medios para resistirla; a detener, en fin, el
carro de la civilizaci6n.




BOLIVAR PAGAN


-La uni6n, la santa uni6n de todos los puertorriquefios, se impone
hoy mis irresistiblemente que nunca. No tardarA much sin que se
nos pruebe que si no hacemos la uni6n political pereceremos sin reme-
dio, seremos aniquilados facilmente. Hoy no se necesitan partidos, ni
opinions diversas.'Puertorriquefios oidlo bien, si nosotros no hacemos
la uni6n y permanecemos divididos, distanciados unos de otros, de-
mostraremos plenamente, como yo lo consign ante el partido Liberal
Reformista una vez, que nuestra impotencia es definitive y absolute.,
El manifiesto y este discurso de Matienzo Cintr6n tuvieron gran
repercusi6n en toda la isla. Respondieron numerosas adhesiones de
diversas localidades, y era evidence que el pais acogia con sumo inte-
res y entusiasmo las ideas hacia la uni6n puertorriquefia predicadas
por el eminente orador. Prominentes lideres Republicanos propulsa-
ron la idea, y acrecent6 la fuerza del movimiento dentro del Partido
Federal, que deseaba su disoluci6n.


2
En enero 9 de 1904, Luis Mufioz Rivera public un articulo en
The Puerto Rico Herald, que terminaba con los siguientes pArrafos:
"Si Ilega un instant en que el patriotism noble y viril reemplace
a las pasiones raquiticas y a las bajas ambiciones; si los partidos de
hoy se funden para dar cuerpc a una organizaci6n bajo cuya bandera
combat el pais por su interns y por su honra, nos colocaremos en
actitud de pedir y de obtener lo que en justicia nos adeuda la naci6n
americana.
,La Cimara insular que ahora obedece a los caprichos del Gober-
nador, obedecera entonces a los mandates del pueblo. Seran imposi-
bles los abuses del Consejo y combatiremos de poder a poder; de un
lado la isla, con sus ideas, con sus intereses, con sus impulses; del lado
opuesto la burocracia con sus cAlculos menguados y sus voraces apeti-
tos.
SDentro de la Ley Foraker, en un solo reducto se parapetarian
los representantes nativos con esperanzas, con seguridades de triunfo:
en el derecho de la CAmara a aprobar, a modificar o a rechazar los
presupuestos. Sin el voto de la Camara, los tributes no se cobrarAn;
no se pagaran los empleados; la administraci6n se encontrarA en el
vacio, a menos que apele a la autoridad del Congreso de los Estados
Unidos.
1Y la Ley Foraker pasari a la historic si el Congreso de los Esta-
dos Unidos llega a convencerse de que es incompatible con el bienestar
y el decoro del pais que la soporta.




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


"Pues bien; ese efecto se produciri con la uni6n. Y para llegar a
la uni6n se encontrarin formulas concretas, aunque hasta la fecha en
que escribimos nadie intent proponerlas.
"Nosotros acabamos de recibir una de San Juan, an6nima, pero
no por eso menos plausible.
"Hela aqui:
-1. Disoluci6n del partido Federal y del partido Republicano, de-
cretada por asambleas generals.
"2. Formaci6n inmediata de un partido sobre la base del progra-
ma Republican y del program Federal.
-3. Este partido tendri como jefe a tres hombres que no figure
en los partidos actuales y que residan en la capital.
"4. A esos tres hombres se unirAn, a manera de Comite Ejecutor,
dos Republicanos y dos Federales.
"5. Cada uno de los otros seis distritos nombrarA un Republicano,
un Federal y un neutro, y juntos, los veinticinco caballeros, formarin
el Comite director.
,6. Este Comit6 estara revestido de una autoridad indiscutible;
sus resoluciones serAn obligatorias y las mantendrA la Prensa political.
"7. El nombre del partido se fijarA en una asamblea, votando
cada representante el que le parezca mAs propio.
"8. Las candidaturas para la CAmara se acordarAn por los Comites
de distrito y los Comit6s locales, y 6stos se eligiri6 conforme a los
principios que se establecen para la designaci6n del Comite director.
"9. La candidatura para Comisionado en Washington serA acor-
dada por el Comite director en pleno.
-10. Representara al nuevo partido ante la Prensa y ante los po-
deres de la naci6n el doctor Julio J. Henna, de Nueva York.
"Las bases anteriores son juiciosas y equitativas. Su autor busca
y encuentra el medio de que, sobre las antiguas rivalidades political,
predomine un alto sentido de neutralidad. De suerte que, sin prescin-
dir de los hombres del dia, ni de sus tendencies, ni de sus programs,
se trate a otros hombres que resuelvan, constituyindose en Arbitros
supremos, las cuestiones que surjan en el seno de la colectividad.
*Estfidiese esa formula que nosotros aplaudimos con fruici6n y
aceptamos con jfbilo.
"Y si el mayor nimero en ambos partidos la admite, no important
los rezagados ni los que pretendan seguir apoyando al Gobierno. El
pais estarA con el pais.-
El 24 de enero de 1904, el president a la saz6n del Partido Fede-
ral, Santiago R. Palmer, a nombre del Comite central directive del
partido, dirigi6 la siguiente carta al president del Directorio Repu-
blicano:




BOLIVAR PAGAN


-El Comite Ejecutivo Federal, inspirindose en m6viles de alto
patriotism; respondiendo al prop6sito de que Puerto Rico agrupe
todas sus fuerzas y emplee todas sus actividades para mantener su
propia personalidad, estimando que la existencia de dos partidos en
lucha neutralize la acci6n que ambos pudieran consagrar a la defense
del pais y de sus intereses politicos, econ6micos y sociales, afirmando
que es deber imperioso en la hora present, sacrificar impulses parti-
cularistas ante el ideal supremo de una patria pr6spera y libre; decla-
rando que la uni6n es el inico camino que conduce a la libertad y
prosperidad de Puerto Rico, resolvi6, tras maduras deliberaciones,
proponer al Directorio, presidido por usted, que convoque una asamblea
y que aconseje a esta la disoluci6n del Partido Republicano. Simulti-
neamente el Comit6 Ejecutivo, presidido por mi, convocard tambien
una asamblea y aconsejari la disoluci6n del partido Federal. Las dos
asambleas juntas, y ya en caricter constituyente, estarian en condi-
ciones de acordar la uni6n de Republicanos y Federales en una sola
colectividad.
,Al comunicar la resoluci6n a que aluden las lines anteriores, en
nombre de mis amigos, apelo a los sentimientos patri6ticos de usted y
de los suyos, a fin de que se coloquen en la actitud que franca y sin-
ceramente adoptaremos.
"Aguardo su respuesta y tengo el honor de suscribirme de usted,
"Afectisimo paisano y S. S.,
"Santiago R. Palmer.,
El 31 de enero de 1904, Manuel F. Rossy, a nombre del comity
directive del Partido Republicano, respondi6 a la carta de Santiago
R. Palmer, en la forma que sigue:
EEl Comite Ejecutivo del Partido Republicano Puertorriluefio ha
leido la carta que usted, como digno president del Partido Federal
Americano, se sirvi6 dirigirme proponiendo que cada uno de estos dos
partidos se reuniese en Asamblea para tratar de su respective disolu-
ci6n, y obtenida esta, acordarin entonces la uni6n de Federales y
Republicans en una sola colectividad.
"Nuestro partido se form en la Asamblea del 10 de julio de 1899,
con la concurrencia de los que previamente aceptaron la Constituci6n
del Partido Republicano Puertorrique io, la cual comienza declarando
que es deber de todo ciudadano sostener la personalidad y las leyes de
su pais. Y afiade luego, que Ilegard muy pronto el dia en que Puerto
Rico ocupe un lugar entire los Estados de la Uni6n; doctrine ratificada
en la Asamblea de 17 de mayo de 1902, y confirmada en la reciente de
21 de este mes, que aprob6 uninime los trabajos de la comisi6n envia-
da a Washington con el prop6sito de establecer relaciones con los
leaders del Partido Republicano de los Estados Unidos, y pedir nues-




HISTORIA DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUEROS


tro ingreso en 6l, cuya petici6n recomendari favorablemente el Comi-
t6 National a la Convenci6n de Chicago de junio del present afio.
*Nuestro partido ha realizado con perseverante constancia y acer-
tada orientaci6n la dificil y hermosa obra de instaurar el gobierno
civil en Puerto Rico, afianzando la political americana con buen exito,
a pesar de la crisis de la guerra, del cambio de soberania, de la trans-
formaci6n de nuestro regimen politico, econ6mico y juridico, del pesi-
mismo de unos y de la malicia de otros, que viven del pasado con la
engafiosa pretensi6n de defender una personalidad del pais, que solo
ahora por primera vez surge merced a la libertad y democracia que
ya se infiltran en todas las capas sociales.
-No es possible que nuestro partido olvide sus compromises con el
pais, con el pueblo de los Estados Unidos y con su propia conciencia,
de luchar por el bien general y de hacer ficil y fructifera la evoluci6n
de nuestra vida orgAnica, para disolverse y secundar los fines que
usted persigue, despu6s del fracaso que esti sufriendo el Partido
Federal Americano por su falta de sinceridad political, de segura
orientaci6n y de valor para afrontar el porvenir y olvidar el pasado.
*Los partidos politicos que como 6rganos de la opinion deben
emplear procedimientos adecuados para hacerla sentir en el gobierno,
fracasan cuando no pueden conseguir sus fines y se disuelven dejando
sitio a otros que le sustituyan con probabilidades de mejor exito.
-Pero no es cuerdo ni patri6tico que el partido fracasado preten-
da arrastrar con su caida al partido triunfante en la opinion e influ-
yente en el gobierno, porque se veria privada entonces una parte del
pais del mejor medio de manifestar sus aspiraciones y de obtener la
satisfacci6n de sus necesidades. El hombre enfermo que va a morir
no es tan egoista en pretender que los demis hombres mueran con 1,
sino que por el sentimiento de la solidaridad y la ingenita aspiraci6n
a la inmortalidad deja gustoso a los suyos su patrimonio y su expe-
riencia, a fin de que la aprovechen en el curso de la vida.
iDisolver los partidos porque uno est6 desengafiado, es una locura
political que a nadie se le habia ocurrido hasta ahora; en primer lugar,
porque el partido proponents de la disoluci6n no es duefio de'la vida
del otro partido que esti lozano y animoso de seguir adelante, y en
segundo lugar, porque tal pretensi6n renovari aquel tremendo hecho
biblico de la muerte de Sans6n con los Filisteos, poco caritativo, pues-
to que al desear la muerte de todos por no haber obtenido enseguida
su prop6sito, demuestra ese partido importarle nada el pais con cuyo
anhelo vino a la vida piblica.
*La uni6n como idea political es contraproducente. No todos los
puertorriquefios estarin conformes ni con las ideas ni con los detalles
que afectan a la constituci6n y bienestar de Puerto Rico, y desde el




BOLIVAR PAGAN


instant de disolverse los dos partidos como usted pretend, en los
cuales no se encuentran todos los puertorriquefios, para constituir uno
solo, podria formarse en contra de. ste otro partido con distintos pro-
p6sitos, careceria de objeto la uni6n, volviendo a encontrarnos en ann-
loga situaci6n a la que hoy atravesamos.
*La uni6n como procedimiento es equivocada y dafiosa para el bien
de Puerto Rico. Si la uni6n es con el Gobierno, retrogradariamos a los
patriarcales tiempos en que el Capitin General era amo y el pueblo
era el esclavo, cuyos lamentos se ahogaban con la griteria de las ga-
lleras, con el frenesi de las fiestas patronales y con el oro arrancado
de la tierra mediante el trabajo esclavo para regarlo luego en espl6n-
didos festivales. Si la uni6n es contra el Gobierno, serian entonces in-
calculables los males derivados de esa conduct que implicaria una
protest injusta e ingrata contra el regimen americano. En ambos
casos careceria la uni6n del primer requisite fundamental de todo
partido aspirante a gobernar, cual es el de tener en cuenta el medio
ambiente para realizar su program; porque el primer caso suprimi-
ria la voluntad del pais, y en el segundo caso suprimiria la voluntad
national, aunque algunos no quieran el gobierno y bienestar de Puerto
Rico.
"Afortunadamente desaparecieron ya los motives de aquellas
protests que la realidad imponia a nuestra conciencia, surgiendo en
compensaci6n las esperanzas lisonjeras con que el alma puertorrique-
fia mitigaba sus tristezas. Hoy el pueblo goza de libertad y el ciuda-
dano disfruta de garantia, y hemos de tener fe y juicio para desen-
volver dentro de esa libertad y garantia nuestras aptitudes y hacerlas
conocer del pueblo americano, para que Puerto Rico sea pronto com-
pleto duefio de sus destinos y factor concurrente con los demis paises
de la Uni6n, al esplendor de la gloriosa bandera que esparce el espiritu
de su democracia en toda la humanidad.
*Si el Partido Federal Americano pretend disolverse por carecer
de fe en el porvenir, no adaptarse a la realidad y vivir como la mujer
de Lot mirando hacia atris, es cosa muy sensible, pero si tal hace,
surgirA indudablemente otro partido mejor orientado que coadyuve
luchando en la prensa, en los comicios y en el parlamento con el Par-
tido Republicano, hasta conseguir la complete felicidad de Puerto Rico.
'Todos los puertorriquefios estin unidos en el amor a la patria y
en el deseo de su dicha, y caben estarlo tambien en el amor a la ban-
dera que Dios nos ha dado y a la naci6n de que formamos parte, y
todo nuestro patri6tico esfuerzo debe encaminarse a infiltrar en la
conciencia pfiblica el convencimiento de que las doctrinas y la practi-
ca de la democracia norteamericana son las fnicas susceptibles de re-
generarnos y dar relieve a nuestra personalidad, que no es otra sino




HISTORIC DE LOS PARTIDOS POLITICOS PUERTORRIQUESOS


el regimen de la democracia haciendo latir el coraz6n de los puerto-
rriquefios.
,Asi es la contestaci6n que este Comite Ejecutivo tiene el honor
de dirigir a usted como president del Partido Federal Americano, a
prop6sito de su important carta sobre el proyecto de disoluci6n de
estos dos partidos para constituirse en una sola colectividad, y con
mis sentimientos del mayor aprecio, me suscribo gustoso su afectisimo
paisano y seguro servidor,
Manuel F. Rossy'

3
Urgido por el movimiento que se desarrollaba dentro y fuera de
su partido, regres6 Mufioz Rivera a Puerto Rico. El 26 de enero de
1904, Mufioz Rivera lanz6 el siguiente manifiesto a los puertorriquefios:
-No habla hoy el leader de un grupo a sus partidarios: habla el
patriota sincere a los hijos de su patria. Al poner la mano sobre el
coraz6n de mi pueblo lo he sentido latir, lo he sentido sufrir... Y le
doy mi pensamiento, no para que vertamos juntos ligrimas ociosas,
sino para que juntos realicemos actos de abnegaci6n y de civismo.
"Hondas pasiones nos perturbaron; desconfianzas injustas nos
dividieron; antojos fratricidas enconaron las palabras, rencores ind6-
mitos nos trocaron en Abeles y en Caines. MAs que nadie padeci la
mordedura del odio, el virus de la calumnia, el golpe seco y mortifero
de la violencia. Llego de una proscripci6n de tres afios, aceptada des-
pubs de ver c6mo se destruian a un tiempo mi propiedad y mi nombre,
c6mo se amenazaba mi hogar, c6mo se rompian mis retratos frente a
los clubs propagadores de mis ideas.
,Ahora Puerto Rico necesita concordia y paz entire los puerto-
rriquefios y yo borro las calientes cicatrices, olvido las acerbas inju-
rias, perdono las tenebrosas acechanzas, y aqui estoy de pie, con las
manos extendidas, con el alma abierta a los grandes y nobles impul-
sos; de pie ante mis hermanos de otros tiempos, los que me acompa-
fiaron en la lucha contra el coloniaje espafiol, los que me siguieron en
el aspero via crucis, cuando enarbolamos en el peligro, en la derrota,
a veces en la circel, la santa bandera de las libertades pdblicas.
-No hago un llamamiento para nutrir las huestes que un dia me
eligieron su caudillo. Esas huestes se disolverAn y yo regresare a la
America del Norte, a mi refugio de proscrito, sin la ambici6n de dxi-
tos personales, sin el estimulo de tenaces apetitos y hasta sin el deseo
de popularidad, tan natural y tan legitimo en las almas elevadas.
-No pido a mis paisanos que se acerquen a mi. Les pido que se
acerquen los unos a los otros, que se detengan a contemplar la tierra




BOLIVAR PAGAN


madre, herida en sus entraiias; que miren de que modo triste la po-
breza cunde y se aclimata la esclavitud, que se observen de que modo
inicuo se desplaza la gente native y se abre sitio a la gente forastera,
que no cierren los ojos a la evidencia de los hechos y que se dispongan
a una acci6n en que los cerebros y los brazos estkn unidos, muy unidos,
tan unidos que no logre aflojarlos el interns, ni alejarlos la intriga, ni
debilitarlos la-tarea, por dura y dificil y laboriosa que result.
-De las ciudades y los campos se alza el rumor de un descontento
sordo y profundo o el clamoi de una protest que no cabe ya en los
nioldes de nuestra mansedumbre legendaria. La agriculture paga
jornales exiguos porque la producci6n no basta a compensar el traba-
jo; el comercio no es ya refaccionista porque perdi6 inmensas sumas
en la crisis que le agobia; no hay credito; los negocios marchan con
lentitud abrumadora; el hambre, que no existi6 nunca en nuestra isla,
existe dondequiera, en el litoral lo mismo que el interior. Las fincas
que representaban valores inmensos, representan valores ridiculous.
Families que en 1898 vivian sobre tapices de opulencia, en 1904 mue-
ren sobre harapos de indigencia. El malestar engendra la emigraci6n,
y a Hawaii, a Yucatan, a Cuba, a Santo Domingo van los infelices
braceros buscando el trozo de pan que Puerto Rico les rehusa.
*Entre tanto el Gobernador respira a sus anchas en palacio mis
c6modo que la Mansi6n Ejecutiva de Washington, y le rodea una
corte de funcionarios ex6ticos, retribuidos con fausto. Y el presu-
puesto se eleva a mayores sumas que antes, sin que sea precise cubrir
gastos de guarnici6n terrestre y maritima ni atenciones de culto y
clero. A media que se ensancha el circulo de los americanos, se estre-
cha y se reduce el de los puertorriquefios. Cada mes que transcurre
trae una resta al nimero de propietarios nativos y una adici6n al nd-
mero de bur6cratas importados. No es que se os invade, es que se os
empuja con la brutalidad de una fuerza que no conoce limits ni tra-
bas y que, contemplindoos dispersos y, mis ain, en perpetua batalla y
desdichadisima querella intestina, se burla de nosotros y contest al
homenaje de una adhesion servil con el ultraje de un insolente despre-
cio.
*Initil demandar la ciudadania, indtil reclamar el derecho de que
se os trate en condiciones de personas y no en condici6n de objetos.
De igual suerte que en 6poca de la Roma imperial, se adquiri6 por el
tratado de Paris el terrufio y con terrufio el siervo adscrito. Sois es-
clavos. Os rige un Presidente que se design sin vuestro voto. Legisla
para vosotros un Consejo que el Presidente nombra a su capricho. Ni
siguiera intervenis con eficacia en la fijaci6n de los impuestos, que se
cubren con el sudor de vuestras frentes. Y esta verguenza, que no to-
lerarian los zulis ni los abisinios; que rechazarian las tribus del Arau-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs