• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Obras del autor
 Title Page
 Preface
 Ley fundamental de la republica...
 Nueva Granada






Title: Anales diplomáticos y consulares de Colombia
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078552/00003
 Material Information
Title: Anales diplomáticos y consulares de Colombia
Alternate Title: Tratados publicos
Physical Description: 9 v. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Colombia -- Ministerio de Relaciones Exteriores
Publisher: s.n.
Place of Publication: Bogotá
 Subjects
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1-9; 1900-1959.
General Note: Vol. 6: Tratados publicos.
General Note: Ed. oficial.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078552
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000328288
oclc - 29534413
notis - ABV7835
lccn - 12027366

Table of Contents
    Obras del autor
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Preface
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Ley fundamental de la republica de Colombia
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Nueva Granada
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Pages 121-122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
Full Text









OBRAS DEL AUTOR



Estudio sobre las Servidumbres, seguin los C6digos Civil y de
Minas de Colombia y la Legislaci6n general comparada.
Un volume. Bogota, 1894.
C6digo de Min.is Colombiano, concordado y anotado por Fer-
nando Vl1ez y Antonio Jose Uribe. Un volume. Medellin,
1904. Segunda edici6n.
Tratado de Derecho Civil colombiano, por Edmond Champeau
y Antonio Jos4 Uribe. Tomo 19 Paris, 1899. La obra
constara de cuatro volumenes mis.
Derecho Mercantil colombiano. Un volume. Berlin, 1908.
El Recurso de Casaci6n. Un volume. Bogota, 1903.
Opiisculos juridicos-A legatos. Un volume. Bogota, 1896 A 1911.
Anales Diplomiticos y Consulares de Colombia. Tomos 19 a 49
Bogoti, 1909 a 1914. (Esta ultima obra se compondra de
dos volimenes mis, y contendrA la historic diplomatica
de Colombia).
La Reforma Administrativa. Un volume. Bogota, 1903.






PARA PUBLICAR

Curso de Derecho Internacional Ptiblico.
Curso de Derecho Internacional Privalo.
Diicursos acad6micos y parlamentarios.
Articulosy I. *Lr., (fiios,'icos y politicos).
I^N .









ANALES


DIPLOMATICOS Y CONSULATES

DE


COLI..01V 8TIA.


FUNDADOS Y PUBLICADOS POR EL DR.

ANTONIO JOSE URIBE

Ex-Presldente del Senado y de la Comlsl6n Leglslatlva,
President de la Camara de Representantes,
S e-Mlnnstro de Relaciones Exteriores y de Instrucci6n PFbllca,
Plembro de la Comisi6n de Jurisconsultos del Ministerlo de Relaclones Exterlores,
Professor de Derecho Intern cional Publico y Privado
y de
Historla Dlplomatica en la Universidad Nacional,
ex-Rector de la misma,
Miembro fundador del Instltuto Americano de Derecho Internaclonal,
de numero de la Ac demia Colomblana de la Lengua
y de l1Ae Historia,
Fresldente honorarlo de la de Jurlsprudencla,
PMembro correspondieite de la Real Academia de Jurisprudencia de Madrid,
de la de Legislacion de Barcelona,
y de la de Legislacion Comparada de Berlin.







TOMO TERCERO




EDICION OFFICIAL


BOGOTA
IMPRENTA NATIONAL
1914


we..'


8
'

.i
,,,




.-





















PROLOGO






Nada interest tanto A un Estado bien constituido como
tener, en material de relaciones exteriores, una political tradi-
pional, de manera que en su Gobierno se observe concerto de
ideas y principios, energia de acci6n y aquella cordura y per
severancia que le dan acierto y respetabilidad en su trato con
las demis naciones.
Para ello es precise la formaci6n de un bien meditado plan
de political international, y que en su continue y eistematico
desarrollo colaboren, en toda 6poca, no solo los fancionarios de
los ramos diplomatico y consular, sino tambi6n todas las fuer-
zas vivas de la Naci6n.
Y para former un buen plan de pblftica external es indis-
pensable el conocimiento de la historic diplomatica national. Sa-
kido es que 6sta se compone tanto de los documents diplomati
cos propiamente dichos 6 papeles de Estado: tratados, protoco-
los, notts, instrucciones, informes, memories, etc., como de los
documents personales: correspondencias intimas, recuerdos de
los actoree y de los testigos. Eu los primeros, segfin dice Albert.
Sorel, encontramos las piezas de las negociaciones; en los se-


A




- -' I

PR6LOGO


gundos, los negociadores; los primeros nos presentan la diplo-
macia official; los segundos, la diplomacia personal; en aqiftllos
tenemos los negocios de Estado; en 6stos, los hombres de iEta-
do. Las n'gociaciones sin los hombres, son letra muerta, y el
objeto de ]a historic diplomatica es justamente ha er coripren-
der las negociaci'nes haciendo revivir a los actor AdemAs,
la his tot ia de la diplomacia no es sino una rama e la historic
general, sin la cual no puede comprenderse, y sd asarrollo se
hace con ella mis ineligible, como tuvimos oAl 6 de verlo en
el tomo segundo de estos Anales, al tratar debn estra3 cuestio-
nes de limits, por medio del studio paralelo Ei a vid interna-
cional de las respectivas RepAblicas. \
Llamados, a fines de 1900, a desempefiar 1I Subse etaria
del Mir ihteiio de Relaciones Exteriores, y, poc\o dias 'pu6s,
el Mii.-tori,) mismn', comprendimos que en est passes de la
America Lntina. en donde afin no se ha organize suficiinte-
ments hiin la carrera diplomatica y en dond, de ~o en macho
Slas Ieretidas conmociones civiles, han sido imasiad fre-
cuentc- lo-: cambios en el p:eronal encargardo' e diig ir la
politic international, es TI(ecsarrio publicar su hist a dipll] m- .
tica, -:pecielnpnte con los docunientos principal que 1i for-
man a fin de que, rennidos en un cuerpo arm6nico, ea po ible,
tanto lo(, Ministros de R-la(cines Exteriorescomo a s Age tes
en el Extiratijro, dirigir y desarrollarlas negociacionesvi iulaias 4
al progress y al bienestat politico y econ6mico de cada is.'A A
Sell corresponde entire nosotros la publicaci6n que ento a.
emprendimos de los Anales Diplomdticos y Consulares de C S
lombia, uyos dos primeros tomes contienen: la reglamentacion_?\
del Miniterio, de las Legaciones y Consulados y del Ceremonial
Diplomatico; la hi-toria y la bibliografia de las cuestiones de If
mit-s con VYzE zuPla, Costa Rica, el Brasil, el Pert, el Ecuc- i
dor y I'icaragua ; una resefiasobre los trabajos de la Comisibn
Corografica; todas las disposiciones de nuestra Legistribn en
material de Derecho Internacional Pfblico, anotadas y concor-
dadas ; el comentario de las disposiciones legales que se relacio
nan con el Dcrecho Internacional Privado; un studio sobre la
RepOblica, escrito desde el punt de vista hist6rico, geografico
'y especialmente de sus riquezas naturales y de su organizaci6n
political, destinado a los Cbnsules de Colombia; un studio de


Il








-:, PR6LOGO VIt

la cuesti6n del Canal interoceAnico; el examen critic de las
obras escritas en nuestro pals sobre Derecho Internacional, y
various trabajos importantes de nuestros Ministros Diplomaticos
y de nuestros C6nsules durante el afio de 1901.
Los dos tomos que hoy publicamos, 6 sean el tercero y el
cuarto de esta obra, contienen la historic diplomitica desde el
principio de la nacionalidad hasta el afio de 1904, formada con
S las exposiciones oficiales mismas, la mayor parte de lai cuales
on en la actualidad de muy dificil por no decir de impoiible con
secuci6n, y, dispersas 6 incympletas, no es facil coiiulharlas en
un moment dado,ni permiten former idea exact; del detsarrollo
de nuestra political externa en to que de vida independieute
contamos.
Reunidas en la forma sistematica y ordenada en que hoy
aparecen,y seguidas de copio3os indices analiticos y aifabhticos
de su rontenido, facilitaran grandemente en lo future la aprecia
ci6n, en el conjunto y en los det illes, de lo que ha sido la exis
tencia international de Colombia.
Estos dos volfmenes van acompafiados de various estndios que
en los filtimos afios hemos escrito sobre historic diplomatic; so
bre lacolonizaci6n espafl'laen Am6rica; sobre el fomeinto de las
misiones, colonizaci6n de los territories desiertos y catequiza.
ci6n de indigenas ; sobre la supremacia moral del Pontificado
y el Papa como Arbitro international; sobre unificacion del de-
Srecho relative A la letra de cambio, conforme el Derecho Inter-
nacional Privado, y, finalmente, sobre el Instituto Americano
de Derecho Internacional, eu origen, su fundaci6n y sus fines.
Habiamos pensado poner A la cabeza del tomo tercero una
detenida Introduccion relative al regimen colonial, a los facto
res interns y externos que influyeron en la obra de la inde.
pendencia americana, y al desarrollo de nuestra political exte-
rior durante el sig4o xix, Introducci6n que permitiese apreciar
mejor la material contenida en esta obra ; pero graves 6 inapla-
zables ocupaciones, y el deseo de no retardar por mas tiempo
.. la aparici6n de los dos volfmenes tercero y cuarto, nos han
decidido a dejar aqu6lla para el quinto, que actualmence esta
en prensa y que confiamos vera la luz en el afio pr6ximo
;' 'venidero,

2 ,I









ViII PR6LOGd

Sea esta la oportunidad de presentar el testimoiio de nues-
tra profunda gratitud A los emninentee jnrisconsultos y profe,
sores que, ast en Europa como en America, han dispensfdo a
esta publicaci6n la mas ben6vola acogida, ora citAndola frH
cuentemeote en sus obras, ora con concepts tan honrosoa--mo
los que aparecen en las uiltimas pAginas de este libro. Ello ha
sido poderoso estimulo que nos ha animado a continuar, hasta
el fin, la ardua tarea que hace ya largos aflos nos impusimos al
emprenderla.

ANTONIO Tost URIBE


Bogota: Julio, 1914.















ANALES

DIPLOMATICOS Y CONSULATES









LEY FUNDAMENTAL

DE LA REPfTBLICA DE COLOMBIA


El Soberano Congreso de Venezuela, a cuya autoridad ban
querido voluntariamente sujetarse, los pueblos de la Nueva Gra-
nada recientemente libertados por las armas de la Repfiblica,

CONSIDERANDO:
r2 1.o Que reunidas en una sola Repfiblica las Provincias de Ve-
nezuela y dela Nueva Granada, tienen todas las proporciones y
los medios de elevarse al mas alto grado de poder y prosperidad.
2.0 Que constituidas en Repfiblicas separadas, por mas estre-
chos que sean los lazos que las unen, bien lejos de aprovechar
tantas ventajas, llegarian dificilmente a consolidar y hacer res-
petar su soberania.
30 Que estas verdades altamente' penetradas por todos los
hombres de talents superiores y de un ilustrado patriotism,
habian movido A los Gobiernos de las dos Repfblicas a convenir
en su reunion, que las vicisitudes de 1] guerra impidieron veri-
ficar. Por todas estas consideraciones de necesidad y de inter6s
reciproco, y con arreglo al informed de una comisi6n especial de
diputados de la Nueva Granada Y Venezuela,


. /







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


En el nombre y bajo los auspicios del Ser Supremo, ha de-
cretado y decreta la siguiente:

LEY FUNDAMENTAL DE LA REPUBLICAN DE COLOMBIA

Art. 1. Las Repfblicas de Venezuela y de la Nueva Granada
quedan desde este dia reunidas en una sola, bajo el titulo glorioso
de Repfibiica de Colombia.
Art. 29 Su territorio sera el que comprendian la antigua
Capitania general de Venezuela y el Virreinato del Nuevo Reino
de Granada, abrazando una extension de i15,000 leguas cuadra
das, cuyos terminos precisos se fijaran en mejores circunstancias.
Art. 39 Las deudas que las dos Repiblicas han contraido
separadamente son reconocidas in solidum por esta Ley como
deuda national de Colombia, a cuyo pago quedan vinculados to
dos los bienes y las propiedades del Estado, y se destinaran los
ramos mas productivos de las rlentas pfblicas.
Art. 49 El Poder Ejecutivo de la Repiiblica sera ejercido
por un Presidente y en su defecto por un Vicepresidente, nom-
brados ambos interinamente por el actual Congreso.
Art. 5. La RepIblica de Colombia se dividird en tres gran-
des Departamentos: Venezuela, Quito y Cundinamarca, que
comprendera las Provincias de la Nueva Granada, cuyo nombre
queda desde hoy suprimido. Las capitals de estos Departamen-
tos seran las ciudades de Caracas, Quito y Bogota, quitada la
adicion de Santafe.
Art. G.' Cada Departamento tendra una administration su
pe'ior y un Jefe nombrado por ahora con titulo de Vicepresi-
dente.
Art. 7., Una nueva ciudad, que llevard el nombre del Liber
tador Bolivar, serd !a capital de la Republica de Colombia. Su
plan y situacioi se determinaran por e! primer Congreso general,
bajo el principle de proporcilinarla a las necesidades de los trees
Departamentos y A la grundeza t que este opulento pais er'ta des-
tinado por !a naluraleza.
Art. 8. El Congreso general de Colombia se reunira el 1.0
de Enero de 1S21 en la villa del Rosario de Cccuta, que por todas
circunstancias ce consider el iugar mas bien proporcionado. Su
convocatoria se hara por el Presidente de la Reptfblica el 1.o de
Enero de 1820. con comunicacion del reglamento para las eleccio-
nes. que sera formado por una comisi6o especial y aprobado por
el Congreso actu:il.
Art. 9.o La Co:istitui6n de .Li Republica de Colombia sera
formada por su Congreso general, a quien se presentara en clase
de proyecto ia que ha decretado el actual, y que con las leyes da-
das por el mismo, se pondra desde lubgo, por via de eusayo, en
ejecuci6n.
Art. 10. Las armas y el pabellbn de Colombia se decretaran







LEY FUNDAMENTAL DE LA REPtBLICA DE COLOMBIA 3

, por el Congreso general, sirvi6ndose entretanto de las armas y el
pabell6n de Venezuela, por ser mas conocido.
Art. 11. El actual Congreso se pondrd en receso el 15 de
Enero de 1820, debiendo procederse a nuevas elecciones para el
Congress general de Colombia.
Art. 12. Una comisibn de seis miembros y un Presidente
quedar, en lugar del Congreso, con atribuciones especiales que
se determinaran por un decreto.
Art. 13. La Repfiblica de Colombia serA solemnemente pro-
clamada en los pueblos y en los ejercitos con fiestas y regocijos
pfiblicos, verificandose n ensta capital el 25 del corriente Diciem-
bre, en celebridad del nacimiento del Salvador del mundo, bajo
cuyo patrocinio se ha logrado esta deseada reunion, por la cual
se regenera el Estado.
Art. 14-. El aniversario de esta regeneraci6n political se cele-
brarA perpetuamente con una fiesta national, en que se premia
ran, como en las de Olimpia, las virtues y las luces.
La present Ley fundamental de la Repfblica de Colombia
sera promulgada solemnemente en los pueblos y en los ejercitos,
inscrita en todos los registros publicos y depositada en todos los
archives de los Cabildos, Municipalidades y corporaciones, asf
eclesiAsticas como seculares.
Dada en el Palacio del Soberano Congreso de Venezuela, en
la ciudad de Santo Tomds de Angostura, A diez y siete dias del
ies de Diciembre del afio del Selior mil ochocieutos diez y nueve,
noveno de la Independencia.
El President del Congreso,
FRANCISCO ANTONIO ZEA
Juan Germdn Roscio, Manuel Cedeito, Juan Martinez, Jos6
Espaiz, Luis Tomds Peraza, Antonio Alaria Briceilo, Eusebio
Afanador, Francisco Conde, Diego Bautista Urbaneja, Juan
Vicente Cardoso, Ignacio Muinoz, Onofre Basalo, Domingo Alzu-
ru, Jose Tomds Machado, huma n Garcia Cadiz.
El Diputado Secretario,
Diego de Vallenilla

S, DECRETO
Palacio del1' bberano Congreso de Venczuela en Angostura,
;i 17 de Diciembre de 1819-9'
El Soberano Congreso decreta que la present Ley funda-
mental de la Republica de Colombia sea comuriicada al Soberano
Poder Ejecutivo por medio de una diputacion, para su publica-
cibn y cumplimiento.
El President del Congreso,
FRANCISCO ANTONIO ZEA


El Diputado Secretario,


Diego de Vallenilla







ANALE DIPLOMATICOS Y CONSULARES


Palacio de Gobierno en Angostura,
i 17 de Diciembre de 1819-9.0
Imprimase, publiquese, ejecfitese y autoricese con el sello
del Estado.
SIMON BOLIVAR

Por S. E. El Presidente de la Repfiblica, el Ministro del Inte-
rior y de la Justicia,
DIEGO BAUTISTA URBANEJA



MENSAJE DEL PODER EJECUTIVO DE COLOMBIA

A LA APERTURA DEL PRIMER CONGRESS CONSTITUTIONAL
DE LA REPUBLICAN

Conciudadanos del Senado y de la Cimara de Representantes:

Tan convencido estaba el Gobierno de Colombia de la deci
siOn del de Madrid A prolongar la guerra contra la America, que
nos apresurdmos a establecer solidas relaciones con los Estados
independientes del Nuevo Mundo, fijando una base segura sobre
la cual debiera conducirse, 6 el progress de la contienda, 6 una
negociacion con las potencias neutrales y la misma Espafia. El
Gobierno de Colombia ha sido el primero que ha puesto los fun-
damentos de una confederaci6n americana, que reuniendo los in-
tereses politicos del vasto territorio desunido de la metropoli es-
pafiola, garantizandose y respetdndose reciprocamente, reciba un
poder fisico y moral capaz de contrarrestar y anular las empresas
y relaciones del Gobierno nuestro enemigo. Al Congreso se pre-
sentarAn los tratados que hasta hoy se ban celebrado al efecto, y
me tomo la libertad de anticiparle mis congratulaciones por el
placer que debe experimentar al ver la solidez y consistencia que
hemos dado A la independencia del Nuevo Mundo En el Imperio
mexicano han ecurrido cambios sustanciales despu6s del convenio
ajustado en C6rdoba entire el jefe de los independientes y el Ge-
neral espafiol Odonojfi. El Sr. D. Agustin Iturbide ha sido colo-
cado en el trono imperial en lugar de la familiar llamada en el
plan de Iguala y tratado de C6rdoba, en atenci6n A que las Cortes
de Madrid declararon nulo este filtimo. El Gobierno de Colombia
no conoce bien la calidad y circunstancias de los acontecimientos
que ciferon la corona imperial al Sr. Iturbide, y ha procurado
ilustrarse todo cuanto se juzga indispensable para entablar y es-
trechar sus relaciones entire la Repiblica y el Imperio, bajo el
principio de no mezclarse en sus negocios dom6sticos y de reco-
nocer la voluntad bien pronunciada de la Nacion mexicana, mien-








MENSAJE DE 1823-SNAN DER 5

tras que no se aparte del sentimiento de permanecer indepen-
S diente de la Espafa.
El Gobierno de los Estados Unidos ha dado un ejemplo su-
blime de justicia reconociendo solemnemente la independencia y
soberania de los Estados de la America del Sur: aquel pueblo,
cuua de la libertad de la tierra, ha visto con satisfaccin- este acto.
eficazmeute demandado por la political y por la sana raz6n, y los
ilustred miembros de su Gobierno han afadido por semejante con-
ducta nuevo lustre a la gloria de un pueblo libre y a la suya pio-
pia. Actualmente reside en esta capital un Agente particular de
aquel Gobierno, por cuyo conduct hemos side informados de los
sentimientos amistosos de que se halla animado, y de su dispo-
sici6n A entablar y mantener relaciones con la Repiiblica. El Eje-
cutivo se ha apresurado a testificarle los suyos por medio de un
Ministro Plenipotenciario, y A preparar los prelimiuares que de-
ben preceder a las negociaciones.
Con las potencias europeas hemos procurado iniciar algunas
relaciones diplomaticas, reducidas por ahora ~ obtener un recono-
cimiento explicit de nuestra soberania national. Nuestra causa
parece haber adquirido bastante popularidad en algunas de las
naciones mas respetables, y aunquesus Gobiernos no se han deci-
dido a hacer el pronunciamiento requerido, tampoco nos han
dado motivos de queja. Sus actos relatives al comercio y neutra-
lidad han partido del principio de reconocernos como Gobiernos
de hecho. El de Colombia ha procurado acreditar a todas las na-
ciones que la buena fe y la justicia son -a firme regla de nuestra
conduct, y que nos haremos un deber de respetar las leyes de
todos los Estados, sus derechos y los de sus respectivos indivi-
duos. Esta serA siempre Ia conduct del Gobierno y la de los ciu
dadanos de Colombia, como el medio de vivir en paz y buena in-
teligencia en la sociedad del universe. Me es satisfactorio que en
el curso de mi Administraci6n, al establecerse un regimen nuevo
y delicado, no se hayan ofrecido cuestiones desagradables que
interrumpiesen la buena armonfa que mantpnemos con todas las
naciones.
S. M. Fidelsima el Rey de Portugal ha abierto la puerta en
Europa al reconocimiento de los Gobiernos americanoa. El de Co-
lombia habia dirigido una misi6n diplomatica a Lisboa, que entire
otras cosa ,debia arreglar los limits de la Repfiblica por la part
del Brasil, ipero la inesperada muerte del Sr. Echeverria, y los
filtimos ac)ntecimientos de las Provincias del Brasil, que tienden
a sustraerse de la dependencia de Portugal, han frustrado nues-
tros designios. Con la Corte romana he procurado ponerme de
acuerdo sobre el gobierno de los negocios eclesiasticos, en que
tantas dificultades se han tocado y se experimental d.ai'iamente,
con notable detrimento de las prerrogativas delasuprema autori-
dad civil y de las necesidades espirituales de los pueblos. La
muerte del Sr. Echeverria interrumpi6 tambi6n esta negociacibn;


I-







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULABES


pero ya el Gobierno ha ocurrido a enviar nueva misi6n a Roma.
Entretanto, el Congreso sera informado del modo con que el Go-
bierno se conduce en la material, esperando que vuestra sabiduria
fije una regia cierta, aunque provisoria, que remueva escripulos
y otros embarazos.


FRANCISCO DE P. SANTANDER
Bogota Abril 17 de 1823-13.



MEMORIAL DE 1823

Desde que la Repdiblica de Colombia se elev6 al grado de
poder y de gloria en que ahora se halla, su Gobierno no ha cesa-
do de acreditar a las demas naciones independientes de la tierra,
que en medio del ruido de sus armas victoriosas sabe respetar
los derechos ajenos, asi como quiere que se respeten los suyos
propios. Por mas de doce afios consecutivos las personas y pro-
piedades de los neutrales transefintes o avecindados entire nos-
otros, han estado bajo la protecci6n exclusive de nuestras leyes,
y no debe ser poco satisfactorio descubrir en todo el transcurso
de este tiempo, que han ocurrido muy pocas quejas contra la
conduct de las autoridades subalternas y ninguna contra la del
Ejecutivo. Este resultado es tanto mas agradable y honroso a
nuestro caracter nacional, cuanto que las acciones de otros go-
biernos que proclamaron la neutralidad desde el principio de la
present guerra, no han estado absolutamente libres de censura;
ni algunas veces parecen haberse conformado estrictamente a
los principios inconcusos generalmente reconocidos del derecho
international.
En este estado de cosas el primer conato del Ejecutivo des-
pugs de la promulgaci6n de nuestro C6digo constitutional,
se dirigi6 a sistematizar las relaciones iniciadas 6 estableci-
das por el interns privado. Hasta aquella 6poca los Gobiernos ex-
tranjeros parecian determinados a no traspasar la linea de politi-
ca que se habian trazado, no obstante la necesidad evidence de
adoptar de comfin acuerdo reglas ciertas y positivas que cimen-
tasen nuestras relaciones sobre la base de la reciprocidad y buena
fe universal y que no nos dejasen expuestos a las alteraciones e
interpretaciones que han sufrido las leyes comunes de las nacio-
nes en estos filtimos tiempos de agitaci6n y de trastornos, al me-
nos de veinticinco afios a esta part. Los principios reconocidos
en los diversos periods que corrieron entire la paz de Wesfalia,
]a de Utrecht y las diferentes convenciones y altercados que pro-
dujola Revoluci6n Francesa hastalapaz generalde Paris de 1814,







MEMORIAL DE 1823-GUAL 7

han variado en much part tan esencialmente, que casi ha sido
indispensable muchas veces desentenderse de la autoridad respe-
Stable de los publicistas de mas credito y consultar el espiritu de
los tratados vigentes, y que mas generalmente se tienen por im-
parciales. Asi es que en las diferentes controversial que el Eje-
cutivo ha tenido que sostener por el honor de la Naci6n 6 para
satisfacer a los reclamos de otras potencias en beneficio de sus
sfibditos 6 ciudadanos respectivos, siempre ha tenido por regla
invariable de f i conduct el no conceder a nadie lo que no puede
conceded a t/.'os.
El Ministerio de Relaciones Exteriores, que ha sido en todos
tiempos la part mas esencial de la administraci6n pfiblica, ha
recibido de esta manera aquella consistencia y unanimidad que
es indispensable para no exponernos a los perjuicios que las ne-
gociaciones prematuras y poco meditadas han causado a otros
paises. La Repfiblica de Colombia tiene un derecho incuestiona-
ble a no desviarse una linea de esta conduct, porque ella es ab-
solutamente deudora & si misma de lo que es. Si ella no ha pro-
ducido todavia un resultado completamente ventajoso, a lo me-
nos el Ejecutivo tiene el consuelo de no haber comprometido la
suerte de la Nacion, de haber hecho conocer sus principios en to-
das parties y de esperar que no pasarA much tiempo sin ver co-
ronados sus esfuerzos con un feliz suceso. Esta lisonjera espe-
ranza esta fundada en las conexiones intimas y estrechas que ha
contraido y est& contrayendo con los demAs Estados de la Ame-
rica antes espafola, en la regularidad con que ha procurado pro-
mover sus relaciones politicasy comerciales con los Estados Uni-
dos y la Europa. Para dar a conocer mejor el estado en que nos
hallamos relativamente a nuestros negocios extranjeros, se ha-
blard primero de los Estados nuevamente formados sobre las rui-
nas de la monarquia espafiola en nuestro propio hemisferio y su-
cesivamente de los Estados Unidos y la Europa. Esto iltimo nos
conducird naturalmente a hablar por separado de la Espafia,
cuya political vacilante y contradictoria merece le prestemos una
atencion peculiar.
No debe esperarse, sin embargo, encontrar en esta exposi-
Sci6n sumaria todos aquellos pormenores que podrian en otra oca-
si6n ver la luz pfiblica sin aventurar los resultados. El acierto en
los negocic ,diplomaticos depend en gran parte del secret. Lo
guardaren { por tanto inviolablemente en todos aquellos nego-
cios en qu ,el Ejecutivo lo ha creido absolutamente necesario.
En todo lo demas procuraremos hablar con franqueza, evitando
al mismo tiempo aquella profusion de ideas que nada concierne
Sal objeto que nos hemos propuesto.

ESTADOS AMERICANOS

Las abdicaciones de los Reyes cat6licos en favor de la fami-
lia imperial de Francia en 1808, prepararon la desmembraci6n






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


de las Provincias hispanoamericanas en este Continente, y las
usurpaciones sucesivas de los Gobiernos revolucionarios que re-
sistieron aquellas abdicaciones, las confirmaron yafianzaron irre-
vocablemente. Desde aquel tiempo nuestra America levantb el
grito contra sus opresores y ha combatido alternativamente cen
fortune 6 sin ella. Militares, politicos, legisladores, magistrados,
administradores, todos se han formado en la escuela del infortus
nio. Mas a despecho de la experiencia, la guerra continuaba,
haciendo cada una de las parties, por si sola, prodigios de valor y
de consagracion absoluta A la causa comni. Venezuela y ]a Nue-
va Granada fueron las primeras que dieron al mundo el noble
ejemplo de unirse para siempre y superar, por medio de la uni6n,
obstaculos de no poca monta. Nuestra ,ituaci6n geografica hizo
de nuestro pais el cartel general de las tropas destinadas a res-
tablecer en America el ominoso sistema colonial de Espafia. Lo
peligroso y dificil de las circunstancias aconsejaron la fundacibn
de la Repfiblica de Colombia, y su aparici6n majestuosa baja los
auspicios de su genio tutelar, aterroriz6 y humill6 las huestes
castellanas. El poder y la arrogancia de los espafoles desapareci6
al fin de entire nosotros, para no volver A molestarnos jams.
Los-triunfos de Colombia resonaron por todos los Angulos de
nuestro hemisferio, y recobraron lu6go sus derechos los restos de
la familiar americana, que ain vivia encorvada bajo el yugo pe-
ninsular. M6jico proclam6 el Imperio. Lima, libertada por las ar-
mas de Chile y Buenos Aires, se adhiri6 provisionalmente A un
regimen protectoral. Guatemala se declare por las formas repu-
blicanas, y Colombia redonde6 el vasto territorio que la design
su Ley fundamental, Ilevando la oliva y las armas victoriosas A
nuestros oprimidos hermanos de Quito y Guayaquil.
Un conjunto de cosas tan venturoso indic6 al Ejecutivo que
habia llegado el moment de poner en plant aquel gran proyec-
to de la confederaci6n americana. Se adoptaron, pues, como ba-
ses del nuevo sistema federativo las siguientes:
1- Que los Estados americanos se aliasen y confederasen
perpetuamente en paz y en guerra para consolidar su libertad 6
independencia, garantizandose mutuamente la integridad de sus
territories respectivos.
2~ Que para hacer efectiva esta garantia se estuviese al uti
possidetis de 1810, segin ]a demarcaci6n de territorio de cada Ca-
pitania general 6 Virreinato erigido en Estado soberano.
3a Que en punto A derechos personales, comercio y navega-
ci6n de unos y otros Estados, sus ciudadanos 6 sfbditos gozasen
indistintamente de sus personas, propiedades, trafico interior y
exterior, de los mismos fueros y prerrogativas de los naturales
del pais en que residiesen como vecinos 6 transefintes.
4- Que para perfeccionar este pacto de alianza y confedera-
cion perpetua, se reuniese en Panama una Asamblea de dos Ple-
nipotenciarios por cada una de las parties contratantes, que les




-51 V


MEMORIAL DE 1823-GUAL 9

sirviese de punto de contact en los peligros comunes,-de field in-
St iprete de sus tratados pdblicos, cuando ocurran dificultades, y
de Juez arbitro y concialiador en sus disputes y diferencias.
5 Que este pacto de alianza y confederacion perpetua no
interrumpiese en manera alguna el ejercicio de la soberania de
cada una de las parties contratantes por lo que hace a sus rela-
ciones exteriores con las demas naciones independientes de la
tierra.
Taies son, entire otros accesorios, los puntos cardinals que
abrazan las negociaciones que el Ejecutive ha concluido 6 enta-
blado con M6xico, Pert, Chile y Buenos Aires. Cuando se dip
principio a esta negociacibn se tuvieron esperanzas muy funda-
das de que para la reunion del Congreso de 1823 se habrian ter-
minado felizmente, atendiendo A ]a actividad 6 ilustracibn de los
Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios que se
encargaron de ella. Se han concluido, en efecto, los trAtados con
el Peitf y Chile que se someteran oportunamente A la aprobacion
y consentimiento del Cuerpo Legislativo, y es muy probable que
en poco tiempo recibamos por el Pacifico los de las Provincias
unidas del rio de la Plata.
Mas en la Corte de M6xico la negociaci6n se ha interrumpido
por causes extraordinarias, que el Ejecutivo no ha podido supe-
rar. No nace el principal obstAculo de la forma de gobierno que
alli se ha adoptado, porque el de Colombia se ha propuesto come
maxima fundamental de su political el no mezclarse en los nego-
cios dom6sticos de otras potencias. Es muy facil reconocer un
gobierno cualquiera, con tal que se conozca el principio 6 fuente
de donde emana su autoridad, y sea por consiguiente susceptible
de mejoras progresivas. La Repfiblica de Colombia ha reconoci-
do solemnemente la independencia del Imperio, pero para exten
der este reconocimiento a la dinastia que de hecho se ha estable-
cido alli en la persona del Sr. D. Agustin de Iturbide y su fami-
lia, se necesita de otros datos de q.ue carecemos hasta hoy dia, no
obstante las eficaces providencias que se han dictado para conse-
guirlos. Entretanto se comunicaron las instrucciones necesarias
al honorable Miguel de Santamaria, cuya conduct circunspecta
e ha sido muy satisfactoria. Pero desgraciadamente cuando espe-
S rbamos.los informed de este ilustrado Enviado, se ha llegado.A
entender r la ultima correspondencia de aquella Corte, que el
porte del '(. Santamaria no ha sido muy agradable al nuevo Jefe
del Imp io. Se pretendi6 alli contra todas las reglas recibidas
que nuestro Enviado reconociese la nueva dinastia, careciendo
de credenciales para verificarlo, y lo rehus6 respetuosa y decoro-
"lamente como era su deber. Al mismo tiempo se han dejado ver
'ntomas de descontento en various puntos del Imperio y pri6ci-
palmente en San Salvador de Guatemala, en Nicaragua, en Vera
cruz, cuya Provincia se ha pronunciado por la forma republican.
Esto justifica superabundantemente la circunepeccibn con que el







ANALES DIPLOMATICCS Y CONSULARES


Ejecutivo ha obrado en una material de tanta trascendencia.
Cualquiera que sea el resultado de acontecimientos tan singula-
res, el Gobierno de Colombia tomara siempre el mayor inter6s en
cooperar al bien y prosperidad de nuestros hermanos indepen-
dientes de M6xico, y no dejara de aprovechar la primera ocasion
favorable que se le present para estrechar con su Gobierno los
vinculos fraternales que ha contraido con los demas cobelige.
rantes.

ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Al volver la vista de pueblos en guerra con Espafia, A los Es-
tados Unidos y la Europa no debe parecer extrafo que, a pesar
de su diferente posici6n geografica, los comprendamos en una
sola clasificacibn por la identidad de principios que el Ejecativo
ha adoptado con respect A todos indistintamente. Abandonados
los habitantes de la Am6rica antes espafiola A su propia suerte,
era muy natural que concertasen entire si aquellas medidas de se-
guridad interior y exterior que exigia el imperio de las circuns-
tancias. Incorporados sucesivamente en la gran sociedad de las
naciones civilizadas por nuestros propios esfuerzos, nuestro pri-
mer deber era sin duda tratar A todas con la misma considera-
ci6n y respeto, sin manifestar ninguna especie de predileccion
por ninguna. El Ejecutivo, pues, guiado de esta mAxima saluda-
ble, se ha adherido en cuantos casos se han presentado, A los prin-
cipios mas liberals y mAs generalmente reconocidos, en defecto
de tratados pfiblicos, y ha cuidado por este medio de aumentar
nuestra armonia mutual y buena inteligencia. Por esta razon ja-
mas ha ofrecido a nadie lo que no puede conceder A todos, porque
esta bien persuadido el Ejecutivo de que los favors especiales y
los privilegios exclusivos no pueden dejar de causarnos perjuicios
de vasta trascendencia.
Nuestros puertos han permanecido y permanecen enteramen-
te abiertos al comercio de los neutrales, para que en la experien-
cia aprendan A conocer la importancia 4e un pais que la political
miserable de los espafioles habia mantenido en la obscuridad. El
resultado.de este cambio reciproco de intereses entire Colombia y
otras potencias, ha sido insensiblemente aumentando la persua-
si6n en que ya estaban algunas de entenderse directamente con
nuestro Gobierno. Semejante persuasion se ha fortificado por il-
timo con los edictos que los jefes espafioles han publicado en di
ferentes 6pocas de la guerra, queriendo hacer revivir sus anti-
guas pretensiones al monopolio de nuestro comercio. La conduc-
ta del enemigo en esta parte siempre que ha creido probable sub-
yugarnos, forma un contrast tan singular con nuestra franque-
za y liberalidad, que puede servir muy bien de ensefianza A todos
los que tienen que esperar de los unos y de los otros.
Ha sido por esta raz6n muy sensible al Gobierno de Colom-
bia que uno de nuestros Agentes en Europa tomase sobre su res-







MEMORIAL DE 1823-GUAL


ponsabilidad pasar con fecha 8 de Abril de 1822 una nota circu-
lar a aquellos Gabinetes, intimando que los que no nos reconocie-
sen serian inmediatamente exclufdos de nuestros mercados. Si
esta circular ha podido offender A alguno, segin se ha dicho, es
preciso tener present que los principios que ella contiene no
forman parte de nuestra political. Asi se dijo francamente al Sr.
Zea con fecha 23 de Julio fltimo, cuando se crey6 que el proyecto
estaba arin en embrion, para qne se abstuviese de Ilevarlo a eje-
cucion. Se ha dejado, por tanto, al tiempo el descubrimiento de
una verdad important, A saber: que las relaciones political y
comerciales de un pueblo con otro no pueden subsistir por much
tiempo de una manera vaga e indeterminada, y que es necesario
entenderse directamente para promover de comfin acuerdo su
bienestar y su prosperidad future. Es agradable observer los
efectos que ha producido este orden de cosas en la simple narra-
ci6n de los hechos en que vamos a entrar.
El pueblo de los Estados Unidos, aunque de un origen diver-
so que el resto de los habitantes de este Continente, sinti6 desde
los principios de la present guerra aquella simpatia que era na-
tural y que necesariamente debia inspirar el vecindario y la ana-
logia de las circunstancias. Los nuevos Estados americanos qui-
sieron aprovechar estas buenas disposiciones dirigiendose A su
Gobierno; pero nuestros esfuerzos fueron infructuosos hasta
1822, en que los Estados Unidos reconocieron formalmente nues-
tra independencia. Este resultado se debe en gran parte a la ha-
bilidad y destreza con que el Sr. Manuel Torres, nuestro Encar-
gado de Negocios de Washington, hizo conocer nuestros derechos
a este reconocimiento. La muerte de este ilustre patriota y esta-
dista, ocurrida en 14 de Julio del mismo afio, interrumpi6 las re-
laciones que debieron entablarse entire uno y otro pais, a conse-
cuencia de tan franca y just declaratoria. El honorable Jose
Maria Salazar fue lu6go nombrado para sucederle en el caracter
de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. En este
estado lleg6 & esta capital, en Diciembre del afio pasado, el Sr.
Coronel Carlos S. Todd, con el encargo especial de poner en noti-
cia de este Gobierno los diferentes actos en que los Estados Uni-
dos habian reconocido solemnemente la Repiblica de Colombia y
los deseos de su ilustre y venerable Presidente de saber er qu6
pie debian arreglarse nuestras relaciones ulteriores. El Ejecutivo
de Colombia, consultando la economic de nuestro erario, ha sido
de opinion que durante una negociaci6n podian nombrarse y
mantenerse Plenipotenciarios de una y otra part, hasta conse-
guir la ratificaci6n de los tratados definitivos, quedando despu6s
en Washington y Bogota Encargados de Negocios 6 Charge
d'affaires, que promoviesen nuestros interests ymantuviesen inal-
terable la armonia y buena inteligencia que debian producer
aquellas convenciones. Se ha deseado aqui al mismo tiempo nego-
ciar un tratado de comercio y navegaci6n en esta capital, con


^,- f/







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


preferencia g cualquiera otra parte, por razones tan obvias, que
se cree innecesario explicarlas. Sobre todos estos particulares se
ha hablado ya con nuestro candor acostumbrado A los Sres. Todd
y Salazar. Es de esperar de la deferencia que el Gobierno de los
Estados Unidos ha manifestado al de Colombia en estd ocasibn,
que las miras political de uno y otro se convendrdn perfectamen-
te en cuanto at lugar en que ha de verificarse la negociaci6n que
ha de establecer nuestras relaciones mutuas sobre bases sblidas y
permanentes.
En Europa, la Corte de Lishoa fue ]a primera que reconoci,
6 manifesto su resoluci6n de reconocer los Gobiernos indepen-
dientes de los nuevos Estados americanos, en una nota 4ue D.
Juan Manuel Figuereido, Agente de S. M. Fidelisima en Buenos
Aires, dirigi6 al Enviado de Chile, D. Miguel Zafiartu, en 11 de
Agosto de 1821. Esta determinaci6n se fund en el principio jus-
to de la obediencia comprobada de nuestros pueblos a'sus auto-
ridades constituidas, y la hace extensive d toda la America inde-
pendiente, con el objeto de entrar con aus Gobiernos en relacionr
de amistad, comercio y navegaci6n. El Gobierno de Colombia '
habia tenido, sin embargo, una comunicaci6n direct de As
disposiciones de la Corte de Lisboa, nasta el alio pasado, e ,ue
S. E. el Sr. D. Silvestre Pihneiro y Ferreira, Ministro y F .jeta-
rio de Estado de S. M. Fidelisima, las comunic6 A nuestr fEnvia-
do en Londres, con copia de las instrucciones que dio jd 16 de
Abril de 1821 al Sr. Figuereido con este mismo obj,~ /. En ella
se descubren las miras political y disposiciones favorables de
aquel Gobierno para con la Repiblica de Colombia. El Ejecutivo
trat6 de aprovecharlas inmediatamente, destinando al honorable
Jose Tiburcio Echeverria Lisboa con el caracter de Enviado
Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. Pero la muerte de
este benemerito miembro de nuestra lista diplomdtica, nos priv6
de las ventajas que podriamos haber conseguido de su compro
bada experiencia en el manejo de los negocios pfiblicos. En este
tiempo han ocurrido en la monarquia portuguesa novedades subs-
tanciales, de que no podemos ni debemos prescindir. Al separar-
se S. M. Fidelisima del Brasil, dej6 encomendado el gobierno
de este vasto reino al Principe real D. Pedro de Braganza. Pa-
rece que el pueblo del Brasil vio con desagrado la traslacibn de
la Corte de Riojaneiro a Lisboa y se declare casi sucesivamente
por la independencia de su antigua metr6poli. El Principe real
se manifesto en esta crisis como el protector de la opinion pfibli-
ca, y su conduct le gan6 tal popularidad, que al fin fue procla-
mado Emperador del Brasil y se corona, segin parece, en Rioja-
neiro el dia 12 de Octubre del afio pasado. Segin las fltimas no-
ticias, todo el Brasil habia reconocido con entusiasmo al nuevo
Emperador, A excepci6n de Bahia de Todos los Santos, en donde
cuatro mil soldados europeos defendian afin la causa de su augus-
to padre. Lo mismo parece haber sucedido en Montevideo.







MEMORIAL DE 1823-GUAL 13

En medio de estas alteraciones, una autoridad portuguesa de
much respeto ha hecho proposiciones que- denotan la sabiduria
y previsi6n del Gabinete de Lisboa. Pero el Ejecutivo se ha en-
contrado en bastante perplejidad para renovar la negociaci6n que
encarg6 al difunto Sr. Echeverria. Nada exige tanta circunspec-
ci6n y tanta pausa en un Gobierno que comienza a existir, como
el primer acto de interposici6n en disputes de familiar, ocurridas
en una nacibn d que estamos reconocidos por su political noble,
franca y desinteresada. Por una parte, no podemos ser insensi-
bles A la causa de nuestros hermanos del Brasil, y por otra, de-
bemos interesarnos por el bien y prosperidad de un Gobierno que
ha marcado los primeros pasos de su regeneraci6n political con
una declaraci6n tan digna del siglo en que vivimos. En esta al-
ternativa no nos queda otro arbitrio que dirigir nuestros votos al
Ser Supremo, en cuyas manos estA la suerte de los imperios de
la tierra, mientras que sucesos posteriores nos ensefian el camino
que debemos seguir.
En el Continente europeo otras potencias se hqn mostrado
tambi6n propensas a estimular el comercio de la Am6rica inde-
pendiente de Espafa. Desde el aflo de 1811 el gran Canciller,
Conde de Romanzoff, comunic6 al Sr. Mendez, Agente de Vene-
zuela en Londrez, una resoluci6n de S. M. el Emperador de to-
das las Rusias, admitiendo nuestro pabell6n en los puertos de
aquel vasto Imperio, en la misma forma que el de los demAs
neutrales. La Francia, los Paises Bajos y Suecia han hecho re-
*cientemente la misma declaratoria. El Gobernador y Contra-
almirante de la isla de Curazao dirigi6 con este objeto una nota A
la Secretaria de Relaciones Exterio-es con fecha 16 de Octubre
de 1822, expresando ademas los deseos de S. M. el Rey de los
Paises Bajos, de fomentar las relaciones que actualmente de-
blan establecerse con este motivo. S. M. el Rey de Suecia y No-
ruega, despues de hacer una declaratoria igual, ha enviado A
esta capital su Cbnsul general en los Estados Unidos, con el fin
de concluir un arreglo provisional de comercio con este pais. Las
proposiciones que ha hecho en consecuencia el caballero Lorich,
se someterAn oportunamente al conocimiento del Cuerpo Legis-
lativo, en la parte que se juzgue necesaria su concurrencia y apro-
baci6n. De cualquier naturaleza que ellas sean, creemos oportu-
Ino anticipar que solamente se trata de bacer un ensayo de poco
tiempo para acercar mas los intereses de ambas naciones, y con-
seguir por este medio los conocimientos que son necesarios para
concluir un tratado definitive de comercio y navegacion.
En casi todas las demas parties de la Europa continental, el
pabell6n de Colombia es admitido y respetado, 6 a lo nienos hay
disposici6c A admitirlo y respetarlo, seglin various informes que
han legado A esta capital. Las leyes de nuestro primer Congreso
reunido en Cfcuta, sobre privilegios y estimulo de nuestra mari-
na mercante, deben haber contribuido poderosamente a producer


/*







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULATES


este efecto. Ellas facilitan la nacionalizaci6n de buques extran-
jeros y protegen ,el comercio director de Europa con nuestros
puertos. En ellas se ha establecido igualmente la diferencia de
derechos de importaci6n y exportaci6n entire extranjeros y na
cionales, a pesar de que los cargamentos de estos filtimos sean
propiedad de sfibditos 6 ciudadanop de otras potencias. Si a los
diferentes principios esparcidos en nuestras leyes de comercio
y navegaci6n se agregasen los que faltan y concretasen en una
sola acta bien concebida de navegaci6n adecuada a nuestra situa-
ci6n actual, se completaria nuestro sistema maritime, y hariamos
conocer por este medio el interns y la importancia de un comer
cio que empieza ya a salir de aquel estado de languidez en que lo
encontro el present regimen constitutional. Este seria in origen
fecundo de riqueza pfiblica y el medio mas eficaz de adelantar
nuestras conexiones con las demAs potencias. Las relaciones de
amistad y buena correspondencia entire todas ellas no se forman
por teorias abstractas 6 vanas especulaciones, sino por el prove
cho y beneficio que sacan de su trato y comunicaci6n frecuente.
Esto filtimo parecia demostrar que siendo el comercio de la
Gran Bretafia el que tiene mas relaciones con nosotros, habria
sido facil entendernos de una y otra parte, para no dejar nuestros
intereses expuestos a las vicisitudes de una guerra civil. Pero
nada de cuanto hemos hecho hasta el dia ha podido inducir al
Gobierno de S. M. BritAnica a entrar en relaciones directs
con este pals. Antes de la union, la Nueva Granada y Veue
zuela hicieron esfuerzos considerable por conseguirlo, y poste
riormeate ia Repfiblica de Colombia los ha renovado con el mas
vivo interns. Nuestro anhelo por lograrlo ha estado y esta eu
proporcibn del alto grado de un influjo adquirido en Europa y en
el mundo entero por aquel Gabinete, principalmente despues que
los acontecimientos de 1814 colocaron a la Gran Bretafia en el
primer rango politico de todos los pueblos. La marina inglesa, la
mas formidable del unuverso, ha establecido en todas parties un
comercio tan extenso, que ya debe quedarle muy poco que desear.
Para nosotros ]a amistad de la Gran Bretafa es de la mis
alta importancia. La buena voluntad que nos profesa el pueblo
de aquel opulent Imperio no es un' presagio poco consolador de
lo que podemos esperar de su Gobierno. En ninguna part hemos
encontrado amigos tan decididos ni tan generosos en los tiempos
mas angustiados de nuestra lucha. No contents muchos de ellos
con auxiliarnos desde lejos, han pasado el Oceano y han venido A
participar de nuestras privaciones y de nuestros peligros en los
campos de batalla. Colombia, en fin, es deudora A various sfibditos
britanicos de una inmensa gratitude. y ansia por darles pruebas
positives de sus sentimientos, si no con una prodigalidad reprqn
sible, al menos con suma liberalidad. El comercio y manufactu-
reros de aquella Nacion se han mostrado igualmente sensible A
las ventajas que les ofrece nuestro mercado. De todas parties se




I \ -. -



MEMORIA DE 1823-GUAL 15

han visto salir peticiones al Ministerio, exponiendo las principa-
les razones que demandan 6 aconsejan la necesidad de entender-
nos directamente. En el Parlamento mismo se han pronunciado
discursos elocuentisimos en favor de esta media. Al fin el Go-
bierno de S. M. Britanica, con fecha 27 de Abril de 1822, ha de-
clarado legal el comercio de la Gran Bretafia con los puertos
de Colombia, de manera que ya s6lo queda por decidir el modo
con que puede impartirle una protecci6n eficaz.
Resta ahora d la sabiduria de los consejos de S. M. el re
solver esta cuesti6n, y en nuestra humilde opinibu nada puede
remover con tanta prontitud y seguridad los embarazos que se
presentan, como un arreglo director con nuestro Gobierno, recono-
ciendo previamente nuestra existencia en el rango de Naci6n so.
berana. Entonces el comercio y la agriculture de Colombia llega-
ran en poco a un grade de prosperidad mas alla de lo que pueden
anticipar los calculos mas exagerados. Entonces el comercio de
la Gran Bretafia, por sus inmensos capitals y por su genio active
y emprendedor, logrard probablemente en nuestro mercado una
importancia que, segfin parece, no se ha estimado hasta ahora,
como era de esperarse.
Si damos cr6dito a lo que se nos ha dicho desde Londres re-
petidas ocasiones, nos vemos precisados A confesar que las opera-
clones inconsultas del Sr. Zea en la parte political y fiscal de
nuestros negocios. han conducido materialmente a embarazarlos
y complicarlos. Ya hemos hablado anteriormente de su nota cir-
cular, que por su estilo y por el modo con que se dirigio, fue cier-
tamente vista y recibida en muchas parties con sumo desagrado.
Sue transacciones fiscales fueron todavia mas arbitrarias y desti-
tuidas de todo fundamento que pudiese inducir al Ejecutivo A
prestarle por si solo su aprobacion aun per el aspect de su pro-
pia conveniencia. Mas como hemos de hablar de esta material se-
paradamente, nos abstenemos de adelantar observaciones que so-
lamente hemos tocado de paso, por la couexion que ellas tienen
con nuestros asuntos diplomaticos. El credit y buena fe de una
nacin6 scn cosas tan preciosaS, que sin ellas es vana 6 ilusoria
toda pretension a ser tenida, considerada y respetada en el rango
que le corresponde por otros titulos. La sabiduria del Cuerpo Le-
gislativo es capaz solamente de conciliar esta aparente contradic-
ci61:, usando de las facultades quo le atribuye nuestra Constitu-
ci6i), en punto a cr6dito pfiblicj. Es de una necesidad imperiosa
consolidarlo ante todas cosas para acallar de un golpe los clamores
de muchos y poner nuestras negociacioues diplomaticas a la par
de las de cualquiera otra nacion. Hasta ahora el Ejetutivo ha
podido finicamente contener los progress del mal y evitar conse-
cuencias ruinosas A la Repfiblica para lo venidero.

,4







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


ESPANA
De todas las naciones civilizadas del universe, la Espafia es
'la finica que desconoce 6 aparenta desconocer estas grades ver-
dades: que una nacibn menesterosa de todo, que ha perdido su
industrial fabril, que sus campos estan desiertos 6 abandonados,
y carece de los conocimientos y de la experiencia necesaria para
mejorar su condici6n, debe reconcentrarse en si misma para lo-
grar salirsdel estado de abatimiento y penuria en que la ha dejado
su regimen arbitrario de muchos siglos. Que el sistema constitu-
cional de CAdiz, extendi6ndose A las inmensas posesiones de la
antigua monarquia espafiola en Europa, Asia, Africa y America,
es un complete delirio y una quimera que no ha existido jams
ni racionalmente puede existir. Que sin una marina competent
no pueden conservarse colonies lejanas. Que las relaciones de un
pueblo con otro, fundadas en la buena voluntad y conveniencia
reciproca, son much mas ventajosas 6 infinitamente mas durade-
ras que las establecidas por la violencia.
Los tratados concluidos en Trujillo el 26 de Noviembre de 1820,
despues de tanto encarnizamiento y tanta desolaci6n, parecian
anunciar que la Espafia comenzaba A abandonar aquella political
desastrosa que hizo infelices y desgracisdos a cuantos vivieron
bajo su influjo. En este dia memorable el General D. Pablo Mo-
rillo se present en Santa Ana revestido de las facultades omni-
modas que le habia conferido su Soberano; salud6 A la Repfiblica
de Colombia y a su ilustre Presidente, y se ajustaron y ratifica-
ron de comfin acuerdo los referidos tratados de armisticio por
seis meses, y regularizaci6n de la guerra. Un acto tan sublime y
que tanto honor hizo a las parties contratantes, tuvo por objeto
primario el proporcionar la calma para entenderse y establecer la
paz, sgin se declare solemnemente en el articulo 11.o del prime-
ro. Las formalidades con que se condujoesta negociaci6n, el len-
guaje decoroso 6 imparcial de uno y otro instrument, y las re-
petidas protests de los caudillos espafnols, que parecian nacer de
lo Intimo de sus corazones, eran motives suficiences para career
probable este feliz resultado. El Gobierno de Colombia destiny in-
mediatamente a los Sres. Jose Rafael Revenga y Jose Tiburcio
Echeverria a la Corte de Madrid, con credenciaies, plenos poderes
e instrucciones, expedidas en la ciudad de Bogota a 24- de Enero
de 1821. Y como habian ya transcurrido dos meses del armisticio
de Trujillo, se les dieron poderes especiales para solicitar en Ca-
racas una prorrogacibn pur el tiempo indispensable para tratar
en Madrid con el Gobierno de S. M. Cat6lica. No habiendose
podido convenir las parties en los t6rminos de la prorrogaci6n,
los Plenipotenciarios de Colombia se embarcaron en La Guaira
A bordo de la corbeta espafola Aretusa el dia 24 de Marzo, y lle-
garon a CAdiz el 14 de Mayo de 1821.
i Cual seria la sorpresa de nuestros mensajeros de paz, cuan.
do apenas habian puesto el pie en las costas de Espafia, comenza.







MEMORIAL DE 1823-GUAL


ron a oir de los iniciados en los misterios de aquel Gabinete un
lenguaje muy diferente del de sus agents en Costa Firme El
Gobierno de S. M. Cat6lica acababa de conceder nuevos indul-
tos A los qne habian merecido aplausos en todas las extremidades
de la tierra, por sus esfuerzos extraordinarios en defense de sus
libertades. Una conduct tan absurda como inesperada fue vista
por fos hombres pensantes, calculadores y verdaderamente libe
rales de Espafa, con un desagrado que no puede explicarse ni des-
cribirse sino por los que han seguido atentamente los pasos de
un Gobierno que desde el principio no ha cesado de minar sorda
mente el edificio que comenzb A levantarse en la isla de Lebn.
A pesar del desaliento que estas contradicciones debian ins
pirar, nuestros Plenipotenciarios se pusieron en march y llega
ron a Madrid el 30 del mismo Mayo. Aqui tuvieron pruebas posi-
tivas de que no solamente los Ministros de S. M., sino los pre-
tendidos pacificadores de Costa Firme, no estaban animados de
aquella buena fe y de aquella sinceridad con que nos prestamos &
entrar en la negociaci6n de paz. Los primeros pensaban en redu
cirnos A la conduct de pedir la paz en terminos degradantes y de
rogatorios de nuestra dignidad y carActer national, mientras que
los segundos pedian cuantiosos recursos para renovar las hostili-.
dades antes de expirar el armisticio, como lo manifest la corres-
pondencia del General D. Miguel de la Torre, de Febrero y Marzo,
al Ministerio de la Gobernacion de Ultramar. Et Gobierno de Co
lombia, que en los primeros dias de la calma descubrib la suspicacia
y duplicidad del enemigo, se prepare A hacerle sentir todo su po-
der. Mas como atribuyese por entonces esta correspondencia A
hombres extraviados por las pasiones, A hombres habituados por
temperament A las enormidades que han cometido durante esta
guerra exterminadora, suspendib su juicio y no se determine A
obrar hasta que no vio que tampoco tenfamos que esperar nada
bueno en Madrid. La consecuencia de este descubrimiento fue la
renovaci6n por nuestra parte de las hostilidades el dia 28 de Abril
de 1821. A la saz6n nuestros Plenipotenciarios permanecian en
Madrid sin haber podido adelantar un solo paso en la negociaci6n.
Su primer y filtima entrevista con el Sr. Bardaxi y Azara no se
verific6 hasta el 5 de Junio, on presencia de los demAs Secretaries
del Despacho, y se redujo a una conversaci6n de poco interest.
Esto unido a otros incidents, hacian entrever que no se querfa
tratar con Colombia separadamente, A tiempo que muchos se ocu-
paban en former planes de pacificaci6n general, con miras 6 inte-
reses encontrados. Los mAs acerrimos enemigos de la Am6rica ha-
bian, per filtimo, venido A conocer que su miserable y ridiculto sis-
tema de indultos, muy lejos de producer efecto alguno favorable,
irritando cada dia mas los Animos de los habitantes de este Conti-
nente, confirmaba A los unos en su noble propisito de ser inde-
pendientes, 6 inspiraba A los demAs el deseo de serlo. Era por tan-
to indispensable dejar de la mano aquella political rutinera y bus-
2







18 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

car otros medios mas eficaces. Era necesario yaexaminar la cues-
ti6n intuitivamente y remover los embarazos que se oponian A la
pacificaci6n.
La Memoria con que el Ministro de Ultramar, D. RamSn Gil
de la Cuadra, inform a las Cortes ordinarias en 1.0 de Marzo de
1821 sobre los negocios ultramarinos, no ofrecia materials algu-
nos de que poder hacer uso en semejante conflict. En ella el Sr.
Cuadra habla con profusion de lazaretos, hospitals, escuelas,
arreglo de la Secretaria y otros pormenoree ffitiles 6 impertinen
tes, como si la America entera estuviese en una paz inalterable.
La Comision respective de Cortes que examine esta Memoria,
manifesto en su dictamen de 4 de Junio siguiente, sobre poblacio-
nes en las Provincias ultramarinas, de cuanto es capaz el hom-
bre que no quiere oir ni saber la causa de los males que le aque-
jan. La Comisi6n piensa hacernos un gran servicio con su pro
yecto de repartimiento de tierras baldias, porque el Sr. Cuadra
afirma en su Memoria que esta media es en America de la mAs
alta importancia, ora se le consider en la parte econbmica, ora
en la political, pues en ambos respects el Rey esperaba de ella
unos resultados maravillosos.
No pas6 much tiempo sin que el Rey y las Cortes Ilegasen a
entender que estaban perdiendo infitilmente el tiempo en cuestio-
nes accesorias, mientras que la principal estaba arin por decidir.
Las Cortes, a soli.citud del Sr. Pafl, nombraron por su part una
Comision de su seno a fin de que propusiese lo conducente para
concluir del modo mAs acertado las disensiones que desgracia-
damente afligen A various palses de Am6rica. La Comision, des-
pues de frecuentes y largas sesiones, A que concurrib el Minis-
terio y gran nfimero de Diputados, hizo su exposicion el 24 de
Junio, concluyendo con que se citase el celo del Gobierno para
que propusiese A las Cortes las medidas fundamentals que re-
queria la situacion de AmBrica. En ella se descubre que todos,
6 various miembros de la Comision, intentaron entrar en el fondo
de la dispute; pero que se abstuvieron de hacerlo por respeto A la
opinion particular de los Ministros de S. M. Tenian 6stos gran-
des esperanzas en el proyecto de Regencias que la mayor part
de la Diputacion ultramarina y particularmente la de Mexico
present a las Cortes el mismo dia. El Ministerio apoyaba bajo
mano tal proyecto; pero segfn entendemos no queria hacerlo
A cara descubierta por pulsar la opinion y no comprometerse.
Los Sres. Reveoga y Echeverrfa pasaron lu6go al Secretario del
Despacho de Estado una copia de nuestra Ley fundamental, para
que se impusiese mas claramente de la incompatibilidad de aquel
plan con nuestra organizacion social. Al fin se desech6 el pro-
yecto de Regencias, porque el Ministerio mismo lo creyo incons-
titucional, y el Rey terminb el discurso con que cerrb aquellas
Cortes ordinarias el 30 de Junio, diciendo que, excitado para
proponer las medidas oportunas para el bien de las Provin-





II


MEMORIAL DE 1823-GUAL 19

cias de Ultramar, lo verificaria cuanto antes y con la generosidad
possible; pero que los espafioles de ambos mundos debian estar
ciertos de que nada anhelaba tanto como su felicidad, fundada en
la integridad de la monarquia y la observancia de la Constituci6n.
Esta terminante y solemne declaraci6n, junto con el extra-
vio que al mismo tiempo se procuraba dar A la opinion pfiblica
por medio de virulentas invectivas, y calumniosas publicaciones
contra la Am6rica, hacian desaparecer toda vislumbre de pacifi-
cacion. Adespecho de todo, nuestros Plenipotenciarios se determi-
naron A permanecer en la Corte hasta el 1.o de Septiembre, en que
recibieron' una nota fechada el 30 de Agosto, del Secretario de
Estado, en la cual, despu6s de acusar entire otros cargos al Go-
bierno de Colombia de infracciones de los pactos mAs solemnes y
del Derecho de Gentes, les acompafia sus pasaportes, manifestan-
do al mismo tiempo su persuasion de que no perderian un mo-
mento en ponerse en march, pues que su permanencia en Espa-
fla era infitil, por no haber sido puestos en estado de ser escucha-
dos por S. M. y aun perjudicial bajo ciertos respects, que no
tuvo por convenient exponer. Esta inesperada resolucibo que se
habia anunciado algunos dias antes en los peri6dicos, junto con
la irritaci6n que se procurB fomentar escandalosamente contra los
Samericanos en general, A quienes se quiso complicar en la asona-
da del 20 de Agosto anterior contra la persona del General Mori
1lo, persuadieron A nuestros Plenipotenciarios que no tenfan que
vacilar un instant sobre su partido que debian tomar.
Vanas habrian sido en verdad las explicaciones que podian
haber hecho entonces por claras y convincentes que ellas fuesen,
contry las imputaciones y cargos generals 6 indefinidos del Go-
bierno espafiol. El estaba bien decididu a no prestarles un ofdo
imparcial. Habituado A pronunciar sobre los destines de la Ame-
rica por los informed interesados de sus agents, debib serle sobre.
manera doloroso este primer ensayo de respeto y consideraci6n
hacia los que tuvo antes en la degradacion. Tal es la fuerza del
hAbito, que confunde los tiempos y nos mantiene siempre enga-
flados en aquella situaci6n que mAs halaga nuestro amor propio.
Guiados por este triste desengaflo los Plenipotenciarios de Colom-
bia, tuvieron que contentarse por entonces con contestar simple-
mente A aquella nota de despedida, y salieron de Madrid treinta
y seis horas despues de recibidos los pasaportes, reservAndose
para otra oportunidad mAs favorable el vindicar el honor y la
dignidad de su pafs, como lo hicieron desde Bayona con fecha 14
de Septiembre. En esta prolija exposici6n se han ilustrado los
hechos que al parecer dieron motive A aquellos cargos generales 6
indefinidos. En ella habra visto el enemigo los principios sobre que
se funda nuestro derecho A proteger A Maracaibo independiente
por el voto espontAneo de las autoridades espafiolas y el pueblo, y
sobre cuya dispute nuestro primer Magistrado no pudo dar una
prueba mAs esclarecida de su amor A la justicia que sujetarla A la







20 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

decision de Arhitros, nombrando por su part al Brigadier espafiol
D. Ram6n Correa. En ella se habrA visto que no hemos renova-
do las hostilidades 26 dias antes de expirar el termino del armis
ticio, sino nor nuestra propia conservacibn, que es la primera ley
de la naturaleza, cuando fue inevitable, y despu6s de practicar
las formalidades que el artfculo 14 de aquel tratado prescribia
para caso tan desgraciado. En ella, en fin, habrA visto el Gobierno
de S. M. C. que si por su parte tenia que hacernos cargo vagos 6
indeterminados, por la nu6stra podiamos quejarnos de infraccio.
nes comprobadas con hechos irrefragables, que acreditaron desde
el principio la falta de sinceridad y rectitud con que se nos invite
A esta negociaci6n de paz.
DespuBs de la partida de los Sres. Revenga y Echeverria de
Espafia, aquel Gobierno ha ido poco A poco moderando sus preten-
siones A dirigirse a los americanos con el tono decisive e imperio-
so A que estaba acostumbrado. En el discurso con que el Rey abri5
las siguientes Cortes, trat6 por incident de la pacificacion de
America como uno de los puntos que no estaban tan intimamen-
te unidos A la Constituci6n. Las Cortes, sin embargo, despu6s de
oir el dictamen de la Comisibn respective, resolvieron en 13 de
Febrero de 1822 se dijese al Rey que sin p6rdida de mementos se
ocupase en nombrar sujetos capaces para presentarse A los Go-
biernos establecidos en las Am6ricas, y oir y recibir todas las pro-
posiciones que 6stos les hiciesen, para la resolucibn convenient.
El Rey no mand6 cumplir y ejecutar este Decreto de 13 de Febre
ro hasta el 5 de Marzo: el Ministro de Ultramar no lo transcri
bi6 al de la Guerra hasta el 31 del mismo mes, y 6ste al General
en Jefe del Ej6rcito expedicionario de Costa Firme hasta el 15 de
Abril de 1822. Hasta el 18 de Mayo siguiente no se avis6 tampo-
co A dicho General en Jefe el nombramiento que S. M. habia he
cho del Brigadier de la armada D. Jose Sartorio, y el CapitAn D.
Juan Barry para entenderse con nuestro Gobierno.
Al intentar esta peregrina negociaci6n, S. M. C. dirigi6, en
consecuencia del articulo 4. del Decreto de 13 de Febrero, un
manifesto & las Cortes de Europa protestando que la Espafla
veria como una infracci6n de los tratados vigentes el reconoci-
miento parcial 6 total de la independencia de las Provincias de
Ultramar por alguna de ellas, mientras no finalizasen sus disen-
siones pendientes con la Metropoli. Este interesante document,
de que habian aparecido extractos en los periodicos extranjeros,'
no lleg6 A manos del Ejecutivo de Colombia en una forma aut6n-
tica hasta ahora poco que lo vio autorizado con la firm del Sr.
Clemencin. En el quiere el Monarca espaflol hacer valer contra
el derecho de insurreccibn en America, los mismos principios que
de grado 6 por fuerza ha reconocido y autorizado en favor de sus
sflbditos en Europa. El interns del mundo entero por la emanci-
paci6n de la America es tan claro y se hall tan bien demostrado,
que para contradecirlo es necesario ocurrir A las sofisterias y va-







MEMORIAL DE 1823-GUAL 21

gas protests de que abunda aquel manifesto. Los Gabinetes eu-
ropeos habran sabido dar el aprecio y consideracibn que se mere-
ce un escrito cuyas clAusulas parecen mAs bien dirigidas contra
las maximas desorganizadoras que se han introducido en Espafia
de algfn tiempo a esta part. Al comparar las instituciones poll-
ticas y la conduct de uno y otro pafs, la opinion del mundo im-
parcial no dejarA de sernos eminentemente favorable.
El Gobierno de Colombia se prepare A tan nueva y singular
negociaci6n comunicando a los Intendentes de los Departamentos
maritimos, en 19 de Mayo del afio pasado, las reglas que creyb de
su deber. Se fundaban estas en las noticias que habian podido
adquirirse sobre el carActer de los comisionados, porque esta bien
convencido el Ejecutivo de que Colombia y Espafia no pueden en-
tenderse decorosamente, sin observer por una y otra part los
usos y costumbres conaagrados por la prActica de las naciones ci-
vilizadas. Estos desconocen absolutamente semejante metodo de
entenderse en tiempo de guerra, al menos segfin se ha podido co-
legir de las discusiones de aquellas Cortes extraordinarias, de lo
que dijo en ellas el Ministro de Ultramar, y de la letra misma del
Decreto de 13 de Febrero. A pesar de esto, se ha dejado'la puerta
abierta A contestaciones, que aunque probablemente infitiles, po-
drian indirectamente.conducir A la terminaci6n de la guerra. Si
en esto ha habido alguna condescendencia, se debe este sacrificio
A las consideraciones que tenemos A las demas naciones, A quienes
se ha deseado dar pruebas positivas de que las pasiones exaltadas
por la guerra civil y por la conduct irregular del enemigo, no
nos han hecho sordos A las voices de la naturaleza, y que aunque
no tememos la guerra, queremos cordialmente la paz.
Bien convencidos de esta misma verdad, muchos de los mAs
ilustrados Diputados de Cortes declamaron altamente en las se-
siones precedents contra la ineficacia 6 irregularidad de una me-
dida que lejos de ser conciliatoria, daba sospechas vehementes de
que lo que se pretendia era introducir en estos paises unos verda-
deros espias. Las Cortes ordinarias, que siguieron despu6s, lo vie-
ron tan claramente, que en 28 de junior autorizaron al Rey am-
pliamente para que procediera respect de los negocios de Ultra-
mar, segin conviniera y lo exigiesen las diversas circunstancias
en cada uno de los parajes en donde fuese necesario interponer
su influjo y autoridad, 6 usar de otros recursos mAs en6rgicos y
activos para sostener sus empresas. Se encarga tambi6n al Rey,
entire otras cosas, autorice A los comisionados para celebrar y
concluir con los Gobiernos americanos convenios provisionales
para que durante la negociaci6n no est6 interrumpido el 'omercio
reciproco.
El Ejecutivo de Colombia vio en estos Decretos que el Go
bierno espafiol comenzaba A conocer sus propios interests y A
adoptar una political mas franca y racional. Pero observando por
otra part el silencio que se ha guardado hasta ahora sobre esta







22 ANALES DIPLOMATICOS-Y CONSULARES

proyectada negociaci6n y las seguridades que dio en las Cortes el
Ministro de Ultramar, de haber puesto aquf en movimientd todos
los elements de la discordia, no ha podido convencerse de que el
enemigo procede con la buena fe que tanto decanta. Al mismo
tiempo el General en Jefe del EjBrcito expedicionario ha expedi-
do en Maracaibo en Septiembre y Octubre del afio pasado, dos
decretos de suma importancia por su naturaleza y por sus conse-
cuencias. En uno de ellos ha abolido el tratado de regularizaci6n
de la guerra, abriendo de esta manera. el campo A sus excess
pasados. En el otro ha condenado A la confiscaci6n, A los trabajos
piublicos y a la muerte A los sfbditos y propiedades de las poten-
cias neutrales que se encuentren en las Provincias que vayan
ocupando sus armas. Toca ahora al Gobierno de Colombia el re-
peler con su energia ocostumbrada las agresiones de aquel genio
_ barbaro y devastador, haciendole conocer que nadie en el univer-
so puede ofender impunemente a los pueblos y-A los extranjeros
que viven bajo la protecci6n de nuestras leyes. Corresponde a las
demAs naciones el poner las personas y propiedades de sus eibdi
tos 6 ciudadanos, que la suerte de la guerra haga caer en manos
de un enemigo tan insensible y tan desapiadado, al abrigo de sus
proscripciones y de sus edictos sanguinarios. Con este motive
podrAn juzgar tambidn de la sinceridad de las protests de S. M. C.
contenidas en el manifesto de que se ha hablado arriba.
Cuando se publique la historic de esta guerra de'trece afios
en que entramos, primero para mejorar nuestra condici6n do-
mestica, y despues por defender nuestra existencia amenazada de
un total exterminio por los anatemas de la Corte' de Madrid, el P
universe vera con asombro que el enemigo no ha encontrado otro
recurso para contener los progress de nuetra majestuosa carre-
ra, que el de la seducci6n, el de los indultos y el de la perfidia.
Hasta Febrero y Junio de 1822 no ha admitido el Gobierno espa-
flol que nuestra revoluci6n no debi6 su origen al amor insensato
de las novedades, sino A ese conato del hombre por su felicidad,
auxiliado y puesto en movimiento por los sucesos estupendos.que
siguieron a las abdicaciones de Bayona. La America ha sufrido
en todo este tiempo desastres y calamidades sin t6rmino; pero la
Espafia se ha visto forzada a apurar hasta sus heces el cAliz de la
amargura. No pueden calcularse hasta qu6 extreme habrian lle-
gado los males de la Espafia, si el glorioso alzamiento de los mis-
mos soldados que destinaba a continuar la guerra, no le hubiesen
hecho ver la hondura del abismo en donde se iba precipitando in-
sensiblemente. La Espafia por fin execr6 la misma tirania que
nos habia atormentado, y proclamo los sacrosantos derechos del
pueblo. Los amigos de la humanidad de todas las naciones la
acompafian en la carrera llena de zozobras y tropiezos que ha em-
prendido con tanto ardor. El Gobierno y pueblo de Colombia no
participan menos de este sentimiento, y aun coni much mas
vehemencia por el natural interns que siempre se tiene por la







MEMORIAL DE 1823-GUAL 23

buena suerte de aquellos que ban sido compafieros en la desgra.
cia. Entretanto, la Naci6n espafiola tendr, que sufrir todos los
caprichos de la fortune; pero llegara el dia en que la conduct de
los que dirigen sus negocios guard una complete armonia con
la opinion pfblica y con las luces del siglo. Entonces Colombia,
Espana, M6jico, el Peri, Chile y Buenos Aires presentaran al
mundo el espectAculo verdaderamente grandiose y nuevo de seis
naciones libres y amigas, que hablan una misma lengui y entire
quienes existira sin interrupci6n un comercio de ideas y de afec
ciones mutuas que sera la garantia de su prosperidad future.
Para acelerar este moment de dicha y de consuelo para am-
bos pueblos, el Ejecutivo ha'trabajado con tes6n en uuiformar las
miras political de los nuevos Estados americanos. Ya era tiempo
de dar un fuerte impulso & la causa comin, combinando nuestros
medios de ofensa y defense, para hacer tocar al enemigo la im
potencia de los que podian oponernos. El sistema federation que
hemos adoptado producira, sin duda, este efecto saludable, hacien.
donos, ademas, temibles en las guerras que puedan sobrevenir, y
dandonos en la paz una importancia extraordinaria en el con-
cepto del mukdo civilizado.
En los Estados Unidos y la Europa entera, exceptuando la
Espafla, el Ejecutivo solamente encuentra motives de vivir satis-
fecho de la imparcialidad con que se ha procurado ob.ervar la
neutralidad que aquellos Gabinetes declararon al comenzar esta
guerra. Ni las repetidas instancias del Gobierno de S. M.
C., en various tiempos, y particularmente he el Congreso del
Aix-la-Chapelle, para empeflarles & tomar part en sus pretensio-
nes injustas, han podido hacerlas desviar de aquel camiuo. Muy
lejos de esto, los Estados Unidos y Portugal han reconocido nues-
tra independencia. La Gran Bretafla respeta los derechos que nos
compete como beligerantes, declarando tambi6n legal el comer-
cio entire los sfbditos y la Repfblica. La Suecia, los Palses Bajos
y otras naciones libres de Europa respetan y admit n n su
puertos nuestra bandera.
De esta suerte el Ejecutivo ha montado todo su sistema de
political exterior sobre sus trees grandes resorts, a saber: alian-
za y confederaci6n perpetua entire los cobeligerantes; uniformi-
dad de conduct con los neutrales, y la aplicacibn de todos sus
elements disponibles de ofensa y de defense contra el enemigo,
hasta reducirlo al estado de solicitar la paz.
Cuando llegue este caso, el Gobierno de S. M. C. recibira
pruebas positives de las buenas disposiciones que animan al de la
Repfblica, de promover de comin acuerdo nuestrps interests re-
ciprocos sin faltar a las obligaciones que tenemos contraidas 6
que contraigamos con las demas potencias de Europa y AmBrica.
iQuiera el Cielo que no est6 muy distant este dia fecundo en
resultados de la mas alta importancia para las generaciones pre.
sentes y para las quo nos han de suceder!
Bogota, 17 de abril de 1823. PEDRO GUAL






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


E NS A JE
DEL VICEPRESIDENTE DE COLOMBIA, ENCARGADO DEL GOBIERNO,
AL CONGRESS DE 1826
Conciudadanos del Senado y Cimara de Representantes.
Al terminar vuestras funciones legislativas en el primer pe-
riodo constitutional de la Repfiblica, os encontrais un vasto cam-
po donde emplear vuestras luces y patriotism con utilidad del
pueblo colombiano. El estado de tranquilidad interior de quo fe-
lizmente disfruta la Naci6n, y el adelantamiento de sus relaciones
exteriores, os brindan una ocasi6n ventajosa para mejorar la Ad-
ministraci6n y perfeccionar las leyes de cuya sabiduria y conve-
niencia debe nacer la prosperidad de Colombia. Lejos del ruido
de las armas, 6 ilustrados con las luces de la sana opinion pfbli-
ca y de vuestra propia experiencia, pod6is en la present sesi6n
contribuir a consolidar el edificio de la libertad, levantado sobre
costosos 6 inmensos sacrificios. La Ley fundamental me impone
el agradable deber de auxiliaros, y con las luces que suministra la
pr`ctica de la Administracion, y voy a llenar una obligacion que
esta perfectamente de acuerdo con los votos de mi corazon.
El Gobierno espafiol, ciego a los desengafios que frecuente-
mente estA recibiendo en su contienda con la America, y sordo a
las insinuaciones de Gobiernos imparciales y experimentados, no
da seal de abandonar sus proyectos hostiles contra la Repfiblica.
El Gobierno de Colombia, por una conduct digna de la causa que
defiende, ha redoblado sus esfuerzos para atraer al de Espafia a
una reconciliaci6n honrosa, a media que los sucesos de nuestras
armas, y la march de la Repfiblica, ratificaban irrevocablemente
nuestra independencia. Vosotros ver6is en los documents que
os hare presentar, los oficios ejecutados en nuestro favor por al
gunas de las potencias de Europa y America, en el Gabinete de
Madrid, los pasos que en el mismo sentido ha dado el Ejecutivo,
y la firmeza y dignidad con que ha sostenido la causa y los prin
cipios del pueblo de Colombia. Es muy sensible tener que lidiar
con un Gobierno tan obstinado; pero al Ejecutivo no le arredran
las dificultades que se oponen a la negociacibn de la paz. Llevar6
adelante con teen estas miras ben6ficas, y puedo aseguraros que
si no logramos una reconciliacion sincera y digna de Colombia,
tenemos medios suficientes para sostener la guerra con el honor
y suceso con que la Repiblica la ha sostenido en quince aflos con-
tinuos.
Nuestras relaciones con los Gobiernos americanos, y parti-
cularmente con el de los Estados Unidos Mexicanos y del Peri,
se han consolidado de una manera capaz de asegurar una amis
tad perpetua y sincera. En Panama se estan reuniendo los Ple-
nipotenciarios de los nuevos Estados de America, para ratificar







xENSAJE DE 1826-SANTANDER 25

del modo mAs solemne nuestra comun resolucibn de sostener y
defender la independencia y libertad national contra las empresas
de sus enemigos. Esta Asamblea, fruto de los mAs vivos deseos
de conservar los sacrificios del pueblo americano, y de los mAs
ardientes votos del Gobierno de Colombia y de so LIBERTADOR
por la paz y amistad entire todos los beligerantes confederados, es
en concept del Ejecutivo el complement de las garantias de
nuestra independencia. Yo he procurado hacer conocer en Euro-
pa los verdaderoi objetos de la Asamblea del Istmo, para desva-
necer cualquiera impresi6n desagradable que hubieran podido re.
cibir algunos Gabinetes, menos por la insidiosa conduct de nues
tros enemigos, que por la magnitude de la empresa que hemos
logrado realizar.
La Repiblica peruana ha recobrado su existencia political
bajo la espada y direcci6n del LIBERTADOR Presidente. Vosotros
sab6is cual ha sido el resultado de los esfuerzos del General BOLI-
VAR eficazmente protegidos por la fidelidad del pueblo del Peri A
la causa comian, y por la constancia 6 intrepidez de los defensores
de la libertad. En Ayacucho quedo vencido el ej6rcito espafiol
que dominaba todo aquel vasto pais, y desde este glorioso dia
hasta la hora en que murib el Jefe enemigo que ocupaba el Poto-
si, las armas unidas de Colombia y el Peril, dirigidas inmediata-
mente per un General colombiano habil y afortunado, han obte-
nido una series innumerable de pr6speros sucesos. Por consecuen-
cia de tan brillantes acontecimientos, las Provincias del Alto Peril,
cuna de la libertad americana, han torado la existencia political
de que habian carecido, elevAndose A un estado independiente.
En los transported de su entusiasmo y gratitud de los pueblos de
esta nueva Naci6n han adoptado el nombre de Repablica BOLIVAR,
consagrando de este medo hasta la consumaci6n de los siglos 1l
nombre ilustre del LIBERTADOR de Colombia. No tengo expresio-
nes con que explicaros los sentimientos de gozo y reconocimien-
to que han causado al Gobierno los homenajes que han tributado
al LIBERTADOR, al Ej6rcito colombiano y a su General, el Con-
greso del Peri, la Asamblea de Chuquisaca, las ciudades, los
pueblos y todos los ciudadanos. El Congreso recibira una dipu-
taci6n de los Representantes del Perf, cuyo principal objeto es
presentaros un testimonio de su gratitud por los esfuerzos que ha
hecho la Repfiblica de Colombia en favor de la independencia y
libertad de aquel pais, A despecho de presentimientos vulgares;
yo espero que vosotros os complacereis con el Ejecutivo de ver
realizada una empresa que parecia comprometer nuestros propios
destines. Una part del Ej6rcito auxiliar estA de regreso A su
patria, y otra permaDecerA en el Perui a disposici6n de su Go-
bierno para apoyar las deliberaciones del pueblo y proteger la
tranquilidad interior, mientras que aquel Estado lo reqpiera, 6 no
tenga necesidad de sus tropas esta Repfiblica. Para cumplir los
pactos a que estamos obligados con los Estados Unidos Mexica-







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


nos, he dispuesto de una parte de nuestras fuerzas en el modo
que ser6is instruidos oportunamente. La causa comfin de Am6-
rica, interesada en esta media, hard una ganancia vital, y no
habra quedado parte alguna del Nuevo Mundo adonde la Repi-
blica de Colombia no haya concurrido A perseguir sus antiguos
opresores y Ilevar la paz y la amistad A sus hermanos.
No existe motive alguno de queja de parte del Gobierno del
Brasil. El Ejecutivo ha diferido abrir las negociaciones que por
raz6n de limitrofe tiene necesidad de establecer con aquel Go-
bierno, hasta tener seguridad de que el Ministro de la Repfi.
blica sea admitido en los terminos reconocidos por la ley de las
naciones. Los periodicos extranjeros presentan al Emperador en
contradicci6n con el Gobierno de Buenos Aires por la posesi6n de
la banda oriental: el Ejecutivo no cqnoce oficialmente la cuesti6n.
Ratificado por el Presidente de los Estados Unidos de Am6-
rica el Tratado de paz, amistad, navegaci6n y comercio que hemos
celebrado con ellos, nu6stras relaciones subsisten bajo el pie mis
feliz y lisonjero. La Convencion contra el trafico de negros de
Africa no ha sido ratificada, por las dudas ocurridas en el Senado
americano, de que os informara prolijamente el Secretario de Re-
laciones Exteriores.
Igualmente debe estar ratificado por el Gobierno de S. M.
BritAnica el tratado de paz y amistad que aprobasteis en la filti-
ma sesi6n. Desde este punto las conexiones political y mercanti-
les entire la Repiblica y la Gran Bretafa se establecerAn de un
modo permanent y benefico a las dos naciones y fitil A la causa
americana. DespuBs de haberse firmado este Tratado, admiti en
los t6rminos convenientes al Encargado de Negocios de S. M.
BritAnica, que reside hoy en esta capital. Los Agentes de comer-
cio permanecen en nuestros puertos en el modo en que os anun-
ci6 en mi anterior mensaje haberles permitido ejercer sus fun-
ciones, porque subsistiendu la causa que origin el procedimiento
del Gobierno, no debia alterar las reglas de mi conduct. Nues-
tros Obnsules y Agentes de comercio en el Reino Unido de la
Gran Bretafia 6 Irlanda serAn oportunamente despachados para
los puertos que ms convengan A nuestras relaciones mercantile.
El Ejecutivo ha trabajado con el mayor interns cerca del Go-
bierno de S. M. Cristianisima para obtener una declaracion ex-
plicita en favor de la Repfiblica. Era un paso preliminary al 6xito
de nuestros deseos y esfuerzos hacerle varias explicaciones y pre-
sentarle la verdadera regla de nuestra conduct, con el fin de acla
rar algunos puntos sobre que se tenian ideas poco ventajosas.
Al efecto autoric6, en la forma mAs adecuada al caso, un Agente
confidencial que ha correspondido A nuestras esperanzas: sus co-
municaciones os seran presentadas integramente, y estoy cierto
de que el Congreso aprobara la circunspecci6n con que se ha con-
ducido este negocio en circunstancias bastante dificiles, y aplau-
dirA la firmeza con que hemos sostenido el sistema proclamado







MEMORIAL DE 1826-REVENGA


por los pueblos de Colombia. No tengo motive para desconfiar
de que el Gobierno francs, apoyado en la opinion national, reco-
nozca al fin nuestra soberania a imitacion de otras grandes po-
tencias y propenda A establecer relaciones amistosas y fitiles A
uno y otro pueblo.
Las relaciones con la Silla Apost6lica subsisten bajo un carac-
ter indefinido, por causes que no es dificil sefialar. Circunstan-
cias muy particulars me han aconsejado conducir este negocio
con suma prudencia, confiando en que el curso de los sucesos ha
de producer al fin un resultado,favorable a la estabilidad del or-
den public. Las leyes que el Congreso ha expedido en puntos
cenexionados con el culto y discipline eclesiastica, se han comu-
nicado a la Silla Romana, y pod6is confiar en que, si Ilegare el
caso, sostendra el Gobierno con dignidad y firmeza los derechos
del pueblo de Colombia.

Bogota, 2 de enero de 1826-16.o
FRANCISCO DE P. SANTANDER



MEMORIAL DE 1826
A los Honorables Senado y Cimara de Representantes de la Repdblica,
reunidos en Congreso.
El Secretario de Estado en el Despacho de Relaciones Exte-
riores, en obedecimiento del articulo 8.0 de la Ley que arreglael
servicio de las Secretarias, respetuosamente expone el estado tle
la que estA A su cargo.
Poco a la verdad puede afiadir a la detallada cuenta que ha
dado el Ejecutivo del progress de las relaciones entire Colombia y
las demas potencias. Asi es que nada hablara de las pruebas de
amistad que nuestra Repfiblica continfia recibiendo de algunas
de ellas, ni de la buena armonfa a cuya conservaci6n propenden
todas, ni de los humans y reiterados esfuerzos que direct 6 in-
directamente hacen algunas por inducir A la Espafia asentir
A la paz.
Mencionara, sin embargo, los medios hasta aquf adoptados
para conservar y fortalecer aquella buena inteligencia, y al ha-
cerlo y Ilamar la atenci6n del Congreso a estatutos 6 sucesos que
pueden turbarla, y permitirse, como se permitirA, algunas indi-
caciones conducentes al mejor servicio de la Repfiblica, se habrin
dado todos los informes que puedan hacerse piblicos sin dafio de
las negociaciones pendientes.
Era natural que al ocuparse de los medios de conservar la
paz con las naciones amigas mereciese la preferencia el deslinde
de los t6rminos de la Repfblica. DiBronse desde lu6go instruccio-






28 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

nes al efecto al Enviado de Colombia en el Peril; mas las vicisi-
tudes que ha experimentado aquel pals, y las siniestras interpre-
taciones que por la presencia de nuestras tropas se temieron, mo-
vieron A retardar el arreglo de nuestros limits por aquella parte.
Restituyendose ya al suelo patrio el Ej6rcito auxiliar, y present.
tandose en PanamA la oportunidad de entrar en aquel convenio,
sin motivo alguno de que se sospeche indebido influjo. hay raz6n
para esperar que quede concluido allf. Y la particular atenci6n
que al dar las instrucciones se ha prestado A linderos c6modos,
claros y naturales, nos asegura que jamAs sera nuestra intenci6n
mal entendida.
Igual objeto se ha tenido a la vista al ordenar el arreglo de
nuestros confines con la Repfiblica Central; y lo mismo se obser-
vara al definirlos por la parte del este y sudeste de Colombia.
Poseyendo Bsta tan extenso territorio, que ban de pasar muchas
generaciones antes de que llegue A sobreabundar su poblacibn.
pareci6 prudent esmerarse ahora en evitar ocasiones de futuras
disputes.
Al mismo tiempo que se procura disminuir los motives de
controversial con las naciones limitrofes, nada se omite por ci-
mentar mAs y mas los goces de la paz en todas las americanas.
El Congress ha sido instruldo ya de que uno de los fines con que
se ha convocado la Asamblea del Istmo es el de acordar los me-
dios de consolidar la libertad 6 independencia de los Estados alia-
dos, y otro el de que ella sea el Arbitro y conciliador de las dife-
rencias que desgraciadamente ocurran entire los confederados.
Persuaden que podra conseguirse lo primero sin esfuerzo ningu-
no extraordinario, la enhiesta actitud de los cobeligerantes, la re
lativa debilidad del enemigo y los amistosos sentimientos de que
de continue nos dan pruebas las demAs naciones. Mas la just
prevision de los peligros A que de suyo estA expuesto lo segundo,
ha sugerido la conveniencia de consultar a los demas Estados
sobre el modo de hacer eficaz. la arbitraci6n sin turbar la paz.
Y no s6lo se les ha manifestado el deseo de que den sobre ello A
sus Plenipotenciarios suficientes instrucciones, sino que se les ha
propuesto que la confederaci6n sea siempre mediadora en las des-
avenencias entire alguno de sus miembros y una potencia extrafia.
Cuentase para esto con el interns que tienen todas las naciones
en transigir sus diferencias por medios suaves; y cu6ntase igual.
mente con que ellas encontrarAn en el amor A la tranquilidad y a
la gloria sobrados garantes de la justicia del mediador. Tan salu-
dables frutos inclinarAn entonces en favor de la confederacibn
americana A cuantos aprecien justamente el respeto que mani-
festamos a la paz general; y crecerA necesariamente el nOmero
de los confederados. Ya se dice que el mayor cr6dito que adquiri-
ria la proyectada asociaci6n disponia al Gobierno de la Repfibli-
ca de Chile A enviar los Plenipotenciarios que habia ofrecido; y
que el de las Provincias de Sur America estaba al decretar la de-







MEMORIAL DE 1826-REVENGA 29

seada ratificacibn del Tratado de alianza que desde 1823 habia
concluido con Colombia, y que naturalmente tiende a atraerlas A
la liga que une a los demAs Estados hermanos.
Mas, transitorios como son todos los pactos del hombre, cua-
lesquiera que sean las ventajas que produzcan, nada parece que
haya de omitirse por hacer mAs duraderos los que se intent
asentar por medio de la Asamblea del Istmo. Conviene fortalecer-
los extendiendo sus beneficios aun & las acciones privadas del ciu
dadano; conviene que todo le recuerde el comin origen, y que
cada Estado es miembro de una sola familiar. Se propenderA, pues,
desde lu6go A facilitar el comercio de los nuevos Estados entire sf,
proponiendo A la Asamblea americana que todos usen de los mis-
mos pesos y medidas y de moneda del mismo valor. Los notorious
defects de los que tenemos inducen A career que pronto se senti-
rA en todas parties la necesidad de su correcci6n: y si no han de
conservarse, parece Ilegado el caso de que prefiriendo desde ahora
otros de mAs c6moda division y cuyo patron sea verdaderamente
invariable y exista entire nosotros, se ofrezcan estas ventajas adi-
cionales como incentive A su general adopci6n y conservaci6n.
Al tratar de los medios de promover las relaciones comercia-
les entire los Estados de este hemisferio. no ha de quedar en si-
lencio lo que pueda perjudicar a las que se desea ver florecer en-
tre Colombia y las potencias europeas. Hallabase el comercio de
las Antillas franco para todos, 6 al menos sujeto a restricciones
de muy poca entidad, y acAbanse de declarar puertos de dep6sito
algunos de los de ellas, que son al mismo tiempo los mAs fre-
cuentado- y los mAs cercanos A nuestras costas. Tan important
media merece la atenci6n del Congreso bajo tantos aspects
cuantos son los modos en que puede influir en nuestra interior
prosperidad y comercio exterior; mas s6lo se alude aqui A la ma-
nifiesta tendencia que tiene a retardar los progress de nuestras
relaciones directs con el resto del mundo, si de otro modo no se
procuran equilibrar las ventajas mercantiles con que brinda.
Tambien se ha tenido noticia, bien que no de un modo official,
de que otra de las potencias europeas al mismo propender al co-
mercio director entire nuestros puertos y los suyos, ha exigido que
ninguno de los buques que pertenezcan a los Estados americanos
que son todavia beligerantes, enarbole alla, ni se presence con el
pabell6n que lo distinga. Aunque la franca admisi6n de oste se
halla en perfect armonia con las obligaciones de los neutrales,
no se presume que so haya intentado ofensa con la prohibici6n;
mas identificado como est& el respeto A nuestro pabell6n con la
gloria national, se ha credo digno de la atencibn del Congreso
aun este simple anuncio. Porque el inapreciable nr6rito de los
sacrificios y virtud del pueblo colombiano inducirAn sin duda A
que se dicten desde ahora las medidas que eventualmente se ha-
gan necesarias, si, contra lo que parece probable, es cierto que en
alguna parte se prefieren inmerecidos miramientos a la estima
debida al simbolo de nuestra independencia.






ANA1.EiN DIPLOMAT1008 Y CONSULARESU


P t-t iitill ~tril i ft,~ litctlipudtl~ithd til Ili difen~a die Io que
d. iii-tit'im ti,, JIIJN 414!1011 y it ailli-w(), ctill II(1 41 f o figforznlos 6L ex-
Uit-idtA, y itttI1ivilli I-i, l d t1 latti infia fnitiatu i y ainiiitfoHaH riilacio-
irma I iti da oiin Olititihii. 1111o yit i' otil t ',ion) til l w ilel. ill() ll s 'sio riH
dt,,com ol 1(mlgriill, 'sitlli Ilrvilkill. 411 i111'ritH crilm ail mllrar on estatHt~



V a A I t 1toltl itit ll t t(lt It It I 'tqi L l it i lld lia IL Iox imnorl() Il it I L tlg lli 31
h inlt i (Ii, ittim at (ltl I,.i d r oq ea
No" I t i ll t i t'll (it- ll fl ttl -IO (it n lo till i.a proisn allL do IciI- s
iiti.'-Alot m!wr;t itltt i t ltf till t Ol tI u pI tliO (il(' 1111.sg101t-i s00 11o M -



flat i' t ttIi t ti6tit ta Ilni 1v1 I, I t, It'pN. I )hllc' Il t tt 4 -11to pi ol. s I I I I i I-ibu rstor ao



prtiitnr a -ii potgim"I u-ml tIh it' I'll ut do llot'Y. toitj : ti 311lla pa V huqucons
picwi-mo haniz ip.Il) liot *t i-o, v~llt5ta qauit't-a, iia (ltis-m1 (a-,i la fidade





(Itircun p t a n 01 ntk' 1 it' jtlt':;lit tox ut i l it' 04 tdoI cilt aos 11 3 jtt'q ef
Ni La t rimit~ttp do i oti iitittif l l ent-IItt ( 1till t-11io 11is rie tngada eillprs1
ba a~'t 4 il~ 0it quit -o 1 h's~lic (Ilei tN ral -ltlo's qu1s110uti rati con





I ::aillt'5 no1,o uil tto tic, o doa o- quti pr in itaturalvtjn I ieipe todo
htiiit' itolia :%I poitiia i-aIop kit, :11, tAl '-t odt'aoro doext tljero Li f





IidttA 11 A IC i o cotno cion I I I "s tu-i tand hotvlan MAha s'j aiiio dU-
kitivi paa i\int i ni, nolittl nI)lVtin lit, oblsttidoI ni usen Ao siqueIa d2rze-
brf;loon .4 hPlostu tsin o iio-zItu notit hara hlcshqu dso eut otn vrtic'uio
ido ~LtZ t'c'!jii g.. V 000.th t.55 Irls~ht~'.5 [l t i~rUnsta-nCins pclilitii'a 8f
Sti %,Iu las tio' 1 h (. 11t'0[t\lde. ktuoi tirfl1l-o tIO- o CY-
pue.tall'ic koa '4-Xi;h~ Aton opril 100010 -at [onuI t WOa oxSn-Illjoro Lil-
oLkuilt:2V.5 OtA LtmAiltiO ia d iiu y 061l3 tkIO CS t iS puede
a06-wla -,) Ae.1 'Itic, It. kpAc Hay. homos UI)-- 11! ej Odu
N.- 06a. IA-~ a I l'v tou awhi o aOs c ils :nrtiul
kra m fo& 0 ` '! gk s' Y Ilu e. C UIs p iv C,3ouw,4 ciii3 unstancias polu''tl s en




K'a otsoLt .'a a o' !Ait qun ori'sr tart: qo p ui tic-ra ex-


poll's au s t;'Ae soa. L a t-olisi ties ezot is po r1e 's qun



cua L't-e itin' a. v 12'stiiSti dcl fiadcir L .uesns injisait cwast ; sie
aoz~t-el- Jrtn Au,"i ~Qpta [ Iuh' o.i
t~llba!?~3 C' Olt V Nf i ,1!v0, :,A Qlue nud-, -v Otrot~ri~ e I
d Aque~l abu por as ~r..erauzaz







MEMORIAL DE 1826-REVENGA


So extienden much mAs los daflos que pueden seguirse A
Colombia de su present reglamento de corso porque recaen so-
bre ella todos los que indebidamente so causen a los neutrales;
y aunque no so able aquf de los que sean coDsecuentes A la apli-
caci6n del articulo IS a buques que no pertenezcan al enemigo,
se les causan cuando A pretexto de riesgos que el corsario no
quiera arrostiar, y para hacer un reconocimiento que solo imnpor-
ta al beligerante, se les ol)liga A echar su bote al agua. y aun se
hace salir de ou bordo al Capitan 6 al sobrecargo con los papeles
del buque. Perjudicase al neutral sujetandole a condenacion por
ir destinado A puerto bloqueado, no reduci6ndose esto expresa-
mente al case de que se haya dado suficiente noticia del 1bloqueo,
y de que 6ste sea evidentemente eficaz. Perjudicasele afiadiendo
a la facultad que la ley de la naturaleza da al corsario de extraer
del buque apresado articulos indispensable para la conservacibn
de la vida, la de extraer efectos necesarios al equipo 6 necesarios
a la subsistencia, sea 6 n6 extrema la necesidad. Perjudicasele
destinAndole a ser condenado con todo su cargamento, si part de
este consist en efectos que sean contrabando de guerra, perte-
nezcan 6 n6 estos efectos A los dueflos del resto del cargamento, 6
hayan 6 n6 sido embarcados siquiera con conocimiento de los
duefios del resto. Perjudicasele cuando en caso de represa antes
de haber pasado veinticuatro horas en poder del enemigo, se le
priva de la mitad del valor represado; pues se le priva de un va-
lor que no podia ser condenado, si el apresamiento era injusto, y
que excede en much a la compensaci6n A que se hizo acreedor
el corsario anticipando la restituci6n de la propiedad. Perjudica-
sele, por filtimo, no concediendo al agent del buque 6 propiedad
condenada mayor t6rmino para apelar que el de veinticuatro ho-
ras contadas desde la en que so pronunci6 la sentencia.
Asi es que casi todas estas disposiciones han empezado a ser
revocadas para con los buques de naciones con quienes ya hemos
conclufdo tratados, como lo ha sido la de que los bienes enemi-
gos est~n sujetos A ser apresados aun A bordo de buques neutra-
les, cuando estos pertenezcan A naci6n que en general 6 por es-
tipulaciones particulares con el enemigo observe lo contrario.
Toca al Congreso poner en consonancia nuestra ordenanza de
corso con los tratados concluidos y con la prActica general de las
naciones; y evitar asi para en lo adelante frecuentes quejas y re-
clamos, que entorpecen la march de los negocios y ceden en
desestima de nuestra propia legislaci6n.
Quedaria incomplete la noticia que la ley exige de las refor-
mas 6 estatutos que aconseje la experiencia, si no se menciona-
sen aqui tambi6n que no existiendo en prActica en Colombia la
obligaci6n de que los buques mercantes que lleguen a nuestros
puertos presented las facturas certificadas por los C6nsules 6
agents do comercio que tenga la Repfiblica en los lugares de
donde procedan, no ha podido cumplirse con el articulo 5.o de la




I -


32 ANALES DIPLOMATICOS Y (IONSULARES

Ley que detalla los deberes de los Cbnsules de, Colombia. Es bajo
otros aspects de suma importancia aquella obligacibn; mas ha
de reducirse el infrascrito A s6lo hablar de ella en cuanto se refie-
re al despacho de que estA encargado. Y mencionAndose las difi.
cultades que impiden el cumplimiento del articulo 5., ha de
afiadirse que no estando determinados todavfa los sellos de que
haya de usar cada oficina, hay este obstaculo al entero cumpli-
miento del articulo 12.
Tampoco ha de omitirse aqui la noticia de cuAn insuficiente
es para el desempefio de la Secretaria de Relaciones Exteriores el
nfimero de Oficiales de que esta dotada, y cuan inadecuada la
compensaci6n que le3 concede la ley. Lo primero atrasa el despa
cho diario de los negocios, aumenta au imperfecci6n, impide A
esta Secretaria prestar A las otras el auxilio que debe, y amenaza
con graves y quizas irremediables embarazos A los que mAs ade-
lante est6n encargados de ella, y lo segundo desvia de aquella
especie de servicio A los j6venes que teniendo los conocimientoe
previous que para 61 se necesitan, prefieren ocupaciones mAs pro-
ductivas, y por consiguiente se carece de la cooperaci6n que debe
esperarse de los subalternos y se priva la Republica de las venta-
jas que reportarfa de un ligero aumento en el sueldo de 6stos.
(Firmado) Jost R. REVENGA
Despacho de Relaciones Exteriores.
Bogoti, Enero 2 de 1826.


MENSAJE

DEL VICEPRESIDENTE DE COLOMBIA, ENCARGADO DEL GOBIERNO,
AL CONGRESS DE 1827-27.o

Conciudadanos del Senado y Camara de Representantes.
Muy ajeno estaba yo, cuando os dirigi mi filtimo Mensaje,
de pensar que hoy tuviera el penoso oficio de renovar las heridas
que han abierto en nuestros corazones los acontecimientos inter-
nos de la Repfiblica. El orden y progress con que se adelantaba
Colombia en la carrera political, cuando se abri6 la filtima sesi6n
ordinaria del Congreso, anunciaban al pueblo dias de consuelo y
tranquilidad, y a mi me inspiraban la agradable idea de terminar
el period de mi Administraci6n dejando la Repfblica completa-
mente tranquila bajo la garantia de sus instituciones, estableci.
das sus relaciones exteriores, abiertas las fuentes de la prosperi-
dad national, mejoradas las rentas y la administracibn de justi-
eia, adelantada la educaci6n, fundado el cr6dito pfiblico, provis-
tos los almacenes de guerra, equipada una competent fuerza
maritima, y lo que es mAs, dispuesto el Gobierno espaflol a con-
cedernos la paz. Pero la Providencia, que se burla de los proyec-
.- .. /







MENSAJE DE 1827-SANTANDER 33

tos del hombre para hacernos reconocer nuestra debilidad, ha
permitido que los sucesos m&s tristes y calamitosos sirvan de cri-
sol a nuestra constancia y amor a la libertad. Voy a presentaros
este cuadro con la exactitud 6 imparcialidad que demandan mi
carActer y vuestra representaci6n, no para afligiros, y que vues-
tra aflicci6n os desanime, sino para que conociendo el mal apli-
qu6is el debido remedio. Para ello debe inspiraros confianza de
una part la firmeza y cooperaci6n eficaz del Poder Ejecutivo, y
de otra el progress que han tenido various ramos de la Adminis-
traci6n Pbblica a despecho de la agitaciones que pudieron im-
pedirlo.
Continuaban haciendo esTuerzos en el Gabinete de Madrid
favor de la paz entire Espafla y los Estados americanos aquellas
potencias que, consultando su propio inter6s, reconocian nuestros
derechos a la independencia, cuando estallo el suceso de Valencia
del 30 de Abril.- El Ejecutivo habia logrado interesar en este ne-
gocio los Gobiernos mas respetables, y el principal argument
en que fundaba la pretension la paz era el orden interior y la
estabilidad de nuestras instituciones. Desgraciadamenre ha per
dido toda su fuerza este fundameuto, y la negociacibn ha debido
suspenderse. El Gobierno de S. M. Catblica recobro sus amorti-
guadas esperanzas de reconquista, o por lo menos de invasion,
cuando-al resonar en sus oldos la conmocion de Venezuela, conci-
bio la-idea de que emprenderfamos una guerra civil. Pero el Eje
cutivo, sin negar al restablecimiento del orden constitutional
toda la atencion que le imponia su deber, cuido de preparer los
medios de defense exterior seg~un lo permitian las circunstancias,
y descansb tranquilo en la opinion national y en el acreditado
valor del ej6rcito. Ahora es menos probable eL6xito de las miras
hostiles del Gobierno enemigo, desde que sus cuidados dom6s
ticos absorben toda su atencin ; que ha perdido los importantes
puestos fortificados de Ulfla, Callao y Chiloe, y que se debilitan
los medios que reuntan en la isla de Cuba. En cualquier event
los colombianos sabrAn defender y conservar su independencia
con la gloria con que la han adquirido.
Las relaciones de amistad con todos los Estados de Am6rica,
lejos de haber sufrido mengua, han torado el incremento de que
debe defender su bien y felicidad. La grau Asampblea americana
contribuira eficazmente a perfeccionar la alianza de la Repfiblica
con unos, y a definir claramente nuestras conexiones political y
mercantile con otros. Esta Asamblea se reuni6 en PanamA el
22 de Junio, con asistencia de los Representantes del Centro de
AmBrica, Perfi, Estados Unidos Mexicanos y Colombia, y abrio
el gran libro de los destinos de Am6rica. Pocos dias embleb el
Congr6so americano en su primera sesibn; pero sus trabajos son
de un precio inmenso. Oportunamente os presentara el Secreta-
rio de Relaciones Exteriores el Tratado de union, liga y confede-
raci6n perpetual entire los Estados ;concurrentes, al cual puedeu







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARdg


unirse los demAs de la America del Sur; la Convencibn que fija
el contingent con que debe contribuir cada confederado para la
defense comfln, y el convenio sobre el modo de emplear y dirigir
los contingentes; la Convencion que arregla la reunion annual de
la Asamblea en tiempo de guerra, y diferentes declaraciones re-
fundiendo en estos tratados los que Colombia habia celebrado y
concluido con los Gobiernos de los Estados representados en el
Congress de PanamA. La Asamblea traslad6 sus sesiones a Tacu-
baya, en los Estados Mexicanos, y el Ejecutivo ha prestado su
consentimiento, deseando corresponder con esta sefial de confian-
za y amistad a las pruebas de interns y fraternidad que nos ha
dado el Gobierno federal de aquella Repiblica. A Tacubaya con-
curriran tambi6n los Representantes del Rio de la Plata, de la
nueva Repfiblica de Bolivia, del Emperador del Brasil y los Minis
tros de los Estados Unidos del Norte, cuyo filantr6pico Gobierno,
habiendo aceptado el convite que le hicimos, tom6 el interns co
rrespondiente A tan interesante objeto. Probablemente la Gran
Bretafia y los Paises Bajos enviaran sus comisionados con el mis-
mo carActer con que estuvieron en Panama.
El Gobierno provisional del Perf ha expedido un acto de re-
conocimiento de la Repiblica de Bolivia, pero el de las Provincias
del Rio de la Plata parece haberse denegado A hacer lo mismo.
Sensible es al Ejecutivo de Colombia esta ocurrencia, y confia
en la prudencia 6 ilustraci6n de los Magistrados A cuyo cargo
estan los destinos de ambos pueblos, que solo escucharan el inte-
res comfn, la voluntad national y la necesidad de la paz.
El Gobierno de las Provincias Unidas del Centro de America
admitib al Ministro Plenipotenciario de la Repiblica con las de-
bidas fornialidades, y como entire otros encargos tenia el de hacer
el canje de las ratificaciones del Tratado de uni6n, liga y confe-
deraci6n perpetual concluido en esta capital el dia 15 de Marzo
de 1825, lo verificb en efecto, aunque las variaciones que hizo el
Gobierno del Centro de AmBrica en uno de los articulos impide
la puntual observancia del Tratado.
El President de las Provincias Unidas del Rio de la Plata
tambi6n admiti6 al Encargado de Negocios de la RepAblica en la
forma de uso y costumbre. Todavia no conoce oficialmente el
Ejecutivo la naturaleza y estado de la cuestion suscitada entire
aquel Gobierno y el Emperador del Brasil. Al Gobierno de Co-
lombia le ha afligido en extreme el ver de nuevo ensangrentado
el suelo argentino con motivo de la guerra declarada por el Ga-
binete del Janeiro, y he torado en consecuencia todo el vivo in-
teres que cabe A la Repiblica A fin de que cesen las hostilidades y
se transijan amistosamente las diferencias. La misi6n del Coro-
nel Palacios cerca de S. M. el Emperador en calidad de Ministro
Extraordinario, es uno de los pass que ha dado el Ejecutivo en
beneficio de la paz y en prueba tambien de nuestra propensibn .
mantener con el Brasil la mejor armonia y amistad.







MENSAJE DE 1827-SANTANDER 35

El Tratado de amistad, comercio y navegaci6n concluido con
la Gran Bretafia.se canje6 en Londres el dia 7 de Noviembre de
1825 sin alteraci6n alguna, y desde entonces he cuidado de que
se cumpla con la mayor fidelidad, como que ella es la fuente de
la confianza entire los Gobiernos y los pueblos. En observancia
del Tratado concluido con los Estados Unidos del Norte expedi un
decreto igualando a los ciudadanos de dichos Estados con los sib-
ditos de S. M. Britanica en las prerrogativas y exenciones mer-
cantiles con la Repfiblica. Temo que el estado de agitacibn que
han producido los sucesos de Venezuela pueda haber dado lugar
a la violacion de algfn articulo, asi de estos como de alguno de
los otros tratados existentes. Nada sabe hasta hora el Ejecutivo;
pero debo asegurar que poseido de la buena fe mAs pura y del
mas vivo deseo del bien de las naciones aliadas, amigas y neutra-
les, no perdonara esfuerzo alguno para reparar cualquier violacibn.
El Gobierno de S. M. Cristianisima ha nombrado por medio
de una autoridad subalterna un Agente superior de comercio que
cuide en la Repfiblica de jos interests del de Francia. Ha sido
muy sensible al Ejecutivo que las formulas empleadas en este
nombramiento no est6n reconocidas por el Derecho de Gentes,
porque sin esta circunstancia el Gobierno de Colombia habrfa ex
pedido el exequatur y tenido el placer de entenderse con una per-
sona de tan distinguidas cualidades como el Sr. Martigny. Sin
embargo, deseando acreditar a la Francia y S. M. Cristianisi-
ma los anhelos del Gobierno, por entablar y mantener relaciones
de paz y amistad, ha permitido al Agente que supervigile el co-
mercio francs en los t6rminos y modo con que en iguales cir-
Scunstancias se permiti6 a los agents del comercio ingleses y ho-
landeses en los afios anteriores. El Ejecutivo espera con plena
confianza que el Gobierno francs, lejos de retardar el reconoci-
miento de la soberania de Colombia, ha de aprovecharse de toda
ocasi6n favorable para asegurar el progress de la industrial de su
pueblo por medio de relaciones con la Republica. El pabell6n co-
lombiano tremola ya en los puertos de Francia por disposici6n de
aquel Gobierno.
Debo hacer particular menci6n del regocijo con que hemos
visto a una isla vecina asegurar la independencia por la cual ha
combatido con gloria y tesbn. Haiti recibib la paz de Carlos x, y
la recibio con jiibilo, porque era el principio de su amistad con su
antigua metr6poli. El Gobierno de Colombia ha participado del
placer que cabe en quien ademas del deseo de ver a todos los pue-
blos gozando de una libertad racional, tiene para con Haiti una
deuda de inmensa gratitnd.
Las relaciones que con tanto ahinco hemos solicitado (on la
Silla Apost6lica, no se han adelantado. El Ministro de la Repfi-
ca regres6 de Florencia a Roma, y no parece haber mejorado su
situaci6n. Ya se le han librado sus letras de retire conforme A


&CL~fc-.







36 ANALES DIPLOMITICOS Y CONSULARES

los fltimos arreglos decretados por el LIBERTADOR Presidente.


FRANCISCO DE PAULA SANTANDER

Bogota, Enero 2 de 1827-17.





EXPOSITION
QUE EL SECRETARIO DE ESTADO EN EL DESPACHO DE RELACIONES
EXTERIORES DE LA REPUBLICAN DE COLOMBIA HACE AL CONGRESS
DE 1827, SOBRE LOS NEGOC1OS DE SU DEPARTAMENTO (1)

Sefiores del Senado y Cdmara de Representantes:
Voy a cumplir con el deber de manifestar al Congreso el es
tado que tienen los principles ramos-del departamento de Rela-
ciones Exteriores. Dar6 despues una ojeada sobre la situaci6bi,
en que se conozcan los progress que han hecho hasta hora las
relaciones exteriores de Colombia, 6 los atrasos que han sufrido,
y el cumplimiento dado A las eyes.
De ningin modo es mi Animo tratar aquellos puntos que tan
completamdnte ha desenvuelto el Vicepresidente de la Repfiblica.
en su Mensaje al Congreso. Por tanto me liritar6 A los pormeno-
res que haya omitido el Gobierno, y a hacer algunas indicaciones
sobre reforms.
Sin embargo de la buena inteligencia, perfect amistad y ar-
monia que reina entire Colombia y los demos Estados america-
nos, hay puntos pendientes con algunos de ellos que no se han
podido arreglar. Con la Repfiblica del Perui deben fijarse definiti-
vamente, por un tratado de limits de uno y otro territorio; aun-
que de ambas parties existan los mejores deseos de concluir la
discussion para que las Provincias de Ja6n de Bracamoros y de
Mainas sean gobernadas por el Estado A que legitimamente co-
rrespoudan, segfin la regla que se ha procurado seguir del uti pos
sidetis en 1810, todavia subsisten las causes que han demorado
la negociaci6n. El Gobierno del Peri ejerce actos positivos sobre
Ja4u y Mainas, y en la dificultad de arreglar por ahora la cues-
-tibn, el de Colombia se ha limitado A hacer por medio de su En
cargado de Negocios en Lima las protests correspondientes.
(1) En el archivo particular del antiguo Secretario de Relaciones Exteriores
6 historiador de C olombia, Dr. Jos6 Manuel Restrepo, hemos encontrado la si-
guiente nota: cE n 1824 s61o se presentaron al Congreso de Colombia dos.Mefno-
rias o Exposiciones. En 1825 ninguna. El Jefe del Ejecutivo asf lo dispuao, di-
ciendo que ni la Constituci6n ni la ley exigfan tales informes-J. M. R.







MEMORIAL DE 1827-J. M. RESTREPO 37

El Enviado de Colombia cerca de la Repfblica de Centro de
America debia negociar el arreglo de limits entire ambos Estados.
Mas instruido el Ejecutivo de las dificultades que se presentan, y
que acaso no seria fAcil vencerlas por ahora, ha juzgado conve-
niente diferir la negociacibn para tiempo mhs oportuno, mandan-
do en consecuencia expedir sus letras de retire al Ministro Pleni-
potenciario. Antes se han canjeado las ratificaciones del Tratado
de uni6n, liga y confederacion que Colombia celebr6 con el Go-
bierno de Centro de America, verificando el canje nuestro Minis-
tro autorizado expresamento para el efecto. Mas habiendose al-
terado por aquel Gobierno, en el acto de la Pectificacibn, el senti-
do del articulo 5. que habla de arreglos delimites, afiadiendo la
expresi6n de que'deben ser los naturales, y el 17 que disponia
fuese la Asamblea americana juez Arbitro y conciliador de las
disputes y diferencias de los Estados confederados, cuya proposi-
ci6n general ha restringido la Repiblica de Centro de America,
esto impedira la exacta observancia del Tratado. Presentar6 al
Congress una copia de dicha ratificaciBn para los efectos conve-
nientes.
Ain no se ban canjeado las ratificaciones del Tratado de
union, liga y confederacibn que Colombia celebr6 con Chile en
1822, y que fue ratificado por el Ejecutivo, previa la aprobaci6n
del Congreso. Parece haberse visto aquella Repfiblica en circuns-
tancias peculiares y dificiles, las que acaso han impedido se rati-
fi ue dicho Tratado. Sin embargo, debe esperarse que sus Minis-
tros concurrian A la Asamblea americana, que ha de continuar
sus sesiones en Tacubaya, cerca de M6xico. Alli podrAn allanar-
Sa las dificultades que hayan ocurrido A Chile sobre aquel Tratado.
Colombia no tiene intereses particulares que discutir, ni pun-
to alguno pendiente con las Repfblicas de las Provincias Unidas
del Rio de la Plata y de Bolivia. La primera ha nombrado un
Plenipotenciario para la Asamblea americana, y se espera que la
segunda haga lo mism'o. Ain permanece en Bolivia la division
auxiliar de tropas tolombianas, quo el Congreso permiti6 residir
por algin tiempo en' esta Repiblica. Segin los periodicos, ella
acaba de darse una ConstituciOn v de elegir Presidente a un co-
lombiano por nacimiento, lo que no puede menos que estrechar
las relaciones de 6sta y aquel Estado. Tambien sanciona su Cons-
tituci6n el Congreso de las Provincias Unidas del Rio de la Plata,
y es de esperarse que las leyes fundamentals terminaran las di-
visiones que han existido entire algunas de sus Provincias, lo que
sin duda contribuira a avanzar los intereses y la causa general de
la America.
La Repiblica sigue recibiendo del Gobierno de los Estadps
Unidos Mexicanos sinceras pruebas de una cordial amistad. El
Ejecutivo, por su parte, procura cultivar estos sentimientos y
conservar la mAs estrecha uni6n con aquellos Estados; se hall
Intimamente persuadido que ella debe influir en la mutua felici-
dad, y promover la de toda la America antes espafiola.






ANALES DIPLOPLATICOS Y CONSULARES


Mas nada puede contribuir tan poderosamente a este grande
objeto como la Asamblea americana que ha tenido sus primeras
sesiones en la ciudad de Panama. Alli concurrieron dos Ministros
Plenipotenciarios por cada una de las Repiblicas de Colombia,
Centro de America, Peri y Estados Unidos Mexicanos. La Asam-
blea se install el 22 de Junio iltimo, y continuando las conferen-
cias con la mayor franqueza y cordialidad, se terminaron el 15
de Julio pr6ximo, firmandose diferentes tratados, ellos son: el de
unibn, liga y confederaci6n perpetua entire los Estados concu-
rrentes, al que pueden adherirse los demAs de la America del
Sur ; la Convenci6n que arregla los contingents con que debe
contribuir cada uno de los confederados para la defense comiln;
el Convenio sobre el modo de emplear y dirigir los contingentes;
la ConvenciSn que determine la reunion annual de la Asamblea en
tiempo de guerra; y varias declaraciones, refundiendo en estos
Tratados los que habia concluido Colombia con los Gobiernos de
las Repiblicas que fueron representadas en el Congreso de Pana-
ma. Tendr6 el honor de presentar al Congreso dichos Tratados,
que- deben ejercer un influjo muy ben6fico sobre los destinos fu-
turos de los nuevos Estados de la Am6rica.
En Panama estuvo un comisionado de S. M. B., autorizado
debidamente, pero sin tomar part en las conferencias de la
Asamblea. Tambi6n residib en la misma cindad, por el tiempo de
las sesiones, un Agente confidencial de S. M. el Rey de los Paises
Bajos. El Ministro de los Estados Unidos del Norte, que debia
concurrir a la Asamblea, murib desgraciadamente en Cartagena,
cuando se hallaba en camino hacia Panama.
La Asamblea determine trasladarse a la villa de Tacubaya,
cerca de la ciudad de Mexico, a virtud del poder que se le habia
atribuido para cambiar su residencia, y por las razones que el
Ejecutivo ha estimado como justas al aprobar en esta parte la
conduct de nuestros Plenipotenciarios. A Tacubaya siguieron :
uno de los Plenipotenciarios de Colombia, otro de Centro de Ame-
rica y el Perl y los dos de Mexico; creo que tambi6n el caballero
Van Veer, comisionado de S. M. el Rey de los Paises Bajos. El
Sr. Dawkins de S. M. B., volviS a Inglaterra, ignorandose hasta
ahora si ha de regresar a Mexico.
Hay fundadas esperanzas de que, a la segunda reunion de la
Asamblea, concurran los Ministros de los Estados Unidos del Nor-
te, del Rio de la Plata, Bolivia y el Brasil, segiln lo han anun.
ciado sus Gobiernos. Tan numerosa reunion de Estados ame-
ricanos sera un acontecimiento verdaderamente grande; y la con-
federacibn de las nuevas Repilblicas formadas en la Am6rica
antes espafiola, adquirira mayor estabilidad, asegurando con ba-
ses duraderas los intereses generals, y sobre todo su indepen-
dencia.
Son francas y amistosas las comunicaciones que mantiene
Colombia con los Estados Unidos de la America del Norte; sus



-i.







MSMORIA DE 1827-j. M. RESTREPO 39

buques en la actualidad se hallan excluldos del comercio director
de los puertos de Jamaica y de otras colonies inglesas. Esta pu-
diera ser ocasi6n oportuna para estrechar las relaciones comer-
ciales con ventajas reciprocal de los ciudadanos de Colombia y
de los Estados Unidos, cuidando el Congreso de que el comercio
de las produccienes de dichos Estados se haga en much parte
con Jamaica por el intermedio de los puertos colombianos del
AtlAntico. HallAndose algunos ventajosamente situados seria fA-
cil conseguirlo, si el Cuerpo Legislativo removiera por un decreto
los obstAculos que pueden retardar los progress de tal comercio.
El Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario que
nombrb el Poder Ejecutivo para el Brasil, ha seguido ya de los
Estados Unidos hacia el Janeiro. Fuera de otros objetos impor-
tantes de su misi6n, debe, por cuantos medios le sean posibles,
emplear sus buenos oficios para ver si puede conseguirse que ce-
sen las hostilidades entire S. M. el Emperador del Brasil y la Re-
piblica de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. El Gobierno
de Colombia siente el mAs vivo interns por el restablecimiento de
la paz, y no perdonarA esfuerzo alguno que pueda servir para tan
important objeto. Se sabe oficialmente que S. M. el Emperador
ha nombrado un Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten-
ciario cerca del Gobierno de Colombia; esto no puede menos que
contribuir A que se establezcan relaciones entire la Repfblica y el
Imperio, los que siendo Estados limitrofes, conviene sobremane-
ra que mantengan la mejor armonia.
Nuestras relaciones con el Gobierno de S. M. B. continian
Spromovi6ndose por una y otra part. El Gobierno ingles ha man-
dado tropas A Portugal para sostener la Constitucibn de aquel
Reino, atacada por emigrados portugueses, A quienes se asegura
haber dado protecci6n autoridades espafiolas. Si S. M. C. persist
en apoyar descubierta A ocultamente a los que ban tomado las
armas contra la Constituci6n portuguesa, parece que la guerra
serA inevitable. Hay fundadas esperanzas de que si Ilega A decla-
rarse, de ningun modo se extender A otras potencias que al Por-
tugal y A la Espafia, siendo la Inglaterra auxiliar de la primera.
La guerra entonces podra coadyuvar A la consolidacion de la in-
dependencia de Colombia, en raz6n de que se aumentarAn las di-
ficultades para que la Espafia pueda invadirnos algfn dia.
El Ejecutivo no se ha descuidado en promover relaciones
amistosas con el Gobierno de S. M. Cristianisima por cuantos.
medios ban estado A su alcance. Espera que sus esfuerzos no
hayan sido infructuosos, y que finalmente serAn coronados con
buen suceso. Desde la mitad del afo iltimo lleg6 A esta capital
Mr. Buchet de Martiguy, nombrado agent superior del comercio
francs en BogotA por el Almirante de Martinica, en virtud de
ordenes de su Gobierno, y con facultad de nombrar agents infe-
riores en los puertos de Colombia. Aunque A esta Comisinb, ema-
nada de una autoridad subalterna, no pudo dArsele el exequatur,






40 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULATES

se permitiB al Sr. de Martigny que supervigilara y promoviera er
comercio francs, dirigiendo al Gobierno de Colombia sus recla-
mos 6 por medios compatibles con su comisi6n, y que en iguales
circunstancias se permitieron A los agents de comercio ingleses
y holandeses. Recientemente el mismo senior Martigni ha sido-
nombrado Inspector del comercio francs en Bogota y sus depen-
dencias, por letras de provision emanadas del Ministerio de Rela-
ciones Exteriores de S. M. Cristianisima. Esta providencia dicta-
da por el Gobierno de Francia, despu6s de haber admitido en sus
puertos el pabellbn colombiano, manifiesta que va acercAndose y
preparando relaciones con el de Colombia. Es sensible que toda-
via se observen en las letras del Sr. Martigny algunas informali-
dades, y que no se halle bastante definido su carActer, conform
al uso ordinario de las naciones. Sin embargo, 61 hallarA en el
Gobierno de Colombia toda la proteccibn necesaria en los casos
que la exijan para supervigilar y promover el comercio francs.
El Ejecutivo consider que este primer paso del Gobierno de S.
M. Cristianisima, aunque imperfecto, debe conducir A otros mAs
decididos que han retardado acaso circunstancias particulars de
la political actual. Entretanto desea que se conozca por los he-
chos y la experiencia cuanto conviene A ambas naciones el es-,
tablecimiento de relaciodes mutuas, que promuevan el comercio
y la industrial de los miembros que la componen.
El Gobierno de S. M. el Rey de los Paises Bajos, que antes
de ahora habia manifestado sus deseos de fomentar las relaciones
entire Colombia y las diferentes posesiones que estAn sujetas A su
jurisdicci6n, acaba de enviar un Consul general y-un Vicec6nsul
que deben residir en la capital de la Repiblica, nombrando un
C6nsul para la Guaira. Sus diplomas han obtenido el correspon-
diente exequatur, y su residencia en Colombia no puede menos
que contribuir A que se estrechen las relaciones amigables y el
comercio entire uno y otro pais. El se fomentarA tambi6n con ha-
ber hecho A Curazao puerto libre.
El Rey de Espafia persist en la obstinaci6n, que siempre ha
manifestado, de no dar la paz A los nuevos Estados. Sordo A las
insinuaciones de potencias amigas de la Espafia y de la America,
se deniega A escuchar proposiciones que no est6n fundadas en la
base de la sumisi6n de sus antiguas colonies. El Poder Ejequtivo
no ha omitido esfuerzo compatible con su dignidad para atraer al
Gobierno de S. M. Catblica A sentimientos pacificos que produz-
can al fin la terminaci6n de la guerra y el reconocimiento de
nuestra independencia por la Espafia. Afin pacece lejano este dia,
sin embargo de los esfuerzos y del interns que han tornado en fa-
vor de la paz algunos Gobiernos que deben influir en el Gabinete
de Madrid. En tal situaci6n, A Colombia y A las demas Repfbli-
cas americanas que se hallan confederadas para terminar-la gue-
rra lo mas pronto possible, no les queda otro recurso que hosti-
zar A Espafia por cuantos medios esten A su alcance. El comer-






.. V'
b EMORIA DE 1827-J RESTREPO 41

cio de las naciones es precise que sufra de tales medidas y que la
humanidad padezca; pero las consecuencias no pueden ser impu-
tables sino A Espafia, que sin escuchar las voces de la raz6n, ni
querer someterse A la necesidad, se deniega a reconocer la inde-
pendencia de los nuevos Estados, que pretend subyugar otra
vez. Colombia, per su parte, se halla preparada A manifestar
cuAn temeraria es la empresa en la que deben agotarse los filti
mos restos del poder espaflol.
En el curso del afio anterior ]a Eipafia ha reunido en la isla
de Cuba fuerzas maritimas y terrestres bastante considerable,
con las que indicaba querer tomar la ofensiva, invadiendo alguna
de las nuevas Rep-iblicas. Parece que habria tenido Colombia que
sufrir el primer golpe, si una borrasca no hubiera maltratado en
extreme la escuadra espafiola. Acaso el principal objeto del ma-
yor nfimero de las tropas que hay en Cuba y Puerto Rico es guar.
necer estas islas y defenderlas de cualquiera invasion.
SLa cesacibn de los disturbios de Venezuela y el -restableci-
miento de la tranquilidad de la Repfblica, debe tener un grande
influjo sobre los consejos espafioles. DisipAndose las esperanzas
que hablan concebido en la discordia interior de Colombia, seran
acaso mas razonables, y no tan enemigos de la paz como hasta
ahora se han manifestado. El renacimiento del orden y de la
tranquili1ad internal debe tambien contribuir A mejorar y exten-
der nuestras relaciones con las potencias amigas y neutrales.
Poco se ha adelantado en las relaciones de Colombia con el
Papa como cabeza de la Iglesia Romana. Nuestro Enviado Ex-
traordinario fue obligado en 1824 i salir de Roma, acaso por el
influjo del Ministro espafiol: permaneci6 algln tiempo en Floren.
cia, y aunque ha vuelto a aquella ciudad,. no se sabe otra cosa
que la noticia general de que su situacibn empezaba A mejorar.
El Vicario de Jesucristo parece que ha temido ofender los intere
ses de la Espafla tratando con los Gobiernos de sus antiguas colo-
nias, y que los bienes espirituales de mas de trece millones de
cat6licos son descuidados por miras de political enteramente mun-
dana. El Gobiemno ha puesto de su parte todos los medios imagi-
nables para definir claramente las relaciones del pueblo cristiano-
de Colombia con la Silla Romana: las consecuencias que puedan
resultar de no habello conseguido nunca le serAn imputables.
Persuadido el Departamento de mi cargo, hA cerca de un afio,
que el final resultado de la misi6n A Roma seria quedarnos en el
mismo pie de anomalia 4 incertidumbre en que hemos estado,
dirigi6 por orden del Vicepresidente encargado del Ejecutivo dela
Repiblica, una comunicaci6n al Secretario del Interior: ella tenia.-
por objeto que se consultara la opinion del clero 99lombiano
sobre cuAl deberia ser, conform A los cAnones y a la Idisciplina
de la Iglesia Catblica, la conduct del Gobierno durante la inco-
municaci6n con la Silla Romana, acerca de las reservaciones que
6sta see ha hecho, de la confirmacibn de los Obispos y Arzobispos,

.. ''..






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


de la mejor division de las Dibcesis y de otros puntos semejantes.
Esta excitaci6n se dirigi6 tambien A las Legaciones de Colombia
en las diferentes Repiblicas americanas, para que las comunica-
ran A los respectivos Gobiernos con el fin de que todos obrasen de
acuerdo en el establecimiento de relaciones con la Silla Apost6li-
ca. Tal uniformidad seria de la mayor importancia para inclinar
al Sumo Pontifice A ocuparse cuanto antes en los arreglos que
demandan las iglesias de America, y para que no se hagan conce-
siones indebidas por ninguno de los nuevos Estados. Oportuna-
mente comunicar6 al Congreso las noticias que sean necesarias
para que pueda tratar de este negocio, si exigiere otras providen-
cias del Cuerpo Legislativo.
Lo finico que el Papa ha concedido a favor de colombianos
ha sido algunos breves particulares de secularizaciones de religio-
sos y otras gracias en el orden spiritual. Ha nombrado tambi6n
un Obispo auxiliar para la Dibcesis de M6rida, el que fue pro-
puesto con anuencia del Poder Ejecutivo desde antes de sancio-
narse la ley de patronato. El Sumo Pontifice ha ofrecido que
nombraria otro Obispo auxiliar para Popayan; mas no entendi6n-
dose con el Gobierno sino con aquel Prelado. Expidi6 asimismo
un breve autorizando al Cabildo Metropolitano de BogotA para
llenar,las vacantes del Capitulo. Como las dos filtimas disposicio-
nes no estan en consonancia con las leyes de la RepUblica, el
Ejecutivo no ha dado el pase A los breves, lo que someterA A la
consideraci6n del Congreso.
El venerable Senado de Hamburgo declare en Julio filtimo,
con motive de la entrada en aquel puerto de un buque con pabe-
116n colombiano, que los cargamentos pertenecientes A ciudada-
nos de Colombia no deben pagar otros derechos sino los que sa-
tisfagan las naciones mas favorecidas, y aun los mismos ciuda-
danos de Hamburgo por los buques y cargamentos nacionales.
Al dirigir esta comunicaci6n el Agente de aquella ciudad en Lon-
dres, ha solicitado que en los puertos de la Repfiblica se hagan
iguales concesiones a los buques y cargamentos de Hamburgo.
Tendr6 el honor de someter la material A la consideracion del
Congress para la resolucibn convenient.
Deseoso el LIBERTADOR Presidente de acelerar la 6poca feliz
del restablecimiento del cr6dito puiblico, ha adoptado una just
economic en todos los ramos del Gobierno, y en el de mi cargo
expidib el Decreto de 23 de Noviembre, fijando algunas bases A
las que por ahora deben limitarse nuestras Relaciones Exteriores.
Tendr6 el honor de presentarlo al Congreso.
En la exposici6n que la Secretaria de Relaciones Exteriores
hizo al Cuerpo Legislative el 2 de Enero del afio fltimo, indic6
las reforms que en su concept seria convenient hacer en la
'Ordenanza provisional de corso para evitar motives de disgusto
con las naciones amigas y neutrales. No solo subsisten los fun-
damentos que adujo para apoyar la reform, sino que se hin co-





MEMORIAL DE 1827-J. M. RESTREPO 43
Trroborado con nuevas reclamaciones de los neutrales, bien por
press de propiedades enemigas hechas A bordo de sus buques,
bien por excess que se atribuyen a algunos corsarios con pabe
ll1n colombiano. El Ejecutivo ha tenido el mayor celo en repri-
mir cualquier abuso comprobado y en que se haga justicia a las
reclamaciones que han resultado fundadas. Pero estos motives
de disputes con los amigos y neutrales produce inconvenientes
en las relaciones exteriores que seria ventajoso desapareciesen,
tomando el Congreso-en consideracion los estatutos de la orde-
nanza provisional de corso, cuya reform ha sido recomendada
por el Gobierno.

El estado que ahora tienen las relaciones exteriores de Co-
lombia es muy diverse de aqu1l en que se hallaban en 1821 cuan-
do se public la Constitucibn. Puede asegurarse con verdad que
entonces no existian algunas. Es cierto que residia en Inglaterra
el honorable Francisco Antonio Zea con poderes para tomar el ca-
rActer de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de
Sla Repfiblica cerca de S. M. B. y de otras potencias europeas;
pero no habia conseguido se le reconociese en ninguna part con
carActer pdblico, porque Colombia tampoco se hallaba reconocida
por naci6n alguna como Estado independiente.
Solo existia el tratado de la regularizaci6n de la guerra que
la gloria, la constancia y el valor del LIBERTADOR Presidente y de
sus dignos compafieros de armas habian arrancado a los jefes es-
pafioles de Costafirme, y que se firm en Trujillo el 26 de No-
viembre de 1820. Este tratado, que enjug6 en part las lagrimas
que la humanidad.derramaba por la guerra barbara y a muerte
que en diez afios habian hecho los espafioles en el territorio de la
Repfiblica, dio algunas esperanzas de que su Gobierno seria mAs
razonable en lo venidero. Halagado con ellas el LIBERTADOR firm
al mismo tiempo que la regularizaci6o de la guerra, un armisticio
por seis meses, y envib & Espafia a los Sres. Revenga y Echeve-
rria, con plenos poderes para ver si podia conseguirse lh paz y el
reconocimiento de nuestra independencia por S. M. Catolica.
Mas bien pronto se conoci6 que el Gobierno espaflol, a pesar del
nuevo orden constitutional, de los principios liberals que se ha-
bian proclamado y de las protests de sus jefes en Costafirme,
se hallaba muy distant de dar la independencia y la paz a nin-
guna parte de sus antiguas colonies. En consecuencia se rompib
el armisticio antes del tiempo fijado. Los enviados de Colombia
s6lo tuvieron una insignificant conferencia con el Ministro Bar-
daxi. Su residencia en Madrid se pinto a los espafloles como peli-
grosa a la tranquilidad pfblica, y al cabo de tves meses recibieron
i sus pasaportes, expresandoles el Ministro hallarse persuadido de
que no perderfan un moment para ponerse en march porque su
permanencia en Madrid era infitil y peligrosa bajo de ciertos res-
,pectos. Nuestros Plenipotenciarios salieron inmediatamente de la


i .,\


-,~ -,-- *- 11..- IIP I- ~ I -Y *1" a







44 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULATES

Corte y de la Peninsula, quedando interrumpida toda negociacion.
Desde entonces el Gobierno de Colombia fij6 sus esperanzas de
conseguir la paz y de ver reconocida la .independencia de la Re-
pfblica en la sabiduria de sus instituciones, en su estabilidad, en
su organizacion interior, en el patriotism de los pueblos. en la
buena fe de su Gobierno y en el valor y talents militares de sus
ilustres guerre-roS. Si ellas han sido ilusorias respect de la Espa-
fia, no lo han sido respect de otras naciones.
Lo fnico que hasta 1821 habian hecho las demAs potencias
durante la contienda de la Espafia con sus antiguas colonies, era
observar neutralidad mis 6 menos exacta, segfn los various inte
reese de cada una. Algunas veces los euemigos eran mas favore
cidos que los colombianos, para Jo cual se alegaban diferentes
pretextos. Sin embargo, nuestros puertos permanecieronn abiertos
al comercio extranjero aun de aquellas naciones de las cuales po
diamos quejarnos de que no usaron de una just reciprocidad, y
de que excluyeran nuestro pabellon que todavia no era admitido
en los puertos neutrales. Tan prudent conducts, el cefiirnos
con rigor A una just igualdad para con todas las naciones y ob
servar lo que el Derecho de Gentes prescribe sobre el comereiio re-
ciproco de unos Estados coo otros, habia producido el feliz efecto
de que en 1821 ya various Gobiernos hubieran fijado su atencibn
en las ventajas que el comercio de Colombia podia ofrecer A sus
sfibditos.
Con los Estados americanos de Mexico, el .Perfl, Chile y
Buenos Aires ningunas relaciones tenia Colombia en 1821. En
los Estados Unidos del Norte residia un Encargado de Negocios,
aunque sin ejercer su caricter piblico; mas sin embargo del
anhelo que desde el principio de la contienda han manifestado los
ciudadanos de aquella Repfblica por que triunfaran sus hermanos
del Sur y aseguraran su independencia, poco 6 nada se habia ade-
lantado en nuestras relaciones con el Gobierno de America del
Norte cuando se publicaba la Constitucion de Colombia. Sin
duda el estado naciente de nuestra Repuiblica impedia que se en-
tendiesen con ella aun los que parece debian ser sus mejores
amigos.
Tal era la situaci6n en que se hallaban las relaciones exte
riores de Colombia a fin del afio de 1821. Veamos ahora los pro-
gresos que ban hecho desde aquella 6poca y en el primer period
constitutional.
Publicada ]a Constituci6n, una de las principles atenciones
del Gobierno fue cuidar de que se organizara el Ministerio de Re-
laciones Exteriores, y de que se formase un sistema bajo del cual
marchara y dirigiera sus importantes operaciones. En efecto, lo
consiguib bajo la direccibn del honorable Secretario que desempe-
fiaba entonces el Ministerio, el Sr. Pedro Gual. Despu6s sola
mente ha sido necesario seguir la senrda que se habia trazado, y
los negocios han seguido el orden y la regularidad precise, y en
la mayor part un feliz resultado.







MEMORIAL DE 1827-J. M. RESTREPO 45

Desde el principio del sistema constitutional el Ejecutivo se
propuso por reglas invariables de su conduct una buena fe uni-
versal, y no conceder a ninguna naci6n lo que no pudiera conce-
der a todas, segin expuso al Congreso la Secretaria de mi cargo
en 1823. Adhiriendose el Gobierno A estos principios, se han for-
mado y extendido las relaciones exteriores de Colombia, asi con
los EDtados americanos como con los europeos.
Uno de los primeros cuidados del Poder Ejecutivo lu6go que
principio sus funciones en 1821 fue el de contraer relaciones y
estrecharlas con los nuevos Estados de Am6rica, con los cuales
tenia Colombia comunidad pe interns y de principios. Varias mi
siones fueron dirigidas inmediatamente A Mexico, Peri, Chile y
Buenos Aires, con el objeto de realizar el espl6ndido proyecto
concebido por el LIBERTADOR Presidente de una confederaci6n
americana y uu Congreso en Panama. Se adoptaron como bases
del nuevo sistema federativo: 19, que los Estados americanos se
aliasen y confederasen perpetuamente eu paz y en guerra; garan-
tizandose mutuamente la integridad de sus territories; 29, que
para hacer efectiva esta gracia se estuviese al utipossidetis de
1810, seguin !a demarcaci6n de territorio de cada Capitania gene
ral 6 Virreinato erigido en Estado soberano; 39, que en punto A
derechos personales, comercio y navegaci6n de unos y otros Es
tados, sus ciudadanos 6 sfibditos gozasen indistintamente en sus
personas. propiedades y trafico interior y exterior, de los mismos
fueros y prerrogativas que los neutrales del pais en que residiesen
/ come vecinos 6 transefintes; 49, que para perfeccionar este pacto
de alianza y confederaci6n perpetua se reuniese eu Panama una
Asamblea de dos Plenipotenciarios por cada una de las parties
S contratantes, que les sirviese de punto de contact en los peligros
comuues, de fiel int6rprete en sus tratados pfiblicos, cuando ocu
rriesen dificultades, y de juez arbitro y conciliador en sus dispu-
tas y diferencias; 59, que este pacto de alianza y confederacibn
perpetua no interrumpiesen en manera alguna el ejercicio de la
soberania de cada una de las parties contratantes por lo que hace
a sus Relaciones Exteriores con las demds naciones independien-
tes de la tierra.
Bajo de estos principios los Ministros Plenipotenciarios de
Colombia negociaron Tratados de uni6n, liga y confederaci6n con
los Gobiernos del Peri, Chile, M6xico y Guatemala, los que, pre-
via la aprobacion del Congreso, fueron ratificados por el Ejecuti-
vo. Lo mismo sucedi6 con una Convencibn de amistad y alianza
celebrada con el Gobierno de las Provincias Unidas del Rio de ]a
Plata. En consecuencia de dichos Tratados, la primer sesibn de
la Asamblea americana tuvo lugar el afio fltimo en la ciudad de
Panama, segin lo he manifestado anteriormente. Sin duda el
celo de los demrs Estados cobeligerantesAia contribuido a que se
realizara este gran suceso; pero son conocidos los esfuerzos cons-
tantes del Gobierno de Colombia para conseguirlo, y que las nue.







46 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULATES

vas Repiiblicas reciban de la confederacion todos los beneficios-
que deben espearse a favor della independencia y libertad.
Una part bien considerable de la America del Sur experi-
ment5 ha poco tiempo las inmensas ventajas que resultan de una
confederaci6n. El Peri vio los dos tercios de so territorio ocupa-
dos por los espafioles, con un ej6rcito dirigido por hdbiles jefes
que amenazaban extinguir en aquel pais el fuego sagrado de la
libertad 6 independencia; su Gobierno pidib los auxilios de Co-
lombia, que se les concedi6 con la mayor generosidad y con la
extension necesaria para. triunfar de sus enemigos. No content
con esto, el LIBERTADOR Presidente, llamado por el Perf, se tras-
lad6 a aquella Repfiblica, y a pesar de dificultades que parecian
insuperables triunf6 de ellas con su genio, su constancia y su
fortune. Las victorias de Junin y de Ayacucho coronaron la em-
presa, y derrocando el poder espafiol aseguraron la independen-
cia de la America del Sur. Un nuevo Estado apareci6 muy pron-
to, que formaron las Provincias del Alto Perii. luego que se vieron
libres del yugo espafiol por los esfuerzos del Ejercito vencedor en
Ayacucho: ellas tomaron el nombre de BOLIVIA, en honor del LI-
BERTADOR, y han aumentado la gran masa contra la coal deben
estrellarse los esfuerzos que pueda hacer la Espafia. El Gobierno
constitutional de Colombia ha contribuido al 6xito feliz que tuvo
la empresa de libertar al Peri del dominio espafiol, y a que se
estrecharan las relaciones con esta Repfblica y con la de Bolivia.
Una franca y leal amistad ha sido el resultado de los esfuerzos
de la Repuiblica por la independencia del Alto y Bajo Peri, y es
de esperarse que sea duradera, porque asi lo exigen los intereses
comunes y los mutuos beneficios que deben resultar.
Nuestras relaciones con los Estados Unidos de America del
Norte se han formado y consolidado bajo el regimen constitu-
cional. Aquel (obierno dio en 1822 el noble ejemplo de reconocer
el primero nuestra independencia y de promover el mismo reco-
nocimiento por las demas naciones. El Encargado de Negocios
que Colombia tenia en WAshington fue reemplazado entonces
por un Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. Un
comisionado del Presidente de los Estados Unidos condujo a Bo-
gota los diferentes actos por los cuales nuestra independencia
habia sido reconocida, y posteriormente llegb un Ministro con el
mismo cardcter que tenia el de Colombia en Washington. Nego-
cibse despus' una Convenci6n general de paz, amistad, navega-
ci6n y comercio con los Estados Unidos, firmada en esta capital
el 3 de Octubre de 1824, y otra declarando pirateria el comercio
de esclavos. Aqu6lla ha recibido la ratificacibn de ambos Gobier-
nos, previous los requisitos necesarios segin sus leyes fundamen-
tales, y las ratificaciones fueron canjeadas; mas para la ratifica-
cion de la filtima hubo dificultades en los Estados Unidos, que
aiun no han podido superarse en beneficio de la humanidad.
Establecidas nuestras relaciones con los Estados Unidos por






MEMORIA DE 1827-j. M. HESTREPO


la fe de los tratados, por un comercio que ofrece mutuas venta-
jas, y por la simpatia que debe existir entire colombianos y norte
americanos a causa de sus instituciones liberals, han crecido y
estrechado diariamente. Los buenos oficios del Gobierno de lose
Estados Unidos para promoter la causa de la independencia ame-
ricana han sido generosos y constantes, sin que haya dejado pa-
sar ocasi6n oportuna para interponer su influjo con las demAs
potencias neutrales a fin de anticipar en lo possible la 6poca ven
turosa de la paz y del reconocimiento de la Espafia. Aunque
hasta ahora no se haya conseguido el efecto deseado, es de espe-
rarse que no dure por much tiempo la tenaz resistencia del Go
bierno de Madrid.
Un acontecimiento singular se ha realizado ha poco tiempo
en el Continente americano. Tal es la creaci6n de un Imperio en
el Brasil, cuando el resto de la Am6rica se ha constituido en Re-
pliblica. Este Imperio se halla reconocido por todas las potencias,
incluso el Portugal, y su actual Emperador, D. Pedro i, ha dado
constituciones liberals l9 Brasil y A la Madre Patria euro ea. El
Gobierno de Colombia ha cuidado de establecer relaciones Amiga-
bles con aquel Imperio vecino por el Sur, y seguro de que halla-
ria una correspondencia amistosa, dirigiben el afio filtimo un Eu-
viado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario A la Corte de
Rio Janeiro. Sabe que S. M. Imperial ha nombrado otro Ministro
de igual carActer para Colombia, y fundadas esperanzas de que
estas misiones promoveran los interests de ambos Estados, estre-
charAn sus relaciones mutuas, y podra contribuir al estableci
miento y duraci6n de la paz en la America del Sur.
Sin embargo de que presentaron al Poder Ejecutivo de la
Repfblica mayores dificultades para entablar con los Gobiernos
europeos, no ha interrumpido sus esfuerzo para superarlas, y en
gran part los ha visto realizados con suceso. Despues de publi-
cada la Constituci6n, cuid6 de enviar inmediatamente un Minis-
tro de su confianza a Inglaterra para reemplazar al Sr. Zea, que
habia muerto. Interesaba sobremanera A Colombia y a los de-
mAs Estados americanos ser reconocidos por el Gobierno de S. M.
el Rey de la Gran Bretafia, que tiene tanto poder 6 influjo en la
Europa, y cuyos sfilditos habian manifestado siempre el mayor
interest en que triunfara la causa de la independencia americana.
Mas a pesar de tan felices disposiciones de la naci6n inglesa y de
la march regular que tomaban sucesivamente los Gobiernos de
Colombia, Buenos Aires, M6xico y el Perui, en much tiempo
fueron infructuosos los esfuerzos de nuestros Agentes en la capi-
tal del Imperio britAnico. El grande acto del reconocimiento de
la independencia de Colombia, M6xico y Provincias Unidas del
Rio de la Plata por la Inglaterra no se realize hasta los primeros
dias de 1825. El afio anterior habian residido en esta capital co-
misionados de S. M. B., quien nombr6 tambi6n C6nsules para
nuestros puertos, A cuyas letras patented no pudo el Gobiern&o







48 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

conceder el exequatur por algunas observaciones que hizo acerca
de la forma en que se hallaban concebidas. Resuelto el reconoci-
miento de nuestra independencia, los mismos comisionados, au-
torizados competentemente, negociaron un Tratado perpetuo de
amistad, comercio y navegaciPn entire Colombia y la Gran Breta
fla. Este Tratado, que se fund eu las bases de una reciproca
igualdad, obl.uvo la ratificaci6n de los respectivos Gobiernos, y
desde entonces nuestras relaciones con S. M. B. han sido francas
y cordiales. Grandes y mutuos interests, principalmente de co
mercio, iigan a las dos naciones, de modo que les convieue sobre-
manera cultivar la amistad en beneficio de sus miembros.
El Ejecutivo de Colombia recibe pruebas frecuentes de vivo
inter&s que toma el Gabinete britdnico en promover la causa ame-
ricana con aqueilos Gobiernos que mas influjo puedan tener en
los Consejns espaioles, para inclinarles a que reconozcan nues-
tra independencia, y coti ella den la paz a Ia America. Tan bue
nos oficios y los principios justos y liberals en que los funda el
Gobierno ingl6s, hacen que cada dia se c.nozca iejor cuan im-
portante es su amistad para los nuevos -Estados. Ella debe traer
nos en una epoca que no etard muy remota, el moment feliz en
que, vencida la tenacidad de S. M. Cat6lica, brille en nuestro he
misferio el dia de utia paz general. CicatrizAidose entouces las
heridas abiertas por tan dilatada guerra, se franquearia entera-
mente el comercio de todas las naciones un vasto campo de pros
peridad y riqueza.
Fuera de la Inglaterra, otros Gobiernos de Europa hau mani
festado propensibn a former relaciones con la Repfiblica. El Por
tugal desde 1821 dio algunos pasos director para el reconocimien-
to de los nuevos Estados de America, los quenuo tuvieron resulta-
do definitivo, sin duda por las circunstancias dificiles en que de,- 1
de eritonces se ha visto aquel Reino. S. M. el Rey de Suecia y
Noruega enivibo esta capital a su C6nsul general en los Estados
Unidos, cn el fin de concluir un arreglo provisional de comercio,
el que no pudo tener efecto por falta de algunas solemnidades
previas. Nada se ha adelantado en la material, acaso por no ha
berse podido realizar la misi6n que ha much tiempo medit5 el
Poder Ejecutivo a las Cortes del norte de Europa.
El Gobierno de S. M. el Rey de los Paises Bajos manifesto
igualmente desde 1824 sus buenos deseos de former relaciones con
el de Colombia. Entonces vino la capitalel caballero De Quartell,
quien fue recibido con las consideraciones debidas al Gobierno
por cuyas ordenes habia sido enviado. Recientemente el mismo
Gobierno de los Paises Bajos nombro algunos C6nsules para Co
lombia en la form establecida para con las naciones, segfin he
dicho en otra part, lo que envuelve el reconocimiento de nuestra
independencia.
El Poder Ejecutivo desde el principio de su Administracion
ha visto lo important que seria al que Colombia fuera reconoci-






MEMORIAL DE 1827-J. M. RESTREPO


da por la Francia. Asf no ha perdido ocasi6n ni medio compati-
ble con su dignidad para inclinar el Gabinete de S. M. Cristiani-
sima A esta media. Aunque hasta ahora no se haya conseguido,
se han dado pasos para entenderse los dos Gobiernos, lo que, uni-
do A los intereses de comercio que tiene la Francia en Colombia y
en los demAs Estados americanos, dan motives fundados para
career que no debe hallarse muy distant la 6poca en que el Go-
bierno de S. M. Cristianisima nos reconozca como Nacibn inde-
Spendiente. Este suceso influiria sobre manera en las demas Cortes
europeas A favor de la independencia americana, especialmente
en el Gabinete de S. M. Cat6lica, tan relacionado con el de Francia.
Despu6s de la Legaci6n que en 1820 dirigib el Gobierno de
Colombia A Madrid, ninguna comunicaci6n ni paso director se ha
dado con la Espafla para que reconozca la independencia de la
Repiblica. Mas no por esto se ha descuidado el Poder Ejecutivo
en promover un negocio de tamafia importancia por cuantos me-
dios han estado A su alcance. Debe esperarse fundadamente que
algfin dia producirAn el efecto deseado.
Tambien ha procurado el Gobierno establecer relaciones con
la Silla Apost6lica, cerca de la cual determinB dirigir un Enviado
Extraordinario y Ministro Plenipotenciario poco despuds de ha-
ber publicado la Constituci6n. Tard6 algin tiempo en realizarse
por algunas dificultades que ocurrieron, y la mision A Roma adn
no ha producido los buenos efectos que se deseaban, por los mo-
tivos que tuve el honor de exponer al Congreso.
Sin embargo de que varias potencias europeas no han reco-
nocido la independencia de Colombia, lejos de haber dado moti-
vos de queja A la Repfblica, todas ellas han observado la neutra-
lidad, y el pabellon colombiano ha sido admitido en sus puertos y
en los de algunos Estados berberiscos. Esta, pues, abierto a las
empresas y a las especulaciones de nuestros ciudadanos la mayor
part del mundo commercial.
El Gobierno ha puesto el mayor cuidado en fomentar estos
principios de amistad y de comunicaciones reciprocas, observan-
do por su part la igualdad para con todas las naciones cuyos
buques arriben A los puertos de Colombia, y la justicia mAs rigu-
rosa en las reclamaciones que pudieran tener los neuttales. Apesar
de una guerra tan larga como la sostenida por Colombia contra
su antigua madre patria, de los interests complicados de otras
naciones, y de que ha sido necesario que nuestros corsarios hosti-
licen al comercio espafiol, el Ejecutivo tiene la satisfaccibn de
S que hasta ahora ha podido no sblo mantener una buena inteli-
gencia con los neutrales, sino tambien estrechar sus relaciones
con algunos de ellos. Esto lo ha consegaido adhiriendose A las
reglas de la mas estricta justicia y observando cuidadosamente
los principios reconocidos del Derecho de Gentes y la practice de
las naciones.
El Gobierno ha cumplido escrupulosamente los decretos del
4 -







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


Congress por los cuales se aprobaron las diferentes convenciones
y tratados celebrados por Colombia con las demAs naciones, igual-
mente las leyes dadas sobre various puntos relatives al departa-
mento de Relaciones Exteriores. Si el Poder Ejecutivo hallare
que deben hacerse algunas reforms, las propondr6 oportunamen-
te al Congreso.
Es satisfactorio al Gobierno el breve cuadro que acabo de
trazar del estado en que actualmente se hallan las Relaciones Ex-
teriores de Colombia, del que tenian cuando se public la Consti-
tuci6n, y de los progress que han hecho en el period constitu-
cional de la present Administraci6n. El orden, la regularidad y
los principios de justicia 6 igualdad que se propuso y ha observa-
do constantemente el Ejecutivo, ban mejorado las Relaciones
Exteriores de la Repiblica y establecidolas sobre bases s6lidas.
Hay esperanzas fundadas de adelantamientos importantes; cuan-
do ellos se realicen amanecera probablemente el dia venturoso
que traiga la paz a los nuevos Estados americanos.
Bogota, Marzo 21 de 1827-179

JOSE MANUEL RESTREPO



MENSAJE
DEL LIBERTADOR PRESIDENT A LA CONVENTION DE OCANA

[Casi todo este Mensaje se refiere A asuntos de la political in-
terna. Despu6s de un cuadro del estado en que se hallaba enton-
ces la Repuiblica, se encuentra el siguiente parrafo, finico que en
tan notable document se hallan apreciaciones sobre la political
exterior]:
Al describir el caos que nos envuelve, casi me ha parecido
superfluo hablaros do nuestras relaciones con los demas pueblos
de la tierra. Ellas prosperaron A media que se exaltaba nuestra
gloria military la prudencia de nuestros conciudadanos, inspiran-
do asi confianza de que nuestra organizaci6n civil y dicha social
alcazarian al alto rango que la Providencia nos habiu sefialado.
El progress de las relaciones exteriores ha dependido siempre de
la sabiduria del Gobierno y de la concordia del pueblo. Ninguna
naci6n se hizo nuuca estimar sino por la practice de estas venta-
jas: ninguna se hizo respectable sin la unibn que la fortifica.
Y discorde Colombia, menospreciando sus leyes. arruinando su
credito, qu6 alicientes podrA ella ofrecer a sus amigas?dqu6
garantes para conservar siquiera A las que tiene? Retrogradando,
en vez de avanzar en la carrera civil, no inspire sino esquivez.
Ya se ha visto provocada, insultada por un aliado que no existie-
ra sin nuestra magnanimidad. Vuestras deliberaciones van A de-



'A









MENSAJE DE 1830-BOLIVAR


cidir si arrepentidas las naciones amigas de habernos reconocido,
hayan de borrarnos de entire los pueblos que componen la especie
humana.
...............................................
Bogota, 29 de Febrero de de 1828.
SIMON BOLIVAR

N. B.-En este afio no hubo Memoria de Relaciones Exte-
riores.



MENSAJE
DEL LIBERTADOR PRESIDENT AL CONGRESS CONSTITUYENTE EN 1830

(Como el anterior, casi todo este Mensaje se refiere a asuntos
de political interior. Los siguientes parrafos tratan de la guerra
con el Peri y del restablecimiento de la paz con dicha Nacibn):
El Decreto organico que expedi en 27 de Agosto de 28 debib
convencer a todos de que mi mas ardiente deseo era el de descar-
garme del peso insoportable de una autoridad sin limits, y de
que la Repiblica volviese a constituirse por medio de sus Repre-
sentantes. Pero apenas habia empezado a ejercer las funciones
de Jefe supremo, cuando los elements contrarios se desarrollaron
con violencia de las pasiones y la ferocidad de los crimenes.
Se atento contra mi vida, se encendi6 la guerra civil, se anim6
con este ejemplo, y por otros medios, al Gobierno del Perui para
que invadiesenuestros Departamentos del Sur, con miras de con-
quista y usurpaci6n. No me fundo, conciudadanos, en simples
conjeturas: los hechos y los documents que lo acreditan, son
autenticos. La guerra se hizo inevitable. El Ejercito del General
Lamar es derrotado en Tarqui del modo mas esplendido y glorio-
so para nuestras armas; y sus reliquias se salvan por la generosi-
dad de los vencedores. No obstante la magnanimidad de los co-
lombianos, el General Lamar rompe de nuevo la guerra hollando
los tratados, y abre por su parte las hostilidades: mientras tanto
yo respond conviddndolo otra vez con la paz; pero 61 nos calum-
nia, nos ultraja con denuestos. El Departamento de Guayaquil
es la victim de sus extravagantes pretensiones.
Privados nosotros de marina military, atajados por las inun-
daciones del invierno y por otros obstdculos, tuvimos que esperar
la estaci6n favorable para recuperar la plaza. En este intermedio,
un juicio national, segfn la expresi6n del Jefe Supremo del Perl,
vindic6 nuestra conduct y libro a nuestros enemigos del Gene-
ral Lamar.
Mudado ast el aspect politico de aquella Repuiblica, se nos
facility la via de las negociaciones, y por un armisticio recupera-
mos A Guayaquil. Por fin el 22 de Septiembre se celebr6 el trata-








52 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

do de paz, que puso termino a una guerra en que Colombia de-
fendi6 sus derechos y su dignidad.
Me congratulo con el Congreso y con la Naci6n por el resul-
tado satisfactorio de los negocios del Sur, tanto por la conclusion
de la guerra, como por las muestras nada equivocas de benevolen
cia que hemos recibido del Gobierno peruano, confesando noble-
mente que fuimos provocados A la guerra con miras depravadas.
Ningiun Gobierno ha satisfecho A otro como el del Peri al nu6s-
tro, por cuya magnanimidad es acreedor a la estimaci6n mas per
fecta de nuestra parte.

Bogota, Enero 20 de 1830.
SIMON BOLIVAR

N. B.-No hubo en este afio Memoria de Relaciones Exte
riores.


NUEVA GRANADA


MENSAJE

QUE EL VICEPRESIDENTE DE LA REPITBLICA DIRIGE AL CONGRESS
CONSTITUYENTE DE LA NUEVA GRANADA EN EL ANO DE 1831
Honorables Representantes:
Bien grato es a mi corazon saludar hoy A los Representantes
del pueblo granadino. Habiendo llegado este dia de esperanza
para la Nueva Granada, mis votos han sido satisfechos. En va t:O
el poder que tantos dias dio de gloria a Colombia, quiso torn rr
sus armas contra aquellos mismos principios por los que habia
combatido. Desde el moment en que se rompi6 el pacto de CfO
cuta, se alej6 la esperanza de orden y consolidacibn, se temib por
la libertad, y los posteriores acontecimientos realizaron bien tris
temente nuestros temores: mas al fin, y en el combat entire el
poder y la opiniOn, triunfo esta, y con ella las regalias de la Na
cibn, los principios republicans, los derechos del ciudadano.
Notorios son, sefiores, los acontecimientos de Ocafia, los niovi-
mientos de insurreccion para abatir el poder arbitrario, la re
union de la Asamblea Constituyente de Colombia del afio 30 y sus
resultados.
Separada la secci6n de Venezuela del rest de la Repfiblica,
antes de la disoluci6n del filtimo Congreso, la Constitucion que
sancionaba un regimen central no podria plantearse sine por la
fuerza, de cuya violencia estaban muy lejos los habitantes del
centro, y el que suscribe, que se hallaba entonces como Presideia
te del Consejo, encargado del Poder Ejecutivo. Consecuencia de






MENSAJE! DE 1831-CAICEDO


un Mensaje que dirigi entonces al mismo Congreso, fue el Decre-
to de 5 de Mayo, en que se dejaron francas las vias de transacci6n
y de paz para entenderse los pueblos en su mejor y mas conve.
niente organizacibn. El Gobierno constitutional marchaba por la
senda trazada por el Decreto y Leyes de la Convenci6n, esperaba
el exito feliz de sus providencias, y no veia distant el moment
de estrechar los vinculos que debian unir los pueblos de Colom-
bia bajo el pacto que mas les conviniera, cuando una facci6n mi-
litar. dando un funesto golpe al Gobierno national, destruy6 sus
esperanzas. Fastidioso seria recorder los sucesos del mes de
Agosto del afio de 30. Vosotros lo sab6is, seflores, y tambi6n cual
fue entonces la conduct de los Magistrados constitucionales,
cuando se les quiso obligar a que siguiesen en el mando, despu6s
de haber sido ultrajada la dignidad national.
Establecido un Gobierno de hecho, enmudecieron los dere-
chos, los pueblos parecieron someterse a esta calamidad, y el po-
der absolute, creyendose asegurado en los Departamentos del
Centro, pens6 Ilevar sus armas a los del Norte. Los Gob'iernos
establecidos por la sedici6n y el crime, mantenidos por la vio-
lencia, son de poca duracion. El primer suceso sobre las tropas
del usurpador en el Departamento del Cauca, fue el golpe el6ctri-
co que se dej6 sentir en toda la Nueva Granada, se despedazaron
las cadenas que se arrojaban a otraa parties, y los jefes de la re-
beli6n vieron minado su poder. Se mostr6 la indignacibn de los
pueblos, su grito fue uniform, y simultdneos los esfuerzos para
sacudir el yugo del poder military.
Este fue el moment en que el Vicepresidente constitutional
de la Repfiblica crey6 deberse poner al frente de la reacci6n, y
expidi6 en la Villa de Purificacion el Decreto de 14 de Abril,.
Proclamado el Gobierno legitimo y levantado el pend6n national,
la facci6n destructora de las libertades pfiblicas vio de moment
en moment estrecharse Iqs limits de su dominacibn. Sin em-
bargo, no habia ella omitido medio de ponerse en actitud de ha-
cer frente A los movimientos que la rodeaban por todas parties ;
contaba en sus filas veterans de Carabobo, de Junin y de Aya-
cucho, Oficiales valientes que debieran haber empleado esta cua-
lidad en mejor causa. No olvidaba el Gobierno las aciagas jor-
nadas del Santuario en Antioquia y del Cerrito en Funza, y vela
que no siempre triunfa la santa causa de la libertad, ni las virtu-
des republicans son siempre un indefectible garante de la victo-
ria. Dos pequefias divisions a las 6rdenes de los Jefes republica-
nos Generales Obando y L6pez, en Popayan, y del Coronel Posa-
da, en Neiva, eran el punto de apoyo de las reacciones parciales y
la esperanza de los pueblos. A la destrucci6n de esta fuerza se hu-
biera seguido la mAs espantosa anarquia y la absolute desolacibn
del pais. Al fin, no lo dudo, habria triunfado la opinion; mas
este triunfo deberia producer la muerte de millares de hombres;
se hubiera visto correr su sangre en una batalla, y nos hubiera






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


quedado el triste consuelo de ver sacrificadas centenares de victi
mas inocentes.
El Vicepiesidente ignoraba los heroicos esfuerzos que, bajo la
direcci6n de jefes denodados y valientes, hacian los pueblos del
Departamento del Magdalena, y nada sabia de las brillantes jor-
nadas y espl6ndidas victorias de Abejorral y de Cerinza. En tales
circunstancias se presentaron al Gobierno las vias de transaccibr;
por medio de ellas se restituia a la Constitucion y a las leyes su
imperio, a los pueblos sus derechos, a los ciudadanos sus garan
tias; el Gobierno national era reconocido, y la facci6n que habia
escandalizado d la Repiiblica iba & ser destruida para siempre.
El Gobierno podia obtener los objetos de la reacci6n, y la m&s
brillante victoria, no empafiada con una gota de sa:igre ni una
lAgrima. Precedido por la clemencia y la moderaci6n, sostenido
por soldados no menos valientes que amigos del orden, apoyado
en la fuerza moral de la opinion, y habi6ndose reservado la fa
cultad de alejar a los perturbadores de la paz, nada habia que
temer por la tranquilidad pfiblica y la seguridad del pals. Se in
clin6, pues, el Gobierno A las medidas de conciliaci6n, y en las
Juntas de Apulo tuvieron lugar los convenios que han Ilevado
este nombre. Vosotros hab6is tenido la complacencia de transitar
por los pueblos sin oir los gemidos de la viuda y del hu6rfano que
hubieran quedado, si prefiriendo una guerra fratricida a los con-
venios, sangrientos combates hubieran restablecido el Gobierno
national. Este triunfo a la vez de la justicia y la raz6n, designa-
ra el grado de civilizaci6n del pais, no sera olvidado en las bellas
6 interesantes paginas de nuestra historic, y marcara la clemen-
cia del Gobierno, la humanidad, moderacion y virtudes de los
pueblos que dignamente representais. Al principio, es verdad, se
elevaron fuertes reclamos contra las transacciones de Apulo, ex-
presados por la just venganza de algunos oprimidos y ultrajados
por el Gobierno absolute, y efecto en otros del temor de ver re
petidas las sangrientas escenas del mes de Agosto del afio de 30.
Entonces se ignoraba el resultado de estos convenios, y este celo
patriotico qued6 satisfecho despues que se tomaron por el Gobier
no las medidas convenientes a la seguridad pfiblica. Ellas han
sido de tal naturaleza que no se ha visto turbada la tranquilidad
de los Departamentos.
Antes de la restauraci6n del Gobierno constitutional, el De-
partamento del Cauca y la Provincia de Casanare se vieron en la
necesidad, para evitar a un tiempo los desastres de la anarquia y
los furores del despotismo, de acogerse el primero al Gobierno
del Ecuador y la segunda al de Venezuela. Este, no menos just
que prudent, no ha querido tocar a los limits de su Estado, y
vosotros debris esperar el mismo acto de justicia y prudencia del
de el Ecuador. El interesante Departamento del Istmo proclamb
como todos el regimen constitutional, y a las escenas de escanda-
lo de que habia sido teatro, se sucedieron la tranquilidad y el or-







MENSAJE, DE 1831-CAICEDO


den, y hoy se hallarian sus Representantes en esta augusta Asam-
blea, si el genio del mal no hubiese Ilevado alli sus filtimos furo-
res. El Coronel Alzuru, unido al General Luis Urdaneta, que ha-
bia salido expulsado del Ecuador, pretend hacer consentir A una
reuni6u de notables en sus criminals proyectos. Los hijos de
PanamA miraron con desprecio al perturbador del orden; pero 61
disponia de la fuerza, y el Istmo se ve envuelto en nuevos dis-
turbiQs. El Gobierno dict6 providencias en6rgicas y eficaces; y
una pequefia division al mando del Coronel Herrera, unida A los
esfuerzos de aquellos habitantes, destruy6 enteramente esa horda
pequefia de facciosos. Tal vez este suceso alejara de nosotros el
espiritu de revoluci6n, y la paz general de la Nueva Granada sera
el principio de su future prosperidad.
Las Memorias que os presentaran los Mini.tros de Gobierno,
pondrAn de manifiesto el estado actual de nuestras relaciones
exteriores, el del interior, el de nuestra fuerza maritima y te-
rrestre, y el de la hacienda national. En ellas estan tambi6n
consignados los decretos y reforms que en lo, ramos de la Ad-
mistracibn Publica ha dado el Ejecutivo, en medio de las agita-
ciones y dificultades de que se ha visto rodeado S6ame permitido
recomendaros las indicaciones que cada Ministro hace en su res-
pectiva Memoria, porque ellas son el resultado de la experiencia
y del saber.
Vosotros, sefiores, hab6is sido convocados para echar los fun-
damentos de la elevaci6n y prosperidad de la Nueva Granada;
asi lo esperan los pueblos. cansados de tantas oscilaciones, y vues-
tras luces y eminente patriotism IlenarAn sin duda sus esperan-
zas. Legisladores de un pueblo docil y siempre sumiso A las le-
yes, tennis tambi6n derecho de esperar que no serda infructuosos
vuestros trabajos. Vuestra posici6n es ardua, dificil pero glorio-
sa; y los bienes que hiciereis A la patria pasaran con vuestros
nombres A la posteridad. Si una Convencion colombiana hubiese
acordado las bases de la uni6n de la Repfiblica, hallariais en
vuestra march menos tropiezos, sancionando un codigo en con-
sonancia con las constituciones de los otros Estados; pero los
acontecimientos lo han dispuesto de otra manera. Venezuela y el
Ecuador se encuentran constituidos, y la Nueva Granada debe
tambi6n tener sus leyes. No aspir6is, sefiores, A la perfeccion;
colocad bases indestructibles y seguras de future prosperidad, y.
dejad al tiempo que perfeccione la obra. Sobre todo, os conjure, en
nombre de lo mAs sagrado, que no olvid6is veintifin afios de fitiles
lecciones y de inmensos y costosos sacrificios. Que una sabia
Constituci6n adaptable a las circunstancias del pais sea el fanal
que guie los pasos de los nuevos Magistrados y una regla infali-
ble que los aparte del error. En cuanto A mi, yo me he visto colo-
cado entire el encarnizamiento de los partidos y las agitaciones
de la mas horrorosa revolucion. Abandonado en medio de esta
borrasca political, no he tenido otra gula que mi conciencia, y si








ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


no he obrado siempre el bieu, al menos he procurado constante-
mente evitar cl mal. Este procedimiento no merecerA jamAs las
maldiciones de mis conciudadanos.
Por iltimo permitidme, representantes del pueblo, que me
congratule con vosotros por la dicha que os ha cabido de ser le-
gisladores de la Nueva Granada; su organizacion y su felicidad
estan en vuestras manos, y yo os tribute anticipadamente todo
el homenaje de reconocimiento por ei bien que vais a procurar A
la patria, llenando religiosamente los deberes sagrados de vuestra
augusta misiAn.

Bogota, Octubre 20 de 1831.

DOMINGO CAICEDO



EXPOSITION
QUE EL MINISTRY SECRETARIO DE ESTADO EN EL DESPACHO DE
RELACIONES EXTERIORES DEL GOBIERNO DE LA REPIBLICA
PRESENT A LA CONVENTION GRANADINA DE 1831
SOBRE LOS NEGOCIOS DE SU DEPARTAMENTO

Honorables Diputados de la Convenci6n Granadina:
Como Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exte-
riores debo haceros saber, de orden de S. E. el Vicepresidente,
una exposici6n del estado actual de los negocios que giran per 61.
Desde lu6go conocer6is que aunque el Gobierno a cuyo nombre
os hablo, lo ha sido de la Nueva Granada solamente de un afio a
esta parte, 61 ha continuado dirigiendo las relaciones extranjeras
de toda la Nacion; por el double motive de que 61 fue establecido
por los representantes de toda ella, pudiendo hasta ahora llamar-
se Gobierno de Colombia, y porque es cerca de 61 que estan acre-
ditados los agents de las potencias nuestras amigas y aliadas, y
con el se entienden los que d nombre de la Repfiblica funcionan
en otros paises. El Gobierno ha percibido desde el principio la in-
conveniencia 6 impropiedad de estar ejerciendo actos de represen-
'taci6n y autoridad a nombre de pueblos separados de su obedien-
cia, y que se han organizado y constituido como Estados inde-
pendientes. Mas esta irregularidad es la consecuencia necesaria
del estado problematico 6 incierto a que ha quedado reducida la
existencia y unidad de Colombia, por causa de los acontecimien-
tos de que vosotros os hallais bien informados. A ellos deben
atribuirse 6stas y otras anomalias semejantes, y no al Gobierno ni
A los pueblos de la Nueva Granada que le obedecen.
No si6ndome permitido manifestaros ideas algunas ni hace-
ros indicaciones sobre la manera con que puedan continuarse 6







MEMORIAL DE 1831-A. VELEZ


hayan de conducirse en lo venidero las relaciones de los pueblos
que representais, con las naciones extranjeras, me limitar6 &
haceros un breve resume del estado actual en que se hallan las
que hasta aqui han existido, y de las disposiciones que animan
respect A Colombia a las potencias con quienes tenemos algin
contact.
El Gobierno espafiol, constantP en sus pretensiones de consi-
derar los Estados de la Am6rica que fueron sus colonial como
legitimas posesiones suyas, no da motivo alguno de esperanza de
hacernos justicia y entrar con nosotros en relaciones de amistad,
A pesar de la impotencia en que se encuentra para continuar la
guerra. El Ejecutivo sabe de un modo cierto que naciones pode
rosas han interpuesto en diferentes ocasiones su mediaci6n res-
petable para inducir al Gabinete de Madrid A admitir un aveni-
miento racional y poner un t6rmino A esta gran contienda que
se prolonga indefinidamente con notable dailo del comercio de los
neutrales y de las relaciones de socialidad que deben ligar a
todos los pueblos de la tierra. Mas su political pertinaz y recon-
centrada parece haber rechazado hasta ahora con desd6n toda
propuesta de reconciliacibn. Si las agitaciones que actualmente
amenazan la paz de la ,Europa traen su reaccibn hasta la Penin-
sula, como no es dificil, y produce un cambio substantial en sus
instituciones y en su Gobierno, entonces, mudandosq la faz de
las cosas, se abrira A la America un nuevo campo de esperanza, y
no se pasara much tiempo sin que Ilegue A entenderse con un
enemigo mas accessible y menos obstinado.
Nuestras relaciones con Inglaterra continfan siendo de la
mas fire y sincera amistad. Su Gobierno tiene acreditado un
Ministro Plenipotenciario cerca del nuestro, y por su medio se
cultiva el afecto y buena correspondencia entire las dos naciones.
Por la desgraciada muerte del Sr. Madrid, nuestro Ministro en
la Corte de Londres, aquella Legaci6n qued6 desierta, phes auf-
que el Gobierno intruso del General Urdaneta nombr6 de Encar-
gado de Negocios al Sr. Leandro Palacios, no lleg6 a presentar
sus letras credenciales, y el Gobierno legitimo, despu6s de su res-
tauraci6n, admitiendo las excusas que present para no hacerlo,
le retir6 el nombramiento. Se ha abstenido el Gobierno de acre-
ditar otro Ministro por causa del estado de disociaci6n en que se
encuentra Colombia, y la incertidumbre que hay de que las re-
laciones extranjeras continden bajo el mismo pie de unidad con
que han sido conducidas hasta el present. Mas no puedo dejar
de hacer notar A la Convenci6n que sean cuales fueren los lazos
que hayan de unir en adelante las diversas secciones de la Repi-
blica, los intereses fiscales de ellas, y sus solemnes compromises
cantraidos con el mercado britanico, exigen imperiosamente la
presencia de un agent suyo en aquella metr6poli.
En la actualidad s6lo tiene Colombia alli al Sr. Carlos Allsopp,
Vicec6nsul encargado del Consulado general de la Repfiblica, y








58 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

un Official de la Legacion con el simple cardcter de Agente confi-
dencial del Gobierno. El Tratado entire Colombia y la Inglaterra
se observa con fidelidad por ambas parties, y S. M. B. mantiene
COnsules en los principles puertos de la Repfiblica que protegen
el comercio de sus sfibditos, y a quienes el Gobierno permit el
libre ejercicio de sus funciones, conform a los principios del De-
recho de Gentes y a las estipulaciones del mismo tratado. Tam-
bien la Repfiblica tiene Vicec6nsules en algunos puertos de la
Gran Bretafia.
Las relaciones de la Repiblica con Francia habian perma-
necido hasta el aflo anterior en un estado incierto 6 indefinido.
Pero los gloriosos acontecimientos de Julio, dando a aquella gran
Naci6n un Gobierno mis conform con las exigencias de la poli-
tica del siglo y con sus propios derechos e intereses, han facilita-
do el establecimiento de vinculos mas estrechos y conexiones po
sitivas y mas inmediatas entire una y otra nacion. S. M. el Rey
de los franceses, inmediatamente despues de su advenimiento al
trono, reconocib formalmente la independencia de Colombia; y
deseando cultivar su amistad, ha nombrado Ministro Plenipoten-
ciario cerca de nuestro Gobierno al Sr. Conde D'Estournel. En
tretanto que el verifica su venida, ha acreditado al Sr. Arnaldo
Le-Moyne como encargado de Negocios, el que actualmente ejer-
ce las funciones de su destiny en esta capital.
Desde antes de hacerse los mencionados nombramientos, ya
el Ministro de Relaciones Extranjeras de Francia habia anun-
ciado a nuestro C6nsul general en Paris que, admitido el principio
fundamental de nuestra independencia, el Gobierno de S. M. se
hallaha dispuesto a concluir un tratado de amistad y comercio
con Colombia, a cuyo fin de-eaba que se enviase por la Repi
blica a aquella Corte un Ministro debidamente autorizado. Esta
noticia se recibi6 despu6s de los acontecimientos de Agosto del
afio pasado, y el General Urdaneta se apresurb a dar inconsulta-
mente un decreto concediendo & los sfbditos franceses las mis-
mas exenciones y privilegios que a los de las naciones mas favo
recidas con quienes Colombia hubiese celebrado tratados. El Go
bierno legitimo, despues de su restablecimiento, considerando la
ilegalidad de una declaratoria tan inusitada, y g la que faltaba
el requisite de la reciproca igualdad, que es la base primordial
de todas las concesiones de esta especie, derogo el citado decre
to, dando a los que se hallasen en el caso de emprender especu-
laciones mer3antiles en virtud de l1, un period de tiempo sufi
ciente para no ser perjudicados en sus intereses. Al expedir el
Gobierno esta derogatoria, ha hecho conocer al Sr. Buchet de
Martiguy, C6nsul encargado del Consulado general de Francia
en esta capital desde 1826, las buenas disposiciones que animan
al Gobierno de la Repfiblica para estrechar sus relaciones con el
de S M1. del modo indicado, tan pronto como fuese possible.
El Gobierno no tiene agent alguno en Francia actualmente.


`~5' i: ~- ~''""-r.i--~;- ;1~;. :;X -F;";E'~~ r I:r::V







MEMORIAL DE 1831-A. VELEZ


El Sr. Jer6nimo Torres fue nombrado por la Administraci6n del
General Urdaneta, Encargado de Negocios en aquella Corte; pero
habiendo avisado que por varias consideraciones y motives no
habia presentado sus credenciales, el Gobierno legitimo le mand6
qae no hiciese uso de ellas, y revoc6 su nombramiento. Es muy
sensible que la situaci6a en que se encuentra Colombia haya im-
pedido al Gobierno tomar aquellas medidas que conduzcan con
mns acierto al cultivo de la amistad y buena correspondencia con
una nacion que ha lidiado tan gloriosamente por la misma causa
que nosotros. Sus heroicos y denodados esfuerzos para conquistar
su libertad y sus derechos, han llenado fltimamente de asombro
al mundo y de esperanza a la humanidad. Esta analogia de vo-
luntades y propensiones entire el pueblo francs y la gran mayo-
ria de nuestros conciudadanos, es un vinculo moral que debe
obligar a ambos Gobiernos a establecer por transacciones positi-
vas las relaciones mas estrechas que deben ligar A las dos na-
clones.
El General Bolivar celebr6 a nombre de Colombia un Trata-
do de comercio con S. M. el Rey de los Paises Bajos en el afio de
1829; pero su ratificaci6n fue dada por 61 mismo sin el requisite
de aprobaci6n del Cuerpo Legislativo, conform A la Constitucion
de la Repfiblica que entonces debi6 regir. Toca A los Represen-
tantes de los pueblos examiner y decidir lo que haya de resolver-
se sobre este punto delicado, que merece, sin duda, considerarse
con much circunspecci6n y detenimiento. Nuestras relaciones
con Holanda contintan entretanto bajo el pie de la mas perfec-
ta amistad. Desde 1827 existed en esta capital un Consulado ge
neral de aquel Gobierno, desempefiado por un Vicec6nsul autori-
zado para ello en debida forma.
El Sr. Madrid, que estuvo plenamente facultado para celebrar
tratados de amistad y comercio con algunas naciones del BAltico,
tuvo varias conferencias y discussions con los Plenipotenciarios
de Dinamarca y Hannover, encaminadas a este fin; mas ellas no
produjeron resultado alguno.
El Senado de la Reptblica y ciudad anseatica de Hamburgo
mantiene un COnsul general en La Guaira desde 1827. Tambi6n
existe otro de igual caracter en el expresado puerto, nombrado
por la Repfiblica de Bremen.
La influencia de la political espafola y de otros Gobiernos
enemigos de Colombia y de sus instituciones political no han
permitido que nuestras relaciones con la Santa Sede se establez
can con la estrechez y claridad que requieren los intereses y ne-
cesidades de la Iglesia colombiana. Por esta causa no se ha cele
brado el Concordato que el Gobierno de la Repfiblica ha deseado
tanto, promovido por todos los medios posibles. Sin embargo, el
Ministro Plenipotenciario que 61 mantiene alli ha obtenido sin
dificultad, del Padre comfn de los fieles, las bulas para la institu-
cibn de los Obispos, que se le han presentado conform A la ley







ANALES DIPLOMITICOS Y CONSULARES


de patronato, y el despacho de todos los demds breves y rescrip-
tos que con anuencia del Ejecutivo se han solicitado, y que por
su naturaleza s6lo pueden emanar de ]a autoridad pontificia.
Sean cuales fueren los cambios que hayan de verificarse en
nuestras leyes fundamentals y en la forma de nuestra existen-
cia political, juzgo que el Gobierno de los pueblo- que represents
necesita siempre mantener un Agente suyo en la capital del
mundo catolico, para que puedan satisfacer con prontitud y efi-
cacia las necesidades espirituales de los fieles. Ya se ha indicado,
y creo muy oportuno repetir, cuan convenient y just seria que
los gastos de la Legaci6n de Roma, cuyo objeto es puramente re-
ligioso, se hiciesen del cfimulo de la masa decimal, puesto que
ella estA destinada en su mayor parte A la conservaci6n del culto
y al mantenimiento de las personas que estAn dedicadas A el.
La justicia de esta media parece estar indicada por la naturale-
za de las cosas, y es sin duda digna de vuestra atenci6n.
La Repfiblica de los Estados Unidos del Norte continue dan.
donos pruebas de amistad y benevolencia. Desde 1829 tiene acre
ditado en esta capital un EnviadQ Extraordinario y Ministro Ple-
nipotenciario, y 61 ha sido por much tiempo el unico medio de
contact entire los dos Gobiernos. La Administraci6n del General
Bolivar no podia mostrarse muy solicita en establecer relaciones
de buena correspondencia y de intimidad con un pueblo de tanta
influencia en la Am6rica, y cuyas instituciones estaban en per-
fecta oposici6n con las que el intentaba dar a Colombia. De aqui
la causa por que retire la Legaci6n que el Gobierno constitucio-
nal mantenia en Washington, dejando s6lo un C6nsul general
por requerirlo asi las leyes comerciales y arreglos de Aduanas
que estaban en observancia. Mas ahora que la opinion general de
nuestros conciudadanos y la fuerza de las armas parecen haber
anulado para siempre las propensiones aristocrAticas de algunos
jefes del Ej6rcito que se habian apoderado de los negocios pfibli-
cos en Colombia, dirigi6ndolos A la satisfaccion de su ambici6n
personal, el Gobierno desea estrechar mas los vinculos que nos
ligan con aquella Naci6n maguanima y poderosa. Asi parecen
exigirlo las relaciones de buena vecindad y nuestros propios inte
reses, porque ella estA destinada por la naturaleza y por la posi
ci6n que ocupa entire las potencias americanas, para hacer frente
A las invasiones de la political de ciertas naciones de la Europa,
que no dejarin de hacer incesantes tentativas para introducir sus
principios antiliberales en las instituciones de los pueblos de este
hemisferio.
El Gobierno ha exonerado fltimamente del Consulado gene-
ral de la Repfiblica en los Estados Unidos al que obtenia este
destiny en comisi6n, y ha nombrado en propiedad, con anuencia
del Consejo de Estado, al Sr. Domingo Acosta, ciudadano de Co-
lombia y digno bajo todas relaciones de la confianza del Ejecuti-
vo. Considerando ademas que dicho Sr. Acosta puede muy bien







MEMORIAL DE 1826-A. VELEZ


servir A la Repiublica como Encargado de Negocios, con el sueldo
que la ley le asigna como C6nsul general, lo ha acreditado tam-
biWn bajo aquel caracter, con el double objeto de dar A aquella na
ci6n esta prueba de nuestro grande aprecio y de la importancia
que damos al cultivo de su amistad y para que el credito y ho
nor'de Colombia tengan alli un constant defensor contra los
ataques reiterados que no ce3an de hacerle sus enemigos.
Con las Repfiblicas de M6xico, Centro Am6rica, Bolivia,
Chile y Buenos Aires, conserve Colombia amistad y buena armo
nfa, aunque actualmente no existe entire nosotros ningin Agente
Diplomatico de ellas, ni lo hay de la Repliblica cerca de sus Go-
biernos. No debe atribuirse esta falta de medios de inteligencia
reciproca A indiferencia 6 mala voluntad, sino A disensiones civi-
les A que ban estado expuestos los nuevos Estudos de America ;
y tambi6n A la ninguna comunidad de intereses politicos y rela-
ciones comerciales que son los objetos que ponen en contact A
los Gobiernos y que estrechan mas los lazos que ligan A las na
clones.
La guerra que depgraciadamente se hicieron Colombia y el
Periu, y cuyas causes no es del moment examiner, termirin por
el Trat-.do de 22 de Septiembre de 1829, que fue ratificado por el
General Bolivar sin las formalidades coustitucionales. Restableci
da la paz entire los dos Estados, aquel General envi6 A Lima una
Legaci6n para arreglar los negocios pendientes y dar cumpli-
miento a todos los pactos contenidos al mismo Tratado. Desde
lu6go 'e nombraron comisionados por ambas parties para la liqui
dacjbn de la deuda que dicha Repiiblica debe reconocer A la
nu6stra, por los auxilios que le suministro en la guerra de la
independencia. DespuBs de transcurrido much tiempo, la Co-
misibn comenz6 sus trabajos, y hall en la prosecucion de ellos
various embarazos y dificultades que sin duda no fueron suscita-
dos por los que obraban por part de Colombia. Mas ha sido tal
la paralizaci6n y entorpecimiento introducidos en todos los de
partamentos del Gobierno por las turbaciones political que ban
agitado A la Repiblica, que no se sabe de un modo cierto a que
cantidad ascienda la deuda ya liquidada.
La Legacion de la Repilblica se retire de Lima desde el afio
de 1830, y el Sr. Jose del Carmen Triunfo, nuestro Consul gene.
ral,,asociado de otro ciudadano de Colombia resident alli, son
actualmente los comisionados por nuestra part para continuar
las liquidaciones; pero ninguna noticia ha recibido el Gobierno
de su adelantamiento despu6s de much tiempo. Es de supo
nerse que no se le hayan dirigido por causa del estado de diso-
ciacibn en que se encuentran los Departamentos del Sur que
lindan con aquella RepAblica.
Por esta misma causa ignora el Gobierno si la fijacion de
limits se ha llevado 6 no A efecto conform a las estipulacio-
nes del Tratado. Sabe solo que A instancias del Ministro de Co-







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


lombia se nombraron los comisionados por parte del Perui en
Abril del afio pasado, y que aquel Gobierno solicit que de co-
min acuerdo se hiciesen ciertas concesiones de territories para
la mejor demarcaci6n de la linea divisoria de ambos paises.
Grandes acontecimientos han tenido lugar en el Brasil en
el mes de Abril de este afio. S. M. el Emperador don Pedro I
abdic6 la corona en su hijo mayor, y se embarc6 para Europa
con el resto de su familiar. Por la minoridad del nuevo monarca
una Regencia gobierna en su nombre el Imperio actualmente.
Mas estos sucesos no han alterado en manera alguna las buenas
relaciones que hasta aqui ha mantenido la Rephblica con aquella
potencia vecina. El Ministro Plenipotenciario que ella tuvo por
algfin tiempo acreditado cerca de nuestro Gobierno recibi6 orden
de retirarse, y por la desgraciada muerte de su Secretario, que
debi6 permanecer con el caracter de Encargado de Negocios, la
Legaci6n ces6 del todo. Tambi6n la que ha mantenido la Repfi-
blica en aquella Corte ha sido retirada por el Gobierno legitimo,
atendiendo a la situaci6n en que hoy se halla Colombia.
Tal es, sefiores, el estado actual de las relaciones extranje-
ras que el Gobierno ha conducido hasta aqui y dirigido a nom-
bre de la Repfiblica. Toca a vuestra discreci6n y sabiduria de-
terminar el modo con que hayan de establecerse 6 continuarse
las que los pueblos, vuestros comitentes, deban cultivar y man-
tener con las naciones sus vecinas y aliadas. j Permita el Cielo
teng&is acierto en 6ste como en los demAs importantes objetos
de vuestras deliberaciones, de las cuales nuestra Patria aguarda
su dicha y felicidad !

Bogota, Octubre 14 de 1831-21.0

ALEJANDRO VLEZ



M ENSAJE

DEL PRESIDENT DEL ESTADO DE LA NUEVA GRANADA AL CONGRESS
EN LA SES1ON DE 1833-23.o

Conciudadanos del Senado y de la Cimara de Representantes:

Nuestras relaciones exteriores deben resentirse de la situa-
ci6n political en que circunstancias imperiosas nos han colocado.
Disuelta ]a Repfiblica central de Colombia en tres Estados inde-
pendientes, el de la Nueva Granada ha respetado los tratados pfi-
blicos celebrados con los Estados Unidos, la Gran Bretafia y Ho-
landa, haciendo justicia a las reclamaciones fundadas en ellos, y






MENSAJE DE 1833-SANTANDER


aunque los respectivos Agentes Diplomaticos de las naciones con
quienes el Gobierno de Colombia estableci6 relaciones, han per-
manecido en esta capital reconociendo de hecho la nueva forma
political que la Nueva Granada ha adoptado, hasta ahora sblo la
Francia ha acreditado formalmente un Encargado de Negocios
cerca del Gobierno granadino. Oportunamente se presentarA A
vuestra aprobaci6n la Convencion provisional de amistad y co-
mercio que se ha celebrado con aquel Gobierno.
El honor national y mi deber me guiarAn siempre en la con-
servaci6n de las relaciones amistosas que existen entire la Nueva
Granada y los pueblos extranjeros. Hacer justicia A sus exigen-
cias, segfin que sus derechos esten escritos en los convenios pf-
blicos, y tratar a todos bajo un pie de razonable igualdad, serA la
base de la conduct del Ejecutivo.
Con las nuevas Repfiblicas americanas, entire quienes la iden-
tidad de principios ha formado una estrecha y natural alianza,
no se ha alterado la amistosa armonia que existia anteriormente.
Ya que alejada la discordia de entire nosotros nos ocupamos de
restablecer la paz, de consolidar las relaciones fraternales que
existieron entire Colombia y dichas Repfiblicas, el Ejecutivo no
descuidara este important negocio. Pero no podrAn realizarse
sus designios mientras no se deslinden y definan los intereses
comunes que pesan fobre los Estados de Colombia. Hasta ahora
no era fAcil discutirlos en circunstancias de haber ocurrido graves
diferencias entire la Nueva Granada y el Ecuador; mas ya que la
Providencia nos ha enviado la paz, que no dudo sea duradera,
parece llegado el caso de que se resuelva definitivamente una de
las ras importantes cuestiones political que pueden interesar A
la ,ausa de la libertad del Nuevo Mundo. El Ejecutivo ha dirigi.
do nuevamente una excitacibn a los Gobiernos de Venezuela y
del Ecuador, A fin de que se refna la Asamblea de comisionados
que debe discutir y deliberar sobre la suerte future de los trees
Estados de la antigua Repfiblica de Colombia. Cualquiera que sea
el resultado, es important que despbus de trees afios de dudas,
ansiedades y embarazos, se ponga termino A las desconfianzas del
Extranjero y a las esperanzas y maquinaciones de los enemigos
de los derechos de cada Seccion.
El Estado de la Nueva Granada esta hoy reintegrado de todo
el territorio que le sefial6 la Ley fundamental de 17 de noviembre
de 1831. Creybse que no recuperariamos las Provincias meridiona-
les que ocupaba el Gobierno del Ecuador sino A costa de sangre y
de calamidades; pero la prudencia con que el Ejecutivo manejo esta
delicada cuesti6n, la habilidad con que el Jefe de la primera Di-
visi6n del Ej6rcito granadino dirigib las operaciones, la opinion
pfiblica que patrocinaba nuestros derechos y la justicia con que
al fin se procedio en los Consejos del Gobierno ecuatoriano, pusie-
ron termino A las diferencias existentes, y por un tratado solem-
ne no solo quedaron definidos los limits del Estado, sino prome-







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


tida la mAs estrecha amistad entire la Nueva Granada y el Ecua-
dor. Vosotros vereis con placer este important document, que
os sera presentado en observancia de la Constituci6n.

BogotA, 19 de Marzo de 1833-239

FRANCISCO DE P. SANTANDER



EXPO SIION
QUE EL SECRETARIO DEL INTERIOR Y RELACIONES EXTERIORES,
DEL GOBIERNO DE LA NUEVA GRANADA, HACE AL CONGRESS
CONSTITUTIONAL DEL ANO DE 1833 SOBRE LOS NEGOCIOS
DE SU DEPARTAMENTO


REL A CIOTNES EXTERIO RES
SECCION PRIMERA
Estados colombianos.
Ecuador-Las relaciones de la Nueva Granada con esta sac-
ci6n, no han podido definirse y establecerse sino en una 6poca
muy reciente, por causa de la insistencia de su Gobierno en re-
tener las Provincias del antiguo Departamento del Cauca que
pertenecen a este Estado. El Ejecutivo. para llevar A efecto el
articulo 2.0 de la Ley fundamental, y cumpliendo con lo prescrito
por la Convenci6n constitutional en su Decreto de 8 de noviem.
bre de 1831, autoriz6 suficientp.mente al Secretario de Relaciones
Exteriores para iniciar y conducir una negociaci6n con el comi
sionado del Ecuador que residia en esta-capital, A fin de celebrar
un tratado de limits en el cual se reconociesen los que la Nueva
Granada reclamaba por la parte del Sur. Las conferencias termi-
naron sin producer resultado alguno, porque el Enviado ecuatoria-
no carecfa de instrucciones suficientes para acceder A nuestra
just demand. El Gobierno de la Nueva Granada, deseando sin
embargo no evitar medio alguno decoroso para reivindicar los de-
rechos del Estado sin el estr6pito ominoso de la guerra, envib al
Ecuador una Comision compuesta de dos ciudadanos respetables,
autorizada para negociar y celebrar el tratado propuesto bajo la
base indispensable de la devolucibn de las dos Provincias que ain
nos retenfa aquel Gobierno. Despu6s de prolongadaa conferencias
y de las mAs debatidas y vivas discusiones, en que los derechos
de la Nueva Granada fueron diestra y vigorosamente sostenidos,
la negociaci6n termin6 con la declaratoria que hicieron los comi-






MEMORIAL DE 1833-A. VPLEZ


sionados del Ecuador, de que era menester abandonarse a la suer-
te de las armas.
Nuestros enviados regresaron a esta capital, y el Gobierno
hizo publicar un manifiesto en que se inform a la Naci6n del
curso de las negociaciones frustradas y.de las incuestionables ra-
zones de justicia y de derecho en que la Nueva Granada fundaba
la reclamaci6n de las dos Provincias, cuya posesi6n se le contes-
taba. Entretanto una agresion inesperada por las tropas del
Ecuador, produjo la march del Ej6rcito granadino, que sin nece-
sidad de combatir ocup6 a Pasto. Despu6s de este suceso, tanto
mas glorioso cuanto que no cost una sola gota de sangre colom-
biana, se manifesto por aquel Gobierno el deseo de renovar las
negociaciones, y el Ejecutivo nombrb comisionados suyos para
aquel objeto a los Sres. General Jos6 Maria Obando y Coronel
Joaquin Posada Guti6rrez. Ellos concluyeron sin dificultad en la
ciudad de Pasto, con el Sr. Pedro Jos6 Arteta, Enviado por el
Ecuador, el dia 8 de Dicienbre iltimo, el tratado de paz, amis-
tad y alianza que os sera oportunamente presentado. Por 61 que-
da la Nueva Granada reintegrala ds t, )lo su territorio y cumpli-
das plenamente sus instrucciones y bases prescritas por la Con-
vencion en su Decreto de 10 de Febrero del iltimo afio.
El tratado ha sido ya ratificado por el Presidente del Ecuador,
por autorizacion expresa que le confiri6 la Legislatura de aquel Es-
tado. El Ejecutivo por su parte, considerando que los nueve pri-
meros articulos de l1 solo contieneu disposiciones aprobadas y
prescritas de antemano por la (onvencibn constituyente, los ha
mandado llevar a efecto, a reserve de la ratificaci6n que debe
darse A todo el tratado con las formalidades constitucionales.
Venezuela-El Gobierno de la Nueva Granada mantiene con
el de aquella secci6n de la antigua Repablica las mejores relacio-
nes de amistad y buena correspondencia De una y otra part se
aprovechan todas las ocasiones de dar pruebas inequivocas de las
buenas y fraternales disposiciones con quo se mirau los dos Esta-
dos, y tal solicitud debe considerarse como un feliz presagio en
favor de los nuevos vinculos que ban de volver a estrechar a pue-
blos que estan lamados por su origen, por su vecindad, por su
analogia de costumbres y comunidad de intereses, a former una
liga fuerte, respectable y poderosa.
Asamblea colombiana-Penetrados sin duda los depositarios
de la soberania de la Nueva Granada en ei aflo filtimo, de la
grande importancia y necesidad que hay de establecer, tan pron-
to como sea possible, los vinculos que hayan de ligar de un modo
permanent los Estados colombianos, expidib su Decreto de 10 de
Marzo, por el cual se ordena al Gobierno que promueva lo conve-
niente y ejecute lo que en el se prescribe, para la pronta consecu-
ciOn de aquel vital y grande resultado. Este Decreto, que honrara
siempre a la ConvenciOn, fue comunicado oportunamente al Go-
bierno de Venezuela, y la Legislatura de aquel Estado, corres-

5







66 ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES

pondiendo A las miras patri6C.ica, y nacionales de la Nueva Gra-
nada, sancion6 otro encaminado al mismo fin. Conforme A 61,
fueron nombrados dos comisionados que han debido partir en
Novienibre del afio pasado hacia esta capital, a former con los del
Ecuador y los de este Estado la Asamblea que ha de ocuparse de
los nuevos pactos y del arreglo de los negocios generals de Co-
lombia.
Ha sido muy sensible para el Ejecutivo que las diferencias
suscitadas por desgracia entre el Ecuador y la Nueva Granada
hayan entorpecido hasta ahora la verificaci6n de aquel grande
acto, tan imperiosamente reclamado por la political, las necesida-
des y compromises de todos los pueblos de la antigua Repuiblica.
Mas tan ]u6go como la paz ha venido a remover los embarazos
que dificultaban Ia reunion de la Asamblea proyectada, el Poder
Ejecutivo se ha apiesurado a dirigir A los Gobiernos de Venezue-
la y el Ecuador uta invitaci6n para que hagan venir sus Plenipo-
tenciarios a ih m-yor brevedad possible, el primero en virtud de
lo rt-uelti por so Legislatura, y el segundo en cumolimiento de
la estipulacion del tratado relative A este objeto. El Gobierno, sin
avauzar idea algana sobre los pactos que han de celebrarse, ma-
nifestb a uno y otro la grande urgencia que hay y los fuertes y
poderosos motives de necesidad y conveniencia reciproca que
aconsejan el que so. acelere cuanto sea dable la 6poca en que se
decide el grave negocio de la uni6n, y se arreglen definitivamen-
te los derechos y deberes que son cnmunes A las tires secciones en
que ha quedado dividida la antigua Repfiblica. El Presidente
aguarda el resultado de esta media para cumplir con lo que se
le previene en la ley de 10 de Marzo del afio pasado. El confia en
que muy en breve se lograra ver reunida la Asamblea que ha de
poner termino a este estado de incertidumbre, sobre manera pro-
longado, en que se encuentra la Nueva Granada por la naturale-
za de las relaciones futuras que han de ligarla con los demAs Es
tados colombianos.

SECCION SEGUNDA
Naciones extranjerac
Reconocimiento de la Nueva Granada-Temiase por algunos,
al tiempo de discutir y sanciouar la ley fundamental de la Nueva
Granada, que las relaciones con las potencias extranjeras, nues-
tras amigas y aliadas, serian del todo interrumpidas, y que los
Ministros pflblicos que tenian acreditados cerca del Gobierno de
Colombia se retirarian tan lu6go como la seccibn del Centro de
la Repiblica asumiese por si una existencia political separada.
Mas aquellos temores no se han realizado, y los agents extran-
jeros residents en esta capital, despu6s que les fueron comuni-
cadas la ley fundamental y la Constituci6n, continuaron ejer-
ciendo sus funciones cerca del Gobierno del Estado de la Nueva


.; ---- ;-~in~L~:~-~ll~~ --- ~li~ ;~;l~g~i-~tiX~---~-~-1







MEMORIA DE 1833-A. VtLEZ


Granada, del mismo modo que lo habian hecho con el de Co-
lombia.
Come era de suponerse que un acontecimiento de tanta mag-
nitud y trascendencia, come la formaci6n de este Estado y el des-
aparecimiento del Gobierno de Colombia, debia haber side previs-
to por las potencias que mantenian agents diplomAticos en esta
capital, fue natural inferior que 6stos estarian muy de antemano
instruidos para un caso semejante, y que cuando no se retiraron
inmediatamente foe porque sus Gobierbos estaban dispuestos A
continuar con este Estado las mismas relaciones que habian
mantenido con toda la Repiblica. Mas aunque aquella conjetura
no hubiese side fundada, habiendo ya trauscurrido much mas
de un aflo sin que ellos hayan declarado haber cesado en sus fun-
ciones, es sin duda porque sus Gobiernos han reconocido la exis-
tencia political del Estado Granadino. Corrobora esta aserci6n el
hecho de haber reclamado la ejecuci6n y observancia de los tra-
tados, cuando se ha presentado ocasi6n, aquellos agents cuyos
Gobiernos los habian celebrado antes con la Reptiblica de Colom-
bia; porque ninguna potencia puede mantener tratados pfiblicos
sine con aquellos pueblos A quienes se reconoce come miembros
de la gran sociedad de las naciones.
Per --El Sr. Jos6 del Carmen Triunfo, que habia side nom-
brado C6nsul general de Colombia en esta Reptiblica, particip6 a
la Secretaria de mi cargo que aquel Gobierno se habia denegado
A poner el exequatur a su titulo, ianifestando que habi6ndose
resuelto la Repiblica en tres Estados diferentes, habia desapare-
cido el Gobierno general de ella, y que por consecuencia s6lo po-
dria ser reconocido come C6nsul de la Nueva Granada lungo que
presentase la patente que se le hubiese expedido al efecto. Tam-
bien dio parte el Sr. Triunfo de haberse pesto en receso la Co-
misi6n liquidadora de la deuda que el Perfi ha de reconocer A
Colombia, y que el archive de ella se hallaba en su poder. Pene-
trado el Poder Ejecutivo de los grandes males que podrian se-
guirse no s6lo A la Nueva Granada sine A toda la Repfiblica, de
que tan importantes documents y comprobantes estuviesen aban-
donados en poder de un particular, y de lo convenient que era
que su custodia se hallase A cargo de una persona debidamente
autorizada; y reconocierndo per otra part la necesidad que habia
de tener un agent acreditado en Lima que sirviese de medio se-
guro de inteligencia para 'on aquel Gobierno y pusiese al mismo
tiempo, hasta cierto punto, en contact A la Nueva Granada con
las demAs Repfiblicas del Pacifico, resolvi6 nombrar con tales
objetos un C6nsul general y Encargado de Negocios cerca del Go-
bierno del Perfi. Con el consentimiento del Consejo de Estado
fue electo para este destine el mismo Sr. Jose del Carmen Triun-
fo, y se le enviaron sus lotras credenciales y las instrucciones co
rrespondientes. El ha side admitido per el Gobierno peruano y
reconocido con el carActer con que fue acreditado, y con mues--






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


tras inequivocas de aprecio y benevolencia hacia la Nueva Gra-
nada.
Mdxico-El Gobierno de esta Repfiblica dirigi6 en Marzo de
1831 una invitaci6n al de Colombia para reinstalar la grande
Asamblea de Plenipotenciarios de los nuevos Estados de la Am6-
rica antes Espafiola, que habia tenido sus sesiones en Panama y
despues en Tacubaya. La comunicacion que la contenia fue reci-
bida en la Secretaria de mi cargo y dirigida a la Convencion cons-
tituyente para que, tomando en consideraci6n un negocio de ta-
mafia entidad, trazase al Ejecutivo la linea de conduct que de-
bia seguir a este respect. La Convenci6n termin6 sus sesiones
sin haber resuelto nada sobre el particular, y el Ejecutivo, en su
calidad de Gobierno granadino, se ha limitado a avisar el recibo
de aquella nota y a anunciar que ella sera oportunamente some-
tida a la consideracion de la Asamblea de Plenipotenciarios de
Colombia, lu6go que se reona.
Estados Unidos de Amdrica-El honorable Sr. Tomas P.
Moore, Ministro Plenipotenciario de aquella Repfiblica, resident
en esta capital, da reiteradas muestras al Gobierno de los deseos
que animan al suyo de cultivar y mantener con la Nueva Grana-
da las mejores relaciones de amistad y buena correspondencia.
El Sr. Domingo Acosta, nuestro encargado de Negocios en Wash-
ington, que refine tambi6n el destino de Consul general, hace
por parte de este Gobierno las mismas protests al de los Estados
Unidos. Aunquc 61 fue acreditado por el Gobierno de Colombia,
ninguna dificultad se le ha puesto por aqul6 en el ejercicio de sus
funciones, despu6s que la Nueva Granada se ha constituido oomo
Estado separado.
Brasil-La Regencia de este Imperio ha expresado al Sr. Co-
ronel Juan Maria Gomez, nuestro encargado de Negocios, al tiem-
po de presentar sus letras de retire, que aquel Gobierno se halla-
ba animado de las disposiciones mas favorables para conservar
las mejores relaciones de amistad y buena vecindad con Co-
lombia.
Inglaterra-Las relacionos del Estado de la Nueva Granada
con esta potencia permanecen bajo el mismo pie que las que con
ella cultivaba y mantenia la Repfiblica de Colombia. El Ministro
Plenipotenciario de S. M. B. resident en esta capital, continia
dAndonos pruebas de los buenos deseos que animan al Gobierno
de S. M. para con este Estado; y el Ejecutivo no ha excusado
ocasi6n de testificar disposiciones igualmente amistosas. A el le
fue extremamente sensible el paso que se vio forzado a dar de-
cretando, como lo hizo, la expulsion del C6nsul ingl6s de Carta-
gena, por su conduct irregular y por la ingerencia indebida que
se permitib en los negocios dom6sticos de este pais. El patrocin6,
como fue pfiblico, la causa de la usurpaci6n y hostiliz6 a los Jefes
y pueblos que trabajabait en la restauraci6n del Gobierno consti-
tucional. Una plena comprobaci6n de estos hechos justific6 la







MEMORIAL DE 1833-A. VELEZ


conduct del Gobierno granadino, que no hizo mas que usar de
su derecho y obrar de la manera que lo hacen, en casos semejan-
tes,,los Gobiernos de las demAs naciones.
Al Sr. Joaquin Gai cia Toledo, que obraba en Londres como
Agente confidential del Gobierno, se le remitieron desde el 14 de
Enero del aflo pasado letras credenciales para que funcionase
como Encargado de Negocios cerca del Gobierno Britanico; mas
no se tiene afin noticia official si las ha recibido y presentado.
Se sabe que 61 se hallaba ausente, y esta circunstancia bace muy
incierta la existencia de un Agente acreditado del Gobierno en
aquella Corte. Se reciben con frecuencia comunicaciones del Vi-
cec6nsul encargado del Consulado general de la Repfiblica en In-
glaterra. Este continfia ejerciendo sus funciones A nombre de
toda la Repfiblica de Colombia, lo mismo que los Vicec6nsules que
tenia 6sta en los principles puertos de aquella Naci6n.
El Agente commercial de la Repfiblica en la Isla de Jamaica
renunci6 su destiny, y el Gobierno nombro en su lugar al Sr. Mi-
guel Saturnino Uribe, ciudadano granadino. Mas considerando el
Ejecutivo que las relaciones comerciales que hay entire aquella
Isla y nuestros puertos del AtlAntico requieren alli por muchas
razones la presencia de un Agente del Gobierno enteramente de-
dicado A la vigilancia y protecci6n de los intereses mercantiles de
la Nueva Granada, y que tal consagraci6n no puede exigirse sin
una remuneraci6u proporcional al trabajo que demand el servicio
prestado, decret6 en 26 de Mayo filtimo que dicho Agente co-
mercial gozaria en adelante del sueldo annual de dos mil pesos, y
que 6stos se tomarian de los doscientos mil que decret6 la Con-
venci6n para gastos extraordinarios. El Sr. Uribe ha sido nom-
brado posteriormente Representante al Congreso por la Provin-
cia del Socorro, y el Gobierno ha tenido A bien nombrar para que
ocupe su lugar interinamente, A un granadino de confianza y pa-
triotismo resident en aquella Isla. Pero habiendo acreditado la
experiencia que algunos objetos en el orden fiscal, cuya vigilan-
cia se propuso el Gobierno al establecer la Agencia con un sueldo
fijo, no han podido llenarse conforme A sus miras por haberse
para ello presentado dificultades insuperables, ha decretado flti-
mamente que ella no tendra en lo sucesivo otra asignacion que
los emolumei.tos que la ley le sefiala.
Holanda-S. M. el Rey de los Paises Bajos mantiene en esta
capital un Vicec6nsul encargado del Consulado general, y las re-
laciones de amistad de la Nueva Granada con aquella naci6n se
conducen reciprocamente con sinceridad y franqueza.
Francia-Existe en esta capital un Encargado de negocios
de S. M. el Rey de los Franceses. El recibi6 instrucciones de su
Gobierno para celebrar con el Estado granadino una Convenci6n
provisional de amistad, comercio y navegacion, y el Presidente,
despu6s de examiner y pesar con circunspecci6n y detenimiento
lo que exigian las conveniencias piblicas y nuestra actual posici6n







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


political, autoriz6 6 instruy6 competentemente al que suscribe
para conducir esta negociacian. Despu6s de algunas conferencias
en que se procnrb obtener las nejores ventajas posibles pars la
Nueva Granada, se concluy6 y firm la Convenci6n que os sera
presentada separadamente. Ella sera ratificada si prestAis vues-
tro consentimiento, de conformidad con el paragrafo 14 del ar-
ticulo 74 de la Constituci6n. Por medio de esta transaccion ha
quedado mas explicitamente afirmado y ratificado no s6lo el re-
conocimiento que habia hecho el Gobierno Franc6s de nuestra in-
dependencia de la Monarquia Espafiola, sino tambin6 el de la
existencia political del Estzido de la Nueva Granada.
No existe en la actualidad Agente alguno en Francia acredi-
tado por parte del Gobierno.
Roma-La Legaci6n de la Nueva Granada cerca de la Santa
\de, mandada sostener por la Ley de 24 de Febrero del afio ilti-
mo, ha recibido una nueva plant. El Ejecutivo crey6 que redu-
ci6ndola A un Encargado de Negocios con un Oficial escribiente
archivero, como lo hizo, ella llenaria tan plenuamente su objeto
como si continuase A cargo de un Ministro Plecipotenciario con
los Oficiales que habia tenido cuando daba curso A los negocios
de today la RepAblica de Colombia. Con esta media se han aho
rrado mas de la mitad de los gastos que antes se invertian en
este objeto, sin dafiar en nada al pronto y expedite despacho de
los varies negociados que estAn a su cargo. El Sr. Ignacio Teja
da, que habia estado investido de la Plenipotencia de Colombia
en aquella Corte d,;de el afio de 1824-, ha obtenido el nombra-
miento de Encargado de Negocios con anuencia del Consejo de
Estado, sefalandose el 1.o del corriente para que comience A te-
ner efecto este nuevo arreglo.
El Sr. Tejada habia hecho venir A esta capital, desde media-
dos del afio anterior, A uno de los Oficiales de la Legaci6n con el
objeto de recaudar las sumas que A ella se adeudan. El Ejecuti-
vo hizo liquidar y trata de cubrir la part de esta acreencia que
gravita sobre la Nueva Granada -olamente, y que es la devenga
da desde el 5 de Mayo de 1830 en adelante, de conformidad con
las disposiciones de la ley de 7 de Enero del aflo fltimo. Al orde
nar la de 24 de Febrero del mismo afo que el cJobierno manten-
ga siempre una Legaci6u cerca de la Santa Sede, se ha provisto
por ella A su subsistencia, disponiendo que sus gastos sean paga-
dos del cfimulo de la rnasa decimal. Para dar A dicha ley su cum-
plimiento, el Gobierno hizo distribuir con la proporci6n que en
ella se indica, y con arreglo a la plant que tenia la Legaci6n, la
suma que debe dar cada una de las Dibcesis del Estado, y orden6
que se recaudase lo que correspond A un ailo, para remediar por
el moment las penurias en que se encuentran aquellos emplea
dos. Por consecuencia de esta media se ha percibido y en
tregado ya una gran suma al Agente del Sr. Tejada, y el Go-
bierno se esforzara en cubrir la parte de esta acreencia, que debe




- ;iFC~~C's T`-. ~ T -3~-'L T -


MENSAJE DE 1834-SANTANDER 71

pagarse por la Tesoreria national segin lo permit su estado y la
atenci6n que merecea otras erogaciones de mayor preferencia.

Bogota, 2 de Marzo de 1833-23

ALEJANDRO VELEZ




MENSAJE
DEL PRESIDENT DEL ESTADO DE LA NUEV k GRANADA AL CONGRESS
DE 1834

Conciudadanos del Senado y Cgmara de Representantes
.. ...................... .......... .......................i
Para mantener nuestras Relaciones Exteriores en el pie de
buena inteligencia y amistad que conviene al honor national y al
inter6s de la Nueva Granada, el Gobierno ha cuidado de respetar
fielmente los tratados puiblicos: y de dipensar a todos los pueblos
extranjeros justicia 6 igualdad. Actualmente se ocupa el Gobier-
no en meditar las reforms que debon hacerse al tratado de co-
mercio con los Estados Unidos, A fin de que sean reales y positi-
vas las ventajas mercantiles que la Nueva Granada report de
sus estipulaciones. Se hicieron al Ministro de S. M. Biitanica las
debidas indicaciones oficiales sobre la utilidad y conveniencia de
reformar en el tratato de 1825. quol el Gobierno de Colombia ce-
lebr6 bajo la influencia de miny peculiares circunstancias, algu-
nos de los articulos sobre comercio, que la experiencia ha demos-
trado no ser igualmente ventajosos a ambas parties; pero el Go-
bierno Britanico no ha convenido en ello, por los motives consig-
nados en el document que oportunamento ';e os presentard.
Sensibles en sumo grado han sido para el Gobierno las dife-
rencias suscitadas en Cartagena por los procedimientos de agents
inferiores del Poder Judicial con el Consul francs resident en
dicha ciudad. La just independencia de aquel poder, respect
del Ejecutivo, y la conduct irregular de algunas autoridades su-
balternas francesas, complicaron el negocio de tal manera que,
rodeado el Gobierno de embarazos, no ha podido terminarlo con
presteza, ni evitar al comercio los graves males que por est,s
causa estA sufriendo. En las piezas oficiales que se han publicado
hallar6is el origen, progreso y estado de esta cuesti6n, que conffo
sera terminada completamente por medio de la Comisi6n que el
Poder Ejecutivo ha acreditado cerca del Rey de los Franceses:
ella exigird tambi6n las correspondientes satisfacciones que son
debidas A la Nueva Granada por las ofensas que ha recibido en el
curso del negocio. La justicia 6 ilustraci6n que caracterizan al Go-






ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


bierno de Francia son garantias suficientes de que todo sera con-
cluido a satisfacci6n de ambos pueblos. Para evitar en lo sucesivo
cuestiones semejantes, se ha manifestado a los Agentes diploma-
ticos residents en la capital la conveniencia de arreglar por Con-
venciones particulares las funciones, inmunidades y privilegios
de los C6nsules.
El tratado de amistad, alianza, comercio, navegaci6n y limi
tes celebrado con la Repfiblica de Venezuela, es un acontecimien-
to que formara epoca en los anales colombianos. El Secretario
del Despacho de Relaciones Exteriores os lo presentara oportuna-
mente, y os dara las explicaciones conducentes a demostrar la
justicia, conveniencia y utilidad de todas las estipulaciones que
contiene. Este tratado, verdaderamente de hermanos, al mismo
tiempo que contribute a favorecer el desarrollo de la riqueza pf-
blica, cierra la puerta a desavenencias sobre las cuales podian
fundar sus esperanzas de dominacion el enemigo comfin, y de
trastornos internos los enemigos de la independencia y libertad
de las dos Repfblicas.
Ya debiera haber recibido el Poder Ejecutivo la ratificaci6n
del Gobierno del Ecuador al tratado de Pasto de 8 de Diciembre
de 1832, al cual debi6 aquel Estado la seguridad de su indepen-
dencia y la paz interior. El silencio en un negocio tan important
te, unido a la vara expectaTi6n de la venida del Ministro ecuato
riano a la conferencia de los Diputados de la Nueva Granada y
Venezuela, obligb al Gobierno a pedir al del Ecuador las explica-
ciones correspondientes sobre la suerte del tratado; las que se
han recibido no disiparian enteramente los recelos de que la cues-
ti6n de limits pudiese ser en alguna otra ocasi6n motivo de nue-
vas contestaciones, si las repetidas seguridades de amistad que
ha dado aquel Gubierno no inspiraran una just confianza. El
Congress examinara los documents que le seran presentados re-
lativos a esta material, y sefialara al Poder Ejecutivo la line de
conduct que debe seguir para terminal definitive y permanen-
temente este negocio de que depande la paz pfiblica.


Bogota, 1. de Marzo de 1834-24.


FRANCISCO DE PAULA SANTANDER







MEMORIAL DE 1834-PomB o


EXPOSITION
DEL SECRETARIO DE ESTADO EN EL DESPACHO DEL INTERIOR Y
RELACIONES EXTERIORES DEL GOBIERNO DE LA NUEVA GRANADA,
AL CONGRESS CONST1TUCIONAL DEL ASO DE 1834 SOBRE
LOS NEGOCIOS DE SU DEPARTAMENTO




RELACIONES EXTERIORES
SECTION PRIMERA

Estados colombianos
Venezuela-Habi6ndose dispuesto expreoamente, por un De-
creto legislative promulgado en aquella Repiblica en Abril del
afio Altimo, que su Gobierno promoviese 6 iniciase lo mAs pronto
possible con los de la Nueva Granada y Ecuador las estipulaciones
necesarias para la liquidaci6n y division de los cr6ditos activos y
pasivos contraidos por Colombia, y otros tratados de mutuo inte-
rds, llegb A esta capital A fines de Agosto el Sr. Santos Michelena,
revestido con el carActer de Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de Venezuela para ajustar y concluir los arre-
glos de una y otra especie. Nada podia ser mAs satisfactorio al
Ejecutivo que la llegada de esta mision diplomAtica, que propor-
cionaba el medio de establecer sobre bases fijas y permanentes
las relaciones futuras entire dos pueblos hermanos y limitrofes,
identificados en intereses, en esperanzas y en padecimientos;
satisfaciendo los votos de la sana mayoria national, y realizando
las miras de la Convenci6n Constituyente y del iltimo Congreso:
y en consecuencia, y mientras tenia lugar la deseada reunion de
los Plenipotenciarios de los tres Estados, tuvo A bien autorizarme
para la negociaci6n propuesta por el Ministro venezolano de un
tratado de amistad, alianza, comercio, navegaci6n y limits entire
las dos Reptiblicas, tomando por regla para sus instrucciones los
principios consignados en las leyes de 21 de Noviembre de 1831 y
15 de Marzo de 1832. La buena fe y las excelentes disposiciones
que animaban A ambas parties, debian presagiar un resultado
pronto y satisfactorio A las conferencias que se abrieron sobre
este asunto: y en efecto se concluy. y firm en 14 de Diciembre
el Tratado, y una Convenci6n relative a 61 en 21 de Enero. Ten-
dr6 el honor de pasar A vuestras manos, en los primeros dias de
las presents sesiones, uno y otro document, para que llen6is
con respect A ellos vuestra atribucibn constitutional; y el Eje-






ANALES DIPLOMITICOS Y CONSULARES


cutivo no duda que mereceran en todas sus parties vuestra apro-
baci6n, porque nada contienen que no sea just, reciprocamente
itil, y liberal en alto grado.
Nuestras relaciones con Venezuela, antes y despu6s de la ce-
lebraci6n del Tratado, se han mantenido en el pie de fraternidad
mutua que era de esperarse entire dos Gobiernos iguales en prin-
cipios, y entire dos pueblos verdaderamente libres 6 intimamente
conexionados.
Ecuador-Autorizado el Ejecutivo por el Congreso filtimo
para ratificar en debida forma los tratados concluidos en Pasto en
8 de Diciembre de 1832, por los cuales se puso t6rmino A la gue-
rra que desgraciadamente se habia suscitado con el Ecuador, co-
munic6 sin demora A aquel Gobierno que estaba dispuesto a prestar
la ratificaci6n, y lo excit6 A que prestase la suya tan lu6go como
fuesen aprobados constitucionalmente dichos tratados, para que
el canje se verificase lo mas pronto possible. No se dudaba que
este negocio quedaria enteramente arreglado antes de terminarse
el afo, pues era de presumirse que la Legislatura de aquel Esta-
do, A la que correspondia otorgar el consentimiento, y cuyas
sesiones debian cerrarse en Octabre, nada encontraria que obje
tar A convenios estrictamente basados sobre la justicia, y en vir-
tud de los cuales depuso la Nueva Granada las armas que habia
empuftado por necesidad en sostenimiento de sus derechos, y
que habian sido favorecidas con la victoria. Pero estas lisonje-
ras esperanzas no se realizaron.
El Gobierno del Ecuador guardaba silencio con respect A
la decision del Congreso, cuando habian pasado muchos dias des-
pu6s de la terminaci6n de sus sesiones. Le rodearon, es verdad,
graves embarazos en aquella 6poca, y debib atribuirse natural-
mente a ellos tal reserve; pero como tampoco venia el Minis-
tro que habia de concurrir a las conferencias sobre los intereses
comunes de la antigua Colombia, y como estaba obligado el
Ejecutivo A poner A cubierto su responsabilidad para con la Na-
ci6n en un asunto de tanta importancia, hizo pedir explicacio-
nes por mi conduct al Gabinete ocuatoriano. A consecuencia
de dicha gestion se recibi6 en mi Secretaria una n!ota del Mi.
nistro de Relaciones Exteriores de aquel Estado, de fecha 14 de
Enero fltimo, contraida a expresar los t6rminos en que se ha-
bia puesto la ratificaci6u A los tratados, conform A lo resuelto
por el Congreso: t6rminos ambiguos 6 poco exactos, que podfan
hacer revivir la cuesti6n de limits, y sobre los cuales ha sido
por consiguiente precise pedir una aclaraci6n indispensable.
El Ejecutivo no teme que este contratiempo pueda en ma-
nera alguna turbar las relaciones de buena inteligencia que exis-
ten entire dos pueblos hermanos y amigos, destinados a vivir
estrechamente unidos, y ansiosos uno y otro de restable:erse de
los anteriores sufrimientos con el goce de una larga y profunda
paz; pero debe someter a vuestra consideraci6n el negocio, para






MEMORIAL DR 1834-roMBo


que le traceis su lfnea de conduct en cualquier event, y con
este fin os transmitir6 muy pronto los docurnentos y todos los
informes del caso.

SECCION SEGUNDA
Naciones extranjeras
Perii-De los nuevos Estados americanos que no pertenecie"
ron A la gloriosa Colombia, el Perl es el unico cerca del cual se
ha mantenido una Legacion en la 6poca a que se contraen mis
informes. Habiendo cesado ya los particulares motives en virtud
de los cuales se adopt en tiempo anterior la resoluci6n de acre-
ditar un Encargado de Negocios cerca del Gobierno Peruano, y
no existiendo sino muy escasas relaciones entire los ciudadanos
de la Nueva Granada y los de aquella Reptiblica, determine re-
cientemente el Ejecutivo retirar la Legacibn indicada; pero se
ha visto obligado a dejar en Lima un C6nsul general, encarga-
do especialmente de la custodia y conservaci6n del archive co-
lombiano, en que existen varies docurientos relatives al anti-
guo cr6dito contra el PerTi; el cual ejercera, ademas, las restan-
tes atribuciones propias de su carActer, con una moderada do-
taci6n.
Tenemos accidentalmente algunas comunicaciones con los
Gobiernos de Bolivia, Chile y Buenos Aires. Estando tan lejos
de nosotros aquellas Reptiblicas hermanas, y no existiendo co-
mercio con ellas, no es possible cultivar mas frecuentes relacio-
nes, lo mismo que con las de M6xico y Centro Am6rica; pero
los vinculos naturales de amistad y los cordiales sentimientos
de simpatia que existen entire los pueblos de nuestro Continen-
te que hablan el idioma castellano, seran perpetuos 6 inalte-
rables.
Estados Unidos-Las relaciones de la Nueva Granada con
el pueblo grande, ilustrado y generoso que fue el primero en re-
conocer nuestra independencia, y que esta A la vanguardia de
las naciones libres, son cada dia mas amistosas. Existe en esta
capital un Encargado de Negocios de los Estados Unidos, digno
representante del Gobierno de quien emana su misibn, y conser-
vamos por nuestra part un Agente diplomatico en Washington
revestido con el mismo caracter: por uno y otro conduct reci-
be frecuentemente el Ejecutivo seguridades y testimonies reite-
rados de las buenas disposiciones que animan A aquel Gabinete
en favor de ]a Nueva Granada.
Actualmente se negocia en esta capital un tratado entire la
Nueva Granada y los Estados Unidos, por insinuaci6n del Ga-
Sbinete de Washington. El debe establecer sobre bases liberals
\ y de conveniencia reciproca el comercio entire las dos Repuibli-
cas, y reemplazar ventajosamente al que celebr6 Colombia en
1824; y contribuira de un modo eficaz y positive A cimentar y







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSULARES


hacer duradera la franca amistad que liga A uno y otro pueblo.
TendrA desde lu6go la satisfacci6n el Ejecutivo de someter A
vuestro examen, antes de que termineis las presents sesiones,
el resultado de las conferencias que se han iniciado sobre este
asunto, para las cuales se sirvi6 conferirme los poderes nece-
sarios.
Inglaterra-Siempre fue el Gobierno de S. M. B. un buen
amigo de Colombia, y los mismos sentimientos manifiesta hacia
la Nueva Granada en particular. Razones que parecen de bas-
tante peso, fundadas en la legislaci6n commercial de la Gran
Bretafia, y cuyo m6rito avaluar6is suficientemente con vista
del document en que estan consignadas y que os trasmitirA el
Ejecutivo, impidieron A aquel Gobierno prestarse A entrar en
negociaciones sobre algunas reforms en el tratado de 1825, que
se solitaron por el de la Nueva Granada consultando los intere-
ses nacionales y los principios de justicia y de utilidad reciproca;
pero los terminos mismos en que esta concebida su denegaci6n
prueban disposiciones amigables de su parte, confirmadas por la
conduct official del Ministro Plenipotenciario ingles acreditado
en BogotA. El Ejecutivo corresponde en la manera debida tales
sentimientos; y se lisonjea con la creencia de que sus buenos
oficios, y la protecci6n que dispensa conforme A las leyes A los
sfibditos de S. M. B., son apreciados sinceramente.
Francia-A consecuencia de haber sido aprobada por el Con-
greso en sus sesiones filtimcs la Convenci6n provisoria de amis-
tad, comercio y navegaci6n con la Francia, concluida en 14 de
Noviembre de 1832, la ratific6 constitucionalmente el Ejecutivo;
y el canje de las ratificaciones tuvo lugar en esta capital el 27 de
Julio. De este modo, y mientras se celebra un tratado mAs com-
pleto, se ha estrechado por un vinculo solemne la amistad exis-
tente entire los dos paises, favoreciendo sus relaciones de comer-
cio, que son cada dia mas importantes.
Las desagradables 6 inesperadas ocurrencias de Cartagena
con relaci6n al C6nsul francs resident en aquella plaza, han
dado motivo A algunas contestaci nes diplomAticas con el Encar-
gado de Negocios de su Naci6n en esta capital, y hecho necesa-
rio el envio de una misi6n especial cerca de S. M. el Rey de
los Franceses; pero hay razones muy poderosas para career que no
influira de modo alguno este incident en turbar la paz y buena
inteligencia entire la Nueva Granada y la Francia. El Ejecutivo
no ha perdido por lo menos de vista este grande objeto, sin olvi-
dar lo que debia A la dignidad national: y juzga que obtendrA su
conduct vuestra aprobaci6n y vuestro apoyo, cuando os infor-
meis de todos los pormenores del negocio, examinando los docu-
mentos y noticias que de su orden pasare en oportunidad a las
CAmaras.
Holanda -Ninguna alteraci6n han experimentado nuestras
relaciones comerciales con la Holanda: y subsiste en esta capital







MENSAJE DE 1835-SANTANDER


el Consulado general de S. M. el Rey de los Paises Bajos, esta
blecido de algunos afios atras.
Estados Pontificios-Las comunicacioues del Encargado de
Negocios de la Nueva Granada cerca de la Silla Apost6lica han
sufrido tanto retardo hasta ahora, que las mAs recientes son de
Junio del afio pasado; pero se procura dar mejor direcci6n A la
correspondencia, y el mal se remediara en much part. El Eje-
cutivo no tiene motivo para dudar de las buenas disposiciones del
Vicario de Jesucristo hacia esta porcion lejana del rebafio de la
Iglesia.
EspaLaa-Hay presagios de un cambio de political en el Gabi-
nete de Madrid respect de la cuesti6n americana, por consecuen-
cia de la muerte del Rey Fernando vi. El Ejecutivo ha dado las
instrucciones necesarias d sus Agentes diplomaticos en los Esta
dos Unidos y en Europa, para aprovechar cualquiera coyuntura
favorable que pueda presentarse de obtener de la Espafia el re-
conocimiento de la independencia, y asegurarlo por medio de
tratados; y en esta material se obrara en todo lo possible de acuer-
do con las demas Reptiblicas american p, como lo exige la iden-
tidad de la causa y tambi6n la conveniencia. Sean 6 no iluso-
rias las esperanzas que han podido concebirse en el particular,
la Nueva Granada nada tiene que temer de la obstinacibn es-
pafiola, perjudicial solo A los intereses politicos y comerciales
de aquella Monarquia.
Bogota, Marzo 2 de 1834.
LINO DE POMBO



MENSAJE
DEL PRESIDENT DE LA REPiBLICA DE LA NUEVA / ) DA
AL CONGRESS DE 1835

Conciudadanos del Senado y Cimara de Representantes

Las variaciones sustanciales felizmente acaecidas en Espafia
han comenzado A inspirarnos la confianza de que al fin ha de que-
dar resuelta completamente y para siempre la cuesti6n suscitada
en 1810, y que por nuestra parte lo ha sido ya gloriosamente con
la independencia de que goza el pais. El Gobierno actual de la
antigua motrfpoli, aconsejado por la experiencia, y suficiente-
mente ilustrado sobre sus verdaderos intereses, ha manifestado
disposiciones A entrar en relaciones amistosas con los nuevos Es-
tados americanos. No habiendose indicado las bases sobre que






ANALES DIPL0UITICOS Y CONSVLARES


debieran establecerse, el Poder Ejecutivo ha procurado indagar
por diferentes medios las verdaderas intenciones del Gabinete de
Madrid, A fin de aprovecharse de cualquiera coyuntura favora-
ble, y abrir una negociaci6n que tenga por objeto el reconoci-
miento de nuestra independencia sobre principios decorosos y de
conveniencia reciproca. Afortunadamente la opinion de los Go-
biernos de los nuevos Estados parece uniform en no someterse A
condiciones onerosas, sacrificando el honor y la gloria de haber
conquistado la independencia con esfuerzos de todo genero, A la
satisfacci6n de recibir de la antigua madre patria el reconocimien-
to explicit de un hecho demasiado notorio. Uno de los Gobier-
nos amigos de ]a Nueva Granada se ha adelantado A iniciar la
enunciada negociacibn: el resultado puede brindarnos una regla
qu6 seguir con seguridad en negocio de gran trascendencia a la
dignidad de la Repfiblica.
Las relaciones de amistad y comercio establecidas con los Es-
tados Unidos, la Gran Bretafia y la Holanda, se mantienen en el
pie de la mAs perfect armonia y buena inteligencia. Cumplir y
hacer cumplir fielmente las leyes y los tratados pfiblicos, impar-
tir justicia igual a las reclamaciones fundadas en ellos, y proce-
der siempre con buena fe y equidad, ha sido y serA inviolablemen-
te el objeto de los cuidados del Poder Ejecutivo.
La amistad de la Nueva Granada con las naciones ilustradas
y poderosas, cultivada y afianzada por un proceder reciprocamen-
te just, fiel y equitativo, es de un valor inmenso para los inte-
reses politicos y comerciales del pueblo granadino. Asi es que no
tengo motive sino para career que las naciones que sin precedent
tratado comercian con la Nueva Granada, han encontrado en
nuestra justicia 6 imparcialidad facilidades para dar curso A sus
especulaciones.
Vanos e infitiles han sido los esfuerzos del Poder Ejecutivo
para proteger de una manera efectiva, en el tratado que se cele-
bra con los Estados Unidos, las producciones naturales de la
Nueva Granada, obteniendo el que fuesen importadas alli sin pa-
gar derechos, y como una compensacion de las ventajas que ellos
debian reporter de la mas complete abolicion de los derechos di-
ferenciales, pues que teniendo los Estados Unidos una numerosa
marina mercante, de que carece la Nueva Granada, todas las ven-
tajas del comercio estabau en favor de los americanos. El Encar-
gado de Negocios de los Estados Unidos, bien que animado de las
mas favorables intenciones por la Nueva Granada, no ha podido
condescender con nuestras demands.
La desagradable desavenencia ocurrida con la Francia, por
causa del ultraje hecho A su C6nsul en Cartagena, ha sido arre-
glada sin desdoro de la Nueva Granada, quedando felizmente res-
tablecidas nuestras relaciones de amistad con aquella Naci6n de
un modo que, debo esperar, no vuelvan A alterarse jams. Justo
parecio al Poder Ejecutivo dar al Gobierno y al pueblo francs la






MENSAJE DE 1835-SANTANDER 79
satisfaccibn que requeria el Derecho de Gentes por las ofensas
irrogadas A su C6nsul, y debidamente calificadas por el Poder
Judicial en ejercicio de sus atribuciones. Un procedimiento se-
mejante, lejos de presentar A la Nueva Granada con dem6rito y
deshonra, debe granjearle el honor que compete A la Naci6n que
hace justicia a otra, y con tanto mayor raz6n, cuanto que en el
arreglo del negocio, y en su ejecuci6n, se han respetado la invio-
labilidad de nuestras leyes, las atribuciones de los diversos pode-
res del Estado y el honor del pabell6n national. El deber del Go-
bierno era dejar ilesos estos sagrados objetos, y lo habria llenado
A todo trance en la suposici6n de que el Gobierno Franc6s, abu-
sando del poder que ha adquirido en mas de diez siglos de exis-
tencia, hubiera sido capaz de exigirnos una satisfaccion con
mengua y violacion de las leyes que la Nueva Granada ha esta-
blecido y jurado conservar. El Poder Ejecutivo tiene la satisfac-
ci6n de que el pueblo granadino se ha convencido de que se le
ban ahorrado muchos sacrificios, que la opinion del mundo ilus-
trado habria desaprobado, y que deben conservarse para ocasio-
nes ei que la justicia, la raz6n y la ley le impongan el deber de
hacerlos por su independencia, honor y libertades.
La Nueva Granada es deudora A la benevolencia de la Santa
Sede de varias concesiones, que el interns religioso de estos pue-
blos exigia. Entre ellas cuento el breve apost6lico que les dispen-
sa la obligacion de seguir guardando como festivos various dias
del af ) el que incorpora al Arzobispado de BogotA aquellos lu-
gares' perteneciendo al territorio de la Repfiblica, estaban
someI [ i la jurisdiccibn spiritual del diocesano de una Pro-
vincia ern 'neciente a la Repfiblica de Venezuela. Este breve ha
obtenido el. )ase correspondiente, conforme A ]a voluntad de la
Convencio6 expresada en el Decreto de 28 de Enero de 1832.
El otro se os presentara inmediatamente, porque, en la duda de
si perteneceria al Congreso intervenir en su pase, ha preferido el
Poder Ejecutivo salvar la autoridad legislative.
Aunque no ha sido todavia ratificado por el Gobierno de Ve-
nezuela el tratado de alianza, amistad y comercio celebrado en 13
de Diciembre de 1833, nuestras relaciones con aquella Repfiblica
se ban conservado del modo mAs franco, legal y amistoso. Re-
cientemente se ha firmado en esta capital una Convenci6n con el
Ministro de dicho Gobierno, en la cual se ha dividido la deuda
colombiana active y pasiva, asi exterior como interior. Ninguna
cuesti6n podia presentarse de tanta gravedad y trascendencia
como la que se ha procurado resolver en dicha Convencion: si no
puede lisonjearse el Poder Ejecutivo de haber acertado en su de-
cisi6n, tiene la seguridad de haberla examinado con toda la re-
flexion tiw demandaba su naturaleza, oyendo previamente el dic-
tamen del `onsejo de Estado, y pidiendo por medio de la impren-
ta A los hombres ilustrados de la Nueva Granada el auxilio de sus
luces y experiencia. Por fortune la ley fundamental require la







ANALES DIPLOMATICOS Y CONSTJLARES


intervenci6n del Congreso en la aprobacibn de este acto solemne:
y yo someto con entera confianza A vuestro recto juicio 6 ilustra-
do patriotism la important decision de un negocio en que, es
tando interesados los derechos de tantos nacionales y extranje
ros, y sobre todo el cr6dito y honor de la Nueva Granada, no
puede abandonarse, ni reservarse para otra ocasi6n por el temor
de las grandes dificultades y embarazos de que estA rodeado.
Despu6s de tres afios de existencia political de la Nueva Granada,
y de haber prometido solemnemente cumplir en la parte corres-
pondiente los empefios y compromises de Colombia, es precise
comprobar de un modo popitivo que nuestras promesas no han
sido vanas. El Poder Ejecutivo habia ya dado las 6rdenes corres-
pondientes para solicitar del Gobierno legal que tuviera el Ecua-
dor su asentimiento constitutional A la expresada Convenci6n,
como que por este medio se Ilenaban los objetos de la Asamblea
de los Plenipotenciarios de los tires Estados que hasta ahora no ha
podido verificarse. Pero la suerte de la guerra retardara este paso.
Durante el receso de la Legislatura han sobrevenido graves 6
imprevistos acontecimientos en el Ecuador, que me han impedido
llevar A efecto en todas sus parties el Decreto de 19 de Mayo, rela-
tive A la ratificaci6n del tratado de paz de Pasto. Una insurrec-
ci6n, iniciada en Guayaquil contra la Administraci6n entonces
existente, fue extendi6ndose sucesivamente por las demAs Pro-
vincias hasta haberse hecho general con la ocupacion de Quito.
Organizado un Gobierno provisorio, y reducido el poder del Pre-
sidente al territorio de Guayaquil, no era possible exigir de auto-
ridad alguna la aprobacion y ratificaci6n del Tratado: no del Pre-
sidente constitutional, porque desconocido su poder por la mayo-
rfa del Estado, no podia reunir el Congreso, A quien tocaba aprobar
aquel pacto: tampoco de la autoridad provisoria resident en
Quito, porque por su propia naturaleza necesitaba de ser legaliza-
da, y la Corporaci6n national que debia proveer a ello requeria
tiempo -para reunirse y deliberar. En tan peculiares circunstan-
cias no crey6 just el Gobierno hacer recaer sobre el pueblo ecua-
toriano las faltas de sus Agentes en haber diferido la ratificaci6n
del tratado de Pasto, y fue precise esperar A que llenase legal-
mente este deber la Convenci6n reunida en Quito el 7 de Enero,
compuesta de Representantes de la mayoria del pueblo del Ecua-
dor. AprobO en efecto el tratado el 19 del mismo mes, y el Go-
bierno provisorio mand6 ejecutar su determinaci6n.
Los pueblos insurrectos, y la autoridad establecida por ellos,
solicitaron eficazmente el auxilio de la Nueva Granada para afian-
zar sus actos; pero el Poder Ejecutivo ha observado una conduc-
ta estrictamente neutral, previniendo A todos sus Agentes que ni
tomasen ni permitiesen tomar la menor intervenci6n A persona
alguna en la contienda civil de aquel Estado. Ciertamente no po-
dia ocultarse al Poder Ejecutivo, ni creo se le oculte al Congreso,
que un cambio en el Ecuador, destruyendo el orden creado por la







NMNRAJN DR ISE A 5-RTAk"B


insurroccin general de los pueblos, no podfa ofrecer suficientes
garantias A la integridad- de la Nueva Granada, una vez que la
autoridad que debia resultar del cambio politico era la misma que
habia diferido por tanto tiempo la ratificaci6n de un tratado de
paz; pero pesb mas en el Animo del Gobierno el peligro de una
intervenci6n armada, para la cual tainpoco estaba autorizado por
ley ni tratado alguno. Creyendo que la mediacion amistosa de la
Nueva Granada pudiera contribuir A allanar las dificultades que
impedian un avenimiento entire los beligerantes, la ofreci con sin-
ceridad, y se expidieron inmediatamente las 6rdenes conducentes
A efectuarla del modo mas impartial; pero la autoridad de Gua-
yaquil rehus6 aceptarla, fundandose en hechos del todo tergiver-
sados. La guerra fue por tanto inevitable, y la suerte favoreci6
en la jornada de Santa Rosa al partido que combatia contra el
regimen producido por la insurrecci6n.
Este nuevo acontecimiento coloca al Gobierno en una posi-
ci6n delicada, sin hacer m6rito alguno del acto de incorporaci6n
de aquellos Departamentos A la Nueva Granada, decretado por la
Convencibn el 20 de Enero, el cual, c,-mio debido A la influencia
de la victoria del partido contrario, cree el Poder Ejecutivo que
no debe tomarse en consideracion. En concept del Gobierno, la
prolongaci6n del estado equivoco en que puede quedar el trata-
do de Pasto por culpa de la autoridad predominante hoy en el
Ecuador, afecta seriamente A la seguridad de la Nueva Grana-
da, y semejante situaci6n nos obliga como en un verdadero es-
tado permanent de guerra A mantener en la frontera una fuer-
za considerable A discrecibn del que gobierne el Ecuador. La
naturaleza de perpetuidad de un tratado de paz, al cual no per-
judican los cambios politicos que sobrevienen en alguna de las
parties obligadas, no perriite mas partido que el de cumplirlo fiel-
mente para que surta todos los bienes de la paz, 6 someterse a
las funestas consecuencias de la guerra.
La sangre y el tesoro de los granadinos deben emplearse
en asegurar y conservar su territorio, defender sus leyes y afian-
zar el orden y ]a paz piblica; dondequiera que estos objetos
sagrados los reclamen como (nico recurso, alli debe la ley man-
darles satisfacer esta deuda. Solo el cumplimiento leal, pleno y
perpetuo del tratado de Pasto puede cambiar nuestra posicibn po-
litica: el Gobierno del Ecuador, que rehusare 6 difiriere hacerlo,
se somete voluntariamente a las consecuencias de esta falta de fe
pablica. El Poder Ejecutivo juzga propio del honor national y
de los principios sobre que se ha fundado la Repiblica, hacer una
declaratoiia solemne de que, si nos vi6remos obligados a apelar
a alrecurso de las armas para asegurar nuestros limits, y ellas
ocuparen el territorio del Ecuador, se dejarA A aquellos pueblos
en complete libertad para 9gr o'rganicen segfn sus deseos y
como si jamAs hubiera tdL.>u lugar el acto de incorporacibn
ya mencionado. La Nueva Granada ha declarado, por medio de







ANALES DIPLOdIKTICOS Y CONSULARES


su Convenci6n constituyente, que jams ensancharA sus limits
por otros medios que por los legales y reconocidos universal-
mente por las naciones cultas. En defender y asegurar la pa-
cifica posesibn de las Provincias de la Buenaventura y Pasto,
no hacemos otra cosa que cumplir la ley fundamental de la
Repifblica.

FRANCISCO DE PAULA SANTANDER
Bogota, l.o de Marzo de 1835.




EXPO SIO N:
DEL SECRETARIO DE ESTADO EN EL DESPACHO DEL INTERIOR Y
RELACIONES EXTERIORES DEL GOBIERNO DE LA NUEVA GRANADA
AL CONGRESS CONSTITUTIONAL DEL ANO DE 1835,
SOBRE LOS NEGOCIOS DE SU DEPARTAMENTO



RELACIONES EXTERIORES
SECC16N PRIMER
Estados colombianos.
Venezuela-Las relaciones de amistad fraternal que por ana-
logia de principios, por simpatia de sentimientos y hasta por de-
ber han existido entire los Gobiernos y los pueblos de la Nueva
Granada y de Venezuela, se regularizan. estrechan y afianzan
mis cada dia. Trabajando estas dos Repfiblicas simult&neamente
y por unos mismos medios en la consohdacibn de sus institucio-
nes y en el desenvolvimiento de los g6rmenes de su prosperidad,
su political exterior es uniform, y nada hay que las ponga en
roce peligroso ni en contradicci6n de intereses, la una con respec-
to A la otra. Goza Venezuela, como nosotros, del orden legal, del
sosiego interior, de una paz profunda; y como nosotros, trabaja
por asegurar estos bienes de una manera permanent, arreglan-
do todos sus negocios, atrayendo A su bello pais hombres, capita-
les, luces, el comercio y la amistad de todas las naciones y los be-
neficios de la civilizaci6n y del cr6dito, y regenerandose A si misma
con leyes sabias y con una decidida protecci6n a todo lo que es
just y A todo lo que es fitil. Si la mano bienhechora que ha pro-
tegido hasta ahora desde lo alto los destinos de estas dos Repd-
blicas continfia favoreciendolas, ellas crecerAn y prosperaran jun-
tas, y ellas desmentiran con hechos los tristes vaticinios acredi-
tados en Europa, de que en la antigua Am6rica espaflola no pue.-
de axistir sino perpetua anarquia.








MEMORIAL DE 1835-POMBO


Habi6ndose llenado en todas sus parties el objeto que trajo A
esta capital una misi6n venezolana, se ha retirado desde fines del
mes de Enero, llevando consigo las estimables personas que la
componian el aprecio del Gobierno y de cuantos tuvieron la for-
tuna de conocerlas familiarmente.
Afin no se ha verificado el canje de las ratificaciones del tra-
tado que se firm el 14 de Diciembre de 1833, y de la Convenci6n
adicional A 61 concluida en 25 de Enero de 1834: el motive de este
retardo ha sido no haber alcanzado a examiner y aprobar ambos
actos el Congreso de Venezuela en sus pasadas sesiones. Cumpli-
do que fue en 14 de Junio el termino que se habia fijado para
dicho canje, se ajust6 y. firm en la misma fecha un articulo adi-
cional, prorrogandolo por trece meses mAs; y es natural que antes
de expirar el nuevo t6rmino quede definitivamente concluido este
negocio important.
En 23 de Diciembre del afio filtimo se ha firmado en esta ca-
pital otra Convenci6o diplomatica entire las dos Repiblicas, sobre
reconocimiento y division de los cr6ditos activos y pasivos de Co-
lombia. Como eran tres las parties t.teresadas en esta cuesti6n, y
una de ellas no concurria despu6s de esperarsela por largo tiempo,
fue indispensable proceder sin su asistencia, pero sin violar sus
derechos; y se adopt6 por principio solicitar su accesi6n A las es-
tipulaciones que se celebrasen, aunque siendo 6stas obligatorias
de todos modos A las dos parties contratantes, canjeadas que fue-
sen sus respectivas ratificaciones. Por un convenio separado se
encarg6 el Gobierno de la Nueva Granada de negociar la accesi6n
del Ecuador; y como estaba pr6xima A reunirse alli una Asam-
blea constituyente, se determine acreditar para el indicado objeto
un Agente diplomAtico cerca del Gobierno que ella estableciese,
el cual presentaria sus credenciales y entraria en funciones tan
lu6go como se hubiese dado la aprobacion al tratado de paz de
Past. Los acontecimientos posteriormente ocurridos en aquel
pals trastornaron este plan.
Tendr6 el honor de presentar al Congreso con todos sus ante-
cedentes, y con los protocolos de la negociacibn misma, el origi-
nial de esta important Convenci6n, para que la examine y la
apruebe si halla que esta basada sobre principios justos, como lo
cree el Poder Ejecutivo. Este tiene la satisfacci6n de haber hecho
cuanto estaba de su parte y cuanto sus deberes le exijan para
arreglar un negocio que se consideraba, no sin raz6n, erizado de
dificultades; toca ahora lo demAs a los Representantes del pueblo.
Ecuador-Existia pendiente con aquella Repfiblica hermana
la cuesti6n de la ratificaci6n constitutional del tratado de paz
concluido en Pasto el 8 de Diciembre de 1832; y el Congreso en
sus sesiones filtimas dict6 el Decreto de 19 de Mayo para traerla
A una pronta conclusion. El Ejecutivo entr6 inmediatamente A
examiner el modo mAs regular, expedite y seguro de cumplir el
Decreto mencionado, Ilenando las delicadas obligaciones que 61 le


II ~"-~~*-~--~d"B~.S~A~*~~r~x~`w*i~R ,..._ I-







AWALIES DIPLOMITICOS Y CONSULARES


imponia; y antes de que expirase el mes fue despachado A Quito
el Sargento Mayor Alfonso Acebedo, A poner en manos del Mi-
nistro de Relaciones Exteriores del Ecuador un pliego que, en fra-
ses tan convincentes como amistosas y suaves, contenia la notifi-
cacion y la fijaci6n de plazo de que habla el articulo 1.0 Se desig-
n6 el dia 1.o de Octubre para que en 61 estuviese aprobado 6 re-
chazado legislativaniente el acto de que va hecha referencia,
atendiendo a que el Congreso ecuatoriano debia abrir sus sesiones
ordinarias el dia 10 de Septiembre, y A que se componia de una
sola Chmara; y el Sr Acebedo fue instruido para permanecer en
Quito hasta la decision del negocio, para urgir confidencialmente
sobre su despacho, y para informer de su march 6 incidents.
Al transito de nuestro comisionado por la Provincia de Im-
babura, encontro aquel territorio en insurrecci6n contra el Go
bierno; pero consign en manos de este el pliego de que era por-
tador, y dio aviso do lue se le habia acogido del modo mAs agra-
dable y lisonjero, ofr'e'indosele que la cuesti6n quedaria satis-
factoriainentd allauadl: en la proxima reunion de la Legislatura.
Quito fue ocupada y destruido el Gobierno por los insurrec-
tos doce dias despubs. Con este suceso tomo cuerpo la revoluci6n,
y se extendi6 a todo ,'l pais, A excepci6n de la Provincia de
Guayaquil, en donde era obedecida la autoridad del Presidente
del Estado; una Administraci6n provisoria apareci6 entonces al
frente de esos pueblos, que formaban la mayoria national, y otra
se organize en Guayaquil el 11 de Septiembre, por haber termi-
nado la vispera el period constitutional del Presidente, desapa-
reciendo esta autoridad.
El Ejecutivo, considerando que de hecho se habia vuelto im-
practicable la reunion de la Legislatura del Ecuador en la 6poca
ordinaria, no crey6 rational ni just adoptar a la expiracibn del
plazo las medidas para las cuales le habia autorizado el legisla-
dor, y el Consejo de E-tado apoy6 su opinion. Exigib, sin em-
bargo, y obtuvo del G(obierno provisorio, establecido en Quito,
una explicit y solemne declaratoria de que el tratado de Pasto
seria fielmente observado por 61 y sometido al examen de.la pri-
mera Asamblea national que se reunise; y habi6adose emplaza
do despu6s una Conveucibo constituyente para el 6 de Enero, se
fij6 el termino de treinta dias, posteriores a su instalacion, para
que se aprobase 6 se rechazase el tratado.
La Convencion tomo en efecto en consideraci6n dicho trata-
do, y lo aprob6 en 19 de Enero; el Decreto de la material, man-
dado ejecutar y cumplir por el Jefe de la Administracibn, fue
comunicado oficialmente y sin demora A la Secretaria de mi
cargo.
S61o faltaria, pues, para dar por enteramente concluido un
negocio pendiente despues de tanto tiempo, la formalidad del canje
de las ratificaciones del tratado. Pero al Gobierno que existia en
Quito lo ha reemplazado otro, que lo destruy6 por la fuerza de las







MEMORIAL DE 1835-POMBO 85

arms; y todavia ignora el Poder Ejecutivo si estara dispuestof
como parece regular, a reconocer la validez del acto aprobatorio
que dict6 la Convenci6n, para que el canje se celebre cuando sea
constituido legalmente. Sobre este particular se han exigido ya
las necesarias explicaciones.
Debo pasar al Congreso todos los documents relacionados
con el asunto de que acabo de hablar: ellos darn una idea mis
complete que la que podia presentarse en este bosquejo rapido, y
le servirAn de guia para sus deliberaciones.
En la contienda civil del Ecuador, demasiado larga y san-
grienta por desgracia, y que ha convertido A ese hermoso pais en
un vasto campo de desolaci6n y de infortunios, no podia mezclar-
se de otro modo el Gobierno de la Nueva Granada, que interpo-
niendo como amigo y hermano sus buenos oficios para hacer que
los partidos se acercasen y se entendiesen, cesasen los escandalos
y la efusibn de sangre, y renaciesen alli la paz y un orden de co-
sas legal y permanent. Ofreci6se, en efecto, sobr9 tales principios
una mediaci6n amistosa, y se dier"i los poderes y las instruccio-
nes del caso A un comisionado especial que debia ir a Quito y
Guayaquil a levarla adelante; pero fue desechada por una de las
parties, y qued6 analado el pensamiento. Tambien interest el
Ejecutivo al Gobierno del Peril en esta obra de reconciliacibn;
mas los acontecimientos se precipitaron de tal manera, que este
segundo paso ha sido igualmente iniltil.
Entretanto, la instabilidad de los Gobiernos y de las institu-
ciones en el Ecuador, su estado de conflagracin y los pasos fal-
sos de sus gobernantes desde much tiempo atras, han causado y
causan graves perjuicios a la Repiiblica. Todo prospera entire nos-
otros, y no nos es dado gozar en complete tranquilidad del risue-
fio aspect de nuestros asuntos domYsticos, por la agitaci6n y las
desgracias de ese pais vecino, y por la conduct siempre equivoca
de los que estan A su cabeza. Tal situaci6n es impossible soportar-
la con indiferenc;'; y desatendi6ndola el legislator desoiria la
voz de los pueblos, sacrificaria sus mas preciosos intereses.

SECCI6N SEGUNDA
Naciones extranjeras.

SPeriE-El Gobierno granadino continufa recibiendo testimo
nios de buena amistad del Gobierno peruano, y las relaciones de
comercio entire los dos pauses no han padecido ninguna alteraci6n.
Existe en Lima un C0nsul general de la Nueva Granada, i cuyo
cargo estA la custodia y conservacion del archivo colombiano.
Estados Unidos-Particip6 al Congreso en el aflo filtimo que
se negociaba un tratado de amistad y comercio con los Estados
Unidos; y debo decirle ahora que afin no se ha ilegado en este
punto a un arreglo definitive. Deseaba el Gabinete de WAshing-
ton obtener para los buques de su Naci6n la abolicion del derecho






ANALES DIPLOMITICOS Y CONSULARES


diferencial del cinco por ciento que pagan en nuestras Aduanas
las producciones importadas en buques extranjeros, cuando no
son de los paises con quienes existen tratados, y no vienen con
su bandera; y el Poder Ejecutivo, obligado a respetar los princi-
pios de nuestra legislaci6n commercial y los pactos celebrados con
otras naciones, no podia otorgar esta demand sino obteniendo
una compensaci6n en la franquicia de las importaciones de los
frutos de la Nueva Granada en los Estados Unidos. Se ha demo-
rado por este motivo la terminaci6n del asunto; pero ella no es
de grande urgencia, puesto que hasta el afio de 1837 deben estar
en observancia las estipulaciones del tratado que celebr6 Colom-
bia en 3 de Octubre de 1824.
Cada dia se esfuerza mis el Gobierno de los Estados Unidos
en estrechar las relaciones de aquellos pueblos con los de la Nue-
va Granada y de las demas nuevas Repfiblicas del Continente, y
en demostrarles cou hechos el interns que toma por su prosperi-
dad. Su Ministro en Madrid gestionaba desde antes de la muerte
del Rey Fernando vii el reconocimiento de la independencia de
estos paises por el Gabinete espafiol; y despues de aquel suceso,
aprovechando el favorable cambio sobrevenido en los principios
constitutivos del pais y en la political de su Administraci6n, reno-
v6 con mas eficacia sus insinuaciones, ofreciendo al mismo tiem-
po sus buenos oficios a todas las parties interesadas, para traerlas
A un decoroso y sincere avenimiento. El Ejecutivo, A quien se
han comunicado avisos oficiales sobre estas diferentes tentativas,
sus primeros resultados, y las esperanzas que dejan subsistentes,
ha expresado de la misma manera al Gobierno de los Estados
Unidos el aprecio y gratitud con que han sido recibidos, manifes-
tando siempre que estA dispuesto A concurrir a la obra de la re-
conciliaci6n con la antigua metrbpoli, cuando se persuade de la
posibilidad de efectuarla.
Tenemos acreditado un Encargado de Negocios cerca del Ga-
binete de WAshington, y existe tambien en esta capital otro de
los Estados Unidos.
Inglaterra-Las disposiciones de la nueva ley de importa-
cibn, en cuanto a la reform de los aranceles, y el plazo que se
fij& en ella para su ejecuci6n, pusieron termino a las reclamacio-
nes que por ambos motives dirigia A nombre de su Gobierno el
Ministro de S. M. B. resident en esta capital. El Ejecutivo se
complace al ver removidas por estos medios legales las dificulta-
des que acaso pudiera experimental el comercio de la Gran Bre-
tafla en nuestro territorio, el cual es mAs important cada dia.
No hay actualmente en Londres Legaci6n diplomatica de la
Nueva Granada. Existe alli un o6nsul general, y tenemos Vice-
c6nsules y Agentes comerciales en algunos de los principals
puertos britanicos.
Holanda-El comercio de la Nueva Granada con los territo-
rios sometidos A la autoridad de S. M. el Rey de los Paises Bajos,







MEMORIAL DE 1835-POMBO 87

esta arreglado por el tratado que se concluy6 entire Colombia y
aquella Naci6n el 1.o de Mayo de 1829, y sobre cuya aprobaci6n
y ratificaci6n dirigi de orden del Ejecutivo algunas observaciones
A la honorable COmara del Senado en el afio filtimo, que seria de
desear las trajese A la vista. Las relaciones entire la Repfiblica y
aquella monarquia subsisten bajo el pie de una perfect y reci-
proca amistad; y continfia residiendo en esta capital un Vice-
uiasul encargado del Consulado general de los Paises Bajos.
Francia-El r'scutivo tiene la satisfacci6n de presentar al
Congress definitivamente arreglada la desagradable cuesti6n que
se suscit6 con Francia a consecaencia de los sucesos de Julio y
Agosto de 1833 en Cartagena, conexionados con la persona del
C6nsul de aquella Naci6n; y le es todavia mAs grato contemplar
que el desenlace no ha turbauuo paz ni vulnerado los derechos
y el honor de la Repfiblica, contribuyendo, por el contrario, A afir-
mar sobre bases mas sblidas la amistad que existed entire los dos
paises,.y a dar auge A sus relaciones comerciales.
Referido como fue el arreglo cL 'te asunto A una negocia-
ci6n direct con el Gobierno de S. M. el Rey de los frauceses,
entr6 ea ella en Paris el Agente diplomitico de la Nueva Grana-
da, cifi6ndose a las instrucciones que habia recibido; y despu6s
de varias contestaciones y couferencias present al Ministro de
Negocios Extranjeros un proyecto de acomodamiento, cuyas cua-
tro clAusulas fueron adoptadas en 19 de Julio y transmitidas al Po-
der Ejecutivo para su revision y para que las mandase llevar A
efecto si las hallaba justas y exentas de inconvenientes. El con-
tenido de dir'- .aiusulas era en substancia: el juicio, por los
Lramites le "ead, dte los culpable 6 sindicados como tales por los
sucesos de Cartagena; la publicaciOn motivada del acto de remo-
cion del Gobernador que era de aquella Provincia en la 6poca de
dichos sucr ,os; la reinstalaci6n del Consulado francs en la per-
sona del C /nsul Barrot, y la indemnizaci6n A este C6nsul de las
perdidas que hubiese sufrido y que comprobase debidamente.
Todo f,.a mandado ejecutar, y en consecuencia se reinstall el
Consulado de Francia en Cartagena el dia 21 de Octubre, cele-
brandose con pfiblicas, cordiales y reciprocas demostraciones de
jdbilo el restablecimiento de la buena inteligencia centre los dos
paises, y tributandose los honors debidos A sus respectivos Re-
presentantes en aquel acto, y a sus pabellones.
El juicio A que hizo referencia la primera clAusula del arreglo
de Paris se habia iniciado, adelantado y en part concluido antes
de tal convenio, porque asi debia ser, y de 61 resultaron culpables
como ofensores del C6nsul por abuso de autoridad 6 por desaca-
tos personales, algunos individuos, y las actuaciones continfian
hasta que Ileguen A su t6rmino. Fulminadas por los tribunales
sentencias condenatorias contra dichos individuos; declarado ile-
gal por la Corte Suprema de Justicia el auto de prision que se
dicto en Cartagena contra el Consul; y declarado tambi6n illegal






ANALES -DEPLOW AICOS Y GOIMULAEES


y arbitrario el allanamiento que se hizo de su casa, tenian dere-
cho el expresado C6nsul y la Naci6n A que pertenecia, de exigir
una reparaci6n por tales ultrajes; y esta reparaci6n no podia re-
husarla un Gobierno cuya divisa es la justicia, tanto menos
cuanto que el Sr. Barrot no habia dado motives de queja sufi-
cientemente graves para retirarle el exequatur de su patente im-
pidi6ndole el ejercicio de las funciones consulares.
La indemnizacion pecuniaria se ha verificado por el valor
justipreciado de algunos efectos de la pertenencia del Cbnsul que
quedaron en dep6sito judicial en Cartagena despu6s de su prisi6n
y salida, que coustaban de formal inventario, y que se averiaron
por el encierro, por la influencia de la humedad y del clima, y
por los insects; 6 igualmente por los arrendamientos que du-
rante su ausencia tuvo que satisfacer por la casa que habitaba,
conforme A la obligaci6n que habia contraido con los propietarios.
Esta indemnizacion se consider como gasto extraordinario, cuyo
abono no podia entorpecerse sin violar la fe pfiblica y comprome-
ter la seguridad del pais; y ascendi6 A dos mil quinientos ochen-
ta y un pesos.
El Congress puede imponerse mas A fondo de este negocio
por los documents respectivos. El reconocerA de todos modos el
celo con que ha procedido el Poder Ejecutivo para dejar bien
puesto el nombre de la Repfiblica, para conservarla en paz, y para
unirla mas estrechamente con la Naci6n francesa.
Llenado el objeto especial de la misi6n granadina en Francia,
se retire de Paris el Encargado de ella, Coronel Juan Maria Gb-
mez, que estA ya de regreso en nuestro territorio, La Legaci6n
francesa en esta capital continfla en la mejor intbidoncia con el
Gobierno.
Estados Pontificios-Algunos de los informes que dejo ya
consignados en la seccion de Negocios EclesiAsticos, del ramo del
interior, prueban por si solos el buen pie en que'se encuentran las
relaciones de la Nueva Granada con la Santa Sede. El Vicario de
Jesucristo da frecuentes y mny notables testimonies de la bene-
volencia con que mira A esta parte lejana del rebato de la Iglesia,
y de su disposici6n A otorgar cuanto esta en sus facultades apos-
tblicas para remedio de las necesidades espirituales de nuestros
pueblos. Se ha arreglado de un modo tan seguro y expeditivo la
correspondencia entire esta Secretaria y la Legacion granadina
existente en Roma, que mensualmente y con muy poca demora
se reciben sus comuni-aciones y los documents que remite, y se
la transmiten las Ordenes convenientes.
Espai~a-El giro que han torado los negocios en aquel pais;
el cambio important que se observa en los principios politicos de
su Administracibn, y las explicitas declaratorias que ha hecho el
Gabinete de Madrid de que esta dispuesto a oir proposiciones de
los nuevos Estados americanos sobre la cuestion del reconoci-
miento de su independencia, todo indica que no esta ya muy le-







MXiNSAJ DE 18S6-.-AQTANDBR 89

jano el dia en que tenga lugar este acto de necesidad y de justi-
cia, y en que v,uelvan a Ilamarse heriaanos, aunque constituldos
en naciones diversas, los espafioles de ambos hemisferios. La
guerra ha cesado de hecho entire ellos hace algunos aflos; y esta
tregua ben6fica, calmando las pasiones y rectificando las ideas,
acelera la 6poca de su franca y perpetua reconciliaci6n.
No ha perdido ocasi6n el Ejecutivo para imponerse de las
disposiciones que abrigue el Gabinete espafiol, con Animo de apro-
/vechar cualquiera coyuntura que se present para entrar con 61
en relaciones directs, con probabilidad de suceso, y sin mengua
de la dignidad de un pueblo que se ha hecho libre por sus esfuer-
zos propios, A costa de inmensos sacrificios, y que por lo mismo
no debe admitir bajo ninguna condici6n onerosa el reconocimien-
to de su soberanfa 6 independencia por part de la antigua me-
tr6poli, ni mendigar tampoco este reconocimiento. El aprovecha-
ra, en efecto, el moment eportuno, y nada le sera tan satisfac-
torio como poder anunciar A la Nueva Granada que se halla en
paz con todo el universe.
BogotA, 2 de Marzo de 1835.
LINO DE POMBO


MENSAJE
DEL PRESIDENT DE LA REPUBLICAN DE LA NUEVA GRANADA
AL CONGRESS DE 1836
Ciudadanos del Senado y COmara de Representantes.

En el .ensaje del afio anterior os manifesto cuAl era la line
de conduct A que el Poder Ejecutivo habia adoptado respect de
la cuesti6i del reconocimiento de nuestra soberania national por
la antigua metr6poli. No tengo motive para arrepentirme de ella,
pues la experiencia ha acreditado que era la que nos convenia.
Pero como despu6s de haber sido reemplazado el antiguo Ministe-
rio espafiol se han oldo por la primera vez de la boca de la Reina
Gobernadora de Espafia, en su iltimo discurso al Cuerpo legisla-
tive, frases mAs claras y terminantes acerca de las negociaciones
entabladas con los Estados de la America espafiola, es de espe-
rarse que est6 ya proximo el dia en que se resuelva definitiva-
mente la meocionada cuesti6n, estableciendo las relaciones amis-
tosas que indica la posici6n political y mercantil de los dos passes.
En tal estado es ya convenient enviar a Madrid una Legaci6n
granadina cuyos gastos espero decretar6is, si juzgAis, como el
Poder Ejecutivo, que es indispensable por nuestra part iniciar,
seguir y concluir las negociaciones del caso. El Secretario del In-
terior y Relaciones Exteriores os presentara documents en que
contain las gestiones que el Poder Ejecutivo ha heoho en el curso






ANA LS DIPLOMATICOS Y CON91ULARES


del afio, A fin de asegurar el 6xito complete de una misi6n del Go-
bierno A la Corte de la monarquia espafiola. Si Venezuela y los
Estados Unidos Mexicanos logran antes arreglar satisfactoria-
mente esta cuesti6n, la Nueva Granada queda implicitamente re-
conocida como Nacibn independiente, y podrA en seguida con
mAs facilidad obtener un resultado correspondiente a la dignidad
y honor national, y a las exigencias de la razbn y del incremento
del comercio reciproco entire las parties contratantes.
Nuestras relaciones amistosas y mercantiles con los Estados
Unidos del Norte, la Gran Bretafia, Holanda y Francia han con-
tinuado sin alteraci6n, y respect de las naciones con quienes no
hemos celebrado tratados no ha ocurrido motivo alguno de queja.
Firme el Gobierno en hacer justicia A todos, consultando los in-
tereses granadinos y la importancia de hacernos acreedores A la
amistad de todas las potencias extranjeras, he cuidado de que las
leyes generals y los tratados pfblicos sean estrictamente cum-
plidos. Me queda, sin embargo, el sentimiento de no haber podi-
do convenir con el Ministro de los Estados Unidos del Norte en
un tratado de comercio, que favoreciendo los intereses mercanti-
les de aquellos paises, favoreciese igualmente la agriculture de la
Nueva Granada de un modo capaz de indemnizarla de la desven-
taja de no tener una marina equivalent a la de dichos Estados.
Si el Congreso deseare informarse de los pormenores de la nego-
ciaci6n, el Secretario del Interior y de Relaciones Exteriores
tiene Ordenes de presentarle todos los documents relatives a ella.
La Santa Sede ha continuado dando al Gobierno y A la Nue-
va Granada pruebas inequivocas del interns apost6lico con que
atiende A las necesidades espirituales del religioso pueblo grana-
dino. Ya ha confirmado la erecci6n del Obispado de Pamplona,
ha instituido los Obispos presentados para las sillas episcopales
vacantes, ha ratificado la ley de la Convencion que restituy6 A la
antigua Diocesis de Popayan las parroquias de las Provincias de
Pasto y Buenaventura, que estaban agregadas A la Di6cesis de
Quito, y ha autorizado al M. R. Arzobispo de Bogota para visitar
los institutes de regulars. El Gobierno estA profundamente re-
conocido a la benevolencia del actual Jefe de la Iglesia Catblica.
Recientemente ha recibido con particular gozo la noticia official
de que la Santa Sede ha reconocido pablica y solemnemente el
Gobierno de la Nueva Granada, y admitido nuestro Agente con
el carActer diplom&tico con que se le ha acreditado. La Nueva
Granada es el primero de los nuevos Estados de America cuya in-
dependencia ha sido reconocida por la Silla Apostblica; y si en
ello tienen la principal part el orden y tranquilidad de que dis-
fruta la Repdblica, debo hacer tambien justicia al celo 6 interest
de nuestro Encargado de Negocios en Roma.
Tengo fundadas esperanzas de que el Congreso de Venezue-
la apruebe en su actual sesi6n el tratado de amistad, alianza y
co mercio celebrado en 1833; nuevas excitaciones se han dirigido






MENSAJE DE 1836-SANTANDER


A aquel Gobierno al efecto, y no es de temer que desconozcan los
Representantes de aquella Repiblics el interns y necesidad de
_-" fij&r permanentemente los limits de ambas Repfblicas, y el
modo de afianzar las relaciones de amistad que naturalmente
existen entire los dos pueblos. Esta necesitad es hoy mAs urgente,
despues de los acontecimientos que han tenido lugar desde Julio
anterior en dicha Repfiblica Las instituciones venezolanas ban
corrido grandes peligros, de que las ban salvado con honor la
gran mayoria de la opinion pdblica, la dignidad de los Magistra-
dos y ]a fidelidad de la mAs grande part del Ej6rcito. Como era
de recelar que extendi6ndose en Venezuela la revoluci6n de Ca-
r.- del 8 de Julio, refluyese contra la tranquilidad de la Nueva
Granada, el Ejecutivo dictb todas las medidas de precauci6n que
aconsejaban las circunstancias, menos la de aumentar el Ej6rcito
permanent. La seguridau y et orden piblico fueron puestos bajo la
inviolable salvaguardia del patriotism y adhesion a las institucio-
nes del pueblo granadino, que por otra parte esta palpando los
bienes que le resultar de la tranquilidad bajo el imperio de la ley.
Me es sumamente v tisfactorio ;'blicar en honor de la Nueva
Granada que las es eranzas del Poder Ejecutivo han sido plena-
mente realizadas.
Por fin se ha logrado terminar amistosa y decorosamente las
complicadas cuestiones que veutilAbamos con el Gobierno del
Ecuador: el tratado de paz celebrado en Pasto en 1832 ha sido
debidamente ratificado por aquel Gobierno, previa la correspon-
diente aprobaci6n del cuerpo representative; y publicado ya como
ley de la Repiblica, se ha cuidado de observarlo religiosamente
por ambas parties. No tengo motive alguno de temor de que el
Gobierno del Eunador falte a la buena fe de este pacto solemne:
al contrario, me asiste la confianza de que sera siempre fiel 6 sus
promesas, y de que sobre una reciproca fidelidad queden perma-
nentemente arregladas todas las relaciones de amistad, alianza y
comercio que deben existir entire los dos pueblos.'Siempre estima-
r6 como un paso important a la amistad de la Nueva Granada y
el Ecuador, y a su mutua prosperidad, el haberse terminado la
cuesti6n de limits sin necesidad de haber recurrido a las armas;
este objeto se propuso el Poder Ejecutivo desde que el Congreso
dict6 el Decreto de 19 de Mayo de 1834, insisti6 en 61 en su Men-
saje de 1.o de Marzo de 1835, y he tenido la satisfacci6n de verlo
realizado por los medios decorosos, legales y pacificos que exigian
el honor national y los interests bien entendidos del pueblo gra-
nadino. Para facilitar mejor la conservaci6n de la paz, asi con el
Ecuador como con Venezuela, os propondr6 separadamente una
adici6n al Decreto legislative que explic6 el articulo 209 de la
Constit4 ci6n.

Bogota, 1.0 de Marzo de 1836-26.
FRANCISCO DE P. SANTANDER







9 ANATLS DMPLOMATICOS Y OONSULARES



EXPOSITION
DEL SECRETARIO DE ESTADO EN EL DESPACHO DEL INTERIOR Y
RELACIONES EXTERIORES DEL GOBIERNO DE LA NUEVA GRANADA
AL CONGRESS CONSTITUTIONAL DEL ATO DE 1836,
SOBRE LOS NEGOCIOS DE SU DEPARTAMENTO



RELACIONES EXTERIORES
SECCI6N PRIMER
America.
Venezuela-Los infaustos acontecimientos que trastornaron
pasajeramente en Venezuela el regimen constitutional, turbaron
la paz y presentaron A los pueblos una oportunidad esplendida
para desplegar su energia y dar A conocer su adhesion a los prin-
cipios conservadores de !a sociedad, desengafiando a los ilusos
que A mano armada pretendieron aniquilarlos, no han alterado
las relaciones de amistad fraternal y buena inteligencia entire los
Gobiernos y los ciudadanos de esta y de aquella Repfblica: por
el contrario, parece haberlas estrechado la simpatia excitada por
la desgracia, y el convencimiento de que la suerte de la una in-
fluye poderosamente en la suerte de la otra.
Sin embargo, afin no ha tenido lugar el canje de las ratifica-
ciones del tratado de amistad, alianza, comercio, navegaci6n y
limits concluldo entire la Nueva Granada y Venezuela A 14 de
Diciembre de 1833, y de la Convenci6n complementaria de 25 de
Enero de 1834. El Gobierno de Venezuela, participando que ha-
bia quedado pendiente la aprobaci6n de uno y otro acto diploma-
tico por la legislature ordinaria de 1835, solicit y propuso una
pr6rroga del plazo para el mencionado canje, extensive hasta el
dia 14 de Junio del present afio de 1836; y el Ejecutivo convino
en ello, persuadido de que el Congreso venezolano dedicarfa pre-
ferentemente su atenci6n A este negocio en los primeros dias de
sus actuales sesiones, que deben haberse abierto el 20 de Enero,
y de que el Presidente de aquella Repiblica tomaria el mAs vivo
interest en su pronto y favorable despacho.
La Convenci6n firmada entire las dos Repiblicas A 23 de Di-
ciembre de 1834, sobre division de los creditos activos y pasivos
de Colombia, recibi6 la aprobaci6n del Congreso de Venezuela en
1835; y bu Gobierno avis6 en 5 de Mayo estar dispuesto y expedi-
to para ratifit-arla. Como dicha Convenci6n, aprobada por el Se-
nado de la Nueva Granada A fin de Abril del afio fltimo, qued6
pendiente en segundo debate en la honorable CAmara de Repre-


...'" ~7-~ri-Ec~c~a~ms~l~s~,ras~~






MN&OmUA DE 1884-PbIfO


sentantes para las sesiones de 1836, fue necesario manifestarlo
asi en contestacibn, y proponer que el plazo para el canje de las
ratificaciones se prorrogase hasta el dia 23 de Agosto entrante.
Espera confiadamente el Ejecutivo que la present Legislatura
continuarA ocupandose tan pronto como sea possible en el examen
de aquella important transacci6n diplomitica; y que, fiel las
reiteradae protests hechas por la Nueva Granada de sus deseos
de satisfacer las justas demands de los acreedores extranjeros, y
de sus disposiciones A concluir sobre este asunto los necesarios
arreglos de una manera fraternal y satisfactoria d las demds par-
tes interesadas, segin se expresa el articulo 2.0 del Decreto legis
lativo de 21 de Junio de 1833, expedirA su acto de aprobaci6u, en
virtud del cual podrA ratificArsela.
Los papeles pdblicos extranjeros informan que los acreedores
contra Colombia, por los m- a4.stitos contratados en Paris y Ham
burgo en 1822 y 1824, recibieron con satisfaccion la noticia del
arreglo celebrado en ID 2iembre de 1834, estan deseosos porque se
le lleve A efecto, y se J illan dispuestos & entrar por su part en
un equitativo avenimiento sobr- la division y conversion de la
deuda y gradual pago de sus intereses vencidos y futuros. Los
Gobiernos de las naciones amigas, que tienen pendientes reola-
maciones pecuniarias contra la antigua Repfiblica, han manifes-
tado iguales sentimientos y disposiciones. Por tanto, ratificada
que sea la Convenci6n citada, y puesta en ejecucion con arreglo
A los actos legislativos concordantes con ella, parece quedarAn re
sueltas mil embarazosas cuestiones cuya larga duracion ha per-
judicado infinite al credito, honra y bienestar del pais, y que ad-
quirirA, la Nueva Granada un element mAs de consistencia y
prosperidad.
Las relaciones comerciales de tiempo atras establecidas entire
los habitantes de las Provincias de Pamplona y Casanare y los
de la Repiblica de Venezuela, exigen el establecimiento de C&n-
sules en Maracaibo y Guayana. El Ejecutivo se propone la crea-
ci6n de estos Consulados, que llevarA A efecto tan ludgo como lo
permitan las circunstancias.
Ecuador-Es altamente satisfactorio para el Ejecutivo parti-
cipar a las honorables Camaras el pacifico, decoroso y feliz t6rmi-
no de la cuestion desagradable que se agitaba entire la Nueva Gra-
nada y el Ecuador sobre el canje de las ratificaciones del tratadb
de paz, amistad y alianza, y del adicional 61l, conoluidos en
Pasto A 8 de Diciembre de 1832. Esta cuesti6n, vital para la Re-
pfblica, pues'que se trataba de asegurar la inviolabilidad de una
de sus lines fronterizas, se habia prolongado ya demasiado, y
tomaba un character alarmante, cuando el Congreso de 1834 empi
di6 su Decreto d 19 de Mayo, para traerla A una pronta concln-
sion: y posteriormente la embarazaron los sucesos lamentables
ocurridos en el Ecuador, en donde por much tiempo no bubo
Gobierno con. quien entenderse formalmente, y paralizaba toda




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs