• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Index
 Introduction
 Funciones de las universidades
 Problemas generales de organiz...
 La escuela de pedagogia
 Bibliografia Cubana
 Bibiografia extranjera
 Adiciones






Group Title: universidad y sus problemas
Title: La universidad y sus problemas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078551/00001
 Material Information
Title: La universidad y sus problemas Dicourso inaugural del curso académico de 1921 a 1922
Physical Description: 110 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Aguayo, Alfredo M, 1866-
Universidad de La Habana
Publisher: Imprenta "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1921
 Subjects
Subject: Universities and colleges -- Cuba   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": p. 87-110.
Statement of Responsibility: por el Dr. Alfredo M. Aguayo.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078551
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000138790
oclc - 29383261
notis - AAQ4880

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Index
        Index 1
        Index 2
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Funciones de las universidades
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Problemas generales de organizacion
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    La escuela de pedagogia
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Bibliografia Cubana
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Bibiografia extranjera
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Adiciones
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
Full Text










LA UNIVERSIDAD Y SUS PROBLEMS




DISCURSO INAUGURAL

DEL

CURSO ACADEMIC DE 1921 A 1922



POR EL



DR. ALFREDO M, AGUAYO

Professor titular de la Escuela de Pedagogia.




"La investigacl6n es el slstema
nervioso de la Universidad".
C. M. COULTER. Discurso.

"Al principio, la nica mlsl6n de
Ia Universldad era la ensefanza; el
siglo XIX traje los deberes de la In-
vestigaci6n y el XX los problems del
servicio general a la comunldad".
F. P. KEPPEL. Columbia, p. 256












HABANA
IMPRENTA "EL SIGLO XX"
TENIENTE REY 27
1921


I-NIVERSVIN TV


lyr\~Fb'
















SINDICE


Pdglnas
I. INTRODUCCI6N.
1. La pedagogia universitaria en Cuba. .. 7
2. Mi encuesta y sus resultados. 10
3. Las universidades espafiolas e hispano-
americanas . ... 12
4. Plan de este trabajo ... 16
II. FUNCIONES DE LAS UNIVERSIDADES.
1. Evoluci6n de las universidades.. ..... 19
2. La investigaei6n cientifica en las univer-
sidades . ... 24
3. Funci6n educadora de las universidades. 31
4. Servicio general a la comunidad. 42
III. PBOBLEMAS GENERATES DE ORGANIZACI6N.
1. Formaci6n y eleceei6n del profesorado aca-
d6mico. ........... 48
2. Las Facultades. . .... 56
3. Los alumnos ............. 57
4. Los medios de ensefanza e investigaci6n. 60
5. Las tesis de doctorado. ... 66
6. El gobierno de la Universidad. 69
7. Los recursos econ6micos. .... 71
8. Los planes de studios. .... 74
IV. LA EScUEL DE PEDAGOGIA.
1. Pedagogia universitaria. .... 77
2. Las necesidades de una escuela. 79
3. Un experiment interesante 84
V. BmuBIOGwALi CUBANA DE ENSEANZA SUPERIOR. 87
VI. BImB OGA TA EXTRANJEmA. . 97
VII. ADICIONES. . .... 105



roc"

4r
..L*CsL^.. ~ ~ -1


















I


INTRODUCCl6N

1. La pedagogia universitaria en Cuba. En
1907, D. Rafael Altamira, el docto professor de la
Universidad de Oviedo, celebraba la frecuencia
con que, en la alborada de este siglo, las oracio-
nes de apertura de curso de las universidades
espafolas versaban sobre problems de reform
de la ensefianza superior (114). Igual satisfac-
ci6n ha de sentir quien lea las disertaciones con
que, de algunos afos a esta parte, se inauguran
en nuestra Universidad los cursos academicos.
De diez y nueve discursos de esta clase aqui lei-
dos desde el afo de 1903 hasta la fecha, doce,
es decir, el 63 por ciento, estan dedicados, total
o parcialmente, a las reforms, necesidades o in-
tereses de nuestra vida academica. Justo es reco-
nocer que en las postrimerias del siglo XIX hubo
tambien entire nosotros alguna actividad en los es-
tudios docentes de caricter superior. Los Dres.


liiIiiiiiiiiiiiiiiliillitllitilili










D. Antonio Rojo y Sojo (79), D. Federico Horts-
man (56), D. Manuel Johnson (57) y D. Alfredo
Bosque (19) dieron brillo y novedad a fiestas de
esta indole, pronunciando elocuentes oraciones,
consagradas por enter a asuntos universitarios.
La guerra de independencia puso fin a tan lauda-
ble practice, y durante nueve aflos, de 1894 a
1903, la pedagogia esquiv6 nuestras fiestas aca-
demicas. (*)
La gloria de haber recogido la antorcha de
aquella tradici6n corresponde al Dr. Varona, el
glorioso y venerable reformador de esta Uni-
versidad. Su soberbio discurso inaugural de
1903-1904 sobre la funcion de las universidades
(109) y sus trabajos Las reforms en la ense-
fanza superior (107), La instrucci'n piblica en
Cuba (108), Los problems actuales de enseian-
za superior (110) y otros, ban dado orientaci6n e
impulso a los studios, bastante numerosos, que
sobre la Universidad y sus problems se han pu-
blicado en Cuba durante los dos dltimos decenios.
Para apreciar en lo que vale la actividad docente
provocada por el Dr. Varona, basta recorder las
doctas oraciones de apertura de curso aqui leidas
por los Dres. Jose Antonio Gonzalez Lanuza
(52), Manuel Valdes Rodriguez (101), Gabriel
Casuso (26), Pablo Desvernine (34), Pedro Cal-
vo (22), Francisco Henares (55), Ricardo Dolz
(46), Francisco del Rio (77), Aristides Mestre
(*) Constituye una excepci6n el Discurso inaugural del curso
de 1897-1898 (lefdo por el Dr. D. Antonio Jover), donde se trata de
la educacid6 de os pueblos.
8










(70), e Ismael Clark (28); y la multitud de li-
bros, folletos, articulos de revistas y diaries, in-
formes, proyectos de ley, etc., sobre ensefianza
superior, que han visto la.luz desde 1901 hasta
la fecha. Entre 6stos son dignos de menci6n el
libro de Dr. Juan Miguel Dihigo sobre La Uni-
versidad de la Habana (44); el del Dr. Fran-
cisco Carrera Jisstiz, titulado Las Universidades
(24) ; el del Dr. Arturo Montori sobre El proble-
ma de la educaci6n national (71) ; un trabajo del
Sr. Luciano Acevedo sobre Las universidades de
la America latina (1); el informed del Dr. Carlos
E. Finlay acerca de la enselanza de la medicine
(50); un articulo del Dr. Gonzalez Lanuza, titu-
lado Necesidad de profundizar los studios juri-
dicos (54); various trabajos del Dr. Salvador Sa-
lazar; algunas de nuestras conferencias de ex-
tensi6n universitaria; las disertaciones de los
Dres. Salvador Salazar, Diego Tamayo y Julia
Martinez, pronunciadas ha pocos meses en una
de las series organizadas por la Asociaci6n Pe-
dag6gica Universitaria y dedicadas, respectiva-
mente, al Nacionalismo universitario, a La uni-
versidad y la ensefanza de la medicine y al Alma
Mater; numerosos studios que han aparecido
en la Revista de la Facultad de Letras y Cien-
cias; etc. En Cuba, durante los afios transcu-
rridos de la actual centuria, la pedagogia uni-
versitaria ha sido mas fecunda que en todo el
siglo XIX. Esta actividad es de buen augurio,
ahora que, seg6n algunos screen, se aproxima una
era de reforms de este alto centro de ensefianza.










2. Mi encuesta y sus resutados. Antes de
exponer por escrito mis ideas sobre las reforms
universitarias, quise explorer la opinion de las
personas que, por su competencia en la ensefianza
o por su cultural general y su experiencia de los
hombres y las cosas, me parecieron mas capaci-
tadas para tratar de estas materials. A ese fin,
en el verano de 1920 redacted una circular y un
cuestionario, y remiti una copia de los mismos a
los profesores y ayudantes de esta universidad
y a muchas notabilidades del foro, la medicine,
la political, la industrial, el comercio y, para de-
cirlo de una vez, de todos los 6rdenes de nuestra
vida national. El cuestionario, cuidadosamente
impreso, se referia a los particulares siguientes:
1', fines e ideales que debe perseguir esta univer-
sidad; 2', educaci6n de sus alumnos al comenzar
sus studios academicos; 3', discipline universi-
taria; 49, gobierno de este centro de enseianza;
5', planes de studios; 6', metodos de ensefian-
za; 7', sistema de examenes y calificaciones; 8',
las tesis de doctorado; 9", recursos de cada es-
cuela respect a laboratories, edificios, ayudan-
tes, etc.; 109, formaci6n del profesorado acade-
mico; 11', sistema de provision de cAtedras; 12',
defects no incluidos en los apartados anterio-
res; 13', la enseianza libre; y 14', reforms de
que esta necesitada la Universidad. Estos ca-
torce asuntos comprendian veinticuatro pregun-
tas concretas y precisas.
Dirigi unas 250 circulares y cuestionarios a
otras tantas personas, y de ellas recibi doce con-










testaciones, a saber: siete escitas por profesores
de esta universidad; una firmada por un ayudan-
te de la misma; dos por profesores de escuelas
normales y otras dos por universitarios que no
ejercen la ensefianza. Cuatro de las respuestas
procedian de la Escuela de Medicina; cuatro de
graduados de la Escuela de Pedagogia; dos lle-
vaban firmas de arquitectos, una la de un profe-
sor de la Escuela de Letras y Filosofia y otra
la de un jurisconsulto y professor de Derecho.
De esta breve estadistica se infiere que los in-
formes recibidos representan poco menos de un
cinco por ciento de los cuestionarios que envie por
el correo o entregue en persona a los interroga-
dos. No obstante, seria injusto asegurar que mi
encuesta fue un fracaso, pues si bien las contes-
taciones fueron pocas, la calidad, en cambio, su-
pli6 las deficiencies de la cantidad. Casi todos
los informes estan subscritos por profesores emi-
nentes; algunos de estos son autores de excelen-
tes trabajos sobre ensefianza superior, y todos,
sin excepci6n, parecen sinceros en sus juicios y
exactos en los hechos que les sirven para docu-
mentarse. Raz6n tenia Schiller para asegurar
que los votos no debian contarse, sino pesarse:
Man soll die Stimmen waegen und nicht zaelen.
En lo fundamental y bAsico difieren poco los
informes recibidos. La mayoria estA de acuerdo
en las principles deficiencies de organizaci6n de
esta universidad y en lamentar la escasez de sus
recursos, sobre todo en edificios y material de en-
sefianza. Hay menos concordancia en cuanto










atafie a los planes de studios y al sistema de pro-
visi6n de catedras y much diferencia de opinio-
nes en lo que se refiere a la elecci6n de Rectores
y Decanos, procedimientos de examen, distribu-
ci6n de catedras, etc. Por otra parte, en las con-
testaciones se revela la influencia de la obra de
renovaci6n y los escritos del Dr. Varona. Ni un
recuerdo al cadaver enterrado durante la prime-
ra'intervenci6n americana. Todos los informes
miran de frente al porvenir. La impresi6n que
dejan en el animo es de inconformidad con lo
present, de actividad renovadora, de viril y sana
rebeldia.

3. Las universidades espaiolas e hispano-
americanas. El professor Carlos F. Thwing, el
gran historiador de las universidades norteame-
ricanas, refiere (212, p. 79) que un amigo suyo,
a quien habl6 de trasladarse a Espafia para es-
tudiar la universidad de Madrid, le dijo brusca-
mente: "En Madrid no hay universidad. La
observaci6n-agrega Thwing-era a un mismo
tiempo verdadera y falsa, porque, si bien Madrid
no tiene una universidad que este a la altura de
lo mas grande de la historic de Espafia, en cam-
bio posee una que no es completamente indigna
de la cultfira e ideales pedag6gicos de la Espa-
fia modern. Cada naci6n tiene los colegios y
universidades que merece."
Es claro que la universidad de Madrid y en
general las universidades espafiolas han mejo-
rado algo desde que Thwing escribi6 las linear
12










precedentes; pero basta leer algunas paginas fir-
madas por universitarios espanoles de much au-
toridad, v. gr., D. Francisco Giner (144), D.
Adolfo Posada (193, 194 y 195), D. Aniceto Sela
(203 y 204), D. Federico de Onis (186), D. Mi-
guel de Unamuno (213), D. Feliciano Candau
(128), D. Santiago Ram6n y Cajal (272) y otros,
para convenir, con D. Adolfo Posada (194, p.
97), en que las universidades espafiolas no estan
"ni mejor ni peor que las demas instituciones
del Estado".
"Las universidades espafiolas-agrega el Sr.
Posada (194, p. 100)-apenas si se ban dado
cuenta de su misi6n y de sus funciones en la
vida contemporinea. Muertas salieron del anti-
guo regimen, y muertas han continuado durante
el regimen centralizador de nuestros tiempos. Si
asi no hubiera sido, si las universidades hubie-
ran tenido vida cientifica, de trabajo verdadero,
se habrian transformado de un modo natural,
al compas de las demas del mundo, hasta conver-
tirse en lo que estas son ya en los principles
paises: en centros de formaci6n cientifica y pe-
dag6gica y de acci6n social; en suma, en verda-
deros centros de cultural national.
"El ideal-no la realidad-de la universidad
de Espafa es todavia el de una escuela profesio-
nal: escuela de medicos, de abogados, de farma-
ceuticos; ni aun siquiera se separan de este ideal
las dos Facultades, desinteresadas por excelen-
cia, de Ciencias y de Filosofia y Letras, toda vez
que a ellas se va, no tanto con el deseo de edu-










car el espiritu en la investigation de los altos
problems de la naturaleza, de la vida y de la
historic, y de hacerse hombre de ciencia en el
pleno sentido de las palabras, como para obtener
un titulo professional que capacity, v. gr., para
ser catedritico de Instituto o de Facultad..."
Respecto a las universidades hispano-ameri-
canas, algunos pensadores de reputaci6n que las
han examinado a la luz de las ideas modernas,
v. gr., Jose Ingenieros (154), Ernesto Nelson
(182 y 184), Alfredo Cohno (135), Rodolfo Ri-
varola (200 y 201), Edgar Edwin Brandon
(121), y otros, emiten acerca de ellas juicios poco
favorables. En un trabajo que vi6 la luz ha po-
cos afios en La Reforma Social del Dr. Orestes
Ferrara (154, p. 171), D. Jose Ingenieros, el emi-
nente professor de la Universidad de Buenos Ai-
res, decia que "en su casi totalidad, las universi-
dades hispano-americanas son inactuales en su
espiritu y ex6ticas por su organizaci6n. Han si-
do--agrega--constituidas imitando moldes viejos,
y conservan el rastro de la cultural medioeval."
Es curioso-afirma el professor Ernesto Nel-
son, de nacionalidad argentina, lo mismo que In-
genieros-que en medio del despertar de las cien-
cias, del desdoblamiento y multiplicaci6n de los
intereses intelectuales, de la division del trabajo
especulativo y de investigaci6n, la universidad
de hoy continue siendo en muchos pauses la uni-
versidad de ayer, una escuela de artes y oficios, en
suma... (184, p. 14)".
No menos several es la opinion de Mr. Edgar









E. Brandon, que en su obra Latin-American
Universities and Special Schools estudia con la
mayor competencia e imparcialidad la educaci6n
superior de Hispano-Am6rica. "Las universi-
dades hispano-americanas-dice (121, p. 44)-
han sido tardas en darse cuenta de que una pro-
fesi6n exclusivamente consagrada a su misi6n
docente elevaria el nivel de la ensefianza y al
mismo tiempo formaria un cuerpo de sabios e
investigadores independientes que honrarian a
su pals y al mundo culto. En la America latina
se produce pocos trabajos cientificos, en parte
porque alli no hay hombres que puedan dedicar
todo su tiempo y sus talents a la ciencia o a la
investigaci6n. Comprendese la necesidad de ese
trabajo; pero las instituciones academicas no han
modificado su organizaci6n para que dicha obra
sea possible. En los filtimos afios la Universidad
de la Plata ha hecho algo por fortalecer el espi-
ritu cientifico; mas sus esfuerzos han tropezado
en gran media con la practice traditional de las
ctedras ubdivididas."
Esta critical valiente de la ensefanza superior
en Espafia e Hispano-America ha provocado en
casi todos los paises que hablan nuestra lengua
un ansia de renovaci6n que se traduce, no s61o
en la ya rica literature dedicada a estos asuntos,
sino en multitud de proyectos de ley y ensayos
de reform que de poco tiempo a esta parte han
surgido en nuestra antigua metr6poli, en la Re-
pfblica Argentina, en Uruguay, en Chile, en Me-
xico y last, not least, en nuestra Repfiblica. He-










chos frecuenteinente con festinaci6n y no siem-
pre por personas desinteresadas ni competentes
en studios academicos, dichos empefos de reno-
vaci6n han sido en su mayoria poco acertados y
fecundos; pero han provocado discusiones, han
aguzado el espiritu critics y a la larga han per-
mitido establecer ciertos principios cardinals
que deben presidir la soluci6n de ciertos proble-
mas universitarios.
4. Plan de este trabajo. Los problems y
dificultades te6ricas y practices que ofrece una
universidad modern son innumerables, y en su
mayoria de inquietante gravedad. Quien se to-
me el trabajo de estudiar siquiera los mas im-
portantes y fundamentals, darA la raz6n a Mr.
Woodrow Wilson quien, a raiz de su designaci6n
para la primera magistratura de los Estados
Unidos, declar6 que el cargo no le preocupaba,
pues para algo habia sido president de una uni-
versidad americana. Agrupando esos problems
por sus afinidades y relaciones de caracter 16gi-
co, podrian reducirse a las siguientes classes:
I. Funciones e ideales de la universidad.
II. Educaci6n universitaria.
III. Investigaci6n cientifica.
IV. Servicio general a .la comunidad.
V. Problems generals y especiales de
organization.
VI. Vida de los estudiantes.
VII. Presupuestos de ingresos y de gas-
tos; y
VIII. Calidad de los products universitarios.
16









Cada una de estas r-ibricas comprende una se-
rie tan larga de problems, que es casi impossible
enumerarlos bien. Asi, por ejemplo, en la clase
segunda (educacion universitaria) entran por lo
menos los asuntos siguientes:
a. Educaci6n intellectual.
b. Educaci6n fisica y examen medico de los
alumnos.
c. Educaci6n moral y social.
d. Educaci6n civica.
e. Relaciones de la universidad con las escue-
las secundarias (titulos que habilitan para la ins-
cripci6n, examenes de admisi6n, etc.).
f. Adaptaci6n de los planes de studios a los
fines que persigue la educaci6n acad6mica.
g. Tiempo que exige la ensefianza.
h. La ensefianza privada.
i. Supervisi6n de los trabajos de los alumnos
fuera de las horas de clase.
j. Relaciones entire la ensefianza y la investi-
gaci6n cientifica.
k. La democracia universitaria.
1. La coeducaci6n.
m. Relaci6n entire el profesorado y el nuimero
de estudiantes.
n. Cooperaci6n con otras instituciones, para
los intereses de la educaci6n.
o. Los laboratories, talleres, museos, clinics,
seminarios, etc.
p. Las bibliotecas universitarias.
q. Metodos de ensefianza de cada especia-
lidad.








r. Uso de los libros de texto y referencia y
de las fuentes originales.
s. Las becas de studios.
t. La inspecci6n de la ensefanza.
u. La discipline universitaria.
v. Las pruebas o examenes parciales.
x. Examenes de fin de curso (pruebas y cali-
ficaciones).
y. Consultas de los alumnos a sus profesores.
z. Estudios electivos.
Y aqui no terminal la enumeraci6n. Para
plantear y resolver tan larga series de problems,
hay que poner a contribuci6n toda la ciencia hu-
mana. No hay hombre, por sabio que sea, que
este capacitado para hacerlo sin auxilio de otros.
Con esta persuasion, algunas universidades ex-
tranjeras, v. gr., la de Buenos Aires, han creado
academics o juntas de studios universitarios, las
cuales tienen la misi6n de examiner atentamente
y proponer la soluci6n mas adecuada a los asun-
tos debatidos.
Todo esto quiere decir que no tengo competen-
cia para decidir las reforms que deben implan-
tarse en este centro de ensefianza. Las paginas
que siguen constituyen s6lo una modest contri-
buci6n al studio de algunos problems universi-
tarios. Dividir6 mi trabajo en tres capitulos: 1',
funciones de la Universidad; 2' problems gene-
rales de organization; y 3', la Escuela de Peda-
gogia.



















FUNCIONES DE LAS UNIVERSIDADES

I. Evolucidn de las universidades. "Al prin-
cipio-dice el professor F. P. Keppel (158, p.
256)-la unica misi6n de las universidades era la
ensefianza; el siglo XIX trajo los deberes de la
investigaci6n y el XX los problems del servicio
general a la comunidad. Es claro que las dos
primeras funciones estan incluidas en la l6tima,
porque son formas de servicio pfiblico de un or-
den superior; mas, para insistir en ellas, pueden
considerarse como funciones separadas."
Estas palabras resume admirablemente el
cambio radical que en las iltimas centuries se
ha 11evado a cabo en las instituciones de ense-
fianza superior. La universidad de la Edad Me-
dia creia estar en posesi6n de la verdad defini-
tivamente formulada. Su inica misi6n era
transmitir el conocimiento a sus alumnos y evi-
tar que se ensefiasen doctrinas consideradas pe-
ligrosas. Arist6teles en filosofia, Hip6crates y
Galeno en medicine, Euclides en las matemati-
19









cas, Ptolomeo en astronomia, el Corpus juris ci-
vilis en derecho y los dogmas de la Iglesia en
punto a teologia eran autoridades infalibles que
nadie, por sabio que fuera, osaba discutir. Sien-
do impossible la investigaci6n, el trabajo didacti-
co se reducia a la transcripci6n escrupulosamen-
te fiel del libro de texto y de sus comentarios y
a las disputes para interpretarlos y deducir con-
secuencias de la verdad ya establecida.
El Renacimiento sacudi6 con mano vigorosa
la fe de carbonero de los escolasticos, y cre6 los
institutes clasicos, que elevaron el nivel intelec-
tual de las universidades; pero, no obstante los
progress de las matemAticas, las ciencias natu-
rales y las disciplines filos6ficas en los siglos
XVII y XVIII, la ensefanza superior perma-
neci6 aferrada a las tradiciones y formas de los
siglos medios. Para dar impulso a la investiga-
ci6n, los hombres de ciencia se vieron obligados
a crear las academias sabias. Crefan que el au-
mento del saber human nunca se realizaria en
los recintos universitarios.
Halle y Goettingen en el siglo XVIII y sobre
todo la Universidad de Berlin, creada en 1810,
dieron un mentis a esa creencia pesimista. La
investigaci6n cientifica hizo su aparici6n en las
aulas academicas; y tan brusco y radical fue el
cambio que produjo en la ensefianza superior,
que a principios del siglo XIX Schleiermacher y
Fichte pudieron definir el espiritu de la refor-
ma. "Quien quiera dedicarse a las profesiones
liberals, al clerus de la naci6n-decian-(189,










p. 164)-quien aspire a ser algo mas que un
simple obrero, esta obligado, no s61o a aprender
lo que ya ha sido descubierto, sino a capacitarse
para enriquecer el cuerpo del conocimiento. Es
mas, el verdadero conocimiento no puede ser ad-
quirido de memorial, antes bien quienes lo bus-
quen deben producirlo nuevamente."
El ejemplo de Alemania se difundi6 mas o me-
nos lentamente en todas las demds naciones, y a
fines del siglo XIX las principles universidades
del mundo ensefiaban con orgullo sus seminarios
y laboratories, donde cada dia avanzaba la linea
invisible que separa lo conoeido de lo inexplo-
rado. A principios de la actual centuria, un
eminente pensador espafol, D. Francisco Giner,
declaraba sin reserves (144, p. 41) que "la uni-
versidad meramente instructive, como 6rgano
cuya superior misi6n en la sociedad es distribuir
mecanicamente una especie de alimento intelec-
tual, una cantidad de doctrine hecha, cerrada y
conclusa, que el discipulo no tiene mas que enten-
der y similar, puede darse por moribunda, aun
en pueblos como el nuestro. Este es punto re-
suelto."
Esta mutaci6n de valores mejor6 notablemen-
te la vida internal de las universidades, pero no
alter su caracter intelectualista. La universi-
dad sigui6 siendo una escuela de ciencias puras y
aplicadas, donde el resultado objetivo (trabajos,
investigaciones, exAmenes, grades y diplomas)
era lo esencial, y el product human, las cuali-
dades fisicas, los hibitos sociales, las virtudes










morales y civicas del estudiante, el servicio que
este podia prestar a su pais, o para decirlo de
una vez, el hombre complete y educado, nunca
aparecia en las leyes y proyectos de reform.
Dos hechos ban contribuido poderosamente a
alterar este concept de la vida academica. El
primero es el progress de las ciencias .de la edu-
caci6n en los iltimos decenios del siglo XIX y
en los afios transcurridos de la actual centuria.
A trav6s de mil andanzas y vicisitudes, la peda-
gogia ha llegado a la conclusion, sencilla y ele-
gante a la vez, de que educar es dirigir racional-
mente la vida. Esta direcci6n ha de inspirarse,
por un lado, en las necesidades e intereses del
educando, y por el otro en los valores e ideales
de cada grupo social. De ahi que varie segin la
edad del educando y las condiciones de sexo, cul-
tura, tiempo, lugar, naci6n, etc. La educaci6n
primaria dirige la vida del hombre durante una
parte de Ia nifiez, y la media o secundaria desem-
pefia id&ntica funci6n en la adolescencia. De
acuerdo con la aspiracion modern, nacida y rea-
lizada en los paises ango-sajones y difundida des-
puss por todo el mundo, la universidad debe dar
los iltimos toques, los mas vigorosos y acertados,
a esa obra de direcci6n moral, intellectual e hi-
gienica, formando hombres capaces y disciplina-
dos y ciudadanos laboriosos y iStiles que contri-
buyan al mejoramiento de la sociedad a que per-
tenecen.
El segundo hecho a que me he referido es el
triunfo arrolladbr de las modernas democracies,










con sus problems imprevistos, sus peligros mo-
rales y sociales, su complicada maquinaria eco-
n6mica y political. Mas que ninguna otra forma
de gobierno, el de la democracia exige instruc-
ci6n, capacidad, altruismo, virtudes civicas y dis-
ciplina moral. Estas cualidades pueden cultivar-
se bien en los centros de ensefianza superior, don-
de florecen las ciencias humans y las virtudes
hijas del trabajo asiduo y desinteresado, y donde
se acendra mas que en ningfin otro lugar el amor
a la patria, fruto del studio incesante de su his-
toria, su suelo, sus artes, su literature, su vida
social. Movida por una fuerza irresistible, la
universidad se ha convertido en un institute de
trabajo social, que contribute activamente al me-
joramiento econ6mico, moral e intellectual de la
naci6n. Hace mas de sesenta afos, un professor
de este establecimiento, con una vision profetica
del porvenir, expuso estas ideas sosteniendo que
a los profesores de la universidad "estan confia-
das la direccion intellectual, moral y facultativa
de la generaci6n present y la important misi6n
de engendrar y preparar la mejora social del
porvenir" (61, discurso inaugural de 1860, p.
26). Lo que en D. Domingo Le6n y Mora era
algo asi como un ensuefio, se ha convertido en
realidad.
En suma, la universidad del siglo XX es un
gran laboratorio de investigaci6n cientifica, un
institute de educaci6n national y un centro u
oficina de servicios sociales. El professor Coulter
ha dicho que el primero de esos servicios cons-
23









tituye el sistema nervioso de la universidad.
Completando la imagen pudiera decirse que el
coraz6n de la universidad se encuentra en su
obra educativa y' en los servicios que presta a
la naci6n

2. La investigation cientifica en las universi-
dades. Hay un particular en que estan de acuer-
do todos los grandes educadores contemporaneos,
y es que la investigaci6n cientifica es funci6n
esencialisima de la universidad modern. Tan
important ha llegado a ser en nuestros dias este
aspect de la vida acad6mica, que en algunos es-
tablecimientos de ensefianza superior se entiende
por universidad la Escuela de altos studios (gra-
duate school) donde todo gira alrededor de
la investigaci6n cientifica; y no falta quien sos-
tenga, con Nicholas Murray Butler, el genial
president de la Universidad de Columbia, que
la ensefianza es quiza el menor empefio de la
universidad. "Su principal funci6n-agrega el
Dr. Butler (127, p. 516)-es la conservaci6n, pro-
greso y difusi6n del conocimiento, el advance de
esa linea fronteriza entire lo conocido y lo desco-
nocido, linea que constitute el horizonte hu-
mano."
En el mismo sentido que Butler se expresan to-
dos los grades te6ricos de la educaci6n superior
en Francia, Alemania, Estados Unidos, Italia,
Espafia, la Repuiblica Argentina y en general de
todos los pueblos cultos de la tierra. "En Alema-
nia-dice Paulsen, el eminente historiador de las
:24










universidades alemanas-es cosa admitida que
todos los profesores universitarios son sabios e
investigadores y que todos los sabios e investi-
gadores son profesores universitarios (189,
p. 4)."
"Los profesores universitarios-afirma Fer-
dinand Lot-no tienen por inica misi6n celebrar
examenes y former profesores y futures sabios,
sino deben contribuir persbnalmente al progress
de la ciencia (170, p. 42)." Y abundando en las
mismas ideas, otro professor francs, M. Caulle-
ry (134, p. 57), sostiene que "la funci6n esencial
de la ensefanza superior es la investigaci6n cien-
tifica. No se trata-agrega-de sacrificar la en-
sefianza; pero es precise dejar a los profesores
universitarios libertad de espiritu y tiempo su-
ficiente para que puedan emprender y dirigir
bien sus investigaciones."
"La Universidad-nos dice Luis Credaro, el
ilustre professor italiano-no debe ser un simple
6rgano distribuidor de doctrinas, sino, sobre to-
do, un taller de trabajo cientifico (177, vol. III,
p. 605)." Esta opinion en nada difiere de la
sustentada por los mas ilustres sabios y educado-
res espafioles. A tenor de un acuerdo de la Asam-
blea Universitaria de Valencia (octubre de
1902), torado a propuesta de D. Aniceto Sela
(204, p. 157), los centros de ensefianza superior
deben proponerse, entire otros fines, "el cultivo
de la ciencia pura, por medio de la mas alta y
desinteresada investigaci6n, siguiendo de cerca
.25









el movimiento cientifico del mundo culto y to-
mando parte active en e1."
En la Repyiblica Argentina, donde boy se tra-
baja activamente por renovar las instituciones
acad6micas, sus mejores sabios, como D. Joaquin
V. Gonzalez, D. Victor Mercante, D. Rodolfo Ri-
varola, D. Jose Ingenieros, D. Alfredo Colmo,
etc., han llegado a las mismas conclusions que
fueron aprobadas por la Asamblea de Valencia.
Asi, v. gr., D. Alfredo Colmo, en un trabajo pu-
blicado en la Revista de Filosofia de Ingenieros
(135, p. 411), sefiala, entire otros fines, a las uni-
versidades el fin cientifico, "para propulsar el
cultivo desinteresado de la ciencia". No menos
terminante es D. Rodolfo Rivarola quien, escri-
biendo sobre el mismo asunto (201, p. 172), di-
ce: "... No hay aspect de la riqueza material ni
del orden moral que no derive de alguna abnega-
da investigaci6n o de una paciente vida de labo-
ratorio. No podemos continuar dependiendo
ahora y siempre de la consagraci6n de la ciencia
en los pueblos de Europa y America."
Pero no es necesario acudir al extranjero pa-
ra hallar, formulado con claridad y precision, el
principio de que la investigaci6n es element
esencial de la universidad modern. Esta doctri-
na ha sido expuesta entire nosotros por D. Enri-
que Jose Varona, D. Arturo Montori y otros, en-
tre los cuales podria incluirse a D. Jose de la
Luz y Caballero y a los creadores del Instituto
de investigaciones quimicas que existi6 en la
Habana a mediados del siglo XIX. "La Univer-
26










sidad-ha dicho el Dr. Varona en una solemni-
dad identica a la que ahora celebramos (109, p.
23), es una reunion de escuelas profesionales;
pero no es inicamente esa reunion, ni debe serlo
principalmente. Su verdadero papel consiste en
constituir el centro intellectual de una comarca
o de todo un pais. El laboratorio cientifico de la
naci6n la ha llamado el professor Noble. Su oficio
a este respect es recoger, como en un foco radio-
activo, a ciencia existente, propagarla y, en
cuanto sea possible, aumentarla. Debe la univer-
sidad ensefiar, desde luego; pero debe ante todo
despertar la curiosidad del saber, el deseo de ver
cada cual por si mismo, de experimentar, de in-
vestigar, de critical."
No menos terminate a este respect es el Dr.
Arturo Montori. En su sentir, "todo professor
universitario debe ser un trabajador, un investi-
gador, que ya en las bibliotecas, ya en los labora-
torios o en la naturaleza misma, se esfuerce cons-
tantemente por ensanchar los conocimientos cien-
tificos." Y D. Jose de la Luz Caballero, en una
de las mejores piginas de su Informe sobre el
Institute Cubano, decia (63, p. 148): "iVuele,
pues, el tiempo a la par de nuestros deseos: asi
vieramos ya levantada la obra hasta el sumo cie-
lo! Entonces, difundiendose un espiritu uni-
versal de investigaci6n, se derramarian tambien
todas las ventajas materials que traen ellas en
pos de si, y se descubririan otras nuevas, tal vez
- ms importantes."
Me he extendido tal vez demasiado en estas ci-
27











tas, porque todavia hay en Espafia y en Hispano-
America personas que tomando en serio las pa-
radojas de D. Miguel de Unamuno, repiten sar-
csticamente: "Ciencia pura! i Cultivo de la cien-
cia pura! i Y en nuestra Espafia Y quien dice en
Espafia dice en muchos paises... i Que anuncie
uno que va a dar un aurso de ciencia pura... y
si ha de vivir de lo que le paguen sus discipulos,
aviado esta!"
Haya o no afici6n a lus studios desinteresados,
para toda naci6n, sobre todo si es nueva como
nuestra Cuba, el studio de la ciencia pura es tau
indispensable como el de la ciencia aplicada.
Todo pais necesita conocer cientificamente, con la
mayor precision y exactitud, su suelo, su subsue-
lo, su clima, sis products naturales, su historic,
su arte, su literature, sus tradiciones nacionales,
su organizaci6n econ6mica y social, las condicio-
nes en que vive su nifiez, la educaci6n que le con-
viene, etc. Y el pueblo que abandon estos estu-
dios, el que desdeia esta labor de previsi6n y de
defense colectiva, esta desarmado ante los de-
mAs. Hay, como ha dicho el professor Rivarola,
"una relaci6n inmediata entire la elaboraci6n de
la ciencia y la producci6n de riqueza y de fuerza
national (201, p. 172)."
En los paises hispano-americanos, muchos obs-
taculos se oponen a que las universidades se con-
viertan en talleres de valores cientificos. El prin-
cipal de todos (por lo menos el que se invoca
con mayor frecuencia) es el costo elevado de la
vida, que impide a muchos hacer de la ensefian-









za superior una carrera o profesi6n exclusive.
Pero este inconvenient puede remediarse, como
lo ha logrado la Universidad de Montevideo, en
Uruguay, aumentando el sueldo de los profesores
en relaci6n con sus trabajos de merito cientifico.
Una ley promulgada en 1911 establece una escala
de haberes para los catedraticos de dicha univer-
sidad que dediquen su tiempo exclusivamente a
la labor docente y a dirigir trabajos de investiga-
ci6n de merito reconocido. Durante los cuatro
primeros afos el professor recibe un sueldo de
$100 mensuales; mas, terminado este period, los
honorarios se duplican si el catedratico se ajus-
ta a las condiciones de la ley.
Un segundo aumento de $100 y hasta un terce-
ro por una suma igual pueden concederse al pro-
fesor que siga dedicado de un modo exclusive a
las labores universitarias. De esta manera, a la
vuelta de unos pocos afios, un professor capaz y la-
borioso puede ver cuadruplicados sus haberes ini-
ciales. "Conviene advertir-dice Brandon, de
quien tomo estas noticias (121, p. 44)-que las
horas de clase no se aumentan; se gratifica s61o
por la producci6n, si bien la ensefianza debe ser
satisfactoria."
Este sistema no difiere much del que se aplica
en las universidades norteamericanas. En ellas
la jerarquia de cada professor (instructor, assist-
ant professor, associate professor o full profes-
sor) y el sueldo que recibe estan determinados
por su capacidad como maestro e investigator.
Para que la ensefianza no entorpezca la investi-










gaci6n, suelen disminuirse las horas de elase a
media que aumenta la reputaci6n cientifica del
catedratico.
Otro medio de alentar los studios de investiga-
ci6n seria crear, como en la Universidad de Me-
xico, una Escuela de altos studios, analogos a
las graduate schools de las universidades norte-
americanas. Segin los Dres. Lendian y Dihigo
(60, p. 246), dicha Universidad tiene una Es-
cuela Nacional de altos studios, cuya misi6n es
perfeccionar y especializar los que se realicen en
las otras escuelas universitarias, former profe-
sores de las escuelas secundarias y profesionales
y hacer que sus alumnos y profesores tengan
medios para efectuar investigaciones cientificas.
La Escuela consta de tres secciones: 1P, de huma-
nidades; 2., de ciencias exactas, fisicas y natu-
rales; y 3W, de ciencias sociales, political y juri-
dicas.
Dicha Escuela de altos studios podria crearse
entire nosotros por medio de un simple decreto,
pues la ley de Escuelas Normales de 16 de Mar-
zo de 1915, en sus articulos XXIX a XXXII,
autoriza al Poder Ejecutivo para fundar en Cu-
ba una Escuela Normal Superior, facultandole
(art. XXXII) para decidir el lugar de la Repui-
blica donde debe ser establecida y todos los demds
particulares con ella relacionados. Es decir que
la Escuela Normal Superior cuya creaci6n dis-
pone dicha ley, puede ser organizada de un modo
semejante a la instituci6n del mismo nombre,
incorporada en 1905 a la Universidad de Paris:









como un gran centro de investigaci6n cientifica.
Probablemente no era otro el pensamiento del
legislator cubano.
Ultimamente, el cultivo de la ciencia pudiera
fomentarse en Cuba, independientemente de la
Universidad, si bien en relaci6n estrecha con la
misma, organizando un Instituto de investiga-
ciones, algo asi como la Escuela practice de altos
studios, fundada en Paris, el afio de 1868, por
el ministry M. Duruy; o por lo menos una modes-
ta Junta para ampliacion de studios e investi-
gaciones cientificas, cual la que existe en la ciu-
dad de Madrid. Lo important es comenzar; la
mejor soluci6n vendra de la experiencia.

3. Funci6n educadora de la universidad. La
universidad forma abogados, ingenieros, m6di-
cos, profesores, etc.; pero en el orden social y
pedag6gico, su funci6n mAs alta y provechosa
es former hombres, en la amplia y noble sigliifi-
caci6n de este vocablo: hombres inteligentes y
cultos, fisicamente sanos, moralmente rectos, de
voluntad disciplinada y espiritu abierto, altruis-
ta y liberal. No son los abogados ni los medicos,
sino los ciudadanos, los que hacen el pais. Por
encima de los diplomas academicos, de los titulos
o pergaminos con que la universidad consagra
la pericia en ciencia, se hallan las virtudes mo-
rales y civicas, lo que el argentino Nelson ha Ila-
mado los titulos sin pergamino de la cordura, de
la honradez y del patriotism (182, p. 11).
Nadie entire nosotros ha definido cen tanta elo-









cuencia esta misi6n educadora como el ilustre
reformador de esta universidad. En su discurso
inaugural de 1903-1904 hay, dedicados a este
asunto, pensamientos que debieramos grabar, no
en latin, sino en la lengua vernacula, junto a las
sabias inscripciones que ornamental los muros
de este paraninfo. "El adolescent que pasa por
la Universidad-dice el Dr. Varona en la diser-
taci6n citada (109, p. 12)-debe salir de ella con
una iniciaci6n superior, con un adiestramiento
fisico, intellectual y moral que le permitan rea-
lizar el tipo mas cabal de hombre y ciudadano,
dentro de su sociedad, para el mas elevado ser-
vicio de 6sta."
"La Universidad-afirma en otro lugar (p. 14
y 15)-llama a su gremio la juventud mas apta de
un pais; la congrega, forma con ella un cuerpo
moral, le infunde un elevado y firme amor a la
verdad y al bien; y mediante esta discipline in-
eludible, pone a cada uno de sus miembros en
condiciones de desenvolver todas y cada uno de
sus actividades, todas y cada una, corporales,
racionales, emotivas..."
"El estudiante-agrega (p. 20 y 21)-debe ha-
cer tambi4n dentro de la Universidad su aprendi-
zaje de hombre sociable. Conviene a los estu-
diantes asociarse para ejercitar sus mfisculos y
sentidos y robustecer su cuerpo, para estudiar,
para tener libros y peri6dicos, para aguzar su ca-
pacidad de conversar y controvertir, para refinar
su gusto, para disfrutar de los placeres del trato
civilizado, para socorrerse y ayudarse mutua-
l'









mente; en una' palabra, para mezclar su vida a
la de sus compafieros, y sentir en coming, y as-
pirar en coming a llegar a la cuspide de la natu-
raleza plenamente humana."
En igual sentido que el Dr. Varona han escri-
to entire nosotros mi inolvidable maestro el Dr.
Manuel Valdes Rodriguez y los Dres. Gabriel
Casuso, Francisco Carrera Justiz y Arturo Mon-
tori; y fuera del pais forman legi6n los que han
disertado sobre este transcendental aspect de la
vida universitaria. Todos convienen en que la
universidad es esencialmente una instituci6n edu-
cadora, un taller de valores espirituales, una
fuente de altas inspiraciones, una fuerza propul-
sora de ideales nobles y fecundos.
Uno de los pensadores que han escrito a este
respect con mds alteza de miras es D. Francisco
Giner. "La nueva universidad, cuyas lines van
dibujdndose en nuestro tiempo-dice (144, p.
45)-tiende a ser... un microcosmo. Abraza to-
da clase de ensefianzas; es el mas elevado insti-
tuto de investigaci6n cooperative cientifica; pre-
para, no s61o para las diversas profesiones socia-
les, sino para la vida, en su infinita complejidad
y riqueza. Estimula al par, con la vocaci6n al
saber, la reflexi6n intellectual y la indagaci6n de
la verdad en el conocimiento, el desarrollo de la
energia corporal, el impulso de la voluntad, las
costumbres puras, la alegria del vivir, el caracter
moral, los gustos sanos, el culto del ideal, el sen-
tido social, practice y discrete de la conducta"
No menos estimulantes y bellas son las frases









que dedica el professor Carlos Thwing a este as-
pecto de la vida academica. "La universidad-
afirma (210, p. 454)-tiene una misi6n muy sig-
nificativa. Ha sido establecida para sostener los
ideales espirituales. Tiene que producer verda-
des y virtudes. Ha de ensefiar que la riqueza
mas digna de ser atesorada se halla en la inte-
ligencia y el character, no en la mano"... Todo
lo cual quiere decir que nuestra misi6n de cate-
dr.ticos no es nada florida ni envidiable. A ella
sin duda se refiere un eminente professor argenti-
no cuando describe (184, p. 48) que "el camino a
la universidad no es ya un privilegio, sino una
peregrinaci6n azaroza por el sacrificio y el es-
tudio".
Nuestro Rector, el Dr. Gabriel Casuso, nos ha
hablado admirablemente sobre la educaci6n fisi-
ca de la juventud (26), y en las mismas ideas se
inspire D. Jose Sixto Sola, a quien debemos un
excelente trabajo sobre el mismo asunto (92). No
voy a insistir sobre un particular en que nada
agregaria a lo ya dicho con tanta competencia.
En cuanto a los demas imponderables, a todo
aquello que no pone un pan en la boca, ni un
techo sobre la casa, ni una camisa sobre el cuer-
po, voy a exponer algunas consideraciones que
juzgo pertinentes en este lugar.
Un sabio norteamericano, el Dr. Keppel, ha
dicho, exagerando el punto de vista formal, que
el fin de la instruccion es guiar al alumno para
que piense cada vez con mayor independencia
(158, p. 256). Y para ilustrar su pensamiento









agrega que el mejor modo de destruir la fe de
un grupo de estudiantes de inteligencia normal
consiste en explicarles un principio (61 menciona
el libre cambio) con espiritu dogmatico.
Desde luego que la lecci6n expositiva no es en
si misma ni buena ni mala. Su valor pedag6gico
depend del empleo acertado o inconvenient que
de ella se haga; mas, buena o mala, conviene re-
ducirla a lo estrictamente precise; y cuando la
empleemos (lo cual, en ciertas ensenanzas, es
inevitable), lo mejor, a mi juicio, es aplicar el
sabio consejo de Paulsen: presentar los hechos
de tal modo que hablen por si mismos, areglarlos
de suerte que parezcan inferir las conclusions
por si solos. "Al final de la lecci6n-afiade el
gran educador aleman--el oyente cree que lo ha
pensado todo y que lo ha dicho todo por si mis-
mo (189, p. 207)."
Fuera de los casos en que es necesario o con-
veniente (v. gr., presentar en bosquejo el asunto
que ha de estudiarse, exponer una teoria nueva,
indicar las fuentes de informaci6n, dar cuenta
de los propios studios o investigaciones, etc.),
el metodo meramente expositivo, la lecci6n oral
no interrumpida, salvo por el suefo o los bostezos
del alumno, esta ya condenada por antipedag6-
gica, lo mismo en la escuela primaria que en el
liceo o institute y en las aulas universitarias. Y
es que la lecci6n meramente expositiva pone al
alumno en actitud pasiva, de inacci6n, de relati-
va inercia mental. En vez de former hibitos de
reflexion, de pensamiento critic, de trabajo pro-









doctor e independiente, la conferencia, sobre to-
do si es dada con espiritu dogmdtico, engendra
cierta pereza mental, unida a una fe ciega en la
autoridad del maestro, o bien un espiritu de ne-
gaci6n, tan infundado como irrespetuoso.
Por otra parte, a nadie le es dado transmitir
un conocimiento. La verdad es algo sutil e im-
ponderable que no puede pasar de un cerebro a
otro cerebro. Lo Uinico hacedero, segin ensefia
la psicologia, es poner al alumno en tales condi-
ciones que pueda interpreter por si mismo los
signos verbales transmitidos por el maestro. La
interpretaci6n depend de la experiencia previa
del alumno, de las ideas que ha adquirido, del
cultivo y desarrollo de su inteligencia. El metodo
expositivo no permit aquilatar estas condicio-
nes. De ahi la conveniencia de mezclar discre-
tamente la exposici6n y el desarrollo de las ideas,
es decir, la explicaci6n y la discusion, empleando
asimismo, siempre que el asunto lo permit, las
ilustraciones, los esquemas, las demostraciones
experimentales, etc. Una lecci6n bien dada es
una obra de arte muy compleja.
Cuando la lecci6n oral no esta indicada por
la naturaleza del asunto o las conveniencias del
moment, la didictica universitaria se sirve del
trabajo personal del alumno en el taller, el la-
boratorio, la clinic, la biblioteca, el seminario,
etc., seguin la indole de la material estudiada. El
ideal mAs alto que persigue es hacer que el estu-
diante, en cuanto sea possible, aprenda e inquiera
por si mismo o, como ha dicho admirablemente










el Dr. Varona, "su esfuerzo mayor en este campo
se dirige a despertar y mantener vigilante la in-
dependencia del espiritu personal".
De sobra se que mis palabras no expresan na-
da nuevo para el docto auditorio que me escu-
cha. He expuesto estas ideas s6lo para comba-
tir una costumbre arraigada en muchos estudian-
tes, los cuales carecen hasta de los libros mas
indispensables, faltan con frecuencia a clase, no
ponen jams los pies en un laboratorio ni en una
biblioteca, y reduce su labor intellectual a la
lectura de copias, es decir, de estractos de .lec-
ciones tomadas al oido durante las classes. Pres-
cindiendo de los errors de que estin plagadas
dichas copias, y suponiendo que no expresen mal
el pensamiento del instructor, este metodo de
studio ofrece gravisimos inconvenientes. Uno
de ellos consiste en que reduce la ciencia a un
conjunto de nociones Aridas, dogmaticas, incom-
pletas, sin los pormenores, ilustraciones, ejem-
plos, etc., que dan vida a una lecci6n. Otro de-
fecto cardinal es que dan al estudiante una idea
muy pobre del conocimiento human. Las cien-
cias no son products acabados, sino process de
investigaci6n que nunca terminal. La verdad
objetiva, la verdad verdadera, es algo asi como la
asintota de una curva ideal. La inteligencia se
aproxima indefinidamente a ella, mas no la al-
canza jams. Cada advance del conocimiento
constitute una verdad con respect a una idea ya
anticuada y un error, grande o chico, en relaci6n
con una idea future. Por eso dice con razon









Rabindranath Tagore que la verdad march
siempre por un cauce de mentiras. Para que el
alumno aprenda a pensar de un modo indepen-
diente, es bueno que sienta alguna vez la inquie-
tud torturante de la duda, el entusiasmo y ardor
de la investigaci6n, la alegria del descubrimiento,
la confianza que dan en el trabajo la discipline
y el metodo cientifico. La lecci6n expositiva no
da pabulo a estas sanas emociones, y en cambio
se presta demasiado al sistema de copies. Estas
tienen valor finicamente para aquel que las ha
torado por si mismo y sabe completarlas con
otras fuentes de informaci6n.
Todo esto por lo que se refiere a la educaci6n
intellectual. La cultural social, la civilidad y el
respeto mutuo no son menos necesarias en el am-
biente academico. Hace algo mas de un afo que
adquiri, con destino a la Escuela de Pedagogia,
un excelente aparato cinematografico. Para pro-
teger el mismo, el Sr. Rector de la Universidad
dispuso la construcci6n de una casilla de piedra,
y a las pocas semanas se exhibian en la sala de
conferences varias peliculas educativas. Mi in-
tencion era servirme de estas en la enseianza
primaria, inaugurando asi en la escuela piiblica
de Cuba lo que hoy se llama educacio' visual.
La falta de fondos, no vencida aun, ha puesto
obsticulos a la realizaci6n del proyecto; mas el
aparato no ha permanecido ocioso. Ha sido,
es cierto, de poca utilidad para la instrucci6n
de los nifios; pero ha proporcionado, en cambio,
solaz y esparcimiento a muchos j6venes. Nues-










tras sociedades estudiantiles se sirven de 61 fre-
cuentemente en fiestas y veladas, donde suelen
brillar, en compalia de la musa del film, dos
PiBrides legitimas: la Poesia lirica y la Mulsica.
Este hecho, vulgar en si mismo, contiene, no
obstante, una ensefanza que no debieramos des-
perdiciar. Lo ocurrido con el cinemat6grafo de
la Escuela de Pedagogia prueba que no es dificil
transformar la vida social de nuestros estudian-
tes, dirigiendola de un modo habil y discreto ha-
cia fines culturales e instructivos. Basta para
ello simpatizar con los intereses y necesidades
del alumno y proporcionarle estimulos y motives
para su vida social: un edificio para sus frater-
nidades y clubs, un stadium para sus deportees;
piano y otros instruments de misica, y si es
possible un scenario para sus fiestas teatrales,
algiin apoyo financiero para sus revistas y peri6-
dicos, para sus excursions o picnics, etc. La
mujer, que hoy constitute parte integrante de
nuestra vida academica, llevara a todas esas acti-
vidades sociales la cortesia, el buen tono y el re-
finamiento- que ella sabe imponer con su presen-
cia. Es necesario recordarlo siempre: si el estu-
diante norteamericano adora su universidad y
una vez graduado lleva siempre en el coraz6n el
recuerdo del Alma Mater, es porque la Universi-
dad lo trata con carifio, lo protege, se interest
por su bienestar, cuida de su salud, de su alimen-
to, de sus alegrias y, en suma, lo mira como a un
ser human y no coro a una mera cifra en la
lista de alumnos.
39










La Srta. Julia Martinez, Directora de la Es-
cuela Normal de Maestras de la Habana, decia
ha pocos meses en una admirable conferencia de-
dicada a estos asuntos en la Asociaci6n Peda-
g6gica Universitaria (66):
"No hace much tiempo, tuve la oportunidad
de visitar la Universidad de Michigan, y fui tes-
tigo de un acto emocionante que hizo fuerte im-
presi6n en mi animo y me ha sugerido tema para
esta conferencia. Pasaba yo los meses de verano
en compaiia de una familiar amiga cuyo jefe,
Mr. Mendenhall, habia cursado leyes en dicha
Universidad. En aquel afio debian reunirse to-
dos sus condiscipulos, como lo habian hecho to-
dos los afios desde que se habian graduado. Pero
en aquella ocasi6n la reunion tenia un double ob-
jeto. Entregaban a la Universidad un hermoso
y artistic bajo relieve, costeado por ellos, y que
representaba al que fu6 Rector cuando ellos eran
estudiantes y a quien todos recordaban con ve-
neraci6n y afecto.
"Todo fue digno de la suntuosidad del acto
que se celebraba, la ceremonia y los discursos, en-
tre los cuales se distinguia el de mi amigo, en-
cargado del panegirico del professor a quien se
dedicaba el homenaje. Pero lo que alli presen-
cig era algo mas transcendental que discursos y
ceremonies, era algo que yo quisiera para Cuba.
Era el espiritu de uni6n y cordialidad que se
sentia en aquel numeroso conjunto formado en
su totalidad por hombres y mujeres que se dis-
tinguian en la sociedad en que vivian, alumnos
40










de la Universidad que la visitaban con regula-
ridad, interesandose en su prosperidad y progre-
so. La primera fila de asientos en el gran sal6n
de actos habia sido reservada para los condisci-
pulos de mi amigo: serian unos 25 o 30. El mas
joven habia cumplido los ochenta afos."
El cultivo de la vida social es un empefio noble
y grande; pero no basta para la educaci6n moral
y civica de nuestros j6venes. La Universidad
debe former en ellos el espiritu de cuerpo, la
cooperaci6n y todas las virtudes que brotan de
la asociaci6n bien dirigida. "La ensefianza en
general-decia la Dra. Martinez en su mencio-
nada conferencia-la preparaci6n para la vida
en sus diversas etapas require por parte del
maestro, no s61o preparaci6n intellectual, base
cientifica imprescindible para llenar a concien-
cia sus deberes, inculcar y exponer sabias doc-
trinas, sin tambien idealismo inteligente... No
es inicamente vasta erudici6n lo que require la
juventud; bueno es el cultivo de la inteligencia,
pero los sentimientos forman la savia de la
vida."
Para realizar estos empefios, seria convenient
organizer en nuestro cuerpo de estudiantes un
sistema de gobiernp propio que les habituase a
la discipline y al respeto mutuo y que al mismo
tiempo cooperase al buen gobierno de la Univer-
sidad. Valdria la pena de ensayar en sus exa-
menes escritos el sistema de honor, que tanto exi-
to ha tenido en algunas universidades extranje-
ras; y en todo caso es convenient proteger y
41










subvencionar sus sociedades de beneficencia y de
socorros mutuos, sus cooperatives para la com-
pra de libros, sus oficinas para proporcionar tra-
bajo a los alumnos pobres y, en una palabra, to-
do lo que contribuya a inculcar el valor de la
cooperaci6n, del deber moral y del amor a la pa-
tria y a la humanidad. Es bueno procurar tam-
biWn que, en todo lo possible, su vida este repleta
de alegria y de satisfacci6n. El professor Nelson
asegura que en las universidades norteamerica-
nas hasta la moral es placentera y cheerful, y ase-
gura haber visto en las paredes de sus edificios
algunos letreros que dicen cosas profundas de un
modb c6mico y bon enfant. Sonrie ante la buena
suerte-dice un cartel (182, p. 175)-y asi la
fatalidad te abandonard, creyendo que la deseas.
Y bajo una escena que represent una pandilla
de chicos perseguidos por abejas bravias: No
podrds obtener la miel a menos de exponerte a
las picaduras. En esto, como en otras cosas, las
universidades yankees pudieran servirnos de mo-
delo.

4. Servicio general a la comunidad. La uni-
versidad no es s61o un gran laboratorio national
y el mAs elevado de sus centros de educacion y
de ensefanza. Tambien tiene a su cargo impor-
tantisimos servicios de caracter pfiblico. Estos
servicios pueden dividirse en dos secciones: 1f,
los de extension universitaria; 2', los que son
ajenos a la propagaci6n de la cultural o que no
la atienden de ufi modo principal. Casi todos
42










los te6ricos de nuestra ensefianza superior, v. gr.,
los Dres. Varona, Valdes Rodriguez, Dihigo,
Montori, Carrera Jfistiz, etc., se han referido en
sus trabajos a uno u otro aspect de la vida uni-
versitaria. Asi, el Dr. Valdes Rodriguez, en su
discurso inaugural de 1906-1907 (101, p. 118)
nos decia que la universidad tiende a realizar en
toda la naci6n una comunidad de vida mental,
para que su saber se haga sentir en todos los 6r-
denes y en todos los problems nacionales.
El Dr. Montori (71, p. 606) no es menos termi-
nante a este respect. Tratando de la funci6n
civica (o como e1 dice, nacionalista o patri6tica)
de la Universidad, asegura que este fin "ha de
entenderse en el sentido de que los problems de
caracter national deben encontrar acogida y ser
objeto de studios en la universidad, pues cada
uno de ellos de alguin modo se relaciona con las
disciplines cientificas que en ella se cultivan..."
En cuanto al Dr. Carrera Juistiz, en el excelente
opisculo que ya he mencionado (24, p. 95) des-
cribe la universidad diciendo que es centroo que
estimula al progress national y civico, en vez de
ser instituci6n cerrada, de maestros y alumnos,
extrafia a los problems vivos del desenvolvi-
miento national. Es-agrega-fuente altisima
de constant informaci6n ilustrativa para el pue-
blo, y en nombre de sus deberes nacionales y de
la eficacia con que los realize, llama con autori-
dad a su concurso todas las fuerzas vivas de la
sociedad, para que en noble cooperaci6n, de todos
sea mas grande el progress colectivo."
43










De todos los aspects del servicio puiblico de
la universidad, el mas popular y conocido es el
comprendido en la denominaci6n, un tanto am-
bigua, de extension universitaria. Es muy di-
ficil describirlo, pues tiene formas infinitamen-
te variadas; y la vieja definici6n de difusion de
la enselnanza superior entire el pueblo es incom-
pleta e inexacta. Asi, por ejemplo, el servicio de
discusi6n piiblica y de informaci6n es un trabajo
peculiar que nada tiene que ver con la ensefianza
academica, pues se sirve de metodos que rara vez
se emplean en una universidad (118, p. 6 y 7).
La extension de la ensefianza superior naci6
en Inglaterra (1867) por iniciativa del professor
Stuart, de la Universidad de Cambridge. Su
primera forma fue la de lectures (conferencias)
y lecciones orales dedicadas a obreros; mas pron-
to adopt procedimientos mas recomendables,
v. gr., las classes con preguntas' y discusiones, los
ejercicios escritos, etc. A pesar de estas refor-
mas, la extension universitaria decay6 en todo
el mundo a principios de este siglo, bien porque
se hiciera un tanto plebeya, bien porque los obre-
ros la mirasen con recelo y suspicacia. Entonces
se idearon medios e instituciones mejor adapta-
dos a los fines perseguidos, y nacieron las closes
tutoriales, es decir educadoras y a la vez instruc-
tivas; los university settlements, con sus bibliote-
cas, conciertos, exposiciones, conferencias y de-
bates, etc.; los calegios universitarios para obre-
ros, del tipo del Ruskin College, de Oxford, In-
glaterra; los servicios de instruccion visual y de
S44










demostraciones; los de educaci6n higienica
(health education); los de bibliotecas en peque-
fios bultos (package libraries); los de informa-
cidn, de discussion, de publicaciones gratuitas pa-
ra ilustrar al pueblo sobre ciertos asuntos de in-
teres national, etc. Hoy en las mejores universi-
dades de los pueblos anglo-sajones y en muchas
de otros paises la extension universitaria cons-
tituye un aspect importantisimo y extraordina-
riamente complejo de la vida acad6mica, y en no
pocas dispone de departamentos o secciones don-
de se despliega una intense y fecunda actividad
intellectual. Puede decirse que las nuevas for-
mas de la educaci6n del pueblo por la universi-
dad aspiran, no tanto a la instrucci6n como al
mejoramiento de la vida intellectual y social me-
diante la aplicaci6n del conocimiento cientifico
(119, p. 39).
Entre nosotros la unica forma que ha torado
este servicio es el de conferencias, a veces con
proyecciones luminosas o con demostraciones ex-
perimentales, pero siempre celebradas dentro del
recinto de la Universidad. Este sistema forma
parte de lo que el professor francs M. Larnaude
ha llamado la extension internal de la Universi-
dad. Mucho ganaria el pals si lo completaramos
estableciendo, como lo han hecho muchas univer-
sidades norteamericanas, cursos oficiales de ex-
tensi6n, con classes sabatinas y nocturnas, y es-
cuelas de verano cuyas ensefianzas tuvieran va-
lidez en proporci6n al tiempo que abarcasen.
Podrian asimismo establecerse cursos de ense-









nanza por correspondencia sin validez official. Es-
tos iiltimos han adquirido carta de ciudadania
en numerosas universidades, tanto libres como
sostenidas con fondos del Estado. Los cursos de
extension academica pudieran ser una importan-
te fuente de ingresos para la Universidad, y con-
tribuirian a resolver el grave problema de la en-
selanza libre, la cual, en la forma con que se
practice entire nosotros, no es una ensefianza, si-
no un sistema de autodidactica, un aprendizaje
sin direcci6n, sin discipline, sin metodo, sin ejer-
cicios de laboratorio y hasta sin las necesarias
fuentes de studio e informaci6n. La ensefianza
libre cambiaria radicalmente con el estableci-
miento de cursos nocturnos de extension, de ve-
rano y de classes por correspondencia. Y bien pu-
dieran el Estado, la provincia y algunos munici-
pios concedernos subvenciones para establecer
servicios de educacion visual, de publicaciones
gratuitas, de debates p~blicos sobre asuntos de
interns national, de classes tutoriales, de infor-
mes, etc. Por ut6pico, por descabellado que pa-
rezca este proyecto, hay una parte de 61 cuya rea-
lizaci6n no pueden desdefiar las classes directo-
Sras de una democracia nueva e inexperta, como
lo es la de Cuba. Me refiero a los servicios de
publicaciones, informes y debates. Son muchos
los problems nacionales que no pueden resolver-
se bien sin studios concienzudos e imparciales,
Ilevados a cabo por especialistas de los mas com-
petentes. La prensa peri6dica, dominada por
intereses politicos b comerciales, no desempefia









bien esta funci6n. Unicamente la universidad
modern, con sus altos y nobles ideales, sus capa-
cidades cientificas y sus recursos para la inves-
tigaci6n, pueden salvar la democracia, combati-
da casi en todas parte por la ineptitud, la igno-
rancia y la codicia.
La segunda clase de empefios con que la Uni-
versidad puede tender los intereses pfiblicos son
los servicios que la ciencia de sus profesores ofre-
ce al Estado, el Municipio y en general a todas las
instituciones privadas o puiblicas cuya actividad
se encuentra embarazada por problems de muy
dificil soluci6n. Estos servicios son muy nume-
rosos: la redacci6n de proyectos de c6digos y de
otras leyes importantes; las dificultades de la
Hacienda national; los grandes problems de la
educaci6n del pueblo; las necesidades graves de
la agriculture, la industrial y el comercio; los
asuntos relacionados con la higiene pidblica, con
las reforms sociales, etc. No hay aspect de la
vida national que no reclame a veces una in-
vestigaci6n o examen concienzudo y desintere-
sado de la Universidad. Entonces es cuando esta
justifica el nombre, que alguien le diera, de la-
boratorio cientifico de la nacion.

















III


PROBLEMS GENERALS
DE ORGANIZATION

1. Formaci6n y elec'ci6n del profesorado aca-
d6mico. Asegura Eugenio d'Ors (139, p. 18)
que la humanidad se divide en dos secciones: "la
de los que saben que el queso es un manjar y la
de los que se figuran que es un postre." Si es-
to es verdad, y no una mera frase literaria, ha-
bra que convenir en que los profesores universi-
tarios pertenecen al segundo grupo de esta cla-
sificaci6n. Asi lo afirma la experiencia de todos
los pauses, y los te6ricos de la ensefianza superior
no emplean reticencias para confirmarlo. "El
joven americano que escoge la carrera universi-
taria-ha dicho Carlos Eliot, citado ,por Cau-
l1ery (134, p. 56 y 57)-debe abandonar toda
perspective de riqueza y de lujo que s61o la for-
tuna puede procurar. Lo que puede esperar ra-
zonablemente es un sueldo seguro, una posici6n
stable y largas vacaciones; la satisfacci6n que
,48









dan las aficiones intelectuales; buenas compa-
fiias en el studio, la ensefianza y la investiga-
ci6n; grades recursos de libros y un genero de
vida honorable, pero sencilla." Quien esto afir-
ma ha sido por 40 afios president de la universi-
dad mis rica del mundo y tiene la reputaci6n de
ser la primera autoridad americana en asuntos
de ensefianza academica.
Cada profesi6n se mueve dentro de ciertas
condiciones econ6micas que no se modifican brus-
camente, porque depend de ideales, estimacio-
nes y prejuicios que s6lo el progress de'la cultu-
ra hace variar. El profesorado' no constitute
una excepci6n de la regla. "Es ley fundamen-
tal de economic politica-ha dicho Hugo Miins-
terberg-que las recompensas internal del tra-
bajo human se acepten como substitutes de los
beneficios externos. Cuanto mayores son la hon-
ra y el respeto que rodean una profesi6n y la
dignidad de sus aspiraciones ideales, tanto m's
puede alejarse de las apreciaciones del merca-
do... Una vida consagrada a los asuntos pii-
blicos, a la persecuci6n de la verdad, a la crea-
ci6n de la belleza, es en si misma un premio in-
comparable. Y donde otros tienen que gastar
cuantiosas sumas para adquirir importancia en
sociedad, los que se dedican a empefios ideales
logran eso mismo por la mera significaci6n de
su obra desinteresada."
Seguin Luz y Caballero (63) las espuelas que
hacen milagros en la carrera de la ensefianza
son aptitud, entendimiento, entusiasmo y honor.










Algo mis debe exigirse al investigator cientifi-
co, cuyas cualidades indispensables, de acuerdo
con la opinion de un sabio de primera fuerza,
D. Santiago Ram6n y Cajal (272, p. 43), son la
independencia mental, el gusto por la ciencia, la
perseverancia en el trabajo, la religion de la pa-
tria y el amor a la gloria. Ninguna de estas
cualidades (salvo el entendimiento y la aptitud)
es congenita en el hombre ni se halla necesaria-
mente unida a la posesi6n del saber. De ahi la
necesidad de estimular al professor academico,
organizando un sistema de ascensos que tenga
por base la calidad de su obra cientifica y do-
cente.
Algunos educadores eminentes, como Sidney
E. Mezes, W. B. Pitkin, Herman H. Home y
A. B. Wolfe, han propuesto exigir una prepara-
ci6n especial, cientifica y didictica, de todo aspi-
rante al profesorado academico; pero sus ideas
han tenido hasta ahora poca aceptaci6n. Cada
naci6n ha resuelto el problema de acuerdo con
sus experiencias y tradiciones nacionales; mas
el 6xito, de una manera invariable, ha sonreido
s6lo a las instituoiones de ensefianza que han
abandonado el viejo sistema de las oposiciones
a catedras. En la mayoria de las universidades
norteamericanas el candidate a la funci6n do-
cente, si tiene disposiciones para ello, recibe el
nombramiento de instructor por un tiempo muy
corto: un afio, por ejemplo. Si se distingue en
la ensefianza y sobre todo en la investigaci6n,
puede ascender a professor ayudante assistantt









professor). Esta designaci6n se hace por un
tiempo determinado, v. gr., tres o cinco afios.
Las catedras permanentes, las del professor aso-
ciado (associate professor) y professor titular
(full professor) se reservan a los instructors o
profesores ayudantes cuya labor ha tenido mas
brillo y resonancia (153, p. 95). Los conferen-
cistas (lecturers) no forman parte de las Facul-
tades.
En Alemania el sistema adoptado es mas sen-
cillo. El candidate al profesorado superior co-
mienza su carrera como professor libre privatet
dozent), sin otra remuneraci6n que el imported
de las matriculas de sus alumnos. Si se distin-
gue como sabio e investigator, puede ascender
a un cargo de professor extraordinario o de pro-
fesor titular (ausserondentliche u ordentliche
professor). Las designaciones de los profeso-
res ordinarios y extraordinarios son hechas por
el Gobierno, previa consult de las Facultades;
pero a veces el nombramiento recae en un sabio
de gran reputaci6n, no incluido en las propues-
tas (189, p. 178). Este sistema es admirable,
funciona en Alemania a satisfacci6n de todo el
mundo; pero ha fracasado en casi todos los pai-
ses adonde se ha querido trasplantarlo.
Las universidades francesas tienen un com-
plicado sistema de charges de conferences, char-
ges de course, agregis, professeurs adjoints y
professeurs, titulairs. Los profesores adjuntos
y los titulares son nombrados por el Ministro de
Instrucci6n Pfiblica a propuesta de la Facultad,
51'










y la designaci6n recae casi siempre en un agre-
gado o charge de course de reputaci6n bien me-
recida.
En estos paises y en casi todos los demas del
mundo culto, se ha desechado el sistema de opo-
siciones a catedras, que s61o se conserve en Es-
pafia, en Bulgaria, en la mayoria de los pueblos
hispano-americanos y en otras naciones muy
contadas. El nombramiento libre, pero rodea-
do de ciertas garantias para los intereses de la
ensefianza, se ha impuesto en los paises mas ade-
lantados, y tiene a su favor los votos de los gran-
des educadores extranjeros. En Cuba ha sido
combatido por muchos pedagogos, empezando
por D. Jos6 de la Luz y Caballero, quien en su
Informe sobre el Instituto Cubano decia (63, p.
141): "Por mis just y fundado que parezca
el expediente de una oposici6n o de un examen
para graduar la aptitud de un hombre para la
ensefanza, la experiencia nos ensefia a cada paso
cuan fallidas salen luego en las classes las espe-
ranzas que un hAbil estudiante nos habia hecho
concebir en un lucidisimo acto pfiblico."
Y efectivamente, en la oposici6n no pueden
apreciarse las cualidades bAsicas del professor:
su capacidad como investigator cientifico, su
constancia y tes6n en el trabajo, su ascendiente
personal sobre los j6venes, su amor a la ense-
fianza, etc. Las oposiciones no ponen de relieve
sino ciertas aptitudes sumamente ventajosas pa-
ra el hombre practice, pero muy secundarias pa-
ra el professor academico: la buena memorial, la









facilidad de expresi6n, la presencia de animo, la
elegancia en el porte y las maneras, etc. "El re-
sultado-dice Paulsen (189, p. 166)-es que los
mas capacitados para la investigaci6n original
son arrollados por los que asimilan facilmente
los conocimientos y tienen ademis buena memo-
ria y habilidad para expresarse... Todas es-
tas cosas-agrega el eminent' fil6sofo-tienen
valor, es indudable; mas tambien es cierto que
son mas uitiles al hombre pr6ctico-el abogado,
el orador, el juez-que al catedratico."
Otro inconvenient grave que presentan las
oposiciones o ex6menes en competencia consiste
en que obligan a desatender los fines superiores
de la educaci6n y hacen impossible la originali-
dad y diversidad de aptitudes, imponiendo a to-
dos el modelo o arquetipo del opositor, del hom-
bre cuyas cualidades de orden practice decide
la victoria en _es concursos. Esta consideraci6n
hizo que unos cuatrocientos sabios, educadores,
publicistas, artists, etc., de los mas ilustres de
Inglaterra, v. gr., Max Miiller, Romanes, Bas-
tian, William Crookes, Kidd, Grant Allen,
Burne Jones y otros, solicitaran en 1894 la su-
presi6n de las oposiciones, que alli, como en los
Estados Unidos, se aplican todavia, no a la pro-
visi6n de catedras, sino a la concesi6n de becas
(scholarships y fellowships) de las universi-
dades.
El argument mas vigorous que se ha esgrimido
contra la oposiciones ha sido formulado por un
sabio ingles, el professor Harrison, citado por D.









Francisco Giner (144, p. 126): "Ninguna per-
sona de buen sentido que necesita-dice-un se-
cretario de confianza, un colaborador literario
u otro sujeto a quien encargar una comisi6n de
responsabilidad, consentira en que se lo nom-
bren por oposici6n (144, p. 126)." Y sin em-
bargo, este procedimiento, que nadie emplea en
sus negocios propios, no parece irracional cuan-
do se trata de funciones puiblicas que exigen lar-
guisima preparaci6n y son tan dificiles y deli-
cadas como educar la juventud, cultivar y enri-
quecer la ciencia y former los elements direc-
tores de una sociedad.
A estas razones contestan los partidarios del
sistema que examine que el nombramiento libre
se presta demasiado al favoritismo y que la com-
petencia tiene siquiera la ventaja de ofrecer al-
guna garantia de justicia e imparcialidad. Pe-
ro el argument es especioso, pues, como dice
atinadamente D. Francisco Giner, "pretender
que cabe hallar un mecanismo exterior para ase-
gurar la moralidad internal del espiritu es cosa
hoy ya reconocida como una de las mayores uto-
pias."
En mi humilde opinion, valdria la pena de Jle-
var a cabo un experiment de organizaci6n aca-
d6mica, ensayando en esta universidad el nom-
bramiento libre, en la siguiente forma, por ejem-
plo: Los profesores de las Facultades se dvi-
dirian en tres classes: agregados (anAlogos a los
instructors de las universidades norteamerica-
nas), adjuntos o asociados y profesores titula-









res. Los agregados o instructors serian nom-
brados por uno o dos afios, los adjuntos por cin-
co y los titulares sin limitaci6n de tiempo. La
designaci6n de los primeros corresponderia a la
respective Facultad; la de los segundos al Con-
sejo Universitario, a propuesta de cada Facul-
tad, y la de los profesores titulares a la Secre-
taria de Instrucci6n Puiblica, a propuesta en ter-
na de la Facultad respective, con informed favo-
rable del Consejo Universitario o de una Junta
consultiva de ensefianza superior que examinara
las propuestas. Para ser professor titular seria
necesario haber servido con brillo y distinci6n
cinco afios por lo menos como professor adjunto.
Todo, por supuesto, sin perjuicio de los intere-
ses de los actuales auxiliares no interinos, los
cuales serian declarados adjuntos, sin limitaci6n
de tiempo.
Este proyecto ofrece la ventaja de que resol-
veria fAcilmente y sin grandes sacrificios para
el Tesoro Nacional el grave problema de la en-
sefianza en algunas catedras de Ciencias, de De-
recho y de Medicina que tienen una enorme cifra
de estudiantes inscriptos. Para las que estan
en esas condiciones, podria designarse un profe-
sor adjunto y various agregados o instructors,
en proporci6n al nfumero de alumnos matricula-
dos. El trabajo de los adjuntos e instructors
seria dirigido por el respective titular, quien se
convertiria de este modo en jefe de secci6n
(department head), de un modo semejante al es-










tablecido en los colegios y universidades norte-
americanas.

2. Las Facultades. "La utilidad y fuerza
de una Facultad-dice Paul Keppel, el sabio
professor de la Universidad de Columbia-de-
pende de la relative limitaci6n de un terreno
cientifico y de una comunidad de intereses inte-
lectuales. Donde faltan estas condiciones, poco
puede hacerse. Tal es la raz6n porque el Cole-
gio de Maestros (Teachers College) de Columbia
engendr6 una Facultad de Artes PrActicas, que
se ha separado de la primitive Facultad de' Edu-
caci6n (158, p. 142)."' Esta comunidad de inte-
reses y limitaci6n del campo del saber no existe
en algunas Facultades, cuyas escuelas, solicita-
das por aspiraciones e ideales de diverse indole,
a veces se entorpecen mutuamente en sus activi-
dades; y esto se advierte facilmente en las reu-
niones del Claustro, las cuales, aqui de igual ma-
nera que en otros paises, recuerdan la definici6n
del catedratico hecha por un chusco: un hombre
que opina do otro modo.
El Dr. Stephen B. L. Penrose, Presidente del
Colegio Whitman, del Estado de Washington,
refiere lo siguiente, en un trabajo publicado en
la Educational Review, de Nueva York (190, p.
119): "En 1894, antes de ser president del Co-
legio Whitman, visited la Universidad de Stanford
en mi viaje de regreso a las islas Hawaii. Es-
tuve un dia con el Presidente Jordan, a quien
parecia interesarle mi designaci6n para la pre-










sidencia de un diminuto colegio de noroeste, en
la inmediaci6n del Pacifico. A la terminaci6n
de mi visit, me dijo Mr. Jordan: "Tengo que
darle un pequefio consejo: no reuina jams la
Facultad." Pregunt6le el motive de tan extra-
fia recomendaci6n, que-lo confieso-me produ-
jo asombro, y 61 me respondi6 que las reunions
de la Facultad inevitablemente conducian a di-
ferencias de opini6n..."
Penrose se guard muy bien de seguir el con-
sejo de Jordan. E hizo muy bien. Las juntas
del Claustro son absolutamente necesarias; mas
por lo mismo que han de discutir asuntos muy
delicados y complejos, seria bueno, en mi sentir,
prepararlas cuidadosamente, sometiendo al dic-
tamen de una Junta o Consejo academic los
problems o asuntos cuya soluci6n no apremia-
ra. El Consejo, si lo estimare convenient, po-
dria oir por separado a cada professor, pedir in-
formes, hacer las investigaciones requeridas por
el caso, etc., antes de proponer la soluci6n mas
adecuada. Con este sistema, las deliberaciones
del Claustro girarian casi siempre alrededor de
studios documentados, serenos y en cierto modo
impersonales y objetivos.

3. Los alumnos. Casi todas las personas que
tuvieron la bondad de responder a las preguntas
de mi encuesta sobre la ensefianza superior juz-
gan muy desfavorablemente la instrucci6n y cul-
tura general de nuestros j6venes a su ingreso en
la Universidad. No creo necesario transcribir










esas apreciaciones, que en lo esencial, si no en la
forma, han sido expuestas en numerosos traba-
jos de revistas y peri6dicos diaries. Baste decir
que uno de los interrogados propone establecer
examenes de ingreso, como requisite para la ins-
cripci6n en cualquiera de las Facultades, y que
otro se declara partidario de uno o dos cursos
de ampliaci6n de studios secundarios, cursos
que, en opinion del informant, deberian prece-
der a la ensefianza estrictamente professional;
v. gr.: las de Derecho o Medicina. Un tercer
informed estima indiferentes ambas soluciones
del problema.
Mis quince afios de experiencia como profe-
sor de esta universidad me permit afirmar, sine
ire et studio, que mientras las escuelas secunda-
daria de Cuba no logren mejorar el cardcter de
sus. ensefianzas, se hace necesario decidirse por
cualquiera de los dos procedimientos menciona-
dos. Creo, no obstante, que el segundo es supe-
rior al primero, no s61o porque ha sido ya bien
estudiado y experimentado en Inglaterra, Esta-
dos Unidos y otros paises, donde el College, con
sus tres o cuatro aflos de studios, se interpone
casi siempre entire la high school y la Universi-
dad, sino porque los institutes de segunda ense-
fanza no son meras escuelas preparatorias para
la Universidad y, por lo mismo ban de tener una
amplia libertad de acci6n para desenvolverse y
renovarse. Los exmnenes de ingreso traerian
como consecuencia el abandon del fin educador
58










y cultural en beneficio exclusive de la ensefianza
acad6mica.
Hace unos ocho meses, me propuse examiner
la inteligencia de los estudiantes de primer afio
de nuestras Facultades. Despues de ensayar un
buen nfumero de pruebas con los alumnos y alum-
nas de la Escuela de Pedagogia, elegi las series
que tenian valor mas sintomdtico, y las ensaye
en unos cien j6venes de ambos sexos de las Es-
cuelas de Letras y Filosofia, Ingenieria y Far-
macia. Esas series de pruebas, todas de carac-
ter colectivo (es decir que pueden administrar-
se simultaneamente), son: 1', de razonamiento
matemdtico; 2T, de frases elipticas; 3-, de frases
desarticuladas; 4', de formaci6n de palabras; 5',
de seleccidn loIgica; y 6' de analogias. Cada se-
rie consta de diez y seis o mas ejercicios, menos
la 4', que consiste en former durante seis minu-
tos el nilmero possible de palabras espafolas.
No he terminado ain este trabajo de investi-
gaci6n; pero log resultados obtenidos hasta aho-
ra prueban que en nuestras Facultades suelen
inscribirse j6venes sin la capacidad mental que
es necesaria para realizar con fruto sus studios
academicos. La mayoria de estos incapaces
pertenecen a esa zona fronteriza que separa al
atrasado o moron del sujeto normal; pero otros,
muy pocos, felizmente, son verdaderos morones,
es decir personas que, sin llegar a la imbecilidad,
son, desde el punto de vista de la inteligencia,
inferiores al sujeto normal. Uno de ellos, alum-
no de la !Escuela de Ingenieros, no contest a
59










ninguno de los tests de la primera prueba (to-
dos muy fAciles), ni siquiera el de sumar 3 y 5.
Estos experiments me han llevado a la con-
vicci6n (hoy sostenida por multitud de psicl6o-
gos) de que es necesario medir la inteligencia
de los j6venes a su ingreso en la Universidad. El
professor Luis Terman, de California, ha demos-
trado que los studios academicos exigen un gra-
do de capacidad native ligeramente superior a
la del sujeto mediocre o normal (209, p. 282).
Si designamos con el nfumero 100 la inteligencia
media del adulto, la del estudiante de un colegio
o universidad debe llegar por lo menos a 115 o
120. Muchas universidades norteamericanas
entiree ellas Columbia) aplican hoy con favora-
ble 6xito los examenes mentales. Hace dos afios,
en octubre de 1919, visitando yo el Teachers
College de Columbia, lo primero que observe en
el campus de la Universidad fue un cartel que
decia: Mental examinations.

4. Los medios de enseianza e investigation.
Como todo trabajo, el de la ensefianza e investi-
gaci6n require utensilios apropiados. Estos se
eonservan, coleccionan y utilizan en las bibliote-
cas, en los seminarios y en los llamados institu-
tos universitarios laboratoriess, talleres, mu-
seos, clinics, gabinetes, etc.). Estas distincio-
nes tienden a desaparecer, pues hay laboratories
que son a un tiempo seminarios, laboratories, bi-
bliotecas y museos; abudan los museos provistos
de bibliotecas y laboratories, y son numerosisi-










mas las bibliotecas dotadas de museos, gabinetes
para el trabajo individual y salas para el uso de
los seminarios, Por otra parte, hoy en dia los
laboratories no son privativos de las ciencias ex-
perimentales. Se han establecido muchos dedi-
cados a la historic, a la political, a la literature,
a la sociologia y hasta al periodismo. "Los li-
bros-dice Keppel (158, p. 94)-son hoy instru-
mentos, y los museos se han convertido en colec-
ciones de material de ensefianza."
La utilidad y aplicaci6n de tales colecciones e
instruments es cada vez mayor en las universi-
dades. Gracias a ellos el modern principio de
la ensefianza por la acci6n es una realidad, no
una expresi6n hueca y sonora, en los recintos aca-
demicos. La biblioteca, el seminario, el taller,
la clinic, el laboratorio, etc., permiten que la
ensefianza se individualice, se concrete, se des-
componga en problems definidos; y como dejan
al estudiante a solas con sus propias fuerzas,
ponen en ejercicio todos sus poderes y lo trans-
forman en principal agent de su propia educa-
ci6n. Fabricando fit faber, decian los antiguos;
y este sabio precepto no tiene en ningin lugar
tanto valor como en las escuelas universitarias.
El principio de la ensefianza por la acci6n de-
manda cuantiosos recursos cuando se aplica a la
ensefianza acad6mica. Una universidad moder-
na necesita un nnumero considerable de museos,
bibliotecas, laboratories, talleres, seminaries, cli-
nicas, escuelas de aplicaci6n, etc.; y estas insti-
tuciones, a su vez, requieren edificios amplios y










apropiados, material costoso y abundante, per-
sonal muy numeroso, etc. De ahi que consuman
una parte cada vez mayor de los presupuestos
universitarios. Paulsen, en su famoso libro so-
bre las universidades germinicas (189, p. 219)
present la siguiente estadistica de los presu-
puestos de gastos de los institutes (museos, labo-
ratorios, etc.) y del personal de la Universidad
de Berlin, en relaci6n con los presupuestos tota-
les de la misma.
Aflo Sueldos Institutos

1811...... 71,8%...... 24 %
1834...... 64.6%..... 26.2%
1880...... 52.8%...... 40.1%
1896...... 30.9% ...... 52.9%

Quiere decir que los laboratories, museos, cli-
nicas, etc., representan en la universidad men-
cionada mas de la mitad del presupuesto total de
egresos. El mismo aumento constant, asi ab-
soluto como relative, del imported del material
cientifico se observa en las otras universidades
del mundo bien organizadas. Para apreciar el
valor cientifico de la ensefianza superior en un
pais basta contestar a esta sencilla pregunta:
$ que tanto por ciento del presupuesto total de
gastos representan los institutes universitarios?
Entre nosotros, ese tanto por ciento es suma-
mente reducido. Segin el presupuesto de gas-
tos de 1918-1919, el costo de nuestro material no
excede de $82,908, o sea poco m6s del 15% del










gasto total del establecimiento. Hemos adelan-
tado much desde que el Dr. Manuel Johnson,
en su notable discurso inaugural, decia que la en-
sefianza experimental se hallaba entire nosotros
en estado rudimentario; mas todavia hay que
pedir "sin tregua ni descanso protection a los
unos, generoso desprendimiento a todos" (57, p.
15) ; y no a favor de una ensefianza especial, sino
en consideraci6n a un m6todo hoy aplicado a ca-
si todas las materials.
La parte mas sacrificada de nuestro material
cientifico es el capitulo de libros y demas aten-
ciones de la Biblioteca. Esta recibe del Estado
un credito annual de $2,000 que viene a ser lo
estrictamente necesario para adquirir algunos
libros y revistas y para conservar la part vieja
de las colecciones. Don Francisco Giner refiere
en una de sus obras (144) que un professor fran-
c6s, despues de visitar la Biblioteca Nacional de
Madrid, exclam6 ir6nicamente: "Ya tienen us-
tedes biblioteca; ahora nos les falta mas que li-
bros." Y es que una biblioteca necesita muchas
cosas para ser digna de este nombre. La prime-
ra y principal es un presupuesto de gastos que
este a la altura de sus aplicaciones y necesida-
des. En una universidad modern la colecci6n
de libros es el eje del movimiento intellectual, de
la ensefanza y de la investigaci6n. Carlos
Thwing expresa una verdad notoria cuando afir-
ma (210, p. 413) que "la sabiduria es a un mis-
mo tiempo causa y resultado de los libros", y
que la continuidad del saber esta encarnada en










las bibliotecas, las cuales representan todo aque-
llo por.lo que el hombre ha luchado y cuanto ha
conquistado en este mundo. "La biblioteca-
agrega-es la tesoreria del lingiiista, del fil6so-
fo, del historiador. Hasta el hombre do ciencia
encuentra en ella informed de los experimen-
tos... y esos informes le sirven de guia en sus
studios e investigaciones."
En suma, despues del profesorado y de los edi-
ficios, la primera necesidad de una universidad
modern es una rica y bien ordenada y atendida
colecci6n de libros. Asi lo entienden las mejo-
res universidades extranjeras, las cuales dispo-
nen de inmensos tesoros en volfimenes impresos,
en manuscritos, etc.; y a veces los instalan en el
mejor edificio de sus grounds. Solangente la
Sorbona de Paris dispone de 600,000 volume-
nes; la Universidad de Berlin tiene -mas de
700,000; la de Oxford, 900,000; Harvard,
1,083,000; Yale, 1,000,000; Columbia, mas de
500,000. Y al que sostenga que 'es injusto com-
parar nuestra Universidad con centros de ense-
fianza tan antiguos y opulentos como los nombra-
dos, le contestaremos con algunos datos referen-
tes a universidades norteamericanas sostenidas
o subvencionadas con fondos del Estado (State
Universities). En 1919, la Biblioteca de la Uni-
versidad de California poseia 458,000 volfime-
nes; la de Illinois (Urbana) 440,325; la de Mi-
chigan 413,666; la de Minnesota 280,000; la de
Missouri 223,770; la de Wisconsin 263,000. En
la misma fecha la Biblioteca de nuestra Uni-










versidad tenia 23,889 volhimenes (98) y su pre-
supuesto de gastos, incluyendo el del personal,
no pasaba de $6,360. La Biblioteca de la Uni-
versidad de California tenia en 1915 un presu-
puesto de $76,000; la de Michigan $59,000; la de
Ohio $40,900 (123). De esos Estados, :Minne-
sota y Wisconsin no son mas ricos y poblados
que Cuba, y California y Michigan no nos aven-
tajan much en cuanto a la cifra de habitantes.
No es necesario advertir que las bibliotecas
generals no forman el inico caudal de libros
de los grandes centros de ensefianza superior.
Harvard, por ejemplo, tiene 32 bibliotecas, a
mis de la central; y una de ellas, la de Derecho,
cuenta con 148,000 volfmenes. Sumando sus co-
lecciones de esta clase, Harvard posee aproxima-
damente 1.747,000 libros y folletos (153, p. 249).
A mas de las bibliotecas e institutes universi-
tarios, en todas las universidades bien organiza-
das existen numerosos seminarios, cuyo fin-di-
ce Paulsen (189, p. 65)-es "preparar al estu-
diante de una ciencia determinada para que lle-
ve a cabo de un modo independiente la investi-
gaci6n met6dica de un problema." Los prime-
ros seminarios fueron establecidos durante el si-
glo XVIII por los profesores Gesner, Heyse y
Wolf, de las universidades de Gottingen y Halle.
Al principio se dedicaron a investigaciones filo-
16gicas; pero en el siglo XIX las instituciones
de esa clase se multiplicaron prodigiosamente,
invadiendo el campo de la historic, las ciencias
naturales, las matematicas, el derecho, la peda-









gogia, etc. Hoy rara es la universidad de nom-
bradia que no tiene varias docenas de semina-
rios, cada uno con su biblioteca especial, sus sa-
las para discusiones y para el trabajo de los
alumnos y, cuando se trata de ciencias experi-
mentales, sus aparatos, sus instruments, letc.
Los trabajos que en ellos se realizan, dirigidos
por profesores competentes y experimentados,
suelen servir de base para la preparaci6n de las
tesis de doctorado. La labor de los seminarios
supone cierto grado de familiaridad con la ma-
teria estudiada: de ahi que por regla general no
pueden admitir sino a alumnos muy aventaja-
dos. Para los principiantes se organizan tra-
bajos mds sencillos y faciles, que en Alemania
reciben el nombre de ejercicios de proseminario.

5. Las tesis de doctorado. En esta universi-
dad las escuelas de Letras y Filosofia, Ciencias
y Pedagogia son las u'nicas que exigen la pre-
sentaci6n Ide una tesis original como requisite
para la colaci6n del grado de doctor. En la
practice esta obligaci6n tropieza con gravisimas
dificultades. La mayor consiste en el caracter
genuinamente professional que tienen nuestros
studios universitarios. En nuestras Faculta-
des se estudia, no para adquirir cultural general,
sino con fines vocacionales, para asegurar el de-
recho de ejercer una carrera lucrative. El re-
sultado de esta actitud es que, una vez termina-
dos favorablemente los examenes finales, el gra-
duando tiene prisa por llegar a la suspirada me-










ta, y se somete rara vez a la dura discipline que
es inseparable de todo trabajo de investigaci6n.
La esperanza de una oposici6n a catedras o de
un trabajo libre bien remunerado es suficiente
para echar por tierra los mas hermosos planes
de studios desinteresados. Esto no ocurre en
las mejores universidades extranjeras, donde el
grado de doctor es de caracter estrictamente aca-
d6mico y no es exigido para el ejercicio de ningu-
na profesi6n. Tanto en las graduate schools de
las universidades norteamericanas como en los
cursos de doctorado de las francesas y en los se-
minarios de las alemanas, el doctorado persigue
solamente un fin cientifico, y para nada tiene en
cuenta los intereses practices de los alumnos. El
professor Carpenter, que ha escrito con suma
competencia sobre la funci6n de las graduate
schools de los Estados Unidos, explica de este
modo el procedimiento que se emplea alli para
conferir el grado de doctor (131, p. 442 y 443) :
"El fin de la ensefianza y resultado formal de
las graduate schools es la disertaci6n de doctora-
do. Esta se refiere por lo general a un asunto
reducido, a un mero segment de un circulo ma-
yor de studios especiales; mas por reducida que
sea, la tesis encierra dentro de un marco riguro-
samente 16gico la elaboraci6n de un nuevo aspec-
to de un asunto cientifico, y debe consistir en
una contribuci6n definitive al conocimiento, por
insignificant que sea su peso relative en compa-
raci6n con el todo de que forma parte... Pre-
phrase la tesis bajo la inspeccion inmediata del










professor, en el laboratorio o el seminario que se
encuentra a su cargo. Para 61 y para el estu-
diante esta cooperaci6n constitute un estimulo
en el uso del metodo indicado, en la presentaci6n
e interpretaci6n de los hechos y en la realidad
indispensable de las conclusionss"
Los studios de doctorado exigen por lo menos
dos cursos ulteriores al grado de licenciado o a
la agregacidn, en las universidades francesas, y
al diploma de master en las norteamericanas.
En las segundas, por regla general, se consider
necesario un curso para profundizar las ciencias
o studios especiales a que la tesis se refiere. El
ofro curso se dedica a la elaboraci6n de la tesis.
A fin de que las fuentes de informaci6n no sean
para el candidate libros cerrados con siete se-
Ilos, es de rigor que el graduando sepa por lo me-
nos dos lenguas extranjeras.
La conclusion de estas premises es, a mi jui-
cio, que en la Facultad de Letras y Ciencias los
studios de doctorado deben separarse de los de
caricter meramente professional. El ambiente
propio de los primeros es una Escuela de altos
studios, donde los profesores que quieran dedi-
carse a la investigaci6n ensefien ampliaciones de
sus asignaturas respectivas y dirijan en los se-
minarios y laboratories el trabajo de investiga-
ci6n de los alumnos. En mi opinion dicha Fa-
cultad podria conferir dos classes de diplomas:
el de professor o licenciado (o como quiera lla-
marsele), el cual seria de indole professional, y el
68









de doctor, que exigiria uno, o mejor dos afios
mis de studios especializados.

6. El Gobierno de la Universidad. En un
informed official escrito con tanta sinceridad co-
mo competencia, el Dr. Carlos E. Finlay, profe-
sor de nuestra Escuela de Medicina, da cuenta
de una misi6n que por encargo del Gobierno cu-
bano realizara hace dos afios en los Estados Uni-
dos (50). El Dr. Finlay quiso, entire otras co-
sas, explorer la opinion de algunos profesores
universitarios de dicho pais sobre la forma de
elecci6n de nuestras autoridades academicas; y
no encontr6, segin nos dice, una sola entidad
que la considarse buena. "Respecto a los Rec-
tores (Presidentes) y Decanos-agrega-los
consideran como representantes de los adminis-
tradores de los fondos universitarios y que de-
ben dirigir e inspeccionar los 'trabajos, consu-
mo de material, etc., por parte de los profesores;
y creen inaceptable el principio de que estos eli-
jan sus propios inspectors. Entre ellos los
nombramientos los hacen los Trustees de la Es-
cuela o Universidad libremente, o si lo desean
consultando a la Facultad, pidiendole le propon-
ga various nombres, pero siempre reservandose el
derecho de escoger fuera de la propuesta."
Seria convenience someter este problema, de
suyo muy grave, a un studio sereno e imparcial,
a fin de decidir si es preferible o no modificar los
Estatutos universitarios en el sentido que sugie-
re el informed del Dr. Finlay. Tal vez pudieran










confiarse las designaciones de Rector y Decano
a un Consejo o Junta de regents compuesta en
parte de miembros ex officio, de otros designa-
dos por el Gobierno Nacional y de algunos ele-
gidos en una Asamblea de graduados de la Uni-
versidad, convocada ad hoc cada cierto nuimero
de afios. Butler, el gran educador americano, ha
dicho que el Rector de una universidad es un
primer ministry con dos carteras: las de Estado
y Hacienda." En ninguna parte del mundo,
que yo sepa, los ministros del despacho son lle-
vados al poder por el voto director de sus admi-
nistrados.
La Ley Organica del Poder Ejecutivo, por sus
articulos 260 y 263, concede a nuestra universi-
dad una amplia autonomia en todo lo que se con-
trae a su regimen interior. De poco le sirve es-
te derecho, que apenas se descubre fuera del
nombramiento de sus empleados. Nuestra or-
ganizaci6n, buena para un centro de ensefianza
de unos mil alumnos, ya no responded a las nece-
sidades de una vastaw corporaci6n que tiene doce
escuelas, 126 profesores, 56 ayudantes facultati-
vos y algo mas de 3,000 alumnos inscriptos. El
traje que vestimos, c6modo y flexible en el afio
de 1900, es ya excesivamente estrecho para el
enorme cuerpo que formamos. Necesitamos li-
bertad para adaptarnos a los cambios de nuestra
propia vida y de la vida national, de cuyos intere-
ses mas espirituales somos servidores. Necesita-
mos,. en una palabra autonomia; autonomia efi-
caz, amplia, complete, no s6lo en lo administrati-
70










vo, sino en lo econ6mico y docente. Quien tiene
deberes y responsabilidades, debe tener asimismo
libertad e iniciativa para gobernarse segin su
conciencia. La Universidad, con mayores res-
ponsabilidades que todos los demas organismos
docentes del Estado, tiene derecho a -gozar de
mayor independencia que los otros.

7. Los recursos economicos. A mas de los
laboratories, museos, biliotecas, seminarios, etc.,
a cuyo enorme costo ya me he referido, una uni-
versidad modern necesita muchos edificios cons-
truidos ad hoc, una administraci6n complicada
y un personal docente en relaci6n con el numero
de alumnos y la amplitud y variedad de sus en-
sefianzas cientificas. Nuestros alumnos pasan
ya de 3,000 (2,272 de matricula official en 1918-
1919; 2,138 en 1919-1920; 2,257 en 1920-1921; los
alumnos libres fueron 733 en 1918-1919). Para
esta enorme cifra de estudiantes contamos con
un personal de 126 profesores (curso de 1920-
1921) y un presupuesto total de $545,888 (curso
de 1918-1919). Hay pues, en este dentro un
professor por cada 23 alumnos. Por cada uno
de nuestros estudiantes el Estado gasta cada
aflo poco' mas de $180. Veamos ahora a este res-
pecto las estadisticas de algunas universidades
norteamericanas. Paso por alto los ingresos fa-
bulosos de las grades universidades libres, co-
mo Harvard, Yale, Columbia, Chicago, Leland
Stanford Junior, etc. Me referire tan s61o a las
universidades de Estado y a las municipales, es










decir a las sostenidas o subvencionadas con fon-
dos piublicos. Hablo de las universidades norte-
americanas, y no de las francesas, alemanas, ita-
lianas, etc., porque las primeras se asemejan mis
a la de la Habana, tanto por sus numerosas es-
cuelas profesionales como por el costo elevado
de la vida y, por lo mismo, las necesidades de sus
profesores.

Subvenci6n del Estado
Universidad de California. 1918-1919... $1.980,422
S Illinois. ,, ... 2.306,934
,, Iowa. ,, ... 1.208,541
,, Michigan. ,, ... 1.375,860
,, Minnesota. ,, ... 1.893,478
,, Nebraska. ,, ... 1.431,272
,, ,, Ohio. ,, ... 1.671,405
,, Wisconsin. ,, ... 1.915,927

Estas universidades tienen otras fuentes de
ingresos, independientes de las oficiales. La de
California, v. gr., recibio de sus alumnos (1918-
1919) la suma de $353,989, y de otras proceden-
cias $1,907,070. Gast6 por cada alumno $560.
La de Illinois tiene una renta annual de $1,011,415,
sin contar los fondos que le proporciona el Es-
tado. Gasta por alumno mas de $460 al afio.
El presupuesto annual de la de Wisconsin ascien-
de a $3,921,458 (mas de $620 por alumno). La
de Wisconsin gasta $3,921,458 al afio pocoo mis
de $640 por alumno); la de Iowa $2,108,563
(mrs de $510 por cada estudiante).
Respecto al nImero de profesores, la Univer-










sidad de California tenia en el afio mencionado
875 (1 por cada 8 alumnos); Illinois 787 (1
por cada 9); Michigan 438 (1 por cada 20);
Minnesota 908 (1 por cada 6); Nebraska 338
profesores (1 por cada 13 alumnos);Wisconsin
501 (1 por cada 12); Ohio 659 (1 por cada 8).
La mayoria de los Estados que protegen estas
universidades no se diferencian much de Cuba
por la poblaci6n, la riqueza y la extension super-
ficial.
Como la matricula de alumnos de esta univer-
sidad aumenta a pasos de gigante y con ella la
escasez relative de nuestros recursos econ6mi-
cos, nos encontramos hoy ante un dilema: o limi-
tar la inscripci6n al nmimero de alumnos que per-
miten los ingresos (como hacen Princenton y
otras universidades norteamericanas), o arbi-
trar nuevos recursos para satisfacer nuestras
necesidades. Necesitamos de 400 a 500 pesos
por cada alumno de matricula official, y un pro-
fesor como minimo por cada 20 o 25 alumnos de
esa clase inscriptos en cada una de las ctedras.
Si el Estado no puede echar sobre sus hombros
la carga manual de 800,000 o 1,000,000 de pesos
que este cAlculo exige, deberian elevarse los de-
rechos de inscripci6n por cada alumno a $75 o
$100. La universidad misma podria encargarse
de recaudarlos. Y a fin de que la pobreza no sea
jams obstaculo invencible para adquirir una
cultural superior, podrian crearse cierto nmunero
de becas o matriculas. libres (100, por ejemplo),
que se concederian a los estudiantes faltos de re-
73










eursos o a los mas capaces y estudiosos, si las so-
licitare un nmimero mayor.

8. Los planes de studios. He dejado expre-
samente para el iltimo lugar de este capitulo los
planes de studios universitarios, porque, al re-
ves de lo que algunos creen, tienen una impor-
tancia muy exigua en la ensefanza superior.
Claro es que en la Universidad ban de ensefiar-
se todas las ciencias que require la cultural ge-
neral y professional de sus alumnos y aun las de-
mandas por intereses muy altos del pais, aunque
s6lo se cultiven en una Escuela de altos studios.
Pero una vez establecida una ensefianza, las le-
yes no debieran insistir en pormenores de carac-
ter pedag6gico, tales como nimero de cursos, du-
raci6n de los mismos, incompatibilidad de mate-
rias, etc. Estos son asuntos de caracter t6cnico
que todos los afios pueden ser objeto de revision,
segin aconsejen la experiencia adquirida y los
progress de la ciencia y de la diddctica. Lo
que el legislator, sin saberlo, logra cuando quie-
re fungir de pedagogo practice, es encerrar los
studios de una escuela o de una Facultad en un
circulo de hierro. Y es claro, de alli no saldrin
sino por una nueva ley que inevitablemente ha-
bra de repetir el mal en otra forma. Lo mejor,
a mi juicio, es que las Facultades mismas, previo
informed de las Escuelas respectivas, formen,
complete y modifiquen con frecuencia sus pla-
nes de studios. Y si me es licito exponer mi
opinion radical acerca del asunto, creo que seria
74,










convenient, por lo menos en las Escuelas de Le-
tras y Filosofia, Ciencias y Pedagogia, que no
hubiera planes rigidos, sino cursos de studios
electivos. La libertad de ensefianza bien inter-
pretada (la Lehrfreiheit de los alemanes), tiene
un complement necesario en la Lernfreiheit, la
libertad de aprender. La base de esta iltima es
la libertad de elecci6n, sin otra cortapisa que la
impuesta por los intereses de la cultural general
y professional. Los planes de studios no deben
ser enciclopedias vocacionales ni lechos de Pro-
custes, a los cuales, velis nolis, han de adaptarse
las aspiraciones, aptitudes, necesidades e intere-
ses de los educandos. Es verdaderamente la-
mentable que un joven de gran capacidad para
una ciencia y falto de aptitudes para otras, ten-
ga que desistir de un noble ideal professional,
porque el plan de studios, cruel e inexorable, le
sale al encuentro diciendole: o todo o nada.
El sistema de studios electivos es una de las
conquistas mas valiosas que la ensefianza supe-
rior ha realizado en estos ultimos tiempos. Con
61, la Universidad se adapta a las aptitudes, in-
tereses y capacidades de cada individuo. Con
61 la cultural superior reviste multitud de for-
mas, ya tomando un caracter amplio y general,
ya especializindose, alli donde la especializaci6n
es convenient. "DespuBs de todo--dice D. Er-
nesto Nelson (184, p. 67)- que cosa es mas na-
tural que cada cual se trace el propio plan de
cultural? No lo hacemos a pesar de todo en los
libros que adquirimos, las revistas que preferi-










mos, las conferencias a que asistimos ? L Por que
raz6n la Universidad no habra de institucionali-
zar esa sana tendencia a la diferenciaci6n cultu-
ral & Hay acaso algo mas inerte que una socie-
dad en la que sus miembros que se dicen con
razon cultos son hechura de identicos planes y
han leido unos mismos textos?"
El doctor Carlos Eliot, citado por el mismo
Nelson, asegura que, a juzgar por la proporci6n
en que las diferentes ciencias y especialidades
forman parte de la labor academica, los tipos de
cultural ofrecidos por los Colegios de su pais, de-
bian de pasar de ochocientos (184, p. 64). En
la Universidad de Oxford, Inglaterra,. hay mas
de 4,000 combinaciones diferentes para obtener
el titulo de bachiller en Artes (132, p. 471). En
Alemania dichas combinaciones son innumera-
bles. Alli para optar al grado de doctor en Fi-
losofia, basta estudiar durante seis semestres por
lo menos una asignatura mayor (Hauptfach) y
dos menores (Nebenfaecher). Nosotros.tenemos
un solo tipo de doctor en Letras y Filosofia, uno
de doctor en Pedagogia y tres de doctor en Cien-
cias. Esta uniformidad es sumamente peligro-
sa, pues segin ha demostrado Carlos Darwin, la
lucha por la vida es tanto mas intense cuanto ma-
yor es la uniformidad de los caracteres indivi-
duales.




















LA ESCUELA DE PEDAGOGIA

1. Pedagogia universitaria. El Dr. Ismael
Clark, en su discurso de apertura del afio pr6-
ximo pasado, ha hecho una acertada y vigorosa
defense de la pedagogia universitaria, diciendo
que "el vocablo pedagogia no tiene ya su acepta-
ci6n etimol6gica (28, p. 15). Hoy-agrega--es
un t&rmino lato que envuelve la ciencia y el arte
de ensefiar; y lo mismo el grave doctor... que la
humilde intitutriz... todo el que ensefia profesa
la ensefianza".
Tiene sobrada raz6n el Dr. Clark. Durante los
-iltimos decenios, la pedagogia universitaria se
ha desarrollado con rapidez produciendo obras
que por la solidez de las ideas, el rigor del me-
todo y la alteza de miras pueden competir con
los mejores tratados de otras disciplines. Dichas
lucubraciones se refieren a la historic de la en-
sefianza superior, la organizaci6n de la misma,
los ideales que debe perseguir, las relaciones en-
'tre la ensefianza secundaria y la academica, los
-77










servicios que esta uiltima debe prestar a la na-
ci6n, la vida y la psicologia de los estudiantes,
etc. Hasta la misma diddctica academica, cuya
utilidad niegan algunos, ha adquirido carta de
ciudadania en el mundo cientifico, merced a los
trabajos de Paulsen, Bernheim, Harms, Klapper,
Schmidkunz, Lot, Thwing y otros pedagogos de
primera fila.
Entre nosotros los studios sobre asuntos uni-
versitarios rio estan desatendidos. Mi bibliogra-
fia (bastante incomplete) de trabajos sobre en-
sefianza superior publicados en Cuba o escritos
por cubanos, comprende unos 160 titulos. De
ellos unos 90 ban sido escritos en el siglo XX.
Seria altamente deseable que el resultado de
estos studios y de los realizados en paises ex-
tranjeros se divulgara, no s61o por medio de lec-
ciones y de conferencias, sino en una revista de-
dicada exclusivamente a la ensefanza media y
superior. Con esta obra de divulgaci6n, la idea
de las reforms universitarias hallaria muy
pronto un ambiente propicio entire las classes di-
rectrices de esta sociedad. La Asociacion Pe-
dagogica Universitaria ha inaugurado ya la pri-
mera parte de este empefo. Es probable que la
segunda no tarde much en realizarse. Y para
que la acci6n no se limited a la palabra hablada
y escrita, seria bueno constituir una Liga o So-
ciedad que trabajase activamente por los intere-
ses de nuestra cultural superior, es decir algo se-
mejante a la asociaci6n Compagnons de I'Univer-










site nouvelle, fundada recientemente en la ciu-
dad de Paris.

2. Las necesidades de una escuela. La obra
de propaganda y de renovaci6n a que aludo en
las lines anteriores encontraria menos dificul-
tades que al present si la Escuela de Pedagogia,
que por el cardcter de sus ensefianzas es la mis
obligada a laborar en dichos asuntos, tuviera
una organizaci6n mas adecuada a la funci6n que
desempefia. Mas por motives que es innecesario
analizar aqui, la Escuela de que formo parte se
ha inmovilizado en su estructura, mientras los
pueblos mas cultos de la tierra llevaban a cabo
una renovaci6n de las instituciones dedicadas a
la alta cultural pedag6gica. Muchas de las anti-
guas escuelas de educacion o de pedagogia o co-
legios normales de los Estados Unidos se han
convertido en Facultades Universitarias y aun
en conjuntos de Facultades (como el Teachers
College de Columbia) o en corporaciones acade-
micas independientes, como la Universidad Nor-
mal de Illinois. La Universidad de La Plata,
Repfiblica Argentina, ha seguido el ejemplo de
las norteamericanas, creando una Facultad de
Ciencias de la Educacion. Francia, en 1905, in-
corpor6 a la Universidad de Paris su famosa
Escuela Normal Superior, fundada en 1830, y
la dot6 de nuevos recursos para los studios pe-
dag6gicos. Suiza cuenta con una verdadera Fa-
cultad de Educaci6n, la creada en Ginebra por
el Dr. Ed. Claparede; Inglaterra ha abierto a la
79










juventud en sus universidades numerosos Tea-
chers Training Colleges o Colegios normales y,
en una palabra, las ciencias de la educaci6n, no
solamente han torado en todas parties el caracter
de disciplines academicas, que ya tenian en Ale-
mania y Chile desde el siglo XIX, sino han cre-
cido de tal suerte, que en algunas universidades
constituyen uno de los factors principles de su
posperidad y reputaci6n;
Al mismo tiempo que ha subido el nivel de la
alta cultural pedag6gica, las funciones de la mis-
ma se han extendido y diversificado. Hoy las
escuelas y Facultades de Educaci6n no aspiran
solamente a former profesores para las escuelas
normales, sino tambien a preparar inspectors y
superintendents de escuelas, altos funcionarios
de la administraci6n escolar, profesores de se-
gunda ensefianza, investigadores cientificos en
asuntos de pedagogia y hasta profesores univer-
sitarios, desde el punto de vista de la didactica
academica. Mr. A. Alderman, que ha tratado
con gran maestria estos asuntos en un folleto pu-
blicado por el General Education Board de New
York, asegura que los fines de los departamentos
de educaci6n en las universidades son cinco, a
saber (113, p. 7 a 11) :
1' Ofrecer oportunidad para el studio de la
educaci6n, considerada como funci6n social muy
important y, por lo tanto, de interns para to-
dos los alumnos de la Universidad, aunque no
aspiren a ser maestros.
2' Dar la preparaci6n tecnica (de caricter









superior o especial), que es necesaria para la
ensefianza y la administraci6n:
a. A los alumnos de la universidad, que con
experiencia o sin ella, se propongan ensefiar.
b. A los directors y maestros de las escuelas
secundarias.
c. A los directors y maestros de las escuelas
normales.
d. A los profesores de educaci6n en los cole-
gios o facultades universitarias de Letras y Cien-
cias o de Artes.
e. A los profesores y administradores de los
colegios.,
f. A los superintendents, inspectors y otras
autoridades escolares de todos los grades en las
ciudades, municipios y distritos.
3' Estudiar m6todos cientificos de examen del
trabajo escolar y el modo con que estos m6todos
pueden aplicarse, favoreciendo asi el gusto por
la observaci6n y la experimentaci6n cientificas,
a fin de aumentar nuestros conocimientos en la
ciencia y el arte de la educaci6n.
4' Constituir centros de influencia pedag6gi-
ca, al cual puedan acudir, en demand de inspi-
raci6n, guia e informes sobre educaci6n, los
maestros de todos los grades; y
5' Llevar al pfiblico que se encuentra fuera
de los recintos universitarios ideas mas claras
sobre educaci6n y un concept mejor del deber
civic, proporcionando informes y estimulos por
medio de conferencias, boletines, visits, direc-
ci6n t.cnica y consejo, en asuntos referentes al
81









emplazamiento, mobiliario y construcci6n del
edificio escolar, inspecci6n medica, higiene social,
consolidaci6n de escuelas, formaci6n de cursos de
studios, asi como en lo relative a campos escola-
res, trabajo manual, bibliotecas escolares, etc.
"Para resumir-termina diciendo Mr. Alder-
man-puede afirmarse a este respect que las
escuelas o colegios de educaci6n de las univer-
sidades deben ser escuelas profesionales como las
de Medicine, Ingenieria y Derecho... Deben
preparar a los j6venes de ambos sexos que tengan
una cultural liberal, para dirigir cientificamente
el trabajo pedag6gico"...
La Escuela de Pedagogia de esta universidad
ha observado durante dos decenios el process de
tan interesante evoluci6n pedag6gica, y siempre
se ha esforzado por dotar a Cuba de los progre-
sos realizados en dicho aspect de la ensefianza
superior. Con much trabajo ha conseguido me-
jorar el caracter de sus ensefianzas, gracias a la
creaci6n de un Laboratorio para el studio del
niio, de un Museo Pedag6gico, de una Clinica
psicologica con un aula de anormales, asi como
al desarrollo de su Escuela Prdctica, que hoy es
modelo de buena direcci6n, y a la dotaci6n de
una nueva plaza de auxiliar y de tres ayudantes
facultativos. En cuanto al plan de studios, ha'
permanecido inalterable desde el filtimo aio del
siglo XIX.
Seguin palabras textuales del Dr. Varona, el
genial creador de la Escuela de Pedagogia, esta
fue fundada "para que estuviera en la misma re-









laci6n con las normales que habian de estable-
cerse, que lo estan las (escuelas) de Letras y Fi-
losofia y Ciencias con los institutes provincia-
les." En otras palabras, la Escuela de Pedago-
gia se fund para former el profesorado de las
escuelas normales.
Basta analizar el plan de studios del docto-
rado de pedagogia y el de las normales creadas
por la ley de 16 de marzo de 1915 para echar de
ver el desacuerdo, la falta.de congruencia entire
la realidad y las aspiraciones de la Escuela de
que formo parte. Las escuelas normales ense-
fian a sus alumnos los futures maestros elemen-
tales, todas las materials que entran en los cur-
sos de studios de las escuelas primaries (ma-
temAticas, ciencias fisicas y naturales, geogra-
fia, fisiologia e higiene, etc.). En el doctorado
de Pedagogia no se ensefa nada de esto: ni ma-
tematicas, ni geografia, ni ciencias naturales ni
otras muchas materials; y por una ficci6n legal,
sus graduados tienen capacidad para el desempe-
io de catedras dedicadas a todas esas discipli-
nas. En vez de veinte o veinticinco variedades
de alta cultural professional, necesarias al pais,
no podemos ofrecerle mas que un solo tipo, el del
professor que sirve para todo, el Petrus in cunctis
pedag6gico.
Las desventajas de esta rigidez son evidentes
asimismo respect a otros servicios que la opi-
ni6n pfiblica demand de la Escuela de Pedago-
gia. Es bien sabido que los profesores de nues-
tros institutes de segunda ensefianza carecen en
83









su mayoria de instrucci6n pedag6gica., Para re-
mediar este defecto, muchas personas, entire las
cuales se hallan catedraticos de los mismos insti-
tutos provinciales, han propuesto que la Escue-
la de Pedagogia de a los futures profesores de
nuestras escuelas de enseianza media la prepa-
raci6n docente, asi te6rica como practice, que
hoy se exige a los profesores similares en los
paises mas adelantados (47, 74 y 80). Mas esta
reform permanece ain en region de los suefios,
porque, como dije antes, el plan de studios se
presta s61o a una combinaci6n, a un tipo mnico
de cultural pedag6gica.
Otras funciones podrian confiarse a la Escuela
de que hablo; v. gr.: la formaci6n de profesores
especiales de educacion fisica, de ninos anorma-
les, de dibujo y modelado, etc.; la organizaci6n
de escuelas de verano para los maestros, de cur-
sos de pedagogia por correspondencia, etc. Con
sacrificios muy modestos por parte del Estado,
el radio de acci6n de la Escuela y los servicios
que presta a la naci6n podrian aumentar de un
modo incalculable.

3. Un experiment interesante. En algunas
paginas de esta disertaci6n me he referido a
ciertas reforms de caracter general que pudie-
ran aplicarse a este gran centro de ensefanza.
Tales son, por ejemplo, la fundaci6n de una Es-
cuela de altos studios, el abandon del sistema
de oposiciones a citedras, la supresi6n de los pla-
nes de studios fijos, etc. No ha sido mi inten-










ci6n el pretender que esas innovaciones se reali-
cen en todas las escuelas universitarias. Bien
se que 6stas difieren, a veces considerablemente,
en su organizaci6n, sus funciones docentes y los
valores e ideales que persiguen. Lo que propon-
go a los doctors profesores que me escuchan, a las
autoridades de la Naci6n y a las C6maras Legis-
lativas es que aqui se realice un gran experi-
mento pedag6gico, llevando, a titulo de ensayo,
esas reforms a la Escuela de Pedagogia. Esta
proposici6n no ofrece novedad. La Escuela de
Derecho, por iniciativa de nuestro ilustre com-
pafiero el Dr. Antonio Sanchez Bustamante, ha
abierto entire nosotros la via de la experimenta-
ci6n aplicada a la ensefianza academic, organi-
zando un cuerpo de agregados, brillante juven-
tud de cuyo seno han de salir los herederos de la
gloria de Cueto, Gonzalez Lanuza, Dolz, Busta-
mante, etc. La Escuela de Pedagogia, por la in-
dole de sus ensefianzas, se halla en condiciones
de llevar a cabo, en escala mayor, un nuevo ex-
perimento de organizacion academica.
La historic de las universidades es la de una
larga y penosa sucesi6n de innovaciones, experi-
mentos y ensayos de reform. La de la Habana
no constitute a este respect una excepci6n. Des-
de mediados del siglo XVIII, en que Fray Juan
Chac6n, uno de nuestros primeros Rectores, le-
vantaba la voz para pedir, entire otras cosas, la
dotaci6n de una catedra de Fisica experimental,
la tradici6n cubana es un esfuerzo, nunca inte-
rrumpido, para elevar el nivel y mejorar las for-










mas de nuestra cultural superior. En esta lucha
por el ideal, lo mejor y mas granado de la inte-
lectualidad de Cuba ha estado siempre del lado
del mejoramiento, de la renovaci6n spiritual:
el Padre Agustin Caballero, Varela, Saco, Luz y
Caballero, Romay, D. Angel Jose Cowley, D.
Francisco Arango, Zambrana, D. Joaquin Le-
bredo, Varona, Borrero Echevarria, Gonzalez
Lanuza y tantos otros... Y despues de mas de
un siglo, todavia son de actualidad las palabras
que en la Sociedad Patri6tica de Amigos del
Pals pronunciara D. Agustin Caballero, hablan-
do de este mismo establecimiento docente...
"Debemos clamar, proponer y solicitar (20, p.
418-420), una reform de studios, digna del si-
glo en que vivimos, del suelo que pisamos, de la
hibil juventud en cuyo.beneficio trabajamos y de
los dos ilustres cuerpos a quien pertenecemos."





















BIBLIOGRAFIA CUBANA

DE ENSEIANZA SUPERIOR


1. Acevedo, L. Las universidades en la America La-
tina. "Cuba Contemporinea", vol. IV, 1914, p.
441-461. Traducido al alemAn y publicado en las
"Mitteilungen des Deutsch-Siidamerikanischen Ins-
tituts". Stuttgart, 1914, left 2, p. 77-92.
2. Aguayo, A. M. Las universidades germanicas.
"Revista de la Facultad de Letras y Ciencias",
vol. IV, 1906, p. 360-362.
3. Universidades americanas. "Revista de la
Facultad de Letras y Ciencias", vol. V, 1907, p.
215-219.
4. -- La pedagogia en las universidades. Haba-
na, Imp. "Avisador Comercial", 1909.
5. Nueva forma de extension universitaria.
"Revista de Educaci6h", vol. II, 1912, p. 343-345.
6. La Universidad Nacional. 'Habana, "El
Dia", N? del 16 de noviembre de 1913.
7. Las cdtedras universitarias. "El Dia",
N? del 23 de noviemibre de 1913.
8. Los laboratories de paidologia y las clinics
psicol6gicas. "Revista de Educaei6n", marzo de
1912.











9. Educacidn universitaria. "El Dia", 18 de
enero de 1914.
10. El Laboratorio de Paidologia de la Univer-
sidad. Habana, "El Siglo XX", 1918.
11. -- Psicologia de la estudiante de la Univer-
sidad. Habana, "La Noche", 9 de marzo de 1920.
12. Altamira, Rafael. Organizaci6n de los studios his-
t6ricos. Conferencia pronunciada en la Universidad
el 25 de febrero de 1910. Habana, "Revista de la
Facultad de Letras y Ciencias", vol. XIV, 1912,
p. 140-159.
13. La extension universitaria. Conferencia
pronunciada en la Universidad, 10 de marzo de 1910
Habana, "Revista de la Facultad de Letras y Cien-
cias", vol. XIV, 1912, p. 268-291.
14. Aramburo, Mariano. Los studios de Filosofia y
Letras. "Heraldo de Cuba", 23 de abril de 1914.
15. Arango y Parrefio, Francisco de. Plan de studios
y Documentos relatives al plan de studios. En las
Obras del Excmo. Sr. D. Francisco Arango y Pa-
rrefo. Habana, Howson y Heinen, 1888, tomo III,
p. 547-638.
16. Asociaci6n de doctors en Derecho Piblico. Obser-
vaciones sobre un proyecto de reform de la Facul-
tad de Derecho. Habana, "Avisador Comercial",
1914.
17. Bachiller y Morales, Antonio. Apuntes para la his-
toria de las Letras y de la instruccidn pAblica de la
isla de Cuba. Habana, Imp. de P. Massana, 1859.
18. Borrero Echevarria, Esteban. La instrucci6n pi-
blica en Cuba. Su pasado. Su present. "Revis-
ta de la Facultad de Letras y Ciencias", vol. II,
1905, p. 196-202.
19. Bosque y Reyes. Discurso pronunciado en la Real
Universidad de la Habana en la solemne apertura
del curso acadgmico de 1893-1894. Habana, "La
Constancia", 1893. Trata de la ensefanza de la
botanica.










20. Caballero, Jos6 Agustin. Memoria sobre la necesi-
dad de reformer los studios universitarios. Leida
en la Sociedad Patri6tica en octubre de 1795. Pu-
blicada en las "Memorias de la Sociedad Patri6ti-
ca", tomo XIV, 1842, p. 418-420.
21. Cabrera, Raimundo, y Giberga, Eliseo. La autono-
mia universitaria. Habana, "El Siglo XX", 1915.
22. Calvo, Pedro. Discurso leido en la apertura del
curso acadnmico de 1911-1912. Habana, "El Si-
glo XX", 1911. Trata de la ensefianza de la ciru-
gia dental.
23. Carrera Jfistiz, Francisco; Aramburo, Mariano; Ba-
rinaga, Oscar; Gutierrez de Celis, Santiago; y Ale-
man, Ricardo. IQu6 reform haria Vd. en el actual
plan de studios de la Facultad de Derecho? "Re-
vista de los Estudiantes de Derecho", mayo a sep-
tiembre de 1917.
24. Carrera Jfistiz, Francisco. Las universidades. Da-
tos hist6ricos. Orientaciones. Habana, "La Propa-
gandista, 1919.
25. Castellanos, Israel. La ensefanza de la tecnica his-
tol6gica. Habana, "Vida Nueva", 1918.
26. Casuso, Gabriel. Discurso leido en la apertura del
curso acadimico de 1908-1909. Habana, "Avisador
Commercial 1908. Trata de la educaci6n fisica de
la juventud universitaria.
27. ,* stero, Manuel F. Algo sobre las universidades.
Habana, "Cuba Contenmporinea", tomo XXV, 1921,
p. 81-87.
28. Clark, Ismael. Discurso inaugural del curso aca-
demico de 1920-1921. "El Siglo XX", 1920. Tra-
ta de la pedagogia universitaria.
29. Comallonga, Jos6. La ensefanza agricola en sus dis-
tintos grades. "La Reforma Social", tomo VI, 1916,
p. 206-223; 385-405 y 499-520; tomo VII, 1916,
p. 244-260.
30. Cowley, Rafael A. H~istoria de la Facultad de Me-
dicina de la Habana. Habana, 1875.











31. Breves noticias sobre la ensefianza de la
medicine en la Real y Pontificia Universidad. Ha-
bana, Imp. de Pego, 1876.
32. Apuntes para la historic de la Facultad de
Medicine en la Universidad de la Habana. "Re-
vista de Ciencias M6dicas", 1890.
33. Cuadrado, G. Alonso. La ensefianza de la medicine
en New York. "Revista Cubana", tomo XXI, p.
285-295.
34. Desvernine, Pablo. Discurso inaugural del curso
acadimico de 1910 a 1911. "Revista de la Facultad
de Letras y Ciencias", vol. XI, 1910, p. 205-228.
35. Dihigo, Juan Miguel. Apreciaciones sobre la ense-
fianza del griego. "Revista de Estudiantes", afio
49, octubre de 1889.
36. Tercer centenario de la Universidad de
Oviedo. Habana, Imp. "Avisador Comercial", 1909.
37. -- La fonetica experimental en la ciencia del
lenguafe. "Revista de la Facultad de Letras y
Ciencias", vol. XII, 1911, p. 52-76.
38. La cuestidn del latin y del griego. "Re-
vista de Educaci6n", octubre de 1911.
39. Michel Breal. "Revista de la Facultad de
Letras y Ciencias, vol. XXII, 1911, p. 269-348.
40. -- El congress de orientalistas y el jubileo de
la Universidad de Atenas. Habana, Imp. "El Si-
glo XX, 1912.
41. La Facultad de Medicina de Beirut. "Re-
vista de la Facultad de Letras y Ciencias", 1913.
42. La ensefianza de la lengua griega en Cuba.
"Cuba Contemporanea", tomo II, 1913, p. 273-280.
43. Las classes populares y la extension univer-
sitaria. "Cuba ContemporAnea", vol. IV, 1914,
p. 156-169.
44. -- La Universidad de la Habana. Bosquejo
hist6rico. Habana, "El Siglo XX", 1916.











45. Dolz, Ricardo. Las oposiciones y la universidad.
"Revista de Estudiantes de Derecho" tomo I, 1901,
p. 170-173.
46. Discurso leido en la apertura del curso aca-
demico de 1913-1914. Habana, "La Universal" de
Ruiz y Ca, 1913.
47. Fernandez Mascar6, Guillermo. Discurso leido en
la inauguracion del curso acandmico de 1904-1905.
Institute de 2. ensefanza. Santiago de Cuba, Juan
E. Ravelo, 1904. Trata de la preparaci6n peda-
g6gica del profesorado medio.
48. Ferrer, Buenaventura Pascual. Viaje a la isla de
Cuba. Cartas que escribid en 1798. "Revista de
Cuba, tomo I, p. 311-325 y 530-536.
49. Finlay, Dr. C. E. Contribuci6n a la "enquete"
sobre la ensefianza de la medicine entre nosotros.
Habana, Imp. "El Siglo XX", 1918.
50. Informe que eleva al Sr. Secretario de Ins-
trucci6n Piblica y Bellas Artes. Habana, "Vida
Nueva", enero de 1920, p. 2-9.
51. Gonzalez Lanuza, Dr. Jos6 Antonio. Sobre la ense-
fanza del derecho. Discurso inaugural de las Aca-
demias de Derecho, curso de 1902-1903. Habana,
Imp. de Rambla y Bouza, 1902.
52. -- Discurso leido en la apertura del curso aca-
dnmico de 1904 a 1905. Habana, M. Ruiz y CO, 1904.
53. Sobre la ley referente a la edad para el in-
greso en los institutes y universidades. Discurso
pronunciado en la Cimara de Representantes el 29
de abril de 1912. En los "Discursos y Trabajos"
del Dr. Jose A. Gonzalez Lanuza. Hiabana, Ram-
bla, Bouza y C., 1921.
54. Necesidad de profundizar los studios ju-
ridicos. Habana, "Cuba Contemporinea", tomo
III, 1913, p. 304-336.
55. Henares, Francisco. Discurso leido en la solennne
inauguraci6n del curso de 1887-1888. Trata de la











ensefianza de la quimica agricola y la fabricaei6n
del azicar. Habana, Imp. del Gobierno, 1888.
56. 'Hortsman, Federico. Discurso pronunciado en la
solemne inauguracin del curso acadimico de 1887-
1888. Habana, Imp. del Gobierno, 1887.
57. Johnson, Manuel. Discurso pronunciado en la so-
lempne inauguracidn del curso acadimico de 1888-
1889. Habana, Imp. del Gobierno, 1888.
58. Jorrin, Jose Silverio. La education fisica en Cuba.
"Revista Cubana", tomo III, p. 211-225.
59. Lebredo, Joaquin G. Discurso pronunciado en la
apertura del curso academico de 1859. Habana,
Imp. del Gobierno, 1859.
60. Lendiin, Evelio; y Dihigo, Juan Miguel. La uni-
versidad national de Mexico y su organizacidn.
Habana, "Revista de la Facultad de Letras y Cien-
cias", vol. XI, 1910, p. 229-249.
61. Le6n y Mora, Domingo. Discursos pronunciados en
las aperturas de los cursos acadnmicos de 1857, 1858,
1859 y 1860. Habana, Imp. del Gobierno, 1857,
1858, 1859 y 1860.
62. L6pez, Enrique. Ojeada hist6rica de la medicine
en Cuba. "Revista Cubana", tomo XI, p. 97-103.
63. Luz y Caballero, Jos6. Informe presentado a la Real
Junta de Fomento, de Agricultura y Comercio de
esta Isla. Habana, Imp. del Gobierno, 1834.
64. Cuestidn de mitodo. En las "Obras de D.
Jos6 de la Luz y Caballero", coleccionadas y publi-
cadas por Alfredo Zayas y Alfonso. Vol. I. Haba-
na, "La Propaganda Literaria", 1890, p. 163-242.
65. Massip, Salvador. Las clinics psicol6gicas. Haba-
na, "Revista de Educaci6n", vol. III, 1913, p. 302-
318 y 395-411.
66. Martinez, Julia. Alma Mater. Conferencia leida
en la Asoeiaci6n Pedag6gica Universitaria el 17 de
julio de 1921. Tengo a la vista los originales, que
se publicaran .muy pronto en una revista de esta
eiudad.


'92











67. Maza y Artola, Juan Jos6 de la. La gramitica grie-
ga de Curtius ante la critical diddctica. Habana,
"La Moderna", 1891.
68. Mestre, Aristides. Biologia y el program de su en-
sefianza. Habana, "Revista de Medicina", tomo
XI, 1906, p. 63, 83 y 107.
69. La inauguraci6n del Presidente de la Uni-
versidad de Harvard. Habana, "Avisador Comrer-
cial", 1910.
70. Las ciencias zooldgicas en nuestra univer-
sidad. Discurso leido en la apertura del curso aca-
71. Montori, Arturo. El problema de la educaci6n na-
cional. "Cuba Pedag6gica", afo XV, 1920, p.
575-620.
72. Mitjans, Aurelio. Estudio sobre el moviniento cien-
tifico y literario de Cuba. Habana, A. Alvarez y
Compafiia, 1890.
73. Perez Vento, Rafael. Aparatos mds usuales y tec-
nicos para el studio experimental del aparato cir-
culatorio. Habana, Imp. "Avisador Comercial",
1908.
74. Pla, Eduardo. Discurso inaugural. En la "Memo-
ria annual correspondiente al curso academico de
1905-1906". Habana, "La Moderna Poesia", 1907.
Trata de la preparaci6n pedag6gica de los profesores
de segunda ensefianza.
75. Quibus, Dr. La ensefianza de la medicine en Cuba
a traves del tiempo. Habana, Rambla y Bouza, 1916.
76. Real y Pontificia Universidad de la Habana. Cons-
tituciones. Habana, Imp. de la Real Marina, 1833.
77. Rio, Francisco del. Discurso leido en la apertura
del curso academico de 1914-1915. Habana, "El
Siglo XX". Trata en parte de la Escuela de Ci-
rugia Veterinaria.
78. Rodriguez, Jos6 Ignacio. Elogio del Exmo. Sr. Dr.
Manuel Gdmez Maraii6n. Habana, Imp. "La An-
tilla", 1864.











79. Rojo y Sojo, Antonio. Discurso leido en la Univer-
sidad de la Habana, en la solemne apertura del curso
acad6mico de 1884 a 1885. Habana, Inmp. del Go-
bierno, 1884. Trata de la fundaci6n de las univer-
sidades espafiolas en el Nuevo Mundo.
80. Rosell, Antonio. Las modificaciones del actual sis-
tema de enseianza. Habana, "Revista de la Facul-
tad de Letras y Ciencias", vol. II, 1906, p. 282-293.
81. Una aspiraci6n de la juventud cubana.
"Revista Cubana", tomo XIX, p. 396-403.
82. Ruiz Cadalso, A. La ensenanza de la ingenieria y
las opinions del Dr. Waddell. Habana, "Revista
de la Facultad de Letras y Ciencias, vol. II, 1906,
p. 22-34.
83. Saco, Jose Antonio. Justa defense de la Academia
cubana de literature. New York, Imp. de M. St.
Romes, 1834.
84. Paralelo entire la isla de Cuba y algunas
colonies inglesas. Colecci6n de papeles cientificos,
hist6ricos, etc. Tomo III, p. 149-175. Paris, Imp.
de D' Aubusson y Kugelmann, 1858.
85. Fundacion de una academia en la labana
en 1834. Colecci6n de papeles cientificos, hist6ri-
cos, etc. Tomp III, p. 1-23.
86. Memorias sobre la vagancia en la isla de
Cuba. Colecei6n de papeles cientificos, hist6ricos,
etc. Tomo I, p. 168-218.
87. Saiz de la Mora, Jesus. Studio del metodo corm-
parativo en la ense~anza de la lengua latina. Haba-
na, "Alrededor de la Escuela", tonto VIII, 1917,
p. 106-121 y 203-220; y tome IX, 1917, p. 31-47.
88. Salazar, Salvador. El plan de studios de Letras y
Filosofia. "Heraldo de Cuba", 28 de marzo de
1914.
89. S&nchez de Bustamante, Antonio. La libertad de
enseianza. "Revista de los Estudiantes de Dere-
cho", diciembre de 1916, p. 1 y 2.











90. Sanchez y Junco, Alberto. Plan de ensejanza agri-
cola superior. Habana, Rambla, Bouza y C., 1914.
91. Sociedad Patri6tica de Amigos del Pais. Nova sint
omnia, recedant veteran. "Memorias de la Sociedad
Patri6tica", nIim. 40, abril de 1823, p. 16-22. Trata
de la reform de los studios universitarios. Fue
escrito por D. Tomas Romay.
92. Sola, Jos6 Sixto. El deported como factor patri6tico
y social. "Cuba Contemporanea", tomo V, 1914,
p. 121-167.
93. Taft, William. A prop6sito de la nueva interven-
ci6n americana. Discurso pronunciado en la aper-
tura del curso acad6mico .de 1906-1907. "Revista
de la Facultad de Letras y Ciencias", vol. III, 1906.
94. Tasso, Jose. Discurso pronunciado a la apertura de
la cdtedra de anatomia prdctica. "Meniorias de la
Sociedad Patri6tica", nim. 31, de junio de 1819.
Trata de la historic de la citedra de Anatomia.
95. Thompson, Alexander S. The colleges of agricul-
ture and mechanical arts in the United States. "Re-
vista de la Facultad de Letras y Ciencias", tomo
XXV, 1917, p. 211-226. El texto se hall en espaifol.
96. Universidad de la Habana, Estatutos de la. Haba-
na, "Avisador Comercial", 1910.
97. Organizaci6n de la enseianza. Habana,
"El Siglo XX", 1920.
98. Memoria anuario correspondiente al curso
academico de 1918-1919. Habana, "El Siglo XX:',
1920.
99. Valdes Anciano, Jose. La neuropatologia y su en-
seiianza. "Revista M6dica Cubana", 1909.
100. Vald6s Rodriguez, Manuel. Significaci6n de la Es-
cuela de Pedagogia en la Universidad. "Revista
de la Facultad de Letras y Ciencias", vol. II, 1906,
p. 68-77.
101. Consideraciones histdrico-criticas sobre la
enseianza superior en Cuba. Discurso leido en la











apertura del curso acad6mico de 1906-1907. Haba-
na, Manuel Ruiz y Cf, 1906.
102. Varona, Enrique Jose. La metafisica en la Uni-
versidad de la Habana. "Revista de Cuba", tomo
7?, 1880, p. 101-125.
103. El clericalismo en la Universidad. "Re-
vista Cubana", octubre de 1886.
104. Nuestra libertad de ensefanza. A prop6-
sito del discurso del Dr. l4ortsman. "Revista Cu-
bana", diciembre de 1887.
105. El Dr. Johnson en la Universidad. "Re-
vista Cubana", octubre de 1888.
106. Los exzmenes y el program. "Revista Cu-
bana", septiembre de 1889.
107. Las reforms en la ensefanza superior. Ha-
bana, "El Figaro", 1900.
108. La instrucci6n piblica en Cuba. Su pa-
sado. Su present. Habana, Rambla y Bouza, 1901.
109. Discurso leido en la apertura del curso aca-
dimico de 1903-1904. Habana, M. Ruiz y C, 1903.
Trata de la funci6n de las universidades.
110. Problemas actuales de la ensefanza supe-
rior. Habana, "Revista de la Facultad de Letras
y Ciencias", vol. I, 1905, p. 271-305.
111. Wilson, Erastus. Notas sobre la enseianza de la
cirugia dental en Cuba. "Revita de Ciencias M&-
dicas", 1890.
112. Zayas, Alfredo. El presbitero D. Jose Agustin Ca-
ballero, su vida y sus obras. Habana, A. Alvarez
y C., 1891.






















BIBIOGRAFIA EXTRANJERA


113. Alderman, Edwin A. The function and needs of
schools of Education in Universities and colleges.
New York, General Education Board, 1917.
114. Altamira, Rafael. Les discours de rentree des uni-
versites. Paris, "Revue international de 1'enseig-
nement", vol. 53, afio 1907.
115. Araujo, Fernando. La Universidad y la Escuela.
Paris, H. Welter, 1903.
116. Badwin, Bird F. Present status of the honor system
in colleges and universities. Washington, Bureau
of Education, "Bulletin", 1915, N? 8.
117. Bernheim, Ernest. Der Universitaetsunterricht und
die Erfordernisse der Gegenwart. Berlin, S. Gal-
vary & C?, 1898.
118. Bittner, Watson S. Public discussion and informa-
tion service of university extension. Washington,
Bureau of Education, "Bulletin", 1919, N? 61.
119. University extension movement. Washing-
ton, Bureau of Education, "Bulletin", 1919, N? 84.
120. Borobia y Diaz, Patricio. Acci6n social de la uni-
versidad. Zaragoza, Emilio Casafial, 1910.
121. Brandon, Edgar Ewing. Latin-American Universi-
ties. Washington, Bureau of Education, "Bul-
letin", 1912, N? 30.











122. Bunge, C. 0. La educaci6n. Madrid, "La Espafia
Modeina", 1902.
123. Bureau of Education, Washington. Statistics of
State Universities and State Colleges. Washing-
ton, Bureau of Education, "Bulletin", 1919, N 87.
124. The University and the Municipality,
"Bulletin", 1915, N? 38.
125. Univrsity training for public service. Was-
hington, Bureau of Education, "Bulletin", 1916.
126. Burrit, Bailey B. Professional distribution of co-
llege and university graduates. Washington, Bu-
reau of Education, "Bulletin", 1912, N? 19.
127. Butler, Nicholas Murray. The service of the uni-
versity. "Educational Review", de New York, di-
ciembre de 1912.
128, Candau y Pizarro, Feliciano. Discurso leido en la
apertura del curso de 1912-1913 de la Universidad
de Sevilla. Sevilla, Guia Oficial, 1912. Trata de
las causes de la decadencia de la Universidad.
129. Capen, Samuel Paul. Accredited higher institutions.
Washington, Bureau of Education, "Bulletin",
1917, N? 17.
130. -- Facilidades ofrecidas a los estudiantes ex-
tranjeros en los colegios y universidades de los Es-
tados Unidos. Washington, Oficina de Educaci6n,
"Boletin", 1918, N? 16.
131. Carpenter, William H. Function of graduate schools
in the universities. New! York, "Educational
Review", 1916.
132. Castillejo, Jos6. La educacion en Inglaterra. Ma-
drid, "La Leetura", 1919.
133. Caswell, Ellis A. The money value of education.
Washington, Bureau of Education, "Bulletin", 1917,
N? 22.
134. Caullery, Maurice. Les universitis y la vie scien-
tifique aux Etats Unis. Paris, Armand Colin, 1917.
1










135. Colmo, Alfredo. Bases de organization universita-
ria en los paises americanos. "Revista de Filosofia"
de Buenos Aires, noviembre de 1916.
136. Columbia University. Teachers College Bulletin.
School of Education. New York, Teachers College,
1920.
137. Consejo Superior de la Universidad de Buenos Ai-
res. La Universidad Nacional de Buenos Aires.
Buenos Aires, Fragant, 1910.
138. Diaz Canseco, Laureano. Discurso leido en la Uni-
versidad de Valladolid en la solenmne inauguraci6n
del curso acadgmico de 1908-1909. Valladolid, Casa
editorial Cuesta, 1908. Trata de lo que debe ser la
Universidad para merecer el nombre de universidad.
139. d'Ors, Eugenio. Grandeza y servidumbre de la in-
teligencia. Madrid, "Publicaciones de la Residencia
de Estudiantes", 1919.
140. Duggan, Stephen P. Observations on higher educa-
tion in Europe. New York, The Institute of In-
ternacional Education, 1920.
141. Flexner, A. The American College. New York,
General Education Board, 1908.
142. Fournier, Marcel. Les status et privileges des uni-
versites frangaises. 4 vols. Paris, L. Laroce et For-
cel, 1890-1894.
143. Fuente, Vicente de la. Iistoria de las universida-
des, colegios y demds establecimientos de ense4anza.
Madrid, Imp. de la viuda e hija de Fuentenebro,
4 vols. 1884-1889.
144. Giner, Francisco. Pedagogia Universitaria. Barce-
lona, Sucesores de Manuel Soler, 1905.
145. GonzAlez, Joaquin V. La extension universitaria.
Universidad Nacional de la Plata. Conferencias de
1907 y 1908. La Plata, Christmann y Crespo, 1909.
146. La Universidad Nacional de la Plata. Bue-
nos Aires, Talleres grfficos de la Penitenciaria, 1905.
147. La universidad nueva. La Plata, Taller de
impresiones oficiales, 1905.
99










148. Vrniversidades y Colegios. Buenos Aires,
J. Lajornare y C., 1907.
149. Guti6rrez, Juan Maria. Origen y desarrollo de la
ensenanza piblica superior en Buenos Aires. Bue-
nos Aires, "La Cultura Argentina", 1915.
150. Handschin, C. H. Inbreeding in the instructional
corps of the American Universities. New York,
"Science", november, 1910.
151. JHarms, Friedrich. Jfethode des akademischen Stu-
dium. Leipzig, Th. Grieben, 1885.
152. Hart, James Morgan. German universities. New
York, G. P. Putnam;'s Sons, 1874.
153. Hays Gardiner, John. Harvard. New York, Oxford
T~niversity Press, 1914.
154. Ingenieros, Jose. La filosofia cientifica en la orga-
nizacidn de las universidades. "La Reforma So-
cial", tomo VI, 1916.
155. Institute of International Education (The). Oppor-
tunities for higher education in France. New York,
The Institute of International Education, 1920.
156. Jesinghaus, Carlos. Las ideas pedagdgicas de Wundt.
"Revista de Filosofia de Buenos Aires", septiem'-
bre de 1919.
157. Kaufmann, G. Die Geschichte der deutschen Uni-
versitaeten. .2 vols. Stugart, J. G. Cotta, 1888.
158. Keppel, Frederick Paul. Columbia. New York,
Oxfoid University Press, 1914.
159. Klapper, Paul. College teaching. Yorkers-on-
Hudson, World Book Company, 1920.
160. Koos, Leonard V. The adjustment of the teaching
load in a university. Washington, Bureau of
Education, "Bulletin", 1919, N? 15.
161. Labra, Rafael Maria de. La cultural superior en
Espata. El Ateneo, Madrid, 1906.
162. Lansing Collins, Varnum. Princeton. New York,
Oxford University Press, 1914.
163. Larnaude, F. Les forms de I'enseignement dans
les faculties de droit y des'sciences politiques. Pa-

100











ris, "Revue international de l'enseignement", 1901,
vol. 41.
164. Lasplaces, Alberto. Los compagnons de l'Univer-
site nouvelle. "Anales de Instrucci6n Pfiblica de
Montevideo", tomo XVIII, 1921.
165. Letelier, Valentin. Reform de la ensefianza del de-
recho. Santiago de Chile, 1889.
166. Lexis, W. Die Deutschen Universitaeten. Berlin,
A. Asher & 0C, 1893.
167. Liard, Louis. L'enseignement supirieur en France.
2 vols. Paris, Armand Colin, 1888.
168. Les modernes universities frangaises. En
el "Noveau Dictionnaire de P6dagogie", de F. Buis-
sen. Paris, Hachette y C., 1911, p. 2015-2021.
169. L'Universitg de Paris. Paris, H. Lurens,
1909.
170. Lot, Ferdinand. L'enseignement superieur en
France. Paris, H. Welter, 1892.
171. Liidtke, Gerhard. Minerva, Jahrbuch der gelehrten
Welt. Berlin, Vereiningung Wissenschftlicher Ver-
leger, 1921.
172. Luzuriaga, Lorenzo. Ensayos de pedagogia e ins-
truccion piblica. Madrid, Sue. de Hernando, 1920.
173. Me. Lean, George Edwin. Opportunities for gra-
duate study in the British Isles. New York, The
Institute of International Education, 1920.
174. Present standards of higher education in
the United States. Washington, Bureau of Educa-
tion, "Bulletin", 1913, N9 4.
175. Studies in higher education in Ireland and
Wales. Washington, Bureau of Education, "Bul-
letin", 1917, N 15.
176. Me. Kenzie, Kenneth. Opportunities for higher educa-
tion in Italy. New York, The Institute of Inter-
national Education, 1921.
177. Martinazoli, A.; e Credaro, L. Dizionario ilustrato
di Pedagogia. Milano, F. Vallardi.











178. Mendenhall, F. C. Scientific, technical and engineer-
ing education. Monographs on education. Edited
by N. M. Butler. St. Louis Universal Exposition,
1904.
179. Miral, Domingo. La crisis de la universidad. Sa-
lamanca, Imp. de "El Castellano", 1908.
180. :Mirriam, John C. The function of educational ins-
titutions in development of research. The tniver-
sity of California, Barkeley, N? of april, 1920.
181. Monroe, Paul. A Cyclopedia of Education. 5 vols.
New York, The Macmillan Co., 1911.
182. Nelson, Ernesto. Hacia la Universidad future. Va-
lencia, F. Sempere y C.
183. La escuela secundaria y la universidad.
New York, Asociaci6n Americana para la Concilia-
ci6n Internacional, 1917.
184. Nuestros males universitarios. Buenos Ai-
res, "El Ateneo", 1919.
185. Nevis, Allan. Illinois. New York, Oxford Univer-
sity Press, 1917.
186. Onis, Federico de. La universidad espaiiola. Ma-
drid, "Publicaciones de la Residencia de Estudian-
tes".
187. Palacios, Leopoldo. Las universidades populares.
Valencia, F. Sempere y Ca, 1908.
188. Paulsen, Friedrich. Geschichte der gelehrten Unte-
rrichts. 2 vols. Leipzig, Veit & Conp., 1896.
189. The German Universities alf university
study. Translated by Frank Thilly andWilliam W.
Elwang. New York, Charles Scribner's Sons, 1906.
190. Penrose, Stephen B. L. The organization of a stand-
ard college. "Educational Review", New York,
1912.
191. Paradotto, Lidia. La funcidn de la universidad.
"Humanidades", de la Plata, vol. I, 1921.
192. Perry, Edward Delavan. The American. University.
Monographs on education edited by N. M. Butler.
St. Louis Universal Exposition, 1904.

102




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs