• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Preface
 Dedication
 Poder de las lagrimas
 In memoriam
 Joaquin de Aguero y Aguero
 Dolores de Maria
 Al heroe de Punta Brava
 Muerte de Lucrecia
 Laments de escipion emiliano ante...
 Manlio torcuato
 A Jose Manuel Gutierrez Zamora
 A la bandera Americana
 A Narcisa Deop de Menocal
 A Cuba
 Al Dr. Sanchez Bustamante
 Al presidente del supremo
 A la republica Peruana
 General Weyler
 A Valeriano Weyler
 A Cuba
 A Ines Echerri de Beltran
 Maximo!
 Bajo la Ceiba
 Mi choza
 Diez de octubre
 Deber
 Llevas a Cesar
 Ante el retrato de mi padre
 Haydee
 La mujer de asdrubal
 El angel de mi hogar
 Aquella noche
 El juramento
 A mis hijos
 En el album de Elisa
 Abraham Lincoln
 A la Marquesa de la real procl...
 Mis cantos
 En el primer aniversario de la...
 Babilonia en casa
 Dos cartas
 Ce que je veux
 A mi esposo
 Ante la tumba de miguel figuer...
 El doctor
 El machete
 La presumida
 Mi ofrenda
 A las victimas del 17 Mayo
 Abuela
 La mas hermosa
 Al liceo de Guanabacoa
 Joaquina
 Al circulo liberal
 A mi esposo
 Escipion el Africano
 A Eva
 Sor Maria
 La bandera Cubana
 Extranjero?
 Dios
 Abuelita es de esther sola!
 Genio y nobleza
 En el templo y en mi hogar
 A conchita Labrada y Bernal
 Mas cerca de ti, Dios mio!
 La poesia
 Rene
 Haydee y coral
 Una limosnita
 Recuerdos de la infancia
 Anibal
 Perdonalos señor!
 A Evelia
 Regulo
 A la reina del festival
 El Dr. Roux
 Mi rosal
 Remember the Maine
 A guiseppe paganelli
 Lo ideal
 Misterio
 Sin tumba
 A graziella pareto
 A Esther adaberto
 A Joaquin Lorenzo Luaces
 Sor Juana en el mundo
 A Fidelia
 Invitacion
 Sola estoy!
 Fundacion de Roma
 Parte segunda
 Parte tercera
 Index






Title: Mi ofrenda
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078550/00001
 Material Information
Title: Mi ofrenda
Physical Description: 192 p. : port. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Agüero de Costales, Corina
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1922
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Corina Agüero de Costales.
General Note: Poetry.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078550
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001843237
oclc - 29383239
notis - AJR7498

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Poder de las lagrimas
        Page 7
    In memoriam
        Page 8
    Joaquin de Aguero y Aguero
        Page 9
    Dolores de Maria
        Page 10
    Al heroe de Punta Brava
        Page 11
    Muerte de Lucrecia
        Page 12
    Laments de escipion emiliano ante las ruinas de Cartago
        Page 13
    Manlio torcuato
        Page 14
    A Jose Manuel Gutierrez Zamora
        Page 15
    A la bandera Americana
        Page 16
    A Narcisa Deop de Menocal
        Page 17
    A Cuba
        Page 18
    Al Dr. Sanchez Bustamante
        Page 19
    Al presidente del supremo
        Page 20
    A la republica Peruana
        Page 21
    General Weyler
        Page 22
    A Valeriano Weyler
        Page 23
    A Cuba
        Page 24
    A Ines Echerri de Beltran
        Page 25
    Maximo!
        Page 26
    Bajo la Ceiba
        Page 27
    Mi choza
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Diez de octubre
        Page 31
        Page 32
    Deber
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Llevas a Cesar
        Page 38
        Page 39
    Ante el retrato de mi padre
        Page 40
        Page 41
    Haydee
        Page 42
        Page 43
    La mujer de asdrubal
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    El angel de mi hogar
        Page 47
        Page 48
    Aquella noche
        Page 49
        Page 50
    El juramento
        Page 51
    A mis hijos
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    En el album de Elisa
        Page 55
        Page 56
    Abraham Lincoln
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    A la Marquesa de la real proclamacion
        Page 60
        Page 61
    Mis cantos
        Page 62
        Page 63
    En el primer aniversario de la muerte del general Antonio Maceo
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Babilonia en casa
        Page 67
        Page 68
    Dos cartas
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Ce que je veux
        Page 72
        Page 73
    A mi esposo
        Page 74
        Page 75
    Ante la tumba de miguel figueroa
        Page 76
        Page 77
    El doctor
        Page 78
        Page 79
    El machete
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    La presumida
        Page 83
        Page 84
    Mi ofrenda
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    A las victimas del 17 Mayo
        Page 88
        Page 89
    Abuela
        Page 90
        Page 91
    La mas hermosa
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Al liceo de Guanabacoa
        Page 95
        Page 96
    Joaquina
        Page 97
        Page 98
    Al circulo liberal
        Page 99
        Page 100
    A mi esposo
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Escipion el Africano
        Page 105
    A Eva
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Sor Maria
        Page 109
        Page 110
    La bandera Cubana
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Extranjero?
        Page 114
    Dios
        Page 115
        Page 116
    Abuelita es de esther sola!
        Page 117
    Genio y nobleza
        Page 118
        Page 119
    En el templo y en mi hogar
        Page 120
        Page 121
    A conchita Labrada y Bernal
        Page 122
        Page 123
    Mas cerca de ti, Dios mio!
        Page 124
    La poesia
        Page 125
        Page 126
    Rene
        Page 127
    Haydee y coral
        Page 128
    Una limosnita
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Recuerdos de la infancia
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Anibal
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Perdonalos señor!
        Page 142
    A Evelia
        Page 143
    Regulo
        Page 144
    A la reina del festival
        Page 145
        Page 146
    El Dr. Roux
        Page 147
        Page 148
    Mi rosal
        Page 149
    Remember the Maine
        Page 150
    A guiseppe paganelli
        Page 151
    Lo ideal
        Page 152
        Page 153
    Misterio
        Page 154
        Page 155
    Sin tumba
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    A graziella pareto
        Page 159
    A Esther adaberto
        Page 160
    A Joaquin Lorenzo Luaces
        Page 161
        Page 162
    Sor Juana en el mundo
        Page 163
        Page 164
    A Fidelia
        Page 165
        Page 166
    Invitacion
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Sola estoy!
        Page 170
    Fundacion de Roma
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Parte segunda
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Parte tercera
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Index
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
Full Text


Corina Aguero de C-btales

















Star (frrnba


HABANA
1922













A MIS LECTURES

Al reunir estas mis humildes poe-
sias en un tomo, y darlas a la luz hoy
agobiada por un dolor inmenso, no lle-
vo otra idea ni otro fin que hacer con el
product de su venta una limosna a la
memorial del companero inolvidable;
para lo cual regalard los ejemplares a
instituciones bengficas, como homenaje
digno de mi recuerdo y mi carino al pa-
dre amantisimo de mis hijos, al esposo
ejemplar, que debe ocupar en el lugar
de los justos el sitio que supo merecer
por su honradez y sus virtudes.
Descanse en paz, y que las oraciones
de los beneficiados por esta obra des-
S dciendan sobre su sepulcro.














HOMENAJE A MI ESPOSO

Estas flores modestas de mi lira,
Brotadas al calor de tu ternura,
En un hogar feliz, donde la vida
Resbalaba sin som bras ni amarguras,
Hoy, prosternada ante la losa fria
Que tu image oculta a mis anhelos,
Con el alma transida de agonia
E invocando tu espiritu en los cielos,
Las ofrendo, mi bien, a tu memorial,
Como tribute de mi amor ardiente;
Ascienda su perfume hasta esa gloria
Donde habremos de unirnos para siempre!...
Y permit el Seiior que mi plegaria,
Calmando las humans aflicciones,
Descienda iay! a tu losa funeraria,
En ldgrimas, en luz, en bendiciones!...

















































ALBERTO G. COSTALES






MX OrPabDA


Poder de las ltgrimas.


Al frente de los volcos, parricida
Se lanza sobre Roma Coriolano;
E intent confundir, cruel y tirano,
Aquella patria ingrata que le olvida.

Nada detiene el hierro que homicide
Se mira centellear bajo ,su mano,
Ni el grito de dolor de un pueblo hermano,
Que tiembla ante su diestra suspendida.

Implacable, fero'z, ya la frontera
Traspasa audaz, y el triunfo apetecido
Va a recoger; mas iay! que en su carrera

Retrocede, sin fuerzas, confundido;
Y al llanto de una madre atribulada
Depone su furor, rinde su espada!...






bdEIkA AG1tEilt DE boSTWAtA


In Memoriam


Hoy que la estrella solitaria brilla
Radiante, bella, en el pend6n cubano,
De sus heroes al culto soberano
Doblemos, reverentes, la rodilla.

Bravos lucharon por la hermosa Antilla
Que cuatro siglos oprimi6 el tirano;
Regando en ella, con certera mano
De "Patria y Libertad" la fiel semilla.

Martir fu6 de su amor Joaquin Agiiero;
Despues Carlos Manuel luch6 valiente
Por arrancarla al despotismo fiero;

Marti, por fin, con entusiasmo ardiente
Hizo vibrar el grito postrimerio:
Y surge nuestra Cuba independiente!
f- "






MI OFERDA


Joaquin. de Agiiero y Agiiero


Sal del sepulcro, sombra luminosa
Del patriota sin par, inmaculado,
Torna al suelo natal, ya fecundado
Con tu sangre bendita y generosa.

Fue de "San Carlos" la jornada hermosa
Campo de tu valor ilimitado;
Que al morir por la patria denodado,
Es nacer a la gloria esplendorosa!

S61o, con un pufiado de valientes,
Retaste audaz al despotismo fiero;
Del negro las cadenas inclementes

En Cuba, a desatar fuiste el primero;
Tuya -es mi admiraci6n, que con orgullo,
Ostento mi blas6n, porque es el tuyo!





pORINA AG1OP3O DE COUTALES


Dolores de Maria


SMiradla alli...! Su palido semblante
Lo surca el llanto de su acerba pena;
Mientras flota, deshecha la melena,
Por su seno oprimido y palpitante!

iMiradla alli!... Del hijo agonizante
El cruel martirio contemplara serena,
Y aunque la angustia su existir apena,
No abandonarle en tan supremo.instante!

Alli, del arbol de la Cruz, clavado,
Le mira sucumbir a muerte impia
Por la turba feroz sacrificado.

;Madre infeliz! y en tanto repetia,
Comprimiendo su seno desgarrado:
i Qu6 igual dolor a su dolor no habia!






MI OFBENDA


Al Heroe de Punta Brava

Francisco G6mez Toro.



Viendo cesar al veteran apuesto,
Noble rencor su coraz6n enciende,
Y aunque el peligro sin igual comprende,
Tremola audaz el pabell6n enhiesto.

Sublime el h&roe, sin dejar el puesto,
Al moribundo gladiador pretend
Con su cuerpo escudar, y le defiende
I.asta caer bajo el pufial funesto.

Examine, doliente y abatido,
Ain le proteje en amorosos lazos;
Trinchera le hace de su cuerpo herido

Y le retiene en sus heroicos brazos;
Cuando el dispota cruel, aborrecido,
Le remata feroz, a machetazos!...




CORINA AGtERO DE COSTALES


Muerte de Lucrecia


Por la preciosa sangre, circundada,
Que brota de su seno alabastrino,
La victim inocente de Tarquino
Desfallece, a su honor sacrificada.

Sobre su coraz6n, inanimada,
La estrecha delirante, Colatino;
Mientras que Bruto en su furor, divino,
Venganza jura a la virtud hollada.

Corre al pueblo y mostrdndole, animoso,
De Lucrecia el cadaver desangrado,
La muerte dicta del tirano odioso;

LAnzase a combatir fiero, arrojado,
La opresi6n a sus plants se desploma,
Y el crime venga, libertando a Roma!





MI OFRENDA


Lamentos de Escipi6n Emiliano ante

las ruinas de Cart ago


Olvida de sus triunfos el halago
Escipi6n, y contempla conmovido,
El imperio gigante destruido,
Que en otros tiempos se llam6 Cartago.

Hundi6se de sus armas al estrago;
Por sus heroicos hijos defendido;
Y en mont6n de cenizas convertido
Al orbe dice su destiny aciago.

Asi,-prorrumpe el heroe-, asi terrible
Caer6n un dia, Troya, la Judea.
El Priamo y de sus pueblos la invencible

Roma, siempre gigante en -la pelea;
Y aquel guerrevo en los combates fuerte,
Ante tal destrucci6n, 16grimas: vierte!





eo0JaU AQEl4A ). QOWILUS


Manlio Torcuato


A Roma reta, en singular combat,
Un bMrbaro de atletica figure;
Cuando Manlio, cifiendo la armadura,
Ante el nuevo Goliath, heroe se bate.

Es de la estirpe que el orgullo abate
De aquellos miserables, y procura
Con ,su aliento salvar y su bravura,
De la patria el honor con su rescate.

Hora avanza haeia el galo; ya con tino
Se escurre ante sus golpes; se adelanta,
Le acosa, le fatiga de contino;

Y, por fin, derribandole a su plant
Le arrebata el collar, que purpurino,
Anuda tinto en sangre. a su garganta!


















A Jo6 se' NInel Guherrez Zamora


iSalve! joh dulce poeta mejicano!
Ti que al tornar a nuestro amado suelo
Cubres tu lira con cresp6n de duelo
Para cantar al orador cubano.
Aquel astro del genio, soberano,
Que s61o a Cuba consagr6 su anhelo,
Y luch6 con valor y con desvelo,
De su grandeza y libertad ufano.

iAy! esa flor que tu laud herido
Sobre la tumba del tribune vierte,
Ve con amor mi pueblo agradecido:

Aunque distintas las dot6 la suerte
Hermanas fueron siempre y mis ahora
Las patrias de Cortina y de Zamora!





00311A AO@U37 *1D 9O"TAULS


SA la Bandera Americana


i Oh, tfi! de Bunkers-hill, pend6n glorioso,
Que un Washington alzando soberano
Las grandezas del mundo americano
Supo mostrar al orbe, victorioso.

Hoy te ostentas erguido, generoso,
Junto al heroico pabell6n cubano,
Arrancando a las garras del tirano
Un pueblo decidido y valeroso.

i Salve! Triunfal, esplendida bandera;
Ufano en tu loor mi acento vibre;
Fud de todas tus glorias, la primera,

Hacer de un pueblo esclavo, un pueblo libre;
Simbolo de ese faro sin segundo:
SLa Libertad iluminando al mundo!






WI OFBQ&DA .17












A Narcisa Deop de Menocal


Madre tierna, sensible y amorosa,
Mas patriota sin par y decidida
Al vibrar de la patria adolorida,
La protest sublime y ardorosa.

Te mostraste soberbia, generosa;
Y a tus hijos, pedazos de tu vida,
Por mirar a tu Cuba redimida,
Al combat lanzaste valerosa.

Las angustias supremas de la ausencia,
Del destierro los crueles sinsabores
Soportaste con Animo y paciencia.

;Con que dicha, del triunfo en los albores,
A ese grupo de honor y gloria lleno,
Vuelves hov a estrechar sobre tu seno!






003!NAr AWIr~Q~~b -1 aO~TAp S


A Cuba


No es la virgen del tr6pico, animosa,
De verdes palmas y laurel cefiida
Que se consagra tierna, conmovida,
A memorar su independencia hermosa.

Es la madre angustiada, que iUorosa,
Y por luchas perenne sacudida,
Se prosterna doliente y abatida
Del hijo de su amor junto a la fosa.
Del noble mdrtir que arrull6 en su seno,
Y que al caer, radiante de heroismo,
En aras del deber, digno, sereno,

De ayer a hoy nos seial6 el abismo!
Vistanse joh Cuba! de cresp6n tus tiendas;
SHonor y gloria al imnmortal Villuehdas!






UI O6BBNDA


Al Dr. Sanchez Bustamante


Al honrar al patriota inmaculado,
Con tu eocuencia magistral, several,
Te has honrado, senior; que Cuba entera
Tu genio y tu piedad ha consagrado!

Traspasando las puertas del Senado
El pueblo conmovido que te oyera,
A tu talent, sin rival, rindiera
Su culto mis ardiente v mas honrado!

i Gracia.s, senior! al cAliz de amargura
Es la gota de miel, dulce consuelo;
Permite que esa muestra de ternura,

Vertida en la explosion de nuestro duelo,
Tenga el poder, de unir en nuestra historic,
Tu genio bienhechor y su memorial!






CORINA AGtRRO DE COST.ALES


Al President del Supremo

Jose Antonio Pichardo.


iLoor al respectable ciudadano;
Al hombre probo; al magistrado augusto;
Cuyo fallo impartial, sereno y just,
Honra al Supremo Tribunal cubano!

Al ilustre, al leal camagiieyano,
A quin la Patria debera con gusto,,
Que reine entire sus hijos sin disgusto
El respeto v la uni6n de un pueblo hermano.

Si en un instant de fatal memorial,
Una palabra torpe e imprudente
Quiso i oh senior! obscurecer tu gloria,

La verdad de los hechos, elocuente,
Del Tribunal, al darnos la victoria,
Supo honrar a su digno Presidente!






UM OFRENDA 2i












A la Repiblica Peruana


;Hija del Sol! Nereida acariciada
I)el Pacifico mar, por los rumors;
India gentil, que en bicaro de flores
Del Ande yaces a los pies postrada.

Afn recuerda mi mente consternada,
Tu bautismo de sangre y de dolores;
Cuando al hierro de crueles invasores
Fu tu tribu dispersa y destrozada!

La sangre de Atahualpa, generosa,
En indigno patibulo afrentado,
Lav6 Ayacucho, en su jornada hermosa;

Y un sol de libertad nunca eclipsado,
I Oh! cuna de los Incas, bendecida,
Siglos te ofrece de progress y vida!






COUIUA AGONRO DV 0oBVALES


General Weyler


Antes calle de Obispo.


Alli, donde el salvaje fariseo,
Hizo grabar su nombre ignominioso;
Haced que luzca en pedestal glorioso
El del invicto General Maceo!

El mdrmol guardara como trofeo,
Las cifras, si, del Invasor famoso,
Perpetuando en su pueblo victorioso
Al heroe de "Mal-Tiempo" y "Coliseo".

Que si el feroz, el bdrbaro Tarquino,
Escarnio y maldici6n del suelo hispano;
Al dejar nuestras playas; su camino

Quiso en Cuba sellar; cruel; inhumane;
Las huellas borrardn del asesino
La gloria inmensa del TitAn cubano!






MI OrlEnDA


A Valeriaho Weyler


i Ni el cruel Herodes, ni el feroz Tarquino,
Despotas ambos de execrable historic,
Pudieron albergar tan vil escoria
Cual tfi, cobarde v misero asesino!

De huesos, una alfombra en tu camino
Pudiste entretejer, para tu gloria;
iQu6 de victims cruentas la memorial
Debieron hostigarte de contino!

iBandido sin honor! i Monstruo implacable
De tefiirse en tu sangre vil, se abstiene
El hombre mas abyecto y miserable!

Mas ya habri tribunal que te condene.
;Tiembla, torpe Ner6n! itiembla, inhumano!
;Escarnio y maldici6n del suelo hispano!






CORINA AGttNRO DE QO8TAL38


A Cuba


Ante la estatua de Marti.


El fresco ramo de galanas flores,
Y la 6pica y simb6lica bandera,
Ve; conduce a la tumba del que fuera
El angel de tus genios bienhechores.

"Muri6 de cara al sol"; a los albores
De aquella lucha que su esfuerzo urdiera,
Y fu6 su noble sangre la primera
Que la tierra empap6 de sus amores.

Cristo cubano; cuya fe divina,
Desde la emigraci6n hasta el calvario,
De tu martirio el paramo ilumina;

Cerebro sol; gigante visionario;
Que con su aliento generoso lava
El inmenso bald6n de Cuba esclava!






MI OFRENDA


A Ines Echerri de Beltran


Al campo del honor parti6 el soldado;
Qued6 el hogar abandonado y frio;
Y la ausencia fatal ahond6 el vacio
De una madre en el seno desgarrado.

Con aliento amoroso y abnegado
Jamas en el dolor perdi6 su brio;
i Tore yo a ver, clamaba, al hijo mio,
Salvo y cumpliendo su deber .sagrado!

Dios la escuch6; que regresado apenas
El apuesto doncel, tras la victoria,
De la patria rompiendo las cadenas,

Y de su hogar admiraci6n y gloria;
La madre amante al completar su anhelo
Bendice al heroe y se remonta al cielo!...







UOAnTA AG1et* D t 006AmAt


iMaximo!


Pudiste serlo todo, y nada fuiste,
Haciendo mas preclara tu grandeza;
Al pueblo que salvaste, coi nobleza,
Ni aun gratitud en cambio le pediste.

Como el heroe del G61gota, cefiiste
Las palmas del martirio y la pobreza;
S61o examine, inerte, tu cabeza
A los halagos del poder rendiste.

i Genio inmortal! Gigante que la historic
No abarca entire sus paginas; escucha
De tus fieles la voz, y de esa gloria

Como adalid en la postrera lucha,
Sus huestes llevaras a la victoria:
SGrande es su fe! ; TU potestad es much!






MI QFrENDA


Bajo la Ceiba



Bajo esa ceiba que su copa inclina,
Cubriendo con sus frondas la tribune,
En una noche espl6ndida de luna
Con profunda emoci6n habl6 Cortina.

El patriotism imnenso que le anima,
Su oraci6n magistral, digna, oportuna,
Nos hicieron libar, una tras una,
Las verdades v bien de su doctrine.

Valiente paladin, firme en su puesto,
Del ideal que lo subyuga al frente
Luee hoy tambien el orador apuesto;
Adelante ioh clarin! y doquier vayas
Repite el himno de loor a Zayas!






CORINA AGUERO DE COSTALES


Mi Choza -

A Nena.


En el fondo de un valle escondido
Una choza encontr6, donde moro
Con los tiernos objetos que adoro:
Mis recuerdos, mi musa, mi fe.
De ese mundo engaioso y esquivo
Nunca llegan a mi los rumors,
Sus continues, pasados rigores,
En mi dicha present olvid6.
Bajo un puro y sereno horizonte
Me despierta la aurora risuefia,
Pues que sola me miro ya duefia
De mi dicha, mis actos, mi hogar.
Como el libre beduino en su canto
Su desierto no trueca por oro,
Yo en mi nido cifre mi tesoro
Y trocarlo por nada he de osar.
Aqui leda resbala la brisa
Por alfombra de verde pradera,
Aqui solo se escucha parlera
La aveeilla en las ramas trinar.
Y a la sombra de altivas palineras,
Entre orillas de luz y esmeralda,
Por doquiera del monte a la falda
Arroyuelos se ven serpentear.







MI OFRENDA


Aqui solo se aspira el perfume
Que las flores silvestres destilan,
Y m6s bellas de noche rutilan
Las estrellas en pielago azul.
Son m6s vivos del sol los fulgores;
Aqui Dios en sus obras imprime,
Su poder m6s gigante y sublime
En torrentes de vida, de luz.
Al caer de la tarde apacible,
Cuando Febo sus rayos decline,
Y detris de la enhiesta colina
Va su cetro de fuego a esconder.
Por la fertil y extensa llanura
Que circunda mi rfistica choza,
Veo mi prole feliz, bulliciosa,
Sobre alfombra de cesped correr.
Juguetona, traviesa, coqueta,
Lanza al aire su risa argentina
Y compare mi Evangelina
De los otros tambien el solaz.
Que se aleja de mi presurosa,
Mas a penas se mira distant
Retrocede. y mas tierna y amante
Va a arroiarse en mis brazos fugaz.
Un penacho la frente engalana
De mi Havd6e, cuva faz peregrina,
Me recuerda la indiana Guarina,
Dulce amante del martir Hatuey.
Que en su frente morena v altiva,
Negros ojos fulguran hermosos,
Do los rasgos se ven ardorosos
De esa raza infeliz, Siboney.






CO3INA AGtVERO DE COSTALES


A su lado, robusto, valiente,
Una rama blandiendo atrevido,
De mi choza el cacique aguerrido,
S61o encuentra en la selva su Eden.
De un madero un brid6n ha formado,
Do recorre los campos hermoso,
Y con gritos de guerra, de gozo,
Hiende el llano y las lomas tambien.
Y mis cerca de mi, reclinada
En mi falda su blonda cabeza,
Mi Coral, me acaricia, me besa,
Y me deja su encanto sentir.
Es la alondra que arrulla mi nido
Con su cAntiga dulge y sonora,
La sonrisa que tierna la aurora
En mi choza derrama feliz.
Mas suspended sus juegos ufanos,
Y celebran con dulce alborozo,
La llegada del padre amoroso
Que los llama y los besa a la vez.
Le circundan, le adoran, le estrechan,
En un grupo patitico tierno;
Y mi labio bendice al Eterno
Que me hiciera tal dicha entrever.
i Hijos mios, mi encanto, mi orgullo,
Con que afAn hov os ve mi ternura;
De ser madre la excelsa ventura
No le cabe a mi nfimen decir!
;Madre tierna y esposa! qu6 dicha
A ese bien infinite se iguala ?
;Dulce amor! Tu perfume se exhala
En mi hogar verituroso y feliz!...






UT OThiSlBA


Diez de Octubre


Fecha santa y gloriosa,
De abnegaci6n y patriotism 1lena,
En que Cuba, doliente y valerosa,
Protest dignamente de la odiosa
Servidumbre que al llanto la condena.
Cuando intr6pido, en Yara,
Alz6, Carlos Manuel, la heroica frente;
Y con esfuerzo sin igual, lanzara
El grito de... a las armas! que elocuente,
Por toda nuestra Patria resonara.
La ensefia, con que Agiiero,
Diviniz6 en "San Carlos" su memorial,
Tremola audaz el bayam6s guerrero;
Y tiembla de pavor el pueblo Ibero
Al ver huir de America su gloria.
Su sangre di6 a raudales
La juventud mAs noble y escogida;
La historic de la patria en sus anales
Nos demuestra sus hechos inmortales
En aquella campafia decidida.
i Oh! no plugo a su mano
El laurel conquistar de la victoria;






COBINA Ad4OERO DE COSTALEB


Su heroismo fue grande, sobrehumano;
Mas por sublime y misterioso arcano
Cupo a Marti tan refulgente gloria.
De "Baire", en la jornada,
"Independencia o muerte": Cuba dice;
Y tras lucha titAnica, esforzada,
(ual el heroe en "Dos Rios" lo predice;
Surge, por fin, la patria libertada.
Saludan en los mares
La bandera triunfal otros pendones;
Y sus puertos visitan a millares,
Aspirando a sus fueros comerciales
De America y Europa las naciones.
En vano el pesimismo
Quiso mostrar a Cuba desmembrada
Y tremula a los bordes del abismo:
iNo! jno sera! la patria est6 salvada,
Por su fe, su cordura y su civismo!
Hoy debe por su mano
En el altar depositar su ofrenda;
Que todo buen patriota y ciudadano,
Este dia, inmortal en la contienda,
; Ice en su hogar el pabell6n cubano!





MI OFMBEDA


Deber


A Sor Juana.


Esa sabia y divina Providencia
Que vela sobre todo lo creado;
Le di6 por protector a tu inocencia
Un padre just, bondadoso, honrado.
Es de un padre el amor tan decidido,
Tanto heroismo su ternura encierra,
Que un hijo debe amarle agradecido
Como a image de Dios sobre la tierra.
Mostrarse a sus consejos respetuoso;
Rodearle de cuidados y ternuras;
Hlonrarle hasta morir; esto es hermoso;
;Cual lo ordenan las santas escrituras!'
Es del hogar, en el augusto temple
De la mujer, donde el Eterno quiso,
Como de amor y de virtud ejemplo,
Formar el delicioso paraiso.
Demostrandolo asi, que bella, pura,
Eva brot6 cual astro entire las flores,
Para veneer a Adan con su hermosura,







CORINA AGYEFRO DIF COSTALE9


(onsagrando el Hogar con sus dolores.
; )ulce amor conjugal! i CuAnta elocuencia
Y cuAinta santidad tu cul.to encierra!
, Puede hallar la mujer en su influencia
MAbs digno pedestal sobre la tierra?
De esa unidn fuiste tiW prenda primera;
fu6 ilena de emoci6n sobre tu frente
I)onde una joven casta y hechicera
SDIel amor maternal bebi6 en la fuente!
Ain me figure contemplarla ahora,
Abnegada y amante cual ninguna,
Reclinar su cabeza seductora
Sobre el blando santuario de tu cuna.
Alli tierna, solicita, velaba
Tu dulce suefio de sonrisas lleno;
Y luego, al despertar, te regalaba
('on el nectar jugoso de su seno.
Cuando tu labio tr6mulo, inocente,
No frases, sino trinos modulaba,
El nombre de ese Dios Omnipotente
Con tus pfidicos labios te ensefiaba.
A sus actos de fe, tu nombre unia;
En obras de piedad, tfi la inspirabas;
Sus prices, 1)or tu dicha, repetia;
Y sus does, por ti, los prodigaba.
Era feliz; feliz con la delicia
De aquestos sus legitimos placeres;
La ofrenda al recibir de tu caricia;
Y fiel, infatigable en sus deberes.
;(Oh, poder del amor! en 61 se asume
Todo un poema de ventura y cilma;
Es grato, irresistible, su perfume;






MI OFRENDA


SComo que viene a embalsamar el alma!
Halla en el dulce hogar, el peregrino
De este mundo en la senda fatigosa,
Para aliento brindarle en el camino
Al hijo tierno, a la abnegada esposa.
Y al siempre noble y saludable ejemplo
De unos padres modelo de ternuras,
&En que mejor y consagrado templo
Ha de alabarse al Dios de las alturas?
Pr6digo, para ti, quiso el Eterno
Colmarte por doquier de sus favors,
Y el amor fraternal, sublime, tierno,
En acuel temple te brind6 sus flores.
Muri6 la madre, al despertar de un dia.
Dios dispuso llamarla a su regazo...
Qued6 la alcoba solitaria; fria;
!Y ligadas, las tres, por triste abrazo!
Mas tfi: la primog4nita heredaste
El deber de velar por tus hermanas;
Y en dia no distant, que olvidaste
Del noble padre proteger las canas,
Caveron, sobre ti, tantos deberes,
De la madre ejemplar, con la partida,
Oue debiste, orgullosa en tus poderes,
Dar gracias al Sefior, reconocida.
Y en aras de aquel bien, era precise
Con tu fe, con tu empefio, con tu ejemplo,
Ya que no continual el paraiso,
La sacra llama sostener del temple!
o Qui6n en tu mente enferma y agitada
El deber infundi6, nifia querida ?
iVuelve, vuelve al hogar do atribulada






CORINA AGOERO DE COSTALES


Dejaste la familiar en tu partida!
Torna a brindarle animaci6n, delicia,
Con el sonido de tu voz vibrant;
Que disipe la niube, tu caricia
Sobre la frente de tu.padre amante.
E, Es a Dios halagar, pobre hija mia,
Ir cruel a abandonarle en su pobreza,
Cuando al buscar el pan de cada dia
Necesita en -su af6n de tu terneza?
? Ese afecto extinguir, que en tu alma existe;
La verdad, el deber, hollar traidora,
Y en el sayal que tus quimeras viste
Ahogar tu coraz6n? i Oh, pecadora!
; Crees acaso tan fragil tu pureza
Que para huir del mundo y sus errors
Vas a encerrarte tras la reja espesa
Que te guard tal vez nuevos temores?
; No es la virtud la que el peligro esquiva!
Es, la que poseedora de sus galas,
Sabe el pantano atravesar altiva
Sin manchar el plumaje de sus alas!
Tras los altos y gruesos murallones
Oue circundan tu celda noche y dia,
?Llegan a ti las crueles aflicciones
A que consuelos tributar podrias?
, Tiendes alli, tu diestra al desvalido ?
; Del hu6rfano infeliz calmas el llanto ?
0O del enfermo mustio, adolorido,
Vas a endulzar la soledad un tanto?
SEn esas horas de solemne calma,
Oue la hermandad apaga sus acentos,
No llegan lastimosos a tu alma






MI OFRENDA


De un padre encanecido los lamentos?
i Oh! i vuelve en ti Amante entire sus brazos,
Disipa de su seno la amargura;
No intentes desatar esos, los lazos
Del bien de la verdad y la ternura!
Despoja con valor tu virgen mente
Del torpe fanatismo que la ciega,
Desdefiando los goces. ioh imprudente!
Que a tantos infelices se les niega!
SVuelve al hogar! Alli donde te llaman
Por decreto del cielo, bondadoso,
Los series aflijidos que te aman
Y que tu vuelta tornard dichosos.
i No temas; escudada en tu pureza,
Y en ese amor legitimo y profundo,
Mostrar el esplendor de tu belleza,
MAs digno aun en el umbral del mundo!






CORINA AGtYERO DE COSTALES


Llevas a Cesar


i Reina la tempestad! el viento ruje;
Brama el mar; y sus ondas desatadas,
Se rompen en las rocas erizadas
Que inm6viles resisted a su empuje.
Todo es silencio, obscuridad; no brilla
Un astro en el espacio; soberano,
Se muestra en su furor el oceano,
Que ante la tierra su potencia humilla.
La lluvia que a torrentes se desprende;
El rayo que en los Ambitos resuena;
Aquella majestad; aquella escena;
o Qu6 fuerza habrA, que desafiar pretend?
A luz del relampago, ligera,
Rasga en la orilla salvadores lazos,
Y del abismo en los hirvientes brazos
Una barca abandon la ribera.
. Dos series la tripulan, valerosos;
Y en tanto el uno la oraci6n murmura,
Y dominar la situaci6n procura
Con esfuerzos heroicos, generosos.
El otro en pie junto al tim6n,airado;
La hermosa frente varonil, several,







MI OFRENDA


Alza al rumor de la cadencia fiera
Que despite aquel mar alborotado.
Sefior-dice el primero-el viento avanza;
La lluvia cae, cual la niebla aumenta;
Dejad que se disipe la tormenta,
, Quihn contra el cielo a batallar se lanza ?
i Yo! responded el segundo, en,su ardimiento;
Yo, que de fuerte voluntad arinado,.
Jamis ante el peligro he vacilado,
Ni contrario jams mi pensamiento!
Mi nombre es s61o de victoria emblema;
S61o el afan de combatir me anima;
Todo lo grande mi valor reanima
Llegar, ver y veneer; ese es mi lema!
i No temas! Lejos el presagio incierto
De que has de ozozbrar en el camino;
; No temas! siga el barco su destino;
; Llevas a CUsar! TocarAs al puerto!







CORINA AG#1ERO DE COOSAL=


Ante el retrato de mi padre


Romance.


i Oh! semblanza venerable
Del noble autor de mis dias;
C6mo al contemplarte ansiosa
Hoy mi coraz6n palpita!
Tierno se agita mi seno
Y se nublan mis pupilas
Ante el recuerdo bendito
De mis pasadas delicias!
De aquella edad venturosa,
Do mi candor no veia
Un mds alli, del afecto
De tu alma noble y sencilla!
Edad tranquila, risuefia,
En que sonriente la nifia,
Se duerme en lecho de rosas
Sin torcedor que la aflija.
Cuando al calor de tus besos
Cruzaba incauta la vida,
A la benefica sombra





MI OFRENDA


Que tu fervor me tendia.
Cuando en mis triunfos gozabas;
Con mis dolores sufrias,
Y tus labios me nombraban
Con orgullo: "mi Gorina"!
. Do fueron los resplandores
De aquella aurora bendita?
A Por qu6 crueles se eclipsaron
Sin tender a mi sfiplica?
Si tu amor solo un instant
En mi existir brillaria,
;, A que me dejaste sola
En el umbral de la vida ?
i Padre! tu labio estA mudo,
Esta tu mirada fija;
Tu seno sin movimiento
No se conmueve a mi vista:
Tu noble y serena frente
Que en tu diestra se reclina,
Con mortal indiferencia
Ante mi congoja brilla.
A Callas, padre? Ya no tiene
Para mi, tu faz sonrisa?
SSera, que ya no me amas?
iResponde, sombra querida!
i Despierta, padre despierta;
Deja ese marco en que habitas,
Torna un instance a tu forma
Y calma en mi la agonla!...





CORINA AGtVERO DE COSTALES


Hayd e


Esa dulce expresi6n interesante;
Esa mirada tierna, sofiadora,
Que ilumina tu ptidico semblante,
Dando a tu s6r belleza arrobadora;
Ese brillo perenne, que rutila
En el azul, que de tus ojos bellos,
Hace lucir mAs negra la pupila,
Cual astro de dulcisimos destellos.
El moreno color de tu mejilla,
Que el tinte de la rosa no hermosea
Y por su suave palidez, humilla,
A las mismas beldades de Judea.
Y esa sonrisa celestial y pura
Que vagar por tus labios siempre veo,
Si regalan un beso a mi ternura,
i CuAnto no dice al maternal deseo!
Fuiste la prenda de mi amor, primera;
Al poseerte, de emoci6n colmada,
Hall6 mi coraz6n la vida entera,
En tu pequefio ser reconcentrada.
Todo, cuanto, hasta alli, me sonreia
De dicha, de ilusi6n; una tras una,
Vinieron a eclipsarse, vida mia,
Ante el dulce santuario de tu cuna.
Eptonces fue cuando senti el encantQ






MI OFRENDA


Del amor maternal, con sus anhelos;
Mis ligrimas corrieron con tu llanto,
Y tu caricia, me mostr6 los ciclos.
Si enferma, sofiolienta reclinaba,
Al borde de tu lecho mi cabeza;
Tambien alli otro sir te contemplaba
Sonriendo de placer a tu belleza.
Era tu padre; tierno compartia
Conmigo, los desvelos y el carifio;
Y al temor de perderte, yo veia
En sus mejillas, lIgrimas de nifio.
i Cudnto luch6 por ti! No; la amargura,
Que derramar le hicieron tus dolores,
Podri recompensarla tu ternura;
Aunque constant y con fervor le adoras.
A veces, en mis suefos te revisto
Con la aureola pfidica, divina,
Que el genio de Dumas en Monte-Cristo,
Diera al tipo ideal de su heroina.
O figfreme, en otras, que respira
Tu nombre las tristezas ideales,
Con que, Byron sublime, de su lira
Impregnaba los cantos inmortales.
En el perfume de su amor impreso,
Ain vibra melanc6lico en mi oido,
El rumor delicioso de aquel beso,
Que diera a Haydee de inspiraci6n henchido.
Beso, de cuyo suave devaneo,
Qued6 el alma suspense, sacra- pira,
De aquel bardo dulcisimo que veo,
En su vida, sus cantos, su trofeo,
Sepultarse en las ruinas de Palmira!...






CORINA AO#tfERO DE COST-ALES


La Mujer de Asdrubal


Derrotada Cartago, agonizante,
Sus filtimos esfuerzos oponia
Al desenfreno de Escipi6n triunfante,
Que desplegando su poder gigante
A sus muros sus huestes conducia.
Alli, Asdribal, prepare a sus guerreros
Al ver de cerca la enemiga gente,
Empufiando en su diestra los aceros;
Y todos, siervos, guardias, caballeros,
Se lanzan animosos a su frente.
La lid se traba v al tremendo ruido
Del tumulto feroz s61o se escucha,
Del moribundo el ligubre gemido,
,Que al ruido de las armas confundido
Aumenta los horrores de la lucha.
Ved, en medio del grito que resuena,
De aquella muchedumbre que se agita,
Una mujer que de herbismo llena,
La faz radiante y suelta la melena,
A combatir tambien se precipita.
Esbelta, bella, cual la palma airosa
Que en los ,bosques del Libano se mece,





MI OPERBBA


Asciende hacia los muros valerosa,
Dando aliento sublime y animosa
A aquel pueblo infeliz que desfallece.
A ellos alzando sus divinas manos
De patrio amor y de entusiasmo henchida,
i Morid!-les dice-, con valor hermanos;
Antes que escarnio ser de los tiranos
Caiga Cartago en ruinas oonvertida!
Asi, prorrumpe la invencible esposa
De Asdribal; cruza la ciudad, ligera;
Ve del c6nsul la hueste numerosa
Invadir ya la plaza, y presurosa
Enciende el haz y varonil espera!
Mas i oh dolor! El inclito guerrero,
El que entire todos valeroso brilla
Defensor de la patria digno, fiero;
Inclina la eerviz, rompe. el acero,
Y ante las plants de Escipi6n se humilla!
SAbominable acci6n! Quien lo creyera
SPor que morir i oh Asdrfibal! no supiste?
i. Por qu6 tu brazo que el apoyo fuera
De la heroica ciudad que defendiera,
Al yugo vil, al deshonor rendiste?
Ves la sombra de Anibal, que indignado
Maldice tu culpable felonia?
, Que te importa vivir, si deshonrado,
Hasta el despota cruel que has implorado
Se asombra de tu torpe cobardia'
i Oh contrast! La esposa conmovida,
Mas, serena y heroica en su amargura,
Por sus hijos, hermosos, circuida,
A la muerte se lanza decidida






46 CORONA AGfERO DE COSTALES

('onfundiendo al infiel en su bravura.
Vuela a Roma, le dice temblorosa:
Tras el carrio del satrapa, humillado,
Que tus hijos ; oh Asdribal! v tu esposa
Por huir a tu suerte vergonzosa
Al deber v al honor ,se han inmolado!
Y hacia la hoguera se abalanza ufana
(o11 la entereza que en su acento ardia;
Hundiendose con ella, soberana,
Del mar MediterrAneo la sultana
Que de Roma'los odios encendia!...





MI OFRENDA


El Angel de mi Hogar


A Eva.


;iLiradla que graciosa, que coqueta!
Vino a former mi encanto, mi ventura,
Forj6la en mis ensuefios de poeta,
Tan ideal, tan candida, tan pura!
Ella alegra mi hogar con su gorgeo,
Y al albor de una hermosa primavera,
Todo lo abarca en su infantil deseo,
Todo lo imita con su voz parlera.
Rodeando mi garganta con su brazo
Me acaricia constant y con exceso,
0 reclina su frente en mi regazo,
Y en mi mejilla deposit un beso.
;MamA! Con que deleite mi alma escucha
Esa palabra en su pequefia boca,
Notas encierra de cadencia much,
Raudales mil de inspiraci6n evoca.
Negros sus ojos .son, en ellos brilla
La llama celestial de su ternura,
Es morena y rosada su mejilla
Y su labio una floor en su frescura.





CORINA AGttEEO DE COSTALES


Todo en ella respira luz, esencia;
i CuAnto la quiero yo! i C6mo sonrio
Al contemplar la gracia, la inocencia,
Del tierno ser que se form del mio!
Del oculto rinc6n saca gozosa
Su caballo, le monta y con su mano
Le castiga, o le deja presurosa,
Si oye el sonoro preludiar del piano.
Corre al sal6n, escucha, se sonrie,
Y, llevando el compas con la cabeza,
Mil vueltas suele dar mientras que rie
Recorriendo fugaz toda la pieza.
Es un ave, es un beso, es un perfume,
Algo que nos seduce y nos hechiza;
Sin nada que la aqueje ni la abrume,
Su vida es un albor, una sonrisa.
Al mirarla tan cendida, tan pura,
Sonrefr de placer entire mis brazos,
Me pregunto quizA, con amargura,
Si han de faltarle mis maternos lazos.
Si en el pielago incierto de la vida,
El angel de mi hogar, huerfano, a solas,
HabrA de sucumbir adolorida,
Sin brlijula y tim6n entire las olas.
;, Qu6 sera de los tiernos pequefiuelos
A quienes falta el ala salvadora
Si Tfi, Sefior, no tiendes de los cielos
Sobre ellos tu mirada protectora
Pues es grande, ; Oh mi Dios! tu Omnipotencia
Por mi. por ellos, tu piedad imploro;
Mi vida es necesaria a la existencia
De aquellos que me diste v tanto adoro.






MI OFRENDA


Aquella Noche


18 de Diciembre 1875.


Dulce noche apacible y serena,
En que Diana gallarda lucia,
Impregnando de casta alegria
A la tierra en su dulce fulgor.
En que el cielo de azul transparent
Lo bordaban millares de estrellas,
Y entonando .sentidas querellas
Los querubes cantaban a Dios.
En que ansioso mi pecho apuraba
De la dicha la miel deliciosa,
Y mi alma intranquila, gozosa,
Se extasiaba en delirios de amor.
Ain recuerdo la dulce sonrisa
Que feliz por mi labio vagaba
Cuando tierna mirada fijaba
El en mi con dulcisimo ardor.
; C6mo entonces latia mi pecho!...
!Qu6 emoci6n en mi alma sentia!..
Ni a mirarle una vez me atrevia







CORINA AGttERO DE COSTALES


i Ay! temiendo mostrarle mi amor...
Era en vano que suave armoniosa,
i Ay! su voz en mi ofdo sonara
Pues un eco tan solo encontraba
En el fondo de mi coraz6n.
Era en vano que de 61 la mirada
Intentase leer en la mia,
Pues en ella tan solo vefa
Confusi6n, timidez y dolor.
Mas en cambio radiant sereno
De esa noche el recuerdo adorado,
(on, su dulce fulgor ha grabado
En mi' alma, una eterna ilusi6n.
Yo no puedo olvidarla, impossible! ;
Ella halaga mi suefio constant,
Y en mi oido repite incesante,
Que mi Alberto suspira por mi!...







MI OFRENDA


El Juramento


Ante el cielo, ante Dios y los hombres,
Llena el alma de grato content,
Vierte Ovidio el feliz juramento
De adorarte con tierna pasi6n;
Sin que pueda el destino, bien nmi,,
Desatar las sagradas cadenas
Que tu alma a mi alma, serenas,
Para siempre unirin con amor.
Si mi pecho a ese amor fuese ingrato,
Si rompiese ay! el lazo sagrado
Que ante Dios conmovida he jurado
Estrechar mds y mds con fervor;
Si perjura, si infiel te olvidase,
Desgarrando tu seno vehement
Lance el cielo inflexible en mi frente
El estigma de su maldici6n!






IORINA AdVERO DE C0STALEA


A mis Hijos


Ante el retrato de Mdximo G6mez.


iAdoradle, hijos mios!
Con sincera emoci6n besad su frente;
La frente majestuosa del anciano
Donde el valor y el genio resplandecen.
Asi; ibien! de rodillas contempladle;
a Veis ese busto venerable y digno ?
Alberga un coraz6n'gigante, noble,
Lleno de abnegaci6n y patriotism.
Sobre el corcel brioso de batalla,
Luciendo la armadura del soldado,
S61o por Cuba, por su amor tan s61o,
Abandona su hogar el noble anciano.
No fueron a arredrarle los peligros
De una lucha sin tregua y sus azares;
Que con el noble aliento de su alma
Supo contrarrestar las tempestades.
Jur6 a la patria "Independenicia o muerte!"
Y sin que nada su intenci6n quebrante,
En esa edad en que la paz se impone,






MI OFRENDA


El se abalanza en sin igual combat.
Vedle, hijos mios, su heroismo es grande;
Entr6 a luchar con los cabellos negros;
Seis lustros hace, que en su afan no ceja
De nuestra Cuba por romper los hierros!
Pedid al cielo sus esfuerzos come;
Pedid a Dios, que su entusiasmo inspira,
Conserve entire tantisimos peligros,
Indemne, ilesa, su preciosa vida!
Rogadle, pueda en venturoso dia,
Cercado de sus huestes victoriosas,
Venir a recibir de nuestras manos
Del valor y del triunfo las coronas.
i Adoradle, hijos mios! si; de hinojos,
En la curtida frente del soldado,
Estampad vuestros besos inocentes,
Rogando a Dios por el ilustre anciano!


Repfiblica de Cuba.-Cuartel General del Ejer-
cito.
Palo Alto, Julio 5 de 1898.
Sefiora Corina Agiiero de Costales.-Key West.
Sefiora:
Con fijeza, y mAs que con fijeza, con emoci6n
profunda, he leido sus inspirados versos, los que
usted en carifiosas lines se sirve dedicarme.
Nunca el tiempo puede mitigar el dolor acerbo
de mi coraz6n, pues la caida de mi adorado Pan-







54 CORINA AcOtEEO DE CO8TALEBS

chito en Punta Brava me lo prime y angustia
como mano invisible complacida en amargar la
existencia del anciano separado de su hogar; por
cllo comprenderi usted la impresi6n ilimitade
de estima que produce la lectura del soneto que al
muerto de mi alma dedica.
Sus hermosos endecasilabos, ante mi retrato,
por su fluidez y energia, merecen, a mas de mi
gratitude, el aplauso leal a la lira armoniosa de
usted.
Con mi admiraci6n y agradecimiento, reciba
usted mi saludo y cuente desde hoy como un ami-
go y seguro servidor q. s. p. b.

(f) M. G6mez.






MI OFRENDA


En el Album de Elisa



; Ain me acuerdo!... i Hora fatal!
Junto al lecho to miraba,
De una mujer que exhalaba,
Su iltimo aliento vital.
Reprimias la emoci6n
Al escucharla: Me alejo...
De tres hu6rfanas que dejo,
Ten, Elisa, compasi6ni ...
Al mudo consentimiento
De tu mirada, call;
Y mas tranquila, exhal6
La madre su filtimo aliento!
Entonces, nifia, te vi
Abriendo los castos brazos,
Unir en amantes lazos,
Los Angeles, junto a ti.
Cual amorosa matrona,
Con carifio, con desvelo,.
Cuidas las hijas que el cielo
Ep tu regazo abandona,






56 CORINA AGOERO: DE COSTALES

A mi, que testigo soy
De abnegaci6n tan sublime,
Permiteme que te anime
Con sincera inspiraci6n.
Admirando la Piedad,
Que te alienta con su fuego,
Hasta el fin, la Cruz te ruego,
Lleves con fidelidad!







MI OFRENDA


Abraham Lincoln



De la America hermosa,
Uma pueblo generoso; mas herido
Por una servidumbre vergonzosa,
Supo mostrar al Orbe, decidido,
De lo que era capaz en su energia
Por sacudir la odiosa tirania.
La santa independencia
En esforzada lid, proclama ufano;
Y al golpe de su espada, con violencia,
Roto, maltrecho, el pabell6n britano
Qued6, de Bunkers's-Hill en la victoria
Para sellar de Washington la gloria!
Mas ciego, en su grandeza,
Otros deberes con su triunfo olvida;
Eleva satisfecho la cabeza,
Creyendo su misi6n dejar cumplida;
No vi6, que otro bald6n mas ominoso,
Nubl6 los lauros de su suelo hermoso.
Aquel pueblo de hermanos,
Aquella voluntad fire, potente,







58 CORINA AGtERO DE COSTALES

Que supo derrocar a sus tiranos,
Contemplaba impasible, indiferente,
La esclavitud del negro, la explotaba;
Su sudor v su sangre, la abonaba!
Alli, done se erguia
El pend6n tricolor bello y glorioso,
Que un h6roe consagr6 con hidalguia,
Un. yugo mis terrible, ignominioso,
Sore la raza etiope miserable,
Se cernia tirinico, implacable!
El prado floreciente
De verdura, de flor engalanado,
Por la diestra de un Dios Omnipotente;
Repetia en sus ecos, despiadado,
El grito de dolor, en que se agita
Una raza infeliz, pobre y proscrita!
Del lAtigo el crujido
Se escucha s61o en la campifia amena,
Y el lastimero, el linguido gemido,
Que al arrastrar su barbara condena
En su martirio doloroso, insano,
Verti6 alli, sin cesar, el africano!
Ved: la esposa adorada
Es arrancada al conyugal regazo,
Por la pasi6n violent y desbordada
Del amo cruel, quien rasga el santo lazo
Por saciar en su espl6ndida hermosura
El anhelo brutal de su alma impura!...
0 el anciano, abatido,
Al peso de los afos y al quebranto
De un trabajo continue y desmedido,
Lejos del dulce hogar verter su ilanto;






MI OPEENDA


En .su vejez, el resistir no es dable
Al amo codicioso y miserable! ..
Horror; horror y safias
Doquier la vista se detiene: i oh madre!
Que sientes remover en tus entrafias
Al fruto de tu amor; sin que te cuadre
Librarlo al cruel, al ominoso yugo,
Con que habrA de agobiarlo tu verdugo!...
; Cuinta desgracia cruenta,
C6mo cuanto bald6n! iHerencia insana,
Que s61l el vicio o el error sustenta!
; Fil6n, comercio hacer de came humana!
Sin ser possible, moderar su suerte,
MAs que al hado terrible de la muerte!...
Como Cristo, divino,
Al ejercer su noble apostolado,
Que trocara del r6probo el destino;
Un hombre se destaca idealizado:
Genio oue moraliza, que redime;
Sacerdote del bien: Lincoln sublime!
Su voz perseverante,
De santa humanidad y de amor lena,
Protestando del hecho vergonzante;
; De cuinto coraz6n rasg6 la pena!
;Cun grande se destaca entire los bravos,
El digno redentor de los esclavos!
Los timbres de su gloria,
Que no tifien con sangre su sendero,
Muestra orgullosa la modern historic:
Su acci6n va a rescatar un pueblo enter;
A sus sienes ornando la diadema
De la justicia y la piedad supremia!






CORINA AGOERO DE COSTALES


A la Marquesa de la Real Proclamaci6n

Que adopta en su ardiente caridad a los
Nijos de la reconcentracion.


Aqui, a mi hogar, donde abatida y muda,
La triste escena sin cesar contemplo,
En que sucumbe nuestra amada Cuba
De hambre, de horror y de pesar sin cuento,
Lleg6 el rumor de vuestro bien, seiora;
Y a su influjo purisimo, elocuente,
Siente el pecho acallar su acerba pena
Y a su excelsa piedad un canto ofrece.
Para que vuestra acci6n cristiana y noble
Digna de nuestras hijas generosas,
UTna vez mas al pregonar la fama,
Germen fuera, tal vez, de muchas otras.
; Sois madre! Si; en vuestro amante seno
ILa mas ardiente caridad se agita,
i Cuindo habeis asi abierto vuestra mano
A la nifiez. doliente' y desvalida.? .:- -






MI OFRENDA


. Cuando en medio del rango que os rodea,
Generosa, magnanima, celeste,
En vuestro coraz6n surgi6 el deseo
De socorrer al huerfano indigent?
Vos, que acudiendo al tenebroso asilo,
Donde sin tregua y sin piedad perecen,
Los llevais, amorosa, a vuestro lado
LibrAndolos asi de infausta suerte!
Gracias, sefiora; por la madre aquella
Que en su sepulcro se hallard tranquila,
Pues, que tan bella acci6n del vicio y hambre
Salva por siempre a las tempranas victims!
i Gracias tambi6n por ellos! Pobres seres,
Que d6biles, dolientes v abatidos,
En su tierna orfandad tampoco saben
Conocer el valor de vuestro auxilio... !
;Es la desgracia en la nifiez tan triste!
iEs su poder tan tierno y elocuente,
Que aquel a quien sus cuitas no conmueven
Ni tiene coraz6n ni aun en Dios cree!
SSed por siempre bendita! Vuestro nombre
Reflejo solo de virtudes santas,
Hoy resuena m6s grato, mds hermoso,
En medio del aplauso y de la fama!
Proseguid hasta el fin la obra sublime.
Oue os inspire la abnegacion m~s tierna;
Mientras mi lira humilde hoy os proclama
El Angel bienhechor de la inoeencia!...






CORINA AG1tBRO DE COSTALES


Mis Cantos

A Nena.


Ellos son el reflejo tan solo
De una vida sencilla, modest;
Pobres galas de humilde floresta,
Sin cultivo, sin riego, sin luz.
Yo naci bajo un cielo sin brumas,
De mas pr6spera suerte halagada,
Mas surgi6 la torment irritada,
E hizo negro su limpido azul.
Las caricias de un padre amoroso,
Me faltaron al pie de la cuna;
Con su muerte cambi6 mi fortune,
Cual cambi6 mi feliz porvenir.
Se cclips6 para siempre mi estrella,
Y el hogar esmaltado de flores,
En mansion se troc6 de dolores
Destinado a Ilorar v a sufrir.
Ali, en imedio del triste silencio,
Que mi tierna orfandad me causaba,
Sin estimulo, s61o cantaba,
Como el pijaro canta su amor.







MI OFRENDA


De mi Cuba, los crueles dolores,
Las bellezas, sin par me inspiraron,
Y a mi plectro sencillo, arrancaron
I)ulces notas de patrio fervor.
Fiel esposa v al par madre amante,
A mi hogar con ardor consagrada,
.(onversar con las musas me agrada
Pues me brindan solaz y expansion.
Y al verter de mi seno vehement
La expresi6n de mi tierno embeleso,
Un suspiro, una lIgrima, un beso,
S61o fueron mi bien, mi amlbici6n.
Asi, pues, en mis cantos no busques
Las espl6ndidas galas del Arte,
Por que en ellos, no mis toma part
Mi sensible, mi field coraz6n.
Son el 1Anguido, el plicido arrullo,
De una vida tranquil y serena;
Sin aplauso, sin gloria, sin pena,
Y que canta por solo cantar.







CORINA AGt#ERO Dt COSTALVS


En el lo. Aniversario de la Muerte del

General Antonio Maceo


;Oh! sombra venerable
Del caudillo inmortal, cuya memorial
Solemne al evocar la patria aclama;
Los siglos y ]a Fama
Mezquinos son, para albergar su gloria!
Cuando diestro, magnifico, arrojado,
Al frente de una hueste numerosa,
En la invasion gloriosa,
Cruz6 de Oriente hacia Occidente airado,
Superando en victoria
Al primer adalid sobre la historic.
Entonces, Cuba mia,
i, Quien decirnos podria
Que aquel guerrero valeroso, fuerte,
Del soldado espaiiol terror continue,
Bajo el plomo asesino
Caer pudiera, moribundo, inerte?
iVenganza, si, venganza!
Clama su voz bendita;
No presidan al 1iguebre banquet







MI OfRENDA


Ni esteril iloro, ni aparato vano,
Sino en la sangre del traidor, maldita,
Tinto se cubra el vengador machete,
Que ignominia sin par, afrenta fuera,
Si al memorar la muerte del patriota
El rencor en los pechos no bullera!
Ayer, su sangre noble y generosa,
Derram6 gota a gota,
Por la sagrada libertad: Perplejo
Y en fuga vergonzosa,
El HWroe vencedor en Peralejo,
Llev6 a Campos, bizarre, a la derrota.
Orgulloso, valiente,
Hall6le en su deseo
Al pacto del Zanj6n, intransigent.
Jamas en su ideal cej6 Maceo;
Siempre la Libertad fu6 su doctrine;
Combatir su pasi6n; Cuba su encanto;
Y al exhalar su grito de agonia
De G6mez sobre el seno,
Afm exclam6 de patriotism lleno:
iAdelante! iAl machete! iHerid con safia!
;Viva la Libertad y muera Espafia!
Para siempre cayo, como cayeron
Los Gracos y Escipiones, batallando
Por la causa sublime y redentora.
!No vi6 del triunfo la esplendente aurora!
Mas ay! que en su furor el tigre ibero,
Al vil festin sus dientes afilando,
No pudo, profanando,
Del caudillo invencible, en los despojos
Hundir la garra fiera,







66 CORONA AG#ERO DE COSTALES

Ni gozarse en su triunfo, aunque cobarde,
Haciendo de traici6n perenne alarde!
Aeosta acude; y en su sangre rojos,
Hescatan los valientes a balazos,
Los cadaiveres cruentos,
Que el traidor remataba a machetazos!...
Y ocultos, silenciosos,
Del Cacahual en el misterio, alzaron
Iigno sepulcro, al hlroe valeroso;
Cuyos santos despojos, cuidadosos,
Sus montes v malezas ocultaron.






MI OFRENDA 67








Babilonia en Casa


Apenas con sus rayos ilumina,
El rubio Apolo de mi hogar la puerta,
Cuando s6lo pensando en las gallinas
La turba juguetona se despierta.
Sin escuchar mi voz, corren y gritan;
De lodo cubren su calzado nuevo,
Y todos a la vez se precipitan
Por recoger en el nidal un huevo.
Haciendo mil castillos han pensado
Vender los huevos y comprar chivitos;
Luego su primer plan han deshechado
Por verlos convertidos en pollitos.
Llamo a Coralip v me respqnde--espera!
;Haydee ven a estudiar la geograffa!
Nadie contest a mi clamor siquiera
Y sigue la espantosa criteria.
Logro que vuelvan a ocupar sus sillas;
Les hago por temor cerrar el pico,
Y los viene a sacar de sus casillas
Con sus juegos constantes, Albertico.
Comienza la lecci6n: -- C6mo se llama
Esa ciudad --Resp6ndeme, Haydelipa,






68 CORINA AGttERO DE COSTALES
Ella se queda pensativa, y clama:
-- Oye mama, ya puso mi gallina!...
-Coralia, di, & que rio es el que corre
De Bolivia hacia el Sur ?-El Pilcomayo;
-- Y qu4 ciudades su extension recorre ?
-- Que ganas tengo de que saque Rayo!
Ya pronto vamos a tener perritos;
Se los van a traer para Afio Nuevo;
Si pone ]a canaria pajaritos
;Lo que es el primer par yo me lo llevo!
En tanta confusion callo, prosigo,
De concluir la clase desespero,
Del perro, de los pajaros maldigo,
Y juro exterminar el gallinero!...






MI OFRENDA


Dos Cartas

Suplica.

Quiero abuelo, sin tardar,
Hoy pedirte mil consejos,
Pues que dicen que los viejos
Tan solo los saben dar.
Al escucharme has de ver
Que yo en mis quejas me fund,
Tii que cual nadie en el mundo
Feliz me querrAis hacer.
Mama, se ha vuelto several,
Papa, coadyuva a su intent,
No nos dejan ni un moment
Poner los pi6s en la acera.
Nos hacen siempre estudiar,
Jugamos en su presencia,
Y jams nos dan licencia
Para amistades crear.
No siendo libros de escuela,
De versos, cuentos e historic
Que sabemos de memorial,
No nos permiten novelas.
Tii tienes que prtestar;
Armate guapo abuelito
Diciendole a papafto
Que eso es tiranizar.
Si persisten en su intent






70 CORINA AGOERO DE COSTALES

Tendremos que profesar,
Pues mejor habr6n de estar
Las monjas en el convent.
Contestarios presto, abuelo,
Danos, si, tu protecci6n
Uniendo en tu bendici6n
A tu Evelia y tu
Consuelo.

CONSEJO
Lei tu carta, Consuelo,
Y si me sabes amar,
TendrAs, nifia, que acatar
Los consejos del abuelo.
Son hijos de la experiencia
Que nunca engafian, querida;
Y brindan segura egida
Al candor y la inocencia.
Imploras mi protection
Y va a dirtela tu viejo,
Recibe asi mi consejo
Con mi adjunta bendici6n.
JamBs dudes del amor
De tus padres; por tu suerte
Se interesan, que en quererte
Cifran su dicha mejor.
Y si hoy a tus pocos afios
Su celo te causa enojos,
Es porque tienes los oios
Vireenes de desengafios.
El mundo en cada pisada






MI OFRENDA 71

Oculta un lazo, una espina;
i Infeliz de quien camina
Sin apoyo en la jornada!
Y el nifio tierno, Inocente,
Habra de caer al paso,
Si no le cifie el abrazo
De sus padres, reverente.
Lejos de tu dulce hogar
No busques vanos placeres;
S61o en sus santos deberes,
Debes el alma inspirar.
Otro ideal no persigas,
No te subyugue otro ejemplo;
La Familiar sea tu temple,
Tus goces y tus amigas.
Libro que tu coraz6n
Eduque, mas no taladre,
Sera aquel con que tu padre
Compense tu aplicaci6n.
Y en cuanto a bailes y fiestas,
Yo cual decano en el mundo,
Conozco el cieno profundo
Que se oculta en todas estas!...
No intentes vituperar
Lo que a tus gustos no cuadre,
Si te los niega una madre
Ningfin bien te ha de causar.
Nadie como ella, Consuelo,
Habri de darte su ayuda.
iNo pongas su amor en duda!
Te lo suplica,
tu Abuelo.







CORINA AGetERO DE OOSTALES


Ce Que Je Veux


(Imitaci6n a Zola.)


& Sabeis lo que yo quiero ?... De mi Cuba
En la florida y virginal campifia,
Una choza de guano, que se oculte
En follaje de humildes campanillas.
En el fondo, cubierta por las ramas,
Donde no llegue el mundanal bullicio;
Cual se arrulla la candida tojosa,
Alli arrullarme, en mi modesto nido.
Lejos, casi tocando al horizonte,
Ver destacarse las indianas palmas,
Y mover orgullosas, sus penachos,
Al leve soplo de la brisa blanda.
Una cadena de elevados montes,
Por donde brote murmurante rio;
Y, mecerse en sus ondas, la piragua
Que me recuerde al pueblo primitivo...!
El verde junco, los altivos cedros,
Sombra den a su linfa cristalina,





MI OFRENDA


Mientras arrastre su corriente grata
Los lirios perfumados de la orilla.
i, Sabeis lo que yo quiero ?... Es un sendero
FAcil, hermoso, por el bien trillado,
Que en .santuario convierta ante mi paso
La choza tropical que tanto amo!
Una alfombra de musgo que.se esmalte
De aguinaldos silvestres, maravillas.
Bajo ceiba frondosa, a cuya sombra
Pueda sofiar mi ardiente fantasia.
Despues que haya formado mi retire,
Podre en horas tranquilas y serenas,
De mis canciones escuchar el eco,
Field repetido por la brisa leda.
Empero, lo que anhelo sobre todo,
Y sin lo cual de mi ideal abdico,
Es ver alzarse en mi precioso temple
Las formas de mi esposo y de mis hijos.
Primer deleite de mis suefios de ;oro,
Sin cuya tierna y divinal caricia
Ser6 para mis ojos cuanto existe,
Vasto arena sin luz ni poesia!






OORINA AGtERO DE COSTALES


A mi Esposo


Aniversario.


Recuerdo venturoso de inmensa poesia,
De misterioso encanto; de dicha sin igual,
Fu6 aquel en que tu alma uniendose a la mia
Apasionada, tierna, los goces me ofrecia
Que forman las delicias del tAlamo nupcial.
Aquel do al separarme de los paternos lares
Para adorarte siempre, te consagre mi fe;
Unidas nuestras manos al pie de los altares,
Cifiendo la diadema de blancos azahares,
i Feliz, feliz instant que nunca olvidare...!
De flores circundaste le senda de mi vida;
De amor un paraiso me abri6 tu coraz6n;
Jamas se vi6 turbada la dicha prometida;
; Te amo! y mis se acrece la antorcha bendecida
De nuestra ardiente mutua y tierna adoraci6n.
Fui madre, y en mi seno con indecible gozo
A tan grandioso culto un temple levant.
Mas ese sentimiento purisimo, grandiose,
No minor6 en alma, idolatrado esposo,
La conyugal ternura, que mas y mas te ame.






MI OFRENDA


Sus goces inefables de tu carifo emanan,
Son ellos, si, las prendas que nuestro amor cre6
El manantial de dicha que en nuestro hogar
(derraman
SDestellos de dos almas que inc6lumes se aman,
Que una mirada enciende y un beso consagr6.
Con infinita lucha, mi labio pronunciando
De padre el dulce nombre al v6stago ensefiR,
En su inocente pecho aquel amor filtrando
Logr6 con mis afanes, mi anhelo superando,
Te hiciera de su alma el idolo tu Haydee.
Feliz hoy a la aurora del nono aniversario,
Tan lleno de ilusiones mi espiritu encontre,
Que envuelto en el aroma de pfidico incensario
El himno de mi dicha resuena en mi santuario
Y viene a renovarte mis votos y mi fe...
La imagen de mis suefios con gracia peregrina
Te ofrecen hoy mis hijos colmando mi ambi-
(ci6n,
Contemplalos cual bellos, en comuni6n divina
Mi Alberto, mi Coralia, mi Haydee, mi Evan-
(gelina
Estrechan mis los lazos de tan feliz union.






CORINA AGfOER -DE COSTALES


Ante la Tumba de Miguel Figueroa

Ese cadaver mustio y macilento,
que hoy pertenece al reino de la nada,
albergaba un gigante pensamiento,
una vida a la patria consagrada.
Esa mirada impenetrable y fria
que se apaga a la luz de los blandones,
cuando en su inmenso patriotism ardia
arrastraba tras si los corazones.
Y ese labio, marchito y sin aliento,
que al lfguebre clamor se ostenta mudo,
el raudal impetuoso de su acento
en la palabra contener no pudo.
Al quemar el incienso en los altares,
siempre triunf6 su gigantesca idea,
sencilla en sus arengas populares,
volcinica v audaz en la Asamblea.
El arrastr6 con fuerza omnipotente
al pueblo que suspense le escuchaba,
siendo de Cuba, el Mirabeau vehemente,
el sublime orador de barricada.
Y de la raza etiope, envilecida,
el sost6n v la luz a su eficacia,






MX OFIENDA


levAntase del polvo redimida
y triunfa a su powder la democracia!
El conquist6 laureles inmortales,
y su genio la Europa conmoviera,
cuando distant de los patriots lares
en pr6 de la justicia combatiera.
Por qua, i oh Sefior!, en nuestra patria triste
el geni0 nace, languidece y muere ?
A Por que en sus hijos la ambici6n pusiste
si al combatir el huracAn los hiere?
SPor que les diste espiritu fecundo
por una chispa de tu genio herido,
si han de trocarse en lodazal inmundo
en la mansi6n terrible del olvido?
iMlas no, jamis!... En mi dolor deliro;
el genio es inmortal; del polvo inerte
se desprende triunfante y en su giro
hace impotente al hielo de la muerte!
; El vive, si! no ha muerto!... Todavia
de Cuba en el eden su voz resuena;
la parca el labio enmudecer podria,
mas su gloria inmortal la patria llena!
Que cuando el alma del despojo frio
por mandate del cielo se desprende,
con sublime fulgor, con nuevo brio,
trocada en astro en el azul se enciende!






CORINA AGt#RO DE COSTALES


El Doctor

Vov a narrar la escena interesante
Que pude presenciar, aunque escondida,
En una tarde que mi prole amante
Se hallaba en mi aposento reunida.
Una alcoba han formado con presteza,
Y en lecho deslumbrante de blancura,
MA pequefia, reclina la cabeza,
Porque dice que abrasa en calentura.
Se ha llamado al doctor y, sofiolienta,
Mas ejerciendo su constant celo,
Coralia, que la madre represent,
Le tribute su amor y su desvelo.
Mira el reloj y clama:-i qu6 agonias!
SHan dado ya las diez y no aparece!
(Tocandola). Sus manos estan frias,
Cierta serial de que la fiebre crece!
-- Ven, rnama!-g Que te duele, vida mia?
-Me duele el coraz6n, la frente, el pelo.
-Pronto viene el doctor, en 61 confia,
Que sus pasos ya siento, iqu6 consuelo!
Aparece en escena el cirujano,
Ornado con sus lentes, su levita,
Con various instruments en la mano
Y en los labios ir6nica risita.






MI OFRENDA


Reconocido habreis en el instant,
En el galeno sentencioso y mico,
A aquel de mis chiquillos mds tunante:
Al bullicioso y c6mico Albertico.
-- Que tiene la nen6 ?-; Doctor,se muere!
-Eso siempre una madre se imagine.
Para cortar la fiebre que la here
Voy a darle una libra de quinina.
--No temeis irritarla?-- Aunque reviente!
Ponedle unos volantes de linaza;
Si persiste la fiebre, alli, en la frente,
Unas cataplasmitas de mostaza.
-- La hallais grave, doctor ?-No, es merengitis;
Porque tiene su vientre muy flexible,
Me temo en el pulm6n peritonitis.
-; Jesfis! es un diagn6stico terrible.
-- Cudl era su mayor temperature ?
-Tuvo cuarenta y ocho.-i No prosiga!
i, A eso llama usted fiebre por ventura ?
-Mama, lo que me duele es la barriga!
-Le han dado ya quinientas convulsiones...
-Nueva complicaci6n; usted procure
Hacerla sin tardar mis prescripciones.
-- Y si no cede ?--; Al diablo que la cure!!
A tan brusca salida, la enfermita
Va la risa ocultar bajo la almohada:
La mamA de reir se desgafiita
Y yo ]anzo tambien mi carcajada.
Quedando a mi presencia interrumpido
Aquel coloquio delicioso y grato,
El silencio de nuevo establecido
Y disuelto el jocoso triunvirato.





COERNA AGUERO DE COBTALEE


El Machete

"iYa es hora! Al h6roe en Nicoya,
Dijo la voz del Maestro;
Y el caudillo, fiel y diestro,
A ocupar su puesto vino.
Iza la ensefia criolla;
Calza la espuela su plant,
Y hendiendo el aire, levanta
El machete purpurino!
Arma, que a Espafia funesta
Fu6 en la pasada contienda,
Y que 61 guard como prenda,
Sin pactar en el Zanj6n. *
Hoy, al volver a la diestra
Del luchador invencible,
Su poder hizo terrible
En la gloriosa invasion.
Ayer, vencedor en Yara,
Despu6s vencedor en Baire;
Cuando fu6 lanzado al aire
El triunfo no esper6 en vano;
Y si acaso descansara
Del General en el cinto,
Siempre vencedor, y tinto
En la sangre del tirano!


80





MI OFRENDA


Cuando con voz imperiosa
El valeroso Maceo
Exclamaba en Coliseo:
i Orientales al machete!!
El arma viril, famosa,
En su brazo centelleaba,
Y la sierra resonaba
A los golpes del ginete.
Era hermoso contemplar
Al resplandor de la tea,
Lo rudo de la pelea,
De las armas al fragor;
A los bravos empufiar
La vengadora cuchilla,
Que descarga el golpe y brilla
Con destreza, con furor.
Y en lo recio del combat,
Ver al heroe de Taironas,
Conquistar nuevas coronas
Para con ellas ceffir
La frente, que no se abate
Al humo de la metralla,
Y al presidir la batalla
Hace su esfuerzo sentir.
Triunfante en Indios, Colmena,
Desquite, Union, Calimete,
Fue conquistando el machete
Gloria y renombre a la par;
Al hispano de horror llena
Castigando su insolencia
Y. ;Muerte o Independencia!
L, Hace doquia resonar.






CORINA AGtUE3O DE COSTALES


Cacarajicara fu6
La memorable batida,
Que di6 mas fuerza, mns vida,
A la invasion colosal;
Alli el machete cubano
Al descargarse certero
Del valor vueltabajero
Di6 una muestra universal.
Alli el h6roe de Mal Tiempo,
Su reto a la Iberia lanza,
Y lava la cruel matanza
De it estirpe Siboney;
MIas lay! al tornar glorioso,
La traici6n alli lo enclave,
Imnolando en Punta Brava
De mi Cuba al nuevo Hatuey.
Si el patriotism cubano
Honra al guerrero pujante,
Debe tallarlo arrogante,
En blanco y brioso corcel;
El pend6n en una mano,
Y un gran machete en la diestra;
Del vengador, viva muestra,
Del h6roe, bosquejo fiel.
En sus piginas la historic
Relatara las hazafias,
Y las multiples campaias
De aquel coloso invasor;
Y cobrarI nueva gloria
Brillando invencible, fiero,
En manos del Machetero.
El machete redentor. ..






MI OFRENDA


La Presumida


D)ando las tres en el reloj vecino,
Deja, -layd6e, con presteza sus quehaceres,
Y emprende su tocado femenino,
Como saben hacerlo las mujeres.
Con supreme arrogancia y desenfado,
Suelta las redes de sus negros rizos,
Flotando por sus hombros; desatado,
El manto, sin igual, de sus hechizos.
Ella sabe, que es gaje de hermosura
Aquella cabellera deslumbrante,
Que, moviendo donosa su figure,
Al espejo la muestra palpitante.
Y Cste, tal vez su presunci6n halaga,
Porque sonriendo al contemplarse goza,
Y con mirada de carifios paga
A aquel amigo que la dice: hermosa.
Mas cual dice un refran muy verdadero,
Que nadie esti content con su suerte,
Viene su rostro a oscurecer severe
Algfin pesar irresistible y fuerte.
Quiere trocar por cutis de azucena,
Que mis hermoso a su candor parece,







84 CORINA AGOEEO DE COS0ALES

El fuego tropical, la tez morena,
Que tanto a las cubanas enaltece.
Y empufiando, violent, entire sus manos,
La mota, que de polvos va repleta,
Va a velar sus encantos soberanos,
Con la audaz presunci6n de la coqueta.
La arqueada ceja, la pestafa obscure,
Regio fest6n de sus indianos ojos,
Se ocultan tras la capa de blancura
Cual se ocultan tambi6n sus labios rojos.
Mas 6sto, ni la ofende, ni la irrita;
Se muestra de tal cambio satisfecha,
Y al gritarle los otros ; mascarita!
Permanece insensible hasta la fecha.






.MI OPEENDA


Mi Ofrenda

Ew el aniversario de Juan Bruno Zayas.


Cuando tantos tribunos eminentes
Del patriotism en el sagrado temple,
Entonan en brillantes oraciones
Su gloria y heroismo sin ejemplo;
De mi ofrenda la flor, pura y sencilla,
Aunque humilde y modest,
Sera como una nota de ternura,
Que a mi alma arranca tan grandiosa fiesta.
Yo no pretend del guerrero insigne
Las glorias proclamar, que sombra hicieron
Hasta en la fama del Titan de Oriente;
Ni bosquejar en mi emoci6n, siquiera,
Al doncel valeroso y esforzado,
Que, novel en el arte de la guerra, _
De noble patriotism arrebatado,
Con un valor que al enemigo aterra,
Acude at grito de la patria triste:
Quien campo abriendo a su gigante Historia
Le hiciera por sus hechos inmortales







0o0AIKA AGMt1OB DE 00OSTALEU


Ascender a la cumbre de la gloria.
No, de una madre los amantes lazos
Enferma, temerosa y abatida,
Lograron combatir sus opinions;
; Y amaba a aquella madre tan querida!
Mas la contienda en derredor decia:
i Salvad a Cuba! i Independencia o muerte!
Y el h6roe ante el peligro se tornaba
En veteran endurecido y fuerte!
Otros podran con elocuencia suma,
Trazar y con veridicos pinceles,
Aquella series de combates tantos,
Legando a su recuerdo mil laureles.
Yo regard las perlas de mi llanto
A la memorial del sin par guerrero,
Que sostuvo la lucha de Occidente
Con el empuje de su fuerte acerol
Vdstago de una raza de varones
Que a Cuba dieron meritorio ejemplo,
De cultural y piedad, engrandeciendo
De la virtud y del saber el temple!
El nombre llevas del patricio ilustre,
Sacerdote del bien y de la ciencia ;
Grande, por sus virtudes patriarcales;
Sabio, por su preclara inteligencia!
Que haciendo de su amor, inmenso acopio,
Y de su ciencia, manantial fecundo,
Cifr6 en la caridad su sacerdocio
Y abri6 su coraz6n a todo un mundo!
Fu el discipulo amado de Don Pepe,
El-autor venerable de sus dias;
Quien digno propag6 con su doctrine







MI OFPENDA


La luz de su inmortal sabiduria.
Y secundando la obra del Maestro,
Hasta el filtimo aliento de su vida,
Prepar6 al porvenir como a la patria
Generaci6n tan culta y decidida.
i, Qu6 m6s faltara a su blas6n ahora
Que el heroe con sus triunfos merecidos
No hubiera dignamente acumulado
A tantos que su nombre lleva unidos ?
La p6gina brillante de su historic,
Y la grandeza de su heroica muerte,
Son regio pedestal, donde fulgura
La noble raza de patriots, fuerte!
Fiel su memorial entire nosotros vive;
No temais que su espiritu sucumba,
Mientras el grupo liberal presida
Quien afin solloza al borde de su tumba!
El orador sublime y entusiasta;
El letrado eminente v distinguido;
El que sostiene su pend6n triunfante
Para gloria y honor de su Partido!





CORINA AGVERO DE COSTALES


A las Victimas del 17 de Mayo


La ofrenda de mis ldgrimas ardientes.
Vengo a depositar sobre la losa
De la noble falange de valientes
Que el rayo desplom6 junto a la fosa.
Es la emoci6n de mi alma; es el gemido
Que en mi materno coraz6n levanta,
El grito de mi pueblo, adolorido,
Que un sollozo comprime en su garganta.
Es la fiel expresi6n de simpatia
Que aqui en mi seno desbordarse siento,
Al ver de tantas madres la agonia
Y de huerfanos tantos el lamento.
Miro ; oh dolor! con espantados ojos,
Sin que pueda sondear el negro abismo
Que la muerte llen6 con sus despojos
Las victims sin par de su heroismo.
Y abismada en un caos de amargura,
No sera mi lafid quien torpe intent
Ensalzar de los heroes la bravura,
Ni bosquejar su abnegaci6n ardiette,







MI OFRENDA


Solo el arpa de Byron, gemidora,
0 la musa de Yung, en su lamento,
Gon nota sepulcral, desgarradora,
Pudieran expresar mi pensamiento.
Alli, donde se alzaba un edificio,
Centro de industrial y de comercio fuerte,
S61o queda el altar del sacrificio
Velado por las sombras de la muerte!
La patria en su dolor, solemn, muda,
Como regia vestal, bajo su manto,
De los huerfanos tristes de la viuda,
Pretende ansiosa mitigar el llanto.
Corre el pueblo de Cuba, decidido,
Sus dones a ofreeer en tanto duelo,
Demostrando que siempre el afligido
Halla su patria en el cubano suelo.
Alli, donde entusiastas denodados
Esclavos del deber, en su bravura
.Cayeron, del honor dignos soldados,
Elevadles gloriosa sepultura.
Que surja de las ruinas, cual trofeo
Que conserve en los siglos permanent.
Como el signo inmortal, del Galileo,
La historic de sus heroes elocuente.
Simbolo de piedad, noble calvario,
Con que demuestre al tiempo venidero,
Que erigir supo a la virtud santuario,
La eterna gratitud de un pueblo entero!







CORINA AGUERO DE COSTALES


Abuela

En gozosa reuni6n,
Junto al sitial de la abuela,
Miguel, Rail y Graziella
Dictan su propo.sici6n.
A sus antojos, sumisa
Se muestra siempre, y clueca;
Ella quiere una mufieca
De peluca blonda y riza.
Rafil pide un papagayo;
Miguel, una guitarrita;
Para todos, la abuelita,
HarA, gustosa, su ensayo.
Apenas da su opinion
El grupo en su algarabia,
Apareciendo, Maria,
Le pide la bendici6n.
Su mirada entonces brilla;
La acaricia con exceso,
Y despu6s, imprime un beso
En su rosada mejilla.
Nada hay que tanto la siente
('omo amar y complacer,
DejAndose, asi, querer
De aquella menuda gente,
Que incesante en el pedir,
No hallando a sus gustos tasa,
Quieren, a veces, la casa
Obligarla a construir.






MI OFRENDA


Tiene que confeccionar
Ademrs de lo pedido,
Un linden recien nacido
Con su respective ajuar.
Haydve lo anhela, y su empefio
A la abuela no importuna;
Coralia, quiere una cuna,
Para arrullarlo en su suefio.
Y tierna mi Evangelina
Le dice en carta graceja:
Quiero, abuelita, una vieja;
Y Alberto una bailarina.
Vierten en su delantal
Algod6n, medias, lustrina,
Gasas, cintas, muselina,
Agujas, hilo y dedal.
Y ella, cifiendo a sus ojos
Los lucientes espejuelos,
Se prepare con desvelos
A realizar sus antojos.
A veces obras maestras
Semejan sus producciones,
Que en tan diarias confecciones
Estdn sus manos ya diestras.
Y es un gusto ver brotar
De sus dedos el bosquejo;
Oue uno. arruga el entrecejo,
Y otro goza al contemplar.
Rodeada de la niiez
En estos cuadros sencillos,
Endulzan los nietecillos
Las horas de su vejez.






COEINA AGefERO DE COSTALES


La mas Hermosa


Los que cantais a la mujer cubana
De abnegaci6n y de virtue ejemplo,
No la mostreis del baile soberana,
Mostradla en el hogar: ese es su temple!
No de gasas y joyas guarnecida
Girando al son de cadenciosa orquesta,
Ni alli en la hamaca tropical tendida
Disfrutando los goces de la siesta.
i Mostradla en el hogar! donde animosa
Los casts dones de su amor derrama,
Hija ejemplar o consagrada esposa
Atenta siempre do el deber la llama.
Y madre sin rival que, cual ninguna
Sabe cuidar el delicado infante,
Y no trueca el santuario de su cuna
Por la fiesta del mundo mis brillante.
Loca de amor le arrulla en su regazo;
Le nutre con la savia de su vida;
No le abandon a mercenaries brazos
Por correr a otros goces aturdida!
Angel de caridad, acude ufana
Donde el gemido de dolor resuena,






MI OFRENDA


Y con el traje de vestal cubana
En temple supo transformar la escena!
A Norma interpretando, generosa,
Con sublime emoci6n, canta bendita
Ante el aplauso universal, y hermosa
Hace inmortal su nombre, Margarita!...
Ain me figure verla todavia
Como una reina de elegancia, ;oh Rosa!
Con sus tocas luctuosas parecia
La efigie del dolor noble y hermosa!
Era esposa feliz, madre adorada,
La rodeaban el rango, la fortune,
Cuando la muerte cruel y despiadada
Marchit6 su ilusi6n una tras una.
Mas ,su alma superior, recta y cristiana
Hall6 en la caridad tregua a su duelo,
Idealizando a la mujer cubana
Fu6 de los pobres "Angel del Consuelo."
Ved tambien ]a matrona a quien preclara
Gloria le brinda su ciudad felice,
Con legitimo orgullo, Santa Clara,
De Marta el nombre sin cesar bendice.
En su piedad magnifica concibe
Asilo a la orfandad v a la inocencia,
Donde constante la nifiez recibe
El pan de la verdad v de la ciencia.
Y a la mujer, del insondable abismo
En que la arroja la indigencia fiera,
Ella le brinda celestial bautismo
Del honro.so trabajo en la carrera.
Doquier su genio bienhechor Ilevando;
Enjugando el dolor en todas parties;






CORINA AGOERO DE COSTALES


Un taller a la Industria levantando;
Un plantel a las Letras y a las Artes.
;Aplauso a la muijer! Bendita sea!
De noble estirpe o de modest cuna:
Si en el "Amor Universal," emplea,
Sn gracia, su talent y su fortuna!...






MI OFRENDA


Al Liceo de Guanabacoa

En su 29." Aniversario.


i Oh! Cuantas veces la valiente lira
De inspirado cantor, en tus salones,
Donde el saber y la virtud se admira,
Pobl6 el espacio de robustos sones!
Cuantas, la frente de laurel ornada,
Al asomar tan memorable dia,
Te mostraste, a tu Villa congregada,
Radiante y vencedor en la porfia!
Cuantas, la voz de insignes oradores,
En causa bella entire las causes bellas,
Teji6 corona de fragantes flores
Para salvar tu postraci6n con ellas!
'Tfi cruzaste, valiente peregrine,
Una era de duelo, de amargura;
Y no pudo arranearte el cruel destino,
Tu nombre, tu poder, ni tu hermosura!
Y aunque la patria adolorida y triste
Al peso de los hado.s se inclinara,







CORINA AGtERO DE COSTALES


El rudo embate sostener supiste,
El fuego alimentando sobre el ara!
Al campo de las musas, desolado,
Afin arranca un aplauso tu fortune;
Ain acude tu pfiblico ilustrado
El genio a propagar en tu tribune!
Afin te consagra su adhesion ferviente
El pueblo congregado en tu santuario;
Al memorar con entusiasmo ardiente,
La cifra de tu nuevo aniversario!
Palenque del Saber; noble Liceo;
Del progress a la voz perseverante
Rindes siempre a las ciencias tu trofeo
E invitas a sus fieles a Adelante!
Templo del porvenir; lega a la fama
El sublime esplendor de tu grandeza;
Y ante el pueblo de Cuba, que te aclama,
Jamas servil humilles la cabeza!






MI OFRENDA


Joaquina

A (Con~sueo Yalladares y Costales.


Cuando te miro crecer,
Linda, graciosa Consuelo,
Mi alma evoca sin querer
A la bendita mujer
Que hoy te mira desde el cielo.
Era buena e indulgent
Con todo el que la rodeaba,
Y su palabra elocuente
A todos constantemente
Sus deberes recordaba.
Dios, tan just y bondadoso
Como todo lo revela,
A aquel ser tan carifioso
No le quiso dar el gozo
De powder llamarse abuela.
A los pequefios miraba
Como sus mejores bienes,
Todos ellos la adoraban







CORINA AGtYERO DIt COSTALES


Y como nombres le daban
Los de Quinina y Anene.
De ella hukrfana, tambien
Mi alma en silencio la llora,
Cuando doblada la sien,
De sus cousuelos el bien
Echo de menos ahora!...
Perenne en mis oraciones
Su image noble palpita;
Si aqui sufri6 decepeiones,
Sea feliz en las regions
De los cielos, donde habitat!
El mundo no era su temple:
Junto al trono del Sefior,
Veo a la madre superior;
A la esposa sin ejemplo!




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs