• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Introduction
 Revolucion de Quito y Venezuela...
 Reconquista de Venezuela - Guerra...
 Segunda caida de Venezuela, año...
 Disolucion de Nueva Granada - Expedicion...
 Le tercera guerra de Venezuela,...
 La tercera guerra de Venezuela...
 Boyaca - Colombia - Carabobo, años...
 Index














Group Title: Independencia de Venezuela.
Title: La independencia de Venezuela
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078545/00001
 Material Information
Title: La independencia de Venezuela
Physical Description: 222 p. : ; 16 cm.
Language: Spanish
Creator: Mitre, Bartolomé, 1821-1906
Publisher: Impr. La Nación
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1902
 Subjects
Subject: History -- Venezuela -- War of Independence, 1810-1823   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Volumen, formado con los capítulos XXXVI, XXXVIII, XXIX, XL, XLI y XLII, de la Historia de San Martín y de la emancipación suramericana."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078545
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001618586
oclc - 29217779
notis - AHP3090

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Introduction
        Page 3
        Page 4
    Revolucion de Quito y Venezuela - Primera caida de Venezuela, años 1809-1812
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Reconquista de Venezuela - Guerra a muerte. Primeras grandes campañas de Bolivar, año 1813
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Segunda caida de Venezuela, año 1814
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Disolucion de Nueva Granada - Expedicion de Morillo - Terrorismo colonial, años 1815-1817
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Le tercera guerra de Venezuela, años 1815-1817
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    La tercera guerra de Venezuela - Reorganizacion venezolana, años 1817-1819
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Boyaca - Colombia - Carabobo, años 1819-1822
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Index
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
Full Text

BARTOLOM1E MITRE





LA INDEPENDENCIA

DE


VENEZUELA


ji6, ismetaloa 38
ENOS Al--kl


BUENOS AIREA
IMPRENTA DE cLA NACI6N,)
1902


















.Los acontecimientos que en Venezuela se desarro-
Ilan y que atraen la atenci6n del mundo en raz6n de
su gravedad y de la trascendencia future que pue-
dan tener, justifican la publicaci6n del presen-
te volume, formado con los capitulos XXXVI,
XXXVII, XXXIX, XL, XLI y XLII, de la Historia de
San Martin y de la Emancipacion Sidanericana, por el
general Mitre.
La Repflblica de Venezuela, a pesar de las afini-
dades de raza, de la mancomunidad de anhelos
patri6ticos en lo pasado, es desconocida por la gene-
ralidad de nuestro pfblico, ahogada su fama, des-
lucido el brillo de su epopeya, estancado su desen-
volvimiento por el largo, sangriento y doloroso pro-
ceso de su historic contemporAnea. Venezuela, que
podria ser la flor del tr6pico, no es sino el teatro de
guerras fratricidas alentadas por el egolsmo de sus
mandones. Su suelo, que & ser fertilizado con el
sudor de sus hijos abrirfa anchamente su seno brin-
dandp riquezas exuberantes, se ve regado con san-
gre, que s61o fecundiza odios y hace germinar la
simiente de todos los males. Y este triste renombre
es el que condensa en el exterior su idiosinerasia.
Pero ante los sucesos de hoy, que han hecho aca-
Ilar-y quiera Dios que para siempre-las desave-






-4 -

ne'neis internal. para erguirse virilmente ante la
agresion resurge el pueblo de otrora que dio & la
cnusa de la libertad sudamericana capitanes como
Bolivar, Sucre y Paez.
Es, pues, de today oportunidad la aparici6n de este
libro, que contiene la historic de su independencia y
el relate de las luchns y hazafias que acometi6
para lograrla y cuya memorial, por lo grandiosas,
peirdurarf & travys de los siglos.













CAPITULO PRIMERO

Revoluci6n de Quito y Venezuela-Primera caida
de Venezuela.

Afios 1809-1812


I

El nuevo teatro de operaciones que va &. abrir-
se en el extremo norte de la America meridional,
present similitudes y contrastes con la natura-
leza del extreme sur, que determinan y explican
los movimientos opuestos y concCntricos de lah
masas humans agitadas por la revoluci6n y atraf-
das por sus afinidades. Son dos sistemas geo-
graficos y dos centros sociales diferentes, pero anA-
logos, ligados por la continuidad territorial, en que
se desenvuelven fuerzas espontAneas, tendencies
uniforms y proyecciones homdlogas. que manco-
munadas 6 asimiladas, convergen A un punto por
gravitaciones reciprocas. El comfin origen, la len-
gua malerna, la identidad de condiciones y el gran
.iacudimiento que simultaneamente experimen-
tan, ponen en conmoci6n los diversos elements de la
embrionaria sociabilidad sudamericana que ya-
cian adormecidos, dan su unidad A este movimiento
multiforme, que se desenvuelve en virtud de una
predisposici6n ing&nita, y se subordina en definitive
& una iey fisicomoral que rige hombres y cosas.
Para mayor analogia y contrast entire la naturale-
za ffsica y la naturaleza humana, son dos hombres
de carActer opuesto, pero con la misma intuici6n,
los que se ponen al frente de las dos masas y se
mueven impulsados por la fuerza de las cosas, mo-
delan sus planes sobre el terreno en que opera y
adunan las voluntades segfn la genialidad tipica
de las colectividades que representan. El uno, es
un calculador sin ambici6n personal, que al trazar-
se un plan de campafia liberta la mitad de la Am(-





6-

rica. El otro, es una alma ardiente, una ambici6n
absorbente, que sueia con la gloria y el powder, y
liberta la otra mitad de la America. Ambos est&n
animados de la pasi6n de la emancipaciOn de un
nuevo mundo, como hijos de una misma raza y
campeones de una misma causa. San Martin se
llama el uno. Bolivar se llama el otro. El teatro
de acci6n de San Martin, es la Repiblica Argentina,
Chile y el Perfl y penetra con sus armas en la zona
del libertador del norte. El otro, represent la he-
gemonla colombiana de Venezuela, Nueva Granada
y Quito, que dominar& el Perf y coronary con el
triunfo final las armas redentoras de la Amnlrica
del sur y del norte del continent, disciplinadas
para la lucha. El equilibrio stable sera el pro-
ducto de esta conjunci6n. La ley del territorio y
los elements organicos de la sociabilidad de cada
uno de los particularismos, prevalecera al fin, y las
nuevas naciones se constituirAn auton6micamente
segtin su espontaneidad, determinando en el orden
fisico y politico sus respectivas fronteras y su iden-
tidad democratic.
Una ojeada sobre el mapa de lo que se llamo
Colombia, dar& una idea de la configuraci6n del te-
rritorio en que se desarrollarAn los sucesos que van
& relatarse; de la distribuciOn geogrAfica de sus
parties y de los particularismos etnicos, que al tra-
zar las llneas estrategicas de la insurrecci6n de-
terminaron la amplitud de su potencia guerre'ra.
Esta zona, que forma el extreme norte de la Ame-
rica meridional, se extiende como veinte grades
a uno y otro lado del Ecuador, desde el istmo de
Panama y el mar Caribe hasta la frontera septen-
trional del Perl. En ella se comprendlan en 1810,
el virreinato de Nueva Granada, la capitania gene-
ral de Venezuela y la presidencia de Quito depen-
diente de Nueva Granada. Estas tres divisions
politics respondian & tres divisions hidrogeol6-
gicas, en que los relieves del terreno y las grandes
corrientes de agua con sus hondas cuencas cavadas
por los fuegos volcanicos, dibujan otras tantas zo-
nas de constituci6n fisica andloga, pero con carac-
teres distintos, pobladas por razas heterogeneas
que un mismo espiritu 6 instinto animaba. Al
tiempo de estallar la revoluci6n, estas tres secciones
tenfan una poblaci6n de 3.900.000 almas, de las cua-





-7-


les 1.400.000 correspondlan & la Nueva Granada,
900.000 & Venezuela y 600.000 & Quito, que se des-*
componfan por razas, en 1.234.000 blancos criolloss
y europeos), 913.000 indigenas, 615.000 pardos libres
y 13S.000 negros esclavos. En Santa Fe de Bogota
y Caracas, capitals de Nueva Granada y Vene-
zuela, estaban afocadas las luces de ambas colo-
nias. La ciudad de Quito, centro de una antigua
civilizaci6n precolombiana, y satelite del Perfi 0
Nueva Granada en la epoca colonial, era otro foco
excentrico. -
La gran cordillera de los Andes, como una cadena
de granite, con sus gigantes vestidos de nieves
eternas y sus volcanes encendidos, liga las regions
de lo que fue Colombia con el resto de la America
meridional. Quito, Ilamado el Tibet del nuevo con-
tinente, por ser su punto mas culminante, est& en-
clavado entire las dos ramificaciones montafiosas
que forman la continuaci6n del valle longitudinal
de Chile, se unen en las fronteras del norte argenti-
no, separanse en el Alto y Bajo Perd y se prolongan
hasta el Ecuador.
Su litoral se abre sobre el mar del sur, como el de
Chile y el Peri, y su territorio se extiende al oriented
por las vertientes superiores del valle del Amazonas.
Hacia el norte y bajo la linea, la double cordillera
ata otro nudo en el intermedio de Quito & Popaykn,
dentro del cual est& la provincia de Pasto, llmite
de lo que propiamente se llamaba el nuevo reino de
Granada, la que debia ser tan famosa como la Ven-
dee, en la guerra de la independencia, por su por-
fiada fidelidad al rev de Espafia. Siguiendo el mis-
mo rumbo, la cordillera se divide en tres ramales,
uno de los cuales forma la espina dorsal del istmo
de Panam, y los otros terminan en el golf de
Mejico. Dentro de esta triple cadena se disefian
tres valles; pero es uno el que imprime su sello &
la region. La Nueva Granada est& encerrada en la
cuenca del gran valle del rio de la Magdalena, se-
parado del valle del Atrato por la cadena- central
hasta el golfo de Darien, que despues de recibir el
tribute del caudaloso Cauca, derrama sus aguas en
el mar de las Antillas frente & las islas de Sota-
vento. A lo largo de este litoral maritime, que se
prolonga hacia el oriented y dobla al sur, conocido
con el nombre generico de Costa-Firme, estAn si-







tuados los emporios comerciales y los puertos for-
tificados de Portobelo, Cartagena de Indias (la
primer plaza fuerte de America), Santa Marta y
RTo-Hacha. La cordillera oriental, que separa a
una parte de la Nueva Granada de Venezuela, al
este, A l] altura de M-rida. antes de tocar el litoral,
traza con rasgos volcanicos las atormentadas cos-
tas venezolanas desde el golfo de MIaracaibo hasta
el de Paria y el delta del Orinoco, con las islas de
Barlovento al largo del mar Caribe. Entre 6stas,
lebe sefialarse la isla de Margarita, que por su po-
sici6n geogrAfica y la Indole de sus habitantes, de-
bia influir poderosamente en el 6xito de la lucha
colombiana por la independencia. Entre estos ex-
tremos maritimos, estan situados los puertos co-
merciales y plazas fuertes de la costa-firme venezo-
lana. que son: Maracaibo y Coro al occidente;
Puerto Cabello, La Guayra, Barcelona y CumanA
al centro: y en la parte opuesta abierta al sudeste
el Giiiri. en el golfo de Paria y la bahia de los Na-
vios en las bocas del Orinoco. Dentro del trazado
de estns Ifneas generals y de la serranfa destacada
de Parima al sur, se asienta Venezuela en el exten-
so valle del Orinoco, con la Guayana espafiola al
oriented, limitada por impenetrable selvas seculares
tan antiguas como el mundo orgAnico.
En las nacientes del Orinoco y dentro de la red
que forman sus caudalosos tributaries, el Portugue-
sa, el Apure, el CaronT. el Meta, el Arauca, el Guai-
viara y el Caqueta, se desenvuelven al pie de la cor-
dillera oriental las inmensas sAbanas 6 llanos de las
provincial de Casanare, de Barinas, del Apure y de
Caracas. limitadas al sur por las selvas de las Gua-
yanas, y al norte por las montafias que dibujan el
litoral venezolano ya descripto. Esta llanura ho-
rizontal, que se divideen alta y baja, segfn sus res-
pectivos niveles y declines, en un tiempo lecho de
un mar, de confines mon6cromos y sin accidents
que la modifiquen, salvo sus doubles niveles, sus
corrientes de agua y algunos grupos aislados de Ar-
boles-que los naturales Ilaman "matas"-da su
fisonomla al interior del pais L imprime su selio al
carActer de sus habitantes. En esta region, situada
bnjo el tr6pico de Cancer, el invierno no se diferencia
del vernno. n por Ins 1l1lviis peri6dicas cuue hacen
desbordar sus rios, inundan sus praderas, dandole








la apariencia de un mar sin horizontes. ('nudo
i:s aguas se retiran, el suelo se cubre de una rica
alfombra de altas gramineas, donde apacentan como
en las pampas austrnles millones de ganado de la
raza bovina y caballar. De la combinaci6n de
esta industrial primitive introducida pior la coloniza-
ci6n espafiola, con el suelo y el hombre aclimatado,
surgiO una semicivilizaci6n pastoral y una nueva
raza de centauros, hija del desierto: el llanero
colombiano y el gaucho argentino, que di6 su tipo
A la caballeria revolucionaria del sur y del norte.
El llanero era en 1810, una agrupaci6n heterog6nea
de indlgenas, negros, zambos, mulatos y mestizos
mezclados con algunos pocos espafioles, que la in-
fluencia del medio y las comunes ocupaciones ha-
blan refundido en un tipo caracteristico. Esparci-
dos en una vasta superficie, viviendo en chozas
aisladas 6 pobres caserios, que los naturales Ilaman
"hatos", en comunicaci6n tan s1lo con sus ganados
bravios y las fieras, sin m's medio de comunica-
ci6n que el caballo, los laneros, endurecidos las
fatigas y familiarizados con los peligros, eran re-
sueltos y vigorosos, diestros en el manejo de la
lanza, jinetes, nadadores y sobrios. Una silla de
montar de cuero crudo y una manta constituia todo
su arreo; un pedazo de came de vaca sin sal 6 leche
cuajada era todo su alimento; un calz6n corto que
no cubria la rodilla, y una camisa amplia que le
llegaba hasta la mitad de los muslos, con un som-
brero de paja de alas anchas, todo su vestido; y
su arma se reducia A una lanza, compuesta de un
rej6n enastado en un gajo de bosque silvestre, cons-
trulda por sus manos. Poseldos del fanatismo de
los-pueblos semicivilizados, unido al estoicismo y
la astucia del salvaje, acaudillados por heroes de
su estirpe mixta, eclipsarian las hazafias de los he-
roes 6picos de la antigfiedad.
Tal es el nuevo teatro de operaciones A. que va a
trasladarse la historic del movimiento simultaneo
y convergente de ls. emancipaci6n sudamericana.












La revoluciGn que llamaremos co;ombiana, tuvo
su origen en tres focos excentricos: Quito, Vqnezue-
]a y Nueva Granada, que, al fin, se refundieron po-
litica y militarmente en uno solo, comprendiendo el
istmo de Panama, que la ligaba con la de la Ame-
rica septentrional. Como antes se dijo, la primera
revoluci6n de Quito en el afio 1809 (agosto), estall6
casi simultineamente con las primeras conmociones
de Mejico al norte (agosto de 1809), y con las revo-
luciones de Chuquisaca y La Paz al sur Mayoo y
julio de 1809). Este movimiento inicial, con tenden-
cias politic(::s, que se disefiaba por la proclamaci6n
de una doctrine fundada en la raz6n de las razas y
en los derechos del hombre, depuso al president y
capitAn general del reino, el conde Ruiz de Castilla,
anciano de 84 afios, quien fue substituldo por una
junta popular de gobierno que se atribuy6 el titulo de
"soberana". Sofocada esta revoluci6n por las fuerzas
combinadas de los virreinatos contiguos de Santa Fe
y del Perl, sus autores fueron asesmados en la crcel
(agosto de 1810), casi al mismo tiempo que los ca-
bezas de los de La Paz morfan en un cadalso (ene-
ro de 1810).-Fueron estos los primeros m&rtires
de la emancipaci6n sudamericana.-Estos estreme-
cimientos sincr6nicos en el centro y en los extre-
mos del continent, con identicas formas, iguales
objetivos y an&logos ideales, acusaban, desde en-
tonces,-A pesar de las largas distancias y del ais-
lamiento de las colonias-una predisposici6n inna-
ta y una solidaridad org&nica, como resultado de las
mismas causes, que sin previo acuerdo produclan
los mismos efectos, y que, por lo tanto, tenlan nece-
sariamente que repetirse como un fen6meno natu-
ral.
Las revoluciones de La Paz y Quito, gemelas por
la iniciativa simultanea y por el martirio, tuvieron
inmediata repercusi6n en el norte y el sur de la
America. El 25 de mayo de 1810, se insurrecciona
Buenos Aires, destitute al virrey, desconoce el con-
sejo de regencia de Espafia, y elige popularmente su
gobierno propio, proclamando la autonomla de las
Provincias del Rio de la Plata, en ausencia del






1 -

monarca' cautivo. El 19 de abril del mismo afio
-difn c- jllnves -anto-la mnnicinnlidad de Carancs,
.soiade A loq "diputarl'o del pueblo". depuso al ca-
niffin generPa Vicente Emnar n. de'conoci6 Ia sn-
nrem nautoridcd nue ao a+ribuf nla rseencia de CA-
dis. Psumi6 la soberanfa del rev de Espafia, y nom-
bra~do mnn junta .infs ema para reeirse por sf. de-
orpt6 la formrciAn de "un nlan de cobierno conform
A Ia volhntnd general del nneblo". pnra las "Pro-
vincins TJnidas de Venezlela". El tribune de esta
trannfo"-rnnciAn' nolitioa. destinaqdo representer Un
navel de agitador pnrlamentario. fui el nnr6nigo
.ToP, Cort&s MadariP~s. natural de Chile. n.filiado en
1, logia n-eriicans de Miranda, A nulen hnbTa cono-
eido en Londrea. v del nue era agente activo en Ve-
nezuela. Fus Dublicistsa fueron: el Dr. .Tunn Ger-
'nAn Toapi". ini^ion'u]lto v eoeritor. v Martin 'To-
bar Ponte. hombre de Dens rnmiento v de acci6n, dos
nobles ceracteres. de alma nbnegnar. dotaoros am-
hos de .-ran valor cvico. con sanns ideas liberals,
nero politicos abstractos, mas te6ricos que prActi-
cos.
Las nrovincias venezolnnas respondieron en su
mayorfa. al Ilamado de Caracas, reconocieron su
supremaca. yv al deponer A sus gobernadores co-
loniales instituyeron juntps particulares de gobier-
no. De este modo. emnez6 A, formarse de hecho una
esnecie de confederaci6n de provincial.
La junta, dando un paso mAs adelante en el ca-
mino de la propaganda revolucionaria, dirigi6 a las
colonies hisuanoamericanas un manifesto de prin-
cipios. en que las invitaba A forma.r una liga con-
tinental en respuardo de sus libertades. "Caracas
debe encontrar imitadores en todos los habilantes
de la America, en ouienes el largo hAbito de la es-
clavitud no haya, relajado los muelles. y su resolu-
ci6n debe ser aplaudida. nor todos los pueblos que
conserven alguna estimaci6n A la virtud y al patrio-
tismo ilustrado para despertar su energia A fin de
contribuir A la grande obra de la confederaci6n
americanaeapafiola. No se prostituva su voz y su
carActer & los injustos designios de la arbitrariedad.
Una, es nuestra causa, una debe ser nuestra divisa.
Fraternidad y constancia". Todas las secciones
americanas proclamaban A la vez, como si se hu-
bieran pasado la palabra de orden, la misma teo-
rfa political: la reasunci6n por el pueblo de la sobe-





-- i2--

raiila yaciellte del monarca ausente, que s5 cul ver-
tia en soberanfa popular active.
Consecuente con el principio politico que daba su
raz6n de ser al nuevo gobierno, convoc6 un con-
greso general de provincias para dar unidad al po-
der y legitimarlo, A la vez que para establecer una
constituci6n sobre la base del sistema representati-
vo. "Sin una representaci6n coman. decla diri-
gi(ndose a los ciudadanos, la concordia es precaria
y la salud peligrosa. El ejercicio mas important
de los derechos personales y reales del pueblo, que
existieran originariamente en la masa comin y
que le ha restituido el actual interregno de la mo-
narquia, llama A los hombres libres al primero de
los goces del ciudadano, que es concurrir con su
voto, para transmitirlo A un corto nuimero de indi-
viduos, haciendolos Arbitros de la suerte de todos.
El suelo que habitais no ha visto desde su descubri-
miento una ocurrencia mAis memorable ni de mas
trascendencia. Ella va & fijar la suerte de la gene-
raci6n actual, y acaso envuelve en su seno el desti-
no de muchas edades. Ella va & ratificar, 6 las es-
peranzas de los buenos ciudadanos 6 el injurioso
concepto de los barbaros que os crefan nacidos para
la esclavitud". Segfin el plan de organizaci6n, la
junta supreme de Caracas debla abdicar sus facul-
tades supremas en el congress, y reasumir 6ste
la representaci6n soberana de todas las provincial
venezolanas. Luego se verA el resultado que di6
esta convocatoria.
Mientras la revoluci6n segula esta march ex-
pansiva, la reacciOn trabajaba por su lado en con-
tener su pTrogresos. Las provincial de Maracaibo
y Coro sobre el litoral del norte, con sus gobernado-
res los generals Fernando Miyares y Jos6 Ceba-
llos a su frente, se pronunciaron decididamente con-
tra el movimiento, siguiendo luego su ejemplo La
Guayana. Para sostener su actitud, Miyares y Ce-
ballos reunieron tropas, pidieron auxilios a Cuba y
Puerto Rico, y se prepararon para resistir A, los re-
beldes 6 someterlos por la fuerza. De este modo se
disefiaron desde los primeros dias ls o focos de la ac-
ci6n y de la reacci6n revolucionaria, que debfan
mantener encendida la guerra civil por el espacio
de doce afios.
La junta, A su vez, se apercibi6 & la defense en
sosten de Ics fueros soberanos que habia proclama-







do. Desputs de proveer & la zeguridiad internal, y
establecer los fundamentos de la constituci6n poll-
tica, cubridndose siempre con el nomare y la repre-
sentaci6n del monarca, decidi6 poner en ejercicio
su soberania external, y abri6 relaciones diplomrti-
cas con los Estados Unidos para !ropiciarse su
opinion, pero principalmente con la Inglaterra, A fin
de estipular con el gabinete de Saint James una
alianza para el caso de una invasion francesa "a Ve-
nezuela, y sobre todo, buscar su mediaci6n con el
consejo de regencia, que evitase una guerra con la
metr6poli. La Gran Bretafia, A la sazBn aliada
A la Espafia, al saber la revoluciBn de Venezuela,
habla prevenido al gobernador de Curacao, que es-
taba decidida A sostener la integridad de la monar-
qufa espafiola y k oponerse a todo g6nero de proce-
dimientos que pudieran producer la menor separa-
ci6n de sus provincias de America; pero que, si la
Espafia fuese subyugada, la Inglaterra auxiliaria
a las colonies hispanoamericanas que quisieran ha-
cerse independientes de la Espafia rrancesa, decla-
rando que renunciaba & toda mira de apoderarse
de territorio alguno. Partiendo de esta base y con
las instrucciones antes indicadas, acord6se enviar
una misi6n diplom&tica a Londres. Fueron nom-
brados para desempefiarla, D. Luis L6pez M6ndez
y D. Andr6s Bello. conjuntamente con el coronel
de milicias Sim6n Bolivar.


III

En 1810, al hacer su primera aparicidn en el es-
cenario americano, que debia, lenar con su gran
figure hist6rica, Bolivar contaba vemtisiete afios de
edad. Nada en su estructura fisica prometia un
h6roe. Era de baja estatura-cinco pies, seis pul-
gadas inglesas-de echo angosto. delgado de cuer-
po y de piernas cortas y flacas. Esta armazon des-
equilibrada, tenia por coronamiento una cabeza
en6rgica y expresiva, de 6valo alongado y contornos
irregulares, en que se modelaban incorrectamente
facciones acentuadas, revestidas de una tez ptlida,
morena y Aspera. Su extrafia fisonomfa producia
impresi6n a primer vista, pero no despertaba la
simpatia. Una cabellera renegrida, crespa y final,
con bigotes y patilla que tiraban C rubio-en su pri-





-14 --

mera epoca:-- la frente alta, pero angosta por la
depresi6n de los parietales, y con prematuras arru-
gas que la surcaban horizontalmente en forma de
pliegues; los p6mulos salientes, y las mejillas mar-
chitas y hundidas, una boca de corte duro, con her-
mosos dientes y labios gruesos y sensuales; y en el
fondo de cuencas profundas, unos ojos negros, gran-
des y rasgados, de brillo intermitente y de mirar
inquieto y gacho, que tenlan caricias y amenazas
cuando no se cubrian con el velo del disimulo, tales
eran los rasgos que, en sus contrastes, imprimian un
carActer equivoco al conjunto. La nariz, bien dibu-
jada en lines rectas, destacAbase en atrevido an-
gulo saliente, y su distancia al labio superior era
notable. indicate de noble raza. Las orejas eran
grandes, pero bien asentadas, y la barba tenia el sig-
no agudo de la voluntad perseverante. Mirado de
frente, sus marcadas antitesis fision6micas da-
ban en el reposo la idea de una naturaleza devorada
por un fuego interno; en su movilidad compleja,
acompafiada de una inquietud constant con adema-
nes angulosos, reflejaban actividad febril, apetitos
groseros y anhelos sublimes; una duplicidad vaga
6 terrible y una arrogancia, que A veces sabia reves-
tirse de atracciones irresistible que imponfan 6
cautivaban. Mirado de perfil, tal cual lo ha mode-
htdo en bronce eterno el escultor David, con el cue-
1lo erguido como lo llevaba por configuraci6n y por
character, sus rasgos caracteristicos delineaban el
tipo heroic del var6n fuerte de pensamiento y de
acci6n deliberada, con Ja cabeza- descarnada por
los fuegos del alma y las fatigas de la vida, con la
mirada fija en la Inea de un vasto y vago horizonte,
con una expresi6n de amargura en sus labios con-
traidos, y esparcido en todo su rostro iluminado
por la gloria, un sentimiento de profunda y des-
esperada tristeza A la par de una resignaci6n fa-
tal impuesta por el destiny. Bajo su double aspect,
sus exageradas proyecciones imaginativas que pre-
ponderaban sobre las lines simetricas del craneo,
le imprimlan el sello de la inspiraci6n sin el equili-
brio del juicio reposado y met6dico. Tal era el
hombre fisico en sus primeros afios, y tal seria el
hombre moral, politico y guerrero.
Huerfano la edad de tres afios y heredero de un
rico patrimonio con centenares de esclavos como los
patricios antiguos, tuvo. como Alejandro, por ayo








y maestro & un fil6sofo, pero un fil6sofo de la escue-
la cinica, revuelta con el estoicismo y el epicurismo
grecorromano. Segin este mentor, el "fin de la
sociabilidad era hacer menos penosa la vida", apo-
tegma que contenla en germen la future doctrine
sansimoniana. Bien que fuera hasta cierto punto
un sabio para su pals, y un pensador original, sus
ideas eran tan extravagantes, que A veces rayaban
en locura. "No quiero parecerme & los Arboles que
echan races en un lugar, decia: sino al viento,
al agua, al sol, & todas las cosas que marchan sin
cesar". Su pasi6n eran los viajes. Tenla, como
Plat6n, una repfiblica ideal en su cabeza, que s6lo
tendria en el mundo un adepto. Partiendo de la
base, que sentaba como teorema, de que la Ameri-
ca no podia ser monarquia ni repfblica semejante
& las conocidas, ni gobernarse por leyes 6 congress,
todo su plan constitutional consistfa en hacer vita-
licios los empleos desde el de president de la re-
pfiblica hasta el de alcalde de barrio, "para evitar
decia, los trastornos de elecciones frecuentes, y no
entregar los negocios pfiblicos a aprendices". Este
fil6sofo y pensador extravagant, llamabase Simon
Carrelio, y era natural de Caracas. Hijo bastardo
de un sacerdote y estigmatizado con la calificaci6n
de sacrflego, cnmbi5 su nombre en el de Simon Ro-
driguez, con el que ha pasado A la historic, unido
al de su ilustre hom6nimo. El maestro deposit
desde muy Lemprano en la cabeza ae su joven dis-
cipulo estas ideas political, que debian germinar
mAs tarde y esterilizarse como las suyas. AsT, su
"novisima verba", despues de ver disipados todos sus
suefios. fu6: "Muri6 Bolivar, y mi proyecto de repfi-
blica sepult6se con 1l". Bolivar conserve toda su
vida el sello que le imprimi6 el fil6sofo caraquefio,
modificando sus lecciones segin su naturaleza. Es-
toico en la adversidad, cinico & veces en sus cos-
tumbres, independiente y m6vil, con mas imagina-
ci6n y no con much mas prudencia que su inspira-
dor, convirtio sus extravagancias en delirios de
grandeza; su actividad, en acciones heroicas; sus
suefios, en ambici6n de gloria y poderfo; su repfibli-
ca ideal, en monocracia vitalicia; y con 61 murieron
las teorfas pollticas del reformador y los ensayos
de gobierno del Libertador que, segfn la formula:
"no era ni monarquia ni repfiblica".
El mismo Bolivar reconoci6 siempre la influencia






16--

de su mentoren la direcci6n de sus acciones, &e sus
ideas y de sus sentimiento.s. "Lag. eccioiles que me
ha dado-decia;-atorce gfibs despuls, en el apogjb
de la gloria y del poder-se'han grabado en mi co-
grandeas instrucciones que me ha regadlo; siem-
raz6n: no he podido borrar z a sola'coma de las
pre present a mis ojes intel'er ales, las he seguido
como gulas infalibles;, Mis frutos soIuyos". Pero
Carrefio-Rodri z no s61o ensefi6 & pensar a Bfli-
var y form sys sentidientos: leinocul6 tamni n
una pasi6n generoga, qiie debta celyertirse en fuer-
za. Rebeldes ambos poy temperamento, la no-
ci6n de la.jidependencia estaba en sus mentes, y
desde los primeros afios del siglo, era tildado Ro-
driguez en Caracas, de hombre sospechoso al poder.
La ocasi6n en que maestro y discipulo se comunica-
ron su secret aspiraci6n, es dramatic y ha sido
relatada por el adept en el lenguaje grandilocuente
que es la antiteiis del estilo algebraico del iniciador
ten e! misterio de la emancipaci6n de un mundo,
que al fin fu6 verdadera repfiblica elective en con-
tradicci6n de su profecla.
No habia cumplido afin los diez y siete afios
(1799), cuando Bolivar hizo un viaje & Europa.-
Era entonces teniente de un regimiento de milicias
de que su padre habia sido coronel a titulo de senior
feudal. Visit las Antillas y & MEjico; recorri6 toda
la Espafia y viaj6 por Francia (1801), coincidiendo
su permanencia en Paris, con la inauguraci6n del
glorioso consulado vitalicio de Napole6n Bonaparte,
quien despert6 en 61 gran entusiasmo. 'ormada
su temprana raz6n por las impresiones que desper-
taba en su imaginaci6n el espectaculo del mundo,
mAs que por la observaci6n y el studio, regres6 &
su patria unido & la hija del marques del Toro, nom-
bre que figuraba en la alta nobleza de Caracas
(1801). Antes de que transcurrieran tres afios, era
viudo. Emprendi6 entonces su segundo viaje a
Europa (1803). Allf se encontr6 con su antiguo ayo,
quien con su moral exc6ntrica, no era ciertamente
el mas severe mentor de una excursion de placer.
En Paris, cultiv6 el studio de algunas lenguas vi-
vas; visit6Sa Humboldt, que ha1a hecho celebre su
nombre ilustrando la geograffa fisica y la historic
natural del nuevo continent, que 61 ill1raria con
otros descubrimientos nok menos sorprendentes,
en el orden de la geografia polltica y la historic uni-




-W


- 17 -


verali attaves6 los ~fpes a pie, con un bast6n he-:.
rrado en-la mano, y se-detuvo en Clambery (1804),
'visitando'como leregrino de la liipertad y del amor,
las "CharmetteW' inmofthlizadas por Rogsseau, de
cuyo Coitrato Social tenfa idea, pero en ,uien ad-
miraba. s*dre todo,. pop, su estilo enfAtico; su crea-i,
cl6n seitimentd **'e.' lI "Ntieva Elolsa", que fu
siempre su 1ictara t~orita,.apn en medco de los tran-
ceS m&s congoj6sos desu vida. pil Wilan presenci6 la
dcronaci6n de apolen dtmo rey de Italia y asisti6
a los juegos qnpidfs qid se celbttaron en honor
del vencedor deTarehng. Con estas impresiones.y
estas visions resplandecientes de gloria, en que se -
renovaban las festividades de las antfuas reptibli-
cas griegas, lleg6 Bolivar a Roma. Despues de ad-
mirar las ruinas del Coliseo, subi6 al monte Aventi-
no, el monte sagrado del pueblo romano, en com-
pafifa de Carrefio-Rodrigue. Desde all contem-
plaronwambos el Tiber, que corre a su pie, la tumba
de Cecilia Metella, y la Via Apia, al lado opuesto;
y en el horizonte, la melanc6lica y solitaria campi-
fia de la ciudad de los tribunos y los CIsares. Im-
presionados por aquel espectaculo, que despertaba
tan grande recuerdos, hablaron de la patria lejana
y de su opresi6n. El joven adepto, poseldo de noble
entusiasmo, estrech6 las manos del maestro, y cuen-
ta que jur6 libertar la patria oprimida. Esta esce-
na dramatica, que tiene algo de teatral, jams se
borr6 de su memorial: 'Recuerdo, decla veinte afios
despu6s, cuando fuimos al Monte Sacro, en Roma,
_ jura sobre aquella tierra santa, la libertad de la
patria. Aquel dia de eterna gloria, anticip6 un
juramento profetico A la misma esperanza que no
debiamos tener".
Pasaron seis afios, y la revoluci6n venezolana
vino por la fuerza de las cosas y no por acci6n indi-
vidual. El papel que represents en ella Bolivar,
no correspondi6 a sus entusiasmos juveniles, ni
prometla al h6roe que debia hacerla triunfar. Des-
pu6s de su segundo regreso a Caracas, habia vivi-
do la vida sensual de un noble senior feudal de la
colonia, alternado la residencia en sus haciendas
en medio de eseqvos que trabajabaN~para 61, con
sus mansiones placenteras en la capital. En 1809,
al recib*se Emparan del mando de Venezuela, se
le atribuye la dupliciad patri6tica--que le honra
por un lado y sombrea por otro-de haber inti-


r
i' ~


'/.






1l

mado con el nuevo capitan general para vender sus
secrets A los que desde esa 6poca preparaban !a
revoluci6n. Ast, su nombre se ve entire los conju-
rados que asistieron a las reuniones secrets; pero
su persona no figure entire los que concurrieron al
cabildo abierto en que EmparAn fue depuesto por
el voto del pueblo. Consumada la revoluci6n, no se
le ve asumir actitud definida. Nombrado coronel,
a titulo de herencia, del regimiento de milicias que
mandaba su padre, en la circunscripci6n de sus ha-
ciendas de campo, no tom6 ninguna parte en los
aprestos militares. Al fin, su figure se disefla va-
gamente en la escena polltica; pero no como hom-
bre de pensamiento 6 de acci6n, sino como diploma-
tico en una misi6n equivoca, que tenia por objeto
declarado buscar un modus rireindi pacifico con
la antigua metr6poli. Volvemos aqui al naio de 1S10,
en visperas de su viaje & Inglaterra.


IV

La misi6n conjunta de los tres agents venezola-
nos, solicit una audiencia del ministry de relacio-
nes exteriores, que lo era & la saz6n el marquis sir
Ricardo Wellesley, la que le fue concedida en ca-
rActer confidencial. Bolivar, como el rnis caracte-
rizado y el que mejor hablaba frances, llev6 la pa-
labra en este idioma. Olvidando su papel de diplo-
matico, pronunci6 un ardiente discurso, en que
hizo alusiones ofensivas & la metr6poli espafiola
aliada de Inglaterra y express sus anhelos y es-
peranzas de una independencia absolute de su pa-
tria, que era la idea que lo preocupaba. Para
colmo de indiscreci6n, entreg6 al marques, junto
con sus credenciales, el pliego de sus instruccio-
nes. El ministry britanico que lo habla escuchado
con fria atenci6n, despues de recorrer los papeles
que se le presentaban, contest6le ceremoniosamen-
te: que las ideas por 41 expnestas se hallaban en
abierta contradicci6n con los documents que se
le exhiblan. En efecto, las credenciales estaban
conferidas en nombre de una junta conservadora
de los derechos de Fernando VII, y en representa-
ci6n del soberano legitimo, y el objeto de la mi-
si6n era buscar un acomodamiento con la regencia
de CAdiz, para evitar una ruptura. Bolivar no





19 -

habia leido sus credenciales ni sus instruccioncs,
ni dddose cuenta de su papel diplomAtico; asi es
que qued6 confundido ante aquella objeci6n pe-
rentoria. Al retirarse, confess francamente su des-
cuido y atolondramiento, y convino, que el plan de
la misi6n de que no se habia hecho cargo, estaba
calculado con tanta. perspicacia como sabiduria.
Asi serfa siempre Bolivar, como politico y como
guerrero. Preocupado de una idea internal, perso-
nal: sin darse cuenta de los obstAculos externos,
ni tomar en cuenta la opinion del medio en que se
movia, iria siempre adelante, persiguiendo sus sue-
flos 6 sus prop6sitos: y vencido 6 vencedor, per-
severarfa en ellos, cediendo & veces, para reaccionar
despues. sin leer "con sus ojos intelectuales", se-
gfin su propia expresi6n, otros documents que los
escritos en su mente por su maestro Carrefio-Ro-
driguez, ni ver otra cosa que "su alma pintada" en
ellos. Por el moment, era la idea de la inde-
pendencia lo que lo Ilenaba, y allA iba por la line
recta.
A pesar de estos traspies diplomAticos, la Ingla-
terra que tenfa su plan hecho respect de las colo-
nias hispanoamericanas insurreccionadas, contest
A las proposiciones de los comisionados, redactadas
en el sentido de sus instrucciones, que la Gran
Bretafia no se consideraba ligada por ningin com-
prometimiento A sostener pals alguno de la mo-
narqufa espafiola contra otro, por raz6n de diferen-
cias de opinions sobre el modo con que debiera
arreglarse un sistema de gobierno, con tal que con-
vinieran en reconocer al soberano legitimo. Sobre
esta base, ofreefa su mediaci6n, para reconciliar a
las colonies disidentes con su metr6poli. A la vez,
renovaba con mAs amplitud la anterior circular de
lord Liverpool g los gobernadores y jefes de las
Antillas inglesas, recomendfbales proteger A los
nuevos gobiernos sudamericanos contra toda agre-
si6n de la Francia y les encargaba muy especial-
mente promover con las colonies amigables .rela-
clones mercantiles, sea que reconociesen 6 no la
autoridad de la regencia de CAdiz. El resultado era
satisfactorio y no podia esperarse mAs; pero como
se ve, fu6 debido & los cAlculos de la political in-
glesa mAs que A la habilidad de los noveles diplo-
mAticos venezolanos.
Durante su permanencia en Londres, conocii por





- 20


:; -i:'mia v--e al general Miranda, 6 iniciado Cn
los misterios de su Logia, afili6se en ella, renovando
el juramento del Monte Sagrado, de trabajar por
la independencia y la liberta sudamericanas. Asi
se ligaron por un mismo juramento en el viejo
mundo, con un afio de diferencia, Bolivar y San
Martin, segin antes se relat6. Al contact de la
llama que ardia en el alma del precursor de la
emancipaci6n, la de Bolivar, encendida ya con
las chispas de las ideas de Carrefio-Rodrfguez.
se inflame. Lleno siempre de su idea, volvi6 A
olvidar sus instrucciones reservadas, que le pre-
venian no recibir inspiraciones de Miranda ni to-
mar en cuenta sus planes, que podian compro-
meter la aparente fidelidad de la Junta de Ca-
racas. Pensando que la presencia de Miranda en
Venezuela, daria impulso & la idea de indepen-
dencia, invitOle a regresar juntos a la patria para
trabajar de consuno por ella.
Bolivar regress6 Caracas al finalizar el afio 1810
(5 de diciembre) conduciendo un armamento, y lo
que crela mAs poderoso que las armas, al general
Miranda, sfmbolo vivo de la redenci6n del nuevo
mundo meridional. Durante su ausencia la revo-
luci6n habia mudado de aspect, y su horizonte em-
pezaba A nublarse.
Al tomar conocimiento de la revoluci6n de Ve-
nezuela, la regencia de CAdiz declar6 rebeldes &
sus fautores; y esquivando la mediaci6n de la In-
glaterra, le declare la guerra con la amenaza de
severos castigos, decretando el bloqueo de sus cos-
tas. El consejero de Indias Antonio Ignacio Cor-
tabarrfa, anciano respectable, con la investidura de
comisario regio, fue encargado de intimar la sumi-
si6n y en caso de resistencia, someterlos por la
fuerza. Miyares fuC nombrado capitAn general en
reemplazo de EmparAn. En las Antillas espaiiolas
se prepararon elements de guerra para sostener
el ultimatum. Esta provocaci6n, rompi6 el primer
eslab6n de la cadena colonial. La Junta de Cara-
cas rechaz6 la intimaci6n, reuni6 un ejercito de
2500 hombres para mantener su actitud y confi6
su mando al marquis Fernando del Toro, rico pro-
pietario, improvisado general, ordenAndole atacase
la plaza de Coro, baluarte de la reacci6n en la costa
occidental de Tterra-Firme. Despues de algunos
combates parciales, el ataque sobre Coro fue re-








chazado (28 de novieilbre de 110). El ejrcito de
lai Junta emprendi6 en consecuencia su retira'-i.
Tnterceptado en su march por una division de
S00 hombres con un cafiin y 4 pedreros, en el punto
denominado la Sabaneta, Da desaloj6 de su fuerte
posicifn al cabo de dos horas de fuego, y continue
su march, perseguido de cerca por los corianos
fanatizados. y hostilizado por la poblaci6n del trAn-
Fito. El novel general. que habia demostrado po-
seer pocas disposiciones militares, efectu6 su reti-
rada hasta Caracas, con pgrdidas considerable. Por
entonces las hostilidades quedaron suspendidas de
hecho, por una y otra part. Tal fue el resultado
de la primer campafia revolucionaria de Venezuela,
en que se cambiaron las primeras balas entire in-
surg'entes y realistas.
Este era el estado politico y military de la re-
voluci6n cuando A fines de 1810, Bolivar y Miranda
llegaban & Caracas.

V

Al niser de nuevo la tierra americana. el precur-
sor de u emancinaci6n contaba sesenta afios de
pdad. El pueblo lo recibi6 con grandes ovaciones.
El gobierno le confiri6 el tftulo de teniente general
de su ejercito. La juventud vi6 en 1l un orAculo,
de cuyos labios iba & brotar la palabra reveladora
del destino. Los soldados lo consideraron como
un presagio de victoria. Todos cifraron en (1 sus
esperanzas. Sin embargo. su influencia no se hizo
por el moment sentir en la march de los negocios
pfiblicos. Grave, taciturno, de palabra dogmAtica
y con opinion, intransigentes incubadas en la so-
ledad, no admitia discusi6n, aunque buscaba pro-
sAlitos. Sus primeros actos no correspondieron .I la
expectativa pfblica. El gobierno, considerAndolo
un genio enciclopddico, le encomend6, en uni6n de
Roscio y de don Francisco Javier Ust&riz. republi-
canos de la escuela norteamericana, la formaci6n
de un plan de constituci6n sobre la base de una
federaci6n de provincias, para ser presentado al
primer congress venezolano que iba & reunirse. El
viejo soiador, imbuldo en las ideas constituciona-
lista que en su imaginaci6n se habTa fraguado,
mnalgamaba las tradiciones precolombianas y ais
reminiscencias de la antigiiedad clasica con las





22 _

teori s norteamericanas mal aplicadas, pretendiendo
combinarlas con las vetustas instituciones de la co-
lonia, suefio retrosnectivo. que como el ideal reac-
cionario de Carrefio-Rodriguez, debfa dar por re-
sultado la neeaci6n de la repfblicao y el retroceso
de nl democracia. Segfn su plan. el gobierno debia
ronflarse A dos incas (c6nsules romanos) nombra-
dog nor diez aflos. y en lo demSs modelarse la re-
fiblica segfin el tipo municipal de las colonies. Los
sucepos revolucionarios estaban mks adelantados
que el en teorias polfticas. Para propagar su doc-
trina y fomentar el esniritu de independencia. or-
ganiz6 de acuerdo con Bolivar un club, a imitaci6n
del de los girondinos. de que habla sido miem-
bro conspicuo durante la revoluci6n francesa. Esta
.sociaci6n se hizo el centro de la opinion avanzada
de los patriots. que querian romper definitiva.-
mente los vinculos de la colonia con su metr6poli.
Bajo estos auspicious se reuni6 el congress venezo-
lano convocado, en nfimero de treinta dinutados
nor las provincias de Caracas, Cumana, Barinas,
Margarita. Barcelonas MArida y Trujillo, y tom5 ]a
denominaciOn de "Cuerpo conser-vador de los de-
reehos da la. Confederaci6n americana de Venezuela
v de los del rey Fernando VII" (2 de marzo de 1811).
Miranda, elegido pooularmente, formaba parte de
M1 cono dinutado. El congress encomend6 el poder
eiecutivo A una junta de .tres miembros, cre6 una
alta corte de justicia en substituci6n de ]a antigua
audiencia, y nombr6 una comisi6n de su seno que
redactara la constituci6n, compuesta de Ust&riz,
Roscio y Tobar, las tres lumbreras parlamentarias
de la revoluci6n. Ia question de independencia,
fu6 la primer que oc;up6 ai congress. Miranda
abog6 resueltamente por ella en absolute. apoyado
nor el pueblo, y arrastr6 tras st la mayorfa (5 de
julio 5e 1811). En el mismo dia se decret6 que el
pabell6n national serfa el amarillo azul y rojo, enar-
bolado por Miranda en 1806 en las costas de Vene-
zuela descubiertas por Col6n. Y para conmemorar
estos tres grandes acontecimientos del nuevo mun-
do. se dispuso que a la era comin se afiadiese la
colombiana. Fu6 ast Venezuela la primera repu-
blica inde'endiente que se inaugur6 en Sud Am6-
rica, como seria tambi6n la primer que cayese ven-
cida. para resurgir al fin vencedora.
A los pocos dias de declarada la independencia








estall6 un movimiento reaccionario, promovido por
ios agents del comisario region Cortabarria, y en-
cabezado por los colonos de las islas Canarias, que
eran numerosos en Caracas (11 de julio). Reunie-
ronse en nimero de setenta en una altura que do-
minaba uno de 1os cuarteles, con el prop6sito de
:poderarse de -l. Iban armados de sables y trabu-
cos, con planchas de lata sobre el pecho por cora-
zas, y llevabanl una bandera con la imagery de la
Virgen del Rosario y de Fernando VII. Su grito
de guerra fue: "Viva el rey y mueran los traidores".
Atacados por el pueblo y una parte de ia guarni-
ci6n, hicieron algunos tiros; pero fueron pronta-
mente cercados y rendidos. Condenados A muerte
los que se consideraron mAs culpables y desterrados
los otros, las cabezas de los ajusticiados fueron ex-
puestas en los camninos. "Castigo demasiado severe
de un proyecto extravagant y ridicule", dice el
historiador mAs discreto de Venezuela, que un his-
toriador universal sefiala como el ffnebre presa-
gio de la guerra de exterminio que debia ensangren-
tar el suelo de Venezuela.
En el mismo dia del tumulto de los Canarios de
Caracas, estallO una revoluci6n mas formal en Va-
lencia, ciudad important A inmediaciones de Ca-
racas al norte, fronteriza A Puerto Cabello, ocupado
por los patriots. Promovida por los espafioles re-
accionarios, en obediencia A las instrucciones de
Cortabarria, proclam6 A Fernando VII, y desconoci6
la autoridad del congress venezolano. Sus ha-
bitantes se armaron en defense de la religion, segin
declan, y ocupando las posiciones que la dominant,
se atrincheraron en su recinto con impAvida reso-
luci6n. Alarmado el congress, di6 facultades ex-
traordinarias al poder ejecutivo. Un cuerpo de
ejercito & 6rdenes del marques del Toro, sali6 A so-
focar la sublevaci6n. En los primeros encuentros
obtuvo algunas ventajas, pero fue al fin rechazado.
Nombrado Miranda general en jefe del ejercito,
avanz6 sobre la ciudad rebelada, y le intim6 ren-
dici6n. La contestaci6n fue romper el fuego con
cuatro piezas de artillerla desde el morro fortificado
de la ciudad, ocupado por una division. Recono-
cida la posici6n, fu6 asaltada y tomada por, los
patriots, apoderAndose de su artilleria. Halagado
Miranda por este triunfo, penetr6 en las calls de
la ciudad, pero fu6 rechazado por los valencia-





24 -


nos, abrincherados en la plaza mayor. Bolivar man-
data las fuerzas de las tres armas, que sufrieron
este rechazo. Miranda hubo de retroceder como
su antecesor el marques del Toro, que tambien asis-
ti6 & esta funci6n de guerra.
Reforzado Miranda, volvi6 & tomar la ofensiva.
Procediendo entonces con mAs prudencia, apoder6se
sucesivamente de los barrios exteriores de la ciudad,
& pesar de la tenaz resistencia de los enemigos.
Reducidos al fin & la plaza mayor y faltos de agua,
vieronse obligados & rendirse & discreci6n. Esta
campafia cost al ej6rcito patriota como 800 muer-
tos, sin contar los heridos, que han sido computados
en casi double nfimero, lo que parece exagerado.
Miranda no quiso manchar con sangre su victoria.
El congress, abundando en el espfritu generoso del
vencedor, di6 un indulto que comprendfa hasta & los
sentenciados A muerte por el tribunal marcial, cle-
mencia que fue generalmente reprobada, y que
contrastaba con el exceso de severidad en la conju-
raci6n de los Canarios.
DespuBs de este sangriento par4ntesis, abri6se el
debate constitutional, que fue mas laborioso que el
de la independencia, aunque menos agitado. Las
opinions estaban divididas, entire federalistas y
unionistas; pero la mayoria era-decididamente fe-
deral. Todos tenfan fijas las miradas en el gran
modelo de la vecina repliblica del norte de Ame-
rica. El proyecto, redactado por UstAriz, fua cal-
cado sobre la constituci6n de los Estados Unidos,
y aprobado casi unAnimemente. Miranda, 6 viendo
mas claro 6 lastimado de que no hubieran sido
tomadas en cuenta sus peregrinas ideas de organi-
zaci6n constitutional, le neg6 su voto como diputa-
do, y al pronunciarse contra el sistema federalis-
ta f que parece se inclinaba antes al idear una con-
federaci6n sudamericana, manifesto vagamente, que
no la consideraba adaptable & las exigencias de la
epoca, ni al estado social del pals. Esta vez tenia
raz6n el gran sofiador retrospective, que por ac-
ci6n refleja vela mas claro en el future. Era un
c6digo democrAtico iuy adelantado en teorfa, con
su division de poderespordinados, jue consagraba
.l_,todag los deirthos humanos, y afbaba todas las
garantlas de la libertad, pero mal calculado para
las circunstancias, y en realidad m&s ideal que re-
volucionarti Confundlendo el valor de las pala-





25 -


brar, sus autores daban el nombre de confedera-
ci6n A lo que debia ser una federaci6n con arreglo
al modelo que copiaban. Declaraban las provin-
cias, soberanas, libres 6 independientes, en contra-
dicci6n con su letra. Organizaban un poder eje-
cutivo de tres miembros, sin unidad de acci6n ni
pensamiento. Era una mrquina complicada y fr&-
gil, que no podia resistir a la prueba, como su-
cedi6.
Valencia, la ciudad refractaria A la independen-
cia, fu6 declarada capital de la nueva repliblica.


VI

Un cataclismo de la naturaleza vino a poner fin
& esta creaci6n political, y producer una catAstrofe,
A que concurrieron mbs 6 menos directamente cau-
sas de otro orden.
La opinion revolucionaria empezaba a enervar-
se; la miseria cundla por todo el pals; el papel mo-
neda decretado por el congress y casi desmonetiza-
do, contribufa a fomentar el descontento entire los
que viven del estado, y especialmente de los sol-
dados; Cortabarrla, con una escuadrilla de seis bu-
ques y 1000 hombres redlutados en Puerto Rico, al
mando del brigadier Juan Manuel Cajigal, habia
reforzado a los realistas que mantenlan alzado el
pend6n del rey al occidente de Venezuela. La re-
acci6n cobraba nuevos brios.
El levantamiento de la Guayana espafiola sobre
la margen derecha del Orinoco, era otro peligro
que llamaba la atenci6n del nuevo gobierno por la
parte del oriented. Una expedici6n de 1400 hombres,
& cargo del coronel Francisco Gonz&lez Moreno, es-
paiol .de or ien, pero decidido por la revoluci6n,
logr6 establecerse en la margen izquierda del rio
cerca de su embocadura, pero careciendo de buques
para dominar las aguas, nada serio podia empren-
der. Mientras tanto, los realistas, duefios de las
plazas de Guayana-Vieja y de Angostura, fortifi-
cadas ambas, y de la marinateficazmente auxilia-
dos por los naturales quexexctaban los frailes ca-
puchinos dire ores de lam misiones de aquell re- i
gi6n, habian establecido su preponderancia en
t-o el na.s. Con estas ventajas, abrieron ho*ti- .
lidades sobre los destacamentos patriot~ disemina-


; ^ ,
**., w **





-26 -

dos en la margen izquierda, y derrotaron sucesi-
vamente tres de ellos, apoderAndose de tres ca-
fiones de sus baterfas (septiembre de 1812). Los co-
roneles Manuel Villapol y F61ix Sol, espafioles
como GonzAlez Moreno, acadieron con nuevas tro-
pas en auxilic de -ste. Reunidas las tres divisio-
nes amagaron Angostura por agua y por tierra,
mientras ana expedici6n de diez y nueve lanchas
cafioneras, habla logrado penetrar al Orinoco, las
que unidas A las que navegaban el rio, sumaban
un total de veintiocho embarcaciones, se situaron
en observaci6n de la plaza. Las fuerzas sutiles de
los realistas, superiores en calidad, atacaron con
nueve goletas, dos balandras y seis cafioneras a la
escuadrilla independiente (25 de marzo de 1812) en
]a bahia de Sorondo, y despuds de un combat de
dos dias, In. destrozaron completamente, con per-
dida de todos sus buques, 32 piezas de artillcrfa,
200 muertos y 150 heridos y todo su armamento
portAtil. Desanimado GonzAlez Moreno y sus com-
pafieros con este contrast, emprendieron la reti-
rada (28 de marzo). Activamente perseguidos, in-
tentaron fortificarse en el pueblo de Maturin, donde
los restos de la expedici6n, abandonada por sus
caudillos, se rindieron a discreci6n.
Al mismo tiempo que estos desastrosos sucesos
tenlan lugar en el oriented, la reacci6n avanz.ba
triunfante Dor el occidente. Como habia sucedido
en las secciones insurreccionadas del sur. la lucha
tomaba el carActer de una guerra civil, alimentsda
nor los mismos elements del pafs. Las autorid-.-
des oficiales de la colonia y las tropas regladas de
aue disponfan. no podfan contrarrestar el impetuoso
movimiento revolucionario. De aouf la necesidad
de buscar el punto de apoyo en la onini6n y de
reclutar los combatientes en la masazde la pobla-
ci6n, revolucionada en un sentido 6 en otro.. La
reacci6n era. una contrarrevoluci6n con los mismos
hombres y los mismos medios. Localizada la re-
acci6n espafiola en la. Guayana. en Coro y Mara-
eaibo, sus habitantes se decidieron con verda-
dero fanatismo por la causa del rey, y aparecieron
nuevos caudillos. que comio en Concepci6n de Chile
Sv eg el Alto. v Bajo Per". se pusieron a su frente,
disciplinndol0s y conduci6ndolos al campo de ba-
fcion. en'to eprincipro l r"e aci'n reaista, n rbevep-
Scieron en u principio la reacci6n realista, al reve-





27 --

lar las fuerzas propias que el pals posela, debian
servir mas tarde para engrosar y dar su tem-
ple a los ej-rcitos independientes, cuando se pusie-
ran a su servicio. De este modo, hasta la misma
reacci6n contribula & desarrollar las fuerzas revo-
lucionarias, en el hecho de ponerlas en actividad
en nombre de la autoridad que las habia mantenido
comprimidas hasta entonces. En Venezuela se pro-
dujo este misnio fen6meno, y debia dar el mismo
resultado, como sucede today vez que una guerra
se convierte en plant indlgena, sujeta a las influen-
cias atmosf6ricas del medio en que se desarrolla.
Inmovilizada la guerra en el occidente, despubs
del rechazo del ejercito de la Junta en Coro, y de
una expedici6n maritima de los realistas frustrada
sobre las costas de CumanA, resolvi6 Miyares hacer
una incursiSn al interior del pais. Al efecto, alist6
una column de infanteria de 230 hombres con 500
tusiles, 10.000 cartuchos y un obts, y confi6 su
mando al capitAn de fragata Domingo Monteverde,
natural de las islas Canarias, que nabla militado
con alguna distinci6n en la armada espaiiola, y se
hallaba a la sazOn de guarnicion en Coro. Esta
pequefa fuerza y este nuevo caudillo, variando las
condiciones de la lucha, daria en tierra con la re-
pUblica de Venezuela. Monteverde, eficazmente au-
xiliado por la propaganda de los curas, avanz6 re-
sueitamente hacia la frontera meridional de la insu-
rrecci6n, sublev6 todo el pals desde Coro hasta Bar-
quisimeto, y bati6 una division patriota de 700
hombres en Carora, tomandole 90 prisioneros, 7
piezas de artilleria, y lo que mAs necesitaba, fusi-
ies y municiones. El pueblo de Carora fu6 entre-
gado & saco y muertos various patriots sin forma
de juicio (marzo de 1312). La guerra A muerte
empezaba.
El 26 de rfiarzo de 1813, dia que correspondla al
jueves Santo, conmemorativo de la revoluci6n, y en
la misma' fecha en que la escuadrilla independiente
era anonadada en el Orinoco, un gran trueno que
salia de las profundidas -de la tierra, hizo estre-
niecer toda la region de la tierra de la sierra Me-
rida. Eran las 4 y 7 minutes de la tarde. El cielo
estaba sereno y una luz resplandeciente baiiaba
el horizonte. A esa hora el suelo empez6 a oscilar
de norte & sur y de este A oeste, con violentas sacu-
didas. En menos de un minute, el espantoso terre-







moto arruin6 las ciudades de MErida, Barquisimeto,
San Felipe, La Guayra y Caracas; sepultando bajo
sus escombros cerca de 20.000 almas. En la capi-
tal pereci6 easi toda su guarnici6n. En Barquisi-
meto, qued6 enterrada con sus dep6sitos de ar-
mamento, la mayor parte de una division de 1000
hombres que habla salido a contener el advance de
Monteverde. Bajo estas ruinas quedaria tambien
sepultada la primera repfblica de Venezuela.


VII

Esta catastrofe, acompafiada de tan several de-
rrotas, infundi6 el pavor en las almas de las po-
blaciones y desanim6 A los independientes. La cir-
cunstancia de haberse hecho sentir el terremoto
tan s6lo en el territorio ocupado por la revoluci6n,
y de no sufrir nada las provincias de Coro, Ma-
racaibo y Guayana, fieles al rey, fu4 explotada por
el clero, propicio A la reacci6n, predicando que era
un castigo del cielo contra los implos y los rebel-
des. El viento de la opini6n comenz6 A soplar del
lado de la reacci6n. Monteverde extrajo de las rui-
nas de Barquisimeto, siete cafiones, fusiles y
municiones y arm6 la poblaci6n sublevada, con lo
que elev6 su fuerza hasta el nifmero de 1000 hom-
bres. Una fuerte column de 1300 reclutas, A 6rde-
nes del comandante Miguel UstAriz sali6 a su
encuentro en el pueblo de4 San Jos6, al norte de
San Carlos. En medio de la pelea que se trab6,
un escuadr6n se pas6 & los realistas. Los indepen-
dientes fueron hechos pedazos (abril 25). Monte-
verde. se apoder5 de dos piezas de artilleria y. qui-
nientos fusiles, reforzandose con 500 hombres mAs.
Los rendidos fueron pasados A cuchillo y el pueblo
de San Carlos entregado al saqueo y las llamas.
Desde este punto destac6 a su segundo, el coronel
Eusebio Ahtofianzas, soldado grosero y tan cruel
como 61, a fin de sublevar los llanos de Caracas. Los
pueblos -le Merida y Trujillo situados en la cordille-
ra, se pronunciaron por el rey, asegurando su flanco
derecho. Las poblaciones y los soldados deserta-
ban en todas parties de las banderas de la indepen-
dencia. Monteverde, impelido y llamado por los
pueblos, avanzaba sobre Valencia, adonde el con-
greso y el poder ejecuti-o habian trasladado su re-





29 -

sidencia despues de sancionada la constituci6n. A
los cuarenta y cinco dias de su salida de Coro (el
3 de abril de 1812) entraba Monteverde triunfante
y sin oposici6n en la -capital federal de Venezuela.
vitoreado como un pacificador y un libertador.
En tan critical situaci6n, nombr6se & Miranda
dictador, con el titulo de generalisimo de mar y
tierra, delegando en 61 todas las facultades nece-
sarias para salvar la patria (26 de abril). El go-
bierno federal se estableci6 en Victoria, entire Cara-
cas y Valencia. Miranda, comprendiendo la necesi-
dad de sostener & Valencia como base de operaclo-
nes, para cubrir el flanco izquierdo de la important
plaza fuerte de Puerto Cabello, al tiempo de ponerse
en campafia desde Caracas, orden6 al gobernador de
Valencia, que lo era el comandante Ustariz,-antes
derrotado en San Carlos,-que lo hacia responsible
con su cabeza de la defense de la capital. Al jeci-
bir esta orden, Ustr.iz, desalentado por los reveses
y las defecciones en masa, hablase retirado al
simple amago de la invasiOn haciendo. abandon
de los dep6sitos militares que custodiaba (30 de
abril). Obligado a reaccionar a impulses del deber
military, atac6 A Monteverde en Valencia, una hora
despu6s de su entrada; pero otra'vez fue completa-
mente batido.
Miranda avanz6 con su ej6rcito hasta las inme-
diaciones de Valencia, y situ6se en Guacara, a]
oriented del lago & cuyas orillas se levanta aquella
ciudad. Sus fuerzas se componfan de dos batallo-
nes de linea, siete de milicias regladas, dos es-
cuadrones de caballerfa, y algunas compafilas suel-
tas de estas dos armas con 10 piezas de artilleria,
que con los restos de la division de Ust&riz, que
se le incorporaron, alcanzaba & cerca de 4000 hom-
bres. Conflado en la superioridad numerica, el ge-
nerallsimo adelant6 hasta Guayos, a cinco kil6me-
tros de Valencia, un destacamento de 500 hombres.
El enemigo sali6 A su encuentro. Trabado el comba-
te, una cpmpafia patriota se pas6 en masa & los
realistas, y decidi6 la victoria en 'favor de estos.
Descorazonado Miranda por este contrast, y con
poca confianza en la lealtad de sus tropas, levant
su campo, y se repleg6 & la parte meridional del
lago, donde este y una serrania que corre al oriented,
forman una estrechura fAcil de defender llamada La
Cabrera. En esta posicidn se fortified el prudent






- 30


general. Abri6 fosos, clav6 estacadas, estableci6
baterlas y organiz6 en el lago una flotilla, para
mantener las comunicaciones de su campo atrinche-
rado. Este sistema de inerte defensive, que dejaba
A Monteverde en libertad de sus movimientos, y
nada prometia, empez6 A minar el credito del dic-
tador en quien todos tenlan cifradas sus esperan-
zas. Nadie reconocla en e1 al famoso guerrero de
la repfiblica francesa, en Valmy y Jemmapes, cuyo
nombre estaba inscripto en el arco de triunfo de
La Estrella, y el general irresoluto de Maestrich y
Nerwinde volvia A aparecer en nuevo teatro. Para
dar mayor vigor a su autoridad, hizose investor por
medio de una junta de notables, de las facultades
political y militares de un dictador, anulando todos
los poderes publicos existentes. Public la ley
marcial Mayoo 20); orden6 que todos los ciudadanos
en estado de llevarlas tomasen las armas; llam6
al servicio A los esclavos, emancipando A los que
se presentasen, medidas tardlas 6 impollticas, que
produjeron m&s mal que bien.
Mientras tanto, ia expedici6n de Antofianzas a los
Ilanos de oriented, habla triunfado completamente.
La villa de Calabozo fuE tomada & viva fuerza, pe-
reciendo en ella todos sus defensores. Unido An-
tofianzas & un espafiol ilamado Jos6 Tom&s Boves,
destinado a alcanzar terrible celebridad, atac6 9a
San Juan de los Morros, pas6 & cuchillo su guarni-
ci6n, y hasta los ancianos, las mujeres y los nifios
fueron sacrificados. La guerra & muerte recrudecla.
Alentado Monteverde por estos triunfos, por el pro-
nunciamiento en favor del rey de la important pro-
vincia de Barinas, que resguardaba su espalda, y
sobre todo por la inacci6n de su contender, atac6
de frente por dos veces consecutivas las lines
atrincheradas de los patriots; pero fu6 rechazado
en ambas con perdidas considerable (19 y 26 de
mayo). No se desanim6 empero el jefe espafnol.
Reforzado con tropas y municiones enviadas desde
Coro, intent un tercer ataque, en que nuevamente
fue rechazado (junio 12). No desisti6 por esto de
su empefio. Concibi6 la idea de flanquear las posi-
ciones fortificadas que cerraban las avenidas de los
values de Aragua, por la parte meridional del lago,
llevando el ataque por sendas extraviadas. El exi-
to corona su audacia. Sorprendidos dos destaca-
mentos que guarneclan la line por el flanco, y ocu-





- 31 -


padas por los realistas las alturas de Maracay, Mi-
rnnda, con un eijrcito superior en nfmero, empren-
*di6 precipitadamente la retirada en la noche. in-
cendiando sus dep6sitoq< de vfveres y aun de muni-
clones (17 de junio). Este movimiento retr6grado.
que revelaba timidez, fu6 severamente criticado y
aument6 el descr6dito del generalisimo. Vi6se cla-
ramente nue en su cabeza no habia inspiraciones
salvadoras, ni on su alma la suficiente energia para
infundirla a las tropas republicans, tan desmaya-
das ya por las calamidades pfblicas y los repetidos
contrastes.
Miranda se situ6 con su ejercito en Victoria, cu-
briendo A Caracas. Hacia tres dias .que ocupaba
esta posici6n, cuando inopinadamente fu6 atacada
su Ilnea de guardias avanzadas por algunas com-
paiifas dirigidas por Monteverde en persona. Los
dispersos introdujeron la confusion en su campa-
mento. Pero el generalisimo con gran valor y san-
gre fria, restableci6 el orden y repeli6 el ataque,
obligando al enemigo a retirarse en desorden. Mon-
teverde, debilmente perseguido, reuni6se al grueso
de sus fuerzas, que alcanzaban a 3100 hombres:
volvi6 caras, y se hizo fuerte en el Cerro Grande
frente A Victoria. Miranda, persistiendo en su sis-
tema defensive, se encerr6 en Victoria, fortificando
sus calls con trincheras y 28 piezas de artilleria.
Reforzado Monteverde con la division de Antofian-
zas, que regresaba de los Ilanos, triunfante y man-
chada de sangre, emprendi6 un segundo y formal
ataque sobre la ciudad fortificada.. El resultado
fu6 un rechazo complete, despues de un dia ente-
ro de pelea, en que los realistas sufrieron conside-
rables p6rdidas. agotando todas sus municiones (29
de junio). Si Miranda hubiera sabido aprovechar-
se de esta ventaja, habrfa concluldo quizAs con el
ejrcito realist. Tan debilitado qued6 6ste, que en
una junta de guerra se resolvi6 la inmediata retira-
da a Valencia. Un consejero del jefe espafiol,
le nersuadi6 a que aguardase tres dfas. Transcu-
rridos ln tres dias, la revoluci6n de Venezuela esta-
ba perdida.





t-'''" 32






El 24 de junio (1812) estail6 en los valles, al sud-
este de Caracas una insurrecci6n general de los
esclavos, promovida por las.armas espafiolas, que
antes de entregarlos libres para el servicio de la re-
pfiblica, segfn el decreto dictatorial de Miranda,
preferian ponerles las armas en la mano para que
combatiesen contra ella.-La reacci6n continuaba
desenvolviendo las fuerzas revolucionarias que de-
blan volverse contra .ella.-Los negros, entregados &
sus instintos y sin direcci6n, comeleron todo gd-
nero de excess; asaltaron various pueblos, cebAndo-
se en la poblaci6n blanca, y llegaron hasta la misma
ciudd de Caracas, indefensa, viendose Miranda
obligado A desprender alguna fuerza para proteger-
la. Pocos dfas despues (30 de junio), el pabell6n
espafiol flotaba en las murallas de Puerto Cabello,
dep6sito de los elements de guerra de la repdblica.
La custodia de esta important 'plaza, habia sido
confiada al coronel Bolivar. Existia alli un nd-
mero considerable de prisioneros espafioles, los que,
aprovechAndose de una ausencia de Bolivar, suble-
varon la guarnici6n de la ciudadela y se hicieron
duefios de ella. El jefe de la plaza, con el resto de
la guarnici6n acantonada en la ciudad, hizo various
esfuerzos por someter & los sublevados. Sus guar-
dias iavanzadas se pasaban en masa al enemigo.
A los tres dias (4 de julio), supo que Monteverde
marchaba en sost6n de la sublevaci6n. Desprendi6
& su encuentro los fltimos 200 hombres que le que-
daban, los que fueron completamente batidos, re-
gresando A la plaza tan s61o un jefe con 7 soldados.
Bolivar tenia atn 40 hombres, que al saber este con-
traste lo abandonaron. Para salvar su vida, vi6-
se obligado & embarcarse en compafila de 7 oficiales,
y se dirigi6 & La Guayra. Desde Caracas escribiO
al generalisimo, dAndole cuenta de este desastre:
"Lleno de vergiienza, despu6s de haber agotado
todas mis fuerzas fisicas y morales, icon qu6 valor
me atreveria a escribirle habiendose perdido en mis
manos la plaza de Puerto Cabello? Mi coraz6n esta
destrozado, y mi espiritu pe hall de tal modo abati-
do, que no me hallo en Animo de mandar un solo





33 -

soldado. Ruego se me destine ni olbdeccr al nas
infinmo official, 6 s mne den a lunos rlias pir; reto-
brar Ia serenidad que he perdido.-Despu6s de hlcler
perdido la primer plaza del estado ;.ren6m no he de
estar alocado? ;De gracia, no me obligue fi verle
la cara! No soy culpable, pero soy desg;aci;:lo,
y basta". Al recibir esta inf;usta nueva, Miranda;
exclam6: "iVenezuela esta, herida en el corazOn!".
Todo el occidente y los ilanos de Venezuela esta-
ban ocupados por las armas realistas, y al oriented,
dominaban ambas margenes del Orinoco, lo mismo
que todas las costas maritimas. La insurrecci6n de
los negros esclavos, habla avanzado & sangre y
fuego, y amenazaba a Caracas con el exterminio.
La opinion, herida de pavor por la cattstrofe del
terremoto 6 quebrada por los contrasts 6 la mise-
ria, era una fuerza inerte contraria aL la revolu-
ci6n. Apenas si un tercio del territorio quedaba A
los independientes. En tan angustiosa situaci6n,
]a p6rdida de Puerto Cabello fu6 un golpe mortal.
Si bien el ejercito constaba de mas de 5000 hombres,
una gran parte eran reclutas forzados, y la otra,
gente acobardada, oue desertaba diariamente en
grupos al enemigo. El general no tenia confianza en
sus tropas, ni sus subordinados en 61. El desaliento
6 la irritaciOn era general. Todos acusaban t. Mi-
randa de ser el causante de las calamidades que su-
frfan, y algunos le Ilama.ban traidor. El dictador
desesper6 de la, causa de la repfiblica.. y aconsejado
por una junta de gobierno (ute convocvv enl so cu'artel
general, resolvi6 abrir negociaciones pacificas conl
el enemigo.
A fin de obtener mejores condiciones, Miraind
llev6 un ataque parcial sobre la line avanzada
del enemigo, y consigui6 sorprender y derrotar
algunas grandes guardian. En seguida propuso una
suspension de hostilidades para tratar de la pacifi-
caciOn. Monteverde acept6, pero bajo la condicion
de que las tropas reales pudiesen continuar avan-
zando basta Caracas. Miranda formula nuevas
proposiciones, autorizando a sus comisionados a
firmar una capitulaci6n que garantiese la libertad y
las propiedades de los comprometidos en hl revolu-
ci6n. Algunos oficiales del ejercito, intentaron pro-
mover una protest contra esta polftica, que tacha-
ban de cobarde. Propalaron que debla deponerse al
generallsimo para emprender la guerra con vigor.
2





34 -

Con 6000 hombres podia y debia atacarse al enemi-
go. La victoria salvaba la situaci6n. En la de-
rrotaH no se perdia mAs que lo que iba A perderse
por la capitulaci6n, que era la sumisi6n sin gloria
y sin garantfas. Los que asi razonaban sobre una
base num6rica, sin tomar en cuenta las fuerzas
morales. que era el factor que dominaba la situa-
ci6n, 6 eran excepciones de la desmoralizaci6n co-
lectiva 6 se daban el aire de heroes A poca costa,
con la conciencia de que todo estaba perdido, y que
sus proclamas no encontrarfan ecos. El generall-
simo, que no habia tenido inspiraciones para salvar
una situaci6n fatalmente perdida por complicacio-
nes extraordinarias de que la historic present ra-
ros ejemplos, y que, aun habi4ndolas tenido, proba-
blemente no habria encontrado entusiasmo y bra-
zos fuertes para ejecutarlas, tuvo la fortaleza de
la tremenda misi6n que habla aceptado. FAcil le
fue al dictador dominar esta agitaci6n ficticia de
fltima hora, imponiendo a todos la paz, que era lo
que todos querian. Hay dias nefastos en la vida de
los pueblos, en que, ni aun fuerzas tienen para el
sacrificio, cuando el sacrificio es preferible a la
sumision. Entonces eligen una victima expiatoria
A quien atribuir la cobardia de la colectividad im-
potente para pelear 6 para morir. Venezuela pa-
saba por esos dias, y necesitaba pasar por la dolo-
rosa prueba de soportar el duro yugo de la reacci6n
triunfante, para former su conciencia, rehacer
sus fuerzas y triunfar en la batalla por su indepen-
dencia. La capitulaci6n, con ser una triste derrota,
haifa mAs por ella que una victoria pasajera, que
nada habria consolidado en la situaci6n porque pa-
saba Venezuela en aquellos dias.
Los comisionados del dictador ajustaron con
Monteverde una capitulaci6n, sobre la base de la
entrega del territorio independiente y de todo el
material de guerra de la repfblica; la seguridad
para las personas y los bienes de los habitantes en
el territorio no reconquistado; la concesi6n de pasa-
portes A los que quisiesen abandonar el pals, y una
amnistia general por opinions political, ponidndose
en libertad a todos los prisioneros de guerra de una
y otra parte. Monteverde concedi6 cuarenta y
ocho horas par aceptar 6 denegar estas capitula-
ciones. Miranda no se atrevi6 A ratificarlas, y pro-
vurO modificarjas, perp al fin, tuvo que autorizar .






35 -

sus cotnisionados A pasar por todo. El hecho que-
d6 consumado, con la denominaci6n de capitulacio-
nes de San Mateo, con que han pasado a la historic.
Desde este moment, el dictador s61o se ocup6 en
proveer & la seguridad de la emigraci6n de los
patriots, que era la consecuencia de un arreglo que
no tenia mas garantia que el beneplAcito del vence-
dor reconocido. Al efecto, mand6 cerrar el puerto
de La Guayra, para impedir la salida de los buques
neutrales, que era el fltimo refugio. y se traslad6 A
Caracas, para cumplir de buena fe el compromise de
la entrega pacifica de la ciudad, dejando 6rdenes
para la evacuaci6n de Victoria. El ejrcito que la
ocupaba, una parte se pas6 en masa al enemigo, y
el resto se disperse en la march hncia Cnaraias.


IX

El 30 de julio entraba Monteverde triunfante i5
Caracas, y rompla de hecho la capitulaciOn, im-
poniendo la dura ley del vencedor, sin condiciones
y sin misericordia. En el mismo dia, era entregado
A sus verdugos y consagrado al martirio por la
mano de sus adeptos, el precursor de la emancipa-
eiOn del nuevo mundo meridional, y entire ellos, por
el que debla coronar su obra, libertando today la
region equinoccial de la America del Sur.
Era comandante military de La Guayra el coronel
Manuel Maria Casas, y jefe politico el doctor Mi-
guel Pefia. elegidos ambos por Miranda como pa-
triotas probados, para asegurar la salvaci6n de los
comprometidos en la revoluci6n. Abrumado de pe-
nas y fatigas, lleg6 Miranda A La Guayra, el 30
de julio A las 7 de la noche, y se hosped6 en la casa
del comandante. El capitan Haynes del buque in-
gles Zafiro, que habia ofrecido A Miranda recibirlo
A su bordo, donde tenia ya su equipaje, invit61e para
que se embarcase esa misma noche, porque deseaba
darse & la vela antes que se levantara la brisa de
tierra en la madrugada. Casas, Pefia y Bolivar, que
tenlan su plan, dijeron que el general estaba muy
fatigado para embarcarse, que la brisa no se le-
vantaria antes de las 10 de la mafiana, y lo persua-
dieron A que se quedase A dormir en tierra. El
capitan ingles se retire con un triste presentimien-
to, segfin lo manifesto despues. Los cuatro cama-







36 -

;midls sentaronse en seguida a lia mesa, y juntos
coipierl-on el iL de 1; hospitalidad. Despues de
la enl ., que fu& tLriste, y en que s6lo Bolivar habl6
lprovJc-uldo explieuciones sobre la capitulaci6n que
Mirandat esquivA, retirise este A dormir en una
(aIn;l. preIparad:a por su hugsped, quien habia tenido
La precauci6n de elegir un aposento cuya puerta
in podia cerrarse por dentro.
tkientras Miranda descansaba en el lecho prepa-
rudlo lpor la traici6n de sus amigos, reuni6ronse
a':a:s, 'efia y lolivar con los coroneles Jose Mires,
Manluuel I'orts y Juan Fiaz del Castillo,-el mismo
qlue sirviera despuGs en el ejercito de los Andes,--
y los comnadanmtes TomAs Montilla, Rafael Chati-
116i (lri:niI.s), Miguel Calrabafio, Rafael Castillo,
.los>' Lond:.etai y Juan Jos6 Vald6s. Constituidos
,per si y ante si en una especie de tribunal secret,
ItlLaruon enl consideraci6n la conduct political y
miilitar (el desgraciado ex dietador. i'u& unAni-
meiiiente condenado conmo autor de las desgracius
sucedidus. Hacierdose eco de los calumniosos ru-
mores que corrian, propalados tal vez por ellos
mnismos, que le atribuinn haber recibido dinero de
los espaioles coi.o precio de la ciLpitulaci6n, y he-
cho embarcar con anticipacion tesoros usurpados,
aoerdaron que debia deten6rsele para dar cuenta de
su conduct A sus compafieros y sincerarse ante
ellos. Dijeron: que si pensaba que la capitulaci6n
habia de ser cumplida, no debia anticipar su sa-
lida, y si no crela en ella, debia correr la suerte te
todos. y que en ambos casos, su persona era una
garantia del cumnilimiento de lo capitulado. Bolf-
v:;i, vot6 por la muerte de Miranda como traidor A
la independencia, por haber tratado con los espa-
noles. Qued6 resuelto en definitive, reducir a pri-
sil, ;i Miranda. Pefia y Casas firmaron la orden
como autoridades del punto. Bolivar en compafiia
de Montilla y (Ch:;tillln, encarg6se de ejecutarla
personal mente. No se atrevfan A prenderlo a la
luz del dia, porque el ex ditador aun contaba con
amigos lieles, y sus antecedentes hist6ricos y su
desgracia, escudaban su persona, sagrada para todo
americano. Por eso lo haclan cubiertos por las
sombras de la noche. A las 4 de la mariana Boli-
var enmpujO la puerta del aposento en que dormia
profundalmente el anciano general, bajo la fe de la
,mistad. Apodler6se de su espada. y sus pistolas, y






37 -

lo despertG bruscamente. "iNo es muy tempra-
no?" pregunt6 la victim. Pero al recibir la orden
de levantarse y seguirlos, comprendi6 que habia si-
do traicionado por los suyos. No dijo una palabra
y sigui6 resignado A sus carceleros, quienes lo con-
dujeron al castillo de San Carlos. Mires se encargo
de su custodia. Pefia fue & dar cuenta del hecho A
Monteverde, portador de comunicaciones de Casas.
para congraciarse con el vencedor.
Al dia siguiente, el puerto de La Guayra estaba
cerrado por orden de Monteverde, y Casas cafionea-
baL desde sus fuertes A las embarcaciones cargadas
de emigrados que intentaban hacerse a la vela -A
favor de la brisa matinal, echando & pique una
goleta, en que se dice perecieron algunos. Tres
dias despues (2 de agosto), el jefe espaftol, duefio
de Caracas, expedia una proclama en que ratificaba
la. amnistfa, al mismo tiempo que encerraba en
un calabozo & los mismos que habian prendido a
Miranda, menos a Casas y Pefia, y A Bolivar que se
ocult6. Sucesivamente, todos los comprometidos
en la revoluci6n que hablan confiado en las falaces
promesas de Monteverde corrian la misma suerte.
La capitulaci6n fue rota, imponiendose la dura ley
del vencedor, brutalmente y sin atenuaciones. For-
maronse arbitrariamente listas de sospechosos; los
bienes de los proscriptos fueron embargados; los
domicilios villanamente violados; las c8iceles se
Ilenaron de press, hasta el nfmero de mil y qui-
nientos ciudadanos, muriendo algunos de ellos, ha-
cinados y atormentados en los calabozos. La perse-
cuci6n iba acompafiada por el escarnio y la rapifia.
Los press eran despojados de su dinero y alhajas,
(que se repartlan los captores, y conducidos por las
calles en bestias de albarda atados de pies y manos.
Los Canarios, que tenian sangre que vengar, eran
los agents de estas persecuciones, constituldos en
asociaci6n espontanea con el titulo de "fleles servi-
dores de Fernando VII".
Miranda, trasladado A los calabozos de Puerto
Cabello, fu6 sometido A los mAs duros tratamientos,
cargado de cadenas, insultado y atormentado por
sus carceleros. Desde el fondo de su prisi6n, oy6
por la filtima vez la America la voz del precursor
de su redenci6n. Con motivo de la reinstalaci6n de
la real Audiencia de Caracas, el pueblo concibi6
algunas esperanzas- de caridad, ya. que no de justi-






38 -

cia. El desgraciado cautivo se hizo el eco de estas
esperanzas, en un memorial que dirigi6 al supremo
tribunal, abogando valientemente A costa de su pro-
pia seguridad, por la suerte de sus compatriotas per-
seguidos. Nada pidi6 para si, de nadie se quej6, ni si-
quiera hizo la mas remote alusi6n & su prison eje-
cutada por sus mismos amigos. "He guardado el
silencio mis profundo, decia, sepultad6 en estrecha
y obscure prisi6n y oprimido con grills; he visto
correr la propia suerte A un nfmero considerable
de personas de todas classes y condiciones, y ante
mis propios ojos se han presentado las escenas
mis trfgicas y funestas. Con inalterable sufri-
miento he sofocado los sentimientos de mi espiri-
tu. Estoy ya convencido de que por un efecto lamen-
table de la mfs notoria infracci6n, los pueblos de
Venezuela gimen bajo el yugo de las mas pesadas
cadenas. Parece es tiempo ya de que por el honor
de la nacini espafiola, por la salud de estas pro-
vincias y por el crEdito y responsabilidad que en
ellas tengo empefiados, tome la pluma en el inico
momento que se me ha permitido para reclamar
ante la superior judicatura del pals estos sagrados
incontestables derechos."
Despues de hacer Miranda una exposici6n de su
conduct ccmo generalisimo y dictador y de. los
m6viles que le impulsaron A ajustar la paz, bos-
queja con colors somibrios el cuadro del terrorism
implantado por Monteverde, que acentfia con estas
palabras: "Yo vi entonces repetirse con espanto en
Venezuela las mismas escenas de que mis ojos fue-
ron testigos en la Francia". Y recordando que es-
tos escindalos se perpetraban al mismo tiempo
que se promulgaba la constituci6n espafiola. sancio-
nada. por las cortes de Cadiz, que debTa ser
"iris de paz, Ancora de libertad y escudo para to-
dos", preguntaba con reconcentrada pasi6n y dolor
al supremo tribunal a quien se dirigia: ";.El interns
de la Peninsula es por ventura sembrar en la Am6-
rica y la metr6poli las ruinas de un odio eterno y
de una perpetua irreconciliaci6n? ;,Es acaso la
destrucci6n de los naturales del pats, de sus hoga-
ies, families y propiedades? ;.Es a lo menos obli-
garlos A vivir encorvados bajo de un yugo much
m&s pesado que el que arrastraban en tiempo del
favorite Godoy? ;.Es por filtimo, que esta augus-
ta, esta santa constitucidn sea un lazo tendido para





- 39 -


encerrar A la buena fe y A la lealtad?" El mismo
se contestaba: "La representacifn national de
Espafia ha invitado con la paz A la America. Cara-
cas, despu6s de haberla estipulado, es tratada como
una plaza tomada por asalto en aquellos tiempos
bArbaros en que no se respetaba el derecho de gen-
tes. Venezuela es declarada de hecho proscripta
de las leyes constitutivas y condenada A una degra-
daci6n civil y absolute, y lejos de disfrutar la
igualdad que se le ofrece, es casi tenido por delito
el haber nacido en este continente. Y terminaba:
"La, capitulaci6n ha sido pfblica y evidentemente
violada. La constituci6n ha sido infringida en uno
de sus principles fundamentos: la suerte de los
ciudadanos no estA asegurada, y expuesta A to-
dos los desastres que dictan las pasiones tumul-
tuarias, el estado actual de estas provincias es la
consecuencia de unos principios tan viciosos y opre-
sores. Yo reclamo el imperio de In ley: invoco el
juicio imparcial del mundo entero: dirijo por la
primera vez mis clamores en defense de los habi-
tantes de Venezuela para que no se les trate como
criminals. Asi lo exige de seguro mi propio honor,
lo ensefia la sabia political, lo prescribe la moral y
lo dicta la raz6n".
Este precursor de la emancipaci6n de la America
del Sur que asi hablaba por la filtima vez, que tuvo
la primitive vision de los destines del nuevo
mundo republican, y habia sido entregado A sus
verdugos por el adepto que debla realizar el pen-
samiento de! Maestro. fu6 transportado A CAdiz,
donde pas6 tres afios de doloroso cautiverio, y mu-
ri6, solo y desnudo en la mAs triste miseria en las
mazmorras de las Cuatro Torres, el 14 de julio de
1816. L la una y cinco minutes de ]a mafiana, en
visneras del triunfo de la independencia americana,
que sofi6 en vida. Su cadAver, envuelto por la
inmunda ropa de cama en que expir6, fue sepultado
en el fango de uno de los islotes de la Carraca de
la playa. gaditana, que la area cubre 6 abandon
todos los dias. "Gloria victus victor!".
Mientras las persecuciones contra las que recla-
maba Miranda afligfan A Venezuela, Bolivar per-
manecla oculto en Caracas, segun antes se apunt6.
En tal situaci6n, solicit por intermedio de un es-
pafiol amigo suyo y de Monteverde, un salvocon-
ducto para ausentarse del pals, acogiendose asf





- 40 --


& la capitulaci6n violada, que habia calificado de
traici6n. Su protector lo present A Monteverde:
"'Aqui esta don Sim6n Bolivar por quien he ofre-
cido mi garantia. Si A el le toca alguna pena, ye
la sufro". Monteverde contest: "EstA bien". Y
volviendose a su secretario: "Se concede pasaporte
al senior (nirando a Bolivar), en recompensa de!
servicio que ha prestado al rey con la prisi6n de
Miranda" (26 de agosto). Era la marca de fuego
puesta por la mano brutal del vencedor. Segfn uno
de sus bi6grafos, Bolivar repuso que "habia presp
A Miranda para castigar A un traidor y no por ser-
vir al rey", palabras que no tienen sentido, pues si
Miranda hubiese sido traidor, habria merecido favo-
res y no martirios de parte de los verdugos A quien
e1 contribuy6 A entregarlo. Sea que las pronun-
ciase 6 no en aquella ocasi6n. la fnica interpreta-
ci6n que pueden dArsele. es la que el mismo Bolivar
ha dado, al sostener hasta el fin de sus dfas,--con-
fidencialmente,-que su Animo habia sido fusilar a
Miranda en la mariana siguiente, y no el entregarlo
ai sus enemigos, y que sin la oposici6n de Casas,
lo habria ejecutado. La defense es tan siniestra
como tremenda la acusaci6n. Los mAs grades
admiradores de Bolivar,-incluso sus panegiristas,
-jamAs han pretendido excusar el hecho, que ha
quedado como una sombra sobre la frente del li-
bertador, que todas las luces de gloria no han podi-
do disipar.
Asi naci6 y sucumbiO Venezuela, acabo Miranda
y apareci6 Bolivar.






- 41 -


("APITULO SEGUNDO

Reconquista de Venezuela -.Guerra a muerte.
Primeras grande campaRas de Bolivar.

Afio 1813


I

TTabTamos dejado pendiente In. crrnin de in. revo-
luccin venezolana, en el memento de la primer res-
tauraci6n realista por Monteverde, despu6s de la
capitulaci6n de Miranda en San Mateo. Llegamos
ahora al punto en que la insurrecci6n independiente
vuelve A aparecer por el oriented de Venezuela, y
Bolivar va a emprender su reconquista por el occi-
dente. Para ligar estos sucesos con los anteriores
y dar su significaci6n a los personajes que sucesiva-
mente irAn apareciendo en la escena hist6rica, se
hace necesario volver A tomar el hilo de la narraciOn
en el punto en que la dejamos.
Arbitro absolute Monteverde de Venezuela des-
pu6s de la capitulaci6n de San Mateo, y nombrado
posteriormente capitAn general con el titulo de
"pacificador" di6 comienzo A su obra de pacifica-
ci6n "con actos que hacen erizar los cabellos-
segfn las palabras de un historiador imparcial-
y de que hasta los mks calurosos partidarios de la
Espafia apartan los ojos estremecidos de horror".
Queda ya relatado c6mo viol6 la capitulaci6n, y
e6mo inici6 su sistema de terrorism brutal, con
prisiones en masa, confiscaciones, vejAmenes, y ra-
pifias, A punto de faltar carceles para contener los
press y morir algunos de ellos de hambre y de sofo-
caci6n en inmundas crujias. El fiscal de la audien-
cia real de Caracas, decla con este motivo: "En el
pals de los cafres no pueden ser tratados los hom-
bres con. mAs desprecio y vilipendio". En las pro-
vinclas el terrorism asumil formas mas barbaras







42 -

hasta degenerar en un bandolerismo desenfrenado.
Al principio, las persecuciones se redujeron como en
la capital, A prisi6n, saqueo, secuestro, azotes y al-
gunos asesinatos aislados. Nombrado proc6nsul en
la provincia de CumanA el coronel Francisco Cer-
veris, uno de los seides de Monteverde, hizo gemir
bajo su ferula A los habitantes, con un lujo de in-
solencia que lo hacia mas odioso. No satisfecho con
esto, propuso A su jefe un plan de gobierno mili-
tar con suspension de la constituci6n y disoluci6n
de los tribunales para pasar por las armas A todos
los rebeldes, protestando que por su parte lo ponla
en pr&ctica. Tan inhumane fue, que reemplazado en
el gobierno por Antofianzas, el perpetrador de la
matanza de San Juan de los Morros, fue conside-
rado este como un alivio al compararlo con su an-
tecesor. La Real Audiencia de Venezuela, escandali-
zada por estos excess, reclam6 en vano, y abri6
causa criminal a Cerveris, elevando su queja al
gobierno de Espafia con condenaci6n de estos proce-
dimientos inicuos, que calific6 de "imprudentes 6
injustos". Y esto no era sino el preludio de la gue-
rra atroz que iba a abrirse por una y otra parte,
provocada por la de los realistas, con asesinatos,
incendios, mutilaciones y tormentos espantosos, de
que ni las tribus salvajes presentan ejemplo.
Esto sucedia cuando los desgraciados habitantes
de Venezuela, quebrados por la derrota, herida su
imaginaci6n ,por las calamidades pltblicas y los
trastornos de la naturaleza, estaban dispuestos a
recibir de nuevo la dominaci6n colonial como un
descanso. Una political mansa los habria mante-
nido en paz, deteniendo por algfn tiempo al menos
el curso de la revoluci6n. El terrorism de la reac-
ci6n hizo huir de las almas los pavores supersti-
ciosos que las amedrentaban, y convirti6 en fuerza
real lo que era una debilidad moral. Las poblaciones
se escondieron en los bosques y en las montafias,
huyendo de sus verdugos. Los patriots comprome-
tidos y perseguidos, emigraron. La miseria, la des-
esperaci6n, el odio B la tirania y el sentimiento de
la venganza, encendieron la rabia hasta en los in-
diferentes y los timidos. Todos comprendieron por
el exceso del dolor, que eran preferibles los sacrifi-
cios por la independencia al sufrimiento de todos
los instantes bajo los golpes de un despotismo sin
caridad siquiera, que ni el descanso les proporcio-





43 -

naba. La insurrecci6i latente estall6 en los corazo-
nes, provocada por el desenfreno de la reacci6n.
TTn pufiado de proscriptos di6 la primera serial
desde un pefiasco de las Antillas, y todo el oriented
del pafs volvi6 A reunirse bajo la bandera revolu-
cionaria.

II

Es famoso en la historic del Nuevo Mundo, el
golfo conocido con la denominaci6n de Triste, des-
cubierto por Col6n en su tercer viaje, cuando toc6
sin saberlo el continent prometido que buscaba.
En su canal de entrada, situado entire la extremidad
oriental de la peninsula de Paria y la isla de La Tri-
nidad, se levanta un islote que leva el nombre de
Chacachacare. Allf se refugiaron los proscriptos de
CucumA, huyendo de las persecuciones de Cerveris.
Reunidos en nfmero de 45 hombres, resolvieron re-
novar la guerra, invadiendo la costa de Cumana,
y levantar de nuevo el pals contra la restauraci6n
espafiola. Pfsose I su cabeza un joven gallardo,
natural de Margarita, laamado Santiago Marifio,
acaudalado propietario, inclinado & la ostentaci6n,
poseldo de una ambici6n inquietn que lo extraviaria
en su camino. Formaban su estado mayor: el mu-
lato Manuel Piar, native de Curaqao, hermoso de
presencia, de temple heroic y de pasiones ardien-
tes. destinado A una gloriosa y tragica carrera; los
dos hermanos Jose Francisco y Bernardo Bermfidez,
valerosos ambos pero tan violent y brutal el uno,
como era el otro juicioso y reposado; y el ingeniero
venezolano Jose Francisco Azcue.
Los proscriptos, sin mAs armas que seis fusiles
y pistolas de bolsillo, con unas pocas municiones
adquiridas en La' Trinidad, tomaron tierra en la
punta de Paria, y sorprendieron un destacamento
que vigilaba la costa, apoderAndose de 23 fusiles.
Sin dar tiempo para volver de su asombro A los rea-
listas que ocupaban la peninsula, se airigieron re-
sueltamente sobre la inmediata villa fortificada
de Giiiria. La guarnici6n, compuesta de 300 hom-
bres naturales del pals, se pas6 en masa A los expe-
dicionarios, quienes duefios de nueve cafiones y
cantidad de fusiles, pudieron organizer una colum-
na de 200 hombres bien armados (13 A 16 de marzo
de 1813). Bernardo BermAdez se intern con una





44 -


nartid;a de 75 lhombres, y ocup6 el pueblo de Miatu-
rfn. punto important por su inmediaciAn al Orinoco
y su comunicaci6n con los llanos. sobre el rfo nave-
gable del Guarapiche, donde existia un considerable
dep6sito de pertrechos de guerra. Jos6 Francisco
Bermuidez se fortific6 en Irapa, en el fondo de la pe-
ninsula sobre el golfo, donde Marifio estableci6 su
cartel general esperando ser allf atacado.
El golfo estaba dominado por una escuadrilla rea-
lista. y Cerveris disponia de 400 hombres, pero tan
cruel como cobarde. permaneci6 a la distancia en
ohbervici6n. en un punto medio entire CumanA, Bar-
celona y Maturin. Reforzado con 300 hombres
mandados por el vizcacno Antonio Zuazola, en vez
de abrir hostilidades contra los invasores de la pe-
nfnsula en combinaci6n con su escuadrilla. le orde-
n cque se dirigiese sobre Maturin. Zuazola. mons-
truo destinado A adquirir siniestra celebridad, desde
su salirl; de CumanA empez6 A sefialar su camino,
incendiando las habitaciones y las cosechas, y ma-
tando y mutilando barbaramente A los pacificos ha-
hitantes de la comarca. Los expedicionarios de Ma-
turin hablan desprendido algunas partidas volantes
nara proporcionarse elements de movilidad en los
llanos y sublevar el interior del pafs. Reconcentra-
idas en Magtieyes primero, y en Aragua despu6s,
resolvieron esperar A Zuazola, y fueron fAcilmente
derrotadas. Todos los vencidos fueron pasados &
.uchillo. El vencedor remiti6 a CumanA como tro-
feos de su victoria. various cajones Ilenos de orejas
vortadas A los vivos y f los muertos, que los rea-
listas de la ciudad clavaron en sus puertas, y se
;isegura one adornaron con ellas sus sombreros A
manern de escarapelas. En seguida, Zua.zola, y
su segundo. Joss Tomfis Boves. el companero de
Antonin:ins cn las matanzas de Barinas. publicaron
hands ofreciendo garantfas A los que habian hui-
do espantados A los bosques. Los que se presenta-
ron-hombres. mujeres, ancianos y nifios-fueron
todos 6 asesinados friamente, 6 mutilados, 6 ator-
mentados bArbaramente. Algunos fueron desolla-
dos vivos. A unos les cortaron las orejas y la na-
riz, 6 les desollaron la plant de los pies, 6 los des-
jarretaron como bestias de carniceria; otros fueron
degollados, 6 cosidos de dos en dos, con tiras de
cuero fresco espalda con espalda, y arrojados en se-
guida A una laguna putrefacta por la descomposi-






c(ill( do los c;idA-lvri s. S ucc(di(i 1 qlul ll lliifin de
12 if os, se p1eselint ofr(ciendo sil vida;i p:r: s;ilva;r
la vilda de su padre. unico sostcn de un ll; 111lnerno-
sa familiar pobre. Zuazola hizo degollanr t los (los,
y ail hijo primero que al padre!
Reunido el gobernador de Barcelona, colonel Lo-
roenzo i'er-nandez de la Ho. i la fuerza del bArlbaro
Zuazola, atac6 a los patriota>s en Maturn :il frente
de una columnla; de 1i00 homlbres. Piar mandnha. la
plaza eln usenlcia de Bernardo Berinldez. isis-
tido por el ingeniero Azcue. Solo -ontal.ibn con
500 hombres para la defense. Despu6s de 24 horas
de resistencii, hlublo) e emplrender la retir;id:. Pern
untes de ceder el terreno Ilcv, nn ;itafque de eba;ille-
ria A Il brusca, consiguiendo desordenar completa-
mente al enemigo (marzo 20). Rlehecho y reforzadn
Feornmndez de 1:I Hoz. atacr de nuevo i. Piar c'on
1600 hombres, y fuN otra vez hatido cnomplet:amente,
renlegaindose en dePrroti sore sus rieservIs (6ahril de
1813). Los patriots, proponderantes. ;lulique todn-
via con cortas fuerzas, amenazaban A C'uman~t,
Barcelona y la Guayana. La expedici6n de Mariflo,
que al principio se consider una ela;verada por
los realistas, alarm seriamente A Monteverde, quo
nor ese tiemipo se ocupaba on pireplralr la invasion
a Nueva Granada. Sius aduladores le hablan hecho
cl'eer qlue erai un gran guerrero y, Illno de vanida.d,
reuni6 un ejarcito de 2000 hombres, y so puso en
mnrcha sobre Maturin, intimaiido rendiciiin en t r-
mino de seis horas, pasadas las cuales "entreg.:-
rfa la poblaci6n al furor de sus soldados". Piar, al
frente de 150 infants, 300 hombres de enhtallerfa
y dos riezas de artillerfa, contest que s" defelnderiT
lista la muorte en honor de n1 lihert;d. Emiprln-
dido el Itaqlue de la posici'in. Iis trolpas de Mointlc-
verde so desordIeliaron hajo Ins fiiegos cerltel'is de
In infanlteria y artillerin de plaza. Una r-ar.;i de
caballerfa por el flanco, llevadn poir Piar en persona,
complete la derrota. Monteverde escape "de mnila-
gro"-segfin propia confesi6n oflcial-dejando en el
campo mAs de 400 muertos, su artillerfa, armamen-
to, municiones, bagajes y hasta la caja. military
Mayoo 25). La defense del territorio invadido,
qued6 confiada al mariscal Cajigal, que limit sils
operaciones A, la m&s estricta defensive en Baircelo-
na. Los proscriptos, triunfantes, tomaron la ofcn-
siva y convergieron sobre CumanA.




- 46 -


III

La isla de Margarita, frente A la extremidad de
la peninsula de Arayo, que ocupa al norte casi la
misma posici6n que La Trinidad frente a la de Pa-
ria, al sur, efectu6 su levantamiento por este mis-
mo tiempo, exasperada por la tirania de los mando-
nes espafioles y estimulado su patriotism por los
sucesos de Cumanh. Esta, isla, hasta entonces obs-
cura, con una escasa poblaci6n en una superficie
de 300 kil6metros cuadrados, estaba destinada a
representar un gran papel en la historic de la lucha
por la independencia. Separada del continent por
un brazo de mar como de 50 kil6metros, A la altura
del golfo de Cariaco-que es al norte la repetici6n
del golfo Triste al sur-y dentro del cual estA Cu-
mana, su dominio era de la mayor importancia
para los expedicionarios de tierra firme, asi por su
posici6n como punto de ataque y de retirada en co-
municaci6n con el exterior, cuanto por la Indole de
sus habitantes, que avezados a los trabajos de la
mar, podlan cooperar A la insurrecci6n con elemen-
tos navales, combinando operaciones A lo largo de
las costas. Esta isla estA divida en dos parties por
una montafia, que la corta en dos valles, uno al sur,
y otro al norte, que s6lo comunican por un estrecho
desfiladero facil de defender. El principal puerto
de la parte meridional, esta defendido por el castillo
de Pampatar, y en el centro, su capital, La Asun-
ci6n, dominada por la fortaleza de Santa Rosa.
La parte norte Ileva el nombre de Juan Griego, con
un buen puerto sobre el Mar Caribe, tenia una casa
fuerte para su defense. Esta descripci6n necesaria
para la inteligencia de los memorables sucesos de
que fu6 teatro la Margarita, harA comprender la
importancia de su posesi6n, asi para los indepen-
dientes como para los realistas.
Mandaba por entonces en Margarita en calidad de
gobernador el coronel Pascual Martinez, un tiranue-
lo de la ralea de Cerveris, que habia implantado alli
el mismo sistema terrorist de prisiones, azotes, se-
cuestros, destierros y muerte sin forma alguna de
juicio y con lujo de vilipendios. La Audiencia habia
reprobado sus tropelias, y mandado poner en li-






47 -

bertad & log perseguidos por 60. Infurecido, decla*
r6 que fusilaria & los reos absueltos por la audiencia
que se atrevieran a pisar su territorio. Entre sus
victims, contabase un hombre de sangre mezclada,
pescador en su origen y a la saz6n uno de los prin-
cipales propietarios de la isla, considerado por los
Isleflos como su caudillo natural. Era el tipo gro-
sero pero energico del heroe popular, de valor es-
toico y ferocidad native, con rasgos de genero-
sidad, en quien las vehementes pasiones de su ind6-
mito carActer, se combinaban con una astucia fria
y una ambici6n aventurera. Llamabase Juan Bau-
tista Arismendi. Perseguido al tiempo de la restau-
raci5n, hablase ocultado. El gobernador hizo pren-
der a su mujer y A sus hijos, y amenaz6 fusilarlos ei
no e claraban su paradero. Arismendi se present.
Sus bienes fueron secuestrados, su familiar qued6 en
la miseria, y el fu6 enviado preso A la Guayra.
Aris3irindi jur6 vengarse. Amnistiado, y de regreso
& la tierra natal, fu6 nuevamente encerrado en un
calab,;:o. Los margaritefios se sublevaron en masa.
Martinez tuvo que encerrarse con la guarnici6n
en el castillo de Pampata, donde fu6 sitiado y rendi-
do. Nombrado Arismendi gobernador de la isla,
cumpli6 su terrible juramento: el gobernador Mar-
tinez y 29 espafioles que cayeron con 61 prisioneros,
fueron pasados por las armas. La guerra A muerte
por una y otra parte, empezaba & ser la ley del
vencedor.
Inmediatamente se puso en comunicaci6n Aris-
mendi con los expedicionarios de tierra firme, y les
ofreci6 todos los recursos de la isla para cooperar a
su empresa. Marifio, que habfa tomado la ofensiva
resueltamente, y sitiaba a la saz6n la plaza de Cu-
mana, le pidi6 una eacuadrilla para dominar el golfo
de Cariaco y bloquear el puerto. Arismendi, con
gran actividad, y con la influencia que tenla entire la
gente de mar, consigui6 armar en breve tiempo tres
goletas y once embarcaciones menores, que al man-
do del italiano Jos6 Blanchi envi6 & CumanA, junta-
mente con un cargamento de armas y municiones
que puso & disposici6n del jefe de la insurrecci6n
de oriented. La plaza de Cumana qued6 de este
modo sitiada por tierra y bloqueada por mar.






48 -




IV

T)Dspuis de la derrota de Monteverde en Maturin,
los expedicionarios con el prestigio de la victoria,
considerablemente engrosados y bien armados, con-
vergieron, segfin queda dicho, sobre Cumana. Los
realistas, A 6rdenes del gobernador Antofianzas,
desmoralizados y sucesivamente quebrados en diez
pequefos combates, se encerraron en niumero de
800 hombres en la capital de la provincia, bien for-
tificada y artillada con 40 cafiones. Marifio esta-
bleciO el asedio y lo estrech6 progresivamente
forinando una line de circunvalaciOn como d(
15 kil6metros. Empero, el sitio se habria prolonga-
do indefinidamente, desde que los sitiados tenfan li-
bres sus (omuniclcciones por la part de la marina.
El oportuno y eficaz auxilio naval de los margarite-
fios, hizo escasear los viveres en la plaza, y los si-
tiados desmayaron. Intimada la rendici6n a Anto-
nanzas, contest con una baladronada; pero amila-
nado, no pens6 ya sino en la fuga. Al efecto hizo
embarcar A bordo de la escuadrilla que tenia en el
golfo, cuanto pudo, con el pretexto de ir en busca de
auxilios, pero en realidad para salvarse, aprove-
chando de algin descuido de la flotilla bloqueadora
(31 de julio). Dej6 encomendado el mando del pun-
to a su segundo, quien, considerAndose perdido,
hizo otro tanto en las embarcaciones que aun ha-
bia en el puerto, mientras negociaba una capitula-
ci6n con los sitiadores A la vez que clavaba la ar-
tilleria, y se reuni6 A Antofianzas, que no habla po-
dido burlar la vigilancia de Bianchi. En tal situa-
ci6n, resolvieron A todo trance aprovechar una ven-
tolina y salir A la mar con ocho velas. Atacados A
la salida por la flotilla margaritefia, fueron apresa-
dos cinco de los buques espaiioles, salvando s61o
trees, y uno de ellos con Antofianzas, herido en el
combat, de cuyas results muri6 poco despues en
Curagao.
Duefics los expedicionarios de Cumand, marcha-
ron sobre Cerveris, quien se repleg6 intimidado;
pero antes de hacerlo, mand6 fusilar al comandan-
te Bernardo Bermfidez, que habla caldo prisionero
en su poder, el que habiendo salvado moribundo de






-49 -

la ejecuci6n, fu6 ultimado por su orden en el hos-
pital. Piar, con una fuerte column, se apoder6 de
Barcelona. Cajigal, que la defendla, noticioso de
que Bolivar invadia por el occidente, se retire por
tierra A la Guayana (agosto de 1813). Al pasar el
Orinoco, Boves, y un canario Ilamado Francisco To-
mns Morales, destinado a la celebridad, que lo
acompafiaban, pidieron quedarse en los llanos, pari
hostilizar A los rebeldes. Didles el general espafol
100 hombres y algunos recursos. Este fu6 despues
el nticleo de un ejercito formidable que debia hacer
desaparecer por segunda vez la Repoblica de Ve-
nezuela.
Jose Francisco Bermfdez, al frente de otra co-
lumna, ocup6 Curiaco, Carfipano y Rio Caribe so-
bre la costa de Paria.. Poseido de la. furia de la
venganza por la muerte de su hermano, pas6 A c-u-
chillo A cuantos realistas cayeron en sus matios,
como lo habia jurado, adquiriendo desde entonces
la fama de cruel y sanguinario a la par de valien-
te. Antes, al tiempo de ocupar la plaza de Cumana,
los vencedores, estimulados por el, hablan hecho
pasar por las armas 25 prisioneros de los mAs
sefialados en represalia de los sufrimientos que ha-
blan hecho experimentar A los patriots. La guerra
A muerte tomaba asi el carActer de una guerra de
exterminio sin misericordia.
De este modo fue conquistado por los indepen-
dientes, en menos de ocho meses, todo el oriented
de Venezuela. Marifio fu6 reconocido como jefe su-
premo y dictador de las provincias orientales de
CumanA, Barcelona y Margarita, y Piar por su
segundo. Al mismo tiempo (agosto de 1813), Bo-
Ifvar entraba triunfante en Caracas y era acla-
mado dictador en el occidente, despu6s de libertar
las provincias centrales de M4rida, Trujillo, Barinas
y Caracas, en una de las campafias mAs extraordi-
narias de la 4poca, que puede, hasta cierto punto,
parangonarse bajo algunos aspects con la primer
campafia de Bonaparte en Italia.






- 60 -


V

Al finalizar el anterior capitulo, dejamos A Boll-
var en los valles de Cfcuta, al frente de 1000 hom-
bres, triunfante de la division realist del coronel
Correa que los ocupaba, y reunido a las fuerzas
de Pamplona mandadas por Castillo. En esta po-
sici6n, tomaba por la espalda a Santa Marta, por
el flanco & Maracaibo y Coro, y amenazaba de fren-
te las provincias de M6rida y Trujillo, manteniendo
en jaque a la de Barinas (marzo de 1813). Ocu-
pabase en gestionar ante el gobierno de Nueva Gra-
nada la autorizaci6n correspondiente para invadir
y llevar adelante la empresa de libertar A su patria,
cuando se le presentS un joven venezolano, aboga-
do y coronel, que habia sido miembro del congress
de Caracas. Era un hombre instruido y de talent,
pero de una exaltaci6n patri6tica que rayaba en el
frenesi. Enfurecido por los excess de Monteverde
y sus seides, habla publicado en Cartagena un plan
de exterminio de la raza espafiola, que firmaron
con el algunos proscriptos y various aventureros
extrar.jeros. Consistla en la organizaci6n de un
cuerpo juramentado de exterminadores "con el
principal fin de destruir en Venezuela la raza mal-
dita de los espafioles europeos y los islefios cana-
rios, de manera que no quedase uno solo vivo", y
adjudicarse la mitad de sus bienes, ofreciendo gra-
dos y premios A "los que presentasen de veinte ca-
bezas de espafioles para arriba". Bolivar y Castillo
prestaron su aprobaci6n A este plan, con la flnica
salvedad de "matar por el moment A los que se
tomasen con las armas en la mano", y someter A
la aprobaci6n del gobierno de la Uni6n lo relative
A la distribuci6n de caudales y cabezas cortadas.
Briceflo. con esta credencial de sangre, abri6 de
su cuenta campafia sobre los llanos de Casanare,
con una gavilla de ciento cincuenta juramentados.
Pocos dias despues, Bolivar y Castillo reciblan una
carta, cuyas primeras lines estaban escritas con
sangre, y las cabezas de dos espafioles como prime-
ros trofeos de guerra A muerte por ellos sanciona-
da. Ambos rechazaron con indignacifn el horrible




51 -

presente, sobre todo Castillo, que repudi6 energi-
camente today solidaridad con el hecho. Derrotado
Bricefio por fuerzas superiores y torado prisionero,
fue juzgado por un consejo de guerra y fusilado
en Barinas conforme A la ley de guerra. Este an-
tecedente de la guerra A muerte que iba A abrirse,
tiene su importancia histOrica, porque precisamente
la ejecuci6n de Bricefio fue una de las causales que
di6 Bolivar para declararla despues, cuando auu
no habia tenido lugar.
En el intervalo de este sangriento episodio, se
habian formalizado los convenios para la reconquis-
ta de Venezuela entire el gobierno de la Uni6n y
Bolivar. La Republica de Venezuela serfa restaura-
da bajo los auspicios de la Nueva Granada en su
primitive forma federal, y sus antiguas autoridades
repuestas. El ejercito neogranadino, conservaria
simplemente el carActer de libertador, sin inmis-
cuirse en el orden interno. La Repiblica de Vene-
zuela restablecida, pagaria los gastos de la expe-
dici6n. Tales fueron las condiciones que subscribi6
Bolivar, y que jur6 cumplir fielmente.
Resuelta la invasion, Bolivar orden6 A Castillo
avanzar con 800 hombres sobre Correa, fortificado
con otros tantos en la angostura de La Grita. El
jefe patriota atac6 resueltamente la posici6n ene-
miga, flanquegndola, y despues de un refiido com-
bate, oblig6 A sus sostenedores A retirarse en derro-
ta hacia Trujillo, con abandon de su artilleria
desmontada, y A recostarse & Maracaibo. Envane-
cido Castillo con su victoria y celoso de su jefe,
pretendi6 cruzar los planes de 6ste, representando
al gobierno federal que la expedici6n tendria un
mal exito del modo que la llevaba. Retir6se luego
con parte de sus tropas, y present su renuncia en
la creencia tal vez de que seria preferido como
neogranadino. El president Camilo Torres no va-
cil6. Opt6 por Bolivar, y con el grado de brigadier
le confiri6 facultad para libertar las provincial
venezolanas de Merida y Trujillo, con la prevenci6n
de no pasar mAs adelante y esperar las instruccio-
nes que le llevaria una comisi6n del congress, la
que representaria el papel de los convencionales
militares en los ejrcitos de la revoluci6n fran-
cesa.
Las fuerzas con que contaba Bolivar para aco-
meter su ardua empresa, muy disminuidas por la




- 52 -


separaci6n de Castillo, constaban de dos batallones
en cuadro (como 100 hombres cada uno), otro casi
complete y un piquete de artilleros, sumando un
efectivo total que apenas alcanzaba A 600 soldados.
Todo su material se reducia a 5 buses y 4 piezas de
campafa, 1400 fusiles de repuesto y 140.000 cartu-
chos. Las fuerzas que tenia que veneer alcanza-
ban A cerca de seis mil hombres, distribuldos de
tal manera que cualquiera de las divisions enemi-
gas podia batirlo con double nfimero. Sobre el li-
toral y en el valle de las vertientes occidentales de
la cordillera en que operaba, aun le hacia frente
Correa con los restos de su division, cubriendo A
Maracaibo, donde mandaba Miyares, que contaba
con una fuerte guarnici6n, sostenido por los par-
tidarios armados de la comarca y en comunicaci6n
con Santa Marta. Otra division de 400 hombres
ocupaba Trujillo. Coro estaba defendido por un
cuerpo de tropas regladas de 400 hombres, al man-
do del inteligente general Ceballos. Una column
de 900 hombres situada en Barquisimeto, cubria A
Coro y protegia A Valencia en el fondo del valle.
En las vertientes orientales de la sierra y en los
lanos centrales, estaba Tizcar, con un cuerpo de
ejercito como de 1300 hombres, dominando la pro-
vincia de Barinas, sostenido por una column de
observaci6n de 900 hombres al mando del canario
Jos6 Yfiez en los llanos de Casanare. En San Car-
los protegia A Tizcar, y cubria A la vez A Valencia
y Caracas,-que contaba con fuertes guarniciones,-
otra column de 1200 hombres. A retaguardia de
todo, estaba Monteverde con la reserve que no ba-
jaba de 700 hombres, con el apoyo de la plaza fuerte
de Puerto Cabello. Empero, tres meses despuds, el
centro de Venezuela estaba reconquistado, como
ya lo estaba el oriented, y Bolivar entraba triunfan-
te en Caracas.




- 53 -


VI

La, primeta march invasora de Bolivar por las
vertientes occidentales de la cordillera oriental, que
cruza el territorio de Venezuela, fu6 una series de
relAmpagos, que termin6 con un rayo. Apoder6se
sin resistencia de Merida, que le ofreci6 el contin-
gente de un batall6n de 500 plazas y un escuadr6n
de caballeria (30 de mayo). Adelant6 la vanguar-
dia, fuerte de 500 hombres, A 6rdenes del coman-
dante Atanasio Girardot, gallardo official neogra-
nadino que se habia distinguido en las primeras
campafias de la revoluci6n, y ocup6 Trujillo. Des-
prendi6 con un grueso destacamento al comandante
Luciano D'Eluyar, otro valeroso official granadino
de la escuela. de Girardot, y oblige A Correa que se
habia. a.trincherado en Ponemesa, A refugiarse en
Maracaibo. Un gruesa division enemiga de 400
infants y 50 jinetes, que defendla Trujillo al man-
do del marino espai.ol Manuel Cafias, se repleg6
A Carache, pueblo decidido por la causa del rey.
Girardot con su vanguardia la atac6 y la disperse
en una hora de combat, tomAndole 70 prisioneros
y un cafi6n (19 de junio). Los prisioneros espafio-
les fueron pasados por las armas, y el pueblo de
Carache declarado "infame" en una proclama del
general en jefe. En cincuenta dfas, las provincias
de Merida y Trujillo fueron barridas de enemigos,
c'uyo nfmnero representaba el double de los priml-
livos invasores. Desde este moment, el general
expedicionario asumi6 una actitud independiente
como representante de la soberanfa de la Repfblica
tde Venezuela y se invisti6 de hecho del carActer
de dictador. En contfavenci6n de las 6rdenes ex-
presas del gobierno de que dependfa y contrartando
la political b4lica de la repriblica euyas armas co-
mandaba, fulmin6 por sl una ley de exterminio
que comprendia & los beligerantes y a la poblaci6n
en masa del pals invadido, A que di6 el earActer de
ley fundamental, como 61 mismo la calific6.
La aprobaci6n dada por Bolivar, aunque con-
dicionalmente, al plan de exterminio de Bricefio,
y las proclamas con que abriera su campafia, in-





- 54 -


dicaba que iba poseido del delirio de la venganza,
6 consecuencia de las atrocidades cometidas por
Monteverde y sus seides. Al ocupar A MWrida habia
dicho: "Las victims serAn vengadas; los verdu-
gos serAn exterminados. Nuestros opresores nos
fuerzan a una guerra mortal. Ellos desaparecerAn
de la America. Nuestra tierra serA purgada de los
monstruos que la infestan. Nuestro odio sera im-
placable y la guerra sera A muerte." En Trujillo,
la declare solemnemente por medio de un tremendo
decreto-proclama, con el acuerdo de una junta de
guerra que le prest6 su aprobaci6n unAnime. El
document en que se promulgO es celebre en los
anales sangrientos de la humanidad. "La justicia,
dice en su proclama, exige la vindicta y la necesl-
dad nos obliga & tomarla". Y disponia en conse-
cuencia: "Todo espafiol que no conspire contra la
tirania en favor de la just causa, por los medios
mas activos y eficaces, serA tenido por enemigo,
castigado como traidor A la patria, y en consecuen-
cia serA irremisiblemente pasado por las armas."
La sentencia de muerte terminaba con estas ame-
nazadoras palabias, que han tenido la sanci6n de
la sangre: "Espafioles y canarios: contad con la
muerte, aun siendo indiferentes, si no obrAis activa-
mente en favor de la libertad de Venezuela. Ame-
ricanos: contad con la vida, aun cuando seAis cul-
pables". Desde entonces fech6 sus bandos dicta-
toriales abriendo una nueva era en los anales
americanos: "Afo III de la independencia y prime-
ro de la guerra a muerte".
La guerra A muerte declarada por Bolivar en
Trujillo y ejecutada al pie de la letra como el te-
rrorismo de la revoluci6n francesa, ha sido contra-
dictoriamente juzgada, bajo diversos aspects. Pre-
conizada como acto de fortaleza, explicada por la
necesidad como cAlculo de fria prudencia, justi-
ficada como medio de hostilidad, excusada por las
perturbaciones morales de la -poca. nadie. con ex-
cepci6n de los espafioles, la ha condenado en ab-
soluto como acto de ferocidad personal, que no es-
taba en la naturaleza elevada y magnanima aunque
soberbia del dictador. En medio de tan contradic-
torios juicios, inconsistentes unos y sofisticos otros,
s61o dos hombres la han condenado francamente.
Uno de ellos, es el mismo Bolivar. En sus iltimos
afios, aleccionado por la experiencia, y despu6s de






55 -

haber defendido apasionadamente la guerra &
muerte ante sus contemporAneos, confess: que fue
un "delirio", y un delirio esteril, pues que sin la
guerra A muerte habria triunfado tambi6n; pudien-
do agregar que hubiera triunfado mejor. Es que
la guerra & muerte estaba en el coraz6n de los com-
batientes enconados en la lucha, y el dictador,
impregnado de las pasiones de su tiempo y de su
medio, y con sus instintos de criollo americano, no
fu6 sino su vehiculo; pero al recibir la impresi6n
de su alma fuerte y tomar forma definida bajo su
pluma impetuosa, se magnific6 tragicamente, y 61
la exager6 como todo lo que cala en su cerebro, en
que la imaginaci6n predominaba. El otro que la
ha condenado, y sin remisi6n, es un escritor vene-
zolano, admirador de su genio, que apoydndose en
la misma confesi6n, la estigmatiza ante la moral y
la justicia, ante la conveniencia y la necesidad;
sienta al Libertador en el banco de los acusados en
nombre de su propia posteridad, y calificAndola de
crimee" condensa su severe fallo en esta conclu-
sion: "La guerra muerte, 6 llmese el "Terror"
de los afios 13 y 14, lejos de ser un medio de victo-
ria, fu6 un obst&culo para conseguirla. Cre6 a la
repfblica millares de enemigos en lo interior y le
arrebat6 las simpatlas exteriores. Fue la rabia de
una tempestad. Es una mancha de lodo y sangre
en nuestra historic".

VII

La gauerra f muerte no fu( inventada por Bolf-
var. )esde los primeros dias de la revoluci6n,
las provincias del Rio de la Plata proclamaron la
doctrine terrorist, de que eran reos de rebeli6n,
sin remisi6n, los que encabezaran resistencias con-
tra sus armas, y en nombre de ella, perecieron en un
patibulo el ex virrey Liniers y sus compafieros ci-
viles y militares, del mismo modo que los generals
y funcionarios espafioles del Alto Peri que cayeron
prisioneros. Chile sigui6 el ejemplo, proclamando la
misma doctrine revolucionaria, y la ejecut6 en el
coronel Figueroa. Los espafioles A su vez, hicieron
la guerra A muerte en Mejico, en el Alto y Bajo
Peri, tratando como a rebeldes, seglin sus leyes,
f los que levantaran armas contra el rey. Mon-
tes la practice en Quito, aunque no sistematicamen-






56 -

te como se ha visto. La Nueva Granada fu6 una
excepci6n, al reprobar los excess de sus jefes en
las primeras campafias de su revoluci6n, como re-
prob6 el plan de exterminio de Bricefio, ordenando
A Bolivar ajustarse a las instrucciones que le pres-
criblan la observancia de las leyes regulars de la
guerra.
En Venezuela, la lucha no tom6 un car&cter feroz
hasta tanto que los elements indigenas no entraron
a intervenir en ella, asumiendo el carActer de con-
tienda intestine. Y debe decirse, en honor de la
verdad hist6rica, que la iniciativa de la guerra a
muerte en nombre de la doctrine revolucionaria
proclamada en el Plata, en Chile y el Alto Peru,
corresponde & los patriots en Venezuela y no a los
realistas. Los jefes espafioles Miyares, Ceballos
y Cajigal, que encabezaron la reacclon, hicleron aI
guerra con humanidad, reprimiendo 6 condenando
los excess de sus subordinados, y el comisionado
de la regencia Cortabarria ejerci6 su alta represen-
taci6n con prudencia. Verdad es cue la regencia,
en el hecho de declarar rebeldes a los insurrectos
de Venezuela, los condenaba de derecho A muerte
como tales, con arreglo a las leyes de Indias, pero
ni las aplic6 ni las invoc6 siquiera. Fueron, por
otra parte, los patriots de Venezuela los primeros
que declararon rebelde a la provincia de Coro
por no reconocer la supremacia de la junta revo-
lucionaria de la capital, como fueron ellos los pri-
meros en dar el ejemplo de ejecuciones sangrien-
tas y exposici6n de cabezas cortadas, segin se
dijo y comprobo antes. Hasta que apareci6 Mon-
teverde en la escena, despues del terremoto, y puso
A saco el pueblo de Carora (marzo de 1812), las
tropas espafiolas no habia cometido ningun exceso.
Las horribles matanzas de San Juan de los Morros,
Calabozo y Villa del Cura, fueron la obra personal
de Antofianzas y Boves acaudillando A los llaneros
venezolanos, y no se erigieron en sistema. Despues
de la capitulaci6n de San Mateo, el terrorism del
mismo Monteverde en Caracas, no fu6 sangriento,
limitAndose & vejAmenes oprobiosos, a prisiones
crueles y secuestros, y alguno que otro asesinato
aislado. Las violencias de Cerveris y las atrocida-
des de Zuazola, fueron resistidas por el gobernador
espafiol Emeterio Uruefia, que ampar6 & los per-
seguldos en Guayana y CumanA; condenadas por





57 -

el tribunal de la Real Audiencia en nombre de la
Icy comdn, y protestaron en6rgicamente contra
ellas con su voz autorizada los re:listas mas seria-
lados, como Urquiniona, Montenegro, Costa Gali y
los generals Miyares y Cajigal, hacienda escuchar
las quejas de Miranda desde el fondo de su cala-
bozo. Ademas, esas atrocidades fueron vengadas
por Arisendi en Margarita, por Marifo en CumanA
y por Bermfdez en Paria. y la cuenta corriente de
sangre estaba saldada en el oriented de Venezuela.
Cuando Bolivar, despu6s de invadir A Venezuela
por el occidente, declar6 en Trujillo la guerra A
muerte A los espafioles, por raz6n de raza y no como
beligerantes, comprendiendo hasta A los indiferen-
tes, no habla corrido mAs sangre que la de los com-
bates, ningdfn exceso bl6ico habia sido cometido por
los realistas durante esa campafia en el teatro de
sus operaciones. Faltaba, pues, la raz6n de hecho,
aun para decretar la represalia. La primer trans-
gresi6n a las leyes de la guerra y de la humanidad,
fu6 cometida por los patriots acaudillados por Bri-
cefio, que iniciaron la invasion cortando las ca-
bezas de dos espafioles inermes en ejecuci6n del
plan de exterminio de raza que habfa merecido an-
tes la aprobaci6n, aunque condicional, de Bolivar.
La raz6n de la represalia estaba mAs bien de parte
de los espaioles. Cuando Bricefio fu6 hecho pri-
sionero y ejecutado previo un consejo de guerra, los
realistas usaron de un derecho. Bricefin se habia
colocado hasta fuera del derecho de gentes como
los bandidos y los pirates. Sin embargo, esta eje-
cuci6n fu6 la fnica causal que pudo aducir Bolivar
para justificar su declaraci6n, lo que importaba
hacerse solidario del injustificable crime de la
victim, al dar A su plan de exterminio la fuerza de
una ley. Y es de notarse por lo que respect A la
verdad hist6rica, que cuando Bolivar invocaba
como fnica causal la muerte de Bricefio, 6ste vivia
afn, y su ejecuci6n tuvo lugar-en el mismo dia en
que firmaba su decreto-proclama! Asf, la, decla-
ra.ci6n A muerte carecio hasta de causal, y fuE
mIs bien una provocaci6n A ella, como en realidad
lo fue. Y no s6lo fu6 una media de guerra in-
justificada aun como retaliaci6n, sin raz6n de ser
ni necesidad, sin 16gica y sin filosoffa political, como
product de un delirio segfn propia confesi6n, sino
tambien la causa de las derrotas que le hicieron





58 -

experimentar sus mismos compatriots acaudillados
por los jefes espafioles armados con la misma arma
de dos filos por 61 forjada, como lo ensefia la his-
toria, quedando asl probada por el experiment su
esterilidad, hasta como medio de victoria que pu-
diese darle la sanci6n del 6xito.
En Carache empez6 A ejecutarse el decreto de
guerra sin cuartel, con el fusilamiento de los pri-
sioneros, segin se explic6 antes.


VIII

En Trujillo terminaba la misi6n military enco-
mendada A Bolivar por el congress de Nueva
Granada: pero el general expedicionario, que al
asumir el papel de dictator independiente se habia
puesto en contradicci6n con sus instrucciones, no
vacilO en desobedecer la orden de detenerse en
su invasion que le fue A la saz6n comunicada. No
podia renunciar al prop6sito preconcebido de redi-
mir el territorio esclavizado de Venezuela, y de ce-
flirse la corona civic de libertador de su patria;
ni debfa permanecer en la inacci6n sin peligro de
perder todas las ventajas adquiridas. Decidi6se por
lo tanto a continuar la campafia bajo su- responsa-
bilidad. Las razones que para ello di6 al gobier-
no de la Uni6n, fueron bien fundadas, y se im-
ponfan hasta A la misma prudencia, revelando su
gran penetraci6n political A la par que su audacia
como guerrero para acometer empresas heroicas.
Sus victorias eran el resultado de la celeridad de
sus movimientos y del impetu de sus ataques, que
habian desconcertado al enemigo magnificando sus
fuerzas. Detenerse, era perderse, y abrir las fron-
teras desguarnecidas de la Nueva Granada A la in-
vasi6n realista por 61 contenida, y al avanzar, las
defendia mejor. "Si cometiese la debilidad, decla,
de suspender mis marchas, seria perdido indefec-
tiblemente junto con las tropas de la Uni6n. Los
enemigos reconocerian el corto nimero de solda-
dos invasores, reunirlan sus tropas dispersas y da-
rfan un golpe seguro. Asf, mi resoluci6n es obrar
con la iltima celeridad y vigor; volar a Barinas,
destrozar allf las fuerzas del enemigo, y de este
modo libertar & Nueva Granada de los enemigos
que podian subyugarla", Como lo dijo, lo hizo.






59 -
Pero otro m6vil igualmente poderoso, lo impulsaba
& ir adelante. Desde Cfcuta, resonaba en sus oldos
como un toque de clarin, el grito de los proscriptos
que acaudillados por Marifio, Piar y BermTidez,
reconquistaban el oriented de Venezuela. "No me
parece impossible, decla entonces, Ilegar hasta Ca-
racas y libertar aquella capital, si ya no lo esta
por los patriots del oriented Y una vez lanzado
a la empresa, escribfa poco despu4s al president
neogranadino, impulsado por la noble emulaci6n:
"Temo que nuestros ilustres compafieros de armas
de CumanA y Barcelona, liberten nuestra capital
antes que nosotros Ileguemos a dividir con ellos
esta gloria; pero nosotros volaremos, y espero que
ning6n libertador pise las ruinas de Caracas pri-
inero que yo."
Tizcar, que como queda dicho, ocupaba Barinas
con un cuerpo de ejercito de 1300 hombres, ni sos-
tuvo a Correa para defender a Merida, ni apoy6 fi
Cafias en Trujillo como pudo haberlo hecho, ni se
atrevi6 & atacar a Bolivar que le presentaba el
flanco. Decidi6se al fin a operar por la retaguardia.
de los invasores, pero en vez de marchar en masa,
cometiO el error de dividir sus fuerzas. Destiny al
coronel JosC Marti al frente de una column de
700 hombres de las tres armas con el prop6sito de
cortar las comunicaciones de los republicans con
la Nueva Granada, y atravesar al efecto la cordi-
Ilera interpuesta entire ambos contendientes. Bolf-
var que lo supo y tenTa la resoluci6n hecha de
invadir A Barinas, previno el movimiento de Tis-
car, y tomO la ofensiva por una atrevida march
estrat6gica, que fue la operaci6n, si no la mas bien
combinada, la mas feliz de su campafia. Sin perder
moment, se puso al frente de la vanguardia con-
siderablemente engrosada, cruz6 la cordillera frente
A Trujillo y sorprendi6 un destacamento de 50 hom-
bres que cubria el paso de Bocon6. Su objeto era
cortar a Tizcar sus comunicaciones con Caracas
y alejarlo de sus reserves echandolo al interior de
los Ilanos. Al emprender su march, orden6 & su
mayor general Rafael Urdaneta (que seria uno de
sus primeros generalss, que le siguiera por otro
camino mas al sur, con la retaguardia a cargo del
comandante Jose Felix Rivas, a quien ya conoce-
mos y que serfa el heroe de esta campafia. El punto
de reunion era la llanura de Guanare en las na-






-60-


cientes del rio Portuguesa. Al cruzar la cordillera,
Rivas y LIrdaneta al frente de 400 6 500 hom-
bres, en su mayor parte reclutas de Merida, en-
coultraron ai su frente la fuerte column de Mar-
ti, situada en las mesetas de Naquitao al pie
de la sierra oriental, interpuesta entire ellos y su
vanguardia, la que & su vez quedaba entire los dos
cuerpos de ejercito de Tizcar. Si Marti contra-
inarchaba, noticioso de la march de Bolivar, este
estaba perdido, tornado entire dos fuegos por fuer-
zas superiors. De la decision de este moment
peidlia el exito de la campafia. Rivas con gran re-
soluci6n, de acuerdo con Urdaneta, se decidi6 por
el ataque, y march en busca del enemigo & pesar
de la superioridad de sus fuerzas. Los realistas
estaban posesionados de una alta meseta, con hon-
dos barrancos & su pie. Atacados a. las 9 de la
mariana (1' de julio) fueron desalojados de esta
posici6n que parecia inexpugnable, y se replegaron
d otra mas fuerte aun. Atacados de nuevo por 1i
espalda al dia siguiente (julio 2), quedaron deshe-
chos despu6s de cinco horas de combat. Cuatro-
cientos prisioneros y un cafi6n, fueron los trofeos
de esta jornada decisive. Los prisioneros fueron fu-
silados sobre el campo, conforme al decreto de gue-
rra & muerte.
El 1 de julio, el mismo dia en que triunfaba Ri-
vas en Naquitao, Bolivar estaba en Guanare. Sa-
bedor alli que Tizcar se hallaba tan s6lo al frente
de 500 hombres, determine marchar sobre 61, antes
que pudiera reunirsele la column de YAfiez. El
general espafiol amedrentado, abandon la posi-
cion que ocupaba en los Ilanos, y se repleg6 en fuga
A las Nutrias en la margen izquierda del Apure.
Perseguido activamente por la vanguardia al mando
de Girardot, quien se interpuso entire 61 y Y&fiez.
obligO a este f retirarse, y determine la sublevaci6n
de la column de Tizcar, que se puso en fuga con
sus restos hacia la Guayana (julio 13). Mientras
tanto, Bolivar ocupaba la capital de Barinas y se
apoderaba de 13 piezas de artilleria y un considera-
ble depOsito de armas y municiones (julio 6). De
este modo, en menos de cuarenta y cinco dias,
estaban reconquistadas las provincias de Barinas,
M6rida y Trujillo, vencidas cinco divisions que
sumaban cerca de tres mil hombres, y tornados 600
prisioneros,-tantos como fueron los invasores,-
con 18 piezas de artilleria.






- 61 -


IX

Duefio el general republican de la provincia de
Barinas, rica en recursos naturales y elements de
guerra, remont6 sus fuerzas, discipline nuevos ba-
tallones y form con los naturales de la comarea
numerosos escuadrones de buena' caballerfa, com-
pletando asi la organization de su ejrceito, que di-
vidi6 en tres cuerpos de operaciones, vanguardia.
centro y retaguardia. Con la actividad que le era
caracteristica, form un nuevo plan de campaia y
lo puso inmediatamente en ejecuci6n. Dispuso que
Urdaneta con el centro, se situase en Araure, al pie
oriental de la cordillera, en observaci6n de la divi-
si6n espafola que en San Carlos cubria DL Valen-
cia y Caracas, ordenando a la retaguardia destacada
de Girardot, se reconcentrara en el mismo punto.
Adelant6 sus partidas hasta los Ilanos de Calabozo,
buscando ponerse en comunicaci6n con los patrio-
tas de Barcelona y Cumana en el oriented. Rivas,
con la division de vanguardia, repas6 la cordillera,
cubierto por el movimiento de advance del centro.
El plan no podia ser mas vicioso. Comprometfa el
nficleo de su ejercito en una posici6n avanzada, ha-
cia defender su seguridad del refuerzo contingent
que podria prestarle la retaguardia comprometida
en el interior de los llanos. Dividia sus fuerzas con
la cordillera por medio, acercando & las masas ene-
migas una division d6bil & la que no podia proteger.
y se exponfa & ser batido en detail en todas parties.
Si los enemigos hubiesen reconcentrado las dos
gruesas divisions que tenian al oriented y al occi-
dente de la cordillera y que podian obrar en com-
binaci6n, cayendo con cuadruples fuerzas sobre Ri-
vas aislado y sin protecci6n, otro habria sido el
resultado. Pero cAlculo atrevido, en que la im-
prudencia es prudencia contando con los errors
del enemigo, 6 favors de la fortune, el plan, tan
vicioso como era, surti6 todos sus efectos y fu& co-
ronado por el exito mis brillante.
El objeto del movimiento aventurado de Rivas,
era destruir la column situada en Barquisimeto, al
mando del coronel espafiol Francisco Oberto, con-







-- (2 -

siderablemente aumentada con los restos de la di-
visi6n de Cafias batida en Carache, y que a la
saz6n constaba de 800 infants y 200 hombres de
caballeria. El jefe espafiol, confiado en la superio-
ridad numerica y la ealidad de sus tropas,'sali6 al
encuentro de Rivas en el punto Ilamado de los Hor-
cones. Rivas, cuya fuerza no alcanzaba a 600 hom-
bres de infanteria y de caballeria. no vacil6 en
tomar la ofensiva. Rechazado en los dos primeros
ataques, volvi6 por tercera vezs la carga hasta
triunfar completamente (22 de julio). Cuatro pie-
zas de artilleria, cien muertos, el parque y los ba-
gajes del enemigo, fueron los trofeos de esta vic-
toria, complement de la de Naquitao, que aseguro
el exito de la campaiia. Los prisioneros espafioles
torados en el campo, fueron fusilados conforme al
decreto de guerra A muerte de Trujillo.
Bolivar no se durmi6 sobre sus verdes laurels:
mostr6se hAbil y active para recoger los frutos de
su nueva victoria. Repiti6 sus 6rdenes A Girardot
para que A marchas forzadas se le incorporase con
la retaguardia, que acudi6 a tiempo. Llam6 & si la
division triunfante de Rivas, que repas6 por tercera
vez la cordillera en el espacio de 30 dias. Reuni6 su
nueva caballeria llanera, y al frente de 1500 hom-
bres mAs 6 menos, march sin perdida de moment
sobre la division realista situada en San Carlo...
Era esta la filtima esperanza de los espafioles.
Constaba de 700 infants y poco mAs de 300 hom-
bres de caballeria, al mando del coronel Julian
Izquierdo. El jefe espafiol, tan valiente como poco
cauto, cometi6 la imprudencia de presentar batalla
en la llanura descubierta de Taguanes frente a
San Carlos, siendo inferior en caballeria. Atacados
de frente los realistas por la infanterla republica-
na, Ia la vez que la caballeria lanera amenazaba
cortarles la retirada hacia Valencia, pusi6ronse
en retirada, marchando y combatiendo en orden
cerrado por el espacio de seis horas. Ya estaban
pr6ximos f alcanzar el pie de la inmediata serrania,
que era la salvaci6n, cuando cortada otra vez su
retirada por la caballerfa y atacados de nuevo por
la infanteria republican, sus escuadrones se des-
bandaron y sus batallones se desordenaron, cayendo
mortalmente herido el coronel Izquierdo. Fu@ una
victoria complete. Los que no se dispersaron 6
fueron muertos, quedaron prisioneros. Los histo-





- 63 -


riadores espafioles confesaron una perdida de 700
infants. Bolivar dice, con tanta energia como con-
cision: "Todos sus batallones perecieron 6 se rin-
dieron. No se salvo un infante, un fusil". Fu6 la
batalla final de la campafia del occidente de Vene-
zuela y de la primer gran campafia del libertador
sudamericano.

X

Monteverde, confiando en que el ejOrcito de Tiz-
car darfa cuenta de la invasion del occidente, al
saber la ocupaci6n de Barinas, se traslad6 A Valen-
cia, con el objeto, segfn decia, de dar direcciOn ft
las operaciones. Dej6 sacrificar, sin darle instruc-
clones, a la column de Oberto en Barquisimeto, y
di6 6rdenes y contra6rdenes A la de Izquierdo en
San Carlos para retroceder 6 avanzar, debilitAndola
en vez de auxiliarla oportunamente como pudo,
sin acertar siquiera A reunir ambas, 6 reconcen-
trarlas A su reserve, 6 reforzar una de ellas, lo que
le habrfa dado el triunfo. Aqui, como en Maturin,
mostr6 que no tenia cabeza military, y que s0lo la
fortune ciega le habia favorecido en su empresa de
la restauraci6n de Venezuela, que parecia anun-
ciar, si no un genio, por lo menos un hombre de
corazOn 6 de cabeza. Las derrotas sucesivas de los
Horcones y de Taguanes, lo anonadaron moral y
materialmente. Contaba afin con un cuerpo de tro-
pas de 700 f 800 hombres. Habia empezado a
fortificarse en Valencia con el propOsito de defen-
derse, cuando supo el advance de Bolivar sobre San
Carlos. Tardlamente sali6 en apoyo de Izquierdo
con algunas compafiias de infanterfa. y caballeria;
pero en el camino recibi6 la noticia de su derrota,
retrocedi6 en fuga, abandon cobardemente A Va-
lencia y encerr6se en Puerto Cabello. Bolivar ocu-
p6 Valencia sin resistencia, apoderandose alli de
treinta piezas de artilleria de grueso calibre y un
gran parque de armas y municiones.
La ciudad de Caracas contaba todavia con una
guarnici6n como de 1500 urbanos y voluntarios;
pero aterrada por los desastres y el anuncio de la
march del vencedor sobre la capital, se disolviO
en su mayor parte, y el jefe de la plaza, que lo era
el general Manuel Fierro, se resolvi6 & capitular,
de acuerdo con una junta de guerra que reuni6 a]





64-

efecto. en que s61o un official subalterno vot6 por
Ia resistencia. Bolivar acord6 generosamente un;
capitulaci6n honrosa, prometiendo olvido del pas-ido
y garantlas A las personas y propiedades, bajo In
condici6n de que se le entregaran todos los pueblos
comprendidos en la provincia de Caracas ocupados
por los espanoles. Fierro, temeroso de que Bolivar
observase la misma conduct que Monteverde des-
pu6s de la capitulacion de San Mateo, se anticip6 A
evacuar la plaza embarcandose en La Guayra con
lo que pudo. Monteverde por su parte, se neg6 &
ratificar la capitulaci6n de Caracas, y con raz6n,
pues ella le imponia la obligaci6n de evacuar a
Puerto Cabello, y dej6 asi entregados A merced del
vencedor A mAs de quinientos espafioles compren-
didos en la ley de guerra a muerte, que no pudie-
ron huir con Fierro.
La reconquista de la Repdblica de Venezuela*,
quedo asi operada. La revoluci6n y la reacci6n
volvian A ocupar las mismas posiciones de 1810 y
1812: todo el centro y el oriented, por los indepen-
dientes, desde la cordillera al Orinoco; y en los dos
extremes, el litoral de occidente y la Guayana por
los realists. Una nube que amenazaba otra re-
acci6n, aparecla en los llanos del oeste, pero aun
no se habfa condensado. SSlo quedaba Puerto Ca-
bello por las armas del rey en la provincial de Ca-
raias. Si Bolivar, despu6s de ocupar a Valencia
hubiese marchndo con su acostumbrada actividad
y resoluci6n sobre esta plaza, la habria tornado ft-
cilmente, pues nada habia previsto para su defense,
y hasta sus fortific ciones estaban desmanteladas.
Pero en vez de esto, el Libertador atraldo por la va-
nagloria, se dirigi6 con todo su ej6rcito A Caracas
en busca de las embriagantes ovaciones que le es-
peraban, y dej6 tiempo A Monteverde (veinte dfas)
para hacerse inexpugnable, cometiendo el mismo
error de San Martin despues de Chacabuco, al dar
respiro A los enemigos vencidos para fortificarse en
Talcahuano
De todos modos, la campafia reconquistadora es-
taba gloriosamente terminada. En ella mostr6 Bo-
Ifvar por la nrimera vez, que si no era un general
met6dico ni tenia una educaci6n military, posela en
alto grado, A la par de las dotes del caudillo revo-
lucionario, el genio de la guerra, y la inspiraci6n
ardiente en medio de la acci6n, elevandose de un







golpe, en su escala, al rango de los c6lebres calii-
tanes antiglos y modernos. La rapidez para con-
cebir y la audacia para ejecutar sin vacilaci6n; la
fortaleza pada sobreponerse a los contrasts y el
impetu heroico para ir siippre adelante; el presti-
gio para dominar moralmehte al enemigo 4 infundir
confianza A los suyos; la intuici6n para prevenir
las maniobras, aun cometiendo errors que el 6xito
coronaba, y la presencia de espfritu para utilizar
sobre la march los frutos de sus victorias, tales
fueron las grandes cualidadesllinorales y milita-
res que revel6 como hombre de acci6n y de pensa-
miento en esta memorable campafia. Sus resulta-
dos fueron: seis grand ecombates, que valen ba-
tallas, ganados en un trayecto de 1200 kil6metros
sin un solo reves, al trav4s de dos cordilleras; cinco
gruesos cuerpos de ej4rcito que sumaban 4500 hom-
res, dispersados, muertos y prisioneros 6 rendidos
con sus armas y banderas; la capture de 50 piezas
de artilleria y tres grandes dep6sitos de guerra;
la reconquista de todo el occidente de Venezuela
de cordillera a mar, ligando sus operaciones con
lac del ejercito del oriented ya rescatado, y la res-
tLuraci6n de la reptiblica independiente de Vene-
zuelg Y todo esto, (-on 600 hombres y en noventa
dias. Nunca con menos se hizo m&s, en tan vasto
espacio y en tan biSve tiempo. Con raz6n un his-
toriodor europeo, al copdensar el juicio universal A
su respects, ha dicho: "Esta rapida campafia, que
los entendidos colocan al lado de las mAs atre-
vidas empress Illitares de que la Europa era en-
tonces teatro, ha sido el germen de la grandeza
future de Bolivar, y le ha merecido el primero, y
quizas el mAs hermoso y el mas puro flor6n de su
corona triilnfal, cuya gloria no puede ser marchi-
tada ni aun por el acto de triste memorial en que
proclam6 la. guerra A muerte".





- 66-


XI

Eolivar entr6 en triunfo en su ciudad natal (6 d>
agosto), de la que labia salido un afio antes, pros-
cripto, obscure y con un tizne en la frente. El pue-
blo lo aclam6 con4entusiasmo como su libertedor,
las campanas se echaron A vuelo, las salvas de ar-
til:eria rcsonaban en Caracas y en las fortalezas d-
la Guayra, el camino que.ecorria estaba sembrado
de flores y las flores y las bendiciones llovian sobre
su cabeza. Un grupo de bellas j6venes vestidas de
blmlnco adornadas con los colors nacionales to.n6
las riendas de su caballo y le coron6 de laureleA
mientras las mfsicas militares sonaban la march
triunfal de la independencia y la libertad. El tritan-
fador mciecia esta ovaci6n A Odoble titulo: habla
vwncido y no manch6 su victoria con ninguna ven-
ganza. A pesar de la sentencia de muerte que
pesaba sobre la cabeza de los espafioles, y que
s6lo habia ejecutado hasta entonces en los Rrisio-
neros tornados con las armas en la mano en e'cam-
po de batalla, no us6 de su temenda facultad, y
se limit a mantenerlos press, secuestrando sus
bienes. Las prisiones de los cautivos patriots se
abrieron. Los vencidos quedaron amparados poc
el content general, seg-in el tesg-monio de uno de
los mAs acerbos enemigos del turnfador.
Dos dias despues anunciaba al pueblo el estable-
cimiento de la Repfblica de Venezuela, bajo los
auspicios auxiliadores de la Nueva Granada, que
habia ido, segfn sus palabras, "no A dictar leyes,
sino A restablecer su independencia y su libertad,
dejAndolo duefio de sus destinos". Empero, guar-
d6se bien de restaurar (con arreglo A las instruc-
ciones neogranadinas que habia jurado) la antigua
reptblica federal de Venezuela, g la que era radical-
mente opuesto por principios y por instinto de la
seguridad comin. "Recorrase la present campa-
fia,-decfa sobre ese t6pico, en una proclama pos-
terior,-y se hallara que un sistema muy opuest.
ha restablecido la libertad. Malograriamos todos
los esfuerzos y sacrificios hechos si volvieramIos





07 -
At las embarazosas y complicadas forms de adnmi-
nistraci6n que nos perdi6". En consecuencia, se
proclamo dictador y se di6 A si mismo el titulo de
"Libertador". "La urgente necesidad de acudir fa
los enemigos, decia. a sus conciudadanos, me obli-
ga &. tomar en el moment deliberaciones sobre lad
reforms que eran necesarias en la constitucior.
Una asamblea de hombres virtuosos y sabios debe
convocarse y sancionar la naturaleza del gobierno
en las circunstancias extraordinarias que rodean
& la reptiblica. El Libertador de Venezuela renun-
cia para siempre y protest formalmente, no acep-
tar autoridad alguna que no sea la que conduzca
nuestros soldados & los peligros para la salvaci6n
de ]a patria". Esta formula que descubrfa la am-
bici6n de mando que desde entonces empez6 a
devorarlo, y que iepetirla toda vez en que lo re-
clamase en el echo como una propiedad suya, era,
empero, la finica que respondia A las necesidades
de la situaci6n. La repfiblica federal bajo su an-
tigua forma, era la anarqufa y la derrota segura, y
r.olfvar obr6 con previsi6n y patriotism al asumir
la dictadura political y military, como lo inico que
podia, salvar, quizA, A Venezuela. Asimismo se
perdi6 por segunda vez.
Venezuela tuvo asi dos dictadores a la vez: uno
en oriente, otro en occidente. Tan ambicioso el uno
como el otro, ambos aspiraban al mando general.
Marifio, que como se dijo antes se habia hecho pro-
clamar jefe supremo de las provincias orientales de
CumanA, Barcelona y Margarita, envi6 comisionados
A Bolivar, para tratar de igual A igual respect del
sistema de gobierno que cgnvendria adoptar para
la reipiblica, lo que importaba la exigencia del
reconocimiento previo de la autoridad independiente
de tue estaba en posesi6n. Bolivar, que temia que
esta division rompiese la unidad de las provincial
y debilitase el nervio de la guerra,-ademis de la
suprenacia a que se consideraba con derecho,-
retard6 por algfon tiempo hacer tal reconocimiento.
El patriotismno y la reciproca seguridad aconsejaban
centralizar el unanro. i'6 por lo menos combinar los
esfuerzos contra el enemigo comfin. La autoridad
de echo d~l uno era tan legitima como la del otro
A titulo del territorio por ellos ocupado, como igual-
mente illegal Jel punto de vista de las formas; pero
la de Bolivar se imponta como necesaria, porque








ir; el alma de la revoluciOn, representaba el senti-
In.i-.!lo national y la alianza con Nueva Granada
-niyas armas mandaba; mientras la de Marifio, sin
plan politico y sin ideales, s61o tenia por objetivo
inmediato el mantenimiento de una informed confe-
,leraciOn military de dos satrapias independientes,
qlue entrafiaban la disolucifn. Pero mientras su
c&aricter de dictador de oriented no fu6 expresamente
reconocido por Bolivar, Mariflo se mantuvo en inac-
ci6n con un poderoso ejercito, absteni6ndose de
-oncurrir A la guerra de occidente, y hasta de hacer
sentir su acci6n military en los llanos Intermedios
donde A la saz6n empezaban a reaccionar los rea-
listas, sin abrir siquiera hostilidades sobre la Gua-
yana, donde el enemigo se resistia.
Bolivar, aunque tardlamente, habia establecido el
sitio de Puerto Cabello; pero los veinte dias perdi-
dos con su vana entrada triunfal en Caracas, nun-
ca los pudo recuperar; y no seria esta la iltima
vez en que llamado por la vanagloria, sacrificase
A ella la verdadera gloria de una campafia, que es el
triunfo definitive. El 25 de agosto se present de-
lante de la plaza, y se apoder6 bajo el fuego, de las
defenses exteriores, reduciendo A los sitiados al
castillo y sus aproches, merced al valor de las tro-
pas granadinas. que constituian el nervio del ejer-
lito unido, segfin e! mismo general en jefe. En
seguida, con las piezas de artilleria tomadas en Va-
lencil, estableci6 contrabaterlas, y apag6 los fuegos
de la escuadrilla del enemigo que hostilizaba uno
t.e sus flancos, dominando el rio adyacente con tres
bergantines. El general sitiador intent apoderar-
se de la plaza por medio de un golpe de mano noc-
turno. Al efecto hizo avanzar dos divisions ligeras
(31 de agosto) y atac6 los fuertes destacados, obli-
gando al enemigo A replegarse A las estacadas que
protegian los aproches de sus murallas. El ataque
fua rechazado. El fnico resultado de esta tentati-
va, fue tomar prisionero al bArbaro Zuazola, que
mandaba uno de los fuertes. Bolivar propuso can-
jearlo por uno de sus jefes prisioneros, pero Mon-
teverde se neg6. Zuazola fua suspendido en una
horca delante de los muros de Puerto Cabello.
Mientras tanto, la reacci6n volvia a levantarla
cabeza por todas parties: en los alrededores de
Caracas, en las costas de sotavento, en la cordillera,
en los valleys, en Ins ilanos altos y bajos del centro





69--

y en Barinas. El dictador fulmin6 entonces su
fltimo rayo de guerra A muerte, que debra ser se-
guido por una de las hecatombes mAs sangrientas
que recuerde la historic. DecretS, en su forma ha-
bitual de proclama (6 de septiembre), que incurri-
rian en la pena de muerte todos los americanos
antes exceptuados, y que los declarados traidores
a la patria, serlan juzgados y condenados por sim-
ples sospechas vehementes. De este modo corregia
y agravaba el error de 16gica de la proclama-de-
creto de Trujillo, igualando ante la traici6n a espa-
fioles y americanos; pero 16gicamente produjo efec-
tos mas desastrosos, y contribuy6, aunque indirec-
tamente, at su final derrota en la nueva campafia
que emprendia, no obstante los grandes triunfos
que alcanz6. iL6gica del destino!
Por este tiempo (16 de septiembre), arribo ii
Puerto Cabello una expedici6n salida de Espafia.
compuesta de la fragata Venganza, de 40 cafio-
nes, una goleta de guerra y seis transportes, con-
duciendo un regimiento de 1200 plazas, denomi-
nado de Granada, mandado por el coronel Jose Mi-
guel Salom6n. El general republican, con sus
tropas enfermas y debilitadas por la insalubridad
del clima de Puerto Cabello, vi6se obligado A levan-
tar el sitio, y se retire A Valencia, con el objeto de
reponerse, y de tender A" las provincias del interior
convulsionadas a su espalda, a la vez que observer
los movimientos del enemigo por su frente, y por
el flanco occidental que habia desculdado, como
Mariflo habia descuidado el suyo por el oriented asi
como su frente de los llanos del Apure.


XII
Envalentonado Monteverde con la retirada de los
republicans y con el refuerzo recibido, se puso en
campafia, al frente de 1600 hombres, dejando guar-
necida la plaza con los voluntarios espafioles. Con
esta fuerza bien dirigida, con el concurso simultt-
neo de la sublevaci6n de los lanos y de las guarni-
clones de Maracaibo y Coro, el general espafiol ha-
bria podido domar por segunda vez la revoluci6n de
Venezuela: pero cometi6 el error de no concertar
ningin plan, y el mAs grave de dividir sus fuerzas
(septiembre 25).





701

Puerto Cabelllo so halla diviidido de la )planicie
nii que so :isient; la: ciuidad de V\alenclia. per unc,
de los filtilnos aiis riii lde lia (lrdlil-lra orieiilil |que
la envuelvein pojr el oeste, el cual solo ticne ilos ca-
minos de acceso: el uno Ilamado de Aguacaliente y
de las Trincheras, y el otro el del valle de San Es-
teban, dominado A su entrada por las alturas de
BArbula. Monteverde ocup6 las Trincheras y se
fortified en esta posicin. adelantando una vanguar-
dia de 500 hombres sobre las alturas de BArbula,
a distancia de 10 kil6metros sobre su flanco derecho.
Bolivar permaneciO indeciso por el espacio de cua-
tro dias ante este despliegue inexplicable de fuer-
zas, a la espera del desarrollo del plan del ene-
migo; pero convencido al fin de que no tenia ningu-
no, resolvi6 tomar la ofensiva, aprovechando la
ventaja que la incapacidad de Monteverde le brin-
daba. Lanz6 sobre BArbula, las probadas tropes
granadinas al mando de Girardot y D'Eluyar, soste-
nida por una column A 6rdenes de Urdaneta, que
treparon valientemente las fuertes posiciones del
enemigo desalojAndolo de ellas. Al coronar los
neogranadinus triunfantes la altura de Birbula, una
bala de fusil hirid en la cabeza al valeroso Girnr-
dot, derribAndolo sin vida (30 de septiembre). Las
tropas granadinas pidieron en premio de su victoria
que se les concediera el honor de Ilevar solas el
ataque sobre las Trincheras, para vengar la muerte
de su jefe, y Bolivar lo concedi5; pero hizolas apo-
yar por una column de 1000 venezolanos, exaltando
isi el noble sentimiento de emulaci6n de los ejCr-
citos unidos. Monteverde fu6 forzado en sus atrin-
cheramientos, con plrdidas considerable, y lerido
Ml mismo en In pelen (3 de octubre). volvi: a ence-
lr;rse en Puerto (';Ol,.llo. El corolnel S:lloinill tomn
interiiiaitente el ilandlo de la plaza. El sitio do
los republitaInos volviO6 A restablecerse bajo la in-
mediatn direiccin de D'Eluyar con las troops gRlana-
dinas.
BHolivar. siempro 'Avido de emociones teatrales,
voli de nuevo A la capital en busca de nuovas ova-
ciones y honors para los muertos y los vivos. Ex-
cesivo en todo, despu0s de compar;lr la reconquist.i
de Venezuela a las Cruzadas de la cristiandad, de-
creti en forma de ley, honors a la memorial de
Girardot, cual no se habian tributado j;aAms A un ge-
nler;l Ivenlledol'r mueto on el eI Clllmpo dei bItalla. Hllzo







su euiogiu ffnebre cn u1na proclanma en que lo coniiimu-
r6 A LeOnidas por sus hazafias, declarando que a 61
debia muy principalmente la Repiblica de Venezue-
la su restablecimiento. y la Nueva Granada sus
mis importantes victorias. Los ciudadanos lle-
varfan luto por su perdida, durante un mes conse-
cutivo: su coraz6n seria Ilevado en triunfo A Carl-
cas, y depositado en un mausoleo erigido en la ca-
tedral; sus huesos se trafsportarian a Antioquta,
su patria; su batall6n llevaria por siempre su nom-
bre, el cual se inscribiria en todos los registros pfi-
blicos de las municipalidades de Venezuela, "como
el primer bienhechor de la patria": y por filtimo,
;cordaba. el goce de sus sueldos A today su poste-
ridad, con las gracias y preeminencias de la grati-
tud pdblica empefada. Despu6s de esto, ya no que-
daba mas que un honor possible A los sobrevivientes,
v c-s el que se lecervaba 6 al ldirigirse :1 la capital.
"Yo no me aparto de vosotros-dijo en tal ocasi6n
i su ejercito-sino n;rn ir a conducir en triunfo el
gran coraz6n del inmortal Girardot". Este viaje
finebre, en moments en que la reacci6n realist;a
Sriunfaba en los llanos-del modo que luego se
o*xplicar~ y un;i invasion lo :.inenazaba por el
,)(ccidente,--ha sido severamente criticado por sus
contemporAneos en Europa y Amnrica. y hasta por
sus inismos ininistros como acto de vanidad pueril
y de osteniaci6n teatral. ElI fnico historiador na-
cional que 1o excusa. tiene que asignarle otros mn-
tivos mas series que los dados por 1l mismo. El se-
ereto del viaje ffinebre iba encerrado en la urna del
coraz6n de Girardot.
En el mismo dia en que se tributaron honors
p6stumos A Girardot (octubre 14), el gobernador po-
litico de Caracas nombrado por el dictador, convo-
c6 presurosamente A la municipalidad, con asisten-
cia tan sl6o de los corregidores de la ciudad, el
prior del consulado y el administrator general de
rentas, hasta completar con dificultad el nfimero de
veinte empleados. Constituidos por si y ante sl en
asamblea soberana, decretaron sobre tablas en
nombre del pueblo, a propuesta del gobernador.
que se invistiese A Bolivar del character de capitan
general de los ejrcitos de Venezuela, y le confirio-
'ru por aclbmaci6n y ii r.erpetuidad el "sobrfonoin-
)bre" (palabra ldel nacti) dle "Libert;nior", que l6 mis-
'no se habla anticipado A darse !en documentlos pli-





72 -

blicoF, y nunca dado por ninguna asamblea sobera-
na A niing.in hombre del mundo. Al mismo tiempo
mandaron tijar en las portadas de todas las munici-
palidades una inscripci6n: "Bolivar, Libertador de
Venezuela". He aqul el origen del glorioso tftulo
con que Bolivar ha pasado a la historic. La poste-
ridad lo ha confirmado, olvidando los pobres medios
porque fu( alcanzado y la pequefiez moral del que
lo acept6 en nombre de la soberanfa popular, de
quienes no podlan hacer otra cosa que lo que 61
les permitiese, cuando habia negado al pueblo, al
proclamarse justificadamente dictador, la capacidad
de instituir un gobierno propio. Era eL primer sin-
toma del delirio de las vanas grandezas personales.
Bolivar acept6 el titulo como someti6ndose A la
voluntad del pueblo, manifestando que era para 1l
"mAs glorioso que el cetro de todos los imperios de
la tierra". Al mismo tiempo declare con modest
justicia, que el congress de Nueva Granada y sus
compaieros de armas eran los verdaderos libertado-
res, que mereclan mAs que 1l la recompensa de la
gratitud pfiblica. Para pagar esta deuda instituy6
la Orden Militar de los Libertadores. Invocando la
voluntad de los pueblos, decret6 una estrella de sie-
te radios, simbolo de las siete provincias de la re-
pfblica. condecoraci6n que usarian los que hubiesen
merecido el renombre de tales por una series no inte-
rrumpida de victorias, los que serlan denominados
asf y considerados como bienhechores de la patria,
con derecho incontestable A ser preferidos a perso-
nas de igual merito en los empleos. Esta fu. la
primera Orden de su genero institufda en Sud Ame-
rica, menos aristocrAtica que la Cincinatus, creada
antes por Washington, y mas democrAtica que la
Legi6n de Merito y la Orden del Sol, instituidas por
O'Higgins y San Martin en Chile y Perl, no estable-
cia, desigualdades artificiales. y despues de servir de
noble estimulo, debia extinguirse con la vida de
los libertadores sin transmitirse A titulo de herencia
de la gloria.





- 7S -


XIII

Mientras el Libertador malgastaba su tiempo en
teatrales ceremonies funebres, hacindose acordar
4 aceptando en vida honors pOstumos, la reacci6n
re aprovechara para sublevar las poblaciones de las
campafias en pro del rey. hacienda A su vez la gue-
rra a muerte.
Van A reaparecer ahora aquellos 100 hombres
desprendidos en el Orinoco, de la column disperse
de Cajigal, que segfn lo anunciamos, debia ser el
nficleo de un ej6rcito formidable que haria des-
aparecer por segunda vez la Repfblica de Venezue-
la. Como se recordarA, estos 100 honibres eran
niandados por dos oficiales obscures Ilamados Jose
TomAs Boves, peninsular, y Francisco Tomas Mora-
les, canario, destinados ambos a adquirir una gran
celebridad. El verdadero nombre de Boves, era
Jos6 Tomas Rodriguez, natural de Gij6n, en Astu-
rias. Piloto en su mocedad, habia sido condenado a
S afios de presidio en Puerto Cabello, por actos de
pirateria. Indultado, cambi6 su nombre por el de
Boves, en gratitud a uno de sus benefactors, y se
'iedic6 al comercio de mercerlas. Al estallar la re-
voluci6n, hall&base en la ciudad de Calabozo, y se
alist6 bajo sus banderas; pero perseguido en su
persona y en sus bienes como desafecto a ella, se
hallaba en la cArcel del pueblo de Calabozo cuando
Antofianzas invadi6 por la primera vez los Ilanos
bajos de Caracas, y fue uno de los verdugos de la
matanza de San Juan de los Morros. Desde enton-
ces.abraz6 con ardor la causa del rey y, como queda
licho, hizo la campafia del oriented con los realistas,
hasta que despues de la p6rdida de Barcelona, se re-
Lird con Animo de mantener en los Ilanos la guerra
de partidarios. Francisco Tomis Morales, su com-
pafiero y su segundo, ordenanza de miliclas en su
origen y pulpero despu6s, habfa hecho sus primeras
armas al frente de una partida independiente en
Barcelona, despu6s de la capitulaciOn de San Ma-
teo, siendo entonces nombrado subteniente de arti-
lerla por Monteverde. Eran dos hombres del mis-






74 --

mo temple, pero de divers temperament. Los dos
eran tan valientes como feroces, y sin mas luces que
las naturales, tenian el instinto de la guerra y la as-
tucia del salvaje, con una actividad infatigable y
una terrible voluntad de hierro, que se imponia en
el mando asimilAndose A la naturaleza semibArbara
de las tropas que acaudillaban, sin retroceder ante
ningfn medio de hostilidad, por horroroso que fuera.
Pero Boves, en medio de su ignorancia y su brutali-
dad, poseia cierta elevaciOn moral; mataba y des-
truia sin complacencia hombres y cosas, como quien
suprime obstaculos, pero era generoso A su manera,
y buscaba el triunfo de su causa mAss que el pro-
vecho personal, abandonando el botin A sus sol-
dados. Morales, por el contrario, rapaz y de una
frfa crueldad, sin retroceder ante ningin peligro, y
con cabeza para combinar empresas atrevidas, se
gozaba en presenciar la agonia de las victims que
hacia sacrificar, y se aprovechaba de los despojos de
la guerra par enriquecerse. Estos dos hombres, que
descubrieron el tal6n vulnerable de la revoluciOn,
son los que le dieron el conocimiento de las fuerzas
populares, que mAs tarde supo ella asimilarse y
poner en actividad para triunfar.
Hasta enton-es el movimiento revolucionario de
Venezuela, estaba circunscripto A las ciudades. El
mismo Bolivar con todas sus grandes cualidades
de caudilo revolucionario, no habia sospechado que
existiese otra fuerza que pudiera contrarrestarlas.
Boves y Morales, por instinto de la masa popular &
que pertenecfan, descubrieron esa gran fuerza laten-
te, y la utilizaron en favor de la causa del rey.
Usando de la tremenda arma esgrimida por Bolivar
como medio de guerra, proclamaron A su vez la
guerra A muerte, exaltando las propensiones feroces
de las multitudes de los llanos, y les ofrecieron la
matanza y el saqueo. A su voz se levantaron todos
los llaneros del centro de Caracas. Los que no obe-
decieron al primer llamado fueron compelidos por
el temor de la muerte. Su sistema de alistamiento
era tan elemental como su organizaci6n military. En
cada localidad publicaban un bando Ilamando & en-
rolarse bajo su bandera A todos los hombres aptos
para tomar las armas bajo pena de la vida, y la
amenaza se cumplia sin remisi6n. Con los hombres
ast reunidos en cada localidad, cualquiera que fuern
su nfimero. fornlbmhn eseandrones con In denominn-







t1i1ii dt1 i!istrito. (ld;i hoinlbre Lactltia olt su liin ;i ,
y Inos cab.lllos, que ;bundabanll el el Il;ano, se tomni-
bal done se encontralban. L;I tictica no era mu-
cho mAs complicada. consistia enl mnarchar sobre el
elemligo y acorneter sin mirar para atrAs. Boves,
con lanza en mano A la par de ellos, los coillucia A
la pelea, ensefi&ndoles el secret de vencer, que era
el desprecio de la muerte. Asf, consiguil former un
ej6rcito de 2500 hombres de intrepida caballeria.
cual hasta entonces no se habfa visto en America.
que domin6 los llanos de Caracas.
Otro hombre del temple de Boves y Morales, era
el comandante realista Jos6 YAiez, de quien hemos
hecho menci6n antes, canario tambi6n, no menos
atrevido y sagaz, pero mas met6dico en sus empre-
sas militares. Replegado A San Fernando del Apu-
re despuAs de la disolucibn del cuerpo de ejercito
de Tizcar. habia organize o allf, aluxiliado desde la
Guayana, una invasion compuesta de un batall6n de
500 plazas, A que di6 el nombre de Numancia, y dos
regimientos de caballerTa llanera de 4 escuadrones
de 125 cada uno; en todo, como 1500 hombres. Con
esta fuerza invadi6 la provincia de Barinas, sin es-
perar A que las llanuras, A la saz6n inundadas, se
-ec:iran (septiembre), y apoderbse de ella, abriendo
comunicaciones con Maracaibo y Coro. De este
modo YAiez y Boves se dividieron el dominion de los
Ilanos: el primero en los del Apure y Ilanos altos de
i3arinas, y el segundo en los llanos bajos de Cala-
bozo, y deinAs de la provincial de Caracas.
Boves abri6 su eampafia derrotando una division
de 1000 hombres de las tres armas, salida A su en-
c(,cntro al mando del comandante TomAs Montilla.
Lo sorprendiO cerca de Calabozo, en el hato de San-
ta Catalina (septiembre 20), y pas6 A cuchillo A los
prisioneros, en retaliaci6n de la guerra a muerte:
apoder6se de los dep6sitos de guerra alli existentes,
6 incorporando A sus filas la caballerfa republican
que se le pas6 en masa, avanz6 hasta la villa del
Cura, que entreg6 al saqueo.
En este moment hizo su apariciOn en la escena
de lI guerra, un hombre singular del temple fArreo
de Boves, que con no menos valentla y ferocidad,
pusc A raya su terrible impetu. Nada se sabla de 61
sino que era espafiol. Habfa pasado muy joven A
AmGrica, donde cas6. Al abrir Bolivar su campaia
libertadora, encabez6 e! pronunciamiento de M1-






76 -

rida, levant6 un batall6n, abandonando esposa 0 hi-
jos se embander6 en la causa de la independencia,
y le entreg6, con su vida y alma, su fortune ad-
quirida por el trabajo. Asisti6 9 todas las batallas
de la camapafia libertadora, desde la de Carache,
hasta la de las Trincheras, donde fu6 ascendido &
teniente coronel sobre el campo, sefialAndose siem-
pre por su valor indomable y por su crueldad por
los prisioneros, a quienes no daba cuartel. Se ig-
nora la causa de su pasi6n dominant, que era un
odio mortal C sus paisanos, de quienes decla: "Des-
pubs que matara a todos los espaiioles, me degolla-
rfa yo mismo, y asl no quedaria ninguno". Llama-
base Vicente Campo Elias. Este fu6 el hombre del
moment.
SDestacado Campo Ellas del ejercito de Valencia,
con una division de 1000 fusileros, reuni6 bajo su
bandera 1500 hombres m&s de caballerfa, y march
en busca de Boves, que & la entrada de los lanos le
esperaba con 2500 jinetes y 500 infants mandados-
por Morales en el punto denominado El Mosquitero,
que seria famoso. La batalla se empef6 en el mis-
mo dia en que Bolivar se hacia dar el titulo de Li-
bertador, en Caracas. Boves, con su audacia acos-
tumbrada, envolvi6 con una impetuosa carga de
caballeria today el ala izquierda de los republicans,
y se empefi6 sin orden en la persecuci6n. Campo
Elias, sin desconcertarse, carg6 en masa sobre el
grueso del enemigo, con tal Impetu, que en 15 mi-
nutos lo dispers6 completamente. La infanteria
rendida fu4 degollada casi en su totalidad sin mise-
ricordia, escapando Morales gravemente herido.
La caballeria llanera fu6 lanceada en su mayor par-
te. Boves y Morales, derrotados, se retiraron con
20 hombres a la margen Izquierda del Apure. Los
Ilanos inundados en esta estaci6n del afio, no per-
mitieron que fuesen perseguidos.-Pronto los vere-
mos reaparecer al frente de un nuevo ejercito mAs
formidable.-Mientras tanto, en el pueblo de Calabo-
zo rescatado, sus vecinos indefensos, americanos to-
dos ellos, fueron fusilados como traidores, por haber
auxiliado & Boves. Esta conduct sanguinaria de
Campo Elias, ajustada al segundo decreto de guerra
A muerte de Bolivar, acab6 por decidir A los llaneros.
Al ver que no se les daba cuartel, con armas 6 sin
ellas, abandonaron sus hogares y buscaron en Boves
un vengador. Este fue uno de los frutos de la
guerra & muerte.












XIV

La victoria de El Mosquitero fu! pagada con tres
derrotas que se sucedieron casi simultaneamente. El
general Ceballos, desde Coro, al anuncio de la llega-
da del refuerzo del regimiento Granada, y de la
sublevaci6n de los llanos, se puso en campafia al
frente de todas las fuerzas disponibles de su pro-
vincia, que no pasaban de 350 hombres, y lamando
a si todos los partidarios de la comarca, combine un
plan de invasion con la guarnici6n de Puerto Cabe-
11o, que constaba de 1700 hombres, & la que debfa
concurrir Yafiez con su column situada en Barinas
(septiembre 24). Una division republican avanza-
da en Bobare, al occidente de Barquisimeto, fue ba-
tida por 0l, dejando en su poder un cafi6n y various
muertos y prisioneros (17 de octubre). Ocho dias
despuds (23 de octubre), los dispersos de Bobare,
reforzados por 300 hombres de caballeria, eran nue-
vamente deshechos en Yaritagua, al oriented de Bar-
quisimeto, dejando 126 muertos en el campo. Ceba-
llos estableci6 su cuartel en Barquisimeto. Los
restos de los independientes derrotados se replega-
ron a Valencia.
El general Urdaneta que, al frente de 800 hom-
bres habfa avanzado hacia el occidente para abrir
operaciones sobre Coro, vi6se obligado & detener
sus marchas y di6 parte & Bolivar de su apurada
situaci6n. El Libertador se puso inmediatamente
en campafia, y reforzando la column de Urdaneta,
march en busca de Ceballos & aI cabeza de mil
trescientos hombres. Ceballos tenla 500 hombres
de infanteria y 300 de caballerfa cout un pedrero.
Bolivar atac6 con 200 jinetes por uno de los flancos
la posici6n que ocupaban los realistas en Barquisi-
meto, que se halla situada en una alta meseta, y
dispersando la caballeria realist consigui6 apode-
rarse con la infanteria de una parte de la ciudad,
donde hizo repicar las campanas en serial de triun-
fo. La infanteria realista, que habia cejado en un
principio, pero que se mantuvo hecha, dirigida por
Ceballos carg6 & los independientes por la espalda,


- 77 -





-- 7 ---.

y los pu.so en complete derrota, niatillndoles 350 honl-
bres y les tom6 400 prisioneros, con dos piezas de
artilleria, 3 banderas y 700 fusiles. El general ven-
cedor, atraveso entonces la Cordillera, penetr6 A los
valles de Caracas, y efectu6 en Araure su reunion
con la column de Yafiez, fuerte de 1500 hombres,
formando asi un respectable ejCrcito, regularmente
disciplinado. Al mismo tiempo invite al coronel
Salom6n & reunfrsele con la guarnici6n de Puerto
Cabello, para operar de concerto y dar un golpe
mortal A los independientes con una masa compact
de 3500 hombres de las tres armas. Salom6n, que,
como se ha visto, disponia de una fuerza de
1700 hombres, en vez de seguir este acertado conse-
jo se puso en campafia por su cuenta al frente de
800 infants del Granada, y 200 jinetes del pals,
con 4 piezas de artilleria ligera y de montafia, y si-
tu6se en las alturas de Virginia, al oriented de Va-
lencia, amagando & Caracas por el oeste. AllI se
fortific6 (noviembre 16).
Bolivar, que se hallaba A la saz6n en Valencia
cc'i s(lo las tropas granadinas, en observacion del
camino de Puerto Cabello, hizo acudir la guarnici6n
de Caracas al mando de Rivas, quien le trajo el
contingent de un nuevo batall6n de 500 plazas,
formado en su mayor parte con j6venes estudiantes
de la universidad, y 200 jinetes reclutados en los
alrededores. Atacadas las fuertes posiciones ene-
migas, llevando A la cabeza las tropas granadinaa,
y no bien sosteiiida; Cstas por la reserve, que era
Lisofia, los republicans fueron rechazados. Al dia
siguiente se renov6 el ataque, y los realistas fueron
desalojados por los granadinos, abandonando 4 pie-
z;s de artilleria (25 de octubre). Saiom6n, humilla-
do, volvi6 A encerrarse en Puerto Cabello. El Li-
bertarlor rescatO el tiinlpo perdido y, aprovechando
esta victoria, llamo A 1500 hombres de la fuerte
column de Campo Elfas. y dej6 a Calabozo de-
I'enlido con 1000 hombres. Ocho dias despues (1 de
diciemlir"), se hallaba en San Carlos, al frente de un
ej6rcito de 3000 hombres, y abria nueva campafia
contra Ceballos, que por su parte contaba con
3'00 hombres y 10 piezas de artilleria. Los dos
ej.rcitos se encontraron frente iA frente en la lla-
nura de Araure, al pie de la Cordillera oriental,
entire las nacientes de los rios Cojedes y Turen.
El prudent general espafol se habia posesionado







de la villa de Araure, situada en un suave piano in-
clinado, apoyando su espalda en la montalia A fin de
asegurar su retirada, cubiertas sus alas por espesos
bosques. Un batall6n independiente de 500 plazas,
que se adelanto imprudentemerife -& ireonocer la
posici6n, recibido por los fuegos de la infanteria
y de la artilleria, y flanqueado por una column de
1000 caballos del enemigo, fu6 exterminado,'salvan-
dose inicamente el comandante con seis oficiales.
Bolivar, A pesar de este contrast, avanz6 denoda-
damente, y form su lfnea sobre el campo marcado
por los cadAveres de su vanguardia. Roto el fuego y
despues de cambiar algunas descergas, mand6 car-
gar A la bayoneta. Era su maniobra favorite. No era
un general tActico: daba el impulso A las masas y
encomendaba la victoria al valor de los soldados.
La numerosa caballeria de Yafiez, prolongando sus
alas, pretendi6 enivolver el centro atacante; pero
cargada A su vez de flanco por la caballerla repu-
blicana, se disperse y fu, acuchillada, abandonando
A su infanteria. La Ifnea de'Ceballbs fue rota en
una filtima carga, y se puso en derrota, dejandoten
el campo su artilleria, 500 muertos, 300 prisioneros y
1000 fusiles. Todos los prisioneros espafioles, fue-
ron p.sados por las armas (5 de octubre). Como
800 hombres de infanterfa de los derrotados se re-
plegaron hacia el oriented. YAfiez huy6 hacia el
Apure con 200 hombres. Ceballos se refugi6 en la
Guayana. Esta fu6 la primera batalla ganada en
persona por Bolivar. La mui a de la revoluci6n le
salud6 entonando el Himno del Libertador:
SGloria al h6roe Bolivar!
i Gloria al Libertador!
i De Ceballos espanto,
De Araure vencedor!

Bolivar, que tenia rasgos A lo Cesar, y procuraba
imitar & Napole6n en ciertos golpes y proclamas de
efecto, tuvo tambien su inspiraci6n. Despues de la
derrota de Barquisimeto, habia formado un bata-
116n con los fugitives del campo de batalla, y en
castigo de su cobardia lo denomin6 "Batall6n sin
Nombre", imponi6ndole que no tendria bandera
mientras no la conquistase con su valor. Este
cuerpo tuvo los honors de la jornada. Entre las
banderas cogidas estaba la del batall6n Numancia,
formado por YAfiez en el Apure. Bolivar se la di6






-80- /

al "Batall6n sin Nombre", diciendole: "Vuestro a-
lor ha ganado en el campo de batalla un nombre
para vuestro cuerpo. En medio del fueg- os vi
triunfar, y lo proclam6 "Vencedor de Araure"./ Ha-
b6is quitado al enemigo banderas que un moment
fueron victo~iiosas. ;Lleyad, soldados, esta ndera
(lP l;i ripfiblica!" "
Despuks de Arj-ue, BoliVar se dirigi6 Puerto
Cabello, cuyo blolueo terrestre habia sido anteni-/
Io por D'Eluyar cdb laS tropas granadinas La oca-
si6n era propicia parwaeWfechar el sitio. ]La fraga-
ta Venganza, y los biqueSide guerra qiebcondujeron
el regimiento de Oranada, habianse retirado A lI
Habana. El coronel Salom6n, que despu6s del con-
traste de Vigirima, habiase puesto de nuevo en cam-
rafia conj 1300 hombres, buscando la,:incorporaci6n
concertada con Ceballos y Yafiez, sapo en el ca-
mino la derrota de Araure, y hopsilizado por las
fuerzas independientes, viOse obligado a refugiarse
on Coro, con p6rdida de dos cafiones y mAs de la
riltad de su gente. La plaza s61o contaba con una
guarnici6n de 600 hombres. El puerto estaba blo-
quado lior la escuadrilla margaritefia que Marifio
h'thia enviado al mando de Piar, cediendo A las
instancias de Bolivar, pendiente el arreglo de la
div'si6it del mando supreme entire ambos dictadlores.
La escasez de viverez empezaba A afligir A los sitia-
dos. Monteverde, desacreditado por sus derrotas y
ides.ciertos, habia sido depuesto ignominiosamente
del mando, y despedido a Curacao (diciembre 28).
C(eballos, que debia sutederle en el gobierno, estaba
d~lrrotado y no podia auxiliar la plaza sitiada. Caji-
gal, nombrado por el gobierno de Espafia capit&n
gene'-al de Venezuela, viejo y enfermo, aun perma-
necia en la Guayana, donde nada habia hecho.
Empero, la plaza sitiada continue resistiendo, y los
independientes no pudieron ensefiorearse de Puerto
Cabello.
Mientras tanto, la double dictadura daba sus fru-
tos. Las victorias del occidente eran esteriles, sin
el concurso del poderoso ejercito de oriented, que
permanecia inactive. Marifo se negaba com-
binar operaciones con Bolivar, hasta tanto no fuese
reconocido en el mando supremo de que estaba en
posesi6n. El Libertador le rogaba modestamente
que hiciese marchar sus tropas sobre la parte de
los Llanos Bajos, donde la saz6n se rehacian Boves




\- 81



y YAlfez. Lejos de prestarse A esta operaci6n, que
la coin in seguridad indicaba, hubo un mqmento en
que nirnd6 retirar su escuadrilla, y sin las instan-
cias de\ Bolivar A Piar, asl se habria hecho. El re-
sultado .de esta desinteligencia fu6, que Bolivar no
pudiend4 tender a a vez al sitio de Puerto Cabe-
11o, A la guerra de"occidente, y A la de los Ifanos,
Boves yr Aiiiez readcionaron .vigdrosamente. Bo-
v'es, sobre odo, con una actividad prodigiosa y una
energia indgntrastable, que no, retrocedia ante nin-
gfin medio por terrible que fuese. se hallaba en apti-
tud de abrir una nueva campafa, antes de transcu-
rrir dos meses de la derrota que'le infligiera Campo
Elias. Dict6 un bando (1 de noviembre) Ilamando A
las armas A todos log hombres en estado de Ilevar-
las; orden6 perseguir y matar sin tregua A los trai-
dores 6 sea & l1s patriots; dispuso que los bienes
se distribuyeseA eire sus tropas, y finalmente d16
!ibertad A todos los esclavos que se alistasen bajo
la bandera del rey. Los laneros, embravecidos por
la matanza de Calabozo, y atraldos por el cebo del
botiv, acudieron en masa con decision, Auxiliado
desde La Guayana con 100 veterans de infante-
ria, mu caii6n, 300 fusiles y 100.000 cartuchos, A me-
diados de diciembre contaba un atropamiento de
3000 h6mbres de caballeria, armados de lanzas con
moharras, hechas de las rejas de las ventanas. Con
esta turba invadi6 los Llanos Bajos, derrot6 en San
Marcos una division de 1000 hombres que la guar-
daba (14 de diciembre) pasAndola A cuchillo, ocupd
Calabozo, donde continue la nahtanza sin perdonar A
nadie, y distribuy6 los bienes de los vencidos como
lo habla ofrecido. En seguida domin6 todo el pals
llano desde la Cordillera que se extiende por la
costa de barlovento de Venezuela hasta el golfo de
Paria. MAs adelante necesitaba infanteria para
proseguir la guerra con ventaja; y el indomable
caudillo realist se ocup6 en formarla. Al mismo
tiempo, Yafiez que se habia reorganizado en el Apure
auxiliado como Bobes desde Guayana. Invadia
A Barinas con 2000 hombres de infanteria y caballe-
rla, y ocupaba la capital de la provincia. Cajigal.
ya posesionado del mando de capit&n general, y Ce-
ballos, formaban en las costas de sotavento un nue-
vo ejercito.
Los llanos y el occidente estaban perdidos para la
revoluci6n. Bolivar quedalba reducido al litoral de






82 -

Caracas, y los valles ininediatos, con la atencidn del
sitio de Puerto Cabello, y bloqueado por las guerri-
llas realistas, con su reserve debilitada en Valencia.
Una column de 1600 hombres, al mandb de Urda-
neta, que' mirchaba A apoderarse de Coro despues
de Araure, sedetuivo en Barquisimeto, y acadi6 con
un destacamento a asegurar su retaguardia amena-
zada. :iarifio, en la inacci6n, permanecia con
3500 hombres reconc'rjlrado en las costas de Bar-
celi'.nIL y Cumana y sus values adyacentes. Todo el
iesto del tefritorio estaba ocupado por la reacci6n
ralista, y todos sus habitantes sublevados en masa
cont:ra l? I reptifCiria. Los patriots tenlan que refu-
giarsoe A 13a ciudades para salvarse de la persecu-
ci6h de las poblaciones en .',as campafias. Los
ejercitos independientes andaban & eiegas; no po-
dlian encontrar ni un guia del pals que los condu-
jese, ni siquiera un vecino que les diera noticia de
los movimientos del enemigo. Para comunicarse
las divisions entire si, tenlai que escoltar sus co-
rreos con fuertes destacamentos de compafifas, y A
vece, no llegaban vivos sino cuatro de ellos, Tal
era el estado de la guerra y de la opinion en Vene-
zaela al terminar el afio XIII. El mismo fen6meno
que al tiempo del terremoto en 1812 se producia:
las mapas populares desertaron de las banderas de
la independencia, movidas por el terror, animadas
por la venganza y desesperadas por la espantosa
miseria del pals. Los historiadores colombianos
atribuyen esta insurrecci6n popular al decreto de
guerra A muerte de Bblivar, y a los.excesos que au-
toriz6. Por causes opuestas y por los mismos efec-
tos, Bolivar caeria esta vez como antes habia cal-
do Miranda. iSiempre la 16gica del destino!





- 83 -


CAPITULO TERCERO

Segunda caida de Venezuela.

Ano 1814


I

El aflo XII habia sido en Venezuela afio de lucha
sin tregua y de grandes cataclismos naturales, po-
liticos y sociales. El aflo XIII fu6 de triunfos y de
reveses, de guerra sin misericordia y de reacci6ri
violent. Iniciado con el restablecimiento de la re-
pfiblica, terminal con la decadencia political y mili-
tar de su revoluciOn, y se repiten en el los mismos
fen6menos en el orden social determinantes de los
acontecimientos. El afio XIV sera de evoluciones
dentro del mismo circulo de acci6n, de peripecias y
de matanzas inauditas, que terminar& por dos ca-
tastrofes con la repetici6n de las escenas de 1812,
sefialando su segunda calda tr&gica.
Bolivar, en medio de los peligros que le rodeaban
al terminar el afio XIII, con su autoridad dictato-
rial no bien cimentada, sinti6 la necesidad de lla-
mar en su auxilio la opinion para agregarse fuer-
zas morales, porque no hay poder por grande que
sea, que pueda prescindir del concurso de las vo-
luntades sin caer en el vaclo. La. dictadura era una
necesidad de los tiempos, y el la habla justificado
con sus triunfos en pro de la independencia nacio-
nal, aunque hacindola servir A su engrandecimien-
to personal y a su anhelo de vanagloria; pero no era
reconocida en toda la extension del territorio domi-
nado por las armas libertadoras, y tenla que com-
partirla con su rival poderoso, sin mas titulos .que
los de la fuerza uno y otro. De aqui la necesidad de
darle una base legal, al menos en su forma. Todo se
reducia 6. una simple evoluci6n dentro de los ele-





84 -

mentos de fuerza que constituian la dictadura de
hecho, para revestirla como tal, siquiera fuese del
ropaje del derecho consentido. Bolivar, que habia
considered funesta la restauraci6n de la primitive
repdblica federal y premature C impracticable la
convocaci6n de un congress, imagine que podia
hacer un Ilamamiento a la opinion, convocando una
especie de asamblea polltica que legitimate su dic-
tadura. Este moment sefiala en la vida del Liber-
tador una nueva fase, que con modificaciones apa-
rentes y cambiantes de colorido, se ha de repetir
peri6dicamente en el curso de su gran carrera bajo
faz dupla, con luces de reflejo y luces propias. Ja-
mAs ninglin hombre piblico present mayores con-
tradicciones entire la palabra y la acci6n. Poseldo
de una insaciable ambici6n en que se mezclaba lo
sublime y lo impuro, como en los torrentes que
arrastran el lodo del fondo en sus ondas impetuo-
sas, buscaba con avidez la realidad del poder supre-
mo sin contralor que repudiaba en teoria, y renun-
ciaba teatralmente el mando absolute de que esta-
ba en posesi6n, y que tenia que ejercer por nece-
sidad y por deber, protestando no aceptarlo jamfis,
para recibirlo despu8s sin condiciones como lo bus-
caba. Es una escena de su gran comedia polltica,
en que contradici8ndose & si mismo, expondr& con
sinceridad moral una doctrine, que pr&cticamente
no podri serle aplicada. De esta duplicidad provie-
ne que 61 sea el inventor en Sud America de las
repetidas renuncias de los que identificados con el
poder, hacen falsa ostentaci6n de desinterds, se-
fialando los peligros de la perpetuidad de los go-
bernantes en una democracia, sin la sinceridad de
WAshington ni el inimo deliberado de San Martin.
Hay que ten8rselo, emperor, en cuenta. En medio de
su grandeza, de su influencia preponderante, con un
temperament mAs que autoritario, monocratico.
amando con today su alma y sensualmente el poder
como lo amaba y creyendo irreemplazable su perso-
na, desde este dia, en que hizo un Ilamamiento.
aunque de mer'n forma a la opinion, siempre invoc6
la alta autoridad de los congress representantes
de la opinion, cedi6 algunas veces ante sus delibe-
raciones libres, y aun para hacer prevalecer sus ex-
centricas teorias constitucionales 6 satisfacer su
anhelo de vanagloria, busc6 en todo tiempo su san-
ci6n y comparti6 con ellos su responsabilidad, has-






93 -

ta que al fin se inclin6 ante el voto del filtimo con-
greso que puso el sello del destiny & su flltima re-
nuncia impuesta forzosamente por la opinion A
que apelara en 1814.
Para evitar la complicaci6n de un congress na-
cional,-cuya elecci6n y reunion era por otra par-
te imposible,-y siguiendo la tradici6n municipal de
los cabildos abiertos, A que la revoluci6n diera re-
presentaci6n popular y privilegios parlamentarios, y
aun facultades constituyentes, convoc6 una asam-
blea de notables, compuesta de las corporaciones
civiles y de los padres de familiar de la capital, A la
que atribuy6 por una ficci6n conventional, la sobe-
rania del pueblo y el poder de dictar la ley supre-
ma. Di6le cuenta de su administraci6n dictatorial,
que someti6 & su fallo; abdic6 en sus manos la po-
testad de que se habia investido, y protestando no
poder ni querer continuar en ella, cuando su espa-
da era el flnico punto de apoyo de la repfblica va-
cilante, la volvi6 & recibir incondicionalmente de
las manos en que por ficci6n la entregaba, despuds
de representar su dot-le papel. Era la renovaci6n de
la escena al recibir el titulo de Libertador, que se
repetiria constantemente con cambio de palabras y
sin variaci6n de asunto, en circunstancias y con-
diciones analogas.
La peroraci6n de Bolivar, en esta ocasil,--elo-
cuente, difusa, declamatoria, personal, patri6tica y
espontAnea como todas las suyas,-es el lnico re-
cuerdo que de la asamblea de Caracas en 1813 ha-
ya quedado, y s61o merece recordarse como ma-
nifestaci6n compleja de la naturaleza de un grande
hombre de acci6n y pensamiento en un moment
solemne. Pronunci6 tres discursos: uno para abdi-
car la dictadura, haciendo el elogio de sus acciones;
otro para excusarse de contifuarla, al hacer su bio-
grafla; uno final, para consagrar su apoteosis en
vida, confirmado por la asamblea, y aceptar in-
conldicionalmente el poder dictatorial. Jam&s 16-
roe alguno fu6 m&s h6roe de sus discursos que Bo-
livar. El dijo en tal ocasi6n: "Yo no os he dado I,
libertad. Yo no soy el soberano. Vuestros represen-
tantes deben hacer vuestras leyes. Anhelo por el
moment de transmitir este poder A los representan-
tes del pueblo, y espero me eximireis de un destiny
aue almgno de vosotros podr& Ilenar dignamente."
Pero agregaba inmediatamente, al dar cuenta d,





-86 -

sus acts: "Para salvaros de la anarquia y destruir
los enemigos admits y conserve el powder soberano.
Os he dado leyes, os he organizado una dmninistra-
ci6n: os he dado un gobierno. Vuestro honor se ha
repuesto; vuestras cadenas han sido despedazadas;
he exterminado vuestros enemigos, y os he admi-
nistrado con justieia". Ante el voto de la asamblea
de continuar ejerciendo la dictadura como una ne-
cesidad piblica, despu6s de "oir con rubor" segln
sus -palabras, pronunciar su elogio, traz6.e mismo
el cuadro de su vida pfiblica, desde la proscripci n
*hasta: la reconquista, y al mezclar incidentalniente
al'propio encomio de sus acciones el de sus compa-
fieros de trabajos, replic6 con palabras elocuentes,
bellas mAximas y protests ficticias subentendidas,
en .que reconociendo contradictoriamente la nece-
sidad de la dictadura, insisti6 en abdicarla: "Yo
ino he venid6 a oprimiros con mis armas vencedo-
ras: he venido & traeros el imperio de las leyes.
No es el despotismo military el que puede hacer la
felicidad de uh pueblo, ni el mando que obtengo
puede jams convehir sino temporariamente A la
repflblica. Un soldado feliz no adquiere ninglin deL
recho para mandar a su patria; no es el arbitro de
las leyes ni del g6bierno: sus glorias deben -con-
fundirse con las del pals. Yo os suplico me eximlis
de una carga superior & mis fuerzas. Elegid vues-
tros representantes, vuestros magistradds, un go-
bierno just; y contad con las armas que han sal-
vado !a repiblica". La asamblea lo proclam6 unfni-
menieite dictador, y le vot6 por aclamaci6n una
estatua en vida que perpetuase la niemoria de
su desinteres en los triunfos. El se sometid ante la
nsisstencia. reconociendo la necesidad Imperiosa de
la dicradura, y declai;6 que no pretendia con su-
percherlas afectar una perfect ih6deraci6i' para
arrancar sufragios. "Los oradores han hablado por
el pueblo. Cludadanos! en vano os esforzais porque
continCe ilimitadamente en ejercicio de la autori-
dad que poseo. Las asambleas populares.no pue-
den reunirse en today Venezuela sin peligro. lo co-
nozco, y me someto A mi pesar A. recibir la ley
que lasciristancias me dictan. Confieso que an-
slo .iaci mente el moment de renunciar t
S fla apioridad. Entones espero que me eximireis
, de todo, excepto de '-ombatir pOr vosotros. Os su-







plico rno credis que mi modcraci6n es para alucina-
ros,- y para llegar por este medio A la tiranlia. No
soy uri Pisistrato."
Fuerte moralnerite Bolivar con el voto de con-
fianza 'de sus conciudadanos, que A pesair de sus
formas aftiflciAles era dictado por urn sinceio' en-
tusiasrio; 41 comprendla que la lucha era desespe-
rada sin la concentraci6n-de todas las-fuerzas in-
dependientes, y que esto no 6ra possible sin un
acuierdo franco y patri6tico cori Marifio. En ino de
sus' discursos a la asainblea habia designado al "li-
bertador de oriente como dihno de regir los destinos
de la rep0blica" para propiciarse su buena voliln-
tad. Dando un paso maLs en este seritido, resolvi6-
se al fin & reconocer corno hecho que se imnponla
la double dictadura, y se dirigi6 a su 6emulo al re-
clamar su oo6beraci6n er t6rminos takn dignos y
moderados como firmes: "Repetidas veces he im-
plorado los auxilios de V. E. para que marchando a.
cubrir con sus tropas a Calabozo, se impidiera el
que los enemigos la ocuparan; y para que destinAn-
dolas contra Boves cooperaseh con ]as de Cara-
cas A su destrucci6n. Sullcole me revele las
causes que han influldo par unas determinacio-
nes tan contrarias, en tanto que, A nombre de la
libertad comprometida de la republican. le pido ins'-
tantAneamente todos sus socorros para sostenerla".
Reconocido Marinfo como jefe supremo del'oriente,
firrmse emnre ambos dictadores un tratado (medla-
dos de enero), uniendo sus armas y esftueros con-
tra el enemigo comnOn. Ya era taide. La lucba se
prolongarfa, pero le Republica de Venezuela estaba
por segunda vez' rremisiblemente perdida.



Como se explic6 antes, los llanos estaban perdi-
dos: YAfez ocupaba A Barinas y Boves A Calabozo.
El occidente reaccionaba, y el ej4rcito triunfante en
Araure tenla que retroceder para cubrir su reta-
guardia amenazada, al mistno tiempo que Cah'gal
y Ceballos en el litoral de Sotavento eccionaban,
formnando un nuevo ejeroito para tom Ie nevo la
ofensiva. Evacuada la proinacia de Br]ina ar las,
fuerzas republican ql que r efendlan; UrdM eta"
que habif suspend .e ia hacia Corn. retr9b* ~

Alh-i;4








cedi6 para ampararla; pero ya era tarde, Yafiez,
triunfante, avanzaba con 1000 hombres por la falda
oriental de la cordillera, con su fuerza dividida en
'los columns de maniobra. Urdaneta, tasmonti
la cordillera hacia el oriented, y reuni6 como 700
hombres en Ospino, al oeste del campo de batalla de
Araure. Puestos ambos cuerpos de ejrcito uno
frente de otro, empefi6se la pelea con orden por
una y otra parte. La caballeria llanera, mandada
por Yafez en persona, carg6 sobre la infanterla
patriot, y su jefe cayO muerto herido por dos ba-
lazos. La victoria quedd por los independientes. El
cadaver de YAfiez fue dividido en trozos y sus
miembros repartidos en varias localidades teatro de
sus hazafias y de sus crueldades (febrero 2). Suce-
di(le en el mando su segundo Sebastian de la Cal-
zada, que de soldado raso hablase elevado al ran-
go de coronel, y que no menos barbaro que su muer-
to jefe, veng6 su muerte y los ultrajes a su cada-
ver incendiando el pueblo de Ospino, que abandon.
despues del combat.
Boves, mientras tanto, avanzaba hacia el cora-
z6n de Venezuela, al frente de un ejercito de lla-
neros, que los tistoriadores hacen subir exagerada-
mente al ntimero de 8000 hombres. Bolivar habia
dispuesto que saliese A su encuentro Campo Ellas,
con una column de 1500 hombres, que se situO en
la villa del Cura a la entrada del Llano Bajo, done
tenlan los republicans un gran parque, destinado
A armar un cuerpo de ejercito del oriented, que al
mando de Marifio debla acudir A aquel punto segfn
lo convenido entire los dos dictadores. El auxilio de
oriented no acudi6, y el vencedor del Mosquitero
qued6 solo para hacer frente A la tremenda inva-
si6n. Boves desprendiO una column de 1200
hombres al mando del espaflol Francisco Rosete,
otro monstruo de la raza de Zuazola y Antofianzas,
que excederia a estos en atrocidades. Esta column,
destacada, penetr6 por los values del Tuy y ocup6
Ocumare a 83 kil6metrus al oeste de Caracas (11 de
lebrero). A pesar de no haber encontrado sino una
dlbiL resistencia, pas6 a cuchillo hombres, muje-
rea y nifios, degollando hasta a los que se refuglaron
en el temple, hecho inaudito hasta entonces en el
transcurso de la guerra a muerte. La ciudad de
Caracas, temerosa de ser atacada, se fortific6, pre-
parAndose a ina defense Atofdotrance.





89 -

Al anuncio de la invasion de Boves, que avan-
zaba degollando cuantas partidas cafan en su poder.
Campo Elias se adelant6 como 12 kil6metros & su
frente, hasta el lugar llamado La Puerta, por ser
el sitio donde se reunen los caminos que de los lla-
nos conducen a various puntos del Alto y Bajo llano.
Various Angulos salientes de la cordillera oriental
se avanzan por el norte, y hacia el sur se desenvuel-
ve una vasta llanura, marcAndose con caracteres
definidos los lindes de las dos zonas limltrofes. En
este sitio se trab6 la batalla (febrero 3). La formi-
dable caballeria de Boves, con su gran masa, aplas-
t6 la divisiOn de Campo Elfas en dos horas de corn-
bate, haciendo pedazos su infanteria que pas6 a
cuchillo. Boves fue gravemente herido en la pelea.
Su segundo Morales, con 1000 jinetes y 300 cazado-
res de infanterfa montada, penetr6 a los valles de
Aragua, y avanz6 sobre Victoria, punto inmediato
al oeste de Caracas y Valencia. Campo Elfas, -con
sus destrozados restos, se repleg6 y atrincher6 en
la Cabrera, la angostura cercana A Valencia, triste-
mente famosa por la desgraciada defense que en
ella hiciera Miranda en 1812.
Rivas, el vencedor de Naquitao y Horcones, que
mandaba en la capital, acudi6 con 1000 hombres y
5 piezas de artilleria en defense de Victoria, donde
fue sitiado. Atacado alli por Morales y reducido al
recinto de la ciudad, se defendi6 tenazmente, que-
dando la mitad de su tropa fuera de combat (10 de
febrero). Iba ya a sucumbir, cuando se levant en
el horizonte una nube de polvo que hizo renacer la
esperanza en los sitiados. Era el imperterrito ven-
cedor de Mosquitero y el vencido en La Puerta,
que al frente de 220 hombres acudia desde la Ca-
brera de Valencia en auxilio de la plaza. Protegido
en su entrada a las trincheras, por una vigorosa
salida que hizo Rivas atacando por la espalda al
enemigo que saliera a contener a Campo Elias, am-
bas fuerzas reunidas rechazaron un nuevo asal-
to que llev6 Morales, aunque A costa de grandes
p&rdidas. El jefe realista vidse obligado a levantar
el sitio, y perseguido en su retirada hacia el Cura,
perdid toda su artilleria.
Triunfante Rivas de Morales, march & los valleys
del Tuy en persecucifn del feroz Rosete al frente
de 800 hombres, y lo asalt6 -n el pueblo de Cha-
rayave, deshaciendolo completamente. No did cuar--





90 -

tel i los prisioneros. Desde Charayave, avanz6 ha1s-
ta el pueblo de la sabana de Ocumare, donde en-
contr6 desparramados en sus calls como tres-
cientos cadAveres insepultos de nifios, mujeres y
hombres sacrificados barbaramente por el feroz Ro-
sete. Sobre ellos jur6 Rivas venganza, y exterminio
de la raza espafiola. El famoso caudillo margaritefio
Juan Bautista Arismendi, que mandaba en Caracas
en ausencia de Rivas, hizo el mismo juramento.
Estos juramentos eran precursores de una de las
hecatombes mas sangrientas que recuerda la his-
toria.
III

Bolivar, que despues de ser proclamado dictator
habiase puesto en campafia, recibi6 en Puerto Ca-
hello I;t infausta noticia de la derrota de Campo
Eli;s en La Puerta. Una vez mas se ponia A prueba
la fortaleza de su alma en los contrastes. Traslad6-
se inmediatamente A Valencia, donde estableci6 su
cartel general, reconcentrando todos sus destaca-
mentos dispersos, sin levantar el sitio de Puerto
Cabello .a cargo de D'Eluyar con las tropas grana-
dinas, y llam6 A si el grueso de la division de Urda-
neta, quien qued6 en Barquisimeto con solo 700
hombres hacienda frente A la invasiOn del occiden-
te. En tan criticas circunstancias recibio una con-
sulta del comandante de la Guayra. "Que hago en
estos moments de peligro con la multitud de es-
patfoles que existen en las prisiones de esta plaza:
ellos son numerosos y la guarnici6n muy poca". Bo-
livar tom6 la pluma y contest en el acto: "Ordeno
que inmediatamente se pasen por las armas todos
los espafioles press en las b6vedas (de la Guayra)
y en el hospital, sin excepci6n alguna" (febrero 8).
Arismendi fue encargado de la tremenda ejecuci6n.
En las instrucciones que le di6 el dictador, preve-
niale empero: "con excepci6n de los espafioles que
tengan carta de naturalizaci6n". El feroz margarite-
fio exclam6 al leerla: "Este secretario del Liberta-
dor, es un burro: ha escrito con ex.epcion, en vez de
poner con iiclrsion,!"
Existian en alquella epoca como 1000 espa oles
pr:csos,-no prisioneros de guerra,-de los avecinda-
dos en la capital, que al tiempo de su ocupaci6n
por los independientes fueron .encerrados en las


,
"





- 91 -


carceles de la Guayra, y sobre quienes pesaba la
sentencia de muerte de Trujillo, por raz6n de su
origen, aun siendo ilidiferentes. Bolivar propuso en
varias ocasiones su calnje por un pequefio nmrne-
ro de prisioneros y press patriots que se halla-
ban en Puerto Cabello; pero Monteverde se habia
negado constantemente A ello. En la cabeza de es-
tos desgraciados iba A cumplirse el terrible decre-
to de guerra a muerte del dictador. Arismendi, con
un lujo de crueldad que espanta, lo cumpli6 como
fiel ejecutor y cormo verdugo.-Mand6 former con
los condenados una gran pira, en que deblan con-
sumirse sus cadaveres, y A que ellos pusieran fuego
con sus propias manos.-En seguida empez6 la
matanza: en Caracas y en la Guayra simultanea-
mente. Las victims eran extraldas en grupos de
los calabozos, como reses destinadas al matadero.
Al toque de degiiello de una corneta, los soldados
caian sobre ellos, y A bayoneta, hacha, sable, lan-
za, machete 6 pufial, eran sacrificad6s, y muertos
6 moribundos nrrojados A la hoguera.-Poca pI6vo-
ra se gast6 en la ejecuci6n.-Durante ocho dfas
consecutivos se mat6 asT sin misericordia en Cara-
cas y en la Guayra.-Asi perecieron ochocientos
sesenta y seis espafioles y canarios, entire ellos, se-
grn los mismos historiadores colombianos, "muchos
hombres buenos", que habTan amparado A los repu-
blicanos defendiendolos contra la crueldad de sus
compatriotas.-Esta hecatombe, una de las mis
sangrientas que recuerda la historic, ordenada en
virtud de una bIrbara ley de exterminio, puede rer
explicada por la seguridad, y la disculparia la nece-
sidad de veneer A todo trance; pero la conciencia In
condena como derecho y como hecho, y con raz6n
se ha dicho, que es "una mancha de lodo y sangre
on la historic de Venezuela". Como represalia, fue
el resultado de las matanzas que autoriz6 el de-
creto de guerra A muerte de Bolivar al abrir su
enmpafia reconquistadora, que dos cabezas de espa-
fioles pacificos degollados por sus guerrillas ini-
ciaron. La necesidad fu6 creada por la absurd,
teoria en clue se fundaba la guerra A muerte, que
como absurdo tenia necesarianlente que producer un
hecho brutalmente l6gico. Como medio de terror
y como. medio de victoria que pudiera justificarla,
no tuvo ni la sanciOn del 6xito: fu6 ceIusa de derro-
ta, la ensangrent6 infitilmente sin impedirla, y In hi-







zo mas tr&gica y dolorosa. Empero, manifestaci6n
de un alma fuerte, no fu6 acto de terocidad emana-
do de la naturaleza generosa de su ordenador, y csto
le absuelve ante la moral de la historic. Y debe Te-
petirse lo que en su descargo ha dicho un historia-
dor imparcial: "Poco tempo antes, iguales mons-
truosidades hablanse cometido en medio de la mis-
ma Europa, con su refinada civilizaci6n, entire los
pueblos del mediodia, en Espafia y el reino de NA-
poles. Los espafoles hablan engendrado en el
seno del obscurantismo, esta fuerza que se desenca-
denaba contra ellos. Segfn el c6digo natural de
todos les pueblos groseros, los criollos les aplicaban
la ley que ellos les ensefiaran como maestros, bus-
eando su salvaci6n en el mal, ya que no la encon-
traban en el bien. Al menos, Bolivar sinti6 la
necesidad de justificar ante el mundo este terrible
acto de represalias, mientras los espafioles ni si-
quiera pensaron en disculpar sus atrocidades."
Bolivar, s6lo contaba & la saz6n con 1500 infants
y 600 jinetes para hacer frente & la irrupci6n de
Boves con sus semibarbaras masas de Ilaneros,
indisciplinadas, pero resueltas & todo y cuatro veces
m&s numerosas. En campo abierto no podfan con-
trarrestarlas. Encerrarse en Caracas 6 permanecer
concentrado en Valencta, era entregar todo el pals
al enemigo. Su resoluci6n fu6 la mas prudent y
la mas valerosa. Asegurada la capital de un golpe
de mano, fortific6 a. Valencia, formando una flo-
tilla en su lago; atrincher6 el estrecho de Ca-
brera, y ocup6 Victoria (20 de marzo). De este
modo cubria todas las posiciones que constitulan
sus puntos de apoyo -n el terreno montafloso de
la cordillera del litoral; cerraba el camino que trala
Boves, ya restablecido de su herida, y mantenia
ablertas sus comunic4ciones por el flanco izquierdo
At la espera del ejWrcito de oriented que venTa en su
auxilio, mandado por Marifio en persona. La posi-
ci6n era estratglica.
Ia ciudad de Victoria se hall situada en el ame-
no valle de Aragua, rio que derrama sus aguab en
el lago Valencia por el oriented y en el mar por el
occidente, envolviendo los valles del Tuy inmediatos
& Caracas. A este punto convergen los caminos de
la costa y de los lanos bajos. Desde las altas co-
linas en que est& asentada la ciudad, se descubre
un vasto y pintoresco panorama de campifas cul-





-93 -

tivadas, dominado al norte por una eminencia la-
mada del Calvario, & cuyo pie hacia el oeste, se
desenvuelve una llanura en que se encuentra el in-
mediato pueblo de San Mateo. Aqul estableci6 el
Libertador su cuartel general. En el vhrtice de las
alturas que rodean esta posicl6n, encontr&base una
casa de propiedad de Bolivar, y hacia el oriented se
extendia la hacienda llamada del Ingenio, uno de
sus mas ricos feudos patrimoniales. Iba & combatir
"pro aris et focis". Hizo construir trincheras de-
fendidas por fuertes estacadas, para cortar el ca-
mino principal de Victoria, que atraviesa el pueblo
de San Mateo y se desenvuelve al pie de la casa
del Ingenio y del Calvario, y situ6 el parque en el
Ingenio. Por la primera vez iban a encontrarse
Bolivar y Boves frente A frente.


IV

.El 25 de f)brero aparecieron sobre las alturas
fronterizas de San Mateo las muchedumbres de Bo-
ves, compuestas de 5000 jinetes, precedidos por 2000
fusileros. Las avanzadas cambiaron los primeros
tiros rio. Aragua .por medio, replegAndose unos
y otros a sus reserves al anochecer. Al dia si-
guiente carg6 Boves sobre los atrincheramientos
con grande algazara. Morales atac6 la derecha de
las lines, donde estaba situada la casa de Bolivar,
y fu6 completamente rechazado. En la trinchera
del centro, donde mandaba Bolivar en persona, el
ataque dirigido por Boves, fue tan impetuoso como
tenaz la resistencia. Los fuegos de la infanteria
republican hicleron estragos en las filas contrarias.
Los enemigos cargaron entonces sobre el Calvario,
para flanquear la derecha de la linea apoderandose
de unas casas fronterizas desde las cuales abrieron
un fuego mortifero. El Libertador, hizo reforzar la
posici6n con tropas de reserve al mando del coronel
Manuel Villapol y Campo Ellas, ambos espafioles
de nacimiento, antiguo general el uno"de los pa-P
triotas en la Guayana en 1812, y el segundo, vence-
dor del Mosquitero y salvador de Victoria. Los dos
cayeron mortalmente heridos. El joven capit&n
Rafael Villapol, hijo de Venezuela, reemplaza A
su padre, restablece el combat, arroja al enemigo
de sus posleiones, y gravemente herido se replegO





!94 ---

al ainochecer al Calvario, mnnteniendo la posici6n.
al mismo tiempo que Boves, gravemente herido
t:unbien, er; conducido en brazos de sus soldados.
DoS horas y media habia durado el combat. El
campo estaba cubierto de cadAveres de una y otra
parte. Bolivar extendi6 y perfeccion6 sus defenses,
esperando un nuevo ataque. Morales tomin el man-
do del ejercito llanero en reemplazo de Boves, he-
rido.
Los realistas habian agotado sus municiones de
infanteria. Durante quince dias permanecieron en
inacciOn. El 11 de marzo repitieron el asalto, y fue-
ron otra vez rechazados. Boves, algfn tanto resta-
blecido de su herida, se puso de nuevo al frente de su
ejercito que lo recibi6 con grandes aclamaciones
(marzo 17). El 20, Boves atac6 por tercera vez las
lines. Los fuegos de la infanteria y de la artilleria
lepublicana. hicieron estragos en sus filas, obligin-
dolo A desistir de su intent por el moment.
Empefiado en arrebatar la posici6n, costase lo que
costase, combine un nuevo plan de ataque. Una
fuerte column de fusileros, tomaria por la espalda
los cerros en que se apoyaba la izquierda de las
lines, y descendiendo aceleradamente de las altu-
ras se apoderaria del Ingenio donde estaba estable-
cido el parque de Bolivar. Al mismo tiempo, 61 ata-
caria por el frente de la llanura de San Mateo con ei
grueso de sus fuerzas.
Al rayar el dia 25 de marzo, rompi6se simulti-
neamente el fuego en toda la linea. El ataque del
centro es vigorosamente resistido por Bolivar en
persona. En lo mas recio del combat aparece la
column flanqueadora de Boves sobre las alturas
,jue dominant el Ingenio, que custodiaban tan s61o
cincuent-i hombres, al mando del capitfn Antonio
Ricaurte, joven de veinte afios de edad, natural
de la villa Leiva en Nueva Granada. Perdido el
parque, estaba perdida la batalla. La expectativa
fu6 angustiosa. La column flanqueadora avanza
i paso de carga; Ilega A la casa del Ingenio, situa-
tla en lo alto del cerro, y dando alaridos de triunfo.
su cabeza penetra por sus puertas sin resistencin.
En aquel instant una estruendosa explosion hizo
estremecer el campo y los corazones. El parque se
habla incendiado: la casa habia desaparecido y
grani parte de la column al parecer triunfante
volaba pIr los aires. Ricnurte habia hecho volar





95 -


el depl)sito de municiones. Sin mnedios ni cspeIranza
de sostener la posici6n y comprendiendo que de el
dependia la, salvaci6n del ej4rcito republican, or-
den6 at su tropa evacuar el punto, y se pusiera en
salvo. El qued6 solo con una mecha en la mano,
Al penetrar el enemigo en el recinto del parque.
pone fuego al almacen de p61vora y vuela su alm;a
inmortal junto con los miembros despedazados de
los asaltantes. Despavoridos los restos del enemi-
go salvados de la explosion se ponen en precipitada
fuga. La victoria estaba ganada por un hombre
solo. Bolivar, al ver aparecer la column flanquea-
doLr por la espalda y desfilar la pequefia guarni-
cion del Ingenio en retirada, lo did todo por perdido
si el parque se perdla: mand6 desensillar su caba-
Hlo y proclam6 & sus soldados dici6ndoles, que "serif
el primero en morir entire sus filas". Para. honrar
aquel sublime sacrificio s6lo tuvo despues una frase
ret6rica sin poder olvidarse de sf mismo: ";.Que
hay de semejante en la historic & la. muerte de Ri-
caurte? Este suicidio para salver A la patria, ft I;
independencia y A mf, es digno de cantarse por un
ilustre genio como Alfieri!". Los sitiadores se reti-
rulron con una pdrdida de 800 hombres entire muer-
tos y heridos en la jornada. Los sitiados quedaronl
triunfantes dentro de suis lineas con una p4rdid;i
menor que la del enemigo en los diversos asaltos
Iue repelieron; pero por la retaguardia y el occi-
dente, amenazaba otra tempestad.
A la vez que atacaban las lineas de San Mateo.
Boves habia desprendido por el flanco derecho y
retaguardia de los sitiados una fuerte column al
mando del feroz Rosete, con el objeto de apoderarse
por segunda vez de los valles del Tuy y amagar la
capital. Rivas, que mandaba en la plaza, estaba
postrado en cama. Arismendi, su segundo, sali6 al
frente de una column de 800 hombres, compuesta
de la floor de la juventud de la ciudad, y fue batido
en la sabana de Ocumare, y todos sus soldados
lanceados y degollados (11 de marzo). Bolivar, que
tuvo anticipadamente noticias del movimiento de
Rosete, habla desprendido 300 hombres escogidos
en auxilio de Caracas al mando del comandante don
Mariano Montilla, nuevo personaje que vereinmo
nits adelante figurar en priimera Inea. Este oportn-
no iuxilio salv laI capital. Sobre esta hase. el ;ini-
moso Rivas fornio una nuev.a divisiOn de 90') honi-





96-

bres, se pone A su frente tendido en una camilla,
ataca A Rosete en Ocumare y lo hace pedazos (20 de
marzo). La poblaci6n de Caracas salvada, lo recibi6
en triunfo.
Los peligros se multiplicaban. Cajigal, situado
en Coro, y en posesi6n del cargo de capitan general,
habla formado una division de 1000 hombres com-
puesta de las reliquias del batall6n Granada y de
las tropas regulars corianas, las que al mando del
general Ceballos debian ponerse en campafia y
obrar en combinaci6n con el ej6rcito del Apure
mandado por Calzada despu6s de la muerte de
YAftez. Todo el occidente de la cordillera estaba,
como los llanos, pronunciado por los realistas, que
dominaban con sus guerrillas ambas zonas de la
cordillera occidental. Urdaneta, que al frente de
700 hombres habia quedado en Barquisimeto al
tiemnpo de reconcentrarse Bolivar en San Mateo,
fue batido y dispersado por Ceballos (9 de marzo).
El jefe patriota serepleg6 con sus restos A San Car-
los, donde fu6 sitiado por Calzada, vidndose obliga-
do despues de algunos recios combates a la defen-
siva, A evacuar la villa y retirarse A Valencia.
Desde este punto avis6 al Libertador, que el occi-
dente estaba perdido, y que esperaba ser atacado
de un moment A otro por las fuerzas reunidas de
Coro y del Apure. Bolivar le contest que defen-
diese la ciudad hasta morir, pues alli estaban depo-
sitados todos los elements de guerra de la repli-
blica, ordenandole A la vez que reforzase con 200
hombres A D'Eluyar en la line de Puerto Cabello,
A fin de impedir que los sitiados auxiliasen a Boves
con armas y municiones. Urdaneta qued6 s61o con
280 fusileros para defender a Valencia.
Reunidos en San Carlos Ceballos y Calzada, en
ndmero de 3000 hombres, se presentaron delante de
Valencia (29 de marzo) y le intimaron rendirse A
discreci6n. Urdaneta contest que se defenderia has-
ta la muerte, y se prepare & una vigorosa defense.
Al dia siguiente la ciudad fue embestida. Feliz-
mente los realistas no tenlan artilleria, y los repu-
blicanos pudieron resistir los diversos ataques que
les llev6 el enemigo durante cuatro dias; pero al
fin se vieron reducidos al recinto de las iiltimas
trincheras centrales, con el agua cortada y expues-
tos A perecer de sed. Urdaneta, en junta de oficia-
les, acord6, que en el caso de ser forzada la plaza,





97 -


la guarnici6n se replegaria al cuartel de artilleria,
incendiarfan las municiones y volarian todos, cum-
pliendo la orden del Libertador. ;El ejemplo de
Ricaurte inflamaba las almas!


V

Rechazado Boves en sus repetidos ata lues y quIe-
brado el nervio de sus tropas, limit6se A mantener
el sitio de las lines de San Mateo. Los llaneros,
fatigados y defraudados en sus esperanzas de botin,
empezaron A desertarse. Empero, la situaci6n de
Bolivar era desesperada. Hacia un mes que duraba
el sitio. Su ej&rcito estaba en esqueleto. Oprimido
a su frente por fuerzas superiores, su flanco y reta-
guardia por el norte estaba amenazado, y Valencia
era la filtima esperanza en occidente. S6lo podia
salvarlo el auxilio del ej&rcito de oriented. Este
avanzaba A marchas forzadas, en cuatro columns
de maniobra que sumaban 3500 hombres, barriendo
de enemigos los llanos A espalda de Boves. Este,
hizo entonces un lfitimo y desesperado esfuerzo
contra las lineas; pero fu6 rechazado una vez mAs,
y hubo de emprender su retirada (30 de marzo), con
el intent de atacar A Marifio antes de que penetra-
se A las tierras altas, cerrAndole al efecto la entrada
dE. La Plata. El general de oriented maniobr6 de
manera de penetrar en los valles de Aragua y si-
tuarse entire La Puerta y la villa del Cura, donde to-
m6 fuertes posiciones en el punto denominado de Bo-
ca Chica. Buscado alil por el enemigo, empefi6se la
batalla (31 de marzo). La fuerza de ambos ejercitos
estab4 equilibrada, preponderando.en ellos el arma de
caballeria. Despu6s de una refiida pelea A la defensi-
va, los independientes quedaron duefios del campo,
con s6lo la. prdida de 200 hombres entire muertos
y heridos. Boves, rechazado en su ataque, y ago-
tadas sus municiones, se retire en orden, sin ser
perseguido, dejando 500 cadAveres en el campo. La
jornada no fu6 decisive. Marifio se concentr6 en
Victoria. Bolivar, en el mismo dia de la batalla,
se puso en movimiento con su mutilado ej6rcito
en persecuci6n de Boves, que emprendi6 la march
hacia el norte con el objeto de incorporarse A Ce-
ballos. Reunidos en Valencia los cuerpos de ejerci-
to del Apure, los llanos bajos y de Coro, alcanzaban





98 -

A 6000 hombres. La plaza continuaba resistiendo
heroicamente. La escasez de municiones y el temor
de scr atacados por los ej6rcitos de Mariflo y Bo-
livar reunidos, les aconsej6 levantar el sitio (3 de
abril). Boves volvio a los llanos, a reunir sus dis-
persos y levantar nuevas tropas, siendo seguido
inuy luego por todos sus llaneros. Ceballos se re-
pleg6 a San Carlos, en busca de una nueva base
de operaciones en los llanos y A la espera de los
refuerzos que le traeria Boves. El mismo dia en
que se levantaba el sitio lleg6 Bolivar & Valencia.
El gran dep6sito de guerra de la repdblica estaba
salvado. Las tropas granadinas con D'Eluyar ha-
blan mantenido impert6rritas el cerco de Puerto
Cabello, sitiadas y sitiadoras a la vez. Una nueva
campafta iba & abrirse.
La reunion de los ej6rcitos de oriented y de oc-
cidente, no produjo los resultados que eran de es-
perarse, sea por falta de concerto 6 por falta de
plan. En vez de former una sola masa y aplastar
con ella al enemigo en retirada, Mariflo, de acuer-
do con Bolivar, se desprendi6 con un cuerpo de
ejercito de 2000 infants y 800 jinetes, compuesto
de orientales y occidentales, con el objeto de atacar
& Ceballos situado en San Carlos. El general de
oriented, que no tenia experiencia de la guerra ni
cabeza military, comprometi6 imprudentemente una
desordenada batalla paralela en la lanura del Ara-
do que se extiende frente A San Carlos, donde Ce-
ballos los esper6 con 2500 hombres. La lInea in-
dependiente fuu rota casi sin pelear, y la mayor
parte de sus cuerpos se dispersaron 6 huyeron, con
el general en jefe a la cabeza (abril 17). Afortu-
nadamente estaba allf Urdaneta, quien con 600 in-
fantes de occidente, se mantuvo firme en el cam-
po: reuni6se & una division de oriented mandada por
Bermfidez, restableci6 la linea de batalla al anoche-
cer, y emprendi6 la retirada hacia Valencia, sal-
vando toda la infanterla, sin dejar ningin trofeo
al enemigo. Ceballos, general de la antigua escuela
espafiola, ap&tico y lento en sus .movimientos, no
supo sacar partido de su ventaja, y se mantuvo
inm6vil en sus posiciones. La perdida de los pa-
triotas en este encuentro, fud pequefia.
Cajigal, que como queda dicho hablase posesiona-
do del cargo de capitan general, se puso en campa-
fia desde Coro, al frente de un fuerte division, con la






99 -

que se reuni6 a Ceballos en San Carlos, asumiendo
el mando en jefe, despues de hacer retroceder A
los destacamentos republicans que se habian ade-
lantado hasta Carora. Reconcentrados los ejerci-
tos beligerantes, el uno en San Carlos y el otro en
Valencia, ambos evolucionaron durante algunos
dfas, avanzando 6 retrocediendo, hasta que Cajigal
se situ6 en posiciones ventajosas, en actitud de pro-
vocar una nueva batalla defensive. Bolivar, refor-
zado con una column de 800 hombres, que desde
Caracas le llev6 el infatigable Rivas, tom6 decidi-
damente la ofensiva al frente de 3000 hombres. La
fuerza del enemigo era superior A la de los inde-
pendientes. La batalla se empefi6 en la Ilanura de
Carabobo, sitio que debia ser dos veces famoso.
Despues de algunas peripeclas, y alternatives cona-
tos de orden oblicuo por una y otra parte, la victo-
ria se declare por las armas del Libertador. La
tempestad de occidente estaba disipada por el mo-
mento. El enemigo dej6 en el campo 300 cadAveres,
su artilleria, 500 fusiles y sus banderas Mayoo 26).
Los republicans no tuvieron sino 12 muertos y
40 heridos.
Carabobo no fue, emperor una jornada decisive,
como tal vez pudo serlo. La Repfiblica de Venezuela
estaba destinada A sucumbir por segunda vez. La
catAstrofe estaba cercana. Bolivar habfa vencido
A las tropas regulars de Cajigal y Ceballos, pero no
habia vencido la insurrecci6n popular alimentada
por los nativos que acaudillaba el indomable Boves,
ni el espiritu de resistencia pasiva que ansiaba por
el descanso, en medio de la espantosa miseria que
afligia al pals. El Libertador, tan determinado
A veces, como Ceballos era tardfo en sus resolucio-
nes, y que como general no tenia cabeza estrategi-
ca, en vez de condensar sus masas y marchar atre-
vidamente A sofocar la reacci6n en los llanos con
probabilidades de exito aprovechando el prestigio
de su victoria, desprendi6 A Marifio con un cuerpo
de ejercito de 2300 hombres de las tres armas para
hacer frente a Boves, que avanzaba A la cabeza de
un numeroso ejsrcito de cuatro A cinco mil jine-
tes y 2000 A 3000 infants, bien pertrechado y
municionado con los recursos obtenidos en la Gua-
yana. Desparram6 el rest de sus fuerzas, hacien-
do que dos divisions, una de 700 infants al mando
de Urdaneta se dirigiese hacia el occidente, y otra






100 -

de 400 infants y 700 jinetes marchase en persecu-
ci6n de Cajigal y de Ceballos, alejandolas asi del
teatro de las operaciones donde estaba el verdadero
peligro. Esta operaci6n, segfn los historiadores,
ful criticada en su tiempo, hasta por los oficiales del
ejercito, que con tan errada direcci6n presintieron
la derrota. Afortunadamente, 6 desgraciadamente,
una de estas divisiones,-la mas numerosa de 1100
hombres,-se incorpor6 A Mariflo, quien tan impru-
dente y poco expert como siempre, al verse al
frente de 3400 hombres, resolvi6 esperar A Boves
en La Puerta, ignorando la fuerza que trala, pues
la opinion del pals estaba uniformada de tal modo,
que los republicans no podfan contar con un solo
habitante que les sirviese de espla 6 les diese noti-
cias de los movimientos del enemigo. Bolivar se
incorpor6 a Mariflo en La Puerta cuando ya no era
tiempo de retroceder. Boves cay6 sobre ellos como
un torrente, y en poco tiempo y con solo dos cargas
anonad6 de un golpe todo el ej6rcito republican,
pasando a cuchillo hasta A los que rendian las ar-
mas sin pelear (junio 14). Pocos se escaparon del
terrible desastre. Dos mil seiscientos cadaveres
de republicans quedaron tendidos en el campo,
segCn Boves, y segun otros, no menos de 1200. Los
oficiales patriots prisioneros, fueron ahorcados y
mutilados.
Bolivar huyo A Caracas. En vez de reunir sus
filtimas fuerzas organizadas, que dispersas se per-
dian irremediablemente, 6 replegarse con tiempo
hacia el oriented, orden6 al jefe de la plaza de Va-
lencia que se sostuviese hasta el uiltimo extreme, y
A D'Eluyar que mantuviese el sitio de Puerto Ca-
bello A todo trance. La estrechura de la Cabrera
en la zona fortificada, que defendia el camino de
Valencia, fu6 forzada, y todos sus defensores en
nTmero de 250 hombres pasados A cuchillo. Valen-
cia, despu6s de una valerosa resistencia, vi6se obli-
gada A capitular, y a pesar de la capitulaci6n solem-
nemente jurada por Boves, toda su guarnici6n y
parte de su poblaci6n, en nfmero de 450 indivi-
duos, fu6 barbaramente degollada 6 lanceada. D'Elu-
yar, encerrado en su posici6n y cerrada su reti-
rada por tierra, vi6se obligado A clavar su arti-
lleria, y afortunadamente pudo salvarse con su
tropa en la escuadrilla que bloqueaba & Puerto Ca-
bello. Urdaneta qued6 interceptado al occidente




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs