• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Don Ezequiel Uricoechea
 Ezequiel Uricoechea: Antiguedades...
 Capitulo I. Etnologia de las...
 Capitulo II. Continuacion...
 Capitulo III. Continuacion de los...
 Capitulo IV. Continuacion de los...
 Capitulo V. Etnologia de los...
 Capitulo VI. La escultura...
 Capitulo VII. Sobre los tunjos...
 Capitulo VIII. Uso de los...
 Capitulo IX
 Notas
 Appendice
 Biografia arqueologica de...
 Index






Group Title: Biblioteca aldeana de Colombia. Ciencias y educación. no. 45
Title: Antigüedades neogranadinas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078544/00001
 Material Information
Title: Antigüedades neogranadinas
Series Title: Biblioteca aldeana de Colombia.|Ciencias y educación
Physical Description: 1 p. l., <5>-198 p., 1 l. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Uricoechea, Ezequiel, 1834-1880
Simón, Pedro, b. 1565
Publisher: Editorial Minerva, s. a.
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1936]
 Subjects
Subject: Chibcha Indians   ( lcsh )
Antiquities -- Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Biografía i.e. bibliografía arqueológica de América": p. 195-198.
Statement of Responsibility: por Ezequiel Uricoechea.
General Note: First published, Berlin, 1854, with title: Memorias sobre las antigüedades neo-granadinas.
General Note: "Apéndice. Tres capítulos de la tercera noticia de la segunda parte de las Noticias historiales de tierra firme en el Nuevo reyno de Granada, por Pedro Simon. Año 1624": p. 169-194.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078544
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000226129
oclc - 29042710
notis - AAZ3394

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Don Ezequiel Uricoechea
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Ezequiel Uricoechea: Antiguedades biblioteca aldeana de Colombia
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Capitulo I. Etnologia de las Chibchas
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Capitulo II. Continuacion del anterior
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Capitulo III. Continuacion de los anteriores
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Capitulo IV. Continuacion de los anteriores
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Capitulo V. Etnologia de los armas
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Capitulo VI. La escultura en America
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Capitulo VII. Sobre los tunjos de oro
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Capitulo VIII. Uso de los tunjos
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Capitulo IX
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Notas
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Appendice
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Biografia arqueologica de America
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Index
        Page 199
Full Text
R











vc"
D,


f'
INC;~iri-.fr


s.. POR




-. EZEQUtEL L UR!CO5CHEA


W fN. r4


~.TI-



2i'-


__




-T'


-~

--





Iw,

~' ''
c~3~-
~~s
r. yr~L
~;:s:


r,
I
---
I~ '-~' -
L~


P~-~

Fg_' ..
4 ." '



~~~r; .t:

''f '

-1




+ --~'`


--

-
-,
--
;3'
'







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA




Antigledades Neogranadinas
POR
EZEQUIEL URICOECHEA
37- 4 !-











SELECTION SAMPER ORTEGA DE
LITERATURE COLOMBIANA


PUBLICACIONES DEL MINISTERIO
DE EDUCATION NATIONAL.


Editorial Minerva, S. A.
BOGOTA-COLON=&A.


-~


*P~

















DON EZEQUIEL URICOBCHEA (1)

Don Ezequiel Uricoechea es una figure cientifica
eminente, cuyas obras, tan modestas en la extension
material, representan hitos de gran prestancia pa-
ra las ciencias naturales y la lingiistica de Co-
lombia.
Nacido en Bogota el 10 de abril de 1834, hizo el
doctor Uricoechea sus studios profesionales en los
Estados Unidos y en Alemania, donde obtuvo los
grados de doctor en medicine y filosofia en las
universidades de Yale y de Gotinga, respectivamen-
te. A estos titulos agreg6 los de miembro de various

(1) En la present edici6n de las Antigfiedades Neograna-
dinas, hemos suprimido las referencias a las IAminas que
acompaharon Ia primer, y que no hemos reproducido, asf
por tratarse do meros dibujos que hoy ya no tendrian n va-
lor riguroamente cientifico, cuanto porque la part del tre-
bajo de Uricoechea, que nos ha parecido interesante para la
present selecci6n de literature, es la narrative de costumbres
indgenas Creemos necesaria esta advertencia, a fin de evi
tar que este volume se tome cmo base para traajos arqueo-
Idgioos: quien tal bas desee, debe consultar la pr*mera a-.
c6n y no dsta.









SIMIOTECA ALDEANA DE COLOMmA


Institutes cientificos de Berlin, Viena y Paris, y el
de correspondiente de la Academia Colombiana. Ape-
nas once afios, los de su infancia apart, estuvo el
doctor Uricoechea en su patria, pues el resto de sus
dias lo dedic6 a viajar por Europa y Oriente y a la
ensefianza en la Universidad de Bruselas, donde le
adjudicaron por concurso la catedra de arabe. Du-
rante su permanencia en Colombia estableci6 la So-
ciedad de Naturalistas Colombianos y dio a luz trees
entregas del anuario intitulado "Contribuci6n de
Colombia a las ciencias y a las artes". Por entonceo
abrigaba la idea de coleccionar e imprimir los es-
critos acerca de las minas de los Andes, sobre las
cuales no existian -ni existen ain-estudios orde-
nados y continues; s61o algunos extranjeros habiax
publicado monografias mis o menos importantes,
entire ellos D'Elhuyart, Humboldt, Boussingault,
Degenhard, Von Buch, Reiss y Stuebel, que luego
.omplementaron los profesores Hettner, Bergs, Sti-
lie, Simonds, Scheibe y Lleras Codazzi, entire otros;
pero todavia esta por realizarse el pensamiento de
Uricoechea, tanto en lo que respect a la reuni6n de
tales studios, cuanto a la pesquisa met6dica ddl
terreno.
Las ciencias naturales habfan nacido aqui parx
el interns pdblico con la ruidosa dispute que sostu-
yieron en 1776 ante el virrey de Santaf6, primero, y
despues en Espafia, don Jos6 Celestino Mutis y doa








EZEQUIEL- URICOECHEA: ANnTIGEDADES


SebastiAn L6pez Ruiz, quien pretendia el titulo de
descubridor de las quinas del Nuevo Reino. Seis afios
adelante iniciAbanse a 6rdenes del ilustre Mutis los
trabajos de la Expedici6n Botanica, donde brillaron
nombres de neogranadinos a quienes la historic de la
ciencia national es deudora de aportes originales:
Eloy Valenzuela, que enriqueci6 la mineralogia con
el descubrimiento de las minas de alumbre de Gir6n,
y la botAnica, con su rizoea y algunas nuevas mal-
vAceas; Jorge Tadeo Lozano, primer investigator
de la fauna cundinamarquesa; Caldas, el mas valio-
so de todos, y para cuya gloria bastarian las nor-
mas para fijar las alturas por la temperature del
agua en ebullici6n -que incautamente confiara a
Humboldt-, o su studio sobre el influjo del clima
en los series organizados; esto sin contar a otros co-
laboradores del "Semanario", si no originales, no
menos entusiastas.
Toc6 servir como de puente, entire los nmrtires de
1816 y los estudiosos posteriores a la desmembra-
ci6n de Colombia, a Francisco Javier Matiz, co-
descubridor de las propiedades alexit6reo del gua-
co. Cierto es que Bolivar se habia preocupado por
estimular el cultivo de las ciencias, contratando en
1823, por conduct de Zea, al mineralogista Maria-
no Eduardo de Rivero, al quimico Juan Bautista
Boussingault, al anatomista Francisco Raulin, al
so6logo Justino Maria Goudot y a Jaime Bourdon,








BIBLIOTECA ALDHANA D& COLOMBIA


como expert para organizer el museo; pero esta
misi6n result menos fructuosa de lo que era de es-
perarse, porque ni los tiempos fueron favorable al
studio ni el gobierno puso empefio en establecer la
escuela y el museo dentro de las normas que habia
planeado Zea con los viajeros en Europa.
Del impulse que recibieron los studios de la na-
turaleza con esa visit, alcanzaron a desprenderse,
sin embargo, exploraciones posteriores, como la de
los monumentos indigenas de San Agustin y de las
plants y animals del mismo lugar, verificada por
Francisco Javier Matiz y el doctor Juan Maria Ces-
pedes, quien hizo lufgo nuevos e interesantes reco-
nocimientos por el Op6n, en 1837, con don Jos6 Ma-
ria Ortiz, y pudo recoger preciosos minerales y aun
fijar dos nuevos generos botAnicos, que todavia no
estan incorporados en los catdlogos sobre la ma-
teria.
Pero el coronel Joaquin Acosta es acaso el mis
notable naturalist de la Nueva Granada, por haber
adquirido en el exterior una base rigurosamente
cientifica: presentado por Humboldt, huesped de los
Acostas durante sus viajes a Nueva Granada, tuvo
en Francia largo trato con Laplace, Jussieu, Poisson,
Gay-Lusac, Arag6, Duhamel, Ampere y muchos
otros astr6nomos, quimicos, fisicos y botinicos de
renombre universal; de los tres iltimos fue disci-
pulo, asi como de Bertrand y Thenard. Acosta ha-









EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


bia tenido ademAs una excerente practice come
miembro de la comisi6n presidida por el coronel
Puissant, a la saz6n encargado del levantamiento
del mapa de Francia en las regions del Sena y Oise.
En Londres tambien hizo Acosta buenas amistades,
porque perteneci6 a la Sociedad de Astronomia de
aquella metr6poli, y alli mismo fue nombrado-des.
pubs de su segundo viaje a Europa- miembro ho-
norario de la Sociedad de Geografia. En ese segundo
viaje, y con el objeto de estudiar un buen modelo pa-
ra examiner a su regreso el terreno calizo andino,
comprendido entire el Socorro y Tena, Muzo y Ville-
ta, verific6 una excursion geo!6gica a Avifi6n, en
compafiia de los ge6logos franceses Rouville y Du-
mas y del polaco Itoberki. De retorno en Nueva
Granada, remiti6 a Boussingault, a pedido de 6ste,
una memorial sobre la superficie de las parties ver-
des de las hojas de algunas plants americanas, pa-
ra ayudar al gran sabio francs en las observacio-
nes que, por este medio, estaba adelantando respect
de la flora europea. La ciencia de ultramar se in-
teresaba entonces vivamente en nuestras cosas:
prueba de ello es que el gran Jomard le pedia a
Acosta, en 1850, que se aplicase al-estudio de las an-
tigiiedades neogranadinas, a las que poco despu6s se
aplic6 el doctor Uricoechea.
Acosta habia intimado en Paris con un italiano
eminente que visit aquella ciudad para imprimir alli








BIBLIOTLFCA ALDEANA DE COLOMB3A


su Geografia de Venezuela, y quien, como los neo-
granadinos, frecuentaba a Humboldt y a Arago. Na-
da tiene, pues, de extrafio, que a instancias de Acos-
ta el general Mosquera hubiese hecho a Codazzi pro-
puestas que al cart6grafo de Lugo resultaron- hala-
gadoras, porque la vida se le habia vuelto dificil en
Venezuela desde los sucesos politicos emanados de
la clausura del congress por Monagas y el alzamien-
to de Paez.
A su Ilegada a nuestro suelo, Agustin Codazzi se
encarg6 de inspeccionar el Colegio Militar, de re-
ciente fundaci6n, y al rayar el afio de 1850 empren-
dia el primer viaje de mensura al frente de la c6le-
bre Comisi6n Corogrifica, integrada por l6, por Car-
melo FernAndez, venezolano reemplazado adelante
por Enrique Price, y por Manuel Ancizar, Jos6 Tria-
na y Francisco Javier Matiz.
De los cientificos contratados por Zea casi treinta
afios atras, no habian quedado huellas en BogotA,
no obstante que en ella permanecia adn, bien que
separado de toda actividad mental, Jaime Bourdon.
Mas tampoco faltaba ambiente en absolute, gracias
a la presencia de algunos extranjeros del estilo de
los matenmticos don Estanislao Zawadzky y don Mi-
guel Bracho y de naturalistas y quimicos como don
Jose Eboli y don Juan Levy, sin contar a los neo-
granadinos Acosta, Ancizar y Triana; este uiltimo,
entonces muy joven, habia formado ya la colecci6n








EZ=QUIEL UHICOECHEA: ANTIGt3EDADES


de plants que despues se dedic6 a clasificar en
Paris.
Con tal grupo se conecta ese otro que naci6 de
.Uricoechea, es decir, el de la Sociedad de Naturalis-
tas Colombianos, que 61 fund, antecesora de la So-
ciedad de Medicina y Ciencias Naturales, estableci-
da en 1875, y de la Sociedad Polit6cnica de Colom-
bia, que es tres afios ulterior.
Durante sus viajes por Europa y los Estados Uni-
dos entire 1851 y 1857, el doctor Uricoechea contra-
jo amistad con el erudito editor londinense Nicolas
Triibner, librero de sangre germana que por haber
servido de joven en la casa Longman, donde se reu-
nian los mis conocidos escritores europeos, se afi-
cion6 al cultivo de la lingiistica y debi6 de intere-
sarse en el trato de los pocos americanos estudiosos
que iban a'visitarle en busca de orientaciones y de
libros, porque Triibner editaba por entonces el
"American and Oriental literary record" y la "Bio-
graphical Guide to American Literature", y traba-
jaba en su "Biblioteca glottica", donde se mencio-
nan obras escritas en 282 dialectos de los 2.000 que
calcula HervAs como existentes en America con an-
terioridad al descubrimiento.
Se explica asi que hallindose Uricoechea al fren-
te de su catedra de quimica y mineralogia en el Co-
legio Mayor de Nuestra Sefiora del Rosario de Bo-
gota, en 1860, hubiera publicado en Londres, a ins-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMMBA


tancias del citado librero, los apuntes que habia ido
acumulando para estudiar la geografia de Colombia.
Es de presumirse que un librero tan experimentado
como Triibner completaria las indicaciones que, para
su trabajo, diera a nuestro compatriot el director
del Observatorio Astron6mico de Bruselas.
La edici6n de la obrilla, que apenas llega a 215 pi-
ginas, tom6 dos afios largos, debido a la lentitud de
comunicaciones de entonces y a que las nuevas fae-
nas del doctor Uricoechea en Colombia lo aparta-
ban de su rica biblioteca americana, en la cual te-
nia, seg6n propia confesi6n, various centenares de
mapas. Pero no obstante su poco volume, la "Ma-
poteca Colombiana" es un inventario esencial de las
mis interesantes piezas relatives a America, y estA
hecha con tanto escrdpulo, que su autor nos advier-
te no serle possible garantizar la exactitud de las
medidas de ellas "porque el papel varia much en
sus dimensions, segin el estado de la atm6sfera".
De grandisima utilidad fue para Uricoechea el
acceso al establecimiento de cartas geogrMficas que
don Guillermo Vandermaelen tenia en Bruselas, y
que era el mas important entonces en Europa, pues
Vandermaelen le habia consagrado toda su fortune,
que era cuantiosa, y su extraordinaria actividad.
Aunque la "Mapoteca Colombiana" no es una car-
tografia comparada, pues su autor tropezaba para
elo con el escollo de hallarse, como 61 mismo lo afir-









EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES 13

ma lamentAndose, sepultado en el fondo de los An-
des, sin medios para adelantar ninguna investiga-
ci6n seria, del cotejo de las 2.000 piezas que regis-
tra, partiendo del mapa de Juan de la Cosa, dedujo,
ayudado de sus conocimientos geol6gicos, interesan-
tes observaciones respect de la discrepancia de
unas cartas con otras y de las mutaciones sufridas
por las costas y rios del continent. Mas, por desgra-
cia para el nombre cientifico de America, aquellas
observaciones -prometidas en la introducci6n a la
"Mapoteca"- no fueron nunca publicadas.
La "Gramatica, vocabulario, catecismo y confe-
sonario de la lengua chibcha, seg(n antiguos ma-
nuscritos an6nimos e ineditos" (Paris, 1871), es el
primer volume de una series de lingiistica ameri-
cana, y lo linico denso que nos resta sobre el len-
guaje de nuestros antecesores en la posesi6n de la
Sabana de Bogota, esa numerosa naci6n que habi-
taba entire Sogamoso y Sumapaz, Fusagasuga y los
Llanos, amedrentada por los caquesios, achaguas y
tames, los muzos y los panches, los guanes y los ca-
landaimas. Este lenguaje, contra la creencia vulgar,
se ramificaba en dialectos como el duit, de Duitama,
del cual present el senior Uricoechea una muestra
comparada con el chibcha, o como el tunebo, si he-
mos de atenernos a Cassani.
Don Miguel Triana, en su libro "La Civilizaci6n
Chibcha", utiliza ampliamente el studio de Uricoe-








BIBLIOTECA ALDEANA DR COLOIMBA


chea sobre la teogonia y costumbres moscas en que
fste, en el pr6logo de su gramitica, se extendi6 en
forma que sorprende por el minucioso conocimiento
de fuentes que s61o despu6s de muerto Uricoechea
han circulado impresas.
En 1619 habia visto la luz en Madrid una "Gra-
matica general del Nuevo Reino Ilamado Mosca", de
Fray Bernardo de Lugo, catedrAtico de la material
en el convento del Rosario de Santafe; pero el voca-
bulario correspondiente, que habia permanecido
inedito, es el mismo que, en opini6n de G6mez Res-
trepo, sirve de base al trabajo de Uricoechea. Este,
en efecto, habla de haber utilizado tres manuscritos,
posteriores a la gramitica de Lugo, la que por cier-
to consider poco digna de fe por el cmulo de erro-
res tipogrificos de que esti plagada, y piensa gue
dos de tales manuscritos pueden ser copias del ori-
ginal del Padre Lugo. Queda, sin embargo, la inc6g-
nita del origen del tercero, que acaso fuera parte de
los extraviados trabajos del Padre Dadey, misione-
ro en los Llanos y professor de lengua chibcha por
mis de 40 afios en Santafe, cuando no de los carta-
pacios, cuyo paradero se ignora, que declara haber
tenido en sus manos el can6nigo Duquesne, autor de
una interpretaci6n del calendario chibcha. La gra-
mitica del senior Uricoechea justifica, pues, el jui-
cio -citado por Lleras- del Conde de la Vifiaza,
quien opina que "este trabajo es uno de los mAs no-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


tables que, sobre determinada lengua americana, se
han escrito en estos modernos tiempos".
En 1872 public Uricoechea en Madrid un peque-
fio folleto de 52 pAginas, intitulado "El alfabeto fo-
netico de la lengua castellana", que dio base al ya
citado Conde de la Vifiaza para considerar a su au-
tor como "uno de los americanos mAs ilustres de es-
te siglo, por su varia y general cultural, y sobre to-
do, por su gran competencia y saber linguiistico."
La grande experiencia que el poligloto colombia-
no habia adquirido en el aprendizaje de lenguas ex-
trafias, hizole comprender que la dificultad cardi-
nal con que tropezaba el extranjero para el studio
de la castellana era la deficiente representaci6n
grafica de los elements constitutivos de las pala-
bras, o sea de las articulaciones definidas y diversas
necesarias a cada emisi6n de la voz. No admitia
61 las clasificaciones establecidas por los gramAticos
para las letras en fuertes y debiles, acentuadas o
sordas, porque pensaba que entire una y otra vocal
de las nu6stras existe toda una escala de sonidos
mixtos, cuya variedad demostr6 con lista de pala-
bras que tienen las mismas letras pero distintos
acentos, para deducir que en el castellano, como en
el Arabe y en las lenguas clAsicas, deberian estable-
cerse en lo escrito los diversos matices de tono, tim-
Lre, cantidad e intensidad, atendiendo mAs a la fp-
netica que a la ortografia etimol6gica, como que el








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


verdadero objeto de la ortografia debiera ser inica-
mente el de representar los sonidos.
El erudito neogranadino apoy6 sus ideas en una
exploraci6n de los clasicos, para fijar, tendiendo a
la fonetica, diferentes alfabetos, que hace arrancar
de Nebrija en 1517 y lleva hasta 1870. El cuadro de
signos nuevos que el doctor Uricoechea propuso en
consecuencia, si es verdad que result impractica-
ble, lo acredita como sutil y original investigator y
demuestra hasta que punto dominaba la material.
Tan pequefio tratado es, sin duda, una de las pro-
ducciones que mAs pesan en la historic de la fono-
logia neolatina.
Dos afios antes de su muerte, ocurrida en Bei-
rut en 1880, dio a las prensas del Maisonneuve y
Compafia, en Paris, un vocabulario pAez-castellano,
con catecismo, nociones gramaticales y dos pliticas,
conforme a lo que escribi6 el cura de Talaga, don
Eugenio del Castillo y Orosco, corregido y adicio-
nado por el propio doctor Uricoechea, y con un vo-
cabulario castellano-pAez de su cosecha.
AdemAs de su valor filol6gico, tiene esta obra el
de revelarnos la vasta erudici6n del senior Uricoe-
chea en mitologia de los paises orientales, en len-
guaraces o experts en dialectos indigenas y en geo-
grafia precolombina; ello sin contar harto curiosas
referencias a las costumbres de las pieces, cuyos
dominios delimita 61 por la desembocadura del rio








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


Yaguara en el Magdalena y el nevado del Huila al
Norte, el Valle del Cauca al Occidente, la cresta de
la cordillera Central entire Calibio y la quebrada de
Yaquilpa, al Sur, y el rio Magdalena, aguas abajo,
hasta la boca del Yaguara, por el Oriente.
Dej6 el doctor Uricoechea una preciosa colecci6n
de rocas y minerales que su fanilia regal al go-
bierno y que don Ricardo LIeras, siguiendo el pen-
samiento del coleccionista, aunque adoptando la no-
menclatura univoca, reclasific6 en diez secciones, a
saber: rocas masivas (o no estratificadas), esquis-
tos cristalinos, rocas sedimentarias en orden de su-
cesi6n geol6gica, gemas, minerales alcalinos, terro-
sos, litordes, metilicos y de origen organico, y mi-
neralizadores.
Dej6 tambi4n, pero se ignora su paradero, un vo-
cabulario de ciencias naturales, del cual tenemos no-
ticia por una carta del propio Uricoechea a don Ru-
fino J. Cuervo.
La muerte del doctor Uricoechea fue comenta-
da en revistas y peri6dicos cientificos europeos. En
los de su patria no hemos podido encontrar sino la
noticia, con unas pocas frases, mis amables para su
familiar que para 61. Su biografia, si se descuentan
los apuntes que le ha consagrado otro grande ap6s-
tol de la ciencia en Colombia, Ricardo Lleras Co-,
dazzi, todavia no se haescrito.
Antiguedades-2








18 BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA

Sin embargo, algin dia volveremos los ojos al pa-
sado glorioso en que supimos interesarnos por la
naturaleza y por la lengua, y entonces vendra quien
diga lo much que valia el modesto sabio colombia-
no cuyo centenario pas6 inadvertido en su patria.













Antigiiedades Neogranadinas
POR
EZEQUIEL URICOECHEA















La civilizaci6n de un pueblo es, en los ana-
les de su historic, la parte que mas nos intere-
sa, especialmente si 61 no ha alcanzado aquel
grado que nosotros creemos poseer, o bien, si
ayudado por sus talents naturales, superAn-
donos, nos da un rayo de luz intellectual que
nos guia y refleja siempre a quien le dej6. Mu-
cha fue la conmoci6n que produjo el descubri-
miento de America y grande el interns que uni-
versalmente se tom6 por este Continente y sus
habitantes. Habian, sin embargo, Ilegado ya los
europeos a un grado tal de adelanto, que, al
menos, la mayor parte de las naciones ameri-
canas ni aun habian sofiado, y asi fue, debido
a esta inferioridad, que se descuid6 much el
studio a fondo de estas gentes, dejandonos a
los sucesores en las tinieblas, expuestos a en-
callar en nuestras investigaciones, a s61o hallar
conjeturas y talvez nunca resolver bien la cues-
ti6n.








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


La vida social, la privada, los ritos y cultos,
el comercio, en una palabra, los usos y costum-
bres son los indices que nos marcan el grado
de civilizaci6n intellectual y material de un
pueblo. Un agent poderoso ademas tenemos,
que, dichosos si lo hallamos, puede guiarnos
en nuestras investigaciones y hacernos Ilegar a
conocer el estado de cultural de un pueblo, de
la manera mas fija y evidence. Las bellas artes,
hijas de lo ideal del hombre, compafteras de
sus gustos refinados y de cierto lujo, que nun-
ca es de barbaros, nos estan evidentemente mos-
trando a qu6 grado de perfecci6n llegaron los
que a ellas se dedicaron y las naciones entire
las cuales florecieron; nos representan tambi6n
el gusto de los pueblos, la idea que ellos posefan
de lo bello y refinado. En los monumentos que
las bellas artes en diversos tiempos produce,
tenemos ademas una historic verdadera e in-
destructible, guia fija y seguro consejero en
nuestras investigaciones.
d Qu seria de la historic de Egipto hoy en
dia si sus habitantes no hubiesen sido artis-
tas? Este es un ejemplo para que nosotros








EZEQUIEL URICOECHEA: A7TI7GUDADES


aprovechemos las artes americanas; y si los sa-
bios europeos han coronado de la manera mis
feliz y honrosa sus investigaciones sobre las
antigtiedades egipcias, c por qu6 no podremos
nosotros tambi6n tratar de llenar los blancos
en la historic de los pueblos de Am6rica estu-
diando las suyas?
Si veneramos a los Incas y el imperio perua-
no por su sabidurfa y adelanto, obligannos a
ello los grandiosos monumentos que de ellos
encontramos, restos de un pasado brillo y ta-
blas en las cuales los pueblos escriben una eter-
na historic. Los monumentos artfsticos de los
peruanos nos dan una idea muy honrosa de es-
tos pueblos y con placer encontramos que su
gobierno civil, sus usos y costumbres, su ca-
racter, el conjunto, en fin, en nada desdice
nuestra bien fundada creencia.
Cuando admiramos al mejicano y al azteca
en sus monumentos de escultura y arquitectu-
ra, se une siempre a nuestro juicio el de un
pueblo inteligente y laborioso, cuyos talents
hacen honor a quienquiera que los posea; cu-
yos monumentos y restos artisticos, al vivo nos
estAn diciendo qu6 grado de perfecci6n inte-







BIBLIOTECA AWDEANA DE COLOMBIA


lectual podemos presumirles y cuAl el que ha-
bian alcanzado.
Si en el Yucatan y Nicaragua encontramos
exquisitas esculturas en piedra, que se hacen
respetar de naciones cultas y cuya investiga-
ci6n ha sido el objeto de hombres eruditos, no
debemos menos tratar de buscar un indice tal
para solver la cuesti6n con respect a los pri-
meros habitantes de nuestro suelo patrio.
Si tanto placer nos causa el contemplar los
monumentos del antiguo Continente, nos re-
creamos en los egipcios, admiramos lo gran-
dioso de los romanos, juzgando, a la par, por
ellos de quien los produjo; y si, en una palabra,
vemos grandes y sapientisimos vol6menes es-
critos sobre dichas antigtiedades, 6por qu6 no
hemos de tratar las de nuestros pauses de una
manera semejante? Si las sometemos a nues-
tras investigaciones, llegaremos, talvez, a re-
sultados que mAs que nunca harAn palpitar
nuestro coraz6n de gozo, al encontrar en vez
de series imb6ciles, hombres instruidos; en vez
de estupidez, inteligencia.
El yugo servil es mas duro cuanto quien lo







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


sufre, habiendose granjeado un grado mayor de
libertad moral, es mis susceptible e intellectual.
Nuestros indios, los Chibchas, sucumbieron al
poder infernal de este, sin dejar otro rastro de
su existencia que, en su muerte, el mas pode-
roso monument de un adelanto intellectual que
nosotros mismos no podemos juzgar y que en
nuestra ceguedad sin duda menoscabamos,
pues, ignordndolo, a ello nos vemos obligados.
Si hoy en dia lamentamos la perdida de los
hombres ilustres que entire nosotros brillaban
y que en 1816 fueron vfctimas de la cuchilla
desp6tica, no vemos en 6ste sino el segundo ac-
to, el reflejo de aquel que aflos atras bravos ha-
bitantes de las planicies de Bogota e inmedia-
ciones, tuvieron que sufrir de manos no me-
nos barbaras: queda sin embargo el consuelo
que fue dirigida por mejores sentimientos y no
por la malicia, el odio y el rencor.
De las primitivas naciones americanas, si-
guiendo las ideas de los primeros cronistas, no
se ha podido desunir la idea de barbarie. En
aquellos tiempos dados los hombres al bigotis-
mo y siendo los escritores, por lo regular,







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


miembros de alguna sociedad religiosa, no po-
dfan ver en gentes que no tenfan su misma
creencia sino series inaptos y envilecidos. Cali-
ficabanlos de bArbaros, sin ver sus instituciones
civiles y el regimen ordenado de su gobierno
stable y leyes sabias a la vez. Mds de una ten-
dremos ocasi6n de cambiar las ideas que otros
nos dieron de estas naciones, de tomar la plu-
ma y campear contra preocupaciones que ya
por trescientos afios esparcidas, no son un
enemigo poderoso pero en ninguna manera
inconquistable, siendo la bandera de la justicia
la que defendemos y nuestro estimulo el amor
natural de la humanidad. Entre otros, Ulloa,
Paw y Robertson, han sido, seg6n d'Orbig-
ny (1), los que han sido llevados de su delirio
barbArico al iltimo extreme, y muy acertada-
mente pregunta el mismo autor, qu6 idea se
tendria de Europa si s61o se visitasen los peque-
fios pueblecillos; que de Francia si s61o se vie-
sen los paisanos de la Baja Bretaiia? Cuando
tratamos de la civilizaci6n americana, no debe-
mos juzgar 6sta por la de los grupos o pueblos
(1) "L'homme amrnicain", p. 81.







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


monAdicos que se encontraban en las selvas, pe-
ro si por la que habian alcanzado los moradores
de M6jico, Cuzco y Bogota. No queremos con
esto menoscabar de modo alguno el m6rito de
autores a quienes tanto se debe; s6lo si evitar
errors. Los escritores modernos han sabido
desprenderse de estas nociones afiejas, y con
gran placer debemos citar aquf los nombres de
d'Orbigny, Tschudi y Rivero, quienes despu6s
de haber vivido entire los pueblos americanos
por muchos afios, con maestria honrosa nos dan
ideas imparciales
De las otras parties de Am6rica ha habido
quienes con laudables escritos hayan hecho co-
nocer sus antigiiedades. Desgraciadamente de
la nudstra aun faltan hasta pequefias memories,
y no tenemos sino que, desconsolados, Ilorar
la p6rdida de hombres que un dia pudieron ha-
ber hecho inmortales sus nombres y con ellos
las obras de los indios y los monumentos que la
ignorancia, el bigotismo, la envidia talvez, des-
truy6.
De la naci6n Chibcha o Muisca poseemos
various escritos de sumo inter6s para nosotros







BULIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


y que forman la base de todo lo que acerca de
ellos sabemos. De sus obras y monumentos ar-
tfsticos poseemos desgraciadamente muy pocas
noticias para hacer despreciable aun la mas mi-
nima de ellas; y lo mismno podemos decir, y aun
con mas raz6n, del resto de las naciones que
antiguamente habitaban la Nueva Granada,
pues, en general, de las artes de estos pueblos
se sabe muy poco o por mejor decir, casi nada.
El senior Velez Barrientos, con un celo digno
de un neogranadino, ha coronado sus investi-
gaciones con un descubrimiento no menos inte-
resante que inesperado, probando con 61 los co-
nocimientos adelantados que nuestros indios
poseian de la arquitectura, y en lo grandiose de
la obra su buen gusto. Recordamos aquf las
ruinas de un antiguo temple, cuyas grandes co-
lumnas 61 encontr6 en la provincia de Tunja,
muchas en sus puestos, pero otras que iban
rodando en pedazos y fuera de su lugar, ce-
diendo ya al impulso de los afios y a la descom-
posici6n de la material como tambi6n a la mano
destructora del hombre ignorant. Este des-
cubrimiento no ha muchos aflos se hizo publico







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


y ha sido el primer paso, a nuestro saber, que
se ha dado sobre esta material y que siempre
recordaremos con placer, haci6ndose el autor
acreedor a una gratitud de nuestra parte que
mAs que gustosos le concedemos.
Los laboreos de oro de los indios fueron los
que primero llamaron la atenci6n, un tanto por
el arte con que ellos estaban ejecutados, pero
much mis por el material de que se compo-
nian. Parece que no ha habido naci6n alguna
que poseyendo el oro no haya dado la preferen-
cia a este metal para hacer de 61 aderezos, casi
inseparables de su vestido y con los cuales se
adornaban sus mismos cuerpos. Entre los ame-
ricanos, serviales tanto para sus adoratorios y
personas como para hacer ofrendas, lo cual no
sucedia en la antigua Europa, como lu6go ve-
remos, siendo las ofrendas siempre de otra cla-
se. Las propiedades del metal han sido sin du-
da las que han hecho, al principio, su uso tan
general. En los Estados Unidos del Norte se
han encontrado pocas reliquias de este metal,
sin duda porque los indios carecian de 61 en
cantidades suficientes para hacerlo de uso co-
mdn. En Marietta, Ohio, se han encontrado en







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


la barranca de un rfo, ademas de un vaso de pla-
ta bien pudido, formado como un cono inverti-
do, various aderezos de cobre (1), los cuales no
son nada raros en esta part de Am6rica, pues
se encuentran en casi todos los ttimulos indige-
nas que diariamente se descubren. La regi6n
junto al lago Superior, mina casi inagotable de
cobre native, les daba el material, como tambi6n
otras... Con plomo trabajaban tambien, y se
conjetura que el hierro y el modo de trabajarlo
no les era desconocido, si bien todos los autores
lo dudan much y otros enteramente lo niegan.
Excepto el Perd, de las demAs parties de Am6ri-
ca no s6 yo que se hayan publicado noticias al-
gunas sobre las antigiiedades de oro, a pesar de
que poseemos obras de muchisimo m6rito so-
bre antigiiedades de MIjico y, de pocos afios a
esta parte, sobre el Perd, Bolivia y Chile.
Si un velo impenetrable nos dejaron la igno-
rancia, la avidez de riquezas y el poco amor a
la humanidad que los conquistadores mostra-
ron, y con las cuales sus nombres se ennegrecen
a nuestros ojos y una nube oscura parece ocul-
(1) Bradford. American Antiquities, p. 27.







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


tar a nuestra vista aquellos heroicos hechos con
que brillan sus nombres en la posteridad; si
ellos se opusieron a conservar los g6rmenes de
la civilizaci6n indiana y han conseguido casi
dejaros en tinieblas, op6nganse nuestras in-
vestigaciones y studios a sus hechos e igno-
rancia; busquemos en los monumentos que nos
quedan y que ni el tiempo ni la avaricia han
podido destruir, el verdadero caricter y el gra-
do de perfecci6n intellectual de aquellas gentes,
primeros moradores de Am6rica; busquemos en
las producciones del hombre al hombre y juz-
gu6mosle por sus obras.
No queremos poner la cuchilla en la mano y
menoscabar o degradar con critical mano aque-
llos que talvez merecen nuestra alabanza; mis
bien veamos en lo que encontramos, si no una
perfecci6n deseada, al menos la llama del saber
que inspira al hombre en todos los tiempos y aun
inspiraba en aqu6llos. Seamos nosotros los que
damos el iltimo tribute del hombre a los que
ya desaparecieron sucumbidos por el yugo de
la esclavitud e ignorancia, y levantemos con
nuestros esfuerzos el filtimo monument al in-
dio, a sus talents y a su saber.














CAPITULO I


Etnologia de los Chibchas
Antes de tratar de las producciones de les
pueblos neogranadinos, trataremos de conocer-
los a ellos mismos, para poder lu6go juzgar con
mAs acierto de los restos de su habilidad y de
Bus artes.
La primera cuesti6n que tenemos que resol-
ver en la historic de un pueblo es su origen. Sin
pensar en hacerlo respect a los antiguos neo-
granadinos, s61o dar6 los datos que hasta ahora
se poseen. Dos opinions hay acerca del origen
del g6nero liumano en general. La primera, la
que trae y nos ensefia la Biblia, segdn la cual
todos somos hijos de un mismo padre, AdAn. La
segunda es la de aquellos que sostienen la di-
versidad de raices, o por explicarme mejor, tan-
tos padres Adanes, tantas creaciones particula-
Antigiiedadea-3








SIBLOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


res como razas hay. La teorfa de la sucesi6n, es
decir, aquella en que se toma por dado que asf
como del huevo de una mera celula sale un ani-
mal formado, asi tambien de un animal puede
formarse otro de un mayor grado de perfecci6n
material y tambi6n moral; los extremes de esta
linea son la simple c6lula y el mas grandiose de
todos los animals, el hombre; pero ha sido tan
combatida y tan poco seguida, talvez por cierto
orgullo innato, que, a pesar de las probabilida-
des o razones que tenga, me ha parecido sufi-
ciente apenas nombrarla. La teoria de la diversi-
dad especifica de razas es tan intenible, que sin
mis decir podemos dejar esta cuesti6n, la cual
iltimamente, en especial en Norteam6rica, ha
excitado alguna controversial. Qu6danos, pues,
un origen primordial para toda la raza huma-
na, y entonces la cuesti6n es saber de qu6 tron-
co o familiar del antiguo continent se pobl6 el
nuevo, o bien viceversa, que tambi6n es possible,
aunque improbable, que del que Ilamamos nue-
vo se haya poblado el viejo continent. La
opinion unanimemente seguida es que el nuevo
continent ha sido poblado por las families







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtUEDADES


orientales del antiguo. S61o sabemos nosotros,
segfin Rafn (1), que la America fue descubierta
o bien que se tuvo noticia de ella, por los islan-
deses ,en los siglos d6cimo y undecimo. El obis-
po de Islandia Thorlak Rnulfson, bisnieto de
Thorfinn Karlsefne, quien acaudillaba una con-
siderable expedici6n al hemisferio occidental,
escribi6 los viajes de los islandeses, por los cua-
les consta que Bjarne Herjufson, viajando de
Islandia a Groenlandia, naveg6 a lo largo de la
costa oriental de America en el afio 986. Tam-
bi6n que Leif parti6 en el afio mil para la Ame
rica con treinta y cinco compafleros y descu-
bri6 la parte septentrional de los Estados Uni-
dos y el Canada; que a 6ste siguieron otros, y
que encuentros hubo en America de amigos is-
landeses, unos idos alli por descubrir y otros
obedeciendo las leyes imperiosas de las olas y
los vientos. Sabemos, ademas, que en 1492 Cris-
t6bal Col6n descubri6 el Nuevo Continente, y
estos son todos los datos hist6ricos que tene-
mos.
De d6nde fueron las gentes a Am6rica para
(1) Antiquitates Americanae. Rafinae, 1837.







BIBLIOTECA AWDEANA DE COLOM331A


poblarla y c6mo pasaron el oc6ano, son, pues,
cuestiones que tenemos que resolver por analo-
gia, por conjetura y despu6s de un profundo
studio comparative de todas las naciones ame-
ricanas y del antiguo continent, como tam-
bi6n de las causes fisicas y de los cambios que
6stas han producido sobre nuestro planet.
Hasta ahora la filologfa, la etnologia, la ana-
tomia, han dado muchos datos y various han
creido ya haber encontrado en el antiguo con-
tinente el verdadero tronco a raiz de ciertas
families y naciones americanas. Sin embargo,
hasta hoy no hay opinion fija y solamente la
obtendremos despues de un studio mAs minu-
cioso de las naciones americanas, despu6s que
las ciencias se cultiven con todo esplendor en
nuestras universidades y el sabio europeo haga
repetidos studios sobre el Asia y sus naciones.
Dificilisima es la cuesti6n pero no insoluble.
Respecto a los chibchas (o muiscas) el sefior
Paravey ha hecho un profundo studio y coni-
parado su lengua con la del Jap6n, con la viz-
caina y el arabe. Es de opinion, despu6s dc ha-
ber dado sus razones, que el origen de los Muis-








EZEQUIEL URICOECMEA: ANTIGt7EDADES


cas es japon6s o menos probablemente Arabe o
vizcafno. Con brevedad expondr6 aqui un ex-
tracto de la Memoria del seflor Paravey, citan-
do s61o la analogia de las palabras de mAs no-
toriedad (1).
Hasta que el senior Paravey dio su memorial
a luz, no se habia hecho ning6n trabajo espe-
cial sobre la material, bien que aqui o alli se ha-
bian tocado ciertas analogias entire las naciones
chibcha y japonesa. El autor se apoya en crite-
rios enteramente filol6gicos.
*

Origen de los Chibchas. En japon6s debe-
mos saber que las letras se cambian frecuente-
mente, y esto no s61o sucede en esta lengua,
pues tambien, aunque incorrectamente, vemos
en nuestro mismo pais c6mo los habitantes del
valle del Magdalena, de raza africana, emplean
la r por la 1 y otros cambios que apenas necesi-
tamos mencionar. En japon6s, la letra B se
i---
(1) Annales de Philosophie Chr6tienne, N9 56: Memoria
sobre el origen japones-Arabe y vtzcaino de los pueblos de Bo-
gots. Paris, 1835.








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


cambia en M y F, tambi6n en K, en F y B, D en
T, R en L y H en F, lo cual nos sirve para en-
tender mejor lo que sigue y cerciorarnos mIs
de la probabilidad.
En primer lugar 61 ve en Iraca, nombre del
famoso temple de Sogamoso, incendiado por
los espafioles la misma noche que tomaron el
pueblo, el Irac, nombre de la Caldea, el Irac-
arabigo. AdemBs nota que la Biblia samarita-
na ha dado el nombre del Irac o Lilac a la an-
tigua y celebre ciudad de Babel, edificada po-
co despu6s del diluvio y que aun hoy se llama
Hillach o Hillah, adonde existen inmensas rui-
nas.
Los nombres de los tres jefes chibchas eran
Zaque, Zipa y Tithua: h6 aqui su coincidencia
con los nombres de los japoneses.
Seike es el nombre de los gobernadores del
Jap6n, el cual poco difiere de Zaque, que, a su
vez, parece tener analogia con Fi-saki, empe-
ratriz.
Zipa tiene la terminaci6n pa, que en chino es
el titulo del virrey; pe, el del principle, pronun-
ciado pac en el Jap6n. AdemAs, sobe significa







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


un encargado de nlegocios, un jefe, en japones,
y esta palabra se avecina a zipa, que esta forma-
da de so o sa, hombre en japones, y de pa o pac,
principle.
Respecto de Tithua tenemos que, tanto en
japon6s como en chino, tay significa un grande
o un jefe y tayou es uno de los titulos de honor
de djo-goun (que significa ser supremo o el
primer senior, pues djo significa primero o su-
premo, y goun, senior), titulo tambien aplicado
a los jefes de las tribus del extreme nordeste
del Asia y del noroeste de la Am6rica. Ademis,
gito es en japon6s el titulo de los jefes de las
villas y de aquellos que hacen pagar el tribu-
to, como lo hacian los Tithuas en Bogotd; gito
ha podido transformarse en tito o titua.
Jeque, la hace nuestro autor derivar de la
palabra Soke, nombre de una secta religiosa
en el Jap6n, o bien de saighio nombre de los li-
bros que contienen las vidas de los religiosos o
sacerdotes, y gikai, observaci6n de la regla, de
modo que jeque queria decir hombre sometido
a las reglas o sacerdote, como realmente lo era.
Bochica, puede ser una palabra compuesta








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


de Fo y Chekia, nombre del cl6ebre fundador
del Budhismo, religion antigua de la China,
que luego pas6 al Jap6n, en donde aun existe,
segdn Tsingh, juntamente con el culto de los
astros, pues Fo se pronuncia en el Jap6n Bo y
aun Bouppo, y el apellido Chekia, Chaka, don-
de se ve la semejanza entire Bochica y Bochaka.
Su mujer, Huithaca o Guetaca, es emblema de
la luna, y en japon6s la luna se llama gouat,
guet, es decir, que except la final, coincide es-
te nombre con Guet-aca o Huit-aca.
Uno de los nombres de Nemterequeteba, pa-
dre de las ciencias y artes chibchas, era Sue.
Esta palabra se encuentra en la japonesa joua,
joue, en las palabras jouaki, amanece, jouki,
nieva. Adulzando la palabra, es decir, convir-
tiendo la j en s, se obtiene Soua, Soue, que tan-
to.en japon6s como en muchas otras lenguas
significa senior, Dios.
Muchas otras analogias filol6gicas se encuen-
tran en esta memorial, pero nos parecen para
nuestro objeto suficientes las dadas. Afiadire-
mos, sin embargo, la tabla de los periods deci-
males, cuyos nombres en japon6s, except el








=ZEQUYEL UR[COECEMA: ANTIGtRDADES


primero, acaban en ka y en chibcha todos tam-
bien en a, y notando que el ciclo de diez dias lo
tienen los japoneses, asi como lo tenian los chib-
chas y los chinos. Asimismo el ciclo de sesenta
afios se encontraba entire los chibchas, japone-
ses y chinos, el cual dividian en periods o in-
dicciones de quince afios cada una. Los signos
cursivos que representan estos nimeros o dias
son casi exactamente los mismos entire los chib-
chas y japoneses.


En lengua
chibcha
ler. dia Ata. .. .. ..
2' dia Bosa ... .......
3er. dia Mica.........
4' dia Muhica .....
5' dia Hisca.........
69 dia Ta...........
7' dia Cuhupcua.....
8' dia Suhuza.......
9' dia Aca..........
10' dia Ubchihica.....


En Japon6s, lenga
sewa
Fifitoi
Foutska o Boutska
Mika
lokka
Itska
Mouika
Nounacka
loka o Fatska
Konoka
Tooka o Toka.


Para asegurar mAs su opini6n acerca de la
descendencia de los chibchas de los japoneses,








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


y haciendo ver que esta analogia en la lengua
no es accidental, cita el nu6stro various autores
que recientemente (1835) han notado bongos
(jonques) japoneses arrojados por tempesta-
des de la mar a las costas de Am6rica, como son
Valentyn, Goempfer (t. I, pig. 5) y Kotzebue.
Muchos de estos japoneses han sabido volverse
a su pais en los mismos bongos.
Vemos, pues, que entire las dos naciones hay
much semejanza en ciertas palabras y sobre
todo en los nombres de los nfimeros. Dejamos,
sin embargo, al lector el juicio acerca de la pro-
babilidad de ser los japoneses los primeros po-
bladores chibchas, y si una coincidencia tal en
las lenguas es suficiente para decidir la cues-
ti6n.
En la historic de la naci6n chibcha hay lu6go
un interregno, un blanco que no podremos
nunca adivinar. Una vez los padres de esta na-
ci6n en America, no podemos seguirlos; s6lo sa-
bemos que al principio fueron los chibchas po-
cos y su reino reducido. Su comarca se agran-
deci6 lu6go, como sucedia a todas las naciones
de la antigiedad, por la conquista solamente.








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


Estos bravos habitantes Ilevaron sus armas a
distantes pueblos y su valor los subyug6, do-
minando lu6go en nimero, civilizaci6n y po-
derfo.
*
.

Pais de los chibchas.-Al tiempo del descubri-
miento, el pais de los chibchas comprendia las
planicies de Bogota y de Tunja, los valles de
FusagasugA, de Pacho, de CAqueza y de Tensa,
todo el territorio de los cantones de Ubat6, Chi-
quinquird, Moniquird, Leiva, y despu6s por
Santa Rosa y Sogamoso hasta lo mas alto de la
cordillera, desde donde se divisan los llanos de
Casanare. El punto mas extreme al norte ven-
dria a ser Cerinza por los 6" de latitud y al sur
Sumapaz, por los 4 grades. Mas como la direc-
ci6n del eje mas largo de esta elipse no es exac-
tamente en el sentido del meridiano, puede
calcularse su longitud en cerca de 45 leguas de
veinte al grado y su anchura media de doce a
15 leguas, con una superficie de poco mis de
seiscientas leguas cuadradas, y con una pobla-
ci6n aproximada de dos mil habitantes por cada







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


legua cuadrada; tan considerable como la de
cualquiera de los paises cultos de Europa. Es-
ta poblaci6n asi acumulada, la mayor parte en
tierra fria, sin ganados que le procurasen ali-
mentos nutritivos, o que la auxiliasen en las
faenas de la agricultural, necesitaba para vivir
de ser con extreme sobria y laboriosa, y en
efecto lo era, pues no s61o se mantenia en la
abundancia, sino que conducia sus sobrantes a
los mercados de los paises circunvecinos, en
donde los cambiaba por oro, pescados y algunos
frutos de las tierras calientes. iSingular figu-
raci6n la de un suelo como el de la Nueva Gra-
nada, que desde los tiempos primitives esta in-
dicando a sus habitantes que deben unirse con
los vinculos mas estrechos para consultar la
satisfacci6n de sus necesidades y vivir felices;
y aviso claro de que contra lo que esta marca-
do con el sello de la naturaleza, encallarin
siempre las tentativas de los legisladores inex-
pertos que no consulten en sus obras ni las
lecciones de la historic ni las leyes eternas que
rigen a las sociedades desde su cuna!
Lindaban los Chibchas por el occidente con
los Muzos, Colimas y Panches, tribus guerreras







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


y feroces con quienes vivian en perpetua hos-
tilidad. Por el norte, con los laches, los aga-
taes y guanes, y por el oriented con los tribus
poco numerosas que habitaban, hacia los lla-
nos, el declive de la cordillera oriental.
Tres jefes principles dominaban con absolu-
to imperio y eran obedecidos ciegamente en los
pueblos chibchas. El Zipa, que tenia su asiento
en Muequeti (hoy Funza), lugar rodeado en-
tonces de lagunas y de brazos del rio principal
que riega la hermosa llanura cuyo medio ocu-
paba la poblaci6n. El Zaque, que originaria-
mente habitaba en Ramiriqui y que posterior-
mente se traslad6 a Hunsa o Tunja. Ultima-
mente el jefe de Iraca, que participaba del ca-
racter religioso como sucesor designado por
Nemterequeteba, civilizador de estas regions,
el cual lleg6 a ellas, segin la tradici6n univer-
sal, por la via de oriented del llano de Pasca, y
desapareci6 en Suam6s, que hoy decimos Soga-
moso, de cuyo punto hacia los llanos habian
construido los habitantes una ancha calzada
de la cual se veian todavia restos a fines del
siglo XVII.







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


Los usaques o sefiores de los pueblos de Eba-
que, Guasca, Guatavita, ZipaquirA, Fusagasu-
ga y Ebat6, habian dejado de ser independien-
tes no hacia muchos afios. El Zipa los sujet6,
aunque conservindoles su jurisdicci6n y la su-
cesi6n del cacicazgo en sus families, que 61
se reservaba nombrar s6lo por falta de herede-
ro, en cuyo caso escogia casi siempre de entire
los Guechas y jefes militares de las tropas, que
siempre mantenian en las fronteras de los Pan-
ches a fin de defender sus dominios de las
irrupciones, sorpresas y pillajes de estos veci-
nos inquietos y belicosos, en cuyo territorio so-
lia entrar para vengar estas hostilidades.
El Zaque de Hunsa tenia tambi6n algunos je-
fes tributaries; pero el Zipa ensanchaba cada
dia sus dominios a expenses de su vecino del
norte, porque sus tropas estaban mas aguerri-
das por el continue lidiar con los infatigables
Panches, tan dificiles de sujetar a causa de la
aspereza del terreno que habitaban, y de cuyo
conocimiento sabian aprovecharse perfecta-
mente. Sin la llegada de los espafioles, es pro-
bable que el Zipa de Bogota se habria apodera-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


do de todo el territorio de los chibchas (1), si
hemos de juzgar por los progress rapidos que
sus conquistas habian hecho en los iltimos se-
senta afios, de los cuales tenemos alguna noti-
cia, segfin result de la enumeraci6n siguiente.


















(1) Chibeha parece ser la verdadera denominaci6n que se
daban los habitantes de esta regl n, de donde habian Ula-
mndo a la divinidad especial Chibehacam o apoyo y b6culo
de los Chibchas. Poooe jgnoran en la Nueva Granada que
en el idioma de stas, mulsca quiere decir gentle o persona, de
donde naci el e ror adoptado por los espfioles de 1anarlo
ama a o moscas, palabra que lee cuadr6 ademas par el nf-
nero considerable de Indfgenaa que vieron en ls 6pomc del
dIsoagalctam















CAPITULO II


Continuaci6n del anterior
El mas antiguo zipa de que se tiene noticia
fue Saguanmachica, que se calcula comenz6 a
reinar en 1470 de nuestra era. Este sujet6 a
los Sutagaos, venciendo en batalla campal a su
jefe Usathama, que auxiliado por el cacique Ti-
bacui se present a defender el valle de Fusa-
gasugi cerca de Pasca, en el principio de las
tierras limpias. La resistencia de los sutagaos
fue insignificant desde que se vieron atacados
por dos puntos y herido Tibacui, el cual aconse-
j6 a Usathama se sometiera al zipa para evitar
la devastaci6n de sus estados, despu6s de la de-
rrota. Saguanmachica baj6 con su ej6rcito por
el piramo y monte de Fusunga a Pasca, que era
entonces el camino mas trillado para el valle
del Magdalena; recorri6 los campos amenos del
Antigiedades-4








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


valle de Fusagasuga y volvi6 a la planicie de
Bogota por la montafia de Subaya por sendas
dificiles y trabajosas que lo detuvieron algunos
dias.
Envanecido con esta ventaja el zipa, se pre-
par6 a extender sus dominios al oriented y al
norte, tuvo various combates con el cacique Eba-
que (sangre de madero), hoy Ubaque, al cual
obedecfan todos los pueblos del valle de Caque-
za, desde Une hasta las fronteras del Guata-
vita. Lu6go sigui6 hacia ChocontA, en donde lo
esperaba Michua, zaque de Hunsa, con su nu-
merosa hueste. El combat fue tan refiido que
murieron ambos jefes y se separaron los dos
ej6rcitos a celebrar los funerales con prolonga-
das borracheras, pues tal era siempre el termi-
no de los duelos como de los regocijos. Mien-
tras mis sobria y regular era esta raza en las
circunstancias ordinarias de la vida, mis disi-
pada y extravagant se mostraha en las ocasio-
nes en que sus ritos y religion les permitian la
relajaci6n.
A Saguanmachica, que rein6 veinte afios, su-
cedi6 Nemequene (hueso de le6n), que se pro-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


puso continuar la obra de su antecesor, y asi,
envi6 a su sobrino y heredero Thisquezuza a
castigar a los Sutagaos, que se habian rebela-
do, para lo cual se hizo un ancho camino por la
montafa de Subia, del cual se han conservado
vestigios por muchos afios.
Para sujetar al cacique Guatavita (remate de
sierra) se vali6 Nemequene no sl6o de la fuer-
za, sino tambidn de la astucia, y aprovechan-
dose de un mandate del Guatavita que prescri-
bia que ninguno de sus vasallos, celebrados por
su industrial y habilidad en labrar el oro en jo-
yas y diversas figures, se ausentara para pais
vecino sin que el cacique de 6ste le enviara dos
reemplazantes que le sirvieran y pagaran los
tributes, llen6 el pueblo de sus confidentes el
zipa, gan6 luego con dadivas y promesas al ca-
cique Guasca, y una noche, acercAndose si-
lenciosamente por las alturas vecinas, a la serial
dada con cierto ntmero de candeladas, sorpren-
Jieron los bogotaes al cacique descuidado y
le mataron con sus mejores soldados, acome-
tiendo al mismo tiempo las tropas de Nemeque-
ne por el exterior, con que qued6 definitiva-







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


mente agregado Guatavita a los dominios del
zipa.
La provincia de Guatavita era una de las mas
f6rtiles y ricas de la Nueva Granada, ninguna
la aventajaba entonces en gente ni en poblacio-
nes. Dilatabase hasta las fronteras del Turme-
qu6, y era su cacique tan poderoso que todos
los pueblos situados alrededor del sitio de su
corte le rendian homenaje, como eran las tie-
rras que ocupaban los Quecas y Tocancipaes,
las dos famosas ciudades de Suesca y Chocon-
ta tambien inclusas. Dominaba ademas las tie-
rras de los Gachetaes, confinantes en los Te-
guas de los llanos, y separados del Guatavita
por una montafia que se interpone.
Sometido Guatavita, dirigi6 sus armas Neme-
quene contra el Ubaque, que dominaba todo el
valle templado y desigual situado detras de las
montafias al oriented de Bogota, que hoy deci-
mos de Caqueza. En su conquista gast6 algu-
nos meses por la dificultad de apoderarse con
gente del llano de las fuertes posiciones que por
dondequiera ofrece aquel aspero terreno.
Pas6 lu6go a Zipaquira y se prepar6 a entrar







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


en el territorio del Ebat6 (sangre derramada),
asi llamado por sangrientos combates de que
se conservaba la tradici6n en el pais. Aunque
este cacique era el mas poderoso, no dominaba
ni en Susa (paja blanca) ni en Simijaca (pico
de lechuza). Los jefes de estos pueblos junta-
ron sus fuerzas con las de Ebate (hoy Ubate),
y se prepararon a defenders en una garganta
estrecha que hace la cordillera en su descenso
al valle, que hoy se llama boquer6n de Tausa,
posici6n fAcil de sostener, si aquellos tres hu-
bieran podido ponerse de acuerdo, pero que fue
tomada por los Bogotaes a consecuencia de su
discordia. Estos no hallaron despu6s obsticulo
alguno de consideraci6n j sujetaron todos
aquellos pueblos hasta SaboyA.

Creyendo el zipa que ya podia vengar agra-
vios antiguos, se resolvi6 a marchar sobre Hun-
sa o Tunja con mas de cuarenta mil hombres.
El zaque, auxiliado por el de Suamos, sali6 a
encontrarle hasta las inmediaciones de Cho-
contd, y dicen los cronistas que le propuso li-
brar a un combat singular el suceso, sin de-
rramar la sangre de sus siibditos, lo que sus








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


oficiales no quisieron permitir que el zipa acep-
tase, haci6ndole career que era contrario a su
dignidad medirse con un personaje tan infe-
rior. Trab6se, pues, una refiida batalla cerca del
arroyo de Las Vueltas, que dur6 un dia. Los
combatientes eran cien mil por ambos lados, y
aunque las armas no eran de mejor temple, pues
se reducian a macanas, dardos, tiraderas de ca-
rrizo y hondas, no dej6 por esto de ser san-
grienta. El zipa, gravemente herido, fue saca-
do por sus sgbditos del campo de batalla, que-
dando Hunsa victorioso pero sin deseo de em-
plearse en la persecuci6n, lo que raramente ha-
clan estos indigenas por entregarse a los rego-
cijos y borrachera que segufan a la victoria.
Nemequene, trasladado en sus andas con extra-
ordinaria rapidez, por el ndmero considerable
de cargueros que se remudaban a corta distan-
cia, expire al quinto dia de llegado a Muequeti,
dejando por sucesor a Thisquezuza, que fue el
que hallaron los espafioles mandando en el pais.
Thisquezuza despues de rehacer sus tropas su-
jet6 a los caciques de CucunubA, Tibirita y Ga-
ragoa, y aun estaba a punto de venir a las ma-







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


nos con el zaque de Hunsa sin la intervenci6n
de Nompaneme de Suamos, que les hizo con-
cluir una tregua de veinte lunas validndose de
la influencia religiosa.
Tal es en resume la series de sucesos del me-
dio siglo que precedi6 a la entrada de los espa-
fioles y sobre los cuales sin embargo la tradi-
ci6n es confusa y dudosa. No asi respect de
su mitologia, usos y costumbres, en cuyo apoyo
se encuentra el testimonio contest de diferen-
tes autores que no pudieron copiarse. Sin em-
bargo, antes de pasar en revista sumaria lo que
se nos ha trasmitido respect de los usos, cos-
tumbres, ritos, etc., de los chibchas, debo decir
algo de los dos jefes principles que dominaban
en el norte, y al primero de los cuales, el zaque
de Hunsa, seg(n creen algunos, estuvo en otro
tiempo sujeto todo el territorio chibcha, cuan-
do para evitar las guerras intestines nombr6 el
pontifice de Iraca, que era venerado de todos,
a Hunsahua por jefe superior, a quien sucedie-
ron sus descendientes hasta Thomagata, gran
hechicero, conocido con el nombre de cacique
rab6n, porque arrastraba cierta cola bajo los







56 BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
vestidos y decia que tenia poder para convertir-
los hombres en animals. Thomagata no tuvo
hijos y le sucedi6 un hermano llamado Tuta-
sua. Poco a poco fueron perdiendo sus suceso-
res el dominion en el territorio del norte hasta
verse amenazados bajo el ultimo zaque, Que-
munchatocha, de ser incorporados en las tie-
rras del zipa de Bogota. Al tiempo de la entra-
da de los espafioles se extendia la jurisdicci6n
de Hunsa o Tunja por el oriented hasta la cor-
dillera; al occidente hasta Sachica y Tinjaca, al
sur a Turmequ6 y al norte el cacique Tundama,
que era independiente, y las tierras santas de
Iraca o Sugamuxi (el desaparecido). Era este
il6timo jefe y sacerdote, elegido alternativa-
mente de entire los naturales de los pueblos de
Tobaza y Firavitoba, y por los cuatro caciques
vecinos, GAmeza, BusbanzA, Pesca y Toca, que
asf lo dej6 establecido politicamente Nemtere-
queteba o Idacanzas, el instructor de los chib-
chas, a su muerte, la cual probablemente ocul-
t6 s6lo para dejar a su palabra una sanci6n re-
ligiosa, como en efecto se conserve por siglos,
pues en cierta ocasi6n en que un cacique au-







EZEQUIEL URICOECREA: ANTIGtUEDADES


daz de Firavitoba quiso usurpar el sacerdocio,
fue abandonado por los suyos y pereci6 mise-
rablemente sin conseguir su objeto, continuan-
do la elecci6n y la regla constitutional estable-
cida por Idacanzas.



Cielo de los Chibchas y sus tradiciones mi-
tol6gicas. Al principio del mundo la luz estaba
encerrada en una cosa grande que no saben
describir, y que llaman Chiminigagua o el crea-
dor; lo primero que sali6 de alli fueron unas
aves negras que volando por todo el mundo lan-
zaban por los picos un aire resplandeciente con
que se ilumin6 la tierra. Despu6s de Chimini-
gagua los series mis venerados eran el sol y la
luna como su compafiera. El mundo se pobl6
de la manera siguiente: poco despues que ama-
neci6 el primer dia, sali6 de la laguna de Igua-
que, a cuatro leguas al norte de, Tunja, una
mujer hermosa llamada Bachde o Fuzachogua,
que quiere decir mujer buena, con un nifto de
tres afios. Bajaron luego a lo Ilano, en donde vi-
vieron hasta que, ya adulto el niflo, cas6 con







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


la Bachuie, y en ellos comenz6 el g6nero huma-
no, que se propag6 con extraordinaria rapidez.
Pasados muchos alios, viendo la tierra poblada,
volvieron a la misma laguna, y convirti6ndose
en serpientes, desaparecieron en sus aguas. Los
chibchas veneraban a la Bachie, y se veian es-
tatuas pequefias de oro y de madera, represen-
tandola con el nifio en diversas edades. Creian
estos indigenas que las almas salen de los cuer-
pos de los que mueren y bajan al centro de la
tierra por unos caminos y barrancas de tierra
amarilla y negra, pasando primero un gran rio
en unas balsas fabricadas de tela de arafia, por
cuyo motivo no era permitido matar estos in-
sectos. En el otro mundo tiene cada provincia
sus t6rminos y lugares sefialados, en donde en-
cuentran sus labranzas, porque la idea del ocio
no estaba ligada a ellos como la de la bienaven-
turanza. Adoraban a Bochica como dios bien-
hechor, y a Chibchacum como dios encargado
particularmente de la naci6n chibcha y con
especialidad de ayudar a los labradores, mer-
caderes y plateros, porque el Bochica era tam-
bi6n dios de los usaques y capitanes y de sus
families. Nencatacoa era el dios de los pintores







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


de mantas y tejedores, y presidia a las borra-
cheras y a las rastras de maderos que bajaban
de los bosques. Lo representaban en figure de
oso cubierto con una manta y arrastrando la
cola. A 6ste no le presentaban ofrendas de oro,
cuentas ni otros dijes, como a los otros, porque
decfan que le bastaba hartarse de chicha con
ellos. Este Baco chibcha era el dios de la tor-
peza, no le guardaban consideraci6n alguna y
decian que bailaba y cantaba con ellos. LlamA-
banle tambi6n Fo o Zorra. El dios que tenia a
su cargo los linderos de las sementeras y los
puestos en las procesiones y fiestas, se Ilamaba
Chaquen, y le ofrecian las plumas y diademas
con que se adomaban en los combates y en las
fiestas. La diosa Bachge, origen del g6nero hu-
mano, tenia tambi6n a su cargo las sementeras
de legumbres, y quemaban en su honor moque
y otras recinas.

Adoraban tambi6n el arco iris, bajo el nom-
bre de Cuchavira, y era especialidad para los
enfermos de calentura. Solfan invocarle las
mujeres de parto. Las ofrendas que se le hacian
eran esmeraldillas pequefias, granitos de oro







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


bajo y cuentas de colors que venfan desde el
mar por cambios. Este culto se fundaba sobre
la tradici6n mas general que hallaron los es-
pafioles, tradici6n vulgar hoy en la Nueva Gra-
nada. Indignado Chibchacum, decian los indf-
genas, a causa de los excess de los habitantes
de la planicie de Bogota, resolvi6 castigarlos,
anegando sus tierras, para lo cual lanz6 repen-
tinamente sobre la llanura los dos rios Sop6 y
Tibit6, afluentes principles del Funza, que an-
tes corrfan hacia otras regions, los cuales la
transformaron en un vasto lago. Refugiados
los chibchas en las alturas, y en visperas de
perecer de hambre, dirigieron sus ruegos a Bo-
chica, el cual se apareci6 una tarde al ponerse
el sol en lo alto de un arco iris, convoc6 a la
naci6n y les ofreci6 remediar sus males, no su-
primiendo los rfos que podrian series fitiles en
tiempos secos para regar sus tierras, sino din-
doles salida. Arrojando entonces la vara de oro
que tenia en las manos, abri6 6sta la brecha su-
ficiente en las rocas de Tequendama, por don-
de se precipitaron las aguas, dejando la llanu-
ra enjuta, y mas f6rtil con el limo acumulado.
Ni se limit a esto el justiciero Bochica, sino








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUZDADES


que para castigar a Chibchacum de haber afli-
gido a los hombres, le oblig6 a cargar la tierra,
que antes estaba sostenida por firmes estanti-
llos de guayacan. Desgraciadamente esta medi-
da no ha .dejado de traer sus inconvenientes,
pues desde entonces suele haber grandes terre-
motos, los que explican los indios diciendo que
provienen de que, cansado Chibchacum, trasla-
da la carga de un hombro a otro, y, segfin el
mayor o menor cuidado con que lo verifica, los
vaivenes son mis o menos fuertes. Todo hace
career hoy que en la series de los tiempos la cor-
dilera de los Andes es una de las iltimas pro-
tuberancias que se han formado en nuestro
planet, y al mismo tiempo en pocas tradicio-
nes se halla tan trasparente la explicaci6n geo-
16gica de un cataclismo, como en la de los chib-
chas.
















CAPITULO III


Continuaci6n de los anteriores

Adoratorios y sacerdotes. Los templos de
esta naci6n no eran por lo general suntuosos,
porque preferian hacer sus ofrendas al aire li-
bre y en lugares sefialados, como en lagunas,
cascadas, rocas elevadas. En los templos, que
eran casas grades cerca de las cuales vivian
los jeques o sacerdotes, o, como los Ilamaron
los espafioles, xeques, habia vasos de diferen-
tes formas para recibir las ofrendas, o figures
de barro con un agujero en la parte superior, o
simples tinajas que se enterraban except la
boca, que quedaba abierta hasta que se Ilena-
ba de cuentas, tejuelos de oro y figuritas del
mismo metal representando muchas species
de animals y de cuanto tenian en mAs apre-
cio, las que ofrecian en sus necesidades, pre-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


parandose antes con un severe ayuno y absti-
nencia de muchos dias, asi los devotos como el
jeque. Tenian 6stos una especie de seminarios
Ilamados cuca, en donde entraban muy nifios
los que se dedicaban al ministerio sacerdotal,
y eran sometidos por diez o doce afios a una
dieta rigurosa, sin permitirles comer sino una
vez al dia, y eso una reducida porci6n de
harina de mafz mezclada con agua y rara
vez un pececillo (guapucha). Durante es-
te tiempo se les ensefiaban las ceremonies,
el c6mputo del tiempo, cuya tradici6n, co-
mo todas las demAs, se conservaba entire los
jeques, que eran los depositarios de todo el sa-
ber abstract de los chibchas, el cual se extin-
gu:5 con ellos inmediatamente despu6s de la
conquista, pues esta clase fue necesariamente
la mAs perseguida, por falta de hombres bastan-
te instruidos entire los espafioles para hacer la
distinci6n entire lo que tocaba a la idolatria que
convenia extirpar y lo que hacia relaci6n con
materials tiles al conocimiento de su historic y
antigiiedades. Despu6s veremos, sin embargo,
que no carecian de templos, de celebridad y ri-







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


queza; tal era el de Suamos, que incendiaron
los espaiioles la noche que tomarop el pueblo.




Culto del sol. Esta era la inica divinidad a
que se ofrecian barbaros sacrificios de sangre
humana, matando los prisioneros j6venes y sal-
picando con su sangre las piedras en que daban
los primeros rayos del sol naciente. Estos sa-
crificios, las procesiones y danzas solemnes que
se hacia por las sunas o calzadas que desde las
puertas de las casas de los caciques se dirigian
hacia un lugar notable, generalmente una al-
tura o colina vecina, y iltimamente el cuidado
con que se educaba el Guesa, victim a la cual
se arrancaba el coraz6n con la mayor pompa
cada quince afios, todo tenia una relaci6n di-
recta y simb6lica con la division del tiempo, el
calendario y curso de los dos astros que dirigian
las operaciones de sus sementeras y cosechas.
Lo sangri'ento y dramatico de los sacrificios es-
taba calculado por el legislator de los chibchas
para Ilamar la atenci6n de los pueblos, de mo-
Antiguiedades-5








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


do que nunca perdieran la memorial de lo que
tanto les interesaba conocer, y era un sustitu-
to de los quipos peruanos y de las pinturas de
los aztecas.

Los principles adoratorios de los chibchas
eran, como llevamos referido, las lagunas, en
donde podian hacer las ofrendas de cosas pre-
ciosas sin temor de que otros se aprovechasen
de ellas, pues que, aunque tenian confianza en
sus sacerdotes y sabian que 6stos las sepultaban
cuidadosamente en las vasijas destinadas al
efecto, naturalmente quedaban mis seguros
arrojAndolas en lagos y rfos profundos. La la-
guna de Guatavita era el mis c6lebre de todos
estos santuarios y por eso he puesto el ap6n-
dice adonde altamente se refiere todo lo que
tiene conexi6n con esta laguna. En las puertas
de los cercados de los caciques, que siempre pre-
sidian las fiestas como todas las funciones pd-
blicas, se mantenian, mientras que ellas dura-
ban, dos indios viejos desnudos, uno de cada
lado, tocando ohirimia, que es un instrument
de viento, a la manera de un flageolet, y de so-
nido triste y desapacible, y cubiertos solamente




N-


EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES 67

con una red de pescar o atarraya que entire es-
tos indios era el simbolo de la muerte, porque
decian que no debia perderse 6sta de vista, so-
bre todo en tiempos de fiestas y regocijos. Ha-
bla ademas carreras y apuestas entire los j6ve-
nes, premiando el cacique a los mAs Agiles y li-
geros.

*

Division del tiempo. Los chibchas dividian
el dia Sua, y la noche Za, en cuatro parties, a
saber: Sua mena desde el nacimiento del sol
hasta medio dia; Sua meca desde el medio dia
hasta entrarse el sol; Zasca desde que se entra-
ba el sol hasta media noche y Cagui desde me-
dia noche hasta salir el sol.
Tres dias constitufan una semana y al fin de
cada una habia un gran mercado en Turme-
qu6. Ese ciclo de tres dias no tiene semejante
en la historic, no habi6ndose conocido hasta
hoy pueblo alguno, except el chibcha, que lo
conozca o use. Generalmente isanse los perio-
dos de cinco, o sus multiples, o de siete.
Diez semanas de a tres dias constitufan una







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


luna, equivalent a nuestro mes, Ilamado Suna,
que significa gran camino. Cada luna iban de
todos los pueblos a una plaza piblica adonde
se ofrecian algunos sacrificios, y cada uno te-
nfa que andar un gran camino, que principian-
do en el pueblo en la casa del jefe (Tithua) de
cada tribu, conducia a la plaza pfiblica, y a lo
cual se refiere el nombre.
Los chibchas representaban los treinta dias
de una lunaci6n por medio de sus nimeros ata,
bosa... etc., repetidos tres veces; de modo que
ata venia a ser no s6lo el primero del mes sino
tambi6n el once y el veintiuno. Los griegos
usaban exactamente el mismo modo de contar,
solamente que al ndmero que denotaba el dia
del mes le afiadian un expletive que les hacia
notar a cuAl de las tres divisions pertenecia,
v. g., el primero del mes comenzado, del medio
mes o del mes expirando.
El afio vulgar o civil constaba de veinte lu-
nas y el siglo de veinte aflos. Habia sin embar-
go tres de estos periods o afios; el civil, el re-
ligioso y rural, respectivamente, de veinte, do-
ce y treinta y siete lunas. El afio, zocam, no era








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


sino un ciclo lunar y no un verdadero afio
(anulus) que supone la vuelta de un astro al
mismo lugar de donde parti6. La palabra zo-
cam no se usaba nunca sola y asi siempre afia-
dian el numeral, zocam ata, zocam bosa, etc., y
lo mismo con respect a suna. El ciclo de veinte
aflos de a treinta y site lunas, que corresponde
a sesenta afios nu6stros, era dividido en cuatro
pequefios ciclos, de los cuales el primero se ce-
rraba en hisca, el segundo en ubchihica, el ter-
cero en quihicha hisca y el cuarto en gueta.
Estos pequefios ciclos representaban las cuatro
estaciones .del grande afio. Cada una de ellas
consistia en ciento ochenta lunas que corres-
ponden a quince afios nu6stros casi, y al fin de
cada una se hacia el gran sacrificio del Guesa.

La intercalaci6n y varias otras peculiarida-
des del calendario chibcha las dejamos de anotar
por no ser de un inter6s tan general y ser ade-
mAs demasiado conocidas. Loc Jeques, sacer-
dotes chibchas, tenian a su cargo el calendario
y la division del tiempo. Se servian de calen-
darios grabados en piedra y de signs jeroglifi-
cos quie designaban los periods del tiempo y







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


cuyos nombres tenfan siempre relaci6n con las
faenas y trabajos que en dichos periods debian
ejecutarse por el pueblo. Estas piedras perte-
necen a los restos chibchas del mayor interns,
y su investigaci6n se la debemos al senior Du-
quesne, compatriota nu6stro. Los calendarios
que se conocen han sido ya dibujados, y con-
sidero a mis lectores buenos conocedores de las
obras de Acosta y de Humboldt, en donde se
encuentran los grabados y de donde he torado
este articulo (').
Los Chibchas contaban hasta diez; ata, bosa,
misa, huihica, hisca, ta, cuhupcua, suhuza, aca,
ubchihica; para decir once... etc., afiadian la
palabra quihicha, asf quihicha ata, once, quihi-
cha bosa, doce, etc., Quihicha quiere decir pie,
y asi quihicha ata, pie uno, lo cual bien demues-
tra que una vez que habian contado con todos
los dedos de las manos, pasaban a los de los
pies. Para veinte, quihicha ubchihica, tenfan
una palabra, gueta, derivado de gue, casa. Este
(') Acosta. Colonizacl6n y descubrimiento de la Nueva Gra-
nada. Humboldt, Vues des Cordilres et Monuments des
peuples de I'Amdrique.







ZZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


era el fin de su sistema radical de numeraci6n:
su casa tambi6n el fin o cima de toda dicha te-
rrenal. Veintiuno decian gueta asaqui ata, vein-
tid6s, gueta asaqui bosa, treinta, gueta asaqui
ubchihica, etc., hasta otras veinte y lu6go gue
bosa cuarenta y gue mica sesenta, etc., pues
ellos, como los mejicanos y otros indios, con-
taban por veinte; asi ciento era gue hisca o cin-
co veintes.



Gobierno civil. El gobierno del zipa era des-
p6tico como el del zaque de Hunsa; 61 daba las
leyes, administraba justicia, mandaba las tro-
pas; y era tan profunda la veneraci6n en que
le tenfan sus sfibditos que ninguno se atrevia
a mirarle la cara. Todo el que se llegaba al zipa
debia traerle alguna ofrenda conforme a sus
proporciones, pero no aceptaba nada de los que
venian a ser juzgados. Tenia muchos centena-
res de mujeres, llamadas thiguyes, pero una so-
la era reconocida como esposa. MirAbase como
honrosa distinci6n el que el zipa pidiese la hija
o hermana de cualquier usaque o particular pa-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


ra colocarla en el nfimero de sus thiguyes. Cual-
quier trato ilicito con 6stas, era castigado seve-
ramente, y aun se consideraban las multas gra-
ves que se constituian a pagar los culpables,
por evitar la pena de muerte, como un ramo
pingiie de las rentas del zipa. El heredero del
zipa era el hijo mayor de la hermana, al cual se
hacia entrar desde la edad de diez y seis afios
en una casa situada en Chia, se sometia a una
larga series de ayunos y se le instruia por al-
gunos afios. Asi 6ste como los demAs jefes re-
cibian la investidura de sus oficios de mano del
zipa, y desempefiaba las funciones de usaque
de Chia hasta la muerte del zipa. El cercado
de 6ste en MuequetA contenia various departa-
mentos de habitaciones y almacenes de ropa y
de viveres. Tenfa ademAs una casa de recreo en
Tabio, adonde iba a bafiarse en las aguas ter-
males, y en donde tenia sardines. Otra casa te-
nia en TinansucA en temperament templado,
en el descenso de la cordillera, para pasar al-
gunos meses, y finalmente en Theusaquillo, lu-
gar tambi6n de recreo, en donde despufs se fun-
d6 la capital de la Nueva Granada. A este sitio








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


se retiraba lu6go que pasaban las ceremonies de
las cosechas y cuando la llanura quedaba seca
y asolada por el verano.



Delitos y penas. El homicidio, el rapto y el
incesto eran castigados con pena de muerte,
pero al incestuoso lo encerraban ademAs en un
subterraneo con varias sabandijas venenosas
hasta que moria de hambre y atormentado por
los inse.ctos y reptiles. Los sodomitas eran em-
palados con estacas agudas de macana. Al que
no pagaba sus contribuciones o deudas le man-
daba el usaque un mensajero con un tigrillo
pequefio u otro animal semejante de los que
criaban con este fin, el cual se ataba a la puer-
ta del deudor y estaba obligado a mantenerlo
asi como al guard, hasta que pagaba. El que
mostraba cobardia en la guerra era condenado
a vestirse de mujer y emplearse en los menes-
teres y oficios de tal por el tiempo que se
le senalaba. Los robos, raterfas y otras faltas
se castigaban con azotes, y a las mujeres con
trasquilarlas, afrenta quite sentian vivamente,







0 BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA

pero que por haberse abusado de este castigo
despues del descubrimiento ces6 de hacerles
impresi6n. Cuando se sospechaba de adulterio
una mujer, se le hacia comer much aji o pi-
miento; si confesaba, le daban agua y lu6go la
mataban. Si resistia aquel tormento por algu-
nas horas, la desagraviaban y daban per ino-
cente.


Leyes suntuarias. S6lo el zipa era ilevado en
hombros por sus subditos o algtn usaque a
quien el zipa por sefialados servicios en la gue-
rra solia conceder este privilegio. Tambien era
precise licencia superior para poder levar las
narices y orejas horadadas y colgarse joyas, ex-
cepto los jeques y usaques a quienes se otorga-
ba el permiso al tiempo de darles posesi6n de
sus oficios.
S61o por merced del zipa se podia comer car-
ne de venado, except los usaques. Esta dispo-
sici6n consultaba la conservaci6n de estos ani-
males, que hoy estAn muy agotados y muy pron-
to desapareceran totalmente de las planicies
frias de la cordillera oriental.















CAPITULO IV


Continuaci6n de los anteriores
Uses diversos. Cuando alguno solicitaba una
doncella por esposa, mandaba a los padres una
manta; si no se la devolvian a los ocho dias, en-
viaba otra, y considerandose entonces aceptado,
se sentaba una noche en la puerta de la casa
de la novia y daba a entender, aunque indirec-
mente, que alli estaba. Entonces se abria la
puerta y salia la india con una totuma llena de
chicha que probaba primero y le daba despu6s
a beber al pretendiente. Los matrimonios se ce-
lebraban por ante el jeque, y estando los dos
contrayentes unidos por los brazos preguntaba
el sacerdote a la mujer si preferiria el Bochica
a su marido, 6ste a sus hijos y si amaria mds a
sus hijos que a si misma, y si se abstendria de
comer mientras que su marido estuviera ham-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


briento. Lu6go dirigiendose al marido le man-
daba que dijese en alta voz que querfa a aque-
lla mujer por esposa, con lo cual se terminaba
la ceremonia. Mas no se le impedia tener cuan-
tas mujeres podfa mantener, sobre todo si era
usaque, aunque s6lo una era legitima. Sin em-
bargo, los ritos matrimoniales variaban much
en los diversos pueblos de la naci6n chibcha.

Lu6go que el zipa moria, los jeques le saca-
ban las entratias y Ilenaban las cavidades con
resina derretida; introducian despu6s el cada-
ver en un grueso tronco de palma hueco, fo-
rrado en planchas de oro por dentro y por fue-
ra, y lo Ilevaban secretamente a sepultar en un
subterrAneo que tenfan hecho desde el dia mis-
mo en que comenzaba a reinar, en parajes le-
janos y ocultos. De todos los panteones mas o
menos suntuosos imaginados por la adulaci6n
para los soberanos, el de los zipas de Bogota
ha sido hasta hoy el dnico que no ha sido vio-
lado por la posteridad, por la sencilla raz6n de
ignorarse d6nde se halla, a pesar de las exqui-
sitas diligencias que la codicia ha hecho por
encontrar alguna de las tumbas.







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIG7EDADES


Con los caddveres de los usaques y otros in-
dios principles, sepultaban en b6vedas a sus
mujeres mis queridas y a cierto ndmero de sir-
vientes, a quienes se hacia tomar el zumo de
una plant narc6tica para privarlos del conoci-
miento; ademis, ponian en la sepultura mante-
nimientos, joyas de oro, las armas y la chicha,
bebida a que eran tan aficionados, y que se
preparaba con maiz fermentado. Lloraban por
seis dias sus difuntos, y les hacian aniversa-
rios. En estos tiempos repetian cantando tris-
temente la vida y acciones del finado. Al co-
miin de las gentes se sepultaba tambi6n con
sus alhajas, armas y mantenimientos, en los
campos, sin ninguna serial exterior, cuidando
s61o de plantar un Arbol encima para protege
el sepulcro, pero jams desnudos, sino revesti-
dos de sus mejores mantas. Sin embargo, mas
aut6nticos que los cronistas se ven todavia ti-
mulos o montones de tierra que servian de ce-
menterios comunes y de donde se sacan hue-
sos humans, algunas joyuelas de oro y cor-.
namentas de venados, que prueban que los in-
dios eran sepultados tambi6n con sus trofeos de








8IBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


caceria o por ventura con venados muertos co-
mo provisions de viaje. Los mas considerable
que se conocen son los del cerrillo del Santua-
rio, cerca del Puente Grande, a cuatro leguas
al occidente de Bogota, y los cerrillos de Ca-
queza, de donde una vez se extrajeron hasta
veinticuatro mil ducados en oro. En la provin-
cia de Tunja se hallan, en cavernas, muchas
momias bien conservadas, y algunas con man-
tas finas y pintadas a mano, como las que usa-
ban los indios principles; todas estan senta-
das con los dedos pulgares atados juntos, con
torzales de hilo de algod6n.

*

Vestidos de los chibchas. Los habitantes de
esta provincia eran mas politicos a los ojos de
los cronistas, por ir todos vestidos, ya sea que
esto provenia de su pudor natural o, como es
casi cierto, del temple de su atm6sfera y la baja
temperature a que estaban expuestos, mientras
que en los valles el andar desnudo era mas c6-
modo, pues aumentaba el vestido el excesivo
calor que allf reina. En el cuerpo usaban una








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGOEDADES


especie de sayo, a manera de tfnica, que lle-
gaba poco mis abajo de la rodilla y de ordina-
rio era hecho de algod6n, con el cual tejian muy
bien sus lienzos. Los mas comunes eran blan-
cos, pero la gente ilustre o aquellos que habfan
obtenido el permiso, usaban sus vestidos pinta-
dos con tintas negras y coloradas, fundando en
esto su galard6n y riqueza. De algod6n hacian
tambi6n unas mantas cuadradas que les servian
de capa. En la cabeza usaban casquetes, por
lo regular hechos de pieles de animals feroces,
como osos, tigres o leones, matizados con plu-
merfa de todos colors. Como aderezos trafan
en la frente medias lunas de oro y plata, te-
niendo 6stas los cuernos para arriba. En los
brazos se ponian brazaletes hechos de sartales
de cuentas de piedra o hueso, y ademAs adornos
de oro en las narices y orejas. Pero la mayor
gala, siendo esto comfin a casi todos los habi-
tantes de Am6rica, consistia en pintarse el cuer-
po y rostro con achiote (biza orellana) y jagua,
el primero dando un color rojo muy subido y
la segunda uno negro, que al contrario del pri-
mero, es muy tenaz y dura por largo tiempo su







BIfLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


mancha. Las mujeres usaban una manta cua-
drada, Ilamada chircate, y envolvi6ndose en ella
la sostenfan atandola a la cintura con una faja
ancha, que en su idioma se llama chumbe o
maure; sobre los hombros usaban otra manta
pequefia que se llama liquira, y la prendian so-
bre el pecho con un alfiler graride de oro o pla-
ta llamado topo, y cuya cabeza es como un cas-
cabel, quedandoles de esta manera descubiertos
los pechos. Ellas tambien, como los hombres,
usaban del achiote y jagua como afeites, para
pintarse. Tanto hombres como mujeres trafan
el pelo largo; estos lo dividian por medio y lo
dejaban crecer hasta los hombros, y ellas lo de-
jaban suelto y muy crecido, siendo su cuidado
el tenerlo muy negro, para lo cual, si por na-
turaleza no lo era, usaban de various medios que
lo ponen de este color, como lejias y extractos
de yerbas.



"Agricultura, industrial y comercio. Ya he-
mos dicho que los chibchas carecian de gana-
dos, no conocieron el hierro, y sus herramien-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


tas para el laboreo de la tierra eran de made-
ra o de piedra, lo que necesariamente limitaba
sus trabajos para sembrar y preparar la tierra
a las estaciones lluviosas, y por lo mismo mira-
ban los afios secos como la mayor calamidad
que podia sobrevenirles. La patata, el maiz y
la quinoa (chenopodium quinoa) formaban el
fondo principal de sus cultures. Aun se ven te-
rrenos incultos hoy en la lanura de Bogota,
o que s6lo sirven para crias de ganados, surca-
dos por anchos camellones que son vestigios de
antiguos cultivos de estos pueblos eminente-
mente agricolas, y a quienes la figure de la ra-
na, como el emblema de la humedad, servia de
base a su sistema de numeraci6n y a su calen-
dario. Coseichaban dos veces al afio las patatas
y una vez el maiz en las tierras frias en donde
estaba acumulada la mayor parte de la pobla-
ci6n. Respecto del cultivo de la quinoa, aban-
donado enteramente hoy, ningdn detalle nos
han trasmitido los cronistas. La semilla de esta
plant es muy nutritiva, y es de career que la
comian en forma de puches o gachas (maza-
Antigaedades-6







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


morra), como los que preparaban con el mafz,
sazonada con sal, aji y yerbas odoriferas. En
los valles calientes tenfan ademAs la yuca (ja-
trofa), la arracacha en los terrenos templados,
y algunas leguminosas, aunque no sabemos si
empleaban la f6cula del chocho blanco (lupi-
nus) como los habitantds de Quito. Ignora-
mos si se servian, como los mejicanos, del dul-
ce extraido de la cafia de maiz, en defecto de
la caiia dulce, que fue traida del antiguo con-
tinente, o s61o de la miel de las colmenas de
abejas que son muy abundantes en el declive
de la cordillera. El platano mismo, tan abun-
dante hoy en la Nueva Granada, que puede de-
cirse sin exageraci6n que alimenta la mitad
de su poblaci6n, no se cultivaba ni era conoci-
do en otra parte que dn la provincia del Cho-
c6; por lo menos no he visto mencionado este
fruto en ninguna relaci6n hasta el descubri-
miento de Noanama en el cant6n N6vita, aun-
que ciertamente no pudo introducirse en Ame-
rica de Europa o de los puntos de Africa, de
donde se llevaron algunas plants y eu los cua-
les s61o crece una especie; el camburi o gui-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


neo (musa sapientium) y no nuestro plitano
hart6n (musa paradisiaca).
Mas el articulo mAs important de produc-
ci6n que les servia para los cambios y con el
cual se proveian del oro y de otros products
de que carecian en su territorio, era la sal de
Zipaquird y Nemoc6n, que cuajaban en vasi-
jas de barro, vali6ndose de las abundantes
fuentes saladas que brotan en estos sitios, en
donde hoy se explota la sal gema. Tambien te-
jian mantas de algod6n, de cuyo hilado se ocu-
paban las mujeres en el tiempo que, no emplea-
ban en las faenas dom6sticas. Los naturales
de Guatavita eran celebrados por su habilidad
en fabricar con el oro que traian en polvo de
las orillas del Magdalena o de la extremidad
septentrional de la provincia de Guane (Gi-
r6n, etc.), figures de todos animals, engastes
para los caracoles y conchas marinas que ser-
vian de copas de lujo en sus festines, y plan-
chas delgadas para cinturones o brazaletes.
Los pintores de mantas que se llevaban a to-
dos los mercados eran tambien chibchas.
Labraban tambi6n sobre piedras duras va-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


rias figures en relieve, y segdn Acosta, 6sta es
la tinica naci6n del nuevo continent que se
haya servido de moneda para sus cambios. La
moneda consistia en ciertos tejuelos de oro
fundidos en un molde normal, sin marca ni se-
fla alguna. El valor era estimado por el gran-
dor, pues carecian de peso, y los median apro-
ximadamente encorvando el indice sobre la ba-
se del dedo pulgar, o bien usando, cuando eran
mas grandes, de ciertos cordeles de algod6n
que para el efecto tenian. De medidas de ca-
pacidad s6lo conocian la que servia para me-
dir el maiz desgranado que llamaban aba, como
a este grano. Las medidas de longitud eran el
palmo y el paso.

La feria mAs important y concurrida de los
chibchas era en Coyaima, territorio de los
Poincos, llamados por los espafioles Yaporogos,
del nombre de uno de sus caciques. Estos ha-
bitaban en ambas orillas del Magdalena desde
la embocadura del rio Coello hasta el de Nei-
va. Ali levaban sal, esmeraldas, mantas pin-
tadas, joyas de oro, y trafan este metal en pol-
vo, que sacaban aquellos moradores en much








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtTEDADES


abundancia de las orillas de los riachuelos y
quebradas, y aun zabullendo hasta el fondo de
los rios. Traian los chibchas de las ferias de
los pauses calientes, much cantidad de guaca-
mayas y loros, y luego que aprendian algunas
palabras los sacrificaban a sus dioses, creyen-
do que eran el mejor sustituto de los sacrifi-
cios humans. Otra feria famosa se celebraba
en los terminos del cacique Zorocota, en don-
de despues se fund el Puente Real sobre el
rio llamado entonces Sarabita, a que concu-
rrian los chibchas del norte, los agataes, chi-
pataes y los industriosos guanes, que se pro-
vefan de sal, en cambio de oro y de mantas y
tejidos de algod6n de diversas calidades y co-
lores. El punto central de esta feria era una
enorme piedra aislada o canto errdtico, que,
quebrada posteriormente, result ser mineral
de plata, de la cual extrajeron como ochenta
marcos, aunque no se ha podido hallar el cria-
dero de este metal en las inmediaciones.

Otra feria habia en Turmequ6, cada tres dias,
y en ella se vefan, fuera de los frutos comunes,
gran cantidad de esmeraldas sacadas de So-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


mondoco, aunque al tiempo del descubrimiento
ejstaba ya bien agotada la mina.
Ni los edificios ni los muebles de los chib-
chas guardaban proporci6n con las otras co-
modidades de que disfrutaban. Las casas eran
de madera y barro y de techo c6nico, adorna-
das de estera de esparto y junco, algunas ban-
cas y barbacoas, puertas de cafias, tejidas con
cuerdas y cerraduras de madera que todavia
usan en algunos pueblos. Los fuertes cercados
y vastos patios flanqueados de estas casas re-
dondas que tenian la apariencia lejana de torres,
dieron origen al nombre de Valle de los Alca-
zares que Gonzalo Jim6nez de Quesada dio a
la explanada de Bogota.
El fnico jefe chibcha que proyect6 construir
un templo de piedra fue Garanchacha, que
usurp6 los dominios del zaque pretendiendo ser
hijo del sol concebido por una doncella de Ga-
cheta. Esta dio a luz una huaca que se convir-
ti6 en criatura humana, la cual fue criada con
veneraci6n hasta que, ya hombre, mat6 al za-
que de Hunsa y se sustituy6 en su lugar. Este
fabuloso Garanchacha pretendi6, dicen, levan-








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


tar un temple suntuoso al sol, su padre, y para
dllo mand6 que se trajesen piedras y columns
labradas de los parajes mas distantes de sus do-
minios, aunque muri6 sin haberse comenzado
la fibrica.

No podemos terminar sin decir algo mas res-
pecto del personaje misterioso que en tiempos
remotos les sirvi6 de legislator, y que venera-
ban, no como a dios, pero como a hombre san-
to y bienhechor. Algunos lo confunden con el
Bochica, pero los escritores mas antiguos lo
distinguen, aunque confiesan que era conocido
con various nombres: Nemterequeteba, Xue,
Chinzapagua (o enviado de Dios). Este an-
ciano lleg6, como hemos dicho, por el oriented;
traia una barba larga y la cabellera atada con
una cinta, una tunica sin cuello por vestido y
un manto, anudadas al hombro las puntas;
vestido que usaban todos los chibchas al tiem-
po del descubrimiento, pues el poncho o la rua-
na es invenci6n peruana introducida despu6s
de la conquista. Hall6 los pueblos en un estado
vecino de la barbaric, sin mas abrigo que el al-
god6n en rama ligado con cuerdas, con el cual se







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


cubrian, y sin idea de gobierno ni de sociedad.
Nemterequeteba comenz6 sus predicaciones en
Bosa, en donde hallaron los espaftoles una cos-
tilla que veneraban los indios como que perte-
necia a un animal que este misionero habia
traido. De Bosa pas6 a Muequeta, Fontib6n, y
lu6go al pueblo de Cota, en donde era tal el
concurso de gentes que venian a oirle, que fue
precise hacer un foso alrededor de una colina
en donde predicaba e instruia a los pueblos, a
fin de poderlo hacer con desahogo. No s61o les
ensefiaba a hilar y tejer, sino que por donde-
quiera dejaba pintados con almagre los telares
a fin de que no se olvidasen de su instrucci6n.
Sigui6 lu6go hacia el norte y baj6 a la provin-
cia de Guane, en cuyos moradores hall las me-
jores disposiciones para las artes. No s6lo en-
sefiaba con su palabra, sino con su ejemplo; y
su vida, durante los largos afios que pas6 civi-
lizando estos indigenas, fue un modelo de vir-
tud. Ultimamente desapareci6 en Sogamoso,
dejando, como hemos dicho, un sucesor que
continuara la instrucci6n y la guard de las le-
yes y reglamentos que habia establecido con








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


asentimiento general, solamente por la fuerza
de la persuasion y del ejemplo. Como prudba
de la sabiduria y previsi6n de este legislator,
quiero hacer menci6rrde una regla que.dej6 es-
tablecida y que se cumplia todavia a la epoca
del descubrimiento, es decir, catorce siglos des-
pu6s de su muerte, segin la tradici6n de los
chibchas. Dispuso que si las mujeres legitimas
de los usaques morian antes que ellos, podian
prohibit a sus maridos todo acceso a cualquiera
otra mujer por un period que no pasara de
cinco afios. De esta mantra, los hombres se es-
meraban en tener contents a sus esposas de
miedo de venganza p6stuma, y no pudiendo
desarraigar el legislator chibcha la poligamia,
invent este medio de proteger al sexo .dbil,
medio que surti6 los mejores efectos, aunque
es just decir que los chibchas trataban a sus
mujeres y cuidaban de los enfermos y de los
ancianos. (1)
(1) Pedro Sim6n. Tercera noticia, de la segunda parte de
las noticias historlales de tierra firme. (Vid. Kingsborough,
Mexican Ant. VoL VIII. p. 219 et seq.) Piedrahita. Conquista
del Nuevo Reyno de Granada. Part. I, Lib. I, Caps. I-IV. Joa-
uin Acosta. Compendio hist6rico del descubrimiento y colo-
nlzaci6n de la Nueva Granada. Cap. IX.
















CAPITULO V


Etnologia de los armas

Algunas pocas noticias afiadir6 acerca de
otra naci6n.
La naci6n de que hablamos, el Arma, fue una
de las muchas que habitaban el Valle del Cau-
ca. Como no hubo tantos viajes a este valle, al
menos de los cuales se hayan escrito los acon-
tecimientos, ni los autores hayan estudiado con
tanta pausa como era debido las diversas na-
ciones, tenemos que contentarnos con una
descripci6n much menos satisfactoria que la
de los chibchas, pues los datos que acerca de
estos iltimos poseemos, pertenecen a los me-
jores retazos etnol6gicos de Am6rica.
Las costumbres de todas las naciones que
habitaban el Valle del Cauca eran tan pareci-








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


das, que bien podia reunirse en la de una gran
familiar la descripci6n de todas las que habita-
ban el valle desde Antioquia a PopayAn. He
preferido, sin embargo, hacer la narraci6n de
una sola, pues es la inica de la cual doy restos
artisticos, reservando la ocasi6n para mas fe-
lices dias, en que no s61o esta, sino todas las
naciones primitivas de la Nueva Granada, con-
tribuyan con sus restos artisticos a former un
honroso monument arqueol6gico y den ocasi6n
a una obra mas general.
La naci6n de los armas habitaba, como ya di-
je, en el Valle del Cauca, en la banda oriental
del rio, y al nordeste de Supia. Por su territo-
rio pasaba el rio del mismo nombre, que aun
hoy retiene: el riachuelo Arma. La extension
de su provincia era diez leguas de longitud, seis
de latitud y como dieciocho de circuit, calcu-
landosele una poblaci6n de veinte mil almas.
Estos terrenos y sus comarcanos son riquisimos
en antigiiedades. Como lo eran tambi6n en oro,
la mayor parte de estas eran del mismo metal y
han sido fundidas; pocas de 6stas y de las de
loza han tenido aficionados de gusto que las








EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


conserven. S6lo la Sociedad Colobiana de Mi-.
nas, ha sacado desde 1826 inmensas cantidades
de oro labrado, encontrado por los habitantes
en los sepulcros que frecuentisimamente se des-
cubrian.
La religion de esta naci6n no fue estudiada
con el fundamento debido, y si viejos manuscri-
tos no se sacan a luz, quedard talvez siempre
su secret insoluble, pues hoy en dia no estin
ya las naciones en un estado normal y propio
para sacar del studio de ellas conclusions muy
exactas acerca de sus antepasados, habiendo si-
do ya muy contaminadas de la civilizaci6n. Sin
embargo, que practicaban la idolatria es muy
claro, pues en las casas de los caciques se en-
contraban, bien hileras de idolos, quince y has-
ta veinte en nimero, puestos a la entrada, o
bien cuartos muy bien aderezados con estos sus
dioses. Los idolos eran regularmente hechos
ae madera, de figure humana, y con caras dis-
formes hechas de cera, sobre las calaveras de
aquellos que habian muerto en sus manos.
Aunque los historiadores no mencionan los ido-
los de oro, las sepulturas que se han excavado








BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


han dado millones de 6stos en forma de diver-
sas y bellas figurillas, que sin duda tambien
servian para ofrendas. Los habitantes de An-
serma, comarcanos de los armas, tenfan tam-
bi6n en sus cercados tablas en las cuales escul-
pian figures humans o de animals, las cuales
adoraban y a quienes rogaban cuando lluvia o
sol les hacia falta. Eran pues los dioses de la
agriculture.
Algunos pueblos, se supone, crefan en la re-
surrqcci6n de los muertos en diferente forma,
la creencia de los budistas o lamaistas, pero es-
to parece mas bien conjetura que un hecho his-
t6rico.
Los armas tenfan sus sacerdotes, por medio
de los cuales hacian sus sacrificios y quienes,
como entire los chibchas, eran los int6rpretes
entire los dioses y ofrendantes. Aunque no se
tiene noticia de hab6rseles hallado otro adora-
torio que los cuartos de los caciques, me pare-
ce muy probable que tambi6n los tuviesen se-
parados, puesto que vivfan en tribus o pueblos
stables y arreglados; pero sabiendo la avidez
que los espafloles tenfan por el oro, supieron







EZEQUlEL URICOECHEA: ANTIGtEDADES


ocultarselo. Tenian incensarios de barro, en
los cuales quemaban, delante de sus fdolos, una
mezcla de unas pequefias y menudas yerbas y
resinas olorosas. Las ofrendas consistian en
oro y en los corazones de los prisioneros que
en sus guerras prendian, los cuales morian vic-
timas de su idolatria y poco despu6s eran comi-
dos sus cuerpos por los ofrendantes. Sacrifica-
ban tambi6n a sus enemigos en altos tablados
a cuyo rededor habia un cercado de gruesas
guaduas. Subian por una escalera y a muchos
los colgaban con gruesas cuerdas de fique.
El gobierno del cacique era desp6tico; 6ste
juzgaba, imponia penas y era capitAn de sus
vasallos en las guerras. Estos a su turno tenfan
que labrarle sus campos y labrarle ciertas can-
tidades de oro con las cuales 61 hacia sus cam-
bios con las naciones comarcanas. El cacique
tdnia muchas mujeres, una de las cuales, sin
embargo, era tenida por la principal. Muerto el
cacique, envolvian su cuerpo en las mAs ricas
mantas que tenian, ligandole luego con largas
cabuyas a las cuales ataban varies aderezos y
figurillas de oro, exactamente, parece, como lo







BIBLIOTECA .ALDEANA DE COLOMBIA


hacian los peruanos, segiin la descripci6n y li-
minas de la excelente obra de Rivero, y Tschu-
di; y tambi6n los habitantes de Tunja, cuyas
momias no ha muchos afios se encontraron, pe-
ro que segun nuestro ilustre compatriota Acos-.
ta se lamenta, tambi6n en pocos afios desapare-
ceran. Entre los tauyas, tambi6n habitantes
del Valle del Cauca, ponfan el cuerpo en una
hamaca y, haciendo fuego alrededor, lo secaban
perfectamente, envolvi6ndolo lu6go en mantas
para preservarle por algunos afios en la casa de
sus deudos, antes de darle sepultura. Esta era,
bien en la misma casa o en las cimas de altos
cerros o colinas elevadas, en donde hacian gran-
des b6vedas bien enlosadas. El dia del entierro
se juntaban sus deudos y parientes a presen-
ciar la ceremonia y contribuir a ella con sus p6-
sames, Iloros, lamentos y embriaguez. Enterra-
ban al cacique con sus armas, joyas, plumaje,
oro, comestibles y chicha, de la cual todos par-
ticipaban en alto grado. Ademas enterraban
con 61 a sus mujeres mIs queridas y a algunos
sirvientes que para la ceremonia preparaban
y ponfan beodos. Estos debfan acompafiarle en







BZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGMDADIS


su resurrecci6n. El fin de esta ceremonia, como
entire otras muchas naciones, era la perfect
embriaguez, con la cual parece querian desha-
cerse del dolor que la muerte les causaba, o s6-
lo servia de un pretexto para dar lugar a su
apetito, convirtiendo un entierro doloroso en
una fiesta de alegria. En el cacicazgo hereda-
ban al padre sus hijos, pero a falta de ellos lo
hacian los sobrinos hijos de la hermana y no
del hermano.
Por lo general eran estos indios de pequefia
estatura y el bello sexo no poseia aquellos atrac-
tivos exteriores que, si no comunes, al menos
no faltaban en otras naciones, a lo cual con-
tribuia much su poca limpieza. En las narices
como en las orejas traian dos botoncillos de oro
y un clavo con dos cabezas; los de Cali traian
en su lugar un alambre de oro, retorcido en for-
ma de tornillo y Ilamado curicuris, regularmen-
te en las narices, pero aun tambi6n en las ore-
jas. En el cuello usaban bellas gargantillas de
oro y ademAs otros aderezos del mismo metal
en el resto del cuerpo. Andaban casi desnudos,
pues s61o tenian una pequefia manta de in pal-
Antaietdaae--7







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


mo de ancho y palmo y medio de largo que les
cubria del vientre a los muslos; IlamAbase man-
re, y era sustituida algunas veces por un gran
caracol de oro. En algunos pueblos usaban una
manta grande los hombres y las mujeres un fal-
dellin, pero generalmente 6ste era el vestido
mis bien de los caciques y personas distingui-
das que del comdn del pueblo.
Eran los armas grandes comerciantes de sal,
que de fuentes salobres sacaban evaporando
el agua de estas en grandes tinajas de barro. En
muchas parties conducian el agua de las fuentes,
en tubos de guadua, al lugar done se evapo-
raba. El artefacto era en general excelente sal
blanca, pero muchas veces, debido a la original
impureza del agua, era la sal negra y de mal
sabor. Eran peritos en el laboreo del oro, y los
restos artisticos que tenemos en tierra cocida
no los deshonran. Hacian sus maures y vesti-
dos de cortezas de palo, pero tambien hilaban y
tejian bien el algod6n. Tambi6n eran agricul-
tores, y aqui la generosa naturaleza premiaba
mis que abundantemente sus pocos esfuerzos.
Los values se parecian a los espafioles jardines







EZEQUIEL URICOECHEA: ANTIGUEDADES


o huertas, tan bellamente sembrados estaban
de todas classes de frutas y races de que ellos
se servian para su mantenci6n. Sus alimentos
eran came humana, pescado, que s61o a palos
mataban en los rios, que brotaban de Ilenos,
maiz, yuca, que sabian cocinar muy bien, pal-
mitos y lu6go todas las dejiciosas frutas con que
la prodigiosa vegetaci6n tropical los regalaba.
Vivian unidos, en pequefios pueblos edifi-
cados en los valles o en las planicies de las co-
linas. Sus casas eran grandes, redondas y bien
fortificadas por medio de cercados de gruesas
guaduas que las rodeaban, y que para plantarlas
allf arrancaban estos moradores de raiz. Sus
paredes eran hechas de grandes vigas puestas
perpendicularmente, y la armaz6n terminaba
dn la parte superior en un arco bajo, sobre el
cual edificaban el cobertizo o tejado de paja.
Dentro de la casa tenian various aposentos bien
esterados, y tantos, que hasta veinte vivian en
una misma casa. El lujo no les faltaba, pues los
espafioles conquistadores vieron muy ricos va-
sos de oro, algunos que contenian dos azum-
bres de agua, que usaban para beber su chi-
cha. Ademas ha pocos afios se descubri6 una







BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA


canastilla de tierra cocida, grande y de una for-
ma que causaba admiraci6n y daba idea del
buen gusto del autor. En algunas casas habia
tambi6n un cercado de guaduas secas, con pun-
tas, en las cuales blanqueaban las calaveras de
aquellos que habian sido press de sus enemi-
gos y victims de su antropofagia.
El carActer de los armas era muy recio e in-
domable, y preferian morir a manos de otros
indios enemigos y ser devorados por ellos o
darse la muerte a si mismos, ahorcandose, que
entrdgarse a los espafioles, quienes varias ve-
ces presenciaron, bien a su pesar, estos dos ac-
tos, que probaban o su terror o aborrecimiento.
Para ir a la guerra se ponfan coronas de oro
y patenas del mismo metal en el pecho, belli-
simas plumas y mil otros aderezos de oro, de
suerte que se decia que "iban vestidos de oro
de pies a cabeza". Iban muy bien armados -y
de aqui el nombre armas-, llevaban bocinas
o trompetas, banderas, dardos, flechas, lanzas
y macanas y sin duda hondas tambi6n. Su
misica era de tambores, flautas y otros instru-
mentos peculiares a ellos. Las banderas eran
hechas de una pequefia manta de algod6n,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs