• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Presentacion
 Index
 Introduction
 I. Parte analitica la estructura...
 II. Parte normativa reformas de...
 Conclusion general
 Bibliography














Group Title: Serie socio-economica
Title: El campesinado colombiano
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078542/00001
 Material Information
Title: El campesinado colombiano un problema de estructura
Series Title: Serie socio-economica
Physical Description: 230 p. : ill., maps ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Pérez Ramírez, Gustavo
Publisher: Editorial Iqueima
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1959
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Agriculture -- Economic aspects -- Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: por Gustavo Perez Ramirez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078542
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAF5846
oclc - 21480092
alephbibnum - 000050993

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Presentacion
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Index
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Introduction
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    I. Parte analitica la estructura economica y social de la agricultura colombiana
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    II. Parte normativa reformas de estructura
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Conclusion general
        Page 217
        Page 218
    Bibliography
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
Full Text



UNIVERSITY CATHOLIQUE DE LOUVAIN
COLLECTION DE L'ECOLE DES SCIENCES POLITIQUES ET SCALES

No. 160










EL CAMPESINADO COLOMBIANO


UN PROBLEMA DE ESTRUCTURA






Por
GUSTAVO PEREZ RAMIREZ
Lic. en Ciencias Politicas y Sociales.
Director del Centro de Investigaciones Sociales, Bogoti


EDITORIAL IQUEIMA
BoGOA, COLOMBA, 1959












AMRICA








NIHIL OBSTAT.


Pbro. CAMILO TORRES RSREPO.


IMPRIMATUR.


Excmo. Sefor J. G. CALDER6N,
Obispo Auxiliar.
Arquidi6cesis de Bogota,
6 de octubre de 1959.


Impreso en la EDITORIAL IQUEIMA, calle 24, nimero 21-33, Bogota, Colombia.















PRESENTATION


Por various motives es honroso y satisfactorio presenter este
libro. Porque encierra un tema profundamente bhiino; porque
las conclusions, a que en &l se llega, se fundan en tn studio se-
tio y sagaz de la reaidad colombiana; y, sobre todo, porque este
volume lanza un liamado de esperanza y de resoluci6n en favor
de una gran empresa.
El Campesinado colombiano, un problema de estructura, as-
pira a ser el tomo primero de una series que publicard el Centro
de Investigaciones Sociales auspiciado por la Jeraquia Eclesidstica
Colombiana.
Hay un amanecer en este anuncio. La caracteristica del mo-
mento social de Colombia, en todos los drdenes, es la complca-
cidn de los problems, la necesidad de clarificarlos mediante in-
formaciones mis valederas y la imprescindible urgencia de pla-
near sus soluciones en forma cientifica para un largo future. Ya
en el mundo no existen remansos quietos al margen de las grandes
corrientes internacionales. Los problems politicos y de conduct
se eslabonan cada vez mis con los econdmicos; el mundo es un
crisol donde se derriten, hirviendo y mezcldndose, las closes so-
ciales, las aspiraciones por un mejor nivel de vida, las trayecto-
rias histdricas de los pueblos, las razas y ain las ideas religiosas. So-
bre cada hombre gravita el planet y tal vez, en dia no lejano, sen-
tiremos que nuestra conduct es presonada por m6viles venidos de
lo hasta ayer ignoto. Quienes como cat6licos somos duefios de una
verdad y de una moral inquebrantables y eternas, y aqueUos a
quienes "Spiritus Sanctus posuit Episcopos regere Ecclesiam Dei
quam acquisivit Sanguine suo", oimos esta invitacidn universalis-
ta, reclamamos una informaci6n sociol6gica y religiosa ams pro-
funda, nos enderezamos hacia actividades de mis dilatado porve-
nir. En este scenario es donde se present seste primer voklmen
de la biblioteca del Centro de Investigaciones Sociales de Bogoti.









En si este libro es un enfoque nuevo de la realidad colombia-
na a lak lz de las teorias y experiences sobre los paises subdesa-
rrollados, que sirvi6 de tesis para optar el titulo de Doctor en
Ciencias Sociales en la Facultad de Ciencias Econdmicas y So-
ciales de la Universidad Cat6lica de Lovaina, al Padre Gustavo
Pirez Ramirez, traducida al castellano del original francis que
se mimeografid en 1958 y que abora se imprime con datos e ideas
puestos al dia.

El studio de los problems de estructura del campesinado
colombiano precise el punto neurdlgico mds apremiante de la vi-
da national. Porque nada es tan urgente como elevar las situacio-
nes extremes de miseria en que se debate la que es, al mismo tiem-
po, mayoria del conglomerado colombiano active en la creacidn
de riqueza, fuente irrestafable del crecimiento demogrdfico y
tambidn esperanza insustituible de una patria mejor.

Todos en Colombia estamos de acuerdo sobre la importancia
de mejorar al campesinado, de hacer mds efectivo su trabajo, de
elevar sus niveles, sanear su vida familiar, hacer justicia a sus pre-
tenciones. Si esto se lograra en plazo human, el resurgimiento
de la sociedad, en todos sus grades, seria concomitante y lejos
de descender en lo moral, como lamentablemente caemos, asisti-
riamos a una vida patria, didfana y sin peligros.

El autor, ayer discipulo de la Universidad Cat6lica de Lo-
vaina, hoy Director del Centro de Investigaciones Sociales de Bo-
gotd, llegard a travis de este libro y de la series bibliogrifica
de muchos escritores convocados por 81 y publicados por el Cen-
tro, hasta las remotas aldeas, hasta los campesinos emarginados,
hasta el mar del olvido y lo poblard de faros, de normas mejores,
de actividades redentoras hijas de su corazdn joven, noble, doctor
y esperanzado.


ENRIQUE PEREZ-ARBELAEZ.






















"Porque hay asunros que bien oidos ahora,
excusan de ofrlos con dolor despues".


Fray FRANCIsco ROMEO, Llasto Sagrad
de la America Meridional, p. 48.













INDICE GENERAL
Pigs
Presentaci6n ............................................. S
Introducci6n ............................................. 13

I. PARTE ANALITICA
LA ESTRUCTURA ECONOMIC Y SOCIAL DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA

TrrUL I
ANALYSIS DE LAS RELACIONES EXTERNAS DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA
Capitulo I.-Relaciones de la agriculture colombiana con el mer-
cado international ................................... 19
1. Estructura del comercio exterior .................. 20
a) La oferta colombiana en el mercado mundial ...... 20
b) La demand colombiana en el mercado mundial ... 22
2. Relaciones monetarias ........................... 23

Capitulo II.-Relaciones de la agriculture con las estructuras
industriales y financieras nacionales .................. 27
1. Relaciones con la industrial ....................... 27
2. Relaciones con el mercado de capitals .............. 29

TrruLo II
ANALYSIS DE LAS RELACIONES INTERNAL DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA

Seccidn A.-Estructura del mercado de trabajo.

Capitulo I.-Estructura socio-demogrffica del mercado de tra-
bajo ........................................... 33
1. Efectivo de la poblaci6n agricola .................;. 33
2. Reparticioa geogrifica de la poblaci6n .............. 37
a) Densidad global, bruta ....................... 38
b) Densidad neta ................................ 40
c) Densidad agricola ............................. 41









Pigs.

3. Estructura de la poblaci6n agricola active ........... 42
a) Composici6n por edad y sexo ................... 42
b) Composicion etnica ............................ 45
c) Repartici6n seguin la actividad ................... 46

4. Dinamica de la poblaci6n agricola .................. 49
a) Crecimiento demografico ....................... 49
b) Concentraci6n urbana ...................:..... 50
c) Natalidad, fecundidad, mortalidad ............... 51
d) Inmigraci6n ................. ................ 52

Capitulo II.-Formaci6n de los salaries .......... .......... 55
1. Caracteristicas de la oferta y la denmanda de trabajo... 55
2. Ingresos de los asalariados agricolas ................. 58
a) Salarios nominales ............................. 58
b) Salarios reales .................. ............. 64
c) Prestaciones sociales a los asalariados agricolas .... 66
d) Salaries agricolas y salaries industriales ........... 70
e) Salaries agricolas y precious recibidos por los agricul-
tores .......................................... 71
3. Ingresos de los trabajadores agricolas independientes... 72

Capitulo III.-Migraciones interas ......................... 75
1. Migraciones profesionales ......................... 75
2. Migraciones geogrificas ......................:... 78
3. Factores de las migraciones ........................ 79
a) Factors de atracci6n .......................... 79
aa) Factores econ6micos ....................... 79
bb) Factores sociol6gicos ....................... 80
cc) Factores politicos ......................... 81
b) Factores de rechazo ........................... 82
Capitulo IV.-Productividad del trabajo .................... 83
1. Productividad de la mano de obra agricola .......... 84
2. Productividad de los factors independientes ......... 85
a) Productividad de la tierra ....................... 86
b) Productividad del capital ....................... 98










Pigs.
Capitulo V.-Nivel y genero de vida de los campesinos ..... 101
1. Distribuci6n de los ingresos y estructura del consume 101
2. Ginero de vida ........ ......................... 109
a) Habitaci6n rural .............................. 109
b) Alimentaci6n ................................. 116
c) Higiene ...................................... 119
d) Educacion .................................... 121
e) Condiciones de trabajo ........................ 126

Apendice-Patologia social .................:............. 129
Seccidn B.-Estructura del mercado finnciero y de
Mercancias.
Capitulo I.-Estructura de la oferta y de la demand ......... 133
1. La oferta y la demand en el mercado de capitals ... 133
a) La oferta efectiva ............... ............ 135
b) La oferta potential: aherro y atesoramiento ...... 136
2. La oferta en el mercado de mercancias .............. 137
a) La oferta efecdva .............................. 138
b) Elasticidad de la oferta agricola ................. 140
3. La demand en el mercado de mercancias ........... 142

Capitulo I.-Formaci6n de los precious agricolas ............ 147
1. Variaciones geogrificas de los precious ............... 147
2. Variaciones temporales de los precious ............... 150
Ap6ndice: Caracteristicas generals del mercado agricola .... 155
Seccidn C.-Estructura de base material.
Capitulo I.-Sistema de transported ........................ 159
1. Historia de los transportes en Colombia ............ 159
2. Actividad de los medios de transport .............. 162
a) Actividad en el sector public ................. 163
aa) Ferrocarriles ............................. 163
bb) Transportes fluviales ...................... 165
b) Actividad en el sector privado .................. 165
aa) Carreteras ................................. 165
bb) Transportes aereos ........................ 166









Pgs.

Capitulo II.-Costos de los transportes y su incidencia en la eco-
nom ia .............................................. 169
1. Anarqua de las tarifas ............................. 169
2. Incidencia de los costs de transport sobre los precious
agricolas ............... ......................... 171
3. Fraccionamiento de los mercados ................... 174

II. PARTE NORMATIVA
REFORMS DE ESTRUCTURA
Capitulo I.-Condiciones de una political socio-econ6mica ..... 183
1. Interdependencia de lo econ6mico y de lo social ..... 183
2. Limitaciones de la political ....................... 184
3. Acci6n inducida ................................. 185
4. Predominio de la political de estructura ............. 186
Capitulo II.-Reforms de la estructura de base ............. 189
1. Estructura de base socio-cultural ................. 190
a) Importancia de los factors socio-culturales ....... 190
b) Oclusiones sociales ............................ 192
c) Modalidades de la reform socio-cultural ......... 196

2. Estructura de base institutional ..................... 199
a) Reforma agraria .............................. 199
b) Organizaci6n del mercado ...................... 203
aa) Organizaci6n del mercado de capitals ....... 206
bb) Organizaci6n del mercado de mercancias ..... 207
cc) Organizaci6n del mercado de trabajo ........ 209
3. Estructura de base material. Organizaci6n del sistema
de transportes .................................... 210
a) Importancia de los transported en la doctrine econ6-
m ica ... ......... ... ... .. .. .. ... . 212
b) Organizaci6n de la red de transportes ............ 215

CONCLUSION GENERAL ....................................... 217


BIBLIOGRAFIA .............................................


219














INTRODUCCION


Objeto y Metodo. El present studio es un anilisis de la situa-
ci6n de los campesinos colombianos, visualizado dentro del piano
socio-econ6mico. Trata de establecer las deficiencies estructurales
que condicionan el bajo nivel de vida de los campesinos y de de-
terminar un conjunto de factors capaces de remediar esas fallas.
Procedemos dentro de los limits de lo fenomenico conjugan-
do los m6todos inductive y deductive. La explicaci6n de lo real,
aqui considerado, implica una descomposici6n concrete del mundo
dentro del plan cientifico de la abstracci6n. Por consiguiente, no
podemos captar sino sectors limitados del mundo real. Ni pode-
mos pretender la presentaci6n de un cuadro complete de la reali-
dad "existencial" de los fen6menos. Esta restricci6n se inspire en
Max Weber. En contra del pensamiento positivista, 61 afirma que
el orden de la naturaleza o del mundo experimental no puede ser
identificado con la realidad "ontol6gica" en general. Es el punto
de partida de su teoria de la Verstehende Soziologie, o de la
Sociologia comprensiva (1).
Dentro de esta 6ptica no identificaremos nuestras constatacio-
nes con la verdad total. Es incontrovertible que ciertos hechos es-
capan a la observaci6n. La experiencia es parcial y limitada. Y en
el piano del conocimiento la investigaci6n sociol6gica tiene sus
limits de probabilidad y de relatividad.

Hipdtesis de trabajo. Como punto de partida establecemos
una diferencia entire la situaci6n en que se encontraron, en visperas
de la industrializaci6n, los paises europeos, actualmente desarrolla-
dos y el retrasado crecimiento de los paises subdesarrollados. Tal
diferencia nos parece esencial para entender nuestra posici6n.

(1) Weber, M., Die "Objektivitaet' Socialwissenschaftlicher und Sozialpoli-
tis her Erkentnnis. Archlv fUr Sozlalwissenschaft und Sozialpolitlk. Band 19, 1904,
pp. 22-87.








La diferencia se manifiesta a la vez en los pianos socio-mental
e institutional y supone en iltimo analisis, un fen6meno de de-
pendencia relative.
Por una parte en los pauses subdesarrollados predomina una
cierta mentalidad -a menudo inconsciente- que descuida o ex-
cluye de la escala de valores la eficiencia o productividad. Preci-
samente estos criterios de eficiencia y de productividad fueron los
que hicieron possible la Revoluci6n Industrial y el gran desarrollo
original de los paises en los que estas pautas predominaron.
Por otra parte, en el piano institutional, los paises hoy des-
arrollados, habian realizado desde antes de la industrializaci6n, una
division progresiva de su trabajo, como consecuencia del auge del
comercio. La empresa privada cre6 los cuadros de base necesarios
a su armaz6n structural, de suerte que, al alborear la industrializa-
ci6n, esos paises estaban ya relativamente estructurados. Ahora
bien, la simplificaci6n de tareas con miras a una mayor productivi-
dad introdujo la maquina y la innovaci6n se difundi6 en un me-
canismo mas o menos articulado, estimulando a la vez favorable-
mente el desarrollo econ6mico.
No sucede de igual manera en los paises subdesarrollados. En
estos faltan, tanto la mentalidad de eficiencia, como los cuadros de
base articulados que permitan un funcionamiento normal. Estas
deficiencies tienen, como consecuencia, una explicaci6n de orden
relative, originandose las dependencias entire paises: los dominan-
tes y los dominados; los colonos y los colonizados.
En realidad, los raises subdesarrollados se han encontrado hasta
el present en dependencia unilateral, sea respect de Metr6polis,
sea respect de economias dominantes. Estas no se han preocupado
por former en ellos los cuadros basicos, por estructurar las colonies
o los paises dominados con miras a un desarrollo arm6nico. Ello
ha originado complejos de frustraci6n y estructuras socio-menta-
les indiferentes al progress.
Sinembargo los paises subdesarrollados se encuentran bajo la
presi6n de una demand potential inmensa, que se debe principal-
mente al crecimiento demogrifico que los caracteriza. Se trataria
entonces de una deficiencia structural surgida del crecimiento que
impide su efectividad a la demand.
Esta hip6tesis de trabajo aparece reforzaaa por la political de
las Naciones Unidas, referente al progress economic de los passes
insuficientemente desarrollados:









"Las reforms de estructura son much mas necesarias (en los
paises insuficientemente desarrollados) que en los paises desarro-
Uados, donde ya estan presents todos los elements necesarios al
desarrollo econ6mico" (2).
Siguiendo este orden de .ideas y apoyandonos en numerosos
studios sobre el subdesarrollo -en contra de la opinion corriente-
nos parece que se puede suponer que el problema en Colombia es
fundamentalmente de estructura (3). Tanto desde el punto de vis-
ta mental como desde el institutional y material, los problems de
coyuntura, en el estado actual de la situaci6n, serian secundarios.
Ante la inflaci6n cr6nica del pais, las medidas que se han to-
mado, han versado exclusivamente sobre la coyuntura sin poder
Ilegar a una soluci6n valedera. El obsticulo no nos parece que. pro-
venga de las deficiencias monetarias, sino fundamentalmente de la
carencia de una estructura.
No pretendemos sinembargo menospreciar la relaci6n entire
moneda y precious, y por lo tanto entire la moneda y las estructu-
ras (lo que constitute unio de los aspects negatives de la Teoria
General de Keynes). Nos parece que la inversa es igualmente ver-
dad, dado que la estructura condiciona la moneda, y en el caso co-
lombiano, por razones que desarrollaremos, el segundo tipo de re-
laci6n predomina. Asi la importancia primordial corresponde a la
estructura.

Plan de trabajo. Este studio se compone de dos parties: la
primera es analitica y trata de la situaci6n de la sociedad campesi-
na. La segunda es normativa y trata de encauzar una political de
bienestar de esta misma sociedad.
Analizamos en la primera parte, a la luz de los hechos, el com-
plejo social y econ6mico de la agriculture, en el tiempo y en el
espacio. Buscamos los rasgos caracteristicos y las imperfecciones
estructurales. Nuestra atenci6n enfoca especialmente la Economia
del Trabajo.

(2) ONU, Mesures a prendre pour le a deloppement dconomique des pays insuffi-
samment ddvelopp6s. E. 1989. ST. ECA. 10, 1951, p. 51.
(3) Comenzamos el studio de la realidad agraria colombiana poniendo en tela
de juicio la estructura. Esto constitute nuestra hip6tesis de trabajo. Es evidence
que una expllcaci6n integral deberia contener un examen critic del Sistema Eco-
n6mico como tal, ya que el problema de estructura, estA condicionado parcialmente
por el sistema mismo. Pero esto supondrfa un studio especial de Economia Politica
que rebasaria el marco de este Ubro.








Dado que analizar las estructuras consiste en estudiar las re-
laciones que caracterizan el objeto considerado, subdividimos en
dos esta primera parte. Una la consagramos al anilisis de las rela-
ciones externas, es decir, de los vinculos de la agriculture con el
mercado international y con las otras estructuras del pais. La otra
parte la consagramos al anilsiis de las relaciones internal econ6mi-
cas y sociales de la agriculture.
En la segunda parte exponemos una political de bienestar. Ba-
sindonos en los hechos, hacemos una elecci6n de los factors es-
pecificos que deben tenerse en cuenta en una political de estruc-
tura de base. Este studio supone 16gicamente, la Economia del
Trabajo y la del Bienestar, dos ramas recientes del pensamiento
econ6mico.
Dejamos constancia en estas paginas de nuestra gratitud para
con el Profesor de Socio-Economia de la Universidad de Lovaina
(Belgica) Yves Urbain, quien nos dirigi6 esta investigaci6n. Su co-
nocimiento de los problems econ6micos y sociales de los paises
subdesarrollados y principalmente del Congo Belga, nos abri6
vastos horizontes para el studio de la realidad colombiana. En
igual forma agradecemos al Profesor Giovanni Hoyois, especialis-
ta en Sociologia Rural, de la misma Universidad, sus valiosos con-
sejos y directives.
Queremos que este reconocimiento alcance al personal de di-
ferentes instituciones cuya colaboraci6n generosa facility nues-
tra tarea. De manera particular damos gracias al personal del Insti-
tuto de Investigaciones Econ6micas y Sociales de la Universidad
de Lovaina, al de la Organizaci6n de las Naciones Unidas para la
Alimentaci6n y la Agricultura (FAO) de Roma y al Departamen-
-to Administrativo Nacional de Estadistica de Bogoti.
Que todas las demas personas que han influido en este studio
sientan nuestra gratitud.


















I

PARTE ANALITICA

LA ESTRUCTURA ECONOMIC Y SOCIAL DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA















TITULO I.


ANALYSIS DE LAS RELACIONES EXTERNAS DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA

CAPITULO I.

RELACIONES DE LA AGRICULTURE COLOMBIANA
CON EL MERCADO INTERNATIONAL

Nuestro anilisis de la estructura agricola parte del hecho de
que Colombia es un pais subdesarrollado. Bajo este aspect estudia-
remos las relaciones externas y luego las intemas del pais, en lo
que respect a la agriculture.
En realidad, el subdesarrollo de un pals se caracteriza, no s6lo
por sus condiciones interas cuantitativas y cualitativas, sino tam-
bien, y principalmente, por las relaciones exteras que ha tenido
y que continia teniendo. De hecho, las relaciones externas influ-
yen en las internal, determinando la dependencia que es uno de los
rasgos fundamentals del subdesarrollo.
Sinembargo, la depen-dencia evocada por la noci6n de subdes-
arrollo no es una dependencia cualquiera ya que no es la autarquia
el polo opuesto del subdesarrollo. En este se engloba una depen-
dencia unilateral que implica la irreversibilidad de las influencias
ejercidas por las economies dominantes en el comercio exterior.
Esta dependencia tambien provoca la ausencia de las estruc-
turas internal necesarias al funcionamiento e inhibe la participa-
ci6n en la economic mundial, en un plan de cooperaci6n y de co-
mercio con los otros pauses.
El subdesarrollo se ha presentado hist6ricamente en funci6n
de los contacts entire dominados y dominantes, colonos y colo-
nizados. Se manifiesta esencialmente en los fen6menos de funcio-
namiento dependiente. Esas economfas dependientes no pueden










subsistir sino ligadas a una Metr6poli. Esta o el pais dominant,
ejercera sobre ellas una influencia de atracci6n o de sofoco. En el
caso de que el pals subdesarrollado logre estructurarse, legaria a
intervenir en pie de igualdad y cooperar a los intercambios exte-
riores con dependencia bilateral (4).
1.- Estructura del comercio exterior. El estado de dependen-
cia unilateral que caracteriza la economic colombiana aparece cla-
ramente en sus relaciones comerciales con el extranjero. El comer-
cio exterior tiene una importancia capital en el analisis del subdes-
arrollo, ya que 6ste monopoliza la actividad en el period pre-in-
dustrial. A media que una economic se desarrolla, el papel dini-
mico deja de ser absorbido por el Comercio Exterior y pasa a ser
Mercado Nacional.
a. La oferta colombiana en el mercado mundial.
Un s6lo product, el cafe, constitute las 4/5 parties de las ex-
portaciones colombianas y es absorbido casi en su totalidad por un
s6lo mercado, el de los Estados Unidos de Norte Am6rica.
En el cuadro que sigue se pueden observer los cambios de la
estructura del comercio exterior desde 1834.


CUADRO I

EVOLUTION DEL COMERCIO EXTERIOR
Afios Productos Porcentaje miximo
1834-39 ............... Algod6n 15%
1840-44 ............... Cueros 17%
1854-74 ............... Tabaco 55%
1875-79 ............... Quina 21%
1905-58 ............... Caf6 85%
Fuente: SAMPER, A. Importancia del cafe en el comercio exterior de Co,
lombia, Bogota, 1948, p. 27.


La tendencia a la monoexportaci6n, que se manifiesta en for-
ma de un process cumulative, es evidence. Produce un impact
sobre las estructuras interas y las pone en manos de la economic

(4) COr. Perroux, F., Nioeaux de ddveloppement et politiques de croassance. Cahbers
de l'SfA. Paris, erie F, No. 1, pp. 73-129.









dominant que para el caso es la de los Estados Unidos de Norte
America.
Esta monoexportaci6n hace cada vez mis sensible a la coyun-
tura international, la situaci6n econ6mica del pais. Una disminu-
ci6n de la demand del cafe en los mercados de los Estados Unidos
y del mundo, por pequefia que sea, trae graves consecuencias para
la economic national. Asi, la baja del caf6 en un centavo de d61ar
en la bolsa de Nueva York, ha provocado p6rdidas anuales hasta
de 7 millones de d6lares a Colombia. Esta es una dolencia de mu-
chos paises subdesarrollados. En Chile, una oscilaci6n de un centa-
vo en los precious del cobre implica una variaci6n correlativa de
4 millones de d6lares en los ingresos del pais. Sucede lo mismo en
Venezuela con el petr6leo y en Egipto con el algod6n.
La monoexportaci6n contribuye, por lo tanto, a la inestabili-
dad acentuando la dependencia unilateral.
Sinembargo Colombia dispone de numerosos recursos mineros
y agricolas que le permitirian ocupar un lugar polivalente en el
mercado international y adquirir asi una estabilidad mejor, esca-
pando poco a poco a las influencias irreversibles de los paises des-
arrollados.
Las principles posibilidades de diversificaci6n de las expor-
taciones se encuentran en la ganaderia, petr6leo, bosques, pesca,
cacao, oleaginosas, frutas, textiles y carbon.
Colombia, miradas las ireas, es un pais ganadero: 90% de la
superficie agriculturada esta consagrada a la ganaderia. Sinembar-
go las exportaciones en este sector son todavia insignificantes.
Igualmente la producci6n forestal es casi nula, si se tienen en cuen-
ta las areas boscosas.
La situaci6n de la pesca es paradojal. A pesar de tener Colom-
bia 1.600 kms. de costa sobre el Caribe y mas de 1.300 kms. sobre
el Oceano Pacifico, la producci6n pesquera es minima y el consu-
mo por cabeza es apenas de 2 kilos de pescado por afio (5). El pais
importaba products marines provenientes de Noruega que no
eran compensados por caf6.
El estancamiento de los recursos naturales del pais es un estado
de bloqueo que expone la economic a influencias irreversibles de
paises desarrollados.

(5) Sin embargo se ha hecho el registry taxon6mico de numeroeas especes de
pieces almenticlos en aguas dulces colomblanas. Entre otros muchos est& el pirarucn
(Arapatma gigas) que Iega a pesar hasta 75 kgs.; es muy rico en protenas. Su valor
aUmenticlo es al menos Igual al del bacalao europeo.










b. La demand colombiana en el mercado mundial.
El analisis de las relaciones externas de la agriculture revela el
papel fundamental que ejerce la oferta colombiana en el mercado
mundial y simultineamente el estado de dependencia unilateral de
la economic national respect a paises desarrollados.
De hecho el equipo necesario al desarrollo del pais se impor-
ta merced a las utilidades dejadas por las exportaciones agricolas.
Un poco mas del 50% de las importaciones estin constituidas por
bienes de capital. Ahora bien, el 90% de las divisas necesarias para
estas importaciones se obtienen por las exportaciones de cafe, ba-
nanos y cueros.
La zona de la demand se limit a los paises desarrollados, co-
mo aparece en el cuadro II.
CUADRO II
ZONAS DE LA OFERTA Y DE LA DEMAND COLOMBIANA
EN LOS MERCADOS MUNDIALES
Demanda colombiana Oferta colombiana
(Importaciones) (Exportaciones)
% del valor CIF % del valor FOB
1954 1958 1954 1958**
Estados Unidos .......... 62.8 60.4 79.0 74.2
Alemania ............... 8.2 11.4 5.5 8.,4
Reino Unido ............ 4.5 4.6 0.2 0.9
Francia ................. 4.2 2.2 0.4 1.1
America Central ......... 4.0 1.3 6.3 1.9
BW lgica ................. 2.5 2.3 0.8 2.5
America del Sur ......... 2.3 2.7 1.0 1.0
Canada ................. 2.1 3.4 1.6 1.5
Paises Bajos ............ 1.9 2.7 2.2 1.9
Suecia .................. 1.6 2.3 1.8 2.6
Suiza ................... 1.4 1.8 0.1 1.3
Asia .................... 1.4 1.0 0.0 0.4
Italia ................... 0.9 1.0 0.6 0.5
Subtotal ................. 97.8 97.1 99.5 98.2
Otros (Europa, Africa, O-
ceania) ................ 2.2 2.9 0.5 1.8
Total .......... .... 100.0 100.0 100.0 100.0
Primer semestre.
** Primer semestre, sin oro ni petr6leo.
Fuente: Datos elaborados con base en los informes de Aduana. Revista del
Banco de la Rep blica, febrero de 1955. Boletin Mensual de Estadistica, septiem-
bre de 1958, p. 49.









De estas cifras se deduce que la economic colombiana depen-
de de pocas economies desarrolladas, especialmente de los Estados
Unidos. Las importaciones provienen en gran parte de los passes a
donde export Colombia, salvo el caso de los paises europeos de
donde se recibe en proporci6n mayor a lo que se export a ellos.
El comercio con los pauses subdesarrollados no alcanza al 8%
del total.
2. Relaciones monetarias. La consecuencia direct de la es-
tructura de la oferta y de la demand colombiana sobre el mercado
mundial que acabamos de delinear, es la dependencia y la inesta-
bilidad monetaria del pais. Dependencia del peso que queda ligado
al d6lar en toda transacci6n del comercio exterior y acondiciona-
miento de la demand interior a los beneficios resultantes de la ex-
portaci6n de cafe. Inestabilidad, puesto que las fluctuaciones de la
balanza de pagos se convierten en el origen principal de los mo-
vimientos monetarios colombianos.
El fenomeno que domina la situaci6n monetaria del pais es la
inflaci6n. A partir del afio de 1942, la economic colombiana se
desenvuelve dentro de una espiral inflacionista (6). Esta inflaci6n
no deja de tener relaci6n con los precious del caf6 en el mercado
de Nueva York; estos han pasado de 13 centavos de d6lar la libra,
durante la guerra, hasta 52 centavos en 1958, despues de haber su-
bido hasta 93 centavos en 1954 (7).
Claro esti que la inflaci6n no proviene exclusivamente de las
variaciones exteras. Tambi6n result de un auge de la demand
que no esta relacionada con una variaci6n de los ingresos. La in-
flaci6n puede ser, en dierta media un fen6meno natural del des-
arrollo de un pais (8).
Examinemos estas dos classes de inflaci6n:
Hasta 1953 hubo en Colombia un excedente de divisas debido
a las considerable ganancias de las exportaciones de caf6. No era
inevitable una inflaci6n, o en todo caso habria podido ser modera-

(6) Jaramillo Ocampo, H., La inflac6n, sus orfgenes y sus consecuencias. Co-
Zombia Econ6mica, Vol. VII, No. 84, abril de 1949, p. 778.
(7) Federacl6n Nacional de Cafeteros, Boletn de Estadistica, Vol. .I, No. 34,
julio de 1956. Cuadro 61, p. 72.
(8) Cfr. Bernstein, E. M.-Patel, I In. flGation in relation to economic develop-
ment. International Monetary Fund., Staff Papers, Vol. II. No. 1952, p. 374.








da por una political de inversiones. Sinembargo, dado el debil nivel
de vida del pueblo, el ligero aumento de los ingresos hizo enton-
ces presi6n sobre la compra de alimentos y de bienes de consume
final, de primera necesidad. Entonces el alza de precious en el in-
terior se desencaden6. Volveremos mas adelante sobre estos hechos
que son de orden structural.
Independientemente de las ganancias debidas a las exporta-
ciones el alza de precious fu6 acelerada, a partir de 1953, por una
series de gastos extraordinarios de origen estatal, como fueron las
erogaciones para la modernizaci6n del ejircito.
La political de cr6ditos practicada por las firmas alemanas con
el fin de reconquistar el mercado colombiano, contribuy6 tamii6n
a esta inflaci6n.
Causas sociol6gicas se unen a este process inflacionista inter-
no, entire otras el comportamiento refinado de las classes privilegia-
das, que prefieren el consume de bienes importados de Europa o de
los Estados Unidos. Esto mantiene necesidades artificiales de im-
portaci6n en funci6n del prestigio social (9). Ademas, la gente
tiene la tendencia a aumentar los gastos y a disminuir el ahorro.
Esta actitud responded a un cierto complejo de frustraci6n, dado
que los esfuerzos realizados en 6pocas anteriores, se vieron aniqui-
lados de la noche a la mafiana por las devaluaciones monetarias o
por el alza ininterrumpida de los precious. La depreciaci6n de la mo-
neda trae consigo una acelerada circulaci6n de la misma que a su
vez contribute a aumentar la inflaci6n.
En l6timo anilisis la inflaci6n colombiana refleja factors de
orden structural. Proviene ante todo del desequilibrio entire la
oferta y la demand. No se trata exclusivamente de un desequili-
brio entire la demand global en moneda y la oferta global en bienes
y servicios sino que la producci6n de los bienes de consume, particu-
larmente de los articulos alimenticios es en Colombia absoluta-
mente insuficiente. Hay que recurrir a las importaciones. Asi un
ligero aumento de los ingresos hace presi6n inmediatamente sobre
la compra de bienes de primera necesidad y los precious se elevan.
Queremos subrayar la importancia del factor structural en
la evoluci6n de la inflaci6n.

(9) Otr. Buquet, L., Le dolar et les problems mondtatres de lAmdrtque Latfc.,
Revue Economfque. Paris. No. 2, mare, 1954, pp. 217-230.









Es sabido que la situaci6n monetaria de una naci6n varia fuer-
temente en funci6n de la estructura econ6mica de la misma, si los
capitals son nacionales o extranjeros, si la empresa es familiar o
de sociedad an6nima.
En Colombia, dado que hay una multitud de empresas fami-
liares en el cultivo del caf6, base de la economic national, una mo-
dificaci6n de la balanza de pagos produce inmediatamente efectos
inflacionistas, pues la demand de products de consume se afecta
inmediatamente. Por el contrario, en Venezuela, done la explota-
ci6n del petr6leo, base de su economic esti a cargo de trusts eco-
n6micos, con abundante participaci6n de capital extranjero, los
cambios de la balanza de pagos no se reflejan tan rapidamente en to-
dos los sectors de la economic.
Las dificultades monetarias de Colombia estin ligadas ante
todo, a las deficiencies de estructura y particularmente a la ausen-
cia de un mercado intemo de importancia.















CAPITULO II.


RELACIONES DE LA AGRICULTURE CON LAS
ESTRUCTURAS INDUSTRIALES Y FINANCIERAS
NACIONALES.

1. Relaciones con la Industria. El anilisis.de la estructura de
la industrial colombiana muestra las relaciones de interdependencia
entire las dos ramas de base de la economic: la agricola y la indus-
trial.
El Cuadro III muestra. la repartici6n de la producci6n de in-
dustrias segun el Censo Industrial de 1953.


CUADRO III

ESTRUCTURA DE LA PRODUCTION INDUSTRIAL
Valor de la producci6n, 1953.
Porcentaje de
Industries Bruto Agregado materials primas
(en %) (Importadas)
I. De bienes de origen agri-
cola ................... 82.5 74.6 ....

Enteramente ............. 61.6 49.2 ....

Alimentos ............... 41.9 18.5 8.3
Bebidas ................. 11.5 19.7 32.0
Tabaco ................. 2.4 3.7 1.4
Madera ................. 2.2 2.9 9.6
Cueros .................. 2.1 2.1 18.8
Caucho ................. 1.5 2.3 79.0

Parcialmente ............. 20.9 25.4 ....

Textiles ................. 11.6 15.1 49.6
Calzado, vestido ......... 8.6 9.3 14.1
Papel ................... 0.7 1.0 82.4









Porcentaje de
Industries Bruto Agregado materials primas
(en %) (Importadas)
II. De bienes de origen mine-
ral y otros .............. 17.5 25.4
Quimica ................ 4.9 7.0 58.2
Construcci6n ............ 4.2 7.4 ....
Metalurgia .............. 4.1 6.1 80.0
Energia ................. 1.9 1.1 ....
Litografia ............... 1.7 2.7 96.0
Otros ............ .... .. 0.7 1.2 ....

Total general ............ 100.0 100.0 ....
Fuentes: Censo Industrial, 1953, Bogota; CEPAL, E. CN. 12/365 ad. 2. p. 93.


La estrecha dependencia de la industrial respect a las materials
primas de origen agricola, result en este cuadro asi en t6rminos
de valor bruto, como en t6rminos de valor agregado.

Las industries de bebidas, de alimentos, de tabaco, de made-
ras, de cueros y de caucho, dependientes directamente de la agri-
cultura, aportan casi la mitad del valor agregado total. Si afiadimos
que las industries textiles, las de vestido, de calzado y de papel ne-
cesitan tambien materials primas agricolas, constatamos que el
74.6% del valor agregado proviene de la industrial agricola.

Hay que sefialar la primacia de los bienes de consume, sobre
la producci6n de bienes de capital y de blenes intermedios.

La distribuci6n del valor agregado por industries es la si-
guiente:


Bienes de consume final ................. 72.0%
Bienes intermedios ....................... 16.0%
Bienes de capital ........................ 12.0%

Total ...................... 100.0%


Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365, p. 77.









Esta constataci6n hace resaltar de nuevo la importancia de la
agriculture. Esta provee en gran parte, las materials primas de la
industrial, sobre toda a la de bienes de consume.
Estos fen6menos tienen una importancia muy particular para
Colombia, dado el nivel actual de industrializaci6n del pais. En
efecto, segun las estadisticas de la Comisi6n Econ6mica para Ame-
rica Latina, la industrial alcanza en el total del ingreso national,
un porcentaje mis elevado que el de los otros paises latinoameri-
canos, con excepci6n de Argentina.
H6 aqui los datos principles que indican la proporci6n del
sector industrial en la producci6n bruta total en 1954.
Argentina ............................. 24.1%
Colombia .............................. 20.0%
Promedio en Am6rica Latina .............. 18.7%
Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365 ad. 2, p. 1.

Por encima del promedio no estin-sino Argentina y Colom-
bia. Pero el caso de Argentina es especial, ya que Per6n di6 excesi-
vo impulso a la industrializaci6n, descuidando la agriculture.
El crecimiento de la industrializaci6n en Colombia no deja de
incidir sobre la agriculture que debe proveerle las materials primas
en cantidades considerable. Sinembargo, la producci6n national
no basta ain y esto a causa de la insuficiencia del trabajo agricola
y del capital; la proporci6n de materials primas importadas es muy
grande en las industries de papel, de caucho, de textiles y de bebi-
das, como lo muestra el cuadro II.
2. Relaciones con el mercado de capitals. Otro rasgo carac-
teristico de la agriculture colombiana en relaci6n con los otros sec-
tores econ6micos del pais, es la escasez de inversiones. Mientras
que el 48,7% de las inversiones en bienes de capital van a la indus-
tria, la agriculture no cuenta sino con el 6.5% seguin las avaluacio-
nes de la Comisi6n Econ6mica para America Latina (10).
Esto se debe en parte a que la empresa agricola esta constitui-
da generalmente por la familiar, desprovista de capital, mientras
que la industrial esta basada en las sociedades an6nimas o limitadas.


(10) CEPAL, B. CN. 12/217, ad. 4, p. 65.








30

La evoluci6n de las inversiones en el curso de los afios 1925-
1953, aparece en el cuadro siguiente:

CUAMRo IV

DISTRIBUTION DE LAS INVERSIONES POR ACTIVIDADES
ECONOMICS

(En millones de pesos)

A. B. A. B. A. B.
1925 1925-29 1945 1930-44 1953 1945-53
% % %
Agriculture ...... 46 12.2 235 18.7 198 17.0
Minas ........... 11 3.8 11 3.1 66 2.2
Industria ........ 71 22.6 156 12.3 529 26.2
Transportes, comu-
nicaciones ..... 98 43.6 134 25.2 320 23.0
Habitaciones urba-
nas ........... 9 7.3 129 15.6 201 14.2
Servicios ........ 44 12.2 240 25.4 189 17.4
Otros ........... 9 4 31

Total inversiones 288 909 1.534
Valor peso en 1950.

Fuente: A) E. CN. 12/365, Tabla 1-28 B) E. CN. 12/365, p. 52.

Si es verdad que hubo en las uiltimas decadas un ligero
aumento de las inversiones con respect a 1925-1929, este no ha
sido proporcional a la importancia de la actividad agricola la cual
provee un 70% de las divisas necesarias a las importaciones y debe
responder a un aumento de la demand. En fin de cuentas este
aumento result paralelo a la evoluci6n de las inversiones en el
sector de los servicios, pero con una diferencia considerable en el
period de 1930-1944.
Anotemos de paso, que las inversiones en los transportes han
disminuido en proporci6n a 1925, a pesar de que el pais se en-
cuentra todavia muy lejos de estar desarrollado en ese campo. La
verdad es que las inversiones importantes en el sector transportes,
correspondientes al period de 1925-1929, fueron posibles por la
indemnizaci6n que hicieron los Estados Unidos por el Canal de
Panami.










Siembargo, la repartici6n del cr6dito general evoluciona de
manera favorable a la agriculture, como aparece en el cuadro si-
guiente:


CUADRO V

REPARTICION DEL CREDIT
Pr6stamos por destinaciones efectuados por los bancos comerciales
y la Caja de Credito Agrario.
1945 1954
% %
Agriculture ................ 24.8 32.1
Comercio ................. 47.8 38.0
Industrial .................. 13.5 18.7
Minas ..................... 0.2
Construcci6n ............... 2.5 3.7
Gobierno .................. 5.8 2.0
Otros ..................... 5.4 5.5
100.0 100.0

Fuente: Amtario General de Estadistica.


Tambien con la organizaci6n del credito especializado, la crea-
ci6n del Banco Cafetero, con los beneficios de la alta coyuntura,
hubo despues de la guerra un aumento notable de creditos acor-
dados a la agriculture. Su importancia vital en la economic nacio-
nal result asi del examen de las relaciones externas en el piano na-
cional e international. Por consiguiente, la soluci6n de los proble-
mas agricolas surge fundamental para el auge econ6mico de Co-
lombia. Es necesario pues estudiar sus relaciones internal a fin de
establecer las imperfecciones estructurales, econ6micas y sociales
que reprimen el progress econ6mico.














TITuLO II.


ANALYSIS DE LAS RELACIONES INTERNAL DE LA
AGRICULTURE COLOMBIANA

Secci6n A: Estructura del mercado de trabajo.

Trataremos enseguida del mercado de trabajo agricola, lo cual
no significa que excluyamos el mercado de trabajo en los otros
sectors econ6micos que en realidad lo dominant. Sobre esta plata-
forma analizaremos los elements constitutivos del mercado de tra-
bajo agricola y su incidencia en la productividad de la mano de
obra agricola y en el nivel y el genero de vida de la poblaci6n cam-
pesina colombiana.


CAPITULO I.

ESTRUCTURA SOCIO-DEMOGRAFICA DEL MERCADO
DE TRABAJO.

1. Efectivo de la Poblaci6n Agricola. Como punto de partida
hay que establecer el efectivo de la poblaci6n agricola en relaci6n
con el total de la poblaci6n rural, porque hay elements no agri-
colas en la poblaci6n rural. Este es un hecho elemental que hay
que destacar en Colombia para evitar confusiones terminol6gicas.
En efecto se observa a menudo una confusion entire los tbr-
minos: rural y agricola que leva a conclusions err6neas. Como
ejemplo podemos citar el texto siguiente:
"En 1948, 4'036.870 colombianos pertenecientes a la pobla-
ci6n rural econ6micamente active, produjeron $ 2.060'420.243
pesos correspondientes al valor de la producci6n agricola." Sabe-
mos que la poblaci6n rural no es siempre exclusivamente agricola.
Asi, en el Departamento de Antioquia en 1950, los habitantes ru-
rales econ6micamente acdvos representaban el 17.5% del total de









la poblaci6n active, mientras que la poblaci6n agricola active no
representaba sino el 5.6%. Lo mismo en el Departamento de Na-
rifio, la proporci6n de la poblaci6n rural es la mis elevada, ya que
represent mas del 80%; sinembargo un poco menos de la mitad
de la poblaci6n active, el 43.1%, trabaja en otros sectors diferen-
tes de la agriculture. La poblaci6n active agricola no represent
sino el 57.9% del total de la poblaci6n active.
Asi mismo en el studio citado de la Comisi6n Econ6mica pa-
ra la America Latina hay confusion entire el ingreso agricola y el
rural. El ingreso por cabeza de la poblaci6n rural esti calculado en
base a la division del producido neto agricola por el total de la po-
blaci6n rural (11).
Estas confusiones se deben en gran parte a la definici6n de po-
blaci6n urbana y rural establecida por los censos en Colombia; la
poblaci6n urbana estaria compuesta por "las cabeceras de Muni-
cipio y de los centros con mas de 1.500 habitantes"; la poblaci6n
rural estaria constituida por centros inferiores a ese n'mero de ha-
bitantes y por today la poblaci6n dispersa y aislada (12).
Este criterio inicamente cuantitativo no es suficientemente
exacto, pues no tiene en cuenta los elements especfficos de la ciu-
dad y del campo. Ademis del factor ecol6gico, las caracteristicas
de la sociedad rural o urbana resident en los elements de la orga-
nizaci6n social y del comportamiento colectivo (11).
Por esta raz6n los limites de lo rural no pueden ser determi-
nados por un simple criterio cuantitativo; se deben combinar va-
rios criterios como se hace en muchos paises, especialmente en
B61gica. En ese pais la clasificaci6n de los Municipios hecha en
1938 estableci6 5 categories:
1. Grandes aglomeraciones
2. Ciudades importantes
3. Municipios industriales y comerciales
4. Municipios semi-agricolas, semi-industriales y comerciales
5. Municipios agricolas

(11) CEPAL, M. CN. 12/365. ad. I, p. 194.
(12) Censo de Poblaci6n, 1951, Anotaciones generates.
(13) Cfr. Reuter, Handbook of Sociology, p. 196-198.











Para los tres filtimos grupos, la densidad de poblaci6n y la ac-
tividad professional son utilizadas conjuntamente como criterio (14).
Fakando en Colombia criterios mas precisos, hay que estimar
de una manera aproximada el efectivo de la poblaci6n rural, ba-
sindose en el lugar habitado por la poblaci6n. H6 aqui los datos
del Censo de Vivienda de 1951:

CUADRO VI


REPARTICION DE LA POBLACION COLOMBIANA POR
LUGAR DE HABITACION EN 1951

Lugar de habitaci6n No. de habitantes Proporci6n
Capitales de departamentos ........ 2.496.277 20.6%
Cabeceras de municipios .......... 2.877.525 23.8%
Caserios .......................... 153.742 1.2%
Otras localidades .................. 6.583.716 54.4%

Total ............... 12.111.260 100.0%

Fuente: Censo de Edificios y Viviendas, 1951, Bogoti.

Se deduce de estas cifras que el 55,6% de la poblaci6n colom-
biana vive en caserios o dispersa en el campo, a veces hasta en las
selvas. Asi pues, mas de la mitad de los habitantes ejercerian acti-
vidades agricolas (15).
Si conservamos el criterio actual de poblaci6n rural, habria
que agregar a esa cifra la totalidad de los pobladores de las cabe-
ceras de los Municipios con menos de 1.500 habitantes. De esta


(14) Los municiplos que cuentan con menos de 200 habitantes par kil6metro
cuadrado son clasificados como localidades agrioolas. Aquellos de mis de 1.000 ha-
bitantes por kll6metro cuadrado, como industriales y comerciales. Los municiplos
en done la densidad de poblaci6n es de 200 a 1.000 haibitantes por kil6metro cua-
drado son clasificados ast:
a) Agricolas, si menos del 33 por clento de la poblaci6n de 14 a menos de 65
afios, ejerce una profesi6n industrial o commercial.
b) Semi-industrial, si esta proporci6n es de 33 a menos de 66 por clento.
C) Industriales, st esta proporcl6n es de 66 por ciento y mis.
Criterios elaborados por el Servicio de Estadistica del Winisterio del Interior y
adoptados por el Goblerno Belga, Decreto Real de 1938.
(15) En la media de nuestras posibilidades no entraba hacer una encuesta sobre
las actividades de esta poblaci6n. Por eso no queremos ser categ6ricos, tanto menos
que Bauer ha encontrado actividades predominantes, no agricolas, en varias tribus
del Africa.









manera podriamos estimar la poblaci6n rural en 3/4 de la colom-
biana. La poblaci6n urbana alcanzaria apenas el 25% (en vez del
39% segun la evaluaci6hf'de la Comisi6n Econ6mica para Ameri-
ca Latina, con criterio cuantitativo).
El efectivo rural en esta forma es mas grande de lo que se
piensa.
Notemos que para Fals-Borda, segin el criterio que usa en su
studio sobre el habitante rural, la poblaci6n de las cabeceras de
los Municipios seria ya urbana (16). Pero este criteria no corres-
ponde enteramente a la realidad, si se tiene en cuenta que existen
por una parte, cabeceras de Municipios hasta con menos de 100
habitantes, como various casos del Departamento de Boyaca: Mo-
tavita, 36 habitantes; Chiquiza, 44; Oicata, 57; Pisva, 95; y, por
otra parte, centros con mas de 1.500 habitantes, consagrados en-
teramente a la agriculture.
Mientras el criterio de poblaci6n rural y urbana siga siendo el
empleado, habri el peligro de error estadistico; sera subvalorada la
superpoblaci6n rural. Esto es de importancia capital, pues la super-
poblaci6n rural es fuente de desempleo simulado, como lo vere-
mos mas adelante. Ademas este fltimo mantendr! una oferta de
trabajo agricola demasiado abundante, con relaci6n a la demand
que fijara los salaries a un nivel muy bajo.
Ademas, en virtud de la ley de los rendimientos decrecientes,
el sobre-empleo en el trabajo de las tierras tiene graves consecuen-
cias sobre el nivel de la productividad. Siendo el trabajo un factor
abundance y poco costoso, se lo utiliza de una manera extensive es
decir sub-equipado.
Por consiguiente, se deberia reconsiderar la observaci6n del
Informe de la Comisi6n Econ6mica para Am6rica Latina, seg6n el
cual en 1965, mas de la mitad de la poblaci6n colombiana seria ur-
bana (17).

La Poblaci6n Agricola Activa.

El Censo general de la poblaci6n de 1951 sefiala que 2.023.281
personas ejercfan una actividad agricola. Estas representaban el
54.3% de la poblaci6n active total. Sinembargo no hay que perder

(16) Pals Borda, Aspectos psicold6gios e la vivienda rural colombiana, p.'5.
(17) OCPAL, E. CN. 12/365, p. 110.










de vista que en la base de este anlisis de la poblaci6n colombiana,
hay un criterio err6neo. En efecto se ha determinado como cri-
terio de poblaci6n active: "todas las personas que tengan 12 anos
o mis y que declaran estar ocupadas en ciertas categories deter-
minadas de trabajo..." (18). Tal criterio sobre-estima el numero
de personas activas del pais, que aparece asi, en lasiestadisticas in-
tenacionales de la O. N. U. con una poblaci6n active proporcio-
nalmente superior por ejemplo, a la de los Estados Unidos o de la
Gran Bretafia. La primera Misi6n del Banco Internacional de Re-
construcci6n y Fomento en Colombia precisaba en 1951 que la
poblaci6n active del pals sobrepasa en 10% la de cualquier otro
pals del hemisferio occidental.
El mismo criterio de poblaci6n active es poco aconsejable so-
bre todo en un pais subdesarrollado, en donde el n6mero de nifios
es muy elevado. (Se ha establecido que en estos pauses el 40%- de
la poblaci6n tiene menos de 15 afios. En Colombia esta proporci6n
es de 38,3%) Ahora bien, la presencia de nifios de 12 a 15 aiios en
la poblaci6n active falsea los calculos al nivel international.

En efecto, el n6mero de nifios de menos de 15 afios anotados
en las estadisticas como poblaci6n active agricola se eleva a 77.270
de los cuales 3.230 son nifias. Ellos representaban el 3.5% de la
poblaci6n active agricola del pais. Dada su poca productividad (19)
el incluirlos en las estadisticas de la poblaci6n active hace bajar
mas el coeficiente medio de productividad del trabajador colom-
biano.
Las verificaciones precedentes nos Ilevan a concluir que hay
una pl&tora de mano de obra agricola. El fen6meno merece ser
profundizado mediante un anilisis de las caracteristicas geogrefi-
cas de la poblaci6n agricola.
2. Repartici6 geogrdfica de la poblaci6n. En examen de es-
tructuras el efectivo de la poblaci6n s6lo tiene alcance en funci6n
del irea territorial y de sus caracteristicas climatol6gicas y fisicas.

(18) Censo General de la Poblacf6n, 1951. Introduccl6n.
(19) Baptist, Profesor de la Estadc6n de Investlgaciones de Economia Agraria de
Gante, hizo una repartici6n de los trabajadores segun su coefictente de prestacfo-
nes, por unidad de trabajo en una fine. 8egfn su evaluad6n, en Belgica un hom-
bre adulto tiene una productividad de 100, mientras que un Joven de meno. de 18
aflos no tiene mis que 85; una mujer. 70; una Joven de menos de 18 afos, 55; y
un hombre de mas de 55 afos, 50.










La densidad de una poblaci6n es, en efecto, uno de los rasgos bi-
sicos de su estructura econ6mica y social.

a. Densidad global, bruta.

La proporci6n de habitantes por unidad de superficie aparece
en el cuadro siguiente:


CUADRO VII


DENSIDAD DE LA POBLACION
POR SECIONES


COLOMBIANA,


5 de julio de 1955.


Secciones del pais


Departamentos .......
Intendencias .........
Comisarias ..........


Poblaci6n


12.361.980
263.860
31.230

12.657.070


Densidad
Superficie (Habitantes
kan.2)


513.464
245.095
379.779

1.138.338


24.08
1.08
0.08

11.12


Fuente: Anuario General de Estadistica, 1955; Colombia, 1956.



Es manifiesto que las Intendencias y Comisarias, que repre-
sentan territories poco poblados, tienen coeficientes de densidad
despreciables.

No obstante, la baja densidad de 24,08 personas por km.2. en
los Departamentos, refleja lo poco poblado que es el pais.

Sinembargo, no damos importancia a este indice general, da-
das las diferencias apreciables que existen entire los departamentos,
como lo muestra el cuadro siguiente:









CUADRO VIII

DENSIDAD ARITMETICA DE LA POBLACION
COLOMBIANA, POR DEPARTAMENTOS

Julio 5 de 1955.

Antioquia .................................... 27.18
Atlintico .................. ................... 143.88
Bolivar ...................................... 20.04
Boyac .................................... 13.64
Caldas ....................................... 91.28
Cauca ......................................... 15.44
C6rdoba ...................................... 14.42
Cundinamarca ............................... 77.66
Choc6 ....................................... 2.90
Huila ........................................ 16.29
Magdalena ................................... 9.43
N arifio ......................................... 11.49
Norte de Santander .......................... 19.83
Santander .................................... 26.17
Tolima ...................................... 34.52
Valle del Cauca ............................. 65.37

Fuente: Anuario General de Estadistica, 1956.


La repartici6n de la poblaci6n colombiana aparece en forma
muy desigual. Esta muy concentrada en la region andina y espar-
cida en otras parties. Ya lo habiamos observado en el hecho de que
54.4% de la poblaci6n esta diseminada y aislada, por falta de vias
de comunicaciones. Por otra parte el 2.4% de la poblaci6n ocupa
el 54.9% de la superficie total, de manera que la casi totalidad de
los habitantes se encuentran en la zona de los departamentos mon-
tafiosos.

No obstante, se encuentra en el interior de los Departamentos
una diversidad ecol6gica considerable, que constitute igualmente
una de las caracteristicas especificas de la estructura demogrifica.
En efecto, los elements topograficos y climiticos que conforman
la poblaci6n colombiana son muy variados. La repartiei6n de los
habitantes se escalona en una gama muy amplia de climas y de re-
giones.









CUADRO IX

REPARTICION DE LA POBLACION COLOMBIANA SEGUN
LA TOPOGRAFIA Y EL CLIMA DEL PAIS

Regions topogrdficas:

Regi6n Andina .................................. 78.4%
Llanura Caribe ................................. 17.0%
Costa Pacifica .................................. 2.6%
Region oriental, Amazonia y Orinoquia ............ 2.0%
100.0%

Regiones climiticas:
Piso t6rmico cilido ............................ 40.0%
Piso t6rmico templado .......................... 37.0%
Piso t6rmico frio ............................. 22.5%
Piso termico paramuno ............. ........ 0.5%
100.0%

Fuente: Atlas de Calda, Departamento Ticnico de Segwidad Campesina,
agosto de 1955, p. 2.

Mientras que en el sur del pais la atracci6n demografica es
mayor hacia las alturas, a media que avanza hacia el norte se ope-
ran dos fen6menos: por una parte hay preferencia de las aglomera-
ciones humans por los valles abiertos de los rios Cauca, Magdale-
na, Sih6, Atrato, Cesar y por otra parte al oriented se mantiene la
atracci6n a las tierras frias andinas de la cordillera oriental que en-
tra a Venezuela. No mencionamos aqui los extremes climiticos,
de muy ambiguo valor en los censos, constituidos por la inica zona
irida de Colombia que es la Guajira y por la zona hfmeda mas ca-
racteristica que hay en America que es el Choc6.
b. Densidad neta.
Dada la diversidad topografica, climatol6gica y los otros as-
pectos fisicos de Colombia, la relaci6n entire el efectvo de la po-
blaci6n y la superficie del suelo "explotado" se revela mis signifi-
cativa. La utilizaci6n del suelo colombiano ofrece el aspect si-
guiente, segun los datos presuntivos que se conocen hasta ahora.









CUADRO X

UTILIZACION DEL SUELO COLOMBIANO

Suelo no explotado:
Km.' %
Bosque (inhabitado) ............. 633.355 56
Piramo, tierras rocosas ........... 40.000 4
Rios, lagos y tierras pantanosas ... 100.000 9

Suelo explotado:

Tierras ocupadas por la civilizaci6n 15.000 1
Tierras para pastos .............. 320.000 28
Tierras cultivadas ............... 30.000 2
Total .................. 1.138.355 100

Fuente: Mercado Agricola, No. 77, p. 28.

Segfn este cuadro menos de un tercio de la superficie del pais
esti en explotaci6n.
Con relaci6n a esta superficie, la densidad que se podria Ila-
mar fisiol6gica se eleva a 36 personas por Km.2., mientras quepara
la totalidad del pais alcanzaba 11,12 por km.2. En realidad el ex-
ceso de poblaci6n respect a las tierras es dramatico en las regions
de minifundio. Toro Agudelo sefialaba hasta 450 habitantes por
km.2. en muchas de esas regions (20).
c. Densidad Agricola.
Importa precisar todavia la naturaleza de la densidad en ge-
neral, especificando la relaci6n entire la poblaci6n agricola en par-
ticular y la superficie de las tierras agricolas.
Nos limitaremos a los departamentos, pues el 97,6% de la po-
blaci6n colombiana se encuentra localizada en ellos, como tam-
bien casi la totalidad de las tierras cultivadas. La relaci6n entire los
2'101.000 de personas dedicadas a la agriculture en los departa-
mentos y los 194.900 km.2. de superficie agricola, seg n estima la
Muestra Nacional Agropecuaria de 1954, fijaria la densidad agri-
cola en 108 personas activas por km.2. Estas cifras.confirman la

(20) Toro Agudelo, H., Planteamiento y soluctones del problema agrario. Rev. Uni-
vers dad de Antioquit, Afto I, No. 2, 1957, Separata, p. 17.









superpoblaci6n en los sectors agricolas. Surge en el primer piano
de los problems, la pl6tora de mano de obra agricola.
Antes de examiner las incidencias de esta situaci6n sobre el
empleo y los ingresos precisamos las caracteristicas de tal pobla-
cion.
3. Estructura de la poblacidn agricola active.
a. Composici6n por edad y sexo.
La repartici6n de la poblaci6n agricola active por edad y por
sexo esti indicada en el cuadro siguiente:

CUADRO XI

POBLACION ACTIVE AGRICOLA POR EDAD Y POR SEXO,
SEGUN EL EMPADRONAMIENTO DE 1951
Hombres Mujeres
Nfunero Porcentaje Nimero Porcentaje
Menos de 15 afios ... 74.040 3.8% 3.230 3.6%
15 19 afios ...... 313.147 16.2% 11.417 12.4%
20 24 afios ...... 303.273 15.6% 9.990 10.8%
25 44 afios ...... 771.195 40.1% 35.889 38.2%
45 64 aiios ...... 380.592 19.8% 25.671 27.6%
Mis de 65 afios .... 87.982 4.5% 6.855 7.4%
Total ........ 1.930.229 100.0% 93.052 100.0%
Fuente: Anuario General de Estadistica, 1955, Bogota, Colombia, 8 D., pi-
ginas 23-24.

Con ayuda del cuadro XI podemos deducir dos caracteristicas
principles de la poblaci6n active agricola en lo que concierne a la
edad y el sexo:
Juventud de la poblaci6n agricola.
En efecto, el 74.8% de la poblaci6n agricola active tiene me-
nos de 45 afios. Desafortunadamente las estadisticas publicadas no
dan los resultados del empadronamiento de 1951 sino para grupos
de edades demasiado amplios. Esto nos ha impedido establecer la
edad axial de la poblaci6n agricola. Estimamos de manera aproxi-
mada que la mitad, tiene menos de 30 a 35 afios. Por el contrario
en Bl6gica y en Europa en general, la poblaci6n agricola es de
edad mayor, puesto que la mano de obra joven prefiere los salaries
industriales. De esta manera la edad axial de los jefes de explota-









ciones agricolas en Belgica, se sitia en 50 afios. El 50,2% de los
jefes tiene menos de 50 afios. La pirimide de edades se reparte co-
mo sigue:

25-35 afios ................. 14.8%
35-50 afios ................. 35.4%
50.2%

50-65 afios .................. 36.0%
Mas de 65 afios ............. 13.8%
49.8%


En Francia el 43% de los jefes de explotaci6n agricola tiene
mas de 50 afios.
Ausencia de trabajo femenino en la agriculture.
Las mujeres que trabajan no representan sino 4.5% de la po-
blaci6n agricola active. No obstante conviene notar que su presen-
cia se manifiesta sobre todo en los departamentos en donde el salario
es muy bajo, es decir Boyaca, Cauca, Narifio, Cundinamarca y
Choc6.
Por otra parte, la proporci6n de mujeres de mas de 45 afios es
muy grande con relaci6n al grupo de menores de 20 afios. Este fe-
n6meno puede explicarse por la demand considerable de personal
dom6stico en las ciudades, determinada por un exodo temporal de
las campesinas j6venes, que no encuentran trabajo en el campo por
la abundancia de la mano de obra masculina.
El trabajo de que se ocupa la mujer en la agriculture es muy
duro, especialmente acarreo de agua y de lefia, a distancias a veces
muy grandes. Ademis de los trabajos ordinarios de la casa, la mu-
jer participa igualmente en las siembras y en la recolecci6n de co-
sechas.
No siendo mixta la explotaci6n -agricultura, ganaderia- las
mujeres no se ocupan, como en otras parties, de la ganaderia. Esta
ultima es extensive y por lo tanto casi exclusivamente practicada
por los hombres, si no es en el ordefio.
Queremos subrayar esta caracteristica de la poblaci6n feme-
nina agricola, pues se trata de un aspect especifico de la estruc-
tura social colombiana.









En efecto, la d6bil proporci6n (4.5%) de mujeres en los tra-
bajos agricolas, revela el papel asignado a la mujer en la sociedad
campesina. Su lugar traditional se encuentra en la casa, en donde se
dedica a los trabajos caseros, al servicio de su marido o de su com-
pafiero. La mentalidad campesina es muy particular y muy dife-
rente de la de los ciudadanos. En el medio rural la mujer ideal es
fuerte y hibil. Su belleza y su dinero no se tienen en cuenta. El
campesino busca su mujer en funci6n del trabajo que es meta prin-
cipal y fundamental de su existencia. Necesita una mujer que le
prepare su comida,'que atienda los nifios, que le lave la ropa y que
se ocupe del hogar y de los animals domesticos (21).
Es muy instructivo estudiar esos comportamientos en las co-
plas o canciones populares, que abundan en el folclor campesino.
Estas revelan de una manera ingenua la sujeci6n de la mujer al
hombre. El feminismo que apenas se inicia en las ciudades est le-
jos de ser absorbido por los medios rurales.
En cuanto al numero de mujeres ocupadas en la agriculture,
convendria hacer un studio mas detenido, pues es possible que las
estadisticas de que se dispone actualmente, subestimen el poten-
cial femenino en las fincas.
El caso se present en B61gica. El censo general de la pobla-
ci6n de 1947 sefialaba para la totalidad del Reino, la existencia de
58.251 mujeres ocupadas a titulo professional en la agriculture,
mientras que el censo de la agriculture de 1950 sefialaba 284.789.
En este iltimo caso, la proporci6n de mujeres, con relaci6n al efec-
tivo total de los explotadores agricolas y miembros.de sus families
se elevaba a 48.5%
La diferencia proviene del criterio empleado. En el Censo ge-
neral de la poblaci6n de 1947, las esposas de los agricultores fueron
censadas como amas de casa, mientras que el Censo agricola de
1950 establecia un criteria determinado, seg6n el cual las mujeres
consagradas habitualmente a los trabajos agricolas al menos un
tercio de su tiempo, debian ser consideradas como poblaci6n agri-
cola active. Si se empleara en Colombia un criterio precise respec-
to al trabajo de la mujer en la agriculture, Ilegariamos tal vez a
una proporci6n mas elevada de mujeres activas.


(21) Fals Borda, en Peasant society in the Colombian Andes, Gainesville, Uni-
versity of Florida Press, 1955, pp. 204-211, describe estos comportamlentos en el seno
de una comunidad campesina de la region de los Andes.









b. Composici6n 6tnica.
El tipo etnico de la poblaci6n constitute un element socio-
demografico del mercado de trabajo, tan important como los an-
teriores. Las incidencias de ese factor sobre las relaciones sociales
en el mercado de trabajo en general y sobre la productividad en
particular, no son despreciables.
Lo mismo que se manifiestan diferencias en el comportamien-
to de un aleman, de un ingles o de un italiano sobre el mercado de
trabajo, asi en el interior de Colombia, los comportamientos econ6-
micos son a veces diametralmente opuestos.
De un departamento a otro vecino, las diferencias pueden ser
tales que se podria pensar en dos naciones distintas. En efecto, Co-
lombia es un mosaico de realidades 6tnicas y culturales. Las dife-
rencias existentes entire habitantes de las tierras frias descendientes
de chibchas y los de las zonas calientes de ascendencia caribe o
africana, con mezcla blanca pero diferentes en sus tradiciones, en
clima, ambiente, alimentaci6n y paisaje, ha determinado esa va-
riaci6n de las fisonomias, del pensamiento y de la actitud ante el
trabajo, que es uno de los fen6menos que mas extrafia al observa-
dor venido del extranjero a Colombia.
El doctor L6pez de Mesa describe en forma sugestiva la in-
dole de los colombianos, asi:
"El bogotano es simpatico, chistoso y no exento de cierta su-
perficialidad; pero posee una gran firmeza interior. En el antioquefio
predomina la exageraci6n y no el retruecano; tiene una "libidinem
imperandi" y "dominandi" muy desarrollada que degenera en la
fanfarronada; tiene un gran sentido de la religiosidad y del hogar.
Alli la mujer es emperatriz pero predomina el patriarcado; a la in-
versa de Bogota en donde la mujer es la organizadora de la casa y
de la actividad de relaci6n social por lo cual se advierte un ma-
triarcado. El costefio ama la vida ,es hedonista y compensa la ti-
midez del altiplano; es politico de farandula, despreocupado, es un
pueblo joven y sin malos instintos. El narifiense es heroico, no por
adhesion, sino por subordinaci6n. El tolimense no desea mandar
pero no se deia mandar; como el vallecaucano ama su tierra, pero
en tanto que este aprecia el paisaje aquel tiene una mistica migico-
tel6rica. El santandereano es arrogant con altivez y el vallecauca-
no con simpatia. El chocoano aspira a nivelarse por la cultural y
ama la m6sica y la danza. El guajiro es h6spite, tiene sefiorfo de es-









tirpe y temperament conservador. Se educa en Maracaibo, pero
ama a Colombia." (22).
Los etn6logos colombianos presentan el fen6meno tri6tnico de
Colombia, en cuanto es possible apreciar en concrete el mestizaje, de
la siguiente manera:
Clasificaci6n de la poblaci6n Colombiana por grupos 6tnicos:

Grupos Porcentaje
Indigenas ..................... 2%
Negros .................. ...... 4%
Blancos ....................... 25%
Mestizos ..................... 69%
100%

Estas cifras, claro, no son sino aproximadas. Hubiera sido ne-
cesario un studio de la genealogia de cada individuo para obtener
resultados mas precisos. Sinembargo, ain en ese caso veriamos que
por no existir en Colombia asomos de discriminaci6n racial, sea
por motives patri6ticos, sea por los religiosos, se han barajado de
tal suerte las estirpes en el pais, que puestos delante de la mayoria de
los colombianos nos hallamos en la imposibilidad de censarlos en
uno u otro grupo.
Se ha aceptado generalmente la siguiente clasificaci6n:
Mulatos (blanco y negro) 14%
Zambos (indio y negro) 3%
Mestizos propiamente dichos (indio y blanco) 52%
c. Repartici6n segun la actividad.
Respecto a las actividades ejercidas por la poblaci6n active
agricola, hay que subrayar la grande proporci6n de personal ac-
tivo ocupado en ganaderia o sea 47.7 %
El hecho es de gran importancia, pues revela uno de los defec-
tos estructurales basicos de la agriculture colombiana: el desequi-
librio entire la agriculture y la ganaderia. Este fen6meno apareceri
claramente cuando analicemos la repartici6n de las tierras y el sis-
tema de tenencia de las mismas.

(22) L6pez de Mesa, Luis, Sintesis de C6mo se foorm6 Ia nacidn colombiana. Con-
ferencla. El Tiempo, Lecturas Dominicales, Bogota, septiembre 13 de 1950.










La diferencia de las situaciones en la profesi6n agricola da
igualmente elements importantes para comprender las imperfec-
ciones estructurales del mercado de trabajo.
El cuadro siguiente precisa estos datos:

CUADRO XII

REPARTICION DE LA POBLACION AGRICOLA
SEGUN LA OCUPACION

Agricultores y ganaderos independientes 945.000 42.8%
Profesionales, empresarios y personal de-
oficina ........................... 5.000 0.2%
Obreros agricolas ..................... 604.000 27.2%
Empleados ........................... 19.000 0.8%
Ayudantes (ayuda familiar) ............ 606.000 27.4%
Servicios transportt, mecanica, etc.) .... 36.000 1.6%

Total ...................... 2.215.000 100.0%

Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365, add. 1, 1955, p. 179.

La importancia de la explotaci6n familiar (23) en la actividad
agricola aparece en estas cifras: los agricultores y ganaderos inde-
pendientes con sus ayudantes constituyen 70.2% de la poblaci6n
agricola active.
Otra caracteristica que aparece en el cuadro anterior se re-
fiere al proletariado agricola; relativamente, a primera vista apare-
ce poco numeroso: 604.000 obreros agricolas, que representaban el
27.2% de la poblaci6n agricola active. Existe no obstante un pro-
letariado agricola ignorado que esta constituido en gran parte por
la ayuda familiar: estas masas pertenecen sin duda al proletariado
agricola y contribuyen a la superpoblaci6n de los trabajadores en
los campos.


(23) El sentldo que le damos a la explotaci6n familiar difiere un poco del con-
cepto europeo. En Europa una explotaci6n es familiar si no hay asalariados. En este
studio suponemos la presencia eventual de los asalariados agricolas junto con ayu-
dantes familiares, lo que no impide la constituci6n de una entidad sociol6gica,
como base de la explotaci6n agrioola. Pero oponemos fundamentalmente la entidad
sociol6gica, compuesta de la familiar en el sentido ampllo y la entidad econ6mica
basada en la reunl6n de los capitals que un empresario se encarga de volver pro-
ductivos. La agriculture colombiana conoce estas dos entidades de explotacl6n, pero
es la entidad sociol6gica la que predomina. En efecto, se trata de dos entidades
sociol6gicas diferentes, fundadas sobre dos tipos distintos de sistema de producci6n,
pero en el segundo predomina el element econ6mico.










Hay que agregar, que la mano de obra agricola represent en
el mercado de trabajo la oferta mas abundante, como aparece al
examiner la repartici6n de la poblaci6n active, en el cuadro si-
guiente:
CUADRO XIII

COMPOSITION DE LA POBLACION ACTIVE EN COLOMBIA
1953
Sector Porcentaje
Agriculture ................. 54.3%
Minas ...................... 1.9%
Manufacturas ................ 6.4%
Artesanado .................. 8.5%
Construcci6n ................ 3.6%
Transporte .................. 3.2%
Comercio-Finanzas ........... 6.4%
Gobierno .................. 3.8%
Otros servicios .............. 11.9%
Total ............... 100.0%
Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365, p. 47.

La Secci6n de studios del Servicio Nacional de Aprendizaje
(SENA) estima de la siguiente manera la distribuci6n porcentual
de la poblaci6n econ6micamente active en 1958.
Agriculture 51.6%; Minas 1.4%; Industrias Manufactureras
13.6%; Construcci6n 3.6%; Electricidad 0,3%; Comercio 5.7%;
Transportes, 3,5%; Servicios 16,8%; Actividades no clasificadas,
3,5%.
SENA, Informe sobre necesidades de mano de obra calificada
en Colombia, Bogota, 1959, p. 3.
Ciertamente, estas cifras revelan sl6o la contingencia del equi-
librio que se establece entire la oferta y la demand de trabajo. Sin-
embargo, indican que la poblaci6n active colombiana trabaja en el
sector de la actividad primaria, con prioridad de la agriculture.
Esta a su vez represent el aporte principal a los ingresos nacionales
con mas del 40% del ingreso global.
Estando la industrial todavia en su fase inicial, la demand de
trabajo es relativamente pequefia. El hecho mismo de emplear mi-









quinas muy perfeccionadas y modemas, desde el comienzo, es un
factor que contribute a limitar la demand de trabajo para la in-
dustria.
4. Dindmica de la poblaci6n agricola. Lo que antecede nos
permit establecer un primer element fundamental en el studio
del mercado de trabajo en Colombia: la pletora de la oferta en el
mercado de trabajo agricola.
Ahora bien, esta mano de obra agricola que es ya excesiva-
mente abundante, esta por lo demas marcada por la dinamica de-
mografica propia de los paises subdesarrollados y que present en
Colombia los rasgos siguientes: una rata de crecimiento de la po-
blaci6n extremadamente ripida; una extension vertiginosa de las
aglomeraciones urbanas; ratas de mortalidad en regresi6n, mien-
tras que las tasas de natalidad son muy elevadas; en fin, una posi-
ci6n negative practice frente a los movimientos migratorios inter-
nacionales.
a. Crecimiento demogrifico.
La poblaci6n aumenta en Colombia en un ritmo de crecimien-
to muy elevado: 2.2 % en 1954. Esta rata de crecimiento de la po-
blaci6n es de las mas altas del mundo, como lo podemos apreciar en
el siguiente cuadro:
CUADRO XIV

RATA DE CRECIMIENTO DE LA POBLACION MUNDIAL
Region Rata annual de crecimiento
1950-56
Africa ...................... 1.7%
Am6rica .................... 2.1%
Norte Am6rica ............ 1.7%
Centro Amirica ........... 2.7%
Sur Amirica .............. 2.4%
Asia ........................ 1.6%
Europa ..................... 0.8%
Oceania ..................... 2.3%
Total mundial ............... 1.6%
Fuente: Anuario de Estadistica de las Naciones Unidas, 1957.
Notemos que en Colombia, en el curso de los 20 iltimos afios
la rata de crecimiento ha sido de 2.1. Cada 34 afios se duplica la
poblaci6n. En 1952 la poblaci6n era dos veces mas numerosa que










en 1918. A este ritmo, en 1986 seri de nuevo el double. El ritmo de
crecimiento yaria much de un departamento al otro. Las tasas se
escalonan desde 6.8% en el Departamento de Boyaca, hasta 37.0%
en el departamento del Atlintico. Este hecho se atribuye a las mi-
graciones y a la irresponsabilidad ante la prole.
b. Concentraci6n urbana.
Una de las caracteristicas principles de la poblaci6n colom-
biana es el ritmo vertiginoso del desarrollo de la poblaci6n urbana.
Entre 1925 y 1940 esta creci6 4 veces mas rapidamente que la po-
blaci6n rural. Durante el period de la guerra mundial 1940-1945,
este ritmo fue igual para la totalidad del pais. Despues de la guerra
el ritmo de crecimiento se hizo mas rapido en la poblaci6n urbana.
Es de notar que en Colombia, a diferencia de otros pauses de la Ame-
rica Latina, la poblaci6n no se esta concentrando en la capital. Si-
multineamente estan creciendo numerosas ciudades: hay doce de
ellas con una poblaci6n de mis de 100.000 habitantes.
Como lo indica el cuadro siguiente, todas las capitals de los
departamentos tienen una tasa de crecimiento muy elevada y muy
superior al promedio del pais, con la excepci6n de Quibd6 y Mon-
teria, capitals creadas recientemente.
CUADRO XV

TASA DE CRECIMIENTO GEOMETRICO DE LA POBLACION
en las capitals de los departamentos, segin el censo de 1951.

Cali ............................................. 83.17
Bucaramanga .................................... 62.91
Medellin ....................................... 60.61
Bogoti .................................. 53.92
Barranquilla ............................... 48.43
C6cuta ................................... 40.36
Pasto ......................................... 38.97
Ibague ....................................... 37.59
Cartagena .................................... 33.01
Popayan ...................................... 31.64
Neiva ......................................... 30.59
Manizales ...................................... 30.30
Santa Marta .................................. 27.93
Tunja .................................... 23.89
Quibd6 ...................................... 15.20
Monteria .................................... 14.33
Fuente: Aumio General de Estadstica, 1953, Colombia, 1955, p. 20.










No obstante, no hay que olvidar la impresici6n del criterio de
la poblaci6n urbana utilizada en los Censos. Este cambio radical
va a la par con un gran crecimiento de la demand de products
agricolas y de mano de obra rural, para tender las necesidades de
la industrial y de los servicios.
c. Natalidad. Fecundidad. Mortalidad.
Aunque muy elevadas las tasas de natalidad y de nupcialidad
crecen progresivamente, mientras que las tasas de mortalidad ge-
neral e infantil disminuyen: el cuadro siguiente lo indica clara-
mente.
CUADRO XVI

COEFICIENTES DE NUPCIALIDAD, FECUNDIDAD,
NATALIDAD Y MORTALIDAD
por 1.000 personas 1938-1955
1938 1955
Nupcialidad .................... 4.8% 5.9%
Fecundidad ...................... ..... 5.3%
Natalidad ...................... 32.1% 40.3%
Mortalidad ...................... 17.3% 12.7%
Mortalidad infantil ............... 15.6% 10.4%
Fuente: Ainiario Ge7Aeral de Estadiktica, 1955, Colombia, 1956, p. 75.

En lo que concierne a la fecundidad, hemos calculado la tasa
con base al numero de mujeres de 15 a 49 afios, period natural de
la fecundidad. Esta tasa sinembargo es aproximada, pues queda un
porcentaje de 2.3% que representan los parts de madres de me-
nos de 15 y los de madres mayores de 50 afios.
Es interesante notar que el nuimero de mujeres en la edad de
procrear es relativamente reducido. 2'712.146 mujeres que repre-
sentan el 21.4% de la poblaci6n. El gran numero de nifios naci-
dos vivos (511.011 en 1955) y de mortinatos (9.726 en el mismo
afio) supone una fecundidad femenina muy elevada.
En lo que concierne a la mortalidad, su disminuci6n es mani-
fiesta; 17.3 en 1938; 12.7 en 1955. La tasa se aproxima a la de los
pauses desarrollados tales como Francia, el Reino Unido, Bl6gica
(24). Lo mismo sucede con la mortalidad infantil, con una tasa de

(24) Taaa de mortalidad 1955: B6lgica 122; Francia, 12.2; Reino Unido. 11.7; Sue-
cte, 10.1. Conseil de I'Europe, Do'ndes StaUstiquesf, Strasbourg. 1956, tab. 29, p. 35.










104 muertes de nifios de menos de un aiio de edad por 1.000. Es
asi como en el curso del afio de 1955 fueron registradas 53.262
muertes de nifios de menos de un afio. Por otra part la rata de ni-
fios mortinatos se eleva a 19% con relaci6n a los nacidos vivos.
Estas cifras caracteristicas de los paises subdesarrollados, ponen
en evidencia los cambios estructurales que se operan. Por una par-
te, la natalidad y la nupcialidad aumentan rapidamente y por la otra,
la mortalidad disminuye progresivamente (25). Estos fen6menos
tienen incidencias profundas sobre la agriculture. Esta debe, en
efecto, para satisfacer las necesidades alimenticias crecientes, man-
tener o adquirir un nivel de producci6n que vaya a la par con el
crecimiento de la poblaci6n. Ademas, la mano de obra agricola ya
muy abundante, tiende a aumentar, comprometiendo cada vez mis
el nivel de empleo y de los ingresos.
d. Inmigraci6n.
El pais esti pricticamente cerrado a los movimientos migra-
torios internacionales. El nfmero total de extranjeros domiciliados
en Colombia pasa apenas de los 50.000, mientras que paises como
Venezuela, Brasil y Argentina, tienen grandes colonies de inmi-
grantes, cuya importancia no cesa de aumentar afio tras afio. Mien-
tras que gracias al Comit6 Intergubernamental de las Migraciones
Europeas (CIME), el nimero de inmigrantes Ilegados entire el pri-
mero de Febrero de 1952 y el 31 de Diciembre de 1957 se elevaban
a 80.000 en Argentina; a 65.000 en Brasil; a 30.000 en Venezuela;
este n6mero alcanza apenas en Colombia a 1.155 y son inmigrantes
llegados en el curso de los afios 1956-1957 (26),
En efecto, antes de esa fecha el pais nunca habia figurado en
los registros mundiales de inmigraci6n dirigida. No obstante que
las posibilidades de inmigraci6n no han faltado, han quedado sin
resultados positives, porque estaban concebidos en forma muy am-
biciosa o porque carecian de organizaci6n administrative (27).

(25) Cfr. Kingsley Davis, The amazing decline of mortality in underdeveloped
areas. American Economic Review,o Vol. XLVX, No. 2, May, 1956, pp. 305-318.
(26) CIME, O. P. S., 693 H. Q., 2653. Final Report.
(27) Arango Cano, en su trabajo Inmigrantes para Colombia, BogotA, 1951, pro-
ponia un plan para hacer penetrar en Colombia 180.000 personas en cinco afos,
comenzando por 1.000 mensuales durante el primer sfio.
Binchez, A. M. en Corriente Inmigratoria para Colombia, Economia Colombfana,
Vol. 8, No. 22, febrero, 1956, present como "primer paso en flrme" en el campo de
la inmigraci6n organizada, la declaraci6n del jefe de la misl6n del Comit6 Inter-
gubernamental de Migraciones Europeas en Colombia, sobre la posibilidad de enviar
al pals 1.500 emigrantes europeos en el curso del afio de 1956. (Solamente lleg6 un
tercio de estos).









Esta ineficacia administrative, la posici6n pricticamente nega-
tiva del pals a las inmigraciones, se deben a la mentalidad general
que ain desconoce las dimensions sociales. Estamos pues encerra-
dos en nuestras froiteras regionales. La opinion national descono-
ce el aporte econ6mico, social y cultural que los extranjeros pueden
procurarle al pais.
Ain mas, cuando se planted el problema de la inmigraci6n, se
hace unilateralmente. Casi siempre, se concibe la inmigraci6n como
el envi6 de grandes masas de inmigrantes hacia regions inhabita-
das, apartadas de los centros civilizados. Hay, segdn nos parece
una confusion entire la inmigraci6n y la colonizaci6n.
Se asigna a la agriculture el papel de puerta de entrada de los
inmigrantes, sin actuar simultineamente sbbre la estructura rigida
de los latifundios. De esta suerte los inmigrantes agricultores que-
dan condenados o a la selva (se estudia la colonizaci6n de una re-
gi6n del Caqueti, con inmigrantes que vengan bajo los auspicios
del Comite Interguberamental de Migraciones Europeas, o de las
deshabitadas regions del valle del rio Cesar), o a entrar en con-
currencia con la densa poblaci6n de las regions agricolas.
Sea lo que fuere, no se ha tenido en cuenta una political de
inmigraci6n de cuadros que se repkrta estrat6gicamente sobre el
mercado de trabajo, como fuente estimulante de un espiritu em-
prendedor y de mayor calificaci6n de los trabajadores.














CAPITULO II.


FORMATION DE LOS SALARIES.

1. Caracteristicas de la oferta y de la demand de trabajo. Las
consecuencias de la pletora de mano de obra agricola observada
en el capitulo precedent, se hacen sentir sobre la oferta y la de-
manda de trabajo y sobre toda la economic agraria.
Ante todo, la sobre-abundancia de mano de obra provoca un
estado de subempleo, de empleo simulado, que entrafia un des-
pilfarro de las fuerzas del trabajo y un empleo abusive de la mano
de obra.
Las estadisticas elaboradas por la Comisi6n Econ6mica para
la America Latina sobre el potential de trabajo de que dispone la
economic national, dan una idea del grado de subempleo que reina
en la agriculture colombiana. Dicha Comisi6n avalia la capacidad
de trabajo de la familiar media agricola en 400 dias por afio (28).
Si se tiene en cuenta que la familiar esta compuesta en promedio de
5.7 miembros y que el agricultor emplea en promedio 73 dias de
trabajo por hectarea y por aiio, puede uno formarse una idea de la
magnitude del subempleo en la agriculture colombiana.
La carencia de capitals de que adolece la economic national
no hace mas que agravar esta situaci6n. Ante la insuficiencia de los
aportes en capitals, las explotaciones agricolas se ven obligadas a
mantener su actividad, generalmente marginal, mal equipadas, re-
curriendo a un empleo abusive de la mano de obra no s6lamente
adult, sino joven e infantil.
SAdemas, la generalizaci6n de la explotaci6n familiar, como
unidad econ6mica en la organizaci6n de la agriculture colombia-
na, explica la pasividad de la oferta de trabajo respect al subem-
pleo. En efecto, la organizaci6n familiar se extiende ampliamente


(28) CEPAL, Z. CM. 12/365, Add. I, p. 228.








a todo el conjunto de miembros de la familiar, sin Ilegar a consti-
tuir un clan, salvo en los grupos puramente indigenas pero 6stos
representan una minoria de la poblaci6n colombiana. En los me-
dios rurales, la instituci6n del "compadrazgo" tiene races muy
profundas. Esta instituci6n reagrupa en la familiar natural todos los
que son parientes en virtud de los actos eclesiasticos o civiles. La
autoridad paternal es predominante; las mujeres y los hijos, deben
contribuir a los ingresos de la familiar. De esta suerte el matrimo-
nio constitute un mejoramiento de la situaci6n econ6mica y los
hijos son una ayuda mis que una carga, sobre todo si se trata de
varones.
Los nifios no asisten a la escuela sino uno o dos afios, pues sus
padres esperan de su trabajo un ingreso suplementario para el ho-
gar. Las nifias frecuentan afn menos las aulas por tener que ayu-
dar en los trabajos dom6sticos.
Esta organizaci6n familiar confiere al mercado de trabajo una
nota muy tipica.
En efecto, al nivel de la explotaci6n familiar, el autoconsumo
es, puede decirse, la base de la vida econ6mica del hogar. Se culti-
van products baratos como maiz, platanos, yuca, papas, base ali-
menticia de los campesinos. Los products mas cars, como galli-
nas, huevos, leche, queso tomatoess son vendidos en el mercado lo-
cal para obtener products manufacturados. Esta venta constitu-
ye pues una renta adicional complementaria. De igual manera los
salaries obtenidos especialmente en epocas de cosecha de caf6, al-
god6n y cafia de azucar, se consideran como un complement de
los ingresos familiares. Quien se encuentra sin trabajo, le queda
siempre la opci6n de volver a su casa, al campo; alli encontrari
comida y techo.
Como es obvio, este comportamiento determine una oferta muy
particular de trabajo que influye desfavorablemente en los ingre-
sos del campesino, para quien el salario no es mas que un ingreso
complementario. El trabajador agricola se present asi al mercado
de trabajo con menos exigencia que el trabajador industrial para
quien el salario constitute su unico recurso.
Una oferta de trabajo de tal naturaleza, aceptara cualquier
condici6n de parte de la demand, haciendose, como se hace, de
una manera gregaria; el mercado de trabajo result fatalmente mo-









nops6nico. Los salaries se establecen entonces al nivel mas bajo,
segin la voluntad o astucia del empresario. Este queda duefio del
mercado y sin trabas para ejercer discriminaciones.
A primera vista, podria parecer contradictorio que los inter-
cambios entire la oferta y la demand de trabajo agricola se esta-
blezcan en una estructura ampliamente monops6nica, dado que
dentro de la organizaci6n familiar predominante, el agricultor tie-
ne la posibilidad de quedarse en su parcela, si las condiciones de
trabajo asalariado no lo satisfacen. Esto es verdad en principio: el
campesino si tiene esa alternative, pero en contra de lo que muchos
creen, la existencia de ella no es un privilegio. En Europa, Ia ma-
yoria de los habitantes gozan de una posici6n social analoga; "si el
obrero occidental no acepta las condiciones de trabajo que le son
hechas, no tiene como antes, la facultad de retirarse a un bosque o
a terrenos comunales, o de emigrar hacia continents nuevos, si
puede recurrir para defenders, a recursos de origen colectivo,
sindicales o familiares" (29).
Tanto en los paises desarrollados de Europa, como en los no
desarrollados, entire los cuales esta Colombia, de hecho, la posibili-
dad de volver a la parcel o de recurrir al sindicato en busca de un
medio de subsistencia es practicamente una utopia, si no es por un
breve period, y sometiendose a una reducci6n de los gastos que
s6lo con salario son posibles. De esta suerte el trabajador, sea en
Europa o en Colombia, no tiene alternative. Esta atado a su con-
dici6n de asalariado.
Dada la ausencia de libertad de parte de la oferta de trabajo,
(que es agravada por otra part, por la falta de medios de despla-
zamiento y por ignorancia del estado del mercado) el trabajador se
encuentra desprovisto de los elements necesarios al juego de la
concurrencia perfect.
No obstante hay qu6 reconocer que el desarrollo reciente del
sindicalismo en Colombia trata de opener a la demand monops6-
nica de trabajo, un monopolio bilateral, haciendo el mercado por
el mismo hecho, mas equilibrado. Hay sinembargo, tradiciones so-
ciol6gicas profundas que hacen muy dificil la concentraci6n de la
oferta de trabajo en el seno del sindicalismo. El campesino descon-
fia de toda organizaci6n, es individualista. El trabajador aislado

(29) Urbain, Y., Rapport sur la formation des salaires au Congo, p. 11.









no escapara a las discriminaciones y a la political de bajos salaries.
El analisis de la estructura de las remuneraciones de la mano de
obra agricola es una prueba convincente.
2. Ingresos de los asalariados agricolas. Los salaries agricolas
en Colombia dan indicio de discriminaciones y de diferencias tanto
desde el punto de vista econ6mico como desde el punto de vista
sociol6gico.
Las discrepancies se presentan especialmente en terminos de
poder de adquisici6n, entire los salaries nominales y los salaries
reales, entire los salaries agricolas y los salaries industriales; entire
los precious recibidos por los agricultores y la remuneraci6n de los
asalariados; por lo demas no faltan discriminaciones sociales res-
pecto de las mujeres y de los nifios.
a. Salaries nominales.
La remuneraci6n de los obreros agricolas se efectda general-
mente en numerario, pero los pagos en especie estin lejos de ser
la excepci6n. La ley se opone no obstante a los pagos hechos ex-
clusivamente en especie, lo que determine en muchos casos un re-
gimen mixto: con o sin alimentaci6n.
El pago de salaries en especie proviene muchas veces de la or-
ganizaci6n del mercado de consume. El empresario aprovecha de
la inexistencia local de los mercados de los products alimenticios
y otros, para remunerar sus obreros en especie. Esto lo pone en
una situaci6n privilegiada, pues sera 61 mismp el que valorice las
necesidades del trabajador para la alimentaci6n que le suministre y
por consiguiente, detendra igualmente el control de la formaci6n
de los salaries reales. Un ejemplo clisico en esta material es el del
pago por adelantado en baratijas, en un machete o en un overol
con que se compromete por todo el tiempo de la cosecha del litex
(fibrico) del caucho, a un indio del Vaupes.
Las estadisticas relatives a los salaries agricolas indican dife-
rencias segin el clima y segun la naturaleza de los salaries: sin ali-
mentaci6n y con alimentaci6n. Se precisa ademas el nivel minimo,
maximo o de mis frecuencia de esos salaries agricolas, asi como el
montante de los salaries pagados a los hombres y a las mujeres (30).

(30) La manera como se calculan los salarlos agrloolas estA expllcada en el Bo-
lettr MenPsul de ated(atica, No. 24, 1956, p. 52.










Vista esa complejidad, fundaremos el present antlisis en las es-
tadisticas relatives al salario mas frecuente, en cada uno de los de-
partamentos, intendencias y comisarias.


CUADRO XVII

SALARIES AGRICOLAS MAS FRECUENTES EN LOS
DEPARTAMENTOS Y TERRITORIES NACIONALES

(Promedio en pesos)
Salario de la mujer
Hombres Mujeres respect al hombre
Departamentos (1950-54): de mis de 18 aios %

Tolima ............. 4.03 2.43 60.3
Caldas ............. 3.90 2.73 70.0
Norte de Santander 3.53 2.47 70.0
H uila .............. 3.51 2.18 62.1
Valle .............. 3.39 2.45 72.3
Cundinamarca ...... 3.24 2.39 73.7
Antioquia .......... 3.13 2.12 67.7
Magdalena .......... 3.10 1.99 64.2
Santander .......... 2.78 1.97 71.0
Choc6 ............. 2.78 2.03 73.0
Cauca .............. 2.51 1.82 72.5
Bolivar ............. 2.51 1.48 59.0
Boyaca ............ 2.41 1.74 72.2
AtlIntico ........... 2.41 1.30 54.0
Narifio ............. 1.72 1.04 60.5

Intendencias (1951-54):

Meta .............. 4.60 2.87 62.4
Caquetr. ........... 3.75 2.03 54.1
San Andr6s y Provid. 3.03 2.08 68.7
G uajira .......... .... ...

Comisarias (1953-54):

Arauca ............. 5.50 2.00 36.4
Amazonas .......... 3.33 2.65(1954) 79.5
Respecto de la Guajira, Vichada y Vaup6s las estadisticas mis reclentes da-
tan de 1947.


Fuente: AmwrioGeneral de Estadtstica, 1950-1954.









En este cuadro sobresale en primer lugar el nivel generalmente
bajo de los salaries. Esta estructura de bajos salaries agricolas ma-
nifiesta ademas diferencias considerable entire los departamentos y
los territories nacionales.
En los departamentos de Tolima y Caldas fue donde en el
curso de los afios f950-1954 se remuner6 mejor a los obreros agri-
colas; por el contrario, los departamentos de Boyaca, Atlintico y
Narifio figuran entire los iltimos en la escala de las remuneraciones.
En este iltimo, los salaries representan 42% del salario ganado en
el Tolima, donde se tiene el nivel mas elevado.
En los Territorios Nacionales, los salaries son nominalmente
elevados, en virtud de la inelasticidad de la oferta de trabajo. Por
una parte, la densidad de la poblacion es muy d6bil, y por otra, el
flujo de migraciones muy escaso por ser regions selviticas distan-
tes de los centros civilizados. En realidad esos salaries altos no se
cubren, sea porque parte de ellos se paga por adelantado y por el
resto no hay cumplimiento, sea porque ese resto se convierte en
aguardientes baratos dados por el patr6n a precious elevados. Tal es
el caso del Choc6 con el trabajo de los aserradores.
Los prejuicios sociales que determinan en la practice la ser-
vidumbre social de la mujer, juegan un papel important, dindole
al salario femenino un caracter supletorio, porque los salaries fe-
meninos son base de la economic familiar dado que los hombres
suelen consumer los suyos en la taberna.
Ademas de la discriminaci6n entire la mano de obra masculina
y femenina, que a trabajo igual hace que los salaries de las mujeres
sean menores, hay tambi6n discriminaciones respect a las edades.
Antes de la edad de 18 afios, el salario es inferior al de los adults;
aunque se cumpla el mismo trabajo.

Causas funcionales de los diferentes niveles de salaries.

A fin de conocer el mecanismo que condiciona los niveles de
salaries, hemos establecido numerosas relaciones con factors eco-
n6micos y sociol6gicos susceptibles de estar en relaci6n de inter-
dependencia con los salaries.
El cuadro XVIII, muestra relaciones muy variadas entire los
salaries agricolas y factors tales como la dimesi6n de las fincas, la





CUADRO mXVIl


CORBELACION ENTIRE EL NIVEL DEL SALARIO Y DIPERENTES FACTORS DE ORDEN BCONOMICO T 8OOIOLOGaCO


I II II IV V VI VII VIII
Orden de impor- Cultivos princi- Dimensi6n % de tie- % Valor Densi- % de lae % de pro
tancia de los pales segdn la de las rra meca- de la pro dad de- oasa ru pletariog
salaries por De importancia del- finoas. % nizada duoci6n la po-- rales d- de csas
partamentos. valor de la pro- 11 a 100- con rela- agrfcola. blaci6n socupa-- rurales.
1.950/54 ducci6n. Has. oi6n a la 1.950 por km2. dae.
sup..mea-
nisable.

1. Tolima QLf, arros 35.6 33.9 9.0 34.5 5.6 69.6
2. Caldas Caf6 29.0 10.2 15.5 91.3 7.6 62.8
3. Norte Santander CaR, bananos 51.5 3.3 3.3 20.0 6.2 67.5
4. Huila Arroz,caf6, bananos 45.9 27.7 3.0 16.3 5.7 80.5
5. Valle Caf,caKa de azdoar
bananos 26.5 73.6 12.6 65.4 7.6 63.5
6. Cundinamarca Papas, caf 16.5 45.5 11.8 77.6 8.9 72.5
7. Antioquia QAO muaz,bananoe 25.8 1.3 12.8 27.2 8.5 75.7
8. Magdalena Bnanos, malE 39.4 3.5 8.6 9.4 7.2 80.3
9. Santander Tabaco,banan.,aWf 25.2 1.6 5.3 26.1 7.2 66.2
10. Choc6 Bananos, arros 53.2 0.0 1.* 2.9 12.4 88.5
11. Cauca Cacao,arroz, oaf 21.0 72.3 4.8 15.4 10.5 86.0
12. Bolivar Arros,mais, yuca 20.7 3.4 4.2 20.4 4.6 86.9
3. Boyaci Papas, maX 12.0 9.3 6.2 13.6 14.5 77.4
Atldntico Tuca,maiz,algod6n 24.6 12.9 1.1 143.8 8.3 80.6
5. Narifo Panela,papa,mats 19.6 0.9 4.6 11.5 9.3 80.5'

I.'-- - - - - -.. .










mecanizaci6n de la agriculture, el valor de la producci6n, los cul-
tivos principles por region. Sinembargo solamente el iltimo fac-
tor parece tener una relacion funcional positive; las otras relacio-
nes dan mas bien un resultado negative, con algunas excepciones.
La importancia de esta conclusion merece subrayarse pues
aclara la estructura del sistema de remuneraciones y del mercado
de trabajo agricola.
Existe en efecto, una relaci6n positive suficientemente clara
entire el nivel.de los salaries agricolas de una region y el cultivo que
predomina alli mismo. El monto de los salaries esta en relaci6n di-
recta con el cultivo del caf6. Es un hecho que, en todos los depar-
tamentos en donde el valor de la producci6n del cafe es mis im-
portante que el de los otros cultivos de la region, los salaries son
mis elevados.
Este fen6meno encuadra perfectamente en la coyuntura eco-
n6mica colombiana correspondiente al period de anilisis de los
salaries. Se trata, en efecto, de un period de alta coyunwtra, du-
rante el cual la producci6n de caf6 fue estimulada por precious pro-
gresivamente mas elevados en la Bolsa de Nueva York.
Los altos precious del caf6 en los mercados mundiales, al es-
timular la producci6n del caf6, aumentaron la demand de mano
de obra en el mercado de trabajo. Asi se estableci6 today una gama
de salaries agricolas en funci6n direct de la importancia del cul-
tivo de cafe en las diferentes regions. En el Departamento de
Caldas, el mas grande productor de caf6, los salaries agricolas so-
brepasan a los salaries industriales, siendo estos 4% inferiores a
los primeros (31).
De todas maneras, en los departamentos en donde el nivel de
los salaries es de lo mas bajo, los cultivos predominantes son pro-
ductos de subsistencia, destinados sobre todo a un consume regio-
nal. Los casos tipicos son los departamentos de Boyaca, Atlintico
y Narifio, en donde los salaries agricolas fueron los mas bajos du-
rante el period 1950-1954. En esos departamentos las 3/4 del va-
lor de la producci6n agricola correspondia a products de subsis-
tencia (en Boyaca, papas, trigo, mais y frijoles; en Atlantico, yuca,
maiz, cebolla y ajos; en Narifio, panela, papa, maiz, plitanos y tri-
go).

(31) Dessfortunadamente los beneficios de Ia alta coyuntura son ilusorios para
los agricultores. Is lnflacl6n lee quit el poder de compra.









Al contrario, en el Departamento de Caldas, que ocupa el se-
gundo lugar por su nivel de salaries, 77% del valor de la produc-
ci6n proviene del cafe; en el departamento del Tolima, en donde
los obreros agricolas son los mejores pagados, 58.2% del valor de
la producci6n agricola proviene del cafe y del arroz.
No obstante los efectos sobre el nivel de los salaries agricolas
difieren segun se trafe de elasticidad de la demand de alimentos o
de la elasticidad de la demand del caf6. La mayor demand de ali-
mentos que hace presi6n en el pais, no alcanza a elevar los salaries
agricolas, pues, por una parte, los intermediaries absorben los be-
neficios que resultan de las alzas de precious al detal de los produc-
tos agricolas, y por otra parte, el mercado de esos products por
no estar organizado el intercambio entire el productor y el consu-
midor se establece dificilmente, sin estimulo para la oferta.
Si la demand international es el factor principal en la de-
terminaci6n de los salaries agricolas ,no es el unico factor. Inter-
vienen igualmente factors sociol6gicos, tales como el hecho de
estar en un cuadro relativamente patriarcal o comunal. En esas
condiciones el salario no represent una necesidad vital, pues en
la familiar, el trabajador encuentra una subsistencia por minima
que sea.
Esta concepci6n del salari9 como un ingreso marginal o com-
plementario se encuentra bastante generalizada, -no s6lo entire la
gente primitiva- en numerosas regions. Con esa mentalidad mu-
chos j6venes campesinos dejan su hogar temporalmente, buscando
trabajo en las regions de mejor salario, que les permit constituir
asi un peculio para el matrimonio.
La dimension de las fincas, esti igualmente en relaci6n con el
nivel de los salaries. Groso modo, la explotaci6n media de 11 a
100 hectareas es predominante en los departamentos de mejor sa-
lario, mientras que los latifundios, de mas de 1.000 hectareas, son
much mas numerosos en los departamentos de bajo salario. No
obstante la correlaci6n no se present en todas parties de una ma-
nera absolute. En Caldas por ejemplo, en donde los salaries son
muy elevados comparativamente a los otros departamentos, se en-
cuentra un n6mero crecido de fincas de mas de 1.000 hectireas.
La observaci6n es, no obstante, vdlida para el conjunto y confir-
ma la importancia del cultivo del cafe en el nivel de los salaries. En
efecto, gran parte del cultivo de caf6 se hace en fincas de menos
de 20 has.










Dentro de los latifundios existe la prictica de los arrendatarios
que reciben del patron una parcela la cual tienen que pagar en una
u otra forma, bien sea trabajandole al terrateniente por mas bajo
salario o pagindole un alquiler por ella, mientras que de la parcel
reciben una precaria subsistencia, viendose asi obligados a buscar
un trabajo asalariado complementario.
Otro tipo de salario, el mas anticristiano y cruel es el que se
paga al trabajador en species en moments de angustia familiar y
que se convierte en deudas de trabajo que son prolongadas por to-
da una vida y a veces por generaciones. En Bolivar y Narifio se
da el caso de families que deben servir, pagando el ataud del abuelo.
No menos vergonzoso es que en Colombia se vean casos de
envolver en el pago de los salaries el pretendido derecho medioeval
de pernada.

El nivel de los salaries esta, en fin, en relacion con el process
de mecanizaci6n, aunque de manera general y supuestas las dife-
rencias topograficas y las exigencias econ6micas favorables o des-
favorables a la mecanizaci6n. El grado de esta es superior en los
departamentos de mis alto salario.
En el departamento del Tolima, que esti, lo repetimos, en la
cima de la escala de salaries, 34% de la superficie mecanizable ya
esta mecanizada, mientras que en Narifio, que esta en la otra extre-
midad de la escala, el porcentaje mecanizado es apenas de 0.9%. '
Siendo la demand de trabajo muy grande en las regions de
caf6 los salaries se establecen a niveles muy elevados. Los empre-
sarios se ven entonces urgidos a introducir miquinas en los otros
cultivos de la region. Mientras que en las regions en donde el
cost de la mano de obra es bajo, se basa la explotaci6n agricola en
un empleo extensive del factor trabajo. Claro que hay excepcio-
nes, que provienen en parte del genero de cultivo no mecanizable,
predominante en la region. Es mis rentable reclutar trabajadores
suplementarios que mecanizar la producci6n.
b. Salaries reales.
Un hecho resalta del examen que precede concerniente
a los salaries nominales: la tendencia inflacionista de los salaries
en el period de post-guerra. En efecto, partiendo de un nivel
muy bajo de ante-guerra, los salaries aumentaron progresivamen-










te. El indice llegaba a 500 en 1953; mientras que en 1938 el sala.
rio miximo era de $ 1.40 pesos, en 1953 los salaries suben hasta
$ 7.00 pesos. La diferencia entire salario maximo y minimo se
hace mas grande, ya que el salario minimo en 1938 era $ 0.15
centavos y en 1953 $ 1.20 pesos.

El grafico I ilustra el fen6meno. Indica la frecuencia de sala-
rios, en pesos, en los departamentos y los Territorios Nacionales
a partir de 1941.

La evoluci6n de los salaries aparece condicionada por la es-
tructura del mercado de trabajo. Es una confirmaci6n de los he-
chos ya anotados. La inelasticidad de la demand de trabajo ha de-
terminado en las regions productoras de caf6 un alza de los sa-
larios agricolas. El hecho aparece con toda su evidencia si se
confrontan las curvas correspondientes al departamento de Na-
rifio, en donde predomina la agriculture de subsistencia y las
curvas correspondientes a los departamentos de Caldas, Tolima,
Valle del Cauca, N6rte de Santander y Huila, en donde el cul-
tivo del caf6 es el principal.

El alza progresiva de los salaries agricolas nominales despubs
de la guerra es pues un hecho incontestable. No obstante, se
desarrolla en un ciclo inflacionista, bajo la influencia de la alta
coyuntura. Ahora bien, tratandose de inflaci6n, importa mas ra-
zonar en terminos de poder de compra. La cuesti6n que se plan-
tea es saber si esa alza ininterrumpida ha podido traducirse en un
mejoramiento del bienestar de los asalariados agricolas.

El problema es complejo, porque no existe indice de costo
de la vida en el campo (32) y porque hay qu6 tener en cuenta
las prestaciones sociales.
En tanto que se publiquen estadisticas sobre el costo de la
vida campesina, nos limitamos a avaluar el poder de compra de los
asalariados agricolas, sobre la base de los indices del costo de 15 ar-
ticulos alimenticios de primera necesidad en el pais.


(32) Antes se hacian cAlculos pero se han abandonado. En el Anuario General
de Estadstica de 1935, por ejemplo, hay estadisticas sobre el cost de la vida cotl-
diana de la mano de obra agricola, pero ya no se encuentran estos cAlculos en los
Anuarlos mfs reclentes.










CUADRO XIX

NUMERO INDICE DE LOS SALARIES NOMINALES Y DEL
COSTO DE 15 PRODUCTS ALIMENTICIOS
I I m IV
Costo de 15
Salaries products Costo de la Salarios agricolas
Afios agricolas alimenticios vida obrera. reales con relaci6n a
nominales en el pais Bogota. II
1948 100 100 100 100 100
1949 105 105 107 100 98
1950 123 133 129 92 95
1951 132 145 140 91 94
1952 132 136 137 97 96
1953 141 150 147 94 96
1954 159 166 160 96 99
I. Indices de salaries agricolas nominales; hombres de mis de 18 afios, clima
caliente, mayor frecuencia.
II. Costo de 15 articulos alimenticios de primera necesidad en Colombia. Cfr.
Revista del Banco de la Reptiblica, 1940-1954.
III. Indices de los precious al consumidor (todos los grupos: ILO, Yearbook, 1955,
p. 235).

A pesar del caracter aproximado de estos cilculos, es possible
concluir del cuadro anterior, que no ha habido mejoramiento del
poder adquisitivo de los salaries, en relaci6n con 1948, aunque
los salaries nominales hayan aumentado en 59% desde entonces.
Cabe investigar si hubo algun mejoramiento por concept de pres-
taciones sociales.
c. Prestaciones sociales a los asalariados agricolas.
La Instituci6n del Seguro Social es reciente en Colombia.
Data de la promulgaci6n de la ley 90 del 26 de Diciembre de
1946, que crea el seguro obligatorio, unificando el conjunto de
leyes existentes dispersas.
Esta ley esta basada en una political bien determinada que
prescribe la extension progresiva de los seguros a todas las ca-
pas de la sociedad. Asi el Decreto 2082 del 11 de Agosto de 1953,
cre6 una comisi6n encargada de establecer un plan para la apli-
caci6n de la seguridad social en los distritos rurales (33).

(33) Association Internationale de SEcurit6 Soclale. D~veloppments Reeents en
Aratfere de BdSuritd Socotae, 1953-1955. Ed. Internationales, Geneve-Rome, Ofr. DdVe-
loppements survenus en Colombae entire 1953-1955, pp. 219-220.









GRAPICO I (PanRTE 1

EVOLUCION DE LOS SALARIES NOMINALES EN LA AGRICULTURE

REGIONES CALIDAS :
CON ALIMENTACION UNIDW : PESOS
SIN AUMENTACION - -
REGIONES FRIAS :
S CON ALIMENTACION -
SIN ALIMENTACION-- -

'1 VALLE I CALDAS I















GRAFICO I (PARTE a)

EVOLUCION DE LOS SALARIES NOMINALES EN LA AGRICULTURE

REGIONS CALIDA8 :
CON ALIMENTACION- UNIOAO: PlO
SIN ALIMENTACION ---
REGIONES FRIAS:
CON ALIMENTACION -
SIN ALIMENTACION - -


1.945 1.950 1.056 L940 Um4 1950 1.655


A408: L940










Hasta ahora la concesi6n de estas prestaciones agricolas no
es sino may fragmentaria y cubre solamente algunos casos y re-
giones. No abarca sino tres regions agricolas: la zona rural del
Distrito Especial de Bogota (Bosa, Engativa, Fontib6n, Soacha y
Usaquen); Medellin (Envigado, Itagiiu y la Caja Seccional de
Antioquia); la Caja Seccional del Quindio y Norte del Valle
que comprende, en el departamento de Caldas, los municipios
de Pereira, Armenia, Calarca, Santa Rosa de Cabal, Marsella, Mon-
tenegro, Quimbaya, Filandia, Circasia y en el Departamento del
Valle, los municipios de Cartago, Zarzal, Ansermanuevo, Ulloa
y Alcali.
Estas regions dependent del Instituto Colombiano de Segu-
ros Sociales (ICSS), pero no se trata sino de un seguro contra
las enfermedades no profesionales, y de un auxilio de maternidad
para trabajadoras de los sectors de la agriculture y de la ga-
naderfa. (34)

Hay que afiadir que el articulo 326 del C6digo Sustantivo
del Trabajo impone a las empresas de mas de 5 obreros en la
Zona Bananera del Departamento del Magdalena, la asistencia
m6dica, en caso de enfermedad no professional.
Si el capital de la empresa excede $ 200.000 pesos esta obli-
gaci6n se prolonga durante 6 meses. En el caso contrario sera de
3 meses.
Dado que las prestaciones sociales no cubren sino unos po-
cos sectors del proletariado agricola, tales prestaciones no vie-
nen a constituir un mejoramiento del poder de compra de los
agricultores en general.
Es de reconocer, sinembargo, que en muchos paises, las pres-
taciones sociales son un factor important en el mejoramiento del
poder de compra de los asalariados agricolas. En Francia, por ejem-
plo, hubo un mejoramiento de los salaries agricolas reales con

(34) Cfr. ICSO, Legislacidn colombiana de los Seguros Sociales. Compilacin del
doctor J. M. Rengifo, t. II. Bogott, 1952.
BogotA. Resolucl6n ntmero 577 de 1949, p. 21&
Medellin. Decreto 608 de 1950, p. 295.
Quindio y Norte de Santander. Decreto nfmuero 2517 de 1950.
Esta legislaci6n cubre "todo el personal asalariado de peones, mayordomos, so-
breestantes, etc., de las haciendas, hatos, funds, granjas, chacras, parcels 7 se-
menteras".











relaci6n a 1947; con base 100 en ese afio el indice en 1954-1955
era 134. Segun lo afirma M. O. Barthelemey (35) ese mejora-
miento proviene "exclusivamente" de las prestaciones familiares.
d. Salaries agricolas y salaries industriales.
La confrontaci6n de los salaries agricolas e industriales, en
el cuadro XX que sigue, muestra la inferioridad de los salaries
agricolas en Colombia.
CUADRO XX

NIVEL DE LOS SALARIES INDUSTRIALES Y AGRICOLAS
POR DEPARTAMENTOS EN EL CURSO DEL ARO 1954-1955


Departamentos

Tolim a ................
M agdalena ..............
Cundinamarca ..........
H uila ..................
Boyaca ................
Norte de Santander .....
Antioquia ..............
V alle ..................
Cauca ..................
Atlantico ...............
Caldas .................
C6rdoba ...............
Santander ..............
Bolivar .................
N ariio .................

Promedio ..............

Obreros de las perroleras.


Salaries
Industriales Agricolas
(1) (2)
6.88 4.80
6.56 3.45
6.45 3.95
6.24 4.00
6.09 2.75
6.00 3.85
5.94 3.70
5.90 3.90
5.39 2.85
5.10 2.45
4.50 4.70
4.32 2.60
4.28 3.20
3.96 2.80
3.40 1.90


5.43


3.39


Salario agricola en
relaci6n con el
salario industrial en %
69.8
52.6
61.2
64.1
45.1
64.2
62.3
66.1
52.9
48.0
104.4
60.2
74.8
70.7
55.9


62.4


12.91


Fuente: 1.-Encuesta sobre empleo en la industrial manufacturer, 1955-56,
Cfr. Boletin Mensnal de Estadistica, agosto de 1956, No. 65,
p. 80.
2.-Anuario General de Estadistica, 1954, cuadro 344.

La diferencia entire el salario agricola y el salario industrial
varia segun las regions. El salario agricola es inferior a la mitad
del salario industrial en Boyaca y Atlantico; en Caldas que es
el principal productor de cafe, sobrepasa el salario cafetero, lo

(35) La Revue Economique. Paris, 4, Juillet, 1956.









que confirm la incidencia del cultivo del caf6 sobre el nivel de
los salaries agricolas.
Las causes de esas diferencias parecen multiples. Primero,
los obreros agricolas son generalmente mano de obra sin calificar,
mientras que la industrial emplea cada dia mis obreros calificados y
especializados. El costo de la vida y las necesidades son menores
en el campo que en los centros industriales. Los obreros agricolas
viven mas aislados, menos organizados, menos conscientes de su
situaci6n de miseria; y por ese hecho son menos rapidos y ef-
cientes en sus reivindicaciones en el moment de un alza de la
coyuntura.
El cuadro revela tambien un cierto paralelismo entire los sa-
larios industriales y los agricolas: para los unos y para los otros
Tolima y Narifio estan en las extremidades.
En los mismos departamentos, menos en Boyaca, los sala-
rios agricolas e industriales sobrepasan el salario medio del pais.
Correlativamente en los mismos departamentos los dos sectors
de actividad econ6mica tienen salaries inferiores al promedio del
pais, con excepci6n del caso del departamento de Caldas. Pero
esas dos excepciones representan precisamente, la una, Caldas, el
auge de la agriculture, y la otra, Boyaca, el de la industrial con la si-
derurgica. La unica diferencia es que en Caldas los salaries agricolas
sobrepasan los salaries industriales, mientras que en Boyaca la dife-
rencia entire los salaries industriales y agricolas es la mas acentuada
de todo el pais.
Asi, la situaci6n del proletariado agricola e industrial es muy
uniform. Estos hechos nos muestran hasta que punto la estruc-
tura del mercado de trabajo agricola, depend de los otros sec-
tores del mercado de trabajo.
e. Salaries agricolas y precious recibidos por los agricultores.
La rigidez de la estructura de los salaries agricolas se mani-
fiesta, en fin, en la diferencia entire los precious recibidos por los
agricultores y los salaries agricolas. Basados en las estadisticas
de las Naciones Unidas relatives a los Ingresos Nacionales, hallamos
desproporci6n muy notable.
En el cuadro siguiente aparece la comparaci6n de la evolu-
ci6n de las remuneraciones de los obreros agricolas y la evolu-
ci6n del indice de los precious recibidos por los agricultores en el
curso de los iltimos afios.







72

CUADRo XXI
INDICE DE LOS PRECIOUS RECIBIDOS POR LOS
AGRICULTORES (PRA) Y DE LOS SALARIES
AGRICOLAS

Base: 1948 = 100.
Indice de los precious
Afios recibidos por los Indice de los
agricultores salaries
1948 ............ 100 100
1949 ............ 123 105
1950 ............ 151 123
1951 ............ 166 132
1952 ............ 176 132
1953 ............ 238 141
Fuente: la column: U. N. Statistics of National Income, Serie H.
24 column: ILO, Yearbook, 1956.

Esos indices son bastante reveladores de las diferencias exis-
tentes. En un period quinquenal el indice de los precious reci-
bidos por los agricultores aumenta de 138%; mientras que los
salaries agricolas en su conjunto no aumentan sino de 41% con
respect a la misma base 100 en 1948.
Si se tiene en cuenta, por otra parte, que los ingresos netos
por cabeza de los asalariados agricolas, comprendidos los pequefios
empresarios, es solamente de $ 377 contra $ 2.146 para los
grandes empresarios, las desproporciones aparecen en toda su mag-
nitud.
3. Ingresos de los trabajadores agricolas independientes. Exis-
te desafortunadamente en Colombia una laguna en las estadis-
ticas concernientes a la situaci6n financier del agricultor res-
pecto a la unidad de explotaci6n. Datos fundamentals nos ha-
cen falta para calcular el poder adquisitivo del agricultor indepen-
diente.
En la siguiente formula ignoramos el denominador.

S Pp. X V.
Pa. =
Pd.
Conocemos si, el precio de la producci6n vendida por los
agricultores, o sea Pp.; lo mismo que el volume de la produc-









ci6n V. Pero no conocemos el divisor Pd, o sea el precio de los
products comprados por el agricultor, pues no existe indice del
costo de la vida en los campos, ni de los products industriales
y de los servicios necesarios al agricultor.

Ademas no existe sino un indice de los precious al por mayor
de los products alimenticios. Y este no refleja suficientemente
las variaciones de los precious de la producci6n, ya que esta com-
puesto en gran parte por los precious de products provenientes
sea de la industrial alimenticia, o de la importaci6n, o sea en fin,
de products torados en various estados de comercializaci6n. Fue-
ra de todo 6sto hay el problema del autoconsumo.

El calculo se complica por el hecho de que no se Ileva ninguna
contabilidad en la pequefia explotaci6n, en donde los gastos de la
casa y los de la finca se confunden; se vive al dia. La preocupa-
ci6n principal del explotador familiar, muchas veces arrendata-
rio, se limit a pagar el arrendamiento de su tierra y a proveer lo
necesario para la subsistencia.

De una manera aproximada, le renta neta del pequefio em-
presario puede estimarse en $ 400.00, (1953) por afio, con base
en las estadisticas de la Comisi6n Econ6mica para la America Lati-
na, bien que esta 1ltima no tiene en cuenta las dificultades que aca-
bamos de notar.

Tan reducidos ingresos obligan, a una gran parte de los agri-
cultores independientes, a buscarse un complement en el regi-
men asalariado, en donde se contentan con una remuneraci6n
marginal, lo que contribute a deprimir el nivel de los salaries en
muchas regions.















CAPITULO III


MIGRACIONES INTERNAL

Acabamos de ver en las paginas anteriores, c6mo los sala-
rios agricolas se escalonan en diferentes niveles seguin las regions
del pals. Y hemos subrayado la incidencia en esa situaci6n, de los
factors socio!6gicos que, yuxtapuestos a factors de orden eco-
n6mico, determinan esta categoria geogrifica de los salaries.
El campesino colombiano, no considerando generalmente el
salario sino como una remuneraci6n de complement, no reaccio-
na contra las discriminaciones salariales que son posibles dada la
organizaci6n familiar existente y la desorganizaci6n de los mer-
cados de trabajo.
La soluci6n de esta situaci6n se busca fatalmente en las mi-
graciones. Estas son provocadas por las diferencias considerable
de los salaries, que alcanzan a veces al double, y ain mis, de una
region a otra.
En realidad, existen fuertes corrientes migratorias que han
movilizado mas de un mill6n y medio de la poblaci6n actual del
pals. Segun el iltimo Censo, los colombianos domiciliados en un
departamento diferente del de su origen se elevaba, a 1.617.222.
Seria necesario un studio especializado para analizar los pro-
blemas fundamentals que presentan las migraciones.
Nuestra atenci6n se limit a las incidencias de las migracio-
nes sobre el mercado de trabajo agricola.
1. Migraciones profesionales. ECuil es ante todo la forma y
la amplitud de los movimientos migratorios en el seno de la agri-
cultura?
El examen de la evoluci6n de la poblaci6n active, en el cua-
dro siguiente, constitute un primer acercamiento al problema.










CUADRO XXII

EVOLUTION DE LA POBLACION ACTIVE EN COLOMBIA,
POR SECTORS DE ACTIVIDAD 1925-1953
Sectores de actividad 1925 1938 1945 1953 1938-53

Sector de actividad primaria .. 70.8 66.1 62.6 56.2 -9.9%

Agriculture ............... 69.2 63.9 60.5 54.3 -9.6%
Minas ................... 1.6 2.2 2.1 1.9 -0.3%

Sector de actividad secundaria. 13.1 14.1 15.2 18.5 +4.4%

Artesanato ................ 7.9 6.9 7.3 8.5 +1.6%
Manufactura .............. 3.4 4.5 5.2 6.4 +1.9%
Construcci6n ................. 1.8 2.7 2.7 3.6 +0.9%

Sector de actividad terciaria .. 16.1 19.8 22.2 25.3 +5.5%

Transporte Comunicaciones ... 2.2 2.5. 3.2 +1.0%
Comercio Finanzas ....... ... 5.2 5.8 6.4 +1.2%
Gobierno ................ ... 2.5 2.4 3.8 +1.3%
Servicios ................... .... 9.9 11.5 11.9 +2.0%

Total .............. 100.0 100.0 100.0 100.0
Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365, p. 74.

Estas cifras revelan el pasaje progresivo de la poblaci6n ac-
tiva del sector primario al sector secundario y al terciario.
No obstante,creemos convenient hacer una reserve, en lo que
concierne a la terminologia de Colin Clark, y de Fourastie, que
agrupan las actividades econ6micas en tres sectors. No le damos
ninguna significaci6n econ6mica al orden de sucesi6n del creci-
miento relative de los tres sectors, pues para que sean econ6mi-
camente validos, deberia existir una homogeneidad de los carac-
teres econ6micos, en la oferta y la demand de los diferentes sec-
tores, que no estan por lo demas definidos en terminos eco-
n6micos.
Esto constitute lo esencial de la critical de P. Perroux a C.
Clark (36). Ahora bien, esos caracteres homogeneos no existen

(36) Perroux F., Les measures des progress dconomiques et i'd4e d'd~onome pro-
gressive, Cahlers ISEA, eerie I, No. 1, pp. 23-33.










de manera particular en los pauses subdesarrollados, en donde se
encuentra generalmente una yuxtaposici6n de economics des-
arrolladas y tradicionales que hacen la oferta muy desigual y
determinan una extrema desigualdad en la repartici6n de los in-
gresos. Esta hace muy diferente la elasticidad de la demand en
el interior de los tres sectors.
En consecuencia el traspaso de la poblaci6n active de un
sector a otro no es una serial de progress. El progress econ6mi-
co esta condicionado por el cambio o mejoramiento de una es-
tructura determinada, pero la estructura no puede definirse en
funci6n de la importancia de los recursos de trabajo en los tres
sectors.
Si empleamos pues la terminologia de C. Clark, es para pro-
veernos de un instrument que nos permit elaborar las estadisti-
cas de que disponemos, a fin de captar la orientaci6n de la ma-
no de obra y la forma de las migraciones de la poblaci6n active.
Supuestas estas reserves, el fen6meno de la sucesi6n de las
fases en los otros tres sectors es particularmente interesante en
Colombia, en donde, en la actualidad present rasgos diferentes
de los que se verifican en los paises ya entrados en el camino de
la industrializaci6n.
En Colombia, en efecto, el paso hacia el sector terciario se
ha hecho con mas intensidad, mientras que en los pauses desarro-
Ilados se ha operado lentamente. En el sector industrial hubo
aumento en los comienzos, que ya esta en regresi6n.
En 1925, 70,8% de la poblaci6n active co!ombiana estaba
ocupada en el sector primario; 13,1% en el sector secundario y
16,1% en el terciario. Esta repartici6n correspondia a la de la
poblaci6n active de los Estados Unidos en 1820; o sea 73% en el
primer sector; 12% en el segundo y 15% en el terc.ero (37).
Pero la evoluci6n del sector terciario se mantuvo en los Estados
Unidos paralela al desarrollo del sector secundario, durante todo
el period inicial, mientras que en Colombia, el sector terciario
tom6 rapidamente ventaja sobre el secundario.
Asi que ya podemos sacar una primera consecuencia gene-
ral: el process de la repartici6n de la mano de obra por activida-

(37) Clark, C., The conditions of economic progress, p. 85; citado por Fourasti6,
Le Grand Espoir du XX steele, p. 77.










des atestigua la amplitud de las migraciones, que esta evoluci6n
implica.
2.Migraciones geogrdficas. El fen6meno migratorio se preci-
sa si observamos las cosas mas de cerca. En la agriculture los mo-
vimientos migratorios se presentan de la manera indicada por el
cuadro siguiente:
CUADRO XXIII
MOVIMIENTOS MIGRATORIOS ENTIRE LOS
AGRICULTORES
Poblaci6n active agricola N6mero absolute
Departamento Aut6ctonos Inmigrados* Total
% %
Narifio ................. 98.2 1.8 118.121
Bolivar ................. 97.5 2.5 166.985
Boyaci ................. 96.7 3.3 179.626
Anrioquia .............. 95.9 4.1 243.156
Atlantico ............... 91.7 8.3 27.419
Choc6 .................. 91.5 8.5 24.741
Norte de Santander ..... 91.3 8.7 71.468
Cundinamarca .......... 90.4 9.6 211.816
Cauca .................. 90.0 10.0 94.443
Santander .............. 89.6 10.4 151.368
Huila .................. 80.0 20.0 62.082
Magdalena .............. 78.0 22.0 86.738
Tolima ................. 75.8 24.2 145.881
Caldas ................. 68.1 31.9 213.206
Valle .................. 45.6 54.4 184.549
*Colombianos y extranjeros.
Fuente: Censo de 1951, Poblaci6n discriminada por lugar de nacimiento,
actividad econ6mica y sexo, por departamentos. Cuadro No. 34.

Estas cifras nos dan una vista general de la estructura de
la oferta en el mercado de trabajo agricola en su aspect geo-
grafico. Los polos de atracci6n de ese mercado se encuentran en los
departamentos limitrofes de Valle, Tolima, Huila, en el centro del
pais y del Magdalena en la Costa Atlintica.
Se trata de los departamentos en donde son mas elevados los
salaries agricolas e industriales, regions importantes por sus pro-
ductos de exportaci6r o de materials primas agricolas para la in-
dustria: cafe, en Caldas; bananos en Magdalena; azicar, algod6n,
y arroz en el Valle, Tolima y Huila. Y hay que agregar que esas
regions tienen un acceso relativamente director a los Oceanos
Pacifico y Atlintico.









Esos departamentos tienen una proporci6n de inmigrantes
de otras regions que oscila entire 20% y 50% y a6n mas respect
de los agricultores aut6ctonos, mientras que en los departamentos
en donde los salaries son inferiores, el nimero de aut6ctonos en
la poblaci6n active agricola representan hasta 98% del total de
agricultores.

3.Factores de las migraciones.
a. Factores de atracci6n.
aa. Factores econ6micos.
Es manifiesto que lo que decide al campesino a cambiar de
sitio es el nivel mas alto de los salaries en otro lugar. El campe-
sino generalmente analfabeto o mal informado, no razona en ter-
minos de poder de compra y se deja tentar ficilmente por una
remuneraci6n nominal mas elevada. Este espejismo lo lleva aun
a trasladarse a otros paises en donde, a su vez, en lugar de encon-
trar las ventajas del mayor valor de la moneda, halla miseria
y malos tratos. Asi sucede con trabajadores chocoanos que van
a Panama y Guajiros que emigran a Venezuela y campesinas que
son Ilevadas para los servicios domesticos, a los Estados Unidos.

La relaci6n existente entire el nivel de los salaries agricolas
y el nimero de propietarios de casas rurales, por una parte y las
proporciones de casas rurales vacias por otra, indica que hay un
factor econ6mico, motive de las migraciones. Podemos apreciarlo
en el cuadro XVIII.
En efecto, en los departamentos de alto salario, la propor-
ci6n de casas vacias es infima y muy elevada donde los salaries
agricolas son bajos. De la misma manera el nimero de propieta-
rios de casas es mas grande en las regions en donde el nivel de
los salaries es bajo, pues en las regions de altos salaries el flujo
de inmigrantes es muy grande.

Hay, con todo, un obstaculo suficientemente poderoso que
limit la amplitud de las migraciones a las fronteras regionales:
la falta de medios de transport. La ausencia de 6stos o el costo
muy elevado impiden desplazamientos a tierras mas lejanas. Las
estadisticas muestran en efecto, que los emigrantes no se alejan
much de las fronteras regionales. Asi, por ejemplo, en Caldas










casi 9/10, de los inmigrantes legan de los departamentos li-
mitrofes; y ademis una gran parte de ellos (53.6%) viene de
un s6lo departamento: Antioquia. Y es lo mismo en el departa-
mento de Cundinamarca, en donde 85% de los inmigrantes, vie-
nen de los departamentos de Boyaca y Tolim'a.
Un examen mas detallado de ese fen6meno nos lleva a con-
cluir que el mecanismo de esas migraciones depend de las vias
de transportes. Asi lo muestran los ejemplos siguientes:

CUNDINAMARCA SANTANDER
Inmigr. veni-
dos de:
Boyac ... 72.0% BOYACA
Tolima.... 13.0% CUNDINAMARCA
Santander 5.3%
--- TOLIMA
90.3%


CALDAS ANTIOQUIA

Inmigr. venidos de:
Antioquia . . 53.6%
Tolima ....... 14.1%
Cundinamarca. 10.5%
Valle ....... 8.5% VALLECU INAMARCA

86.7% TOLIMA

El flujo de inmigrantes se establece en funci6n de las fa-
cilidades de transport.
bb. Factores sociol6gicos.
Si el factor principal de las migraciones rurales es de ca-
racter econ6mico, hay tambi6n factors sociol6gicos y politicos.

De parte de la demand de trabajo los factors de orden so-
ciol6gico se manifiestan en los comportamientos dictados por el
prestigio social, las tradiciones, el medio ambiente, sobre todo en la
demand de servicio domestic.
De resto ya vimos c6mo, en el sector econ6mico de los ser-
vicios, la oferta de trabajo es much mas abundante que en la
industrial, lo que no permit atribuir al progress de la industriali-










zaci6n la causalidad principal de los movimientos migratorios. En
respuesta a las exigencias de las classes pudientes de las ciudades,
se establece un 6xodo continue de campesinas de los campos ha-
cia los.centros urbanos, para los servicios domesticos. Fals-Borda
sefiala que en Saucio, municipio del departamento de Cundina-
marca, dos terceras parties de los emigrantes son mujeres; de es-
tas 42% trabajan como empleadas en las casas de la capital del
pals (38). Tambi6n hay un impulse migratorio a las ciudades
por muiltiples posibilidades de servicio, tales como vendedores de
loteria, lustrabotas, cargueros, etc.
De parte de la oferta de trabajo tambien hay factors socio-
16gicos que favorecen las migraciones: el trabajador prefiere em-
plearse en servicios mas estables en cuanto a la remuneraci6n y
mas agradables en cuanto al trabajo, que las actividades agricolas,
mineras o industriales. Y sobre todo prefieren ciertos atractivos
de la ciudad.
Ademas, como la educaci6n de los nifios en el campo es muy
deficiente por falta de escuelas, los padres que pueden, prefieren
establecerse en los centros mas urbanizados, donde puedan sus hijos
hacer studios secundarios y seguir una carrera. Otro factor so-
bre el cual se ha discutido largamente en Colombia, sin llegar a
clarificaci6n suficiente, es el del servicio military obligatorio que
saca de los campos y aldeas los j6venes mejor capacitados, los. ms
vigorosos y despiertos y los desarraiga definitivamente del campo.

cc. Factores politicos.
Los factors de orden politico tienen igualmente importan-
cia en la explicaci6n de las migraciones en Colombia. La estruc-
tura de la sociedad colombiana esta marcada por la political. Es-
ta da a cada region y a cada aglomeraci6n humana su configura-
ci6n propia. El sectarismo politico hace intolerable la vida a las
minorias de una localidad y engendra continuamente migracio-
nes en los campos creando la inseguridad y el caos. En los 6ltimos
afios este factor ha adquirido una virulencia incontrastable con
la violencia, que ha traumatizado el pais, creando verdaderos tor-
bellinos en las corrientes migratorias. Imposible obtener cifras
exactas: la critical de sinceridad obliga, ademis. a una gran pru-
dencia acerca de algunas informaciones. Segin datos oficiales,
(38) Fals Borda, op. cit., p. 59.










habia en el mes de mayo de 1955, 322 zonas de violencia, que
ocupaban el 39.9% del territorio national (39). En consecuencia
los campos se han quedado deshabitados y los centros urbanos se
han lenado de refugiados.
Estas migraciones coercitivas han turbado artificialmente el
fen6meno migratorio, creando una desorganizaci6n rural y ur-
bana que tiene graves repercusiones econ6micas y sociales. Cuan-
do se restablezca la paz, se planteara inelidiblemente un proble-
ma de readaptaci6n al agro.

b. Factores de rechazo.
Si hay numerosos factors de orden econ6mico, social y po-
litico que favorecen las migraciones rurales, tambi6n hay facto-
res adversos al exodo, limitando temporalmente la movilidad de
la poblaci6n campesina.
Ante todo, el apego de los jefes de familiar a sus tierras. Las
generaciones se suceden asi sobre el mismo lugar. Se trata de un
fen6meno nostilgico, de una especie de "lealtad al terrufio
y al paisaje" de que hablan los psic6logos. Este factor de geo-
psique juega un papel mayor en Colombia que en Europa, en don-
de el prestigio del trabajo de la vida urbana ha suplantado la re-
membranza rural.
La mentalidad de ciertos dirigentes rurales es a veces un fac-
tor de retenci6n en el agro. Tratan de persuadir al campesino de
que el unico medio sano es el suyo y que la ciudad de por si es
disolvente. Este criterio va contra los intereses econ6micos de
ciertas poblaciones de montafia que exigirian el desplazamiento
para poder defender los suelos sobre-elaborados.
Se impone como conclusion la complejidad del problema mi-
gratorio rural. No solamente hace impact y lo recibe de la te-
nencia de tierras; del juego de la oferta y la demand y de la
apetencia de mejor standard de vida, sino inclusive en los mis-
mos gobiernos. Congestionadas las ciudades, ni sus recursos na-
turales bastan para satisfacer los servicios de nuevos requerimien-
tos; ni los problems laborales se pueden resolver. No se puede
ordenar una masa analfabeta, lena de necesidades, sellada de im-
preparaci6n para nuevos trabajos, e inquieta por el desarraigo
de lo que fue la tradici6n de sus padres.
(39) SemarW, eeptlembre 17. 1956, p. 13.














CAPITULO IV


PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO

En respuesta a las doctrinas sobre la explotaci6n del trabajo
y especialmente a la tesis marxista de la plusvalia, la teoria de
la productividad marginal afirma que los salaries son determina-
dos en funci6n de la misma productividad (40).
Esto es incontestable en teoria pura, abstracci6n hecha de
las estructuras y en la hip6tesis de una concurrencia perfect.
No es lo mismo en el terreno de los hechos. En realidad la
productividad es una "variable" del problema.
En primer lugar el salario se determine, independientemente
del trabajador, de la firma que lo ocupa, por la posici6n mas o
menos fuerte de oferta y demand de trabajo en el mercado.
Es cierto que la productividad marginal del trabajo es un
limited para la demand, como la de su utilidad marginal lo es
para la oferta, pero no son limits absolutos.
Al contrario, el limited cede precisamente cuando elevado el
salario incita al empresario a sustituir capital por trabajo, lo que
provoca un crecimiento de la productividad marginal y permit
por consiguiente, ampliando los limits, una nueva alza de los
salaries.
No obstante, esa sustituci6n del capital por trabajo esta con-
dicionada por el capital accessible, por el espiritu emprendedor,
por las perspectives de ganancia y por la viscosidad del trabajo.
Hay que agregar que globalmente una alza de salaries estimu-
la igualmente la productividad, creando una demand de produc-
tos que estimula la misma produccion y en caso de menor rendi-
miento de los factors impele la productividad.

(40) B err6neo atribufr a los marxistas la excluividad en la critics de la explo-
tacd6n del trabajo; ya Smith y Bicardo la habian enundado; la misma critics ae
encuentra en las doctrines de Slsmondi y en las teorfas econ6micas modernae "apar-
te de today referenda marxista". Cr. Barre, /cmnomie Poftiques. 1956, Vol. I. p. 86.










Los altos salaries permiten igualmente una mejor alimenta-
ci6n de los trabajadores, supuesto que exist una cierta educaci6n
del trabajador.
Por consiguiente, consideramos la productividad de la mano
de obra agricola como una variable en la estructura del mercado
de trabajo. y subrayamos que esa productividad esta en relaci6n
con los otros factors.
1. Productividad de la mano de obra agricola. La producti-
vidad del trabajador agricola es extremadamente baja en Colom-
bia en relaci6n con la de los trabajadofes de otros sectors eco-
n6micos, tanto en terminos de product bruto por cabeza, como
en terminos de valor agregado.
Asi, en el period de la post-guerra, 1945-1953, el produc-
to bruto por cabeza en la agriculture colombiana acusa una tasa
annual de aumento de apenas 2.7%, mientras que la tasa media por
product bruto de todas las actividades fu6 de 5.9% en el curso
del mismo period.
Durante los afios 1925-1953, la agriculture tuvo la tasa de
productividad mas baja, o sea de 3.4%, lo que deja entrever el
nivel de vida miserable de los agricultores (41).
La misma conclusion se desprende del anilisis del valor agre-
gado por personas activas en los diferentes sectors de actividad
del pais. Segun las estadisticas de la Comisi6n Econ6mica para
America Latina, reproducidas abajo, la productividad del trabajo
agricola es notoriamente reducida.

CUADRO XXIV
PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO EN LOS DIFERENTES
SECTORS DE ACTIVIDAD
en funci6n del valor agregado por cabeza y por afio.
Valor del peso: 1953.
Productividad media de la economic ........... $ 2.241
En la agriculture ............................. 1.481
En la industrial ......................... .. 5.751
En los otros sectors de actividad .............. 3.161
Fuente: CEPAL, E. CN. 12/365, add. 1. Cuadro VII, 58, p. 181.
(41) CEPAL, E. CN. 12/365, T'b. 1-9, p. 38.








Esta baja productividad puede ser considerada como una de
las principles caracteristicas de la agriculture colombiana y re-
vela un desempleo oculto de grandes proporciones. No obstan-
te, conviene notar que esta situaci6n depend estrechamente del
sector ganadero, pues en l6, el valor agregado annual por cabeza,
no es sino de $ 1.078.00. Por el contrario, en el cultivo del caf6, es
de $ 2.511.00 y en los otros cultivos se eleva a $ 1.579.00.

Igualmente la productividad por dia de trabajo y por cabe-
za, se eleva a $ 9.53 pesos en la agriculture, mientras en la gana-
deria, es apenas de $ 5.8 pesos.
Esta baja productividad del trabajo agricola esti condicio-
nada en primer lugar por el bajo nivel de los salaries agricolas.
El d6bil poder de compra de que dispone el asalariado agricola,
mantiene deficiencies alimenticias, asi como condiciones de salud,
de cultural y trabajo muy precarias, que determinan fatalmente
bajos rendimientos.
Por otra parte, el esfuerzo del agricultor independiente no
es estimulado ni por un mercado masivo, ni por facilidades de
transport de sus products hasta el consumidor, ni por facilida-
des de credito a largo plazo. Su esfuerzo, es pues, muchas veces
frustrado. Por falta de un mercado organizado, el agricultor ve po-
drirse sus products, sin pqderlos verfder. Ademis si se tiene en
cuenta el factor de la inseguridad climitica, afios continuados de
sequfa o afios de lluvia excesiva, incident en forma notoria
sobre el agricultor que a veces queda sin capacidad para recons-
truir su siembra.

2. Productividad de los factors independientes. La produc-
tividad de la mano de obra no depend exclusivamente del es-
fuerzo que el trabajador, estimulado por una just remuneraci6n,
decide hacer.
Hay que tener en cuenta tambien otros factors de produc-
ci6n, bien sea el empleo de capital para equipar la explotaci6n
o bien sea la estructura de la tierra trabajada.
Esos elements obran simultanea y solidariamente unidos a
las cualidades tecnol6gicas y profesionales de los gestores de la
explotaci6n y de los obreros.









La productividad del capital y de la tierra, son pues, dos
elements determinantes de la estructura del mercado de trabajo.
Si analizamos esos factors en el present capitulo, es por
su influencia interdependiente sobre la productividad del factor
trabajo. Ademas, es practicamente impossible hacer una valora-
ci6n de la parte que corresponde a cada factor en la productivi-
dad total, pues esos factors obran conjuntamente. El rendimien-
to del trabajo depend tambi6n del equipo y del sistema de repar-
to de tierras.

a. Productividad de la tierra.

El territorio national comprende una superficie de 113,8 mi-
lones de hectireas. Segfin las estimaciones oficiales de 30 a 35
millones de hectireas estan consagradas a la agriculture y gana-
deria, en una proporci6n de 9/10 parties para ganaderia (42).
La agriculture predomina pues en la explotaci6n de las tie-
rras.
El tel6n de fondo hist6rico de esta estructura de las tierras
remonta a la epoca colonial. Despues de la Conquista, los espafio-
les no consagraron las tierras a una economic de plantaciones. Co-
mo esas tierras eran muy vastas y dificiles de controlar, adoptaron
la ganaderia que requeria menos mano de obra y menos preocu-
paciones. Ademis, la densidad de la poblaci6n era muy debil en
las tierras conquistadas.
Este predominio de la agriculture contribuy6 a que, a fin
del siglo XVIII, pocos afios antes de la Independencia, el empleo
del arado fuera todavia desconocido, como lo atestigua Pedro Fer-
min de Vargas. En 1791 escribia: "A excepci6n de los lugares
inmediatos de Santa Fe y de algunas provincias de Tunja (en
Tierra Firme), en todo lo demas del Reino no se conoce el uso
del arado. Ain en aquellos parajes en donde se valen de e1, mu-
chas veces se ven obligados a fabricarlo con madera, como suce-
de en algunas parties de Antioquia" (43). Aunque cabe observer
que los enconmenderos espafioles dejaban la agriculture en manos
(42) La Muetra Nacional Agropecuaria de 1954 permiti6 veriflcar en los depar-
tamentos la existencla de 19.5 millones de hectreas agricolas de las cuales el 79
por ciento estaba destinado a Is agriculture.
(43) Vargas, Pedro Fermnnin, Pensamientos poliftcos sobre la Agricuture, Corer.
toy Minas del Virret tato de Santa Fe, Archivo de Economia Nacional, 10, Bogota.
1953, p. .17.









de los indios sin cambiar sus m&todos y que estos faltos de anima-
les de tracci6n y desconocedores del arado s6lo empleaban el
chuzo para enterrar las semillas.
La agriculture se fue convirtiendo en factor de prestigio so-
cial. Este se establece en. funci6n de las grandes posesiones y del
mayor numero de cabezas de ganado en posesi6n.
Los propietarios de grandes tierras adquieren influencia po-
litica y econ6mica muy apreciable. Interponen muchas veces sus
intereses personales en la political de intercambios comerciales con
el extranjero, en el regimen aduanero, en la planeaci6n de carreteras
y de ferrocarriles. Es a todos manifiesto, c6mo ciertas vias tienen
curiosos contornos y desviaciones, simplemente porque, cuando
se estaban construyendo, hubo presiones personales.
La mentalidad predominante basa la vida econ6mica sobre va-
lores de prestigio y de political, sin tener en cuenta la eficiencia
tecnica, que podria, por lo demas, ser, mas 16gicamente, el funda-
mento del prestigio. Asi se explica por que, en una estructura que
se ha perpetuado hasta nuestros dias, las mejores tierras de las lla-
nuras y de los valles estin dedicidas a la ganaderia extensive,
mientras que las tierras poco fertiles de las montafas, o vertien-
tes, minadas por la erosion y mal localizadas, se consagran a la
agriculture, siendo mis propicias para los cultivos de sombrio o
para la explotaci6n forestal.
Este fen6meno fue denunciado por las dos Misiones del Ban-
co Intemacional de Reconstrucci6n y Fomento, la Misi6n CU-
RRIE en 1951 y la mission STEWART en 1956,Esta ltima cla-
sific6 las tierras en tres categories, sefialando que el tipo I (Best
land), que represent un 85% del total, estaba dedicado a la ga-
naderia extensive; que el tipo II (Tierra fertil poco apta para ser
mecanizada), cuya superficie fue estimada en 7 millones de hec-
tireas, estaba igualmente dedicada a la ganaderia en 5 millones
de hectireas; mientras que se encuentra en el tipo III de "suelo
poco f6rtil y mal localizado" la agriculture propiamente dicha (44).
(44) BIRF, Mlsl6n Stewart, El desarrollo agricola de Colombia, Mayo de 1956,
BogotA, pp. 63-66.
Bay un parecido muy Uamativo entire esta situaci6n y la del Imperio Romano,
en la 6poca de los Patricios y de los Plebeyos. Los primeros ocupaban las tierras
fertiles de los values y los segundos cultivaban las tierras de las colinas y de a1
montafias. Situacin que reaparece en pleno Renacimiento. Thomas More lo ates-
tigus para Inglaterra, describiendo en su Utopia, c6mo "en todos los puntos del Bdl-
no, en donde se obtiene la lana mAs final, los sefiores no dean ninguna paroela
de tterrT para cultivar, estando todo reservado al pastoreo". Citado por Sauvy. Thfo-
rie genErale de la population. Vol. I, p. 37.







88

eCuil es la utilizacion de las tierras propiamente agricolas?
El siguiente cuadro XXV nos lo muestra.


CUADRO XXV

SUPERFICIE DE LOS DIFERENTES CULTIVOS EN 1955
Cultivos para el mercado:
Caf6 .................................... 17.2%
Bananos .................................. 14.8%
Cafia de azicar .............. ........... 8.3%
Cacao ......... ..................... ..... 1.1%
Algod6n ................................ 1.1%/
Tabaco ..................... ............. 0.5%

43.0%
Cultivos de subsistencia:
Arroz ................................... 3.0%
Trigo ................................... 2.7%
Cebada .................................. 0.4%
Frijoles ................... ........ ......... 2.1%
M aiz ..................................... 13.9%
Yuca ................................... 5.6%
Papas ................................... 2.0%

29.7%
Otros cultivos ............................. 27.3%
Fuente: Datos de la Muestra Agropecuaria, 1955.

Resulta del analisis de estas cifras que casi la mitad de la
superficie agricola esta consagrada a cultivos destinados, sea a la
exportaci6n, como el caf6 y los bananos (cuyo cultivo cubre 32%
del total agricola) o bien a la industrial. No vemos pues por qu6
el informed de la Comisi6n Econ6mica para America Latina seiia-
la un predominio de los cultivos de subsistencia, como caracteris-
tica de la agriculture colombiana.
En los paises poco desarrollados, siendo el mercado muy re-
ducido y fragmentado, el capital privado tiende normalmente a
invertirse en actividades de exportaci6n en busca de un mercado
masivo que tenga perspectives de crecimiento de la demand.









Este hecho contribute a orientar la agriculture hacia los cul-
tivos de exportaci6n o industriales. El examen de la evoluci6n de
la superficie cultivada y de los rendimientos por hectarea confir-
ma este fen6meno.


CUADRO XXVI
EVOLUTION DE LA SUPERFICIE Y DE LOS RENDIMIENTOS
POR HECTAREA SEGUN LOS PRINCIPLES PRODUCTS,
ENTRE 1934 Y 1955
Products Superficie Variaci6n Rendimientos por Ha. Variaci6n
1934 1953 % 1934 1953 %
Algod6n 15 82 447 200 329 64
Papas 27 115 326 8.333 4.311 -48
Cebada 15 53 253 1.200 1.300 8
Arroz 46 150 226 2.200 1.900 -14
Bananos 17 45 165 10.941 10.000 9
Tabaco 9 22 144 833 1.136 36
Cafe 356 831 133 609 462 -24
Plitano 94 120 28 10.212 7.912 -22
Maiz 555 700 26 900 1.100 22
Frijoles 72 85 18 500 588 17
Trigo 148 175 18 520 971 87
Panela 148 110 26 4.216 5.454 29
Fuente: Estadisticas Agropecuias. CEPAL, 2. IV. 1955.
Ministerio de Agricultura (Colombia), Produccion y Mercados.


Como muestra el grifico II, aumenta la tendencia hacia los
cultivos de exportaci6n e industriales. La superficie ha aumen-
tado en relaci6n con la ante-guerra.
Esta evoluci6n se efectua, no obstante, de una manera mis
extensive y en provecho de la gran explotaci6n y de los mono-
polios agricolas. El pequefio explotador no tiene posibilidad al-
guna de extender su superficie para aumentar su producci6n. Es-
ta, ademas, mal equipado material y tecnicamente, lo que le im-
pide mejorar sus rendimientos por hectirea.
Algunas comparaciones en el plano international permiten
comprobar el nivel extremadamente bajo de los rendimientos por
hectarea en Colombia.









CUADRO XXVII

RENDIMIENTOS MEDIOS DE LOS PRINCIPLES
PRODUCTS AGRICOLAS

Unidad: Kgr. por hectarea.
Products Colombia Dinamarca U. S. A. BRlgica Francia
Cebada 13.0 3.51 15.0 31.5 18.7
Trigo 9.7 41.4' 11.4 33.8 21.1
Papas 43.11 170.0 168.0 212.0 143.0
Maiz 1.100.0 1.260.0 2.440.0 1.480.0 1.050.0
Leche 1.801.0 3.600.0 2.470.0 4.120.0* 2.125.0
La produccl6n standard media en Bl6gica fue en 1955 de 25.23 litros diarlos por
vaca, o sea 3.462 litros por afio.

Fuente: Ministerio de Agricultura. (Datos para 1953).

Con la excepci6n de la cebada y del algod6n, cuyos cultivos
estan estimulados por la industrial cervecera y textil, los rendimien-
tos son muy deficientes en Colombia. Este estado de cosas se de-
be a deficiencies tecnicas y sobre todo al sistema de propiedad de
la tierra. De hecho los instruments de trabajo empleados no son
practicamente mas que el azad6n, el machete y el arado primi-
tivo.
Las practices de selecci6n de semillas, de rotaci6n de culti-
vos, de preparaci6n y empleo de abonos y de products quimicos,
las tecnicas para conservaci6n de suelos, terrazas, cultivos alter-
nos, estan lejos de ser una generalidad.
La proporci6n de tierras cultivadas con irrigaci6n es de 7%
solamente. Ademas, la mecanizaci6n esti en sus principios: 8.3%
solamente del total de las tierras susceptibles de ser explotadas
por medio del tractor, lo son efectivamente.
No obstante el sistema de propiedad de la tierra tal como
existe, sigue siendo la principal causa del bajo rendimiento de las
tierras.
En efecto, la existencia de una pluralidad de minifundios al
lado de las grandes propiedades consagradas a la agriculture ex-
tensiva, constitute, desde el punto de vista institutional, uno de
los factors fundamentals que determinan la baja productividad
agricola.





GrAFIco I


EXTENSION

SEGUN LOS


DE LA SUPERFICIE CULTIVADA
DIFERENTES PRODUCTS
1.930 a 1.955
UNIDAD : 1.000 Hes.


AROS: 1.3o


1.935


1.940


1.945


1.950








Examinemos detalladamente esta aseveraci6n.
Segin los resultados oficiales de la Muestra Agropecuaria
National de 1954, el nfimero de fincas en los departamentos se
estimaba en 919.000 (45). En el cuadro XXVIII aparece su es-
tructura.
Este cuadro revela various hechos: por una parte, la estruc-
tura de la explotaci6n de la tierra y su distribuci6n entire la agri-
cultural y la ganaderia; por otra, la co-existencia del minifundio y
del latifundio; y la importancia relative de las explotaciones de
median dimension.
Sistema de explotacidn de las fincas.
Las pequefias explotaciones estin consagradas principalmente
al cultivo de subsistencia, con una pequefia proporci6n de pas-
toreo. La explotaci6n niixta es practicamente inexistente. Esto apa-
rece en cuadro XXIX siguiente:

CUADRO XXIX

MODO DE EXPLOTACION SEGUN LA DIMENSION
DE LAS FINCAS
Products Pequefia Media Grande
explotaci6n explotaci6n explotaci6n
Cultivos de subsistencia:

Papas .............. 39.3 43.8 16.9
Trigo .............. 38.6 44.3 17.1
Plitanos ............ 36.8 48.8 14.4
Maiz ............... 34.5 38.9 26.6
Cultivos de mercado:
Caf6 ............... 34.7 46.5 18.8
Cafia de az6car ..... 24.3 35.2 40.5
Arroz ............. 12.8, 27.6 59.6

Ganaderia .............. 9.70 26.1 64.2
Fuente: Muestra Agropecuaria Nacional, 1954.
(45) El nfumero de fincas que anota la Comisi6n Econ6mica para Am6rica Latina
en su Informe sobre la agriculture colombiana (E. ON. 12/365; add. I, p. 167) es de
820-342. Su valor es relative, ya que estA basado en los resultados prelminares del
Primer Censo Agricola de 1951, el cual, por err6neo, nunca se publlc6. Por eso so
hizo en 1954 la Muestra Agricola. Sin embargo las cifras de la CEPAL dan una idea
aproximada de la sltuacl6n. Con esta reserve, las utillsamos en el present para-
grafo.









DISTRIBUCION DB LAS PINCAS EN COLOMBIA SBGUN 80 TAIA SO I LA UTILIZATION DE LA TIEBR

DIMENSION PINCAS SUPERPIOIB AERICULTURA PASTO8 8UPERPICIB OCUPADA BRSTO D3 SUPRPICII
Ninmero % Ha. % Ha. Ha. % Ha. % Ha.
IIl. .


I Peauofla fincaes

enoia' doI Ham.
Do 1 Ha. a 5 Has.
De 6 a 10 Has.
21 ]alotao..0 meadi:

Do 21 a 50 Ha.s
De 51 a 100 Has.
III Grand* explotao.

De 201 a 500 Has.
De 501 a 1.000 He
Do 1.001 a 2500
Do maa de 2.500
(1)
TOTAL


342.788
143.549



85.371
37.814



L. 4.912
2.541
657
919.000


57.35
15.6


=*0
9.5
4.1



1.7
0.5
0.3
0.1


1.686.272
1.965.136'



5.188.812
5.172.020



9.471.148
7.398.142
8.074.508
6.755.592


5.0
3.5



9.3
9.3


17.1
13.5
14.5
12.2


589.240
558.554



935.227
665.187



788.910
419.025
446.234
272.969


9.7 186.038
8.9 313.905



15.5 1.047.010
11.0 1.181.205


13.0
6.9
7.4
4.5


2.575.040
2.035.150
2.108.490
1.882.510


La.
1.4
2.3



7.8
8.8



19.2
15.1
15.7
14.0


843.136
982.568



2.594.406
2.586.010



4.685.574
3.749.071
4.037.154
5.377.796


5.0
3.5



.9.3
9.5

IN
16.9
13.5
14.5
12.2


201.576
67.858
150.509



612.169
759.618



1.421.624
1.194.896
1.482.450
1.222.517


O8
1.6

I:l
7.4
9.0



IN
17.9
14.8


; I I r-Y I-9


100?


55.496.000


6.053.000 1100


13.437.000 X)O


27.748.000 100"


8.258.000


Iuentes Nuestra Agropecuaria Naoional, 1.954
(1) 8*gdIn 1 OBPAI, 32 finoas pasan de 10.000 heotireas
ofr. ts /C1/12/365 ad4. 1. p. 167.

/bo.


.


,


-- ~LL ~- L











En la pequefia explotaci6n, el cultivo principal es el de pro-
ductos alimenticios: 34 a 39% de la producci6n de alimentos pro-
vienen de pequefias fincas. En las grandes explotaciones predo-
minan los cultivos comerciales de exportaci6n: caiia de azucar y
arroz (40% a 60%). A excepci6n del caf6 cuyo cultivo no es
mecanizable en el estado actual de la t6cnica y que por eso exige en
Colombia, de preferencia, la explotaci6n familiar. Asi gran parte
del cultivo de cafe se hace en fincas medianas. (78.5% de las
fmcas cafeteras tienen menos de 20 hectireas).
El Minifundio y el Latifundio.
Un minifundio puede definirse como una superficie que no
permit asegurar la subsistencia de quienes lo trabajan si no se
dispone de otros recursos. En Colombia, en general, explotacio-
nes de menos de 3 hectireas responded a esta hip6tesis (46).
Si se trata de tierras de median calidad, en las regions mon-
tafiosas, una explotaci6n de menos de 5 hectireas es tambien un
minifundio. Ahora bien, las fincas de menos de una hectirea re-
presentan 17.6% de la totalidad de las fincas y las de menos de 5
constituyen el 37.4% de las fincas del pais.
Multiples son las causes de esta realidad.
Por una parte, el crecimiento demografico ha desequilibrado
la proporci6n, tierra-poblaci6n. En la epoca de la Conquista, la
densidad de la poblaci6n era muy debil; vastos dominios frtiles
quedaron dedicados a pastos. Con el curso de los siglos, ante la
presi6n demogrifica y la rigidez de la estructura de las grandes
propiedades, la poblaci6n se vi6 obligada a hacinarse en tierras
marginales.
Ademas no hay industrial local en las regions rurales. De
ahi la pl6tora de mano de obra en la agriculture.
La legislaci6n sobre herencias ha contribuido poderosamente
a la subdivision de las tierras, ya que propicia una distribuci6n
de ellas, en parties iguales entire los herederos, a la muerte de los
propietarios (47). Esto desata un process de parcelaci6n ilimitada,
acelerado a menudo por la venta forzada de pequefias porciones a

(46) CTr. Toro Agudelo, Hernh, Panteamtiento y solctones del problema agra-
*Io. Revista Unitorsida4 de Antifoquia, Ao 1, No. 2, 1957, Seprata, p. 7.
(47) Pellzmente la nueva leglslacl6n agraria at e apllca detendra e proceso.










que se ven obligados los campesinos para gastos de emergencia,
ya que no tienen ahorros ni acceso al cr6dito. En Colombia es
tanto mis grave el problema del minifundio cuanto que la insu-
ficiencia de la pequefia parcela es mayor en funci6n de la distan-
cia a los mercados.
(Cuil es, por otra parte, la trascendencia del fen6meno de los
latifundios? En Colombia y segun el criterio de la Comisi6n Eco-
n6oica para America Latina, una explotaci6n puede ser conside-
rada como un latifundio, si excede de 500 hectareas. En los de-
partamentos, las fincas de esa dimension cubren 31% de la super-
ficie de las tierras cultivadas y su numero se eleva a 7.090.
No obstante ese criterio debe apreciarse a la luz de una dis-
tincion fundamental. Hay que distinguir la extension mas o me-
nos grande de una explotaci6n y la idea de exceso, que evoca
el termino latifundio. Una grande explotaci6n no es necesaria-
mente un latifundio, si se explota racional y eficazmente. El or-
den de grandeza es muy relative, dada la diversidad de las tierras
y el genero de cultivos. No obstante, a partir de cierta dimen-
si6n, la finca no puede ser cultivada eficazmente, se vuelve me-
nos productive y de hecho se logra menos la conservaci6n de sus re-
cursos. Es entonces cuando aparece el aspect peyorativo del siste-
ma de grandes propiedades, que hace imperative una reform agra-
ria.
En las regions fertiles de Colombia, una explotaci6n de mas
de 1.000 has. present generalmente sfntomas de anomalia y hay
3.178 explotaciones de esa clase, lo que represent 3.4% de las
fincas. Sinembargo el aspect normal del sistema de distribuci6n
de la tierra en Colombia result de los contrastes alarmantes entire
el pequefio y el gran propietario. Veamos algunos casos.
Mientras que existen 480.000 hectireas repartidas en s6lo 32
fincas, hay 337.570 fincas que s6lo ocupan en promedio 1.36
has., lo que represent una superficie de 463.000 hectireas, que
es inferior a la ocupada por las 32 fincas de mas de 10.000 hec-
tireas cada una. Otro contrast mis significativo ain que el pri-
mero es que 64.2% de la superficie agricola pertenece a 3.6% de
propietarios, mientras que 4.2% de la superficie debe ser culti-
vada por 56% de ellos. Estas cifras son bastante significativas pa-
ra que tengamos que insistir sobre la gravedad del problema agra-
rio colombiano. Situaci6n que determine el d6bil rendimiento de










las tierras y que condiciona la estructura misma del mercado de
trabajo

El aislamiento geogrifico y cultural de los minifundistas da
ventaja a los latifundistas, ya que disponen a su arbitrio de
un trabajo asalariado barato, pues los obreros agricolas que em-
plean son arrendatarios de sus tierras, quienes pagan su arriendo
en prestaciones de trabajo durante un n6mero determinado de
dias a la semana. Esto implica una oferta forzada de trabajo que
pone en manos de los latifundistas el control de los salaries.

Los latifundios son en resume un arsenal y una reserve de
trabajo barato.

Queda por agregar una observaci6n complementaria que per-
mite precisar la influencia ejercida por los latifundios en la pro-
ductividad del agricultor.

Como punto de partida suponemos la existencia de fincas que
denominamos medianas. En efecto, una cuarta parte de las fin-
cas tienen una superficie comprendida entire 10 y 100 hectireas;
ocupan 23.6% de la superficie total explotada.

Si no se tuviera en cuenta sino el nimero de fincas, podria
parecer que la pequefia explotaci6n predomina en el pais, ya que
70.5% de las fincas tienen menos de 10 hectareas. No obstante,
esas pequeias fincas no ocupan en realidad sino 6.9% de la su-
perficie agricola total, mientras que 5.3% de las fincas que tienen
mas de 100 hectareas ocupan 69.5% de la superficie agricola.

Estas desigualdades en la distribuci6n de las tierras aparece
con evidencia en la curva de Lorenz, del grafico III. Esta curva
la hemos establecido con las series cumulativas del nimero de ex-
plotaciones y de las superficies explotadas, expresando en por-
centaje sus frecuencias respectivas. La desviaci6n hacia el lado de
las grandes explotaciones es aqui muy clara.

Con tal supuesto no nos parece conforme a la realidad que
el informed de la Comisi6n Econ6mica para America Latina, so-
bre la Agricultura Colombiana denuncie la pequefia explotaci6n











GRAFICO M
I


CURVA DE. LORENZ:

DISTRIBUTION DE LA SUPERFICIE EXPLOTADA

SEGUN EL NUMERO DE LAS FINCAS
100
90 MAS DE 2.0 AS.

80 -
1.001 A 2.00 HAS
70

60 01 A 1.000 HAS.


e *O4
o D o 4 o
40- 00
0 0 + '00 4
30 1 4. l
-30- ", /

V 0 0 +
10 -


10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
% dl n6mero de fincas










como responsible del bajo nivel de mecanizaci6n existente en el
pals (48).
La CEPAL no tiene en cuenta que las pequefias explotacio-
nes s6lo ocupan 6.9% de la superficie agricola total. Ademis se
encuentran generalmente en las vertientes o en las montafias don-
de la mecanizaci6n es impracticable.
Por el contrario, las grandes fincas se encuentran en general
en los valles. Si todas estas grandes extensions fueran mecaniza-
das, la proporci6n en tierras no seria tan baja, ya que las fincas
de mas de 100 hectareas ocupan 69.5% de la superficie agricola
total.
El predominio de grandes fincas dedicadas a la ganaderia
es la raz6n mas valedera del menor grado de mecanizaci6n en Co-
lombia. Este sistema compromete al mejoramiento de la produc-
tividad de la mano de obra agricola.
b. Productividad del capital.
Si el trabajo agricola se caracteriza en Colombia por su im-
productividad y bajos rendimientos, el capital empleado en la
agriculture present a su vez la tasa de productividad mas baja
de todo el pais, comprometiendo la productividad misma del tra-
bajo agricola.
Mientras que la tasa de productividad del capital es de 0.58
en el sector minero, de 0.49 en la industrial y de 0.43 en los ser-
vicios, en la agriculture es menor todavia y no se eleva sino. a
0.40 (49).
La improductividad del capital obedece, en gran parte, a las
condiciones defectuosas de la infraestructura, propias de los paises
subdesarrollados. En ellos, toda inversion require una parte de
capital social, que es absorbido por la infra-estructura. De esta
suerte las inversiones implican inicialmente una series de instala-

(48) "The predominance of small farms can be given as one of the reasons for
the low degree of mechanization in Colombia. There are relatively few large and
medium scale farms, which indubitably offer the greatest scope for tractors and
others types of agricultural machinery". E. ON. 12/365, add. I, p. 137.
"El predominto de la pequefia propiedad puede aducirse como una de las raso-
nes del bajo grado de mecanizacl6n en Colombia. Relativanente hay pocas incas
de grande y median extension, las cuales ofrecen indudablemente el mis grande
objetivo para tractors y otros tipos de maqulnaria agricola".
(40) CPAL, E. ON. 12/365. add. I, p. 191.









ciones previas, sobre todo en la agriculture, (tales como casa pa-
ra los trabajadores, energia electrica, agua, construcciones de ca-
rreteras, etc.). Por consiguiente, la productividad del capital, que
es muy debil al principio, s61o aumenta, a media que la estruc-
tura del pais se mejora.
Este hecho le resta validez a la teoria clisica, segun la cual la
productividad del capital es mas elevada al principio. Es 16gico
si se consider que los clasicos hacen abstracci6n de las estructu-
ras.
Vista la baja productividad de los capitals invertidos en la
agriculture y las necesidades que implican tales inversiones, se
comprende mejor la penuria de capital y el bajo nivel de equipo
que tiene la agriculture colombiana.
En tales circunstancias, el trabajador agricola, equipado de
un arado y de un azad6n primitivos, no esta en condiciones de
mejorar sus rendimientos, ya minados por otros factors institu-
cionales y culturales.













CAPITULO V


NIVEL Y GENERO DE VIDA DE LOS CAMPESINOS

Si la formaci6n de los salaries condiciona el nivel de pro-
ductividad del trabajo, tambi6n influye en el nivel y en el g6ne-
ro de vida de la poblaci6n.
El nivel de vida se refiere al valor de los ingresos y al po-
der de compra de que dispone la poblaci6n; mientras que el g6-
nero de vida es de orden cualitativo y se refiere a su modo de
vida (50).
Estos elements merecen today la atenci6n en nuestro anili-
sis de estructura, porque ellos son del dominio structural, como
aparece en los parrafos siguientes.
1. Distribucit6 de los ingresos y estructura del consumo. La
distribuci6n de los ingresos revela particularidades muy signi-
ficativas que permiten constatar, una vez mis, que el problems
del campesino colombiano es un problema de estructura.
En efecto, 4.6% de la poblaci6n colombiana recibe un
40.6% de los ingresos, Fuando 95.4% de la poblaci6n, es decir
casi la totalidad, no recibe sino 59.4% de las entradas nacionales.
En una perspective mas amplia, esta situaci6n es comin a
todo el Continente Latino-Americano, ya que el 20% de la po-
blaci6n dispone del 50% de los ingresos. Estos son por otra par-
te, muy desiguales en los diferentes paises latino-americanos; el
ingreso por cabeza varia entire $ 423 d6lares en Venezuela, hasta
$ 55 d6lares en Haiti y en el Ecuador. En la mitad de la escala
se encuentra Colombia, con un ingreso por cabeza de $ 252 d61a-
res por afio (51).
Dentro de un mismo sector de actividades, la situaci6n no es
mejor: 6.7% de la poblaci6n rural en Colombia recibe 29.3% de
las entradas rurales, mientras que 93.3% del conjunto de la pobla-
blaci6n rural dispone apenas de 70.7% de las entradas.

(50) Dictionnaire de Tennes Economiques, PaFis, t. I. Genre de Vie, pp. 571-675.
(51) Cfr. Revue de 'Action Populafre, No. 97. Nov., 1956, p. 249.









En el mundo campesino los ingresos de los trabajadores agri-
colas se reparten como sigue:
CUADRO XXX
COMPOSITION DE LOS INGRESOS NETOS DE LOS
SAGRICULTORES
segun la forma de actividades: al precio de 1953.
N6unero de personas Ingreso total
Miles % Millones %
Cultivo de caf6 ............. 884 7.3 420 5.2
Otros cultivos .............. 2.163 17.9 787 9.7
Ganaderia .................. 2.779 22.9 989 12.2
Poblaci6n total del pais ...... 12.111 100.0 8.093 100.0
Fuente CEPAL, E. CN. 12/365, p. 118.
Conviene complementary este cuadro con las estadisicas de la
Comisi6n Econ6mica para America Latina relatives a los ingresos
de la poblaci6n rural ,sin que se olvide la distinci6n entire rural y
agricola. Dicha Comisi6n (CEPAL, E/CN. 12/365 add. I. p. 194)
estima que hay 424.000 grandes empresarios rurales que represen-
tan 3.6% de la poblaci6n rural con un ingreso neto total de 910
millones de pesos o sea 10.8% del total de ingresos netos rurales.
A su vez 5.8 millones de trabajadores y de pequefios empresarios
rurales que representan 48.2% de la poblaci6n rural reciben apenas
26% del total de ingresos.
Estas cifras de extrema importancia, confirman el defecto es-
tructural ya delineado en lo referente al sistema de propiedad de
la tierra. Hemos observado que las grandes propiedades de mas
de 100 hectareas cubren el 69.9% del territorio agricola. Esta
estructura esti a la base de las diferencias de ingresos en la agri-
cultura y en el mundo rural en general.
Imperativos sociol6gicos contribuyen en gran parte a man-
tener esta desproporci6n de ingresos. Es el comportamiento de
grupos sociales que escapan a las exigencias de orden econ6mico.
Existe primero el prestigio social, basado frecuentemente en la
propiedad de la tierra, en el nimero de cabezas de ganado que se
posee y en el personal subalterno.
Existen tambiin prejuicios ampliamente extendidos, que pre-
tenden justificar los bajos niveles de los salaries en varias regio-
nes. Se refieren a la incompetencia de los trabajadores a quienes
se tacha de iletrados, indolentes, viciados de toda clase de taras




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs