• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Preface
 Incidente sobre los limites entre...
 Nota del secretario de relaciones...
 Decreto numero 73
 Nota del secretario de relaciones...
 Nota del encargado de negocios...
 Nota del ministro de relaciones...
 Nota del encargado de negocios...
 Nota informe del encargado de negocios...
 Comunicacion del ministro de relaciones...
 Comunicacion del ministro de relaciones...
 Telegrama del señor ministro de...
 Repuesta al telegrama anterior,...
 Telegrama del señor ministro de...
 Contestacion al telegrama...
 Nota del señor ministro de relaciones...
 Comunicacion del inspector general...
 Nota del ministro de relaciones...
 Anexos
 Index














Group Title: Limites entre Honduras y Nicaragua
Title: Límites entre Honduras y Nicaragua
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078541/00001
 Material Information
Title: Límites entre Honduras y Nicaragua incidente suscitado por Nicaragua
Physical Description: iv, 174 p., 3 l., 3 p. : fold. maps. ; 28cm.
Language: Spanish
Creator: Honduras -- Ministerio de Relaciones Exteriores
Nicaragua -- Ministerio de Relaciones Exteriores
Publisher: Tip. Nacional
Place of Publication: Tegucigalpa
Publication Date: 1912
 Subjects
Subject: Boundaries -- Honduras -- Nicaragua   ( lcsh )
Boundaries -- Nicaragua -- Honduras   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Publicación de la Secretaría de Relaciones Exteriores de la República de Honduras.
General Note: Correspondence respecting the fulfilment of the sentence pronounced by the King of Spain, December 23, 1906, on the question of boundaries between Honduras and Nicaragua, etc.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078541
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000126784
oclc - 29000978
notis - AAP2766

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Preface
        Page iii
        Page iv
    Incidente sobre los limites entre Honduras y Nicaragua
        Page 1
        Page 2
    Nota del secretario de relaciones exteriores de Honduras al de igual titulo de Nicaragua sobre cumplimiento del Laudo de S.M. el Rey de España
        Page 3
        Page 4
    Decreto numero 73
        Page 5
        Page 6
    Nota del secretario de relaciones exteriores de Honduras al encargado de negocios de la misma republica, para que gestiones acerca de que se deslinde el terreno de Teotecaciente y otros
        Page 7
        Page 8
    Nota del encargado de negocios de Honduras en Nicaragua, al señor ministro de relaciones exteriores, dandole cuenta en sus gestiones hasta la fecha de aquella
        Page 9
        Page 10
    Nota del ministro de relaciones exteriores de Honduras al encargo de negocios de la misma republica en Nicaragua, conte-tandole a la anterior
        Page 11
        Page 12
    Nota del encargado de negocios de Honduras en Nicaragua al ministro de relaciones exteriores de esta republica, pidiendo contestacion a la nota de 25 de abril de la secretatia de relaciones exteriores de Honduras
        Page 13
        Page 14
    Nota informe del encargado de negocios de Honduras en Nicaragua al ministro de relaciones, de lo realizado por el hasta la fecha de la comunicacion
        Page 15
        Page 16
    Comunicacion del ministro de relaciones exteriores de Nicaragua al encargado de negocios de Honduras, disculpando no haber sido contestada la nota de 25 de abril de la cancilleria hondureña
        Page 17
        Page 18
    Comunicacion del ministro de relaciones exteriores de nicaragua al de igual titulo de Honduras. contestando la nota de 25 de abril de 1911 de este, y declarando nulo todo lo actuado y sin valor el Laudo de S.M. el rey de España
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Telegrama del señor ministro de relaciones exteriores de la republica de Nicaragua al de igual titulo de la de Honduras
        Page 27
        Page 28
    Repuesta al telegrama anterior, del señor ministro de relaciones exteriores de Nicaragua por el de Honduras
        Page 29
        Page 30
    Telegrama del señor ministro de relaciones exteriores de honduras al de igual despacho de Nicaragua
        Page 31
        Page 32
    Contestacion al telegrama anterior
        Page 33
        Page 34
    Nota del señor ministro de relaciones exteriores de Honduras, al del mismo ramo de Nicaragua
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Comunicacion del inspector general del Cabo de Gracias a Dios a que se refiere la nota anterior
        Page 39
        Page 40
    Nota del ministro de relaciones exteriores de Honduras al de Nicaragua, respondiendo a su comunicacion de 19 de marzo de 1912
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Anexos
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
    Index
        Page 184
        Page 185
        Page 186
Full Text




l1MTITES


CNTEI


HN4DUR~s


JvCfIRfITGUf


TSS.IT' O I ) POR


PUBLICATION
DE LA SECRETARIAT DE RELACIONES
EXTERIORES DE LA REPUBLCA
DE HONDURAS


-....:3~::T:==:: ---.- --7_~ .22


TIPOGRAFIA NAOCpNAL_1 12
AVENIDA CERVANTESI-*j,:,41', 1


*. I!:, 4


27
fr


..
- --~------~--


'RQIDlBRTE


fRI'e ARA; (d
















L 23 de diciembre de 1906, S. M. C. el Rey
de Espafia, don Alfonso XIII, nombrado su-
perarbitro por los Representantes de Hondu-
duras y Nicaragua, reunidos en Guatemala,
pronunci6 el Laudo que debia poner t6rmino
a la cuesti6n de limits existent entire am-
bas Repdblicas, desde el afio de>;1858.
Dicho Laudo fu6 aceptado por ambas
parties: por Honduras sin reserve alguna, no
obstante haber sostenido y probado su dere-
cho a mayor extension territorial que la que
le concedi6 el fallo Regio; y por Nicaragua
tambien, pero consignando que se necesitaba
de aclaraciones para su aplicaci6n. Esto fu6
en 26 de diciembre de 1907.
Desde entonces nada se hizo par ningana
de las parties en el sentido de poner en eje-
cuci6n el Laudo del Rey de Espafia, hasta
que el 23 de marzo de 1911, el senior general







SECRETA~tA DE nrmACIONES EXTERIO6ES


don Jose Maria Moncada, ministry de la Gobernaci6n
entonces, del Gobierno de Nicaragua, se dirigi6 al se-
fior designado a la Presidencia de Honduras, pr6ximo
a encargarse del mando supremo de ella, Dr. don Fran-
cisco Bertrand, anunciandole, en nombre de todos los
amigos de aquel sefor Ministro, y especialmente del
sefor Presidente de Nicaragua que lo era en aquella fe-
cha el general Estrada; del senior vicepresidente Diaz,
actual Presidente de Nicaragua; y del senior ministry
de la Guerra general Mena, que la primera muestra
fraternal que aquel Gobierno daria al de Hondu=
ras, seria EL RECONOCIMIENTO COMPLETE del
Laudo arbitral del Rey de Espahia. Con lo cual de-
mostrarian los sentimientos de justicia y de equi=
dad de los hombres de la Revoluci6n Nicara=
guense.
El Gobierno de Honduras, en vista de declaraci6n
tan explicit como just, pens6 era Ilegado el moment
de ocuparse en poner fin a todas las incidencias del ar-
bitraje celebrado, para cerrar definitivamente ]a contro-
versia a que puso termino el mencionado Laudo Regio
de 1906, y al efecto dirigi6, el Ministro de Honduras de
Relaciones Exteriores, la nota que abre la series de las
que se reproducen a continuaci6n, en 25 de abril del
mismo afio de 1911, al senior Ministro de Relaciones de
Nicaragua. Mas con sorpresa ha visto surgir un nuevo
incident inesperado en esta cuesti6n ya fenecida, inci-
dente del cual dan raz6n, asi como de su desarrollo y
situaci6n actual, los demas documentos que tambi6n se
insertan, con el fin de que puedan ser conocidos y juz-
gados por la opinion pidblica.














INCIDENT
sore los limits entire


Honduras


y Nicaragua




















Nota del Secretario de Relaciones Exteriores de Hon-
duras al de igual fitulo de Nicaragua, sobre cum.
plimiento del Laudo de S. M. el Rey de Espafia.


SECRETARtA DE RELACIONES EXTERIORES
DE LA
REPIBLICA DE HONDURAS


Tegucigalpa, 25 de abril de 1911.


Sefior Ministro:

Dadas las fraternales y amistosas relaciones que felizmente
exist~n entire Nicaragua y Honduras y siendo de mutua conve-
niencia que haya la mejor armonia en todo lo concerniente al
cumplimiento del Laudo que puso termino a la cuesti6n de limi-
tes suscitada entire ambos paises, con instrucciones del sefor
President de la Repfiblica, tengo la honra de participar a Vues-
tra Excelencia que mi Gobierno, de conformidad con aquel ex-
presado Laudo y el Decreto Legislativo de 4 de febrero de 1907,
ha comenzado a ejercer actos de soberania y de dominio en el
terreno limitrofe con Nicaragua sobre la linea divisoria iltima-
mente trazada, estableciendo, en consecuencia, las respectivas
autoridades o funcionarios, a quienes, por el 6rgano respective,
ya se han dirigido instrucciones, 6rdenes y circulares, a fin de
organizer de una vez del mejor modo possible, en lo politico y en
lo administrative aquella region del pais.
Tambi6n creo oportuno manifestar a Vuestra Excelencia
que mi Gobierno ha entrado en arreglos con los concesionarios o
poseedores de terrenos comprendidos en territorio de Honduras;
todo lo cual tiene por objeto evitar que en lo future haya obs-
tA culos que embaracen la administraci6n de ambas naciones, en-
tre las cuales por diversos motives, debe haber siempre el mis
perfect acuerdo, asi como la mis sincera reciprocidad.
Inspirandose en estos mismos sentimientos de conciliaci6n y
amistad, se ha procurado facilitar todo lo que concierne a la ins-
cripci6n de titulos de propiedad raiz, asi como de concesiones y








4 SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIORES


de cualquier dominion itil en los terrenos expresados, y con esta
mira, el Congreso Nacional, en Decreto fecha seis del present
mes, concede el nuevo termino de un afo para la inscripci6n
de los titulos aludidos, decreto del cual me es grato acompa-
fiar a Vuestra Excelencia una copia.
Como complement de todo lo practicado en el sentido de
fijar la verdadera linea divisoria entire esa y esta Repiblica, se-
ra convenient proceder al amojonamiento de la pequefia parte
que se extiende, segdn el pArrafo final del Laudo, desde el en-
cuentro del rio Poteca o Bodega con el rio Guineo o Namasli
hasta El Portillo de Teotecacinte, ya que el Laudo ha demarcado
el resto de la linea con linderos naturales; y a este efecto, tan
pronto como sea oportuno, mi Gobierno se dirigira al de Vuestra
Excelencia para que de comfn acuerdo se Ileve a la prActica
aquella operaci6n.
Me complazco en career que todas las disposiciones de que
he hecho merito, facilitando la definitive ejecuci6n del Laudo,
contribuirin, a no dudarlo, a hacer mis arm6nicas y amisto-
sas las relaciones que afortunadamente existen entire Honduras
y Nicaragua, evitandose asi, por complete, todo genero de difi-
cultades.
Aprovecho esta oportunidad para renovar a Vuestra Exce-
lencia las seguridades de alta co.isideraci6n y distinguido apre-
cio con que me suscribo muy atento y seguro servidor.

(f) F. DAVILA.

A Su Excelencia el senior Ministro de Ralaniones Exteriores de la
Repdblica de Nicarig.ja. -Managua.




















DECRETO NUMERO 78


El Congress Nacional,

Considerando: que el cuatro de febrero de mil novecientos
siete, el Congreso Nacional expidi6 un Decreto, bajo el nfmero
27, regulando las relaciones juridicas derivadas de la soluci6n de
los limits territoriales entire las Repfblicas de Honduras y Ni-
caragua por el Laudo de Su Majestad el Rey de Espana, don
Alfonso XIII, quien lo pronunci6 el 23 de diciembre de mil no-
vecientos seis;
Considerando: que por la falta de conocimiento de aquet
Decreto y por el vencimiento del t6rmino (improrrogable de
seis meses que l1 sefialaba para su aprovechamiento, a various con-
cesionarios y propietarios de inmuebles sitos en la jurisdicci6n
de Honduras, conforme al Laudo de Su Majestad Cat6lica, arri-
ba mencionado, no les fu6 possible obtener la inscripci6n manda-
da por el referido Decreto nfmero 27; e inspirado en los princi-
pios de liberalidad y justicia,
DECRETA:
Articulo fnico. -Conceder el plazo de un afo, contado des-
desde el vigesimo dia de la publicaci6n del present Decreto, en
el peri6dico official, para el efecto de que los interesados ocurran
a inscribir sus titulos de propiedad en los Registros correspon-
dientes, conforme a las disposiciones del precitado Decreto Le-
gislativo nfmero 27, del cuatro de febrero de mil novecientos
siete, publicado en (La Gaceta, nimero 2.822, que corresponde
al 5 de marzo de 1907.
Dado en Tegucigalpa, en el Sal6n de Sesiones, a los seis
dias del mes de abril de mil novecientos once.

FRANCISCO ESCOBAR,
President.

LEANDRO VALLADARES, RAM6N FIALLOS,
Secretario 19 Secretario *Q


Al Poder Ejecutivo.








6 SkCRETARfA DE RELACIO1ES EXTERIORS


Por tanto: Ejectitese.

Tegucigalpa, 7 de abril de 1911.

F. BERTRAND.
El Secretario de Estado en el Despacho de Gobernaci6n,

Alberto Membrewo.


(De La (Gaceto Oficial de Honduras. aiio XXXVI, ndmero 3.770.)


















Nota del Secretario de Relaciones Exteriores de Rfon.
duras al Encargado de Negocios de la misma Repd.
blica en la de Nicaragua, para que gestione acerca
de que se deslinde el terreno de Teotecacinte y
otros.


SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES
DE LA
REP~rBLICA DE HONDURAS


Tegucigalpa, 8 de agosto de 1911.


Senor Licenciado don Saturnino Medal, Encargado de Negocios
de Honduras.-Managua.

Transcribo a Ud. el telegrama que dice:-"(Danli, 5 de agos-
to de 1911. -Sefor Presidente. -Palacio. -Se han presentado a
estas autoridades various vecinos de ((Las Trojes, y otros puntos in-
mediatos a Nicaragua, que quedaron de Honduras segin el Lau-
do del Rey de Espafia, a quejarse de estar amenazados por au-
toridades nicaragtienses de entrar con fuerza y de Ilevarlos pre-
sos despojAndolos del tabaco que han sembrado libremente, cre-
y6ndose hondurefios. La region comprendida entire los rios Po-
teca, Patuca y Segovia hasta los confines de la Mosquitia, fu6
agregada a esta jurisdicci6n por la Comandancia de Armas en
julio del afio pr6ximo pasado, de orden del Presidente Divila y
con conocimiento del Presidente Madriz, y es la parte limitrofe
al pueblo nicaragtiense de Jalapa, donde resident dichos vecinos.
Convendria que el Gobierno de Honduras, de acuerdo con el de
Nicaragua, tratara de evitar el conflict que resultaria si aque-
Ilas amenazas se convirtieran en hechos. El mal proviene de
que no se han mandado ingenieros a deslindar prActicamente la
parte del sitio de ((Teotecacinte) y la de la montana sobre el porti-
llo del mismo nombre, que segin el Laudo sirven de fronte-
ra en unas pocas leguas. Este trabajo podria hacerse en muy
poco tiempo. Hemos nombrado alcalde auxiliar propietario y
sub-comandante de ella a Gabriel Durarte y suplente a Aurelio
Rosales. Esperamos que Ud. se digne darnos sus 6rdenes lo
mAs pronto que le sea possible, pues los nombrados estdn aqui y








8 sECRETARfA DE RELACIONES EX'tIERIO1ES


necesitan regresar con las instrucciones que deba dirseles de
conformidad con lo que Ud. disponga. -David Williams, Coman-
dante de Armas. -Leopoldo Idiaquez, Alcalde Municipal.)
Espero que Ud. se servirA gestionar con el Gobierno de esa
Repdblica, a la mayor brevedad possible, a efecto de evitar toda
dificultad a los vecinos del pueblo de (Las Trojes de esta Repd-
blica.
Soy de Ud. muy atento servidor.

(f) F. DAVILA,



















Nota del seflor Encargado de Negocios de Honduras en
Nicaragua, al seflor Ministro de Relaciones Exte-
riores, dAndole cuenta de sus gestiones hasta la fe.
cha de aqu6lla.

LBGACI6N DU HONDURAS

Managua, 8 de septiembre de 1911.
Sefior Ministro:
Con relaci6n a las instrucciones que personalmente V. E.
me di6 para solicitar del senor Ministro de Relaciones Exteriores
de esta Repiblica, la contestaci6n a la nota de ese Despacho, de 25
de abril del corriente afio, sobre ciertos actos posesorios ejecuta-
dos por ese Gobierno, en aplicaci6n del Laudo de S. M. El Rey don
Alfonso XIII; tengo el honor de dar a V. E. el siguiente informed:
Tan oportunamente como se pudo, y a prop6sito de ciertas
apreciaciones que la prensa de esta capital hizo comentando mi
venida a esta Rep6blica, excite al senor Ministro para que se sir-
viera dar la debida contestaci6n a la nota precitada, a lo cual me
respondi6 que'habia tenido la pena de demorarla, por atenciones
urgentes de otra indole, pero que lo haria tan pronto como le fue-
ra possible.
La misma prensa sigui6 ocupfndose del asunto de limits; y
los diarios El Comercio y el Diario Moderno, hicieron referen-
cia a una manifestaci6n del senior Ministro de Relaciones Exte-
riores, en el sentido de que don Salvador Calder6n Ramirez, que
se halla de viaje para Europa, entire las instrucciones que se le
dieron, Ilevaba plenos poderes y mapas para pedir al Rey de Espa-
fa aclaraci6n del Laudo que dict6 el Soberano espafiol; y que se
pensaba enviar una comis6n al Cabo Gracias compuesta de los doc-
tores Castrillo y Cepeda e ingeniero Miller, con el objeto de hacer
studios de la zona en dispute y rectificar muchos errors de que
adolece el Laudo. El diario El Comercio agrega por su cuenta
que "con las rectificaciones debidas se podra entonces pedir la re-
visi6n del fallo, que ademfs de los errors de que adolece, tiene la
particularidad para muchos abogados de ser nulo desde su base."
Ante tales aseveraciones, crei que debia interpelar al senior
Ministro; y al efecto, al siguiente dia de las publicaciones, a las









SECRETARtA DE RELACIONES EXTF~HIO1WS


11 a. m., le preguntl sobre la autenticidad de las declaraciones
que le atribuian los diaries, a lo cual me contest que no eran
ciertas, que no las habia hecho: que todo cuanto manifesto A los
periodistas fu6 que con el Encargado de Negocios de Honduras
estaba tratando lo concerniente a fijar de acuerdo con el Laudo,
los linderos de la linea que parte de la confluencia de los rios
Poteca o Bodega, hasta el Portillo de Teotecacinte, y que todo se
haria satisfactoriamente, dadas las sinceras y cordiales relacio-
nes que cultivan los Gobiernos de Honduras y Nicaragua; y co-
mo yo insistiera en el deseo de que se diera pronta conteslaci6n
a la nota de ese Despacho, de 25 de abril, el propio senior Minis-
tro me dijo: que precisamente para ello, habia pensado su Go-
bierno conferenciar con el ingeniero Miiller, que conoce perfec-
tamente la cuesti6n, por haber formado parte de la Comisi6n-
Mixta en afios anteriores, para ver si era necesari que se cons-
tituyera en el Cabo Gracias, a averiguar lo que hubiera de cierto
en lo que generalmente se dice respect a que el rio Wanks, Se-
govia o Coco, cambia de curso en sudesembocadura, cada afio o
en determinadas ocasiones, y con el informed del ingeniero pro-
poner desde luego al Gobierno de Honduras una formula de con-
ciliaci6n que deje fire y permanent una line divisoria, si en
realidad se verifica el hecho afirmado por conocedores de aque-
Ila region; y por filtimo, que por lo tocante a la fijaci6n de linde-
ros entire Teotecacinte y la confluencia de los rios, el Gobier-
no de Nicaragua no tiene inconvenient en que tal operaci6n se
haga en el pr6ximo verano. Qued6 el senior Ministro de comuni-
carme oportunamente si se resolvia que fuera al Cabo el senior
Miller, para que si ese Gobierno lo tenia a bien, envie otro inge-
niero de su parte. Hasta aqui el estado del asunto: yo espero
que se me de el aviso prometido para transcribirlo al Despacho-
de V. E., para lo que deba resolver.
Creo convenient decir a Vuestra Excelencia cual ts mi im-
presi6n actual. Hay motives para pensar que el senior Calder6n
Ramirez Ileva instrucciones para tocar el punto de la aclaraci6n
anunciada desde en tiempo de la administraci6n del general Jo-
se Santos Zelaya; y que con el informed de Miller, sea que vaya
o no al Cabo, se resolvera aqui si se formaliza o no la petici6n
ante el Rey Alfonso XIII. El Gobierno de V. E. sabri mejor lo
que proceda hacer; pero tal vez convenga que desde luego to-
me los informes necesarios sobre el punto del cambio de curso
del rio, para estar listo a responder sobre cualquiera gesti6n de
parte de este Gobierno.
Con muestras de mi muy distinguida consideraci6n, soy de
V. E. su muy atento y S. S.


SATURN11O MEDAL.




















Nota del Min'.stro de Relaciones Exte, ior s de Hondu.
ras al Encargado de Negocios de la misma Repi.
blica en Nicaragua, contestandole a la anterior.


SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIOREB
DE LA
REPtBLICA DE HONDURAS


Tegucigalpa, 25 de septiembre de 1911.


Sefior Licenciado don Saturnino Medal, Encargado de Negocios
de Honduras. -Managua.

He recibido su atenta nota fechada el 8 del corriente, en la
que se sirve darme cuenta del resultado que han tenido sus ges-
tiones para obtener la contestati6n a la nota que esta Secretaria
de Estado dirigi6 a la Cancilleria de esa Rep6blica, con fecha 25
de abril ultimo.
La detenida lectura de su informed da a entender que el se-
flor Ministro de Relaciones Exteriores de esa Repfblica, demo-
ra indefinidamente la contestaci6n a la nota de esta Secretaria
fechada el 25 de abril, y como el objeto de su misi6n es el de
obtener dicho document, espera mi Gobierno que Ud. harA to-
do esfuerzo para llenarla satisfactoriamente.
TratAndose de un Gobierno amigo y hermano como el de Ni-
caragua presidido por el senior Diaz, que ofreci6 al sefor Presi-
dente Bertrand, a fines de marzo iltimo, su buena disposici6n
para la ejecuci6n del Laudo de Su Majestad el Rey de Espafia,
conflo en que no tendrA Ud. mayores dificultades para el buen
6xito de la misi6n conflada a su patriotism y aptitudes.
Con toda consideraci6n soy de Ud. atento y S. S.


(f) F. DAVILA.



















Nota del Encargado de Negocios de Honduras en Nica-
ragua al Ministro de Relaciones Exteriores de esta
Reptiblica pidiendo contestaci6n a la nota de 25 de
abril de la Secretaria de Relaciones Exteriores de
Honduras.


LEGACI1N DE HONDURAS

Managua, 14 de octubre de 1911.

Sefior Ministro:

Con instrucciones de mi Gobierno, recibidas el dia de ayer,
tengo a much honra dirigirme a V. E., sobre el punto que
ya habiamos tratado personalmente, despu6s de pocos dias de
mi arribo a esta capital, relative a la contestaci6n por la Secre-
taria de Estado que V. E. desempefia dignamente, a la nota
que la Cancilleria hondurefia le dirigi6 con fecha 25 de abril il-
timo sobre actos de soberania y de dominio, en el terreno limi-
trofe con Nicaragua, sobre la linea iltimamente trazada por el
Laudo de S. M. el Rey don Alfonso XIII, que puso termino a
la cuesti6n suscitada entire ambos paises.
Mi Gobierno, senior Ministro, al poner en conocimiento del
Gobierno de Nicaragua los actos aludidos, ha creido cumplir un
deber de cortesia, demandado por las relaciones cordiales que a
raiz del Laudo Regio, se continuaron estrechando con el Gobier-
no y pueblo nicaragienses, y por la circunstancia mis feliz ain
de haberse fortalecido la armonia international con el triunfo
del nuevo orden politico implantado en esta Repfiblica.por la re-
voluci6n que tuvo su origen en octubre de 1909 y cuyos principa-
les factors, inspirados en sentimientos de fraternidad centro-
americana, ofrecieron al senior Presidente Bertrand, a fines de
marzo filtimo, su buena disposici6n para la ejecuci6n del Laudo
de Su Majestad el Rey de Espafia. Y por otra parte, mi Gobier-
no se ha inspirado en el deber de organizer la administraci6n
de los intereses que el Laudo en referencia coloca en jurisdic-
ci6n hondurefia.









14 SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIORES


Las altas razones expuestas, motivan indudablemente el vi-
vo deseo de parte de mi Gobierno para obtener constancia de
parte del de V. E., de haber cumplido con oportunidad los debe-
res que consider como una demostraci6n de su leal amistad ha-
cia el pueblo y Gobierno de Nicaragua, y su intenci6n firme de
continuar en ella, fortaleci6ndola mas y mas con todo cuanto
tienda a hacer prActico el noble ideal de confraternidad centro-
americana. En tal virtud tengo el honor de excitar a Vuestra
Excelencia para que se digne acceder al just deseo de mi Go-
bierno, dandole la convenient respuesta a la citada nota de 25
de abril del corriente aflo.
Aprovecho esta nueva ocasi6n para suscribirme de V. E.
con muestras de mi mis alta y distinguida consideraci6n.

(f) SATURNINO MEDAL.


Al Excelentisimo sefor Ministro de Relaciones Exteriores de la
Reptiblica de Nicaragua.-Palacio Nacional.



















Nota-informe del Encargado de Negocios de Honduras
en Nicaragua al Ministro de Relaciones, de lo rea.
lizado por el hasta la fecha de la comunicaci6n.


LEGACION DR HONDURAS

Managua, 25 de octubre de 1911.


Sefior Ministro:

El dia 13 del corriente mes recibi su atenta comunicaci6n de
25 de septiembre fltimo, referente a mi informed del 8 del mis-
mo sobre el resultado de mis gestiones para obtener del Ministe-
rio de Relaciones Exteriores de esta Repfblica, la contestaci6n
de la nota que esa Cancilleria le dirigi6 con fecha 25 de abril fil-
timo. En esa comunicaci6n V. E. me instruye para que yo ha-
ga todo esfuerzo para obtener dicho document, por ser eso el
objeto de la misi6n que se me ha confiado.
En cumplimiento de tal instrucci6n, con fecha 14 del corrien-
te, dirigi a la Cancilleria de esta Repiblica una nota explicativa
de los motives de cortesia international que mi Gobierno habia te-
nido para poner en su conocimiento los actos de soberania y de
dominio ejecutados en el terreno que el Laudo de S. M. el Rey de
Espafia coloca en jurisdicci6n de Honduras; y que deseando ob-
tener contestaci6n a la nota de 25 de abril de este afio corriente,
en que consta que oportunamente se cumpli6 con tal acto, me
permitia excitar A S. E., el senior Ministro, para que se dignara
acceder al just deseo del Gobierno de Honduras. Personalmen-
te entregu6 mi nota a tan alto funcionario, quien me di6 nuevas
excusas por haber demorado la contestaci6n de que se trata,
figurando entire ellas la peniltima crisis ministerial con motive
del emprdstito, que di6 por resultado la separaci6n de los minis-
tros don Tomas Martinez y doctor don Joaquin G6mez, de Relacio-
nes Exteriores y de Gobernaci6n, respectivamente. El mismo
dia visit al senior Presidente Diaz, quien me manifest que
muy pronto seria contestada la nota de 25 de abril, ratificando









16 SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIORES


su promesa, al mismo tiempo, hecha al sehor Presidente Ber-
trand, de su buena disposici6n para la ejecuci6n del Laudo.
El dia lunes 19 de este mismo mes, en Consejo de Ministros,
se resolvi6 consultar la opinion de los mejores abogados del pais,
sefiores doctors Alfonso Ay6n, Pedro Gonzalez, Maximo H. Ce-
peda, Salvador Castrillo, padre; Manuel Pasos, Camilo Barbere-
na Diaz y Carlos Rosales. Hasta hoy esa Comisi6n no ha sido
siquiera nombrada, y es porque a principios de este mismo mes
habia surgido otra crisis ministerial, resuelta hasta ayer con la
separaci6n del Ministro de Hacienda, sefor Sandino, y el encar-
gado del Despacho de Relaciones, sefior Ramirez, debiendo ser
el Ministro en propiedad de este iltimo Ramo, don Diego Ma-
nuel Chamorro, personalidad de lo mis conspicuo en el Partido
Conservador. Por lo tanto, es de hoy en adelante que se puede
esperar la resoluci6n sobre lo que este Gobierno deba contestar
a la repetida nota de 25 de abril.
No he de terminar este informed sin rectificar un concept
de la nota de ese Despacho de 25 de septiembre iltimo; y es que
cuando yo me present al entonces senor Ministro don Fausto
Divila, pidiendole instrucciones para el desempefio del cargo que
se me confiaba, de manera incidental me dijo, que me entrega- -,
ba copia de la nota de 25 de abril que se habia dirigido al Go-
bierno de Nicaragua, para que procurara yo que la contest-:'a,
porque ya habia transcurrido much tiempo sin hacerlo. No me
dijo que era punto principal, ni menos inico de la misi6n; ni
yo podia entenderlo asi, porque ninguna indicaci6n se me hizo
de que la mora en obtener tal contestaci6n perjudicaba los inte-
reses de la frontera hondurefia. No hubo, pues, suficiente cla-
ridad en lo que se me recomend6 hacer en tal sentido.
Seguir6 con todo empefo procurando obtener la respuesta,
y ruego al senior Ministro que, una vez obtenida, o en el desgra-
ciado caso de no obtenerla dentro de un plazo razonable, se sir-
va concederme licencia para ir a esa ciudad, donde podr6 dar ex-
plicaciones detalladas del curso que han Ilevado mis gestiones,
y arreglar asuntos que me conciernen personalmente.
Soy de V. E., con mi mis alta consideraci6n, su muy atento
y seguro servidor.

SATURNINO MEDAL.


A S. E. el senior Ministro de Relaciones Exteriores de la Repi-
blica de Honduras.-Tegucigalpa.



















Comunicaci6n del Ministro de Relac'ones Exteriores
de Nicaragua al Encargado de Negocios de Hondu.
ras disculpando no haber sido contestada la nota
de 25 de abril de la Cancilleria hondurefla.


REPIBLICA DE NICARAGUA
MINISTERJO DE RELACIONES EXTERIORES
N9....

Palacio Nacional, Managua, 27 de noviembre de 1911.


Honorable seflor:

Tengo la honra de acusar recibo a V. E. de su atenta comu-
nicaci6n del 14 del mes pr6ximo pasado, en la que se sirve ma-
nifestarme que en obediencia a instrucciones de su Gobierno, se
dirige a este Ministerio solicitando contestaci6n a la nota de la
Cancilleria hondurefia, fechada el 25 de abril del corriente afio,
relative a actos de soberania y de dominio en el terreno limitro-
fe con Nicaragua, segan la linea fltimamente indicada por el
Laudo de S. M. el Rey don Alfonso XIII.
Observa V. E. que al poner en conocimiento de mi Gobierno
los actos aludidos, ha crefMo cumplir con un deber de cortesia
que, a raiz del Real Laudo, demandaba la cordialidad de relacio-
nes con el Gobierno y pueblo nicaragiienses, asi como por la cir-
cunstancia mis feliz ain de haberse fortalecido esta armonia
entire las dos naciones, con el triunfo del nuevo orden politico
implantado en esta Repfblica; rfiadiendo que el Gobierno de V.
E. se ha inspirado en el deber que tiene de organizer la admi-
nistraci6n de los intereses que el Laudo en referencia coloca en
la jurisdicci6n de Honduras.
Concluye V. E. exponiendo que las altas razones menciona-
das motivan el vivo deseo de su Gobierno de obtener de parte de
esta Secretaria, constancia de haber cumplido con oportunidad
los deberes que consider como una demostraci6n de su leal amis-
tad hacia el pueblo y Gobierno de Nicaragua; y significa la firme
intenci6n de su Gobierno de fortalecerla mis y mis en cuanto









SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


tienda a hacer prActico el noble ideal de confraternidad centro-
americana.
Al corresponder A su citada nota, me es sumamente agrada-
ble expresar A V. E. iguales sentimientos de confraternidad en
que abunda mi Gobierno, habidndome cabido antes la satisfacci6n
de patentizar a V. E. su inalterable disposici6n por mantener en
pie la mayor cordialidad en las relaciones existentes entire pue-
blos y Gobiernos.
Las circunstancias excepcionales en que se ha encontrado el
pais despues de la revoluci6n de 1910, y los frecuentes cambios
verificados en el personal de esta Secretaria, ha impedido dar,
hasta hoy, la convenient respuesta a la ya citada nota de la Can-
cilleria hondurefia de 25 de abril iltimo: circunstancias que, sien-
do bien conocidas de V. E., espero se servirA considerarlas como
una explicaci6n satisfactoria del retraso involuntario en la con-
testaci6n de la nota en referencia, y, en ningon caso, en men-
gua del alto aprecio y elevada consideraci6n del Gobierno de Ni-
caragua para el Gobierno de Honduras.
Como ya he tenido ocasi6n de manifestar a V. E., ha mere-
cido mi particular atenci6n el asunto que motiva su atento oficio
del 14 de octubre que tengo el honor de contestar, y debe V. 'E
tener la seguridad de que, tan luego oiga el dictamen de la Comi-
si6n Especial, a cuyo cargo he encomendado el studio de tan
important material, sera para mi raz6n de verdadera compla-
cencia contestar debidamente la nota de 25 de abril iltimo del
Honorable senior Ministro de Relaciones Exteriores de Honduras.
Mientras tanto, mi Gobierno confia en que el de V. E., pe-
netrado del espiritu de cordial amistad de Nicaragua hacia Hon-
duras, e inspirAndose en los ideales de fraternidad centroameri-
cana de que con tanta oportunidad hace tanto merito V. E. en
su comunicaci6n del 14 de octubre, como el Honorable sefor Mi-
nistro de Relaciones Exteriores en la suya de 25 de abril filtimo,
obrara de acuerdo con Nicaragua al hacer prActicos esos nobles
empefios, dedicando especial cuidado a evitar cualesquier actos
que, sin la intervenci6n o anuencia de Nicaragua, pudieran difi-
cultar la soluci6n definitive de tan delicado asunto, aun cuando
esos actos los considerase el Gobierno de V. E. como privativos
del Gobierno de Honduras, pero que, por su propia naturaleza,
no son extraios A los intereses de Nicaragua.
Aprovecho esta oportunidad para presentar a V. E. las se-
guridades de mi mas distinguida consideraci6n.

DIEGO M. CHAMORRO.

Excelentisimo Doctor don Saturnino Medal, Encargado de Ne-
gocios de Honduras en Nicaragua,-Presente.


18



















Comunicaci6n del M inistro de Relaciones Exteriores
de Nicaragua al de igual titulo de Honduras, con.
testando la nota de 25 de abril de 1911 de 6ste, y
declarando nulo todo lo actuado y sin valor el Lau.
do de S. M. el Rey de Espafla.



NINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES
REIcPTBLICA DE NICARAGUA


Palacio Nacional, Managua, 19 de marzo de 1912.


Sefior Ministro:

Tengo el honor de contestar su muy atenta nota del 25 de
abril de 1911.
En ella se sirve V. E. manifestar que, para fortalecer las
fraternales relaciones que felizmente existen entire Nicaragua y
Honduras y para la mejor armonia y conveniencia en el cumpli-
miento del Laudo de S. M. el Rey de Espafia, participa a mi Go-
bierno que, de conformidad con este laudo y con el Decreto Le-
gislativo de 4 de febrero de 1907, el Gobierno de Honduras ha
comenzado a ejercer actos de soberania y de dominio en el terre-
no limitrofe con Nicaragua sobre la line divisoria iltimamente
trazada, segin la expresi6n de V. E., procediendo, ademas, a
establecer las respectivas autoridades, a quienes ya se han diri-
gido las instrucciones, 6rdenes y circulares, a fin de organizer,
asi en lo politico como en lo administrative, aquella region del
pais.
Tambien ha creido oportuno V. E. participar a mi Gobierno
que se han hecho arreglos con los concesionarios o poseedores de
terrenos comprendidos en territorio de Honduras, procurAndose
facilitar todo lo concerniente a inscripci6n d.e titulos de propie-
dad raiz, de concesiones y de cualquier dominion ftil en los terre-
nos expresados, habi6ndose emitido con esta mira el Decreto Le-
gislativo de seis de abril de mil novecientos once, por el cual el








20 SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIORES


Congress Nacional concede el nuevo termino de un aflo para la
inscripci6n de los titulos aludidos.
Indica ademAs V. E. la conveniencia de proceder al amajo-
namiento de la parte de la linea que se extiende desde el encuen-
tro del rio Poteca o Bodega con el Guineo o Namasli hasta el
Portillo de Teotecacinte, ofreciendo V. E. dirigirse en su opor-
tunidad nuevamente a mi Gobierno para que, de comin acuerdo,
se Ileve a la prdctica el mencionado deslinde.
Termina V. E. complaciendose en estimar que todas estas
disposiciones no s61o tienden a facilitar la ejecuci6n del Laudo,
sino tambien a hacer mas amistosas y arm6nicas las relationes
que afortunadamente exi-ten entire ambas Repfiblicas hermanas.
Lamento, sefor Ministro, estar en el mas absolute desacuer-
do con los concepts de su citada nota, y confirmando aqui los
de mi comunicaci6n de 27 de noviembre del afio pr6ximo pasado,
relativa al mismo asunto, y dirigida al Honorable senior Encar-
gado de Negocios de Honduras, Doctor Saturnino Medal, me per-
mitirA V. E. observarle que estando ain por trazarse formal-
mente la parte de la linea divisoria a que haeo referencia, y no
pudiendo verificarse esta operaci6n, lo mismo que la identifica-
c;6n de los puntos que V. E. llama linderos naturales, por una
s)la de las parties sin la concurrencia de la otra, que tiene igna-
les derechos, aun en el caso de una decision indis!utible, mi Go-
hierno Pe halla en el penoso e ineludible deber de considerar
ina enta-bls y de ningfn valor los procedim;entos observados a
e-,t revpacto por Honduras, pro edimientos que rompen e! sto-
tu quo establecido entire ambas na-iones limitrofes, y que en ob-
sequio de la inalterabilidad de las fraternales r1laeiones que li-
gan nue;tros pueblos y Gobiernos, ha sido respetaid p'r ambos
paie' de-de antes de la Convenci6n celebrada el 19 da septiem-
bre de 1870 por los comisionados Ferrer y Uriarte, tn';ndose
como linen d;visoria provi:oral la que baja de la cordilera y
termina en el Cabo Falso, en cuya virtue ha maltenido Nicara-
gua sus autoridades desde la Comarca judicial y administrative
del Calo Gracias a Dios hasta la Laguna d3 Caratasca.
La remoci6n de estas autoridades, la aceptaci6n d 1 3 otros
actoq ejecutados por Honduras sin la intirvenmi6n 6 anue cia de
mi Gobierno, valdria por el de-conocimiento de la soberania que
Nicaragua ha ejercido en e3a regi6n, casi desde la separaci6n
del domino de Espafia, pretension que solam3nte seria admisi-
ble en el caso inico que las autoridades supremas de esta Repi-
blica asientan como un hecho cierto, que en ef sto ha sido cer-
cenada esa extensa zona d 1 ter-ritorio nicaragti rse, pues de otro
modo seria el Gobierno responsahle ante la na !;6n por el aban-
dono indebido de una gran -ari. de su territor:o, sin media an-
tes una sentencia clara, verdaderament3 valida y eficazmente









tICID INT' DE LfMITES CON NICARAGUA


obligatoria, condiciones que desgraciadamente no encuentra este
Gobierno en el Laudo emitido por S. M. el Rey de Espafia, don
Alfonso XIII.
El Tratado G~mez-Bonilla celebrado entire Nicaragua y Hon-
duras y finalmente ratificado por ambas Legislaturas, fija de una
manera clara y precisa las condiciones esenciales que ha debido
revestir el fallo arbitral para que sea obligatorio para las nacio-
nes contratantes.
El expresado Tratado prescribe la forma y el orden en que
debia hacerse el nombramiento de los Arbitros para que en esa
calidad resolvieran la cuesti6n de limits entire Nicaragua y Hon-
duras en la secci6n en que los comisionados de ambas Repfbli-
cas estuvieran en desacuerdo, y habidndose he!ho la designaci6n
de S. M. el Rey de Espafa en violaci6n de estas prescripciones
del mencionado Tratado, la creaci6n del Arbitramento en la for-
ma en que se llev6 a cabo, result nula desde su origen.
Las altas parties contratantes convinieron en demarcar defi-
nitivamente su linea divisoria por medio de una Comisi6n Mix-
ta, formada por delegaciones de ambas Repfblicas; y el articulo
II del referido Tratado, no s6lo concede a esa Comisi6n las fa-
cultades convenientes al objeto, sino que le traza, de antemano,
el procedimiento que debe emplear en sus operaziones.
El articulo III del mismo Tratado dispone que: el punto o
puntos de demarcaci6n que la Comisi6n Mixta no hubiere resuel-
to, serian sometidos, a mds tardar, un mes despues de con2laidas
las sesiones de la misma Comisi6n, al fallo de un arbitramento
inapelable, que seria compuesto de un representante de Nicara-
gua, de otro de Honduras y de un miembro del Cuerpo Diploma-
tico extranjero, acreditado en Guatemala, electo este iltimo por
los primeros, o sorteado en dos ternas, propuesta una por cada
parte.
Al efecto, las dos Repfiblicas llevaron a la prActica esa Con-
venci6n, estableciendo sus respectivas Comisiones, las que reu-
nidas formaron la Comisi6n Mixta, que se constituy6 en la fron-
tera comlfn y traz6 la linea desde el punto initial en el Oceano
Pacifico hasta el Portillo de Teotecacinte, fijando los mojones co-
rrespondientes a los vertices formados por la line de demarca-
ci6n, tomando como fnico limited divisorio de los dos territories,
la gran Cordillera de Dipilto, en su linea superior, de donde se
separan las aguas hacia un lado y otro de la cordillera.
Sin motive alguno justificable, segfn la Comisi6n de Nica-
ragua, ocurri6 la separaci6n de la de Honduras, la que pretendia
que la cordillera quedase dentro del territorio hondureflo, y que
la line divisoria siguiera el cauce de un afluente del rio Coco,
llamado Guineo, y despues continuase primero por el Poteca y.
luego por el rio Segovia, hasta un punto dado, desde donde con-








SMCRETARfA DE RELACIONES EXTtRIORis


tinuaria hacia el Sur, sobre el meridiano respective, hasta llegar
a un rio que debia terminar en Sandy Bay.
Rechazada tan extrahia demand, la Comisi6n de Nicaragua
propuso otro proyecto por el que debia continuarse sobre la cor-
dillera hasta encontrar el origen del rio Frio y proseguir sobre
el meridiano que pasa sobre Trujillo.
Establecida asi la discordia, qued6 sin demarcarse toda la
parte de la line divisoria desde el punto de la cordillera llama-
do Teotecacinte, hasta su termino en la Costa del Atlantico, y
hasta donde debe concluir en el mar la jurisdicci6n de ambos
Estados.
Para convenir en la forma en que debia trazarse la parte de.
la linea disputada, se procedi6 a cumplir con lo dispuesto en el
Art. III del ya citado Tratado; y al efecto, el Gobierno de Nica-
ragua, por acuerdo de 25 de agosto de 1904, nombr6 Arbitro a
don Jos6 D. GAmez y el de Honduras a don Alberto Membrefio,
quienes pasaron a Guatemala a dar cumplimiento a su encargo;
pero estos Arbitros contra lo mandado en el Art. III del mencio-
nado Tratado, no se constituyeron en Tribunal integrado por un
miembro del Cuerpo Diplomdtico extranjero para el efecto de r--
demarcaci6n de la linea divisoria, como debieron hacerlo segiri
el Art. IV del mismo Tratado, sino que se avocaron con el Repre-
sentante del Rey de Espaia, y sin Ilenar los requisites del Art.
V del Tratado nombraron Arbitro a S. M. el Rey de Espana.
Los Arbitros Gamez y Membrefio debieron haber nombrado
tercer Arbitro, seg~n el Tratado de Arbitramento, al que la suer-
te hubiere designado entire los miembros del Cuerpo Diplomati-
co, repitiendo la elecci6n sucesivamente y de igual modo en los
casos de excusa hasta agotar los miembros de dicho Cuerpo Di-
plomatico no pudiendo sino hasta entonces hacer recaer el nom-
bramiento de Arbitro en cualquier personaje pfblico extranjero
o centroamericano y en filtimo caso someter el punto o puntos
controvertidos a la decision del Gobierno de Espafia, y en defec-
to de S. M. el Rey de Espafia a cualquiera de los Gobiernos de
Sud-AmBrica en que convinieran las interesadas Cancillerias.
Sobre estas prescripciones pasaron los Arbitros GAmez y Mem-
breflo violando asi lo terminantemente pactado, arrogandose
una facultad que no tenian y que solamente se les confiri6 para
el caso ultimo de que habla el Art. V del Tratado en referencia.
Es una verdad evidence en el derecho que rige a las Nacio-
nes que los Tratados deben cumplirse en los terminos en que han
gido celebrados, y que today modificaci6n o alteracion de un pae-
to solemne conmo es el Tratado Gamez-Bonilla, no tiene valor al-
guno ni puede ser sancionada sino por los mismos poderes que
los eelebraron y con iguales solemnidades de aprobaci6n y canje.
Si pues, los representantes de los dos pauses, sin autoriza-









IXCIDENTE DI9 LIMITES CON NICAR~AGUA


ci6n alguna y sin haber antes modificado o reformado el Trata-
do por ambas Repfiblicas, prescindiendo de la voluntad expresa,
terminantemente expuesta y solemnemente convenida, no llama-
ron como Arbitros en primer t6rmino, a los miembros del Cuerpo
DiplomAtico, en el orden establecido en los Articulos IV y V,
violaron el Tratado e hicieron por consecuencia un nombramien-
to nulo.
Las mismas parties contrantes, Nicaragua y Honduras, no
podian reformar esos Tratados, sino en virtud de la celebraci6n
de otro con iguales formalidades por medio de Plenipotencia-
rios legalmente constituidos, y ese Tratado reformatorio no ten-
dria valor hasta no ser ratificado por las respectivas Legislatu-
ras y hasta no haberse celebrado el canje de estilo, formalidades
que no habi6ndose llenado afectan la nulidad de todo lo practi-
cado por S. M. el Rey de Espafa, como Arbitro nombrado por
elecci6n tambien nula, sin que pueda considerarse como cubier-
ta esa nulidad por convenio expreso o tAcito de los Gobiernos de
Honduras y Nicaragua, ni por su participaci6n en los debates
que precedieron al fallo, pues, como se ha dicho antes, no estaba
en las facultades de los Poderes Ejecutivos de dichos paises,
apartarse de un Tratado aprobado por los respectivos Congresos,
mayormente en punto tan sustancial como es el que establece la
competencia del Arbitro.
Mi Gobierno espera que lo expuesto bastard para llevar al
ilustrado criterio de V. E. la consideraci6n de que la cuesti6n que
ahora nos ocupa no ha sido resuelta en definitive, mientras las
legislatures de ambos paises no hayan otorgado su solemne apro-
baci6n a las resoluciones y arreglos finales, y que, de consiguien-
te, los derechos de ambas parties se hallan en el mismo estado
en que se encontraban al ocurrir la sensible disidencia entire las
Comisiones de Limites de Nicaragua y Honduras.
No es mi Animo, ni es 6sta tampoco la ocasi6n de renovar
los debates sobre la enojosa material de division territorial, ya
muy discutida en la larga controversial sostenida a este respec-
to entire Nicaragua y Honduras; pero faltaria al cumplimiento
de mi deber si no me permitiese Ilevar a la alta y justiciera con-
sideraci6n de V. E. las varias observaciones que se desprenden
de la sola lectura del Laudo Arbitral.
Es principio establecido por todos los autores de Derecho de
Gentes, que es nulo todo lo que los Arbitros resuelvan en extra-
limitaci6n de sus facultades, y en el caso actual, aparece evi-
dente la inobservancia de ese principio en el texto del Laudop Ar"
bitral, al hacer aplicaciones de las facultades que la regla 6P del
Articulo II del Tratado GAmez-Bonilla exclusivamente confiere a
la Comisi6n Mixta, en punto de compensaciones y de ningin mo-
do al Tribunal Arbitral de Guatemala ni a S. M. el Rey de Espafia.








S"-RETARIA D'r, RELACIONES RXTk1RICBkS


Tambien es principio universal que las sentencias contra-
dictorias carecen de valor y son inaplicables, y es patent la con-
tradicci6n en que incurred el Laudo al tratar de la secci6n de la
linea que deba separ.r 1- jurisdicci6n de ambos paises en el mar
territorial, porque despues de establecer c)m3 regla de la direc-
ci6n de la lines, el tha'wg o linea profunda del cauce de la co-
rriente del brazo principal del rio Coco, de lara que pertenecen a
Honduras los islotes y cayos situados en el referido brazo, lo
cual conduce a la inconsecuencia de dejar territorio hondurefio
enclavado en aguas nicaragiienses, quedanio por este mismo he-
cho, ademAs, sin efecto la line del thrlw,,.g sefialada, fuera de
que no se resuelve nada sobre la direcci6n que, segdn el Dere-
cho de Gentes, corresponde en el mar a cada Repfblica camo
parte de su respective territorio.
Y si todo lo anterior no fuere bastante, son causes de nuli-
dad los errors que contiene esa resoluci6n y que la hacen in-
aplicable en el campo de la demarcaci6n.
Menciona el Laudo una poblaci6n Hara, que no existe, y co-
mo esa poblaci6n es la que en el Laudo sirve para determinar el
brazo principal del rio Coco, se sigue 16gicamente que el Laudo
nada resuelve en punto tan principal de la cuesti6n. Supone,
ademas, que entire la isla de San Pio y el punto geogrifi-cr que-.
en un mapa aparece con el nombre de Hara, como en otro pu-
diera tenerlo distinto o carecer de l1 por entero dadas las inex-
actitudes de que adolecen nuestras carts geograficas, hay un
solo brazo de rio, habiendo en realidad dos 6 mds, circunstancia
que deja la linea sin establecerse de modo fijo e indudable.
La actual ciudad de Cato de Gracias a Dios, cabecera de la
com-rca del mismo nom're, no estA en el punto que el Laudo in-
dica, ni hay evidencia de que el Laudo pudiera referirse a la
otra poblaci6n de la comarca, del mismo modo conocida, y ad-
ministrada tambien por Nicaragua.
Aparte de otras observaciones respect del Laudo, que Ni-
caragaa presentard en su oportunidad, si fuese necesario, me
permitir6 agregar las que resultan de la misma naturaleza de
ambos territories.
El rio Segovia ha pertenecido siempre a Nicaragua, porque
la provincia de ese nombre comprende el departamento de Sego-
via, que la integra en su parte septentrional, Dentro de ese de-
partamento estA el rio Segovia y corren sus afluentes, y siendo
hicaragienses todos log diez y ocho pueblos que en ulta y otra
riargen se fornmaron antes y despues de la donquista, domio Sor
los Ilamfadod Sanita Marla, Dipilto, Maduelizo, Somait Odotal,
MosonWf, Totogalpa, Telpaneaa, El Jifarf, Ciudad Vieja, Ciudad
Arntigta, Jalapa, Tootedaeinte, Apoteca, Condega, Yalagitina,
Palaeagiiina y Pueblo Bueno,









INCIDENT DE LfMITES CON NICARAGUA


Asi, pues, si llegara a tener valor la declaraci6n de que el rio
Segovia o Coco, en cualquier parte de su curso, fuera tambien
de propiedad de Honduras, se seguiria el absurdo injustificable
de que el Gobierno de esa Reptiblica, en uso de la soberania que
alli se le concediera, estableceria autoridades y aduanas solamen-
te para gravar las mercaderias que, por esa via commercial, en-
tran y salen a los pueblos del interior de Nicaragua, porque nin-
guna poblaci6n hondurefia tiene acceso al expresado rio, que-
dando como estAn separadas de 6l por la cordillera inaccesible
llamada de Dipilto.
Como resultado de las consideraciones anotadas, mi Gobierno
cree que careciendo de facultades para aceptar ia vaiidez del
Laudo, debe someter esa penosa cuesti6n a la Asamblea Nacio-
nal, a fin de que este alto cuerpo se sirva indicarle la via just y
segura de su procedimiento, y que, mientras tanto debe mante-
nerse el st< tu quo en la zona disputada, salvo en el caso de ave-
nimiento de un amistoso y equitativo arreglo, el mIs digno y pro-
pio entire pueblos vecinos y hermanos.
Confio en que V. E. hard justicia a las buenas razones que
asisten a Nicaragua para que, sin irrespetar la augusta resolu-
ci6n de S. M. el Rey de Espafia, a quien mi Gobierno se compla-
ce en rendir los homenajes de su mas alta consideraci6n, y sin
desatender tampoco los sentimientos de amistad que abriga Ni-
caragua hacia la hidalga naci6n hondurefa y hacia su ilustrado
Gobierno, ni el espiritu de leal confraternidad centro-americana
que siempre han animado al pueblo nicaragiiense, y que hoy
vuelve a ser la inspiraci6n de su Gobierno, conceptia inacepta-
ble, en fuerza de las observaciones apuntadas, el Laudo de S.
M. el Rey de Espafia y sin ninguin vAlido efecto, mientras no re-
caiga sobre el Real Fallo la sanci6n de la Asamblea Nacional
que d6, con respect a Nicaragua, fuerza definitive y legal a es-
ta resoluci6n arbitral.
SAprovecho esta ocasi6n para presentar a V. E. las segurida-
des de mi mas alta y distinguida consideraci6n.


DIEGO M. CHAMORRO.



















Telegrama del senior Ministro de Relaciones Exteriores
de la Repdblica de Nicaragua al de igual titulo de
la de Honduras.



Por tel6grafo de Managua, mayo 25 de 1912.
Recibido en Palacio, mayo 26, 8 h. 10 m.


Senior Ministro de RR. EE.:

Tengo la pena de informar a V. E. que con fecha 24 del pre-
sente he recibido un despacho telegrafico del sefor Inspector
General de la Comarca de Cabo de Gracias a Dios, en que este
funcionario da cuenta de las circunstancias siguientes: con fecha
20 del corriente los sefores Lebann, cortadores de madera, le co-
munican que por aviso de fuente fidedigna saben que las autori-
dades de Iriona, Honduras, tienen instrucciones de proceder con
fuerza armada a embargar los trabajos que tienen en la margen
derecha del rio Wanks y a capturar a los encargados del corte,
por lo que se anticipan a solicitar su protecci6n: en la misma fecha
se dirigi6 el senior Inspector General del Cabo de Gracias a Dios
al senior Comandante de Iriona, manifestindole que aun cuando
no daba cr6dito a esas noticias se vera en el caso de declinar en
61 la responsabilidad de cuanto pudiese ocurrir a consecuencia de
un acto de violencia; y aun cuando mi Gobierno tampoco ha dado
cr6dito ni importancia alguna a los informes recibidos por el Ins-
pector General de Cabo de Gracias a Dios, dadas por una parte
las fraternales relaciones que ligan a nuestros pueblos y Gobier-
nos y por otro la hidalgula del pueblo hondurefio y la honorabi-
lidad de su ilustrado Gobierno, he crefdo convenient poner a V.
E. en inteligencia de las circunstancias anotadas, en la seguridad.
de que V. E. tendra a bien dictar si hubiere ocasi6n para ello
aquellas 6rdenes necesarias a la reprensi6n de abuso de autori-
dad de empleados inferiores por cuenta propia que pueden com-
prometer por actos irreflexivos y violentos la paz de dos nacio-
nes hermanas, ocasionando las desastrosas consecuencias de que
estA llena la historic de nuestros paises y que V. E. convendrA








28 SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIOktS


en ello conmigo, deben cesar para siempre en C. America. Rue-
go a V. E. se sirva proporcionarme la informaci6n que estime
convenient a este respect y aceptar junto con las altas mues-
tras de mi estimaci6n personal las distinguidas consideraciones
de mi Gobierno para el muy ilustrado de V. E.

(f) J. A. URTECHO.


















Respuesta al telegrams anterior, del sailor Ministro de
Relaciones Exteriores de Nicaragua, por el de Hon-
duras.



Tegucigalpa, 27 de mayo de 1912.


Excelentisimo senior Ministro de Relaciones Exteriores.

Managua.
He recibido el telegrama de V. E., fechado el dia 25, en el
que se sirve informarme de que el senior Inspector General de la
Comarca del Cabo de Gracias a Dios le manifiesta, por tel6gra-
fo, que con fecha 20 del corriente los senores Lebann, cortado-
res de madera, le comunican que, por aviso de fuente fidedigna,
saben que las autoridades de Iriona, Honduras, tienen instruc-
ciones de proceder con fuerza armada a embargar los trabajos
que tienen en la margen derecha del rio Segovia o Wanks y a
capturar a los encargados del corte, por lo que se anticipan a so-
licitar protecci6n. Agrega V. E. que el dicho senor Inspector
General del Cabo de Gracias a Dios se dirigi6 al Comandante de
Iriona, manifestAndole que aun cuando no daba cr6dito a esas
noticias se verA en el caso de declinar en 61 la responsabilidad
de cuanto pudiese ocurrir a consecuencia de un acto de violen-
cia. Me asegura V. E. que su Gobierno tampoco ha dado cr6-
dito ni importancia alguna a los dichos informes, y terminal re-
conociendo la honorabilidad de este Gobierno, al que ha creido
convenient poner en inteligencia de las circunstancias anotadas
por las razones que V. E. se sirve consignar. En contestaci6n,
tengo la honra de manifestar a V. E. mi satisfacci6n y la de mi
Gobierno porque el de V. E. no haya dado cr6dito ni impor-
tancia A los informes de los sefiores Lebann, que desde luego de-
bo declarar destituidos de todo fundamento en cuanto a que las
autoridades de Iriona, en esta Repfiblica, tengan instrucciones
para proceder en la forma denunciada al senor Inspector Gene-
ral del Cabo Gracias a Dios, pues Honduras, al aceptar el Laudo
de S. M. el Rey de Espana, de 23 de diciembre de 1906, en la








SECRETARIA DE BELACIONES EXTERIORES


vieja cuesti6n de limits con esa Reptiblica hermana, renunci6 de
hecho a toda acci6n y soberania sobre la orilla derecha del rio
Segovia o Wanks, que qued6 por dicho Laudo definitivamente co-
mo territorio de Nicaragua. Pido, no obstante, informes al sefior
Comandante de Iriona sobre lo manifestado al repetido senior Ins-
pector General del Cabo Gracias a Dios, y oportunamente tendr6
el honor de comunicar a V. E. lo que manifieste sobre el parti-
cular dicho Comandante. Bien hacen V. E. y su Gobierno en
confiar en la hidalguia del pueblo hondureflo y en la honorabili-
dad de este Gobierno, que en ningfn caso habrdn de olvidar las
fraternales relaciones que los ligan con el pueblo nicaragtiense
ni con su ilustrado Gobierno, las que el mio desea mantener en
la mayor cordialidad y estrechar aun mAs, si es possible. Con
esta mira son las instrucciones dadas siempre a las autoridades
fronterizas, en la confianza tambien de que por parte de las de
Nicaragua se evitard todo motivo de discordia, con el fin de bo-
rrar para siempre antagonismos y divisions que no pueden ni
deben existir entire pueblos hermanos. Entre tanto puedo co-
municar a V. E. los informes que reciba de Iriona, le ruego se
sirva aceptar con las seguridades de mi alta consideraci6n y apre-
cio, la manifestaci6n cordial de los sentimientos amistosos detai.
Gobierno para el de V. E.


(f) MARIANO VASQUEZ.



















Telegrama del seflor Ministro de Relaciones Exterio.
res de Honduras al de igu-'l despacho de Nicaragua.


Tegucigalpa, 28 de mayo de 1912.
Excelentisimo senior Ministro de Relaciones Exteriores.-Ma-
nagua.

Refiri6ndome al atento mensaje de Vuestra Excelencia, fe-
chado el 26 del corriente mes, tengo la honra de transcribirle la
siguiente comunicaci6n que me ha dirigido el senor Ministro de
Gobernaci6n y Justicia.
((Tegucigalpa, 28 de mayo de 1912.--Senor Ministro.--Ten-
go la honra de transcribir a Ud. el telegrama siguiente: ((Iriona,
27 de mayo de 1912. -Sefior Ministro de Gobernaci6n. -En con-
testaci6n a su telegrama de esta fecha, me apresuro a manifes-
tarle que es absolutamente falsa la noticia que han dado a los
sefiores Leheman de que las autoridades de Iriona pretenden
embargar los trabajos que tienen en el Wanks. Demasiado co-
nozco la actual demarcaci6n entire ambas Repfblicas y en caso
los seflores Leheman tuvieran cortes en el territorio hondure-
flo, lo habria puesto en conocimiento de mi Gobierno antes de
dictar cualquier media bajo mi propia responsabilidad. De
igual manera he contestado al sefnor Inspector, pues me fu6 sor-
prendente un oficio que me dirigi6 en este mismo sentido, el
cual contest inmediatamente, y ambas comunicaciones las he
enviado con expreso a esa capital para su debido cumplimiento.
Estoy seguro que la fuente de informaci6n de los seiores Lehe-
man es totalmente err6nea, pues ninguna disposici6n ha sido
dictada en este sentido. Al desvanecer con mi contestaci6n la
noticia dada por los sefores Leheman a aquellas autoridades,
crei terminado este asunto y quise con mejor detalle comunicar-
lo por correo al Gobierno, por lo que no lo hice por telegrafo. -A.
Lainez, Comandante de Armas Seccional. )-Con toda considera-
ci6n soy de Ud. atento y S. S.-F. Bertrand.-Al senior Minis-
tro de Relaciones Exteriores. -P.)
Reitero a Vuestra Excelencia los sentimientos de mi mayor
consideraci6n.
(f) M. VASQUEZ.



















Contestaci6n al telegr. ma anterior


Por tel6grafo de Palacio, Managua, 29 mayo de 1912.
Recibido en Tegucigalpa, h. 2. p. m


Excelentisimo senior Ministro de RR. EE.

Me ha cabido la honra de recibir sus dos atentos telegramas,
relatives a la comunicaci6n del senior Inspector General de Cabo
Gracias a Dios con motivo de la denuncia hecha por los sefiores
Leheman. Agradezco altamente a V. E. el espiritu de cordiali-
dad en que se inspiran los atentos despachos de V. E. a que ha-
go referencia y me es sobremanera grato hacer present a V. E.
que mi Gobierno corresponde en todo a la perfect cultural de ese
Gobierno con aquella sinceridad y elevaci6n de sentimientos que
hacen inalterables las estrechas relaciones que ligan a nuestras
hermanas Repfiblicas. Dignese V. E. aceptar los testimonies de
mi mfs alta y distinguida consideraci6n.
A. URTECHO.




















Nota del senior Ministro de Relaciones Exteriores de
Honduras, al del mismo ranim de Nicaragua



Tegucigalpa, 25 de junior de 1912.


Sefior Ministro:

Ruego a V. E. se sirva encontrar inclusa copia conforme de
la nota que el Inspector General nicaragtiense del Cabo de Gra-
cias a Dios dirigi6 el 20 de mayo iltimo al Comandante de Ar-
mas del puerto de Iriona, de esta Repiblica, y que este funcio-
nario ha remitido a su superior gerfrquico.
Con verdadera extrafie7a ha visto mi Gobierno dicho docu-
mento, tanto por no estar de acuerdo con el telegrama de V. E..
fechado en esa capital el 25 de mayo del afio actual, cuanto por
su forma y su fondo que mi Gobierno no puede aceptar sin pro-
testa, en la seguridad de que V. E. y su ilustrado Gobierno no
podrAn menos de reconocer la justicia que asiste al de Honduras
al h cerla, y al mismo tiempo para llamar la atenci6n de V. E.
sobre la expresada nota que no se acuerda con los usos general-
mente establecidos ni tampoco con las relaciones tan cordiales
como sinceras y estrechas que feli2mente existen entire nuestros
dos rueblos y Gobiernos.
En el telegrama referido V. E. se sirvi6 expresarme tex-
tualmente que habia recibido cun despacho telegrifico del senior
(Inspector General de la Comarca de Cato de Gracias a Dios, en
(que este funcionario da cuenta de las circunstancias siguientes:
ccon fecha 20 del corriente Mayoo) los sefiores Leheman, corta-
adores de madera, le comunican que per aviso de fuente fidedigna
asaben que las autoridades de Iriona, Honduras, tienen instruccio-
anes de proceder con fuerza armada a embargar los trabajos que
etienen en la MARGEN DERECHA DEL RIO WANKS) etc.
En la nota de la misma fecha, 20 de mayo iltimo, dirigida
por dicho sefor Inspector General del Cabo de Gracias a Dios al
Comandante de Iriona, se dice: (EN LA MARGEN 1ZQUIER-
aDA DEL RIO WANKS, DE NUEShRO TERRITORIO,) lo cual








SECWRETARfA DE RELACIONES 9XTERI1Okh~


es enteramente distinto de la margen DERECHA del repetido
rio, que V. E. se sirvi6 consignar en su expresado telegrama de
26 de mayo anterior, por lo que mi Gobierno, por mi medio,
dirige al de V. E. la mas formal, al par que corths protes-
ta, y sostiene y confirm al mismo tiempo los concepts de mi
telegrama de 27 del muy repetido mes de mayo, confirmados en
la nota que tuve la honra de dirigir a V. E., con tal fin, el 19 de
junior actual, en el que, despubs de declarar destituidos de todo
fundamento los informes dados por los sefiores Leheman al se-
fior Inspector General del Cabo y trasmitidos por dste a V. E.
en despacho telegrdfico, agregaba que H( nduras, al aceptar el
((Laudo de S. M. el Rey de Espaha, de 23 de diciembre de 1906,
"en la vieja cuesti6n de limits con esa Repuiblica hermana, renun-
(ci6 de hecho d toda acci6n y sobcronsa sobre la orilla DERECHA
((del rio Segovia o Wanks, que qued5 por dicho Laudo definitiva-
(mente como territorio de Nicaragua;) pero por aquella misma
aceptaci6n, que coincidi6 con la del propio Gobierno de V. E.,
con salvedades inicamente respect a aclaraciones que creia ne-
cesitaba al Laudo para su aplicaci6n, qued6 definitivamente re-
conocida la orilla izquierda del rio Segovia o Wanks como terri-
torio hondurefio, por lo cual, aun cuando mi Gobierno debe ate-
nerse y se atiene al texto del repetido telegrama de V. E., de"
25 de mayo iltimo, en el que se trat6 de la orilla DERECHA
DEL RIO WANKS, territorio nicaragiiense, y no de la MARGEN
IZQUIERDA DEL RIO SEGOVIA 0 WANKS. que lo es hondu-
refio, y aun cuando supone un error lo consignado en la nota
del muy repetido senior Inspector General del Cabo de Gra-
cias a Dios, como debe serlo en efecto, consider un deber suyo,
repito, no dejarlo pasar sin la protest que tengo la pena de pre-
sentar a V. E. rogAndole se sirva elevarla al Excmo. sefor Pre-
sidente de la Repfblica, reiterAndole al mismo tiempo, que el
Gobierno de Honduras inspira siempre sus actos en la mayor sin-
ceridad asi como en los mais puros sentimientos de confraterni-
dad centroamericana, con el fin de contribuir eficazmente por su
parte, en lo relacionado con esa Repiblica hlermana, a que sean
inalterables las estrechas relaciones que ligan a nuestros dos
paises.
Por 1o demas, mi Gobierno confia en que el de V. E. se ser-
vira desautorizar la nota referida del senior inspector General
del Cabo de Gracias a Dios al Comandante de Iriona, por impro-
eedente y extemporinea, pues no correspondia a dicho funcio-
hario tratar el asunto de su nota con otro de esta Repdblica, si-
no dar cuenta a su Gobierno para que dste hiciera las gestiones
del caso con el de Honduras, y much menos en los t6rminos en
que lo hizo, que el recto criterio de V. E. y de su ilustrado Go-
bierno juzg'arn como merecen,









INCIDENT DE LfMITES CON NICARAGUA 37


Aprovecho gustoso la oportunidad que se me present para
reiterar a V. E. las seguridades de mi mds alta consideraci6n y
aprecio.

(f) MARIANO VASQUEZ.


Excmo senior Ministro de Relaciones Exteriores de la Repdbli-
ca de Nicaragua, etc., etc. -Managua.




















INSPECTION GENERAL.-CABO GRACIAS A DIOB
COSTA ATLANTICA
REPOBLICA DE NICARAGUA


Cabo Gracias a Dios, 20 de mayo de 1912.


Sefior Comandante de Armas.
Iriona. -Honduras.

Habiendo recibido una comunicaci6n de la compaflia R.
LEHMAN radicada en esta Comarca, en que me manifiesta que
por correo especial les ha venido de ese lugar, la Autoridad de
Ud. tiene orden de Ilegar a capturar a los trabajadores que tie-
nen en sus campamentos de cortes de madera, en la margen iz-
quierda del rio "Wanks" de nuestro territorio, me veo en el caso
de dirigirle la present.
No quiero dar credito a esto: pero si fuere cierto, le protest
energicamente a nombre de mi Gobierno tal pretension de hollar
nuestro territorio, pues considerariamos eso, como una declara-
toria de guerra, puesto que Nicaragua ejerce soberania en esa
parte.
Tomando en cuenta la paz que debe reinar entire las auto-
ridades vecinas de las Repdblicas hermanas, no he vacilado en
dirigirle esta comunicaci6n en el sentido de evitar dificultades o
conciliar cualquier diferencia que exista, si por casualidad le hu-
bieren informado mal a Ud. o a su Gobierno, de que los mencio-
nados trabajos esten en su territorio.
No omito manifestarle que he Ilamado la atenci6n a los se-
fores Lehman, respect a esto, y si ellos han traspasado el te-
rritorio, mi Gobierno no es responsible, puesto que no les ha
permitido mAs que cortar maderas en el rio Coco y sus afluentes.
Con toda consideraci6n de Ud. atto. S. S.


(f) S. MAIRENA.



















Nota del Ministro de Relaciones Exteriores de Hondu-
ras al de Nicaragua, respondiendo a su comunica.
ci6n de 19 de marzo de 1912.



Tegucigalpa, 12 de julio de 1912.


Excmo. senor Ministro de Relaciones Exteriores,
etc., etc., etc.
Managua. -Nicaragua,

Sefor Ministro:

Tengo la honra de acusar recibo a V. E. de su atenta nota fe-
chada el 19 de marzo anterior, contestaci6n a la de esta Secreta-
ria de Estado de 25 de abril de 1911.
En ella se sirve V. E. manifestar su absolute desacuerdo con
los concepts de la expresada nota, confirmando a la vez los de
la dirigida por V. E., el 27 de noviembre del afio pasado de 1911,
al senior Encargado de Negocios de esta Repfiblica en esa de Ni-
caragua, licenciado don Saturnino Medal, y observando (que es-
Atando afin, ) segin opini6n de V. E., ((por trazarse formalmente
(la parte de la linea divisoria) a que se hizo referencia en la nota
((de esta Secretaria (y no pudiendo verificarse esta operaci6n, lo
(mismo que la identificaci6n de los puntos que se consideran
dlinderos naturales, por una sola de las parties sin la concurren-
((cia de la otra que tiene iguales derechos, aun en el caso de una
decision6n indiscutibles el Gobierno de V. E. (se halla en el peno-
aso e imprescindible deber de considerar inaceptables y de nin-
((gn valor los procedimientos observados a este respect por
(Honduras, procedimientos que,)) afirma V. E. (rompen el statu quo
((establecido entire ambas naciones limitrofes, y que, en obsequio
(de la inalterabilidad de las fraternales relaciones que ligan a
(nuestros pueblos y Gobiernos, ha sido respetado por ambos pai-
(ses desde antes de la Convenci6n celebrada el 19 de septiembre
((de 1870 por los comisionados Ferrer y Uriarte, teniendose como
((linea divisoria provisional, -tambidn seguin V. E.-la que baja








SECRETARfA D-M RELACI0NES EXTERI0RES


((de la cordillera y terminal en el Cabo Falso, en cuya virtud ha
(,mantenido Nicaragua sus autoridades desde la comarca judi-
((cial y administrative del Cabo de Gracias a Dios hasta la Lagu-
ana de Caratasca.)
Agrega V. E. que la remoci6n de autoridades, la aceptaci6n
de los otros actos ejecutados por Honduras sin la intervenci6n o
anuencia del Gobierno de V. E., valdria por el desconocimiento
de la soberania que Nicaragua ha ejercido en esa region, segfin
asegura V. E. ccasi desde la separaci6n del dominio de Espafia,)
pretension que s6lo seria admisible en el caso inic6 de que las
autoridades supremas de esa Repfblica ((asientan como en un
ahecho cierto, que en efecto ha sido cercenada esa extensa zona
((del territorio nicaragtiense, pues de otro modo, seria el Gobierno
responsiblele ante la Naci6n, por el abandon indebido de una
granan parte de su territorio, sin mediar antes una sentencia cla-
((ra, verdaderamente vAlida y eficazmente obligatoria, condicio-
((nes que desgraciadamente, dice V. E., no encuentra ese Go-
(bierno en el Laudo emitido por S. M. el Rey de Espana, don
((Alfonso XIII.)
Continua V. E. expresando que el Tratado GAmez-Bonilla,
celebrado entire Honduras y Nicaragua y ratificado finalmente
por ambas legislatures, fija de una manera clara y precisa l4
condiciones esenciales que debi6 revestir el fallo arbitral para
que sea obligatorio para las naciones contratantes.
Recuerda V. E. la forma y el orden en que el referido Tra-
tado expresa deberia hacerse el nombramiento de los Arbitros
que habrian de resolver la cuesti6n de limits pendiente enton-
ces entire estas dos Repfblicas, en la secci6n en la cual no pudie-
ra haber acderdo entire los miembros de la Comisi6n mixta, y
afirma V. E. que (habiendose hecho la designaci6n de S. M. el
((Rey de Espafia en violaci6n de estas prescripciones del men-
((cionado tratado, la creaci6n del arbitramento en la forma en
((que se llev6 a cabo, result nula desde su origen.))
V. E. consigna que las altas parties contratantes convinie-
ron en demarcar definitivamente su linea divisoria por medio de
una Comisi6n mixta, formada por delegaciones de ambas Repf-
blicas, y el articulo II del referido Tratado, no solo concede A esa
Comisi6n las facultades convenientes al objeto, sino que le tra-
za de antemano el procedimiento que debe emplear en sus ope-
raciones. Que el articulo III del mismo Tratado dispone que el
punto 6 puntos de demarcaci6n que la Comisi6n mixta no hubie-
ra resuelto, serian sometidos, a mds tardar, un mes despues de
concluidas las sesiones de la misma Comisi6n, al fallo de un ar-
bitramento inapelable, que seria compuesto de un representan-
te de Honduras, de otro de Nicaragua y de un miembro del
Cuerpo Diplomatico extranjero, acreditadoen Guatemala, electo








INCIDENT DE LiMITES CON NICARAGUA 43


este fltimo por los primeros o sorteado en dos ternas, propues,
ta una por cada parte.
Que, ((al efecto, las dos Repfblicas llevaron a la prActica esa
((Convenci6n, estableciendo sus respectivas comisiones, las que,
((reunidas, formaron la Comisi6n mixta, que se constituy6 en la
((frontera comuin y traz6 la linea desde el punto inicial en el ocaa-
ano Pacifico hasta el portillo de Teotecacinte, fijando los mojo-
((nes correspondientes a los vertices formados por las lines de
sla demarcaci6n, tomando como enico limited divisorio de los dos
territoriess la gran cardillera de Dipilto, en su linea superior de
((donde se separan las aguas hacia un lado y otro de la cordillera.s
Sigue V. E. diciendo que, (sin motivo alguno justicable,
((segun la Comisi6n de Nicaragua, ocurri6 la separaci6n de la de
((Honduras, la que pretendia que la cordillera quedase dentro del
((territorio hondurefio, y que la linea divisoria siguiera el cauce
((de un afluente del rio Coco, llamado Guineo, y despues continua-
((se primero por el Poteca, y luego por el rio Segovia, hasta un
(punto dado, desde donde continuaria hacia el Sur, sobre el me-
((ridiano respective, hasta llegar a un rio que debia terminar en
((Sandy Bay.,)
Rechazada tal demand, que V. E. califica de extrafia, (la
((Comisi6n de Nicaragua propuso otro proyecto por el que debia
acontinuarse sobre la cordillera hasta encontrar el origen del rio
(Frio y proseguir sobre el meridiano que pasa por Trujillo.)
Que, ((establecida asi la discordia, qued6 sin demarcarse to-
((da la parte de la linea divisoria desde el punto de la cordillera
allamado Teotecacinte, hasta su termino en la costa del AtlAnti-
aco, y hasta donde debe concluir en el mar, la jurisdicci6n de
c(ambos Estados.,
Que, ((para convenir en la forma en que debia trazarse la
((parte de la linea disputada, se procedi6 a cumplir con lo dis-
apuesto en el articulo III del ya citado Tratado, y, al efecto, el
(Gobierno de Nicaragua, por acuerdo de 25 de agosto de 1904,
((nombr6 arbitro a don Jos6 D. Gamez,. y el de Honduras a don
(Alberto Membrefio, quienes pasaron a Guatemala a dar cum-
(plimiento a su encargo; pero estos arbitros, contra lo mardado, >
afirma V. E., ((en el articulo III del mencionado Tratado, no se
((constituyeron en tribunal integrado por un miembro del Cuer-
((po Diplom6tico extranjero para el efecto de la demarcaci6n de la
(dinea divisoria, como debieron hacerlo, segfin lo dispuesto en el
((articulo IV del mismo Tratado, sino que se avocaron con el Repre-
asentante del Rey de Espafia, y sin llenar los requisitos del articu-
(d1 V del Tratado, nombraron arbitro a S. M. el Rey de Espafia.
Que (16s 6rbitros Gamez y Membreno debieron haber nom-
abrado tercer arbitro, segin el Tratado de arbitramento, al que
ala suerte hubiere designado entire los miembros del Cuerpo Di-








SECRETARfA DE RELACIONES EXTERIORES


(plomAtico, repitiendo la elecci6n sucesivamente y de igual mo-
((do en los casos de excusa, hasta agotar los miembros de dicho
((Cuerpo DiplomAtico, no pudiendo hasta entonces hacer recaer
((el nombramiento de Arbitro en cualquier personaje piblico ex-
((tranjero o centroamericano, y en iltimo caso someter el punto
(o puntos controvertidos a la decision del Gobierno de Espafia,
(y en defecto de S. M. el Rey de Espafia, a cualquiera de los
('Gobiernos de Sud America en que convinieran las interesadas
XCancillerias. Sobre todas estas prescripciones pasaron, segin
V. E., ((los Arbitros Gamez y Membreflo, violando asi lo termi-
(nantemente pactado, arrogAndose una facultad que no tenian y
((que solamente se les confiri6 para el caso iltimo de que habla
(el articulo V del Tratado en referencia.
Consigna V. E. en seguida, que ((es una verdad evidence en
((el Derecho que rige a las naciones, que los Tratados deben cum-
((plirse en los terminos en que han sido celebrados, y que toda
((modificaci6n o alteraci6n de un pacto solemne como es el Tra-
((tado GAmez-Bonilla, no tiene valor alguno ni puede ser san-
(cionada sino por los mismos poderes que lo celebraron y con
((iguales solemnidades de aprobaci6n y canje).
Y sigue V. E.: (Si pues, los representantes de los dos paises,
((sin autorizaci6n alguna y sin haber antes sido modificado o refo.1.
((mado el Tratado por ambas Repiblicas, prescindiendo de la \o-
l(untad expresa, terminantemente expuesta y solemnemente con-
((venida, no llamaron como Arbitros, en primer termino, a los
(miembros del Cuerpo DiplomAtico, en el orden establecido en
(los articulos IV y V, violaron el Tratado e hicieron por conse-
((cuencia un nombramiento nulo).
((Las mismas parties contratantes, Nicaragua y Honduras,
((no podian reformar esos tratados, sino en virtud de la celebra-
(ci6n de otro con iguales formalidades por medio de plenipoten-
a(ciarios legalmente constituidos, y ese tratado reformatorio no
Atendria valor hasta no ser ratificado por las respectivas Legisla-
(turas y hasta no haberse celebrado el canje de estilo, formali-
((dades que no habiendose llenado afectan- de nulidad todo lo
(practicado por S. M. el Rey de Espafia, como Arbitro nombra-
(do por elecci6n tambien nula, sin que pueda considerarse como
((cubierta esa nulidad por convenio expreso o tdcito de los Gobier-
??"os de Nicaragua y Honduras, ni por su participaci6n en los
('debates que precedieron al fallo, pues, como se ha dicho antes,
"no estaba en las facultades de los Poderes Ejecutivos de dichos
((paises apartarse de un Tratado aprobado por los respectivos
,Congresos, mayormente en punto tan sustancial como es el que
aestablece la competencia del Arbitro.
V. E. continfa manifestandome que su Gobierno espera que
lo expuesto bastarA para llevar a mi Animo ((la consideraci6n de









4CIIDENT8 DE LiMITES CO0 NICAIRAbt5A


((que la cuesti6n que nos ocupa no ha sido resuelta en definitive
((mientras las Legislaturas de ambos paises no hayan otorgado
(su solemne aprobaci6n a las resoluciones y arreglos finales, y
((que, de consiguiente, los derechos de ambas parties se hallan en
((el mismo estado en que se encontraban al ocurrir la sensible
(disidencia entire las Comisiones de limits de Nicaragua y Hon-
((duras).
V. E. me asegura que no es su dnimo ni juzga tampoco es
la ocasi6n para renovar los debates sobre la enojosa cuesti6n de
limits; pero si cree cumplir un deber al exponer a mi conside-
raci6n las varias observaciones que V. E. cree ((se desprenden
de la sola lectura del Laudo Arbitral, y consigna V. E. las dichas
observaciones en la forma que sigue textualmente copiada, y
que para mayor claridad me tomo la libertad de sefalar con le-
tras en cada uno de sus parrafos, para cuando Ilegue el momen-
to de referirme a ellos. Dice V. E.:
a) (Es principio establecido por todos los autores de Dere-
(cho de Gentes, que es nulo todo lo que los arbitros resuelvan en
((extralimitaci6n de sus facultades, y en el caso actual, aparece
uevidente la inobservancia de ese principio en el texto del Laudo
((Arbitral, al hacer aplicaciones de las facultades que la regla 64
(del articulo II del Tratado Gamez-Bonilla exclusivamente con-
(fiere a la Comisi6n mixta, en punto de compensaciones, y de
((ningun modo al Tribunal Arbitral de Guatemala ni a S. M. el
((Rey de Espafia).
b) (Tambien es principio universal que las sentencias con-
(tradictorias carecen de valor y son inaplicables, y es patente la
((contradicci6n en que incurre el Laudo al tratar de la secci6n de
(la linea que debe separar la jurisdicci6n de ambos paises en el
mar territorial, porque despues de establecer como regla de la
((direcci6n de la linea, el thalweg o linea profunda del cauce de
la corriente del brazo principal del rio Coco, declara que perte-
((necen a Honduras los islotes y cayos situados en el referido
(brazo, lo cual conduce a la inconsecuencia de dejar territorio
((hondurefio enclavado en aguas nicaragtienses, quedando por
(este mismo hecho, ademAs, sin efecto la linea del thalwog'sena-
alada, fuera de que no se resuelve nada sobre la direcci6n que,
Osegin el Derecho de Gentes, corresponde en el mar a cada Re-
upiiblica como parte de su respective territorio.,
c) Y si todo lo anterior no fuera bastante, son causes de
unulidad los errors due contiene esa resoluci6n y que la hacen
kinaplicable en el campo de la demarcaci6n.
((Menciona el Laudo una poblaci6n Hara, que no existe, y
((como esa poblaci6n es la que en el Laudo sirve para determinar
t(el brazo principal del rio Coco, se sigue 16gicamente que el Lau-
Wdo nada resuelve en punto tan principal de la cuesti6n. Supo-









SkCRETARIA DE RE-LACIONES RXTBhIOiRES


(ne ademis, que entire la isla de San Pio y el punto geogrdfico
((que en un mapa aparece con el nombre de Hara, como en otro
((pudieran tenerlo distinto o carecer de 61 por entero, dadas las
inexactitudeses de que adolecen nuestras cartas geogrAficas, hay
((un solo brazo de rio, habiendo en realidad dos o mis, circunstan-
((cia que deja la linea sin establecerse de modo fijo e indudable.
((La actual ciudad del Cabo Gracias a Dios, cabecera de la
((Comarca del mismo nombre, no estA en el punto que el Laudo
(indica, ni hay evidencia de que el Laudo pudiera referirse a la
((otra poblaci6n de la Comarca, del mismo modo conocida, y ad-
((ministrada tambi6n por Nicaragua.))
d) ((Aparte de otras observaciones respect del Laudo, que
((Nicaragua presentard en su oportunidad, si fuese necesario,
((me permitir6 agregar las que resultan de la misma naturaleza
(de ambos territories.)
((El rio Segovia ha pertenecido siempre a Nicaragua, porque
(la provincia de ese nombre comprende el departamento de Se-
((govia, que la integra en su parte setentrional. Dentro de ese
(departamento estA el rio Segovia y corren sus afluentes, siendo
((nicaragtienses los diez y ocho pueblos que en una y otra mar-
agen se formaran antes y despu6s de la conquista, como son los
((llamados Santa Maria, Dipilto, Macuelizo, Somoto, Ocotal, Mo-
(sonte, Totogalpa, Telpaneca, El Jicaro, Ciudad Vieja, Ciuad
((Antigua, Jalapa, Teotecacinte, Apoteca, Condega, Yalagiuina,
(,Palacagiiina y Pueblo Viejo.
e) ((Asi, pues, si Ilegara a tener valor la declaraci6n de que
((el rio Segovia o Coco, en cualquier parte de su curso, fuera
((tambi6n de propiedad de Honduras, se seguiria el absurdo in-
((justificable de que el Gobierno de esa Repfblica, en uso de la
((soberania que ali se le concediera, estableceria autoridades y
((aduanas solamente para gravar las mercaderias que, por esa,
(via commercial, entran y salen a los pueblos del interior de Ni-
(caragua, torque ninguna poblaci6n hondurefia tiene acceso al
expresado rio, quedando como estan separadas de 61 por la cor-
(dillera inaccesible llamada de Dipilto.
Expuestas las observaciones que van copiadas con las letras
desde la a) a la e), V. E. manifiesta que su Gobierno acree que
((careciendo de facultades para aceptar la validez del Laudo, de-
((be someter esta penosa cuesti6n a la Asamblea Nacional, a fin
ade que este Alto Cuerpo se sirva indicarle la via just y segura
((de su procedimiento, y que, mientras tanto, debe mantenerse
"(el statu quo en la zona disputada, salvo en el caso de aveni-
omiento de un amistoso y equitativo arreglo, el mis digno y
('propio entire pueblos vecinos y hermanos.)
Y, por iltimo, terminal V. E. la atenta nota a que vengo re-
firi6ndome, expresando que confia V. E. en que he de haeer jus-









tNcI)ENrTE DE LIMITED CON NICARAGUA


ticia a las buenas razones que asisten a Nicaragua para que sin
ser irrespetuosa con la augusta resoluci6n de S. M. el Rey de
Espafia, a quien el Gobierno de V. E. se complace en rendir los
homenajes de su mas alta consideraci6n, y sin desatender tam-
poco ni los sentimientos de cordial amistad que abriga Nicara-
gua hacia esta Naci6n y su Gobierno ((ni el espiritu de leal con-
"fraternidad centroamericana que siempre ha animado al pue-
(blo nicaraguense y que hoy vuelve a ser la inspiraci6n de su
((Gobierno, conceptfe inaceptable, en fuerza de las observacio-
ones apuntadas, el Laudo de S. M. el Rey de Espafia, y sin nin-
(gun valido efecto, mientras no recaiga sobre el Real Fallo la
: (sanci6n de la Asamblea Nacional, que d5, rospecto a Nicaragua,
((fuerza definitive y legal a esta resoluci6n arbitral,)
En contestaci6n a la nota relacionada, tengo la honra de
manifestar a V. E., con instrucciones del senior Presidente de
la Repfblica, y para conocimiento de ese ilustrado Gobierno, que
el de Honduras, protestando tambien la mas leal y cordial amis-
tad hacia la naci6n hermana de Nicaragua y hacia su Gobierno,
y deplorando muy sinceramente que un viejo litigio, por la solu-
ci6n amistosa del cual se felicitaba y felicitaba a la vez al Con-
greso nicaragiiense, el 26 de diciembre de 1907, un Ministro de
Relaciones Exteriores antecesor de V. E. al frente del ramo que
dignamente tiene a su cargo, vuelva a quererse poner sobre el
tapete, no obstante estar fenecido, se ve en el caso imprescindi-
ble de hacer constar su resoluci6n de mantener el estado de de-
recho que en la cuesti6n de limits que existi6 entire las Repi-
S blicas de Honduras y de Nicaragua, cre6 la resoluci6n inapelable
del arbitramento llevado a termino por S. M. el Rey de Espafia,
don Alfonso XIII, con su Laudo de 23 de diciembre de 1906,
reiterando al mismo tiempo su deseo y prop6sito de" que cuanto
antes se llegue a un acuerdo entire nuestros respectivos Gobier-
nos para que las incidencias a que puede dar lugar la ejecu-
ci6n del Laudo se resuelvan pronta y amistosamente, y no se
interpongan mas en las muy cordiales relaciones que felizmente
existen entire el pueblo hondurefio y el nicaragiiense y entire el
Gobierno de Honduras y el de Nicaragua, cuestiones que, como
la que me ocupa, segin el sentir del Ministro nicaragilense alu-
dido antes, ((suelen siempre ser muy graves y peligrosas y por
ulo regular suelen dejar en pos de si resentimientos profundos
(que dificilmente se logra extinguir,)) y que por parte de mi
Gobierno 6ste se encuentra animado del mAs puro espiritu de
leal confraternidad centroamericana para contribuir a que des-
aparezcan por complete.
No puede mi Gobierno entrar ya a diseutir una cuesti6n har-
to debatida por nuestras dos Cancillerias, y que para llegar a su
Boluci6n dilucidaron ampliamente las dos comisiones que forma-








SECRETA~dA DE RELACIONikS tXTERtIORMS


ron la Comisi6n mixta de limits, y posteriormente, durante el
process del arbitraje, los respectivos Representantes de Hondu-
ras y de Nicaragua, y que tan claramente expuesta se halla en
la Regia resoluci6n arbitral que le puso t6rmino; mas por defe-
rencia amistosa hacia ese ilustrado Gobierno, y personal a V E.
de mi parte, no debo ni quiero dejar de hacerme cargo deteni-
damente de cuanto V. E. consigna en su nota de 19 de marzo a
que tengo la honra de contestar; pero protestando desde luego
que no se entienda por esta condescendencia cortes y amistosa,
que en modo alguno conviene mi Gobierno en volver a abrir dis-
cusi6n sobre asuntos ya'resueltos de manera definitive e inape-
lable, y en los que conforme a la letra del Tratado Gamez-Boni-
lla respective, de 7 de octubre de 1894, y a los principios acep-
tados por el Derecho de Gentes no procede otra cosa que Ilevar
a cumplida ejecuci6n lo que debe tenerla, sin que quepa recurso
alguno contra lo ya resuelto.
Para seguir adelante debe hacer constar previamente el Go-
bierno de Honduras, por mi medio, que no porque no falten
quienes considered que le fu6 favorable el Laudo Regio dictado
en su vieja cuesti6n de limits con esa Rep6blica de Nicaragua,
lo ha aceptado y lo sostiene. Al admitir el arbitraje de S. M.
el Rey de Espafa, lo hizo con el prop6sito de someterse desde
luego a su resoluci6n, cualquiera que 6sta fuera, y asi lo ha rea-
lizado, no obstante que el Laudo pronunciado no satisfizo en
manera alguna a los derechos alegados y sostenidos por los Re-
presentantes de Honduras durante el process del arbitraje.
Fu6rale favorable el fallo arbitral o adverse, quiso mi Gobierno
al someterse A l1, anticipadamente, al aceptar el arbitramento,
facilitar la resoluci6n amistosa de un problema centroamericano,
interesantisimo para la buena inteligencia de dos pueblos her-
manos; y al ser pronunciado el Laudo por el Augusto Arbitro, no
s6lo se someti6 a 61 gustoso, sino que vi6 muy complacido la
aceptaci6n que dispense al mismo Laudo Regio el Gobierno de
Nicaragua, aceptaci6n expresada tanto por el entonces Presiden-
te de esa Repfblica hermana en su Mensaje a la Asamblea Na-
cional Legislativa, fechado el 19 de diciembre de 1907 (anexo
nim. 1), como tambi6n por el Ministro de Relaciones de Nicara-
gua, en su Memoria de 26 de diciembre de 1907 a la misma
Asamblea Legislativa (anexo nim. 2). Por esto y porque los
actos todos del Poder Ejecutivo de Nicaragua, en el ramo de
Relaciones Exteriores, comprendidos del 19 de diciembre de 1905
al 26 de diciembre de 1907 citado, constant aprobados por decreto
legislative de 14 de enero de 1908 (anexo nim. 3), mi Gobierno
no ha podido enterarse sin profunda extrafleza y sorprendido
grandemente, de los concepts de la nota de V. E. de 19 de mar-
zo fltimo, en la cual, apartAndose del criterio hasta ahora mani-









INCIDENT DE LIMITS CON NICARAGUA


festado por el Gobierno de Nicaragua respect al arbitraje y al
Laudo de S. M. el Rey de Espafa, V. E., en nombre de su Go-
bierno, lo consider inaceptable y de ningin vilido efecto, por
las razones que se sirve exponerme, y que no sin sorpresa
grande tambidn ha podido ver mi Gobierno, creyendo que V. E.
incurre en un error deplorable, tal vez por informes equivocados
o por falta de datos suficientes a la vista, puesto que sus afir-
maciones y los fundamentos en que las basa no se acuerdan, en
manera alguna, con la realidad de los hechos.
Tengo, pues, la pena de lamentar, senior Ministro, como V.
E. lo hace en la nota a que me refiero, el estar en el mas abso-
luto desacuerdo con los concepts de su citada nota, y confir-
mando aqui los de la comunicaci6n de esta Secretaria de Estado
que la motive, de 25 de abril de 1911, me permitird V. E. obser-
varle que la dicha comunicaci6n no se refiere en modo alguno a
que el Gobierno de Honduras se abrogue por si solo el trazado
de la linea divisoria con Nicaragua ni tampoco la identificaci6n
de los puntos designados como linderos naturales por el Laudo
Regio, sino que, por el contrario, para complementno de todo lo
((practicado en el sentido de fijar la verdadera linea divisoria en-
(tre esa y esta Repiblica, ) indicaba la conveniencia de proceder
al amojonamiento de la pequefia parte que necesita de esa ope-
raci6n, y anunciaba que (tan pronto como sea oportuno, mi Go-
(bierno se dirigird al de Vuestra Excelencia, para que de comfin
acuardo, se Ileve a la practice aquella operaci6n. >
Sin duda por .las causes expuestas, incurre V. E. en un
error, que tengo el sentimiento de sefialar, afirmando en su nota
que ha habido un status quo que ha sido respetado por nuestros
dos paises ((desde antes de la Convenci6n celebrada el 19 de sep-
((tiumpre de 1870 por los comisionados Ferrer y Uriarte, tenien-
(dose como linea divisoria provisional la que baja de la cordillera
(y terminal en el Cabo Falso, en cuya virtud ha mantenido Nica-
(ragua sus autoridades desde la Comarca judicial y administra-
(tiva del Cabo de Gracias a Dios hasta la Laguna de Caratasca.
Nada mas fuera de la realidad que lo que antecede.
En el Alegato de Nicaragua que figure en el process del Ar-
bitraje, en Espafia, subscripto por el seAor doctor don Salvador
Castrillo, en la pigina 44 se alude a la correspondencia de 1875
de este Gobierno, la cual present al Augusto Arbitro dicho se-
nor Castrillo, en copia autenticada. Ruego a V. E. se sirva
traerla a la vista.
Encontrari desde luego V. E. la nota de este-Ministerio de
Relaciones Exteriores, fechada en Comayagua, el 31 de agosto
de 1875 (anexo ndm. 4), y dirigida al Ministro del mismo ramo
de Nicaragua, en la cual con motivo de la proposici6n que hacia
dicho sefor Ministro al de Honduras, de que se presentara a las








SiCI1TARfA DE RELACIONES EXTEBIORES


Legislaturas respectivas el Tratado de 1 de septiembre de 1870,
antes aludido, y en contestaci6n a tal propuesta encontrarA tam-
bidn V. E. los pdrrafos que siguen:
((Saqueados y casi destruidos los archives del Gobierno en las
(dos iltimas funciones de armas de que ha sido teatro esta capi-
((tal, no se encuentra el Tratado de 1 de septiembre de 1870 ni los
((trabajos de la Comisi6n a que sirvi6 de base. El Gobierno de
((Honduras espera de su amigo y aliado el Gobierno de Nicara-
(gua, que se serviri comunicarle copia del referido Tratado y de
(los trabajos de la Comisi6n que le subsiguieron.
((El senior don Francisco Alvarado, actual ministry de Credito
SPfiblico, y que ha desempefado por algin tiempo la Secretaria
((de Relaciones Exteriores, informa: que despues de haber sido re-
((chazado por la Legislatura de Honduras el convenio de San Mar-
((cos (de 1869), se ajust6 un nuevo Tratado en Managua, siendo re-
"(presentante de Honduras el senor Licenciado don Ram6n Uriar-
((te. Segfn los informes del sefor Alvarado, ese nuevo convenio no
((mereci6 la aprobaci6n del Congreso. Como V. S. no hace relaci6n
"a l1, es de suponerse que haya corrido igual suerte en Nicaragua.
"Desde que fu6 devuelto a Honduras el territorio. dkla Mos-
((quitia, por el Tratado firmado en esta capital a 23 de noviembre
"(de 1859 por comisionados del Gobierno de Su Majestad BritAnica y
((Honduras, his autf, idides hind .reiias han, Ilevado su dominion y
(EJERCIDO ACTOS DE JURISDICCION HASTA LA MAR-
"GEN IZQUIERDA DEL RIO COCO 0 SEGO VIA Segdn el
adespacbo dirigido por el senior Gobernador del departamento de
(la Mosquitia al senior Inspector Generald el Cabo de Gracias a
(Dios, a 5 de junio del aflo corriente, y que me doy el honor de
(acompafiar a V. S. en copia autorizada, es un hecho ta constant
Rcomo notorio qae desde li. devolici6 a del territorio de la Mosquitia
a. Nicarag.ua y Hondurms. como acabo de insinuar, SE HA
((RECONO(IDO COMO LIMITED JURISDICCIONAL ENTIRE
((LAS DOS REPUBLICAN El. RIO COCO 0 SEGOVIA.
((El G'blierno dle Hordllr is. al efecro. h- di :pueeto en virtud
'(,e conte 't, d' law an r-d -r~ ".c;\ .ntos EN LA MARGEN IZ-
(QUIERDA DEL CO 'O Y DE SUS TRIBUTARTOS; todo a
"vista y paciencia y con perfe2to conocimiento de las autoridades
((de Nicaragua.
("Desde el primero de marzo de 1865, se celebr6 una contra-
(ta para cortar maderas con Mr. William Vaughan; contrata
"que fue posteriormente confirmada, que se ha estado cumplien-
(do y que concluye hasta el afio pr6ximo de 1876, como podrd
(V. S. informarse por las capias inclusas.
aCon vista de estos hechos, de evidencia notoria, y que no
(dan lugar a duda alguna, acerca de I.a posesion que ha tenido de los
"t i rito' iov de la Mosquitia hordurelna, hata la margen izquier-









INCIDENTE DE LfMITES CON NICARAGUA 51


ada del Coco y que se consideran y se han considerado como los
limitss de la Mosquitia hondureAa, el Gobierno de Honduras
((no ha podido menos de sorprenderse de las recientes pretensio-
"nes del senor Gobernador de Gracias a Dios.
(Hondura.v. consiguientemente a lo que dejo expuesto, no
(podrd menos de consernarse en la posesi6n qwu ha tenido de los
territoriess de la Mosquitia hondureia. HASTA L 4 MARGEN
(eZQUIERDA DEL COCO, donde hoy existen multitud de ciu-
((dadanos hondurefios que viven al amparo y bajo la protecci6n
((de las leyes hondurefias y donde tambien existen establecimien-
((tos de grande importancia y de no manor responsabilidad, como
((el del senior William Vaughan, bajo la soberania y bajo el cr&-
(dito de la Repfblica.
En los pArrafos copiados se servird ver V. E. que lejos de
existir el statu quo expresado en la nota de 19 de marzo a que
vengo refiriendome, no s6lo no existia, como se afirma en ella,
desde antes de la Convenci6n Ferrer-Uriarte, sino que cinco
Safos despues de celebrada, Honduras estaba en posesi6n y ejer-
cia su soberania sobre los territories comprendidos hasta la mar-
gen izquierda del rio Coco, Segovia o Wanks.
Vienen a corroborar, por parte de Honduras, lo que antece-
de, los siguientes documents: la nota de este Ministerio de Re-
laciones Exteriores al de igual titulo de Nicaragua, de Comaya-
gua a 16 de noviembre de 1875 (anexo nfm. 5), en la que clara-
mente se declara inaceptable la Convenci6n celebrada por los
sefiores Licenciados don Ram6n Uriarte y don Fermin Ferrer;
la comunicaci6n de este mismo Ministerio al de Relaciones Ex-
teriores de esa Repfblica, de Tegucigalpa, a 31 de agosto de
1888 (anexo nfm. 6), en la cual se dan por reproducidas las ra-
zones consignadas en las notas de la Cancilleria hondurefa que
Ilevan las fechas de 31 de agosto de 1875 y 14 de octubre de 1887,
respectco de la soberania, dominio y posesi6n que siempre ha te-
(nido esta Repfblica en toda la zona comprendida entire los rios
*Patuca) y "Segovia,) y, para abreviar, 'la misma nota de esta
Secretaria a la de Nicaragua, de Tegucigalpa, a 12 de agosto de
1895 (anexo nfm. 7), en la cual, para que pudiera ponerse en
ejecuci6n el Tratado de limits ya mencionado de 7 de octubre
de 1894, se habl6, por primera vez, por parte de Honduras, del
status quo solicitado por Nicaragua, para mientras se trazara la
linea divisoria entire ambas Repfblicas, y se consigna que (Ni-
((caragua en ningin tiempo ha estado en posesi6n, y menos con
(conocimiento del Gobierno de Honduras, del extenso territorio
((comprendido entire los rios Patook y Segovia; y lo mas que se
((ha discutido es la jurisdicci6n de algunos caserios de escasa
((importancia, pertenecientes al distritro de Ilaya, que quedan
)inmediatos al rio Segovia,








SEC8RTAIdA DE hFLACiONRS EXT19RI(kk1S


Prescindo de los actos de jurisdicci6n ejercidos en ese lapso
por Honduras, tales como el que significa el articulo 20 del C6-
digo de Aduanas de esta Repfblica, decretado el 30 de abril de
1883 (anexo n6m. S), en el que entire los puertos menores abiertos
al comercio se menciona el de Cabo de Gra ias, entire otros, depen-
dientes de la Aduana de Trujillo; el decreto legislative de 8 de mar-
zo de 1889 (anexo ndm. 9), por el que se separa el territorio de la
Mosquitia del departamento de Col6n, y el reglamento respecti-
vo de 23 de noviembre de 1892 (anexo nfm. 10), en el cual se
divide dicho territorio de la Mosquitia en tres distritos, ((exten-
((diendose el primero, de la margen derecha del rio Agudn a la
(barra del rio Tinto; el segundo de este lugar a la boca del Pa-
(took o Guayapy: y el tercero de la ribera derecha del Patook o
((Guayape a la boc', del rio Segonia o Wanks: siendo cabeceras,
(respectivamente, de dichos distritos, Sangrelaya, Bruss-Lagu-
ona e Ilaya;) y, con efecto, hasta despu6s del triunfo de la re-
voluci6n, en 1894, hubo siempre un destacamento hondurefio en
la dicha poblaci6n de Ilaya.
Tambi4n prescindo de mencionar documents oficiales nica-
ragiienses que vienen en apoyo de lo que dejo consignado, en-
tre los cuales podria citar el decreto legislative de 6 de febrero
de 1863 (anexo nfm. 11), que autoriza, en su articulo 19, _al Go-
bierno de Nicaragua para ((abrir un camino desde los llanos de
"Jalapa hasta la (ltima catarata de Balama, y de alli al CABO
"DE GRACIAS A DIOS.) La comunicaci6n del Poder Ejecuti-
vo al Congreso nicaragiiense, publicada en la Gaceta de Nicara-
gua, nQ 14, de 25 de marzo de 1865 (anexo nO 12), en la cual se
expone la necesidad que tenia aquella Repiblica ade mantener
(un pequeno buque 6 sea un guard costas que vigile DESDE
(SAN JUAN DEL NORTE HASTA EL CABO DE GRACIAS
A DIOS;) y, para no alargar mis, el acuerdo de 24 de enero de
1867 (anexo n 13), en el que despu6s de consignar "que es de
"suma importancia para la Repiblica tender un empleado que vi-
Rgile sobre los intereses fiscales en el territorio de la Costa Nor-
ote de la Repfblica DESDE SAN JUAN DEL NORTE HASTA
aEL CABO DE GRACIAS A DIOS,) en el n9 19 se nombra "(Ins-
opector de hacienda y policia DE LA COSTA NORTE DE LA
REPUBLICANA DE NICARAGUA DESDE SAN JUAN DEL
nNORTE HASTA EL CABO DE GRACIAS A DIOS al general
#don Manuel Gross."
No puedo, en cambio, pasar en silencio la afirmaci6n que so
hace en la nota de V. E. de que la aceptaci6n de los actos ejecu-
tados por Honduras, sin la intervenci6n o anuencia del Gobierno
de esa Repdblica, que ya expose a que quedan reducidos, uval-
(drfa por el descopocimiento de la soberania que Nicaragua ha
tejercido en esa region, CASI DESDE LA SEPARACION DEL









INCIDENT DE LiMITES CON NICARAGUA


(DOMINIO DE ESPARA, ) pues si demostrado queda, en los pA-
rrafos anteriores, que desde 1863 y posteriormente no ejerci6
nunca Nicaragua tal soberania, no es sino muy fAcil tambi6n
probar, finicamente con documents nicaragiienses, que tal so-
berania no existi6 jams ni antes ni despu6s del dicho afio de
1863.
En la circular pasada a various Gobiernos europeos por don
Francisco Castell6n, ciudadano y ministry de Nicaragu?, y que
tambien fu6 representante official de Honduras, fechada en Bru-
selas, el 25 de septiembre de 1844 (anexo nfim. 14), se dice -en
francis lo que textualmente traduzco: ((ne resta solamente pro-
((bar que los limits de los estados de Honduras y de Nicaragua
"son los mismos que habian sido reconocidos cuando aquellos es-
(tados formaron una provincia del antiguo Reino de Guatemala;
((es decir, los de Honduras, desde el e4trecho de Guat,'mala, del
dlado del Oeste. hasta EL CABO DE GRACIAS A DIOS del la-
((do del Este, del Sudeste y del Sur; y desde I. .o'f) de Conchagua
(en el mar Pacfico, husta el Oceano Atldntico, dIc rldo del Este,
(del Nordeste y del Norte. coI, las islR contigsis 'n los dos ma-
((res: los limits de Nicaragua son: del lado del Este, el mar de
glas Antilals; del lado del Norte EL CAIBO DE GRACIAS A
(DIOS. que la separa del estado de Honduras; del lado del Oes-
((te, el golfo de Conchagua; del lado Sur, el Oceano Pacifico y
(del lado del Sudeste el estrecho de Costa Rica; asi como aque-
(llos Estados lo han declarado en sus constituciones respectivas.
En la nota del mismo ministry nicaragiiense, senior Caste-
ll6n, a Lord Aberdeen, principal Secretario de Estado y de Ne-
gocios Extranjeros de S. M. B., fechada el 23 de noviembre de
1844 [anexo n9 15], se enumeran varias cuestiones, y entire ellas
la que copio: La 44 sobre la satisfacci6n que merece el hecho
perpetrado el mismo afio por Mr. James Macdonal, comandante
(del Brik Charibdis, obligando por la fuerza al administrator
((de dicho puerto de San Juan, senior Jose de la Tijera, a firmar
(un document por el cual reconocia que este puerto era perte-
aneciente al territorio Mosquito, y que los salvajes forman una
(naci6n independiente de Nicaragua, no obstante el derecho co-
(nocido que el Estado tiene Robre e' litoral del Atldntico. DESDE
(EL CABO DE GRACIAS A DIOS del lado del Norte, hasta la
( inea que lo separa de Costa Ric,:, segtin lo tengo demostrado
(en la comunicaci6n que dirigi a V. G. el 25 de septiembre il-
Lo mismo se consigna en la Memoria dirigida a la Asamblea
Constituyente de Nicaragua por el ministry de Relaciones Exte-
riores, don Pablo Buitrago, fechada el 25 de diciembre de 1847,
en Le6n (anexo n0 16), y en la que se lee: "Asi es que por una
<(derivaci6n natural, legitima y congruente continue siendo par-








SECRICTAdtfA D1F JIELACIONES EXTkIIOQRES


(te integrante del Estado de Nicaragua, la que le corresponde
((en la costa del Atlantico, en que los agents ingleses suponen
(a los indios mosquitos un territorio exclusive desde el Cabo de
aGracias a Dios hasta la margen septentrional del rio San Juan
((de Nicaragua, en su desembocadura al mismo mar donde forma
(la bahia y puerto de este nombre a los 10c 56' 37" lat. N., 830
((43' 14" long. 0. de Greenwich.))
En el Manifiesto del Director Supremo del Estado de Nica-
ragua, don Jos6 Guerrero, fechado en Granada el 20 de marzo
de 1848 (anexo nim. 17), a los Gobiernos de America, al narrar
lo que ocurria a Nicaragua con el reconocimiento por Inglaterra
de una naci6n Mosquita, en el territorio de aqu6lla, decia: ((y
((nuestro Ministro plenipotenciario acreditado en la Corte de Pa-
aris, correspondiendo a la confianza con que se le habia honrado,
dirigi6 a la de Londres, en 25 de septiembre del mismo afo de
844 una declaraci6n y protest analoga al asunto, en la cual se
((demuestra con razones incontestables de hecho y de derecho el
(,titulo con que Nicaragua ha poseido, usado y gozado siempre
((todo el territorio que se comprende entire los limits del Cabo de
((Gracias a Dios, y la linea que separa a este Estado del de Cos-
eta Rica. )
Y para no hacer las citas sobre este punto interminables,
dare fin a ellas con la de las ((Instrucciones dadas al seftor Jose
*de Marcoleta, Ministro plenipotenciario y enviado extraordina-
(rio del Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua cerca del de
S. M. la Reina de Espafia.) En la instrucci6n 3a se dice tex-
tualmente: (El reconocimiento de la independencia lo solicitara
eel senior Marcoleta bajo los express limits de las leyes del an-
dtiguo Reino de Guatemala, que son por el Este y Nordeste el
(mar de las Antillas desde el rio de Reventazones hasta el Cabo
de Gracias a Dios; por el Norte el rio de San Pedro y la
sierra situada entire Danli y Segovia) ...... Estas instruccio-
nes las subscribi6, en Le6n, el 9 de julio de 1850, don Norberto
Ramirez, ministry de Relaciones Exteriores del Gobierno de Ni-
caragua (anexo nfm. 18).
V. E. se sirve afirmar que el Laudo emitido por S. M. el Rey
de Espafia, don Alfonso XIII, no es una sentencia clara, verda-
deramente valida y eficazmente obligatoria, pues tales condicio-
nes no las encuentra el Gobierno de V. E. desgraciadamente, en
dicho Laudo. Como ha de quedar demostrado lo contrario en el
curso de esta comunicaci6n, me reserve volver a ocuparme en
este aspect del asunto para cuando sea el monlento oportuno,
Es indudable que, como V. E. expresa, ((el Tratado Gamez-
*Bonilla, celebrado entire Nicaragua y Honduras y finalmente
tratificado por ambas legislatures, fija de una manera clara y









iNCIDEINTE DE Li-MITES CON NiCARAGITA


((precisa las condiciones esenciales que ha debido revestir el fallo
((arbitral para que sea obligatorio para las naciones contratantes,
y como es indudable tambi6n que se ha cumplido con lo pres-
cripto en el dicho Tratado respect a la forma y el orden en que
debi6 hacerse el nombramiento del superdrbitro, y no habiendo
tal violaci6n de estas prescripciones en la designaci6n de S. M.
el Rey de Espafia, no ha sido ni puede ser nula por manera al-
guna, ni desde su origen ni despues ni nunca, la creaci6n del
arbitraje en la forma en que se llev6 a cabo, siendo muy de ex-
trafiar que hasta la hora de ahora. no se haya notado la dicha
nulidad.
Las altas parties contratantes convinieron, en efecto, en
demarcar la linea divisoria, definitivamente, por medio de una
Comisi6n mixta, formada por comisionados nombrados por cada
una de las dos parties, a los cuales se fijaron sus facultades y a
la Comisi6n, asi como la forma de sus procedimientos, y para el
caso possible de que en un punto o puntos de demarcaci6n no hu-
biere resuelto la Comisi6n mixta, se design el arbitraje como la
forma de resolverlo por manera definitive e inapelable.
De c6mo realize su cometido la Comisi6n mixta dan fe las
oecho actas de otras tantas reuniones que celebr6 y los resimenes
que acompaflan a las cuatro actas primeras, todas las cuales
existen en el libro que Ilevaron los comisionados de Nicaragua,
y que ciertamente habrd consultado V. E. o podra consultar si lo
tiene a bien, con lo que le sera fdcil rectificar el juicio formado,
por el cual pudo consignar en su nota de 19 de marzo iltimo, a
que vengo refiriendome, que (sin motive alguno justificable, se-
((gn la Comisi6n de Nicaragua, ocurri6 la separaci6n de la de
(Honduras,)) cuando, por el contrario, fu6 la Comisi6n nicara-
giiense la que hizo impossible la continuaci6n de los trabajos de
la Comisi6n mixta.
Permitame V. E. que le Ilame la atencl6n hacia el acta V,
de las levantadas por la Comisi6n mixta de limits, su fecha en
Danlf a 4 de julio de 1901. En la reuni6n que motiv6 dicha acta
se trat6 ade resolver sobre la linea limitrofe territorial de las dos
((Repfiblicas desde el Portillo de Teotecacinte, punto donde ter-
((mina la tercera secci6n de la linea que viene demarcAndose,
((segin consta del acta de veintiseis de junio anterior, hasta
,el punto en que aquilla debe concluir en el Oceano Atlin-
tico.)
En dicha acta (anexo num. 19) podra ver V. E. que los vo-
cales de la Comisi6n por parte de Honduras ((propusieron una
ademarcaci6n para la linea por trazar, sujetAndose, segin consta
"en la misma acta, (a lo prescripto por el articulo II, reglas 28,
((3 y 54 de la Convenci6n de limits de 7 de octubre de 1894, es
decir, que propusieron una demarcaci6n en la que se sefialaban








SEC1ETARIA DE RMLACIONFES E'XTERIORES


como limits de Honduras y Nicaragua ((lineas demarcadas en do-
(cumentos pdb'icos, que presentaron, (no contradichos por docu-
mentos pfblicos de mayor fuerza) (regla 2a del articulo II citado),
tomando por base que se habia convenido en que ase entenderA
(que cada Repiblica es duefa del territorio que a la fecha de la
((Independencia constituia, respectivamente, las provincias de
((Honduras y Nicaragua) (regla 34), y tambi6n que a (falta de
(la prueba de dominio, se consultarAn los mapas de ambas Re-
piblicas y los documents geogrificos o de cualquiera otra na-
((turaleza, pfblicos o privados, que puedan dar alguna luz, y
((seran limits entire ambas Rep6blicas los que con presencia
(de ese studio fijare equitativamente la Comisi6n mixta) (re-
gla 5a).
En la misma acta se encuentra trazada la demarcaci6n pro-
puesta y enumerados los documents, reales c6dulas, mapas,
leyes recopiladas y decretos que servirian de base a tal demarca-
ci6n, en tanto que en la propuesta por los vocales por Nicaragua
se dice textualmente: ((La Comisi6n nicaragiiense se limita a
(hacer una indicaci6n general de los documents y razones que
(tiene en su apoyo, pues serAn extensamente aducidos ante el
((arbitramento.)) Lo copiado demuestra que en tanto que losco-
misionados hondurenos discutian deseosos de Ilegar a un aven-
miento y presentaban a la vez las pruebas fehacientes de su de-
recho, los de Nicaragua no dalan oidos a propuesta alguna,
siendo de ellos de quienes consta parti6 primero, como queda
consignado, la indicaci6n del arbitramento.
Bien claro se nota lo que antecede en el acta VII, su fecha,
en Amapala, a 14 de septiembre de 1902 (anexo nim. 20), en la
cual los comisionados de Honduras fueron los primeros en pro-
poner terminos de conciliaci6n para llegar a un acuerdo, y toda-
via mds en el acta VIII y fltima de las de la repetida Comisi6n
mixta (anexo nfm. 21).
Esta acta prueba hasta la evidencia lo que antes afirm6, de
que no fue la Comisi6n de Honduras la que se separ6 de sus co-
legas de Nicaragua en la Comisi6n mixta, sino que fueron 6stos,
por el contrario, quienes hicieron imposibles las tareas de la di-
cha Comisi6n mixta. Consta en el acta repetida que los comi-
sionados de Honduras (reiteraron los razonamientos en que se
((fundan para sostener que las reales c6dulas de 23 de agosto de
((1745, contra las cuales no se ha producido un document de ma-
((yor fuerza que las revoque, modifique o anule, en lo que con-
((cierne a la demarcaci6n de los limits que fijan para ambas Re-
pfiblicas, por el lado del Atlintico; los comisionados de Nica-
(ragua contestaron: que tales documents no son de demarca-
ci6n, y por tanto no derogan la que se hizo en la capitulaci6n ce-
(]ebrada con Diego Gutierrez, confirmada por otras cddulas rea-


56








INCIDENT DE LfMITES CON NICARAGUA 57


ales, por lo que no fue possible Ilegar a acordarse en el sefiala-
((miento de la linea limitrofe comenzando por un punto cualquiera
(de la costa atlantica. Los comisionados de Honduras manifes-
((taron ademis que en su concept no se ha dado cumplimiento a
dlas reglas 24, 3P, 5a, 6a y 74 de la Convenci6n de Limites, tanto
c(porque sus colegas de Nicaragua no presentaron en las confe-
"rencias que precedieron al acta de cuatro de julio citado los do-
(cumentos, plans, etc., indispensables para procurar un acuerdo,
(no obstante que de parte de Honduras fueron excitados al efecto,
(despugs de poner a disposicion de la Comisi6n mixta, los pla-
(nos, documents, etc., que tenian en su poder; como porque apa-
(reciendo claramente sefialados los limits de las antiguas pro-
(vincias de Honduras y Nicaragua, en las reales c6dulas antes ci-
(tadas, en oposici6n a lo prevenido por la referida Convenci6n, se
"desconoce el valor juridico de aquellas cedulas; y que, por estas
(razones, no obstante las actas de cuatro de julio citado y la pre-
(sente, NO GREEN LLEGADO EL CASO DE OCURRIR AL
((ARBITRAMENTO. Los Comisionados de Nicaragua agregan
(a su vez: que ningin document es desconocido para ambas
XComisiones, quienes han discutido por muchos dias en Danli y
((por otros various en este puerto sobre el valor juridico de las ce-
adulas que no demarcan nada, y sobre la interpretaci6n mas o
(menos exacta de ellas; y sobre la mas o menos verosimilitud de
(los mapas antiguos y modernos: y acerca del testimonio mas o
(menos cierto de los autores, ya ge6grafos, ya de historic; que
((despues de toda discusi6n y, visto que no se lleg6 a una linea
acceptablee por ambas Comisiones, es que result la divergencia,
((por la cual en conformidad del Tratado GAmez-Bonilla, cada
((Comisi6n consign6 su proyecto de linea divisoria como consta
((en el acta V. Que por esto. y deseando los dos Gobiernos, el de
(Nicaragua y el de Honduras, darle fin a la cuesti6n de limits
(con arreglo al mismo Tratado, dictaron sus medidas a efecto de
((que las dos Comisiones se reuniesen en Comisi6n mixta en este
((puerto, con el objeto de celebrar la filtima acta; y de que se or-
((ganice el arbitramento que debe resolverla. Y que por tanto
((la Comisi6n de Nicaragua observa con pena que a pesar de tales
((prop6sitos, INSIST LA DE HONDURAS EN OPONERSE
(AL ARBITRAMENTO.)
En vista de lo que antecede, creo que V. E. convendrd con-
migo en que estA bien de relieve la evidencia de que no fu6 la
Comisi6n de Honduras la que se separ6 de la de Nicaragua, sino
que esta fu6 la que puso todo su empeflo en dar fin a las labores
de la Comisi6n mixta y en que se fuera desde luego al arbitramen-
to, en el que parecia fundar todas sus esperanzas, pensando qui-
zA malamente que podian pesar en 6l consideraciones political
mAs que las de justicia estricta que dominaron en su fallo. Po-








SkCitETARIA DEF itRELACTONkElS EiXTkitORgS


dria aducir en este punto otras pruebas, materials todas; pero
prescindir6 de ellas en obsequio a la brevedad, much mAs que
alguna ha sido ya expuesta en la ocasi6n oportuna.
No omitir6, sin embargo, recorder que del valor de estas
Reales Cedulas (anexos nfims. 22 y 23), que no quisieron tomar en
cuenta los comisionados de Nicaragua en la Comisi6n mixta,
puede juzgarse leyendo en uno de los "considerandos" del Lau-
do Regio, (que como precedent de lo dispuesto en dicha Real
((Cedula de 1791, debe estimarse la demarcaci6n hecha por otras
(dos Reales C4dulas de 23 de agosto de 1745, nombrando en la
(una Gobernador y Comandante general de la provincia de Hon-
<(duras a don Juan de Vera para el mando de esta provincia y de
"las demas comprendidas en todo el obispado de Comayagua y
(distrito de la Alcaldia Mayor de Tegucigalpa y de todos los te-
(rritorios y costas que se comprenden desde donde terminal la
(jurisdicci6n de la provincia de Yucatan hasta el Cabo de Gra-
acias a Dios; y en la otra, a don Alfonso Fernandez de Heredia,
((Gobernador de la provincia de Nicaragua y Comandante Gene-
aral de ella, de Costa Rica, Corregimiento de Realeajo, Alcaldias
((Mayores de Subtiava, Nicoya, y demas territories comprendi-
(dos desde el Cubo de Gracias a Dios hasta el rio ChagreeKclu-
(sive. En cuyos documents se sefiala, pues, el Cabo de Gracias
ca Dios como punto limitrofe de las jurisdicciones concedidas a
(los referidos Gobernadores de Honduras y Nicaragua con el ca-
("rcter con que fueron nombrados.
Tampoco puedo dejar en olvido que el document a que los
comisionados de Nicaragua referian los derechos de 6sta, o sea
la capitulaci6n celebrada con Diego Gutierrez, no fu6 ni siquiera
mencionado en el Laudo Regio, y fue natural que asi ocurriera:
tal document no tenia que hacer en un litigio sobre territories
de Honduras y Nicaragua, pues lo capitulado (anexo nQ 24) fue
un territorio al Sur del Desaguadero y de la laguna de Nicara-
gua, con mis quince leguas, comprendiendo de mar a rhar, tal
como se expresa en la capitulaci6n, desde donde acababa lo con-
cedido en la provincia de Veragua al almirante don Luis Col6n;
y si alguna duda quedara, la desvaneceria el mismo Alegato de
Nicaragua, presentado en el arbitramento, que en su pagina 50
consigna textualmente lo que sigue: ((En esta capitulaci6n se
(seflal6 tambidn a Veragua o sea a la Gobernaci6n de Diego Gu-
((tierrez, el limited occidental con Nicaragua, quince leguas dis-
atante del lago al Oriente de este. El territorio de esta Gober-
a(naci6n recibi6 tam binn el nombre de Cartago. [COSTA-RICA.]#
Desde la Bahia de Zarabaro, hoy laguna de Chiriqui, a la ori-
Ila derecha del Rio Grande o San Juan, fue lo capitulado con
Diego Guti6rrez y no territories pertenecientes a Honduras ni a
Nicaragua.









INCIDENT DE LLMITES CON NICARAGUA


Con pena muy sincera debo manifestar a V. E. que mi Gobier-
no no s6lo no puede estar de acuerdo con el juicio que V. E. ex-
pone acerca de c6mo realizaron los arbitros de Nicaragua y Hon-
duras su cometido en las juntas que celebraron en Guatemala,
sino que tampoco le es possible aceptar las deducciones y afirma-
ciones que V. E. hace y sienta como definitivas, por estar como
lo ya expresado, en oposici6n con la realidad, asi como con los
precedentes ya establecidos y con los principios generalmente
aceptados del Derecho de Gentes.
Fu6, en efecto, en cumplimiento de lo dispuesto en el articu-
lo III del Tratado de 7 de octubre de 1894, que el Gobierno de
Honduras, por acuerdo de 6 de septiembre de 1904 (anexo ni-
mero 25), nombr6 arbitro, por esta Repfblica, al doctor don Al-
berto Membrefio, y el Gobierno de Nicaragua, por su parte, en
25 de agosto del mismo aflo, nombr6 arbitro a don Jose Dolores
Gimez (anexo nimero 26), nombramientos que fueron comuni-
cados a los Gobiernos interesados, en 6 de septiembre y 25 de
agosto, respectivamente, y dichos sefiores arbitros, no en con-
tra, sino cumpliendo lo dispuesto en el articulo III, citado por
V. E. como infringido, del Tratado de 1894, ((y con el expreso
((consentimiento de sus Gobiernos, a designaron al senior Ministro
de Espafia para presidirlos ((a fin de constituirse en sesi6n pre-
((paratoria del Tribunal de Arbitraje.
El dicho articulo III expresa que el arbitramento "sera com-
((puesto de un representante de Honduras y otro de Nicaragua,
c(y de un miembro del Cuerpo Diplomatico extranjero acredita-
udo en Guatemala, electo este iltimo por los primeros o sortea-
((do en dos ternas propuestas una por cada parte.
Los arbitros, senores Membrefio y Gamez, se constituyeron
provisionalmente, conformdndose estrictamente con lo preveni-
do en el Tratado, y, ademis, con lo que expresamente habian
consentido sus Gobiernos respectivos, como se hace co-star en
el acta de la sesi6n primera, a dos de octubre de 1904. Al Tra-
tado ajustaron su conduct, porque ellos estaban facultados pa-
ra elegir un miembro del Cuerpo Diplomatico, y no solamente lo
era el senior Ministro de Espafla, sino que a ese caricter reunia
entonces el de Decano del Cuerpo Diplomitico acreditado en Gua-
temala.
PodrA tal vez argiiirse que los arbitros, sefiores Membreflo
y Gamez, no constituyeron el arbitramento definitive, sino una
junta preparatoria de 41, para la designaci6n del tercer arbitro.
Aceptando tal observaci6n, desde luego salta A la vista el hecho
siguiente: que no hubo reglamento alguno para que el Tribunal
de Arbitraje ajustara a l1 sus procedimientos, y ni siquiera en
el Tratado se sefialaron cuales debian ser 6stos, y si no lanse los
articulos III, IV, V y VI del mismo (anexo ndmero 27), y se ve-








SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


rd que no existe regla alguna en ellos relative A constituci6n del
Tribunal y a los demAs detalles del procedimiento, y en realidad
era innecesario, segin los precedentes del Derecho Internacio-
nal, pues es principio generalmente aceptado que los Arbitros
((estatuyen sobre la interpretaci6n del compromise entire las par-
( ((chli, Derecho Internacional coodificado, 392 bis.);)) y asi lo con-
signa Calvo ( T III, parr. 1.768, Arbitraje), diciendo: ((Los
(arbitros, aun cuando sus poderes emanen de las parties, una vez
((nombrados constituyen un cuerpo independiente, un verdadero
((tribunal judicial. Tienen el derecho de interpreter el compro-
((miso y, en corsecuencia, de decidir sobre su propia competen-
cia.,,
Por otra parte, los procedimientos de los Arbitros constituidos
en Guatemala en Tribunal, recibieron complete sanci6n, no s6lo
por parte de los respectivos Gobiernos, sino de las mismas Asam-
bleas legislativas de Honduras y de Nicaragua. Refiriendome por
lo que hace al caso a 6sta fnicamente, debo recorder a V. E. que
en la exposici6n de la Memoria que present el senior Ministro de
Relaciones Exteriores, que lo era entonces don Adolfo Altami-
rano, el 30 de noviembre de 1905, a la Asamblea Nacional de esa
Repfblica, a paginas IV, V y VI, se da cuenta en ella de la fil-
tima reunion de la Comisi6n mixta de limits, el 29 de agosto de
1904, en Amapala; del nombramiento de los respectivos arbitros,
y de todo lo relative a la reunion de 6stos y a la designacin, de
tercero, recaida en S. M. el Rey don Alfonso XIII, en los termi-
nos siguientes:
(HONDURAS.--Ocupan lugar culminante entire los actos
(de mayor interns de la actual administraci6n, los trabajos refe-
(rentes a los limits con nuestra vecina y hermana del Norte.
((Nueve dias despues de las Conferencias de Corinto entire
(los sefidres Presidentes, el 29 de agosto de 1904, en virtud de lo
(convenido, se reuni6 nuevamente en Amapala la Comisi6n mix-
dta, y en vista del desacuerdo entire sus miembros, respect de
(la linea divisoria desde Teotecacinte hasta el AtlIntico, dieron
(por terminada su misi6n. Los Gobiernos de Nicaragua y Hon-
aduras procedieron a nombrar los arbitros que establece la Con-
(venci6n de 1894, habiendose designado por Nicaragua al senior
((don Jose Dolores GAmez, y por Honduras al senior don Alberto
(Membrefio.
(Reunidos en Guatemala en el mes de octubre de 1904, bajo la
(Presidencia del Excmo. senior Ministro de Espafia en Centro Am&-
(rica, se lleg6 el moment de elegir el tercer Arbitro que debe de-
c cidir definitivamente el asunto. Con el voto de ambos Arbitros
((fug elegido como tercero S. M. don Alfonso XIII, Rey de Espa ,a,
dlo cual no pudo ser m4s acertado.


60









INCIDENT DE LfMITES CCN NICARAGUA


((Actualmente se halla la cuesti6n en el alto conocimiento de
((S. M. Cat6lica, que nombr6 ya una comisi6n de studio com-
(puesta de personas prominentes. Representa a Nicaragua en
"el juicio arbitral el senor Ministro acreditado ante aquella Cor-
ote, don Crisanto Medina, asociado con los sefores C6nsules don
(Ruben Dario y don Jos6 Vargas Vila, y con el notable juriscon
((sulto y estadista espafiol don Antonio Maura.
((El Gobierno estim6 convenient que el senor Doctor don
((Salvador Castrillo, miembro que fu6 de la Comisi6n mixta, fue-
((ra a Madrid a prestar su valiosa cooperaci6n en el segundo ale-
( gato de Nicaragua.
(Esta, pues, para terminar el enojoso asunto pendiente des-
((de hace muchos afios entire los dos Estados.
((El Gobierno nicaragtiense confia en la justicia que le asis-
(te y tiene absolute fe en el alto criteria e imparcialidad del
((Real Arbitro.
((El culto y elevado proceder de ambas naciones en la inte-
(resante cuesti6n que se debate, les discierne grande honra, por-
((que se valen de los medios aconsejados por la civilizaci6n para
((poner termino a su diferencia.)
En la pagina X de la misma Exposici6n a la Memoria men-
cionada, se lee a mayor abundamiento:
((ESPANA. -Ya he expresado en el capitulo de Honduras,
((que S. M. el Rey don Alfonso XIII, es el Arbitro que ha de de-
((cidir nuestra cuesti6n de limits; y ahora me complace agre-
((gar que el Augusto Soberano de la Madre Patria tuvo la gene-
((rosidad de hacer present al Gobierno de Nicaragua, por medio
,de su Ministro de Estado, que experiment la mayor compla-
((cencia por haber sido designado para resolver la cuesti6n pen-
(diente entire estas dos Repfiblicas americanas que le inspiran
((viva simpatia. Esto compromete nuestra gratitud hacia el
((monarca espafiol y su culto Gobierno.
AdemAs de los pArrafos copiados de la Exposici6n de la re-
petida Memoria, figuran en la parte sefialada bajo el titulo de
"Documentaci6n," de la misma Memoria, pfgs. 25 a 33, ambas
inclusive, los siguientes anexos:
Cuesti6n de limits: acta VIII de la Comisi6n mixta de li-
mites; nota del Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua
transcribiendo A este Ministerio el nombramiento de don Jose
Dolores GAmez como Arbitro por parte de Nicaragua; nota de
esta Secretaria de Estado acusando recibo de la anterior. Co-
municaci6n en la cual este Ministerio transcribe al de Relacio-
nes Exteriores de Nicaragua el acuerdo en que se nombra al
doctor don Alberto Membreiio Arbitro por parte de Honduras, y
acuse de recibo de esa Cancilleria de la misma comunicaci6n.
Nota de la Legaci6n de Nicaragua ep Guatemala acompafiando








62 SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


las dos fltimas actas del Tribunal Arbitral (anexo nim. 28), en
las que consta la aceptaci6n del Rey de Espafia y el plazo otor-
gado para la presentaci6n de alegatos ante el sefor Ministro de
Espafia. En la nota se expresa el deseo manifestado por dste
de que se consintiera en la presentaci6n a S. M., por parte de
Honduras, de su alegato, en un plazo de dos meses; insertando-
se seguidamente nota de ese Ministerio en la cual se acusa re-
cibo de la anterior y se ordena al Ministro de Nicaragua en
Guatemala, senior Gamez, no present los documents y alegatos
al Ministro de S. M. C., porque esos alegatos y documents han
de presentarse ante el tercer arbitro, que lo es S. M. el Rey de
Espafia (anexo nfm. 29). Nota del abogado de Nicaragua, don
Salvador Castrillo (anexo nfm. 30), acompaiando su alegato, y
otros documents pertinentes al arbitraje, y, por iltimo, se in-
sertan las actas del Tribunal Arbitral de Guatemala.
Por la copia y enumeraci6n hecha queda demostrada la apro-
baci6n que el Poder Ejecutivo de Nicaragua di6 a todos los ac-
tos de los arbitros en sus reuniones de Guatemala, y muy espe-
cialmente a la designaci6n como tercer Arbitro de S. M. don Al-
fonso XIII, Rey de Espafia. Todo ello represent la series de
actos realizados por el Gobierno de esa Repfblica durante el
lapso que comprende la Memoria que me ocupa, los cuales : su
vez recibieron la sanci6n, como ya he dicho, de la Asambia
Nacional de Nicaragua, en el decreto en que esta aprob6 los ac-
tos todos del Poder Ejecutivo, de que se le daba cuenta en la
Memoria de Relaciones Exteriores. De no ser asi, constaria en
el decreto respective la exclusion de tales o cuales actos. No
existiendo tal exclusion, claro esta que entire los actos que apro-
b6 la Asamblea figuran los mencionados en la Memoria repeti-
da, y entire ellos la conduct de los arbitros en Guatemala y su
designaci6n del Rey de Espafia como tercer arbitro.
Expuesto lo que antecede confio en que V. E. se serviri
convenir conmigo en que es enteramente excusado y ademis in-
conducente, mencionar siquiera cuanto aparece en la nota de
V. E. a que tengo la honra de venirme refiriendo, respect al
procedimiento que debieron seguir los arbitros en sus reuniones
de Guatemala y a la designaci6n que hicieron del tercer arbitro,
pues aparte de constar en las actas repetidas, y en la primera,
de dos de octubre de mil novecientos cuatro, que use procedi6
((a la elecci6n del tercer arbitro y de comin acuerdo y previous
(los tramites que prescriben los articulos 30 y 49 del Tratado
GAmez-Bonilla, se design A S. M. el Rey de Espafa, todo el
procedimiento y con l6 la designaci6n del tercer Arbitro, fue
aprobado por la Asamblea Nacional de Nicaragua, segdn he te-
nido la honra de demostrarlo, con lo cual, y por consiguiente,
queda demostrado tambien que el nombramiento realizado fue









INCIDENTE DE IMMITES CON NICARAGUA


perfectamente vAlido, como desde luego vino considerAndolo el
mismo Gobierno de V. E.
Ha de permitirme V. E. que reconociendo, como desde lue-
Sgo lo hago con el mayor gusto, la exactitud de la doctrine de
S Derecho Internacional que V. E. tiene a bien consignar con re-
laci6n a los tratados pfblicos y a su reform, y aunque no se tra-
ta de eso en el asunto que me ocupa, que tenga la honra de re-
cordarle que el mismo Derecho Internacional (no ha establecido
((ninguna forma de tratado como esencial para crear una obliga-
((ci6n conventional entire los Estados, ni ha establecido ninguna
(diferencia entire una y otra forma, en lo que se refiere al conte-
((nido y A la sustancia que se deriva del vinculum juris. (FIO-
((RE, Tratado de Derecho Internacional Piblico, Cap. II, nim.
(1.022, pag. 17). Ademds: Puede haber casos en que el Estado
((mismo pudiera estar obligado a mantener los compromises con-
(traidos por sus funcionarios pfblicos y a ejecutar las obligacio-
ones que se hallen en el mismo caso, sobre todo si teniendo co-
((nocimiento de tales actos, los ha ratificado tAcitamente) (Fio-
re, cap. 1, nfm. 1.018, pig. 14). Expresa y bien expresa fue la
ratificaci6n otorgada a los Arbitros reunidos en Guatemala y es ya
impossible volver sobre ella bajo concept ni motive alguno.
En vista de las razones expuestas comprenderA V. E. que
mi Gobierno se halla asistido de toda raz6n y de derecho perfec-
to para seguir considerando como la consider resuelta en defi-
nitiva la cuesti6n que por largos afios le ha suscitado a Hondu-
ras esa Repiblica, sobre sus limits territoriales.
Se funda, ademds, para ello, en documents oficiales aut6n-
ticos y en principios incontrovertibles de derecho.
El Tratado de 7 de octubre de 1894 consigna, en su articulo
VIII, que (la decision arbitral votada por mayoria, cualquiera
eque sea, se tendrd como Tratado perfect, obligatorio y perpetuo
centre las altas parties contratantes, y no se admitird recurso a!-
guno.)) Lo que estA de acuerdo con el principio admitido gene-
ralmente de que: (Cuando un pais acude a este medio (al arbi-
(traje) para solucionar una dificultad de cardcter international,
(debera impetrar previamente la aprobaci6n del Poder Legisla-
(tivo, siempre que el sistema constitutional imperante prescri-
('ba la intervenci6n de esa rama del poder piblico en semejan-
A(tes asuntos. La aprobaci6n que las Cdraras presten al pacto
S(de arbitraje import ratificaci6n anticipada del laudo que el
((rbitro expida) (Cruchaga, Nociones de Derecho Internacional,
ndm. 404, pag. 310). Fiore, a su vez, afirma lo que sigue: ((El
((arbitraje cuando se lleva a eabo, reviste los caracteres de un
ejuicio, y la decision de los Arbitros los de una sentencia obliga-
(toria para las parties que lo provocaron, siempre que su sumi-
osi6n a los arbitros se haya verificado con las formas estableci-








SECRETTARiA DE RiLACIONES EXTER1108


odas por el derecho, y el juicio de aquellos se haya pronunciado
(observando los procedimientos legales que en tales juicios de-
aben observarse." (Fiore, Derecho Internacional Pfblico, to-
mo III, libro IV, cap. II, nO 1.305, pAgs. 300 y 301.)
Tuve la honra de manifestar a V. E. al principio, que no pue-
de mi Gobierno entrar ya a discutir una cuesti6n fenecida; por
lo que hube de protestar en su nombre que no se entienda que
vuelve a aceptar discusi6n ni conviene en abrirla en modo algu-
no para lo que es realmente, como queda probado, un asunto ya
resuelto en forma definitive e inapelable, porque por deferencia
amistosa a ese ilustrado Gobierno, y personal a V. E. de mi par-
te, haya condescendido cortesmente a hacerse cargo, por mi me-
dio, de todo lo que V. E. se sirvi6 consignar en su nota que me
ocupa, de 19 de marzo iltimo. Debo reiterar, pues, la expresa-
da protest, al seguir a V. E. en el curso de su nota mencionada,
en lo que se refiere a las observaciones que V. E. se sirve hacer,
como se desprenden del Laudo Arbitral, seg6n asegura, y con
las que en manera alguna puede mi Gobierno acordarse ni me-
nos aceptarlas, protestando nuevamente que, deplorando estar
en complete desacuerdo con V. E. respect de todas ellas, y
queriendo consignar, por las mismas razones de amistosa corte-
sia ya expresadas, los fundamentos en que se apoya,hiace cons-
tar que tal deferencia no constitute precedent ni podrA nunca
ser invocada como tal para insistir en que se discuta un asunto
enteramente terminado y al que s61o falta la ejecuci6n cumpli-
da de lo que aun deba tenerla, conforme al Laudo Regio y a las
reglas establecidas en el Derecho Internacional.
Sentada nuevamente, por modo official y definitive, la protes-
ta que antecede, debo convenir con V. E. en que no es 6sta la
ocasi6n para renovar un debate sobre material tan dilucidada, me-
nos para exponer arguments nuevos que en manera alguna han
de cambiar la faz del asunto y menos conseguirin que apatezca
en 61 lo que jamAs ha existido, como espera mi Gobierno que el
muy ilustrado de esa Repfblica, y V. E. personalmente, se servi-
ran reconocerlo, impulsados por los sentimientos de rectitud y de
estricta justicia que habran de influir ciertamente en sus resolu-
ciones ulteriores.
Sentando V. E. (el principio establecido por todos los autores
((de Derecho de Gentes, de que es nulo todo lo que los Arbitros
((resuelven en extralimitaci6n de sus facultades,a afirma que
((aparece evidence la inobservancia de ese principio en el texto
((del Laudo Arbitral, al hacer aplicaciones de las facultades que
l(a regla 64 del articulo II del Tratado GAmez-Bonilla exclusiva-
((mente confiere a la Comisi6n mixta, en punto a compensaciones,
v(y de ningin modo al Tribunal Arbitral de Guatemala ni a S,
(M. el Rey de Espafia.)









INCIDENT DE LIMITES CON NICARAGUA 65


Ha de permitirme V. E. que sin conceder que hayan existido
tales compensaciones, como muy luego quedara demostrado que
no las hubo, me tome la libertad de repetir lo que tuve ya la
honra de consignar anteriormente, respect a que no habiendo
reglamento alguno para que el Arbitro ajustara a 41 sus procedi-
mientos, era muy natural y 16gico enteramente que buscara la
pauta para ellos en el mismo Tratado de limits, lo que por otra
parte habria sido lo just y tambien- lo razonable. Habria sido
lo just, repito, y agrego ahora que tambidn lo legal y lo correct,
pues no fijadas las reglas de derecho relatives al procedimiento
a que debia ajustarse el Arbitro para dictar el fallo, dichas reglas
no podian ser otras que las establecidas por el Derecho Interna-
cional.
Ruego a V. E. que a este prop6sito me consienta la libertad
que he de tomarme de consignar aqui lo que constitute un prin-
cipio establecido no mencionado por V. E. y que viene entera-
mente al caso en que me ocupo:
((La naturaleza misma de este juicio (el arbitral) y la falta
(de un c6digo international que regule el procedimiento, son ra-
o(zones suficientes para que este se fije previamente por las par-
(tes mismas, cuando 6stas entiendan que son indispensables
aciertas garantias para asegurar mejor el acierto en la decision.
Cuando no lo hayan hecho, debera establecerse la forma del pro-
fcedimiento por los Arbitros mismos, segin las reglas generals
adel derecho) (Fiore, tomo III, libro cuarto, capitulo II, nfm.
1.314, pigina 309).
Si mis autoridades de derecho hubiera de presentar en apo-
yo de lo expuesto, me limitaria, como un respetuoso home-
naje a la rectitud y justificaci6n del procedimiento realizado por
S. M. el Rey don Alfonso XIII, como arbitro en la cuesti6n re-
suelta por su Regio Laudo, a buscarlas entire los mismos ilustres
jurisconsultos que intervinieron en el asunto del arbitraje, ya
como miembros de la Comisi6n tecnica que entendi6 en el studio
de la controversial o como Consejeros de Estado que dieron tam-
bi4n en pleno su opinion al Augusto Arbitro o como Ministros de
la Corona que autorizaron la decision del Soberano, pues consta
en el Laudo que 4ste fue dado ((de conformidad con la soluci6n
(propuesta por la Comisi6n de examen, y de acuerdo con el Con-
(sejo de Estado en pleno y con el Consejo de Ministros.) 4Pue-
de siquiera suponerse que una extralimitaci6n de facultades en
el Regio Arbitro pudiera pasar inadvertida y menos ser autori-
zada por celebridades juridicas, tales como don Vicente Santa-
maria de Paredes, president que fue de la dicha Comisi6n t6c-
nica o de examen, y como don Alejandro Groizard, president
del Consejo de Estado? Sin mas examen ni otros arguments,
queda patente que no existieron ni pudieron existir siquiera tales








SECRETAIdA DE RELACIONES EXTELUORES


extralimitaciones, lo que mi Gobierno se complace en reconocer
y en declarar.
Por lo demis, la redacci6n misma del articulo II del Tratado
de 1894, justificaria que el Arbitro hubiera torado las reglas en
6l establecidas como pauta para sus procedimientos y base para
su fallo. Con efecto, V. E. no podrd menos de convenir conmigo
en que tales reglas no constituyen en modo alguno finicamente
la enumeraci6n de las facultades que corresponderian a la Comi-
si6n mixta de limits en la demarcaci6n de 4stos, sino tambien
la declaraci6n hecha y aceptada por los dos Gobiernos de Hon-
duras y Nicaragua respect de cuAles habrian de ser los limits
territoriales entire una y otra Repdblica. Muy cierto que se ha-
cen en dichas reglas varias menciones de la Comisi6n Mixta y
que a,ella especialmente se refieren sus dos iltimos nimeros;
pero no excluyen ni podrian excluir al Tribunal Arbitral ni tam-
poco al superirbitro que habria de ajustarse a alguna regla fija-
da por las parties para sus procedimientos. Con igual raz6n que
se argtiye contra las supuestas compensaciones realizadas por el
Regio Arbitro, pudiera objetarse que 6ste haga menci6n en su
Laudo de cualquier otro de los medios o pruebas seflalados en las
repetidas reglas, para demarcar los limits.
He de reproducir aqui las dichas reglas, haciendo notar al
mismo tiempo que como el articulo VI del repetido Tratado de 7
octubre de 1894, relative al arbitraje, no contiene sino los t6rmi-
nos sefialados para 6l, sin perjuicio de que anulara 6stos eEtr.
ticulo XI del mismo Tratado, necesario era que el Tribunal Ar-
bitral y el Regio Arbitro buscaran en las reglas del articulo II
las que debieran servirles para la realizaci6n de su cometido, de
conformidad con la voluntad de las parties, pues no podian pro-
ceder de otro modo.
Dice la regla 1 que: ((Seran limits entire Honduras y Ni-
((caragua las lines en que ambas Repdblices estuvieran de
((acuerdo o que ninguna de las dos disputare.) De conformidad
con esta regla pudo la Comisi6n mixta trazar la linea divisoria
hasta el Portillo de Teotecacinte, punto en el cual se suscit6 la
divergencia entire los comisionados de los dos paises.
Ya la regla 24 tiene aplicaci6n tanto para la Comisi6n mixta
como para el arbitramento; dice: ((Seran tambi6n limits de
((Honduras y Nicaragua las lines demarcadas en documents
"((pblicos no contradichos por documents igualmente pfiblicos
de mayor fuerza.)
Fundado en la regla mencionada, aunque sin designarla,
el Laudo Regio tom6 en cuenta, para establecer la linea de limi-
tas, la Real Cedula de 24 de julio de 1791, por la que ose aprob6
dla incorporaci6n de la Alcaldia Mayor de Tegucigalpa a la In-
((tendencia y Gobernaci6n de Comayagua (Honduras), con todo








INCIDENT DE LIMITED CON NICARAGUA 67


,el territorio de su Obispado, en raz6n de ser dicha Alcaldia Ma-
((yor, Provincia aneja a la de Honduras y de estar enlazada con
adsta, asi en lo eclesiastico como en el cobro de tributes:)
Tambidn basdndose en la misma regla fue aceptado el pre-
cedente que estableci6 la demarcaci6n hecha por las dos c6dulas
Reales ya mencionadas de 23 de agosto de 1745 y la comunica-
ci6n del CapitAn general de Guatemala dirigida al Rey en 23 de
noviembre de 1742 y tantos otros documents mis, sin que se
haya hecho ni podido hacer observaci6n alguna a su presentaci6n.
Lo mismo ha ocurrido respect a la regla 34 que dice: ((Se
((entendera que cada Repfblica es duefia del territorio que a la
('fecha de la Independencia constituia, respectivamente, las pro-
((vincias de Honduras y Nicaragua.)) Esta regla se reproduce
iptegra en el primer (Considerando) del Laudo Regio; dice: (Con-
(siderando que, segAn lo convenido por ambas Partes en la regla
4tercera del articulo 2 del Tratado de Tegucigalpa o Gamez-
((Bonilla de 1894, por el cual se rige este arbitraje, debe enten-
(derse que cada una de las Republicas de Honduras y Nicaragua
((es duefvt del territorio que a la fechz de su independencia cons-
dtituia, respectivamente, las pvovincias de Honduras y Nicaragua,
opertecientes A Espafia.
La regla 4a estA redactada en la forma siguiente: (La Co-
"misi6n mixta para fijar los limits atenderA al dominio del te-
arritorio plenamente probado, y no le reconocera valor juridico
((a la posesi6n de hecho que por una u otra parte se alegare.
Esta regla es bien claro que, establecida para la Comisi6n
mixta, no podia ser preterida por el Arbitro, como tampoco lo
fueron las demds que constituian la norma a que aquel habia de
ajustarse; y, con efecto, en el iltimo de los (Considerandos) del
Laudo Regio se hace menci6n expresa de ella, sin que esa men-
ci6n haya sido tampoco censurada ni menos rechazada; dice:
((Considerando, por iltimo, que si bien la regla 44 del articulo 29
((del Tratado Gamez-Bonilla o Tegucigalpa, dispone que para
((fijar los limit s entire ambas Republicas se atenderd al dominion
(del territorio plenamente probado, sin reconocer valor juridico
(a la posesi6n de hecho que por una u otra parte se alegare. la
((regla 6. del mismo articulo previene que, de ser convenient,
(podrAn hacerse compensaciones y aun fijar indemnizaciones
((para procurar establecer, en lo possible, limits naturales bien
((marcados.)
La regla 54 es como sigue: ((En falta de prueba de dominio
I ,se consultant los mapas de ambas Repfblicas y los documents
((geogrificos o de cualquiera otra naturaleza, piblicos o privados,
,que puedan dar alguna luz, y serAn limits entire ambas Repi-
"blicas los que con presencia de ese studio fijare equitativa-
(mente la Comisi6n mixta.,








SECRETARIA DEV RELACIONES FIXTERIORES


La redacci6n de esta regla, imperative en su forma y en su
fondo, indica por manera evidence que, dictada para la Comisi6n
mixta, habia de ser tenida en cuenta y cumplida por el Regio
Arbitro, como en efecto lo fu6 segdn queda demostrado al ocu-
parnos en la regla 2k y se manifiesta tambidn en los "Consideran-
dos" del Laudo que se refieren a los documents ya menciona-
dos, a los mapas, espafioles y extranjeros, examinados, alas
autoridades geograficas consultadas y a los demas documents y
leyes recopiladas que se mencionan.
La regla 64 es la que V.. E. sostiene, en su nota a que tengo
la honra de venirme refiriendo, que implica facultades conferi-
das exclusivamente a la Comisi6n mixta (y de ningin modo al
((Tribunal Arbitral de Guatemala ni a S. M. el Rey de Espafa,
por lo cual el Augusto Arbitro al ejercerlas, se extralimit6 de
sus facultades. Dice la regla expresada: i(La misma Comisi6n
(mixta, si lo creyere convenient, prodra hacer compensaciones
y aun fijar indemnizaciones para procurar establecer, en lo po-
(sible, los limits naturales bien marcados.
Espero confiadamente que V. E., en vista de cuanto va ex-
puesto sobre este punto, habrA rectificado una opinion que por
mis personal que sea, no deja de ser extrafia refiri6ndose a S.
M. el Rey de Espana, que dict6 su fallo despu6s de maduro es-
tudio del asunto y en las condiciones ya expresadas, y-ms5.nun
si se toma en cuenta que la aplicaci6n hecha de las demas re-
glas. que no podia ser omitida, no ha merecido objeci6n alguna
de parte de V. E. ni de su Gobierno.
La regla 74 y iltima pertinente al Arbitramento tambi6n, es
la que sigue: c(Al hacer el studio de los pianos, mapas y (de-
mAs documents anilogos que presented ambos Gobiernos, la
((Comisi6n mixta preferird los mis racionales y justos. Es evi-
dente que esta regla no podia ser exclusive para la Comisi6n
mixta, como tampoco las anteriores, puesto que la misi6n del Ar-
bitro no era otra que designer, en un fallo, just 6 inapelable, la
linea en el punto o puntos en que la Comisi6n mixta no hubiera
podido efectuarlo por desacuerdo de sus miembros. Por consi-
guiente, siendo en definitive el mismo su cometido y no habi6n-
dose dictado para 61, por las Partes, un reglamento especial, es
claro y 16gico que las reglas a que la Comisi6n mixta debi6 ajus-
tar su conduct, eran tambien a las que debia atenerse el Ar-
bitro.
Es principio de derecho, por lo demis, uque una vez cons-
(tituido el Tribunal Arbitral, debe considerarse como un verda-
(dero tribunal judicial, al que las parties deben someterse.
#Este no puede traspasar la norma y el criterio establecido por
(las parties mismas y debe mostrar en su sentencia, que los ha
"tomado por base de sus decisions, per.o ha de reconocersele









IkCIDENTE: DE LIMITS CON NiCA1tAGTiA


"competencia, por especial delegaci6n de las parts, para inter-
a pretar las reglas establecidas por 6stas.* (Fiore, obra cit., to-
mo II, fP 493, n6m. 1.189.)
La resoluci6n de S. M. el Rey de Espafa no ha traspasado
como queda puesto en evidencia, (la norma y el criterio estable-
cido por las parties mismas,) y en los "Considerandos" del Lau-
do mismo se demuestra "que los ha torado por base de sus de-
cisiones," puesto que se ha ajustado estrictamente a las reglas
consignadas en el tratado de limits en virtud del cual se cons-
tituy6 el arbitramento, fnicas que pudieran servir para encami
nar su conduct.
Tuve el honor de manifestar a V. E., antes, que no hubo en
el Laudo Regio en realidad las compensaciones a que V. E. se
sirvi6 referirse; y debo agregar ahora, que en efecto no existie-
ron tales compensaciones, sino una simple y repetida menci6n de
la que podria aparecer del trazo de la linea sefialada, y de la re-
gla en virtud de. la cual podrian hacerse dichas compensaciones
y hasta concederse indemnizaciones, con el fin de (procurar es-
"tablecer, en lo possible, los limits naturales bien marcados."
El Laudo de S. M. el Rey don Alfonso XIII, despues de fun-
damentar el trazado de la linea divisoria que se le encomend6,
consider y toma en cuenta las razones que apoyan ese trazado,
mencionAndolas en cada punto que va sefialando. Asi, al llegar
al lugar en que se toca el Sur del sitio de Teotecacinte, habien-
do justificado Nicaragua, por medio del titulo que present, su
fecha 26 de agosto de 1720, que dicho sitio pertenecia a la juris-
dicci6n de la ciudad nicaragiiense de Nueva Segovia, consigna
el Laudo lo siguiente: (Considerando que desde el punto en que
(el rio Guineo entra a former parte del rio Poteca se puede tomar
((como linea fronteriza la que corresponde al deslinde de dicho
ssitio de Teotecacinte hasta enlazar con el Portillo del mismo
"nombre, pero de modo que el repetido sitio quede dentro de la
((jurisdicci6n de Nicaragua.)
El pArrafo copiado contiene las razones fundamentals de
la resoluci6n del Arbitro Regio al seftalar esa filtima porci6n del
trazo de la line de limits. DespuBs de hecho tal trazo sin mi-
ra ninguna de compensaci6n, es cuando agrega: (Considerando
Rque, si la elecci6n de la confluencia del Poteca con el Coco o Se-
S"govia, como punto en que haya de abandonarse el cauce de es-
te tiltimo rio para buscar el Portillo de Teotecacinte en la for-
((ma dicha, pudiera ser motive de duda y controversial, por su-
: ponerse que venia a resultar favorecida Honduras en la estre-
cRha region de la parte septentrional de la cuenca del Segovia
eque asi queda dentro de sus fronteras, en cambio, y como com-
((pensaci6n por haber adoptado la desembocadura del Segovia
d en la forma antes expresada, quedan dentro de los dominios









stCkJttaldA bE )ReLACIOYES EiTieUotifS


((de Nicaragua la bahia y poblaci6n de Gracias a Dios, que, seg6n
(antecedentes probados, corresponderian a Honduras con mejor
((derecho.)
Se ve, pues, que no estableci6 S. M. el Rey compensaci6n
alguna, con voluntad decidida de realizarla; sino que tal com-
pensaci6n, si la hubo, result por si misma del trazo de la linea
sefialada conforme a otras razones y en virtud de otros motives,
cuales fueron los documents que figuraron en el process del
arbitraje, presentados por las Partes.
Tampoco puede mi Gobierno star de acuerdo con la opinion
de V. E. respect a que sea contradictorio el Laudo pronunciado
por S. M. el Rey de Espafa, y por lo tanto con que carezca de
valor y sea inaplicable, funddndose en que el Laudo al tratar de
la linea que debe separar la jurisdicci6n de ambos paises en el
mar territorial, despues de establecer como regla de la direcci6n
de la linea el talweg o linea profunda del cauce de la corriente
del brazo principal del rio Coco 6 Segovia, declara que pertene-
cen a Honduras los islotes y cayos situados en el referido brazo,
lo cual, dice V. E., ((conduce a la inconsecuencia de dejar terri-
(torio hondureno enclavado en aguas nicaragiienses, quedando
((por este mismo hecho, ademAs, sin efecto la linea del talweg se-
fialada, fuera de que no se resuelve nada sobre la direcci6n que,
osegin el Derecho de Gentes, corresponde en el mar a cada Re-
((publica como parte de su respective territorio.*)
S. M. el Rey de Espafa, como lo declare en su Laudo, lle-
g6 a la conclusion, en virtud del studio hecho de los documen-
tos.que le fueron presentados, de que ocorrespondian a Hondu-
ras con mejor derecho) que a Nicaragua, territories situados mas
alli de la orilla derecha del rio Segovia y al Sur por consiguiente
del Cabo de Gracias a Dios, sefalado como punto terminal de la
linea divisoria entire Honduras y Nicaragua. No podia, pues,
proceder de otro modo que adjudicando a Honduras las islas y
cayos que se encuentran en el rio, pues que se habia demostra-
do su derecho hasta much mis adelante. Bien claro dice el
Laudo por que se fij6 el Cabo como punto limited de la linea: in-
fluyeron en tal decision razones de derecho hist6rico, de equidad
y de cardcter geogrdfico, y con efecto, adoptado el limited en la
costa del AtlAntico en el Cabo de Gracias a Dios, se consigui6
fijar un limited natural bien marcado, como prevenia la regla 64
del articulo II del Tratado GAmez- Bonilla.
No ve mi Gobierno ni lo podrd ver nadie tampoco, la con-
tradicci6n que V. E. quiere encontrar en que el limited jurisdic-
cional lo sefiale el Laudo Regio en el talweg del rio Segovia y a
la vez de a Honduras las islas y cayos existentes en el brazo
principal de dicho rio, para lo que militaron las razones ya ex-
puestas, pues seria el caso mismo de las islas y costas urugua-


* 70








ItCiDENTE DE LfMITES CCN NICARAGUA


yas del Plata en Sur-Am6rica, respect de lo cual ha de permi-
tirme V. E. que recuerde lo que dice un escritor: ((La naci6n ar-
((gentina surgi6 en la comuni6n de los paises civilizados como
((Estado libre e independiente, bajo el nombre de (Provincias
(*Unidas del Sur.) Durante el gobierno provisorio de don Ger-
c(vasio Antonio de Posadas, se cre6 la provincia cisplatina en la
((margen izquierda del rio de la Plata. El decreto de funda-
ci6n, del afio de 1814, fijaba como limits la banda oriental del
orio Uruguay, y la oriental-septentrional del rio de la Plata, sin
(jurisdicci6n en las agusss (Miguel P. Diaz, Derecho Penal In-
ternacional, pag. 77). La situaci6n del Uruguay al nacer a la
vida de las naciones, en 1828, fu6 la misma sefialida en el pi-
rrafo copiado, no habiendo sido esto 6bice para que hayan sido
y sean uruguayas las islas del Juncal, de Solis, las Dos Herma-
nas, Martin Chico, los islotes de Hornos y de L6pez y la isla de
San Gabriel.
Por lo demis, nada mas facil que Ilegar a una convenci6n,
por lo que hace a policia maritima, salvamento y pesca, de las
cuales existen muchos precedentes para rios que atraviesan o
separan various territories, desde los tratados de Viena de 1814 y
1815, hasta el muy reciente entire los Estados Unidos y el Cana-
da, no pudidndose olvidar que (los Estados riberefios forman una
((comunidad natural respect a la propiedad y uso de las aguas,
((salvo la soberania de cada Estado sobre toda la extension del
(rio desde el punto en que entra en su territorio hasta aquel en
Rque lo deja (Heffter, Derecho Internacional Piblico de Europa,
77, pig. 178). En lo relative (a la direcci6n que, seguin el
((Derecho de Gentes, corresponde en el mar a cada Repfiblica
((como parte de su respective territorio, ) no me explico ni puedo
explicarme c6mo se hace de eso objeci6n por parte de V. E.,
cuando en las mismas lines copiadas se consigna que el Dere-
cho de Gentes ha estatuido ya sobre el particular, con lo cual
queda resuelto el problema, si lo hubiera, pues es asunto sobre
el cual no cabe duda ni interpretaci6n alguna, ya que siendo la
linea del Cabo de Gracias a Dios la fronteriza entire las dos Re-
pfiblicas, la prolongaci6n de ella en el mar demarcaria, conforme
a los principios del Derecho, la jurisdicci6n de cada una de
aqu6llas.
Siguiendo a V. E. en sus observaciones al Laudo Regio,
t6came ahora mencionar otros errors que asegura V. E. contie-
ne esa resoluci6n, que seguin expresa ason causes de nulidad, y que
la hacen inaplicable en el campo de la demarcaci6n, a en lo que si
no se tratara de V. E. podria parecer deseo manifesto de que la
decision del Rey don Alfonso XIII no prevalezca, precisamente
por aquellas de sus condiciones que, aparte de su justicia, la hd-
cen mas respectable para propios y extrafios, cuales son su clari-








12 s1CRETARiA DE it T ACIONES BXTi1EtOItS


dad y concisi6n al mismo tiempo y la exactitud de sus resolucio-
nes, la que desde luego era de esperar, y esperaba ese mismo
Gobierno, al ser designado el Rey de Espafia como superArbitro
en este litigio.
Dice V. E. que: aMenciona el Laudo una poblaci6n Hara,
que no existe, y como esa poblaci6n es la que en el Laudo sirve
"para determinar el brazo principal del rio Coco, se sigue 16gica-
((mente que el Laudo nada resuelve en punto tan principal de la
,fcuesti6n. Supone, adem6s, que entire la isla de San Pio y el
((punto geografico que en un mapa aparece con el nombre de
Hara, como en otro pudiera tenerlo distinto o carecer de 6l por
((entero, dadas las inexactitudes de que adolecen nuestras cartas
((geograficas, hay un solo brazo de rio, habiendo en realidad dos
,"o mis, circunstancia que deja la linea sin establecerse de modo
fijo e indudable.
No entrare a afirmar ni a negar tampoco la existencia de
una poblaci6n llamada Hara, en el lugar en que la design el
Laudo ni he de afirmar o negar que antes de ahora no existiera;
lo que si debo consignar es que el Regio Arbitro di6 su fallo en
presencia de los documents que oficialmente le fueron presen-
tados por las parties. Entre los mapas que figuraron en el pro-
ceso del Arbitraje figure un mapa OFICIAL de Nicaragua, que
por cierto en la demarcaci6n de la frontera con Honduras no se
acuerda en manera alguna con las pretensiones de esa Repibli-
ca, respect a jurisdicci6n territorial, que V. E. se sirve men.
cionar eu la nota a que tengo la honra de referirme. El dicho
mapa ostenta las siguientes inscripciones: (MAPA DE LA Ri3-
((PUBLICA DE NICARAGUA-Revisado-Levantado por orden
cde su Excelencia el Presidente de la Repiblica-General don
(Josd Santos Zelaya-por Maximiliano Sonnenstern-Inggpiero
civil del Gobierno-Ayudado por William P. Collins, Ing9LCivil.
-1895. -Patentado en 1897 por H. G. Chalkey para el Gpbierno
-de Nicaragua su duefio." En dicho mapa, junto al bpago prin-
cipal y inico del rio Coco o Segovia, se encuentra clarp y distin-
tamente sefialada una poblaci6n Hara o Hava, porque ambas
cosas pueden ser.
Pienso que V. E. no ha de juzgar impertinente.eta pregunta:
LPodia nadie y menos S. M. el Rey de Espafia audar de la au-
tenticidad de un mapa revestido de tantos requisites que lo acre-
ditan de official y enteramente nicaragienses? Claro es que no,
Y ese error, que V. E. asegura lo es, contjpua propagindo-
se en la actualidad y en esa misma Repfiblici. Ruego a V. E,
me sirva traer a la vista el (Atlas de Centrp-Amnrica, editado
(por Luciano Mendioroz-Tomado del PronF*prio GeogrAfleo de
Centro-Am6rica que va a ser publicado prrimamente, ) propie-
dad de F, Ponciano;u y que procedente de esa Republica, donde








1 MCID1ENTE DE LfMITES CON NICARAGUA


reside su propietario, ha venido a esta, y en el mapa parcial 67,
titulado Comarca de Cabo Gracias a Dioe, se encuentra, en
el mismo punto que en el mapa Sonnenstern citado, HAVA.
Pero exista o no Hara o Hava en manera alguna eso pue-
de afectar al Laudo hasta ser causa de su nulidad o hacerlo in-
aplicable, pues que el tan repetido Laudo Regio dice textual-
mente que: ,El punto extreme limitrofe comin en la costa del
((Atldntico, serd la desembocadura del rio Coco, Segovia o Wanks
(en el mar, junto al Cabo de Gracias a Dios. considerando como
((boca del rio la de su brazo principal entire Hara y la isla de San
(Pio. ) Quienquiera que lea lo que antecede no podrd menos de
reconocer su claridad: la boca del rio Segovia, Coco o Wanks es
el punto extreme limitrofe, y esa boca es la de su brazo princi-
pal. Menci6nense o hdgase caso omiso de Hara y de San Pio,
siempre tendremos lo mismo: como punto extreme limitrofe la bo-
ca del rio Segovia, y que esta es el brazo principal del mismo rio.
Ruego a V. E. se sirva echar una ojeada sobre las dos re-
producciones de cartas maritimas oficiales, una inglesa y otra
americana, que figuran como anexos nfmeros 31 y 32 de este
despacho, las cuales demuestran que no es tan dificil o impossible,
como V. E. parece suponer, determinar en los mapas, cuAl sea
el brazo principal del rio Segovia, esto sin perjuicio de que en la
ejecuci6n del Laudo Regio, tal vez convenga lo hagan sobre el
terreno personas competentes, si se juzga necesario el reconoci-
miento de toda la linea. Dichas cartas son, reproducciones: la
una de la nfmero 394 levantada por la marina de guerra ameri-
cana, publicada por primera vez en 1884 por la Oficina Hidro-
grAfica del Departamento de Marina, en Washington, emitida el
27 de diciembre de 1907, con correcciones hechas en marzo de
1897, noviembre de 1903 y marzo de 1906; y la otra, de la carta
maritima nimero 1.219, levantada por la Marina Real inglesa, y
publicada por acta del Parlamento en la Oficina HidrogrAfica del
Almirantazgo, en junio 19 de 1843, corregida en abril de 1866 y
en todos los aflos de 1872 a 1886; en 1889, 1892 a 1899; y en 1903
a octubre de 1910. Conviniendo con V. E. en que los mapas a
que aludi5 en su nota de 19 de marzo illtimo adolezcan de inex-
actitudes, Astas no pueden aceptarse ni suponerse siquiera en
mapas levantados por y para la primera marina del mundo, co-
mo es la inglesa, y para la americana que no le va muy en zaga,
corregidos escrupulosamente como queda demostrado, y destina-
dos.a la navegaci6n por la costa del Atlntico de los buques de
aquellas poderosas naciones, lo que exige la mayor exactitud.
En ambos mapas la boca del rio Segovia o Wanks esta igual y
claramente trazada, sin que quepa la menor duda para determi-
naria de acuerdo con el Laudo de S. M. el Rey de Espafa, sin
referirse para nada o nombre propio alguno.









SEClITARiA Dt iLEtACIO49S EXThIOR1ES


En obsequio ya a la brevedad, no he de entrar en lo que se
relaciona con la situaci6n de la poblaci6n de Gracias a Dios, que
V. E. indica como actual, ya que es bien notorio a cual se refie-
re el Laudo, conceptuando esto ademds sin importancia alguna,
pues se encuentra bien determinada; pero no puedo omitir el
consignar que aceptado sin concederlo, la comisi6n de esos erro-
res, no serian nunca motives para la nulidad del Laudo confor-
me a los principios admitidos generalmente por el Derecho In-
ternacional. Segin Fiore, que resume lo expuesto por otros
tratadistas (Obra citada, tomo III, libro cuarto, cap. II, nflm.
1.321, pag. 314 a 316), (los motives en que la acci6n de nulidad
(puede fundarse, deben ser a juicio nuestro los siguientes:
((19 Si los Arbitros hubiesen fallado ultra petita, esto es,
(fuera de los limits del compromise, o sobre un compromise
(nulo o que ya haya caducado;
"(2 Si no se hubiere dictado la sentencia con la intervenci6n
(de todos los arbitros reunidos en corporaci6n.
((3 Si se hubiere dictado por una persona que no tuviera
(capacidad legal o moral para ser arbitro, o por una que no es-
(tuviere autorizada para sustituir a un Arbitro ausente;
(49 Si no se ha motivado el fallo, si en la parte dispositiva
(no hay congruencia o no es ejecutable;
((59 Cuando se funda ep un error o contenga dolo;
(69 Cuando no se hayan observado las formalidades proce-
((sales estipuladas en el compromise, so pena de nulidad, o las
((que deban considerarse indispensables segfn el derecho comfin
(co por exigirlo la indole misma del juicio.
((Para esclarecer los motives sobre que parece debe fundar-
((se la acci6n de nulidad, advertiremos que siendo el compromise
((lo que debe determinar el objeto en cuesti6n y no pudiendo los
((arbitros dictar como jueces sino respect del mismo o sobre
((aquello que est6 con 61 en estrecha conexi6n segdn la intenci6n
((de las parties, compr6ndese la raz6n por que puede ser impug-
,nada como nula la sentencia por el motivo indicado en el nd-
mero primero .......
(Acerca del cuarto motivo advertimos que, por mfs ampli-
((tud de apreciaci6n que se haya concedido a los irbitros, no pue-
((de concebirse sin embargo que puedan decidir sin motivar ab-
(solutamente su decision. Puede tambien concederse que no
(se exija en absolute una amplia y formal motivaci6n para to-
(das las cuestiones discutidas y decididas, pero debe considerar-
<(se indispensable para poder atribuir a la sentencia la autoridad
((de cosa juzgada una indidaci6n sumaria de las razones que ha-
((yan motivado la parte dispositiva del fallo. Tampoco podrA
((considerarse como sentencia que ponga definitivamente fin al
alitigio, aquella en que la decision sea confusa o cuando en la









itiCiDENTh DE LfMITES CON NTICARAGiTA


((parte dispositiva exista una evidence contradicci6n que haga
impossiblee o muy dificil establecer con exactitud y precision lo
(que se haya decidido)......
((En lo que se refiere al error de que trata el nfm. 50 como
"motivo de nulidad, debemos advertir que nos referimos al
((error sobre la cosa que haya sido el objeto principal del com-
(promiso y que haya motivado la decision, y no al error sobre
((uno de los elements accesorios, del juicio, y que haya podido
(co pueda enmendarse. Respecto a esto, se comprende que debe
(considerarse siempre a salvo el derecho de la parte a pedir que
use corrija el error, pero no se puede por esta raz6n considerar
((nula toda la sentencia.
((En lo referente al 69 motivo, advertimos que, por vicio del
((procedimiento, no puede impugnarse como nula la sentencia, a
((no ser cuando las mismas parties hayan establecido en el com-
(promiso las formas procesales que deban observarse. La pe-
(na de nulidad, sin embargo, como ciertas formalidades, deben
((reputarse esenciales e indispensables por la naturaleza misma
"del juicio y la 16gica del derecho; su inobservancia puede legi-
((timar la acci6n de nulidad. Esto debe decirse, por ejemplo,
((si uno de los Estados interesados en la cuesti6n no hubiese si-
(do oido o colocado en condiciones de justificar sus demands y
((defender sus propios derechos.)
No podrd decirse ciertamente, como queda bien demostrado,
que el Regio Arbitro fall fuera de los limits del compromise;
pues este era relative a que resolviese acerca de los puhtos so-
bre los cuales no pudieron ponerse de acuerdo los miembros
hondurefios y nicaragienses de la Comisi6n Mixta, que queda
ya expresado se redujeron a fijar un punto en la costa del
Atldntico que sirviera de limited comfin y desde el cual prosi-
guiera la linea divisoria hasta legar al Portillo de Teotecacinte,
segun se define en el acta VII de las de la Comisi6n Mixta, y
en el iltimo de los ((Resultandos) del Laudo Regio, copiado ya en
el curso de este despacho y a lo cual se refiere fnica y exclusi-
vamente el Laudo de S. M. el Rey de Espafla.
La capacidad legal del juez sentenciador queda ya tambi6n
demostrada, tanto por la validez de su nombramiento conforme
al Tratado de Limites de 7 de octubre de 1894, cuanto por la apro-
baci6n que le otorgaron el Gobierno de esa Repiblica y la Asam-
blea de la misma, esta en sus sesiones de noviembre de 1905, en
el decreto ya anteriormente citado.
Los mismos comentarios copiados del seflor Fiore demues-
tran que el Laudo de S. M. no puede caer bajo la regla 44 repro-
ducida: la resoluci6n Regia estA enteramente motivada y preci-
samente por los antecedentes y hechos que resultan de lo ex-
puesto por las Partes y de los documents presentados por 3s-








6s SECRETARIA DE iELACIONES IEXT'EIiOP k


tas. En cuanto a la claridad del Laudo y a la posibilidad de su
ejecuci6n, he de remitirme a lo ya consignado sobre este punto
y a su simple lectura enteramente desapasionada: ninguna di-
ficultad ofrece en uno u otro sentido.
Queda demostrado hasta la evidencia que no es en el Laudo
en donde pueden encontrarse errors de ninguna clase, y me-
nos que pudieran motivar su nulidad, pues aun los sefialados
por V. E. como tales, no se refieren A la cosa principal que fu6
objeto del compromise, sino a un detalle del que demostrado
queda puede prescindirse, sin que sufra su exactitud y la posi-
bilidad de su aplicaci6n, y que en caso necesario, conforme con
los principios generals del Derecho ya consignados, podria pe-
dirse su correcci6n o aclaraci6n, sin que por eso se consider nu-
lo todo el Laudo ni tampoco inaplicable.
Nada he de agregar respect al procedimiento, primero por
no haberse reglamentado por lo que se refiere al Arbitro, y,
ademas, porque probado queda hasta la evidencia que 6ste se
ajust6 enteramente a las reglas establecidas en el Tratado de
1894 GAmez-Bonilla.
Desvanecidas todas, absolutamente todas las observaciones
que V. E. se sirvi6 hacer al Laudo Regio, como product de su
lecture, r4stame s61o rectificar el concept de V. E. relative al
rio Segovia, que V. E. asegura ha pertenecido siempre a Nica-
ragua, lo que si es cierto en cuanto a su curso hasta su confluen-
cia con el Poteca y Bodega, no lo es en manera alguna desde
este punto hasta su desembocadura en el mar AtlAntico junto al
Cabo de Gracias a Dios. Esto se halla bien dilucidado en el
process del arbitraje y aun en los comienzos de esta misma nota,
por lo cual, y por conceptuarlo enteramente extemporaneo,
omito ocuparme en el particular.
Pero si no puedo pasar por alto la extrafieza que ha causa-
do a mi Gobierno que en la nota de V. E., a que tengo la honra
de referirme, se mencionen los diez y ocho pueblos que V. E. enu-
mera, sobre los cuales nada ha dispuesto ni tuvo que disponer el
Laudo de S. M., puesto que ninguno de ellos se encuentra en el
trayecto de la linea trazada por 6l, y estan bien lejos ciertamen-
te de ladicha line. Dipilto, Macuelizo, Somoto, Ocotal, Mosonte
y los demis pueblos enumerados en la nota de V. E. en este pun-
to, repito, para nada han tenido que hacer en el Laudo Regio ni
Honduras en.el process del arbitraje hapretendido jams que es-
tuvieran en su territorio, por lo que la menci6n hecha de ellos,
extraia en realidad y ademAs fuera de lugar, dicho sea con la
consideraci6n respetuosa que V. E. y sus actos memeerecen, no
result pertinente para el mismo fin perseguido por V. E.
Lo mismo tengo la pena de agregar con respeto a la afirma.
ci6n.de V. E. relative a que "si llegara a tener valor la declara-









INCIDENT DE" LIMITS CON NICARAGUA 71


ci6n de que el rio Segovia, o Coco en cualquier parte de su cur-
(so, fuera tambi4n de propiedad de Honduras, se seguiria el
(absurdo injustificable de que el Gobierno de esta Repiblica, en
Kuso de la soberania que allf se le concediera, estableceria auto-
(ridades y aduanas solamente para gravar las mercaderias que,
opor esa via commercial, entran y salen a los pueblos del interior
ude Nicaragua, porque ninguna poblaci6n hondurefia tiene acce-
((so al expresado rio, quedando como estin separadas de 61 por
(la cordillera inaccesible Ilamada de Dipilto.)
La redacci6n un tanto confusa del parrafo copiado, hace
que desde luego no pueda formarse concept exacto de lo que
en 41 se desea expresar: si se trata de la propiedad que Hondu-
ras tiene sobre la orilla izquierda del Segovia, hasta la vaguada
o talweg de este rio, aguas arriba, hasta su confluencia con el
Pbteca o Bodega, propiedad reconocida por el Laudo Regio, no
podria nunca ocurrir el caso expuesto por V. E., ya que los
pueblos de Nicaragua se encuentran todos del lado de la orilla
derecha del repetido rio Segovia, en jurisdicci6n de esa Repi-
blica, a la que pertenece tambi4n la corriente de las aguas has-
ta el talweg repetido. Por otraparte, quedan ya recordados an-
te los principios del Derecho de Gentes por que se rige la nave-
gaci6n fluvial y el comercio en rios que separan dos Estados di-
ferentes, sobre lo cual Woolsey ha formulado una teoria de este
modo: Cuando un rio navegable forma el limited de dos Estados,
debe presumirse que ambos tienen derecho al libre uso del
emismo, y que la linea divisoria se halla en la mitad del lecho, a
ca no ser que se haya establecido otra cosa por una larga ocu-
paci6n o por acuerdo de.las parties (Intern. Law. 58).
Tambien, por lo que hace a aduanas, el principio consigna-
do desde por el Congreso de Viena de 1815, al ampliar los ex-
presados por el Congreso de Paris del afio anterior, sefiala des-
de luego lo improcedente del temor que V. E. se sirve expresar,
en el principio que sigue formulado con respect a la navegaci6n
fluvial: (Las aduanas de los Estados fronterizos no tendran na-
eda que ver con los derechos de navegaci6n, y las funciones
eaduaneras no deberin crear obsticulos al libre trinsito, permi-
cti6ndose s61o cierta vigilanciapara impedir el contrabando.
Ahora bien, no creo que V. E. se refiera en el plrrafo copia-
do a la propiedad exclusive por parte de Honduras de una part
del rio Segovia, pues que aceptado el Laudo de S. M. el Rey, co-
mo no podia menos de hacerlo, toda pretension de esa especie
estaria fuera de lugar y seria improcedente; pero si asi no fuera,
siempre resultaria lo mismo para los pueblos de Nicaragua si-
tuados fuera de las aguas jurisdiccionales de Honduras y para la
navegaci6n por estas iltimas, fundandome para afirmarlo en que
(cuando el transito es necesario, puede ser reclamado como un








78 SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


(derecho. El pueblo que habitat una region interior tiene una
((verdadera servidumbre sobre las vias naturales de comunica-
ci6n, por mas que se hallen en el territorio del vecino, para lle-
((gar a la gran via que es comin a todos los pueblos.)) (Wool-
sey, obra y lugar citados.) Pero, repito, no es este el caso ni
puede serlo ya jams.
No ha podido menos de Ilamar tambien la atenci6n de mi
Gobierno que V. E. manifieste en su tan repetida nota, que su
Gobierno *cree que careciendo de facultades para aceptar la va-
l(idez del Laudo, debe someter esta penosa cuesti6n a la Asam-
ablea Nacional, a fin de que este alto Cuerpo se sirva indicarle la
(via just y segura de su procedimiento.) Ha de permitirme V.
E. que justifique en este punto la sorpresa de mi Gobierno re-
cordando a V. E. que el paso que indica como necesario en la
actualidad, fu4 dado ya desde en 1907, a 26 de diciembre, en la
Memoria de Relaciones Exteriores presentada a la Asamblea
Nacional Legislativa de esa Repiblica, por el senior ministry don
Jose Dolores Gamez. En ella di6 cuenta este de la resoluci6n de-
finitiva de la cuesti6n de limits con Honduras, en los t6rminos
siguientes:
(HONDURAS. -Nuestra antigua cuesti6n de limits con esa
(Repdblica hermana, que, como recordareis, habiamos sometido
((al fallo arbitral del Rey de Espafia, fug definitivamente resue't t
f(por este el 23 de diciembre de 1906, fecha en que pronunci6 su
((Laudo.
El Poder Ejecutivo hizo cuanto estuvo de su parte por al-
Kcanzar un fallo justiciero, y poddis comprobarlo con la sola lec-
dtura del luminoso alegato presentado por nuestro Abogado en
(la Corte de Madrid, el notable jurisconsulto don Antonio Maura,
((actual jefe del Gabinete espafiol. En ese important documen-
(to se comprueba hasta la evidencia la justicia de nuestra causa,
((bajo el punto de vista legal; pero desgraciadamente en aquel
(Laudo, como en tantos otros semejantes, fueron pospuestas las
orazones legales y los fundamentos hist6ricos, ante lo que se ha
adado en llamar la conveniencia political o sea el expediente sen-
((cillisimo de partir la diferencia, con el fin de probar a las par-
otes que el arbitro siente igual aprecio y estimaci6n por ambos.
((El fallo en referencia tiene ademis concepts contradicto-
rios que dificultan su aplicaci6n prfctica, por lo cual se ha or-
((denado a nuestro Ministro en Espafia pida una aclaraci6n que
((salve las dificultades a que podria dar lugar la interpretaci6n
ode esps concepts por los mismos interesados en el asunto.
((Abrigo la esperanza de que S. M. el Rey de Espafia, que abun-
(da en buenos prop6sitos para las naciones americanas de origen
(espafiol, esclarecerd satisfactoriamente los puntos consultados;
omas si asi no fuere, ocurriremos amistosamente al Gobierno de









INCIDENTE DE LIMITES CON NICARAGUA 79


(Honduras, seguros de que en la mejor armonia solucionaremos
(a satisfacci6n de ambos paises ESTOS (JLTIMOS DETALLES.
Creo, pues, resuelta la enojosa cuesti6n que por tantos afios
((nos preocup6 y que pudo ser motivo para que las buenas rela-
ociones que nos han ligado siempre con el pueblo hermano de
((Honduras, Ilegaran alguna vez a debilitarse. Las cuestiones
de limits suelen ser siempre muy graves y peligrosas y por lo
(regular suelen tambien dejar en pos de si resentimientos pro-
((fundos que dificilmente se logra extinguir. Por eso, debemos
((congratularnos de la soluci6n amistosa que hemos podido dar a
((un asunto tan delicado. sean cuales fueren las lines de demar-
((cacidn que hoy nos sefiala para nuestras fronteras con Hon-
((duras.
((Nos queda, sin embargo, una lecci6n digna de tenerse pre-
((sente para las dificultades internacionales del future. Me re-
((fiero a lo cautos que debemos ser en exponernos a la resoluci6n
de un arbitramento inapelable: siempre serA mds prudent re-
((servarnos algfn recurso de que poder servirnos, cuando la lla-
mada conveniencia political de un tercero reclama prelaci6n en
(las decisions arbitrales que nos afecten.) (PAg. XXXIII a
XXXV.)
Respecto a los parrafos copiados, al ser reproducidos aqui
con los fines que han motivado su copia, desea mi Gobierno se
entienda y conste que en modo alguno esti conforme con las
apreciaciones que se hacen en ellas relatives al Laudo del Rey
de Espafia, que han sido complete y victoriosamente. refutadas
a raiz de su publicaci6n, y aunque fuera con cardcter privado, en
forma tal y tan documentada, que no pudo quedar la menor du-
da con relaci6n a que el Laudo Regio fue lo que debi6 ser, de
acuerdo estrictamente con la justicia, y que express la verdad
de lo que en efecto fud sometido al arbitramento. (Por la Jus-
ticia y por la Verdad. -Tegucigalpa, 1908.-Anexo nim. 33.)
Pero si debe mi Gobierno llamar la atenci6n del de V. E. sobre
que, como tuve la honra de consignar antes, esa Secretaria de
Relaciones Exteriores, hoy al digno cargo de V. E., di6 cuenta
detallada, como se ha visto en los parrafos copiados, de todo lo
relative al Laudo de S. M., incluso del Laudo mismo (pig. 290
a 298 de la Memoria de 26 de diciembre de 1907.-Documenta-
ci6n), a la Asamblea Nacional Legislativa, y 6sta aprob6 todo
lo expuesto, como lo demuestra el siguiente document:
((Decreto por el cual se aprueban los actos del Poder Ejecuti-
((vo.-La Asamblea Nacional Legislativa, -Decreta:-Unico. -
(Aprobar todos los actos del Poder Ejecutivo en el ramo de Re-
(laciones Exteriores, comprendidos desde el 10 de diciembre de
((1905 hasta el 26 de diciembre de 1907. -Dado en el Sal6n de Se-
(siones.-Managua, a los catorce dias del mes de enero de mil








80 SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


(novecientos ocho.--Dolores Delgadillo, D. P.--Csar Pefialva,
((D. S.--B. Irias M., D. S.-Publiquese. -Palacio del Ejecuti-
((vo.-Managua, 20 de enero de 1908.-J. S. Zelaya.--El Minis-
dtro de Relaciones Exteriores, -J. D. Gfmez. -(Gaceta Oficial.
-Managua, jueves 6 de febrero de 1908.-Aflo XII-nfm. 16-
pfg. 234).
Al dar cuenta de todo lo actuado y del Laudo mismo, y al
aprobarlo la Asamblea Nacional como actos del Ejecutivo, se re-
conoci6 en todo ello el caricter de cosa juzgada, como lo es en
efecto la cuesti6n de limits entire esta y esa Repfiblica, en vir-
tud del Tratado de 7 de octubre de 1894, que consign6 expresa-
mente en su articulo VII, como queda ya repetido, que la deci-
si6n arbitral, ((cualquiera que sea, se tendrd como Tratado per-
afecto, obligatorio y perpetuo, entire las altas parties contratantes,
(y no se admitird recurso alguno. Asi lo reconoci6 ese senior
Ministro de Relaciones Exteriores, y lo aprob6 la Asamblea en
el decreto aludido, al consignar aquel en lo copiado de su Memo-
ria, primero, que se habia llegado d la soluci6n amistosa del asun-
to; despues, que 6sta era la resolucidn de un arbitramento in-
apel~ble; y, por fltimo, que se debia ser mis prudentes para lo
porvenir, lo que corrobora una vez mas que lo mismo a juicio de
esa Cancilleria, que de la Asamblea Nacional, el asunto estaba
terminado definitivamente, con lo cual, repito, se hacia, con ros-
pecto al Laudo, el reconocimiento explicit de la cosa juzgada,
sin otra reserve que las aclaraciones que se afirmaba eran nece-
sarias, y que habian sido ya solicitadas.
Esta fu6 siempre la mente del Gobierno de Nicaragua desde
que el Laudo fue pronunciado el 23 de diciembre de 1906, pues
con fecha 25 del mismo mes y aflo, le dirigia el entonces Presi-
dente de esa Repdblica, general don Jose Santos Zelaya, al Pre-
sidente de Honduras, general don Manuel Bonilla, el siguiente
explicit y muy significativo telegrama:
Sefior Presidente. -Por cable de hoy he conocido Laudo del
((Rey de Espafia en el asunto de limits, y segfn esa resoluci6n,
(parece que Ud. ha ganado la partida, por lo cual le felicito. Nada
vale una faja mas 6 menos de tierra cuando se trata de la buena
carmonia de dos pueblos hermanos. TERMINADA LA ENOJO-
(SA QUESTION DE LIMITS DE MODO TAN SATISFAC-
"TORIO COMO ES EL ARBITRAJE AMISTOSO, espero que
en lo sucesivo no habrA nada entire nuestros respectivos pueblos
(que pueda obstaculizar nuestras buenas relaciones existentes.
--Su afmo. amigo.--J. S. Zelaya.
No creo impertinente reproducir tambien la contestaci6n
que di6 al anterior telegrama el senior Presidente de Honduras:
(*Senor Presidente. -La resoluci6n dictada por S. M. el Rey
de Espafia me ha complacido mAs que todo porque aleja en lo









INCIDENT DE LIMITES CON NICARAGUA 81


asucesivo toda ocasi6n de que lleguen a entibiarse las sinceras y
afraternales relaciones de nuestros respectivos pueblos y Gobier-
(nos. Entre hermanos no hay triunfos, y dice Ud. muy bien
que nada significa una porci6n de terreno en presencia de la co-
muni6n de ideales de dos pueblos, mas cuando, como su Gobierno
(y el mio, perseguimos como aspiraci6n la verdadera unidad de
oestos paises sin diferencias ni fronteras.
HIemos dado un ejemplo de moralidad sometiendo nuestra
ucuesti6n de limits al principio civilizado del arbitraje, y ambos
debemos estar complacidos y satisfechos por el cumplimiento
(de nuestro deber y por el amistoso 6xito alcanzado.
Soy siempre su afmo. S. y amigo.--Manuel Bonilla.
En terminos muy semejantes se dirigi6 el mismo sefor Presi-
dente de Nicaragua a la Asamblea Nacional tambien, en su Men-
saje de 19 de diciembre de 1907, en el que se lee lo que sigue:
(El 23 de diciembre de 1906 Su Majestad el Rey de Espaia
adict6 el Laudo arbitral en el asunto de limits entire esta Repi-
ablica y la de Honduras. Mi Gobierno ha visto con satisfacci6n
qu4e tan important litigio se HAYA TERMINADO por el me-
odio eminentemente civilizado del arbitraje; y aunque ACEPTA
(GUSTOSO aqueUa decision, habiendo algunos puntos oscuros
uy aun contradictorios, ha dado instrucciones al senior Ministro
don Crisanto Medina para que solicite la correspondiente acla-
raci6n.~ (Gaceta Oficial, Managua, martes 3 de diciembre de
1907, nufmero 3.251).
Creo queda justificada hasta la evidencia no s6lo la sorpresa
y la desconformidad de mi Gobierno respect de la totalidad de
la nota de V. E. a que tengo la honra de venirme refiriendo, si-
no tambi6n su esperanza en que V. E. y el Gobierno que digna-
mente represent, en vista de cuanto antecede, y convencidos de
que procedieron en presencia de datos errados, como mi Gobier-
no, aunque con pena sincera, se ha visto precisado a hacerlo pa-
tente, se serviran reconocer que el arbitraje en la cuesti6n de li-
mites entire 6sta y esa Repfblica, pertenece a la categoria de las
cosas juzgadas definitivamente, y que la situaci6n es en realidad
la que consigna el parrafo copiado del Mensaje nicaragiiense de
19 de diciembre de 1907, que mi Gobierno creia modificado fni-
camente en el sentido de que no se conceptuaba ya necesaria la
aclaraci6n a que se referia el dicho Mensaje, fundada tal creen-
cia en los concepts del siguiente telegrama que dirigi6, el 23 de
marzo de 1911, el entonces ministry de la Gobernaci6n de ese
Gobierno de Nicaragua, general don Jos6 M. Moncada, al presi-
dente de Honduras, doctor don Francisco Bertrand:
(Palacio, Managua, 23 de marzo de 1911.--Presidente doc-
((tor Francisco Bertrand.-En nombre de todos mis amigos y es-
specialmente del senior Presidente, general Estrada, del seflor









82 SECBETARIA DE RELACIONES EXTERIORES


ministryo de la Guerra, general Mena, y del Vicepresidente,
((Diaz, felicito a Vd. y al pueblo hondureflo anunciandole que la
sprimera muestra fraternal que este Gobierno darA a Honduras,
(serd el .RECONOCIMIENTO COMPLETO del Laudo arbitral
((del Rey de Espafia. Con esto demostramos los sentimientos
'de justicia y equidad de los hombres de la Revoluci6n Nicara-
((gtiense, como esperamos sean los vuestros.-Afmo.-J. M.
((Moncada.)
Confia, pues, mi Gobierno en que no existiendo ninguna de
las razones que V. E. se sirvi6 exponer en su muy repetida nota
de 19 de marzo filtimo, para rechazar ni siquiera para discutir el
Laudo que S. M. el Rey de Espafia pronunci6 el 23 de diciembre
de 1907 en la cuesti6n de limits pendiente entire Honduras y
Nicaragua, el Gobierno de V. E. no tendrA inconveriiente algu-
no en que se Ileve a ejecuci6n dicho Laudo en la parte que deba
tenerla, como medio de terminar de una vez y para siempre
con esta delicada cuesti6n, que en mala hora ha venido interpo-
niendose, por largos aflos, entire estos dos paises vecinos y her-
manos, a los cuales unen tantos vinculos, y a los.que un mismo
y finico destino hist6rico esta seflalado por el porvenir.
Con tales fines, en nombre de mi Gobierno tengo la honra
de proponer al de V. E. el nombramiento de una Comisi6n mixta
que revise la linea divisoria trazala entree ambas Republicas, se-
flale el trazo correspondient) al marcado por el Laud) de S. M.
el Rey de Espana, desde el Portillo de Teotecacinte, y propon-
ga a ambos Gobiernos las bases para un Tratado definitive de
limits, en el que se resuman todos los detalles que se crean nece-
sarios no s61o para la ejecuci6n definitive del Laudo Regio, sino pa-
ra evitar para lo sucesivo dificultades y rozamientos relacionados
con cuestiones territoriales o con otras que de ellas se driven.
No he de terminar sin protestar a V. E. los sentimientos
de cordial amistad que animan a mi Gobierno para con el de V.
E. y al mismo tiempo que su anhelo porque se estrechen cada
v3z mis los lazos de cordial a:nmstad y de confraternidad centro-
amnericana qua felizminto unen a nuestrs) dos Gobiernos y a los
puablos hondurefio y nicaragtiense, sus prop6sitos de no esca-
sear cuanto de l1 depend para separar obstdculos que pueden
oponerse a tal fin y a que desaparezcan para siempre los moti-
vos de discordia y aun de simple discusi6n entire los dos pueblos
y Gobiernos. Cuente V. E. con quo en ests camino siempre han
da encantrarse los de Honduras, al par, por lo menos, del pueblo
y Gobierno de Nicaragua.
Aprovecho la oportunidad que se me ofrece para reiterar a
V. E. las seguridades de mi alta y mis distinguida considaraci6n
y personal aprecio,
MARIANO VA ECt.z,










ANEXOS



















ANEXO NUM. 1


del Mensaje del Exemo. selor Presidente de la Republica de Ni-
caragua, dirigido a la "Asamblea Nacional Legislativa" de
la misma, el 1" de diciembre del afo de 1907.



El 23 de diciembre de 1906 Su Majestad el Rey de Espana
r(dict6 el Laudo Arbitral en el asunto de limits entire esta Re-
pfiblica y la de Honduras. Mi Gobierno ha visto con satisfac-
ci6n que tan important litigio se haya terminado por el medio
(eminentemente civilizado del arbitraje: y aunque acepta gusto-
*sa aquella decision, habiendo algunos puntos oscuros y aun con-
dtradictorios, ha dado instrucciones al seflor Ministro don Cri-
santo Medina para que solicite la correspondiente aclaraci6n.

Secretaria de Relaciones Exteriores de la Repfblica de Hon-
duras.

Es conforme:


NOLASCO.


















ANEXO NUM. 2


de la "Memoria de Relaciones Exteriores presentada a la Asam-
blea Nacional Legislativa por el senior Ministro don Jose Do-
lores Gdmez. 1906-1907. -Managua.-Compania Telegra-
fica Internacional.


(HONDURAS

(Nuestra antigua cuesti6n de limits con esa Repfiblica her-
mana, que, como recordar6is, habiamos sometido al fall. arbi-
tral del Rey de Espafa, fu6 definitivamente resuelta por 6ste el
23 de diciembre de 1906, fecha en que pronunci6 su Laudo.
(El Poder Ejecutivo hizo cuanto estuvo de su parte por al-
canzar un fallo justiciero, y poddis comprobarlo con la sola lec-
tura del luminoso alegato presentado por nuestro abogado en la
Corte de Madrid, el notable jurisconsulto don Antonio Maura,
actual jefe del Gabinete espafiol. En ese important documen-
to se prueba hasta la evidencia la justicia de nuestra causa, ba-
jo el punto de vista legal; pero desgraciadamente en aquel lau-
do, como en tantos otros semejantes, fueron pospuestas las ra-
zones legales y los fundamentos hist6ricos, ante lo que se ha da-
do en lamar la conveniencia political o sea el expediente senci-
Ilisimo de partir la diferencia, con el fin de probar a las parties
que el Arbitro siente igual aprecio y estimaci6n por ambos.
"El fallo en referencia tiene, ademAs, concepts contradic-
torios que dificultan su aplicaci6n prActica, por lo cual se ha or-
denado a nuestro Ministro en Espafa pida una aclaraci6n que
salve las dificultades a que podria dar lugar la interpretaci6n de
esos concepts por los mismos interesados en el asunto. Abrigo
la esperanza de que S. M. el Rey de Espafa, que abunda en bue-
nos prop6sitos para las naciones americanas de origen espatol,
esclarecerA satisfactoriamente los puntos consultados; mas si ast
no fuere, ocurriremos amistosamente al Gobierno de Honduras,
seguros de que en la mejor armonia solucionaremos a satisfac-
ci6n de ambos pauses estos iltimos detalles.
Creo, pues, resuelta la enojosa cuesti6n de limites que por
tantos afios nos preocup6 y que pudo ser motivo para que las








SiccEITAWiA DeI iUELACiOiES EXSkitIOitkS


buenas relaciones que nos han ligado siempre con el pueblo her-
mano de Honduras, -llegaran alguna vez a debilitarse. Las
cuestiones de limits suelen ser siempre muy graves y peligro-
sas, y por lo regular suelen dejar en pos de si resentimientos pro-
fundos que dificilmente se logra extinguir. Por eso debmtros
congratularnos de la soluci6n amistosa que hemos podido dat a
un asunto tan delicado, sea cuales fueren las lines de demi&ra-
ci6n que hoy nos sefialan para nuestras fronteras con Honduras.
(Nos queda, sin embargo, una lecci6n digna de tenerse pre-
sente para las dificultades internacionales del future. Me refie-
ro a lo cautos que debemos ser en exponerlas a la resoluciOn de
un arbitramento inapelable: siempre seri mis prudent itser-
varnos algdn recurso de que poder servirnos, cuando la llathada
conveniencia political de un tercero reclame prelaci6n en lAs de-
cisiones arbitrales que nos afecten.

(Managua: 26 de diciembre de 1907. )

Secretaria de Relaciones Exteriores de la Reptiblica dd Hon-
duras.

Es conforme:
NOLASCO.



















ANEXO NUM. 3


Decreto por el cual se aprueban los actos del Poder Ejecutivo


La Asamblea Nacional Legislativa

DECRETA:

lJnico. -Aprobar los actos del Poder Ejecutivo en el Ramo
de Relaciones Exteriores, comprendidos desde el 19 de diciem-
bre de 1905 hasta el 26 de diciembre de 1907.
Dado en el Sal6n de Sesiones.-Managua, a los 14 dias del
mes de enero de mil novecientos ocho.-Dolores Delgadillo, D.
P.-C6sar Pefialva, D. S.-B. Irias M., D. S.
Publiquese.-Palacio del Ejecutivo.--Managua, 20 de enero
de 1908.-J. S. Zelaya.-El Ministro de Relaciones.-J. D.
Gamez.

Secretaria de Relaciones Exteriores de la Repiblica de
Honduras.

Es conforme:
NOLASCO.



















ANEXO NUM. 4


Comunicaci6n del Ministro de RR. EE. del Gobierno de Hon-
duras al de igual titulo de Nicaragua.


Comayagua, agosto 31 de 1875.

Sefor:

He tenido el honor de recibir el respectable despacho de U.
S., fecha 27 del recidn pasado julio, a que se sirve incluir copias
de la correspondencia cruzada entire el senior Gobernador Inten-
dente del Cabo de Gracias a Dios y el sefor Juez de Paz y Co-
mandante Local, nombrado por el sefor Gobernador de la Mos-
quitia hondurefia, que segfn U. S. ocupa una parte del territo-
rio nicaragiiense, en la margen izquierda del rio Coco, ejercien-
do en ella actos jurisdiccionales.
U. S. llama la atenci6n del Gobierno de Honduras al conve-
nio celebrado en San Marcos de Col6n entire comisionados de
Nicaragua y Honduras y a los trabajos de una nueva comisi6n
compuesta de los sefores Licenciados don Fermin Ferrer, por
parte de Nicaragua, y don Francisco Medina, por parte de Hon-
duras, en que parece se fijaron en parte los limits de ambas
Repfiblicas.
U. S. insinfa en el despacho que tengo el honor de contes-
tar y en el anterior de 19 de julio, respondiendo al mio de 6 del
mismo mes, que esos convenios, aunque aprobados por los res-
pectivos Gobiernos, no han sido ratificados por las Legislaturas.
Concluye U. S. reiterando la proposici6n de presentar a las
Legislaturas el tratado de 19 de septiembre de 1870, esperando
mientras tanto que el Gobierno de Honduras, en obsequio de la
buena armonia que existe entire los dos pauses, ordenara a las
autoridades de la frontera que se abstengan de ejercer acts de
jurisdicci6n en la margen izquierda del rio Coco, hasta que se
decide lo que sea convenient, entire los dos Gobiernos, ofrecien-
do U. S. la reciprocidad.
Saqueados y casi destruidos los archives del Gobierno en las
dos filtimas funciones de armas de que ha sido teatro esta capi-








92 SJECRETARiA DE RELACiONES EXTEk1IORES


tal, no se encuentra el tratado de 19 de septiembre de 1870 ni
los trabajos de la comisi6n a que sirvi6 de base. El Gobierno
de Honduras espera de su amigo y aliado el Gobierno de Nicara-
gua que se servirA comunicarle copia del referido tratado y de
los trabajos de la comisi6n que le subsiguieron.
El sefor don Francisco Alvarado, actual Ministro de Cr6di-
to Pfblico y que ha desempefiado por algin tiempo la Secreta-
ria de Relaciones Exteriores informa: que despu6s de haber sido
rechazado por la Legislatura de Honduras el convenio de San
Marcos, se ajust6 un nuevo tratado en Managua, siendo repre-
sentante de Honduras el sefor Licenciado don Ram6n Uriarte.
Segdn los informes del senior Alvarado, ese nuevo convenio no
mereci6 la aprobaci6n del Congreso. Como U. S. no hace rela-
ci6n a 61, es de suponer que haya corrido igual suerte en Nica-
ragua.
Desde que fu6 devuelto a Honduras el territorio de la Mos-
quitia, por el tratado firmado en esta capital a 28 de noviembre
de 1859 por comisionados del Gobierno de Su Majestad Britanica
y Honduras, las autoridades hondurenas han llevado su dominion
y ejercido actos de jurisdicci6n hasta la margen izquierda del
rio Coco o Segovia. Segin el despacho dirigido por el senior Go-
bernador del Departamento de la MosqUitia al senior Inspector
general del Cabo de Gracias a Dios, a 5 de junio del aio corriente,
y que me doy el honor de acompafiar a U. S. en copia autorizada,
es un hecho tan constant como notorio que desde la devoluci6n del
territorio de la Mosquitia a Nicaragua y Honduras, como acabo
de insinuar, se ha reconocido como limited jurisdiccional entire
las dos Repiblicas el rio Coco o Segovia.
El Gobierno de Honduras, al efecto, ha dispuesto en virtud
de contratas, de las maderas existentes en la margen izquierda
del Coco y de sus tributaries; todo a vista y paciencia y con per-
fecto conocimiento de las autoridades de Nicaragua.
Desde el primero de marzo de 1865, se celebr6 una contrata
para cortar maderas con Mr. William Vaughan; contrata que fu6
posteriormente confirmada, que se ha estado cumpliendo y que
se concluye hasta el ano pr6ximo de 1876, como podra U. S. in-
formarse, por las copias inclusas.
Con vista de estos hechos, de evidencia notoria, y que no
dan. lugar a duda alguna, acerca de la posesi6n actual de Hondu-
ras en los territories que se extienden hasta la margen izquier.
da del Coco y que se consideran y han donsiderado como los 11-
mites de la Mosquitia hondurefa, el Gobierno de Honduras no
ha podido menos de sorprenderse de las recientes pretensiones
del sefor Gobernador de Gracias a Dios.
Honduras, por consiguientemente a lo que dejo expuesto,
no podra menos de conservarse en la posesi6n que ha tenido de









INCIDENT DE LIMITED CON NICARAGUA 93


los territories de la Mosquitia hondurefia, donde hoy existen
multitud de ciudadanos hondurenos que viven al amparo y bajo
la protecci6n de las leyes hondurenas y donde tambi6n existen
establecimientos de grande importancia y de no menor respon-
sabilidad, como el del senor William Vaughan, bajo la soberania
y bajo el credito de la Repfblica.
No habiendo habido extralimitaci6n, a juicio del Gobierno
de Honduras, de parte de las autoridades de la Mosquitia, me-
nos podria ordenarles que se retirasen de los territories que han
estado ocupando y donde han ejercido y ejercen jurisdicci6n.
El Gobierno de Honduras cree, como el Gobierno de Nicara-
gua, que esta es la ocasi6n mis propicia para arreglar definiti-
vamente los limits de ambas Repfblicas. Se espera tener co-
nocimiento de los convenios a que he venido refiri6ndome, para
resolver en su vista si deban someterse a la ratificaci6n de las
Legislaturas o nombrarse nuevos comisionados para firmar un
nuevo tratado, que concluya para siempre y defina las cuestio-
nes que puedan surgir por los limits territoriales, que a juicio
del Gobierno de Nicaragua son dudosos.
En tales t6rminos, he sido instruido por el senior Presidente
de la Repfiblica, para contestar el despacho de U. S. de 27 del
pasado julio, teniendo a much honra ofrecerme a U. S. por su
mis atento servidor.
(f) ADOLFO ZONIGA.


Senor Ministro de Relaciones Exteriores del Supremo Gobierno
de Nicaragua.

Secretaria de Relaciones Exteriores de la Repfblica de Hon-
duras.

Es conforme:
NOLASCO.



















ANEXO NUM. 5


Comunicacidn del Ministro de RR. EE. de Honduras al de
igual titulo de Nicaragua


Comayagua, 16 de diciembre de 1875.


Sefior:

He tenido el honor de recibir el respectable despacho de V.
E., datado a 12 del pasado octubre, reproduciendo el mio de 31
de agosto, sobre limits del territorio de la Mosquitia, pertene-
ciente a Nicaragua y Honduras.
Impuesto el senior Presidente del citado despacho de V. E.
y de los documents anexos, me ha ordenado centestar a V. E.,
como lo verifico, en los terminos siguientes:
El Gobierno de Honduras no ha pretendido ni pretend se-
flalar por si los limits de la Mosquitia hondurefia: ha sostenido
y sostiene que desde que aquellos territories quedaron devueltos
a Nicaragua y Honduras por Inglaterra, los habitantes de la
margen izquierda del rio Coco o Segovia han sido tenidos y con-
siderados como hondureflos, y que las autoridades hondurefas
han llevado su dominio y ejercido actos de jurisdicci6n hasta la
propia margen izquierda del rio Coco. Este hecho, aunque no
daria derecho en ningdn caso a Honduras para alegar dominion
y propiedad en aquellos territories, basta si, para conservar su
posesi6n, mientras no se definan legalmente los limits de ambas
Repfblicas.
En tal virtud y no siendo acceptable a juicio del Gobierno de
Honduras el tratado celebrado por los sefiores licenciados don
Fermin Ferrer, de parte de Nicaragua, y don Ram6n Uriarte, de
parte de Honduras, y de que V. E. se ha servido remitirme co-
pia, el Gobierno de Honduras en consonancia con lo expuesto por
V. E. en el despacho que contest, dard poderes 6 instrucciones
ad hoc al Agente diplomitico que por parte de Honduras con-
curra al Congreso de Plenipotenciarios que deberg reunirse en
Guatemala, procurando asi economizar tiempo y gastos, y espe-







96 SECRETARIA DB RELACIONES EXTERIOBES


rando que el Gobierno de Nicaragua hard lo mismo que el de
Honduras.
Seria demasiado indicar a la alta ilustraci6n de V. E., que
en el Animo del Gobierno de Honduras no entra ni muy remota-
mente la intenci6n de hacer disputes o cuestiones por territories
desiertos que debiamos ocuparnos de cuidar de consuno y en
provecho comdn, y que al sostener la posesi6n real que tenemos
en la margen izquierda del Coco, el Gobierno de Honduras obe-
dece menos a sus propias inspiraciones de bien comprobado cen-
troamericanismo, que a los intereses creados en aquel territorio
y al sentimiento piblico fuertemente pronunciado en nuestros
departamentos del norte.
Con sentimientos de la mIs alta consideraci6n, me es grato
reiterarme de V. E. atento seguro servidor.

(f) ADOLFO ZONIGA.


Al senior Ministro de Relaciones Exteriores de la Repfiblica de
Nicaragua.

Secretaria de Relaciones Exteriores de la Repdblica de Hon-
duras.

Es conforme:
NOLASCO.


I ..-* :.;




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs