• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Prologo
 A manera de explicación
 La frontera
 En el Umbral
 La tragedia del sucre
 Evocacion del cosmopolita
 Bajo el signo del sable?
 Teoria de pasto
 Berruecos, encrucijada de...
 Viñeta tropical
 El hotel y sus alrededores
 Matices raciales
 La ciudad alegre y confiada
 El culto de honor
 El valle del Cauca
 El jardin de Academos
 Interpretacion laica de la semana...
 El encanto de Popayan
 Elogio de la "Neura"
 Doctores y maestros
 Parentesis eclesiastico
 Rezagos coloniales
 Sobre las huellas del libertad...
 La ciudad de las puertas abier...
 Su majestad el cafe
 El cable aereo
 De Armenia a Bogota
 La villa del Aguila Negra
 La atenas suramericana
 El sentido de la cortesia
 El carameleo, institucion...
 Contrastes Santafereños
 La democracia
 El salto del tequendama
 Divagaciones politicas
 La prensa bogotana
 Parlamentarismo colombiano
 El estado y la Iglesia
 La apoteosis de la maquina
 Radiografia del bolivarianismo
 La moderna poesia colombiana
 Monroismo tropical
 Arboles y flores
 El sentido tragico de la vida
 El secreto de Honda
 Biografia sintetica del Magdal...
 El tropicalismo
 La Judea Colombiana
 La carrera tras de la fortuna
 Medellin, 21o centigrados
 El humor antioqueño
 La mujer en Colombia
 Barranca Bermeja
 Ensayos sociales
 La raza cosmica
 Cuando emigran las golondrinas
 El arte olvidado
 Leticia, drama frustrado
 Perfil de Barranquilla
 El acueducto, monumento urbano
 En los dominios de la "United"
 Los filtros de la locura
 Cultura popular
 Hoteles de Colombia
 Cartagena de Indias
 Expresiones peculiares de...
 Epilogo
 Indice de materias






Title: Itenarios del trópico (Colombia del Pacífico al Atlántico)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078533/00001
 Material Information
Title: Itenarios del trópico (Colombia del Pacífico al Atlántico)
Physical Description: xvi p., 1l., 237 p., 2 ℓ. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Díez, Jorge A
Carrion, Benjamin ( Prologue )
Publisher: Editorial Industria
Place of Publication: Quito, Ecuador
Publication Date: 1944
 Subjects
Subject: National characteristics, Colombian   ( lcsh )
Description and travel -- Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo de Benjamín Carrión.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078533
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAQ3425
oclc - 01803010
alephbibnum - 000137351
lccn - 45000542

Table of Contents
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Prologo
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
    A manera de explicación
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    La frontera
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    En el Umbral
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La tragedia del sucre
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Evocacion del cosmopolita
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Bajo el signo del sable?
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Teoria de pasto
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Berruecos, encrucijada de la historia
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Viñeta tropical
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El hotel y sus alrededores
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Matices raciales
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    La ciudad alegre y confiada
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    El culto de honor
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    El valle del Cauca
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    El jardin de Academos
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Interpretacion laica de la semana santa
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    El encanto de Popayan
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Elogio de la "Neura"
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Doctores y maestros
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Parentesis eclesiastico
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Rezagos coloniales
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Sobre las huellas del libertador
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    La ciudad de las puertas abiertas
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Su majestad el cafe
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    El cable aereo
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    De Armenia a Bogota
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    La villa del Aguila Negra
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    La atenas suramericana
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    El sentido de la cortesia
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    El carameleo, institucion nacional
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Contrastes Santafereños
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    La democracia
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    El salto del tequendama
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Divagaciones politicas
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    La prensa bogotana
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Parlamentarismo colombiano
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    El estado y la Iglesia
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    La apoteosis de la maquina
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Radiografia del bolivarianismo
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    La moderna poesia colombiana
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Monroismo tropical
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Arboles y flores
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    El sentido tragico de la vida
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    El secreto de Honda
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Biografia sintetica del Magdalena
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    El tropicalismo
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    La Judea Colombiana
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    La carrera tras de la fortuna
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Medellin, 21o centigrados
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    El humor antioqueño
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    La mujer en Colombia
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Barranca Bermeja
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Ensayos sociales
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    La raza cosmica
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Cuando emigran las golondrinas
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    El arte olvidado
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Leticia, drama frustrado
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Perfil de Barranquilla
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    El acueducto, monumento urbano
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
    En los dominios de la "United"
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    Los filtros de la locura
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Cultura popular
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Hoteles de Colombia
        Page 223
        Page 224
        Page 225
    Cartagena de Indias
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
    Expresiones peculiares de Colombia
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Epilogo
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Indice de materias
        Page 239
        Page 240
        Page 241
Full Text






(O
ti


DLOI

DEL TROPICO









JORGE


A. DIEZ
u 53-' 4 ^ 1


ITINERARIOS

DEL

TROPICO


?Colombia del Pacfico al Atlntico)

Prlogo de Benjamn Carrin







Editorial INDUSTRIAL
Garca Moreno 39
QUITO ECUADOR S. A.






91' ?~
1
-'1'* -.


LAT19#
AMm~A















PROLOGO



LA COLOMBIA QUE VIO JORGE A. DIEZ.

Corre no s qu estremecimiento
feliz por la tierra, y an creo que
asoman ngeles a las ventanitas del
cielo, cuando un autor da con SU
tema.
JOSE CARNER


Ante todo, gracias a Jorge Diez, por
ofrecerme la oportunidad de recorder a
Colombia, tierra y aire buenos para el de-
sarrollo fecun.do de la plant llamada hom-
bre, y para esa -planta que, como ya lo
dijera alguna .vez, "se duda si es rbol
o es idea, el caf"; tierra con clima tem-
plado para la cultural, y. horizontes am-
amplios para la esperanza humana.








Una de las aptitudes personales ms al-
tas, y seguramente ms difciles de lograr
perfeccin, es la aptitud para el viaje. Por-
que ser viajero es ser estudiante del mun-
do, aprendiz del paisaje y del-sol, alumno
de la ciudad y el museo, del hotel y la
calle. Ms fcil es aprovechar una clase
de matemticas o lenguas muertas, que
similar las lecciones que, en un viaje nos
ofrecen la naturaleza y el hombre a lo
largo del camino.
No s si algn catalogador de hombres,
haya hecho la clasificacin de los viajeros.
Pero en las largas andadas que hemos he-
cho por las veredas del mundo, en ese
acercamiento familiar que produce el fe-
rrocarril, el barco o el hotel, henmos ha-
llado las ms varias expresiones humans,
las ms diferentes formas de reaccionar
ante el espectculo del descubrimiento.
Existe el viajero cargado de literature,
lleno el espritu de la historic y la novela
de los lugares que visit. Hombre, ms que
de descubrimiento, de comprobacin. Ese
en muchas ocasiones, es el viajero desilu-
sionado. Se indigna al no poder usar t-









nicas abiertas para recorrer la Acrpo-
lis-como en los tiempos de Frin -por-
que lo acosan los mosquitos de la moder-
na Grecia, que sali con malaria al encuen-
tro de Lord Byron. Sufre al hallarse con
burlescos hombres de camisa negra en torno
a las piedras milenarias del Foro, donde
antafio departan Scvola y Catn y resona-
ba el "Quosque tandem".... de Cicern
a Catilina. Se desencanta en Florencia,
sobre las cenagosas yamarillentas aguas
del Arno-del Arno de verdad-al recor-
dar que sobre el Puente Viejo haba camina-
do el Alighieri, y departido con bells efe-
bos, sobre la vida, el arte y la belleza, Leo-
nardo de Vinci.
Existe el viajero enriquecido de entusias-
mo, de Baedeker y de ingenuidad. Ese, de-
bera tener un abono gratuito y permanent
de la Agencia Cook, y tarjetas de pase li-
bre en todos los hotels, teatros y museos
del mundo.
Existe el viajero que busca los mejores
colchones y las mejores mesas en los mejo-
res hotels del mundo. Existe el coleccio-
nista de rios. El que camina, desafiando


VII








todos los peligros, millares de kilmetros
para bailar, una vez en Singapur, otra en
Ro y luego en Pars-cuando an Pars
era de los hombres y no de las bestias -, el
mismo aire montono de rumba cubana, en
cabarets internacionales, siempre parecidos.
Existe el viajero-y ese es el que ms
nos llega por aqui -que, como Agente, de
Salubridad Pblica, anda haciendo la vigi-
lancia de los defects de confort de todaslas
ciudades que visit.
Pero, entire todos ellos, existe el viajero
de ojos limpios para recibir las lecciones del
camino. El viajero con vocacin de hori-
zontes. El hombre cabal para el aprendi-
zaje de emocin y de jbilo, de ciencia y de
belleza, que slo puede drnoslo ese gran
catedrtico: el mundo.
Jorge Diez visit Colombia con los atri-
butos de viajero de esta calidad: honda sim-
pata por la tierra visitada, tronco y honta-
nar de su estirpe; espritu penetrante; ri-
queza de cultural para el contrast mental;
poder de anlisis capaz de ver no slo la
superficie, sino de bucear la hondura de las
cosas. Y un cierto atravesamiento irnico


VIII









de los ojos, que se traduce en un atravesa-
miento irnico de la expresin, para encon-
trar y luego decir el lado pintoresco y abi-
garrado de las cosas vistas.' Todo esto am-
parado por una sinceridad valiente y vi-
ril -demostrada a lo largo de una recia vi-
da de polemista y escritor de combat que
no excluye el cario para lo descrito, sino
que lo comprueba.
Mucho habra que agregar acerca del
saber decir de Jorge Diez. Estilo in-
cisivo, rpido, ligero; facultaa de colorear
y objetivar cuadros e ideas y eso que es ya
dominio medianero con el huerto de la poe-
sa : el poder de alusin, la facultad de acer-
camiento de las cosas, para ofrecerlas al
lector ms suyas, ms amigas. S, much
habra que hablar sobre los medios expre-
sivos de Jorge Diez. Pero quien se aden-
tre en el libro -para no salir sino por la
puerta de la ltima pgina debe tener las
sabrosas primicias de este descubrimiento,
si es que antes no ha ledo ya, en las ms
altas y prestigiosas columns de la prensa
ecuatoriana, algo de lo much y bueno que
su autor ha escrito.









A travs de las pginas de "Itinerarios
del Trpico", corren los elements para
ciertas afirmaciones sobre lo colombiano,
qu el autor propone y que yo, -aprendiz
de colombianidad, pues curs dos aos en
sus aulas fecundas suscribira:
Afirmacin de naci.onalidad, segura, ina-
pelable, viril. Y como corolario de esta al-
tsima virtud, la exaltacin de las excelen-
cias nacionales, de la propia capacidad y
del propio valor, basta limits que se aveci-
nan a la exageracin.
"Carameleo", o sea facilidad para la pro-
mesa amable, llena de finezas y adornos, no
siempre seguida de cumplimiento. Pro-
pensin al eufemismo, al rodeo verbal, que
da al espaol de los colombianos una sin
igual ductilidad, justamente apropiada pa-
ra los pases y quites del "carameleo".
Recia vocacin para mantener la liber-
tad, la dignidad, el decoro del hombre. El
espectculo colombiano, en medio de la
gran farsa democrtica que estn viviendo
la mayora de los pueblos de Amrica, es
algo confortante y ejemplar. Colombia es









una de las dos o tres "zonas libres" que exis-
ten en el mundo.
Delicadeza spiritual, riqueza de sensibi-
lidad, que adoptan formas exteriores de
inmensa variedad -desde esa, tan latina y
tan culta, de dar migas de pan a los pajari-
tos en los parques, hasta aquella represen-
tada por un letrero que se pone en cier-
tas calls: "No toque la sirena, enfer-
mo grave en esta cuadra" .... Alta ca-
lidad humana, que se traduce principalmen-
te en los refinamientos de la cortesa
national.
Vocacin poderosa de sus hombres de
cultural, hacia la expresin trascendente de
la angustia humana, en sus formas ms pro-
fundas .... Sus ms grandes poetas, des-
de Pombo, el de La Noche de Tinieblas,
han abordado como nadie en Amrica, las
eternas interrogaciones del hombre: Jos-
Asuncin Silva, que precipit su viaje en
busca de la verdad que lo atormentaba,
Valencia, el de Anarkos. Porfirio Barba
Jacob, el de La Cancin de la vida pro-
funda .... Y -asi con esa trascendenta-
lidad angustiada, dicen su mensaje los dos








novelistas -signos de la novel americana:
el primero, el romntico colombiano Jorge
Isaacs; el segundo, el realista colombiano
Jos Eustasio Rivera.
Es aqu quizs donde cabran las finas
observaciones contenidas en algunos de los
captulos del libro de Jorge Diez. Por
ejemplo, el capitulo llamado "La Villa del
Aguila Negra", donde hallamos esta afir-
macin: "Es la de la muerte, en definiti-
va, la primera idea que sugiere la ciudad".
O aquel otro ttulo "Elogio de la Neu-
ra". Y aquel sugestivo, y tan agudo' so-
bre "El Salto del Tequendadama", el si-
tio donde suelen suicidarse los bogotanos".
Y an ms ese otro-que nos recuerda, con
ligera variante, la obra capital de Uramu-
no:- "El sentido trgico de la vida".
Pero, comentario especial- y siempre
renovado e insistente-deberfa dedicarse a
las pginas de Jorge Diez, destinadas a
contarnos su viaje a travs de la cultural
colombiana. Porque es en ellas cuando el
autor paga una deuda de viajero que to-
dos deberamos pagar: decir en nuestras
tierras-donde haya tanto talent literario,


XII









tnta vocacin espiritual- todo el alto de-
coro, la pulcritud mental, conque los hom-
bres de inteligencia cumplen sus deberes
para con la cultural en Colombia. Si al-
guna vez el recuerdo de Atenas tiene una
exacta significacin, es cuando se lo aplica,
refirindose a la vida spiritual dolombiana.
Yo soy deudor de deuda grande para
con esa tierra priviligiada. Buenas y be-
llas horas de dilogo. Aprendizaje de to-
dos los moments, en ambiente de "sere-
nidad apasionada", en el que los temas
fluyen caudalosamente, rozando categoras
y nociones, sin jams llegar a esa zpna
prohibida, en que los hombres se aproxi-
man a la violencia mental, por divergen-
cias polticas o religiosas. Artes plsticas,
literature, msica, hiltoria: toda la gama
polifnica del problema esttico. Y yo sa-
ba que, entire los platicadores, haba el
catlico fervoroso, junto al comunista, al
librepensador, al escptico de la poltica,
al evasivo de la realidad. Todos ellos,
- milagro colombiano-podan estar juntos,
hablar, acercarse para "el comercio de las
ideas".

XIII









No encontr nunca en Colombia tierra
de seguridad intellectual -esa pobre y pe-
nosa actitud de los hombres de pensamiento
en otras tierras: avergonzarse de su afi-
cin por cosas de arte, especialmente en
poesa. Hombres conocemos que, habiendo
tenido vocacin potica, la ocultan como
cosa indecente, como una enfermedad de ju-
ventud, porque creen que eso les perjudica
para su xito en la poltica, en los nego-
cios, en la vida. Y que violentan su tem-
peramento, por aparecer realistas, prcti-
cos, enemigos de "esas tonteras"......
Mientras tanto en Colombia un hombre
como Eduardo Santos, antes. durante y
despues de haber llegado a las cimas del
Poder, no olvid jams de buscar el ltimo
libro-novela, poesa, ensayo-donde su
librero habitual. Y era possible conversar
con l, al par que sobre los magnos proble-
mas politicos mundiales, sobre la poesa de
Valery, las novelas de Toms Mann, los
conciertos de Stokowsky, los cuadros de
Dali ..... E interrogaba por los moder-
nos novelistas ecuatorianos, a los que cono-
ca; por los poetas, los pintores y, tambin,


XIV









los politicos. Pero, naturalmente, en pla-
no secundario...... Una ocasin, cuando
inaguramos la exposicin del libro ecuato-
riano en Colombia -acto al que concu-
rri Eduardo Santos como Presidente de la
Repblica y como intellectual de inquietu-
des poderosas -en moments en que una
recitadora cubana, Dalia Iiguez, deca
los "Microgramas", de Carrera An-
drade, el Jefe del Estado colombiano,
aproximndose al Ministro del Ecuador, le
dijo al odo: "Qu bello! esto me recuerda
las "Histoires Naturelles", de Jules Re-
nard" .. La exactitud de la cita, rivali-
za aqui con la ocasin y la altura del per-
sonaje que la empleaba.
Coincido plenamente con Jorge Diez, en
sus observaciones sobre los dos aspects
ms edificantes de la vida colombiana: este
de la cultural, que se lo recoge en la lectu-
ra del peridico, en la concurrencia a la
exposicin de arte, en la calle, en todas
parties. Y aquel otro de la prctica efec-
tiva de la libertad humana, sobre todo en
esta poca hipcrita, en que nos encontra
mos a ciertos "defensores de la democra-


XV









cias", ejerciendo satrapas repugnantes den-
tro de su propia tierra.
Nuevamente gracias a Jorge Diez, por
haberme ofrecido esta bella oportunidad de
recorder a Colombia, desde el alto lugar
de las pginas de honor de su gran libro
"Itinerarios del Trpico". Libro de via-
jero de ojos limpios y alertas, de socilogo
amable, capaz de aprehender las realidades
y utilizarlas en su laboratorio spiritual,
para presentarlas valientemente, bellamen-
te. Libro de gran escritor, en suma.
BENJAMIN CARRION.


XVI


















Quien se acerque al mundo, armado de

comprobaciones y estadsticas, contemplar

un mundo convertido en tienda de ropas

hechas. En cambio, el mundo, como la

mujer, se acerca dichoso al poema del ena-

morado, si este es un enamorado autntico.


HERMANN de KEYSERLING


Cada pas es, para nosotros, no una tie-

rra extraa, sino una nueva confirmacin de

nuestras esperanzas y de nuestros dolores.



ILYA ERENBURG


-A-























A manera de explicacin


Un horizonte que se descubre es una ventana
abierta a la sorpresa. Al travs de ella hemos de
atalayar el ancho mundo. Y por ella, el mundo
ha de sorprender tambin el secret de nuestro
descubrimiento. No est rodeado de misterio, en
el present caso. Ni de oscuras complejidades.
Pues, todo no consiste, en definitive, sino en man-
tener los ojos abiertos mientras se camina. En
procurar ver lo que se mira. Para no identificar
nuestra postura con la actitud onirica del sonm-
bulo. Si, a pesar de todas estas precauciones, no
hemos visto todo lo que debe verse o lo hemos
visto deformado, la culpa es de los rganos de los
sentidos defectuosos, no de los sentidos mismos.


-1-











Por qu acusarnos, en efecto, de astigmatismo,
si nacimos con espejos cncavos o convexos en el
sitio donde otros tienen las pupilas?
Es frecuente en los espritus lcidos cierta dis-
posicin de nimo, que es afn de comprender.
Porque el que ha aprendido a entender, sabe asi-
mismo interpreter. La exgesispo es, en ltima
instancia, sino el grado ms alto de la asimilacin.
Y sta, justamente, debe ser la disposicin de ni-
mo del viajero en estas comarcas proclives a la
hiprbole. No es el caso tampoco de "saber com-
prenderlo todo para todo perdonarlo". El "per-
donar" no es, en rigor, atributo del hombre en
trance de captar.- El perdn deriva de la autori-
dad. Y el que est en capacidad de descubrir,
insina apenas el intent de conquistar la auto-
ridad.- Lo sera, ms bien, el elogiar. Pero, es
saludable, es honest el elogio indiscernido?
Nuestra f en los destinos del trpico y en la
vitalidad de la raza, nos ha llevado a esta aventu-
ra. Hemos ido a ella, lealmente. Apoyados, me-
nos en la conciencia de nuestro saber, que en la
garanta de nuestra sensibilidad. No hemos pen-
sando jams slo en el "nuevo" pas por cono-
cer. Pero si en la entraa de Amrica que deba-
mos explorer. En la "otra" patria americana, que
nos abra, generosa, sus puertas para enriquecer


-2


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


nuestro conocimiento. Que rompa su silencio,
bloqueado de interrogantes, para decirnos su men-
saje. Y hemos procedido, entonces, con la mis-
ma desaprensin, acaso, pero con la misma ter-
nura, que si se tratara de un "redescubrimiento"
de nuestra propia patria. Para la que nos senti-
mos obligados a no economizar nuestros reparos.
Ni a silenciar nuestro desacuerdo...
Obedece adems este libro una suerte de
note book de periodista a la afirmacin de una
teora. La teora de "dar" y "recibir" de Waldo
Frnk. Al travs de nuestras andanzas por el
territorio colombiano, recibimos. Recibimos vi-
da, emocin, experiencia. Para merecer todo esto,
debemos dar, a nuestra vez. Estamos obligados,
reciprocramente, a devolver. La nica posibilidad
que tenamos de cumplir con este deber era, de
regreso a nuestra patria, realizar 'algo en ella.
Qu much, pues, que hayamos logrado crear
esto, que esperamos que todos, Colombia incluso,
han de aceptar? No hemos querido que, por no
hacerlo, se diga que no hemos, "vivido en Colom-
bia". O que nuestro espritu ha muerto ,en ella.
Ya que su reto el reto a la creacin hemos sen-
tido palpitar, llenos de angustia, desde el momen-
to en que traspusimos la frontera...
Tenamos una deuda con Colombia. Y quiz
una deuda con nosotros mismos. La hemos sal-


-3-










A. D I E Z


dado? Hemos tratado de hacerlo, en todo caso.
Aunque para ello hemos debido ampararnos en la
lucidez mental del maestro norteamericano. Cu-
yas palabras, por lo mismo, no vacilamos en ha-
cerlas nuestras: "No es posible- proclama to-
mar a Amrica como objeto de capricho. No es
possible cortejarla y jugar con ella para luego envi-
lecerla y explotarla. El hombre que lucha por
convertirla en carne de su espritu, merece perdn
si en la hora creadora se olvida de alabarla...
Pues, al poner de relieve sus faltas, sus vicios y
sus peligros, convirtela en carne de su carne".


La Frontera

Se dira que la Naturaleza previsora hubo de
realizar este profundo corte en el terreno, llamado
por la Geografa Rumichaca, para sealar la fron-
tera. Pero que, como arrepentida de'su obra di-
ferenciadora, permiti la formacin de un puente
natural para que dos pases puedan comunicarse
y establecer un ntimo contact. A pesar de las
barreras aduaneras. En este sentido, Rumichaca
- oscuro punto geogrfico- llega a adquirir la
categora de un smbolo. Pues, une, al par que
divide. En la misma forma en que los intereses
de los pueblos los acercan unos a otros cuando si-


- 4-


J 0 R G E









ITINERARIOS DEL TROPICO


mulan distanciarlos. No queremos career que una
simple formula diplomtica determinara el hecho
de que, en este mismo lugar, un abrazo presiden-
cial evidenciara la amistad de dos Estados. Jus-
tamente en los moments en que el espritu del
odio y de la destruccin se enseoreaba en otros
continents.
No obstante, las fronteras son las fronteras. Y
mil detalles elocuentes se encargan de advertr-
noslo. "Aqu terminal un pas y comienza otro".
"De aqu no se puede pasar sin llenar las formali-
dades legales", parecen decirnos. Para qu, si
no, estn los edificios de las aduanas? El hom-
bre que cree que es libre de desplazarse a travs
de las rutas del planet, obedeciendo a su sla
voluntad, aqu acaba por desengafiarse. Y so-
meterse a complicados trmites, si no prefiere vol-
verse atrs. Los egosmos nacionales hacen que
los pueblos se defiendan unos de otros con una obs-
tinacin digna de mejor causa. No hay, pues,
ms remedio que rendir nuestro tributo a esta ac-
titud injusta y casi hostile. Y presentar nuestros
pasaportes. A la vez que library nuestras valijas a
la indiscrecin de los aduaneros...
Pero, qu duda cabe que una frontera es algo
ms que eso? Una frontera es adems el misterio-
so teln que, al descorrerse de pronto, nos va, a
revelar un episodio insospechado de nuestra come-


-5-









A. D I E Z


dia cotidiana: El descubrimiento de un nuevo
pas. Con todas las sorpresas que trae aparejadas
una semejante aventura< Y a la vez por qu no
decirlo?- hasta con todas las decepciones. Anhe-
lantes preparamos el nimo para este extrao es-
pectculo. En el que vamos a ser espectadores y
actors, simultaneamente. Cuidando, eso si, de
no denunciar nuestras emociones. Ni de traicio-
nar nuestros sentimientos. Al fin y al cabo, no
es una nueva fraccin del mundo lo que tenemos
por delante? Aquellos que aseguran que "la hu-
manidad es montoma como un bostezo", decidi-
damente, no se han ditenido a meditar en todas
las variedades que el ser human present so-
bre la tierra. *
Decir "trpico", por ejemplo, para ciertos es-
pritus superficiales, es como mencionar una vas-
ta zona del planet, en la que los pueblos se pa-
recen unos a otros, como los coaches que fbrica
en series master Ford. El periodista -norteamerica-
no Duncan Aikman, ponemos por cso, no acier-
ta a explicarse el sentido del sentimiento nacio-
nalista indo-americano. "La arquitectura edili-
cia de un pas dice no difiere de la que mues-
tran sus vecinos. Las costumbres, la cosina y
las maneras, no registran mayors cambios que
los observados en los Departamentos del Estado.
de Iowa. La conduct poltica de los dirigentes


- 6-


J 0 R- _G E









ITINERARIOS DELI TROPICO


es casi la misma. No existen variantes percep-
tibles en el idioma de uno y otro lugar. Se con-
cluye por career que el nacionalismo de las repbli-
cas latino-americanas se reduce a una hueca forma-
lidad de banderas, himnos y trmites de aduana".
Sin embargo..,. el mismo Duncan Aikman aca-
ba por admitir qu existen profundas diferenci.as
culturales y raciales entire los latino-americanos.
Y que un hombre de la Argentina no se parece al
de Venezuela. En igual forma que un chileno es
distinto de un brasiler. Pero esto no es todo.
Porque ni siquiera los habitantes de los pauses lla-
mados tropicales somos enteramente semejantes.
Y estas diferencias son, casualmente, las que nos
intrigan al atravesar la frontera de Colombia.
Porque lo que nos interest no es tanto saber cmo
es el pas. Sino cmo son sus habitantes. Pues-
to que, en este libro, igual que en ese delicioso
"Mundo en que vivimos" de Van Loon, el hom-
bre es lo primero. Lo dems no es sino el deco-
rado ms o menos pobre, ms o menos fastuoso,
ms o menos alegre, ms o menos melanclico del
que forzosamente debemos servirmos para presen-
tar, aunque sea en una forma fragmentaria, el
drama del hombre. Desde luego, una vez que
conozcamos el desenlace del drama de nuestras
valijas en la aduana...


-7--












En el Umbral

La primera sorpresa que Colombia reserva al
visitante es un ttulo acadmico. Me refiero al
turista que no tiene absolutamente la apariencia
de un atorrante o de un estpido. Apenas haba
puesto los pies en la plaza principal de Ipiales-a-
vanzada austral del Departamento de Nario
- cuando fui asaltado por una turba de changado-
res, mozos de cuerda y choferes, que provocaban
una pintoresca algaraba: "Doctor le llevo
las maletas". "Doctor, el equipaje". "Un carro
a la orden, doctor". Hube luego de dirigirme a
la aduana a llenar ciertas formalidades. "En
qu podemos servirle, doctor"? fu el interrogante
que aflor a los labios del empleado encargado
de atenderme.
Tengo noticias de algunas regions del Brasil,
donde la cortesa, la politesse, que dicen los fran-
ceses, es llevada a extremos tan cmicos, que no
hay funcionario, por modesto que sea, a quien no
se le confiera el tratamiento de "excelencia".
Tambin me ha sido dado a conocer cartas oficia-
les dirigidas por instituciones italianas a autorida-
des de segundo o tercer orden de mi pas, encabe-
zadas por este resplandeciente epgrafe: "Al Ilus-
trsimo Seor Doctor Don..." Sin embargo, no
dej de causarme extraeza esta generosa mana


-8-


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERA RIOS DEL TROPICO


de prodigar el doctorado.
Existe, acaso, por estas regions la conviccin
de que todo aquel que tiene un aspect ms
o menos decoroso debe, por fuerza, ser doctor?
Se llama doctors a los mdicos, a los abogados,
a los curanderos, a los agrimensores, a los botica-
rios y a los sacamuelas. Y hasta a los comercian-
tes, a los arquitectos, a los empricos y a los co-
misarios de polica. Todos parece que llevaran
el ttulo respective grabado en alguna parte, como
los carteros, los conductores de tranva, los mayor-
domos de los hotels y los acomodadores de los
teatros. De todos modos, este detalle d una gra-
ta impresin del espritu altamente corts de es-
te pueblo. De una cortesa un tanto burlona, qui-
z. Un tanto irnica. Pero comedida y amable,
al fin. Que contrast, sobre todo, con la seque-
dad, con la spera y huraa actitud del habitan-
te del antiplano del Ecuador...
Y es que el colombiano, por encima de todo es,
un expert psiclogo. Y sabe estimar en su just
valor las ocultas reserves de la vanidad humana.
Qu ms d, en efecto, llamar a un pisco seor
o doctor, si con un ttulo que no cuesta nada con-
ceder, habremos de alcanzar, en reciprocidad, lo
que de otro modo no sera fcil conseguir? No
es, por otra parte, una actitud encomiable el esfor-


-9-













zarse por proporcionar una inesperada satisfaccin
a nuestro prjimo? Claro que en esto hay algo de
humillacin y de estafa. Hasta de tomadura de
pelo, si se quiere. Pero la educacin, las buenas
maneras, realizan el milagro de cubrir con la for-
ma todo lo que hay o pudiera haber de inconfesa-
ble detrs de ella. Y la forma, al fin y al cabo, es
fundamental en la vida de la relacin...
Cuentan, apropsito, la siguiente ancdota: Un
joven abogado ecuatoriano, muy pagado de su fla-
mante ttulo, hubo de emigrar a Colombia. Va-
gando el primer da por la plaza de San Victori-
no de Bogot, tuvo que, resignadamente, hacer
frente al obstinado asedio de un chico limpiabotas:
"Le embolo, doctor. Doctor, le embolo". Le in-
trig tanto a nuestro compatriota el que se cono-
ciese tan pronto su calidad, en una ciudad extran-
jera a la que acababa de llegar, que no pudo me-
nos de interrogarle asombrado: "Y cmo sabes
que soy doctor?" A lo que el granuja, revolvin-
dose como una avspa, replic: "Es que aqu a
cualquier pendejo se le llama doctor".
Hay indicios de que la juventud colombiana de
de la hora present trata de reaccionar contra es-
ta costumbre. Y que la reaccin es tan exagerada
como la costumbre misma. Puesto que hasta a
los doctors autnticos se les quiere escamotear


- 10 -


A. D I E Z


J 0 R G E









ITINERARIOS DEL TROPICO


sistemticamente el ttulo. No est del todo ml.
Pero lo siento por algunos amigos mos, tan acos-
tambrados a su doctorado gratuito, que van a ex-
perimentar una penosa impresin, al orse llamar
por su nombre a secas. Cuando se es doctor, de
todas maneras, se es alguien por estas comarcas.
Pero ahora, qu va a ser de ellos, si a las nuevas
generaciones'se les ha ocurrido la idea siniestra
de degradar al cincuenta por ciento de los
colombianos?

La Tragedia del Sucre

Pero, as como uno se siente un tanto ascendi-
do, al entrar en Colombia, y de Fulano, simple-
mente, pas a ser el doctor Fulano, en la esfera de
lo econmico, por el contrario, uno sufre una te-
rrible disminucin. Pues, si lleva ochenta sucres
en la carter, por ejemplo, los tales ochenta sucres
se reduce automticamente a diez miserables pe-
sos Es esto just? Porque uno admitiera sin
protest que los ochenta sucres se convirtieran en
setenta y cinco, en setenta, hasta en sesenta pesos.
Pero, en diez! Eso ya es una broma pesada. Y
no porque no estimemos que la moneda colombia-
na no es lo suficientemente noble como para valer
ocho veces la ecuatoriana. Sino, simplemente,
porque con un peso no adquirimos en Colombia lo


- 11 -









J 0 R 3 E A. D I EZ


que con ocho sucres en el Ecuador. O en otros
trminos: Porque el poder adquisitivo del peso no
es ocho veces mayor que el del sucre. Y enton-
ces uno intuye oscuramente como que hay algo de
estafa en todo esto. Cmo pagar, verbigracia, un
peso por un objeto que unos kilmetros ms al sur
vale cuatro o cinco sucres?
Yo no aconsejara a nadie que, en Colombia, ha-
ga el clculo de sus gastos en sucres despus de pa;
gar en pesos. Primero, porque se le formara un
lo. Y, segundo, porque acabara por career que
se ha vuelto inopinadamente loco. Y que est
gastando el dinero en una forma insensata. En~
un restaurant, no es raro que un almuerzo co-
rriente le cueste tres pesos. Quien dice tres pesos
no ha dicho, evidentemente, gran cosa. Pero si
hace el clculo en moneda ecuatoriana, le resultan
nada menos que veinticuatro sucres! Y veinti-
cuatro sucres, vamos, es un precio bastante equita-
tivo para seis almuerzos decentes. Es para deses-
perarse. Porque esto conduce tambin a la siguien-
te reflexin: Y yo slo he-sido capaz de tragar-
me lo que normalmente ingieren seis personas?
Colombia me est tornando un Pantagruel, acaso?
De muchacho me ensearon que las leyes econ-
micas eran una cosa tan inflexible e inmutable co-
mo la propia ley de la gravedad. Y algo le queda


- 12 -









ITINERARIOS DEL TROPICS


a uno de los studios de economa que ha realiza-
do en su vida. Uno est seguro, por ejemtplo, de
que no son los artculos de primera necesidad
los que suben. Sino que la moneda baja. Pero en
Colombia, mientras ms sube la moneda, ms su-
benr tambin los artculos de primera necesidad.
As, cuando el peso vala dos sucres cincuenta
o tres sucres, un lomito con patatas se lo conse-
gua hasta por cuarenta centavos de peso. Pero,
hoy, que el peso cuesta ocho sucres, no se le con-
sigue ni por ochenta. En qu quedan las inmu-
tables leyes econmicas? Pues, en que un lomito con
patatas es algo ms serio y consecuente que las ta-
les leyes. Porque, aunque es verdad que en el
transcurso de los das ha variado de precio, no es
menos cierto que su sustancia no ha cambiado ja-
ms. Un lomito con patatas representa,hoy la
misma cantidad de albuminas, de protenas, de
fcula y de sustancias grasas que el mismo plato,
en 1.925, pongo por caso....
Tengo para m que, con esto de la moneda, los
colombianos sufren de un fenmeno de espejismo,
que llega ya los lmites de lo dramtico. Pues
creen que mientras ms cara es su moneda, ms'ri-
cos se vuelven. Y es, exactamente, todo lo con-
trario. Porque si es evidence que, el dquiparar el,
peso al dolar, permit calcular las fortunes en d-
lares, es evidence, asimismo que el gasto se rea-


-13,-












liza tambin en dlares. Una ocasin cayeron en
Colombia,.como llovidos del cielo, veinticinco mi-
llones de dlares. Fue un golpe de azar inopinado.
El mercado se inund de oro. Tanto, que el peso
subi. Y, consecuentemente, el costo de la vida.
Los colombianos no supieron, de pronto, qu ha-
cer con tanto tinero. Y decidieron abrir Bocas
de Ceniza. Contratar a Paulino Uzcudum. Y
traer a Hiplito Lzaro. Pero, Bocas de Ceniza
se trag los dlares. Y Paulino e Hiplito se los
llevaron a su casa. El peso baj entonces. Y na-
turalmente, subieron los artculos de primera nece-
sidad .De suerte que, ya sea que suba o ya sea
que baje el valor de la moneda, asciende inexora-
blemente el costo de la vida. Se comprende es-
to? No se comprende. No obstante, sobre estas
contradicciones est basada la economa co-
lombiana. Y quin sabe si toda la economa del
Continente....


Evocacin del Cosmopolita

En una casa gris, exactamente igual a las de-
ms casas de Ipiales -semejantes, pot lo dems,
a las de Tulcn- hay una lpida conmemorativa.
Por ella sabemos que aqu vivi su largo exilio el
gran rebelde don Juan Montalvo. Era esta la


- 14--


A. D 1 E Z.


J 0 R G E









ITINER ARIOS DEL TROPICO


viyienda del doctor Rosero? Es muy possible.
Pero los historiadores y los biografistas se com-
placen en dejar este punto en la penumbra. De
todos modos, aqu sufri y am el insigne escri-
tor. Aqu resisti las ms crueles embestidas de
la pobreza. De la miseria, quiz. Aqu, estreme-
cido por violencias jupiterinas, descarg en folletos
de polmica y en lamentables libelos toda la ira
que le provocaban sus menguados adversaries.
Acaso de esta casa sali tambin esa jactancia
ingenua pero enorme, "mi pluma lo mat", al
conocer la muerte del tirano. Y aqu, por fin,
escribi "Los siete tratados" y "Los captulos que
se le olvidaron a Cervantes".
Estimo que, debido quiz a una maligna asocia-
cin de ideas, siempre que es preciso mencionar el
'-'Ensayo de imitacin de un libro inimitable" no
puedo menos de evocar una sustanciosa ancdota
que se le atribuye a Po Baroja. Cuentan que, en
uno de sus numerosos viajes, lleg, el novelist a un
pueblo de Castilla. Noticioso el maestro de es-
cuela de la presencia de tan ilustre husped, le
visit, invitndole a comer. Tras el gape sucu-
lento, vino la modest y tmida confesin:
-Yo tambin soy, como Ud., escritor, don
Po ...
-Ah! S? -interrog sorprendido Baroja-.


- 15 -












Y qu genero cultiva Ud.? La novela? El
teatro?
-Original, lo que se dice vulgarmente original,
ninguno -replic el dmine-. Me he solidarizado
con los grandes maestros de la Literatura. Ahora
estoy escribiendo la continuacin del "Quijote".
No fue el primero; desde luego. Ya le haban
precedido Avellaneda, el falsificador de Cervantes,
y don Juan Montalvo....
El inmueble en cuestin es de aspect pueble-
rino y melanclico. Acaso ha sufrido algunas re-
formas. Pero nuestra imaginacin se resisted a
aceptar que algn da pudiese haber sido nuevo.
Slo en pensar que uno estuviese condenado a
vivir en semejante morada ya le entran ganas de
bostezar. Triste sino el de los hombres de inge-
nio: Vivir siempre en desacuerdo con su tempe-
ramento y con sus predilecciones estticas! Y la
larga permanencia de Montalvo en Ipiales se ca-
racteriza, justamente, por esta contradiccin.
Vivi siempre sin dinero, sin libros, escaso hasta
de indumento y atormentado por la "libido".
Igual que los grandes novelistas erticos, hermanos
Goncourt -que se turnaban en el amor de una
lavandera- l tambin hubo de hacer el "don
Juan" con "una joven del pueblo que se encarg
de arreglarle la ropa". Tres vstagos fueron la


- 16 -


A. D I E Z


1 0 R G E










ITINERARIOS DEL TROPICO


consecuencia de este humilde romance. "As su
vida -puesta entire la torturante tragedia econ-
mica y un agudsimo instinto sexual- pudo sose-
garse siquiera temporalmente en este ltimo aspec-
to", describe Oscar EfrnReyes.
Pero el inters especial que ofrece esta casa para
todo ecuatoriano, que es, a la vez, hombre de
pensamiento, es que ella evoca adems la gallarda
actitud de las autoridades locales ante la exigencia
de extradicin de Montalvo interpuesta por el
gobierno del Ecuador. Leamos lo que dice Reyes:
"Se pidi la entrega del escritor o por lo menos
su internacin. E inmensa fue la sorpresa cuando
el Jefe Municipal del Distrito de Obando no s6lo
desautoriz rotundamente la especie de "activida-
des revolucionarias e invasoras" sino que hizo-
an a trueque de irritar terriblemente el nimo de
los perseguidores- una defense calurosa y enrgica
de los proscritos ecuatorianos, principalmente de
don Juan Montalvo, "cuyo nombre -dijo- no
se poda pronunciar sino en casos grandes y con
respeto".
Y en este sentido, sospechamos que ni nosotros
mismos hemos seguido muy al pie de la letra el
sano consejo del excelente don Ramn Cern. A
quien, por lo dems, Montalvo no di muchas
muestras de gratitud, que sepamos, por su noble
respuesta ..


- 17-













Bajo el Signo del Sable?

En los das de mi permanencia en Colombia,
el pas se hallaba an en pie de guerra. Pero es-
to lo sabamos solamente por los peridicos. Que
hablaban de maniobras militares. De revistas de
aviacin. Y de evoluciones de la armada. La vi-
da civil, en cambio, transcurra plcida y tranqui-
lamente, sin la ms mnima intervencin de la bo-
ta military. Aparte de los aviones de combat
que, de tarde en tarde, critzaban el espacio, no ha-
ba otra manifestacin blica en el territorio colom-
biano. Se dira que no haba soldados en esta tierra.
Pues, ni siquiera en un sentido decorative, inva-
dan la va pblica. "En Colombia, el militaris-
mo, a pesar de ser estimulado por el conflict de
Leticia, est ms o menos estabilizado-temporal-
mente sobre la base del gobierno de la coalicin
liberal conservadora",observa Carleton Beals.
Pero yo creo oue "estabilizado" no es el trmi-
no preciso. El ejrcito est propiamente "neutra-
lizado" en Colombia. Y, polticamente, confina-
do dentro de los lmites profesionales. El militaris-
mo- ese chancro repugnante que se le peg a la
Amrica indgena en la noche lbrica de la Inde-
pendencia- aqu esta cauterizado en la prctica.
Santander, "el hombre de las leyes", pudo haber
hecho much mal a Bolvar, pero hizo un inmen-


- 18-


J 0 R G E


A. D_ I E Z










ITINERARIOS DEL TROPICS


so bien a su patria. Atacando rudamente,
en la persona del Libertador, el militarismo mes-
tizo, enseoreado de estas indefensas tierras ame-
ricanas. Como de un feudo adquirido por el derecho
de la violencia. Antes de que Sergio Pannuzio lo
dijera, ya l saba que "los militares, cuando se
bajan del caballo para intervenir en la poltica,
olvidan de quitarse.las.espuelas..."
Y de limarse las garras, aadira. Porque en
estas "cleptocracias", no cabe duda de que el
"sargentn" es el cleptmano por excelencia. De
ah que el militarismo ha constituido siempre en
Amrica la peor casta parasitaria. Pues, a una
voracidad insaciable, une la incultura propia de
la clase y el amor a la violencia, escudada en la im-
punidad. _Juzga el ya citado Beals que "al pesar
de que los militares han saquedo para ellos y han
peleado por sus propios privilegios, sus rapacida-
des deben cargarse a la cuenta de los elements
clericales y de la clase terrateniente, cuyos intere-
ses han servido en la mayora de las veces". No
lo-dudamos. Pero no por eso vamos a descargar
de su dbito esa ininterrumpida cadena de rateras
y de rapias que constitute la brillante hoja de
servicios de estos sedicentes defensores de la inte-
gridad nacional...
Si se quiere saber en qu reside el secret del
sentido democrtico de la poltica colombiana, no


-19-













se lo busque en otra parte. Ese secret reside
esencialmente en la ausencia del militarism. Pa-
ra mi, s decir que consider como un pais ideal
aquel que no vive ni deslumbrado por el brillo de
las charreteras ni ensombrecido por el ala de las
sotanas. Y en Colombia, por lo menos, las cha-
rreter as ya no tienen ningn brillo. Ni poltica,
ni social, ni econmicamente. Debido a eso puede
desarrollar sin mayores perturbaciones su capaci-
dad republican. Y dar gallardas lecciones de
Democracia a sus hermanas de la Amrica del Sur.
Todo esto, sin embargo de las largas y cruentas
guerras civiles que azotaron su territorio. Y de
esa como plaga de "coroneles" y generalses, pro-
ducto de las tales guerras. Pero hoy, si Colombia
tiene un ejrcito, apenas el Ministerio de Defensa
lo conoce. Y sus evoluciones son tan discretas
y limitadas que no alcanzan a perturbar las siestas
ni de los burgueses ms suspicaces y asustadizos.
E'nbolatar es, en Colombia, el verbo equivalent
de embrollar, de confundir. Acaso, de traspapelar.
"Se me embolataron las tijeras", suelen confesar
las mujeres. "Le estn embolatando el negocio",
cuentan confidencialmente los hombres. Tambin
el militarismo colombiano est embolatado. Defi-
nitivamente embrollado en los hilos de esa pode-
rosa red de los procedimientos democrticos. Que,
no obstante los modernos y eficaces elements b-


- 20 -


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIES DEL TROPICO


licos recientemente adquiridos, ser muy difcil de
eludir. Acaso slo una aguda crisis de insurgen-
cia popular puede provocar una reaccin de beli-
gerancia poltica en el ejrcito. Pero es muy po-
sible que esta beligerancia no se manifieste, pre-
cisamente, del lado de los aliados tradicionales...

Teora de Pasto

Cuando se llega del Sur a la ciudad de Pasto,
se cae all como lanzado violentamente por la
boca de una cervatana. Y es que el automvil
ha tenido que atravesar jadeando ese intermina-
ble tubo volcnico que simula el can del Gui-
tara. Acaba el tubo y uno se encuentra en la
Capital de Nario. Pero, es esto Pasto? aca-
ba por preguntarse desorientado o es la ciu-
dad de la torre de Babel? Porque como llueve
tan torrencialmente, uno no puede menos de su-
poner que el castigo bblico del diluvio se ha re-
producido en el Siglo XX. Y se ha abatido so-
bre esta villa pecadora. Pues, esto no es lluvia,
simplemente. Es una inundacin. Esta tempes-
tad no es de la categora de los fenmenos at-
mosfricos corrientes. Pertenece a la de los cata-
clismos csmicos. Y, por supuesto, no deja de
extraar que, a pesar de tanta agua, la ciudad
siga mantenindose en pie .....


- 21 -













Pero desde este moment se comienza a mirar
a los habitantes de Pasto como a una suerte de
series anfibios. Y referir todas las cosas un tan-
to raras que se observa a esta particularidad in-
sospechada. Si hay arroyos en la mitad de la
va -piensa uno es, naturalmente, para que co-
rran esos torrentes que arroja el cielo. Si los
pisos altos de las casas son pavimentados con la-
drillo, en vez de parquet, es, seguramente, para
conservar un poco el calor. Y si se cultiva cui-
dadosamente las pulgas en los lechos de los ho-
teles, no puede ser sino con el objeto de que las
pulgas les recuerden a las gentes, por medio de
sus indiscretas exploraciones, que no es una al-
dea lacustre que habitan, sino es una ciudad
civilizada.
Por lo demas, Pasto no sorprende mayormen-
te al ecuatoriano. No puede sorprenderle. Pues,
tiene el mismo aspect urbano antiurbano, me-
jr que Quito en los comienzos del siglo. El
mismo empedrado. Los mismos arroyos. (-) Edi-
ficaciones idnticas. Parecidas condiciones higi-
nicas, Y hasta indumentaria semejante a la de
los quiteos de antes del Centenario. Slo el
trasporte motorizado lo diferencia Y el valor de

[1] La ciudad de Pasto est hoy casi totalmente asfal-
tada.


- 22


J 0 R G '


A. b 1 E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


la moneda. Ya que si es cierto que en Quito la
vida era bastante mala, no por eso dejaba de ser
barata. En tanto que, en Pasto, sin que las con-
diciones de vida hayan sufrido una apreciable
mejora, el costo ha encarecido increblemente.
En el Ecuador pensamos que el individuo que
ms se parece al colombiano es el pastuso. En
Colombia juzgan lo contrario. Dicen que hay
muy poca distancia entire un ciudadano de Pas-
to y un ecuatoriano del Norte. Y, acaso,
ambos tienen la razn. Porque Narifio, co-
mo todas las comarcas- fronterizas, partici-
pa del carcter de los dos pauses. Lo que su-
cede es que, por haber figurado algn tiempo
como integrante de la nacionalidad ecuatoriana,
el pastuso reacciona en la forma ms spera po-
sible. para que no quede duda de su colombia-.
ni'dad. Y ante el ecuatoriano, gusta de apare-
cer como colombiano ciento por ciento. Sin que
esto haya sido bice para amenazar a Bogot
con su anexin a Quito, ante'el pretendido aban-
dono del Poder Central. Es el caso del miem-
bro de una familiar modest que logra incorpo-
rarse a otra de mayores posibilidades. Y que e-
cha mano de todos los reqursos imaginables pa-
ra hacerse perdonar su origen. De ah que la ciu-
dad que ms resistencia ofrece al vecino.del Sur
es Pasto. Hasta ha llegado a llamarle con un


- 23 -












mote despectivo. Lo que no pasa en Popayn,
por ejemplo.
Algo hay, por otro lado, en Pasto que uno no
acierta a explicarse. Ni desde el punto de vista
tnico. Ni bajo el aspect histrico. Esta ciu-
dad- igual que la de Lima -fue la ms fiel a la
corona espaola. Tanto que, ni Morillo ni el
mismo Boves aparecieron tan fanticamente rea-
listas como el indio Agualongo. Cuyas hazaas
fueron un terrible obstculo para los ejrcitos li-
bertadores. Pasto personalize su rebelda a la
Independencia en un profundo rencor a Bolvar.
Rencor que se ha trasmitido de generacin en
generacin, hasta cristalizarse en la obra de Sa-
udo. Que, a travs de un implacable anlisis
histrico, desmenuza la figure enorme del hroe
y la reduce a las ms insignificantes proporcio-
nes. Espritu de contradiccin? .Quin sabe.
Pero si slo de Pasto hubiera dependido, acaso
la Nueva Granada no habra dejado de ser co-
lonia espaola .....

Berruecos, Encrucijada de la Historia

Quiz slo al hecho de que Sucre se haya aven
turado a atravesar la montaa de Berruecos, no
obstante los prudentes avisos de sus amigos, de-
be su existencia la Repblica del Ecuador. Como


- 24 -


A. D I E Z


J 0 R G E










IN TERARIOS DEL TROPICO


nacin autnoma. Como pas libre. Amanece,
pues, a la vida entire el estruendo de una des-
carga de fusilera. Y bajo el signo de uno de los
asesinatos ms canallas de los anales americanos.
A qu vena Sucre a Quito? Mientras Bolvar
languideca en el Caribe, indudablemente, pre-
tenda realizar una gestin desesperada para im-
impedir la disolucin de la Gran Colombia. Aca-
so Quito, villa a la que cubri de gloria con su
accin de Pichincha, fuese ms propicia que
Cara.cas! Pero el destino estaba ya trazado. Y
Sucre, condenado por los patriotsa" de Bogo-
t. Qu, en nombre de la defense de la unidad
national, estaban precipitando la secesin de los
Estados. Un mero cambio de itinerario, sin em-
bargo, habra talvez dado un giro distinto al curso
de la Historia....
En el moment present no interest el que fue-
szn Flores, Obindo o Lpez los ejecutores res-
ponsables de los siniestros designio's de la "So-
ciedad Democrtica". Lo que importa es sealar
el tremendo error poltico que constituy este
crime cobarde y alevoso. Los patriotsa" san-
taferreos combatan en Sucre su fidelidad a la
causa de Bolvar. O lo que ellos llamaban "su
peligrosa inclinacin al despotismo del Liberta-
dor". Pero, por lo menos, en apariencia, se es-
forzaban tambin por mantener la unidad co-


- 25 -












lombiana. Amenazada de muerte por los sub-cau-
dillos, adueados de los Departamentos. Qu
consiguieron con la eliminacin de Sucre? Jus-
tamente, todo lo contrario. Pues, si es verdad
que a la muerte del Mariscal de Ayacucho no
tard en sobrevenir la de Bolvar, no es me-
nos cierto que ella fue como la seal para la
disolucin de Colombia. Despedazada ya por la
desmembracin de los Departamentos de Vene-
zuela. A la que sigui la de los Departamentos
del Sur. Y lo que es ms grave: de los de Po-
payn, Buenaventura y Pasto....
Todos los historiadores remarcan la circunstancia
de que el verdaderamente beneficiado con la muer-
te de Sucre fue Juan Jos Flores. Como Comandan-
te General del Sur pudo alzarse con el mando su-
premo de la nueva naciri que se constitua a ba-
se de los territories que gobernaba. No cabe du-
da. Pero si Flores se benefici personalmente, el
autntico peijudicado fue el pas que el azar le
deparara como feudo. Para la ambicin de Flores,
claro, era bastante. Pero, qu significaba para
los ecuatorianos? Cuando en 1831 se fij como
limited el ro Carchi, el ms ciego de los hom-
bres de Estado debi prever que un pas po-
bre de poblacin y de tierras, enclavado entire
dos naciones poderosas, estaba destinado a ser
absorbido en el porvenir. No obstante, el deli-


- 26-


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


rio de grandeza de un slo hombre se impuso a
todo razonamiento poltico. Y hubo de consti-
tuirse un Estado con despojos. Sin unidad y sin
coherencia. Y, en ltima instancia, hasta sin
bandera....
Todo lo que recuerda en Berruecos el gran cri-
men histrico es una estela funeraria descolori-
da y pobre. Pobre de materials. Pobre de con-
cepcin y ejecucin. No parece sino que los
descendientes de los matadores se hubiesen vis-
to obligados a erigirla a su pesar. Y que hubie-
ran dejado caer, como al acaso, esa lamentable
estructura de adobe y ladrillo en la siniestra
montaa. En Colombia, donde los piafantes cor-
celes, las brillantes alegoras y las columns de
mrmol y de jaspe dan realce a caudillos de se-
gunda categora, sorprende esta actitud de subes-
tima hacia el segundo heroe de la Independencia.
Ni siquiera un busto corona el melanclico mo-
numento. Apenas un retrato borroso y tosco, re-
fugiado en uno como nicho de ntcrpolis, evo-
ca la figure de la vctima. Todo, casi en plena
selva brava. Entre malezas y zarzales. Tal co-
mo ocurri la tragedia....
Pero acaso lo ms doloroso de todo es que se
haya llegado hasta negar la autenticidad de los
restos que se conservan en la Catedral de Qui-


- 27 -













to "Es possible que no se trate sino de los hue-
sos de un cualquiera insina el seor Martnez
Delgado y que la devocin de los quiteos los
haya identificado con los de Sucre". Era lo ni-
co que faltaba para completar el martirologio de
este hombre, tan injustamente tratado por sus
contemporneos y por la posteridad. Y que, sin
embargo, gui victorioso a los ejrcitos liberta-
dores. Rigi los destinos de un pas. Y cay ape-
nas haba abandonado la Presidencia del Congre-
so Admirable. Qu sino fatal fue el suyo, para
encontrar el odio, la muerte, el olvido y el aban-
dono, por los mismos motivos por los que otros
encuentran el poder y la gloria? De los pueblos
libertados por su espada, quiz slo el Ecuador
es fiel a su memoria....

Viet' Tropical

"En el curso de la interminable navegacin a
1o largo de la costa chilena, cuyo pedregoso
desierto es el ms desolado que en la tierra exis-
te. una noche en que de nuevo resonaba en mi
n nmotivo bblico de los primeros comienzos,
"cuando la tierra estaba desordenada y vacia",
se me rebel de pronto el sentido del mito de la
creacion", describe el Conde de Keyserling. Es
curioso que una causa contraria determinara en


- 28 -


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


mi un fenmeno semejante Pues no fue el pai-
saje rido de la costa austral, sino la ubrrima
vegetacin del trpico, la que me sugiri la evo-
cacin .del principio. Pero cuando la tierra estu-
vo ordenada ya y poblada. Y e! hombre hubo
de rendirse a la primera insinuacin lbrica. Ven-
cido por el ambiente embrujado. Ms que por
el sbito despertar de los sentidos.
Si hay un sitio en que la Naturaleza, por su
diafanidad y su ternura, nos reconcilie con la
crueldad del trpico, este sitio es Agua Clara.
Qu es Agua Clara? Una ensenada? Un ro?
Es quiz un brazo del Mar Pacfico. Un estero
que, rompiendo la densa muralla vegetal de la
selva, penetra dentro de la costa de Nario. Pa-
ra ofrecer el espectculo sorpresivo de un lago
encantado. Donde uno espera ver surgir, de im-
proviso, monstruos de las edades prehistricas.
O divinidades mitolgicas. Y es que la barbarie
tropical, la grandiosidad primitive y salvaje de
la jungla, las encontramos aqu neutralizadas por
la limpidez del ambiente. Domesticadas por la
transparencia de cristal de unas aguas mansas.
He navegado por el ro Daule. He surcado la
corriente pursima del Babahoyo. Ambos cle-
bres por el esplendor de sus paisajes. Pero nun-
ca ha experimentado esa agradable sensacin de


-29 -












alegra spiritual que me produjo esta decora-
ci6n de magia y de encantamiento. Slo supe-
rado en los films de dibujos animados de Walt
Dissney. Vegetacin ferica y lujuriante. Arboles
colosales y retorcidos. Gigantescas hojas de for-
mas arbitrarias. Audaces y reptantes trepadoras.
Absurdas y fantsticas parsitas. Aguas reverbe-
rantes que deslen el sol. Confieso que todo es-
to me era ya familiar. Pero que, al mismo tiem-
po, adquira un indito encanto, un prestigio
inslito, nunca, hasta entonces, sospechados.
Es an tierna la maana todava. Una bru-
ma liviana envuelve blandamnente los series y las
cosas. Hasta que un sbito temblor de luz des-
garra el velo de la niebla. Y los rayos del sol
invaden triunfadores hasta los ms secrets re-
pliegues de la selva rumorosa. Detallando los con-
tornos que la bruma estilizara. Mientras el
agua quieta y cristalina realize el milagro de re-
tratar las rientes orillas-. Pidiendo prestados los
colors del Watteau del Debarquement pour Citere.
Hay un moment en que uno duda seriamente
si es una realidad lo que contemplan sus ojos.
O solamente un*espejismo que le fingen los sen-
tidos. Nada ms lejano, sin embargo, del "Con-
tinente del tercer da de la creacin" de Key-
serling, que este rincn ednico del Universo.
Reina en derredor el silencio solemne de los


- 30 -


A. D I E Z


J 0 R G E









I-T INERARIO DEL TROPICO


templos. Slo violado por las trepidaciones mo-
dernistas del motor de nuestra gasolinera. Que
se em'pefla en romper con sus estridencias mec-
nicas la serenidad grandiosa y primitive del pai-
saje. Una garza que, cual un signo de interro-
gacin, se destaca cerca de un pantano, huye a
refugiarse en la espesura. Suave embriaguez de
selva y de montaa me dominant. Pero, ser
preciso dejar atrs este jirn de maravilla? An
no me he planteado concretamente la pregunta,
cuando la respuesta me la est dando el muelle
de Tumaco, donde atracamos. Luego de un
violento viraje, que provoca una mutacin im-
pre-vista del decorado. Vale la pena, realmente,
aventurarse por la acidentada va de "El Divi-
so", si se ha de disfrutar de los diez minutes de
ensueo de Agua Clara! Tornar algn da a
reeditar esta vision fugaz y milagrosa?

El hotel y sus alrededores

La calificacin que Erenburg hace de la ciu-
dad de Madrid, al denomimarla "el rascacielos
y sus alrededores", quiz convendra ms al
puerto de Buenaventura. Porque Buenaventura,
propiamente, no est integrada sino por tres
grandes construcciones: El muelle, para desem-
barcar. La aduana, para las formalidades por-


-31 -













tuarias. Y el hotel, para descansar del viaje.
Todas las edificaciones son excelentes, especial-
mente el muelle.. Pero, al allegar al hotel-, edi-
ficio espacioso, claro y muy. comfortable uno no
puede menos de interrogarse: A quin estar
destinada esta magnfica morada? Ms, si uno,
se atreve a formular una pregunta tan pueril,
no tardan en responderle con aire compasivo y
mirndole de arriba a abajo: "Es para los turis-
tas". Con lo que uno queda perfectamente en-
terado. Y aleccionado. No vuelve a hacer indis-
cretas interrogaciones en toda su permanencia en
Colombia.
Ah!, pero olvidaba una cosa: Buenaventura
tiene adems la estacin del ferrocarril. Pues, el
itinerario del viajero que llega al puerto es ste:
Del barco, al muelle. Del muelle, a la aduana.
De la aduana, al hotel. Del hotel, a la estacin.
Arribar para partir a continuacin, es el progra-
ma. Buenaventura no permit ms. Cuando a
un amigo de cierta intimidad le hicieron- autori-
dad portuaria, hube de interrogarle: Y qu te
la pasas haciendo? "Muy sencillo. me contes-
t Cuando no almuerzo en algn "santa", voy.
a pescara las islas. Y cuando no estoy pescan-
do en las islas, es porque debo cenar en un bar-
co italiano. No pierdo el tiempo".
El moment de llegar i. Buenaventura, uno


- 32 -


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


siente el corazn oprimido. Esta es la soledad de
una pgina en blanco, piensa. Pero luego se con-
suela porque sabe que su destino es ponerse nue-
vamente en march. No han terminado an los
afanes de la "saltada", cuando debe comenzar
los preparativos del viaje en ferrocarril. Se vive
unas dos horas bajo el signo del aturdimiento.
'Hasta un vaso de "guila helada ha quedado
sobre la-mesa del hotel, a medio conclur. Con
semejante apresuramiento, no es raro que uno
imagine que algo ha olvidado. Uno, quiz, si. Pe-
ro el mayordomo del hotel, no, Ese no- olvida
nada. "Y con una exquisite cortesa nos tiende
la cuenta en una bandeja reluciente. Y es en es-
te punto, justamente, donde latragedia del su-
cre se agudiza. Al comprobar que una unidad
de nuestra moneda no sirve aqu ni como pro-
,pina.
Mas, la amplia sonrisa de un compatriota, que
que hemos topado por all dnde -no se encuen-
tra un compatriota?- nos tonifica. Y procuran-
do acatar razonablemente sus prudentes consejos,
tomamos nuestro asiento en un vagn de ferro-
carril. "Estas valijas son del caballero?", pre-
,gunta un revisor. Las tales valijas, efectivamen-
ute,- son nuestras.. No Hay ms recurso que asen-
tir. El empleado ferroviario, entonces, muy
cortesmente, toma la de mayor volume y ha-


- 33 -









J O R G E A. D I E Z


ce ademn como de marcharse con ella. "Pero,
es que Ud. se la va a llevar?", le atajamos ex-
traados. "En efecto nos replica aqu no pue-
de ir ms que una valija. La otra va al furgn
de equipajes". Luego saca un talonario, arranca
un ticket y nos lo entrega firmado. Qu nos
queda sino expresarle nuestro sincero reconoci-
miento?
Luego tenemos ocasin de verificar que el con-
solador ticket no significa sino el insignificant
gravamen de un peso cincuenta sobre nuestro
pasaje. Bueno, pero la valija va segura, reflexio-
namos. Al llegar a Cali es donde se produce la
catstrofe domstica. No podemos recaudar la
valija sino al siguiente da. Deben aforarla. Y
all dentro se encuentran, casualmente, Dios de
dioses!, todas nuestras modestas prendas de ves-
tir. Nos quedamos, sencillamente, sin tener con
qu dormir esa noche ni con qu afeitarnos al
da siguiente. Y eso no es todo. Porque, con
qu vestido vamos a presentarnos en la va p-
~blica? La figure del revisor se nos antoja, en-
tonces, siniestra. Y monstruosos, los reglamen-
tos de los ferrocarriles de Colombia. Pero hemos
llegado, al fin....


- 34-









ITINERARIOS DEL TROPICO
/

Matices Raciales

Quien ha vivido en el trpico y oye hablar de
complejo de inferioridad, no puede menos de son-
rer. Complejo de inferioridad, aqu, donde todo
el mundo parece tan seguro de si mismo? Donde
todos marchan por la vida con un tan grande
aplomo, que no puede ser sino product de la
sobreestimacin del propio valor y de la capa-
cidad personal? Entendemos que el complejo de
inferioridad no es sino un estado de nimo per-
manente, creado por circunstancias adversas, tan-
to internal como externas, que conducen al in-
dividuo a subestimar su personalidad y a des-
confiar siempre de sus propias fuerzas. Y eso,
precisamente, no es lo que ocurre con el mesti-
zo del trpico. Que, sin ms armas que su arro-
gancia, se cree capaz de resolver todos los pro-
blemas posibles. Aqu nadie es inferior a nadie.
Y si alguien sobresale en alguna actividad hu-
mana o en alguna discipline del espritu, no es
por su talent, por su cultural o por su laborio-
riosidad. Sino, simplemente, porque los otros no
se propusieron hacer lo mismo. Se dira, ms
bien, que lo que aqu se observa es un "com-
plejo de suficiencia"....
No obstante, todas las circunstancias adver-
sas, que crean y cultivan el complejo de inferio-


-35 -













ridad, concurren en el trpico. Tremendas dife-
rencias raciales, enormes abismos econmicos y
casi insalvables distancias culturales separan a
los hombres unos de otros. Puede afirmarse, sin
sin embargo, que ni el fuerte pigmento de la
piel, ni el humilde standard de vida, ni el vaj-
simo nivel de cultural crean en el mestizo del
trpico ese clima psquico, que se ha dado en
llamar complejo de inferioridad. Por el contrario,
el pigmento de la piel parece que le comunica-
ra ms audacia. La desfavorable condicin eco-
nmica, ms ambicin. Y la incultura, ms im-
pertinencia. Qu es lo que ocurre, en realidad?
El complejo de inferioridad existe, sin lugar a
duda. Lo que pasa es que el fuerte contingent
de sangre negra presta a la raza una tan re-
suelta insolencia, que le ayuda a superarlo. Y lo
supera en forma tan desproporcionada, que el
observador se cree en presencia de un nuevo
comp!ejo: "el complejo de superioridad". "La
autoimportancia del mestizo es proporcional a su
complejo de inferiotidad intrnseco", anota Car-
leton Beals.
El mestizo de la altiplanicie, en cambio, no ha
aprendido a superar su complejo de inferioridad.
A superarlo del todo, por lo menos. Su sangre
no tiene, sino en muy limitados casos, los ele-
mentos necesarios para culminar este process.


- 36 -


A. D I E Z


J 0 R G E










ITINERARIOS DEL -TROPICO


De all que, l si es tmido, vacilante y hasta
cobarde ante los problems de la vida." El sub-
estima su valor y su capacidad. Empresas que,
talvez, pudiera. afrontar con xito las rehuye por
el temor del fracaso. Tiene adems un poco me-
jor desarrollado el sentido del ridculo.... Se
conforma con sintetizar en un chiste todo el es-
fuerzo que habra demandado la obra no empren-
dida. Posee tambin ms conciencia de la res-
ponsabilidad. Hombres de autnticas posibilida-
des vacilan antes de comprometerse en un traba-
jo de importancia, por miedo a las responsabili-
dades. El otro, al revs, no tiene reparo en
atacar an problems tcnicos, que requieren
conocimientos especiales. Porque es irresponsible
y no tiene el menor sentido del ridculo. Por
otro lado, ya sea por timidez o por escrpulo,
posee el mestizo del altiplano un mayor fondo de
honestidad que su colega del trpico, proclive al
abuso y a la cleptomana.
Ahora bien, admitamos que la timidez, el te-
mor al fracaso, la excesiva conciencia de la res-
ponsabilidad y el sentido exacerbado del ridcu-
lo, nunca pueden conducir a nada. Pero debe-
mos aceptar tambin que la suficiencia no con-
duce sino a la improvisacin. La falsa audacia a
la catstrofe. La confianza excesiva, a la super-
ficialidad. En ninguno de los dos casos los pro-


- 37 -










JO0 RG E


A. D I E Z1


blemas quedan resueltos, cierto. Mas, el prime-
ro ofrece la ventaja de no exigir la dilapidcin
de los medios para resolverlos. Y mientras los
medios existan, queda siempre la esperanza de
encontrar los hombres adecuados para las reali-
zaciones. Que, en ltima instancia, pueden ser
los mismos tmidos y vacilantes. Cuando han lle-
gado a superar su vacilacin y su timidez. Con
la garanta de su sentido de la responsabilidad
y de su honestidad relativa....
Naturalmente, en un pas tan dilatado como
Colombia, donde las regions se superponen unas
a otras, estos dos tipos ofrecen una diversidad
de matices que, acaso, no encontramos en otras
parties. Pues, el trpico mismo, no siempre es en-
teramente trpico. Y la altiplanicie, amenudo,
no es sino una nsula en el vasto ocano tropi-
cal. Como consecuencia, les tipos tnicos vienen
tambin a confundirse. O a producer nuevas va-
riedades. Cuyas caractersticas ya no pueden ser
discriminadas sino por el especialista. Por el
hombre de ciencia dedicado exclusivamente a es-
tos studios. Para nuestro objeto, juzgamos su-
ficiente esta tentative de esbozo de las dos gran-
des ramas del mestizo colombiano. Que, desde
luego, lo son tambin del ecuatoriano y del pe-
ruano. Nos referimos al choloo" y al "mulato".


-- 38 -










ITINERARIOS DEL TROPICO


La Ciudad alegre y confiada

Con. ,mipmo gesto de coquetera con que las
geishas japonesas se adornan con nombres poti-
^os, estas ciudades del trpico se complacen
tambin en adoptar, cada una su denominacin
simblica. Y 1asi como aquellas se laman "Flor
;de Loto" o "Almendro en Flor", stas quieren
ser la "Perla del Pacfico", la "Reina del Atln-
tico" o "Luz de Amrica". La ciudad de CAli,
.ms modestamente, se ha conformado con ser s-
lo la "Sultana del. Valle". Y, acaso, es la ver-
dad. Porque, ,geogrficamente, -apenas puede dar-
:se en nuestras tierras, de breas, riscos- y mon-
taas una situacin, ms privilegiada. -Pues; a Cali
, convergen, a rendirle, pleitesa como a Seora de
la Llanura, las rutas de mar y tierra de los tua-
tro puntos cardinales.,Y hacen de ella el centro
:de. una red viaL insuperable. La desmedrada
. condicin urbana de Buenaventura el puerto de
El, Valle sobre el Pacfico contribute, por otro
lado, a crear en Cali una verdadera atmsfera
portuaria. A tal punto que, bien puede conside-
rarse a esta ciudad como el verdadero puerto, y
a. Buenaventura, tan slo, como un desembarca-
dero. .
De ah que, si' Popayn; por su gran: tradi-
cin de-cultura, tuvo a bien ampararse bajo el


-39 -


-* y r^ i












signo de Minerva, Cali, ms de acuerdo coi la
poca, hubo de colocaCse bajo el signo del dd-
lar. "El orgullo del Cali contemporneo escri-
be Armando Solano consiste n parecer un gran
taller, un vasto garage, una fbrica en pleno
trabajo". Y, luego, agrega: "Es el hermoso esce-
nario, la limpia pista, ms bien, de una deser
frenada carrera tras dd la fortune". Y es que
aqu, en'efecto, las' gentes no se han dedicado,
a la meditacin, como en Popayn. Ni se sien-a
tan a mata 'las horas, hablando de poltica enr
ls cafs, como en Bogot. Aqu 'hacen dinero.:
Crean riqueza. Construyen. Se ocupan de embe-
llecer la ciudad. Y de dotarla de los ms moder-
nos servicios. Por ste riotivo, 'Cali- se ha con'
vertido en la verdadera metrpoli del Occidente
colombiano. Y en una de las villas ms impor-
tantes de la Repblica.
Pero al remarcar el spritu pragmtico y emi-2
nentemente modern de los caleos, nb pretende-
mos, en forma alguna, escamotearls su natural
sentido potico sus innegables dotes artsticas.
Cali, luminosa y risuea ciudad, como la saluj
da Arguedas, est ubicada en la entraa misma
del Valle del Cauca, una de las ms bellas co-
marcas de la tierra. Cmo resistir alas solicita-
ciones del ambiente y no sentirse embrujado por
el hechizo potico 'del paisaje? Isaacs, por ejem-


- 40 -


A.~ - D 1 E Z


J 0 R G E










ITINERARIOS DEL TROPICS


plo, el ms grande, poeta; de la region, no pu-
do eludirlo. Y.dominado por la embriaguez del
color y de la forma, compuso el poema ms
feliz que haya salido de pluma colombiana.- Por-
que, para mi, "Mara" no es una novela pro-,
piamente dicha. Es un autntico poema, 'perfec-,
tamente logrado. Como en "La Vorgine"' de Jo-
s Eustacio Rivera, donde el verdadero protago-
nista es la selva, con :su malsana, atraccin y
su crueldad, es tarmbin, -en "Mara", la Natu-
raleza el personaje central. El Valle del Cauca.
En cuyo honor se escribi- este libro candoroso y
apasionado.
En este sentido, no acierto a explicarme el por
qu de ese realismo cursiln y redundante del
monument erigido .por..la ciudad de Cali a la
rpemoria. de Jorge Isaacs. Se dira que no. es la
obra de un escultor responsible, sino de un ar-
tfice de confitera. Ante el Belalczar de Victo-
rio Macho, en Popayn, el ala de la inspiracin
pasa rozndole a hno la frente. Pero ante este
Isaacs de caramelo, uno no puede inenos de pen-
sar en la meticulosidad. subalterna y mediocre
del archivero... Complacido en acumular detalles
y en recargar adornos intiles. La lapidaria ita-
liana ha poblado las necrpolis de estas ciuda-
dades del trpico de esta suerte de pasteles mo-


- 41 -












numentales. Llenos de grecas y bordados. Mas,
al fin al cabo, no se trata' -sino de sentimental.
les ofrendas domsticas. El monument a Isaacs,
en cambio, es la glorificacin de la ciudad....
Por lo dems, Cali, en 'medio de su decora-;.
do tropical de palmas y veraneras, va adqui-
riendo la linea y el aspecto- de una urbe moder-.
na. A la que, las edificaciones bajas, los balco-.
nes floridos y. los patios; sombreados por las
enredaderas y. las parsitas, no hacen sino pres-
tarle carcter. La ciudad, en definitive, es alegre,
clara y limpia. Las gentes no se dejan absorber
tan totalmente por los negocios como para ne-'
garle tietnpo a las disciplines del espritu. No
es un bazar ni es una droguera el mejor edi-
ficio de Cali. Es el Teatro Municipal. Y los
barrios residenciales "Granada" y "San Fernan-
do" no los ha levantado slo la fiebre de la
especulacin. Sino el anhelo de darle un sentido
armonioso" y amable a la vida....
El Culto- del' Honor
Babbit, el excelente mister Babbit, debi ha-'
berse quedado perplejo ante el caso Meja Ma-
rulanda. Atravesaba -una tarde el' doctor. Meja
el puente del Cali, frente al ."Alferez Real". De
pronto son a su espalda una detonacin. Luego,
otra. Y otra. Y otra. Hasta que el distinguido


- 42 -


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIES DEL TROPICO



fcullfativo se vino al suelo. Baado en su'pfo-,
pia sangre. Todo esto, a pleno sol. Y en pleno-
centro urbano. Un atraco de gangsters.a la ma-
nera de Chicago? Un audaz crime poltico?
Una tenebrosa vendetta corsa? Nada de eso. Un
esposo engaado que defenda su honra, simple-
imente. Ni ms ni meos que en un drama de
Caldern. 0 en una farsa de Lope. Salvo-en el'
desenlace. Que, en Cali, no fue, precisamente el
de la tragedia esquiliana. Pues, el perdn de la
infiel fue la consecuencia. Una vez que se hubo
eliminado el' rival....
Acabar Bbbit por comprender todo esto?
No. Mister Babbit no acabar de comprenderlo
jams. Cuando en los Estados Unidos una se-
fiora llega a adornar la frente de su legtimo
esposo, quiere decir, sencillamente, que la tal
seora ha terminado por aburrirse de vivir jun-
to al mismo hombre. Y -que, en consecuencia,
ese caballero debe tambin pensar en buscar
tra dama con quin pasar sus noches. Y hasta
sus das, si cabe. Como antdoto para los ma-
irimonios mal avenidos existe una excelente y
humana institucin qde se llama divorcio. Y que
resuelve, sin muchas complicaciones, el proble-
ma de las contradicciones conyugales. Si el
asunto urge, el ciudadano norteamericano, sea


- 43 -










J O R G E A. D I E Z-


del Oriente del ,Occidente, puede trasladarse at
otro Estado de la Unin. Y liquidar su caso en
cinco minutes. Ante un Juez de la poblacin de
Reno. Entonces, el uno se march por un lado
y la otra, por,.el contrario. Y, en adelante,,
como si nunca se hubiesen conocido...
Pero es el caso que en Colombia no existe el.
divorcio. Todas las nobles tentativas que se han,
hecho para incorporarlo a la vida jurdica del pas,.
se han estrellado ante: la incomprensin ms obs-
tinada. Y la ms turbia reaccin. De ah que,,
todo ciudadano colombiano se cree en el deber de,
cultivar en sus ms secrets fondos un ",comple-
jo de Otelo". Y en vez de apelar, a la sentencia
teraputica de un. juicio de divorcio, acude al
procedimiento quirrgico coatenid: en cinco,
cpsulas de un Smith Wesson. El divorcio, cla-,
ro, es una inmoralidad pagana. ,La catlica Co-
lombia no consentir jams en.el ,establecimiento
de los Tribunales de Divorcio. Pero en cambio,
no dejar de entregar a los tribunales ordinarios
la sustanciacin de las causes producidas por la
falta del mismo. Es preferible dar la vida antes,
que perder el honor. Cunto ms, si es la vida
ajena la que hay, que dar....
Inaceptable nos parece, pues, la afirmacin
rotunda del amargo poeta del "Nocturno" No,,
mi seor don Jos Asuncin Silva. "Juan Lanas",


- 44 -









ITINERARIOS DEL TRQPICQ


-el mozo de la esquina" no es "absolutamente
igual al Emperador de la China". Ni menos a
un "libre" ciudadano de la Unin. Aunque admi-
tamos 'que los dos sean "un mismo animal". El
individuo, decididamnte est condicionado al
niedio en que acta. Pues, mientras la vida del'
yankee est asegurada contra-ciettos accidents de
orden domstico, por 'institucines' humans, cos-
tumbres del medioevo y prejuicios infrahumanos
pueden precipitarle al otro al crime p al delito.
El honor! Oh, eso es algo muy serio por estos lati-
tudes! La honr 'del ciudadano colombiano-,heren
cia fatal de los conquistadores peninsulares-no
permite ni que la ms leve mancha quede sin la-
varse coh sangre.' .Ya' Duncan Aikman, en "El
Frente Americano". habla del desmedido culto de
los latino-americanos por la "lgubre dignidad
personal".
Cuenta Barbey, d' Aurevilly que Jean de Ma-
lestroit, Obispo de Nantes, sola velar el rostrode
Cristo para que no asistiese a la vista, del process
del Mariscal Gilles de Retz. No otro deba ser
el procedimiento de la Justicia colombiana en el
Proceso Zawadski. Donde deba haber tratad9
de vendar, no ya slo la faz del Crucificado, sino
los ojos de tbdos sus compatriotas. Para impedir
que alcancen a 'vr'todo o irritante, todo lo falso,
todo lo absurdo que haba en l fondo de ese pro-


- 45-













ceso. Y absolver, de esta manera, el crime pa-
sional. Pues, si. de acuerdo con semejante crite-
rio, la Justicia diera carta blanca a los maridos
burlados, no nos quedara ms que suponer la es-
pantosa carnicera en que padiera convertirse el
mundo, el da en que ellos se decidierana apli-
car por su propia mano la dura Ley del Honor,.
El Valle del! Cauca
Intentar la pintura del Valt del Cauca, despus
de Isaacs, se nos antoja una empresa temeraria.
E.intil. A qu, en efecto, proponernos hablar
de esta sntesis, pacientema nte elabbrada, del Uni-
verso? Plumas ms experts no lo han hecho ya?
Lo interesante es, pues,, nos referirnos a su senti-
do potico exclusivarnente. Sino buscarle algn
otro sentido disimulado a este maravilloso jirn
de tierra colombiana. La amenidad y frescura del
decorado, indudab!emente, no tienen rival so-
bre el planet. Luego, ese desfile pintoresco de
alegres poblaciones, llenas de colorido tropical-
Palmira, Buga, Cartago-es un deleite para la
pupila del viajero.' Pero es el caso que el hombre
no vive slo del paisaje.
Cuando un pas dispone de una llanura tan di-
latada y de tan grandes posibilidades, como el
-Valle del Cauca, es evidence que no slo ha de
ser para inspiracin de los artists y de los poe-


- 46 -


A. D I E Z


J 0 R G E










ITINERARIOS DEL TROPICO


tas. Sino, tambin, para utilizacin de sus rique-
zas. "La fertilidad del Cauca es asomhbrosa-lee-
mos en una gua colombiana-Se produce el maz,
la caa de azcar, el cacao, el cafe y el pltano,
en much abundancia. Se encuentran minerales
como el oro, plata, platino, esmeraldas, mrmo-
les; hay maderas de construccin, tintes, plants
medicinales, blsamos, resinas y frutas en gran
cantidad". Ninguno de los dones del trpico le
falta al Cauca, es decir.
No obstante, qu es lo que ve el turista, al
cruzarlo de Norte a Sur, en un vagn de ferro-
carril? No ve otra cosa que una inmensa pradera,
regada por el ro y con un' cadena de cerros azu-
lados que se pierden en la lejana, como decora-
cin de fondo. Una sucesin interminable de
potreros, donde pacen perezosamente unas vaqui-
tas coloradas. "Pastales, pastales, pastales. Pas-
tales con vacas -observa Arguedas- Y cercos de
postes bajos. Y sobre un poste una garza blanca
y grcil, reflejando la albura, de su lindo plumaje
sobre las verdes aguas, de un charco.... "He ah
la definicin del Valle del Cauca.
Se sabe, naturalmente,,que existen grandes plan-
taciones de caa, inmensos cultivos de caf, tupi-
dos bosques de pltanos, extensas huertas de ca-
cao. "Lo que no es campo de pastoreo, en este


- 47 -









A. D I E Z


valle, es caaveral, cacaotal, o platanal", declara
el mismo Arguedas. Pero d la casualidad de
que apenas se los ve. O no se los ve del todo,
al pasar en el ferrocarril. La nota predominante,
en cambio, es el verde esplendoroso de la prade-
ra, salpicado a ratos por manchas ondulantes de
palmas reales. Esto es hermoso, no cabe duda.
Es encantador, si se quiere. Pero nos engaara-
mos a nosotros mismos si afirmramos que all
pudimos comprobar la huella del esfuerzo huma-
no. Al contrario: El Valle del Cauca d la im-
presin de un delicioso rincn ednico, jams vio-
lado por la interferencia del trabajo del hombre.
Al recorrer el Valle del Cauca, se dira que Co-
lombia se complace en reservar esta porcin enor-
me de su territorio-ms de 7.000 kilmetros cua-
drados de tierras privilegiadas-slo como un
objeto de lujo y de recreo. Y que, si ha acce-
dido a regar en los potreros unos cuantos milla-
res de vaquitas coloradas, no es sino en un sen-
tido puramente decorative. El valle del Cauca,
como el Parque de Yelowstone en los Estados Uni-
dos, es, pues, un enorme campo de placer. Un pa-
seo gigantesco con los lmites de un Departamen-
to. Solamente que, para cruzarlo, se require el
automvil o el ferrocarril....


-48-


J 0 R G E-









ITINERARIOS DEL TROPICO


Pero en el Valle del Cauca encontramos
la clave reveladora de la vida del trpico. Y des-
cubrimos su verdadero sentido econmico. Que
puede resolverse en un principio condensado en
estas pocas palabras: "El Mayor rendimiento con
el menor esfuerzo". Se siembra y se cultiva poco,
cierto. Pero sededica, todo lo que es possible inver-
tir, a la ganadera. As quedan automticamente
resueltos todos los problems agrcolas de la re-
gin. Y hasta los problems sociales. Qu im-
porta que haya que traer del exterior hasta los
artculos de primera necesidad?
Al hablar del Valle del Cauca, como es natural,
debemos tambin ocuparnos del ro. Un ro casi
tan important como el Maglalena, en el sistema
fluvial de Colombia. Puesto que una parte con-
siderable del comercio del Departamento se rea-
liza por su cauce generoso. De ah que se nos
ocurre que nicamente el ro cumple con la mi-
sin que le ha designado la Naturaleza. Y
que, no conforme con el rol de motivo potico,
que le han adjudicado los hombres, se esfuerza
por desempear honorablemente su papel de ro.
Regando prdigamente las tierras por donde pasa.
Y trasladando, con resignacin de labriego, pasa-
jeros y mercancas de uno a otro sitio...


-49-












El Jardn de Academos

"Las calls de Quito-escribi un da el chi-
leno Santiago Labarca-no tienen rboles. Pero,
en cambio, sus habitantes se abrigan a la som-
bra de un frondoso rbol genealgico". Aguda
la observacin. Mas, cmo se ve que Labarca
no estuvo nunca en Popayn! Porque aqu las
gentes no slo se acogen a la sombra protectora
de los rboles genealgicos. Sino que viven de
ella.-Como viven tambin del clima. De ese
suave y nutritivo clima de Popayn.-Llamarse
Mosquera, por ejemplo, o Arboleda, es como te-
ner un seguro de subsistencia. Sin que esta cir-
cunstancia signifique, en modo alguno, contradic-
cin con el carcter democrtico de la ilustre
villa. Sino, simplemente, concesin al espritu
traditional. Que no es otro cosa que superviven-
cia obstinada y heroica del hispanismo colonial.
"En Colombia es donde ms puramente se ha
conservado el espaolismo de la poca mag-
na, en cuanto alcanza mi conocimiento de los ti-
pos-afirma el Conde de Keyserling-Pero el es-
pecialsimo mundo tropical circundante ha hecho
florecer all, con generosidad incomparable, las
dotes poticas, de manera que los colombianos
son hoy, entire todos los hombres, los que ms
justificadamente merecen ser llamados un pue-
blo de poetas". Nos restara agregar que Popa-


- 50 -


A. D I- E Z


J 0 R G E









ITINERARIOS DEL TROPICO


yn e s el alma- mater de Colombia. Y que, en
consecuencia, el ciudadano de Popayn viene a ser
entire sus compatriotas el poeta por excelencia.
No es una casualidad, ciertamente, el caso de
-Guillermo Valencia. Qu importa que, segn la
expresin de Antonio Gatca, fuera un gran in-
genio que vivi de espaldas a su pueblo y a su
poca?
Acaso esa suerte de direccin spiritual
que la Capital del Cauca ha ejercido sobre todo
el pas, ha provocado tambin sus resistencias.
Queriendo hacer una frase, Arango Uribe, el autor
de "180 das en el frente", se dej decir que
"Popayn no era, en definitive, sino el scenario
ilustre de una tragedia grotesca". Si por tragedia
entendemos la falta de cultivo de las fuerzas
productoras del hombre, en la esfera de lo mate-
rial, no cabe duda que la vida contemplative de
esta ciudati es una tragicomedia. Para uso de los
filisteos y de los beocios. Pero sospechamos que
no es, justamente, ese'el ngulo desde el que hay
que contemplarla. Sino desde el que ha contem-
plado a Colombia entera el filsofo del Bltico.
Y que no es otro que el de su orgullo de la tra-
dicin. Y de su abandon total a las potencias
espirituales.
El moment present, sin duda ninguna, exige
dinamismo ms que meditacin. Actividad verti-


- 51 -












ginosa ms que vida contemplative. Valores co-
merciales ms que valores intelectuales. Realida-
des presents ms que glorias pretricas. Pero,
por qu ha de exigir todo eso, precisamente, de Po-
payn? Por qu no. ha de permitir que en
este mundo, vilmente mecanizado, exista tambin
un remanso de quietud y de calma, para refugio
de espritus selectos, de mentalidades superiores?
Dnde ha de asilarse el sentido potico de un
pueblo, si nos hemos de empear en transformar
todas las ciudades en unas pequeas Manchester
o en unas Chicago en miniature? Tal vez en ese
caso si se producira la tragedia presentida por
el escritor manizaleo. Porque el ridculo no es,
en fin de cuentas, sino "el desacuerdo entire el
esfuerzo y el resultado. Entre lo que se piensa que
se va a hacer o se cree que se est haciendo y
lo que realmente se hace...."
De Quito se ha repetido hasta el vrtigo que es
una ciudad de rancia ascendencia castellana. Y
an se le ha encontrado parentescos avilenses y
toledanos. No obstante, lo espaol de Quito no
sobrevive sino en la Arquitectura y en el Arte,
heredados de la Colonia. Del carcter del quite-
o, de sus costumbres, de su alma, ha desapare-
cido hasta el soplo espaol. Popayn, entretanto,
ms que por sus monumentos, ms que pot sus
reliquias coloniales, es autnticamente espaola


- 52 -


D 1 E Z


j 1 0 R G E









ITINERARIOS DEL TROPICO


por su vida y por su espritu. Que supieron-con-
servar siempre intactas las ms nobles virtudes
peninsulares.
"Al ptimo,- audaz caballero,
Seor de la Mancha, de esculida, triste figure,
sepulcro le diste-bajo un roble de aosa virtud",
dice el poeta en su maravilloso Canto a Popa-
yn. Y la Citta feconda tiene, en efecto, a hon-
ra conservarlo bajo siete llaves. Como recomen-
dara otrora Joaqun Costa guardar el sepulcro del
Cid. En tanto que en la Espaa falangista -anti-
Espaa- burlescos corifeos del herr Hitler y del
signore Mussolini reniegen, en pblica apostsa,
del quijotismo de la raza. Y llegan hasta a es-
tigmatizarlo. En homenaje a un realismo pol-
tico que no ha conducido a otra cosa que a la
ms innoble y abyecta servidumbre .....
Interpretacin Laica de la Semana Santa
"Hay una semana en el ao- he odo decir
por ah- en que Popayn no es la Capital del Cau-
ca. Es la misma Sevilla". Siento disentir totalmente
de esta opinion. Pues, yo creo que nunca Popa-
yn es ms Popayn que en Semana Santa. Cier-
to que, como la Capital de Andaluca, la celebra
con toda la pmpa de la liturgia romana. Y que
sus procesiones son una rplica de las de Sevilla.
Pero matizadas de una infinidad de detalles ti-


- 53 -












picos y originales, que le prestan un marcado
sabor local. Y hacen de su Semana Santa uno
de los espectculos religiosos de ms colorido tro-
pical de esta Amrica nuestra. En las ciudades
del altiplano, como Quito, la conmemoracin ca-
tlica est llena de ceremonies espesas y fnebres,
que sumergen a la poblacin en un pesado sopor
de incienso y de crespones morados. En tanto que,
en esta villa del sub-trpico, la atmsfera artifi-
cial de la pasin se despoja de su densidad y de
su pesadez, por la benfica influencia del clima,
para adquirir la transpariencia y hasta la sensua-
lidad, si se quiere, de una fiesta pagana....
Los habitantes de Popayn, al celebrar la
Semana Santa, creen sinceramente que estn con-
memorando la muerte de Cristo. Pero, en realidad,
lo que ellos solemnizan no es sino una fecha cl-
sica de la ciudad. Pues, as como Cali procura dar
a sus carnavales el mayor brillo possible, para
atraer la ms grande cantidad de turistas, as
tambin Popayn no quiere quedarse atrs con
su Semana Santa. A la que concurren' las
gentes "piadosas" de todos los rincones de Co-
lombia. De Tumaco a Santa Marta. Y de Quib-
d a la Goajira. Los das de la famosa semana
son, en resume, los das en que Popayn des-
pierta. Sus calls se llenan de visitantes de otros
lugares. El negocio de los hotels se reanima. Los


- 54 -


J 0 R G E


A. D 1 E Z










ITINERARIOS DEL TROPICO


comercios venden ms que en ninguna poca del
ao. Los cafs.vestidos de fiesta abren sus puer-
tas a los nuevos huspedes. Los clubes organizan
bailes de gala. Los pobladores endomingados aflu-
yen a las plazas, a tomar sitio para las procesio-
nes. El dinero corre. Todos demuestran prisa. La
ciudad vive horas de vrtigo inusitado.
Hablaba un da de estos aspects con uno
de los ms notables dirigentes del Partido Liberal
del Cauca. Recordando el insincero jacobinismo
de los hombres de mi patria, le express, natural-
mente, mi sorpresa por el hecho de que los fun-
cionarios liberals, hicieran viaje expreso desde
Bogot a incorporarse a los desfiles religiosos. El
sonri y me explic a continuacin: "Estos seo-
res no han venido puramente por motivos piado-
dosos me dijo Es, en definitive el prestigio
de la ciudad el que les hace venir. Igual cosa ha-
cen los caleos en las fiestas del carnaval." Que-
d convencido., La Semana Santa, con el devenir
de los das, iba, pues, adquiriendo, en la catlica
Popayn, .cierto sentido turstico. Econmico, en
ltima instancia. Pero, acaso no ocurre lo mismo
con.,la de Sevilla? No reservan all las mejores co-
rridas de toros, los mejores espectculos teatrales,
para esa semana? Al.'paso.de los nutridos corte-
jos, des caballeros ya, ancianos se quejaban me-
lanclicamente de que las damas no solan ya


- 55 -









J O R G E A. D I E Z


alumbrar en las procesiones, como en otros tiem-
pos. "Las seoras ya no "alumbran", como antes,
sno en Antoquia", les replic un pisco irreverente.
Por supuesto, no tratamos de sealar, 'en
estos hechos, una disminucin del espritu religio-
so de la ilustre villa. Sino, simplemente, una in-
terferencia del carcter de la poca, esencialmente
prctico, en las costumbres tradicionales. Porque
si la Iglesia sabe sacar beneficios de estas con-
memoraciones, qu much que tambin la ciu-
dad reclame participacin en las utilidades? Porque,
aqu, el caso es que la industrializacin si se
'ne permit la palabra de las ceremonies del
culto, permit ganar a todos: a la Iglesia y a la
ciudad. La Iglesia, es verdad, contribute con la
preparacin del espectculo. Pero, la propaganda,
el alojamiento, las distracciones adicionales y hasta
las fiestas sociales para los visitantes, debe orga-
nizar, en cambio,4la ciudad.
Repito que las anteriores palabras no envuel-
ven, en modo alguno, una censura contra ella. Ni
menos contra su piedad religiosa. Popayn, a pe-
sar de todo, es la villa ms sinceramente catlica
del Continente. Quito y Lima lo son tambin. Pe-
ro en un grado much menor. O en una forma
distinta, si se prefiere. Ms mundana y ms pa-
ramental. Nos referimos al "business", simplemente.
Que todo lo enturbia y todo lo enrarece. Y si del


- 56 -









ITINERARIOS DEL TROPICO


vicio es permitido y correct extraer ,rentas sa-
neadas, por qu no de la religion y de la virtud?
En este aspect, la milagrosa gruta de Lourdes no
es otra cosa que una de las ms florecientes in-
dustrias del mundo. Los treinta denarios de Ju-
das -la primera cotizacin commercial de la san-
gre divina- deben, al fin y al cabo, producer in-
tereses....

* El encanto de Popayn
Hemos subrayado anteriormente las virtudes es-
paolsimas de Popayn. Qu duda cabe que
entire esas rancias virtudes se destaca el esprittf
hospitalario de la ciudad? Pues, apenas quedan
en el mundo poblaciones que sepan hacer de la
hospitalidad un noble culto, como la Capital del
Cauca. Al* extremo de que el viajero siente co-
-mo si hubiese sido transportado, no a otro pas
o-a otro clima, simplemente, sino a otra edad, a
otra poca, menos metalizada y ms caballeresca
que la nuestra. Esta villa sabe revivir, en efecto,
las hidalgas y gentiles maneras de antao para
acoger a sus-huspedes. Puede afirmarse sin exa-
gerar que es preciso que el visitante se ampate
en el incgnito ms complete para recurrir a los
servicios de un hotel. De otra suerte, no fal-
tan ,relaciones -por ms remotagsque pueden pa-
recer -que no estn listas a invitarle a compar-


- 57 --









A. D I E Z


tir su casa. Tiene esta ciudad, por fin, el arte
sutil de dar a su acogida, cordial lumbre de ho-
gar, calor de estancia familiar.
Existe, por otro lado, una circunstancia que
favorece la continuidad de este ambiente casi
anacrnico en el mundo. Hasta Popayn no ha
llegado el grito "Colombia para los colombianos".
Que, en Cali, no ms, desborda, con su spero
acento mercantil la calle y la plaza pblica.
La Capital del Cauca ignora felizmente esos de-
sahogos de la lucha de intereses. Porque las ra-
zones que le hacen vivir son razones del espri-
tu. Y los frutos del espritu no son, slo de los
colombianos, ciertamente. Ni siquiera de los
americanos, en una forma exclusive. Son de los
hombres de pensamiento de todos los climas, de
todas las razas y de todas las latitudes. De all
que, no es para el nabab insolente, no es pa-
ra el capitn de industrial, no es para el mercader
enriquecido, que Popayn reserve su ms grata
bienvenida. Ni siquiera para el xito fcil del de-
magogo tropical. Es para el hombre de letras,
para el varn inteligente y estudioso que, con
paso furtivo se acercan en busca de un abrigb
de quietud y de paz al solar de la poesa pa-
ra quienes guard todas sus exquisitas atencio-
nes y exterioriza sus afectos.


-58-


j 0 R G E









ITINERARIOS DEL TR'OPICO


Las dems ciudades de Colombia pueden discu-
tirle a Popoyn sus adelantos materials, su co-
mercio, su industrial, hasta su poblacin limita-
da. Pero, asimismo, todas tienen que convenir
en concederle la hegemona de la inteligencia y
de la cultural y el procerato de la generosidad.
As como Popayn es la capital spiritual de Co-
lombia, pudo haber sido tambin su capital po-
ltica. No quiso nunca, sin embargo, disputarle
este ttulo a Bogot. Y, lo que es ms: Permi-
ti que fuesen ciudades de segundo o tercer orden
el teatro de los acontecimientos histricos ms
importantes del pas. Acaso un gesto de Popa-
yn habra bastado para albergar el Congreso de
Ccuta, por ejemplo. O la famosa Convencin
de Ocaa. Que se realizaron en esas poblaciones
por su proximidad al territorio venezolano, sin du-
da. Pero que pudieron celebrarse en Popayn
entire otras razones, por su cercana a los
Departamentos del Sur. No obstante, se con-
form con prestar sus ms preclaros hijos para
regir los destinos nacionales....
Todas estas condiciones excepcionales concu-
rren a former para el viajero, enamorado ms
de las cosas del espritu que de las manifesta-
ciones materiales-, un ambiente delicioso y aco-
gedor. Pues, la verdad es que ese aire -de museo
retrospective y de panten de hombres ilustres,


- 59 -












con que la Literatura se ha empeado en rodear
a la ciudad, contrast notablemente con el espf-
ritu de cultural refinada y de sincera cordialidad
que anima a sus habitantes. Hasta el punto de
que, en Popayn, nadie puede echar de menos
ni siquiera el crculo ntimo de personas afines
que han dejado en su patria. Pues, aqu todos
se empean en superarlo en aquellos detalles que
supieron hacerlo familiar y cuya evocacin pu-
diera despertar nostalgias de la tierra.
Aqu no hay monumentos gigantescos, cierto.
Nadie ha intentado reproducir los rascacielos de
Nueva York o de Chicago. La fiebre de la es-
peculacin y del lucro no perturba los sueos de
estas gentes. No hay riesgo de toparse con un
cine en cada esquina. Ni con un bullicioso ca-
f en cada cuadra. El ruido de las grandes urbes
no ha herido de muerte los nervios de la pobla-
cin. La ciudad entera, en cambio, es un mo-
numento vivo del -espritu. Una milagrosa resu-
rreccin de los usos tradicionales. Y ese es,
justamente, el encanto ms grande de Popayn:
Tener un estilo esencialmente fresco para la evoca-
cin de las cosas muertas.....


J 0 R G E


A. D L., E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


Elogio de la "Neura"
"No podemos ir a Belalczar me dice confi-
dencialmente mi amigo Bucheli porque el
"maestro" est con la "neura". Con Bucheli,
primo hermano de Guillermo Valencia, hablamos
proyectado una visit al poeta en su residencia
feudal. -Una aventura como la de entrevistar a
D'Annunzio en sus dominios del "Vittoriale"-
De pronto, este obstculo imprevisto viene a
echar por tierra nuestro propsito. El maestro
est, con la "neura". Qu pereque! Haba pilla-
do la gripe, como quien dice. El grande hom-
bre, posiblemente, gema en su lecho atacado
de una crisis del terrible y misterioso mal. Tan-
to i.s terrible y tanto ms misterioso, cuanto
ms propagado se hallaba por Colombia. Por-
que la "neura" que haba prendido su garra im-
placable en la fecunda vida del prcer payans,
se complaca tambin quin lo dijera!- en
atormentar hasta a sus ms insignificantes y mo-
destos compatriotas .....
Pues, por poco que uno observe de la vida
del pueblo colombiano, acaba por descubrir que
la "neura" -como se la llama familiarmente es
algo as como el morbo national de Colombia.
Pero national y. exclusive. No como el mal na-
politano que lo propagaban los franceses. Ni la


- 61 -













influenza espaola que diezm la poblacin de los
Estados Unidos. Y, acaso, slo por reinvindicar
la nacionalidad, lo cultivan los intelectuales y
los boticarios. Los estadistas y los viajantes de
comercio. Los banqueros y los horteras. Los
amranuenses y los rentistas. Hasta los militares
y los deportistas se quejan de l. Y no escapan
a su funesto zarpaso ni siquiera los arrieros y
tratantes de mulas. .Maravillosos resultados de
la intelectualizacin de este pas!
La neurastenia hoy cosa del pasado fue
una dolencia distinguida, no cabe duda. Y has-
ta spiritual si se quiere. Tanto o ms que la
tuberculosis, que poetizaron Margarita Gauthier
y el pauvre Chopin. Pero fue, distinguida, justa-
mente, porque pareca ser el patrirmonio de los
tipos de excepcin. En tanto que la "neura"
colombiana oh milagros del caf suave, de los
cigarrillos "Piel Roja" y de las "canecas" de
ans de caa es una neurastenia vulgarizada y
popularizada. Una neurastenia venida a menos,
talvez. Y que, como todas las personas y cosas
venidas a menos, subsiste, del prestigio de pasa-
dos esplendores. Aunque su distincin actual
aparezca un tanto deshilachada. Y se alcancen a
adivinar antiestticos parches, que denuncian' in-
confesables concesiones, detrs de su preten-
dido dandysmo....


- 62 -


A. D I E Z


J 0 R G E










ITINERARIOS DEL TROPICO


Desde luego, como morbo puramente psquico que
es, na~da tienen que hacer con la "neura" ni las
oficinas de Salubridad Nacional ni las de Higiene
Departamental. Los Poderes Pblicos no slo
confiesan tcitamente su impotencia, al renunciar
a la organizacin de un enrgica campaa sani-
taria contra el terrible flagelo, sino que hasta
parece que se enorgullecieran, ep cierto modo, de
que una enfermedad tan spiritual y distinguida
haya elegido precisamente a Colombia como cam-
po de experimentacin y caldo de aclimatacin y
de cultivo. No d eso una alta idea del standard
mental de este pueblo?
Roberto Agramonte nos habla de la "neurosis
tropical" de los conquistadores, como accident
retardatario en el process de adaptacin al medio
indigna. No ser acaso la neura" una super-
vivencia obstinada de esa "neurosis tropical"?
No sabramos decirlo. Pero, de todos modos, no
dejara de ser interesante una investigacin acer-
ca de las races csmicas y hasta de los antece-
dentes telricos de la enfermedad national de
Colombia. Ya Alcides Arguedes, al referirse a
Bolivia, en su "Pueblo Enfermo", apunta pene-
trantes observaciones acerca de la psicosis in-
do-americana. Y acaso tengan razn los que
atribuyen a la "neura", la culpa de ese fen-
meno colombiano que lo es tambin america-


- 63 -










J O R G E A. D I E Z


no -- en virtud del cual, casi en las dos terceras
parties del territorio, la Naturaleza conserve
an su imperio implacable sobre el hombre. Que
no acierta a someter definitivamente a las fuer-
zas naturales a su dominio.
Doctors y maestros
Al comienzo de este libro nos hemos extrafiado
de la generosidad con que en Colombia se prodi-
ga el ttulo de doctor. Pero esto se explica porque
aqu hay un ttulo ms alto y ms significativo.
Un ttulo que no confieren las universidades ni
el simple capricho de las gentes. Puede afirmar-
se, ms bien, que lo otorga un plebiscito nacio-
nal, previa una valoracin simblica de los ms
altos merecimientos. No consta, antecediendo al
nombre, en las tarjetas de visit. Ni sera correc-
to hacerlo imprimir en los membretes del papel
de esquela. Ningn uso pueden hacer de l los
agraciados. Pero, al referirse a ellos, todo el
mundo tiene que mentarlo obligatoriamente. r
Hacemos alusin al muy castizo y muy literario
ttulo de "maestro".
Guillermo Valencia, por ejemplo, es doctor
honors causa de varias universidades nacionales
y extranjeras. Nadie, sin embargo, le llama doc-
tor, como a cualquier sacamuelas de la vecindad.
Todos le dicen respetuosamente el "maestro".


-64-









ITINERARIOS DEL TROPIC-O


Dando a este tratamiento el significado inequ-
voco de el "elegido", "el imcomparable", "el
nico". De ah que, en Colombia, poco importa ti
tular de doctor al primer advenedizo. En defi-
nitiva, para obtener legalmente ese ttulo no se
require sino un examen de dudosa severidad.
En cambio, slo llega a "maestro" aquel cuya
obra ha obtenido el unnime consenso popular.
Valencia, que duda cabe?, es doctor en muchas
disciplines intelectuales. Pero, para Popayn,
todos los doctors juntos no llegan a la suma de
conocimientos que han hecho del poeta "el ma-
estro".
He aqu uno de los detalles de la vida colom-
biana que ms agradablemente me ha sorprendi-
do. En mi patria sonara esto, quiza, uno poco
a arcasmo y a pedantera. Pero en Colombia es
algo muy natural y espontaneo. Y, en este sen-
tido, un detalle encantador. Puesto ese ttulo en
boca del pueblo, llega hasta a perder esa marca
de privilegio, que le hace impopular. Pues, el
"maestro" no es tal, slo para los iniciados, para
los hombres de cenculos literarios o para los
miembros de las capillas artsticos, encerrados en
sus torres de marfil. "El maestro" lo es para
todos. Para las lites y para la muchedumbre. Y,
acaso, ms para la muchedumbre que para las
lites....


-65 -












No hay lugar a duda que los colombianos acer-
taron al encontrar este ttulo para sus hombres
representatives. Aparte del rancio espaolismo
de su origen que nos hace evocar pocas ms
cordiales que la actual debemos subrayar ade-
ms la generosidad y nobleza de su contenido.
Quienes fueron los maestros de otros tiempos?
Fueron siempre varones extraordinarios. De los
cuales, en toda ocasin, el mundo tuvo algo que
aprender. La huella de su paso fue una estela
luminosa en la Historia de las Civilizaciones.
Ante la virtud conventional de los fariseos, la
simulada erudicin de las escribas y el falso ta-
lento hermenutico de los doctors de la ley, Je-
ss de Galilea prefiri ser llamado, simplemente,
"el maestro". Como maestros, como modestos
maestros, surgieron tambin en el Oriente mstico
y legendario, Buda, Confucio y Zoroastro....
En medio de las crisis mundial de los valores
humianos que se resuelve en una espantosa con-
fusin de capacidades y en una lamentable mis-
tificacin de mritos encontramos que Colom-
bia es uno de los pocos pauses que, en este aspec-
to, no ha perdido el sentido de la media. Y que,
en consecuencia, no se ha dejado arrastrar por
el torbellino universal. Aqu saben, por ejemplo,
que un heroe del ring y un astro de la pantalla
son apreciables specimen de la humanidad moder-


-66 -


J 0 R G E


A. D 1 E Z









ITINERARIOS DEL TROPICIO


na. Que, no es possible desechar, por el moment,
a! autor de moda o al demagogo con xito. Pero
jams llegan a anteponerlos como en casi todos
estos pases tropicales, que viven de la imita-
cin a los valores permanentes. Que, en defi-
nitiva, son los valores del espritu.
As, Valencia pudo ser derrotado en las eleccio-
nes presidenciales. Pero no porque se juzgue que
l no es digno de la Presidencia. Ni porque se
dude de su capacidad para regir los destinos na-
cionales. Sino, justamente, por todo lo contrario.
Porque se cree que el puesto de Presidente es
demasiado accidental, demasiado transitorio para
l. Y que sus grandes merecimientos intelectuales
estn muy por encima de las mediocres activida-
des de la poltica. Pasan las generaciones y es
difcil que vuelva a producirse un nuevo Valen-
cia. Un nuevo "maestro". En cambio, cada cua-
-tro aos se puede tener un nuevo Presidente de
la Repblica .....

Parentesis eclesistico

El seor Cura de San Agustn me enseaba
un da, lleno de orgullo, los tesoros de la parro-
quia. Las pesadas capas pluviales. Las recamadas
casullas. Los ornamentos relucientes de pedrera.
Luego extraa de los cofres historiados los copo-


-67-








JO R G E A. D I E Z


nes de oro. Las repujadas patenas. Las vinajeras
de orfebrera. Pero lo que con ms ternura ex-
pona, sin duda ninguna era la custodia. Una cus-
todia de oro y platino incrustada de diamantes
y esmeraldas. Pesaba alrededor de Alrededor
de cuntos kilos pesaba la custodia? Difcil recor-
darlo. Pesaba ms que el dolor de la mniseria
caucana. Las esmeraldas de la custodia, sin em-
bargo, le transportaban al xtasis al buen sacer-
dote. "Son esmeraldas autnticas me deca -
de las minas de Muzo. Srvase contarlas". Una
docena, dos docenas, tres, cuatro docenas de es-
meraldas. Tiene un valor incalculable. A cunta
gente habrn sacado del Purgatorio las smeral-
das de la custodia?
Con semejante respaldo el culto divino cla-
ro, no padeca penurias. La parroquia no era ri-
ca. No Tena lo que vulgarmente se dice un buen
pasar. Nada ms. La piedad de los feligreses y
la generosidad de los pecadores hacan el resto.
Porque es evidence que mientras ms grandes
pecadores hay en las parroquias, ms esplndidos
son sus regalos a la Iglesia. El curita me lo con-
fiaba con una sonrisilla medio truhanesca. -De
modo que a la parroquia le conviene tener el ma-
yor nmero de pecadores entire sus feligreses?-
le interrogu de pronto.-Hombre, no tanto, no
tanto, replic el eclesistico sin dejar de son-


- 68 -










ITINERARIOS DEL TROPICO

/
rer. Y luego aadi en un tono misterioso: -El
que quiere celeste que le cueste. Cmo le parece?-
A mi se me antojaba algo como un truco innoble.
Pero no se lo dije. El cura apresurado guardaba
sus tesoros.
Mientras el santo sacerdote defenda los va-
sos sagrados de la ajena codicia -todo es posi-
ble en estos tiempos yo pensaba en algunas
de las miserias humans que habran podido reme-
diarse con esos valores. Casualmente, esos mismos
das haba visitado un Casa de Beneficencia. Un
asilo de expsitos. Dentro de un detestable am-
biente de crcel, los nios plidos, amarillentos,.
desnutridos, se presentaban como enfundados en
unos batones grises, que les daban ms aspect de
alienados que de simples asilados. Toda la cruel-
dad de su situacin de chicos sin caricias y sin
ternura, haba querido extereotipar la caridad ofi-
cial en esos horribles batones. Que hacan de cada
nio un pelele grotesco, un espantapjaros. Cun-
tas esmeraldas sera preciso sustraer a la custodia
para hacer a estos prvulos el regalo de unos
pantalones decentes y unas camisitas blancas?
Acaso un par era suficiente .....
Como si el cura hubiese sorprendido los pensa-
mientos sacrilegos que me agitaban, me interrum-
pi6 de improviso: Verdad que en su tierra la
gente es menos piadosa que aqu? Cierto que los










JO R G E A. D I E Z


librepensadores estn acabando hasta con los
vestigios de la fe? En mi tierra, seor, la
gente es todava ms estpida que aqu le
repliqu Pues, mientras aqu sostiene el culto
la clase de grandes posibilidades, en mi tierra lo
sostiene la que nada posee. El indio trabaja to-
do el ao solo para la fiesta de la parroquia.
Una lavandera con dos nios tiernos se muere
de hambre. Consigue un par de sucres. Y, en
lugar, de comprar alimentos para ella y para
sus hijos, va donde el cura y paga una misa.
Que no les salva a los chicos de la tuberculosis,
desde luego. Nada han hecho contra todo esto
ni los librepensadores ni nadie. Los "librepensa-
dores" de mi tierra, adems, tienen el pensamien-
to ocupado en buscar la forma de hacerse pagar,
ellos tambin, por los indios y las lavanderas .....
Es possible, desde luego, que en Colombia ocu-
rran cosas semejantes. Pero, en Colombia, a pe-
sar de que hay ms curas, puede afirmarse que
hay un porcentaje much menor de indios y de
analfabetos. La Iglesia, cierto, es todava un for-
midable poder mayor que en el Ecuador -
pero el poder de la educacin y de las misiones
sociales puede algn da reducir a sus propios
lmites a esa fuerza absorbente del clericalismo.
Quin nos puede decir las sorpresas que traer
la post-guerra?


- 70 -










ITINERARIOS DEL TROPICO


Rezagos Coloniales

Colombia cuenta con un Servicio Nacional de
Comunicaciones muy bien organizado. El correo,
el telgrafo, la radiotelefonia cumplen leal y eficaz-
mente con su cometido. Pero, como si esto no bas-
tara, hay tambin organizaciones privadas que se
encargan de estos servicios, mediante tarifas pru-
denciales.-Las Agencias "Ribbon" y "Tobon" -
Sin embargo, todo el que emprende un viaje tie-
ne el "deber de cortesa" de ir "a pedir rdenes"
a sus amistades y parientes, Estas "rdenes" se
traducen luego en cartas, paquetes, encargos y
encomiendas, destinadas a producer al viajero to-
do gnero de molestias, derechos aduaneros, in-
cluso. Y esto, no slo en los lugares apartados,
en las poblaciones patriarcales, sino hasta en los
centros que se han incorporado ya al ritmo de la
vida modern. Por qu este sorprendente rezago
de pocas pretritas? Por qu las gentes han de
renunciar a utilizar todos los medios baratos de
transport que tienen a su disposicin, para inco-
modar al "amable" amigo con mensajes y encargos
engorrosos?
En las Intendencias y Comisaras, donde son
tan dificiles y raras las comunicaciones, al travs
de la selva, nos explicamos el fenmeno. Al fin
y al cabo, all los hombres estn tan distantes de


-71-










J 0 R G E A. D I E Z


la civilizacin, que nb es possible desaprovechar
la oportunidad que brinda el inslito aconteci-
miento de uno que llega o de alguien que se va.
El correo official, por otro lado, tardT un mes,
dos meses, en llegar. Cuando no rrs. Pero, en
los Departamentos donde hay ferrocarriles, carre-
teras o lneas areas? Por ms que se aguza la
imaginacin no se encuentra la respuesta. No
obstante, por estas latitudes, se mira como la co-
sa ms natural del mundo cargar al abnegado
viajero de sobres y paquetes, que hagan ms pe-
sado su equipaje y ms complicada la misin que
lleva lejos de sus lares....
Conociendo que tenamos ciertos intereses en
Popayn, una gentil amiga calea, de paso por
Quito, nos pidi rdenes para el Cauca. Nues-
tras rdenes son, seora, -le dijimos que ten-
ga el ms feliz de los viajes". "Nada ms -nos
replic, abriendo tamaos ojos de asombro -
No se le ofrece una carta, acaso un pequeo en-
cargo?" Naturalmente, no pudimos menos de
agradecer su gentileza. Pero hubimos de infor-
marle que por no abusar de ella y por no fasti-
diarle con encomiendas, habamos enviado, ya
nuestras cartas por correo. Ella nos mir a los
ojos, como buscando en ellos un signo de descon-
fianza. No poda atribuir a otra causa que no
supisemos aprovechar de su casi providencial


- 72 -









ITINERARIOS DEL TROPICO


encuentro. Tal es de arraigada e ineludible esta
costumbre- tradicional......
Otra ocasin pedimos a Colombia un libro que
nos interesaba. En un telegrama bastante ambiguo
se nos anunciaba que el libro solicitado se nos
enviaba por medio de una seora X, de un patro-
nmico ininteligible. Y henos aqu, corriendo por
todos los hotels y pensions de la ciudad en bus-
ca de la misteriosa dama. En ninguna parte ha-
ba rastro de ella. Qu hacer? Al fin, revisando
las listas de todas las pasajeras llegadas de
Colombia por esos das, encontramos en un hotel
a una seora alemana, que era la portadora del
libro en cuestin. En el telgrafo haban mutila-
do el nombre. Y de ah la causa de nuestra zozo-
bra. No habra sido ms sencillo remitir el vo-
lumen por correo?
Sospechamos que, acaso, un da en Colombia
las comunicaciones no ofrecieron al pblico el.
grado de seguridad que en el present. Y que,
por falta de garantas, el pblico hubo- de des-
confiar de esos servicios. Desconfianza que ha
persistido an ante la evidence mejora, de ellos.
Un pariente o un amigo, de todos modos, sigue
inspirando ms confianza que el correo oficial..
Pero nosotros nos ponemos en el lugar del ami-
go o del pariente que viajan y, no obstante todos
los deberes de cortesa, no encontramos muy c-


- 73 -









J O R G E A. D I E Z


moda su posicin. Aparte de los fastidios a que
debe resignarse, hay que convenir en que el
papel de correo, en ciertos casos, no es muy airo-
so que digamos. Una carta, al fin y al cabo, pue-
de contener muchas cosas comprometedoras. Y
no hay por qu comprometer al prjimo en nues-
tras asuntos personales....

obre las huellas del Libertador

No hay ciudad, poblacin, villa de Colombia
que no conserve alguna evocacin de la gesta bo-
livariana. Un monument, una estatua, un busto,
una lpida, una simple placa siquiera. Por do-
quiera tropezamos con bronces, mrmoles, lienzos,
que nos dan la media de la~ devocin de este
pueblo por la figure del Libertador. Pero mien-
tras Bogot y Cali han querido recorder al hom-
bre de Estado, presentndonos a monsieur Bolvar,
sobriamente envuelto en la toga del Procnsul, la
totalidad de los dems pueblos se complace en re-
cordar al guerrero tan slo. Y nos sugiere la ima-
gen pica del caudillo, dominando, briosos corce-
les. O en actitud de dictar proclamas a sus ejr-
citos.
Hay ocasiones, sin embargo, en que todas esas
places y todas esas lpidas no sirven para re-
cordar sino fugaces moments del paso del hroe


- 74 -









ITINERARIOS DEL TROPICO


por la escena. "Aqu se detuvo Bolvar", dice
una. "Aqu descans Bolvar", otra. "Aqu pas
Bolvar la noche del....", afirma una tercera.
Hasta los ms triviales y elementales actos do-
msticos son objeto de evocacin y de recuerdo.
Parece impossible, despus de constatar tan nutri-
das. tan filiales y tan tiernas pruebas de gratitud
de Colombia entera, que haya debido morir el
Libertador desengaado y solo en San Pedro
Alejandrino......
Pudo el xito politico volverle momentanea-
mente las espaldas piensa uno Pudieron sus
admiradores y partidarios de otrora renegar de
su dolo. Pero la gratitud de un pueblo, est ex-
teriorizada en estos simbolos de afecto que hubi-
mos de descubrir por dondequiera que pasamos.
Es possible que algunas poblaciones de Colombia
carezcan hasta de una casa de gobierno, si se
quiere. Pero no de un monument a Bolvar. El
cual siempre ocupa el sitio de honor del parque
principal de la villa. En igual forma que el Co-
razn de Jess en nuestros salones burgueses..
Y no deja de parecer ms extraordinario este
culto, si se media en que Colombia no fue, pre-
cisamente, la patria del Libertador. Sino, ms
bien, de su adversario de mayor volumen-. Fran-
cisco de Paula Santander. Que lo combati has-
ta con la conspiracin y con el crime. Y que,


- 75 -












finalmente despus de oponerse en una forma
obstinada a su dictadura le suplant en la
Presidencia de Colombia. Una vez que el pas se
encontr libre, del "supremo perturbador de la
Repblica". El culto de Bolivar, sin embargo,
o ha podido ser sustituido por el culto de San-
tander. Existen maniobras en este sentido, no
cabe duda. Cierto intelectualismo trata de ha-
cer del "hombre de las leyes" el simbolo ciento
por cierto de la nacionalidad. Pero el autntico
smbolo popular sigue siendo el Libertador.
Quiz est contenido el secret de este xito
en el ap5strofe encendido del indio Choquehuan-
ca. "Crecer tu nombre le dijo como la
sombra cuando el sol decline". Y el pueblo siente
en su entraa la verificacin de este fenmeno.
No le interest lo que los intelectuales juzgan al
respect. "Santander fue, ciertamente, un grande
hombre piensa Pero, a qu comparable
con el Libertador?" Es difcil rectificar las con-
sagraciones de la popularidad. Igual que po-
nerle remiendos a los fallos de la Historia. Ya
pueden los intectuales multiplicar las efigies de
Santander en el pas. Al pueblo le basta con
conservar las de Bolvar, para-mantener viva su
memorial.
A nuestro modo de ver, los intectuales colom-
bianosno carecende razn. El hombre gua, el


- 76 -


J 0 R G E


A. D I E Z










ITINERARIOS DEL TROPICO


nombre- smbolo, deben ser autnticamente co-
lombianos. Nacidos en el territorio de Colombia,
es decir. Pero, cmo luchar contra la fuerza ava-
salladora de la tradicin? Cmo desengaar por
ejemplo, a los admiradores e iconografistas de que
no es preciso presentar al hroe a caballo, de
por vida? Porque el hecho de que las estatuas de
Bolvar han de ser siempre ecuestres y pedestres,
las de Sucre, no sugiere la sospecha de que el
uno fue solamente un cabalgador ms entusiasta
que el otro?

La ciudad de las puertas abiertas

Manizales no es solamente la Capital del De-
partamento de Caldas. Es tambin una verdade-
ra prolongacin de Antioquia. La misma raza.
El mismo campesino laborioso y burln. Iguales
costumbres. Parecidos hombres de industrial, te-
naces y emprendedores. Hasta las mujeres, tanto
por su espiritualidad como por su cautivante
gracia terrgena, parecen tener un parentezco cer-
cano con las de Mdelln. Y no puede ser de
otra manera. Porque Manizales, una de las ciu-
dades ms jvenes de Colombia, fue fundada y
poblada por antioqueos. Una esforzada tropa de
exploradores "la expedicin de los veinte"-
un da super la selva y pudo llegar, despus de


- 77 -













grandes aventuras, al sitio donde hoy se asienta
la villa. A la que, en un comienzo, se pens
dar el nombre bblico de Palestina. Para no ol-
vidar, sin duda, las denominaciones geogrficas
tradicionales de las tierras antioqueas....
La aventuras del dominio de la jungla por
los pionners de Antioquia, para abrirse paso ha-
cia Manizales, es una empresa comparable a la
conquista del Far-West por los yankees. Hasta
el ao 1848 all, donde se levanta una ciudad
modern, alegre y prspera, reinaba 'como mo-
nar-a 'absoluto la enmaraada vegetacin de la
manigua. No tiene un siglo de existencia, y Ma-
nizales es una de las ms importantes poblacio-
nes de Colombia. "Apenas en los Estados Unidos
pueden darse ejemplos de tal vitalidad, de tan
vigorosa y triunfante lucha con la naturaleza y los
elementss, dicen los manizalefios. Y no les fal-
ta razn. Puesto que Manizales no slo surgi
victoriosa de la espesura de la selva, en el 48,
sino que repiti el milagro despus del incendio.
Pero los incendios si, en realidad, han consti-
tuido lamentables catstrofes, en estas ciudades
del trpico, han debido tambin contribuir a su
progress. Manizales, por ejemplo, edificada apre-
suradamente, con materials livianos e inflama-
bles, acaso tuvo la misma apariencia provisional
de tantas poblaciones tropicales que conocemos.


- 78-


J 0 R G E


A. D I E Z










ITINERARIOS DEL TROPICO


El incendi le oblig a reemplazar los antiguos
materials de construccin con otros ms slidos
y permanentes. La madera fue sustituida por el
ladrillo cocido, la piedra y el concrete. El empe-
drado primitive, por el asfalto. Y de los escom-
bros del siniestro se ha levantado una ciudad do-
tada de todos los servicios pblicos civilizados.
Y con una marca definitive de bienestar y prospe-
ridad.
Manizales, como Medelln, no obstante la bene-
volencia del clima y la placidez del ambiente, no
es un sitio de placer. Es una urbe de trabajo.
Pues el antioqueo sabe comunicar al lugar en que
vive algo de su austeridad natural y de su several
-apreciacin de la vida. De ah que Manizales no
aspira a rivalizar con Bogot en el nmero y en
la calidad de los cabarets. Sino, con Medelln,
en la capacidad productora de su industrial. No
es el "Casino" ni es la cadena de lujosos coaches
que circulan por la Avenida "Cervantes", lo que
constitute el orgullo de la ciudad. Es el caf de
sus huertos. El ganado de sus fincas. El oro de
sus minas. Su comercio. Sus fbricas. El maniza-
leo es, por excelencia, agricultor, hombre de ne-
gocios. Sin que esto sea bice, naturalmente, pa-
ra que existan en la ciudad valiosos ncleos intelec-
tuales de escritores y periodistas. Cuenta hasta
con un editorial que ha cobrado ya fama por


- 79 -













la seriedad de sus compromises y la pulcritud y
el cuidado de sus ediciones.
El aspect de solidez y de ingenua elegancia
provinciana de las edificaciones de los barrios cen-
trales despierta en el viajero ciertas reminiscencias
de Quito, su ciudad natal. Grandes bloques de
piedra, de granito y de concrete simulan los edi-
ficios pblicos, las casas fuertes de comercio, los
bancos y los hotels. Como queriendo dar una im-
presin de fuerza y podero. Y amenazando aplas-
tar bajo sus moles imponentes al que se permi-
ta siquiera una alusin irrespetuosa. La nota t-
pica, sin embargo, el detalle fresco y espontneo
no tardan en denunciar la infantilidad de estos
esfuerzos. El cable areo, por ejemplo que
constitute la nota esencialmente pintoresca de
la villa no es en su ingravidez de jaula de alam-
bre una rplica mcanica a esa pesada y pompo-
sa arquitectura? Desde luego, hay que admitir
que Manizales tiene derecho de reproducir hasta
la estatua de la libertad de Nueva York, si este
es un paso hacia el future. Que le pertenece por
derecho de conquista.
Su majestad el caf
Sin el caf, la vida econmica de Colombia
apenas tendra sentido. En cambio, la vida social,
sin el caf, no tuviera sentido alguno. El caf es


- 80 -


J 0 R G E


A. D I E Z









ITINERARIOS DEL TROPICO


para Colombia. lo que el cacao para el Ecuador:
"el grano de oro". No hay cacao en el Ecuador,
no hay dlares entonces. Disminuyen las exporta-
ciones de caf en Colombia, bajan los fondos en
el exterior. El valor econmico del caf es, pues,
capital. Con todo, es quiz ms important su
significacin social. Los ingleses propagaron por
el mundo la costumbre oriental de tomar te. El
five o' clock tea. Como en el mundo existe la con-
viccin de que todo lo britnico hasta los chis-
tes ms estpidos es'elegante y distinguido, to-
dos los pauses se apresuraron a adoptarla. Todos,
menos la Repblica de Colombia. Que, muy sen-
satamente, consider que dispona de un produc-
to superior al te. Y quin sabe si por llevar la
contraria al mundo, comenz a beber caf. Pe-
ro con un entusiasmo tan grande, que casi nos
atreveramos a calificarlo de afn suicida....
Ciertos escritores extranjeros, con marcadas
nostalgias de la Ley Volstead, han hecho a Co-
lombia la acusacin de dipsomana. En otro cap-
tulo de este libro nos encargamos de demostrar lo
exagerado e hipcrita de esa acusacin. No. El
alcohol no es el vicio national de Colombia. El
vicio national es el caf. Que se bebe en todas
las classes sociales. A todas las horas del da. Y
en todos los sitios posibles. Si hace sed, caf. Ca-
f, si se tiene hambre. Si el da est caluroso,


-81-









A. D I E Z


caf. Y caf tambin, si hay humedad en el am-
biente. Caf, caf, y caf. Al levantarse. Al acos-
tarse. En el desayuno. Al medioda. En las comi-
das. En la oficina. En el club, En el caf. Y
hasta dira que en el water closet. No hay circuns-
tancia, lugar ni tiempo, donde no se pueda as-
pirar el aromtico perfume de esta infusion es-
pirituosa.
Hay gentes que se preguntan si el te es una be-
bida distinguida porque es inglesa o, si al contra-
rio, los ingleses son distinguidos porque toman
te. Quiz nos resolveramos por lo segundo. Pues-
to que, en los tiempos en que no se beba te, na-
die se habra atrevido a presentar a Enrique
VIII, por ejemplo, como el tipo del fino y co-
rrecto gentleman. Algo parecido pensamos noso-
tros del caf. No son los colombiamos los que
hacen al caf creemos- sino el caf el que hace a
los colombianos. Debido a esta maravillosa be-
bida es, sin duda, que en Colombia hay ms
gente inteligente que en otros pauses de la Am-
rica del Sur. El caf tiene adems la milagrosa
propiedad de conservar despiertos los sentidos. Y
es sabido que el colombiano no es, precisamente,
de aquellos que se duermen.
Pero as como el caf tiene sus grandes venta-
jas, no deja de tener tambin sus inconvenientes.
A qu atribuir, verbigracia, la "neura" la enfer-


- 82 -


J 0 R G E




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs