• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Index
 Foreword
 Introduction
 Parte I. Geografia e historia
 Parte II. Estudios y excavaciones...
 Parte III. Conclusiones
 Anexos
 Explicacion de las laminas






Group Title: Biblioteca de cultura colombiana
Title: Arqueología agustiniana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078530/00001
 Material Information
Title: Arqueología agustiniana
Series Title: Biblioteca de cultura colombiana
Physical Description: x, 169 p., 1 l. : illus., 189 pl. (1 fold.) map, fold. plan. ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Pérez de Barradas, José
Publisher: Imprenta nacional
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1943
 Subjects
Subject: Indian art -- South America   ( lcsh )
Indians of South America -- Art -- Colombia   ( lcsh )
San Agustín (Huila, Colombia)   ( lcsh )
Antiquities -- Colombia   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": p. 151-153.
Statement of Responsibility: por José Pérez de Barradas. Excavaciones arqueológicas realizadas de marzo a diciembre de 1937. Dibujos de Luis Alfonso Sánchez Valderrama.
General Note: Finding aid: http://web.uflib.ufl.edu/spec/belknap/barradas.htm
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078530
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000060929
oclc - 29000912
notis - AAG6084

Table of Contents
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Index
        Page v
        Page vi
    Foreword
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        La region de San Agustin y las investigaciones arqueologicas
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
    Parte I. Geografia e historia
        Page 19
        Page 20
        Capitulo I. Georgafia fisica de la region de San Agustin
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
        Capitulo II. Historia del municipio de San Agustin
            Page 25
            Page 26
    Parte II. Estudios y excavaciones en los yacimientos y monumentos arqueologicos
        Page 27
        Page 28
        Capitulo I. Lugares arqueologicos situados fuera del parque de San Agustin
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Capitulo II. Parque de San Agustin - Mesita A
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        Capitulo III. Parque de San Agustin - Mesita B
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
        Capitulo IV. Parque de San Agustin, mesita c y quebrada de lavapatas
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
        Capitulo V. Otros lugares arqueologicos situados fuera del parque de San Agustin
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
    Parte III. Conclusiones
        Page 135
        Page 136
        Capitulo I. Resultados profesionales de mis excavaciones en San Agustin en 1937
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        Capitulo II. Bibliografia y anexos
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
    Anexos
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Explicacion de las laminas
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Lámina 1
        Lámina 2
        Lámina 3
        Lámina 4
        Lámina 5
        Lámina 6
        Lámina 7
        Lámina 8
        Lámina 9
        Lámina 10
        Lámina 11
        Lámina 12
        Lámina 13
        Lámina 14
        Lámina 15
        Lámina 16
        Lámina 17
        Lámina 18
        Lámina 19
        Lámina 20
        Lámina 21
        Lámina 22
        Lámina 23
        Lámina 24
        Lámina 25
        Lámina 26
        Lámina 27
        Lámina 28
        Lámina 29
        Lámina 30
        Lámina 31
        Lámina 32
        Lámina 33
        Lámina 34
        Lámina 35
        Lámina 36
        Lámina 37
        Lámina 38
        Lámina 39
        Lámina 40
        Lámina 41
        Lámina 42
        Lámina 43
        Lámina 44
        Lámina 45
        Lámina 46
        Lámina 47
        Lámina 48
        Lámina 49
        Lámina 50
        Lámina 51
        Lámina 52
        Lámina 53
        Lámina 54
        Lámina 55
        Lámina 56
        Lámina 57
        Lámina 58
        Lámina 59
        Lámina 60
        Lámina 61
        Lámina 62
        Lámina 63
        Lámina 64
        Lámina 65
        Lámina 66
        Lámina 67
        Lámina 68
        Lámina 69
        Lámina 70
        Lámina 71
        Lámina 72
        Lámina 73
        Lámina 74
        Lámina 75
        Lámina 76
        Lámina 77
        Lámina 78
        Lámina 79
        Lámina 80
        Lámina 81
        Lámina 82
        Lámina 83
        Lámina 84
        Lámina 85
        Lámina 86
        Lámina 87
        Lámina 88
        Lámina 89
        Lámina 90
        Lámina 91
        Lámina 92
        Lámina 93
        Lámina 94
        Lámina 95
        Lámina 96
        Lámina 97
        Lámina 98
        Lámina 99
        Lámina 100
        Lámina 101
        Lámina 102
        Lámina 103
        Lámina 104
        Lámina 105
        Lámina 106
        Lámina 107
        Lámina 108
        Lámina 109
        Lámina 110
        Lámina 111
        Lámina 112
        Lámina 113
        Lámina 114
        Lámina 115
        Lámina 116
        Lámina 117
        Lámina 118
        Lámina 119
        Lámina 120
        Lámina 121
        Lámina 122
        Lámina 123
        Lámina 124
        Lámina 125
        Lámina 126
        Lámina 127
        Lámina 128
        Lámina 129
        Lámina 130
        Lámina 131
        Lámina 132
        Lámina 133
        Lámina 134
        Lámina 135
        Lámina 136
        Lámina 137
        Lámina 138
        Lámina 139
        Lámina 140
        Lámina 141
        Lámina 142
        Lámina 143
        Lámina 144
        Lámina 145
        Lámina 146
        Lámina 147
        Lámina 148
        Lámina 149
        Lámina 150
        Lámina 151
        Lámina 152
        Lámina 153
        Lámina 154
        Lámina 155
        Lámina 156
        Lámina 157
        Lámina 158
        Lámina 159
        Lámina 160
        Lámina 161
        Lámina 162
        Lámina 163
        Lámina 164
        Lámina 165
        Lámina 166
        Lámina 167
        Lámina 168
        Lámina 169
        Lámina 170
        Lámina 171
        Lámina 172
        Lámina 173
        Lámina 174
        Lámina 175
        Lámina 176
        Lámina 177
        Lámina 178
        Lámina 179
        Lámina 180
        Lámina 181
        Lámina 182
        Lámina 183
        Lámina 184
        Lámina 185
        Lámina 186
        Lámina 187
        Lámina 188
        Lámina 189
Full Text




ARQUEOLOGIA


AGUSTINIANA
Por

JOSE PEREZ DE BARRADAS


EXCAVACIONES AROQUOLOGICAS REALIZADAS DE MARZO A DICIEMBRE DE 1937

DIBUJOS DE
LUIS ALFONSO SANCHEZ VALDERRAMA







O






IMPRENTA NATIONAL BOGOTA
*94









StlA AMERIM


BIBLIOTECA DE CULTURAL COLOMBIANA



MINISTERIO DE EDUCATION NATIONAL
EXTENSION CULTURAL Y BELLAS ARTES
SERVICIO DE ARQUEOLOGIA



























INDICE


Pip.
PROLOGO .. ........... .. .... ................................................................. VII
INTRODUCCION. La region de San Agustin y las investigaciones arqueoldgicas.
Estudios realizados hasta 1937 sobre la arqueologia agustiniana. Historia de mis
investigadones ............................. ....................... 3 a 17
PARTE I. Geografla e Historia.
CAPITULOI. Geografia Fisica de la region de San Agustin ........... 21 a 24
CAPITULO II, Historia del Municipio de San Agustin................... 25 a 26
PARTE II. Estudios y excavaciones en los yacimientos y monumentos arqueol6gicos.
CAPITULO I. Lugares arqueol6gicos situados fuera del Parque de San Agustin:
Matanzas, Ullumbe, Granja de la Escuela de Varones, Las Moyas, El Cabu-
yal, El Bathn, La Estrella I .. .... ... .. ........................... 29 a 37
CAHITULO II. Parque de San Agustin. Monticulo oriental Monticulo occi-
dental........ ........................ ............. .... ...... 39 a 47
CAPITULO III. Parque de San Agustin. Monticulo Meridional, Monticulo
Noroeste, Monticulo Septentrional. Parte central de Mesita B., Parte Orien-
tal deMesitaB.................................... .... ............... 49 a 92
CAPITULO IV. Parque de San Agustin. Mesita C. y Lavapatas: Vertiente iz-
quierda de la quebrada de Lavapatas por debajo de la Mesita B. Alto de
Lavapatas. ............... ..... .... ...... .... ................ 93 a 109
CAPITULO V. Otros lugares arqueol6gicos situados fuera del Parque de San
Agustin: La Parada, Naranjo, La Florida, Quebrada del Tabl6n, Alto del
Tabl6n, Cerro de La Pelota, Alto de la China, Quebradillas, Las Tapias,
Pradera, Quinchala, El Guineo. ....................................... 111 a 134
PARTE III. Conclusiones:
CAPITULO I. Resultados profesionales de mis excavaciones........ .... 137 a 149
CAPITULO II Bibliografia.............................................. 151
Anexo B. I. Estatuas que se encuentran en Museos y Colecciones parti-
culares.... ............................... ............. 155
IL Estatuas y relieves descubiertos por el autor de esta monografia....... 156
III. Estatuas, relieves y sarc6fagos que se described en esta obra y que no figu.
ran en la obra del Profesor K. Th. Preuss ................... .......... 158
EXPLICACION DE LAS LAMINAS ........................................... 163
























PROLOGO


INCIDE la publicaci6n de esta obra del eminente hombre de ciencia
espafiol, Profesor Jose Perez de Barradas, con un renacimiento de los
studios arqueol6gicos en Colombia, que no ha much tiempo fueron
cultivados, aislada y espontaneamente, por eruditos y curiosos, quie-
nes no siempre dispusieron, en el docto ejercicio de sus prop6sitos, de
los materials t6cnicos y bibliograficos necesarios. Hoy, merced a la especial aten-
ci6n que el Gobierno Nacional ha prestado a esta discipline de la inteligencia, el
Servicio de Arqueologia, dependiente de la Direcci6n de Extensi6n Cultural y Be-
llas Artes, y el Instituto Etnol6gico, que funciona bajo la rectoria spiritual del Pro-
fesor Paul Rivet y bajo los eficaces auspicios de la Escuela Normal Superior, cuen-
tan con un equipo de colaboradores suficientemente preparados, que han realizado
studios y trabajos de investigaci6n en las distintas zonas arqueol6gicas del pais,
de acuerdo con un plan racional, sistematico y organizado. No significa esto que se
haya llegado a la perfecci6n deseable en esta rama de la ciencia. Dentro de un con-
cepto veraz y realista, cuanto hasta la fecha se ha hecho puede considerarse apenas
como el primer intent logrado para entrar con pie firme en el vasto dominio de
las especializaciones que constituyen la ciencia etnol6gica.
El libro del Profesor Perez de Barradas sefiala una etapa decisive en el studio
de una de las civilizaciones de mayor importancia y trascendencia en el continent
de America. Es aquel el fruto de los trabajos realizados en la region de San Agus-
tin, en el afio de 1937, por la expedici6n cientifica organizada y dirigida por el
autor de esta obra, bajo el patrocinio del Ministerio de Educaci6n Nacional, ser-
vido a la saz6n por el doctor Dario Echandia, como Ministro, y por el senior Jorge
Zalamea, como Secretario. En guard de la justicia, es precise reconocer aqui la
eficaz intervenci6n del senior Gustavo Santos, Director entonces del Departamento
de Extension Cultural y Bellas Artes, entidad bajo cuya dependencia ha venido fun-
cionando el Servicio Nacional de Arqueologia.










Pr6logo


De la lectura de esta obra se deduce que su autor, antes que elucidar el origen
de la civilizaci6n que floreci6 en el Macizo Central de los Andes, prop6sito impo-
sible -al decir del professor Rivet-, dado el estado actual de nuestros conoci-
mientos, se propuso mas bien hacer un inventario riguroso de los hallazgos veri-
ficados hasta la fecha en San Agustin y estaciones arqueol6gicas aledafias. Despues
de Preuss no se ha escrito obra mejor documentada que esta del senior Perez de
Barradas, y es tal su importancia, que ella viene a proporcionar al mundo cienti-
fico elements completes, y en gran parte originales, sobre la espl6ndida civiliza-
ci6n agustiniana.
No es possible compendiar en breves lines la variedad e intensidad de los tra-
bajos realizados por el Profesor P&rez de Barradas y su expedici6n, en 1937, en la
region de San Agustin. Apenas si se puede dar de ellos una vision de conjunto,
siguiendo en lines generals el plan de la Arqueologia Agustiniana. Inicia su obra
el autor con algunas consideraciones sobre los trabajos arqueol6gicos llevados a
cabo en San Agustin, con anterioridad a 1937, notando a algunos de ellos de insu-
ficientes, ya que quienes los adelantaron tuvieron s61o en mira la elaboraci6n de
teorias e hip6tesis, mis o menos brillantes, y que ciertamente no se compadecen
con las finalidades que persigue un m6todo cientifico, sobrio, por esencia y natu-
raleza, en conclusions. De esta nota de superficialidad, exceptia Perez de Barradas
al professor aleman y director del Musseum fir Voelkerkunde, senior K. Th. Preuss,
quien, en 1914 v en el breve espacio de cuatro meses, verific6 importantes exca-
vaciones en San Agustin y elabor6 un catilogo de monumentos de dicha civiliza-
ci6n, que si no es un dechado de perfecci6n, si por lo menos constitute un valioso
aporte para los futures investigadores que quieran empefiarse en el studio a fondo
de la cultural aborigen del Macizo Central de los Andes colombianos.
Con el objeto de precisar el alcance de sus investigaciones y hallazgos puntua-
liza el Profesor Perez de Barradas en la introducci6n de este libro las circunstan-
cias en que llev6 a termino y remate su cometido, propicias las unas, y las mas de
ellas adversas, por cuanto no disponia a la saz6n de los medios t6cnicos y materia-
les indispensables que le garantizaran un 6xito definitive.
Dividese la Arqueologia Agustiniana en tres parties. Comprende la primera la
historic y geografia fisica de San Agustin. Aduce en ella el autor datos ineditos y
puntos de vista originales basados en la observaci6n direct y que viene a modi-
ficar otros errados y considerados hasta hoy como definitivos.
Trata la segunda parte de las excavaciones y hallazgos realizados tanto dentro
de la area del lamado Parque Arqueol6gico Nacional como fuera de ella. En estos
se resefian los verificados en Ullumbe, Las Moyas, Cabuyal, El BatOn y La Estre-
lla y entire aquellos los ejecutados en las Mesitas A. B. y C. y sus distintos mon-


VIII









Arqueologia Agustiniana


ticulos, mencionando las estatuas, relieves y sarc6fagos no estudiados por Preuss y
haciendo modificaciones o rectificaciones a algunos de los que cita el professor ale-
man. En los anexos de esta obra hallara el lector la n6mina exacta y pormenorizada
de los numerosos e importantes descubrimientos Ilevados a cabo por el senior Perez
de Barradas y su expedici6n, entire los cuales merece sefialarse de manera especial
el realizado el 10 de julio de 1937, o sea el de la fuente de Lavapatas, uno de los
hallazgos de mayor trascendencia para el studio de la civilizaci6n agustiniana. El
autor realize en ese sitio trabajos de excavaci6n, desde el 10 de julio hasta el 28 de
agosto del citado afio, y como resultado de ellos se pusieron al descubierto en la
roca de la fuente, 34 figures labradas en relieve, various canales y tres piscinas. Se-
g6n el autor, esta fuente puede considerarse "como un santuario dedicado a las divi-
nidades acuiticas y subterraneas. Lo primero se deduce de la situaci6n del monu-
mento al lado de una corriente de agua y por la clase de animals representados,
casi todos serpientes y lagartos, es decir, animals propios de las divinidades
cth6nicas".
Con el objeto de proteger y defender esta fuente, monument de primer orden
de la cultural de San Agustin, el Gobierno Nacional adquiri6 en 1940 los terrenos
de la Mesita C y de Lavapatas, los cuales fueron incorporados al patrimonio his-
t6rico del Parque Arqueol6gico, y en la actualidad se adelantan activamente las
construcciones de protecci6n necesarias.
Al final de la segunda parte, el Profesor Perez de Barradas hace el recuento
detallado de las excavaciones, descubrimientos y studios practicados en otros de
los lugares situados fuera del area del Parque Arqueol6gico, a saber: La Parada,
El Naranjo, La Florida, la quebrada de El Tabl6n, alto de El Tabl6n, cerro de La
Pelota, alto de La China, Quebradillas, Las Tapias, La Pradera, Quintanilla y El
Guineo.
Dedica el autor la tercera parte a enumerar y expresar las conclusions por el
deducidas del studio y andlisis de los distintos monumentos, sarc6fagos, templos,
estatuas, relieves, y utensilios y vasos de ceramica descubiertos por la expedici6n
cientifica que visit aquellos lugares en el mencionado afio de 1937.
Es de elemental justicia dejar constancia en este pr6logo de la colaboraci6n
que prestaron al director de la expedici6n y autor de esta obra; los miembros
de ella, sefiores: Gregorio Hernindez de Alba, actual Jefe del Servicio de Arqueo-
logia del Ministerio de Educaci6n Nacional; Luis A. Sanchez, a quien se debe la
.ejecuci6n de los dibujos que ilustran este libro y su adecuada disposici6n dentro
del texto correspondiente; Luis Alejandro Guerra y Pompilio Ortiz, sin excep-
tuar al senior Eugenio Salas, quien como Director de Educaci6n del Huila, en ese
.Arqueologia A. II











X Pr6logo


entonces, adquiri6, con destino a la naci6n, los terrenos que hoy forman el Par-
que Arqueol6gico Nacional.
Por su parte, el Ministerio de Educaci6n Nacional ha puesto su mayor de-
cisi6n y empeflo con el fin de publicar los trabajos originales del Profesor PNrez
de Barradas con el mayor decoro possible y de acuerdo con la trascendencia e im-
portancia que ellos tienen. Esta obra constitute la primera de la series de publica-
ciones arqueol6gicas que se propone editar la Direcci6n de Extensi6n Cultural y
Bellas Artes, con la cooperaci6n del Instituto de Etnologia y del Servicio Nacional
de Arqueologia.
DARIO ACHURY VALENZUELA
Director de Extensi6n Cultural y Bellas Artes.























































A &sve Wy ,icv /sr /,u/
ymr-3 oee't .l AZ'7 fClf^
ob Ornfyu a r / ofg weo/


LOCALIZACION DE YACIMIENTOS EN LA ESTACION ARQUEOLOGICA DE SAN AGUSTIN
























INTRODUCTION




















LA REGION DE SAN AGUSTIN Y LAS
INVESTIGACIONES ARQUEOLOGICAS


ANDO en 1913 estaba para finalizar los studios de bachillerato y se me
presentaba el dificil problema de la elecci6n de carrera, cay6 en mis manos el
libro de Andree sobre sus viajes en Colombia. Las maravillas naturales de
este pais, la vida agitada del naturalist, los encantos y aventuras de los viajes,
hicieron mella en mi alma juvenile y me decidieron a emprender los estu-
dios de Ciencias Naturales. Dibujos como la travesia de los rapidos de Hon-
da, del Salto de Tequendama o la Peria grabada de Pandi, quedaron para siempre grabados
en mi mente.
Muchos afios despu6s ejerci6 una influencia parecida sobre mi, el libro de Carlos Cuervo
Marquez "Estudios arqueol6gicos y etnogrificos," donde se relatan sabrosamente viajes a Tie-
rradentro, a los Llanos y a San Agustin. Hasta entonces habia pensado consagrar mi exis-
tencia al studio de la prehistoria de los alrededores de Madrid, pero la obra de uno de los
primeros arque61ogos colombianos tuvo la virtud, junto con los trabajos del Profesor Preuss,
de acrecentar mi deseo de viajar por el hermoso pals colombiano y de visitar y admirar las
gigantescas estatuas del extreme sur del Departamento del Huila. Mis deseos no pudieron rea-
lizarse por entonces, pero cuando menos lo esperaba, recibi por intermedio de la Junta de Re-
laciones Culturales del Ministerio de Estado de Espafia una amable invitaci6n del Ministerio
de Educaci6n Nacional de Colombia para que viniera a BogotA a dictar unos cursos en la Uni-
versidad Nacional.
Despu6s de recibir aclaraciones sobre la labor que iba a realizar en BogotA, acept6 gustoso,
dadas las facilidades que me brindaban la Junta de Relaciones Culturales del Ministerio de
Estado de Espafia, que me enviaba en misi6n official, y del Ministerio de Educaci6n Nacional
de Colombia.
Tuve la suerte inmensa de poder salir de Espafa con mi mujer y mis hijos dias antes de
que estallara la espantosa tragedia que ha llenado de luto mi querida patria.
Al llegar a Bogota tuve la fortune de encontrar al frente de la Secretaria del Ministerio de
Educaci6n a don Jorge Zalamea, a quein habia conocido en Madrid, y como Ministro al doctor
Dario Echandia. Juzgaron ambos que lo mejor que podia realizar aca era el studio sistemAti-
co de la Arqueologia precolombina, la cual, a pesar de aislados entusiasmos y esfuerzos, no es-
taba al nivel que habia alcanzado en otros paises americanos.
El primer viaje que realic6 fue en octubre-noviembre a Tierradentro para informal al
Ministerio de los trabajos que realize alli el doctor George Burg y que ain efectuaba el senior
Gregorio Hernindez de Alba. Entonces lleg6 el moment de poner en acci6n mis suefios de
nifio en el paso del Quindio, en al viaje por el Valle del Cauca, durante el paso del paramo
de Las Delicias, en la Cordillera Central, y en mi estancia en el pais de los Paeces. Los resulta-
dos de este primer viaje han sido publicados en la monografia "Arqueologia y Antropologia
Precolombinas de Tierradentro" (Cauca). Publicaci6n n6mero 1 de la Secci6n de Arqueologia
del Ministerio de Educaci6n Nacional. Bogota, 1937.











Introducci6n


Como consecuencia de este viaje rendi un informed al senor Ministro sobre cuales debian
set las .actividades de la naciente Secci6n de Arqueologia en 1937. En 61 hice notar que las
primeras excavaciones arqueol6gicas oficiales que iban a realizarse en Colombia debian tenet
lugar en San Agustin, puesto que la cultural de ac& por su antigiiedad y por estar estudiada, en
parte, por arque61ogo tan afamado como el Profesor Preuss, constituia un excelente punto de
partida para ulteriores investigaciones. Tuve la fortune de que mi propuesta fuese aceptada
integramente por el Ministerio de Educaci6n Nacional.

STUDIOS REALIZADOS HASTA 1937
SOBRE LA ARQUEOLOGIA AGUSTINIANA

Ya mi ligero studio de la escasa bibliografia sobre la region arqueol6gica de San Agustin
pone de manifesto que el fnico studio hecho con toda seriedad cientifica y con toda la minu-
ciosidad propia de una investigaci6n, es el realizado en 1914 pot el doctor K. Th. Preuss, Pro-
fesor de la Universidad y Director del Museum flir Volkerkunde, de Berlin, recientemente fa-
llecido. Solamente sobre el terreno puede darse uno cuenta de la gigantesca labor que realize
en cuatro meses, en los que consigui6 no s61o estudiar todos los monumentos que se conocian
entonces, sino hacer excavaciones en various sitios y moldear numerosas estatuas.
Colombia no sabe ain cuanto tiene que agradecer al Profesor Preuss quien luch6 en ese tiem-
po con enormes dificultades. Invirti6, por ejemplo, 14 dias a caballo desde Purificaci6n hasta
San Agustin; estuvo en esta regi6n cuatro meses, en un tiempo en que este pueblo era s6lo un
grupo de ranchitos perdidos en el fin del mundo; y finalmente, ademis de los malos caminos,
tuvo en ocasiones que acampar en plena selva, que se extendia entonces por la mayoria de las
localidades arqueol6gicas.
Se suele decir que la obra del Profesor Preuss es un mero catalogo de los monumentos
agustinianos conocidos en 1914 y que no resuelve nada respect alorigen, historic y cronologia
de la cultural agustiniana, pero esto, lejos de ser un reproche, es un elogio, pues quien estA po-
seido de verdadero espiritu cientifico, cuando carece de elements para formula una teoria,
calla y no levanta una hip6tesis sin base ni se pierde en divagaciones literarias. La critical si-
quiera de las disparatadas relaciones de las estatuas agustinianas con las mayas o con las de
otros paises, hubiera side simplemente perder el tempo.
Otro reproche que se le hace a Preuss es que se llev6 estatuas, pero lo hizo en ipoca en
que no habia ley que lo prohibiera, sin ocultarse y sin beneficio personal.
Para mi, que tengo el prop6sito de proseguir la labor del Profesor Preuss, consider su obra
como punto de base. Por consiguiente, no describire ninguna estatua que ya l haya descrito.
En todo caso, manifestar6 d6nde se encuentra en la actualidad y cuil es su estado de conser-
vaci6n. S6lo en contados casos expresare mis divergencias respect a sus interpretaciones. Me
atendre a esta regla, incluso en aquellas estatuas que el Profesor Preuss no pudo fotografiar o
de las cuales se le dafiaron las places.
De acuerdo con este criterio, me corresponde hacer la historic de las investigaciones reali-
zadas en San Agustin despubs de la visit del Profesor Preuss, labor ingrata, puesto que en tea-
lidad la localidad arqueol6gica mis important de Colombia s61o ha sido visitada por turistas
o aficionados con mayors o menores pretensions cientificas. La mayor parte apenas han pu-
blicado algunos articulos en peri6dicos con cuantiosos disparates. Pot ejemplo, uno atribuye
las estatuas a los arios y dice que la destrucci6n de la cultural agustiniana se debi6 al mismo
cataclismo geol6gico en el que desaparecieron la Atlantida, la Lemuria y la Polinesia! Otros
datan las estatuas a base de la astrologia; otro consider a los agustinianos "pueblo de escultores
intuitivos," como emigrantes toltecas del Antiguo Imperio, y explica la escasez de huesos hu-
manos suponiendo que aquel "pueblo de artifices" pereci6 comido por sus vecinos antrop6fa-










Arqueologia Agustiniana 5


gos y caribes; en fin, se ha dicho que la cultural de San Agustin es de edad terciaria, porque las
estatuas se encuentran en terreno de esta ipoca y porque hay grandes representaciones de la-
gartos (!0).
Entre los autores a quienes se deben studios un poco mis series sobre San Agustin, hay
que destacar a Monsefior Federico Lunardi, quien al final de su estancia en Colombia, donde
desempefi6 el cargo de Secretario de la Nunciatura, realize en uni6n de M. Christian Belle,
Secretario de la Legaci6n de Francia en Bogoti, y a principios de 1921, un rapidisimo viaje por
la region de San Agustin, que dio origen a una series de publicaciones copiosas, reproducidas
en ocasiones en varias revistas diferentes. S61o nos ocuparemos de las dos mis importantes.
La que primeramente apareci6 se titula El mtcizo colombiano en la prehistoric de Sur Amrica.
(Rio de Janeiro, 1934). Es un resume incoherente de relaciones de los cronistas de la Con-
quista, y de ge6grafos del siglo pasado como Codazzi, Stiibel, Reiss, esto sin critical ni discu-
si6n alguna. Esto mismo, que hemos referido a la geografla, se puede aplicar tambien a la ar*
queologia, pero las cuestiones que sobre 6sta versan vuelven a ser tratadas en el siguiente libro
que leva el titulo un tanto absurdo de La wida en las tumbas (Rio de Janeiro, 1935).
En ambas, la presentaci6n del material nuevo es inutilizable, tanto por las descripciones in-
suficientes como por las fotos pequeias y malas.
Basado en una cita de Cieza de Le6n, aplicada a otros pueblos americanos contemporineos
de la Conquista, lanza la idea de que los agustinianos carecieron de templos y de idolos y que
aqu6llos son sepulturas y las estatuas "retratos" de los difuntos, sin tener en cuenta que los
resultados de las excavaciones del Profesor Preuss s61o se pueden refutar con otras nuevas ex-
cavaciones y no por ideas geniales obtenidas en rapidisimos viajes.
Por lo demis, las obras de Monsefior Lunardi estfn plagadas de erratas, como, por ejemplo:
Cock-Grumberg por Koch-Griinberg, Isno por Isnos, Quabradillas por Quebradillas; equivoca-
ciones como localizar el cercado del zipa en Zipaquirf en vez de Facatativi, o el decir que una
patena de oro fue encontrada en la faldas (sic) del rio Guachicos "en los limits de los Depar-
tamentos del Huila y del Cauca"; o "ingenuidades" como decir que los moradores de San
Agustin trabajan "como si fueran arque6logos de profesi6n," o que mejor que la cerimica
"mis luz pueden ofrecer las piedras de moler que se encuentran con frecuenda (sic) en las se-
pulturas," o incluir a Col6n entire los descubridores y vulgarizadores de la region y de los mis
importantes restos arqueol6gicos.... porque vio estatuas.... en Nicaragua....!
Casi inmediato a la excursion de Monsefior Lunardi fue el viaje que hizo el Marquis de
Wavrin Villieres-au-Tertre por Tierradentro, zona de San Agustin y Narifio. Encontr6 estatuas
en varias parties. Menciona una estatua de las vertientes del Putumayo en la colecci6n del doc-
tor L6pez Alvarez (Pasto); cita otra estatua que un misionero envi6 a la Exposici6n de Barcelo-
na. Fue el primero en aludir a las estatuas del valle del Chimayoy, algunas de las cuales fueron
trasladadas a La Laguna, cerca de Pasto; igualmente lo fue de las de la meseta de San Pablo,
correspondientes a un cementerio, una de las cuales se encontraba en el pueblo de Bricefio.
Menciona haber tenido conocimiento de que en el caserio de Las Botas, cerca de El Tam-
bo (Narifio), se hallaron dos estatuas, "puestas cara a cara y delante y mirando la entrada del
sepulcro, el cual era una b6veda subterrinea." Una era femenina, y fue rota por deshonesta;
otra masculina, fue Ilevada a Popayin. Alude tambien a las dos estatuas de Morales (Cauca) y
cita 18 encontradas en una guaca en Bitonc6 (Tierradentro). Vio tambien las estatuas de
San Andres y los sepulcros pintados de esta zona; las pinturas rupestres de la muralla de Avi-
rama y los grabados de Guacacallo (Pitalito).
Describe tambien una canalizaci6n de agua, que descubri6 en la hacienda "El Sinai," en
Isnos, de la que me ocupare con motivo del santuario prehist6rico de Lavapatas.
El Marques de Wavrin lanza ideas sobre la sucesi6n estilistica de las estatuas agustinianas que
discutir6 en lugar oportuno, y traza la siguiente sucesi6n cultural, algo confusa, para Tierraden











In troduccion


tro y San Agustin: "Despu6s de la naci6n de los talladores de piedra, se estableci6 otra, antes
de la de los orfebres; y la que habitaba alli en el moment de la Conquista espafiola vino pos-
teriormente, desalojando la naci6n civilizada y artist aunque menos guerrera."
Tan pretenciosa como initial fue la expedici6n del Boston College, puesto que el doctor
Hermann Walde-Waldegg s61o realize visits ripidas o excavaciones desdichadas por falta de
una preparaci6n t6cnica suficiente. El desconocimiento del problema aparece claro ya en el proe-
mio de la edici6n que hizo de la obra del Profesor Preuss. Aqui lanz6 la idea de que es nece-
sario el factor antropol6gico para establecer la edad de una civilizaci6n y de que no es suficien-
te estudiar sus obras de arte y confrontarlas con las de otras cultures, puesto que este estu-
dio, por cierto, nos hace llegar a conclusions de caricter hist6rico, pero con todo no nos sali-
mos del campo de las hip6tesis. No comprendo c6mo quien lleg6 a ser professor de antropo-
logia pueda pensar que el studio de un esqueleto -o de muchos- puede dar mis luz sobre
la antigiiedad de una cultural, que la arqueologia, tanto mis cuanto que la antropologia ame-
ricana esti tan lejos de haber alcanzado conclusions firmes; asi es que es justificado el que el
professor E. von Eickstdt consider a America como el Continente Negro de la Antropologia.
Otto parrafo pone de manifesto su ignorancia de los principios elementales de geologia.
Dice que el factor geol6gico no puede tomarse en cuenta en Sur America para la clasificaci6n
de cultures, como si despubs del paleolitico hubiese necesidad de acudir a la geologia para
obtener datos seguros cronol6gicos.
El desconocimiento pleno y total de los problems de la cultural de San Agustin aparece
de manifesto en su "Preliminary Report on the Expedition to San Agustin (Colombia)" Part I.
(Anthropological Series of the Boston College, 1937). En un folleto de 52 piginas s6lo se
dedican 14 a la arqueologia de San Agustin. El resto contiene un studio superficial de los
chibchas, se da a conocer el leprocomio de Agua de Dios y se hace la historic del pueblo de
San Agustin y de las localidades del trayecto. En s6lo dos meses declara haber realizado
excavaciones (?) en diferentes puntos, para lo cual carecia de autorizaci6n del Ministerio de
Educaci6n Nacional; haber descubierto 127 estatuas nuevas y haber encontrado una descono-
cida y inica civilizaci6n en Tierradentro, donde s61o estuvo dia y medio. Otro descubri
miento "maravilloso" ha sido la exacta localizaci6n del origen de los rios Magdalena, Caqueta,
Patia y Cauca, que ya habian sido hechos por el doctor Emil Grosse en 1929.
Por razones incomprensibles, las autoridades municipales de San Agustin permitieron a
Waldegg excavar en los terrenos del Parque Arqueol6gico Nacional, que habian sido recien-
temente comprados por el doctor Eugenio Salas, entonces Director de Educaci6n del Depar-
tamento del Huila. Declara haber abierto 189 tumbas en el transcurso de su expedici6n, pero
por nuestra parte no hemos encontrado huellas de tal cosa.
En Mesita A indica haber descubierto un nuevo temple, del que a su vez se precia tambien
Monsefior Lunardi de ser su descubridor. Pero lo mis curioso es que Waldegg se olvidara de
haber visto la figure 4 de la lamina XIV de la obra del Profesor Preuss, que &l tradujo, donde
aparece fotografiada, puesto que estaba al descubierto en 6poca muy remota, como indican las
inscripciones, incluso una del afio 1829.
Debemos a Waldegg el haber parade dentro de un hoyo el gran dios de la Mesita A, que
llev6 a cabo con 135 hombres que trabajaron gratuitamente por orden del cura pirroco.
Las mis interesantes excavaciones (?) de Waldegg fueron las hechas en el monticulo S de
la Mesita B. Aqui pudo haber descubierto un temple, pero en vez de penetrar por el corredor,
sigui6 6ste por fuera y naturalmente no hubo 6xito. Descubri6 una piedra con grabados, y
como habia un grupo de 365 rayas, supuso que era un calendario, pero por mala suerte no se
fij6, ni que la piedra no estaba sola, ni que los fragments estaban a 11 metros al N. en la
cerca de un naranjo, por lo cual hubiera podido saber que el afio estaba formado por mis
dias. Tambien encontr6 dos estatuas, una de las cuales, en vista de su bello pulimento, le dio










Arqueologia Agustiniana


pie para un gran descubrimiento: las estatuas estan revestidas de piedra artificial que mode-
laron como las modernas esculturas de arcilla. Olvid6 que la superficie de las rocas, y de las
mismas estatuas, se descompone por la acci6n de los agents naturales, cosa que sabe cual-
quier alumno de ensefianza secundaria.
Muy curiosas son las descripciones de dos piedras grabadas del mismo lugar, la del birth
of night y la de los cinco planets. Si hubiera examinado Waldegg con mas detenimiento esta
piedra, hubiera visto que no son cinco sino site los circulos radiantes. Claro esta que enton-
ces hubieran sido mayores las relaciones con la ciencia astron6mica de los caldeos.
Finalmente, a base de una estratigrafia hipottica, establece dos cultures: A, la mis anti-
gua, y B. Para ello supone que las tumbas con piedras laterales (cajones o canceles) fueron
hechas en vida de sus futures ocupantes y que las piedras se usaron s6lo como marca de pro-
piedad. Cree Waldegg que son posteriores a estos sepulcros, sin hallazgos de huesos humans
visible dificilmente y que clasifica como de la cultural A, otros con las piedras laterales remo-
vidas y con restos humans; pero ademas supone, en el caso de que en los primeros aparezca
ceramica, que 6sta fue colocada por el otro pueblo recien venido, es decir, por la cultural B.
Por muy divertido que sea tal cfmulo de disparates, no se puede menos que sentir una gran
pena en ver perdido tanto dinero, tiempo y esfuerzo. Nada hay tan persistent como los erro-
res, y de este modo son contraproducentes publicaciones como las que he criticado, puesto que
siembran el error en aficionados y personas indocumentadas, que ademas de carecer de crite-
rio cientifico estan siempre dispuestas a career en fantasias y desatinos. Por mi parte, no ha sido
mi deseo entablar polemicas sino simplemente, con toda la imparcialidad que require la in-
vestigaci6n verdaderamente cientifica, el exponer el estado de los studios arqueol6gicos sobre
San Agustin en 1937.
HISTORIC DE MIS INVESTIGACIONES

Descrita a grandes rasgos la labor de mis predecesores, he de relatar el process de mis in-
vestigaciones.
Terminados todos los preparativos, adquirido el material necesario por el Ministerio de
Educaci6n y enviado a su destino, sail de Bogota el dia 18 de marzo de 1937 acompafiado de
mi mujer e hijita Bel6n y del senior Luis Alfonso Sinchez, quien llevaba la misi6n de obtener
moldes de las principles estatuas y de preparar para la future publicaci6n las laminas nece-
sarias de grabados, detalles de estatuas, ceramica, etc.
El primer dia realizamos el viaje de Bogota a Neiva, capital del Departamento del Huila,
viaje atractivo por los variados paisajes que se recorren. Primero la Sabana de Bogota, liana y
verde con sus calls de eucaliptos, hasta Facatativi, cuyas "Piedras de Tunja" con pinturas ru-
pestres ya me eran conocidas. Despues la zona de caf6 de El Ocaso, La Esperanza y Cachipay;
los palmares de las orillas del rio Negro y Girardot con su puente sobre el rio Magdalena. Si-
guieron los llanos calientes del Tolima, el atrevido paso del Magdalena en Golondrinas y los
llanos secos y ardientes del N. del Huila. Se pasa de los 2.640 metros sobre el nivel del mar a
que esta Bogota; a 472 metros a que estA Neiva; de 15 grades de temperature media a 28 gra-
dos. En Neiva demoramos un dia para saludar al senior Gobernador y al senior Director de
Educaci6n, quien nos proporcion6 datos interesantes sobre la arqueologia de la region.
El dia 20 hicimos en bus el viaje hasta Altamira, que nos hizo conocer el valle del Magda-
lena, que pricticamente es una fosa tect6nica, profunda en muchos sitios, pues a corta dis-
tancia se levantan las estribaciones de las cordilleras Central y Oriental que escala la carre-
tera en atrevidos zigzags, o que perfora, como en la estrecha cortadura de El Pulpito, pocos
kil6metros antes de Ilegar a Garz6n.
Los llanos de Neiva justifican el nombre de "Valle de Las Tristezas" (lamina 1), puesto
que son Aridos y secos. El suelo formado por aluviones, esta disecado por la erosi6n, y apenas










Introducci6n


esti cubierto por tierra vegetal. En su mayor parte estan dedicados a pastors. Sin embargo, er
los terrenos de Llanogrande, en jurisdicci6n de Campoalegre, primer pueblo que se cruza vi-
niendo de Neiva, el Banco Agricola ha parcelado 2.000 hectareas para el cultivo del arroz.
Despuis de cruzar los pueblos del Hobo (lamina 2, A) y Gigante, llegamos a Garz6n (limina 2,
B, y 5, B), la segunda poblaci6n de Huila, que esta situada en un valle f&rtil y tiene una tempera-
tura mas fresca (240). Desde aqui la carretera cruza campos mis frtiles, cruza el Suaza antes
de La Tagua v lega a Altamira (lamina 3, A), de donde se bifurca la carretera hacia Florencia,
por una parte, y en direcci6n de Pitalito por otra.
El nombre de Altamira estf justificado, puesto que desde los alrededores del pueblo se
divisan amplios panoramas.
Alli pemoctamos y al dia siguiente fuimos en bus a Pericongo. El trayecto de la bajada a
este lugar, entonces tn&mino de la carretera, es de una belleza inenarrable, puesto que el io
Magdalena corre encajado en un profundo cafi6n de rocas altisimas, en uno de cuyos lados
desciende la carretera en un trazado atrevidisimo (lAmina 4).
De Pericongo salimos a caballo a media tarde para llegar a Timana despu6s de tres horas.
A la mafiana siguiente, desde este pueblo, una de las mis antiguas fundaciones espafiolas (Ii-
mina 3, B), emprendimos la march en direcci6n a Pitalito por un bellisimo camino, hoy con-
vertido en carretera. Desde Timana la densidad de poblaci6n es mayor, los campos mis frti-
les estfn cultivados y se nota un mayor bienestar. La primera impresi6n del valle de Pitalito
liminaa 5, A) fue inolvidable, por sus guaduales como grupos de gigantescas plumas, sus blan-
cos ranchitos rodeados de flores y sus campos de un verde esmeralda tan bien cultivados.
El dia 27 emprendimos la march para San Agustin a trav6s de los llanos de Solarte, Fun-
daci6n y Laboyos. Un trozo primoroso de este trayecto es el de las Juntas de Guachicos, que
contrast profundamente con la monotonia del llano de Criollo (lAmina 6, A) y con Cachim-
bo. Al llegar a Matanzas, el paisaje vuelve otra vez a ser bello hasta llegar al puente del rio
Sombrerillos, cuya confluencia con el Magdalena alcanzamos a ver con la uiltima luz del dia.
Desde aqui el camino sube por la ladera de un profundo barranco hasta alcanzar la meseta
donde esta situado San Agustin.
Apenas llegamos y a pesar de la fatiga del viaje -mi mujer montaba por primer vez y por
mi parte no era grande la diferencia-, nuestro primer afan fue averiguar d6nde estaba la plaza
para saludar, a la luz de la luna, a las estatuas que alli se encuentran y que eran viejas cono-
cidas nuestras a trav6s de los libros de Cuervo MArquez y de Preuss.
Al dia siguiente, visit los terrenos adquiridos por el Ministerio de Educaci6n para Parque
Arqueol6gico Nacional, que comprenden las Mesitas A y B. Cerca de la primer, servian de
pilares en la casa de don Eleuterio Gallardo las dos mitades superiors de las cariatides del
temple superior del monticulo oriental, y una cariatide rota en dos parties del monticulo occi-
dental (laminas 29, A; 31). Aqui y all se veian piedras fuera de su situaci6n, primitivos vesti-
gios de excavaciones.
En la Mesita B los monticulos estaban cubiertos por plantaciones. Cerca del monticulo NW.
habia un rancho, y las estatuas aparecian en hoyos medio cubiertos de basura (lamina 108, A).
En la casa de don Jacinto Adarmes habia 17 estatuas procedentes de este lugar, sirviendo
de pilares (limina 94). Otras cinco estaban en la casa de la sefiora TrAnsito Alvarez de Ortiz
(lAmina 95).
Hice acondicionar las dos principles casas (laminas 29 B, y 30, A), en una de las cuales me
install, con el fin de que sirvieran mas adelante para el Museo que determine la Ley 103 de
1931 y para dep6sito de materials, moldes, etc. Tambi&n hice cercar con alambre espinoso la
mayor parte del perimetro del Parque e hice poner puertas en sus entradas principles.
Los trabajos dieron comienzo el 30 de marzo en Mesita B, rozAndose el terreno como pri-
mera media. Ya el 26 habia comenzado con SAnchez el studio de los grabados del monticu-










Atquewtogia Agastiardna


lo S y habia estudiado minuciosamente las estatuas que se encuentran en el pueblo. El primero
de abril fui a Ullumbe a ver las estatuas (lamina 15), el 2 con el senior Tomas Silva a la
quebrada del Tabl6n y el 6 al Alto del Tabl6n, donde hice el primer descubrimiento perso-
nal: la figure de una rana (lamina 179, A).
El lunes 12 de abril nos instalamos en la casa del Parque y se reanudaron los trabajos, que
habian estado suspendidos una semana por dificultades administrativas. El 14 fui a Naranjos
(laminas 168, 169, 170 y 171), donde estudi6 y fotografid dos estatuas no vistas por el Profesor
Preuss; el 16 encontri en El Cabuyal la famosa flautista de Codazzi (lamina 23 A) que no
logr6 ver Preuss, y al dia siguiente hice lo mismo con las estatuas de La Estrella.
Comenc6 a excavar esta semana en el Monticulo S de Mesita B (liminas 48 A y 49 A). Lo
primero que se hizo fue limpiar el corredor de entrada liminaa 50 B) del temple superior y
tuve la suerte de encontrar huellas de pintura en todas las piedras; especialmente en la l6tima
de la izquierda estaba la decoraci6n muy bien conservada (lamina 54 B, vase dibujo 6). En
dias siguientes se mont6 la diferencial (liminas 48 B y 49 A) parare construir el temple, y el dia
28 apareci6 a dos metros de profundidad del piso de la ciamara una nueva estatua de una figu-
ra femenina con un mono en la espalda, correspondiente al temple inferior (liminas 64, 65, 66
y 67 A).
El dia 28 pude comprobar que una estatua que estaba empotrada entire los Arboles de una
quebrada de El Batin era una estatua nueva. Refilrome al Aguila con dos cetros (lami-
na 25, 26 y 27 B).
El.dia 24 los obreros encontraron various fragments del pretendido "calendario" de Wal-
degg (laminas 55-56), a once metros al N. de la piedra principal, con los cuales fallen toda clase
de cflculos astron6micos que ademAs no eran necesarios.
La excavaci6n tanto de este monticulo como la de los otros dos de la misma Mesita, fue
hecha por el mismo m&todo de la excavaci6n de los timulos dolm6nicos, esto es, por zanjas
en cruz (lamina 49 A), que forzosamente habian de poner al descubierto cuanto encerraba y
que no hubifrase visto en las excavaciones (1) anteriores. Todo otro m6todo de excavaci6n no
hubiera dado resultado.
Igualmente creo que debe abandonarse, por anticientifico, el procedimiento traditional de
la busca con la media cafia de guaquero, puesto que s61o se logra el hallar parties pequefias
del monument o necr6polis, pero nunca se logra una idea complete de la totalidad del mis-
mo. Las excavaciones deben hacerse en San Agustin como en todas parties, y especialmente en
las Mesitas a tajo abierto, moviendo toda la tierra hasta alcanzar el primitive suelo de este
lugar sagrado, sin dejar el menor espacio sin tocar, puesto que no sabemos que puede haber
alia. Con excavar aqui y alli, como un guaquero, no se logra mAs que perder tiempo y dinero
sin obtener nunca una visi6n de conjunto, que es a lo que debe aspirar un verdadero
arque6logo.
Desgraciadamente, yo no tuve medios materials para llevar a cabo las excavaciones
como hubiera querido, por lo que si volviera a ponerme al frente de ellas tendria necesidad de
establecer una escombrera cosa facil, puesto que la ladera de la quebrada de Lavapatas estA
cerca- y de mover toda la tierra sacada en esta campafia.
Las zanjas que hice abrir en el Monticulo S (lamina 49 A) me dieron dos resultados im-
portantes: uno, saber que el temple inferior (inferior en edad ademis de su colocaci6n) esta-
ba totalmente destruido, y otro, lograr los primeros datos estratigrficos, ya que la cerAmica que
aparecia en la parte baja de las zanjas era distinta de la que se encontraba en un bols6n de
tierra negra en la parte superior del extreme de la zanja oriental.


Arqueologia A. 2











Introduccion


Al hacer los hoyos para colocar los postes de la cerca aparecieron en el extremo W. de la
Mesita B various vasos enteros y una piedra con grabados. El dia 6 de mayo fui a La Parada a
estudiar las estatuas.
El dia 11 di comienzo a la excavaci6n del Monticulo NW. de Mesita B (limina 68 A), y
el 14 se principi6 la labor de moldeo de estatuas, que hasta entonces no habia sido possible por
no haberse recibido los materials necesarios.























Dibujo n6mero 1

Las zanjas del Monticulo NW. dieronme como resultados importantes: dos sepulturas de
caj6n; un cercado de piedras paradas que rodeaban el monticulo (liminas 69, 70, 71 y dibu-
jo 1); la apreciaci6n clara de los dos niveles arqueol6gicos (lamina 68 B) correspondientes a los
dos templos, con abundante ceramica y objetos de tipos diferentes.
Ya en este tiempo habianse restituido al Parque las estatuas que antes servian de pilares
a las casas. Las de Mesita B quedaron paradas delante de la future Casa-Museo, y las de Mesi-
ta A fueron colocadas en este lugar en espera de su restauraci6n.
El dia 20 se inicia la excavaci6n de una zanja entire los Monticulos NW. y N. de la Mesi-
ta B, donde aparece una losa de piedra con grabados. En el extreme de la zanja primera de
aquel se encuentra un rico estrato arqueol6gico, en el que se trabaj6 bastantes dias. El 25 se
comenz6 a excavar una zanja de W. a E., en el Monticulo N, en donde aparecieron cua-
tro nuevas estatuas. El dia antes de salir encontr6 en El Cabuyal, con mi mujer y el senior
Sanchez, otra nueva estatua: una losa con la figure grabada de una diosa que muestra a un
nifio. (LImina 24).
El dia 29 sali para Bogota, por motives de salud. Regres6 el 16 de junio, y el 17, estando en
Neiva, recibi el encargo del senior Gobernador del Huila de inspeccionar, como tecnico en la
material, el cargamento procedente de San Agustin de la expedici6n Waldegg, en el que se sos-
pechaba que hubiera objetos que se pretendia exportar sin autorizaci6n. Efectu6 parte de
esta comisi6n en los dias 17 y 18. El 19, invitado por el doctor Eugenio Salas, hice una excur-











Arqueologia Agustiniana


si6n a la roca de Santa Rosalia de Palermo, donde encontri pinturas rupestres prehist6ricas.
El 20 en Garz6n revise otra parte de la carga del doctor Waldegg, y al dia siguiente llegu6 a
San Agustin (1).


Dibujo nimero 2


Dibujo nfmero 3


Durante mi ausencia se hicieron trabajos para cercar el Parque: al dia siguiente de Ilegar,
esto es el 22 de junio, reanud6 las excavaciones en el Monticulo N de Mesita B. Aparecieron
alli en los dias siguientes seis sepulturas (dibujo 2); en una de ellas dos copas pintadas, con
unas cabecitas plisticas de loros, v una pequefia nariguera de oro (dibujo 3). En esta misma
semana y en el mismo lugar descubri cuatro nuevas estatuas. (LAminas 98 y 107 A).
El dia primero de julio realic6 una excursion a Quebradillas, para conocer las estatuas y
averiguar qu6 objetos tenia en su poder y qu6 hacia un guaquero llamado Rosendo Bolafios,
del que tenia noticias que habia excavado clandestinamente innumerables sepulturas.

(1) A mi regreso de Bogota me encontr6 en San Agustin con el senior Gregorio Hernandez de Alba, quien
estuvo trabajando con absolute independencia. El informed rendido el dia 21 de noviembre a la honorable CA-
mara de Representantes por el senior Ministro de Educaci6n Nacional, por su carfcter official zanja definitivamente
cuestiones enojosas sobre la labor realizada por uno y otro. (VWase Anales de la honorable Camara de Represen-
tantes, nfmero 101, correspondiente al 23 de noviembre de 1936).










Inttroduccidn


Es el problema de la guaqueria una verdadera r6mora para la arqueologia colombiana. Yo
estimo que mientras no se la prohiba de manera terminante, no podri haber una verdadera y
eficaz protecci6n a los monumentos arqueol6gicos; mientras tanto no hay mis remedio que
el contemporizar con los guaqueros y utilizarlos en los trabajos oficiales, por aquello de que
"los mejores guards son los cazadores furtivos."
Sin una vigilancia eficaz, sin protecci6n legal, reconocida la guaqueria como una profesi6n,
la prohibici6n te6rica no servia de nada; mis convenient crei siempre el utilizar los guaque-
ros profesionales y pagarles un tanto por ciento por sepultura que abrieran en nuestra presen-
cia, con lo cual los objetos que se hallaran tendrian el valor cientifico necesario, puesto que
seria conocida su situaci6n, tipo del sepulcro, etc. El procedimiento me dio muy buenos re-
sultados y creo debe seguirse en lo future. Bolafios tenia en su poder un crineo y various hue-
sos humans, y vasos de cerfmica enteros o en grandes fragments, que adquiri despubs de
obtener toda clase de datos de procedencia.
El 6 de julio fui al Alto de Lavapatas, donde vi dos estatuas no descritas por el Profesor
Preuss. El sarc6fago con las dos cabezas de mono, fotografiado por el Marqu6s de Wavrin, fue
estudiado el dia 7, asi como la sepultura en que fue hallado, sita en La Florida; al dia siguiente
volvi a Naranjo detris de la pista de una estatua, que desgraciadamente se perdi6 o se
vendi6.
En todo el tiempo pasado habia tenido especial empefio en descubrir la figure de una rana,
que Codazzi y Cuervo Mirquez mencionan hallarse en la quebrada de Lavapatas, debajo de
la Mesita B. El 8 de julio la estuve buscando con Reinaldo Ord6iez, sin ningin resultado.
Dos dias despu6s N6stor Gueniz, uno de mis mejores obreros, me comunic6 que habia encon-
trado esta figure, junto con otras mis. Fui con l6 y Reinaldo Ord6iez y comprob6 que no era
tal rana, sino cuatro figures en relieve de lagartos, que se unian con otras figures mis de un
lugar nuevo e inexplorado. Obtuve el permiso del duenio del terreno, y dos dias despu6s, el
lunes 12 de julio, dieron comienzo las excavaciones en uno de los lugares de mayor interns
entire todos los de San Agustin.
Las excavaciones de Lavapatas, facilisimas puesto que no habia mis que sacar la tierra
acarreada por la quebrada, prosiguieron con las de Mesita B hasta el dia 21 de agosto.
El 23 de julio volvi a Quebradillas a recoger los vasos y los restos humans a que he he-
cho referencia anteriormente. El 26 fui al Estrecho para estudiar la estatua citada por el Pro-
fesor Preuss, y al dia siguiente excav6 en Quebradillas dos sepulturas de cimara, en una de las
cuales aparecieron 16 vasos enteros o de ficil reconstrucci6n.
El 29 de julio fui a Pitalito a reunirme con el doctor Ricardo Dussin, entonces Goberna-
dor del Huila, para visitar en su grata compania la renombrada cueva de Los Guicharos. El
camino que seguimos para llegar a ella desde Pitalito es largo y dificil. Se comienza por reco-
rrer la llanura del rio Guarapas, primero por potreros y despubs por callejones de guaduas.
El camino, despues de cruzar varias veces el rio, pasa a la margen izquierda al iniciarse la su-
bida a cualquiera de las dos lomas, El Libano o El Carmelo, desde donde el camino, ya a gran
altura, pasa por el sitio llamado Los Cansados, donde en un buen dia de verano, como a nos-
otros nos hizo, se alcanzan a ver las estribaciones de la cordillera cruzindose en fantisticas
agrupaciones, y hacia el NW. el nevado del Purack.
Se cruza, despu6s de una bajada, el Guarapas, en el lugar llamado El Salado, y se pasa a su
vertiente derecha. Trozo bellisimo es el cruce de El Roble, puesto que el bosque estA formado
por estos grandes arboles, y despues de Los Monos se llega a La PNrdida, desde donde se con-
templan las montafias del alto valle del Suaza, coronadas por el cerro Punta, el cual corres-
ponde a la vertiente derecha del Suaza.
A partir de aqui, el camino, que march entire monte, se hace cada vez peor con subi-
das y bajadas violentas hasta La Cascajosa, junto a la quebrada del mismo nombre. Este pun-










Arquesogia Agustiniana


to, el iltimo al que se puede seguir a caballo, tuvo gran importancia en el tiempo de las qui-
nas, puesto que era un lugar de contrataci6n. En la actualidad es s6lo un ranchito que nos
prest6 muy buenos servicios.
Desde aqui hay que seguir a pie por una senda a trav6s de la montafia, hasta Ilegar al Suaza,
en el sitio llamado El Cuadro. En la margen derecha hay dos cuevas, la del Cuadro y la cueva
chiquita del Cuadro, que no vi. La selva es de una belleza salvage e inenarrable. Desde el
play6n del Cuadro se sigue rio arriba por selva y playones de roca caliza fisurada que forma
bloques rectangulares.
Tanto en el exterior como en la cueva se ven en esta roca caliza numerosos moluscos f6si-
les. Antes de Ilegar a la cueva, en uno de estos playones, hay en la margen izquierda rocas
graniticas.
La entr&da mis c6moda de la cueva est& abierta al NE. y es un gran desgarro de la mon-
tafia o mis propiamente el hundimiento de una colina. La b6veda esti formada por un estra-
do inclinado. Tiene una altura aproximada de 30 metros.
A la izquierda de esta entrada y cerca del lecho se abre la cueva del Tigre, porque los pri-
meros visitantes encontraron alli el cadaver de uno de estos animals, y mis a la izquierda
sobre una cornisa se abre la entrada de otra cueva innominada.
La cueva fue descubierta por los quineros, y acerca de ella se oyen las mis variadas fantasias.
Los baquianos, ademis de dar por supuesta la existencia real de un tigre, hablan de haber oido
voces extrafias y mugir una vaca. Como en muchos casos semejantes, le dan a esta leyenda
exagerado cr&dito e incluso dicen que hay galerias extensas que se tardari muchisimo tiempo en
recorrer.
El interns principal de dicha cueva es el de ser atravesada por el rio Suaza. Desde la entrada
se percibe el ruido del torrente mezclado con el graznar de los innumerables guicharos que
anidan en ella y que le dan el nombre.
Visitamos primero las cuevas de la izquierda de la entrada. La del Tigre es corta (unos 120
metros de larga) y alta de techo; su suelo estd cubierto por guano de guicharos. A la izquierda
hay una galeria estrecha, donde en las grandes lluvias corre el agua, que pone en comunica-
ci6n esta cueva con la otra.
Ya hemos dicho que contigua a la cueva del Tigre, y sobre una cornisa, se abre otra mayor
que esta, pues tendri unos 200 a 300 metros de largo. Es, en realidad, una grieta ensanchada
por las aguas, con techo piano como las demis, de roca oscura. Toda la cueva sube hacia el
NW. Por excepci6n, hay una cascada estalagmitica y algunas estalactitas, a las cuales Ilaman los
baquianos piedra bnichica.
La cueva principal consta de un ancho corredor de entrada, de una cimara alta y ancha
por donde corre el rio, y por una series de corredores que se abren en la margen izquierda del
torrente y que llegan a las galerias por donde se precipita otro curso de agua, situado a mis
bajo nivel que el Suaza.
El rio penetra en la cueva por una gran boca abierta al SE., inmediata a la cual hay un gran
arco natural. Las proporciones tanto de la entrada como del puente son majestuosas y de una
belleza salvage. Esta gran sala, de unos 400 metros de largo, tiene unos 30 metros de ancho y
unos 40 metros de alto.
La galeria de la entrada, formada tambien por la erosi6n, es de grandes dimensions y
tiene forma rectangular. Si se sigue la margen derecha del Suaza, donde no hay mis paso malo
que el de una cornisa, se cruza el rio y se trepa a la orilla opuesta, se encuentran unas galerias
de direcci6n y alturas muy irregulares, formadas por la erosion, que bajan a encontrar un se-
gundo torrente subterraneo. Su longitud total es de unos 300 metros. Hay aqui una series de
galerias irregulares, siempre en las dos mismas direcciones, que correspondent a las de la roca
caliza de la playa, que hemos sefialado antes; estas grietas han sido ensanchadas por la erosi6n.
El techo es inclinado.











Introd ucci6n


Toda la cueva es seca. Ha sido originada por la erosi6n del agua, y por no haber filtracio-
nes, son escasas las estalactitas y las estalagmitas. El techo de toda ella esti formado, del NE. al
SW., por una roca dura e impermeable, una especie de arenisca micicea, que queda al descubier-
to en grandes extensions. Hay casos de derrumbes y de quedar apoyado en columns, que no
son producidos por filtraciones sino a causa de la roca caliza, la cual es blanda y deleznable.
Nada hay en la cueva que denuncie una gran antigiiedad geol6gica, ni cambios climiticos.
La cueva debe su nombre a la gran cantidad de pajaros Ilamados "guicharos" que anidan
en ella. La caza de pichones y la recolecci6n del guano son objeto de explotaci6n pot part
de los escasos colonos de la region.
Los guacharos, Ilamados tambien guacos (Steatornis caripensis), son aves crepusculares y noc-
turnas propias de los Andes y poco conocidas cientificamente. Tienen pico largo y fuerte y plu-
maje pardo con manchas blancas y negras. Son herbivoros, y con el guano se encuentran
numerosas pepas. Algunas de ellas germinan y produce tallos blancos, es decir, sin clorofila,
pot falta de luz.
Los nidos estan en las cornisas mis altas. Son circulates y de barro, y como anidan en el
mismo lugar en sucesivas temporadas, resultan como cazuelas superpuestas. Nosotros vimos
alg6n huevo aislado (ponen de tres a cuatro, y apenas pichones).
Ademas de estas cuevas, hay otras dos situadas a mis alto nivel, en una de las cuales se
encuentran, seg6n nos dijeron, morteros y manos de piedra. Mas abajo de nuestro campa-
mento, cerca del rio, se hallan la cueva del Cuadro y otra.
Regrese de la cueva de los guacharos a San Agustin el dia 4 de agosto. Al dia siguiente me
puse al frente de las excavaciones de Lavapatas y segui los intentos de restauraci6n del temple
del monticulo occidental de Mesitn A que realizaba el senior Hernandez. El dia 6 estudie defi-
nitivamente Las Moyas, y el 9 la "flautista" y los grabados de El Cabuyal.
En la semana del 9 al 14 se trabaj6 en la quebrada de Lavapatas y en Mesita B. El dia 11
me enter de que TomAs Vargas y otros guaqueros habian excavado dos sepulturas en el Alto
de Lavapatas, por lo cual el mismo dia acudi alla y tome las medidas oportunas. Las primeras
sepulturas se excavaron allA los dias 13, 14 y 16.
El dia 15 regres6 el senior Sanchez de Bogota, con lo cual se intensificaron los trabajos de
moldes. El tiempo de invierno s61o permitia el abrir zanjas de exploraci6n en la Mesita B,
donde aparecen una series de sepulturas por excavar cuando mejore el tiempo. El 27 hice una
excursion al Alto del Tabl6n.
El 28 de agosto me vi obligado a suspender las excavaciones por haberse agotado el cr6dito
destinado a este fin. Puse el caso en conocimiento del Ministerio y prosegui studios. Tambi6n
continuaron las labores de moldeo y dibujo sin interrupci6n alguna. En este tiempo se mol-
de6 "El Obispo" y se estudiaron y dibujaron muchos grabados de Las Mesitas.
El 13 de septiembre el guaquero Cayetano Muriel me trajo una vasija, un craneo human
perfectamente conservado y various huesos procedentes de una sepultura de Quinchana (1).
En vista de que las excavaciones Ilevaban 23 dias suspendidas por no habcr llegado los fondos
prometidos, decidi el dia 21 emprender un viaje de studio desde San Agustin hasta Quito,
con el sefor SAnchez. Cruzamos el paramo del Letrero, estudie y se copiaron los grabados
rupestres de 6ste; se hizo lo mismo con dos estatuas de piedra del valle de Las Papas y con
otras seis de La Cruz; descubrimos un grabado rupestre cerca de San Bernardo; estudiamos dos
estatuas halladas en las excavaciones dirigidas por don Sergio Elias Ortiz en los terrenos de
la Normal de Pasto, asi como la cerimica aparecida en los mismos trabajos; y estudiamos las
colecciones de los sefiores Ortiz, Mosquera y L6pez Alvarez, que nos dieron toda clase de
facilidades. En Ipiales nos detuvimos para estudiar la colecci6n del senior Castrill6n.

(1) VWase Revinta de la AcadtInia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturalts. Volumen II, nm-ro 7,
pigina 371.










Arqueologia Agustiniana


A nuestro regreso de Quito, donde realic6 una buena labor cientifica, hice una excur-
si6n a Sibundoy, con la grata compaftia de don Sergio Elias Ortiz y del senior Sinchez,
para tener una conferencia con el Padre Marcelino de Castellvi, la primera autoridad sobre
filologia de los pueblos indigenas de Colombia, y para estudiar la poblaci6n india del Alto
Putumayo. Nunca olvidar6 el tiempo tan agradable que pas6 alli y lo fructifero que result el
cambio de ideas sobre los origenes y extinci6n del pueblo autor de la cultural agustiniana, y
sobre su propagaci6n por el Departamento de Narifio y la Comisaria del Putumayo.
Volvi a San Agustin el dia 16 de octubre y apenas repuesto de las fatigas de este viaje,
emprendi el dia 22 la march a Bogota, puesto que no se habian recibido nuevos fondos y
ademas debia dictar dos conferencias en el Segundo Curso de Extensi6n Cultural. Estas tuvie-
ron lugar los dias 28 y 29 de octubre; su tema fue: "La cultural de San Agustin (Huila) y sus
relaciones con las cultures prehist6ricas sudamericanas." Fueron publicadas pocos meses mas
tarde, en el ndmero VIII de Revista de las Indias.
Arregladas todas las cuestiones pendientes en el Ministerio, emprendi el regreso a San
Agustin el 26 de noviembre, acompafiandome como Ayudante el senior Luis Alejandro Gue-
rra, que tanto se habia distinguido en su pasada estancia alla. El dia 29 se reanudaron las
excavaciones en Mesita B, excavindose la sepultura que se encontraba detras de "El Obispo"
(dibujo 4) y las zanjas abiertas en el mes
'1 F de agosto. El dia 2 de diciembre, SAnchez,
con la ayuda de los sefiores Ernesto Bein,
Alonso Neira y Carlos Schloss P. dio comien-
zo al levantamiento del piano de los relieves
j \ de Lavapatas. El dia 2 se excav6 la sepultura
1 nfmero 10 de Mesita B y el dia siguiente la
sepultura n6mero 11, donde aparecieron 18
vasos de cerimica.
He notado la necesidad ineludible, al rea-
nudarse las excavaciones en San Agustin,
* ISTTU"" de un tecnico en reconstrucci6n de ceramica.
"',s" Hay localidades en donde las sepulturas han
sido excavadas en terrenos mas o menos are-
nosos, por lo cual la ceramica sale intacta y
Dibujo nimnero 4 sin dafio alguno en la decoraci6n. Por el con-
trario, en otros lugares (Mesitas A y B y Alto
de Lavapatas, p. e.) las tumbas estan abiertas en rocas arcillosas, y lo que es peor, las cama-
ras estan llenas de una arcilla compact, sumamente perjudicial para la extracci6n y conser-
vaci6n de la cerimica, por la excesiva humedad. Se logra sacar el vaso complete, pero si no
se lava en seguida, la arcilla, por muy poca que quede, cuando se seca se Ileva consigo en
una fina cascarilla la capa superficial del vaso con el decorado y le da un aspect tosco que
no es el propio. Hay vasos que resisten esta limpieza rudimentaria, pero otros se rompen
con facilidad, totalmente o en parte, pero siempre sucede si se les deja llenos de arcilla, en
cuanto 6sta se seca.
Mi plan ha sido reunir siempre los trozos de cada vaso para una ulterior reconstrucci6n, pero
siempre el senior Sanchez tom6 un dibujo de su forma y decorado con el fin de facilitar la
publicaci6n de esta obra y la ulterior labor de museo, que por lo larga y minuciosa habia que
dejar para mas adelante.
El plan para lo future debe ser la limpieza y reconstrucci6n inmediata de la cerimica,
higanse o n6 dibujos o fotografia, si no se quiere que se pierdan para la arqueologia colom-











Introducci6n


biana piezas de inestimable valor cientifico en todos los casos y de gran valor artistic en la
mayoria.
El dia 4 fuimos todos al Estrecho y en la semana proseguimos la excavaci6n de las sepul-
turas de Mesita B, el levantamiento del piano de los relieves de Lavapatas, y la descripci6n y
dibujo de los grabados de Mesita A. El dia 9, con el selfor Guerra, fui al Guineo, donde exca-
vamos ese dia 5 sepulturas y 4 el siguiente, en las que apareci6 ceramica del mayor interns cen-
tifico.
El dia 13, con los sefiores Guerra y Bein, fuimos a ver las estatuas del cerro de La Pelota;
tuvimos la suerte de hallar la estatua descrita por Codazzi y Stiibel y que no pudo encontrar
Preuss. Al dia siguiente, Guerra y yo fuimos a Quebradillas, donde Rosendo Bolafios nos exca-
v6 4 sepulturas con ceramica, y el dia 15 Sanchez y Bein fueron conmigo a copiar y estudiar los
relieves del Alto del Tabl6n. La suerte nos fue propicia, pues descubrimos relieves nuevos. El dia
16 visit a Tapias, Pradera y Quebradillas, mientras que Guerra dirigia la excavaci6n de algunas
sepulturas en el Alto de Lavapatas, donde estuvo a punto de perder la vida en el hundimiento
de una de ellas al dia siguiente. Y he de resaltar en elogio suyo, el que, al ser sepultado hasta
el pecho y a pesar de la impresi6n de que quedaba enterrado un obrero, procur6 antes que na-
da salvar el cuaderno en que anotaba diariamente la labor cientifica que realizaba.
Segfn contrato con Tomas Vargas para los trabajos que se realizaron en este lugar, s61o
nos correspondia a mi o al senior Guerra la extracci6n de los objetos arqueol6gicos, por lo
que no tenemos ninguna responsabilidad en este desgraciado suceso, que fue de todas mane-
ras casual e inesperado.
El dia 18, con los iltimos studios de los relieves de la quebrada de Lavapatas, di por ter-
minadas las excavaclones. Al dia siguiente emprendi con familiar y amigos el regreso definitive
a BogotA. En esta ocasi6n me fue permitido, por fin, el ver la rana esculpida en una roca en
Matanzas.
La honorable Cfmara de Representantes solicit en sesi6n del 8 de noviembre, del senior
Ministro de Educaci6n Naconal, un informed escrito sobre el estado de las excavaciones arqueo-
16gicas en la regi6n de San Agustin y sobre el resultado de tales excavaciones, informed que
rindi6 el senior Ministro con fecha 15 del mismo mes y que fue publicado en el ndmero 101 de
los Anales de la Cdmara de Representantes, correspondiente al dia 23 de noviembre pasado. El 19
acord6 la honorable Camara nombrar una comisi6n para que informara, despu6s de visitar las
excavacones, sobre lo que creyera mis convenient.
Cfpome el honor de acompafiar a los honorables Representantes doctor Alejandro L6pez,
doctor Anselmo Gaitan y doctor Sofonias Yacup, asi como al Gobernador del Huila doctor
Barrero, en la visit que hicieron los dias 13 a 19 de enero de 1938 a San Agustin. En este via-
je, aparte de un examen detenido de los objetos decomisados al doctor Walde-Waldegg, estudi6
y fotografi& una estatua de piedra procedente de San Agustin, que se encuentra en Garz6n en
la casa del doctor Velasco Cabrera.
El lector se habra dado cuenta por este rapido relato de mis investigaciones, de que except
las nueve sepulturas que excav6 en El Guineo, y de la busca de la estatua de El Estrecho, no he
realizado ninguna visit a la regi6n de Isnos. El hecho se debe, no a falta de curiosidad, sino a
que toda labor cientifca debe ser ordenada y met6dica. De nada hubiera servido el que hubie-
ra hecho visits ripidas al Tabl6n, Azafrin, Alto de los Idolos, Alto de las Huacas, Alto del
Cacique, etc.; al Veg6n, en el valle del Granates; a los yacimientos de Plata Vieja, etc.; puesto
que si bien hubiera conseguido cumplir el campo de acci6n, hubiera logrado un conocimiento
menos profundo, que operando en una regi6n limitada. Eso si, reconozco que hubiera sido bue-
no el comprobar los hallazgos de que tenia noticias, realizados en Reyes, a 12 kil6metros al S.
de Santa Librada, en el valle del Suaza y en la finca La Palma, en la zona de Criollo (San Agus-











Arqueologia Agustiniana


tin), con lo cual hubiera podido presentar el studio de todos los yacimientos arqueol6gicos
agustinianos situados en la margen derecha del rio Magdalena. Filtame tambi6n comprobar si
es cierta la existencia de una estatua en el Alto del Obispo, de la que me han hablado algunas
personas; otras, en cambio, que conocen bien la regi6n, me han negado categ6ricamente su exis-
tenda. No deja tampoco de ser necesaria una exploraci6n a los lugares de Retiro y Tierras
Blancas.


Arqueologia A. 3



















PARTE


GEOGRAFIA


E HISTORIC




















CAPITULO I


GEOGRAFIA FISICA DE LA REGION DE SAN AGUSTIN

Municipio de San Agustin esta situado en el extreme S. del Departamento del
Huila. Sus coordenadas geogrfficas son: 76" 7' 0" W. de longitud, y 1' 59' 10"
de latitud N. Su temperature media es de 21" y su altura 1.636 metros sobre el
nivel del mar.
Confina al N., S. y W., con el Departamento del Cauca y al E. con los Mu-
nicipios de Pitalito y Elias (Corregimiento de Salado Blanco), del Departa-
mento del Cauca. El Municipio, creado por Ordenanza nfmero 24 de 1926, tiene por limits
los siguientes:
"Desde la desembocadura de la quebrada de La Chorrera, en el Magdalena, 6sta arriba has-
ta su nacimiento en el filo de Los Hornos; de aqui a buscar la quebrada Negra en el punto mis
inmediato; 6sta arriba hasta su nacimiento en la Cordillera Central, en el punto denominado
Chupallal del Perico; de aqui por el filo alto que divide el Departamento del Huila, del Cauca y
el Alto Caquetd, pasando por los paramos de El Letrero y La Soledad, continuando por el mis-
mo filo hacia Oriente hasta ponerse en la colina que de las cabeceras de la quebrada de Matan-
zas arranca hacia el Norte, entire esta quebrada y la de Criollo, hasta ponerse en el nacimiento
del zanj6n de La Urraca; 6sta abajo hasta su desembocadura en la quebrada de Matanzas; 6sta
abajo hasta su desembocadura en el Magdalena; 6ste abajo hasta donde le cae la quebrada de
La Chorrera, primer lindero."
Geogrificamente tiene el interns extraordinario de estar enclavado en el valle alto del Mag-
dalena y entire las primeras ramificaciones del Macizo Colombiano. La cabecera del valle del
Magdalena la forman los piramos de Las Papas, de El Letrero y de La Soledad; de aqui la Cordi-
llera Oriental sigue por la cordillera de La Fragua, poco conocida hasta la fecha, hasta pasar a
las cabeceras del Suaza. En mi excursi6n a la cueva del Suaza pude comprobar que en Cerro
Punta no estan las fuentes de este rio, como se senala en la Carta Geogrifica del Departamen-
to del Huila de la Oficina de Longitudes, puesto que se le ve situado en la margen derecha del
valle. Igualmente, las montafias de la Cordillera Central apenas estan exploradas. No deja de ser
interesante el que las cimas mis altas no estin en la divisoria de aguas del Magdalena y el Cau-
ca sino en los ramales septentrionales, como sucede con el Sotari (4.435 metros); las montafias
de Coconucos (4.800 metros) y el Purac6 (4.900), 6ste pr6ximo relativamente a las fuentes del rio
de La Plata. Una estribaci6n important es la que forma el cerro del Cacique, entire el rio Bor-
dones por una parte y Quebradillas, y la quebrada Negra por otra, que despue s forman las lo-
mas deIsnos.
Entre los valles del Naranjo y del Sombrerillos se alzan las montafias del Estoraque, El Pi-
16n y el Alto del Obispo.
PrActicamente el pueblo de San Agustin (lfmina 7 A), esta situado en una meseta, cortada
por los barrancos abruptos del Magdalena y el Sombrerillos; sobre ella se levanta otra segunda
donde estin Las Mesitas, que esta limitada al W. y N. por un ramal procedente de las cabece-











Geografia e Historia


ras de El Naranjo con los cerros de La Parada, de Quebradillas y El Purutal. Hacia el NE. se en-
cuentra casi aislado el cerro de La Pelota.
Es totalmente also lo que se ha repetido tinto de que el Magdalena y el Caqueti nacen
juntos en las lagunas del Magdalena (Santa Marta) y de Santiago, situadas en el piramo de Las
Papas, las cuales junto con la laguna del Buey forman en los inviernos una sola masa de agua.
Este problema hidrogrifico deja de serlo con un viaje, aunque rfpido, a la regi6n, como el que
hice en septiembre-octubre de 1937.
La laguna del Magdalena se encuentra situada en la depresi6n de un circo glaciar antiguo,
toda ella cubierta de turberas y de frailejones (Espeletia grandiflora). Esti limitada al W. y SW.
por la cuchilla del Magdalena o paramo de Las Papas, de donde bajan dos pequefios afluentes;
si se consider el mayor como el origen propiamente dicho del Magdalena, de acuerdo con el
doctor Emil Grosse, pudiera caber la sospecha de que la verdadera fuente de este rio no ha sido
visitada todavia por nadie.
La laguna del Magdalena no tiene ningun desagiie por el S., pues el piramo de Las Papas
se une al de El Letrero. El Caqueta tampoco tiene relaci6n con la laguna de Santiago, que esti
en un valle glaciar, rodeado por tres lados por las Pefias Altas y s61o abierto por el E. al
Magdalena.
Desde el camino viejo del Cauca, que va por la ladera de la cuchilla que separa las hoyas de
las lagunas del Magdalena y de Santiago, su altura maxima, seg6n nuestro bar6metro, es de 3.540
metros sobre el nivel del mar. Pasada 6sta se ve a la izquierda el valle alto del Caqueta, tam-
bi6n excavado por los glaciares cuatemarios, cuyo fondo piano esti ocupado por lagunitas y
frailejones. La divisoria entire los valles del Caqueti y el Magdalena es, como dice el doctor
Emil Grosse, completamente desconocida.
A poco de cruzar la cuchilla de El Letrero para bajar al valle de Las Papas se encuentran a la
izquierda y a la vera del camino dos piedras con inscripciones que dan nombre al piramo. No
son grabados prehist6ricos, sino letreros grabados, posiblemente espafioles, que seran acaso ex-
votos o recuerdos de paso.
El Magdalena tiene un trayecto eminentemente torrencial hasta su confluencia con el Som-
brerillos y va encajonado en un profundo barranco de paredes verticales. Desde el piramo co-
mienza por saltar tres escalones, separados por espacios pianos y algo anchos. En un principio,
hasta los 5 kil6metros aguas abajo de la laguna, el valle tiene la forma en U, caracteristica de
los antiguos valles glaciares del Cuaternario. Despuis el valle tiene la forma en V, tipica de la
erosi6n fluvial.
Aguas arriba de San Antonio recibe por su margen derecha la quebrada de Santa Maria o
de Las Bardas, procedente de la laguna de Santiago, y otra quebrada que es el'primer.afluente im-
portante de la margen izquierda. Aqui recibe el rio Ovejera y el rio Majuas, que'se une al Mag-
dalena debajo de las rocas andesiticas de Pefiaseca, entire San Antonio y Quinchana. El iltimo
afluente important de esta zona torrencial del Municipio de San Agustin es el Mazamorras.
Por un afluente de este es la quebrada de Las Minas, Ilamada asi por las explotaciones miners
de los espafioles. Por el valle del Mazamorras va el camino que une Pitalito y San Agustin con
Popayin por Paletari, en el que, seg6n Caldas, don Jet6nimo de Torres gast6 sumas'considera-
bles en ponerlo corriente.
De la margen derecha vienen a afluir al Magdalena las quebradas de Quinchana, Robada,
Grande y Play6n, el rio Perdiz, la quebrada de Las Tapias y el rio Osoguaico. Mas adelante hay
la quebrada de El Tabl6n, que se original en el cerro de La Pelota. Cuando el valle es antiguo y
el rio es caudaloso, aquCl es abierto; en caso contrario, las aguas caen en forma de cascada. Tal
sucede con la quebrada de La Chaquira y con otra de la margen izquierda, cerca ya de la con-
fluencia con el Sombrerillos.










Arqueologia Agustiniana


Las aguas, tanto del Magdalena como de sus afluentes, son oscuras y aun negras, pot conte-
ner grandes cantidades de acido himico. Este procede, como dice el doctor Emil Grosse, de la
capa de humus de las selvas, especialmente gruesa desde unos 1.500 metros para arriba, donde
alcanza mas de un metro de espesor. Funciona a modo de esponja, como acumulador compen-
sador de agua, saliendo esta con color pardo solamente cuando no Ilueve, y acelerada e inten-
samente coloreada durante las lluvias fuertes y despubs de ellas. Segun Reindi, el color negro
de las aguas persiste solamente en regions cuyo subsuelo esti compuesto de rocas eruptivas,
cristalinas, de areniscas y de arcillas, y se pierde cuando pasan por terrenos de calizas.
La zona de San Agustin es escasa en fuentes; la inica potable es la de Las Moyas, cerca del
pueblo.
En lines generals, el Municipio de San Agustin esta formado por rocas antiguas o erupti-
vas en la base y por neoterciario en las mesetas. PrecAmbrico hay entire Quinchana y Pefiaseca,
y tambien debajo del neoterciario volcanico al E. de San Antonio. El piso de Villeta (cretici-
co) lo ha observado E. Grosse entire Quinchana y la quebrada Play6n; en 6sta vio bloques cali-
zos con amonites.
De rocas intrusivas preterciarias hay que citar el macizo descubierto en ambos lados del rio
Sombrerillos al SE. de San Agustin, y que segun el doctor E. Grosse "aflora en otros puntos ais-
lados, hasta un poco mis alli de la quebrada de El Ahorcado y se extiende probablemente hacia
todos lados debajo de la cubierta del neoterciario volcanico.... El tipo normal de la roca es una
gramitita... En ambos lados del puente sobre el rio Sombrerillos se observan mucilagos bisicos
de granodiorita (augitica?) y de diorita acidula."
El neoterciario tiene en la regi6n que nos ocupa un gran desarrollo, puesto que esta forma-
ci6n, seg6n E. Grosse, se extiende de un modo continue pot la region de San Agustin, "ocupa-
ba antes la regi6n entire la depresi6n del rio Magdalena y el eje de la Cordillera Central, pero
fue destruida posteriormente pot la erosi6n. El neoterciario esta profundamente descompuesto
en la superficie, y a veces es dificilmente reconocible. Los limos de colors abigarrados, produci-
dos, especialmente, por la descomposici6n de las tobas volcanicas, tienen un aspec to lateritico,
como en las regions de San Agustin y entire Silvia y Popayin."
Los derrames volcanicos de esta edad consistent, segfn E. Grosse, en andesitas de diferentes
tipos. Andesitas hombl6ndicas afloran en el camino al SW. de la laguna del Magdalena y com-
ponen probablemente el paramo de El Letrero. Andesita roja se encuentra en la quebrada Santa
Maria y andesita augitica a unos 1.500 metros al E. Pefiaseca esti formada por andesita micaceo-
hombl6ndica.
Segin Grosse, "en la regi6n de San Agustin, la descomposici6n profunda del neoterciario no
permit los afloramientos de la roca inalterada sino aisladamente, por ejemplo, en los riachue-
los de Quebradillas, donde parece que existe uno que otro derrame andesitico, asi como en la
quebrada Osoguaico y en la falda a la derecha de la salida occidental de San Agustin."
Este tema es de interns, puesto que segfn los analisis del Profesor M. Belowsky, las estatuas
de San Agustin, hoy en el Museum flir Volkerkunde, de Berlin, estin talladas en dacitas mica-
ceas, basaltos feldespaticos: andesitas homblendicas y andesitas augiticas. Un examen superfi-
cial de las estituas in situ de San Agustin, es suficiente para considerarlas como formadas por
las mismas rocas volcinicas que a su vez, segdn nuestras propias observaciones, se encuentran
con gran frecuencia aflorando en el fondo de las quebradas y en los paredones de los values en-
cayados de los rios. Estos acantilados pueden estar formados tambi6n por tobas volcinicas aglo-
merativas. Tales son, seg6n Grosse, los "del rio Mulales, algo arriba de su desembocadura en el
Magdalena, y en este iltimo al NE. de San Agustin."
El terreno cuaternario, excepci6n hecha del de origen glaciar de la region de los piramos y
del de formaci6n fluvio-glaciar del valle alto del Magdalena hasta Quinchana, esti limitado a











Geografla e Histori


terrazas fluviales, de escaso desarrollo dada la intense erosi6n fluvial en sentido vertical que ha
producido valles estrechos y de paredes verticales.
La 6nica parte del Municipio de San Agustin donde hay oro explotable, aunque en peque-
fias cantidades, es la del rio Mazamorras. De esta zona proceden unas muestras de calcopirita
que me fueron entregadas en San Agustin.
Caminos. La principal via de comunicaci6n de San Agustin es el camino de Pitalito, al que
ya hemos hecho referencia. En otro tiempo hubo una send que unia el pueblo con Santa Rosa
(Alto Caquetd) a trav6s del pAramo de La Soledad, donde seg(n noticias hay estatuas y sarc6-
fagos de piedra "canoas." Camino muy important para la economic de la regi6n es el del
Cauca, que cruza el paramo de El Letrero. Seg6n Caldas, este camino estaba abandonado hasta
que lo cruz6 el Obispo de Popayin don Angel Velarde Bustamante, que estando en Timani en
1795 en visit pastoral y necesitando pasar "a Almaguer con el mismo objeto, no quiso volver
a su capital, y se abri6 un paso acelerado por Las Papas, venciendo todos los obsticulos y todas
las contradicciones."
Este camino del Cauca se encuentra en muy mal estado. El camino nuevo que cruza el pi-
ramo en las cercanias de la laguna del Magdalena estaba convertido en un atolladero de gana-
do, y por esta raz6n no se circulaba por l6. En la actualidad se han hecho trabajos de arreglo.
Clima. Crei, por experiencia propia, que era necesario durante nuestra permanencia en San
Agustin, efectuar observaciones meteorol6gicas, mixime cuando no existian datos climaitcos
sobre esta region.
El Servicio Meteorol6gico Nacional suministr6 una estaci6n de segunda categoria, compues-
ta de una veleta anemomitrica, un pluvi6metro, un psicr6metro, un term6metro de mAxima y
otro de minima, la cual fue instalada delante de la Cata Museo del Parque Arqueol6gico Na-
cional de San Agustin. La altura de la estaci6n era de 1.690 metros sobre el nivel del mar. Las
observaciones se hicieron a las 5 de la tarde a partir del primero de mayo.




















CAPITULO II

HISTORIC DEL MUNICIPIO DE SAN AGUSTIN

Se ha repetido por diversos autores que Sebastifn de Benalcizar, en su expedici6n en busca
de El Dorado, pas6 por San Agustin.
Hay un document traido a colaci6n por Jacinto Jij6n y Caamaiio, segin el cual, cuando el
Adelantado volvi6 a Quito, "salieron los de Popayin con (Francisco Garcia de) Tovar, dexando
recaudo en la cibdad y yendo por los coconucos, los soldados y Capitan caminando por las
montafias y ci6nagas de Ysnos y descubrieron lo de Timank y Neiva, y pareci6 ser otro mundo,
y asi vinieron con gran alvoroto, diciendo que era otro Mexico, e de ellos se dio lu6go noticia
al Capitin Benalcazar."
Este paso de la cordillera, desde Popayfn a Isnos, pudo hacerse siguiendo el camino de Pa-
letar&, ya citado. Desde Ysnos hay hoy un camino que lleva a Pitalito y Timana y que cruza el
Magdalena en el puente del Remolino.
El viaje de Tovar fue hecho en 1537, durante la permanencia de Benalcizar en Quito. Es
possible que a este viaje exploratorio se refiera la noticia que dan Herrera y el Padre Velasco,
de que Benalcazar saliera a dominar a los coconucos y a reconocer las fuentes del Cauca. El
Padre Velasco, sobre cuya veracidad se duda tanto, hacele descubrir los origenes del Magdalena
y bajar rio abajo hasta Timana. En cambio, Herrera separa la expedici6n a los paramos de la
posterior en busca de El Dorado, en que cruz6 la Cordillera Central por las Provincias de
Arma y Anserma.
La confusion del Padre Velasco puede consistir en reunir en una sola esta expedici6n y la
que anteriormente habian hecho Afiasco y Ampudia por la regi6n quillasinga y la cordillera
andina, que Juan de Castellanos refiere asi:
Anduvieron gran ndmero de dias,
Rompiendo por montafias despobladas,
Tristes, lluviosas, cenagosas, frias,
De luz y de salud desamparadas, i
De por medio las altas serranias,
Y cordilleras de sierras nevadas,
Que dividen la poderosa vena
Del rio Cauca y del Magdalena.
Esta correria, de la que salieron mal parados con menos caballos y algunos espafioles muer-
tos, no debi6 indicar el camino a la expedici6n ulterior de Benalcizar, pues except el Padre
Velasco, todos los cronistas seflalan otras vias.
Si Benalcizar no sigui6 como es possible la via de Paletara-Ysnos, lo mis possible es que cruz6
el paramo de Guanacas, o las cabeceras del rio de La Plata, para despues seguir lo que mis
adelante fue el camino o trocha de El Pensil, que cruzaba la serrania de Las Minas y que unia
a Plata Vieja con Oporapa y Timana.
Es infantil formula cargos a Benalcazar porque no descubriera las estatuas de San Agus-
tin, o porque su ignorancia no les diera valor alguno, ya que, en primer lugar,.estarian en ple-
Arqueologia A. 4











Geografla e Historia


na y densa montafia, y en segundo, se trataba de una expedici6n military de conquista, y no de
un viaje cientifico como puede hacerse hoy dia.
El territorio de San Agustin estaba entonces ocupado por indios andaquies, pertenecientes
a la familiar lingiiistica chibcha-arauac. La primera vez que se menciona San Agustin es en do-
cumentos del afio 1627. En 1659 se encomienda al Reverendo Licenciado don Miguel Ximinez
para tender las necesidades espirituales de los naturales de San Agustin, Las Juntas (Laboyos),
CAlamo y La Chapa, que posiblemente esta l6tima sea la ruina de una encomienda espafiola
de Las Tapias. La conquista de la region parece haber tenido lugar en 1609, 6poca de la batalla
que ha dado nombre a la regi6n de Matanzas, sin que haya base para career que fuese la raz6n
para que emigraran los andaquies al otro lado de la cordillera. En 1711 obtuvo don Mauricio
de Valderrama la propiedad de grandes extensions de terreno, colindantes con la hacienda
de Laboyos, en virtud de los importantes servicios prestados a Su Majestad en la reducci6n y
sumisi6n de los indios de la regi6n. Su hijo y heredero, P. Jorge Valderrama, don6 el 4 de ene-
ro de 1752, al indio Alejo Astudillo, "un lote de tierras en el sitio de San Agustin para que
poblara y viviera con toda quietud y sosiego".
Cuando la hacienda de Laboyos pas6 a poder de don Francisco Jer6nimo de Torres, padre
de don Camilo, gan6 un pleito en 1770 en la Real Audiencia de Popayin contra los poblado-
res de San Agustin, cuya iglesia y habitaciones fueron destruidas en 1771.
Sin embargo, en 1789 vuelve otra vez a ser mencionado San Agustin. En 1871 habia ya
parroquia, y de ese afio es la primer fe de bautismo. El Parroco primero, de que se tiene noti-
cia, fue el doctor Victoria. El 28 de noviembre de 1869 fue considerado por el Estado Sobera-
no del Tolima como Corregimiento, pero incluso hasta 1914 el pueblo constaba de unos cuan-
tos ranchos, la casa cural y la iglesia de bahareque y paja.
Desde entonces aca el pueblo ha progresado gracias a la labor de various vecinos, entire los
cuales hay que sefialar el nombre de Sixto Ortiz, y hoy dia figure a la cabeza de los Munici-
pios del Huila.
Hasta 1928 no se arreglaron las diferencias entire los indios y los colonos blancos.
La riqueza principal es la ganaderia. Se compra por lo general ganado del Cauca y despues
de engordado se export por la via de Pitalito. La cria de cerdos es muy productive, emplean-
dose para su transport a Popayan el camino de El Mazamorras ya citado.
San Agustin tendra un esplendido porvenir el dia en que llegue la carretera y sea un hecho
la creaci6n del parque arqueol6gico national (1).
















(1) N. E. En los aflos 1939-40 se construyeron caminos y prados en los terrenos del Parque Arqueol6gico, bajo la
direcci6n del Servicio de Arqueologia del Ministerio de Educaci6n. Hoy la carretera llega hasta el propio Parque.



















PARTE II



STUDIOS Y EXCAVACIONES
EN LOS YACIMIENTOS
Y MONUMENTOS ARQUEOLOGICOS.





































ADVERTENCIAS IMPORTAITES

i.' Citar6, siempre, segun cos-
tumbre international, la edici6n
alemana de la obra de Preuss.
Quien disponga de la traducci6n
bogotana le serd fdcil orientarse,
puesto que la numeraci6n de las
Idminas es igual.
2.* La indicaci6n de Idminas y
dibujos de dicha obra ird siempre
precedida del nombre del Profesor
Preuss.




















CAPITULO I


LUGARES ARQUEOLOGICOS SITUADOS FUERA DEL PARQUE DE SAN AGUSTIN

I
MATANZAS
NE a la desembocadura de La Chorrera, afluente izquierdo del rio Magda-
lena, en la Hlanura de Matanzas, al lado derecho del camino cuando se viene
de Pitalito a San Agustin, en un potrero propiedad de don Ricaurte Renza
Hy a unos 300 metros del rancho de Manuel Aguilar, se encuentra la estatua
que represent una rana (lamina 6B), (Preuss, pigina 25; lamina 5, 1-4; dibujos
7-8). La estatua esta muy degradada y apenas son visible los rasgos sefialados
por el Profesor Preuss.
II
ULLUMBE
Este lugar esta situado a unos 3 kil6metros al SE. del pueblo de San Agustin, entire la
carretera en construcci6n, o camino de Pitalito, y el rio Naranjo. Antes de cruzar la cerca se ve
un monticulo con restos de grandes piedras, que no menciona el Profesor Preuss, pero si Cuer-
vo Marquez, e cual indica que las estatuas estaban "como rodeando una pequefia colina, de
apariencia artificial, y cuya cima, hundida, parece indicar haber sido el sitio de un sepulcro o
de un adoratorio." (C. Cuervo Marquez: Estudios, etc. Tomo I, pagina 174).
Al otto lado de la cerca del potrero esta la Weibliche Figur mit Stampfer (estatua femenina
con un pis6n) (limina 15) (Preuss, pagina 16, liminas 6-1-2), colocada de pie y mirando
al SE. Esti bien conservada. Desde Preuss le han roto el peinado en forma de terraza. Es casi
cilindrica en la parte inferior y en la superior se distinguen tres angulos salientes, uno poste-
rior y dos laterales. S61o hay que aliadir a la descripci6n de Preuss que tanto en las manos
como en los pies se distinguen las ufias.
Tiradas en el suelo, cerca del camino de entrada del rancho vecino, vi dos estatuas: la figure
con las manos sobrepuestas (lamina 16 B) (Preuss, pfgina 19, limina 10, 2) y la madre con el hijo
(lOmina 16 A), (Preuss, pagina 19, limina 10, 3).
La primer es interesantisima. La mano izquierda efectivamente descansa sobre el pecho.
Creo por mi parte que no represent una mujer embarazada, puesto que, segin el examen
detenido que hice me pareci6 ser mejor, el bulto del abdomen, un pene amarrado al cintur6n
y unos testiculos de gran tamafio, como se ve en otras estatuas del Monticulo septentrional
de la Mesita B.
La depresi6n del abdomen que el Profesor Preuss interpret como el ombligo, me pareci6
ser s61o un hueco producido por el desgaste de la piedra.
La estatua, de mayor tamatio, de una madre con su hijo, esti un poco mejor conservada.
Del nifio se reconocen bien la cara, cuello y algo del dorso, asi como muy confusamente los
bracitos levantados.










Yacimientos y monumentos


Estas dos estatuas estan en el mismo estado de conservaci6n en que las dej6 el Profesor
Preuss.
Las otras estatuas de este lugar, la imagen de un aspect brutal que estd arrojando un animal de
la boca (lamina 17 A) (Preuss, pigina 17; laminas 6, 3-4; 7, 1), esti en el patio de la Casa Muni-
cipal de San Agustin.
Creo que este tipo de estatuas no represent series humans con instruments musicals,
sino mis bien, de acuerdo con el professor Preuss, un simbolo de deidades acuaticas (Preuss, pigi-
na 101). Las cabezas que unidas a una cinta salen de la boca de las divinidades agustinianas,
tienen su paralelo, no citado por el Profesor Preuss, con las figures de la cerimica nazca. Aqui
tenemos cabezas humans, cuya lengua estilizada adopt forma de maza o de badajo de cam-
pana. Otras veces la lengua es larga y terminal en una cabeza humana. En ocasiones la lengua
se alarga y penetra en los labios de una cabeza-trofeo, "como simbolo de conversaci6n o de
uni6n." "Esta lengua ornamental -dicen R. et H. Harcourt- Ilega a unir entire si numerosas
cabezas y hace nacer figures ganchudas de caricter muy particular" (R. et H. Harcourt: La cira-
mique ancienne du Pgrou. Paris, 1924, paginas 21-22, liminas 4-18).
En la calle segunda del pueblo, entire la plaza y el mercado, se encuentran: la laia con una
cara en relieve (lamina 18 B) (Preuss, paginas 17-18; liminas 7, 2 y 8, 1) y el mono con un nifio
(Preuss, piginas 18-19; laminas 8, 3-4 y 9). El examen de esta estatua nos ha llevado al pleno
convencimiento de que es acertada la interpretaci6n del Profesor Preuss y absolutamente falso
el que represent un coito. (Liminas 14 B y 17 B).

TERRENOS DE LA GRANJA DE LA
ESCUELA DE VARONES DE SAN AGUSTIN

Es interesante que en el mismo peri-
metro de la poblaci6n actual de San Agus-
tin hayan aparecido vestigios arqueol6gicos.
En los terrenos de la granja de la es-
i cuela de varones, los muchachos han re-
cogido lo siguiente: un trozo de estatua en
el que se ve un brazo doblado, terminado
Se una mano gruesa y corta de median
ejecuci6n (dibujo 5); una piedra cuya for-
ma natural se ha aprovechado para labrar
una cabeza de animal, a la que se han
afiadido unos circulos con un punto cen-
trial que representan los ojos y la pupila,
./5 .y dos horizontales que correspondent a la
nariz y a la boca (dibujo 6); una piedrita
,/ /' plan perforada, analoga a una reproduci-
da por Preuss en la figure 153 de su obra;
y otros trozos de ceramica incisa del tipo
del nivel superior de Mesita B.
Dibujo nimero 5 Los muchachos de la escuela me traje-
ron diferentes objetos sin procedencia
bien'determinada, entire los que se destacan una hachita pulimentada de 55 milimetros de largo
y de secci6n rectangular que hay que considerar como cincel (dibujo 7), y un instrument,
fragmentado en dos pedazos con un extremo roto y el otro ensanchado hacia un lado y redon-
deado. Esta pulimentado en su cara superior. Su uso me es desconocido (dibujo 8).











Arqueologia Agustiniana


L 3 4' r"
Dibujo nimero 6

LAS MOYAS
Descripi6n del siio (lamina 19 A). Es 16gico y natural que la inica fuente de la region, que
hoy aprovechan los habitantes de San Agustin para surtirse de agua potable y para baftarse,
haya sido un lugar de culto de la cultural agustiniana, pero lo que es absurdo es la interpreta-
ci6n como "fuente tot6mica," asignada por Monsefior F. Lunardi.
Revela un desconocimiento pleno y total de lo que es el totemismo.
El nombre de esta fuente deriva de que las piedras inmediatas a
ella ofrecen una series de depresiones circu-
lares, llenas de agua por lo general (lAmina
19 B). El error de Preuss, y mio en un prin-
cipio, radic6 en no fijarnos en que las piedras
con "moyas" estaban en relaci6n con la
fuente y no con la quebrada, y que por lo
tanto no se les podia atribuir un origen na-
tural. Dibujo n6mero 8
Me es impossible saber la posici6n primitive de las piedras, puesto
Dibujo nfimero 7 que la mayoria estan volcadas y fuera de su situaci6n originaria, lo cual
tuvo lugar, seguramente, cuando se construy6 el dep6sito de la fuente,
hecho ocurrido despu6s de la visit de Monsefior Lunardi.










Yacimientos y monumentos


En la actualidad s61o se ve lo siguiente: Dentro del dep6sito hay en su frente SW. cuatro
moyas y otras tres incompletas situadas en un piano inferior y siete en el frente opuesto de
mala visualidad por estar rellenas de tierra.
Fuera del dep6sito en direcci6n NEE. hay una piedra horizontal con un canal central de
105 centimetros de largo y 10 centimetros de ancho que en su lado izquierdo, conforme corre-
ria el agua, tiene cuatro moyas circulares de 15-20 centimetros de diametro. Al otro lado hay
en total catorce moyas de analogas dimensions que estan agrupadas de manera irregular. El
canal comunica con las moyas de la izquierda por sendas ranuras y despubs de correr hori-
zontalmente cae hacia afuera. Esta piedra mide unos 150 centimetros de largo, 135 centimetros
de ancho y unos 50 centimetros de alto.
A su lado derecho, en una piedra inclinada, hay una moya de 30 x 23 centimetros, y debajo
una cara en relieve. EstA formada por unos ojos semicirculares y una nariz de la misma anchu-
ra desde su arranque hasta el extreme. Mide la nariz 25 centimetros de largo y la cara 43 cen-
timetros de ancho a la altura de los ojos.
Tambien a la izquierda hay un trozo de canal de 33 centimetros de largo por 12 centime-
tros de ancho.
Debajo de la piedra, con el mayor ndmero de moyas que hemos descrito, hay dos piedras
con sendas moyas. Una mide 29 x 24 centimetros y la otra 42 x 29 centimetros; 6sta tiene una
ranura de desagile.
MAs abajo y hacia la izquierda, existe otra piedra que tiene un canal de 123 centimetros de
longitud maxima y 22 centimetros de anchura. A un lado hay una ranura y al otro lado dos,
de las cuales la Oltima se contin6a hasta el extreme de la piedra.
Abajo ya, se encuentra en una piedra una moya de 35 centimetros de larga y 27 de ancha
que se une con una pequefia de 17 centimetros por 13 centimetros.
En la margen derecha del caio del agua tenemos en una piedra, pr6xima a l6, horizontal,
con cuatro moyas que figuran una cara; un par menores, que correspondent a los ojos de
16 x 19 centimetros y 11 x 11 centimetros, respectivamente; otra menor circular intermedia, de
10 centimetros de diametro que representaria la nariz; y una eliptica que figuraria la boca,
de 38 x 25 centimetros. Al lado de la nariz hay una pequefia depresi6n.
Estatuas. La column de piedra con una cara en relieve (Preuss, pagina 20; limina 11, 1) no
la he encontrado; la column de piedra con una cara en relieve de la cual sale otra cara (lamina
20 A) (Preuss, pagina 20, lamina 11, 4) estaba de pilar en la cocina de la casa de dofia TrAnsi-
to Alvarez de Ortiz; la figure de mujer con delantal (laminas 21 y 22) (Preuss, paginas 20-21,
laminas 11, 2-3) se hall erecta en un potrero del Batin a unos 200 metros al E. de la casa
antes citada; y la cabeza con la boca cerrada (lamina 18 A) se encontraba al lado de dos estatuas
de Ullumbe en la calle 2." de San Agustin, cerca de la plaza (Preuss, pigina 21; lamina 12, 1-2).
CABUYAL

Una de las estatuas mis curiosas descritas por Codazzi y Cuervo Marquez era la figure de
una mujer tocando la flauta (lamina 23).
El primero la describe de la siguiente forma: "Alli se encuentra una media estatua de mujer,
de 8 decimetros de alto, reposando sobre una pilastra exagona de 6 decimetros de alto, con
cornisa circular perfectamente labrada. Adorna la cabeza de la estatua un casquete semiesf6ri-
co del cual salen dos fajas de lienzo que cubren las orejas (subrayamos nosotros); el rostro es mo-
fletudo y juvenile; los ojos estan cerrados o muy inclinados hacia abajo y resalta en el semblan-
te cierta expresi6n humilde; no se ve la boca, y del lugar en que debiera aparecer sale una
especie de instrument largo y terminado como trompeta, que la estatua mantiene con sus
manos en actitud de sacar sonidos." Cuervo Marquez interpret el instrument como clarinete
y vuelve a insistir en que tenia "dos cintas o fajas que ocultan las orejas." Aparte de esta










Arqueologla Agustiniana


falta de 16gica que permit el interpreter como tafiedora de un instrument musical una figu-
ra con las orejas tapadas, las descripciones son en algunos puntos contradictorias por lo que
esta figure, que no pudo encontrar el Profesor Preuss, resultaba sumamente extrafia. En nin-
g6n caso se hablan presentado columnss exagonales" ni instruments de musica. El Profesor
Preuss no pudo hacer otra cosa que transcribir y hacer la critical de las resefias de Codazzi y
Cuervo Mhrquez y del dibujo del primero (Preuss, pagina 23, lImina 8-2).
Fue para mi una verdadera alegrfa el encontrar el dia 16 de abril de 1937 en el Alto del
Cabuyal la enigmAtica estatua, que hay que interpreter al igual que una estatua de El Jab6n y
otra del Alto de Lavapatas (lamina 159) como figure con una nari larga.
Antes de hacer una nueva y detenida descripci6n de ella, ademAs de otra hallada el 29 de
mayo y de grabedos, dare algunas indicacones sobre el lugar en que apareci6.
La estad6n arqueol6gica que nos ocupa se encuentra en la vertiente SE. del Alto del Cabu-
yal, que establece la separac6n de las aguas de la quebrada de Las Moyas y la que tiene su
origen en las cercanias de la Casa Museo del Parque Arqueol6gico Nacional. Por ella sigue un
camino que comunica con el de Las Moyas. Los terrenos, que pertenecen al finado Anuncia-
ci6n Hoyos, son potreros cubiertos en su mayor parte de arbustos. Hacia la part alta y a unos
200 metros de Las Moyas se encontraban la piedra grabada y los restos de cerAmica; por enci-
ma y a la derecha del camino, subiendo, se encuentra la "flautista", y hallamos allA la otra esta-
tua que esta hoy en la Casa Museo del Parque Arqueol6gico Nacional.
Estatuas. Figura con una nariz larga (lAmina 23). Esta tallada en una piedra gruesa, pero la
figure estA marcada s61o en la cara delantera. La cabeza lleva un tocado semiesf6rico, un poco
piano por delante y el cual terminal por abajo en un reborde. El pelo esta dividido en dos par-
tes y da la impresi6n de tapar las orejas, caso de que no se acepte otra interpretaci6n. La cara
es de apariencia redondeada. Los ojos son semicirculares de line sencilla. La frente y el arran-
que de la nariz son pianos. La barbilla estA formada por un Angulo agudo muy acusado. La
line de las cejas se prolong en forma de una nariz o trompa, gigantesca, que la figure agarra
con las manos. No es flauta, porque la nariz pasa por encima de la boca, porque no hay el
natural abultamiento en los carrillos como si soplara, porque no hay line divisoria entire la
nariz, la flauta o la boca, y porque es natural que la nariz y la flauta fuesen de tamafto distinto.
La nariz sobre la cara es aplanada, pero despubs, cuando va sobre el pecho, es abultada; su
extreme es mas ancho y estA cortado en bisel hacia la figure.
Los brazos arrancan de unos hombros cortos; en su part internal llegan a colocarse por
debajo de la cara. Estin doblados en Angulo. En las manos, que por lo general estan muy de-
gradadas, se nota por un pequefio piano la separaci6n del carpo y del metacarpo. Los dedos
han sido destruidos por la erosi6n.
La figure lleva cintur6n y una falda corta. Las piernas son tambi6n muy pequefias y en
cambio los pies muy gruesos, talvez por un defecto de perspective, puesto que aparecen como
vistos de frente.
En la parte superior rodea la cabeza y pante del cuerpo un ancho reborde o especie de
aureola, dividido en dos por una ranura central, que de relacionar esta figure con otras Mayas
con trompa de elefante habria que considerar como una representaci6n de las grandes orejas
de este animal.
Vista la estatua de perfil es gruesa en su conjunto, como tambi6n lo es el reborde, aureola
u orejas en relaci6n con la figure. De 6sta se prolongan a los lados el cintur6n y la falda.
Por detras, la estatua es lisa con una faja saliente que corresponde, no a las nalgas, sino a la
espalda por encima del cintur6n. Medidas: longitud, sin z6calo, 100 centimetros; anchura mAxi-
ma, 66 centimetros; grosor mhximo, 38 centimetros; longitud de la nariz desde la terminaci6n
de las cejas, 41 centimetros; longitud de la cabeza, 40 centimetros; longitud de la cara, 24 centi-
Arqueookg A. 5










Yacimientos y monumentos


metros; longitud de la cabeza y del tronco, 82 centimetros; longitud de las extremidades infe-
riores, 19 centimetros; anchura de la nariz en su arranque, 65 milimetros; idem en su extreme,
10 centimetros.
Esta estatua se relaciona estrechamente con dos del mismo tipo: una in&dita del Alto de
Lavapatas y otra de El Jab6n, descrita por el Profesor Preuss, una "Sitzende Figur mit langer Nase"
(Preuss, pigina 60, dibujo 48), las que creo que hay que relacionar a su vez con la MInnliche
Figur mit elefantenartigen Riseel auf dem Kopf einer ander reitend (Preuss, piginas 47-48, liminas
50, 1-3; 51, 1; dibujo 28). Aunque el Profesor Preuss cree que se trate de una imitaci6n de una
cabeza de jabali, merced a las comparaciones zool6gicas hechas con el Profesor Pohle, me pare-
ce que no es equivocada la posibilidad de una representaci6n de un elefante (mastodonte f6sil)
y sea una divinidad aniloga a la Maya Chac, tambien con cabeza de elefante. Tritase de un
problema complejo digno de detenido studio, que no puedo hacer en Bogoti donde falta la
bibliografia adecuada (1).
Relieve de una figure femenina que ensefia un nifo liminaa 24). Rigurosamente in&dita, pues
estaba partida y boca abajo. Cabeza desproporcionada, no terminada en su borde superior. Hay
una linea horizontal que no se sabe si es el limited del pelo o del tocado. Ojos de double line
curva por arriba y horizontal por abajo. Pupila redonda bien clara en su ojo izquierdo. Nariz
grande, plan, con alas grandes. Ligeros abultamientos debajo de los ojos. Boca con labios de
double linea, curva abajo y recta arriba; abierta, muestra a cada lado tres incisivos, colmillos
puntiagudos y dos premolares; orejas en espiral. Orejeras circulates.
Hombros marcados asi como el contoro del cuerpo debajo de las axilas. .Brazos doblados
en Angulo, pianos. Manos abiertas sosteniendo un nifio sobre el pecho. Nifio parade con toca-
do escalonado. De la cabeza parten unos apendices laterales que no se sabe si salen de las
orejas o del tocado. Ojos redondos debajo de cejas salientes. Nariz normal. Boca lineal. No se
notan brazos ni ningun otro detalle del cuerpo, que esti cubierto por las manos de la madre.
Estas tienen un pulgar dirigido hacia arriba que tiene indicada la ufia como los demis dedos
que estin arqueados para abajo. Las extremidades inferiores del nino estfn talladas en pianos;
se aprecia la rodilla saliente y los pies con los cinco dedos bien detallados.
La figure terminal por una linea horizontal, y parada en el suelo da la impresi6n de salir de
la tierra. Por detrAs es lisa. Dimensiones: alto de la figure, 122 centimetros; ancho miximo
(cabeza), 95 centimetros; grueso, 18 centimetros; alto de la figure del nifio, 45 centimetros.
Grabados. Al ENE. de la "flautista" y mis cerca de Las Moyas se encontr6 una piedra gra-
bada de secci6n groseramente triangular, cuyo extreme inferior fue tallado a grandes golpes.
Su frente principal muestra una cara humana: los ojos son semicirculares cortados por una
line recta; encima del ojo izquierdo hay un circulo irregular; otro circulo irregular repre-
senta la nariz, y dos lines rectas paralelas la boca. Debajo de esta hay dos lines curvas con
rayitas verticales intermedias que parecen representar una nariguera (?).
Debajo de la cara hay unas lines rectas horizontales con otras pequefias verticales, y mis
abajo tres lines rectas tambien paralelas y horizontales, que toscamente parecen representar
el cintur6n.
El otro frente muestra grabados lineales, entire los que se destaca un rayado de lines hori-
zontales y verticales y un signo cruciforme incomplete. La piedra que hemos descrito mide 88

(1) El elefante aparece representado en un mound y en pipas de Iowa (Barcer: On mound pipes Amer. Na-
tur. pagina 272. 1882).
La coexistencia del mamut con el hombre en America ha sido tratada en la Sesi6n celebrada en Des Moines
en 1929, pot la American Ass. of Adv. of Sciences.
Sobre la representaci6n de elefantes en el arte Maya, v6anse: G. Elliot Smith: The elephant controversy settled
by a discovery. The Ilustrated London News. London, 1927, nfmero 170, pagina 86;, Pericot: La America Indigena, pAgi-
na 419, notas 96-100, y especialmente: Imbelloni: La Esfinge Indiana. Buenos Aires. 1925, piginas 189 y siguientes.










Arqueologia Agustiniana


centimetros de largo, 39 centimetros de anchura maxima de la cara principal y 37 centimetros
de anchura maxima de la otra.
Sepulturas. Inmediata a la piedra que hemos descrito antes habia un hundimiento en el
terreno de forma circular y de un metro de diametro. Sus hordes estaban formados per tierra
negra con much ceramica, la cual se extiende en todas direcciones. Mas que resto de una
excavaci6n parece ser la entrada a una sepultura.
Cerdmica. En relaci6n con la sepultura que hemos indicado se encontraron numerosos
trozos de cerimica de barro negro, toscos y que correspondent al nivel arqueol6gico superior de
la Mesita B. Merecen mencionarse tres fragments de un borde de vaso grande con un cord6n
con impresiones dactilares; un trozo de borde liso con un ligero reborde; otros con rayas rec-
tas paralelas verticales; otro con estas rayas cruzadas; tres con hileras de pequefias protuberan-
cias; un fragmento con un fasciculo de rayas verticales y otras obli-
cuas; y por iltimo, un trozo de ceramica recortado en forma circular.
Dos vasos completes de este lugar me fueron traidos por Mario
Aull6n. Uno es una ollita de cuerpo esf&rico y cuello corto con dos
asitas. Mide 4 centimetros de diametro en la boca y 5 centime-
tros de altura. Es de barro amarillento (dibujo 9).
El otro es un cuenco pequefio (5,5 centimetros de alto y 10,5
centimetros de difmetro mAximo) con el borde decorado por un cor-
d6n de barro con incisiones verticales (dibujo 10). Dibujo n(mnero 9

EL BATAN

Codazzi refiere a continuaci6n de describir
la figure que interpreta como flautista que:
'Torciendo hacia el E. y luigo de pasar un
arroyuelo, la senda conduce a una alta expla-
nada en cuyo principio se hall una especie
de pilar de 11 decimetros de altura, tallado
en forma de lechuza con las alas recogidas so-
Dibujo nflmero 10 bre la cola. Alli mismo estaba una piedra exa-
gona de 6 decimetros de alto y otros tantos de
diametro, labrada con esmero, que es de suponer serviria de ara o altar para colocar ofrendas
o hacer sacrificios". Cuervo Marquez hace una descripci6n diferente al escribir lo que sigue:
"Cerca del primer adoratorio (Mesita A) se encontr6 un pilar cilindrico de arenisca de 1,20
metros de alto, sobre el cual estaba tallada la figure de una lechuza con el pico sobre el pecho
y las alas recogidas, siendo de notarse que por debajo de estas asoman dos manos".
Por el dibujo del primero, el Profesor Preuss ha identificado esta estatua con el buho sentado
que se encontraba "a unos 120 metros al sur del sitio donde halle las dos figures anteriores (de
La Estrella, afiadimos nosotros) cerca de una pendiente empinada de unos 50 metros, que da
comienzo a un precipicio que se prolonga hasta el rio Naranjo" (Preuss, pagina 22). Hoy esta
estatua se encuentra en el Museum fiir V1lkerkunde, de Berlin.
Resuelta esta cuesti6n, no cabe duda de que la estatua de un buho que hice sacar de la que-
brada del Batan, al W. de la casa de dofia Trinsito Alvarez de Ortiz, no habia sido vista por
ninguno de nuestros antecesores. Estaba, cuando la vi por primera vez, aprisionada por dos
arboles de la quebrada y cubierta de maleza. Seg6n noticias, procedia de terrenos situados al
W.; al transportarla rod6 por la pendiente y qued6 en la posici6n en que la vi. S61o se apreciaban
un ojo y un brazo, que despu6s result ser un ala. La hice sacar, y nodudo, dada su situaci6n,
que sea una estatua rigurosamente in6dita.











Yacimientos y monuments


Aguila o buho con sendos cetros en las manos (laminas 25-26-27 B). Figura gruesa tallada so-
bre un bloque de piedra redondeado. La base esta apenas trabajada. La cabeza tiene pico largo
y ojos redondos, alargados en la comisura externa. Encima de la cabeza y hacia atras tiene un
adorno rectangular con tres lines internal verticales, que no alcanzan el limited superior. Las
alas, muy bien trabajadas, se cruzan sobre la espalda. Es curiosa la posici6n de las patas. Estan
dobladas sobre el pecho y cogen una especie de cetros o de objetos indeterminados, con un ex-
tremo superior redondeado. Se aprecian bien las garras pero no el resto de las patas.
Dimensiones. Altura, 81 centimetros; circunferencia maxima, 255 centimetros; anchura de la
cabeza, 40 centimetros; longitud del ala derecha, 82 centimetros.

LA ESTRELLA

En las inmediaciones del rancho de don Alberto Pirez, situado a poca distancia del camino
de Naranjo, no lejos del de San Agustin a Las Mesitas y a unos 3 kil6metros del pueblo, encon-
tramos dos estatuas.
Una era la cabeza en relieve que el Profesor Preuss describe en su obra (Preuss, pagina 22),
pero que no figure por habersele dafiado la fotografia. La descripci6n suya es correct, por lo
cual me limito a figurarla aqui (lamina 28).
Figura con una bolsa en la mano (lamina 27 A). Descrita y figurada por M. Lunardi (La vida
en las tumbas, pigina 77, figure 20); por las razones apuntadas la consideramos como inedita.
En la fotografia que 61 public aparece la estatua lamentablemente retocada con tiza. Hallada
en junio de 1931.
Estatua de plistica redonda de 105 centimetros de alto total, 36 centimetros de ancho y 31
centimetros de grueso. Tocado circular con dos lines incisas que despu6s se incinan hacia las
orejas. Estas llevan adorno double c6nico muy destruido. Ojos formados por lines doubles, cur-
vas superiores y una recta inferior; pupila circular. Nariz hundida en su arranque y ancha en
su base. P6mulos salientes con una double linea curva debajo. Boca rectangular con los extre-
mos curvos y arqueada hacia arriba, la cual deja ver dientes cuadrados y colmillos salientes.
La boca estA rodeada de una linea profunda.
Brazos en angulo, de hombros curvos y manos como las de un relieve de Ullumbe, braza-
letes o bocamangas.
La parte inferior de la estatua es dificil de interpreter. Debajo de la bolsa y a unos 6 centi-
metros hay una franja que tiene 7 centimetros de ancho, que en su parte superior tiene unas
acanaladuras. Esta parte no puede considerarse como pies, puesto que el resto de la estatua
debe corresponder al z6calo, ya que es liso, y en su mitad inferior irregular.
Es falso que haya dos lines, en vez de una, como se ve en la foto retocada de Lunardi.
No deja de ser curioso que en las piedras del horno del rancho se vean grabados prehist6-
ricos, aunque poco claros e indescifrables.
No encontramos, a pesar de nuestras pesquisas, el relieve de una mujer con cuernos que cita
el Profesor Preuss (Preuss, pagina 21, dibujo 5) y cuya fotografia se le dafi6.
Sepulturas. En este lugar, ademis de la sepultura excavada por el Profesor Preuss, aparecie-
ron nuevas sepulturas en agosto de 1931. De ellas proceden: un molino; una olla pequefia es-
f&rica, de borde vuelto con diorno de pequefios salientes; un plato con borde recto grande con
igual adorno; y una olla con boca mis estrecha que la panza con lines finas en zigzag pinta-
das de color castafio (Lunardi, Loc. cit., piginas 77 y 78, figures 21-22).
Durante nuestra estancia en San Agustin, el guaquero Rafael Robles sac6 al lado del cami-
no de La Parada, cerca de la entrada al Parque Arqueol6gico Nacional, varias ollas, algunas de











Arqueologia Agustiniana


las cuales rompi6 o aparecieron rotas. Las que vinieron a nuestro poder son dos ollitas de
barro rojo que miden respectivamente 85 y 75 milimetros de altura. La mayor es de forma
mis recogida. En ambas el borde es vuelto. El barro tiene much arena fina y se deshace a
causa de la mala cochura (dibujos 11-12).







Dibujo nimero 11


Dibujo nfmero 12




















CAPITULO II


PARQUE DE SAN AGUSTIN.-MESITA A

Descripcid6n del lugar. Los lugares mis importantes para la Arqueologia Agustiniana son los
de la antigua hacienda de Las Mesitas, propiedad, en un principio, de don Sixto Ortiz, acauda-
lado propietario y del que se conserve en San Agustin el mejor recuerdo por su hombria de
bien y por sus obras de caridad. Para mi era ya familiar el nombre de Sixto Ortiz por la obra
del Profesor Preuss, a quien ayud6 eficaz y desinteresadamente.
El nombre efectivo es Mesitas, que alude a los templos formados por losas inmensas de
piedra horizontales, sostenidas por pilares, como una mesa. No es correct, dado que asi les lla-
man a estos lugares con unanimidad los habitantes de San Agustin, el designarles Las Mesetas
como hizo el Profesor Preuss, aunque claro esta que propiamente hablando los tres lugares ar-
queol6gicos se encuentran situados en unas mesetas.
La Mesita A se encuentra en terrenos del Parque Arqueol6gico Nacional de San Agustin,
a muy corta distancia de su entrada y de la casa de don Eleuterio Gallardo, de tan infausta
memorial como destructor de estatuas. Propiamente Ilamamos Mesita A el terreno comprendi-
do entire el limited del Parque y el camino de La Parada.
De igual manera que la mayoria de los lugares arqueol6gicos de San Agustin, ocupa una
meseta desde donde se goza de un panorama extenso y bellisimo. Por el N. y W. la meseta se
enlaza con la Mesita B, donde el terreno baja hacia la quebrada del Lavapatas, y por el S. se
continfa por las lomas de La Estrella hasta el rio Naranjos.
La vista en un claro dia de verano es maravillosa. Al N. se ven El Purutal, y entire 61 y otro
cerro se divisa el Sotari. Al NW. se yen el Alto de la China y Quebradillas y detras de ellos
la fantistica series de picachos de los pAramos de Las Papas y del Letrero. Al W., en el hueco
del valle del Naranjo, aparecen el pAramo de La Soledad, y al S. las estribaciones del Estoraque
y del Pil6n, y detras Pefias Blancas, que vierten sus aguas al rio Granadillos. La vista se abre
al E., viindose una series de estribaciones lejanas de la Cordillera Oriental, y al NE. se ven los
cerros de Papalitos y de La Horqueta (Ysnos), y mis al NNE. el cerro de La Pelota.
La Mesita'A esti a 1.851 metros de altura sobre el nivel del mar, segfn la media de nues-
tras observaciones barom6tricas.
A pesar de la creciente destrucci6n, se aprecian bien los dos monticulos citados por el Pro-
fesor Preuss.
Estado en que encontramos los monumentos. Ya teniamos conocimiento, por el libro de Monse-
fior Lunardi, del destrozo causado en los monumentos de este sitio, ante la indiferencia ge-
neral.
A la entrada del Parque, subiendo a la derecha en direcci6n a la Casa Museo, caida de cos.
tado y cubierta de maleza estaba la figure con "costillas" (Preuss, pagina 32, lImina 25, 1-3), hoy
en su lugar primitive vasee lfmina 50 B), y en un hoyo, a la derecha del camino de La Parada,
aproximadamente frente al monticulo occidental de la Mesita B, estaba cubierta de barro y de
hierbas la figure de un dios (limina 44 B. Preuss, pigina 32, pl. 22, 4, 20, 2, dibujo 4).











Yacimientos y monumentos


El monticulo oriental mostraba al visitante lo primero, las dos cariatides descabezadas (la-
minas 40, 41 y 42 A. Preuss, paginas 27 y 28; planchas 18 y 19; dibujos 1, 3, 168 y 169). Las ca-
bezas y los morriones servian de bases a las columns de la vecina casa de los Gallardos. (LA-
mina 311. En la depresi6n producida por las excavaciones del Profesor Preuss, estaba la figure
del dios de este temple (liminas 32 a 39). Preuss, (pagina 27, laminas 1 y 27), que mis predecesores
hicieron parar. Muy dificil era, aun despu6s de rozar el terreno, el darse cuenta de las ruinas
del templo por la cantidad de restos, de zanjas y agujeros, mientras no se hiciera una excava-
ci6n total sistemitica.
Lo mismo sucedia en el monticulo occidental. La divinidad principal (lamina 46), (Preuss, pi-
gina 30; laminas 22, 2-3 y 23, 1; dibujo 6) estaba parada (cay6 despu6s por causa natural), asi
como una de las cariatides. La otra, partida en dos trozos, servia de pilar a las columns de la
casa mencionada (Preuss, pagina 31; laminas 24, 1-2) (lamina 42A).
Lo primero que dispusimos fue restituir al Parque estos cuatro fragments y rozar el
terreno.
El no haber podido finalizar las excavaciones de la Mesita B nos impidi6 en 1937 el iniciar
las excavaciones en este lugar. Tan s6lo el senior Hernindez de Alba inici6 trabajos y recons-
trucciones en el monticulo oriental que apenas tuvieron otro resultado que el desenterrar las
piedras que integraron el tempo del monticulo occidental y algunas de las del monticulo
oriental.
La Weibliche Figur mit hunter geschlagenen Armen figurea femenina con los brazos cruwados) (lami-
na 43 A y B) (Preuss, pagina 29, limina 21), que se encontraba junto con la siguiente en el tem-
plo mas reciente del monticulo oriental, esta hoy colocada en la plaza de San Agustin. La otra
estatua es la Mdnnliche Figur mit Hammer und Meissen figurea masculina con martillo y cincel)
(Preuss, pagina 28, limina 20), fue trasladada a BogotA en tiempos del General Reyes y coloca-
da en el Parque de la Independencia.
No pude ver el grupo de monos, citado por Codazzi y por Preuss (Preuss, pAgina 31, lamina
25,2), que estaba, seg6n el primero, en el temple del monticulo W. y que el segundo no encon-
tr6 en este lugar, puesto que segin Cuervo MArquez (Estudios etc. tomo 1, pagina 196) habia
sido trasladado a la hacienda de Laboyos.

MONTICULO ORIENTAL

No hemos podido hacer excavaciones en 61 por falta de tiempo. Por lo demis, aparece muy
destrozado, sobre todo su mitad oriental. Entre 61 y la casa de los Gallardos hay un fondo de
sarc6fago de piedra del que s61o qued6 la base.
En esta part oriental esti la construcci6n megalitica que el Profesor Preuss llama sepulcro,
"a causa de una piedra erigida frente a la entrada, porque los templos no tienen generalmente
piedra alguna que los cierre", y que tanto Monsefior Lunardi como Walde-Waldegg suponen
pasar por descubridores; la consideran como tumba en forma de dolmen el primero y como
temple el segundo. Este monument espera una excavaci6n met6dica (Preuss, pAgina 29, lmi-
na 14, figure 4).
Como creo que todo studio de la cultural agustiniana basado exclusivamente en las esta-
tuas ha de ser defectuoso, he procurado el aportar el mayor nCmero de elements, incluso de
los grabados de loss de templos y sepulcros, que hasta cierto punto han de dar mis luz para
el conocimiento de la ideologia religiosa, y especialmente de la magica de las estatuas.
Una vez mAs he de protester sobre el uso indebido de la palabra jeroglificos aplicada a es-
tos grabados rupestres, puesto que es sabido que de ninguna manera se trata de escritura.
Ya el viajero Creveaux fij6 hace muchos afios el verdadero caricter de los petroglifos ame-
ricanos al decir que "los indios pintan en su cuerpo diferentes dibujos al ir a hacer un viaje,











Arqueologia Agustiniana


para asi espantar los demonios. Estos dibujos del cuerpo son id6nticos a los rupestres". Los in-
dios mismos dieron esta interpretaci6n a los dibujos rupestres.
Por otra part, R. Karsten ha insistido en que istos no tienen por fin el legar conocimien"
tos a la posteridad, ni son documents hist6ricos, sino que son de character magico. Llama la
atenci6n en que las pinturas o los grabados rupestres se encuentran siempre en lugares peligro-
sos, donde seg6n los indios viven demonios o genios malos, que aparecen figurados, de la mis-
ma manera que como los disfraces de los bailes magicos. Tambi6n ocurre lo mismo con los de-
monio! en form de animals. De igual manera las pinturas chibchas tienen, sin duda, un sig-
nificado magico o religioso.
Tanto por lo que respects a la interpretaci6n de los simbolos y signos de ellas, como de
los grabados agustinianos, es necesario un conocimiento profundo de la religion y especialmen-
te de la magia. Es precise por una parte tener un "corpus", cuanto mis complete y mis fiel
possible, mejor, y por otra, una series de excavaciones met6dicas y cientificas, cuyos hallazgos con-
tribuyan a fundamental los studios tipol6gicos y comparativos.
La losa del fondo que utiliz6 el Profesor Preuss para considerar esta construcci6n como se-
pulcro, muestra una series de grabados asi como una de las piedras laterales caidas.
Al ESE. se encuentra una gran losa con una series de lines largas cortadas por otras cor-
tas que ocupan casi toda su superficie que parece haber sido la piedra de cubierta. Con series
de grabados del mismo tipo de los de una piedra del Alto de Lavapatas.
La losa de fondo de cierre tiene una series de grabados interesantes, especialmente en su
parte izquierda, entire los que se destacan un rectangulo, lines angulares y en escalera, una faja
de lines oblicuas cruzadas entire dos horizontales, otro rectingulo inclinado cuyo interior
estA ocupado por dos grandes lines y una series de perpendiculares mas pequefias (dibujo 13).



















Dibujo numero 13
La piedra primer del costado W. tiene lines en escalera, dos caras humans triangulares,
una de ellas en relaci6n con una mano; otras dos cars humans redondeadas, una de ellas
con boca grande rectangular y con dientes visible; tres signos en forma de cruz, uno de ellos
con una cars; dos rombos unidos, etc. (dibujo 14).


Arqueologia A. 6











Yacimientos y monuments


En la losa de la derecha que esti debajo
de la cubierta in situ hay algunos grabados
a los que se superponen nombres e inscrip-
ciones modernas. La fecha mis antigua es
la de 1829.
De los dos templos de este monticulo
no queda in situ piedra alguna del tem-
plo inferior. Hay losas de cubierta fuera
del monticulo.
En una de las del temple superior in
situ tenemos en el centro un signo en for-
ma de con un gancho en uno de los ex-
tremos. A la izquierda hay un rectingulo /
de rayas oblicuas cruzadas; estos signos son
muy frecuentes (dibujo 15). Otro signo -
muy abundance es la linea recta larga, en
este caso perpendicular con una series de
rayas pequefias perpendiculares. La repeti- o
ci6n de los signos es clara serial de que se
trata de algo intencionado.
A corta distancia y hacia el W. hay una 0
pequefia piedra con grabados. El centro
esti ocupado por una gran cruz de brazos I
de anchura desigual. Dentro tiene otra
cruz, y en distintas parties de la piedra
otros cuatro signos de esta clase. Las cru- Dibujo ndmero 14
ces se repiten much y pudieran represen-
tar los cuatro puntos cardinals. Entre los signos restantes se destaca uno alargado con
extremes curvos con rayas oblicuas cruzadas. (Limina 43 C, y dibujo 16).
Estatuas. La estatua del dios principal
de este temple y las cariftides me obligan
a insistir sobre ellas por tratarse de obras
de inter6s artistic capital.
El gran dios (lamina 32) es la estatua
mis monumental y de un estilo clasico,
< severe, mis puro. Tritase de una imagen
de uno de los grades dioses del pante6n
Sagustiniano; leva corona de plumas, un
gran collar (limina 33) y brazaletes. Un
S- cord6n con un nudo en el costado (limi-
na 39) mantiene el pene hacia arriba (li-
\mina 38). La expresi6n terrorifica de la
boca es un gran acierto (laminas 34-35).
No menos es tambi6n el sumario modelado
Dibujo nfmero 15 de las rodillas y de los pies. En una mano
tiene cincel y en la otra un caracol. (Limi-
nas 36-37).










Arqueologia Agustiniana


Las caridtides (liminas 40-42 A, 43 A-B) re-
presentan series reales; sus caras son de un pro-
digioso naturalismo y de gran expresi6n (limi-
na 41). Sobre la cabeza desciende una cabeza I
de mono cuyas manos, al igual de las figures
del temple superior del monticulo S. de Mesi-
ta B, salen de los lados de la cabeza. El cuerpo
forma atras otros dos de serpiente que termi-
nan en una cabeza y en una pata delantera. (L-
mina 44 A).
Estas figures de doubles con un animal a la
espalda tienen un cierto paralelismo con las
palmas totonacas, las que, seg6n Strebel, Del Pa-
so y Troncoso, Fewkes y Krickeberg, son objetos
de culto. El iltimo ha insistido en que una parte
de ellas representan "muertos nobles deificados,
y en su mayor parte con disfraces de pijaros y
mariposas." "Casi todas las figuras-dice el mis 0
mo autor en otro lugar- tienen la mascara en
forma de casco o disfraz de un animal, por
cierto fuertemente estilizada y ornamentada con
listones, los cuales tambiin cubren (1como ru-
dimentos de cuerpos de animalss) las superfi-
cies a los lados y encima de las cuatro figures."
La mAscara mis clara es la de una palma de
Coatevec (Jalapa), donde se ve detris de la figure
humana "la figure complete de un demonio con
cuerpo human y con una cabeza que debe Dibujo numero 16
ser de una mariposa"; en otros casos la cabeza
parece salir del pico de un ave o de la boca de un animal.
El Profesor Krickeberg, recoge lo sustentado por Selev de que es probable que las palmas
"estuvieron colocadas delante del cadaver de un muerto estimado, como protectores del se-
pulcro, asi como guias del alma en su viaje subterraneo."
(Krickeberg (W): Die Totonaken; ein Beitrag zur historischen Ethnographie Mittelamerikas.
Baessler Archiv. Tomo VII, paginas 1 y siguientes. Tomo IX, piginas 1 y siguientes. Berlin,
1918-22 y 1925. Versi6n castellana: Los Totonaca. Contribucidn a la Etnografia hist6rica de la
Amrrica Central. Traducci6n del aleman por Porfidio Aguirre. Secretaria de Educaci6n Pi-
blica. Publicaciones del Museo Nacional. M6xico, 1933. PAginas 55, 77 y 79).

MONTICULO OCCIDENTAL
Excavaciones. A fines de julio, mientras que yo realizaba la excursion a la cueva de los GuA-
charos, el senior Hernindez de Alba se dedic6 a excavar este monticulo. AdemAs de hacer
una zanja de circunvalaci6n a la mitad de su altura, destinada a buscar un cintur6n de pie-
dras erectas, por estilo del que rodea el monticulo NW. de la Mesita B que yo habia excavado
primero, y que no hall6 como era de esperar, puso al descubierto una series de piedras en el
centro del monticulo, que hubo alli, segun las descripciones de Codazzi y de Preuss.
Nimero z. Gran losa de cubierta, muy bien trabajada en la cara inferior y en el borde an-
terior. Ancho, 320 (340 segfn Preuss) centimetros; largo, 195 centimetros (200 segin Preussl;
grueso, 30 centimetros seg6n Preuss.











Yacimientos y monumentos


Ntimero 2. Losa de cubierta con grabados; 197 centimetros de ancho y 138 de largo.
Ntnmero 3. Losa de cubierta con huellas de pintura en una cara y de grabados en la otra.
205 centimetros de ancho y 97 centimetros de largo. (Dibujo 17).
Ntlmero 4. Losa lateral con huellas de pin-
tura en un lado. 158 centimetros de alto y 70
centimetros de ancho.
Ntimero 5. Losa conpinturas en un lado. 112
centimetros de alto y 110 centimetros de ancho.
Ntimero 6. Losa con muichos grabados en una
cara. 185 centimetros de alto y 125 centimetros de
ancho.
Ntimero 7. Losa de 140 centimetros de alto y 94
de ancho.
Ntimero 8 Losa con huellas de pintura en
una cara. 180 centimetros de alto y 110 centime-
tros de ancho.



















Dibujo nimmero 17

Ntimero 9. Losa un poco caida hacia aden-
tro, de 162 centimetros de alto y 123 centi- '
metros de ancho.
Niimero io. Losa con huellas de pintu-
ra; 135 centimetros de alto y 90 centime-
tros de ancho.
.Nimero 11. (Lamina 45, figures A y B).
Losa pintada, con ornamentaci6n, la mejor Dibuo nmero 18
conservada de todas. 170 centimetros de alto y 80 centimetros de ancho. Mide 20 centime-
tros de grueso, como por termino medio todas las demAs. (Dibujo 18).
Ntimero 12. Losa de 160 centimetros de alto y 70 centimetros de ancho.
Ntimero 13. Losa de 133 centimetros de alto y 65 centimetros de ancho.
Nimero 14. Losa de 125 centimetros de alto y 75 centimetros de ancho.










Arqueologia Agustiniana


NMmero 15. Losa de 165 centimetros de alto y 85 centimetros de ancho.
Numero z6. Losa de 160 centimetros de alto y 80 centimetros de ancho.
Numero 17. Losa de 177 centimetros de alto y 106 de ancho.
La losa n6mero 11 coincide por sus dimensions con la que indica el Profesor Preuss,
que sobresalia mis del suelo y que consider como una de las loss laterales de la cimara.
Es curioso que 6ste no mencione para nada las pinturas ornamentales de su extreme superior.
Reconstituci6n del temple. No cabe duda de que antes y despuis de que este lugar fuera estu-
diado por el Profesor Preuss fue objeto de excavaciones de los guaqueros, que trasladaron la
losa de cubierta y una de las cariatides para trastrocar las losas de la camara y del corre-
dor en busca de tesoros fantisticos. Por esta raz6n s6lo cable hacer una reconstituci6n pura-
mente te6rica.
Como base para ella tomamos los siguientes elements: la losa de cubierta, la altura del
dios y de las cariatides y las loss mayores.
La primera mide, como hemos anotado, 320 x 195 centimetros, y da una cimara de forma
rectangular. Sus sostenes tienen que ser las losas mas altas, esto es, las n6meros 8, 9, 15 y 17.
La primer dificultad que se planted es que, dado el peso de la losa que habian de so-
portar, hay que suponer que debieron estar hincadas en el suelo por lo menos unos 40 centi-
metros, si las colocamos a una profundidad variada con el fin de que den una altura uniform
de 130 centimetros para que la cubierta estuviera horizontal.
Asi la cuesti6n, result que ni la estatua del dios ni las ca-
riitides, que segon el testimonio de Preuss estaban debajo
de la gran losa, podian estar paradas. El Profesor Preuss
nos dice que "hay que suponer que la imagen del dios se
haya encontrado en un piano inferior", a pesar de que con-
sidera acorde la altura de la losa nfmero 11 y de las esta-
tuas. No cabe, por consiguiente, otra soluci6n sino la de que
el suelo de la parte central estuviera a 170 centimetros de la
losa de cubierta, y el de los mirgenes a la de 130 centime-
tros. Las losas que hemos supuesto formaban parte de la ci-
S' mara son las ndmeros 6 y 8 para el fondo, 17 y 11 para el
costado izquierdo y 15 y 9 para el costado derecho. Nos ba-
samos para colocar dos loss en el fondo en que en la foto-
grafia de Preuss de la parte posterior de este temple se ve
una losa en pie y otra caida en esta parte. Por lo demas,
ni es probable en este caso que hayan faltado, como en otros
casos, las losas en la parte posterior, ni hemos hallado nin-
guna piedra de dimensions suficientes.
El tamanfo de las loss tampoco es suficiente para dar
una cAmara perfectamente rectangular, sino hasta cierto
S...":,. ,.-" ''" .' punto poligonal.
4 ''" Respecto a la colocaci6n de las cariatides, el testimonio
S :- ... del Profesor Preuss es irrebatible, puesto que 61 mismo nos
dice que "una de ellas estaba todavia al lado izquierdo del
: temple debajo de la gran laja." En este temple las cariatides
.. han tenido funci6n tect6nica, puesto que tienen forma de
columns de secci6n circular, cuya parte superior esta sin
labrar. (Lamina 42 B). El hecho de que una de ellas con-
Dibujo nimero 19 serve restos de pintura en su parte posterior (dibujo 19)











Yacimientos y monuments


me induce a career que no estuvieran junto a las losas laterales sino libres, en la parte de-
lantera, mirando al corredor.
Este, en mi reconstrucci6n, es pequefio y esti formado s61o por dos cubiertas, las losas ni-
meros 2 y 3. Aquella se apoyaria sobre la losa nfmero 4 en el lado izquierdo y sobre la losa
plana n6mero 10, cubierta del diverticulo lateral. Este estaria constituido por las losas nfime-
tos 13 y 14 como laterales, la nfmero 5 como fondo y la nfmero 10, como ya hemos dicho,
de cubierta. Es possible 6ste diverticulo puesto que Preuss encontr6 una filaa irregular de
piedras caidas al suelo y de otras dos paradas" en la parte NNE. del monticulo. Debajo de
aquillas encontr6 cerimica, possible vestigio de ofrendas.
El 6ltimo trilito, o puerta del temple, serian las losas nitmero 2 como cubierta y la 7 y 16
como laterales
No necesito decir que esta reconstituci6n s6lo tiene valor hipot6tico, a pesar de apoyarme
en testimonios dignos de tenerse en cuenta, como son los de Codazzi y del mismo Preuss, pues-
to que es impossible, dada la destrucci6n del monument, pretender sacar deducciones por la
colocaci6n en que ahora se han encontrado las piedras. Solamente la reconstrucci6n es vilida
en Arqueologia cuando hay elements de juicio suficientes y de valor real y efectivo y cuando
se basa en como las cosas estin y no en como debieran estar. Un monument es restaurable
con seguridad en tanto que tenemos todos sus elements constitutivos o por lo menos una part
de los fundamentals in situ. En el present caso, nadie puede afirmar con enter seguridad
mis que tres cosas: que la losa mayor ha sido la cubierta de la cimara; que en parte ha sido
sostenida por las cariftides, y que, dado el nfimero de loss, se trata de un temple con corre-
dor, mis bien que de una camara rectangular de cuatro grandes piedras, abierta en uno de sus
lados mayores.
Fuera de esto, todo lo demis, aun mi reconstrucci6n, es conjetural e hipotetico.

DECORACION PINTADA Y GRABADA DEL TEMPLO

Losa n4mero 2. En una de sus caras hay una series de grabados lineales entrecruzados,
de los que no se puede conocer su sentido. Hay dos signos en forma de cayado (boumerangs?)
Losa nimero 3. Decoraci6n pintada, constituida por un gran rombo central rojo, rodeado
de lines negra, amarilla y negra. El resto de la piedra estaba pintado de blanco en los lados
del rombo y en uno de los extremes. En el otro hay sucesivamente una faja negra, otra mis
ancha roja y por l6timo la punta de la piedra de color negro (v6ase dibujo 17).
Losa nimero 4. Manchas de colors rojo, amarillo y negro.
Losa ntmero 5. Manchas negras y amarillas.
Losa ntmero 6. Grabada exclusivamente, en especialidad en un borde. Aparecen signs ova-
les pareados como si fueran ojos, circulos, rectingulos, y en uno de los extremes una especie de
tosca cabeza de buho.
Losa nrimero 8. Restos de pintura.
Losa nimero xo. Huellas de pintura.
Losa n4mero x. Tiene lines grabadas horizontales y verticales profundas, que se cruzan en
ingulo recto, y forman asi rectingulos toscos. Encima de estos grabados hay restos de pintura
especialmente en la parte superior y hacia el lado izquierdo (segdn el espectador, como costum-
bre). Los colors de esta decoraci6n son: blanco, negro, amarillo y rojo. La decoraci6n recuer-
da, por lo que se alcanza a ver, los temas del sepulcro pintado de Isnos (lamina 45, figures A y
B) (v6ase dibujo 18).
R6stanos hacer notar que la estatua del dios de este temple (lamina 46) conserve ain restos
de pintura amarilla en el costado derecho del cintur6n. Tambien la cariatide entera tiene en
la parte posterior una gran parte pintada. La base es amarilla. Arriba se ven sobre negro cua-










Arqueologja Agustiniana


dros alternativamente rojos y amarillos. Se aprecian claramente tres filas; en la intermedia hay
s6lo dos cuadros rojos, el intermedio que debia ser amarillo es negro (v6ase dibujo 19). A pe-
sar de que estas pinturas son claramente visible y que las estatuas son las que primeramente
se visitan en San Agustin, sus parties pintadas no habian sido citadas por nadie antes que
por mi.
Hallargos. Los hallazgos casuales son simplemente fragments de ceramica sin interns. Igual
sucede con los hallados con motive del movimiento de tierras hecho para buscar las piedras
que integraron los templos. En sus lines generals coincide la cerimica hallada por mi con la
del nivel superior de Mesita B.
Resto de habitaci6n (?). Al abrir los hoyos para cercar el Parque, se encontraron en el extre-
mo SW. de la Mesita A, ya en las inmediaciones del camino de La Parada, ocho vasos juntos
que estaban en relaci6n con lajas de piedra, que formaban una especie de pavimento. Otra laja
estaba cruzada por rayas verticales y horizontales, incisas groseramente.
Primero aparecieron una olla de cuello estrecho y de fondo esferico, dos vasos o cazuelas,
una con adorno rayado y otra con cuello estrecho y borde replegado hacia el interior, los cua-
les estaban con las bocas opuestas cerrfndose la una a la otra. Al lado habia otro grupo de un
vaso globular grande, otro algo mis pequefio. Junto a ellos se encontraban los vasos pequefios
siguientes: uno liso de form esf&rica, aplastado en la base; un cuenco de paredes altas con tres
series de tres cordoncillos verticales en relieve (laminas 47 A y B) (dibujo 20), y una cazuela de
cuello escotado y borde recto.
Todos estos vasos, que eran de barro
muy poco coherente y muy descompuesto,
se rompieron al sacarlos y han sido recons-
truidos. Tanto por la mala calidad del barro
como por sus formas, creemos que hay que
incluirlos entire los del nivel superior de la
Mesita B. Junto con estos vasos se encon-
tr6 una especie de percutor o machacador
de roca gris-azulada con manchas blancas. Dibujo n6mero 20
Terreno entire Mesita A y Mesita -B. Al
hacer los hoyos para cercar el Parque, se encontr6 entire el camino de La Parada y el de Los
Ortices, a unos 30 metros de este, un sitio de tierra negra que contenia abundantisimos restos
de cerimica sin interns especial.



















CAPITULO III


PAROUE DE SAN AGUSTIN-MESITA B

Descripci6n del sitio. La Mesita B pertenece tambien a los terrenos del Parque Arqueol6gico
Nacional. Esti situada a unos 180 metros al NE. de la Mesita A y a corta distancia del camino
de Los Ortices.
Alli se aprecian bien tres monticulos, muy degradados. El meridional tiene su eje miximo
de SE. a NW., o sea paralelo aproximadamente al camino de Los Ortices, con una longitud de
unos 35 metros (laminas 48, 49 A).
El monticulo del noroeste tiene un largo parecido. Algo mejor, pero mis bajo, es el septen-
trional (45 metros, segin Preuss). Ambos se continfan, sin apreciarse el limited, con la vertiente
rapida de la quebrada de Lavapatas.
La descripci6n de Codazzi, de este lugar, es muy vaga, puesto que s6lo refiere la situaci6n
de las estatuas y no menciona para nada el monticulo septentrional, ni sus numerosas figures.
El Profesor Preuss, que no hizo excavaciones en este lugar, s61o describi6 las estatuas ya cono-
cidas por Codazzi y algunas nuevas mis.
Estado en que encontrg los monumentos. Cuando visit por vez primera la Mesita B experi-
ment6 una desagradable impresi6n, puesto que estaba ocupada por un rancho miserable, y las
principles estatuas estaban en hoyos cubiertos de basura. Los cultivos cubrian los monticulos,
except, y sblo una parte, el meridional.
Aqui tambien fue penosa mi impresi6n primera, puesto que a la antigua destrucci6n de los
guaqueros se habia afiadido la de excavaciones mal dirigidas en un templete, que a6n conser-
vaba intacto su corredor de entrada. Lo curioso de estas "excavaciones" -que llamo asi por-
que hay que darles un nombre- es que el corredor se excav6 por fuera y lu6go se le hizo
un pequefio tdnel oblicuo, sin que afortunadamente se limpiara de tierra. Despues se "cav6"
en la camara como si se hubiera querido buscar precipitadamente estatuas.
Delante de la entrada estaban paradas, pues fueron moldeadas por nuestros antecesores, el
pretendido "calendario" y las dos estatuas pequefias (lamina 50 A).
Orientada hacia el S. se veia una gran depresi6n, resto de las excavaciones viejas de gua-
queros, y tanto al SE. como al SW. grandes piedras, restos del temple de este lugar.
El monticulo noroeste tenia cuatro depresiones de excavaciones de los guaqueros. En una
de ellas estaba tendida y cubierta de basura la figure de var6n con una calavera que pende del
cuello (liminas 88, 89, 90 y 91). El buho con una serpiente (laminas 75, 76, 77 y 78) y la cabeza
gigantesca de hombre (laminas 72, 73 y 74), estaban poco mas o menos en el sitio. La gran esta-
tua masculina con otra cara en la parte inferior (laminas 108 a 115), que los naturales de San
Agustin llaman "El Obispo," estaba cubierta en fangos y basura hasta mas de la mitad de su
altura (la estatua mide 4 metros) y estaba oculta en un platanar. En las cercanias de las depre-
siones, testigos de un birbaro saqueo, se veian piedras plans y otras de secci6n redondeada
que sirvieron de pilares.
En el monticulo septentrional se veian varias depresiones, una de ellas grande, abierta al
N., mas una series de pequefios hundimientos. En el campo de yuca que lo cubria apare-
cian dos estatuas paradas y otras dos tumbadas en el suelo (lamina 93).
Arqueologia A. 7











Yacimientos y monuments


Las excavaciones comenzaron el dia 30 de marzo, destruy6ndose el rancho y rozAndose el
terreno, puesto que de otra manera era impossible darse cuenta de lo que efectivamente ha-
bia por hacer. Se arrancaron plantaciones y se desraizaron las matas de plitanos, quedando asi
despuds el terreno en condiciones de realizar una labor cientifica.
No es culpa mia, el que despubs de hechas las excavaciones la vegetaci6n haya cubierto esta-
tuas y monumentos, dandole un aspect impropio de un parque arqueol6gico, puesto que es
16gico que las labores de conservaci6n y de protecci6n del Parque, tienen que ser posterio-
res a los trabajos de una excavaci6n. Yo no puedo hacerme responsible de como hoy se en-
cuentren ni la Mesita B ni otros lugares excavados por mi. Por esta raz6n y en previsi6n de
ulteriores destrozos, present el mayor nimero de fotografias possible.

MONTICULO MERIDIONAL

Relato de la excavaci6n. (Laminas 48, 49 A). El temple que excavi ya fue citado por el Pro-
fesor Preuss, quien lo consider "como los restos de un cercado rectangular, mis bien bajo,
con piedra del mismo estilo, como se usaba en las sepulturas o pequefios templos." (Lami-
nas 50 B, 51, 52, 53).
Tambien el mismo autor se fij6 en la existencia de grabados en dos piedras laterales, de las
que me ocup6 oportunamente junto con los grabados y pinturas de otras piedras que tuve la
suerte de describir.
Comenc6 por hacer rellenar la zanja abierta por H. Walde Waldegg en el exterior del cos-
tado oriental del corredor, con el fin de evitar que se hundieran las piedras de iste; despues se
le limpi6 la tierra y se vio con profunda sorpresa que todas ellas estaban pintadas y grabadas.
Especialmente la cuarta de la izquierda ofrecia la decoraci6n pintada en muy buen estado de
conservaci6n.
A continuaci6n, bajo la direcci6n de L. A. Sanchez, se mont6 la diferencial, que sirvi6 para
sacar las piedras caidas de la camara y colocar en su posici6n primitive la cubierta de los dos
iltimos pares de piedras laterales del corredor. Se sac6 uno de los pilares de la camara que
yacia en el interior de 6sta. (Lamina 49 A).
Durante la colocaci6n de los postes, se hundi6 el hoyo de uno de ellos colocado en medio
de un diverticulo rodeado por tres piedras donde, segin noticias, apareci6 ceramica. Dej6 ver
un hueco, relleno de tierra floja, que se dirigia por un lado hacia la cimara y por otro hacia
el W. Se coloc6 el poste en otro sitio mis firme y procedimos a excavar en la cimara en la
direcci6n indicada. Despu6s de unos 30 centimetros de tierra firme, apareci6 otra muy floja, y
a 51 centimetros, esto es, a 2 metros de la superficie del terreno; antes del comienzo de los tra-
bajos, apareci6 el dia 28 de abril una pequefia estatua. Estaba boca abajo orientada de ESE.
WNW, (lamina 66 B) en esta direcci6n la cabeza, la cual estaba mis baja que el resto del
cuerpo. Era una figure femenina con un mono a la espalda y que sera descrita oportunamente.
Algo por encima se hallaron dos piedras, una en forma de sector de circulo de 57 centimetros
de largo y 26 de ancho, y otra de 87 centimetros de largo, 40 de ancho y 28 de grueso. A
mis bajo nivel de la estatua aparecieron cinco grandes cantos de rio, tres en posici6n imbri-
cada. Debajo se encontr6 un gran fragmento de ceramica y restos de carb6n vegetal.
A una profundidad de 215 centimetros se hall el suelo firme o por lo menos tierra mas
compact, en la que nos pareci6 que por no ser probable hallar nada, era initil seguir exca-
vando. Para agotar la posibilidad de hallazgos se excav6 la mitad oriental de la cimara, hasta
la profundidad indicada anteriormente, sin ningun resultado.
Hice abrir una zanja de 10,70 metros, orientada de E. a W., que cortara el monticulo. En el
extreme oriental se encontr6 una tierra negra con much cerimica y algunos objetos de pie-
dra. La cerimica era muy variada, pues habia: barro negro, tosco, liso; barro negro o rojo con










Arqueologia Agustiniana


adorno inciso, y pot iltimo barro con un
intense color rojo. Esta iltima clase se hall
especialmente en la parte profunda de la
excavaci6n de la cimara.
A la mitad de la zanja meridional sali6
algo de cerimica y unas lasquitas de obsi-
diana.
En direcci6n ENE. a WSW. mand6 abrir
una nueva zanja, que no dio nada nota-
ble hasta los 20 metros de su entrada. Ya
Shemos dicho que de la cimara salia en
direcci6n W. un nivel de tierra floja, que
i5 dejaba espacios vacios, que a primera vista
parecian tuineles de guaqueros o subterra-
^ neos construidos por animals. Esta capa
de tierra floja seguia desde la cimara hasta
4,70 metros en que torcia hacia el NW.
U Para seguirla abrimos una nueva zanja de
12,80 metros en esta direcci6n, que no dio
7 Q mis que escasos fragments de cerAmica roja.
Para agotar toda posibilidad de hallaz-
gos hice abrir una ultima zanja de 17,80
6 metros de S. a N., atravesando el gran hoyo
de los guaqueros hasta llegar a la piedra
de cubierta de la camara.
Descripci6n del templo. Estaba constituido
por corredor de entrada, cimara y un di-
verticulo lateral izquierdo (laminas 50, 53).
20 El corredor estaba formado por ocho
2 piedras, siete de ellas in situ. No respond
de que la piedra que hice colocar a la izquier-
da de la entrada hubiera estado primitiva-
mente en este lugar (dibujo 21). Las dimen-
siones de estas piedras son las siguientes:
losa nimero 1, 121 centimetros de alto y
969 centimetros de ancho; losa niumero 2, 136
centimetros de alto y 96 de ancho; losa ni-
mero 3, 144 centimetros de alto y 49 centi-
metros de ancho; losa nfmero 4, 132 cen-
timetros de alto y 72 de ancho; losa nfme-
ro 5, 142 centimetros de alto y 76 de ancho;
Dibujo nuimero 21 losa n6mero 6, 147 centimetros de alto y 58
de ancho; losa n6mero 7, 141 centimetros
de alto y 74 de ancho; losa nfmero 8, 151 centimetros de alto y 73 de ancho. Estas rocas son
granudas eruptivas; algunas tienen alisada la superficie que mira al corredor. El espesor de las
n6meros 7 y 8 es de 28 y 24 centimetros, respectivamente.
El corredor en la parte conservada mide 294 centimetros de largo, 88 centimetros de ancho
y 132 centimetros de alto. La piedra de cubierta nimero 14 de las cuatro iltimas losas tiene
las dimensions siguientes: largo, 130 centimetros; ancho, 118; grueso, 20 centimetros.











Yacimientosry nonutinentos


La cimara, en igual orientaci6n que el corredor, parece haber sido, dada su destrucci6n, de
forma rectangular. S61o quedan cuatro pilares y la piedra de la cubierta. El primero de la
izquierda (numero 16 del dibujo 21) esti profundamente hincado en el suelo; tiene una longi-
tud de mis de 221 centimetros, una anchura de unos 64 centimetros y un grueso aproximado
de 40 centimetros. La parte que mira a la camara esti Ilena de grabados. A su lado se ve otro
pilar caido debajo de la piedra de cubierta.
Al lado derecho habia un pilar roto y caido de roca negra microgranitica (diorita?) que en
su conjunto mide mis de 170 centimetros de largo, 58 centimetros de ancho y 38 centimetros
de grueso. A su lado derecho estaba el pilar nimero 17 de 140 centimetros de altura visible.
La piedra de cubierta nimero 18 era una magnifica losa de 240 centimetros de largo, 140
centimetros de ancho y de 20,40 centimetros de grueso. Es groseramente rectangular, y a una
amplia escotadura del borde tangente a la camara corresponde, al parecer, la saliente de la
losa nlmero 15. Esta tiene por dimensions: 220 centimetros de largo, 83 centimetros de an-
cho y 15 centimetros de grueso.
El diverticulo lateral media 74 centimetros de largo por 87 centimetros de ancho. Estaba
constituido por tres piedras: la lateral derecha (n6mero 10) media 91 centimetros de alto por
93 centimetros de ancho; la de fondo (nlmero 11), 111 centimetros de alto y 62 centimetros
de ancho, y la lateral izquierda (nimero 12), 90 centimetros de alto y 74 centimetros de ancho.
Especialmente hacia Poniente habia una series de grandes piedras que no se puede saber,
caso de que hayan formado parte de este monument, d6nde estuvieron. S61o de la losa ni-
mero 20 hay referencias de que era otra cubierta del corredor.
Rcconstrucci6n del temple. Se me pudiera reprochar el que en la reconstrucci6n de este tem-
plo me haya guiado por el conocimiento de los sepulcros megaliticos europeos, y que present
en San Agustin una plant de un dolmen de corredor. Pese a tal reproche, no puedo menos
que atenerme a lo que realmente he visto sobre el terreno.
Por la orientaci6n de las excavaciones de los guaqueros anteriores a Codazzi, me parece que
en este monticulo hubo dos templos, uno mis antiguo orientado al SW. y otro mis reciente,
excavado por mi, orientado al Norte. Prescindiendo, como debo, de la destrucci6n de los gua-
queros, el hecho de haber encontrado a mis bajo nivel de la cimara una estatua, justifica la
posibilidad de existencia de dos templos, si bien cabe sospechar el que alguna de las estatuas
conocidas por Codazzi procedan del temple superior, puesto que he encontrado en la camara
huellas de una excavaci6n antigua. Cabe la sospecha de que las dos estatuas halladas poco an-
tes de mi excavaci6n procedan de una excavaci6n en la camara, y tal cosa caeria dentro de las
posibilidades, puesto que parte de la tierra sacada tenia el aspect de no haber transcurrido
much tiempo desde su excavaci6n. Sin embargo, los informes recogidos coinciden en que
aparecieron a la entrada. A pesar de todo, incluso pudieron ser olvidadas por los guaqueros y
haberse cubierto de tierra. En resume, se trata de cuestiones que por mi parte no pueden ser
dilucidadas. Tampoco podemos saber si la figure con "costillas" descrita por Preuss, a pesar de
sus dimensions iguales a la hallada despues, pr:cede de este temple, lo que es muy probable.
Lo que si es possible es que el corredor de entrada se orolongara un poco mis y que sobre las
cuatro primeras losas estuviera la piedra n6mero 20, de nuestro croquis.
Al desembocar en la camara hay a la derecha un pequefio diverticulo de tres piedras, pero,
cosa curiosa, estaria a mAs alto nivel del piso. Aqui vendrian el pilar nimero 13 y probable-
mente otro simetrico al lado opuesto. Dos losas desaparecidas y una de cubierta cerraria esta
parte hasta llegar a la verdadera cimara formada por cuatro pilares y la gran losa de cubierta
n6mero 18. Esta piedra no parece ser la del fondo de la cimara, puesto que el pilar lateral cay6
debajo. Los huecos de las losas estaban rellenos de piedra pequefia y por los indicios hallados
tenia todo el interior del monument una decoraci6n pintada.











Arqueologia Agustiniana


La existencia del monticulo, que de ninguna manera hay que considerar como plataforma,
indica que el monument estaria cubierto por un verdadero timulo de tierra y s6lo seria visi-
ble la entrada. Si hubo encima del timulo algo que indicara la naturaleza sagrada de su con-
tenido, es possible, pero no sabemos en que podia consistir.
Decoraci6n pintada del temple. Una de mis primeras sorpresas fue encontrar en las losas del
corredor, cuya cara internal aparecia medio al descubierto, vestigios de pintura que parecian
limitarse, en mis primeras observaciones, a una faja angular de color amarillo.
Cuando se excav6 el corredor pude apreciar que la decoraci6n pintada tuvo mayor des-
arrollo, puesto que las siete losas del corredor que estaban in situ tuvieron una ornamentaci6n
igual a la de la losa n6mero 7, que apareci6 en buen estado de conservaci6n.
Los restos de pintura que se veian en cada losa del corredor eran los siguientes:
Losa nuimero 2. Faja amarilla angular.
Losa nrmero 3. Faja amarilla angular.
Losa nlmero 4. Rombo amarillo; debajo, linea horizontal negra.
Losa nimero 5. Rombo amarillo; linea marginal derecha, negra.
Losa ntmero 6. Rombo amarillo.
Losa nimero 7. Es la mejor conservada
de todas, que debieron, por otra parte,
haber tenido una decoraci6n uniform.
El centro de 6sta dista unos 90 centime-
tros de la base de la piedra. Consiste en
un rombo blanco de 15 centimetros de
diagonal mayor, que esti rodeado de una
linea negra de 2 centimetros de ancho,
una faja roja de 6 centimetros de ancho I '"
y otra amarilla de igual anchura con li-
neas negras de 1,5 centimetros de ancho a .
uno y otro lado. Por debajo de este con- J-
junto de rombos conc6ntricos hay una i'
faja horizontal negra de unos nueve cen-
timetros de ancho. Otra faja negra con-
tornea de manera poco clara la piedra
(limina 54, B; dibujo 22).
Losa nimero 8. Rombos: central blan-
co y amarillo; restos de las fajas, negras.
Losa nimero 19. (Dibujo 23). A unos
2 metros de la entrada se encontraba una
losa de 132 centimetros de largo y de 50
centimetros de anchura maxima, que fue
profanada por nuestros antecesores, con
lo cual demostraron un gran amor por las
antigiiedades. En ella apreciamos vesti-
gios decolor que indicaba la decoraci6n
siguiente: dos discos rojos bordeados de
una faja negra en el centro de la piedra,
rodeados de color amarillo; el tercio infe-
rior de la piedra y los bordes estaban pin-
tados de negro. Debajo de la losa de .la Dibujo ndmero 22












Yacimientos y monumentos


cubierta del corredor apareci6 la sefialada con el n6mero 13 en el croquis 21 (dibujo 24). Es una
especie de pilar o de column; toscamente redondeada, o mejor dicho de contorno poligonal.
Mide 132 centimetros de alto y 23 centimetros de ancho. En la parte superior de una de sus
caras se ven dos circulos amarillos dentro de los cuples hay otro negro y un disco rojo. El diA-
metro del circulo superior es de 165 milimetros de ancho; la negra, 2 centimetros de ancho; y
el disco central rojo, 90 milimetros de difmetro. Ambos discos distan uno de otro 7 centime-
tros y no son iguales. El espacio restante de los discos conserve huellas de color negro; la mitad
inferior estaria pintada de amarillo (lfmina 54, A). Restos de color negro se perciben en la
losa nGmero 17 y de amarillo en la numero 16. Estos vestigios de pintura permiten considerar
como seguro que el interior
de los temples megaliticos de
Sgraad: San Agustin estuvieron de-
corados con pinturas decora-
tivas de carficter geom etrico.
Losas grabadas. Ademis de
r la decoraci6n pintada, las lo-
sas del temple del monticulo
meridional ofrecen una series
.,de grabados, que en la ma-
S2 yoria de los casos fueron he-
chos antes de aplicarse la pin-
S tura. Tal sucede por lo me-
S nos en la losa nmero 7. Al
hallar los primeros grabados ..
me pregunt6 si eran obra de
la cultural agustiniana o si
por el contrario se debian a
otra cultural distinta. Pe n s
por un moment en que pu-
dieran set obra de los arawa-
cos, que penetrarian en esta
regi6n antes de los agustinia-
nos; despues, 6stos emplearian
las piedras grabadas objeto de
culto, ya con el fin de extirpar
Dibujo n6mero 23 creencias religioszs, ya para Dibujo n(mcro 24
unirlas a las suyas propias.
Pero despuds, vi en los templos del monticulo NW. de la misma Mesita B y en el oriental
de la Mesita A, otras piedras grabadas, y tanto aqui como en el temple que nos ocupa, sim-
bolos grabados netamente agustinianos, como, por ejemplo, la boca con los colmillos salien-
tes, por 1o cual es indudable el sincronismo entire los monumentos y los grabados de las pie-
dras. Sobre su valor artistic y su possible significado me es impossible ocuparme por el mo-
mento. Ahora procederemos a la descripci6n de las diversas piedras que los presentan.
Losa n4mcro i. Es una de las dos mencionadas por el Profesor Preuss (Preuss, pigina 34, di-
bujo 24). Se ve mejor que una serpiente,.una cara, cuyos ojos estin excavados ligeramente. La
linea sinuosa, que s610o vio Preuss y que efectivamente pudiera representar un ofidio, se conti-
n6a hacia la derecha potr otra que contornea la cara. La piedra tiene, ademis de la depresi6n
redondeada y pulimentada que cita Preuss, una linea de contorno en el lado derecho y otra
double en el izquierdo.










Arqueologia Agustiniana


Losa ntmero 3. En su parte superior se ven lines grabadas que en alguna parte parecen
ser mis propiamente naturales. Es una figure cruciforme con una raya divergent en la part
inferior. En otro circulo cultural estaria justificado interpreter este grabado como figure huma-
na esquematica.
Losa nimero 4. Aqui, aparte de lines sin significado possible, se ve en la parte superior'una
carita pequefia con indicaci6n de los ojos y de la boca. Hacia la parte media aparece en el lado
izquierdo un circulo cruzado por rayitas divergentes, pero que no llegan al centro; mis que un
sol parece una mano. Debajo hay dos lines paralelas y a la derecha un signo cruciforme. Pi-
cado por cincel hay tambien un circulo tosco.
Losa nimero 5. Los principles signos de esta piedra son una cara en el angulo superior de-
recho, con ojos, nariz y boca; a vista figure pertenece un brazo rudimentario con unas rayitas
que representan los dedos; al otro lado hay otras lines que parecen representar el contorno
del cuerpo. Hacia la mitad y en la parte izquierda se ven varias lines horizontales paralelas;
las dos centrales muestran un enrejillado de rayas oblicuas cruzadas, que quizis significant un
cintur6n como los de la Mesita A. Al mismo nivel de estos grabados y al lado derecho se per-
cibe un signo cruciforme incomplete parecido al de la losa anterior.
Losa nimero 7. Debajo de la pintura se aprecian lines rectas paralelas, y entire el rombo
central y la faja amarilla inferior izquierda, una linea curva de la que salen otras curvas tam-
bidn, sin que le pueda dar una interpretaci6n satisfactoria.
Losa ntimero g. Estaba colocada entire el corredor y el diverticulo; seg6n otra version, era la
cubierta del diverticulo. Es de caliza amarillenta, de forma triangular, de 131 centimetros de
alta y de un metro de ancha en la base.
En la parte superior hay un circulo tosco que contiene la figure de una madre con su hijo,
que probablemente represent la misma divinidad de una de las pequefias estatuas del mismo
temple.
La cabeza de la madre es groseramente triangular; de ella sale un signo que se asemeja a
un 4, con unas prolongaciones hacia la derecha. Los ojos colocados a distinta altura son elipti-
cos. La nariz es gruesa y carece de base. La boca es profunda y esti formada por tres lines. De
la cara salen los brazos doblados en ingulo, que terminan en unas manos rudimentarias; la iz-
quierda lleva en alto una especie de bast6n.
El cuerpo de la madre es rechoncho, eliptico y esti limitado por dos lines. Delante de 61
aparece la figure del nifio que tiene una especie de tocado alto y cilindrico; la cara es cuadra-
da y en ella dos circulos representan los ojos y una rayita la boca. Los brazos estan doblados
en ingulo y terminan en unas manos rudimentarias. Las piernas, poco visible en la piedra, es-
t6n dobladas en angulo, por encima de las de la madre.
Estas son tambi6n angulares y terminan en unos pies hechos con algdn detalle. Entre las
piernas hay un 6valo irregular unido por otras lines por un triangulo en el que esti sefialada
la bisectriz del angulo inferior.
Cerca del borde derecho de la piedra hay al parecer lines grabadas, pero que por combi-
narse con rayas naturales de la roca es dificil conocer su significado.
Debajo de la figure descrita hay un signo poco visible formado por un fasciculo de rayas
groseramente paralelas, que parten de dos lines paralelas y angulares.
En el ingulo inferior izquierdo, como en todas nuestras descripciones segin el espectador,
hay various signos, entire los que se destacan: un rectingulo con lines prolongadas hacia abajo
y terminadas en rectingulos muy irregulares; y otro rectingulo relleno en parte por lines cru-
zadas, con lines arqueadas en los angulos inferiores, con una linea dirigida hacia arriba que
terminal en una especie de triingulo.
En el otro angulo de la piedra, pero hacia el borde inferior, hay un signo semilunar ancho
y relleno de rayas cortas, del que sale en la parte abierta una linea recta que corta un triingu-
lo incomplete.











Yacimientos y monumentos


En la base de la misma losa aparece un iltimo signo rectangular de 47 centimetros de lar-
go. La parte superior esti formada por tres lines horizontales cruzadas por muchas rayitas
pequefias. Falta el angulo inferior izquierdo y parte de la linea inferior, que no cierra tampoco
un pequefio rectingulo.
Losa nimero 12. En su parte posterior vi un sign grabado de 28 centimetros de ancho. Son
dos fragments de pares de circulos concintricos cruzados por rayitas cortas; en su interior pa-
rece ser que habia otras lines que ahora resultan indescifrables, mas como hay una linea que se
prolonga hacia ambas y forma un circulo, no seria extranio que se trate de una cara con la
boca con dientes salientes y quizA nariguera.
Losa ntmero z4. Aunque borrosas, se notan las siguientes figures grabadas: un sol con un
disco central excavado muy pequefio y radios grandes desiguales; dos ojos formados por un
arco de circulo y una raya horizontal, uno de ellos con pupila; una especie de signo semilunar
double, tosco; una cruz incomplete del tipo ya conocido; y dos lines rectas paralelas largas.
Losa nimero 15. En su parte superior hay un grabado de forma parecida a un romboide
que lleva marcadas las dos diagonales. Algunas de estas lines estan borradas.
Losa nnmero 16. En esta piedra vio Preuss una "cara de contornos confusos, con ojos semi-
circulares y una boca rectangular con dos filas de dientes" kPreuss, pigina 34, dibujo 26). Nos-
otros, adeinis de comprobar que el dibujo del Profesor Preuss no es completamente exacto,
percibimos una series de lines grabadas. Las principles son: una cara humana con tocado alto
rectangular; el ojo izquierdo, seg(n el espectador, estf formado por una linea curva double arri-
ba y una recta abajo; tiene pupila redonda. El derecho es much mis sencillo. La nariz no
estf formada por dos rayas rectas, como la dibuja Preuss, sino por una line quebrada con
unas prolongaciones en los extremes. La boca, en parte, parece ser rectangular; se nota algun
colmillo de manera clara.
Ademis de la cara y de lines confusas, hay al lado izquierdo un conjunto de tres lines
rectas paralelas colocadas horizontalmente que estin enmarcadas por dentro por una linea
curva, lo cual hace que su longitud decrezca y aumente hasta former las Altimas una especie
de rectingulo.
Losa ngmero x8. En su ingulo posterior oriental habia en el borde a un lado cuatro rayitas
verticales cruzadas por tres horizontales. A corta distancia de estas lines, se aprovech6 un sa-
liente de la piedra para grabar una boca divina formada por incisivos, ocho arriba y otros tan-
tos abajo, los clisicos colmillos triangulares montados sobre la otra mandibula y una canti-
dad variable de muelas. La boca en su conjunto es rectangular asi como los dientes, excepci6n
hecha de los colmillos. Este grabado mide aproximadamente 33 centimetros de largo y 8 centi-
metros de ancho.
En el ingulo posterior occidental se yen tambi&n lines grabadas parecidas a las que prime-
ramente hemos descrito de esta piedra.
Losa numero 20. Su posici6n originaria en la construcci6n megalitica se ignore; esti tumba-
da hacia Poniente. Es possible que fuese una cubierta del corredor. Esti partida segin su an-
chura maxima, lo cual fue obra vandilica de nuestros antecesores. Es de forma oval v de roca
amarillenta. Mide 154 centimetros de largo y 118 de anchura maxima.
En el centro hay una cara trapezoidal, de Angulos inferiores muy agudos, que mide 22 cen-
timetros de alta, 54 centimetros de anchura maxima y 27 centimetros de anchura minima. A
unos 5 centimetros del angulo superior hay unos apendices rectangulares que representan las
orejas. Los ojos son triangulares y la nariz estA formada por dos lines en ingulo. Debajo esta
la boca, y en nivel inferior de ella y al lado izquierdo del espectador, unas rayas sin significado
precise.
De debajo de las orejas de esta figure parte hacia la derecha una linea horizontal que termi-
na en una espiguilla, atraviesa un sol y terminal en la linea externa de otro. El primero consis-










Arqueologia Agustiniana


te en una series de radios, desiguales en distribuci6n y tamafio y rodeados por un circulo. El se-
gundo esta formado por dos circulos conc6ntricos, irregulares, Ilenos de ineas groseramente ra-
diantes; en su interior se ven restos de una cara. De esta figure pirte una linea que atraviesa
otra figure semejante, mis antigua y mis borrosa.
Una line parte de la figure central entire la oreja y el v&rtice superior derecho por tres
circulos conc6ntricos; del central parten lines casi horizontales que terminal en una espigui-
la, como la del peniltimo sol descrito.
Encima de esta figure circular y en relaci6n con ella estan unas lines palmeadas, que par-
ten de una line vertical que une la parte externa del sol con el borde de la pieza.
Cerca de 6ste tenemos, dirigi6ndonos hacia el centro, una especie de P, cuatro triingulos
toscos concentricos y un rombo relleno de lines cruzadas.
Del angulo inferior derecho de la figure central pirte una line que Ileva a un sol formado
por dos circulos conc6ntricos; esti rayado el espacio intermedio. En su interior hay una cara
con ojos elipticos, con cejas rectas y dos rayitas debajo que pueden representar la nariz y la
boca, si bien la primer es mis larga que la segunda.
A sus lados y debajo hay rayas sin significado especial, salvo una figure interesante, con cara
rectangular que parece tener tocado, y un brazo doblado; el cuerpo son dos lines paralelas y
debajo parece haber unos pies. Tiene el aspect de representar una estatua agustiniana.
Debajo de la figure principal hay un sol, que por corresponder a una capa de grabados mis
antigua es apenas visible.
La mitad izquierda de la piedra tiene una mayor densidad de dibujos, pero, por desgracia,
la mayoria son indescifrables. Las excepciones son: un sol debajo del ingulo inferior izquierdo
de la figure principal, de double circulo, con radios que salen afuera y cara central; un vaso de
boca mis ancha que el fondo, con asidero mis abajo de la mitad y decorado por rayas hori-
zontales y una faja ancha cerca del borde de lines oblicuas cruzadas; y una figure humana,
muy tosca, cerca del borde de la piedra. Hay, ademis, dos signos iguales, uno de ellos incomple-
to, en forma de cayado, formados por dos lines arqueadas y el interior relleno por rayas cor-
tas paralelas.
Losa nimero 21. Si no fuera por haberse considerado esta losa como un "calendario," la
descripci6n seria ain mis breve. Apareci6 en el lugar que ocupa, pero en posici6n inverti-
da, en lo quemal pueden llamarse excavaciones de nuestros predecesores, los cuales trabajaron
con tinto interns que no advirtieron que a 11 metros al N. de este monument que juzgaban
de interest excepcional, se encontraban rodeando un arbol, nueve fragments sueltos que po-
dian haber enriquecido las colecciones del Museo de Boston.
Es una losa, de roca eruptiva microgranuda y oscura, de 250 centimetros de dimension
maxima y de 130 centimetros de ancho. Un borde que muy groseramente tiene forma de arco
de circulo estA decorado con una series de lines de un paralelismo tosco, cuyo nimero oscila
entire 7 y 15, las cuales estin cruzadas por rayas verticales muy irregulares, unas veces casi
paralelas y otras oblicuas mis o menos. Tambien hay fuera del borde rectingulos cubiertos por
rayas cruzadas, fasciculos de riyas divergentes, una figure que semeja una estatua, como la de
la losa numero 20 que antes hemos descrito, etc. (liminas 55-56). No veo en esta piedra nada que
por la regularidad y por la finura de la ejecuci6n, etc., pueda interpretarse como cilculos de
tiempo, situaci6n de astros ni nada referente a un calendario. Este descubrimiento lo conside-
ro del mismo g6nero que los hechos por Samuel Hubbard en el cafi6n de Hova Supai (Arizo-
na). (VMase la obra (?) de este autor titulada: Discoveries relative to Prehistoric man. San Francisco.
1927). Esta interpretaci6n de unos grabados como "calendario" es una exhumaci6n de las ideas
de los antiguos exploradores americanos como Humboldt y Schomburgh, quienes creyeron que


Arqueologia A. 8











Yacimientos y monuments


las pinturas y grabados rupestres del Nuevo Continente, abundantes especialmente en Sur Ame-
rica en Guayana, Venezuela, Perd, Argentina y Chile, eran restos de una cultural antigua y mis
elevada que las que conocemos. Tales ideas han sido rechazadas.
Estatuas descritas por el Profesor Preuss. De este monticulo meridional procede una estatua
que estuvo primeramente sirviendo de pilar en la iglesia de San Agustin y que hoy esta empo-
trada en el monument a Bolivar, de la plaza del pueblo. Por aquella circunstancia el Profesor
Preuss no pudo verla ni fotografiarla complete.
La estatua (Preuss, pagina 35, laminas 26, 5; 28, 2) tiene sobre la cabeza, en la parte en que
se apoyaba el pilar de madera, una prolongaci6n cilindrica, es decir, un tocado del tipo cono-
cido. No es un busto, sino figure complete. De un vientre grueso salen unas piernas cortas, con
los pies dirigidos hacia el frente (ldmina 61). Las otras tres estatuas de este monticulo estaban
en el pueblo. La figure que estd sacando de la boca un animal (Preuss, pigina 34, laminas 26, 1;
27, 1) (lamina 57) se encontraba a nuestra llegada, casi incluida en un mont6n de tierra, en la
plaza, frente a la carrera 7.a (su altura es de 129 centimetros sin z6calo); la figura con una ser-
piente (Preuss, paginas 34-65; laminas 26, 2 y 27, 2) (laminas 59-60) se encontraba en el ingulo
opuesto de la plaza; y la figure que lleva un pescado (lamina 58) (Preuss, pigina 35, laminas 26,
3-4, y 28, 1) se encontraba empotrada en el monument a Bolivar del centro de la plaza.
Estas tres estatuas, de un significado comin arm6nico, correspondent a un estilo muy clasi-
co, especialmente las dos 1ltimas.
Estatuas descubiertas despuds. De las tres, dos aparecieron en las excavaciones anteriores, a la
entrada del corredor. Son de median tamafio y conservan restos de pintura.
La mayor no pertenece a ningin tipo nuevo, puesto que es exactamente igual a la que se en-
contraba a la entrada del Parque Arqueol6gico de San Agustin y que Preuss llam6 figure con
costillas (Preuss, piginas 32-33, laminas 25, 1 y 3).
En realidad no se trata de costillas, puesto que 6stas, al verse de frente, tendrian la indica-
ci6n del estern6n. Mas parecen estas divisions una t6nica de volantes. Es seguro que la esta-
tua anterior formara con esta una pareja que estaria colocada a la entrada de este temple, pues-
to que sus dimensions son iguales. Mide la nueva 142 centimetros de altura, sin z6calo, 34 cen-
timetros de anchura y 42 centimetros de grueso mfximo.
Conserva restos de pintura. De negro estaba pintada la cara, ojos y dientes inclusive; el
morri6n, salvo la faja central; que lo estaba en rojo, las manos, las parties laterales y trasera y
las dos 61timas fajas inferiores de la cara delantera. Salvo los dos o quizi los tres volantes in-
feriores y el primero superior que eran negros, los restantes estaban pintados alternativamente
de rojo y amarillo. En su lado izquierdo hay, paralela al brazo, una faja en rojo. Estas fajas rojas
asi como la del morri6n parecen ser restos de una capa de pintura mis antigua que la negra.
Muy curiosas son las manos largas y huesosas que tienen bien marcada la separaci6n del an
tebrazo, asi como tambi6n las ufias (lamina 62).
Figura de una diosa-madre que muestra a su hijo. Es muy buena estatua y esta bien conserva-
da, puesto que s61o estin rotos la nariz de la madre, y la nariz, el ment6n y las manos del nifio.
La madre tiene una cabeza casi circular, que aparenta ser plana pero que esta levantada por
abajo y hacia adelante. Encima de ella hay un tocado rectangular. Los ojos son circulares, sin
pupila, y su curva forma con las lines externas de la nariz elegantes espirales. La nariz es an-
cha en la base. La boca es arqueada y de comisuras curvas. Esti abierta y deja ver los dientes
y los colmillos triangulares y salientes, que ain conservan restos de color negro (lamina 63).
Por detris del cuerpo se ven unas prolongaciones laterales como si fuese un manto. Los
hombros estan modelados con cuidado asi como las manos; la situaci6n del dedo pulgar es
normal. La mano derecha de la estatua esta mas baja que la otra y ambas traducen con fide-
lidad el esfuerzo de coger el niio por debajo de los brazos. En los dedos estin sefialadas las
ufias. Los m6sculos estan inclinados hacia adelante, por lo cual resultan las rodillas un poco











Arqueologia Agustiniana


salientes. Tanto ellas como las piernas son rectangulares. Los pies son un poco salientes y lie-
van indicados los cinco dedos.
El nifio esta cogido por debajo de los brazos y los tiene por encima de las manos de la
madre. El que los brazos salgan por debajo de la cara, el saliente del vientre y la posici6n
de los pies, con la punta de los dedos dirigidos hacia abajo, son detalles naturales de esta po-
sici6n forzada, que ha sido muy bien estudiada por el artist. El nifio tiene un tocado semies-
ferico con una prolongaci6n rectangular hacia arriba. Las orejas son grandes y de ellas sale un
ap6ndice rectangular hacia el lado. El relieve de las cejas es fuerte; los ojos son circulares y la
boca lineal. Debajo de los ojos hay unos abultamientos que correspondent a los p6mulos. Los
bracitos, aunque angulosos, son muy naturales; estin rotos al iniciarse las manos. Tienen ves-
tigios de color rojo. El vientre es saliente y propio de nifio, por otra parte. No hay indicaci6n
de sexo. Muslos y piernas son rectangulares; las rodillas estin un poco levantadas, y los pies
dirigidos hacia abajo, Ilevan cinco dedos; el pulgar es de mayor tamafio. La parte posterior
de esta estatua es lisa. Dimensiones: longitud sin z6calo, 113 centimetros; longitud de la cabeza
de la madre, 44 centimetros; anchura maxima, 60 centimetros; anchura de la cabeza de la ma-
dre, 44 centimetros; grueso maximo, 19 centimetros; altura del nifio, 39 centimetros; anchura
del nifio (de codo a codo), 26 centimetros.
Figura femenina con un mono a la espalda. Esta estatua esta tallada en plastica de bulto so-
bre roca, con patina de color amarillo, por lo cual se destacan ain bien los restos de pintura.
Esti bien conservada y s61o tiene desperfectos en los adornos del tocado, el ala derecha de la
nariz, y el objeto que sostiene en la mano derecha. Vista por delante llama la atenci6n el que
la cabeza sea muy grande y desproporcionada en relaci6n al cuerpo, que result rechoncho
y obeso (laminas 64, 65, 66, 67 A).
Lleva un tocado alto rectangular decorado con unos adornos groseros de forma parecida
al de las cariatides del temple del monticulo noroeste de la misma mesita, aunque pot estar
muy degradados no puede afirmarse con seguridad. La frente es muy pequefia. Los ojos son
de median tamafio, elipticos y sin pupila. La nariz es ancha y aplanada. Resulta muy dilatada
en la base pero sin que sea demasiado grande. El borde del ojo y la cara externa de la nariz
forman un solo plano curvo, un poco inclinado. El modelado de las mejillas y de la parte in-
franasal es un acierto del escultor. La boca es lineal y se aprecian los labios y un pequefio
ment6n. Debajo de la nariz y en la barbilla hay huellas de color rojo. El tocado baja hasta el
cuello por detris de las orejas. Estas, poco detalladas, tienen un adorno doblec6nico colocado
verticalmente, que atraviesa el 16bulo.
El pecho es corto y rectangular. De los hombros, bien sefialados, baja un collar formado
por dos franjas que sostiene en la parte media un adorno doblec6nico con una prolongaci6n
dirigida hacia arriba, que parte del medio superior. Da la impresi6n de que los hilos o franjas
sujetaban a esta pieza pot su parte posterior. Los brazos, redondeados, se doblan en Angulo,
pero de manera natural y no forzada como en otras estatuas. Las manos tienen unos dedos
finos y largos, la derecha tiene cogido un objeto redondeado, cuyo borde superior se rompi6
y que quiza sea alguna vasija; la izquierda lleva algo tambien que no se puede descifrar, puesto
que no puede considerarse como dedo pulgar el abultamiento que present.
Al nivel de los codos pasa el cintur6n, que sostiene una falda, que al frente forma ademis
una especie de delantal, decorado en sus extremes por unas species de pliegues o borlas; la
izquierda conserve restos de color rojo. No estin indicados ni piernas ni pies, puesto que des-
pues de esta faldita viene :el z6calo.
Sobre la parte superior del tocado se apoya la cabeza del mono; las manos de 6ste se apo-
yan en la terminaci6n lateral de aquil y los pies en la cintura de la figure. El mono, aunque











Yacimientos y monumentos


algo rechoncho, es figure real. La cabeza tiene unas orejas pequeftas, ojos redondos, nariz es-
trecha y boca grande con colmillos salientes. El modelado del cuerpo esti hecho con acierto.
La cola cae hacia la mitad de la falda.
Dimensiones: Largo con z6calo, 85 centimetros; largo sin z6calo, 50 centimetros; ancho, 33
centimetros; grueso, 29 centimetros; alto de cara, 7; tocado, 30 centimetros; altura de pecho; 12
centimetros; altura de la falda, 8 centimetros; largo de la cabeza del mono, 17 centimetros; an-
cho de la misma, 20 centimetros; anchura del cuerpo del animal, 24 centimetros; y longitud del
simio, de la cabeza a la punta de la cola, 50 centimetros.
Sarc6fago. Cuervo Marquez al describir las estatuas que se encuentran en el pueblo y a las
que antes hemos hecho referencia, menciona que del mismo sitio que ellas procede "La gran
canoa de piedra, destinada hoy a usos de teneria, que se ve a la salida occidental del pueblo,
antes de pasar la quebrada, trabajada en un gran bloque de arenisca de 2 metros de largo, 0.45
de ancho y 0.60 metros de alto. La cavidad tiene de largo 1.80 metros; de ancho, 0.25 metros,
y una profundidad media de 0.20 metros, la que es mayor en las extremidades y menor en el
centro. Todos los ingulos estin perfectamente cortados a escuadra" (Cuervo Marquez, Estu-
dios, etc., Tomo I, pfigina 190).
Monsefior Lunardi identific6, y puede estar bien informado por el cura pirroco, este sarc6-
fago monolitico con el existence en la casa cural, que no es mencionado efectivamente por el
Profesor Preuss. Nada hay que afiadir a la descripci6n anterior (lmina 67 B).
Cerdmnica. Al estudiar la cerimica encontrada en este lugar, debemos distinguir la aparecida
en el interior del monticulo de la hallada fuera de el, puesto que de esta manera tendriamos
dos conjuntos de diferente edad.
Del primer grupo aparecieron no de rugosidades y algunos frag-
pocos fragments que dieran una mentos con un barniz bermell6n
forma. En la mitad de la zanja SE. aplicado sobre una o sobre las
se hallaron dos trozos de borde dos cars.
de una escudilla con un reborde Los hallazgos de ceramica se
vuelto, como se ve en el dibu- hicieron principalmente en el ex-
jo 25. En la parte profunda de la tremo oriental de la zanja EW.
cimara se hall un trozo de boca Dibujo nfmero 25 en una tierra negra superficial.
de una gran olla con el cuello lie- Aparecieron gran cantidad d e






Dibujo n6mero 27






Dibujo numero 26 Dibujo nfmero 28
tiestos, unos lisos y otros incisos. Tanto unos como otros son de barro rojizo con much arena,
gruesos y toscos; s61o por excepci6n hay trozos de vasos finos de pasta bien cocida y de color
negro, en su totalidad o en el centro.












Arqueologia Agustiniana


Dibujo n6mero 29

Dibujo nimero 34 Dibujo numero 35










Dibulo nimero 30


Dibujo n6mero 36







Dibujo n6mero 31



Dibujo n6mro 37 Dibujo n6mero 38







Dibujo numero 32
Dibujo n6mero 39










Dibujo numero 33 Dibujo n6mero 40 Dibujo n6mero 41













Yacimientos ) monuments


Dibujo nfmero 42


Dibujo nmenro 48


Dibujo n>mcro 49
Dibujo nizmero 49


Dibujo nfumero 43


Dibujo n6mero 50


Dibujo nfmeto 51


Dibujo nimcro 52


Dibujo nfimero 44


Dibujo nfmero 45









Dibujo nimero 46


Dibujo nimero 47


Dibujo nimero 53
















Dibujo nfmero 54










Arqueologia Agustiniana


Entre mis hallazgos en este lugar se destaca media olla de fondo semiesfirico. muy abierta
de boca y de borde sin ningon adorno (dibujo 26). Hay otros trozos de borde recto y liso (di-
bujo 27), de grueso muy variable, que en su mayoria tendrian un perfil parecido al del vaso
anterior. Fragmentos de tales vasos son muy abundantes. El tipo siguiente, de perfil parecido,
tiene una linea incisa paralela al borde que determine un reborde poco saliente (dibujo 28).
Este reborde puede estar aplicado hacia la cara internal (dibujo 29). En otros casos este mismo
borde corresponde a vasos con cuello estrecho (dibujo 30) o a ollas con panza esf6rica, mis o
menos, pero con cuello cerrado (dibujo 31).
Hay fragments lisos de cazuelas con arista media aquillada y seguramente fondo semiesf6-
rico (dibujo 32); otros con pequefios mamelones (dibujo 33); y finalmente trozos de bocas de
pequeifo diametro con un reborde sencillo (dibujo 34), con dos lineas incisas separadas (dibu-
jo 35); tres rayas incisas muy juntas; o con un cordoncito de barro can mamelones (dibujo 36).
De barro liso hay fragments de vasos redondeados, uno con un orificio (dibujo 37) y otro con
la iniciaci6n de 6ste (dibujo 38).
Desde el punto de vista cronol6gico no se pueden separar los fragments lisos de los deco-
rados por incisiones, puesto que la decoraci6n poco intense, por lo general, se ha aplicado s6lo
a ciertas zonas de los vasos.
Han sido muy abundantes los hallazgos de bocas de grandes vasijas decoradas con huellas
dactilares contiguas. Seria aventurado el decir de la pequefiez de estas huellas el que en la
cultural agustiniana la ceramica era obra de las mujeres. Este adorno de impresiones dactilares
se aplic6 lo mismo a vasos grandes (dibujo 39), que a medianos (dibujo 40), y a pequefios.
Fue corriente el adornar con puntos incisos los bordes (dibujos 41 y 42), o los bordes y la
linea media (dibujo 43). Este 6ltimo tipo de vaso de perfil carenado se relaciona con otro de
la misma forma que en vez de puntos tiene pequefios mamelones en relieve.
El verdadero adorno inciso estd formado por lines paralelas separadas y poco profundas
(dibujo 44'; verticales y vigorosas (dibujo 45) rayas profundas y muy juntas (dibujos 46 y 47);
rayas paralelas profundas e interrumpidas (dibujos 48 y 49); combinaciones de lines paralelas
horizontales y oblicuas (dibujos 50 y 51); y lines ramificadas terminadas en puntos gruesos (di-
bujo 52). La pieza mis interesante es un borde con dos lines horizontales de las que se des-
prenden otras dos oblicuas a cada lado y tres verticales; debajo de las cuales hay una triple
linea de puntos. Este tema se repite invertido al lado (dibujo 53).
Falta, por l6timo, mencionar un pie de copa.
Objetos de piedra pulimentada. En el mismo lugar del monticulo done la cerimica era tan
abundante, se encontraron una pieza trapezoidal con los cuatro bordes pulimentados y redon-
deados y un cincel (dibujo 54) de roca, verdoso, con un filo muy gastado y mis a6n el opuesto.
Tambi6n ha aparecido un fondo de un mortero de piedra.
Objetos de piedra tallada. Ninguno de los autores que se han ocupado en la arqueologia
agustiniana han mencionado objetos de piedra tallada. Gracias a la prictica adquirida en 19
anos de excavaciones, he podido advertir que ademis de objetos de obsidiana los hay trabaja-
dos en rocas duras eruptivas. La talla humana de todos ellos es indudable para mi, que he
trabajado muchos afios sobre Paleolitico espaiiol.
Hay cuatro fragments de obsidiana; uno de ellos tiene un borde muy retocado.
Las restantes piezas son guijarros utilizados como machacadores, hendedores y raspadores.
En muchos de ellos se conserve parte de la superficie natural del guijarro. Lo primero que
se coge facilmente con la mano tiene un pico o una arista, formada por algunos toscos pianos
de lascado, con muchas sefiales de uso.
Los dos hendedores son guijarros redondeados, anchos y gruesos, con un lado preparado
para ser empufiados y con el opuesto retocado y muy usado.











64 Yadmients monuments














3

4c



















S.__






~n \ ~S


Dibulo a6aeo 55.










Arqueologia Agustiniana


Los raspadores estin tallados bien sobre guijarros o sobre trozos gruesos de roca; un filo
de ellos redondeado esta retocado verticalmente o por pianos laterales.
Hay una punta tosca trabajada en roca granitica muy compact que tiene a un lado una
muesca semicircular muy retocada. La pieza se asemeja a ciertos picos asturianos. Otra pieza
parece ser base de una punta de lanza o de flecha ancha y gruesa.
Restan pot mencionar una hoja (silex?) que terminal en una especie de raspador; varias las-
cas con concoide de percusi6n muy claro en algunas; y cinco raederas con el borde retocado
densamente, como es propio de este tipo.
Pese a toda la tosquelad de estos instruments, son indudablemente sincr6nicos con la
cerAmica y los monumentos, puesto que ni el pulimento de la piedra desaloja por complete
a su talla, ni las cultural avanzan por igual en todos los sectors materials y espirituales sino
que siempre quedan reminiscencias arcaicas que tardan much tiempo en desaparecer (di-
bujo 55).
Denota una falta absolute y total de conocimientos sobre la talla de la piedra, sobre la talla
escult6rica y sobre la Arqueologia en general el suponer que estos instruments sirvieron
para tallar las estatuas.
MONTICULO NOROESTE
(Lamina 68 A).

Excavaciones. El primer trabajo que realic6 aqui fue la excavaci6n del frente de la cabeza
gigantesca humana (laminas 72, 73, 74), con cuyo motivo aparecieron lascas de obsidiana y
muchos fragments de ceramica. Especial menci6n merece un trocito con barniz o pintura
roja decorada con unas rayitas negras. En este lugar, al abrir los hoyos para colocar la dife-
rencial se descubri6 una sepultura (v6ase dibujo 1, sep. 2).
Despu6s de estos trabajos preliminaries y breves procedi a cortar el monticulo pot varias
zanjas. La principal fue (v6ase dibujo 1, zanja 1) una que empezaba a unos 10 metros al
SSE de la cabeza gigantesca de hombre y que con una longitud de 21.70 metros llevaba a la
estatua central de este monticulo, o sea el dios, con una calavera colgada del cuello. Estaba
orientada pot tanto de E. a W., o mejor afn de NE. a SW.
En su comienzo, esta zanja estaba formada por una capa superior de 30 centimetros de tie-
rra negra, debajo de la cual aparecen 30 centimetros de arcilla amarillenta. En la tierra negra
comenzaron a aparecer trozos de cerimica.
A la distancia de 160 centimetros del comienzo encontr6 a la profundidad de 58 centimetros
una losa pequefia horizontal, y a los 3.90 metros una sepultura, que seri descrita mis adelante.
La capa negra del comienzo hacia los 2.50 metros se cubre de otra de tierra mezclada muy ar-
cillosa y con cerimica tambi6n, especialmente tosca; esta capa tiene una profundidad de 95 cen-
timetros. Hacia los 11 metros la capa negra media se hunde en el suelo, apareciendo entonces
bolsadas de tierra muy floja; superficialmente hay una capa tambien de tierra negra de unos 50
centimetros de espesor por t6rmino medio.
A los 13 metros encontramos dos pilares de piedra en posici6n horizontal que fueron reti-
rados de la zanja pot estar en equilibrio inestable. Estaban a 50 centimetros de la superficie
exterior del monticulo. Son los pilares que serAn descritos en su lugar.
Aproximadamente tambi6n a los 12 metros volvi6 a aparecer el estrato negro intermedio
que esta a una profundidad de 90 centimetros y tiene un espesor variable.
A los 15.2 metros encontr6 un nuevo pilar horizontal, y junto a l6 una laja hincada en el
suelo y oblicua. En la pared S. se encontr6 el corte formado por tierra floja, desde los 15.70
metros hasta los 17.50, en que aparecieron dos piedras, una encima de la otra. La mayor estaba


Arqueologia A. 9











Yacimientos y monumentos


a 70 centimetros de la superficie del terreno; tenia un grosor de unos 70 centimetros, si bien es-
taba oblicua; mis bien es una losa. La inferior es claramente un pilar; su grosor era de 20 cen-
timetros.
En la pared N. de este sector se encontraron dos piedras superpuestas a los 17 metros. La
superior era pequefia y delgada; la inferior gruesa y de secci6n redondeada, aparentaba un pilar.
La primer piedra caida de la cubierta de la cimara se encontr6 a los 19,15 metros. Tenia
una anchura de 80 centimetros. Por encima y al N. estaba la losa principal de la cubierta, y a
180 centimetros hacia el W. la estatua del dios del temple, dentro ya del gran hoyo abierto por
los guaqueros.
La segunda zanja, paralela a 6sta, empezaba a 12 metros en" direcci6n WSE. del comienzo
de la anterior (vease dibujo 1, Z. 2), tenia una profundidad de 140 centimetros, y a 80 centimetros
del suelo habia una capa de tierra negra que hacia el W. se levantaba poco a poco (dibujo 56'.


A n




Dibujo n(imero 56.

Entre los 3 y 4 metros habia en ella dos piedras de medianas dimensions, y entire los 5 y 6,
dos grandes pilares en relaci6n con otros dos situados hacia el S. en una pequefia zanja trans-
versal. Este nivel superior de tierra negra, con cerimica por lo general negra y de grano grueso
desaparece hacia los 8 metros. Una pequefia se encuentra al otro lado de una zanja que unia
6sta con el final de la que describimos anteriormente.
La tierra negra con cerimica vuelve a aparecer a partir de los 11 metros del comienzo
de esta zanja, a 2.20 centimetros de la superficie del monticulo y al ras del suelo de ella. Tiene
una profundidad de mis de un metro, y en ella se encontraron incluidas una series de grandes
piedras, pertenecientes sin g6nero de duda a un nivel arqueol6gico inferior, mixime cuando la
ceramica que aparece es en gran parte diferente de la que se encuentra en el nivel de tierra
negra superior.
En la iltima parte de la zanja aparecen los dos niveles, separados por una capa de arcilla
color ocre: el superior con una piedra vertical, y el inferior con un espesor de 150 centimetros
verdaderamente rico en cerimica, cuentas de collar y utensilios de obsidiana. Aqui hicimos
una excavaci6n minuciosa, gracias a la cual pudimos recoger incluso pequefios huesos quema-
dos o n6, que se deshacian en seguida; no pudimos averiguar si se trataba o n6 de restos huma-
nos. Al S. de esta zanja se abri6 una tercera casi paralela a ella, donde aparecieron grandes pie-
dras y pilares. Una de ellas ofrece grabados, que serAn descritos despues. En la superficie del
monticulo y en el platanar vecino habia por este lado siete pilares, uno roto en dos trozos, que
hicimos colocar mas adelante y cerca del camino. Debajo de la losa con grabados apareci6
gran cantidad de ceramica correspondiente al nivel arqueol6gico superior. Mis abundantes ob-
jetos dio la tierra negra inferior de la zanja de comunicaci6n entire 6sta y la antes descrita.
Frente a ella apareci6 un tunel hecho por los guaqueros, claramente apreciable por las huellas
de los barretones.
En este frente W. del monticulo o t6mulo se apreciaban algunos pilares de piedra toscos
que hicimos dejar al descubierto (lamina 69 B). Con gran sorpresa nu6stra unos estaban caidos
hacia fuera, otros parados, pero en todo este sector formaban un semicirculo que circunvala-
be el monticulo (lamina 69 A) (vCase dibujo (1, Z 4), pars enlazar despu6s con otro grupo de










Arqueologia Agustiniana


pilares de la misma forma que llegaban hasta la gran losa de cubierta de la camara de uno de
los templos.
La excavaci6n de este monticulo se complete pot una zanja de 18,50 metros en direcci6n
NE. vasee dibujo 1, Z 5), para alcanzar el monticulo septentrional, y otra que unia esta zanja con
las estatuas del buho y la serpiente y la gran cabeza triangular vasee dibujo 1, Z 6).
Ni la primera, que atraves6 zanjas y tineles de guaqueros, ni las otras, dieron objetos ni
datos estratigrificos. Entre el monticulo NW. y el septentrional se encontraron, ya en la ver-
tiente de la quebrada de Lavapatas, dos losas con grabados, cuya descripci6n incluyo en este
monticulo.
Restos del temple. En un principio crei que no podria obtener la menor referencia sobre la
estructura y construcci6n de este temple, puesto que en las parties contiguas a las excavaciones
de los guaqueros habia grandes piedras y toscos pilares diseminados por el suelo. Crei que el
finico temple a que hacen referencia Codazzi y Preuss estaba totalmente destruido a semejanza
con lo que ocurria en el temple inferior del monticulo meridional.
Las excavaciones revelaron la existencia de dos niveles arqueol6gicos marcados en las zanjas
por sendas capas de tierra negra, que contenian cierto n6mero de piedras pertenecientes proba-
blemente a dos templos distintos en edad, dada la diferente altura en que aparecieron en el
monticulo.
Al temple inferior pertenecen, por lo menos, las 9 piedras de la base del extreme W. de la
zanja nfmero 2. La mis occidental es una losa de 190 centimetros de longitud y de unos 50
centimetros de anchura. Otra losa mide 87 centimetros de anchura.
Del temple superior tengo que citar en primer lugar la losa de la cubierta de la cimara, que
es rectangular y esti perfectamente labrada. Mide 278 centimetros de largo, 190 centimetros de
ancho y 22 centimetros de grueso. Debajo de ella, y al final de la zanja nfmero 1, habia otra
gran piedra, sin labrar y de forma groseramente rectangular, de 236 centimetros de largo, 94
centimetros de ancho y 35 centimetros de grueso.
Quiza sean restos del corredor las piedras del final de la misma zanja, entire las que hay que
anotar una losa de cubierta de 200 centimetros de largo, 70 centimetros de ancho y 25 centi-
metros de grueso; una columnita id6ntica en forma y roca, pero no sabemos si en decoraci6n a
la piedra nfmero 13 del temple superior del monticulo meridional de esta mesita; y un pilar
de secci6n rectangular y de caras alisadas, una de ellas por lo menos con restos de pintura de
color rojo que mide 168 centimetros de largo, 48 centimetros de ancho y 36 centimetros de
grueso. Frente a este pilar habia una loss hincada en el suelo, inclinada pero vertical, que crei
corresponderia a la entrada de un diverticulo; la excavaci6n que iniciamos no dio resultado.
Al NW. de la losa de la cubierta de la cimara hay otras dos, una de 162 centimetros de lar-
go y 50 centimetros de ancho, y otra de forma irregular de 195 centimetros de largo y 108 cen-
timetros de anchura maxima. Es impossible saber la posici6n de estas piedras en el temple, dada
su destrucci6n por guaqueros.
De aqui se inicia la fila de piedras grandes paradas que rodeaban el monticulo. Las seis pri-
meras caidas hacia el NE. son las mis tipicas, tanto pilares como losas, todos ellos rectangula-
res. Estin tallados aunque groseramente; el cuarto muestra un extreme redondeado, y en el
punto en que esta talla terminal, una ranura iniciada, lo cual se ve tambi&n en el pilar nume-
ro 17 del temple superior del monticulo meridional de esta mesita. Estos pilares miden de 2 me-
tros a 140 centimetros y 40 a 60 centimetros de anchura.
Al NNE. sigue el circulo con un grupo de cinco grandes piedras, la ultima es mis pequefia,
tres de ellas sin labrar y una en forma de pilar. Delante de la iltima y en la iniciaci6n de la
zanja de uni6n del monticulo septentrional hay una caida fuera de la fila. Mirando al N. hay
un grupo de seis piedras inclinadas y cuatro pequefias caidas. Las dimensions de las mayores
son aproximadamente las mismas de las ya sefialadas.












Yacimientos ymonumosots


Sigue despuis hacia el NW. el circulo con una piedra pequefia hincada en el suelo, y a cor-
ta distancia un grupo de siete piedras alargadas sobre las cuales hay dos plans, una de ellas
con grabados. Al WNW. hay un grupo de tres piedras y al W. otro de cinco, la mayor afm
parada asi como una losa. Las que se encuentran a uno y otro lado de la zanja nimero 1 estin
inclinadas.
En el frente S. la fila de piedras no es tan regular. Algo distanciadas unas de las otras hay
cinco piedras sin labrar, estrechas y largas y de iguales dimensions que las anteriores. La pri-
mera tiene numerosos grabados y debajo de ella se hall6 cerAmica en appreciable cantidad.
Al comienzo de los trabajos habia en un hoyo y en el platanar pr6ximo, siete piedras, una
partida en dos; y de granite otra que hice alinear delante del camino. Una present un extre-
mo redondeado con la ranura ya citada en otras piedras semejantes.
En la parte E. el circulo de piedras no se acerca a la camara como en el lado opuesto, sino
que va a terminar detras de la gran cara triangular. Con motive de la segunda zanja aparecie-
ron tres grandes piedras y un pilar. En el espacio intermedio con la zanja primer aparecieron
otras tres piedras y un pilar. Dos de 6stos se hallaron en la referida zanja; uno esti bien traba-
jado los dos tienen ranura. Conviene tener present que un pilar, bien trabajado y pintado,
se hall en la zanja hacia la camara. En el hoyo de una antigua se encontraban por fin cuatro
piedras grandes y una pequefia.
Estatuas descritas por el Profesor Preuss. En el mismo lugar en que las dej6 el Profesor Preuss
encontr6 la cabeza gigantesca de hombre (liminas 72, 73, 74) (Preuss, pagina 35, laminas 29, 1);
el buho con una serpiente (liminas 70-A, 75, 76, 77, 78) (Preuss, pagina 36, laminas 32 y 33, 2);
la figure masculina que ostenta otra cara en la parte inferior (lAminas 108, 109, 110, 111, 112, 113,
114, 115) (Preuss, paginas 36-65; liminas 31, 1, y 33, 3)que los naturales de San Agustin llaman
"El Obispo"; y la figure de var6n con una calavera que pende del cuello (liminas 76-B, 88; 89,90, 91),
(Preuss, paginas 37 y 38, laminas 29, 2; dibujo 30).
En la plaza de San Agustin se encontraban la figure masculina con una cara sobre el cuerpo
(laminas 85, 86). (Preuss, pagina 36, 1minas 30,1 y 3; 31, 2) y las dos caridrides del temple (limi-
nas 79, 80, 81, 82, 83, 84) (Preuss, pagina 38, laminas 34, 1-2, y 35, 2-3).
S61o tengo que hacer algunas anotaciones a la descripci6n hecha por el Profesor Preuss de
estas estatuas. La gran cabeza triangular que nosotros hemos desenterrado por complete mide
255 centimetros de alto en vez de 226 centimetros que tenia cuando estaba la barba enterrada
en el suelo. Sobre el "Obispo" me ocupari en otra part.
Es lastimoso tener que manifestar que una de las estatuas mas interesantes de la cultural
agustiniana, la tapa de sarc6fago con una figure en relieve (lAmina 87) (Preuss, pagina 37, limi-
nas 30, 2, y 33, 1) se ha perdido para siempre, a pesar de haber sido trasladada, para mejor
custodia y vigilancia, a la plaza de San Agustin. Segfn los informes recogidos al reformer 6sta
en 1930, la losa cay6 al suelo y se rompi6 en dos parties. No s6 por qu6 causa se extravl6 la
parte superior, ni tampoco por qu6 raz6n pudo emplearse la mitad inferior como piedra para
el puente primero del camino de Pitalito. No encuentro manera de justificar la pirdida de este
monument arqueol6gico de primer orden. La rotura de la losa hubiera podido ser reparada,
y de ninguna manera pudo servir de pretexto para su abandon y p6rdida ulterior. Public
ampliada una buena fotografia que nos fue suministrada por el doctor Miguel A. Cabrera, a
quien manifestamos al mismo tiempo nuestro agradecimiento.
Reconstucci6n del temple (dibujo 57). Poco es lo que puedo decir respect a la reconstruc-
ci6n del temple, que tenga base firme, puesto que no hay una sola parte de 61 que se haya con-
servado en su lugar.
He partido para nuestra labor del studio de la camara hecha a base de tres elements: la
status del dios, el trrmino medio de los pilares y la losa de la cublerta.










Arqueologia Agustiniana


Como ya hemos dicho, nos parece su-
I mamente dudoso el que los templos agus-
oo o / tinianos estuviesen formados por cuatro
W0 loss de piedras gigantescas, la losa de
0 cubierta, las laterales y la del fondo, puesto
Sque es un hecho seguro, dada la monumen-
o talidad de estos elements, que se hubiesen
salvado de la destrucci6n por la imposibi-
~ Jlidad material de los guaqueros para lle-
varla a cabo. Ademis, tanto en el montfcu-
o o 0lo meridional como en 6ste no hemos en-
\ o Qo contrado grandes piedras rotas.
o oo CP El promedio de los pilares mis altos es
o00 de 2 metros; descontando 20 centimetros
que hay que suponer para la solidez del
monument, que estarin bajo tierra, queda
una altura de cimara de 180 centimetros,
Scapaz para la altura de las personas y sufi-
Sciente para la estatua del dios, que sin el
? e z z6calo mide 177 centimetros.
A este temple pertenecen las caridtides
que hay en la plaza de San Agustin, se-
l^ gun refiere Codazzi. Como ya hemos ex-
puesto con motive de los dos pares de
Dibujo n6mero 57 estatuas similares de la Meseta A, por tra-
tarse de estatuas de bulto, talladas con
esmero en todos sus frentes y en este caso por su altura desigual, es indudable que no han
tenido por fin sostener cubiertas, ni en general, no han cumplido ning6n fin tect6nico. Por mi
parte las coloco a la entrada de la cimara delante del dios, pero separadas de las loss latera-
les. Asi parecen estar (detris se ve la gran losa de la cubierta) en la fotografia sacada por
M. Chaffanjon en 1885 y publicada por E. Reclus en su Geographie UniverseUe.
Quizi estas caridtides representan, mas bien que guerreros humans, como en los otros ca-
sos, deidades protectoras, vigilantes o auxiliares de la gran divinidad a que se dedic6 el
temple.
Plantea la situaci6n de ista una cuesti6n de interns: la orientaci6n del temple. La estatua
aparece caida de espaldas, orientada de E. a W. con la cara mirando a esta direcci6n. A pesar
de esto, tal posici6n no parece haber sido la originaria sino que mis bien miraria al E. o mejor
adn al NE. La raz6n pot la que me inclino pot esta suposici6n es la forma del monticulo mis
alargado de E. a W., y porque en esta direcci6n ha sido atravesada por la zanja nimero 1 sin
que hayamos encontrado vestigios suficientes del corredor de entrada.
Este, por la manera de cerrar el circulo de piedras, es muy probable que se abriera entire la
gran cara triangular y el buho con la serpiente.
El corredor es, pues, possible que estuviera orientado, como la figure del dios, hacia el NW.,
lo que creemos mis possible que cualquiera otra orientaci6n.
S61o son conjeturas las que hemos de formularos sobre c6mo seria este corredor. La pri-
mera piedra de cubierta ha sido encontrada debajo de la gran losa de la cubierta de la cimara
y un poco al E.; las otras cuitro de nuestro croquis tienen caricter hipotetico. Las losas vertica-
les o pilares tienen tambidn este caracter, si bien nos hemos guiado en todos los casos por pie-











Yacimientos y monumentos


dras que aproximadamente han podido servir para este fin. El quinto pilar es el que hallamos
en la zanja con restos de pintura roja, que por este hecho es indudable que haya formado part
del corredor. El que 6ste fuese mis bajo a la entrada es sumamente possible, como en todo mo-
numento megalitico.
De la orientaci6n que he dadc al corredor se deduce que a los lados de la entrada estaban
las estatuas de la cabeza gigantesca varonil y el buho y la serpiente. La primera, indudablemen-
te gracias a su peso, no ha sido movida desde que la colocaron los artists agustinianos.
Particular interns tiene el circulo de piedras, escotado en forma de coraz6n, que rodea el
monticulo, y por otra parte, de forma elipsoidal, cuyo diimetro miximo tiene la orientaci6n de
E. a W. La forma de caida de las piedras hacia afuera del monticulo ha obedecido a la presi6n
de la tierra de este. El circulo de piedras ha tenido por fin, a mi juicio, el contener la tierra del
monticulo para hacer 6ste mis alto y ademis con fin decorative, si bien este no se lograra de
una manera eficiente dada la falta de talla de la mayoria de las piedras.
Falta por plantear un problema de interns, al que no encuentro explicaci6n satisfactoria.
Refiere Codazzi que la figura masculina con una cara sobre el cuerpo estaba a la espalda de la gran
cabeza triangular mirando al W., pero no creo, sin embargo, que esta fuese su posici6n pri-
mitiva.
Te6ricamente puede pensarse que fuese la divinidad principal del temple mis reciente y
que la estatua con una calavera sobre el pecho haya sido la del temple mis antiguo. Razones
de estilo hacen esto possible, mixime cuando la 6ltima es del mismo estilo que los dioses del
monticulo occidental de la Mesita A y del que se encuentra a la vera del camino de La Para-
da. Hay que tener present que en el mismo temple que aquel hay caridtides; pero tambien las
tenia el temple superior del monticulo oriental del mismo lugar, donde estaba la estatua de
un dios con martillo y cincel, del Parque de la Independencia de Bogota, y la figure femenina
con las manos cruzadas, esta iltima de un estilo semejante a la estatua de que tratamos.
Por el estilo perteneceria al temple inferior del monticulo NW. la gran estatua con una
calavera al cuello y grandes orejas, y en el temple superior se encerrarian la estatua masculina
con una cara sobre el cuerpo y las dos cariatides, que tambi6n por el estilo hay que considerar
como de una edad intermedia entire las figures de un dios y las cariatides del temple del mon-
ticulo occidental de la Mesita A, y las figures de los dioses del temple superior del monticulo
oriental del mismo lugar.
IPudo haberse restaurado el temple despues de su primera destrucci6n utilizandose las pie-
dras antiguas? Es possible, pero no es tan seguro, puesto que tenemos plena certeza de que
haya habido dos templos puesto que hay dos dioses distintos; si bien no sabemos cuiles
fueron las divinidades que se adoraron en ellas. Si nos atenemos al process de las ideas religio-
sas que podemos vislumbrar a travys de las estatuas y de los monumentos, no result dispara-
tado suponer que el temple mis antiguo del monticulo NW. estuvo primero dedicado a una di-
vinidad lunar, o sea la figure con una cara sobre el cuerpo. Despu6s de la 6poca de decadencia
en que se arruinaron los templos de Mesita A, Mesita B, y Tabl6n, se levant6 en el lugar que
estudiamos un nuevo temple al dios salvador, sefior de vida y muerte pero propicio a escuchar
los ruegos de los hombres, es decir, la misma divinidad que como niflo present al mundo su
madre la diosa luna, en la figure principal del nuevo temple del monticulo meridional. Para
honrar la diosa luna en el acto de sacarse de la boca su hijo, el dios salvador, se erigi6 la mo-
numental estatua llamada vulgarmente "El Obispo", que se coloc6 en el centro del territorio sa-
grado o sea entire los tres monticulos de esta Mesita. Dudando entire las dos hip6tesis, nos incli-
namos provisionalmente por esta ultima.
Sepulturas. En este monticulo encontramos dos sepulturas: una en la zanja principal vasee
dibujo 1, Z 1, sep. 1) y otra contigua a la gran cabeza triangular (v6ase dibujo 1, sep. 2).










Arqueologia Agustiniana


La primer, a 95 centimetros de profundidad (vWase dibujo 1, sep. 1), era un caj6n orientado
de N. a S., la cabeza estaria en el extreme S. por ser mas ancha y haber una piedra sobre la losa
que cubria el suelo, como de cabecera. Lo formaban seis loss delgadas de piedra, de una altura
aproximada de 80 centimetros, que dejaban libre un espacio de 135 centimetros de largo, 80 cen-
timetros de ancho y 80 centimetros de alto. Las loss faltaban en el extreme N. Cubrian el se-
pulcro seis losas de piedra delgadas y de 9,2 centimetros de grueso colocadas en posici6n im-
bricada. Por encima y a unos 30 centimetros de altura sobre el sepulcro se hallaron una copa
con pie y un vaso tripode complete.
Excavada esta sepultura con el mayor cuidado s6lo encontramos en la tierra de relleno un
trozo de obsidiana y dos fragments de ceramica que entraron con ella. No hallamos el menor
vestigio de restos humans.
La sepultura situada delante de la cara triangular (v6ase dibujo 1, sep. 2) estaba a 165 cen-
timetros de profundidad y orientada de E. a W. Era una fosa abierta en la tierra, de 212 centi-
metros de largo, 73 centimetros de ancho y 42 centimetros de profundidad, que estaba cubierta
por cuatro losas delgadas de piedra. Excavada con toda minuciosidad, no se encontr6 el menor
vestigio ni de restos humans, ni de urna funeraria de ninguna clase. Encima de una losa apa-
reci6 algo de carb6n vegetal y dos copas algo rotas a una altura de unos 30 centimetros de
la sepultura.
Grabados. Los presentan dos loss, a saber: una plan de la porci6n NW., del circulo de
piedras, y un pilar del frente sur, y una tercera piedra, plan, situada al NNW. de la zanja que
unia los monticulos NE. y N. pertenece practicamente a 6ste.
La primer mide 92 centimetros de largo, 91 centimetros de anchura maxima y 40 centime-
tros de grueso. Es de forma trapezoidal. El principal dibujo es una cara de 42 centimetros de
largo con ojos semicirculares cerrados por arriba por una rayita horizontal y boca triangular. El
contorno de la cara tiene a los lados unas prolongaciones que representan las orejas. Lleva un
tocado tambien trapezoidal.
Al lado derecho de esta figure hay otra en forma de cruz griega con los brazos horizonta-
les rectangulares, formada por doubles lines, y en algunos sitios, triples. En el triangulo supe-
rior se notan los ojos, y de 6l salen unas lines indescifrables hacia abajo. Mas alli se ven otras
lines sueltas sin significaci6n precisa.
El pilar de la parte meridional del circulo de piedras tiene dimensions mayores. Mide 195
centimetros de altura, 48 centimetros de anchura mixima y 31 centimetros de grosor mAximo.
Comenzando por arriba vemos primero dos toscos triangulos, o mejor a6n, fasciculos de lines
divergentes. Sobre el punto de arranque del mas inferior hay un sign en forma de cruz con los
brazos laterales mas estrechos. Tocando a el y hacia debajo se present otro signo parecido, al
que le falta un brazo lateral. Mas abajo hay una marafia de lines sin significaci6n precisa. Se
hall, por ejemplo, un tosco rectangulo con unos ojos y un pico triangular con el que se une
una line arqueada para abajo; pudiera representar un buho con una serpiente como la estatua
vecina, siempre que la piedra fuera vista indinada y no erecta. En este caso esta cabeza se trans-
forma en otra de un ave indeterminada, o por to menos en una cara. Lo mismo sucede con
unas lines curvas grabadas profundamente. Vista de lado, se ve que forman una cabeza de
animal con el hocico y el ojo con pupila claramente marcados; incluso esta cabeza parece unir-
se con otras lines que formarian el contorno del cuerpo y por lo menos una pata delantera.
Si se ve el pilar parade, entonces no se aprecia nada de esto.
Hallargos del nivel inferior de tierra negra. Aunque en el transcurso de las excavaciones reali-
zadas en este monticulo aparecieron trozos de ceramica y de obsidiana en los niveles de tierra
negra inferior, la zona mas rica en hallazgos fue el extreme W. de la zanja n6mero 2, donde hi-
cimos, segfin hemos referido anteriormente, una excavaci6n minuciosa. Para la descripci6n de










Yacimientos y monumentos


las piezas prescindimos de indicar el lugar precise en que aparecieron, puesto que no ofrece du-
da la distinci6n de los dos estratos arqueol6gicos.
Cerdmica. La del nivel inferior se caracteriza a primer vista por la presencia de tiestos, unos
blancos y otros rojos; por la riqueza y mayor frecuencia del decorado inciso y por la presencia
de ceramica pintada. En general, se aprecia una perfecci6n mayor que lo que hasta ahora se
consideraba exclusivamente como cerimica de la cultural de San Agustin, cuyos caracteres de
mala cocci6n, tosquedad y falta de decorado son propios de la ceramica del nivel superior de
tierra negra. El poco interns que ha despertado entire los arque6logos la ceramica agustiniana
justifica el que por nuestra parte hagamos un studio detenido y que ofrezcamos una series
abundante de ilustraciones.
La ceramica mis extrafia es una de color blanco grisoso, de grano extraordinariamente fino y
de textura de pizarra. Los vasos son de paredes de escaso espesor, y no poseemos de este lugar
ninguno complete, ni siquiera grandes fragments que den una forma segura. Pudiera corres-
ponder a un plato algo profundo pero muy abierto, de forma andloga a uno de barro negro de
Quebradillas, el fragment reproducido en el dibujo 58. De cuencos con un ligero reborde mar-










Dibujo nCmero 58 Dibujo n6mero 59


Spinal hay fragments como el representado
en el dibujo 59 y de ollas de fondo esf&rico
(dibujo 60). Un fragmento, probablemente
de esta forma, tiene en el borde un adorno
inciso lineal (dibujo 59). Hay que mencio.
nar un trozo de asa ancha (dibujo 61), y
finalmente una boca puntiaguda c6nica, li-
Dibujo nfmero 60 geramente arqueada, que ademis de las ro-
turas correspondientes a su inserci6n en el
vaso, tiene una arriba alargada que parece corresponder a un asa
plan y arqueada como la de los vasos de Chavin y Nasca, lo cual
constitute un dato utilizable para la resoluci6n del dificil problema Dibujo n6mero 61
de la cronologia de la cultural agustiniana (dibujo 62).
Un vaso entero apareci6 despubs en una sepultura del Guineo (v6ase dibujo 170).
Otra clase de cerAmica nueva y a la que me he referido antes con motive de hallazgos re-
ducidos en el monticulo S., es la barnizada de color rojo bermell6n brillante. No se trata de un
barro de este color sino probablemente de un engobe, puesto que
facilmente se puede quitar por lavado. No parece un barniz puesto A A
que tiene la apariencia de no haber sido cocido. Si bien, esto es
claro en unos vasos, en otros sucede lo contrario, pero el color es
mis oscuro y en ocasiones mezclado con zonas oscuras como resultan- Dibujo numero 62
te de una cocci6n especial. Tales piezas no las incluimos en este grupo


I










Arqueoogfa Agustiniana


puesto que propiamente pertenecen al de la cerimica ordinaria. Son, por lo general, mis fre-
cuentes que la cerimica roja propiamente dicha e incluso aparecen en el nivel superior de
tierra negra.
En cambio, inclufmos aqui ciertos fragments de cerimica blanco-grisicea coloreados por
complete de rojo en una o en ambas caras. Las formas mis precisas de algunos fragments
son hordes con una prolongaci6n plana muy ancha dirigida hacia
afuera y pintada de rojo (dibujo 63). Varies trozos de un borde liso,
rojos por fuera y blancos por dentro, llevan en dos casos un par de
orificios pequefios. Corresponden a un vaso esf&rico sin asas y sin
asideros, puesto que se suspenderia por cuerdas que pasaban por los
agujeros cercanos a la boca. Tal vez la forma precisa sea la de un vaso
con decoraci6n incisa de El Jab6n, o mejor ain la del vaso de la sepul-
Dibujo nunero 63 tura nfmero 3 de la parte oriental de la Mesita B, excavada por mi.
Abundantes son los fragments de cazuelas. El mayor, hallado debajo de la gran cabeza
triangular, da la forma; de manera segura lleva adorno inciso que consiste en una fila de pun-
tos, dos rayas horizontales incisas y debajo tres filas de lines quebradas que tocan por abajo
una fila de puntos (dibujo 64). De esta forma hay muchos fragments; las variantes de la de-
coraci6n son las mismas de las reproducidas en el dibujo 74.









Dibujo nfmero 64
Otro tipo de cuenco, de fondo semiesf6rico y de borde corto con salientes pequefos en el
margen. El decorado esti limitado por dos lines de puntos, una superior y otra inferior, y
combinaciones de lines rectas verticales y oblicuas (dibujo 65).


Dibujo nfmero 66
Arqueologia A. 10


Dibujo n6mero 65
Este tipo de forma, del que hay frag-
mentos correspondientes a dos vasos, re-
cuerda uno de la Capilla, cerca de Cafiar
(Ecuador) (Rivet et Verneau, Ethnographie
ancienne de 1'Equateur. Tome VI, 2.V* fas- Dibujo nfmero 67
cicule, Pl. XXVI, figure 16). Hay muchos
hordes lisos correspondientes a plates del tipo ya citado al tratar de
la ceramica blanca, de ollas con borde vuelto muy ancho (dibu-










Yacimientos y monuretos


jo 66), en algunos casos con un ligero saliente, seguido en el interior del vaso por una esco-
tadura (dibujo 67).
Hay tambi6n algon borde del mismo tipo que el vaso de la Mesita A, representado en el
dibujo 63, pero con borde decorado por dos filas de puntos. Despu6s hay seniales del estran-
gulamiento caracteristico de este tipo.


















Dibujo numero 68
Resta por mencionar un tipo curioso de asidero de forma rectangular, abierto o roto por
la parte inferior. La cara externa de los tres lados tiene una series de rayitas finas incisas mis o
menos paralelas (dibujo 69).
Lugar aparte merece la cramica pintada, de la que s61o poseemos
fragments, por desgracia, por lo cual nada podemos saber de las
formas. El barro es negro, amarillo o rojo, y la pintura se aplica lo
mismo a la cara internal que a la externa. La pintura puede ser roja,
pardo ocre o negra; por lo general forma lines paralelas en ingulo o
Dibujo nmero 69 n6. S61o por excepci6n, en un fragmento de una cazuela aparecen
circulos blancos en una faja de pintura negra.
Dare una descripci6n breve de los fragments representados en el dibujo 70.
Figura 1. Trozo de borde; barro rojizo. Pintura: cara externa; fajas en ingulo; color pardo
oscuro.
Figura 2. Trozo de pared de vaso. Barro rojizo. Rayas toscamente paralelas de color rojizo.
Cara externa.
Figura 3. Fragmento de vaso pequefio. Barro amarillo. Rayas finas paralelas en angulo, so-
bre la cara externa.
Figura 4. Trozo de borde. Barro negro. Rayas en angulo con una faja ancha; color negro.
Cara externa.
Figura 5. Fragmento de borde, de barro rojo. Lineas paralelas verticales negras sobre la
cara external.
Figura 6. Fragmento de pared de vaso de barro rojo amarillento. Lineas paralelas en Angu-
lo sobre la cara external.
Figura 7. Borde de cazuela, que tiene en la cara external una faja negra y mis abajo otra
con circulos blancos. Barro rojo. Restos de pintura negra en la cara internal.










]Arqueologf a Agustinicana5














Id






r8











Yacmientos y monuments


Figura 8. Fragmentos de pared de vaso de barro rojo con rayas ocre oscuro sobre la cara
externa.
En iltimo tirmino esti la cerimica corriente de barro tosco negro, rojo sin bamiz o amari-
llo, en la que pueden distinguirse tres grupos: cerimica lisa; cramica con adornos en relieve, y
ceramica con decoraci6n incisa.
La ceramica lisa es abundante y de barro de diferente calidad y espesor. Los vasos son por
lo general ollas de fondo esf6rico con cuello estrecho y borde sin relieve, copas y vasos tripo-
des. De este tipo tenemos muchos pies (uno de barro rojizo mide 19 centimetros de largo) y un
vaso complete procedente de la sepultura nfmero 1 (dibujo 71). Mide 20 centimetros de alto
y es de barro rojizo con algunas parties negras. Los pies tienen 115 milimetros de alto. El borde
esta vuelto hacia afuera.
























Dibujo nfmero 71

Copas mis o menos completes hay cuatro, dos de la sepultura 1 y otras dos de la sepultu-
ra 2. Una de aqu6llas, de barro amarillo, tiene pie reducido y de'mediana altura; la copa pro-
piamente dicha tiene el borde ancho y piano; el interior estA pintado de rojo (dibujo 72).
La otra copa de la sepultura 1 es de barro rojo y su pie es mis ancho y corto (dibujo 73).
Las copas de la sepultura 2, mis rotas que aqu6llas, tienen un vie mis alto. Son de barro
amarillo.
Las formas que se deducen del studio de los fragments son las siguientes: la cazuela o
plato muy abierto, con fo ido semiesf6rico (v6ase dibujo 64'; la olla de paredes cilindricas o
grandes cuellos de vasijas de esta forma (dibujo 74) con un reborde en su extreme; la cazuela
de perfil carenado vasee dibujo 65); el vaso de fondo esferico, cuello angosto y borde mis an-
cho dirigido hacia adentro (v6ase dibujo 59); el cuenco pequefio de fondo piano y borde recto
casi vertical (dibujo 75); y el cuenco de forma de secci6n esferica con reborde dirigido hacia
adentro (dibujo 76).










Arqueologia Agustiniana 77









/









Dibujo numero 72
















Dibujo nfmero 73












Dibujo n6mero 74











Yacimientos y monuments


Dibujo ndmero 75







Dibujo nfmero 76 Dibujo n6mero 77













Dibujo n6mero 78
La ceramica adornada con relieves es la menos abundante de
todas. Citaremos la presencia de fragments con cordones de barro
e impresiones dactilares pequefias (dibujo 77) aplicados en ocasiones
a vasos de la forms del presentado en el dibujo 64. Un vaso de
barro negro, de fondo semiesf&rico y de perfil carenado lIeva finos
cordones de barro que forman meandros (dibujo 78). Otro frag-
Dibujo ndmero 79 mento tiene una fila de pequeias protuberancias y dos lines salien-
tes paralelas que se unen para terminar en una line perpendicular a
ellas (dibujo 79). El fragmento mis interesante es el representado en el dibujo 80, que tiene
unas caritas constituidas con un ligero saliente con tres rayitas, dos de las cuales representan
los ojos y una la boca.
La ceramica incisa es sumamente interesante. El adorno consist
en una series de puntos en el borde (dibujo 81), o en el borde y en
la line media de las cazuelas (dibujo 82), o en combinaciones de
puntos y rayas en el borde piano de cazuelas semiesf6ricas (dibu-
jo 83). Hay tambiin lines incisas que forman meandros en bordes
de vasos negros (dibujos 84 y 85).
La ceramica tosca propia del nivel superior hace aqui su apari-
ci6n con fragments de rayado inciso fuerte, tanto paralelo al borde Dibujo aueroe 80










Arquologfa Agustiniana


I


Dibujo nmuero 81


Dibujo numero 83


Dibujo nfmero 81


Dibujo nimero 82







Dibujo nfmero 85


(dibujo 86) como mis fino y mis denso
(dibujo 87).
Ristanos ocuparnos de la ceramica in-
cisa mis caracteristica de este nivel arqueo-
16gico, a la cual hacemos referenda antes.
Dibujo nfmero 86 Su forma mis corriente es una cazuela de Dibujo n6mero 87
fondo esf6rico que despubs tiene forma
cilindrica, corta, y horde ligeramente vuelto hacia afuera. La decoraci6n es variada y sus diver-
sos tipos se ven representados en los dibujos 64, 65, 74, 78.
iResto de figure pldstical Con today clase de reserves hemos conside-
rado una especie de pie con el arranque de la pierna. Pudiera consi-
derarse como el extreme de una pata de un vaso tripode, si no tuvie-
ra en uno de los lados una superficie rugosa, propia de haber sido
adherida a otra parte de la cual se ha desprendido (dibujo 88).
Dibujo nfuero 88 Utensilios de piedra pulimentada. S61o se han recogido contadas
piezas. La mis tipica es un fragmento de hacha pulimentada de roca
negruzca de 53 milimetros de largo cuyo extreme intacto esti toscamente biselado (dibu-
jo 89).
Hay ademfs una piedrita ovalar de 31 mi-
limetros de largo, con un orificio en la part
superior y con un rayado fino debajo (dibujo
90). Tambin merecen mencionarse la part
inferior de dos punzones finos de piedra y
dos piedras m6viles de molino; aplanadas,
casi rectangulares y con los hordes mis cor-
tos encorvados. La longitud de ambos es de
10 centimetros.
Utensilios de piedra talada. De obsidiana
Dibujo nfmero 89 se han recogido un centenar de pequefios Dibujo nfimero 90
fragments amorfos; s61o merecen destacarse
un nficleo y algunas hojas irregulares y cortas. De otras rocas eruptivas hay en la colecci6n
formada por nosotros seis lascas, una raedera y dos raspadores toscos.












Yacimientos y monumentos


Collar. En el nivel inferior de tierra negra del extreme de la zanja nfmero 2 aparecleron
esparcidas cerca de doscientas cuentas de collar. La mayoria son trozos de piedra plans, de
contorno poligonal con un orificio circular. Otras son circulates tambi6n de piedra, y algunas
de esta form, de hueso, que se deshicieron al primer contact.
No tenemos noticia de haberse realizado hasta la fecha un hallazgo semejante, y por lo tan-
to lo consideramos como el primer collar perteneciente a la cultural agustiniana.
Halla.gos del nivel superior de tierra negra. A pesar de que la cantidad de fragments de ce-
rimica aparecidos en este nivel ha sido grande, sin embargo revelan una tipologia sencilla de
formas muy repetidas y apenas sin ornamentaci6n. Es la cerimica de este nivel la que, hasta
ahora, ha sido considerada como finica de San Agustin, seg6n he indicado con anterioridad.
Aparecen en este nivel, todavia, algunos escasos trozos de cerimica blanca, de cerAmica blan-
ca pintada de rojo y de cerimica incisa negra del mismo caricter ornamental que la roja del
nivel inferior. El fragmento mis notable de esta 6ltima clase es uno que tiene rellenas las in-
cisiones de pasta blanca.
La ceramica mis corriente es la tosca de barro rojizo con much arena, mal cocida y que
se desmorona con facilidad. Sus fragments son por lo general gruesos y toscos. El maximo
espesor observado es de 24 milimetros, que corresponde a una vasija de gran tamafio.
Hay muchos fragments completamente lisos, sin reborde, corres-
pondientes a ollas de fondo semiesf6rico muy abiertas, id6nticas a las
halladas en el monticulo S (v6ase dibujo 26). Otros tienen un li-
gero reborde dirigido hacia afuera. Un plato entero, rote en mu- ....
chos pedazos y trozos sueltos lo tienen dirigido hacia adentro. Apa-
recieron fragments de cazuela tanto de bordes como medianos
con la arista media decorada con pequefios mamelones, asi como
el borde (dibujo 91). Dos pequefios fragments hay del tipo de cue-
Ilo estrangulado de la Mesita A (reconstrucci6n en el dibujo 92). Dibujo n6mero 91
Al igual que en el mismo nivel del monticulo S, se presentan bor-


















Dibujo nfumero 92

des con lines paralelas fuertemente incisas, bordes con huellas dactilares o con lines para-
lelas continues de barro o de puntos.
Entre las patas de vasos tripodes sobresale una pequefia de barro negro.










Arqueologia Agustdniana


De piedra hay algunas lascas de obsidiana, y lajas, raspadores y
Shendidores tallados en rocas eruptivas antiguas.
Un trocito de piedra tiene una excavaci6n circular, que parece
corresponder a una pieza mayor, que pudo ser una cabeza o porra
Dibujo nfimero 93 de hendedor (dibujo 93).

MONTICULO SEPTENTRIONAL

Excavaciones. Aqui comenc6 por hacer una zanja que cortara el monticulo en sentido lon-
gitudinal, esto es, de E. a W. A los dos metros de su comienzo occidental apareci6 a 85 centi-
metros de profundidad una losa de piedra de 139 centimetros de larga, 105 centimetros de
ancha y 23 centimetros de gruesa. A dos metros de ella se encontr6 otra cuyas dimensions
son: largo 184 centimetros; ancho 121 centimetros, y grueso, 42 centimetros. Los hallazgos de
cerimica han sido en todo este sector sumamente escasos.
La zanja continuaba al otro lado de la gran depresi6n hecha por los guaqueros. A tres me-
tros de ella y a 20 centimetros de profundidad encontr6, con una piedra grande, la estatua
nfimero 30. En el resto de la zanja no aparecieron mis que algunos pocos trozos de obsidiana
y de cerimica, la que es convenience anotar que tiene el caricter de la del nivel inferior del
monticulo NW.
Al final de esta zanja apareci6 vertical una losa triangular de un metro de altura y 108
centimetros de base.
Una zanja que se abri6 en este monticulo en direcci6n S.-N. y que cort6 a la resefiada en
su porci6n final, no dio resultado alguno.
Al parar dos estatuas que estaban caidas en la base del monticulo me llamaron la atenci6n
varias piedras sueltas que asomaban en la superficie del terreno. Se excavaron y dieron motivo
al hallazgo de tres estatuas. Dos de tamafio median aparecieron en una zanja hecha entire la
zanja S.-N. y las cuatro estatuas anteriores. Estaban caidas en direcci6n W.-E. Junto a ellas se
hall6 la parte superior de una copa. Otra pequefia apareci6 entire el confin del monticulo y
una depresi6n con restos de piedras que hay hacia el E.
Reanud6 las excavaciones a vuelta de un corto viaje a Bogota, haciendo abrir una zanja
paralela al monticulo, la que dio por resultado la aparici6n de un hueco de secci6n circular
lleno de huesos humans quemados y de seis sepulturas que serin descritas mis adelante.
Templo. Es sumamente curioso que falten en este monticulo una o mis estatuas de mayor
tamafio de las 31 halladas, que pueda juzgarse como la divinidad o divinidades propias del tem-
plo, y tambiin la falta en los hoyos abiertos por los guaqueros de las grandes losas correspon-
dientes a las laterales, y a la cubierta de la cimara. A pesar de mis esfuerzos este problema
queda sin resolver.
Estatuas. (Lfminas 93 a 107). Del monticulo septentrional menciona el Profesor Preuss
por lo menos 21 estatuas, de las cuales encontramos cuatro in situ, dos paradas y otras dos
caidas; una en la Casa Municipal de San Agustin; 17 sirviendo de pilares en la casa de don
Jacinto Adarmes, situada en la margen derecha de la quebrada del Lavapatas; y 5 ubicadas
de la misma forma en la casa de dofia TrAnsito Alvarez de Ortiz. El total de estas estatuas es
por consiguiente de 27, si bien hay que hacer la salvedad de que quizi haya algunas que no
procedan de esta localidad. Har6 de ellas una descripci6n breve para identificarlas con las
figuradas en la obra del Profesor Preuss. Hay piezas ineditas, y en general creo de interns este
grupo, puesto que lo juzgo como integrado por las esculturas mis arcaicas.


Arqueologia A. 11











Yadmients y monumentoS


Las estudiar6 segin el orden indicado antes. Cuando me ocupe en las que han servido de
pilares seguire el orden con que han sido colocadas delante de la Casa Museo del Parque Ar-
queol6gico Nacional de San Agustin.
Numero 1. (LAminas 96,97 A, 98). In situ como las tres restantes. Cabeza redonda inclinada
por arriba hacia atras, es decir con frente huida; ojos semicirculares saltones, nariz ancha en
la base; boca rectangular con incisivos y colmillos triangulates y salientes. La mano derecha
coge el brazo opuesto. Sobre la cabeza hay un tocado rectangular. La secci6n es groseramente
circular, por lo cual esta estatua ha podido, como las restantes del mismo tipo, servir de co-
lumna o pilar. Mide 95 centimetros de altura.
Nimero 2. (Lminas 96, 97 A, 98). Al lado de la anterior y del mismo tipo. Mas acabada
la ejecuci6n de la cara. Altura, 104 centimetros.
N(mero 3. (Laminas 96, 97A, 98). Id6ntica a la anterior. Es notable la extrema separaci6n
del dedo pulgar de la mano derecha. Altura, 132 centimetros.
N6mero 4. (Laminas 96, 98, 100 B). Figura en la que el brazo izquierdo, doblado en Angulo,
coge el derecho. Bien conservada por haber caido boca abajo. De cara y tocado identicos a las
anteriores, pero se diferencia en que en la parte inferior tiene un engrosamiento con un extre-
mo puntiagudo dirigido hacia abajo, que interpretamos como los testiculos y el pene. La cara
posterior tiene unas lines grabadas y una especie de cavidad rectangular. Mide 144 centimetros
de altura, 46 centimetros de anchura y 32 centimetros de grueso. (Preuss, pfgina 39, laminas
37, 4-5).
N6mero 5. (LAminas 8, 100 A). Figurada por el Profesor Preuss en la limina 36, 1-2. Es
falso lo que aseguran los traductores de la obra de 6ste, de que formaa ahora parte del monu-
mento al Libertador que esta en la Plaza de San Agustin," puesto que donde se encuentra es
en la Casa Municipal.
Nimero 6. (Lamina 101 A). En la Casa Museo del Parque Arqueol6gico Nacional de San
Agustin, como todas las siguientes. Precede de la casa de don Jacinto Adarmes, como las que
aescribimos hasta el nimero 22 inclusive. A todas las piezas que han servido de base de co-
lumna les falta el tocado rectangular, como se ve encima de la cabeza de las cuatro estatuas
que estan in situ (n6meros 1-4). Sin mis caracter especial que la separaci6n exagerada del dedo
indice (Preuss, l6mina 36, 4). Dimensiones: longitud, computando la base rota, 140 centimetros:
anchura, 33 centimetros; grueso, 28 centimetros.
N6mero 7. (Lfmina 101 B). Ancha y de pecho piano; mano derecha sumamente ancha y
palmeada; cabeza sin detalle especial. Largo, 97 centimetros; ancho, 46 centimetros; grueso, 28
centimetros.
N(imero 8. (Lmina 102 A). Especie de column de secci6n redondeada, aunque con una
cara plana. Muy alterada su superficie; s6lo se nora una linea transversal en la parte superior.
En 6sta se pudiera adivinar los rasgos de una cara. Dimensiones: 78 centimetros de largo; 32
centimetros de ancho y 23 centimetros de grueso.
Nfmero 9. (Lamina 102 B). Figura que con la mano derecha se coge el brazo contrario, de
tipo corriente. Mide 92 centimetros de largo, 34 centimetros de ancho y 22 centimetros de grueso.
N6mero 10. Figura masculina con los brazos cruzados sobre el pecho. Cara muy degradada.
Debajo de los brazos parece haber un cintur6n al que pudiera haber ido amarrado el pene, que
va seguido de unos gruesos testiculos. Dimensiones: 85 centimetros de largo, 44 centimetros
de ancho miximo y 32 centimetros de grueso.
N6mero 11. Figura con los brazos cruzados sobre el pecho. Muy analoga a la anterior, pero
sin indicaci6n de sexo. Ojos redondos; largo 75 centimetros; ancho miximo, 42 centimetros,
grueso 30 centimetros.
Nimero 12. Figura con la mano derecha sumamente ancha y plana que coge el brazo opues-
to. Boca cuadrada, abierta hasta los colmillos, 6stos puntiagudos y salientes. Parte superior










Arqueologia Agustiniana


aplanada. Dimensiones: largo de la parte conservada, 80 centimetros; ancho miximo, 39 centi-
metros, y grueso, 28 centimetros.
Nimero 13. Identica a la anterior estatua, pero mas redondeada. La parte conservada mide
71 centimetros de largo, 34 centimetros de ancho y 29 centimetros de grueso.
N6mero 14. Idintico tipo, degradada y rota. Longitud, 74 centimetros.
Nfmero 15. Figura que con la mano izquierda coge el brazo contrario. Cara bien conserva-
da. Quiza sea Is representada en la figure 6 de la lamina 36 de la obra del Profesor Preuss. La
parte conservada mide 73 centimetros de largo, 33 centimetros de ancho y 34 centimetros de
grueso. Aproximadamente cilindrica.
Nfmero 16. Estatua sumamente degradada delmismo tipo que las anteriores, en la que ape-
nas se distinguen los ojos y los brazos; longitud, 78 centimetros.
N6mero 17. (Limina 103 B). Rigurosamente inidita, y para mi el tipo mas primitive de las
estatuas agustinianas. Es una losa puntiaguda abajo, que cerca del extreme opuesto muestra
dos ojos semicirculares grabados. No hay otra serial mas de trabajo. Mide 62 centimetros de
largo, 34 centimetros de anchura maxima, y 22 centimetros de grueso.
N6mero 18. (Umina 104 A). Figura que con la mano derecha coge el brazo opuesto. Bien
conservada la parte superior; rota la base. Cara redonda muy tipica; ojos un poco inclinados.
Boca cuadrada con incisivos y colmillos triangulares y salientes. Dimensiones: largo, 76 centi-
metros; anchura, 35 centimetros; espesor 24 centimetros.
N6mero 19. (Lamina 104 B). Figura id6ntica a la anterior. La cabeza es la mejor en su g&-
nero, pero sin variante alguno. Rota. El trozo conservado mide 62 centimetros de largo, 32 cen-
timetros de ancho y 32 centimetros de grueso. La possible base mide 54 centimetros de altura.
Numero 20. (Limina 105 A). Del mismo tipo, pero peor conservada. Rota; largo de cabeza
y tronco, 56 centimetros; idem de la base, 50 centimetros.
N6meros 21 y 22. (Lamina 105 B). Del mismo tipo, pero sumamente degradadas. S61o se re-
conocen los ojos, la nariz y apenas los brazos. Miden de longitud, respectivamente, 27 y 31 cen-
timetros.
Nfmero 23. Procede como las restantes de la casa de dofia Trinsito Alvarez de Ortiz. En-
tera; 76 centimetros de largo, incluso el z6calo; 34 centimetros de ancho maximo, y 28 centime-
tros de grueso. Tiene cabeza ovalada (rota al nivel de la frente), ojos redondos, boca cuadrada
con colmillos e incisivos y su brazo izquierdo coge el derecho. Citada por el Profesor Preuss,
pero no descrita ni figurada; tal vez sea la representada en la lamina 37, 2.
Nfmero 24. (Lamina 106 A). Figura con las manos encima del pecho. Figurada por Preuss
(lAmina 35, 1). Mide 68 centimetros de alto, hasta el extreme del z6calo. Preuss dice que tiene
el cabello escalonado, lo cual no se nota ni en su fotografia ni en la estatua.
N6mero 25. (Lamina 106 B). Figura que con su brazo izquierdo coge el derecho. Del tipo
corriente en este grupo. S61o ofrece de notable la separaci6n del pulgar de la mano izquierda.
Longitud con z6calo, 95 centimetros; anchura mfxima, 40 centimetros; grueso maximo, 34 centi-
metros. No descrita ni figurada por Preuss.
N6mero 26. (Lamina 107 A). Parte superior de una estatua muy degradada. Preuss la re-
produce complete en su lamina 37, 3. Apenas se reconocen ahora los 6rganos de la cara, ni
las manos.
Ndmero 27. Puede decirse lo mismo de esta pieza. Quiza sea la parte superior de la estatua
que Preuss represent en la limina 37, 6.
A causa de lo mal conservadas que estin las estatuas, talladas en una roca granuda facil"
mente alterable, no han sido identificadas las figures 3 y 5 de la lamina 36, y la 1, de la lamina
37, de Preuss. Faltan por identificar tambi6n tres bases procedentes de la casa de don Jacinto
Adarmes, hoy en la Casa Museo del Parque.










Yacimientos y monumentos


Estatuas aparecidas en las excavaciones. En los trabajos que emprendi en este monticulo a
finales de mayo de 1937 encontri in situ varias estatuas que hay que agregar a las descripciones
anteriores. Tales son:
NGmero 28. (Lamina 107 B). De 115 centimetros de altura. Cabeza con tocado rectangu-
lar, frente huida, ojos clisicos de almendra, nariz muy ancha en la base, boca rectangular con
incisivos rectangulares y colmillos triangulares salientes. La mano derecha coge el brazo opues-
to, que tiene seis dedos muy separados.
N6mero 29. Id6ntica a la anterior. Las manos estin apenas disenadas. Altura, 117 cen-
timetros.
Ndmero 30. Del mismo tipo que las anteriores, muy degradada. La linea de separaci6n de
los brazos del cuerpo es mis honda que de costumbre, asi como la que separa la mano izquier-
da del brazo. Pudiera pensarse en que fuese curva la boca. Altura, 84 centimetros.
N6mero 31. Pequefia y muy tosca. La cabeza estA muy destrozada; se adivina la boca rec-
tangular. Tiene los brazos cruzados sobre el pecho, probablemente. Altura visible sobre el suelo,
62 centimetros.
Resumire mis descripciones para ver si es possible obtener algfn resultado. No cabe duda
que hayan sido utilizadas como pilastras, puesto que falta la indicaci6n de las piernas, y a pesar
de la forma cilindrica estan casi siempre aplanadas en la cara posterior. Si bien hay ahora dos
claramente masculinas, la mayoria son asexuadas, como apreci6 el Profesor Preuss.
La diferencia de tamafio puede obedecer a que la galeria de la que estas estatuas pudieran
former parte era mis baja en sus comienzos que en la parte central o cimara. Sin embargo,
hay algo raro en el temple de este monticulo, y es la falta de la deidad principal y de grandes
losas, por lo cual se pudiera dudar de que haya existido un temple.
Tampoco podemos saber, aunque haya gran probabilidad de acierto en esta interpretaci6n,
si estas estatuas toscas rodeaban el monticulo, como sucede con las piedras que circunvalan el
monticulo NW. El hallazgo hecho por mi de cuatro estatuas nuevas, quiza in situ (nnmeros
28-31), justificaria este punto de vista.
No pueden ser estelas funerarias o representaciones de antepasados, puesto que si bien la
n6mero 28 estaba encima de la sepultura n6mero 6, este hecho no se ha repetido ni en las de-
mis tumbas ni en las otras estatuas.
Grabados. Al norte de la zanja que unia los monticulos NW y N., casi inmediata a 6ste apa-
reci6 una losa de piedra de 140 centimetros de largo, 117 centimetros de anchura mAxima y 15
centimetros de grueso. Su cara superior mostraba una series de grabados. (Dibujo 94).
En su fngulo superior izquierdo habia una series de rayas longitudinales, entire las cuales se
podian percibir dos rectangulos con otros pequefios a los lados, es decir, el conocido signo cru-
ciforme. Uno situado un poco mis bajo, pero en el mismo lado de la piedra represent una
cara, puesto que claramente se ve una boca rectangular de dientes iguales, y unas rayas horizon-
tales mis arriba que habrin formado parte del dibujo de la nariz y de los ojos. En la parte in-
ferior de este rectangulo se grab6 una cara y un torso human caricaturesco.
En la mitad derecha se ven un cuadrado grande con los ap6ndices, con dos signos crucifor-
mes en su interior; restos de un rectangulo de double linea con el espacio que dejaron estas re-
Ilenas de rayitas cortas, la figure de un sol con un ap6ndice dirigido hacia abajo, ramificado.
Por iltimo, en el angulo inferior derecho hay un signo cruciforme con una cara. El margen
esti formado por double linea rayada de manera irregular; los ojos son desiguales y estin mal
trazados, asi como la nariz; la boca es cuadrada; tiene indicados los dientes y tal vez los colmi-
llos triangulares y salientes. Debajo de la boca hay un triingulo con lines divergentes en to-
das direcciones. Mide esta figure 34 centimetros de largo y 39 centimetros de anchura
maxima.










Arqueologia Agustiniana


Dibujo nismero 94


Sepulturas. Para descripci6n procedemos de SW. a NE. (VWase dibujo 2).
Nmero 1. Hoyo de secci6n ovalada de 40 (?) centimetros de anchura mfxima y de 25
centimetros de anchura minima. A unos 110 centimetros de la superficie del monticulo y a 120
centimetros al SW. de la sepultura n6mero 2. Hueco hecho en la tierra cubierto con una losa,
Ileno de huesos carbonizados, en distintos grades de incineraci6n. Pudimos reconocer costillas,
vertebras, huesos largos indeterminados, y recogimos una vertebra dorsal, una clavicula y la
cabeza de un f&mur. Faltaba el crfneo. (VWanse dibujos 2 y 95).
Nimero 2. Fosa revestida de losas de piedra por los costados cuyas dimensions internal
son: longitud, 203 centimetros; anchura maxima, 77 centimetros, y profundidad, 60 centime-
tros. La cubrian seis losas de piedra de medianas dimensions. A unos 40 centimetros de pro-
fundidad, desde la superficie del terreno, se encontraron dos vasos de cerfmica, uno grande y
otro mis pequefio dentro de l1. En el interior de la sepultura no se hallaron restos de huesos
humans, ni ninguna otra cosa. No hay que considerar en relaci6n con este sepulcro los frag-
mentos de cerimica, puesto que formaban parte de la tierra de relleno. Aparecia esta tumba













Yacimientos y monumentos


como dividida en dos por una piedra trans-
versal, la cual es una cubierta caida por la
falta de las piedras laterales. (VWanse dibu-
jos 2 y 95).
N6mero 3. Estd situada a 5,20 metros de
la anterior. Carecia de piedras laterales; las
de cubierta eran 4 medianas. La mayor de
ellas mide 90 centimetros de largo, 55 de an-
chura maxima, y 15 de grueso. La fosa mide
200 de largo, 71 centimetros de anchura mi-
xima y 44 centimetros de profundidad. Sin
hallazgos. (VWase dibujo 2).
N6mero 4. Fosa sin losas laterales, de mis
de dos metros de largo y un metro de an-
chura mixima, medidas 6stas aproximadas,
pues como la tierra de relleno era igual a la
de los mirgenes, no hubo manera de tomar
medidas precisas. La piedra de cubierta de
uno de los extremes, que media 120 centime-
tros de largo, 76 centimetros de anchura
maxima y 13 centimetros de grueso, tiene en
una de sus caras una series de lines paralelas
grabadas. Sin vestigios de huesos ni hallazgos
arqueol6gicos.
Nfmero 5. Fosa sin losas de piedra latera-
les, cubierta por cuatro losas, tres medianas
y otra de mayores dimensions (113 centi-
metros de largo y 73 centimetros de ancho).
En la cabecera habia dos piedras inclinadas
que protegian dos copas con una cabeza de
pajaro en el borde y unos salientes sim6trica-
mente colocados respect a la cabeza, que re-
presentan las alas y la cola. Ademis habia
una copa lisa fragmentada. Cerca de estos
vasos se hall una pequefia nariguera de


.... ~
.:;... ..
I~i~: "' ... ''
.. .~,. ..
).)~ i-l ..
"'. "f .;~5.' : I~
~;~r~ '' ~~:~~
-.. .. .-. -:I.
--
.;.I ..-111 ;.i.
'" "'.~
.. ~ .; -~'
( ',-''
'
;!": .~.', s:
'
1
:
:i~ ....., _::., 't
''
.. -~
-' "' ''
.: ~~- ...
"~.... :.;,~
_, ~.... ..;:~:
.~.; .,2' -`
"' :
a .
,.......-....
5--
; "
...~ "-
i
,.. ..~.
:.' ''
'. ""'
:: '' '~ i'~~
~ "' -
:':..' :::'~:-': .. St. r
..:-;:"
';'~'''
.". :': .......~~ ..
: r.:
.~ '. "' ".' `~;t .;
.r. .; ~ ... C~
r. ~ E-
'~ :
,; C.:
~~
-~ ..


Dibuio nbmero 95


oro. Se excav6 con mis cuidado afn que las anteriores y no se encontr6 el menor vestigio
de huesos. En ocasiones se encontraban parties de la tierra de color oscuro, debido al parecer
a material orgAnica y manchas blancas de aspect calizo.
Nfmero 6. La mis profunda de todas, puesto que esti cerca de dos metros del suelo. Fosa
sin mis que dos piedras laterales y una de cubierta, pot lo cual no es possible dar dimensions
exactas. Sin huesos ni hallazgos. Encima de esta sepultura estaba la estatua nfmero 28.

Hallazgos fuera de las sepulturas. Han sido muy escasos y de reducido interest. Corresponden,
como los de las tumbas, al nivel inferior de los restantes monticulos, puesto que hay fragmen-
tos de barro blanco y rojo en cierta abundancia. Uno esta pintado con lines angulares rojas.
De la ceramica incisa el trozo mis important es un fragmento de borde con una fila de pun-
tos gruesos, tres lines horizontales paralelas y una series de lines verticales dirigidas hacia
abajo.










Arqueologa Agustiniana


Hallatgos relacionados con las sepulturas. La pieza mis interesante
es la nariguera de oro de la sepultura nfimero 5. Est& formada por
una fina l1mina de oro de 17 milimetros de largo y del mismo ancho.
Es de la forma tipica, sin decoraci6n alguna. (Dibujo 96).
De la misma sepultura proceden un par de copas idEnticas de
barro amarillo, pero con una gran faja pintada de color rojo, que
tiene en el borde una cabecita de loro, en la parte opuesta un apkn-
dice que represent la cola, y a los lados otros que figuran las alas
Dibujo nfmero 96 vasee dibujo 3). El fragmento de copa no ofrece nada digno de
menci6n.
Los vasos de la sepultura numero 2 son lisos, globulares y tienen el borde vuelto.

PARTE CENTRAL DE LA MESITA B

Estatua monumental lamada vulgarmente "El Obispo." (Lminas 108 a 115). En el centro de
la explanada de Mesita B y equidistante de manera aproximada de los tres monticulos se en-
cuentra la estatua mis monumental de las de la margen derecha del Magdalena. Sus medidas
exactas son: longitud, 412 centimetros; anchura al nivel de los brazos: maxima, 115 centimetros;
grosor maximo, 18 centimetros.
No la mencion6 Codazzi, pero si la cit6 Cuervo Mirquez y la describi6 Preuss (Preuss, pa-
gina 36; liminas 31, 1; 33, 3; dibujos 19 y 22). A la descripci6n del Profesor alemin hemos de
hacerle algunas observaciones. Primeramente las fotografias de esta estatua y de su molde, que
Preuss public en su obra, son pequefias y no dan idea de la monumentalidad de la misma,
mixime cuando no present a su lado ninguna figure humana como termino de comparaci6n.
En su conjunto es una losa con dos figures iniciadas a partir de los extremes y con un cin-
tur6n central y comfin. (LAmina 109). La cara superior esti cubierta por un gorro triangular
relleno por lines horizontales. Los ojos son redondos y el borde externo de la ceja se conti-
n6a en una line escalonada, que Preuss consider como los cabellos. La nariz es de relieve
poco acentuado y no muy ancha. La boca es rectangular, un poco arqueada hacia arriba. El
conjunto de las lines de la cara no es armonioso y mis bien feo.
Los brazos estin doblados en Angulo, y las manos, de ejecuci6n muy mediocre, sostienen co-
gido por las pieras el cuerpo de un niflo. (LAmina 114 B). Preuss cree que represent la sacada
de un s6r human de la boca; mejor dicho, un moment inmediato posterior a este hecho, pues-
to que el cuerpo estA ya afuera y se ven perfectamente los dientes y la barbilla (no la barba,
como se lee en la edici6n espafiola) de la figure principal.
Las manos de 6sta tienen los dedos arqueados y el pulgar muy grueso y separado. Las ufas
se ven bien marcadas. La postura de las manos y los detalles de istas son id6nticos a los de la
figure femenina que muestra un nifto, que descubri en El Cabuyal. (Lamina 24).
De las manos se desprende hacia abajo el cuerpo del nifio, y la cabeza, que tiene ojos redon-
dos, nariz estrecha y la boca lineal. Tiene esta cabeza de nifio dos particularidades muy dignas
de tenerse en cuenta y que se repiten en otras representaciones anilogas. (Estatuas de El Cabuyal
y del monticulo S. de Mesita B). Tales son el tocado semicircular (aqui el escalonado por de-
lante no es visible), coronado por un ap6ndice de perfil rectangular; y por un adorno alargado
de las orejas dirigido hacia arriba. (Lamina 114 A).
A corta distancia de la cabeza infantil hay un cintur6n formado por dos lines paralelas.
(LAmina 115). Desde un poco mas abajo de 61 hasta el cuello de la cara inferior, hay una line
media que da la ilusi6n de unas piernas. Antes de proceder a la interpretaci6n de esta parte, en
la que el modelado es muy borroso, describiremos la cara inferior. El tocado de 6sta estA for-











Yacimientos y monumentos


mado por dos franjas extremes con lines arqueadas y una central lisa de forma trapezoidal.
Los ojos son redondos y la boca arqueada. No se ven los dientes, puesto que muchas parties
de la losa no se terminaron de tallar, y se conserv6 la superficie naturalmente patinada de la
piedra. Ahora bien: mas arriba de esta cara se ven unos brazos disefiados que no se terminaron,
probablemente porque las desigualdades en espesor de la losa impedian la obtenci6n del re-
lieve deseado. (Lamina 111).
La estatua no esta pulimentada, como tantas otras, lo cual sirve para lograr una idea del
m6todo de trabajo. No hay huellas de talla a cincel, sino mis bien a punz6n, con el que se ha-
rian pequefios hoyos contiguos que lograban rebajar poco a poco las parties destinadas a que-
dar en bajo relieve. (Lamina 112).
Hemos dicho que esta estatua fue un magnifico fracaso, puesto que no podemos compren-
der c6mo sus autores omitieron la base destinada a ser hincada en el suelo. No creemos, pues-
to que nada hay que lo pruebe de manera plena, que la estatua estuviera la mitad al aire y la
otra mitad enterrada, o mejor dicho, en un temple subterrineo. Nuestra creencia es que empe-
26 a esculpirse la losa por la parte inferior, y que habi6ndose calculado mal el espesor de la pie-
dra, hubo necesidad de desistir y comenzar por el otro extreme, a lo cual contribute tambi6n
lo que puede deducirse del examen de la cara posterior.
Este fue factible gracias a la diferencial que permiti6 colocar a la estatua casi vertical, apo-
yada sobre un tronco cruzado en una zanja rectangular que dejaba ver la estatua por todos los
lados.
La cara posterior muestra escaso trabajo. A mis bajo nivel del tocado se encuentran dos
cintas que bajan por las espaldas, unidas por una mis delgada transversal, y que terminan en
una especie de borla de forma trapezoidal. (Lamina 113). Ademis, se ve en esta parte el cintu-
r6n y la separaci6n de las piernas. Mis abajo, y correspondiendo a la cara inferior de la part
delantera, la roca esta en bruto y agrietada. (VWase dibujo 4).
Sepultura. En el corte hecho para levantar la estatua, se encontraba la tierra mezclada, indi-
cio de la presencia de una "guaca." Practicadala excavaci6n, result un pozo vertical de 110
centimetros a la entrada y que estrechando un poco a los 2,50 metros formaba una especie de
escalera, de donde el pozo torcia, ensanchandose mis en direcci6n NW., hasta un metro mis
abajo, en donde formaba otro escal6n para dividirse en dos: un diverticulo hacia el W. y el otro
hacia el E. El primero descendi6 hasta dar una profundidad total de 4,70 metros, dando el as-
pecto de una de las sepulturas Ilamadas "en caracol", pero sin que se encontrara cerfmica, ni
piedras. El otro pozo formaba una especie de camara de 1,20 centimetros de longitud, cayendo
lu6go en direcci6n W. 140 ccntimetros, formando a esta profundidad una escala y siguiendo lu6-
go un pozo vertical hasta la misma profundidad del anterior (4,70 metros).
En la parte superior de este pozo se encontr6 una piedra grabada con unos signos en esca-
lera. A pesar de la comunicaci6n de las dos, parece que tenian entradas distintas, lo que no se
puede asegurar por cuanto en ese espacio se habian practicado excavaciones diferentes en di-
versas 6pocas con el fin de ver la estatua. Sin embargo puede asegurarse que la "guaca" no ha-
bia sido excavada anteriormente, pues en sus paredes, en lugar de encontrarse cortes de barre-
t6n, se veia que habia sido excavada con instruments puntiagudos, al parecer a manera de
estacas.
Esta excavaci6n no puede servir de base a una idea tonta de que "El Obispo" haya estado
al descubierto, parada como estela, como creo, sino en un recinto subterraneo; puede explicar-
se ingenuamente que la excavaci6n anterior corresponde a parte del recinto, dedicada a ver la
estatua por la parte posterior, lo cual es absurdo, puesto que las estatuas de los dioses son
frontales, y no hay ni raz6n religiosa ni estetica que justifique lo que absolutamente no es mis
que curiosidad.











Arqueologia Agustiniana


PARTE ORIENTAL DE LA MESITA B
Hacia Oriente, la Mesita B, sigue en un llanito. En 61 y delante del monticulo S. se ven va-
rias sepulturas abiertas de tipo de "caj6n" o "cancel." En la parte N., cerca del monticulo, se
excavaron otras sepulturas del mismo tipo a que no hemos de referiros.
Por mi parte, hice abrir una veintena de zanjas paralelas, que dieron por resultado hallazgos
sueltos interesantes y el descubrimiento de once sepulturas, lo que me autoriza a decir que to-
davfa no se ha terminado de excavar la Mesita B.
Hallagos de las zanjas. En la tierra de las zanjas exploratorias a que antes he hecho referen-
cia, aparecieron una series de objetos dignos de interns.
Cerdmica. Se hall6 ceramica lisa negra y de barro amarillo con engobe rojo. Merecen men-
cionarse una boca de una olla tipica del nivel superior; tres patas de ollas tripodes o tetripo-
das, una grande y complete; un gran fragment con una escotadura correspondiente quizi a una
forma imitativa de una totuma; un fragmento de un vaso pequefio y de poco fondo, y tres pies
de copas.
Entre la ceramic incisa se destacan dos fragments pequeftos de cazuelas del tipo de las de
Lavapatas; otros dos con rayas anchas profundas como las de El Cabuyal; tres con botones pla-
nos circulates salientes; uno con decoraci6n de lines curvas, y dos con lines gruesas paralelas
que dan al espacio intermedio el aspect de cordones.








Dibujo n6mero 98

Dibujo n6mero 97
La ceramica blanca, aparte de algunos bordes, se destaca por la presencia de nueve bocas lar-
gas con asa curva plan, alguno de ellos bastante conservado. (Dibujo 97). La pintura roja apli-
cada a estos vasos blancos aparece tambi6n aqui, tanto en los bordes como en un pie hueco,
grueso y corto. (Dibujo 98).
En este sitio se han hallado discos de arcilla perforados y dos fragments de cuentas de co-
llar (?) de barro, una de ellas de color blanco con una faja de pintura aislada limitada por una
line incisa.
Una sorpresa ha sido el encontrar una cabeza de serpiente de barro rojo con cabeza trian-
gular, boca lineal y ojos circulares, correspondiente al adorno de un vaso. (Dibujo 99). Tal-
vez pertenece a la misma vasija un fragmento del mismo barro con un cord6n saliente que for-
maria parte del cuerpo de la serpiente. Otra figure plistica es una cabecita, quiza humana, con
ojos y boca circulares y nariz saliente rota. (Dibujo 100). Un trozo de barro tiene en negative un
roset6n de various circulos y uno central que quiza sea un molde para adornos de oro. (Dibu-
jo 101).
Unos guaqueros dijeron una vez a nuestro buen amigo Luis Alejandro Guerra que habian
encontrado en La Parada ollas esferoidales con un agujero en la base. En las zanjas en que nos
ocupamos se hall6 una especie de bot6n circular con una ranura alrededor. Tanto la cerimica
anterior como esta pieza se explican por el hallazgo en las excavaciones de la Normal de Pasto,
Arquologla A. 12











Yacimientos y monumentos


dirigidas pot el senior Sergio Elias Ortiz, de dos vasos superpuestos, de los cuales el mayor tenia
un orificio circular en la base, tapado por una rodaja circular con una ranura que encaja per-
fectamente en e1.














Dibujo n6mero 100

Dibujo nfimero 99

Otra curiosidad ha sido el hallazgo de trozos de ocre rojo, dos de ellos tallados, para servir
de lipices para la pintura corporal.
De piedra tallada han sido recogidas unas doscientas lascas de
obsidiana; varias de otras rocas. Aparecieron morteros, hachas puli-
mentadas, afiladores y amuletos.

centimetros y 17,2 centimetros de largo. Ademas hay tres fragmen-
tos: uno corresponde al filo, otro al extreme opuesto, y el tercero, de
piedra verde, a un borde lateral. Dos piedras pequefias tienen puli-
mentados: una el borde inferior y otra los laterales. R6stanos men-
cionar un cincel de piedra verdosa de 4,6 centimetros de largo.
Otra curiosidad es una piedra con ranuras largas como si hubie-
ran servido para afilar punzones de cobre. (Dibujo 102).
Los amuletos son cuatro: Uno es un guijarro alargado con unas
Dibujo nfmero 101 rayas horizontales hacia la parte superior. (Dibujo 103). Otro tiene
un orificio en la parte superior. (Dibujo 104). El tercero es un pie
con la indicaci6n de los dedos y dos orificios en la parte superior. (Dibujo 105). El iltimo es
un guijarrito con los extremes redondeados; en uno hay una linea vertical y otra horizontal,
que quizA sea un falo. En el otro extreme hay dos lines en angulo que quiza represent el
triingulo sexual femenino. (Dibujo 106).
Sepulturas. (LUmina 116). La excavaci6n de ellas tuvo lugar en la
primera quincena de diciembre con el senior Luis Alejandro Guerra.
Sepultura nimero z. De cfmara orientada de NW. a SE. A 150 cen-
timetros de profundidad apareci6 una piedra grabada de 30 centime-
tros de largo por 23 de ancho y 12 de grueso. La entrada mide 340
centimetros de profundidad por 120 de longitud y 110 de ancho. A la
entrada de la cimara se encontr6 una piedra vertical de 90x62 11
centimetros. No se encontraron piezas de ceramica sino pedazos de Dibujo ndmero 102




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs