• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Foreword
 Preface
 El gobernante y su pueblo
 150 anos de historia
 Raza
 Cultura
 Ideas politicas
 Partidos politicos
 Venezuela en cifras - 1944
 Ganaderia
 Agricultura
 Geologia y mineria
 El petroleo en Venezuela
 La industria en Venezuela
 El regimen cambiario Venezolan...
 Comunicaciones y vialidad
 Ministerios
 Poetas
 Musica y folklore
 Bellas artes
 Los novelistas
 Deportes
 Distrito deferal, estados & territorios...
 Indice general
 Back Matter
 Back Cover
 Spine






Title: Venezuela 1945
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078529/00001
 Material Information
Title: Venezuela 1945 publicacion de el mes financiero y economico
Physical Description: 659 p. : illus. ; 35 cm.
Language: Spanish
Creator: Martinez Delgado, Santiago
Mendoza Neira, Plinio, 1902-
Boulton, Alfredo
Publisher: Impresa en los talleres "Prag"
Place of Publication: Bogata
Publication Date: 1945
 Subjects
Subject: Venezuela   ( lcsh )
Pictorial works -- Venezuela   ( lcsh )
Economic conditions -- Venezuela -- 1918-   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Venezuela
 Notes
Statement of Responsibility: Director: Plinio Mendoza Neira. Director artistico: Santiago Martinez Delgado. Estudios fotograficos de Alfredo Boulton.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078529
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ABS5993
oclc - 00639620
alephbibnum - 000299553

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
        Page 2a
        Page 2b
    Title Page
        Page 3
    Foreword
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    El gobernante y su pueblo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    150 anos de historia
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Raza
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Cultura
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Ideas politicas
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Partidos politicos
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Venezuela en cifras - 1944
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Ganaderia
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Agricultura
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Geologia y mineria
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    El petroleo en Venezuela
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    La industria en Venezuela
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    El regimen cambiario Venezolano
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Comunicaciones y vialidad
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    Ministerios
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 308a
        Page 308b
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 320a
        Page 320b
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 344a
        Page 344b
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 356a
        Page 356b
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
    Poetas
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
    Musica y folklore
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
    Bellas artes
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
    Los novelistas
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
    Deportes
        Page 558a
        Page 558b
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
    Distrito deferal, estados & territorios federales
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
    Indice general
        Page 659
        Page 660
    Back Matter
        Page 661
        Page 662
    Back Cover
        Page 663
        Page 664
    Spine
        Page 665
Full Text






























































































&/?PL


























E LIBI IS
UNIVERSITYY of 'LOPIDA





COL4.XECTIOIP











THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED BY THE
UNIVERSITY OF FLORIDA
LIBRARIES E


1'
1


'. 1















AD











1 9 4 5


DE EL MES FINANCIER


Y ECONOMIC


PUBLICACION










































Es possible que en este libro se echen
de menos datos y studios sobre di-
versos aspects de la vida venezolana,
pero no hay duda de que l refleja
exactamente la realidad econmica,
poltica, social y cultural del pas y
de que nadie hubiera podido poner
un mayor y ms carioso empeo
para realizarlo en condiciones que
correspondan a la posicin que hoy
ocupa Venezuela dentro del concier-
to de las naciones americanas. Puedo
afirmar, tambin, que no omit es-
fuerzo alguno para conseguir el m-
ximo de- perfeccin para esta obra,
* tanto en.lo que se refiere a su pre-
sentacin, como a su contenido.


o


M E N D 0 Z A


N









q




Teniendo en cuenta el alto valor
human y documental de la fotogra-
fa en el moment actual, prescind
en esta obra, hasta donde me fue
possible, de cuadros, bocetos o dibujos
mos o de mis colegas colombianos o
venezolanos.

Fuera de algunas ilustraciones de
ambiente para artculos various, sola-
mente encontrar el lector algunas
acuarelas de orden histrico que tienen
el carcter de un sencillo homenaje
de admiracin y gratitud a los pr-
ceres venezolanos que tan definitive
papel jugaron en la libertad de Am-
rica.


D I R E C T O R


A R T I S T I C O:


SANTIAGO


MARTINEZ


DELGADO


BOULTON


FOTOGRAFICOS DE ALFREDO


STUDIOS









Bogot, febrero 21 de 1945


Seor doctor don
Plinio Mendoza Neira
E. L. C.
Muy estimado amigo:
Su deseo de publicar en el libro que dedica
a Venezuela, a sus progress, esperanzas y glo-
rias, algunas de las palabras que pronunci en
la Universidad de Venezuela, me honra grande-
mente, y me complace ms de cuanto pudiera
decirle el poderme asociar en alguna forma, as
sea ella muy modest, al homenaje que va usted
a rendir a la patria venezolana.
Coincidimos usted y yo en nuestro culto fer-
voroso por esa tierra, en la afectuosa admiracin
que a ella y a sus hombres profesamos, y en el
anhelo de que sea cada da ms intense la unin
solidaria entire Venezuela y Colombia. De estos
sentimientos es reflejo su admirable libro y en
ellos me inspir al pronunciar, en ocasin solem-
ne y para m gratsima, las palabras que usted
ha recogido y cuyo nico valor reside en la honda
sinceridad que las anima.
De usted, adicto amigo,
EDUARDO SANTOS





Yo me acostumbr a amar a Venezuela estudiando la historic de mi patria. Es impossible separar la historic

de Colombia de la historic de Venezuela. Comunes son nuestras grandes glorias, comunes nuestras grandes amar-

guras. Juntos padecimos todas las desventuras de la derrota, y juntos recibimos todos los beneficios de la victoria

mxima. Juntos lucharon nuestros antepasados, bajo la sombra epnima de Bolvar, por emancipar el continent; y

nuestro abolengo, nuestros ttulos de nobleza americana, para nosotros, los colombianos, vienen de Venezuela, por-

que miramos como la mayor de nuestras glorias la de un hombre nacido en Caracas, pero que fue a morir en nuestro

suelo. Porque recordamos con orgullo que las mejores victorias del soldado colombiano en la epopeya libertadora

se ganaron bajo el comando de generals venezolanos, y si tenemos el orgullo infinito de un Crdova, no podemos

olvidar que Crdova en Ayacucho militaba a las rdenes de Sucre; y si tenemos el orgullo del humanismo americano,

no podemos olvidar que el ms grande de los humanistas de este continent, el ms ilustre de los hombres de letras

de Amrica naci en Caracas y se llam Andrs Bello. En todas las cumbres a donde queremos volver los ojos de

colombianos y americanos, contemplamos alzada la bandera de Venezuela.


Porque yo siento el orgullo, la esperanza y la f en mi patria, siento el orgullo, la esperanza y la f en Ve-

nezuela. Somos una misma cosa en el afecto, en la solidaridad, en la comunidad de aspiraciones. No he sido jams

de los que piensan en la posibilidad de que el pasado renazca, de que vuelvan las formulas de otros tiempos. Creo

que la formula de nuestra plena independencia, de la plena autonoma de Colombia y de Venezuela, de su perso-

nera inconfundible, es una buena formula; pero al lado de ella tenemos que poner la ntima y total solidaridad de

todas las horas, y marchar hacia el porvenir vigorosamente unidos, para podernos defender de cuantos peligros nos

amenacen, para poder realizar noblemente los ms altos destinos.

7








EL GOBERNANTE Y SU PUEBLO








ENTREVISTA DE MARIANO PICON SALAS CON EL SEOR

GENERAL ISAIAS MEDINA ANGARITA, PRESIDENT DE VENE-

ZUELA EN EL PERIOD CONSTITUTIONAL 1941 1946










Varias definiciones sugiere la personalidad del General Isaas Medina Angarita, ahora que las circunstancias

polticas y su extraordinario don personal parecen marcarle una misin ms duradera que la de un Presidente de los

Estados Unidos de Venezuela: la de ser el lder de un gran partido poltico, el animador e intrprete de un movi-

miento juvenile y popular como no haba conocido nuestra historic contempornea. Quienes le estimamos y seguimos

no queremos que al final de su perodo presidential el General Medina ntre en un retiro dorado, porque le estn

necesitando las asambleas, los grupos entusiastas que se han decidido a hacer marchar a este gran organismo his-

trico -tnto tiempo dormido y estancado- al que damos el nombre de Venezuela. Pueden ensayarse sobre el

General Medina varias definiciones aproximadas. Podra decirse, por ejemplo, y como primeros rasgos del retrato, que
"es un hombre alto y vigoroso, con una voz suave"; que "crea adonde llega una atmsfera amistosa que nos hace

olvidar su poder"; que "es poltico de excelente salud y jovial nimo, aqu donde tntos hombres pblicos llevaron.

el encono de su hgado enfermo"; que "cuando va a hablar en pblico y mientras que otros doctors acuden a

leer su papel y parecen enredarse en las metforas y prrafos complicados, l improvisa la palabra just, sencilla,

que da como una flecha certera en quienes le oyen". Mientras los oradores estn sumidos en su manuscrito o en

la contemplacin interior de las frases que quieren decir, l observa al pueblo y es precisamente de los rostros de

los auditors, de donde saca la frase que todos aguardan.

Puede ocurrir que usted est en un grave acto pedaggico -por ejemplo, en la inauguracin de alguna

escuela- y hay un orador de orden que prepare para la ocasin el discurso de mejor sintaxis y el ms severo traje

negro. De pronto, para reducir aquel alarde oratorio a las modestas proporciones humans, el Presidente se pone a

hablar con una de las chicas o chicos que eran sufridos espectadores del acto cvico, o 'tiene una ancdota amable

para la maestra, y todo esto es ms eficaz, ms elocuente que las anteriores clusulas castelarianas o ciceronianas. Y

ocurre tambin, en las manifestaciones obreras, como las que se celebraron junto a los pozos de petrleo del Zulia,

en 1942, que un socilogo joven o un lder sindical prepare su alocucin con demasiadas teoras, pero de pronto el

President, que para estas oportunidades viste una simple chaqueta blanca apropiada al calor y al entusiasmo de las

multitudes, se pone a hablar, ya no sobre libros o tesis sindicales, sino de las necesidades inmediatas de aquellos

9








trabajadores que se sentan cohibidos y a quienes la risa ancha del General Medina parece devolver del acto solemne

a la sencilla emocin de la vida. Y lugo en el sindicato se haba improvisado un almuerzo para el Presidente: se

tuvo much cuidado con el protocolo y se deseaba que el General Medina se colocase al lado de uno de sus Ministros,

a quienes ve todos los das; pero l lleg, dej su jipijapa de viajero en cualquier sitio y se puso a beber -porque

haba sido jornada de much sol y muchas ceremonias- su vaso de cerveza helada con Juan Prez o Pedro Pea,

hombres del montn, pero que saben ms sobre el trabajo y la autntica "cuestin social" que muchos presun-

tuosos doctors.

Los lderes venezolanos que aparecieron despus de la dictadura de Gmez tenan demasiadas teoras polticas

que no siempre graduaron y dosificaron para el consumo de las masas, e insistieron con exceso en todos los ele-

mentos de rencor que quedaban flotando en la vida national, pero con much frecuencia olvidaban el contact

director del pueblo despus que se apagaban los aplausos multitudinarios. Y la sorpresa de Venezuela en los ltimos

aos es haber encontrado en el joven General Isaas Medina Angarita un lder cordial, un hombre que sin movilizar

ningn argument de odio o pasin turbada, se puso a hablar en un lenguaje afectuoso, director, de gran alcance

emotivo que constitua una invitacin irrenunciable a trabajar por nuestra tierra. Otros Presidentes de Venezuela

dividieron a sus compatriotas en dos grupos: los buenos y los malos; los buenos eran los que estaban con ellos,

y los malos aquellos a quienes por ser opositores se les mantena en una especie en de excomunin civil. Y en un pas

donde prevalecieron por tntos aos las formas ms orientales de poltica, la intriga y el chisme palaciegos, la preocu-

pacin de los validos que queran poner entire el Gobierno y el pueblo una rgida barrera de formulas, el problema

ms serio de un president es bracear y abrirse paso como un nadador hbil entire tantos arrecifes que acumul, la

tradicin y el prejuicio y ponerse a ver las cosas por sus propios ojos. Pero con gran intuicin, Isaas Medina An-

garita no hizo caso de equella clsica frontera entire "buenos" y "malos"; a todos -aun con aquellos que le inju-

riaron en la lucha- quiso conocerlos con la objetividad humana del que comprende que la poltica no es exclusion,

sino ms bien pacto o armona de fuerzas que siempre pueden buscar los puntos de coincidencia.

Hemos hablado con el Presidente en los sitios ms diversos: en su despacho del palacio de Miraflores, en un

hotel de New York, en la simptica cabaa montaesa que tiene en El Junquito o en el jardn de su casa, cuando

al anochecer, despus de una agobiante jornada de audiencias o de un "Consejo de Ministros" llega buscando la

sonrisa de sus dos hijos o pide al camarero, a quien trata con la afabilidad que se tiene por un antiguo ordenanza,

que prepare ese "whiskey" bien fro, de antes de cenar, que abre el camino a las conversaciones ms directs. Y de

todos esos encuentros he querido resumir en un solo dilogo algo de lo que me ha dicho sobre Venezuela y lo que

puede llamarse el perfil ms general de su poltica. La seora Irma de Medina Angarita asiste a una de esas con-

versaciones y complete el retrato privado, que es el antecedente necesario para juzgar al poltico. -Cuando le conoc

-dice la seora Medina Angarita- me pareci ante todo, cordial y emotivo. Su gran sonrisa optimista deshaca

todo obstculo. Y acaso el rasgo ms curioso de carcter es que por lo mismo que posee como pocos hombres, el

don de hacerse amigos, nada le hiere ms que la negative o el rechazo de aquellos que pudiendo colaborar, se niegan

por miedo o por inercia.

-Hombre para trabajar en equipo, para animar ese gran "team" que tambin se llama la Poltica --agrego

yo- Fjese usted cuando est en una reunin de amigos. No se aisla con ninguna persona. Puede estar conversando

10










con un Ministro cualquier asunto de Estado, pero est pendiente, al mismo tiempo, de que todos los huspedes lo

pasen bien y ninguno se sienta inferior o deje de participar en aquel coro de voces, de buenas voluntades que all

se armoniza. Y le ayuda su buena memorial, porque puede entrar de improviso un hombre de Guayana o de Tru-

jillo, del ms apartado rincn de la Repblica y en el noventa por ciento de las veces el General Medina sabe el

nombre del visitante o tiene un amable recuerdo qu asociar al aparecimiento del husped.

-General Medina -le pregunto de improviso- cul ha sido la mayor aspiracin de su poltica?

-Usted dir -me responde- que le contest con un lugar comn, porque estas cosos tan generals a veces

slo pueden definirse con frases que todo el mundo emplea. He querido, con la mayor sinceridad, today la alegra,

todo el bienestar para el pueblo venezolano. Pero esto require un necesario complement: primero como military y

jefe de tropa, lugo en mis jiras por todo el pas, estuve siempre en contact con el pueblo de este territorio in-

menso y lleno de contradicciones geogrficas que se llama Venezuela. Y entire soldados de la tropa, primero, y

despus como mandatario, aprend a querer y a sumar las virtudes distintas e integralmente positives de nuestro pue-

blo. Hay una condicin unnime que consiste en que los venezolanos somos todo, menos gentes dormidas. El hombre

venezolano (aunque venga del ms oscuro analfabetismo rural, de la situacin econmica ms deplorable), es

siempre despierto, vivaz y de extraordinaria adaptacin a cualquier progress. Pero es important, adems, poner de

relieve lo que pudiera llamarse las virtudes regionales de nuestra gente. La agria tierra de Coro, sin agua, tierra

de mdanos y cactus engendra, por ejemplo, un hombre sufrido, de formidable aguante fsico, de maravilloso

estoicismo moral que ha hecho de aquella comarca una tierra de excelentes soldados. Con la fortaleza y el espritu

de sacrificio absolute de un coriano se puede ir a cualquier sitio del mundo. El hombre del oriented de Venezuela,

el cumans, que mira el mar ms azul y la costa ms luminosa de nuestro territorio, tiene una imaginacin brillante,

rpida; imaginacin un poco de poeta. El margariteo es un marino nato. El hombre andino que siembra sus co-

nucos en los repliegues de la formidable serrana es, ante todo, tenaz y metdico. Dentro de su espritu, a veces

callado y taciturno, dispone de una admirable cabeza organizadora. La inmensidad llanera, a pesar del tremendo

combat con la soledad y la naturaleza, forma paradjicamente un hombre muy seguro de s mismo. El llanero como

superando con su potencia humana el difcil medio natural, es optimista; cree en s mismo y cree en su tierra y

aunque viva en las ciudades o en los ambientes ms civilizados, siempre suea con volver al llano. El maracaibero

es, como pocos, uno de los pueblos con mayor inventive econmica. Antes de que se desarrollase en aquella region la

riqueza del petrleo ya el maracaibero se las haba ingeniado para hacer de su comarca el ms active centro de

negocios de todo el pas, y en cierto modo el hombre menos dependiente del presupuesto. Y as en today Venezuela,

una series de virtudes particulares se suman para crear una psicologa national variada, gil y muy despierta, que

es lo que necesita interpreter nuestra poltica. Puede hacerse y debe hacerse en Venezuela una poltica que no

niegue sino auspicie la alegra y el entusiasmo.

-Y cree usted -le interrumpo- que nuestro pueblo ha alcanzado ya capacidad suficiente para disfrutar

sin limitaciones de la plena vida democrtica?

-Las ltimas elecciones para los Concejos Municipales y para las legislatures de los Estados en este mes

de octubre -responde el Presidente- demuestran que las masas venezolanas, por la admirable conciencia cvico con

12








que participaron en los comicios, han logrado una madurez poltica que refute y deshace todas las malas previsiones

de los agoreros. Ni el ms pacato podr negar dos cosas: la imparcialidad con que el Gobierno permiti que se

expresaran todas las corrientes de opinions y la discipline con que el pueblo sufrag en las urnas. Si una nacin

as no merece la democracia, yo no s dnde podra aplicarse.

-Una poltica -interrumpo al Presidente- se hace concrete, pasa de la teora al hecho por medio de la

accin administrative. Cules de las obras administrativas emprendidas por su Gobierno le han entusiasmado ms?

Y en orden numrico el General Medina recuerda la urbanizacin obrera de El Silencio -la ms vasta y mejor

planeada que tenga ningn pas de la Amrica Latina, segn la opinion de los entendidos-; el estupendo plan de

ensanche y transformacin del puerto de La Guaira que ha comenzado a realizarse; la vasta edificacin escolar que

en los grandes bloques educativos de Caracas y de las principles ciudades venezolanas, sustituye las estrechas escue-

las sin aire y sin luz por esta arquitectura de grandes ventanales y patios de juegos donde se formar una juventud

ms alegre y animosa; y el nuevo gran edificio de la Escuela Militar que ser el smbolo de una ejrcito modern,

poderosamente tecnificado que seguir contribuyendo al progress civilizador de Venezuela y no a la aventura poltica

como en otros das depresivos de nuestra historic.

El General Medina Angarita es no slo el Presidente de Venezuela sino el gran animador tambin del Partido

Democrtico, que hace pocos das recibi su entusiasta bautizo electoral y la calurosa rectificacin del pueblo.

-Qu augurio, qu aspiracin quisiera imprimir usted a su Partido? -pregunto al Presidente.

-Anhelo, me dijo, a que cumpla, ante todo, la siguiente lnea poltica: 1.-Reafirmar cada da ms las ins-

tituciones democrticas. Pas ya en Venezuela la poca del "personalismo" como sistema poltico y el Partido debe

ser un marco para que los hombres luchen por sus ideas de progress venezolano y se destaquen ante el pueblo

por sus propios mritos y por la obra realizada. 2.-El .ascenso de los hombres ante la conciencia pblica se deber,

pues, al empuje del Partido y a la manera como los luchadores se hayan aprestigiado ante el pas. 3.-Antes la

poltica era como una "gracia" o favor que conceda la personalidad que estaba en la cima del poder; ahora corres-

ponder al trabajo y la actividad responsible de .:ada cual. Es este el autntico camino de una poltica democrtica.

Haba que hacerle al Presidente Medina una pregunta final; aquella que constitute el desvelo de todos los

venezolanos que sienten con ms ardor que nunca la tarea que les impone su pas, la esperanzada interrogacin de

las nuevas generaciones que ahora se aprestan, superados ya los prejuicios y las ligaduras espirituales de ayer,

a enfrentarse al combat del porvenir.


-Presidente -le dije- durante much iempo nos ensearon a los venezolanos que nuestra historic pasada

fu tan fulgurante y gloriosa que casi nuestra nica tarea como nacin era sumirnos en la nostlgica contemplacin de

aquellos recuerdos. Por eso, quisiera una ltima opinion, acaso un pronstico de usted sobre el future de Venezuela.

-Cuando yo express en un discurso en 1939 -respondi el Presidente- aquella frase de "Hasta aqu la

historic", quise determinar que haba llegado el moment de que nuestro pasado heroico superase la etapa pura-

mente contemplative para convertirse en estmulo de porvenir. En efecto, hubo en Venezuela largusimos perodos

en que prcticamente los hombres no pudieron actuar. Su pensamiento que entonces no tena vigor para transfor-

mar las realidades contemporneas, se suma nicamente en la contemplacin de las glorias pasadas. Pero ahora

14








la contemplacin debe ceder el paso a la accin. Si pensamos en la historic heroica no es para compararla con la

inferioridad de otras etapas de la vida venezolana sino para que ella nos sirva de conjuro y acicate a preparar un

maana igualmente glorioso.

Venezuela progress y ser, sin duda, una gran nacin, pero hay que cumplir y preparar an una series de

etapas. La primera estapa consiste en el adiestramiento de nuestros hombres para entender todos los complicados

hechos y las complicaciones tcnicas de la vida modern. Coincide con esta etapa, el fortalecimiento de nuestro

potential human. Nuestro pueblo debe crecer demogrficamente con todas las medidas de salud e higiene pblica,

con la poltica de proteccin social que es necesario acrecentar y con el desarrollo de una plan de inmigracin. Si

esta poltica de hombres, de potentiall humano, se complement con la valorizacin racional de todos nuestros re-

cursos naturales, hay que ser profundamente optimistas sobre el future de esta tierra.

Numerosos huspedes estn esperando en la antesala del Presidente. Telegramas que llegan y llamadas tele-

fnicas interrumpen constantemente nuestro dilogo. Y cuando al finalizar la charla y escribir la ltima palabra

de estos apuntes, el General Medina Angarita nos tiende otra vez su mano efusiva, en ella parece afirmar el fervor

y responsabilidad del gran moment que vive Venezuela. El General Medina es un hombre joven, y es de la actitud

generosa y sin prejuicios con que entra a la historic poltica, de lo que puede esperarse ms, no slo como signo

y derrotero de su obra personal, sino tambin de su influencia colectiva.



........................


4, _no\


'. It













































Al iniciar este libro con la parte
relative a la historic de Venezuela
-ilustrada con policromas origi-
nales de Santiago Martnez Del-
gado- se ha querido rendir un
clido homenaje de admiracin y
gratitud a los prceres venezola-
nos, llamados con justicia liberta-
dores de Amrica.












rrrz
1


o







H
rl


E


CRONOLOGIA


MINIMA


O


k


A


DE LA HISTORIC DE VENEZUELA


19 DE AGOSTO DE 1498.-Descubre Cristbal Coln la costa de Paria.
*
27 DE MARZO DE 1528.-Real Cdula de doa Juana la Loca aprueba la capitulacin celebrada por la Corona
con los Welser para la conquista y poblacin de la gobernacin de Venezuela. Sentencia del Consejo de Indias de
13 de abril de 1556 priv a los Welser de esa merced, pero en 1560 todava mantenan agents en la provincia.
*


17 DE FEBRERO DE 1531.-Cdula de doa
en Venezuela.


Juana la Loca organize el funcionamiento de la Real Hacienda


21 DE JULIO DE 1531.-Bula de Clemente Vil institute la cathedral y obispado de Coro; la sede fu trasladada
a Caracas en 1637. El 24 de noviembre de 1803 fu erigido el Arzobispado de Caracas y Venezuela.
*
8 DE DICIEMBRE DE 1560.-Cdula de esta fecha acuerda a los alcaldes de las ciudades de la provincia de
Venezuela el privilegio de asumir el mando por muerte del gobernador y capitn general. Otra de 18 de septiembre
de 1676 autoriza a los alcaldes de Caracas para ejercer el gobierno de today la capitana al ocurrir la muerte de un
gobernador. Mas la del 14 de septiembre de 1738 anul esta merced y declar que el gobierno sera ejercido
interinamente por el teniente general del gobernador, en lo poltico, y en lo military, por el castellano de La Guaira.


22 DE DICIEMBRE DE 1721.-Real Cdula de esta fecha establece la Real y Pontificia Universidad de Ca-
racas, cuya instalacin se verific el 12 de agosto de 1725.








25 DE SEPTIEMBRE DE 1728.-Se concede a la Compaa Guipuzcoana el monopolio commercial con la pro-
vincia de Venezuela; las actividades de esta compaa se prolongan hasta 1785 cuando se extingue para former
parte de otra empresa fundada bajo el nombre de Real Compaa de Filipinas. La Guipuzcoana trajo un nuevo con-
cepto sobre explotacin de las tierras, el cual contribute a eliminar los rezagos de explotacin feudal que pervivan
entire los herederos de los encomenderos. Al principio ven stos en la mencionada compaa un enemigo potencial-
mente peligroso y se le oponen tenazmente al travs de la protest airada de Juan Francisco de Len, exteriorizada
el 19 de abril de 1749; lugo, se avienen en cierto modo con sus factors y lentamente precisan objetivos ms o
menos inmediatos, quedando toda la provincia, despus, "alborotada y libertosa". La Guipuzcoana desarrolla en el
terrateniente criollo el espritu de clase y el sentimiento autonomista.


8 DE DICIEMBRE DE 1776.-Creacin de la Intendencia de Ejrcito y Real Hacienda, paso previo a la for-
macin de la Capitana General de las Provincias de Venezuela, erigida por Cdula de 8 de septiembre de 1777.
Antes de esta fecha existan en el territorio de nuestra actual repblica various centros administrativos y polticos
independientes unos de otros, mas ninguno de ellos formaba una clula independiente econmicamente. Esto hizo
necesaria la creacin de un nuevo cuerpo poltico, Venezuela, cuya personalidad fu completada con el establecimiento
de la Real Audiencia de Caracas, por Cdula de 6 de julio de 1786.


28 DE JULIO DE 1781.-Los "Comuneros" se apoderan de la ciudad de Mrida. La mayora de nuestros
historiadores niega que la rebelin del inca Tupac Amaru y las sublevaciones del Nuevo Reino tuvieran repercu-
siones en nuestro pas. Es ms: algunos manifiestan que el intent santafecino fracas en su march hacia Caracas
por la oposicin de los vecinos de Trujillo. Pero esta oposicin la hicieron aqu los mismos criollos terratenientes que
en el Nuevo Reino fueron culpables de la ruina del movimiento. La rebelin comunera repercuti en Caracas bajo
la forma de una sorda agitacin contra los impuestos, manifestando los pueblos una verdadera "desafeccin al rey
y a la Espaa".


*


27 DE ABRIL DE 1806.-Primera tentative I.bertadora de Miranda contra Ocumare de la Costa. Repetida
el 19 de agosto contra La Vela de Coro fracas tambin ante la general indeferencia de la poblacin. Despus de
las rebeliones de los negros y zambos de Coro, Cariaco y otros puntos de la Capitana, provocados por los sucesos
de Hait, y de la conspiracin de Gual y Espaa, son estos intentos de invasion de Miranda los primeros movimientos
encaminados a lograr una verdadera independencia poltica, pero ellos estaban condenados de antemano al fracaso
por no contar con el apoyo de la nobleza territorial criolla que no vacil en contribuir a poner un precio a su cabeza.







































ir
E ~
/4


* ~q


Don Simn Bolvar, segn acuarela atribuida
a Espinosa, de la coleccin del doctor
Eduardo Santos, Bogot.


^ -


:- -








24 DE OCTUBRE DE 1808.-Aparece la "Gazeta de Caracas". De este peridico dijo don Luis Correa: "La
historic de la "Gazeta de Caracas" es la historic de las alternatives de la guerra hasta 1821. Espaola en su funda-
cin; patriota en 1810 y 1811; realist con Monteverde, en 1812; clarn de las victorias del Libertador en 1813 y
1814 y sudario de las atrocidades de la Guerra a Muerte, desde 1815 hasta 1821 ser el sostn ms tenaz de los
espaoles, dirigida por la pluma fatigante, rencorosa y amarga de Jos Domingo Daz".


19 DE ABRIL DE 1810.-Se desconoce la autoridad del capitn general. El Ayuntamiento caraqueo forma
.una "Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando Vil". En 1820, conmemorando el aniversario de esta
fecha, dijo el Libertador en una proclama: "Soldados! El diez y nueve de abril naci Colombia; desde entonces
contis diez aos de vida".


e


2 DE MARZO DE 1811.-Se rene el primer Congreso
5 de julio del mismo ao.




26 DE MARZO DE 1812.-Terremoto de Caracas.


de Venezuela, el cual declara la independencia el


27 DE JUNIO DE 1818.-Aparece el "Correo del Orinoco", "gazeta cuya sola existencia en el centro de las
inmensas soledades del Orinoco es ya un hecho sealado en la historic del talent humano, como dice su redactor
en el primer nmero.


*


15 DE FEBRERO DE 1819.-Instalacin del Congreso de Angostura, en cuya sesin inaugural ley el Libertador
su famoso "Discurso". El 17 de diciembre del mismo ao el Congreso decreta la creacin de la Repblica de
Colombia.





































































Patio de los granados. (Casa de la familiar
Bolvar, en Caracas).








6 DE MAYO DE 1821.-Reunin del Congreso de Ccuta, que el 30 de agosto del mismo ao promulga la
nueva constitucin.


*

6 DE MAYO DE 1830.-Se instala en Valencia el Congreso de Venezuela y elige provisionalmente para Pre-
sidente del Estado al general Jos Antonio Pez, quien jura cumplir su cometido, el 27 del mismo mes. El 22 de
septiembre se promulga la Constitucin.

e


17 DE DICIEMBRE DE 1830.-Muere el Libertador.


24 DE MARZO DE 1831.-El Congreso reunido en Valencia elige al general Jos Antonio Pez para Presi-
dente de la Repblica durante el perodo de 1831 a 1835.




6 DE FEBRERO DE 1835.-Eleccin del doctor Jos Mara Vargas para Presidente de la Repblica. El 8 de
julio se inicia la "Revolucin de las Reformas". Para. unos,,, este movimiento no pas de ser un cuartelazo, una
"carujada"; otros, en cambio, ven all el definido intent de los militares para asumir el poder, controlado por los
antiguos realistas (ahora disfrazados de republicans) al travs de la noble figure ciudadana del doctor Vargas.


" e:


24 DE ENERO DE 1848.-Atentado criminal contra el Congreso
representantes. Lapidariamente anota Gil Fortoul que aun cuando entra
fecha luctuosa fracasa el ensayo de poder civil..


National, en el cual pierden la vida algunos
a gobernar la oligarqua liberal, en esta


24 DE MARZO DE 1854.-Abolicin de la esclavitud por decreto del general Jos Gregorio Monagas.
Mediante este decreto demaggico las esclavitudes fueron precipitadas en la miseria; y transformadas en angustia-
das muchedumbres eran terreno abonado a la prdica de quienes exigan una reform en las condiciones econmicas
imperantes, tal como se comprob cuando estall la guerra federal.








































































Lapicero de oro del Libertador. (Propiedad
de la familiar Arroyo, Popayn).








5 DE MARZO DE 1858.-Pronunciamiento del general Julin Castro. Desde su iniciacin este movimiento
fue un solo tejido de falsas y traiciones, de cuyas manchas nicamente se salvaron Ezequiel Zamora y Juan Criss-
tomo Falcn.

*

22 DE ENERO DE 1859.-Ezequiel Zamora desembarca en las playas corianas e inicia la guerra federal. El
10 de diciembre triunfa en Santa Ins y muere trgicamente ante la plaza de San Carlos el 10 de febrero de 1860.


*

17 DE FEBRERO DE 1860.-Es derrotado el ejrcito federal, dirigido por Falcn, en la batalla de Copi. La
guerra se convierte en larga lucha de guerrillas hasta el desembarco de Falcn en Palmasola el 10 de julio de 1862.















22 DE MAYO DE 1863.-Convencin de Coche. El anhelo regenerador que animaba a Zamora se esfum
entire la ignorancia y la desorganizacin de las masas que se lanzaron tras la bandera federal. Por eso, a la hora
del triunfo, cuando la dictadura de Pez entr en tratos con los vencedores, pudo un ilustre ciudadano, en compaa
de sus colegas, al entenderse con la oligarqua agonizante, escamotear del program no escrito de la revolucin
todas las tendencies renovadoras de quienes hicieron los cinco aos de guerra; ese mismo ciudadano que con today
su propaganda a cuestas no vacila en decir en uno de los congress del nuevo rgimen que si sus contrarios hubiesen
esgrimido el lema de "Federacin", l hubiera girtado "Centralismo"!




13 DE FEBRERO DE 1870.-Desembarca el doctor y general Antonio Guzmn Blanco en la playa de Curami-
chate. El 2 de abril toma la ciudad de Caracas e inicia su casi ininterrumpida administracin.




27 DE JUNIO DE 1870.-Se establece la educacin gratuita y obligatoria.




11 DE ENERO DE 1873.-El anterior decreto, el de esta fecha sobre matrimonio civil y los promulgados
sobre congregaciones y bienes eclesisticos constituyen las realizaciones positives de Guzmn Blanco..


*
7 DE OCTUBRE DE 1892.-Entra triunfalmente en Caracas la "Revolucin Legalista" acaudillada por el
general Joaqun Crespo. Con ella hace su primer aparicin en el scenario poltico national (desde los das de la
"Campaa Admirable") la region andina, representada en esta hora por los conservadores de Mrida y Trujillo, quie-
nes intentan aprovechar para sus fines el prestigio del caudillo llanero.














































































Don Simn de Bolvar en 1798, en uniform
de Subteniente del Batalln de milicias
disciplinadas del Valle de Aragua, en la
Provincia de Venezuela.






















23 DE MAYO DE 1899.- Alzamiento del general Cipriano Castro, quien al llegar triunfante a Caracas in-
corpora definitivamente su region native al conjunto national, completando de esta manera la geografa poltica y
econmica active del pas, al travs de una bandera afirmativa de justicia que peda clamorosamente "nuevos hom-
bres, nuevos procedimientos, nuevos ideales". Pero los anhelos que traa en su aventura de caudillo (porque entire
las apetencias de mando venan revueltos deseos de hacer la vida de las gentes del campo ms humana, de mejorar
su triste y desapacible condicin, de inculcar un vivo sentimiento de responsabilidad que hiciera de Venezuela nacin
respetada del extranjero) se vieron entorpecidos por cuantos se dispusieron a medrar a su amparo y, aislndolo de
su pueblo, lo precipitaron por la ruta del despotismo, para acabar ms lugo, traicionado de todos, muy lejos de la
tierra suyo, reemplazada su voluntad por la voluntad de hierro del general Juan Vicente Gmez.



19 DE DICIEMBRE de 1908.-Pronunciamiento del general Juan Vicente Gmez, cuya personal autoridad fu
la nica ley de la Repblica durante el perodo dictatorial ms largo que registrar nuestra historic, autoridad que
solamente termin con su fallecimiento, ocurrido el 17 de diciembre de 1935.



31 DE DICIEMBRE DE 1935.-El Congreso Nacional, convocado a sesiones extraordinarias, elige al general
Eleazar Lpez Contreras como Presidente de la Repblica hasta terminar el perodo constitutional del general Juan
Vicente Gmez.



29 DE ABRIL DE 1936.-Eleccin del general Eleazar Contreras para Presidente Constitucional de la Rep-
blica. Su administracin abre nuevos caminos de justicia a la nacin. Se intent el studio y solucin de los m:
graves problems que pesan sobre el pas. En una palabra: el general Lpez Contreras procur darle al Estado vene-
zolano una fisonoma modern.

e

28 DE ABRIL DE 1941.-Eleccin del general Isaas Medina A. para Presidente Constitucional de la Rep-
blica. Perfecciona el gobierno democrtico iniciado por su antecesor y fruto de esa vocacin poltica son los nuevos
instruments legales como la "Ley de Impuestos sobre la Renta" y el modern estatuto petrolero. En el mensaje de
este ao el Presidente Medina plantea la urgencia de una reform agraria, vieja aspiracin venezolana siempre
defraudada, a cuya solucin se propone abocarse la actual administracin sin demagogias ni apresuramientos,
pero con criterio responsible que permit satisfacer cabalmente el anhelo reivindicatorio de nuestro pueblo.


* .


S CORDERO 0


I O


G.


J U L


F E B R E


























r


*r.


f -1^


Don Sim6n de Bolvar en 1808.









SI NTESIS

Y POL


DE


LA


IT I C A


HISTORIC


DE


VEN E


MILITARY


U EL A


*


CONQUISTA


Y LA


EPOCA


COLONIAL


OS aborgenes que los espaoles "encontraron en
Venezuela estaban todava en una etapa de civilizacin
muy rudimentaria: no tenan calendafio, de los metales
slo trabajaban el oro, vivan semidesudos, sus vivien-
das eran simples bohos y sus. labores agrcolas se limi-
taban a precarios sembrados de maz, yuca y otros
frutos comestibles. ,"
Se agrupaban en tribus, cada una con su gobierno
propio, y este hecho, qu fragmentaba la resistencia al
conquistador, debaQ contribuir .a hacerla ms prolon-
gada; lo que unido al coraje natural de los indios, oblig
a los espaoles a realizar numerosas y cruentas expe-
diciones antes de que pudieran considerarse dueos de
estos territories.
.En 1500 y atrados los conquistadores por la gran
cantidad de perlas que se anunciaba en Cubagua y
Margarita, islas del oriented de Venezuela, fundaron en
Cubagua el primer establecimiento espaol que hubo.
en la Colonia y que lleg a la categora de ciudad con '.
el nombre de Nueva Cdiz, aunque desapareci, sin-
embargo, medio siglo despus.
La conquista de Occidente di lugar entire otros
episodios al establecimiento en Coro de unos-comercian-
tes alemanes -los Ehinger o Alfinger y los "Belzares"
o Welser- que en 1528 obtuvieron del Emperador Car-
los V la concesin de "descubrir, conquistar y7-poblar"
la costa comprendida entire el Cabo de la Vela y Ma-
racapana, con la obligacin de fundar dos poblaciones,
construir tres fortalezas y traer 50 mineros. No cum-
plieron los alemanes ninguna de estas condiciones y
28 aos despus de haber obtenido los privilegios que
les atribuy Carlos V, los perdieron definitivamente, en
1556. De manera que la importancia que se le ha que-
rido dar en nuestros das a aquella pretendida "domi-
nacin" alemana en Venezuela slo puede atribuirse
a prejuicios actuales aplicados anacrnicamente a un
hecho relativamente superficial y efmero. Lejos de
dedicarse "los alemanes" a algh establecimiento cons-
tructivo y ms o menos permanent, slo se distinguieron,
junto con los espaoles que a veces los acompaaron y
o veces les disputaban el todava muy inseguro botn,
o expediciones en busca del mtico Dorado.


De estas expediciones no puede dejar de mencio-
narse la de Federmann, quien marchando por Carora,
-Barquisimeto.y1, el ri Meta, .traspasa lugo los Andes
y llega a la altiplanicie de Bogot, donde se encuentra
inesperadamente .con Gonzalo Ximnez de Quesada, que
vena de la .Costa de Santa Marta, y Benalczar, que
llegaba de Quito...
La conquista del Centro di ocasin a la fundacin
.de Caracas en 1567, y el Gobernador Pimentel fij en
ella la capital :de la Provincia de Venezuela en 1576,
dunque la ciudad slo tena para entonces 2.000 ha-
bitantes.
Debe observarse que a pesar de la extrema pobreza
de estos primeros establecimientos y de la inseguridad
a que los reduca la lucha contra los indgenas, tam-
bin desde ese moment comenzaron a funcionar cier-
tas instituciones legales espaolas que tendrn gran
importancia en la' vida de la Colonia, como base espi-
ritual y jurdica de nuestra future nacionalidad.
Entre esas instituciones debe contarse en primer
trmino la de los Ayuntamientos, y ya en 1586 encon-
tramos un primer episodio de la fuerza que tomar en
ellos el naciente nacionalismo de los criollos y la tradi-
cin de gobierno propio y deliberativo que sirvi ms
tarde de punto de partida para nuestra emancipacin.
Empeado en ese ao el Gobernador Rojas en usurpar
al Cabildo de Caraballeda el nombramiento de los Al-
caldes, a que tena derecho, "se hicieron representa-
ciones que no fueron escuchadas, dice Depons, pero esto
no impidi que en la poca ordinaria de la eleccin se
procediese segn el uso a la de los Alcaldes. Los que
el Gobernador haba nombrado se presentaron, pero no
fueron recibidos. El abuso del poder haba levantado
de tal manera a estos hombres celosos de sus prerroga-
tivas que se manifestaron resueltos a desafiarlo todo
para sostenerlas. Por su parte, el Gobernador, irritado
por tal actitud, agreg a la primera injusticia otra ms
grande todava, y tuvo la temeridad de ordenar el arres-
to de .cuatro Regidores que encerr en calabozos por
haber llenado dignamente los deberes de su cargo. Los
habitantes de Caraballeda consideraron esta injuria co-
mo hecha a cada uno de ellos. Todos tomaron la laudable
resolucin de abandonar una ciudad donde la Ley haba


LA


5




































































Don Sim6n de Bolivar en Londres, 1810.
































recibido un ultraje tan criminal: todos se retiraron -o
Valencia y a Caracas. La ciudad no fue desde entonces
sino guarida de reptiles y aves de rapia. Entre tanto
el Rey, conforme al sistema que el Gobierno se haba
impuesto de reprimir las violaciones de la Ley, censure
la conduct del Gobernador y le infligi penas conside-
radas suficientes para que sus sucesores en el Gobierno
se abstuvieran de cometer nuevos atentados contra los
derechos de los vasallos del Rey. Los Regidores fueron
puestos en libertad y obtuvieron todas las.satisfacciones
que razonablemente se les poda dar. Se invit,. a los
habitantes de Caraballeda para que volviesen a sus ho-
gares, pero ninguno de ellos hizo caso a la invitacin.
Respondieron que no habitaran jams un pas que les
recordara sin cesar la ofensa que haban recibido". (1)
En otros casos, la protest del Ayuntamiento lleg
hasta la deposicin violent del Capitn General, como
sucedi en 1623 con Diego Gil de la Sierpe, a quien los
cabildantes remitieron preso a Espaa. "Con este inci-
dente, comenta D. Luis Alberto Sucre, principi a ma-
nifestarse el sentimiento de nacionalcidcd criolla, irro-
g6ndose el Cabildo, en resguardo de los. intereses de los
naturales, facultades que no tena, dando con esto prin-
cipio a las famosas competencias entire los Gobernadores
y el Ayuntamiento de Caracas, tan mal calificadas de
pueriles discusiones de una sociedad ociosa, porque no
se ha visto en ellas sino las manifestaciones exteriores,
las disputes entire dos poderes por el sitio de un asiento,
o el derecho de usar paraguas, y no el fondo de la
idea que las inspiraba.
"Las competencias fueron desde su principio provo-
cadas por el sentimiento de nacionalidad, sentimiento
para entonces latente, idea en embrin, sin forma de-
terminada, pero que comenzaba a manifestarse estable-
ciendo la lucha entire el Ayuntamiento representante de
los naturales, y los otros poderes, ms o menos extraos
a la nacionalidad". (2)
En 1728 el Rey de Espaa concede. el monopolio.
del comercio venezolano a la "Compaa Guizpuzcoa-
no", lo cual, a ms de los intereses materials que per-
judicaba, alarm a los criollos por la preponderancia
econmica y poltica que conceda al element peninsular.
La reaccin de Venezuela fue una oposicin unnirhe,
que se hizo sentir hasta en los pueblos ms pequeos;
en uno de stos, Panaquire, sublvase el Capitn po-
blador Juan Francisco de Len, Caracas lo estimula

(1) Francisco Depons, "Viaje a la parte oriental de Tierra Firme",
Pg. 53. El autor fu Agente del Gobierno francs en Caracas desde
1801 a 1804 y su obra es, por lo sagaz e imparcial, un studio valiosisimo
de la Colonia.
(2) D. Luis Alberto Sucre, "Gobernadores y Capitanes Generales de
Venezuela", Pg. 119. Son tambin muy notables los trabajos de D. Vctor
Andrs Belande sobre ese patriotism americano anterior a la independencia.


clandestinamente, y cuando fracasa ese primer rebelde
y la Compaa cree atemorizar a los descontentos de-
nunciando su complicidad, la oligarqua caraquea se
pone por el contrario al frente de la protest, levant
un agresivo expediente contra la Compaa y los Ca-
pitanes Generales que la haban favorecido y echa por
tierra el monopolio. (1)
Tan amenazadora lleg a ser la actitud de la Pro-
vincia, qu en 1780 el Intendente de ella D. Jos de Aba-
los, le escriba sin ambages al Secretario de Estado- en
el Despacho Universal de las Indias: "El nombre del Rey,
el de sus Ministros y todos los Espaoles, se oye por
estos Patricios con el mayor tedio, aversin y desafecto,
solamente por la permanencia de la Compaa siendo
este el pecado origl. que contemplan como principio
radical de sus males".

"El encono-y tono doloroso con q. se lamentan se
hace mayor cada da y si S. M. no les concede o dilate
el libre comercio sobre q. suspiran, no puede contar
sobre la fidelidad de estos vasallos pues a cualquiera
insinuacin y auxilios que les amaguen los enemigos de
la Corona prestarn sus odos y corazones y ser im-
posible'o muy difcil el remedio".
"No es este .un vaticinio vano sino pronstico de
un conocimiento inmediato de la tierra (2)
Por otra parte, los Cabildos de Venezuela adqui-
rieron otra prerrogativa peculiar muy important que
arranca del Gobernador Arias de Villacinda, el cual en
1556 orden en su testamento que, -a su muerte y en
lugar de su Teniente General, gobernaran los Alcaldes
Ordinarios durante la vacant, cada uno en su jurisdic-
cin; privilegio que fu confirmado por el Rey con el
carcter de permanent, en 1560, a peticin del Con-
quistador D. Sancho Briceo, nombrado Procurador ante
la Corte por las ciudades y villas de la Provincia de
Venezuela. En : 1675, habiendo muerto el Gobernador
Fancisco Dvila Orejn, la Audiencia de Santo Domingo,
"de quien dependa Venezuela en lo judicial, envi de
Gobernador interino a su oidor Juan de Padilla Guardiola
y Guzmn; pero los Alaldes caraqueos Manuel Felipe
de Tovar y Domingo Galindo Zayas, apoyados por todo
el Cabildo, se negaron a recibirlo, alegando que la Au-
diencia no tena ya autoridad para hacer tales nombra-
mientos. Y a fin de aclarar ms el punto, el Ayunta-
miento comision a Espaa al Regidor Juan de Areche-

(11 Vase "Boletn del Archivo Nacional", de Caracas, Nos. del 50
al 55, Scciones "Diversos" y "Compaa Guizouzcoana", y el No 85 en
el cual se recoge y estudia toda la documentacin relative a la oposicin
de Caracas y Maracaibo a la Compaa Guizpuzcoana.
(2) Archivo Nacional, Seccin de "Intendencia de Ejrcito y Real
Hacienda". Tomo IX, folio 109.





















































































Su Excelencia en 1828.


























derra, quien obtuvo la real cdula de 18 de septiembre
de 1676, en virtud de la cual siempre que hubiese va- -
cante en el Gobierno lo ejerceran en toda la provincia
los alcaldes de Caracas, sin que la Audiencia de Santo
Domingo pudiese nombrar Gobernadores interinos. Pri- -
vilegio que conservaron hasta fines del siglo XVIII"..(1)
Lo perdieron precisamente por el celo que mostra-
ron en defenderlo, pues, como observa el mismq Depons,
"difcil era que tal victoria no llevara al Cabildo de
Caracas a excess muy perjudiciales a la accin de la
autoridad superior. La ley que en casos de vacante pona
en sus manos las riendas del Gobierno, le foment el.
deseo de arrancarlas a quien las tena". Y el Padre Blas-
Joseph Terrero, cronista de fines del siglo XVIII, al co-
mentar en su "Teatro de Venezuela y Caracs" la de-
posicin del Gobernador D. Lope Carrillo, dice que lle-
garon a ser "demasiadamente diestros los Alcaldes en
el asunto de apear Gobernadores".
Por otra parte, si bien los Ayuntamientos fueron'
casi siempre el centro de esa actividad-nacionalista y el
mejor amparo del valor cvico y del espritu legalista,
con que los venezolanos la llevaban adelante, no deja
de manifestarse en todas las otras instituciones regiona-
les y en la actitud constant de los "mantuanos" crio-
llos frente a los peninsulares. Hasta la Real Audiencia
se incorpora a esa tradicin y no la abandon lm6s farde,
ni siquiera en los das de la guerra a .muerte:- Monte-
verde viol la capitulacin convenida con Miranda cuan-
do se perdi la primera Repblica en Venezuela, pero
la Real Audiencia la hizo respetar sistemticamente, para
absolver a todos los reos a quienes poda aplicarse (2);
y cuando en 1814, el pas devastado por Boves y sus
subalternos se abandon como un cuerpo exange, la
Real Audiencia da frente a la autoridad discrecional que
la guerra haba concedido a los Jefes Militares e in-
tenta "proceder de oficio a indagar las muertes injustas
que se han cometido y la dilapidacin que se ha hecho
de los bienes secuestrados". (3)

(1) Gil Fortoul, op. cit., tomo 19, pg. 80.
(2) "Causas de Infidencia". Archivo Nacional, Caracas; -bidem ,
(3) "Real Cdula a la Audiencia de Caracas sobre lo 'resuelto con
motivo de su representacin relative a la arbitrariedad con quie' se mainejan
los Jefes Militares en aquella Provincia". Archivo Nacional'. de Caracas,
"Reales Cdulas", tomo IX, folio 93.


L A


I N D E P


Sl consideramos la Colonia como una etapa active
en la formacin de nuestra nacionalidad, y no como una
poca de rutina e ignominia que deba ser cortada brus-
camente por el "fiat" de la emancipacinor tar'bin'de-
bemos aplicar un criterio consecuente al juicio sobre los
movimientos precursores de la independenciia,'y tenemos
que sealar como el primero de todos la oposicin, ya
mencionada, a la Compaa Guizpuzcoana.


Seguir'durante los das coloniales esa formacin del
future espritu republican de nuestro pas, aunque sea
en forma incomplete como lo he hecho, creo que es la
mejor sntesis histrica que se puede hacer sobre la
Colonia. Represent lo que nos qued de sta, en parte
-por obra de las instituciones peninsulares y much ms
como mrito del propio espritu vernculo, y echa por
tierra la leyenda negra que se empea en no ver sino
ignorancia y fanatismo durante la dominacin espaola,
y juzga que el .caudillismo que surgi como un sub-
producto transitorio de la guerra, represent en realidad
nuestra constitucin positive y la nica forma de go-
bierno -discrecional y represivo- a que pueden aspirar
estos pueblos hispanoamericanos.
El examen de los episodios narrados, y de muchos
otros que podran alinearse en el mismo sentido, nos
present un punto'de partida muy diferente para juzgar
sobre la madurez de nuestra nacionalidad, aun antes
de que ella se manifestara en el acontecimiento poltico
de la emancipacin triunfante.
As flo consider tambin otro extranjero sagaz. El
capitn britnico Beaver, comandante de la "Acasta",
fu enviado por sus superiores a Venezuela en 1808, a
fin de que informase sobre el estado de nimo que
poda observarse en la Colonia y de la reaccin que ma-
nifestara a los sucesos de Bayona del mismo ao. Y
el, Capitn Beaver informa: "Creo poder aventurarme
a decir que son (los criollos) leales en extremo y apa-
sionadamente adictos a la rama espaola de la casa de
Borbn; y que mientras haya alguna probabilidad de la
vuelta de Fernando Vil a Madrid, permanecern unidos
a su madre Patria. Pero si aquello no sucediere pronto,
creo poder afirmar, con igual certidumbre, que se da-
clararn independientes por s propios....
". ... .Estos habitantes no son de ningn modo aque-
lla aza indolente y degenerada que encontramos en la
misma latitud de Oriente: antes parecen tener todo el
vigor intellectual y energa de carcter que se han con-
siderddo generalmente como distintivo de los habitantes
de regiones-ms septentrionales". (1)

(1). Archivos del Gobierno Ingls. Admiralty Leeward Islands. 1808.
N9 3291 "Citado por Gil Fortoul, "Historia Constitucional de Venezuela",
pgina 148.'. ,


E N


D E N C A


Casi todos nuestros historiadores han estudiado esa
oposicin fnicamente en su episodio ms aparente: la
sublev\cin del Capitn Juan Francisco de Len contra
la Corh~da entire los aos 1749 y 1752, y por eso le
han negado .la trascendencia de un primer movimiento
emancipador. Pero much ms interesante es conside-
rar la oposicin cvica de los Cabildos de Caracas y de
Maracibo, 0ue en el mismo sentido se prolong durante










































































Doa Manuela Senz de Thorne, segn
reconstruccin basada en la antigua
miniature de Espinosa y en el leo del
Dr. Dario Gutirrez, existente en Bogot.


























casi medio siglo, desde los "autos que en 1733 (a los
cinco aos de haberse fundado la Compaa) comen-
zaron a seguir D. Domingo Galindo y D. Manuel Blanco,
con poder de la Capital, sobre los perjuicios que causaba
dicha Compaa a esta Provincia", hasta las ltimas
representaciones que en 1780 hicieron los Cabildos de
Caracas y Maracaibo y que dieron lugar a la opinion del
Intendente Abalos, ya citada, sobre el "tedio, aversin
y desafecto" que inspiraba en la Colonia "el nombre
del Rey, el de sus Ministros y todos los espaoles. ... ".
Este profundo fondo social es lo que explica por
qu, segn los propios jueces del process contra Len, ese
movimiento dej a toda la Provincia "alborotada y li-
bertosa", y el audaz requerimiento de Nicols de Len,
hijo del Capitn D. Juan Francisco, en carta a uno de
sus adeptos: "Pues Ila be Vmd. q. nos toca de obliga-
cin el defender nuestra patria por q. si no la defende-
mos seremos esclabos de todos ellos".
"Ellos", expresin de repulsaoagresiva, en la cual
est ya en evidencia el "nosotros'", la conciencia de la
nacionalidad, "nuestra patria" qu el hijo de Len ex-
plcitamente seala. (1)
En 1795 aparece en Coro la primera conjuracin en
que se habla especficamente de proclamar la Repblica,
o "ley de los franceses". Estuvo dirigida por un zambo
libre llamado Jos Leonardo Chirinos y figuraron en ella
muchos otros pardos, pero no parece haber tenido el
carcter racial que algunos han querido darle.
Fracasada esa tentative, sus dirigentes fueron cas-
tigados atrozmente "sin ms process que el de la voz",
y ejecutados a "golpe de pistola" o a "golpe de cu-
chillo'.
No obstante ese fracaso, a los dos aos, en 1797,
se fragua en Caracas un movimiento much ms impor-
tante, cuyos Jefes, Manuel Gual y Jos Mara Espaa,
eran ambos Capitanes del Batalln Veterano y personas
de significacin social. Comenz esta conspiracin por
la fuga de unos reos polticos que de Espaa haban
sido remitidos a La Guaira y uno de ellos, Juan Bautista
Picornell, hizo imprimir despus en la Guadalupe los
"Derechos del hombre y del ciudadano", probablemente
de la traduccin del granadino Antonio Nario.
Son muy interesantes las "Ordenanzas" que haban
preparado los conjurados. Hablan de "restituir al Pue-
blo Americano su libertad", en lo cual se advierte el
carcter continental que ya tomaba en Venezuela el
movimiento emancipador, y en la expresin restituir se
observa el concept de soberana que nos vena de Fran-
cia. Declaran igualmente dichas ordenanzas "la igualdad
natural" de todos los habitantes de la Provincia, dispo-
nen la abolicin de la esclavitud y del tributo de los
indios, suprimen o rebajan casi todos los impuestos, y
proclaman como colors de la revolucin una escarapela

(1) Gloso, y en parte copio, en este resume el que hice para in-
troduccin de los documents de todo el process, que fu publicado en el
"Boletin del Archivo Nacional de Caracas". No 85.


blanca, azul, amarilla y encarnada, que entire otras
cosas quera simbolizar las cuatro classes de pardos, ne-
gros, blancos e indios, y de la cual salieron los tres colors
que formaron la bandera de Venezuela y ms tarde la
de Colombia y el Ecuador.
Pero lo ms interesante de todo es que Gual haba
estado en correspondencia poltica con Miranda, y as
aparece por primera vez en el scenario americano la
figure del extraordinario apstol caraqueo que, junto
con la brillante posicin que conquist en la Revolucin
Francesa y en Europa, tiene en Amrica la de ser el
inspirador y gua de fados los hombres y movimientos
precursores de la emancipacin.
Fracasada tambin la conspiracin de Gual y Es-
paa, ser el propio Miranda quien encabezar la pr-
xima tentative, bajo la forma de una expedicin armada
que en 1806 intent por dos veces hacerse fuerte en
las costas de Venezuela, una vez por Ocumare y otra
por la Vela de Coro, donde logr desembarcar.
No triunf tampoco este movimiento, aparente-
mente ante la indiferencia de la Colonia; y sin em-
bargo, en 18081y provocada por los acontecimientos de
Bayona, vuelvea soliviantarse la Provincia y nace la idea
de un gobierno autnomo. Desde luego, bajo el lema
de fidelidad a la Casa de Borbn, pero con la direccin
.de una Junta venezolana en "que por primera vez se le
reconoce al pueblo el derecho de tomar parte en el Go-
bierno". (Gil Fortoul, ob. cit., pg. 153).
Por diferentes razones ese proyecto no tuvo entonces
el xito deseado, pero ser el que en 1810 triunfe al
fin, dando lugar el 19 de abril de ese mismo ao a la
"Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fer-
nando Vil", la cual el 27 de ese mismo mes y ao se
dirigi a los Ayuntamientos de todas las capitals ame-
ricanas exhortndoles "a contribuir a la grande obra de
la confederacin americana espaola".
Ya se ve por este paso que la Junta tena muy poco
de conservadora al estilo de Fernando Vil. Desde luego,
las autoridades espaolas haban sido depuestas y los
dirigentes del movimiento saban muy bien que se tra-
taba de una verdadera revolucin.

Los sucesos siguieron, pues, una march acelerada
y el 2 de marzo del ao siguiente qued instalado el
primer Congreso venezolano, que el 5 de julio de 1811
declar la independencia absolute de Venezuela.
Diversas causes deban contribuir al fracaso de la
naciente Repblica: el desconcierto del pueblo despus
de las primeras manifestaciones de entusiasmo, la pe-
nuria del gobierno, la reaccin de much grupos sociales
interesados y de algunas poblaciones arraigadamente
conservadoras, y, finalmente, el terremoto que en el cen-
tro del pas destruy numerosas poblaciones el 26 de
marzo de 1812, fueron las circunstancias que hicieron
possible el triunfo de una. dbil expedicin armada que
e! Capitn de Fragata Domingo de Monteverde condujo
desde Coro a Caracas para restablecer el gobierno mo-
nrquico espaol.
















































































El Mirador. (Rincn de la Quinta de Bolvar
en Bogot).























En vano los republicans confiaron a Miranda, en
los ltimos meses, la dictadura military. Las condiciones
de .la Repblica la hacan ya insostenible, el propio
Bolvar haba perdido la plaza fuerte de Puerto Cabello,
y al, fin Miranda, de acuerdo con los hombres ms im-
portantes del gobierno, tanto civiles como militares, hubo
de captitular ante Monteverde. De acuerdo con esta ca-
pitulacin nadie podra ser perseguido en su persona o
bienes por las opinions que hubiere seguido y recibiran
pasaporte los que quisieran salir del pas; pero Monte-
verde viol prfidamente lo convenido y hasta el propio
Miranda fue remitido preso a Espaa, donde muri el
14 de julio de 1816 en la prisin de las Siete Torres
del Arsenal de la Carraca.
No debe concluirse este breve recuento de nuestra
primera Repblica sin insistir en el ideal panamericano
que la inspir, y desde este punto de vista debe desta-
carse que segn la Constitucin, sancionada por el Con-
greso el 21 de diciembre de 1811, el Supremo Poder
Ejecutivo, que se confiaba a un triunvirato, podra ser
ejercido por cualquier individuo oriundo del "Continente
Colombiano" (o sea la denominacin que haba creado
Miranda) y hasta por los nacidos en Espaa o Islas Ca-
narias, bajo ciertas condiciones. Y a la vez que la misma
Constitucin impona su inviolabilidad, prometa "alterar
y mudar en cualquier tiempo estas resoluciones, con-
forme a la mayora de los Pueblos de Colombia (la Am-
rica espaola) que quieran reunirse en uri cuerpo na-
cional . ".
Ms tarde el ideal panamericano se atribuir casi
exclusivamente a Bolvar; pero tambin sus enemigos
se aprovecharn de la hegemona americana que el
Libertador haba adquirido y que Venezuela, y la Gran
Colombia toda, sostenan con la gloria de sus armas,
para insinuar que aquel ideal podra inclur ambiciones
personales o regionalistas. Si,. por el contrario, vemos
que el panamericanismo adquiere por primera vez en-Mi-
randa los caracteres de un apostolado, y que en 1811 es-
ya en Venezuela un sentimiento colectivo tan fuerte que
le inspira el propsito de confiar su primera Magistra-
tura a cualquier nativo de Amrica, ese propsito se
destaca con la pureza y el espritu de universalidad (por-
que universalidad era su contenido) que realmente
tuvo, pues en 1811 nada auguraba todava a Venezuela
el predominio continental que ms adelante le di el
Libertador.
El desastre de 1812 y las persecuciones a que se
entreg Monteverde no hicieron sino enardecer el pa-
triotismo de los venezolanos y darle a la idea de eman-
cipacin el contenido pasional que no haba tenido. En
el propio ao siguiente deba recomenzar, pues, la gue-
rra en territorio venezolano, a la vez por Oriente y por
Occidente, y ya no terminar sino con la expulsion de
los espaoles de todo el continent americano.
Los innumerables episodios de esta larga contienda
apenas podremos researlos en forma muy suscinta, as:
1813.-El 12 de enero los republicans orientales,
mandados por el entonces Coronel Santiago Mario, ocu-
pan la plaza de Gira. Acompaan a Mario los hermanos
Jos Francisco y Bernardo Bermdez, Manuel Piar, Jos
Tadeo Monagas, el Comandante Jos Rafael Guevara
y otros; se baten en Irapa, Maturn, Los Magueyes,
Aragua de Maturn, Morichal Largo, Pampatar y en


innumerables escaramuzas y otros encuentros. Final-
mente derrota Mario a Antoaza en Cuman el 2 de
agosto y toma la plaza. Por el Occidente haba invadido
el Doctor y. Coronel Antonio Nicols Briceo, quien pro-
clama la guerra a muerte, pero derrotado en Guasdalito
el 15 de mayo, fue ajusticiado. Finalmente Bolvar, quien
haba pasado a la Nueva Granada y que ya se destacaba
como un conquistador fulgurante, invade a su vez, tam-
bin por occidente, acompaado por Rafael Urdaneta,
Jos Flix Rivas y los oficiales granadinos Atanasio Gi-
rardot y Antonio Ricaurte. Triunfa esta expedicin el
19 de julio en el "Desembocadero del Ro Guanare", el
2 de julio en Niquitao (Trujillo), el 22 de julio en los
Horcones (Barquisimeto), derrota personalmente Bolvar
a los realistas en Taguanes (Carabobo) el 31 de julio,
y entra triunfante en la Capital. En Mrida, el 22 de
julio, recibi Bolvar el ttulo de Libertador, que el 14
del mismo ao le fue confirmado por la Municipalidad
de Caracas.
Prosigue, sin embargo la guerra, tanto por la re-
sistencia de los realistas en Puerto Cabello, como por
los innumerables guerrilleros, espaoles y criollos, que
enarbolan el estandarte real, y no menos de treinta ac-
ciones de guerra tienen que library los patriots antes
de finalizar el ao.
1814.-En este ao la guerra otorga variada suerte
para uno y otro bando durante los primeros meses. En
el campo realista se destacan los Coroneles Jos Miguel
Salomn, Jos Ynez y Jos Ceballos, los Comandantes
Remigio Ramos y Francisco Toms Morales, y el sangui-
nario Rosete. Era Capitn General, por Espaa, el Ge-
neral Juan Manuel de Cagigal; pero por encima de esta
autoridad, y superando a todos en acometividad, en pres-
tigio y en ferocidad, Jos Toms Boves, quien ya se
haba destacado en el ao anterior, cae sobre los patrio-
tas, los agota y destruye. Bolvar, no obstante sus vic-
torias en San Mateo y Carabobo, y los triunfos de Rivas,
Urdaneta, Mario, Villapol y muchos otros, se ve obli-
gado por fin a abandonar a Caracas, que es ocupada
por Boves. Se retiran a Oriente los patriots y Boves los
persigue y los derrota de nuevo en Aragua de Barcelona.
En Urica, ltimo triunfo del feroz asturiano, el 5 de
diciembre, muere por fin este azote de la Repblica.
Entre otros patriots prominentes pierde la Repblica
en ese ao a los hroes granadinos Ricaurte y Girardot,
al sabio Miguel Jos Sanz y al invencible Rivas.
El Brigadier espaol Manuel del Fierro se jacta as
del estado a que haba quedado reducida la Colonia:
"En las ltimas acciones habrn perecido de una y otra
parte ms de 12.000 hombres. Afortunadamente los
ms son criollos, y muy raro espaol. Si fuera possible
arrasar con todo americano, sera lo mejor. Si en las
dems parties de la Amrica se encontraran muchos Bo-
ves, yo le aseguro a usted que se lograran, nuestros
deseos; pues lo que es en Venezuela, poco ha faltado
para verlos realizados, pues, hemos concluido con cuan-
tos se nos han presentado". (1)
1815.-A pesar de lo anterior, el espritu de Vene-
zuela permanece indomable. Urdaneta haba salvado

(1) Citado por Jos Gil Fortoul, "Historia Constitucional de Ve-
nezuela", tomo I, pgina 324.











































A\


Calleja de la antigua Santa F de Bogot.












- i~ i~JS


porte de su ejrcito en una retirada heroica desde el
Centro hasta la Nueva Granada, y Bolvar escap por
Oriente para buscar en el extranjero nuevos recursos.
Los-Monagos, Cedeo, Zaraza y Pez, quien comenzaba
a destacarse, continuaron luchando en el pas como gue-
rrilleros; y los margariteos, que merecieron el ttulo
de neo-espartanos, se haban sublevado por tercera vez
en noviembre del propio ao 14, mandados por Juan
Bautista Arismendi.

Pero la lucha era cada vez ms dura y los patriots
no slo carecan de los alimentos necesarios, de vesti-
dos, etc., sino que hasta sus propias armas no fueron
a veces sino astas de madera con la punta endurecida
al fuego, a falta de hierro, como en la expedicin que
en este ao 15 condujo Monagas sobre Angostura y que
logr atravesar sin barcas el Orinoco y apoderarse de
algunas poblaciones.

Para colmo de males, Fernando Vil, que haba
restablecido en Espaa el gobierno absolute, organize
al mando del Mariscal de Campo D. 'Pablo Morillo una
expedicin de 15.000 hombres para pacificar la Am-
rica del Sur, y es a Venezuela a donde se dirige. En
abril ocup Morillo la isla de Margarita, y pas despus
a Caracas.

1816.-En este ao se cuentan 55 batallas o com-
bates de cierta importancia (1). Los margariteos logran
destrozar la guarnicin espaola de la isla y cantan as
su victoria de Guacuco sobre los tres cuerpos selectos de
la expedicin de Morillo:
Dnde estn los diez mil espaoles
que triunfaron del gran Napolen?
En la playa de Guacuco quedaron
el "Barbastro", "Corona" y "Unin"!
Pez, Monagas y Cedeo obtienen tambin algu-
nas victorias locales. Bolvar, que bajo el amparo de
Petin, Presidente de Hait, haba organizado una ex-
pedicin, desembarca en Margarita y despus en Car-
pano y Ocumare de la Costa. Sufre un revs y se re-
embarca, pero algunos de sus oficiales quedan con fuer-
zas a sotavento de Caracas y obtienen valiosos triunfos
en una campaa hasta Oriente. El general Manuel Piar
obtiene en El Juncal, el 27 de septiembre, una brillante
victoria contra Francisco Toms Morales, el 29 de Bove.s,
y en diciembre, el mismo Jefe patriota pasa el Orinoco
e invade la Guayana.
1817.-Nuevas y numerosas acciones de importan-
cia local. Vuelve a invadir el Libertador por Oriente.
Pez obtiene triunfos en Apure. Morillo intent perso-

(1) Dr. Vicente Dvila. "Acciones de Guerra en Venezuela durante
su Independencia". Folleto. Tipografa Americana. Caracas, 1926.


nalmente conquistar la isla de Margarita y fracasa con
sangrientas prdidas. Piar derrota en San Flix, el 11
de abril, al General realista Miguel de la Torre, y ste
abandon en julio la plaza de Angostura. Los patriots
ocupan y quedan dueos as de toda la Guayana, la
region ms rica para entonces de Venezuela, y que en
adelante dar a los republicans recursos agrcolas y
pecuarios cuantiossimos, para la subsistencia de las
tropas y para obtener armamentos en el extranjero. Poco
despus Bolvar declar a Angostura capital provisoria.

1818.-El acontecimiento ms important de este
ao es la campaa de Bolvar sobre el Centro, acompa-
ado por Pez, quien por primera vez combatir direc-
tamente bajo las rdenes del Libertador. Algunos triun-
fos parecieron augurar que se repetira la campaa
invicta de 1813, pues Bolvar sorprende y arrolla cerca
de Calabozo al Pacificador Morillo, lo persigue, y llega
hasta los valles de Aragua, cerca de Caracas. Pero pier-
de el 16 de marzo la batalla de Semen o La Puerta, no
logra tampoco el triunfo en Ortiz, y, finalmente, es
sorprendido a su vez en Rincn de los Toros por un des-
tacamento realista que logra llegar hasta la propia
tienda de campaa del Libertador; hecho que marca
el fin de la expedicin.

1819.-Despus de tntos aos de reveses, ste
ser el ms glorioso para el Libertador. Con su incan-
sable actividad haba logrado reorganizar totalmente el
ejrcito" republican, para el cual adquiere, adems,
armas y vestuario en el extranjero. El 15 de febrero
obtiene que se rena en Angostura el Congreso que
desde" el ao anterior haba convocado, y, como dice Gil
Fortoul, el mensaje que present en esa ocasin "ms
que discurso puramente poltico es como disertacin filo-
sfica de mxima importancia as por su forma cuanto
por' la variedad y riqueza de su fondo". Nombra el
Congress a Bolvar Presidente de la Repblica, pero el
Libertador encarga del Poder Ejecutivo al granadino
Francisco Antonio Zea, que era el Vice-Presidente, v
sale de nuevo a campaa.

Esta vez atraviesa los Andes, cae sobre los realistas
de Nueva Granada, y con los triunfos de Gmeza, Pan-
tano de Vargas y Boyac Z7 de agosto) destruye el ejr-
cito espaol, y ocupa a Bogot. Santander, que lo ha-
ba acompaado desde Casanare, queda como Vice-
Presidente de las provincias neo-granadinas libres y Bo-
lvar regresa a Venezuela.
Bajo su inspiracin, el 17 de diciembre, declara
el Congress de Angostura la unin de Venezuela y el
antiguo Virreinato de. Nueva Granada y sanciona la
"Ley Fundamental de la Repblica de Colombia". Tal
es el nombre que recibe el nuevo Estado y se divide en
tres grandes Departamentos: Venezuela, Cundinamarca
y Quito.










































































General Francisco de Miranda, Precursor
de la Epopeya Venezolana.






















JOSE, ANTONIO PAEZ


GOBIERNO


ESPAOL


EN


VENEZUELA


Los aos de 1820 y 21 se caracterizon, respectiva-
mente, por el tratado de regularizacin de la guerra, que
puso fin a la guerra a muerte entire espaoles y ameri-
canos, y la victoria-que el 24 de junio de 1821 obtuvo
el Libertador en Carabobo, y en la cual qued prctica-
mente destruido el poder de los realistas.
Antes de Carabobo various combates dieron el triun-


fo, alternativamente, a uno y otro bando, como si Vene-
zuela hubiera de desangrarse hasta lo ltimo antes de
obtener su independencia; y aunque la mencionada vic-
toria permiti al Libertador ocupar a Caracas, todava
el incansable Morales y otros Jefes realistas prolongaron
la resistencia hasta el 8 de noviembre de 1823 y no me-
nos de 54 acciones de guerra se libraron durante esos
dos aos en territorio venezolano.


VENEZUELA


Y L'A-


INDEPENDENCIA


AMERICANA


Pero la magna obra que durante esos aos (del
21 al 25) cumplen los venezolanos, junto con sus nuevos
compatriots, los neo-granadinos y quiteos, es la de-
finitiva liberacin del Continente, que culmina en Aya-
cucho e'l 9 de diciembre de 1824. Esta victoria de
Sucre deja en poder de los americanos al ltimo Virrey
espaol, 14 generals realistas que hasta entonces se.
haban mantenido victoriosos en el Per, y dstruye los`
restos del ejrcito de 20.000 hombres con que contaba
todava Espaa en el centro del Continente cuando Bo-
lvar fue a buscarlos con los aguerridos batallones de la
Gran Colombia.
Antes de Ayacucho, el 7 de agosto del 24,. haba
obtenido Bolvar el triunfo de Junn, que tuvo la par-
ticularidad de ser el primer encuentro de grandes pro-
porciones, en el Per, entire la caballera realista que
se consideraba invencible y los veterans lanceros co-
lombianos. La victoria de Pichincha, que prcticamente
fue la que liberty al Ecuador, el 24 de mayo de 1822,
habla correspondido a Sucre; y ser tambin un General


venezolano, Bartolom Salom, el que en enero de 1826,
lanzara a los realistas de El Callao, ltimo baluarte
que defendieron en el Continente.
Bolvar hizo un viaje triunfal desde Arequipa hasta
Chuquisaca, donde el 6 de agosto de 1825, y a conse-
cuencia de la victoria de Ayacucho, un Congreso de
Diputados del Alto Per habda decidido erigir a ste en
Estado independiente con el nombre de "Repblica
Bolvar". El Libertador fue aclamado como Jefe Supremo,
autoridad que deleg en Sucre a fin de regresar al Per;
y como el Congreso le pidi que redactase la Ley Fun-
damental del nuevo Estado, remiti desde Lima el pro-
yecto Constitucional. Este document, la Constitucin
que en 1819 propuso al Congreso de Angostura, su
clebre "Carta de Jamaica", de 1816, y el "Manifiesto
de Cartagena", en 1812, son las fuentes ms impor-
tantes de las concepciones sociolgicas y polticas de
Bolvar y le dan puesto prominent entire los ms origi-
nales y sagaces pensadores del Continente.


DiSOLU CION


Y M U E R T


DE


LA GRAN


D EL


Bolvar no regres a Caracas sino en enero de
1827 y en condiciones bien embarazosas, pues vena a
reducir a Pez que se haba rebelado contra las leyes
colombianas.
Desgraciadamente, este hecho no era sino un sn-
toma: profundos intereses y violentas antipatas separa-
ban a los colombianos, y a pesar de que Bolvar logra
por el moment evitar la disgregacin del glorioso Es-


COLOMBIA


LI B E R T A D O R


tado que se deba a sus esfuerzos, el process de disolucin
contina y toma a veces caracteres de verdadera
anarqua.
Sucre, el inmaculado estadista y el mejor estratega
de la Gran Colombia, cae asesinado el 4 de junio de
1830; y el 17 de diciembre del mismo ao muere el
Libertador en Santa Marta.


FIN


DEL








































+


7. *


! 7. .
'--~ -.~


Antonio Jos de Sucre, Gran Mariscal de
Ayacucho.


1 .t,

k ^.,s


























GENERAL. JOSE TADEO MONAGAS


LA


REPUBLICAN


EN


Ya la Gran Colombia no exista, pues tanto Vene-
zuela como el Ecuador haban decidido convocar sus
propios Congresos y organizarse separadamente; la
misma Nueva Granada no demostraba ningn inters por
la unin y el ejrcito y los amigos de Bolvar, impo-
tentes cuando ste viva an, much menos podran sos-
tener despus de la muerte del Libertador el ideal de
grandeza y de equilibrio continental al cual estaba vin-
culada la creacin de Colombia.
En 1829 Venezuela se haba separado, de hecho,
de la Gran Colombia, pero el Congreso Constituyente
no se reuni sino el 6 de mayo de 1830 y la Constitucin
fue promulgada en septiembre del mismo ao.
Estableca una forma de gobierno centro-federal,
con perodo presidential de.4 .aos, elecciones a dos
grados, condiciones de instruccin y de fortune para
poder ser miembro de los Colegios electorales, y dere-
chos civiles y garantas iguales para venezolanos y ex-
tranjeros.
El 2 de enero de 1831 fue elegido Pez para el
perodo que deba terminar en 1835, y su actuacin la
juzga as el doctor Gil Fortoul en su "Historia Consti-
tucional de Venezuela":
"Revel Pez no escasa habilidad poltica, agru-
pando en torno suyo a los hombres ms influyentes de.
la Oligarqua, tanto civiles como militares. Logr que
stos respetasen sin reserves su autoridad y disip el
temor que a menudo tuvieron los otros de ver sobrepuesto
el prestigio del guerrero a la .eficiencia de las leyes.
Por instinto, antes que por reflexin, tenda a desem-
pear el papel de ciertos reyes constitucionales, pre-
firiendo ejercer solamente las funciones de aparato,
mientras no surga algn gran conflict national, y des-
cargando sobre sus Ministros la diaria area gubernativa.
Libr de todo manejo deshonesto la administracin de
rentas, con lo que inspir ciega confianza a la po-
blacin trabajadora, al comercio, a las industries. Y
gracias a su trato expansivo, llano, corts, sin amanera-
miento, encaden a su persona la simpata de todas
las classes sociales, aun de la ms alta; a tal punto que
convirti en tolerancia afectuosa la censura que pudie-
ran merecer algunos aspects de su vida privada".
Hasta 1848 puede contarse ese predominio poltico
de Pez, tanto por haber ejercido la Presidencia en el
perodo mencionado y en el de 1839-43, como por el
hecho de que el General Soublette, quien fue Vice-
Presidente encargado del Ejecutivo durante el bienio
1837-39 y Presidente Constitucional en el perodo del
43 al 47, acataba ese predominio de Pez, aunque- sin
dejar de ser eminente y probo estadista con personalidad


VENEZUELA


DESDE


1830


propia y, a la vez, consejero del caudillo llanero cuando
ste era Presidente.
Pero, por otra parte, no creemos que el equilibrio
que Pez mantuvo entire los militares y los civilistas
tuviera ese desinters que algunos le atribuyen, ni me-
nos que se pueda decir que fu l quien "libr de
manejos deshonestos la administracin de rentas".
Gran parte de ese poder moderador debe atribuirse
a las fuerzas mismas de nuestra sociedad civil, que no
haba llegado todava a la depauperacin y al desaliento
que despus le abrieron camino llano al caudillismo.
Y la propia contemporizacin de Pez con esa sociedad,
si bien lo honra en muchos aspects, era imposicin
tambin de la fuerza moral y poltica que ella posea,
como lo prueba el hecho de que cuando el mismo Pez
la encuentra despus sin esos atributos (en 1861) no
vacilar en supeditarla bajo su dictadura personal.
Como sucesos importantes de esa poca deben se-
alarse el triunfo que en 1834 obtuvieron los civilistas
con la eleccin a la Presidencia del eminente cientfico
Dr. Jos Vargas, el cual no pudo sin embargo sostenerse
en el solio presidential, y la fundacin en 1840 del
Partido Liberal.
Este ltimo acontecimiento, aunque inevitable den-
tro del juego normal de las democracies y muy loable
por algunos de los propsitos que lo inspiraban, tuvo,
no obstante, a mi juicio, consecuencias funestas. Y fueron
que, dividiendo en dos partidos las escasas fuerzas que
la sociedad civil poda enfrentar a los caudillos, deba
facilitar ulteriormente el absolutismo de stos. Tanto
ms cuanto que cada partido quiso despus aduearse
de un Jefe militar- el conservador de Pez, y de Mo-
nagas los liberales- pero en esa alianza leonina muy
pronto se invirtieron los trminos y desde el ao 47 en
adelante, con breves excepciones, los partidos quedan
subordinados a los caudillos y degeneran cada da ms
en camarillas personales, tanto ms dbiles cuanto ms
rencorosas y violentas se muestran entire s.
Esto es muy de tenerse en cuenta, pues si bien
ninguno de los dos partidos -liberal y conservador-
lleg a encarnar un contenido doctrinario que corres-
pondiese a esas denominaciones, s representaron ambos,
en los primeros aos de la Repblica, verdaderas fuerzas
autnomas y aspiraciones colectivos legtimas, mientras
que de mediados del siglo pasado en adelante -con
breves lapsos de excepcin, repito- no figurarn en la
vida poltica sino como pantallas del caudillo en turno
que los seorea. A su vez, los hombres del valimiento
intrnseco, de capacidad y rectitud, que en cada genera-










































4N,

~, ~.


/


General Jos Antonio Pez.



























GENERAL JOAQL)N CRESPO


cin apuntan, se ven obligados a desdibujarse dentro -
de esos grupos incondicionales, o apartarse a la vida
privada. Que si alguna vez los va a buscar en sta el
capricho del gendarme, no ser sino para utilizarlos en
una funcin anloga a la de los "partidos": salvar
perodos de difcil transicin o cohonestar con ajenas
palabras de desinters sus mezquinos manejos.
La primera consecuencia de la debilidad social que,
hemos querido explicar, fue el nepotismo que.el General
Jos Tadeo Monagas logr sostener desde el 47 hasta
el 68, bajo la forma de sucesivos perodos presidenciales
para l, (47 al 51) para su hermano Jos Gregorio (51
al 55) y de nuevo para l en 1855.
Antes de terminar este ltimo perodo ya la desazn
de Monagos por seguir en el poder no' poda contenerse,
y as es que en 1857 hace reformar la:'Constitucin:
el perodo presidential se eleva a seis aos y-se supreme
el artculo 108 de la Constitucin anterior,. que proFii
ba la reeleccin inmediata del Presidente de la Re-
pblica.
Era demasiado. Esos ltimos abusos, el estado de
irritacin y de malestar econmico en que se: encon-
traba el pas y la reaccin personal de vergenza que.
ya haba apartado del gobierno a casi todos los polticos
moralmente responsables, incluso los liberalss, provo-
caron por fin en marzo del 58 una revolucin que por
su aceptacin casi unnime tuvo los caracteres de un
golpe de Estado, y Monagos se vi6 obligado a renunciar.
De la "dinasta Monagos" pueden citarse con elo-
gio dos medidas: la supresin de la pena de muerte por
delitos polticos (1849) y la abolicin de la esclavitud.
(1854). Pero en cuanto al estado general del pas, el
Obispo Mariano de Talavera lo pinta as en una impre-
cacin ante el propio Jos Tadeo Monagos:
"Parece, Seor, que los males fsicos, morales y
politicos se han confederado para oprimir esta desgra-
ciada Repblica. Caresta de las subsistencias por causes
bien conocidas; lamentable atraso de la agriculture por
motivos que vos sabis; amargo malestar, y ms amargo
porvenir de las families; reclamaciones casi amenaza-
doras de algunas potencias extranjeras; enfermedades y
epidemias que han diezmado y aun quintado algunas
poblaciones; ausencia absolute de toda polica preser-
vadora del contagio; sacudimientos de la tierra, que
obedeciendo las leyes inmutables de la creacin, han
arrastrado a la tumba centenares de vctimas; silencio
sepulcral de la prensa, nica lengua legal de los pueblos
para emitir sus quejas; un erario exhaust que no puede
satisfacer las justas exigencias de los servidores de la
patria; una deudo inmensn que gravitar sobre diez
generaciones; el agio llevado hasta el escndalo; la
justicia envilecida; las garantas violadas; amenazas de
muerte a porciones indefinidas de la sociedad; robos


.-sacrlegos, y asesinatos nocturnos por manos ignoradas;
disenciones civiles, opinions encontradas, odios rec-
procos; partidos enconados que esquivan toda reconci-
liacin; ciudadanos y militares que por aberraciones po-
lticas estn en playas lejanas, comiendo un pan de
lgrimas en cambio del pan que en mejores tiempos
ganaron con su sangre; y lo que ms contrista las almas
sensible, una de las mayores desventuras de la primera
culpa,- la guerra entire hermanos, que ha trado estos
deplorablescombates fratricidas que han hecho gemir
la humanidad. .".
Bien se comprende que con ese fondo de desorga-
nizacin social muy pocas probabilidades tendra cual-
quier gobierno .o revolucin de darle estabilidad al
pas,, una vez derrocados los Monagos.
En vano la Repblica parece hacer un supremo
esfuerzo y vuelven a la escena poltica, ya en los ga-
binetes ya. en -una gran Convencin Nacional que se
reuni en Valencia en 1858, los hombres ms capaces
y .ns probos entire los que realmente pudieron haber
..fundado el poder civil en Venezuela. Los diferentes
'esfuerzos de reorganizacin se estrellan todos ante una
sola causa que toma aspects multiformes, y es que
esos hombres ya no podrn ser los verdaderos dirigentes
del pas, porque se encuentran desorientados y divi-
didos; mientras los caudillos, por su parte, no se dejarn
regular: les basta ahora con simples rtulos partidistas
que sus polticos-amanuenses se encargarn de alargar,
recortar o cambiar, segn las conveniencias circuns-
tanciales.
El gobierno que haba establecido el General Julin
Castro, principal ejecutante de la Revolucin de Marzo,
no logra, pues, ni arraigo popular ni siquiera una verda-
dera alianza de los partidos; Castro se muestra prfido
y dbil, a la vez, y un cuartelazo ocurrido en Caracas el
2 de agosto del 59 lo echa por tierra.
El orden constitutional se conserve, porque des-
pus de algunas negociaciones entran sucesivamente a
ejercer el poder Don Pedro Gual, como Designado, y
Manuel Felipe de Tovar, como Vice-presidente; pero ese
golpe sera-ocasin para ahondar la division latente en
el seno del partido conservador, pues mientras algunos
de sus miembros queran confiarle de nuevo la jefatura
del partido a Pez, otros teman la absorcin persona-
lista que ste iba a ejercer, o lo consideraban demasiado
anciano ya para las difciles circunstancias que se con-
frontaban.
Por otra parte, aunque los liberales momentnea-
mente parecan trabajar en comn con los conservado-
res, "no haban corrido tres meses desde la cada de
Monagos, dice Gil Fortoul, cuando ya una fraccin del
partido liberal, despechada de no obtener en el gobierno
toda la influencia que solicitaba, se di a preparar la























*


<1


Guardia de Honor de Bolvar de 1819 a
1822. El dolmn rojo, con adornos dorados
tena nueve botones. La banda llevaba los
colors nacionales. Los guantes de manopla
y el sombrero eran blancos y sobre el
ltimo se alzaba un penacho tenido por
broche de lucida filigrana y campo rojo.
Toda la Guardia montaba caballos rucios,
pequeos y de fina raza. Sobre la montura
y gualdrapa, esta ltima de color azul,
resaltaba un cuero de jaguar americano.




























GUZMAN BLANCO


contrarrevolucin, sin esperar siquiera a que se efectua-
sen elecciones nacionales"; y en octubre del mismo ao
58 lanza desde las Antillas un program de gobierno
federal, que en realidod no era sino un pretexto para
tomar las armas.

El 20 de febrero de 1859 la ciudad de Coro se
pronuncia por la Federacin y comienza as una guerra
que durar cinco aos. Llegar a ser la ms encarnizada
y ruinosa de las que asolaron a Venezuela despus de
la independencia y "veremos, dice el mismo historiador
citado, que el trmino de Federacin se transform
radicalmente en el cerebro de la gente inculta, hasta
perder su significacin puramente poltica de autonoma
local, para convertirse en bandera de todo gnero de
reivindicaciones democrticas, y en tendencia a una defi-
nitiva igualacin de todas las classes sociales".

Difcilmente podra sostenerse el gobierno ante tan
poderosa transformacin social. A fines de 1859 Tovar
es electo Presidente Constitucional y Gual Vice-presi-
dente; pero Pez, a quien Tovar escoge para la Jefatura
del Ejrcito en 1861, no lucha sino por s mismo; coque-
tea con la revolucin; hostiliza, o permit que se hosti-
lice en su nombre al propio gobierno que le ha confiado
las armas; deja inerme al Presidente y lo obliga a
renunciar en el propio ao 61, y, finalmente, en setiem-
bre del mismo se apodera de la Dictadura. Para este
ltimo golpe a las instituciones haba tenido que arrollar,
no slo al ntegro patricio D. Pedro Gual, Vice-presi-
dente de la Repblica, sino tambin al nuevo Designado
Dr. Angel Quintero que haba sido amigo ntimo y'con-
sejero de Pez durante largos aos.

Tampoco los federales, triunfantes en 1863, logran
estabilizar el gobierno; el General Juan Crisstomo
Falcn, que haba sido su jefe, se retira a la vida pri-
vada, y nuevas luchas incoherentes dividen al pas.
En 1868 parece augurar algunas- esperanzas la fu-
sin de las dos fracciones, liberal y conservadora, en
el gobierno llamado de los "azules". Pero apenas se
mantiene un equilibrio inestable durante dos aos: el
General Antonio Guzmn Blanco promueve una nueva
revolucin y entra triunfante en Caracas en abril de
1870.
Era Guzmn Blanco hijo de Antonio Leocadio Guz-
mn, agresivo poltico que haba figurado desd los
ltimos aos de la Gran Colombia, y que fue en 1840
uno de los ms destacados fundadores del Partido Li-
beral, como director de "El Venezolano", diario de la
agrupacin.
Guzmn Blanco, a su vez, se haba colocado en
primera fila durante la guerra de la federacin, tanto


por su capacidad para organizer las anarquas partidas
a que en algunas ocasiones qued reducido el ejercito
federal, como por sus indiscutibles dotes de carcter y
talent.

Despus del triunfo de los federales lleg a ser
Vice-presidente de la Repblica y busc un entendimiento
personal con el partido conservador, segn se deca
porque aspiraba a ser su jefe. Pero rechazado ciega-
mente por los orgullosos oligarcas, se lanz, como hemos
dicho, contra el gobierno "azul", y una de las rmoras
ms graves en su vida pblica ser despus ese rencor
contra los conservadores, ampliamente correspondido
por stos, y que lo llevar a empecinarse en hacerles
sentir por todos los medios su predominio autocrtico y
al empeo, nada constructive, de "destruirlos hasta como
ncleo social".

Aparte de esa actuacin absorbente, en que su
vanidad lo llev a veces hasta tocar con el ridculo, se
le ha reprochado a Guzmn Blanco manejos poco es-
crupulosos de las finanzas pblicas; pero es indudable
que, a pesar, de estos graves defects, Guzmn Blanco
es el nico caudillo venezolano que lleva al poder una
ambicin superior a la de los simples "gendarmes",
que slo piensan en conservar el mando. Especialmente
en sus propsitos administrativos, demostr miras de
verdadero estadista, no obstante la penuria del gobierno
y las frecuentes guerras civiles que lo asediaron.
Dieciocho aos mantuvo su predominio personal,
ya directamente como Presidente en tres perodos (1870-
77, por lo cual se llam el Septenio; 1879-84, o Quin-
quenio, y 1886-88) o bien porque impona para la Pre-
sidencia alguno de sus amigos; pero tambin es verdad
que durante ese lapso, en varias ocasiones estuvo en
Europa, y en muchas otras tuvo que dejar el poder para
salir a campaa.

En 1888 el Dr. Juan Pablo Rojas Pal ascendi a
la Presidencia; y aunque haba ganado este alto cargo
bajo la tutela de su antecesor, no tard en sacudrsela,
ayudado en gran parte por el propsito que tena Guz-
mn Blanco, y que despus manifest categricamente
ante un intent de aclamacin, de no volver al pas.

El perodo presidential era, segn la Constitucin,
de dos aos. De manera que en 1890 se realizan nuevas
elecciones. Fue favorecido el Dr. Raimundo Andueza
Palacio, que contaba con las simpatas de Rojas Pal,
y a despecho del candidate Dr. Jess Muoz Tbar que
era el que deseaba la mayora del pas.

Al trmino de su perodo, el 92, Andueza Palacio
quiso intentar "el continuismo", que es como se llama







































AA


Hsar de la Guardia de 1819.



























JUAN VICENTE GOMEZ


en Venezuela el intent de permanecer en el poder
contra la clusula legal que prohibe la reeleccin, clu-
sula reiteradamente inscrita en casi todas nuestras
Constituciones y cuya violacin ha sido siempre como
el toque de rebato para las sublevaciones populares.
No sufri excepcin esta regla ante el atropello de An-
dueza y una revolucin acaudillado por el General
Joaqun Crespo lo ech del gobierno el mismo ao 92.

Desde el 92 al 94 ejerci Crespo el poder con ca-
rcter provisional, y del 94 al 98 fue Presidente Consti-


tucional, pues de nuevo el perodo del Ejecutivo haba
sido elevado a cuatro aos.
El 98 fue electo Presidente de la Repblica el Ge-
neral Ignacio Andrade; pero el 22 de octubre de 1899
una nueva revolucin, acaudillada esta vez por el Ge-
neral Cipriano Castro, entr triunfante en Caracas. El
General Castro se mantuvo en el poder hasta 1908, y
en. ese ao, habindose ausentado a Europa y gracias
a una reaccin national que aprovech el Vice-presi-
dente General Juan Vicente Gmez, ste se adue del
gobierno.


U G U S T 0


1 1 A


R E 5







































































Infantera del Batalln Cartagena










LOS JEFES VENEZOLANOS Y LAS GRANDES BATALLAS


DE LA LIBERTAD COMANDADAS POR ELLOS


NOTAS BIOGRAFICAS DE JACINTO FOMBONA PACHANO


Y GUILLERMO HERNANDEZ


DE ALBA


S I M


B O


L I V


Pocas veces ha sido tan sealada la predestinacin
como en el signo estelar de Bolvar. Nada falt a la
grandeza de su destino para cifrar la verdadera trayec-
toria mesinica. Ni siquiera la ingenua fantasa de los
poetas se olvid de intuir el misterio gozoso de la Anun-
ciacin en una rara coincidencia de fechas. Han ob-
servado que, si el 24 de julio de 1783 marca en los
fastos de Bolvar el da de su nacimiento, nueve meses
antes, el 28 de octubre que, por azar corresponde al
onomstico de los Simones, bien pudiera recordarnos la
sosegada visit del Angel a la casona solariega de San
Jacinto.
Desde el instant mismo de la concepcin, Bolvar
asume, as, su carcter de predestinado. Lo providencial
o lo fatal suelen combinar en su vida los trazos irreduc-
tibles de lo que ya estaba dispuesto y escrito. Apenas
llegado al mundo, muy pronto habr de sufrir los rigores
de la ms amarga soledad, con la premature desapari-
cin de sus padres, don Juan Vicente y doa Mara.
La carencia casi absolute de los grandes afectos, que
ensombreci su infancia y enloqueci lugo su juventud,
cuando la muerte de su esposa Teresa, en 1801, lo llevar
a echarse en brazos de la ambicin y de la gloria, ni-
cos amores de Bolvar, tanto en los reveses como en los
xitos. La soledad de otras compaas lo seguir inmutable
hasta el fin; pero aprender a estarse solo como las
cumbres, entire el reiterado abandon de sus semejantes
y la fe que le inspiraba su propia misin.
La de mover montaas y cambiar el curso de los
ros, segn la expresin evanglica, fu la fe de Bolvar.
A esta virtud teologal, ms bien que al genio, ms bien
que a la frrea osada y a la voluntad invencible, debi,
en primer trmino, la poderosa luz de su estrella. Sobran
pasajes en la vida de nuestro hroe, documents del po-
ltico y del escritor, episodios de su accidentada lucha
por la libertad de los pueblos, que testimonien en l esa
fe avasallante del predestinado. Mas necesitse para des-
pertarla y encauzarla por el curso que le correspondi
trazar, el cmulo de circunstancias desoladas que rodea-


ron los primeros aos de Bolvar. Orfandad y viudez de-
terminaron, sin duda, el cambio violent que se oper
en la demarcacin de su rbita. Aunque no naci cier-
tamente Bolvar, como en alguna ocasin se le oy decir,
para desempear la tranquila funcin de Alcalde.
En 1789, ya hurfano, se realize la primera salida
del caballero. Visita Mxico. Y en la carta que de este
pas le dirige a su to y padrino, Pedro Palacios, poco
se vislumbra de cuanto el viajero adolescent significar
ms tarde en la historic de las colonies americanas.
Cuenta sus impresiones de viaje, sencilla y llanamente,
con muchas faltas ortogrficas que, al decir de uno de
sus bigrafos, ratifican el juicio del padre Andjar por
lo que respect a la inaplicacin de su discpulo. Habla
del bloqueo de La Habana por los ingleses, pero slo
como de un contratiempo que le impidiera hacer escala
en dicha isla. Poltica, ni cosa que denuncie inters por
ella, embargan la imaginacin del adolescent. Limtase
en su carta a referir el tratamiento corts que le han
dispensado los amigos de Veracruz y de Mxico. Algo
menciona de los hospedajes que le han deparado; de lo
que deber pagarse en Caracas por los gastos en que
ha incurrido y de su inmediato viaje a Espaa, con la
esperanza de tocar, esta vez, en La Habana, cuyo sitio
ha sido levantado por los britnicos.
Del puerto de Veracruz parte Bolvar para Europa.
Va en pos de amor y de placeres, mientras el hado que
le acompaa ha dispuesto ya torcer el rumbo de su es-
trella. Y a media que Bolvar, probablemente, se anti-
cipa a soar en alguna apacible alianza que asegure
la sucesin de su mayorazgo, la Alcalda de San Mateo
va disipndose en las brumas del porvenir y la ncve que
lo conduce a Espaa ha virado de pronto, sin que l lo
sospeche, hacia la libre Amrica.
De Madrid describe de nuevo a su to. Ignora que
su suerte est echada, que el itinerario iniciado en Ve-
racruz no quedar definitivamente cubierto hasta San
Pedro Alejandrino. Por el moment arde en pasin vol-

























Artillero de Cartagena.


- 1
" "/--"- 1'..'


Batalln de Cundinamarca.


\l'V









canica por Teresa Toro, su prima. Su fe converge ntegra
para iluminar el rostro de la prometida, para proyectar
entire visions amables las futures delicias del himeneo.
Ensueos romnticos le impulsan al matrimonio. Busca
el apoyo de su tutor en Madrid, el Marqus de Ustariz,
porque desea adelantar con premura sus planes nup-
ciales. Solicita en su carta la venia y la. intercesin de
don Pedro a efecto de formalizar, como es debido, el
compromise. La impaciencia de Bolvar por ejecutar al
punto cuanto se propone, se halla de manifiesto en la
epstola que dirige a su to. Impaciencia casi inconteni-
ble, a ratos violent, hija de la fe que, desde entonces,
puso siempre en sus actos y en sus voliciones ms pro-
fundas. En esa carta expone: "Informado yo de que Usted
no saba esta novedad, quiero participrsela; en primer
lugar, porque nadie tiene. el inters y dominio en mis
cosas como Usted, y en segundo, para que Usted tenga
la bondad de proteger esta unin, dando las rdenes"
necesarias para pedir la Seorita a su padre, con today la
formalidad que exige el caso. Espero su contestacin con
la mayor ansia, pues me interest eso much, habiendo
pasado tanto tiempo sin decidirse nada, desde el. aviso
al seor Don Manuel hasta la fecha".
Un ao despus de la boda habra, no obstante, de
eclipsarse la fe de Bolvar bajo la nube de una desespe--
rada viudez. El mal de Werther y del siglo se posesionar
por entero de su nimo. Peligrosa neurosis que, al correr
del tiempo, se presentar bajo otros aspects, 1o arrojar
en el torbellino de una existencia sin objeto, sin ideal y
sin esperanza. En vano tratarn de sujetarlo y de levan-
tarlo, como a Lzaro, los apasionados brazos de Fany.
Huir de la amante solcita y generosa, a la cual es-
cribir, de vez en cuando, largas misivas, antes que
para confesarle su amor, para desahogar los arrebatos
de su espritu atormentado y enfermo. Con todo, no
era Bolvar de los que sucumben a los primeros embates
de la adversidad y del infortunio. Si Goethe, por el des-
pego de Carlota, logr triunfar sobre la epidemia de
conventos y de suicidios que azot la humanidad de su
poca, matando a Werther, Bolvar, el Libertador, supo
liberarse a s mismo de las garras que lo opriman, con
la realizacin portentosa de su obra.
La fe de Bolvar no haba sido eclipsada, sino des-
viada, fortalecida en el dolor de su soledad para ms
excelsos resplandores. En 1804, enviaba a Fany prrafos*
como los siguientes, que revelaban el paso oculto de su
estrella a otras latitudes: "Rodrguez vino a sentarse cerca
de m: me habl con esa bondad afectuosa que me ha
manifestado siempre en las circunstancias ms graves de
mi vida. Me reconviene con dulzura y me hace conocer
que es una locura el abandonarme y quererme morir
en la mitad del camino. Me hizo comprender que exis-
ta en la vida de un hombre otra cosa que el amor, y
que poda ser muy feliz dedicndome a las ciencias o
entregndome a la ambicin. Sabis con qu encanto
persuasive habla este hombre; aunque diga los sofismas
ms absurdos, cree no que tiene razn. Me persuade,
como lo hace siempre que quiere".
Al ao de haber escrito Bolvar tales expresiones,
1805, se le ve recorrer a pie con su maestro various pa-
ses de Europa. La primavera sale al encuentro de los
viajeros a travs de Francia, Blgica, Holanda, Alema-
nia, Austria, Suiza e Italia. Con los renuevos de la esta-
cin y las sabios y prudentes mximos de su acompa-
ante, se reanima el espritu de Bolvar, asciende por
escalas eufricas y culmina en el vrtice con el jura-
mento del Monte Sacro. Con toda su fuerza estelar ha
resurgido la fe del Libertador para no apagarse jams.
La veremos, en lo sucesivo, resplandecer con intenso
brillo cenital, tanto ms vigorosa, cuanto son mayores
las veleidades y los descalabros de la fortune. Morillo,


de sus contendores el ms hidalgo, pudo observer que
Bolvar apareca ms temible en el fracaso que en el
triunfo. Era el poder de su fe lo que le imprima ese carc-
ter contradictorio. Ella lo asistir en los tumultos de la
Sociedad Patritica, cuando, en 1811, les grita en un
discurso a los indecisos representantes de las provin-
cias: "Que los grandes proyectos deben prepararse con
calma. Trescientos aos de calma no bastan? Se quie-
ren otros trescientos todava? Vacilar es perdernos".
En el paso de los Andes, en Pativilca, sobre las
ruinas del terremoto, en 1812, al enrostrar las mayores
dificultades, las decisions que le dicta su fe en la pro-
pia accin y en la suerte de la Repblica, no tienen par
sino en otras del mismo Bolvar. Las campaas de 1813
y 1814, por ejemplo, representan en la vida del Liber-
tador una constant reiteracin en la seguridad que ins-
piraba sus movimientos y concepciones. Oigamos cmo
relata los sucesos y las vicisitudes de esas campaas, en
1828, "61 autor del "Diario de Bucaramanga". Per de
La Croix describe: "Nos dijo que la primera fu casi una
march triunfal desde San Cristbal hasta Caracas ....
que en posesin de Caracas pensaba entonces poder au-
mentar su ejrcito y oponer fuertes divisions a los ene-
migos que durante su march se hubieran rehecho en
los various puntos laterales a que se haban retirado; que
para todo esto contaba con un patriotism y entusiasmo
que no haba encontrado en Venezuela; con un espritu
national que no exista y que no pudo former". Contina
Per de La Croix trascribiendo las palabras del Liber-
tador con relacin a los aos 13 y 14 y las hace finalizar
de este modo: "Increble y lamentable campaa en que,
a pesar de tantas y tan repetidas catstrofes, no sufri la
gloria del vencido".
La fe del Libertador obraba milagros y no cejara
un pice en vencer todos los obstculos. En las fechas
que se suceden a las citadas, las ms trgicas de su ca-
rrera, se acrecienta su conviccin de predestinado. En
1815, casi sin amigos y sin recursos, combat y hace
propaganda por la independencia de los pueblos ameri-
canos en Jamaica y en Londres. Sufre atentados, describe
en los peridicos extranjeros y acude, sin descanso, a
dondequiera que se vislumbre una posibilidad favorable
,para su causa. Sin apartarse lo ms mnimo de la ruta
que. le iba trazando su estrella, organize en Hait la ex-
pedicin de 1816 e invade por la isla de Margarita. Se
enfrenta a la anarqua venezolana en 1817; escapa de
la muerte en el Rincn de los Toros, en 1818, y an le
quedan tiempo y constancia para aproximarse a la reali-
zacin de su gran ideal por una repblica de colosales
dimensions. A su fe nada puede oponrsele. Y es as
como en 1819 plane el paso de los Andes, en Angos-
tura; rene all un Congreso; le ordena dictar leyes para
aquella repblica que slo en sus sueos ha visto y se
lanza, jinete sobre los pramos, a libertar la Nueva
Granada. Antes de finalizar el ao, vuelve al seno del
mismo Congreso, por l convocado, para darle cuenta de
sus victorias en las acciones de Bonza, Gmeza, Pantano
de Vargas y Boyac y para pedirle que d una base firme
y eterna a la Gran Colombia.
Con la fundacin de tan vasta repblica la fe de
Bolvar ha realizado,el ms rudo esfuerzo a que puede
aspirar la ambicin humana. Ha movido montes y ha
enracimado naciones como los dedos de una mano. La
nave que zarpara de Veracruz en 1789, surta en aguas
libres de Amrica. El hurfano de la casona de San Jacin-
to es ahora el padre de la libertad. El desposado de la
gloria, el amante inconsolable de 1801. Pero en el signo
estelar de Bolvar jntase a la fulgurante irradiacin de
su fe la trgica y melanclica soledad de las grandes
cumbres nevadas.


J AC


I N TO


FOM B O N A


PACHANO







































































Tambor Mayor de la Banda de los
cuerpos de Antioquia.










FECHAS


MEMORABLE


DE LA VIDA DE BOLIVAR


CUAD ROS DEL GENERAL MANUEL BRICEO, PUBLICADOS


EN 1882 Y 1883 POR EL



1783 El 24 de julio naci en Caracas. Fueron sus pa-
dres don Juan Vicente Bolvar y Ponte y doa
Concepcin Palacios y Blanco.
1783 El 30 de julio es bautizado con los nombres de
Simn Jos Antonio de la Santsima Trinidad.


1786
1790

1792


El 19 de enero muri su padre.
El 11 de abril recibi Simn el sacramento de la
confirmacin.
El 6 de julio muri su madre.


1798 El 4 de julio ingres al ejrcito como subteniente
de infantera, nombrado por el Rey de Espaa,
Carlos IV.
1799 El 17 de enero sali para Espaa en viaje de es-
tudios, pasando por Mxico, Veracruz, Puebla,
Jalapa y la Habana.
1801 Visit a Pars por primera vez.
1802 El 25 de mayo contrajo matrimonio en Madrid
con Mara Teresa Toro y Alayza, dos aos mayor
que l.
Regresa a Venezuela y se establece en la hacien-
da de San Mateo.
1803 El 22 de enero muere su esposa y jura Bolvar
no volverse a casar jams.
1803 A fines de este ao vuelve a Europa.


1804


El 18 de mayo asiste en Pars a la coronacin de
Napolen.


En agosto de este ao se ve con Humboldt en
Pars y concibe las primeras ideas sobre la liber-
tad de Amrica.
1805 Sale para Italia con su maestro, don Simn Ro-
drguez y jura en Roma, en el Monte Sacro, li-
bertar a su patria.
1806 Viaja por Inglaterra, Alemania y otros pases de
Europa.
1807 Regresa a Venezuela y se establece de nuevo en
la hacienda de San Mateo, dedicado a la agri-
cultura.
1810 El 19 de abril se declara la independencia rela-
tiva de Venezuela, crendose una Junta de Go-
bierno representante de Fernando Vil, excluido
del trono de Espaa por Napolen.
El 10 de junio parte Bolvar para Londres a so-
licitar auxilios.
El 5 de diciembre regresa a Venezuela con Mi-
randa.
1811 El 3 de julio pronuncia ante la Sociedad Patri-
tica su primer discurso revolucionario, pidiendo
la independencia absolute de Venezuela.
El 4 redacta una exposicin para la Junta de
Gobierno.
El 5 la Junta proclama la independencia absolute.
1812 El 26 de marzo ocurre el terremoto de Caracas y
Bolvar pronuncia su clebre frase: "Si la Natu-
raleza se opone, lucharemos con la Naturaleza
y la venceremos".
El 30 de junio es traicionado en Puerto Cabello
por el official patriota Fernndez Vinoni y a con-
secuencia de esta traicin la plaza se pierde en
manos de Bolvar: su primer campaa es su
primer derrota.


PAPEL PERIODIC ILUSTRADO



El 6 de julio abandon la plaza, derrotado.
El 27 de agosto, ayudado por el espaol Iturbe,
huye de Venezuela hacia Curazao.
El 23 de diciembre comienza su primera campa-
a libertadora con la toma de Tenerife.
1813 El 23 de enero entra triunfador en Ocaa.
El 28 de febrero, domingo de carnival, entra en
Ccuta, siempre vencedor.
El 12 de marzo el Gran Camilo Torres lo hace
nombrar Brigadier y ciudadano de la Nueva
Granada.
El 15 de junio, en Trujillo (Venezuela), dicta su
;grito de "guerra a muerte".
'El 31 de julio obtiene el gran triunfo de Taguanes
que le abre las puertas de Caracas.
El 6 de agosto entra, bajo palmas, a Caracas.
El 30 de septiembre muere Girardot en la batalla
del Brbula. Bolvar le decreta grandes honors.
El 13 de octubre llega a Caracas conduciendo el
corazn de Girardot.
El 14 de octubre la municipalidad de Caracas le
da el ttulo de Libertador.
1814 El 2 de enero se le rinde un esplndido homenaje
en Caracas y da cuenta de sus empresas.
El 25 de marzo se sacrifice Ricaurte en San
Mateo.
El 28 de mayo obtiene Bolvar su primera batalla
de Carabobo.
El 15 de junio sufre su mayor derrota, que le
inflige Boves en La Puerta.
El 6 de julio sale de Caracas con las principles
families, prefiriendo la muerte a caer prisionero
del invasor. Esta march se conoce con el nombre
de la Emigracin de 1814.
El 25 de septiembre desembarca de nuevo en
Cartagena.
El 13 de diciembre entra triunfador en Bogot y
parte en seguida para Cartagena en busca de
auxilios. Camilo Torres le alienta dicindole:
"Habis sido un military desgraciado, pero sois
un hombre grande".
1815 Cartagena le niega los auxilios y voluntariamente
se destierra Bolvar a Jamaica diciendo: "El que
abandon todo por ser til a su patria, nada pier-
de: antes gana cuanto le consagra".
El 6 de septiembre dirige su famosa "Carta de
Jamaica" en que predice el destino de Amrica.
Parte lugo para Hait, Petin lo auxilia y pre-
para su vuelta a Venezuela.
El 11 de julio llega a Guayaquil.
El 26 de julio ocurre la clebre entrevista con
San Martn, en que triunfan las ideas republi-
canas de Bolvar.
1823 El 6 de agosto sale de Guayaquil para el Per.
El 10 de septiembre llega a Lima, solicitado por
el Per para libertarlo, con permiso del Congreso
de Colombia.
1824 El 10 de enero cae gravemente enfermo en
Pativilca y all pronuncia su clebre frase:
"iTriunfar!".




























































Marinero de las fuerzas civiles de Cartagena


















Voluntarios de Antioquia










El 10 de febrero es nombrado dictador del Per.
El 6 de agosto alcanza la victoria de Junn, que
inicia la libertad del Per.
El 7 de diciembre propone la reunin del Con-
greso de Panam.
El 9 de diciembre gana Sucre, con instrucciones
de Bolvar, la batalla de Ayacucho, que concluye
la libertad de Amrica. Crdoba, colombiano, se
distingue especialmente en esa batalla.
1825 El 10 de febrero decreta el Congreso honors a
los heroes de Ayacucho y ordena obsequiar a
Bolvar un milln de pesos que l no acepta para
s sino para su patria.
El 16 de mayo, en Arequipa, dicta un decreto por
el cual fund el pas del Alto Per, llamado lugo
Bolivia.
El 17 de junio, al pasar por Pucar, Coquehuanca
(cura o alcalde del pueblo) le dice: "Con los
siglos crecer vuestra gloria como crecen las som-
bras cuando el sol decline".
El 25 de junio entra en el Cuzco.
El 26 de octubre sube al Potos, en Bolivia.
1826 El 6 de marzo, en carta a Pez, rechaza la co-
rona de Rey, que Pez le propone, diciendo: "El
ttulo de Libertador, es superior a todos los que
ha recibido el orgullo human. Por tanto, me
es impossible degradarlo".
El 4 de septiembre abandon el Per.
El 12 llega a Guayaquil.
El 14 de noviembre a Bogot.
El 25 de noviembre se dirige a Venezuela, con el
nimo de calmar la rebelin de Pez.
El 31 de diciembre pisa tierra venezolana en
Puerto Cabello.
1827 El 1o de enero perdona a Pez y dems rebeldes.
El 10 de enero entra a Caracas, bajo palio.
El 10 de septiembre, regresa a Bogot y toma el
mando ejecutivo.
1828 El 9 de abril se rene la Convencin de Ocaa,
que fracasa. Bolvar permanece en Bucaramanga.
El 13 de junio, conocido el fracaso de la Con-
vencin, el pueblo bogotano da a Bolvar amplios
poderes para dirigir el Gobierno.
El 24 de junio llega a Bogot y asume la dictadura.
El 25 de septiembre sale ileso de un atentado
contra su vida.


En noviembre da una muestra de su generosidad
perdonando a Santander, a quien se acusa como
responsible intellectual del atentado de septiem-
bre. Santander le describe agradecido.
El 28 de diciembre sale de Bogot para el sur,
a luchar contra el Per, que le ha declarado la
guerra a Colombia.

1829 El 27 de febrero derrota Sucre a los peruanos en
el Portete de Tarqui. Concluye la guerra con el
Per.
El 17 de marzo llega Bolvar a Quito. Va a Gua-
yaquil.
El 12 de septiembre se rebel Crdoba en An-
tioquia.
El 17 de octubre, derrota de Crdoba. En el San-
tuario es vilmente asesinado por un miserable
extranjero. Bolvar, al saberlo, reprueba esa torpe
conduct.
1830 El 15 de enero regresa Bolvar a Bogot.
El 20, ante el Congreso instalado ese da, renun-
cia definitivamente la Presidencia, renuncia que
no le aceptan en seguida.
El 1p de marzo, por sentirse enfermo, se separa
del mando, encomendndolo al General Domingo
Caicedo.

El 8 de mayo sale de Bogot con nimo de ex-
patriarse.

El 2 de junio el Congreso de Venezuela, al mismo
tiempo que disuelve la Gran Colombia, declara
a Bolvar hijo indigno de ese pas y pide su
expulsion.

El 24 de junio, enfermo, despreciado de todos,
llega a Cartagena que lo recibe amorosamente.
Intenta salir para Europa, pero lo detienen la mi-
seria en que se halla y la tisis.

El 19 de diciembre llega a Santa Marta en busca
de salud. Un espaol, don Joaqun de Mier, le
acoge en su quinta de San Pedro Alejandrino.

El 10 de diciembre hace testamento, y recibe los
auxilios espirituales y describe su ltima y ms
bella proclama en que dice: "He sido vctima de
mis perseguidores que me han conducido a las
puertas del sepulcro. Yo los perdono".
El 17 de diciembre a la una de la tarde muere.


SIMON BOLIVAR MANDO EN JEFE 37 ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON

EL SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS, 27 DERROTAS, 8 RECHAZOS, 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALIST TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS


Puerto Cabello
Momps
Tenerife
Guamal
Banco
Puerto de Ocaa
Chiriguan
Tamalameque
Ccuta
Tinaquillo
Brbula
Barquisimeto
Vigirima
Araure
San Mateo
,, ,


Francisco Fernndez
Esteban F. Len
Ant. F. Rebustillo
Vicente Capmani


N. Capdevilla
Valentin Capmani
Ramn Correa
Julin Izquierdo
Remigio Bobadilla
Jos Ceballos
J. Miguel Salomn
Jos Ceballos
Jos Toms Boves


Junio
Octubre
Diciembre



Enero

Febrero
Julio
Septiembre
Noviembre
Noviembre
Diciembre
Febrero
Marzo


30
19'
23
27
27
28
19
3
28
31
30
10
23 a 25
5
28


500
500
600
2.500
800
2.200
900
2.800
1.800


500
500
800
2.800
700
2.000
1.000
700
7.000





















J


1~ ;

- *4j~~~ ~


Cazadores del Hacha.


~r










MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result
PATRIOTS REALISTAS
Mayo 28 1814 Carabobo Jos Manuel Cagigal 5.000 6.000 T
Junio 15 La Puerta Jos Toms Boves 2.300 8.000 D
Agosto 18 Aragua Francisco Toms Morales 3.000 8.000 -
Enero 9 1817 Clarines Francisco Jimnez 700 550 -
Abril 27 Guaicupa Jess Alemn 100 200 T
Julio 4 Casacoima Juan Comos 250 360 D
Febrero 12 1818 Calabozo Pablo Morillo 3.500 1.900 T
15 La Uriosa ,, 800 1.600 R
16 -- El Sombrero ,, 1.100 1.200 -
Marzo 16 La Puerta ,, 2.100 2.300 D
,, 26 Ortiz Miguel Latorre 2.800 1.600 T
Abril 17 Rincn de los Toros Antonio Pla 1.000 800 -
Julio 25 1819 Pantano de Vargas Jos Mara Barreiro 2.200 2.400 -
Agosto 3 Bonza ,, 300 100 -
,, 7 Boyac ,. 2.000 3.000 -
Junio 24 1821 Carabobo Miguel Latorre 6.000 5.000 -
Abril 7 1822 Bombon Basilio Garca 2.700 2.300 -
Junio 8 Pasto ,, 2.000 1.200 -
Julio 17 1823 Tahuando Agustin Agualongo 2.000 1.500 -
Agosto 6 1824 Junin Jos Canterac 900 1.200 -



*


ANTONIO JOSE DE SUCRE, GRAN MARISCAL DE AYACUCHO


Su vida fulgurante de gloria, mereci ser escrita por Creador de Bolivia con el Libertador, presidi sus
el propio Bolvar; a la historic ha pasado con los califi- destinos y al dejar el mando pudo proclamar la pureza
cativos de inmaculado e impecable y constitute una de de su conciencia y su satisfaccin por haber formado un
las glorias ms puras de la antigua Colombia. Naci pueblo libre al amparo de la ley. Tarqui, en 1829, pon-
de ilustre familiar en Cuman, en el ao de 1793. Era der su calidad como military y su generosidad como
un nio cuando en 1811 y 1812 ya serva en el Ejrcito vencedor para quienes, en otro tiempo, les haba dado
de Miranda. Defensor de Cartagena de Indias -en 1815, la libertad. Presidi el ltimo Congreso de Colombia en
de Miranda. Defensor de Cartagena de Indias en 1815, 1830 y su destino trgico lo condujo por la montaa te-
triunfador en tantos campos gloriosos, a los veinticinco nebrosa de Lagartijas y en el lugar de Berruecos (Depto.
anos era ya General del Ejrcito Libertador y a los de Nario, Colombia) balas fratricidas cortaron su vida,
treinta y uno su gloria military culmin en Ayacucho, com- el da 4 de junio de 1830, para acrecentar su calidad
pletando en forma incomparable la libertad de Sur- heroic. Haba casado con doa Mariana Carceln, mar-
amrica. quesa de Solando.


ANTONIO JOSE DE SUCRE, MANDO EN JEFE 10 ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON

EL SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS, 7 DERROTAS, 1 RECHAZOS, 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Agostos 19 1821 Yaguachi Francisco Gonzlez 1.200 1.300 T
Septiembre 12 Guachi Melchor Aymerich 970 2.000 D
Abril 21 1822 Riobamba Nicols Lpez 3.700 3.000 D
Mayo 24 Pichincha Melchor Aymerich 3.100 3.000 -
Noviembre 24 Taindala Jos Benito Boves 1.200 2.000 R
Diciembre 23 ,. .. .. 2.000 2.500 T
23 Yacuanquer ,, 1.800 2.200 -
24 Pasto ,, ,, 1.700 1.900 -
3 1824 Corpahuaico Jernimo Valdez 900 1.300 R
9 Ayacucho Jos Laserna 6.000 9.300 T


*


ANTONIO


PAEZ,


EL


LEON


DE


APURE


Su valor toca en las lindes de lo legendario; fue
mimado de las victorias y su audacia y su valor y su des-
inters lo elevan a la categora de los hroes de la anti-
gedad. Naci el 13 de junio de 1790, cerca de Aca-
rigua; el llano fue su maestro y creci libre como el


viento de sus pampas, dominando la naturaleza y esgri-
miendo la lanza en forma magistral. As lo sorprendi
la proclamacin de la repblica a la que consagrara en
adelante la totalidad de su valor y de su vida. Amo del
Apure y seor del Arauca, la inmensa llanura fue teatro


JOSE















Gula y abanderado de Santa Marta


mola









digno de su valor. Ya en 1812 hizo suya la victoria que
le acompaara dondequiera y como un posedo en Chire
y Carabobo segundo, llegara a lo sublime en Mata la
Miel, Yagual, Apurito, Copi, San Fernando y las inau-
ditas Queseras del Medio, el 3 de abril de 1819, sufi-
cientes para hacer su memorial inmortal.


Depuesta su espada poderosa, reposada su lanza
invencible, se convirti en hombre de estado y fue re-
belde y creador de su propia nacionalidad venezolana.
Muri en el exilio, en medio de un pueblo libre, Nueva
York (U. S. A.) el 7 de mayo de 1783.


JOSE ANTONIO PAEZ, MANDO EN JEFE 28 ACCIONES


SIGUIENTE


RESULTADO: TRIUNFOS,


24 RECHAZOS,


DE GUERRA CON EL

3 INDECISAS 1


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Octubre 27 1813 Matas Guerreas Miguel Marcelino 250 400 T
Febrero 18 1814 Estanques A. Matute 16 180 -
2 1816 Palmarito Vicente Pea 300 500 -
,, 16 Mata de la Miel Francisco Lpez 500 1.600 -
Junio 13 Paso del Fro . 400 1.200 -
Octubre 8 Yagual . 700 2.100 -
,, 14 Achagua Juan Reyes Vargas 400 170 -
Noviembre 6 San Antonio Francisco Lpez 100 900 -
,, 7 Banco Largo . 400 700 -
Diciembre 18 Laguna Palital Salvador Gorrin 280 800 R
Enero 28 1817 Mucuritas Miguel Latorre 1.100 4.000 T
Agosto 29 Barinas Remigio Ramos 900 600 -
Febrero 4 1818 El Diamante Jos Mara Cuero 50 750 -
Marzo 6 Ro Negro ,, 200 600 -
,, 7 San Fernando ,, 500 600 -
Mayo 2 Cojedes Miguel Latorre 1.500 3.500 -
,, 28 Guayabal Francisco T. Morales 300 500 -
Febrero 11 1819 Hato de Caafstola 1.200 2.500 R
Abril 19 Cocuisas Pablo Morillo 20 200 -
,, 2 Queseras del Medio ,, 151 1.000 T
Julio 22 La Cruz Juan Durn 400 350 -
Febrero 26 1822 Vigirima J. Simn Sicilia 190 200 -
Marzo 8 Pantanemo . ,, 100 150 -
Abril 24 Viga Raimundo Montero 600 60 -
Mayo 5 Cercanas Puerto Cabello Toms Garca 1.000 900 -
30 Viga Baja Sebastin Calzada 1.600 2.000 I
Agosto 11 Naguanagua Francisco Toms Morales 850 2.000 T
Noviembre 7 1823 Puerto Cabello Sebastin Calzada -500 930 -







GENERAL FRAN CIS CO DE M I RA N D A

Nacido en Caracas el 28 de marzo de 1750, la pueblo no estaba preparado y su empresa audaz encall
historic de su vida extraordinaria lo pondera como a ante la indiferencia. El Coronel Simn de Bolvar lo en-
uno de los ms gloriosos hijos de Amrica. Los hechos cuentra en Londres, particpale del triunfo de su ideal y
extraordinarios que lo colocan entire las grandes figures lo trae consigo a Venezuela. Representante en el Con-
del siglo XVIII europeo, tienen como fundamento su greso Constituyente de 1811, firma el 5 de julio la In-
ideal supremo: buscar la emancipacin de las colonies dependencia absolute de Venezuela, meta de su ideal.
espaolas de Amrica. No pens solamente en su patria, En 1812 como Generalsimo-Dictador la suerte de su pa-
su mirada aquilina contempl la totalidad del panorama trial se deposit en sus manos que no aciertan ante lo
hispanoamericano y la totalidad de sus influencias y sus imprevisto y capitula con el afortunado Monteverde.
amigos poderosos y sus servicios a la revolucin francesa, El 30 de julio en La Guaira, listo para embarcarse,
de la cual es uno de los grandes caudillos, slo tuvieron sus coroneles, entire ellos el gallardo Bolvar, le toman
por mira la libertad de Amrica. Desde el ao de 1784, prisionero y lo entregan inerme al triunfador. Conoce las
concebida la idea, trabaj sin desfallecimientos. Burlado prisiones de Puerto Cabello y Puerto Rico, y en la Ca-
tantas veces por los gobiernos amigos, l mismo em- rraca de Cadiz le sorprende la muerte el 14 de julio de
prendi en 1806 la primer campaa libertadora. Su 1816.


FRANCISCO DE MIRANDA, MANDO EN JEFE 3 ACCIONES DE
GUERRA EN TODAS LAS CUALES RESULT VENCEDOR


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Julio 23 1811 Morro de Valencia Melchor Somorriba 800 300 T
Agosto 12 y 13 Valencia N. Landaeta 1.500 900 -
Junio 20 1812 La Victoria Domingo Monteverde 4.000 3.100 -


























































El Paso de los Andes.


--- ------




























.. .....














Pistola, espuela y estribo del Libertador.
(Quinta de Bolvar, Bogot)









FELI X


RIVAS,


MARISCAL


DE


CAMPO


De ilustre familiar, naci en Caracas el 19 de sep-
tiembre de 1775. Fue animador decidido de las tertulias
revolucionarias del Guaire en unin de sus sobrinos los
Bolvar y Palacio; el primero entire los ilustres caraqueos
que depusieron al mandatario espaol Vicente Emparan,
el 19 de abril de 1810, organizaron la Junta Suprema y
con Miranda, el Precursor, proclamaron el 5 de julio
de 1811 la independencia absolute de Espaa. No quiso
aceptar la capitulacin del Generalsimo y sigui a las
Antillas en pos de su sobrino el future Libertador. Bajo
sus rdenes empu las armas en la campaa de Nueva
Granada, en 1812-13 y no las abandonara hasta el
patbulo. Triunfante entr a Caracas, castig a Monte-


JOSE FELIX RIVAS, MANDO EN


CON EL SIGUIENTE


RESULTADO:


verde en Brbula y Trincheras y cubierto con su gorro
frigio, emblema de su temeridad y de su amor a la li-
bertad, lo vieron otros campos como blanco ideal para
las balas espaolas. Bolvar lo proclam "Vencedor de
los tiranos en La Victoria, el hroe de Niquitao y los
Horcones, sobre quien la adversidad no puede nada".

La desgracia de Aragua le retuvo en Venezuela para
mandar en jefe, con el ilustre Piar, el ejrcito de la
libertad y luchar hasta el ltimo esfuerzo en Maturn.
Escondido en Tamanuco le sorprendieron los esbirros
que cercenaron su gallarda cabeza, cubierta siempre con
el smbolo rojo de la libertad.


JEFE 7 ACCIONES DE GUERRA
TRIUNFOS, 5 DERROTAS, 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Resul
PATRIOTS REALISTAS
Julio le 1813 Niquitao Jos Marti 300 800 T
22 Horcones Francisco Oberto 5C0 1.000 -
Febrero 12 1814 La Victoria Jos T. Boves 900 2.000 -
20 Charallave Francisco Rosete 2.000 1.000 -
Marzo 20 Ocumare ,, .'30 3.000 -
Diciembre 5 Urica Jos Toms Boves 3.000 7.000 D
11 Maturin Francisco Toms Morales 600 5.000 -




*


GENERAL R A F A E L U R D A N E T A

Brillante figure military y hombre de Estado, pa- eficazmente al envo de socorros para la campaa li-
trioto ilustre nacido en Maracaibo el 24 de octubre de bertadora del Per.
1789. Hizo sus primeras armas en la Nueva Granada En desacuerdo con la precipitada independencia -de
al lado de los federalistas para salir lugo hacia su Colombia, que proclama Pez en Valencia, se apart -de
patria entire las tropas auxiliares de Cundinamarca que l y busca a Bolvar en Cundinamarca, quien lo hace
Bolvar recibi en Ccuta para libertar a Venezuela. su ministry de guerra y marina. Toma determinaciones
Desde entonces fue de los fieles bolivarianos y en triun- drsticas despus de la conjuracin de 1828 y en 1830
fos y derrotas permaneci siempre del lado de Bolvar. escucha el llamamiento del ejrcito y asume el gobierno,
A los veintisiete aos, despus de combates sin nmero, depuestos los mandatarios constitucionales, en nombre
Pez le da el mando de una Divisin y pelea en Ari- del Libertador ausente y moribundo.
chuma, Los Cocos y Yagual donde son notables sus h- Unnime reaccin granadina le declara la guerra
shares. Es miembro de la comisin organizadora del Con- en abril de 1831, pero evita la revolucin reconociendo
greso de Angostura y recibe lugo del Libertador el la realidad poltica. Regresa a su patria y Venezuela le
mando de las tropas del general English. Es hecho jefe confa destacados cargos y como su ministry ante el go-
del Ejrcito del Norte y favorece el pronunciamiento de bierno francs le sorprende la muerte en Pars, el 23
su ciudad natal, es vencedor en Carabobo 29 y contribute de agosto de 1845,


RAFAEL URDAN ETA, MANDO EN JEFE 9 ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON EL
SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS, 4 RECHAZOS, 3 DERROTAS 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Enero 21 1814 Baragua Juan Reyes Vargas 500 500 T
Marzo 11 Barquisimeto Jos Ceballos 170 1.000 R
Abril 2 Valencia . 280 6.000 T
Julio 24 Las Brujitas Remigio Ramos 600 600 -
Septiembre 27 Mucuchies Sabastin Calzada 500 1.500 D
Noviembre 25 1815 Chitag . 1.000 2.000 -
Diciembre 28 1816 Callejones de Mrida ,, 800 1.400 R
Junio 18 1821 Morro de Barcelona Juan Saint Just 1.200 200 T
Agosto 3 a 5 Agua Santa Toms Cires 1.000 1.200 R


JOSE







Can de la Independencia, segn el
sistema francs de Gribeauval, usado
hasta el ao de 1825. Disparaba hasta
dos andanadas por minuto y tenia un
alcance efectivo de 1.200 metros.


-; ,J




ITjllBi'14 "


1 krU-!"


-II.


Fusil de piedra y chispa de la Independencia,
segn modelo presentado en Francia en
el ao de 1777, usado hasta 1840. Poda
disparar hasta cuatro balas en un promedio
de tres minutes, con un alcance efectivo
de 250 metros.


. .S^-;---- --








Pistola de piedra y chispa de la Indepen-
dencia. (Museo national de Bogot).


Or









GENERAL


JUAN


BAUTISTA


ARISMENDI


Naci de ilustre familiar en la Asuncin, capital de
la isla de Margarita, en 1770. En 1806 fue de los pocos
que respondieron al llamamiento del Precursor Miranda,
como en 1810 proclam la independencia en su isla
natal. Prisionero despus de la Capitulacin del Precur-
sor, logr su libertad para vengarla con el fusilamiento
del jefe espaol Martnez. En 1813 se rene con Mario
y aporta la escuadrilla que pone en Cuman a rdenes
de Bianchi. Como Gobernador Militar de Caracas en
1814 cumple la rden trgica de fusilar los 800 prisio-
neros espaoles y canarios. Rosete lo derrota en Ocu-
mare, y en La Puerta salva los restos del ejrcito liber-
tador. El 9 de abril de 1815 en Margarita se entreg al
Pacificador, para derrotar a los espaoles un ao des-


JUAN B. ARISMENDI, MANDO EN JEFE 8


pus y libertar su isla natal, avanzada estratgica sobre
la tierra firme. Unese a Bolvar en La Palmita en 1817
y con l triunfa en Calabozo, San Fernando, Oriosa Som-
brero, Semen, Cojedes y regresa a su isla como Coman-
dante. En septiembre de 1819 en Angostura conspira
con Mario para deponer a Zea, en cuyo lugar se le
nombra como vicepresidente de Venezuela y Mario es
nombrado Jefe del Ejrcito de Oriente. Toma a Riohacha,
participa con Montilla del sitio de Cartagena en 1821.
No secunda a Pez en 1826 pero ste lo nombra en
1828 segundo jefe en lo military y Jefe de Alta Polica.
Reuni la clebre Junta de Caracas que aprob la sepa-
racin de Colombia y continue lugo en el servicio de
su Patria.


ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON EL


SIGUIENTE


RESULTADO: TRIUNFOS,


4 RECHAZOS,


- DERROTAS, 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Marzo 16 1814 Ocumare Francisco Rosete 800 800 D
Noviembre 16 1815 Juan Griego Joaqun Urreiztieta 50 150 T
17 Casa Fuerte Villa del Norte 150 270 -
18 Cercanas de Villa del Norte ,, ,, 1.500 500 -
Diciembre 15 Castillo de Santa Rosa Francisco Maya 1.400 500 R
Enero 5 1816 Santa Rosa Joaqun Urreiztieta 400 450 D
Enero 25 Castillo de Santa Rosa . 600 1.000 R
Noviembre 13 Pampatar J. B. Pardo 700 900 T




*

GENERAL CARLOS SOUBLETTE, EL DISCRETO

La ndole suave de este caraqueo lo distingue, gor y se salva de la sorpresa de Casacoima. Organiza
adems de sus hidalgas condiciones, en el concerto de lugo el gobierno en Angostura y su clara vision decide
los hombres de la tremenda guerra a muerte. Pariente la campaa sobre la Nueva Granada, en mayo de 1819.
de Bolvar, gentil-hombre, de impecables maneras cor- Vencedor en Gmeza, Vargas y Boyac es coronado por
tesanas, le fue til a la patria tanto en los campos de las hijas de Bogot. Lugo conduce un ejrcito hasta
batalla como en los de la administracin y de la diplo- reunirse con Pez y con Bermdez y entra triunfante en
macia. El primer da de la independencia fue el primero Caracas en mayo de 1821.
en manifestar sus servicios a la causa patria como porta-
estandarte del escuadrn de patriots que se form. Fue Organiza la administracin en Venezuela como
secretario y edecn del ilustre Miranda, subalterno de vicepresidente; es excelente Intendente del Magdalena
Bolvar y official de Rivas, a cuyas rdenes pelea en Vi- y eficaz Secretario de Guerra y Marina de Colombia. En
jirima, en La Victoria, en Ocumare y en Carabobo 1. 1829 al lado de Pez decide la separacin de Venezuela
La guerra lo llev a la Nueva Granada y con Bermdez y ocupa la secretara de Guerra y Marina del nuevo
es defensor del cerro de La Popa, en la heroica Carta- gobierno. Su pueblo lo eleva a la primera magistratura
gena de Indias. Es de los valientes de los Cayos de Hait; que ocupa en 1837 y 38; cumple elevadas misiones di-
despus segundo jefe del ejrcito que manda Mac'Gre- plomticas y muere en Caracas el 11 de febrero de 1870.


CARLOS SOUBLETTE, MANDO EN JEFE 7 ACCIONES DE GUERRA CON EL

SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS, 4 RECHAZOS, 2 DERROTAS, 1


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Noviembre 11 1815 La Popa J. M. Villavicencio 150 800 T
Julio 8 1816 Maracay Francisco Toms Morales 300 600 R
Julio 14 Aguacates ,, ,, 500 900 D
Agosto 2 Quebrada Honda Juan N. Quero 700 1.200 T
Septiembre 24 1819 Las Cruces Miguel Latorre 2.000 1.300 -
Mayo 16 1822 Pedregal J. Simn Sicilia 700 1.200 -
Junio 7 Dabajuco Francisco Toms Morales 700 1.300 R













~*-


L 7*


U-


Bandera de la Guerra a Muerte, tomada
del croquis existente en el Museo Nacional
de Bogot y mesa donde se firm la
clebre sentencia, del archivo de Trujillo,
Venezuela.


Estribo llanero de madera del General
Jos Antonio Pez.









GENERAL


MANUEL


CAR L


O S


PIAR


Naci en la isla de Curazao en el ao de 1782.
Ansioso de libertad pas a Venezuela y se alist presu-
roso en el ejrcito creado en abril de 1810. Bajo las
rdenes de Miranda hace su primera campaa; figure
entire los defensores de Puerto Cabello bajo las rdenes
del Coronel Bolvar y un ao despus formando en las
temerarias filas patriots que libraron la jornada de
Maturn en marzo, figurando lugo en los innmeros
combates de la jornada de 1814. Fue de los emigrados
y de los hroes de la jornada de Hait. En junio de 1816
asume en Barcelona el mando como General ms antiguo


y da la batalla del Juncal. Imprueba la conduct de
Bermdez para con el Libertador y con ste se entre-
vista en 1817 para reconocerlo como nico jefe y se
llena de gloria en San flix. Disgustado con Bolvar pide
su licencia y pretend proceder por su cuenta en los
campos de batalla; su ascendiente valor y talents lo
hacen temible y respectable. Se le reduce a prisin y un
Consejo de Guerra convocado en nombre de la discipline
military, lo condena a la ltima pena que sufre en Angos-
tura el 16 de octubre de 1817, cubriendo de luto las
banderas de la revolucin y de la libertad.


MANUEL PIAR, MANDO EN JEFE 11 ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON EL


SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS,


SITIO


9 RECHAZOS, 1 -


JEFE REALISTA


DERROTAS, 1


TROPAS
PATRIOTS REALISTAS


Maturn (la)
Maturn (2a)
Maturn (3a)
Barcelona
Quebrada de los Frailes
Sabana del Salado
Juncal
Paso del Caura
Angostura
Caron
San Flix


Lorenzo de la Hoz
Remigio Bobadilla
Domingo Monteverde
Bartolom Martnez
N. Pineda
Jos Toms Boves
Francisco Toms Morales
Lorenzo Fisguerald


Miguel Latorre


500
500
450
500
800
2.000
2.000
2.800
2.500
1.100
2.200


1.500
1.600
2.000
700
700
2.000
3.000
800
3.000
900
1.100


*


GENERAL MANUEL CEDENO,


Naci en Apure en 1784. Jams conoci el miedo,
era de la hechura de Pez. Concurri en Caracas al na-
cimiento de la repblica. Emigr en 1812 y en la Nueva
Granada ensay sus armas y su valor. Particip de la
vertiginosa campaa de 1813; en Barquisimeto y Apure
su arrojo y su herosmo merecieron homenaje de sus ene-
migos. En El Tigre pase su caballo por sobre centenares
de cadveres enemigos y escribi un captulo de la Gue-
rra a muerte en Caicara. Fue gobernador y comandante


EL BRAVO DE COLOMBIA


general de Guayana y hombre de Estado en Angostura.
Jefe de la segunda Divisin del Ejrcito Libertador en
Carabobo 29, batindose como un len contra el ague-
rrido y bien disciplinado batalln Valencey al que persi-
gue y aniquila, hasta encontrar la muerte, destrozado
el crneo por el plomo vengador del enemigo y alcan-
zado el ttulo de "Bravo de Colombia". Era el 24 de
junio de 1821.


MANUEL CEDEO, MANDO EN JEFE 7 ACCIONES DE GUERRA QUE

DIERON EL SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS, 4 DERROTAS, 3


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS

Junio 9 1815 Orocopiche Antonio Puch 1.300 300 T
19 Santa Brbara Salvador Gorrn 100 200 -
20 y 22 Banco de Angostura ,, ,. 800 2.000 D
,, 30 Caraqueo ,. 600 1.200 -
Marzo 8 1816 El Tigre Nicols Ceruti 1.300 1.500 T
,, 20 Caicara ., 1.400 1.300 -
Mayo 20 1818 Laguna de los Patos Francisco Toms Morales 1.300 900 D


MES DIA AO


Marzo
Abril
Mayo

Septiembre
Octubre
Septiembre
Enero

Febrero
Abril























































Armas Ilaneras de la Independencia, de
las huestes del General Pez.


Ametralladora de marina de la poca
virreinal, utilizada por el General Pez
contra los espaoles, antes de Boyac.
(Museo Nacional de Bogot).









SANTIAGO


MARIO,


EL SEGUNDO


DE


BOLIVAR


Naci de ilustre familiar en la isla de Margarita en
1788. Era teniente del ejrcito real al estallar la revo-
lucin de 1810 y pronto ascendi a Coronel en las cam-
paas de Guayana, Trinidad, La Guaira. Enardecido por
la capitulacin del Precursor, desde entonces quiso ser
el primero entire los libertadores. En Chacachare,
hacienda de su hermana, rene un puado de hroes y
con ellos emprende la conquista de Venezuela, mientras
Bolvar inicia desde la Nueva Granada y con granadinos,
la fulgurante campaa de 1813. Los dos hroes se re-
nen ms tarde, el 2 de abril de 1814, en la Victoria y
Mario es desde entonces segundo jefe de Bolvar.
Emigra con el Libertador, lo sigue donde quiera y llega


a Santaf de Bogot, la antigua capital del Nuevo Reino
de Granada. En 1816, como Mayor General forma en la
expedicin redentora de Hait. Triunfos y reveses le es-
timulan; quiere ser el primero pero fracasa el Congre-
sillo de Cariaco que le proclama jefe de la nacin. De
nuevo Bolvar en 1819 toma el mando del Oriente vene-
zolano y hace brillar sus talents en el Congreso de
Angostura, reunido en febrero. Al lado de Pez aparece
en la administracin pblica y en su celo por la integri-
dad de su patria. Rota la primera Colombia, fue lugo
Ministro de Guerra, General en Jefe y Comandante Gene-
ral de Caracas en 1848. Seis aos despus, el 4 de
septiembre muri en la Victoria.


SANTIAGO MARIO, MANDO EN JEFE 9 ACCIONES DE


SIGUIENTE RESULTADO:


TRIUNFOS, 3 RECHAZOS, 4


GUERRA CON EL
- DERROTAS, 2


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Enero 13 1813 Girira Juan Cabazo 45 300 T
Agosto 2 Cuman E. Antoanzas 1.000 800 -
Marzo 31 1814 Bocachica Jos Toms Boves 4.000 4.000 R
Abril 16 Arao Jos Ceballos 2.800 3.000 -
Enero 19 1817 Cuman J. Bautista Pardo 1.200 1.400 -
Junio 10 Cariaco (19) Pablo Morillo 900 1.300 D
Marzo 12 1818 Cariaco (2a) Francisco Jimnez 400 500 R
Octubre 31 Cariaco (3a) Agustn Noguera 1.500 900 D
Junio 12 1819 Cantaura Eugenio Arana 1.300 1.500 T



G

GENERAL PEDRO MARIA FREITES, MARTIR DE LA INDEPENDENCIA


Naci en Barcelona en 1790. Compaero insepa-
rable del gallardo Piar, con l hizo la terrible campaa
del Oriente hasta ser derrotado. Est present en los
abordajes de los buques espaoles Intrpido y Rita. Otra
vez con Piar libra la batalla- del Juncal y derrota en
Maurica al brigadier Pardo. Bolvar le encomienda la
defense de la Casa Fuerte de Barcelona y tras de heroi-


cidades legendarias es derrotado por el espaol Aldama,
que asesina a los refugiados en matanza feroz. Freites
huye herido y trata de esconderse como Rivas, pero pri-
sioneros son llevados a Caracas y condenados por Mox.
Moribundo asciende Freites al patbulo para perecer
ahorcado.


PEDRO MARIA FREITES, MANDO EN JEFFE 3 ACCIONES DE GUERRA EN LAS
QUE QUEDO DERROTADO. LA DEFENSE DE LA CASA FUERTE FUE HEROICA


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Septiembre 5 1811 Soledad Francisco Quevedo 300 300 D
20 El Pao ,. 400 500 -
Abril 7 1817 Casa Fuerte de Barcelona Juan Aldana 700 2.300 -



*

GENERAL JOSE FRANCISCO BERMUDEZ, EL IMPETUOSO


Hijo ilustre de la provincia de Cuman, naci el
23 de enero de 1782. Fiel a su generacin form en las
filas gloriosas de la juventud venezolana de la indepen-
dencia. Huyendo del feroz Antoazas y del reconquis-
tador Monteverde, unise a las huestes de Mario en
Trinidad y bajo sus rdenes sguele donde quiera; con


l sufre la tremenda derrota de La Puerta y en Aragua
aprendi de los espaoles a degollar sin misericordia,
hasta en los lugares sagrados. En Carpano su nombre
corre unido a los de Rivas y de Piar hasta que destro-
zado su ejrcito en Maturn 30, vuela a la isla de Marga-
rita para unirse con Arismendi hasta la entrada de























































* -3


Lanzas llaneras de los escuadrones del
General Jos Antonio Pez. (Museo
Nacional de Bogot).









Morillo en aquella clebre isla. Desafiador se aleja de su
patria y pasa a Cartagena de Indias y all sostiene el
sitio tremendo de 1815 hasta evacuar la plaza en diciem-
bre. Secunda los planes de Mario contra el Libertador,
y al conjuro del nombre de Bermdez, rndese el enemigo
ms de una vez. En Angostura, Bolvar le hace Jefe de
la la Divisin de que se posesiona el 19 de julio de 1816
lanzando vivas a la Repblica en cuyo servicio prosigue


con su impetuosidad caracterstica. Despus de Carabo-
bo, afianza la independencia en la provincia de su
nacimiento. Desaprueba lugo el movimiento indepen-
dentista de Pez en 1826 y muerto el Libertador, en
1831 se decide por aquel; el 15 de diciembre muri ase-
sinado en Cuman por manos de dos enemigos de la
Patria.


FRANCISCO BERMUDEZ, MANDO EN JEFE 17 ACCIONES DE GUERRA QUE DIERON EL


SIGUIENTE RESULTADO: TRIUNFOS,


- RECHAZOS, 2


- DERROTAS, 4


MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA TROPAS Result.
PATRIOTS REALISTAS
Enero 16 1813 Irapa Francisco Cervriz 70 400 T
Marzo 22 1814 Los Pitones Francisco Rosete 400 600 -
Septiembre 7 a 12 Maturin Francisco Toms Morales 1.200 6.400 -
Noviembre 9 Mageyes Jos Toms Boves 2.000 8 000 D
Septiembre 2 1816 Yaguarapoco Manuel Caas 1.000 1.000 T
Julio 10 1817 Angostura Mguel Latorre 400 600 -
Mayo 30 1818 Puerto Madera Toms Cires 800 500 D
Agosto 25 Gira Jos Guerrero 250 450 T
Septiembre 13 Rio Caribe Ramn Aez 350 500 D
Agosto 13 1819 Conoma Jos Pereira 1.300 1.700 R
Mayo 11 1821 Chuspita Jos Isturriz 900 800 T
Mayo 12 Cuatire Jos M. Monagas 800 1.200 -
Mayo 20 El Consejo Ramn Correa 800 700 -
Mayo 24 Alto Limn Francisco J. Morales 800 2.000 R
Junio 14 Macuto Lucas Gonzlez 900 800 T
24 El Calvario Jos Pereira 1.500 2.000 D
Octubre 16 Cuman Juan B. Insuzarri 1.000 800 T



*


GENERAL P E D R O L E O N TORRES

Naci en Carora en 1790. Su gallarda juventud jo de Guerra seguido contra el valiente Piar y su voz
entregla al servicio de la libertad de su patria desde el autorizada se dej or en las conferencias de Caafs-
ao de 1810, cuando ocup la plaza de subteniente, tolo, con Anzotegui, Soublette, Rangel, Irribarren,
Fue prisionero de Monteverde; pero fugndose de la Briceo, Plaza y Manrique, para decidir la jornada defi-
crcel se present al Libertador en 1814 y le sigui du- nitiva sobre la Nueva Granada. Form lugo en las filas
rante today la campaa en que tan duramente se recon- del Len de Apure para aparecer lugo en las filas que
quist por unos meses la libertad de Venezuela. En la daran la libertad al Ecuador. Al frente de su division,
batalla de Alacranes se capt la admiracin de sus com- este general de 30 aos, luch como un bravo en Bom-
patriotas y del General Pez quien dijo del valor de Torres bon, donde por poco se estrella el valor y la ciencia de
que daba miedo. Su figure arrogante y fogosa se destac Bolvar. En medio del sangriento combat, este perfect
entire los hroes de los Cayos de Hait y lugo- en la soldado recibi la herida que lo conducira a la muerte
march de Ocumare a los Llanos. Hizo parte del Conse- premature, el 22 de agosto de 1822.

PEDRO LEON TORRES, MANDO EN JEFE UNA
ACCION DE GUERRA EN LA CUAL FUE DERROTADO

S TROPAS
MES DIA AO SITIO JEFE REALISTA Result.
PATRIOTS REALISTAS
Marzo 15 1812 Siquisipue Juan Reyes Vargas 120 300 D




































bN~, b~L 1


Mascarilla de don Simn Bolvar


*





La muerte puso al Libertador Simn Bolvar en presencia del Hijo de Dios, juez de los hombres, y le puso tambin en
presencia de la historic. Sobre su vida recay cien aos h un veredicto divino que subsistir en la inacabable duracin
ultramundana, y un veredicto human que fatigar los aos volanderos. Entrambos son gloriosos: lo es el primero por-
que en el Libertador tiene que cumplirse aquella ley del Evangelio segn la cual Jesucristo delante de su Padre, no se
avergonzar de quien le confes delante de los hombres.
Tambin es glorioso el otro veredicto esbozado en el saludo con que lo acogi por vez primera el congress grana-
dino: "Libertador! Vuestra patria no ha muerto mientras exista vuestro nombre".

MONSEOR JOSE VICENTE CASTRO SILVA










R


A


He sostenido y creo haber demostrado ("La funcin
econmica de las razas de color en la formacin del
Estado Venezolano" Conferencia en la Sociedad de
Ciencias Econmicas y Sociales Revista de Hacienda.
Junio 1944) que en el determinismo national fueron dos
motivos felices nuestra colonizacin por Espaa y el
mestizaje.
Sin esos antecedentes, el process social venezolano
no habra ido ms all de la incipiencia que se observa
en las colonies fundadas por ingleses, franceses y ho-
landeses en las regions tropicales. Estas son estableci-
mientos de explotacin y no de poblacin, en que el
element human est constituido por capas sociales
yuxtapuestas, sin dinmica social, heterogneas y con-
finadas en compartimientos sin comunicacin entire s.
La resultante es un lamentable grado de atraso social
y de estancamiento intellectual en aquellas sociedades.
Para vencer al trpico americano y constituir un
asiento convenient a sociedades avanzadas, fue gran
ventura que colonizasen nuestras tierras los espaoles


Z


A


y no los ingleses, los franceses o los holandeses a quienes
correspondi, junto con aqullos, la tarea universal de
colonizacin por los europeos a partir del siglo XV.
Fu tambin circunstancia fausta la mezcla del
colonizador, con el indgena primero y ms tarde con
el negro importado de Africa, contra la cual no tena
aprehensiones el espaol. La mezcla de razas no fu en
general combatida por la Metrpoli, como en otras co-
lonias, sino ms bien consentida y an tutelada en cier-
tos casos por las costumbres y las leyes espaolas.
El espaol, y menos an otros europeos, no habran
podido constituir sociedades bien organizadas en el
trpico, a base de razas indo-caucsicas puras. Habran
sucumbido ante el medio hostile y no hubieran podido
sentar las bases econmicas de los nuevos Estados.
Nuestros conquistadores fueron guerreros y aven-
tureros, inaptos para los trabajos manuales y para la
agriculture. Solos, les habra sido impossible subsistir y
es lo ms probable que hubiesen tenido que abandonar
la empresa de la colonizacin y regresar a Europa o









refugiarse en Amrica en territories de climas templados
o fros.

El fundamento`econmico de la Conquista y lugo
de la Colonia, en sus primeros tiempos, tena que de-a
pender, como dependi, de la mano de obra indgena.

Pero los autctonos venezolanos estaban represen-
tados por tribus esparcidas en un vasto territorio, por
naciones de espritu guerrero, frecuentemente nmades,
iniciadas, slo algunas, en labores agrcolas series. No
constituan, propiamente, sociedades regulars y recha-
zaban en general today convivencia con los conquis-
tadores.

Por fuerza de las circunstancias y de la tica de
la poca, los espaoles acudieron, naturalmente, a la
esclavitud de los indgenas, nica fuente de trabajo uti-
Slizable en los primeros tiempos. Y as se inaugur la ra
lamentable de los "saques" de indios y el trfico escla-
vista de que fueron vctimas principalmente las tribus
del litoral caribe venezolano.
Nuestros indgenas, ms an que los de otras re-
giones americanas, eran inadecuados y difcilmente adap-
tables a la vida y al trabajo sedentarios. Eran, adems,
fsicamente dbiles, incapaces de esfuerzo prolongado y
SB. vctimas de enfermedades propias o importadas. Estas,
especialmente las viruelas, destruyeron gran parte -de
la poblacin original.

De modo muy natural los espaoles ocurrieron bien
pronto a un suministro de man de obra conocido en
el Viejo Mundo desde tiempo inmemorial: los esclavos
africanos. Muy a principios del siglo XVI comenz la
trata esclavista; primero, por tratantes libres o permi-
sados para determinados embarques o cantidades de
esclavos y lugo, como comercio regular objeto de los
llamados "tratados de asiento" entire la Corona espa-
ola y organizaciones de diferentes nacionalidades, que
gozaron sucesivamente del monopolio.

A ms tardar, medio siglo despus del Descubri-
miento, se encontraron as en presencia, en tierra ve-
nezolana, los tres elements raciales ms diferenciados
entire s que se conocen: amarillos (mongoloides ameri-
,canos); blancos (indo-europeos) y negros puros africanos.

Conviene analizar, siquiera ligeramente, estas tres
cepas madres.
". -Comencemos por el autctono americano. Segn las
ltimas investigaciones etnolgicas, gana cada da te-
rreno la tesis sostenida principalmente por el ilustre
Rivet, segn la cual los pobladores originales de Am-
rica procedieron de Asia y Oceana, siguiendo tires vas:
al Norte, Behring y las islas prximas al litoral Nor-
Asitico, que nos habra suministrado elements conti-
nentales asiticos de viejas poblaciones monglicas no
slo del Norte, sino an del Centro y Sur de aquel con-
tinente; hacia el Centro, melanesios y polinesios, venidos
por va martirma de las islas del Noroeste y Centro del
Grande Ocano; y al Sur; algunos aportes de poblacin
caustraliana que, junto con los melanesios nos propor-
cionaron razas ocenicas negroides (papus, australianos
y aun negritos) talvez algo mezcladas ya con elements
amarillos.

En Venezuela, no obstante la infinidad .de naciones
y de tribes que encontraron los conquistadores, aparen-
temente disimils entr si, tanto por los tipos de cultura,
como por la somatologa y la lingistica, creo que pueden
distinguirse hasta tres ramas bastante diferenciadas en
el aCervo autctono: tribus 6 naciones relacionables con
. el tranco aruaco, que habra sido uno de los ms anti-
guas; naciones y tribus de caracterstica caribe; y un
te. rcer tronco sobre el -cual me parece que no se ha
parado mientes hasta hoy en el sentido de que pueda
"quizs constituir los restos de un aporte tnico distinto
.'M -' : 'de los anteriores. Me refiero a ciertas tribus que aparen-









3


~*1


.1'
~


1 3









temente tienen caractersticas semejantes, no obstante
estar localizadas hoy en regions apartadas entire s. Son
ciertos indios de baja estatura, de cultural muy primitive,
de aspect desagradable, de color marcadamente obs-
curo y ms perezosos que la generalidad de los otros.
A ese conjunto corresponderan los Cocinas de la Goa-
jira, los Guaraunos del Delta del Orinoco y. algunas
tribus de las regions altas del mismo ro y sus afluentes,
conocidas con diferentes denominaciones.
No quisiera ser vctima de la fantasia; pero en-
cuentro una correspondencia marcada entire estas tres
'.. cepas y las fuentes occidentales tan bien precisadas por
Rivet. Seran los aruacos los descendientes de los
emigrantes nrdicos; los caribes, de los polinesios, con
quienes tienen marcados rasgos comunes; y los cocinas,
guaraunos, etc., mestizos en quienes predomina an
Salgo de sangre negroide ocenica (melanesia, papu,
negritos)? Me limito a apuntar esta interrogacin por
"~ ," si mereciese studio a fondo de parte de los etnlogos.

-' Continuemos ahora con el aporte de sangre blanca.
El espaol del siglo XV constitua ya un complejo
N racial bien complicado; sobre un fondo celtbero, se ha-
ban injertado elements mediterrneos (griegos, feni-
cios, romanos); lugo un aporte germnico representado
S' ?principalmente por visigodos y vndalos; y al fin, el
aflujo africano y asitico de rabes, bereberes y negros,
importados estos ltimos como esclavos.

<- .' J Pero los espaoles constituan una raza histrico,
aunque con carabctersticas regionales debidas, ya a los
'" diferentes medios geogrficos de la Pennsula, ya a la
predominancia en las diferentes regions de uno u otro
element tnico.

.: El conquistador provena en general de la clase
S. guerrera y noble, aunque muy frecuentemente se alis-
taban en las expediciones el aventurero de cualquier
extraccin y el pcaro de las ciudades. Es muy possible
.,i que viniesen tambin muchos "cristianos nuevos", o, en
~ -otros trminos, judos o mariscos que huan de las per-
secuciones de los Austria y del Santo Oficio, como est
comprobado ocurri en gran escala en el Brasil (vase
.. P. Colmn, Historia de la Civilizacin Brasilea),

/ / ; Nuestros conquistadores vinieron principalmente de
Costilla, Extremodura y Andaluca. Posteriormente, y en
especial en el siglo XVIII, en plena Colonia, fuimos favo-
recidos por excelentes contingents de vascos y canarios.

Pero si se observe con atencin el carcter, las
costumbres, la mentalidad y aun el habla venezolanos,
sorprende advertir que la influencia andaluza parece
haber impreso ms fuertemente su sello entire nosotros.
Pasando finalmente al element negro, encontra-
mos que provino de la costa occidental africana y su
inmediato hinterland, desde el Dahomey hasta Angola.

Es oportuno advertir que el element negro tenia
U I una cultural superior y se hallaba ms evolucionado so-
"1 cialmente que los autctonos venezolanos en general; y
tanto por ese motivo, como por su propia ndole y na-
turaleza, era ms asimilable por la sociedad en forma-
cin, de tipo europeo, que el aborigen.
Los negros importados constituan en Africa so-
ciedades regulars, estabilizadas por la agriculture y
aun por la cra (bantus); provistas de una organizacin
.- poltica avanzada, aunque desptica; dotadas de una
cultural bastante evolucionada, tanto en cuanto a orga-
nizacin social como en cuanto a religion y artes. Los
negros eran un element much ms sociable que el
indgena venezolano y ms prximo al blanco, aunque
parezca paradjico.
-l, Al espaol no le repugnaban los unions exog6micas,
v aun con razas tan dismiles como las con que se en-
S/ contr en presencia en nuestro territorio. Las leyes espa-























































olas favorecieron las unions con las indias; y al menos,
hasta los ltimos aos de la Colonia (1776), toleraron
las que tenan lugar con negras y mestizas.
Surgi el mestizaje, que he llamado el fenmeno
fundamental de la Sociologa venezolana, como algo
espontneo y natural. Durante el siglo XVI y buena
parte del XVII, las preocupaciones genealgicas estuvie-
ron dormidas; y slo revivieron con furia desmedida,
como ocurri tambin en Espaa, en el siglo XVIII. La
ausencia de ese factor desfavorecedor de las unions
mixtas en las primeras pocas, debi sin duda, estimular
la generalizacin del mestizaje y el buen trato por los
padres a sus vstagos con sangre de color.
Fue muy favorable para Venezuela aquella con-
ducta de los conquistadores, pues facility la formacin
rpida de un compuesto racial adaptado al medio geo-
grfico, sin cuyo concurso habra sido impossible la con-
quista del Trpico y la formacin de un slido asiento
demogrfico para las nuevas sociedades.
El mestizaje favoreci tambin el process de demo-
cratizacin y la abolicin de vallas entire classes. Estas
nunca fueron muy slidas en Venezuela, aun durante el
rgimen espaol. Despus, como muy bien se ha obser-
vado, la guerra de Independencia precipit ese process,
que qued prcticamente concluido con la de la Fede-
racin y las revueltas civiles posteriores.
Las guerras dieron una oportunidad excelente para
que hombres bien dotados y ambiciosos, de extraccin


humilde, alcanzasen posiciones preeminentes, as como
para que mejorasen la educacin rudimentaria que, de
otro modo, habra sido la suya. Los casos de Pez, de
Silva y de otros tenientes del Libertador, son tpicos e
ilustrativos de lo que afirmo.

La mezcla de blanco e india, originadora del mes-
tizo propiamente dicho, no fue siempre la mejor; la de
negro e indio, productora del zambo, lo fue an menos.
Entre las mezclas corresponde indudablemente el pri-
mer puesto a aquellas en que existe siquiera una parte
pequea de sangre negra. Parece que sta obrase a ma-
nera de fermento mejorador; y sus representantes, los
ms numerosos en Venezuela, no es aventurado decir
que personifican al venezolano tipo.

El caudal principal de sangre negra se derram por
las costas del mar y el Lago de Maracaibo y por los
valles clidos de la Cordillera de la Costa, alcanzando
sus penetraciones a los llanos del Centro y las planicies
de poco nivel, tanto orientales como occidentales.

Las mezclas se realizaron tanto en las ciudades,
como en los establecimientos agrcolas, donde los restos
de indios encomendados se fusionaron con los esclavos
africanos y con los dueos, encomenderos y capataces
blancos.

Los diferentes elements indgenas imprimieron
caractersticas especiales a los products resultantes de
las mezclas. He observado en Venezuela, como lo hicie-

































































Ji












































































ra en Colombia el Dr. Lpez de Mesa (De cmo se ha
ha formado la nacin colombiana) que en las regions
donde existi poblacin o infiltracin caribe, el mestizo
result tener muchas de las caractersticas de esa her-
mosa nacin: bravura, espritu guerrero, altivez y au-
dacia. Nuestro llanero es una prueba de ese acerto, como
lo son los hijos de provincias en que el espaol o el
espaol y el negro se mezclaron con tribus pertene-
cientes o fines a la nacin caribe: Margarita, Maturn,
Gurico, Cuman y Barcelona.


Las particularidades psicolgicas del hombre medio
de nuestras varias regions, se explican, adems de la
influencia mesolgica, que no debe olvidarse, por la
naturaleza y la proporcin de los elements tnicos que
entraron en su composicin, especialmente los dos de
color.

En las costas y regions inmediatas, donde fue ms
abundante la sangre negra y la india fue proporcionada
por tribus caribes o aruacas, ambas combativas e insu-



























































misas, aunque en grado mayor las primeras, el nativo
es individuaista, ambicioso, agudo, pendenciero, discu-
tidor e imprcvisivo. En la region llanera es ms escasa
la sangre negrc, cbunda la india, en buena parte de
cepa caribe; y ei;: explica el carcter del habitante de
nuestras llanuras: reflexivo, reservado, melanclico, va-
liente, astuto y poco scciable.
En los estados andinos, la mezcla con negro fue
muy escasa; y muy abundante, en cambio, la liga del
blanco con las tribus que se encontraban in situ para
el moment de la Conquista. Ha llamado la atencin
ciertos rasgos fsicos muy frecuentes en los andinos: el
crneo cuadrado, signo de braquicefalia, muy aplanado
en la region occipital; el ojo oblicuo, de pliegue mon-
glico. El aspect fisonmico general recuerda espec-
menes raciales del cercano Este: turcos, sirios, meso-
potamios. A este respect se ha hablado de algn aporte,
durante la Colonia, de cierto lote de turcos o levantinos,
llevados con engao, por traficantes, del Mediterrneo
a la region de Gibraltar en el fondo del Lago Maracaibo,
desde donde habran escalado despus las montaas, para
fusionarse all con autctonos y espaoles.
Cierta o no esa version, me inclino ms bien a
pensar que aquellas caractersticas deben proceder de
las tribus ms numerosas de la Cordillera: muiscas y


chibchas, que debieron tener rasgos muy monglicos,
como se los observa en otras naciones indgenas ame-
ricanas, ms que polinsicos u ocenicos. La psicologa
de nuestros montaeses corresponde a la predominan-
cia, como element de color, del indio; y especialmente
del indio de la region, que era de los pocos asentados
por la agriculture, unido a algn aporte caribe (chi-
natos y lobateras). Es por esa circunstancia, pienso, que
muchos de sus rasgos mentales correspondent a los del
llanero, ya enumerados. Otros, como la laboriosidad, el
espritu de discipline y economa, la inteligencia algo
tarda pero perseverante, son o caractersticas especia-
les del primitive autctono regional o defects del me-
dio montas.

En la region central venezolana, que comprende
el Valle de Caracas y los del Tuy, Aragua y Lago de
Valencia, predomina el element llamado con acierto
en Colombia "tritnico", que, como he dicho antes, puede
considerarse como el venezolano tipo y en que los apor-
tes de las tres sangres se balancean ms o menos. De
all las caractersticas del "central", muy semejantes
por cierto a las del oriental y el costeo. Si a la estructura
tnica, se agregan las circunstancias de un "habitat"
saludable y las mayores posibilidades de cultural que
desde la Colonia existieron en su region, se explicar





















0


















1'J


bien la psicologa del venezolano de la zona que estudia-
mos ahora cuyos rasgos son, adems de los que hemos
encontrado en los costeos, una inteligencia alert y
flexible, un bien desarrollado sentido crtico que le hace
escptico, descredo y burln. El central es jactancioso,
alegre, despilfarrador, igualitario, irrespetuoso, dotado de
una gran capacidad de asimilacin, franco en demasa,
aprovechador, leal, amigo de la vida fcil pero ambi-
cioso, tenaz y pletrico de recursos cuando de ascender
se trata. Estas caractersticas explican su influencia de-
terminante, a travs de nuestra historic, en la vida mi-
litar y poltica del pas, no obstante las sucesivos hege-


monas regionales en el Gobierno de la Nacin. Otro
rasgo del central, debido talvez a su posicin, favore-
cida siempre, a pesar de apariencias contrarias, es el
que sea el menos regionalista de los venezolanos.
Debo recorder que las sntesis anteriores se refieren
al "hombre medio" que es el verdaderamente tpico. Los
elements superiores, quienes en general han venido
siendo, por diversas razones, especmenes en que pre-
domina la sangre europea, son ms o menos uniforms
en todo el pas, aunque, naturalmente, coloreados por
el matiz de la masa de cada region.


HERNANDEZ


Dr.


A L F R E D 0


M A C H A D 0






1


f












4










e






4






II,'
















































































ANDRES BELLO


86











u





u


R


A


HISTORIC INTELLECTUAL DE VENEZUELA


EDUARDO BLANCO

I


ORIGENES


Y PRIMERA CONCIENCIA


CRIOLLA


Es en el siglo XVIII cuando el inmenso territorio
que se extiende desde el Delta del Orinoco hasta los
Andes del Tchira comienza a adquirir cohesin espi-
ritual y poltica, precursora de la nacionalidad venezo-
lana; cuando la' palabra Venezuela alcanza primaca
sobre las otras palabras que denominaron las aisladas
Gobernaciones de nuestro orbe geogrfico: Cuman o
Guayana, Coro, Mrida, Trujillo, Maracaibo. Varios
hechos escalonados a los largo del siglo XVIII preparan
este process aglutinador. En 1725 se funda la Univer-
sidad de Caracas, lo que quiere decir que se disminuye
la vigencia intellectual que sobre nuestro territorio tena
para los venezolanos del litoral, la Universidad de Santo
Domingo, y para las gentes de las provincias de Mrida
y Maracaibo los claustros bogotanos. En 1728 se funda
la Compaa Guipuzcoana, empresa ya de tipo capi-
talista que aunque ejerce el monopolio commercial y,
prcticamente, el monopolio del crdito en Venezuela,
abre sin embargo a los criadores y agricultores de la
colonia un regular mercado ultramarino con la metrpoli.
Al lado de la riqueza que pone en circulacin dicha
Compaa surge tambin otro tipo de vida econmica
nutrida por el cada vez ms frecuente contrabando con
las factoras inglesas y holandesas del Caribe. Todos es-
tos factors dan a la vida venezolana del siglo XVIII
cierta flexibilidad que no es comn por la misma poca
en otras colonies, aunque nuestra cultural de entonces no
disponga como la de Mxico y el Per de grandes insti-
tuciones eclesisticas, universitarias o cortesanas que la
estimulen. Por ltimo, en 1777 se establece la Capitana
General de Venezuela, que da un definido centro admi-
nistrativo y poltico a las provincias del disperso territorio.
Comparando el rpido florecimiento econmico y
spiritual de Venezuela en el siglo XVIII con el atraso
que aqu reinara en las dos primers centuries coloniales,


ha sostenido el poeta espaol Ramn de Basterra en un
hermoso libro lleno de intuicin histrica, la tesis de
que Venezuela fu una creacin borbnica en contrast
con otras regions americanas donde subsisti por ms
largo tiempo el viejo estilo espaol de la Casa de Aus-
tria. Este "borbonismo" colonial venezolano explica la
rpida permeabilidad de la colonia a las ideas enciclo-
pedistas y la notable influencia francesa que se observa
en el mobiliario y estilo ornamental de nuestro siglo
XVIII. Es entonces tambin cuando se forja, como re-
sultado de la prosperidad agrcola, lo que puede llamarse
la conciencia criolla. Hubo antes una cultural venezo-
lana? El malogrado erudito Caracciolo Parra, en su
volume "La Instrucin en Caracas" (1.567-1.725) es-
tudi el process educativo de la colonia desde sus or-
genes hasta la fundacin de la primer Universidad.
Pocos y de mnima importancia son los products
culturales que han llegado hasta nosotros de los dos
primeros siglos de ocupacin espaola. Venezuela, natu-
ralmente, es un tema primordial de la historiografa de
los misioneros espaoles que recorrieron el pas y escri-
bieron sobre l tan tempranamente como Fray Pedro de
Aguado ("Historia de Santa Marta y Nuevo Reino de
Granada", 1.564) y Fray Pedro Simn ("Noticias Histo-
riales", 1.600). Llena de lances y aventuras venezolanas
est la inmensa crnica rimada de Juan de Castellanos
("Elegas de Varones Ilustres de Indias"). Pero today esa
literature inicial es literature de conquista, de gente
errante que anda todava por el territorio sin fijarse ni
establecerse, siguiendo el nmade seuelo de El Dorado,
que es el primer mito con que nace la historic venezo-
lana. Aun si comparamos estos cronistas de los siglos
XVI y XVII con un historiador de comienzos del siglo
XVIII como Jos de Oviedo y Baos, observaremos una
gran diferencia. Mientras que el tema de aquellos es
predominantemente pico y fantstico, Oviedo y Baos en
su "Historia de la Conquista y Poblacin de la Provincia
de Venezuela", impresa en Madrid en 1723, nos da ya no
slo lo legendario de los primeros das venezolanos, sino
tambin el testimonio de una sociedad ya asentada en
la tierra y en la que se va fortaleciendo un espritu de
diferenciacin y celosa territorialidad. Aunque el autor
haba nacido en Bogot, por su temprano traslado y ex-
tensas vinculaciones econmicas y familiares en Cara-
cas, nos ofrece un insuperable cuadro de la alta sociedad
terratenjente de comienzos del siglo XVIII y una obra
maestra de prosa artstica. Es tan encantadora y casi
apacible narracin, que ha sabido librarse de las exa-
geraciones y ornamento intil de los escritores barrocos,
el primer libro clsico de la literature venezolana.

II

SEGUNDA MITAD DEL SIGLO VIII
La segunda mitad del siglo XVIII es en Venezuela
como en todas las colonies una poca de extraa in-
quietud. El nuevo pensamiento espaol representado en
la metrpoli por hombres como Feijo en sus crticas a
la enseansa traditional y a las superticiones; como
Campomanes con su famoso libro "Educacin Popular"
y, por ltimo, a fines del siglo, con los elegantes infor-
mes econmicos de Jovellanos, tiene una inmensa re-





























JUAN ANTONIO PEREZ BONALDE


percusin en las colonies y abre ya el camino al pen-
samiento revolucionario francs que es conocido a travs
de resmenes, traducciones o libros que llegaron como
mercanca de contrabando. Uno de los primeros vene-
zolanos en quienes se observa lo que puede llamarse el
cambio spiritual de la poca, es un modesto professor de
Filosofa de las aulas caraqueas, Baltasar de los Reyes
Marrero, quien, hacia 1.778 insurge contra la antigua
enseanza escolstica y explica por primera vez la filo-
sofa de Descartes y de los racionalistas y empiristas de
los siglos XVII y XVIII, lo que le produce grave colisin
con la iglesia y con los maestros tradicionales.
Los viajes y la comunicacin intellectual con Europa
son, en el ltimo tercio del siglo XVIII, much ms fre-
cuentes, y la ideologa enciclopedista europea se observa
en algunos precursores de nuestra revolucin de inde-
pendencia, como Miguel Jos Sanz, Francisco de Mi-
randa y Simn Rodrguez, y en general en today la active
generacin de juristas y escritores polticos que habrn
de destacarse en los primeros movimientos independen-
tistas: Juan Germn Roscio, Francisco Espejo, Manuel
Palacio Fajardo, Fernando Pealver, Coto Pal, Vicente
Tejera, Pedro Gual, Francisco Xavier Yanes, etc.
Miguel Jos Sanz es, sobre todo, un renovador en
sus crticas a la educacin colonial contenidas en el fa-
moso discurso pronunciado en el Colegio de Abogados de
Caracas (1.790) y en su informed sobre instruccin pbli-
ca. Con ideas que coinciden con las de Feijo y Cam-
pomanes, y un poco con las del norteamericano Franklin,
censura Sanz el criterio de autoridad que predomina en
la enseanza; el carcter puramente formalista de sta;
su ausencia de sentido histrico, y la necesidad de otro
tipo de educacin cvica y popular que se adapte a las
realidades sociales. Cuando llegue la rebelin contra Es-
paa, Sanz ser desde las pginas del "Semanario de
Caracas" uno de los ms series tericos y guas intelec-
tuales del movimiento independentista.
Desde 1.771 Venezuela haba mandado su insusti-
tuible mensajero a lo que podemos llamar el gran cn-
clave del enciclopedismo y revolucionarismo europeo:
Francisco Miranda. Con su larga paciencia y su no
menos sutil tctica de conspirador, esta personalidad
avasallante atizar desde Europa una gran chispa que
ha de esparcirse y crecer en todo el continent ameri-
cano. El acta en todas parties; se desliza de Pars a
Viena, a Mosc y a Londres, a la Amrica del Norte,
burlando el espionaje espaol. Gentes las ms variadas,
son sus representantes y corresponsales. Ya para 1797,
en compaa de otros criollos enciclopedistas y cons-
piradores como Pablo de Olavide, Pedro Jos Caro
y el jesuita Jos del Pozo y Sucre, haba firmado un plan
de emancipacin americana. En 1.798, al mismo tiempo
que conspira en Londres a la sombra del Foreign Office,
funda con criollos emigrados aquellas Logias de Lautaro,


de los Caballeros Racionales o Gran Reunin America-
na, en las cuales los iniciados juraban defender la libertad
de sus pases bajo la forma democrtica. En las cartas
de Miranda para sus numerosos agents en Venezuela,
Nueva Granada, Mxico, Ro de la Plata y Amrica
Central, empieza a formarse ese "americanismo sub-
versivo" de que habr de brotar la independencia. Sin
ser precisamente un escritor, en los gigantescos legajos
de su Archivo, que est publicando el Gobierno de Vene-
zuela, se expresa el testimonio minucioso de su vida tan
trajinada; de sus conspiraciones, sus negocios y sus via-
jes, de la gran "Utopa" social que va formando cuando
su resentimiento y pasin criolla entra en contact con
las cortes, los hombres y las ideas del muy agitado siglo
XVIII europeo.

Aunque muy pocos escritos suyos han llegado hasta
nosotros, porque los dispers en una vida azarosa y n-
made, muy de acuerdo con su excntrico temperament,
don Simn Rodrguez es una de las personalidades ms
notables nacidas en el ltimo tercio del siglo XVIII. Su
influencia ha sido determinante en la educacin de
Bolvar, quien siempre lo record y vener como el ms
ilustre y original de los maestros. Para la historic del pen-
samiento hispano-americano, Rodrguez es una figure
indispensable, ya que parece el primer criollo que lleva
a sus ltimas consecuencias la doctrine roussoniana sobre
la libertad del hombre y sobre una pedagoga plenamente
inspirada en la naturaleza. Fue Don Simn hombre ro-
binsnico, empeado en realizar en s mismo y en sus
alumnos todo el process de la especie humana. Lucha
sarcsticamente en los medios hispano-indios donde le
toca ensear (Bolivia, Chile) contra todos los tabs y las
convenciones, y se hace maestro y ciudadano impossible
ante un gobernante prudent y ponderado como el Ma-
riscal Sucre. Reunir los raros escritos de este filsofo
trashumante es todava tarea por hacer. La cruda auda-
cia de Rodrguez, su naturalismo radical y hasta la orto-
grafa caprichosa de que dotaba a veces sus escritos, han
detenido e intimado siempre a los crculos acadmicos y
conservadores de nuestro pas para quienes Rodrguez
-a pesar del respeto que le tena el Libertador- fue
un loco irremediable.


III

ENTIRE EL NEO-CLASICISMO LITERARIO

Y EL ROMANTICISM POLITICO

Paradjicamente las ideas revolucionarias de Fran-
cia en las que se expresa la insurgencia poltica del
individualism modern, llegan a nuestro pas cuando en
los crculos literarios prevaleca la leccin de mesura
y comedimiento de la escuela neoclsica cuyo primer
gran representante en la literature venezolana fue
Andrs Bello. La personalidad de Bello -el ms ilustre
humanista y el ms perfect hombre de letras que produjo
la Amrica Hispano en el siglo XIX- comienza a for-
marse en los ltimos das coloniales y primeros de la
Revolucin de Independencia. Es en ese tiempo juvenile
un poeta eglgico, doctor ya en latn y letras clsicas,
cuyos suaves poemas a la riente naturaleza venezolana
(poema a "El Anauco", soneto "Hoc erat in votis")
alegran las amables tertulias de la casa de los Ustriz,
ricos jvenes caraqueos amigos de la msica y la poesa.
En 1810 -despus del movimiento del 19 de Abril-
Bello va a Londres en compaa de Bolvar y de Lpez
Mndez, a buscar el reconocimiento ingls para el nuevo
gobierno autonmico de Caracas. Como Agente Diplo-
mtico muchos aos sin sueldo a causa de los trastornos
de la despiadada guerra venezolana, Bello permanecer
en Inglaterra hasta 1829, en que le contrata el Gobierno
de Chile y se traslada al lejano pas austral. Las biblio-
tecas de Londres acaban de former al gran humanista
y le capacitan para la alta misin ductora que desempe-
ara en Chile durante los ltimos treinta y seis aos de










su larga vida (1781 1865). A pesar de su ausencia,
Bello ha de influir poderosamente en las letras venezo-
lanas del siglo XIX. Sus famosas odas escritas en Lon-
dres, que como la "Silva a la Agricultura de la Zona
Trrida" y la "Alocucin a la Poesa" aluden al paisaje
tropical, y los amables poemas de su edad madura en
los que ya transige y coquetea con el romanticismo na-
ciente, se hacen sumamente populares en Venezuela.
Los eruditos e investigadores leen, adems, con provecho
lo que puede llamarse la obra cientfica de Bello, que
abarca por igual la crtica literaria, la filologa y la juris-
prudencia. Si el pas nada hizo por rescatar al mayor
de sus humanistas, los grandes espritus venezolanos
siempre acataron y reconocieron el nombre de Bello como
uno de los ms decisivos en nuestra formacin cultural.
Cierta analoga con Bello tiene, por la misma poca,
Jos Luis Ramos, uno de los primeros y ms sabios pro-
fesores de griego que hayan nacido en la Repblica,
cuidadoso traductor de poetas antiguos y autor de nume-
rosos tratados gramaticales, mtricos y ortolgicos.
No puede ser la literature pura preocupacin pre-
ferente para nuestros lderes y grandes conductores en
el tumultuoso perodo de la guerra de Independencia
y primer organizacin de la Repblica (1810 1830).
La personalidad descollante, la que seala el rumbo
y primera gran vocacin de nuestro pas, es sin duda la
de Bolvar. Del Bolvar escritor y pensador he dicho en
mi pequeo libro de literature venezolana: "Hombre-di-
namo para mover a los dems hombres, la Historia de
Venezuela en los 19 aos qe comienzan en 1811 y van
a terminar con la muerte del hroe en Santa Marta el
17 de Diciembre de 1830, se confunde un poco con la
historic de Bolvar. El galvaniza aquella vehemente voca-
cin histrica que conducir a los venezolanos desde sus
llanuras y montes nativos, desde la que fue paz colonial
de sus campanarios, en una gran march por la Libertad
de Amrica que slo habr de detenerse en las cumbres
heladas de Potos, en el Alto Per. Venezuela es enton-
ces prdigo semillero de jefes. Tribune y military, hombre
de espada y pluma, gran ambidextro, el genio de Bolvar
mueve aquella pattica hora de historic que lo va a
destruir en edad temprana, a los 47 aos, porque ya est
envejecido y enfermo de haber recojido l solo todas las
pasiones de Amrica. En su cabeza estaban Venezuela
con la rivalidad fragorosa de sus speros jefes militares
cada uno de los cuales quera una Repblica como los
generals de Alejandro reclamaban sus reinos; Nueva
Granada con el litigio de sus juristas y el rencor de los
serranos contra los llaneros, el Ecuador con sus disputes
entire Guayaquil y Quito, el Per con las sutiles intrigas
de su nobleza cortesana. Quien form cinco Repblicas
para una Amrica grande, morir cuando contra l se
irga el caciquismo regional, la atomizacin de su obra.
Armas y letras se identifican en la accin de Bolvar. El
hombre qe escribi ms de tres mil cartas conocidas y
cerca de doscientas proclamas y discursos; el socilogo
de la carta de Jamaica y del Manifiesto de Cartagena,
el legislator de Angostura, el autor de la Constitucin
de Bolivia, el crtico literario del poema de Olmedo, el
de las frescas epstolas de amor a Manuelita Senz, pre-
side, concert y dirige lo que en aquellos aos de accin
v de wuerra se puede llamar la "inteligencia" venezo-
lana. El se lleva a Angostura para que forjen su "Con-
greso Admirable" a Fernando Pealver, a Francisco Ja-
vier Yones, a Diego Bautista Urbaneja, al gran huma-
nista Jos Luis Ramos, al gran Diplomtico y polglota
Manuel Palacio Fajardo. El manda sus artculos a "El
Correo del Orinoco". Como un gran jefe de prensa mo-
derno, Presidente y Ministro de Propaganda.de !a Revo-
lucin al mismo tiempo, mantiene sus corresponsales
europeos: aquel curiossimo Abate De Pradt, amigo de
discutir todas las Constituciones, a quien su elocuencia
le hace amar la de Colombia. Lo universal: lo que pas
en Verana, lo que se converse en Londres, el ltimo
escrito de Benjamn Constant, lo ha de seguir en sus Ga-
cetas europeas, aunque est metido en el ms internado
poblachn de los Andes. Tiene, como todos los hombres
de accin, la timidez de su obra literaria; dicta sus es-


MANUEL DIAZ RODRIGUEZ


critos caminando, metiendo el galicismo cuando le parece
ms gil que la complicada frase espaola. A veces hace
la auto-teora de su estilo: "No s cmo puede ser difu-
so un hombre precipitado e impaciente. Yo multiplico las
ideas en muy pocas palabras". Aunque se ha bebido
con Rousseau y Montesquieu todo ese mundo ideal, today
esa ciudad de Utopa edificada en el siglo XVIII, siempre
se est defendiendo del ideologismo puro: "Los cdigos
que consultaban nuestros magistrados (dice explicando
lo que fue la Repblica demasiado pura de 1811 y 1812),
no eran los que podan ensearle la ciencia prctica del
gobierno, sinos lo que han formado ciertos visionaries
que, imaginndose repblicas areas, han procurado
alcanzar la perfeccin poltica presuponiendo la perfec-
tibilidad del linaje human. Por manera que tuvimos
filsofos por jefes, filantropa por legislacin, dialc-
tica por tctica y sofistas por soldados". Pero su claro
anlisis de la realidad no obtura en l su potico sueo
de future. Ningn document pblico empieza con mayor
entusiasmo que su invitacin al Congreso antifictinico
de Panam: "Parece que si el mundo hubiese de elegir
su capital, el Istmo de Panam sera sealado para este
destino, colocado como est en el centro del globo, vien-
do por una parte el Asia y por otra el Africa y Europa.
Cuando despus de cien siglos la posteridad busque el
origen de nuestro Derecho pblico y recuerde los pactos
que consolidaron su destino, registrar con respeto los
protocolos del Istmo. En ellos se encontrar el plan
de las primeras Alianzas que trazaron la march de
nuestras relaciones con el Universo. Qu ser entonces
el Istmo de Corinto comparado con el de Panam?"
Pero Amrica le trae, tambin, sus horas de profunda
desesperanza. Y con su desmedida pasin de criollo, es-
cribe entonces verdades sombras, describe su Canto de
Eclesiasts: "Qu haremos con esos generals conspi-
radores? Si los contengo soy tirano, y si espero que delin-
can para castigarlos, soy cruel asesino. Esto no ', remedio. No hay f en Amrica ni entre los hombres
ni entire las naciones. Los tratados son papeles; las cons-
tituciones, libros; las elecciones, combates; la libertad,
anarqua, y la vida un tormento. Todo es necascrio
crearlo. La Independencia es el nico bien que hemos
adquirido a costa de los dems". "Los que han servido
a la revolucin han arado en, el mar. Estos pases caern
infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada,
para despus pasar a la de tiranuelos casi impercepti-
bles de todos los colors y razas, devorados por todos
los crmenes y extinguidos por la ferocidad. Si fuera posi-
ble que una parte del mundo volviera al cos primitive,
este sera el ltimo perodo de Amrica".
Otras veces, la prosa tan precisa que pasa de la
imprecacin a la ternura, terminal como en verso, como
en estas frases de una carta de amor a Manuelita Senz:
"No s cmo hacer para conciliar mi dicha y la tuya,
con tu deber y el mo: no s cortar este nudo, que
Alejandro con su espada no hara sino intrincar ms y










mas, pues no se trata de espada ni de fuerza, sino de
amor puro y de amor culpable, de deber y de falta, de
mi amor, en fin, con Manuela la bella".
Bolvar ser el gran tema romntico de la litera-
tura venezolana. Todo lo que hay en su compleja perso-
nalidad de dandy y de filsofo, de guerrero y de amante,
de hombre que vivi en extrema tension su peligrosa
profesin de hombre, de genio que moviliz todos los
sueos tnto tiempo aletargados en una colectividad
que con l comenz a tener historic, constituyen un
element permanent del alma venezolana. Desde 1830
la historic national ser como una larga aoranza. Los
hombres que convivieron con Bolvar, los que le escu-
charon alguna vez, reclaman su parte de inmortalidad.
Y junto con Bolvar han surgido el olimpo y los mitos
de la nueva patria: Sucre, Pez, Bermdez, los lanceros
de Boyac y Carabobo, los grandes jinetes que como
deca el verso de Olmedo, "fueron a vengar a los Incas".
Divulgadores de Derecho Pblico ms que escrito-
res artists fueron los hombres que formaron lo que
puede llamarse el equipo intellectual del Libertador en-
tre los aos 1810-1830. Hombres como Juan Germn
Roscio, Pedro Gual, Miguel Pea, Francisco Javier Yanes,
etc. Un gran periodista poltico como Manuel Palacio
Fajardo, que ha ido a Inglaterra y los Estados Unidos a
defender la justicia de la causa venezolana, muere muy
joven despus de dejar various escritos que cuentan entire
los mejores testimonios histricos de entonces. Del mis-
mo modo se malogran en la guerra y los patbulos rea-
listas otros espritus jvenes que prometan much,
como Antonio Muoz Tbar y Vicente Salias.

IV

LA LITERATURE VENEZOLANA HACIA 1,840

En la dcada 1830-1840 se ha revelado una de las
ms importantes generaciones literarias que haya cono-
cido el pas. Es el moment en que avanzan a la ma-
durez prosadores de tnta vala como Fermn Toro, Ra-
fael Mara Baralt y Juan Vicente Gonzlez. Al mismo
tiempo el romanticismo europeo penetra en Amrica y
al tono comedido y refrenado del viejo estilo neoclsico,
se le opone ahora un nuevo frenes y un nuevo desmayo.
Toro, Juan Vicente Gonzlez y ms framente
Baralt (que se va muy joven de Venezuela, pero no sin
dejarle la elegant "Historia" en que ha narrado en
prosa de arcaica correccin, los fastos de la patria) son,
en cierto modo, los educadores y ms altos guas inte-
lectuales de este perodo. El hombre .de estado, econo-
mista y diplomtico que se llama Fermn Toro (1807-
1865) es, al mismo tiempo, gran escritor. Ha sabido
absorber como pocos contemporneos suyos una cultural
gil y viviente en que se funden su amor por la poesa
y un conocimiento concrete de la Legislacin, la Histo-
ria y las realidades sociales y econmicas de su patria
y del mundo. Algo del pensamiento ingls, apasionado
de los hechos, se observe en las pginas de este maestro
que con Simn Rodrguez y Andrs Bello forman acaso
la triloga de pensadores venezolanos del siglo XIX.
(Con mayor adorno y fantasa escribieron otros venezo-
lanos, pero nadie supera a Toro entire sus contempor-
neos en la agilidad de las ideas, el claro don dialctico,
la intuicin de socilogo e historiador con que descubre
ms all de las formulas o los mitos convencionales, la
entraa de un problema colectivo). Para conocer la si-
tuacin social y econmica de Venezuela en la dcada
del 40 al 50 es un trabajo indispensable el studio de
Toro "Reflexiones sobre la Ley del 10 de abril de 1834",
que con un ttulo tan modesto traza el doloroso cuadro
de una scciedad donde la Economa liberal se i-rocaba en
derecho al agiotismo y la usura. Por sobre el entusiasmo
jurdico de otros polticos venezolanos de entonces, que
vean en el sistema patriarcal de Pez y el honest
espritu legalista con que entonces gobernaba la oligar-
qua conservadora, un insustituible y edificante modelo,


FERMIN TORO


Toro advierte dentro del orden aparente, un irresuelto
problema econmico que explotar hasta la demagogia
el gran tribune popular Antonio Leocadio Guzmn y
que habr de conducirnos, pocos aos despus, a las
largas y desoladoras guerras de la Federacin. Los "Dis-
cursos" parlamentarios de Toro en la Convencin de
Valencia en 1858, con su estilo de tolerancia, su com-.
prensin y experiencia humana y su certeza para definir
y esclarecer entire el frrago oratorio de los contrincantes
las verdaderas cuestiones venezolanas, nos ensean ms
sobre poltica national que cualquier tratado terico. La
tesis poltica y jurdica siempre la sabe apoyar en ex-
celentes ejemplos. Y su curiosidad intellectual --a pesar
del azaroso destino de accin administrative y poltica
que siempre le toc- se daba tiempo para cultivar otros
campos de la fantasa literaria. Novelitas romnticas
como "Los Mrtires" y "La Viuda de Corinto", cuadros
de costumbres o poesas lricas, eran los ocios y los
juegos de tan ilustre venezolano.
Si Toro represent entire los hombres de su genera-
cin la maestra del pensamiento exacto, Juan Vicente
Gonzlez es el mayor artist literario de nuestro siglo
XIX as como Baralt encarna el ms atildado formalismo
clsico. Como un tema de la ms elaborada retrica, en
estilo casi impasible -a fuerza de ser puro- la "His-
loria" de Baralt es, entire otras cosas, el solemne cuadro
de batallas y la galera de retratos de la Independencia.
En un ensayo mo me permit comparar la prosa de
Baralt (1810-1860) con la sabia pintura neoclsica de
don Martn Tovar y Tovar como el testimonio de una
Venezuela patricia e idealizada, bastante diverse acaso
de la Venezuela de Boves, de Arismendi y de Pez, y aun
del tremendo y angustiado Libertador de los aos 13 a
21. Los varones de peluca y casaca azul que pintaba
tan sabiamente don Martn Tovar, hablaran en la acom-
pasada y buena prosa espaola de don Rafael Mara Ba-
ralt. El afn purista y clasicizante que llev despus
Baralt a sus studios gramaticales y a su solemne poesa
de certamen, acaso debilit en l un temperament lite-
rario excelentemente dotado: Leemos a Baralt con mo-
rosa delectacin, pero preferimos buscar un ms pattico
testimonio de Venezuela en Juan Vicente Gonzlez.
Grandes sinfonas inconclusas, ricas de color, de
fuego y adivinacin fantstica, son las pginas de Gon-
zlez, acaso el ms genial escritor que haya producido
nuestro pas. Su vehemente temperament se disperse
en la polmica poltica, en el panfleto, el editorial o el
retrato histrico. En sus peridicos y revistas "El Diario
de la Tarde" (1846), "El Heraldo" (1859-1861), "La
Revista Literaria" (1865), se acumula la imponente can-
tera de su prosa artstica. Michelet le ha enseado a
sentir la historic como un cuadro de abigarrado y tumul-
tuoso color. Una gigantesca memorial que acapara por
igual las letras clsicas y las letras modernas, le pro-
porciona metforas y figures para aquellas epopeyas que
se llaman "Biografas de Ribas", "Historia de los Mo-



























JUAN VICENTE GONZALEZ


nagas" o "Manual de Historia Universal". Es poeta en
cada moment. Los dos perodos ms trgicos de la his-
toria venezolana: la de la Guerra a Muerte y los das
iniciales de la Independencia ("Biografa de Jos Flix
Ribas"), y la Guerra Federal ("Historia de los Monagas"
editoriales de "El Heraldo"), han tenido en l un insu-
perable rapsoda. Contra la escuela de Baralt, funda la
historiografa romntica que tiene un continuador en don
Felipe Larrazbal (1817-1873), autor de la primera gran
biografa de Bolvar. El tono comedido y la lnea un tanto
abstract de Baralt, se torna fantstica evocacin en
estos historiadores romnticos. Gonzlez -msico y
pintor de la historic a la vez- no desdea, por otra
parte, el motivo popular. Algunas de las pginas ms
desgarradas y vivientes de su "Biografa de Jos Flix
Ribas" son aquellas que evocan la psicologa y las reac-
ciones de las turbas caraqueas de 1811. Precisamente
porque nuestra primitive novela y drama romntico no
se liberaba an de la influencia del folletn y del falso
exotismo, podemos decir que aquel gran libro de Juan
Vicente Gonzlez inicia, por contrast, lo que puede
llamarse el tema nativista en nuestras letras.
Por el. mismo tiempo en que el genial agitador y
periodista Antonio Leocadio Guzmn sostena con Juan
Vicente Gonzlez una de las ms terrible polmicas po-
lticas que conociera el pas, en el campo literario se
haca present tambin, el mpetu y hasta el desorden
del romanticismo. Jos Antonio Maitn (1814-1874) y
Abigal Lozano (1821-1866) cuentan entire nuestros
primeros poetas americanos. El "Canto Fnebre" de
Maitn a la memorial de su mujer trae a la poesa vene-
zolana algo de la intimidad conmovedora de los "lakis-
tas" ingleses. Lozano, en cambio, es fundamentalmente
un poeta ertico. Sus pequeas revistas "El Album" y
"Las Flores de Pascua" crean y vulgarizan algunos de
los temas de la ms fcil, ardiente y popular romtica
criolla. "Angeles", "querubes ccnvertidos en mujer",
"ensueos vaporosos", albas en su lecho de jazmines",
pupilss crdenas" y "horscopos sangrientos" son fra-
ses y temas que se repiten en su lenguaje un tanto tri-
vial y melodioso. Es poeta fcil y logra rpida divulgacin
y auditorio en todo Hispano-Amrica.
Jos Ramn Yepes (1822-1880) y Jos Antonio
Calcao (1827-1894) completan el cuadro de nuestros
romnticos mayores. Yepes es de cierta manera el crea-
dor de un tipo de balada criolla que como su pattica
"Balada Marina" utiliza con suave sencillez los temas
de nuestro suelo. El amor -tan decorado de falsa
retrica en otros poetas contemporneos- lo condensa
en emocin esencial como en su simple y admirable
poema "Tardas", donde todo est dicho en los dos
versos iniciales:
Tardas, y muere el da
y se acerca la noche y desespero

Don Jos Antonio Calcao ha bebido su romanti-
cismo juvenile en las fuentes de la poesa inglesa. Se


juntan en l el poeta culto, como en su magnfico soneto
"La Siega", extraa obra de poesa religiosa, y el poeta
popular de exquisitas baladas como "La Saboyanita".
Infortunadamente en su madurez, D. Jos Antonio Cal-
cao se torna en poeta acadmico.

V

LOS A O S DEL 60 AL 8 0

Desde 1840 y en un perodo que se prolongar hasta
muy entrada la autocracia de Guzmn Blanco en los
aos 70, se haba planteado en nuestra literature un
conflict entire lo que podemos llamar el "nativismo", o
sea el propsito de crear una temtica de la tierra, y el
"exotismo", o sea la imitacin de la coloreada influencia
romntica extranjero. El folletn -frecuentemente mal
traducido- que llena los peridicos de la poca man-
tiene en el pblico un gusto por la intriga y la trucu-
lencia, por aquellos pases o series de maravilla que colo-
rean la enmaraada accin. Muchos jvenes viven como
los Condes o Marqueses del folletn; son duelistas, teno-
rios, calaveras. El drama romntico pone en los esce-
narios su brillo de espadas, sus trajes de terciopelo, su
sangre generosa, sus plumas y sus versos. La juventud
intellectual de aquellos aos quiere imitar los models
de ese romanticismo popular y busca en ellos una como
tregua o mundo encantado frente a la tragedia, la gue-
rra o la bancarrota econmica que ha sufrido el pas,
principalmente entire los aos 58 a 69. Otros se liberan
metindose en la tormenta colectiva, en la guerra civil;
y buena suma de bachilleres, poetas y letrados andu-
vieron luciendo sus frescos ttulos militares en las cam-
paas de la Federacin. Estas guerras a veces abren
inusitados caminos a las inquietas gentes que no quieren
quedarse en sus casas ni en la mediocridad de sus pro-
vincias.
"Costumbrismo", "folletinismo", "pica", "orato-
ria" son caminos de nuestra evasin imaginative en
aquel perodo. Gnero de larga vida que va a subsistir
hasta cuando se imponga la novela y el cuento realista,
el costumbrismo es como una primera forma de llegar
a la expresin de lo venezolano. Ya en los perodos de
los aos 30 a 40 aparecen los primeros escritores de
costumbres. La revelacin de Daniel Mendoza (1823-
1867) tiene una importancia extraordinaria. Con su gran
llanero Palmarote, cargado de refranes y de lengua po-
pular venezolana, l hace una custica pintura de la
vida caraquea y, liberndose de la imitacin de los
espaoles, nacionaliza el gnero. Sus "Muchachos a la
Moda" y sus "Muchachos a la Moda" son animadas
otopeyas de las "preciosas" y los "preciosos ridculos"
de 1850. Folklorista eximio, su libro "El Llanero" nos
introduce en las canciones y las rudas hazaas de nues-
tras pampas venezolanas.

Despus de la Guerra de la Federacin aparecen
dos costumbristas deliciosos: Bolet Peraza y Francisco
de Sales Prez. La labor de costumbrista de Bolet Peraza
(1838-1906) est reunida de preferencia en sus llamados
"Cuadros Caraqueos" y en las "Cartas Gredalenses"
que le dieron renombre continental. Su prosa plstica y
movida sabe dar no slo el paisaje y el ambiente, el
inventario casi naturalist de las cosas, sino la indivi-
dualizacin rigurosa de los personajes y hasta el dialec-
tismo y la fontica regional. Las revistas que Bolet
Peraza redact desde Nueva York, "Las Tres Amricas",
"La Revista Ilustrada", constituyen unos de los ms sim-
pticos documents de nuestra historic literaria.
Ms escueto de forma que Bolet Peraza, Francisco
de Sales Prez (1836-1926) fu una especie de humorista-
moralista. Recogi con pluma incisiva algunos de los
caracteres de la "tipologa" venezolana entire el 70 y
el 90: el "petardista", el "conspirador", el "balandrn",
el "guapo a sueldo", el "inventor de noticias". Fu el
pequeo La Bruyre de una sociedad todava azarosa e
informed.





























CECILIO ACOSTA


A la sombra del "costumbrismo" prosper tambin
el "tradicionalismo", que es como un cuadro de costum-
bres proyectado al ms lejano pretrito, generalmente a
la poca colonial. Una gran figure es la que primero
encarna este gnero en las letras venezolanas: Don
Arstides Rojas (1826-1894). Espritu de curiosidad uni-
versal, esmerado coleccionista de todas las cosas que
pueden coleccionarse, la inquietud de Don Arstides, en
lugar de dirigirse como la de la mayor parte de sus con-
temporneos hacia la Filologa, el Derecho o las Letras
Clsicas, tiende a las Ciencias Naturales, la Geografa
y la Historia. Tiene la pasin de Humboldt, el gran
gegrafo-poeta que con su "Viaje a las Regiones Equi-
nocciales" ha sido el ms inspirado intrprete de nues-
tra naturaleza; y se propone hacer amar a Humboldt,
incorporarlo en la dbil memorial national de los vene-
zolanos. (Uno de los ms bellos libros de Don Arstides
se llama "Humboldtionas"). Con la leccin de Humboldt,
Don Arstides se torna explorador emotional de nues-
tras montaas, llanos y cascades. Un poco por el camino
de la Geografa -que es uno de los ms seguros ca-
minos- desemboca en la Historia, y ser el ms feliz
animador de documents y libros viejos que conozca
nuestro siglo XIX. Descubre la urgencia de una Historia
Nacional amena y fcil, y la realize de modo especial-
mente atractivo en sus "Orgenes Venezolanos", en sus
"Estudios Histricos" y en sus "Leyendas Histricas de
Venezuela". No pretend emular ni el estilo ni el ingenio
volteriano de Ricardo Palma que en el Per haba creado
el gnero. Acaso ms fiel, menos invencionero y ms
simple, Don Arstides logra una preciosa reconstruccin
de nuestra Colonia -de la Caracas de los siglos XVII y
XVIII- y traza la biografa de los principles personajes
que pueblan los dramticos episodios de la Independen-
cia. Su bello "Libro en Prosa" es, adems, el potico
testimonio de un sabio que ha aprendido en el "Cosmos"
y en los "Viajes" de Alejandro de Humboldt su filosofa
naturalista y hasta su emocionada manera de narrar. Por
sus obras y su ejemplo vivo fu Don Arstides uno de los
grandes nombres de la cultural venezolana en la segunda
mitad del siglo XIX; y marcar su influencia y su mtodo
hasta en temperamentos tan dismiles como pueden serlo
los de Jos Gil Fortoul, Lisandro Alvarado o Tulio Febres
Cordero.
Don Eduardo Blanco (1840-1912) es el creador de
nuestra ms important epopeya en prosa del siglo XIX:
"Venezuela Heroica". Es uno de los libros que de inme-
diato forman una tradicin national. No puede leerse
esta obra -escribe Csar Zumeta- "sin que le quemen
a uno los fogonazos de los fusiles". Conducida por sus
hroes, poca de titanes, la multitude venezolana march
all como en aquellos lienzos desmesurados de color de
apiados grupos de un Gricault o un Delacroix, a quie-
nes tambin se parece Eduardo Blanco. Los episodios
del libro: "La Victoria", "Las Queseras", "San Flix":
"Carabobo", "Maturn", "Casa Fuerte", estn sentidos


y transcritos como gran pintura de caballete. "Blanco
-ha escrito Key Ayala en uno de los ms hermosos
studios crticos que ha merecido "Venezuela Heroica"-
tiene el sentido de la multitud y no consiente en abstraer
al individuo de la masa sino cuando el individuo se
agiganta o se empina sobre el montn, sublimado en la
clera, el valor o el sacrificio. En cada cuadro hay as
uno, dos, tres erguidos sobre el pedestal oscuro, subli-
memente oscuro de los annimos". Una compleja y exi-
gente sensibilidad literaria tendra muchos reparos que
hacer a "Venezuela Heroica"; le fatigara, a ratos, el
permanent patetismo de esa prosa, su idealismo heroico
donde no viven los hombres sino los titantes. Pero "Ve-
nezuela Heroica"' es much ms que un libro literario;
es un gran document venezolano. Un poco de la imagen
popular de la Independencia que predomina en los con-
temporneos se ha formado en la lectura de este libro-
himno. Obra hermana de la "Biografa de Jos Flix
Ribas" por el colorido y por el "pathos", ella ha afir-
mado con energa viril, con elocuencia y vocacin siempre
present, la historic heroic de los venezolanos. Ms all
de los crculos literarios, el pueblo, el gran intuitivo, hizo
suyo este libro. Como la prosa de Juan Vicente Gon-
zlez -antes de que llegaran los historiadores positi-
vistas- l inspir muchas formas de nuestra narracin
histrica. Y hasta el sabio letrado Don Felipe Tejera
-el que fracas en las epopeyas en verso- toma un
poco del color y del dinamismo de Juan Vicente Gonzlez
y de Eduardo Blanco cuando quiere escribir un "Manual
de Historia de Venezuela" que entusiasme a los mu-
chachos. De la misma manera el elocuente poltico,
diarista y tribune doctor Laureano Villanueva (1840-
1912) describe tambin con encendida prosa romntica
sus biografas de Vargas y Zamora, y, sealadamente,
la del Mariscal Sucre.
El mayor letrado venezolano de este perodo es
Cecilio Acosta. Nacido en 1818 en el pueblecito monta-
es de San Diego de los Altos, en un paisaje riente y
cobijado que se parece al de su prosa; imbuido de sagra-
das y humans letras en el Seminario Tridentino y en
la Universidad, Licenciado en Derecho, es Cecilio Acosta
un lector y un curioso universal. Su double pasin por las
ideas y por las formas literarias lo conduce de los cl-
sicos espaoles -que se conoce como nadie en Vene-
zuela- a los graves tratados de Economa Poltica. A
pesar de su modestia, todo lo quiere ser: fillogo, crtico
literario, jurista, economist. Es un poco el tipo de es-
critor enciclopdico que necesita un pueblo nuevo y to-
dava informed donde no se separan bien las profesiones
y oficios literarios, donde los artculos de peridico suplen
a los libros y las cartas privadas a los ensayos; donde
un discurso acadmico sintetiza, a falta de textos u obras
especializadas, un copioso panorama cultural. Pero 3e
diferencia del mero enciclopedismo, del escritor pura-
mente informative, en la preocupacin esttica de su
estilo. Hombre comedido, demasiado analista para mi-
litar en cualquiera faccin extrema, trata de conciliar
los trminos contrarios: el adornado espaol arcaico con
las preocupaciones sociales y econmicas de la poca;
la serenidad clsica con el colorido romntico, el libera-
lismo de su siglo con el orden y la jerarqua. Es tiempo
de militants, de ruda beligerancia poltica, y por ello
Cecilio Acosta vive aislado. Soando en su mundo ideal,
cotejando sus textos, comentando los problems de la
Historia y las bellezas de la Literatura; en estoica po-
breza, varn humilde y digno en un perodo de arribistas
y de ambiciosos, lo describe Jos Mart en un estilizado
studio biogrfico. Aunque puede ser el ms ilustre y do-
cumentado de los acadmicos, se diferencia de ellos en
cuanto sabe ver no slo las cosas que se embalsaman
en los libros, sino las que pasan palpitantes y proble-
mticas al lado suyo: la crisis econmica de Venezuela
en el ao 68; la Economa de usura que ahoga todo im-
pulso industrial, todo espritu de empresa modern; la
juventud parasitaria que sale de los Colegios o las Uni-
versidades sin saber nada de prctico; las formas ar-
caicas y verbalistas de nuestra instruccin pblica.
Algunos de sus breves tratados, como aquel delicioso
"Cosas sabidas y cosas por saberse", valen lo que el









mejor libro de Sociologa national. El que puede escribir
como Jovellanos, como el Padre Granada, como Santa
Teresa, de pronto asusta a los acadmicos anquilosados
y reaccionarios con sus teoras sobre el idioma. A veces
hay en l una insalvable contradiccin de fondo y forma;
y buenos consejos e intuiciones sobre la saludable Eco-
noma Poltica, nos lo present con una prosa digna de
Nieremberg o de los msticos espaoles. Cierta preocu-
pacin meldica -prosa para escucharse- resta ener-
ga y ligereza a sus ideas. Un moroso y regustado arcas-
mo quita a su pensamiento algo del ardor y de la efi-
cacia modern con que pudiera presentarse. Hay dos
Cecilio Acosta: el de aquellas grandes oraciones aca-
dmicas de muy elaborado estilo, muchos cuadros his-
tricos y musicales metforas como las de su discurso
en la "Academia de Bellas Letras" en 1869, y el de
las cartas amistosas y familiares, en que, como desgaire,
como en sabrosa conversacin, se va metiendo en cual-
quier problema de la vida criolla. Ser osado decir que
este segundo Cecilio Acosta -el menos acadmico y
ms directo- es el que ms nos interest; el que despus
de setenta aos conserve todava jugosa vitalidad? Y
me olvidaba del Cecilio Acosta de las poesas; del que,
a ratos, como en su fresca "Casita Blanca" descubre
un tema de idilio venezolano, impregnado de emocin
labriega, de verdura, de aire y cielo matinal.
En este perodo comienzan a formarse tambin las
Academias y crculos de eruditos y se advierte ya una
leve reaccin contra el desorden formal del romanticis-
mo. La Academia de Bellas Letras inaugurada en 1869
es como el camino que conduce a la future Academia
Venezolana Correspondiente de la Real Espaola que
inicia sus sesiones cuando el centenario de Bolvar
(1883). Estas Academias congregan a algunos de los
espritus ms estudiosos del pas: Fillogos, historiadores
y crticos literarios como Julio Calcao (1840), Ameno-
doro Urdaneta (1827), Felipe Tejera (1834); oradores
y tribunos como Marco Antonio Saluzzo (1834), Eduardo
Calcao (1836), Ildefonso Riera Aguinagalde (1827);
juristas como Anbal Dominici y Rafael Seijas. En la
poesa, los poetas nacidos despus de 1840 sufren la
inflencia del parnasianismo europeo y oponen al frenes'
y la exaltacin romntica, mayor esmero formal. Aun-
que ha sido contemporneo de Abigal Lozano, Don
Francisco Guaicaipuro Pardo (1827) es uno de los poetas
de ms riguroso lenguaje en este perodo. Conoce bien
la literature clsica y, sin rechazar los temas del ro-
manticismo, sabe expresarlos en las antiguas formas de
la oda espaola. En medio de muchas obras puramente
acadmicas y convencionales, puede seleccionarse de
Pardo todo un manojo de magnficos versos. Don Jacinto
Gutirrez Coll, que ha vivido en Europa largos aos y
ha traducido algunos de los poetas parnasianos --Here-
dia, Sully Prudhome- describe tambin algunos breves
e irreprochables poemas. La personalidad potica ms
important de entonces es Juan Antonio Prez Bonalde.
Nacido en 1846, los viajes y tres o cuatro lenguas mo-
dernas que dominaba como consumado polglota, en-
sancharon su horizonte spiritual. Mientras que muchos
romnticos de su generacin se haban quedado en los
moldes espaoles, Prez Bonalde se detiene en los artis-
tas de la segunda generacin romntica que, como Heine
en Alemania, opusieron al primitive desorden, un ejer-
cicio y una lengua potica much ms rigurosa. El se
introduce en el extrao mundo, fantstico y musical, de
Edgar Poe. Es el traductor ms artist que estos dos
grandes poetas encontraron en lengua espaola. Sus
traducciones presentan a los poetas venezolanos que no
podan leer el ingls y el alemn, una comarca de fanta-
sa y sueo que se opone al folletn potico de un Es-
pronceda, al discurso altisonante o el cuento rimado a
lo Nez de Arce, o a la forma muy chabacana, de
don Ramn de Campoamor. La poesa original de Prez
Bonalde reconoce estas fuentes nrdicas que la han ali-
mentado; aparece en ella cierto gusto por el matiz y los
colors sordos, un delicado clima otoal de elega, una
naturaleza afinada a la escala del hombre, una inquieta
y nerviosa vida interior. Poemas de Prez Bonalde como
su canto "Al Nigara", "Primavera", "Flor" y sobre


RUFINO BLANCO FOMBONA


todo la magnfica "Vuelta a la Patria" dan una nota
nueva en la potica venezolana: un romanticismo de re-
catada intimidad, concentrado y vaporoso, tan diferente
a la exclamacin, al grito o la violent anttesis de los
poetas del ao 40. Se ha dicho que Prez Bonalde inicia
quince o veinte aos antes de que comenzara el movi-
miento modernista, lo "que puede llamarse el process
de la poesa modern en nuestro pas". Con una dife-
rencia: que mientras el modernismo de Daro proceder
de Francia, el aporte de Prez Bonalde viene del marco
de naturaleza y de nieblas de la poesa sajona. El pri-
mero se realize como lujo verbal; el segundo como afn
naturalista, como dilogo del hombre con el mundo exte-
rior y con su destino.
Otro poeta valioso es Miguel Snchez Pesquera,
nacido en Cuman en 1851 y muerto en Madrid en 1919,
que toma de la Biblia y del paisaje oriental y mediterr-
neo los temas de su potica, como en la famosa y muy
conocida "Meloda Hebraica".
Algunos ensayos de novela como los ingenuos de
don Jos Mara Manrique ("Los Dos Avaros"), como el
magnfico cuadro costumbrista "Zrate" de don Eduardo
Blanco, las histories romnticas de don Julio Calcao
("Blanca de Torrestella", "Tristn Cataletto"), los rela-
tos de Anbal Dominici ("La Ta Mnica", "Juliana la
Lavandera", "La Viuda del Pescador") y las extraas y
confusas obras de don Toms Michelena, escritor radi-
cal, muy influido por las teoras de Darwin y Spencer y
primer intrprete de la corriente naturalista en nuestro
pas ("Dbora", "Margarita Rubinstein", "La Hebrea"),
colman el cuadro literario de este perodo.
Hacia 1880 la vida universitaria venezolana est
ya impregnada de positivismo cientfico. Dos eminentes
maestros, el alemn Adolf Ernst, lingista, naturalista,
fsico y etnlogo, y el doctor Villavicencio explican a
Darwin y Augusto Compte. Las ctedras de Ernst y Villa-
vicencio son frecuentadas por una arrogante juventud
que escandaliza con sus nuevas teoras el medio clerical
y pacato. Del positivismo y evolucionismo se march
hacia el naturalismo en literature, no sin que otras co-
rrientes literarias como las que expresaba el reciente
nativismo idlico de una novela tan divulgada como
"Mara", del colombiano Jorge Isaacs, influyese tam-
bin en el tono literario de la poca.

VI

POS ITIVISTAS Y NATIVISTAS


D E C A D A


D E 1 8 0 A L 9 0


Entre los aos del 80 al 90 se forma en Venezuela
una generacin literaria que, por una parte, empieza
a aplicar los mtodos de la ciencia naturalista europea
a los fenmenos de la vida social venezolana; tiene sus










biblias en el "Origen de las Especies" de Darwin, los
"Primeros Principios" de Spencer y aun en "Los Orge-
nes de la Francia Contempornea" de Taine; es alter-
nativamente radical y conservadora; se querella a veces
con la Iglesia, pero desdeando el idealismo histrico
busca en la violent historic venezolana y en el sistema
de sus caudillos, engendrados por la guerra civil, las
bases de una sedicente constitucin natural del pas que
anhelan oponer a las ideologas un tanto vagas del libe-
ralismo romntico. Muchos de los hombres de.esa gene-
racin sern polticos prcticos; su sistema mental orienta
durante largos aos nuestra crtica histrica y nuestros
mtodos de enseanza, y algunos de los epgonos del
positivismo tendrn mando e influencia en dictaduras
tan prximas como la de Juan Vicente Gmez. Por otra
parte y antes de que llegue la renovacin esttica y
principalmente formal del modernismo- coexiste tam-
bin en esta generacin el propsito de empezar a des-
cribir la vida venezolana, liberndose ya de la fantstica
idealizacin de los romnticos. Junto a la influencia del
pensamiento francs e ingls es preciso sealar la im-
portancia que sobre nuestras letras de entonces tuvo la
novela realista espaola. Dos de los ms importantes
narradores formados en este perodo son Manuel Vicente
Romerogarca y Gonzalo Picn Febres. Se dice del pri-
mero que con su novela "Peona" (1890) ha creado lo
que se llam el "criollismo" en nuestras letras. El tras-
lada un tema idlico, anlogo al del romance de Isaacs,
al paisaje de la llanura venezolana. Pero ms que poeta
idlico, Romerogarca es un escritor rudo y combativo,
y en la spera descripcin de nuestra naturaleza y las
observaciones concretas sobre el hombre venezolano,
encontraramos aun hoy la material menos envejecida
de su novela.
Pensando en Pereda y en los regionalistas espaoles,
con un estilo a veces excesivamente oratorio, compone
Gonzalo Picn Febres (1860-1918) todo un ciclo de no-
velas nacionales: "Flor", "Fidelia", "El Sargento Felipe",
que desenvuelve una intriga de la guerra civil, descri-
biendo con coloreada objetividad el medio campestre, en
los das crepusculares de la autocracia de Guzmn Blan-
co. El motivo que inicia "El Sargento Felipe" tendr
largo desenvolvimiento en los escritores posteriores y
ser una de las materials ms frecuentes de today narra-
cin criollista.

Junto a estos narradores se empieza a desarrollar
por el mismo tiempo una joven literature proyectada
hacia la crtica, la historic y la sociologa. Los ms im-
portantes nombres de esta generacin son los de Luis
Lpez Mndez (1861-1891), Jos Gil Fortoul (1862-
1942), Lisandro Alvarado (1858-1929), Lpez Mndez,
que ha muerto antes de cumplir los treinta aos, dej
un breve y sustancioso libro muy sintomtico del estado
de conciencia de aquellos das ("Mosaico", Bruselas,
1890). Taine y la Sociologa de Spencer parecen las in-
fluencias ms frecuentes en este joven escritor que
ataca algunos de los mitos intelectuales de los aos 80:
la Academia Venezolana, los antiguos ulicos de la au-
tocracia "liberal", los poetas acadmicos, el espao-
lismo demasiado rancio y gramatical de numeroso escri-
tores. Un ingenuo cosmopolitismo que seguramente l
hubiera sometido a anlisis y revision, de alcanzar ms
larga vida, es lo que se observa sobre todo en el "Mo-
saico", excelente testimonio intellectual de la poca.
El gran historiador de esta generacin y, en cierta
manera, el fundador de una nueva escuela histrica
en nuestro pas, es Jos Gil Fortoul. Hombre que alcanz
larga vida, y de enorme curiosidad humana e intellectual,
desemboca en la historic despus de enriquecerse y
probarse en otras disciplines intelectuales: novelas, es-
tudios jurdicos o literarios, stira de costumbres, frvo-
las causeriess". Ya en sus novelas juveniles "Julin"
y "Pasiones", que aluden, sobre todo la segunda, a la
Venezuela de los ltimos das de Guzmn Blanco, el
escritor'destacaba su aptitud para el anlisis individual
y colectivo y su talent de historiador. Ms que el follaje
retrico prefiere Gil Fortoul un estilo claro y conciso,


ANDRES ELOY BLANCO


de cierta precision y vivacidad francesa que no es muy
frecuente en nuestra tradicin estilstica. Excepcionales
dones de composicin y destreza para aplicar y divulgar
las teoras de la sociologa de entonces y de los nuevos
mtodos de la crtica histrica rvela en sus dos me-
jores libros: "El Hombre y la Historia" (1895) y la
"Historia Constitucional de Venezuela" (1907-8). El
primero inicia nuestra historiografa positivista y abre el
camino que cultivarn despus otros escritores y soci-
logos. La "Historia", aunque acepte algunos reparos
respect a su documentacin, es todava la ms elegant
y clara sntesis que se haya escrito sobre nuestro pro-
ceso histrico-poltico.
Orignalsima personalidad es la del doctor Lisandro
Alvarado. "Ultimo discpulo de Rousseau, heredero de
la tradicin de Don Simn Rodrguez y como l nmade,
extravagant y enamorado de lo primitive" le llam en
un ensayo. Su obra, que an no se acaba de reunir y
publicar, comprende muy diversas disciplines intelec-
tuales: studios lingsticos, etnogrficos, sociolgicos.
Aplica sus conocimientos de psicologa y psiquiatra en
dos curiossimos ensayos juveniles: "Los delitos polticos
en la historic de Venezuela" y "Neurosis de Hombres
Clebres (Venezolanos)". Sus andanzas, a veces a pi,
y ejerciendo las ms distintas profesiones, a travs de
todo nuestro territorio, le proporcionan material insupe-
rable para sus studios etnogrficos, de costumbres y
para sus glosarios "del Bajo Espaol en Venezuela",
"de Voces Indgenas". Su ms valioso trabajo histrico
es la "Historia de la Revolucin Federal" en que con
suma viveza (a pesar de la composicin desordenada)
destaca los problems sociales y econmicos y los mitos
colectivos que se debatieron en aquel inmenso movi-
miento de masas. La curiosidad de Alvarado se nutra
de todo: compilaba cuentos folklricos, recetas de bru-
jos; estudiaba la msica o la medicine de la ms remota
tribu india de nuestro territorio; traduca por una parte
el poema csmico de Lucrecio y por otra el "Viaje a
las Regiones Equinocciales" de Humboldt.
Aunque hayan nacido una dcada despus, de
cierto modo continan la escuela histrica y sociolgica
iniciada por Gil Fortoul y Alvarado, otros investigadores
como Jos L. Andara (1868-1923), Angel Csar Rivas
(1873-1930), Samuel Daro Maldonado (1870-1925),
Julio C. Salas (1870-1932), Laureano Vallenilla Lanz
(1870-1936), Pedro Manuel Arcaya (1874). Todos ellos
trabajan en una interpretacin que quiere ser cientfica
de la historic venezolana, y conscientemente se oponen
a la idealizacin y el himno histrico de los romnticos.
Partiendo de un anlisis tainiano -y ahora muy dis-
cutible- del medio geogrfico y la psicologa tnica,
aspiraban a descubrir las bases permanentes de nuestra
nacionalidad. Sufran la equivocacin de pensar que ya
Venezuela era un pas enteramente formado y que del
examen particular de ciertos hechos de nuestra historic
en el siglo XIX -como por ejemplo el caudillismo mi-
litar- se desprendan deducciones duraderas que inspi-
rasen leyes y sistemas polticos. Por prevencin excesiva



























PARRA PEREZ


contra las ideologas, caan en el extremo contrario de
divinizar y darle validez absolute a ciertos fenmenos
aislados. La observacin rige de modo especial para es-
critores y socilogos como Laureano Vallenilla Lanz,
autor del famossimo libro de teora y polmica poltica
"Cesarismo Democrtico", y como Pedro Manuel Arcaya,
autor de interesantes studios sobre "Personajes y hechos
de la Historia de Venezuela" y de "Sociologa Venezo-
lana". Arcaya y Vallenilla ocuparon destacadas posi-
ciones pblicas durante la dictadura de Juan Vicente
Gmez y se les consider, de cierto modo, como los fil-
sofos y tericos oficiales del rgimen. Apartando las
deducciones de transitoria eficacia poltica que pueden
encontrarse en las obras de Arcaya y Vallenilla Lanz,
ellas ofrecen algunas de las pginas ms vivas y mejor
documentadas de nuestra historiografa. Han compren-
dido de una manera que no era usual en los viejos
historiadores, la importancia del hecho menudo, del rasgo
significativo que desentraa y define la psicologa de un
personaje o una situacin.
El doctor Angel Csar Rivas, jurista al par que his-
torigrafo, estudi en dos volmenes excelentes los
"Orgenes de la Independencia de Venezuela" y la "His-
toria Poltica y Diplomtica". El doctor Andara es autor
de una "Evolucin Poltica y Social de Venezuela" cuyas
tesis vale la pena de comparar con las sostenidas por Gil
Fortoul en "El Hombre y la Historia". Julio C. Salas cul-
tiv por igual los studios etnogrficos y sociolgicos en
libros como "Tierra Firme", "Los Indios Caribes", "So-
ciologa Venezolana", etc.; dirigi la revista "De Re
Indica" e impuls vivamente los studios indigenistas
en nuestro pas.
Una personalidad que tiene cierta curiosa analoga
con la de Lisandro Alvarado es la de Samuel Daro
Maldonado. Los ms contradictorios materials eruditos
y de observacin personal se funden en su obra catica,
disparada en innumerables aventuras intelectuales. A
Maldonado le interesan por igual la Antropologa, la
Prehistoria, la Poesa. Escribi y opin sobre -toda clase
de asuntos. Acaso la literature venezolana no conozca
dos tentativas ms extraas, desordenados y al mismo
tiempo interesantes -si tenemos paciencia para leer-
las- que la inmensa narracin de Maldonado "Tierra
Nuestra" que alude a sus viajes por nuestros grandes
ros y selvas del sur, y el inconcluso poema "Luis Cardo-
zo" en que anhelaba pintar una especie de Child Harold
del trpico, de alma tortuosa y demonaca.
En el camino de descubrir nuestro pasado indgena
y de internarnos en el misterio geogrfico de los bosques
tropicales a que sirve de frontera el Orinoco, debe men-
cionarse asimismo el important libro de otra persona-
lidad mdica de esta generacin, el doctor Elas Toro,
autor de "Las Selvas de Guayana".
Cronolgicamente se ubica dentro de la generacin
formada en la dcada del 80 al 90, otro simptico escri-
tor regional, un tanto inmune a las corrientes intelec-


tuales de entonces: Tulio Febres Cordero (1860 1938).
Lo que Arstides Rojas hiciera para Caracas colonial,
Febres Cordero lo hace para su serrana Mrida. Fue el
archivo viviente de la ciudad, su enamorado testigo y,
de cierta manera, su poeta. Cont en llana y agradable
prosa la historic, pica y costumbres de Mrida y de
gran parte de la region andina desde el legendario pasado
indgena hasta la segunda mitad del siglo XIX. La leyen-
da, la monografa histrica y la novelita ingenua que
se poda poner en todas las manos, le sirvieron para tan
edificante propsito. Toda su obra de buen hidalgo pro-
vinciano es la apologa del viejo vivir rancio, de un
tiempo que, contra la nerviosidad modern, le pareca
a don Tulio patriarchal y feliz. Su mejor tratado de crio-
llismo es la novela "Don Quijote en Amrica", que con-
tiene algunas frescas y deleitosas descripciones de una
vida provincial, anterior al automvil y al nerviosismo
de hoy.
En la frontera de la vieja poesa romntica y del
modernismo que slo se har present en nuestras letras
despus de 1895, hay que mencionar algunos poetas
de diverse tnica emotional y expresiva. Populares y
realistas que mezclan el humor criollo con el realismo
espaol de fines del siglo XIX, como Alejandro Roma-
nace, Paulo Emilio Romero, Toms Ignacio Potentini.
Victorhuguescos, y de singular elegancia de forma,
como Manuel Pimentel Coronel (1863 1905). De rigu-
roso esmero clsico como el eminente hombre de letras
Manuel Fombona Palacio (1857 1903). Parnasianos
y mitolgicos, enamorados de las fbulas de Grecia, como
Gabriel Muoz (1864 1908), acaso el artist ms puro
de su generacin. En nuestra provincia, sin embargo, la
tradicin sentimental y ertica de los romnticos se pro-
longa much ms tiempo, y a fines del siglo XIX es un
intrprete de ella el popular poeta barquisimetano
Ezequiel Bujanda (1865 1929), a cuyas poesas el ins-
tinto popular pone msica y trueca en cariciones. An
puede decirse que un poeta de tnto auditorio future
como Andrs Mata (1870 1931), que sufrir, sin duda,
la influencia de la mtrica modernista, ha partido -de la
tradicin romntica. El fcil sentimentalismo de su
poesa, la amable msica meldica en que se envuelve,
har de los libros de Mata ("Pentlicas", "Arias Senti-
mentales") los ms buscados, admirados y accesibles
entire la produccin potica del tiempo.

VIl

M O D, E R N I 5 M O

El "Modernismo" que impregna 'toda la literature
latino-americana desde la ltima dcada del siglo XIX,
y a que se asocia, especiamente en la renovacin potica,
el nombre ilustre de Rubn Daro, es ya preceptible en
Venezuela a la altura de 1895. Dos revistas contribuyen
a reunir los nombres y tendencies del nuevo movimiento
literario. Una es el quincenario grfico "El Cojo Ilus-
trado", que durante 23 aos (1892-1915) sirve de
coloreado registro a la vida y las letras venezolanas;
otra es la revista "Cosmpolis", que hacia 1894 dirigen
tres escritores jvenes: Pedro Emilio Coll, Pedro Csar
Dominici y Luis M. Urbaneja Achelphol. El juvenile pro-
psito de esta ltima revista era difundir en Venezuela
-segn las palabras de Coll- "todas las escuelas lite-
rarios de todos los pases". En las traducciones y trabajos
originales que all se publican, se advierte un nervioso
y entusiasta cosmopolitismo que hace de toda la litera-
tura hispano-americana de aquellos das una autntica
"invitacin al viaje". Se habla simultneamente de Nietz-
sche, de Wilde, de D'Annunzio, de Maupassant, de
Barrs. Si nuestro modernismoes ante todo una aglutina-
cin de modas o actitudes literarias, tambin en los mode-
los europeos el artist criollo aprende una tcnica para
intrepretar y acercarse al paisaje y la psicologa nacio-
nal. El cuento breve, incisive y dramtico, y con grandes
manchas de color -a la Maupassant- reemplaza al
lento frecuentemente chabacano cuadro de costumbres.










El estilo literario se aligera de la pesada estructura sin-
tctica del antiguo prrafo espaol y desea producer
impresiones sensoriales o pictricas. En otros escritores
-a ejemplo de los maestros de la Europa decadentista-
surge un vivo inters por el anlisis psicolgico. En ge-
neral los artists de entonces profesan un individualism
esttico, desdean el materialismo e industrialismo del
siglo XIX y se aislan -segn las frases manidas de la
poca- en la "Torre de Marfil". Ms que en la poesa,
que forma una serie'de apreciables imitadores de Rubn
Daro, el modernismo adquiere singular relieve e impor-
tancia en la prosa venezolana. Se pueden agrupar dentro
de dicho movimiento crticos y ensayistas como Csar
Zumeta, Pedro Emilio Coll y Santiago Key Ayala; nove-
listas y estetas como Manuel Daz Rodrguez y Pedro
Csar Dominici; oradores e historiadores como Eloy G.
Gon-lez; cuentistas como Urbaneja Alchelpohl; pan-
fletistas como Rufino Blanco Fombona, aunque casi
todos ellos cultivan simultneamente diversos gneros
literarios.
Con Zumeta -el mayor en edad de estos escri-
tores- empieza a divulgarse en Venezuela el individua-
lismo aristocratizante de fines del siglo XIX. Toda la obra
de Zumeta, que puede compilarse en tres pequeos vo-
lmenes, se destaca por cierta brevedad punzante y
aforstica que recuerda un poco el conceptismo de Gra-
cin. El estilo ha sido sometido a una excesiva maceracin
que a ratos lo torna oscuro. Ciertas narraciones brev-
simas, de ceida intencin y poes-a evocan los poemas
en prosa de Baudelaire y los aplogos de Tolstoi. No es
precisamente Zumeta un creador o inventor literario.
Toda su obra parece la elegant rapsodia de lectures,
personajes histricos o temas de filosofa prctica. Un
poco el arquetipo human que exalta e idealiza es lo
que l llama en excelente pgina de sus "Escrituras y
Lecturas" el hegemn, especie de potente y desdeoso
hombre nietzscheano cuya vida y cuya moral no admite
con la norma de los hombres comunes.
La breve, pero muy concentrada obra literaria de
Pedro Emilio Coll ("Palabras", "El Castillo de Elsinor",
"La Escondida Senda") es una de las ms finas glosas
que un venezolano haya dedicado al espectculo del
mundo y de la cultural finisecular y a la sensibilidad un
tanto mrbida y ansiosa con que los hombres del ltimo
medio siglo sufrieron y expresaron today una poca de
extremadas tensions espirituales. Las ideas de Coll siem-
pre se vitalizan con la ancdota direct, el caso parti-
cular y un como equilibrado humorismo vernculo. La
influencia de Renn y Anatole France a travs de un
temperament venezolansimo, que, si maneja ideas, sabe
describir tambin, deliciosamente, hechos, personas y
costumbres, se advierte en sus amables pginas: cuentos
de escaso movimiento, pero de suma agudeza intelec-
tual como el exquisito relato "Las Tres Divinas Perso-
nas"; discusiones estticas y morales como las que lle-
nan las pginas de "El Castillo de Elsinor"; disertaciones
acadmicas como el studio sobre Ramn Campos, el
cnti-Rousseau espaol, o cierto pin.oresco costumbrismo
potico en que ha evocado los das venezolanos de su
juventud. Mientras que otros de sus compaeros de ge-
neracin --como por ejemplo Pedro Csar Dominici-
toman del movimiento modernista lo puramente .formal
y escriben como en abigarrado mosaico de brillantes
y a veces sueltas palabras, Coll tiene el dominio de un
arte comedido y gracioso, ms al! de todas las modas.
Manuel Daz Rodrguez (1817-1927) es acaso e!
mayor artist de la generacin modernista. Today su bi-
bliografa, que comprende desde el libro de viajes ("Sen-
saciones de Viaje"), la novela ("dolos Rotos", Sangre
Patricia", "Confidencias de Psiquis", "Peregrina o 1el
Pozo Encantado"), el cuento ("Cuentos de Color") y el
ensayo ("Camino de Perfeccin". "Sermones Lricos")
es como una gran rapsodia musical que contiene algunas
de las pginas de ms elaborada prosa artstica escritas
en Venezuela. Enamorado de Italia, donde ha vivido lar-
gos aos y sobre cuyas ciudades, personajes y monu-
mentos ha escrito captulos admirables, Daz Rodrguez


busca un ideal esttico y vital que se inspire un poco
en el de los italianos del Renacimiento como los inter-
pretaban los artists del decadentismo europeo. De aqu
su evidence analoga con D'Annunzio. Por el estilo reca-
mado, la cultural esttica y las individualidades neurticas
que describe, libros como "Sangre Patricia", "dolos
Rotos" o "Confidencias de Psiquis" son completamente
d'annunzianos. Como los del poeta de "El Triunfo de la
Muerte", los personajes de Daz Rodrguez (Alberto
Soria, Tulio Arcos) piensan en el suicidio o en la evasin
por medio de la soledad o por un arte complejo e in-
accesible a las masas. Sin ser propiamente un gran
creador de hroes novelescos, Das Rodrguez dota a la
novela venezolana de un dignidad artstica, de una preo-
cupacin de fidelidad y estilo que no se conociera hasta
entonces. Un contemporneo suyo, el novelist Miguel
Eduardo Pardo, autor de "Villa Brava" y de "Todo un
Pueblo", supo recoger con firmes trazos realistas y pi-
cante mordacidad, muchos aspects de la vida national;
pero qu chabacano y pobre result el estilo de Pardo
cuando se le compare con el de Daz Rodrguez! De la
novela d'annuziana, del anlisis psicolgico o el brillante
cuadro de viajes de sus obras de juventud, l quiere
llegar en la edad madura a creaciones ms realistas,
como su "Peregrina o el Pozo Encantado". Pero aqu
se le impone tambin su temperament. Y lo que 51
quiso que fuese una vigorosa novela rstica, se desen-
vuelve en el claro color y el clima idlico de una ppstoral
italiana. De Daz Rodrguez parte en nuestras letras de
entonces toda una corriente de trabajado estilismo, de
escritura artstica que cultivan otros ensayistas y cuen-
tistas de ms escasa obra, como Jos Austria (1867-
1932), Alejandro Fernndez Garca (1879-1939), Carlos
Paz Garca (1884-1931) y, ms contemporneamente,
Ramn Hurtado (1890-1932).
Otros novelistas formados en la dcada del 90 al
900 son Rafael Cabrera Malo, cuya novela "Mim", es-
pecie de Madame Bovary criolla que razona, sin embargo,
como una discpula de Darwin y Spencer, alborot el
ambiente venezolano de entonces; y Pedro Csar Domi-
nici, autor de novelas como "Dionysos", "El Triunfo del
Ideal", "La Tristeza Voluptuosa", en las qe se reflejan
amaneradamente los temas de aquel decadentismo er-
tico que por entonces realizaban con esplndida retrica
un Pierre Louys o un D'Annunzio. Entre dichas novelas,
"Dionysos" que es una trabajada evocacin -de la vida
amorosa de Alejandra en el siglo I A. C., logr inmensa
divulgacin en Hispono-Amrica.
Dentro del modernismo cultivan de modo especial
el tema criollo dos escritores antitticos por el tempera-
mento, pero excelentemente dotados: Rufino Blanco
Fombona (1874-1944) y.Luis M. Urbaneja Achelpohl
(1874-1937). Por la variedad y abundancia de su obra,
Blanco Fombona es por antonomasia el oolgrafo de su
generacin. Su trabajo literario se identifica con su per-
sonalidad bizarre, violent y aventurera que temDrana-
mente defina Zumeta cuando ansioso de accin Blanco
Fombona apareca en nuestras letras en desafiante ac-
titud de caudillo. Ms que ideas y sistemas, dicha obra
literaria expresa impresiones e instintos. El ha cultivado
simultneamente el cuento, la novela, el studio hist-
rico, el feroz panfleto poltico. En la diversidad de gneros
hay sin embargo una coincidencia de tono que es la de
su temperament agresivo que siente el arte no como
serenidad sino como violent pelea. Con todos sus d.-
fectos y los contrastes de su psicologa dionisaca ms
que apolnea, la abundante obra de Blanco Fombona -y
Reoalando en ella libros como sus "Memorias", "ludas
Ca.oitolino". "Camino de Imoerfeccin". '"La Espada del
Samuray", "El Hombre de Hierro", "El Hombre de Oro",
etc. constitute una crnica -viviente de enorme interns
histrico de la vida y pasin venezolana de los ltimos
cuarenta aos. Mientras que otros artists del modernis-
mo buscaban su fuqa en comarcas ideales -la Italia de
Daz Rodrauez- Blanco Fombona siente el aoetito feroz
de ser criollo, y hasta criollo brbaro que hace una revo-
lucin o como un encomendero se va a gobernar tribus
indgenas en la selva. Un poco lo que ha querido ser, el




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs