• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Foreword
 Preface
 Nociones geograficas de la parroquia...
 Historia de la parroquia de...
 Oracion gratulatoria pronunciada...
 Lista de los visitadores de la...
 Lista de los curas de Chita y sacerdotes...
 Index














Title: Historia de Chita
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078527/00001
 Material Information
Title: Historia de Chita
Series Title: Historia de Chita.
Physical Description: 144, v p. : illus. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Amaya Roldán, Martín
Publisher: Imprenta oficial
Place of Publication: Tunja
Publication Date: 1930
 Subjects
Subject: History -- Chita (Colombia)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
General Note: At head of title: Colombia-Boyacá.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078527
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFP9154
oclc - 20426947
alephbibnum - 001149376

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    Nociones geograficas de la parroquia de Chita
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 16a
        Page 16b
    Historia de la parroquia de Chita
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 112a
        Page 112b
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Oracion gratulatoria pronunciada en la misa pontifical que el Sr. Nuncio Apostolico celebro en Chita el 19 de marzo de 1930
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Lista de los visitadores de la orden de ermitaños de San Agustin que practicaron visita en la parroquia de Chita. Segun consta en los libros parroquiales de la misma poblacion
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Lista de los curas de Chita y sacerdotes que han ejercido el ministerio parroquial, desde la fundacion del pueblo hasta la epoca presente, segun los libros parroquiales
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Index
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
Full Text


. .


u -.


o@oZUZ~a --- BOTaG~ar
...%.><~6>*9 "'4@1


e5


^"r- R?..^ ^
fi. P. MlARTIN lMAYA ROLD
C. M.


HISTORIC




DE


CHITA


- u -


TUNJA IMPRENTA.

1930


OFFICIAL


* .-.- .

'---.-. -


;I


-1
.r

a~ i:


- i i '


















Puede imprimirse.
Tunja, 14 de junio de 1930.
Hiplito Leopoldo Agudelo,
Vicario General.










Ibagu, 3 de mayo de 1930.
Concedo licencia.

JOSE PRON
C. M.
Visitador de la Provincia.












Tunja, noviembre de 1928


Distinguido y apreciado Padre:

Con los debidos agradecimientos devuelvo hoy a
S. R. el infolio que tuvo la galantera de facilitarme
para que leyera la historic de la parroquia de Chita que
en buena hora se le ocurri escribir.
El libro, a decir verdad, me ha parecido much
ans important de lo que con su modestia me lo haba
hecho figurar. El orden, la claridad, la correccin y
rnenidad del estilo, y sobre todo la abundancia de da-
.los muy interesantes y bien fundamentados, hacen que
sea una obra llamada h enriquecer en much el acervo
histrico de nuestro departamento y que al mismo tiem-
po que honra a su autor, aprestigia las letras boyacen-
ses. Las cualidades sobresalientes de la forma no me
sorprenden, como que ya era admirador de su pluma
como estilista y literato de subidos quilates; pero no me
imagine que estas notables aficiones se compadecieran
tan bien can la ruda labor de desempolvar de los archi-
vos parroquiales aejos documents y llamar a la vida
no slo a los que haca cuatro das sino hasta doscientos
y ms aos que haban vuelto al polvo de la maldicin
paradisaca.
Muy digno de aplauso es el patriotism de S. R.
por tan meritorio trabajo y bien merece la parroquia
lde Chita.ser felicitada por haber tenido la fortune de
encontrar un historigrafo de tan valiosas condiciones.
Cuntos servicios importantes como ste pudiera pres-
.tar S. R. y cmo es de desearse que a esto se animara si,
.aprovechando sus reconocidas aptitudes, emprendiera
un trabajo semejante en esta parroquia de Santiago de
Tunja, que hace tiempos est necesitando de una pluma
de las condiciones de esa que maneja, para poder ela-
borar una historic digna de sus mritos, de su antige-
dad y su nobleza.
Me recomiendo a sus oraciones y quedo de S. R.,
servidor y amigo,
IGNACIO A. VARGAS TORRES
Cura Cannigo, miembro del Centro de Historia
















PROLOGO


En la cuaresma del ao de 1915 predicn os una im-
portante y fructuosa misin en la parroquia de Chita, en
donde entonces ejerca el ministerio parroquial el doctor
don Rafael Antonio Leguizamn. En los pocos moments
que nos dejaban libres las ocupaciones de misionero, pu-
dimos darnos cuenta de que el archivo de aquella parro-
quia estaba muy bien conservado, y pensmaos que en
l se podran hallar muchos e interesantes datos para es-
cribir la historic de Chita. Imposible era, sin embargo,
por entonces, emprender un trabajo que exige tiempo y
paciencia para hallar los datos y ordenarlos a fin de que
sirvan para la trabazn de la historic.
Ms tarde, cuando en 1917 la parroquia de Chita vi-
no a quedar enolavada en la Prefectura Apostolica de
Arauca, en algunos pocos das en que nos toc reempla-
zar a los misioneros en el desempeo de las functions
eclesisticas, nos consagrmos al studio de los libros pa-
rroquiales, y a tomar nota de lo que en'ellos pudiera ser-
virnos para la realizacin de nuestros deseos.
Fruto de este trabajo es la Historia que ahora pre-
sentamos. Ella, claro est, no her complete, pero, por lo
menos, habremos cooperado, en algo siquiera, a la for-
macin de la historic de nuestro querido departamento
de Boyac, ya que nuestros escasos esfuerzos y el resul-
tado que con ellos hayamos obtenido, pueden servir de
acicate para que otros mejor preparados, principalmente
entire nuestros hermanos sacerdotes y prrocos, aprove-
chen las ricas minas historiales que an se hallan ocultas
entire el polvo de los archives de parroquia.
Como la mayor parte de los datos que nos han ser-
vido para escribir la present Historia han sido tomados
de los viejos manuscritos que desde principios del siglo
XVI existen en el despacho parroquial, estuvimos largo
tiempo dudando si las citas que de ellos tendriamos que







PROLOGO

hacer las haramos trascribindolas con la ortografa y
numerosas y complicadas abreviaturas que se estilan en
esta clase de escritos, y como es costumbre entire los his-
toriadores que reproducen documents de pocas lejanas.
Mas, aunque es verdad que el citar los manuscritos,
tales como se hallan en los originales, da a la narracin
cierta novedad y cierto gusto especial a los paladares
acostumbrados a saborear las viejas locuciones y los gi-
ros del lenguaje antiguo, tambin es cierto que la histo-
ria escrita en esta forma viene a ser para los no versa-
dos, y en general para el pueblo que no entiende sino lo
claro/y sencillo, una especie de torment que les hace mi-
rar, si no con desprecio, a lo menos con indiferencia, el
libro que pretend mostrarles el origen y desarrollo de su
patria.
Por esta razn hemos preferido citar los documentos
antiguos, cambiando en ellos, en cuanto es possible, la or-
tgrafa, y suprimiendo las abreviaturas tan numerosas
en esta clase de escritos. Nos parece mejor el mtodo de
aquellos que al fin de la obra reproducen los documents
originales para solaz de los aficionados a descifrar los
viejos pergaminos.
Hemos tenido cuidado, adems, de apuntar en me-
dio del texto o al pie de la pgina el autor o el escrito de
donde se toma la relacin de un hecho; para que todo va-
ya debidamente comprobado, y en donde esta referencia
no se vea claramente hay que suponer que la narracin
se ha tomado de los libros parroquiales de Chita, que son
los que nos han servido como de base para levanter este
corto trabajo.


M. A. R





".- .. '

.i: "x:j': ". ^\ `: '











NOCIONES GEOGRAFICAS DE LA PARROQUIA DE CHITA
NOMBRE.-Desde la poca del descubrimiento se
conoce este lugar con el nombre de "Chita"; as debieron
de llamarlo los "laches", habitadores de esta region, al
tiempo de la llegada de los conquistadores espaoles.
En cuanto al significado del nombre "chita", nada
se puede saber de cierto. Los chibchas haban impuesto
su lengua a las naciones que haban sometido, entire las
cuales se hallaba la de los laches; de modo que stos ha-
blaban un dialecto, mezcla de su hablar nativo y de la
lengua de sus dominadores, segn el testimonio del pa-
dre Jos Cassani. (Historia de las Misiones, pginas 26
y 47). (1).
"Chite", en chibcha, significa un arbusto de la fami-
lia de las hypericceas, que crece desde los 2,600 metros
de latitud, en el mismo nivel del frailejn. (Santiago Cor-
ts, "Flora de Colombia", pgina 101).
Algunos opinan que "chita" significa "cabra mon-
ts", y este significado tiene en el Per. (Cfr., Enciclope-
dia Espasa). Otros dicen que el nombre.primitivo de Chi-
ta era "chisga", por la abundancia que hay de estas ave-
cillas llamadas as por los naturales; otros, finalmente,
quieren que la palabra "chita" se componga de los ele-
mentos muiscas 'chi", nustro, y "ta", lugar, region, si-
tio, y en este caso los laches la pronunciaran con cierta
nfasis para indicar la supremaca de "su tierra" sobre
todas las del contorno.
En el actual idioma de los tunebos, "chita" significa
orilla, limited. (La lengua tuneba, por el P. Rochereau,
pgina 132).
Pero, reunidas las cuentas, todas estas interpreta-
ciones no pasan de ser aventuradas y caprichosas conje-

(1) Cfr. Piedrahita. Historia General. Libro II. Captulo I.L
pgina 21. Captulo VI, pgina 35. Edicin de 1881.








8 HISTORIC

turas. En el idioma de los chibchas, la palabra "chita", y
much ms la raz "chi", entra como component en mu-
chos nombres geogrficos, como Chitaraque, Chitag,
Chitagoto (vereda de La Paz); Chitavita (vereda de
Guayat); Ombachita (vereda de Sogamoso).
SITUACION.-Chita est situado al pie de los pri-
meros contrafuertes que la cordillera oriental de los An-
des arroja en direccin al Chicamocha, en un frtil y her-
moso valle, llamado el "Valle de la Candelaria", a los 1",
16', 26" de longitud oriental, y a los 6", 7', 26" de latitud
norte, y a 3,000 metros sobre el nivel del mar.
LIMITES.-Por el norte, limita con los municipios
de El Cocuy y La Uvita; por el este, con El Cocuy y La
Salina; por el sur, con La Salina y Socot, y por el occi-
dente, con Socot, Jeric y La Uvita.
DIVISION.-Para la administracin eclesistica se
divide la parroquia en las siguientes veredas o partidos:
Centro, Parroquita, Mortial, Quchoba, Quindeba, La
Playa, Canoas, El Moral, Cuco, Chipa, Bichacuca y Dmi-
sa. A estas veredas hay que agregar el casero de Chi-
pa-viejo, situado en un angosto pero hermossimo valle
en la ribera izquierda dcl Pauto, que prte lmites con So-
cot.
En la vereda de Dimisa (antes Bmisa) se encuen-
tran las ruinas del antiguo pueblo de Chita, destruido a
principios del siglo XVIII.
OROGRAFIA.-La poblacin y valle de Chita estn
circuidos por altas y empinadas sierras cuyos picos ms
notables son: por el oriented, los farallones de Rechniga,
la Cruz de Jerusaln y el Pramo de la Caa; por el sur,
los cerros de la Batanera y Nobagote; por el norte, el
Monte Pelado y el de las Ventanas.
Todas estas serranas, desprovistas de vegetacin o
cubiertas apenas de pajonales, se ven azotadas la mayor
parte del ao por heladas ventiscas, y en las fras maa-
nas amanecen cobijadas con un manto de blanqusima
nieve. Al occidente de la poblacin, a orillas del ro Lo-
blanco, se levanta una roca de singular estructura tajada
a pico a trescientos metros sobre el nivel del ro. A esta
pea, que serva de lmite a los antiguos resguardos de
los indios, se le da el nombre de Pea de Cdica.
HIDROGRAFIA.-Las corrientes de agua que sur-
can el territorio de Chita pueden repartirse en cinco ho-
yas hidrogrficas principles:








DE CHITA 9

1) La hoya del ro Loblanco, que nace en las lagunas
y pramos de Rechiniga y despus de un curso impetuo-
so en direccin sureste, se une al ro de Las Higueras y
poco despus forma con el Veraguas el ro Chitano, que
entra en el Chicamocha. Sobre el ro Loblanco, frente a
la pea de Cidica, se encuentra la plant elctrica que
suministra fuerza y luz a las poblaciones de Chita y Je-
ric6.
Por la ribera izquierda le entran al ro Loblanco las
quebradas o arroyos de Hatoviejo, Rechiniga, y el Moli-
no con sus. dos pequeos afluentes el Laurelal y el Rio-
negro. Por la orilla derecha le tribute sus aguas la que-
brada de La Cortadera. Por esta misma banda desagua
en el ro Chitano la quebrada de La Carrera, que sirve
de lmites con la parroquia de La Uvita. Este arroyo, de
muy escaso caudal en la poca del verano, acrecentado
por las lluvias, forma una bellsima cascada al precipi-
tarse en el Chitano.
2) La hoya del rio de Las Higueras, que aumentado
con las aguas de La Ulaca y Hoyagrande, viene a jun-.
tarse con el Loblanco formando las estrechas gargantas
de El Zancarrn.
3) La hoya del ro Veraguas o de La Batanera, que
nace en lla laguna de este nombre, y en su parte inferior
sirve de limited entire Chita y Jeric.
Le entran a este ro por la ribera izquierda: la Que-
bradahonda, a orillas de la cual, en territorio de Jeric,
se hallan las ruinas del Pueblo-viejo de Ura, primera po-
blacin indgena que los espaoles encontraron en esta
region, segn se ver en la Historia. Por el mismo lado
recibe el ro Veraguas las quebradas de El Hato y Agua-
colorada. Por la ribera izquierda le entra el ro Canoas.
4) La hoya de La Caa, que nace en el pramo del
mismo nombre y es una de las fuentes principles del ro
Casanare.
5) La hoya del Pauto, que tiene su origen en los p-
ramos de Socot, atraviesa el hermoso valle de Chipa-
viejo, y por entire abruptas y escarpadas peas se dirige
al Meta.
LAGUNAS.-Las lagunas de Rechiniga, principles
fuentes del ro Loblanco. La hermosa laguna de Eucas,
la laguna sagrada de los laches, situada tres leguas al
orientede de Chita y a una altura de 3,600 metros sobre el


- -- Mi









o .HISTORIA

nivel del mar. De esta laguna se desprende la quebrada.
de Chinibaquen, una de las fuentes del Casanare.
Al sur de la poblacin se encuentran la Lagunane-
gra; la de Los dos Chorros; la Pintada, la Batanera y la
Lagunablanca. En el centro del valle se. halla la laguna
del Pedregal, cerca de las ruinas del Pueblo-viejo de Chi-
ta, y que apareci cuando el cataclismo que destruy el
casero en 1706.
CLIMA..-En el territorio de Chita hay que distin.
guir tres regions por lo que respect al clima: 1) En la
corta extension comprendida entire el ro Loblanco, des-
de su confluencia con el de Las Higueras, y el ro Vera-
guas o de la Batanera, se disfruta de un clima templado
con una temperature de 22 a 24 grados. 2) El valle alto,
en donde se halla el ncleo de la poblacin, goza de una
temperature fra pero seca; el termmetro marca 13 gra-
dos por trmino medio. 3) En las parties altas de la cor-
dillera (pramos) el fro es muy intenso, y en los meses
"negros" (junio, julio y agosto) las cumbres de los mon-
tes se cubren de nieve y las "nevadas" o ventiscas alcan-
zan a descender hasta el valle.
PRODUCCIONES NATURALES.-1) Reino mine-
ral.-Ricas minas de hulla se encuentran en la vereda de
La Playa, las que empiezan a ser explotadas en pequea
escala. Al oriented de la poblacin, en el cerro de La Cruz
de Jerusaln, hay una veta de hulla incrustada en las ro-
cas pero de muy difcil explotacin. En la vereda de Quin-
deba, cerca del ro Loblanco, hay tambin yacimientos
de hulla, pero de muy escaso rendimiento.
A orillas del ro Loblanco, cerca de su confluencia
con el ro de Las Higueras, hay una fuente salada, llama-
da "La Salinita", pero que no se explota.
En el camino de "El Zancarrn", junto al ro de Las
Higueras, existe una fuente termal sulfurosa.
Es de notar que en Chita no se encuentra piedra de
labor; las rocas se componen de guijarros que rechazan
el filo del cincel. Es cierto que los Padres Agustinos em-
pezaron a construir de cal y canto la iglesia que hoy exis-
te, pero los "cantos" los colocaban sin pulir, como puede
todava verse en los muros del templo.
2) Reino vegetal.-En la pequea porcin de tierra
templada de que ya se ha hablado, y en el estrecho valle
de Chipa-viejo, se produce el naranjo, el limonero, el
durazno, chirimoyos, granadillos, aguacates, guayabos,







"DE CHITA I

pltano, caa de azcar, higuerilla y muelles. Estos te-
rrenos son propios para el cultivo de la yuca, arracacha,
cebada y alfalfa.'
El valle alto, de una fertilidad a toda prueba, y
regado por innumerables riachuelos o de acequias tra-
das desde los pramos ms lejanos, produce en abundan-
cia trigo, maz, papas, arracachas, hivias o cuivas, ceba-
das, habas, frijoles, arvejas, etc. Los manzanos, duraz-
nos, cerezos y curubos, rinden cosechas abundantes aun-
que el cultivo de los rboles frutales est casi abando-
nado.
Existen dehesas en que se cultiva el trbol, el pasto
azul, el alfiler, la grama, etc. Estas dehesas o potreros
constituyen una fuente pinge de riqueza para Chita,
pues los "llaneros" que sacan ganados de Casanare para
Santander, tienen que "pararlos" aqu mientras se res-
tablecen de las fatigas del largo camino y del paso de los
pramos. Hay tambin grandes extensions cultivadas
de alfalfa, de cebada y aun de avena para forraje de los
ganados.
En el vecindario son muy escasas las maderas de
construccin; hay que acarrearlas desde los bosques de
La Salina y aun de Chipa-viejo. Se utilizan, sin embargo,
el eucalipto, el sauce, el also, el muelle, y el tobo en la
edificacin de las casas y la construccin de muebles.
Adems de los rboles ya mencionados, se produce
el chilco, el raque, cuyas hojas dan un tinte negro muy
fino; los arravanes y mortios, cuya madera utilizan los
campesinos para sus herramientas de trabajo, y el ence-
nillo, cuya corteza sirve para teir las vaquetas y bada-
nas; lo mismo la corteza del also.
En la parte alta de la cordillera, en las hondonadas
que forman las rocas escuetas de vegetacin, se encuen-
tran el frailejn, la cauela, el chusque, el chite, el lau-
rel y algunos arrayanes y mortios raquticos que de tre-
cho en trecho cortan la monotona de los agrestes y ama-
rillentos pajonales.
3) Reino animal.-Debido a lo sano del clima y a la
bondad de los pastos, se conservan en todo su vigor las
rmejores razas de ganado vacuno, caballar y lanar. Hay
tambin rebaos, de cabras y cra de cerdos y gallinas.
En los pramos se encuentran-el venado de enrama-
da cornamenta; el tigre, el len y el oso que a veces ha-
cen estragos en los rebaos que pastan en las parties al-









12 HISTORIA

tas de la cordilera. Hay conejos silvestres, Cuyes o cu-
res, ardillas, armadillos, zorras, comadrejas, faras o za-
rigi~eyas y tinajos. Los ofidios son casi descoiiocidos.
Entre las aves figuran el buitre, el guila real, l ga-
viln, alcones, cerncalos, gallinazos, gualas y las noctur-
nas lechuzas. Deleitan con sus cantos y gorjeos la mirla
negra o siote, la mirla blanca o chocua, el toche, el baba-
guy, el cucarachero o ruiseor, el jaqueco o miracielo,
las chisgas y gorriones (2).
Sirven de blanco a los plomos de los cazadores las
perdices, las palomas o trtolas, abundantes en los" sem-
brados; las palomas torcaces, de las cuales las- ms co-
diciadas son las "collarejas"; las pavas y guacharacas,
que habitan en las vertientes que van al ro Casanare;
las cicas (especie de codorniz), chorlitos y gran diver-
sidad de patos que viven en las lagunas y pramos.
Admiran por la belleza del plumaje los tominejos, de
los cuales hay una gran variedad; el carpintero, el pja-
ro arriero, el toche, el coguay, etc., etc.
INDUSTRIAS.-La principal industrial a que se de-
dican los habitantes es la agriculture, cuyos products
sirven para el consumo de la poblacin y para exportar
a las plazas vecinas. El subido precio de los fletes es la
causa de que los agr~i .litres no beneficien como debie-
ran la abundancia ue sus cosechas.
La ganadera est establecida en muy corta escala,
debido a que las dehesas se destinan para el ganado que
se saca de los llanos de Casanare. Los rebaos de ovejas
son numerosos y la lana la utilizan los campesinos para
fabricar sus vestidos.
Los habitantes de los campos fabrican frazadas,
ruanas, lienzos de algodn casanareo en rudimentarios
telares y alpargatas del fique que llevan de La Salina.
Existen algunos tejares para la fabricacin de ma-
teriales de construccin; hay una trilladora de mano y
muchos molinos esparcidos por todo el vecindario,' de los

(2) "De stos (pjaros) los ms celebrados son el toche, de
color gualdo y negro; el siote, negro todo, -con visos de oro en las
plumas; el azulejo celeste y el babaguy, amarillo y negro, en cu-
ya comparacin no corren el silguero, ruiseor, ni el canario, es-
pecialmente con el toche, que aventaja a-todos en la voz y en el
instinto, y de tnto cario al dueo que aunque le suelte y se vea
en libertad, le vuelve el amor a la prisin de la jaula". (Piedra-
hita; pgina 5).
f ^ ,-.. r









DE CHITA 13

cuales se obtiene ina harina ordinaria que se consume
en el lugar o se export para Casanare. Actualmente hay
un excelente molino movido por energa elctrica, el que
produce harina de superior calidad, pues el trigo de Chi-
ta es de primer clase.
En el ro Loblanco, al pie de la roca de Cdica, se
encuentra la planta de energa elctrica que suministra
luz a las poblaciones de Chita y Jeric. Dicha empresa
se llev a trmino por los esfuerzos del ilustrsimo seor
Prefecto Apostlico de Arauca, don Jos Mara Potier, y
bajo la direccin tcnica del electricista seor don Ral
Snchez.
Hay tambin acueducto pblico, con una fuente en
la mitad de la plaza, en done pueden proveerse de agua
los habitantes del-poblado.
POBLACION Y RAZAS.-La poblacin de Chita,
segn el censo de 1929, es de 15,800 habitantes, que per-
tenecen en su mayora a la raza indgena pura o mezcla-
da con la blanca. Aunque la estadistica arroja un supe-
rvit annual de ms de doscientos nacimientos, la pobla-
cin aumenta paulatinamente a causa de lo numeroso de
las defunciones, principalmente entire los nios, por el
descuido de los padres y el desaseo y miseria en que man-
tienen los hogares.
En las pocas de "saca" de ganado, los peones que
se contratan para ese trabajo, al regresar a su pueblo,
suelen enfermar de "fiebres llaneras" y no pocos mue-
ren. Las viruelas, aunque no causen los estragos de otros
tiempos, no dejan de hacer algunas vctimas, sobre todo
entire los indios.
El chitano es por naturaleza muy apegado al terru-
o, y slo acosado por la necesidad emigra por poco
tiempo en busca de trabajo.
As como el chitano es sufrido en las labores cam-
pestres, as tambin es altivo, valiente y atrevido en la
guerra, como lo ha demostrado en las contiendas civiles,
en las que la poblacin ha sido teatro de sangrientos
combates y no pocas veces saqueada e incendiada.
RELIGION.-En Chita se practice la religion cat-
lica, apostlica, romana, para el servicio de la cual tres
sacerdotes y dos Hermanos religiosos acompaan al Ilus-
trsimo Prefecto Apostlico de Arauca, quien ha fijado
su sede en esta parroquia.










14 HISTORIA

Existe una iglesia de 50 metros de largo por 8 de
ancho, empezada a construir de cal y canto, por los pa-
dres Agustinos Calzados, en 1725; reedificada y embelle-
cida por los sacerdotes de la Dicesis de Tunja que re-
gentaron la parroquia hasta 1916.
El ilustrsimo seor Prefecto Apostlico, auxiliado
por la generosidad de los vecinos y romeros, ha construi-
do un elegant frontis en la iglesia parroquial; dos mag-
nficas torres en las que coloc un admirable juego de
campanas que hizo venir de Europa. Todos estos traba-
jos fueron trazados por el hbil cuanto cristiano arqui-
tecto don Jorge Price, y ejecutados por el maestro Ino-
cencio Buitrago.
Para el servicio religioso de los caseros distantes
del poblado se han construido capillas en Chipa-viejo, El
Moral, Canoas y la Playa, a donde acude el misionero va-
rias veces al ao.
Las fiestas que con mayor solemnidad se celebran
en Chita son: la del Seor de los Milagros; La Candela-
ria, que es la Patrona, y la de San Antonio de Padua.
Estas fiestas se celebran con gran concurso de vecinos
y romeros en los das que preceden al mircoles de Ce-
niza.
Se festeja, tambin con much regocijo, la Novena
de Aguinaldos, y el ltimo domingo de enero el pueblo
sube en devota peregrinacin a la "Santa Cruz de Jeru-
saln", plantada en la cima de un cerro que domina la
poblacin y que se eleva a 3,500 metros sobre el nivel del
mar. Ultimamente sobre la cruz del cerro se ha fijado
una devota imagen de Santa Teresita del Nio Jess, Pa-
trona de las Misiones.
INSTRUCTION PUBLICA.-Desde que la Prefec-
tura Apostlica de Arauca se hizo cargo de la parroquia,
la instruccin pblica ha mejorado notablemente. Hay
una escuela de nios divididos en dos secciones cada una
dirigida por un professor y con una asistencia de ms de
200 nios.
La escuela de nias, con un personal igualmente de
ms de 200 educandas, est regentada por las Hijas de
la Caridad de San Vicente de Pal, las que tambin diri-
gen una escuela infantil, y un colegio privado para alum-
nas internal. La Prefectura Apostlica ha edificado una









DE CHITA

amplia casa para habitacin de las Hermanas y para lo-
cales de escuela.
Las escuelas de varones poseen dos magnficos sa-
lones para las classes en un edificio que es uno de los me-
jores de la region.
Hay escuelas rurales en Chipa-viejo, El Moral, Chi-
pa y Quindeba, y se establecern otras a media que los
recursos lo permitan.
Con los jvenes de la poblacin se ha establecido .na
banda de msica costeada por el seor Prefecto Apos-
tlico.
CORREOS Y TELEGRAFOS.-En la poblacin se
reciben tres correos semanales. Existe una oficina tele-
grfica que comunica a Chita con el resto del pas; y por
medio del telfono est en comunicacin con todos los
pueblos del departamento de Boyac.
VIAS DE COMUNICACION.-Chita se comunica
con Casanare y con el interior del pas por medio de ca-
minos de herradura. H aqu algunas distancias:
De Chita a Soat, a donde llega la carretera central
del Norte, 11 leguas, pasando por La Uvita y Boavita.
De Chita a Socha, a donde llega un ramal de la ca-
rretera central, 9 leguas. Cuando se establezca este ser-
vicio, Chita quedar a dos jornadas de Bogot: la pri-
mera a caballo hasta Socha, y la otra en automvil.
De Chita al Cocuy, capital de la provincia, 7 leguas.
De Chita a La Salina, 7 leguas.
SERVICIO PUBLICO.-Hay un alcalde municipal
nombrado por el Prefecto de la provincia de Gutirrez;
un juez municipal y various alguaciles y policas, as en
el centro como en los campos, nombrados por el alcalde.
El Concejo est compuesto de 8 miembros, elegidos
directamente por el pueblo, y duran en el desempeo de
su cargo por un perodo de dos aos. El edificio en que
funcionan las oficinas del gobierno es espacioso y elegan-
te, y con la escuela de varones forma casi toda la acera
sur de la plaza.
En Chita hay notara de circuit.
CASERIO.-La pcblacin consta de unas 10 manza-
nas irregulares, separadas por calls angostas. Hasta el
ao de 1900 las calls de la poblacin eran verdaderos
laberintos, estrechas y tortuosas encrucijadas; pero hoy
el casero present mejor aspect y cada da va mejoran-








16 HISTORIC

do. Actualmente todas las casas son de teja y entire ellas
algunas de dos pisos.
CURIOSIDADES NATURALES.-1) Entre stas
figure, en primer lugar, la hermossima laguna de Eu-
cas, situada al oriented de Chita y a 3,600 metros sobre el
nivel del mar. Tiene esta laguna un poco ms de un kil-
metro de largo por uno de ancho; parece una concha
abierta en la dura roca de guijarroen la cima de los An-
des, sin otros manantiales para alimentarla sino las llu-
vias, que son constantes en aquella region en la mayor
parte de los meses del ao.
La laguna de Eucas fue en tiempo de los laches la
laguna sagrada a donde acudan en ciertas pocas del
ao a practicar sus sacrificios y hacer a sus dioses las.
ofrendas de oro. En la poca actual, durante los meses
de verano, es lugar de paseo muy ameno por el aire puro
que all se respira y por la belleza del paisaje que a la
vista se ofrece.
2) Hacia el sur de la parroquia se encuentra la la-
guna de la Batanera, que compite en hermosura con la
de Eucas; pero el paisaje de los alrededores es todava
ms grandioso porque a poca distancia de la laguna se
encuentra el "Pueblo de indios", conjunto de bloques in-
mensos de dursima piedra dispuestos en largas y orde-
nadas calls, como si la mano poderosa de los ciclopes
chibchas hubiera querido fundar en aquellos yermos y so-
litarios parajes una fortaleza.
3) En la misma direccin se encuentra la "Cueva de
Novagote", que con frecuencia sirve de lugar de refugio
al cazador o al viajero sorprendidos por las tinieblas de
la noche en aquellas lbregas soledades.





















































araN4W*


I'Pan.,railnla de Chita


a e
-r


La Comunidad de Chita con el Excelenlisinm scinor Nunciio Apostlico.


'1.
;: j.:.""i''. --- T. - ij
: -



i.
i







































































r:*


La laguna de Eucas (Chita)


- 1


' : '
"*
-',>4~P~:~ ~~















HISTORIC
DE LA PARROQUIA DE CHITA
desde su fundacin
hasta nuestros das.


Historia de Chita 2






















CAPITULO I

:ntre los primeros contrafuertes que la cordillera
oriental de los Andes arroja al poniente en direccin a la
hoya del Chicamocha, a los lo, 16', 30" de longitud orien-
tal, y a los 6o, 7, 26" de latitud norte, a 3,000 metros so-
bre el nivel del mar, a manera de anfiteatro, se abre un
hermoso y magnifico valle en cuyo centro se encuentra
la poblacin de Chita.
Al norte, sur y oriented, cierra el valle un cordn de
altsimas crestas que van a perderse y confundirse en las
nieves de la Sierra de Chita, al paso que al poniente lo
cercan las profundidades que las torrenteras, al descen-
der de la montaa, se han abierto para poder tributar
sus caudales al tormentoso Chicamocha.
Esta comarca, a la llegada de los conquistadores es-
paoles,. estaba habitada por la nacin de los indios "la-
ches", "gente de natural barbarsimo, que aun en sus
mismos juegos salen con tantos daos como de la ms
cruda guerra". En efecto, su principal diversion consis-
ta en salirse a los campos, por parcialidades o capita-
nas, a pelear unas con otras adornadas de varias plumas
o galas, y sin ms armas que las manos, con que a puo
cerrado, y sin llegar a luchar, batallaban hasta caer o
cansarse despus de bien lastimados.
La aficin a estas brutales diversiones, a las que en
su lengua llamaban "muma" (1), la conservaron los la-
ches much tiempo despus de recibida la luz del Evan-

(1) Las noticias referentes a los laches estn tomadas de la
Historia del Obispo don Lucas Fernndez Piedrahita, libro I, ca-
pitulo II. Casi todos los historiadores llaman "momo" al juego de
los indios, pero en los libros parroquiales de Chita se encuentra
escrito claramente "muma".








20 HISTORIC

gelio; de tal manera que en el ao de 1777, para arran-
car de raz esta brbara costumbre, fue necesario que
don Jos Mara Campuzano, Corregidor de Tunja y Vi-
sitador general, dictara el auto siguiente: "Y por cuan-
to al tiempo de la formacin de la lista (de vecinos de
Chita) se presentaron al seor juez porcin de indios re-
servados por quebraduras en el vientre, dimanadas de
los terrible golpes que se dan en el brutal, gentlico y
supersticioso juego que en sus festividades usan con,el
nombre de muma, prohibe y extingue para lo sucesivo
tan pernicioso abuso, imponiendo, como impone, a sus
contraventores la pena de cien azotes y quince das de
prisin". (Archivo parroquial de Chita. Actas del Visita-
dor Campuzano).
Los espacles contribuyeron en much para que es-
tos juegos salvajes se arraigaran tnto tiempo entire los
laches, aun despus de recibida la fe catlica, pues aqu-
llos no se desdeaban en caminar diez o doce leguas por
llegar al tiempo de su celebridad.
Acerca de la religion que profesaban los laches, dice
el historiador Piedrahita (libro I, captulo I) que "ado-
raban por dioses a todas las piedras, porque decan que
todas haban sido hombres, y que todos los hombres, en
muriendo, se convertan en piedras, y haba de llegar el
dia en que todas las piedras resucitasen hechas hombres.
Adoraban, tambin, a su misma sombra, de suerte que
llevaban a su dios consigo, y vindolo, como hiciese el da
claro, y aunque conocan que la sombra se causaba de la
luz y cuerpo interpuesto, respondan que aquello lo haca
el sol para darles dioses... Y si para convencerlos les
mostraban las sombras de los rboles y de las piedras,
no les bastaba, pues a las primeras tenan por dioses de
los rboles, y a las segundas, por dioses de sus mismos
dioses. Tnta era su estolidez y desdicha!"
Los laches, primeros pobladores de Chita, debieron
estar dedicados a la agriculture, a la que los convidaba
la asombrosa fertilidad de la tierra, tnta que despus
de various siglos de incesante trabajar, pasma el ver la
belleza y abundancia de las cosechas.
Lo que s parece cierto es'que entire estos indios
era muy poco abundante el oro, que tnto codiciaban los
conquistadores, pues stos, en sus expediciones, pasabant
de largo, sin detenerse en la region, y fue muy insigni-








*
DE CHITA 21

cante y reducido el nmero de. families espaolas que se
establecieron en esta comarca.
Es tambin de suponer que los chitanos, a ms de
la agriculture, ya que en aquellos parajes abundan las
fuentes saladas,, se entregaran a la elaboracin de la
sal, que les servira de artculo de comercio y de cambio
con las tribus y naciones vecinas.


Despus de haber visto quines habitaban el pueblo
de Chita al tiempo de la conquista, debemos ahora ave-
riguar quin fue el primer europeo que descubri aque-
lla region.
El historiador Piedrahita, en el libro III, captulo
IV, de su Historia General, al hablar de la expedicin que
el alemn Jorge Spira emprendi desde Venezuela hacia
el interior del Nuevo Reino por los aos de 1537, se ex-
Spresa en los siguientes trminos: "Basta saber que ha-
biendo llegado (Spira) a las provincias de los chiscs y
laches, que hoy llaman de Chita y del Cocuy... por te-
mor de la sierra pedregosa que haban de atravesar, co-
meti a la luz de este relmpago el mismo yerro que Al-
fnger, y lo precisaron (los indios) a volver a Coro des-
baratado".
Fundados en este dato del historiador, han credo
muchos que el primer europeo que visit las comarcas
de Chita fue el conquistador Jorge Spira. Parece, sin
embargo, que este aventurero no estuvo en lo que hoy
forma la poblacin y vecindario de Chita, pues si en su
expedicin hubiera llegado a este valle, no se comprende
por qu el cronista dice que Spira tuvo que retroceder a
causa de lo fragoso de la sierra, que todavia tena que
atravesar, pues una vez llegado a los valles de Chita, los
obstculos estaban superados, y no hubiera tenido que
hacer otra cosa el alemn sino seguir su camino en direc-
cin a los reinos del Zaque de Tunja, cuyos dominios ha-
ba podido contemplar en el lejano horizonte desde las
alturas y sierras vencidas antes de caer en los valles don-
de moraban los chitas.
Lo ms probable es que el historiador citado, con el
nombre de "Chita" design en general toda la region do-
minada por los altsimos nevados que llevan este nom-
bre, y que habiendo llegado Spira, solamente hasta los
valles de Chiscas, retrocedi hacia Venezuela, espantado


- . *!.









22 HISTORIC

al ver que le cerraban el paso, no slo las lanzas y ma-
canas de los laches, sino tambin las cadenas de riscos
inaccesibles cuyas elevadsimas crestas coronadas de
nieve se alzaban como vestiglos amenazantes a los ojos
de los conquistadores.
Hernn Prez de Quesada fue el primero que pis el
territorio de Chita, pues este conquistador, en demand
de la "Casa del Sol"'que supona hallarse en la provincia
de los chitaneros, "cruz el ro Chicamocha por el vado
de Socha, dice Piedrahita (libro IX, captulo III) y por
la banda del mismo ro sigui en ejecucin de sus desig-
nios".
Hernn Prez atraves la serrana por la depresin
de Musa y lleg al pueblo lache llamado Ura (1), en
donde los naturales le salieron al encuentro y trabaron
con l recia batalla en la que los chitas quedaron com-
pletamente derrotados. Cuando los espaoles quisieron
emprender la persecucin de los fugitivos, se hallaron
detenidos por la corriente del ro de la Batarera, que na-
ce en la laguna de este nombre, lo cual dio tiempo a los
indios para organizer la resistencia; pero aunque los na-
turales pelearon con valor y tenacidad, Hernn Prez
concluy por aduearse del valle de Chita, de donde, atra-
vesando los helados pramos, sigui su derrotero en de-
manda de la Casa del Sol.
Se sabe tambin que treinta hombres del ejrcito del
capitn Alonso Prez de Tolosa, mal contents de la pro-
vincia de Venczuela, se apartaron en Ccuta de la obe-
diencia de su jefe, y llevando por cabo a Pedro Alonso
de Hoyos, faldeando la cordillera por el lado del llano,
dieron con el ro Casanare, que desciende de las serra-
nas de Chita, y siguiendo sus riberas hallaron algunos
panes de sal y mantas de las que bajan del reino, que les
sirvieron de guas hasta dar en las poblaciones de los la-
ches, en la provincia de Tunja. (Piedrahita, libro IX, ca-
pitulo V).

,(1) Los historiadores llaman a este pueblo "Uva" y suponen
que es el pueblo de Cheba. En los archives parroquiales del pue-
blo de Chita se habla con frecuencia del "Pueblo-viejo de Ural',
lugar situado a una legua al sureste de Cheba, en la confluencia
de la Quebrada-honda y el ro de la Batanera. Este lugar conser-
va todava el nombre de "Pueblo-viejo", y el apellido "Ura" es
muy comn entire los indgenas de Chita. Vase "Repertorio Bo-
yacense", ao I, nmero 4, pgina 117).








DE CHITA 23

Es de suponerse que una de estas poblaciones a don-
de lleg Pedro Alonso de Hoyos, fue Chita, ya que el ro
Casanare, que les servia de derrotero, tiene una de sus
fuentes en la laguna de Eucas, que dista apenas tres le-
guas al oriented de esta poblacin.


Acerca del fundador del pueblo de Chita y de la fe-
cha de su fundacin, nada podemos afirmar. De los ar-
chivos parroquiales desapareci, quizs en alguna de
nuestras guerras civiles, un libro, "de ochenta fojas",
que el padre Jernimo de Tolosa, jesuita, quera se guar-
dase y conservase con esmero "en la misma caja en que
se guardian los santos leos". (Archivos de Chita. Rela-
cin del P. Tolosa). Prdida irreparable, pues ese ma-
nuscrito contendra preciosos documents relatives a la
fundacin del pueblo, ya que el santo y celoso misionero
pona tnto empeo en su conservacin.
En todo caso, la fundacin del pueblo y doctrine de
Chita tuvo que verificarse antes del ao 1550, pues al re-
gresar el Mariscal Quesada de Espaa (1550), le fue ad-
judicada esta encomienda.
En efecto, apenas haba pasado la fundacin de la
ciudad de Tunja, el 6 de, agosto de 1539, los conquistado-
res pusieron sus miradas en el valle de Chita, como tie-
rras de halageo porvenir y de pan llevar.
Habiendo quedado Hernn Prez de Quesada gober-
nando el pas recientemente descubierto, por encargo de
su hermano don Gonzalo Jimnez de Quesada, hizo el pri-
mer repartimiento de encomiendas de indios entire los
conquistadores, y la de Chita la dio al capitn 'Martn
Galeano, "de nobilsimo linaje, dice Ocriz, descubridor
de las tierras de Pore y Maporiche, y a quien encomen-
d Quesada la fundacin de la ciudad de Vlez". (Ocriz,
pgina 345).
Fundada la ciudad de Vlez en 1539, Galeano dej
la encomienda de Chita para irse a poblar la nueva ciu-
dad que haba establecido en la provincia de Sorocot o
Chipat.
Retirado Galeano de la encomienda de Chita, sta
fue entregada al conquistador Pedro Rodrguez de Sala-
manca, hijodalgo. (Ocriz, lugar citado).
Cuando el Adelantado don Gonzalo Jimnez de Que-
sada volva de Espaa con el ttulo de Mariscal y libre




. . .. .:. >









24 HISTORIC

ya de las acusaciones que haban levantado contra l, pe-
ro pobre en bienes de fortune y lleno de deudas, muri
Rodrguez sin dejar sucesin, por lo cual la encomienda
de Chita le fue adjudicada al Adelantado.
Como Quesada no tuviera sucesin, el Rey, por C-
dula real fechada en San Lorenzo el 23 de mayo de 1578,
le concedi la facultad para que en testamento, o fura
de l, pudiera nombrar una o ms personas de sus deu-
dos para que despus de su muerte le sucediesen en las
encomiendas de indios. (Ocriz, pgina 344).
En virtud de esta facultad, Gonzalo Jimnez de
Quesada, nombr para sucederle en la encomienda de
Chita a su propia sobrina doa Maria de Orua, esposa
del capitn Antonio Berro, e hija de don Hernando de
Orua y de doa Andrea Jimnez de Quesada, hermana
del conquistador del Nuevo Reino.
Como se ver ms adelante, por muchos, aos los deu-
des de Quesada, los Berrios, Oruas y Mendozas, disfru-
taron de la encomienda de Chita.

CAPITULO II

As como no podemos afirmar quin fue el funda-
dor de Chita, menos podemos asegurar quin fue el pri-
mer cura doctrinero de la parroquia. Es de suponer que
los clrigos y religiosos, que acompaaban las expedicio-
nes de los conquistadores, evangelizaran la tribu de los
chitas, desde mediados del siglo XVI, y que siendo nu-
merosos los indgenas en aquellos parajes, se quedaran
a former doctrine, ya que all encontraban abundante
campo en donde ejercitar su celo.
Cuando el Mariscal don Gonzalo Jimnez de Quesa-
da, a quien perteneca la encomienda de Chita, mand
construir la primera iglesia en 1577, en el contrato que
su mayordomo Alvaro Jorge hizo con Diego Meja; alba-
il, figuran como testigos los reverendos padres Barto-
lom Collado, "doctrinero de Chita", y fray Francisco
Molina. ("Repertorio Boyacense", series VI, 59, pgina
548).
Los dominicos trabajaron, a lo menos por algn
tiempo, en esta doctrine; mas ni en los libros parroquia-
les ni en las tradiciones del pueblo, se encuentra vestigio
alguno de la permanencia de tan esclarecidos religiosos
en medio de los chitanos.






: .- '


DE CHITA 25 I
__ __ --- --------------- -
Los cilricos seculares debieron encargarse -muy
pronto de la evangelizacin de los naturales del valle de
Chita, cargo que desempearon hasta la llegada de los
padres de la Compaa de Jess.
Desde su establecimiento en el Nuevo Reino de Gra-
nada, comprendieron los jesuitas que, pues la Divina
Providencia les sealaba como campo de accin las in-
mensas llanuras orientales, era preciso poseer una puer-
ta de fcil entrada y un punto estratgico de donde pu-
dieran tender a la evangelizacin de las tribus indge-
nas, y a la fundacin de pueblos y reducciones en las
mrgenes de los innumerables ros que surcan la inmen-
sidad de la pampa.
Escogieron, pues, el pueblo de Chita, el que, por la
abundancia de sus recursos, lo saludable de su clima y el
estar situado en las fuentes del ro Casanare, era, sin
duda, el ms adecuado para los fines que se proponan.
Por esto, establecidos los jesuitas en Santa Fe el 27
de septiembre de 1604, diez aos ms tarde encontramos
al padre Miguel Jernimo de Tolosa como cura doctrine-
ro de Chita. Fue el padre Tolosa uno de los primeros je-
uitas que entraron al Nuevo Reino, pues ya en 1621 era
un religioso muy experimentado en la catequizacin de
1.:s indios, y un hbil conocedor de los intrincados cami-
nos que-de la cordillera conducen al llano, como que por
su cargo tena que recorrer todas aquellas vastas regio-
nes, y a l fue a'quien el ilustrsimo don Fernando Arias
do Ugarte escogi por compaero en la arriesgada visi-
ta que por aquella poca practice en los pueblos de Ca-
sanare.
Con frecuencia el padre Tolosa se ausentaba de su
residencia principal, aun por various meses, con el fin de
visitar otras doctrinas confiadas a su celo, pero en estas
ocasiones los chitanos quedaban bajo la guard y cuida-
do del padre Gonzalo Martn de Aldana, compaero de
labores del padre Tolosa.
A veces, tambin, la presencia de ambos misioneros
era reclamada en otros lugares de aquel dilatado territo-
rio; mas en estas ocasiones no se dejaba la grey des-
amparada por complete ni privada del alimento espiri-
tual, sino que se encomendaba al celo de los curas del
Cocuy, principalmente al del presbtero Martn Snchez;
ya al de los Ermitaos de San Agustn, de la provifcia
de Gracia, establecidos en el convent de Oteng, a dos









26 mSTORIA -

jornadas de Chita, y aun a los mismos religiosos que cui-
daban de la hacienda de Tipacoque, cerca de Soat.
El ilustrisimo seor doctor don Fernando Arias de
Ugarte visit la doctrine de Chita y en ella administr
el sacramento de la confirmacin el 24 de febrero de
1621. En ese mismo da el juez collector de las cuartas
arzobispales, Antonio de Ayala Maldonado, pidi cuenta
al padre Gonzalo Martn, como encargado de la parro-
quia, de todo lo colectado desde el ao de 1614, es decir,
desde la ltima visit hecha por orden del ilustrisimo
don Pedro Ordez y Flrez. Y para que se vea con
cunto rigor se exiga en aquella poca el rendimiento
de cuentas, copiamos el ltimo prrafo del auto de visi-
ta, que dice as: "Y lugo el dicho juez collector recibi
juramento del dicho padre Gonzalo Martn, en forma de
derecho por Dios Nuestro Seor, y por una seal de cruz,
"in verbo sacerdotis", por los santos evangelios de la
misa, si la dicha cuenta es cierta y verdadera; e! cual di-
jo queen virtud del juramento que fecho tiene, la dicha
cuenta es cierta, y que en Dios y en su conciencia no de-
be otra cosa a su seora, y as lo jur y firm junto con
el dicho juez". (1)
No estuvieron los jesuitas largo tiempo en posesin
pacfica de la doctrine y curato de Chita. La razn de es-
to la encontramos en lo que el historiador don Jos Joa-
qun Borda dice en el tomo primero de su Historia de la
Compaa de Jess.
"Entretanto, describe, se levantaba en Santa Fe una
acusacin contra los misioneros. Decase que estaban ne-
gociando con los indios y hacindose ricos. Esta acusa-
cin la hacan los mercaderes, a quienes los padres no
permitan que esquilmasen a los indios, como tambin
algunos sacerdotes que creyeron poder hacerse ricos si
les concedan los curatos de los Llanos. La Audiencia to-
m la defense de los padres, pero la autoridad eclesis-
tica se puso en contra de ellos, y el nuevo arzobispo, don
Julin de Cortzar, tuvo a bien nombrar clrigos secula-
res para los curatos, dando a los jesuitas orden de reti-
rarse. Dejaron stos en el dolor a sus infelices indios y
obedecieron inmediatamente, aunque bien persuadidos de

>1) 'Archivos parroquiales. Segn lo que hemos advertido, he-
mos cambiado la ortografa y suprimido las abreviaturas, para
mejor inteligencia del escrito.





-Z-7,


DE CHITA 27

que nadie podra suplirlos en una empresa que slo ofre-
ca espinas".
Deseosos, y con razn, de conservar este importan-
tsimo puesto, al ver llegar la tempestad, recurrieron los
jesuitas a la Audiencia de Santa Fe, y al ilustrsimo se-
or Arias de Ugarte, y obtuvieron el ser nombrados ofi-
cialmente para el curato de Chita, del cual tomaron so-
lemne posesin el 26 de enero de 1625, como consta en el
siguiente document que transcribimos de los libros pa-
rroquiales: "El da de la Conversin de San Pablo, en 25
de enero de 1625 aos, llegaron a este pueblo de Chita el
padre Jos Daddey, el padre Diego de Acua y el padre
Miguel Jernimo de Tolosa, todos de la Compaa de Je-
ss, y el da siguiente, en 26 de dicho mes y ao, da de
San Policarpo, despus de haber dicho misa el padre Mi-
guel Jernimo de Tolosa, y predicado en ella a los espa-
oles e indios el padre Jos Daddey, se leyeron los ttu-
los de cura de este pueblo de Chita, y Vicario de esta
provincia y distrito, mandados despachar por el seor
don Fernando Arias de Ugarte, arzobispo de este Nuevo
Reino, con nombramiento del seor Presidente en lo to-
cante al curato en el padre Miguel Jernimo de Tolosa;
ley los ttulos Pedro de Seplveda, notario, en presen-
cia de los espaoles, caciques y capitanes y los dems,
con lo cual el padre Miguel Jernimo de Tolosa tom po-
sesin del curator del pueblo de Chita, y desde aquel da
comenz a ejercitar el oficio de cura del pueblo de Chi-
ta, y Vicario de todo su distrito". (Archivo parroquial).
El pueblo de Chita, segn el mismo padre Tolosa,
comprenda en aquella poca los partidos o parcialidades
siguientes: Bmisa (hoy los chitanos dicen Dmisa), Ma-
lareque, Tgasa, Chichag, Bichacuca, Chichacuca, Bu-
saneque, Scama, Pueblo de los tunebas o Rubacate, Chi-
ta, Chipa, Rudigoque (hoy dicen Rodrigoque) y Pueblo
de la Sal.
Con la posesin solemne del 26 de enero de 1625, no
ces la guerra que en Santa Fe se haba levantado con-
tra los jesuitas; por el contrario, aumentaron las intri-
gas para despojarlos del. curato. En efecto, en octubre
de 1628, es decir, tres aos despus de posesionados los
padres, lleg a Chita el licenciado Francisco Paz de Re-
cende, visitador general del arzobispado, enviado por el
ilustrsimo seor doctor don Julin de Cortzar, arzobis-
po del Nuevo Reino, con el fin de visitar la doctrine y









28 HISTORIC

averiguar si eran ciertas las acusaciones levantadas con-
tra el padre Jernimo de Tolosa.
El visitador Recende, despus de haber examinado
cuidadosamente el asunto, declar sin fundamento algu-
no las acusaciones contra el padre Tolosa, como costa
del auto de visit que dice: "..... Habiendo visto estos
autos .(es deck, las declaraciones tomadas) y que por
ellos consta no haber de qu poder hacerle cargo al pa-
dre Miguel Jer6nim de Tolosa, de la Compaa de Je-
ss, en cuanto al oficio de coadjutor que ha sido de este
dicho pueblo, ni ha habido que le corregir ni enmendar,
-dijo que le declaraba y le declare haber cumplido el di-
cho oficio con puntualidad y su solicitud, y haber -au-
mentado muchas cosas del culto divino, por lo cual le
juzga merecedor de que sea premiado de sus superiores,
en cuya conformidad le daba y le dio por libre de esta
visit y mand que este auto se ponga en el libro de vi-
sita". (Archivo parroquial. Actas de visita.
Como el visitador Recende traa orden expresa del
ilustrsimo seor Cortzar para alejar a los padres (1),
orden al padre Felipe Zambrano, jesuita, que a la sazn
se encontraba en el lugar, reribiera al padre Tolosa, por
riguroso inventario, todos los enseres de la iglesia, a fin
de que de ellos hicier, -rLrega formal al doctor don Pe-
dro Guilln Santa-:a ue Arce, nombrado cura de la pa-
rroquia por el ilustrsimo seor Cortzar.
Es de notar que el padre Zambrano, como se ver
lugo, no entreg el curato al doctor Guilln de Arce, no
se sabe por qu motivo, y aunque el 20 de noviembre de
1628, da en que ste tom posesin, se encontraba en
Chita el padre Tolosa, es probable que este padre no se
consideraba autorizado para hacer la entrega, la que t-
vo que hacer el sacristn de la iglesia, como lo veremos
ms adelante.
Durante la administracin del padre Tolosa, y por
mandato del Den y Cabildo de Santa Fe,.en sede vacan-

(1) El historiador Ocriz (pgina 224), hablando del padre
Francisco Ullauri, jesuita natural de Tunja, dice: "Recibi las r-
denes de sacerdote en la ciudad de Popayn, por no haber queri-
do el arzobispo, don Julin de Cortzar, ordenar a los de esta Re-
ligin sin que les sealase patrimonio con que se sustentasen si
fuesen expulsos". Cf. Groot, Historia Eclesistica y Civil, tomo
I, capitulo XIV, pgina 269 y siguientes, en que se refiere la con-
ducta del seor Cortzar con los jesuitas.









DE CHITA 29

te, visit la parroquia de Chita el seor doctor don Alon-
so de Crdenas y Arboleda, arcediano de la santa igle-
sia metropolitana,'y en el acta de visit, de 23 de- di-
ciembre de 1625, felicit a los padres por su labor evan-
glica, y orden al padre Tolosa "que asentara las par-
tidas en los libros escribiendo el da, mes y ao con letra
y no por guarismo, por los inconvenientes, dice, que se
pueden recrecer de ponello por guarismo". (2)

CAPITULO II.

Dijimos que la comarca de los chitas no era abun-
dante en metales preciosos tan codiciados por los con-
quistadores, y una prueba ms de esta afirmacin la en-
coritramos en que los jesuitas, quienes en otros lugares
como Tpaga y Morcote, levantaron magnificas ,y bien
ornamentadas iglesias, que han desafiado el paso des-
tructor del tiempo y la indiferencia de los hombres, slo
en Chita no dispusieron, para la celebracin de los divi-
nos misterios, sino de "una capilla de bahareque y pa-
ja", y para habitacin de los religiosos, de una casa que,
a vuelta de unas cortas diferencias, era muy semejante
a las chozas "de paredes de piedra y barro y techo de
paja" que se vean diseminadas en toda la extension del
valle.
La iglesia mandada construir en 1577 por el Maris-
cal Quesada, si se lleg a edificar, no debi de permanecer
en pie largo tiempo, pues los jesuitas no encontraron si-
no la pobre capilla de que se ha hecho mencin.
Los utensilios de la iglesia no pasaban de unas po-
cas alhajas de plata y de los precisos e indispensables
ornamentos para la celebracin de los divinos oficios. En
los inventarios que el visitador Paz de Recende exigi al
padre Tolosa, no se ve alhaja de importancia, ni cosa al-
guna que llame la atencin, pero el inexorable visitador
si les pidi cuenta hastardel ltimo jirn de tela. As, por
ejemplo, viendo Paz de Recende que en los anteriores in-
ventarios figuraban "dos albas viejas", y que el padre
Tolosa no las haba presentado, el visitador se las recla-

(2) El doctor don Alonso de Crdenas y Arboleda, natural
de la villa de Belmonte, era hijo legtimo de Pedro de Arboleda
y de doa Teresa de la Cadena. Muri en Santa Fe el 31 de oc-
tubre de 1528 y su cuerpo est sepultado en la iglesia de la Com-
paa de Jess. (Ocriz. Genealogas, pgina 135).









30 HISTORIC

m. Dijo el padre que "una alba la haba empleado para
amortajar el cuerpo del padre Gonzalo Martin..." Esta
pobre mortaja es lo nico que el misionero recibe en cam-
bio de una vida que ha sacrificado por sus hermanos!...
De la otra alba dijo el padre Tolosa "que nunca la haba
recibido", "aunque, parece, aade con cierta malicia el
visitador, por todas lag visits que se han hecho, haber-
se entregado a los padres". (Archivo parroquial. Libro
de Visitas).
En sus apostlicas correras, el padre Tolosa haba
llevado, o haba dado prestado a la doctrine de Tmara
un cliz de plata que perteneca a la de Chita. Al pedir-
sele cuenta de esta alhaja, dijo el padre que estaba pron-
to a dar el recibo para que se reclamara; pero viendo
que se aproximaba el da en que -deba entregar la pa-
rroquia, y que le urgan para que presentara el cliz, des-
pach un indio de entera confianza, el cual regres de
Tmara el 19 de noviembre de 1628, vspera de la toma
de posesin del doctor Guilln de Arce, y el padre tuvo
la satisfaccin de entregar personalmente el cliz al cu-
ra que venia a encargarse de la parroquia, como consta
del recibo firmado el 20 de noviembre por el mismo doc-
tor Arce.
Hecho esto, el padre Tolosa se retir de Chita y se
dirigi a Pamplona, desde donde escribi al Provincial el
12 de marzo del ao siguiente: "Lo que yo hice en Chi-
ta, le dice, con los indios y con la iglesia, a todos es no-
torio, y todos, espaoles e indios y las cosas mismas lo
dirn, y el amor que los indios me tuvieron y tienen, fue
el bin que les hice". (R. P. Jos Prez Gmez. Misiones
Agustinianas en Colombia, pgina 126).
No hay para qu hacer resaltar la obra de los pa-
dres de la Compaa de Jess durante su corta perma-
nencia en la doctrine de Chita. Aqu, como en todas par-
tes, ejercitaron su celo en reducir a los indios a la vida
cristiana; en esclarecer aquellas rudas inteligencias con
la luz del Evangelio, y en dominar esas naturalezas bra-
vas. Lstima grande que esta esclarecida comunidad
no hubiera permanecido por ms tiempo en medio de es-
ta poblacin laboriosa! A pesar de la pobreza y de las
dificultades, las grandes y ricas obras que an subsisten
en otras fundaciones, hoy estuvieran pregonando, como
testigos elocuentes, las labores del misionero jesuita.
Desde el principio de la fundacin del pueblo se le









DE CHITA 31

dio como patrona a la gloriosa virgen y mrtir de Ale-
jandra, Santa Catalina, cuya fiesta celebra la iglesia el
25 de noviembre. Los vecinos, especialmente los indge-
nas, concurran ao por ao a honrar a su celestial pa-
trona; pero desde que empez, a trasladarse el casero al
lugar que hoy ocupa, los habitantes se olvidaron por
complete de la que por largos aos les haba prodigado
desde el cielo sus gracias y favors. .
No ha sucedido lo mismo con la fiesta de la Cande-
laria, introducida, tambin, desde los primeros das de
la fundacin del pueblo, y que an al present se celebra
con extraordinario concurso de fieles, no slo de Chita
sino tambin de los pueblos circunvecinos. Se nos ocu-
rre que la fundacin de esta doctrine pudo suceder en 2
de febrero, y esta pudiera ser la razn del entusiasmo
por celebrar la fiesta todos los aos, y la causa, tam-
bin, de que al valle de Chita se le haya dado el nombre
de 'Valle de la Candelaria", nombre que todava con-
serva.
Como hemos dicho, el visitador Paz de Recende ha-
ba comisionado al padre Felipe Zambrano, jesuita, para
que hiciera la entrega del curato; pero el da en que el
doctor don Pedro Guilln Santana de Arce vino a tomar
posesin de su beneficio, el padre Zambrano no se pre-
sent, y as el doctor Arce tuvo que recurrir al cura de
la vecina parroquia de Cheba para que presenciara el ac-
to. Copiamos aqu este document tal como existe en los
libros de la parroquia, cambiando, sin embargo, la orto-
grafa y suprimiendo las abreviaturas por razn de cla-
ridad:
"En veinte de noviembre de mil y seiscientos y vein-
te y ocho aos, yo el doctor don Pedro Guilln de Arce,
habiendo tomado posesin del curato del pueblo de Chi-
ta a diez y nueve del dicho mes de noviembre en el suso-
dicho ao de mil y seiscientos y veinte y ocho, habindo-
me dado la dicha posesin el padre Toms Garca, cura
de Cheba, con las ceremonies necesarias delante del co-
rregidor Vicente Ferrer, los caciques y capitanes del di-
cho pueblo de Chita, ped cuenta de los ornamentos y
cosas de la iglesia al sacristn de ella llamado Juan
Francisco, indio natural del pueblo de Chita, conforme
al inventario que de los dichos bienes de la iglesia hizo
el seor licenciado Francisco Paz de Recende, visitador
general de este arzobispado, por no haber hallado clri-








32 _HISTORIA

go sustituto en este pueblo; y as el dicho indio sacristn
me fue entregando los dichos bienes de la iglesia, pidin-
dole yo cuenta de ellos por el susodicho inventario... y
as recib todo lo que en l se contiene, salvo dos palias
de Ruan y cuatro corporales de Holanda, porque no los
ha acabado de hacer Catalina del Castillo, y un pao de
manos porque no lo ha acabado de hacer Catalina, india,
.mujer de Andrs Zapatero, y por ser verdad, lo firm,
etc". (Archivo parroquial).
Por una carta que el Mariscal Quesada escribi des-
de su retiro de Mariquita, en mayo de 1578, a su mayor-
domo en su encomienda de Chita, se sabe que por orden
del mismo Quesada se estaba construyendo una iglesia.
"Yo prometo, describe, que si hay salud para el septiem-
bre que yo est en Chita a ver la iglesia acabada. Ya lo
estar entonce, que es la cosa que ms deseo, y por hol-
garme un par de meses, que me tiene ya harto esta tie-
rra caliente, y tambin veo que aqu el asma me viene
como en tierra fra". (Ignacio Borda. Monumentos His-
tricos de Bogot, pgina 184).
El contrato para la construccin de esta iglesia se
verific el 24 de octubre de 1577 entire Alvaro Jorge, ma-
yordomo de Quesada, y Diego Meja, albail, ante los re-
verendos padres Bartolom Collado, doctrinero de Chi-
ta; fray Francisco Molina, Miguel Gamboa y Juan Pa-
blo Espiobal Mejas. (Cf. "Repertorio Boyacense", series
VI, nmero 59, pgina 548).
SEl Mariscal Quesada no pudo realizar sus deseos
de visitar su encomienda de Chita, en donde, segn la
carta citada, posea "numerosos rebaos de cabras y col-
-menares de abejas", y de donde se propona sacar gran-
des rendimientos para cubrir sus deudas. La lepra haba
hecho ya rpidos progress, y el 16 de febrero de 1579
entreg su alma al Seor.
La iglesia mandada construir por el Mariscal Que-
sada, si acaso lleg a edificarse, no debi de quedar en
pie largo tiempo, pues los padres de la Compaa de Je-
ss, durante los ltimos aos de su administracin, se
haban empeado en la construccin de una iglesia o ca-
pilla que fuera menos incmoda para los concurrentesy
ms digna de la majestad de Dios. Se esforzaron, pues,
en acopiar materials, y aun dejaron la obra bastante
adelantada, segn el testimonio del padre Tolosa ya ci-









DE CHITA

tado, de modo que el doctor Guilln de Arce pudo fcil-
mente concluirla.
En efecto, el 25 de julio de 1633, es decir, tres aos
y medio despus de la separacin de los jesuitas, el ilus-
trsimo seor doctor don Bernardino de Almansa, arzo-
bispo de Santa Fe, practice visit, y hall que en el pue-
blo "exista una iglesia de tapias y rafas de ladrillo, ca-
paz y decent, cubierta de teja bien obrada, con su ca-
pilla mayor y su altar mayor y dos colaterales y otros
dos fura del arco en el cuerpo de la iglesia". (Archivos
parroquiales. Actas de visita.
La iglesia debi de quedar mal construida, pues se
arruin muy pronto, y aunque varias veces intentaron
repararla, se destruy por complete, como se ver ms
adelante.
Por encargo de la autoridad eclesistica, el bachiller
Francisco Lpez de Valds hizo la visit de la parroquia
el 13 de junio de 1636. No hizo notar cosa de importan-
cia, lo que prueba que todo se hallaba en el mismo esta-
do en que tres aos antes lo haba dejado el seor Al-
mansa.
El seor doctor don Pedro Guilln Santana de Arce,
sucesor de los padres jesuitas en el curato, muri en Chi-
ta en enero de 1637, y all mismo fue enterrado. Sucedi-
le interinamente el licenciado Pedro de Cepeda Santa-
cruz, hasta el mes de agosto del mismo ao.
Por este tiempo era encomendero del pueblo de Chi-
ta el capitn don Martin de Mendoza y Berro (1), a
quien la Real Audiencia confi el sometimiento y pacifi-
cacin de los indios airicos y jiraras de la poblacin de
Tame, sublevados contra el capitn don Alonso Prez de
Guzmn, fundador de este pueblo. Los indios, llenos de
rencor y de venganza por el mal trato que les daba el
capitn Prez, aprovechando un descuido de los espao-
les, cayeron de improviso y asesinaron a los establecidos
en un casero no lejos de Tame, llamado Espinosa de las

(1) La encomienda de Chita la posea don Martn de Men-
doza y Berrio, por herencia de don Gonzalo Jimnez de Quesada.
H aqu el rbol de sucesin:
Andrea Jimnez de Quesada Coronel Hernando de Orufa.
Maria de Orufla y Jimnez Capitn Antonio de Berrio.
Antonia de Berrio y Orula Cap. Martin de-Mendoza y Berrio.

Historia de Chita 3


%









34 HISTORIC

Palmas; dieron alcance al capitn Prez y lo sacrificaron
tambin junto con los treinta compaeros que llevaba.
Parti, pues, el capitn Mendoza en cumplimiento
del encargo de la Real Audiencia, y habiendo hallado a
los indios a orillas del ro Arauca, ahorc a 16 de los
principles, y a los restantes los reuni en una poblacin
en las riberas del mismo ro. Mendoza se retir a su en-
comienda, y en la gobernacin de Tame sucedi Alonso
Snchez Chamorro (2), quien por sus crueldades se
granje la animosidad de los indios, y fue muerto a trai-
cin por los mismos naturales que tenaa su servicio.

CAPITULO IV

La comunidad de Ermitaos de San Agustn o Agus-
tinos Calzados, fue una de las primeras religiones que
emple sus miembros en la evangelizacin de las tribus
salvajes del Nuevo Reino, desde los primeros das de la
conquista. En pos del padre Vicente de Requejada, ca-
pelln del ejrcito de Fredermn, y primer cura de Tun-
ja, vinieron numerosos hijos de San Agustn y se exten-
dieron con tnta rapidez por todo el Nuevo Reino, redu-
ciendo a la vida civilizada infinidad de tribus; gobernan-
do en lo spiritual muchas parroquias; fundando various
conventos, que en el Captulo General de la Orden cele-
brado en Cali en 1601, se cre la Provincia de Nuestra
Seora de Gracia o Altagracia del Nuevo Reino de Gra-
nada.
El viajero que siga las escasas vertientes que des-
cienden en direccin al Chicamocha desde las altas cum-
bres del Tibe-atalaya de las llanuras de Cerinza-, ca-
mina al principio por entire escuetas y calcinadas lomas;
pero, a poco andar, y como para aliviar los ojos caldea-
dos por un sol reverberante, encuentra un estrecho valle
sombreado de sauces, alisos, muelles y cerezos, en medio
de los cuales, a ms de unas escasas viviendas de labrie-
gos, se levantan una antigua Ermita y un convento,
arruinados ambos por la inclemencia de los tiempos y la
indiferencia de los hombres.
El recogimiento, la salmodia y la oracin podan
darse cita en este valle "repuesto y escondido", para al-

(2) Natural de la ciudad de Tunja y gobernador .de la pro-
vincia de Arauca. (Genealogas de Ocriz, pgina 253).









DE CHITA 35

ternar su melodioso concerto "con la arpada lengua de
los pintados pajarillos" que buscan las dulzuras de los
huertos, o con las tonadas del gan que gua sus pere-
zosas yuntas, o con las cantilenas del segador que, ben-
diciendo a Dios, agavilla las doradas espigas de sus es-
caz..s mieses.
La Ermita est dedicada a la Madre de Dios, apelli-
dada por los vecinos y romeros "Nuestra Seora de
Oteng", y, el convento fue por largos aos morada de
los hijos de San Agustn, que en tiempos lejanos escogie-
ron este apacible lugar como retiro para el descanso del
espritu y del cuerpo fatigados por la brega que impo-
ne la ruda labor de ganar almas para Cristo.
Ya hemos visto que cuando los padres de la Compa-
fila de Jess, por razn de su ministerio, tenan que au-
sentarse de Chita, recurran a la caridad y celo de los pa-
dres agustinos del convento de Oteng para encomen-
Ndarles el rebao durante la ausencia. De modo que los
Ermitaos de San Agustn no eran considerados como
extraos en Chita; tanto ms cuanto los vecinos. cono-
can la voluntad con que se prestaban a servirles de com-
paeros, no obstante que desde su convento de Oteng
los religiosos tenan que tender a sus propias obras,
principalmente las establecidas en los pueblos de Tuta-
s, Betitiva, Tasco, Chmeza o Belencito (1), Busban-
z, Stiva, Tobasa y otros.
De los pueblos que fueron regentados por agustinos
en lo que hoy es el departamento de Boyac, el que me-
jores recuerdos conserve de sus antiguos curas es el
pueblo de Cmbita. Verdad es que del convento no exis-
ten ni las ruinas; pero en cambio, la iglesia, aunque muy
deteriorada, es la que construyeron los agustinos a prin-
cipios del siglo XVII, y en ella se hallan tres cuadros al
leo de no escaso mrito artstico. El primero, de ms de
des metros de alto por uno y medio de ancho, represen-
ta una escena de la vida de San Nicols de Tolentino; el
otro es una imagen de San Juan de Sahagn, y el terce-
ro, un cuadro de San Agustn, que aunque deteriorado,

(1) En la parroquia de Gmeza existe una antigua custodia
de plata que tiene grabada la inscripcin siguiente: "Sirbio con
esta Cvstodia a Nvestra seora de Chamesa el mvi reberendo Pa-
dre fra. Juan Adames Montemaior oi primero prior de este Con-
bento. ao de mil y seiscientos y sesenta".









36 HISTORIC

llama, sin embargo, la atencin por la frescura de los co-
lores. El archivo de la parroquia, bastante conservado,
puede ser rica mina de datos para la historic.
En el ao de 1637 era Provincial de la Provincia de
Nuestra Seora de Gracia el reverendo padre fray Pe-
dro de Fuentes (1), y prior del convento de Oteng el
padre Cristbal de Bolaos. Habiendo tenido noticia el
padre Fuentes de que el curato de Chita haba quedado
vacant por muerte del doctor don Pedro Guilln Santa-
na de Arce, y viendo que su Religin Agustiniana'podra
continuar las obras que los padres de la Compaa de Je-
ss haban dejado establecidas, propuso a la Curia Me-
tropolitana permuta del curato de Rquira, que pertene-
ca a la Orden, por el de Chita.
La permuta fue aceptada por la autoridad eclesis-
tica, y aprobada por la Congregacin intermedia celebra-
da en Tunja el 3 de marzo de 1638, y "se le dio a la doc-
trina de Chita el nombre y titulo de convento para que
sea vicaria bajo el nombre de San Juan de Sahagn".
(R. P. Jos Prez Gmez. Historia de las Misiones agus-
tinians, pgina 130).
El padre Fuentes comision al padre Cristbal de
Bolaos para que inmediatamente, y mientras llegaba el
cura propio, se trasladara a tomar posesin en nombre
de la comunidad, como en efecto lo hizo el 11 de agosto
de 1637, segn se ve en el siguiente document:
"En el pueblo de Chita, encomienda del capitn don
Marti de Mendoza y Berro, en once das del mes de
agosto de mil y seiscientos y treinta y siete aos, habien-
do tomado posesin del curato y doctrine de este pueblo
el padre fray Cristbal de Bolaos, de la Orden del seor
san Agustn, prior de su convento de Nuestra Seora de
Oteng, en virtud de patentes del padre maestro fray
Pedro de Fuentes, vicario provincial de la dicha Orden,
en virtud de permuta de la dicha Orden por el pueblo
de Rquira, se hizo entriego de los bienes que pareci ha-
ber por de la iglesia de este dicho pueblo, que se los fue
entregando el bachiller Pedro de Cepeda Santacruz, pres-
btero cura y doctrinero de este pueblo, que lo ha sido

(1) Era natural de la ciudad de Mrida de los Caballeros,
hijo legitimo de Rodrigo Tllez de las Pefias y de dofa Francisca
Navarro. Tuvo un hermano llamado Rodrigo, que fue tambin
agustino. (Ocriz, pgina 271).





i,.


DE CHITA 37

en interim por muerte del doctor don Pedro Guilln de
Arce, propietario que fue de este dicho curato, etc." (Ar-
chivos parroquiales).
La fecha del 11 de agosto de 1637 debiera estar gra-
bada en la memorial de todos los chitanos, pues, si en la
nacin hay alguna parroquia que pueda llamarse "agus-
tiniana", es ciertamente la parroquia de Chita. Los hijos
de San Agustn fueron los padres y protectors de este
pueblo por espacio de dos centuries y media, hasta que
en el ao 1871 permutaron la parroquia por la de Faca-
tativ.
El padre Provincial, considerando la importancia del
curato que acababan de aceptar, escogi entire sus reli-
giosos a un hombre de esclarecida virtud, para ponerlo
al frente de la nueva fundacin. Este fue el reverendo
padre maestro fray Miguel de Agudelo, quien se hizo
cargo del curato el 11 de septiembre de 1637. "Yo el
maestro fray Miguel de Agudelo, leemos en el acta de po-
sesin, entr en este pueblo de Chita, y el padre fray
Cristbal Bolaos, prior del convento de Oteng, cura in
interim, y el licenciado Pedro de Cepeda Santacruz, me
entregaron los bienes de iglesia y sacrista en presencia
del seor capitn don Juan Antonio de Almansa, corre-
gidor de este partido de Chita, de Pedro de Seplveda,
Hernando Gayn y Toms Gio Servilln". (Archivos
parroquiales).
Al padre Agudelo se le dio como compaero para
que le ayudara en el servicio de la parroquia, al padre
Agustn de San Nicols Betancur.
Al ao siguiente, para poder darse cuenta por s
mismo de la nueva fundacin, y para alentar a los ope-
rarios que en ella trabajaban, el padre provincial fray
Pedro de Fuentes visit, el 21 de junio, el curato de Chi-
ta. (Archivos parroquiales. Actas de visita.
Mas, a pesar de la santidad del padre Agudelo y del
inters que manifestaba en el desempeo de su cargo, al-
gunos vecinos, acaso aquellos a quienes el padre repren-
da por sus vicios, le acusaron ante la Curia Metropo-
litana.
Gobernaba a la sazn la Arquidicesis el ilustrsi-
mo seor don Cristbal de Torres, quien comision al
muy reverendo padre maestro fray Martn de Saavedra
y Guzmn, carmelita calzado, para que, trasladndose a


I1


J


<


j;
'' 'd









38 HISTORIC

Chita, averiguara la verdad de las acusaciones levantadas
contra el padre Agudelo.
Habiendo llegado a Chita el padre Saavedra el 8 de
febrero de 1639, y examinado el asunto objeto de su co-
misin, declare pblicamente la inocencia del padre Agu-
delo, en los siguientes trminos: "Despus de pesquisa
secret hecha en Chita contra el padre maestro fray Mi-
guel de Agudelo, de la Orden del seor san Agustn...,
no consta de culpa alguna de que se le deca hacer car-
go... y lo declaro por buen ministry eclesistico digno
y merecedor de que su Majestad y su seora del seor
President y Gobernador del Nuevo Reino de Granada,
y su ilustrsima del seor arzobispo de~l, y sus Prela-
dos, le honren y hagan merced de proveerle al dicho pa-
dre maestro fray Miguel de Agudelo, en otros beneficios
y cargos, que para haber de obtenerlos concurren en su
persona las parties de habilidad, suficiencia, talent, le-
tras y virtud dems de otras buenas partes..." (Archi-
vos parroquiales. Actas de visita.
Mas, a pesar de este document laudatorio, el visi-
tador Saavedra intima al padre Agudelo once disposicio-
nes, "para que las cumpla, dice, en virtud del Espritu
Santo y de santa obediencia", algunas de las cuales no se
compadecen con las alabanzas que antes le haba prodi-
gado. As, por ejemplo, en el acta de visit se dice que
"los documents de ella se leyeron a los indios, no en su
lengua sino en castellano, parque todos eran ladinos",
y, sin embargo, se ordena al padre "en virtud del Esp-
ritu Santo y de santa obediencia", que dentro de seis me-
ses tenga aprendida la lengua materna de los indios, pa-
ra que pueda predicar en ella enseando los misterios de
nuestra fe, y dentro de un mes tenga la doctrine y el
catecismo en la lengua de los naturales".
Poco tiempo despus de esta visit se retir del cu-
rato el padre Agudelo, y le sucedi el padre fray Bernar-
do de Silva, a quien se le dio por compaero al padre
fray Andrs de Hormaza.
Aunque los religiosos agustinos se distinguieron
desde los primeros das de la conquista en el studio de
las lenguas indgenas, principalmente en el de la lengua
chibcha, el padre Agudelo no vio la necesidad urgente de
aprender el dialecto de los chitas, tanto ms cuanto los
naturales ya eran "ladinos", y el castellano iba hacien-
do olvidar los idiomas del pas, y as prefiri retirarse,









DE CHITA 39

para no exponerse a faltar a la obediencia de las orde-
nanzas del visitador Saavedra.
Fue el padre Agudelo natural de la ciudad de Santa
Fe, hijo legtimo de Francisco de Agudelo, escribano de
cabildo, y de Ana de Avila, su primera mujer. Habiendo
entrado eh la Orden de Ermitaos de San Agustn, fue
maestro en ella, "grandioso predicador y de muy buena
vida, testificada en la seal que precedi a su muerte,
siendo Prior de Cartagena, que habindole sangrado del
tobillo por remedio para su enfermedad, se form una
cruz de la sangre, para que se pueda atribuir a la mor-
tificacin con que toler ser perseguido". (Ocriz, pgi-
na 269).
CAPITULO V

En los tempos de la gentilidad los indios, solan mul-
tiplicar el nmero de las fiestas, para tener con ellas
pretexto no slo para honrar la multiplicidad de sus dio-
ses, sino para' tener mayor libertad de entregarse a la
embriaguez y a todos los desrdenes y vicios que la
acompaan o nacen de ella. Los misioneros no podan
suprimir, sin graves inconvenientes, estas expansiones
populares, pero tampoco podan permitir lo que la Ley
Evanglica vedaba, y a la cual se haban sometido los
nuevamente convertidos.
Establecieron, pues, los curas doctrineros las fies-
tas religiosas, en las que, varias veces en el ao, se con-
gregaba el pueblo, no slo a presenciar la celebracin de
los divinos misterios, y a escuchar la explicacin de la.
doctrine cristiana, sino a tomar parte en los juegos que
se verificaban en las plazas y lugares pblicos. Tales reu-
niones numerosas se tenan en la fiesta de la Patrona, en
las de San Pedro y San Juan Bautista; en las de Navi-
dad, Corpus y Santa Brbara.
Pero, cun difcil es desarraigar una costumbre
cuando sta parece que ha tomado carta de naturalidad
en un pueblo! Los indios, dados'a la embriaguez en la
gentilidad, continuaron en el vicio despus de recibida la
fe, y a pesar de las predicaciones y de la vigilancia de los
misioneros, los naturales se aprovechaban de las fiestas
para entregarse al licor.
No se contentaban los indios con permanecer en el
pueblo o casero el da sealado para la festividad reli-
giosa, sino que prolongaban el jolgorio aun por semanas









40 HISTORIC

enteras. De ah que los campos y sementeras quedasen
abandonados, con notable perjuicio tanto de los indios
como de los encomenderos, amos y 'dueos de tierras,
quienes resolvieron suprimir por la fuerza lo que no ha-
ban podido quitar con la persuasion.
Aguijoneados, pues, no por el celo de la gloria de
Dios y bin de los indios, sino porque la ganancia se les
escapaba de las manos, y habindose puesto de acuerdo
con el corregidor del lugar, resolvieron dar el golpe, y la
ocasin no tard en ofrecrseles propicia.
Haban mandado fabricar los indios una imagen de
su celestial patrona, santa Catalina de Alejandra, y ha-
ban determinado que el estreno estuviera acompaado
de solemnes regocijos pblicos; Preparronse, pues, con
la debida anticipacin, reuniendo lo necesario para las
comidas que los alfreces suelen dar a sus conocidos y
allegados, y fabricando, principalmente, gran cantidad
de chicha, bebida que si no se distribuye en abundancia
por los encargados de la solemnidad, sta result para
los indios floja, desmayada y muerta.
Llegado el da de Santa Catalina, y pasada la fun-
cin religiosa, los indios empezaron a vaciar las cnta-
ras de licor, y ya medio embriagados se pusieron a reco-
rrer las calls atronando el espacio con gritos destem-
plados, o cantando en una jerga mitad indio, mitad cas-
tellano, y al sn de agudas chirimas y roncos tambores,
coplas injuriosas para los blancos que asistan a la zam-
bra llenos de rabia y de coraje.
De repente, a una orden del corregidor del lugar, los
ms resueltos de entire los blancos se precipitan sobre el
alfrez principal de la fiesta y sobre los caciques y capi-
tanes que lo acompaan, y sin cuidarse de las vocifera-
ciones de la multitud enfurecida, los llevan a la crcel,
de donde no salieron sino despus que las espaldas les
fueron cruzadas por el ltigo. Viendo esto los indgenas,
tristes y llenos de miedo, empezaron a retirarse a -sus
campos, y tardaron various meses sin atreverse a llegar
a las calls de la poblacin. (Archivos parroquiales).
Mas, como el indio no puede pasar sin fiestas, y co-
mo teman reunirse en el poblado, las organizaban en los
campos con cualquier pretexto, como el de un matrimo-
nio, la plantacin de una cruz en lo alto de un monte, el
entierro del cadver de un prvulo, etc., etc., pero en las








DE CHITA 41

cuales ms parte tenan la supersticin y el libertinaje
que la piedad y la.religln.
Alarmados algunos indios porque las solemnidades
de la iglesia quedaban desiertas por falta de concurren-
cia, y porque algunos naturales trataban de inclinarse
de nuevo a los ritos gentlicos, y movidos otros por el
deseo de continuar con mayor libertad en sus borrache-
ras, elevaron un memorial para reclamar, como ellos de-
can, sus derechos.
Gobernaba el curato el padre fray Bernardo de Sil-
va y Gmez, cuando el 3 de octubre de 1640, se presen-
t en Chita el seor licenciado Diego de las Peas Oso-
rio, quien, por comisin del ilustrsimo seor arzobispo
fray Cristbal de Torres, vena a practicar visit en la
parroquia.
Aprovecharon esta coyuntura los indios para pre-
sentar un memorial al visitador Peas Osorio. Ya que
.no podemos copiar este interesantsimo document que
ocupa varias fojas en los libros parroquiales, extracte-
mos, a lo menos, las razones en que apoyaban su peti-
cin.
El escrito fue presentado por los jefes de las par-
cialidades indgenas, a saber: "don Pedro, cacique de
Chichag; don Toms, cacique de Bichacuca; don Die-
go, capitn de Bmisa; don Antonio, capitn de Malare-
que; don Andrs, capitn de Tgasa; don Juan, capitn
de Busaneque; don Pedro, cacique de Chipa, y el tenien-
te don Jos y los alcaldes Felipe y Juan Escarramn y
el mayordomo don Bernardo", en su propio nombre, y en
el de "todos ]os indios e indias de este pueblo".
Como primera razn alegaban que, "segn la doc-
trina de sus curas y otros hombres doctors de este Rei-
no, las fiestas era el medio ms eficaz que se habia ha-
llado para desterrar los ritos gentlicos y sentar a los
naturales en la verdadera ley..., pero hoy, contina el
memorial, todo est descaecido y los nimos resfriados
y sin el fervor con que acudan a la iglesia... por haber-
nos hecho los corregidores de este partido graves mo-
lestias. con que se hallan todos los naturales muy
exasperados y desconsolados, que como gente nueva han
tenido muchas dudas en la fe catlica, diciendo muchas
veces pblicamente que pues les quitan la devocin a los
santos y a la iglesia y templos de Dios, que deben de





^ ..' -* -'~ i. *..- r .- '* .--r3









HISTORIC


querer que no sean cristianos, sino que se vuelvan a los
antiguos ritos de la gentilidad".
La segunda razn que alegaban para el restableci-
miento de las fiestas, principalmente la de San Juan
Bautista, es digna de notarse. "Nos han quitado, dice el
escrito, la devocin de San Juan Bautista, que tenamos
por abogado de las aguas y buenos temporales, permi-
tiendo Dios que despus que nos penaron con gaves pe-
nas y apercibimientos la celebracin de su fies a, se ha-
yan perdido las sementeras, como es notorio que se per-
dieron el ao pasado".
Decan, tambin, que segn las enseanzas que ha-
ban odo de sus curas, la limosna era el mejor medio pa-
ra redimir los pecados, pero que con la supresin de las
fiestas se les impeda disponer de aquel eficacisimo me-
dio de perdn.
Probablemente crean los indios, interpretando mal
la doctrine de la Iglesia, explicada por los doctrineros,
que les bastaba dar la contribucin para la fiesta del
santo, nara tener ya, con esta simple limosna, patente de
privilegio para emborracharse, pues aaden en el cita-
do memorial, y como razn concluyente, "que en sus
fiestas y devociones no hay borracheras que pasen de lo
licito y permitido". (Archivos parroquiales).
Por todas estas razones, pedan los indios al visita-
dor Osorio les concediera licencia para celebrar sus fies-
tas, suplicndole "apremiara con graves penas y censu-
ras a los corregidores y dems personas que se atrevie-
ran a impedir la celebracin", amenazndole, adems,
si la resolucin no les era favorable, con apelar de ella
ante el seor Arzobispo.
Haba sido esta la ocasin propicia para que el visi-
tador hubiera, por lo menos, intentado la moralizacin
de ias fiestas de los indgenas, las que han llegado hasta
nuestros das con todo el cortejo de vicios y desrdenes,
y, lo que es peor, con la anuencia y el favor de los blan-
cos, quienes las fomentan, las sostienen y toman parte
en ellas en grado igual y a veces mayor al de la raza in-
dgena.
El licenciado Diego de las Peas Osorio despach
favorablemente la peticin de los indios el 7 de noviem-
bre del mismo ao, mandando que "el corregidor del par-
tido, ni ninguna persona de cualquiera estado y condi-
cin que sea, les estorbe el celebrar todas las fiestas de









DE CHITA 43

santos que tuvieren devocin", y esto, "bajo santa obe-
diencia y so pena de excomunin mayor late sententim".


Por cdula real fechada en Aranjuez el 24 de abril
de 1641, el Rey Felipe IV orden al ilustrsimo seor don
Fray Cristbal de Torres obligara a todos los curas doc-
trineros de indios de la Arquidicesis, para que "por los
medios mejores y ms suaves que pudieran elegir", en-
searan la lengua castellana a los naturales a fin de que
stos pudieran con mayor facilidad ser instruidos en la
fe catlica. Y para prevenir cualquiera objecin que se le
pudiera hacer, sacada de la dificultad en cumplir las rea-
les rdenes, trae el Monarca esta razn digna de notar-
se: No ser difcil ensear a los indios el castellano, ni
impossible que ellos lo aprendan, "pues no lo fue en tiem-
po del Inga (1), que oblig a todos supiesen su lengua
quechua y la aprendieron". (Libros parroquiales. Actas
de visitss.
Recibi el ilustrsimo seor Torres esta cdula el
primero de octubre del ao siguiente, y "habindola to-
mado en sus manos, la bes y puso sobre su cabeza co-
mo carta de su Rey y Seor natural, y en su cumplimien-
to dijo que estaba' presto de hacer lo que por ella se man-
daba, atento a estar de partida para la visit donde la
ha de ejecutar". (Archivos parroquiales. Actas de visi-
tas).
No nudo el seor arzobispo salir a practicar visit,
como lo deseaba, por causa de sus enfermedades, y as
comision a su secretario de cmara, el bachiller don
Bartolom del Ro, cura de la santa iglesia Catedral, pa-
ra que en nombre y con la autoridad del prelado, visita-
se la arquidicesis e hiciese cumplir en los pueblos de in-
dios la real cdula que se acababa de recibir.
El ilustrsimo seor Torres orden, por medio de su
visitador, "que de aqu en adelante haya escuela, donde
a tiempo que los muchachos vinieren a ser doctrinados,
el padre les ensee a hablar castellano declarndoles los
vocablos, no consintiendo que hablen en lengua, hacien-
do azotar a los que hablaren dentro de la iglesia y en la
plaza, en lo cual se ponga particular cuidado..... Y lo
mismo a los indios mayores, caciques, capitanes y dems

(1) El Inca o rey del Per.
*









44 HISTORIA

del pueblo, cada domingo les declared y den a entender
las utilidades que se les siguen de hablar castellano, y
que no consientan que se vaya contra lo mandado por
dicha real cdula". (Archivos parroquiales).
Es verdad que el rey haba dispuesto que se ensea-
ra el castellano a los indios "por los medios mejores y
ms suaves que se puedan elegir", pero el ilustre arzo-
bispo juzg que "si para los indios mayores, caciques y
capitanes" bastaba el suave medio de la persuasion, y el
de hacerles ver la utilidad, para los muchachos era ne-
cesaria la "suavidad" del azote, quizs por aquello de
que "la letra con sangre entra, y la labor con el dolor".

CAPITULO VI

El 29 de octubre de 1642-lleg a Chita don Bartolo-
m del Ro, siendo prroco de la localidad el padre fray
Bernardo de Silva, a quien acompaaba el padre fray
Andrs de Hormaza. Del Ro intim a los religiosos en-
cargados del curato la cdula real de Felipe IV sobre la
enseanza del castellano, y las disposiciones que acerca
del mismo asunto haba deter:ninado el seor arzobispo.
Dispuso, adems, oue los prrocos visitasen cada
cuatro meses las caras de sus vecinos, y les obligasen a
tener en ellas una cruz y una imagen, y prohibiesen a las
indias andar descotadas, y pintarse la cara con "chiza",
"por ser cosa supersticiosa y de que usan los indios en
sus santuarios".
La capilla o iglesia del pueblo, como lo hemos dicho
antes, por haberse construido a la ligera, y talvez con
materials de mala calidad en tiempo del doctor Guilln
de Arce, se arruin muy pronto, de tal modo que el vi-
sitador del Ro, viendo el peligro que corran los fieles
durante la celebracin de las funcignes religiosas, orde-
n al padre Silva la hiciera reparar lo ms pronto posi-
ble, y para ello le mand "que expusiera el caso a los jue-
ces de la Real Hacienda en donde entran las demoras del
encomendero del pueblo".
El seor doctor don Pedro Rodrguez de Len, cura
rector de la parroquia mayor de la ciudad de Tunja,
practice dos visits consecutivas en la poblacin de Chi-
ta, la primera el 15 de noviembre de 1644, y la segunda
el 21 de octubre de 1646. En esta ltima visit, Rodr-
guez de Len, habiendo tenido. conocimiento de que en








DE CHITA 45

el pueblo de la Sal, doctrine subordinada a la de Chita,
no haba iglesia ni ornamentos, para tender al servicio
religioso de vecinos y naturales, mand al padre Fran-
cisco Antnez, que.a la sazn era cura de Chita, diese
orden al capitn y maese de campo, dpn Jacinto Rami-
rez, para que retuviese, todo el tiempo que fuere menes-
ter, el pago de "demoras hasta tanto se cumpla la obli-
gacin de-poner lo necesario para el culto". (Archivo de
Chita).
Al mismo tiempo que los arzobispos de Santa Fe
enviaban con frecuencia visitadores eclesisticos para
que alentasen a los misioneros y doctrineros en la re-
duccin de los indgenas, y corrigieran los abusos que
hubieran podido introducirse, los superiores de las Or-
denes religiosas no descuidaban el important deber de
visitar a sus sbditos empleados en la catequizacin de
los pueblos.
En cumplimiento de esta obligacin, el muy reve-
rendo padre fray Jos Pacheco, provincial de la Provin-
cia de Nuestfa Seora de Gracia, comision al reveren-
do padre fray Jos Ortiz Galeano, secretario provincial,
para que visitara a los religiosos del curato de Chita. Re-
gentaban la parroquia en esta poca el padre Jernimo
de Castaeda y su compaero el padre Miguel de San
Nicols, quienes vivan consagrados al ejercicio de su sa-
grado ministerio, segn el testimonio del visitador. "Son
religiosos, dice, de much virtud y ejemplo, y han vivido
religiosamente y conforme a nuestro estado y profe-
sin".
Como se ver en el curso de esta historic, durante
los siglos XVII y XVIII, el pueblo de Chita tuvo much
que sufrir a causa de los derrumbes, temblores y terre-
niotos. En el ao de 1647 tuvo lugar un fuerte temblor
que llen de pnico a los habitantes de la comarca y cau-,
s serious daos en la iglesia. Por esta razn, el padre Or-
tiz Galeano, en su visit del 2 de febrero de 1648, orde-
n a los padres encargados de la parroquia "que solici-
tasen el reparo de la iglesia del pueblo, que qued mal-
tratada de los temblores, antes que suceda caerse o ser
el dao mayor de lo que hoy parece".
Desde abril del ao de 1653 hasta noviembre de
1658, estuvo al frente de la parroquia el muy reverendo
padre fray Gabriel Ronquillo, varn de much ciencia y
virtud; de gran celo por el culto divino y de fervorosa









HISTORIC


caridad para con los indios, a quienes visitaba y soco-
rra en sus necesidades. Pero como la virtud siempre tie-
ne sus mulos y contradictores, no le faltaron al padre
Ronquillo durante su permanencia al frente del curato.
Fue, pues, acusado ante la Curia de Santa Fe, de
faltar al cumplimiento de su deber, y el ilustrsimo seor
fray Cristbal de Torres, para averiguar la verdad de los
hechos, comision, como otras veces, al beneficiado de
Tunja, doctor Pedro Rodrguez de Len, para que se
trasladara a Chita.
El resultado de esta visit fue el de reconocer la
virtud del padre Ronquillo, "quien, dice el visitador, por
tener muchos aumentos en la iglesia, y en ella muchos
cantores para la celebracin del culto divino, y por su
much caridad y religioso proceder..., pide y suplica a
sus dignisimos superiores le ocupen, premien y honren
en ella en cosas y gobiernos mayores, que de todo saldr
con el lucimiento, aprobacin y crdito".
Por este tiempo (1655), el convento de los Ermita-
os de San Agustn, de la parroquia de Chita, se puso
bajo la proteccin y se le dio el nombre del grande ami-
go de San Agustn, y se le llam "convento de San Ali-
iic", pero esta denominacin no prevaleci, pues no se
vuelve a hacer mencin de ella en los libros parroquia-
les, y tres aos ms tarde, siendo cura el padre Francis-
co Aantnez, se le llama "convento de San Juan de Saha-
gun". Este ltimo ttulo se le dio en la congregacin ce-
lebrada en Tunja el 3 de marzo de 1638, pero en los li-
bros parrequiales no se encuentra designado el convento
ccn este nombre sino desde el ao de 1658 en adelante.
Por el mismo tiempo los religiosos quisieron propa-
gar entire sus feligreses la devocin a San Juan de Saha-
gn, para lo cual mandaron pintar una imagen del santo
y celebraron durante algunos aos sufiesta; mas esta.
devocin se extingui muy pronto porque no hall eco
en el corazn de los vecinos.
Ya sea por lo estrecho del convento, o ms bien por-
que la discipline religiosa se haba relajado, los religio-
sos vivan separados en casas particulares, con gran de-
trimento de la vida del claustro. Paro corregir estos abu-
sos el padre provincial fray Bartolom de Monasterio
dio orden al padre Juan de Luengas, doctrinero del pue-
blo de la Sal, para que se trasladara a Chita y pusiera
trmino a estos desrdenes.








DE CHITA 47

En cumplimiento del mandato recibido, lleg a Chi-
ta el padre Luengas el 24 de noviembre de 1677, pero
hallando en el mismo lugar al doctor don Onofre de Ba-
rrios y Sotomayor, cura y rector de la santa iglesia ca-
tedral de Santa Fe, practicando visit, por comisin del
seor arzobispo, dej el cumplimiento de su encargo pa-
ra cuando regresara de Tmara, a donde deba dirigirse
con el mismo fin.
Parece, sin embargo, que la reform deseada no ad-
mita dilacin, pues dej prescrito "por santa obedien-
cia a los padres Luis Corts y Andrs Sarmiento, que no
salieran de la jurisdiccin del curato con ningn pretex-
to, y que vivieran juntos en las casas del convento, por-
que de vivir separados y en el pueblo se sigue grave es-
cndalo y mala nota de sus personas". (Archivo parro-
quial de Chita).
El padre Luengas volvi de Tmara el 5 de enero
del ao siguiente; confirm las disposiciones que haba
tomado el ao anterior y retir al padre Corts del cu-
rato.
Al encargarse de la parroquia en 1681 el padre Alon-
so de Lara Morn, se llen su corazn de tristeza al con-
templar el lastimoso estado de las casas del convento y
la ruina total en que se hallaba la iglesia. "Hay, dice es-
te padre en sus apuntes, hay dos casas de tapia cubier-
tas de paja, ambas tan viejas que se estn cayendo; la
una, que sirve de despensa, tiene dos puertas de madera
y una ventana; ms otra casa vieja, de paredes de pie-
dra y barro, que sirve de cocina y no tiene puerta". \
Puso el nadre Lara Morn todo su empeo en la re-
construccin del- convent a fin de que los religiosos no
tuvieran pretext para dejar la vida de comunidad, y ob-
tuvo tal xito cn sus trabajos, que a poco tiempo escri-
ba la siguiente relacin: "Se ha construido una casa
grande de estantillos, cubierta de paja, en que estn dos
celdas grades, cada una con dos alcobas, y en cada cel-
da, su puerta de madera y su ventana volada a la pla-
za, y la celda prioral tiene una trascelda que sirve de
despensilla... ms un altozano de tierra y piedra para
la entrada del convento, porque era un precipio... ms
otra casa pequea que sirve de gallinero, y est toda la
casa dntro y fura empedrada al rededor".
Trabaj, asimismo, en la reparacin de la iglesia, y
en dotarla de los enseres necesarios, y todo "sin que pa-


'"" ^









48 HISTORIC

ra ello haya gravado en cosa alguna a los indios, ni pe-
ddoles limosna, sino que de su industrial y depsito los
ha costeado", segn se expresa el padre provincial fray
Simn de Herrera en la visita que el 28 de junio de 1683
hizo al padre Lara Morn.
Con la prctica de las virtudes religiosas, el celo por
la santificacin de las almas y la diligencia en adelantar
las obras de la parroquia, el padre Lara Morn se haba
granjeado el amor de todos sus feligreses, quienes lo
amaban como a padre y bienhechor.
Temerosos, pues, de que el padre provincial Simn
de Herrera, quien practicaba visit, les quitase al padre
Lara Morn, le dirigieron un memorial para pedirle les
dejara como pastor a aquel que tnto amaban, y que
tanto bin, asi moral como material, estaba realizando.
Insertemos ntegramente este document, no slo por su
importancia sino para que se conozcan las costumbres
de aquella poca:
"Al Rdmo. padre, los caciques y gobernadores de es-
te pueblo de Chita, en nombre de los indios e indias nues-
tros sujetos, en la mejor va y forma que haya lugar y
derecho, decimos: que Dios nos ha trado a V. P. M. R.
cumpliendo con las obligaciones de su prelacia, visitan-
do los conventos y doctrinas de su santa Orden, para dar
audiencia a las quejas (si acaso se ofrecieren) de sus
sbditos, para corregirlos como padre, y premier a los
que cumplen con su obligacin. Damos a V. P. M. R. los
debidos agradecimientos de haber hecho tan acertada
eleccin en la persona del muy reverendo padre maestro
fray Alonso Lara de Morn por nuestro pastor, que con
tntas veqtajas y caridad ha cuidado del fomento desde
el da en que lleg. Reconociendo el descaecimiento de
todo, que aun casa en qu vivir con decencia no tenan
en su convento, lugo puso por ejecucin el hacerla con
continue trabajo, como lo consigui. Y el altozano de la
casa que sirve de patio, y el fomento de la cerca de la
plaza que toda estaba descuadernada (sic), como todo
lo dems (1). Tambin viendo en esta santa iglesia que


(1) Entre las ruinas que an se pueden ver en el "Pueblo-
viejo", fcilmente pueden determinarse los sitios de la iglesia, del
convento, del altozano y de la plaza. Esta ltima ocupaba un lu-
gar bjo al frente del convento, y hoy es una "cuadra" de culti-
vo cercada de piedra.









DE CHITA 49

no tenamos-dnde estarnos los domingos y dias festi-
vos, nos hizo el bin de que se hicieran escaos y tPancos
que hoy estn fomentando el aseo de esta santa iglesia,
personalmente cuidando de los cantores y enseanza
Scontinua de ellos .con que se sirve el culto divino. (1) Y
el descaecimiento que tenan las tres cofradias que man-
da su Majestad se tengan, del Santsimo Sacramento, de
Nuestra Seora, y las Animas del Purgatorio y las de-
ms festividades de nuestra devocin, que en su fomen-
to damos mil gracias al ver la decencia y lucimiento con
que se hacen. Como tambin el consagrar todos los s-
bados con la misa cantada de Nuestra Seora, y a la tar-
de las letanas, y esto sin estipendio ninguno, cuidando
con particular solicitud vivamos bien; quitando los pe-
cados de escndalo que estaban muy arraigados, con tal
consistencia, modo e industrial que lo hace, de tal mane-
ra que hoy se sirve con quietud. Y es muy digno de re-
paro que ahora le servira de embarazo perder el pueblo
con la continuacin de la enseanza de la doctrine, con
la explicacin de ella tan clara que nos hemos aprove-
chado musho. Lo mismo la explicacin del santo Evan-
gelio con tnta claridad que todos entendemos, y en.dos
cuaresmas que le hemos merecido con sus plticas y
ejemplos de los viernes de ellas, acompaado todo de su
much virtud y ejemplo de su vida, nos ha conmovido
a todos as en las penitencias de disciplines como en la
frecuencia de comuniones, y en particular esta semana
pasada nos hemos admirado de ver la continuacin de
penitencias y azotes de todos, que para decirlo y cerrar
esta material, diremos que su paternidad, despus de
Pascua de Resurreccin, le pidi a nuestro corregidor,
por va de splica, que. en dos meses, aunque diera la
gente alguna ocasin, como siempre la damos, no los
azotara porque tena por impossible que hubiesen queda-
do con pieles, hasta que sanasen.
Tambin vemos con la caridad y amor con que nos
defiende de que nos hagan mal, como socorriendo a los

(2) Debi de ser el padre Lara un gran msico y excelente
cantor, pues l mismo dice en sus apuntes: "Se puso un arpa pa-
ra el coro; se aliaron las chirimas, y el sacabuches casi se hizo
de nuevo, y se alii la trompeta, que estaba remendada y today
rota". (Archivo parroquial de Chita). ,
Historia de Chita 4









50 HISTORIC

enfermos y necesitados, con lo que han mejorado. Y pa-
ra elremate de todo, deberle la fineza con que nos hizo
el libranos de la molestia que podamos recibir del juez
de la santa Cruzada, que lleg al pueblo, por haberse
cumplido el plazo de la limosna de la Santa Bula, que fue
cantidad considerable, y vindonos imposibilitados para
pagar, su paternidad pag todo lo que import. Y pues
su Divina Majestad ha trado a V. P. M. R. a este pue-
blo, todos humillados a sus pies, se ha de servir de con-
cedernos que en el Captulo no se nos quiten a los dichos
padres, pues de quitarlos se seguiria el desconsuelo, que
en esto obrar con justicia, y de su Divina Majestad ten-
dr el premio, y le rogamos por este pueblo que todos
son sus hijos". (Archivo parroquial de Chita. Actas de
visita.
No consiguieron los habitantes de Chita el que per-
maneciera largo tiempo quien haba sido para ellos un
padre caritativo y un pastor vigilante, pues el 2 de sep-
tiembre de 1684 fue trasladado el padre Lara de Morn
por sus superiores a las doctrinas de Busbanz y Toba-
sa. (P. Jos Prez. Apuntes histricos, pgina 95).
Fue reemplazado el padre Morn en el curato por el
padre Matas Fernndez Rico, quien continue las obras
de celo y de caridad emprendidas por su predecessor.
Durante la administracin del padre Fernndez, una
epidemia espantosa se extendi por toda la poblacin,
haciendo enormes estragos entire los indgenas. Enton-
ces fue cuando los habitantes pudieron valorar los qui-
lates de abnegacin y caridad del padre Fernndez,
quien volaba a la cabecera de los enfermos a llevarles
los consuelos de la Religin y los auxilios temporales de
que poda disponer.
Al mismo tiempo que este celoso pastor velaba por
el bin spiritual y corporal de su rebao, velaba tam-
bin por el decoro y ornamentacin de la Casa de Dios.
Construy, sacndola de los cimientos, una sacrista, "la
cual, dice, es de rafas de adobes; tiene una puerta al con-
vento, y es tejada y enmaderada toda con clavazn muy
buena ,y empaetada toda. Obra la ms esencial por no
haberla, y ser la iglesia tan pequea, y no poder tener
las alhajas sino con much indecencia". (Archivo pa-
rroquial).
Por los aos de -1691 y siguientes, parece haberse
relajado de nuevo la discipline en el convento de Chita.








DE CMITA 5 : "

Los religiosos volvieron a vivir separados en casas par-
ticulares, y haban dejado las del convento para habita-
cin de mujeres quienes las mantenan en estado lamen-
table.
Para suprimir estos abusos y desrdenes, el padre
Jos Palomeque, en nombre del provincial fray Manuel
Gonzlez, intim a los padres Jos-de Ochoa y Antonio
de Castro, la orden siguiente: "Y por cuanto hemos ex-
perimentado en este nuestro pueblo y doctrine de Chita
el menoscabo y mal tratamiento que tienen las viviendas
principles del convento, las cuales estn destinadas a
que las habiten los muy reverendos padres Prior y Doc-
trinero, y no otras personas que son causa del mal tra-
tamiento, vivir y cocinar en ellas la mujeres que les sir-
ven, y que no es decent que estando hechas para los
muy reverendos padres, quienes deben cuidarlas con lim-
pieza y decencia que pide nuestro estado, nos ha pareci-
do convenient mandar, y mandamos en virtud de salu-
dable obediencia y pena de excomunin mayor late sen-
tentim ipso facto incurrenda, a los dichos muy reveren-
dos padres Prior y Doctrinero, y a los que en adelante
sucedieren, que por ningn pretexto ni color permitan
las habiten dichas mujeres, ni otras cualesquiera que
sean por ningn titulo, y que si tienen quiefes les sirvan,
slo habiten las teldas y aposentos ms retirados del
convento, pues adems de que se les har cargo de dicho
mal tratamiento y poca limpieza de dichas celdas, se de-
clararn incursos en dichas penas". (Archivo parroquial.
Actas de visitss.
Para atraer a los indgenas a la prctica de la reli-
gin, y para mantenerlos aficionados a una moral que les
estorbaba los desrdenes de la gentilidad, los misione-
ros y religicsos doctrineros haban establecido en las so-
lemnidades del culto algunas ceremonies y ritos especia-
les que deban observarse para con los caciques, capita-
nes y alfreces de las fiestas, cuando stos se presenta-
ban en el pueblo.
Los padres Ochoa y Castro, no sabemos en qu ra-
zones fundados, suprimieron de un golpe tales ceremo-
nias, con gran menoscabo de las festividades- y much
sentimiento de los indios, quienes presentaron sus que-
jas al visitador Palomeque.
Atendi el visitador las quejas de los naturales, y
orden a los padres observasen las costumbres estable-


-9









52 mSTOBIA

cidas. "Y por cuanto se nos ha dado cuenta, dice el pa-
dre Palomeque, por parte de los caciques y capitanes de
este pueblo y doctrine que los muy reverendos padres
curas y priores, muchas veces se descuidan en honrarlos
salindolos a recibir cuando vienen a sus fiestas, as a
las vsperas como a la misa, como era costumbre hacer-
lo en todos los pueblos y doctrinas de nuestra Orden...
nos ha parecido convenient mandar, como expresamen-
te mandamos so pena de obediencia y excomunin ma-
yor, salgan a recibir a los alfreces a la esquina por don-
de entran a la plaza as a vsperas como a misa, asper-
jndolos en la puerta de la iglesia con el hisopo de agua
bendita". (Archivo parroquial de Chita. Actas de visi-
tas).
El seor don Pedro de Urretavizque, cura y vicario
del pueblo de Zipacn, practice la visit en la parroquia
de Chita el 21 de junio de 1692, en nombre del ilustrsi-
mo seor arzobispo don Ignacio de Urbina, y hace notar
a los mismos padres Ochoa y Castro la poca organiza-
cin que tienen en la enseanza de la doctrine cristiana,
y les manda que para poner orden en la asistencia al ca-
tecismo, pongan cinco alguaciles, "por ser, dice, cerca de
doscientos los muchachos y chinas que constant de la dis-
creoin de ellos".
CAPITULO VIn

Hasta las postrimeras del siglo XVII, el "Valle de
la Candelaria de Chita" era un verdadero "valle" en to-
do el rigor de la palabra.
Para el viajero que, dirigindose desde la vecina po-
blacin de Cheba, suba hacia el oriented por la escarpa-
da, difcil y peligrossima senda de "El Zancarrn", cu-
yos vestigios an pueden verse, era una agradable sor-
presa la que experimentaba cuando, al coronar el Alto
de la Cruz, se abra ante su vista el hermossimo "valle
de Chita", que se extenda, con sus multiples y variadas
sementeras, por ms de una legua en ligera inclinacin
hasta el pie de los elevados contrafuertes de la cordi-
llera.
Riachuelos de cristalinas aguas que descendan bu-
lliciosos de las altas cumbres; innumerables chozas pa-
jizas, humilde habitacin del indgena labriego, rodeadas
de verdes sementeras y sombreadas de alcaparros, ali-
sos, arrayanes y mortios, y en el centro de aquel anfi-








DE CHITA


teatro el "pueblo" con la blanca torre de su iglesia, todo
esto cortaba agradablemente la llanura y alegraba la
vista del viajero, al paso que sus odos podian recrearse
con el gorjeo de bandadas de chisgas y gorriones; con el
canto de mirlas, toches y bababuyes, o se embelesaba
con el vuelo de incontable nmero de palomas torcaces,
que al abandonar el campo en donde ayer recogi sus
mieses el segador, quiebran el lmpido azul del cielo en
las hermosas mafanas de diciembre.
Hoy el "valle" casi ha desaparecido y se ha trocado
en enormes hendiduras; profundos barrancos; hacina-
mientos confusos de piedras desprendidas de los vecinos
cerros; hondas lagunas de aguas estancadas, y aunque
los campesinos conservan sus casas y sus campos, y sus
sementeras semejan tableros de ajedrez que se suceden
sin interrupcin, ya no se levantan, en medio de la lla-
nura, el poblado y la iglesia, de los cuales no quedan si-
no unas paredes derruidas, venerandas reliquias que el
tiempo ha respetado.
Cundo y cmo sucedi la catstrofe que trans-
form el "valle de la Candelaria" y destruy la pobla-
cin?... Vamos a referir este acontecimiento de tnta
importancia en la historic de Chita, extractando la rela-
cin de lo que en los archives de la parroquia nos deja-
ron consignado testigos oculares.
En el ao de 1706 regia la parroquia de Chita el san-
to y celoso sacerdote padre fray Jos Martnez de Ovie-
do, cuando el 25 de enero, segn certifica el mismo reli-
gioso, se desat "una terrible tempestad de agua, true-
nos y rayos, que pareca juicio, de que amenazaba un te-
rremoto queriendo hundirse el pueblo... y se oyeron
unas voces que decan que invocasen a los santos mrti-
res San Vito, Modesto y Crescencia, que se celebran el
15 de junio, a quienes pidan no nos castigue Dios nues-
tras grandes culpas y pecados". (Archivo de Chita. Re-
lacin del padre Bonifacio del Prado).
Esta formidable tempestad, principio de un terrible
y prolongado invierno, fue como el aviso que enviaba el
cielo a los habitantes de Chita a fin de que estuviesen
preparados para lo que iba a suceder (1).

(1) En la relacin del martirio de los santos Vito, Modesto
y Crescencia, a quienes deban invocar en el conflict, se lee lo
siguiente: "El tiempo se presentaba magnifico y el cielo estaba


--








54 HISTORIA

En efecto, las aguas, penetrando en el interior del
suelo, iban minando poco a poco las bases deleznables de
los cerros que al oriented rodeaban el valle, y faltndoles
el asiento y empujados los montes por las constantes
avenidas y crecientes que las incesantes lluvias forma-
ban en la parte superior, en revuelta confusion se des-
plomaron como un alud en direccin al pueblo, destru-
yendo a su paso cuanto encontraban: casas, sementeras
y animals, y esto por espacio de quince das desde el l-
timo de agosto hasta el 15 de septiembre de 1706 en que
se detuvo, como por milagro, toda aquella aglomeracin
de piedras, tierra y lodo formando un promontorio a po-
cas cuadras encima del pueblo.
Ya puede figurarse el lector la consternacin de los
habitantes al ver sus casas destruidas y su iglesia arrui-
nada a causa de los sacudimientos del terreno! Mientras
las mujeres y los nios, ms bien que con oraciones, con
llantos y alaridos, aplacaban la justicia de Dios, todos los
hombres, encabezados por el padre Martnez de Oviedo,
y armados de los instruments de trabajo, abran cauce
a las aguas por la parte norte de la poblacin.
Para conjurar el peligro, ms confiados los habitan-
tes en los poderosos auxilios del cielo que en sus propias
fuerzas, hicieron voto de construir una capilla a San
Agustin y celebrarle todos los aos su fiesta. Cumplie-
ron los chitanos su promesa, y todos los aos, el 15 de
septiembre, da en que ces el conflict, se reunan nu-
mercsos a agradecer al santo doctor, en "una capilla que
se hizo de tapia y teja... a vista de donde par el terre-
moto", y cuyos vestigios subsisten hasta hoy.
Con la tristeza en el corazn al ver la obra de tn-
tos aos destruida en tan pocos das, pero con entera re-
signacin al querer de Dios, el padre Martnez puso ma-
nos en la pronta reconstruccin del pueblo y de la igle-
sia, secundado por la generosidad de los feligreses. Los
trabajos adelantaron con tnta rapidez, que el 16 de abril
del ao siguiente al de la catstrofe, el padre fray Fran-
cisco Suescn, al hacer la visit por comisin del ilustr-

sereno; pero habiendo hecho oracin San Vito en medio de los
tormentos, turbse de improviso el aire; el espantoso fragor de
los truenos y el incesante fulgor de los relmpagos, llenaban de
terror todo el mbito del anfiteatro. El rayo cay sobre los tem-
plos de los dolos, los que, al derrumbarse, dieron muerte a mu-
chos paganos". (P. P. Bolandistas. 15 de junio).









DE CHITA 55

simo seor don Francisco Cossio y Otero, arzobispo de
Santa Fe, pudo felicitar al padre Martnez "as por el
cumplimiento de su oficio, como por la obra de la igle-
sia, que con su fortune se ha reedificado toda ella, por
el cuidado con que est actualmente tratando de volver-
la a reparar por haberse maltratado con el estrago del
volcn". (Archivo parroquial de Chita. Actas de visitas).
Como hemos visto ya, el padre Jos Martnez de
Oviedo, segn los testimonios de la poca, era un religio-
so ejemplar y asiduo en el cumplimiento de sus deberes
de pastor. No se adivina, por tanto, la razn que haya
tenido el doctor don Pedro Ortiz de Morales, cura y vi-
cario del pueblo de Oicat, para intimarle, en nombre del
ilustrsimo seor Cossio y Otero, la reform de dos abu-
sos que, dadas la santidad del prroco y las tristes cir-
cunstancias en que el pueblo se hallaba, no existan en
la parroquia de Chita, a lo menos por aquel tiempo.
Se le ordenaba, pues, al padre Martnez que no lle-
vara "duplicados derechos por ls entierros de los veci-
nos", y que para evitar toda queja, "en todas las igle-
sias, sobre la pila de agua bendita, o en las puertas de la
sacrista, haya puesto constant testimonio del arancel
eclesistico que hizo el maestro Juan Esteban Vasco en
el ao de 1579, siendo visitador eclesistico".
Mandaba, tambin, el acta de visit que el prroco
impidiese "las cacerias y pesqueras que los indios sue-
len hacer en los das festivos, y que el prroco y dems
eclesisticos. . bajo pena de excomunin mayor y de
cincuenta pesos... no cren perros de cacera ni salgan
a semejantes reuniones".
Es probable que aunque los abusos referidos no exis-
tan en Chita en tiempo del padre Martnez, el visitador
Ortiz de Morales dej la prohibicin como un remedio
preventive, ya que en muchas parroquias esos abusos
causaban incalculables perjuicios as en el orden espiri-
tual como en el temporal. Graves eran, en efecto, los da-
os que los cazadores hacan en las sementeras, y mu-
chos los estragos que ejecutaban los perros en los reba-
os de las haciendas; a lo cual se agregaba que como es-
tos ejercicios se practicaban en das festivos o en tiem-
po de cuaresma, los aficionados a la diversion, que siem-
pre eran numerosos, se privaban del beneficio de la en-
seanza de la doctrine cristiana, con gran detrimento de
sus almas.








56 HISTORIA

Estas partidas de caza, en muchas parroquias for-
maban parte del progarma de ciertas fiestas, tales como
la de San Juan Bautista, el Corpus y Santa Brbara, y a
pesar de las prohibiciones subsistieron hasta la segunda
mitad del siglo XIX.
Nos parece convenient en este lugar hacer una li-
gera descripcin del modo como se practicaban dichas
caceras, a lo menos para que no se pierda la memorial
de estas antiguas costumbres.
Desde mediados de noviembre y a media que se
acerca el da de la gloriosa Santa Brbara, el alfrez de
la cacera, elegido desde el ao anterior, empieza los pre-
parativos de la fiesta. Y mientras los agudos acentos de
la chirima anuncian a diario que se aproximan los p-
blicos regocijos, el alfrez fija a los cazadores el da de
la partida y el lugar en que se ha de efectuar la cacera;
hace degollar los corderos y gallinas, amasar los panes,
llenar las damajuanas de exquisito aguardiente y bote-
llas de perfumadas miselas; se preparan las toldas que
deben servir para la ranchera, y se disponen las bestias
para la expedicin.
Los cazadores, por su parte, limpian las enmoheci-
das escopetas, afilan los cuchillos, eligen los mejores pe-
rros, y con los indios que viven a inmediaciones de los
pramos, se informan de los recientes "comederos" de
los venados, o les preguntan si han visto el "pjaro ve-
nadero" que para los monteros es la prueba ms segu-
ra de la existencia de la codiciada presa.
Acuden diariamente los cazadores a la habitacin
del alfrez, ya a referirle sus antiguas proezas, las ms
de ellas hijas inverosmiles de la jactancia, ya para ha-
cerle participate de las seguras esperanzas que abrigan
en la prxima correra... "Si sabe, compare, le di-
cen, que all arriba en las "Sabanetas" que quedan de-
trs del cerro del "Olvido", el indio Julin, que fue por
lea en la otra semana, se top con un venado de doce
puntas?... Pues, lo que es se, no se nos va, porque le
ponemos a la "garra" al Baln, al Temerario y al Nipo-
roro. ., y si no y est el compare Demesio que sabe
apuntar al codillo..."
Llegado el da de la partida empieza la ascensin de
la cordillera hasta llegar a la parte plana de los pra-
mos. Despus de escoger el sitio.para levantar la ranche-
ra, cerca de una fuente y abrigado de los vientos, las









DE CHITA C7

mujeres del servicio, ayudadas de algunos peones, levan-
tan las toldas; fabrican los ranchos de frailejn, encien-
den las hogueras y disponen lo necesario para la cena.
Mientras tanto, el cazador que dirige la batida, despus
de poner en seguro las bestias, y de atar los perros para
que no se escapen durante la noche, da rdenes claras,
precisas y terminantes, como las diera un general al
principiar la batalla.
Designa las "paradas" y los puntos en donde deben
colocarse, y seala el "monte" en que deben lanzarse los
perros a la maana siguiente.
A las primeras luces del alba los "garreadores", lle-
vando los mejores perros, los colocan en la pista, y ani-
mndolos con silbos, gritos e interjecciones, con incre-
ble velocidad, los siguen a pie por llanos y pajonales, por
quebradas y montes, sin cuidarse de ls puntas aceradas
de cardos y cauelas que les sangran las desnudas pan-
torrillas.
De repente, al latir de los perros, salta el venado:
hermoso animal de enramada cornamenta, que "emplu-
mada" la cola emprende veloz carrera huyendo de los
que lo acometen.
El "garreador" que primero ve saltar la presa, da
un prolongado silbido: es el toque de alerta. Los perros
siguen el rastro con verdadera furia; los jinetes, sin cui-
darse de profundidades y precipicios, aguijonean sus ca-
balgaduras y van a colocarse en donde puedan asegurar
el golpe; las "paradas" amartillan sus armas y se ocul-
tan a la orilla de los senderos.
A veces, pocas horas bastan para apoderarse de la
presa: el mortfero plomo de un diestro tirador o el de
una "parada" hiere el flanco del tmido animal que cae
revolcndose en su propia sangre... Y ay! de la "para-
da" que deje pasar el venado o no acierte en el tiro! Es-
te mal tirador viene a ser el blanco de las burlas, de los
insultos y hasta de las maldiciones de sus compaeros.
Otras veces, sin embargo, el venado es perseguido
hasta las horas de la tarde, en que, ya cansado, y talvez
herido, hace frente a la jaura que lo acosa, y se prepare
a vender caro el soplo de vida que le queda. Los prime-
ros perros que se le acercan ruedan por el suelo al em-
puje violent de sus potentes cuernos, hasta que el ms
atrevido, aprovechando un moment de descuido del in-








58 HISTORIC

feliz animal, le coge por la garganta y le derriba en tie-
rra.
Las mismas escenas con ligeras variantes se repiten
al da siguiente, y various das si fuere necesario.
En la vspera del regreso, los cazadores, reunidos
todos en la ranchera, eligen de comn acuerdo el vena-
do que ha de servirles de trofeo y de ofrenda dedicada a
la santa Patrona. Abren por el medio el cadver del ani-
mal, y despojado de las entraas, lo llenan con hojas de
rboles resinosos y perfumados musgos. Quitan la piel
a las otras vctimas, y la carne, hecha pedazos, se repar-
te entire los cazadores o se arroja a los hambrientos ca-
nes.
Arregladas las cargas el da de la partida y puesto
e! venado sobre una de ellas, al tiempo de emprender la
rmarcha hacia el pueblo, se practice la ceremonia del "l-
timo trago", que es como el remate y coronamiento de
todos estos regocijos.
En "cocos" enchapados en plata, en jarros, en va-
sos o en copas se sirve el abundante licor, que esparce a
lo lejos su perfume de anis. En una de las copas, seala-
da de antemano, coloca el alfrez de la fiesta una mone-
da de plata y la present a uno de los concurrentes. Ape-
nas han a.purado las copas, lanzan un formidable viva!
al nuevo alfrez, quien con una sonrisa de satisfaccin y
haciendo sonar la mgica moneda en el fondo del vaso,
acepta el cargo que ha de desempear en el ao si-
guiente.
Es la vspera de la Patrona, a medio da, cuando los
cazadores van entrando por las calls del poblado llenas
de los vecinos que han acudido a la fiesta. Los cohetes
surcan el espacio y atruenan la region con sus mltiples
estallidos; en tanto que la comitiva, precedida de las chi-
rimas, tiples y tambores, da la vuelta a la plaza pblica
y viene a detenerse en las gradas del atrio del templo.
Desatan el cuerpo del venado y adornndolo con fes-
tones de rojos corales (1), lo cuelgan sobre la puerta
principal de la iglesia como rstico homenaje a la excel-
sa Patrona.
Por la descripcin que acabamos de hacer, se puede

(1) "El coral (lauranthus americanus), cuyas largas flores,
de rojo encendido, se mecen en el aire como pendientes de fuago".
(F. J. Vergara y Velasco. Geografa de Colombia).








DE CHITA 59

ver cunto entusiasmo despertaran estas fiestas en el
nimo de los vecinos, y se comprende que cada ao, y
acaso muchas veces dentro del ao, las renovaran a
despecho de las leyes y amenazas de sus pastores.

CAPITULO VIII

El padre Jos Martnez de Oviedo segua trabajando
en el bin material, spiritual y moral del pueblo, como
10 atestigu el 20 de enero de 1711 el seor doctor don
Juan Esteban de Cortzar y Saucedo, cura y vicario del
pueblo de Gmeza, en la visit que practice por orden
del ilustrsimo seor don Francisco de Cossio y Otero,
arzobispo, president, gobernador y capitn general del
Nuevo Reino.
Desde el ao de 1711 en adelante, empese el pa-
dre Martnez en mejorar y embellecer la iglesia, para lo
cual "rehizo la sacrista, enladrill y blanque la capilla
mayor, empaet y blanque toda la iglesia y construy
torre y bautisterio". (Archivos parroquiales de Chita).
Permaneci el padre Martnez de Oviedo al frente
de la parroquia de Chita por espacio de veinte aos, edi-
ficndola con el brillo de sus virtudes religiosas, aten-
diendo con celo a las necesidades corporales de sus sb-
ditos y procurando el esplendor de la casa de Dios. Era
tal la caridad del padre Martnez, que en 1715, cuando el
padre Jos Palomeque hizo la visit en nombre del pro-
vincial Agustn Garca de Galvis, los indios declararon
que estaban agradecidos por el amor y caridad con que
los trataba, socorrindolos en sus necesidades, y atri-
buan a las oraciones y mritos del religioso el que no
hubieran sido destruidos en la catstrofe del volcn.
Muri este esclarecido sacerdote y ejemplar religio-
so en Chita, hacia el ao de 1720, acompaado del padre
Jos de los Olivos.
Por esta misma poca, y obedeciendo a unas dispo-
siciones del Sumo Pontfice Clemente IX sobre la obser-
vancia del voto de pobreza, en las religiones, el provin-
cial de los Ermitaos de San Agustn, fray Agustn Gar-
ca de Galvis, envi una circular a todos los conventos
de su provincia, encargando el estricto cumplimiento de
las disposiciones del Romano Pontfice, en material tan
important. Esta circular fue presentada a los religiosos








5o HIISTORIA

de Chita el 23 de septiembre de 1715 por el padre Jos
Palomeque, visitador y vicario provincial.
Durante los aos que el padre Martnez de Oviedo
regent la parroquia, sta haba salido de las ruinas en
que la haba dejado el terremoto del ao 1706: habiase
reconstruido la iglsia, edificado de nuevo el convento,
los vecinos haban vuelto a levantar sus moradas, y los
campesinos plantaron otra vez sus sementeras. Este
bienestar, sin embargo, no dur much tiempo, pues a
fines de 1724, un nuevo terremoto llen de grande cons-
ternacin a los habitantes y destruy por complete el
pueblo.
El padre fray Bonifacio del Prado, quien en ese ao
era cura de la parroquia, nos ha dejado, como testigo
ocular del suceso, una conmovedora relacin que vamos
a transcribir con toda fidelidad:
"Certifico, dice, yo fray Bonifacio del Prado, de los
Ermitaos de nuestro padre San Agustn, ex-definidor,
cura doctrinero de este pueblo de Chita, cmo en el ao
de 1724, siendo corregidor de este dicho pueblo, el gober-
nador don Fernando de Caicedo y Solabarrieta, le sobre-
vino a este dicho pueblo de Chita un terremoto de agua
y tierra que le pusieron por nombre volcn, tan estupen-
do que empez a correr desde el da 27 de noviembre
hasta el 30 de enero de 1725, de que padecieron los habi-
tantes gran desconsuelo, hallndose en grandes conflic-
tos y precisados a pedirme a que sacara a la siempre
Virgen Nuestra Seora de la Candelaria, sagrada ima-
gen muy milagrosa. Procesionalmente, en compaa de
todo el pueblo y muchos vecinos, con rogativa, luces y
penitencias, la llevamos, yendo en compaa de nuestro
padre San Agustn, como patrn del volcn, y de la in-
clita virgen y mrtir Santa Catalina, patrona de este
pueblo. La llevamos a la iglesia de nuestro padre San
Agustn, que est en frente del volcn, en donde estuvo
esta santa divina diez y siete dias, algo ms, visitada por
todos los habitantes de este pueblo, velndola y alum-
brndola de noche y de da; cantndole su misa todos
los das y sus salves y rosarios todas las noches, fura
de los que rezaban todo el da y la noche las mujeres y
viejos, por estar da y noche sin cesar trabajando todos
los naturales y blancos en alegrar las aguas y darles co-
rrientes, para que no trasminasen el pueblo y le hundie-
sen, por ser las corrientes muchas y stas poderosas de


;;- . .: ::~irZ-d~h9=O~








DE CHITA 6I

barro y tierra... trayndose tras si el cerro que llaman
de la Cruz, y el del Doctor por el otro lado.
De suerte que se hicieron tres lagunas que ni ma-
res, y la una tan perjudicial, que se hizo detrs de la
iglesia de nuestro padre San Agustn, donde -se form
un promontorio o cerro de tierra que se vino de los ce-
rros, que discurrimos tapara la capilla, si no todo el pue-
blo. Porque dicha laguna se llenaba con el agua que le
dentraba de las dos quebradas que llaman de La Cruz y
de El Doctor, y otra quebrada que llaman de La Pea,
porque ah nace.
Y por milagro de la Virgen Santsima y de nuestro
padre San Agustn, y de la gloriosa Santa Catalina, a
quienes tambin les cantmos sus misas, permiti4 Dios
Nuestro Seor, como tan misericordioso que es, reventa-
ra este cerro hacia la parte de Bichacuca, por donde hi-
zo notable dao asolando y llevndose consigo muchas
labranzas de trigo, maz, turmas, habas y otras legum-
bres, con ms veinte y seis casas, fura de ranchos y co-
cinitas, sepultndolas dentro de la tierra.
Abrindose la tierra y caminando como cosa viva,
hasta tapar el camino real que va a Tunja, de que se pu-
so un cerro en circuit que abrazaba todo el pueblo, e
hizo muchos estragos, porque se abri la tierra con unas
rajas o grietas como fosos, que van a dar al ro que va
a Cheba.
Hizo pedazos la iglesia; por los costados le abri,
por cada uno, cuatro rajas; revent los arcos del prtico
de la iglesia, y abri, de los cimientos para arriba, las ra-
fas; dividi el mojinete del coro partiendo el techo port
otras tres parties; abri todo el caballete en la testera de
la iglesia. Junto al arco de la puerta de la iglesia, en la
fachada, abri otras dos rajas, desde el caballete hasta
el cimiento, y la una en especial de una cuarta de aber-
tura de aAcho.
El bautisterio lo dividi de la iglesia y lo hizo peda-
zos, y lo mismo hizo con la sacrista; las casas del cura
que eran de tapia, las hizo pedazos y las derrib, y las
que eran de bahareque, las raj.
El ruido y bramido que haca la quebrada no se pue-
de explicar; el temor con que vivamos no es decible. Las
grietas y rajaduras que se abrieron en las casas, patios
y callesriban hasta el ro, como tengo dicho. Algunos
manantiales de agua se manifestaron, en especial una









62 HISTORIC

que brot en la despensa del cura, y otro detrs de l
iglesia, como quien sube a la capilla. Y en fin, slo por
obra de Dios y milagro de su. Madre Santsima, no s
hundi Chita, porque la tierra se movi muchas veces
el ruido se oa por debajo de la tierra.
Esto doy fe de haberlo odo muchas veces de noche
afirmndome piadosamente ser cierto que del volcn re
suella (sic) al ro, y trasmina el agua por debajo de la|
tierra en donde est fundado el pueblo. En fin, apl'oc ....
ah unos de los buenos; muchas oraciones y peitlt1c,'s
y confesiones y otras obras buenas, que Dios fue servi-
do de aplacar su ira. Dios nos mire con ojos de !:.ie.1.d,
a quien pido nos d sus auxilios para servirle y pr;i que
nos enmendemos de nuestros pecados.
Trabajo grande fue este. El motivo fueron mis pe-i
cados y el ser yo mal pastor. Conzcolo as y por eso lo
doy a la perpetua memorial, porque por mi nombre y ape-
llido se conozcan mis malas obras, muchos !icados.
grades vicios, mala vida, poca religiosidad, ninguna ob-
servancia, y sobre todo, mal cristiano y peor religioso,;
pero temeroso de la ira de Dios y de su justicia" (1).
Hasta aqu llega la narracin del padre del Piado,
por la cual se puede medir toda la grandeza del desastre
y la consternacin en que quedaron sumidos as los ha-
bitantes como el pastor. Este, con suma tristeza, dice en,
otro lugar de sus apuntes "que al principio de la cats-
trofe se hallaban en Chita los curas comarcanos", pero,
que "llenos de miedo, aade, se fueron dejndome solo y
desconsolado".
.--;'.-.'e tambin el citado padre que en el ao de
1724 fueron las lluvias incesantes, y que las ..-aentieras
se perdieron por causa del "polvillo".
Repuestos del temor que les haba causado el estra-
go, los naturales volvieron a construir sus clfbzas y a;
plantar sus sementeras por sobre las ruinas del valle, y
el padre del Prado, para la celebracin del culto, utiliz
lo poco que de la iglesia haba dejado en pie el terremo-.
to; pero era tan evidence el l',i;.ro que corra la ge:te

(1) Archivos parroquiales de Chita. El padre del Prado di-
ce que ocurrieron favors y cosas maravillosas durante el .- -a s-
tre, las que narra en otro lugar de los libros parroquiales, ].pieo
desgraciadamente faltan las hojas en donde estas cosls estIalan
escritas.









DE CHITA 63

en aquellos escombros, que el 9 de agosto de 1725 el pa-
dre Gregorio Agustn Salgado mand al padre del Pra-
do "poner inmediatamente manos a la obra de la recons-
truccin de la iglesia", orden que no se ejecut, pues en
1727 an permanecan las ruinas.
Despus de la separacin del padre del Prado, entr
como- cura el muy reverendo padre maestro fray Fran-
cisco Jos de Arce, quien en un lugar elevado y firme, a
dos kilmetros al noreste del antiguo pueblo, y al extre-
mo occidental del llano que entonces se llamaba "del Mo-
lino" y hoy se llama "de San Antonio*, fund el nuevo
pueblo de Chita.
En efecto, el padre Silvestre Hidalgo, como visita-
dor, por comisin del provincial Francisco de Crdenas,
dio orden el 28 de marzo de 1727 para que se empezara
la traslacin, como se ve en el auto siguiente: "Y por
cuanto hemos reconocido, dice el visitador, el evidently
notorio peligro en que se halla la iglesia y pueblo por la
amenaza del volcn, mandamos al muy reverendo padre
maestro cura, que pase cuanto antes a la otra banda del
ro del Molino, donde tiene hechas casa, y que all haga
hacer una iglesia de paja para asegurar las alhajas y las
vidas, y se diga alli misa, interim que hubiere forma de
hacer iglesia de teja".
Empez la obra de la traslacin del pueblo con tn-
to entusiasmo, que en diciembre del ao siguiente ya te-
na el padre Arce construido "un convento, con portera,
tres celdas, la una con una sala; una cocina con un cuar-
to y horno, todo lo cual queda enmaderado para cubrir
de teja". Estas "bras del convento las llevaba a cabo el
padre Arce costendolas de sus propias rentas, ya que
el pueblo tena que tender a la construccin de la igle-
sia.
Esta iglesia, que es la misma que hoy existe, aun-
que muy reformada, se empez a construir en 1727, y
tiene "cincuenta y dos varas de largo y nueve de ancho,
con bautisterio, sacrista y tres capillas". Y por un acta
del 12 dc diciembre de 1728, sabemos que "la iglesia, sa-
crista y bautisterio, estaban ya fura de cimiento de
una vara de alto de cal y canto".
Aun cuando los trabajos de la construccin de la
nueva iglesia adelantaban rpidamente, sin embargo, la
celebracin del culto, la administracin de los sacramen-
tos y dems funciones religiosas siguieron practicndose









64 HISTORIC

entire las ruinas de la antigua iglesia hasta el ao de
1730, en que se le orden al padre Arce habilitara den-
tro de los muros de la nueva construccin un oratorio
para colocar en l al Santisimo Sacramento.
"Y por cuanto hemos reconocido, describe el padre
provincial fray Antonio de Arteaga el 9 de mayo de 1730,
estar la iglesia de este pueblo amenazando ruina consi-
derable, y ser much la indecencia para tener a Nuestro
Amo colocado, por tanto, y para obviar estos inconve-
niente, mandamos al muy reverendo padre maestro cu-
ra doctrinero, que en cuanto est el Oratorio que tiene
dispuesto en la fbrica nueva de la iglesia, con la decen-
cia y reverencia que se debe, y las celdas acabadas y li-
bres de todo inconveniente... coloque en dicho Orato-
rio a Nuestro Amo y Seor Sacramentado, y le encar-
gamos ponga todo cuidado y vigilancia en que Su Divi-
na Majestad sea tratado con la mayor decencia, respeto
y veneracin que se pudiere, en tanto que la fbrica de
la iglesia se perfecciona, para entonces colocarlo en su
propia casa y templo".
A pesar del fervor y entusiasmo con que se princi-
pi la obra de la iglesia, los trabajos se suspendieron en
1735, al retirarse del curato el padre Arce, y no se vol-
vi a trabajar con todo empeo sino en 1759, cuando el
doctor don Marcelino Rangel, cura de Firavitoba y visi-
tador por comisin del ilustrsimo seor don Jos Javier
Arauz de Rojas, orden suspender toda clase de limos-
nas, a fin de que los fieles contribuyeran nica y exclusi-
vamentecon sus ofrendas para el templo.
Con todo, el padre Diego de Castres sucesor del pa-
dre Arce en el curato, se haba preocupado por agran-
dar y mejorar el convento, para lo cual en 1740 aadi,
junto a la sacrista, y para habitacin de los padres,
"una casa de tapia y paja".

CAPITULO IX

Los Ermitaos de San Agustn se haban encarga-
do de la parroquia de Chita, segn lo hemos visto, des-
de el 11 de agosto de 1637, y aunque este curato era uno
de los que "el Rey haba concedido para sostenimiento
de la comunidad", segn lo asegura el padre Francisco
Javier Snchez, no sabemos por qu motivo en el ao de
S1754 volvi a quedar en manos del clero secular.










DE CHITA 65

En efecto, al padre Manuel de la Rota sucedid en el
ao dicho en la direccin del curato el doctor don Miguel
de la Rocha. Era el doctor de la Rocha un eclesistico
muy cuidadoso en el desempeo de las funciones parro-
quiales. Escriba por su propia mano todas las partidas
en los libros, con pulcritud encantadora y en una elegan-
te letra espaola de admirable perfeccin. -
En el libro sptimo (general) de los archives parro-
quiales de Chita, se halla una copia de los limits de los
"resguardos" de esta poblacin, escrita por el doctor de
la Rocha. El primer sealamiento de resguardos lo hizo
el seor don Juan de Valcrcel en el ao de 1635; el que
copi el doctor Rocha es el segundo, y fue otorgado en
1755; mas como los nombres de los linderos estaban en
lengua indgena, en 1777, como se ver en su lugar, don
Jos Mara Campuzano, corregidor de Tunja y visitador,
volvi a determinar los lmites de esos resguardos.
Muy celoso se manifestaba el doctor de la Rocha
por la enseanza de la doctrine cristiana, como se ve en
la peticin que elev al excelentsimo seor virrey don
Jos de Sols Folch de Cardona, para que le concediera
al pueblo de Chita el beneficio de dos fiscales relevados
de tributos, para que pudieran reunir a los muchachos
en la enseanza de la doctrine, "porque el nmero de
chinos, dice, deja doctrine del pueblo, alcanza a cerca de
quinientos, y un solo fiscal no es capaz de cuidarlos".
El virrey accedi a la peticin del celoso sacerdote.
Despus de haber ejercido el ministerio durante cua-
tro aos en la parroquia de Chita, el doctor de la Rocha
pas a la de Chipaque, y ms tarde desempe el cargo
de vicario en las importantes poblaciones de Soat y San
Gil. Todava tendremos ocasin de verlo intervenir en
los asuntos de Chita, siendo cura de estas dos ltimas


poblaciones.
Durante la administracin del doctor de la Rocha se
puso trmino a un ruidoso pleito que desde haca muchos
aos se vena agitando entire las poblaciones de Chita y
Cheba, por la posesin del lugar conocido con el nombre
de "Pueblo-viejo de Ura", llamado hoy simplemente
"Pueblo-viejo".
A poco ms de una legua al sureste de Cheba se en-
cuentra un sitio con el nombre de "Pueblo-viejo". A la

Historia de Chita 5




A-
'
.-!- :


;rZ^"~-~Y"sa~Rt;siE~W~--~'~U ~-Y~--~- '---~"-~~'"~~---~~~PB~ILpYom~Pril-


?1.4'rr`;r~g-ri-:
T:;

Y

'"
ri
re
:C
s





i
.Pr


;t
-








66 HISTORIC

llegada de los espaoles, cuando la expedicin de Her-
nn Prez de Quesada, exista all un important casero
de indgenas llamado en la lengua de los naturales 'Ura',
nombre que conserve hasta las postrimeras del siglo
XVIII.
Los conquistadores, y en particular los curas doc-
trineros, al ver que este sitio podra ser el centro a que
fcilmente se llegaran los naturales para la reduccin a
la vida civilizada., resolvieron conservar el casero y si-
guieron llamndolo "Ura".
No sabemos por qu circunstancia este casero fue
trasladado al lugar en que hoy est el arruinado pueblo
de Cheba, y el sitio que antes ocupaba sigui llamndose
"Pueblo-viejo de Ura", hasta fines del siglo XVIII, como
ya se ha dicho, y hoy simplemente se conoce con el nom-
bre de "Pueblo-viejo", y algunas veces con el de "Apo-
sentos".
Esta hacienda del Pueblo-viejo de Ura, despus de
la traslacin del pueblo, vino a quedar en poder de un
t9l Rodrguez Surez Sabarriego, quien fund en ella
una capellana en favor de las almas del purgatorio, ca-
pellana reconocida por sus herederos Jos de Aponte y
Juan Aponte,- y por los que despus compraron la ha
cienda.
Es de notar que esta "hacienda y sus aposentos",
aunque distantes de Chita, haban sido administrados
desde el principio y sin contradiccin alguna, por los p-
rrocos de esta ltima poblacin, hasta principios del si-
glo XVIII. Mas por los aos de 17,0, habiendo quedado
la hacienda en poder del doctor don Buenaventura Mo-
rales, cura de Cheba, ste, "por comodidad", segn re-
zan los documents de la poca, sigui administrndola
como si hubiera pertenecido a su parroquia.
El doctor don Francisco Jos Solarte Herrera y Ci-
fuentes. cannigo de la santa iglesia metropolitan, com-
pr dicha hacienda por los aos de 1740: mas como l
residia ordinariamente en Santa Fe, puso como adminis-
trador s ,yo a Vicente Murillo, o'.ien noseia algunos te-
rrenos aledaos a la hacienda de Ura.
Parece que el tal Murillo peco se afanaba en el cum-
plimiento de sus deberes de cristia.no, y, io que es ms,
no dejaba que los cumplieran los indgenas que tena a
su propio servicio y al de la hacienda, y en sus habita-
ciones de Ura se pern-iitan reunions escandalosas y fes-


ad"
..








DE CHITA 67

tivales campestres que impedan a los indios acercarse
al poblado a recibir la instruccin religiosa.
Considerando, pues, el doctor Vicente Marroqun,
cura de Cheba, que Murillo era de su feligresa, como de
hecho lo era desde que el doctor Buenaventura Morales
haba comprado la hacienda de Ura, en cumplimiento de
su deber de pastor reprendi a Murillo por sus desrde-
nes, y le record la obligacin que tena, como feligrs,
de acercarse a Cheba para cumplir sus deberes de cris-
tiano, y como mayordomo, la de permitir que los arren-
datarios e indios de servicio de la hacienda concurrieran
al poblado con el mismo fin.
No recibi Murillo con agrado esta reconvencin
que paternalmente le diriga el doctor Marroqun; antes
lleno de ira contra el que lo reprenda, propuso en su
nimo retirarse del feligresado de Cheba, al cual, de he-
cho, hasta entonces haba pertenecido, y pedir la incor-
poracin a Chita, no slo de la hacienda del "Pueblo-vie-
jo de Ura", que administraba como mayordomo por cuen-
ta del doctor Herrera Solarte, sino tambin de las tie-
rras y aposentos que pertenecan al mismo Murillo.
Para conseguir sus intentos, aprovech la ocasin
de que el padre Flix Blanco, de los Ermitaos de San
Agustn, se hallaba por aquellos lugares, y lo compro-
meti a que le ayudara a levantar la documentacin ne-
cesaria con el fin de probar que la dicha hacienda y los
aposentos eran de la jurisdiccin de Chita y no- depen-
dan de Cheba. El buen religiso, o porque se trataba de
favorecer un curato que perteneca a su Religin, o ms
bien sorprendido en su buena fe por la astucia de Muri-
llo, prest ayuda eficaz en el proyecto.
Conseguidos todos cls documents, el mismo padre
Blanco se encarg de presentarlos en Santa Fe al can-
nigo Olarte, dueo de la hacienda de Ura, para que hi-
ciera deciarar a Murillo exento de la jurisdiccin del cu-
ra de Cheba.
Sabedor el doctor Marroqun de los pasos en que an-
daba Vicente Murillo, nombr por abogado en Santa Fe
al capitn don Jos de Escobar y Mendoza, quien en de-
fensa del cura de Cheba adujo las razones siguientes:
1. "Que los curas de Cheba, a vista, ciencia y paciencia
de los curas de Chita, han administrado por largo tiem-
po a los moradores de dicha hacienda de Ura, sin que es-
tos los hayan resistido. 2. Que no consta en parte algu-









68 al TORIA

na la desmembracin que se hiciera del pueblo de Chita,
ni el reclamo que hubieran hecho contra tal desmembra-
cin. 3. Que las declaraciones recogidas por el padre
Blanco en nombre de Murillo, a ms de ser parciales, por
ser el dicho padre agustino, y favorecer a los suyos, eran
muy generals, negatives y no probaban nada".
Aade, adems, el abogado que el que ha acalorado
el asunto es el mayordomo Vicente Murillo, despechado
porque el cura de Cheba, don Vicente Marroqun, le ha-
ba obligado a que mandase a sus domsticos a la doc-
trina y funciones religiosas, y porque le haba reprendi-
do los desrdenes que autorizaba en la hacienda.
El mismo doctor don Francisco Jos Olarte Herre-
ra y Cifuentes, en defense de sus derechos, declar ante
el juez eclesistico que a los habitantes de su hacienda
de Pueblo-viejo de Ura en todo tiempo les haban admi-
nistrado los sacramentos los curas de Chita y no los de
Cheba; que desde que haba comprado la hacienda le ha-
ban dicho que era de la jurisdiccin de Chita, y que de
ello haba pedido se le librase despacho, y que, finalmen-
te, en cuanto a que hay desrdenes, toca al cura de Chi-
ta y no al de Cheba corregirlos.
Pasados todos los documents al Promotor fiscal del
arzobispado, el 6 de diciembre de 1745, pidi ste que se
declarase la hacienda de Pueblo-viejo de Ura, pertene-
ciente al curato de Chita.
En vista, pues, del dictamen del fiscal, el doctor Ja-
vier de Barasorda y Larrazbal, vicario general del ar-
zobispado en sede vacantt, dict el auto siguiente: "De-
clrase segn y en la conformiad que expresa el promo-
tor fiscal, y lbrese despacho... En cuya virtud acorda-
mos despachar y despachamos el present, y por l de-
claramos tocar y pertenecer la hacienda de Ura, que po-
see el seor doctor don Francisco Jos de Olarte, can-
nigo de esta santa iglesia metropolitan, a la feligresa
del pueblo de Chita por haberlo sido antes como parece
de la dicha informacin que se halla en los autos, y en
su virtud por su legtimo prroco de los feligreses que
en ella habitan, al cura doctrinero del dicho pueblo de
Chita, quien los reconocer por tales y stos al dicho cu-
ra, contribuyndole con los estipendios, primicias y de-
ms emolumentos que le pertenecieren y devengaren, y
mandamos lo intime cualquier escribano o notario, y en
su defecto cualquiera que sepa leer y escribir que fuere








E CHITA 69

requerido. Fechado en la ciudad de Santa Fe a diez de
diciemnbre de mil setecientos cuarenta y cinco".
En enero del ao siguiente el protonotario Antonio
Surez dio a conocer el decreto al padre Jacinto de So-
labarrieta, cura de Chita en aquel ao. "En el pueblo de
Chita, dice el document, en veinte y dos das del mes de
enero de mil setecientos y cuarenta y seis aos, yo An-
tonio Surez, protonotario eclesistico, de requerimien-
to de Vicente Murillo hice saber este despacho al muy
reverendo padre Jacinto de Solabarrieta, cura, vicario y
juez eclesistico de dicho pueblo, quien dijo lo obedecia
y dara cumplimiento a lo mandado en su contenido, y
porque conste lo firm conmigo en el mismo mes y ao".
Poco tiempo despus de dictada la anterior senten-
cia, falleci en Santa Fe el doctor don Francisco Jos
Olarte, y entr en posesin de la hacienda de Ura, como
heredero, don Pedro Toms Flrez y Olarte.
El capitn don Jos Escobar y Mendoza, abogado
del doctor Marroqun, juzgando que despus de la muer-
te del doctor Olarte, quien favoreca a su mayordomo,
podra hacer valer sus derechos, resucit el pleito ante
la Curia Metropolitana, y prob que las informaciones
presentadas por Murillo eran falsas. En vista de lo cual,
por decreto del 6 de abril de 1749, la autoridad eclesis-
tica devolvi la hacienda del Pueblo-viejo de Ura y sus
aposentos a la jurisdiccin del cura de Cheba.
La anterior providencia fue notificada en Santa Fe
el 21 de abril del mismo ao a don Pedro Toms Flrez
Olarte, dueo de la hacienda, "el cual, dice el document,
express no ofrecrsele reparo alguno para la agregacin
que se pretendia".
Parece que el dueo de la hacienda no hizo conocer
esta determinacin a su mayordomo, pues consta que
hasta el ao de 1756, Murillo se diriga a los curas de
Chita en todo lo relative al ministerio parroquial. Mas
el doctor Miguel de la Rocha, cura de Chita en 1756, ha-
biendo impuesto a Murillo la contribucin de cien pesos
para la iglesia que se estaba construyendo, ste llev
mnuy mnl lo determinado por sil p&ito, y loi de c-
lra isolvia6 piafsae a la juri. dicbiuii de Cheb, y l1 do-
ce de pebfibre ~e ir.i75 se present al maestro don
thurie feniit Ptio, cura a a sazn de la parroquia
de Cheba, para que le notificara el auto que siete aos


.:J, ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ." ,.. '.^.; tI;. .~i.k a








70 HISTORIC

antes (1749) se haba dictado en Santa Fe, con lo cual
qued incorporado en esa feligresa. ,
El doctor de la Rocha levant inmediatamente una
informacin ante el corregidor y juez ordinario don
Juan Rodrguez de Lago y Vargas, para probar que Vi-
cente Murillo haba pertenecido y perteneca al curato
de Chita, y que en la actualidad no tena motivo ningu-
no para retirarse.
El juez ordinario hizo rendir declaracin a cinco
testigos, quienes estuvieron contests en todo lo que el
cura de Chita peda. El doctor de la Rocha envi todas
las declaraciones tomadas al "capitn de infantera don
Miguel de Glvez", vecino de la ciudad de Santa Fe, a
quien otorg poder para gestionar el asunto.
El capitn Glvez traspas el poder a don Ignacio
Velloqui, procurador de la Real Audiencia (14 de di-
ciembre de 1756), quien present a la Curia Metropoli-
ta;na un largo memorial para hacer valer los derechos
que el cura de Chita crea poseer sobre la hacienda del
Pueblo-viejo de Ura y sus aposentos; pero a peticin del
promoter fiscal, el seor arzobispo don Jos Javier de
Arauz resolvi, el 7 de febrero del ao siguiente, que la
hacienda en litigio perteneca a la jurisdiccin de Che-
ba, segn se haba decretado en 1749.
No se dio por vencido el abogado del doctor Rocha,
y el 19 de abril present un nuevo memorial; pero el se-
or arzobispo, el 23 del mismo mes, confirm su anterior
resolucin, pero condenando a Vicente Murillo a pagar
"los cien pesos de la cota sealada por el corregidor de
aquel partido (de Chita) para la reedificacin de la igle-
sia del dicho pueblo de Chita, como que in actu ha sido
feligrs de aquel pueblo" (1).
Con esto qued terminado tan enojoso pleito, en el
cual no buscaba Murillo otra cosa sino librarse de toda
autoridad, eludir el tumplimiento de sus obligaciones de
catlico y eximirse de las contribuciones del culto. Era,

(1) Todo lo relacionado con este pleito est tomado de un
cuaderno que se halla en el archivo parroquial de Chita y que tie-
ne por ttulo: "Despacho del Sr. Provisor doctor don Nicols Ja-
vier de Barasorda, librado el afo de 1745, en que manda se agre.
gue la Hacienda nombrada Ura a la feligresa del pueblo de Chi-
ta, y que los feligreses que en ella-se hallaren, conozcan al cura;
del dicho pueblo por tl, y ste a ellos por sus legtimos feligre-
ses".








DE CHITA 71

en resume, un mal feligrs, que, por desgracia, tiene
no pocos imitadores en las parroquias.

CAPITULO X

No duraron los agustinos much tiempo fura de la
parroquia que por espacio de 177 aos haban evangeli-
zado, pues el reverendo padre maestro fray Antonio de
Len, cura propio de la parroquia de Chipaque, propuso
a la curia metropolitan permuta de su beneficio por el
de Chita. Aceptada y aprobada la permuta, el padre de
Len tom posesin del curato el 31 de enero de 1758 (2).
Posesionados otra vez del curato los religiosos de
San Agustn, emprendieron de nuevo con ahinco la cons-
truccin de la iglesia, ayudados eficazmente por los fe-
ligreses, a quienes el visitador don Jos Marcelino Ran-
gel, como hemos visto ya, eximi del pago de otras li-
mosnas, a fin de que todos sus esfuerzos se emplearan
en la rpida construccin del templo.
Segn lo hicimos notar anteriormente, el convento
de Chita, que al principio fue dedicado a San Alipio, se
consagr poco despus a San Juan de Sahagn, pero es-
ta denominacin no prevaleci en el pueblo. Trasladados
los religiosos a su nueva morada, despus de la comple-
ta destruccin del pueblo viejo, y cuando ya la construc-
cin del nuevo templo estaba bastante adelantada, algu-
no de los religiosos quiso resucitar la devocin al santo
Patrono del convento, y para estimular la piedad de los
fields, obtuvo de la autoridad eclesistica indulgencias
para todos aquellos que orasen ante el altar del santo o
diesen una limosna para su culto. A pesar de todos estos
medios, la devocin a San Juan de Sahagn no ech ra-
ces y qued olvidada por complete.
El doctor Miguel de la Rocha, de quien ya hemos
hablado, permaneci muy poco en la parroquia de Chi-
paque, de donde fue trasladado a la de Soat. Siendo vi-
cario forneo y juez eclesistico de esta poblacin, fue
comisionado por el ilustrsimo seor don fray Agustn
MIanuel Camacho, arzobispo de Santa Fe, para que se

(2) El seor don Rufino .Gutirrez, en sus Monografas, to-
mo I, pgina 16, dice que el padre de Len permut el curato de
Chipaque por el de "Cha", pero, como se ve, aqu hay un error
manifiesto.








72 HISTORIC

trasladara al pueblo de Chita y practicara la visit ca-
nnica al reverendo padre fray Juan Tinnn, cura de la
parroquia.
Entre las veinticuatro ordenanzas que en esta visi-
ta del ao 1772 dict el doctor de la Rocha, merecen
consignarse las tres siguientes:
1. "Que ningn eclesistico juegue en trucos o en
tienda pblica... ni a los dados ni otro juego de suer-
tes, como est prevenido por derecho cannico, y que en
los dems juegos que les son permitidos no pueda expo-
nerse a perder mayor cantidad que de diez pesos, como
lo ordena el concilio limense tercero, cuya constitucin
manda su seora se observe en todo el arzobispado".
Al leer esta disposicin no se puede menos de pen-
sar que la discipline religiosa estaba por entero relaja-
da en el convento de Chita; pero si esto hubiere sucedi-
do, los religiosos aprovecharon eficazmente las amones-
taciones del visitador, y volvi a florecer de nuevo la ob-
servancia de las reglas.
2. Ordenaba en segundo lugar el doctor .de la Rocha
que los eclesisticos no llevaran "armas ni ofensivas ni
defensivas, ni aun con pretexto de reprimir a sus feligre-
ses". Durante la administracin del padre Tinnn, como
lugo veremos, ciertos espritus revoltosos mantenan en
continue agitacin a los vecinos del pueblo, y haban lo-
grado dividirlos en bandos, con grave perjuicio de la
tranquilidad pblica. Es muy natural suponer que los re-
ligiosos, considerando que en esas circunstancias su vida
no estaba segura, cuando en cumplimiento de su sagrado
ministerio tenan que ir a lugares lejanos de la parro-
quia, llevaran armas como una media de prudencia.
Mas a pesar de todo, el celoso visitador juzg convenien-
te prohibir el uso de las armas conforme a las prescrip-
ciones de los sagrados cnones.
3. Se mandaba, tambin, que no se permitieran los
"velorios en los campos, abuso verdaderamente formida-
ble", dice la ordenanza. Desgraciadamente tan "formi-
dable abuso" ha permanecido hasta nuestros das con to-
do el cortejo de inmoralidad y supersticiones, principal-
mente en los velorios de los difuntos.
En efecto, despus de haber depositado el cadver
del finado en su ltima morada, los deudos del difunto,
durante nueve noches consecutivas, invitan a todos los
parientes, amigos y vecinos a rezar por el alma del que








DE CHITA 73

ha muerto. Para esto, cuelgan algunos paos mortuo-
rios en la mejor sala de la habitacin, y en medio colo-
can una mesa enlutada; alguna imagen de Cristo Cruci-
ficado; algunas luces que con su dbil y melanclica lla-
ma hacen ms lgubre el recinto, y el indispensable va-
so de agua a donde vendr el nima a refrigerar la sed
que padece, y a dar a entender que los ruegos que por
ella se elevan, han sido escuchados.
Preprase, tambin, much cantidad de aguardien-
te, de chicha o de guarapo porque los interminables re-
zos secan el gaznate de los convidados y hay que lubri-
carlos para que puedan continuar la ceremonia hasta las
horas avanzadas de la noche y a veces hasta rayar el
alba.
Y como el hambre rendir probablemente a los re-
zanderos, la familiar del difunto tiene que preparar co-
mida en abundancia para todos los convidados. Y si fal-
ta alguna de estas cosas, durante much tiempo en to-
da la vecindad, los pobres parientes del finado sern el
blanco de todas las censuras, y les llamarn tacaos,
mezquinos, desagradecidos, malos hijos, malos esposos,
porque no han hecho las "nueve noches" al difunto.
Dispuestas as las cosas se convida a la "comadre
rezandera", la que sabe muchas oraciones; recitar letri-
llas y novenas y cantar el Santoo Dios". Y cuando es-
tn todos reunidos, con una voz de flauta registrada en
el "trmolo", la "comadre" empieza el rosario, al que
responded todos en coro, con un vocero y confusion que
ms parece plaza de mercaderes que una reunin de"de-
votos.
Pasados algunos cantos y rosarios ejecutados en to-
no lgubre y lastimero, el que preside el "velorio" repar-
te los tragos, la chicha, los tabacos y las cenas en abun-
dancia; vuelven en seguida los rezos, los que van langui-
deciendo poco a poco, pues el licor produce sus efectos
y los convidados van quedndose dormidos echados en
el suelo en deplorable confusion.
Y lo que es ms de lamentar es que las families que
s han encontrado dinero para hacer frente a estas ver-
daderas bacanales, que en nada aprovecharn al difun-
to, no han tenido unos centavos para mandar ofrecer un
sufragio por el descanso del alma del pariente.
El visitador doctor de la Rocha dej consignadas
otras prescripciones, tales como la prohibicin de las co-



i.AL:E





1*


74 HSTORIA

rridas de toros; los juegos de "bolo" en los das festivos
y el poner fuego en los campos y pramos por los per-
juicios que de ah se siguen. Pero, como se ve, el celoso
visitador ar en el mar, pues hoy se registran estos des-
rdenes talvez en mayor escala que en tiempo del doctor
de la Rocha.
En un document del ao 1610, sacado de los "Do-
cumentos inditos del Archivo de Indias" (Cf. "Reperto-
rio Boyacense", series IV, nmero 40) se lee lo siguien-
te: "A la parte del norte, como veinte y siete leguas de
esta ciudad (de Tunja) hay un gran manantial de agua
salada, que se cuaja con ei sol y se hace sal muy blanca;
pero por estar en tierra muy fragosa y de malos cami-
nos y apartada, no se usa de ella en esta ciudad, aunque
se suele llevar alguna a Pamplona. . Concense estas
salinas desde que se fund la tierra que fue ao de mil
y quinientos treinta y siete, porque los indios usaban de
ellas y siempre las han labrado, except ocho aos, poco
ms o menos que se beneficiaron por cuenta de su ma-
jestad".
Tanto por haberlas descubierto como "por merced
del Rey", los indgenas estuvieron en posesin de las sa-
linas de Chita hasta los ltimos aos del siglo XVIII, y
ellos mismos elaboraban la sal, auxiliados de los pocos
bla. cos a quienes se les haba permitido avecindarse en
el casero.
En lo eclesistico, esta poblacin de la Salina, des-
de que la haba fundado el padre Daddey, de la Compa-
a de Jess, por los aos de 1627, haba dependido del
cura de Chita, quien la administraba en lo spiritual por
si mismo, por medio de su coadjutor o por un religioso
colocado de fijo para tender al servicio de las almas.
De tiempo atrs, algunos blancos que consideraban
el comercio de la sal como fuente de pinge ganancia,
haban intentado despojar a los indios del dominio de las
salinas, pero como las leyes y cdulas reales amparaban
a los naturales en la posesin de sus resguardos, conti-
nuaron los indios en la elaboracin de la sal a despecho
de las intrigas de los blancos.
Sin embargo, en 1777 don Jos Mara Campuzano,
corregidor de Tunja y visitador general en nombre del
virrey, instigado, acaso, por los blancos que deseaban
la posesin de las salinas, por auto dictado en la vecina
poblacin de Cheba, suprimi esta dctrina y mand que









DE CHITA 75

los indios se trasladaran a Chita, dndoles dos meses de
plazo para efectuar el traslado.
Y para que se vean las razones especiosas del visi-
tador en esta circunstancia, copiamos algunos prrafos
de este important document: "Ordenamos, dice, que
los pocos indios (el visitador afirma que slo haba 154)
que estn en la doctrine de la Salina, se avecinen al pue-
blo de Chita, y sinembargo de la natural repugnancia
que interiormente tendrn de dejar su pueblo, se hace
indispensable reunirlos en este pueblo, donde les resulten
mayores utilidades en lo spiritual y temporal, pues su
mayor bin no consiste en complacerlos en lo que por ca-
pricho apetecen, sino en obligarlos a que segn razn y
justicia les es ms provechoso y de menor gravamen a
la Real Hacienda, no siendo just que se posesione en
pagar estipendio a un doctrinero y edificar iglesia como
all se necesita, por tan corto nmero de indios, pudien-
do con igual y mayor aprovechamiento de sus almas y
educacin cristiana y civil, instruirlos en este pueblo
ms numeroso, en la que la muchedumbre excita el celo
del cura...
Por todo lo cual mandamos que los indios del pue-
blo de la Salina se trasladen y pasen a este de Chita, as
por ser numerosos y tener grande y capaz iglesia, como
por ser un resguardo extenssimo, frtil y abundante en
frutos, pastos, montes y aguas para cras de ganados
mayores y menores y que el clima es en parties igual al
que dejan.
En su consecuencia, extinguiendo el citado pueblo,
se transferirn los indios con todos sus bienes, imge-
nes, alhajas pertenecientes a su iglesia para colocarse en
sta doude son trasplantados..."
Se ve a todas luces, por lo que acabamos de trans-
cribir, la injusticia del visitador Campuzano al extinguir
el pueblo de la Sal. Si el nmero de los indios era muy
escaso, el remedio era aumentarlo llevando de otra par-
te, aun de Chita, pobladores para que crecira el vecin-
dario y se aumentara la produccin de la sal. Y si el
manteniIiiento de un doctrinero de indios era un grava-
men para la Real Hacienda', por qu una vez posesio-
nados'los blancos, en extensos y repetidos memoriales
pidieron capelln, cuando el nmero de los vecinos ape-
nas era superior al de los indios de que habla el docu-
mento?








76 f~STOBtA

Y se conoce que el visitador Campuzano, o no se ha-
ba tomado el trabajo de ir hasta la Salina, o trataba de
engaar a los indios cuando les dice que "en Chita el
resguardo era extenssimo, y que abundaban los pastos,
montes y aguas", mejores que en el pueblo que abando-
naban. Y si bien era cierto que en la Salina no haba
iglesia ni siquiera una capilla que sirviera decentemen-
te para el culto, en Chita la iglesia apenas se estaba
construyendo.
Se debe hacer notar, por ltimo, que si Campuzano
obraba de buena fe, y pretenda hacer incalculables bie-
nes a los indios de la Salina, y. aun a Chita mismo, con
el aumento de la poblacin, no se comprende por qu
fue a dictar su decreto en Cheba despus de haber pa-
sado por Chita.
Obedeciendo, pues, los indios las rdenes del visita-
dor, desgarrado el corazn, pues no se les ocultaba la
injusticia, llevando sus poquisimos bienes y todas las al-
hajas de su iglesia, emprendieron el camino de Chita, ca-
pitaneados y dirigidos por su padre y pastor fray Luis
Rodrguez, quien, ya que no haba podido defenderlos
del inicuo despojo, los acompaaba al lugar del destie-
rro.
El padre Rodrguez, por riguroso inventario, que
an se conserve en los archives parroquiales de Chita,
entreg todos los bienes y alhajas de la iglesia de la Sa-
lina al padre Juan Gmez, cura de la parroquia de Chita.
A los indios se les repartieron tierras en los resguar-
dos, pero tan pocas e insuficientes, que a la vuelta de al-
gunos meses, apremiados por la necesidad y la nostal-
gia, se volvieron a la Salina, pero ya los blancos estaban
en posesin de ella y no los dejaron entrar. Resignados
los naturales con la suerte que les caba, se retiraron a
las inmediaciones de la Salina, por los lados de Rudigo-
que, en donde, para no morir de hambre, se dedicaron a
la fabricacin de "cacharros" que vendan a los blancos
para la elabracin de la sal.
El fin que el visitador Campuzano se propona al
trasladar a los indios de la Salina era que sta entrara
en la Hacienda Real, y as poderla adjudicar a los blan-
cos.
El padre Agustn Casas, quien ms tarde trabaj
para que no le segregaran la doctrine de la Salina, dice
que el visitador Campuzano "despoj de ella a los in-





-. .. -- _


DE CHITA 77

dios", y as tambin lo afirman los testigos que el refe-
rido religioso present cuando hizo los reclamos en favor
de la unin de la Salina a Chita. Pero el apoderado de
los nuevos habitantes de la Salina, Nieols Llanos,
agente de negocios", como l se titula, en respuesta a la
demand del padre Casas, dice que la Salina y los terre-
nos adyacentes los hubieron "por compra del terreno he-
cha en junta de Hacienda, el ao de 1778, por la canti-
dad que ahora con ltimos rditos se ha consignado en
las cajas de Pamplona, segn lo comprueba el certifica-
do de cancelacin que debidamente exhibe" (1).
Cuando el visitador Campuzano dict el auto de su-
presin de la Salina, hizo al mismo tiempo el censo de los
habitantes de Chita. De modo que, segn este importan-
te document, Chita tena en 1777, tres mil seiscientos
ochenta y un vecinos, distribuidos as: 1,380 indios de
todas classes; 860 vecinos blancos mezclados en el res-
guardo de los indios, y 1,441 vecinos en la feligresa (2).
Con ocasin del censo, Campuzano pudo observer
que muchos de los indios jvenes padecan de "quebra-
duras" como consecuencia del juego de la "muma", y
prohibit el brutal y supersticioso juego, segn ya lo de-
jamos anotado al principio de esta Historia.
Como lo dijimos antes, don Jos Mara Campuza-
no volvi a determinar los lmites del resguardo de Chi-
ta, por hallarse stos designados en los documents con
nombres indgenas ya olvidados en su mayor parte, y
dar esto lugar a confusion. Los lmites del resguardo, se-
gn el document de Campuzano, son los siguientes:
"Siguiendo de Chita como quien va para el Cocuy, se le-
ga a una loma alta que est a mano derecha por encima-
del citado camino, que hoy llaman de la loma del Chital.
Desde el citado alto del Chital, cortando por toda la cu-
chilla abajo, y pasando por un cimiento viejo de piedra,
a dar a la Pea de Cdica, y de sta al ro de Chita, y si-
guiendo el ro abajo hasta dar a un salado que llaman
la Salina que est al lado del vecindario frontero a una

(1) Archivos de la Salina. Es de notar que desde 1777 en
adelante, en los libros parroquiales de la Salina no se encuentran
inscritos individuos de apellido indgena: casi todos llevan ape-
llidos castellanos.
(2) Archivos de Chita. Documentos del visitador Campuza-
no. A esta estadistica hay que aadir los 154 indios sacados de la
Salina.*




-









78 HISTORIC

cuchilla, y siguiendo sta a dar al alto de la Cueva, y de
l subiendo por toda la cuchilla arriba, y pasando por el
alto de la Cruz de Chita, camino que va para Santa Fe,
al picacho que llaman de Rubaca, y de ste, tomando
por la misma cuchilla pasando por la Cruz de Utato, el
alto de la Calavera y el de Chequia, a dar a la Cruz de
la Chorrera, de la cual prosiguiendo por la misma cuchi-
lla y pasando por los altos de la Carbonera y Moguas a
dar el que nombran el Portillo, y de ste inclinando pa-
ra abajo a tomar el alto del Potrerito y el mogote de Ro-
cachure, por toda la cuchilla a dar al Boquern, y de s-
te, cortando a tomar el Chital, primer lindero, cuyos tr-
minos se divisan claramente desde el sitio y loma del
Chital, por hacer todas las lomas y cuchillas una espe-
cie de circulo que present a la vista todo el globo del
resguardo". (Archivo de Chita. Autos de visit de don
J. M. Canipuzano).
Muchas veces nos hemos preguntado porqu en los
imaas y geografias de Colombia se da el nombre de
"Chita" al hermosisimo nevado que se alza a 5,983 me-
tros en la cordillera oriental de los Andes colombianos,
puesto que desde el lugar en donde est edificado el pue-
blo no se contempla el espectculo que present la Sie-
rra Nevada, por impedirlo los altsimos contrafuertes al
pie de los cuales est construida la poblacin de Chita.
La razn de esto es porque desde un principio Chi-
ta fue el pueblo ms important en toda la region norte
en lo que hoy es el departamento de Boyac, a la mar-
gen derecha del ro Chicamocha. An en 1778, cuando el
pueblo estaba totalmente destruido, y apenas se empe-
zaba a edificar el nuevo casero, en Santa Fe se le con-
sideraba como cabeza de partido, segn se ve en un do-
cumento de aquella poca. "Mandamos, dice el citado do-
cumento, que todos y cada uno de los curas del pueblo
de Chita y lugares de su partido, a saber: de las parro-
quias de Chiscas, del Cocuy, de Guadalupe de la Uvita,
de Nu..estra Seora de Chiquinquir de la Capilla; pueblo
de Boavita, de Guacamayas, de la Salina, de Cheba, de
Giicn... y de todos los dems curatos sus anexos que
se contengan en el expresado partido de Chita, etc." (Ar-
chivos de Chita).
Hacia el norte de la poblacin les indios haban ce-
dido al Rey unos terrenos "para el establecimiento de
vecinos espaoles y mestizos". Don Jos Mara Campu-









DE CHITA 79

zano dict un decreto para que se remataran dichos te-
rrenos en la cantidad de cuatrocientos pesos, segn ava-
lo hecho por los peritos Manuel Rodrguez y Agustn
Hernndez, nombrados al efecto. Al pregonarse el rema-
te se present don Jos Antonio Rodrguez e hizo postu-
ra por los cuatrocientos pesos, la que se le admiti. Mas
a Rodrguez se le pas por alto el nombrar en Santa Fe
un apoderado entiree los procuradores de nmero" para
que se le adjudicaran las tierras, por lo cual fueron pues-
tas a. nuevo remate.
Entretanto los vecinos del pueblo de Chita nombra-
ron en Santa Fe, como apoderado, al procurador de n-
mero don Pablo Sarmiento, quien remat las tierras en
nombre de los vecinos de Chita, en la suma de cuatro-
cientos pesos, ciento de los cuales deba pagar al conta-
do, y lo restante, con sus rditos, en el espacio de cuatro
aos (1).
En Chita el alcalde y juez partidario, don Toms de
Torres, dio posesin de las tierras a Jos Antonio Nari-
o y Martn Ramrez, "como cuadrilleros o apoderados
de los dems vecinos cercanos a dicho pueblo".
La ceremonia de la toma de posesin es digna de no-
tarse. "Tom por la mano, describe el juez, a dichos cua-
drilleros y los pase por la dicha tierra y en ella se re-
volcaron, arrancaron yerbas; mudaron piedras de una
parte a otra; tomaron un sable y cortaron un palo de
also, e hicieron otros actos de verdadera posesin que
tomaron actual, virtual, corporal vel quasi, sin embargo
ni contradiccin ni en perjuicio del patronato real, ni de
otro tercero que mejor derecho tenga". (Archivos pa-
rroquiales).
Mientrns tanto la chra de la construccin de la igle-
sia iba adelantando considerablemente, pues ya en 1779
se haban colocado las puertas del templo y la del bau-
tisterio, y se hab;a.n construido ocho altares, entire ellos
"uno para el Santo Cristo de la Salina" (2).
Foreci, iualmente la disciplina regular en el con-
vento de ,an Ju'an de Saha gn, y el nmero de los reli-

(1) En la venta de estos terrenos figuran como representan-
tes del Rey, el licenciado Francisco Pey Ruiz, oidor, y el doctor
don Francisco Antonio Moreno y Escandn, como fiscal. (Archi-
vos parroquiales de Chita).
(2) Archivos parroquiales. Expediente sobre ereccin de
nueva parroquia, pgina 44).








o8 mSTOzA -7.

giosos haba aumentado bajo la obediencia del padre Jo-
s Leal, prior del convento.

CAPITULO XI
Si al entrar a la iglesia parroqthial de Chita detene-
mos nuestros pasos hacia la mitad del santuario, halla-
remos la entrada de una vetusta, baja y lbrega capilla.
A la escasa luz de una ventana, o ms bien, al resplan-
dor del cirio que como smbolo de sus amores y esperan-
zas hace pocas horas encendi el devoto peregrino, po-
demos contemplar en el fondo de la capilla y en un altar
que va sintiendo las acres injuries de los tiempos, una.
piadosa imagen de Jess Crucificado, a quien el labrie-
go en la expansion de su native sencillez apellida "El
Amo", y en seal de tierna y afectuosa gratitud, el ro-
mero se complace en llamar "El Seor de los Milagros".
A primera vista creeramos encontrarnos en pre-
sencia de uno de aquellos arrebatadores cuadros que so-
el genio de Velsquez, cuando pona delante de nues-
tros ojos al Mrtir Divino, cada la cabeza en la placidez
del sueo vivificador de la muerte, y la abundosa cabe-
llera del augusto Nazareno que va cayendo en cascadas
ondulantes sobre el hombro derecho hacia la herida del
costado.
Pero si examinamos de cerca la escultura, nos con-
venceremos que el artfice quiso representar al Salvador
en uno de aquellos pasos dolorosos de su largo martirio.
Con sus ojos moribundos entreabiertos y lnguidamente
dirigidos hacia la apiada muchedumbre que rodea el
ensangrentado patbulo, y sus labios de donde parece
que se arranca una supreme plegaria, o la expresin ine-
fable de un querer, el artist quise figurarlo, cuando en
la infinita ansiedad de su suplicio, aridecidos alma y
cuerpo por el fuego de la expiacin, desamparado aun de
su mismo Padre, torna el lvido rostro hacia los hombres
en demand de una gota de consuelo, y les dice: "Sitio!",
"tengo sed!" (1).
Cul es el origen de esta imagen milagrosa, consi-
derada, y con razn, por vecinos y romeros como la jo-
ya ms preciosa que guard el pueblo de Chita?

(1) Aunque el Cristo fue representado en la agonla, por
una inconsecuencia del artifice la imagen ostenta abierta la he-
rida del costado.
' .








DE CHITA 8

Si preguntamos a los habitantes del lugar, nos ma-
nifestarn su ignorancia en este punto, o ensayarn t-
midamente tejer a nuestra vista una series de aconteci-
mientos maravillosos en que la veracidad de la historic
apenas alcanza a vislumbrarse por entire la urdimbre de
la fbula.
Recordarn nuestros lectores que, en obedecimien-
to a la orden del visitador don Jos Mara Campuzano,
el encargado de la Salina de Chita, padre Luis Rodr-
guez, entreg al cura de Chita, que en aquella poca era
el padre Juan Ginez Cumplido, todas las alhajas de la
iglesia de la Salina. Pues bien, en el inventario que an
se conserve en el archivo de Chita, figure "el Cristo que
se trajo del pueblo de la Salina... con sus tres poten-
cias de plata sobredoradas, y tres clavos de plata que
son los que tiene el Seor..."
No hay duda, pues, de que la milagrosa imagen de
Jess Crucificado que se venera en Chita fue propiedad
de los indios establecidos en el pueblo de la Sal. Ellos,
con sus escasas economas, fruto de sus propios sudores,
re::nicrc--i czntidad suficicntc para que el padre doc-
trinero les hiciera fabricar la imagen del Seor para que
les fuera compaero y solaz en aquellas apartadas re-
giones.
Los indios, al trasladarse violentamente a los res-
guardos de Chita, llevaron la imagen de su Dios, como su
nico tesoro, y si al regresar a la Salina no la reclama-
ron, era porque ya no tenan dnde colocarla, despoja-
dos como haban quedado de sus propias tierras.
Desde entonces es el Cristo de los Milagros el pa-
trono y protector del pueblo, y a l acuden, aun de luga-
res remotos, fieles peregrinos que van a pedir al Seor
misericordioso el remedio de sus necesidades.
La imagen tiene su capilla propia, construida por el
padre Jos Joaqun Torres en el ao de 1800 (2), y am-
pliada veinte aos ms tarde por el padre Agustn Ca-
sas. Acerca del altar o "camarn" en que la santa ima-
gen se halla colocada, en un inventario escrito en el libro


(2) Esta capilla fue trazada por el padre Arce cuando se
empez a construir la iglesia; pero quien levant los muros y
puso el techo fue el padre Torres en 1800.
.* * * Historia de Chita- 6









82 I[ISTORIA

IV de bautismos, hay una nota que el padre Torres es-
cribi el 26 de diciembre de 1800, que dice asi: "Item.
Las andas y el sitial del Seor Crucificado que llaman
de la Salina, que a todo costo import cuarenta pesos,
sin haberme ayudado el vecindario y el pueblo, ni aun
en un cuartillo, solamente son participants en haber
cargado las tablas y cuarterones de la parroquia de la
Uvita a este pueblo".
La imagen del Seor de los Milagros no se saca de
la capilla en solemne procesin sino cada siete aos, o
en ocasiones excepcionales, como cuando se quiere al-
canzar el remedio a una grave calamidad.
La festividad del septenario, que se celebra el do-
mingo de quinquagsima, atrae numerosos peregrinos, y
es costumbre que el alfrez de la fiesta renueve el cei-
dor o refajo de la imagen y costee el estandarte para la
procesin, ambos ornamentos de ricas telas y preciosos
bordados.
En estas fiestas septenarias los indios de algunas
parcialidades cjecutan "las cuadrllas de caball 'ro", va-
gas reminiscencias de las justas y torneos que en otro
tiempo les ensearon los misioneros.
Muy entrado el siglo XIX, algunos advenedizos es-
tablecidos en la Salina con el negocio de la elaboracin
de la sal, pensando que el Cristo milagroso podra dar
vida a la casi muerta poblacin, a tiempo que trabaja-
ban por separarse definitivamente de Chita y erigirse en
parroquia propia, elevaron various reclamos a la Curia
Metropolitan para que se les devolvieran las alhajas
que haban pertenecido a la iglesia-de la Salina.
Aducan como razn que dichas alhajas las habian
comprado los blancos,y no los indios; lo cual claramente
se ve que estaba muy lejos de la verdad, pues si estos
enseres hubieran pertenecido a los blancos, Campuzano
no hubiera mandado trasladarlos, y los blancos se hu-
bieran apresurado a impedir que se trasportasen a Chi-
ta, tanto ms cuanto saban que en sus manos estaba la
voluntad del visitador, que les era en todo favorable.
Las pruebas dolorosas a las que durante el siglo
XVIII la Providencia haba sometido el pueblo de Chita,
no se haban terminado todava: despus de las conmo-
ciones materials que arruinaron por complete el case-
i sigrci4-r g conmociones morales que destr,;':crl.









DE. CHITA 83
-----------------------t---- -- -
la paz y la concordia entire los vecinos y condujeron a la
parroquia hasta el borde del abismo.
Desde 1770, un tal Juan de Dios Rodrguez, de los
avecindados en Chita, tipo el ms acabado del leguleyo,,
tinterillo y gamonal de puqblo, por antipata a los.irdios
del resguardo, y por odlbal Pastor que le reprenda sus
crmenes, mantena en continue agitacin a los habitan-
tes, azuzando una parcialidad contra otra, y a los blan-
cos contra los indgenas.
Su principal intent era el de hacer erigir una nue-
va parroquia, desmembrndola de la antigua, en tierras
que fura de los resguardos se haban asignado a los es-
paoles, pero que per1nanecian agregadas a la parroquia
de Chita.
Para conseguir sus fines, este terrible agitador se
haba hecho dar el ttulo de "capitn y cuadrillero de
Quindeba", y apoyado decididamente por Juan Ignacio
Olivos, Nicols Escobar y algunos pocos ms, aprovech
la visit de don Jos Mara Campuzano en 1777 para pe-
dirle que, con su autoridad, hiciera erigir en el sitio de-
nominado "La Ramada de Quindeba" una parroquia ba-
jo la advocacin de "Nuestra Seora de la Paz", segre-
gndola de los resguardos de Chita.
A pesar de que Campuzano, segn ya lo hemos di-
cho, se manifestaba muy favorable a los blancos, no cre-
y prudent ni convenient la ereccin de la nueva pa-
rroquia, por no existir las condiciones- requeridas. Es
probable que el visitador Campuzano, para fundar su
negative, tuvo a la vista el informed que ya desde el 30
de enero de 1772, y a peticin del padre Tinnon, cura en-
tonces de Chita, haba rendido el doctor Miguel de la Ro-
cha, vicario de Soat, como conocedor de los lugares,
quien afirmaba no haber necesidad ni conveniencia para
dividir la parroquia (1).
Ante el fracaso de estas gestiones, Rodrguez y sus
secuaces no desistieron de su empee. Por cualquier mo-
tivo, por el ms insignificant pretexto, empeaban la
lucha a mano armada, y slo la caritativa intervencin
del padre Jos Leal, quien, "desafiando el peligro, dice

(1) El informed del doctor Rocha se encuentra en el archi-
vo de Chita. Ms tarde veremos cmo el doctor Rocha, sin mo-
tivo ninguno y sin haber cambiado las circunstancias, mud de
parecer y se puso del lado de Rodriguez y en contra de los curas
de Chita.









84 HISTORIC

una relacin de la poca, la corona descubierta, puestas
las manos y derramando abundantes lgrimas", pudo.
en muchas ocasiones evitar mayores males.
Desesperado el astuto Rodrguez al ver que el tiem-
po transcurra y no haba podido adelantar en su inten-
to, resolvi dar el golpe definitive. El 23 de octubre de
1780, al caer de la tarde, por todos los caminos y sende-
ros que conducen al puente de Busaneque, "se vean des-
cender, dice un document de aquel tiempo, con gran tu-
multo y vocerio, vecinos, mestizos y algunos indios e in-
dias, a quienes haba convocado el perverso capitn, to-
dos los cuales estaban con banderas coloradas, tambo-
res, caracoles, armados de escopetas,-espadas, machetes,
rejones, garrotes y montones de piedras" (1). Era la
revolucin que se impona a la autoridad y al derecho!
Viendo Rodrguez que con aquel aparato blico ha-
ba conseguido infundir miedo a los medrosos habitan-
tes, propuso all mismo que pidieran todos la ereccin de
la nueva parroquia, y que para llevar a cabo el negocio,
le confirieran a l plenos poderes para gestionar el asun-
to ante la autoridad eclesistica, amenazando a los igno-
rantes indios con hacer fulminar excomunin contra los
que se resistieran o rehusaran conferirle el poder.
Todos los circunstantes, unos como partidarios in-
condicionales de Rodrguez, los ms por miedo a las cen-
suras eclesisticas o a las represalias de este tiranuelo,
en medio de una infernal algarabia, pidieron la ereccin
de la nueva parroquia y dieron plenos poderes para el
efecto, al titulado capitn Rodrguez.
Y como bien conoca el caudillo que los fervores po-
pulares hay que aproveeharlos antes que se entibien y
apaguen, hizo venir inmediatamente al alcalde y juez
partidario de Chita, Anastasio Enciso, a quien Rodr-
guez haba ganado de antemano para su causa, para que
redactara el poder y recogiera las firmas de los que se
hallaban presents en aquella tumultuosa reunin.
Armado con el important document, Rodrguez
emprendi viaje a Santa Fe, pero al llegar a la ciudad
supo que el seor arzobispo don Antonio Caballero y
Gngora se hallaba por los lados del Socorro, y temien-

(1) Archivos de Chita. Todos los datos de esta relacin es-
tn tomados de un cuaderno que contiene los documents relati-
vos a la ereccin de la parroquia de Quindeba.








I . DE CHITA 85

do que los empleados de la Curia Metropolitana pudie-
ran fcilmente descubrir sus maquinaciones, se abstuvo
de presentar sus poderes y regres a Chita.
Durante la ausencia de Rodrguez, muchos de los
que haban firmado, repuestos ya del miedo y advertidos
por su prroco, reconocieron el error cometido, se re-
tractaron y retiraron el poder. Mas amparado Rodrguez
con la amistad del alcalde Enciso, rehus entregar el do-
cumento, y lleno de furia amenaz de nuevo a los vecinos
"con la excomunin del arzobispo; con sacarlos amarra-
dos o reducirlos a la clase de indios tributarios", si se
oponan a la ereccin de la parroquia.
Removido Enciso de alcalde y juez partidario, fue
nombrado para sucederle en el empleo, Juan Antonio
Gmez, a quien los indios dirigieron un memorial con el
fin de que exigiera a Rodrguez la entrega del poder. No
obtuvieron mejor resultado que antes, pues "el nuevo
alcalde, como decan ellos, por miedo a Rodrguez y a sus
secuaces, no se atrevi a intimarles... y a titulo de ca-
pitanes no le hicieron caso". Tal es, a veces, la fuerza
y ascendiente de estos gamonales, que manejan a su ar-
bitrio aun a las mismas autoridades!
No hallando favor en el conflict, los vecinos volvie-
ron los ojos al sacerdote, que es siempre el apoyo segu-
ro para todo el que se encuentre en desamparo. El pa-
dre Leal resolvi, pues, tomar cartas en el asunto, y obli-
g al alcalde Juan Antonio Gmez a que practicara
una informacin jurada para saber quines deseaban la
ereccin de la nueva parroquia.
Aunque con algn temor el alcalde levant la in-
formacin, y el padre Leal la despach inmediatamente
para Santa Fe, en donde el procurador general de la pro-
vincia, padre Francisco Javier Snchez, la present al
seor Provisor y Vicario General de la arquidicesis,
junto con una atestacin de don Joaqun Ascarza y
Egua, corregidor que haba sido de Chita durante cuatro
aos y que a la sazn se hallaba en la capital. En la Cu-
ria Metropolitana ignoraban por complete el asunto, y
as se lo manifestaron al padre Javier Snchez.
Cuando Rodrguez comprendi que el padre Leal es-
taba dando pasos para impedir la ereccin de la parro-
quia, como hombre listo y astuto, vio que era preciso
obrar con rapidez y ganarles de mano a los contrarios.
Trasladse, pues, al Socorro, en donde el ilstrsimo Ca-








86 HISTORIC

ballero y Gngora se hallaba con motivo de la pacifica-
cin de los Comuneros, y present al prelado el supues-
to poder y la peticin de los vecinos.
En vista de los documents que exhibi el apodera-
do, el seor arzobispo comision, el 2 de agosto de 1781,
al doctor Pedro Jos Plata, cura de Socot, "para que
con la madurez, integridad y arreglo que se espera de su
conducta, deca el prelado, formara el padrn de veci-
nos; estableciera los lmites de la nueva parroquia y exa-
minara si se reunan todos 16o requisitos que para tales
casos se exigen.
Pocos das despus, el 20 de agosto, el cura de Soco-
t recibi la comisin del seor arzobispo, y ya ganado
para la causa de Rodrguez, segn lo afirma el mismo
padre Leal, se traslad inmediatamente a Quindeba, se
hosped en casa de Rodrguez; levant en muy pocos das
el padrn de vecinos y determine los limites de la nueva
parroquia, sin haber convocado previamente, como era
natural, al cura de Chita (1).
Segn el document presentado por el doctor Plata,
de acuerdo con los vecinos peticionarios, para la ereccin
de la parroquia contaban los interesados en el asunto
con "391 cabezas de familiar" y todo lo que se exiga por
parte del seor arzobispo. Los futuros habitantes de
"Nuestra Seora de la Paz de Quindeba" pedan, para
former la nueva entidad, las siguientes veredas o par-
cialidades: Mortial, Tabacal, Quindeba, Quichuba, Cu-
co, Caldera e Higueras, Canoas, Agua-colorada, Tierra-
negra, Moral y Batanera.
Los solicitantes, sin consultar a los vecinos, aa-
dan por su propia cuenta y autoridad la vereda de Cu-
sag, dando por razn que aunque perteneca a la Uvi-
ta, tenan sus moradores, de grado o por fuerza, que
agregarse a la nueva poblacin por quedarles a media
Shora de camino.
Con el fin de darle mayor .peso a la peticin, el ve-
cino don Manuel de Cuadros, por document ablico, se
comprometa a ceder el terreno necesario, dando gratui-
tamente los solares para la construccin de la iglesia,

(1) En Chita era voz corriente que el doctor Plata estaba
muy empeado en la ereccin de la parroquia, porque pretenda
colocar en ella como cura a un sobrino suyo. (Archivos parro-
quiales de Chita).







DE CHITA 8

casa cural y plaza, y se obligaba, adems, a vender los
solares restantes a tres pesos cada uno. Mas el padre
Leal en sus. memoriales afirma que Cuadros hacia alar-
de de generosidad enajenando lo que no le perteneca,
pues el terreno ofrecido para la fundacin era capellania
de ls curas de Chita, de la cual ningn particular poda
disponer.
Asegurado con documents de tnta importancia, y
creyendo ya la partida ganada, sali Rodrguez de Soco-
t el 12 de septiembre, y en Curiti, el 24 del mismo mes,
present al Metropolitano el resultado de todas sus ges-
tiones.
El arzobispo, sin embargo, no imparti su aproba-
cin al proyecto, sino que lo pas en comisin al doctor
Miguel de la Rocha, cura y vicario entonces de la Villa
de San Gil, para que, como expert conocedor de los lu-
gares de que se trataba, y en vista de los documents
presentados por Rodrguez, diera su parecer y emitiera
su voto.
Todas estas dilaciones llenaban de rabia a Rodr-
guez, pero no tena ms remedio que someterse para no
dejar traslucir nada de sus torcidas intenciones; mas se
daba tnta prisa el apoderado de estos negocios, que dos
Sdas despus, el 26 de septiembre, ya tena en su poder'
el dictamen favorable del doctor Rocha.
Es de extraar que el vicario de San Gil hubiera da-
do su voto en favor de Rodrguez, pues a l, como anti-
guo cura de Chita, le constaba a ciencia cierta que la
nueva parroquia no tena lo necesario para subsistir, y
nos sentimos inclinados a career que el doctor Rocha, o
se haba dejado ganar por Rodrguez como le haba su-
cedido al cura de Socot, o estaba jugando a double car-
ta -on los curas de Chita, y hlbia olvidado el informed
que en 1772 haba dado al padre Tinnn.
Por el voto del doctor Rocha se convenci el ilustr-
simo seor Caballero y Gngora de que era necesaria la
ereccin de la parroquia, y para ello dio su arobacin el
28 de septiembre, en Barichara, a donde se haba trasla-
dado. 'Conviene que conozcamos este important docu-
mento; dice as: "Barichara y septiembre 28 de 1781:
Autos y Astos: por lo que toca a nuestra jurisdiccin y
tribunal eclesistico, admitimos, aprobamos y accedemos
a la ereccin de nueva parroquia, que con ttulo de Nues-
tra Seora de la Paz se pretend fundar por los vecinos








88 HISTORIC

feligreses agregados al pueblo de Chita, en el ALlano de
la Ramada del sitio de Quindeba, bajo la demarcacin y
linderos que son los siguientes: desde la Pea de Cdica
en direccin a dar al alto de Rechiniga de Las Lajas, y
de ste a dar al Portachuelo del Cocuy, y de ste al sitio
de Las Ventanas y Quebrada de La Mina abajo hasta
donde entra en el ro de Chita, y de ste ro arriba hasta
donde se encuentra la Quebrada de Ura, y de sta agua
arriba hasta dar a la Laguna Larga, y de sta a dar al
sitio de Buenavista en las Piedras Negras, y de ste has-
ta encontrar el rio de Castro, y de ste a dar a la laguna
de Cdica, y de sta a dar al alto de Salazar, y de ste a
dar a la estancia del Cuco y de sta cogiendo la cuchilla
abajo a dar al ro de Chita y de este ro arriba a dar al
primer lindero de la Pea de Cdica, que es la jurisdic-
cin que reconoca el cura de Chita respect de los espa-
oles, con la comprehension de los vecinos..., que pare-
ce asciende al nmero de trescientos noventa y uno a
que se agregan los del sitio de Cusagil, comprendido en
la demarcacin antecedente por la razn expuesta en la
diligencia final del padrn.... (1). Y para que por su
parte el excelentsimo seor Vice-Patrono Real, en uso
de las leyes y regalas del Real Patronato, si lo tuviere
a bien, preste su indispensable anuencia y consentimien-
to, se le pasar el expediente original con el oficio de es-
tilo, hacindose antes saber al apoderado general de los
vecinos, ocurra por s o por procurador a solicitar las
providencias que se sirviere expedir dicho excelentsimo
seor Vice-Patrono Real". (Archivos de Chita. Expe-
diente sobre ereccin de la parroquia de Quindeba).

CAPITULO XH

Con la clusula de hacer aprobar el decreto de erec-
cin por el Vice-Patrono Real, se pona a Rodrguez en
una gravsima dificultad. En aquel ao Inglaterra haba
declaradola guerra a Espaa, y por orden del Rey, el
Virrey don Manuel Antonio Flrez se traslad a Carta-
gena para proteger contra las posibles agresiones ingle-
sas aquel puerto, que entonces era como la llave de todo
el Virreinato. Rodrguez tena, pues, que acubir a Carta-

(1) Que la vereda de Cusagi quedaba a media hora de dis-
tancia de la nueva poblacin que se quera fundar.





/


DE CHITA 8

gena para obtener el pase official al decreto del seor
arzobispo. Pero esta dificultad no le arredr, antes bien,
le sirvi para desplegar las alas de su increble astucia.
Grande admiracin causa al revisar los documents
de la pca, al ver la rapidez con que Rodrguez obr en
esta circunstancia, pues habindose remitido el decreto
de ereccin de la parroquia el 2 de octubre desde Bari-
chara, el Virrey lo recibi en Cartagena el 18 del mismo
mes. Es decir, que desde el centro del que hoy es depar-
tamento de Santander Sur, hasta la Costa atlntica, em-
ple en llegar el despacho solamente 16 das, en aquel
tiempo en que eran dificilsimas las comunicaciones (1).
El Virrey despach favorablemente el asunto, y la
resolucin la recibi el seor arzobispo el 26 de noviem-
bre de 1781, cuando todava se hallaba en el Socorro.
Mientras el apoderado andaba en todos estos pasos,
el provincial de Santa Fe y el Cura de Chita, al saber que
Rodrguez tena el negocio muy adelantado, escribieron
inmediatamente al metropolitan, descubrindole las in-
trigas del que se titulaba representante de los vecinos, y
suplicndole suspendiera la ejecucin del decreto.
El seor Caballero y Gngora recibi en el Socorro
las referidas comunicaciones, cuando ya el decreto de
ereccin se hallaba en Cartagena en manos del Virrey
para su aprobacin. Sin embargo, las representaciones
de los religiosos hicieron comprender al prelado el enga-
o en que los haba hecho incurrir la astucia de Rodr-
guez. As es que cuando el seor arzobispo recibi en el
Socorro el pliego de la aprobacin dada por el Virrey,
mand suspender la ejecucin del decreto, y as lo comu-
nic el 29 de noviembre de 1781, tanto al padre provin-
cial como al seor cura de Chita.
Habiendo tenido conocimiento Rodrguez de que por
las gestiones de los religiosos el seor arzobispo haba
suspendido la ejecucin del negocio, y de que el padre
Leal se diriga a Tunja a conferenciar personalmente con
el prelado que regresaba del Socorro, emprendi tam-
bin viaje a la misma ciudad con el fin de ver si poda

(1) Archivos de Chita. Expediente sobre ereccin de parro-
quia. De la lectura de los documents no es fcil saber si Ro-
drguez fue personalmente a Cartagena para llevar el decreto.
Parece, ms bien, que aguard en Chita la resolucin del seor
virrey don Manuel Antonio Flrez.









90


echar el ltimo cabo a una empresa que estaba a punto
de padecer naufragio.
Otro cualquiera que no hubiera sido este hombre
avezado largos aos a la intriga y cuya vida no haba
sido sino una series de pleitos y contiendas, habra cejado
en su intent al ver sus planes descubiertos, y al prela-
do resuelto a aplazar el asunto hasta la prxima visit
pastoral, cuando l se convenciera personalmente de la
necesidad de erigir nueva parroquia. Pero no sucedi
as; antes, por el contrario, con una desconcertante san-
gre fra y con un aplomo digno de mejor causa, fingien-
do ignorar lo dispuesto ltimamente por la autoridad
eclesistica, y dando a entender que todo el negocio es-
taba perfeccionado, y que no faltaba sino la posesin del
nuevo cura, por medio de un memorial, y cgn el derecho
que pretenda tener como fundador de la parroquia, pre-
sent como candidate para el empleo de prroco "a don
Francisco Snchez de Ocaa", hombre sin studios ni r-
denes, "a quien, dice Rodrguez, nombro por tal cura y
beneficiado de la predicha parroquia".
Conviene, sin embargo, que insertemos por entero
este curioso document, que nos dar a conocer en cada
una de sus clusulas toda la avilantez de un leguleyo de
parroquia. Dice asi el memorial: "Ilmo. Sr. -Seor:
Juan de Dios Rodrguez, vecino del Valle de Chita, como
apoderado general de los feligreses del pueblo de dicho
ttulo, por m y a nombre de mis poderdantes, y con mi
ms profundo respeto, parezco y digo: que habindome
presentado por parte de los dichos vecinos agregados al
expresado pueblo, pidiendo desgregacin de l y ereccin
de parroquia, segn las ltimas reales disposiciones, V.
S. Ilma. en la Villa del Socorro se sirvi, en dos de agos-
to prximo pasado, por su decreto dar comisin al doc-
tor don Jos Plata para que dando vista al territorio for-
mase padrn y expusiese lo que le pareciese sobre mi pe-
ticin respect a la cosa present; y as ejecutado en el
sitio de Quindeba a propsito para la ereccin de parro-
quia, y en seis del mencionado mes, don Manuel de Cua-
dros, por ante Juan Antonio Gmez, alcalde de aquel
partido, hizo cesin, en favor y para parte de la cons-
truccin del templo, de los solares con que se haba de
erigir la plaza, el plan de ella, sitio de la iglesia, crcel.
y casa del cura, y enterado el vecindario en siete de sep-
tiembre del mencionado ao, se oblig a la congrua sus-


HISTORIA








VE <3HHTA- '

tentacin, ereccin de iglesia, ornato de ella, y verifica-
cin de crcel, y habindose nombrado al doctor don Mi-
guel de la Rocha, por promoter fiscal en este asunto, vis-
ta su exposicin se sirvi V. S. Ilma, en veintiocho del
mismo septiembre en la parroquia de Barichara, proveer
su decreto de aprobacin y mandar que por mi o apode-
rado con los autos originals se ocurriera al compatro-
no real para que prestase su anuencia, y ejecutado as
por m y cerciorado de haber resultado conforme se pe-
da, segn acuse del doctor don Felipe Salgar de veintio-
cho de noviembre prximo pasado, y parar en este supe-
rior tribunal, restando slo el nombramiento del cura
segn las facultades que conceden las leyes, y en parti-
cular la municipal para los que crian parroquias, a nom-
brar el primero, usando de esta facultad, regalia y gra-
cia, entendido de la idoneidad y buenas parties que ador-
nan a don Francisco Snchez de Ocaa, natural de los
reinos de Espaa, por mi y a nombre de mis parties, le
nombro por tal cura y beneficiado de la predicha parro-
quia, y suplico a V. S. rendidamente le apruebe y d fa-
cultad de poner interino, hasta tanto se habilita y con-
sigue el sagrado presbiterado...
A S. S. Ilma. rendidamente suplico se sirva haber
nombrado al referido don Francisco Snchez de Ocaa
por cura y beneficiado de la erecta parroquia concedin-
dole los proventos de ella para sus alimentos.
Otros digo: que respect a la urgencia spiritual de
aquellos vecinos y detrimento peculiar que se les sigue
en mi demora, se ha de servir V. S. Ilma. habilitar los
presents das feriados para en ellos conseguir lo que lle-
vo solicitado..." (1).
El seor Caballero y Gngora contest claramente
a Rodrguez que por los informes ltimamente recibidos,
el poaer que exhibia en nombre de Ids peticionarios era
falso, y que, por tanto, la ereccin de la parroquia, en ca-
so de hacerse, no se llevara a. fecto sino despus de la
visit pastoral que se pr pai acer tan pronto como
sus ocupaciones se lo permihfran, e intim formalmen-

(1) Archivos parroquiales. Cuaderno sobre la ereccin de
parroquia. Servia 4e secretario y amanuense a Rodriguez en to-
das estas circunstancias un tal Juan Jos Infante Snchez, por-
que Rodriguez apenas sabia escasamente firmar. Probablemente
este Infante Snchez era pariente de Francisco Snchez, presen-
tado para primer cura de la parroquia de Quindeba.





"- * * > ..-* * **:...' ..'r... : .;_ .. A -.-rC^ aihi&









91 HImsTORaIA -"l- ,

te a Rodrguez la orden de regresar inmediatamente a
Chita.
El lector, al llegar a este punto, se imaginary que
al saber la ltima y definitive resolucin del seor arzo-
bispo, Juan de Dios Rodrguez, desengaado en su oficio
de abogado y apoderado, arreglara sus brtulos y se
ira a cultivar sus tierras de Quindeba con la esperanza
de que le produjeran mejores frutos que los cosechados
en el campo de la intriga y de la poltica. Mas no sucedi
de esa manera, porque persuadido Rodrguez de que el
decreto dictado por el seor Caballero y Gngora y apro-
bado por el virrey don Manuel Antonio Flrez, era se-
mejante a las leyes de los persas y de los medos, que no
podan revocarse ni aun por el mismo rey que las haba
dictado (Esth. I, 19) y creyendo que este "litis", como
l deca, se debia dar por pasado en autoridad de cosa
juzgada, de palabra y por escrito volvi a importunar al
prelado, pidindole la facultad de permanecer en la ciu-
dad "hasta la.final conclusion y nombramiento de cura".
En breves palabras ratific el arzobispo su resolu-
cin, y sigui para Santa Fe. Rodrguez, no creyndose
an vencido, al regresar a Chita levant nueva informa-
cin y nuevos documents sobre la "ereccin de la parro-
quia de Nuestra Seora de la Paz en el sitio de la Rama-
da de Quindeba", y se present el 20 de agosto de 1782
al doctor Barreto, visitador y vicario general, quien prac-
ticaba visit en ese ao en la parroquia de Chita. El vi-
sitador, convencido de que eran muy pocos los que pe-
dan la ereccin de la nueva parroquia, y de que para
formarla, a pesar de todas las ofertas, faltaban las co-
sas requeridas, se neg a proseguir en el asunto.
Sin embargo, Juan de Dios Rodrguez por nada de
esta vida quiso desistir de su empeo, pues el 23 de di-
ciembre de 1805 lo encontramos en el pueblo de Facata-
tiv, confiriendo plenos poderes para el caso al doctor
don Manuel Fernndez Saavedra, abogado de la Real
Audiencia. (Archivos de Chita).
Ignoramos si el doctor Fernndez Saavedra trabaj
en el negocio encomendado por Rodrguez; es muy pro-
bable que los acontecimientos que sucedieron pocos aos
despus, principalmente la transformacin poltica de
1810, cortaron definitivamente este ya largo y enojoso
pleito.
Juan de Dios Rodriguez en los ltimos aos de su








DE CHITA ___ 93

vida, desengaado, acaso, por tntos reveses, cambi de
manera de pensar y de obrar, pues en 1813, cuando ya
contaba 85 aos de edad, segn l mismo lo certifica, se
opuso a la desmembracin de la parroquia de Chita y a
que segregaran la doctrine de la Salina, erigindola en
parroquia independiente, segn lo exigan algunos mal
contents e interesados. (Archivos-de la Salina. Petiein
de parroquia, pgina 55).
En enero de 1800 el ilustrsimo seor don fray Fer-
nando del Portillo y Torres envi una circular a todas las
parroquias de la arquidicesis, en la que mandaba se le
rindiera un informed detallado sobre el estado en que se
encontraran dichas feligresas. Contest esta circular el
padre Jos Joaqun de Torres, cura de Chita, y en la res-
puesta son dignos de notar los dos datos siguientes:
1) "Se compone este, pueblo, describe el padre, de
doscientos indios casados tributarios; de cincuenta y nue-
ve reservados casados y cuarenta solteros y sesenta y
siete solteras con viudas. Asimismo se compone su ve-
cindario de seiscientos y doce vecinos feligreses casados
y de solteros, solteras y viudas, doscientos".
Segn este dato, la poblacin de Chita haba dis-
minuido considerablemente, pues ya hemos visto que, se-
gn el censo levantado por don Jos Maria Campuzano
en 1777, los habitantes de la parroquia alcanzaban a
3,681 en aquella poca. La emigracin por causa de las
luchas intestines, y ms que todo, las epidemias, fueron
las causes de la disminucin de los habitantes.

CAPITULO XIH

2) "La renta del curato, contina el padre Torres en
su informed, es de dos mil pesos, suficiente para la manu-
tencin del cura y sus compaeros, el uno de todo el ao,
y el otro slo para cuaresma y semana de pascua, y lo
sobrante de este gasto, anualmente lo remito a N. R. P.
Provincial y a mi convento de Santa Fe, por ser uno de
los curatos que su Majestad (que Dios guard) dej en
cada provincia para ayuda y socorro de los provinciales
y priores".
Por los aos de 1766 a 1767 naci en Santa Fe un
nio dotado por la Providencia de cualidades excepcio-
nales para la adquisicin de la ciencia, y de un grande
amor por la virtud. En el da del bautismo pusironle por









94 HISTORIC
nombre Agustn, colocndolo desde la cuna bajo el am-
paro y proteccin del grande y esclarecido doctor de la
Iglesia, y a quien al correr de los aos aquel nifo debia
apellidar padre y maestro y gloriarse de llevar sus li-
breas afilindose a la esclarecida orden de los Ermitos
de San Agustn.
El nio Agustin Casas, segn ms tarde se comIpla-
cia en consignarlo en sus escritos (1), recibi el sacra-
mento de la confirmacin en la iglesia de Santa Brba-
ra, de manos del ilustrisimo seor'don Agustn de Alva-
rado y Castillo, obispo de Cartagena, quien en 1774 ha-
ba concurrido al Concilio Provincial convocado por el
ilustrisimo seor Camacho.
Desde temprana edad el joven Agustn se consagr
al studio, en el cual hizo rpidos progress, de modo que
mereci ser admitido a la venerable orden de los Ermita-
os de San Agustin cuando apenas contaba diez y ocho
aos de edad. Por los escritos que de l se conservan, y
por sus actuaciones en el gobierno de las parroquias, se
ve que el joven Casas supo nutrir su inteligencia con s-
lidos y variados conocimientos y su corazn con las vir-
tudes religiosas y sacerdotales que ms tarde practice
en su largo y fecundo ministerio.
Fue ordenado sacerdote en el Sbado Santo del ao
1792, de manos del ilustrisimo seor doctor don Barto-
lom Jaime Martnez Compan, junto con cien compa-
eros ms que se haban reunido en Santa Fe de todos
los puntos del virreinato. Entre los compaeros de orde-
nacin del padre Casas se encontraba el seodt Lasso de
la Vega. (Archivos de Chita. Apuntes del padre Casas).
En los nueve primeros aos de su sacerdocio, el pa-
dre Casas desempe el cargo de catedrtico de sagrada
teologa en el convento de Santa Fe, cargo que supo cum-
plir a plena satisfaccin de sus superiores, quienes lo
juzgaron "digno de dirigir la important parroquia de
Chita, de la cual tom posesin el primero de noviembre
de 1801.
Durante su gobierno, el padre Casas trabaj con
ahinco para acabar la construccin de la iglesia, pues ya
el 4 de marzo de 1806, el padre maestro fray Isidro Lei-

(1) Notas del padre Casas en los libros parroquiales. En .
uno de ellos hay varias notas sobre la cathedral de Bogot y no-
ticias de algunos arzobispos.








DE CHITA 95

va, despus de visitar por comisin del provincial fray
Diego Padilla, la hacienda de Tipacoque, hizo la visit al
padre Casas y a su compaero el padre Cayetano Cifuen-
tes, y hall que en la iglesia habia "nueve altares, can-
cel, sacrista de tapia y teja", y un convento "que es
(asimismo) una casa grande de tapia y teja".
En 1809 el padre Vicente Pez (2) hito la visit a
la parroquia por encargo del provincial padre Jos Vi-
cente Chavarria. "Visitmos, dice este padre, la iglesia
y en sta hallmos aadido un tramo a la capilla del Se-
or Crucificado, con su camarn muy aseado, sus dos ve-
los, y debajo de ste (del camarn.) un panten con'cua-
tro sepulcros".
Al encargarse el padre Casas de la parroquia, not
que la capilla en que se guardaba el Santo Cristo Mila-
groso, era muy reducida, y resolvi aadirle el tramo de
que habla el visitador. Al present (1929) se nota muy
bien el trabajo ejecutado por el padre Casas, pues la
unin de las paredes no se hizo con perfeccin, y existen
an los cuatro sepulcros debajo del camarn. Por el ac-
ta que dej consignada el padre Pez consta que "el cam-
po-santo o cementerio se encontraba al lado de la igle-
sia y estaba cercado con tapias cubiertas de teja". El
sitio del antiguo cementerio lo posee hoy el municipio, y
en l se hallan el edificio de la escuela y los patios de re-
creo de las nias.
En los primeros aos de su ministerio parroquial, el
padre Casas se manifest muy partidario de la autori-
dad del rey Fernando VII, a tal punto que, para inculcar
en el nimo de sus feligreses este respeto y veneracin
por la majestad real, estableci "todos los jueves del
ao misa solemne con el Santsimo Patente con sus pre-
ces por el feliz estado de nuestra santa Madre la Igle-
sia y buen xito de nuestro catlico Monarca Fernando
Sptimo, que Dios guarde. (Archivos de Chita. Apun-
tes del padre Casas).
Esta prctica la conserve el padre Casas hasta muy
entrado el ao de 1809, de modo que el patriotismm"
del cura de Chita se despert de improviso al grito de

(2) El padre Vicente Pez era prior del convento de Oten-
g. En este convento, hoy propiedad particular, se conserve una
escala de piedra que, segn tradicin, servia a los religiosos para
bajar a la alberca del bao. En ese bloque de piedra est graba-
do el nombre del padre Vicente Pez y la fecha de 1819,



: : cl .. *









HISTORIC


independencia del 20 de julio de 1810, y el que antes ele-
vaba prices fervientes por el xito de las armas del rey,
ahora las diriga por la prosperidad de la repblica, y
entregaba todos sus bienes y su persona para sostener
la nueva causa. Nombrado Elector por Chita y su Sa-
lina, le cupo la gloria de poner su firma al pie del Acta
de Independencia de la provincia de Tunja el 10 de di-
ciembre de 1813.
En el libro que en 1913 se public en Tunja con oca-
sin del centenario de la Independencia, en la pgina
219, se dice que el padre Casas fue prior del convento de
Santa Fe en 1815; mas del examen de los libros parro-
quiales de Chita, se deduce clramente que el padre Ca-
sas fue cura en esta parroquia hasta el 4 de agosto de
1847. Cierto es que el padre Casas fue varias veces a la
capital, ya por negocios particulares, ya llamado por sus
superiores, ya a tomar parte en los captulos provincia-
les que celebraba su orden; pero en estas circunstancias,
las que a veces se prolongaban por meses enteros, deja-
ba encargada la parroquia a los religiosos agustinos sus
compaeros, a quienec exiga cuenta dCe u ad-inistra-
cin, segn consta en las notas que el mismo padre Ca-
sas dej escritas en los libros parroquiales. Es probable
que en alguna de las veces que estuvo en la capital des-
empe por muy poco tiempo el cargo de prior del con-
vento de Santa Fe; verificara algn negocio important,
y por eso en las notaras de Bogot puede encontrarse
algn document en que figure el padre Casas como
Prior.
Despus de la declaratoria definitive de independen-
cia, proclamada el 16 de julio de 1813, y principalmente
cuando el espaol Calzada, por orden del pacificador Mo-
rillo, invadi los valles de Ccuta, los patriots ocupa-
ron a Chita como punto estratgico para defender la na-
ciente repblica amenazada por las armas espaolas.
Mas habindose stas adueado de Santa Fe, los patrio-
tas tuvieron que refugiarse en Casanare para poder es-
capar de la cuchilla del pacificador, y la parroquia fue
ocupada por las tropas del Rey.
Es de extraar que habindose manifestado tan
"patriota" el padre Casas (1), no hubiera corridor la mis-

(1) El padre Casas es, talvez, el nico cura patriott" que
en los libros parroquiales anota las fechas conenxa4ndo por el









,DE 'CHi'A 97

.ma suerte de otros sacerdotes desterrados por Morillo,
tanto ms cuanto el religioso perinanedi al frente de su
parroquia todo el tiempo que en ella estuvieron los rea-
listas, y hubiera. podido ser aprehendido en cualquier
moment por alguno de los esbitrrs del jefe espaol, con
tanto mayor raz6n cuanto el padre Casas ejerca un in-
flujo muy grande no slo en su parroquia sino en toda
la region.
Todos los historiadores estn acordes en afirmar
que la parroquia de Chita dio su generoso contingent
de sangre que' contr~buy a empurpurar la bandera de
la libertad, ofreciendo en aras de la patria las preciosas
vidas de sus dos preclaros hijs Martn Gamboa y Jos
Victorino Valbuena. Este sacrificio se consum el 28 3e
diciembre de 1816, al pasar por el pueblo el sanguinario
Morillo en va para Venezuela. De este hecho no dejan
la menor duda los documents de aquel tiempo. Hlos
aqu:
"Resultado suficientemente probado, dice el infor-
me del Consejo de. Guerra, por;la denosicin unnime de
cuatro tcstigos dc excopcin que los acusados, Martn
Gamboa y Victoriano Valbuena desde el principio de la
revolucin han sido los que en pblico constantemente
han predicado a favorecer las ideas revolucionarias, per-
siguiendo y vejando de todos modos a los que no eran
de su partido, redoblando este mal proceder lugo que
pasaron las tropas del coronel Calzada, contra todos los.
que haban tenido alguna comunicacin con ellas, los
condena el Consejo con arreglo a la ley 2.a, ttulo 18, li-
bro 8.0 de la Recopilacin, a que sufran la pena de ser
pasados por las armas por la espalda y confiscados sus
bienes, recomendando al.Excelntsimo General en Jefe
la indigente familiar de Fernando Riscanebo, que por fiel
a Su Majestad fue pasadq por las armas por los rebel-
des, teniendo parte en ello el reo Martn Gamboa, de cu-
yos bienes pudiera adjudicrsele alguna corta pension
para su.sustento: Francisco Warleta.-Manuel Villavi-
cencio.-Antonio M. CasanQ.-Len de Ortega.-Francis-
co Preysler.-Francisco Solano.-Pedro Rufino''.

afio de la Independencia., Asi, por ejemplo, describe: "El 12 de
agosto de 1812, H de la Repblica...,.etc." (Archivos de Chita.
Libros del P. Casas, paspim).
Historia de Chita -7









98__


"Cuartel General de Chita, 27 de diciembre de 1816
Apruebo la sentencia impuesta por el Consejo de
Guerra, y ejectese, sealando a la viuda e hijos de Fer-
nando Riscanebo parte de los bienes confiscados a estos
criminales.-Pablo Morillo".
"Nmero 138.-Excelentsimo seor: Ayer, 28 del co-
rriente, fueron pasados por las armas en el pueblo de
Chita, por rebeldes, despus de vistas y sentenciadas sus
causes en el Consejo de Guerra permanent del Ejrci-
to, los individuos Martn Gamboa y Victoriano Valbue-
na, naturales de l, lo que manifiesto a V. E. para su co-
nocimiento. -Dios guard a V. E. muchos aos.-Cuar-
tel General de Scama, 29 de diciembre de 1816.-Exce-
lentsimo seor.-Pablo Morillo.-Excelentsimo seor
Virrey don Francisco de Montalvo".
Las partidas de defuncin de estos dos patriots no
se encuentran en los libros parroquiales, a pesar de que
en ellos no se halla laguna en los meses de diciembre de
1816 y enero de 1817. El seor Cannigo don Cayo Leo-
nidas Peuela ("Repertorio Boyacense", series IV. nme-
ro ,i, paglina LS) se ia-ienta, y con razn, de que los
prrocos no hayan tomado nota de los mrtires sacrifi-
cados por la Patria, "pues ni siquiera en Tunja, dice, se
hallan en los libros respectivos los nombres de los fusi-
lados a pesar de haber sido algunos de ellos hijos ilus-
tres y benemritos de la ciudad".
Mas dado el exaltado patriotism del padre Casas
y su presencia en Chita el da del sacrificio de los dos ci-
tados patriots, no podemos explicarnos el silencio del
padre en aquellas circunstancias, tanto ms cuanto en
aquellos das el mismo padre Casas anotaba otras cosas
de menor importancia relatives a los acontecimientos
que en aquellos lugares estaban pasando y que se rela-
cionaban con la guerra de la independencia. As, por
ejemplo, quince das despus de la ejecucin de Valbue-
na y Gamboa, el 12 de enero de 1817, anota el padre Ca-
sas, con toda escrupulosidad las defunciones de Jos G-
mez, Isidro Velarte, Pedro Chala, Ramn Pertuma y Ca-
lixto Moreno, "reclutas del ejrcito del Rey", y pocos
das ms tarde llama la atencin sobre la muerte de "Jo-
s Naranjo, granadero de la column volante".
Martn Gamboa y Jos Victorino Valbuena eran
originarios de Chita, como lo dice Morillo en su parte al
virrey Montalvo, o solamente se haban establecido all?


HfISTORIA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs