• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Otras obras del autor
 Table of Contents
 El recurso de casacion
 Interposicion del recurso
 Sentencias definitivas
 Resoluciones no definitivas
 Incidentes de nulidad de actua...
 Requisitos formales del recurs...
 Preceptos autorizantes
 El recurso de queja
 La impugnacion recurso
 Ampliacion del recurso y adhesion...
 El recurso por infraccion de ley...
 Leyes infringidas
 Doctrinas legales infringidas
 El concepto de la infraccion
 Infraccion de leyes o doctrina...
 Incongruencia
 Fallo excesivo
 Fallo omiso
 Fallo contradictorio
 Contra la cosa juzgada
 Incompetencia por razon de...
 Errores de hecho en la apreciacion...
 Errores de derecho
 Errores de derecho
 Apreciacion "en conjunto" de la...
 El recurso por quebrantamiento...
 La preparacion del recurso
 Falta de emplazamiento
 Falta de personalidad
 Falta de recibimiento a prueba
 Falta de citacion para diligencias...
 Falta de citacion para sentenc...
 Denegacion de pruebas
 Incompetencia de jurisdiccion
 Sentencia dictadas por jueces...
 Sentencias dictadas por un numero...
 Recursos dobles
 Recursos en ejecucion de sente...
 En los juicios de amigables...
 En los juicios de desahucio
 Las moratorias y el recurso de...






Group Title: casación en lo civil,
Title: La Casación en lo civil
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078522/00001
 Material Information
Title: La Casación en lo civil
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Escobar, Manuel Martinez
Publisher: Cultural, S.A.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1936
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078522
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Otras obras del autor
        Page i
        Page ii
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    El recurso de casacion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Interposicion del recurso
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Sentencias definitivas
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Resoluciones no definitivas
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Incidentes de nulidad de actuaciones
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Requisitos formales del recurso
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Preceptos autorizantes
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    El recurso de queja
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    La impugnacion recurso
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Ampliacion del recurso y adhesion al mismo
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    El recurso por infraccion de ley o de doctrina legal
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Leyes infringidas
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Doctrinas legales infringidas
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    El concepto de la infraccion
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Infraccion de leyes o doctrinas
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Incongruencia
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Fallo excesivo
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Fallo omiso
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
    Fallo contradictorio
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Contra la cosa juzgada
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Incompetencia por razon de la materia
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
    Errores de hecho en la apreciacion de la prueba
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Errores de derecho
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Errores de derecho
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Apreciacion "en conjunto" de la prueba
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    El recurso por quebrantamiento de forma
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
    La preparacion del recurso
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    Falta de emplazamiento
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
    Falta de personalidad
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    Falta de recibimiento a prueba
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
    Falta de citacion para diligencias de prueba
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
    Falta de citacion para sentencia
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
    Denegacion de pruebas
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
    Incompetencia de jurisdiccion
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
    Sentencia dictadas por jueces recusados
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
    Sentencias dictadas por un numero insuficiente de jueces
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
    Recursos dobles
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
    Recursos en ejecucion de sentencia
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    En los juicios de amigables componedores
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
    En los juicios de desahucio
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
    Las moratorias y el recurso de casacion
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
Full Text

LA CASACICN


EN


L-C


CIVIL


CON TODPq Lfi JURISPRUDENCE
RELflCIONIfDfl CON Lfi MISMfl Y
MODELS ESCOGIDOS DE RECURSOS
por

Manuel Martinez Escobar


President de la Sala de lo Civil
del Tribunal Supremo











1936
CULTURAL, S. A.
HABANA, CUBA


EDAD SCMUTERp








OTRflS OBRflS DEL flUTOR




La Personalidad y su jurisprudencia.
El Desahucio y su jurisprudencia.
Letras de cambio, libranzay, cheques-vales y pagaris.
La Hipoteca.
Las Inscripciones (2 tomos).
Suspensiones de pagos y quiebras.
Las Tercerias de dominion.
Las Tercerias de mejor derecho.

EN PREPARATION:

Los juicios verbales.





INlDICE

'alpitulos 'figinhs

1. El recurso de ;sanci6n.. 1
11. Interposici6n del recurso. 8
I II. Sentencias definitivas... Il6
IV lResoluciones definitivas.. 28
\ Incidentes de nulidad de actum'" 38
VI. Requisitos formales del recurso. 446
VII. Preceptos autorizante 55
VI II. El recurso de queja. 70
IX. La impugnaci6n del recurso. 76
X. Ampliaci6n del recurso y adhesion il inismo. 83
XI. El recurso de infraccei6i de ley o de doctrina legal.. 91(
XIl. Leyes infringidas.. 103
X Iil Doctrinus legales infringidas.. 114
XIV El concept de la infracci6n.. 123
XV Infracci6n de leyes o doetrinas. 13::
XVI. Incongruenci: 151
XVII. Fallo excesivo. 174
XVlll. Fallo omiso. 185
XIX. Fallo contradietorio.. 196
XX. Contra la cosa juzgada. 204
XXI. Incompetencia por raz6n de la materia.. 227
XXII. Error d heecho en la apreciaci6u de la prueh: 2:.S
XXIII. Errores do derecho. 255
XXIV. Errors de derecho. (Confesi6n, testigos, peritos y presunciones) 281
XXV Apreciaci6n "en conjunto" de la prueli 303:
XXVI El recurso por quebrantamiento de form 311
XXVII. La preparaci6n del recurso. 319
XXVIII. Falta de emplazamiento.. 333
XXIX. Falta de personalidad..... 341
XXX. Falta de recibimiento a prueba..... 353
XXXXI. Falta de eitaci6n para diligencias de prueba ................... 360





Capitulos


XXXII. Falta de -itac" par: sentencia..
XXXIII. Denegacion do pruchas.
XXXIV Incompetencia de .jurisdicei6u.
XXXV Sentencias dictadas por Jueces recusados.
XXXVI. Sentencias dictadas poar un n6lmero insufficient de Juec.-.
XXXVII. Recursos doubles.
XXXVIII. Recursos en ejecuci6n de senteuci:
XXXIX. En los juicios de amigables compontedore.
XL. En los juicios de desahucio..
XLI. Las moratorias v el recurso de asri;iai'in .......................


Pigiinas





CAPITULO I


EL RECURSO DE CASACION


En primera y segunda instancia se resuelven pleilos; en casaei6n
se juzgan sentencias. Un recurso de easaci6n es un ataque a la sen-
tencia; una imputaci6n de quc ha infringido la Ley o quebrantado las
formas e.senciales del juicio, o de ambas cosas a la vez. El recurrente
la combat; el favorceido con ella la defiende; cl Tribunal decide.
Puede ocurrir que todas las parties recurran y la sentencia se vea aeo-
metida por la derecha y por la izquierda, pero, asi y todo, sio basta
para defenders. Sus fundamenlos, que tiene quce examiner detenida-
mente cl Tribunal, para contrastarlos con los de los reeursos, se
ajustan a las disposiciones legales, si son s61lidos, resisten, sin conmo-
verse, las ofensivas combinadas de los diversos recurrentes.
Al revs de lo que ocurre con los Tribunales de apclaci6n, no se
lleva al Supremo la totalidad de las cuestiones debatidas, para que,
mediante el studio que haga y el juicio que forme, sin limitaei6n de
facultades ni de competencia, confirm o revoque la resoluci6n recu-
rrida. No es una tercera instancia. Hay que senalar concrete, pre-
eisa y separadamente los errors y los vicios que se atribuyan a la sen-
tencia; las infracciones de fondo y los quebrantamientos de forma.
Para ello se exigen requisitos legales; no formulas sacramentales.
A la Sala de lo Civil y de lo Contencioso-administrativo del Tri-
bunal Supremo, conforme al articulo 125 de la Ley Orginica del Poder
Judicial, correspond conocer de los recursos de casaci6n que en asuntos
de uno u otro orden, se establezean y de los de queja a que diere lugar
su no admisi6n, asi como la resoluci6n de las cuestiones de fondo deba-
tidas, despu6s de casadas, por infraccidn de bey o doctrine legal, las
respectivas sentencias.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


Ley Orginica de casaci6n.
Lo es la Orden nfim. 92, de 26 de junior de 1899. En su articulo I
se dispone que continfien en vigor los articulos 1687 al 1695 de la Ley
de Enjuiciamiento Civil.
En ella se determinan los requisitos formales que para su admisi6n
ban de contener los recursos, tanto de fondo como de forma, y se fija
el procedimiento para su sustanciaci6n.
Fu6 objeto de amargas censuras, sobre todo en sus primeros tiem-
pos por estimarse que ponia obsticulos insuperables a la admisi6n y
resoluci6n de los recursos por exceso de formulismo. A su insigne au-
tor, ek malogrado jurisconsulto Lanuza, se le hicieron inculpaciones en
ese sentido, que siempre rechaz6 con energia, sosteniendo con firmeza
que el mal no estaba en su obra, sino en la aplicaci6n de la misma.
Cu6ntase que en cierta ocasi6n se lamentaba de que le hubieran
declarado mal admitido un recurso de casaci6n. El culto y simpitico
abogado villaclarefio Francisco Arencibia y Mora, intimo amigo auyo,
le interrumpi6 diciendole: "Tu no tienes derecho a quejarte; te aplican
tu propia Orden" Lanuza protest airado: Es que no la comprenden;
no es ese el prop6sito que la inspire; no es esa mi ley
Efectivamente, la ley es elastica. Se presta a todas las interpre-
taciones. Se estira y encoge a voluntad. Todo depend del criteria
mas o menos amplio que predomine en los juzgadores. Las doctrinas
de la jurisprudencia no se estancan como las aguas pantanosas. Estin
sujetas a las mudanzas de los tiempos, a la marcha progresiva de ia
humanidad, a los accidents politicos y sociales de los pueblos, a las
imposiciones incontrastables de la realidad de la vida..
La Orden 92 evolucion6 sucesivamente. En su inicios se la in-
terpret6 con rigor. El imperio de las formas predominaba, con deses-
peraeion de los abogados. Mas tarde el prinrftivo rigor se fu6 suavi-
zando. Hubo un Revilla que, durante su paso por el Supremo, fue un
renovador. A ese jurista eminente Ic oi decir en la Comisi6n Codi-
ficadora Nacional que, a veces 61 mismo se asustaba de sus radicalismos.
Por las iniciativas del inolvidable Magistrado Ferrer y Picabia, la Sala
de lo Criminal lleg6 practicamente a la admisi6n de todos los recursos
en beneficio del reo. A aquel hombre superior le parecia una enor-
midad que por error en la cita de un precepto fuNse un inocente a
presidio.




LA CASACI6N EN LO CIVIL


En todos los 6rdenes de la vida cubana se dej6 sentir la influencia
dle la Revoluci6n de Agosto de 1933. Los aires de renovaci6n national
penetraron en el Tribunal Supremo, abriendo las puertas de la casaci6n
para que el derecho se sobreponga. No es possible la inobservancia de
los requisites de la ley, pero si la interpretaci6n de 6sta en t6rminos
que permitan la reparaci6n de los agravios causados y la recta admi-
nistraci6n de la justicia.


Objeto del recurso.
El objeto inmediato del recurso de casaci6n, segfin ha declarado
esta Sala en sentencia de 29 de junio de 1917, es reparar los per-
juicios que se ocasionen a las parties al infringirse las leyes en las
resoluciones judiciales o dejarse de observer las formas esenciales
del juicio, no obstante tenga tambi6n por fin mantener la recta in-
teligencia y aplicaci6n de las leyes. No es dado, sin embargo, uti-
lizarlo con esta sola mira a los interesados eni un juicio. Bentencia
nim. 43, de 8 de diciembre de 1932.
Lo mismo habria declarado la nim. 11, de 29 de junio de 1917.


En procedimientos civiles o contencioso-administrativos.
No procede el recurso de casaci6n en promociones que no cons-
tituyan un procedimiento civil o contencioso-administrativo. Auto
n3m. 6, de 18 de febrero de 1924.


En expedientes de jubilaci6n de empleados y obreros ferroviaros
no procede casaci6n. Auto nfm. 13, de 23 de febrero de 1925.


Ni en las reclamaciones contencioso-electorale.-. Auto num. 87,
de 24 de febrero de 1931.


Ni en las que ponen t6rmino a un expediente de pension a miem-
bros del Ej6rcito Libertador, regulados por una ley especial, que no
Jo autoriza. Auto nfm. 69, de 29 de junior de 1932.





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


Contra las sentencias de la Sala de lo Civil de la Audiencia de
la Habana que resuelven las apelaciones establecidas contra las re-
soluciones del Director General de Loteria que separan de sus cargos
a los Colectores no procede recurso de casaci6n. Auto nfim. 91, de
20 do octubre de 1926.


Han de trascender al fallo.
Los recursos de casaci6n no se dan contra los razonamientos del
fallo, sino contra el fallo mismo. Sentencias nfim. 83, de 21 de oc-
tubre de 1901, nimn. 64, de 12 de diciembre de 1901, nfrm. 31, de 14
de abril de 1906 y num. 31, de 1 de marzo de 1924.


Se otorga contra la parte dispositiva de las sentencias, y no
contra sus fundamentos, a menos que, en casos especiales, trasciendan
al fallo de tal manera que sin ellos no pueda subsistir. Sentenc'as
nims. 49 y 58 de 8 de junio y 1 de julio de 1908.


No son de estimarse las infracciones legales uce no tenran efi-
eecia para modificar el fall. Sentencia niim. 16, de 10 de febrero
de 1926.

Existi6 durante much tiempo la doctrine contenida, entire otras
muchas, en las sentencias nifims. 17, de 10 de mayo de 1921 y 141, de
18 de diciembre de 1923, de que es irnprocedente la casaci6n del fall
cuando el que tenga que dictarse sea el misnmo que el recurrido, pues
el recurso se da contra la parte dispositiva de las resoluciones, y no
contra sus fundamentos.


MAs adelante fun rectificada esa doctrina. Se declararon con
lugar recursos y continuaciOn, en la segunda sentencia, por otros
fundamentos, se resolvia en los mismos thrminos que en la casada.
No era just que existiendo la infracci6n alegada, que teniendo raz6n
el recurrent, se le impusieran las costas de su recurso.
La rectificaci6n, sin embargo, no fu6 absolute. Se hizo con las
restricciones que la prudencia aconsejaba. Cuando la infracci6n no
trascendia al fallo no se casaba 6ste. Ni cuando por basarse en dos




LA CASACI6N EN LO CIVIL


o mis fundamentos solo se combatia uno de ellos. Ni cuando la
nueva sentencia que habria de dietarse resultare en perjuicio del
propio recurrente. El recurso ha de responder a una finalidad pric-
tica, a conseguir una modificaci6n favorable de la. sentencia, a lograr
un beneficio positive. No es un torneo juridico al que se va en busca
del premio.

Ha de establecerse en beneficio del recurrent; no de un contrario.
No es licito al recurrente alegar para la casaci6n del fallo mo-
tivos que, de estimarse, cederian finicamente a favor de otro litigante,
sin que la casaci6n mediante ella obtenida pudiera alterar el estado
de helieho o de derecho creado respect del recurrente, por la sentencia
recurrida, y much menos, cuando la parte a quien afecte el parti-
cular que sea objeto del motive haya consentido el fallo, pues el
recurso de casaci6n, con referencia a las parties interesadas en el
litigio, tiene por objeto que aquellas obtengan la reparaci6n de los
dafios que pudiera haberles ocasionado una sentencia dictada con
infracci6n de la ley. Sentencia nim. 51, de 12 de noviembre de 1902.

La casaci6n por infracci6n de ley, como todo recurso, esti ins-
tituida en beneficio de las parties para reclamar la rectificaci6n de
los agravios que puedan inferirles las resoluciones judiciales por
err6nea interpretaci6n de las leyes, pero no es procedente, por con-
trario a su fin, el tratar de obtener por ese medio la mnodificaci6n
del fallo en sentido mis grave para el recurrente; y comp los tres
motivos tienden a este filtimo supuesto, es visto que no pueden pros-
perar. Sentencia nim. 174, de 31 de octubre de 1930.

No es licito alegar causes de casaci6n que. no afectan al derecho
del recurrente, sino al de otro litigante. Sentencias nfus. 12, de 8
de junior y 32, de 29 de julio de 1901 y nfm. 38, de 8 de diciembre de
1921.

No pueden alegarse eficazmente defects de forma que no afec-
tan al recurrente, sino a otro litigante, al que no represent. Sen-
tencias ntms. 9, de 30 de mayo de 1901, 16, de 19 de diciembre de
1917 y 18, de 17 de marzo de 1926.




MANUEL MARTfNKZ ESCOBAR


La falta de citaci6n del Ministerio Fiscal solo puede ser recla-
mada por 6ste. Sentencia nim. 6, de 17 de abril de 1933.


No procede la caisaci6n de un fallo cuando 6ste o sus efecto.
cedan en perjuicio del recurrente, porque no es 16gico ni just agra-
var la situaci6n de quion utiliza un medio, precisamente, para obtener
la reparaci6n de un agravio que estima liab6rsele ocasionado. Sen-
tencia nni. 1, de 28 de mayo de 1908.


Es improcedente el recurso en que la falta alegada (falta de ci-
taci6n para sentencia) no afecta al recurrente, sino a otro litigante
que no lo interpuso. Sentencias ninma. 16 y 20, de 27 de abril y 29
de mayo de 1916.


No puede una parte recurrir en casaci6n contra vicios o dcfectos
de la sentencia que en modo alguno le afecten.
En su consecuencia, no puede impugnar una sentencia como
ominsa el litigante a quien no le perjudique la oinisi6n. Sentencia
num. 186, de 25 de octubre de 1935.


No incumbe al actor defender la procedencia de las excepeiones
opuestas a su demand. Y, por otra part, declarada con lugar la
de falta de personalidad no procede el recurso por quebrantamiento
de forma. Sentencia num. 33, de 11 de octubre de 1932.


La falta de emplazanmiento alegable como quebrantamiento es la
del propio recurrente, y no la de otras personas que, a juicio del
recurrente, por raz6n de contratos agricolas inscritos, pudieran estar
interesados en el juicio de desahucio. Sentencia n6m. 37, de 10 de
noviembre de 1932.


No puede el demandado absuelto, sin pronunciamiento alguno
que le perjudique, establecer recurso de casaci6n. Sentencia num. 11,
de 29 de junio de 1917.





LA CASACI6N EN LO CIVIL


Contiene igual doctrine la sentencia niim. 2, de 13 de febrero
de 1907.


No puede recurrir contra un pronunciamiento de un fallo la parte
a quien no causa agravio. Sentencia nfm. 13, de 1 de febrero de
1918.


Si el fallo es omiso por no haber resuelto una excepci6n, s6ol el
demandado que la opuso puede reclamar contra aI omnisi6n. Sen-
tencia nfum. 91, de 5 de noviembre de 1917.


No cabe contra arguments secundarios.
El recurso de casaci6n no se da contra los arguments secun-
darios del fallo, sino contra aquellos escnciales por los cuales debe
subsistir. Sentencia naim. 30, de 3 de marzo de 1930.
Subsistiendo un fundamento principal se hace infitil impugnar
los secundarios, toda vez que el fallo habra de subsistir forzosamente
por la virtualidad de aquel. Pero combatido el principal, hay que
atacar tanibidn los secundarios, pues aunque caiga aquel, uno solo
de estos filtimos basta para sostener la sentencia.
Hay muchas mas sentencias que sientan ]a misma doctrine. For-
man legion.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


CAPITULO II

INTERPOSICION DEL RECURSO


El recurso de caesaci6n sc interpone ante cl Juez o Tribunal que
dict(1 la Iesoluio6n reciirrida, el que Io adinite o lo rechaza, por
medio de auto. elevando. en el primer caso. las actuaciones originals
ial Tribunal Suprenio. para la sustaneciacin decision del recurso.
Se emplaza a las parties para que coirparezcan en el Supremo
(pirrafo final del articulo VII de la Orden 92 de 1899) en el t6rmino
improrrogable de 10 dias, except en los casos en que los recursos se
establezcan contra fallos de las Audiencias de Canmagiiey y Oriente
o de Jueces que ejerzan jurisdicci6n dentro de sus respectivos terri-
torios. en los que scrti de 20.


Aunque el c. Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, si se present al Juez o Tri-
bunal sentenciador es admisible el recurso. Auto nfim. 35, de 27 de
abril de 1926.
I, Audieucia dictara; auto ad(riti"ndolo o denegando su admi-
tcono si le hubier; sido dirigido.


Firma de letrado.
En todos los 'scritos de interposici6n del recurso de casaci6n
es indispensable la firm de letrado, por la indole de las cuestiones
que en I1 lienen cabida y en atenci6n al puiblico interns relacionado
con el valor y trascendencia legal de las decisions que ocasiona.
La om'isi6n impide la admisi6n del recurso. Auto nim. 11, de
16 de febrero de 1904.




LA CASACI6N EN LO CIVIL


Ratifican la doctrine la sentencia de 12 de marzo de 1907 y los
untos de 18 dc mayo y 11 de noviembre dc 1915 y nfim. 1, de 19 de
febrero de 1935, este filtimo en material contencioso-administrativa.
Si el escrito so present sin firma de letrado y no se subsana la
omisi6n dentro del termino sefialado para la interposici6n del recurso,
kste cs inadmisible, por tratarse de un requisite esencial que comprende
hasta los juicios de desahucio dc que conocen en primer instancia los
Jueces Miunicipales, segin doctrina sentada en las anteriores resolu-
ciones y en otras mhs. Tan alia fu6 dicha doctrine quc en la sen-
tencia nuim. 3, de 12 de marzo do 1907, por la falta do firma de le-
trado se declar6 sin lugar un recurso admitido, sin que fuera im-
pugnada su admisi6n, si bien se aiiadi6 que aunque no existiera el
defecto sefialado, tampoco era admisible por incongruencia entire el
precepto citado como autorizante y la cuesti6n planteada.
En otra sentencia posterior, en la nfim. 294, de 30 de noviembre
de 1929, tambi6n de oficio, se declar6 improcedente, como mral ad-
mitido, un recurso establecido en un pleito conteneioso-adnministrativo,
por no estar firmado por letrado, consignandose eateg6ricamente que
afin en los juiciod en que no era necesario ese requisite formal, habia
que cumplirlo en los escritos en que se interpusiera el recurso de
casaci6n; en una palabra, que, sin excepei6n alguna, el expresado
recursd era inadmisible, y como tal improcedente, en caso de que por
error se hubiera admitido, si no tenia firnta de letrado.


Es un requisite formal, y no esencial.
Si bien el escrito interponiendo el recurso de casaci6n ha de
lievar imprescindiblemente, firma de letrado, la falta dc ese requisite
formal no es motivo sufficient para denegar do plano su admisi6n, sin
darle oportunidad al recurrente de suplir la omisi6n padecida, como
si so tratara do alguna do las circunstancins a que so refiere cl articulo
VII, en relaci6n con el XI, de la Orden 92 doe 1899, indispensables para
dicha admisi6n.
Procede, en consecuencia, ofrecer al recurrent ]a oportunidad de
subsanar el defecto y cumplir el requisite, conccdi6ndole a ese solo
efecto, un breve termino, que, en atenci6n a la facilidad con que, por
punto general, puede suplirse la omisi6n, no debe exceder de la pri-
rmera o segunda audiencia siguientes a la notificaci6n de la providencia




.,-riTY OF '!
it




10 MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR

en que asi se ordene, bajo el apercibimiento de tenerse por decaido el
derecho a ]a subsanaci6n.
IIabiendo otorgado la Audiencia un termino de cinco dias al re-
currente para subsanar el defect de la falta de firma de letrado, lle-
nado como fu6 el requisite, dentro de dicho plazo, debi6 admitir el
recurso, por lo que procede la queja. Sentencia nfm. 1, de 19 de
febrero de 1935 (contencioso-administrativa).
La rectificaci6n de la antigua doctrine, mantenida en diversas
providencias de trim'ite, consiste en que el defeeto, como formal,
puede subsanarse fuera de trmino, pero siempre dentro del adicional
concedido prudencialmente para la subsanaci6n. Es decir: el re-
curso debe presentarse en ticrmpo, pero el defect puede subsanarse a
posteriori.
La sentencia afiade que la no exigencia de la intervenci6n de le-
trados en algunos juicios se refiere a la tramitaci6n de los mismos
hasta la sentencia definitive, sin que alcance al recurso de casaci6n,
no expresamente exceptuado, que, por su indole y naturaleza, hace
necesaria la direcei6n de un experto en leyes.
Salvo excepciones posibles, pero, desde luego, muy contadas, & e6mo
snldrian los recursos de casaci6n producidos por quienes no sean abo-
gados?


Dos classes de recursos.
Hay recursos de dos classes, cuyos efectos son diferentes: por in-
fracei6n de ley o de doctrina legal y por quebrantamiento de forma.
Las causes de casaci6n por infracei6n de ley estln determinadas
en el articulo 1690 de la Ley de Enj. Civil, y oen period de ejecuci6n
de sentencia on el 1693; las de quebrantamiento de forma, en el 1691.


T6rmino para interponerlo.
El t6rmino para interponer el recurso (art. III de la Orden) es
de cinco dias hafbiles, improrrogables, a contar desde la fltima noti-
ficacidn de la resoluci6n recurrida.
Pasado dicho t6rmino sin que se haya interpuesto, la resoluci6n
quedara de dcrecho firm.
La solicitud de aclaraci6n, hecha en tiempo, con relacidn a una sen-
tencia, interrumpe el t6rmino, que comienza a contarse de nuevo desde




LA CASACI6N EN LO CIVIL


el dia siguiente al de la notificaci6n del auto que recaiga, hdyase ac-
cedido o no a dicha solicitud.
Es en determinados casos en que el tiempo apremia, un medio legal
de extender el termino para la interposici6n; un respiro para la re-
dacci6n de un escrito de importancia tan decisive.

No hay disposici6n legal que prohiba establecer el recurso antes
de notificarse el fallo a todas las parties, pues el pirrafo 29 del articulo
3c de la Orden 92 declara que la resoluci6n quedar& firme en el caso de
pasar el t6rmino de cinco dias, fijado en el pirrafo 19, sin que el re-
curso se haya deducido, pero no cuando se deduzca antes de empezar
cl termino a correr. Auto nnm. 93, de 18 de diciembre de 1903.
El peligro esta en retrasarse; no en adelantarse.

La solicitud de aclaraci6n de sentencia, hecha dentro del t6rmino
legal, interrumpe el termino para interponer el recurso de casaci6n,
hasta que se resuelva dicha solicitud.
No se produce la suspension del termino si la resoluci6n no es
de las susceptibles de aclaraci6n o, si6ndolo, 6sta se pide fuera de
t6rmino. Auto nim. 60, de 30 de septiembre de 1901.
Las resoluciones susceptibles de aclaraci6n son finicamente las
sentencias, segin cl articulo 362 dd la Ley dc Enj. Civil; no los autos,
y menos aun las providencias.
Ha de pedirse necesariamente la aclaraci6n dentro del dia si-
guiente al de la notificacidn. Pero si se hace el mismo dia es eficaz,
aunque no se este dentro de la literalidad del precepto.

La petici6n de que se subsane un error de copia al certificar la
sentencia en los autos debe estimarse como de aclaraci6n, que hecha en
tiempo, interrumpe el t6rmino para la casaci6n, hhyase o no accedido
a ella. Auto num. 39, de 27 de abril de 1925.
Es una equiparaci6n por analogia inspirada en la justicia, pero
para estar mas dentro de la ley y no exponerse a un cambio de criterio,
de fatales consecuencias para su recurso, el abogado prudent, cons-
ciente de sus responsabilidades, debe hacer la solicitud en concept de
aclaraci6n, porque la sentencia result oscura o defectuosa, posiblemente
por ser error de copia.




12 MANUEL MARTiNEZ ESCOBAR

La interposici6n de un recurso de nulidad de actuaciones no in-
terrumpe el t6rmino de cinco dias para establecer el recurso de casa-
ci6n. Ese termino, como todos los concedidos para pedir contra las
resoluciones judiciales, es continue e improrrogable. Auto n,. 70,
de 14 de agosto de 1900.


Los recursos de sfiplica no interrumpen los terminos que para
los de alzada y casaci6n se hallan establecidos con los caracteres de
continues, fatales e improrrogables. Auto nium. 32, de 18 de mayo
de 1904.
Las peticiones inadecuadas no surten efecto alguno, ni, por tanto,
el de prorrogar o suspender los terminos judiciales.


Tratandose de quien no se le ha notificado la resoluci6n recurrida,
siendo manifiesto el perjuicio que ella pudiera causarle, es evidence
que el termino para deducir recurso de apelaci6n contra la mism'a,
tan s61o podia contarse desde que Ileg6 a su conocimiento, pues asi
debe entenderse, en relaci6n con el caso de que se trata, el ar-
ticulo 303 de la Ley de Enj. Civil. Sentencia nfum 59, de 4 do
noviembre de 1904.
Dudo que esa doctrine sea aplicable la casaci6n y que pueda
interponerse el recurso ya firme, para las parties contendientes, la
sentencia definitive.
Esa doctrina, sin embargo, habri que interpretarla restrictiva-
inente, para evitar la instrusi6n en el procedimiento de quienes no sean
parte en el juicio ni tengan derecho a serlo, con los trastornos procesa-
les consiguientes en el procedimiento, y con merma del principio de la
estabilidad y firmeza de las resoluciones judiciales. Equivaldria a una
revision de la sentencia firme, acaso ya ejecutada, por via de casaci6n,
por medio de un man of straw.
Las sentencias no perjudican a quienes no fucron parte en el
pleito en que recayeron, a no ser en los casos de excepci6n a que se
refiere el articulo 1252 del C6digo Civil, en que tienen para ellos la
autoridad de la cosa juzgada. .Si se trata de cuestiones relatives al
estado civil de las personas, de la validez o nulidad de disposiciones
testamentarias o de prestaciones indivisibles entire los que tienen de-
recho a exigirlas u obligaci6n de satisfacerlas, unidos por vinculos de





LA CASACI6N EN LO CIVIL


solidaridad, la sentencia afecta a los terceros interesados que no han
litigado.
Esos terceros, por lo general, son los que pueden apelar, y, acaso,
recurrir en casaci6n. Pero ese derecho no puede ser ilimitado; no puede
estar suspendido permanentemente, como una espada de Damocles, so-
bre las cabezas de los que obtuvieron la ejecutoria, sin necesidad de
Ilegar al Supremo. Bien es verdad, que para que puedan ahuyentar
ese fantasma, el articulo 260 de la Ley de Enj. Civil autoriza a pedir
y ordenar la notificaci6n de las sentencias a las personas a quienes
puedan parar perjuicio. &Para qu6? No puede ser mas que para li-
mitar, en orden al tiempo, su derecho a recurrir. Tienen que hacerlo,
en t6rmino, a partir de la notificacidn; no a partir desde que se dan
por enterados.



Recursos alternatives.
El auto nfim. 67, de 11 de octubre de 1902, dictado en material
contencioso-administrativa, declare sin lugar el recurso de queja contra
cl de la Audiencia que deneg6 el de casaci6n interpuesto en lo principal
del escrito y admiti6 el de apelaci6n establcido alternativamente en. un
otrosi, por si se estimase aquel improcedente, por este fundamento:
Subvierte por complete los principios que informan las eyes pro-
cesales y es contrario a toda regla de procedimiento que una parte, al
propio ticmpco que sosticne un recurso que interpuso y le fu6 admitido,
pretend que ese recurso no es procedentc- sino otro distinto, preten-
diendo de ese modo sustentar dos criterios diferentes contra una misma
resoluci6n.
No se rechazan los dos recursos. Se admit el procedente y se
niega el que no lo es. Pero si el Tribunal se equivoca en la elecci6n,
sufre las consecuencias el que lo interpuso. Debi6 haber escogido por
si el eficaz. Perdido aquel porque opt6, no puede utilizar el otro; no
esti en tiempo para establecerlo de nuevo.
La resoluci6n afiadi6 que la Ley estrictamente no autoriza la in-
terposici6n de recursos alternatives, pero esa declaraci6n hubo nece-
sidad de explicarla en el sentido de que pueden establecerse.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


No autoriza la denegaci6n de la admisi6n de un recurso de casaci6n,
por no estar comprendida entire la.s determinadas en el articulo VII
dc la Orden 92 de 1899, la circunstancia de haberse formulado en el
escrito en que por lo principal se interpuso, un otrosi estableciendo en
subsidio apelaci6n, sin que imported lo resuelto por auto de 11 de oc-
tubre de 1902, dirigido, en puridad, a condenar, como contrario a las
reglas procesales, que se pretend la procedencia simultinea de dos
recursos diferentes contra una misma resoluci6n. Auto nfun. 4, do
3 de octubre de 1914 (tambi(n en material contencioso-administra-
tiva).
Recientemente, el Tribunal Supremo, aunque por mayoria, se ma-
nifest6 contrario a los recursos establecidos en subsidio. Entendi6 que
a las parties incumbe el eseoger el recurso adecuado, estimando que
mino, preseindiendo del subsidiario como no autorizado por la Ley.
Creo, por el contrario, que si se pueden ejercitar acciones y] alegar
cxcepciones, y hasta reconvenci6n en subsidio, lo que es muy corriente
vn la prietica, no hay raz6n alguna para proscribir los recursos en
esa forma, sujetos como es 16gico a la acceptaci6n de uno de ellos y
la repulsa del otro.
Realmente se habia creado una situaci6n procesal muy irregular.
I'n litigante habia interpuesto contra una sentencia recurso dd caaaci6n
en subsidio el de apelaci6n. La Audiencia declar6 inadmisible el
primero y rechaz6 el segundo por noi autorizar la Ley recursos en sub-
sidio. El litigante estableci6 a la vez dos recursos de queja, uno por
denegaci6n de apelaci6n y otro por denegaci6n de casaci6n, que se
sustanciaron al mismo tiempo. Pero esa situaci6n normal fu6 provo-
eada, a mi juicio, por el error en no resolve. acerca de la situaei6n del
segundo.
Bien es verdad que tambi6n se hubiera producido si ambos re-
cursos fuesen inadmisibles.
Pero, legal o no, esa practice no es recomendable. El abogado es-
coge con seguridad, mediante el studio detenido del caso, cual es el
recurso procedente. No debe someter sus dudas al juicio, que puede
re.sultar equivoendo. del juzgador. Por algo es expert en leyes.




LA CASACI6N EN LO CIVIL 15

Sentencima recurribles en casaci6n.
Procede el recurso de casaci6n (art. 1687 de la Ley de Enj. Civil)
19 Contra las sentencias definitivas pronunciadas por las Au-
diencias.
89 Contra las sentencias definitivas que dicten los Jueces de Pri-
mera Instancia en los juicios de desahucio de que conozcan por ape-
laci6n.
39 Contra las sentencias de los amigables componcdores.
Contra esas sentencias definitivas procede siempre en todo caso,
el recurso de casaci6n, aunque limitado en algunos juicios al de que-
brantamiento de forma.
Hay tambi6n resoluciones que sin ser definitivas, y ni siquiera
sentencias, tienen el earacter de definitivas, a los efectos de la casaci6n,
segfin el articulo 1688 de la Ley de Enji Civil, las que serfn objeto de
los capitulos siguientes.





MANUEL MARI4NEZ ESCO~BAR


CAPITULO III

SENTENCIAS DEFINITIVAS


Conformc se dijo en el capitulo anterior, contra las sentencias
definitivas procede el recurso de casaci6n, ya las dicten las Audiencias
o ya los Jueces de Primera Instancia, en grado de apelaci6n, en los
juicios de desahucio.
l Qu<' se entiende por sentencias definitivas? No son otras que
aquellas que ponen t6rmino a un juicio, despuns de sustanciado en
forma legal; las que declaran con o sin lugar la demand, o, en su
caso, la nulidad de lo actuado. Esas son las sentencias definitivas pro-
pinmente dichas.
Pero hay otras resoluciones que sin ser definitivas, y hasta sin ser
sentencias, tienen el eoncepto de sentencias definitivas, a los efectos
dc la casaci6n; es decir, son susceptibles de los recursos de esa clase.
Las enumera el articulo 1688 de la Ley de Enj. Civil. Son las
siguientes:
1' Las que recayendo sobre un incident o articulo pongan t&r-
mino al pleito, haciendo impossible su continuaci6n; y las que resuelvan
los incidents sobre la aprobaci6n de cuentas de los administradores
de abintestatos, testamentarias y de los sindicos de los concursos, en el
caso del articulo 1243.
29 Las que declared haber o no lugar a oir a un litigante que
haya sido condenado en rebeldia.
3' Las que pongan t6rmino al juicio de alimentos provisionales.
49 Las pronunciadas en actos de jurisdicci6n voluntaria, en los
easos establecidos por la Ley.





LA CASACI6N EN LO CIVIL


Las que impiden la continuaci6n del pleito.
Tienen el concept de definitivas las resoluciones que rccayendo
sobre un incident o articulo pongan trmnino al pleito, haciendo in-
posible su continvaci6n. Asi dice, en. sia primcra part, el nfim. 19 del
citado articulo 16S8.
Bajo la denominacion de articulos estlin eomiprendidos los recursos
de reposici6n y de s6plice a veces las resoluciones que recacn en los
minsmos terminal pr;icticamente el pleito.
Esas resolution,\ acordadas al comienzo o durante el curso del
pleito ponen tcrmiino a 6ste, pues hacen inuposible su continuaci6n; no
perminiten que siga adelante; impiden que se Ilegue al traimite de sen-
lencia definitive. Por -s.,o estlin equiparadas a esta, a los cfectcs de la
casaci6n. Tiene derecho el litigante a quien perjudiquen a reelamar
contra ellas para que remueva el obsticulo que sierra el paso al
ejercicio de su acci6n, para que el Supremo recctifique el error que,
aites de llegar a su tbrniino normal, puso fin a su pleito. Si asi no
fuera, ese error Ie conduciria a un estado de indefension.
Ejemplos: Se deelara con lugar una excepei6n dilatoria de perso-
nalidad. Cabe el recurso de casaci6n contra el auto que la resolvi6,
porque es definitive; pone t*rmino al juicio porque hace impossible su
continuaci6n. Pero si la excepei6n es declarada sin lugar, result lo
Sontrario. La sustaneiaci6n del juicio continia. Se da traslado al
demandado para contestaci6n, se dicta sentencia y contra la de segunda
instancia, puede eslablecerse el recurso per quebrantamiento de forma,
basado, precisamnic en la falta de personalidad.
Se rechaza una denmanda de terceria por ineficacia del titulo pre-
sentado. La resolution cs definitive porque acaba el juicio. Pero si
manda que se le de curso no lo es, porque, lejos de poner fin al pleito,
dispone que siga.



El concept de definilivas de las sentencias dictadas en incidents
no depend de las consecuencias indirectas que puedan producer en los
intereses o pretensions de las parties, juzgadas a la luz de su conve-
niencia personal o de la utilidad priictica que les result de sus ulte-
riores gestiones en el pleito, sino en que, por su propia virtualidad
procesal o por la naturaleza sustantiva de su contenido terminen el jui-




18 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

cio principal o screen un obsticulo legal que haga impossible su prose-
cuci6n. Autos numnis. 14, de 20 de febrero de 1908 y 59, de 27 de oc-
tubre de 1913.

El carActer de definitivas para la casaci6n de las resoluciones
no consiste, como es doctrine harto conocida, en las consecuencias
indireetas que puedan producer respect de las pretensiones o inte-
reses de las parties, o de los derechos de que se crean asistidas en el
pleito. sino en que tengan la virtualidad de impedir que se discuta
y decide la cuesti6n principal que se debate. Sentencia nfm. 194,
de 15 de diciembre de 1931.


Las sentencias definitivas y las que "tienen ese concepto.
El articulo 1688 distingue dos class de senteneias definitivas:
la.s definitivas propiamenic diclihas, sea his que normnalnente ponen
terminio al pleito, y las que esa disposicion legal da el concept de
definitivas a los efectos del recurso de casaei6n, es decir, las resolu-
ciones qud recayendo sobre un incident o articulo, y no sobre el pleito
mismwo. concluyan 'ste o hagan impossible su continuaci6n.
Contra las primeras, contra las verdaderamente definitivas, pro-
cede siempre, en todo caso, sin excepeiones, el recurso de casaci6n, si
lo permit la naturaleza del juicio; contra las segundas, contra las asi-
miladas. las equiparadas a aquellas, solo cabe cuando pongan t6rmino
al litigio o hagan impossible su continuaci6n. A 6stas iltimas finica-
menie se refiere la limitaei6n.
No puede rechazarse nunca, como no definitive, la sentencia que
recaiga en juicio declarativo, sean cuales fueren sus pronuncia-
mientos. scan cuales fueren sus fundamentos. Aunque declare nulo
el juicio, aunque estime falto de personalidad al actor, aunque no re-
suelva el fondo, no cabe rechazar el recurso, a pretexto de que el pleito
pueda promoverse de nuevo o de que pueden subsanarse vicios reales
o supuestos.
El siguiente auto sefiala perfectanmente la diferencia que existe
entire unas y otras resoluciones, a los efectos de la casaci6n.


Contra las sentencias definitivas a que se refier el articulo 1687
de la Ley de Enj. Civil procede siempre el recurso de casaci6n en los





LA CASAGI61N EN LO CIVIL


casos establecidos por dicha Ley. Terminan cl juicio, conforme al
pfirrafo 49 del articulo 368, las que decide definitivamente las cues-
tiones del pleito en una instancia o en un recurso extraordinario. Cual-
quiera que sea la naturaleza de los pronunciamientos que contengan.
procede el recurso.
En eambio, tratAndose de las dictadas en incidents o articulos
a que se contrae el 1688. para que tengan el concept de definitivas
consiguientemente, scan susceptibles del recurso, es indispensable
que pongan termino al pleito, haciendo impossible su continuaci6n.
Auto num. 72, de 28 de junio de 1928.
La Audiencia se habia declarado incompetent para conocer del
juicio. ordenando la remisidn de las actuaciones al Juez que estim6
compctente, para la resoluci6n de las demds cuestiones discutidas. Esa
era la priletica antiguamente establecida, pero el Tribunal Supremo
la estim6 illegal en sus sentencias nfim. 3, de 2 de febrero dc 1917 y
nfini. 9. de 15 de enero de 1929, declarando, por mayoria, que la sen-
tencia que re.suclve la excepci6n perentoria de incompetencia terminal
Ia instaneia.
Conforme a ese eriterio, es 16gica la procedencia de la casaci6n,
por ser definitive la sentencia impugnada. Pero si el eriterio re-
chazado, al que se inclin6 resueltanvente la Audiencia que dict6 la
resoluei6n recurrida volviera a prevalecer, aquella no seria definitive,
conio lo entendi6 la propia Audiencia al no admitir el recurso que
di6 lugar a la queja.
No podia serlo porque se dispuso la remisi6n de los autos al Juez
competente para que decidiera las cuestiones debatidas en el pleito;
es decir, para que dictara la sentencia definitive. Contra esta pro-
cederia apelaci6n, y contra la de la Audiencia que la resolviera, ca-
saci6n, en el que podria impugnarse hasta la misma declaraci6n de
incompetencia. Pero, hasta ahora, la doetrina esta en pie.



La sentencia recurrida es evidentemente definitive, porque absol-
viendo de una demand aetablecida en juicio declarativo de mayor
cuantia, pone thrmino at juicio entire la persona que lo ha promovida
como demandante y la demandada, sin que la circunstancia de que el
demandante pueda tener derechos contra otras personas en el mismo
asunto altere la naturaleza de la decision dictada ni le prive de la




MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


facultad de sostener su demand ante el Tribunal Supremo. Auto
nfim. 68, de 26 de septiembre de 1903.
Un pleito terininado no deja de estarlo porque desputs pueda
promoverse otro. Esa posibilidad no priva a ]a sentencia de su con-
dici6n de definitive.


Las scitenciins nfims. 121. de 12 de junior de 1928 y 148, de 13
de septiembre del mismo afio, casaron sentencias dictadas en pleitos
de divorcio, en las que se habian anulado las actuaciones del juicio
por no haberse dado traslado para la contestaci6n a la demand a un
demandado rebelde. En los recursos triunfantes se aleg6 la aplica-
ci6n indebida del articulo 24 de la Ley de Divorcio de 29 de julio
de 1918 y la falta de aplicaci6n del 18 de la propia Ley, en relaci6n
con el 526 de la de Enj. Civil.


La resoluci6n que no da curso a una demand de terceria por
estimar que los documents presentados no son suficientes para ello,
c-s definitiva, porque si careeicre de otros el tereerista, se le impediria
debatir su dereeho en el expresado juicio. Auto nfim. 69, de 21 de
noviembre de 1906.
Hay muchas resoluciones mris quoe hacen igial declaraci6n.


El auto que declare no haber lugar a la promoci6n de un juicio
de abintestato es definitive, pues hace impossible continuaci6n.
Auto nfum. 95, de 14 de diciembre de 1907.


Es definitiva, aunque no ponga tlrmino al juicio de abintestato,
]a sentencia que resuelve un incident promovido en el miisro, sobre
la aceptaci6n de la herencia a beneficio de inventario, pues hace im-
posible la continuaciin de la controversial, que no pueden reproducir
los litigantes dentro ni fuera del juicio. teniendo la resoluci6n fuerza
obligatoria para ellos, porque no es la resoluci6n, sino el aleance
de la deeisi6n judicial lo que hace a estas suseeptibles de los recursos
legales. Auto niim. 31, de 17 de abril de 1915.





LA CASACI6N EN LO CIVIL


Deslinde de haciendas comuneras.
Si bien la naturaleza del juicio de deslinde organizado por la
Orden 62 de 1900 iha obligado a esta Sala a reconocer en el mismo
diferentes estados y estimar como definitivas las resolueiones que
ponen term.ino a cada uno de ellos y produce el pase del juicio a
otro estado que ha de basarse necesariamente en la firineza e inta'n-
gibilidad del anterior, es necesario que se den esas condiciones
reunidas para tal ealificaci6n, pues seria contravenir la letra y el
prop6sito de la Ley admitir el recurso eontra enalquiera decision
(ique recaiga en el juicio de deslinde. Sentencia nfim. 237, de 17 de
diciembre de 1928.
En los juieios de deslinde regidos por dilha Orden, se consideran
definite a los efectos de la casaci6n las resolueciones que ponen
tirniino eada uno de los tres estados del mismo: el de prevenci6n,
(I de ,slinde y el de division o entero.


Expedientes de dominio.
Son definitivas las resoluciones que re aen en los expedientes
promovidos al amparo de la Ley de 22 de octubre de 1904 para la
inscripci6n del dominio de fineas rusticas pro('cdentes de haciendas
contuneras, porque la tramitaci6n que se da al mismo entrafia ver-
dadera contenci6n y su decision final trascicnde a la propiedad del
iinnueble. Autos niims. 49 y 51, ambos de 28 de junio de 1915 y
26, de 28 de febrero de 1930.
Los expedientes de donminio a que so contraen las expresadas
resoluciones, comno en clias se indiec son los especiales que autoriza
la Ley (lue se menciona.


Resoluciones suplicables de las Audiencias.
Los recursos d( siiplica tienen el caricter de incidents en la se-
gunda instancia, a los efcetos del nfim. 19 del articulo 1688 de la Ley
de Enj. Civil, pues la palabra incident no esti cempleada en un sentido
estrieto, 'ino amplio. Auto nfim. 39, de 8 de mayo de 1900.
Contra las scunlncias y autos resolutorios de incidents que se pro-
nmuevan duriantc la scgunda instancia, (art. 401 de la Ley de Enj.
Civil) se da el recurso de sfiplica para ante la misma Sala dentro de
cineo dias.





22 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

La resoluci6n que declara con o sin lugar la sfiplica es la defi-
nitiva; no la sentencia o el auto suplicado.


El recurso procedente contra los autos resolutorios de incidents
suscitados en ]a segunda instancia es el de sfiplica, y no el de ca-
saci6n, segfin el articulo 401 de la Ley de Enj. Civil. Autos nims.
53 y 54, de 7 y 9 de julio de 1900.


El auto rcsolutorio de la sfiplica, si furrc definitivo, es cl recu-
rrible en casac" Auto nfim. 2, de 6 de enero de 1909.


Los Autos de las Audiencias que son definitivos son los que die-
tan en segunda instaneia en grado de apelacin ; los deniuifs son su-
plieables.
Los que no se diclen on apclacion y *"solutorios de cuestiones
incidentals, aunque pon gun t(rmino (;l juicio, son suplicables ante la
misma Sala. El resolutorio de la sfiplica, como definitive, es el re-
iirible Ien 'asaci6n. Auto nfim. 27, de 26 de abril de 1919.


El Auto que declara desierta una apelaci6n es suplicable ante
]a misrna Sala que lo dict6; solo contra el auto resolutorio de la sfi-
plica cabria el recurso de easaci6n. Auto nfim. 40, de 23 de many
de 1907.


Contra el auto denegatorio de la sfiplica e.slablccida contra el que
de(lar( desierta la apelaci6n procede o no el recurso de casacion, srgiin
los casos y oportunidad en que se dicte.
No se opone a la admisi6n el parrafo 2. del articulo 839 de la
Ley de Enj. Civil, que declara firme, sin ulterior recurso, la resoluci6n
apelada, y no la que declar6 desierta la apelaci6n interpuesta contra
ella.
Tratindose de un juicio ejeccutivo no es admisible el recurso por
infracci6n de ley, por no darse en los de esa clase. Auto nfim. 39,
de 8 de mayo de 1900.





LA CASACI6N EN LO CIVIL


Queja por denegaci6n de apelaci6n.
El auto que declara sin lugar el recurso de queja establecido
por denegaci6n de apelaci6n no es definitive, pues contra Ml procede
el de sfiplica (nue autoriza el articulo 401 de la Ley de Enj. Autos
nums. 51, de 28 de julio de 1904, 63, de 5 de noviembre de 1906 y
6, de 24 de agosto de 1910.
Ratifican la doctrine los autos nims. 41, de 12 de junio de 1914
22, de 18 de marzo de 1918.

El auto de la Anudiencia que deniega un recurso de queja esta-
blecido por no haberse adm.itido el de apelaci6n interpuesto contra
utro auto que di6 por concluso un juicio de deslinde, es definitive,
porque cierra y acaba el debate planteado respect a la admisibilidad
de dicha apelaci6n, y en consecuencia, deja firme el auto que resolvi6
definitivamentc el estado en que se hallaba el repetido juicio en ese
moment. Auto nfm. 103, de 24 de diciembre de 1931.
La doetrina fu6 mantenida recientemente en las sentencias nfi-
meros 107 y 223, de 19 de octubre y 21 de noviembre de 1935, pero
con el voto en contra de tres Magistrados, lo que entrafia un serio
peligro para su estabilidad.

Cuentas de abintestatos, testamentarias y concursos.
El nfim. 1P del articulo 1688 de la Ley de Enj. Civil, en su 2*
part, da tambi6n el concept de sentencias definitivas, a los efectos
de la casacidn, a las que resuelvan los incidents sobre la aprobaci6n
de cuentas de los administradores de abintestatos, testamentarias y de
los sindicos de los coneursos, en el caso del articulo 1243.
Este articulo se contrae a ]a cuenta general que presented los sin-
dicos al cesar en sus cargos. El recurso se establecerA contra el auto
o sentencia que, en la segunda instancia, reecaiga en el incident de opo-
sici6n que promueva algfin acreedor.
iPor qu6 silencia el nfim. 19 del articulo 1688 las cuentas de
los sindicos de las quiebras? La raz6n es clara. La impugnaci6n de
esas cuentas ha de hacerse en juicio declarativo, segfin el articulo
1362, y las sentencias que pongan termino a los de esta clase como
definitivas por su propia naturaleza, estin comprendidas en el nfi-
mero 1 del artieulo 1687.





24 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

Contra las sentencias que rcsuelvan las impugnaciones de cuentas
de los administradores de testamentarias no se da cl recurso de ca-
saci6n si las cuentas son parciales.
Solo procede cuando se trate de la cuenta final por cosar el ad-
ministrador en el desempeiio del cargo. Sentencia nfim. 4, de 7 de
febrero de 1902.
Lo mismo que en los coneursos y en las testanmentarias. la cuenta
final es la finica susceptible de casaci6n. La aprobaci6n de las par-
ciales es provisional. Haln de incluirse en la final para su aprobaciSn
definitive, entonces es cuando pueden discutirse en casacion.


Audiencia en rebeldia.
A las sentcncias que declared hlaber lugar oir a un liti-
gante que hava sido oiidenado en rebeldia otorga, igualmente, el
concept d(I definitivas el nfinL. 2Q del articulo 1690.
El recurso de audiencia en rebeldia que. conform a los articulos
774. 775 y 776. p)ueden pronmover los litigants rebeldes, seguin cl 778.
sus!iaunia anto lia Andicneia re.spectivi; Ia resolnei6n qife le ponga
te'rmiio es la definitive.
(Como .se tratla de 1t incidents promiovido (n seguLnda instancia,
le cs aplicable cl articulo 401, por lo que contra la resoluci6n que lo
decide, hay (qle interponer previamente el 'so de sfiplica. L,
que re'selva la sfipliea la recurrible *.a.aei6n: la definitive, a
(sC rfcclo.

En los reciursos de audiencia en rebeldi: contra la sentencia de
la Audiencia no procede el recurso de *ion si previantente no se
estableci6 el de s6plica. La resoluci6n que resuelva este fltimo es
la recurrible, en casaei6n. Auto nfm. 10, de 8 de febrero
de 1907

Tambien lo es la que rechaza de piano la pronoeiion del incident.
siemnpre que deseanse en fundamentos que impliquen la negaci6n de-
finitiva del derecho a solicilar la audienei; en rebeldi: Bentencia
nfm. 34, de 6 de abril de 1907.
Siemnpre que, como es 16gico. preceda el de suipliea.





LA CASACI6N EN LO CIVIL


Alimentos provisionales.
Las sentencias que ponen t6rmino al juieio de alintentos provi-
sionales tienen tanibin el concept de definitivas. Estin compren-
didas en el nfim. 39 del articulo 1690.
Aunque este precepto no las incluyera entire las que enunera
coino lo serian porque son realmente definitivas en los juicios
Ic es.' y contra ellas procederia el recurso por quebrantamiento
form. No eabria el de infracci6n de ley porque lo impediria el
niicro 3v del articulo 1690, ya que puede promoverse a posteriori un
pleito declarative para que resuelva definitivamente acerca del de-
recho los alimentos y en su cano, de la ascendencia de la pension.
La inclusi6n de las sentencias de esa clase entire las especifieadas
en ei articulo 1688 no responded a otro propl)sito que el de que contra
elila. pueda esgrinmirse tambidn el recurso por infracei6n de ley. como
'xcepciOn a la regla general contenida en el nfim. :P del 1692.


Jurisdicci6n voluntaria.
Finalmente, el nfiin. 49 del articulo 1688 ineluye entire las reso-
lucioncs que tienen el coneepto de definitivas las pronunciadas on actos
de jurisdieci6n voluntaria, en los casos eslablccidos por la ley.
wC('uiles son esos casos? La Ley no lo dice concretaniente. Solo
(el articulo 1821 indica que contra las sentencias que dicten las Au-
diencias xe dard cl recurso de casacidn. El articulo 1688, bajo la de-
nominaciun de sentencias, se refiere a resoluciones. En jurisdieci6n
voluntaria so dietan autos; no sentencias. Si el expediente so declara
cointencioso, deja dc scr de jurisdicci6n voluntaria.
La jurisprudencia ha tenido que fijar la extension de los pre-
ceptos antes citados y lo ha hecho en el sentido de que en jurisdicci6n
voluntaria solo son susceptibles del recurso de easaci6n las resolu-
ies definitivas o que tengan ese concept; es decir, las que ter-
minen el expediente o hagan impossible su continuaci6n.


En los expedientes de jurisdicci6n voluntaria solo procede el
recurso (de casaciOn contra las resoluciones definitivas o que tengan
soe carieter. Auto nfim. 44, de 28 de mayo de 1900.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


No son susceptibles del recurso de casaci6n por infracci6n de ley
las resoluciones definitivas que dicten las Audiencias en los actos de
jnrisdiceion voluntaria cuando, despues de terminados los expedientes
de esta clase. puede promoverse en la via contenciosa sobre lo mismo
que hubiere sido objeto de ellos. salvo los casos en que la Ley disponga
,xpresament I) conitrario. Auto nfim. 25, de 26 de marzo de 1907.

Se-gii de1laraciones de la jurisprudencia en autos de (1 de mayo
14 de novienibre de 1S93 y otras, las resoluciones dictadas en actos
jurisdiceiun voluntaria tienen el caramter de definitivas para la
casaceion los cusos estableeidos por ]a Lc. por estar subordinada
la regla general contenida cn el arliculo 1821 de la Ley de Enj. Civil
a lo (que la misnum Ley preceptfia al tratar del recurso en los ar-
ticulos 1(684 1692. Sentencia de 8 de enero de 1914.
Halil'ican la doctrine ln ni1imi. 104. de 6 de diciembre de 1916 y
ln 73. dit, 2: de abril de 1930.

La regla general contei ida on el articulo 1S21 tde la Ley de Enj.
('ivil s ncueiintra limitada por lo dispuesto en los articulos 16iSS,
i 4", 1(692, uiinm.. 3". asi coino el 1687 de la propia Ley. lo cual
ha servido de fundamento a esta Sala para declarar reiteradaimente,
a partir de su auto de 28 de mayo de 1900 que, salvo que la Ley dis-
ponga expresamente lo contrario. tontra las resoluciones dictadas
por la Audiencia en los actos de jurisdiction voluntaria. solo procede
el reeurso de easaciOn enando lengan el coneepto de definitivas, esto
que no pucda promorcrsc pliito cn la. via contniciosa sobre I. misma
matcria. Sentencia nfim. 236, de 4 de diciembre de 1929.

No es definitive la resolucion acordada en un expediente de ju-
risdicci6n voluntaria, en que se le declara contencioso. Autos de 15
y 19 de septiembre de 1899 y 44, de 28 de mayo de 1900. Sentencia
niim. 103, de 28 de septiembre de 1920.


Ni la que deelara contencioso expediente de jurisdieci6n vo-
luntaria sobre posesi6n judicial. Autos niams. 44, de 28 de mayo de
1900 y 74, de 8 de octubre de 1907.





LA CASACION DE IOA CIVIL


Ni la que niega la declaraci6n de contencioso, porque deja
.alvo la promocion del juicio declarativo. Auto num. 25, de 26 de
marzo de 1907.


No procede los expedientes para perpetua memorial. Auto
nium. 35, de 27 de mayo de 1905.


Ni en los expedientes de deslinde y amojonainienlo de que tratan
articulos 20(i()0 y siguientes de la Le de Enj. Civil. Sentencia
de 8 de enero de 1914.


Ni en los (que se pronuncian para asegurar los derechos c inte-
de ausenlt. de paradero ignorado. Auto nfim. 23, de 5 de
mayo de 1906.

Contra las resoliuciones dictadas on actos de jurisdicei6n voluntaria,
:;mquicra quc sea la nat iralcza de lis mismas, solo procede el recurso
d e asaei6n en los casos (tie expresaimente se halle autorizado por la
Iq. (ue regular dicho procedinmiento, y al interpuesto no lo concede
ninguno de los artieulos del titulo de que forma parte.
Se trataba de un ineidente de habilitaci6n judicial para compa-
rceer en juicio promovido por nmujer casada. Ilabilitaci6n judicial
despues de regir la ley liberadora de 29 de julio de 1918! Me explico
que haya sido negada. No se eoncibe mas que tratAndose de
mujer extranjera en cuyo pais no exista ley similar.


Jurisdicci6n voluntaria en negocios de comercio.
Contra las resoluciones dietadas en segunda instancia en los cx-
pedicntes de jurisdicei6n voluntaria en negocios de comercio no habr6
rncurso alguno, quedando salvo el dereeho de los interesados para
(que lo ejereiten en el juicio que corresponda segfin su cuantia. Esto
<1iec el articulo 2077 de la Ley de Enj. Civil.
Varias sentencias declaran que, consiguientemente, no procede
contra c&chas resoluciones el recurso de casaci6n. pero los terminos
claros e imperativos del citado precepto hace innecesario el men-
cionarlas.





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


CAPITULO IV

RESOLUCIONES NO DEFINITIVAS


Autos que admiten o rechazan como parte a una persona.
El auto limitado a admitir con(o part on nil juiicio ia una persona,
teliteindo por ecsada la represenitac i6n del actor, por haber adquirido
aqucl las acciones (qie '"stc ejercitabl) no lticne el cariicter de defi-
nitivo. Auto nim. 60, de 25 de noviembre de 1912.
Hlabia establecido el recur. do c; de los dcmandados.
No puede decirse que a los deimandados no afecta la sustituci6ni
dcl actor. Puede causarles )perjuicios cl'cctivos cl camibio de un con-
trario ;olvente por otro que no o10 sea ; pucde imiLpedirles o hacer ilu-
dereelo p)romover la reconvenciini; puede dificultarles
la solicitud de compensacion.
Pero los demandados continfian dentro del juicio, siguen siendo
parts en el inisimo, estan, p)or Io tanto. en aptitud de recurrir en
casaciin contra la sentencia definitive. En esa op)ortunidad tienen
libre. para atacar, como illegal, la sustitucion, bostener
que se continue el juicio a instancia de quien no tenia derecho a ello.
prescindicndo del verdadero actor, y obtener qu( se anule 1o actuado
a partir de ella. como se hace en los juicios de divorcio cuando se
prescinde de una tie las comiparecencias que la Ley especial de la
inateria exige.
LIa eue.ti6n varia si es el propio actor sustituido el que interpone
el recurso. Lo arro.jan del juicio, lo ecthan de los autos y se pres-
cinde en absolute do '41 en los triimites succsivos del procedimiento.
Para 'l su juiiio iha terininado; su derecho paso a otro; su accin
,sti perdida. No puede recurrir contra la sentencia definitive por-
(que1 no es parte ni tiene derecho a serlo ni interns en la reclamaci6n,
S'.Eifi las resolucioines fires que 1lo d(esaluciaron del pleito. Y, sin





LA CASACT6N DR L40 cIVTI


embargo, possible es que tenga razdn, que est* mal cehado, como, por
cjemplo, si en el pleito so ventilan derechos puramente personales
de familiar, intransferibles por su naturaleza. Forzando el argu-
mento, Ilegando al colmno de las posibilidades, por absurdo que pa-
rezea cl caso, hasta pudo ser sustituido en un pleito de divorcio por
n111 acreedor empefiado en colocarse prelaiiiairamenile eln su lugar a]
haccrse la liquidaeiOn de la sociedad de ga:anciale. di-
suelta.
En un juicio de innyor anti sobre liquidaci6n de cuentas y
devoluci6n dIe un pagarii, que se hallaba enl triimitc de concision, el
demandado, en pliito ap)arte. *jecutS. rematO y le tue ron adjudica-
dos los derechos aecioil'. del actor en el seguido contra I1.
A instancia del demandado, el Juez luvo p)r extinguida la obliga-
por confusion en aqucl de los derechos de acredor y deudor,
v en su consecuencia, por scparado dc la prosecritcion del juicio. decla-
rnido ('ste icrminado. La Audiencia confirmni la resoluci6n.
El primitive actor interpuso recurso de casacion por infra.ci6n
de ley, alegando la aplieacion erronea del articulo 1192 del C6digo
Civil. El auto fn4 casado por este fundaniento.


Los derechos ad(quiridos por el demandado no son otros que los
que se declararan en definitive a favor del d(emndante por conse-
cuencia del pleito, no los que consistan en la facultad quc ejer-
citaba, pidiendo la rescisi6n de una cuenta i la devoluci6n de un
document. Lo primero, porque no puede atribuirse a ninguna de
las parties la cunalidnad de acreedor o deudor, que es la material del
litigio, mientras no quede decidida en filtimo extreme la contienda;
y lo segundo, porque la devolucion (el pagarn ticne un caricter pu-
'amente personal, de exelusivo interest para el qne la pide, que no
permit a otro asnmir su personalidad en el uso de ese especial de-
recho. Sentencia niim. 41, de 26 de junio de 1903.
En el caso de esa sentencia, la admisibilidad del recurso no
ol'recia duda, pues la condicion de definitive del auto recurrido era
evidente. Indiscutiblemente ponia t(rmino al pleito; lo ordenaba
expresamJente. El problema cambiaba de aspect si el adjudicatario
fuese un terecro, al que se hubiera tenido por parte, en concept de
actor, para que continuase, en sustituci6n del primitive, la sustan-
ciaci6r del procedimiento. Scria, entonces, de aplicaci6n la doctrine





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


contenida en las sentencias que siguen, referentes a la negative ju-
dicial a tener como parties en uni juicio a quienes se consideran con
derecho a serlo.
Esa doctrine puede condensarse en estos tcrminos: No cabe el
recurso, except en. los casos excepcionalcs en que la resoluci6n cause
un perjuicio cierto, evidence y positive, que no pueda remiediarse fue-
t dl(-I procediimiento.
A la discreci6n de los Tribunales incinmbe apreeiar, auinque siem-
pre restrietivaimente, ciiando se estA Cn algunos de esos casos.


I.a reI..oluciin qu se limita no to'Cr por part una persona
i, sivtiticrioni de otra que hl i sido {dmilidit y ia venido gestionando co-
In el juieio, no es definitive.
Si hien ,ste Tribunal ha declarado. interpretando el inciso 1v del
;riiculo 1688. que existen easoNs n que la no admisi6n de una persona
ci.,imo pat;-1e in tiln juicio, 's recurril)l en casaci6n, 6sto se entiende cuan-
r, ctrrentc no tlen a fiuwr del juiiio oportunidad o medics de ha-
si dcrrchi. Auto nfim. 54, de 11 de octubre de 1912.


Si bien en tlrminos generals no i)uede decirse (ue los autos que
nie-gan el derecho a .ser part en un juieio no son definitivos, solo tienen
earacter, segin haI drclarad-o cstc Supremo Tribunal, cuando el
solicitante career de otros medios para hacer valee, si derecho fuera del
j icio (n quc sc prctcnde instir. Auto nim.. 65, de 21 de octubre de
1901.


Merceen cl conce)po de definil ivos, a los efectos de la casaci6n,
los autos que niegan la condici6n de parte en un juicio a quien. fuera
del miimo carece de otros medios para hacer valer sus dercchos, en cuyo
fiimero debe coinprender. el que declara cesada la recurrente en el
pleito estableeido, ya que no le scria licito promoverlo nuevamente,
l)ues ainqlue aquel continue sustanciandose con el actor que ha sus-
tituido a dicho recurrent, para. ste rcsulta definitivamente terminado
por los efectos de lo resuelto en, el mencionado auto. Auto nim. 67,
de 30 de noviembre de 1909.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Si bien, por lo general, la resoluci6n de la Audiencia que, direct
o indirectamente, niega el derecho a intervenir como parte en un
juieio a quien pretend serlo, ha de reputarse definitive para ella,
a los efectos de ser recurrible en casaci6n, pues para la nmisma pone
trrnmino al debate impidiendo su intervenci6on en el litigio, no ha de
aplicarse esta doetrina ell sentido tall aniplio que se permit recurrir
en easaci6n a cualquiera que, .sin figurar entire los demandados, ni
ser o alegar su condici6n de heredero o eausahabiente de alguino de
ellos. pretentla figurar en un pleito al (lue no ha sido llamado. Autos
niums. 95 y 97, de 27 y 28 de septiembre de 1932 y nim. 16, de 3 de
febrero de 1933.

Amparo en la posesi6n.
En los procedimientos do amiparo (n Ila pose. regulados por
la O(rden 362 de 1900(, proede el recurso de casavion. Auto nu-
mero 17, de 11 de marzo, de 1902, nfm. 25, de 4 de diciembre de 1928
y nfim- 77, de 25 de julio de 1935.

Ni. por lo tanto. en los incidents (iue se proimuevan en los mis-
mnos. Sentencias nfims. 44, de 20 de julio de 1905 y 96, de 21 de no-
viambre de 1905. Autos niums. 39, de 16 de abril de 1932 y 118, de
15 de diciembre del mismo afio.

Ni contra los autos de las Audiencias en Pleno que resuelvan
recursos de sfiplica. Auto nfim. 118, de 13 de diciembre de 1932.

Ni en los autos que ponen trmnino a un expediente de in-
(;ipacidad. Auto nfim. 26, de 22 de abril de 1919.
El articulo 219 del C6digo Civil expresa que contra los autos
(ie pongan thrmino al expediente de ineapacidad. pueden los inte-
resados deducir demand en juicio ordinario.
De ese precepto deducen ilustres tratadistas que contra el auto
del .Iuez no procede apelaci6n. Creo,' por el contrario que si cabe
(licho recurso, y que contra el que puede deducirse demand ordi-
naria es contra el auto fire, o sea el que dicte la Audiencia en
segunda instancia. Asi lo ha declarado reiteradamente la Audiencia
lde la Habana.





MdANUFT,~MART!NEZ ESCOBARl


Cuentas juradas.
No es admisible el recurso por infraceion de ley contra las re-
soluciones que se dictan en los proccdimientos sumarisimos que es-
tablece el articulo 8S de la Ley de Enj. Civil para el cobro de las
cuentas juradas a que se refiere, porque no impiden que las parties
que se considered perjudicadas puedan ejereitar el derecho de que se
crean asistidas, promoviendo con entera independencia el juicio co-
rrespondiente sobre el misino objeto o cuestiu; Autos niums. 5, de
24 de enero de 1902 y 69, de 14 de septiembre de 1904.


Las resoluciones (iue recaigan en las relaciones juradas auto-
rizadas por los articulos 8 y 12 de la Le Enli. Civil no s;n ide-
finitivas.
No procede, por lo tanto, cl recurso contra la resolui-:'; que
deneg6 el requerimiento de pago por el fundamento de que no pro-
cedia la reclamaci6n conlra la persona a quien se reelamaban los
honorarios. Auto nim. 5, de 16 de enero de 1903. Sentencias nil-
meros 164, de 28 de septiembre de 1928 y 123, de 9 de septiembre de
1935.


Exclusion de honorarios.
La senteneia que resuelve un incident sobre exclusion de hono-
rarios en un incident por indebidos no es definitive. Autos ni-
meros 81, de 15 de noviembre de 1902 y 54 y 55, de 11 y 12 de di-
ciembre de 1914.
En ejecuci6n de sentencia, sin embargo. eabe contra e!la re-
curso de casaci6n, como se vera mnis adelante.
Se explica. En ejecuei6n de sentencia no hay resolucirnes de-
finitivas. La definitive es la sentencia qup se ejecuta.


Declaraci6s de herederos.
El auto en que se have la declaracion de herederos no ticne el
caracter de definitive, porque los articulos 980 y 984 de la Ley de
Enj. Civil dejan a salvo el derecro de los interesados para estableeer
el juicio declarativo. Sentencias de 16 de junio de 1913 y 22 de





LA CASACI6M DIC LO CMVL


septieanbre de 1914. Autos nfims. 48, de 24 de julio de 1916 y 74, de
30 de agosto de 1922. Sentencia de 19 de abril de 1916.


Litis expenses.
Los incidents de litis expenses que, comno es natural, se tra-
mitan en pieza separada por no poner obstfculos a la sustanciaci6n
del juicio principal, cuando se promneven durante ella, no dan lugar
al recurso de casaci6n, por no oponerse lo que en ellos se resuelva
a que se discuta y decide la cuesti6n principal que se debate en el
pleito.
Si hubiera surgido en ejecuci6iL de sentencia no habria que aten-
der a la circunstancia antes indicada. Sentencia nfim. 194, de 15 de
diciembre de 1931.


Compensaci6n de costas.
Promovido el incident sobre eompensaei6n de costas durante el
curso del pleito en que se dedujo, y no en diligencias de ejecuci6n de
sentencia resolutoria del miwsmo, no poniendo t6rmino al juicio prin-
cipal ni haciendo impossible su continuaci6n la resoluci6n que lo
decidi6 es visto que no tiene el caricter de definitive, y en su con-
seeuencia, no es susceptible del recurso de casaci6n. Sentncia nu-
mero 170, de 19 de octubre de 1935.
Si hubiera recaido en ejecuci6n de sentencia, seria recurrible
al amparo del articulo 1693, en su primer extreme.


Fianza para ejecutar la sentencia.
El auto que desestima el recurso de reposici6n establecido contra
hi resoluci6n que fija la cuantia de la fianza para obtener que, no
obstante la casaci6n establecida por su contrario, se ejecute la sen-
tencia, no tiene el concept de definitive.
Tamnpoco puede decirse que se ha dictado en trainite de eje-
cuci6n, por ser evidence que no esta afin firme ]a sentencia definitive
cuando la fianza se presta. Auto nfim. 96, de 27 de noviembre de
1931.
Igual declaraci6n hizo la senteneia nfm. 61, de 27 de abril de
1931. Se estim6 ntal admitido el recurso.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


Otras resoluciones no definitivas.
Si bien, por regla general, no puede afirmarse que la resoluci6n
que aprueba un remate no tiene el caraiter de sentencia definitive,
le present, caso el auto roe "ido no lo tiene, porqupi tratandose,
como se trata de un juicio d, testainentaria, es de aplicaci6n la doc-
trina expuesta por este Tribunal respect de los abintestatos en su
auto de 7 de agosto de 1901. segfin ]a cual, los autos en que se ordena
la subasia de bienes comprendidos en ecos juicio., lejos de poner ter-
mino los inismos, tiende panerlos in movimiento, faci!itando la
liquidacien discusi6n del caudal hereditario. Auto nfim. 59, de
27 de octubre de 1913.


Disponiendo el articulo 23 do la Ley de 24 de junio do 1911 que
,ontra la resoluci6n que declara teriniiiado el expediente de suspen-
sion de pagos por no haber concurrido la junta de acreedores niu-
mero suficiente para tomar acuerdo no precede recurso alguno, 16gico
es. que no cabe el de casaci6n contra el auto de la Audiencia que
declare sin lugar la queja por denegaci6n de apelaci6n. Autos nl-
meros 37, de 7 de abril de 1930 y 109, de 8 de noviembre de 1932:
iY si indebidamente se admit la apelaci6n y se revoca la reso-
luei6n del Juez? Si ese easo ins6lito se diera. procederia la casaci6n.
por infracci6n del articulo 23, para que, declar~ndose nial admitida
v sustaneiada la apelaci6n, so revival la resoluoion tan ilcgalmente
revocada.


La sentencia dictada en un incident de oposiciOn a un embargo
dispuesto en un juicio declarative de mayor cuantia no es definitive,
a los efectos de la casaci6n. Auto num. 4, de 8 de enero de 1900.


Ni la resoluei6n que fija la ascendenvia de los dafios y perjuicios
en un incident de oposici6n a un embargo preventive. Auto ni-
mero 38, de 16 de abril de 1932.


No es definitive la resoluci6n quo deniega la petici6n de eaiiln-
idlad de la instancia. Auto nim. 113, de 2 de noviembre de 1935.




LA CASACI6N DE LO CIVIL


Ni la que deniega la caducidad del juicio de deslinde de una
hacienda. Sentencias nfms. 105, de 22 de junio de 1931 y 78, de 12
de mayo de 1933.

Ni la que deniega una anotaci6n preventive. Auto nfm. 46, de
19 de mayo de 1932.

Ni las que decretan o niegani embargos preventivos, o que los
d 23 de noviembre de 1907.

Ni las que se dicten en incidents de oposicion al embargo.
Autos nfims. 49, de 10 de septiembre de 1909, 68, de 29 de junio do
1932. Sentencia nfim. 7, de 28 de enero de 1918.

Ni las que terminal un incident sobre ascguraniento de bienes
litigio. Auto de 12 de marzo de 1918.

Ni las que resuelven impugnaciones de coslas en incidents de
,,I)osici6n al embargo. Sentencia nfum. 17, de 7 de marzo de 1927.

La resoluci6n que declara con lugar la oposicion deducida contra
el nombramiento de un Sindico en un juicio de coneurso no es defi-
nitiva, a los efectos de la casaci6n, pues no contiene ninguna decla-
raci6n de derechos, ni pone t6rmino a dicho juicio y ni siquiera da
origen a una situaci6n firme dentro del nmismo. Auto nuim. 48, de
29 de junior de 1903.

Ni la que declara sin lugar la impugnaci6n del nombramiento
d( Sindicos de una quiebra y la nulidad de lo actuado para la ce-
lebraci6n de la junta de acreedores. Auto nfim. 116, de 11 de oc-
tubre de 1933.

Ni las que declaran en quiebra a una compafiia o a un comer-
eiante. Auto nfim. 108 de 7 de noviembre de 1932 y sentencia nui-
mero 196, de 4 de diciembre de 1933.
Contra ese auto procede el incident de oposici6n a la quiebra.




MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


Ni las resoluciones que dictan las Audiencias en los expe-
dientes de pension del Ej6rcito Libertador. Auto n6m. 114, de 21
de octubre de 1930.

Ni las que ponen termino a un expediente de dominio tramitado
con arreglo al articulo 395 de la Ley Hipotecaria. Sentencia ni-
mero 172, de 3 de octubre de 1932.
Igual declaraci6n hacen las de 19 de marzo de 1910 y 2 de fe-
brero de 1916 y 2 de febrero de 1916 y el auto de 10 de febrero
de 1916.

Ni las que resuelven expedientes de incapacidid. Auto nim. 124,
de 5 do noviembre de 1934.

Ni la que paraliza la tramitaci6n de una testamentaria por estar
sustanciAndose un pleito sobre nulidad de testamento, pues accrtada
o errdnea, por su condici6n de mcramcnte suspensiva no permit afir-
mar que ponga t6rmino al juicio o impida su prosecuci6n. Auto nu-
mero 44, de 3 de abril de 1933.

No es definitive el auto que declara sin lugar la excepci6n di-
latoria de falta de personalidad. Autos nfims. 62, de 27 de julio de
1900, 68, de 19 de noviembre de 1906.

Ni el que declara con lugar la de litis pendencia. Sentencia,
nimero 163, de 25 de septiembre de 1928.

Ni el que declara sin lugar la de arraigo del juicio. Auto ni-
mero 19, de 6 de marzo de 1907.

Ni el que declara sin lugar cualquiera excepci6n dilatoria opuesta
comno articulo previo a la demenda. Sentencia n6m. 20, de 21 de
noviembre de 1922.

Ni el que resuelve la de incompetencia. Autos num. 7, de 19 de
febrero de 1904 y 111, de 24 de noviembre de 1932 y sentencia nim. 1,
de 8 do enero de 1916.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Ni el auto que niega la citaci6n de evicci6n. Auto nfm, 37, do
15 de junio de 1904.

Ni el que decide un incident de litis-expensas. Sentencia ni-
mero 194, de 15 de diciembre de 1931.

Ni el de remoci6n del administrator de una testamentaria. Auto
nfim. 86, de 23 do noviembre de 1907.

Ni los que rccaen en los expedientes posesorios instruidos con
airrelo a los articulos 390 y 392 de la Ley Hipotecaria. Sentencia
hnim. 104, de 6 de diciembre de 1916.

Ni en los de dominio sustanciados conforme al 395. Auto nfi-
mero 172, de 3 de octubre de 1932.
Ijo naismo declararon el de 10 de febrero de 1916 y las sentencias
19 de marzo de 1910 y 2 de febrero de 1916.

Ni el que declare sin lugar la excepei6n de incompetencia de
.iirisdicciin. opuesta como dilatoria. Auto nfim. 47, de 10 de mayo
de 1932.

Ni el que deniega la anotaci6n preventive de una demand. Auto
nunm. 46, de 19 de mayo de 1932.

Ni el que recae en la via privilegiada de apremio para el cobro
lo,, hoinrarios notarianls. Auto nfim. 63, de 21 de junio de 1932.

Recurribles en casaci6n.
En los expedientes de jurisdicci6n voluntaria de que conocieron
)rimera instancia los Jueces Municipales, no exceptuadas del
aismino. segfin la jurisprudencia, procede el recurso de casaci6n. Lo
autoriza el nfim. 49 del articulo 1688, que no qued6 derogado par-
S"almente por el hecho de que se haya traspasado a dichos Jueces la
'nimpetencia con relaci6n a los mismos.
La sentencia niim. 75, de 23 de septiembre de 1922 declare pro-
ce(derite un recurso de casaei6n establecido en un acto de jurisdic-
;i6n voluntaria promovido en un Juzgado Municipal. El recurso se
admitiO y resolvi6 y la resoluci6n recurrida fu6 casada.




3S MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR









CAPITULO V

INCIDENTS DE NULIDAD DE ACTUACIONES


Contra las sentencias que pongan t6rmino a incidents de nu-
lidad de actuaciones no procede el recurso de casaci6n. Poco im-
porta que se hayan dictado durante cl curso del juicio principal o en
el period de cjecuci6n de la sentence definitive que en 61 haya
recaido. Esa e.: regla general de jurisprudencia, que, como casi
todais las reglas genecrales, no deja de tener sus excepciones.
gCuil es el fundamento de esa doctrine? Hay que distinguir los
dos casos antes expresados. Si el pleito principal esti andando, el
dt que ]a sentencia dictada en el incident no terminal aquel ni im-
o,(.sibilita continlm Imug-o, contrario tsa sen-
it ncia, por los efeetos que produce, pone fin al lit igio es recurrible
en casaei6n, porque tiene, indudablemente, el conccpto legal de defi-
nit iva. La raz6n es la misma, a la inversa.
Y si cl juicio principal se halla en ejecuci6n de sentencia, el fun-
damento que se esgrime para negar la easaci6n, es el de que la reso-
luci6n incidental no estfi comprendida en ninguno de los dos ea.sos se-
fiialados en el articulo 1693 de la Ley de Enj. Civil: ni resuclve puntos
sustanciales no decididos en el fallo, ni prove contra lo ejecutariado.
Luego, tambi6n a contrario sensu, si se encuentra en uno de los dos
casos sefialados en dicho articulo, conform al mismo, la admision
se impone, desaparece el obsticulo doctrinal que ]a impedia.
Esas situaciones excepcionales que convierten en recurribles las
sentencias recaidas en incidents de nulidad de actuaciones, como se
vera a continuaci6n, aunque no muy frecuentes, pueden presentarse
y se han presentado en la prictica.





LA CASACI6N DE L~O CIVIL


Las sentencias que ponen t6rmino a un incident de nulidad no
son definitivas. Sentencias nfims. 13, do 14 do marza de 1901 y 117,
de 10 de noviembre de 1920. Autos nfims. 15, de 7 de marzo de 1902,
37, de 18 do junio de 1906 y 47, de 4 do abril de 1933.


Ni las resoluciones que deniegan su admisi6n. Autos nuims. 58,
de 17 de julio de 1900, 79, de 13 de noviembre de 1902 y 51, de 6 de
septiembre de 1924.


Cualesquiera que fueren los efectos que indirectamente pueda
producer en el pleito principal una sentencia resolutoria de un in-
cidente de nulidad de actuaciones, no produce el de poner t6rmino
; aquel, por lo que no es definitive, Auto nuim. 40, de 21 de junior
de 1902.


Ni por la circunstancia meramente contingent de que por virtud
(ie la snMletncia recaid.li on el incident quede o no firme la definitive dic-
lada en cl juicio principal. Auto de 11 de marzo de 1913.
C(isos hay, sin embargo, en que, exce(pcionalmente, la sentencia que
declare con lugar un incidence de nulidad de actuaciones sea recu-
rrible en casaci6n, porque haga impossible la continuacidn del pleito
principal. Ese efecto puede producirse cuando la dlcclaraci6n dc nu-
lidad, acaso pedida y acordada iniftil o inoficiosamente, sea una con-
secuencia o derivaci6n de la solicitud formulada en primer tfrmino.
Ejemplo: se interest y acuerda en un inu idente la caducidad de la
.egundai instancia desdc una fccha muy anterior y la nulidad de las
actuaciones practicadas a partir de esa fecha; se declara en olro in-
cidente la nulidad de las actuacioncs de un pleito de filiaci6n por estar
prohibida la investigaci6n de ]a paternidad; se anulan tambien por
un incident las actuaciones de un juicio de divorcio por no tener el
demandante acci6n para promoverlo.
La explicaci6n es sencilla. Tales incidents no son, realmente, de
nulidad. Esta solo se declara por vicios del procedimiento; la produce
un pronunciamierito que resuelve una cuesti6n sustancial de fondo.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


Es doctrina de este Tribunal que procede el recurso de cassaei6n
-ontra resoluciones que indudableinente tienen el caricter de defini-
tivas, respect de la accidn o derecho sobre que recaen, las que por la
especial naturaleza del procedimiento, aunque ejercitadas conjunta-
mente con otras, tienen una existencia propia, distinta y a veces in-
hdel mndientc de (slas. la eual desconoceria infundadamente si solo
lLs conSiderara (cunliones miramnente incidentales.
De esa doctrina no cs, en realidad, una excepei6n, sino una apli-
cacion la que (,on eferencia a los procediinicntos de deslinde, ha sen-
lado tamibitn este Tribunal dc que a la recurribilidad de un fallo no
hbsta que no produzei cl e'cto conclusivo del juicio principal, pues
dada la complejidad de las cucsliones debatidas y de las acciones ejer-
eilada.s en cl mismo, asi como la traseendencia de las resoluciones que
.,c dietan .sus distintos periods y articulos, 's possible que algunas
die 'stas, sin p)oner t6rmino al dicho juicio ni impedir su eontinuaci6n.
dc(ir definitiva c irrevocablcement 'sucllos particulars debidamente
planteados dentro del pcriodo correspondicntc, y por ello las dichas
rc.soluciones son recurribles.
I',ero ,sta dhc.trina, dados fundamentos, no puede
tenter aplicaci6on casos como el present, en el que se trata de una
sentencia dictada en un incident de nulidad de actuaciones, por li
liue declara sin lugar dicha nulidad, por que semejante fallo, ni pone
terinino al juicio principal. haciendo impossible su continuaci6n, ni
terminal en modo alguno el period o articulo en que el incident
surge. Sentencia nfim. 56, de 8 de junio de 1917.
No se 'otisidera inadmissible el recurso porque se trate de un
do, nulidad, poriui la sentencia no termina cl juicio
univer. al de deslinde ningiuno de los estados del mismo.


La iulidad eituacionm. decretadas en el incident que di6
,,rigeni al recur. cs ia 'onsecieincia. no la causa. de la improce-
IdhImia dte la dechlar de quiebra, que lo que en realidad
so dielictc. por Io ique sentencia que por el fundamento de
hliaer fallecido cl delidor allies de que se lc constituyera en esa si-
iiacion. anula todo lo actuado, incluso el auto de declaratoria de
qluicbra. s de'iniliiva, a los efectos de la casaci6n. Sentencia nfim.
74, de 27 de mayo de 1935.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Se declare con lugar el recurso y en la segunda sentencia se
ilcsestim.6 el incident. manteniendose la declaraci6n de quiebra.


Nulidad de actuaciones en ejecuci6n de sentencia.
Contra las senteneias recaidas en los incidents de nulidad pro-
movidos en el period de ejecuci6n de sentencia no se da el recurso
dic casacion. Autos nfins. 27 y 31, de 20 y 28 de mnarzo die 1908.
Sentencia ninm. 12, de 7 de junio de 1918.
lfay muchas resoliciones mas.


Ni contra los autos que niegan la admisioii del incident. Auto
umni. 12, de 10 do febrero de 1907.


Contra las sentencias que resuelven incideiites de nulidad de
winaciones no se da recurso de casaci6n aunque hayan dictado
period de ejecuci6n de sentencia, salvo cl crao c.rcepcional de que
r'uclvan definitivamente derr cia nim. 8, de 21 de enero de 1930.
Se consigna 1na excepci6n, aini(qie extremadamente restringida.
Ilabria sido miis estrietinicnte legal consignar: salvo los dos casos de
(

Un caso de casaci6n en un incident de nulidad.
En tramites de ejecueion de sentcncia de juicio de mayor
Ontia dicto providencia ordenando requerir al demandado para
ontforme se dispuso aqu(lla, -ntregara al actor las guias
*stale, nece.'arias para la extracei6n, a st costa, de ciertas made-
fijaidole trmiino para ello. Fiirme dicha providencia, y no
runtplidlo lo dispuesto, el actor presentO la relacion de los perjuicios
!une se refier, el articulo 922 del ('6digo Civil, y -omio no fuera
iniipunada. el .Juz lia aprobO. disponiendo luego el embargo, que se
lIwv(" cabo.
En -a situaci6n. el demandado promovi6 ineidente de nulidad
atiuaciones a partir de la expresada providencia, por el funda-
imetito de que 6sta no era vAlida por ser illegal el procedimiento em-




42 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

pleado. Sustanciado eel incident por todos sus tramites, la Audien-
cia, en grado de apelaci6n, declare nula dicha providencia y todo
I, actuado con posterioridad a ella. El actor estableci6 recurso de
*asaci6n por infracci6n de ley, que le fu6 admitido, citando como
infrigidos el articulo 407 de la Ley de Enj. Civil y las sentencias
de 4 de noviembre de 1901 y 9 de junior de 1909.
El Tribunal Supremo, lejos de declarar mal admitido el recurso,
la sentence; y declare lugar el incidente de nulidad, por
este fundamento.

Al ainular la Audiencia dejar sin valor ni efecto ]a providen-
(.ia de 14 de noviemnbre, el requerimiento a la demandada y demis
at.una-ionts posterior, por tanto. con lug; el incident de nu-
lidad. por estinmar que aquella resoluci6n y la que aprob6 ]a relaci6n
perjuicios no se ajustan a la (ejecutoria, infringi6 los articulos 407
de la Ley de Enj. Civil y 4 del C6digo Civil, pues cuando las actua-
's ha1n sido consetntidas, aiunque se hayan practicado contra ley,
s.urteio ltods sus efeetos legal. por lo que no procedia declarar su
mulid; d, pretendida extenl)orineancmnte, no por razones de forma
(qle stu firmez, afeelarani, sino por las de fondo alegadas, relacio-
nadas con su procedencia en el orden legal. Sentencia n-im. 31, de
9 de abril de 1932.

Contra las sentencias que ponen t6rmino a un incident de nu-
lidadl en ejecuei6n de sentencia, por lo general no se da recurso de
easciain. porque no resuelven puntos nuevos sustanciales ni van
contra la ejecutoria, pero si, excepcionalmente, concurre en ella al-
guna de dichas circunstacias, si precede porque se encuentran com-
prendidas en el articulo 1693. Si, por ejemplo, se anula la propia
sentencia fire, ec6mo va a denegarse su admisi6n?


Otra sentencia, la nfim. 26, de de marzo de 1918, resolvi6 en
el fondo un recurso de casaci6n por infra.cei6n de ley establecido en
un incident de nulidad de una providencia, que se promovi6 en eje-
cuei6n de sentencia. No lo declar6 improcedente por inadmisible; lo
declar6 sin lugar, analizando sus cuatro motivos.





LA CASACI6N DE LO CIVTL


No son propias de un recurso por infracci6n de ley las resolueio-
nes sobre nulidad de determinadas actuaciones de un procedimiento,
pues s61lo en un recurso por quebrantamiento de forma se puede dis-
cutir y resolver en los casos precisos que sefiala el articulo 1691 de la
Ley de Enj. Civil.
Si bien en realidad, mediante el incident en el cual ha recaido la
rcsoluci6n recurrida, se pretend anular un auto dictado en tramite
de ejecuci6n de sentenmi; por el fundamento de que traspasa los limi-
tes fijados en la ejecuci6n, cllo pudo a su tiempo dar lugar a recursos
quie la parte hoy recurrent no utiliz6 como podia, sino, al contra-
rio, omiti6 toda reclamacion oportuna y procedente. Sentencia
nuim. 13, de 14 de marzo de 1901.
Como dice muy bien la scntencia, el recurrent pudo establecer
tiempo los recursos sucesivos dc reposici6n y apclacion contra la
rcsoluci6n que proveyu contra lo ejecutoriado y recurrir, por ese fun-
(amnento en casaci6n.
Pero no esta en misma .ituaci6n la oira part si se hubiese
lwcho la declaraci6n nulidad. contrariando la ejecutoria, en su per-
Entiendo que puede impugnar en casaci6n la rcsoluci6n que
-a contra la ejecutoria, incluso hasta por el fundamento de que se ha
alidado una resoluci6n judicial firm e inatacable, por la via inade-
ci.ada de un incident. No estt cn el mismo caso que el que impugna
resolucion consentida. Por el contrario, defiende esa rcsoluci6n,
prccisamente, por star consentida.
Supongamos que en an auto fire, por consentimniento se niande
ejicutar por los cinco mil pesos que manda pagar la ejecutoria y en
an incident de nulidad, se anule dicha resoluci6n y se diga, que, por
tales o e.uales razones, la ejceuci6n debe limitarse a mil pesos. 4 C6mo
negarle al acreedor perjudicado el derecho de ir en casaci6n al amparo
del filtimo extreme del articulo 1693? Se ha ido contra la ejecutoria.
Se fu6 contra ella en un incident de nulidad, pero. se fu6 contra
ella. Y esto basta.


i Hasta por quebrantamiento de forma!
Si por punto general, la ejecuci6n de la sentencia no se inte-
rrumpe ni entorpece por los recursos del deudor, la misma Ley de
Enj. Civil, en su articulo 948, permit, sin embargo, la entrada de





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


cuestiones incidentales que surjan con motivo del cumplimiento de
la ejecutoria y que no hayan sido decididas por ella ni controvertidas
en el pleito; cuestiones que ain siendo de trimites breves, quedan
definitivamente resueltas, sin posibilidad, por tanto, de someterse
luego a discusi6n mis amplia los derechos subjetivos en dispute.
En dichas cuestiones incidental. el articulo 1693 autoriza, cuan-
do se resuelvan puntos sustanciales, el recurso de casaci6n, como ex-
cepeion de la regla general que el mismo contiene, de no darse el
r,-curso en los procedim'ientos para la ejecuci6n de sentencias.
Si en la regla general eontiene dicho precepto ambas classes de
reeursos, asi en el fondo como en la forma, es 16gico pensar que las
.niomprende tambi6n en la excepeion, no contraida finicamente al re-
eurso por infracci6n de ley.
A ello no se opone la doctrine de este Tribunal, segfin la cual,
recurso que autoriza el articulo 1693 de la Ley de Enj. Civil,
as por su naturaleza de infracci6n de ley, porque tal doctrine se re-
tiere a los easos en que la Ley recurrida recae en actuaciones enca-
minadas puramente a la ejecuci6n de la sentencia, es decir, en aque-
llH* incident. que i)ronmevii sobre citsitionc. de inero cumpli-
miento de la ejecutoria, y no puede extenidcrse a aquellas otras que,
afin promovidas y sustanciadas en forma de incidents, por su rela-
eion con el objeto principal del proc dlimiento, son en realidad, como
,vurre en el actual, articulacione. ten particular res de echo y de dereclio, que influyentes en el cum-
plimiento de la ejecutoria, no constituyen, embargo, directamente
.-u objeto, purs en estos casos admisible el recurso en el fondo,, no es
possible near las parties los medios de revlihmar del iiismo modo
ionitr; los defe(tos de forma que pl)diera .urrirse.
Por lo expnesto. el recur.- por quebrantamiento de forma es
adinisihle. y t ollo no obsta que ci el incidcntc se pida, como se deja
dicho. la nulidad de actuaciones, porque tal nulidad wo se solicita prin-
ciplmrnene y con Irascendencia meramente proccsal, .sio como consc-
'trneia indeclinable del rcstabl cimiento de derechos fundasnentalc.
que se suponen violados y que quedu'rifin d finilivamnnte fijados por
fl fuerza obligatoria de la seanencia recurrida, por lo que tampoco es
aiplieable la doctrina, segfin la cual, contra laI sentencias que resuelvan





LA CASACI6N DE LO CIVIL


incidents de nulidad de actuaciones no cabe recurso de casasi6n.
Sentencia nim. 5, de 22 de marzo de 1915.
Se trataba de un juicio de mayor cuantia sobre division del con-
dominio de una finca. En ejecuci6n de sentencing se promovi6 un
incident de nulidad de las operaciones realizadas por el perito para
esa division y de las actuaciones practicadas con tal finalidad. Con-
Ira el auto que deneg6 el recibimiento a prueba se estableei6 el re-
curso de reposici6n, y luego el de apelaci6n que se admiti6 en un
efecto. Interpuesta mAs tarde apelacion contra la sentencia que de-
clar6 sin lugar el incident, se admiti6 en anibos efectos. y con ese
motivo, tambi6n en ambos efectos, la otra apelaci6n, sustanciandose
anibas conjuntamente en la 2* instancia. En ksta se pidi6 nueva-
mente se abriera a prueba cl incident, y contra la negative de la
Sala, ae estableci6, sin 6xito, el recurso de sfiplica. El de cnsaci6n por
quebrantamiento de forma, que prosper, se fund en el articulo 1693
de la .ey de Enj. Civil, en rcliac'in con el nutmero 3 del 1691.
Ija doctrine no ha prevalecido en cuianto a la procedcncia del re-
ciirso de forma en ejctieciOn de .scntencia. Ia resoluci6n, aiunque mia-
gi.stral, es finica cn eiinito a ese punto.
'Pero en euanto al recurso de fondo, re.suilta, a mi jnicio, inatacable.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


CAPITULO VI

REQUISITOS FORMALES DEL RECURSO


L1os determine el articulo V lia Ordene !)2. En cl escrito do
*"-,rp(icio6n habri que expresarse:
1"' La fccha (de la notificacion do la sentencia al rceurreute y de
il. notificaci6n a cualquiera de las parole.
La dcl propio escrito interponicndo cl recir.
El precepto legal que lo u;torice.
4" Si so tratare do recurso por infraeci6n de ley o de doctrina
S.-a!. citara con precision y claridad la Icy o la doctrine infringida
el concept en que lo hay, sido. Cuando fueren mis de uno los
ft' idalmcntos del recurso, 6stos se expresaran con la debida separaci6n.
Si sc tratare de recursos por quebrantamiento de forma, de-
bh expresar.se on qu6 consists dicho quclirantamiento y qu6 reclama-
.n1 so ha practicado para obtener la subsanaci6n do la falta cometida,
tn caso de que no ihubie. sido possible hacerlo se expresark esta
::inposibilidad y sus motives.
En este capitulo se tratarA de los dos primeros requisitos; del 39
t-n el siguiente capitulo, y del 4- y resplctivaiente, en los que se
refieran a los recursos por infraeci6n de ley y por quebrantamiento
,ii forma.


Todos esos requisitos podian reducir.se a dos en los recursos por
infracci6n do Icy, y a uno en los de forma. En los prinmeros, a la cita
de las leyes o doctrinuas infringidas y en cl concept de la infracei6n;
en los segundos, a la expresi6n del quebrantamiento denunciado. Es
to que nee.sita ei Tribunal que lo digan para la admisi6n primero, para
i;, resoluci6n despu6:. Lo denmAs no necesita que se lo hagan saber





LA CASACI6N DE LO CIVIL


los recurrentes; consta de las actuaciones, que tiene a su disposici6n
para examinarlas, que esti en la obligaci6n de hacer, para apreciar
el recurso no se present en tiempo y forma.
Sin necesidad de modific; *iones legal. nuchio puede hacer y
mucho ha hecho la jurisprudenlcia, sobre todo en estos iltimos tiem-
pos, para que el rigor, mnas aparente que real, tie algunos de los
preceptos de la Orden no obstrucionase la via de la casaci6n para
c-rrar el paso a grand niminero de recursos. Basta interpretarlos on
sentido amlplio, no ateni6ncldose la literalidad tic los mismos.
Pero, no adelantemos.


Fechas de las notificaciones.
La Orden 92 de 1899 s6lo obliga expresar la fcciha de la noti-
ficaci6n cualquiera de las parties, 'sto queda cumplido cuando
haTe mienci6n del di, o dia.s en quite fuceran notificadas tod;,s las
(lilt' existen en el juicio, seg-in '1o hayan sido en uin misimo dia o en
dias diferentes. Auto mnim. 97, de 5 de diciembre de 1900.


Faltando en el escrito tie interposici6n la fecha de la filtima
niotificacion a cualquiera de las parties, es inadmisil)le cl recurso.
Auto de 14 de octubre de 1899, nfam. 33, de 25 de abril de 1900,
num. 87, de 19 de noviembre de 1903, y nfim. 46, de 22 de julio de
1924. Sentencia nfim. 35, de 21 de abril de 1923.


No expresindose en el escrito las feehas de la notificaci6n al
iccurrclte y la filtima a cualquiera tie las parties, el recurso es
iiiadmisible. Auto nuim 19, de 1" de mayo de 1906.
La doctrine antigna, en todo su rigor. No citiindose las fechas,
el recmrso.


Notificada la sentencia todas las parts en el mismo dia, la
cquivocaci6n del recurrence en orden nla prioridad de las notifica-
ciones al afirmar que fu6 el iltinio notificado. no siondo asi, no
'istifica la inadminisi6n del recurso. Auto nfm. 30, de 1" de abril
de 1903.





48 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

Aqui se observa una atenuaci6n. El error en el orden de las
notificaciones hclhas el mi.sno dia no se paga con la perdida del re-
curso. La Audicncia entendiO que pero su criterio se estim6
,xagerado.


Expreshindose en el escrito que la notificaci6n al recurrente se
hizo en fecha distinta Lie la verdadera y refiri6ndose la filtima coimo
heeha at apelado en feeha que no se expresa, dejindose un espacio
en blanco, el recurso es inadmisible por no haberse cumplido los re-
uuisitos legales que prescribe el inciso 19 del articulo V de la Or-
92. Auto nium. 3, de 14 de enero de 1904.


Lia equ(ivoencit io de las fechas de las notificaciones al recurrente
y a la contraparte hace inadImisible el recur. Auto nfim. 19, de 5
de marzo de 1908.
Signe el rigor.


La rita equivoeadii doe la feeha (de la notificaci6n al recurrent
ihane inadmisible el recur. Auto num. 86, de 12 de diciembre de
1917.
La que sigue demuestra lo peligroso que es el hacer afirmaci6on
tan absolute.


I a equivoc.meion cometida por la part recurrente al consignar
t-oIn0 feeha de ina notificaci6n a las parties una distinta de aquella en
la que realmente esas notificaciones se practicaron, carece de today
traseendencia ya que tratandose de una sentencia dictada en juicios
declarativos de mayor el filtinmo dia hiibil de junio, el tf
minor para revurrir en *asaei6n empezaba a correr hasta el pri-
mer di; haibil de septiemnbre, y eomo el escrito interponiendo
dicho reeurso Ileva fech: 3 de ese ines y sobre sui presentaci6n en
ese dia no se consigna nada en contrario en el auto denegatorio del
recurso, hieese forzoso convenir que para el efecto de determinar
si fue o no presentado en tiempo el recurso, que es el objeto evidence
del requisite exigido por el nfim. 19 del articulo V de la Orden de
('asaci6n, la equivocaci6n de ins fechas de Ins notificaciones no ini-





LA CABACI6N DE LO CIVIL


pide al Tribunal del juicio adquirir el convencimiento de que dicho
escrito estuvo presentado en termino, que es lo que respect de este
punto exige el nmim. 29 del articulo VII de la propia Orden; dado
piue, segin se deja antes consignado, por todo el mes de julio y de
agosto, que son los que integran el period de las Vacaciones. qued6
en suspenso el termino para recurrir por via de casaci6n contra dicha
sentencia. Auto nfim. 112, de 17 de octubre de 1928.
El error de la fecha no mat6 el recurso.


Sc have en resolutorio de una queja, la declaraci6n
traseendental de que li equivocaci6n sufrida por el recurrente al con-
signar Ins feehas de las notificaciones no priva de admisibilidad al
recurso; es deccir, que se puede impunnemente no dar cumplimiento, al
menos en su letra, il requisito formal exigido por el nim. 19 del ar-
iculo 59 de la Orden.
Estoy de complcto acuerdo con esa resoluci6n, /. sobre todo, con
(l fundamento en que se apoya. ('on esa resoluci6n estimo que la
*xigencia de la expresi6n de las feehas de las notificaciones no tiene
otra finalidad que ta de que el Tribwzl conozca que el recurso fui6
prcsentado en ticmpo, lo que puede apreciar direetamente con vista de
las actuaciones originals que tiene a su alcance; y que, por consguien-
si se presentO dentro del trirmino legal, aunque haya habido error
0n, la menci6n de las fechas, o sea, aunque no se eumpla el requisite,
procede la admisi6n del recurso.
Y consecuente con ese criterio, sin hacer distingos que no tendrian
explicaci6n, sin regatear sus consecuencias, Ilego a la conclusion 16gica
de que el sileneio de las notificaciones no es motivo para la denegaci6n
del recurso, porque, como dice muy bien el auto comentado,
tendiendo el precepto a que se sepa que aquel se present oportuna-
mente, si de los autos consta que asi fu6, result cumplido el requisite.
No hallo diferencia alguna en consignar fechas inexactas que en no
consignarlas. Lo primero equivale a lo segundo.


No impide la admisi6n del recurso la eircunstancia de que en
,I se express que la sentencia "fu6 notificada el dia 12 de noviembre
de 1903, sin que eon posterioridad se hubiese extendido otra noti-





MANITEL MAETfNEZ ESCOBAR


ficaci6n a las parties pues hace constar sin genero de duda que la
notificaci6n de referencia es la filtima efectuada. Auto num. 93, de
18 de diciembre de 1903.

Casos en que se pide aclaraci6n de sentencia.
Pedida aclaraci6n de la sentencia, la fecha de la notificaci6n del
a.uto que resuelve esta filtima petici6n es la que importa citar en el
,serito de interposici6n del recurso, para cumplir lo que previene el
.wiso 19 del articulo V dc la Orden 92.
La circunstancia de haberse mencionado como notificaci6n de
Ia sentencia la que en realidad fu6 del auto resolutorio de la aclara-
ci6n pedida no implica el incumplimiento del meneionado precepto.
Sentencia num. 21, de 23 de abril de 1904.
Poco import que declare con o sin lugar la aclaraci6n. El
termino para recurril interrumpe y vuelve a contarse de nuevo
desde la fecha de la notificaciOn del auto resolutorio de la aclara-
ci6n. Las fechas e-as (iltimas notificaciones, como es 16gico, son
las que han de counsignarse en cl escrito.
Pero si la -larac" fu6 tardi; o tontra resoluci6n no suscep-
tible de ella no "interrumnpe el termino. WVase el capitulo II.

Fecha del escrito.
Es indiferente iue se consign la fecha del escrito en el cuerpo
del miismo o al final. Autos nums. 97 y 98, de 5 y 11 de diciembre
de 1900, 44, de 9 de julio de 1902 y 4, de 16 de enero de 1904.

Puede consignar. en cualquier lugar del escrito de interposi-
ci6n. Basta. por Io tanto, que se exprese a su terminaci6n para que
sea admisible el recurso. Autos nfims. 76, de 13 de diciembre de
1901 y 19, de 5 de marzo de 1908.

Consig-nindose al pie en la antefirma la fecha del escrito de
interposici6n del recurso, que result ser la misma que la de la presen-
taci6n, es de estiniar. cumplido el requisito del inciso 2* del articu-
lo V de la Orden 92 de 1899, aun cuando enu l cuerpo del escrito .err6-
neamncte se haIqa uri'iic4n de otra fecha. Auto num. 30, de 19 de
abril de 1903.





LA CASACI6N DE LO CIVIL 51

Respecto a este requisite, conform se ve, existi6 siempre una
interpretaci6n benigna, contraria al texto literal de la disposici6n
que lo establece. No se cxigi6 imperiosamente la expresi6n de la
feeha del escrito. Bastaba que el escrito tuviera fecha.
.Y si por un descuido en la redacei6n se deja de fechar el escrito,
inadmisible 6ste? Dudo much que una omisi6n tan nimia pro-
duzea efectos tan desastrosos. La fecha tie un eserito no tiene valor
ilguno. no trasciende las aetuacione. no surte efectos procesales,
,xeepto el de que, a falta de una notificaci6n, sc tenga al litigante que
Io antoriza por si o por medio de su representante en el juicio por en-
I|rado de un hecho. de una situaci6n legal o de un tramite.
Lo important, lo decisivo, para la admisi6n del recurso no es la
fccha que se ponga al escrito, sino la de su presentaci6n en los autos.
A partir de esta filtima so computa el t6rmino; ciupiezan a correr los
cineo dias, dentro de los euales se puede interponer el recurso. Y esa
feeha, que siempre ha de investigar y tender en cuenta el Tribunal al
efeeto de averiguar o comprobar si un eserito de t6rmino se present
oportunamente, tiene que constar en las actuaciones o en el libro de
presentaci6n de eseritos que estan a la disposici6n del mismo.


Models de los recursos.
Para facilitar a los abogados que empiezan la redacci6n de los
recursos de casaci6n, que en los comienzos de la vida professional
constituye su mayor preocupaci6n por la responsabilidad moral para
con sus clients que se echan encima al dirigir sus baterias contra
una sentencia que les perjudica, insertare en 6ste y en algunos de
los sucesivos capitulos models de dichos recursos para que lea sir-
van de norma, los que no tienen otro m6rito que el que les da la larga
experiencia de un viejo abogado que, forzosamente, ha tenido que
'amiliarizarse con ellos.
Para que scan buenos los eseritos de esa clase, para que se les
lea con agrado, para que se tenga en el mejor concept a sus autores,
deben reunir estas tres condiciones: claridad, sencillez y brevedad.
No quiere esto decir que deban ser cortos. Nada de eso. Deben ser
cortos cuando puedan serlo, cuando el asunto no amerite mayor ex-
tensi6n. Deben ser largos los motives cuando la complejidad del
asunto, la naturaleza de las infracciones o las dudas que ofrezca la





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


inteligencia de un precepto lo requiera, pero s6lo en la medida ne-
ceesaria para que el Tribunal se d6 euenta del problema planteado,
de las infracciones cometidas al resolverlo, del quebrantaniento impu-
tado y de la soluci6n juridica que se pretend. Pero nada de diva-
gaciones ni de conferencias ateneistas que s6lo conducen a distraer
la atenci6n del Tribunal del punto sometido a su consideraci6n, a
restar importancia a los arguments fundamentals d! la im-
pugnacion.
La exposici6n breve y sencilla de la infracci6n o el quebranta-
miento; la inteligencia que se di6 o deba darse a los preceptos apli-
cados o dejados de aplicar, y la finalidad a que se aspira con la
casaei6n. Tal es, al menos, tal debe ser el recurso.
Y lo mismo dire de los informed en que se sostenga o impugne
el recurso. A lo uno a lo otro deben limitarse. Es un error el
creer que la bondad de un informed depend de su extension. En la
horn de fijar los honorarios del mismo para nada se atiende al reloj.




MODELO 1"

A LA SALA:

A. procurador, en rtpresentaci6n de B.. en el expediente so-
bre indemnizaci6n por accident del trabajo, promovido por mi poder-
dante contra la Compahiia. a la Sala digo:
Que vengo a establecer recurso de casaci6n por infracci6n de ley
rontra la sentencia definitive dietada por esa Sala, en grado de ape-
laci6n, a cuyo efecto, conform a lo prescrito en el articulo V de la
Orden 92 de 1899, consigno los particulars siguientes:
Fecha de las notificaciones. La sentencia me fu6 notificada el
dia 14 de abril de 1934, siendo esa la filtima notificaci6n, pues la de
la demandada se efectu6 el dia anterior, o s y afio.
Fecha de este rscrito. La que aparece a su pie. o sea la de boy,
20 de abril de 1934.
Precepto aiutoriza El nimn. 1' del articulo 1690 de la I y de
Enj. Civil.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Leyes infringidas. El articulo 11, caso 29, de la Ley sobre acci-
dentes del trabajo y el articulo 69 del Reglamento dictado para la eje-
euci6n de la misma.
Concepto de la infracci6n. La sentencia admite que B... fu6
victim de un accident que le produjo una disminuci6n de un 40 por
ciento de su capacidad para el trabajo, siendo esa incapacidad parcial
permanent, y, sin embargo, le niega el derecho a ser indemnizado,
por el fundamento de que aqu6lla no esti comprendida centre las que,
como parciales, preve el articulo 69 del Reglamento para la ejecuci6n
de la expresada Ley.
Es inaceptable el criterio de la Sala porque, como declare el Tri-
bunal Supremo en su sentencia nfim. 117, de 6 de junior de 1928, no
pudiendo estimarse taxativa la enumeraci6n de las incapacidades que
se hace en el precepto reglamentario, el hecho de estar comprendido
tn la misma s61lo demuestra el derecho indiscutible del obrero a obte-
unrla, pero no que carezca de ese derecho cl quo sin estar comprendido
clla, ha quedado, scgiin lo dispuesto en el articulo XI de la Ley,
incapacitado do una mannera permanent, aunque parcial, para el
trabajo.
Es, por lo tanto, evidence la violaci6n del articulo XI, caso 29, de
la citada Ley y la aplicaci6n indebida e interpretaci6n err6nea del ar-
ticulo 69 del Reglamento, vigentes en la fecha del accident.
Suplico a la Sala se digne tener por interpuesto recurso de casa-
cion por infracci6n de ley contra la expresada sentencia, admitirlo y
elevar las actuaciones al Tribunal Supremo, previo emplazamiento de
las parties. Habana, etc.




MODELO 2'

Precepto autorizanie: El nim. 1P del articulo 1690 de la Ley de
Enj. Civil.
Ley infringida: El articulo 1P de la Orden 62, de 5 de marzo
de 1902.
Concepto de la infracci6n: La sentencia admite que el inmueble
que el Estado trata de deslindar por el procedimiento establecido en





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


la expresada Orden fuN deslindado anteriormente en un expediente
administrative.
Si bien en t6rninos generals, como ha declarado el Tribunal Su-
premo en sentencia nium. 215, de 30 de noviembre de 1932, ha de en-
tenderse que el deslinde anterior a que se refiere el articulo 1Q de la
Orden 62 es el que praclica judicialmente eon eficacia obligatoria
para los interesados, cuando el Estado sea cl promovente del deslinde
de funds que correrpondan a su patrimonio, aquella prescripci6n legal
comprende los deslinde. piraclicados en la 'sftr: administrative, en
cumplimiento de dispojieioimes que los rcegulan, pIues para el Estado son
comnocidos 'l firea y limited del terreno de que trate por virtud de las
dili'-encias y operaciolics practicada.s por sius empleados, cuya eficacia
legalidad no le dabl)e deseonocer dwpu16. de haber surtido las
mismas todos sus efectos. impugnaci6n adceuada y oportuna por
part de los que tinenii a sti cargo la representaei6n y defense de los
Ihcreehos del Estado.
Al no entenderlo asi Ia Audience' desestimando la impugnaci6n al
deslinde, por el fundamento de ser el anterior administrative, y no
judicial, interprmta errnecamente y viola cl precepto mencionado, que
.-61o autoriza Li promoei6n de deslinde de fincas que no hayan sido
objeto de otro anterior, lo que no ocurre en el ca-so debatido, en que
ya para el Estado cstaban fijados el Airea y limits del terreno a que
-e refiere el recurso. por lo que procvde la cast -i6in del fallo.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


CAPITULO VII

PRECEPTOS AUTORIZANTES


En el eserito de interposici6on del recurso hay quite expresar cl
1irecepto legal que Io autoriec. Es el dtie los requisiitos que exige
el articulo V de la Orden 92 de 1899. Si el recurso contiene various
motivos en eada uno de ellos debe cnisignarse el precepto autorizante.
jCuales son los preceptos autorizantes?
En los recursos de infracci6n de Icy, los del articulo 1690 de la
Ley de Enj. Civil.
En los de quebrantamiento de forma, los del 1691.
En ejecueion de sentencias, los del 1693.
En los juicias de amigables componedores, los del nfii. :39 del
articulo 1689.
No basta citar uno de dichos preceptos. Este ha de ser con-
rruente con la euesti6n de fondo y de forma que se plantca en el
recurso. El motivo ha de star comprendido en la causa de easaci6n
;a euyo amparo se establece. Si no lo esti, el recurso es inadmisible,
y si por error se le admiti6, se le declara improcedente.
Por equivocaci6n en la cita del precepto autarizante o por no
guardar 6ste congruencia con el problema discutido, fracasa la mayor
parte de los recursos. Es el escollo contra quien mis tienen que
luchar los abogados que empiezan.

Los precepts autorizantes del recurso de casaci6n no son los
que en t6rminos generals lo establecen ni los que sefialan las classes
dle resoluciones recurrible. sino los que fijan las causes por las cuales
procede la casaci6n de la sentencia. Sentencias nfmas. 90, de 27 de
mayo de 1925 y 4, de 20 de enero de 1926.
Son los articulos 1690, 1691 y 1693.





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


La cita conjunta, con la de ls preceptos autorizantes, de los
articulos 1687, 1688 y 1689 de la Ley de Enj. Civil, no hace inad-
misibles los motives del recurso, porque invocandose los incisos co-
rrespondientes de los articul)s 1690 y 1691, se cumpli6 el requisite
exigido por la Orden do Casaci6n. Auto nfim. 122, de 15 de no-
viembre de 1935.
Los articulos (i87, 1688 y 1689, como antes indica, no son
autorizantes. No hay, por tanto, que citarlos. Pero si se citan, no
por cllo se have inadmisible el inotivo, siempre que se inencione el
que realmnente sea aitorizante. La p1 los eseritos no echa a
pcrder el grano.
Esto me recuerda una frase caustica del inolvidable Ant.nio
(ovin en ia 6potc .olonial. Entendiendo el P'rcsidente del Tribunal
que divagaba en su infornim, le interrumiiiio diciindole: i al grano, al
grano! El insigne tribune autonomnista le .ontestt tranquilamente:
DI)e paja y grano ha inniester la Sala!


Sintesis de las doctrinas referentes a los preceptos autorizantes.
En los prinieros tiempos de la casaci6n cubana, los preceptos
autorizantes ern la pesadilla de los abogados. Les preocupaba la
posibilidad del errwr en la eleceion, que ilevaba aparejada la p6rdida
del recurso. Los mnmcritos, como los llamab; ir6nicaincnte el eximio
publicista y jurisconsulto Angel C. Betancourt, inspiraban fundados
temores y producian desagradablcs sorpresas a los mis experts juristas.
Pero la jurisprudencia fu(. evolucionando succsivamente en el sen-
lido de facilitar la cntrada a los rtcursos, so fueron suavizando paula-
tinamente las rigidas doctrinas de los primeros dias, hasta el extreme
de que hoy puede decirse que los preceptos autorizantes han perdido
la mayor part do su importancia y que distan much de ser lo que
antes muchos veian : unas cuantas formulas solo conocidas por aquellos
que las aplicaban, euyo alcance solo podian eonocer, en mayor o menor
extension, unos cuantos privileginados de la sabiduria forense.
Las doctrinas de la juirisprudencia con relaci6n a las numeritos,
puestas de manifiesto en las resoluciones que a continuaei6n se indican,
pueden condensarse, a la hora present. en estos t'rminos:
Primera. Ha de citarse el precepto autorizante.
Pero debe tenerse present que cl precepto no es el ni.mero del
articulo, sino el contenido del mismo. Aunquc no se mencione el nui-





LA CASACI6N DE LO CIVIL


mero 3 del misnio articulo 1690, se cita el precepto autorizante si se
consigna que el fallo es omiso. Aunque no se invoque el nfim. 5, hay
que estimar citado cl precepto si al exponer en que consiste la in-
[racci6n, se alega que la sentencia va contra la autoridad de la cosa
j.iuzgada. El precepto no lo constitute el nimero de orden que para
su identificaci6n, tiene en un C6digo o en una Ley.
Segunda. El precepto ha de ser congruente con la cuesti6n pro-
putIsta en el motivo, o lo que es lo mismo, 6sta filtima ha de star coin-
prendida en la causa de casaci6n autorizada por aquel.
Pero aunque no haya concordancia aparente entire la una y el otro,
porque la cita numerica del precepto no guard relaci6n con el pro-
blema planteado, el motivo es admisible si de su simple lectura se ad-
vierte que dicho problenia pulede ser discutido al amparo de otra de
las causes de easaei6n. Sc estima que lia habido un error material en
la expresi6n del niimero del precepto, que no debe prevalecer sobre
el prop6sito del recurrente de acojerse al estrictaniente legal, debida-
inente identificado. La raz6n es la miisma de antes. Es el precepto,
*s el propio precepto. lo que dispone o estatuye, y no su niimero de
orden. Hay que star a su contenido; no al envase.
Ejemplos: Si se discute la competeneia de los Tribunales civiles
por raz6n de la material, hay que considerar invoeado el nim. 69 del
articulo 1690, aunque se mencione una o mas veces el nim. 29. Si se
alega la indebida aplicaci6n del articulo 34 de la Ley Hipotecaria, ha
de cntenderse que se cita el nfim. 10, aunque en letras muy grandes
so invoque cl 49. Es una equivocaeion material que no afecta a la
suerte del recurso.
En cambio, si el recurrent se acoge al niim. 19, sosteniendo la
interpretaci6n err6nea del articulo 1827 del C6digo Civil respect a
la extension de la fianza simple y discurre aeerea de la falta de jus-
tificaci6n de dicho contrato, impugnando la apreeiaci6n de las prueba.s
por el juzgador, el motivo es manifiestamente inadmisible porquec no
hiubo error en la cita, porque existed innegable incongruencia entire la
cuesti6n y el precepto.
Tercera. No pueden amparar un solo motivo dos preceptos dis-
I intos.
Pero si del examen del motivo result comprendido elaramente en
uno de ellos. al que convergen todos los razonamientos, la cita sup6rflua
o inoficiosa del otro, no es raz6n suficiente para rcehazarlo. Se le





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


tiene por no puesto. No cabc sacrificar el interns supremo de la jus-
ticia a un detalle nimio.
Aunque no es prietica recomendable, nada se opone tampoco a que
en un mismo motivo, con la debida separacidn. haya dos cuestiones dis-
tintas amparadas por preceptos tambini distintos, siempre que ambos
sean de fondo o de forma, es decir de la misma clase. Vienen a ser en
rcalidad dos motivos distintos. VWase en este mismo capitulo la sen-
tencia nfim. 16 de 1912.
La situaci6n es muy dislinta si en un solo molivo, sin la debida
separacidn, se involucran problems distintos, como de fondo y de
prucba o de congruencia y cosa juzgada, fallindose asi ostensiblemente
a la claridad y precision que ha de habcer en los recursos. Admitirlos
en tales condiciones scria infringir la lcy, a pretexto de interpretarla
con amplio criterio.



Hay que citar el precepto.
En los recursos hay que expresar el precepto legal que io auto-
rice, o sea alguno de los comprendidos en los diverse nuimeros de los
articulos 1690 y 1691 de ]a Ley de En j. Civil. Autos nfims. 21 y 22,
de 3 y 8 de marzo de 1900.
0 de las causes del 1693, si sc estA en ejecuci6n de sentencia.
0 el nfim. 39 del articulo 1689. si se combat el laudo de los amigables
componedores.



Para que sea admisible el recurso por infracci6n de ley es pre-
ciso citar el nfm. del articulo 1690 de ]a Ley que eficaz y vilidamente
autorice la discusi6n y resoluci6n, en su dia, del problema planteado.
Autos de 9 de diciembre de 1899, nim. 9 y 48 de 20 de enero y 7 de
junio de 1900, y sentencias nim. 1, 10 y 22, de 2 de enero, 7 de fe-
brero y 17 de abril de 1901, y num. 3 y 4, de 30 de enero y 19 de
febrero de 1901.
Mis adelante veremos que no es preciso mencionar el nmimero;
que lo que hay que mencionar es el propio precepto. El contenido;
no el continent.




LA CASACI6N DE LO CIVIL


En cualquier lugar del escrito.
Ninguna disposici6n obliga al recurrente a expresar los pre-
ceptos autorizantes de los motives del recurso en lugar determinado
del escrito de interposici6n. Auto nfim. 41, de 14 de junio de 1915.
Pero lo practice y lo prudent es consigner en cada motivo el
precepto que lo autoriza.


Es indiferente el lugar del recurso de casaci6n en que se cumplan
por el recurrente los requisitos dispuestos para dicho trfimite en los
incisos 39 y 49 del articulo V de la Orden 92 de 1899, pucs no hay nin-
guna disposici6n que seilale, a tal efecto, lugar determinado del es-
crito. Auto nfim. 32, de 21 de junio de 1911.


Ninguno de esos preceptos (50 en relaci6n con el 44, y 7T en rela-
ci6n con el 45, de la Orden 92), prohibe, cuando se recurred al propio
liempo por quebrantamiento de forma y por infracci6n de ley o de
doctrine legal, el consigner conjuntamente en un solo pdrrafo del es-
crito, las disposiciones procesales que autoricen a establecer una y
otra clase de recursos. por no ser forzosamente ese procedimiento con-
trario a la claridad en anibos necesaria y exigible, toda vez que, sin
la menor duda y atendiendo a su respective naturaleza, cabe de or-
d1inario referir cada una de las disposiciones que el recurrente invoca
a las correspondientes cuestiones que planted. Auto nim. 31, de 1
de abril de 1903.
Ratifica la dwotrina la senteneia nfim. 46, de 6 de mayo de 1907.


La debida separaei6n con que deben expresarse, cuando no se trate
de uno solo, los diversos fundamentos del recurio por infracci6n de
ley o de doctrine, es aquella indispensable y suficiente para que apa-
rezean claras y distintas cuantas cuestiones se formulen, sin involu-
craci6n ni ambigiiedad que las hagan eonfusas o dudosas en t6rminas
que precisamente manifiesten cada una de las infraeciones invocadas
como causa para la easaci6n que se propone, lo cual puede lograrse en
la generalidad de los recursos, sin necesidad de relacionar en todo caso,
express y particularmente, cada fundamento de los que se aducen con
c. precepto legal que lo autoriza. Auto nfiu. 31, de 1V de abril de
1903.





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


Es decir: se puede invocar previamente, antes del primer motivo,
como autorizantes los ninieros 1Q, 29 y 79 del articulo 1690, y
luego consignar tries, cuatro o mils motivos, al amparo de uno do aqueUos
preceptos, sin volverlos a citar. La menci6n primera basta.


La cita es del precepto; no del nfmero.
Lo exigido en el nfim. 3Q del articulo V de la Orden 92 de 1899
no es que se cite cl mimero del articuldo, sino el precepto legal que au-
torice la interposici6on del recurso.
Los nfimeros de los articulos no constituyen cl precc-pto, sino son
ineramcnte medios de orden para facilitar las citas. lo mismo quc en
algunos casos lo son las letras del alfabeto.
Al establecer el recurrent el recurso dijo quc .ste se hallaba au-
torizado por el incLso 1" del articulo 1687 de la Ley de Enj. Civil, por
tratarse de sentencia definitive, y en el inciso 19 del articulo 1689 de
la propia Ley, por violaci6on y aplicaci6n indebidos de precepto legales.
con lo cual expresaba claraniente que el autorizador del recurso era el
precepto legal que tratindose de sentencia definitive, permit inter-
ponerlo por violaci6n aplicacion indebida de eyes o doctrinas
legales.
Exprcso en el mnencionado escrito de interposici6n el precepto au-
torizador del recurso, el hecho de haberse puesto el filtimo guarismo
del articulo 1689 en lugar de los dos filtimos del articulo inmediato,
no pasa de una equivocaci6n material de plunma, de nula importancia.
y que, Ilenos los requisitos legales, no puede servir de raz6n para que
a un litigante se le niegue el derecho de defense. Auto nuim. 63, de
25 de septiembre de 1902.
La doctrine es de aplicaci6n al easo de que por error se haya sus-
tituido por otro el nfmero eorrespondiente de los articulos 1690, 1691
o 1693, o sea de los preceptos autorizante. si del motiro consta cual es
el invocado. Existe li misma raz6n juridica. Es, igualnente, una
equivocacion material de pluma. de nula importancia.


No obsta a la admisi6n del recurso el inero error material con-
sistente en la designaci6n, comno precepto autorizante de un numero.
que no existe (99) del articulo 1691, si al mism.) tiempo el recurrente
invoca expresamente de manera que no deja lIgar a duda, deter-





LA CASACI6N DE LO) CIVL


minada causa de casaci6n comprendida en aquel articulo, que, en
efecto, autoriza a tratar la misma cuesti6n propuesta. Auto nmin 56,
de 13 de septiembre de 1901.


El precepto antorizante de los recursos por infraeci6n de ley o
de doctrine debe busearse entire h.s various nimcros que contiene el
articulo 1690, pues tan solo por las causes que ellos, expresan es dable
recurrir en casaci6n, debiendo hacerse referencia a los mismos en la
exposici6n de los diferentes niotivos.
No obstante lo expuesto. los t6rminos empleados por el recurren-
te, en cuanto por ellos se atribuye a la Sala sentenciadora el error de
haber hecho "aplicaci6n indebida de leyes y doetrina legal al caso
del juieio", expresan el preeepto auitorizador del recurso en forimi
suficientemente explicita, porque dichas palabras se reficren eviden-
tentente a la causa de ea-saci6n contenida en el nfim. 1. del articulo
1690, que es el iinico que permit plantear en casaci6n ese problema
de aplicaci6n indebida de las leyes, cumpli6ndose asi de hecho en el
escrito de interposici6n lo que dispone el ineiso 3Q del articulo V
de la Orden 92 de 1899, euyo objeto, como el de todos los que pres-
criben formalidades extrinsecas para dicho tramite, consiste en pro-
(urar que las cuestiones que son material del recurso resulten pro-
piestas de modo indubitable. Auto nmim. 75, de 16 de octubre de 1903.


Para la admisibilidad de un recurso de easaci6n no es, necesario
citar nmaniricamente el precepto autorizador, bastando que en forma
suficiente se de a couocer la causa que se invora.
Con decirse que se ha violado el articulo 463 del C6digo de Co-
mercio, se expresa suficientemente que la causa de casaci6n que se
invoca es la del nfim. 19 del articulo 1690. Auto nfum. 11, de 4 de
febrero de 1911.


Aunque se cite como autorizante el articulo 1690, siml expresi6n del
nuimero del mismo que comprende la causa de casacidn. el recurso es
admisible en todos sus motives si en todos ellos se alega la violaci6n
Ide determinados preceptos legales aplicables al caso del pleito, lo
que, inequivocamente, da a entender que el recurso se establece al




MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


amparo del niim. 19 del citado articulo. Sentencia nim. 27, de 13
de abril de 1905.


No es motivo para denegar un recurso de casaci6n el que la parte
que lo interpone omita citar num&ricamente el precepto que lo autoriza,
si en su escrito exprcsa con claridad, mediante empleo de t6rminos se-
mejantes y de significaci6n identica a. los usados por el legislador, cual
es la causa de las sefialadas en la Le. que da lugar al recurso que
establece.
Pero cuando esa claridad y formas de expresi6n, que. podrian des-
virtuar cl dcfccto, no se advierten observadas en el escrito de interpo-
sici6n, el recurso es inadmisible. Sentencia nim. 59, de 27 de abril
de 1927.


La cita numirica de la causa de easaei6n no es indispensable, a
los efectos de ]a admisi6n del recurso. cuando no puede confundirsela
con ninguna otra.
Al decirse en un motive que el fallo viola e interpret err6-
neamente el articulo 133 de la Ley Ilipotecaria. y en otro que viola
por su no aplicaci6n el 487 del C6digo Civil. exponi6ndose el con-
cepto de dichas infraceiones, es incuestionable que ambos estain am-
parados por el nfim. 19 del articulo 1690. Auto nfin. 74, de 15 de
septiembre de 1931.


El error material en la cita del precepto autorizante ciuando result
patente del texto del motiro, no obsta para que 6ste sea admitido y
examinado. Sentencia nfm. 184, de 22 de noviembre de 1933.


No obsta al exito del recurso la cita, con nfimero equivocado, del
precepto autorizante cuando, dados los terminos concretos de la ale-
gaci6n, se entiende que es debida a un simple error material. Sen-
tencia nim. 13, de 25 de enero de 1936.


Pero ha de resultar patente.
Si bien el error material en la cita del precepto autorizante del
recurso no puede constituir obstieulo para nl admisi6n del mismo,




LA CASACI6N DE LO CIVIL


es necesario que la expresada naturaleza de dicho error est6 paten-
tizada en autos. Auto nim. 35, de 16 de junio de 1906.
Para evitar ese peligro para la viabilidad del recurso, debe citarse
siempre el precepto autorizante. Hasta se est. expuesto a un cambio
de doctrine en el sentido de que es indispensable hacerlo.


Para que sea admisible el recurso por infracei6n de ley o doctrine
legal, es indispensable que, aunque haya error al citar el nfimero del
artic-ulo en que se funda, aparezca, sin embargo, claramentc a cual de
las site causes de casaci6n que enumera el articulo 1690 sc contrae
el recurrente; pues el concept gen'rico de la infracei6n de ley y de
doctrine legal entraiia. segin dicho articulo, siete species distintas
que ban de seiialarse concretamente a fin de que el problema de la
easaci6n quede debidamente planteado.
Los motives 3Q, 79 y 89 han debido admitirse, toda vez que en el
:3 y el 79 se expresa que la infraeci6n consiste en aplicaci6n indebida
de la ley, y en el 8 se dice que ha dejado de apliearse, consignando asi
el concept de la infracci6n, al paso que en los demis motives no
se llena ese requisite, por lo que son inadmisibles. Sentencia iu-
mero 45, de 6 de mayo de 1907.


Cuando una question planteada en easaci6n no viene amparada
por el caso de los articulos 1690 o 1691 de la Ley de Enj. Civil que
le corresponda, se ha de entender omitida la formalidad del inciso 3Q
del articulo V de la Orden 92 de 1899. Sentencia nuim. 10, de 18 de
julio de 1903.


El precepto ha de ser congruente.
La cita del precepto legal ha de guardar la debida congruencia
con la cuesti6n que enL el recurso se plantea. Autos niims. 18 y 41,
de 23 de febrero y 8 de mayo de 1900.


La incongruencia entire el precepto autorizante que se cita y la
euesti6n propuesta hace inadmisible el recurso. Sentencia num. 137,
de 17 de octubre de 1927.




MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


Cuando se cita como autorizante un precepto dentro del cual
no estA comprendida la cuesti6n que se propone o la infracciSn que
se alega, el recurso es inadmisible. Sentencia nim. 46, de 6 de mayo
de 1907.
Pero, enti&ndase bien,-hay que repetirlo-el precepto es e! pre-
cepto, y no el nimnero que tiene delante. que no es otra cosa que su
distintivo.


Cada uno de los nfimeros del articulo 1690 de la Ley de Enj.
Civil comprende problems juridicos distintos. lo cual hace esencial
]a cita, no solo de la causa y concept, sino del articulo y nfimero
on que est6 comprendida dieha causa o concept. por cuanto asi se
determine y precisa la euesti6n propuesta. Auto de 3 de octubre
de 1899.
Esta doctrine primitive de los tiempos en que los num.'ert-o,
taban en alza. no tard6 en ser rectificada, conforme se ha visto.


Mas preceptos que motivos.
Cuando se citan en conjunto mas preceptos autorizantes que los
motivos del recurso. 6ste es inadmisible, porque ello equivale a
citar ninguno de aquellos,, porque no se sabe cual es el que arnpara
los problems planteados. Sentencias nims. 3, de 2 de abril de 1901,
46, de 6 de mayo de 1907.


Cuando se citan mins preceptos autorizantes que motivos, sin ex-
presar claraniente ]a relaei6n que existe entire unos y otros el re-
curso es inadmisible. Sentencias nfims. 91, de 5 de noviembre de
1917 y nfim. 17, de 26 de marzo de 1926.


La cita de mayor nfimero de preceptos autorizantes que motives
carece de toda importancia euando al exponer cada motivo se espe-
cifica cual de aquellos lo autoriza. Auto nim. 16, de 2 de marzo de
1912.
0 de su text se desprende claramente cual es el precepto que
lo autoriza.




LA MUM&I6 DE WO CIVL


Esta es la doctrine imperante, que ha sustituido a la sostenida
en las anteriores resoluciones. Poco importa que en conjunto se
eiten mayor nfunmero de preceptos, que se citen equivocadamente y
hasta que no se cite ninguno, si de la exposici6n del concept de la
infracci6n o del quebrantamiento result suficientemente expresado
cuil es el escogido y kste realmente ampara el problema sometido a
]a casaci6n.

Mas de an precepto para un solo motivo.
Un solo motivo no puede deducirse bajo la cita de mAs de un
precepto autorizante. Sentencia nim. 100, de 31 de agosto de 1927.


Si se invocan como autorizantes de un mismo motivo preceptos
que son incompatible entire si, el recurso no es admisible, porque
no pueden producer un mismo efecto, coexisticndo, causes que mu-
tuamente se excluyen. Sentencia niim. 46, de 6 de mayo de 1907.


Es inadmisible el motivo en el que se citan, a la vez, como au-
torizantes los nuimeros 29 y 39 del articulo 1690. Sentencia nfMn. 90,
de 27 de mayo de 1925.


Y el que cita a la vez los nfumeros 19 y 79 del propio articulo
1690. Sentencia nfim. 101, de 9 de septiembre de 1927.


Lo es, igualmente, el motivo en que se citan conjuntamente los
nfimeroq 1; y 29, porque refiriendose el uno a las infracciones de ley
cometidas en la parte dispositiva de las sentencias y el otro a la
incongruencia del fallo con las pretensiones deducidas por los liti-
gantes, no permit el recurso comprender en cual de dichos incisos
esti comprendida ]a cuesti6n propuesta. Sentencia nfm. 42, de 24
de marzo de 1927.

Admisibles, a pesar de los dos preceptos.
El haber autorizado con los nfimeros 19 y 79 cada uno de los dos
motivos propuestos no puede estimarse que infringe el nuim. 39 del
articulo V de ]a Ordcn 92, ya que uno y otro examinan la cuesti6n





66 MANUEL MARTiNEZ ESCOBAR

que proponen bajo el double aspect de la apreciaci6n de la prueba y de
la in fraccidn de ley. Auto aim. 16, de 2 de marzo de 1912.
Pero esa invocaci6n de dos nfimeros puede ser muy peligrosa para
la admisibilidad del motivo. Si se propone una misma cuesti6n bajo
dos aspects, conviene hacerlo en dos motives separados. Por involu-
crarse problems distintos de casaci6n se ban rcchazado muchos mo-
tivos por falta de claridad.


La apreciaci6n de ser 6bice a la admisi6n de nn recurso de ca-
sacion la; cita, para autorizarlo, de mis de nn nfimero del articulo 1690
de la Ley de Enj. Civil, la ha subordinado la jurisprudencia de este
Tribunal a la circunstancia, muchas veces concurrent, de que a pesar
de tal defecto en la designaci6n de dicho precepto, quede cumplida
la finalidad que la Orden nfim. 92 de 1899 se propuso al exigir que
sea citado el precepto legal que autorice el reecurso, no otra, en verdad,
que la consistent en que las cuestiones que se traigan a casaci6n que-
den planteadas de mantra clara e inequivoca, bastante a garantizar
asi el derecho de los litigantes.
En cuanto al caso ahora sometido a la resolucidn de esta Sala por
no ser la causa de casaci6n prevista en el inciso del articulo 1690
incompatible con la 1' del propio articulo, toda vez que, precisamente,
cuando el fallo de que se recurre sea--o se diga ser-contrario a la
cosa juzgada, a pesar de haberse alegado esta excepci6n en el juicio,
es dable que, desestimando dicha excepci6n, haya el Juez o Tribunal
sentenciador infringido alguno de los preccptos del C6digo Civil que
definen los elements determinantes de la cosa juzgada. Auto uft-
mero 57, de 14 de septiembre de 1923.
Esta muy bien la doctrine, except en lo que se reficre a compa-
tibilidad de las dos causes de casaci6n, que, a mi juicio, hubiera podido
suprimirse. En el antes indicado auto nfim. 16 de 1912, los dos pre-
ceptos autorizantes no podian ser mas incompatibles y sin embargo, los
motives en que hubo esa duplicidad se estimaron admisibles. Se en-
tendi6 que en cada uno de ellos se incluyeron dos motivos en uno,
debidamente separados.


Si bien el motivo result autorizado por dos incisos del articulo 1690
(1* y 49) y nada en Rl se consigna con relaci6n a las infracciones de





LA CASACI6N DE LO CIVIL


los articulos 1560, 1562 y 1563, como en lo que atafie a la de los ar-
ticulos 153 y 154 y a ]a contradiccion que, a juicio de la parte re-
currente, se advierte en la sentencia, se expresan debidamente el con-
cepto de las primeras y en que consiste la segunda, el motivo, a pesar de
los defects apuntados, debe ser admitido, ya que la debida separacidn
crigida por la Ley solo tiene por finalidad que las cuestiones queden
planteadas con claridad sufdciente, circunstancia que concurre en este
caso en lo que concierne a los dos particulares referidos. Auto uft-
mero 122, de 15 de noviembre de 1935.
Se estim.6, igualmente, que dentro de un motivo existian dos. Y
admitieron.


Preoeptos citados subsidiariamente.
La cita de un segundo precepto autorizante para el caso de que
el invocado en primer t6rmino no sea procedente, con relaci6n al
unico motivo del recurso, no hace a este inadmisible. Auto nfm. 5,
de 8 de julio de 1922. (Contencioso-administrativo).


Pueden citarse dos preceptos autorizantes de un solo motivo, siem-
pre que el segundo so alegue en subsidio para el caso de que se declare
improcedente el indicado en primer t6rmino. Auto nan. 5, de 8 de
julio de 1922.
Se habia citado en el motivo como autorizante el nim. 6 del
articulo 1690, que era el adecuado,, y en un otrosi del escrito se pidio
que para el caso de que no fuera procedente, se invocaba el nim. 1
del propio articulo.



MODELO 19

Precepto autorizante: El nfim. 19 del art. 1690 de la Ley de Enj.
Civil.
Lcyes infringidas: El art. 1281, pirrafo 19, del C6digo Civil, en
relaci6n con el 1851 del propio C6digo y las sentencias del Tribunal
Supremo de 18 de febrero de 1905 y de 30 de abril de 1912.
Concepto de la infraccidn: Mi poderdante B... demandado en
concept de fiador, opuso, en primer t6rmino a la demand la ex-





68 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

cepci6n de falta de acci6n, fundada en que en la clausula tercera de
]a escritura de fecha. acompafiada con el escrito de contestaci6u,
en la que no tuvo intervenci6n, el actor convino con el deudor prin-
cipal en no ejercitar contra 61 acci6n de ninguna clase hasta un afio
despues del vencimiento de la obligaci6n, siempre que el segundo le
abonara puntualmente el dia primero de eada mes los intereses es-
tipulados.
Alegu6 que esa cliusula contenia una pr6rroga franca coneedida
por el acreedor al deudor sin el consentimiento del fiador, la que,
conforme al articulo 1851 del C6digo Civil. extingui6 la fianza,
con ella la responsabilidad de mi mandante por raz6n de la misnm.
La Audiencia, interpretando err6neamente la citada cliusula.
estim6 que de su texto literal no aparecia la existencia do pr6rroga
alguna, pues 6sta entrafiaba la ampliaciOn o extension del plazo se-
fialado para el cumplimiento de la obligacin., lo que e.; cosa muy
distinta al compromise contraido por le acreedor de demorar por un
afio el ejercicio de la acci6n judicial si se le seguian abonando los inte-
reses convenidos, conforme declare el Tribunal Supremo en sus sen-
tencias de 18 de febrero de 1905 v 30 de abril de 1912.
No puede ser mas equivocada la inteligencia que da el Tribunal
a qno a la expresada cliusula. ,Que otra cosa que una pr6rroga dada
al deudor para el pago es el compromise contraido por el acreedor do
no ejercitar contra '1 acci6n alguna durante un afio mas? Es una au-
torizaci6n expresa coneedida al deudor para que no pague hasta que
transcurra el nuevo plazo, ya que antes de que kste venza, puede no
hacerlo impunemente sin que el acreedor, por dejaci6n voluntaria de
eila, tenga acci6n para compelerle el pago. La obligaci6n del acrecdor
de no eobrar durante el nuevo aiio es correlativa al derecho del deudor
de no pagar mientras csc afio no transcurra. Si ese derecho no le
hubiera sido reconocido, habria sido innecesaria esa cliusula, y hasta
la escritura, ya que, precisamente, a hacer constar de manera feha-
roncesi6n del nuevo plazo no fu6 a titulo gratuito, sino oneroso, ya que
el deudor se oblig6 a seguir pagando, puntualmente, intereses.
No son de aplicaci6n al caso las doctrinas sentadas en las dos
sentencias que antes se mencionan, por referirse a situaciones distintas.
En la de 18 de febrero de 1905, so declare que no constituia pr6rroga,
al efecto de la extinci6n de la fianza, la obligaci6n contraida por el





LA CASACI6N DE LO CIVIL


acreedor de paralizar durante cierto tiempo un procedimiento ejecu-
tivo seguido en cobro de un cridito vencido, sin que por ello se enten-
diera nmodificado ni novado el contrato, por haber reeibido del deudor
una cantidad, en concept de pago parcial; paralizaci6n que redun-
daba en beneficio del fiador ejecutado. Como dice muy bien la sen-
tencia, no se prorrog6 una obligaci6n ya vencida, sino se suspendi6 la
acci6n judicial, ya ejercitada para su cobro. Y en el present pleito, la
obligaci6n no estaba vencida, y consiguientemente, no se habia recla-
mado su cumplimiento.
La otra sentencia citada por la Sala, la de 30 de abril de 1912 lejos
dle favorecer la t6sis de aquella, va contra ella.
Empieza diciendo. con raz6n, que la demora del acreedor en cobrar
su cr6dito, por si sola, no implica pr6rroga, pero afiade que 6sta (la
prorroga) finicamente puede consistir cn el sefialamiento de un nuevo
plazo, dentro del cuial la deuda no sea cxigible. Es el mismo caso de
,sto pleito; es lo que sostengo en el recurso.
De lo expuesto se deduce que la Sala sentenciadora, al interpreter
la indicada cliusula contractual en sentido contrario a su texto literal
a la intenci6n de lo. contratantes expresamente manifestada, viola
el parrafo 19 del articulo 1281 del C6digo Civil en relaci6n con el
articulo 1851 del propio C6digo y aplica indebidamente la doctrine
establecida en las sentencias quc se mencionan.
La infracci6n trasciende al fallo, pues de no existir este fundado
motivo, si el recurso del actor prospera, descartada la prescripci6n, ha-
bria que declarar con lugar la demand por no afectar la casaci6n a
la desestimaci6n de la excepci6n a que se refiere dicho motivo, que
quedaria consentida.
Suplico a la Sala se digne tener por interpuesto el recurso, etc.





MANUAL, MARTiNEZ ESCOBAR


CAPITULO VIII

EL RECURSO DE QUEJA


Al presentfrsele un recurso de easaci6n, al efecto de resolver
acerea de si procede no su adnmisi6n. debe el Juez Tribunal
exan .inar:
1 Si la resoluci6n recurrida es definilivha o tiene ese caractcr.
Si el recurso se cstablcce dentro del termino legal.
39 Si se funda en alguna de las sefialadas en los ar-
liculos 1690, 1691 y 1693.
49 Si el escrito refine todos los requisite ormale, sxigidos por el
;articulo V de la Orden 92 de 1899.
No le es licito ir mAs alia. No puede apreciar si existen o no las
infracciones o quebrantaniientos imputados. Eso es material del fondo
del reeurso; eso entra en las funciones del Tribunal Supremo, llamado
a resolverlo.


Si concurren todas las expresadas circunstancias, admitiri el re-
curso; si faltare alguna, Io donegara. En el auto denegatorio (art. XI)
e expresara la fecha de la sentencia. la de su notificaei6n y la de la
presentaci6n del escrito de interposici6n del recurso.
Al notificirsele al recurrent el auto dencegatorio tart. XIV), se
le entregara copia certificada del mismo y del escrito de interposici6n
del recurso. para quc pucda acudir en queja al Tribual. Supremno,
consignandose al pi6 de la certificaci6n la fecha de la entrega.


Anuncio del recurso.
Dentro de los dos dias siguientes a la entrega de la indicada certi-
ficaei6n (art. XVIt. debe el recurrent manifestar al Juez o Tribu-





LA CASACI6N DE LO CIVIL


nal sentenciador, por medio de escrito, su prop6sito de recurrir en
queja ante el Tribunal Supremo.
Si la manifestaci6n no se hace o la queja no se interpone, la
sentencia recurrida queda firme.
El t6rmino para interponer la queja es el de 10 6 20 dias im-
prorrogables, a partir de la filtima notificaci6n, que sera la hecha
al recurrente. 10 dias si el Juez o Tribunal radica en las cuatro
provincias occidentales; 20. si radica en las dos orientales.
Esa notificaci6n es la que recaiga al escrito en quue se anuncia
la queja.


Interposici6n y sustanciaci6n de la queja.
Al escrito de interposici6n de la queja se acomipafiar'i la certi-
ficaci6n que se entreg6 al recurrente (art. XVII) y tantas copias
tide uno y otra conio parties haya en el juicio, contindose siempre
como tal al Ministerio Fiscal. La omisi6n de alguna copia impediri
la admisi6n de la queja, a no scr que se subbane la falta dentro de
los 10 o los 20 dias. pero ya no produce ese efecto. V4ase el capitulo
que sigue.
Interpuesta la queja y transcurrido todo cl termino para su in-
terposici6n (art. XXI), se entregari-n a las parties las copias presen-
tadas y se sefialarf dia para la vista, que debera ser posterior al 49
y anterior al 119 siguientes a aquel en que vcnci el tirmino para l4
interposici6n del recurso.
Aunque el fundamento para la inadmisi6n del recurso dc casa-
ci6n fu6 err6neo, debe declararse sin lugar la queja si existed algfin
motivo de inadmisibilidad no alegado. Es la prietica constant.
Al dtesestimarse la queja (art. XXV) se condcunarA siempre en
costas al recurrente.



El escrito ha de ser razonado.
El recurso de queja que se limit a sostener que el de casaci6n
debi6 declararse con lugar, sin exponer razonamientos que apoyen
su pretensi6n, es inadmisible. Auto ninm. 106, de 28 de octubre de
1932.




7*2 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

Hay que combatir el fundamento que tuvo el Juez o Tribunal
para denegar la admisi6n del recurso, alegando, en contrario, los
que a juicio del recurrente, convenzan de su admisibilidad.




MODELO 1'

A LA SALA:

A. procurador, en representaci6n de B. propietario y vecino
tie esta ciudad, la que aeredito con el testimonio de poder que acom-
paio. ante la Sala comparezeo y digo:
Que dentro del termino sefialado on el articulo XVIII do la Or-
den 92 de 1899, vengo a recurrir en queja ante este Tribunal contra
la negative do la Audiencia de. a admitir el recurso de casaci6n
por infracei6n de Icy doctrine legal, que estableci oportunamente
contra el auto de 2 de abril del corriente afio, dietado en el juicio de-
clarativo promovido por mi mandante contra C. en cobro de pesos,
acomnpaiiando. a ese efecto. la copia certificada a que se refiere el
articulo XIV de dicha Orden.
S8 me rechaz6 el recurso por el fundamento de que la resoluei6n
impugnada no era sentencia definitive por no estar comprendida en
ninguno de los casos determinados en el artieulo 1687 de la Ley de
Enj. Civil, sin tener en cuenta que tiene ese concepto, conforme al
nidm. 19 del 1688, porque recayendo sobre un incidente o articulo, puso
t6rmino al pleito, haeiendo impossible su continuaci6n.
Veamos los antecedents de la misma. Contra la sentencia de 1'
instancia estableei apelaci6n, y el filtimo dia del t6rmino del empla-
zamiento, me person en la Audiencia. La Sala, dos dias despu6s, ya
vencido cl. termnino, declare no haber lugar a admitirme como parte,
desierta la apelaci6n y fire la sentencia. Fundamento: ique yo pedi
so me tuviera por parte como (pdado, y no como apelante! Un error
material tan visible produjo tan fatales consecuencias. Pero esa es la
cuesti6n de fondo. Como es 16gico, recurri en sfiplica, la que fu6 de-
clarada sin lugar en el auto objeto de la present queja.
Este auto, indudablemente, pone termino al juicio, pues, de sub-
sistir, convierte en fine una sentencia apelada, por lo que tiene el




L.A r.XgACIU!J; DE Loo (rivii


conccepto de definitive, como comprendido en el nfim. 19 del articu-
lo 1688, lo que me permit combatir en un reeurso de esta clase el
error que le atribuyo a. la Sala,
Para denegar la admisi6n se alega un segundo fundamento, que
debo tambien impugnar. Se dice que tratandose de un problema do
personalidad el recurso procedente serial el de quebrantamiento de for-
ma, al aznparo del niim. 2t' del articulo 1691 de la Ley de Enj. Civil.
Pero la Audiencia olvida que el recurso de esa clase procede cuando
so reconoce personalidad a quien no la tiene, y no cuando se le niega
a quien crec tenerla, lo que, segfin la jurisprudeneia, entrafia un pro-
blema do fondo, discutible en un reecurso de infracci6n de ley.
Suplico a la Sala se digne tener por presentado este escrito, con
el poder y certifieaei6n acompafiados sus correspondientes copias,
tenerme por part a nombre de quien comparezeo, por interpuesta la
queja expresada, sustaneiarla en forma legal y, en definitive, decla-
rarla con lugar y ordenar al Tribunal que cumpla lo dispuesto en los
articulos VIII y IX de la Orden 92 de 189!)9. llabana (fecha).




MODELO 29

(El tncabezaniento en igual forma, la consiguiente adapta-
ei6n al caso.)
La Sala no me auluiti6 el recurso por el fundamento de que la
resoluci6n impugnada no es sentencia definitive ni tiene el concept
de tal. Pero la Sala no toina en consideraci6n que se ha interpuesto
en trimites de ejecuci6n de sentencia, que se rige por el articulo 1693
de la Ley de Enj. Civil, que no exige tal requisite, ni puede exigirlo,
sopena de haeerlo impossible, pues en ejeeuci6n de sentencia no hay
sentencias definitivas. La definitive ya ha dictado; es, precisa-
mente, la que se esta ejecutando.
El citado articulo 1693 autoriza el recurso contra autos de las
Audiencias que resuelvan puntos sustanciales no contravertidos en el
pleito ni decididos en la sentencia, o se provea en contradicei6n con lo
ejecutoriado. La Sala solo tiene que examiner si la resoluci6n se en-
cuentra en uno do esos dos easos al efecto de resolver si es o no re-
eurrible. Y es evidence que se hall comprendida en el segundo, pues





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


disponiendo la sentencia que se me paguen los intereses estipulados a
partir de la fecha en que se contrajo la obligaci6n, el auto recurrido
los reduce a los correspondientese a las iltimas cinco anmialidades, a
pretexto de que los anteriores estan prescritos, lo que s61lo pudo deela-
rarse en dicha sentencia, decidiendo la excepei6n de prescripei6n opor-
tunamente alegada en el pleito. La contradicei6n es flagrant.
Suplico a la Sala, etc.



MODELO 39

Se me ha denegado ]a admisi6n del 2Q motivo por entender la
Sala que no pedi la subsanaci6n del quebrantamiento de forma impu-
tado, como pude hacerlo, promoviendo un incident de nulidad de ac-
tuaciones a partir de la providencia no cumplida, que orden6 la cita-
4i6n de las parties para sentencia, a fin de que se practicara dieha
citaci6n.
La Sala esta en un error, pues, como express en el recurso, tnve
conocimiinto de la falta al notificArseme la sentencia, cuando ya no
era possible el incident ni otro remedio legal que la casaci6n. Si con
posterioridad a la omisi6n se me hubiera notificado alguna provideneia
de suspension de la vista, de nuevo sefialamiento, de la existencia de
discordia, etc., pudiera tender raz6n la Sala, pero nada de eso ha ocu-
rrido. Ni siquiera asisti a la vista, por no tener conocimiento de que
habia sido sefialada, ya que, desde fecha muy anterior al sefialamiento,
dejaron de notificarseme todas las resoluciones dictadas en el pleito.
La imposibilidad de reclamar, en tales condiciones, ha sido reconocida
por ese alto Tribunal en sus autos nims. 11, de 22 de enero de 1900, y
37, de 10 de mayo de 1907.
Afiade la Sala que, de no existir ese fundamento, siempre seria
inadmisible el recurso, por su manifiesta inutilidad, ya que la falta
sefialada no trasciende al derecho reclamado ni a la validez del pro-
cedimiento. Esa declaraci6n no puede hacerla la Sala, porque equi-
vale a entrar en el fondo del recurso, lo que s6lo corresponde al Su-
premo. A la Sala s61o ineumbe examiner si el recurso es admisible;
no si es procedente. La falta de citaci6n para sentencia. es una causa
de casaci6n. Basta que se alegue, en tiempo y forma, y que la reso-





LA CASACI6N DE LO CIVIL


luci6n sea recurrible, para que la Sala tenga que acordar su admisi6n,
sea cual fuere el juicio que forme acerca de su resultado, que no le
es licito exteriorizar. Si es o no inutil, si tendri o no trascendencia,
si prospera o no, eso no puede decirlo; eso se lo dirn el Supremo al
resolverlo.
Suplico a la Sala, etc.


MODELO 49

La Audiencia no admiti6 los dos primeros motives por estimar
que en ambos se propone la misma cuesti6n al amparo de dos precep-
tos distintos, con la finalidad de ponerse el recurrent a cubierto de
]a posibilidad de un error en la cita del escogido como autorizante, lo
que consider inaceptable, por estimar que a las parties incumbe la
determinaci6n de las causes de casaci6n a que se acogen.
Es muy cierto que en el primer motivo imput6 al fallo el ser incon-
gruente, mediante la invocaci6n del ndm. 2Q del articulo 1690, y que
en el siguiente lo tild6 de excesivo, mencionando como autorizante el
nim. 3', pero como vera el Tribunal, aunque la cuesti6n es la misma,
se la propone bajo diferentes aspects, planteando los dos problems
do casaci6n de manera. congruente con el contenido de una y otra dis-
posici6n legal, lo que les hace admisibles por concurrir en ambos todas
las circunstancias exigidas por los nfms. V y VII de la Orden 92 de
1899.
Por otra part, el hecho de que un recurrente planted un mismo
problema al amparo de dos causes de casaci6n diversas en motives se-
parados, autorizari a la Audiencia a rechazar el que no reine las con-
diciones legales necesarias, pero no al que las tenga todas, pues la
inadmisibilidad de aqu6l no arrastra la de 6ste, porque ni la Ley lo
estatuye ni raz6n juridica alguna lo aconseja.
Es tambien err6nea la denegaci6n del tercer motivo por el funda-
mento de que el error de apreciaci6n de prueba que atribuyo a la
Audiencia no es de derecho como en 61 se sostione, sino de hecho, pues
eso es material del fondo del recurso, que afecta a su procedencia, en
la que no puede inmiscuirse el Tribunal a quo.
Suplico a la Sala, etc.





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


CAPITULO IX

LA IMPUGNACION DEL RECURSO


1'ara intentar In admisi6n de un recurso rechazado, tiene la parte
recurrente la queja; para obtcner que se rechace un recurso admitido,
tiene la parte recurrida ]a inipugnaci6n. Esta se hace en el trinmite
de instrucci6n. Veamos como se llega a 61.
Personiada en el Tribunal Supremo la parte recurrente y trans-
currido el t6rmino del emplazamiento, se concede a las parties, para
instrucci6n, un plazo de quince dias, comun a todas. Dentro del
mismo (art. X.XV'II. nimn. 29), los no recurrentes pueden impugnar
la admisi6n, por medio de escrito, en el que expondrAn en pirrafos
.,eparados y numerados, sencilla y claramente, los motivos por qu6 de-
hi6 denegarse dicha admisi6n.


Motivos de impugnaci6n.
IQ Por interponerse el recurso fuera de termiuo.
Por faltar alguno de los requisitos del articulo 5'.
31 Por no concurrir las circunstancias que para su admisibili-
dad establece el articulo VII. V6ase el capitulo anterior.
49 Cuando la personalidad del representante del recurrente no
'.stuviere suficientemente acreditada o no fuere bastante el poder que
present para acreditarla.
Cuando no se hubieren presentado cl poder para justificar
la representaci6n del recurrente, a no ser que constare de los autos
remitidos, las copias del escrito y documents a 61 acompafiados o el
documento que, en su easo, acredite el pago o consignaci6n de las
rental, si el juicio fuese de desahucio.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Todas las demas impugnaciones al recurso se reservarin para
la vista del recurso de casaci6n (art. XXXIV) y seran decididas en
el fallo.
La falta de impugnaci6n previa no impide que se haga en el acto
de la vista. Aunque no se haya hecho en ninguna oportunidad, el
Tribunal de oficio, debe declarar improcedente el recurso si estima
que estuvo mal admitido.
Las costas de la impugnaci6n previa se impondran a aquel cuyas
prctensiones se desestimen. Al impugnante que no tuvo 6xito, siem-
pre; al impugnado, s6lo cuando asiste a la vista de la impugnaci6n a
oponerse a ella. Ese es el criterio del Supremo.
Declarada sin lugar la impugnaci6n, se sefiala dia para la vista
del recurso.
Dada la tendencia actual a abrir los causes de la casaci6n, result
muy aventurado el impugnar la admisi6n por defectos formales rela-
cionados con los preceptos autorizantes, a rmonos que scan patented y
en absolute inaceptables.


Cuando lo que se impugna y discute es la propia personalidad del
recurrente, sosteniendose que no tiene el caricter con que litiga, no
obstante haberlo ostentado antes y durante la 2' instancia y haber
sido emplazado con Ml para el recurso, no es de estimarse la impug-
naci6n. Auto naum. 85, de 23 de octubre de 1900.
No se puede rechazar de las actuaciones al que figure como
parte en las actuaciones elevadas, que, en virtud del emplazamiento
que se le hizo, acude a personarse a donde se le llam6 para sostener
o impugnar el recurso. Si no se le discuti6 su personalidad, porque
esta consentida, y si se le discuti6, porque esa es, precisamente,
material del recurso, y como tal ha de decidirse en la sentencia que
Ice ponga fin, y no en el primer tramite.
Pero si en las actuaciones del recurso se constitute una nueva
representaci6n en sustituci6n de ]a que hasta entonces hubo, la si-
tuaci6n varia. El Tribunal esta en el deber de examiner detenida-
mente los documents que se le presented o que ya existan en el
pleito para decidir si se ha justificado o no la personalidad, y en su
consecuencia, tener o no por parte al compareeiente.





MANUEL MARTfNEZ ESCOBAR


Tiene la capacidad legal necesaria para interponer y sustentar
el recurso de casaci6n, aquel a quien se tuvo por parte ne la segunda
instancia por virtud de la apelaci6n que estableci6 contra la sen-
tencia de remate, sin que pueda impugnarse la admisi6n por falta
de personalidad fundada en que earece de personalidad para ser
parte en el juicio, pues en el incident previo de impugnaci6n s6lo
pueden tratarse las cuestiones rituales taxativamente determinadas
en el articulo XXXIV de la Orden 92 de 1899. Auto ntm= 19, de
19 de abril de 1901.
No puede, tampoco. denegarse la admisi6n del recurso por ese
fundanmento.
Lo dicho antes. No se puede arrojar del procedimiento a quien
aparece como parte los autos en que se acord6 la resoluci6n
recurrida, con el mi.smo earacter con que se persona en el recurso.
Si se le emplaz6 para que compareciera ante el Supremo, para apoyar
o combatir la sentencia impugnada, y acude al llamamiento que se
le hizo, t,c6mo va a reehazarsele al comparecer? C6mo va a expul-
sarsele si compareci6 y se le tuvo como parte?
RIesultaria contradictorio que el litigante a quien se le admiti6
un recurso no pudiera sostenerlo, a menos que tenga poder para lo
primero, y no para lo segundo.


Admitido un recurso sin estar acreditada la representaci6n del
que lo establece a nombre de otro, debe declararse improcedente.
Sentencia num, 51, de 25 de marzo de 1926.
En la sentencia definitive; no en tramites anteriores. Unica-
mente en la sentencia definitive es possible que se declare un recurso
improcedente. En impugnaci6n s6lo cabe declararlo mal admitido.



El error material en la designacidn del nombre de la sociedad
poderdante, comprensible facilmente, atendidas todas las cireunstan-
cias de autos, no autoriza la denegaci6n del recurso por el fundamento
de haberse establecido por persona extrafia al juicio. Auto nfi 71,
de 3 de octubre de 1903.




LA CASACI6N DE LO CIVIL


La sociedad recurrente se denominaba "Francisco y Emilio Te-
rry y Cia., en liquidaci6n" y el recurso se estableci6 a nombre de
"Emilio y Francisco Terry, en liquidaci6n".
Los errors materials, por lo general, no matan los recursos.



Puede declararse inadmisible el recurso por motivos no alegados
en la impugnaci6n, puesto que, por medio de 6sta, se transfieren al
Supremo todas las facultades del de segunda instancia relatives a
su admisi6n. Auto niun. 18, de 11 de febrero de 1930.
Nada impide que se estime err6neo cl fundamento que tuvo la
Audiencia o cl Juez para rechazar el recurso y que, por otro distinto,
se mantenga la inadmisibilidad.



Es insustanciable el recurso en que, al personarse, no acompafia
el recurrente las copies suficientes para las otras parties y el Minis-
terio Fiscal, conformne exige el inciso 39 del articulo XXVI de la
Orden 92. Auto num. 30, de 26 de marzo de 1931.
Se declar6 con lugar la impugnaci6n.
La falta pudo subsanarse, presentando las copias dentro del tir-
mino del oenplazawniento, y adn despu6s si el Tribunal, comno lo ha he-
cho recintrementc, require al recurrent para que present las copias
o en su defect, las haga el actuario a su costa.



En efecto, en providencia de 18 de mayo de 1936 (rollo 30 de
dicho afio), al personarse un recurrente sin las copias del escrito y
documents acompafiados, dispuso que se le requiriera para que dentro
Ide segunda audiencia las presentara, apercibido de tenerlo por decaido
de su derecho.
Y en caso anflogo, en provindencia posterior de 18 de junio de
1936 (rollo 5 del propio afio, en material contencioso-administrativa),
acord6 que sc requiriera al recurrente para que, tambi6n dentro de
segunda audiencia, presentara las copias omitidas, apercibido de que,
de no hacerlo, las haria el actuario a su costa.




MANUEL MARTiNEZ ESCOBAR


Poco importa que se presented despues de transeurrido el thrmino
del emplazamiento. Lo esencial es que el escrito en que el reeurrente
se person este presentado en tiempo. Asi se desprende de las dos
citadas providencias.


El recurrente falt6 a lo dispuesto en el parrafo 39 del articulo 26
y articulo 30 de la Orden 92 de 1899, ya que existiendo dos parties mis
un el pleito, s61lo acompaii6 este niimero de copias, omitiendo la que
debi6 presentar para el Ministerio Fiscal en cumplimiento de lo dis-
puesto en dichos preceptos, por lo cual hay que estimar que no se
person dentro del trnnino legal en la forma y con los requisitos im-
puestos en los referidos articulos. Auto ntm. 30, do 26 de marno
de 1931.
V6ase lo dicho anteriormente.




MODELO 19

A LA SALA:

A..., procurador. en nombre y representaci6n de B. ., en los
autos del recurso de casaci6n establecido por C. en el juicio de
mayor cuantia que sigue kste contra mi poderdante, a la Sala digo:
Que me he instruido de los autos y en la oportunidad a que se
refiere el articulo XXVIII de la Orden 92 de 1899, vengo a impugnar
la admisi6n de dicho recurso.
Los motives de la impugnaci6n son los siguientes:
Primero. Por haberse interpuesto el recurso fuera de tiempo.
La filtima notificaci6n de la sentencia se hizo el 9 de abril de 1934 y
el escrito de interposici6n se present el 16 del propio mes; entire una
y otra fecha median mis de los cinco dias que sefiala el articulo IV
de la Orden 92. (14 de las causes de impugnaci6n que enumera el
art. XXXIV de dicha Orden.)
Segundo. Por no consignarse en el escrito de interposici6n la fe-
cha del mismo ni de la notificaci6n al recurrente, requisitos formales
que exigen los nfims. 1" y 29 del art. V de la Orden. (2* de las causes





LA CASACI6N DE LO CIVIL 81

de impugnaci6n del art. XXXIV), seguramente para que no apare-
ciera presentado el recurso fuera de tiempo.
Tercero. Por no haber presentado cl recurrente, al personarse
ante este Tribunal, ni despu6s, las copias del escrito y del poder a 61
acompafiado, a lo que le obligaba el nim. 39 del articulo XXVI. La
omisi6n de la copia para el Ministerio Fiscal no me afecta, pero si la
de la parte que represent. (5' de las causes del art. XXXIV.)
Suplico a la Sala se digne tener por impugnada la admisi6n del
recurso, sustanciar la impugnaci6n y, en definitive, declararla con
lugar con las costas a cargo del recurrent. Habana (fecha).



MODELO 29
(El encabezamiento en igual forma, con la consiguiente adapta-
ci6n al caso.)
Los motivos de la impugnaci6n son los siguientes:
Primero. Porque en los juicios ejecutivos no cabc el recurso de
casaci6n por infracci6n de ley y doctrine legal, conforme al n6m. 39
del articulo 1692 de la Ley de Enj. Civil, por lo que no siendo la
resoluci6n recurrida susceptible del mismo, debi6 denegarse su admi-
si6n, a tenor de lo prescrito ne el articulo XI, en relaci6n con el VII,
num. 19, de la Orden 92 de 1899, en cuanto se refiere a los tres pri-
meros motivos. (3' de las causes de impugnaci6n del articulo XXXIV
de la Orden.)
Segundo. Porque el nfum. 6' del articulo 1691 s6lo autoriza cl
recurso por quebrantamiento de forma por incompetencia de jurisdic-
ei6n, o sea cuando el Juez se declara competent no siendolo, y en el
motivo quinto se combat la sentencia porque aqu6l se estim6 incompe-
tente, lo que s6lo puede hacerse eficazmente en un recurso de infrac-
ci6n de ley. Falta, por tanto, al motivo, el requisite 39 del articulo V
de la Orden, pues la cita de un precepto inadecuado, sefgn la juris-
prudencia, equivale a su falta de expresi6n. (3' de las causes del
art. XXXIV.)
Tercera. Por no haber sido reclamada oportunamente la subsa-
naci6n a que se contrae el motive 6', pues contra el auto que deneg6
el recibimiento a prueba en la 2* instancia no se estableci6 el corres-
pondiente recurso de siplica. Conforme al articulo XI de la Orden,





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


en relaci6n con cl VII, nfim. 59, de la misma, y 1694 de la Ley de
Enj. Civil, debi6 haber sido rechazado ese motivo. (3' de las causes
del articulo XXXIV.)
Suplico a la Sala se digne toner por impugnada la adnmisi6n del
recurso por infracci6n dc ly y doctrine legal y de los motives sefia-
lados con los nfimeros quinto y sexto del recurso por quebrantamiento
de forma, sustanciar la impugnaci6n y, en definitive, declararla con
lugar, con las costas a cargo del recurrente.


MODELO 3'

Fundo la impugnaci6n:
Primero. En que interpuesto el recurso por un arrendatario con-
tra una sentencia de desahucio no present el document justificativo
del pago o consignaci6n de las rentas vencidas, obligaci6n que le im-
pone el nfim. 2' del articulo XXVI de la Orden 92 de 1899, sin que
el Tribunal, por inadvertencia, haya declarado desierto dichob recurso
y firm la sentencia recurrida. (51 dc las causes de casaci6n deter-
minadas en el art. XXXIV.)
Segundo. En quc cl poder presentado por el representante del
recurrent no contiene facultades para establecer recursos de casaci6n,
sino s6lo los de reposici6n, sLplica, apelaci6n y queja, a los quo con-
cretamente se refiere. (49 de las causes de impugnaci6n del articulo
XXXIV.)
Suplico a la Sala tenga por impugnada la admisi6n del recur-
so, etc.


MODELO 49
Impugno la admisi6n de todos los motives del recurso por este
fundamento, comfin a todos ellos:
Unico. La resoluci6n recurrida no es susceptible de casaci6n por-
que, sin g6nero de duda, no tiene el caricter de definitive. Es un
auto que declara sin lugar la excepci6n dilatoria de falta de reclama-
ci6n previa en la via gubernativa, que, como es notorio, no pone t6r-
mino al pleito ni hace impossible su continuaci6n.
Suplico a la Sala, etc.




LA CASACI6N DE LO CIVIL 83:









CAPITULO X

AMPLIACION DEL RECURSO Y ADHESION AL MISMO


Ampliaci6n.
El escrito de interposici6n del recurso de casaci6n es el mis di-
ficil, el mas complicado, el que mAs preocupa a los abogados. Su
importancia es inmensa; su trascendencia, enorme. Tiende a echar
abajo una sentencia, a ganar un pleito perdido, a conseguir un des-
quite. La responsabilidad moral del autor para con su cliente es muy
grande. Un error, una omisi6n, un detalle, puede ocasionar el nau-
fragio del recurso, la p6rdida del pleito y, a veces, hasta un quebranto
de reputaci6n.
Y ese trabajo tan cuidadoso, que en no pocas ocasiones exige una
larga series de motivos por los distintos problems juridicos que hay
que abordar, ha de hacerse en un plazo muy breve. Solo cinco dias
se conceden para ello, dentro de los cuales, forzosamente, hay que
presentar el escrito. Cierto es que pueden obtenerse dos o tres mis
mediante una solicitud de aelaraci6n de sentencia, pero, asi y todo,
el t6rmino es muy breve para una labor tan ardua, con tanta rais
raz6n cuanto que ese no es el finico negocio que reclama la atenci6n
del letrado. Possible es que tenga, al mismo tiempo, que preparar
dos o tres recursos de esa clase. Y el tiempo corre...
Pero la Ley siempre previsora, soluciona todos los problems,
remedia todas las situaciones. A esa necesidad de acudir en auxilio
de los recurrentes agobiados por la premia del factor tiempo, responded
la ampliaci6n. Tienen derecho los recurrentes a ampliar el recurso,
con nuevos motivos, en el trimite de instrueci6n, disponen de tiempo
sobradq para plantear reposadamente los puntos de la casaei6n, para
planear su ataque al fallo, para dirigir contra 61 sus baterias juri-
dicas. Los diez o veinte dias, segfin los casos, para personarse en





MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


el Supremo y los quince dias que se les conceden para instrucci6n.
No tienen derecho a quejarse.
Merced a esa concesi6n legal en los pleitos de importancia o que
ofrezean dificultades o complicaciones, los abogados experts pre-
sentan sus recursos con uno, dos o tres motives, los que hayan podido
preparar, reservando los mis importantes, que exigen mayor studio
y mAs cuidado, para la ampliaci6n. Como consecuencia de esa tic-
tica, estrictamente legal, el escrito primitive de interposici6n viene
a ser la vanguardia del recurso; la ampliaci6n, el verdadero recurso.


En el tramite de instrucci6n, como se dijo en el capitulo an-
terior, puede el recurrente impugnar la admisi6n del recurso. Puede
tambi6n (art. XXVIII, n6im. 19 de la Orden 92) ampliar los motivos.
Pueden, asimismo (art. XXVIII, nfim. 39) los no recurrentes adhe-
rirse al recurso.
Los nuevos motivos de la ampliaci6n se consignarin en los mismos
t6rminos que los del recurso primitive. La ampliaci6n viene a ser
un nuevo recurso que exige los mismos requisitos formales que el
anterior. No es necesario, sin embargo, expresar las feehas de las
notificaciones. Seria infitil. Ya constant en el recurso.
Hay que citar el precepto autorizante de cada motivo y cumplir
lo dispuesto en los nmimeros 49 y 59 del articulo V, respectivamente,
segfin sea de fondo o de forma.
El Supremo resolvera de piano si admit o no los nuevos mo-
tivos. A pretexto de ampliarlos, no pueden adicionarse o modifi-
earse los motivos admitidos ni reproducirse, aunque se les disfrace,
los que hayan sido rechazados. No se revive los motivos sepultados;
no se reparan los averiados; no se subsanan los deficientes.


Los abogados experts acuden a la ampliaci6n cuando tienen
dudas acerca de la causa de casaci6n en que esti comprendido un
motivo, en el que tienen f6 para el 6xito; dudas que no se explican,
teniendo como tiene la jurisprudencia perfectamente sefialado el limited
de cada una de ellas, a menos que provengan de la propia jurispru-
dencia.
Presentan la cuesti6n en dos motivos separados, citando en cada
uno de ellos un precepto autorizante distinto. No se pueden rechazar




LA CASACI6N DE LO CIVIL 85

ambos, sino solamente aquel en que el precepto invocado no fuera
el procedente. Al decidirse por uno el Supremo, deja resuelto el
problema de la admisibilidad.
Si se emplea esa tictica al interponerse el recurso, hay el riesgo
de que la Audiencia opte por uno de ellos con error y el Supremo
o10 declare inadmisible, quedando descartados el uno y el otro. Y si
propuesto y admitido uno solo,, se adiciona el segundo en ampliaci6n,
existe otro peligro: el de que se le rechace por tender a complementary
o subsanar el que se le admiti6.


Requisitos formales.
Los mismos requisitos que son necesarios en el escrito de inter-
posici6n del recurso de casaci6n debe contener el de ampliaci6n por
existir las mismas razones, ya que uno y otro ticnen el mismo objeto,
o sea la casaci6n de la sentencia por las causes que la ley tefiala.
Auto num. 73, de 23 de noviembre de 1901.
El precepto autorizante, las leyes o doctrinas infringidas y el
concept de la infracci6n. si el recurso es de fondo. La exprci6n
del quebrantamiento y las gestiones hechas para ]a subsanaci6n de
la falta si es de forma.


Caido el recurso, cae la ampliaci6n.
Si el recurso es inadmisible, lo es tambi6n la ampliaci6n. Esta
halla subordinada a la admisibilidad de aquel. Sentencias nims. 68
y 91, de 31 de agosto y 5 de noviembre de 1917, nfm. 71, de 26 do
septiembre de 1919, nun. 87, de 26 de junio de 1920, nim. 9, de 22
de marzo de 1923 y nim. 100, de 31 de agosto de 1927.
La almpliaciOn 'stai subordinada a la subsistencia del recurso.
Si todos los motives de C'sIt son declarados inadmisibles, la amplia-
ci6n no surte efecto: no existe. No se concise la ampliaci6n de un
recurso sin el recurso que se pretcnde ampliar.
Enti6ndase bien que lo quc chali aba.jo la amnpliaci6n es la
inadmisibilidad del recurso; no su improcedencia.


Adhesi6n al recurso.
Los no recurrentes. al adherirse la apelaci6n aceptando los mis-
mos motivos sefialados por los recurrentes, pueden adicionar otros





MANUEL MARTiNEZ ESCOBAR


nuevos. En 6ste filtimo caso, los enumerarin en la misma forma que
si se tratara de la ampliaci6n.
La adhesi6n a los mismos motives del recurrente tiene por objeto
que el recurso se mantenga, ain en el caso de que el que lo interpuso
se aparte del mismo. El desistimiento no impide que siga tramitin-
dose hasta qua se le resuelva. El que se adhiri6 a 61 lo hizo suyo; se
convirti6 en parte recurrente.
Si se adicionan motives es porque siendo comunes los intereses en
el pleito del recurrente y del no recurrente, quiere 6ste reforzar el re-
curso en beneficio de ambos, pero hay tambi6n quienes entienden que
arin siendo opuestos o encontrados dichos intereses, cabe la adhesi6n
para contrarrestar el posiblc 6xito del recurso. Para 6stos la adhesi6n
al recurso de casaci6n viene a ser igual a la adhesi6n al de apelaci6n; se
extiende el recurso a aquello que pueda favorecer al adherido, por lo
general en subsidio, para que si se llega a segunda sentencia no haya
que mantener en 6sta pronunciamientos de la casada que aparezcan
consentidos, o como se dice en terminos juridicos, no afectados por la
casacion.
Esta opinion, que en el terreno de los principios me encanta, no
ha prevalecido en la prActica por el valladar que ha encontrado en el
nfim. 39 del articulo XXVIII de la Orden 92, del que se desprende
que para adherirse a un recurso ajeno hay que representar los mismos
intereses que el recurrente, por ser forzoso aceptar los mismos motivos.
Interpretando ese precepto, ha declarado censtantemente el Tribunal
Supremo, sin vacilaciones, que, a pretext de la adhesi6n, no puede
interponerse un nucvo recurso ni agregar motivos que vayan contra
el establecido, por lo que es indispensable la aceptacion de los alegados
por el recurrent, es decir, ser coadyuvantes del suyo. MAs claro:
no caben contra recursos.
Al rev6s de lo que ocurre con la apelaci6n, la adhesi6n a la ca-
saci6n no puede convertirse en un arma contra el recurrente, produ-
ciendo, en su perjuicio, la modificaci6n del fallo.

Adherido el demandado al recurso de los actors, y habiendo am-
pliado ademis 6ste con la misma finalidad, tiene tambi6n dicho deman-
dado el concept de recurrente, y si6ndolo de esa mancra todas las parties
personadas, no existe parte no recurrente en cuyo favor haya de ha-
cerse la imposicion de las costas, por lo que no procede hacer pronun-




LA CASACI6N DE LO CIVIL


ciamiento especial sobre ese extrenio. Sentencia de 11 de mayo de
1916.
El articulo XL de la Orden 92 exige que se impongan las costas
al recurrente cuando se declara sin lugar su recurso. Y al adherido
a este, como es 16gico, se le consider tambi6n recurrente, a ese efecto.




MODELO 1Q

A LA SALA

A..., procurador, en representaci6n do B..., etc.
Que dentro del period de la instrucci6n, conform al nfum. 39 del
articulo XXVIII d la Orden 92 de 1899, vengo a adherirme al recurso
admitido al co-demandado C. el que hago mio, a los efectos le-
gales y a la vez, a alegar nuevos motives que sefialo a continuaci6n:
Primer motivo.
Preccpto autorizante: El nfim. 3Q del articulo 1690 de la Ley de
Enj. Civil.
Precepto infringido: El art. 358 de la Ley de Enj. Civil.
Conccpto dc la infracci6n: El fallo es, indudablemente, excesivo,
puesto que concede al actor mA.s de lo pedido. En la demand, se re-
claman, en concept de pago- de servicios los sueldos devengados por
el actor durante los scis filtimos mnses del afio 1932, y en la sentencia
se condena a pagar los sueldos de diez mens-alidades. El exceso es
evidence.
No obsta a lo expuesto, la circunstancia de que dicha sentencia
condene solamente al pago de la mitad de los sueldos, desestimando
la demand en cuanto a la otra mitad, pucs como esa reducci6n se
debe a que fu6 estimada la excepei6n de plus petitio, consistent en
que, segin la cliusula sexta del contrato, solo se abonaria el 50 por
ciento del salario, mientras no se instalara la nueva maquinaria en
la fAbrica del patrono, lo que no habia ocurrido, para que el fallo se
ajuste a los t6rminos del referido contrato y a lo solicitado a su am-
paro, ese mismo 50 por ciento tiene que contraerse al tiempo de tra-
bajo efectivo que la demand consigna, y no a otro mayor. Este crite-
rio ha sido mantenido, en un caso similar por el Tribunal Supremo en
su sentencia nfim. 14, de 23 de enero de 1931. Al no entenderlo asi,




MANUEL MARTINEZ ESCOBAR


la sentencia recurrida viola el articulo 358 de la Ley de Tramites,
segfin el cual el fallo ha de ser congruente con las peticiones de los
litigantes, lo que no sucede cuando otorga mis de lo que se pide.

Scgundo motivo.
Precepto autorizantc: El nfim. 30 del articulo 1691 de la Ley de
Enj. Civil.
Ley infringida: El art. 358 de la propia Ley.
Conc pto de la infrocciwn: La sentencia cs tambi6n excesiva, bajo
otro aspect, pues condena al pago de intereses legales, en concept de
mora, sin que ese pronunciamiento haya sido solicitado en la demand,
ni en la replica. Al otorgar mis de lo pedido, el fallo infringe el
articulo 358 antes citado, que exige que aquel sea congruente con
las peticiones de los litigantes.

Tercer motivo.
Pr(cepto autorizanic: El nim. 1' del articulo 1690 de la expresada
Ley
Leyes infringidas: Los articulos 1100, 1101 y 1108 del C6digo Civil.
(Este motivo se alega en subsidio, para el caso improbable de que
cl anterior no tenga 6xito).
Concepto dc la infraccion: A pesar de que la sentencia no condena
al pago de la totalidad dc los sueldos reclamados, sino a la mitad de
los mismos, como rcsultado dc una cxeepci6n estimada, impone a los
demandados intereses legales en concept de mora. invocando para ello
los articulo.s 1100, 1101 1108 del C6digo Civil. los que rcsultan mal
aplicados y peor intcrprctados. porque aquellos no han incurrido en
dolo. nigligcncia o morosidad, siendo necesaria la concurrencia de una
de esa.s circunstancias para que proceda dicha imposici6n.
La mora a quc los indicarlos preceptos se refiere, eastigindola con
una indemnizaci6n de perjuicios, consistent en los intereses convenidos,
y a falta de convenio. en el interns legal, se produce, segfin el articulo
1100, desde que el acreedor exija. judicial o extrajudicialmente, cl cum-
plimiento de la obligaci6n no satisfecha, lo que presupone que la re-
clamaoi6n sea legitima. no incurri6ndose en ella cuando, como en el
present easo, se pretend el pago de una, cantidad mayor que la aded -
dada, pues, en tales condiciones, la oposici6n del requerido es just.




LA CASACION DE LO CIVIL 89

Cuarto motivo.
El nfim. 1 del articulo 1690 de la Ley de Enj. Civil.
Ley infringida: El art. 1826 del C6digo Civil.
Concepto de la infraccidn: Al demandado C..., le condena la Au-
diencia, como deudor principal, al pago de los sueldos reducidos de
diez mensualidades. A mi poderdante B..., como fiador solidario,
le condena en iguales t6rminos y, ademas, al pago de cien pesos, en
concept de sanci6n penal, estipulada para el caso de que la obligaci6n
quedara incumplida por espacio de dos meses; es decir, le impone una
responsabilidad mayor que la del obligado directamente.
Verdad es que asi se cstipul6 en el contrato y a ello se oblig6 ex-
presamente en el mismo, pero el articulo 1826 del C6digo Civil, en su
primer parrafo prohibe en absolute que el fiador se obligue a mas que
el deudor principal, tanto en la cantidad como en lo oneroso de las
condiciones, y en el segundo, dispone que en tal caso se reduzea su
obligaci6n a los limits de la del deudor.
Al no estimar la sentencia nula de derecho la indicada estipulaci6n
condenar a B. al pago de los cien pesos, imponi6ndole mayores
,sponsabilidades que a su fiado, viola el citado precepto.
Suplico a la Sala so digne tenerme por adherido al recurso y por
;nmpliados los motives del mismo, etc.



Otrosi: Iinpugno, ademis, la admisi(n de los motivos 2Q y 39 del
i-curso interpuesto por el actor D. a lo que tambien me autoriza
el nufim. 29 del articulo XXVII de ]a Orden 92, por estos fundamentos:
19-Porque en el motive 2. se part del supuesto de que la nueva
maquinaria ya estaba instalada en la fAbrica de C para deducir
que debicron abonarse los sueldos en su totalidad, contradiciendo la
afirmaci6on de hecho, contenida en la sentencia. de que esa instalaci6n
no sc habia efectuado, lo que no es licito en un motivo establecido al
apuparo del num. 1 del articulo 1690. invocado como autorizante, pues
equivale a .su falta de expresi6n.
2' -Porque la cuesti6n planteada en el motivo 39 no es de apre-
ciaei6n de prueba, sino de interpretaci6n de contrato, puesto que no
.e combat cl juicio dc la Sala en cuanto a hechos, de no haberse ins-
talado la nueva maquinaria, sino se discuto la inteligencia que debi6
darse a la clausula sexta del contrato de servicios, para sostener que




90 MANUEL MARTiNEZ ESCOBAR

C... qued6 obligado a la instalaci6n inmediata, y al demorarla, al pago
integro de la retribuci6n convenida por lo que no pudiendo impugnarse
la infracci6n atribuida a la Audiencia al amparo del nunm. 79 del ar-
ticulo 1690, sino del 19, el motivo es inadmisible.
Suplico a ]a Sala se digne tener por impugnada la admisi6n de
los motives expresados, etc.
El motivo 49 de la ampliaci6n no es admisible conforme a lo antes
expuesto, porque no es una adhesi6n o ampliaci6n al recurso existente,
sino un nuevo recurso, en interns exclusive del adherido como fiador
del rccurrente, al que nada beneficiaria el exito de ese motivo. Exito
indudable si fuera admitido.




LA CASACI6N DE LO CIVIL


CAPITULO XI

EL RECURSO POR INFRACCION DE LEY 0 DE
DOCTRINE LEGAL


No hay un recurso por infracci6n de ley y otro por infracci6n de
doctrine legal. Ambas infracciones dan vida a un solo recurso, que
se rige por las mismas normas procesales y a las que son comunes las
causes de casaci6n. La unica diferencia que existe entire ellas es la
siguiente: en las unas se invocan leyes infringidas; en las otras, doc-
trinas infringidas. En un recurso pueden coexistir motivos por in-
fracci6n de ley y de doctrine legal. Hasta en un motivo pueden ale-
garse conjuntamente ambas infracciones.


Las causes de casaci6n.
El articulo 1690 de la Ley de Enj. Civil enumera las siete causes
de casaci6n que autorizan el recurso por infracci6n de ley o de doc-
trina legal. Cada uno de sus nfimeros constitute el precepto autori-
zante del recurso que, forzosamente, ha de invocarse en cada motivo,
conforme a lo dispuesto en el nfim. 39 del articulo V de la Orden 92.
La cuesti6n planteada en el motivo ha de estar comprendida en el
precepto citado. No basta mencionar el articulo 1690; hay que men-
cionar el nimero del mismo en que tenga cabida el problema sometido
al Supremo, o, por lo menos, referirse a 61 en terminos claros, precisos
e inequivocos, siendo lo primero lo mis prudent y lo mis prictico.
La omisi6n de ese requisite hace inadmisible el recurso.
Esas causes son las que siguen:
11 Cuando el fallo contenga violaci6n, interpretaci6n err6nea o
aplicaci6n indebida de las leyes o doctrinas legales aplicables al caso
del pleito.





92 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

2* Cuando la sentencia no sea congruente con las pretensiones
oportunamente deducidas por los litigantes.
3* Cuando el fallo otorgue mis de lo pedido o no contenga de-
claraci6n sobre alguna de las pretensiones oportunamente deducidas
en el pleito.
4' Cuando el fallo contenga disposiciones contradictorias.
5* Cuando el fall sea contrario a la cosa juzgada, siempre que
se haya alegado esta excepei6n en el juicio.
6' Cuando por raz6n de la material haya habido abuso, exceso o
defecto en el ejercicio de la jurisdicei6n, conociendo en asunto que no
sea de la competencia judicial, o dejando de conocer cuando hubiere
el deber de hacerlo.
74 Cuando en la apreciaci6n de las pruebas haya habido error de
derecho o error de hecho, si este ultimo result de documents o actos
aut&nticos que demuestren la equivocaci6n evident del juzgador.


Juicios en que no precede el recurso por infracci6n de ley o doctrine
legal.
Hay juicios en que procede el recurso por quebrantamiento de
forma y no el de infracci6n de ley. Los determine el articulo 1692
de la Ley de Enj. Civil.
No es que las sentencias que ponen tirmino a esos juicios no
sean definitivas y no est6n, por lo tanto, comprendidas en el nim. 1P
del articulo 1687. Son definitivas y, por serlo, susceptibles, como
todas las que tienen ese character, del recurso de casaci6n. Lo que
ocurre es que contra ellas no cabe el de ifracci6nii de ley o de doc-
trina legal, por impedirlo el citado articulo 1692. Este establece
excepciones al nfirn. 1P del 1687. Restringe el recurso de casaci6n
contra las nmismas. Lo linfita al de forma.
Esos juicios en los que no procede el recurso de fondo son los
siguientes:
19 Los de menor cuantia.
2" Los de desahucio cuando la rental annual de la finea no ex-
ceda de mil pesos. De estos juicios se tratard en capitulo apart.
3Q En los ejecutivos, en los posesorios y en los que despu6s de
terminados pueda promoverse otro juicio sobre el mismo objeto, ex-
cepto los easos comprendidos en los nuims. 31 y 49 del articulo 1688.





LA CASACI6N DE LO CIVIL


Se refiere a las resoluciones que ponen tOrmino a los juicios de
alintentos provisionales y actos de jurisdicci6n voluntaria, a las que,
precisamente, los citados preceptos declaran recurribles en casaci6n.
Contra ellas proceden ambos recursos: el de forma y el de fondo.


No procediendo el recurso por infracci6n de ley en los juicios
de menor cuantia, tampoco procede en los incidents de los mismos.
Autos de 20 de octubre de 1899 y umn. 27, de 20 de marzo de 1908.
Lo que no cabe en lo mis no puede caber en lo menos, dicen
algunas sentencias.
Lo accesorio no puede ser mAs que lo principal, afiaden otras.


No procede el recurso por infracci6n de ley en los juicios eje-
cutivos ni en sus incidencias. Autos nfunm. 39, de 8 de mayo de 1900,
num. 41, de 3 de julio de 1901, nfum. 37, de 18 de junio de 1906 y
nun. 31, de 28 de marzo de 1908.
;A que citar mis? Lo dice expresamente el nmi. 3" del ar-
ticulo 1692.


Ni en las diligencias preparatorias del mismo. Auto nufim. 60,
de 3 de octubre de 1914.


La prohibici6n de establecer recurso de casaci6n por infracci6n
de ley en los juicios ejecutivos se extiende a los incidents de dichos
juicios y a la via de apremio que les subsigue. Auto nunm. 50, de 15
de julio de 1903.
Es natural.


En los juicios en que la ley no autoriza el recurso de casaci6n.
por infracci6n de ley, no procede 6ste tampoco en sus incidents.
Autos nuns. 12 y 14 de 14 y 22 de febrero de 1902 y nfunm. 23, de
28 de febrero de 1903, y Sentencia num. 7, de 22 de febrero de 1902.
Hay que repetirlo: Lo accesorio no puede ser nmis que lo prin-
cipal.





94 MANUEL MARTINEZ ESCOBAR

La declaraci6n de concurso necesario, aunque se haga en los
autos de un juicio ejecutivo, no pierde su naturaleza propia de reso-
luci6n definitive, la que la hace recurrible en casaci6n. Auto nim.
53, de 21 de septiembre de 1906.
Lo mismo ocurre con la declaraci6n de quiebra.
El concurso y la quiebra son juicios universales que no pierden
su naturaleza propia por la circunstancia, puramente procesal, de
que se tramiten en los autos de nm ejecutivo paralizado o fenecido.


En los interdictos no procede el recurso por infracci6n de ley
de doctrine legal. Auto nfm. 10, de 20 de enero de 1900. Sen-
tencias nfim. 5, de 22 de marzo de 1910 y nim. 15, de 2 de mayo
de 1932.


Ni tampoco en los incidents de los mismos. Sentencias nim.
84, de 19 de diciembre de 1906, nkim. 63, de 20 de junio de 1917 y
nrm. 210, de 23 de diciembre de 1925.
Los interdictos son juicios posesorios comprendidos especial-
mente en la prohibici6n del nfim. 39 del articulo 1692.


Si contra las sentencias que resuelven los interdictos de recobrar
no cabe el recurso de casaci6n por infracci6n de ley, no cabe tam-
poco en los incidents sustanciados en los mismos, como los de im-
pugnaci6n de honorarios por excesivos. Auto nfim. 29, de 27 de
marzo de 1934.


En los juicios en que, conform al ndm. 39 del articulo 1692 de
la Ley de Enj. Civil. no procede el recurso por infracci6n de ley,
porque puede promoverse otro pleito sobre el mismo objeto, no pro-
cede tampoco dicho recurso contra las resoluciones que en los mis-
mos recaigan. Sentencia de 21 de noviembre de 1914.


En los procedimientos hipotecarios no procede el recurso por
infracci6n de ley o doctrine legal, pues puede promoverse despu6s
el juicio plenario que autoriza el inciso 99 del articulo 175 del Re-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs