• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Preface
 La violencia
 Es un destino ser violento?
 Que causan pueden ser las generadoras...
 Tendran razon los bandoleros para...
 El codigo penal y la violencia
 Es util la pena de muerte para...
 La violencia y los inadaptados
 Violencia y readaptacion
 Reformas carcelarias y post-carcelarias...
 Ideas generales sobre el delito...
 La literatura y la violencia
 La violencia frente al presupuesto...
 Utilidad de una campaña pacifica...
 Que obligaciones le incumben al...
 Urgencia de una campaña nacional...
 La vida de cada bandolero puede...
 La paz no es un mito
 Epilogo
 Indice






Group Title: hombre frente a la violencia.
Title: El hombre frente a la violencia
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078515/00001
 Material Information
Title: El hombre frente a la violencia
Physical Description: 196 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Sevillano Quiñones, Lino Antonio
Publisher: Impreso en Editorial Aplicación Publicitaria
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1965
 Subjects
Subject: Crime and criminals -- Colombia   ( lcsh )
Guerrillas -- Colombia   ( lcsh )
Rural conditions -- Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078515
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADY6464
oclc - 02891550
alephbibnum - 000792298
lccn - 66041685

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    La violencia
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Es un destino ser violento?
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Que causan pueden ser las generadoras de la violencia?
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Tendran razon los bandoleros para proceder como lo hacen?
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    El codigo penal y la violencia
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Es util la pena de muerte para combatir la violencia?
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    La violencia y los inadaptados
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Violencia y readaptacion
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Reformas carcelarias y post-carcelarias aplicables para prevenir el delito y por lo mismo la violencia
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Ideas generales sobre el delito y la violencia
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    La literatura y la violencia
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    La violencia frente al presupuesto nacional
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Utilidad de una campaña pacifica de pacificacion
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Que obligaciones le incumben al gobierno frente a la campaña pacifica de pacificacion?
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Urgencia de una campaña nacional de experimentacion psico-social para combatir la violencia
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    La vida de cada bandolero puede ser util al pais, Salvemosla!
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    La paz no es un mito
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Epilogo
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Indice
        Page 197
        Page 198
Full Text




LINO ANTONIO SEVILLANO OUIAONES


EL HOMBRE FRENTE A LA VIOLENCIA




Cada bandolero es un hombre.
Su vida puede ser 6til.
SALVEMOSLA!















].965

IMPRESS EN OFFSET EN
EDITORIAL APLICACION PUBLICITARIA
BOGOTA. CRA 5 NO. 11.26. TEL 345134


















El autor dedica esta obra a

CRISTO:

Padre, Maestro y Amigo:

para que vue va sus ojos
y nos de-la Solucidn.




OBRAS DEL AUTOR


COSTA AZUL, poemas. Ed.Cultura.
Pasto. 1.949.
EVANGELIOS-DE SANGRE, pemas. Ed.
Minerva. Bogota, 1.957.
PRIMAVERA, poema, Ed. Voto Nacional,
Bogota, 1.961.
EL KILOMETRO CIENTO ONCE, novela.
DESPUES DEL VEREDICTO, novela.
EL CRIME DE LA CORBATA ROJA,nove
(la.
CUENTOS IMPERSONALES.
EL DIARIO DE UN MUERTO, cuento.
ALBAICIN, cuentos.
FANTASIA, poemas.
SUENOS, poemas.
CANCIONES MISTICAS, poemas.
MANIGUA Y SORTILEGIO, novela.
SUSURROS, poemas.
COSTA NEGRA, novela.
LA CONDITION EXTRAMATRIMONIAL
DEL HIJO, ensayo.
UN PADRE NUESTRO, novela.
LAS TELARANAS DEL SEPULCRO,
(novela.
EL HOMBRE, teatro.




PROLOGO.

Este libro no es una novela. No es
un catalog de estadisticas. No es un estu
dio sobre determinado aspect del C6digo
Penal. EL HOMBRE FRENTE A LA VIO -
LENCIA es la mirada direct del soci6lo -
go sobre un coraz6n destrozado, en un pai
saje sangrante que ayer no mas fue feliz.

El pasajero vacio en la ordenaci 6n
que pueda advertirse en el libro, queda
reemplazado por lo espontaneo de la prosa,
la confession pura del testimonio y la f6r-
vida inspiraci6n del relato.

Testigo de pateticos hechos,el autor
los cuenta con impresionante calor.Entre-
saca de la experiencia lecciones de moral,
que podrfan ser ben6ficas para el ator -
mentado espiritu de las gentes que, como
los protagonistas de la obra cabalgan paso
a paso por la senda del crime o del fasti-
o dio.
EL HOMBRE FRENTE A LA VIO -
LENCIA es otro aporte de la Generaci6n
del Medio Siglo, a la hiatoria native, cum-
pliendo asi el prop6sito de entregarle al
pais la inquietud de los hombres de la nue
Sva Colombia, de una generaci6n de frente
% y manos limpias, que piensa en voz alta ,
-a
LA-




sin miedo ante nadie, porque no tiene corn
prorrisos sino con la patria.

A raiz del estadb de sitio,decretado
el 9 de noviembre de 1.949, y mis tarde,
cuando el 3 y 9 de junio de 954, en los
prados de la Ciudad Universitaria y en la
calle 13 con carrera 7a de Bogota cayeron
acribillados a nretralla numerosos univer
sitarios, nuestra generaci6n pens6 enton-
ces en recoger la sangre vertida inocente
mente y levantar con ella los cimientos de
la Segunda Republica. De una repdblica
grande en lo politico, grande en el traba -
jo, grande en lo social y en lo economic.
Y c6n-o se lograrfa aquello? Por medio
de la investigaci6n constant, del studio
atento de todos los nroblenmas nacionales ,
de las soluciones concretas que desembo-
quen en la creacion de un Estado modern.

Hacia alli va este libro. Por eso se
lo lee con passion, a veces con vergiienza
de la patria escarnecida, pero a toda hora
con fe en el destiny de una repdblica me-
jor.
Dobleros esta primera pagina y de-
jemos que corra la pluma del Dr. Lino
Antonio Sevillano.

Jos6 F6lix Castro.












LA VIOLENCIA


Es el juego deliberado de la vi.-
da con la muerte, fuera de que
*ahf la muerte estd viva tambiin,
tomando parte active en el jue-
go.

Langston Hughes




I
El viernes, 9 de abril de 1.948,
era un dfa como cualquier otro. Claro
esta que habra cierta expectativa; pero
ella estaba relacionada con la Conferen
cia Panamericana que se reunfa en Bo-
got..Nada indicaba, pues,que ese dra
marcarfa un hito de referencia en nues-
tra historic politico social.

Uno de los caudillos del liberalis-
mo, el eminente penalista Jorge Elie -
cer Gaitin, fue:muerto en el primer ter






cio de la tarde. Lo que a 6sto sigui6 fue el
caos. Rfos de gente enloquecida y famelica,
como s6rdidos enjambres de lobos excita -
dos, primero en todas las calls de Bogota,
y luego, por todos. los rincones de Colombia,
entire grandes marejadas de sangre, infun-
dran la desolaci6n y la muerte.

II


Estamos hoy en 1.965. Diecisiete a-
fios han pasado. El pars no ha podido adn
recuperarse y se habla todavfa, con un po-
co de costumbre y, acaso, con :. indiferen-
cia, de la VIOLENCIA que aniquila la Na-
ci6n.
Hay un grupo de gente que vive en los
montes, en las encrucijadas, en los cami-
nos perdidos, colocado en pie permanent de
guerra, escudado bajo banderas de diferen-
tes colors politicos. Frente a esta gente se
levantan, el Ejercito y la Policfa,en lucha
permanent.
La prensa, desde hace diecisiete afios,
anota en sus paginas a grandes titulares ,
una cifra casi invariable, con que sefiala el
nimero de campesinos muertos por los ban-
doleros y el nimero de bandoleros muertos
por la Policia y el Ejercito.






Hay dos grupos bien definidos que se
baten a muerte: BANDOLEROS de un lado,
y POLICIA-FUERZAS ARMADAS,del otro.
Entre los dos se encuentra el pueblo, la
masa campesina, particularmente, que
muere sin conciencia de lo que en reali --
dad le ocurre, sin una raz6n 16gica, sin u-
na causa que tenga explicaci6n plausible.

Al filo de la noche, generalmente, de-
terminado grupo de campesinos siente la
inclemencia de la muerte, en circunstan-
cias que para otros, significant eldescanso
merecido a sus faenas. Esto tiene angus-
tiado a todo el mundo y produce terror, al
mismo tiempo, entire quienes se :encuen-
tran en determinados sectors, que se ca-
lifican de violentos. En las carreteras
tambien mueren inmisericordemente los
viajeros que tienen el infortunio de trope-
zar con los llamados bandoleros. hambien
se muerte en las calls de los pueblos, en
los hotels, los bares, las iglesias .. .. y,
adn en la quietud de los hogares.

III
Sera esto, un destino fatal? .......
No quedarA otro remedio que morir, tal
como se muere? .... Que fuerza o causa




12

especial y arcana es la que determine este
malestar? ....
Nadie hay en Colombia, por insensi -
ble que lo sea, que no piense en 6sto; pero,
realmente, que se est6 haciendo, que se ha
hecho y que se hara, Dara terminar con la
Violencia? .... Finalmente, hemos tratado
de comprender, siquiera, que es la Violen-
cia, y que causes la deterrninan y motivan?










ES UN DESTINO SER VIOLENT?


El Seior es bondadoso y just; por
lo mismo dirigird a los pecadores
por el camino que deben seguir.

Los Salmos, XXVI,-8.


HA OCURR 1DO YA! HA OCURR IDO
LO QUE TEN I A QUE CURR I R

DOBRACZYRSK I

I
Vivimos bajo el signo de la violencia.
No cabe duda de que hay una especie de de
terminismo contagioso que invade,asfixian
dola, la gran masa colombiana.

Unos, han dejado de ser violentos y
han regresado a la normalidad, despubs
de estar en la carcel, o de haber sido in-
dultados. Otros, han torado el lugar de
quienes ya no son violentos y esto, sin a-
brir fronteras political, porque en uno y
otro bando de aquellos en que se divide la






opinion public, hay gente que se ha ape-
llidado violent, a la que, en forma con-
creta, se llama -generalmente- bandolera.

Pero, la pregunta es: qui6nes obran
con violencia, aquellos a quienes se ape-
llida violentos, cumplen ese papel como
un destino inapelable? ....El destino de e
llos es ser violentos? ...

II
Qu6 causes han hecho la violencia? ..
Con la violencia se ha especulado desde ha
ce muchos anios, sin que varie su resul-
tado. Una complejidad de causas,que na-.
die ha podido distinguir es la problemitica
peremne. Se ha hablado de moral, de polf-
tica, de economic.. .de factors sociales,
culturales, religiosos .... etc. y tambirn,
por todos los medios se ha tratado de evi-
tar la violencia; peroa pesar de todos los
esfuerzos, esta no terminal. La inica ar-
ma que el Estado ejerce con relative efi -
cacia, es la lucha a muerte, al travs de
las fuerzas armadas encargadas de guar-
dar el orden; pero que, segin toda expe-
riencia, no dejan otros resultados, que
dos significativos: a) Crecido nfimero de
victims y b) D6ficit ecori6mico.Todo lo






cual amenaza alcanzar. una parabola ma-
yor.
Esta es la hora en que mayor altura
ha adquirido la curva indicadora de la cor
plejidad de problems por los que esta a-
travesando la Naci6n.
Realmente, los bandoleros de ben
ser bandoleros, para siempre?... Para
ellos estA hecho ese destino, como algo
que fatalmente debe ser asi?....

En 1.955, el autor de este libro, i-
nici6 una encuesta sociol6gica, sobre el
problema de la Violencia y, sobre los pro-
blemas que 6lla, planteaba a la Naci6n, al
traves de las personas que se encontraban
detenidas en la Penitenciarfa Central (Pi-
cota) y de los familiares de esos prisione-
ros. Entre' doscientas personas, aproxi-
madamente, cuya defense llevaba ante el
Tribunal Militar, logr6 sacar la conclu-
si6n de que esas personas, como indivi-
duos, tienen los mismos problems mora-
les, politicos, sociales, econ6micos, etc.,
de la generalidad de las personas. Entre
ellas existe una MORAL; tambien existe
un cflmulo de afectos personales que son
tan sagrados que nadie los puede descono-
cer sin desconocer sus propios afectos .y






su propia moral, porque no son diferentes
de los afectos y de la moral que tiene el
resto de los hombres que, actualmente, no
nos llamamos violentos, porque no' esta-
mos -gracias a Dios.-, en esas circunstan-
rias.
Ningun hombre, oor malo que lo sea,
es totalmente malo. Hay una linea termo -
m6trica, que marca el ascenso o el descen
so del Bien y del Mal, dentro de la cual, la
conduct de todos los hombres evoluciona
invariablerrente.
El Bien, el Mal y la Moral, son facto
res relatives, como lo es el movimiento, de
que nos habla el eminente Albert Einstein .
De ahr que, entire el santo y el asesino, no
hay mis que un meridiano sutil.

En .954, me toc6 defender -oficio-
sarrente, en el Juzgado 16 de Policia de
Pasto-, a un farnoso maleante, a quien lla-
maban "EL PERRAZO". La audiencia se
verific6 el 31 de dicierbre de ese afio.Has
ta la hora rrisma de la audiencia, yo no ha-
bia estudiado el expediente y por lo mismo
no lo cono cfa, ni conocia hasta entonces a.
EL PERRAZO. (Fue una enorme irrespon-
sabilidad de mi parte, que la confieso. La
suerte de todo hombre necesita atenci6n es-






special y quien, como abogado, jura ser-
vir el cargo de defensor, asi lo sea de o-
ficio, tiene obligaciones inefables). Ese
sujeto acababa de salir de cumplir pena
en una de las colonies penales existentes.
Toda su vida habia sido una cadena de de-
litos. Por lo mismo, su hoja prontuarial
era espantosa. Dos o tres paginas conte-
nian ina lista de mas de quinientas infrac-
ciones, la rnayorfa de ellas probadas y pe
nadas. Este hombre,. pues, en su medio,
era considerado como el enemigo social
NUMERO UNO. Acaso el estar en plena
navidad hizo que mi palabra tomase un ca-
lor romantico y por ello, a la luz de esa
vida inutil y enteramente consagrada al
crime, hable de la inutilidad de la pena,
cuando no se dosifica de conformidad con
las diferentes circunstancias que rodean a
las personas y los hechos, desde todos
los frentes: ambiental, personal, etc. Me
propuse demostrar que la readaptaci6n
social deseada por nuestros legisladores ,
en este hombre no habia tenido efecto ni
lo tendria mientras se continuara con la
alternative, invariable, de un castigo a un
delito, como mero factor de punici6n. Ha-
bra que estudiar mis hondamente las cau -
sas que lo impulsaban al delito, desde el







punto de vista sicol6gico y social. Habta
que analizar t6cnicamente el motivo por
el -que delinqura, permanentemente, a pe-
sar de los castigos que le eran infligidos.
Finalmente, pedi, para 61, misericordia;
clemencia de parte del funcionario, y ter-
min6 invitcndo -a ese funcionario- a ex-
perimentar un nuevo sistema de readapta-
ci6n frente a ese delincuente: el mismo
sistema que Cristo habfa empleado con la
mujer adultera, con el Buen Ladr6n o con
la Magdalena. Perdonar una sola falta pa-
ra saber si ese ser encallecido en el vicio,
se conmovia ante el amor, ya que no ante
el castigo, y regeneraba. En fin, se hizo
un discurso sensible, emotivo y lleno de
afecto y comprensi6n hacia el hombre pro
cesado. Ante la Justicia colocada en las
manos de un hombre que no hacia otra co-
sa que cumplir estrictamente con sus obli
gaciones de modo incorruptible y de acuer
do con el canon existente, no surti6 ninguin
efecto mi discurso. Pero, en el coraz6n
del sindicado, sf. Juro que asi fue, y el
Juez vive adn: el hombre prorrumpi6 a
llorar, como si fuese un nifio. A llorar e1,
que era duro, como una roca y quien ade-
mas de tener fama de cruel, la tenfa de in
diferente. (El Juez, sabe que para que yo






asistiese a ese hombre le toc6 recurrir a
su autoridad y mandarme asistir mediante
citaci6n obligante hecha con uno de sus a-
gentes). Entre sollozos y puesto de rodi -
llas, el famoso maleante, hizo esta pro-
mesa: "doctor: le juro que nadie me habra
hablado como usted lo ha hecho y por lo
rismo, nadie habra tocado mi coraz6r. To
dos me miraban y trataban mal. Maltrata-
ban a mi madre, le robaban su pan; maltra
taban a mi esposa y a mis hijos. En fin,
para mi no habia mas que odio y yo qu6 o-
tra cosa le podfa dar a esta sociedad que
conozco bien; en la que hay hombres, co-
mo el seffor X ..... (aquf di6 un nombre
que lo callo), muy santurr6n, muy venera-
ble, muy respetado por todos y qui6n no
solamente se qued6 con la herencia demi
madre, sino que le rob6 su trabajo de tdn-
tos afios y nos dej6 "en la cochina calle"
(sic). Lo que usted ha dicho, doctor, me
llena de agradecimiento y me hace com-
prender que tambien yo soy un hombre.
Dios se lo pague. Y le prometo, por mi
madre y por Dios, que si me perdonan, se-
guire siendo un hombre de bien; pero si
me castigan, cuando salga, no olvidar4
esto que ha dicho usted y tratar6 de ser
todo lo bueno y honrado que me'sea po-
sible".







A todo el grupo de espectadores con-
movieron las palabras de ese hombre. A
mrf personahlente me dieron una lecci6n
altfsima.- Pude con-prender ese dia el ver
dadero alcance del destino de abogado: no
es solamente alegar para ganar una bata-
lla materialmente y obtener unas mone-
das. Es algo mas sublime: defender al sin
dicado, mis que de la circel transitoria,
de los problems interiores que plantea
el hecho en sf. Supe tambien que, todo
ser por obsecado delincuente que lo sea,
es al fondo un hombre y tiene las mis-
mas problematicas de todos los series de
su especie. Por lo mismo,no hay nadie
que no merezca el esfuerzo de una defen
sa hecha con toda decision.

A mediados de 1.956, hacfa yo un
curso de especializaci6n en el Instituto
de Ciencias Penales y Penitenciarias de
la Universidad Nacional. Con ese Institu
to fural Pan6ptico de Tunja. Asi estaba
EL PERRAZO, cumpliendo todavia su pe-
na. Las ranifestaciones que me hizo:-es
pontvneamente-, fueron conocidas por to-
dos mis compafieros, profesores y alum-
nos. Testigo es el doctor Alfonso Castro
Martinez, director del grupo.







La promesa que me hizo EL PERRA
ZO fue la misma que me hizo en Pasto, a
tiempo de defenderlo. La vida, sin em-
bargo se ha puesto en contra suya. S6 que
esta tuberculoso, en grado avanzado y,
que, por lo mismo es muy poco lo que po-
dra hacer por cumplir eficazmente su pro
mesa. Sin embargo, me queda una pregun
ta: este mismo hombre, en un medio dife-
rente, con un grado diferente de compren-
si6n y de estimulo, por parte de la socie -
dad hacia su persona y su familiar, habrfa
sido una persona diferente? .... Habrfa
sido su destiny inexorable ser siempre EL
PERRAZO, porque sf?.. 0 por el contra-
rio, fue lo que realmente fue porque nadie
trat6 de colocarse a la altura de su pro-
pio cardcter y de su personalidad?.....
porque el Estado, en su misi6n preventi,-
va, se qued6 por debajo, siendo inferior
a su misi6n?... El lector puede juzgar y
contestar esta pregunta que, tiene genera-
lidades practices aplicables no solamente
al caso relatado, sino a una infinidad de
casos comprobables.

III
En el afio de 1.962 me toc6 defen-
der a uno de los integrantes de una banda
/







de malhechores que actu6 en Bogota has -
ta 1.954, afo en que fue capturada. Ese
caso se conoci6, por la prensa, como "EL
CRIME DE LA CORBATA ROJA" o "LA
CADENA DE LA MUERTE"

Ana Mercedes Sanabria, mi defend -
da, cuando a mf me toc6 hablar en la se-
gunda vuelta (testigos son el Juez 5o Su-
perior y todos los concurrentes a ese ac
to) se acerc6 a mi estrado, para obse -
quiarme con un ramo de rosas y con unas
carpetas que habra tejido para mr. Su
rostro rebosaba una dicha inefable y una
gran sinceridad y afecto. Fue esa la unica
moneda que recibrpor su defense; pero,
para mi, fue tan significativa y de tanto
valor, que no acierto a encontrar palabras
de gratitud para esa mujer que hasta ese
dia era tenida como un oscuro reducto de
todos los delitos y pecados de los hombres
y algo menos que un guifiapo human, co-
mo la habra anotado el Agente del Minis
terio Publico.
Sera,acaso, que en el fondo de esa
mujer que en su tiempo y a la hora de
los hechos imputados, no tuvo dificultad
en servir de sefiuelo a sus compinches pa
ra atraer a los incautos que, seducidos







por su hechizo, hallaron la muerte des -
piadadamente en los arrabales bogotanos ?
. No cabe duda que no fue la habilidad de
la defense (que es ninguna) la que obtuvo
un veredicto suyo, lo que puso al descu -
bierto la evidencia de que tiene un alma
con atributos de nobleza que, inteligente-
mente aprovechados, son como el diaman-
te o la esmeralda, en las entrafias corro-
sivas de la tierra.

IV
Frente a Marco Tulio Montenegro ,
alias EL PERRAZO y frente a Ana Merce
des Sanabria, puedo asegurar que no exis
te trazado un destiny, en forma inexora -
ble, para cada hombre. Cada persona de
la especie humana, es un ente en posibili-
dad de ser y que esta siendo lo que es, en
un determinado instant. Pero, todo lo que
se es, lo que se esta siendo, es algo en-
teramente relative y deleznable.Si fuer -
zas y factors especificos influyen sobre
el dualismo psicoffsico del s6r, la perso-
nalidad que es su resultante, seri influen
ciada, modificada y transformada, inva-
riablemente. Naturalmente, sin perder de
vista, una determinada dosis end6gena
de disposici6 individual.







Antes que nosotros, much antes que
nuestra generaci6n y que yo sepa,han ha-
blado de 6sto, Peztalizi y Rousseau, en-
tre otros. La Escuela del Medio (Du mi-
lieu) de La Casagne, en Francia, a fines
del siglo pasado, al poner un grito de re -
beldia contra la escuela lombrosiana, de-
mostraba la forma como el medio ambien-
te influye deveras sobre la personalidad
humana. Esto no es todo, pero es pn fac -
tor determinante, que ya nadie ignora
que puede ser aprovechado positivamente
por el Gobierno, cuando quiere transfor-
mar la mentalidad delincuencial de sus
allegados.
El delincuente, tratado conforme a
su individualidad, puede ser readaptado
en noventa y nueve por ciento, si se quie
re readaptarlo, en realidad. Parece que
la falla actual, es de t&cnica en los siste-
mas empleados y pot lo mismo lo que hay
que revaluar es la eficacia del Estado
frente a su verdadera misi6n.

La Iglesia Cat6lica, estd haciendo una
revisi6n valerosa de su sistema, frente a
la evoluci6n progresiva del mundo. Esta
misma revision se impone a los Estados y
muy particularmente al nuestro.







La 6poca que nos rodea es diffcil par
todos los aspects; compleja, por lo mis -
mo, desorientadora. El mecanismo ha in-
vadido todos los 6rdenes de la actividad y
por lo mismo, ha torado entidad predomi
nante. Cuando se hacen jerarqufas se sub-
estiman valores y se cometen errors.
Nuestro materialismo, puede ser un obst-
ticulo para enfocar la verdad, desde el
punto de vista puramente human. Cabe la
necesidad de revisar nuestros anteojos,de
graduar las lentes, de hacer un enfoque
nuevo y desapasionado de las cosas y los
hombres para saber si todo march bien.

He aquf, una misi6n nueva y decisi -
va, para un estado nuevo, salido del caos
de various lustros de continues guerras. Un
estado casi afectado por una verdadera
psicosis b6lica, prolongada desde la pre -
historia hasta este dia y que ha pasado,
sin soluci6n de continuidad, por los frago-
res de la colonial, la independencia, y la
Republica, hasta dar con la VIOLENCIA a
bierta y desastrosa, fina y honda secuela
de guerras exteriores y de contiendas ci
viles.







OUE HA HECHO EL PUEBLO DE COLOMBIA
PARA TERMINAR LA VIOLENCIA?

"desde el mds pequeno has-
ta el mds grande se han da
do todos a la avaricia; ,
todas urden enganos......
Jeremias, VI, 12

'Y AS I CDOM EL DERRUMBE DESCUAJA
MONTES Y REBOTA POR EL DESFILADERO
SATANIC. ROMPIO EL GRUPO MUGIENTE
LOS TRONCOS DE LA PRISON Y SE DE-
RRAMO SOBRE LA LLANURA BAJO LA NO-
CHE PAVIbA..
J. E. RIVERA


La opinion piblica est perfectamente
enterada del ritmo que ha torado la Vio-
lencia. Tambien esta enterada de las me -
didas, tanto oficiales como particulars ,
que se han torado para evitarla, o para
sofrenarla. Se hacen incursiones perma -
nentes a lugar en que se han cometido de-
terminados crfmenes, por parte de ele-
mentos armados para domefiar a los vio-
lentos. Desde hace ya tres lustros, la
prensa viene anunciando de manera casi in
variable: "Ayer fue asaltada la vereda
tal. Veinticuatro campesinos fueron ase-
sinados. Entre ellos, ancianos,mujeres y
nifios indefensos . El Ejercito o la







Policia sali6 en persecuci6n de los fora-
gidos, qui6nes estan siendo cercados. Se
espera que caigan, de un moment a otro,
en manos de las Fuerzas del Gobierno.."
Unidades.de la Policfa o del Ej6rcito die -
ron alcance al grupo que comanda el ban -
dolero X, tomaron prisioneros a N y Z y
dieron muerte a tantos ..... El saldo de
bajas oficiales fue de tintos ...."

Destacamos el siguiente ejemplo:
"EL TIEMPO" de Bogota, No. 17.956-sa-
bado 29 de Junio de 1.963.
"222 BANDOLEROS DADOS DE BA-
JA EN EL PRIMER SEMESTRE.

"587 ARMAS y 9.837 municiones
recuper6 el ejercito. Entre los antisocia
les se cuentan treinta cab ecillas de espe-
cial peligrosidad. Aminora la violencia.

De acuerdo con las informaciones
obtenidas en el departamento de relacio-
nes pfiblicas del ejercito sobre la tarea
que adelantan las tropas en la pacificaci6n
del pais, en cumplimiento de la misi6n
que la Constituci6n les ha asignado, en el
semestre que terminal se obtuvieron los
siguientes resultados:






"Bandoleros muertos: 212.
"Entre estos se destacaron como je -
fes de cuadrilla y por su particular crimini
nalidad los siguientes que fueron dados de
baja por las tropas del ej6rcito en las fe -
chas y sitios que a continuaci6n se relacio
nan:
"ENERO 1963


"Fecha-
lo. 1 63


5 I 63


5 I -63


6 I 63

18- I- 63

22 -I 63

25 -I 63


25 -I 63


1M


Lugar Nombres
Quinchia Juan Ladino (a.
La Fiera).
Guavatd Carlos Ciro Ber-
nal.
Buga Eraclio Mufioz
(a.Detective o
Lengua Brava).
Ataco Pedro Barajas
(a. Tranquilo).
iarquetalia Carlos A. Mora-
les (a.El Hachero
Calarca Te6filo Rojas Ba
r6n (a.Chispas).


Roncesvalles Arnulfo Aguirre
Mesa (a.Maripo-


Pijao


so).
Cesar Alfredo Pi
mienta (a.Pimien
ta).







31 -1 63


I
12 II- 63

27 II- 63

28 II- 63




3- III- 63

9- III 63

13-III- 63


21- Il- 63

21 -III- 63



4 IV 63


Neiva


Miguel Cedefio
(a. El Mico).


FEBRERO 1.963
Corinto Pedro Reina (a.
Perrito).
Libano Hugo Nel Aguirre
(a. Tiro Fijo).
Venecia Jorge y Gabriel
Bermfidez.

MARZO 1.963
Ginebra Ovidio Orozco
(a. Venganza).
Rovira Luis Pallin (a.
Ojo de Carro).
Ibague Oliverio Rinc6n
Morales (a. Ave
Negra).
Tulua Melquisedec Ca-
macho (a.Melco)
Muso Jose Espitia Ro-
drfguez (a.Piel -
roja).
ABRIL 1.963
Tesalia Mi-guel Cedefio
Andrade (a. E ra
yo).







14 IV 63 Venadillo Jos6 Deogracias
Trujillo (a. Gi -
gante).
18 IV 63 L6rida Oscar Gamboa
Gil (a. Pufialito).
29 IV 63 Alvarado Elias Gutierrez
(a. Campe6n); Ti -
to G6mez (a. A-
venturas);Alber -
to Rueda (a.Trin
chera).
I" MAYO 1.963
8 V 63 Corinto Juan Vargas Ta-
quinas .(a.Mosco
II).
12 -V -63 Sevilla Pedro Manuel To
rres R (a. Nari-
ces).
12 V- 63 G6nova Gidardo Ospina
Hernandez (a.
Pensamiento).
19 V-63 Buga Arcadio Ruiz
Restrepo (a. Ce-
nizas).
JUNIO 1.963
16 VI-63 Teruel Juan de Dios La-
dino T.(a. Tche)
14 VI-63 Ataco Genaro Bonilla
Mendoza (a.Pu -
iialada).







20 -VI-63 Buga Delffn Amatines
Mar n.

f" ARMAMENTOS
Igualmente durante el semestre
que terminal, el ejercito logr6 la recupera
ci6n de un total de 587 armas distribuidas
asi: 56 fusiles, 51 carabinas, 66 escope
tas, 344 rev6lveres, 70 pistolas,22 gra-
nadas y 9.837 municiones.

"EL SIGLO" No. 8.506 -Martes 9
de Julio de 1.963
"19 MALHECHORES MUERTOS Y
53 CAPTURADOS EN JUNIOR.
"Fueron decomisados tres fusiles,
dos escopetas, una sub-ametralladora y
251 municiones. Cinco de los antisocia-
les fueron muertos en jurisdicci6n de la
VI Brigada.
"Diez y nueve antisociales mruertos,
53 capturados y gran cantidad de mate-
rial de guerra decomisado, fue el saldo
de las operaciones realizadas por tropas
en distintas regions del pa's, durante el
papado mes de Junio.
"MUERTOS. Los antisociales
muertos, son los siguientes:







TERCERA BRIGADA. El 18 de junior,
en Trujillo, Silvio Ramfrez, integrante
de la banda de "Mala Sombra"; el 20 de
junio, sitio El Pencil, municipio de Buga,
Delf'n Amariles Marin.

"SEXTA BRIGADA: el 7 de junio, en
Alvarado. Carlos Uruefia Rojas,alias "El
Indio"; el tres de junio en la vereda La
Marmaja, municipio de Rioblanco, Carlos
o Salvador Motta Barreto; el 16 de junior,
en la vereda San Agustin, municipio de
Venadillo, Alberto Guzman, alias "Cone-
jo" o "Rayito"; el 16 de junio, sitio El
Papayal, municipio de Teruel, Rodrigo
Sanchez.
"OCTAVA BRIGADA: el seis de junior
en Sevilla, Luis Delio Galeano Rodriguez,
alias "Mano de Mica".

"DETENIDOS. Los malhechores dete-
nidos son: Ernesto Moreno Var6n, alias
"Popocho"; Gil Marfa Galeano, Jose de
Jesus Herrefno y Aquileo Herrero; Jos6
Londofno, alias "El Diablo"; Libardo Ra-
mos Tabares o Libardo Granados o Je-
sus Maria Granados, alias "Comino"; 01-
van de Jesus Montes, Manuel Epimenio
Roncancio, Jose Helf Betancourt, Benito




33

Guzman Aparicio, Miguel Escalante San -
chez y Jos6 N.N.; Misael Gonzalez, Ri-
cargo Muffoz, alias "Capitin F16rez",Is-
mael Rojas y Juan Antonio Corrales,Ro-
berto Rojas, Fon Diaz, Ricaurte Valen-
cia Molina, Hernando Mejfa Rubio, Silvio
Fernandez, alias "El Enterrador"; Ro-
berto Fernandez, Edgar Valencia Brito ,
Gustavo Gallego, Alberto Agudelo, Jos6
Reinaldo L6pez, Jos6 Salatiel Gallego, Jo
s6 Santos Velez Pefia; Francisco Gaviria
Ramfrez, Juan de Dios Moreno y Guiller -
mo Antonio Cuervo V. ,Jose Omar Alzate
Aranzazu, Antonio Aguirre Ortiz, Jose
Desiderio L6pez, alias "Mono Peligro" ,
Alfredo Diaz, alias "El Duende" y Meli
ton Rueda Pinz6n.

"ARMAMENTO. El material de gue-
rra decomisado, es el siguiente:
"Fusiles, tres escopetas, dos sub-
ametralladoras, una munici6n".

Nuestro Gobierno, por medio de
sus organismos autorizados ha venido in-
formando de sus preocupaciones y de las
medidas tomadas para acabar, definitiva-
mente, con la Violencia.La preocupaci6n
official no ha dejado de ser sincera. Nadie







podrfa dudar de ello. Todo cuanto todos
los gobiernos han dicho sobre el particular,
ha estado, indudablemente, colmado de
los mejores prop6sitos. Si la Violencia
procediera de una sola cabeza, seguramen
te que, de un solo tajo, la habr'an ya a-
rrancado; pero, desgraciadamente,la Vio
lencia es como la Hidra de Lerna, un
monstruo de mil cabezas que se reprodu-
cen a media que se las va cortando.

En la prictica, hay posibilidades ido-
neas para terminar con -este doloroso
malestar? Cuales son esas posibilidades?
.... Existen solamente posibilidades y
simples esfuerzos, mas o menos, deses-
perados? ....
En el curso de los afios de Violencia,
segdn datos estadfsticos obtenidos en el
DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVE NA-
CIONAL DE ESTADISTICA, dentro del de-
cenio comprendido entire 1.949 y 1.958,
se cometieron los siguientes delitos con -
tra la vida y la integridad personal:

Homicidios 61.107
Asesinatos 7.260
Homicidios Imperfectos 3.116
Infanticidios 1.032




35

Abortos 991
Lesiones personales 269.501

TOTALES:
Homicidios 70.390
Hom.Imperfectos 3.116
Lesiones Personales 269.501

Lo anterior indica que, solamente
en el curso de diez afios,cerca de CUA -
TROCIENTOS MIL (400.000)hogares co-
lombianos han sufrido las consecuencias
de los impacts violentos, sea por culpa
de los antisociales, propiamente, o como
consecuencia, de la acci6n represiva con-
tra esos actos.
A las cifras ya consignadas hay que
agregar, imaginativamente, por lo menos
un treinta por ciento de ellas, correspon -
diente a infracciones cuyos episodios se
trag6 el silencio.

Entte las SETENTA MIL TRESCIEN
TAS NOVENTA (70. 390) victims de ho -
micidios, hay personal civil y miembros
de la Policia y de las Fuerzas Armadas.

En 1.960, un mil trescientas ochen-
ta y siete (1.387) personas fueron conde-







nadas por homicidios y, 3.250, por le-
siones personales. En el mismo afio, in-
gresaron, a los diferentes establecimien-
tos carcelarios del pals, 96.215 personas.

En 31 de diciembre de 1.962,la pobla
ci6n carcelaria era de 30. 106 personas ,
segun datos tomados de la Divisi6n de Pe-
nas y Medidas de Seguridad Secci6n de
Registro y Tramitaci6n, a cargo de la
doctor Cecilia Mejia de Solarte.

De la revista CRIMINALIDAD, 1.961
de la Policia Nacional -Estadistica Cri -
minal, F. 52, hemos obtenido las siguien
tes cifras estadfsticas:

La criminalidad en los departamentos
de violencia, producida por los llamados
bandoleros, ha dejado un saldo diario de
OCHO (8) victims, en los CUATRO (4)
afios comprendidos entire 1.958 y 1.961,
o sea, un total de 12. 109 muertos, dis-
criminados en la siguiente forma:

1.958 3.796. De ellos, 140 Policias y
Militares.
1959 2.550. 57 P. yM.
1.960 2.577 81 P. y M.
1.961 3.186. 72 P. y M.







En 1.961, hubo 1.314 asesinatos,
de los cuales, 217 ocurrieron en zonas
urbanas y 1.097, en zonas rurales.

En el mismo afno, 1.961, hubo 5.
028 homicidios, en losccuales,2.406, se
cometieron en zonas urbanas y 2.622 en
zonas rurales.
En los afios 1.958 1.961,1a per -
secusi6n oficial contra los llamados ban-
doleros, le cost al pais la vida de 340
Policies y Militares y, en general, el
saldo tragico de la violencia, desde el
punto de vista civil, fue de 11.769 ciu-
dadanos, de ios cuales, el 70%, aproxima
damente, corresponde a la masa campesi
na.

Datos tomados de la "MEMORIA DEL
MINISTRY DE GOBIERNO AL CONGRESS
DE 1.961" (pgs.81 y 82) indican que, de
julio de 1.960 a mayor de 1. 961, hubo 2.
286 muertes violentas, discriminadas de
la siguiente manera:

1.960
Julio 169
Agosto 112
Septiembre 167







Octubre 254
Noviembre 195
Diciembre 144

1.961
Enero 258
Febrero 316
Marzo 257
Abril 233
Mayo 18]

Desde el punto de vista politico, las
victims anteriores se pueden determinar,
por partidos, de la siguiente manera:

Conservadores 522
Liberales 497

Los datos que dejo transcritos, co-
rresponden unicarrente a los departamentos
llamados violentos: Antioquia, Caldas, Cau-
ca, Huila, Santander, Tolima y Valle .....

Con tal claridad se puede apreciar
que, a la par que hay hogares diezmados -
por la violencia, tambien hay otros,que lo
estan siendo, como consecuencia de la ac -
ci6n represiva. Son dos cifras vitales, sig-
nificativas desde el punto de vista estadisti







co, que sefialan la dolencia sufrida, por
dos grupos de hogares situados 'a lado y
lado de la realidad trigica: cifras de vic -
timas y cifras de victimarios, con el las-
tre doloroso para las respectivas families,
Hay, pues, tambien dos tipos de hogares
asolados: el de las victims, y el de los
victimarios. Esos dos tipos de hogares es
t~n siendo perjudicados, necesariamente,
en sus intereses econ6micos. El perjuicio
sufrido por cada hogar, determine una
pluralidad de perjuicios que hay que rela-
cionar con la economia national. Si son
cuatrocientos mil (400.000)hogares co-
lombianos los afectados con sus vfctimas,
no menos de otros tantos, seran los ho -
gares, afectados por el acto de los victi -
marios, a los que se suman por lo menos,
doscientos mil (200.000) mas, cuyas ci-
fras no estan sensadas por factores espe-
cificos. En total, mis o menos,un mill6n
de hogares colombianos sufre el impact
director de la violencia, y, un mill6n de
hogares afectados econ6mica y socialmen
te, son 'un lastre poderoso contra la eco-
nomia de cualquier pais, maxime que esa.
cifra, por sf sola significa el diez por cien
to de la totalidad de nuestra naci6n.







Y, que ha hecho el pueblo colombiano
para sofocar la violencia?.....
A la Violencia se ha opuesto la vio-
lencia; a la fuerza hemos respondido con
la fuerza. Cada cruz, ha labrado otras
nuevas. Los campesinos atacados,se han
tornado violentos. La Violencia ha venido
siendo como una moneda de curso forzoso
a la que nuestro pueblo se ha crefdo obli -
gado a darle nuevos brfos,impulsos nue -
vos, y una permanent vigencia social, ju-
ridica y humana.
En resumidas cuentas, fuera de la ac
ci6n beligerante del Estado, para repri -
mir la Violencia, nuestro pueblo n o ha
hecho nada practice, con esas miras.

Espori dicamente, se ha intentado
influir sobre los grupos en arma.Eso, en
veces, ha producido resultados alentado-
res. De ahf ha surgido el indulto o la am-
nistia para muchos, de losc uales, unos ,
han vuelto a su estado de lucha criminal y,
otros, se han reincorporado, definitivamen
te, a la vida ciudadana, siendo tenidos
hoy, como personas honorables, ejempla-
res y tiles.
La prensa ha tornado diversas posi-
ciones, segin su grado de efervescencia







political y la agitaci6n de las pasiones, en
determinados moments.

Las carceles, penitenciarfas y .colo-
nias penales, han mantenido privados de
libertad a quienes hanmvenido siendo conde-
nados o detenidos por diferentes delitos im
putados. De esos establecimientos han sali'
do numerosos ciudadanos, tras cumplir
la pena, o despues de permanecer deteni -
dos en forma preventive. Pero ninginfiche
ro indica, el celo que ha tomado el Estado,
para lograr la readaptaci6n social del de-
lincuente. Ou6 beneficio ha reportado el
cumplimiento de una pena? ...No sabemos
que en Colombia, esto cumpla otro desig -
nio que el de castigar a quien se cree res -
ponsable. Sin embargo, que pasa en el fue-
ro interno del propio condenado? . Se lo
ha transformado?... Se lo ha envenenado,
predisponiendolo para continuar siendo una
nueva fiera?... Y, en el caso del simple -
mente detenido, qu6 ocurre? Qub es lo que
realmente ocurre cuando un inocente es de-
tenido largo tiempo, con estos sistemas lea
tos de nuestro procedimiento y con la moro
sidad y lentitud abulica de un crecido ndme
ro de funcionarios?... QuB ocurre cuando
al detenido se le dice, es inocente, despues







de meses de privasi6n de libertad inutil y,
por lo mismo, de inactividad total?. .Tal -
vez era mejor en esto; en la etapa de deci-
si6n de la responsabilidad o de mera impu-
taci6n, el sistema romano. Alli,no existia
preventivamente la carcel y ha'fa una me -
ra tutela civil o custodia civil, llamada CUS
TODLA LIBERA, mediante la cual, el impu-
tado no perdfa su capacidad laboral y por
lo mismo, su libertad de propender decoro
samente a la satisfacci6n de sus necesida-
des, tanto personales como familiares. A-
si, idealmente, suponemos que el ciudada-
no romano, se ganaba el pan trabajando
por su propia mano.

Todo lo anterior, nos lleva a la con-
clusi6n inequfvoca, de que, ni el Gobierno
ni el pueblo en general, han hecho nada, ni
nada efectivo y practice estan hacienda, fue
ra de la lucha a muerte, para sofrenar la
violencia y para lograr, en consecuencia.,
una paz inmarcesible.
Lo que se espera en la hora present,
no es el cumplimiento equitativo y genuine
de una ley que se parezca a la lamada del
Tali6n. No es, la necesidad de matar,para
acabar la muerte, lo que existe la Patria
del Gobierno y de cada colombiano, porque




43


al fondo, esto no hace mass que producer
la ruina national, en todo orden.

Lo que se espera es, una nueva orien-
taci6n encaminada a obtener la paz y el
bienestar de todos, sin que el pa's tenga
que aumentar su deuda public, contabili -
zar sus muertos (oficiales y particulars ,
malos y buenos, pero colombianos siempre)
y resquebrajar su economic.,

Cual seri esa panasea?...En el Huer-
to de Getsemania, se dijo una s entenc ia
muy hermosa, hace ya casi dos mil affos:
guarda tu espada en la vaina que el que a
cuchillo mata a cuchillo morird. La mis -
ma Voz, habfa dicho, meses antes: "la vio
lencia engendra la violencia... "; al que te
hiriere en la mejilla izquierda ofrecele la
diestra..." Hermosas y sublimes frases,
Sentencias de un valor incalculable, pero
a nuestro entendimiento limitado y vanido-
so diffciles, imposibles de ser realizadas.
Sin embargo, este sera el secret del bie -
nestar future! Con estas solas normas se
lograria la paz, usando de la paz, como lo
inico eficaz, para lograrla y conservarla
entire los hombres?.....







OUE CAUSAN PUEDEAf SER LAS GENERADORAS
DE LA VIOLENCIA?

Aadie puede impunemente hacer
injuries de la dignidad del
hombre, de la que el mismo
Dios dispone con gran
reverencia.
Rerum Novarum.



Muchas causes se han considerado ,
como generadores de la Violencia. La lite-
ratura de los iltimos afios ha sido dirigida
a especular sobre ese tema. Se ha dicho
que hay un derrumbamiento de la MORAL.
Y ello, por desgracia, es cierto.Dfa a dia
los principios que laiinforman, han ido sien
do sustitufdos por usos y por h~bitos aje-
nos a todo sentimiento. Del estado de exce
sivo vasallaje a que se someti6 a la mujer
en los pueblos primitives hasta casi nues -
tro propio tiempo, se ha dado un vuelco to-
tal, hasta adquirir el polo opuesto, de su-
prema libertad, mejor, libertinaje. La mu-
jer ha dejado, por lo mismo, su Ifnea de e-
quilibrio mental, de cordura de sentimien-
tos, para tomar el sitial, angustioso, que
solamente ocup6 idealmente en LAS AVIS -






PAS de Arist6fanes. Sin que miremos con
antipatia la consecusi6n de los derechos -
ciudadanos totales, por parte de la nmjer,
no consideramos dtil, para el bien comun,
el que la mujer quiera tan afanosamente
parecerse en todo al hombre. Eso es tan
parad6jico, como cuando ciertos hombres,
a todo trance desean parecerse a las muje
res. Sin perder derechos, no deberian
perder sdntimientos y no confundir princi-
pios y destinos. He aqui una falla dolorosa
de nuestro sistema desde el punto de vista
moral, que quita frenos al estado de Vio-
lencia: la falta de afectos inhibidores por
parte de la mujer contempordnea.

Desde el punto de vista religioso, no
me atrevo a comentar sobre ello, por ra-
zones obvias. La fe nuestra ha comenzado
a tambalear amenazadoramente, dejando
una especie de penumbra desapasible y na-
da alentadora. Desde este punto de vista ,
nuestro pals no esti lejos de vivir el am-
biente que se vivi6 en la 6poca g en t i 1,
cuando la voz de Jesucristo dio un nuevo
rumbo a los destinos del hombre.

Carecemos, pues, de moral.Al mis -
mo tiempo que carecemos de 61a, carece-







mos tambien de Fe, en algo superior y en
en la propia valfa real del hombre mismo.


Se ha pensado en causes POLIrICAS.
Nadie podria desconocerlas. Todo nues-
tro proposito republican ha sido un fer -
mento inextinguible de avalanchas polfticas.
Luchas solapadas o violentas, ora en las
encrucijadas, ya en los campos de batalla;
ingidiosa o gallardamente, han venido se -
fialando nuestra animosidad, en los tres f11-
timos cuartos del siglo pasado y en los do-
ce lustros, corridos de este siglo.

No es que solamente el NUEVE DE
ABRIL de 1.948 marque el comienzo de
nuestra ERA de Violencia. No. Antes de
es. frontera bochorriosa, ya venfamos sien
do lo que somos;: ya eramos violentos; ya
apretabamos en nuestras propias manos el
pufial homicide que implantaba, a precio
de sangre, el predominio de ciertos princi
pios que, no siempre han sido los mejores.

Nuestros politicos han hecho uso de
la Polftica, arma ennoblecida por Arist6-
teles, con un sentido maquiavelico, con el
mismo sentido de proditoriaimpertinencia,







con que la usara el tetrico Fouch6. Nues -
tro tropicalismo, el tropicalismo tantas ve
ces decantado de las masas amerindias, ha
sido enervado, con fines proditorios,desde
balcones pdblicos decorados en azul o en
rojo y adn, desde el mds sagrado recinto
del Congreso Nacional. Ello, sumado al da
ficit cresciente de nuestra MORAL, no ca-
be duda, que es una de las causes mis efi-
caces para producer la violencia.


Tambien se ha hablado de factors E-
CONOMICOS. Qui6n podrfa negar que el
factor econ6mico tiene much que ver con
nuestros malestares ? .. Objetivamente he-
mos podido comprobar que departamentos
no ricos, pero con indice equilibrado eco-
nomicamente para la satisfacci6ri de las ne
cesidades communes, tienen un indice de vio
lencia inversamente proporcional,hasta lie
gar a CERO, segun sea la forma como co-
lectivamente se satisfagan las necesidades.
Por el contraric: departamentos ricos,pre
supuestalmente, pero, con marcado dese-
qullibrio en su indice de distribuci6n gene-
ral, por haber una gran acumulacl6n de ca-
pitales en determinados grupos reducidos y
en ausencia total de bienes, adn para resol







ver las necesidades mrs urgentes: acusan
un fndice crecido de violencia. En Narifio,
por ejemplo, donde el minifundio ha inte -
rrumpido el advance evolutivo de un gran
caudal en el erario Departamental, la gen-
te, en su totalidad, satisface sus propias
necesidades, no habiendo, por lo mismo u-
na pobreza mAs por debajo de la Ifnea que
ha marcado los problems sociales en to -
das las edades y naciones. Otros Departa-
mentos, como Valle y Antioquia, por ejem
plo, donde el presupuesto Departamental
es elevado y los capitals individualmente
considerado, afectan cifras novedosas,pe-
ro ubicados en manos limitadas, sin que el
comrn o generalidad de la poblaci6n tenga
medios suficientes para autodefenderse,
son violentos. Esto parece revivir y darle
actualidad a la frase que Taine aplicaba a
la revoluci6n francesa: "Ola de hambre
que subfa de estomagos vacios a cerebros
enfermos". La Violencia, entire nosotros,
desde el punto de vista econ6mico, no es
mAs que una ola de hambre que a menudo
sube de est6magos vacios a cerebros enfer
mos y que carecen de factors de inhibi-
ci6n contra el delito, por falta de una fuer-
za moral que los refrene y que, por otra
parte, tienen el morvo de las agitaciones
politico-sociales.






Las tres causes anteriormente nom-
bradas no son la totalidad de causes que ge
neran la violencia. Hay otras que la gene-
ralidad conoce, porque han sido muy nom-
bradas, como las ANTROPOLOGICAS,BIO
LOGICAS, SOCIALES, etc.; fu6ra de las
cuales, sin embargo, hay que buscar otras,
de raigambre muy honda y de consecuen -
cias poderosas que, una vez combatidas,
pueden sofocar decisivamente la tr~gica
VIOLENCIA.

El Cristianismo logr6 hacer una de
las mayores revoluciones de lahistoria.En
que se fundament6 esa revoluci6n?..Senci-
llamente, en hechos positives y practicos.
Cristo, psic6logo emninente, a quien Giova-
ni Papini ha llamado el Subversor de la
Montafia, no podia desdefiar aquellos prin -
cipios que informaron su sistema y que lo
hacen tipico, por apartarlo del modo co-
rriente como lucubraran todos los fil6so-
fos de entonces. En qu6 consisti6 su nove-
dad, su-subversi6n, la revoluci6n audaz
que le di6 tdnto caracter y poder'o, desde
esa 6poca hasta hoy y, seguramente, para
siempre jams ? ....
"AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS", no
es una formula que require much sutile -






za, para ser comprendida; sin embargo,en
su explicaci6n va toda la filosoffa de Jesus.
Es el principio y fin de todos los derechos
y todos los deberes Encierra el senti-
miento de igualdad natural entire los horn -
bres que no tienen otras jerarqufas, fuera
de las tambi6n naturales de la autoridad y
la Justicia.
Los fil6sofos de la Revoluci6n Fran-
cesa, adn sin querer reconocerlo, por esa
vanidad irreflexiva de muchos eminentes,
relievan los meritos de este principio, al
cifrar en el escudo national el lema "igual
dad, fraternidad", con el unico y gran va -
cio de que si se piensa en una "fraternidad
debe existir un tronco comdn; una paterni-
dad 16gica, que el materialismo no ha que-
rido ver.
Gung, psic6logo discfpulo de Freud,
materialista e irreligioso, como la mayo-
ria de los fil6sofos de su rndole, no descar
ta la bondad de determinados principlios
cat6licos, desde el punto de vista del psi -
co-andlisis, Como es aquello de la confe -
sion (ver "TIPOS PSICOLOGICOS"), que
al fondo, es un vivo reconocimiento de la
dignidad del hombre, al traves de'su prin-
cipio indestructible: la psique, centro me-
dular de nuestra disposici6n intelectiva,a-







fectiva, pasional, etc. Adler y Freud ;
William James y Leon XIII; .Tolstoi y Dow
stojiesky. .... una pl6yade, en fin, de horn -
bres de todas las tendencies; creyentes o
no; agn6sticos y fieles hortodoxos, en to-
dos los tiempos han hecho reverencia a es-
te gran principio que en si encierra la mis
alta peana del derecho, a que puede aspi -
rar el hombre, para, una vez dignificado y
consciente, poder elevarse a niveles incal-
culables de perfecci6n, a los que no llega-
ria de otro modo.
El ideal de estimular el complejo de
superioridad del hombre, desde el punto
de vista psicol6gico (mirado, claro es ta
con las lentes de la psicologia experiment -
tal) fue el verdadero significado de la doc-
trina de Jesus.
Eso significa aquel "AMAOS LOS U -
NOS A LOS OTROS", sin el cual, los mar-
tires no habrian merecido la gloria de su
martirologio ni habrfan alcanzado las in -
marchitables epifanias del Santoral, en que
reposan. Esos mismos mrrtires, tampo-
co habrfan logrado levantarse desde las
profundidades de las catacumbas y de las
increibles torturas de los circos, a las al-
tir as del Vaticano y a la consideraci6n,
amor, respeto y admiraci6n universales.







No es aventurado afirmar,por lo mis
mo, que la mayor causa de la violencia se
debe al desconocimiento de Jesus. Desco -
nocimiento que supone, ignorancia de su
principio capital, del mas alto acierto de
su filosoffa y, por lo mismo, desconoci -
miento del principio que impone la obliga-
ci6n, como necesidad natural, de darle a
cada uno lo que en equidad le corresponde.

Hay un solo camino para obtener la
paz, para llegar a ella, y poseerla. Es e
camino solamente se anda con el coraz6n
desprovisto de violencia. Hay que sembrar
la paz, para cosecharla. De lo contrario,
lo dnico que lograremos sera hacer eterna
la violencia, porque cada semilla produce
lo que es propio a su esencial naturaleza .
Para esto, es necesario comprender a ca-
da hombre, amarlo y respetarlo, como ca
da uno quisiera que se lo amase,respetase
y comprendiese a 61 mismo. Hay que admi
tir que todos los hombres y cada uno en
particular, por infelfz que sea, tiene una
raz6n de ser y un gran destino en el table-
ro magico del mundo.
El hombre a quien se le reconozca
su sentimiento individual de auto-determi-
naci6n y auto valer; en c ada palabra, su






complejo natural de superioridad, jams -
sera violent.
Incitando al pueblo de Colombia a lo-
grar por sfmismo la paz, este la hard sin
el estampido del fusil. No habri quien no
quiera luchar por mantener la paz,si cada
hombre en sf estA en condici6n de pensar y
sentir que es 61 mismo un factor determi-
nante de la paz de todos.

Los obstaculos que reprimen la natural
leza descarga de las pasiones, de los sen-
timientos, etc. del individuo, son los ini -
cos blancos del combat personal. Cuando
son various los obsfAculos opuestos a una
pluralidad de hombres, entonces surgeon
los conflicts colectivos, las emboscadas,
la violencia...Que solamente el hombre
lucha contra los obsticulos,ha dicho con a-
cierto un pensador y tiene toda la raz6n.
Cuando falta el estfmulo, falta tambien a-
quella reacci6n que la filosofia contempori
nea ha llamado "estimulo-respuesta".

Pensando en los violentos: seri util
estimular en ellos el desarrollo y practice
del complejo de superioridad?.... Aplique-
mos la teoria de la estrella de mar de Bon
nin. Esto es, si queremos una socledadfun
damentalmente desarrolladaiesarrollemos
elnuleo YVi-telA~e^^S.^s___ k ---






QUE ES EL BANDOLERISMO?

Quiin me dird si un huevo
es de torcaz o Vfbora?
La mente no sabe adivinar
lo que en el tiempo asoma:
El hombre, como el huevo,
en nidos de piedad serd paloma.

Guillermo Valencia.


Se ha dado el nombre de Bandoleros
o GUERRILLEROS a quienes muestran su
inconformidad por medios violentos,ya ha
cia el Gobierno o ya hacia otros grupos que
pertenecen a polftica diferente sea porque
tambien estan en armas o sea, simplemen-
te, porque simpatizan o l1evan los colors
polfticos contrarios.
Los actos desarrollados por estos
ciudadanos han tomado un calificativo'espe
cial, el termino "BANDOLERISMO".

Los actos propios de los bandoleros
o bandolerismo, entire nosotros tienen dife
rentes caracterfsticas, pero siempre son
violentos. Al trav6s de ellos, ,se llega a ve
ces a verdaderos actos de sevicia,que ra-
yan en la mas desconcertante crueldad.Na-







da es respetado por el arma homicida.Nin
guna vida, asi sea la mis inocente es res-
petada. Parece, como si todo sentimiento
quedara privado de raz6n y como si hubie-
re un embotamiento total de toda noci6n
de conciencia y de piedad. Ninguno de los
integrantes de los grupos en arma, indivi -
dualmente, serfan capaces de tales atroci-
dades; pero, en la masa a que pertenecen,
en los grupos violentos, son capaces de to
do.
Los mismos bandoleros, en condicio -
nes diferentes, serlan amigos inmejorables,
ciudadanos ejemplares y personas incapa-
ces de un insecto.
Creo que fue en 1.958 o 1.959,cuan-
do siendo yo Abogado Visitador del Minis -
terio de Justicia -Divisi6n de Vigilancia Ju
dicial-, fur comisionado para parlamentar
con un grupo de exilados politicos que lle -
garon a refugiarse en Bogota. Estos,antes
habian sido guerrilleros y, a la saz6n e-
ran ciudadanos ejemplares, que vivfan en
paz y solamente querfan la paz.

El objeto de esas entrevistas era es-
tudiar la manera de coope.rar a su readap-
taci6n social. Varios grupos se enpefiarori
en ello. Pero, lo esencial, lo que sirve pa







ra este studio es, que esos ciudadanos, -
hombres y mujeres, revelaban un apego in
menso a la vida y tenian afectos y senti -
mientos que eran manifestaci6n clara de la
solidaridad que existe entire los miembros
de la especie humana. Todos querian a sus
hijos; todos sentran cariflo especial por su
grupo, y, cuando hablaban de determinadas
experiencias pasadas, demostraban el te-
mor que las habia infundido, por ejemplo ,
la fosa comuin que en alguna ocasi6n habia
sido cavada delante de ellos, y de la cual
habran tenido la fortune de escapar. Casi
todos mostraban haber participado en los
actos a que se vieron abocados,de los cua-
les acababan de apartarse decididamente ,
como consecuencia de la falta de afectos
que habfan experimentado.

Hablando con ellos me vino a la me-
moria el recuerdo de Fedor Dostoievski,
famoso novelist ruso, quien jams pudo
olvidar el moment en que su vida estuvo
al borde de la muerte, signada por un f-
case del Zar.
En suma, el BANDOLERISMO es, a
mi juicio, el estado incosciente en que ac-
tfla un grupo de hombres excitado por dife-
rentes causes. Ese grupo podrfa desapare







cer si se lo tratara en forma psicol6gica ,
que consideramos narcotizado por el colec
tivismo impositivo. Una active campafia de
individualizaci6n:y de compenetraci6n con
el hombre violent, podrfa ser la mejor
terapia contra la violencia, sin perder de
vista la idea de la causa que hemos revela-
do como la mas eficiente, para la persis -
tencia de ese malestar, o sea: la falta de
comprension a los problems individuals
de cada bandolero, que es la falta de amor,
de caridad cristiana......
Para encontrar el just limite en que
se llegue a consolidar la armonia colectiva,
debe buscarse un punto de equilibrio entire
las causes propias que animan a cada ban-
dolero y las causes o raz6n que tienen los
ciudadanos restantes del pafs.








TENDRAN RAZON LOS BANDOLEROS
FARA PROCEDER COMO LO HACEN?

Y me sent lobo malo derrepente,
mas siempre mejor que esa mala
gente.
Y recomence a luchar aquf,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalf,
que para vivir tiene que matar.


Rubin Darfo.


'No hay nada que se produzca en la
naturaleza sin causa. Es un apotegma filo-
s6fico aquello de que "no existe efecto sin
causa". El actuar del hombre, salvo ca-
sos excepCionales, que tambien tienen ex-
plicaci6n de caricter psicol6gico, no se pro
duce azarosamente. Mover la voluntad a
un acaecer determinado, es un process
que se original en algin motor especialfsi -
mo. Se hablaria de voluntad o de intenci6n,
segdn el caso, y siempre se concluirfa
con la explicaci6n inmodificable de que al-
gun motivo personalfsimo lo ha impulsado
o lo impulsa a proceder de este o de a-
quella otra manera.
Esta raz6n especialfsima es la que







toca analizar, buscar', encontrar y con -
prender.
Los llamados bandoleros tendran o n6,
desde su punto de vista, una raz6n positi-
va para actuar como lo hacen?

No discutire sobre el acierto o desa -
cierto de esa causa. No hablare de que e-
sa causa este o no equivocada. Eso no nos
interest. Para el caso lo 1nico que intere
sa es saber si el llamado bandolero tiene o
no, una razon por la que lucha y muere.Si
esa raz6n existe, no para el resto de ciuda
danos, sino para el bandolero mismo, lo
fundamental es saber que valor tiene,para
el bandolero en sf, y desde su punto de vis
ta, y de qu6 manera se puede combatir esa
raz6n encausandola hacia el piano de la
normalidad o sea, al de la armonfa entire
esa raz6n y la raz6n de la comunidad en
general.
Al hablar de combatir una causa, no
es mi prop6sito afirrrar que debe inculcar-
se, por la fuerza, una disposicion anfmica
diferente al propio bandolero.Hay errors
que se viven y defienden con untimo con-
vencimiento de una realidad que no le es
propia, y por eso son errors. Pero, si
hay algo dificil de eliminar, es precisamen







te, los errors. Quien los defiende cree
que la verdad es dnicamente aquello e n
que cree, aquello que defiende y vive. Por
esa raz6n se hacen todos los conflicts de
de unos hombres hacia otros. Se hacen las
guerras y se hace, justamente, el proble-
ma del bandolerismo. Con respect al pro
pio bandolero, lo interesante es mirar los
problems que 61 ve, con las mismas len-
tes con que el observa. Hay que convenir
con 61, en la manera como se puede elimi
nar todos los obsticulos que lo separen de
un entendimiento dtil, con el resto de ciu-
dadanos que tambi6n tienen una raz6n y u-
na causa que los lleva, en un moment de-
terminado, a combatirlo, a matarlo y a
morir, tambien, como lo hacen.

No he credo nunca en la utilidad de
poner precio a la vida de un hombre, para
borrar con su eliminaci6n el peligro que
significa para el resto. Esa cabeza debe-
ria ser tambien defendida y merecerfa ,
tambien la absolute protection social.Pe-
ro, lo cierto es que en abierta contradic -
ci6n con la raz6n y la causa que tiene la
sociedad en general, una de las dos razo
nes y una de las dos causes hay que elimi
nar, porque ambas se excluyen necesaria-







mente, y entire las dos, mientras exista
oposici6n, no puede haber armonfa.

El ideal, entonces, es tratar de en-
contrar un medio para que una raz6n enca
je, como si fueran c'rculos concentricos ,
dentro de la otra. Por eso vale la pena
adentrarse en la raz6n misma de cada uno
de los bandos. Es precise conocer a fondo
la raz6n de la causa de cada bandolero y la
raz6n de la causa de la sociedad en general
Esa es una tarea dificil, pero no imposible.
Si el hombre trata de encontrar la raz6n
de muchas causes, aun al parecer extra-
fias completamente a sus posibilidades in-
mediatas, como es aquello.de desentrafiar
los arcanos del espacio inmenso y de la e-
sencia y naturaleza del 6tomo: para encon
trar el por que de muchas cosas que no en-
tiende y ain para producer efectos que le
son necesarios, con cuinta mas raz6n no
va a poder tratar de encontrar la raz6n de
causes que estdn al alcance de sus posibili
dades y de sus observaciones.

Cual sera, pues, la causa, que tiene
un bandolero para ser bandolero? ..... Es
acaso que esos ciudadanos han nacido para
ser lo que actualmente son, como algo de-







terminante, absurdamente fatal, o por el
contrario, son hombres con las mismas
posibilidades de todos" los hombres y dota
dos tambien del maravilloso principio del
"libre albedrro"? ....

Por las experimentaciones que se
han hecho; por las experiencias de siglos
que ha vivido el hombre, sabemos que la
violencia ha sido algo paralelo al desenvol
vimiento human -desde el dia en que Cain
di6 muerte a su propio hermano. Pero, la
violencia en todo tiempo ha tenido causes
explicables. Entre nosotros tuvo, inicial -
mente, un orfgen politico. Mejor, se agu-
diz6 por factors politicos. Ese factor la
hizo crecer y multiplicar en hechos crue-
les que todos conocemos y hemos vivido
en realidad. Al factor politico sigui6 el fac
tor VENGANZA. Hoy tambien existe un
complejo de causes, entire las cuales estin
las de orden econ6mico y, que quiz s on
las mas diffciles de ser resueltas. Una vo-
racidad de lucro; rayana en la avaricia;u-
na sed desmedida e incontenible de enrique
cimiento sin causa de ninguna especie, ha
armado, muchas manos. Naturalmente na
die quitard esta sed a la gente que la tie-
ne, porque el dnico camino para el bien es







el amor y quienes obran asf jams seran
sujetos susceptibles de amar ya que por
encima de su amor, esta la obsecada ava -
ricia de su coraz6n.
Para muchos la violencia es un fac-
tor commercial, y nadie podra, decir a los
mercaderes que dejen sus mercados. Esto,
se acabara, naturalmente, por la fuerza
propia del estado. Las demas causes sf
tienen soluci6n. La polftica ha ido abrien-
do su compis. Eso ha determinado el 1la -
mado Plebiscito y las reforms constitucio
nales de todos conocidas. Al factor de la
venganza se puede combatir con la sinceri
dad de los actos colectivos originados en
un amor autentico.
La sociedad comenz6 defendi6ndose
de la crueldad con la crueldad. Esto deter
min6 la ley del Tali6n. Despues de un lar-
go process secular, se fue hacienda la ley
y todos los nubarrones se despejaron, en-
cardinando los sentimientos vulnerados,
por cauces salubles de justicia. Asf naci6
el Derecho. Eso lo sabemos por la Sociolo
gia Criminal, y nadie es capaz de ponerlo
en duda, porque de lo contrario el derecho
no terdrfa raz6n de ser y mas que raz6n
de ser, no se habria materializado en nin-
guna epoca.







Sin que el bandolero deje de ser ban
dolero, por mero capricho de los d e m s
ciudadanos, es convenient ir a 61, para
preguntarle c6mo sentirla que se le ha ce
justicia, que se le reconozcan sus dere --
chos, y que se acepta que es un hombre
con rrerecimientos suficientes, como los
tiene cualquier otro.

Si solamente miramos las causes que
tiene la sociedhd en general para combatir
al bandolerismo, desde ese solo angulo fo-
cal, jams se llegara a entender que el ban
dolero tiene tambien una raz6n, propia
para e1, que le es sagrada y por la cual
lucha y muere como lo hace.

La Sociedad tiene raz6n. Eso es in-
discutible; pero, desde su punto de vista
propio, claro esta. No esta bien que dia-
riamente asesinen porque si, los llamados
bandoleros, a un grupo crecido de perso -
nas indefensas. No; no esta bien todo ese
cumulo de genocidios, masivos y alevosos.
A quienes asesinan los bandoleros,son per-
sonas que tienen derecho a vivir., Ahi esta
el interns de que se busque y encuentre la
paz. Por que medio? ....
La realidad dolorosa es que no se e-







vita preventivamente esas masacres. Sola-
mente sale el Ejercito a luchar en nombre
del Estado, cuando ya los campesinos han
muerto.
Eso puede ser plausible, pero no es
practice. Quienes han muerto en forma vio
lenta, nada ganan con esa acci6n tardfa.Ha
brian pteferido que se salvara sus vidas,ga
rantizandoles el derecho: que tenian a vi-
virlas.
La acci6n represiva del Estado contra
la Violencia, no significa sino dos verdades
igualmente descorazonadoras: a). Que no
existen los medios suficientes precautelati
vos para combatir la violencia evitando sus
desastres, y b). Que elacto demostrado
tardfamente por el Estado, en su persecu-
ci6n a los bandoleros, no es mAs que el
clasico impulso de venganza transplantado
del individuo a la colectividad.

Que beneficio se deriva dela venganza,
para el pafs y para las personas que han
sufrido y sufren la viblencia? ... Siquiera
se alivia la suerte de los familiares de las
vfctimas ?... de que manera se soluciona
el problema ya planteado? ....

Si se pensara de manera global en la




66

totalidad de las causes que hacen la violen-
cia, antes de combatir a ciegas la violen-
cia con la fuerza, acaso otra seria la rea -
lidad. Este es el planteamiento que le que-
da al Estado por resolver.

No sera capaz nuestro pueblo de
enfrentar esta realidad con un s entido
practice y sereno, para hallarle solu-
ci6n?







EL CODIGO PENAL Y LA VIOLENCIA

El mundo es la gran
pardbola que nos ha
bla de Dios.
R.P. Josi Ma. Pujades

Anda y habla con Dios
y deja que El dirija
tu senda......
J. W. Carver.


En ].936 entr6 en vigencia la Ley 95
de ese afio. Esa Ley es el C6digo Penal qie
norma nuestras relaciones sociales, desde
el punto de vista de su especialidad.

Esa Ley es evolucionadisima y revo-
lucionaria. Se informa, principalmente, en
la Doctrina Positiva, porque sus redacto -
res fueron discipulos de Ferri, pontifice
de esa escuela Juridico Penal.

La mayor novedad de esa Ley, radica,
a nuestro juicio, en cuatro principios ba-
sicos'
a) La noci6n que trae el DELITO co-
mo product de la acci6n humana, lo cua 1
esta en contradicci6n con la nocion clisica.




o 68


propuesta por Carrara, y que consideza al
delito como una Entidad o Ente Jurfdico.

b) La noci6n personal que trae d el
delincuente, a quien se consider en su in-
dividualidad, frente al problema que plan -
tean los factors ENDOGENOS y EXOGE-
NOS, esto es, la psique y el rredio ambien
te.
c) La idea que da a cerca de la RES
PONSABILIDAD, partiendo del prin cipio
de todo el que compete una infracci6n (sea
normal o normal) es responsible penal -
mente, de donde surge una responsabilidad
de triple graduaci6n: FISICA, PSIQUICA y
PSICO-FISICA, y
d) La idea de la READAPTACION
SOCIAL, derivada de un studio profundo
y sereno del Hombre, como sujeto de dere
cho y como hombre en sf, considerado en
su double expresi6n humana: material y al-
ma.
Entre los cuatro principios que he
destacado, consider que el CUARTO (d),
es el de mayor alcurnia, o sea, aquel que
se refiere a la READAPTACION SOCIAL.
Este principio simplifica y resume todo lo
demas. Cuando se piensa en readaptar a
una persona, se esta pensando -al niismo





69

tiempo- en que ese'presunto desadaptado
es un hombre que ha perdido la armonia
social, pero sin que deje de tener en si un
valor intri'nseco.
El C6digo Penal con toda su magnifi -
cencia, en los 27 afios que tiene de vigen-
cia, deberia haber producido una notable
transformaci6n social, si se hubiese pues-
to en practice ese maravilloso principio.
Cabe, por lo mismo, preguntar: que trans
formaci6n ha producido, que se aprecie
por encima de lo que fue corriente en 6po-
cas anteriores a su vigencia? ....

La respuesta no tiene dilaci6n. Y ain
rns, es asornbrcsamente doloroso pensar
que en el tiempo de su operancia,los casos
penales se han multiplicado en forma nota-
ble. Un crecido voldmen de expedientes
seguidos con todo el aparato procedimental,
ha terminado o en absoluci6n o en castigo.
Para quienes han sido castigados,ha habi -
do solamente la sanci6n y junto con la san-
ci6n, una secuela de cosas que lo han afec
tado directamente y que han tenido sus im-
plicaciones notables sobre sus familiares
y sobre la vfctima y los familiares de la
victim, sin que la sociedad en general
se haya dado siquiera por entendida.






Aquello de la readaptaci6n social, c6
mo ha operado? Ha tenido un significado
pr;ct o o por el contrario, no ha pasado
de ser mAs que un hermoso suefio, bella-
mente dorado?....
Quise conocer un cuadro estadistico
que mre revelase los factors beneficos de
ese principio, no en teoria, sino sobre la
escueta realidad de las cifras nlrmericas.
El resultado fue desconcertante. En el De-
partarnento Administrativo Nacional de Se
guridad, no se lleva en la actualidad, una
casilla especial, como sf ocurre con mu -
chos otros fen6menos que estin maravillo
samente clasificados y controlados, en la
observacion de sus causes y desenvolvi --
miento. Ese vacfo se debe sencillamente a
que la READAPTACION SOCIAL, en la
practice, no ha tenido ninguna operancia
entire nosotros. Los delincuentes cumplen
la pena que le es impuesta. Tras de cum-
plirla, cesa su vfnculo para con el Estado.
Si acaso se lo tiene en consideraci6n es .o
mo sujeto de la pena sufrida a consecuen
cia de un delito, para los efectos de la lla-
mada REINSIDENCIA. Su nombre seguira
figurando en el llamado PRONTUARIO CRI
MINAL o POLICIVO, para la catalogaci6n
de su conduct con respect a nuevas fal-







tas. Jamis, para saber si el castigo le ha
sido ben6fico y si no, para buscar una ma-
nera adecuada de regresarlo a la norma
lidad.
La suerte del delincuente ni la de sus
familiares, interest al Estado. Lo que in-
teresa es su castigo, como medio de repre
si6n.
Los familiares del sindicado o del pe-
nado, en la practice, no son mAs que o-
tras vfctimas de la infracci6n imputada o
probada. A la pbstre, el delito genera dos
tipos inmediatos de perjuicios: a) Contra
la vfctima y sus familiares: b) Contra el
sindicado y sus propios familiares.

Los perjuicios del grupo a) son perse-
guidos a trav6s de la llamada acci6n civil,
naturalmente, desde el punto de vista eco-
n6mico. Los que correspondent al grupo b)
no han sido considerados, bajo ningun as-
pecto, por la ley. El sindicado va a la car
cel sin ningfn otro miramiento, que el de
reprimir su falta con la aplicaci6n de un
castigo. Jamds se piensa que, en elcaso,
por ejemplo, de un padre de familiar, sus
deudos quedarin en desamparo y que el de
samparo de ellos puede ser tan grave que
cree una desorientaci6n definitive en su






normalidad y un des barajuste econ6rrico -
de tal naturaleza, que puede hacer su re -
percuci6n nosiva sobre la sociedad a que
ella oertenece.
Un concept acertado de lo que de-
be ser al fondo la readaptaci6n social, cam
biarfa, naturalmente, el concept actual
de perjuicios, para dar paso a un sentido
mas amplio de ellos, generalizados,no so-
lamente a las victims y sus parientes, si-
no a los victimarios y los deudos que le
pertenecen. Porque ninguin beneficio report
ta el tratar de perseguir unos perjuicios pa
ra unos, con menoscabo, a toda magnitude,
del patrimonio de los otros, hasta llegar
al aniquilamiento total, en muchos casos,
tal como en la antigiiedad acontecia con el
llarado ARRAIGO JUDICIAL.

Pero tampoco, los perjuicios que se
causan a la vrctima, se hacen efectivos en
la practice. Un nbventa por ciento, por lo
menos, de los casos que causan perjuicios,
no se traducen, en la practice, en un pago
satisfactorio de esos perjuicios. Se hace,
generalmente, una condenaci6n irraginaria
que queda en simple ina ginaci6n de los a-
graviados. Rara, rarisirr-a vez, esos per-
juicios son pagados realmente. Todo indi -




73

ca, la necesidad de una reform, sobre el
particular, que se compadezca con la rea-
lidad; que no haga ilusorias, por una par -
te, las a-spiraciones de los perjudicados
con el ilicito, por ser sujetos pasivos de
1e, y, por la otra, que no lleve al aniquila
niento total de los deudos del infortunado
malhechor.
Justamente a los doce afios de haber
entrado en vigencia nuestro C6digo Penal,
uno de sus redatores fue asesinado y con
ese asesinato, como lo anotamos inicial -
mente, se agudiz6 la Violencia.

Casi quince, de los veintisiete afios
de vigencia de este C6digo, se confunden
con la Violencia.
El hecho alarmante de que sea justa-
mente en la vigencia del C6digo Penal, cuan
do se ha multiplicado la criminalidad en
Colombia, crea algunos interrogantes.

En teoria, nuestro C6digo es excelen-
te. Su'fuente es el C6digo de Rocco, que
no pudo tener operancia en la Peninsula I-
taliana. Es demasiado evolucionado.Pero,
ese C6digo ha dejado de contemplar la rea
lidad de nuestro medio. Es un hermoso
trasplante de doctrinas, que acaso pudie-







ron ser operates en Europa, pero que a-
qui son factors ex6ticos...

En Colombia, desde el punto de vis -
ta penal, necesitamos dos cosas, de modo
inaplazable: PREVENTION y READAPTA-
CION.
C6mo podemos lograr la satisfacci6n
de esos dos ideales ? ....


En sfntesis: nuestro C6digo Penal no
ha tenido una repercusi6n practice en rela-
ci6n con aquello que es uno de sus mar's al-
tos ideales: la readaptaci6n social. Esto
por carecer de bases aplicables a la reali-
dad de nuestro medio.

Nadie ha sido readaptado. Nada se
ha hecho para obtener la readaptaci6n so-
cial de nadie. Vale la pena propender a
ello como un gran tribute a la tranquili-
dad comun.


* * *








ES UTIL LA PENA DE MUERTE PARA COMBATIR
LA VIOLENCIA?

Si se opone el ejemplo de casi to
dos los siglos y de casi todas las
las naciones, que han impuesto la
pena de muerte contra algunos de-
litos, yo responderi que. ello de
nada sirve frente a la verdad....

Los sacrificios humans fueron co
munes a todas las naciones y quien
osard excusarlas?......
Beccaria.



En 1.962 se:especul6 much sobre
la pena.:de muerte. Hubo revuelo general
en torno a 6llo. Diferentes concepts fue-
ron emitidos, por todos los sectors de la
opini6n general.
Eminentes sacerdotes pronunciaron o-
piniones favorables y dieron basamento a-
sus principios en ideas dogmdticas o extra
yendolas de las Sagradas Escrituras.Tam-
bi6n hubo quienes se pronunciaron en con-
tra. Hoy la Sociedad de Agricultores y.
la sociedad medica, la piden.






Quien describe este libro, sin ninguna
autoridad, por cierto, siente profunda a-
versi6n contra la pena de muerte. Son ra-,
zones simples: Desde hace muchos siglos
la humanidad ha venido haciendo experi -
mentaciones sobre su aplicaci6n. Nuestro
propio pals tuvo su experiencia doloros a,
en los comienzos del siglo pasado, justa-
mente cuando se trataba de hacer la inde-
pendencia. Quien no recuerda las medidas
que tom6 el pacificador Morillo, para im -
poner la pacificaci6n del Nuevo Reino d e
Granada?... En los afios que corrieron en
tre el 20 de julio de 1.810 y el 7 de agos-
to de 1.819, nuestra historic patria se
pobl6 de cadalzos que se levantaron justa-
mente para hacer excarmiento entire los in
surgentes. Las calls de Bogota y las ca-
lles de Cartagena, sobre todo,, son un e-
jemplo vivo de esa experimentaci6n dolo-
rosa. Pero el resultado prActico, para' la
Peninsula, en cuyo nombre se aplicaba la
llamada "pacificaci6n" es bien conocida
Hubo martirio, se edificaron heroes, pe-
ro se hizo la libertad como consecuencia.
Esa independencia no se habikfa logrado sin
ese inOftil e injustificado martirologio del
senior Morillo. Todo martirio forma un
sentimiento iconoclasta de franca rebeldia






hacia los mdrtirizadores y de idealidad
mistica hacia los mirtires.
Los paises que hoy en dra tienen la
pena de muerte rodeada de todo su aparato
terrorist e intimidativo, no son models
de perfecci6n. Si la pena de muerte fuese
la media necesaria contra el delito, indu-
dablemente, esos paises tendrran un fndice
bajo la criminalidad; cosa que no ocurre,
ciertamente.
En el afto de 1.960, fue ejecutado en
los Estados Unidos, Caryl Chessmann,
personaje a quien se conoci6 como c EL.
BANDIDO DE LA LINTERNA ROJA. Su
drama conmovi6 a todo el mundo, ya que
durante doce afios, habia luchado valerosa-
mente para probar su inocencia, no obstan
te vivir la tortura diaria de la constant a-
menaza de la muerte. Desde el Pontffice
ya muerto, Juan XXIII, hasta el ultimo
ciudadano de Colombia o de Brasil, todos
queriamos que se perdonara a ese hombre,
que, por otra parte, era ya un ciudadano A
til, rodeado de meritos indiscutibles, con
que, dentro de la ccrcel se nabra converti-
do en uno de los escritores mas celebres
del mundo. En la prisi6n de San Quintin,
en California, donde esperaba la ejecu -
ci6n, habia escrito varias novelas, entire







ellas, la titulada "EL CHICO ERA UN A -
SESINO", que, traducida a various idiomas,
alcanz6 celebridad universal y fue, como
dicen en Estados Unidos, Bets seller en el.
afio de su publicaci6n. De todas se cruza-
ron mensajes implorando perd6n para el
egregio sindicado; en numerosas parties hu
bo mftines y manifestaciones populares y
hasta diferentes actos. de animadversi6n -
contra la naci6n que con tinta sordidez que
ria a toda costa eliminar a un hombre,por
el solo capricho de agotar un formulismo
procedimental. A pesar de que ello caus6
profundos e inconfundibles sentirrientos
contra los Estados Unidos, Caryl Chess --
mann fue muerto en la cAmara de gas e
incinerado el dia dos de mayo.

El prestigio de justicia de los Esta-
dos Unidos perdi6 much con ese acto ante
los ojos de los parses restantes de Ameri-
ca y ello produjo repercusiones tan series
como las manifestaciones hostiles de que
fue victima uno de sus mts representatives
personajes cuando visit Suramerica. Tan-
to mas hondo se hizo ese sentimiento cuan
to que se supo mas tarde que otro ciudada-
no, de nombre Carlos Savatio, fue puesto
preso en El Paso, Tejas, dfas despues




79

de la muerte de Chesmann, como el verda-
dero responsible -de los crrmenes atribur
dos a este.
Cuando en Rusia se martiriz6 a otro
gran escritor y no se le permiti6 recibir
el premio Nobel de literature que le perte
necra a consecuencia de los meritos de su
obra "EL DDOCTOR JIVAGO (me rrefiero
a Boris Pasternak) America, a consecuen
cia del caso Chessmann, consider la fra-
seologia Norteamericana como una simple
propaganda polrtica y le rest no solamen-
te importancia, sino que hasta lleg6 a con-
siderarla como una farsa justicialista.Co-
mo es tan reciente todo esto, no queda di-
frcil afirmar, porque todos los hemos pal
pado que, si el president Kennedy, no hu-
biese tenido la genialidad de prospectar y
dar vida a su llamado plan de :.la Alianza
para el Progreso, en forma efectiva eco -
n6mica, esta serfa la hora en que todos las
parses de America tendrran una similitud
ideol6gica con la llamada PERLA DE LAS
ANTILLAS.
En el caso Chessmann, cabe una pre-
gunta, su ejecuci6n, despues de doce afios
de tortura produjo alguin beneficio a la jus-
ticia? Se logr6 readaptar a alguien, con la
ejemplarizaci6n de su castigo?...a 61 mis






mo, como persona, se le hizo algiCn bene-
ficio eliminindolo?... Bien sabemos que
era un hombre ya readaptado y por mil ra-
zones un ciudadano ejemplar y itil.Su cas-
tigo no fue mis que el forzado capftulo fi -
nal de un episodio, de un drama trdgico en
el que es necesario, para que se. .11"la m e
conforme al tftulo, quehaya una ejecuci6n,
una tragedia.
Los Estados, no solamente los tro-
picales y por lo mismo de pasiones exci -
tables, crean normas que se sienten obli -
gados a dar aplicaci6n prictica hasta el
l6timo, mientras se hallen en vigencia.Vis
tas esas normas y los efectos producidos
al trav6s del tiempo, muchas veces, si no
hacen sonreir espantan. Cicer6n, por ejem
plo, asf lo dice en su primera y segunda
Catilinaria, temia el desprestigio de que
se le considerara cobarde en la aplica -
ci6n de la ley, por ser benigno. Poncio Pi
latos, temi6 eso, cuando accedi6, por for-
malidad procedimental, a matar-'a Jesuis
de quien tenra certeza plena que era un ino
center. El patriota Caycedo y Cuero y dos
compafieros mas fueron ejecutados en la
plaza de los Molinos de Pasto, por orden
del Virrey tan tristemente c6lebre, Juan
Sgmano. Los hombres habran muerto en




81


la prisi6n. La pena, sin embargo, se llev6
a termino, tal como estaba programada, so
bre los cadaveres que fueron ajusticiados
espectacularmente. Ese mismo drama fue
repetido en Nuremberg, sobr los caddve -
res de los partidarios de6Hitler que fue -
ron procesados despues de la segunda
guerra mundial, por orden o disposici6n
de los miembros de los llamados pai'ses a-
liados.
Finalmente, Rodolfo Eismann, perso-
naje de alta repercuci6n en la sangrfa hi-
ttleriana, a quien se atribuye la muerte
inmisericorde de seis millones de judfos,
por el simple hecho de ser miembros de
esa raza, fue capturado por el nuevo esta-
do de Israel; practicamrente se lo :secues-
tr6 en Argentina. Llevado a Tel Avit, se
le sigui6 un process spectacular. Diferen
tes opihiones se trabaron en el mundo. Fi-
nalmente, Israel ejecut6 a Eismann. El
hombre fue ahorcddo. Se lo inciner6 des-
pu6s y sus cenizas se esparcieron en el
viento sobre las aguas del mar de la Gali-
lea, a various kil6metros del litoral.

Rodolfo Eismann, indudablemente, e-
ra un asesino; uno de los mis grandes ase-
sinos de la historic; pero Israel, no gan6






nada con la ejecuci6n de ese hombre. Nada
ejemplarizante hizo con haberlo torturado.
El acto no demuestra mas que un vivo sen
timiento de venganza, cosa que es extrafia
a la justicia verdadera. Y todo, en fin, se
hace menos elegant en tanto cuanto que Is
rael, con respect a este process, fue, al
propio tiempo, juez y parte.


En sfntesis: ni ahora, ni nunca, ni
jams de los jamases, la pena de muerte
seri dtil, para combatir el delito. Siem-
estara el amor reclamando ese privilegio
colocado en el mismo sitial de la justicia.

Entre nosotros, la Violencia no se
acabard con la violencia. La pena de muer
te no hard mella en su terrible humanidad
ni servira de factor intimidativo o de ejem
plarizaci6n. El pueblo sabe que los violen-
tos han dado su respuesta categ6rica a ca-
da una de las frases del Gobierno, sobre
el particular. Cuando un ex-Ministro de
Justicia dio su ultimatum a los llamados
guerrilleros; los guerrilleros le contesta-
ron con horribles genocidios en todos los
lugares de violencia.
Como corolario a este capftulo y sin







comentarios, transcribimos el siguiente
artrculo, aparecido en el diario ."El Sigld'
de Bogota, el dia 13 de abril de 1.965:

"A pesar del vasto despliegue military
no se pudo rescatar con vida a don -hrold
Eder.- La mas spectacular operaci6n
military realizada en Colombi. para prote -
ger .la vida de un ciudadano, tuvo ayer fu-
nesto epilogo cuando una patrulla del ejer
cito destinada al rescate de Harold Eder,
localiz6 el cadaver putrefacto del industrial
vallecaucano a 18 kil6metros de la casa de
la hacienda Santa HelenA, jurisdicci6n de
Corinto, Cauca.
El anuncio official lo hizo la patrulla
military al general Alfonso Mejfa Valerzue
la, jefe del estado mayor del ejercito, y
comandante de la Operaci6n Rescate en el
norte del Cauca.
La muerte violent de Harold Eder se
conoci6 3 semanas despues de producido
su secuestro en la hacienda Santa Helena,
cuando se dedicaba a estudiar las posibili-
dades de establecer un nuevo ingenio azu -
carero.
Harold Eder ha sido el mis rico de
cuintos colombianos han sufrido el execra
ble delito del secuestro. Su fortune perso-







nal estaba calculada en rnis de ]50 millo -
nes de pesos, y las posesiones del consor-
cio familiar que representaba, superaban
los 700 millones de pesos, incluyendo pro
ductivos ingenios, fertiles tierra e inver-
siones industriales.

Segin el anuncio official proveniente
de la zona de Corinto, el cadaver del se-
fior Eder apareci6 putrefacto.

Las indicaciones conocidas demues-
tran que muri6 desde el mismo dra en que
se produjo su secuestro, o sea el 20 de
marzo del present afio a las 10 de la ma-
nana.
POCAS VICTIMAS. Dentro de la nueva mo
dalidad violent de los secuestros muchas
personas han sido victims de la extorsi6n
econ6mica, pero muy pocas han pagado
con su vida.
Hace ya seis afios, el hacendado Si-
m6n Mejfa Mejfa fue secuestrado en el To
lima, y en las negociaciones se busc6
cambiar su pellejo por el del bandido Fa -
bio Isaza Rinc6n, alias El Mico.

El cambio no se hizo, y el cadaver
de Mejfa apareci6 dias despues.




85

MWs tarde, ya en 1.960, el joven revo
lucionario Federico Arango, de las juven-
tudes comunistas, pereci6 en el Territorio
Visquez, despues de haber secuestrado al
hacendado German Mejfa Duque,cuyo res-
cate iba a destinarse para un fondo de fi -
nanciaci6n revolucionaria.

Arango muri6 en encuentro con el e -
jercito, despues de seguirle muchos dias
las huellas.
Mis tarde muri6 Jesus Herrin Sala-
zar, otro secuestrado.
La dltima victima de este tipo de vio-
lencia ha sido el senior Harold Eder,quien
habra sido ministry de fomento y uno de los
mis destacados ceeadores de riqueza en
Colombia.
Se sefiala que los secuestros no habin
sido ajenos a la familiar Eder.
Cuando se produjo el secuestro de
don Harold, iba vigilado por un agent se
creto y por su propio mayordomo.

Producido el secuestro del millona-
rio industrial, la fuerza pdblica tom6 bajo
control una extensa area del norte del Cau
ca, para realizar operaciones de rescate.

Un veteran general, Alfonso M ejfa







Valenzuela, asumi6 el mando director de
la tropa, teniendo coro su segundo al
coronel Alfonso Dousdebes, comandante
de la tercera brigada.
En 1944 el industrial tuvo que pa-
gar 50 mil pesos por el rescate de su hija
Elisa, quien permaneci6 72 horas en po-
der de sus secuestradores.

Mucho despu6s, hubo amenazas con-
tra la familiar para extorsionarla econ6 -
micamente.
Y durante este perrodo de violencia
con secuestro, los Eder contrataron servi
cio especial de vigilancia para que ningu-
no de sus miembros fuera sometido a es -
ta tortura.
La movilizaci6n nilitar incluy6 mas
de seiscientas unidades del ej6rcito, con
la colaboraci6n de helic6pteros para el ri
pido transport de las tropas.

Se declare zona de guerra la vasta
region y se dispuso un serio aparato mili-
tar dando prelaci6n a los comandos.

En todo moment se busc6 contact
con los bandidos, mientras que se aisl6 a
la familiar para que no negociara el res-
cate de la vfctima.







No podemos, pues, career que la pena
de muerte tenga ninguna utilidad prictica,
fuera de que se materialice la venganza in-
dividual por medio del Estado. En un pars
como el nuestro, en el que la llamada "ma
licia indrgena" es un instinto propio de o-
rigen efnico y telurico, puede servir junta-
mente que para ejercer venganza para que
sean satisfechos los apetitos mas' procli -
ves. Supe, sin que pueda comprobarlo que,
en Cali, a rafz del DIEZ DE MAYO de 1.
956, cuando fue derrocado.el regimen dic-
tatorial del general Rojas Pinilla se sacri-
ficaron en forma tumultuaria, numerosas
vidas al simple grito de cualquier irrespma
sable que indicada a cualquier persona co-
mo a "pajaro" amigo o servidor del regi -
men depuesto. Muchos de esos sacrifice -
dos dizque eran inocentes y hasta extrafios,
acaso hasta enemigos del regimen.

Sabemos tambi6n que cosa analoga ocu
rrfa con la aplicaci6n de la llamada Ley
"Lleras", que fue la 48 de 1.936. Los ca-
ciques politicos, en sus feligresras, eran
amos celosos' e imponentes. La mayorfa
de ellos, crueles e ignorantes. La Ley que
no tenfa otra finalidad que la de acabar con
aquellos infractores que se les llam6 "va
gos", "maleantes" y ."rateros", se con-







virti6 en un arma muy peligrosa en las
manos de los politiqueros pueblerinos. En
las vfsperas electorales, sobre todo, fun-
cionaba magistralrrente en su propio bene-
ficio. Por eso no es raro encontrar una
mayor curva infraccional, de este tipo, en
los afios y meses a que correspondfan rues
tros comicios. De qu6 manera operaba
esa maquinaria de insidias ? Segin lo he-
mos sabido, de la siguiente manera: el
vago, el maleante o el ratero, debran te-
ner un detenm inado prontuario policivo, pa
ra ser sancionado conforme a la Ley y a
sus Decretos reglamentarios. La polici'a y
el alcalde o el Inspector, comnpinches y
personas sostenidas por determinados ca-
ciques politicos, se encargaban de fabricar,
idealmente, esos prontuarios y de seguir
y culminar el process deseado. Cosa facil
y sencilla. Asf se reducla al partido opues
to y se ganaba la elecci6n, empleando al
rmisrro tierrpo, el fraude electoral, el tan
nombrado "chocorazo" que cre6 tantas per
sonalidades tristemente c6lebres.

Que habria ocurrido con la pena de
nuerte si hubiera estado al alcance de
esas gentes?......














LA VIOLENCIA Y LOS INADAPTADOS


Ve la trdgica carga de ese
lecho:
Es obra tuya. Tan terrible
escena.
EmponzoFa los ojos:
Ocultadla....."

Shakespeare


hay que career que se estd
dotado para alguna cosa y
que esta cosa hay que ob-
tenerla cueste lo que
cueste.


Maria Curie







El Decreto 001.4 de 1.955 (1) en su
Caoftulo 11, art. 7, contempla en 32 nume
rales una seiie de circunstancias que a-
Dellida ".DE LOS ESTADOS DE ESPECIAL
PELIGROSIDAD" (2).Entre esos el que
mis nos interest es el relacionado con
"los vagos habituales; es decir, los que
sin causa justificada no ejerzan profesi6n
u oficio licitos'.
La vagancia es ciertamente una de
las n-ayores fuentes delincuenciales en Co
lombia; Dero cabe analizar las causes nor
las que una persona llega a convertirse en
vaga.
Si conterrplarros, observindolo, el
discurrir diario de una ciudad populosa ve
mos un enjambre crecido de personas, de
diferentes sexos, edad, condiciones, que
arrbulan sin sentido determinado y sin una
ocupaci6n a realizar.En los establecinmien
tos de recreo, en los cafes, en sitios en
donde las gentes pueden dedicarse a rral-
gastar el tierrpo se ve a la gente sin ocupa
ci6n y tambi6n en los parques, en los su-
burbios, en donde quiera, yendo y vinien-

(1) Sustiturdo hoy Dor el Decreto 1699 de
1964.
(2) Este capftulo se denomina hoy '"DE
LAS CONDUCTAS ANTISOCIALES"







do. Estas gentes urden a la vez diferentes
maquinaciones que las lleven a la satisfac
ci6n de sus necesidades personales. Es
que en la mayoria, son personas sin em-
pleo, desocupadas, y por lo mismo vagas.
Que motivo hace de ellas lo que son ? ...
El Estado nuestro hace o ha hecho algo pa
ra evitar el desempleo, para dar actividad
a quienes no la tienen; para apartarlos del
peligro que significa la vagancia? .... En
todas las aceras se ve a la juventud,mejor,
a la nifiez, dorrnir la placidez de su mise-
ria, entire harapos y mendrugos. Qui am-
paro tienen aquellos desvalidos ? .....

Las ciudades estin superpobladas y
el numero de personas excede, con much,
a las posibilidades vitales de ciudades
mrs o menos populosas. La causa de esa
superpoblaci6n se debe a diferentes facto-
res, entire ellas, la emigraci6n masiva de
los campos, generalmente de los lugares
de violencia, en los que la vida carece de
garantfas especiales. Los eini gran.es
creen, al desplazarse de sus campos, que
encontrarAn una vida diferente en la que,
a la vez exista el solaz del hedonismo ciu-
dadano. Todo, en:.a prictica, les es iluso
rio. El medio adverse. La carencia de to







da relaci6n crea en ellos una series de
complejos que los convierte en series in-
defensos, avocados, por lo mismo, -a ha-
cer uso de las reserves instintivas, para
poder vivir. Ahi aparece el raterismo,co
mo consecuencia. A esta : movilizaci6n
masiva, determinada por .los factors
de violencia, hay que agregar, el despla-
zamiento, no menos masivo que determi-
na el servicio military obligatorio. El re-
servista campesino, terminado el tiempo
de su servicio ya ha conocido los halagos
tornadizos elilusorios de la vida urbana y
ha crei'do en ella como en un gran paraiso.
Buscando el goce queda en la ciudad para
convertirse en Agente de Policia o en
cualquiera otra clase de element de ser-
vicio. Pero la dificultad en obtener el
puesto, lo avoca tambien a la dificultad
desconcertante de la lucha por la vida en
la ciudad, que es tanto, como el patente
de corzo para convertirse en vago y con-
secuencialmente en un ratero. De estos
estados se va a la violencia,riecesariamen
te, pero en condiciones abonadas, como
que el reservista sabe manejar las armas
con la eficacia aprendida en el cuartel.

Inadaptados son, pues, todos aqu -







llos que por deficiencia en sus capacida -
des o en sus posibilidades no son capaces
de vivir con el product de su propio es--
fuerzo.
Diariamente se acentia mis el pro-
blema de los inadaptados. Las calls se
pueblan, multiplicandose de cantidades de
families sin empleo, de las que salen los
nifios mendicantes que ya en lo future o
son prostitutes, cuando se trata de las
hembras, o rateros y maleantes, cuando
se trata de los hombres.
Desde este angulo visual, le incum-
be al Estado una tarea difrcil. Ese problem
ma latente que se le plantea diariamente
con crecidas cifras humans no se resuel
ve con colonies penales, con presidios o
con reformatorios. Le toca calcular de
que manera, sin que sea por medio delcas
tigo, puede y debe encausar el trabajo in-
dividual y colectivo; de que manera puede
readaptar a las prostitutes y rateros.
C6mo dar ocupaci6n a los desempleados;
c6mo evitar que los campesinos egresados
del ejercito se dejen arrastar por los cim
beles de la vida de la urba con abandon
irreflexivo de los campos que se esterili-
zan por falta de trabajo; c6mo puede orien
tar a los nifios famelicos que andan por





92 -


las calls desprovistos de hogar y de ca -
rifio. En fin, debe propender, y esa es su
mayor tarea, porque cada colombiano ten
ga conciencia de serlo y oriented su activi-
da'd consciente hacia salubles caminos de
sociabilidad cristiana.

** *
Siempre seran un lastre para la pa-
tria quienes no desempefien una labor de-
terminada. Los inadaptados no dejaran
de ser instruments de violencia, mien -
tras no sean readaptados y esa readapta -
ci6n se lograra uinicamente mediante el
empleo adecuado de sus propias disposi -
ciones personales.
Un medio de combat contra la vio-
lencia es la lucha a muerte contra la mi-
seria determinada por la falta de activi -
dad individual.
Antes que el Decreto 0014 de 1.955
cuya critica cientifica la han hecho juris -
tas celebres, como el doctor JORGE EN-
RIQUE GUTIERREZ ANZOLA, debe pen -
sarse en una series de disposiciones mas
practices y menos casuisticas y anti-tecni
cas, que sean como mentores del hombre
infortunado. Sigue palpitando la necesidad
de la readaptaci6n social para encausar




95

la suerte de la masa que no tiene = un
destiny definido.

Hoy existe el Decreto 1699 de 1964,
cuyos cambios fundamentals son mas de
orden procedimental que sustantivo ypcr
ello, a nuestro pesar, seguimos creyen
do que el problema de los inadaptados
no ha sido modificado en su estructura.
"Lo triste es asV".







VIOLENCIA Y READAPTACION

"...aliente a los demds. Haga que
los defects que usted quiere co-
rregir parezcan fdciles de corre-
gir; procure que parezca fdcil de
hacer lo que ousted quieraque haga
el prdjimo....."
D. Carnegie.

Las cualidades de bribonerfa del
hombre son, despuis de todo, sus
cualidades mds promisorias.

Lin Yutang



La Violencia existe. Su estado ac-
tual es alarmante y agudo. Cabe preguntar:
que se puede hacer para evitarla y sobre
todo, para acabar con 1lla?
Se puede hacer uso de uno de dos
medios, a mi juicio: a). Desarrollar una
campafia pacffica con basamente psicol6gi
co, sobre cada bandolero, y b)Pensar en
la inmediata aplicaci6n de reforms car -
celarias y post-carcelarias, para sofre. -
nar la violencia actual, por medio de la
readaptaci6n.







El primero de estos medios, podrfa
desarrollarse mas o menos de la siguien-
te manera:
Con base en lo que antes expuse de
que cada bandolero debe tener su propia
causa, debe explorarse el fondo de cada
uno.de los bandoleros y para ello, debe
hacerse una campafia national de penetra-
ci6n pacffica, sincera y afectiva, para a-
yudarle, por medios pacfficos, a cada ban
dolero en sr, a buscar su readaptaci6n y
perfeccionamiento.
La psiDcologia experimental, que es
gran auxiliar del hombre, puede ser una
de las grandes herramientas de este tipo
de combat.
Para hacer operate esta campana
deberian organizarse asociaciones integra
das por ciudadanos de todas las esferas
sociales y de todas lascondiciones intelec
tuales y econ6micas que, dotados de buen
sentido y de buena voluntad, se preocupen
por estudiar serenamente los problems
que le incumbent a cada uno de esos ciuda-
danos, desarrollando, por ejemplo, en-
cuestas para orrlos en sus aspiraciones y
problems y, que, a la vez, pongan todos
los medios posibles, para hacer que e-
sos problems se resuelvan satisfactoria







mente en bien del bandolero, cuando 6ste
haya menester de un opartuno apoyo.

La misma asociaci6n o las mismas
asociaciones o comisiones de Paz, pue-
den proponer al Gobierno y al Congreso,
todas las reforms tiles que sean nece -
sarias, para la soluci6n de este problema
pueden cooperar con los bandoleros a ayu
darles a hacer su defensa, por medio id6
neos cuando haya- necesidad de tal defen-
sa y, mientras tal defense se logra o
mientras el encartado cumple su pena,pro
pender porque sus familiares no queden
en absolute desamparo, para prevenir el
delito, por este medio.
Seria muy temerario pensar que la
acci6n pacifica de pacificaci6n harfa todo
lo que es necesario hacer para lograr la
paz; pero indudablemente serfan muchas
sus conquistas en.bieri de la normalidad
general.
Teniendo en consideraci6n lo ante-
rior, se hace imperative plantear el pro-
blema de posibles reforms carcelarias y
post-carcelarias; lo que serd motivo de
un capftulo especial, dada su importan-
cia.






REFORMS CARCELARIAS Y POST-CARCELARIAS
APLICABLES PARA PREVENIR EL DELITO
Y POR LO MISMO LA VIOLENCIA*

"401. El ffn anico de las
penas consiste en
apartar los delitos
de la sociedad...."
Romagnosi.


He dicho ya qu el Estado no ha hecho
nada real para prevenir la violencia y me-
nos para obtener la readaptaci6n socialdel
delincuente.
Quien es privado de libertad deja en
desamparo total a sus deudos. El Estadu
no toma nunca en consideraci6n la suerte
de esas personas. Cuando ha cumplido su
condena, el excarcelado sufre las conse-
cuencias de su estada inmediato, traduci -
do en la desconfianza con que la sociedad
le recibe, privinddo de ocupaci6n, por no
tenerle confianza a quien ha permanecido
prisionero. Las dos situaciones son gra -
ves y repercuten sobre la sociedad en ge -
neral y sobre la economfa colectiva. Sin
embargo, el Estado se ha cruzado siempre
de brazos y ha levantado los hombros con




100


indiferencia frente a estos problernas. La
familiar del penado, nada significa para na-
die ni es objeto de consideraci6n ni apoyo
algunos. El penado, puesto en liber tad,
que por circunstancias propias, al no en -
contrar colocaci6n, si no tiene medio ade-
cuado de vivir, se convertira en vago cons
titucional o, >en todo caso, en un sujeto
inutil.
El otro problema planteado p'or el
delito es el referente a la acci6n civil, pre
vista en el arti'culo 24 del C6digo de Pro -
cedimiento Penal y reglamentada -en su
manera de hacerla efectiva, a partir del
Art. 12 del mismo C6digo. Casi nunca
la vrctima o sus familiares, salvo en los
casos de la culpa extra- contractual que re
percute sobre empresas fuertes o sobre
el mrrsmo Estado, bbtienen el pago de los
perjuicios dermandados. Se nota, claramen
te, que no existe ningun medio practice
que satisfaga los perjuicios ocasionados
con el delito, y ese vacio, naturalmente re
percute, indiscutiblemrente sobre la econo
mia en general; porque, casi siempre,
los familiares de la vfctima, como los del
victimario, son pobres y dependent, en la
mayoria de los casos, del occiso, cuando
se trata de homicidio.







Hay que tratar de defender el factor
econ6mico de las dos families afectadas -
por el delito; de la correspondiente al vic
timario y de la que corresponde a la victi-
ma. El desequilibrio de una, o de otra, o
de ambas alla vez, es desastrozo, porque
rompe la armonia social, de la misma ma
nera que la pieda arrojada en un estanque
rompel. el equilibrio de las aguas que se
distianiden en ondas agitadas hasta nivel
del Pirifinito.
Para solucionar todo esto, es acon -
sejable intentar una reform carcelaria y
post-carcelaria aplicable a nuestro medio
y acorde con la realidad que nos circunda.
Esa reform debe sustentarse sobre aspec
tos practices, ,de alcance previsible.

Esa reform podria constir, mis o;
menos, en lo siguiente:
a) En lo que respect al ddtenido
precautelativamente, no habra ninguna per
sona privada de libertad, except, los cap
turados preventivamente para efecto de la
indagatoria, que no sean forzados a traba-
jar, dentro de los establecimiertos carce
larios o penitenciarios.

El trabajo debe ser obligatorio para




102


todos y de 61, derivaran todos los penados
o privados de libertad, su subsistencia ne
cesaria y la atenci6n que deben, tanto a
sus familiares como a. los deudos de la
victim. Solamente no trabajaran los que
-pore circunstancias especiales, ffsicas o
parquicas, no puedan hacerlo material -
mente.
Los salaries que deben ganar.los pri
vados de libertad precautelativamente o
por condenaci6n, serin iguales a los que
correspondan a quienes presten identico
trabajo, cualquiera que sea la posici6n
en que se encuentre.

b) Debe organizarse un fondo que po-
drfa llamarse FONDO SOCIAL CARCELA-
RIO (F.S.C.) -fosca-c iyos fines serian
los de tender eficientemente a la soluci6n
de las necesidades presents y futuras de
los privados en sf de libertad, como d e
sus familiares y, por otro lado, tender
suficientemente a la victima =o: sus fami
liares.
El Fosca (F.S.C.), podri'a formarse,
ms o menos, con'los siguientes ingresos:

1. De los aportes oficiales, segin
reglamentaci6n;




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs