• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Preface
 El criterio historico de Suare...
 La verdad historica y sus...
 Leyes que rigen la historia
 La historia como arte
 Providencialismo historico...
 Suarez y los historiadores de la...
 Participacion de Colombia en la...
 Suarez y la historia de Nortea...
 La lengua en la historia
 Notas
 Marco Fidel Suarez: Estadista y...
 El corazon del señor Suarez
 Indices














Group Title: Biblioteca complementaria, Academia Colombiana de Historia
Title: Marco Fidel Suárez
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078514/00001
 Material Information
Title: Marco Fidel Suárez
Series Title: Biblioteca complementaria, Academia Colombiana de Historia
Physical Description: 204 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Aguilera, Miguel
Publisher: Editorial ABC
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1955
 Subjects
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: por Miguel Aguilera, Carlos Restrepo Canal y Luis Eduardo Nieto Caballero.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078514
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADK3702
oclc - 10535823
alephbibnum - 000721420
lccn - 56018129

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    El criterio historico de Suarez
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    La verdad historica y sus factores
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Leyes que rigen la historia
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La historia como arte
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Providencialismo historico de Suarez
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Suarez y los historiadores de la colonia
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Participacion de Colombia en la libertad del Peru
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Suarez y la historia de Norteamerica
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    La lengua en la historia
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Notas
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Marco Fidel Suarez: Estadista y gobernante
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    El corazon del señor Suarez
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Indices
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
Full Text


BIBLIOTECA COMPLEMENTARIA ACADEMIA GOLOMBIANA DE HISTORIC


MARCO FIDEL SUAREZ

POR
MIGUEL AGUILERA
CARLOS RESTREPO CANAL
LUIS EDUARDO NIETO CABALL
LUIS EDUARDO NIETO CABALLERO


uA -4 19 C.-5 ot
-- 1955-



























HOMENAJE QUE LA ACADEMIA COLOMBIANA
DE HISTORIC RINDE A LA MEMORIAL DEL
SENIOR MARCO FIDEL SUAREZ EN EL
CENTENARIO DE SU NATALICIO.












ACUERDO POR EL CUAL SE HONRA LA MEMORIAL
DEL SEROR MARCO FIDEL SUAREZ, INDIVIDUO
DE NUMERO DE LA CORPORATION

LA ACADEMIA COLOMBIANA DE HISTORIC
CONSIDERANDO:
que el dia 23 de abril del prdximo afio se cumplird el cen-
tenario del nacimiento del ilustre colombiano don Marco
Fidel Sudrez;
que el senior Sudrez como Presidente de la Reptiblica y
como individuo de ntimero de esta Academia le dio lustre
y honra a la Corporacidn, hacidndose por to mismo acree-
dor a su estimaci6n y reconocimiento;
que dentro de las actuaciones del Instituto se cuenta la de
tributar homenaje a sus servidores difuntos en ocasiones
caracteristicas,
ACUERDA:
19 Honrar la memorial del insigne colombiano y aca-
demico de nmimero don Marco Fidel Sudrez, y ofrecer su
ejemplo a las presents y futuras generaciones de la patria
para honor y prez de la cultural national.
29 Celebrar durante la semana anterior al 23 de abril
de 1955 una series de cuatro lectures piblicas en el saldn
de actos de la Academia de Historia, sobre los siguientes
temas:
I. Marco Fidel Sudrez, el hombre y su ipoca.
II. El criteria hist6rico de Sudrez.
III. Sudrez, hombre de Estado.
IV. La voz de Sudrez en la political international.






RAZ6N DE UN HOMENAJE


se organized, si de su recuerdo no se borraba la afectuosa
admiracidn que el famoso escritor experiment por
los integrantes del institute y por la labor realizada,
por iste durante el primer cuarto de centuria de su
fundaci6n.
Tres lectures se hicieron en cumplimiento del acuer-
do aprobado con buena anticipaci6n, aunque no todas
en conformidad con los deseos originales, por motives
de escasa significaci6n. La acci6n diplomdtica y la ver-
sacidn juridico-internacional del senior Sudrez, que
hubieran podido ser ensalzadas en lo que valian y en
lo much que contribuyeron a la felicidad de la Re-
ptzblica, no recibieron la consagracidn prevista en el
program. Tocd a la Academia Colombiana de Juris-
prudencia satisfacer esta deuda. Otros aspects de la
vida intellectual y afectiva del senior Sudrez se examina-
ron con algpn detenimiento. Como prolongaci6n del
testimonio de la Academia de Historia se coleccionan
en este pequefo volume, en el orden en que se pro-
dujeron, las lectures a cargo de los sefiores academicos
Aguilera, Restrepo Canal y Nieto Caballero.
Cuanto a los mdritos ganados por el senior Sudrez
en el ejercicio de la literature hist6rica, el academic
Aguilera fue harto explicit en no asignarle sino los
que cuadran a su condici6n de humanista que hall en
las tradiciones del mundo y de su patria, material id6-
neo para la comprobaci6n de algunas de las leyes que
rigen la mecdnica political del universe racional. Ni
historiador ni histori6grafo. El ensayista Aguilera da a
entender que el senior Sudrez no fue sino un explora-
dor de las memories que cubren con sus colchas el






AAz6N fDE tiN IOMENAJt


caddver del pasado venturoso o infausto. Empero, de
su tarea paciente, concienzuda y ansiosa de amenidad,
se puede afirmar que son mayores sus frutos que los co-
sechados por otros que apenas se limitaron a la copia de
documents de alcance mds o menos eficaz.
La exposicidn de Restrepo Canal, orientada hacia la
personalidad political del senior Sudrez, procura esqui-
var la actuaci6n del mismo como gobernante, ya que
los hechos de la llamada historic contempordnea se
prestan con facilidad a controversial inc6modas, que
la Academia de Historia procura evitar en obsequio de
la cordialidad de sus deliberaciones, y de la fraternidad
que prevalece entire sus components. Ademds, estd en
el temperament moderado y tinoso del academic
Restrepo Canal no mezclarse en poldmicas de sabor
politico que puedan echar a perder la fama de que goza
como investigator prudent.
Bien bautizado con el titulo de El Coraz6n de SuArez,
el trabajo de Luis Eduardo Nieto Caballero es sintesis
feliz de multitud de acontecimientos de todo matiz,
que el author presencid durante el period final de la
vida piblica e intima del sabio atormentado. Mds que
andlisis critic de la individualidad de Sudrez, la con-
ferencia de Nieto Caballero es una delicada crdnica
de tipo periodistico en que se brindan moments cul-
minantes de aquel vivir zigzagueante y cargado de di-
chas, pesares y alternatives inciertas. Nieto Caballero
lo advierte, holgdndose en invocar su vieja calidad de
periodista.
Bien cabe informar aqui que en las dos sesiones or-
dinarias de la corporacidn en que se trat6 el tema del






RAZ6N DE UN HOMENAJE


homenaje por rendir al recuerdo del senior Sudrez, no
hubo una sola voz descontenta que aspirara a tener en
menos el nombre del eminente intellectual. La unani-
midad de votos autoriz6 la consagracidn, cuyo epilogo
es. la publicaci6n de este volume de la Biblioteca Com-
plementaria de la Academia.
La select pinacoteca de cultivadores de la historic
national que luce en las salas de la corporaci6n tam-
bidn recibi6 ahora la agregacidn del 6leo trabajado
por el Maestro Delio Ramirez, y que reproduce con
encomiable exactitud los rasgos fisicos del senior Sud-
rez, tal como se le conocid en los dias de su 6ptima exal-
taci6n a la presidencia de la Repdblica, cuando la
amargura no habia labrado sobre su rostro las arrugas
en que luego parecia sepultarse la flor de sus anhelos
generosos y patridticos.





















EL CRITERIO HISTORIC DE SUAREZ

POR

MIGUEL AGUILERA
President de la Academia Colombiana de Historia.













Anexo a su condici6n de humanista obr6 en don
Marco Fidel SuArez un desvelado interns por la histo-
ria general y un amor acendrado por la national. A la
primera le consagr6 muchas horas fecundas de su vida,
y a la segunda anotaciones y comentarios de innegable
significado. Aventurado seria decir que el senior Sui-
rez fue historiador; pero ni histori6grafo. Para 1l la his-
toria no tenia sino el carActer de sintoma de las trans-
formaciones religiosas, political, sociales, o filol6gicas.
De aqui que cualquier observaci6n suya sobre fen6me-
nos colombianos fuera precedida o seguida del dato
congruente sobre hechos y personajes de tiempos mis
o menos remotos, y de pueblos distantes del nu6stro.
En la abundante, aunque un poco desordenada pro-
ducci6n del senior SuArez, advierte el critic que la his-
toria no se muestra alli con los atributos de entidad
independiente, de intenci6n direct y de tratamiento
aut6nomo; sino como filtro purificador de la tradici6n
y de los principios morales. En muchas ocasiones la
tom6 como madrastra cruel para vapular a quienes,
por pretextos estrictamente politicos, le exacerbaron y
le trataron con pertinaz injusticia. Sin embargo en cir-
cunstancias tales eligi6 con maestria los temas, aunque
para ello se valiera de las fantasias que se recuerdan de
los Faraones, o de las memories de los cronistas de Fe-
lipe II, o de los relates higubres de la 6poca del Terror
neogranadino.






MIGUEL AGUILERA


La historic como tarea de investigaci6n le debe poco
a la mente privilegiada de Suirez; pero le es deudora
como ciencia experimental y como factor interpretati-
vo, ya que en el anilisis de la cultural modern y de
various y complicados elements constitutivos de esta,
el insigne comentador se esforz6 por hallar la clave
estrictamente hist6rica. Si la obra general de Suirez se
resiente de falta de unidad, por la celeridad con que
la ejecut6, sintiendo en las carnes hiperestdsicas "el
aguij6n clavado y el inimo vibrante, como observ6
sagazmente Eduardo Guzmin Esponda (1), los funda-
mentos eticos y filos6ficos de sus ensefianzas son de or-
todoxia insospechable y de discreci6n madura y repo-
sada.
No hay duda de que la acumulaci6n documental es
tan esencial para tramar la historic, como lo es la de
los sillares, sillarejos, ladrillos, arena y cal para la cons-
trucci6n de una cathedral. Y tan important y sustantiva
es la ciencia de la arquitectura para que lo edificado
lleve el sello de la belleza, de la seguridad y de la uti-
lidad, como es necesaria la filosofia de la historic para
que lo narrado, ademis de amenidad, produzca rendi-
miento y sea fuente de experiencia. Aparte de las anota-
ciones curiosas que Suirez hizo al margen de infolios
afiejos con tapas de pergamino, algunos de ellos incu--
nables, el acervo informative de aquel Avido lector fue
escaso, al menos en cuanto a testimonies originales o
ineditos. Lo que en 61 vale es la doctrine, el criterio, el
don interpretativo.
Con el esmero que la gloria del autor exige y con el
metodo que los negocios de la ciencia demandan, ex-






EL CRITERIA HISTORIC DE SUAREZ


pondr6 en este ensayo las normas que recomienda y
alaba el ilustre colombiano en el manejo, exploraci6n
y economic de la historic, entresacAndolas de ese monu-
mento de la literature national conocido con el nom-
bre de Suehos de Luciano Pulgar, en el cual si se des-
tinaron tres cuartas parties para proveer a la defense
de la vida pdblica del paria, apache, traidor y relapso,
como se llam6 a si propio el senior SuArez, la cuarta res-
tante la concedi6 al sondeo en el mar de la narraci6n,
de la filologia y de la moral cristiana, con resultados
sorprendentes y de significaci6n noble.
En algunas cuestiones el criterio de Suarez se mani-
fest6 apegado en demasia a las opinions y teorias de
los clAsicos del helenismo, de la latinidad y del hispa-
nismo: Herodoto, Tucidides, TAcito, Polibio, Mariana,
Sol6rzano Pereira. Como si la experiencia y el empiris-
mo no hubiesen sido ilustrados, rectificados y pulidos
por la inteligente y sabia herramienta de la critical mo-
derna. Empero, anclado en los cayos filos6ficos del
siglo xvi, Suarez no se equivoc6 en la presentaci6n de
los axiomas y postulados que por su indole son inmo-
dificables, permanentes y eternos. Su tecnica seri de-
ficiente y arcaica; no asi lo que concierne al fondo.
Tampoco se propuso 61 dar la impresi6n de didactis-
mo; sino recomendar el mejor modo para acompafiarse
de la historic como de limpara inagotable y esplendo-
rosa, o como de bord6n resistente y facil de empufiar,
seg6n su propio simil.












LA VERDAD HISTORIC Y SUS FACTORS


"Para la verdad no hay dia de program ni distri-
buci6n de fechas", escribi6 cuando alguno de los con-
tertulios habituales de Luciano Pulgar le hizo caer en
la cuenta de haber equivocado el afio de 1900, en que
se produjo un golpe de Estado, indicando el de 1901.
Al propio tiempo que agradeci6 la correcci6n se re-
gocij6 de que la plana no se le hubiera enmendado
en cosa que en realidad comprometiera la exactitud
de su relate, tanto mis cuanto en el critic episodio
politico se mezcl6 much gente con la cual le unian
lazos de vieja y explicable amistad. Cupole bien la
cita de aquel aforismo latino seg6n el cual la opini6n
de los amigos es digna de respeto, pero mas lo es el fa-
llo de la verdad: "Aqui viene muy bien aquello de ami-
cus Plato. Por grande que sea el respeto debido a hom-
bres meritorios, mayor tiene que ser el que exige la
verdad hist6rica. Pero para qu6 escoger estos momen-
tos, que parecen contraindicados; para qu6 hacer criti-
ca de esta clase en dias en que ella puede perturbar
obras patri6ticas y necesarias? La critical no es impru-
dente en este caso; la critical es labor de caridad y de
justicia; lo que se require es corresponder a ella con
el mismo espiritu de imparcialidad y benevolencia; no
con preocupaciones que deben estar ya sepultadas. Pa-
ra la verdad no hay dia de program, ni distribuci6n






MIGUEL AGUzuA


de fechas. Si asi no fuera, deberfamos callar para siem.
pre ante las falsas acusaciones contra el senior Caballero
y G6ngora, o ante los concepts falsisimos que se apli-
can a juzgar al doctor Ndfiez y a otros hombres acree-
dores al reconocimiento national. Pero punto en boca,
y punto en pluma, y no tratemos mis de un suceso
cuya arquitectura en sus bases, muros y ornamentos,
contiene pormenores que no deben juzgarse sino des-
pups de los afios que a la publicaci6n de sus memories
suelen prefijar algunos prohombres." (2).
Por lo transcrito se advierte que, si para el dialogan-
te Donato, era important acertar con el afio en que
el anciano president titular doctor Manuel Antonio
Sandemente fue sustituido por el vicepresidente Ma-
rroquin, a las buenas o a las menos buenas, para don
Luciano le era tambien convenient extender el manto
protector de la verdad hist6rica hasta el eminente arzo-
bispo Caballero y G6ngora, y de alli para aca, hasta la
figure prodigiosa del doctor Nfifiez, personajes ambos
por los cuales experiment atracci6n rayana en debili-
dad. La asociaci6n de ideas que en todos es un fen6me-
no de automatismo psiquico, en SuArez era funci6n pro-
vocada con deliberaci6n calculada.
El tema de la probidad en el expositor inspiraba a
Suirez tanto cuidado y temor que, cuando la ocasi6n
se ofrecia, traia a cuento la an&cdota bien edificante
del arzobispo don Juan de Arguinao, natural de Lima,
quien, habi6ndole colgado a Martin Lutero, en un ser-
m6n, el sambenito de cierta herejia, que nunca pas6
por la mente ni por el coraz6n del reformador, convo-
c6 a campana herida a los mismos oyentes a fin de hacer





EL CUTEUO inT63ICO iE SuAm


la reparaci6n que en justicia se le debia. El abuso he-
retico habia sido del arquidemocratico Juan Calvino.
Para Suirez la verdad goza de fueros andlogos a los de
la justicia, como que siempre se hallan las dos mezcla-
das, y hasta confundidas. La historic es un tribunal
que administra la segunda sobre el tejido aut6ntico y
leal de la primera (3).
Otra cosa es que, por recortada apreciaci6n de los
factors de la civilizaci6n de cada pais, se interpreten
torcidamente sus efectos, sin que en ello tercie la ma-
lignidad del historiador. SuArez se puso en guardia
contra tales desvios, porque comprendi6 que hay tiem-
pos, atm6sferas y modas que precipitan los aconteci-
mientos en un sentido diferente de aqu6l como habrian
de producirse si las circunstancias no se hubieran mo
dificado. Tal el caso de un excursionista francs que,
al llegar a su naci6n, cont6 en verso satirico y jocoso,
un caudal de episodios ridiculous de nuestro medio so-
cial y politico, elevando su experiencia de trotamundos
a la conclusion de haberse encontrado en un pafs de
"fous et de badins", que es igual a tierra de locos y char-
latanes.
No conden6 por complete SuArez al viajero frances.
Mas bien trat6 de hallar justificaci6n a sus comenta-
rios, recordando la variedad, ingenuidad y deficiencia
de nuestra organizaci6n colonial, mAs las consideracio-
nes propias del suelo, del clima y de la falta de caminos
y de medios de comunicaci6n con lo interno y lo ex-
terior. Aquella andanada de recuerdos ingratos, refe-
rida a lo gubernamental, empuj6 a SuArez a concebir
una escena de granujas que se entretienen en dar en






MIGUEL AGUILERA


el blanco sobre una indefensa vasija de vidrio, imagen
de la augusta autoridad del mandatario reci6n consa-
grado en la entrafia de las urnas: "Pero decia yo que
somos propensos a tales ejercicios por esas causes, y
porque contemplamos la autoridad como frasco coloca-
do sobre una barda, al cual arrojan piedras los mucha-
chos a porfia, despubs de haber puesto esmero en enca-
ramarlo. 'Hay que tun;barlo, hay que tumbarlo', es
la palabra que se escucha a los pocos meses de estrena-
do un gobierno, en boca del empleado, del particular,
del letrado, del rico, del pobre, del hacendado, del co-
merciante, del estudiante, del professor, y hasta de la
sefiora que Ileva en la mano su rosario, enredado en el
peri6dico y en el eucologio." (4).
Por no contar con las lecciones del pasado, y por ol-
vidar las calamidades sobrevenidas a los pueblos con
la adopci6n de doctrinas noveleras, explic6 SuArez la
agitaci6n social que en la mitad del siglo pasado nos
plant en el borde de una catistrofe semejante a la que
padeci6 Francia cuando solt6 las amarras anarquizan-
tes de las doctrinas de Luis Blanc, Pedro Pablo Prou-
dhon y Ernesto Renin. Todo por la prisa de darle im-
pulso a la ruleta de las innovaciones vertiginosas, en
el instant critic en que la pobreza del pueblo se alia-
ba a la impiedad materialista de los conductores, y a la
tibieza de las gentes que en 6pocas patriarcales se mos-
traban ejemplares en su fervor religioso. "Nosotros
somos muy desmemoriados -decia-, somos pueblo
que vive con el dia, sin dirigir, como dijo Rafael Maria
Baralt, un pensamiento al porvenir, ni una mirada a
los pasados tiempos. Esto nos impide recorder que






EL CRIaIumO HIST6RICO DE SuAREz


siempre nos sefialamos en America por la afici6n a in-
novaciones, extremando ese espiritu hasta aceptar de
buen grado la condici6n de organismo de ensayo, de
inimo vil, destinada a probar teorias extravagantes y
dafiinas." (5).
Aunque no faltan fil6sofos de la historic que niegan
con brio el fen6meno de las recaidas, traducido al afo-
rismo "la historic se repite", SuArez, instruido en nu-
merosos acontecimientos determinados por la presen-
cia de causes anilogas, adhiere a la opinion general,
citando en confirmaci6n de la tesis, hechos que la ilus-
tran con claridad zenital. El mis curioso de ellos, e in-
teresante, porque empata la 6poca inicial de la huma-
nidad con los tiempos modernos, es el de la argucia de
nuestro implacable Herm6genes Maza, quien, para sa-
ber en la campafia de 1820 sobre el rio Magdalena, cuil
era el realista criollo que caia en sus garras, y cual el
peninsular, les ponia a pronunciar la palabra tocino.
Fue asi como del ceceo chapet6n al balazo certero so-
bre la cabeza del desgraciado espaiiol, no habia sino la
distancia de cinco varas mal contadas. Repasando Sui-
rez los textos del Libro de los Jueces, hall el versicu-
lo 69 del capitulo xi donde se narra la patrafia del Ma-
za hebreo, quien para deslindar su tribu de la del ene-
migo oriundo de las vegas del Eufrates, le sometia a
ensayo parecido. He aqui el texto sagrado, segdn la
version de Suarez: "Eres eufrateo? y respondiendo 61
no soy, ellos le replicaban: Pues di Scibboleth (que
significa espiga). Y 61 decia Sibboleth, no acertando a
pronunciar el nombre de espiga con la letra correspon-






MictttL Actm.nRA


diente. Y al punto, echando de 61 mano, lo degollaban
en el mismo paso del JordAn." (6).
Asi, pues, que la historic se repite lo mismo sobre las
aguas cenagosas del rio Grande de la Magdalena que
sobre el transparent y menos caudaloso que fecundi-
za los barrancos de la tierra prometida.
Como paradigma de resoluci6n y de cAlculo military,
la historic del descubrimiento y conquista del suelo
azteca sefiala, con probabilidades de verosimilitud, la
quema de las naves por orden inapelable de don Her-
nin Cortes. Pues bien: a prop6sito de tal hazafia, supe-
rior a toda previsi6n, Suirez, siempre atento a la demos-
traci6n de su tesis, dice que ella tuvo antecedentes, unos
fabulosos, y otros tangibles y probados. Eneas, al apo-
derarse de la peninsula italiana, hizo otro tanto, con lo
cual sent el pie y comenz6 la fundaci6n de las ciuda-
des cuyo origen no se columbra sino en las estrofas de
Homero. Igual informaci6n aporta nuestro incansable
lector tomAndola de la Expedicidn de catalanes contra
turcos y griegos, del gobernador de Flandes general
Francisco de Moncada, quien relata que, preso Beren-
guer de Estenza, resolvieron en Galipoli los aragoneses
Guill6n Siscar y Juan Caldes, y los catalanes Fernando
Gori y Jimen Alfaro, de acuerdo con el jefe de la plaza
Ram6n Montaner, horadar los cascos de las embarca-
ciones para prevenir la huida por mar, copiando asi el
ejemplo del siracusano Agatocles, poderoso adversario
de los cartagineses.
Y como no le bastara lo que trajo a cuento, sefial6
lances por el estilo, de Ojeda y Nicuesa, y otro de
Omich Barbarroja, el manco Brazo-de-Hierro, "que






EL cRITERIO HIST6RICO DE SuAREz


rompi6 y ech6 a pique siete galeotes y fustas para to-
mar a Bujia", puerto de Argelia (7).
Los fil6sofos que niegan la reiteraci6n de la historic
se apoyan en una rigurosa interpretaci6n verbalista de
la voz repetir, que no admite, segun ellos, la presencia
de otros personajes, ni de otras circunstancias, distintos
de los que ya fueron objeto de investigaci6n, anlisis y
calificaci6n. Las aventuras de Julio Cesar, las hazafias
de Atila, las soberbias incursiones de Bonaparte y las
victorias de Bolivar, como hechos hist6ricos no pueden
reproducirse por motives tan obvious que seria insensa-
to discutir. Si se ahorca con tanta crueldad la 16gica,
como lo hacen quienes tal sostienen, tendriamos que
Ilegar a la absurda conclusion de que repetir no es vol-
ver a hacer algo que ya se ha hecho, sino obligar al ente
a ser y existir dentro de su identidad, sin soluci6n de
continuidad. Conforme a la acepci6n vulgar la revolu-
ci6n francesa con que se clausur6 el siglo xvin, se repi-
ti6 en el imperio de los Zares en la segunda decada del
siglo xx, con las variantes que caben necesariamente
dentro de un lapso de ciento treinta y cinco afios, du-
rante el cual, con excepci6n de la desintegraci6n del
Atomo y el descubrimiento de los antibi6ticos, todo lo
bueno y lo execrable alcanz6 a descubrirse.
Volviendo al punto de la verdad hist6rica, alma y
cuerpo de la narraci6n, el senior SuArez amonesta con
sencillez y buenas palabras a los que escriben para que
ni la simpatia por los heroes, ni la susceptibilidad les
arroje a extremes de exageraci6n en honor o deshonor
de 6stos. Para ser explicit en la recomendaci6n recuer-
da c6mo para disminuir la alabanza exclusive del su-
-2






MIGuEL AGtcuRA


balterno de HernAn Cort6s, don Francisco L6pez de
G6mara a la proeza casi fabulosa de la quema de las
embarcaciones, el cronista soldado don Bernal Diaz del
Castillo, como quien no quiere la cosa, con sesuda cau-
tela, situ6 los hechos en su punto y ley, atribuyendo
la determinaci6n a Cortes, y la insinuaci6n o idea a los
demAs compafieros de ocupaci6n y desembarco. Asi,
pues, del dicho intencionado de L6pez de G6mara, en
pro de la gloria del Marqu6s del Valle, al apunte no
menos deliberado de Diaz del Castillo, hay el espacio
que en estricta equidad ha de mediar entire el prestigio
del jefe que manda y el de los colaboradores que ayu-
dan con su consejo y con su acci6n. Advertido que el
primero no tuvo en mente sino la honra de Cort6s, ca-
llando lo que convenia a los otros, el segundo explic6
el acontecimiento asi: "En Cempoal, platicando con
Cortes, le aconsejamos los que eramos sus amigos que
no dejase navio en el puerto ninguno, sino que luego
diese al trav6s con todos, porque entire tanto que esti-
bamos en la tierra adentro no se alzasen otras perso-
nas... Y segdn entendi, el dar con los navios al traves
el mismo Cortes lo tenia ya concertado, salvo que qui-
so que saliese de nosotros, porque si le demandasen
que pagara los navios, decir que era por nuestro con-
sejo y todos fuesemos en pagarlos... Aqui es donde
dice G6mara que mand6 Cortes barrenar los navios y
que no osaba publicar a los soldados que querian ir a
M6jico. Pero de que condici6n somos los espafioles
para no ir adelante?" (8).
En El sue fo de Bias Gil y el Moro torn6 de nuevo
SuArez al asunto de la version sobre el sacrificio de






Ei c7rmIo HmwT6mc DE SuvARE 27

los barcos de Cempoal; pero, un poco mis explicit,
dijo que en la aclaraci6n de Bernal Diaz del Castillo
habia despique contra el capellin secretario G6mara,
por la indebida omisi6n de la asistencia y colaboraci6n
de tantos otros jefes que acompafiaron a Cortes en la
desesperada escena (9). Lo que prueba que Euripides
anduvo en lo cierto cuando dijo que "moneda escondi-
da es la verdad". Acaso porque para que brille hay que
sacarla entire escolta de gentes honestas que la protejan
contra la falange infernal de los que la odian y per-
siguen.
Por lo que hasta aqui se Ileva dicho se comprende
la sana y ben6fica doctrine que el senior Suirez propa-
g6 acerca de la historic como funci6n, como actividad
professional y como instrument educativo.












LEYES QUE RIGEN LA HISTORIC


Tanto las ciencias especulativas y practices como las
artes obedecen en su desarrollo a principios bsicos,
que, a su vez, tienen origen en la filosofia conside-
rada en la manifestaci6n mis pr6xima a la naturaleza
y calidad de los hechos analizados, o de las cosas imi-
tadas o concebidas por la fantasia del poeta o del
artist: 16gica, psicologia, ontologia, critical, antropolo-
gia, est6tica, cronologia, etc. La historic, que Ileva en
su estructura atributos de la ciencia y del arte literario,
es quizA la actividad mental que mis irradia sobre la
casi totalidad de las species filos6ficas, particularmen-
te cuando el investigator se interest en la clasificaci6n
y examen de las causes determinantes de los sucesos, y
en la fijaci6n de los efectos de estos mismos sucesos.
El senior Suarez aunque estaba iniciado en los pro-
blemas ideol6gicos, y conocia el alcance de los sistemas
filos6ficos en boga, no fue como don Miguel Antonio
Caro, un fil6sofo consagrado. Asi, que ni poni6ndose
en contact con la gramAtica, que es la filosofia del len-
guaje, se detenia a razonar con la profundidad abismal
con que lo hacia el otro. Mucho menos cuando delibe-
raba acerca de la fenomenologia hist6rica. Razonaba
con acierto; argumentaba con tActica eficaz; disponia
los elements del juicio con arreglo a la metodologia;
y se desplomaba sobre las consecuencias con la grave-






MIGUEL AGUILERA


dad de un b6lido incontenible. Pero fuera por parecer-
le enfadoso recurrir a la exposici6n cientifica, o porque
su modestia le apartara de la vanidad erudita, o porque
anhelara que sus producciones merecieran leerse por
sabios e ignorantes, lo cierto es que fueron pocas las
ocasiones en que su pensamiento asumiera la expresi6n
de los postulados, escolios y apotegmas de que se sirven
los profesionales de la filosofia.
No obstante el ameno y chispeante empirismo que
predonina en la dilucidaci6n de los hechos colectivos
o individuals de parte de Suarez, puede el critic se-
fialar conclusions que no desdefiarian los grandes cau-
dillos del pensamiento clisico y modern. En Cicer6n
aprendi6 que la historic esti sometida a la observancia
de leyes ora en cuanto a la manera de sobrevenir los
acontecimientos, ora en cuanto a la forma de aguardar-
los y captarlos para ofrecerlos al studio y curiosidad
de los que desean conocerlos y pasarlos por la criba del
juicio personal. Una de aquellas normas several que
concierne a la narraci6n es la que manda que la im-
parcialidad, la independencia y la rectitud sean los tres
puntales de ella. Sin embargo, empujado por el brazo
de la vanagloria el mismo Marco Tulio Cicer6n invit6
al historiador romano Luceyo para que escribiera la
cr6nica relative al Consulado durante el tiempo en que
lo desempefi6 el mago de la palabra; pero le recomen-
d6 que no fuera moroso en detalles de poca significa-
ci6n, y que no economizara tinta para alabar su actua-
ci6n. SuArez exhibe la parte narcisista de la carta de
Cicer6n al escritor latino en que le pide "que relate
sus hechos y los alabe y encarezca a6n mis de lo que






EL CRrrEUO HIST6RICO DE SuAnzZ


Luceyo crea que merecen; le indica que en esto que-
brante, si es precise, las leyes de la historic, y le ruega
que por amor a 61 afloje las riendas a la pluma mis de
lo que consienta la verdad".
Tienese, pues, que uno de los mis conspicuous ejem-
plares de la humanidad pensante, incit6 en el recipien-
te de cuatro lines, a violar no ya un mandamiento de
la historic, sino a faltar a las virtudes que acabo de lla-
mar los tres puntales de la narraci6n. La filosofia clau-
dicante bajo la presi6n del apetito desordenado de
honors.
No obstante la rigidez tradicionalista de SuArez, y su
prudencia en el recibo de novedades poco o nada ex-
perimentadas, crey6 que en achaques de historic pue-
den modificarse los canones reguladores si los princi-
pios naturales sobre los cuales reposan aquellos tam-
bien sufren la transformaci6n previa consiguiente. Se
refiere a los factors de la naturaleza sensible que la
civilizaci6n puede someter a una reglamentaci6n no
sospechada antes. Explic6 la tesis con ejemplos sencillos,
al alcance de todas las mentes. Compar6 las cultures
que florecieron en las zonas templadas del mundo con
la inacci6n, resistencia e incapacidad de las razas habi-
tantes en las t6rridas, y con vision panorimica sefial6
las diferencias en la progresi6n y en la proyecci6n de
una y otra forma de civilizarse las correspondientes co-
marcas. Luego agreg6: "A pesar de esto, digamos con
placer que la victoria alcanzada por el hombre sobre
la naturaleza es capaz hasta de modificar las leyes his-
t6ricas. Si las estaciones no vienen al hombre, el hom-
bre si puede buscar las estaciones colocAndose en el






MIGUEL AGUILERA


ferrocarril o subiendo al navio a6reo. Si los miasmas
debilitan o cortan la vida, ella puede guarecerse contra
esos enemigos empleando los medios que Pasteur in-
vent6 y que hizo que otros inventaran para defender
la vida." (10).
En rigor no se modifican las leyes de la historic como
quisiera darlo a comprender el autor de los Suefios.
Son las ticticas para el rendimiento de las causes y la
proliferaci6n de los efectos, las que se transforman,
simplificindose unas veces, complicindose otras, y que-
dando como al pairo las mAs resistentes; pero siempre
en process permanent de perfeccionamiento. Una de
aquellas reglas es la de que no pueden interpretarse los
hechos sino relacionando sus caracteristicas con las cos-
tumbres del medio donde ellos se cumplieron, y no del
experimentado por el narrador. Tal principio no se ha
alterado porque la antropologia, la biologia y la psico-
logia prActica han abierto claras rutas en los medios
para llegar a conclusions seguras y ciertas, sin que la
ley experimental haya sufrido leve menoscabo. Gast6n
Bachellard registra multitud de cambios introducidos
en la historic del desarrollo cientifico no por mutaci6n
de las normas esenciales, sino por la necesidad en que
se han visto los expositores de rectificar las ideas que
en otros tiempos predominaban en la fenomenologia
fisica (11).
Su fe en lo antiguo no ved6 a Suarez reconocer que
tambi6n lo modern se impone y merece aprovecharse
para regalo y comodidad de la criatura humana. El cul-
tivo del caucho en el Amazonas, la construcci6n del
coche automotor, la explotaci6n de los yacimientos de






EL cIuTEnO HIST6RIcO DE SUAREZ


aceite mineral en Barrancabermeja, son hechos indus-
triales que hicieron tomar una orientaci6n econ6mica
y social al pais, no sospechada antes. La ley de la his-
toria segfn la cual la economic de un pueblo es punto
de referencia para la obra de cotejo interpretative, fue
la que dio pretexto a Carlos Marx para formular la
teoria que ha conmovido a la humanidad: "El progress
se impone; el progress corre mis todavia que esos ca-
rruajes puestos sobre la resina del Amazonas, e impul-
sados por el aceite de nuestros bermejales. A su vuelo
y a su furia nada puede resistir, de modo que en pre-
sencia del progress todo lo afiejo es cosa muerta." Estas
palabras revolucionarias fueron puestas en boca de
Donato, contertulio progresista de Luciano, con el ob-
jeto de marcar la linea intermedia que ni opta incon-
dicionalmente por lo de moda, pero tampoco renuncia
a las practices vetustas, que, elegidas en sus albores sin
conocer el porqud, llegaron a generalizarse por su efi-
cacia y utilidad.
Otra ley de la historic es la de que si los hechos que
se narran son buenos y recomendables, los organismos
sociales experimentan una atracci6n que se manifiesta
por el signo de la imitaci6n o del ejemplo. Suarez de-
mostr6 la tesis sin proponerselo con deliberaci6n de
moralista cuando se refiri6 a la composici6n de los mi-
nisterios mixtos para fines de la administraci6n pdbli-
ca. Su razonamiento le llev6 a descubrir una formula
para expresar la influencia de los hechos preteritos
sobre los presents: el eco de la historic. Asi, pues, den-
tro de la fisica de 6sta se obra un fen6meno de repercu-
si6n como en la fisica de la naturaleza se produce el






MIGUEL AGUILEA


efecto ac6stico de la resonancia o repetici6n del sonido
en un recinto o en una zona cerrada por pianos reflec-
tores. Por desgracia la ley de la repercusi6n no s61o
obra para lo bueno, pues tambi6n cobra imperio para
lo pernicioso e inmoral.
Conviene ilustrar esta cuesti6n con lo que coment6
el pensador eminente cuando pronunci6 su discurso de
posesi6n de la presidencia de la Repiblica el 7 de agos-
to de 1918: "En el terreno de la administraci6n, y no
ahora nada mis, sino hace much tiempo, me he atre-
vido a opinar en favor de la simultinea participaci6n
de los partidos, de modo que en el ministerio ejecutivo
entren sujetos que pertenezcan a las varias agrupacio-
nes permanentes y mis considerable en que se divide
la masa de los ciudadanos. Parece que este m6todo con-
sulta la equidad, fortalece la paz, y aumenta las proba-
bilidades de buen 6xito, multiplicando las capacidades
disponibles y cultivando la tolerancia. Si se escucha
nuestra historic, se percibirA el eco de un esfuerzo mas
o menos seguido, pero bastante tenaz en favor de esa
cooperaci6n mixta, interrumpida en ocasiones pero
muy preconizada por historiadores tan respetables
como Posada Gutierrez y los hijos del doctor Rufino
Cuervo, y practicada por presidents tan distinguidos
como Marquez, HerrAn, Mosquera, Mallarino, N6fiez,
Reyes y sus sucesores. Para que esa cooperaci6n sea
fecunda, los ministros deben dejar la political en el um-
bral del consejo, y sefialar los empleos sin m&todo de
exclusion y en forma tolerante." (12).
Tambien hall SuArez un influjo poderoso de la pe-
riferia political sobre el centro de la historic en aquellos






tL CRITflEO IIST6RICO DE StAREI 35

raises donde la condici6n de mando, de honors y de
prerrogativas democriticas, arrastra a los hombres a la
exaltaci6n, y de alli a la injusticia contra "sujetos que
con su honra o deshonra pueden iluminar u oscurecer
la historic en provecho o en contra de su patria". Aun-
que Suirez se propuso predicar en pro de la gallardia
y nobleza de los debates piblicos, entendi6 que el be-
neficio alcanzado no s6lo tocaba a la puerta de la paz
general y de la seguridad national, sino que con ello
se ofrecia un punto de apoyo a la tarea del historiador.
Mis simbl6icamente se express cuando present el ge-
neroso efecto como bord6n de la historic (13).













LA HISTORIC COMO ARTE


El buen suceso que puede alcanzar la literature his-
t6rica entire las classes menos cultas, ha dependido mis
de lo que ella tiene de emotional y estetico, que de
las ensefianzas que puede procurar. La novela que se
inspira en los grandes hechos humans, y la biogra-
fia novelada arrojan las cifras mas altas en los catilo-
gos de empresas editors y en los cuadros estadisti-
cos de los salones de lectura de las bibliotecas publi-
cas. Los libros que ahondan los temas para formular
conclusions filos6ficas cuentan con escasa bibliografia
y muy limitados lectores. Para que los de este g6nero
alcancen popularidad es indispensable que sus autores
se animen a lanzar vaticinios a lo Spengler; que in-
quieten y siembren la semilla de la angustia sobre to-
dos los rumbos posibles. De aquf que en la tarea de la
cultural, y mis puntualmente, de la educaci6n, se ha de
desplegar particular esmero en habituar a los historia-
dores a que escriban con amenidad, que narren con
graciosa oportunidad, y que cuenten los acontecimien-
tos con desenfado elegant. Desde luego hay necesidad
de preparar desde su primera juventud al que demues-
tre alguna inclinaci6n por el g6nero, situAndolo ante
models que hayan ganado buena reputaci6n en el
ejercicio de la pluma.
Cuando en el mundo apareci6 la Vida de Jesus poi
Ernesto Renin, las multitudes se entusiasmaron hasta
el frenesi, no porque despojara al Hijo de Maria de su






MIGUEL AGUILERA


car~cter divino para convertirlo en un genial trashu-
mante con ribetes de fil6sofo, sino por los arabescos
liricos y por las taraceas encantadoras hechas con las
maderas sonrosadas del Libano legendario. Una peli-
grosa corriente literaria se produjo en el iltimo tercio
del siglo xix, impuesta sin duda por el prestigio vocin-
glero de la novel oriental del uiltimo heresiarca fran-
ces. Lo que demuestra que ante el prop6sito de alcan-
zar buenos frutos doctrinarios con el vehiculo de la his-
toria, es menester vincular la intenci6n a las modalida-
des de un estilo vivaz, sencillo, esbelto; en una palabra,
artistic.
Asi entendia el oficio el senior Suarez. Para 1l no bas-
taba la veracidad, la exactitud y la sinceridad del que
cuenta. Todo esto hay que bautizarlo con el vino gene-
roso de una prosa limpida y pulcra. Por las afinidades
electivas de que trat6 Goethe, tuvo Suairez dos espejos
para contemplarse: un colombiano, don Jose Manuel
Groot, y un espafiol viejo, el Padre Juan de Mariana.
Del primero se embelesaba con la forma de ensamblar
lo pesado con lo sutil, lo grave con lo risuefio, lo som-
brio con lo esplendoroso. Del segundo se extasiaba ante
la pomposidad de sus periods, lo sentencioso de sus
concepts, lo filos6fico de su doctrine. En ambos domi-
naba para Suirez lo est6tico, lo armonioso, lo ritmico.
En una palabra: lo bello en literature.
Talvez en Caro, o en Menendez y Pelayo, o quizi
en Rafael Maria Merchan, habia leido "que el mejor
estilo es el del que describe conversando, y que la mejor
historic es aquella que forma eslab6n entire la sencillez
cr6nica y la narraci6n limada" (14). En El sueho de las






EL CRITaaIO HIST6RIOO DE SUAREZ


candelas torn6 Luciano Pulgar a prodigar frases de no-
ble elogio para el senior Groot, quien no a todos agrada
por el dogmatismo que le distingue y por el interns que
en sus p~ginas muestra en favor de las creencias cat6-
licas y de las ideas conservadoras. Sin embargo el inves-
tigador serio no puede excusarse de consultar aquella
animada historic, trabajada con gusto, con alto sentido
critic, y, sobre todo, con buena fe.
Cierto dia que suscit6 una travesura gramatical y or-
togrifica entire los participes de sus vigilias sofiaderas,
invoc6 Pulgar la autoridad de un notable escritor ve-
nezolano, e historiador por afiadidura: Rafael Maria
Baralt, autor de la Historia antigua y modern de Ve-
nezuela, y de un diccionario de galicismos. Para confe-
rirle volume a la estampa del venezolano le puso de
fondo la imagen del ecuatoriano Juan Montalvo, esti-
lista soberano de America, produciendo un paralelo
de sintesis, en que el mayor relieve lo gan6 la historic
dicha, como que al elogio sigui6 la recomendaci6n del
atildado critic a los entendidos, de no perder la lectu-
ra de aquella obra: "Si hay un libro bien escrito entire
los de la literature americana es la Historia antigua y
modern de Venezuela por Rafael Maria Baralt. El
que quiera sentir deseos de escribir bien y experimen-
tar pena por sus desaciertos, lea esa historic. iQue sen-
cillez, que idioma tan casto, que elegancia, qu6 clari-
dad, que primor! Es cierto que Juan Montalvo es un
cofre donde brillan tantas gemas, y tan bellas y bien
talladas, que uno no comprende c6mo pudieron acudir
en arroyo seguido a la mente y a la pluma de un escri-
tor todos esos pensamientos, todos esos ornatos, toda






MIGUEL AGUILERA


esa erudici6n clisica, todas esas formas castizas que
brotan de pluma tan singular como la del escritor ecua-
toriano. Pero a mi me agrada mis Baralt por su senci-
llez y reposo correctisimo, que el otro por su opulencia
y esplendor magnifico." (15).
No basta que el historiador sea exacto, observaba
don Manuel Milli y Fontanals en su famoso compen-
dio Principios de literature general y espaiola, sino
que ha de preocuparse por dar vida a lo pasado. El mis-
mo autor advierte que esto iltimo no se alcanza sino
con una profunda interpretaci6n de los hechos que re-
lata, y al propio tiempo con cierto grado de imagina-
ci6n que ilumine las escenas, sin lanzar sobre ellas
destellos ficticios. Abrir las ventanas para que entire el
sol, y condenar a la quietud los tubos de ne6n, para
hablar en idioma de actualidad.
Hay una faz complementaria de la historic que im-
pone reserves en su tratamiento narrative: es la prehis-
toria. Posibilidades, en la mayor parte de los casos.
Probabilidades, cuando los vestigios hallados se dan la
mano con lo que los primeros balbuceos de la historic
present como hechos iniciales de esta. Hip6tesis for-
muladas seg6n las reglas de la critical. Supuestos fun-
dados en tradiciones orales. Tal es la trama de la pre-
historia de un pueblo, tanto mis enmarafiada cuanto
m~s remota es la 6poca o period que se desea exami-
nar, y cuanto menor sea el grado de civilizaci6n denun-
ciado por las reliquias descubiertas en cuevas y sepul-
turas o sobre rocas pintadas de bija.
La prehistoria colombiana es enigmAtica y despro-
vista de bases que merezcan cr6dito. Las fantasias y






EL CRITERIO HISnIUiCo DE SuAREz


exageraciones de los cronistas espafioles, trabadas sobre
tradiciones bellacas de los aborigenes, lejos de contri-
buir al descubrimiento de hechos y a la apreciaci6n de
personajes no conocidos por ellos, cubren con sombras
el ya oscuro paisaje de una antigiiedad innominada y
esquiva a la clasificaci6n.
QuizA no sea desacato contra pacientes investigado-
res que se queman las pestafias sobre la criptologia y la
arqueologia, si digo que entire las ciencias llamadas
ocultas podria incluirse esta de la prehistoria en que
la mayor parte se fia a la imaginaci6n. Suirez no fue
tan lejos; su posici6n de sabio le impedia audacias s6lo
tolerables en los que aman estos studios sin prop6sito
professional ni de oficio mesiAnico, sino como austero
pero grato pasatiempo. Sin embargo, cuando Suarez
coment6 el important libro de don Miguel Triana Ci-
vilizacidn Chibcha, no renunci6 a situar la prehistoria
en el limited trazado por lo objetivo de los hallazgos y
lo subjetivo de la fantasia compensadora (16).
Es de lealtad decir que Suarez, quien no alcanz6 a
leer las producciones de los uiltimos afios, trat6 con res-
peto al dominico Fray Gregorio Garcia, autor del libro
Origen de los indios, publicado en Baeza, hace ya dos
siglos y cuarto, no obstante registrarse en 1e disparates
grandes y menudos. Confiado en las teorias de hace un
siglo observ6 Suarez: "Y en cuanto al problema gene-
ral de las inmigraciones llegadas a America, le toca al
buen Garcia el lustre de haber dicho lo que despubs
han aceptado grandes autores, y es que los habitantes
del nuevo mundo pudieron proceder de muchos ori-
genes, los cuales serian no s6lo los atlAnticos, sino es-






MIGUEL AGUILERA


candinavos, groenlandeses, fenicios, egipcios y de otros
pueblos. Esto se prueba por las analogias y semejanzas
de la arquitectura y de otras artes, particularmente en-
tre M6jico y el Peri de un lado, y los s6bditos de los
faraones de otro, pues en ambos lados del mar se notan
las construcciones con piedras enormes inexplicables
para la mecanica, los ladrillos trabados con paja, las
tareas en comin y al compas del canto, y asi de muchos
hibitos y costumbres." (17).
Otra vez en que analizaba algunas informaciones
acerca de la posibilidad de que los hebreos hubieran
Ilegado hasta el continent descubierto muchos siglos
despu6s por Col6n, atribuy6 a fibula tanta minucia,
y concluy6 sus observaciones advirtiendo que, despu6s
de leer una obra seria, estaba convencido de que "la
prehistoria de America tiene que ser en much parte
historic especulativa, o fundada en arguments a priori,
por falta de hechos demostrados y de arguments fun-
dados en la experiencia" (18).
La historic como arte esta a una legua de la historic
que SuArez llama artificial, o sea aquella que corre de
cuenta de la fantasia prendida como un proyector ki-
netosc6pico, y agitada por un interns pueril, o por con-
veniencia pecuniaria, o para darse importancia quien
la invent. Tambien la hay por enfermedad; pero esta,
que en el peor de los casos se llama mitomania, tiene
su definici6n y terapeutica en los tratados de psiquia-
tria o de patologia mental.
Por implicar censura energica contra los que enga-
fian la buena fe de lectores adocenados con enredos fa-
bulosos, dolosamente bautizados como capitulos de his-






EL cRITERJO HIST6RIco DE SuAREz


toria, se reproduce aqui la treta de Pulgar para comu-
nicar fuerza a su reprensi6n. Cuando El sueho del vi-
rrey Solis apareci6, el comentario general fue ventajoso
para la industrial que el viejo socarr6n utiliz6 en escar-
mentar a los pergefiadores de biografias, novelas his-
t6ricas, leyendas folkl6ricas, selecciones anecd6ticas, y
otras lindezas que hacen tanto caso del document
como los tejados de la lluvia. Esta es la leyenda del
puente de Bosa: "Donato.-Ahora, despubs de hablar
de puentes, diganos ousted que fue lo del ladrillo del
puente de Bosa, que mencion6 usted alguna vez, y que
luego lleg6 a mez.iarse con la batalla de 1854, en aque-
llos llanos, la cual acab6 con la dictadura de Melo.
Luciano.-iAh! eso es un caso curioso de historic arti-
ficial. Ello fue que yendo yo frecuentemente, hace mu-
chos afios, a la plaza de los Martires, a ver a mi buen
amigo don Ricardo Arana, solia recibir de 1l un favor
muy agradable. Sus caballerizas tapaban la bocacalle
actual de la calle 11, al norte de la iglesia. ConversAba-
mos agradablemente hasta que nos enzarzibamos en
political, la cual nos hacia pelear, por ser 61 muy hist6-
rico y yo tan nacionalista como saben algunos; pero el
rifirrafe terminaba ofreci6ndome don Ricardo, y acep-
tando yo, uno de sus caballos para pasear un rato. Me
dirigia al camino de Bosa, muy solitario entonces y
mandado hacer para echar globos y saborear las bue-
nas cualidades del rosado o sabino del senior Ara-
na (18-bis). Al pasar por esos parajes una tarde me vino
en deseo registrar los estribos, pilares y arcos del puen-
te del bailio Messia de la Zerda, cosas guardadas para
el viandante que pasa por sobre ellas. Me aped, y des-
cendiendo al nivel del Tunjuelo, admire la esbeltez y
perfecci6n de la fAbrica, como acabada de hacer, y que






MIGUEL AGUILERA


por su ligereza parece inferior al impetu de las crecidas
del Tunjuelo, que son tan bravas como ellas solas. Pero
al mismo tiempo observe una cosa alarmante, causada
por la imprudencia de alguno, que para asegurar una
cerca de alambre, habia hincado en la cal secular que
separaba dos ladrillos, un clavo barbaro e intruso el
cual los false y fue aflojando los contiguos y agran-
dando una tronera. Cuando regrese cont6 el cuento en
El Nuevo Tiempo, y hasta me vali del ladrillo como
comprobaci6n para ponderar lo malo que es no poner
remedio a tiempo, y olvidar aquello de que por un cla-
vo se pierde una herradura y por una herradura un
caballero, y por un caballero una campafia. Sigui6 so-
nando lo del ladrillo, y al cabo, uno de los militares
sobrevivientes de la batalla de 1854, determine poner
misica a mi cuento, para decir muy fresco: Si, me pa-
rece que lo estoy viendo; esa tarde disparibamos la
culebrina contra el puente, la cual hizo saltar un ladri-
1lo del pretil con tal impetu, que yo recogi los pedazos,
y hasta senti el calor que les contagi6 la bala.-Asi se
describe la historic." (19).
La lecci6n que Suarez da aqui vale por dos buenas
pliticas sobre hermeneutica. Entre verdades de a pufio,
como la real batalla decisive en las goteras de Bogoti
en 1854, la construcci6n del puente por el virrey don
Pedro Messia de la Zerda, sucesor del que se hizo frai-
le francisco, las famosas crecientes del rio Tunjuelo
cada trece afios, y la existencia de las pesebreras de don
Ricardo Arana en la Huerta de Jaime, desliz6 el critic
una que otra cuchufleta para hacer caer no s6lo al vete-
rano antimelista del 54, sino al incauto lector que se
apechug6 el suefio del 23 de diciembre de 1925. Entre
col y col lechuga, diria para sus adentros Pulgar.












PROVIDENCIALISMO HISTORIC DE SUAREZ


Los principios filos6ficos, el temperament profun-
da y sinceramente religioso de SuArez, y la fe imper-
turbable con que obraba en todos los instantes de su
vida pliblica, le echaron por el atajo de un determi-
nismo ortodoxo. Muchas de las fallas de su conduct
se deben mAs a esa resignaci6n fatalista que a defec-
tuoso anAlisis de las circunstancias en que se desarro-
Ilaban los hechos. Nadie ignora que en el studio fi-
los6fico de la libertad humana, hay teorias y escuelas
que dejan en mal pie la capacidad del sujeto para de-
cidirse en un sentido u otro. El senior SuArez no neg6
jams esa soberana aptitud en el hombre, pero tampoco
la reconoci6 en los organismos sociales, los cuales son
guiados directamente por la Providencia Divina. No
se mueve la rama del Arbol sin la voluntad del Sefior.
La Cruz del Calvario fue para l1 la brfijula que le in-
dicaba la ruta corta, segura y 16gica. Para justificar el
impulse vehemente de su providencialismo en el des-
envolvimiento de los grandes hechos de la humanidad
puso en labios de Grocio, figuraci6n del ilustre pole-
mista e historiador don Jose Manuel Groot, esta cadena
de observaciones corroboradas por la historic univer-
sal: "Miren tambien que al par que crece la poblaci6n
de la tierra, recrecen las dificultades para vivir; que al
compAs que se desenvuelve la industrial, sube la rique-






MIGUEL AUILERA


za, pero en mayor grado la pobreza; que las comodida-
des y placeres se van desenvolviendo con los descubri-
mientos, pero que a la vez se atizan la desesperaci6n y
la envidia; que las invenciones multiplican los place-
res, pero no disminuyen los dolores mas pofundos, que
son los de orden moral; y que la distribuci6n de los fru-
tos del trabajo es cada dia mis dificil y peligrosa, por-
que es un problema que parece tan agobiador como
los problems Aporos de las matematicas. En presencia
de estos peligros surge la ciencia del sabio y la fuerza
del gobierno, pero vacilantes y cada dia en bancarrota
mis declarada. Empero, ante ellos se present tambien
el Salvador de los hombres como Dios del dolor, del
dolor que es la aguijada que obliga al hombre a llevar
derecho el surco hacia la verdadera vida; como Dios de
la pobreza, que al fin puede hallar una media apar-
tada de la opulencia y de la miseria; como Dios del tra-
bajo, como Dios obrero, que en el panegirico de San
Francisco por Bossuet nos da la soluci6n que el socialis-
mo no dara jamis." (20).
La cuesti6n social del mundo es la raz6n de ser de
todos los acontecimientos que se vienen cumpliendo
con rigor implacable. Mientras Marx y Engels y sus se-
cuaces no la resuelven sino con formulas de rasero eco-
n6mico emanadas de la gigantesca ecuaci6n capital y
trabajo, los fil6sofos cat6licos y los pontifices de la cris-
tiandad, sin desestimar la importancia de esos impresio-
nantes factors humans, quieren que no se arrinconen
las alentadoras y tiernas ensefianzas de Jesucristo.
SuArez entendia que el sino de los pueblos armoniza
con su educaci6n y practices tradicionales. La historic






EL auTERzO HIw6RICO DE SUAREZ


industrial de los Estados Unidos no desentona con tal
teoria, como que a media que esa colosal naci6n se des-
entiende de preocupaciones religiosas, su riqueza mate-
rial crece como la espuma. Cuando se dio en la mania
de recomendar entire nosotros la adopci6n de las cos-
tumbres norteamericanas, el espafiolismo del senior Sui-
rez se puso en alarma y concit6 cuanto recurso dialecti-
co hall a mano para defender el tesoro de nuestros
hibitos e instituciones. Contra el desafuero de los que
invocaban la necesidad de "americanizaros", expuso
en octubre de 1922: "En cuanto al plan de borrar de
nuestra repfiblica, de nuestra sociedad y de nuestros go-
biernos aquello que arraiga en nuestras mis antiguas
tradiciones y en nuestros caracteres mAs profundos, ese
plan si que es insostenible. Abra usted los ojos y discu-
rra por la extension de la historic, y hallari que todas
las naciones tuvieron un cuerpo y una alma, que son
el Estado y la autoridad religiosa; y hallara, todavia
con mayor claridad, que en medio de las disputes y di-
vergencias que forman la tela de esa historic, la cruz
es br6jula, Ancora y faro de la especie humana. Ya se
quisieran los Estados Unidos estar en la condici6n ho-
mog6nea de Colombia, para poner en armonia su in-
menso poder material con sus aspiraciones espiritua-
les, de las cuales suele dar pruebas solemnes ese gobier-
no, a pesar de la diversidad inmensa de elements que
bullen en el seno de aquella naci6n singular." (21).
Los sinsabores que SuArez soport6 en el iltimo dece-
nio de su existencia colocaron sobre sus labios hiel .y
vinagre, y vitriolo sobre los gavilanes de su pluma,
como para impregnar de avida amargura y corrosi6n






MicGtn ACUntnA


las frases que pronunciaba o escribia en descargo de su
conciencia, pero sin inferir agravio a la voluntad divi-
na que tuvo a bien situarle en un piano ineluctable.
Sin embargo le sorprendemos contradictorio, o cuan-
do menos ambiguo, al dolerse de haber elegido una zo-
na de acci6n que no era la que correspondia a su voca-
ci6n. En El suefio del murcidlago destinado a expeler
de si much de su resentimiento contra los que le per-
seguian y denostaban en el ejercicio politico, se express
asi: "Cada cual debe permanecer en su puesto, porque
la hormiga se pierde cuando cria alas, que la ponen
en el pico de los vencejos; y nada dafia tanto asi como
contrariar la vocaci6n. Si yo hubiera observado esto en
los diversos lances de mi vida, otra seria mi suerte, aun-
que comprendo que seria malo echar globos hacia atris,
con la mala intenci6n de desear que lo pasado fuera
distinto de lo que Dios decret6. El en su sabiduria y en
su bondad es el arbitro de lo que fue y de lo que seri,
y punto en boca y en pensamiento." (22).
Poseido de ciega fe providencialista se lanz6 a la hon-
dura de no admitir m6ritos en los hombres tenidos co-
mo de pensamiento y acci6n, si, como de primer grado,
no se aceptaba la participaci6n benefica del Cielo.
Cuando el gobierno del general Pedro Nel Ospina, re-
accionando contra la inopia y quietismo del inmediata-
mente anterior; emprendi6 en costosas e inaplazables
obras piblicas, quiso Suarez, consecuente con su deter-
minismo teol6gico, restarle significado a lo hecho para
que el historiador future no cayera en el error de olvi-
darse de Dios en la narraci6n de la prosperidad mate-
rial que por entonces se alcanz6. Fue asi como hizo ha-






EL CmrrEXUO HiST6RIOo DE SuARz


blar a su contertulio Donato con estas palabras tan sa-
turadas de verdad relative como de intenci6n retalia-
dora: "Ahora si permitanme ustedes que ponga en
duda la exactitud de todas esas hip6rboles relatives a
las mejoras pdblicas recientes, no porque yo las desco-
nozca en su tamaiio natural, sino porque me parecen
inferiores a los enormes recursos que la Providencia ha
llovido sobre el gobierno; y porque tambien creo que
no han sido bien graduadas ni proporcionadas, respect
de las necesidades o conveniencias de la naci6n." (23).
Anudando la cr6nica de don Juan de Castellanos
con la que le toc6 vivir a Suarez cuando el dolor moral
le diezmaba las fuerzas del cuerpo, y estableciendo una
relaci6n de ventura providencialista, cantaba a la pa-
tria por medio de su quisquilloso personaje, con esta
bella salutaci6n, no exenta de error hist6rico: "Oh tie-
rra buena, tierra buena, tierra que da content a
nuestra pena. iOh tierra que teneis la dicha de ser pri-
vilegiada por llevar el nombre de Col6n, y porque
vuestras playas recibieron las huellas y las ligrimas de
aquel heroe! iOh tierra nu6stra, acreedora a nuestro
amor y a nuestros desvelosl Mirad c6mo a nosotros nos
ha tocado tomar la rueda de vuestro tim6n y atisbar el
fanal de vuestro horizonte, pero sin cuidado, sin escri-
pulo, sin plan y sin amor, y si con desorden, con vani-
dad, con crueldad, con locural Del Cielo nos han llovi-
do recursos, y recursos mis que suficientes para tender
a vuestras primeras necesidades, pero ellos no han des-
pertado nuestra prudencia, sino nuestras hidr6picas
ansias en pos de mis dineros. Tercos, sordos y obstina-
dos, en vez de mirar el lucero de vuestro rumbo, hemos






MIGUEL AGUILERA


mirado a nuestra figure, que es hoy y que mafiana no
parecera. Con todos los medios de que hubieramos po-
dido disponer, vuestro hermoso suelo y vuestro volu-
men poderoso habrian podido quedar atados con los
migicos eslabones por donde discurriria, del centro al
mar, el carro de la libertad y de la bienandanza; pero
en lugar de eso nada verdaderamente grande dejamos
hecho en comparaci6n de aquella obra libertadora y
claramente exigida por el deber y la raz6n. Todo ha si-
do vanidad y aflicci6n de espiritu, porque todo ha sido
un torbellino de amor propio, de desatino y de porfia.
Ahi quedais, oh patria, encerrada y aislada, debatien-
doos indefinidamente en los arenales del Cocito (23-
bis), cuando nosotros pudimos dejaros libre en nuestros
afios y con nuestros recursos. Perd6n, oh patria, por
nuestros errors, por nuestras ambiciones, por nuestros
olvidos, por nuestros desprecios; y perd6n, talvez anti-
cipado, por el estorbo que ain podemos opener a la
obra de la moderaci6n y del amor patrio." (24).
Ni Col6n toc6 jams en las playas de Colombia, ni
las arenas del rio infernal simbolizaron en esa instancia
ninguna de nuestras calidades momentineas, ni las
desgracias de la patria habian descendido al nivel de la
desesperaci6n que en aquel magnifico arrebato de la
pluma se descubre. La aventura de Crist6bal Col6n ins-
pir6 a Suirez importantes consideraciones encamina-
das todas a confesar la mano del Creador, y a tener el
descubrimiento de America como obvio complement
del advenimiento del Redentor Jesfis (25).
Tambi6n la batalla de Boyaci, aunque "no estA en
el nivel de aquellas hazafias que los paganos atribuian





EL ORIThIUO HIsT6RICO DE SUkItnE


a los semidioses", hizo pensar a SuArez en la infalibili-
dad de los hechos necesarios para el plan divino, de
que en la Edad Media hablaron los fil6sofos cristianos,
y que Santo Tomas sintetiz6 en la formula concisa: "El
mundo es regido por la Divina Providencia."
En El sueho de los olvidos recuerda SuArez que el
Ticito espafiol, Padre Juan de Mariana, estableci6 la
obligada diferencia entire el fatalismo hist6rico de los
estoicos y la protecci6n de lo Alto para las naciones,
"llamada por 1e fuerza soberana de nuestros destinos,
que en ocasiones parece inclinarse a reconocer el influ-
jo de los Cielos o de las estrellas sobre la suerte de los
mortales" (26).
No hay duda de que un hondo y sincere sentimiento
religioso influy6 en la concepci6n filos6fica del mundo
moral en la mente de don Marco Fidel Suarez. Todavia
mis: no hubo hecho de la historic que le conmoviera
que antes no le hubiera penetrado por las fibras del co-
raz6n. De ahi que en 6e ocasionara tantos efectos posi-
tivos la narraci6n, y que siempre se mostrara adicto a
sus lectures, para anotar en sus cuadernos de apuntes o
prontuarios alfab6ticos cuanta minucia pudiera serle de
utilidad ora en el anAlisis, ora en la sintesis de aconteci-
mientos similares. Sin embargo, cuando pint6 con mas
fervor el engranaje de la asistencia soberana con la con-
sumaci6n de los events piblicos y sociales, fue al ha-
cer platicar a Luciano con Nonio, es decir, a de mismo
con el espiritu del doctor Rafael Nifiez, acerca de las
ominosas pruebas en que se comprometi6 el pais por
la reacci6n de los partidos despubs de expedida la cons-
tituci6n de 1886, y de modo mas puntual, en las dos






MIGUEL ACUILRRA


ocasiones en que se le introdujeron reforms a ese esta-
tuto, primero durante el gobierno de Reyes, y luego
en 1910: "Pero sea lo que fuere de la reacci6n de Reyes
y de la reacci6n de la asamblea de 1910, en estas cosas
podemos notar un grande hecho que la historic sefiala y
que la fe en la Providencia explica, a saber: la interven-
ci6n de un poder superior, luz y fuerza inefable, que
combinando lines torcidas, apareando impulses opues-
tos, y colocando en el tablero 6lementos de diversos co-
lores, saca cuadros y sistemas donde imperan la belleza
y el orden; en suma, el poder de Dios que guia las agi-
taciones del hombre." (27).
Mas el providencialismo de Suirez no se satisface
con el indeclinable cumplimiento de los hechos, como
que al fin y al cabo ello s61o seria una exagerada expli-
caci6n del dogma de la presencia de Dios; sino que
supone o espera castigo o recompensa para los que en
la consumaci6n de aqu6llos obraron con dolo o con
voluntad benefica. Es asi como impregnado de confian-
za en la caridad infinita, aprovecha la sentencia lapida-
ria de Juana de Arco: Los hombres dan las batallas, y
Dios da la victoria, para referirse alli mismo a la pro-
blematica campafia del Sur dirigida por el general
Antonio Narifio, definida por aqu61 como "uno de los
nmmeros que en las manos del Sefior formaron la eman-
cipaci6n americana". Y despubs de catalogar los padeci-
mientos del h6roe y la lista de los riesgos que su vida
corri6, advierte: "pero no por eso, y si por eso mismo
la reputaci6n del Precursor se engrandece, asi como st
premio inmarcesible habrA brotado para siempre de 1:
inmortalidad que concede el Sefior de los buenos." (28)













SUAREZ Y LOS HISTORIADORES DE LA COLONIA


Es cosa que da en los ojos que la gloria de la aven-
tura de los conquistadores espafioles atrajo la curiosi-
dad de Marco Fidel SuArez con fuerza avasalladora.
El valor de los descubridores, la abnegaci6n de los
catequistas, la energia de los primeros agents del rey,
la resistencia de los aborigenes, el hallazgo de enor-
mes riquezas a flor de tierra, la variedad de la fauna y
de la flora, fueron otros tantos motives de interest para
estudiar los hechos mencionados por los cronistas. En
los Suefios de Luciano Pulgar se pasma el lector a me-
dida que avanza en el gratisimo entretenimiento de su
lectura. Mis que la erudici6n del comentador, impre-
siona lisonjeramente la doctrine que formula, median
te el procedimiento de la critical confrontativa. Suirez
no pasa entero lo que los viejos narradores le ofrecen
en el plato de sus cr6nicas y reminiscencias, porque a
la vuelta de una hiperbole cualquiera sospecha que el
criterio de aquellos memorialistas se deslumbraba a
menudo por la violencia con que los hechos o los re-
latos orales golpeaban sobre la puerta de sus sentidos
orginicos: "En general las narraciones del descubri-
miento, conquista y colonizaci6n de las Indias, tienen
que leerse con much desconfianza, porque el mundo
nuevo que se ofrecia a los ojos y a la imaginaci6n los
deslumbraba; porque la exageraci6n era past natural






54 MIGUEL AGUILERA

de aquellas relaciones, cuyos autores pensaban engran-
decerse por medio de hiperboles inauditas; y porque
los cuentos que no constaban de documents fidedig-
nos eran transmitidos de boca en boca, y se alteraban
necesariamente." (29).
La advertencia que se deja transcrita aqui fue ins-
pirada por los cAlculos desmedidos del historiador do-
minicano Fray Alonso de Zamora sobre las cargas de
oro que Quesada y sus hermanos tomaron a los abori-
genes del altiplano chibcha. Pero SuArez absuelve a
Zamora, porque no habiendo otro testimonio escrito
que el Compendio del fundador de Santaf6, s61o en 61
pudo el fraile historiador haber hallado la informaci6n.
El critic compare la afirmaci6n del nuestro con la de
los cronistas que en el Peri alcanzaron una exacta evi-
dencia acerca de las deslumbradoras riquezas de Ata-
hualpa.
Tambien a titulo de ejemplo censura con justicia
datos de Zamora que quiebran el marco de cualquier
probabilidad, como cuando informa que la comarca de
Turmeque, en la vecindad de Tunja, lleg6 a contener
hasta dos millones de indios, y al contar que las riberas
del rio Grande de la Magdalena estaban tan densamen-
te pobladas cuando los peninsulares las conocieron, que
casi formaban a uno y otro lado una calle de casas y la-
branzas. Sin embargo, si por una parte le glosa aprecia-
clones nada afortunadas, por otra le reconoce magni-
ficas calidades de escritor, "de manera que hoy pue-
de leerse con provecho para los aficionados al idio-
ma." (30),






EL cRERIO HIST6RICo bE SuARtEZ


A falta de datos en los cronistas del Nuevo Reino
para la historic de lugares de su territorio, el senior Sui-
rez no perdonaba la consult de los primeros narrado-
res de los paises aledafios o colonies vecinas. Cuando
se trat6 de fijar el punto de partida de la tradici6n de
nuestro gran puerto sobre el Pacifico, recurri6 al Inca
Garcilaso, quien ofrece datos curiosos sobre lo que, se-
g6n el, debi6 bautizarse con el nombre de Malaven-
tura. Asi, pues, mezclando lo que trae la relaci6n de
don Pascual de Andagoya, con lo que procura el Inca
historiador, logr6 Suarez dar una sfntesis expresiva de
lo que fue y es hoy el puerto de Buenaventura y sus al-
rededores. Todo ello se puede leer en El suefio del
muelle.
Cuando en ejercicio de la presidencia de la Repfbli-
ca viaj6 el senior Suarez a la frontera colombo-ecuato-
riana, con el fin de llevar a cabo la entrevista amistosa
con el president del Ecuador senior Baquerizo More-
no, se dio con pasi6n al studio de la historic de aque-
llas regions. Y por cierto que encontr6 ocasi6n para
calificar con rigor al grande Antonio de Herrera por
haber copiado textualmente, sin mentar la fuente, pa-
sajes integros de la Crdnica del Pert por don Pedro
Cieza de Le6n (31).
No se reducia el cuidado de Suirez a la verificaci6n
de los hechos teniendo en consideraci6n lo que otros
cronistas sefialaban, sino que se detenia a examiner las
razones interpretativas expuestas por aqu6llos para ex-
plicar fen6menos de la naturaleza, confrontando lo que
la ciencia actual present como verdaderas causes de
esas sacudidas del mundo. En El suefio de los terremo-






56 MIGUEL AGUILERA

tos ofreci6 el senior Suarez numerosas referencias sobre
los mis funestos ocurridos en America, valiendose de
los libros de historiadores caracterizados de cada pais.
Entonces hall que la explicaci6n mejor recibida entire
sabios e ignorantes era la que Antonio de Herrera,
principle de la historic americana, exponia: "Dicen los
fil6sofos que el terremoto procede del calor del sol y
de otros cuerpos celestes, los cuales levantan el vapor
de la superficie de la tierra y tambi6n los vapores que
estAn en sus entrafias, lo que engendra vientos y llu-
vias, y cuando la tierra estA muy cerrada y densa, en-
tonces se mueve procurando reventar y se abre camino i
tanto mas impetuoso cuanto es mayor la exhalaci6n en-
cerrada." (32).
En un haz de datos amenos resumi6 las mis impor-
tantes ocurrencias sismicas de Europa y America du-
rante los 'ltimos siglos, facilitando a los.estudiosos la
investigaci6n de los hechos escuetos, sin provocar com-
plicaciones ajenas a su prop6sito meramente informa-
tivo.
Prendado el senior SuArez de la purisima gloria de
don Crist6bal Col6n, no toler6 que su recuerdo se em-
pafiara con cargos excesivos, cuando no injustos, del Pa-
dre Bartolom6 de Las Casas, fuente de la malquerencia
de lo no hispinico contra lo espafiol. En El suefio de
Col6n, hermoso capitulo panegirico para el descubri-
dor, insert SuArez un amplio comentario del ilustre
pero quejoso dominico, en que atavi6 acriminaciones
political con anatemas morales contra el marine geno-
ves; pero a rengl6n seguido le aplic6 el cauterio de una
critical ecuanime y tinosa. He aqui las observaciones






EL CmITERIO HISm6RIco DE Su~mZ


del personaje Donato en di'logo con Luciano: "En el
pasaje leido son de notar ideas y aseveraciones de Fray
Bartolome de Las Casas improbadas por la raz6n y por
la critical. Alli esti pujante su err6nea tesis de que el
regimen del mundo reci6n descubierto debia correr a
cargo de la Iglesia mis bien que del Imperio, de donde
deducia que los actos de Col6n eran usurpatorios. Igual-
mente se observan descomunales exageraciones en el
modo de apreciar la conduct del almirante, calificada
en mont6n como cruel y tirAnica, y como responsible
de las acciones de los demis conquistadores. No menos
sorprendente es el prurito de penetrar los juicios de
Dios, atribuyendo a castigos claros de la Providencia
las adversidades que siguieron a Col6n hasta su muerte.
Y finalmente es deplorable la teoria de que las autori-
dades superiores no dejaron de ser justas, y antes secun-
daron los designios divinos, por el hecho de no cum-
plir lo prometido al heroe." (33).
Talvez el cronista que sale mejor librado de la rese-
fia de autores coloniales es don Gonzalo Fernindez de
Oviedo, de quien el critic realize un cilido elogio, y
cuya obra, recien aparecida, fue traducida a los idiomas
latino, frances, alemAn, griego, turco, toscano y Arabe,
honorifico event literario 6ste que le pide a la pluma
de Suarez la siguiente consagraci6n: "UC6mo se explica
el hecho de que una narraci6n escrita por un cronista
espafiol fuese en breve traducida a las seite lenguas
principles del orbe? Entonces los libros sobresalientes
discurrian triunfantes por todo el mundo, diganlo, v.
gr., la Imitaci6n, desde el principio de la imprenta, y
en 6pocas posteriores el Quijote, que viene s61o des-






MiGUEl ACUILEA


puts de la Biblia y del Kempis, en punto de traduccio-
nes. Empero, respect de Oviedo hubo la circunstancia
particular de ser su historic el mAs rico y puro almacen
de species litiles y amenisimas referentes a un mundo
nuevo en la naturaleza de las cosas creadas, de manera
que la medicine, la astronomia, la niutica, la industrial
y todos los conocimientos y sistemas naturales corrieron
en pos de la obra de Oviedo con el mayor interns, que
es el del provecho asociado a la curiosidad. Asi se expli-
can los siete primeros idiomas de la civilizaci6n rin-
didndole homenaje." (34).
Suarez, que no era historiador, ni histori6grafo, sino
comodatario de la historic, catador refinado de la cr6-
nica, no dejaba que la ocasi6n se escapara, para tomar
sus datos y convertirlos en flechas o arpones que sirvie-
ran luego para zaherir a quienes de 1e hubieran hecho
antes ludibrio. A prop6sito de rancios cronistas hay en
los Suefios varias acotaciones de intenci6n ironizante,
a veces traidas por los cabellos, y por lo mismo, de efec-
to escaso. Despues de describir la personalidad del cl6-
rigo aventurero don Pedro Ord6fiez Ceballos, autor de
una relaci6n entire fantAstica y real, cit6 como noticia
rara procurada por 6ste, la de que el clima de Santaf6
de BogotA era por entonces tan extrafio que influia lu-
ciferinamente en el carActer y conduct de sus morado-
res, provocando discusiones, fomentando rifias, susci-
tando pleitos y agravando los habituales y diaries con-
flictos de cualquier sociedad. SuArez no contradijo la
curiosa informaci6n de Ord6fiez Ceballos, antes la aco-
gi6 para dar la lecci6n de moral civica y arremeter con-
tra los politicos que le torturaron, a quienes 61 llam6






.EL cRITEEJO iIST6RICO DE SUAREZ


Eunt6nides o concerto desconcertado de las Furias ven-
gadoras. No importaba que no viniera al caso la adver-
tencia del trashumante cl6rigo. Lo que importaba era
que de la perverse condici6n de las gentes de BogotA se
tuviera alguna noticia, ya proviniera aqu6lla del clima,
o de la necesidad de combatir a un hombre entregado
por complete a las alternatives de la political. Al propio
tiempo que con sutilisima astucia se querellaba de al-
gunos eclesiisticos, pocos en verdad, que con mafia
acompafiaron a los periodistas y parlamentarios de la
oposici6n inclemente contra su gobierno. He aqui una
llamarada de aquel horno que aspiraba a consumer co-
mo si fuera hojarasca seca el recuerdo ingrato de la
campafia abierta contra Suarez: "Siendo indudable que
el clima de BogotA es clima de Eum6nides, es claro que
la escuela de Cristo estaria muy llamada a contrarrestar
las pasiones y vicios de estos tremendous genios, que nos
traen hace muchos afios al retortero, que han conver-
tido nuestra political en negocio infernal, y en que en
lugar de recomendar la hermosa placa de marmol, fir-
mada por el doctor Sanclemente, donde se lee la con-
sagraci6n de la Repdblica al Coraz6n de Jesis, parecen
empefiados en consagrarla a los genios de Gog y de
Magog, que simbolizan en la Biblia desprecio, codicia,
ambici6n, ingratitud y odio gratuito. La escuela de
Cristo es por tanto el inico institute que podria librar-
nos de las eum6nides, o corregirlas para bien propio y
bien de la repdblica." (35).
Cuando el senior SuArez se resolvia a poner en claro
alg6n punto especial de nuestra historic no ahorraba
diligencia para lograrlo; aunque no fuera sino por te-






60 MIGUEL AGUILERA

ner una satisfacci6n intima, ya que s61o a la postre, y
despubs de almacenar miles de datos, fue cuando tuvo
el antojo de escribir acerca de tantas materials llevadas
a sus prontuarios o cuadernos de apuntes. Como advir-
tiese que los clAsicos no se ponian de acuerdo en cuan-
to al origen del delicioso platano, cit6 sobre su mesa de
labor, ademAs de los naturalistas que mencionan la
fuente desde siglos inmemoriales, las cr6nicas del Pa-
dre Acosta, Cieza de Le6n, el Inca Garcilaso, Antonio
de Herrera, FernAndez de Oviedo, Fernandez de Qui-
r6s y Zamora. Tambi6n alternaron en la deliberaci6n
el bar6n de Humboldt, el ingeniero Codazzi y el Padre
Velasco, autor de la Historia de Quito. Asi como habl6
con don Vicente Restrepo y con el ge6grafo Vergara y
Velasco. Pero no falt6 el desahogo politico en la corres-
pondiente oportunidad, como que en vez de sentar una
conclusion, recomend6 a los estudiosos que prosiguie-
ran en la investigaci6n sobre el plitano aunque no
consiguieran sino distraer la atenci6n de las gentes que
s6lo se interesaban por los desplantes de la controversial
banderiza (36).












PARTICIPATION DE COLOMBIA
EN LA LIBERTAD DEL PERU


Muchos temas de nobilisimo interns se tratan en las
disertaciones del senior Suirez sobre material hist6rica.
Pero algunos de ellos brindan mayor importancia a
causa de las complicaciones que nos envuelven con
nuestros vecinos del levante y del sur: la disoluci6n de
la Gran Colombia, la segregaci6n de territories de los
virreinatos del Peri y de la Plata, la liquidaci6n de la
deuda de emancipaci6n, los conflicts armados con
Peru y Ecuador, etc. Pero entire ellos reclama la curio-
sidad por la discreci6n y claridad de criterio con que
lo analiza, el punto espinoso de la necesidad y conve-
niencia de que el Libertador Sim6n Bolivar, despues
de ganada la victoria en la zona septentrional de la
Am6rica del sur, marchara sin dilaci6n a redondear el
triunfo.
Suarez tuvo a la vista lo que los nu6stros han inves-
tigado al respect y lo que los historiadores del pais del
Sol tambi6n narraron. Y por sobre todo seleccion6 los
papeles piblicos y oficiales que se produjeron durante
aquellos tres afios de percances domesticos, y los epis-
tolarios intimos que suelen conservar la sustancia in-
equivoca y franca de los hechos presenciados por los
signatarios.
Los historiadores colombianos tienen un concept
unmnime y despersonificado acerca de la oportunidad y
eficacia de la campafia sobre territorio peruano. Los






MIGUEL AGUzLkA


peruanos y argentinos aceptan en parte la teoria colom-
biana, pero con reserves de prop6sito unilateral, a cau-
sa de las alteraciones que por fuerza padecieron las
comarcas coloniales. Los escritores enemigos del Liber-
tador, o nada afectos a su memorial y a su fama, hallan
motives de censura aun en los acontecimientos que el
tiempo mismo se ha encargado de sancionar como pro-
videnciales, o de origen genial.
Oigamos lo que SuArez opina en el hermoso Sueho
de Ayacucho escrito con ocasi6n del centenario de la
iltima batalla independiente de la America hispana,
en relaci6n con la urgencia de acudir en ayuda de los
republicans del sur: "Lo que hemos expuesto en este
diAlogo demuestra que la cooperaci6n de Colombia y
la intervenci6n del Libertador y de sus ej6rcitos fueron
decisivas para emancipar al Peri y para asegurar la in-
dependencia general de America. El moment de aquel
concurso no pudo ser mis oportuno, y la eficacia de la
cooperaci6n provino del acierto y rapidez de la acci6n,
en la parte fisica, de la amistad y fraternidad, en la par-
te moral. A la parilisis y desorganizaci6n se opusieron
las dos primeras condiciones; al malestar pdblico se opu-
sieron las segundas. Esa acci6n fisica y moral procedi6
de la indole y capacidad de los sujetos que decidieron
de la lucha, y que en primera linea fueron autores de la
organizaci6n general y de las grandes batallas. A tama-
fias proezas de orden civil y military estin, ante todos, li-
gados los nombres de Sim6n Bolivar, Antonio Jos6 de
Sucre y Jose Maria C6rdoba, los dos primeros en el ex-
tenso campo de su acci6n durante various afios, y el il-
timo especialmente en el dia singular de la batalla mis






EL CRITERIa HIST6RIcO DE SuAREz


eficaz de la emancipaci6n. Todos tres se distinguieron
por el valor, la actividad y la benevolencia; y todos tres
obraron como obraron en virtud de la invitaci6n y con-
curso de los poderes piblicos del Peri. En esa naci6n
era donde se hacia sentir con mayor fuerza la resisten-
cia de Espafia contra la libertad americana. Las fuerzas
espafiolas, muy superiores alli en nimero y calidad a
los demAs ej6rcitos que defendian al poder real en el
resto de las colonies, correspondian en pujanza y dis-
ciplina a las condiciones que hacian del Per6 la diade-
ma de los dominios hispanoamericanos. Cuarenta y tan-
tos titulos de nobleza conferidos por el rey a esa rica
sociedad; el comercio mas fecundo con la Peninsula, y
la opulencia minera de la naci6n de los incas, explican
la imposibilidad en que se debatia ella debajo de aque-
Ila resistencia. Asi queda tambien en claro el porque
del llamamiento dirigido a Bolivar y del sometimiento
al Libertador y a la colaboraci6n de Colombia." (37).
Por desgracia perturbaciones posteriores a esta co-
operaci6n definitive, siempre originada en las aspira-
ciones de expansion territorial y en defectuosa inter-
pretaci6n de los titulos y privilegios reales, han venido
a estrellarse, no tanto contra las generaciones que suce-
dieron a los heroes, sino contra la gloria misma de estos.
Tal es el desd6n que los colombianos, venezolanos y
ecuatorianos advertimos en las ciudades del rico virrei-
nato del Pert, hacia los hombres y las banderas y las
armas que con desinteres se precipitaron hacia el austro
a asegurar el process de la libertad national.
Al margen de la proclama con que Bolivar salud6 la
victoria de Ayacucho desde la capital del Peru, puede






MIGUEL AGUILERA


anotar quien se preocupa por fijar el valor de los docu-
mentos hist6ricos, este breve comentario del senior Sui-
rez: "La proclama del Libertador apunta las causes de
la desgraciada situaci6n del Peri, asi como avalfa su
infortunio y predice su remedio. Es la etiologia, el diag-
n6stico y el pron6stico concerniente a una enfermedad
political y social." (38).
Recordando el dicho de Ticito de que la buena fama
causa mayores dafios que la conocida como mala, expli-
c6 Suarez en el sapientisimo capitulo que se comenta
aqui, los sinsabores que saborearon los dos grandes cau-
dillos en tierras incaicas. Hasta el texto de la constitu-
ci6n boliviana se mezcla a tantos contratiempos, como
que ideada para una sociedad de hombres habituados y
connaturalizados con un viejo regimen autoritario, se
quiso hacer con ella un trasplante a otro medio social
menos sometido a aquel rigor y bastante tefiido de los
matices revolucionarios de fines del siglo xvin. Observ6
SuArez que nuestra proximidad a las Antillas luteranas
no dej6 de tener buena parte en nuestra agitaci6n filo-
s6fica y political.
En muy poco se equivoc6; pero tocando a los meri-
tos militares del Mariscal Sucre es digno de que se en-
miende un error. Dijo el interprete que vi6ndose Boli-
var enfrentado a la esperanza perdida de que llegaran
de Colombia nuevos contingentes de tropas y otras
remesas de materials, dio a Sucre la orden de dar la
batalla final. No hubo tal. Ciertas circunstancias y al-
gunos hechos ticticos habian apartado a Bolivar del
centro de operaciones, depositando toda su confianza
en el joven Sucre. Cuando el Libertador creia que ain






EL CIuTitO HJsT6RICO DE SUAREZ


quedarian dos o tres meses para rematar los preparati-
vos, le escribia a aquel apuntando numerosas hip6tesis
de lo que tendria que suceder. Ninguna pesimista, en
verdad. Sin embargo, a manera de epilogo de ese com-
pendio de instrucciones y consejos, y en previsi6n de
que las contingencies mudaran de aspect mientras
tanto, curAndose en salud, traz6 esta lac6nica autoriza-
ci6n: "En fin, querido general, usted esti autorizado
para hacer lo que mejor le parezca; y esta autorizaci6n
no recibe ni modificaci6n ni restricci6n alguna." (39).
La carta, aunque fechada el 26 de noviembre, no
pudo ser recibida por Sucre sino el 19 de diciembre,
esto es una semana exacta antes de la portentosa vic-
toria. El tiempo apenas indispensable para realizar el
plan imaginado por el comandante jefe, y no para aco-
modarse a las posibilidades del genio.
Para honor de los dos mas esforzados paladines, se
inserta aqui lo que observ6 Suarez respect del uno,
Sucre, y acerca del otro, Jos6 Maria C6rdoba, venezola-
no aqu6l, y granadino este: "De esta suerte el guerrero
neogranadino fue en el Ilano de Ayacucho quien rea-
liz6 y efectu6 maravillosamente las 6rdenes del heroe
venezolano. C6rdoba se present ese dia como si el ge-
nio del valor y de la victoria se hubiera apoderado de
su inimo; aquel joven privilegiado acomete aqui, ven-
ce alli, vuelve a dondequiera, discurre por el llano,
sube a la altura como en alas del denuedo y como con-
ducido por el hado que acompafiaba a los guerreros de
los tiempos heroicos. El gran Sucre, heroe invicto del
valor y de la ciencia military, que con su cAlculo pesaba
las fuerzas y los movimientos, y con su serenidad los






MIGUEL ACUI.ERA


deshacia, fue en esa fecha y en las anteriores la sabidu-
ria y el valor en persona; pero su brazo, el que realiz6
sus planes, fue el joven general cuya estatua se yergue
en Concepci6n y a cuya cuna tiene tambi6n derecho la
inclita Rionegro." (40).
Doliase el senior Suirez, aunque con la parsimonia
que estilaba para lo extranjero, de la desuni6n de los
paises que por deber politico e hist6rico, mejor vivirian
en vigilante contact para su mutua y constant defen-
sa, y no simplemente en cumplimiento de pactos solem-
nes, sino en ejercicio de una aspiraci6n unanime acon-
sejada por la conveniencia. En varias ocasiones expuso
ese anhelo, y por la gallarda circunspecci6n con que
enunci6 sus puntos de vista, merecieron ellos que se les
mencionara como Doctrina Suarez. El acontecimiento
no fue de mera repercusi6n internal, pues en los pauses
amigos se aplaudi6 el pensamiento, y aun se concibi6
la esperanza de que las recomendaciones del estadista
colombiano se tradujeran a formulas de armonia, de
conveniencia y de apaciguamiento. Recuerdase que con
motivo de la presentaci6n de credenciales del diplomi-
tico venezolano en BogotA don Domingo A. Coronil,
en los dias postreros de 1920, al recibir aqu6llas el Pre-
sidente Suarez, y al contestar el saludo protocolario del
enviado de Venezuela, consign6 ideas precisas, oportu-
nas y congruentes con la animosidad que se soslayaba
por aquel tiempo entire naciones hermanas. Basado en
la ley de continuidad hist6rica, que lo mismo acata lo
organico, lo geografico, lo sociol6gico y lo etnol6gico,
decia el president en el acto de recepci6n memorable:
"Entre todos los pueblos de la tierra el Derecho de






EL auITERXO HwST63J00 DE SukxZz


Gentes ha establecido cierta especie de vinculos privi-
legiados que ligan los pueblos cristianos, porque 6stos
poseen la raz6n fundamental de la 6tica international.
Entre los pueblos cristianos, los de la America latina
tenemos que mirar con predilecci6n los vinculos que
existen en el seno del gran grupo de pueblos formados
por la madre Espafia y por sus hijas de este continent.
Y entire estas naciones, algunos consideran tambien na-
tural que las repfiblicas que debieron su emancipaci6n
a unos mismos esfuerzos o que formaron un dia la an-
tigua Colombia, establezcan entire si una forma singu-
lar de hermandad comdn. De esta suerte Bolivia, Co-
lombia, el Ecuador, el Peru y Venezuela debieran for-
mar, seg~n la opini6n que estoy exponiendo, una es-
pecie de uni6n natural, una confraternidad espontinea
de pacificos esfuerzos en pro de su bienestar y crecien-
te cultural "
Como nadie es profeta en su patria, el discurso del
senior Suirez qued6 en la penumbra, velado por la tu-
pida bocanada de humo de la hoguera oposicionista,
tan aguda en esos dias. En cambio, conocido en los Es-
tados Unidos y en los demis paises hispanoamericanos.
se le tribute el aplauso a que se hizo merecedor por su
cordura y por el buen ejemplo iue daba. Sin embargo,
el president de Chile Arturo Alessandri, sujeto de
pelo en pecho y dado a pensar que si los polos son
opuestos, las naciones que miran a ellos y mis cerca de
ellos se encuentran, tambien han de serlo, dio la voz de
alarma a la Argentina y Brasil, para que obrando den-
tro de la triple clave del ABC meridional, no fueran a
ser victims de la sospechosa cordialidad a que invita-






MIGUEL AGUILERA


ba el president colombiano. En el desconocimiento de
la historic americana, por parte de Alessandri, estaba
la raiz del mal. Lo que inspir6 a Suarez pocos afios des-
pues, al escribir El suefio de la locura, estas palabras:
"Hay, pues, ambici6n ordenada y ambici6n desordena
da, siendo muy de notar que en este hemisferio, que
pudieramos Ilamar de las repiblicas, el tr6pico de Cin
cer es el limited de aquellas dos ambiciones, pues la ce-
rril y mal educada domina de esa linea hacia el sur, y
la buena y patri6tica va del tr6pico hacia el norte. En
los Estados Unidos no hay conspiraciones ni guerras
civiles porque las aspiraciones o ambiciones de sus po-
liticos jams los privan del amor patrio ni del respeto
a la ley; por grande que sea y que se sienta alli un ciu-
dadano, aunque sus planes no lleguen a granaz6n, el
sigue trabajando como patriota. Pero del tr6pico para
abajo la herencia colonial serA, o seran las dificultades
del suelo, o sera la falta de industrial, o quien sabe que
sera; pero la verdad es que hay politicos que, creyendo-
se sefiores de la tierra, no hallan digno de sus aspira-
ciones sino el primer puesto, ni conciben para conse-
guirlo otro medio que la violencia." (41).
Justificase, por tanto, que al considerar la persona
del senior SuArez como catador de la historic (ni histo-
ri6grafo ni historiador) le situemos frente a la suerte de
los paises bolivarianos, y muy particularmente de aque-
llos que distan un poco mis de nuestro meridiano.












SUAREZ Y LA HISTORIC DE NORTEAMERICA


Cuando con un pretexto u otro, se menciona la
America del Norte como una masa homog6nea, per-
manente y robusta, no puede entenderse otra cosa que
la gran repiblica de Washington y Lincoln. Y si como
en el caso present, se aprieta un lazo entire las afi-
nidades tradicionistas de don Marco Fidel SuArez y
los hechos hist6ricos de aquel inmenso y poderoso
pais, es por la ostensible porfia del personaje en memo-
rar sucesos importantes de allA y en aprovechar su ejem-
plo para bien de los pueblos que por razones geogrAfi-
cas, econ6micas, cientificas y political gravitan en torno
de ese eje rumoroso. Con arte y dialectica encaden6
nuestro compatriota la narraci6n de los acontecimien-
tos cl6ebres angloamericanos con las practices indolati-
nas, y de modo mis concrete con los hibitos y rutinas
del medio nuestro. Acaso obr6 con criterio exagerado
cuando manifest6 su pesar al poner en parang6n las si-
tuaciones de un pueblo evolucionado y por cualquier
concept biol6gico, moral y antropol6gico, superior a
los otros paises americanos desde M6jico hasta Chile y
Argentina.
El senior SuArez se percataba de la abrumadora dife-
rencia de caracteristicas entire las dos grandes families
ocupantes de los dos macizos neocontinentales. Prueba
de ello es que, al examiner nuestros primeros fastos






MIGUEL AGUIERA


republicans, y al sefialar las causes de lo que en los
afios de la Patria Boba separ6 mortalmente a federalis-
tas y centralistas (por mal nombre apodados, respecti-
vamente, carracos y pateadores), coment6 que nuestras
muchedumbres y sus capitanes no fueron capaces de re-
girse sino por el lema Ex uno plura, en vez del nacio-
nal de los norteamericanos E pluribus unum. Aparte
del elogio que para 6stos significa el anilisis de SuArez,
aquel es el product de una confrontaci6n de calidades
y atributos tipicos de hombres nacidos, educados y mul-
tiplicados en las condiciones que alli se expresan. Se
advierte que en su disertaci6n hay much influencia
filos6fica del doctor NMfiez, en cuya Reforma Politica
se leen sesudos comentarios sobre la misma cuesti6n.
En vez de citarlo como autor, lo evoc6 como contertu-
lio en las escenas de encumbrado onirismo educador,
con el nombre de Nonio. He aqui las ideas que avent6
sobre los labios de quien fue su guia y maestro en las
artes gubernativas: "E pluribus unum es divisa de los
pueblos que consultando el porvenir, suman sus fuer-
zas en lugar de disolverlas. Ex uno plura es la de las
comunidades sin previsi6n y sin virtudes, que se com-
placen en la division y la ruina. De la primera tenden-
cia nos dan ejemplo las grandes naciones, empezando
con aquella que se llama hoy Estados Unidos, y que
habiendo sido hace poco mis de un siglo un agregado
de trece colonies, es hoy admiraci6n del mundo. Acuer-
dense de que la espada de la discordia, puesta sobre el
lomo del elefante, lo convierte en hormiga, y que el
caduceo de la concordia, colocado sobre la hormiga, la
convierte en elefante. El olvido de estas verdades nos






EL cRTERrJo HYST6RICO DE SuAImZ


ha salido muy caro en Colombia. La federaci6n, de que
ya hablaremos, fue el Ex uno plura, esto es, el apedaza-
miento que puso a Colombia a canto de perderse. Fue
tal la inversi6n de ideas, fue tal el prurito de disgrega-
ci6n que la palabra federaci6n, que significaba de suyo
alianza, lleg6 a denotar lo contrario, y el verbo fede-
rarse equivali6 a divorciarse." (42).
Se explica que en la ahincada religiosidad de Suarez
causaran simpatia las actuaciones piblicas y oficiales
de los grandes norteamericanos en negocios de concien-
cia y de fe; y con mayor raz6n si la cita provenia de la
pluma de Nifiez, autor alejado de la tacha de parciali-
dad en cualquier sentido. Que las leyes morales rigen
la political generosa y libre. Asi interpretaron Suarez y
Nufiez, cada uno desde su colina ideol6gica, el siguien-
te pasaje que 6ste tradujo tomAndolo de la alocuci6n
con que Jorge Washington se despidi6 de amigos y cola-
boradores: "Religi6n y moralidad son fundamentos in-
dispensables de todas las disposiciones y hAbitos que
conducen a la prosperidad ptblica. In6tilmente busca-
rA actos de patriotism aquel que trabaje por subvertir
estos grandes cimientos de la felicidad humana, estos
firmes baluartes de los deberes del hombre y del ciu-
dadano. Tanto el simple politico como el creyente, de-
ben de consuno hacerlos objeto de veneraci6n y amor.
Un volume no bastaria a contener el indice de sus
conexiones con la felicidad piblica y privada. Por mu
cho que se conceda a la influencia de una refinada edu-
caci6n sobre espiritus de peculiares condiciones, la ra-
z6n y la experiencia nos vedan esperar que la moral





Mticut AcuLnA


national pueda mantenerse con exclusi6n de los prin-
cipios religiosos." (43).
La opinion de Washington fue impresionante por-
que fue emitida en 6poca en que los espiritus fuertes,
embadurnados del filosofismo y del enciclopedismo
franceses, tenian como elegant el dislate antirreligioso
y el exabrupto ofensivo para los fueros intangibles de
la divinidad.
El senior Suarez, que no conoci6 de visu los Estados
Unidos, pero ni se provoc6 de visitar su territorio, sa-
bia de ellos much mis de lo que sabe el average cul-
tivated man de esa extraordinaria naci6n, pasmo de los
tiempos, orgullo de la cultural y nervio active del orbe
civilizado. Los conocia principalmente por su historic,
por las biografias y an6cdotas de sus adalides, y tam-
bien por su literature vertida al castellano, pues yo no
le juzgo muy disciplinado en la lengua de Irving, Poe
y Whitman. No le tembl6 la diestra cuando escribi6 la
alabanza de un cierto Anibal Montemar que regres6
de la tierra del Tio Sam, tras muchos afios de ausen-
cia de la patria colombiana. En El sueho de la evolu-
cidn se pinta literariamente lo que es de acogedora y
hospitalaria la casa estadinense. ContAbale el imagina-
rio Montemar a Luciano los pormenores de su buena
estrella en aquella Repiblica: "Yo dije adi6s a mi casa
y ech6 a rodar por esas tierras; hoy aqui mafiana alli;
con resultados various y mezquinos al principio, hasta
que llegando a los Estados Unidos verifiqu6 por pro-
pia experiencia lo que de esa 'patria americana' dice el
poeta Bryant. Esto es que la libertad la custodia, y que
al mismo tiempo esa tierra da entrada a los oprimi-






EL LUTERMIO kIST6RI6O DE SUAMZ


dos; que el peregrino encuentra sombra bajo sus verge-
les, y pan y trabajo el desheredado, y que cuando el
despotismo llega a las lindes de los Estados Unidos, en-
tonces los lebreles de aquel se paran y regresan." (44).
HalagAbanle a SuArez la firmeza de los partidos poli-
ticos estadinenses y la estabilidad de los programs de
principios y de acci6n que los orientan. Siglo y medio
Ilevan con su fardo de meritos y de responsabilidad el
republican y el dem6crata. Dirigi6 e inspir6 al prime-
ro el propio Jorge Washington, desde 1789, y lo secun-
d6 con calor John Adams. En 1801 asumi6 el gobierno
el dem6crata, con Thomas Jefferson a la cabeza. Duran-
te sesenta afios consecutivos labr6 la felicidad del Esta-
do, hasta 1861 en que James Buchanan, tuvo que resti-
tuirlo al partido del difunto Washington. De uno y
otro bando habl6 Suarez influido en parte por el tes-
timonio politico de Nifiiez, y en parte por la narraci6n
que ofrece la historic constitutional de los Estados Uni-
dos. A fin de admirar la habilidad del senior SuArez
para entreverar lo propio con lo extrafio, lo viejo con
lo nuevo, lo just con lo inicuo, se transcribe aqui la
siguiente donosa y extravagant mixture que como re-
prensi6n puede ser estupenda lecci6n:
"Camilo.-eDe modo que los gobiernos de partido
en la Uni6n Americana se distinguen mis bien en lo
referente a la masa de empleados, que en lo relative a
los ministros provenientes de este u otro campo?
"Justino.-Asi es; porque allay, y en ninguna otra na-
ci6n, que no sea Colombia, no se concibe que un par-
tido pueda acertada, patri6tica y cultamente vedar a
sus miembros recibir puestos de primer orden en un






MIGUEL AGUIERA


gobierno, aunque 6ste no sea de su partido. Por el con-
trario, cuando un jefe de Estado para consultar mas el
acierto, para comprobar magnanimidad, para favore-
cer la paz, para exaltar la tolerancia, llama a los prime-
ros puestos a ciudadanos de otro bando, 6stos se creen
honrados, y en lugar de sentir rebotada la bilis del des-
precio y la malevolencia, estrechan con efusi6n la mano
del que ofrece, y colaboran sin repugnancia. S61o en
Colombia, la 'tierra de las cosas singulares', se ven las
normas aquellas de la tierra de don Baltasar, opuestas
a la urbanidad y a la political. John Quincey Adams
compuso su ministerio con tres republicans y tres de-
m6cratas. Por ahi con el correr del tiempo, hombres
tan grandes como Clay, Calhoun y Webster no desde-
fiaban estos puestos, ni hacian la cruz al adversario.
El candidate derrotado suele ser ministry del candida-
to victorioso: Seward, antagonista talvez de Lincoln,
dej6 nombre inmortal como secretario de Estado del
president mArtir, y Bryan colabor6 con el gobierno de
Wilson despues de sus tres candidaturas presidenciales.
Donde hay y prevalece una culta tolerancia, los minis-
tros entran en consejo o se sientan al lado del jefe como
amigos, como colaboradores, como servidores de la ley,
sin pujos de imposici6n y sin buscar reforms reserva-
das al congress. Tales son los ministerios compuestos
o mixtos." (45).
Sobra decir que en las anotaciones transcritas el se-
fior SuArez ponia el dedo en la llaga de los conductores
de masas que optan por la campana neumitica para
privar al Estado de la colaboraci6n de hombres sabios
del partido que no gobierna, invitados para que con-





EL cRITEUO mSr6RICO DE SukI~Z


tribuyan con sus luces y energies a la soluci6n de los
incontables problems que todo gobierno tiene sobre
su mesa de trabajo. La historic norteamericana le sirvi6
al que se llam6 a si propio president paria, para con-
denar los vicios de estas democracies tropicales y sub-
tropicales. Desde luego Suarez invoc6 razones plausi-
bles para indagar en la historic political angloameri-
cana analogias valederas en la nuestra: "La historic de
los Estados Unidos, cuya organizaci6n constitutional
fue el patr6n de todas estas repdblicas de gobierno pre-
sidencial, asi como la organizaci6n de Inglaterra es el
modelo de los gobiernos parlamentarios, aquella his-
toria, digo, fue muy llevada y traida aqui en otro tiem
po. Entonces ella servia para tratar de cohonestar en-
tre nosotros el malestar producido por las nueve sobe-
ranias, y por el famoso articulo 91 de la Constituci6n
de Rionegro. Pero entonces y ahora en lo que debimos
y debemos fijar la atenci6n es en los ejemplos de cordu-
ra, de espiritu piblico y de relative desprendimiento
que ofrece aquella virtuosa y por lo mismo felicisima
naci6n. Aunque no fuera sino el secret que tienen esos
hombres de mantener la ambici6n libre, pero solamen-
te en el campo que no perjudique al bienestar de la
patria, eso s61o deberia ser objeto de nuestra imita-
ci6n." (46).
El escandaloso precepto de la Constituci6n de 1863
que cita Suirez, y que ponia a los hijos de la misma y
finica madre en pie de enconada guerra, y que quiso
justificarse con las pricticas anglosajonas en Europa y
Norteam6rica, rezaba asi: "El Derecho de Gentes hace
parte de la legislaci6n national. Sus disposiciones regi-





MIGUEL AcUILERA


rAn especialmente en los casos de guerra civil. En con-
secuencia puede ponerse t6rmino a &sta por medio de
tratados entire los beligerantes, quienes deberin respe-
tar las prActicas humanitarias de las naciones cristianas
y civilizadas."
dY d6nde esta lo mostruoso de este canon? Pues en
conceder beligerancia a los que se rebelan contra la po-
testad de la naci6n, como si se tratara de un conato ori-
ginado en potencia extrafia.
Los politicos que combatieron furiosamente la ges-
ti6n gubernativa de SuArez armaron una bronca vocife-
rante y amenazadora cuando en consult o deliberaci6n
con personajes de influencia en la tribune parlamenta-
ria, en la citedra juridica, en el periodismo y en el si-
l16n acad6mico, presidida por el jefe de las relaciones
exteriores, el mismo senior Suarez, poco tiempo antes
de asumir el mando supremo de la Repdblica, dijo que,
dada la situaci6n de los paises hispanoamericanos, co-
nocida su capacidad industrial, calculados sus recursos
y la necesidad de un mAximo consume de nuestra pro-
ducci6n, y sobre todo, sabida la preeminencia alcanza-
da en el mundo por los Estados Unidos como resultado
de decidir el triunfo de las armas aliadas contra lo po-
tencia military germano-austriaca, no teniamos otro ca-
mino que mirar hacia la estrella polar para vivir, cuan-
do menos, bien orientados.
Cuando el senior SuArez se entreg6 a la voluptuosi-
dad intellectual de los Suefjos, record ya en el remanso
de una vida sin compromises, lo que afios atrAs habia
expresado entire el estr6pito de los que le hostilizaban
sin miramientos y sin mesura. En El sueffo de Berrue-






EL CRITERIA HISTORICO DE SUAREZ


cos expuso Luciano Pulgar, atormentado pero reflexive
glosador: "Respice polum, digamos hoy, incurriendo
en un anatema ya envejecido; miremos al polo; mire-
mos la estrella polar que nos puso Dios a nuestro norte
y que nosotros deberiamos contemplar. Miremos a los
Estados Unidos no tanto para los negocios de dinero,
cuanto para los asuntos de moral social y de political.
Divisemos esas ensefianzas y esos ejemplos pricticos,
para respetar la constituci6n; para defender la autori-
dad; para hacer buenas elecciones; para adorar al Ha-
cedor del mundo y de la republica; para apartar de
nuestras diferencias todo lo que es sagrado y funda-
mental para cefiirnos en ese terreno a lo que atienda
a cosas ocasionales, como la tarifa, la moneda, el libre
cambio, sin mezclar la religion sacrosanta, sin mezclar
los derechos de la patria, madre amorosa y eterna; y
para fomentar en nuestra vida piblica la ambici6n no-
ble y grande, y ahogar la ambici6n insana que vive de
conspiraciones, crueldades y perfidias. Busquemos estos
fines y estos objetos en nuestras relaciones con la gran-
de Uni6n Americana. No busquemos exclusivamente
empr6stitos y comercio. Busquemos tambien ejemplos
morales, convencidos de que esa tierra es alma parents
de virtudes religiosas, sociales y republicanss" (47).
Como en dias harto lejanos los doctors Mariano Os-
pina Rodriguez y Florentino Gonzilez concibieron la
peregrina idea de que la Nueva Granada solicitara la
anexi6n de su territorio a los Estados Unidos como sec-
ci6n confederada, para conjurar numerosos riesgos que
nos amenazaban, y como la censura de ciudadanos ejem-
plares se hizo sentir con vehemencia alarmante, es Atil






MIGUEL AGUILERA


conocer el pensamiento de SuArez. Benevolo sin faltar
a la equidad, digno al par que previsivo, y sobre todo
instruido en las piginas de nuestra tumultuosa y afie-
brada historic inicial, el senior SuArez estudi6 la cues-
ti6n controvertida con aplomo y experiencia de esta-
dista. He aqui lo que opin6: "En cuanto a la posibili-
dad del proyecto dijimos que 61 fue fantAstico primero
porque la federaci6n del Norte no habria recibido en
su seno, como nuevo Estado, a una rep6blica heterog6
nea en todo, separada por el mar y por el territorio de
otras naciones, desposeida de riqueza y credito, y traba-
jada por alteraciones que no abonaban sus buenas cua-
lidades. Segundo, porque los pueblos vecinos a Nueva
Granada, y aun toda la America espafiola no podian
ver indiferentes que en el continent meridional se en-
clavase un Estado de la uni6n americana del norte. Ter-
cero, porque a los mismos neogranadinos no les ha-
brian faltado razones o pretextos para repugnar la in-
corporaci6n, por important que ella fuese, segrin aque-
1lo de que es mejor ser cabeza de rat6n que cola de
le6n. Pero respect al proyecto por su lado patri6tico,
dijimos que 6l, en lugar de ser humillante y depresivo,
era altivo en sumo grado, supuesto que no implicaba
la sumisi6n de una colonia, sino el ingreso de un pue
blo pobre y trabajado por la adversidad en el cuerpo
de la confederaci6n mis pujante del mundo por su opu-
lencia y poderio. En suma: que aquello seria delirio,
pero delirio de grandeza y de soberbia, inspirado por
el amor patrio. Otro si: agregamos que la indole poli-
tica de aquellos reptiblicos se ostent6 entonces clara-
mente, una vez que por lo mismo que percibian el pe-






EL cRImmTlO RIST6RIcO DE SuARRz


ligro. proveniente de la repiblica angloamericana, y
por lo mismo que consideraban a su tierra en la situa-
ci6n de los pueblos antiguos amenazados por Roma,
ellos, los sefiores Ospina y Gonzilez, penosamente im-
presionados a causa de recientes acontecimientos, no
torcian la vista respect del peligro, sino que pensaban
en salvar a la naci6n, introduciendola precisamente en
el cuerpo de donde partial la amenaza. De lo cual dedu-
ciamos que esos patriots, temiendo al polo, miraban
hacia 61 en vez de desdefiarlo, y buscaban en esa cons-
telaci6n un lugar para la patria: respice polum." (48).
Es sencillamente agradable ver c6mo una cuesti6n
de tanta gravedad se analiza con reposo y con 16gica.












LA LENGUA EN LA HISTORIC


De otro lado no fue corto el servicio que el ilustre
SuArez le prest6 al habla de nuestros mayores, ni me-
nudas las atenciones que le consagr6 al buen decir
colombiano. Acaso no se le pueda catalogar entire los
fil6logos castellanos, como que sus ocupaciones poli-
ticas, burocrAticas y domesticas no le concedieron el
tiempo con que los especialistas en tan dificil cien-
cia han tenido que contar. Pero si era un docto gra-
mAtico que poseia con dominio amplio las leyes del
idioma patrio, como lo acreditan varias producciones
acad6micas y didActicas extensamente conocidas entire
los gremios cultos. Tambien era amenisimo lexic6grafo
que fij6 con relative precision el origen de expresiones
y giros frecuentes en algunos de nuestros ambientes so-
ciales.
Lector de los clisicos espafioles, de los misticos y de
los fil6sofos que precedieron a aqu6llos, no dej6 nunca
de apuntar en sus prontuarios alfabeticos aquellos idio-
tismos o formas peculiares de conversar o de escribir,
que luego pasaronl a la America arropados en los equi-
pajes de descubridores, catequistas, encomenderos, fun-
cionarios y aventureros. La historic, a la cual vivia
adherido el senior Suarez, y de la cual extraia jugos vi-
tales, le procur6 entretenidos y eficaces elements para
graduar la intensidad de vocablos y modismos. A tal






MIGUEL AGUILERA


punto lleg6 la tarea de buscar en el pasado el fil6n se-
mintico que se le sorprendia echando el anzuelo hasta
en el estanque sereno de los Libros Santos para ilustrar
la opinion propia. Ejemplo: explorando en la selva de
voces aborigenes chibchas hall el, como hemos hallado
todos, que los cronistas de la primera 6poca mencionan
las tribus mediterrineas de este pais con los nombres
de moscas y muiscas, porque a los conquistadores les
pareci6 escuchar la primera palabra para denotar la
multitud, la muchedumbre, el hacinamiento de gen-
tes. "Si esto fuera asi -escribe SuArez-- concordaria
con un lugar de la profecia de Isaias, donde se dice que
el Sefior llam6 a la mosca que esti cabe los rios de Egip-
to, aludiendo a los numerosos ejercitos de esa tierra."
Asi, pues, que frente a la cita del libro de las Profe-
cias aparece en El sueffo del si y el no, la del gracioso
Carnero de Juan Rodriguez Freyle para la determina-
ci6n de un signo verbal afecto a la prehistoria colom-
biana. La coincidencia, si fuera real, no pasaria de me-
ra casualidad fonetica, ya que lo asirio-caldeo-babil6ni-
co no se muestra por parte alguna emparentado con los
idiomas indoamericanos, sino por la via de triviales
coincidencias mis auditivas que ideol6gicas.
Otra incursi6n de Suarez en las memories de los
evangelistas es la que sirve para identificar la voz ran-
cho, no ya en cuanto a la fon6tica, sino en cuanto al
significado y aplicaci6n. En el evangelio de San Mar-
cos, capitulo iv, versos 39 y 40, el senior Scio de San
Miguel, autoridad insuperable en el ramo de la inter-
pretaci6n, menciona dos veces la palabra rancho para
expresar grupos de gente "de ciento en ciento y de cin-


__






tL CtkI10 ffIST6RICO bE SU"Ei


ctienta en cincuenta", entire los cuales se distribuiria el
fruto milagroso de la multiplicaci6n de los panes y de
los peces en un rinc6n del desierto de Bethsaida. El tex-
to latino emple6 la palabra contubernium, que valia
tambien como tolda o tienda de campafia para alojar
una porci6n limitada de soldados. Aunque algo forza-
da la interpretaci6n del senior SuArez, cae graciosamen-
te entire nosotros por lo difundido de la voz "rancho"
en nuestro pais, hoy y desde el primer moment en que
los cronistas se refirieron a los bohios y habitaciones
primitivas con aquel nombre (48-bis).
Aunque celoso de la integridad de la lengua de Cas-
tilla, el senior Suirez no impugn6 la necesidad de in-
corporar en el tesoro de ella muchos valores ideol6gicos
oriundos de las comarcas aborigenes. Cosas, imigenes,
simbolos y concepts eminentemente americanos no te-
nian representaci6n verbal en el idioma de los descu-
bridores y ocupantes. No era ficil bautizar una fruta, o
una ave, o un reptil tipicamente nuestro, con nombres
arrebatados a la analogia o semejanza morfol6gica.
Tambien se prodigaba el caso de que aun conocido el
exacto vocablo europeo para significar objeto, animal,
virtud o pasi6n, los nativos o criollos o mestizos expe-
rimentaron mayor adecuaci6n en la emisi6n de la pa-
labra de la tribu que en la equivalent castellana. Sobre
reflexiones de tal tenor el senior SuArez llam6 america-
nismo indigena "todo el material de voces que han co-
rrido en estas naciones de habla espafiola y que pro-
ceden de los idiomas encontrados aqui por los descu-
bridores y conquistadores castellanos" (49).






MIGUEL AGUILERA


Buceando aqui y alli, primero en los historiadores,
y luego en los fil6logos y lexic6grafos de M6jico, Nica-
ragua, Per6, Costa Rica, Cuba y otros paises, y usando
de criterio bastante empirico, clasific6 el eximio co-
lombiano en seis los sistemas afluentes de la lengua es-
pafiola aclimatada en America, a saber: 1) El america-
nismo aut6ctono, sin mezcla con elements europeos;
2) El americanismo artificial o criollo, combinaci6n de
factors foneticos propios y espafioles; 3) El americanis-
mo heredado de Espafia, que seria acaso el representa-
do por voces trasplantadas para denotar por extension
o por analogia, cosas que los espafioles vieron aqui,
pero que no conocieron en su solar native; 4) El anti-
guo caudal castellano flotante en la Peninsula; 5) El
neologismo impuesto por la necesidad de crear la equi-
valencia verbal; y 6) El uso literario modern.
En El suefio del diccionario se multiplican las refe-
rencias de autores americanos que dan fe de esa evolu-
ci6n idiomitica, y de lo que, para la propagaci6n y
supervivencia de nuestra vigorosa habla, represent su
cultivo en estas latitudes. Para Suarez no hay bifurca-
ci6n de concepts cuando de historic o de idioma se
trata, frente a lo espafiol. Lo americano es tan espafiol
como espafiol es lo americano. Se entiende que nos
referimos a lo que habiendo sido legitimamente posei-
do por los reyes cat6licos continue imperturbable ob-
servando su religion y paladeando su palabra. Esta opi-
ni6n fue mAs explicit todavia cuando, despu6s de
poner a platicar sus personajes sobre las cr6nicas de
Fernindez de Oviedo, les invitaba a que, cambiando de
tema pero sin mudar de elements, siguieran conver-






EL carmio HIwRfco DE SUAIREz


sando sobre species gramaticales del gusto del mismo
famoso historiador.
Hay veces en que nuestro lexic6grafo se pierde entire
un farrago de noticias, pormenores y contrapuntos, para
despejar una inc6gnita de significaci6n pobre. Tal ocu-
rri6 con la especificaci6n de una de esas voces o giros
que el preclaro Rufino Jos6 Cuervo apellid6 "deno-
minaciones complejas con que reemplazamos un ter-
mino castellano simple". El objeto de la perquisici6n
de Suirez, entire muchas, fue la expresi6n "puerta de
golpe" con que los campesinos de Cundinamarca y Bo-
yacA distinguen la reja de madera labrada que gira
sobre goznes y cae sobre un lefio vertical o poste robus-
to que, al cerrarse aqudlla soporta el golpe natural. Los
espafioles usaron tambien la talanquera, deformaci6n
de la voz "tranquera", que era combinaci6n de tres va-
ras atravesadas sobre postes horadados que se llamaban
cepos. Al perfeccionarse los sistemas de clausura y segu-
ridad de los predios, la cancilla o puerta de golpe, aca-
so italiana o francesa, lleg6 a sustituir la primitive e
inc6moda talanquera.
En el anilisis de la dicha expresi6n, como si hoy se
tratara de descubrir los origenes e implicaciones de las
voces existencialistas, o la raz6n de ser del vocablo mar-
xista "promoci6n" en vez de generaci6n, el senior SuA-
rez tir6 sus redes a buena distancia de la borda para
pescar el mayor caudal de datos congruentes con la
puerta de golpe. En el Diccionario de Cubanismos del
islefio Esteban Pichardo hall la definici6n que mis
parece un dibujo que una noci6n. Tirso de Molina en
una de sus comedies cita aquel accesorio domestico,






MIGUEL AcGILEl


aunque no exactamente como la que nosotros conoce-
mos por tal, sino la interior o de aposento que, gracias
a un dispositivo de pesa y polea, empujaba la hoja ha-
ciendola golpear contra el marco. Luego tom6 al Con-
tador ZArate quien, en su Historia del Perz, alude a
otra como la mentada por Tirso, que se cerr6 con estre-
pito en la casa donde asesinaron a Garcia de Alvarado.
Sigui6 luego por los p6rticos y galerias de la historic de
la literature religiosa, y frente a la celda del eminente
orador Padre Alonso de Cabrera, dominico predicador
de Felipe II, oy6 cuando el fraile esayaba su serm6n
sobre la voluble condici6n humana, y ahuecando la
voz decia: "Haz pausa, cesa de pecar, que el pecar es de
hombres y el perseverar de demonios. Si fu6ramos los
hombres de la condici6n de los angeles, cuyo albedrio
es puerta de golpe, que no vuelven el pie atris, ni se
mudan de lo que una una vez aprenden, si fu6ramos
asi los hombres no habria que vacilar, sino dejarnos
por confirmados en bien o en mal; pero no obramos
asi, sino como los hombres cuyo albedrio es vertible y
mudable." (50).
Otro hablista menos apasionado por la historic que
nuestro Suirez, con lo apuntado se hubiera satisfecho
en la indagaci6n sobre lo que la expresi6n "puerta de
golpe" fue en Espafia y lleg6 a ser en America. Pero
como entire sus anotaciones se contaba una de caricter
eminentemente hist6rico, y por afiadidura procedente
de la pluma de buena autoridad de la lengua espafiola,
don Gonzalo de Illescas, no resisti6 a la tentaci6n de
copiar el largo episodio trAgico ocurrido en la corte re-
finada y cruel de los M6dicis, que concluye con la






EL umfId fIJST6RICO iDE SuAREn


menci6n de una puerta del estilo dicho, que no corres-
ponde con la que Pichardo describe y nosotros todavia
cerramos y abrimos cuando nos apeanos frente a nues-
tra labranza. La minuciosa narraci6n que Illescas pro-
dujo en su Historia de los Papas, y que SuArez transcri-
be integramente, vale mis por lo que significa como
informaci6n sobre un crime politico ruidoso, que co-
mo esclarecimiento de una voz 16xica no condenada en
verdad por el senior Cuervo.
Siendo la historic maestra de la vida, y estando 6sta
constituida en primer lugar y en grado eminente, por
la lengua materna, no podia Suarez desentenderse de
aqu6lla si aspiraba a dar esplendor y majestad a esta.
Tal el motive por el cual cuando tocaba a rebato en
defense de la gramitica en cualquiera de sus derivacio-
nes, se hacia preceder del grave e imponente herald
de la historic, que si es juez insobornable que condena
y con su propio brazo castiga a los que delinquen, es
tambien divinidad tutelar que corona con mirtos y lau-
reles y Ilena de bendiciones a quienes se esforzaron por
honrar a su Dios y a su rey, y por legar un bien a la
humanidad.
En aquellos dias en que el grande humanista colom-
biano abrumaba la pluma con mil y una divagaciones
de todo linaje, antoj6sele a Armando Solano, delicioso
comentador de los hechos politicos y agil venteador de
la sAtira, decir, entire serio e ir6nico, que deberiamos
preocuparnos mis de las artes prActicas y Aitiles que de
las antiguallas gramaticales. Escribirlo Solano e indig-
narse Suarez fueron cosas del mismo e identico momen-
to. De alli en adelante no hubo recuerdo de la historic






MIGUEL AGUILERA


que el anciano no blandiese como estaca vengadora con-
tra el mozo irreverente. El coraje del sabio fue tanto
mis agitado cuanto irrespetuosas las formulas de ata-
que ideadas por Solano: "La gramitica embrutece. Es
el imperio del precepto sobre el impulso. Como todas
las tiranias la gramitica envilece y deprime."
Parece que a Solano le venia fastidiando la campania
iniciada con los honors de torneo acad6mico, para reac-
cionar contra el decadentismo de la prosa y del verso,
al cual el fino escritor liberal le dispensaba los gajes de
su valiosa simpatia. Unos meses antes que Solano des-
potricara contra el gramatismo y sus anexidades, el se-
fior Suarez habia dicho en su primer Suefo de Pulgar:
"Triste es observer que ya en Colombia no se lee al sa-
bio Cuervo y prever que el dia menos pensado Ileven
al congress un proyecto de ley como el que se present
en 1871 a la Comuna de Paris, y que decia: 'Por cuan-
to la gramitica es la mis irracional de las ensefianzas y
la m~s disparatada de las preocupaciones, se decreta
proscribir para siempre el libro de Noel y Chapsal y
sus cong6neres.' (50-bis). Va, pues, prevaleciendo la as-
piraci6n del doctor Rojas Garrido, quien en aquel mis-
mo afio ponia como una de las bases de su candidatura
presidential la libertad de pensamiento, sin dogmas y
sin gramitica." (51).
Se observa que en lo transcrito hay una intenci6n
tan political como literaria. Condena la estolidez de los
descamisados de Paris organizados en Comuna, y se
mofa de los programs presidenciales en Colombia,
cuando aci copiibamos los pareceres y fechorias de los







EL CKITERIO HIST6RICO DE SUARUZ


demagogos batidos por las huestes de Bismark, y reem-
plazados por Adolfo Thiers y sus partidarios.
He aqui c6mo SuArez vuelca una tolva de la historic
universal para probar que la gramatica es asunto bue-
no, entire otras cosas, porque seg6n el sentido de don
Miguel de Cervantes, los que gobiernan, cuando me-
nos, han de saber gramatica: "La gramAtica es cosa bue-
na, a despecho del doctor Zorro (51-bis), porque si 61 es
ilustrado, tambien lo fue Cervantes, quien dijo que los
gobernadores por lo menos han de saber gramAtica.
Julio Cesar, que no era ningin costal de granza, decia
de Tulio que el cultivo de la lengua latina lo habia al-
zado al primer lugar de la repiblica; y afiadia Cesar
que 61 vacilaria en resolver qui6n habia dado mAs glo-
ria a Roma: Cicer6n o todos los capitanes de ella. Pen-
samiento 6ste que recuerda el de Carlyle cuando escri-
bi6 que Inglaterra, puesta a escoger entire la perdida
de las obras de Shakespeare y la de los dominios de la
India oriental, deberia optar lo iltimo. La gramatica
era estimada en otro tiempo por ser lengua reflejo del
pensamiento, y el pensamiento sustancia del hombre;
lo cual explica por que el famosisimo Cesar, cuando en
Alejandria hubo de salvar la vida nadando, el inico
tesoro que sac6 consigo fueron los Comentarios." (52).
Lo copiado es lo que platic6 Justino. Pero afiadi6
Luciano: "Un concept parecido al de Cesar respect
de Cicer6n, y al de Carlyle respect de Shakespeare he
encontrado tambien en Garibay, quien pondera las ex-
celencias de la historic, diciendo que el pueblo romano
recibi6 mis dafio con la p6rdida de muchos libros







MIGUEL AGUILERA


de Tito Livio, que con la ruina de su propio impe-
rio." (53).
La toponimologia, o studio razonado de la nomen-
clatura geogr~fica, recibi6 del senior SuArez fuerte im-
pulso. Ello, desde luego, con base en la historic nacio-
nal, unas veces tomada en si, y aisladamente otras, cote-
jindola con la historic y geografia de la madre patria
o de los paises coloniales subalternos. Ante la imposi-
bilidad en que se sinti6 el notable ge6grafo y cart6grafo
coronel Joaquin Acosta para dar con el origen del nom-
bre Cauca concedido al rio caudaloso que en la cr6nica
de Cieza de Le6n se apellida rio de Santa Marta, y en
la de fray Pedro Sim6n se enuncia como probable per-
petuaci6n del apelativo de algin Cacique de sus ribe-
ras, el senior SuArez, instruido por cierto autor espaiiol
poco familiarizado con nosotros, y menos nosotros con
el, propuso como soluci6n atendible la de que uno de
los conquistadores, con races en el paraje llamado Cau-
ca, de la region de Galicia, entire Braga y el rio Mifio,
pudo haber elegido tal nombre, honrando la ausencia
de su terrufio.
En El suenio del Directorio present su autor una lar-
ga series de nombres colombianos, mejicanos y ecuato-
rianos, cuya fonetica parece estrictamente americana,
pero que en los libros e infolios de Espafia, figuraban
ya, con anterioridad al descubrimiento de America. La
anotaci6n de aquellas denominaciones represent dos
cosas importantes: la versaci6n de su autor en la geo-
grafia de estos paises; y una santa paciencia para no
omitir diligencia en la verificaci6n y cotejo de datos
fitiles,






EL CITERIO Hlsr6RICO DE SUAR


Sostiene el senior SuArez, orientado en los relatos de
los cronistas y en las actas de fundaci6n, que cuanto al
objeto y significaci6n de los nombres castellanos dados
a comarcas, ciudades, valles o rios, los hay de dos cla-
ses: unos que se propusieron glorificar a distancia el
recuerdo de lo de cada cual de los conquistadores; tales
son: Nueva Espafia, Nueva Granada, Nueva Galicia,
Nueva Vizcaya, Castilla de Oro, etc.; y otros que no
salian al encuentro de un afecto o de una memorial.
Acerca de esta segunda categoria observa en El sueho
del Corzo: "De los segundos, esto es, de los nombres
que pudieron ponerse al oido, sirva como ejemplo el
nombre de Gran Cairo, que aplicaron algunos compa-
fieros de Cortes a un gran puerto y poblaci6n en las
costas de Mejico, a los veinte dias de salidos de Cuba,
y sin que antes hubieran registrado otra poblaci6n.
Bernal Diaz da claro a entender que el motive para lla-
marle de aquel modo fue la impresi6n que les dio el
ver un pueblo tan grande. Por los lados de Tucumin
hubo una poblaci6n que se llam6 Londres en recuerdo
del matrimonio de la reina Maria de Inglaterra con el.
rey Felipe II. Pero de la ciudad de Paris, colocada a
veinte leguas de NatA en el Istmo, hacia Nicaragua, de
ese nombre no puede talvez sospecharse el origen. Estd
en el mismo caso de Antioquia." (54).
La historic juridica, la military, la botAnica, la ecle-
siistica, todas, en fin, le procuran oportunidad para
soltar la lona a la ventolina de la etimologia, de la lexi-
cografia, de la paremiologia, etc. Propusose dar una
ojeada a las Siete Partidas del rey sabio, para percatarse
de giros y palabras que perduraron en Colombia con






MIGUEL AGUILERA


cierto carActer local y aparentemente idi6tico; y las ha-
116; no en cantidad que llamara la atenci6n, pero si en
forma que suscitara la curiosidad del estudioso: "En
las Partidas podemos hallar el romadizo; el demis, equi-
valente de demasiado; asi como el cazurro; y lo que es
mAs sorprendente, hallaremos el termino desesperanza
que nos ha llegado ahora por el arcaduz de los deca-
dentes, para uso de ciertos vates, lo mismo que la pala-
bra escogencia, que algunos critical." (55).
En el genero botinico abundan los tanteos del senior
Suirez. Quizi en various de ellos no acertara conforme a
las doctrinas vigentes hoy. Sin embargo, en lo que hom-
brea con los hechos y personajes de nuestra historic,
tenemos que convenir en que acert6 en la mayor parte
de los casos.
En Colombia son pocos los que se han librado del
error de pensar que el nombre cientifico de Zea Maiz
dado al pr6vido grano que tanto ha hecho por la forta-
leza y proliferaci6n de nuestros campesinos, y tambi6n
de nuestros cortesanos, lo fue para rendir un homenaje
de simpatia a nuestro benemerito Francisco Antonio
Zea, quien, antes que diplomitico, financista y hombre
de Estado, fue naturalista, y de manera especial, boti-
nico, que en Espafia sent plaza de muy perito en el
ramo. Alumbrados por ese antecedente no era gran dis-
parate caer en la equivocaci6n. Sin embargo, el senior
Suarez, en El suefio de la armonia boliviana, al sumi-
nistrar agradables referencias del maiz, toc6 de paso la
nomenclatura dicha, y precaviendo a los maestros e
historiadores de caer en el error en que se fue de boca
un ilustre hombre de letras (cuyo nombre calla) al ha-






EL Cmrnimo wISr6aIoO DE SuAR=Z


cer el elogio acad6mico del pr6cer. Para optar por la
negative el senior Suarez razona con exactitud crono-
16gica asi: "La denominaci6n zea maiz en la botAnica
se present seguida de la letra L, que corresponde a las
que incluy6 Linneo en su sistema. Linneo muri6 en
1778; entonces tenia Zea ocho afios, pues habia nacido
en 1770; luego era impossible que al morir Linneo hu-
biera nuestro conciudadano aprendido y brillado tanto
en cosas de botanica, que ya su nombre figurara en la
primera linea de los cultivadores de esta ciencia. Ade-
mis, en obras como el Diccionario de Alcedo y la Histo-
ria de Chile por el abate Molina, libros publicados
cuando don Francisco Antonio tenia diecisiete o diecio-
cho afios, ya aparece nuestra plant con los nombres de
zea maiz o maysium, cuando entonces el future vicepre-
sidente de la primera Colombia empezaba apenas sus
studios de ciencias naturales en Popayan o Santa-
fe." (56).
No obstante la seguridad y energia con que Suirez
raciocin6 en el comentario transcrito, a rengl6n segui-
do se mostr6 desconfiado de lo que alegaba, declarando
su deseo de que lo dicho alli no resultara suposici6n
cismitica. Situaciones como 6sta se descubren con fre-
cuencia en la extensa literature del prodigioso erudito.
Fallas del carActer timido, prevenido, susceptible, no
bien franco, y para su desgracia, debil de voluntad.
El senior SuArez respaldaba su afici6n a pasear por los
caminos de la historic para enriquecer su museo de cu-
riosidades l6xicas y gramaticales, en antecedentes pole-
micos de renombre universal. Record que much de
la amenidad de los escritos de propaganda de los lute-






MIGUEL AGUILERA


ranos, Felipe Melanchton el que mis, dependia del
condimento literario, del aderezo ortol6gico y de los
cascabeles semAnticos con que cubrian las carnes de sus
doctrinas her6ticas. "Asi tambien y en nuestra pequefia
proporci6n --decia en El suefio de la pena de muerte-
mezclamos ahora devaneos gramaticales con estas otras
discusiones sobre pena de muerte y comunismo." Y di-
ciendo y haciendo, siempre contando sus pasos sobre
las rutas del pasado, consum6 una disertaci6n sobre
buena copia de apellidos que perduran en nuestro
pais: Lopera y Arcila campean en las cr6nicas de los
reyes cat6licos. Pimienta se recuerda en El Critic6n del
jesuita Baltasar Graciin al lado de sutilezas del general
Francisco Gonzalez Pimienta. IguarAn figure citado por
el bar6n de Humboldt como InguarAn en Nueva Es-
pafia. Builes, que se ha hecho celebre bajo la mitra de
uno de los jerarcas de la Iglesia de Colombia, fue pri-
meramente Buil, segin las narraciones de los cronistas
del descubrimiento de America. Tanco seria Estanco
segin el sabio historiador y arque6logo agustino padre
Enrique F16rez, autor del Teatro geogrdfico e hist6rico
de la Iglesia de Espaia. Cano, otra voz patronimica
que se ha exaltado con just orgullo en el radio de la
cultural national, aparece en los libros de Sol6rzano
Pereira, clasico de la historic juridica espafiola en In-
dias, como el apellido de aquel arrojado marino que
acompafi6 a Magallanes en su vuelta al mundo, pero a
quien los historiadores mencionan como Juan Sebas-
tian del Cano o El Cano.
Al costado de la discusi6n que cierta vez se trab6 so-
bre la ortografia del apellido del fundador de PopayAn,






EL CRITERIA HIS=6RmCO DE SuAmtEZ


SuArez tom6 parte, pero sin ladearse hacia 6sta o hacia
la otra soluci6n, como lo hicieron Guillermo Valen-
cia prefiriendo la forma BelalcAzar, y Enrique Otero
D'Costa defendiendo la tesis de la "n" en vez de la "1"
final de la segunda silaba. El senior SuArez sefial6 los
autores que mencionaron la primera forma: Alcedo,
Juan de Ulloa, Antonio de Herrera, GonzAlez DAvila,
el Inca G.arcilaso, etc. La segunda patrocinada por Fer-
nAndez de Oviedo, Piedrahita, Zamora, L6pez de G6-
mara, etc. Indiferenciadamente lo hacen Castellanos y
Cieza de Le6n. Para escudarse en la indecision dijo Lu-
ciano Pulgar: "Hombre, amigo, yo propiamente no se,
y por eso desde el principio me cure en salud, confor-
mAndome con la prActica aquella de las dos piginas,
que vivi6 lo que vive la vida de las rosas. Dije si y dije
no; y le servi al lector el si y el no para que se dignara
escoger." (57).
De mundial aceptaci6n political y de significado in-
ternacional inquietante es la palabra panamericano y
su derivado panamericanismo. Se sabe que, como idea,
naci6 en el pensamiento de Bolivar cuando hacia pre-
parativos en 1815 en la isla de Jamaica. Tambien Ca-
milo Torres, en terminos menos categ6ricos que los usa-
dos por el estadista James Monroe, habia concebido an-
tes la supreme aspiraci6n continental. Recuerdese la
proclama de Tunja dirigida a los venezolanos y fechada
el 20 de mayo de 1813: "Sacrificad a cuantos se opon-
gan a la libertad que ha proclamado Venezuela, y que
ha jurado defender con los demis pueblos que habitan
el Universe de Col6n, que s61o pertenece a si mismo, y
que ni por un moment debe consentir en defender






Msctit. AcutLER


de un pueblo ultramarino que ya no existe por haber
sido envuelto en otra naci6n." (58).
Sin embargo el instrument vocal en que cabalga la
idea, tiene un origen mAs reciente, y se ha empleado
para especificar conferencias, tratados, asambleas, pro-
grarjas de cooperaci6n international, y, finalmente,
para obras de fomento que pueden aprovechar a todos
y cada uno de los paises americanos. Y es con este sen-
tido como naci6 no se sabe en la fantasia de que esta-
dista o ingeniero. Lo que Suirez revela es que hallin-
dose los norteamericanos dispuestos a celebrar con pom-
pa magnificent el cuarto centenario del descubrimien-
to del mundo occidental, el afio de 1892, se insinu6,
como altamente iitil y convenient para afianzar las re-
laciones entire los pueblos colombinos, la construcci6n
de un ferrocarril de muchos miles de kil6metros, que,
arrancando del coraz6n de los Estados Unidos, y atra-
vesando los dos macizos en que se divide la America,
Ilegara hasta la capital de Chile. En la exposici6n del
anhelo se suscit6 la trivialisima diferencia acerca del
nombre con que se bautizaria la obra. Ferrocarril
Transamericano, dijeron unos; Ferrocarril Inter-Ame-
ricano, opinaron otros; Ferrocarril Transcontinental,
insinuaron los menos. Mientras la baladi controversial
se extendia entire los interesados, lleg6 el inspirado neo-
logista que, mezclando griego con castellano, propuso
que si la obra se realizaba se la apellidara Ferrocarril
Panamericano. Tanto agrad6 el compuesto que para lo
que menos sirvi6 este fue para mencionar empresas in-
dustriales. Las cosas del espiritu colectivo, los negocios
de interns politico de un hemisferio, los sentimientos y






EL CRITERIO HIST6RICO DE SUAIEZ


aspiraciones de una reciproca asistencia, fueron los be-
neficiarios de la invenci6n. Otros despues la asimilaron
con variantes, para indicar efectos anAlogos: pangerma-
nismo, paneslavismo, panlatinismo, etc.
A pesar de lo puntilloso en achaques de lengua, el
senior Suirez calific6 la voz "panamericano" como "muy
bien formada" (59).
En el campo de la paremiologia criolla o local el se-
fior SuArez realize muchas indagaciones de provecho,
siempre urgiendo y exprimiendo las paginas del cos-
tumbrismo, que es una manera impersonal de hacer y
contar historic. El cuadro de costumbres es a la historic
lo que la acuarela a la pintura. Dichos, refranes, frases
hechas, apodos, sentencias jocosas, matizan con gracia
el comentario de Luciano Pulgar, amen de aplicaciones
que casi siempre resultan 16gicas y verosimiles.














NOTAS


(1) Sueftos de Luciano Pulgar, tomo vii, pr61ogo por Eduardo Guz-
man Esponda, pagina i1.
(2) El sueiio de las recaidas, obra citada, tomo x, pagina 114. Des-
pues de la referencia hecha por el senior Suarez, se han publi-
cado various libros de diferentes autores en que se desvanecen los
cargos que en otro tiempo se formularon contra el Arzobispo
don Antonio Caballero y G6ngora, por su actuaci6n durante la
firma de las Capitulaciones con los Comuneros, y despu6s de
ella. Se recomienda la rica selecci6n de documents arreglados
por don Jose Manuel Perez Ayala, miembro numerario de
la Academia Colombiana de Historia, y editada por el Estado.
(3) El sueto de los cedazos, ob. cit. tomo x, pig. 114.
(4) El suetio de la justicia, ob cit. tomo vii, pig. 246.
(5) El suefo de la unidn, ob cit. tomo n, pig. 43-
(6) El sueio del Tequendama, ob. cit. tomo vii, p4g. 163.
(7) El suei*o de la masoneria, ob. cit. tomo Iv, pag. 2qo.
(8) El sue*o del Tequendama, ob. cit. tomo vii, pag. 169.
(9) Suefnos de Luciano Pulgar, tomo x, pig. 105.
(1o) El sueiio de la anexi6n, ob. cit. tomo vii. pdg. 132.
(ii) La formacidn del espiritu cientifico, por Gast6n Bachellard.
(12) La transcripci6n es tomada de El suefio del ministerio mixto,
que se halla en el volume in de Suenos de Luciano Pulgar. A
rengl6n seguido entra el autor a examiner las constituciones
political de los Estados Unidos y Francia y la indole de los
respectivos pueblos que estimula y favorece la amistosa compo-
sici6n de gabinetes.
(13) El suefuo de Berruecos, ob. cit. tomo vi, pig. 248.
(14) Sueno y ensuefio, obra citada, tomo I, pag. 200oo.
(15) El suefio de Monseiior Brioschi, ob. cit. tomo vi, pig. 196. El
arzobispo de Cartagena, natural de Italia, pero domiciliado en
Colombia por muchos afios, fue blanco de ataques politicos de
peligrosa vehemencia. El virtuoso prelado supo sortear los tre
mendos riesgos con inteligencia y fino tacto social.
(16) El sueiio de las comisiones, ob. cit. tomo vii, pag. 322. Con an-
terioridad a don Miguel Triana habian realizado investigacio-







MIGUEL AGCUIERA


nes de fondo los historiadores don Vicente Restrepo y el gene-
ral Carlos Cuervo Marquez, quienes tuvieron en much las
investigaciones del sabio colombiano doctor Liborio Zerda.
(17) El sueflo de los terremotos, ob. cit. tomo Iv, pig. 48.
(18) El suefio de Santander, ob. cit. tomo ix, pag. 228.
(i8-bis) Este color de caballerias que oscila entire el bayo y el casta-
fio, era bastante raro. El empleo de la palabra sabino, muy poco
usada, no tiene aqui otro objeto sino establecer la analogia o
sinonimia de las dos expresiones, ya que para el ardid dialecti-
co no importaba que el obsequio del senior Arana fuera apun-
talado con sabino, o rucio, u over.
(19) El sueho del Virrey Solis, ob. cit. tomo ix, pig. 262.
(20) El sueho de Rendn, ob. cit. tomo i, pig. 3o3. Sobre lo que Sui-
rez mienta como problemss Aporos" y que el Diccionario En-
ciclop6dico Hispanoamericano menciona como problemss apo-
reos", la historic de las matemiticas antiguas dice que eran
aquL1los de complicada soluci6n, tales como la cuadratura del
circulo, la duplicaci6n del cubo, y otros contra los cuales se
estrellaban esterilmente la imaginaci6n, el cAlculo y la propia
inteligencia.
(21) Un suenio, ob. cit. tomo I, pig. 133.
(22) Obra citada, pag. 316.
(23) El sueifo del inventario, ob. cit. tomo xi, pag. 391.
(23-bis) El rio infernal que menciona Sudrez es una clara alusi6n
al Magdalena, cuya costosa y problematica canalizaci6n y arre-
glo acababan de ser contratados por el gobierno de Ospina con
la firma alemana Julius Berger Konsortium, y cuyo costo se
calculaba en various millones de pesos.
(24) Ibidem, pag. 392.
(25) El sueho de las logias, ob. cit. tomo iv, pag. 286.
(26) Ibidem, pag. 77.
(27) Primer suefio de Ntiiez, ob. cit. tomo iv, pig. 226.
(28) El sueho de Narifio, ob. citada, pig. 166.
(29) El sueiio de la choza, ob. cit. tomo ix, pag. 274.
(30) Ibidem, pag. 282.
(31) El sueilo del Galeras, ob. cit. tomo xx, pig. 208. Acerca de la
obra del extremefno Cieza de Le6n es convenient conocer las
informaciones producidas por el acad6mico don Enrique Otero
D'Costa, e insertas en el volume de conferencias de la Aca-
demia correspondientes al afio de 1937.
(32) Obra citada, tomo iv, pag. 52.
(33) Ibidem, pag. 255.
(34) El suefio de Garcia Moreno, ob. cit. tomo viii, pAgina 304.







EL cIrEnIz HISTORICO DE SuAm


(35) El suefio de la anexidn, ob. cit. tomo VII, pig. 141. La plancha
de marmol que contiene el texto y firmas de la piadosa ley que,
en las postrimerias del siglo xIx, consagr6 la Repdblica a la ad-
vocaci6n del Coraz6n de Jesds, se halla en el temple Ilamado
del Voto Nacional, a la entrada de este y debajo del coro.
(36) El suefio de Antioquia, ob. cit. tomo v, pig. 150.
(37) Obra citada, tomo vI, pig. 239.
(38) Obra citada, pig. 234.
(39) Cartas del Libertador, por Vicente Lecuna, tomo Iv, pig. 213.
Sobre las causes que explican la ausencia de Bolivar en el cam-
po de Ayacucho, puede consultarse el detenido andlisis que el
Acad6mico Aguilera hizo sobre los documents que se conocen.
Tal studio se halla en el Boletin de Historia y Antigiiedades,
volume de 1949.
(40) El sueflo de Ayacucho, ob. cit. tomo vi, pig. 229.
(41) El suenio de la locura, ob. cit. tomo x, pig. 393.
(42) El suetio de Antioquia, oh. cit. tomo v, pig. 141.
(43) El sueno de los Santamarias, ob. cit. tomo v, pig. 215.
(44) El suefio de la evolucidn, ob. cit. tomo Iv, pig. 104. Guillermo
Cullen Bryant no s61o brill6 como poeta filos6fico y lirico, sino
como abogado, politico, periodista, fil61ogo, novelist y soci6-
logo. El doctor Ndfiez sinti6 grande admiraci6n por este ilustre
escritor estadinense por cuadrar su carActer e idiosincrasia con
los del cartagenero. Acaso por intermedio de Ndfiez el senior
Suarez aprendi6 a amar las letras de Bryant.
(45) El suefio de la cooperacidn, oh. cit. tomo vi, pig. 69. La conduc-
ta del indio don Baltasar al aliarse a los espafioles para comba-
tir a los invencibles pijaos, ha sido objeto de censura, como
que debia esperarse solidaridad, uni6n y lealtad entire coyaimas,
natagaimas y los stibditos del feroz CalarcA. El senior Suarez to-
ma de esta conduct negative y disidente de don Baltasar, temi-
ble lancero, doctrine moral para cauterizar viejas heridas de
bando y parcialidad.
(46) El suefio de la doctrine paria, ob. cit. tomo vi, pig. 75.
(47) El sueno de Berruecos, ob. cit. tomo VI, pig. 248. Se advierte
que cuando el senior SuArez expuso con tanta franqueza su
opinion en favor de nuestras relaciones con los norteamericanos,
la poblaci6n de Colombia se hallaba a enorme distancia de la
simpatia por la naci6n del Norte. Ain estaba fresco el dolor
moral que se infiri6 a la sensibilidad patri6tica con motive del
apoyo military y econ6mico prestado al Departamento de Pa-
nam P para que se desprendiera con violencia del territorio
colombiano. La atracci6n y solidaridad que hoy se experiment,







MICUEL AGUILERA


es obra de los iltimos diez alios en que la inexorable mancha de
aceite comunista amenaza propagarse hasta el continent colom-
bino.
(48) El suei~o del oleoducto, ob. cit. tomo vII, pag. 202.
(48-bis) La novisima version direct de las lenguas originates, por
el ilustre can6nigo Eloino NAcar Fuster, de Salamanca, y el
dominico Alberto Colunga, ambos muy instruidos en los idio-
mas primitives de los evangelistas, tradujo la correspondiente
voz con la castellana "grupos", desatendiendo el texto latino
de la Biblia y la traducci6n de Scio. Es claro que hist6ricamen-
te la diferencia no implica dificultad esencial, sino problema
lexicogrifico que tampoco deforma la sublime verdad que alli
se contiene.
(49) El suefio del diccionario, ob. cit. tomo x, pag. 166.
(5o) El sueflo de los cedazos, ob. cit. tomo i, pag. 132.
(5o-bis) El author de esta lectura conserve entire sus libros uno que le
leg6 su padre, y que este us6 cuando, estudiante del Colegio
Mayor de Nuestra Sefiora del Rosario, cursaba la clase de fran-
ces en el afio le 1882: Grammaire Franfaise, por los dos famo-
sos literates de comienzos del siglo xxx Noel y Chapsal; obra
adoptada no solamente en Francia para el curso elemental de
la lengua patria, sino en los paises hispanoamerifanos. Asi,
la memorial que se haga de aquel texto lo mismo interest a la
historic de la cultural francesa que a la de los paises del nuevo
mundo que se instruyeron en sus bien coordinadas paginas.
(51) Un sueiio, ob. cit. tomo I, pig. 132. Fue caracteristica del libe-
ralismo exaltado de aquella 6poca la rebeli6n del espiritu con-
tra todo lo que impusiera ligaduras a la vida de relaci6n. Hasta
contra la urbanidad y el comportamiento decent se reaccion6
por ser normas opuestas a la libertad de acci6n. Desde luego
la gramatica y la ortografia granjearon su pellizco, con menos-
cabo de la tradici6n y de la 16gica lingiiistica. Fue entonces
cuando los liberals impusieron a sus copartidarios el deslinde
literal con los conservadores, dejando que 6stos continuaran es-
cribiendo la conjunci6n "y" con el sign griego, y prescribiendo
a los liberals que usaran la "i" latina en el propio caso copu-
lativo.
(51-bis) Armando Solano us6 durante muchos afios de su vida lite-
raria el seud6nimo "Maitre Renard", tornado de una de las
clAsicas obras del gran La Fontaine, personaje que a su vez en-
carnaba las calidades tipicas de la zorra en el sistema simbolis-
ta de la fibula de griegos y latinos.
(52) Un suefo de muchas cosas, ob, cit. tomo v, pag. 271,







EL CRTERIMO HST6RICO DE SuAvE 103

(53) Ibidem, pig. 272. Esteban de Garibay y Zamalloa escribi6, al
propio tiempo que servia de bibliotecario en el palacio de
Felipe II, una Crdnica General, con documents de primera
mano y con criterio eminentemente personal. Muri6 en 1593.
(54) El suefno del corzo, ob. cit. tomo x, pig. 322. El senior SuArez
brinda varias hip6tesis acerca del origen del nombre de Antio-
quia, que excuyen la posibilidad etnol6gica de que pobladores
israelitas hubieran tornado parte en la progenie, desarrollo v
culminaci6n de ese pujante pueblo. En los siguientes capitulos,
distintos del que se cita en esta nota, se menciona lo relative
a la historic de aquella honrada porci6n del suelo colombiano:
El sueno de la justicia, el de la fortune, el del quinquenio, el
de mi pueblo, el de Medellin, el de Santander, el de los refra-
nes, etc. En una carta enderezada a Luis Eduardo Nieto Caba-
llero, puntualiz6 con claridad y buen sentido muchas de las
ideas expuestas en diferentes ocasiones. Tanto la invitaci6n del
agil escritor bogotano como la respuesta de SuArez obran como
ap6ndice del tomo Iv de los Suefios de Luciano Pulgar.
(55) El suefno del ferrocarril, ob. cit. tomo II, pig. 91.
(56) Ibidem, pag. 1no.
(57) El sueiio de las salinas, ob. cit. tomo vi, pig. 13o.
(58) Memorias del general O'Leary, tomo xiii, pAgina 220, edici6n
de 1881.
(59) El suenio de las comas, ob. cit. tomo x, pig. 336.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs