• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Mes de enero
 Mes de febrero
 Mes de marzo
 Mes de abril
 Mes de mayo
 Mes de junio
 Mes de julio
 Mes de agosto
 Mes de septiembre
 Mes de octubre
 Mes de noviembre
 Mes de diciembre
 Bibliography
 Index






Title: Fechas de la historia de Honduras
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078512/00001
 Material Information
Title: Fechas de la historia de Honduras
Series Title: Fechas de la historia de Honduras.
Physical Description: 402, 6 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Cáceres Lara, Víctor
Publisher: Tipografía Nacional
Place of Publication: Tegucigalpa
Publication Date: 1964
 Subjects
Subject: Calendars   ( lcsh )
Calendarios y efemérides   ( bidex )
Calendarios y efemérides
History -- Honduras   ( lcsh )
Historia -- Honduras   ( bidex )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 403.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078512
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFC1193
oclc - 07427416
alephbibnum - 001038686
lccn - 65079385

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Mes de enero
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Mes de febrero
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Mes de marzo
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Mes de abril
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Mes de mayo
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Mes de junio
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Mes de julio
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168-169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Mes de agosto
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220-221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Mes de septiembre
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Mes de octubre
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Mes de noviembre
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
    Mes de diciembre
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
    Bibliography
        Page 403
        Page 404
    Index
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
Full Text


VICTOR CACERES LARA


IF EC 1 AS

lllIE ILA

1H111 S I TO IR 1 A



HIO N lD)URA ASS






































ala

























DEDICATORIA



A la eterna memorial de los historiadores hondureos:


Doctors:


Antonio R Vallejo.

Rmulo E. Dur6n.

Flix Salgado.

Esteban Guardiola.

Eduardo Martnez Lpez.




















MES DE ENERO













6 DE ENERO DE 1920


EL CONGRESS NATIONAL DECLARA ELECTO PRESIDENT

DE HONDURAS, AL GENERAL RAFAEL LOPEZ GUTIERREZ

De conformidad con la Ley de Elecciones vigente y el De-
creto Legislativo nmero 130 de 4 de abril de 1919, los das
26, 27 y 28 de octubre del ao ya mencionado se efectuaron
en Honduras elecciones de Autoridades Supremas para esco-
ger a las personas que ejerceran las funciones directors del
pas en el perodo 1920-1924. El Poder Ejecutivo, presidido
provisionalmente por el Doctor Francisco Bogrn, tom espe-
cial empeo en que los comicios se verificaran en el mayor
orden y al amparo de una complete libertad.
El 19 de enero de 1920, bajo la presidencia del Doctor
don Carlos Alberto Ucls, inaugur su jornada el Congreso
Nacional. Ante este Congreso el Presidente interino de la
Repblica, Dr. Bogrn, ley el Mensaje de estilo, destacan-
do, entire la poca obra que haba llevado a cabo en el breve
ejercicio de la Primera Magistratura, sus esfuerzos por efec-
tuar la reconciliacin de la familiar hondurea, gravemente
dividida con motive de la guerra que acababa de pasar.
El 6 del mismo mes de enero, el Congreso Nacional emi-
ti el Decreto nmero 2, por medio del cual declare constitu-
cionalmente electos Presidente y Vice-Presidente de la Rep-
blica, respectivamente, al General, Rafael Lpez Gutirrez y
al Doctor Jos Mara Ochoa Velsquez, para el ejercicio cons-
titucional de 1920 a 1924. En una base de 98.124 electores, el
primero haba obtenido 79.068 votos y el segundo, 79.073.
Los Doctores Alberto Membreo y Antonio Madrid, tambin








candidates a la Presidencia y Vice-Presidencia, respectiva-
mente, haban logrado 18.582 y 18.420 votos. Por el mismo
Decreto nmero 2, el Congreso declar electos Magistrados
Propietarios de la Corte Suprema del Justicia a los Abogados
Angel Ugarte, Federico G. Ucls, Antonio R. Reina, Ricardo
Pineda y Jos Mara Sandoval; y Suplentes, a los Abogados
Felipe Clix, Coronado Garca y Jos Mara Casco. El Decre-
to en referencia fue sancionado por el Presidente Bogrn el
8 del mismo mes -de enero.

En sesin solemne del Congreso Legislativo llevada a
cabo en el Teatro Nacional a las 11 de la maana del lo de fe-
brero de 1920, de acuerdo con un ceremonial aprobado por la
Asamblea el 16 de enero anterior, tom posesin de la Presi-
dencia de la Repblica el General Lpez Gutirrez, prestando
la Promesa Constitucional ante el Presidente de la Cmara
Doctor Ucls. El Presidente saliente, Doctor Bogrn, pronun-
ci la alocucin acostumbrada, hablando despus el Presiden-
te del Congreso y por ltimo el Mandatario entrante. En este
moment histrico, el General Lpez Gutirrez recibi, jun-
to con la banda presidential, un ejemplar de la Constitucin
Poltica de 1894 que era la vigente y una lmina de plata con
las siguientes palabras: "Honduras cpnfa al patriotism del
General Lpez Gutirrez este Cdigo Sagrado". Despus del
Primer Magistrado prestaron solemne juramento el nuevo
Vice Presidente y los Magistrados Propietarios y Suplentes
de la Corte Suprema de Justicia.

En lo relacionado con el program politico del General
Lpez Gutirrez, slo podemos remitirnos, al trazar este bos-
quejo, a los concepts contenidos en su manifiesto del 11 de
octubre del ao anterior, concepts que textualmente son
los siguientes:

"Estimo pues y as lo hago constar solemnemente ante
vosotros, refirindome al pueblo handureo, que el primordial
y ms sagrado deber de mi Gobierno ser el mantenimiento
de la Constitucin y de todos los derechos y garantas que en
ella se consignan". Creemos firmemente que tan hermoso
enunciado responda a cabalidad a los anhelos del nuevo Pri-
mer Magistrado; por desgracia, los manejos de los dos par-








tidos histricos, las pugnas irreconciliables entire ambos y
las ambiciones desmedidas, hicieron impossible el cumplimiento
del propsito de Lpez Gutirrez.
El 6 de febrero el nuevo Presidente organize su Gabinete
as: Secretario de Estado en el Despacho de Gobernacin y
Justicia, Dr. Jos Mara Ochoa Velsquez; Secretario de Es-
tado en el Despacho de Relaciones Exteriores, Dr. Vicente Me-
ja Colindres; Secretario de Estado en el Despacho de Instruc-
cin Pblica, Licenciado Jess M. Alvarado; Secretario de
Estado en el Despacho de Guerra y Marina, Licenciado Carlos
Lagos; Secretario de Estado en el Despacho de Fomento,
Obras Pblicas y Agricultura, Licenciado J. Ernesto Alvarado
y Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crdito
Pblico, Coronel don Eduardo Guilln.
En los aos de 1920, 1921 y 1922 el nuevo Gobierno tuvo
que hacerle frente a varias perturbaciones -del orden pblico,
fomentadas unas en la frontera de Nicaragua por elements
pertenecientes al partido vencido en los comicios. Las faccio-
nes que amenazaron al Gobierno por la frontera nicaragen-
se fueron por lo general acaudilladas por el General Francisco
Martnez Funes, mientras que las que tuvieron desarrollo en
occidente en los aos de 1921 y 1922 fueron dirigidas por el
General Gregorio Ferrera, uno de los jefes que haba contri-
buido al triunfo de Lpez Gutirrez y que ahora haca armas
contra ste. Tambin en el sector de Atlntida se levant en
rebelin el General Luis Isaula.
Para debelar estos movimientos ,el Gobierno tuvo necesi-
dad de suspender en varias ocasiones las garantas constitu-
cionales, producindose en un clima anmalo como el que
propicia una situacin de esta ndole, muchos atropellos y des-
manes por parte de las autoridades departamentales y locales.
El General Lpez Gutirrez era element de grandes sen-
timientos unionistas. Perteneca a la numerosa falange de
romnticos que a lo largo de nuestra vida independiente han
credo en la buena fe de quienes propician las cruzadas federa-
listas, y se han entregado a ellas con alma y corazn. Fiel a
sus principios, acept la invitacin que en junio de 1920 hizo
el Gobierno de El Salvador a los dems de Centro Amrica








para reunir una Conferencia Centroamericana de Plenipoten-
ciarios que estableciera la enhelada "unidad national". Junto
con la aceptacin del Ejecutivo Hondureo, el General Lpez
Gutirrez propuso que se dejara al cuidado de la Oficina Inter-
nacional Centroamericana la formacin del program de la
conferencia propuesta. Se convino que la Conferencia de Ple-
nipotenciarios se reuniera en San Jos de Costa Rica con el
primordial objetivo de establecer la Repblica de Centro Am-
rica. El Gobierno hondureo nombr como sus Representantes
a los Doctores Carlos Alberto Ucls y Mariano Vsquez, a
quienes el Presidente Lpez Gutirrez recomend al despedir-
los "que trabajaran y 'votaran por la unin de Centro Am-
rica".

La Conferencia se reuni el 4 de diciembre de 1920. Los
Delegados de Honduras, cumpliendo la instruccin que les ha-
ba dado el Presidente de la Repblica, firmaron el 19 de
enero de 1921 el Pacto de Unin de Centro Amrica, mientras
los Delegados de Nicaragua se abstenan de hacerlo en cum-
plimiento de las consignas recibidas. El Pacto fue ratificado
por el Congreso de Honduras el 3 de febrero siguiente. El 23
de este mes lo ratific la Asamblea Legislativa de El Salvador
y el 6 de abril, la de Guatemala.

El 13 de junio de 1921, de conformidad con el Pacto de
Unin firmado en San Jos de Costa Rica, se reuni en Tegu-
cigalpa el Consejo Federal Provisional, integrado por el Li-
cenciado Dionisio Gutirez, por Honduras; Licenciado Jos
Vicente Martnez, por Guatemala y Doctor Francisco Mart-
nez Surez, por El Salvador. El Consejo Federal Provisional
convoc inmediatamente a una Asamblea Nacional Constitu-
yente para que se instalara en Tegucigalpa el 20 de julio del
mismo ao y emitiera la Constitucin Poltica lo ms pronto
possible, a fin de que estuviera lista el 15 de septiembre de
1921, primer centenario de la independencia.

La Asamblea Nacional Constituyente se reuni en esta
capital en la fecha para que haba sido convocada y ante la
imposibilidad de hacer que ingresaran al Pacto Nicaragua y
Costa Rica, emiti la Constitucin Poltica y Leyes Constitu-
tivas, dejando facilidades para que los dos pases hermanos








entraran en la federacin cuando lo creyeran necesario. La
Constitucin Poltica y Leyes Constitutivas se firmaron el 9
de septiembre y, promulgadas, entraron en vigencia el lo de
octubre. Ya anteriormente el Consejo haba decretado como
Distrito Federal al departamento de Tegucigalpa y como
capital federal, la ciudad capital de Honduras.
Todo marchaba a satisfaccin. El Congreso del Estado
de Honduras se reuni el 15 de diciembre para elegir los Se-
nadores que correspondan al pas y a la vez design a a ciu-
dad de Comayagua como capital del Estado. Con gran gasto
de dinero, se empez a llevar a cabo el traslado de las oficinas
pblicas de Tegucigalua a la Nueva Vallodolid y manifestacio-
nes y alboradas con msica, repique de campanas y cohetes
tenan verificativo en los diferentes rumbos .del territorio.
El desplome vino cuando en Guatemala estall un movi-
miento armado contra el Presidente don Carlos Herrera. La
rebelin acaudillada por los Generales Jos Mara Orellana,
Jos Mara Lima y Miguel Larrave, control muy pronto la
situacin y puso a Guatemala al margen de las actividades
federativas. El Consejo Federal que sesionaba en Tegucigalpa,
vindose imposibilitado para continuar sus tareas, decret, el
20 de enero .de 1922, suspender sus sesiones indefinidamente.
El 7 de febrero de 1922 el Congreso Nacional de Honduras reu-
nido en Comayagua decret que Honduras reasuma la plenitud
de su soberana, de conformidad con la Constitucin Poltica
de 1894, quedando en consecuencia reintegrado al territorio
national el departamento de Tegucigalpa que haba sido decla-
rado Distrito Federal.
En lo international, el Gobierno del General Lpez Guti-
rrez suscribi, a bordo del crucero americano "Tacoma" un
Pacto entire los Gobiernos de Honduras, El Salvador y Nicara-
gua para asegurar la paz y la tranquilidad de estos pases. El
7 de febrero de 1923 se firm en Washington el Tratado Gene-
ral de Paz y Amistad celebrado por los Delegados de los cinco
pases de Centro Amrica. El Tratado General fue del agrado
del Presidente Lpez Gutirrez, pero al llegar al Congreso no
fue aprobado, a pesar de ir dictaminado favorablemente. El
tratado en referencia fue aprobado por el Congreso Nacional
de Honduras hasta el 16 de febrero de 1925.








En lo material, l'a obra del General Lpez Gutirrez fue
escasa, debido, especialmente, al estado de intranquilidad p-
blica en que le toc actuar a este Gobernante. Podemos sea-
lar entire sus realizaciones, la terminacin de la construccin
de Casa Presidencial; la ereccin de una parte del actual hos-
pital San Felipe y la prolongacin, en algunos kilmetros, de
la Carretera del Norte.
El 4 de abril de 1923 el pueblo hondureo fue convocado
a elecciones de autoridades supremas. Se lanzaron a la pales-
tra tres candidates: el Dr. y Gral. Tiburcio Carias Andino, por
el Partido Nacional; el Doctor Policarpo Bonilla, por un sector
del Liberalismo, y el Doctor Juan Angel Arias por otro grupo
de este mismo partido. La campaa electoral fue agria. Los
peridicos principles: Sufragio Libre, El Constitucional y
Los Sucesos, representatives, por su orden, de las candidatu-
ras ya enumeradas, manejaron una polmica candente que era
coreada por los dems rganos de publicidad existentes en la
Repblica. Los nimos estaban muy exaltados y el clima se
prestaba a violencias cuando se practicaron los comicios a
fines de octubre de 1923. Los resultados fueron los siguientes:
Caras Andino: 49.953 votos; el Doctor Bonilla: 35.474 y el
Doctor Arias: 20.839. Como no hubo mayora absolute, dado
que la base electoral era de 106.266 electores, correspondi al
Congress hacer la eleccin. La Cmara, dividida en forma
irreconcilable, acicateada por las pasiones de partido, en un
clima francamente sofocante, no pudo o no quiso hacer la
eleccin y as se lleg el 19 de febrero de 1924 sin que Lpez
Gutirrez pudiera hacer entrega del Poder a la persona legal-
mente electa.

En tal situacin, a las doce de la noche del 31 de enero
de 1924, el General Lpez Gutirrez emiti un decreto convo-
cando a una Asamblea Constituyente y asumiendo todos los
poders del Estado, los cuales ejercera discrecionalmente,
quedando suspenso el imperio de la Constitucin. En la mis-
ma fecha estallaba la Revolucin Reivindicadora.













11 DE ENERO DE 1524


CRISTOBAL DE OLID SALE DE VERACRUZ PARA

CONQUISTAR A HONDURAS

En cuanto el gran capitn Hernn Corts tom la ciudad
-de Mxico, en agosto de 1521, y consum a sangre y fuego su
victoria sobre los Aztecas, no slo se empe en pacificar to-
das las regions del vasto imperio que haba venido a caer
en sus manos, sino que estudi la posibilidad de enviar hacia
el Sur, a tierras sobre las cuales tena buenas y hasta exagera-
das referencias, a algunos de sus capitanes, aqullos que ha-
ban cobrado ms gloria durante las luchas del sitio de Te-
nochtitln.
El astuto ex-alumno de Salamanca persegua dos finali-
dades al proponerse realizar expediciones hacia el Sur: ensan-
char los territories conquistados por sus banderas, con lo cual
acreca sus mritos ante la corte espaola, y alejar a ciertos
oficiales que, gracias a su coraje, haban cobrado demasiados
prestigious y que debido a estos ltimos, acariciaban ambiciones
que no dejaban de ponerlo en peligro.
Las noticias que Corts recibi acerca de las costas de
Honduras, en las cuales se le dijo, segn afirma Bernal Daz
del Castillo, que unos pilots haban vista a pescadores que
empleaban redes cuyas plomadas eran de oro revuelto con
cobre, resolvieron al Conquistador de Mxico a enviar pronto
una expedicin hacia ese territorio, en el cual ya haba incur-
sionado Gil Gonzlez Dvila y hacia el cual recientemente
haba salido ese mismo capitn con procedencia de Santo
Domingo.








Meditado todo muy bien; tomadas las precauciones del
caso y calculadas todas las posibilidades de xito, Corts dis-
puso poner esta expedicin que enviara sobre Honduras al
mando del Capitn Cristbal de Olid. Y quin era este bra-
vo espaol que, al mismo tiempo que peligroso por sus ambi-
ciones. tena el privilegio de merecer la confianza de Corts?

Cristbal de Olid era un hidalgo de Baeza, o de Linares,
en Andaluca. Tena 36 aos y era reconocido unnimemente
como hombre de valor. Bernal Daz del Castillo nos lo describe
as: "Y quiero aqu decir la condicin y presencia de Crist-
bal de Olid. que si fuera tan sabio y prudent como era de
esforzado y valiente por su persona as a pie como a caballo,
fuera extremado varn, mas no era para mandar, sino para
ser mandado. y era de edad hasta de treinta y seis aos, y su
presencia y altor era de buen cuerpo, muy membrudo y gran-
de espalda, bien entallado, y era algo rubio, y tena muy bue-
na presencia en el rostro, y tena el labio inferior grueso como
hendido a manera de erieta: en la pltica hablaba algo gorda
y esnantosa. y era de buena conversacin, y tena otras buenas
condiciones de ser franco: v era. al principio, cuando estaba en
Mxico. gran servidor de Corts.. ."

Cristbal de Olid tom parte en la conquista de Mxico
desde que Diezo de Velsquez, su protector y amigo, lo mand
en busca del Capitn Juan de Grijalva, nuien haba sido envia-
do a Yucatn y no daba seales de vida. Olid fue en la bs-
aueda de Grijalva a bordo de un pequeo navo, pero ste fue
perseguido por la mala suerte, ya que encontrndose surto en
aguas yucatecas fue obligado por un huracn a regresar a
Santiago de Cuba. Se alist despus en la expedicin que, por
encargo de Velsquez, prepare Hernn Corts y cuando el
Gobernador de Cuba quiso destituir al valiente extremeo y
dio rdenes a Francisco Verdugo, Alcalde Mayor de Trinidad,
para que prendiese a Corts y le quitara el mando, Olid dio
muestras de lealtad al capitn bajo cuyas banderas se haba
alistado. Iguales muestras de adhesin dio en forma sealada
en Villa Rica de la Vera Cruz al pedir a Corts como Capitn
General y Justicia Mayor.








Por el valor de que Olid dio muestras en las primeras lu-
chas, lo mismo que por la lealtad que ya haba probado, lleg
a ser iCapitn General de la Guardia de Corts y en tal carcter
estuvo siempre al lado de su jefe en los instantes de mayor pe-
ligro y en los sitios donde se peleaba con mayor encarniza-
miento. Por la suavidad -de sus modales se prend de l el em-
perador Moctezuma, quien le dio a una de sus hermanas por
mujer. La esposa legitima de Olid se llamaba doa Felipa de
Araujo o doa Felipa de Aruz. Era portuguesa y con ella
haba procreado una hija.

Haba enemistad entire Cristbal de Olid, destinado para
conquistar a Honduras, y Pedro de Alvarado. Se dice que
ambos Comandantes marchaban el 13 de mayo de 1521 al
frente de sus respectivos soldados. Antes de llegar al pue-
blo de Aculma, donde pasaran la noche, Olid, que era suma-
mente cuidadoso de los detalles, envi soldados para que
tomaran posesin de los mejores locales poniendo en cada
casa y encima .de las azoteas ramas verdes en seal de que ta-
les sitios seran ocupados por sus efectivos. Cuando Alvarado
lleg con los suyos y se encontr sin lugares propicios para
pasar la noche con su gente, se arm gran barullo, salieron a
relucir bajo la luz de la luna las espadas de los soldados y sus
jefes, y nada pas al final porque Fray Pedro de Melgarejo y el
capitn Luis Marn pusieron paz entire los beligerantes. A pe-
sar de esto, Olid y Alvarado quedaron desde ese moment
definitivamente enemistados.

Resuelto Corts a poner su expedicin destinada a Hon-
duras en manos de Olid, dio siete u ocho mil pesos a Alonso
de Contreras para que pasase a La Habana -sitio que Olid
tocara en su ruta hacia Honduras- y comprase armas, caba-
llos, vituallas y otros materials, y reclutase gente para refor-
zar la empresa. En total, Corts gast ms o menos treinta
mil pesos oro en equipar la expedicin, la cual zarp del puerto
de Veracruz el 11 de enero de 1524 con cinco grandes navios
y un bergantn bien artillado y pertrechado y con cuatrocien-
tos infants y treinta caballos.
Hernn Corts, con la experiencia que haba adquirido al
consumer la conquista de Mxico, dio a Olid atinados conse-








jos. Le recomend que poblase el Cabo de las Higueras y que
enviase a Diego Hurtado de Mendoza -primo de Corts- a
costear el Darin en busca del estrecho que todos decan exis-
ta en esas latitudes. Le mand que poblara una villa en un
buen puerto; que atrajera a los naturales del pas por medios
pacficos, inculcndoles los principios de la religion cristiana
y haciendo que los catequizasen los dos clricos que venan en
la expedicin, uno de quienes saba la lengua mexicana. Reco-
mend tambin que levantaran cruces por todas parties; que
no .consintieran los sacrificios humans; que pusieran en li-
bertad a los indios que encontraran press y que buscaran y
rescataran oro y plata en abundancia. Terminando sus reco-
mendaciones, Corts dijo a Olid:
-"Mirad, hermano Cristbal -de Olid, de la manera que
habis visto que lo hemos hecho en esta Nueva Espaa, de esa
manera lo procurad de hacer".

La expedicin, como ya dijimos, tena que pasar por La
Habana, lugar donde el enviado de Corts, Alonso de Contre-
ras, haba comprado los materials que faltaban para equipar
a los navios. En Cuba gobernaba Diego de Velsquez, enemigo
irreconcilable de Corts por la jugada double que ste le haba
hecho, primero al levar anclas en manifiesta rebelda cuando
iniciaba la conquista de Mxico, y despus por haberle vencido
a su capitn Pnfilo de Narvez en el Ro de las Canoas. Dado
lo expuesto y sumado a esto que Olid haba sido antes criado
de Velsquez, ya no es difcil entender que el jefe de la expe-
dicin destinada hacia Honduras se aliara con el enemigo de
Corts y que ambos planearan contra el Conquistador de M-
xico un golpe semejante al aue el ex-alumno de Salamanca
organize contra el Gobernador de Cuba. En esos tiempos eran
abundantes los hechos de esta naturaleza.
As las cosas, Olid y Velsquez se entendieron, convinin-
dose en que Olid ocupara las costas de Honduras en nombre
del rey de Espaa y que los provechos que se obtuvieran -de
la conquista -provechos fantsticos, pensaban ellos- se dis-
tribuiran entire Olid y Velsquez. Este se comprometa a pro-
veer desde La Habana a la expedicin de todo lo que pudiera
necesitar en el future. Tambin Velsquez se empeara, por








medio de su influjo en la corte, en obtener la real aprobacin
del pacto celebrado y el nombramiento de Gobernador a favor
de Olid.
Dcese que en la culminacin de estos arreglos entire Olid
y el Gobernador de Cuba tuvo participacin muy important
un individuo llamado Pedro Briones, quien haba sido capitn
de buque y era hombre de muchos ardides. Tal sujeto, que
ms tarde fue ahorcado en Guatemala, "por revolvedor y amo-
tinador de ejrcitos", segn dice Bernal Daz del Castillo,
aconsej al capitn andaluz para que se lanzara contra su
protector y amigo Corts.

Olid desembarc el 3 de mayo de 1524 en un lugar situado
al oriented de Tela y a "catorce leguas" de Puerto Caballos.
Tom posesin del sitio a nombre del rey de Espaa y esta-
bleci una colonia poco lejos de la playa, a la cual impuso el
nombre de Triunfo de la Cruz. Segn el cronista Pedro Mr-
tir, citado por el historiador national Conrado Bonilla en su
obra "Hondura- e-? 7 Pasado", Olid bautiz con este nombre
su primer establecimiento porque despus de various contra-
tiempos, que el conquistador refiere extensamente, librndose
de fierisimos torbellinos, salt all en tierra el mismo da que
la iglesia romana celebra la solemnidad de la victoria de Hera-
clio, emperador romano.
Al slo tomar tierra el conquistador nombr Justicia y
Regidores a las personas que Corts le haba recomendado,
aunque los edictos fueron proclamados en nombre del rey y
aun dicen algunos que en nombre del mismo Olid. El fin de
tan cautelosas disposiciones era ir sondeando la voluntad de
los soldados, la cual se fue atrayendo gradualmente, ya por el
temor, ya por las recompensas, ya con los buenos tratos o los
honors.
Consumado este acto, procedi a dividir sus efectivos en
grupos para que recorrieran el territorio y lo fueran pacifi-
cando. Algunas veces fue l mismo al frente de sus soldados
y siempre se distingui por su templanza y su espritu bon-








dadoso. Los indios jams se quejaron de sus procedures y ste
solamente es ya suficiente galardn para un conquistador no
slo de esa poca sino que de .cualquiera.

Pero ya Hernn Corts haba por este tiempo tenido noti-
cias de la deslealtad del antiguo Capitn General de su Guar-
dia y estaba en vas de preparar el castigo.














12 DE ENERO DE 1845


TOMA POSESION DE LA PRESIDENCIA DE HONDURAS

DON CORONADO CHAVEZ

Con la muerte -del General Francisco Morazn y el pro-
longado exilio de los militares y polticos hondureos que se
conservaban fieles a los ideales del gran unionista, el Partido
Conservador se entroniz en Honduras, bajo la direccin del
General Francisco Ferrera, military y politico de grandes mri-
tos, a quien rodeaban elements de vala tales como el General
Santos Guardiola, el Licenciado Felipe Juregui, don Corona-
do Chvez, el General Casto Alvarado y various ciudadanos
que tuvieron, a su turno, destacada figuracin histrica en
los cuarentas y cincuentas del siglo pasado.
El General Francisco Ferrera gobern al pas durante
dos perodos de dos aos, sirviendo su Gobierno para consoli-
dar las posiciones del conservatism, mediante una guerra
cruel y despiadada contra todo aquel que tena visos de sim-
patizar con las ideas moraznicas.
Al terminar su segundo perodo el General Ferrera, en-
treg la Presidencia al Consejo de Ministros que integraban
los ciudadanos 'Casto Alvarado y Coronado Chvez. Hizo en-
trega del mando el 31 de diciembre de 1844 y el ocho del mes
de enero siguiente la Cmara Legislativa reunida en Comaya-
gua eligi Presidente a don Coronado Chvez, quien gober-
nara dos aos, de acuerdo con la Constitucin Poltica de
1839 que era la vigente.









La administracin de don Coronado Chvez, iniciada el
12 de enero de 1845, se caracteriz por la sujecin fiel y dis-
ciplinada a los lineamientos conservadores que trazaba el Ge-
neral Francisco Ferrera y por la poca obra de progress reali-
zada en beneficio del pas. Contribuyeron a esto, seguramen-
te, la fuerza military y el prestigio que se reunan en el cam-
pen hondureo de las luchas antimorazanistas y la precaria
situacin del erario national, que no contaba con rentas sufi-
cientes ni para emprender las obras de ms inmediata nece-
sidad.

El Gobierno de don Coronado Chvez se inici con un
hecho desgraciado, con el fusilamiento del gran liberal, ex-
Jefe del Estado, ciudadano don Joaqun Rivera, element que
durante los aos del segundo perodo de gobierno del General
Ferrera haba venido acaudillando movimientos armados en
la frontera nicaragiiense-hondurea. El 4 de enero de ese ao
de 1845, es decir, cuatro das antes de que Chvez resultara
electo en la Asamblea, don Joaqun Rivera, capturado despus
de la -derrota de Danl del 20 de diciembre de 1844, entraba
en Comayagua junto con otros prisioneros. Inmediatamente
se le form consejo de guerra y, condenado a la ltima pena,
fue fusilado junto con sus compaeros Calixto Landa y Fran-
cisco Martnez el 6 de febrero de ese ao de 1845. En esa for-
ma, el Gobierno de don Coronado probaba su fe poltica y su
aversin por las ideas moraznicas.

En las postrimeras del ejercicio presidential del General
Ferrera, Honduras se ali con El Salvador, presidido en ese
tiempo por el General Francisco Malespn, para hacer la gue-
rra a Nicaragua. El motivo para tal actitud fue que los Gene-
rales Jos Trinidad Cabaas y Gerardo Barios, acusados por
Malespn de organzar un complot para derrocarlo, haban en-
contrado asilo en Nicaragua. Fuerzas salvadoreas y hondu-
reas pusieron sitio a la ciudad de Len la cual lograron tomar
despus de lucha penosa y dilatada.

Result, sin embargo, que los militares fugitivos, antes
de caer en manos de Malespn que hubiera 'in duda alguna
dado cuenta turbia de sus vidas, se trasladaron a El Salvador,
donde haba quedado ejerciendo la Presidencia, en ausencia








de Malespn, el Vice-Presidente Joaqun Eufrasio Guzmn.
Los grandes coquimbos, utilizando sus poderes de persuacin
y algn parentesco y recursos que hasta la vez no son conoci-
dos enteramente por la Historia, consiguieron que Guzmn
desconociera a Malespn como Presidente de El Salvador, asu-
miendo l, en forma definitive, tales funciones.
En cuanto el Presidente depuesto se dio cuenta de la bur-
la sangrienta de que acababan de hacerlo objeto, se traslad
con sus fuerzas de Nicaragua para Honduras y entr en arre-
glos con el Presidente Chvez para que ste le diera los auxi-
lios necesarios para recuperar la perdida presidencia. Chvez,
aconsejado por'Ferrera, acord prestarle tales auxilios y en-
tonces la guerra amenaz estallar entire los dos aliados contra
Nicaragua de meses atrs.
Con fecha 23 de marzo -de 1845 el Gobierno de don Coro-
nado Chvez acord intervenir en los asuntos internos de El
Salvador para restaurar la autoridad de Malespn, desconoci-
da por el Vice-Presidente Guzmn y la Cmara Legislativa
del pas hermano e inmediatamente se llev a cabo la ruptura
de relaciones entire los dos Estados. Elementos serenos y res-
ponsables intervinieron entonces para que los pases en dis-
cordia se avinieran mediante un convenio y ste fue celebrado
en Jocoro. En el pacto se estipul que el General Malespn re-
nunciara a sus pretensiones a la Presidencia de El Salvador,
que sus bienes seran respetados y que se sometera a un jui-
cio de responsabilidad por su conduct pblica. El convenio,
desgraciadamente, no tuvo ninguna efectividad. Ms tarde se
busc un nuevo arreglo, firmndose en Chinameca, el 28 de
abril, un nuevo convenio, el cual no fue aceptado por el go-
bierno de Honduras.
Las operaciones militares fueron iniciadas por los salva-
doreos quienes destacaron sobre la capital hondurea una
column al mando del General Jos Trinidad Cabaas, la cual,
sin encontrar ninguna oposicin, lleg hasta las cercanas de
la ciudad de Comayagua. El 2 de junio de ese mismo ao de
1845, las tropas de Cabaas fueron atacadas en las lomas de
Jeto y San Blas por el ejrcito hondureo comandado por el
General Santos Guardiola. La derrota de Cabaas fue total.
Todo su ejrcito se le dispers y casi solo el jefe hondureo








en armas contra su Patria tuvo que regresar a territorio de
El Salvador.

Entre tanto, otro ejrcito salvadoreo penetr en Hondu-
ras invadiendo por el departamento de Gracias para obtener
una derrota total en los llanos de Sensenti, a manos del ejr-
cito hondureo que comandaba el General Francisco Ferrera.

La guerra continue con la invasion que las fuerzas de
Honduras, comandadas por el General Santos Guardiola, hicie-
ron al territorio -de El Salvador. La penetracin fue contenida
por los cuscatlecos en el combat del Obrajuelo, prolongndose
as las operaciones de un conflict military que amenazaba con
ganar much tiempo en medio de la indecision.

Las hostilidades, por fortune, terminaron con la llamada
Paz de Sensenti, firmada el 27 de noviembre de 1845 y ratifi-
cada por el gobierno de Honduras el 4 de -diciembre. Nuestro
pas nada gan de entremeterse en los asuntos de un pas her-
mano queriendo imponer a un gobernante impopular que ms
tarde fue asesinado por los mismos salvadoreos en el pueblo
de San Fernando.
El hecho ms important, relacionado con el progress
national, que tuvo verificativo durante la administracin de
don Coronado Chvez, fue la fundacin de la Sociedad del
Genio Emprendedor y del Buen Gusto, la cual, gracias al en-
tusiasmo del Presbtero Jos Trinidad Reyes y el dinamismo
de los jvens Mximo Soto, Alejandro Flores, Yanuario Jirn,
Miguel Rovelo y Pedro Chirinos, inici sus labores en la ciu-
dad de Tegucigalpa el 14 de diciembre de 1845.
A solicitud -de la municipalidad de Tegucigalpa, y segu-
ramente entusiasmada por el progress intellectual que para
gloria del pas significaba la Sociedad fundada por el Padre
Reyes, la Cmara Legislativa, por Decreto de 10 de marzo de
1846, quq el 19 de dicho mes sancion el Presidente don Co-
ronado Chvez, decret su proteccin para la entidad estable-
cida en Tegucigalpa, a la cual la misma Asamblea dio el ttulo
de Academia Literaria de Tegucigalpa, declarando que fuesen
valederos y reconocidos en todo el Estado los grados adqui-
ridos en tal centro de cultural.








El perodo presidential de don Coronado Chvez termin
el 31 de diciembre de 1846. En tal fecha hizo entrega del Po-
der al Consejo de Ministros integrado por los Generales Fran-
cisco Ferrera, Casto Alvarado y Santos Guardiola, y descen-
di a la vida privada con la sencillez y humildad que siempre
lo caracterizaron.

En la ciudad de Comayagua pas el resto de su vida, des-
tacndose por su honradez y sus cualidades de expert eba-
nista. Todava en la Catedral de Comayagua pueden verse
algunas obras por l realizadas personalmente, las cuales cons-
tituyen verdaderas reliquias histricas. Falleci el 22 de ju-
nio de 1881.














14 DE ENERO DE 1539


JUAN DE MONTEJO EFECTUA LA TERCERA

FUNDACION DE GRACIAS A DIOS

Don Pedro de Alvarado, requerido al efecto por los veci-
nos de la villa de Buena Esperanza, acicateado por sus ambi-
ciones sobre Honduras y deseoso de hacer algo que lo bien-
quistara con los reyes de Espaa, despus de su fracasada
expedicin al Per, entr en nuestro territorio, por el lado de
Ocotepeque, en el ao de 1536. Despus de haber pasado aso-
lando lios pueblos indgenas de Talgua y Lepaera, el astuto
Tonatih lleg al pueblo de Tencoa para avanzar despus des-
de all sobre Naco y el valle de Sula.
Al llegar a Tencoa dispuso enviar al capitn Juan de
Chvez, nombrado por l Capitn General, para que pacificara
los pueblos por donde ellos acababan de' pasar, ordenndole
que fundase una ciudad en un lugar en donde fuese ms nece-
sario y convenient, a la cual deba bautizar con el nombre
de Gracias a Dios. Chvez no tom exactamente el camino que
haban trado todos al entrar en Honduras, sino que de Tencoa
se dirigi sobre El Conal -actualmente San Rafael-, de
aqu pas a La Iguala, sigui por donde actualmente es el pue-
ble -de Beln y, entrando a lo que ahora se llama Erandique,
se situ frente al peol de Cerquin donde los nativos al mando
de Lempira le presentaron accin.
En la primer carta del Protector de los Indios, Licecia-
do Cristbal de Pedraza, escrita en Gracias a 18 de mayo de
1539, se dice sobre este particular: "Y ansi, el dicho Juan de
Chaves se parti con la dicha jente, y entr por la dicha tierra








por los trminos de esta cibdad (Gracias), y lleg a un peol
muy fuerte que estava en la provincia de Carqun (Cerqun),
donde estava much jente de los naturales yndios allegados
y recogidos en l, -de temor de la entrada del dicho don Pedro
de Alvarado, porque les vena dando guerra por todos los
pueblos por donde vino, y los cristianos e yndios amigos que
con l venan les acan much dao, como se suele hazer en
las tales guerras, en el qual dicho peol estava recogida mu-
cha parte de la jente de toda la tierra, y como lleg a l el
dicho Juan de Chaves con la jente que llevava ansi de cristia-
nos como de yndios amigos, los dichos naturales que estavan
en el dicho peol le rresistieron la fuerza y pelearon con l
muy valientemente y le defendieron todo lo possible, de mane-
ra que nunca los cristianos le pudieron entrar, ni aun llegaron
al pie del dicho peol, y como los cristianos que yvan, con el
dicho Juan de Chaves vieron lo que pasava, e ans mismo como
el peol hera muy fuerte, los dichos yndios que con l estavan
heran muchos, y ellos tan poca jente y sin mantenimientos a
causa de no hallar jente ninguna por Bos pueblos, que estava
toda rrecogida en el dicho peol, dixeron al dicho Juan de
Chaves que diese al diablo el dicho peol y la dicha tierra, que
no era tierra para ellos, y que no queran estar en ela ni dar
ms paso ni puntada en cosa della, que les dexase yr con Dios
a sus casas pues eran de Guatimala, e ansi se lo rrequirie-
ron muchas veces al dicho Juan de Chaves y el dicho Juan de
Chaves, como vio la voluntad de los dichos espaoles que con
l estavan, y la gran necesidad que todos pasavan de hambre,
y la gran fuerza del dicho peol, determine de yrse con todos
ellos y dexar el dicho peol sin ms hazer cosa ninguna en l,
e ansi se sali desta dicha governacin con todos ellos, sin
hazer cosa ninguna en ella de quanto le fue mandado por el
dicho don Pedro de Alvarado, sin conquistar ni pacificar, ni
traer ningn pueblo de paz por ninguna part de quantas pas,
y ans se fue a Guatimalaj a done agora a la sazn est... "

Segn el fragmento transcrito de la primera carta del
Licenciado Cristbal de Pedraza para el rey de Espaa, apa-
rece claramente dicho que don Juan de Chvez no cumpli las
recomendaciones de don Pedro de Alvarado, ni la de pacificar
a los indios que haban ellos dejado en armas ni la de fundar








una ciudad con el nombre de Gracias a Dios. Vindose impo-
tente para dominar a los nativos atrincherados en Cerquin,
regres con su gente a Guatemala dejando, como se deca en-
tonces, "desamparada la tierra".
Don Pedro tena especial inters en que la ciudad de Gra-
cias a Dios apareciera fundada por su orden. En primer lugar,
porque tena viaje arreglado para presentarse ante los sobera-
nos espaoles, y necesitaba llevar hechos concretos que sir-
vieran de justificacin a su fracasada expedicin al Per, y
en segundo, porque con l haban venido muchos colonos espa-
oles residents en Guatemala, a quienes haba animado para
que lo acompaaran ofrecindoles repartimientos en Hondu-
ras. Prueba de esto ltimo es que con fecha 20 de julio de 1536,
sin tener ninguna noticia de que la ciudad de Gracias hubiera
sido fundada, hizo en San Pedro de Puerto Caballos el reparto
de sus tierras entire sus oficiales, lugartenientes y personas
con quienes tena compromises contrados, la mayor parte,
integrantes de la expedicin que haba puesto al mando de
Juan de Chvez.
El 12 de agosto de 1536, don Pedro de Alvarado embarc
en PuertoCaballos con destino a Espaa, dejando al capitn
Gonzalo de Alvarado y Chvez -su primo-, como su capitn
y Teniente. Antes de embarcarse, y careciendo de noticias de
don Juan de Chvez, por medio de Juan de Cabrera y otros
espaoles envi una orden inmediata a don Gonzalo, que esta-
ba en el interior -del pais, en los valles de Oloma, Cataguana,
Siguatepeque y Ro Tinto, pacificando y recogiendo vveres,
para que fuese a buscar a Chvez y juntos todos cumplieran
las rdenes que Chvez haba recibido del Adelantado. Inme-
diatamente, dice Pedraza, el dicho Gonzalo de Alvarado se
parti con los dichos espaoles a hazer lo sobredicho y vinie-
ron en busca de dicho capitn Juan de Chaves, y llegados a
un pueblo que se dize la Paera (Lepaera), ques seys leguas de
esta dicha cibdad (Gracias), viendo que no hallaban rrastro
ni nueva de dicho Juan de Chaves, determine l y los dichos
espaoles que con l estavan de enviar a un cavallero que se
dice Gaspar Juares de Avila, muy honrado capallero, el qual
en estas parties ha servido muy bien a Vuestra Magestad, se-
gn he sido ynformado, en busca del dicho capitn Juan de









Chaves con ciertos cristianos, con l, el qual fue y andado en
su busca all por nuevas todo lo susodicho del Juan de Chaves,
de cmo se avia ydo a su casa l y todos los espaoles que con
l avan venido, sin hazer cosa ninguna de las que el dicho
Adelantado le ava mandado, y que ava dejado desamparada
la dicha tierra sin hazer ningn fruto en ella, como est antes
dicho; y como supo lo susodicho, determine de volverse a do
ava dejado al dicho Gonzalo de Alvarado con los dems cris-
tianos que con l avan quedado, a dalles cuenta de la yda del
dicho Juan de Chaves y de los dichos cristianos que oon l
avian ydo, el cual hall al dicho Gonzalo de Alvarado e a los
dichos cristianos en un pueblo que se dixe OPOA, ms hazia
ac desta dicha cibdad, casi dos leguas, el qual les dixo todo
lo que pasaba del dicho Juan de Chaves y de los que con l
fueron, e como supieron la certidumbre de lo que pasaba,
determinaron todos los unos y los otros DE FUNDAR EN EL
DICHO PUEBLO DE OPOA LA DICHA CIBDAD DE GRA-
CIAS A DIOS por esta governacin, en nombre de Vuestra
Magestad e hicieron los alcaldes y rregidores quel dicho Ade-
lantado Alvarado enbi nombrados, y esto hasta tanto que
hallasen otro mejor asiento donde se poblase, porque les avan
dicho que en otra parte ms abaxo ava otro mejor asiento,
que es a do yo la hall poblada al tiempo que vine a estas
parties. ."
Esta fundacin llevada a cabo en Opoa por don Gonzalo
de Alvarado -la primera fundacin de la ciudad de Gracias-
se efectu, ms o menos, en el mes de octubre de 1536, y segn
afirmacin -de Pedraza, la ciudad estuvo en ese sitio ms o
menos seis meses ya que en ese lugar se estableci solamente
mientras "pasase el ynvierno y las aguas".
Estando la ciudad de Gracias en Opoa lleg a ella el ca-
pitn Alonso de Cceres, enviado por el Adelantado don Fran-
cisco de Miontejo para recibir en su nombre la Gobernacin de
Honduras. Cceres tuvo algunas dificultades porque algunos
colonos expresaron su adhesin a don Pedro de Alvarado, pero
procediendo con habilidad y tino logr pacificar los nimos
hasta conseguir que le fuera entregado el mando, el cual dej
ms tarde en manos de Gaspar Jurez de Avila, mientras l
emprenda campaa para pacificar a los nativos de la provin-








cia de los Cares. Poco ms tarde lleg al mismo Opoa el Ade-
lantado don Francisco de Montejo quien fue muy bien reci-
bido por los colonos al aceptarlo unnimemente como Gober-
nador. Desde este lugar envi parte de la gente que traa de
Mxico y Guatemala para que ayudara a Alonso de Cceres
en sus expediciones de conquista por el interior del territorio,
y l con otros soldados se fue a pacificar a los nativos de las
mrgenes -del rio Ula y de las sierras. Al llegar a San Pedro
de Puerto Caballos, envi contra los alzados al capitn Alon-
so de Reynoso a quien tambin orden que buscara minas de
oro.

En este intermedio, la ciudad de Gracias a Dios haba
sido trasladada, por orden -del Gobernador Montejo, de Opoa,
al lugar llamado Mongual, sitio donde l la encontr estable-
cida a su regreso del norte. Es este lugar estaba tambin la
poblacin cuando lleg a ella el Protector Cristbal de Pedraza.

Mongual es un paraje en el que todava pueden verse los
restos de un pobledo espaol de algtna consideracin. Est
situado en una explanada a la izquierda del rio Mejocote, se-
parado por este mismo ro del actual pueblo de Las Flores.
Estando la ciudad das Gracias en Mongual fue cuando Alonso
de Cceres fund la ciudad de Comayagua y venci ignominio-
samente a Lempira. Tambin de este lugar sali don Fran-
cisco de Montejo para tomar la fortaleza de Tenampa y fun-
dar de nevw- la ciudad de Comayagua.

Como ya hemos dicho, a Mongual fue a donde lleg el
Licenciado Cristbal de Pedraza en la primer quincena de
octubre de 1538, con muchas rdencs para las autoridades,
entire ellas la de que construyeran casas de piedra. Don Fran-
cisco de Montejo preparaba por entonees su expedicin contra
Tenamna y al dejar encargado del mando a su hermano don
JTan, le encomend la traslacin de la ciudad a otro sitio, que
es el que actualmente ocupa, en el pequeo valle que circuns-
criben los ros Arcagual y Tejar.

En los actos de fundacin de la tercera ciudad de Gracias
a Dios estuvo present el L;cenciado Pedraza, quien se refiere
a ellos en la forma siguiente:









"Y al tiempo que se parti de esta cibdad me rrog (el
Gobernador Montejo) que me quedase yo en ella en compaa
de su hermano JUAN DE MONTEJO, que dexaba en su lugar
en ella por su teniente, y con los -dems espaoles que dexaba
en la dicha cibdad se pasase a otro mejor asiento quel dicho
giovernador ava hallado dos leguas de all, ms allegado a
todos los pueblos de los yndios de toda la comarca, porque el
asiento que a la sazn estava, no hera tal qual convena, por-
que hera malsano y no tena salidas para ningn cabo, y esta-
va metido en una hoya, e a much peligro de los yndios y
desviado del meollo dellos; y estotro lugar a do agora se pas
y est poblada, est en muy gentil asiento y muy sano e ayroso
e tiene muy gentiles salidas, y est casi en medio de todos los
yndios, y muy ms allegado y al propsito de todos los pue-
blos, como tengo dicho, para el descanso de los dichos natu-
rales, lo qual todo comunic el dicho governador conmigo an-
tes que la dicha cibdad se pasase; y yo por mejor dar mi
parecer en ello, le rrogu que fusemos a ver el dicho asiento,
y como lo vi, y mi fin y deseo era que estos naturales no sean
tanto trabajados, segn el cargo e oficio que tengo, y porque
s que ste es el principal yntento de Vuestra Magestad, de-
ms de su salvacin, y porque vi que en acercarse de la cibdad
y llegndose ms a todos los pueblos, ellos rrecebian buena
obra, di mi voto y parecer en la pasada de la dicha cibdad,
juntamente con la justicia y regidores y procurador de la
dicha cibdad y otros muchos cavalleros y hidalgos que para
ello fueron llamados por el dicho Governador para ver el di-
cho asiento, y a esto principalmente quedamos el dicho Juan
de Montejo su hermano, y yo; y ans, ydo l la poblamos por
su mandato en nombre de Vuestra Magestad, y el primer edi-
ficio que en ella se hizo fue poner el rbol de la Santa vera-
oruz en el lugar donde se seal y constituy la yglesia, con
el himno de Vexilla regis prodeunt, etc; yo y quantos all nos
hallamos la traximos en los hombros, y al tiempo que la meti-
mos en el hoyo, todos hincados de rodillas, yo rez el evangelio
de San Juan, In principio erat Verbum: y ans y en la misma
hora se puso al pie de la cruz un altar, y se colg todo alre-
dedor della con puos de la tierlra, y me vest y dixe misa, la
qual fue del dulcisimo nombre de Jess, la qual d~cha misa








est en los misales sevillanos que comienzan as: In nominee
Jesu omne genu flectatur: porque fundada sobre tan excelso
nombre no puede ser sino que della manen muy gjrandes bie-
nes y virtudes para su santo servicio y para laumentacin de
la rreal corona de Vuestra Magestad, como yo lo espero en
su divina clemencia lo qual todo awsi se tom por testimonio,
y luego todos los vezinos comenzaron a hazer sus casas, y yo
la ma, y estube en la dicha cibdad hasta que vino el dicho
Gobernador de la entrada a do hera ydo, y benydo dio muchas
gracias y lores a Dios en ver pasada cla cibdad, y en saber que
se ava fundado en tan buen nombre..."
Nos resta apuntar, en lo relacionado con la tercera y de-
finitiva fundacin de la ciudad de Gracias, que este hecho
tuvo verificativo el 14 de enero de 1539, aprovechando las fes-
tividades religiosas del Santsimo Nombre de Jess, festividad
franciscana, acordada por el Papa Clemente VII por solicitud
que en el ao de 1530 elevara ante el Sumo Pontfice el Minis-
tro 'General de la Orden Franciscana. El Vaticano concedi la
fiesta, que debera ser celebrada el 14 de enero por toda la
orden, por document fechado el 25 de febrero de 1530.




















MES DE FEBRERO













14 DE FEBRERO DE 1856


EL GENERAL GUARDIOLA ES ELEGIDO PRESIDENT

DE HONDURAS

Rafael Carrera se encontraba a sus anchas gobernando
en Guatemala y desde all vea con ojos recelosos la presencia
en la presidencia de Honduras del General Jos Trinidad Ca-
baas, a quien aborreca, por haber sido ste uno de los lugar-
tenientes de Morazn y porque segua tremolando en sus ma-
nos el estandarte del unionismo. Varios movimientos armados
haba dirigido contra l, y aunque stos no haban dado buenos
resultados para el logro de sus propsitos, segua preparn-
dose para dar en tierra con un gobierno contrario a sus ideas
de dominio del conservatism sobre nuestro Pas.
A mediados del ao de 1855, Carrera puso un numeroso
ejrcito al mando del General hondureo Juan Lpez, a quien
acompaaban los jefes guatemaltecos Joaqun Solares y Lean-
dro Godoy, para que trajera la guerra contra Honduras. Se
combati primero en Santa Rosa de Copn y despus en Gra-
cias, con suerte adversa para las armas hondureas. De nada
sirvi la victoria que en Siguatepeque obtuvieron nuestras
fuerzas contra na column del General Jos Mara Medina,
porque en Masaguara fue destrozado el grueso del ejrcito de
Cabaas el 6 de octubre de ese ao.
Despus -del combat ya mencionado, el General Lpez
entr en Comayagua y llam para que ejerciera la presidencia
al Vice Presidente don Jos Santiago Bueso, quien el 18 de
octubre se hizo cargo de la direccin de las funciones ejecu-








tivas. Ms tarde enferm, y separado del mando, se hizo cargo
de ste el Senador por Comayagua don Francisco Aguilar.

Se practicaron ms tarde las elecciones de autoridades
supremas para el period comprendido entire 1856 y 1860 y
como no resultara electo ningn candidate por mayora abso-
luta. la Asamblea eligi el 14 de febrero de 1856 a los ciuda-
danos, General Santos Guardiola y don Jos Maria Lazo, para
la Presidencia y Vice Presidencia del Estado.

El General Guardiola tom posesin de su alto cargo el
17 de febrero. inaugurando as una de las administraciones
ms liberals que tuvo Honduras en el siglo pasado. El estaba
afiliado al Partido Conservador y militando en sus filas se
haba distinguido durante los regmenes de Ferrera, Chvez y
Lindo; pero en cuanto alcanz la alta magistratura otorg al
pueblo las libertades de prensa, sufragio y locomocin; respet
y garantiz la libertad individual y reglament los derechos
arancelarios de los curas prrocos, lo mismo que las relaciones
entire la Iglesia y el Estado, realizando as una labor de reco-
nocido advance ideolgico.

Desde 1854 arda la guerra civil en Nicaragua por la larga
controversial estallada all entire IJegitimistas y Demcratas.
Estos ltimos, deseosos de ganar la partida a sus irreconcilia-
bles adversaries haban introducido al pas a los filibusteros,
quienes comandados por el famoso aventurero William Wal-
ker, ponan en peligro ya no solamente la autonoma nicara-
gense, sino aue la do todo el Istmo. En tales circunstancias,
el 18 de iulio de 1856. el Gobierno del General Guardiola cele-
br un tratado con Guatemala y El Salvador, comprometin-
dose a enviar fuerzas militares a Nicaragua, las que, junto con
las de los pases va mencionados, lucharan contra los filibus-
teros. En noviembre de ese ao fueron enviados 300 hombres
al mando del General Florencio Xatruch, quien lleg a ser,
durante algn tiempo, General en Jefe de las fuerzas aliadas.
Al terminar la guerra en Nicaragua con la capitulacin de
la ciudad de Rivas, las fuerzas hondureas regresaron en
triunfo a Comayagua y fueron recibidas el 12 de junio de 1857
con grandes fiestas y manifestaciones de alegra.







El 28 de noviembre de 1859 fue celebrado en Comayagua
el Tratado Lennox Wyke-Cruz, entire el gobierno de Gran Bre-
taa y el de Honduras, mediante el cual aquella potencia devol-
vi a nuestro Pas las Islas de la Baha y reconoci como per-
teneciente y bajo la soberana hondurea el territorio de La
Mosquitia. El tratado fue suscrito por el Plenipotenciario bri-
tnico Mr. Carlos Lennox Wyke y el Representante de Hon-
duras don Francisco Cruz, siendo condicin expresa en l que
el gobierno hondureo dara entera libertad de creencias y
culto religioso, en lo pblico y en lo privado, a los habitantes
de Islas de la Baha.
Cuando se dispona el Gobierno a tomar formal posesin
de los territories devueltos, ocuparon a Roatn y se apodera-
ron despus de Trujillo los filibusteros al mando de William
Walker, quien en esta ocasin realizaba un nuevo intent de
penetracin en Nicaragua. Guardiola moviliz fuerzas inme-
diatamente. Mientras los gobiernos de Guatemala e Inglaterra
sumaban su cooperacin para batir a los invasores, el General
Mariano Alvarez march de Yoro con cuatrocientos hombres
sobre Trujillo. Perseguido Walker por las fuerzas de Hondu-
ras y por el buque de guerra ingls Icarus se rindi frente a
la barra de Rio Tinto y fue fusilado en Trujillo el 12 de sep-
tiembre de 1860, previo process y sentencia que dict un Con-
sejo de Guerra.
El 22 de abril de 1861 el Presidente Guardiola emiti De-
creto declarando que las Islas de la Baha y territorio Mos-
quito, en la parte de Honduras, quedaban desde esa fecha en
adelante bajo el dominio y soberana hondureos y que los
habitantes de tales lugares quedaban sujetos al gobierno del
Estado siendo, en su condicin de sbditos, eficazmente pro-
tegidos en sus personas, propiedades y derechos. El 24 del
mismo mes, el Mandatario expidi la Proclama que textual-
mente dice:
SANTOS GUARDIOLA, Capitn General y Presidente de
la Repblica de Honduras, a los habitantes de las Islas de
la Baha.
Las islas que habitis han sido restituidas a Honduras,
su legitimo dueo, como ya sabis, por medio de un tratado
con la Gran Bretaa; y estando ahora la Repblica para asu-








mir sobre ellas su soberana, me corresponde a m, como Su-
prenl I agistrado de la Nacin, el expresaros las segurida-
des que es muy natural aguardis de m, sobre el manteni-
miento de vuestros derechos, y sobre la promocin de vuestro
bienestar.
Es mi firme resolucin impedir que este cambio en vues-
tra condicin sea la causa de que os sobrevenga el menor mal;
y rs bien procrrar que vuestra inco-noracin a la naciona-
lidad hondurea, marque la inauguracin de una era de ms
prosperidad aun para vosotros que la que habis disfrutado
bajo el gobierno liberal de la Gran Bretaa.
Es verdad que vais a cesar de pertenecer a un imrperio
grande y poderoso, pero tambin es cierto que ahora tendris
la noble misin de contribuir con vuestra lealtad y vuestra
industrial, al engrandecimiento y progress de este pas favo-
recido, del cual vais a former una parte integrante.

Vosotros marchis a la vanguardia de su civilizacin, y el
ejemplo que daris a vuestros hermanos del continent, y las
relaciones y comercin mayores y ms extensas que se desarro-
llarn entire vosotros y el resto de Honduras, pronto estrecha-
rn ms y ms los vnculos de la fraternidad y armona que
deben siempre uniros a los habitantes de una patria comn.
Vuestros fuero v estatutos sern mantenidos fielmente.
Vuestra lealtad as mismo, estoy seguro, corresponder a los
deseos de mi Gobierno, que no aspira a otra cosa que a procu-
rar vuestro progress y bienestar.-Comayagua, abril 24 de
1861.-Santos Guardiola".

Como Guardiola permitiera la libertad de cultos en las
tierras recuperadas, el Vicario Capitular, Presbtero Miguel del
Cid, lanz excomunin contra l el 26 de diciembre de 1860,
desde el pueblo de San Antonio, perteneciente actualmente al
departamento de Intibuc. El Gobierno acord el extraamien-
to del Vicario y la prohibicin de que la resolucin de del Cid
fuera publicada, a cuyo efecto agents del orden arrancaron
las copias de la excomunin fijadas en algunos lugares. Se
promovi entonces la llamada GUERRA DE LOS PADRES
que fue debelada con energa. El Gobierno acredit a don Car-








los Gutirrez como Ministro Plenipotenciario ante la Santa
Sede y con las explicaciones que ste dio y los comprobantes
que puso delante de los ojos del Jefe Supremo del Catolicis-
mo, todo qued arreglado.
El General Guardiola fue reelegido para un segundo pero-
do de 1860 a 1864, habiendo obtenido 20.531 votos de una
base de 22.873 electores. El Candidato contrario fue don Jos
Mara Lazo, cuyos partidarios atacaron violentamente a Guar-
diola desde el peridico que hacan en los propios talleres ofi-
ciales. Guardiola no oy los consejos de algunos amigos que
le recomendaban la supresin de El Electoral, rgano lacista,
sino que creyendo firmemente en que "la palabra deba curarse
con la palabra" -como l deca- se defendi desde su rgano
de propaganda El Vigilante, dando as el primer ejemplo en
Honduras de respeto amplio y cabal a la libertad de imprenta.
Desgraciadamente, Guardiola, cuyo Vice Presidente en
esta ocasin era don Victoriano Castellanos, no pudo terminar
su segundo perodo. El 11 de enero de 1862 a las cinco de la
maana fue asesinado por miembros de la guardia de honor,
sublevada bajo la direccin de Pablo Agurcia, Mayor de Plaza
de Comayagua.
La muerte de Guardiola produjo inmensa conmocin.
Tom inmediatamente el mando el Senador Francisco Montes,
pero el 5 de febrero del mismo ao lo entreg al Senador Jos
Maria Medina, quien hizo fusilar a los asesinos.













16 DE FEBRERO DE 1903


EL CONGRESS ELIGE PRESIDENT DE HONDURAS AL

DOCTOR JUAN ANGEL ARIAS

El General Terencio Sierra, cuya actuacin de gobernante
haba fomentado en media apreciable el progress de Hon-
duras, se encontraba en el ao de 1902 en la ltima etapa de
su perodo presidential, para el cual haba sido elegido como
candidate nico para suceder al Doctor Policarpo Bonilla. El
22 de febrero del ao antes referido, el Congreso Nacional, por
medio del Decreto correspondiente, convoc a elecciones de au-
toridades supremas, -de conformidad con la Constitucin Polti-
ca de 1894, y acto continue qued iniciado el debate electoral,
uno de los ms violentos que han tenido verificativo en nuestro
pas.
Tres candidaturas fueron lanzadas a la consideracin del
pueblo hondureo: la del General Manuel Bonilla, element
perteneciente al Partido Liberal, military que haba tenido una
actuacin destacadsima en las campaas de 1892 y 1894 y
quien al frente de contingentes hondureos haba ido a Nica-
ragua en el ao de 1896 en auxilio del Presidente, General
Jos Santos Zelaya, seriamente amenazado por un movimiento
armado; la del Doctor Juan Angel Arias, perteneciente tam-
bin al Partido Liberal y ciudadano de mritos sobresalientes
como professional y como politico, y la del Doctor Marco Aure-
lio Soto, ex Gobernante que realize una' fecunda obra de pro-
greso y que, por lo tanto, tena simpatas, especialmente en
algunos sectors intelectuales del Pas. Este ltimo se encon-
traba en Pars al iniciarse el debate y vino a Honduras para
hacer la presentacin de su candidatura.








En medio de estos tres candidates -se dice- se encon-
traba el Presidente Sierra, muy interesado en dividir las opi-
niones electoral a fin de resultar l favorecido en ltima ins-
tancia, obteniendo as su perpetuacin en el Poder.

Dice a este ltimo respect el Doctor Rmulo E. Durn
en su valioso libro Bosquejo Histrico de Honduras: "Sierra
foment la division entire estos tres candidates, pretendiendo
continuar en la Presidencia, olvidado de su promesa de 1899.
Un agent suyo, en el- mes de julio, propuso en una junta de
partidarios de las tres candidaturas, celebrada en el saln
de la Universidad, que s conviniera en hacer que el Congreso
le prorrogara el perodo presidential por un ao, durante el
cual procurara que se calmaran los nimos para que, en
octubre de 1903, se practicaran las elecciones tranquilamente,
esto es, pa-a que recayeran en l. Esta proposicin no fue
siquiera tomada en consideracin por la junta, la que se disol-
vi en el acto".

Durante la lucha electoral las pasiones se desbordaron
en forma nunca vista antes. Los peridicos de los contendien-
tes se engolfaron en polmicas llenas de insultos y difamacio-
nes y !.-I m~lr .es npo.ares, exacerbadas por la prdica de los
voceros de los partidos, cometieron muchos actos violentos.
En diferentes localidares de la repblica los partidarios del
General Manuel Bonilla sufrieron la persecucin de las autori-
dades militares, a cargo en algunas circunscripciones de aven-
tureros a propsito para desarrollar una accin impositiva con-
tra los ciudadanos de Honduras.

Las elecciones, bajo augurios de tormenta, se practicaron
en la Rephlica en el 'periodo legal. S, resultado arroj mayo-
ra absolute para el General Bonilla. Correspondi el segundo
sitio al Doctor Juan Angel Arias, mientras el Doctor Soto,
a pesar de sus merecimientos, apenas obtuvo un muy escaso
margen de sufragios. Estaban quiz muy frescos algunos
recuerdos no muy favorables de algunos de sus actos adminis-
trativos, actos que ahora han sido ya, si no olvidados, discul-
pados en gracia a los grandes aciertos de este Gobernante en
la poca en que le toc actuar.








El 19 de enero de 1903, siempre de conformidad con la
Constitucin vigente, que era la de 1894, se reuni en Teguci-
galpa el Congreso Nacional. A las claras se not que, por la
composicin del mismo, sera labor impossible la de llevar a
cabo el escrutinio para declarar electos al Presidente y Vice
President de la Repblica, a los Magistrados Propietarios y
Suplentes de la Corte Suprema de Justicia y a los Designados
a la Presidencia. El Doctor Soto, viendo que la guerra se ave-
cinaba, opt por abandonar el pas el 17 de enero de ese ao.
El Congress contin en aparentes deliberaciones en torno
del delicado asunto puesto en sus manos, y se fue todo el mes
de enero sin que la eleccin se hubiera podido efectuar para
asegurar un sucesor legal al Presidente Sierra y evitar de esa
manera la guerra civil.
El 30 de enero de 1903, es decir, un da antes de que expi-
rara su perodo lenal, el Presidente, General Terencio Sierra,
expidi un Decreto depositando la Presidencia en el Consejo
de Ministros, pretextando que esa misma noche saldra para
Nicaragua, lo cual, en efecto, no se llev a cabo. El Doctor
Durn dice sobre este particular:
"Sierra, por falta de esta eleccin (la del Congreso), de
la que l tena la culpa, deposit el poder, al vencer su pero-
do, en su propio Consejo de Ministros, que ya no tena misin
legal, pues las funciones de ste cesaban al mismo tiempo que
las de aqul".
Mediante el Decreto nmero 42, expedido en Toncontn
por el Presidente Sierra, a las dos de la tarde del da 30 de
enero, el Poder Ejecutivo qued en manos del Consejo de Mi-
nistros, constituido por las siguientes personas: Licenciado
Rafael -Alvarado Guerrero, VMinistro de Gobernacin; Doctor
Juan Angel Arias. Ministro de Relaciones Exteriores; General
Mximo B. Rosales. Ministro de Guerra: don Daniel Fortn h.,
Ministro de Hacienda y Crdito Pblico; Licenciado don Ma-
nuel S. Lpez, Ministro de Justicia e Instruccin Pblica, y
don Francisco Altschul, Ministro de Fomento y Obras P-
blicas.
El Congress Nacional se disolvi de hecho, buscando los
diputados su salvacin personal. Los que pertenecan al grupo







poltico del General Manuel Bonilla se pusieron al lado de ste
y se alistaron bajo sus banderas para la lucha que se aveci-
naba y cuyo inicio se marc con el acto de haber prestado este
military su Promesa de Ley como Presidente Constitucional en
el puerto de Amapala, ante el Alcalde Municipal de aquel
lugar, seor Andrs Palacios.
El Consejo de Ministros, al slo tener conocimiento del mo-
vimiento armado que iniciaba el General Manuel Bonilla, nom-
br Comandante General de las Armas al General Sierra,
encomendndole la misin de batir a los insurrectos. Al mismo
tiempo, sin poseer facultad constitutional alguna, pero utili-
zando las que de hecho le confera su ejercicio del poder en
aquellas circunstancias, hizo concurrir, ejerciendo coaccin
en muchos casos, a algunos Diputados propietarios y suplen-
tes no incorporados y cuyas elecciones an no estaban califi-
cadas, para former el nmero necesario a fin de que el Con-
greso continuara sus sesiones. Al reunirse el nmero de ley,
el Congress continue sus trabajos el 13 de febrero. En la
sesin del 16 de ese mismo mes el Congreso hizo el escrutinio
de votos de las elecciones del ao anterior y declar que nin-
guno de los candidates habia obtenido mayora absolute de
sufragios, lo cual logr calificando de carecer de autenticidad
sesenta y cuatro actas electorales. Realizadas estas maniobras,
eligi Presidente de la Repblica al Doctor Juan Angel Arias
y Vice Presidente al General Mximo B. Rosales.
El Doctor Durn, en su obra ya citada Bosquejo Histrico
de Honduras dice sobre este suceso: "El Congreso inconstitu-
cional, para elegir a Arias, haba declarado que no haba ma-
yora para ninguno de los candidates, por considerar nulas
64 actas, y as form una base de 58.539 votos, de los que reco-
noci 28.550 al General Bonilla; 25.118 al Doctor Arias; 4.857
al Doctor Soto y 14 a otros candidates, por lo que procedi
a elegir entire los tres".
En la sesin celebrada por el Congreso Nacional el 18 de
febrero, los Mandatarios electos prestaron la Promesa Cons-
titucional, tomando as posesin de los cargos para que haban
sido elegidos por la Asamblea. El 19 del mismo mes el Doctor
Arias organize su Gabinete de la siguiente manera: Ministro








de Gobernacin, Coronel Manuel Bueso; Ministro de Relacio-
nes Exteriores, Doctor Jess Bendaa; Ministro de Hacienda
y Crdito Pblico, Licenciado y Presbtero Jess Mara Ro-
drguez p.; Ministro de Justicia e Instruccin Pblica, Licen-
ciado don Joaqun Soto; Ministro de Fomento y Obras Pbli-
cas, General Francisco Altschul, y Ministro de Guerra, mien-
tras se nombraba otro, el General Mximo B. Rosales.

Lo acontecido aqu en Tegucigalpa sorprendi en alto gra-
do al General Sierra. Quiz no era esto lo que haba l con-
venido con el Consejo de Ministros al entregarle el mando.
Anunci entonces que. en cuanto venciera al General Manuel
Bonilla, avanzara sobre Tegucigalpa y derrocara el orden
recientemente establecido. Pero la campaa le fue funesta al
General Sierra. Batido por las fuerzas manuelistas en El Acei-
tuno y Coray, tuvo que refugiarse en Nicaragua, mientras
otros contingentes revolucionarios penetraban por Ocotepeque
y por el lado de Camasca, obteniendo victorias como las de Tal-
gua y la Villa de San Antonio.

El 13 de abril de ese ao de 1903 las fuerzas del General
Bonilla tomaron la ciudad de Tegucigalpa mediante capitula-
cin terminndose as, con el regocijo de todos, la funesta gue-
rra civil.

El Doctor Arias fue reducido a prisin por habrsele im-
putado que haba roto algunas clusulas de la capitulacin.
Recobr su libertad hasta el ao de 1905.

En 1923 el Doctor Arias lanz nuevamente su candidatura
a la presidencia tocndole competir con el General Tiburcio
Carias Andino y el Doctor Policarpo Bonilla. Ocurri una difi-
cultad semejante a la de 1902 en el Congreso al no poder ste
declarar electo al sucesor del General Rafael Lpez Gutirrez.
Vino entonces la dictadura de este Gobernante, la guerra civil
y el desastre national.

Era el Doctor Arias un hondureo prominentsimo. Hijo
del Doctor Cleo Arias, precursor del Partido Liberal de Hon-
duras, fue factor de honda division en las filas de esta agru-


I _








pacin, ya que nunca pudo llegar a un entendimiento con el
lder del otro grupo liberal, Doctor Policarpo Bonilla, resul-
tando de esa pugna muchas calamidades pblicas. Era hombre
honrado y cabal; caballero de la ms select sociedad y hom-
bre de negocios. Se le calumni groseramente como, para des-
gracia nuestra, ocurre siempre a los hombres de visible mili-
tancia poltica. Falleci en Quirigu, Repblica de Guatemala,
el 29 de abril de 1927.













22 DE FEBRERO DE 1894


LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS DEL DR. POLICARPO

BONILLA TOMAN A TEGUCIGALPA

La situacin de Honduras era crtica. Haban pasado las
campaas de los aos 1892 y 1893, mediante las cuales las
fuerzas liberals capitaneadas por el Doctor Policarpo Bonilla
haban intentado derrocar los regmenes del General Poncia-
no Leiva y del Licenciado Rosendo Agero. -Gobernaba ahora
el General Domingo Vsquez, y no obstante sus atributos
reconocidos de "hombre fuerte", persista el clima de ame-
naza blica. Lleno quiz de jactancia, el mandatario hondu-
reo haba pedido autorizacin al Congreso para declarar la
guerra a Nicaragua, si este pas segua apoyando a los revo-
lucionarios, y el gobierno nicaragilense, presidido por el Ge-
neral Jos Santos Zelaya, haba aceptado el reto y movili-
zado, el 25 de diciembre de 1893, un ejrcito de ms de diez
mil hombres para la campaa.

El 24 de diciembre del mismo ao el Doctor Policarpo
Bonilla, Jefe del Partido Liberal, haba inaugurado su gobier-
no provisional en el lugar fronterizo llamado Los Amates y
al da siguiente haba obtenido el reconocimiento del gobier-
no nicaragense.

La guerra se inici con el combat de El Corpus, conti-
nu con las dos memorables acciones libradas en la ciudad
de Choluteca, en la segunda de las cuales fueron deshechas
las tropas gobiernistas comandadas por el propio Presidente
General Vsquez y culmin con el sitio impuesto por los re-


_r








volucionarios a la ciudad de Tegucigalpa, el cual se inici el
23 de enero de 1894 por un ejrcito florido, al mando de una
select planilla de generals.
Los combates librados en esa poca han pasado a la his-
toria nuestra como los ms violentos que hasta esa fecha
haban tenido verificativo en el Pas. En ellos participaron
de ambos bandos soldados valientes y decididos a jugarse la
vida hasta el ltimo minuto por hacer .triunfar los principios
que los sustentaban. Pero imposibilitado el General Vsquez
para recibir auxilios -del resto de la Repblica, en, la incapa-
cidad de lograr que se incorporaran a sus fuerzas las que de
'occidente traa el General Alfonso Villela, poco a poco fue
perdiendo sus posiciones y contemplando cara a cara la certi-
dumbre de la derrota.

En el cerro del Berrinche los sitiadores tenan caones y
una ametralladora que barran los access de la ciudad y las
calls de la misma. Los franco-tiradores apostados en luga-
res estratgicos hacan impossible el trnsito. Las bombas
caan sobre el Palacio, la Universidad y el cuartel de San
Francisco. Los vveres haban llegado a desaparecer y las
fuerzas defensoras tenan que empearse en asaltos parcia-
les para poder conseguir ganado y elements para su sub-
sistencia. Los pertrechos blicos de los defensores experi-
mentaban una disminucin alarmante, en tanto que el ene-
migo bombardeaba continuamente la poblacin, daando la
tienda de don Daniel Fortn, el Hotel Piccadilly y varias ca-
sas de los vecinos. En el ataque del 17 de febrero el General
Herbert Jeffries haba sido desalojado de sus posiciones ha-
cia el lado de Buena Vista y estaban heridos muchos Jefes
importantes, entire ellos el General Ezequiel Ferrera, el bra-
vio official Maximiliano Ferrari, el Capitn Budhe, segundo
de Jeffries, y otros.

Al amanecer del 21 de febrero los revolucionarios ata-
caron El Picacho que se defendi heroicamente, sostenido por
el bizarro General Julin Lpez Garca. Se rompieron tam-
bin los fuegos en Buena Vista, Las Crucitas y el camino de
Toncontn. Fueron desalojados los defensores de Buena Vis-
ta y Piedra Grande; los Generales Morales y Urrutia fueron







arrollados por la avalanche del ataque y los liberals entra-
ron en la ciudad posesionndose del Hospital General, dentro
del cual cayeron en manos revolucionarias los Doctores Ale-
jo S. Lara y Trinidad Mendoza. Esa noche los atacantes hi-
cieron claraboyas y formalizaron posiciones para el asalto de
los pocos objetivos que an quedaban en manos de Vsquez.
En la madrugada del 22 de febrero empez el ataque
definitive sobre El Picacho, la posicin que los gobiernistas
haban defendido con tenacidad a costa de grades sacrificios.
Las fuerzas liberals acometieron en empuje feroz y los de-
fesores gracianos, ya casi agotados sus pertrechos, lucharon
con inaudita bravura acudiendo a las bayonetas y hasta a
las culatas de los fusiles. Desalojados los defensores se ba-
tieron en retirada, disputando cada pulgada hasta replegarse
al recinto de la plaza. En la evacuacin de El Picacho muri
el valiente General Eduardo Campos A., quien -se dice-
herido en el estmago y vindose incapaz de moverse, se sui-
cid disparndose un tino de revolver. Haba venido sufrien-
do heridas desde el combat de Choluteca y ese mismo da
haba sido ascendido a General de Brigada.
Las fuerzas de Vsquez, extenuadas por el sueo, el ham-
bre y la fatiga, eran ya un grupo reducido de valientes a
quienes slo sostenan el coraje y el orgullo. El 22 a las siete
de la noche los sitiados abrieron violent fuego de fusilera
contra sus atacantes. Ces despus el estruendo y una calma
sospechosa envolvi a la ciudad. Por una brecha que un co-
nocedor encontr en las lneas enemigas, Vsquez con su
grupo de leales se abri camino hacia oriented, continuando
despus hacia el sur. Librando acciones de retaguardia logr
internarse en El Salvador, cruzando la frontera cuscatleca
en el Ro Goascorn.
El mismo 22 de febrero las fuerzas liberals entraron en
Tegucigalpa. El Doctor Bonilla, despus de una de las luchas
ms tenaces y ms arduas que registra la historic national,
obtena el triunfo, y aunque la posteridad le critical el apoyo
de bayonetas extraas, abra un nuevo captulo de la historic
trayendo en sus filas una juventud pletrica de sueos, des-
tinada a revolucionar, en lo ideolgico, la estructura polti-
ca de nuestro Pas.








Desde que el Doctor Bonilla inaugur su gobierno en
Los Amates, constituy su Gabinete de la manera siguiente:
Ministro de Gobernacin, Doctor Juan Angel Arias; Ministro
de Relaciones Exteriores, Licenciado Csar Bonilla; Minis-
tro de Guerra, General Manuel Bonilla; y Ministro de Ha-
cienda y Crdito Pblico, Doctor y General Miguel R. Dvi-
la. Por motivo de la guerra, los Ministros nombrados no pu-
dieron tomar posesin de sus cargos, quedando de Ministro
General el Licenciado Csar Bonilla.
Siempre en carcter de Presidente Provisional, el Doc-
tor Bonilla, por Decreto de 26 -de abril de 1894, convoc a
una Asamblea Constituyente para que emitiera una nueva
Constitucin Poltica que derogara la emitida en el ao de
1880. La Constituyente se install el 11 de julio y el 14 de
octubre dict la nueva Carta Fundamental. Esta Constitu-
cin, consagratoria de todos los principios liberals, estable-
ci que Honduras es un estado disgregado de la Repblica
-de Centro Amrica, reconoci la necesidad de volver a la
unin y admiti que sta pudiera realizarse con uno o ms
estados. Aboli absolutamente la pena de muerte; cre un
vice-Presidente de la Repblica y tres Designados a la Pre-
sidencia; estableci la eleccin popular de los Magistrados
Propietarios y Suplentes de la Corte Suprema de Justicia;
cre los jurados; adopt el voto secret; prohibit la delega-
cin de facultades legislativas en el Poder Ejecutivo y man-
tuvo en pie los avances de la Constitucin de 1880.
Por Decreto del 15 de diciembre de 1894, la Asamblea
declar electo Presidente Constitucional al Doctor Policar-
po Bonilla para el perodo comprendido del 10 de febrero de
1895 a igual fecha de 1899, en virtud de haber obtenido, en
una base de 43.166 electores, 42.667 sufragios. Fue elegido
Vice-Presidente, con 40.032 votos el General Manuel Bonilla.
Quedaban as reunidos en la direccin del Ejecutivo hondu-
reo el cerebro y el brazo de la revolucin. El 24 de diciem-
bre prest su promesa el Doctor Bonilla, quien haba sido
autorizado para ejercer el poder discrecional hasta el 31 de
ese mes, y en carcter de Presidente Provisional, hasta el lo
de febrero del ao prximo, fecha en que inaugurara su pe-
riodo constitutional.







Durante este period de 1895-1899 se implantaron re-
formas de gran trascendencia para la evolucin hondurea
y se llevaron a efecto realizaciones que merecen el juicio se-
reno de la Historia para que les consagre la merecida justicia
que se les ha venido regateando por puras conveniencias de
poltica banderiza.
Factores de todas esas reforms fueron plyades distin-
guidas de hondureos, la mayora de quienes siguieron figu-
rando destacadamente en la poltica del pas obteniendo al-
gunos de ellos el reconocimiento de las actuales generaciones
por los relevantes servicios que supieron prestar a la Patria.



















MES DE MARZO













2 DE MARZO DE 1834


MUERE EL SABIO JOSE CECILIO DEL VALLE

Acababa de resultar electo Presidente de Centro Amri-
ca, despus de que sus amigos lanzaron tres veces sucesivas
su candidatura a la consideracin del pueblo, el sabio centro-
americano Jos Cecilio del Valle, cuando le lleg la muerte
el 2 de marzo de 1834, mientras en estado de gravedad era
conducido de su hacienda La Concepcin a la ciudad de Gua-
temala, con el objeto de que los mdicos combatieran en aque-
lla capital las dolencias que lo aquejaban.
Don Jos Bernardo Valle, hijo de don Jos Cecilio, con
fecha 18 de junio de 1878, hizo la siguiente relacin de los
ltimos das de su padre. Tal relato lo escribi a pedimento
del brillante poeta cubano Jos Joaqun Palma, de grata re-
cordacin en Honduras. Dice as el hijo del Autor del Acta
de Independencia:
"Acostumbraba hacer, con toda su familiar, todos los
aos, una temporada en su hacienda llamada La Concepcin,
distant diez y ocho leguas de Guatemala; y all permaneca
desde fines de diciembre de 1833, disfrutando de la mejor
salud, hasta el primero de febrero de 1834, da desde el cual
empez a padecer achaques diversos, pero en ningn concep-
to graves.
El sbado 22 del mismo, a las cinco de la tarde, fue re-
pentinamente atacado de fuerte fatiga, con hervor de pecho,
ya de un carcter tanto ms serio cuanto que jams lo haba
padecido; que amenazaba ahogarle y hacia balbucear su voz,
logrando a esfuerzos de la familiar cediera algn tanto ese
accident.








Desde luego se acudi a Guatemala, yendo en persona el
propio Presbtero don Mariano Borjas, Capelln de la Fami-
lia, a llamar al Doctor don Quirino Flores, mdico de la casa,
y que en efecto lleg a La Concepcin el martes 25 del propio
mes; y a quien Valle hizo relacin -de sus padecimientos, y la
familiar de los medios empleados para calmarlo.
El Doctor Flores no dio a la enfermedad la importancia
que mereca. Aplic remedios y entire ellos un vomitivo de
ipecacuana; pero no produjeron el xito apetecido, y a pesar
de esto y de las vehementes instancias y tambin de las l-
grimas -de la angustiada familiar, se larg el da siguiente
para Sonsonate, a donde dijo que le esperaban asuntos im-
portantes del Senado, de que era individuo.
Valle y su familiar ansiaban vivamente regresar a Gua-
temala. El Doctor Flores haba asimismo convenido en ello;
y se verific el viaje an antes del da sealado, saliendo de
La Concepcin el sbado primero de marzo, conduciendo al
enfermo en camilla.
En la misma maana lleg a la hacienda El Jute, tres
leguas distant, sintiendo el enfermo alivios que llenaron a la
familiar de halageas esperanzas. Mas en la noche de ese
mismo da hubo inesperadamente una nueva gravedad, que
se insinu con un largo delirio, refirindose primero a la Ca-
sa de Moneda y Jardn Botnico de Mxico, y luego a su re-
pugnancia de admitir la presidencia de la Federacin de Cen-
tro Amrica, para que estaba electo. "Reiterar -deca-
cuantas renuncias fueren necesarias: quiero que digan: Valle
hubiera restituido la paz, y no: Valle no pudo donseguirlo.
En el ltimo caso, me rodear de sabios de Europa, amigos
mios, a quienes har venir para asegurar el bien de la Patria
y sacarla del caos a que la han precipitado las reoluciones,
promovidas por el aspirantismo".
En esa madrugada sobrevino otra vez la fatiga y snto,-
mas del 22 del anterior febrero, aunque con menos fuerza;
y, calmado este nuevo incident, se continue la march para
la hacienda de Corral de Piedras, distant todavia doce le-
guas de la capital; y la familiar colmada de consoladoras es-
peranzas. Pero a media jornada, y a eso de las diez de la








maana del domingo 2 de marzo, la suerte no permiti ms
vida de Valle; arrebatndolo a su Patria y familiar en medio
de un llano, y sin otro abrigo que la sombra de su camilla.
Ya para hacer su confesin sacramental hizo una depre-
cacin o discurso que as como los votos que antes haba
dirigido a la Divinidad, merecan esculpirse, segn las pala-
bras del confesor: Padre -dijo a ste entire otras cosas-
conozco que estoy ya en los ltimos periods de mi existen-
cia, y necesito de los auxilios espirituales para devolver mi
alma al Creador que me la dio". Todo en la camilla que ro-
deaba la desolada familiar.
Ya sin habla, vio a su querido hijo de diez aos de edad,
que impelido por el amor filial, se arroj sobre su idolatrado
padre. Este tom su mano y la estrech contra su moribundo
pecho, siendo difcil al sacerdote desbaratar un grupo tan
tierno y conmovedor, ya en los moments mismos del falle-
cimiento.
As muri, con la resignacin y la fe del verdadero cat-
lico y con la tranquilidad del filsofo virtuoso, dejando en la
orfandad a la viuda, a dos hermanas y a cinco hijos peque-
os, y .de los cuales slo uno es hombre.
Las exequias, costeadas por la familiar, fueron tan so-
lemnes como se pudo, pues se agotaron en su pompa los re-
cursos que permita el Pas.
El Cuerpo Legislativo en decreto de 21 del mismo marzo
declar como un suceso infausto para el Estado la muerte de
don Jos Cecilio del Valle: y mand que los empleados y
funcionarios existentes en la Corte vistiesen luto durante
tres das, y que en los mismos se doblara en todas las
iglesias de la Capital a las nueve, doce de la maana y ora-
ciones de la noche: que se excitara a los otros Estados a fin
de que se sirvieran acordar las demostraciones que tuviesen
a bien en honor de la memorial del mismo ciudadano, y que
se copiase su retrato y se colocara en la sala de sesiones.
El Poder Ejecutivo seal en la sancin, los das tres, cua-
tro y cinco del inmediato abril.
Rstanos decir, a propsito del relato que ofrecemos an-
teriormente, que el Decreto de la Asamblea fue emitido a mo-
cin de los Diputados Doctor Jos Maria Castilla y seores







Machado, Rendn, Rodrguez y Rivera Paz. Dijo el Doctor Jos
Maria Castilla en el seno del Congreso: 'Mirabeau interrumpi
una important disertacin de la Asamblea Constituyente de
Francia para pedir da de luto por la muerte de Franklin que
falleci en los Estados Unidos. Poco ha el ciudadano Valle pidi
lo mismo en favor del sabio seor Bentham, al Congreso Fe-
deral sin ser individuo de l. Yo lo hago ahora, no por un
sabio extranjero, sino por un 'digno compatriota, por uno
de los mejores ornamentos de la Repblica, cuyos escritos
extendieron su nombre por Europa, y lo asociaron a los
cuerpos literarios de ms fama de los pueblos cultos".
Muri Valle en un moment decisive para la Federacin.
Quiz de haber tomado l las riendas del poder se hubiera
preservado la Patria Grande. Ahora se le recuerda como un
sabio eminentsimo que, paralelo con el genial Simn Bolivar,
pens en la idea del panamericanismo, que es ahora una
hermosa realidad, ejemplo del mundo.













25 DE MARZO DE 1907


FUERZAS NICARAGUENSES Y HONDUREAS

DERROCAN AL GENERAL BONILLA

El General Manuel Bonilla obtuvo la victoria en las urnas,
a finales de 1902, y en los campos de batalla a principios del
ao siguiente, por el apoyo que le prestaron elements perte-
necientes al Partido Conservador -orgenes del Partido Na-
cional- y numerosos militants del Partido Liberal mode-
rado. Un grupo fuerte de este Partido se haba concentrado
en torno del Doctor Juan Angel Arias, el candidate que en
los comicios sigui en popularidad al General Bonilla.
A la cabeza de once mil hombres el General Manuel Bo-
nilla entr triunfante en Tegucigalpa el 13 de abril de 1903.
El 3 de mayo del mismo ao se install de nuevo el Congreso
Nacional y ante l el nuevo Presidente ley el Mensaje acos-
tumbrado y explic las causes que lo haban obligado a asumir
el Poder en Amapala. La Asamblea emiti el 5 de ese mes un
Decreto por el cual declar inconstitucional la reunin de Di-
putados que haban elegido Presidente al Doctor Arias, y el
12 de mayo declar electos Presidente y Vice Presidente de la
Repblica, respectivamente, al General don Manuel Bonilla y
al Doctor y General Miguel R. Dvila. Asimismo declare la
eleccin de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia a
favor de los Abogados Rafael Alvarado Manzano, Trinidad Fe-
rrari, Leandro Valladares, Francisco Escobar y Manuel Villar;
fueron electos Magistrados Suplentes de la misma Corte, los
Abogados Carlos Ziga, Trinidad Fiallos S. y Alberto A.
Rodrguez.








El 17 de mayo, el General Bonilla ratific ante la Asam-
blea la Promesa de Ley que haba prestado ante el Alcalde
Municipal de Amapala y prestaron tambin igual Promesa el
Vice Presidente de la Repblica, los Magistrados Propietarios
y Suplentes y los Contadores del Tribunal Superior de Cuentas.
El Gabinete organizado por el General Bonilla el 18 de
mayo. se integraba as: Ministro de Relaciones Exteriores,
Doctor Mariano Vsquez; Ministro de Gobernacin, General
Dionisio Gutirrez; Ministro de Justicia e Instruccin Pblica,
General Miguel R. Dvila; Ministro de Fomento y Obras P-
blicas, Licenciado Alberto Membreo, y Ministro de Guerra,
Licenciado Sotero Barahona.
Todo marchaba perfectamente entire las dos milicias pol-
ticas reunidas para sostener en el mando al distinguido military
olanchano; pero de sbito el peridico liberal Diario de Hon.
duras, editado en los talleres de La Prensa Popular, comenz
una campaa violent contra el Presidente de la Repblica y
sus partidarios. El Mandatario, como desgraciadamente ha
sido uso y costumbre, respondi con la fuerza y suspendi el
diario calificando sus escritos de subversivos. La actuacin
ejecutiva promovi inmediatamente una crisis en el Gabinete,
y los Ministros pertenecientes al Partido Liberal, que eran los
Doctors y Generales Dionisio Gutirrez y Miguel R. Dvila;
interpusieron sus renuncias de las Carteras de Gobernacin y
Justicia e Instruccin Pblica, respectivamente. Dvila fue
sustituido por el Doctor Alberto Membreo, y el General Gu-
tirrez, por el de igual grado Salomn Ordez.
Bajo tormentosos augurios se reuni el Congreso Nacio-
nal el 19 de enero de 1904. Se palpaba que el conflict pro-
movido entire los amigos del General Bonilla y los elements
pertenecientes al ala liberal que antes lo haba apoyado, esta-
llara sin duda alguna. As fue. Los Diputados liberals enca-
bezados por el Doctor Policarpo Bonilla lograron fuerte domi-
nio parlamentario. Haban demostrado hostilidad al redactar
la respuesta al Mensaje Presidencial; intentaron deducir res-
ponsabilidad al Poder Ejecutivo por la muerte de los ciuda-
danos Pedro A. Trejo -Diputado al Congreso- y Ezequiel Ro-
mero, quienes fueron ultimados por una escolta military en
Santa Brbara, y exigieron al Presidente la destitucin del








Director General de Polica, que era el extranjero Lee Christ-
mas. El 8 de febrero y ante la presin de la oposicin legisla-
tiva, el Ejecutivo orden la capture, en el propio recinto de la
Asamblea, de los Diputados, Doctor Policarpo Bonilla y Li-
cenciados Marcos Caras Andino, Miguel A. Navarro, Miguel
Oquel Bustillo, Jess M. Alvarado, Salvador Zelaya, Manuel
F. Barahona, Ricardo Pineda y Jacinto R. Rivas, quienes fue-
ron llevados a la Penitenciaria y despus sometidos a un Tri-
bunal de Guerra como conspiradores contra la paz.
Despus de un paso tan antidemocrtico, constitutivo de
un verdadero golpe de estado, el General Bonilla, por medio
de un Decreto, declar que el Congreso se haba disuelto el 8
de febrero sin emitir la Ley de Presupuesto ni juzgar los actos
del Ejecutivo, alterando por lo tanto el orden constitutional,
y que como la paz se hallaba muy amenazada, convocaba a
una Asamblea Nacional- Constituyente y asuma todos los
poderes del Estado que ejercera discrecionalmente, quedando
por lo tanto en suspenso el imiprerio de la Constitucin.
-La Asamblea convocada por el Ejecutivo se reuni el 19
de junio de 1904, y en sus primeros actos aprob la declara-
cin del estado de sitio, la suspencin de la Constitucin de
1894 y la reglamentacin de la eleccin de Diputados a la
misma Asamblea. El 2 de septiembre dict la nueva Consti-
tucin estableciendo la misma declaracin de la de 1880 sobre
la federacin centroamericana. Conserv la abolicin de la
pena de muerte que consignaba la Constitucin derogada,
pero estableci que, mientras se organizaba el sistema pe-
nitenciario, podria aplicarse al parrricida, al asesino, a los
autores de delitos militares graves y a los responsables de
piratera. Tambin autoriz al Congreso para delegar en el
Ejecutivo facultades de legislar. Extendi el perodo pre-
sidencial a seis aos, sin reeleccin inmediata; dio al Con-
greso la facultad de elegir a los Magistrados de la Corte
Suprema de Justicia; estableci que ni los hondureos ni los
extranjeros podran en ningn caso reclamar al Estado in-
demnizacin alguna por daos o perjuicios que a sus per-
sonas o bienes causaran las guerras civiles y declare que
para el primer perodo presidential de Honduras, despus
de la vigencia de esa Constitucin, sera la Asamblea quien








hara la eleccin de Presidente de la Repblica y de Magis-
trados de la Corte Suprema de Justicia. Resolvi tambin
que la nueva Constitucin empezara a regir cuando se de-
cretaran las Leyes secundarias, quedando derogada la Car-
ta Fundamental de 14 de octubre de 1894.
El 8 de septiembre de 1904, la Asamblea Constituyen-
te, siguiendo normas antes usadas, eligi Presidente Constitu-
cional de la Repblica, para el period coipprenido entire el
1" de febrero de 1906 e igual fecha de 1912, al General Manuel
Bonilla, y el 15 del mismo mes de septiembre suspendi sus
sesiones.
El 19 de enero de 1906 volvi a reunirse en Tegucigal-
pa la Asamblea Constituyente y ante ella dio cuenta el Ge-
neral Bonilla de sus actos de Gobernante desde el 31 de
julio de 1903 hasta el 31 de diciembre de 1905. Expres que
se haba sometido a arbitraje el asunto de limited con Nica-
ragua y que se haba nombrado Arbitro a Su Majestad
Alfonso XIII de Espaa. Inform que haba si.do nombrada
la Comisin de Legislacin encargada de proyectar los c-
digos de la Repblica y que su Gobierno haba firmado el
Pacto de Corinto, destinado a preservar la paz en Honduras,
Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Dio cuenta de haber
atendido -debidamente la educacin pblica y termin reco-
mendando una amnista e indulto generals.
Por Decreto de 19 de enero de 1906 la Asamblea faculty
al Ejecutivo para que emitiera los cdigos y leyes, a fin
de que entraran en vigencia el 19 de marzo, fecha en que
el General Bonilla iniciara su nuevo perodo. Fueron expe-
didos, con fecha 8 de febrero, las Leyes de Amparo, Elec-
ciones, Polica, Extranjera, Inmigracin y de Tribunales y
los Cdigos Civil, de Procedimientos, de Instruccin Pblica,
Penal y Penal Militar. El 13 de mayo fue promulgada la
Ordenanza Militar. El nuevo Cdigo Civil estableci el di-
vorcio absolute con causes y la disolucin del matrimonio
por consentimiento mutuo, a los dos aos de celebrado el
en'ace y siendo los cnyuges mayores de edad.
El 10 de marzo de 1906 el General Bonilla prest la Pro-
mesa Constitucional, para un nuevo perodo ante la Asam-
blea Constituyente y en la misma fecha este alto cuerpo
clausur sus sesiones.







En el mes de junio de ese mismo ao de 1906 hubo
un conflict entire Honduras y Guatemala. Fuerzas chapinas
invadieron nuestro territorio, pero a bordo del barco estado-
unidense Marblehead se celebraron conferencias de represen-
tantes guatemaltecos, salvadoreos y hondureos. El re-
sultado final fue la firma, en San Jos de Costa Rica, el 25
de septiembre de ese ao, de un tratado general de paz y
amistad, uno de los tantos esfuerzos realizados para pre-
servar la buena armona entire los pauses que integraban la
Patria Grande. El 23 de diciembre de 1906, el Rey de Espa a,
Alfonso XIII, dict su Laudo definiendo el asunto limtrofe
con Nicaragua y estableciendo como linea divisoria entire
ambos Pases el Rio Coco o Segovia.
La situacin para el General Bonilla, no obstante la
obra de progress que estaba realizando, era muy delicada.
En el interior del pas haba aparente satisfaocin por sus
realizaciones; pero los emigrados residents en El Salvador
y Nicaragua se movan con much actividad, .dirigidos por
elements de much prestigio, tales como el Doctor Policar-
po Bonilla y otros destacados liberals. Ellos consiguieron, por
segunda vez, el apoyo de ejrcitos nicaragenses, proporciona-
dos por el Presidente de aquel pas, General Jos Santos Zela-
ya. La guerra volvi a encenderse en Honduras.
Nicaragenses y hondureos invadieron por el departa-
mento de El Paraso, por Choluteca y la Costa Norte. Pro-
vistos de modernos elements de guerra y contando con la
desercin de brigadas enteras de las fuerzas del gobierno
los invasores ganaron los combates de San Marcos de Coln,
Namasigile, Choluteca y Lizapa, y entraron por fin triunfantes
en Tegucigalpa, el 25 de marzo de 1907, derrocando al General
Bonilla de la Presidencia de Honduras. Qued al frente del
Ejecutivo la Junta de Gobierno organizada poco antes en
San Marcos de Coln e integrada por los ciudadanos Miguel
Oquel Bustillo, Mximo B. Rosales y J. Ignacio Castro.
La Junta de Gobierno fue impotente para dominar la
situacin difcil que viva Honduras, y entonces fue llamado
al ejercicio de la presidencia provisional el Doctor y Gene-
ral don Miguel R. Dvila. Este envi plenipotenciarios a







Washington para afianzar la paz y celebr en Amapala una
conferencia con los Presidentes de El Salvador y Nicaragua
para mantener el nuevo orden de cosas imperante en nues-
tro pas.
El 26 de octubre de 1907, Dvila convoc a una Asam-
blea Constituyente que se reuni en la capital el 1o de enero
de 1908. Esta, por decreto del 8 de febrero, declar nueva-
mente vigente la Constitucin Poltica -de 14 de octubre de
1894, suspendida en sus efectos por el golpe de estado de 8
de febrero de 1904.



















MES DE ABRIL













4 DE ABRIL DE 1827


JOSE JUST MILLA PONE SITIO A LA CIUDAD

DE COMAYAGUA

El 5 de abril de 1826 se install en la ciudad de Comaya-
gua la primera Asamblea Ordinaria -del Estado de Hondu-
ras y ante ella ley el Jefe del Estado, ciudadano don Dionisio
de Herrera, el Mensaje contentivo de todos los actos realiza-
dos por su Gobierno, junto con una pormenorizacin de las
necesidades del Pas. El Jefe Herrera se haba empeado en
tender el desarrollo de los intereses de la administracin, a
fin de hacer que arraigaran en el pueblo las instituciones
republicans. A ese efecto haba mandado a abrir tertulias
patriticas en las que se dedicaba un rato a la lectura y co-
mentario de las constituciones de la Repblica Federal y del
Estado.
La Asamblea se volvi muy luego contra Herrera, res-
pondiendo a las maniobras conservadoras, y mand practicar
nuevas elecciones, pretextando que Herrera slo era Jefe
provisional del Estado. Herrera interpuso inmediatamente
su renuncia, pero no hubo nmero suficiente de diputados
en la Cmara para que conocieran de ella, y entonces tuvo
que seguir en el mando, para hacer frente a facciones que
se torganizaron en su contra, dirigidas por el Provisor Jos
Nicols Iras, quien junto con sus secuaces propalaba la es-
pecie de que Herrera era fracmasn y que pretenda destruir
la Religin Catlica. Herrera demostr la inconsistencia de
los cargos que le lanzaban, debel las intentonas para al-
terar el orden pblico y sali con vida de un atentado orga-
nizado para asesinarlo, mientras dormia.








Asi estaban las cosas cuando el Presidente Federal,
General Manuel Jos Arce, por Decreto respaldado en once
considerandos, expedido en el Palacio Nacional de Guate-
mala el 10 de octubre de 1826, convoc a un Congreso Extra-
ordinario Federal que debera reunirse en la villa de Coju-
tepeque, El Salvador. Ni la Asamblea Legislativa de Hon-
duras ni el Jefe de Estado don Dionisio de Herrera, acepta-
ron tal convocatoria, y entonces Arce, quien ya se encon-
traba totalmente entregado a las influencias de los conser-
vadores, invadi a Honduras lanzando sobre el departamento
de Gracias al Batalln Federal nmero 2, comandado por el
Teniente Coronel hondureo Jos Justo Milla, a quien se envi
con el pretexto de custodiar los tabacos de Copn almace-
nados en la villa de Los Llanos.
En su Memoria, el General Manuel Jos Arce pretend
disculpar este acto de agresin, con las siguientes palabras:
"Reiterados avisos se tenian de que los tabacos almacenados
en Los Llanos de Santa Rosa iban a ser tomados por el Jefe
de Honduras, ciudadano Dionisio Herrera, que estaba en
continues agitaciones. En efecto, Honduras sufra un fuerte
sacudimiento, por el choque en que estaban entire s las
primeras autoridades y por las exiciones -de los pueblos. La
Asamblea declar accidental la jefatura de Herrera y de-
cret que se procediese a nuevas elecciones".
"Este funcionario desconoci el decreto de la Asamblea
y conservaba el mando. Al mismo tiempo sostena una espe-
cie de guerra con el Provisor Iras que reflua funesta-
mente en los pueblos; porque se dividan mutuamente, unos
a favor del Provisor y otros por el Jefe; y los escndalos
llegaron al punto que Iras excomulg a Herrera y ste dict
fuertes rdenes para reducir a prisin a su enemigo. Entre
tanto, los departamentos desconocan al Jefe del Estado y
uno de los ms pronunciados fue el de Gracias que ocurri
al Gobierno Federal, ponindose bajo su proteccin y mani-
festando las causes que lo obligaban a no obedecer ms al
Gobierno de Honduras. Como he declarado arriba, se en-
contraba el Gobierno supremo con una fuerza muy corta,
pues que en mis combinaciones no entraba invadir ni quera
provocar malignas sospechas; y fue necesario disminuirla







ms para mandar 200 hombres a situarse en los Llanos de
Santa Risa con el destino de que guardaran los tabacos que
estaban en aquel punto. El Teniente Coronel Justo Milla fue
encargado de la Comandancia de este -destacamento. En las
instrucciones que se le dieron se le previno que se situara
en Los Llanos y custodiara los tabacos; que mantuviera el
orden en aquella poblacin; que reclutara ms tropa del
pas, si la crea necesaria para desempear su comisin,
y que si Herrera lo atacaba primero, batiese sus tropas".

Ms adelante dice Arce: "El Jefe del Estado de Hon-
duras muy luego -dirigi tropas contra el destacamento de
Los Llanos, y esta agresin prueba cunta razn hubo para
prevenir a Milla que no permitiera ser atacado impunemen-
te. Entonces, a ms de que el Gobierno Federal hubiese
llegado a un grado vergonzoso de abatimiento, habra sido
consecuencia necesaria de la invasion de Herrera, apode-
rarse de los tabacos y con su product continuara haciendo
la guerra al Supremo Poder Ejecutivo; y en tal caso debiera
evitarse la custodia de aquellos caudales, porque era un
menor mal que se perdieran, que el dejar ajada la respeta-
bilidad de este Poder, y violadas las leyes que lo han, esta-
blecido. Milla bati la tropa del Jefe Herrera, y en se-
guida march sobre Comayagua, en donde aquel funciona-
rio se fortific, insistiendo en desconocer al Gobierno y
agitando desde sus trincheras la guerra civil por todas par-
tes, hasta que al fin la entreg por una capitulacin el mis-
mo Comandante de la plaza, de la que se apoder la fuerza
de la Federacin".

La verdad de los hechos es muy distinta. Efectivamente,
Arce mand al Teniente Coronel Jos Justo Milla, con el
pretexto de custodiar los tabacos, sobre Los Llanos de Santa
Rosa; pero el batalln federal no se detuvo en este lugar,
sino que march sobre la ciudad de Gracias y cuando casi al-
canzaba Intibuc entabl accin contra diez hombres que di-
riga el Oficial Francisco Ferrera, destacado desde Intibuc
por el Oficial Casimiro Alvarado, enviado desde Comayagua
por Herrera para que observara los movimientos del enemi-








go. Ferrera tuvo que replegarse, despus de haber detenido
por breves horas a los invasores, y Alvarado con toda su
gente -40 hombres- regres a Comayagua para avisar al
Jefe de Estado la inminencia del peligro.

Sobre este particular tan interesante, dice el historiador
guatemalteco Alejandro Marure: "El pretexto ostensible de
esta expedicin (la de Milla), fue poner en seguro los taba-
cos de los Llanos; pero en realidad, llevaba por principal
objeto mudar la Administracin de Honduras, como se haba
hecho ya con la de Guatemala. Si no se tena tal mira, han
dicho los liberals hondureos, por qu las tropas de la Fe-
deracin desde el moment de su llegada armaron a las de
Iras y se pusieron en combinacin con ellas? Por qu su
jefe obr de acuerdo con la Junta Clerical, aprob todos sus
procedimientos y toler todos los actos de arbitrariedad, que
cometi a su presencia? Por qu avanz hasta Intibuc, 29
leguas adelante de los Llanos? Por qu atac en Yamaran-
guila a una partida de las tropas del Gobierno y despust de
haberla sorprendido march rpidamente sobre Comayagua
y embisti aquella plaza sin entrar en ninguna previa expli-
cacin con sus autoridades? Era preciso todo esto para cus-
todiar los tabacos de los Llanos?"

Jos Justo Milla, despus de haber hecho retroceder a
Ferrera y Alvarado, sin enoontrar ninguna resistencia, avan-
z con arrogancias de vencedor sobre Comayagua. Lleg
frente a la ciudad el 4 de abril de 1827 y ese mismo da ini-
ci el sitio de la plaza, que slo pudo caer en sus manos por
la traicin del Comandante de Armas, el espaol Antonio
Fernndez, el 10 de mayo del mismo ao.

Acerca de las peripecias de la lucha, una lucha impla-
cable y sanguinaria por parte del Jefe Milla, hondureo que
comandaba ejrcitos extraos, trascribiremos algunos frag-
mentos de las memories del General Francisco Morazn,
quien ah haca su iniciacin en los fragores de la lucha
armada, y una nota del Teniente Coronel Milla enviada al
Ministro de la Guerra Federal.








Dice el General Morazn:


"Milla, sin encontrar en el camino ninguna resistencia,
lleg a la ciudad de Comayagua el 4 de abril, y estableci su
cuartel general en la iglesia de San Sebastin. Unas trin-
cheras mal construidas y un jefe military traidor eran dos
obstculos de fcil acceso para los sitiadores, si la vigilancia
de los soldados patriots no hubiera hecho impotentes por
largo tiempo las maquinaciones de la intriga, as como di-
versos ataques que dieran a la plaza. Estos no tuvieron
otro resultado que el saqueo de toda la ciudad, que se halla-
ba fuera de trincheras, y el inutil incendio de sus mejores
edificios, con que se vengara la cobarda, ofendida de la
tenaz resistencia que le opusiera el valor de un puado de
soldados hondureos y leoneses".
"En tanto que tenan lugar estos sucesos, la fuerza ene-
miga se aumentaba en razn de que disminua la de la plaza.
Los vveres faltaban ya en sta, y muchas veces era mayor
la sangre que se derramaba que el agua que se tomaba en
el ro, defendido por los contrarios".
Dice Jos Justo Milla, con fecha 27 de abril de 1827:
"El 12 del corriente, a las 5 de la maana, amaneci
sobre la Catedral de Comayagua un can, con que el ene-
migo comenz a batirme, y en el instant dispuse que SE
INCENDIASE LA CIUDAD POR TRES RUMBOS, atacn-
dola al mismo tiempo. SE QUEMARON QUINCE CASAS(*)
y despus de un tiroteo vivo que dur cinco horas, hice re-
plegar la tropa a este campo habiendo tenido de prdida un
muerto y tres heridos. Ignoro la que haya tenido el enemi-
go, pero se me asegura excede a la nuestra.
El 21 del corriente he estrechado ms el sitio a Coma-
yagua y mis avanzadas llegan hoy a cuatro cuadras distan-
tes de la plaza. Conjeturo que sa debe rendirse pronto pues
estoy cierto que carecen de vveres y que stos no le entran
por punto alguno.
Tengo pedidos 200 hombres al departamento de Olancho
y 100 morenos al Comandante de la plaza de Omoa, cuyas
tropas espero con alguna probabilidad dentro de unos seis








u ocho das. El Comandante Garca que se halla en Opoteca,
me describe que ha fabricado un can y que slo espera con-
cluirlo para remitrmelo; no s de su calibre, y de consi-
guiente la utilidad que pueda ofrecer.
Ayer ha entrado la tropa de Yojoa en nmero de 36
hombres, y maana o pasado deben llegar otros 30 morenos
del mismo pueblo. Tan luego como se reunan las fuerzas in-
dicadas volver a intimar la rendicin de la plaza y de no
verificarse, obrar activamente, segn las circunstancias que
entonces me rodeen.
En las pequeas acciones parciales que he tenido desde
que ocup ese puesto, me han hecho algunos heridos, y aun
hay quien haya muerto por falta de un facultativo y medi-
cinas. Es de suma urgencia que el Vice-Presidente se sirva
mandarme una y otra cosa con la brevedad possible, pues
encarezco a Ud. y repito la necesidad que hay de estos
auxilios.
Ayer, con 50 hombres, ocupe la Iglesia de La Merced;
hubo un pequeo tiroteo, del que no result desgracia algu-
na. Dar a Usted parties detallados de lo que vaya ocu-
rriendo. Dios, Unin y Libertad. Cuartel General del Barrio
de San Sebastin, de Comayagua, abril 27 de 1827.-Jos
Justo Milla".
















Jos Justo Milla se qued maliciosamente corto en su informed. Las
casas quemadas fueron muchas ms.














6 DE ABRIL DE 1839


MORAZAN GANA EL COMBAT DE EL ESPIRITU SANTO

Se vivan los ltimos das de la Federacin Centroameri-
cana. Decretada la separacin de Honduras de aquel Orga-
nismo desde el 5 de noviembre de 1838, el gobierno que
presida el Consejero Juan Francisco Molina, celebr en Co-
mayagua, el 18 de enero de 1839, un tratado de alianza ofen-
siva y defensive con Nicaragua, destinado a operar contra
el estado de El Salvador, pas donde el General Francisco
Morazn y el ncleo ms fuerte de sus amigos, batallaban
denodadamente por impedir que sucumbiera la repblica de
Centro Amrica.
Nicaragua y Honduras, unidas por los mismos afanes
separatists, no tardaron en movilizar un ejrcito combinado
que llegaba casi a los tres mil hombres y que comandaban los
Coroneles nicaragenses Bernardo Mndez (El Pavo) y Ma-
nuel Quijano, y el aguerrido General hondureo Francisco Fe-
rrera. Divididas las fuerzas de ambos pases, invadieron El
Salvador, la de Nicaragua, el 23 de febrero de 1839, y la
hondurea, a fines de marzo del mismo ao. El Gobierno Fe-
deral, ejercido por el Vice Presidente Diego Vijil, y el Go-
bierno Salvadoreo, por el Vice Jefe Timoteo Menndez, se
aprestaron a la lucha y confirieron el mando de la defense
al General Francisco Morazn mientras la Asamblea Legis-
lativa protestaba por medio del siguiente Decreto:
"La Asamblea Legislativa de El Salvador, considerando:
que a consecuencia de los tratados celebrados entire Honduras
y Nicaragua se han aproximado sus tropas a las fronteras
de este Estado: que ellas se dice tienen por objeto proteger








la libertad de las asambleas para que secunden sus pronun-
ciamientos sobre reformss: que este alto cuerpo ha manifes-
tado a Centro Amrica todo, la libertad que goza: que no debe
intervenirse de mano armada en sus deliberaciones; y, que se
disolvera tan pronto como fuese invadido su territorio; que
la misma Asamblea ha aceptado los decretos sobre reforms
y convocado la Constituyente del Estado; y que en fin ha
adoptado todas las medidas prudentes y de poltica que evitara
el rompimiento, sin que este interesante objeto fuese logrado,
por unanimidad, decreta:

Artculo 1i-La Asamblea de El Salvador protest ante
los estados de Centro Amrica: que la agresin que se hace
a su territorio por los gobiernos de Honduras y Nicaragua
es injusta y atentatoria al sistema establecido y a los derechos
de los pueblos: que se opone a la independencia de los Estados
y no acata la integridad de sus respectivos territories: que
rompe los lazos de fraternidad que unen a aquellos: que desa-
creditar en el exterior y dar lugar a reclamaciones fuertes
que comprometern la independencia national: que es un obs-
tculo para la adopcin de cualquier media pacfica sobre
reforms; y que el Estado es arrastrado a la guerra por el
sagrado derecho de defense con el profundo sentimiento de
la efusin de sangre centroamericana y dems desastres con-
siguientes.

Artculo 2"-Igualmente protest ante los mismos Esta-
dos: que reclamar todos los gastos que se impendan en el
levantamiento de tropas y sostn de la guerra as como los
dems extraordinarios que se hagan por causa de ella, con
los daos y perjuicios que se irroguen.

Artculo 3o-Que con este objeto el Ejecutivo del Estado
har llevar cuenta exacta y separada de todas las erogaciones
que se hagan por aquel motivo.

Comunquese al Supremo Gobierno para que lo haga im-
primir, publicar, cumplir y circular.-Dado en la ciudad de
San Vicente, a 27 de febrero de 1839. Isidro Menndez, Dipu-
tado Presidente; Miguel R. Carballo, Diputado Secretario;
Francisco Fortis, Diputado Secretario".









El General Morazn, sali de San Salvador para presentar
accin a los invasores, a principios de marzo; cruz el ro
Lempa y se situ, a la espera de los acontecimientos, en el
pueblo de Estanzuelas. Preocupado ante una possible conjun-
cin de las fuerzas de Nicaragua y de Honduras march Mo-
razan hacia Sensuntepeque para detener a Ferrera, y dej
a su segundo, el Coronel colombiano Narciso Bentez, para
que en la hacienda de San Francisco, en las proximidades de
el Lempa, presentara accin al enemigo nicaragense, que
desde Corlantique se mova en direccin a la hacienda ya men-
cionada. Bentez tuvo un descuido y lo atac por retaguardia
el coronel nicaragense Manuel Quijano al frente de 600 hom-
bres; pero a pesar de su fracaso, logr Bentez atraerlo hacia
las lomas de Jiboa, sitio donde pudo vencer al mismo jefe
nicaragense, quien se diriga ya sobre San Salvador.
Morazn se moviliz inmediatamente desde Sensuntepeque
hacia Sesori, con el primordial objetivo de impedir la reunin
de Mndez con Ferrera, pero ante lo infructuoso de su em-
peo, tuvo que tomar posiciones en la madrugada del cinco
de abril, en la hacienda de El Espritu Santo, lugar que su
inteligencia de guerrero le aconsej como el ms propicio
para presentar accin al enemigo.
Guiados por el historiador guatemalteco Joaqun Rodas
M., autor del important libro "Moraznida", vamos a conocer
el scenario que la Historia reservaba al gran General Cen-
troamericano para que librara el memorable combat del Es-
piritu Santo. Dice Rodas M.: "Sobre un terreno ms o menos
plano se levantaba la casa de la hacienda, amurallada hacia
el Oriente por una cerca de piedra, que en dos semicrculos
unidos por el centro formabnle una regular defense en forma
de un gran 3 vuelto hacia la casa. Al Occidente, a unas 60
varas de la casa principal, levantbase una choza pajiza y, a
cierta distancia, al lado opuesto, un espeso bosque cubra a un
pequeo cerro que era como un nudo de verdura, y, ms all,
dos alturas empinadas mirndose frente a frente, se alzaban
como limitando el terreno y dejaban una entrada natural en-
tre sus dos flancos cubiertos de vejetacin".
Morazn consideraba inevitable el ataque enemigo, que
vido de triunfo porque opondra 2500 hombres a los 800 sal-







vadoreos que defendan el lugar, avanzaba a marchas apre-
suradas. La tormenta que se desencaden esa tarde del cinco
de abril impidi que los coaligados desarrollaran inmediata-
mente la accin, pero a la luz de los relmpagos, ya entrada
la noche, y cuando la lluvia se hubo calmado, Ferrera embisti
las cercas de piedra que defendan bizarramente los Coroneles
Enrique Rivas, Ignacio Prez y Narciso Bentez. Morazn vi-
goriz estas posiciones con fuerzas de la retaguardia, mientras
la ofensiva de los aliados, en empuje que slo poda contener
la bravura salvadorea, conquistaba a punta de bayoneta las
posiciones de los morazanistas. Morazn, Cabaas y Bentez
iban de un lado a otro infundiendo coraje a sus soldados e in-
yectndoles ms determinacin de la que naturalmente bulla
de sus pechos valientes.
El enemigo sigui avanzando, conquist los cimientos de
piedra y se hizo dueo tambin de la casa de la hacienda en
tanto que la lluvia volva a desatarse con gran furia obligando
a los beligerantes a ceder en su porfa. La fatiga y la ava-
lancha del aguacero obligaron a salvadoreos, hondureos y
nicaragenses a suspender la accin, ocupando las posiciones
que ellos consideraban ms adecuadas. Sobre el campo em-
purpurado haba rodado sin vida el Coronel Narciso Bentez,
y cientos de heridos poblaban de lamentos la oscuridad zigza-
gueada de relmpagos, mientras Morazn ideaba la gran ma-
niobra que la impericia del enemigo le estaba aconsejando.
Nicaragenses y hondureos ocuparon las dos alturas
dominantes creyendo que se adueararn de la accin al reini-
ciarse sta con las luces del alba. Apost Morazn un fuerte
contingent de tropas al mando del Coronel Rivas para que
a una seal suya iniciara la accin, y acompaado del General
Cabaas y de un grupo de hombres resueltos, se intern por
entire la pequea franja de selva que divida las posiciones
enemigas. A la dbil luz de las tres de la madrugada del seis
de abril abrieron estos valientos un ligero fuego contra una
y otra de las alturas ocupadas por Mndez y Ferrera y con
toda cautela abandonaron el terreno dejando a hondureos
y nicaragenses empeados en batalla entire s, suponiendo,
erronemente, que en una u otra de las alturas haba enemigo.
Al amanecer el da, mientras los aliados continuaban en en-









carnizada accin, Morazn lanz todos sus efectivos contra
ambos luchadores, a quienes tom por la retaguardia. Los ad-
versarios salieron tarde de su confusin.-Cansados, extenua-
dos, faltos de municiones y carentes del valor inicial, no
tuvieron ms camino que darse a la fuga, dejando el terreno
en manos del Paladn del Unionismo.

A las siete de la maana, consumada ya la derrota de los
aliados, Morazn pudo comprobar que los enemigos dejaban
en el campo 319 cadveres, muchos heridos y muchos prisio-
neros. En las filas de los defensores de la federacin, las bajas
eran tambin muy subidas. Quedaba sin vida el Coronel Nar-
ciso Bentez, haba recibido heridas el General Morazn y
estaba tendido con su vida seriamente amenazada, el General
Cabaas.

En tan trascendentales instantes, haciendo caso omiso del
dolor de su herida, el General Morazn areng a los prisio-
neros, a quienes dejaba en libertad. Prrafos de su histrica
pieza oratoria, fueron los siguientes:

"Queridos hijos de la Patria: Se os ha engaado condu-
cindoos a esta lucha fratricida, cuyos estragos deben caer
como una maldicin sobre vuestros fatales conductores quienes
empleando medios vedados al honor, os han hecho career que
veniis a luchar por vuestros derechos y por una causa just,
y yo os digo que, no ha tenido ms mvil que sus propias y
desenfrenadas ambiciones. Se os ha presentado a mi persona
perfilada con el tinte negro de sus odios, y llena de ambicin
que desconozco, a no ser aquella en que se finca la unidad y
grandeza de Centro Amrica, por la que vosotros tambin ha-
bis combatido otras veces a mi lado".

"Yo me titulo y me reconozco vuestro amigo y vuestro
hermano, porque no aspiro sino a que vivamos como una gran
familiar esparcida por todo el istmo centroamericano, cobija-
dos por un mismo pabelln y amparados por las mismas leyes,
cuyos fines son precisamente los que hoy me mueven a defen-
der en esta lucha desigual, en la que me veo reducido a las
escasas fuerzas de este pequeo Estado que hoy, identificado








como siempre con mis principios, sabr sostener muy en alto
la gloriosa bandera national: bajo sus sagrados pliegues y a
su sombra bienhechora, quiero tener tambin a todos vosotros,
como se ha tenido a vuestros hermanos y a vosotros mismos
en otras gloriosas campaas".
Mientras el combat haba tenido desarrollo, San Salvador
haba vivido horas de angustia. Un sargento y tres soldados
haban llevado primero la noticia del triunfo de los invasores;
pero el aviso de la victoria moraznica lleg luego a levantar
los espritus. El prcer Doctor Pedro Molina, escribi entonces
la siguiente estrofa:
El triunfo de Morazn,
los que quieran lo creern,
fue una mstica alborada.
Un Cura y un sacristn
fingieron all un espanto,
de que se espantaron luego,
y fue que en lenguas de fuego
baj el Espritu Santo.
Poco tiempo ms tarde la Asamblea Legislativa salvado-
rea premi a quienes haban defendido a la Patria en las
Lomas de Jiboa y Espritu Santo. Este fue el Decreto emitido
por tan alto cuerpo:
"La Asamblea Legislativa del Estado de El Salvador,
considerando:
1-Que el Estado se halla libre de las fuerzas que lo
invadieron, por el valor y sufrimiento del ejrcito.
2"-Que la Patria debe ser reconocida al patriotism y
servicios distinguidos de todos los que en la campaa sostu-
vieron el honor y la integridad de su territorio.
3o-Y que el Cuerpo Legislativo quiere que queden consig-
nados los sentimientos de gratidad de los pueblos del Estado
para con sus libertadores; por unanimidad ha tenido a bien
decretar, y decreta:
Artculo 19-Se dan al Benemrito de la Patria, General
C. Francisco Morazn, las ms expresivas gracias por sus he-
ricos esfuerzos y servicios tan positivos en las acciones de las
Lomas y del Espritu Santo.







Artculo 2"-A los jefes y oficiales vencedores en las mis-
mas acciones se les dar una medalla de oro con las armas
del Estado y con la incripcin siguiente: Al Valor y sufri-
miento.
Artculo 3--El Gobierno acordar para los dems subal-
ternos un distintivo que les haga conocer que al Estado han
sido sumamente gratos sus servicios.
Artculo 49-Adems del distintivo se suministrar a los
heridos en las indicadas jornadas una mesada en seal de
gratitud.
Articulo 5o-A las viudas y hurfanos de los valientes que
murieron en dicha campaa, se les acudir con el montepo
de ley.
Pase al Consejo. Dado en la ciudad de San Vicente, a 21
de mayo de 1839. Luis Ayala, Diputado Presidente. Quirino
Escaln, Diputado Secretario. Francisco Fortis, Diputado Se-
cretario. Sala del Consejo Representativo del Estado de El
Salvador, San Vicente, mayo 28 de 1839. Pase al Jefe del Es-
tado. Flix Fonseca, Consejero Presidente. Escolstico Marn,
Consejero Secretario.
Por Tanto: Ejectese. Lo tendr entendido el Jefe de
Seccin encargado del Ministerio de Hacienda y Guerra y dis-
pondr se imprima, publique y circule.-San Vicente, mayo 29
de 1839. Antonio J. Caas".














18 DE ABRIL DE 1907


RECIBE LA PRESIDENCIA PROVISIONAL EL

GENERAL MIGUEL R. DAVILA

El 26 de marzo de 1907 se install en Tegucigalpa la
Junta Provisional de Gobierno instituida por el movimiento re-
volucionario que, apoyado decididamente por el gobierno de
Nicara,-ua, haba derrocado al General don Manuel Bonilla
de la presidencia de Honduras. Tal Junta estaba integrada
por el General don Miguel Oquel Bustillo, quien ejerca las
funciones de Presidente, por el General Mximo B. Rosales y
por el Doctor J. Ignacio Castro. La Junta en referencia se
haba organizado desde el moment en que el movimiento ar-
mado tom la plaza de San Marcos de Coln.
La rivalidad existente entire los jefes vencedores y la
falta de unidad de accin de los elements que integraban la
Junta, obligaron a los miembros de la ltima a emitir un de-
creto, el 18 de abril, resignando el gobierno provisional en
el General Miguel R. Dvila, como Presidente, y en el General
Mximo B. Rosales, como Vice Presidente. Ambos tomaron
posesin del poder en la fecha antes citada, y en ese acto, el
General Oquel Bustillo puso en manos del General Dvila un
ejemplar de la Constitucin de 1894, como smbolo de autori-
dad supreme. El General Dvila, segn expresin suya, acept
el mando provisional "sin compromises politicos individuals
ni colectivos".
El mismo 18 de abril el nuevo Mandatario organize su
Gabinete, as: Ministro de Relaciones Exteriores, Ingeniero
E. Constantino Fiallos; Ministro de Gobernacin, Doctor J.








Ignacio Castro; Ministro de Hacienda y Crdito Pblico, Gene-
ral Miguel Oquel Bustillo; Ministro de Fomento y Obras P-
blicas, General Mximo B. Rosales, y Ministro de Guerra, Ge-
neral Dionisio Gutirrez. Fue nombrado Secretario Privado de
la Presidencia, el Licenciado Paulino Valladares, recio inte-
lectual que despus dedic su vida al periodismo.
El 25 de abril de 1907, contando con el apoyo que le ha-
ban ofrecido los gobernantes de El Salvador y Nicaragua, se
proclam Presidente de Honduras en el puerto de Amapala
el General Terencio Sierra, pero como la ayuda ofrecida al
bravo military por los gobiernos mencionados nunca lleg a
materializarse, Sierra fue fcilmente vencido por las fuerzas
del gobierno provisional. Huy hacia Nicaragua y all muri
amargado por la mala jugada de que haba sido vctima.
Con el objeto de afianzar la paz, el General Dvila envi
plenipotenciarios a Washington para que buscaran con los de-
ms representantes de Centro Amrica los medios ms ade-
cuados para preservar la armona entire los gobiernos y pa-
ses hermanos. Con la mediacin amistosa de los gobiernos de
Estados Unidos y Mxico, y despus de celebrarse en Ama-
pala una conferencia de los Presidentes de Honduras, El Sal-
vador y Nicaragua, se firm en Washington, el da 20 de
diciembre del ao de 1907, un Tratado General de Paz y va-
rias convenciones, una de las cuales dio vida a la Corte Cen-
troamericana de Justicia que se estableci en Cartago, Costa
Rica. Mientras tanto, ya obtenido el reconocimiento del nue-
vo rgimen imperante en Honduras, el General Dvila empez
a preparar el terreno para resultar electo Prsidente en pro-
piedad. A este efecto, el 14 de julio de 1907 hubo una junta de
notables en la Casa Presidencial, resolvindose hacer a la
Constitucin de 1894 las reforms que aconsejara la expe-
riencia y se convoc para tal efecto a una Asamblea Consti-
tuyente.
El 1 de enero de 1908 se install en Tegucigalpa la Asam-
blea Constituyente, ante la que ley el Presidente Dvila una
relacin de los sucesos que produjeron la cada del General
Bonilla. La Constituyente convoc a eleciones de autoridades
supremas y los comicios practicados a fines de enero dieron







el triunfo al General Miguel R. Dvila para Presidente y al
General Dionisio Gutirrez, para Vice Presidente. Ambos to-
maron posesin el 1o de marzo para un period que termina-
ra en 1912, habiendo prestado la promesa de Ley ante la
Constituyente. Ya el 8 de febrero del mismo ao, la Asam-
blea declar vigente desde esa fecha la Constitucin del 14
de octubre de 1894, suprimida por el golpe de estado de 8 de
febrero de 1904. La misma Asamblea adopt las leyes consti-
tutivas de 1894, hacindoles algunas reforms; declar que
el congress ordinario determinaria la fecha en que comenza-
ra la intervencin del jurado en la justicia penal y ratific el
Tratado y las Convenciones de Washington.
Entre los primeros actos de la administracin del Gene-
ral Dvila podemos enumerar los siguientes: el 2 de marzo
de 1908 fue creado el Ministerio de Agricultura, el cual fue
anexado despus al de Fomento y Obras Pblicas. El 25 de
mayo se inaugur en Cartago, Costa Rica, la Corte de Justi-
cia Centroamericana, creada por la Conferencia de Wash-
ington para garantizar los derechos de los passes centroame-
ricanos, ideal que no fue realizado por tal organismo, dado
que careca de los medios adecuados para hacer efectivas sus
resoluciones.
El 4 de agosto de 1908 el General Dvila expidi un ma-
nifiesto dando por terminada la campaa contra los elemen-
tos que quisieron derrocarlo. Fuerzas revolucionarias haban
dado golpes sobre las ciudades de Choluteca y Gracias, pero
fracasadas al intentar aduearse de otras plazas, fueron ven-
cidas rpidamente por los efectivos gobiernistas. El Presi-
dente de Honduras tena pruebas concluyentes de que los
alzados haban contado con el apoyo de los gobiernos de Gua-
temala y El Salvador y present acusacin contra stos ante
la Corte de Justicia de Cartago. Este Tribunal, a pesar de la
abundancia de pruebas, desestim la demand y puso en evi-
dencia la inutilidad del flamante organismo de justicia.
El 19 de enero de 1909 se install en esta capital el Con-
greso Nacional. Ante la Cmara el Presidente ley el men-
saje de estilo dando cuenta de sus actos. En la misma fecha
se reuni tambin aqu la Primera Conferencia Centroameri-
cana, dando cumplimiento a una Convencin firmada en








Washington. En las once sesiones que la Conferencia llev a
cabo se discutieron las bases de una Convencin sobre sistema
monetario, pesas y medidas, aduana, comercio y servicio con-
sular, en fin, esa series de asuntos que aun siguen tratndose
sin que nunca se llegue a un resultado que de verdad favorez-
ca a estos pueblos.

En junio de 1909, como una media impuesta por las cir-
cunstancias polticas, el Presidente Dvila reorganize su Ga-
binete en la forma siguiente: Ministro de Relaciones Exterio-
res, Doctor Jos Mara Ochoa Velsquez; de Guerra y Mari-
na, General Rafael Lpez Gutirrez; de Instruccin Pblica y
Agriculture, Doctor Vicente Meja Colindres; de Hacienda y
Crdito Pblico, Ingeniero Rosendo Contreras V., y de Fo-
mento, Gobernacin y Justicia, Licenciado Marcos Carias An-
dino. Durante el ao de 1909 rein complete paz en el terri-
torio y el Gobierno atendi empeosamente la administracin
pblica.

En octubre de 1909 estall un movimiento revolucionaric
en Nicaragua contra el gobierno del General Jos Santos Ze-
laya a consecuencia del cual ste deposit el mando en el Doc-
tor Jos Madriz. Ante esta amenaza, el Presidente Dvila de-
cret el estado de sitio desde el 6 de diciembre del ao ya
mencionado. En el mes de julio de 1910 estallaron movimien-
tos armados a favor del General Manuel Bonilla en las plazas
de La Ceiba y Puerto Corts, pero fueron fcilmente ven-
cidos por las fuerzas leales al Gobierno. El 31 de octubre del
mismo ao se sublev en Amapala el Comandante y Adminis-
trador de Aduana, General Jos Maria Valladares, a causa de
un altercado habido entire el extranjero George Schang y el
official Enrique Manzanares. Este movimiento -la protest
de un hondureo viril y altivo contra las intromisiones ex-
tranjeras- slo dur once das y termin sin derramamiento
de sangre, ya que el valiente military de Ojojona fue abando-
nado por las fuerzas que lo acompaaban.

En los aos de 1908, 1909 y 1910 el Gobierno, por me-
dio de una comisin mixta de lmites, trabaj en los studios
de la lnea limtrofe entire Honduras y Guatemala, desde el







Cerro Brujo hasta el paralelo de las Ruinas de Copn. Por los
malos entendidos con la comisin guatemalteca la obra tuvo
que ser suspendida.
El 31 de enero de 1911, en sesin secret, el Congreso
Nacional conoci de la convencin firmada en Washington, el
10 del mismo mes, por el Plenipotenciario de Honduras don
Juan E. Paredes y el Secretario de Estado Americano Mr. Phi-
lander C. Khox, en la que se establecan las bases para la ce-
lebracin de un emprstito de diez millones en oro con la
casa Pierpont Morgan y CQ, destinado al arreglo definitive de
la deuda internal y externa. El contrato para el emprstito
era demasiado oneroso, y a pesar de la presin del Presi-
dente Dvila, quien lleg hasta efectuar demostraciones de
fuerza contra la Asamblea, sta improb la convencin por 32
votos contra 4.
Ya por este tiempo el movimiento armado que venia acau-
dillando el General Manuel Bonilla haba invadido el pas y se
haba apoderado de las Islas de la Baha y del puerto de Tru-
jillo. A principios de febrero los invasores tomaron el puerto
de La Ceiba que fue defendido con tenacidad por el General
Francisco Guerrero, quien no obstante ser partidario del Ge-
neral Manuel Bonilla, muri como un valiente sosteniendo el
orden constitutional. El Gobierno levant fuerzas y algunas
de ellas pelearon contra los alzados en various sitios, entire
ellos, San Marcos de Coln. El 19 de marzo de 1911 hubo un
choque en Comayagela entire los contingentes gobiernistas
que comandaban los Generales Antonio Lara y Jos de la
Paz Palma, pereciendo ambos jefes en la contienda.
Por mediacin del Gobierno de los Estados Unidos de
Amrica se celebraron conferencias de paz en Puerto Corts
a bordo del crucero "Tacoma". Pactaron los Representantes
del Gobierno que eran el Doctor Francisco Matute y el Gene-
ral Mximo B. Rosales, y los del General Manuel Bonilla, Doc-
tores Alberto Membreo y Fausto Dvila. Las conferencias
duraron del 21 de febrero al 15 de marzo y en ellas se deter-
min que el General Dvila y el General Gutirrez renuncia-
ran a sus cargos de Presidente y Vice Presidente de la Rep-
blica, respectivamente, presentando tal renuncia ante el Con-








greso reunido, y que se hara cargo del mando provisional,
mientras se practicaban elecciones libres, el Doctor Francisco
Bertrand, quien terminara el perodo del General Dvila.
El Congress, por Decreto de 7 de marzo, nombr al Doc-
tor Bertrand Primer Designado para el ejercicio presidential
y mientras sce llegaba a recibir el Poder, las fuerzas milita-
res de Tegucigalpa quedaron al mando del General Rafael
Lpez Gutirrez. Bertrand lleg a esta capital el 25 de marzo
y al presentar su renuncia el General Dvila, el 28 del mismo
mes, recibi el mando pronunciando en tal moment una breve
alocusin terminada con la exclamacin de: Viva la Rep-
blica!














26 DE ABRIL DE 1857


MUERE EN GRACIAS EL DOCTOR JUAN LINDO

A las seis de la maana del 26 de abril de 1857, despus
de una jornada de grandes servicios a la Patria, falleci en
la ciudad de Gracias, lugar donde haba fijado su residencia
por especial cario que le tena, el Doctor Juan Lindo, hon-
dureo prominent a quien, por sus cualidades de estadista
avezado, se le con9ci con el sobrenombre de El Zorro.
Al moment de la muerte del Doctor Lindo desempeaba
el cargo de Gobernador y Comandante General del departa-
mento de Gracias, por recomendacin del propio Lindo, el Ge-
neral Jos Mara Medina, quien ya anteriormente, durante el
gobierno del General Jos Trinidad Cabaas, gracias a las
gestiones de El Zorro, haba ocupado la Comandancia de la
plaza de Omoa, la cual entreg a los guatemaltecos mediante
una capitulacin. El General Medina, pues, amigo ntimo del
Doctor Lindo, comunic al Poder Ejecutivo la muerte del ex-
Presidente, por medio del siguiente oficio:
"Gracias, 28 de abril de 1857.-El da 26 del present
mes, a las seis de la maana, cuando el sol comenzaba a alum-
brar las montaas de Celaque, el Doctor Juan Lindo dej de
existir, a consecuencia de la penosa enfermedad que empez
a sufrir en el pueblo de Opoteca.

Trasladado a esta ciudad con su familiar donde deba ra-
dicarse, pas algunos das levantado, con la esperanza de que
su salud mejorara; pero atacado nuevamente por los mismos
sntomas, la ciencia mdica fue ineficaz en una naturaleza
de 67 aos de vida, extenuada y consumida.








El seor Lindo posea entire las muchas cualidades que
lo hacan acreedor al aprecio pblico, la de la humildad, cuyo
carcter es siempre peculiar a los sabios. Queda marcada es-
ta dote en su testamento, el cual fu abierto antes de su en-
tierro porque as lo previno: "Despus de muerto quiero que
mi cuerpo sea sepultado sin ninguna pompa en el lugar comn
destinado, conducido por pobres a quienes se gratificar con
cuatro pesos de plata a cada uno".
Pero el gobierno de mi cargo no pudo consentir en que
esta clusula se cumplise segn su tenor porque la ley del
29 de junio de 1830 declare al expresado seor Lindo, Bene-
mrito de la Patria en grado herico, concedindole adems
por toda su vida, el fuero de guerra, honors y dems consi-
deraciones que compete a un General de Divisin. As es que
al anunciarse su fallecimiento, el cadver se mantuvo custo-
diado por la guardia que previene la Ordenanza, y al condu-
cirlo dispuse que todos los jefes y oficiales, le hiciesen los ho-
nores debidos en el acompaamiento que formaban con los
dems funcionarios y personas notables que concurrieron, sin
ms convite que el del afecto, cuyo testimonio hicieron tri-
butar al ilustre personaje por ltima vez.
El seor Lindo reposa en la cima del cerro de San Crist-
bal, situado hacia el oeste, contiguo a esta ciudad. La sombra
de un rbol conocido en el pas con el nombre de jagua, cubre
su sepulcro. Su viuda doa Josefa Pineda, sus albaceas y ami-
gos que tanto le pertenecieron, le erigirn el monument que
har perpetua su memorial.
Honduras, just apreciador del mrito de sus hijos, hace
hoy mencin muy triste de los que como ste, merecen sus
honras; y recorre con sentimiento el gran libro donde se ha-
llan consignados los importantes servicios que cada cual qui-
so prodigar a la Patria.
El seor Lindo fue uno de los Diputados que represen-
taron a Honduras en Mxico en tiempo del Imperio. A su re-
greso se ocup como Gobernador Intendente de la Provincia
en el arreglo de la administracin. Fue Diputado varias veces
en el Cuerpo Legislativo del Estado, y sus trabajos fueron
siempre aplaudidos, por la moderacin que era su primera
virtud, como por el tino con que los diriga.








Sirvi dos perodos seguidos en el Poder Ejecutivo del
Estado, con la satisfaccin de no haberse vertido una sola
gota de sangre hondurea. Colocado en el Poder, su principal
objeto fu remover las dificultades que se pulsaban, para es-
tablecer en Tegucigalpa la Universidad del Estado, creando
fondos para mantener las ctedras necesarias. La ilustracin
pblica fue siempre para el seor Lindo uno de los objetos
de su predileccin. Como Plutarco quiso siempre que la fuen-
te en que haba bebido corriese para los que nos suceden en
la carrera de la vida, y que los rboles que nos sobreviven den
sus frutos a nuestros descendientes.
As lo deja justificado con un ejemplo de filantropa en
su testamento. Manda que al colegio de Comayagua se le den
quinientos pesos, otros tantos a la Universidad de Tegucigal-
pa, e igual suma a la de San Salvador, donde como Presidente
Provisorio, tom empeo en la ereccin del Colegio de la Asun-
cin. Tal fu el sentimiento del hombre de estado, aun en el
ltimo trance de la vida.
Debo, Seor Ministro, a la memorial del Seor Lindo,
consideraciones que no har olvidar nunca mi gratitud. El
recuerdo del aprecio que le merec ser para mi indeleble lo
mismo que un beneficio que jams se borra del pensamiento
del hombre que lo recibe.
Same, pues, lcito suplicar al Supremo Gobierno, por el
honroso conduct de usted, el favor que se consignen estas l-
neas en el peridico official, ya que me toca en suerte la opor-
tunidad de dar a los sucesores del ilustre difunto, una prueba
del sincero afecto con que lo miraba en sus das; protestando,
entire tanto, los respetos y consideraciones con que soy de
usted. muy atento y obediente servidor.-Dios guard a Us-
ted.-Jos Mara Medina.-"
El Doctor don Juan Nepomuceno Fernndez Lindo y Ze-
laya naci en la villa de Tegucigalpa el 16 de marzo de 1790.
Fue hijo legitimo del Escribano Pblico don Joaqun Fernn-
dez Lindo y de doa Brbara Zelaya. El joven Lindo pas su
infancia en Tegucigalpa y despus fue enviado a la ciudad de
Mxico, donde obtuvo el ttulo de Abogado de la Excelentsima
Audiencia Mexicana. A su regreso a Honduras se estableci en








Comayagua, lugar donde resida su padre en su carcter de
Escribano Pblico Mayor de Gobierno, y form parte del
Ayuntamiento de la Nueva Valladolid, con el cargo de Alfrez
Real.
Desde el moment de su regreso, don Juan, trabajando
en ntimo consorcio con su padre, realize infinidad de de-
mostraciones de lealtad a la Corona de Espaa. Cuando se
jur la Constitucin Espaola, en 1820, los Lindo sugirieron
la construccin de la Columna de 22 varas de altura, cono-
cida errneamente con el nombre de La Picota que se le-
vanta frente a la iglesia La Merced de Comayagua, y a sus
propias expenses hicieron construir la fachada de la Casa
Consistorial de aquella ciudad.
Al tomar posesin de la Gobernacin de Honduras don
Jos Gregorio Tinoco de Contreras, los Lindo lo agasajan
y lo adulan. Ante los peligros del movimiento de indepen-
dencia, logran que el Ayuntamiento de Comayagua eleve
una representacin ante el rey de Espaa hacindole ver el
peligro, la decrepitud del Capitn General de Guatemala don
Carlos Urrutia y Montoya, y la conveniencia de que Jos
Gregorio Tinoco de Contreras fuera nombrado para el car-
go. Las actividades de los Lindo dan algn resultado, y don
Jos Gregorio, a su vez, describe al Ministro de Ultramar, en-
vindole documents relacionados con los servicios relevan-
tes de los Lindo.
La lealtad de don Juan y don Joaqun a la Corona espa-
ola no impidi que prestaran ambos su concurso a la cau-
sa de la independencia y que contribuyeran a su proclama-
cin en el entendido de que Comayagua quedara sujeta al
gobierno que se estableciera en Mxico. Y dos das antes,
el 26 de septiembre de 1821, en vista de las buenas recomen-
daciones de Tinoco, en Real Orden del Ministro de la Gober-
nacin de Ultramar, don Ramn Lpez Pelegrn, dirigida al
Secretario de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia,
le participaba que su majestad haba nombrado a don Juan
Nepomuceno Fernndez Lindo, Jefe Poltico de Comayagua.
El 21 de noviembre de 1822 Lindo sustituy a Tinoco de
Contreras en la Gobernacin de Comayagua, por determina-
cin del Ayuntamiento de esta ciudad. Trabaj entonces muy








empeosamente por hacer desaparecer las animosidades exis-
tentes entire Comayagua y Tegucigalpa y orden que se de-
beran establecer escuelas de primeras letras a las que asis-
tiran los nios de cinco a catorce aos de edad, sin distincin
de clase. A principios del mismo ao de 1822 represent
a Honduras en el congress mexicano, publicando all un
famoso escrito titulado Meditaciones de un Pueblo Libre.
Lindo fue Presidente del Congreso que se reuni en Co-
mayagua el 13 de septiembre de 1827, en plena vigencia del
gobierno de facto establecido por Jos Justo Milla. Presidi
tambin el Congreso Constituyente que emiti, en 1839, la
segunda Constitucin Poltica de Honduras. Despus figure
en la poltica salvadorea, siempre a la sombra del partido
Conservador, a la salida del General Morazn, en 1840. All
fue Ministro y Presidente Provisional por todo el ao de
1841. Fue en ese tiempo cuando se empe en el estableci-
miento del colegio de La Asuncin.
En 1847, ante la insistente renuncia del General don Francis-
co Ferrera, el Congreso de Honduras, instrument del par-
tido Conservador, eligi a Lindo Presidente del Estado.
El nuevo Mandatario reuni una Constituyente, la cual el
4 de febrero de 1848, emiti la tercera Constitucin Poltica,
la cual estableca el perodo presidential de cuatro aos en
lugar del de dos que consignaba la Constitucin de 1839.
De acuerdo con esta nueva Carta Fundamental, Lindo inau-
gur un segundo perodo que se extendi de 4 de febrero de
1848 a igual fecha de 1852.
La Constitucin de 1848 consignaba tambin algo que es-
taba en perfect armona con los anhelos de cultural del se-
or Lindo, ya que estableca que seran ciudadanos los hon-
dureos mayores de 21 aos que fueran padres de familiar
y que tuvieran la propiedad que design la ley o que sin
ella, supieran leer y escribir. Estatua tambin que, de 1860
en adelante ningn hondureo sera ciudadano si no sabia
leer, escribir y contar.
Durante su segundo perodo de gobierno el Doctor Lindo
realize las hbiles maniobras que le permitieron librarse de
la oligarquia que integraban los corifeos conservadores, Ge-
nerales Francisco Ferrera y Santos Guardiola, Licenciado







Felipe Juregui y don Coronado Chvez. Se inclin despus
hacia el Liberalismo, se uni con el president de El Salva-
dor, don Doroteo Vasconcelos, y envi fuerzas hondureas
para que junto con efectivos cuscatlecos, atacaran al conser-
vatismo de Guatemala. Los esfuerzos de los coaligados, como
es sabido, fracasaron en el desastre de La Arada, el 2 de fe-
brero de 1851.
Ya en la primera etapa de su perodo presidential el Doc-
tor Lindo haba realizado la obra que lo inmortaliza: la ele-
vacin al rango de Universidad del Estado de Honduras de
la Academia del Genio Emprendedor y del Buen Gusto que
desde 1845 haban fundado en Tegucigalpa el Padre Reyes
y un grupo de jvenes y a la cual el Presidente Coronado
Chvez dio el titulo de Academia Literaria de Tegucigalpa.
El Doctor Lindo entreg la presidencia al General Jos
Trinidad Cabaas y se traslad a la ciudad de Gracias, lugar
por el que senta particular afecto, y desde el que estaba
en condiciones de vigilar mejor sus minas de Coloal. Actu
todava como Representante de Honduras al firmar el con-
venio de Esquipulas el 19 de abril de 1853, para poner cese
a dificultades entire los gobiernos de Cabaas y Carrera, y
en la maana del 26 de abril de 1857, falleci en la Ciudad
de la Audiencia de los Confines, no obstante los esfuerzos
que para preservar su vida hizo su pariente, Licenciado don
Lorenzo Zelaya.
Por disposicin del Comandante y Gobernador fue ente-
rrado en la colina de San Cristbal, sitio donde ms tarde
el General Medina, al ser Presidente de Honduras, hizo erigir
un fuerte que todava se conserve. En el ngulo nororiental
de la fortaleza puede verse la lpida que indica el sitio exacto
donde reposa el gran poltico y notable propulsor de la cul-
tura. La lpida, puesta all en el ao de 1936, ostenta esta
sencilla leyenda "Doctor JUAN LINDO. Ex-Presidente de
Honduras. Abril 26, 1857. Recuerdo.Cuarto Centenario. Fun-
dacin de la ciudad de Gracias".
Lindo era bien parecido, de estatura ms bien alta que
baja, moreno, de nariz aguilea, de ojos muy vivos, de mo-
vimientos giles, muy locuaz e insinuante en su conversa-
cin. No usaba bigote y de la barba slo se dejaba las pati-








llas, recortadas transversalmente. Vesta con sencillez y ele-
gancia y su trato era exquisito. A estos trazos acerca del
fsico del Doctor Lindo, escritos por el Doctor don Rmulo
E. Durn, agregamos estas apreciaciones del Profesor don
Leopoldo Aguilar O.:
"Civilizador con su orden de apertura de escuelas, sin dis-
tincin de classes entire los alumnos en 1822; civilizador fun.
dando la Universidad de El Salvador en 1841; civilizador
fundando oficialmente la Universidad de Honduras en 1847;
hbil politico que salva a Honduras de una oligarqua; emi-
nente patriota que lanza una proclama contra los Estados
Unidos; civilizador que piensa -el primero- en los cdi-
gos; unionista que proclama oficialmente la restauracin de
la Repblica; hbil hacendista que, con modestos recursos,
amortiza casi toda la deuda pblica; amplio pensador que
deja el tradicionalismo de sus mayores y busca el camino
del progress y la civilizacin".













28 DE ABRIL DE 1924


LA REVOLUTIONN REIVINDICADORA" TOMA

POR ASALTO A TEGUCIGALPA

El 19 de enero de 1924 se reuni en Tegucigalpa el Con-
greso Nacional a cuyo cargo correra la grave responsabi-
lidad de declarar electos a los ciudadanos que ejerceran
la presidencia y, vicepresidencia de la Repblica y las ma-
gistraturas propietarias y suplentes de la Corte Suprema
de Justicia durante el perodo de 1924 a 1928.
En los comicios practicados a finales de octubre del
ao anterior, se haba votado por tres formulas presiden-
ciales: la del Doctor y General Tiburcio Caras Andino y el
Doctor Miguel Paz Baraona; la de los Doctores Policarpo
Bonilla y Mariano Vsquez, y la de los Doctorcs Juan Angel
Arias y Miguel Oquel Bustillo. Estas formulas haban ob-
tenido, segn los cmputos dados a conocer oficialmente
despus de los comicios, 49.953 votos, 35.474 y 20.839, res-
pectivamente. Siendo la base electoral de 106.266 votantes,
claro poda verse que, a la luz de las cifras oficiales, ningn
candidate haba obtenido mayora absolute y tocara en tal
caso al -Congreso resolver tan grave asunto, del cual estaba
pendiente, llena de expectacin, today la colectividad hon-
durena.
Desde el principio de las deliberaciones del Congreso
se not que seria muy difcil que los Diputados simpatizan-
tes con cada uno de los tres candidates que acudieron a las
urnas se avinieran a encontrar una solucin al grave asunto
puesto a su cuidado. La Comisin Dictaminadora, integrada
por los Diputados Licenciados Salvador Corleto, Jos Mara








Sandoval y Antonio Gmez Romero, Ingeniero Daniel R-
palo Bogrn, Doctor Rafael Muoz Cabaas, P. M. Ramn
Guzmn Montes y Periodista Matas Oviedo, no pudo ponerse
de acuerdo. El Dictamen fue suscrito por todos, a excepcin
de los Diputados Muoz Cabaas y Rpalo Bogrn que
emitieron un voto particular.
Los del Dictamen sostuvieron que no haba habido ma-
yora absolute, por cuanto Carias haba obtenido 49.541
sufragios; Bonilla, 35.160 y Arias, 20.424. El mismo Dicta-
men sostena que tocaba al Congreso hacer la eleccin de
President, Vice-Presidente y Magistrados, con la nica ex-
cepcin del Doctor Carlos Alberto Ucls, quien s haba
obtenido mayora absolute para ser declarado electo Magis-
trado Propietario de la Corte Suprema de Justicia. El Voto
Particular argumentaba que haban sido estudiadas deteni-
damente las acts electorales y que en vista de ellas procedia
declarar la nulidad de muchas elecciones por la coaccin
ejercida por autoridades militares, y que, restados los totales
de votacin de esas elecciones del cmputo general, quedaba
mayora absolute a favor del Doctor y General Carias An-
dino a quien se deba declarar electo constitucionalmente
para la primera magistratura.
Los mismos arguments utilizados en el Voto Particu-
lar fueron los esgrimidos por los Diputados, Licenciado Ra-
mn Alcerro Castro, Doctor Luciano Milla Cisneros y Pro-
fesores Gustavo A. Castaeda y Luis Felipe Lardizbal en
una Exposicin que introdujeron al seno de la Cmara en
la sesin del 24 de enero. Demostraban ellos, por medio de
documents, que haba habido coaccin electoral en varias
demarcaciones y solicitaban se procediera a declarar nulos
los comicios en ellas practicados. Hecho esto, la base elec-
toral bajaba de 105.315 electores a 89.893. Siendo la base
reducida en esa forma, la mayora absolute se obtendra con
44.947 votos, y como el candidate General Carias, ya con los
votos descontados de las elecciones nulas, reuna 45.759 su-
fragios, corresponda a l el triunfo en las urnas y, como
consecuencia, el derecho de ser declarado electo por el
Congress.
La Exposicin antes referida fue dictaminada en contra
y este Dictamen aprobado con gran mayora. La Comisin








Dictaminadora, al referirse a las denuncias de coaccin,
slo tuvo expresiones como stas: "La Comisin se cree en
el deber de llamar la atencin del Congreso sobre las muchas
irregularidades que se hacen constar en las protests de las
tres agrupaciones contendientes, pues ellas revelan de una
manera evidence nuestra educacin poltica que slo puede
ser corregida mediante un laborioso process cultural en la
paz".

En la sesin del 28 de enero se someti a discusin el
Dictamen de la Comisin de Escrutinio sin haber tomado
en cuenta el Voto Particular, por estimarse que el fondo
de ste haba sido desechado al improbarse la Exposicin de
Nulidad que haba sido presentada por various Diputados.
Practicada la votacin entire los extremos Dictamen y Contra,
triunf el Dictamen por 30 votos contra 11. En la sesin de
ese da por la tarde se procedi a elegir, entire los candidates
que haban cqncurrido a las urnas, quines seran Presidente
y Vice-Presidente de la Repblica. El resultado fue el si-
guiente: Para Presidente: Carias, 15 votos; Arias: 18; Bo-
nilla 9. Para Vice-Presidente: Paz Baraona, 16; Oquel Bus-
tillo, 18; Vsquez, 8. Votaron por Caras los Diputados:
Doctor Ramn Alcerro Castro, P. M. Salomn Bueso V., Li-
cenciado Felipe Clix, Profesor Gustavo A. Castaeda S.,
don Ignacio Durn Mena, Licenciado Horacio Fortn M.,
Profesor Carlos Izaguirre, Profesor Luis F. Lardizbal, Doc-
tor Luciano Milla Cisneros, Doctor Isidro Moncada, Doctor
Audato Muoz, Doctor Rafael Muoz Cabaas, Ingeniero
Daniel Rpalo Bogrn, Doctor Pompilio Romero y Doctor
Carlos Torres. Dieron su voto al Doctor Arias: don Jos Mara
Ardn U., Licenciado Tefilo Canales, Doctor Jos del Car-
men Carrasco, Doctor Manuel Corea Bueso, Licenciado An-
tonio Gmez Romero, Licenciado Jos B. Henrquez, don
Simen H. Hernndez, Licenciado Emeterio Lanza Ramos,
don Edmundo Lozano A., Doctor Carlos Muoz M., Doctor
Miguel Oquel Bustillo, Licenciado Jos Oquel Hernndez,
don Matas Oviedo, Licenciado Arturo Pineda Arias, Doctor
Antonio R. Reina, Doctor Jos Mara Sandoval, Doctor Ser-
vando Ulloa y Profesor Salomn Sorto Z. Estuvieron con
el Doctor Bonilla los Diputados: don Venancio Cervantes,








Doctor Salvador Corleto, P. M. Ramn Guzmn M., Doctor
Vicente Meja Colindres, Doctor J. Ins Rpalo, Coronel
Pedro Rivas, don Tiburcio Rodrguez L., Dr. Carlos Romero
y don Angel Sevilla.
Se hicieron intentos por reunir a cariistas y aristas en
torno al Doctor Miguel Paz Baraona, sobre la base de que
los empleos seran repartidos por mitad entire ambos gru-
pos y que al Doctor Arias se la dara una suma de dinero
para compensarle los gastos de la propaganda, pero se afir-
ma -sin ofrecerse pruebas concluyentes- que el Doctor
Bonilla destruy esta combinacin al hacer career a various
Diputados aristas que los Diputados que a l pertenecan
votaran por el Doctor Miguel Oquel Bustillo, Vice-Presi-
dente de la formula encabezada por Arias, quedando en-
tonces el mando en manos slo del Liberalismo.
Nada de esto se llev a cabo. El General Caras y los
Diputados nacionalistas, lo mismo que algunos bonillistas,
abandonaron la capital. Se lleg el 31 de enero de 1924 y
en vista de que no haba a quien entregar el mando, el Ge-
neral Rafael Lpez Gutirrez expidi un Decreto a las doce
de la noche de la fecha ltimamente citada, convocando a
una Asamblea Constituyente y estableciendo que mientras
aquel cuerpo se reuna, l asumira todos los poderes del
Estado, los cuales ejercera discrecionalmente, quedando sus-
penso el imperio de la Constitucin.
En la madrugada del primero de febrero de 1924 se
sublevaron en la plaza de La Esperanza, los Generales Vi-
cente Tosta y Gregorio Ferrera, lanzando a la consideracin
de los hondureos el Plan de La Esperanza al cual se adhi-
rieron various jefes militares y numerosos ciudadanos de In-
tibuc. El 5 de febrero de ese ao, un grupo de Diputados
y de jefes militares desconoci al Gobierno Dictatorial y re-
conoci como Presidente de la Repblica al General Carias
Andino, por medio de la proclama emitida en Las Manos,
frontera de Nicaragua; y el 9 de febrero, el General Carias
fue proclamado Presidente de la Repblica en Cabildo Abier-
to llevado a cabo en Laman.
La revolucin progress aceleradamente en Occidente. El
3 de febrero ocup Marcala. El 7 tom la ciudad de Gracias,








despus de que la guarnicin desconoci al Comandante de
Armas, Coronel Jess Medina Nolasco, y se adhiri al movi-
miento. El 10 entr en Santa Rosa de Copn, lugar desde
el cual los Generales Tosta y Ferrera dieron a conocer una
nueva proclama.
Los dos jefes intibucanos se separaron en Veracruz, de-
partamento de Copn. Ferrera se dirigi sobre Santa Brbara
y Comayagua, y Tosta sobre San Pedro Sula. Ferrera avanz
hacia la antigua capital de Honduras y la tom el 22 de fe-
brero despus de dos das y una noche de terrible lucha. De-
fendieron la plaza con gran coraje el Doctor Jos Mara Ochoa
Velsquez, ex Vice-Presidente de la Repblica, y los Profesores
Salomn Sorto Z. y Rubn Barahona. De Comayagua, Ferrera
avanz sobre Tegucigalpa. Venci en Zambrano un fuerte
ejrcito que enviaron a detenerlo, estableci su campamento
en Toncontn y el 14 de marzo inici el sitio de la Capital.
Tosta march sobre la Costa Norte, obtuvo las victorias
de Cofrada, Trincheras y Choloma, tom la plaza de San Pe-
dro Sula el tres de marzo, ocup Puerto Corts, Tela y La
Ceiba y reuni efectivos para controlar el orden en aquel sec-
tor. Despus, con una planilla de oficiales y con algunos efec-
tivos, se dirigi sobre Tegucigalpa llegando a las alturas de
La Cuesta el 27 de marzo por la noche.
El General Carias despus de amenazar a Tegucigalpa, se
encamin hacia la frontera con Nicaragua para reunir todas
sus fuerzas. Despus libr las aociones de Jacaleapa y El Pe-
dregalito, las cuales no tuvieron ningn resultado decisive.
Con numerosos efectivos retrocedi entonces sobre Tegucigal-
pa e inici sus operaciones contra ella el 16 de marzo.
Muy extenso sera el detallar las mltiples operaciones de
armas que tuvieron desarrollo en esta capital en ese tiempo.
Bstenos decir que los atacantes, dirigidos por los Generales
Vicente Tosta C., Gregorio Ferrera, Tiburcio Caras Andino
y Francisco Martnez Fnez, y los atacados bajo el mando
de los Generales Jos Mara Fonseca, Francisco Cardona, An-
tonio Snchez, Luis Rivera Martnez y otros, hicieron verda-
deros prodigios de valor. Los defensores del Consejo de Mi-
nistros, porque ya haba muerto Lpez Gutirrez, se sostuvie-
ron en los cerros Sipile, Juana Laines, Berrinche, El Picacho,
Mirames, El Picachito y las posiciones del centro de la ciu-








dad. Los atacantes lograron dominar el Berrinche y el Pica-
cho, a ltima hora controlaron Sipile y en forma inteligente y
hbil fueron gradualmente anulando la resistencia de un ene-
migo tenaz, decidido y bien armado.
El cuerpo diplomtico, especialmente el Seor Ministro
de Estados Unidcs, Franklin E. Morales, intent en varias oca-
siones la 'obtencin de un armisticio y de un arreglo pacfico.
Las propuestas del Consejo de Ministros no fueron aceptadas
por los jefes del movimiento y el sitio continue durante todo
el mes de marzo y el mes de abril.
En Occidente se haba organizado una contrarevolu-
cin que fue destruida en San Jos de las Palmas, departa-
mento de Copn, y otra que se origin en el sur, coman-
dada por el General Julio Peralta y el Dr. Salvador Corleto,
fue vencida en Cerro de Hule por el General Ferrera.
Por acuerdo del Consejo de Ministros y de la Revolu-
cin se iniciaron conferencias de paz a bordo del crucero Mil-
waukee anclado en aguas de Amapala. Representaron a la
Revolucin los Doctores Francisco Lpez Padilla y Salvador
Aguirre, como Delegados, y don Alfonso Gallardo h., como
Secretario; tuvieron los poderes del Consejo, el Licenciado y
General Roque J. Lpez y el Doctor Alberto A. Rodrguez,
como Delegados, y el Doctor Federico C. Canales, como Se-
cretario. Represent al Presidente de los Estados Unidos de
Amrica el seor Summer Welles. Despus llegaron Repre-
sentantes de los dems gobiernos de Centro Amrica. Las
conferencias se iniciaron el 23 de abril; el 28 a las doce y
media del da se firm a bordo del Denver el Pacto Prelimi-
nar de Paz y el 3 de mayo a las 11 de la maana fue suscrito
el Pacto Definitivo. Mediante l lleg a la Presidencia pro-
visional de Honduras, con la obligacin de reunir una Cons-
4 tituyente y de convocar luego a elecciones de autoridades
supremas, el General Vicente Tosta C.
1 Mientras las conferencias de paz se desarrollaban haba
S continuado pelendose en Tegucigalpa. El seor Mario Ribas
t de Cantruy nos describe as los ltimos das de combat:
"Abril 28.-Ha sucedido lo que todos esperbamos: mien-
: tras en Amapala se discuta en la conferencia el modo ms
prctico de hacer la paz sin necesidad de ms derramamiento




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs