Group Title: Geografía física y económica de Colombia.
Title: Geografía física y económica de Colombia
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078511/00001
 Material Information
Title: Geografía física y económica de Colombia
Series Title: Geografía física y económica de Colombia.
Physical Description: 334 p. : illus. (part col.) ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Arango Cano, Jesús
Publisher: Cultural Colombiana
Place of Publication: Bogota
Publication Date: 1964
Edition: 5. ed., rev. y ampliada.
 Subjects
Subject: Economic geography   ( lcsh )
Description and travel -- Colombia -- 1951-   ( lcsh )
Conditions économiques -- Colombie   ( rvm )
Géographie -- Colombie   ( rvm )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078511
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFM2365
oclc - 00747583
alephbibnum - 001125265

Full Text


JESUS ARANGO CANO


GEOGRAFIA FISICA Y


ECONOMIC DE COLOMBIA










5a EDICION
(REVISADA Y AMPLIADA)






CULTURAL COLOMBIANA, LTDA.


BOGOTA 1964









Edici6n 1955
1956

1956

1956

1964


LATIN
AMERICA


Es propiedad del autor.


IMPRESO EN COLOMBIA


PRINTED IN COLOMBIA






























mu jot rfnoj.














INTRODUCTION


Los process econ6micos contemporaneos se caracterizan por su ten-
dencia a cefiirse estrictamente a la planificaci6n de los mismos. Los siste-
mas empiricos seguidos por economies improvisadas van quedando relega-
dos a una posici6n de nulidad absolute porque, ain en paises de economics
rudimentarias, se esti adoptando una rigurosa planeaci6n de todos sus
aspects, con el fin de que haya una complete previsi6n en las diferentes
actividades que las componen. Esto es natural, puesto que la economic, en
todas las naciones del mundo, es el supremo determinante de la prosperi-
dad o crisis, y de ella dependent, tambi6n, todas las demis actividades que
se desarrollan dentro de la unidad geogrifica donde opera. Por esta raz6n,
el process econ6mico no puede dejarse al azar, a la improvisaci6n, sino
que debe sujetarse a una planeaci6n cientifica de todas sus fases.
Sin embargo, para que pueda llevarse a cabo una planeaci6n de las
fuerzas econ6micas, es imperative tener como base fundamental una vision
absolute del estado en que se encuentra la economic en un determinado
moment para, asi, poder establecer las necesidades y la capacidad de
suplirlas, de acuerdo con el potential que ofrecen sus reserves materials.
Esta vision, a su vez, no puede ser complete o, mejor, real, si no existen
estadisticas que revelen la situaci6n de los diferentes factors que, en con-
junto, forman la economic de una naci6n. En otras palabras: sin la pose-
si6n de estadisticas ciertas, reales, veridicas, no se puede emprender una
planeaci6n efectiva y much menos esperar que tenga perspectives de 6xito
alguno. Proceder a planificar una economic sobre estadisticas deficientes
equivale a un error mis grave aun que si se continuara con los m6todos
anticuados de otrora. Al final de cuentas, este sistema caduco es, general-
mente, timido en sus concepciones futuras de la economic y, por eso, no
causa tanto mal como si se construyese un aparato econ6mico irreal, cu-
bierto por el oropel de una planeaci6n grandiosa -y que se pretend sea
cierta-, pero que, a la postre, s6lo traeria el fracaso, tras un ensayo
costoso para la naci6n que lo prohija.


-7-







Colombia no podria ser ajena a ese movimiento vivificador que alienta
la economic contemporinea. Notables avances se han venido procesando
en el pais, tendientes a crear un ambiente propicio para que la planeaci6n
de sus muiltiples actividades econ6micas se ajusten a la realidad national.
Empero, todavia estamos muy distantes de poder ofrecer un panorama
absolutamente cierto de los complejos factors de nuestra economic, una
vez que las estadisticas que actualmente se nos ofrecen, en todos los cam-
pos, son escasas y, por lo general, en extreme deficientes. Por lo tanto,
nuestra planeaci6n econ6mica opera con desconcertante pero explicable ine-
ficacia, y s6lo alcanzamos a utiliazr parties muy modestas de los proyec-
tos monumen:ales que a diario forjan nuestros economists. Esta situaci6n
se modificaria en forma radical si emprendi6semos un studio cientifico de
todas las etapas de la producci6n national, y con base en las estadisticas
que de alli se driven, orientar la economic del pais. Este es un trabajo
arduo y extenso, es cierto, pero, por esta misma raz6n, es indispensable
acometerlo de inmediato y sin titubeos de ninguna naturaleza. Los timidos
progress que se han logrado en el campo de la estadistica, bien se podrian
aprovechar para adelantar un intense program de studio de las fuerzas
vivas de nuestra economic, y, asi, estar en condiciones de poder trazar una
vasta planeaci6n y ordenaci6n de la vida econ6mica national.

El studio que se adelanta en la "Geografia Fisica y Econ6mica de
Colombia", basado no s61o en las estadisticas existentes, sino tambi6n en
las observaciones personales de los fen6menos econ6micos nacionales, trata
de dar una vision objetiva de las capacidades reales de producci6n, asimis-
mo como de las posibilidades que cada actividad econ6mica ofrece para
su desarrollo dentro del amplio panorama colombiano. La geografia fisica
del pais sefiala los factors determinantes de las posibilidades econ6micas
de toda la unidad national y de cada una de las c6lulas que la componen.
Estos determinantes se relacionan, en particular, con las condiciones fisico-
quimicas del suelo, la orografia, hidrografia, regimen pluviometrico y cli-
mitico, los que, sumados, ofrecen un cuadro complete del potential de
cada uno de los factors que integran la economic en un determinado
moment hist6rico. S6lo mediante un conocimiento general y especifico
de esos determinantes, se puede emprender un studio eficiente de las
posibilidades fisicas de producci6n. Este conocimiento fisico del pais, agre-
gado al studio de la realidad de producci6n de los diferentes renglones
que componen la economic, da la base para emprender una planeaci6n
verdadera, real, cierta, de esas fuerzas productoras, buscando, con ello,


-8-







orientarlas para que, de esta manera canalizadas, tengan la oportunidad
de manifestarse en hechos tangibles de producci6n national.

La existencia de esta obra se justifica, si el studio que ella ofrece
del panorama econ6mico national y de sus posibilidades en el future, sirve
para trazar un plan efectivo y veridico de las fuentes y fuerzas econ6micas
que transform la naci6n de subdesarrollada en una altamente evolucio-
nada en el piano econ6mico y, posteriormente, en lo social, politico y
spiritual. Unicamente si esto se emprende y realize, se puede decir que la
obra ha coronado con 6xito el objetivo que se propuso como meta final.


J. A. C.


Bogoti, abril de 1955.


-9-














PALABRAS SOBRE LA QUINTA EDICION


Sorprende, en verdad, el ripido desarrollo econ6mico del pais en la
iltima d6cada, no s6lo en el campo manufacturer, sino, de igual modo,
en el terreno agropecuario. Sin embargo, este process ha tenido series tro-
piezos, que, en much, han desacelerado el paso, que, de otra manera,
tuviera, hoy, manifestaciones de grandiosidad. Especificamente, la quiebra
vertical de los precious del cafe, a partir de 1954, hasta el present, ha
causado series traumatismos econ6micos que han paralizado, en gran part,
el ritmo evolutivo de nuestra economic. Y esto es natural que asi sea, por-
que el caf6 represent mis del 85% del valor efectivo de las exportacio-
nes nacionales. Para ilustrar el hecho, tenemos que en el aiio cafetero
1953-54, el precio del grano era, en los mercados internacionales, de 98.5
centavos de d6lar la libra, al tanto que para 1962-63 esa cotizaci6n habia
bajado a 39.34. Asimismo, en 1954-55 el pais tuvo un record de expor-
taciones cafeteras, con 6.924.878 sacos de 60 kilogramos, por valor de
U.S.$ 566.800.000, mientras que en 1962-63 el volume de ventas en
el mercado forineo fue de 6.154.000 entire consumidores viejos y
nuevos que valieron U.S.$ 322.588.00, esto es, una disminuci6n de
U.S.$ 244.212.000, en este afio cafetero, con relaci6n al de punto de par-
tida. Simense las cifras perdidas de 1954 hasta hoy, y tendremos un cua-
dro verdaderamente desolador.
Frente a estas condiciones, o sea cuando las divisas del pais se han
reducido a un 40% de lo que fueran 10 afios atris, es explicable que la
naci6n no haya podido llevar a cabo los vastisimos programs de desarrollo
econ6mico que han venido proyectindose en forma peri6dica y constant.
Pero, aun con esta desventaja, el progress ha sido inmenso. Por ejemplo,
en el terreno industrial, la naci6n ha mostrado un desenvolvimiento muy
halagador, y es asi c6mo hoy se produce en el pais una variadisima gama
de articulos que apenas hace una d6cada teniamos que importar, sacrifi-
cando cuantiosas divisas. Hoy, mediante un regimen aduanero proteccio-
nista considerablemente rigido, sumado a los grandes incentives para la


-11-







importaci6n de capitals, se ha logrado un nivel muy satisfactorio de des-
arrollo fabril, que cubre gran diversidad de articulos de consume.

Y si el pais exhibe este enorme progress en sus manufactures, en
lo que atafie a la actividad agropecuaria, podemos registrar, con singular
beneplicito, un ace!erado desenvolvimiento en todas sus fases. En lo que
respect a la agriculture, tenemos que 6sta ha venido canalizdndose hacia
la producci6n industrializada y tecnificada, con excelentes resultados en
rendimiento y calidad de los products. Es por esto por lo que son muchos
los articulos que en ahios recientes muestran gran advance, entire ellos el
algod6n, az6car, arroz, maiz, tabaco y, en much part tambi6n el caf6,
que no obstante el problema de la superproducci6n mundial, tiende a mejo-
rar en rendimiento y calidad, bajo los auspicios de una alta t6cnica en las
siembras y cultivo en general.
Empero, algunos products, verbigracia el cacao, no han adelantado
much y, por consiguiente, el pais debe soportar una fuerte importaci6n
del articulo para suplir el gran deficit de producci6n, cuando, por las con-
diciones favorables para su cultivo en la naci6n, debi6ramos exportarlo en
cantidades sustanciales. Asimismo, existe permanent deficit en la produc-
ci6n de trigo, cebada y copra. Sin embargo, mediante el estimulo de buenos
precious, cr6dito fAcil. amplio y a largo plazo, acompaiados de una vasta
campaja para intensificar el cultivo, en forma t6cnica, el pais lograria ven-
cer la situaci6n desventajosa en que se encuentra frente a la demand de
estos articulos de imprescindible consume national.
En lo que concierne a la ganaderia, complace registrar los conside-
rables avances en el mejoramiento de las razas lecheras y de came, me-
diante ]a importaci6n de especimenes de alta selecci6n, como los Holstein,
Normandos, Red Poll, Ceb6es, Charolais y otros, que, ya aclimatados en
el pais, estin prestando a nuestra ganaderia invaluables servicios a trav6s
de cruces sanguineos intensivos. Aun mis, ya nuestros ganaderos estin
desarrollando esta industrial bajo los mns elevados cinones cientificos, lo
que se ha traducido en un visible adelanto de ella en todos los aspects.
Igual esti aconteciendo con los demis renglones de la industrial pecuaria,
como la porcina y cabria. De id6ntica manera, la avicultura esti dando
grandes demostraciones de vitalidad, desenvolvi6ndose en forma t6cnica,
cientifica, lo que augura para esta industrial perspectives econ6micas muy
halagiiefias.
Sin embargo, existe, en la producci6n agricola, el gravisimo problema
de que las siembras de algunos articulos, verbigracia el arroz, la papa y


-12-







el maiz, se hacen, por lo general, sin plan alguno, lo que ocasiona fuertes
excedentes del product en determinado afio, para, al siguiente, presen-
tarse una aguda escasez que, casi siempre, hace necesaria la importaci6n
de esa mercaderia. Desde luego que en todos los paises de la tierra, a
pesar de una rigurosa planificaci6n, se presentan sobrantes, muy sustan-
ciales, debido a rendimientos en las cosechas muy abundantes e imprevi-
sibles, por condiciones favorables al cultivo. Pero, por lo comrn, en estos
paises si existe la previsi6n para almacenamiento efectivo, lo que evita
deterioro en el product, por una part y, por la otra, que se envilezcan
los precious por la presi6n de los excedentes sobre una demand inferior.
Esto es, existen factors de regulaci6n, que, por poca fortune, se carecen
en Colombia, como lo hemos podido constatar en casos como la papa
en 1962. De ahi que hoy haya una cosecha abundantisima, pero no existan
silos para almacenar t6cnicamente el product, se envilezcan los precious, el
cultivador pierda grandes sumas de dinero y de tiempo. Lu6go, al afio si-
guiente este cultivador no sembrard el mismo articulo o, si lo hace, sera en
volume en extreme reducido. iLas consecuencias? L6gicamente, la escasez
del product y precious altos para el consumidor de un articulo subprodu-
cido. Aun mis, esto hace que, muchas veces, el pais tenga que importar
considerable cantidades del product para sortear el deficit. Este es el
panorama de muchos de nuestros products agricolas, repetidos una y
otra vez a trav6s de largos afios.

Deciamos que much del problema de los grandes excess y deficits
de producci6n se deben a la falta de planificaci6n. Bien, esto, a su turn,
es el resultado de una desafortunada e incomprensible deficiencia en las
estadisticas nacionales. Este es un fen6meno muy difundido en toda Latino-
America, es cierto, pero lo que mis nos preocupa es el caso colombiano,
es natural. Muchos organismos oficiales, semi-oficiales y particulares se
niegan sistemiticamente a suministrar cifras de producci6n; otras veces lo
hacen, pero con una inexactitud pasmosa; todavia en otros casos si ofrecen
datos, pero anticuados; y en otras ocasiones no suministran cifras, porque
su desorganizaci6n internal no les permit hacerlo. En suma, un verdadero
caos. Ante estos hechos, es del todo impossible estructurar un plan de pro-
ducci6n efectivo, ya que para ello tendriamos que apoyarnos sobre cifras
ciertas, reales, responsables, pero no podriamos hacerlo sobre estadisticas
deleznables. como son muchas de las que se nos suministran.

Para ilustrar esta aseveraci6n, bAstenos el caso del cafe. Hoy, por
ejemplo, nadie sabe a ciencia cierta cuil es el area cultivada de cafe en


-13-








el pais y, much menos, por departamentos; tampoco tiene forma de ave-
riguar cuil es el panorama de las edades de las principles plantaciones
de la naci6n; ni cudl es su rendimiento global y por departamentos; ni
cuintos drboles hay sembrados en el pais, ni el rendimiento por hectarea,
o cual es el volume de las siembras y resiembras anuales, etc., etc. Asi, el
Banco Cafetero dice que el area cultivada de caf6 es de 897.000 hectireas,
mientras que otras fuentes la dan en 800.000 y, todavia otras, en 1'177.000.
Asimismo, el Banco Cafetero manifiesta que el rendimiento promedio de
los cafetales del pais es de 576.5 kilogramos por hectarea, al tanto que
otros lo sitian apenas en 350. De igual manera, es impossible saber cuil
es el volume de producci6n annual, ya que unos dicen que alcanza a
nueve millones y medio de sacos de 60 kilograms; otros que no llega a
los 8 millones, mientras que otros dicen que escasamente Ilega a 7 millo-
nes. ,A qu6 atenernos, entonces?
Igual que con el cafe acontece con el az6car y otros cultivos: las esta-
disticas fluctdan demasiado entire una y otra fuente de informaci6n, asi se
trate de organisms que debieran estar al tanto de las principles carac-
teristicas de un rengl6n determinado de producci6n, verbigracia la Fede-
raci6n Nacional de Cafeteros, para el caf6, Asocafia, para el azicar, etc.
Total, mientras no tengamos estadisticas de confianza, hechas con t6c-
nica y precision, no podemos aspirar a regular la producci6n, planifican-
dola. Es precise, por lo tanto, que se le d6 mayor atenci6n a las estadis-
ticas, si es que pretendemos evitar los grandes traumatismos que con tanta
regularidad afecta nuestra vida econ6mica, en especial la fase agricola que,
como todos sabemos, es, en la actualidad, la base fundamental de la eco-
nomia colombiana. Asi, mientras prevalezcan estas condiciones de alta
deficiencia estadistica, no podremos orientar la producci6n, y 6sta tendri,
entonces, que estar sujeta a los vaivenes de la improvisaci6n permanent.
Aun mas, es absolutamente necesario que el pdblico se entered de estas
deficiencies, para que, despu6s, no se llame a engafio con cifras o estadis-
ticas que se le ofrezcan en obras como 6sta. En particular, en el ramo de
la industrial agropecuaria, puede tenerse de ella un conocimiento global,
nada mas, pero en cuanto tratamos de especificar sobre determinado ren-
gl6n, surge, en gran relieve, el gravisimo problema de la carencia de datos
fidedignos. Es por esto por lo que los que tratamos estos temas, precisa-
mos, muchas veces, cefiirnos a promedios entire las diferentes informacio-
nes sobre un rengl6n especifico, por no tener cifras especificas. Desde
luego, algunas instituciones como la Federaci6n de Arroceros, Tabacaleros,
Algodoneros, Banco Ganadero, etc., si envian con prontitud los datos esta-


-14-







disticos que se les solicitan, dando cifras que, seguramente, se aproximan
a la verdadera realidad de los products en que se especializan esos orga-
nismos. Pero no asi ocurre con algunas entidades que se niegan en forma
sistemitica a suministrar informaciones, por temor, quizi, a que se conozca
la realidad de su posici6n en el panorama econ6mico national, por razo-
nes no ocultas. En otros casos, las entidades que asi se niegan, lo hacen
por verdadera carencia de informaci6n. resultante, por lo general, de orga-
nizaci6n deficiente.
Por lo tanto, quiero repetir esta advertencia a los lectures, para
que no se sorprendan ante la disparidad de cifras sobre un mismo tema,
al hacer comparaci6n de las que aqui suministro, con otras de diferente
procedencia. Sin embargo, si quiero recalcar que he tratado, por todos los
medios posibles, de conseguir las estadisticas que mis se acerquen a la
realidad, procurando, cuando ello es factible, tomarlas de las entidades mis
autorizadas sobre el particular.
Por filtimo, quiero expresar mis mis sinceros agradecinientos a todas
aquellas entidades, organismos e instituciones -oficiales, semi-oficiales y
particulares- que suministraron informaci6n complete y oportuna sobre
los datos solicitados para actualizar esta quinta edici6n de mi "Geografia
Fisica y Econ6mica de Colombia", que espero sea de provecho para
quienes se acerquen a ella en procura de informaci6n para estructurar
nuestro future econ6mico.

Jesius Arango Cano.

Enero de 1964.


-15-
























PRIMERA PARTE

GEOGRAFIA FISICA DE COLOMBIA















CAPITULO I


GEOGRAFIA FISICA DE COLOMBIA

POSITION ASTRONOMICA. LIMITS INTERNACIONALES. OROGRAFIA: CORDILLERAS
OCCIDENTAL, CENTRAL Y ORIENTAL; SERANIA DE LOS MOTILONES; SIERRA NEVADA
DE SANTA MARTA; SISTEMA MONTAROSO DE LA GUAJIRA; SIERRA DE LA MACARENA;
SERRANIA DEL BAUDO.


POSITION ASTRONOMICA. LIMITS INTERNACIONALES


Colombia se encuentra ubicada en el extreme noroeste de la Amdrica
del Sur, dentro de las siguientes coordenadas geogrificas: 12 grades 30' 40"
de latitud norte (Punta Gallinas, Guajira); 4 grades 13' 30.5" de latitud
sur (desembocadura de la quebrada San Antonio, en el Amazonas); 66
grades 50' 54.2" de longitud oeste del meridiano de Greenwich (Isla de
San Jos6, en el rio Negro, frente a la Piedra del Cocuy); y 79 grades
01' 23.1" de longitud oeste del mismo meridiano (Cabo Manglares, desem-
bocadura del rio Mira, en el Pacifico). El territorio national lo com-
prenden 1.138.205 kil6metros cuadrados, incluyendo las islas oceanicas
del archipidlago de San Andrds y Providencia, en el Oc6ano Atlantico,
igual que las del Malpelo, Gorgona y Gorgonilla, en el Oc6ano Pacifico.
Por extension territorial, el pais ocupa el cuarto lugar en America meri-
dional y el s6ptimo en relaci6n a todo el Continente Americano. La pobla-
ci6n se estimaba en julio de 1963, en 15.097.640 habitantes, con base
en el censo de mayo de 1951 y tomando como indice de crecimiento
geom6trico annual el de 2.2%, o sea aproximadamente 20.3 habitantes por
cada mil. La densidad demogrifica es de 39.39 habitantes por kil6metro
cuadrado.
El pais tiene sus limits geogrificos definidos asi: por el norte, el
Oc6ano Atlintico, en una extension de 1.760 kil6metros; al noroeste, la
Reptiblica de Panama, en un trayecto de 266 kil6metros; por el occidente


-19-








le sirve de limited el Oc6ano Pacifico, a lo largo de 1.470 kil6metros. La
frontera sur la compare con Ecuador y Peri, en la siguiente forma: al
extreme occidental, la Repiblica del Ecuador, en un trayecto de 586 kil6-
metros; al oriented, el Perd, en una extension de 1.626 kil6metros. La fron-
tera oriental esti dividida entire Brasil y Venezuela, como sigue: al sur
(desde 1 grado de latitud norte a 4 grades de latitud sur, mAs o menos)
limita con el primer pais, en un trayecto de 1.645 kil6metros, y con el
segundo, Estados Unidos de Venezuela, desde 1 a 12 grades de latitud
norte, en una extension de 2.219 kil6metros. En esta forma, la naci6n
cuenta con fronteras terrestres que suman, en total, 6.342 kil6metros de
extension y con limits maritimos que ascienden a 3.230 kil6metros, esto
es, un gran total de 9.575 kil6metros de fronteras.

OROGRAFIA

Generalidades.-El pais estd dividido en dos grandes zonas de exten-
si6n superficial aproximadamente igual, asi: la andina, que cubre cerca de
550.000 kil6metros cuadrados; la otra, compuesta por los llanos y selvas
de oriented, que cuenta con unos 600.000 kil6metros cuadrados. El siste-
ma montafoso andino penetra en territorio colombiano por el sur, en el
Departamento de Narifio, y recorre la casi totalidad del pais en direcci6n
sur-norte. En tierras narifienses, los Andes, en el Nudo de los Pastos, se
bifurca para former las cordilleras que conocemos como la Occidental y
la Central. Estas siguen hacia el norte, y en el Departamento del Cauca,
en el Ilamado Gran Macizo de Colombia, la Cordillera Central se bifurca
para dar vida a un nuevo ramal, que toma el nombre de Cordillera Orien-
tal. Asi. a partir del Gran Macizo Colombiano, los Andes forman tres
grandes cordilleras, que levan los nombres de Occidental, Central y Orien-
tal, las que en su recorrido a trav6s del territorio national influyen direct
y decisivamente en el relieve topogrifico del pais, dindole una configura-
ci6n fragosa, pero que, al mismo tiempo, permit la formaci6n de extensos
valles como el del Cauca, la hoya hidrogrifica del Magdalena, la Sabana
de Bogoti y el valle de Sibundoy.
Al extreme oriental de la cordillera del Este comienzan los "Llanos
Orientales", unas casi ilimites praderas y selvas de topografia suave, aunque
en su mayor parte completamente plana.
Pero el pais tambi6n cuenta con sistemas montafiosos que, segfin repu-
tados ge6logos, son del todo independientes del andino, mientras que otros
cientificos de igual competencia y autoridad los consideran como parte de


-20 -







este sistema. Nos referimos en forma especifica a la Serrania del Baud6,
al occidente del pais; a la Sierra Nevada de Santa Marta, en el Departa-
mento del Magdalena, en la parte septentrional de la naci6n; al sistema
orogrifico del norte del Departamento de la Guajira y al sistema monta-
fioso sudoriental, en el que se encuentra la Sierra de la Macarena, igual
que algunas elevaciones en el Alto Apoporis y la Mesa de Pardios.

CORDILLERA OCCIDENTAL

Analicemos detenidamente estos sistemas orogrificos, tomando, en pri-
mer t6rmino, la Cordillera Occidental. Como qued6 dicho atris, en el
Departamento de Narifio, los Andes, en el Nudo de los Pastos, se dividen
en dos grandes ramales conocidos como las cordilleras Occidental y Cen-
tral. La Occidental toma un rumbo norte, inclindndose ligeramente hacia
el oriented, hasta Ilegar al Departamento de Caldas, donde, a la altura
de unos 5 grades de latitud norte, forma una especie de recodo y sigue
un curso de direcci6n occidental hasta penetrar la parte septentrional de
Colombia, propiamente en el Departamento de C6rdoba. A la altura del
Nudo de Paramillo, la cordillera se divide y subdivide para dar formaci6n
a las serranias del Abibe, San Jer6nimo y Ayapel. En su total recorrido,
la cordillera atraviesa, de sur a norte, los Departamentos de Narifio, Cauca,
Valle, Caldas, Antioquia, Choc6 y C6rdoba. Este ramal andino tiene una
extension aproximada de 1.240 kil6metros y una superficie de alrededor
de 76.000 kil6metros cuadrados.
Aunque la Cordillera Occidental es la menos alta del trio andino, sin
embargo tiene algunas elevaciones importantes, entire las que descuellan
las siguientes:

Metros sobre el
NOMBRE nivel del mar Ubicaci6n
Volcan de Chiles ......... ... 4.780 Narifio y Ecuador
Volcin de Cumbal ........... 4.890 Narifio
Cerro Negro ..... ........... 4.470 Nariiio
Volcn Galeras .............. 4.262 Narifio
Volcin Azufral o de T6querres 4.070 Nariiio
Piramo de las Juntas ........ 3.400 Narifio
Cerro Patascoy ............... 4.000 Comisaria del Putumayo
Volcan Bordoncillo ........ .. 3.700 Narifio
Volcin Tajumbina .............. 4.125 Narifio y Cauca
Volcin de Las Animas ....... 4.242 Narifio y Cauca
Volcin Potosi .............. 3.800 Narifio y Cauca
Cerro Pelado .................. 3.110 Cauca


-21-









NOMBRE
Farallones de Cali ...........
Cerro Calima .. ..............
Cerro El Porvenir .............
Cerro Torra (fuera del eje) ....
Cerro Tatama ...............
Cerro Tamand .......... ...
Alto de Las Palomas ..........
Cerro de Caramanta .........
Cerro San Fernando ..........
Cerro San Nicols ............
Farallones de Citari ..........
Piramo Frontino ..............
Alto Musinga .................


Metros sobre el
nivel del mar


2.800
3.350
4.250
3.670
3.950
4.200
3.650
3.100
3.810
3.780
3.300
3.500
3.850


El paso de la cordillera, a trav6s de
comunica un relieve fisico muy accidentado.


Ubicaci6n


Valle
Valle y Choc6
Valle y Choc6
Choc6
Caldas, Choc6 y Valle
Caldas, Choc6 y Valle
Caldas y Choc6
Antioquia, Caldas y Choc6
Antioquia y Choc6
Antioquia y Choc6
Antioquia y Choc6
Antioquia
Antioquia

los departamentos citados, les
No obstante, este sistema oro-


gr~fico tambi6n da lugar a la formaci6n de algunas altiplanicies y valles
de importancia, especialmente distinguidos por su extraordinaria feracidad,
entire los que descuellan los altiplanos de Ipiales, Tfiquerres, Pasto y Urrao.

CORDILLERA CENTRAL

Esta cordilllera se forma en el Nudo de los Pastos, en Nariiio, y
toma una direcci6n norte, primero inclinindose ligeramente hacia el oriented,
para luego seguir un curso suave hacia occidente y, despu6s, retornar su
direcci6n Este. Al norte del rio Arma, la cordillera se trifurca para former
las sierras de Santo Domingo, Yolomb6 y Remedios. De 6stas, las dos
principles van, la una hacia el rio Nechi y la otra hacia el Magdalena.
En su recorrido sur-norte, la Cordillera Central atraviesa los Departamen-
tos de Nariio, Cauca, Huila, Valle, Caldas, Tolima. Antioquia y Bolivar.
La cordillera tiene una longitud de 900 kil6metros y una superficie de
110.000 kil6metros cuadrados.
De las tres cordilleras andinas, la Central es la que cuenta con las
mayores alturas, aunque algunos ge6grafos sostienen que es la Oriental.
Sobresalen las siguientes elevaciones de la Cordillera Central:


NOMBRE
Pico de Cutanga .............
Pframo del Letrero ...........
Cerro Pico de Paletari ........
Volcfn Pan de Azicar ........


Metros sobre el
nivel del mar
4.300
3.600
3.650
4.670


Ubicaci6n
Huila y Cauca
Huila y Cauca
Huila y Cauca
Huila y Cauca


-22-








NOMBRE
Cerro de los Coconucos ..........
Volcin Purac6 ...................
Volcin Sotari (fuera del eje) ......
Piramo Alto de Guanacas ........
Pico de Moras ...................
Volcin Nevado del Huila .........
Pframo Iraca ....................
Paramillo Santa Lucia ............
Piramo Barragin ................
Piramo de Chili ...... .........
Pframo Don Sim6n ..............
Boquer6n de Calarc ............
Volcin Nevado del Tolima .......
Volcin Nevado del Quindio .......
Volcfn Nevado El Cisne .........
Volcfn Nevado Santa Isabel .......
Volcan Nevado del Ruiz o Mesa de
H erveo ............ .............
Volcan Nevado de La Olleta .....
Paramo Las Tres Marias .........
Piramo de San Fl6ix ............
Boquer6n Aduanilla ..............
Pframo Arboleda ................
Piramo Sons6n ..................
Cerro de los Parados ............


Metros sobre el
nivel del mar
4.512
4.976
4.580
3.500
3.670
5.700
3.800
4.350
4.740
3.930
3.900
3.280
5.616
5.190
5.200
5.250

5.590
4.855
3.600
3.920
3.684
3.200
3.150
3.350


Ubicaci6n


Huila y Cauca
Huila y Cauca
Cauca
Cauca
Cauca
Tolima, Huila y Cauca
Tolima y Cauca
Valle
Valle y Tolima
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Tolima y Caldas

Tolima y Caldas
Tolima y Caldas
Caldas
Caldas
Caldas
Antioquia
Antioquia
Antioquia


El cruce de la Cordillera Central por los departamentos anotados,
determine en ellos una topografia muy fragosa. Sin embargo, las estri-
baciones de esta cadena montafiosa estdn cultivadas con gran intensidad,
inclusive se ven numerosas siembras a alturas superiores a los dos mil me-
tros sobre el nivel del mar y en las laderas de mis de 40 grades de de-
clive. Pese a lo accidentado del terreno, en las cordilleras se encuentran
algunos altiplanos de importancia, caracterizados por la extraordinaria fe-
racidad de su suelo.

CORDILLERA ORIENTAL

Esta cordillera se forma en el Gran Macizo Colombiano; toma, pri-
mero, una direcci6n sudeste; luego hace un brusco viraje y sigue un curso
hacia el noreste del pais, formando asi un recodo que sirve de limited,
en la parte sur, al Departamento del Huila con el del Cauca, y, hacia el
Oriente, con la Intendencia del Caqueti. La cordillera, desde este punto,
toma un rumbo nordeste; pero, a la altura comprendida entire los 5 y 7


-23-








grades de latitud norte, forma una gran curva, sigue un curso hacia oc-
cidente, para luego retomar su direcci6n nordeste hasta perderse al sureste
de la Guajira. A la altura del Nudo de Santurbin, en el Departamento
Norte de Santander, la Cordillera Oriental se bifurca para darle vida a un
nuevo ramal que con el nombre de Cordillera de M6rida penetra en terri-
torio venezolano. La Cordillera Oriental influye en los territories de los
Departamentos del Cauca, Huila, Meta, Tolima, Cundinamarca, Boyaci,
Norte de Santander, Magdalena, Guajira, e Intendencias del Caquetf y
Arauca. En el Departamento del Magdalena, la cordillera toma el nom-
bre de Sierra de los Motilones, y mis al nordeste del mismo departamen-
to se denomina Serrania de Valledupar. La cordillera tiene un recorrido
total de 1.200 kil6metros y una extension superficiaria de 130.000 kil6-
metros cuadrados.

Entre las principles alturas sobre el nivel del mar, la cordillera
cuenta con las siguientes:


NOMBRE

Cordon Magistral
Picos de la Fragua ...........
Cerro Miraflores ..............
Cerro Paramillo ..............
Cerro Leiva ................
Alto de Las Oseras ..........
Alto Ramirez .................
Cerro El Rayo ..............
Cerro Cacuela ...............
Cerro Rabona .............. .
Cerro El Nevado .............
Piramo de Sumapaz ..........
Alto del Fraile ...............
Alto Andabobos ..............
Pico La Bandera ..............


Cord6n Oriental

Boquer6n de Chipaque ........
La Teta ......................
Paramo Cruz Verde y Choachi ..
Cerro Diego Largo ............
Cerro Guadalupe ..............
Cerro Monserrate .............
Pframo Chingaza .............
Cordillera Baldio ..............
Pefia Negra ..................


Metros sobre el
nivel del mar
3.000
2.800
3.210
3.520
3.830
3.786
3.720
3.820
4.112
4.286
4.300
4.180
4.050
4.000


3.223
3.663
3.688
3.540
3.317
3.190
3.950
4.050
3.950


Ubicaci6n


Caqueti y Huila
Caqueti y Huila
Caqueta y Huila
Departamento del Meta
Cundinamarca, Huila y Meta
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca y Huila
Cundinamarca y Meta
Departamento del Meta
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca
Cundinamarca


Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca y Meta
Cundinamarca


-24-








NOMBRE


Cord6n Maristral


Metros sobre el
nivel del mar


Farallones de Medina ............
Piramo de las Alfombras .........
Pframo de Pisva .................
Nevado de Chita ...............
Nevado Ritacueva ...............
Piramo del Almorzadero .........
Cord6n Occidental
Piramo El Tablazo ...............
Paramo de Guerrero ............
Pefia de Saboyd ................
Mesa Colorada ................ .
Cerro Mogorontoque ............
Piramo de Santurbfn ............
Paramo Rica ....................
Piramo de Cichira .............
Cerro Jurisdicciones ..............


3.650
3.500
3.960
4.650
5.600
3.865-


3.285
3.300
4.000
4.400
3.700
4.030
4.200
3.985
3.850


Cundinamarca
Boyaci
Boyacf
Boyacf
Boyaci e Intendencia de Arauca
Santander


Cundinamarca
Cundinamarca
Cundinamarca
Norte de Santander y Santander
Norte de Santander
Norte de Santander y Santander
Santander
Santander
Magdalena y Norte de Santander


Como en el caso de las otras dos cordilleras, la Oriental determine
una tcpografia muy accidentada, pero tambi6n permit la formaci6n de
fertilisimas comarcas, tanto en sus laderas como en los altiplanos.

Serrania de los Motilones

La Serrania de los Motilones cuenta con los siguientes relieves de
importancia: Cerro Guzmin, con 2.040 metros de altura sobre el nivel
del mar, y Punto Culminante, con 3.750. La Serrania de Valledupar tiene
el Cerro Pintado, cuya altura es de 3.000 metros sobre el nivel del mar;
mientras que los Montes de Oca s6lo tienen el Alto del Cedro, que apenas
cuenta con 500 metros sobre el nivel del mar.

Sierra Nevada de Santa Marta

Este sistema orogrifico esti ubicado en la parte septentrional de
Colombia, al nordeste del Departamento del Magdalena. La Sierra tiene
una longitud de 30 kil6metros y una superficie territorial aproximada
de 17.000 kil6metros cuadrados. Las principles alturas sobre el nivel del
mar son los picos nevados de Col6n y Bolivar, conocidos como La Hor-
queta, que tiene 5.839 metros sobre el nivel del mar, en su parte mis
elevada. Con excepci6n de sus laderas del norte, los demis flancos ofre-
cen halagiefias perspectives para la explotaci6n agricola intensive.


-25-


Ubicaci6n







Sistema Montaiioso de la Guajira


Los principles accidents topogrdficos de este sistema orogrifico es-
tin al extreme nordeste del departamento del mismo nombre y se reduce
a cerros de poca altura, entire los que descuellan el Macuire, con 749
metros sobre el nivel del mar; Guajarepa, con 700; Sierra de Chima-
re, con 822; y Serrania de Jara, con 670 metros.

Sistema Orogrifico Suroriental

El principal n6cleo de este sistema orografico lo compone la lla-
mada Sierra de la Macarena, ubicada en el Departamento del Meta. Se
destacan los cerros de La Cascada, que tienen una altura de unos 1.326
metros sobre el nivel del mar. En la parte occidental de la Comisaria
del Vaupis, en el Alto Apoporis, se encuentran algunos cerros de poca
elevaci6n, de los cuales sobresalen los de Otare, con 910 metros sobre
el nivel del mar; el de Campana, con 800 y la Sierra de Chiribiquete, con
839 metros. En la parte nordeste de la Intendencia del Caqueta se en-
cuentran las Mesas de Iguaje, que tienen unos 700 metros sobre el nivel
del mar. Al oriented de la misma intendencia se hallan los Cerros de
Araracuara y del Maine Hanari, este l6timo con 850 metres sobre el
nivel del mar.

Serrania del Baud6

Esta serrania se inicia en las bocas del rio San Juan, y toma un
rumbo noroeste hasta legar a los 7 grades de latitud norte, donde
quiebra hacia el oriented para former la llamada Serrania del Dari6n, con-
siderada por muchos como independiente de la del Baud6. La serra-
nia del Baud6 s61o cuenta con una longitud aproximada de 500 kil6-
metros y una extension superficial de 17.000 kil6metros cuadrados.
En su recorrido la Serrania del Baud6 separa el Oc6ano Pacifico de
los feracisimos valles del Atrato y San Juan. El cerro mas empinado
de este sistema montafioso es el de El Buey, con 1.800 metros sobre
el nivel del mar. Las depresiones de esta cadena montaiosa son real-
mente numerosas, muchas de ellas inferiores a 300 metros sobre el nivel
del mar. La mayor altura de la Serrania del Dari6n es la de Tacarcuna,
con 2.200 metros sobre el nivel del mar.


-26-












Los diferentes sistemas oro-
grificos nacionales, especial-
mente el andino y el de la
Sierra Nevada de Santa
Marta, le imprimen al suelo
colombiano una topografia
muy accidentada, aunque
tambi6n permiten la forma-
2i6n de importantes valles
y altiplanos.








Valles y Altiplanos Andinos

No obstante que el sistema orogrdfico andino le da al pais una
constituci6n topogrffica muy agreste, cada uno de los ramales o cor-
dilleras brinda compensaciones de gran valor para la economic patria
en los valles y altiplanos pertenecientes a ese sistema montafioso. Te-
nemos las importantisimas altiplanicies de T6querres, Ipiales y Pasto, en
el Departamento de Narifio; el Valle de Sibundoy, en la Comisaria del
Putumayo; la Sabana o altiplano de Bogota, el Valle de Ubat6 y Simijaca,
en el Departamento de Cundinamarca; los valles de Murri y Aburri, las
mesetas de Santa Rosa, La Ceja y Rionegro, en Antioquia; los valles de
Chiquinquird, Tenza y Tundama, igual que el altiplano de El Coy, en el
Departamento de Boyaca; los valles de Pitalito y Suaza, en el Huila; las
llanuras y altiplanicies de Maplona, Mesa Rica y Juan Rodriguez, en
el Norte de Santander.

Valles Interandinos

Entre la Cordillera Occidental y la Central, el rio Cauca forma
una importantisima hoya hidrogrdfica conocida, una parte, como el Valle


-27-







del Cauca, que cuenta con unos 62.600 kil6metros cuadrados de super-
ficie. Entre las Cordilleras Central y Oriental se forma el important
Valle del Magdalena o, mejor, la hoya hidrogrifica del rio de este nom-
bre, que tiene una extension superficial de 197.000 kil6metros cuadrados.
Todos los grandes rios andinos, en su recorrido, forman hoyas hi-
drogrificas de consideraci6n, como las del Magdalena, Cauca, Atrato, Bau-
d6, Patfa, San Juan, Guditara, Juanambi, Mayo, Sini, Meta, Vichada,
Guaviare, Inirida, Caquetd y Putumayo.


-28-















CAPITULO II


HIDROGRAFIA

VERTIENTES DEL OCEANO ATLANTICO: RIOS MAGDALENA (CON EL CAUCA Y SAN
JORGE), SINU, ATRATO. AFLUENTES DEL OCEANO PACIFICO: RIOS SAN JUAN, BAUDO
Y PATIA. SISTEMA HIDROGRAFICO DEL ORIENTED: LA AMAZONIA: RIOS PUTUMAYO.
CAQUETA, APOPORIS, VAUPES. GUAINIA Y AMAZONAS. LA ORINOQUIA: RIOS ORINOCO.
ATABAPO, GUAVIARE, VICHADA, META, CASANARE, ARAUCA, CATATUMBO. LAGUNAS:
FUQUENE, LA COCHA, TOTA Y ZAPATOSA. CIENAGAS DE AYAPEL Y BETANCI. RESUME.

Intimamente relacionada con la orografia colombiana esti su hidro-
graffa que es, en alto grado, el resultado de aqu6lla. Colombia es una
naci6n excepcionalmente privilegiada en la posesi6n de caudalosos rios,
igual que de un extraordinario volume de pequefios rios, quebradas y
arroyos, hecho que bien puede darle el calificativo de "Colombia, pais
de rios". Si damos una ojeada sobre nuestro mapa fisico, por breve que
ella sea, veremos que todos los grandes rios nacionales -exceptuando el
Orinoco y el Amazonas- tiene su origen o nacimiento en las cordilleras
andinas y otros sistemas orogrificos de la naci6n. Empero, es precise es-
clarecer que muchos cientificos aseguran que el rio Orinoco tiene sus
fuentes en Colombia y no en Venezuela, basdndose para ello en la mayor
altura y no el mayor caudal.
Con facilidad se puede dividir la hidrografia colombiana en tres
secciones, determinadas por la orografia peculiar del pais, asi: la de oc-
cidente, que vierte sus aguas al Oc6ano Pacifico; la del norte, que lleva
sus rios al Oc6ano Atlantico en forma direct; y la del oriented, que
envia su tribute al Atlintico a trav6s de los rios Amazonas y Orinoco.
Los rios de la primera agrupaci6n abarcan una superficie aproximada
de 80.000 kil6metros cuadrados; los de la segunda, 400.000; la tercera,
670.000. Examinemos en forma detenida esta hidrografia national, co-
menzando con la del norte.
Rio Magdalena.-Analicemos, en primer t6rmino, este rio que por
su extraordinaria y decisive influencia en el pais, ha sido llamado "rio


-29-








de Colombia". Esta gran arteria fluvial tiene su nacimiento en el Gran
Macizo Colombiano, en la Laguna Magdalena, y hasta desembocar en el
Oc6ano Atlintico recorre un trayecto de 1.550 kil6metros y recibe las
aguas de 500 rios y un nimero superior a 5.000 arroyos y quebradas pro-
venientes de las Cordilleras Central y Oriental. La cuenca bafiada por el
rio Magdalena cubre unos 197.000 kil6metros cuadrados; su caudal se
calcula en unos 8.000 metros cibicos por segundo; tiene un curso nave-
gable de 1.317 kil6metros, aunque no en forma continue, puesto que esti
dividido en dos etapas por el Salto de Honda. La hoya hidrogrifica
magdalenesa es parte de los territories de 11 departamentos; mis de
4.000.000 de habitantes viven dentro de ella; todos los climas se en-
cuentran dentro de sus 197.000 kil6metros de superficie. El rio corre
por entire las Cordilleras Central y Oriental, y puede decirse que di-
vide la naci6n en dos grandes zonas econ6micas.

Rio Cauca.-Aunque este rio no tribute sus aguas directamente
en el Atlhntico, sino a trav6s del rio Magdalena, cabe destacarlo en
esta oportunidad, dada su gran importancia en la economic del pais.
El Cauca es el principal afluente del Magdalena y, como 6ste, nace
en el Gran Macizo Colombiano y forma parte de nuestra famosa "Es-
trella Fluvial". El rio se original en la Laguna del Buey, en el Departamen-
to del Cauca, y toma una direcci6n de sur a norte para ir a desembo-
car en el Magdalena, a unos 8 grades de latitud norte, en el Depar-
tamento de Bolivar. En su total recorrido de 1.350 kil6metros, este
rio cruza los Departamentos del Cauca. Valle, Caldas, Antioquia y Bo-
livar, formando una hoya hidrogrifica de unos 62.600 kil6metros cua-
drados. Tiene como principles afluentes los rios La Vieja, Tarazi, Man,
Nechi y San Jorge, igual que un numeroso volume de arroyos y que-
bradas.

Rio San Jorge.-Este rio tampoco rinde sus aguas en el Atlantico en
forma direct, pero su gran importancia en la economic del norte de
Colombia obliga a su studio individual. Este gran afluente del Cauca,
el que a su turno es del Magdalena, nace en el Nudo de Paramillo,
sigue un curso nordeste y recorre 380 kil6metros hasta verter sus aguas
en aquel rio. Tiene el San Jorge un tramo navegable aproximadamente
de 150 kil6metros. En su curso bajo, el rio atraviesa una gran extension
de superficie plana, formando a su paso numerosas ci6nagas y, al mismo
tiempo, irriga extensas praderas de asombrosa feracidad, las que distin-
guen para el engorde de ganado.


-30-
























































































































rd(,E


ce Dios


.'c; -2,,- ^,'








Rio Sini.-Igual que el San Jorge, el Sint tiene sus fuentes en
el Nudo de Paramillo, Cordillera Central, en el Departamento de An-
tioquia. El rio desciende tomando un curso de sur a norte, por entire
las serranias de Abibe y San Jer6nimo, Departamento de C6rdoba, y va
a rendir sus aguas en el Golfo de Morrosquillo, en el Oc6ano Atln-
tico. Su total recorrido es de 460 kil6metros, de los cuales mis de 200
son navegables por pequefias embarcaciones. Su hoya hidrografica es de
extraordinaria feracidad y de gran promesa para una industrial agrope-
cuaria de vastas proporciones. A lo largo de su curso, el Sini da lugar
a la formaci6n de un considerable ntmero de lagunas y ci6nagas.

Rio Atrato.-Este nace en los Farallones del Citard y toma, pri-
mero, un curso sudoeste, pero luego sigue rumbo noroeste para ir a
desembocar en el Golfo de Urabi o Dari6n, despu6s de un recorrido
de 700 kil6metros. Este rio bafia los Departamentos del Choc6 y Antio-
quia y en su largo trayecto le caen mas de 150 rios y un nuimero su-
perior a 300 quebradas grandes. Su caudal es de 5.000 metros c6-
bicos por segundo y su profundidad es, en muchos lugares, de 20 me-
tros, y aun mis. El rio forma una hoya hidrogrifica de unos 35.000
kil6metros cuadrados. De su curso total de 700 kil6metros, 500 de ellos
son navegables por vapores hasta de 200 toneladas. En una extension
de mis de 300 kil6metros, el rio tiene de 300 a 500 metros de an-
cho. Su hoya hidrografica es de incalculable valor para la economic na-
cional, tanto por la extraordinaria feracidad del terreno como por la
riqueza mineral que contiene. Asimismo, la potencialidad hidrocl6ctrica
que puede ofrecer esta caudalosa arteria fluvial es, en verdad, sorprendente.
Segfin experts en la material, el Atrato se puede considerar como uno
de los rios mis caudalosos del mundo. (Es interesante anotar que el
rio Atrato fue en 6pocas precolombinas, y aun durante los primeros
afios de la colonia, un verdadero canal interoc6anico. Este se cerr6 de-
bido a una prohibici6n de la corona real de Espaiia, que castigaba con la
pena de muerte cualquier infracci6n, buscando, de esta manera, detener
el intense contrabando que fluia a lo largo de esta ruta).


AFLUENTES DEL PACIFICO

La costa del Pacifico de Colombia se puede considerar como una
de las regions mejor irrigadas del mundo. Miles de quebradas y arro-
yos se desprenden de la Cordillera Occidental y de la Serrania del


-31-







Baud6 para ir a tributar sus aguas en el Oceano Pacifico. Entre los rios
mis importantes figuran, en primer t6rmino, el San Juan, Baud6, Mira
y Patia.
Rio San Juan.-Esta arteria fluvial tiene su nacimiento en la Cor-
dillera Occidental, en el Cerro de Caramanta, Departamento del Choc6.
Su curso, de norte a sur, es de 380 kil6metros, de los cuales 230 son
navegables por embarcaciones medianas. Tiene an volume de aproxi-
madamente 1.000 metros c6bicos por segundo, que lo sit6a, asi, como
el mis caudaloso de los tributaries del Pacifico, en la Am6rica del Sur.
En su trayecto, el rio recibe algunos afluentes de importancia como el
Ir6-Condoto, Tamand, Caj6n-Sipi, Cucurrupi. Copami y Munguid6. Su
hoya hidrografica es de 14.600 kil6metros cuadrados, en la que esconde
numerosas riquezas minerales, igual que inmensas reserves madederas,
que brindan halagiiefias perspectives para su explotaci6n intensive en el
future.

Rio Baud6.-Este nace en el Alto del Buey, en la parte nortc de la
Serrania del Baud6, y toma un rumbo sur hasta desembocar en el Pa-
cifico, recorriendo un trecho de 150 kil6metros, de los cuales 70 son
navegables por pequefias embarcaciones. La hoya hidrogrifica de este
rio esti formada por la depresi6n que 6ste labr6 en la Serrania del Bau-
d6, en busca de salida al mar. El valle formado por la cuenca del Baud6
es de gran feracidad y tiene grandes posibilidades econ6micas.

Rio Patia.-Con el nombre de Guachicono, el Patia nace en el De-
partamento del Cauca, en la Laguna del Buey, y tras un recorrido de
450 kil6metros vierte sus aguas en el Oc6ano Pacifico formando, en su
curso, una hoya hidrogrifica de 23.655 kil6metros cuadrados, que la com-
parten los Departamentos del Cauca y Narifio. Tiene el rio un reco-
rrido navegable de unos 100 kil6metros. Para abrirse paso a trav6s de la
Cordillera Occidental, el Patia labr6 una inmensa brecha que se denomi-
na la Hoz de Minami o del Guadual, que es la mis profunda depresi6n
andina de esa latitud. El Patia recibe los afluentes Magilil, Mayo, Gudi-
tara y Telembi, que, en conjunto, le dan un caudal de 600 metros c6bicos
por segundo. El rio es de una extraordinaria riqueza aurifera
Otros rios de importancia que caen al Pacifico son: el Mira, Tapaja,
Iscuand6, Timbiqui, Guapi, Micay, Anchicayd, Dagua y Jurad6.


-32-














La red fluvial colombiana
es una de las mayores del
mundo. Dentro de elia se
encuentran grandes y pode-
rosos rios que forman en
su recorrido importantisimas
hoyas hidrogrificas de sin-
gular valor para la industrial
agropecuaria.
















HIDROGRAFIA DEL ORIENTED



Ya se ha dicho que Colombia es un pais excepcion'lmente privile-
giado en su hidrografia, tanto por el crecido volume de caudalosos rios,
el inmenso n6mero de rios menores, de quebradas y arroyos, como por la
excelente distribuci6n de esa vastisima red fluvial. Esta magnifica cir-
cunstancia nos permit augurar para todo el pais perspectives de grandeza
econ6mica incalculables, en un future no lejano. El oriented colombiano
ofrece, con su colosal red hidrogrifica, insospechables posibilidadcs eco-
n6mico-sociales que deberian ser aprovechadas, cuanto antes, porque asi lo
exigen las mayores conveniencias nacionales. Analicemos, en forma de-
tenida, esta importantisima red fluvial del oriented colombiano, comcnzando
con nuestra Amazonia, de sur a norte, asi:


-33-








Rio Putumayo.-Este rio nace en el Nudo de los Pastos, Departamen-
to de Narifio. El rio toma un curso sudeste y en su recorrido de 2.000
kil6metros, hasta tributar en el Amazonas brasileiio, sirve de limited fronte-
rizo, primero con el Ecuador, desde la boca del Cuhembi (Cuhimb6) hasta
Giiepi; luego con el Peru, desde la desembocadura del Giiepi hasta la del
rio Yaguas, donde se divorcia, cruza el Trapecio Amaz6nico y va a
rendir sus aguas en el rio Amazonas, en el vecino pais brasilefio. De su
largo trayecto de 2.000 kil6metros, 1.400 estin en territorio colombiano;
tiene un caudal de 5.000 metros cfbicos por segundo; forma, en su
total recorrido, una hoya hidrogrifica de 58.360 kil6metros cuadrados,
pertenecientes la mayor parte a Colombia, aunque compartida con el Ecua-
dor, el Peri y el Brasil. En el lado colombiano, el Putumayo recibe el
tribute, de occidente a oriented, de numerosos rios y quebradas, entire los
primeros destacindose los siguientes: Guamues, Concepci6n, Laguanda.
Caucay6, Giiepi, Caraparand, Buri-Buri. Igaraparand, Bellavista, Pupu-
ia, Porvenir, Cotuh6 y Derecho; de las segundas. Cuhimb6, Tuaga, Pifiu-
fa Blanca, Tanquella, Sabaloyacu y La Esperanza. El Putumayo tiene al-
gunos tramos navegables por embarcaciones pequeias.

Rio Caqueti.-Esta arteria fluvial tiene su nacimiento en el Pa-
ramo de las Papas, cerca de la Laguna de Santiago, en el Gran Macizo
Colombiano, en la frontera del Huila y Cauca. Con los rios Magdalena,
Cauca y Patia, el Caqueti forma nuestra "Gran Estrella Fluvial". El
rio toma, primero, un curso norte, despu6s vira hacia el suroeste y luego
se desvia rumbo sudeste, atravesando. en su recorrido, tierras de los De-
partamento del Cauca y Narifio, asimismo como de la nTtendencia del Ca-
queta y la Comisaria del Amazonas para, finalmente, cruzar la frontera
colombo-brasilefia y verter sus aguas en el rio Amazonas, en el Brasil. De
su curso total de 2.280 kil6metros, 1.200 estan en territorio colombiano.
Al tributar sus aguas al Amazonas, el Caqueti tiene un caudal de 7.000
metros clbicos por segundo, tres kil6metros de ancho y unos treinta me-
tros de profundidad. Algunos tramos del rio, en Colombia, son navegables.
En su trayecto, el Caqueti recibe, en suelo colombiano, los siguientes
afluentes: por la margen izquierda, el Cusiyaco, Fragua, Yuruyacu, Orte-
guaza, Consaya, Aguablanca, Rutuya, Peneguita, Caguin, Tinotetecur6.
Curuya, Tenucurd, Cuenami, Tuyari, Iniya-Quilla-Maguape, Yari, Jupuri.
Ird, Tumani, Jeri, Arani-Coar6, Miritiparand y Apoporis, igual que las
quebradas de Chontillosa, Curiplaya, Sinara, Saho, Tauahuru y Meta o
Huana. Por la margen derecha recibe los rios Cascabel, Mocoa, Mandur,


-34-







Santa Maria, Mecaya, Sencella, Nasaya, Cahuinari, Cure, Grauatana, y
las quebradas de La Tagua, Eupa y Aupa. El rio cuenta con algunos ripi-
dos de consideraci6n, como los de Araracuara y otros del Cerro Maine
Hanari.
Rio Apoporis.-Este gran afluente del Caqueti nace en la parte
suroeste de la Comisaria del Vaup6s, cerca del Cerro Campana, y toma
un curso sudeste hasta desembocar en el rio Caqueta, recibiendo, en su
trayecto, las aguas de los rios Canari o Cananari. Yapuya, Guanapanaca,
Piraparand, Ujca y Taraira.

Rio Vaupes.-En la parte occidental de la Comisaria del Vaup6s
nace el rio Unilla, que toma una direcci6n sur, ligeramente inclinada hacia
oriented, y en su curso recibe las aguas del rio Itilla. Estas dos corrientes,
unidas, siguen rumbo sudeste para former el rio Vaup6s, que va a tribu-
tar sus aguas al rio Negro, en el Brasil, despu6s de haber servido de limited
a Colombia con dicho pais en un corto tramo. En us trayecto colombiano,
el Vaup6s recibe las aguas de numerosos rios, entire ellos el Tuy, Abio,
Cuaquiari y Querari, igual que algunas quebradas y caiios. Hasta desem-
bocar en el rio Negro, el Vaup6s tiene una longitud de 1.000 kil6metros.
de los cuales 600 estin en territorio colombiano. El rio es navegable s6lo
en pequefios tramos, ya que tiene numerosos raudales que impiden su
continuidad.

Rio Guainia.-Este rio nace en la parte oriental de la Comisaria
del Guainia, toma un curso nordeste hasta hacer contact con la frontera
venezolana. De alli parte en direcci6n sur, ligeramente inclinada hacia el
oriented, sirviendo de limited colombo-venezolano, hasta alcanzar la isla de
San Jos6, frente a Piedra del Cocuy, y entra a territorio brasilefio con el
nombre de rio Negro, para luego desembocar en el rio Amazonas, despu6s
de un recorrido de 2.000 kil6metros, de los cuales 642 por suelo colom-
biano. El rio es navegable, en territorio de Colombia, por embarcaciones
pequefias, pero en tierra brasilefia lo es por embarcaciones de mayor cala-
do. Le tributan al Guainia, en Colombia, algunos rios de importancia
como el Ipanunari, Padavida, Naquieni, Asamasi, Aquio y Tomo, igual
que numerosos caiios, entire los que sobresalen el Mica, Sardina, Aunai,
Capapiare, Arsini, Apire, Tupiaria y Colorado.

Rio Amazonas.-Este rio-oc6ano nace en los Andes peruanos, en
el pico Vilcanota, aunque algunas autoridades sostienen que su origen esti
en las fuentes del Marafi6n, en las proximidades de la Cordillera Huayhuas,


-35-








en la Laguna Nueva, Peru. El rio Amazonas, hasta su desembocadura,
recorre 6.000 kil6metros, de los cuales 116 son por territorio colombia-
no, trayecto 6ste que al mismo tiempo constitute nuestra frontera meri-
dional con el Peri en esa latitud. El Amazonas pertenece a Colombia en
el trayecto que va desde la desembocadura del rio Atacuari hasta un
punto intermedio entire Tabatinga y Leticia, en la base inferior del Trape-
cio Amaz6nico. Todo el tramo colombiano del Amazonas es navegable.

Caracteristicas del rio Amazonas: tiene un curso de 6.000 kil6me-
tros desde sus fuentes, en el Peri, hasta su desembocadura en el Oc6ano
Atlantico, en territorio brasilefio; es el mas caudaloso de todos los rios
del mundo; tiene mis de 5.000 kil6metros navegables; su profundidad
varia entire 50 y 175 metros; mide 300 kil6metros de ancho en su desem-
bocadura; arroja al Atlantico 80.000 metros c6bicos de agua por segundo;
el rio penetra hasta 500 kil6metros dentro del Oceano Atlintico. Los
principles afluentes o tributaries colombianos del gran rio son: el Ata-
cuari, Boia-Vass6, Loreto-Yacu, Amaca-Yacu, Putumayo, Caqueti, Vaup6s
y Guainia (Negro en el Brasil).

Los principles rios de nuestra Orinoquia son:
Rio Orinoco,-Este important rio tiene sus afluentes entire el Monte
de Parima, Venezuela, y la Sierra Tapirapico, Brasil, a 1.600 metros
sobre el nivel del mar. El rio sirve de frontera de Colombia y Venezuela
en un trayecto de 420 kil6metros, o sea desde la desembocadura de los
rios Atabapo y Guaviare hasta la del Meta, sobre el Orinoco. El recorrido
total de este gran rio es de 2.500 kil6metros, formando, en su curso, una
hoya hidrogrdfica de 347.526 kil6metros cuadrados, que comparten Vene-
zuela y Colombia. En suelo venezolano, y antes de tomar un rumbo defi-
nitivo hacia el norte, el Orinoco deja caer un brazo, el Casiquiare, de
250 kil6metros de longitud, completamente navegables, sobre el rio Negro
que, a su vez, vierte sus aguas en el rio Amazonas, permitiendo, asi, que
se comuniquen los dos gigantes fluviales de Am6rica del Sur. Se calcula
que, en esta forma, la tercera parte del caudal del Orinoco desemboca
sobre el rio Amazonas. El Orinoco vierte al Atlantico 14.000 metros cubi-
cos de agua por segundo, aunque en intensos veranos esta cantidad rebaja
hasta 7.000. El rio es navegable pricticamente en toda su extension, pero
en Colombia su curso se interrumpe por poderosos raudales. En nuestro
territorio, el Orinoco recibe las aguas de grandes rios, entire los que se
destacan el Atabapo, Guaviare, Vichada, Tomo y Meta.


-36-







Rio Guaviare.-Esta arteria fluvial toma su nombre a partir de la
confluencia de los rios Ariari y Guayabero, ambos con sus fuentes en la
parte occidental del Departamento del Meta. En su curso hacia el Orinoco.
el Guaviare sigue una direcci6n oriental, con inclinaci6n norte, y recorre
un trayecto de 1.350 kil6metros, antes de verter sus aguas en aquel rio.
El Guaviare tiene 620 kil6metros de extension navegable, aunque s6lo por
cmbarcaciones pequefias, y su curso se ve obstaculizado por algunos rau-
dales de consideraci6n. Este rio recibe el tribute de numerosos otros, entire
los que descuellan, por la margen izquierda, el Ovejas, Mapiripin, Iteviare
y Amanaveni. Antes de rendir sus aguas al Orinoco. el Guaviare forma
una gran desviaci6n conocida como Brazo Manaveni que, posteriormente,
vueive a tomar el curso principal. El Brazo Manaveni recibe un impor-
tante rio, el Uvd, que, a su turn, recoge las aguas del rio Cada. Por la
margen izquierda tambi6n le tributan al Guaviare numerosos caiios, como
el Gusas, San Vicente, Mapirari, Lifial y Supavi. Por la derecha le tri-
butan los siguientes rios: Anaciari. Bociari, Atabapo e Inirida. La desem-
bocadura del Guaviare es muy daudalosa y por eso se ha llegado a con-
siderar como el mas important afluente del Orinoco; aun mis, se dice
ser el verdadero Alto Orinoco, puesto que es de mayor volume que el
rio que originalmente Ileva esta denominaci6n.

De los principles afluentes del Guaviare, el Atabapo y el Inirida, el
primero nace en territorio venezolano, toma un curso hacia occidente y
luego, en el punto donde hace contact con suelo colombiano, inicia su
ascenso y sirve de frontera de los dos paises en un trecho de 200 kil6-
metros, de los 300 que tiene el curso total del rio. En su recorrido, el
Atabapo recibe el caudal de algunos rios y quebradas. entire los que sobre-
salen, en territorio colombiano, el rio Cuasacavi y el caho Mori. El Inirida
recoge las aguas de los siguientes tributaries: por la margen izquierda,
el rio Boc6n y los cafios Piapoco, Isilia, Atu y numerosas quebradas; por
la derecha, los rios Papunava, Nya y Nonemi, igual que los caiios Tigre,
Toninas, Gente y Gavilin, como, tambi6n, un considerable volume de
arroyos y quebradas.

Rio Vichada.-Este tiene sus fuentes en la parte oriental del Depar-
tamento del Meta, toma un curso nordeste y atraviesa, de occidente a
oriented, toda la Comisaria del Vichada, hasta verter sus aguas en el rio
Orinoco, despu6s de un recorrido total de 720 kil6metros. Debido a las
excelentes condiciones de navegabilidad, este rio ofrece muchas posibili-
dades de transport fluvial a lo largo de mis de 450 kil6metros. En su


-37-








curso, el Vichada recibe various rios de importancia, asi: por la banda
izquierda, el Planas, Guarrojo y Muco, igual que algunas quebradas y
arroyos; por la derecha, el rio Tigre y un nimero pequefio de quebradas.
El Vichada forma una hoya hidrogrifica de grande importancia y de in-
mensas posibilidades para la actividad agropecuaria.
Rio Meta.-Los rios Humedea, Acacias y Guayuriba nacen en la
Cordillera Oriental, entire Villavicencio y San Martin, en la parte extreme
occidental del Departamento del Meta toman una direcci6n hacia el Este
y se juntan, despu6s de recibir el caudal de otros rios, para former el
Metica. Una vez definido el curso del Meta, este rio sigue rumbo nordeste
hasta desembocar en el Orinoco, tras un recorrido de 1.200 kil6metros.
Aquella importantisima arteria fluvial es navegable en un trayecto de 1.000
kil6metros. En su ruta hasta rendir sus aguas al Orinoco, el Meta recibe
numerosos afluentes, entire los que descuellan, por la banda izquierda, los
que siguen: Negrito, Guatiquia-Humea, Cabuyarito, Upia, Tua, Tacuva,
Turupe, Cusiana, Cravo Sur, Guanapalo, Pauto, Guachiria, Ariporo y
Casanare, igual que los cafios Guirripa, Sisigua, Bujamena, Surimena,
Duya. Paravara, Santa Maria, Guaracure, Avispa, Cepillo, Aguaverde, La
Hermosa, Aricaporo, El Perro y Agua Clara. Por la margen derecha, el
Meta recoge el tribute de los rios Yucao, Manacacias y Bita, lo mismo
que el cafio Juriepe. Los mis importantes afluentes del Meta son: el
Manacacias, que recibe, a su turno, el tribute del rio Casibare y el cafio
Mclua; el Cusiana, al que le vierten sus aguas los rios Chitamena, Unete
y Charte; el Casanare, al que le caen los rios Cravo Norte, Ele y el
calio Lipa.
El Meta, considerado como el rio mis important de nuestra Orino-
quia, determine, primero, una cuenca encajonada para despu6s explayarse
en una inmensa llanura, cuya gran feracidad augura para esa region gran-
des perspectives econ6micas, en particular en lo agropecuario. De la misma
manera, este importantisimo rio tambi6n brinda amplisimas posibilidades
para la explotaci6n pesquera, dada su extraordinaria riqueza en diversi-
dad y volume de peces para consume human.
Rio Casanare.-Este gran tributario del Meta nace en las vecinda-
des del Nevado de Chita o del Cocuy, Cordillera Oriental, Departamento
de Boyaci, y en su trayecto de 600 kil6metros hacia el oriented, hasta
desembocar en el Meta, recibe las aguas de algunos rios como el Lope,
Purare, Tame, Cravo Norie, Ele y Lipa. El Casanare tiene un curso nave-
gable de 500 kil6metros por embarcaciones pequefias. El rio bafia una
important region, particularmente distinguida por su feracidad, hecho que


-38-







ofrece magnificas perspectives para el desenvolvimiento de una industrial
agricola y pecuaria de consideraci6n.
Rio Arauca.-Este tributario del Orinoco nace en el Nudo de San-
turban, Cordillera Oriental, con el nombre de Margua, para luego tomar
el de Arauca. En su recorrido hacia el oriented national, hasta desembocar
en el Orinoco, el Arauca tiene un curso de 1.000 kil6metros, de los cua-
les 700 son navegables, aunque en su gran trayecto el rio se entorpece en
los veranos debido al escaso volume de agua. Sin embargo, a partir
de la ciudad de Arauca hasta su delta, esta via fluvial es del todo nave-
gable por embarcaciones pequefias durante todo el afio. El rio corre por
suelo colombiano en una extension de 450 kil6metros y sirve de frontera
colombo-venezolana a lo largo de la region norte de la Intendencia de
Arauca. En territorio colombiano, el rio atraviesa extensas zonas ganade-
ras. En Colombia le tributan al Arauca los rios Valegrd, Cobaria, Royatd,
Bajabd, Satoca y el cafio Salib6n.
Pero, ademis de los rios de nuestra Orinoquia y Amazonia que vier-
ten sus aguas en el Atlantico en forma indirecta, nuestra red hidrografica
de oriented tambien cuenta con algunos rios que tributan sus aguas direc-
tamente al Oc6ano Atlantico. Entre 6stos se destaca el Catatumbo. Este
nace en la Mesa de Ocafia, Cordillera Oriental, con el nombre de Algo-
donal; se dirige hacia el nordeste del pais, cruza la frontera con Vene-
zuela y va a rendir sus aguas al Lago Maracaibo, en el Atlbntico, tras un
recorrido total de 400 kil6metros, de los cuales unos 100 son navegables
por embarcaciones pequefias. En suelo colombiano, el Catatumbo recibe
el tribute del rio de Oro, formado 6ste. a su vez, por los rios Intermedio,
Sudoeste y del Norte. En Colombia los rios Sardinata, Nuevo y Tibi
confluyen en la frontera con Venezuela y forman el rio Tarra, que luego
tribute al Catatumbo. Todos estos rios nacidos en tierras colombianas reco-
rren una vastisima zona petrolifera, donde se encuentran ubicadas impor-
tantes secciones de nuestra industrial de hidrocarburos.
En la Guajira colombiana tienen origen algunos rios, que van a tri-
butar su caudal en aguas venezolanas, tales como el Parahuachin y Jurita.
Otros rios se inician en la parte septentrional y al suroeste del Departa-
mento de la Guajira y directamente vierten sus aguas en el Atlintico na-
cional. Se distinguen entire estos iltimos el Calancala o Rancheria y el
San Juan. La casi totalidad de estos rios se secan completamente durante
el period de verano, situaci6n que causa graves inconvenientcs para el
buen desarrollo de la industrial agropecuaria y paia la economic guajireiia
en general.


-39-










7.'- --w;
.,... L i
-~~~ ~ g b,$X)'

L - ,C.


1i,T

^ * t


SVZ,

*1t.;

:1 :~7 -.-;


Colombia es una naci6n de
gran potential hidroel6ctrico
-calculado en mis de 40
millones de kilowatios-,
pero hasta el present s61o
tiene disponible 900.000, de
los cuales una parte provie-
ne de plants t6rmicas. Es
absolutamente indispensable
que el gobierno construya
represas no s6lo para apro-
vechar este gran recurso
natural. sino tambi6n para
irrigar vastas regions que
6nicamente necesita este
liquid para convertirlas en
fuentes de producci6n efec-
tivas.

(Grafica de una represa en los
E&tados Unidos).


LAGUNAS Y CIENAGAS

La hidrografia national no estaria del todo complete sin que tomise-
nos en cuenta sus principles lagunas y ci6nagas. De las primeras sobre-
salen las de Fliquene, La Cocha, Tota y Zapatosa; de las segundas,
Ayapel y Betanci.

Laguna de Ffuquene.-Esta se encuentra ubicada en la Cordillera
Oriental, en ei Departamento de Cundinamarca. La laguna tiene una pro-
fundidad maxima de 15 metros, aunque s6lo promedia entire 2 y 4 metros.

La Cocha.-Sc hall en el Nudo de los Pastos, Departamento de
Narifio, a 2.700 metros sobre el nivel dcl mar. Esta laguna tiene una ex-
tensi6n de 20 kil6metros de largo (por una anchura que varia entire 3 y
5 kil6metros) y con profundidades que alcanzan hasta los 70 metros.

Laguna de Tota.-Esta important laguna esti situada en el Depar-
tamento de Boyaci, y hoy es un destacado centro turistico national. Tiene
una superficie de 104 kil6metros cuadrados.


-40-


1 \


^

'.







Laguna de Zapatosa.-Con 5.000 kil6metros cuadrados de extension,
esta laguna es quiza la mis grande del pais. La laguna es important para
la pesca.

Ci6naga de Ayapel.-Esta ci6naga, que cuenta con 200 kil6metros
cuadrados de extension superficial, se encuentra ubicada en el Departa-
mento de C6rdoba y sirve. en parte, dc limited con el Departamento de
Bolivar. La ci6naga tiene grandes posibilidades para la industrial de la
pcsca, rengl6n que bien podria explotarse con excelentes perspectives eco-
n6micas.

Ciknaga de Betanci.-Se encuentra ubicada en la margen derecha del
rio Sin6, Depa!tamento de C6rdoba. Aunque s6lo tiene 20 kil6metros
cuadrados de superficie, la ci6naga ofrece amplias posibilidades para la
exp!otaci6n econ6mica de la pesca.

En las altas cumbres de nuestros Andes existen lagunas de impor-
tancia, como la de La Magdalena y Santiago, en el Gran Macizo Colom-
biano. Asimismo, existen numerosas ci6nagas y lagunas formadas por los
dcsbo:damien:os de algunos rios. De unas y otras merecen especial cita-
ci6n las siguientes, de sur a norte: ci6naga de Piusbi, que desagua en el
rio Patia, Departamento de Narifio; laguna Espejo, en la Comisaria del
Vaup6s; lago Mapiripan, en el Departamento del Meta; ci6naga de Tadia,
en Antioquia. El rio Atrato da lugar a la formaci6n de innumerables ci6-
nagas a todo lo largo de su curso, hasta verter sus aguas en el Golfo de
Urabi o Darien, en el Oc6ano Atlintico. El rio Magdalena, en su extenso
recorrido y especialmente en los Departamentos de Bolivar, Magdalena y
Atlantico, permit se forme un considerable volume de lagunas y ci6na-
gas. En el Departamento de C6rdoba los rios Sini y San Jorge dan opor-
tunidad para la formaci6n de algunas ci6nagas de importancia.

Resumen.-Hemos visto que el pais cuenta con una importantisima
led fluvial caracterizada no solo por el considerable volume de grandes
y caudalosos rios. sino tambi6n por la inmensa cantidad de rios menores,
quebradas y arroyos que surcan su territorio en todas direcciones. Los
grandes rios nacionales son navegables en gran parte de su recorrido; otros,
en today su extension. Muchas de estas arteries fluviales nacen en nuestro
sistema orogrifico andino, mientras que otros se original en los sistemas
independientes que ya hcmos descrito. Todos nuestros rios importantes for-


-41-








man hoyas hidrogrificas de singular valor econ6mico, en particular para
el desarrollo de la industrial agropecuaria. En la misma forma, estos rios
ofrecen inmensas posibilidades para el establecimiento de industries pes-
queras de gran porvenir econ6mico, dada su gran riqueza en volume y
diversidad de peces propios para el consume human.

Los sistemas orogrdficos nacionales dan al pais un relieve topogrd-
fico muy accidentado, lo que, combinado con su excelente hidrografia, ofre-
cen extraordinarias caidas de agua de gran potential hidroel6ctrico. Sin
contar con las inmensas posibilidades que brinda la grandiosa red fluvial
de la Amazonia y Orinoquia colombianas, se calcula que la naci6n tiene
una capacidad o potential hidroel6ctrico de mis de 40.000.000 de kilova-
tios, segiin informes del Instituto Nacional de Aprovechamiento de Aguas
y Fomento El6ctrico. Desafortunadamente, este gran recurso natural s6lo
ha sido aprovechado hasta el present en un volume en extreme reduci-
do, puesto que apenas hay disponibles unos 900.000 kilovatios, de los













La electrificaci6n intensive
es una de las necesidades
mis urgentes de la naci6n.


-42-








cuales una gran parte procede de plants termicas. La cifra de 40 millo-
nes de kilovatios de potential hidroel6ctrico colombiano es harto elocuente
respect a sus posibilidades en este ramo; tan s6lo falta un gobierno
que las aproveche en la ejecuci6n de un vasto plan de desarrollo hidro-
electrico, tal como lo exigen las mayores conveniencias y necesidades na-
cionales.


-43 -















CAPITULO III


CLIMATOLOGIA

PISOS TERMICOS. TIPOS HUMANS. COMPOSICION RACIAL

La posici6n astron6mica de Colombia la sittia dentro de la zona tro-
pical, definida 6sta como la region comprendida entire los paralelos 23.5
grades de latitud norte y sur. Mas aun, la linea ecuatorial atraviesa el pais
en la parte sudoriental. Sin embargo, esta ubicaci6n del pais, que lo colo-
caria en un marco tropical riguroso, con todas sus caracteristicas de vege-
taci6n, fauna, meteorologia, isotermia, etc., no puede aplicarse en forma
estricta a Colombia, puesto que casi todos los determinantes de zonas tro-
picales se encuentran modificados por la peculiar orografia national que,
como hemos visto, influye decisivamente en la configuraci6n topogrifica
de su suelo. Pero si bien la orografia modifica las condiciones tropicales
de su situaci6n geogrifica, no por eso deja de tener zonas o regions con
todas las caracteristicas que abarca cualquier clasificaci6n tropical, como
las encontramos en las costas maritimas, en los valles interandinos, en las
depresiones andinas y en nuestra Orinoquia y Amazonia. Por estas razo-
nes, toJa clasificaci6n de Colombia, en cuanto a clima se refiere, y to-
mando como base su posici6n astron6mica, debe condicionarse a sus pecu-
liaridades orogrificas.
Pisos TVrmicos.-Colombia es un pais de climas, ya que los tiene
en la rica gama desde los glaciales de sus altos picachos, hasta los carac-
teristicos de las zonas t6rridas tropicales. Para mejor comprender esta cla-
sificaci6n, el pais podria dividirse en zonas de acuerdo con su relieve
topogrifico -determinado 6ste por su orografia- que le brinda gran va-
riedad o multiplicidad de climas. Esta division es la que denominamos
"pisos t6rmicos" que, en lines generals, nos da el siguiente panorama:
"Aproximadamente 875.980 kil6metros cuadrados del Area total del pais
se hallan comprendidos en las llamadas zonas calidas de la naci6n, a altu-


-44-








ras que ovarian entire 0 y 1.000 metros sobre el nivel del mar, a tempe-
raturas que fluctdan entire los 24 y los 40 grades centigrados; 122.400
kil6metros cuadrados estin ubicados en zona templada, con alturas que
oscilan entire 1.000 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, a temperatu-
ras que van de 18 a 24 grades centigrados; 110.000 kil6metros cuadra-
dos se hallan en tierras frias. de 2.000 a 3.000 metros sobre el nivel del
mar, con temperatures que van de 6 a 18 grades centigrafos; 43.000 kil6-
metros cuadrados se encuentran ubicados en los llamados piramos, a alturas
que varian entire 3.000 y 4.000 metros sobre el nivel del mar, con tempe-
temperaturas que varian entire 6 y 0 grades; unos 355 kil6metros cuadra-
dos estin en las cumbres de los Andes... En Colombia el limited de las
nieves eternas empieza a los 4.800 metros de altura sobre el nivel del
mar, mientras que el clima tropical se alcanza cuando la temperature llega
a los 30 grades centigrafos, en t6rminos generals. Del nivel del mar hasta
alcanzar las nieves perpetuas se calcula la disminuci6n de un grado cen-
tigrado por cada 200 metros de ascenso".

Tipos Humanos.-Tenemos, entonces, que la orografia colombiana le
da al pais una configuraci6n topogrdfica en la cual se encuentran todos
los climas, lo que significa, en lo econ6mico, que se pueden cultivar pro-
ductos agricolas de una variedad que corresponde a la gran multiplicidad
de sus caracteristicas climatol6gicas. En lo social, estas mismas condicio-
nes le brindan a la naci6n tipos humans definidos en su comportamiento
psicol6gico y en su capacidad de trabajo. Por ejemplo, el hombre de las
altas cimas de las montafias es taciturno, reservado, melanc6lico, muy dado
a las labores e industries caseras, aunque tambi6n labra el campo con al-
guna intensidad; mientras que el hombre de climas templadso --de altu-
ras medias- es mas comunicativo, mas expresivo y se da much al cul-
tivo de la tierra en forma intense; el hombre de los valles interandinos y
de las costas maritimas es un raro ejemplar de euforia, de espontaneidad
y en extreme comunicativo, un arquetipo del individuo social. En general,
el pueblo colombiano responded a estos tres tipos, aunque la gran mayoria
esti matizada, seg6n las diferentes gradaciones de su clasificaci6n climitica.

En sintesis, la gran diversidad de climas de la naci6n determine
posibilidades, tambi6n multiples, para una economic agricola de gran
variedad, igual que forja tipos humans caracteristicos de las tres grandes
divisions climiticas: cAlida, templada y fria. Por consiguiente, la gran
riqueza de climas le brinda al pais incalculables posibilidades econ6-


-45-








mico-sociales, si 6stav son hien dirigidas y canalizadas en sus respectivas
funciones.
Composici6n racial.-Es en extreme dificil trazar un cuadro, siquiera
aproximado a la realidad, de nuestra present composici6n racial, no
s6lo por la carencia de studios antropol6gicos en forma cientifica, sino,
tambi6n, por las inherentes dificultades a las caracteristicas del intense
mestizaje que se process en las mezclas raciales entire los diferentes gru-
pos que componen la poblaci6n. Sin embargo, existen algunas estimati-
vas que pueden ser base para studios posteriores, que nos lleven a co-
nocer la verdadera situaci6n racial de nuestro pais. A grandes rasgos y
con base en cAlculos de poblaci6n para julio de 1963, que arrojan
15.097.640 habitantes, a su vez estructurados sobre el censo de 1951, la
composici6n 6tnica colombiana podria ser como sigue:
Blancos 4.529.292 30.0%
Negros 603.905 4.0%
Indios 377.441 2.5%
Mestizos 7.035.500 46.6%
Mulatos 2.264.646 15.0%
Mezclas varias 286.856 1.9%

15.097.640 100.0%
Vemos, asi, que el element blanco es el mas numeroso de los gru-
pos 6tnicos que denominamos como "puros", con un 30% de la po-
blaci6n del pais, mientras que las mezclas bi-6tnicas (mestizos y mulatos)
cuentan con el 61.6%, o sea que el blanco, en sus diferentes inter-
venciones sanguineas en la composici6n racial asciende al 91.6% del
total. Esto nos dice, con claridad, que el pais es sencialmente blanco.
Este se halla diseminado a lo largo y ancho de la naci6n.
En cuanto a los negros puros se refiere -si es que existe tal pu-
reza-, tenemos que se encuentran, con preferencia, en nuestras costas.
El indio, por otro lado, se halla no s6lo en algunos departamentos cos-
teros, verbigracia Narifio, Magdalena, sino, tambi6n en el oriented del
pais, en especial en las comisarias de nuestra Orinoquia y Amazonia.
Por lo expuesto, deducimos que la poblaci6n colombiana es blan-
ca y que cada dia esta caracteristica va acentuandose mis y mis, con
las mezclas sanguineas de los blancos entire si y con los grupos negro e
indigena, que, como hemos visto, son un porcentaje muy reducido con
relaci6n al conglomerado human national.


-46-




























SEGUNDA PARTE


GEOGRAFIA ECONOMIC DE COLOMBIA

















CAPITULO I


LA INDUSTRIAL AGRICOLA

;'):);:DZRACIONES GENERALS. PRODUCTION, CONSUMO, PROBLEMS Y NECESIDADES
DE LA INDUSTRIAL DEL CAFE. MAIZ, ARROZ, PAPA. YUCA, TRIGO. CARA DE AZUCAR,
,'ANELA, MIEL. ALGODON, FRIJOL, CACAO, BANANO, TABACO. COCOTERO, CEBADA.
FIQUE, AJONJOLI, FRUTICULTURA.


CONSIDERACIONES GENERALS:

SUS PROBLEMS. NECESIDADES Y SOLUCiONES

Co'ombia es una naci6n de economic esencialmente agricla, i:nito
i:gds cuanto que su posici6n geogrdfica. su conmpeja orografia y s: :s con-
dici'ncs climaticas mniltip'es le permiten una variadisima p;oducci6n de
artic:'lo; del agro, que van desde los de climas frios de las mc'.etas y
-itiplanic:es andinas, los templados de las laderas de sus montaflas. hasta
los calidos o tropicales de las costas, valles interandinos y los "Llanos
Crientales" del pais. Estas circunstancias tan favorables se complemen-
tan con una excelente red hidrogrifica y la extraordinaria feracidad dc
grandes zonas ubicadas en todas las regions climiticas de la naci6n. A
pesar de esta situaci6n tan ventajosa para nuestra economic agricola y
lo; grandes progress t6cnicos en los prodecimientos agricolas, el pais
no ha alcanzado, en este rengl6n, el desarrollo que le brindan sus inmensas
posibilidades. No seria just, sin embargo, desestimar el gran advance que
se ha venido realizando en los filtimos afios en la producci6n agricola,
tanto en voluinen como en variedad.

Uno de los problems bisicos de la producci6n agrico'a nacionail
contemporinea, es el que se refiere a los altos costs de produccion por
unidad, resultante de una series de factors que influyen en forma dircc-
ta sobre ellos. En primer t6rmino, tenemos que en el pais el ':olumcn


-49 -








d.. producci6n de casi todas las mercaderias, en particular cuando lo
relacionamos con el constant aumento de nuestra poblaci6n, es relati-
vamente bajo. aunque algunos products como el az6car algod6n v el
arroz ofrezcan. en determinadas ocasiones, cxcedentes para la exporta-
ci6n. Estc reducido volumcn de producci6n eleva, 16gicamente, su cos-
to por unidad.
A su vez. cl cscaso volumen de producci6n es el resultado, en
gran parte. de algunas faiias de orden t6cnico. Por ejemplo, nuestros
agricul:o:-es todavia no le dan la importancia que merece a la selecci6n
de semilla, de p imera calidad, esto cs. que retinan. para cad:: articulo,
entire otras cosas. una alta productividad, precocidad, resistencia a cier-
tas enfermedades comunes y. en algunos casos, a heladas, que afectan
algunos productos de tierras frias como la papa. En el camino de la
tecnificacdn. es necesario que se instruya al agricultor sobre cuiles ar-
ticulos debe cultivar en determinada zona climitica -zonificaci6n-
porque de ello depend. en much part, el volume de rendimiento
ror unidad sembrada. Bdstenos para demostrar esta anomalia la siem-
bra de caf6 en tierras demasiado cilidas o frias. hecho que se traduce
en un escaso producido en grano y de calidad inferior al de climas y
tierras propicias para ese cultivo. De igual modo insistimos respecto al
serio error de cultivar maiz en tierras frias, como en la Sabana de Bo-
gotd, done su rendimiento es de una cosecha al aiio, mientras que en
tierras calidas se dan dos, y hasta tres, en igual period. Se imponc,
entonces, la necesidad de instruir al agricultor sobre este particular, que
es de vital importancia para su economic y para la naci6n en general.
Asimismo. es precise introducir la mecanizaci6n de los cuitivos hasta
el mdximo que el product lo permit. Debe educarse al agricultor en in
que se refiere a preparaci6n del terreno para la siembra. demostrindole.
en el caso de tierras pendientes, que es indispensable utilizar el siste-
ma de curvas de nivel, hacer barreras vivas, etc., con el fin de evitar
el eravisimo problema de la erosion. Igualmente, habrd necesidad de
instruirio respect a la convenience de aplicar abonos en sus tierras,
previo examen de las mismas por parte de los experts nacionalcs. cuyo
servicio se puede obtener en las granjas experimentales que el gobierno
,ostiene en diferentes regions del pais; esto, desde luego, cuando los
suelos lo exijan. Tambi6n se hace imperative mecanizar la recolecci6n
de ciertos products como el trigo. maiz y algod6n, hasta donde ello
sea practice y econ6mico. Es, en resume, absolutamente urgente tec-
nificar y mecanizar la producci6n agricola en la media que ello sea


-50-







possible, porque esto represent mayor rendimiento y mejor calidad del
articulo producido.
Para poder llevar a cabo la tecnificaci6n de nuestra agriculture,
tambi6n es indispensable tener en cuenta y resolver una series de pro-
blemas, sin lo cual el desarrollo de ese process seria en extreme di-
ficil. Uno de estos problems se refiere a la political crediticia. Sin un crd-
dito facil, amplio, a largo plazo y bajo interns, el agricultor. en particular
el pequefio, no puede comprar buena semilla, herramienta adecuada para
las diferentes faenas que reclama la producci6n, como tampoco puede
financial su cosecha. En la actualidad es dificil la consecuci6n de pr6s-
tamos, y cuando ellos se logran son, por lo general, a corto plazo, y a
una tasa elevadisima, lo que no soluciona en forma satisfactoria sus nece-
sidades. Mientras el cr6dito no sea adecuado y en las condiciones ano-
tadas, no podemos esperar un aumento substantial de la producci6n y
calidad de la misma.
Dentro de este plan general para resolver los principles proble-
mas de nuestra agriculture, tenemos otro que tambi6n es vitalisimo: el
de los transportes. Es absolutamente indispensable ampliar nuestra red
vial, tanto carreteable como f6rrea, creando nuevas lines centrales y
troncales, igual que de penetraci6n, hacia diferentes regions agricolas.
Bien sabemos que uno de los problems bisicos del agricultor es el de
la nmovilizaci6n de los products del campo hacia los centros de consume.
En muchos casos es necesario apelar a sistemas rudimentarios de trans-
porte, como los de tracci6n animal, en una drea en la que en todas parties
del m.ndo se cstd imponiendo la movilizaci6n automotor. Esta situaci6n
no s6lo recarga en forma considerable el valor del product, sino que
tambi6n obstaculiza el ensanchamiento de los plantios, ya que el trans-
porte de las mercaderias es lento y costoso, muchas veces hasta cau-
sando p6rdidas de los products por la lentitud de la movilizaci6n, como
en cl caso de algunos articulos perecederos o que requieren una utiliza-
ci6n mAs o menos ripida. Mientras no se abran nuevos caminos de pene-
traci6n que permitan la movilizaci6n meclnica, nuestra agriculture tiene
pnte si un problema de grandes proporciones. Una extensa y bien dis-
tribuida red de transport seria un gran estimulo para la agriculture y
resultaria, tambi6n, en una notable reducci6n en el costo del produc-
to en los mercados nacionales.
Es imperiosa, asimismo. la organizaci6n de cooperatives agricolas
de producci6n, distribuci6n y consume. En las primeras, el agricultor


-51-








tcndria una producci6n adaptada a las necesidades del mercado; con-
seguiria semillas y herramientas a bajos precious y tendria cr6dito ampiio
para financial sus cosechas. La cooperative de distribuci6n le permiti-
ria asegurar el transport hacia los centros de consume, a la mayor
b:evedad possible y. tambi6n, evitaria el abarrotamiento de un determi-
nado product en el mercado. Para regular el mercado seria indispen-
sable. como primer media, construir silos con ese fin, esto es. para
almacenar los articulos y poderlos lanzar a los centros de consume cuando
haya escasez. o retenerlos en 6pocas de gran abundancia. Asi habria un
control del mercado v aseguraria precious siempre remunerativos para los
agriculiores. mientras que para el consumidor significaria un mercado es-
table, sin los perjuicios de una escasez y los altos precious resultantes de
cl!a. En cuanto a las cooperatives de consume, 6stas le brindarian, al
asociado. la oportunidad de adquirir los bienes de consume quc necesita
para su uso particular, a precious moderados. con la ventaja adicional de
poder participar en los dividends que ofrezca la misma cooperative. El
gobierno national deberia estimular, por todos los medios posiblcs ia
asociaziAn de los agricultores en aquellos tipos de cooperatives quc va-
yan en favor de las mayores conveniencias econ6micas de 6stos y quc
signifiquen, al mismo tiempo, una producci6n superior, menor costo del
articulo en los mercados y estabilidad en el abastecimiento dc las merca-
derias de primera necesidad. Esto redundaria en favor de los agriculto-
res, de los consumidores y de la riqueza del pais en general.
S61o tomando en consideraci6n puntos esenciales, como Ics que
acab'_,ms de anotar, nuestra industrial agricola podria transformarse. de
rudimentaria. en una altamente desarrollada y tecnificada, seg6n los m6-
todos o sistemas mAs avanzados. En esta forma. la creciente poblaci6n
del pais podria consumer una mayor variedad y volume de products
agrico'as de mejor calidad y a precious al alcance de su presupuesto.
Esto se traducicia, a su vez. en una nutrici6n mds equilibrada de nues-
tro pueblo, con las consiguientes repercusiones favorables para el me-
joramiento fisico-biol6gico del conglomerado human national.
Uno de los problems findamentales que pesan sobre todos los paises
del mundo, y especialmente sobre Colombia, es aquel de la erosi6n, cuya
:ra:cendencia radica en el hecho de estar intimamente asociada a la agri-
culture en general. De la erosi6n se desprende no s6lo el volume de la
producci6n -que lo modifica, haci6ndolo mayor a media que aqu6lla
:-ea menor, o disminuyindolo si ella es intensa-, sino que, tambien.


-52-








determine la calidad de los products agricolas, segun el tipo y volumcn
de los components quimicos perdidos en el process. En otras palabras.
la calidad y el rendimiento en la producci6n agricola est6n en p:opor-
ci6n inversa a la extension e intensidad en que se suceda la erosion. Es
ficil comprender, entonces, el gran significado que tiene la erosion para
la vida econ6mica de cada pais y, por eso, todos los gobiernos buscan
los m6todos, sistemas y formas mis adecuados para combatirla y cvi-
tarla. Este delicado problema ha existido desde tiempos inmemoria!cs.
pero s6lo en afios relativamente recientes la preocupaci6n de los Estado;
se ha traducido en series investigaciones y conclusions tendiente:; a cn-
contrarle una soluci6n adecuada. Mucho se ha adelantado sobre e! parti-
cular, especialmente en lo que concierne a la prevenci6n del mal, y, de
segmo, de atenderse las indicaciones que sefialan los experts sobre la
material, la erosi6n se reduciria a un minimo en todos aquellos lugares
que las aplicasen en forma estricta. Por lo general, los paises de econo-
mia desarrollada son los que mayores avances han registrado en lo quc
se relaciona con el control de la erosi6n y en los cuales tambi6n se han
hecho considerable progress respect a la correcci6n y rcparaci6n de
los dafios causados por ella en tiempos pasados.
En cuanto a Colombia se refiere, el problema de ]a erosi6n rcvistc
singular importancia debido a su magnitude. No existe departamento al-
guno de nuestra division geopolitica que no se encuentre afectado, en
mayor o menor grado. por tan amenazante fen6meno. Para ilustrar en
forma concrete los caracteres que reviste el problenma en la naci6n, tome-
mnos como ejemplo lo que sucede a trav6s de nuestra gran via fluvial: el
Magdalena. Aunque Colombia cuenta. en su vasta red Bidrogrifica. con
numeiosisinos rios de mayor caudal y mis extension en su rcconrido
que el Magda!ena, sin embargo, en la actualidad es 6ste cl que tieno
la mayor influencia econ6mica para el pais, puesto que sus aguas baian
amplisima zona de la naci6n, al cruzar tierras de 11 de los 18 depar-
iamcn:os. Este rio, que en su total recorrido de 1.550 kil6metros rccogc
las aguas de otros 500 y de mis de 5.000 quebradas. hoy se caractcriza
como uno de los que mis erodan en el mundo. Esto lo pcdemos com-
probar con facilidad comparando nuestro rio national con otros en di-
ferentes parties del globo. Se calcula que el Magdalena arrastra al mar
un volume aproximado de 100 millones de metros ctibicos de sedi-
mentos por afio. mientras que el rio Mississippi, con una longitud de
6.530 kil6metros transporta 170 millones. y el Danubio, con un re-
corrido total de 2.530, acarrea 60 millones. Esta situaci6n coloca la


-53-








crosi6n causada por nuestro gran rio y sus tributaries, como uno de los
mis amenazadores problems para la economic national. Por tanto, es
urgente que el gobierno asuma la responsabilidad de la soiuci6n del
problema y tome medidas conducentes a reducir al minimo los graves
da'fos que inflige a nuestra economic la intensisima erosion que se estd
piocesando a todo lo largo y ancho del pais.
Sobre cste delicado problema. la Federaci6n Nacional de Cafeteros
d- Colombia ha rcalizado studios muy concretos y de un gran valor
p. ra la naci6n. Esta fuente sefiala que el pais pierde diariamente una
cantidad de tierra capaz de permitir la formaci6n de 583 hectareas de
s~:elo arable o sea que por concept de erosi6n se pierde, cada ano,
Lierra suficiente para former 213.000 hectareas de suelo cultivable. De
igual modo se nos informa que esta tremenda erosf6n la causan en un
77;' los ilamados cultivos limpios, o sea aquellos como el maiz, papa
y otros que necesitan deshierbas peri6dicas, por cuyo concepto anual-
mnente se pierden tierras capaces de former 160.000 hectareas dc suelos
cultivables, pese al hecho de que estos cultivos limpios s6lo rep:csentan
un 4% del total del area explotada econ6micamente en el pais. Por otra
parte. la superficie dedicada a la ganaderia represent ci 94'" de la tierra
en explotaci6n, pero en este caso la erosion proveniente de e'ia a.penas
asciende al 20% del total, o sea que como consecuencia del aprovecha-
mien o ce este rengl6n se pierde cada afio tierra suficiente para crear una
ex.ensi6n de 43.600 hectareas de suelos laborables. Los cultivos comnc.
cafe, cacao. cafia de azicar y bosques, s6lo causan una erosion equiva-
lente al 3% del total, esto es, tierras en volume que permitirfan la for-
ma:i6n ce 5.390 hectareas de suelos cultivables. Estas cifras, de por si son
haito elocuentes y nos impelen a buscarle la soluci6n mis rdpida y ;de-
cuada a tan delicado y peligroso problema como es el de la crosi6n.

Analicemos, con detenimiento, cuales son los factors que mayor in-
ilu.ncia tienen para producer la erosi6n. En primer lugar concurre la tala
indiscriminada de bosques en particular de aquellos situados en laderas y
cuantos bordean los cauces de los rios, quebradas y arroyos. En segundo
te:mino, y como complemcnto del primero, tenemos los sistemas anticuados
y anLici.n'ificos que se utilizan en la preparaci6n del suelo para ia labran-
za y siembra en terrenos pendientes o accidentados. Existe la costumbre
an:it6cnica de hacer los surcos en el mismo sentido de la pendiente. siste-
ma que predispone el terreno decididamente para la erosi6n, mientras que
la mas alta t6cnica modern recomienda hacer los surcos en forma de


-54-













Sistema modern para con- ...
.irvaci6n de suelos en los
F, tados Unidos. Observese
! uso de terrazas. curvas
Je nival y franjas alternadas
dc cultivo. De esta manera *
se busca detener la erosi6n.
Es imperative que en Co-
lombia se adopten los me-
todos mis avanzados para
rrevenir la erosion, una de
las amenazas mis series a
la economic agricola nacio-
nal.







:urvas dc nivel, esto es, siguiendo las incidencias del terrcno. Respecto a
estos dos puntos sefialados como determinantes de !a crosi6n, nos dicen
los experts de la Federaci6n Nacional de Cafeteros quc un terreno sin
vegetaci6n y con pendientes de unos 21 grades, eroda 199 toneladas anua-
les, por hectarea, mientras que en otro en las mismas condiciones, pero
con un decisive de 43 grades, las perdidas por erosi6n alcanzan 327 tone-
kidas. Ademis, la longitud de la pendiente ejerce una influencia decisiva
'obre el process de erosi6n. siendo mayor cuanto mais larga sea aqueI6a.

Ante este gravisimo problema es precise tomar una serie de medi-
das tendientes no s6lo a prevenir la erosi6n, sino tambi6n a reparar, aunque
':a s61o en parte, los dafios ya causados por ella. Uno de los primeros
i)-.sa a dar, es el de la educaci6n del pueblo, con especialidad la del cam-
pesino y las gentes vinculadas al agro, sobre el significado de la erosi6n.
instruyendolos, a la vez, respect a los m6todos y sistemas mas avanzados
para prevenirla. En una gran parte lo que hasta ahora ha sucedido se debe,
casi exclusivamente, a la ignorancia de los agricultores sobre el particular.
Por consiguiente. se impone la neccsidad de ensefiarlos e instruirlos para


-55-








que abandonen los sistemas empiricos, caducos y anticientificos que gen2-
ralmente aplican a sus cultivos. Pero esta labor educativa debe comp'c-
mentarse con una legislaci6n de drastica aplicaci6n en lo qu: toca a des-
monles, cuyo punto basico podria ser el siguiente: el gobierno national,
al adjudicar baldios de la naci6n deberia hacerlo en forma condicionada
o, mc;or, co:lractual. exigiendo del beneficiario, a cambio de la poscsi6n
dcfinitiva dc ia tierra. que se sujete a normas pre-establecida, para la ta!,
de bo:ques. Est:L legislaci6n deberia comprender, centre otras cliusu'as, ia;
siguientes:

a) Frohibici6n total de derribar arboles en las cabeccras ude ls rios.
quetradas y arroyos;

b) En lo que respect a los causes, s6lo se podran talar bosqic.;
,o.n1n2ando a una distancia no menor de cien metros. partiendo desd:
cad_ ori.'a de la vertiente;

c) Unicamente se permitird el derribo de arboles de determinada aitu-
ra y g o0or, segin la especie, con el fin de evitar asi la destrucci6n de
.quellos demasiado tiernos, puesto que 6stos, por raz6n de la edad, s;J.
c6lulas no han adquirido la consistencia necesaria, circunstancia que deter-
mina ,na ca:idad inferior del product y permit, al mismo tiempo, que
cs.e sea presa ficil de algunas plagas, como la broma por ejemplo. qcue
demeita el articulo;

d) No se permitird desmontes en pendientes mayores de 35 grades.
Es:a legis'aci6n deberd aplicarse en forma several y ejemplar porque,
de lo cantrario, el pais seguird registrando los tremendous destrozos que
causa la crosi6n, resultantes de las talas indiscriminadas de bosques que
sc ope:a.on en el pasado y que afin seguimos registrando.

Ei impcralivo que el gobierno national inicie una intense campafia de
iefo.estaci6n por todo el pais, aconsejando los m6todos y sistemas mis
;.propiados, e instruyendo sobre species de Arboles y gramineas que se han
de plantar cn cada region, seg6n el clima y caracteristicas topogrAficas de
la localidad. Asimismo, el gobierno deberi difundir profusamente las prAc-
ticas anti-erosivas mas avanzadas. tales como curvas de nivel, terrazas, ba-
rreras vegetativas, acequias de ladera, cobertura, etc. Estos sistemas buscan
acortar la velocidad de las aguas que bajan por las pendientes, ya que, como


-56-

















Una d las mayors necesi-" .-
dades de nuestra industrial '
agdrcola es la de la meca-
nizaci6n de sus eultivos.
Maquinaria como esta
"Combinada" es muy popu-
lar en los grades paines q




















una determ pendente, que dotra macnea la iena condicion
trigueros de Europa, Esta-r
dos Unidos. Canadt y Ar-
gentina.


















para producer una mayor erosi6n.


intense campadua para el restablecimiento de suelos, en la que se incluiria



cvitar que continue destruyendo la verdadera fuente de la riqueza naco-e
nal: la ceraeidad do su suelo. Pot esta razin no se debe escatimar gasto o
energia a oma contrarrestar los males de la erosion, si queremos con-
servar production nuestro gran patrimonio national: la tierra.
~ r






















servar productive nuestro gran patrimonjo national: la tierra.


-57-









CAFE


Producci6n, consume, problems y necesidades de la indusi~ia


El cafe, arbusto perteneciente a la familiar de las rubiaceas y origi-
nario de Abisinia, se cree fue introducido al pais en el afio de 1730 por
unos misioneros jesuitas. quienes plantaron las primeras semillas en la
legi6n del Orinoco, en tierras en ese entonces pertenecientes a Colombia.
A mediados del siglo XVIII ya se conocian algunos cafetos pero s6!o fue
a comienzos del siglo XIX (1808) cuando se comenz6 el ciltivo en for-
ma organizada, lo que se hizo en Cficuta, de donde se expandi6 hasta
abarcar casi todos los departamentos del pais o, mejor, a todas las regio-
nes productoras de la naci6n. La especie principal que se cultiva actual-
mente en Colombia es la arabica -variedad aribica L-, aunque ya se
comienzan a conocer otras variedades, como el borb6n, caturra y algu-
nas hibridas.

No obstante que el caf6 -tomando en consideraci6n las distintas es-
pecies- se puede cultivar en regions que van desde 0 hasta 2.000 metros,
y aun mas, sobre el nivel del mar, sin embargo, el mejor cafe arabico se
cosecha desde 1.300 hasta 1.800. En Colombia, cuyo caf6 es mundial-
mente reconocido como el de mejor calidad, por su aroma y suavidad, se
cultiva dentro de estos iltimos niveles, comprendiendo, asi, la region del
Quindio y algunas zonas aledaiias en Caldas, la region tolimense del Libano
y diversas zonas de Antioquia, igual que el norte del Valle del Cauca.
in la excelencia de calidad del cafe colombiano, tipos Armenia, Maniza-
les, Girardot y Medellin, influyen la latitud, altitude, clima, contextura,
estructura y composici6n quimica del suelo; esto es, una series de factors
que, en conjunto, representan el Ilamado "ideal" para la producci6n de
cafes suaves. Estas condiciones parecen duplicarse en algunas regions de
Centro.amrica, especialmente en El Salvador, lo mismo que en M6xico
-America del Norte-, cuyos cafes son de una excelencia muy apetecida
cn los mercados internacionales del grano.

El cultivo del caf6 constitute la principal industrial agricola national
y a ella esta vinculada la economic del pais en forma tal que bien se
puede decir que es su espina dorsal. La dependencia de nuestra economic
en la industrial cafeteria se revela en el hecho de que 6sta actia como ter-


-58-








r,6metro regulador del progress y bonanza, o de la crisis financiera del
pafs. Si los precious y las cosechas son buenos, esto se refleja automdtica-
mente en el mayor poder adquisitivo de los colombianos, ya sea en forma
direcia o indirecta, y de ahi en la economic national; por el contrario, si
!os precious son malos, significa una reducci6n de la capacidad adquisitiva,
con todas las lamentables consecuencias de una economic en crisis. Para
substanciar la aseveraci6n de que la economic national depend, en gran
parte. de la posici6n estadistica -producci6n y precios- del caf6, es sufi-
ciente analizar algunos hechos que revelan esa situaci6n de manera muy
clocuente, como se hari a continuaci6n.

En el afio de 1835 se inici6 la exportaci6n de cafe colombiano, con
una partida de 2.592 sacos de 60 kilos, por valor de $ 18.000, lo que
representaba el 0.7% del valor total de las exportaciones nacionales en ese
aio. En el afio cafetero de 1953-54 la exportaci6n de caf6 lleg6 a la
citra record de 6.924.878 sacos de 60 kilos, por valor de $ 1.417.221.331,
o sea mis del 90% del total que se percibi6 en ese afio por concept de
las e-portaciones nacionales.

Si bien la producci6n ha aumentado en forma considerable durantC
el lapso que consideramos, los precious tambi6n ganaron ventajosa posici6n.
En el afio 1940 las cotizaciones oscilaban entire 6 y 8 centavos de d6lar
por libra, mientras que para marzo de 1954 alcanzaron niveles nunca cono-
-idos en la industrial cafeteria. como son los de 98.5 centavos de d6lar la
libra. Esta situaci6n estadistica de las cotizaciones se debi6, en primer t6r-
mino, a una sub-producci6n del grano, resultante de numerosas y variadas
circunstancias, tales como las quemas de millones de sacos de caf6 por parte
del Brasil, de los que tenia en stock desde la crisis cafeteria de 1929-30;
a la destrucci6n de mis de 1.000 millones de palos de caf6 en el Brasil;
a la prohibici6n, en ese pais, por various afios, de plantar nuevos cafetos.
En esta forma la producci6n comenz6 a decrecer, al tiempo que el con-
sumo iniciaba una espiral ascendente, situaci6n que condujo, 16gicamente,
a una several escasez del grano frente a la demand del mismo. A estas
conciciones se le sumaron algunos factors de orden adverse a la produc-
ci6n, como las intensas heladas en el Brasil durante los meses de julio
de i953 y julio-agosto de 1955, en especial en los Estados de Paran6 y
San Pab'o, que mermaron la posibilidad de producci6n de ese pais en no
mcnos de 3 millones de sacos para el afio cafetero 1954-55, en el primer
caso, y 'en 5 millones para 1956-57, en el segundo.


-59-





PAGE
NOT AVAILABLE
FOR SCANNING





PAGE
NOT AVAILABLE
FOR SCANNING








el convenio, a s61o consumer cafe de las naciones pactantes y mediante rigu-
rosa certificaci6n de procedencia.
Los paises contratantes del pacto mundial del caf6, celebrado en Nueva
York, cn 1962. tuvieron su primera reuni6n formal en Londres en el mes
de julio de 1963 y alli se acord6 la directive que ha de dirigir y vigilar el
funcionamiento de este convenio. Asimismo se fijaron cuotas de exporta-
ci6n para los paises firmantes, en lo que corresponde al afio cafetero
1963-64. A Colombia se le asign6 una cuota de 6.011.280 sacos de 60
kilogramos.
El pacto cafetero, segfn se estima, y todo indica que asi seri, ha de
darle estabilidad al mercado y a los precious del grano, no obstante las cre-
cidas reserves existentes. Desde luego que esta situaci6n se ha modificado
un poco con las fuertes heladas en el Brasil, en julio y agosto de 1963,
que azot6 las regions de Parand y Sao Paulo, las mis fuertes productoras
de caf6 en la naci6n brasilefia. Aun mas, esta destrucci6n de cafetos por
las heladas se complic6 para el Parana con los dantescos incendios que
consumieron inmensas zonas cafeteras, que, segfin fuentes oficiales, no vol-
verin a ser plantadas con este product.
Frente a estos hechos, si los pauses caficultores firmantes del conve-
nio, igual que los consumidores que lo secundaron, practican con seriedad
y honradez o1 estipulado en el pacto, puede tenerse confianza de que el
mercado cafetero recibird una saludable estabilidad, con precious que si bicn
no son del todo satisfactorios, por lo menos no acusan una fluctuaci6n
ca6tica o, mejor, especulativa, que tanto perjudica a las naciones producto-
ras del grano. Aun mas, es de esperarse que con la firmeza del mercado.
el caf6 vaya recuperando su ventajosa posici6n de los primeros afios de
1950 o, por lo menos, que las cotizaciones sean remunerativas para lo1
productores, que hoy se encuentran en el punto oscilante entire la estabi
lidad y la ruina. Confiamos en que la situaci6n sea mds favorable en dia
por venir, finica forma de salvarnos de una catdstrofe econ6mica inminenti
para las naciones que dependent del caf6 para su supervivencia.

PANORAMA CAFETERO NATIONAL

En cuanto a producci6n se refiere, en 1960 el pais contaba co
898.127 hectdreas cultivadas de caf6, con un rendimiento aproximado d
8.585.000 sacos de 60 kilogramos, en total. El nfimero de hectdreas c
producci6n superaba en 242.287 a las que habia bajo cultivo en el ail


-62-









1950, cuando comenz6 la lRamada "carrera del caf6", como consecuencia
direct del desequilibrio entire la oferta y la demand, inclinada a favor
de 6sta. La fiebre cafeteria culmin6 en la mitad de la d6cada 1950-60,
cuando ya se hizo visible una situaci6n completamente distinta, superando,
entonces. la oferta a la demand y produci6ndose una inmensa superpro-
duccion de caf6, puesto que lo que hizo Colombia se present, tambi6n, en
todos los paises caficultores del mundo, esto es, entraron en la locura de
las siembras.

La situacion cafeteria del pais, en cuanto a cultivo y producci6n se
tcfi're, !o demuestra claramente el cuadro que damos a continuaci6n:


SUPERFICIE CAFETERIA, PRODUCTION Y RENDIMIENTOS, EN 1960 (1)


Departamento


Antioquia
Boyaca
Caldas
Cauca
Cundinamarca
Huila
Magdalena
Narifio
Norte de Santander
Santander
rolima
Valle
Otras zonas

TOTALS


Superficie % sobre el
has. total


123.456
12.531
226.127
27.820
77.282
41.432
19.773
17.129
56.738
28.740
147.689
110.443
8.967

898.127


13.7
1.4
25.2
3.1
8.6
4.6
2.2
1.9
6.3
3.2
16.5
12.3
1.0

100.0


Produccion Rendimiente
miles tons. Kgs/ha.

91.2 739
6.2 495
172.8 764
16.9 607
45.6 590
21.4 517
7.9 400
5.6 327
17.4 307
13.5 470
90.0 609
74.3 673


Ahora, en lo que
Ssu rendimiento por
-ial esto dltimo, dada


respect al nimero de cafetos plantados en el pais
hectdrea, es en extreme dificil precisarlo, en espe-
la falta de registros detallados de producci6n, por


afo y por region, igual que por las visible disparidades en la edad de los
planifos, ya que, como bien sabemos, en la naci6n existen muchos cafeta-
les de mds de 50 aios, por lo general sembrados y cultivados sin t6cnica
de ninguna especie.



(1) Banco Cafetero en "La Industria Cafetera en la Agricultura Colombiana" 1962.


-63-










Sin embargo, con base en un minucioso studio de los fltimos afios
sobre el volumen de cafetos en plena producci6n tenemos el siguiente pano-
rama que cs muy possible que se acerque lo suficiente a la verdadera posi-
ci6n, corno para defender de 61, sin demasiado margen de equivoco:


N., de muniCipios
productores


N" de cafetos en plena
production, en el aiio 1963


Caldas
Antioquia
Tolima
Valle
Cundinamarca
Cauca
Norte de Santander
Santander
Huila
Narifio
Magdalena
Boyaci


44
32
34
37
59
25
29
43
27
32
10
45

486


291.293.132
208.305.250
196.727.553
176.783.207
82.528.105
75.764.703
54.557.132
47.451.944
30.284.796
8.877.348
7.423.078
1.607.674

1.181.593.922


Y en !o que concieme al promedio de rendimiento de nuestras plan-
taciones, tenemos que alcanza a la cifra de 576.5 kilogramos por hectarea,
por aEo, segfn informed de la Federaci6n y el Banco Cafetero. Tomando
esta base para todo el pais, tendriamos el siguiente cuadro, en comparaci6n
con o'ras naciones cultivadoras de la rubiicea:


Brasil
M6xico
El Salvador
Venezuela
Guatemala
Costa Rica
Hawaii


416.6
472.1
861.0
480.0
595.0
882.5
2.721.7


En esta forma vemos cOmo nuestro pais se hall en posicion ventajosa
con relacion a Brasil, Mixico y Venezuela pero esta muy per debajo de
El Salvador, Ouatemala, Costa Rica y, sobre todo, de Hawaii. Estas fiti-
mas regiOnes cafeteraf tienen un rendimiento muy favorable debido al alto
grado de tecnificacion en sus cultivos, lo que result del hecho de que sus
plantios se han hecho en 6pocas muy recientes, mientras que cl caso de
Colombia es muy distinto, ya que much parte de sus cafetales tienen mas
de 50 afios. Esto explica la falta de tecnica que caracteriza la absoluta
mayoria de nuestros cultivos cafeteros. de lo que se salva, con algunas re-


-64-


Departamento








scrvas, lo.i del Quindio, donde se ha emprendido una intense campaia de
tecnificaci6n, con excelentes resultados en el indice de rendimiento por
hectarea. Aun mas, la situaci6n del Quindio cafetero se esti extendiendo
por todas las zonas de producci6n, esto es, que en el pais se estin hacien-
do las nuevas siembras -y resiembras- dentro de la mis alta t6cnica
existente, a la par que se estan mejorando las plantaciones viejas a base
de s stiiuciones, abonamientos y fumigaciones preventivas y curativas con-
tra plagas y enfermedades, etc. En estas condiciones, el indice de 576.5
kilogramo> por hectArea y por aiio se mejoraria en much, en tiempo no
muy lejano.

No obstante que los promedios de rendimiento son aceptables, con
:specialidad en el caso de los grandes departamentos productores, es nece-
sario tener en mente que existen algunos factors que si son corregidos
aumentarian la actual capacidad productora por unidad cultivada. Es indis-
pensable, en primer termino, no olvidar que la gran mayoria de los plan-
tfos viejos fueron sembrados sin t6cnica alguna, especialmente sin selecci6n
cientifica de la semilla, sin haber hecho desinfecci6n previa de la misma y
del terreno donde se plantaba aqulla, y sin preocupaci6n de ninguna espe-
cie respeoto a la escogencia del tipo apropiado de sombrio. Igualmente,
no e le daba importancia a los ataques de plagas y enfcrmedades de los
cafetos, ni se tomaba cuidado en las siembras en terrenos inclinados, dejin-
dolos en condiciones muy propicias para la erosi6n, como, por ejemplo,
haciendo los surcos siguiendo el mismo sentido de la pendiente, en vez de
'eguir las curvas de nivel, m6todo este que ya fuera practicado por los abo-
rigenes pre-colombianos y que hoy recomienda la mas alta t6cnica agricola.
La costtmbre muy generalizada de utilizar implementos, como el azad6n,
en la deshierba de los cafetales en suelos inclinados tambi6n predispone
las tierras a la acciOn de las aguas, provocando la erosion y, de ahi. produ-
ciendo un cscaso rendimiento, tal como lo vemos en ciertas regions cafe-
teras del pais. Si en los nuevos plantios se adoptasen sistemas t6cnicos,
segu amen'e la produccinn por unidad cultivada seria muchrsimo mayor
que la que registramos en la actualidad.

En lo que respect a log cafetales viejos, se podria adelantar una
campafa pro-restauraci6n de lo5 mismos, o sea, apelando a fertilizantes
cuando stog seoan necegarios y buscando el tipo apropiado de ellos, previo
examen fisico-quimico del suelo; utilizando regadios a media que asi lo
requiera el terrelo; aplicando insecticides y fungicidas donde se necesiten y
seg6n el tipo o especie de plaga o enfermedad; no usando azad6n para las


-65-









deshierbas en terrenos inclinados; podando un poco los sombrios cuando
sean demasiado frondosos y den much sombra; entresacando algunos cafe-
tos cada que las concentraciones de los mismos sean demasiado densas en
un determinado lugar: haciendo zanjas de aereaci6n del terreno, etc. Me-
diante estos sistemas a no dudar. el aumento en el rendimiento por drbol
serfa visible en poco tiempo. En otras palabras, restaurando el terreno y
los cafetales viejos a base de t6cnica modern para este tipo de cultivo, la
production cafeteria national registraria un aumento muy considerable.
En cuanto a consume se refiere, tenemos que 6ste en la actualidad e,,
cn el pais. de 3.5 kilogramos anuales per capita, o sean aproximada-
mente 49.000 toneladas. Si compalamos este indite de consume por
persona con el de los Estados Unidos de Norteamerica, q a. asciende a
un poco mis de 9 kilogramos, vemos quc existe un desconcertante sub-
consumo de caf6 en Colombia. En identica situaci6n se encuentran otros
paises caficultores de este continent, como M6xico, Guatemala, Nicara-
gua, etc. Es realmente incomprensible quc impere este estado dc cosas,
porque si nuestros pueblos bebiesen siquiera el double de lo que ahora
7onsumen, ya habria un excclentn mercado interno para various millones
de sacos de caf6, mis, lo quie s-rviriv para ahviar la pesada carga de la
excesiva producci6n cafeteria n:undial. *simismo, no es comprensible, ni
just. que nuestro pueblo dcjc de consumer ca.f para beber products
ex6ticos como el t6 que tenemos quc importarlo en su casi absolute to-
talidad, permitiendo, en esta forma, la fuga de importantes sumas de
dinero en divisas, que podriamos utilizar para traer maquinaria desti-
nada a la industrial agricola, pecuaria y fabric. De este modo, ustimu-
lando el consume interno de la bebida, los mercados extranjeros para el
caf6 podrian ser completamentados de manera muy favorable para la
industrial en general. Asi, much de la future prosperidad de la indus-
tria cafeteria depend del fervor con que nuestro mismo pueblo consuma
caf6.
En el campo de la producci6n. la industrial del caf6 encuentra al-
gunos obstAculos que influyen en forma decisive en el rendimiento de
los plantios: se trata de los ataques entomol6gicos y fitopatol6gicos. En
reciente boletin del Centro Nacional de Investigaciones de Caf6 (Gran-
ja Experimental de Chinchind, Caldas), los experts de la Federaci6n
National de Cafeteros sefialan una series de plagas y enfermedades que
afectan el cafe en Colombia. Estas son:


-66-








1) Los "nemitodos". Estos "parecen lombrices muy pequefiitas que
viven en el suelo. Se meten en las races y forman pequefos tu-
mores o nuditos que debilitan el arbol y retardan el crecimien-
to.
2) Gusano "oozadores". "Viven en el suelo cerca de las 'chapolas'
y por las noches salen y las trozan por su base".
3) Grillos de los almicigos. Estos "se comen las hojas de las 'cha-
polas' y de los cafetales. Durante el dia se esconden en una hoja
encartuchada y hacen sus daiios durante la noche".
4) "Verraquio'" o grillo de las raices. "Este grillo vive entire el suelo
destruyendo las races ticrnas del cafeto. Tambien sale de noche
alm6cigos".
5) Palomilla del ciello de la raiz. "Es un insecto parecido a una
motica de algod6n y se encuentra en compia de hormigas en la
b ise de los cafetos y cuellos de la raiz. Esta plaga le chupa la
savia al cafeto debilitindolo lentamente hasta matarlo".
6) Hormiga de Amaga. "Esta hormiga no ataca directamente ai ca-
feto pero cuida y transport una 'palomilla' pcquefiita que le da
miel para su alimento. Esta 'palomilla' chupa savia de las rai-
ces del cafeto debilitindolo y no dejindolo producer buena co-
secha".
7) Pasadores del tronco. Estos "son unos cucarroncitos que hacen
huecos en el tronco y en las ramas del cafeto y de los iarboles
d: sombrio".
8) Ho:migas minad!-ras. "Estas hacen ga!erias a trav6s dc las rama, y
del tronco del cafeto, debilitindolo hasta matarlo".
9) Acaro de las hojas. "Es una arafita pequefiisima que pica las
hojas del cafeto volvi6ndolas de un color ladrillo rojizo. Estas
v sc come los fallos tiernos. Sus dahos son importantes en los
arafitas atacan especialmente a !os cafetos sombreados y descuida-
dos, en verano".
10) Escamas de las hojas. Estas "son insects pequefios como tortu-
guitas que se le pegan a las hojas y tallos del cafeto. Las escamas
pueden ser de color verde, rojo, cafe o amarillo, pero siempre ha-
cen el mismo dafio: chupan la savia del cafeto, arrugando las
hojas y poni6ndolas de un color amarillo".
I ) H.rmigas arrieras. Las hormigas "arrancan pedazos de hojas, flo-
res, frutos y hasta cortezas. para llevarlos a su hormiguero. de-


-67-









jando completamentc pelados a un cafeto o a un Arbol de som-
brio en poco tiempo".
12) Vaiultas o c::carroncitos de las hojas. Estos son "unos cucarron-
citos que se comen las hojas del caf6 dejAndolas como un co-
lador".
13) Minador de las hojas. "Es un gusanito muy pequefio que se me-
te c; ia ':0,a y se come la parte carnosa formando una especie
de umnpoilla. Este dano ocasiona la caida de la hoja"
) Pasadoei-s del tronco. "Los pasadores de los arboles del sombrio
uon gusanos o cucarrones que se meten en el tronco y se comen la
mader:a matando el arbol".
15) Co hinilla; del tronco. Son insectss como escamitas que viven pe-
gados al tronco de los arboles de sombrio en compafila de hor-
migas. Las cochinillas chupan la savia del arbol y produce una
miel que aprovechan las hormigas para alimentarse. Esta miel fa-
vorece el desarrollo de costras negras de 'fumagina' en el tronco
dc ios drboles y las hojas de los cafetos cercanos".
16) Gotc.a. Esta enfermedad produce manchas redondas de color gris
en las hojas del cafeto. La humedad es el medio donde mis pro-
lifera esta grave enfermedad que ocasiona mermas en la produc-
ci6n hasta de un 70%.
17) Ma! rosado o brasa. Esta enfermedad ataca las hojas y generalmen-
te aparece poco despu6s del invierno.
18) Araieia o koiroga. La humndad y el frio son los medios mis fa-
-orables para el desarrallo de esta enfermedad que tumba la hoja
del cafeto.
19) Mancha de hierro, Esta enfermedad ataca los cafetos sin sombra,
produciendo una manchas parecidas a la gotera. Ataca la hoja y
lMs frutos maduros o pintones. En los granos esta enfermedad de-
merita la calidad de los mismos, especialmente cuando la enfer-
medad penetra en la almendra.
20) Antracnosis. Esta enfermedad "pudre los cogollos, mancha y arru-
goa os granos verdes y pintones, tumba las hojas de la punta de
las ramas y cnnegrece y seca sus tallos. Ataca durante los in-
vier.,o; fuertes".
2I) Ct'spera. Segfin los t6cnicos de la Federaci6n: "en algunos cafe-
tales del pais se estai notando !a ocurrencia de cafetos con hojas
p.quefias y de bordes ri7ados o crespos. En los tallos de las ramas,


-68 -








los tramos de un nudo a otro son muy cortos. El cafeto echa
muy poco fruto que por !o general es de una sola semilla ('caia-
col')". No se conoce la causa ni !a forma de combatirlo.
22) Llaga negia de la raiz. Esta enfermedad pudre la raiz y causa quL
las hojas del cafeto se marchiten. los frutos se arruguen y las
ramas se sequen.
23) Llaga es!rellada. Esta enfermedad es may similar a !a "llaga nc-
gra" y causa id6nticos males.

24) Mal de tinta. Esta ataca las races. Como consecuencia de la en-
fermedad, el arbol pierde las hojas.

25) Llaga macana del froncn. Generalmente la enfermedad ataca los
puntos d6biles producidos por heridas mal cicatrizadas o aporrea-
duras del tronco o las ramas del airbol.

Estas son las plagas y enfermedades mis peligrosas que atacan
nuestros cafetales. La Federaci6n Nacional de Cafeteros sostiene a tra-
vIs de sus granjas experimentales, particularmente en Chinchina. Coldas.
un excelente grupo de experts entom6iogos y fitopat6logos que velan
permanentemente para proteger los cafetales contra los ataques de piagas
y enfermedades. El servicio de infoimaci6n sobre e! combat de estas
plagas estA a disposici6n del caficultor, quien s6lo necesita consultar
su problema para recibir apoyo de la ticnica de la Federaci6n. Esta si-
*uaci6n tambien presta servicio en todo lo relacionado con la industrial.
desde la selecci6n de semillas hasta la conservaci6n de suelos.

La Federaci6n Nacional de Cafeteros.-Esta extraordinaria institu-
ci6n, cuyas principles caracteristicas trataremos a continuaci6n. se ha-
lla inmimamente relacionacda con nuestra industrial cafeteria.

Uno de los resultados mas fecundos del 11 Congreso Nacional de
Cafeteros, reunido en Medellin en el mes de julio de 1927 y presidido
por los doctors Mariano Ospina P6rez y Carlos E. Restrepo. fue el
de la creaci6n de la Federaci6n Nacional de Cafeteros, instilucion que
desde ese entonces ha venido dirigiendo y orientando la indusiria ca-
fetera en sus multiples y complejas actividades.
La Federaci6n Nacional de Cafeteros como supreme director de los
destinos del cafe en Colombia, tiene, entire otros fines, los siguientes,
segin sus estatutos:


-69-









2) Tomar las medidas necesarias a fin de implantar los mejores sis-
temas para beneficio y cultivo del caf6 y colaborar, en la media
de los recursos, a la protecci6n de los trabajadores, y las plan-
taciones en las zonas y climas cafeteros.
3) Envio al exterior de experts y comisiones con el fin de estudiar
m6todos de cultivo y beneficio, ventas y propaganda, etc.
4) Fomentar. si !o estimare convenient, como vehiculo de propagan-
1) "Hacer propaganda :n favor del cafe colombiano.
da, el establecimiento de tostadurias en el pais y en el extran-
jero.
5) Editar un 6rgano de publicidad para informaci6n del gremio ca-
fetero.
6) Llevar, tan pronto como sea possible, la estadistica del ramo y
mantener informado el pais sobre la march y desarrollo de los
negocios cafeteros.
7) Encauzar u orientar la exportaci6n de caf6 hacia los distintos mer-
cados para los cuales puede:
a) Crear oficinas en el exterior.
b) Comprar caf6 por su cuenta.
c) Fomentar el establecimiento de Bolsas de Cafe.
d) Tratar de obtener ventajas en fletes, seguros, etc., para los
productores y exportadores de caf6 colombiano.
e) Fomentar y supervigilar el consume del caf6 puro en el inte-
rior del pais.
f) Conceder ayuda a las firmas distribuidoras y estimular la pro-
paganda de caf6 colombiano.
g) Contratar, con la aprobaci6n del gobierno, empr6stitos ban-
carios.
h) Iniciar, de acuerdo con el gobicrno, congress y exposiciones
internacionales.
i) Contribuir a la campafia del consume del cafe y defense de la
industrial.
j) Estudiar y fijar las clasificaciones de las diversas calidades de
caf6".
En lines generals, la Federaci6n Nacional de Cafeteros ha ve-
nido desempefiando con cierta eficiencia los puntos bisicos anotados.
Tenemos, asi, que la Federaci6n para propaganda de caf6 colombiano
en el exterior esti asociada a la Oficina Panamericana del Caf6 en


-70-








Nueva York, y sostiene una oficina de propaganda en Europa. Ha creado
various centros experimentales cafeteros, entire los que se destaca el de
Chinchini, Departamento de Caldas, por su excelente labor investigative,
en particular en lo ginecol6gico y en el studio cientifico de las enfer-
medades y plagas que azotan los plantios de caf6 nacionales. El caso del
Centro Nacional de Investigaciones de Caf6, en Chinchind, Departamento
de Caldas, deberia multiplicarse a trav6s de todo el pais y donde ya
existan podrian adoptarse los m6todos y procedimientos de aqu6lla para
que, de esa manera, pudiesen cumplir el cometido que origin su cons-
tit ci6n o c eaci6n. Seria altamente recomendable, ademis, que se esta-
bleciera en el Quindio una granja experimental de caf6, de proporciones
que pudiera satisfacer las multiples necesidades de la mas rica region
cafeteria de Colombia.
En cuanto a la political cafeteria orientada por la Federaci6n. vale
decir que ella ha sido particularmente ben6fica para la industrial en los
iltimos afios, especificamente desde cuando estableci6 la compra de cafe
en el interior, fijando precious minimos para los diferentes tipos de grano.
Esta political fue la replica colombiana a los precious miximos estable-
cidos por los EE. UU. a raiz de la iniciaci6n de la guerra en Corea.
Desde ese entonces hasta el 30 de abril de 1953, cuando aquella naci6n
suspendi6 el sistema de precious topess" para el caf6 y otros articulos de
primera necesidad, la industrial cafeteria estaba en condiciones bastante
desfavorables y peligrosas, ya que al valor del caf6 no se le dejaba en
libertad para ascender sino hasta un limited dado, pero si se permitian
bajas en las cotizaciones sin limitaci6n alguna, para contentamiento de los
especuladores internacionales del grano. Ante esta situaci6n tan delicada.
la Federaci6n actu6 sin vacilaciones y, asumiendo una actitud a la altura
de las circunstancias, fij6 precious minimos para el cafe en el interior.
En esta forma, la especulaci6n bajista sufri6 el mas rudo golpe. Desde
el establecimiento de esos precious minimos y la vigencia de los maximos.
las cotizaciones del grano tuvieron una relative estabilidad. La derogatoria
del sistema de los precious topess permiti6 al caf6 adquirir precious a ni-
veles reales, dictados por la ley de la oferta y ia demand, que. hasta 1957
favoreci5 al productor. ya que el consume mundial del grano desde 1949
hasta esa fecha venia superando los suministros dcl mismo. Los precious
minimo. continuan siendo sostenidos y reajustados por parte de la Fede-
raci6n, tanto durante periods de alza como de baja.
Sin embargo, la Federaci6n no le ha dado la importancia que mere-
ce el "fomentar y supervigilar el consume de caf6 en el interior del


-71-








pais". Como ya hemos anotado, en la naci6n existe un gran deficit de
consume de caf6, puesto que el indice de s61o 3.5 kilogramos anuales
per capita es, a todas luces, demasiado bajo. Una eficiente campaiia
de promoci6n al consume de caf6 seria altamente favorable para la in-
dustria, una vez que por este sistema podria encontrirsele mercado a
un considerable volume del articulo, hecho que traeria los mayores
beneficios para nuestro principal product agricola. En el pais se estdn
consumiendo anualmente 49.000 toneladas de caf6, pero, en muchos ca-
sos, ni siquiera es caf6 lo que se bebe como tal, sino vulgares adulte-
iac:oies. Existen leyes nacionales que ordenan castigos severos para los
adulteradores de alimentos; entonces, ipor qu6 no se aplican a los que asi
proceden con el caf6? Es seguro que si se sancionara a los infractores
sc habria dado un paso muy importance para proteger la salud p6blico
y. al mismo tiempo, daria un estimulo al mayor consume de caf6, circuns-
.ancia que, a su vez, contribuiria a mitigar los rigores de superproducci6n
influyendo, de esta manera, en la estabilizaci6n de los precious del gra-
no, con los resultados favorables que de ello se desprenden. Por consi-
guiente, la Federaci6n Nacional de Cafeteros no deberia desestimar el
gran valor que tiene el cumplir con ese gran objetivo o pauta que se
traz6 como derrotero cuando se le dio su fundaci6n.
El Banco Cafetero.-Bajo la iniciativa de la Federaci6n Nacional
de Cafeteros y propuesto por la Asociaci6n de Exportadores de Caf6
en su sesi6n annual de 1953, surgi6 el Banco Cafetero, creado por de-
creto presidential N9 2.314 de ese mismo afio. Esta instituci6n bancaria
se inici6 con u'n capital superior a 50 millones de pesos y como finica
accionista la Federaci6n Nacional de Cafeteros. Este banco, que fun-
ciona igual a las demis instituciones de este g6nero en el pais, esti bajo
reglamentaci6n de la Superintendencia Bancaria y tiene actividades de
orden financiero similares a las organizaciones de id6ntica indole. Sin
embargo, el objetivo implicito en su creaci6n o, mcjor, que justifica su
fundaci6n, es el de brindarle cr6dito adecuado y ffcil al pequefio y gran-
de productor de caf6 para ampliar sus cultivos, financial sus cosechas,
comp;ar abonos, mejorar beneficiadores del grano, etc. Asimismo, habria
credito suficieCnte para los exportadores nacionales y demis elements
directamente vinculados a la industrial cafeteria, en cuaiquiera de sus mil-
tiples actividades o fases. La fundaci6n del Banco Cafetero ha sido un paso
trascendental en la vida econ6mica cafeteria de !a naci6n y de ese organis-
mo se espera una amplia protecci6n para la industrial del caf6, base indis-
cutible de la economic colombiana del present.


-72-








Resumen.-La industrial del cafe constitute la principal fuente de
divisas para la economic national, y represent, en valor, mis del 85%
de las exportaciones efectivas del pais, con mis de US. S 322.588.000
d6lares (afio cafetero 1962-63), como ingreso por ventas de 6.162.892
sacos de 60 Kgs. en los mercados internacionales. Esta cifra equivale
a las dos terceras parties de nuestro presupuesto national para la vi-
gencia del afio 1964. Por consiguiente, de las cotizaciones del grano
en exterior depend, en gran parte, la prosperidad o crisis del pais.
segfin aqu61las sean buenas o malas, puesto que un solo centavo de
fluctuaci6n en libra y con base en una exportaci6n de 6.011.280 sacos de
60 kilogramos -fijados, en Londres, como cuata en el pacto cafetero
mundial, para el afio 1963-64-, significa una ganancia, o p6rdida, de
mas de 72 millones de pesos, al cambio libre de 9.98 pesos por d6lar.
Frente a esta situaci6n, es 16gico que todo cuanto afecte a la industrial
del caf6, nos interest en forma muy especial a todos los colombianos.

No obstante que nuestro pais export bananos, algod6n. azicar, pe-
tr6leo, oro y platino, el valor efectivo, real de las entradas por ese con-
cepto, no asciende a mis del 15% del total percibido a trav6s de las ex-
portaciones generals. En otras palabras, esto quiere decir que Colombia
es practicamente un pais monoexportador, con todas las gravisimas con-
secuencias que de ello se desprende. Esta situaci6n se agrava por el he-
cho de que niestro caf6 es un articulo que tiene un mercado com-
prador que absorbe mis del 60% de nuestra producci6n exportable: EE.
UU. Esto significa una peligrosa dependencia en una sola plaza compra-
dora, que es precise remediar a la mayor brevedad possible.
Sin embargo, los esfuerzos de nuestros gobieros, en los iltimos
tiempos, ha sido muy considerable para buscarle mercados al cafe, en
especial en Europa, lo que se ha traducido en ripidos progress en fa-
vor de nuestro articulo. Asi fue como en ese continent compraron, en
el afio cafetero 1962-63, mis de 2.112.174 sacos de 60 kilogramos, por
parte de los mercados tradicionales, a los que se le agregan 43.601 sacos
consumidos por compradores nuevos. En total, Europa compr6, en el afio
que venimos considerando, mis de 2.155.775 sacos de caf6 colombiano.
Esta posici6n favorable para nuestro caf6 se debe, principalmente, a que
en todos los tratados comerciales de Colombia figure nuestro product
como el principal rengl6n de exportaci6n. Empero, es indispensable in-
tensificar la campaiia a nuestro caf6 no s6lo en Europa, sino tambi6n,
en ot-as regions del mundo, en particular en estos moments de aguda


-73-








superproducci6n de este articulo, que nos deja considerable remanentes
de afio en afo.
Asimismo, es absolutamente necesario que el pais lleve a cabo un
amplisimo program tendiente a diversificar la producci6n agricola, con
fines exportables. en especial ahora que nuestro pais es miembro de la
Asociaci6n Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), donde po-
driamos Colocar gran volume de la producci6n de nuestro agro. Esto
ayudaria a no estar supeditados a un solo mercado para un solo pro-
ducto, tal como es el caso hoy en dia.
Ai.ora. fn ;o que se refie:e al consume interno, es del todo indis-
pensable qCu ia Federacion Nacional de Cafeteros adelante u;na intense
cailpafia ;n -a.o- del consumiu de caf6 puro en el pais, y se lleve a
cAbo. en forma simultanea, una drdstica cruzada contra los adulteradores
del p:oducto. De esta manera el mercado national para el caf6 podria
duplicarse, lo que contribuiria notablemente a estabilizar los precious del
grano, en particular si esa misma polifica se sigue en los diferentes pai-
ses caficultores, puesto que no habria excedentes que presionasen los
mcrcados internacionales del articulo.

Por lo que se ha expuesto, concluimos que el future de nuestra
industrial del cafe esta supeditada a una sabia political cafeteria de pro-
ducci6n, consume y cooperaci6n interacional de todas las naciones cu!-
tivadoras de la rubiAcea en el mundo.


-74-













lazorcas de maiz que mi-
*n 30 centimetros de largo
,r 7 de diimetro. N6tese
uniformidad de la base
la punta. Este es el resul-
do de largos experiments V S
n hibridaci6n levada a !
!bo en las granjas del I i
Estado.








MAIZ

Producci6n, consumo, problems y necesidades de la industrial

El mafz es un cereal originario del Continente Americano, de donde
;e ha expandido a casi todas las latitudes del globo. Su alto valor nutri-
ivo, su gran rendimiento en la producci6n, sus multiples aplicaciones y
isos, igual que su adaptabilidad a gran variedad de climas, ha hecho que
.u cultivo sea uno de los de mayor volume e importancia econ6mica en
o rica gama de los products agricolas mudiales. Esto lo podemos con-
?render con facilidad al saber que en el afio de 1962 la producci6n mun-
Jial de maiz ascendi6 a 222.700.000 toneladas m6tricas.

En lo que respect a Colombia, el cultivo del maiz esti esparcido
a todo lo largo y ancho del pais, en zonas que van desde 0 hasta mis
de 2.500 metros sobre el nivel del mar. Escasamente existe plantio al-
guno, de cualquier especie, en nuestro territorio, que no tenga siquiera
unas pocas miatas de este cereal que es fuente vital en la alimentaci6n
del pueblo colombiano.

Su importancia en la economic national bien la podemos apreciar
a trav6s de las siguientes cifras estadisticas. En 1962 el pais bajo cul-


-75-








tivo 696.900 hectdreas, que rindieron, en conjunto, 754.000 toneladas
m6tricas de maiz.

Sobresalen, en la producci6n de maiz, los departamentos de Cundi-
namarca, Antioquia. BoyacA. Bolivar. Caldas y Valle del Cauca.

El cultivo del maiz require buen calor y abundancia de luvias
durante el period vegetative, condiciones 6stas que tambien determi-
nan, en gran parte. el rendimiento por unidad sembrada. Los climas tro-
picales con excepcionalmente apropiados para el cultivo de este grano,
ya que el period vegetative es apenas de unos cuatro meses, mien-
tras que en tierrras frias es superior a los 10 meses, esto es, una pro-
po-::in -.proximada de 2.5 a 1. Ademas, en las zonas t6rridas el ren-
dimiento por unidad es superior al de la tierra fria.

Aunque el rendimiento actual del maiz en climas ardientes de Co-
lombia es mis o menos satisfactorio, todavia es much lo que se podria
hacer para aumentar el indice de esa productividad. Ya se estin ade-
lantando experiments muy importantes en el pais para conseguir va-
riedades de alto rendimiento, precoces y resistentes al mayor nimero po-
sible de enfermedades. Esta importanisima labor se cstd Ilevando a cabo
en algunas granjas experimentales del gobierno, en colaboraci6n con la
f'ndaci'n R ckefeller. Por ejemplo, en la Estaci6n Experimental "Tulio
spinaa, de Medeilin, se han conseguido variedades muy interesantes
como la ilamada "ETO colombiana nuimero 2" y "Rocol H-201"; en Pal-
mira, Valle del Cauca, se han obtenido variedades V-l, V-2, "Rocol
V-101", "Rocol H-201" y "Rocol H-203"; en Monteria, Departamento
dk: C6rdoba, se ha conseguido un notable 6xito con la variedad "Rocol
V-,". Todas estas nuevas variedades son superiores a las demas cultivadas
en el pais, ianto en su capacidad productora como en su resistencia a
clertas enfermedades fungosas, con particularidad al hongo denomin ao
"Puccinia Maydis", comfinmente conocido como "Roya Negra", que causa
graves p6rdidas en las cosechas, ya que ataca en forma violent las ma-
zorcas. Entre otras ventajas sobre las variedades comunes que se siem-
bran en el pais, las nuevas ofrecen mayor productividad y un campo de
acci6n superior, puesto que brindan sus mejores caracterislicas en Lo-
nas desde 0 hasta 1.800 metros sobre el nivel del mar; esto es, hasta
don.tc ya comienzan las regions frias. En cuanto a rendimiento se re-
fiere, algunas de estas nuevas variedades produce hasta un 35'/ mAs que


-76 -









las que co:rientemente cultivamos. La variedad "Rocol V-101" produce
un 48% mds que la llamada "Blanca". familiar en los cultivos del Valle
del Cauca y otras regions del pais, habi6ndose comprobado repetidas
veces un rendimiento de 2.200 kilogramos por hectdrea, o sea cl double
del promedio de nuestros tipos comunes. Aiin mis, se han ensayado con
6xito variedades que ino- n h.is.ia 7.000 kilograms.

No obstante, estas variedades han sido superadas por otras de re-
ciente experimentaci6n y aceptaci6n por su precocidad, rendimiento, ca-
lidad y resistencia a plagas y enfermedades. Las nuevas variedades obe-
decen a la siguiente clasificaci6n, en la que la palabra DIACOL sustituye
la de ROCOL:


Localidades

0 a 600 metro

600 a 1 .200

! 200 a 1.800

1.800 a 2.200

2.200


Amarillos

101 ;'i

201 -- 249
DIACOL ;
301 349

401 449

501 549


DIACOL


Blancos

151 19'

251 299

351 399

S451 499

L. 551 599


Las centenas significant altitude s4
sembrarse; las decenas representan e
orden en que van siendo producidas.


obre cl nivel del mar, en que deben
1 color del grano; y las unidades el


Pero las cxperimentaciones en el mafz no se han limitado tan s6lo
hacia la producci6n en zonas cdlidas y templadas, sino que tambi6n se
adelantan investigaciones sobre posibilidades de obtener variedades hi-
bridas para regions de clima frio, o sean aquellas que superman. en ge-
neral, los 1.800 metros sobre el nivel del mar. Se buscan tipos nims prc-
coces, ya que, como qued6 dicho atrds, el ciclo vegetative de este cereal
en tierras frias es de casi un afio. Asimismo, se trata de conseguir mayor
productividad y resistencia a las enfermedades comunes de ese cultivo.
Estos experimentos sc realizan actualmente en la Granja Experimental de
Tibaytati y de la Isla, ambas en Cundinamarca como tambi6n en Bon-
,a. Departamento de Boyacd.


-77-








Es seguro que el cultivo de este cereal se veri muy robustecido
una vez se difundan por todo el pais las nuevas variedades que se han
logrado para tierras de clima calido y templado. De la misma manert
la producci6n de maiz en climas frios tendrd grande auge cuando se lo-
gren los objetivos perseguidos con tanta insistencia por las granjas ex-
perimenta'es, como son los de conseguir variedades que ofrezcan carac-
teristicas similares a las ya alcanzadas en tipos para otras zonas climi-
ticas. De este modo, el porvenir de este cultivo es de grandes y hala-
giiefias perspectives econ6micas.

Pero para alcanzar una complete prosperidad en la industrial del
cultivo del maiz, es necesario lograr, al mismo tiempo, una series de mo-
difica:iones tendientes a mejorar los plantios, estabilizar sus mercados, y
obtener nuevos usos del articulo. Consideremos, a continuaci6n, algu-
nos de esos objetivos.
Uno de lo mayores imperatives del cultivo del maiz, es el de la
tecnifica:i6n y mecanizaci6n del mismo. Aunque la gran mayoria de los
plantios son muy pequefios y explotados por sus propios duefios, sin em-
bargo, existe un porcentaje considerable de aquellos a los que si se les
puede aplicar los mis modernos sistemas de mecanizaci6n. En lo que
se refiere a la t6cnica del cultivo propiamente dicha, todas las siem-
bras deberian acogerse a los mis avanzados procedimientos para que asi
haya un mayor rendimiento y mejor calidad. Ademas, se debe iniciar y
Ileva a cabo una intense campafia para que al plantar maiz, en particular
cuand. se trate de extensos cultivos se haga en terrenos donde se pue-
di aplicar la maquinaria en el mis alto grado possible. De esta manera,
medinte la tecnificaci6n y mecanizaci6n de la industrial se podria al-
canzar un alto nivel de rendimiento, acompafiado de una mejor calidad
del articulo, todo a un costo de producci6n inferior, por unidad, al de
los sistemas actuales.

Otra necesidad inaplazable de esta industrial es la de la construcci6n
de silos para almacenamiento no s6lo con el prop6sito de regular el mer-
cado, sino tambi6n de evitar las cuantiosas p6rdidas por deterioro. Esto
daria al productor la seguridad de que obtendria precious equitativos para
su mercaderia aun en tiempos de superabundancia del articulo; para el
consum:dor significaria que el product no alcanzaria precious prohibitivos
ni siquiera en periods de malas cosechas. Para el pais, en general, la cons-
trucci6n de estos silos tendria un gran valor econ6mico, ya que, seg6n los


-78-








experios en la material, la p6rdida annual por deterioro de maiz asciende
actualmente a mis de 40 millones de pesos. De esta manera vemos cuin
imperative es iniciar, a la mayor brevedad possible, la construcci6n de silos,
a trav6s de todo el pais, para defender tan important industrial agricola
y los intereses de todo nuestro conglomerado human.
Es necesario, tambi6n, que los cultivadores de este cereal aumenten
la producci6n en volume suficiente que permit la utilizaci6n industrial de
ese articulo, por ejemplo, en la fabricaci6n de aceites, azicares, alcohol,
seda artificial, colorantes. telas adhesivas, vinagres, explosives, vulcaniza-
ci6n del caucho, etc. Del mismo modo, es important que se utilicen las
hojas y lallos para alimentaci6n animal, con el fin de asi aprovechar un
sub-producto que hoy se desperdicia en forma casi total. En fin, con una
producci6n cuantitativa y a bajo costo, se podria utilizar el maiz y la plant
en gran diversidad de formas, lo que ampliarfa considerablemente sus
mercados, abri6ndole, de esta manera, grandes perspectives econ6micas al
productor y a la economic agricola del pais.


ARROZ

Producci6n, consume. problems y necesidades de la indusiria

Ei cultivo del arroz data de 6pocas tan remotas como el del trigo y.
quiza, hasta much anteriores; por lo menos el consume de ese cereal se
remonta a tiempos prehist6ricos, cuando, con seguridad, crecia silvestre, tal
conio ocurre en algunas regions de la India actual y en Africa, lo mismo
que sucedia durante la colonia en la Am6rica del Norte.
Las regions o zonas climiticas mas apropiadas para el cultivo de este
importantisimo cereal se pueden clasificar globalmente asi: la sub-tropical
himeda, !a huimeda-seca de baja latitud y la selva lluviosa tropical, de las
t.ua!es la segunda es la mis densamente cultivada, por estar incluida en
esa clasificaci6n la India, China, CeilAn y Jap6n que, en conjunto, son los
mayores productores y consumidores de arroz en el mundo.
La importancia de este cereal se puede deducir de las estimativas
de producci6n mundial que, en 1962 ascendia a 239.500.000 toneladas
m6tricas.
El arroz es un product de clima calido que require much hume-
dad. Tenemos, como base general, que para la germinaci6n necesita, por


-79-








lo menos, una temperature de 12 a 13 grades centigrados; para el desarro-
11o vegetative, de 13 a 24; para la florescencia, de 21 a 24; para su madu-
raci6n complete, de 20 a 25. Estos son los requisitos minimos, o sea que
temp2raturas inferiores perjudican notoriamente la fase de desarrollo de la
plan'a. lo que se traduce en una visible reducci6n del volume o de la
calidad del produ'cto, o ambas cosas. El arroz es una graminea en exceso
exigentc de humedad, debido a su acentuada transpiraci6n. Por ese moti-
\o. en los periods de crecimiento se debe proveer los cultivos con buenas
cantidades de agua, para lo cual es necesario tener un bien distribuido
sistema de irrigaci6n. La humedad relative que require el cultivo del arroz
esta entire el 50 y el 80 por ciento.
En 1o que respect a los suelos mis apropiados para el cultivo de
arroz, sus principles caracteristicas son: tierras poco arenosas y arcillosas,
con buena cantidad de absorci6n y que, desde luego, sean feraces. Sin em-
bargo. hay terrenos que tambi6n son aptos para el cultivo del arroz, aunque
no ofrezcan las mismas posibilidades de rendimiento que los descritos. Entre
6stos se distingucn aquellos arcillosos, compactos, cenagosos y salobres.
AdemAs, los terrenos especialmente propios para el cultivo arrocero no
deben ser demasiado quebrados, sino, mis bien, un poco inclinados. En
otras palabras, que no sean ni muy pendientes, pero tampoco totalmente
pianos para quc puedan permitir un buen desagiie. Las tierras demasiado
pendientes necesitan el sistema de terrazas. hecho que hace el cultivo muy
lento y obliga a emplear much mano de obra, lo que, en paises como
Colombia, donde 6sta es escasa, seria en extreme costoso y antiecon6mico.
Pese a que Colombia cuenta con regions ideales para el cultivo mecaniza-
do del arroz, su aprovechamiento actual es insignificant, y s61o se utiliza
maquinaria en grande escala en plantios de un volume considerable -que
son pocos en el pais-, mientras que existe un gran porcentaje de cultivos
pequefos que carecen de t6cnica y pertenecen, mis bien, a una especie de
economic dom6stica.
Muchos de los cultivos de arroz en el pais -por lo general todos los
pequefios- no siguen un sistema t6cnico de producci6n, particularmente en
lo que atafie a la rotaci6n de cosechas en el terreno que utilizan para aquel
fin. En vez de rotar con otros cultivos, nuestros pequefios productores con-
tinian sembrando arroz sobre el mismo suelo, afio tras afio, lo que se tra-
duce en un desmejoramiento progresivo de la calidad y rendimiento de la
cosecha, a lo cual se suma el hecho de ir debilitando la plant y el terreno,
hasta el punto de convertirlos en campo f6rtil para un sinndmero de enfer-


-80-








medades que no proliferarian si se adoptasen m6todos cientificos de cultivo,
tal como lo aconseja la t6cnica mis avanzada.

El arroz ocupa una posici6n muy destacada en la economic agricola
colombiana, no s6lo por el volume de la producci6n y valor de la misma,
sino, tambi6n, porque es un alimento muy generalizado entire el pueblo, con
-n indice de consume annual per capita que aumenta en forma muy visible
de afio en afio.

En 1962, de acuerdo con cifras de la Federaci6n Nacional de Arroce-
ros, el area cultivada de este cereal ascendia a 279.550 hectireas, reparti-
das en 125.350 (45%) para zonas de riego, y 154.200 para secano (55%).
La pioducci6n fue, para estos dos tipos o formas de cultivo, de 353.690
toneladas (60%) y 231.310 (40%), respectivamente. El rendimiento por
hectarea fue de 2.822 kilogramos para el riego y 1.500 para el secano, o
sea un promedio para el pais y para los dos tipos, de 2.093 kilogramos
por hectarea.

Asi el pais, con 279.550 hectareas cultivadas en 1962, produjo un
total de 585.000 toneladas, por un valor aproximado de $ 500.000.000. Y,
seg6n cilculos de la Federaci6n Nacional de Arroceros, la producci6n sera.
para 1963, de unas 587.000 toneladas m6tricas de arroz con cascara.

Los principles departamentos productores de arroz son, en orden:
Tolima, con 46.000 hectareas cultivadas, que le produjeron, en 1962, mis
de 140.000 toneladas; Huila, con 19.200 hectireas y una producci6n de
61.600 loneladas; C6rdoba, con 34.000 hectireas cultivadas, que le rindie-
ron 58.300 toneladas, Bolivar, que tenia 38.000 hectireas en producci6n,
que le dieron 55.450 toneladas; y, Meta, que cultiv6 31.000 hectireas, que
le produjeron 52.100 toneladas. Le siguen, Magdalena, Cundinamarca y
Valle del Cauca.

Las principles variedades cultivadas, segun zonas y rendimiento, las
ilustra el siguiente cuadro, elaborado por el Departamento T6cnico, Secci6n
de Estadistica, de la Federaci6n Nacional de Arroceros:


-81-









1962

Variedades de Arroz Principales Productores Volumen
(en Toneladas)


Huila, Tolima; 50% de la
producci6n del Valle y Norte
TIPO I del Cauca; Norte de Santander 250.000 43%
Bluebonnet y Rexoro y en la hoya del Magdalena
Zonaa Girardot-La Dorada
principalmente).

TIPO II Parte del Norte de Santander
Century y en el Tolima. 15.000 3%

TIPO III Meta (Monolaya); Santander
\ ..i.-s Mlonolava. Palmira (Fortuna, Pablo Montes, Bri-
Pe-l3a. Fortuna. Pablo Mon- llante); Valle (Guayaquil, Pal-
. Pa'-.::ia 105. San Jer6nimo mira): Norte de Santander
:r',no mono, Guayaquil. (Canilla); C6rdoba y Bolivar 200.000 34%
B ai:ant. v Canilla. (San Jer6nimo).

TIPO IV Todas las zonas arroceras de
Chombo. Conmonroy, Locerna, La Costa Atlfntica, except el 50.000 9%
Zenith v Palmira 203. Zenith y Palmira del Valle del
Cauca.

TIPO V
Tres colors, Maria Labaja, Zonas arroceras de la Costa
Ligerito. Cristal. Japon6s, Ca- Atlintica exclusivamente. 70.000 12%
cao y Pachero.

TOTAL 585.000 100%

Uno de los objetivos primordiales de la industrial arrocera es el de
rebajar el costo de producci6n, ya que ella "no debe estar basada, en
cuanto a su rendimiento econ6mico. en una permanent e inmoderada alza
de los precious de venta". La reducci6n vendria, en parte, sembrando varie-
dades altamente productivas, que rindan un mayor volume por hectirea
cultivada. Tambien el costo de producci6n disminuiria, en forma visible,
mediante la tecnificaci6n y mecanizaci6n de la industrial, pero esto s6lo
seria factible si la maquinaria agricola, herramientas y abonos no tuviesen
un precio tan elevado como el que hoy impera en los mercados del pais.

En cuanto a siembras se refiere, la Federaci6n Nacional de Arroceros
recomienda hacer un studio t6cnico-cientifico a trav6s de toda la naci6n,


* -82-








de las zonas ciimAticas y de la composici6n fisico-quimica de los suelos,
con el fin de seleccionar y plantar aquellas variedades que mis se adapten
a este tipo de ambiente y condiciones agricolas. Tambi6n recomienda que
se Ileven a cabo studios t6cnicos sobre la "multiplicaci6n de nuestras semi-
lias, que podemos considerar aut6ctonas, pues ya son adaptadas al medio
ambiente y a las condiciones de nuestro suelo. Podriamos decir que son
semillas propias colombianas". Por ejemplo, nos dice la misma fuente, que
pertenecen a esta descripci6n la variedad "Fortuna" o "Playero", que se
cultiva en la hoya hidrogrdfica del rio Lebrija y cuyo rendimiento es alto
y la calidad excelente. De la misma manera, en la hoya hidrogrifica del
Lebrija se produce otra variedad de arroz, denominada "Pablo Monte".
que, en rendimiento. es aun superior a las antedichas y su calidad igual.
Segfin la Federaci6n de Arroceros, el rendimiento de la variedad "Pablo
Monte" es de 320 arrobas por hectirea, aventajando, en esta forma, a las
regions arroceras mis productivas del mundo. La Federaci6n tambi6n des-
taca el hecho de que estos cultivos se estdn haciendo de un modo comple-
tamente antit6cniko y que de no ser asi, el producido seria, a no dudarlo.
muy superior al anotado.
Es deber de las entidades pertinentes del pais hacer un studio con-
,icnzudo y cientifico para determinar el valor efectivo de estas variedades
nacionales. que ya se adivinan como una promesa para el porvenir arro-
cero de Colombia.
En cuanto al cultivo en general se refiere, es del todo indispensable
tecnificarlo y mecanizarlo hasta el maximo para que asi deje de set un cul-
tivo de costo practicamente suntuario y, mds bien, nos coloquemos al nivel
--proporcionalmente, claro estd- de los mayores productores mundiales
de este cereal. Contamos para ello con excelentes tierras, particularmente
aptas para ese cultivo, excelentes variedades de semillas nacionales, como
las ya anotadas. y un extraordinario mercado interno para su consume. Las
condiciones no podrian ser mas favorables para la industrial arrocera.


--83-














Experimentando con papas.
El gobierno, a trav6s de sus
o esgranjas .experimentales, esti
realizando importantes tra-
bajos en hibridaci6n, bus-
cando semillas de alta cali-
dad, gran rendimiento, pre-
coces y de resistencia al
mayor ndmero possible de
enfermedades.











PAPA

Producci6n, consume, problems y necesidades de este cultivo

La papa es un tub6rculo originario de Am6rica, y hoy ocupa uno de
los principles renglones en nuestra economic no s61o por el volume de
la producci6n y valor de la misma, sino tambi6n porque constitute una de
las principles fuentes de alimentaci6n de gran part del pueblo colombia-
no, especialmente en los Departamentos de Cundinamarca y Boyacit

La papa, un product caracteristico de tierras frias, se cosecha en
Colombia en zonas de 2.000 metros sobre el nivel del mar en adelante.
Segfin los experts sobre la material, para que la papa crezca en forma
ideal, ha de estar plantada sobre "terreno f6rtil, de marga arenosa, pro-
fundo y fresco". Colombia cuenta con regions extraordinariamente pro-
picias para este cultivo, que ya se proyecta como gran porvenir en nues-
tra riqueza agricola.


-84-








En 1962 habia bajo cultivo de papa 75.000 hectireas, con una pro-
ducci6n de 871.500 toneladas m6tricas, cuyo valor sobrepas6 los 300 mi-
llones de pesos.
Analicemos las principles caracteristicas de esta important indus.
tria agricola, por medio de un examen estadistico de los dos principles
departamentos productores en el pais: Cundinamarca y Boyacd. En primer
lugar, es necesario establecer que akn en estos destacados centros de
producci6n, el cultivo de la papa es, en su casi totalidad, completamen-
te ristico; esto es, que todavia no le aplican la mis alta t6cnica existen-
te. Como persisten los sistemas anticuados y primitives, por eso vemos
algunos pequefios, pero numerosos cultivadores, plantar semilla de la peor
calidad, o sea la que ni siquiera tendria la menor aceptaci6n en los mer-
cados del pais, raz6n por la cual los plantios se ban venido degenerando,
con el lamentable resultado de un escaso rendimiento en la producci6n
por unidad cultivada, igual que un continue demeritamiento de la ca-
lidad del articulo. De ahi que de las 5 cargas de papa que se siembran
por fanegada s6lo rindan 50 cargas en los cultivos pequefios. o sea 10
por cada una plantada, y en muchos casos el rendimiento ni siquiera
alcanza a 8 cargas. En cambio, si se cultivara bajo los auspicios de la
t6cnica mis avanzada, se podria lograr un rendimiento muy superior,
acompafiado de un product de mcjor calidad. En la actualidad se ade-
lantan importantisimos studios. buscando mejorar la semilla para siembra
y modernizar los plantios.
Para llegar a una complete mecanizaci6n y tecnificaci6n del cultivo
de la papa en el pais, es necesario que se resuelva a favor del productor
de ese articulo, una series de problems o situaciones desventajosas que
le obstaculizan su deseo de alcanzar un alto grado de modemizaci6n de
sus plantios. El cultivador necesita, entire otras cosas, que en la part
financiera se le otorguen cr6ditos amplios, a una rata de interns baja y a
largo plazo. En esta forma podria comprar semillas buenas, mecanizar su
parcela, conseguir abonos, fumigar sus plantios, ampliar sus cultivos, etc.
Precisa, ademis, que se le eduque e informed sobre los m6todos mis avan-
zados para el cultivo; que se le instruya respect a las variedades de
semillas mis apropiadas para la region que plant, las mis productivas,
las mas resistentes al mayor nimero de enfermedades comunes que ata-
can ese product, las mis resistentes a las heladas; en fin, las varieda-
des o tipos mis convenientes para la siembra. Asimismo, el productor
de papa necesita, cuanto antes, asociarse en cooperatives de produc-


-85-









cidn, consume y distribuci6n, que proven desde la importaci6n de ma-
quinaria para la industrial y cr6dito para los cooperados, hasta la cons-
tracci6n de silos para el almacenamiento cientifico del product. Tambi6n
seria interesante la federaci6n de los productores para asi estar en con-
diciones de defender sus interests, igual como lo hacen los algodoneros,
arroceros y cafeteros.
Con los puntos anotados, de seguro la industrial de la papa podria to-
mar un gran desarrollo dentro de nuestra economic agricola, lo que se
traduciria no s6lo en una mayor riqueza national, sino tambi6n en el
abastecimiento eficiente de un product que es base fundamental de la ali-
mentaci6n en algunos departamentos del pais como en Cundinamarca,
Boyaci y Narifio. El cultivo de la papa, asi, tiene extraordinarias pers-
pectivas econ6micas, que esperamos ver convertidas en realidad tangible
en un future cercano.


YUCA

Producci6n, consume, problems y necesidades del cultivo

Este tub6rculo ocupa lugar muy destacado en la alimentaci6n de un
gran nucleo de nuestra poblaci6n. Igualmente. su posici6n estadistica, en
cuanto a volume de producci6n y valor de la misma se refiere, es de gran
significado dentro de la economic agricola national, como se desprende de
las siguientes cifras: en el afio de 1961 el pais tenia sembradas de yuca
mis de 150.160 hectareas. con una producci6n total de 780.000 toneladas
m6tricas, por valor de $ 284.200.000.
Este cultivo es de clima cdlido, pero tambi6n puede producirse con
buen rendimiento econ6mico en tierras templadas. Este articulo se cose-
cha con intensidad en prdcticamente todos los departamentos donde exis-
ten suelos y climas favorables. Sin embargo, sobresalen, como productores,
los departamentos de Santander, Bolivar, C6rdoba, Antioquia y Tolima.
Asimismo, el Valle del Cauca, Atlintico, Magdalena, Cauca, Narinio,
Caldas y el Meta son apreciables cultivadores de este articulo tan im-
portante de la dieta alimenticia del pueblo colombiano.

La siembra de yuca es muy popular en tierras reci6n desmontadas
y, generalmente, la vemos alternando con maiz. Sin embargo, el cultivo
en tierras nuevas ofrece grave peligro para la propagaci6n de algunas


-86-








enfermedades como la denominada "llaga negra, o podredumbre negra",
que es un verdadero azote para el product. Seglin los fitopat6logos, "los
suelos reci6n desmontados, recargados de material orginica en descompo-
sici6n y susceptibles a encharcamientos del agua debido a la impermeabi-
lidad de los subsuelos, constituyen condiciones predisponentes muy des-
tacadas para la presencia de enfermedades, precisamente porque de ma-
nera especial favorecen la vida saprofitica del hongo". Para controlar estas
enfermedades, los experts recomiendan, en estos casos, que antes de
sembrar yuca, las tierras reci6n desmontadas deben ser cultivadas con
otros products, como el maiz y el frijol.
El consume de yuca ha aumentado en forma muy visible por parte
de algunas industries que elaboran una rica gama de products deriva-
dos de ese articulo, tales como estearina, f6culas, almidones, tapioca, etc.
Para tender a las necesidades de la dcmanda, se han establccido nuevas
fabricas y ensanchado y modernizado otras, hecho que, a su vez, requie-
re cantidades cada dia mayores del product en bruto. Esta situaci6n
coloca el cultivo de la yuca en posici6n muy ventajosa para ampliar las
siembras, buscando acompafiar la curva siempre ascendente de la deman-
da. Por esta circunstancia, el future del cultivo es muy halagador, puesto
que encontraria mercado ficil para sus cosechas, tanto para la utilizaci6n
direct poi parte de la poblaci6n como para los multiples products que
de la yuca se pueden extraer y preparar. Su importancia en nuestra eco-
nomia agricola es un hecho muy tangible y, a no dudar, en el future ocu-
parA todavia meior posici6n porcentual entire los principals products
de nuestro agro.
Pero para poder alcanzar ese nivel no s6lo es precise que se am-
plien los cultivos, sino que tambi6n el rendimiento por unidad sembrada
sea superior y de mcjor calidad. Esto sc lograria sembrando yuca en tie-
rras apropiadas para ello, en volume suficiente y utilizando semillas se-
leccionada. Ademas, cuanto mayor sea la mecanizaci6n de los diferentes
aspects de la producci6n. tanto mejor. porque esto tenderia a reducir
ci cost por unidad. En otras palabras, se impone la necesidad de tecni-
ficar y mecanizar los plantios hasta donde ello sea possible. De esta ma-
nera la producci6n estaria en condicioncs de satisfacer plenamente !a
creciente demand de ese articulo.


.-87-








TRIGO


Producci6n, consume, problems y necesidades del cultivo


Desde tiempos inmemoriales, el trigo ha sido un element basico en
la alimentaci6n de gran parte de la humanidad. Su importancia se des-
prende del hecho de que hoy ocupa el primer lugar entire los cereales que
se cosechan en el mundo. Segin estimativas, en la actuaiidad la produc-
ci6n mundia! asciende a 249.700.000 toneladas mitricas.

En Colombia, el trigo tambi6n es un articulo alimenticio que ocu-
pa sitio prominent en la dieta del pueblo, como se desprende de las
estadisticas de producci6n y consume de este cereal. En 1962 el pais tenia
cultivadas mis de 115.000 hectireas, con un rendimiento total de aproxi-
madamente 155.000 toneladas m6tricas. Pero esta producci6n no alcanza-
ba a suplir la demand, por lo que se hizo necesaria, para cubrir el d6-
ficit, la importaci6n de 135.290 toneladas m6tricas, a un costo de U.S.
S 13.041.708.

El rendimiento de nuestros ciltivos trigueros esti muy por debajo
de otios paises donde impera la tecnificaci6n y cuentan con condiciones
ambientales o de latitude mis favorables, hasta hoy. Por otro lado, en
Colombia mis del 90% de las siembras se hacen en parcelas pequefifsi-
mas, lo que no permit la mecanizaci6n en grande escala, hecho que de-
termina un rendimiento muy bajo y determine una producci6n costosa. Em-
pero, en los plantios mayores, el indice de rendimiento es casi double, ya
que en estos filtimos alcanza a unos 1.450 kilogramos por hectdrea, que es,
desde luego, muy satisfactorio.
Asimismo, dentro del panorama de la tecnificaci6n tenemos que, pre-
cisamente, por las condiciones minifundistas de nuestras siembras, casi
nunca se tiene en cuenta la calidad de las semillas que han de plantar-
se, lo que ocasiona no s6lo un alto costo de producci6n, por lo bajo de'
indice de rendimiento, sino, tambi6n por la calidad inferior del produc-
to, por lo general muy deficiente en proteinas. Empero, por fortune, en
este aspect, el Ministerio de Agricultura, a trav6s de sus granjas experi-
mentales, esta Ilevando a cabo importantisimas investigaciones para sub-
sanar 6ste y otros factors adversos de nuestros cultivos trigueros. Tam-
bi6n esti realizando valiosos experiments, con much 6xito, en varieda-


-88-








des precoces, de alto rendimiento y resistentes a enfermedades -como
las "royas" y el "vuelco"-, igual que toleren temperatures de clima me-
dio. Asi, con las investigaciones que adelanta el Ministerio de Agricul-
tura se ha dado un paso de gran trascendencia en la industrial triguera na-
cional que, en el paso -y aun hoy- ha sufrido por falta de variedades
apropiadas para nuestros suelos, clima y altitude.

Otra caracteristica important de nuestra produc:i6n triguera actual,
que determine el bajisimo rendimiento y, de ahi el alto costo de pro-
ducci6n por unidad, es que mis del 70% de los cultivos de este cereal
est~n ubicados en terrenos demasiado pendientes, abruptos e inapropia-
dos para la mecanizaci6n de los mismos. Esta situaci6n obliga a una
gran demand de mano de obra y causa considerable p6rdida de tiem-
po, todo o1 cual contribute a aumentar el costo de producci6n. Estos
factors adversos, sumados, dan como resultado un promedio de ren-
dimiento verdaderamente desconsolador, en particular en lo que se re-
fiere de los cultivos en suelos demasiado pendientes, ya que 6stos s6lo
dan unos 400 kilogramos por hectirea, caso especialmente grave puesto
que el 70% de nuestras siembras de este cereal se hallan en tierras que
no son aptas para la mecanizaci6n. Empero, el 3% del total de los cul-
tivos si estan sembrados en terrenos pianos donde se pueden aplicar los
mis modernos m6todos en material de mecanizaci6n, lo que, combinado
con variedades de buen rendimiento, la producci6n es superior a 1.400
kilogramos por hectirea. Afin mis, se estima que con variedades como
la Menkemen, ese rendimiento promedio sea much mayor. Segfin cal-
culos, con base de 1.200 kilogramos por hectirea, podriamos satisfacei
todas las necesidades nacionales de este cereal. Esto es important cuan-
do sabemos que de acuerdo con los t6cnicos, el pais cuenta, en s6lo
Cundinamarca y Boyaca, con mis de 200.000 hectareas apropiadas para
la producci6n de trigo en terrenos aptos para la mecanizaci6n, "sin con-
tar pequehias zonas mecanizables de Santandcr y otros departamentos, sin
restar superficie para otros cultivos econ6micos de las zonas frias, ni
desalojar la industrial ganadera de las localidades en donde sea econ6mi-
camente explotable".

En los Estados Unidos, Canada, Argentina y Rusia, la mecanizaci6n
del cultivo de trigo ha alcanzado niveles de gran significaci6n. Se estima
que en las siembras altamente mecanizadas, "200 hectareas pueden ser
aradas, preparadas para plantar la simiente, sembradas de trigo y pos-


-- 89 -








teriormente segadas, trilladas y gavilladas, con un total, para todas estas
operaciones, inferior a doscientos hombres-hora de trabajo". Basta con
este ejemplo del significado de un alto grado de mecanizaci6n y tec-
nificaci6n para ver las inmensas posibilidades de nuestra industrial tri-
guera, especialmente cuando a esto agregamos el hecho de que en los
Estados Unidos y en otros grandes paises trigueros, los cultivos se hacen,
en much parte, en terrenos semidridos. mientras que en Colombia exis-
ten tierras admirables, por su gran feracidad, para el cultivo de este
cereal. De nuestra capacidad para adoptar los mis cientificos m6todos
de cultivo, en esta industrial, depend el future de tan importantisimo
rengl6n de nuestra economic agricola.

Dentro de un plan riguroso para la tecnificaci6n del cultivo de tri-
go, es necesario tener en mente una series de factors de gran impor-
tancia. Por ejemplo, sabemos que para un buen cultivo de trigo se ne-
cesitan tierras arcillosas abudantes. fluviales o glaciales, que no sean ni
muy compactas ni demasiado permeables. Las condiciones climiticas de-
terminan la calidad y composici6n generica del trigo, como lo demues-
tra el hecho de que el plantado en regions huimedas tiende a ser de
contextura blanda, mientras que el procedente de cultivos en climas
mis o menos secos, es mis compact y duro. Como el trigo tiene raices
profundas, puede absorber agua hasta de dos metros de la superficie,
condici6n esta que lo capacity para soportar intensos periods de se-
qufa. Una de las caracteristicas mas importantes que se necesitan tener
en cuenta en el cultivo del trigo, es aquella de que es un product ago-
tador del suelo. Esto hace necesaria la rotaci6n de cosechas, especialmen-
te con piantas que aporten nitr6geno a la tierra en cantidades suficien-
tes para reempiazar el absorbido por el cultivo de trigo. Ademis, la
rotaci6n se hace absolutamente indispensable porque, de continuar el
mismo cultivo afio tras aino, no s6lo empobrece el suelo y da una p6-
sima calidad y escaso volume de rendimiento, sino tambi6n porque pre-
dispone el terreno para el crecimiento de plants initiles y, a la vez, da
campo para el desarrollo de enfermedades que afectan decisivamente el
cultivo. Asi, la rotaci6n es una necesidad imperative de la industrial del
cultivo triguero. Claro esti, las condiciones de cada zona dirAn cuiles son
las piantas mis convenientes que se deben utilizar para esa rotaci6n.

Hasta hace relativamente muy poco tiempo, las variedades cultiva-
das en la industrial triguera national eran altamente deficientes en su


-90-








valor proteinico, circunstancia que hacia muy dudoso nuestro produc-
to en cuanto a su capacidad nutritiva. Sin embargo. se han Ilevado a cabo
largas e intensas experimentaciones con nuevas variedades hasta lograr
tipos correctores de esas deficiencies de nuestro product national. En
esta forma, el pais esti ganando la batalla de la altitude contra la latitud.
Bien sabemos que la latitud tropical es generalmente inapropiada para el
cultivo de trigo, pero estamos consiguiendo variedades que nos substi-
tuya la !atitud por la altitude, y todo parece indicar un triunfo rotundo en
un future cercano.
En resume, el pais tiene grandes extensions de tierras excepcional-
mente apropiadas para el cultivo de trigo, y cuenta con climas favorables
para este tipo de plantio. A pesar de esto, el 70% de las siembras todavia
se hace en terrenos impropios para la mecanizaci6n, por lo que hace que
esa industrial necesite gran volume de mano de obra. Ademis. nuestros
cultivos trigueros son muy rudimentarios, y para la siembra se utiliza, en
la gran mayoria de los casos, semillas inadecuadas tanto para la calidad
del product como para su rendimiento. En ese 70% muy poco se prac-
tica la rotaci6n de cosechas, hecho que se traduce en una creciente estiri-
lidad del suelo, dejindolo, al mismo tiempo, en condiciones muy propicias
para el desarrollo de enfermedades que afectan notablemente la producci6n
y la calidad del articulo. Por consiguiente, es necesario que se adelante una
intense campaiia de educaci6n del productor con el fin de que adopted los
m6todos mis modernos para ese cultivo, y. de esta manera, pueda obtener
mayores cosechas a menor costo. Por estas razones, se debe adelantar esa
gran campafia pro tecnificaci6n y mecanizaci6n del cultivo de trigo, en
todos sus aspects de producci6n. S61o asf vendria la redenci6n del pro-
ductor y del pueblo colombiano en general. que necesita un amplio abas-
tecimiento de este product tan necesario para una alimentaci6n equili-
brada.

CARA DE AZUCAR
Producci6n, consume, problems y necesidades de la industrial

La calia de az6car es una plant esencialmente de zonas tropicales,
aunque tambi6n se puede cultivar con algfin 6xito en regions subtropicales
htimedas, pero en este caso los plantios no ofrecen el mismo rendimiento
que en el primero. Ademis, las plantaciones de cafia en regions subtropi-
cales estAn en constant peligro de ser afectadas por condiciones afmosf6-
ricas adversas, como las heladas.


-91-








En el period vegetative la cafia de azicar necesita de buena hume-
dad y una atm6sfera calida; en el de maduraci6n, precisa de clima mas
seco, pero tambi6n necesita de Iluvias, aunque en much menor grado que
en el vegetative. S61o contando con estas caracteristicas para la maduraci6n,
la caia alcanza una buena concentraci6n de sacarosa. Como estas condi-
ciones para un buen desarrollo de la caiia de az6car se consiguen regular-
mente en zonas tropicales, 6stas son las ideales para ese tipo de cultivo.
En los tr6picos, asimismo, el period entire la siembra y el corte de cafia
fluctfia entire 16 y 18 meses, mientras que en regions sub-tropicales hime-
das es superior y, por lo general, la cafia debe cortarse prematuramente
debido a la amenaza de heladas -cuando se acerca el invierno-, como
en los Estados Unidos, lo que hace que la cafia no adquiera la madurez
suficiente, resultando una concentraci6n de jugos inferior a lo normal.
En los tr6picos, el clima y suelo son, en muchos casos, tan propios
para el cultivo de la caiia de azficar que una primera siembra sirve para
varias cosechas, sin mas laboreo que la limpieza despu6s del corte. En
.onas sub-tropicales, la siembra se hace cada aflo, aunque en algunas oca-
siones se dan hasta tres cortes, pero, en este caso, el rendimiento es muy
inferior a! inicial. Otro punto favorable para las regions tropicales, como
en Colombia, es que el period de zafras practicamente no existe, y, en
cambio, se hace el corte durante todo el aflo. Esta caracteristica distingue
los culdvos de cafia plantados en nuestro pais, hecho que aventaja, asi, a
o'ros como Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico y Hawaii, que hoy son
los principals centros azucareros del mundo.

Aun en zonas tropicales, el regimen de Iluvias puede que no sea tan
regular como fuese lo ideal para un buen cultivo de cafia de azicar, puesto
que muchas veces se produce fuertes veranos, lo que es particularmente
perjudicial cuando ocurren durante el period vegetative. Para salvar esta
ccntingencia, se opta por la irrigaci6n, con el fin de que la humedad sea
regular en ia 6poca que ella sea necesaria, ya sea para su desarrollo o
su maduraci6n.
En Colombia existen condiciones excepcionalmente favorables para el
cultivo de la cafia de azuicar, como son el clima, suelos feraces y siste-
mas hidrogrificos apropiados. Esta situaci6n le brinda al pais posibilidades
extraordinarias para el establecimiento de una fuerte industrial azucarera
que permit un eficiente abastecimiento de nuestra creciente poblaci6n, a
precious al alcance de todo el conglomerado human national, y hasta ofrez-
ca la oportunidad de exportar considerable excedentes.


-92-









Seg6n estimativos del Ministerio de Agricultura, en 1958 existian en
el pais aproximadamente 310.150 hectireas cultivadas de cafia de azicar.
Esta misma fuente da como base de producci6n la de 40 toneladas de cafia
por hectarea, que rinden, en promedio, 6.44 toneladas de azicar. El valor
del capital invertido en la industrial azucarera sobrepasa los 500 millones
de pesos.
La producci6n, en 1962, fue de 369.241 toneladas, al tanto que se
exportaion 65.055 toneladas m6tricas, por valor de U.S.$ 7.381.700. El
consume annual per capita fue, en 1962, de 18 kilogramos.
En el aio 1953 (1) funcionaban en el pais 29 ingenios azucare-
ros, asi:


In ez i


1. Manuelita
2. Providencia
3. Riopaila
4. Central Castilla
5. Pichichi
6. San Carlos
7. Mayaguez
8. Mel6ndez
9. Tumaco
10. Maria Luisa
11. San Fernando
12. Oriente
13. Central Palmira
14. Balsillas
15. Buchitolo
16. La Quihta
17. La Industria
18. Papayal
19. Perodias
20. Arado
21. Amaime
22. Pajonales
23. Bengala
24. Porvenir
25. San Antonio
26. Santa Cruz
27. Sincerin
28. Beristegui
29. Barbosa


Departamento


Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Valle del Cauca
Tolima
Cauca
Cauca
Cundinamarca
Bolivar
Bolivar
C6rdoba
Antioquia


Municipio


Palmira
Cerrito
Zarzal
Pradera
Guacari
Tului
Candelaria
Cali
Palmira
Florida
Cerrito
Palmira
Florida
Candelaria
Candelaria
Florida
Palmira
Florida
Pradera
Palmira
Ambalema
Puerto Tejada
Miranda
Viota
Arjona
Arjona
Ci6naga de Oro


Total .. .. .. .


(I) Las asociaciones azucareras no suministran datos mas recientea


-93-


Estimativa de
production
en quintales

700.000
400.000
400.000
250.000
220.000
200.000
160.000
150.000
150.000
120.000
120.000
110.000
70.000
50.000
50.000
50.000
40.000
50.000
20.000
6.000

240.000
100.000

80.000
60.000

50.000

3.846.000








Vemos, a trav6s de este cuadro estadistico, que el Valle del Cauca
figure como el principal productor de azicar en el pais, con mis del 80%
del total national. Por consiguiente, para conocer las principles caracte-
risticas de la industrial azucarera en el pais, analicemos aquellas que dis-
tinguen la del Valle. Ese departamento tenia en 1963 un poco mis de
85.000 plazas bajo cultivo de cafia de azficar, discriminadas en la siguiente
forma: 55.000 dedicadas exclusivamente para producer azficar; las restan-
tes 30.000 para la producci6n de panela y miel. Las 55.000 plazas de
cafia de aziicar cstAn sembradas en la parte plana del departamento y, por
lo tanto, ofrecen todas las posibilidades para la mecanizaci6n intensive.
De las 30.000 para miel y panela, 20.000 estan en terrenos pianos, mien-
tras que 10.000 se hallan cultivadas en tierras pendientes de las Cordille-
ras Central y Occidental.
Las principles zonas de producci6n del Valle se clasifican asi: Palmi-
ra, con 14.617 plazas cultivadas; Candelaria, 5.750; Pradera, 5.345, y
Cerrito, con 5.078. De los 40 municipios del departamento, 38 tienen cul-
tivos de cafia: unos para azfcar, otros para panela y miel. Existian en
1962 mis de 800 trapiches para el aprovechamiento de la cafia, y, de 6stos,
20 estaban dedicados a la industrial azucarera; los 780 restantes, a la pro-
duccidn de pane!a y miel. Los trapiches eran movidos por fuerza animal.
hidriulica, o por motors de explosion.
Como dato important del informed de la Secretaria de Agriculutra del
Valle. tenemos el de que en las 75.000 plazas sembradas en terreno piano,
se produce una p6rdida equivalent a $ 70.000.000 por afio, debido a la
deficiencia en los cultivos, en la extracci6n del product y en el consume
de iefia; esto es, por falta de t6cnica en la siembra, administraci6n del
cultivo y elaboraci6n del product final. Estima la misma fuente que cada
afio se queman mis de 70.000 arboles, s6lo en la elaboraci6n de panela.
Esto quiere decir que mediante un sistema de cultivo tecnificado y meca-
nizado, el valor de la producci6n de azdcar, panela y miel, se aumentaria
en 70 millones de pesos, o sea la suma que se pierde por las condiciones
adversas de producci6n que hemos sefalado.
A su vez, la Compafifa Distribuidora de Az6cares, manifiesta que
todos los dias se eleva mas y mis el costo de producci6n, hecho que
hace disminuir el margen de utilidad, debilitando, asi, las posibilidades
de ampliar la industrial. Esto, sumado a los factors desfavorables de la
industrial, que hemos examinado, tiende a elevar el costo de producci6n
por unidad, lo que podria corregirse a base de aplicar la mis alta t6cnica


-94-








en las diferentes fases que la componen. S61o en esta forma se puede
avanzar en la industrial azucarera que, como hemos visto, tiene a su favor
una series de factors de gran importancia, como son: tierras excelentes
para el cultivo de la cafia para aziicar. clima extraordinario y un mercado
interno incomparable. En fin. todo se conjuga para favorecer una industrial
azucareta de grandes proyecciones.


PANEL

La panela -producto extraido de la caiia de azdcar- ha constituido,
desde hace varias d6cadas, uno de los alimentos bisicos en la dieta alimen-
ticia del pueblo colombiano, a trav6s de casi todos los departamentos del
pais. Este alimento es de grandes propiedades nutritivas, y en 61 se encuen-
tra un alto porcentaje de vitamins y una mayor concentraci6n de dextrosa
que en el caso del az(car. De igual manera, la panela aventaja al azicar
en que no tiene que someterse a procedimientos quimicos artificiales, cir-
cunstancia que, segfin los experts en nutrici6n, hace aquel product mis
digerible y de mayor poder alimenticio.
El uso de la panela se encuentra tan profundamente arraigado en el
regimen alimenticio de nuestro pueblo, que con dificultad se le encontraria
un sustituto que lo igualase. Es por esta raz6n por lo que su producci6n
ha logrado subsistir, pese a los tiempos adversos que, en el pasado, ha
tenido que sortear la industrial, que, en diversas ocasiones, oblig6 a muchos
productores a abandonar los cultivos de cafia para la elaboraci6n de este
dulce. No obstante, la gran mayoria de quienes produce panela han sopor-
tado con estoicidad esa dura situaci6n, hecho que se debi6, en much, a
que la casi totalidad de aqu6llos tenian cultivos sembrados y explotados en
forma direct por los mismos propietarios de la granja o parcela -por lo
general de caracteristicas minifundistas-, como tambi6n porque la panela
es un articulo imprescindible en la dieta alimenticia de un importanti-
simo nuicleo de nuestra poblaci6n.
Por lo general, en los pequefios funds paneleros la familiar propieta-
ria desempefia la faena complete de producci6n, desde preparar el terreno
y sembrarlo hasta entregar al mercado el product final, ya sea en forma
direct o indirecta. Con muy pocas excepciones, estas pequefias explotacio-
nes econ6micas emplean trabajadores extraiios a la familiar. De esta mane-
ra, el pequefio productor ha podido resistir todos los embates desfavora-







bles de los precious ruinosos, que en algunas ocasiones han amenazado con
la destrucci6n total de la industrial. En cambio, el productor de panela quc
tiene que apelar a la utilizaci6n de trabajadores remunerados para la explo-
taci6n de sus plantios, muchas veces se ha visto en condiciones harto diff-
ciles para sostener su industrial. Esta situaci6n fue muy critical en el perfo-
do 1940-42. cuando los salaries comenzaron a registrar un ascenso conti-
nuo, las leyes sociales se hacian mas rigidas y exigentes, el costo de la vida
estaba en espiral ascendente. los precious eran escandalosamente altos para
herramientas agricolas, etc.. a la vez que los precious de la panela llegaban
a niveles tan bajos que si no ofrecian una p6rdida visible para el productor,
por lo menos las utilidades del negocio eran tan exiguas que lo obligaban
a cambiar el cultivo. Asi fue como se produjo la gran reducci6n del area
cultivada y del volume de la producci6n de panela, alli por el afio de
1942, como fue anotado atrAs. Hoy los precious se han recuperado, pero
los otros factors sefialados continian pesando gravemente sobre la indus-
tria, inclusive en forma mis acentuada, lo que hace casi nulo el ascenso
de los precious de ese product.
Aqui es precise sefalar un hecho que se ha venido haciendo cada vez
mis visible y que tiende a acabar con el pequefio productor de panela.
Se trata de que en algunos ingenios azucareros dedican buena parte de la
caiia para producer panela. Como 6stos pueden tecnificar y mecanizar sus
cultivos hasta el maximo. el articulo final result a un costo de producci6n
muy inferior al de! pequefio panelero. Con frecuencia vemos a los grandes
productores de panela -asociados a los ingenios, o no- lanzar al mer-
cado grandes cantidades del articulo para producer una baja perpendicular
en los precious, lo que consiguen indefectiblemente. El pequefio productor
no puede soportar estas perdidas continues y, de ahi que a diario aban-
done mis y mas el cultivo de caria para panela y se dedique a otras acti-
vidades. De prolongarse esta situaci6n, no seria dificil que en el curso de
unos pocos afios, s6lo los grandes de la industrial podrin subsistir. Esto,
desde luego, encarna el peligro de un possible monopolio de la producci6n
de panela en manos de unos pocos, hecho particularmente grave cuando se
trata de un articulo fuertemente arraigado en la dieta alimenticia de gran
parte del pueblo. Esta es una posibilidad que siempre debemos tener en
mente. Existe otra que tambi6n seria de gran peligrosidad y es aquella de
que quizi los grandes productores asociados -directa o indirectamente-
a los ingenios azucareros busquen eliminar en forma total el uso de la panela
como alimento del pueblo, obligindolo, posteriormente, a consumer azucar.
Esto seria ideal para el azucarero, porque eliminaria al panelero que es


-96-









un gran competitor entire las classes populares puesto que, como es sabido,
la panel no s61o tiene una mayor concentraci6n de dulce que igual volu-
men o peso de azdcar, sino que tambi6n es mis nutritiva, por no perder
muchas de las sustancias naturales que se eliminan en la refinaci6n del
azfcar. No sabemos p:ecisamente cuil sea el pensamiento de los grandes
productores de panela, especialmente de aquellos dependientes de los inge-
nios azucareros, p-ro todo parece indicar que el pequefio productor serd
eiminado de los mercados en fecha no muy lejana.
La industrial necesita much ayuda econ6mica y directive, que si fuese
prestada en forma oportuna y eficiente, a no dudar, ella se convertiria, en
plazo no muy prolongado, en uno de los renglones econ6micos mas pr6s-
peros de nuestra economic agricola. Ademas, el Estado deberia fomentar
la asociaci6n de los productores de panela en cooperatives de producci6n,
consume y distribuci6n, para que asi la industrial tuviese una organizaci6n
eficiente que ayudase a sortear situaciones dificiles como las que atraves6
en los alios 1941 y 1942, lo mismo que en otras ocasiones. El Estado
tambi6n deberia estimular la creaci6n de un organismo supremo director
como, por ejemplo, una Federacion Nacional de Productores de Panela,
para que oriented la industrial en todas las actividades, desde la misma selec-
ci6n de terrenos para los cultivos, escogencia de las mejores y mis conve-
nientes variedades de semillas, sienbra de las mismas, administraci6n, ela-
boraci6n, hasta la distribuci6n del product en los mercados nacionales.
todo con la colaboraci6n direct de las cooperatives paneleras. Ademis.
es absolutamente indispensable que se le abran fuentes de credito rdpido
y fdcil, a largo plazo y bajo interns, para que de esta manera el pequefio
productor pueda modernizar su pequefia industrial y le brinde, al mismo
tiempo, oportunidad de ampliar sus cultivos y defender su pequeno patri-
monio, siempre amenazado por ciicunstancias dificiles de controlar sin la
ayuda pateralista del Estado. Las organizaciones que se acaban de sefia-
lar serian la iniciaci6n de la independencia econ6mica de la industrial pane-
lera y el comienzo de la tecnificaci6n de uno de los mis importantes ren-
glones de nuestra economic.


-- 97 --









MIEL DE PANEL


La industrial de producci6n de miel esti intimamente vinculada a la
industrial panelera, puesto que es una etapa anterior al product final de
esta. Asi, las mismas caracteristicas que distinguen los cultivos de cafia
para panela, lo son, tambi6n, de la industrial de la miel; por eso los princi-
pales problems de 6sta se resuelven en id6ntica forma.
La industrial de la miel tiene un mercado bastante seguro, pero, al
mismo tiempo, caracterizado por los inconvenientes que acarrea todo pro-
ducto que se sujeta a un solo comprador, esto es, a las desventajas de un
mercado que tiene el monopolio de la compra. La miel se emplea en su
casi totalidad para la industrial de licores, actualmente bajo el sistema mo-
nopolista del Estado. Cada departamento produce sus licores, y de ahi que
el principal comprador de miel sea el mismo departamento donde est 'la
fuente productora de esa material prima.
La industrial de la miel de cafia de azficar tiene cierta importancia
dentro de la economic dulcera del pais, y que, por lo tanto, deberia
prestirsele atenci6n para tecnificarla, buscando, en esta forma, conseguir
un mayor volume de producci6n por unidad cultivada y, en consecuen-
cia, menor costo para producirlo y mayores utilidades para los que se
dedican a esta industrial. Asimismo, esto representaria mayor riqueza na-
cional. Aunque el consume de miel es un tanto reducido y de caracte-
ristica monopolista sin embargo. la industrial ofrece perspectives econ6mi-
cas, pero tecnificindola, porque, de otra manera, continuaria siendo una
industrial muy rudimentaria.


ALGODON

Esta malvicea ha sido cultivada en Colombia durante various siglos,
aunque en forma esporddica y con poca importancia econ6mica. Aiin mis,
el cultivo del algod6n ya se conocia en tiempos precolombinos, como se
desprende de las telas encontradas en los sepulcros indigenas -guacas-,
pero s61o en afios recientes la industrial ha torado incremento de signi-
ficaci6n econ6mico-comercial, y hoy es el product agricola textil mis im-
portante.
El gran desarrollo de la industrial textil colombiana ha obligado al
pais a pensar seriamente en la intensificaci6n del cultivo algodonero. Para


-98-








estimular la producci6n de esta mercaderia y brindarle al cultivador una
protecci6n adecuada contra la competencia procedente de otros paises que
ya tienen ese cultivo tecnificado hasta el maximo, y cuyo volume de pro-
ducci6n les permit exportar grandes excedentes, el gobierno colombiano
ha torado algunas medidas proteccionistas aduaneras, por una parte, y ha
fijado cuotas de consume de algod6n national a nuestra industrial textil,
por la otra, imponiendo, al mismo tiempo, precious minimos para el produc-
to. Como resultado inmediato de esta political official, el cultivo del algod6n
ha tornado gran incremento y, de seguro, en un future pr6ximo la produc-
ci6n legari a satisfacer todo cuanto llegue a precisar la floreciente indus-
tria textil del pais, puesto que los plantios algodoneros se estan expan-
diendo en forma muy ripida, especialmente a base de una rigurosa t6c-
nica modern para ese cultivo. Se busca, con ello, suplir los mercados
internos con todos los tipos de fibras que 6stos necesitan, a precious que
puedan estar a salvo de cualquier competencia forinea, ain en caso de
no existir proteccionismo alguno para el product national.
En el cultivo .del algod6n, la variedad tiene gran significaci6n, pues-
to que de ella depend el tipo de fibra -corta, median o larga- y la
calidad de 6sta, asimismo como su rendimiento. adaptabilidad a climas se-
cos o hidmedos, su precocidad y su capacidad de resistencia a determinados
ataques fitopatol6gicos y entomol6gicos, etc. De esta manera, la selecci6n
de la variedad de semilla es de igual importancia para alcanzar no s6lo
un fin commercial determinado, sino tambi6n para adquirir el tipo que mejor
pueda responder a las condiciones fisico-ambientales y asi hacer efectiva
esa realizaci6n.
Tambi6n es de singular importancia la selecci6n del terreno donde
se ha de sembrar el algod6n, ya que esta plant es bastante exigente en
sus necesidades de nitr6geno, potasa, acido fosf6rico y humus. El algod6n
es una plant que agota rdpidamente el terreno donde se cultiva, no im-
porta cuin f6rtil 6ste pueda ser. situaci6n que obliga a tener que recurrir
al uso de abonos y a utilizar el sistema de rotaci6n de cosechas.
El algod6n prolifera en climas calidos y es en extreme susceptible al
frio, que lo perjudica notablemente. En el period vegetative, el algod6n
require temperatures altas y buena humedad para que asi la fibra result
de buena calidad y haya buen rendimiento en la cosecha. Sin embargo, el
exceso de Uuvias, especialmente si son continues, pone en peligro el creci-
miento de la plant, retarddndolo y, en algunos casos, hasta destruyCndolo
en forma total. Por esta raz6n, es ideal que durante el period vegetative,


-99-









el regimen de lluvias se caracterice por una buena precipitaci6n, aunque
no de manera muy prolongada, sino, preferentemente, en forma de cortos
aguaceros, pero que tampoco sean demasiado fuertes para no ir a afectar
las cpsulas que esten en process de formaci6n. En el ciclo de madura-
ci6n. las lluvias on aliamente nocivas para el algod6n, porque descolora
o dafia completan.ente !as fibras, lo que se traduce, en el primer caso, en
ligrosa reducci6n de las cosechas. Tenemos, entonces, que las condiciones
atmosfIricas mis favorables para el cultivo del algod6n se pueden resumir
en que el clima sea cilido, por 1o general superior a 25 grades centigra-
dos, con periods definidos. o sea uno de lluvia -htimedo- y otro com-
pletamente seco. El primero es indispensable durante el ciclo vegetative;
el otro. en el de maduraci6n.
El cultivo del algod6n encuentra numerosos enemigos en el campo de
un visible desmejoramiento de la calidad, y, en el segundo, en una pe-
las enfermedades y plagas. Con el prop6sito de buscarle control a ciertos
ataques cntomol6gicos comunes a la plant, el gobierno national, por me-
dio de la resoluci6n ntmero 000132, originaria del Ministerio de Agricul-
tura, hace prohibici6n expresa de plantar algod6n en el period compren-
dido entire febrero y julio, inclusive, en todas las zonas del litoral atlantico,
y de julio a diciembre, inclusive, para las demis regions algodoneras del
pais. En esta forma se trata de que s61o se hagan cultivos durante el pe-
riodo en que la presencia de ciertas plagas es inocua o. por lo menos, de
peligrosidad reducida, debido a su ciclo de procreaci6n y propagaci6n. Se
adelantan, tambien, intensos studios t6cnicos para tratar de encontrarle
una soluci6n adec-ada a muchos ataques que vienen sufriendo las plants
de algod6n, provenientes de enfermedades peculiares al cultivo. En la
actualidad el productor de algod6n incluye en su presupuesto de gastos,
una partida considerable para el control y combat de enfermedades o pla-
gas que se le vayan presentando en su plantio, o, simplemente, para hacer
espolvoreaciones y fumigaciones preventivas. El Instituto de Romento Al-
goaonero, el gobierno national y los cultivadores de algod6n, permanecen
atentos a la aparici6n de cualquier irrupci6n fitopatol6gica o entomologi-
ca para proceder a su combat, hasta donde sea possible, segfin los cono-
cimientos que existan sobre el particular, o bien para adelantar pesqulsas
que den un efectivo control de todas aquellas enfermedades y plagas que
puedan afectar la economic algodonera.
Aunque la mecanizaci6n de las actividades agricolas se esti impo-
niendo para gran n(imero de cultivos, en el caso del algod6n se presentan


-100-







dificultades, en cuanto a recolecci6n se refiere, hasta ahora s61o vencidas
en parte. Tenemos que la maduraci6n de las cipsulas de algod6n no es
uniform, esto es, unas abren o maduran antes que otras hecho que obsta-
culiza, en gran parte, el uso de maquinaria rccolectadora de algod6n, como
las "Sleds". En regions un poco h6mcdas, una vez que abren las capsulas
debe comenzarse su recolecci6n, porque, de lo contrario. 'a fibra se des-
coloraria y hasta llegaria a perderse. En este caso. la maquinaria s61o po-
dria aplicarse a una parte de la cosecha, ya que si se aplicara la maqui-
naria a media que fuesen madurando las capsulas, entonces el process
de recolecci6n seria en extreme costoso. En regions secas, las capsulas
tambi6n maduran en diferentes tiempos, pero en este caso si se podrian
dejar en el tallo durante un periodo mas o menos prolongado, con el fin
de dar oportunidad de que otras maduren y, asi, aplicar la maquinaria a un
mayor volume de la cosecha. Pero, ain en estas condiciones, las mi-
quinas no resuelven el problema de un todo. Ademas, las capsulas abier-
tas, si se dejan por un tiempo largo, siempre corren el peligro de una
Uluvia, lo que las afectaria gravemente. Por estas razones, la aplicaci6n
de maquinaria recolectadora de algod6n es todavia de un valor muy re-
lativo. En otras palabras, todavia no se ha resuelto el problema en forma
cabal y, probablemente, se necesitar6n muchos ade]antos tecnicos para
darse una soluci6n econ6mica satisfactoria. Mientras esto suceda. la re-
colecci6n del algod6n continuara haciendose a mano en combmaci6n con
maquinaria. En Colombia la recolecci6n se hace casi totalmente a mano,
mientras que en los pauses mds avanzados en este cultivo aqudlla se hace
principalmente con maquinaria, dejando a la mano de obra s6lo parte de
ese process.
Esto en cuanto a las posibilidades de mecanizaci6n de la recolecci6n.
Ahora, en lo tocante a otros aspects de la producci6n, tales como la
preparaci6n del terreno, aplicaci6n de fertilizantes e insecticides, etc., si es
perfectamente factible realizarlos a base de maquinaria. Asi, la mecaniza-
ci6n del cultivo de algod6n es casi complete, salvo la etapa expuesta, o
sea la de recolecci6n. Dadas las grandes posibilidades de mecanizaci6n, es
16gico que se busquen aquellos tenrenos que ofrezcan mayores oportunida-
des para el cultivo mecanizadodel algod6n. En el pais existent numerosas
zonas particularmente propicias para el cultivo de esta malvacea, por las
condiciones ya anotadas, igual que por la extraordinaria feracidad de sus
tierra. Inclusive, hay posibilidades de cultivo de algod6n en aigunas re-
giones cAlidas y f6rtiles, pero que son demasiado secas, puesto que, en este
caso, se podria obviar la dificultad a base de irrigaci6n.


-101-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs